Revista peruana

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista peruana
Physical Description:
v.27 cm.
Language:
Spanish
Publisher:
Imprenta liberal, administrada por M. Fernandez
Place of Publication:
Lima

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

General Note:
fundada por Mariano Felipe Paz Soldan Dates of publication :v.1-^^^enero 1879- Ceased v. 5 no. 1, 1880.
General Note:
Index v. 1-3 in v. 4.
General Note:
Peru History Periodicals.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier:
aleph - 28719415
oclc - 01716302
System ID:
AA00013096:00004


This item is only available as the following downloads:


Full Text



REVISTA



PERUANA

FUNDADA


,MAIlAN() FELIP E PAZ HOLIAN.









I_.,.- K 0.





LIMA
TIMPRENTA LIBERAL, DIRIJIDA POR MARIANO FERNANDEZ.
CALLE DE LA UNION (XNTES BAQUIJANO). N9 317.
1880




















p


C)


- A


'9


'I


S II _








LA REVISTA PERUANA,






La REVISTA PERUANA ha pasado el primer anii de su
existencia en medio de los desastres de una guerra injus-
ta, provocada por una nation ambiciosa: ai pesar del so-
bresalto que retrae i todos de las tranquilas ocupaciones
del studio y de la lecture de lo que no se refiera a la po-
litica, ha seguido su tranquil marcha llevando adelante
su program. Nos ha servido de poderoso y consolador
estimnulo el ver que tanto en nuestra patria cono en el
extranjero se busca con empeiio nuestra REVISTA PERUA-
NA y lo conprueba el heclo de que anientan los suscri-
tores; y aunque todavia no llegamos i cubrir sus gastos
y a que las circunstancias del estado financiero del pais
son las menos ti proposito para esta clase do publicacio-
ncs, no por esto desmayaremos ni variaremos de nues-
tro proposito.
Aunque el caricter de la REVISTA PERUANA es esencial-
mente hist6rico, y como tal su contenido arido, no por
esto deshecharemos articulos referentes & la bella Litera-
tura a fin de hacer inas amena y variada su lectura:
para este fin hemos suplicado el concurso de ciertos es-
critores dedicados a este ramo y no dudamos que cum-
pliran lo ofrecido, y podamos dar a nuestros suscritores
esta nueva lectura. Tambien publicaremos cuanto se re-
fiera & la Historia Natural en todos sus ramos, pero re-





V









[4 [KEVIS A PI'NRUANA.
lacionada con nuestro pais: y suplicamos a las personas
que se dediquen t este ramo nos favorezean con sus es-
critos.
Repetiremos lo (pie diji'mos On nuestro prospect: "La
SREvITAr PERUANA se present sin odios politicos que sa-
" tisfacer ni compromises que cunmpliir...... Campo abierto
" a todas las inteligencias, la IRisvrTA PERIANA admitir'i
" en sin senlo todos los homlbres v todas las creencias.
" Sn divisa es la libertad, es decir, el derecho sublime de
' practical el ien; impllacable enemigo de la inmoralidad
" sera una poderosa valla del ateismo en delirio y de esa
" espuirea parodia de la literature cuya esencia forma el
" chiste obsceno v las doctrinas disociadoras."
Para mejor coinodidad de nuestros lectores hemos crei-
do convenient princil)iar este volminen publicando un
indice general de todas las materials contenidas en los tres
voluimenes de 1a REVISIA PERUANA (que abraza el primer
afio de su publication.


Lima, Enero 31 de IW),


CARLOS PAZ SOLDAN.













INDICE GENERAL.


De los tres primeros tomos de la Revista Peruana.





Deseamos que nuestros suscritores tengan el Indice
complete de los tres tomos de la REAVISTA PERUANA publica-
dos en el pasado aio de 1879 y que forman 1904 piginas.
con tal propdsito hemos formado el que sigue:





Los nmileros roinanos indican el voldimen, los Irahes las paginas.


HISTORIC.


Historia de la Civilizacion Peruana por Sebastitan Lorentn
1. 5-81-161-243-825-405-505-584
11. 4-99-167-259-330-401-469-549
Ill. 3-81-161-257-355-401-48(;
El indice detallado esti al fin del tomo III.
La Historia de los Incas por Ciezat de Leon. Segunda part de la Crdnica
del Perd, descubierta y publicada pur Ml G de la Rosa....... I. 37-133
El Periu Primitivo segun Cieza.................... ............................ 301
Rectificacion hist6rica, por M. Fleb)e Pa.- Sildan.
Carta A D. Mariano Pelliza de Buenos Aires............................ 1. 47
Memorandum para la guerra declarada por Chile Bolivia y al Peri por
Mariano Felipe Paz Soldan................ 542-644. II 50-135-299
III. 54-125-199-281-372-451
Historia de la campaiia del Peril por GUnzaulo B hies: Observacionbs por N.
Fellpe Pa: Soldan ...... ................................... T. 140










6 REVISTA PERUANA.
Otro milagro del patriotismo; episodio hist6rico, por Jos. C. Ulloa....... 1. 374
La revolution de 1814 pnr Josd C(. Uhoa...I. 573. TI. 10-221-273- 417--488
IIITT. 321-589
Historia de Lima pur el padre Beriut (lho (in6idita) publicada por
iM. Gonzales d nla Ro.w. con toras................... II. 370--423-499-02
1[,. 65-112-215-30((-368-442-518 57
La Entrevista de Guayaquil, por cl G'enrral Guido.................. [. 128
La Revolucion de Chuquisaca y abdica'ioin dI Smucre pr I M. Rey
'e Castro ................ ... ........ .... ........................ TI 147-161
Los Vencidos en Pescadores, por Lucto I. Manci/.................. 11. 72
Reminicencias de ln S; verrion pr 1erinn 'ril ('ir istil ............... 11. 188
Apuntes historicos sohre las encomiirendtl I'el Pepr. per Enriquve Torres
Saldamtindo ..................................... III. 99-177-241-32>9-428
Fundacion del hospital do IIuaura. por E. T. dr Sa(thamni..l......... III 481
Reparto y compin sicion do tirrr,. por E. l'ores SodVi/nin(l ......... II1 28


DOCUMENTS HISTORICOS.


'TOM1 L.


Sentencia que se dabacontra el Licenuiado (.-a( y 1(,s capitanes cue se
guian la voz de su Mage-tad ................................. ............ 44
Sentencia contra Gonzalo PIizarro eln Xa'uixaguana............... ............ 15
Relacion de Pedro Hernand I'aniagua ........................... 283-389-472-493
Relacion de lo que pasd Fray Pedro do Ulloa. despues que (cl armada de s,
Magestad lleg6 al puerto de Santa.............. ..... ...................... 491
Instruccion que did el Liceii:a(:i Gi.dsoa :i Lorenzo do Aldana.......... ...... 602
Apuntes hist6ricos aobrr la 6ptca del coloniaue;, pur 31. dle Mendibnru.
Corridas de t,,ros ....................... ... ................... .. ......... 16
Ccremonia para las asisteneias........... ...... .. .. .... ................. 30(
El p sili dCl estandartc ............. ................................ ...... 334
Estaciwll.s del jueves santo.............. ............... ..... .......... 335
Lignumi-crusis..................... ......... ............... ............... 335
Sueldo dI Vir. ..y .......... .......... .......................... 33
'eatru ............... .. ..................... ............................ 33
Sell real ............ .. .. ....................... ...... ..................... 33
Bulas de la Santa Cruzada ............................. .............. 338
Indulgencias ........................................ ........ ......... ..... 340
Eecribano mayor do la nmar del -ur. ................................... 341
Alftrez real. ............................................. 415
Akguacil mayor. ......................................................... 417
'f ibunal din cucr, ti. ........................................................ 418
AD ep, re-...... ....... .......... ........ ............... ...................... 418
Depoitario general ... ......... ................ .. ................,. .. 41





REVISTA PERUANA. 7
Fiesta de tabla .................... ........................ .................. 419
Pregonero y Pregoneri. .................................................. 420
Canongis. .................................. ... .............................. 421
Capillas de propiedad particular... ............ ............................ 422
Tapad ........... ............... ...... ......................... ............ 424
El oro de Amrica. ................ ........... ................. 425
Luuts. .................. .................. .............. 426
Cuncepcion de M aria. ............ ........... .......................... .... 51
(uardias del virey. ............ .. ......... ........................... 518
Un privilegio de espatioles. ................................................. 520
Pliego do privisiiin i de providencia ................... .................. 521
Geografia del 'erid ............... ................... ..................552
Tribunal del protomdicato .................................... 523
(am panas ................. ................ .. .......... 524
Biblioteca .................. ......................... 635
Fiestas ............. ... ... .............. ............... 637
Auto de f6 ................................................ ......... 33
Quichua ............... .............. .... ..... .......... .. ............ 120
Cafes en Linm a .................................... ........... ............... 128
Sello real ................... ........... ....... ......... ....................... 462

TOMO 11.

Recurso de Vaca de Castro al Emperador Ckrlos V.......................... 142
Instrucciones del Congreso del Perul A sus representantes cerca del Gobier-
no y pailamcnto de Colombia.............................................. 131
Creacion de Bolivia y documents oficiales de Antonio Saturnino Sanchez
del General Olafieta y de Sucre ................................ 212-216-217
Correspondencia official entree (1 C6nsul BritAnico del Callao, el Ministro
de Guerra y el comandante de la fragata de S. M. B. Briton........ 132-133
Mancio Sierra de Leguizamo, por R. Gutierrez............25-88-181-250
Nuevos datos sobre los titulos de Castilla en el Perii, por Enrique Torres
Saldam ando ..................................................................... 513
Titulos de Oastilla y Moyorazgos del Peril despues de 1821, por Enrique
Torres S adnm an .................................................... 561


CARTAS INEDITAS.


C arratali, a Rodil............... ....................... .......................... 1. 279
El Marquez de Torre Tagle al Vice-Almirante de la escruadra chilena D.
Manuel Blanco Encalada ................................................ I. 280
Blanco Encalada al General Tomas Heres (dos cartas),........... I. 280-281
Jos6 Ramon Rodil a loe valientes defensores del Callao (proclama)........ I. 281
Francisco de Carl3ijal & Gonzalo Pizarro.....,.......,,................ 601





8 REVISTA PERUANA.
Pedro A. de Olaieta & don Pio Tristan.................... ................. 1. 607
Id. al General D. Rudeoindo Alvarado.................................... I. 608
Rudecindo Alvarado al General A. J. Surre ............................ I. 608
Casimiro Olafieta al General A. J. Sucre (dos carts) ............. 609-610
General San Martin al General Ramon Castilla (cuatro cartas)II. 40-14-45-48
Ramon Castilla al General Jos6 de San Martin (dos cartas)......... II. 44-4
El Licenciado Gasca A los silnuientes:
A los Sefiores del Consejo df hsw Indiar............................II. 57-338
111. 141-145-146-231-272-535
A Gonzalo Pizarr.................. ...............................II. 208-625
Al Vircy de la Nueva Espafia..................................... 1. 411--478
A su A ltez;i .............. ... ............. .. .................... III. 542
Hernando Pizarro al Emperador ................. ..........................II. 270
Diego Centeno a (Grzlo Pizrr, ............................... I. 620 III. 45
Al Licenciado Ceped; ............. ................ ............ II. 621
Gonzalo Pizarro a su lMagetad ...................................... 11. 622
Al Licenciado Gas i ....................... .............. ..... 209
El Principe al Licenciado Gasca........................... ................... Ill. 51
El President y Oidores del Concejii de In'lias al Licenciado Gaaon ......III, 540
Simon Bolivar al General Agustin (Ganarra [tres]............ II. 47-439-440
Antonio J. de Sucre al General Francisco de P. Otert.................II. 219
Santa Cruz al General Antonio G. de la Fuente.......................... II. 220
Miguel del Carpio a Antonio Saturnino Sanchv.z....................... I. 215
Francisco Javier Salazar a Saturnino Sanchtzz ....................... II. 216
Jos6 Manuel Serraio al Dr. Gregorio Funes .......................... I. 217
Bernardo Monteagudo al General San Martin......................... III. 628


LITERATURE.


TOMO I.

Tradiciones por Ricardo P ,lam.
El chocolate de los jesuitas ........................ ............ ............. 1Ii
'Tabaco para el Rey ............. ............ ............ ... ................ 1
Las balas del niio Dios ........................................ ......... 90
Un tesoro y una superticion............... ........................... 94
El obispo de los retru canos ............ ....................... 95
El primer consul ingls ............... .... ................. ............... 97
Agua asa ................................................... .... ...... 191
La bofetada p.-tuwna ......................................... ... 173
Lus tres uotivos del Oid r ................................................. 175
Origen do una industrial ............... ...... ....... ........ .......... 177
De esta capa nadie escape ............................. ................. 179
Por beber e1n copa de o ........................ ....... ...... 251








a


- A


f a





REVISTA PERUANA. 9
V fi tores ................... ..................... ........................... 252
Una chanza de Inocentes ............................. ...... ........... 260
El suefio de un santo varon .................................................. 348
De cnio ( un Intendente le pusieron nl ceniza en la frente ............ 50
A muerto me lhulo el godo ................................................ 353
E l prim er toro ................ ...... ........ ............................. 356
U na carta de Indias..................... ............................... .. 448
Los dos Sebastianes ............. ........................................ 431
El primer buque de vapor .............................. .. ........ 433
Los postres del festin ............... ... ...... ....... ...... ............ 435
La gruta de las maravillas .............................................. 52
La hija del ajusticiado.......................... ........................ 527
Los veinte iril godos del Obispo.......................................... 528
Una aventura amorosa dcl padre> I(hueeas............................... 530
El carbuuclo del diabl........................ .. ................ 593
Don Alonso el Mendrugo............... .... ........................ 595
Mir..nse en rt.e espcjo ........ ......... .......... 597
Entr ntre a v ,ant, ptar-dl tie c:licanti .................................. 599

TOMO 11.

D os caciques suicides .................. ..... .......... ....... 16
Le ex-cormunion de los Alcaldes de linji................................. 17
Un caballero de industria................................................. 21
Juana la M arimacho ............................... ...................... 23
La moda eu los nombres de Pila....................................... 81
El primer Gran MaRiscal del Perid....................................... 83
Aceituna U na............................. .............. ... ..... 86
Comida acabada amistad terminada ..................................... 274
El caballero do la Virgen .................................................. 175
Una frase salvadora ............................................ ............... 178
Capa colurada, caballo blaico y caja trun-tun-tun....................... 241
Un cerro que tiene historia.......................... ..................... 244
Esquive vivir en Quive.......... ......................... ................ 264
In tfihntico ........... ................ ........... ........... 248
Discurso sobre el drama de Olaya. por Domingo Viero................... I. 20
La muerte de Atahualpa por Domingo Vi'ero........................... I. 26
La Gramatica do la lengua de loq C('imius Ilanada Yunga 6 Moohica, per
el cura de Chiclyo D. Fernando de l CTrrero, imprea on Lima en
1644............. 1. 1. 87-385-4(i 11. pag. (3-13t8-237-442--535--576
Ill. 78--133-309--389--543
La Virgen del Carmen reo de rebelior., pur J. IRsendo Gutierre:........ I. 66
Biblioteca Peruana, por llaritano F. Pu: ,oldano.--
Capitulo 19 Publiercienes peri6dics.............. 1. 71-239--320--839--546
TI. 74--159--228--386--459--540
Indice cronuoldico de las publinciones peri6diens en l Peril........ II. 581







10 REVISTA PERUANA.
Catilogo de los periddicos publicados en diferentes lugares del
Per .................... ..... ...... ....... ................... .. 150
Capitulo II. Bibliografia.............................................. I II. 234
C;pitulo 11 Viiajes-G-eografia-Linite3- Eitaditica..ll[ 312--394--473--614
Un aventurero limefio, por Jose A. Laralle ........................... 11. 11
La Revista Peruana.-Juicio de la preusa ............ .156 i 160 If. 399
Dos obras peruanas juzadas ptr un sAhio aleaian. -Resuintn d'l ('eniso
del Peri y Diccionario GeogrAfico del Perd............................ 5I. 51
El Canto de Junin juzgado lpor ,u misnio autor.-D is carras de Bolivar
y una de Ohnedo, publicadas por Jos. Casimrro Ulloa............. I 35
Tres poemas del coloniage por F. C. Zegarra... IIl. 292-340-414-506-597
Las reivindicaciones literarias de Chile, pir M. U. l.re ih RIoosI... If 192


BIOGRAFIA.


F ederico T orrico............................................................. 319
D. Ram onCastilla......................................................... 1. 104-183
El Conde de Molke por AI retlo Garriat Garcia...................... I. 342
Bismark durante la guerra de 1870, por Josid A. Lan/le........... 27-110-212
Dofia Ana de Osorio por Jose A. Laall.......................... ... 612
Dofia Francisca Henriquez de Rivera, por Fe/lic (. Zegyrra.. [. 381-445
Guillermo Garcia y Garcia por Amrio ............................... 194
Los Obispos de Trujillo ................... If pag. 523-567 ........ III. 16
Los Obispos del Cuzco................................. ................... I 447
El Padre Cobo y su historic de Lima, por Mi ( de l Rosa. K............ I. 362


BIBLIOGRAFIA.

Boletinbibliogr.fico............................................ 80-648
Historia de !a literature colonial de Chile, por J. Toribio lMeilli,,........ 1. 379
Memoria del Inspector de Instruccion M~ddi, por ./. M. Viviuco........ 1. 380
Aut6grafo Peruano de Lagomayore........... ............. .............. I. 463
Libros americanos en Europa, por D. B. A........................... 1. 539
Observaciones sobre la obra del senior Raymnindi, por P. Patron....... I. 137
Un libro raro, por Juse Toribio Polo...................... ............... I. 625
El autor de una historic, K. T' Saldamando.......................... II. 559


VARIOUS.

Titulos de Castilla en el Perd, por Y. Z ............................... 1. 205
Patria en America por Cdrlos Lisso ....................................... I. 219
Visitas de carcel, por Mariano Al/are,............................ I. 124-228


4 0











REVISTA PERUANA. 11
M onooracia de Bolivar ...................................................... 221
Relaciones diplomaticas entire el Perti y MRjico, porI. A. Lvalle....... I. 262
Causas fundamentals de las grarles revolueiones en eI Peril, por 3I.
Felipe PIa: Soln........................ ............. ....... ...... I. 3 6
0lave decifrada por Leonardo Pltcker yl Ric ........................... I 500
Secretos de los Jesuitas pr ./. I' Polo ............... I. 271-357-438-534
Yo el Rey, por Feli. (. C. Zegarra............................... I. 49-118-195
El Ajedrez............... n. im. 1, 2 y 4. II. nim. 4, 5, 6 y 7. HI1. n6m. 8
Las minas del Cerro de Pasco p'r C I.............................. II. 69
Antiguedades del Peru, traducido por Sinion Camcho............... I. 465
Limites de Chile en Ataia;m fijcadis por la historic. por .Ianml Gr (onzales
d1 bl /?, t ............... .. .. ..... .. .... ..................... I. 477-552
El Vilipendio de una idla por Fe;li: C. Zegarr................. II. 308-313
Arqueologia peruana -Inscripeionvs, miedallas, cdificios, temples, intigue-
dades y monumentos, por .Jose E'. de Llanu Zapatt, cbra indita
publicada per 1i. Gonzales de la Rosa.......................... II. 376-393
El fanatismo patri6tico y el clero chileno, por lanu,,el Gonzales dfe Ia
R osa .................... .... ..... ...... .................................. 382
El naturalista de los parqurs de la Exposicion de Linlm. por ll: Nutliwo
El lino do !a Nueva Zelandia.............................. ..... 1. 573































U



I











HISTORIC DE LIMA

OBRA INEDITA DEL P. BERNABE COBO,

PI'fILICADA P'Ol EL 1D, 1). M. GONZALEZ DE LA ROSA.



LIBRO SEGUNDO.


CAPITULO I.

De la much piedad y religion de esta Republica.

Ha tratado el libro precedent del estado temporal de esta nue-
va Repfiblica. en que comprendimos su fundacion, aumento y per-
feccion. con la institution de los tribunales necesarios para su
conservation en el buen gobierno, justicia y policia que pide una
comunidad hien ordenada. En este y en el siguiente escribiremos
lo que toca ; la segunda parte, que concurre A composer el cuerpo
mistico de esta Replblica cristiana, conviene saber: el estado es-
piritual, religion y culto divino, la cual es tanto mas important
y principal que la primera, cuanto el sujeto y fin de ella es mas
excelente y levantado; pnes aquella solo atiende A ordenar la vida
humana de manera que vivan en paz y justicia los ciudadanos, y
esta Ie di otra forma y ser, tan soberano como es regular esa mis-
ma vida con la ley de Dios y guia de las almas al fin bienaven-
turado para que tferon criadas. Comenzando, pues, por lo que es
propio de este 6rden sobrenatural y divino, que es el alma y orna-
mento principal de esta cristiana y religiosa ciudad, digo: que
puede gloriarse de una excelencia, que lo fuera muy grande en las
lmas calificadas y nobles Repiblicas de Europa, y es haber tenido
por fundadores y primeros pobladores hombres cristianos, profeso-
res de la verdadera ensefianza y ley evangelical, la cual desde que
tnvo ser A ella conservado, tan enter y pura como por beneficio di-








14 I VISTA PKRUANA
vino acostuinbra guardarla y defenderla nuestra nation castellana:
y a esta etusa. nunoi, en est.a R1eplublica h toenido el demulonio
altar ni temple. donde se le haya dado la hour y vasallaje que
suelen darle las que on algun tiempo andan desviadas del cono-
cimiento v culto del verdadero Dios.
Y do esta luz tan clara do la creoncia y i pnura y caitlica, con
que comenzo y se sustenta esta lovota Repliblica, han procodido
los resplandecientes rayos con quoe s ilustrada do today: piedad
para con Dios y los hombres, que es la piedra del toque y crisol
de la religion cristiana, como se verA en los dos libros que se si-
guen. Porque viniendo al primero, ique mayor argument de la f6
viva y ardiente caridad de esta ciudad para con su Criador, que
la prontitud y liberalidad con que en tan pocos ainos come ha que
comenz6, le haya edificado tantos y tan suntuosos temples, dotado
tantos lugares pios y gastado tan gran part de su riqueza en
adornos de ellos; que el dedicar y ofrecer tan grand nfimero de sus
hijos por ministros del divino culto, consagrandolos con gran vo-
luntad al servicio de Dios y estado eclesiastico a que lo mas noble
y granado de ella se aplica? Indicio no pequefio de esta piedad
es tambien la reverencia y respeto con que se trata las cosas sagra-
das; la riqueza, ornato y magestad con que se sirve el culto divi-
no; la reverencia A los sacerdotes, el gusto y aprecio con que oye
la divina palabra y la aficion A todo genero do virtud, en que siem-
pre se hallan personas muy aprovechadas, no solo del estado ecle-
siAstico sine tambien muchos seglares, hombres y mugeres. tan
dados A oracion, mortificacion y i todo ejercicio propio de gente
devota, que pueden ser maestros de vida spiritual y perfect.
No campea ni resplandece menos la misericordia con los proji-
mos, como lo testificanlos muchos hospitals que hay fundados,
donde con singular amor y regalo son curados los enformos; las
gruesas limosnas que se recogen para sustento de los necesitados:
las memories pias dotadas de buenas rentas, que expenden en dar
estado A doncellas pobres y en remediar necesidades de gente de-
samparada; y lo que no es de menor estimacion, el buen acogim en-
to, agazajo y comodidad que en esta Repfiblica [digna por ella
del honroso titulo de madre comun] hallan todos los forasteros de
cualquiera nacion que a ella vienen, que es tan notable, que los
mas ponen en olvido a sus propias patrias y se avecindan en estv








ItEVISTA I'IRUANA 15
y la tienen por propia. atraidos y pagados del amor y cortesia con
que son recibidos y tratados. y la igualdad con que ella reparte
centre sus habitadores, sin eseepcion alguna de personas naturales
6 extranjeras. los bienes, .oiomodidades y honras que otras Re-
p)ublicas solo distribuyen y comunican A sus propios hijos y natu-
rales, excluyendo de ellos a; los advenedizos v forastero,.
Finalmnente, ti la grande estinia y aprecio que hace esta ciudad
de las cosas de virtud y piedad, podemos atribuir el extraordina-
rio crecimiento que en grandeza, lustre y magestad ha tenido en
tan pocos afios, y se puede piadosamente esperar que en tanto que
ella no descaeciere del buen punto en que ha puesto las cosas de
religion y culto divino, la conservara y prosperara el Cielo con
mayores aumentos de bienes y de felicidad.


CAPTTULO IT.


Del sitio de la Iglesia Catedral, y las veces y trazas con que fu6 al
principio edificada.


El principio de este asiento se debe lglesia Matriz y CAtedra
Arzobispal. la cual ocupa el mejor sitio de la ciudad. que es uno
de los cuatro lienzos 6 lados de la plaza, el inas eminente de to-
dos, como en el libro precedent queda dicho. La cuadra en que
cafe fut distribuida en tres dueios. el dia que se fund la ciudad,
de esta manera: parti6se en cuatro cuarteles iguales 6 solares, y
,l de la esquina de la. plaza que mira al Sur, donde ahora estai la
torre del reloj y pila del bautizmo, seial6 el Gobernador D. Fran-
cisco Pizarro para Iglesia; el otro solar de mas arriba, como que
vamos a la Concepcion, di6 al Cura para casa de su morada, y los
otros dos sola.res restantes del lado del Norte cupieron al Veedor
Garcia de Salcedo. No dur6 much esta division y senalamiento,
porque pocos meses despues se tom6 en 61 un solar de Garcia de
Salcedo para labrar en 41 las casas de Cabildo y CArcel y dar un
pedazo de mas sitio al cementerio de la Iglesia, y al Cura compr6
su casa el Gobernador Pizarro para el Obispo que fuese de la Di6-
cesis, la cual posey6 el primer prelado; mas como andando el tiem-








(i REVISTA PERUANA,
po se trazase I: Iglesia de la forma que hoy tiene, entr6 en sn
plant nl casa del Arzobispo, y la Iglesia compr6 las casas del Ca-
bildo y Carcel para morada dei Arzobispo, habiendo ya la ciudad
labrado otras casas de Cabildo y Carcel en el lugar que hoy estan.
Esta es en breve la mudanza y variedad que ha tenido el sitio de
esta Iglesia, como adelante se ofrecer,' volver Ai repetir mas por
extenso.
Al mismo tiempo de la fundacion de esta ciudad se comenz6 en
el solar sefialado A edificar de prestado una Iglesia tie humilde
fAbrica, y pequefia aunque capaz para la poca gente que ent6nces
habia; y porque luego A sus principios se cay6 en el yerro que se
habia hecho en darle tan estrecho sitio, el Gobernador Pizarro y
el Regimiento estando en Cabildo, A los veintidos de Octubre del
mismo afio de la fundacion de la ciudad de treinta y cinco, prove-
yeron un Auto del tenor siguiente:
El dicho dia mes y afio susodicho, su Sefioria y los dichos se-
fiores dijeron: que porque al tiempo que se fund esta ciudad se
seial6 un solar para la Iglesia mayor de ella y ahora parece que
para edificar en ella y para lo que ha de quedar por cementerio no
basta el dicho solar, es menester para ello y para la casa de Ca-
bildo que se tome un solar que tiene el Veedor Garcia de Salcedo
junto A la dicha Iglesia, y que al dicho Veedor le quede otro que
esta a las espaldas de 6ste, que asi mismo esta asentado A 61 por
la traza; lo cual el dicho Veedor ha por bien que se tome, con tan-
to que el dicho solar no se cerque por delante, y que asi mismo
A la casa de Cabildo no se eche otra cerca mas de la que llevase
la dicha casa de Cabildo. Por tanto, que con las dichas condicio-
nes y de consentimiento del dicho Veedor, sefialaron el dicho so-
lar que esta en la frontera de la plaza, la mitad para la dicha Igle-
sin y cementerio de ella. y la otra mitad para casa de Cabildo, y
se pone en cabeza de la ciudad para edificar on ella; y el dicho
Veedor que present estaba, dijo: que lo hA por bien con las di-
chas condiciones y con que no se edifique otra casa en el dicho
solar, sino lo que fuese menester para la dicha Iglesia y casa de Ca-
bildo, y asi su Sefioria y los dichos seiiores lo mandaron y ordena-
ron, y lo firmaron de sus nombres.-Francisco Pizarro, Juan Te-
Ulo, Nicolas de Rivera, Garcia de Salcedo, Rodrigo de Mazuela,
Nicolas de Rivera, Diego Gavilan.
Con tanta liberalidad, como parece por este auto, ofreci6 el Vee-








REVISTA PERUANA. 17
dor Garcia de Salcedo aquel solar, que por estar en aquel sitio era
bastante 'a fundar un rico mayorazgo en las posesiones que en 41
se edificasen.
Como la fibrica de la Iglesia no era de much arte y costo se
acab6 en breve tiempo. Coloc6se en ella el Santisimo Sacramento a
once dias del mes de Marzo del aio de mil quinientos y cuarenta,
y el mismo afio A los veinticinco del dicho nies de Marzo, en que
cay6 aquella Cuaresma el Jueves Santo, se hizo en la misma Igle-
sia el primer 6leo, que se consagr6 en ella por D. Fray Vicente de
Valverde, primer Obispo de la ciudad del Cuzco y todo el Peru, y
4sta fu6 la primer Iglesia parroquial que tuvo esta ciudad.
No se pas6 much tiempo sin que se tratase de hacer otra nias
capaz y autorizada, particularmente luego que fu6 erigida en Cate-
dral, y porque mejor se vean en su fuerza los motives que hubo
para esta resolucioi, pondre aqui lo que acerca de esto orden6 el
segundo Gobernador de este Reino, por la provision que se sigue:
El Licenciado Crist6val Vaca de Castro, Caballero de la Orden
de Santiago y del Consejo Real de su Magestad y su Gobernador
y Capitan general en estos Reinos y Provincias de la Nueva Casti-
lla y Nueva Toledo llamada Peru &c. A vos el Consejo, Justicia
y Regimiento de la ciudad de los Reyes y A los vecinos de ella y
a cada uno y cualquiera de vos.sabed: que su Magestad el Empe-
rador y Rey D. CArlos nuestro Sefior, al tiempo que me mand6
venir a estos dichos Reinos, mand6 y encarg6 que las Iglesias de
estas Provincias de estos dichos Reinos y de cada uno de ellos se
hiciesen y edificasen muy cumplidamente de todo lo necesario a
ellas, para la honra y celebration del culto divino, y ademas de
esto, ahora su Magestad en los despachos que me ha enviado, me
torna a mandar y encargar el cumplimiento de esto y hacer po-
ner y se ponga much diligencia y cuidado, como Principe cristia-
no, sino y porque al servicio de Dios nuestro Sefior convene que
se efectfe y haga; y en esta ciudad no hay Iglesia convenient,
porque demas de ser nuy pequeiia para la gente que hay y de ca-
da dia viene a esa dicha ciudad, es muy antigua, y segun soy in-
formado esta comenzada otra junto a ella, la cual me dicen que
es asi mismo pequeiia y ral obrada. Por tanto, proveyendo en el
remedio de ello para que se haga y se efectfie cosa tan just y
santa, mando a vos el dicho Consejo, Justicia y Regimiento de la
dicha ciudad, que luego que esta mi provision vos fuere mostra-








I] REVISTA PERtUANA.
da os juntois en el Cabildo, segun que lo habeis de uso y costum-
bre, y hagais ropartiniiento entire todos los vecinos de esa dicha
ciudad, para que todos arasa (?) colnforme a los Indios que tuvieren,
den y contribuyan con los Indios, adobes y maleras, y otras cosas
que fuesen necesarias para hacer la dicha Iglesia; y si os pareciere
quo la que esta empezald es convenient para que se haga y acabe.
la hagais acabar y efectuar, y sino la hagais derrocar y empezar
A hacer de nuevo, conform a la traza que conviniere, por manera
que haya efocto y se haga una Iglesia convenient en esa dicha
ciudad; lo cual man do que asi se haga y cumpla, so penn de cada
mil pesos de oro para la C4mara de su Magestad., so la cual dicha
pena mando A mi Teniente de Gobernador de esa dicha ciudad,
que haga cumplir y efectrie esta mi provision y lo en ella conte-
nido, haciendo cumplir el repartimiento que el dicho Cabildo hi-
ciere, para que se efectle el hacer la dicha Iglesia, poniendo para
ello la diligencia y cuidado que para tan santa y buena obra se
require. Fecha en la ciudad de Cuzco, a postrero dia del mes de
Abril de mil quinientos cuarenta y tres aiios. Lo sobredicho se
prove atento que esta dicha Iglesia es Catedral y cabeza de Obis-
pado, y conviene que tenga el valor, calidad y autoridad susodi-
cha; y mando que el vecino que no cumpliere lo que fuere repar-
tido se le suspendan sus Indios y sirvan en la obra y labor de la
dicha Iglesia.-Fecha ut supra.-El Licenciado Vaca de Castro.-
Por mandado de su Seiloria, Pedro Lopez.
Impidieron el cumplimiento de este tan cristiano mandate las
guerras civiles que el aflo siguiente de cuarenta y cuatro'nacieron
en este Reino, y asi, mientras duraron, no se t.rat6 del edificio de
la Iglesia hasta que se soseg6 la tierra; y tom6 la mano en esta
obra el Arzobispo D. Fray Ger6nimo de Loaysa, y puso en ella
tanto calor y conato que por su buena solicitud la acab6 el afio de
mil quinientos cincuenta y uno; y para que se vea su traza y ca-
lidad con lo que so gast6 en su edificio, pondre aqui parte de una
C4dula Real en que se contiene todo muy cumplidamente:
El Rey, Presidente y Oidores de la Audiencia Real del Peri.
Fray Isidro de S. Vicente, de la Orden de Santo Domingo, en nom-
bre del Arzobispo de esa ciudad de los Reyes, me ha hecho rela-
cion que el dicho Arzobispo, atento que la Iglesia Catedral de esa
ciudad estaba mal edificada y no como convenia a la autoridad del
culto divino. la hizo derribar y tornar 6 edificar lo mejor que pu-








HEVISTA PEHUANA. I 1
do; de manera que dice que ahora la dicha Iglesia queda de una
nave de cincuenta y cinco pi's doe ancho y doscientos sesenta en
largo, y eninaderada de madera( de mangle. est;' muy fuerte. de
suerte que queda con la aiitoridad y honra clue convene para el
culto divino y a inucho content d(e la dicha ciudad: 1y que en el
dicho edificio se han gastado quince mil pesos de oro, poco mas 6
m6nos sin la Capilla mayor, que dire que se hizo de b6veda, para
la cual dire, que di6 Doiia Francisca Pizarro cinco mil pesos de oro,
por estar sepultado en ella el Marques D. Francisco Pizarro su
padre; que para los quince mil pesos que asi se gastaron en el
cuerpo de la dicha Iglesia, Nos, le hicimos merced y limosna de
tres mil pesos, y mas la part de los dos novenos que le cupieron,
y que lo demas fu6 de pandas y limosnas de personas particula-
res &c. Fecha en la villa de Madrid a diez y nueve dias del mes
de Marzo de mil quinientos cincuenta y dos alos.-Por mandado
de su Alteza, Juan de Samano.
Dur6 esta segunda Iglesia hasta el aino de iil seiscientos y cua-
tro, y aunque en la Cedula referida se dice que era de autoridad,
debiera de ser para en aquellos tiempos, tan cortos de Animo como
esta ciudad lo era de vecinos, que a la' verdad los que la alcai.za-
mos la juzg6'bamos por muy pequelia y humilde, con su coro alto
muy pequefo, y el dia de hoy fuera de menos lustre y hermosura
que cualquiera de las parroquias de la ciudad, porque su edificio
era de adobes, cubierta de esteras y en rada representaban la dig-
nidad de Catedral y Metropolitana.




CAPITULO [II.


De la traza y labor con que iltimamente se ha edificado.


El notable aumento en que iba esta ciudad, asi en nimero de
moradores como en autoridad, di6 occasion al Arzobispo y i. los
demas A cuyo cuidado estaba el mirar por el bien y acrecentamien-
to de la Iglesia, a que se resolviesen fatbricarla de una vez, tan
magnifica y suntuosa que no les desagradase despues de acabada,
sino que fuese tal que pudiese competir con las Catedrales mas








S2 0REVISTA PERIIANA.
famosas de Espaail. Acordaron para esto de ensanchar el sitio,
comprando Jo que tuese inenester, como se hizo sobre el dibujo y
plant que se seguiria; lhbo much;a, deliberacion, hasta que se vi-
no a tomar la iltima resolution de abrazar la fornma traza que
hoy tiene. Verase con cuanto consejo y consult sigui6 este pare-
cer por lo much que sobre ello se escribi6, de que entresaqu6 el
auto siguiente:
En los Reyes, minrtes c;itorce dias del nies de Agosto de mil
quinientos sesenta y cinco aiios, el muy ilustre y Reverendisimo
senior D. Ger6nimo de Loaysa, primer Arzobispo de esta dicha
ciudad y Arzobispado, del Consejo de su Magestad &c., y los muy
Reverendos y muy magnificos seoores Licenciado D. Bartolome
Martinez, Arcediano, el Chantre D. Juan de Andueza, el Tesorero
D. Alonso Gomez, D. Pedro Mejia, D. Bartolomn Leones, Can6ni-
gos, y D. Francisco Hernandez, Dean y Cabildo de esta Santa Igle-
sia, estando en su cabildo como lo han de uso y costumbre en las
casas arzobispales, su Seforia Reverendisima les propuso y dijo:
como ya sabian, que las casas de la carcel y Cabildo de esta dicha
ciudad se han tornado para hacer la Iglesia por ellas, y que ahora
se ha mudado el parecery prop6sito y se quiere hacia las casas
Arzobispales; y que atento que las dichas casas son para el Prela-
do que es 6 fuese de esta dicha ciudad 6 Arzobispado, y que sera
just si se le tomasen las dichas casas Arzobispales para el dicho
efecto, que se hagan otras en la circel y casa de Cabildo, que como
dicho es, se tomaron para el edificio dc la dicha Iglesia; porque no
es just ni convenient que el Prelado viva lejos de la Iglesia y
este sin casa, y si se le diesen las casas de ]a carcel y Cabildo, co-
mo se ha tratado otras veces, que atento que los edificios que es-
tAn hechos en ella no son de provecho para poder vivir en ellas,
que so haga una casa moderada de la masa de la obra de la dicha
Iglesia, y para ello den sus pareceres y votos, y pidiendo al dicho
Arcediano el suyo, dijo: que viniendo el Presidente y Oidores y la
ciudad en ello, se hagan easas A su Seiloria Reverendisima de la
masa que asi se repartiese, y el Chantre, Tesorero y Can6nigos Pe-
dro Mejia y Bartolomn Leones, dijeron que se hagan casas a su
Senoria Reverendisima del dicho monton, y el Can6nigo Francisco
Hernandez dijo que se tasasen las casas de su Seiioria y las de la
carcel y Cabildo, y lo que valieren mas las de su Seoioria se gaste
en las dichas casas 6 se de en dinero.








REVISTA PERUANA. 21
Y vistos los pareceres y votos de los susodichos por su Sefioria
Reverendisima, dijo, que se haga la Iglesia para la Carcel, y si se
tomasen las casas Arzobispales, pero que se haga una casa mode-
rada en el dicho solar de la carcel y Cabildo para su Seforia y
demas Prelados que les sucedieren, y no lo haciendo asi que no
quiere dar sus casas, porqne no es just que el Arzobispo que de
present es y las demas que le sucedieren esten sin casas, y firma-
ronlo de sus nombres.
Fray Her6nimus Archiepiscopus de los Reyes, Pedro Mejia Ca-
n6nigo,el Can6nigo Leones.-Ante mi, Hernando de Rivera, clerigo
y Secretario.
Aunque no qued6 concluido en este Cabildo h6cia d6nde habia
de correr lo largo de la nueva Iglesia que se trazaba, no se difirio
much la resolution, la cual se contiene en el decreto siguiente
que sohre ello provey6 el Arzobispo. Y despues de lo susodicho
en veintidos dias del mes de Agosto de mil quinientos sesenta y
cinco alios, su Seiloria Reverendisima dijo: que atento a que pare-
ce que todos reciben content de que ]a Iglesia se haga hAcia las
casas Arzobispales, que su Seinoria Reverendisima lo ha habido y
tiene por bien que asi se haga, y se tomen las dichas casas Arzo-
bispales para ello, con todo su sitio, con tanto que las casas de la
carcel y Cabildo. que como dicho es se tomaron para la dicha
Iglesia, queden y sean para casas Arzobispales, y que lo que so-
brase de las casas Arzobispales que ahora son, despues de hecha
la Iglesia y oficinas de ella sea para juntarlo con las dichas casas
Arzobispales que se han de hacer en la dichs cArcel, porque el sitio
que ahora tiene es poco, que es de dos tercios de solar y las que
se dan parn hacer la dicha Iglesia es solar entero y algo mas, que
en el dicho sitio do la caircel de la ciudad, que como so ha dicho
se tom6 para edificar en el la dicha Iglesia, y se han de hacer en
61 las casas Arzobispales, lo que se hiciere y edificase en ellas sea
de la masa, conforme A lo que esta acordado en el Cabildo de es-
ta otra parte contenido. Fray Hieronimus Archiepiscopus de los
Reyes. Por mandado de su Sei'oria Reverendisima, Hernando de
Rivera cl6rigo Secretario,
Comenz6se desde luego ejecutar en parte este decreto, y en
cumplimiento de 61 se edificaron las casas Arzobispales en el.,,o-
bredicho sitio de la carcel y Cabildo, y el solar de las casas 4Azp-
bispales viejas se tomo para la Iglesia. sin que sobhase nad. ,de








I2Z REVISTA PERUANA.
su sitio que afiadir a las casas Arzobispales nuevas, y puesto ca-
so que para principiar la obra de la Iglesia se derribo la casa vie-
ja del Arzobispo, todavia la frontera que salia a la calle de la Con-
cepcion con su portada, que por caer en lo que ahora es Cemen-
terio no impedia al edificio, se conserve en pi6 hasta el afio de mil
seiscientos tres.
Por huir del inconvenient que esperimentaron en el primero y
segundo edificio de esta Iglesia, dieron en el extreme contrario, in-
curriendo en la censura que da el Santo Evangelio a quien por
empezar edificio sobre sus fuerzas y caudal no puede llevarlo al ca-
bo. Di6se principio A la obra de esta tercera Iglesia en tiempo del
Virey D. Francisco de Toledo, sacando los cimientos de la mitad
de ella que mira al Oriente, en que puso la primer piedra el Ar-
zobispo D. Ger6nimo de Loayza, haciendose para ello una solemn
procesion, y comenzaron A levantar unos pilares y columns de
piedra labrada, con tanto primor y costa, que ni habia costilla para
tan grande gasto, ni tiempo en centenares de aifos para acabarla;
con todo eso continuaron esta costosa y prolija fibrica por largo
tiempo, y despues de muchos ailos y de haber gastado buena suma
de dinero, no habia crecido mas que levantAndose unas columnss
dos estados en alto poco mas 6 menos; cayeron en la cuenta de la
dificultad, y aun imposibilidad de la empresa, y derribaron lo que
6 tanta costa estaba hecho, con propdsito de comenzar el edificio
de materials y labor rnl s liana y barata, y en este estado qued6
por fin del Vireinado del Marques de Caaete, el segundo; de suer-
te que no habia cosa edificada sobre la tierra al tiempo que entr6
A gobernar el Virey D. Luis de Velasco, el cual entire las muchas y
esclarecidas parties de que le dot6 Dios nuestro Seiior, fu6 una el
ardiente celo que tenia de favorecer y alentar todo lo que perte-
necia al servicio del culto Divino y aumento de las cosas sagradas,
como lo mostr6 bien en este negocio, porque tom6 tan A pechos la
fAbrica de esta Iglesia. y puso tanta diligencia y cuidado en que
en su tiempo se edificase, que le pag6 Dios esta voluntad y soli-
citud concedi6ndole viese cumplido lo que mas deseaba en su Go-
bierno, que era ponerla en estado que antes que le viniese sucesor
viese celebrar on ella los divinos oficios; corno o alcanz6 A ver y
gozar, porque se acab6 la mitad, con tanta brevedad por su indus-
triay cuidado, que habiendo comenzado el ano de mil quinientos
noventa y ocho, el de seiscientos cuatro, a dos de Febrero dia de








REVISTA PERUANA. 23
la Purificacion de Nuestra Senora, se celebr6 su dedicacion, colo-
candose en ella el Santisimo Sacramento; a la cual fiesta asistio
con extraordinario gozo y j'bilo de su alma el religiosisimo Virey,
acompafiado de todos los Tribunales y nobleza de esta ciudad, a
quien el ailo siguiente de cinco le vino sucesor. que parece le pro-
rog6 el cielo el cargo dos afios mas del plazo ordinario, para pre
miarle su santo celo en dejarle gozar primero que acabase del fruto
de su solicitud y trabnjo. Reconocida pues esta ilustre Catedral
al bien que de este ilustre Principe recibi6, en testimonio de su
agradecimiento, se oblige con promesas de celebrar todos los aiTos
la fiesta de San Luis, en memorial del sobredicho Virey, como in-
signe bienhechor suyo, y asi desde entdnces lo ha ido continuando.
Las b6vedas de esta media Iglesia que se acab6 eran de arista
lianas, sin labor ni moldura alguna. Comenz6se luego la otra mi-
tad desde los cimientos, que aun no estaban sacados, en que entr6
el sitio de la Iglesia vieja y de una Capilla de much devocion
que estaba pegada 'a ella, la de Nuestra Seiora de Copacabana.
Antes que se acabase sucendi un accident que oblige tA mudar la
forma del edificio que hasta alli se habia hecho, y fue que el aiio
de mil seiscientos seis, a 25 dias de Octubre, dia de los MArtires
San Crispin y San Crispiniano, estando en la misa solemne que
celebraba su cofradia en esta Iglesia, tembl6 la tierra tan fuerte-
mente, que ponsaron perecer cuantos asistian a la fiesta; porque
las bJvelas saculidas del temblor comenzaron I' dospedir cortezas
de cal del enlucido, lo eual caiusr tan n gr pavor y turbacion, que
ech:ano 6a hair la gentle sin orden, se atropellab:a unos 6a otros
sin acatar respeto A: nadie, pues ha:~ta el mismo rovestido por esto,
que era el Dean. atropellaron. Qiedlaron las b6uedas may mnaltra-
tadas y con algunas aberturas.
Puso esto en gran cuidado y perplejidad al Cabildo eclesiastico
y Real Audiencia, que por muerte del Virey y Arzobispo estaban
vacantes; Vireinado y Silla Arzobispal consultaron 6 su aMagestad
y a su Real Consejo de las Indias sobro el caso, para tomar reso-
lucion si se dobia continuar el edlicfio de lh: misint formna y labor
6 de otra maneora, respect de los peligros de temiblores de tierra de
quo esta ciudad es muy inrestada. Envi i maindiar el Real Consejo
de las Indias, que las b6vedas que estaban acabadas se derribasen
y tornasen 6a hacer mas bajas, y en aquella proportion se acabase
todo el edificio. De este acuerdo que se tom6 se siguieron dos gran-








24 REVISTA PERUANA
des bienes para esta Iglesia: el primero, que como en lo de que
Antes estaba labrado se hubiesen entrometido adobes en las paredes
exteriores, para solo llenar donde no cargaban ni hacian fuerzas las
b6vedas para abreviar la obra, no se entrometieron mas adobes en
lo que de alli adelante se fu6 labrando; el otro beneficio fue que
las b6vedas que quedaban por hacer se edificaron de cruceria, mas
fuertes y curiosas, con muy galantes y vistosos lazos de moldu-
ras, y para reparar por ent6nces lo ahi edificado, levantaron fuer-
tes estribos de ladrillo y cal (de que es today li. Iglesia), donde pa-
reci6 convenir, y las tres b6vedas postreras de las tres naves que
caen detras del Altar mayor, las bajaron al parejo de las de los la-
dos, con que estribada por aquella parte la Iglesia con las dichas
b6vedas bajas, qued6 muy segura.
Acab6se la segunda mitad de la Iglesia, que es la frontera de la
Plaza, siendo Virey el Principe de Esquilache, y en ella se acomo-
d6 el Altar mayor y el Coro; aquel en la capilla primer del lado
de la Epistola, y este en la de enfrente que le corresponde, en el
entire tanto que se aderezaba la otra mitad de la Iglesia que se
acab6 primero y qued6 maltratada del temblor, cuyas b6vedas se
bajaron dos estados, igualhndolas en altura y labor con las de la
otra mitad de la Iglesia; lo cual todo se acab6 el afio de mil seis-
cientos veintidos, el dia de Nuestra Seinora de Agosto de ese mis-
mo afio (que fiu la primera advocacion de esta Iglesia). Se cele-
br6 en la Capilla mayor y se paso 5 ella el Santisimo Sacramento y
el coro se puso en su lugar, con que se di6 fin al edificio, de las
puertas adentro de esta Iglesia; y dos afios despues, que fu4 el de
veinticuatro, se acabaron las torres y ahora se van labrando las
portadas.


CAPITULO IV.


En que se describe esta Iglesia.


Pu6dese con verdad afirmar de esta Iglesia que ha quedado muy
grave y autorizada, porque estA edificada en escogido sitio, es de
suficiente grandeza, alegre, hermosa y fresca, y muy cumplida de
todas las piezas y oficinas que pide una Catedral suntuosa; ocu-





REVISTA PERUANA. 25
pa su longitud, que es de Oriente 4 Poniente, todo el espacio de
la cuadra, sacado el del cementerio, que por la frontera y A las
espaldas tiene, que por cada parte serAn treinta pi6s, que es el an-
cho del Cementerio, y lo restante de la cuadra, que serAn cerca de
cuatrocientos, viene A ser el largo de la Iglesia; su latitud ciento
ochenta pies, la nave de en medio es de cuarenta y dos de ancho,
los pilares tienen de grueso a diez cado uno, y las naves de los
lados 6 treinta, y lo restante ocupan las capillas colaterales; el alto
de la nave de en medio es de sesenta y cinco y las de los lados casi
un estado; menos el Cementerio que corre en luengo de la Iglesia
por el lado do la calle es ancho cuarenta pies, cifelos por los tres
lados, y como es tan capaz y eminent algunas gradas, le dA mu-
cha autoridad; consta de tres naves y dos 6rdenes de capillas cer-
radas por los lados, que a star abiertas harian cinco naves. Las
b6vedas de cada nave son nueve, y asi vienen A ser cuarenta y
cinco por todas. De las nueve capillas de cada lado, la quinta que
es de en medio es tan alta como las de la nave mayor, porque
vienen a ser los dos brazos del crucero que se forma en medio y
en que estan dos puertas que la Iglesia tiene a los lados sin otras
cinco, tres A la frontera que sale a la plaza, de cada nave una y
dos en la part opuesta, detras del Altar mayor, que miran a las
dos de los lados de la frontera de la plaza; todas son grandes y se
van labrando con primor y magestad, en especial las que salen A
la plaza, que en grandeza y autoridad exceden a las otras. Todo
el edificio es de cal y ladrillo, las portadas, bases de las torres y
otras parties en que llevamolduras, son labradas de piedra con mol-
duras curiosas. Tiene en torno dos hileras de ventanas grandes,
por razon de las cuales y de las puertas, goza de much claridad y
fresco. Por la corniza la rodea por la parte de adentro un corre-
dor, con varandas de madera; el coro ocupa dos capillas de la na-
ve de enmedio, van labrando para (1 cien sillas de cedro de muy
gran curiosidad y costa, pues con estar concertado el official que
las hace en cuarenta y tres mil pesos, me ha certificado que no le
pagan su trabajo. Divide el Coro de la Capilla mayor el crucero, y
en este espacio esta hecho un trAnsito de verjas de madera A los
lados, por done los Ministros del altar van y vienen al C
ven de capilla mayor dos b6vedas, en la una esta el A
y es la antepenultima de la nave de en medio tiene A aos dos
pilpitos dorados, donde se cantan las Epistolas y E ios. La





26 REVISTA PERUANA.
otra capilla inmediata A esta hAcia el Coro, es tan ancha y alta co-
mo la del crucero, y anahns iguales a la b6veda de la nave de en
medio; tiene esta el suelo levantado mas que lo restante de la Igle-
sia tres 6 cuatro grades, y curiosamente solado con labores de azu-
lejos: esti cerrada por los lados con verjas de madcra y se ponen
en ella los asientos del Virey, Audiencia y Cabilddode la ciudad.
En el lado del Evangelio se entra por una do aquellas capillas
a la Sacristia, que cae fuera de la traza de la Iglesia, y arrimada
a ella tiene su antesacristia muy capAz, con un patio pequeio y
fuente de agua. La Sacristia es nuy grande y hermosa, dc b6ve-
da, de la misma labor que la Iglesia: el un lado del largo de ella
ocupa un 6rden de cajones de cedro bien labrados, en que se guar-
dan los ornamentos y sirven de vestuario; por el otro lado se en-
tra 'a otra. pieza que sirve de tras-sacristia 6 almacen de la Sacris-
tia. Todas estas bOvedas son de cruceria. Por este misino lado del
Evangelio, por el lado de la Sacristia, hay un median patio y en
61 esta, tratado de hacerse claustro, Sagrario y estancia lpar los Cu-
ras, entire tanto sirven de Sagrario y estancia para los Curas las
dos primeras capillas debajo de las torres; en la dol lado del Evan-
gelio estA el Santisimo Sacramento y en la otra el Bautisterio. Re-
mdtase la frontera que sale a la plaza en dos hermosas tocres, en
cada esquina la suya, de obra fuerte y curiosa que le da mnucha au-
toridad, puosto que no suben tan altas como pedian las reglas de
arquitectura, conform su grosor,por el riesgo de los temblors: con
todo eso, ticenn desde el pie haista la Cruz y remrnte ciento veinte
pi6s do alto cada uni; entramnbas estin dispuestas para (cmpnllnas,
las tres son grades, que se han hecho de pocos iio As a. esta parto.
las que de estas tione imjor sonido pesa cincuent; qu(intales, otra
que da1 las horas dcl reloj tiene ochenta. y la mayor le todas cien-
to ocho quintales do peso.
Hay en esta torre un niuy grande y buen reloj, que da Ins horas
y cuartos; y porique no carezca este capituhlo do a lnmLa :ilntigiied;dl,
contar6 lo que sucedid al principio de esta Republica: sobre proveer
lo del reloj, que pasoasi: el ago de mil quinientos ctirenti y nucve
en ocho dias del unes de Octubre, trato el Cabilulo do la ciudad que
seria convenient para autoridad de la Repiublica que tuviese en
ella reloj;'-y decreto se comprise uno que A la snzon lhabian traido
de Espan~,, y que no permitiesen lo Ilevasen a otra part. Dieron
cuenta desa resolution alArzobispo, requiriendole contribuyese
wrdi r sJ








REVISTA PERUANA. 27
con parte del precio, el cual respondio que diesen para comprarlo
el President, el Regimiento y los Encomenderos de los Indios, y
41 haria la torre en que se pusiese; no se conformaron sobre quien
lo habia de pagar, y por hallarse en aquel sazon la ciudad muy
pobre y sin propios de que sacar dineros, se dej6 de comprar por
ent6nces; pero no much despues, que fue el afio de mil quinientos
cincuenta y cinco, compr6 el Cabildo de la ciudad el primero que
hubo en ella y hoy se ve en las casas de Cabildo, aunque ya no
sirve, el cual cost dos mil doscientos pesos de oro. El que hay al
present en esta torre fu traido de Espana, compr6lo la Iglesia
en dos mil pesos, y sin 61 hay por today la ciudad otros diez 6 doce
grades, fuera de los inmerables pequeuos, asi de ruedas y movi-
mientos de pesas, como de muelle, de much curiosidad, y oficiales
que los hacen tan lindamente como en Alemania.





CAPITULO V.


Del gasto que se ha hecho en su ediflcio.


Muy grande dificultad tuvieron al principio los que cuidaban de
la fAbrica de esta Iglesia, sobre de qu6 dineros se haria su gasto,
porque las rcntas eclesiaisticas eran tan tenues que ni para el sus-
tento del Prelado y demas Ministros bastaban. Proveyendo en esto
el Licenciado Vaca de Castro segundo Gobernador del Reino, man-
dd que en todos los pueblos de espanioles se echase una derrama por
los Encomenderos de Indios, segun la renta de cada uno, para la
fabrica de las Iglesias; en cuya conformidad se reparti6 alguna pla-
ta en los Encomenderos de esta ciudad de Lima, y aunque ellos
contribuyeron con la parte que les fue serialada, todo era poco pa-
ra el gasto de obra tan grande, y asi fuera impossible Ilevarla ade-
lante si el Rey no tomara la mano y acudiese con el socorro digno
de su liberalidad Real, como lo hizo desde el principio de esta obra;
porque fue can admirable el celo que desde que se descubri6 esta
tierra mostraron nuestros Catolicos Reyes de la dilatacion en ella
del Santo Evangelio v aumento del Culto Divino, que en razon de








28 HEVISTA PIRUANA.
que lo uno y lo otro se estableciese no perdonaron gasto que de su
Real Patrimonio fuese menester; por lo cual habiendo llegado A
noticia de su Magestad el Ilustrisimo Emperador y Rey D. Carlos
V, la estrema pobreza y necesidad de esta Iglesia. le hizo merced
y limosna para su edificio, de los novenos que le pertenecian de
esta Di6cesis, por tiempo de seis ainos, por una Real Cedula dada
en Valladolid ti diez y nueve de Agosto de mil quinientos cuarenta
y cuatro afos. Ultra de los tres mil pesos de oro que arriba se
hizo mencion, que por aquella vez ofreci6 si Magestad y por otra
Cedula despachada tambien en Valladolid A diez y seis de Setiem-
bre del cuarenta ) nueve, prorog6 la merced de los novenos para
el mismo efecto, y habiendose cumplido el termino la volvi6 a pro-
rogar otros cuatro afios por C6dula de 18 de Noviembre de cin-
cuenta y seis, desde el cual ai'o hasta postrero de febrero del cin-
cuenta y ocho, valieron los novenos aquellos dos alios cuatro mil
novecientos setenta y un pesos de plata ensayada: por done se
podrA sacar la cantidad de estas limosnas de los novenos y lo que
por aquellos tiempos rentaban los diezmos de la Didcesis. Otra
vez prorog6 esta limosna su Magestad por cinco aiios, por Cedula
de 29 de Mayo de cincuenta y nueve, en esta forma: que la par-
te que le cupiese de los Diezmos de esta ciudad fuese para la fii-
brica de la Iglesia de ella, y para las demas Iglesias del Arzobis-
pado los novenos del distrito de cada una. Esta misma limosna de
los novenos ha hecho su Magestad otras nueve veces i esta Iglesia,
y la ufltima fud por Cedula de veintiuno de Julio de milseiscientos
seis, por tiempo de seis ailos, que corrieron hasta el ailo de doce.
Ademas de estas limosnas hechas de los novenos, por una Real
Cedula fecha en Valladolid it veinticuatro de Abril de mil qui.
nientos cincuenta aiios. man(l)d su Magostad 1a Presidente y Oi-
dores de esta ciudad que proveyesen c'mo las Iglesias Catedrales
de este Reino se acabasen de hater, y que today la costa, en lo que
isi estaba por acabiar, se repartiese la tercera part en la Real IHa-
cienda y la otra tercera parte :i los Indios del Obispado, y la otra
tercia part 1 los vocinos Encomenderos que tuviesen pueblos en
ellas, y se repartiese tambien alguna cos:a los Espaiioles de las
mismas Di6cesis, aunque no fuosen Encomenderos, y que lo que A
estos se repartiese se descontase de la parte que cupiese A los In-
dios y Encomenderos. Por otra Cedula mand6 su Magestad que la
Iglesia Catedral de esta ciudad de Lima se hiciese luego.por serla









REVITA PERUANA. 29
mas principal de este Reino y la MAetropoli de el. y para que esto
tuviese efecto, en cinco de Marzo de mil quinientos noventa y ocho,
el Virey D. Luis de Velasco y los Oidores de acuerdo de justi-
cia. con comunicacion del Arzobispo I). Toribio Albonso de Mogro-
bejo, acordaron la forrma y traza (',on que esta Iglesia se habia de
continuar y acabar, y se cometid al Virey el mandlar repartir y co-
brar el dinero que fuese necesario; y en veintitres de Mayo del
mismo afio tie noventa y ocho repartid doce mil pesos ensayados,
cada ano de los uel durase la obra: cuatro iil de la Real hacien-
da, otros cuatro mil de los Encomenderos y que el otro tercio pa-
gasen los Indios. Pero despues, viendo que la cantidad repartida
era poca para acabar la obra, por acuerdo de ocho de larzo de
mil seiscientos uno, se mand6 que la reparticion fuese de diez y
ocho mil pesos ensayados cada ai-o, repartidos en tercias parties,
an la torma sobredicha. los cuales desde ent6nces se han ido co-
brando y cobran todavia para el gasto ie esta f~ibrica, hasta que
quede puesta en today perfeccion. Con tan real magnificencia de
su Magestad se ha edificado esta Iglesia, de tan suntuoso y fuerte
edificio que no hubiera sido possible de otro modo. Pertenece tam-
bien :i la fibrica de esta Iglesia el noveno y medio que se dir6d en
su ereccion cathedral. Item, en las ordenanzas que de esta Iglesia
hizo su primer Prelado el afio de mil quinientos cincuenta y dos,
mandu que asi en esta ciudad como en cada una de las vicarias de
la Di6cesis so sacase un escusado de los vecinos, y que fuese el
otro segundo despues del que diese mas diezmos de su hacienda,
el cual habia de ir nombrado por el Arzobispo 6 por los de su Ca-
bildo; y los diezmos del tal escusado se arrendasen como los diez-
mos en comun, v lo procedido de este arrendamiento del escusado
de todas las dichas iglesias fuese para la fibrica de esta Catedral,
y la paga de este arrendamiento se entregase al mayordomo de
la Iglesia. Pero esta ordenanza no estai ahora en costumbre, ni
pienso se puso en ejecucion, porque no he hallado noticia de ello.
Suele tambien el Rey hacer limosna para la flbrica de esta Iglesia
de la mitad de la renta del Prelado que cae en vacant, que es una
muy gran cantidad, si bien es verdad que lo que se le aplica para
su fabrica no se expende en el edificio, sino en ornamentos y otras
cosas del servicio y adorno de la Iglesia.








REVISTA PERUANA.


CAPITULO VI.


Del gobierno y jurisdiccion que ha tenido esta Iglesia desde su
principio.


Costumbre es en estas Indias que,los que salen de una provincial
a nuevos descubrimientos, esten sujetos en lo spiritual A los supe-
riores de ella como lo estaban Antes, n tanto que no tienen otros en
las nuevas tierras quo pacifican y pueblan; lo cuial es muy conform
a razon y buen gobierno, porque no est6n ningun tiempo sin cabe-
za y sujecion spiritual, y el mismo estilo se guard de ordinario
en el gobierno temporal, porque sin esta dependencia y recurso A,
la Repuiblica cuyos miembros son, no podrian llevar adelante sus
empress. Pues conforme 6 esto, habiendo salido de Panama los
pobladores de esta tierra, y siendo los mas principles de ellos ve-
cinos y domiciliarios de aquella ciudad y Di6cesis, mientras no
tuvieron superiores independientes y escritos de la jurisdiccion de
aquella Repuiblica, estuvieron sujetos A los superiors de ella, co-
mo sibditos propios suyos; y puesto caso que al tiempo que se fun-
d6 esta ciudad de Lima tenia ya la Repfblica de este Reino su-
perior temporal propio, con jurisdiccion civil y criminal, que era el
Gobernador D. Francisco Pizarro, sin subordinacion al Gobernador
de Panama, todavia pertenecia en lo spiritual A aquella Di6ce-
sis, de la cual fu4 parroquial esta de Lima, hasta que instituida la
Catedral de la ciudad de Cuzco qued6 comprendida en sus termi-
nos y jurisdiction, y como una de las demas parroquiales a ellas
sujeta. Fu4 su primer cura 6 vicario un clerigo llamado JuanAlon-
so Tinoco, y el primer espaiol hijo de esta ciudad que en ella se
bautiz6 fue Hernando de Torres, hijo de Sebastian de Torres, que
era Alcalde ordinario de esta ciudad al tiempo que se traslad6 del
valle de Jauja a esta de Lima. Durante la sujecion de esta Iglesia
a la Catedral de PanamA, pas6 a este Reino y entr6 en esta ciudad
de Lima D. Fray Tomas de Verlanga, Obispo de PanamA, el cual
fu6 el primer prelado y pastor que honr6 con su presencia ponti-
fical esta Iglesia.
No much despues vino de Espaia el primer Obispo electo para
este Reino. Lleg6 a esta ciudad A principios del mes de Abril, y en








REVISTA PEIRUANA. ; 1
ella, com:n 1: mts principal do su Di:6osis, por residir en ella la
silla del G ,!)iern tenpl)ral de esto R-iio, hiz,) p'resent;cion de
sus bulas recanldos ante el Cobernador y Cabildo, como parece
por el auto q'le do ello se hizo, que es este:
En la cinulad do los Reyes, en dos dias del mos de Abril de niil
quinientos treinta y ocho a;os, so juntaron en su C.ibildo. comno
parece por el auto que de ello se hizo y ayuntamiento, segun que
lo han desuso y costumbre el muy magnifico sefior D. Francisco
Pizarro, Adelantado, Calpitan General y Gobernador per sus Ma-
gestades en estos Reinos de la. Nueva Castilla, y los imuy nobles
seilores Justicia y Regidores de la dicha ciudad, conviene a saber:
Juan de Barbaran. Alcalde ordinario, 3 el Veedor Garcia de Salco-
do, Antonio Picado, Diego de Agiiero y Ger6uimno de Aliaga Re-
gidores, y Francisco Rodriguez de Bonilla Procurador general de
esta ciudad, para entender y proveer en las cosas del servicio de
Dios nuestro Seilor, y en presencia de mi Pedro de Catstaiieda,
Escribano susodicho, lo que. su Sefioria y mercedes hicieron y or-
denaron es lo siguiente:
Este dia presentaron ante su Seiloria y mercedes el senior Obis-
po de Cuzco D. Fray Vicente de Valverde, ciertas Bulas de su
Santidad, de cumo el Emperador i.uestro Senor Ie present a su
Santidad por Obispo de esta provincial y de c6mo su Santidad lo
confirmni por tal Obispo, las cuales bulas estaban en latin, y entire
ellas particularmente present una en que dijo que su Santidad lo
mandaba a la ciudad 6 Iglesia de Cuzco, que le reciban con toda la
provincial. Asi mismo, present una Provision de su Magestad en
que encarga al dicho senior Obispo que venga a esta provincia y
prove las cosas espirituales, y hbga otras cosas que su Magestad
le manda; y asi mismo present una Provision de su Magestad por
donde le provee de la protection de estas provincias. Su Seiioria
y mercedes las besaron y pusieron sobre sus cabezas y mandaron
que se asiente aqui una Provision de su Santidad en que habla
con los Cabildos, para que reciban al senfor Obispo D. Fray Vicen-
te de Valverde y cometieron a Fray Gaspar que la tradujese en
lengua castellana y A mi puesta aqui me mandaron que las diera
al dicho senior Obispo con las otras provisions de su Magestad que
de suso se hace mencion &o. Este dia el dicho seUor Obispo pre-
sent6 ante su Seiloria y mercedes una Provision del senor Arzo-








82 REVISTA PERUANA.
bispo de Sevilla en que le compete que sea Inquisidor de estas par-
tes, la cual se le volviO.
La fecha de Protector General es de Valladolid At catorce de Ju-
lio de mil qninientos treinta y seis; hizo much caso y estimacion
el Obispo D. Vicente de Valverde de esta su Iglesia parroquial, y
juzgandola por digna que luego fuese ennoblecida con silla Epis-
copal, por ser esta ciudad tan grande, rica y autorizada con la asis-
tencia del Gobierno temporal, lo propuso A su Magestad viniendo
de buena gana, y haciendo instancia en que se le dividiese la Did-
cesis, erigiendo esta Iglesia on Catedral, y no fue menester much
para que el Rey lo tuviese por bien, y suplicase al Papa y su San-
tidad lo otorgase; el cual a presentation de su Magestad nombr6
por primer Obispo de esta Iglesia y ciudad a D. Fray Ger6nimo
de Loayza de la Orden de'Predicadores, Obispo que a la sazon era
de Cartagena do las Indias; el cual entire otros recaudos y despa-
chos trajo una Provision Real despachada en Valladolid A cuatro
de Abril de cuarenta y dos, por la cual lo hacia su Magestad Pro-
tector general de las Indias de este Reino. En virtud de ella en lle-
gando ai esta tierra fue recibido al dicho cargo en los Cabildos de
las ciudades de espafioles por donde pasaba: en la de San Miguel
de Piura lo recibieron en ueintiocho de Marzo de cuarenta y tres,
y en la ciudad de Trujillo L once de Mayo. Entr6 en esta ciudad
de Lima A veinticinco de Julio del mismo anlo de cuarenta y tres, y
A cuatro dias del mes de Agosto del mismo aino fue recibido por el
Cabildo de la ciudad el oficio de Protector general, por presentation
que en 41 se hizo de la sobredicha Provision de su Magestad.




CAPITULO VII.


De su ereccion en Catedral.


En llegando el nuevo Prelado a su Iglesia trat6 con gran cuida-
do de asentar y establecer en ella las cosas que le pareci6 convenia
para el buen ser y autoridad de una Catedral, y c6mo fuese bien
servida y gobernada. A esto did principio por la ereccion, para la
cual dispuso y ordend con much acuerdo, en latin y con estilo ele-








IEVISTA PEI UANA -33
g.ante, el auto de l; erec:ionl, que pr ser el ft'miiilieto del gobier-
no do esta Iglesia y su paimer derecho especial. y tanibien porque
de l6 se podrin entender las erecciones dle las otras Catedrales de
este Reino, que son hechas por un imoilelo, traducido en romance
pongo aqui:
((D. Ger6nimno de Loaysa por la gracin doie D)is y de la Sede Apos-
t6lica primer Obispo de la ciudad de los Reyes en las indias lla-
madas Nueva Castilla, en la provincial del Perfi done al present
residimos; a todos y A cada uno dfe los fieles de Cristo que. moran
en cualquiera part del mundo, especialmente en las dichas Indias
A quien las presents letrns vinieren, saluid en el Seiior &c. Por
ella sabreis coio el Santisimno Padre y Selor Nuestro Paulo por la
Divina Providencia, Papa tercero, A instancia y peticion del sere-
nisimo e invictisimo senior el Emperador D. Carlos y Rey Catolico
de las Espaiias, para honra y gloria de aquel Seior. cuyo es el Am-
bito de la tierra y todos los habitadores de ella, y para gozoy ju-
bilo de today la Corte celestial, exaltacion de la Santa f6 cat6lica y
salud spiritual de los naturales y moradores do esta tierra, con
autoridad apostdlica ha ilustrado y ennoblecido con titulo de ciu-
dad el pueblo Ilamado los Reyes que esta en la dicha provincial,
constituyendolo en ciudad que se llama de los Reyes y en 61 ha
erigido para siompre una Iglesia Catedral, bajo la advocacion de San
Juan Evangelista, para un Obispo que se ha de llamar de la ciudad
de los Reyes, el cual preside en ella y procure se haga su faibrica
y edificio y predique la palabra de Dios en la dicha ciudad y en
la Di6cesis, que a su Iglesia le fuese seinlada, erija y crie las dig-
nidades, canongias, prebendas con los deinas beneficios eclesiisti-
cos, curados y simples, y finalmonte ponga y asiente las deinas co-
sas espirituales comojuzgare ser mas convenionte al acrecentamien-
to del Culto divino y Ai la salud de las alnmas de los dichos natura-
les. Y el mismo seflor Paulo queriendo provcer de Pastor la dicha
Iglesia en la ciudad de los Reyes, A presentation del dicho senior
Emperador y Rey, patron do ella, me eligid6 t mi, aunque indigno,
por Obispo y Pastor de la dicha Iglesia, encomendindome plena-
riamente el cargo y administration de ella en las cosas espirituales
y temporales, como mas largamente se contiene en las Letras de
su Santidad expedidas con sello de plomo, segun la forma y estilo
de la Curia Romana, las cuales como de parte del mismo senior Em-
perador y Rey de Espaiia nos fuesen presentadas ante el Notario








.; i REVISTA PEI'RI ANA.
piblico y testigos infrascritos, y por nos vistas y examinnadas ha-
llAsemos star enters y no rotas ni sospechosas, las admitimos y
recibimos nou la debida reverence c i yo tenur es el que sigue:
Paulo Obispo, siervo ld los siervos de Dios. Para perpetual me-
moria. Favorecidos y sustentndos (on el amparo y protection de
aquel Seflor, cuyos son los f'ndiamnentos doe a tierr:, Al quien se en-
derezan los pensamientos y designios do los hombres, y do cuiya
Providencia, reciben el 6rden y disposition que tienen todas las co-
sas. de b1u)Pna gana empleamos el cuidado del oficio que nos ha sido
enconimndaido en aquellas cosas p)r donde sean alumbrados con
los riyos de l luz do la doctrine los que estan sepultados en las
tinieblas ( e la ignoranlia, para que asi vengan en conocimiento de
la v'erdaera luz que es Cristo Nuestro Senor. Por lo cual en to-
das las parties done su necesidad asi lo piden, por la sublime y su-
premna autoridad de la Sede Apost6lica pla.ntamos nuevns Iglesias
y Sedes episcopales para que en lUas nuevas plantaciones reciba
nuevo aunmento de pueblos la Iglesia militant, la religion cristia-
na y fe catdlica done quiera eche races 6 propague y florezca,
y los luggrcs humildes sean ennoblecidos y sus moradores alenta-
dos vy nimilaos con la. asistencia de las nuevas Sedes y presencia
de los vniierables prel(dos, con el divino factor puedan mas fAicil-
metite conseguir el premio de la felicidad eternal. Por taito, como
entire las demas provinci:s que en las islas de Ins Indias los nilos
pasados se descubrieron en nombre y ;i espensas del muy amado
en Cristo, nuestro hijo CaIrlos Emperador de Romanos, Semper
Augusto, que tambien es Rey de Castilla y Leon, sea un a l que
Haman del Perfi, cuyos naturales carecen de la divina ley, y en la
cual aunque habitan muchos espafioles e indios cristianos y se han
edificado algunas iglesias done se celebran los divinos oficios, no
hay erigida ninguna Iglesia Catedral, y como el miismo cat6lico Em-
perador y Rey con su piadoso celo desee que cn la dicha provincial
del Peril que estA dlebajo de su dominio so dilate el culto delnom-
bre gloriosisimo do aquel Seilor, enya es la redondez y latitude de
at tierra y todos los que la habiton, que los dichos naturales sean
traidos A tI l uz de la verdald y que se propagule la, salud de las al-
mas, y que para eso el pueblo llamado de los Reycs sea erigido en
ciudad y en ella unn Iglesia Catedral. Nos, despues de haberlo
consultado con madura deliberacion con nuestros hermanos y de
su consentimiento, suplicndonoslo humildemente el dicho CArlos








I |\"IS' A P'RUANA. ,!
Empera(or y Roy, para lhora y gloria de Dios Todopoderoso y de
la gloriosisiinma Virgen Maria Santisiin:, su Santa Aladre y nuestra.
y de today l;i Corte celestial v ex:Iltalo(,in de la santa fi cat6lici,
con autoridad apostolica por el tenor ld laIs presentes ennobleceinos
el dicho pueblo con titulo do ciudandl lo erigimllos en ciuliadl con
titulo de los Rleys; y con la iisimn a uitoridad Apost6lica y tenor
de las presents erigimos en ella pa;r siemipre uniia Iglesia Catedral
bajo la advocacion de San Juan Evangelista para un Obispo, el
cual haga fabricar la dicha Iglesia y despues de faibricada preside
en ella, en la cual y en su ciuldnd y Die6esis tiinga cuidado de que
se predique la palabra de Dios y en convertir sus naturales infie-
les A nuestra fe catdlica, y convertidos los instruya y confirme en
la misma f6, comunicAndoles la gracia del santo bautismo, y asi a
ellos despues do convertidos conio A todos los demas files que re-
siden en la dicha ciudad y Diocesis, y a los .que p)or tienpo a ella
fueren, administre y haga admtinistrar los Sacrainentos de la Igle-
sia y los demas bienes espirituales y tamibien pueda ejercer libre-
mente lajurisdiccion, autoridad y potestad episcopal en la dicha
Iglesia, instituir y erigir dignidades, canongias y prebendas y to-
dos los demas beneficios eclesiAsticos, asi con cura de alas coio
sin ella, y establecer las demnas cosas espirituales conmo viere ser
mas convenient al divino servicio y a la salud de los naturales, el
cual en el derecho do Metropolitano sea sujeto al Arzobispo que
por tiempo fuere de 1a ciudad de Sevilla, y puelda pedir libreinente
diezmos y los primicias que por derecho se deben de todas las co-
sas que alli por tiempo se dieren, conuo no soea p)r oro, plata ni
otros metales, perlas y pioeras preciosas, las culoles cosas es Iues-
tra voluntad que sean libres en esta parte para los Reyes quo por
tiempo fueren de Castilla y Loon, y los otros doreuchos episcopales
como los demas Obispos p)or derecho 6 costiumbre piden y llevan
en Espana, pueda usar do la Sede, Mesa y otras insignias y juris-
dicciones episcopales, privilegios, inmuunidldes y gracias que por
derecho 6 costumbre usan y gozan las otras Catedrales y prelados
de Espaila y de cualquiera manera adelanto usaren y gozarren, y
sefialamos A la dicha Iglesia por ciudad el dicho pueblo erigido
en ciudad y por Di6cesis la part e de l dich;a provincial del
Peru que el dicho D. CArlos, Emperador y Rey, sefialare y man-
dare seialar y a sus naturales y habitadores por clero y pueblo.
Item, para siempre aplicamos y apropiamos por dote A su mesa.








*;1i IlVSTA 'FRIJUA A.
Obispal doscientos ducados de rental en caIda n ailo, los cuales los
mandart dar le dicho D. Carlos, Emperador y Rey, de las rentals
reales, que a 61 en cada un atio pertonecen, hasta tanto que los
frutos de su mesa lleguen al valor do los dichos doscientos duca-
dos. Item, allende lo dicho en el instituir obispos, dignidades, ca-
nongias, prebendas y beneficios con la misma autoridad y tenor so-
bredicho, reserva.mos, concedemos y asignamos para siempre al di-
cho Emperador y Rey que por tiempo fiere de Castilla y Leon el
derecho de Patronazgo y de presenter dentro de un aio personas
idlneas para la dicha Iglesia asi erigida, lo cual hart en esta for-
ma, que para Obispo de la dicha Iglesia siempre que vacare fuera
de su primer vez, hag'i, la presentation por si mismo al Romano
Pontifice, que por tiempo faere, y para las dignidades, canongias,
prebendas, beneficios y otros oficios semejantes, que luego que la
dicha Iglesia-sea erigida so instituyeren, y para los que de alli ade-
lante por tiempo vacaren al Obispo que por tiempo fuere de los
Reyes. Por ende A ninguno en manera alguna sea licito quebran-
tar ni contradecir esta narta de nuestra insignacion, decreto, erec-
cion, institution, concession, asignacion, aplicacion, apropiacion y
reservation; y si alguno presumiere de intentarlo, sepa que incur-
rirA en la indignacion de Dios Todopoderoso y de sus Santos Ap6s-
toles San Pedro y San Pablo.
Dada en Roma en San Pedro afio de la Encarnacion de Nuestro
Seior de mil quinientos cuarenta y uno at catorce dias del mes de
Mayo, en el septimo niTo de nuestro Pontificado.
Luego que las dichas letras apostolicas nos fueron presentadas y
por Nos recibidas, fuimos requeridos por part del dicho Empera-
dor y Rey nuestro Senior que proceldisemos A la ejecucion de ellas
y erigiesemos 6 instituyesemos en la dieha nuestra Iglesia y Di6-
cesis las dignidades, canongias y prebendas y los otros beneficios
eclesiAsticos y oficios que en las dichas letras se contienen. Por
tanto, Nos D. Gerdnimo, (bispo susodicho, toniendo atencion que
A que el tal requirimiento es just y conform ai razon, y querien-
do ejecutar el mandate apostdlico como estamos obligados para hon-
ra y gloria de Dios Todopoderosa y de la Bienaventurada Virgen
Maria, hicimos 6 instituimos la erection 6 institution infra escrito
de las dignidades, canongias y prebendas, oficios y beneficios si-
guientes:
Un Deanato, la cual dignidad sea despues de la Pontifical la








REVISTA PERrANA. B7
primer en la Iglesia, A cuyo cargo estara mirar como el Oficio di-
vino y las demas cosas pertenecientes ai e1, asi en el coro y altar
como en las procesiones dentro y fuera de la Iglesia, se celebren
con la decencia y ornato convenient, y que el capitulo y demas
juntas que en cualquiera part se congregaren se tenga con silencio
y con la honestidad y modestia debida, el cual tambien tendra:
cuidado de conceder licencia A los que con causa salieren del coro,
expresando la causa y no de otra manera.
Un Arcediano de la misma ciudad cuyo oficio sera examiner los
clerigos que se huoieren de ordenar ministrar al Prelado cuando
celebre solemnemente, visitor la ciudad y Didcesis, s;indole encar-
gado por el Prelado, y las dlemas cosas que de dei'echo comun le
compete, el cual sea graduado por alguna Universifiad en el uno
6 en el otro derecho, por lo m6nos de bachiller en Teologia.
Una Chantria, para la cual ninguno sera presentado si no fuere
docto y bien instruido en la niusica, por lo mduros cn canto llano,
cuyo oficio soral cantar en el facistol, cnseilar, ordenar, corregir y
enmendar lo que toca al canto on el coro y en cualquiera part por
si mismo y no por otro.
Una Maestrescolia A la cual tambien ninguno sea presentado si
no fuere graduado por alguna Universidad general en el uno de
derechos 6 en artes, el cual serlt obligado a leer por si 6 per otro
la Gramatica a los clerigos y a los que sirveu en la Iglesia y ai los
diocesanos que la quisieren oir.
Una Tesoreria, cuya obligation sera abrjr y cerrar 1a Iglesia, ha-
cer tocar las campanas y guardar todo lo que sea del uso de la
Iglesia, cuidar de las limparas y demas luces, proveer de incienso,
pan y vino, y las demas cosas necesarias para celebrar y espender
al Iarbitro del Cabildo la renta de I faibrica de la Iglesia.
Iten, diez canongins y prebendas, las cualcs ordenamos sean to-
talmente separadas de las dichas digniliades y que jamats se pue-
dan obtener juntetamente con dignidad alguna. A, las cuales canon-
gias y prebendas ninguno se podrau presenter que no sea promovi-
do al sagrado 6rden de Presbitero, y seran obligados los dichos ca-
ndnigos a celebrar cada dia, tuera de las festividades de la prime-
ra y segunda dignidad, en las cuales celebrara el Prelado, 6 estan-
do 61 impedido alguna de las dignidades.
Itcn, instituimos seis raciones enters y otras tantas m6dias, y
los que se hubieren de presentar A las raciones han de ser promo-








88 IIEVISTA PERUANA.
vidos al Sacro Orden de Diticono, el cual drden seran obligados a
servir cada dia en el altar y cantar las pasiones, y los que fueren
presentados A las medias raciones scan promovidos al Orden Sacro
de Subditicono, los cn:ale tendran obligation de cantar las Episto-
las en cl altar y en el coro las Proftcias y Lamentaciones.
Iton, queremos y ordenamos que ninguno pueda ser presentado
Ai las dichas dignidadcs, canongias y prebendas, raciones y media
raciones 6 ;i cualquier otro beneficio do today nucstra Didoesis que
so color de cualquiera drden, privilegio fi oficio sea esccnto de nues-
tra ordinaria Juris'icccion, y si acasoa (contcciere de ser presentado
6 instituido alguno que fuese esento seci pir derecho nul la tal
presentation 6 institution.
Itcn, dos rectores que on la dicha Iglesia Catedral ejorzan el ofi-
cio de celebrar debidamento las misas, oir conf'csiones y adminis-
trar con la decencia y cuidado que couvione los dcemas sacramen-
tos, los cuales pueden ser clegidos y removidos ti nuestro arbitrio
y voluntad y del Obispo que por tiempo fucre, y siendo necesario
so puedan acrecentar.
lteu, scis acolitos que por su drden ejcrciten cada dia su oficio
en cl servicio del altar.
Itenscis capellanes, los cuales serin obligados i asistir perso-
nalmente t las horas divinas y nocturuas y A las solemnidades de
las misas en el facistol en el coro, y ldilrn veinte misas cada mes si
no fuere por enfermedad 6 por otro just impediiento.
Iten, reservamos para los dichos Rcyes catulicos do las Espailas
y para sus sucesores, como de derecho les compete, la presentation
de personas id6neas ;i las susodichas dignidades, canongias y pre-
hendas, raciones y media raciones que en nuestra Iglesia Catedral
han de haber v so han de rear.
Iten, queremos y ordenamos que la cloccion y provision de los
dichos oficios do acolitos y capollanes pertenezca a' nos y a nues-
tros sucesores juntamente con nuestro Cabildo. Tanibien es nuestra
voluntad que los dichos capellanes no scan tahmiliares del Obispo
ni de otra persona del Cabildo, ni en tienipo de vacant hayan
sido.
Iten, un sacristan, el cual a lo que toca al oficio de tesor'ro ha-
ra en presencia suya lo qne (] le ordenare y en sn ausencia se-
guirA el pareccer del Cabildo.








REVISTA PERUANA. 3.
Iten, un organista, el cual tocarA los 6rganos el dia de fiesta y
en otros ticmpos A juicio del prelado 6 Cabildo.
Iten, un pertiguero, cuyo oficio serA en las procesiones ordenar
6 ir delante del prelado, presbitero, diacono, subdidcono v los de-
mas que ministran on el altar todas las veces que van v vionen
del coro a la sacristia v al altnr 6 viceversa.
Iten, un mayordomo 6 procurador de la fAibica v hospital que
sea sobre los arquitectos carpinteros v los demas oficiales que
trabajen en la fibrica y edificios de las iglesias. v cobre y espenda
por si 6 por otros las rentas de cada afio y cualquier emolumento
oi ovenciones que de cualquier modo pertenecieron A la dicha fi-
brica y hospital, y dara cada afio cuenta del recibo y gasto al pre-
lado v Cabildo 6 a los oficiales por elos ombros nolr s )ar. est, efec-
to, el cual so ha de elegir y mover a voluntad di! nroe',ado y Ca-
bildo, habiendo dado fianzas Antes de ser admitido i la tal admi-
nistracion.
Iten, un secretario de la Iglesia yCabildo, el cual anotara v es-
cribirA en el protocolo cualesquiora contratos que centre la dicha
Iglesia, Obispo y Cabildo, y cualesquier otras personas se hicie-
ren, y asentara los autos capitulares y las doniciones, posesiones,
censo 6 limosna que los dichos Obispo, Cabildo 6 Igles:i, hic eren,
6 les fueren A ellos liechas, 6 andando el tiempo so h1c;ereo: guar-
dar Ai los instruimeutos. Distribuir a. los beneficia.dos ]a pm.rte que
le calo de las rentas y dara y tomar cnenntas.
Iten, un porrero que ecoli los perros de la Iglesia, y todos los
sabados y vigilias do cualquier fiesta que trajere vigilia y otros
dias euando lo foere mandado por (e tesorero limpiara la Iglesia.
De todos las cnales oficios susodichos counvine A saber: cinco
dignidades, dioz canongias, seis raciones enteras v otros tautas
media, seis capollanes, seis aedlitos, y los demas, porque al pre-
senteo no 1)astan las reutas decinales, queremos se suspendan de
las dignidades el tesorero v cinco canougias y todas las raciones
y medias que en la dicha creccion quedan referidas, y si para las
cuatro diclhas dignidades y cinco cauongias los rdditos de la cuarta
part de los diezmos, que no creenos, do present no bastaron,
so dividiran entre ellos conform al valor de las prebendas y no al
nimero de las personas, los suspendidios cspcraran hasta que las
rentas crczcan on mayar cantidad, para que por Nos y por nues-
tros sucesores scan recibidos i las dichas prebendas por cl drdeu









4U REVISTA PERUANA
que mas itil nos pareciere para nuestra Iglesia que es el que se
sigue.
Cuando los frutos y reditos de nuestra Iglesia llegaren placien-
do al Sefior a ser tan copiosos y en tanta cantidad que por su
abundancia y crecimiento alcancen para la dote que a la tesoreria
suspense se ha aplicado, desde ahora declaramos quede erigida
la tal tesoreria, sin que para conferirla, A ]a persona que por la.
Magestad cat6lica fuere nombrada, sea necesario otra nueva crea-
cion, y asi mismo al paso que fueren creciendo los frutos y rentas
se ira acrecentando el nimero de los dichos can6nigos hasta lle-
gar a diez, el cual nfimero cumplido luego sucesivamente se irAnl
admitiendo las raciones y medias raciones, y finalmente yendo en
crecimiento los r6ditos se probeerin los seis ac6litos en el servicio
del altar y asi mismo los seis capellanes simples, y despues se ira
acrecentando conform a] 6rden que literalmente va referido en
el nfimero de los dichos oficios de Organista, Pertiguero, Mayor-
domo, Notario y Perrero.











EL MARQUESADO DE PIZARRO.


En las historians se deslizan algunas inexactitudes, A que da
el tiempo ejecutoria de verdades incontestables por la aceptacion
inconsciente que merecen de muchos y distinguidos historiado-
res. En esas inexactitudes abundant la mayor parte de las historians
referentes a la epoca colonial del Peril, y en las cuales se asientan
como realizados heclos que no menciona ninguno de los antiguos
cronistas. Una de ellas es la que se refiere al titulo de Castilla que
pose6 Pizarro.
Se cre6 generalmente que a este conquistador se le nombr6,|por
CArlos V, Marqu6s de los Atabillos y aun de los Charcas, sin que
haya document alguno que lo justifique.
Lo Anico de cierto es la merced de titulo de Marqu6s, sin de-
nominacion, la que no tuvo, por qun debi6 ser el nombre de unas
tierras, que, con veinte mil vasallos, se ]e mandaron sefialar en la
provincial del Collao 6 en la de Atabillos, lo que nunca se efectu6,
sin embargo de haberse comisionado al Obispo Valverde para su
ejecucion, a causa de las discordias con Almagro y sublevacion
del inca Manco, pues ((el Miarques atendiendo A la pacificacion
de estas alteraciones y remedio de tan crueles inquietudes, no
trat6 de que se le seinalasen los vasallos, anteponiendo siempre
el real servicio A los aumentos propios.)) (1)
Consta la concession del titulo, en una carta dirigida A Pizarro
por el Emperador en 10 de Octubre de 1537, en la que, entire otras
cosas, dice: ( < que nos habeis servido vos haga merced de alguna cantidad de


(1) Pizarroy Orcllana. Discurso legal, pig. tG.








42 REVISTA PERUANA.
< tierras en la provincial del Collao 6 do los Atabillos, con titulo,
< acatando lo quo nos labels servido y la fidelidad y limpieza con
a que habeis gobernado y gobernais esa tierra y el celo que a las
a cosas de nnostro real servicio y real hacienda tnelis, do quejestoy
( certificado, he habido porbien do vos hacer merced de veinte mil
K vasallos en esa provincial con titulo do Marqu6s. Y porque no se
( tiene relacion de la parte done se os podrua sefialar que a vos
c os estuviese bion embio i mandar ia Don FrayVicente Valverde,
a Obispo del Cuzco, y A nuestros oficiales do esa provincial que me
( informed do ello, comno vreis por las cedulas que van con esta.
( Solicitareis que con brovedad so haga, para que venida, yo vos
made embiar el titulo y la provision de ]a dicha merced, y en-
( tre tanto ilamareios IMARQUES Coi0 yo os lo escribo, que por no
a saber el nombre quo tendrA la tierra que so os darA no se embia
ahora el dicho titulo.) (2)
No so concedi6 A Pizarro, -segun esta carta, titulo de Marquds
de los Atabillos, sino linicamente so le ofroce nomibrar do las tier-
ras que elija en una de las indicadas provincial, antorizandosele
para que simplemlente s titulase Marquds, como lo hizo, firmando
desde ent6nces-El Marquds Pizarro.,
El .historiador Agustin de ZArate (3) rfiere la gracia concedi-
da aquel segun se contiene on la carta citada, 1o que tambien
so relaciona por e] cronista Herrera (4) y por el inca Garcilazo,
(5) que reproduce las signientes l)alal)as del primnero: t(Entre
< otras cosas que el Gobernador Don Francisco Pizarro oevi6 a su-
< plicar A S. M. on remunenracion do los servicios que habia hecho
( on la conquista del PerA, fluh una que le diesel veinte mnil indios
( perpetnos, para 61 y sus descendiontcs, on una provincia que lla-
( man los Atabillos con sus rentas v trilutos y jurisdieoion y con
K titulo de Marques do ellos. S. M. ]e hizo merced de darlo titulo
( do aquella provincial y en cnanto a los indios (lue so informaria
( de la calidad de la tierra y del dl daio ( pelrjuicio que se I podria
a seguir de darselos v I hariaia today la merced que buenanmnto hu-


(2) Op. citada, prir. 1(1.
(3) Zairate, Iistoria del Pcrdi lib. I[I cap. V.
(4) lerrera, IIistoria do las Indias, I)6adi VI lib. (9 cap XI l.
(5) Garcilaso, Comenitarius reales, lib. Ill part. 1'. cap. XII.








REVISTA PERUANA. 43
biere lugar. Y asi desde ent6nces en aquella carta le intitul6
a Marquis y mand6 que so lo llamasen de ahi en adelante, como
( se lo llam6.)
Hasta cl nombramiento de Vaca de Castro no se habian de-
terminado las tierras y vasallos que debierau constituir el mar-
quesado de Pizarro, por lo que se encarg6 A aquel por carta de
9 de Julio do 1540 ((que enviase relacion de las tierras que se
a habian conquistado para que se le sefialasen los veinte mil vasa-
a llos do que so habia hecho merced con titulo de Marques a Don
a Francisco Pizarro;, (6) pero como esto habia fallecido l]a Ilega-
da de Vaca de Castro, tampoco tuvo cumplimiento ]a voluntad
del Soberano; y nun cuando los hijos, herederos del Marqu6s, pu-
dieron exigirlo, no hicieron reclamation alguna, la que solo so
interpuso on 1622 por Don Juan Fernando Pizarro y Orellana,
nieto do Dofia Francisca, hija del Conquistador. (7)
El Consejo de Indias, despues de hlirbrsele presentado tres me-
moriales, absolviendo distintas dudas que propuso, resolvi6: aque
so le diese A Don Juan Fernando Pizarro, por dos vidas, siete mil
y quinientos ducados en tributes vacos y titulo de Marqu6s de
Castilla del lugar que escogiese, y asi so le despach6 el de la Con-
quista,)) (8) titulo que Berni asevera equivocadamente que fu6
concedido al padre do Don Juan Fernando, pues dice: ((MARQUES
DE LA CONQUISTA. El primero fue Don Francisco Hernandez Pizar-
ro, sofior de ]a villa de Zarza on Extremadura, Alcalde y Alferez
mayor do Trujillo. Viene esta ilustre familiar de Pizarro, Con-
quistador del Perii.) (9)


(6) Pizarro y Orollana, Op. citada, p'ig. 10
(7) Tuvo Don Francis'o Pizarro various hijos naturals y entro ellos 6 Don Gon-
zalo y Dnoia Francisiia, habidols en DIfia Ines IIuaylas 5uusta, hija de Huaynacapac,
lI)s mismos (uie so legitiim:ron por rscsriptn real, por lo quo sus descendientes fue-
ron preferidos ;i loi it I s otros hijos del Marlqus para suceder en los derechos de
A6tc. )Doia Francisca o;iso on Espaila cnl su tio Hernando Pizarro, de cuyo matri-
monio naci6 )on Francisco Pizarro y Pizarro, padre de Don Juan Fernando Pi-
rarro y (rellana. Gonzaio Pizarro, herwano do Doiia Francisca, 'fallecid on uonor
edad y sin sucesion.
(8) Pizarro y Orellana, Op. citada p;ig. 72
(9) Berni, C(reacion, antigiiedad y privilegins do los titulos de Castilla, pag. 540.
La obra do Berni, si hion es cierto que continue mnuy importantos noticias para
la historic de los titulous do C(stilla, hay en ella muchas inexactitudes, principalmen-








44 REVISTA PERUANA.
La comision conferida a Vaca de Castro prueba suficientemen-
te que no lleg6 a expedirse titulo alguno A Pizarro despnes del
de Marques concedido en la carta del Emperador,' 4eisBe ampo-
co se hizo A fivor de sus descendientes hasta que se nombr6 4
D. Juan Fernando Marque's de la Conquista, A m6rito do las re-
clamaciones mencionadas, que no so habrian interpuesto si so hu-
biera cumplido el ofrecimionto liecho al Conquistador, le's-ue no
so realize como afirma cl sabio limeilo 1). Jos6 Eusebio Ti o
Zapata quo dice: ((No tienen fundamento alguno los historiado-
( res que llaman A Francisco Pizarro Marques de losgAtabillos y
( y do los Charcas. No hay c6dula que confirm esta mercod. Fnu
((solo el nombre de Marques sin asignacion de estados en el PerA
a quo a este conquistador di6 ol seiior Carlos V hasta sor mejor
( instruido do las tierras que le debia seiialar, lo que nunca tuvo
efecto.) (10)
Si Pizarro hubieso sido Marques de los Atavillos 6 de Charcas
se haria mencion de esto en su biografia contenida en (Vidas de
espafioles colebres) (11) obra escrita con consult do importan-
tisimos documents, la mayor part desconocidos hasta hoy, y en
la cual solo se dice, refiriendo las gracias alcanzadas por Her-
nando Pizarro: ((A su hermano el gobernador se le di6 el titulo de
Marques y setenta leguas mas do gobornacion por luengo de cos-
Sta y cuenta de meridiano)
Ann hay otra prueba mejor que testifica que Pizarro no tuvo
ninguno de esos titulos. Refiere Garcilazo que estando Gonzalo
Pizarro prisionero de Gasca so lo condujo A la presencia de cste
y que reconvenido Asporamente por haberle negado olediencia
como 4 representanto del soberano, contest do esta manera:
((Para descubrir la tierra bast6 mi hermano solo; mas pala ganar-
a la, como la ganamos, A nuestra costa y riesgo, fiimos menester
todos los cuatro hermanos y los demas parientes y amigos. La


to on los titulos quo tienen relation con el Peril. En cuanto ;i Pizarro dice en la
pig. 200, op. citada: MARQUESS DE LOs ATABILLOS Y DE I.s ('CIIACAS.-El pri-
mero fu6 Don Francisco Pizarro por gracia del del scior Don Carlos V nilo 1535
en atencion A( su distinguido mrrito on la conquista do has Indiars.
(10) Llano Zapata, Preliminar de las memorial hibtdricas ,p6g. 14i.
(11) Quintana, Vida de los cspaiolcs celebres--pud. Rivadencira, Bibliotcca
do autores e.paiiolcs ton. 19 a6g. 848-









EltVISTA PEllRANA. 4)
l mercodl que S. MI. hizo A mi hormauo tuf'I solameute ol titulo v
a uombre do Marqui s, sin larle estado alguno, si n6 diganume cuml
<( es? ) (12)
Pero si Pizarro no fnu Malrquns de los Atabillos fue si Enco-
mendoro del pueblo de ese nombre on aquella Provincia, lo que
ha originado sin duda que so le diga Marques de ella, confhn-
diendo el titulo con la encomionda, la que ]e cupo en el reparto
provisional que hizo en Agosto de 1534. Asi so le nombra en
el acta de reparticion de solares hecha por el Cabildo do Lima en
-144e--Enero de 1535 (13) dos afios Antes de la concession del ti-

(12) Garcilaz,, UCouetarios reales, parte 20 lib. V cap. XXVI. Este es el -inico
historiadur quo retire la conteslacion de Gonzalo, la que hace notar q(ue han alterado
6 onitido Zirate, Gomiara y el Palentino que dutes de 61 ie ucuparon de la histo.
ria del Perd. En cfect,, el primero solo dice: (lib. VII cap. VII) ((Fu6 Ilevado al
President y pas6 con el ciertas razones y pareci6ndole aquellas desacatadas le entre-
d6 Diego Conteno.,, Goma. a reficre algo mas, dice: (cap. CXXXV) que Gonzalo
respondi6: (Sciftr, yo y uiii hernianos la ganainos ;i nuestra costa y on quererla
gobernar como S. M. lo habia diclo no peoni que erraba.) El Palentino (cap. XC
y XCI) describe la bataila de Sacsahuana y refiere la (jecuoion de Pizarro, sin men
cionar la entrcvista con Gasca. El modern historiador Prescott (Cunqnista del Pe-
ri, lib. V cap. III) no indica que Pizarro iubiese contestado a Gasca una sola pa-
labra'a las reconvenciones quo I l hacia, pucs dice: aViendo eutOnces (Gasca) quo
el prehso iba A repliucr cort6 la conferencia mandando quo so le guardaso ,n un es-
trecho encicrro.) P'rescott es tambien uno de los que asevera quo Pizarro fu6 nom-
brado Mar!uds do los Atabillos (Conq. del Perti, lib. 8 cap. X.)
(13) Cobo, Historia do Lima, part. 10 cap. VIII apud. Alevista Peruana, vol. 2
pag. 606.
En csta acti so dice: Al Gobernador D. Francisco Pizarro, EnSnmendcro de. los
Atabillos y.lluaylas, cuatro solares.
Atabillos dcbi6 ser una do las mejores provincias del Pcrd desdo que Pizarro tomd
para si esa Encouiienda y aun pidi6 titulo de ella. Ningun historiador dJL noticia
alguna respecto do su extension y poblacion, como lo haen do la del Collao 6 los
Charcas. Do suponcrse es que aquella provincial fuera si no superior pur lo 1n6nos
igual ;i sta dcsde que Pizarro solicit quedara Ai su election, en una ii otra, las tier-
ras que debieron dar denomination i su titulo. La poblacion de Atabillos dcbi6 ser
do cien mil habitantes, dosde que so sabe que slo la quinta part poco mas 6 m6nos
eran los tributarios y A Pizarro so l conccdieron veinte iail vasallos, en esa provincia,
condition en lquc so consideraba finicamento al aquellos. En la visit del Vircy To-
ledo la poblacion de las Enconiendas que fueron de Pizarro era 13,605 indigenas
poco nias 6 mncuos, pues tributaban en Atabillos 353 y on Guaylas 2,368 quo dan
la poblacion antes indicada, considerando siempre como tributaries 6 la quinta parte
do habitantes. La relacion de tributaries en la 6poca de Toledo puede verse en la
tRevista Peruanao tomo 3 p6g. 251.









4(1 REVISTA PERUANA.
tulo do Marquds que, segun la carta dc] Enmperador, fu6 en 10 do
Octubre de 1537.
No hay, A nuestro extender, otro fundamento para titular ai
Pizarro Marquds de los Atabillos (14) que habur poseido la cnco-
mienda de ese pueblo, lo que no podria coimprobarse loy si el
ilustrado Dr. D. Manuel Gonzalez de la Rosa no hubiera publicado
la (tHistoria de Limna quc dej6 escrita el P. Bernabe Cobo, v en
la cual esta insert con otros muchos y notables documents el
acta del Cabildo de que hemos echo referencia. (15)

Lima, Enero de 1880.

ENRIQUE TORRES SALDAMANDO.











(14) Son muchos los historiadores (que Ilaman Pizarro Marqu6s do los Atabillos,
titulo con el que se le consider tambien en todos los Diccionarios biogrAficos mas
notables. Solo en el del Perd, de el distinguido general 1). Manuml dol endiburu, no
se contieneesa aseveracion; al contrario, en la pag. 17( del tomn. 11 dice: ((El Empe-
rador condecor6 & Don Francisco Pizarro con el hAbito de la drdcn military de San-
tiago;loe libr6 titulo de Marquds y le design e:cudo do arins que despues rcforuim
concedi6ndole otros blasones. Se cre6 generalmonto que so duuuoind Marquds de
los Atabillos y se agrega que con postcrioridad se lh nombrd Marqu6s do los Chlar
cas. No convenimos con esto porque Pizarro no firm nunca cin esos dictados sino
con cl de (Marquds Pizarro,...Hemos trabajado nucho en averiguarlo sin encontrar
document ni prueba en que conste lo contrario do nuertro scerto en que seguimos
al erudito historiador Zapata y al cronista official Herrera.n-Nuestro historiador Lo-
rente es de opinion distinta de la del general Mendiburu, pues en la pag. 259 de Ia
de la eConquista del Perl)i dice: (Al Gobernador se le concedieron el titulo de Mar-
quds de los Atabillos con veinto mil indios do repartimiento que se le sefialarian en
esta provincial ) error que sostieno en la Historia do la civilizacion peruana part. II
eap. VI.
(15) El libro plimero del Cabildo donde so cncuentra cl acta refrida fud 1leoado
A Palacio en 184.. por 6rden del Jefe del Estado. De ahi desapareci6 poco tiempo
despues y se asegura, por personas respetables, que hoy forma part de la coleccion
de documents del Perd en una de las principaies bibliotecas curopeas.












CARTAS INEDITAS.






Las signientes fo;rman part de los Mianuscritos doe mi Biblio-
teca Perutna, se encucntran en los vollimenes xvI, xix y xx:


Seiior General Pacz.


Guayaquil, Mlayo ?2 de 1823.


Me tiene U en el Sur muy ocupado con los enemigos del Peril que son
muy fucrtcs, y muy capaces de arrollarlo todo. lIemos mandado seis
mil colombianos 1 Lima, y alli no faltan ocho miil hombres mas de los
otros estados de Am6rica. Con esta fuerza es todavia muy dificil veneer
4 los enemigos por las muchas dificultades que ofirece el Peri para hacer
la guerra. El gobierno y el pueblo de Liimn mne 11aman para (qu vaya
i mandarlos ; conozco que hay much dificultad para veneer, mas ire
si el Congreso me lo permit, para cvitar 4 Colombia una nueva guerra
por esa part.
Los generals Valdez y Sucre estan mnandando nuestras tropas. Los
otros generals aliados son muy buenos jefes; pero no se entienden entire
si por las rivalidades, celos, y demas miserias qlue hemos aprendido de
los espanoles y de nuestros compaileros los esclavos. Los reyes y los
generals de Europa se entienden perfectamente porque han nacido li-
bres, en tanto que nosotros siendo iguales en todo, todo, no podemos
aveiiirnos unos con otros.
BOLIVAR.

Es copia field del original que me regal el General Paez.

LuIS F. MANTILLA.


N. York, Julio 30 1869.









REVISTA PERUANA


Al Seiior General Don Agustin Gamarra.

Magdalena, d 28 de Junio de 1826.

Mi querido General:

Ayer lie recibido un official en post de Panama, tray6ndone la noticia
de que el General Paez ha desobedecido la orden que le dii1 el Gobierno
6 consecuencia de la acusacion que se introdujo contra 61 en el Senado.
El General Paez aintes de ahora, me propuso la formacion de un imperio
que yo rechaz6 como U. se lo podri: imajinar. Pero tal vez mis cartas
no han llegado 6 sus manos cuando 61 ha querido aprovechar esta oca-
cion para llenar su objeto. Sea lo que se sea, yo me lie determinado a ir
A Colombia & arreglar este des6rden que podia sernos tan funesto y ( dar
la sltima mano a la consolidation de Colombia que esta amenazado de
una ruina complete. Para esta empresa cuento particularmente con
mis amigos en el Peri, entire los cuales es U. uno de los principles. El
Consejo de Gobierno est6 lleno de los mejores sentimientos con respect
6 mi y nada desea tanto como la consolidation de Amdrica y mi gloria.
Asi debe U. tener la mayor confianza en este Gobierno, durante mi ausen-
cia, sobre todo hallAndose en l4 el General Santa Cruz, que se express
con respect a U. en los t6rminos mas favorables y en quien debe U.
confiar. Tanto 41 como yo estamos convenidos de que U. mi querido Ge-
neral, es una de las columns mas s6lidas sobre que debe apoyarse el
Gobierno, U. que esti e la cabeza del mejor y mas important Departa-
mento de la Repiblica. Por estas consideraciones yo recomiendo 6 U.
la amistad del General Santa Cruz y la de todo el Consejo de Gobierno
El Dr. Torres estd ya al partir. Este j6vcn tiene much talent; ha
vivido A mi lado algunos ailos y por lo mismo ha aprendido 6 ser moiderado
y prudent. Yo lo recomiendo 61 U. lo mismo que le he recomendado
que guard con U. la mayor armonia en los negocios que ocurran entire
UU. Yo espero que 61 ser6 litil.
Repito mi querido General, que tenga U. una confianza ilimitada, pues
que conozco sus buenos sentimientos y aprecio infinite de buena amistad.

BOLIVAR.

Sabr, U. que tratamos de reunir 6 Bolivia con el Peru, para esto
necesitamos de la cooperation de U. y de La-Fuentc. Todos estamos
casi de acuerdo con esta part. La capital serd el Cuzco 6 Arequipa. [*]


[*] NOTA Esta posdata esti de puflo y letra del mismo Bolivar.









RIEVISTA PERUANA.


Selior General Gamanilra.

Chuquisaca d 11 de Diciembre de 1826.

.M queridfo (hileeral Y amign:

Esta mailana he recibido la apreciable crta doe U. de 26 de Noviembre
que es contestacion A la mia del 12. Asi iue nada digo de mas, sobre
el asunto de que ella tratd. sino que el Dr. Uzin me describe que pagando-
se 41 no so quo pico, quellaban 6 favor del ducilo do los bayetones,
cuatro cientos ochenta pesos, los cuales so citrcgarain a. D. Simon
Rodrigunz, segun li orden de U.
Las fiestas de A cncucho. han silo lani algo frins; pero esto no ha
impedido que yo brindase con mi corazon y muicho ardor por mis cnmnpie-
ros del 9 de Diicctibre. Entrc clios el Jefe dcl E. M. s;ibe I. elluiar
distinguido quo ocupa en mi estimacioi. EiMtnces, antes y despuos, 6d
so ha mostralo digno peruann. y siempre un buon amigo. Sabe U.
cuanto es appreciable un bueti amigo, y much imas en las revoluciones
en que las ideas, recibeni alr.ernativamente alteraciones, cuando no estan
cimentadas, 6 cunamdo no son de una alma pura y noblil.
El Congress tste ha aprobado totalmente el proyctto de la federation
,:o0n el Peril, excepto el articulo que ldetrminmaba Ins ealidades para
diputado del Gran Congreso; porque ha dicho y c:n razon que esta es
cosa moramente reglamentaria. Asi puel, deben UU.lisonjearse de haber
fornado un pacto tan s6lido, y muy interesante i" ambos paises. Mli
Avudalnt Alarcon, cstardi ya cx Lima, y lev6 estos tratadoS para la
satisfaction d1c Gobierno del Perl. Supongo queo 10 pruehen absolu-
tamente.
Me escriben do Lima lque hay fuertes noticias para career (que Arequipa
y Puno, quicren sustraers de lla unidad de la Reptiblica, y proclamar el
sistema de la federncion provincial. FranieO siiIrpro eii mi conduct, lie
creido como un ammgo del Pcir, escrihirle :l (ecnenral La--Fuente, dando-
le mis opinions, que aunmue iniignificantes, estan Ai lo minnos on est;
parte, apoyadas con la experiencia. Le he diclo pues desde el correo
pasado, que si ellos proclaman tal sistema, span que le van 6i dar la
muerte al Perit. Le lie manifestado quo cl mas prudent proceder es
aguardar cl desenlace de todas las cosas y en que han de parar eon todo
el aiio 28; pues quizcx los acontecinientos realizartin en lo imas esencial
el proyecto del federal de Arequipa. En Arequipa iay imuchos espafio-
les y enemigos que trabajarin direct 6 indirectamente para trastornar
el estado actual de cosas en el Peril, 6 fin de quo nunca haya sistcma











50 REVISTA PERUANA.
fijo. Esta maifana he rccibilo carta do un caballero chileno llegado
recien de Europa, en quc me hace una larga description de las tramoyas
d( los csp:iioles en Amdrica, y espcianlmynte en el Poril, proponidadose
como mira principal today organization. La carta, de cste Caballero (quo
es un Rosalcs) esti escrita con much juicio, y me refiere cosas pasadas
en el mii.mo Ministerio del Peru que dl las ha visto dctallad;.s por un
agent ERpaiiol quo volvia i Francia con los resultados dle sus secrets
comisiones, y quc habiTi logrado estraor estos conocimientos del mismo
Mlinistcrio. Si algunos incautos amcricalnoS caen cn estas rcdes de los
Espafioles scrnii bien simples; porquc ya liiy dmin:siada cxpcrionc;a para
saber que cllos son siciipre y sieoimpo IIIuctros cnemigos. Ellos cstan
i-mpotentes p'.ra prcsent'rscnos defoe ite: pcro si tioelcn aim lo medli.s ('d em-
broll;r cl iais ii prctcxto lc quorer el b:cn dAI pais. En la organizaciln da
los Gobi'rno; :ameica;nos cs q1t1e llos van il apurar to los sus 'nclios tras-
tornadircs. Tolr, esto me per. unda qui elr proyceto de Arequipa y Pulno,
si lo hay es una locurt. Si 0 o ino mara al Pcrie. ino daria tan franca-
imnte mis opinioics; y si yo i o plciisn: como ainc'icano, me ptndria on
sil.',iio; porque micntras nns ilividido cituviera cl Peru, mas influjo ejer-
ceria Columbia sobre 41. Afiada U. esto quo yo no estard por nada do
cste mundo, por mas tiempo en Bolivia quo hasta Agosto o Seticmbre del
afio 28, y alfn estoy tanto, porque se cree que yo pueoo servir de algo
aqui, y desde aqui al Peri. Dcspues del afio 28, yo perteneccrd s mi
mismo.
U. sabe quo los Granadcros de Colombia nos han dado un disgusto con
un motin que hicieron en Cochabamba, casi la mitad de ellos se les ha
perseguido y so les persigue; pero ain no tengo parties dcl resultado final.
Los que se han tornado han sido fusilados, y en todas parties ticnen las
6derces para fusilar ( tolo cl que so tome de estos amotinados sin excep-
cion alguna. Yo no aflojo on nada la discipline military.
Tendra U. la bondad de hacker mil afectuosos carifios 6 su Selora y de
considerarmo siempre
Su buen amigo y compafiero.

SL'cnE.


Ad.-El Coronel Concha, me pide que recomiende a U. 6 D. Felipe de
las Infantas que esta dle Initendente de Cotabambas, y que dice merece la
estimacion de U. Creo que esta estimacion es la recomendacion suficiente.









REVISTA IERUANA.


S'izrno. 17 d, FPerero (dr, 18,23.

Mi estimadisimno I (lle- Lmhoso; desdlennestra separacion han sido infi-
iiitos los acaecimiento4 en estos paises de los cun:lh (los do tierra ) homos
salido con honor v con tlant filicidlad quo en breve espero poseeromos
Lima, y ya no Ihahr: insurigntes on el Peri. La adjuitta nota, aunque
breve, ponidra A U. al corrieite. en granle, denuestras op(raciones; y por
los boletines vera UT. sus gloriosos resultados. Amigo, apesar del olvido
en que nos ha tCnido la pOninsula, aqui se ha trabajado con un entusiasmo
inaudito y que hien merece que l]a nacion salga de su letargo y se acnerde
de estos paises sobre los que los estranjeros tienen grande miras. U. v6
por dicha nota que pedimois poco; pero es precise que venga pronto, pues
nada podomos ompreider contra Chile y Guayaquil, sino somos duenos
ldel mar; y coino 4 U. esto le es bien conocido, no digo mas sino que ahora
que se sabo en Espaila que hemos conservado 6 por mejor decir reconquis-
tado el Peri, redoble U. sus esfuerzos para que logrcmos el tan deseado
auxilio. D. Pedro estA nqi al ;lado del Sr. Virey, y siento no powder
dar t U. noticia de su Seiiora purles no le he cscrito, A fin de evitarle perse-
cuciones que no le hubieran faltado si los insurgents hubiesen Ilegado d
saber que esta en correspondencia con migo; pero pronto espero tener el
gusto de verla en Lini;, y puede U. star bien persuadido que mirar6 sus
interests con preferencia Ai todo. El Sr. Virey lha hecho a Valdes Maris-
cal de Campo y A mi Teniente General, y por este mismo conduct pide la
aprobacion 5 S. M. y apreciar6 ii U. trabaje A que so nos renitan los
despachos y tambien para mi el de la gran cruz y placa die D. Fernando
que se pide ahora y se pidi6 por la batalla do lea y si se me concede esta
uiltima gracia pido la amistad de U. que me envic o me traiga una placa
Laureada de dicha 6rden esmaltada y on todo igual a una quo tiene Goyo-
neche y tambien una cruz Laureada de la misma 6rden. Si Chile esta de-
clarado, como creo, capitania general con la dotacion de cuarenta mil pesos
anuales es el uinico destino que me acomodaria, pues mi amigo estoy ente-
ramente achacoso y ya necesito descansar en un pais sano y tranquilo.
En fin mi bucn amigo mi mayor desco es que cunnto antes pueda dar 4
U. un abrazo su afectisimo v
S. S. Q. S. M. B.
Josi CANTEIAC.

HIe canjeado 4 U. ior el Coronel Aldunate que hize prisionero en
Ica. [*]


[*] NOTA Se ha correjido muoho la ortogratin.













EFECTOS DE LOS PARTIDOS


EN LOS CONGRESS DEL PERU.







El gran problema social que debeImos resolve es el de conocer
las causes fundamentals de las gra dcs revoluciones en el Peril;
porque una vez resuclto, el remedio seri flicil. Acorca do este im-
portantisimo punto escribi. hace un aiio, algunas Breves ideas para
resolver elproblema (::) Crei en un tiempo que los partidos domi-
nantes en los Congresos, daban origen i Ils grades revoluciones;
con este prop6sito escribi el Opfisculo que hoy public; pero la me-
ditacion sobre mi misma obrai me convencid do quo esos partidos
son efectos y no causes. Sin embargo dcseando suministrar a la ju-
ventud estudiosa, minteriales para las investigacionos filosdlicas so-
bre el magno problema de cuya solution decpendo la felicidadl do mi
adorada patria. me he resuelto i, darlo publicidad tal cual entdnces
lo cscribi.
Esta breve reseiia de los eflctos causados por los partidos en los
Congress del Perui. dcsde que procl1am su independencia hasta el
dia, enseiiari A los pueblos 1i conocer una do los principles causes
de nuestras desventuras, y de que cl Pert no pueda decir todavia
quo esta solidamento organizado on sus diversos ramos de adminis-
tracion; ni quo nuestra political internal y external tenga un norte fi-
jo quo nos social cl punto en done debamos rcconccntrar nues-


(*) uRevista Peruanan tom. I. pZ,. CCO.












REVISTA PEInUANA. 53
tras futures miradas. Quiza mi pobro trabnjo, emprcndido con pa-
tridtico fin p)rodllzca algun (di buenos rcsultados.
Mis observacioncs y comentarios son cl resfimon de la Prensa de
la mismna 6poca en que funcionaban los Congresos; puliera decir
con exactitud que mi trabe'jo so ha limitado Ai prescntar en cuadros
compendiados lo que so ha cscrito sobre los actos do cada Congreso.
Ac:babab do inst:la;se el Congreso do 1878, cuando conclui este
trabajo, con la siguiento


DEDICATORIA


A LA MAYORIA DEL CONGRESS DE 1878.


((Sois mayoria, es un hecho; no indago las causes, pero temo los
efectos. Veo entire vosotros j6venes entusiastas y ardorosos de bue-
na f6; pero no encuentro un Nestor que atempere vuestro impetu;
tambion vco 6 (reO que olvidais las lecciones de la historic y no
quereis medit;r en el pasado id nucstros Congresos, quiza porque
hasta ioy no so os ha piresentado en un cuadro reducido y met6di-
co lo que alli pas6, debido A los partidos.en nmyoria que domina-
ron. Yo he acometido ose pacionte y fitil trab:j(o, sin pretender
ser vuestro guin ni consejero. Ajeno de la political militant, pero
patriot puro sin ambiciones, tengo mi program politico bien de-
finido; por esto creoria un crime caller en estos moments en que
temo not perd(amos en la anarquia que podeis extirpar, si vosotros
que sois mayoria recordais los males que cstas han causado cuan-
do no han sido guiadas por la prudencia y experiencia). Noviem-
bre de 1878.








REVISTA PERUANA.


EL PRIMER CONGRESS


(Desde 20 de Setiembr e le 1822 haista 10 de Febrero de 1824)


En los cuerpos colegiados acontece con frecuencia el fen6meno
de que de individualidades buenas 6 aisladas, result un todo de-
fectuoso, y esto es casi natural desde que clda individuo cree que
el plan que propone es mius acertado que el de otro; de aqui nacen
las rivalidades, los 6dios, las emulaciones, y como consecuencia ine-
vitable la division en partidos 6 ftiacciones inms 6 m6nos numerosas:
si estas fracciones son inenores en nfunero del necesario para triun-
f;r en las votaciones y obtener que su voluntad se convierta en ley,
se unen estrechamente, trabajan sin cesar, se someten ciegamente,
a la direction del mas habil, intrdpido 6 astute, convirti6ndose lo.s
demas en activos ejecutores de lo acordado; dificultan el que las'
mnyorias procedan a realizar sus proyectos, y a veces hns contrarian
en lo absolute. La union y la constancia en el debil son los instin-
tos que la naturaleza indica; y como esa union y constancia de se-
guro ha de dar el triunfo, llega la vez de que las ininorias so con-
viertan en mayoria, ent6nces ya no procoden como mayorias lega-
les sino como faccion vencedora; deshacen lo existence, desacredi-
tan el pasado; en el frenesi de la victoria, se screen omnipotentes
y crean la Dictadura de muchos, mas terrible que la dictadura de
uno solo; y cuando son guiados por nl passion political, por el espi-
ritu de desconfianza 6 de ambition, las consecuencias son fttales.
lIe aqui el origen de los males, que con puras intenciones caus6 al
Peri sa primer Congreso Uonstituyente, instalnaio el 20 de Setiem
bre de 1822. Una part de los Diputados queria oetregar el man-
do supremo 'a ina solia persolln; lllas nl mnmoento residlt6 que niii-
guno de los dos candidates, La Mar y Riva Agiiero, contaba con la
mayoria: ent6nces proyectaron former un triunvirato, en el cuil
tendrian lugar sus predilectos; a este plab se unieron aquellos que
temiendo el despotisim de un solo individuo, creian quedar nms li-
bres dividiendo el powder en un triunvirato; otros pretendieron que
el Congress se reservara la oinnipotencia do los poderes Legislati-
vo y Ejecutivo, Yif6ndoqe en minoria los quo querian la unipersona-








REVTSTA PERUANA 00
lidad del Poder Ejecutivo, se unieron a los que doseaban que el
Congress continuara. ejerciendo este powder, y lograron cl acuerdo
panra elegir persons que representaran los tries partidos en quo so
dividi6 el Congreso: este absurd sisteuna triunfi y de alli nacid
que adini)mstra.s el Poder LE/iecu-dio una coomision del Congreso com-
puesta, de tres ilnividuos b:ijo ]a denoininacion do ((Junta, Guborn:-
tival del Perc)n. Por el carA;ter personal de los que la componian,
por su or)gaizlcion y otras caus"Is, no podi-an proceder con cnergia
y nctividlid. Pronto so sintieron los defects; naci6 el descontento
y la neccsidad do varinr li foriima. de gobierno y su personal; sin
embargo no se quiso remedial i1 tiempo el l m y creci6 cl descre-
dito de la ((Junta Gubernativa).
El Congress fu6 convocndo para tres (inicos y exclusivos objetos;
los poderes de los diputados se limitaron 1" at elegir la persona
que qjerrcera el podler directivo mitntrus se sancionaba la Consti-
tucion del Estado; 2.'" i examinar la form de gobierno inas conve-
niente ll Perfi; y 3." tAi ormnmr la Constituciooncon arreglo At la cla-
se de gsbierno que se adoptaur. En lois poleres delia incluirse prc-
cisamente la nclidadi do ser irritos y mnlos sso d: an t los Dipu-
tados mas faculntdes que ls designada,; sienido tlinbi ,n de niinguin
valor todos los actos quo pr)lctin'sen si so (extendfi:dn i ma ins dl es-
tos tries objctos; sin embargo el Congreso so cre3y s1Acer;:no :bsG-
luto; extralimitt.indose do sus 1oderis EC 0o111cup n inios otros
asantos que ni estaban comprilndidos en cl limitudo objeto con qnu
fu6 rounido. ni portenecia'n a sus :ltas fu'ciones. La prensa decla-
radii libro por el Fund Ilor do inustra indelp)ndencin, clev6 su voz
contra various abuses del Congreso, (ritifi'nba sus trial)oj(s y su apa-
tih; este iuer]i" no quiso dlai e*l ejeCplo de t ,lerancia y en vez de
oir la Ivoz del piuteblo. y suit ,luj:js : lprovec:chr de sus consejos.
amiordazo l, liblerta:i de la: prens;, orle;liano que se denunciaran
los articulos q[ue so es :cribieran contra cl Congreso; nada censura-
bles. lpues solo coiltelian fmllindo:ls observaciones, expres:da s con
energia y moderation.
La debilidad con qlue procedi6 cl Congreso en la rcclamacian do
los comerciantes ingleses que so negaron A pagar una contribution
general impluesta. t todos los del gremio; la persecucion que des-
plegO contra hla nciente libertad de imiprcnt: ; la escandalosa ley de
proscripcion contra Monteagudo y la pequcicez 6 insignificancia do









0B REVtSTA PERTIANA.
los asuntos en que se ocuparon on muchas de sus sesiones. influy6
on despredigiarlo al extremo que la part pensadora del Perf, per-
di1 la confianza en el Congreso y en su Junta Gaibrnativa. Cuan-
do el pueblo, con razon 6 sin ella, pierce la confianza en sus man-
datarios, su caida es inevitable: se aprovecha de cualquier rev6z 6
contrariedad; aunque el Gobernante no tenga la menor culpa.
El desastre que sufri6 el ej6rcito que mand6 al Sur, acab6 de
exasperar a los que esperaban algun alivio por part del Congreso;
esto alent6 al ejercito ;i que diera el printer ejemplo de desmorali-
zacion political y military, exijiondo que (1 Congreso disolvicra la
Junta Gubernativa y en su lugar nombrara de Gobernanle al Co-
ronel de milicias D. Jost de la Riva Agiiero. El ejdrcito apostado
en las plazas de Lima esperaba la resolution del Congreso; 4ste
atemorizado lo nombr6 Presidente de la Repfiblica. Si cediendo A
la fuerza bruta se hubiese limitado A sentar en la primera silla de la
Repfiblica a Riva Agiiero, protestando en seguida contra la violen-
cin, coiro lo hicieron various Diputados. laa nation no tenldria motivo
fiinda(lo para increpar su conduct:l; mas no 1o hizo asi: nadie dudn-
ba que Ri:va Agiiero fu el I1alm de la; rebellion idl cijdecito, aIpoyaido
en el partido quo lo quiso nomllrar; y sin embargo este piartido d(o-
minante en el Congreso lo promi6 elevaindolo al rango do ((GCran Ma-
riscal de los Ejdrcitos del Peru). H16 aqui un escandaloso (jemplo:
el cuerpo que representaba la soberania de la naciente Repfiblica,
no solo no castigaba la rebellion, y rebellion de la fuerza armada, si-
no que colm6 de honra y poder al que supo sobreponerse A l;a ley.
El ejemplo estaba dado; ya sabian todos los hombres del Peri, que
cualquier caudillo audaz podia echar por tierra A la autoridad su-
prerna si cntaba con el apoyo de la fuerza pfiblica. Ya se palpaba
que si ese caudillo coronaba su usurpacion mereceria premios; ya
se conocia quo para llegar al filtimo escalonl en el ejercito no se ne-
ccsitaba conocimientos militares adquiridos en largos ;iaos do ser-
vicio en el cuartel, en las carnpalas y arriosgando la vida en las
batallas. Una conspiracion habilmente tramada y que estallara en
un moment oportuno, sobraba para ser Presidente de la Repfbli-
ca y Gran Mlariscal de sus ejercitos, si contaba ademas con un par-
tido en mayoria en el Congreso. La terrible leccion no se olvidarin
y muchos la, repetirian con uns hlabilidIdl para mayor dosgracia( de
la patria.








REVISTA PERUANA. 57
Desdo el moment que Riva Agfiero escal6 el poder supremo,
existia en el mismo Congreso el g6rmen de su destruction y caida;
los que on ininoria protestaron contra la violencia que sufrian, bus-
caban la horn oportuna de la venganzn, nun cuando peligrara hl
suerte d(e la Repfiblicn: aquclla no tard6 en presentarse.
Tiempo hacia quec A Bolivar lo solicitaban del Perfi para que vi-
niera A dirijir las operaeiones de la Guerra como general en jefe; sin
advertir que no podria nccptar, tal cargo, quien estaba acostum-
brado Ai mnandar sin tranls. Mns Bolivar queria venir al Perui ':
fin do destruir cl filtimo b.iluarto de los cspaniolos: necesitaba
explorer ]a opinion, y con este objeto envio a Sucre para que exa-
minara el verdadero estado de los negocios; este conoci6 que encon-
traria apoyo en una portion notable del Congreso. y le fu6 f'icil po-
nerso de acuerdo con ellh; Riva Agiiero comprendid luego que el
plan del Congreso so roeducia A disminuir 6 anonadar su autoridad
6 influencia con la llamad'i de un heroc como el Libertador de Co-
lomblia; y como no podia oponorsoe lo mismo que l1 habia solicita-
d(o ntes, apoy( al Congroso.
Dcsdtc lc moecnto qle s:licron los Comiionnldos del Congreso
on I)iisc: dl1 Liberit:llr, con plenos polcros p:ra conferirlAe todo cl
powder poli(ic,> y inili tir; so prepared a resistir la luchn Ya. estiba
pues sembradl pr el pcartido en miayoria del Congrcso una nueva
zizaila.
Entretanto Canterac avanz6 sobro Lima con un respetable y dis-
ciplinado ejrcito; el Congreso conocia que el nuvco Gran Mariscal
no sabria dirijir una batalla, y entreg6 A Sucre el mando del ejercito
patriot, invistiendolo con facultades mas :mplins que las que ejer-
cia el Presidente de Ia Roepublica, quien desde ese moment se en-
contr6 destituido de hecho de su autoridad; y como para acreditar
mas el descontento del Congreso, declare que estaba satisfecho
d( la laudable conduct de los que compusicron la Junta Guberna-
tiva, y libres del juicio do responsabilidad que so les mand6 a:lrir.
Asi qued6 condlenada la. conduct del ej6rcito y de Riva Agiic-
ro quiens fundaron s1 revolucion en la ineptitude y rmeal comiporla-
miento de dic(ha Junta. No sa:tsi-fe ho co cn esto, el partido que impe-
raba en cl Congreso, invistli6 'i Sucre (c(i toia la suma del powder su-
premo, priimerU on el territorio 6 teatro de la guerra, y dias despucs
destituyo Rliva Agiiero do la Presidencia, fundandose en una re-








0S REVISTA PERUANA.
nuncia en conversation privada entire este y el Presidente del Con-
greso. Qued6 pues encendida la guerra civil provocada y fomenta-
da por la mayoria del Cungreso que se (rey6 onnipotente hasta
dc~pues de jur~das las h ises dte la COastituoion p)litica del Per l.
Eite error de olnaipoteoncia h' sido y es I1 : i:-t fundamental de
los abasos de cstos cuerpos y ol origen de to los los males que han
sobrevenido, y continuaran hasta que el pueblo soberano castigue
por medio de la ley a1 los que abusen de sus podcres.
La guerra civil se encendi6; el mismo Congreso que elev6 al
solio A Riva Agiiero, ese mismo lo derrib6 para colocar e eel a ex-
trangeros como Sucre y Bolivar.
Riva Agfiero en su frenesi disuelve en Trujillo el Congreso que
allA funcionaba; y otra fraccion se reune en Lima y se titula tam-
bien Congreso: admit en su seno A Diputados que permanecie-
ron en Lima entire los Espafioles cuando estos recuperaron la Ca-
pital; y los admite porque son enemigos de Riva Agiiero, aun
cuando tambien fueran malos 6 debiles patriots; lo declara trai-
dor a la patria y Ihera de la ley; ordena su muerte 6 mejor dicho
el asesinato; entrega el mando de la Repiblica A Torre Tagle, lo
proclama Padre de la patria, coo al mas virtuoso y digno LZj'o del Pe-
rd y su innica esperanza.
No habia pasado un mes, cuando lleg6 Bolivar; el Congreso le
confiri6 la Dictadura con el double objeto de destruir A Riva Agiie-
ro y a los espanoles.
Mientras tanto se dict6 la Constitucion politic,, nas el Congreso
so reserve la facultad de elegir al Presidente y Vice-Presidente de
la Repoiblica de entire los individuos que propusiera el Senado; pe-
r o o se decia el nuimero de los que debia presenter, ni el modo
de hacer las tales propuestas; quedando el Congreso, 6 la mayo-
ria que en el dominara arbitra para colocar en la primer silla Ai
la persona de sus afectos y no de los del pueblo. Torre Tagle ob-
tnvo la. Presidencia.
El Congress Constituyente deleg6 en Bolivar la mas amplia y
extensa Dictadura: la Constitucion, recien promulgada, qued6 en
suspense lo mismo que la Presidencia de la Repblica, y el Con-
greso en receso hasta que el Libertador estimate convienite su
reunion. (Febrero 10 de 1824.)








REVISTA PErRANA. 59
Los diversos partidos que dominaron en este Congreso, dieron
por fruto un Ejecutivo absurdo en su organization y compuesto
de personas escojidas que le sirvieran para sus fines politicos: una
rebellion military que impuso su voluntad y coloc6 en la Presiden-
cia de la Repuiblica a su caudillo: la santificacion de los motines
de cuartel; la relajacion de la discipline military y el funesto prin-
cipio de que se podian obtener los mas elevados puestos en el
ejercito sin necesidad de servicios, ni del saber; una revolution
legislative que quitaba y ponia Presidentes a la Repiblica; que
los colmaba de honors, para poco despues declararlos traidores y
fuera de la ley; una Constitucion que reservaba al Congreso la mas
preciosa facultad del pueblo, la de elegir la persona que lo gober-
nara; la persecution de la libertad de imprenta; la dispensa de re-
quisitos que la ley exije para ejercer la profesion de abogado: h4
aqui en breve compendio los funestos efectos de los partidos ya
en mayoria ya en minoria en el tienmpo que funcion6, primero en
Lima, despues en l Callao, algunos dias en Trujillo y otra vez
en Lima, hasta su clausura,





G3GUITDO CONGRE30

(De 13 do Febrero 6 10 do Marzo do 1823).


Despues del triunfo en Ayacucho, Bolivar convoc6 (en 21 de
Diciembre) al Congreso que le entreg6 la suerte del Peri, que no
debia reunirse hasta que el Dictador lo crevera convenience. Se
reuni6 con todo aparato y solemnidad el 10 de Febrero de 1825.
La mayoria de este Congreso f't la nmismn: que la del afio anterior,
servil, enemiga de Riva Agiiero y otros pernanos. Bolivar dimi-
ti6 la dictadura que no fiu aceptada; hubo tanta sublimidad en
este como abyecion en aquellos; los discursos que ent6nces se pro-
nunciaron serv:rAn de baldon ai unos, y do gloria al otro. Los 28
dias de existencia de este Congroso, se ocuparon en su mayor par-
te en dar pruebas de servilismo y algo mas doloroso para las li,








60 REVISTA PERUANA.
bertades pfblicas, en favor de Bolivar y de los jefes colombianos,
con vituperable olvido de los peruanos y argentinos que con su
sangre contribuyeron tambien A las glorias de Ayacucho y pres-
tAron distinguidos servicios A la causa de la independencia ame-
r'cana.




TERCER CONGRESS


PROPIAMENTE JUNTAS PREPARATORIAS.

(De 29 de Marzo t 1 de Mayo do 1,25).


El primer Congreso Constituyente de 1822, fu6 compuesto de
Diputados electos por las provincias que se encontraban libres de la
intervenclon del ejercito realista: las que estuvieron ocupadas por
el onemngo las representaron Diputados clog:dos por los vecinos de
osas provincial residents en Lima; y aun cuaudo tal procedimien-
to no pasaba de una ficcion legal, las circuustancias ex1pcionales
lo autorizaban todo. Posteriormente el Congreso dict6 la ley de
elecciones, en Enero de 1824, y se promulg6 on Marzo de 1825; el
Libertador convoc6 A Congreso para el 10 de Febrero de 1826, fe-
cha de agradables recuerdos para los services. Debi6 ser el primer
Congress formado de Diputados elegidos realmente por las res-
pectivas provincial: se proccdi6 con entusiasmo a la election, y
a pesar de la influencia del Gobierno, fueron elegidos muchos in-
dividuos de character fire e independiente, y poco 6 nada afectos
al LibSrtador y A su administration: Bolivar lo conoc:6, y para
ovltar los resultados de la oposiclon, cuid6 de que no se considera-
ra como legales las elecciones que recayeran en personas de dudo-
sa s'mpatia por el Gobierno. So pretexto de una queja elevada por
c:udadanos de la Provincia de Tinta del Departamento del Cuzco,
ol Consejo de Gobierno, en quien deleg6 Bolivar su autor:dad Dic-
tatorial, autoriz6 A la C6rte Suprema de Justicia, a faita del Sena-
do Conservador que aun no se hallaba instalado, para examiner,
calificar y resolver cuanto concerniere A las elccclones y poderes








ITEVISTA PERUANA. 1I
de Diputados. S:- cscoji6 A la C6rte Suprema para ejercer esta au-
gusta funcion, no por su elevado rango, sino porque este Tribu-
nal se componia casi en su totalidad de hombres adictos de cora-
zon al L'.brtador; y de cuyo servilismo tenia positives pruebas.
Quedaron pues cerradas las puertas del Congreso a cuantos no
pensaran como Bolivar y sus adeptos. La C6rte Suprema se con-
virti6 en partido; en sus calificaciones solo veia el color politico
del candidate no ]a legalidad de las elecciones; y cuando estas se
encontraban perfectamente arregladas i ]a ley, se tachaba la per-
sona por falta de patriotism 6 cosa semejante. El Supremo Tri-
bunal de Justicia di6 ent6nces el primero y mas funesto ejemplo
del falseamieuto de la libertad del sufrajio popular. Sin embargo
admitieron como legales algunas actas en favor de individuos
de gran mirito y patriotismp, no sospechosos respect a sus ideas
political.
Reunidas las juntas preparatorias, en sus primeras sesiones se
descubri6 que gran mnimero de Diputados de ideas liberals y no
siervos del Libertador consiguieron por su destreza y disimulo ser
calificados por la C6rte Suprema: para separar a tan peligrosos
enemigos, intent el Presidente del Consejo de Gobierno, conver-
tirse en juez revisor de los poderes de los Diputados, suponien-
do que el juramento debian prestarlo ante 61; encontr6 s6ria re-
sistencia: los Diputados liberals querian que la misma Junta re-
visara los podores y ante ella se prestara el juramento: su voz fu6
desoida por la m:nyoria servil; apoyado en ella resolvi6 el Consejo
que los poderes do los Diputados se le presentaran para revisarlos
y sefialar el dia en que deberian prestar el juramento exljido por
1I Constitution. En e.Sit revision se declararon nulos los poderes
6 elecciones de todos los diputados de la oposicion que on las so-
siones preparatorias dieron di conocer sus opinions. A pesar de que
con este atentado qued6 purificado el Congreso de todo ciudadano
liberal, temi6 Bolivar que en el resto de Diputados existirian otros
que despues de calificados alzarian la voz en favor de las liberta-
des pi~blicas de los peruanos; para evitar toda dificultad y peligro
acord6 que esa mayoria pidiera al Consejo de Gobierno la suspen-
sion del Congreso hasta el afio pr6ximo, cuidando entire tanto de
que las autoridades politics prepararan la opinion en el sentido
que. apetecea, y quo se consultara a los pueblos si deberia subsis-








C2 IEVISTA I'ERUANA.
tir la Constitucion 6 si se variaria en todo 6 en part; si los Dipu-
tados podrian deliberar segun sus opinions propias y con libertad,
6 cefiirse extrictamente A sus poderes; finalmente que se consulta-
ra a los pueblos clial seria el ciudadano A quien se confiara la suer-
te del Peru, sus interests y sus glorias, designindolo personal-
mente, supuesto que aun no cxistia el Senado que, segun la Cons-
titucion, tenia la facultad dc proponerlo. El Cousejo de Gobierno
de acuerdo y con beneplic:to del Libertador aprob6 la proposition
de la mayoria de los services, t:tulados desde ent6nces con el apo-
do de Persas. Contin 6 por esto entregada la suerte del Peri A la
Dictadura de Bolivar, apoyada por aquel partido 6 mayoria paria-
mentaria. De aqui nacI6 la idea de presetar, sin cmbozo, el pro-
yecto de Constitucion vitalicia A la aprobac:on de los pueblos, no
representados en un Congreso, sino a-isladamente A cada provin-
cia, dominada por las autoridades politlcas escojidas al intent y
bien aleccionadas. Con esto qued6 disuelto el que debi6 ser Con-
greso, y no pas6 de Juntas preparatorias.
Los pueblos no sufren largo tempo los abusos de los Gobiernos
ni de los partidos que dominant en los Congresos. La omnipoten-
cia de Bolivar, sostenida por el Consejo de Gobierno y apoyada
por el partido Persa desapareci6 como el humo en menos de 8
meses.




CUARTO CONGRESS (Constituyente)

(Desde 4 de Junio do 1827 hasta el 16 de Junio do 1828).


Destruida por la soberana voluntad de la Nacion la farsa de la
Constitucion vitalicia y caido el Gobierno de la Dictadura de Bo-
livar, se convoc6 A Congreso (para el 1.0 de Mayo) para que este
cuerpo examinara, arreglara y sancionara la Constitucion political
que deberia regir, y eligiera Presidente y Vice-Presidente de la
RepAblica.
En la calificacion el partido en mayoria excluy6 A los que pres-
taron servicios en la Administracion pasada y cuyas opinions no








RIVISTA I'ERUANA. G3
e.taban de acuerdo con Ias suyas, como si los cindadanos no tuvic-
ran derecho de mlniifeita' snu oluntad en favor (e la forma de
gobierno que c(eanll inas v(conlveieite.
El Congress reunido el 4 de Junio era tformado casi en su tota-
lidad de enemigos declarados de Bolivar v de su political; porque
la Nacion se levanit6 coutra ese 6rden de cosas; mas los odies no
deben pasar del santuario en doude se dictan las leyes: en l solo
debe reinar la j.uticia y los bien entendidos interests de ]a Na-
cloa: si el vencedor castiga A los que ultrajaron la ley, esto no
puede cilificarse de 6dio ni venganza; pero si se procede con ira-
cundia y exaltacion, manifestando rancor. ent6nces se descubre el
deseo de vengunza y no el de castigo.
Este Congreso db:'6 t:tularse anti-bolirinstfa, porqu6 tal f'u6 la
voluntad general do la nation; sin embargo existia y dominaba en
61 el mismo partido que imper6 el el Congreso de 1822 y que co-
loc6 a la cabeza de la Junta Gubernativa 4 La Mar, hombre vir-
tuoso, hibil y valiente general; pero d6bil 6 incapaz como admi-
nistrador.6 Presidente, segun su propia confession.
Los priineros trabajos del Congreso se redujeron A elegir Presi-
dente y Vice Presidente de la Repfiblica, jue debi6 ser provisional,
midntras se sancionara la Constitucion, para practical conform A
ella la eleccion. El Congreso se fracciond: unos deseaban que San-
ta Cruz ocupara la Presidencia, olvidando que fue el principal ins-
trumento de Bolivar: otros se decidian por Gamarra u6 Orbegoso;
pero Luna Pizarro que encabezaba el partido anti-bolivirista apro-
vecho de ciertos moments favorables para asegurar el resultado
de sus intrigas: en una sola session que dur6 inenos de cuatro horns
qued6 siancionada la proposition para que sin p6rdida de tiempo se
procediese A la election de Presidente y Vice Presidente propieta-
rios de la Repfiblicn; y en seguida se procedi6d dicha election,
resultando electo el General La Mar, (que ya habia dado pruebas de
su debilidad), por 58 votos, obteniendo Santa Cruz 27, esto asegura-
h; al Ipartidio dominatee que se serviria de 41 conforme A los intere-
ses de su partido. Olvidahan que el nfimero de votos con que fu6
favorecido, probaba que no gozaba de verdadera popularidad.
La sorpresa y festinacion con que se procedi6 A un acto tan so-
lemne, como el de elegir un Presidente de la Repiblica, en el cual
debi6 reinar la calm y el reposo, oblig6 A various diputados A pro-








(; I HEVISTA I';i UA.A
tester fde la ilegalida"d :adenms cl nombrado Presidento carecia del requisite fundaimentil,
ser peruano tde nncimien!o, exijido por la Constitucion vigente do
1823, que no estaba dcrogada. La inisnia Constitucion vitalicia exi-
jia esa calidad del nacimiento; asi quo inientrns no se hubiesen de-
rogado cualosquiora de las dos Constituciones, no so pudo ni debi6
elegir i un extrangero para Presidento del Peri; La Mar nacid eln
Cuenca que desde muchos ainos Antes ya forniba part del Virey-
nato de Quito. Con esta election, qued6 scnbrado, por el partido
dominate, el g6rmen del descontento, do la discordia y de la revo-
lucion; porque lo que so hace contra la Icy no subsiste much tiem-
pe. Los partidos dominates que son nmiyorias, :un ncuando no scan
verdaderas facciones, si proceden conlra la carhi fiun;ilaiental d con-
trn li opinion, no seriin napop'las por cl pueblo. Pronto so oy6 cn
casi todls las provincias del Deipairtmento del Cuzco cl glito d(
rebellion desconoiciiedo la utoridasd do Co(ngrCes, p ii[IL o Ic su-
ponia coartnido en su libertad .or u l1 I;artido ldomiinal:ute: taI11bien
se desconoci6 la legalidad do la cleuciondo Presidento, por el mo-
do festinatorio con que se habia procedido; robelion que felizmente
fue extinguida, porque algunos diputados de esa ininoria y otras
personas influyentes en aquellas provincias, les hicieron entender
que los rumors carecian die fundlamento. El Congreso aconsejaba
al Ejecutivo conjurar esa tempestad con prudencia y celo, y al
mismo tiempo lo autorizaba para dcsterrar 6 destituir de sus pues-
tos 6 empleos i los que creycra sospecchosos. Eso partido en ma-
yoria did tambien el funesto ejemplo do que sin forma de juicio so
privara al ciudadadano de su libertad; so le condenara sin oirlo:
estas leyes dictaba el partido quo se titulaba liberal.
Los mismos liberals se convirticron en protectors do los espa-
iloles avecindados en el Peru, concedidndoles iguales derechos de
ciudadania que i los peruanos; ideas justas y liberals pero incon-
venientes ent6nces cuando no estaba la e1cpubtlica s6lidaimento cons-
tituida, y Espaiia intentaba todavia enviar expcdiciones para re-
cuperar sus dominios en Amenrica: csto caus6 nuevas fracciones en el
Congress, y did origin A un proyecto de revolution absurd en su
formna, pero que tuvo por consecuencia otro enorme atentado de la
mayoria de ese Congreso, que permiti6 que t uno de sus miembros,
que tambien era Presidente de la C'rte Supicma de Justicia, se le








REVISTA PERUANA. 65
befara, Ilevandolo preso on mnedio del dia, cual famoso criminal, y
que despues se le expatriara sin pruvia sentencia, arranceandolo de
las manos de sus jueces.
Con tan repetidos atentados que establecian la mas horrible de
las tiranias, la tirania, de muchos, que en conjunto forman cuerpo,
pero que se converted e ei espiritu cuando se quiere hacer efectiva
la responsabilidad de sus crinienes y arbitrariedades, no se podia
establecer sino. en teori:, la Repilblic.a y la libertad del ciudadano.
La guerra con Colombia de doloroso recuerdo, fud fomentada y
llevada a cabo por el partido que se apoder6 de la mayoria del Con-
greso, aun cuando la opinion de todos los pueblos del Perui no la
queria; porque carecia de causa y objeto.
Este Congreso dict6 la Constitucion political que fu6 sancionada
y promulgada en 1828


QUINTO CONGRESS

(Desle :;l de Agoslo hasta el 20 de Diciembre de 1829).

El desastre que sutri e el ejrcito jperunoi en el Portete, precipi-
t6 la revolution proyeetada anticipadlamente y ique s hubiera efec-
tuado aun sienlo venceilor La Mar. Casi ;i la vez se levant6 el gri-
to de insurreccion contir el gobierno de La Mar, en Lima Cuzco
y Piura. En tales circunstancias se reuni5 el Congreso Constitu_
cional (Agosto 31): su primer paso fuie santificar la revolution, eli-
giendo Presidente Provisorio ai Gamarra v Vice Presidente La
Fuente, mientras los pueblos procedieran a Ias elecciones. confbr-
me ia la ley vigente; violaba n asi la Constitucion que ordenaba que
el President del Senado ejerciera el cargo de Presidente provisio-
nal. Se cuid6 de nombrar prefectos y autoridales politics cuida-
dosamente escojidas, asi aparecieron elejidos los mismos que el Con-
greso coloc6 6i la cabeza del Gobierno. El partido que dominaba en
el Senad'o fie rnns allA en su servilismo: con solicita actividad se
apresur6 a aprobar oficiosonmente el gran mariscalato que La Mar,
usurpando las funciones del Senado, confiri6 A Gamarra.
Dins despues (Seticnmbre 19) y cuando la guerra con Colombia
estaba terminada y filrmado el aimisticio, el Congreso autoriz6 6
Gamarra con nls mismas ficultades extraordinarios que concedi6 a








li6 REVISTA PERUANA.
La Mar en Mayo del aio anterior, Dejaba asi en manos del que
acababa de derrocar A un Gobierno legal, la facultad de hacer con
sus enemigos lo que mas conviniera ai sus intereses.
Desatendiendo el informed y Memoria presented por el Ministro
de Hacienda, en el cual manifestaba el deplorable estado de la ha-
cienda pfiblica y el deficit de dos millones al ailo para cubrir los
gastos; no quiso dictar ninguna media salvadora. para que el des-
credito recayera sobre el Ejecutivo; solo se ocup6 en crear ofici-
nas y juzgados innecesarios; en aprobar largas listas de generals
y coroneles de la anterior y de la present administration; en dis-
pensar el tiempo de prictica forense :t multitude de pretendientes,
abriendo de par en par las puertas ya entreabiertas por los ante-
riores Congresos.
Alent6 la traicion, dictando una ley de anmistia en favor de trai-
dores q1,e se levantaron contra su patria y quisieron federarla unos.
anexarla a Bolivia otros; perfidos delitos que deben penarse.
En este Congreso continuaron en el Senado y en la Camara de
Diputados los principals representantes de los diversos partidos
del anterior Congreso, y su nfimero no bastaba para convertirse en
mayoria dominate, sino en cuestiones determinadas. por esto ve-
mos que sus actos no seguian un prop6sito constant, como en otros
Congress.
Tales fueron los efectos de los partidos en este Congreso, en los
115 dias de su duracion.



SEXTO CONGRESS

(Desde 1 ile Abril I626 dle Setiembre de I183!.

El Congress que seguu la C(onstituoion debi6 rounirse en Julio
de 1830, no tuvo lugar por causes distintas y so posterg6 hasta el
aio siguiente. En lo calificacisn de los poderes de los Diputados
ultimamente elegidos se procedid con menor parcialidad que en los
anteriores, porque ningun partido era absolutamente superior al
otro. Venciendo dificultades al fin se install el dia 19 de Abril de
1831.








RIlVISTA PIKRUANA hi
A los tres li; que, lii flcionaii)inl en juttas preparatorias, presen-
ciaron tranquilos el esc;andaloso aentHatado de ii deposition del Vi-
ce President de la Repibblica, que dese:nlefiab;a la Presidencia;
crime perpetrado por nl fIuerza armiiila que obedecid las 6rdenes
del Prefecto de Limni. El misio dia que se reuni6 el Congreso,
el Vice Presidente, que estah asilado A hordo de un huque de guer-
ra extrangero. puso en conocimiento del Senado el crimeni de que
habia sido victim, n1 solo su persona sino la misma soberania na-
cional y la Constitucion; sin embargo el Senado paso el oficio del
Vice Presidente 4 la COamara (le Diputa.dos. por career que ese asunto,
(como si fuera de ,in particular) no era d(I su ineunvencia. En la
otra Camara se recibi6 el aviso 6 queja con igual frialdad, lo pasaron
a una comisisn y alli qued6 rezagado por mucho tiempo como nego-
cio de ninguna importancia. Todo continue en santa paz como si na-
da do extraordinario aconteciern; encargaron del mando supremo al
President del Senado. Es cierto que el Vice Presidente La Fuente
recibi6 en su misma persona la leccion que pocos meses antes habia
dado, cuando depuso del mando supremo al que lo ejercia confor-
me a la ley. El Congreso que tiene la santa e inexorable mission de
castigar las infracciones de la Constitucion quien quiera que las co.
meta, tambien se encontraba c6mplice en el delito de 1829, y no
podia castigar lo mismo que meses antes habia no solo aprobado,
sino. aplaudido y aun premiado. Pero muchos de los Diputados del
partido que en el Congreso de 1829, santificaron esos crimenes no
existian en este Congreso; algunos habian recibido el premio de su
vileza 6 delito y ocupaban los Ministerios 1i otros empleos; y esos
fueron reemplazados en las Camaras por personas adictas a La Mar,
6 enemigos de Gamarra, de suerte que en los primeros meses de la
reunion del Congreso, la mayoria la forimaba el partido de Gamar-
ra, y nada dijcron; los de li minoria esperaban la oportunidad pa-
ra atacar y minar su auttoriiad y credito: pronto les lleg6 la vez.
Las relaciones political con Bolivia se encontraban en un peli-
groso estado: Gamarra mandaba el ej6rcito como General en Jefe
en el Snr, queria y deseaba la. guerra, pero carecia de autoridad;
en vano solicit6 por medio del Vice Presidente La Fuente faculta-
des extraordinarias y no pudiendo obtenerlas, dej6 el ej4rcito, y per-
sonalmente las solicit del Congreso, exajerando el peligro de una
guerra y las necesidades del Ej4rcito; nada obtuvo; se le contest








68 IIEVISTA PErtUANA
que negociara la paz, quo tambien li. queria Polivia. Esta negative
digna de un Congreso, no fui por dcsgracia dictada por cl verda-
dero patriotism, sino obra do aquiel partido quo representaba
6dio y desconifi:niza At Gamnarra. La ropotida negative del Congro-
so desprestigi6 por comipleto al Presidento Gamnarra, alcnt6 A los
timidos y exit6 cl descontento do los pueblos quo no encontraban
motive para declarar la guerra a una nacion hernnana.
Los enemigos del Vice Presidente crcyeron peiijudicarlo favore-
ciendo y dando vida :A Riva Agiiero quo so enoontraba on Chile,
proscrito; so lo pormiti6 regrosar al Perfi so pretexto do quo que-
ria justificarse de sus delitos de lesa patria. Este active caudillo de
un partido que, por su bnja ralea, no encontr6 favor on ningun go-
bierno, aprovoch6 diestramento do las ventnjas do la situation; y
cuando regres6 al Peru, sirvi6 de temor e inquietud constant a los
mismos quo lo llamaron; porque ya no figuraba entdnccs cl hom-
bre contra quien debia batallar, y so convirtid en un elemento mas
de discordia.
La minoria so aprovechl doe stos moments para que la Comi-
sion encargada do dictaminar sobro cl ataque A1 mnano arimadla con-
tra la vida del Vice Prosidento y.su dostitucion del mando supro-
mo, emitiera su dictaimen; fundlia en Icy pidi( que so someticra a:
juicio al Prefecto, nutor do eso crimen, y quo so llainra de su des-
tierro al Vice Prcsidento quo mondig:ba cl pan extraingoro. La ma-
yoria tembl6 y c:illd Iist:a hoy dlja.ndo impuno cl dclito 4 ni como
podia condonar:lo cuando Gamnarra habia cometido otro ideutico con
el President La Mar.
Para aumentar los clementos do discordia y prccipitar la caida
de Gamarra, consigui6 cse partido quo ya dolninaba on el Congro-
so, la ley que reponia eon sis destinos A los expatriados desdo cl
alNo de 1828 sin pr6via sentcnci',. Sin embargo nada so dijo contra
los que quebranltaido la lcy, comctioron cl delito do expa:triacion
arbitrariamente; porqe. esto descubria el fil quo so propusicronI
los autores di tal ley, jasta y bonefica on su apariencia y cfoctos,
pero en el fondo levab: cl \vcneno, desdo que regrosarian los dos-
terrados a aumentar el ntinero do los enomigos del gobiorno.
Convenia inucho que cl Congrcso sc rcunicra do todos modos cl
afio do 1832 segun lo disponia la Constitucion; y toiienlo que cl
Ejecutivo lo impidicso indircctamcnto comio n 18301, cubriondo las








iVIfTsrA PrnUAN.\, 9
aparioncias pcrf ctnmente, so dictaron dos loyes, una dcclaraando
el bicnio legal p;ra la renovation do Diputados, y otra detallando
el modo y tiompo en que debian presentarseo n Lima los Diputa-
dos y Senadores, y demas precauciones 6 fin do asegurar la reunion
del Congroso.
E. 161 dias do existencia do este Congreso (do 19 de Abril a
20 de Setiembre), no dict6 ninguna l y pIra mejorar el estado de-
plorable do la-hacienda public:, nan cuando el inteligente Ministro
do Hacienda, en una do las inms brillantes Mcemorias quo se han pu-
blicado hasta hoy sobre cste impoirtanto raino do la administration
pfbl'c manifesto chlramennte los males do que ndjlecia y proponia
romedios. La pcrisa so ocupd con ardor con discutir sobro dicha
Memoria y la polemica que so sostuvo dab;i luz bastante sobre la
matoria: dej6 correr cl tiompo y quod6 la hacienda on pcor estado
quo cuando so install cl Congreso. El Ejccutivo sc cncontr6 pues
con un elermento unns to dcscridito, ruini y descontento de cuatn-
tos depending del erario pflblico.
Los herederos del Goncral L:L Mar cumpliendo con la filtima vo-
luntad de 6ste, devolvieron al Congroso la espada quo lo obsequi6
el mismo Congroso, y so resolvi6 quc en todos los libros do las Mu-
nicipalidales, so inscribioso cl nonibre del ilustro La Mar; y por
indication de algunos Diputados se agreg6 los siguientos dictados:
dcefensor de la Independencia y del honor de la patria; fiel observant
de la Conslitucion y de las lees (Juhio 13). Esta sola rosolucion jus-
ta en si, fue un bofeton dado por los representantes do los pueblos
del Peri al hombre quo destcrr6 al que lo calificaba do afiel obser-
vador do la Constitucion y de las loycs). Gamarra debi6 indig-
narse por somejanto resolution y cnconder en sn corazon 6dio pro-
fundl contra los quo tan crucl como sol:padamento lo castigaban.
Ese u1io lo manifjst6en hechos, poco dospuos, porsiguiendo y des-
torrando A los principles antores de osa adicion.
Las infracciones de Constitucion de que so cncarg6 cl Consejo de
Estudo en un nmons:jo al Coigreso, quelaron sin lictnmen do la
Comision cncargada do examinairlas, hasta cl 1 de Soticmbre dias
Antes do quo terminnran l:s sesiones; ipro ya existia ese motivo
mas do dMscordia y do reciprocos rccclos, quo so .aprovccharian mas
tarde.


MAfl~Axo FELIPE PAZ SOLDAN.












LA GRAMATICA

1)I LA

LENGUA DE LOS CHIMUS, LLAMADA YUNGA 0 MOCHICA

VOR FERNANID, IDE LA CAltERAt (1644).


( ContiinuAcion.)


-iucopwcoii, nueopcecoz, nucodoii., nucod, hacer que uno haga una
cosa,
Nucopcecoz, Jurar-Chanyeced, aveis hecho que otro jure.
Xie, Neiz), iieiaz, Hie ficedoii, fie i'eed, jugar.
UrruiL' copcecoin, urruiii coptecoz. ,riiyehi?,. urruiiicod, faltar
uno, el siguiente significa hacer faltar a otro.
Urruin copcecoin, urruim copcecoz, urruinodoi urruiicod, Que sig-
nifica hacer faltar A otro con solo mudar la U en 0.
Macy copacoifi, macy copacoz, .macy codoiA. macycod, Ajustar
cuentas de deudas, cumplir 6 hacer lo que otro manda.
Macy copcecoz efessap, Soleis cumplir 6 haceis lo que vuestro
padre os manda. Y es compuesto de iMacf cowi, macq coz. que sig-
nifica lo mismo.
Michic hepce coii, mlchic hel(ewcoz. miichicwdoin, michiewd. Respon-
der mal 6 bien.
Epcez mickcec-moili, Por qu6 me responded eon enojo y rabia.
Eplez michi(eemnoi i nta. Po'r qlue no me responses cuando tc
llamo.
Xllip cold, :llipcoz, xLlipcodoiii, .dli cod. Llaumar A alguien.
C'wtzh cep'wcoiI, creetl re7 cecoz. 'ca'f/ cdoii', ,net t 'h d, Embii'r,
dar, hechar.
COcfthcan x:/tc. Enviadle pescado.
('







REVISTA PEBUANA. 71
Czechccepceoifi Suelo echarle maldiciones y es compuesto de
COtzh queii, ccetzh caz.
Tuna pcecoin tuna, pcecoz, tunodoiA, turned, Matar 6 aporrear.
Tuna pcecoz ef; Soleis aporrear a vuestro padre.
Tuna pcecoz Iceintop chan cced, Soleis matar A vuestro prdjimo, y
es compuesto de Tonein, tonuz.
Metzh cwpcecoii, metzh ccepcecoz, netzh ccepedoini, metzh ced, So-
ler amenazar. y es compuesto de Metzhceq4eii7, metzhecaz. por
amenazar.
Cu la pce coii, cu t p 'cecoz, colodoiii, cu Ired, Soler refiir con otro, y
es compuesto de Ccleifi, colaz, por reniir.
Llica pcecoiri, iica Jcecoz, l;icedoim, Ilicted, Soler desear 6 querer.
y es compuesto de I"n;';, licaz, que significa desear 6 querer.
IManeii', munaz, mand oil mad. Comer 1 beber, y esplicase con-
forme al acusativo. supino, (6 infinitivo,

FRACIS.

Turre coiiA tuzha mad. Vengo A seducirte.
Man eil curzhio, Bebiendo estoy chicha.
Mana doiio ccenequ. Comido he care.
Az manado ti'tree mecher''Lec, Habeis seducido alguna muger.
Qiceng queifi r.ing caz. ri(ewn cedoin, cilen! '((d. Seducir 6 violar
Ian eiunc, Desear alguna cos;a y tambien desear mugeres. y
tambien desear una. muger ;i algun hombre.
7Chia, chiz, ehidoin, chi. Es verbo sustantivo, como sum, es ftii.
Chinrrmemo/ec. Soy yo loco.
('hi doi,)pinchic(cw'. Estaba yo sin juicio.
Aliei,/, a.', unado/i. ail.'il. lHacer.
Aian. .ilonquic. HIaz de comer.
MlorroclkepCe coi, Imor'roeipteLo, torro ccedoii, ito,'roc(el, Este
es verbo pasivo y significa ser comido y ser mordido.

FRACIS.

Mlorro. ke/~L coz l'ur'c. Soleis ser seducida.
(itwyenycLem kweeoi,;, cien./ccelwi epwc coz, ri(ear ecemcedoiii, itenly
ccrmnwd, soler ser seducida y es compuesto de Cia'nc quei.. 'iwanq
raz, cic nqccedo/li. ,'irengcced. que es seducir.








72 REVISTA PERUANA.
Llepco pcecoiA, l/epcopcecoz. l1epcodoi Ilepeod. Soler amansar ce-
bar y alcahuetear.
Pceia pcecoiii, pceiapcecoz, pieicedoii, pceiced. soler dar una cosLa a
otro, y es compuesto de Poieil, poiaz.
Tocce-eii, tocceraz, tocorcedoiii, te(Lrptd, ser oradado, y es pasivo.
cuyo activo es Toquela, toccez.
LlopaptecoiF, llopapcecoz, l!op)cedoiJ, llop:ed, soler hurtar, y es
compuesto de LlopceiiY llopaz.
Llop xllocnu, cosa que se desea hurtir.
Xemncecelil, xenmecaz. xemeccedaiu .remncc(le, guitar nmm cosa A otro.
Engei?., engaz, engredloiit. engwa, dlecir 6 quercr.
.Entai en e etarie, no quiero.
Ocepein, e(epuz, cr /lp dl;',, ccepced, pagar.
(Icellcec, Icepcecoti, mcellec. elwpecoz.. n, .celklectedoii. mcellecwd.
soler hablar, y es compuesto de .Mielheceiii, Imellhecaz
C6opcoiih, chopcoz, chiopcodaii, ch(opod, taclar, poner faltas a otro-
Fai copcoi, ai copwecoz, faiJncopo codoi?, fJintcod, solcr levanter
testimonios, yes compuesto de Faincil?, fai6 az, por mentir.
Tcexllaprecoit?, rexlopLecoz, ICrelredoi(o. erll/ ed, sacar alguna co-
sa tl alguno

FRACIS.

Tcexllapcecoz, chang ccedessap, haber descubierto algun secret
del pr6jimo.
Xamci', xaaz, xamatcaiha, xamced, conocer 6 quitar.
Acapcecoii, acapcecoz, aecedoih, acced, soler mirar y es compuesto
de: aceiiz, acaz.
FRACIS.

Aca pcecoz iam, Soleis desear.
Llecrrcem ccepcecoir llcerrcem ccep ecoz, llerrcenm c.-edoli, llarrcem cced,
soler tener envidia, y es compuesto de: Llcerre necefi, lLerrce mcecaz.
Lce o, epCoi cecoz, Icedozi?, Icecced, soler hacer.
Lcepcecoil7. Comulgar, Yo suclo comulgar.
Ccepa pcecoill, c epa p1 coz, cepcedloi,, c ep:ed, solcr pagar, y es
compuesto de: Cuepeiil, cacpaz.
CqcemeepAlpcecoil, cqreiep Lepcecoz, cq emwe ,edoil, cyceme pxd, so-
ler emborracharse, y es compuesto de: QLepa iin, ecepaz.









REVISTA PEiUANA. 7t
Chcemepco pcecoii, cqcemepco pcecoz, eqcemepcodoig, ccimepcod, enr-
corrachar i otro, y es compuesto del ya dicho.
lMaapncecoil, maicapcecoz, maitadoiFimad, 1. nuaned, soler comer
6 beber, y es compuesto de: Maieii, matasz.
Fil cnemei,.fil' crnaz, filcamredomflleced, sentarse encimi de otro.

FRACIS.

Diosi maz fl ccem polenic, Dios est6 en vuestro corazon.
Piiceceii, piiccaaz, piicedoii, piieced, di r.
Diosi maz piiccem pe;no cihng chier, Dios te de su gracia.
TarroCl tarroz, tarroz chido, tarrchld, ser fuerte y valiente.
Mllcecceimai. mwe'.ma, mu''cwma'dNii'. eemwa'd, escarmenrtar y
enmendarse.
JManeiW, manaz, manadoin, mad, comer v beber.
Amoz nam momcero xllinic, no vuelvas :i caer en estos pecados.
Apein, apaz, upadoii, apwd, aprender AC rezar y leer.
Can Diosi Sacerdotesna, como Sacerdote dle Dios.

Advervios y conjunciones perteneclentes al confeslonario.


Ex llec-ixna,
A mexellxccen.
Amoss,
Aie Ccem,
Qiomcenfcen,
Ataz,
Ame,
Waen,
Vi quich,
Lecynazta,
Lequicih,
Nw,
MoiP? mceno,
Tot,
Can,
Turquich,
Aie.


Desde cuando.
Ahora tambien.
En ninguna manera.
De la misma manera.
Asi nismo.
Aunque.
Asi.
Tambien.
De enmedio.
Much mas.
De ti, de aquel, etc.
Dentro, enmedio.
Como yo.
Conmigo.
Que.
Por de tr6s.
Asi.









REVISTA PERU JANA.
Amexllec, Ahora.
Men, Como.
Nassop lecoof. Diez son.
Lecyo oopa/eto(!io, Los tres primeros.
Pcen. Para.
Niteioio, Los otros siete.
Izcec ech ech lequich, Sobre todas las cosas.
Xllom pcena pcen, Deveras 6 por cierto
Eck, Que cosa.
Echallo. Que mas, que otra cosa.
Tamcem. De valde, por no nada.
Xcectcec na, Jugando 6 de burlas.
I ainitcec na Con mentira.
Pull na, Como quiera.
Tu tcec, Por delante.
jEfxiass. Quantas veces.
Pir, Sin.
Entaf ezta, No es.
Pir chi erna, Sin juicio.
Campoller, Adrede 6 0 prop6sito.
(iexllec. Entonces.


Los modos de hablar siguientes, son irregulares y muy usados
y necesarios, que aunque cada cosa tiene su nombre de donde es-
tos se derivan, y los nombres dichos son declinables por todos los
casos, como no tiene esta lengua preposicion, que signifique en, co-
mo en latin in, fisuase de dichos modos para decir zn.


Lechccc.
,sulcec,
Lucqcec,
Mle dec.
Fa ncec.
Sspwe,
Mcechlec.
Luccec.
Xllangic,
Puric,
Con otros muchoe modos, que se


En la cabeza.
En la frente.
En los ojos.
En las orejas.
En las narizes.
En la boca.
En las manos.
En los pies
Al sol, 6 en el sol.
A la sombra, 6 en, etc.
sabnin con el uso.









REVISTA PERUANA,


Nombres de todos los miembros del cuerpo human.


Qac Caciio
alpoeng, falpcengeio.
Lecy, lecy eio,
Nitu, nitungo,
Cun tzhin, cun tzhiungo,
Ssol, ssoleio,
Locy, locieio,
Notcen, nolceneio,
Cqantic, cyantic cero,
TNonic, notnic cero.
Medeng, m2dengecia,
Napcess, napcesseill,
Fon, foneio,
Ssap, ssapeio,
JEcyang, cecqangeio,
Meclic, neliccer6.
Ed, edeio,
Cyjecy, cqecyeio,
Comncen, comceneio,
(engque, gengqueny6,
Treng treng, trengtrengw'qe .
Pitcer, pitceereio.

Alterr, aleter'eio.
Foc aclce, focaltweewero,
Piiu, pi mingo.
(Ocen. ocneio.
Ocnicrerlaios, ocnicterlai o.I eo,
Xernelewc, .remetlecero,.
JIotzha'n, molzhneio.
3lceeqa, mceiqio.
(Ottixlli. eultivllctero.
Mcecqana, m(ecieinaio.
Lecqicu, lect cungo,
L/em //, ?lem o/towio,


El cabello.
La cabeza.
La cabeza.
El seso.
El remolino.
La frente.
Los ojos
La ceja.
El pArpado.
La pestafia.
La oreja.
La sien.
Las narizes.
La boca.
Los dientes.
Las muelas.
La lengua.
El carrillo.
La barba.
El pescuezo.
El caiio de la respiracion.
El tragadero de la vianda
que da al buche.
La garganta.
El hombro.
La olla.
El brazo.
El sobaco.
El sobaco.
El codu.
Lba mnaio.
La sangradera.
El palmo de la mano,
El dedo minique.
Los dedos.








KEVIST'A PERUANA.


Quich cu, quich cungo,
MAi., micingo,
Mi9yi, .nulingo.
Midi, midingo.
Ssod, ssodeio,
Chi chu, chi chungo.
La flick, hlf ticero..
Ciz cu. ciz cunqo..
Polceng, poleio.
Chulu, chutungo.
Feneqn, fenengeio.
Facatwce, facatceccro.
lit pic, Hit pictero.
Ohneltu, ollnelc(ern.
Telf tefeio,
Potos, poloseio.
Pelcec, pelckero,
Cten, culneio.
Nitir, 7itireio,
Ne nong, ne nongeio,
Pilla lla, pilla llango.
Chu access, chu ccessio,
Tzlipa, tzhipanyo,
Tonig. toniccero.
Tonceng, toneio.
Nossoen, nossneio,
Cqepuc, cilepureio,
9.erqui, 9oerquingo.
Xllasco, xllafcongo.
Larro, larongo.
Loc, loceio,
Tess, tesseio,
Llapti loe, laptiloceio.
Lactu, lactungo,
_A'rquie, cerquiccero,
.Erqueng, cerquengeio,
9ialu, iialungo,
Ssxpcer, sscepcereio,


El dede minique.
La nariz.
Lat ui'i.
La ula.
El pecho.
Las tetas.
Las costillas.
La hijada.
La barriga.
El ombligo.
Las espallas.
Las ingles.
El espinaso.
La ravadilla.
El genital varonil.
Las turmins.
Las turmas.
Las parties mugeriles,
Nalgas.
A-no.
El muslo.
La choquequela.
La cadera.
Lz pierna.
La pierna.
La rodilla.
Las corbas.
La espinilla.
La pantorrilla.
El tovillo.
El pi6.
El talon.
La plant del pi6.
El pellejo.
La came hnmana.
La cmrne humana.
La tctilla 6 rcdafio.
El noer io.








KEVISTA PEKUANA
Cqcew ess, cCetces.seio,
Xllon her, xllon tcereio.
Popssi, popssingo.
Fiekilleo, fichilcongo.
Lamlam, lamlamcero,
Pochcee, pochccero,
Ptf putf. pf pftcero.
Cafgoc, cqlfcoaro,
Cqelfe, cqelfengo.
Pol, polodeio.
Loche caten, lochecatneio.
C(zxll, carlleio.
Car/l tIec, caxll t"icecero.
Foco, focongo,
Tzhuied, tzhutedeio.
UlTJta, ICcalmcero.
Ciztic, ctidica'ro.
Lanca. lanean /o,
Llamu, llamungoo
Llicemn, Iliccemcero.
Ltet, tieiito.
Name, wnnmpengo.
Cang equi, cang cqunn(,.
Xllumnt, xllamungrio.
T cA tficango,
Sser, sscrreiio,
Alaiiixc, alaiirecvero.
(otumngec, colhfumlC(e ro.
Xac, Haucaio,
ASKce, sseliio,
Uquic, uquicwt'o.
Cul, cullio,
Unimccec, unimc(ecero.
Ucpe, tcpeniqo,
Tot totdio, "
Locqe chigis, locechigiscio.
Clivmnpu, chcemlpung.
Porru, porrango,


El corazon.
El buche.
El buche 6 trip.
El chuichulle 6 tripillas
El higado.
El higado.
Los bofes.
Los riiiones.
La hiel 6 la c6lera.
El bazo.
El lagrimal.
La orina.
La vegiga.
El paladar.
La campanilla.
Los agallones.
El fltero.
Las pares.
El vello.
El lunar.
El escremento humano.
El semen human.
La quijada.
Las canas.
La calva.
La ventosidad humana.
El regueldo.
La toz.
La saliva.
El moco.
El resuello.
LR sangre.
El sudor.
La mollera.
La cara.
La nilia de los ojos.
La sombra.
El adormecimiento del pi6








REVISTA I'ERUANA.


Nombres de las cuatro parties del mundo nmy usadia de los Indios.


Xllang chic/, El Oriente.
Feey ech, El Poniente.
Loclich, El Sur.
Fo chill, El Norte.

REGLAS PARA SABER CONTAR DESDE UNO HASTA MI,.

Once on coero ................................ ... .
A tput apturo.................................. ....... 2
gopoet, coptmro.................................. 3
Nopoet noptmro ......... .............................. 4
Exllmretzh, exllmaetzhoero....................... 5
Tzhaxll tzhaxll tzhango....... ......................... 6
Nite, nitengo............... ....... .................. 7
Langsess, langessero........... ....................... 8
Tap, tap tero.............. ......................... 9
Napong, napongwero.................. ............. 10
Nassop, nassopgero............................. ... 10

Adviertas que para decir este nufmero 10 se diferencia entire
napong y nassop, porque nassop, es para contar la moneda como:
nassop xllaxl, diez reales pacssop, veinte; gocssop, treinta; nocssop,
cuarenta; exllmcetihssop, cincuenta; y para contar los dias.
Napong, es para contar hombres, caballos, cabras, caifas y todo
lo demAs que no fuere moneda ni frutas, como: napongJ iofaei, diez
hombres; napon cabra, diez cabras; pac pong col, veinte caballos;
Foo pon c2wn treinta cafias; noe pong mecherrcec, cuarenta mugeres;
exllmcetzh pong cuculi, cincuenta palomas.
Aunque ciaech dice piez, es contando desde uno hasta diez no se
dir paciacq ni, oacgicwy, etc., porque no estA en uso, sino na ssop,
1, napong pacssop, 1, pacpong etc.

Napong, 1. nassop, allo onuec....................... 11
Napong, 1, nassop, allo aput........................ 12
Napong, 1, nassop, allo copo ....................... 13








REVISTA IERUANA.
Napong, 1, nassop, allo nopoet ......................
Napong, 1, nassop, allo exllmetzh .................
Napong, 1. nassop, allo tzhaxll tzh ..............
Napong, 1, nassop, allo iite...... .............
Napong, 1, nassop, allo lange.ss...................
Napong. 1. nassop, allo tap............... ...........
Pacpong, pacssop..................... ........
(ocpong, 1. ocssop........... ............
Nocpong, 1, nocssop............... .................
Exllmaetzhpong, 1. exllmoetzhssop ..... .......
Tzhaxlltzhpong, 1, tzhaxlltzhassop ...............
Nitepong, 1, iitessop...............................
Langsess pong, 1, langoess ssop....................
Tap pong, 1, tap ssop...............................
Napalsec.........................................


79
11
12
1(5
I1
18
19

30
40
50
60
70
80
90
100


Por manera, que para decir veinte y uno, se dira pacpong, allo,
oncec,l, pac ssop, allo once, conforme fuere lo que se contare, y con
solo posponer el adverbio 6 conjunction, nll8 al nfimero mayor se
dirA lo que se pretend. como:

Tzhaxll tzha ssopat nopet ..................... 64
Tap pongallo tap.............................. .... 99
y asi por todos los diezes.


Napahcc.............................................
N apalvec, allo on.ec ........................... ......
Pac palec, allo aput.............. ...............
Pac palhac. allo ropaet............................
('oc pakec, all o no pet.............................
('oc pakec. allo exhmaetzh .........................
Noc palace, illo tzhaxlltzha......................
Noc pakec, allo Aite..................................
Exll mtetzh. paheo allo lang -ess...... .........
Exll moetzh. palee allo tap.......................
Tzhaxll, tzha, palec allo nassop..................
NRite palec, allo napong, allo o nc...............
Lang, oess palac, allo na ssop, allo aput.........


100
101
202
203
304
305
406
407
508
509
610
711
812


I^.\
I' f









80 KEVISTA PERUANA.
Tap paloec. allo napong, all opxt ................ 913
N a cnn6 ............ ................................ 1000

Por manera. que aitadiendo la particular allo, para juntar el ma-
yor numero con el menor, tantas veces como se quieren juntar, se
dir4 asi. porque es conjunimon copulativa.

Na cono, alla napoec, allo onmec............... 1101
Pac cuno, allo napalhe. allo aput............... 2102

Con qne parecen estar claras estas reglas.


Na(
Pac
Qoc
Noc


uno.
dos.
tres.
cuatro.


No porque por si hablen, sino que es forzoso se anteponga al
ninmero, asi al mayor como al menor, como:


Na col mang,
Pac iioscen, it,
Coc pon,cqelc.,
Noc ssop, xllaxll.


Un caballo de maiz.
Dos estados de agun.
Treinta govilanes.
Quarenta resales 6 patacones.


Para contar frntas, mazorcas / otras co.as e dice,


Naco quixll,
Puc cqo, quill,
Qoc ceqo, quill,
Exil mqizth ego quiril,
Ea ll m /tzhiclo, quinrl.


Qce son diez.
Veinte.
Treinta.
Cuarenta.
Cincuenta.


Ypara d2cir ciento en est modo de eontar f'rWas eOe.' dicen:


Pac ciacenq.

No( cli-eng,
SI mIzh ci icexng
E, 11 mcetzh chaceng


Na access.
I'a cCase,


Decientas.
Trescientas.
Cuatrocientas.
Quinientas.

Diez dias.
Veinte dias.








REVISTA PERUANA.

(VOC cessM ,
EAoc CWSe,
EOC C tkSS,
nveE 71rm c(ess,


Treinta dias.
Cuarenta dias.
Cincuenta dias.


Otro modo de contar tienen las mugeres en lo que hurden para
tejer contando los hilos para dar el hancho A la pieza, pero esto
no import saberlo, fuera de que es confuso, y sabralo el que qui-
siere con el uso.

IIORAS DEL DIA Y DE LA NOCIE.


Neiznu,
Veiznana,
Narrcem,
Leecec xllang,
Nerr xllang,
Culxllang,
VNerrcerr,
Neiz,
Pamana,

NXt eia:r/1,
0U11 meal,
'hite c el,
Ma ilucy,
Nam htry,
Mulluc.q


Naluc,
Pac luc,
( c lut,<
KVoc luc,


De maiana.
Muy de mafianita.
Como a las ocho.
A medio dia.
Como a las dos de la tarde.
A puestas del sol.
Como A la oracion.
Ya de noche.
Desde medio dia hasta despues
de la oracion.
A media noche.
A media noche.
En menudeando los gallons.
De madrugadita.
Como entire dos luces.
Lo mismo.
Lo mismo.

Un par.
Dos pares.
Tres pares.
Cuatro pares.


La cual se entiende para pedir un par de plates
mida, un par de pepinos, y de cosas de fruta.


a felep,
Pac felre/),


6 mates de co-


Un par.
Dos pares.








83 BrVISTA rEfUANA.
c 'cf'ap, Trps prres.
Noc ce'e Cuatro p res.

L3 cual so catiacle para palir ua par do potjs, un par do arcs.





AMONESTACIONES EN LA LENGUA.


Mucang loc casar loco n.em Pedro of quem Francisco ef quemner
eiz, aiecena Luc;a chafichser eiz, alcoer capoeco ifofoen, Maria mi-
iemp cotor, Gabriel yecan mr eiz, segundueng seco mecherrmec gic.
maz capchicacan, angpa chang coel gia: medl, comadres, tamias
chica mafia poed, tuoig nuqucmnenta casar, monaxiass clicap mo-
nestar.

Para la scjunda amonestacion se dird en lo dinimo.

Mo paxiasseli coep monestar.

Y para la tcreera se dird:

Mo 9oc xiass cli ctep monestar.

Preguntas para haver de caesar al hombre.

P. Pedro of quem loceez casar lke niem santa madre Iglesiang
ssap maen, Maria miinaeltet? R.
Locaez ;ng 'iangpwn china'n? R.
Lliceez tzhxng ssoupang pn? IIR.

A la mzzqer.

P. Maria Miilxp lo caz ensar lhrc nxm santa madro Iglcsiang
ssap man, Pcdru csquomfiot?
R. Locxz cinm ssonang p:n chi nxni?
R. Llic.ez tz heng fiang p.ans?










REVISTA PEPUANA,


AL ENTREGAR LAS ARAS Y EL ANILLO.

Main ssonmeng muicoiin piictzha mo anillo, aic q:n mo arras ma-
trimonio maech casar laeer xam nawe
R. Aieqe eii nop qio moili.

DESPUES DE IIABERLOS VELADO SE LES DIRA ESTANDO EN EL ALTAR
EL RAZONAMIENTO SIGUIENTE:

Ma'iTi cizxllo maerna irrirro Iglesiang sacraments scmo tzhaeich
c'tar laeer: ct[ue zan ac, mosso mneng, amon ton, amoz nuco piss
amoz gi, timo mecherrac, locqmemn cqecnan nc mosso nmng, canaz
pi icaem Dios 9iec en, ap tuss.-an, luc ma(d pen Sen, aie en
tzhang me (henrra, 9io man (l:ac nan ac aing, amosstimno fofan
qio, amoq locchi riaeng mr aiunar Ime Iecna ,icmaz macqco chichem
onana, pein~ na Diosi ssap, momizi capac onana 0io man qen eztacn
chichaem Im, massec cuqiang nic, Amen.


( Cntincrd.)












BIOGRAFIAS.






NECROLOGIA DEL RESTAURADOR DEL PERU GRAN MARISCAL
D. AGUSTIN GAMARRA. *


Illum tota premit moles, illum omnia tela.

Parque novum Fortuna videt concurrere,-bellum
Atque virum.................................................
.........Ipse quidem, quamquilm medio in patio in.
tegrw awtatis ereptus quantum ad gloriam, longis-
simum te vum peregit.


El aparato finebre del dia de hoy, el aire melanc6lico de todos los sem-
blantes, y el luto universal de la Patria, publican del modo mas elocuente
que ha dejado de existir el hombre important, el magistrado ilustre, el
valiente guerrero que tantos dias de prosperidad y de gloria supo dar al
Perlu; que con su misma muerte ha legado honor y gloria 6, la Patria, que
ha enseiiado c6mo debe morir un verdadero soldado, y que cumpli6 A los
peruanos la palabra que les diera de volver traydndoles gloria y seguridad,
6 rendir la vida en el campo de batalla. Muri6 el General Gamarra, el
primero en America que como Presidente de una Nacion muria peleando,
y muri6 el primero en la infausta jornada de Ingavi.
El General Gamarra entr6 ya en los dominios de la historic: ia historic
y la posteridad le harAn justicia. Los hechos cl-sicos de su vida piblica,
asi como su muerte, son ya independientes de la cividia, los celos y el
ddio, y de todas las malas pasiones que se agitan para deslustrar las repu-
taciones mas distinguidas y los mas preclaros nombres. Desde los varones
c6lebres de la mas remote antigiiedad hasta el General Gamarra, todos
han tenido enemigos que los ataquen y calumnien, que interpreten y vitu-
peren sus acciones, porque las generaciones que pasaron tuvieron el mis-


La noticia del desastre sufrido en Ingavi lleg6 6 Lima ei 2 de Diciembre de 1841; po-
cos dias despues que se confirm la noticia de la muerte de Gamarra se mand6 hacer las
honras el dia 3 de Enero de 1842, coin este motive se punic6 en \El Comercio, esta Ne-
crologia.









REVISTA PERUANA. 85
mo modo de ver y de sentir, los mismos caprichos y errors, las mismas
afecciones de partido, las mismas preocupaciones, los mismos interests mo-
mentaneos y de circunstancias que las generaciones que existen: y lo mis-
mo suceder` en los siglos venideros, mientras la naturaleza humana no
varie esencialmente; mientras los errors y las pasiones no cedan el lugar
& la razon, 4 la filosofiia y A la justicia. Solo en tal estado se abstendrian
nuestros semejantes de juzgar definitivamente, de alabar 6 condenar antes
de tiempo las acciones que no examinaron bien y 6 los hombres a quienes
no quisieron estudiar ni comprender.
Pero ahora todo ha cambiado respect del General Gamarra: el ha
muerto, y la eternidad coloc'ndose entire su vida y las pasiones e inte-
reses de los vivos, levanta su dedo de hielo para imponer silencio A la par-
cialidad y al encono. Ni sus amigos, ni sus enemigos ni sus dmulos pue-
den componer el recto e incorruptible tribunal que debe juzgarlo: A los
hombres imparciales, y solo A ellos, entire sus contemporAneos, os A quienes
compete recojer los datos, depurar los hechos, bosquejar field y candorosa-
mente su vida: la posteridad pronunciara el fall.
El General Gamarra naci6 el dia 27 de Agosto de 1785 en la capital
del Cuzco, de familiar decent y honrada: recibi6 una education cuidadosa,
e hizo su carrera de studios en el Colegio de San Buenaventura, de don-
de sali6 el ano de 809 a servir en el ejdrcit) en clase de cadete. Gamar-
ra traducia el latin con perfeccion y era entusiasta por Virgilio y Hora-
cio: siempre llevaba en el bolsillo de su pellon un ejemplar de sus dos
predilectos autores. Volvi6 dela Paz en 1810; y sin perjuicio de sus aten-
ciones y obligaciones mlitares, siguii frecuentando el Colegio, y cursando
el derecho en las horas que se lo permitia el servicio. Notorio es el aprecio
con que lo distinguieron los ,jefes espaioles por sus honrosos procedimien-
tos, por su decoro y circunspeccion, por sus buenos modales, por las felices
disposiciones y ventajosos conocimientos que desplegaba en la carrera de.
las armas, y por su intrepidez en los combates. Los espaiioles, que ldjos de
prodigar los empleos los mezquinaban cuanto era dable .4 los americanos,
era precise que se sintiesen cautivados por un merito singular para que
consintiesen en elevar a, un official americano. Queda dicho que el General
Gamarra no debi6 sus ascensos al favor ni 6 la intriga,'sino 4 esas calidades
sobresalientes que en repetidas funciones de arms le hicieron recorrer la
escala desde cadete hasta coronel del primer regimients del Cuzco: este
cuerpo fu6 siempre vencedor hasta la batalla de Ayacucho.
Incorporado en el Ejrcito Unido Libertador el ailo de 1820, apareee
el General Gamarra trabajando activamente por la independencia y liber-
tad de su patria, trazando a otros peruanos la senda por donde debian
marchar, reforzando las filas libertadoras y prestando servicios cuya opor-
tunidad 4 importancia supo apreciar muy bien el General San Martin, y
que los peruanos no pueden recorder sin cmncion.









83 REVISTA PERUANA.
Desde ert6nces el General Gamarra tuvo unu gran part en los traba-
jos de todas las campafias, sin que ningun gdnero de contrasts fucra capaz
do arrcdrarlo: feliz 6 desgraciada la patria, sieinpre la sirvi6 ficl y cons-
tantemente, y siempre confide en la justicia y ;antidad de la causa quc
defendi6. Venci6 al fin la Patria eii Ayacucho. Cn esa inmortal jornada,
que fij6 los destinos de la Amdrica del Sur, rccogi6 Gamarra hermosos
laureles en compafiia de Sucre y de La Mar como Jefo del Estado Mayor
General.
En cl ailo de 1828 llev6 un ejdrcito a Bolivia, cuyos hijos geoiian bajo
cl yugo extranjero: didles libertad, y dej6 inme'liatamente cl territorio cn
ranos de ellos mismos, para que se diesen leyes propias y un gobicrno
national y conform con los principios americanos. Ei nada intervino,
nada tom6, nada sacO de Bolivia, sino las bendiciones de los pueblos y las
alabanzas do sus gobernantes que le tributaron las mas fervientes gracias
por tan noble servicio, y lo llamaron angel y salvador.
El Congrcso de 1829 eligi6 por unanimidad do sufiragios al General Ga-
maira para Presidente de la Repiblica. En la magistratura supremai jus-
tific6 la idea que de sus talents administrativos habia d(.lo autes en la
Prefectura del departamento del Cuzco. Gobernd bien; y aunque tuvo quo
supcrar graves dificultades y riesgos que amenazaron mas do una vez muy
s6riamento el 6rden pfiblico, sus medidas fueron siempre muy sagIees y
prudentos: enemigo del derramamiento de sangre procure economizarla.
No labri quien no recuerde que juzgados en consejo d, giuorra doi ca-
pitanes como acusados de haber querido dar la muerte al Presidente do la
Rep6blica el aiao do 832, con la circunstancia agravanto do hallarso uno
de ellos do guardian en Palacio y condenados 6 ser pasados por la armas,
cl President les conmut6 la pena en destierro temporal, alcgand) quo
por el mismo hecho de haber atentado ellos contra su persona, debia y
queria tratarlos con clemencia. Pens6 y quiso hacker muclos bienes al
rais; pero no pudo satisfacer los desco3 do su corazou, pnrqu a dpoca fua
turbulent y borrascosa. Sin embargo algunas de sus obras viven aui. on-
tre ellas cl suntuozo y soberbio muelle del Callao; y algunas< do sui provi-
dencias siren filtimamento todavia, y honransu inmmoria. Mlandt cuaitro
naios hast 20 d, Diciombre do 1833, y fu el inica Prcsidueto que on el
Perl Ilclgi al trmnino del period constitucional.
En 1835 fil invadido el pais por el extranjero: cl Gencril G:imnrra so
puso d la cabeza do algunas tropas; y nunque la calidladl do dsta:, su an-
mere y discilina no podian lisongearlo con la o~pcranza del triaiifo, su
Jpatriotismo aidiente le sugiri6 la idea de salir al enciuentro del cnemnigo,
sobreponidi.dose 4 todos los events y tcdos los riesgns, d interp<, nor
sai gre pcrunna entire el Peri y cl invasor, raran oncituale aicl dlio il re-
vccib'e de los rueblos y haccr imrposible la conquiita, 0 prelpn:ir ldsdo
cutinccs la rcviidikacion de los dcrcthos patrios y el castigo dl usurpadur.









REVISTA PERUANA 87
Cuq cllcn'os f icron cxactos y acertados: hizo A la patria un eminento Ecr-
vicio sacrificaudo una part die su gloria military en Yanacocla.
Los sucesos ie la revolution lo arrojaron pocos dias despues tierra
cxtr'aijeri, on dlond su g6 iio active Ic sugiri6 inultiplicados me.lioa para
co:miovor cl sulio dol injusto dominador del Perfi, quc cngreido con casua-
los triunfoa que lo proporcionara la discordia civil, quc 61 mismo promovic,
ra y de que so aprovechara astutamente, crey6 asegurado para siempre su
imperio. Vagando el General Gamarra de region en region, y haciendo to-
do gdnero do esfuerzos y de sacrificios, vino al fin con el Ejdrcito Res-
taurador, cuya gloriosa campaiia termin6 en los campos de Yun)gay con la
batalla do Ancach, una do Ias mas celebres quo ha presenciado la America,
y una do las mas importantes por sus resultados. La part que tuvo el
General Gamarra on esa Lbtalla, como en tod ea scamparia, tan fecunda
on succeos brillantes y esplndidos, los servicios que prest6 A su patria y
al Ejdrcito Unido, la importancia decisive de sus conocimientos y combi-
naciones, la oportunidad de sus medidas, su serenidad 6 intrepidez en el
combat al frcnte do los bravos que mandaba, son eosas que acaban de pa-
sar At la vista de todos para que sea necesario encarecerlas: todos sabon
con cuanta justicia moroci6 el General Gamarra el titulo de voncedor en
Yungny y cl nombre de Restaurador.
Destruido y ahuyentado el onemigo de la patria, y disipada la Confe-
deracion con todo su ominoso sdquito, el General Gamara se contrajo con
el mayor ahinco Ai reorganizar el pais, cuya situation era por extreme com-
plicada y poligrosa. Reuni6 cl Congreso general, que di6 al pais la Cons-
titucion quo nos rige, y que lo nombr6 Presidente provisional: despues lo
oligioren los pueblos por una gran mayoria do sufragios, y proclamado Prc-
sidelite constitutional por esa misma Asamblea, qued6 el Perd bajo un
regimen completamente legal. Asi corri6 el ailo de 1840, aiio de 6rden,
de perfect paz y de adelantamiento y progress en todos los ramos de la
adininistracion; anio on quo la hacienda pdblica sali6 como por encanto de
la postracion y nulidad en que la habian dejado la guerra y otras causes
aniteriores. Restablecisoe cl crddito, cos6 el Agio devorador, so desempe-
li.ron casi en su totalidad las rentas fiscales, so cubrieron crecidas deudas,
y se pagd cl sueldo integro A los empleados de la nation. La perspective
del aimo siguiento era en verdad lisonjera: ver consolidado el 6rden, ase-
gurada la paz, rcstablecido la confianza, afirmado el crddito, vivificado el
comercio, reanimada la industrial, puesto en actividad cl espiritu de em-
presa, y cl crario con sobrante considerable para satisfacer la deuda cx-
tranjcra y dar la necesaria expansion a los resorts comprimidos do la
mliquina social; tales cran las esperanzas muy fundadas de todos los ha-
bitantes dcl Peru; tales los resultados quo ya so experimentaban en gran


* S3 reflero A la do 15O.









5i REVISTA 1'EH.UANA.
parte; tales y tan abundantes los frutos que se iban A recojer 4 manos lle-
nas el ailo de 1842, hajo un gobierno provido, ilustrado y eminentemente
national.
Pero la enemiga suertc, quizas un anatcma terrible cqu pesa sobre este
pais tan infortunado como hlermoso, atrajcron sobre el Perl, en lugar de
la dicha, que ya asomaba su apacible y risueia fiz, un conjunto de males
de la mas funesta trascendencia, que han hundido 4 la patria en el abismo
en que hoy so hall ...... Apartar quisi6ramos la vista de los sucesos de
Enero...... su memorial atormenta y horroriza 4 todo corazon peruano, del
mismo modo que sus espantosas consecuencias..............................
Los motines militares de Bolivia posteriores a la irrupcion alevosa de
Santa Cruz en una ldo nucstras provincias del norte, obligaron al Pernt
tomar las armas: declarada la guerra organize el ej6rcito y march con
61 al Desaguadero. Al abrirse la campaiia, hubo un episodio calculado
por algunos jefes bolivianos para alucinar y distraer al Presidente y al
ej6rcito, y con la especial mira de alejarlos para anudar de nuevo el hilo
de la revolution y dar complement al vasto plan de restablecer la domi..
nacion de Santa Cruz, sojuzgar al Peri, y resueitar el odiado regimen
confederal, destruyendo la obra ben6fica de la restauracion. El General
Gamarra sorprendi6 tan insidiosas intenciones; y no habiendo podido ob-
tener las debidas seguridades para su patria, sin embargo de multiplica-
das tentativas y esfuerzos prudentes y conciliatorios, penetr6 en el territo-
rio boliviano, resuelto & dar una batalla que quitase A los enemigos los
medios de dafiar alevemente al Per6, y asegurase el porvenir de esta na-
cion, disipando el bando armado y las esperanzas de Santa Cruz y de los
suyos, que pudieran en lo sucesivo encender una guerra continental.
Despues de varias acciones en que las tropas del Peru vencieron facil-
mente a las bolivianas, lleg6 el moment de una batalla general el dia 18
de Noviembre. Situdronse los ejircitos: y tomadas por el General Gamar-
ra con superior arte todas las medidas necesarias para reporter una se-
gura y complete victoria, plugo 4 la fatal estrella del Perl 6 mas bien
dispuso el cielo en su c6lera, que ese bravo 6 impert6rrito veteran, me-
nospreciando su existencia, se lanzara con temerario arrqjo en medio de
los mas inminentes peligros, y hallara la muerte en las primeras filas, en
donde presentara el pecho como un blanco d los violentos fuegos del ene-
migo, Muertos uno tras otro dos caballos, y herido el tercero, parece que
los golpes y contusiones que sufri6 en ,las reiteradas caidas renovaran su
coraje y le hicieran olvidar del todo la obligation de conservar la vida para
su patria, y no prodigarla como el hombre menos important, como el il-
timo soldado del ej6rcito. Parece que las huestes enemigas, y que todas sus
armas se convirtiesen contra, l solo, y que la.fortuna se conmplaciera en
presenciar el nuevo y sublime espectdculo de un comnbate entire un solo hom-
bre y la guerra. Por fin, una y otra bala atravesaron el pecho y el cr6neo









REVISTA PERITANA. 6q
del hAbil y esforzado Capitan, del esclarecido Magistrado, del Grande IIom-
bre del rert. Asi el plomo de los barbaros y envidiosos enemigos acert6
i destruir A un tiempo los lds centros de una vida tan preciosa, destrozan-
do sacrilegamente una cabeza que solo pensaba en la patria, y un corazon
que solo latia por ella. Asi el General Gamarra en su muerte se distingui6
como se habia distinguidlo en sr vida, sacrificando iA la patria hasta el filti-
mo de sus pensamientos y de sus suspiros, inmoldndose per ella.
(( Cayd el Presidente. fiud la horrible voz que al instant se esparcid en
las filas. ((El Generalisimo ha nmuerto,, t'u6 la inesperada nueva que se
propag6 en todo el eqjrcito, tan veloz y aterradora como el trueno. En el
moment mismo so held la sangre del jefe y del soldado: cesd el combat
cuando la victoria acariciaba ya nuestras legiones, y fud abandonado el
campo al enemugo par un ejdrcito que dejando caer las armas de la mano,
huyo espantado del sitio de maldicion done yaciera yerto su caudillo.
Sin este acontecimiento para siempre deplorable, fuera inconcebible y
aun impossible la pdrdida de ese ejdrcito. Los bolivianos mismos dudaban
de lo que estaba pasando A sus ojos, y aun Ilegaron A sospechar que la
dispersion de los peruanos era un movimiento estrat6gico calculado para
sorprenderlos: puede decirse que los primeros no tienen de qud gloriarse,
pues que no deben sus ventajas al n6mero, ni al valor, ni al arte, sino A
una casualidad tan rara comno feliz: puede decirse que no hubo triunfo ni
derrota, pues que ellos no vencieron. ni los peruanos fueron vencidos. Em-
pez6 el combat, es verdad; y cuando pocos minutes restaban para que es-
tos alcanzasen un triunfo espldndido, la muerte del General Gamarra hizo
suspender la Incha de improvise y caused una total y funesta dispersion:
semejante desenlace fud ciertamente tan absurdo como tr:gico.
Si hubidramos de escribir la vida public del General Gamarra, su his-
toria military y civil, presentariamos todos los lhechos clisicos que dan tes-
timonio de sus profundos conocimientos en el arte de la guerra, de su ele-
vado talent y de sus eminentes calidades como hombre de estado y como
gobernante: mas no debemos propasar los limits que nos propusimos al
empezar esta suscinta y rdpida relacion.
Los que tuvieron la fortune de tratar con inmediacion A este hombre
hist6rico, los que estudiaron su caractcr y su gdnio, hallaron en el Gene-
ral Gamarra un peruano amante tie su patria hasta el delirio, un verdade-
ro americano, un amigo leal, un hombre generous y noble con sus enemi-
gos; un magistrado cupa natural bondad y mansedumbre confundierou no
pocos con la debilidad y falta de valor civico; un magistrado prudent, sa-
gaz y previsor, calculador y laborioso; exacto en sus juicios y combina-
ciones. El General Gamarra no se limitaba al dia present: pensaba de
continue en el porvenir, y todas sus ideas se encaminaban a la prosperidad,
engrandecimiento y gloria de la patria: quiso y fud capaz de hacerla tan
feliz como era possible al travez de las tempestades revolucionarias.









UI) REVISTA PERUANA
Su vida fu6 una cadena de afanes, dificultades, inquietudes, disgustos,
areas y peligros de todo g6nero; y para completar el cuadro, para perfec-
cionar esa vida, para hacerla aun mas ilustre, fialtaba todavia un rasgo, pc-
ro brillante, glorioso, sublime: era precise una muerte como la suya.
El General Gamarra perdii la vida en el campo de Ingavi el IS do No-
viembre de 1841 & los 56 aiios 2 mess 22 dias de su edlid. Sus compatrio-
tas lamentaran siempre la falta irreparable del primero de los peruanos: el
ejercito la del primero de sus guerreros: sus amigos,la del hombre afable,
comedido y franco, la del fil6sofo modesto quC sabia hermanar la familiari-
dad del trato con el respeto y dignidad de su elevada position social. Mu
ri6 de la misma edad que Agricola, y come 61 c.ltnque rrebatado a la pa-
tria. en medio de su earrera, Irii' m ,/ larc f tiempo para su propia gloria.
;Descansa on paz sombra venerable y querida: descansa en paz, si puede
haberla para ti fuera del recinto patrio, bajo una tierra inhospitalaria, in-
grata y enemiga! ;Descansa en paz, si puede ser on ese indigno sepulero,
midntras llega el dia en que aplacada la ira celestial, cese tu amargo des-
tierro, y fijes tu mansion en el materno sono de una patria que to invoca
mustia y desolada, en medio de tus pueblos queridos! Entre tanto vuelve
hacia ellos alguna vez los ojos, y enoiisal s el sendero de 6rden, de mode-
racion y dejusticia que deben seguir; recomidndales el civismo, el despren-
dimiento, las virtudes del republican; reanima su valor y fortifica sus ge-
nerosas resoluciones: recudrdales, en fin, c6mo se debe vivir para la patria
y morir por ella.




















En 1819 trasladaron desde Bolivia i Lima los restos del Gran Mariscal Gamari-a con
today solemnidad; y hoy existen depositados en un magnitico mausoleo costeado por la Na-
cion, segun ley de 21 de Diciembre de 1849,












LA REVOLUTION DE 1814.


[Continuacion]


XI.


Aunque triunfante y aclamado por el Cabildo y vecindario de
Arequipa, 6 la perspicacia de Ramirez no se ocultaban las grandes
dificultades que tenia de veneer aun para poner tdrmino favorable
a la insurreccion cuzqueia.
No obstante sus faciles victorias, las fiatigas de su penosa mar-
cha de cerca de 300 leguas por :isperas serranias y Aridos despo-
blados habian reducido sus tropas al mas deplorable estado, en-
contrandose desnudas y descalzas y con su armainento en bastan-
te deterioro.
Era, pues, necesario remediar cuanto antes tan urgentes necesi-
dades.
El restablecirniento de la autoridad real en la ciudad de Are-
quipa, donde la insurrection labia echado profundas raices, no h;-
bia, por otra parte, producido la suinision de los demas partidos de
la provincia, que se conservaban en armas, especialmente los de
Caylloma y Chuquibamba, comno inas inmediatos del Cuzco.
Las fuerzas de que disponia Ramirez no le permitian emplear
la violencia para reducir al drden ~i los dichos partidos; por lo que
se vi6 en la necesidad do apelar t las inedidas de conciliation, tan
ajenas de su character, enviando comisionados, con proclamas y au-
torizaciones, ta fin de provocar una reaction de esos pueblos a fa-
vor de la causa realista, lo que lograron consegir en algunos, de
cuyos caudillos se apoderaron los mismos reaccionarios, entregan-








REVISTA PERUANA.
dolos junto con sus armas ,i dichos comisionados, que los remitian
sucesivamente a Arequipa.
Entre estos se encontraron el respectable y anciano cuzqueio D.
Jose Astete y D. Jose Chirveches, en quienes Ramirez quizo ha-
cer un ejemplar de severidad para intimidar 4 los revolucionarios,
haci6ndolos juzgar y condenar A muerte por una comision military.
Los insurgentes de menor valia fueron remitidos con sus respect
tivos process a disposicion del Virey Abascal.
Mientras tanto Ramirez, al mismo tiempo (lue hacia calzar y
vestir a' sus soldados y refaccionar sus armas, organizaba una com-
paiiia de veterans, destinada t guarnecer la ciudad a su salida
y un cuerpo de caballeria, en nfumero de 250 hombres. que envi6
a las cabeceras de Caylloma 'a espiar los movimientos de los rebel-
des, asi como para contener !as atrevidas excursions de los Chu-
quibambinos.
En cuanto al gobierno politico de la provincial, no podia encontrar
mejor jefe A quien confiarlo que el Brigadier D. Pio Tristan, que
decia Ramirez al Virey, al comunicarle su nombramiento de Go-
bernador de la provincia, tenia la plenitud de conocimientos una
actividad acreditada en servicio del Rey y sobre todo unninime ad-
hesion de los arequipefios para el ejercicio de tan important
cargo.
La realizacion de todas estas medidas retuvo a Raamirez en
Arequipa casi dos meses, con notable desagrado del Virey, que
conjeturo no se demorase alli mas que unos pocos dias, por lo que
habia ordenado 4 Gonzales avanzase sobre el Cuzco, lo que (ste
tampoco, como lo hemos dicho antes, habia podido verificar.
Este retardo no podia dejar de causar las mas vivas inquietudes
a Abascal, quien en 12 de Enero recibi6 una comunicacion de Ra-
mirez, en la que a las anteriores causes de su demora, le agregaba
el creciente estado de la insurrection de Chuquibamba y la reunion
de mas de 10000 rebeldes en Sicuani, peligros que el Virey vi6 au-
mentarse con la march al Desaguadero de una column de cuzque-
nos, que el comandante Barra alcanz6 y derrot6 felizmente para
los realistas a las orillas del Mauri.
Este contrast de los insurrectos tuvo sin embargo su compensa-
cion en Tinta, done su denuedo logr6 sofocar una reaction realis-
ta, encabezada en ese partido por el teniente coronel Ruiz Caro,









REVISTA PERUANA. 06
quien ap6nas pudo escapar con solo cuarenta hombres hasta el
mismo Arequipa.
Ramirez entire tanto no se habia mantenido inactive respect A
los insurjentes del Cuzco, sine que, con la mira de encorralarlos
alli e impedirles el paso del Desaguadero, envi6 al intendente de
Puno D. Manuel Quimper con sus respectivos empleados 4 ocupar
dicha ciudad, quien, no sin recelos ni peligros, pudo mantener el
6rden en le provincial y la franca comunicacion con l Paz y el
ej6rcito.
Tanto al ocupar como al abandonar los cuzqueiios esta provincial,
despues de haber evacuado Arequipa, se entregaron a las mayores
violencias, persiguiendo y encarcelando a todos los adictos a la
causa real y aun castigando con l: muerte a algunos de ellos.
Retirados hasta Siccuani habian remitido al Cuzco a sus dos
notables prisioneros, Picoga y Moscoso, a quienes mantuvieron
en la mas estricta prison hasta el 1" de Febrero, en que agotados
todos sus recursos para hacerlos desistir de su adhesion al Rey,
resolvieron su muerte, con la esperanza sin duda de que ella inti-
midase a los realistas, especialmente a las tropas de Ramirez.
Tan cruel como est6ril ejecucion tuvo, en efecto, lagar en la
mariana del citado dia, en la que el vecindario del Cuzco vi6 reno-
vado el mismo sangriento espectaculo del 2 de Agosto, de dos ca-
daveres pendientes de una horca en su plaza mayor.
Tal fue la suerte que la implacable insurreccion cuzquefia reser-
v6 a dos fieles servidores del r-jimen peninsular, respetados por
su moderation on los pueblos done ejercieron su autoridad; pero
en quienes ella castig6 sus derrotas y vengo asi, especialmente en
Picoaga, A las victims de sus predecesore del ailo 1780.
Los autores de este crime politico no comprendian que la ley
hist6rica de las reacciones muy pronto habria de cumplirse en
sus propias cabezas, como su inevitable y fatal expiacion.
La noticia de esta horrorosa ejecucion lleg6 a Arequipa pocos
dias despues, done las simpatias que se tenian por su antiguo in-
tendente y la magnitude del hecho hicieron dudar de su autenticidad
por algun tiempo. Pronto la circunstanciada relacion de todos sus
pormenores produjo la mas general y dolorosa certidumbre, explo-
tando Ramirez este just sentimiento para reanimar el valoi de
sus tropas.








U4 REVISTA PERUANA.
Esta noticia y las constantes instancias del Virey le hiciera al fin
tomar la resolution de emprender la march sobre los insurrectos;
pero habiendo pedido los estados de las compatias y visto por ellos
el considerable numero de sus enf.rmos, se vi6 obligado,conforme
A la opinion de los facultativos, a aplazarla hasta el 11.
En este dia, reforzada la expedicion de Ramirez con algunos
reclutas y dispersos, sali6 de Arequipa, en nfimero de 1200 infants
y 50 dragones, acampando la noche en Cangallo, de done conti-
nu6 su march A la maiiana siguiente, en que se le reuni6 sujefe,
con el resto de su tropa.
La ascension de la cordillera hasta el 15 fu4 bastante penosa, a
causa de una tempestad que dur6 todos esos dias, cubriendo de
nieve los caminos y dificultando muchisimo la march de los sol-
dados.
Llegado el citado 15 A Pati, tuvo Ramirez noticia de que los
insurrectos reunian todas sus fuerzas entire Ayaviri y Pucara, ha-
biendo adelantado algunas partidas hasta Lampa, que amenazaban
el mismo Puno.
Ese mismo dia el jefe expedicionario recibi6 tambien un expre-
so del General Pezuela, por el que manifestandole lo apurado de
su situation por la aproximacion de las tropas argentinas, le orde-
naba contramarchar A Potosi.
Eran muy graves y solemnes las circunstancias para que Rami-
rez aceptase exclusivamente la responsabilidad de una de-icion.
En el acto reuni6, pues, en junta general A todos sus jefes y ex-
poni6ndoles los hechos, les pidi6 su respective parecer.
Unanime fue la opinion sobre las peligrosisimas consecuencias
del cumplimiento de la 6rden recibida del general en jefe, que de-
jando A Arequipa, Puno y la Paz en powder de los rebeldes, pon-
drian en absolute incomunicacion al ej6rcito peninsular con Lima,
obligandolo A disolverse y a comprometer la suerte de la domina-
cion espaiola en Amcricai.
En consecuencia fu6 resuelta la continuation de la march hasta
veneer la rebellion, lo que pondria A Ramirez en actitud de acudir
despues en socorro del ej6rcito del Alto Perfi.
Enviada en estos t6rminos la respuesta A Pezuela, la expedi-
cion continue su ascenso penoso de la cordillera, siempre bajo el
mismo temporaldesecho y caminando sobre la nieve, por los sende-









REVISTA PERUANA. 95
ros mas fragosos, que pusieron ; prueba la resignation y el sufri-
miento de las tropas realistas. Desde el 19 el tiempo se hizo mas
propicio, pero la creciente de los numerosos rios que se encuen-
tran en las faldas de una parte de la cordillera hasta Lampa, sigui6
haciendo no in.enos lenoso el.camino.
Tres dias descans6 la expedicion en esta ciudad, en donde so le
uni6 el teniente coronel Alcon. conduciendo 20.000 pesos para la
caja military.
Las fuerzas de los rebeldes mientras tanto permanecian acanto-
nados en Ayaviri y sabedoras de la aproximacion de Ramirez, uno
de sus jefes, Angulo, le dirigio el 28 un oficio, en el que decia des-
de Ayaviri alje'e espailol. que si la America era un don del cielo
debian disfrutarla juntos, sin 6dios ni disturbios, dAndose un frater-
nal abrazo y uni6ndose para trabajar por su felicidad comun.
Los nobles sentimientos expresados en ese hist6rico document,
el vigor de sus razonamientos y la correction de su forma hacen
comprender que 61 fue obra del infortunado auditor de guerra de
la insurreccion, quo habia llevado a ella el concurso de su prtrio-
tismo y de su talent, y que pocus dias despues debia santificarla
con su martirio.
Ramirez contest el mensaje con su habitual altaneria, intiman-
do A los rebeldes su inmediata sumision al Rey y ofreci6ndoles en
este caso el mas generoso indulto.
Al din siguiente la division realist volvi6 A emprender su mar-
cha, caminando cuatro leguas hasta hacer alto a la orilla del rio
Ayaviri. Lo invadeable del rio decidi6 A Ramirez, despues de su
reconocimiento, A segir su direction por el pueblo de Pucara, dis-
tante otras cuatro leguas.
En este pueblo el general espafiol recibi6 un nuevo mensaje de
los rebeldes, firmado esta vez por Pumacahua, y quiza por su pro-
pio dictado, cuyo arrogante y agresivo lenguaje, contrastando con
el sentido y razonado de Angulo, no hizo mas que exacerbar la
c61era del jefe realist, quien lo contest en los indignos t6rminos
de que se avergonzaria tal vez el culto Abascal. Temiendo sin
embargo el efecto que estos patri6ticos llamamientos pudieran ha-
ber producido en el Animo de sus soldados, cuzquefios en su ma-
yor parte, no omiti6 poner en su conocimiento dichos oficios, inter-








!HI REVISTA PERUANA.
pretndolos como la revelation del miedo y de la zozobra de los re-
beldes.
Situados estos A la otra banda del rio Ayaviri, las tropas de
Ramirez continuaron su mareha por los pantanosos terrenos de
la otra ribera, en los dias 6 y 7, no sin sufrir los tiros de la artilleria
de aquellos, especialmente en una angostrnra dlel camino, que obli-
g6 a los realistas A sostener un tiroteo con una compailia de eazado-
res, la que forz6 A los cuzqueinos A replegarse sobre las cum-
bres.
Lo caudaloso del rio no permitia su vado; asi es que Ramirez
dispuso la construction de los correspondientes balzas para pasar-
lo, las que estuvieron listas desde la tarde del 8.
Habiendo notado, sin embargo, el general espaol desde la tarde
de la vispera que, despues de la llegada de grandes partidas de
gente al campamento de los cuzquefios, habiase retirado 6ste un
cuarto de legua, A la falda del cerro que dominaba la pampa, para
aprovechar con su artilleria las ventajas de su position, al empren-
der los realistas el paso del rio, resolvi6 no verificarlo por ese punto
y continuar su march adelante hasta las cabeceras de Umachiri por
donde fuese mas vadeable.
En los dias 9 y 10 se continue, pues, esta penosa march por
pantanos mas cenagosos y profundos todavia, en los que los soldados
se sumerjian hasta la cintura, sin desalentarse sin embargo y se-
guidos siempre por la otra banda del rio por los obstinados rebel-
des.
Al anochecer las fuerzas do estos se encontraban divididas en
tres campamentos. uno al frente del campo espaiol, al mando de
Pumacahua; otro en la rinconada de Chuquibamba, al mando de
Vicente Angulo y el tercero cerca de Ayaviri, al mando de Bejar.
Los cuzquefos, 4 las dos de la mailana siguiente, levantaron su
campo, habiendolo verificado los espaioles a las 6, camino sobre
Umachiri, y desalojando una descubierta enemiga que se habia
colocado en los altos para impedir el paso del rio, la que batida por
los dragones de Tinta y una compafiia de fusileros huy6 a la opues-
ta banda, dejando libre el vado al ej4rcito realist.
Practicado este y trasmontada una pequefia loma se encontr6
Ramirez con el caudoloso rio Llalli, en cuya opuesta ribera se en-
contraban ya los rebeldes con todas sus fuerzas reunidas.








REVISTA PERUANA. U4
El encuentro entire ambos ejercitos no podia aplazarse ya, por
desventajosas que fuesen para Ramirez las posiciones ocupadas por
los cuzquefios.
Pocas acciones de armas han tenido lug;.r durante la guerra ame-
ricana comparable con la que decidi6 de la suerte lela insurrection
cuzquefia de 1814.
Iba a resolverse en ese combat si continuaria, 6 n6 por algun
tiempo mas el rejimen colonial en el Peru, y si este podria entrar
inmediatamente en el goce de su indepenlencia, que acababan de
adquirir otros pueblos de America: do ahi los esfuerzos hechos do
una y otra parte para asegurarse la victoria.
Poca f6 sin embargo parece haber tenido en ella el jefe de los
realistas; pues, ni su nimero, ni las posiciones que ocupaba y en
las que lo tenian cercado los insurrectos le podian inspirar la
mas pequefia esperanza de triunfo.
Hablando de esto, dice, en su parte, el mismo general Ramirez:
c el resultado de semejante accion no cabe en el 6rden natural de
c las cosas, ni mis esperanzas aspirarianjamas A tanta dicha, en el
c estado de impotencia en que me vi, respect a la superioridad
de fuerzas con que se hallaban los rebeldes.
El Virey Abascal agrega: c(que se compare esta action con las
c antiguas y modernas que han dirijido los mas hlbiles generals;
c que se examine sus circunstancias y los gloriosos ressultados
c de unas y otras y se vera que por la desigualdad en el nfimero
c de conbatientes, por los obstaiculos que los leales tuvieran que
c veneer y por la calidad de unos y otros contendientes, casi to-
c dos parientes y relacionados por particulares intereses, la victoria
c de Llalli y mejor dicho de Huamachiri, porque este fue el nom-
bre que le di6 el vencedor, es un fenOmeno extraordinario, un
a prodijio no present con que la fortune quizo sefialar la acendra-
c da lealtad y fidelidad de nuestros soldados cuzquefos.)
En efecto, el lugar del combat no podia ser mas desventajoso
para Ramirez.
Era esta una llanura atravesada en today su lonjitud del O. al E.
por un rio, A cuya marjen del Norte se encuentran las serranias
que conducen desde Huamachiri a Santa Rosa.
La ribera del Norte era la ocupada por los cuzquenos, cuya line
de batalla se extendia hasta la distancia de tres lcguas, ocupando








98 RIVISTA PERIANA.
no solo esa parte del llano, sino las ltldas de los eerros inmediatos.
Treinta mil combatientes cubrian esa vast line, lefendida por
cuarenta piezas de artilleria de divers calibre y servidas por arti-
Ileros desertores de las filas realistas y aguerridos en las campanas
del Alto Perfi. Tres cuerpos die caballeria protejian los flancos de
dicha line, adelantudose para valear el rio en el moment nece-
sario.
La tropa de Ramirez en nfunero solamente de 1,300, con seis
piezas de campaiia y los dragones de Tinta ocupaban la mirjen
derecha delLlalli, apoyindose en una pequeila altura 6 alta zona
de dicha m6rjen.
Comprendiendo el jefe espafiol lo desventajoso del terreno don-
de los rebeldes habian resuelto esperarlo para librarle su filtimo
combat, resolvid hacer alto, a fin de darse el ciempo de colocar su
artilleria en el referido morro y estudiar el sitio mas convenient
por done vadear el rio, A cuyo efecto su tropa comenz6 a colo-
car sus tiendas y descargar sus bestias.
Apenas habia terminado esta operation, cuando los disparos de
seis piezas de artilleria de los cuzquefios hicieron comprender 4a
los realistas que no les dejaban elegir la hora ni el campo de la lu-
la y que su resolution anticipada era terminarla en ese lugar y
en ese dia.
Al mismo tiempo que aumentaban los disparos, las filas insur-
gentes se iban cngrosando rApidamente, acercandose a la margen
del rio ocupada por los realistas, hasta hacer oir estos sus patri6-
ticas provocaciones.
Ya un cuerpo de caballeria rebelde, como distancia de media
legua, a la izquierda del campo realist, atraves6 el rio por un va-
do facil, amenazando ese flanco, que Ramirez mand6 reforzar con
30 hombres.
Entre tanto otro trozo de caballeria rebelde, que habia vadeado
tambien, el rio amenazaba el costado derecho, en cuya protection
hizo dosfilar eljefe espailol la primer compafxia de granaderos del
primer regimiento, al mando de su capital el Teniente Coronel
D. Manuel Venero, la que contuvo valerosamente por este lado a
los cuzqueios hasta el fin de la jornada, evitando asi la realiza-
cion del hdbil plan de los rebeldes, de toimar entire dos fuegos a las
tropas realistas, posesionandose de su campo, mientras ellas in-








REVISTA PEsUANA. "1
tentasen vadear de frente el rio. La bandera negra levantad& en
el campamento insurrecito era la serial, no solo de que no se daria
cartel los enemigos, sino de que habia sonado lahora del combat.
Ramirez no podia vacilar ya y su experienia military le hizo
comprender que solo podia salvarlo un golpe de audacia.
Teniendo formada su tropa en 6rden de batalla desde el prin-
cipio del caVioneo y despues de proclamarls' y de vivar al Rey la
hizo desfilar de frente, bajo los fuegos de la artilleria de los re-
beldes, hasta llegar al perfil de la orilla del rio.
Las dos piezas de artilleria colocadas por 41 de antemano para
contestar los fuegos de la misma arma de la otra banda, eran to-
da la protection para el paso del rio por su column.
La discipline espafiola obtuvo en esos nomentos un verdadero
triunfo.
Para pasar el rio fue precise arrojar los vestidos y los solda-
dos de Ramirez, con el agua hasta el pecho, la cartuchera a la ca-
beza y el fusil al cuello, Ilenos de angustia por lo ifangoso del fon-
do, atravesaron el rio, sin que los detuviesen ni las balas enemigas,
ni el triste espectAculo de algunos de sus companeros arrastrados
por las aguas.
Llegados a la otra ribera, asi desnudos, se formaron nueva.
mente en batalla y paso redoblado, se arrojan sobre las cuzque-
fios, no haciendoles la primer descarga sino cuando ya estaban A
muy pocos pasos de ellos.
Los 800 fnicos cuzquefios armados de fusiles y los miles de
palos y macanas no pudieron resistir un ataque tan intrdpido co-
mo desesperado; asi es que apenas bastaron quince minutes, para
que comenzase la confusion entire ellos y la retirada, hecha sin
embargo en bastante 6rden, segun confusion del mismo Ramirez.
Mientras tanto la compaiiia de granaderos que defendia la ala
derecha habia logrado vadear el rio y atacar valientemente la
izquierda enemiga; por lo que Ramirez aprovech6 el moment pa-
ra reforzarla con todos los oficiales que estaban reservados y que
mand6 A 6rdenes del Teniente Coronel D. Manuel Ponserrada,
quienes cargando A galope hicieron en los rebeldes la mas espan-
tosa carniceria.
Los rebeldes no se daban por vencidos, sinembargo, sino que
reforzados en las serranias. colocaron en bacteria las pizas que les









100 REVISTA PERUANA.
quedaban, rompiendo un nuevo fuego sobre la columnnt realist,
que marchaba de frento sobre ell,), reforzadl con las guerrillas
que habian defendido los tfl ncos.
Lanzadas todas estas flueza;s sobre los cerros, minos cien hom-
bres que se reserve personalmente IRamirez, prount desalojaron de
sus posiciones A los rebeldes.
El campo parecia ya dominado por todos ellos, cuando al trans-
montar el cerro, vi6ndose perseguidos por muy pocos realistas, vol-
vieron a rehacerse y c:rg;:r despechadanmente sobre ellos: fu6 ent6n_
ces ouando ititervinioendo el mismo Rimuirez con sus cien hombres
de reserve, puso teriino al coinmbate, dispersAadolos completa-
mente.
Sobreviniendo la noche y estando desnuda la tropa realist no
le era possible continuar la persecution; por lo que fu6 necesario re-
plegarse A su campo, que temia fuese asaltado y vencido por las
guerrillas de los rebeldes por las serranias del lado de Santa Rosa.
Asi habia sucedido durante la refl'iega. Mientras que el grueso
de las tropas realists atravesaba el rio de la quebrada de Hua-
nochiri, salieron 500 hombres bien nontados, que se lanzaron por
retaguardia sobre su campo, en done se encontraban solo los
equipajes y las mujeres de las tropas de Ramirez.
El capellan Dr. D. Estevan Rodriguez, en tan critical situation,
apel6 al desesperado reenrso de armnar las mugeres con algunas
lanzas y palos de las tiendas, incorporando entire ellas doce fusile-
ros que pudo tomar de la guerrilla mas inmediata. Estas mugeres
arrastraron tambien un canyon, que por creerlo inutilizado se habia
abandonado en el campo y colocAndolo en el morro lograron hacer
con 61 dos disparos, que dispersaron la caballeria enemiga. La ca-
balleria, al mando del Teniente Coronel Aragon, complete6 la dis-
persion.
Aunque salvado asi el campamento, e1 no pudo esa noche mis-
ma dar abrigo A los vencedores; pues llegados A la orilla del frente
A las 9 de la noche, no crey6 prudent Ramirez, en el estado de
desnudez en que se encontraban sus soldados, pasar el rio a esas
horas, resolviendo pernoctar en en esa orilla hasta la manana si-
guiente.
A la primer luz del dia eljefe vcncedor mand6 trasladar su
campo y practicar el reconocimiento del de la batalla de la vispera,




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EKLRZ4188_XP2RA2 INGEST_TIME 2013-03-27T13:55:22Z PACKAGE AA00013096_00004
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES