<%BANNER%>
HIDE
 Title Page
 Prospecto
 Main body
 Indice de los articulos contenidos...
DLOC UFLAC
xml version 1.0 standalone yes
Volume_Errors
Errors
PageID P578
ErrorID 3
P584
3
P698
3
P704
3
P706
3
P714
3
P718
3
P940
4
P942
4


STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013096/00001
 Material Information
Title: Revista peruana
Physical Description: v.27 cm.
Language: Spanish
Publisher: Imprenta liberal, administrada por M. Fernandez
Place of Publication: Lima
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
Spatial Coverage:
 Notes
General Note: fundada por Mariano Felipe Paz Soldan Dates of publication :v.1-^^^enero 1879- Ceased v. 5 no. 1, 1880.
General Note: Index v. 1-3 in v. 4.
General Note: Peru History Periodicals.
General Note: Revista peruana is accompanied by a supplement entitled El Ajedrez, which began Feb. 15, 1879 and ceased in 1881.
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 28719415
oclc - 01716302
System ID: AA00013096:00001

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Prospecto
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 244-1
        Page 244-2
        Page 244-3
        Page 244-4
        Page 244-5
        Page 244-6
        Page 244-7
        Page 244-8
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 404-9
        Page 404-10
        Page 404-11
        Page 404-12
        Page 404-13
        Page 404-14
        Page 404-15
        Page 404-16
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 572-17
        Page 572-18
        Page 572-19
        Page 572-20
        Page 572-21
        Page 572-22
        Page 572-23
        Page 572-24
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
    Indice de los articulos contenidos en el tomo primero
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
Full Text



REVISTA



PERUANA

FUNDADA
POR

MARIANO FELIPE PAZ SOLDAN


EDITOR.


LIMA
IMPRENTA LIBERAL, ADM1NISTRADA POR M. FERNANDEZ
OALL! DE LA UNION (XNTES BAQUIJANO) N? 817.
1879












































































:C
r
~







P ROSPECTO.

~\







La REVISTA PERUANA se present sin odios politicos que satisfa-
cer, ni compromises que cumplir. En el abrasado campo del perio-
Sdismo, queremos que sea un fresco y consolador oasis, donde las
ciencias y las artes encuentren un modesto abrigo y un estimulo
noble y perseverante.
Mas que de la political present, tan delicada como aquel per-
sonage fantAstico del'inmortal Cervantes, se ocupara LA REVISTA
en la del pasado, porque es mas fAcil estudiar la anatomia sobre
un cadAver, que sobre un ser que se mueve y grita, cuando siente
S la acerada hoja del escalpelo. La historic serA nuestra ocupacion
preferente, y hallaran en ella nuestros lectores consejos para el
present y ensefianzas para el porvenir.
Campo abierto a todas las inteligencias, LA REVISTA PERUANA
admitira en su seno a todos los hombres y a todas las creencias.
Su divisa es la libertad, es decir; el derecho sublime de practicar
el bien; implacable enemiga de la inmoralidad serA una poderosa
valla del ateismo en delirio, y de esa espurea parodia de la litera-
tura cuya esencia forman el chiste obsceno y las doctrinas diso-
ciadoras.
Enarbolando la bandera de la critical circunspecta 6 imparcial,
LA REVISTA prohijarA con placer todos los articulos que tiendan
4 correjir los malos hAbitos, y a encaminar por la send del buen
gusto A los que cultivan las bellas letras.
Hallar, pues, una instructive y amena distraccion 16jos de la su-
focante atm6sfera de los intereses de partido, es ya entire nosotros







-4-
aln imperiosa necesidad, dada la altura intellectual que felizmente
ha alcanzado nuestra patria.
El periodismo, hoy dia, es el desayuno diario del espiritu para
Ios ciudadanos, cualquiera que sea la esfera de su actividad; y el
ieriddico ha llegado A ser una biblioteca ambulante y barata de los
conocimientos humans. Guttemberg ensanchando el pensamiento,
transformado en fecunda ensefianza y poni4ndolo al alcance de to-
dos, ha centuplicado las fuerzas de la humana inteligencia. Trans-
formar de consiguiente el peri6dico en vaso de acibar 6 en clarin
de fratricida lucha, es degradar su trascendental objeto.
Muy 16jos estA de ser nueva la idea que exponemos. Muchos
anos hace que la pusieron en plant nuestros mayores, satisfacien-
do la realidad A la brillante concepcion. EL MERCURIO PERUANO
de 1791 corrobora nuestro aserto; y recu6rdese cuan bajo era, com-
parado con el present, el nivel intellectual del pais en esos tiem-
pos. La pl6yade de notables ingenios que componia la redaccion
de ese peri6dico, estaba ain bajo la influencia del despotismo, tan
dificil de desarraigar del espiritu, por mas levantado que sea. Em-
pero, el MERCURIO PERUANO ocupa el primer puesto de honor en
los anales de nuestra prensa.
Aparece muchos anos despues (1860) la REVISTA DE LIMA, nacida
bajo el sol de la libertad, y revelando el movimiento literario, tan
poderoso como espontaneo, resultado fecundo de nuestra emancipa-
cion political y social. Sus Redactores, hijos del libre exAmen, for-
man la falange nacida en 1830; fecha memorable en que indudable-
mente comenz6 la era del buen gusto y el fervoroso culto por la
poesia en el Peril. A la REVISTA DE LIMA podemos pues conside-
rarla como el precioso archive de nuestras glorias literarias, desde
la independencia hasta el present.
Distantes estamos de career que el modesto 6rgano que hoy da-
mos A luz, pueda eclipsar 6 igualar siquiera al MERCURIO de 1791
y Ala REVISTA DE LIMA de 1860. Conocemos nuestras fuerzas; pero
si esperanos, con fundamento, que nuestra obra serA altamente
provechosa a la juventud que se dedica A las letras, siendo el bru-
fiido espejo en que se reflejen sus conquistas en el campo de la li-
teratura, tomando esta palabra en toda su extension, y defini4ndo-
la como Lamartine: El eco universal y eterno del mundo que piensa.


Enero de 1879,









HISTORIC


DE



LA CIVILIZACION PERUANA.




INTRODUCTION

I.

INTEREST DE LA CIVILIZACION PERUANA.

SUs atractivos.-La civilizacion peruana por su notable antigiiedad,
sus variadas formas, su grandiose desarrollo y sus violentisimos contrasts
ha atraido poderosamente la atencion de propios y extrafios. Si bien pre-
sentida mas que conocida su grandeza despues de la conquista, y perdida
hasta principios de este siglo su existencia en la de la metr6poli, no habia
ni la libertad de pensamiento, ni los vivos deseos, ni la conciencia clara,
que multiplican los studios filosofico-hist6ricos sobre los progress de las
naciones independientes, los del Peru no han dejado de excitar el mas alto
interns desde el siglo XVI hasta nuestros dias: gobiernos y particulares,
historiadores y hombres de ciencia, curiosos viageros y sabios naturalistas,
diligentes observadores, sagaces aiticuarios, espiritus dados A las especula-
ciones abstrActas y espiritus que solo buscan resultados prActicos, ban exa-
minado con inteligente solicitud una cultural sumamente atractiva por su
expansion en el tiempo y en el espacio, de formas tan variadas, como
extraordinarias, dulce, ben6fica y ostentando siempre entire los mayores
contrastes y ruinas el porvenir mas brillante.
Su antiguedad. -Pais del Nuevo Mundo no ha podido entrar el Peri
en la carrera de la civilizacion, tan pronto como las naciones del Antiguo
Continente pr6ximas a la cuna del linage human; pero desde una antigiie-
dad muy notable no solo con relacion A los pueblos americanos, sino res-
pecto de muchos pueblos hoy muy cultos en Europa, fud habitado por tri-
bus de indole apacible, que no obstante la barbarie circunvecina gozaban
las dulzuras de la vida civil y habian adelantado notablemente asi en po-
der, como en las principles artes. Aunque el trascurso de los siglos, el
desborde de las pasiones political, las invasiones desoladoras y las catAstro-








-6-
fes naturales hayan acumulado ruinas sobre ruinas, sepultando en el olvido
razas y cultural, todavia quedan vestigios de esta y de aquellas, que nos lle-
van A dpocas muy lejanas. Donde quiera aparecen restos de una agricultu-
ra adelantada, arte, que solo poseen los pueblos civilizados. Abundan tam-
bien los escombros de poblaciones, y sabido es, que los hombres nunca le-
vantan edificios duraderos, sino despues de haber salido de su existencia
vagabunda y bArbara; ademAs en el Peru necesitaron peri6dos mas que se-
culares para descender gradualmente desde las cumbres & las laderas, y
desde las punas a los valles, a media que las relaciones entire las tribus
colindantes eran mas pacificas y seguras. Por otra parte various monumen-
tos, unos de imponente grandeza, otros de hAbiles labores remontaban se-
gun las tradiciones recogidas en el siglo de la conquista A miles de arios,
6 revelaban una vetustez incalculable en sus durisimas piedras, que la
action lenta de los elements habia corroido. Prueba mas clara de esa in-
memorial cultural han dado en nuestros dias los idolos y otros artefactos
descubiertos A treinta y tres pies de profundidad ba.jo las capas de guano en
las islas de Guafiape y a sesenta y dos en las de Chincha.
Sus variadas formas.- La variedad sorprendente de civilization se
manifiesta en las diversas formas de gobierno, religion y genero de vida,
que simultAnea 6 sucesivamente ban prevalecido en el Perui. Han existido
multitud de comunidades, ya sin jefes vitalicios, ya sometidas A curacas he-
reditarios, unos de reducida domination y otros ejerciendo su autoridad en
dilatados seilorios, como los del gran Chimi; todos ellos fueron absorbidas
en el vastisimo imperio de los Incas, el que formed la parte principal de un
Vireynato sometido A la Espafla, y una vez roto el yugo colonial se esta-
blecid la Repiiblica democrAtica. Entre las creencias religiosas resaltan des-
de luego las tradieiones primitivas extrafiamente alteradas por toda suerte
de idolatrias y de supersticiones; sin desterrarlas los pretendidos descendien-
tes del sol generalizaron el culto espl6ndido y civilizador del Astro del dia;
bajo la domination espafiola fu6 el catolicismo la religion exclusive de los
peruanos civilizados; la Repuiblica independiente, si bien lo reconoce como
religion del estado, ha hecho predominar en las costumbres la tolerancia
religiosa sobreponi6ndose A las prohibiciones legales. En cuanto al modo
de vivir, si las condiciones del territorio hacen prevalecer fuera de los bos-
ques la vida de los labradores, no por eso deja de haber pueblos pastores,
mineros, comerciantes y en menor escala pueblos manufacturers. Lo que
la civilization del Peru ha ofrecido de mas extraordinario y permanent
en el estado social, ha sido el espiritu comunal, que apareci6 desde los pri-
meros albores de la vida civil, recibi6 una organization admirable en el im-
perio incasico, dejo sentir su influencia bajo los Vireyes y ain no ha
desaparecido enteramente; lo que entire los Griegos consigui6 dificilmente
Licurgo en el reducido territorio de Esparta, lo que en nuestros dias se
relega entire las peligrosas utopias del socialismo, fu4 realizado por Manco
Capac y sus sucesores en escala vastisima, haciendose solidario el destino







-7-.-
de las comunidades y provincias, sin trastornos, ni crimenes, sin holgaza-
neria, ni violencias, en dulce paz, con bien star comun, con la regularidad
de un convento y con las aspiraciones concertadas de una familiar, cuyos
individuos estan cordialmente unidos.
Su grandiose desarrollo.- La civilization del Peru hubo de pro-
ducir bajo los Incas sorprendentes efectos por la solidaridad de accion en-
tre algunos millones de hombres, por la continuidad de los mismos esfuerzos
durante siglos y por su propia fuerza de desarrollo: mientras en el interior
se levantaban obras colosales y adelantaban las artes de la paz y se goza-
ba mas suma de bienestar, que en la mayoria de los paises civilizados; se
extendieron A lo lejos el ascendiente y los beneficios de aquella singular
cultural; asi los hijos del sol, bajo cuyo gobierno se confundia el interns de
la patria con el de la autoridad, Ilegaron A former un imperio rival de los
grandes imperios del Asia por la extension, y superior A todos ellos por el
6rden social y por el character paternal de la administration. Ain bajo la
tutela extrangera, de suyo inclinada & sacrificar los interests de la colonia
a las pequefias y desacertadas aspiraciones de una c6rte y de una metr6po-
li situadas A mas de tres mil leguas de distancia, ejerci6 el Peru influencia
muy poderosa desde Panama 'hasta Buenos Ayres; Lima, que en casi todo
el peri6do del Vireynato fu6 el centro del poder, del comercio y de la ilus-
tracion, contribuy6 de todos modos a former las nuevas sociedades, con las
que la emancipacion habia de establecer site Repiblicas hispano-america-
nas y uno de los estados de la federation colombiana; a donde no llegaba
la accion de las autoridades coloniales, en regions en que no habian podido
penetrar las armas de los Incas, se hizo sentir el celo de los misioneros en-
viados & la inhospitalaria tierra de los salvajes por la deliciosa Ciudad de los
Reyes. Tan eficaz era elinflujo del Peru sobre la America del Sur, que la
independencia de los nuevos estados hubo de sellarse en el campo de Aya-
cucho con el concurso de las huestes libertadoras, originarias de todos ellos.
Despues de la emancipacion, sea para conjurar peligros mas 6 m6nos gene-
rales, sea para facilitar el progress comun, el centro de las negociaciones y
tratados ha sido la capital del Peru.
Sus violentos contrastes. Tan grandiose desarrollo no ha podido
preservar A la cultural peruana de perturbaciones y caidas, que mas de una
vez han comprometido su porvenir y ain han hecho dudar de los adelantos
alcanzados. Prescindiendo de los contrastes, que ocurrieron en las dpocas
prehist6ricas, y que por lo mismo estan envueltos en densas tinieblas, la ci-
vilizacion de los Incas con todo su splendor y grandeza, aparecio tan fra-
gil y cay6 de sibito con tan pequeflo ataque, quejuzgindola de lijero se la
tomaria por una obra puramente fantfstica 6 por un vano simulrcro. El
cimulo de abuses, miserias, humillacion y remoras inherentes a la civiliza-
cion colonial, ha dado occasion & que no solo se nieguen todos sus bendficios,
sino & que se tenga ese peri6do trisecular como un par6ntesis en la cultural







-8-
de los peruanos, como un retroceso 6 un letargo. Si los progress del Perd
independiente aparecen claros, grades y rapidos, los gravisimos desorde-
nes causados por las prolongadas convulsiones de la Repiblica, permiten &
sus enemigos poner en tela de juicio asi su magnifico porvenir, como sus
mas valiosas conquistas. En verdad es incuestionable, que entire mil inapre-
ciables elements de prosperidad y engrandecimiento quedan otros refrac-
tarios a la accion civilizadora; sin hablar de los g4rmenes de perturbacion
y de retroceso, que todavia aparecen en los bajos fondos de la sociedad, y
de que las naciones mas adelantadas nunca se vieron enteramente libres;
la inmensa y riquisima region de la montaila estg casi enteramente en po-
der de hordas diminutas, que vegetan en los horrores y miserias de la vida
salvage. Por cierto no hay el mas lejano peligro, de que tan ddbiles soste-
nedores de la barbarie hagan retroceder al Peru civilizado; pero no seria
infundado el recelo de que en esa codiciada porcion del territorio peruano
pudieran establecerse razas mas inteligentes y audaces, las que opondrian
obstaculos invencibles al desarrollo national y tal vez amenazarian A la
autonomfa de la Repuiblica.
Importancia de su estudib. Realzando las ventajas de la filosofia
y de la historic con el interns que inspiran las cosas de la patria, el esti-
dio de la civilization peruana, al mismo tiempo que ofrece a la curiosidad
un espectaculo tan grato como sorprendente, suministra enseflanzas tan va-
riadas como Atiles: con las luces, que el pasado proyecta sobre el present,
disipa las sombras del incierto porvenir, como los rayos solares reflejados
por la luna esclarecen la noche tenebrosa; en todas las esferas de la vida
hace saborear los dulces frutos de la experiencia sin necesidad de someter-
se A las amarguras de las pruebas personales; da una instruction vast a y
despierta el deseo de saber mis; eleva y extiende el pensamiento hacienda
ver el conjunto de los hechos desde la altura de sus causes; precave los ex-
travios de la imajinacion y madura el juicio con la realidad, piedra de to-
que para todos los proyectos y teorias; perfeccionando las ideas favorece la
perfection de los sentimientos y vivifica especialmente los afectos patri6ti-
cos, la dignidad personal y la tolerancia political; comunica a la voluntad
la adhesion firme y generosa al bien public sostenidndola y depurandola
con la fuerza de las convicciones y la abnegacion her6ica;'precave las tor-
mentas revolucionarias sefialando la oportunidad y urgencia de las reforms;
establece los progress s6lidos sobre la base de la libertad, que a su vez se
apoya en la education del pueblo, y salva A la democrAcia asi de sus pro-
pios extravios, como de los golpes de la tirania; retempla el character nacio-
nal; y como la civilizacion viene A ser el triunfo del hombre sobre la natura-
leza, del espiritu sobre la material, de la razon sobre la sensualidad, del de-
recho sobre el friude y la violencia; sus conquistas se extienden y consoli-
dan con el perfeccionamiento de los individuos y de las instituciones median-
te el conocimiento claro y persuasive de las leyes del movimiento civilizador







-9-
conforme a las imperiosas exigencias de la conciencia social y por el impulse
irresistible de la verdad presentada con la elocuencia de los grandes su-
cesos.
Especial importancia recibe el studio de la civilization peruana de las
condiciones particulares de la repTiblica: la conocida grandeza de la patria
ha de levantar el espiritu & las altas aspiraciones, que son el principio de
los grandes adelantos; las glorias del pasado y los terrible contrastes han
de moderar el enervante desaliento y las locas esperanzas, muy de temerse
en almas muy impresionables, que atraviesan dias dificiles 6 ceden al entu-
siasmo excitado por la prosperidad sibita; lo que en otro tiempo hicieron
las razas indigenas, es indicio seguro de lo que la civilization puede espe-
rar de ellas, y revelAndose tan claramente su capacidad, se desvanecerin
las preocupaciones, que por su pretendida inhabilidad las condenan 4 per-
petua servidumbre, y al pals a no aguardar mejoras de la mayoria de sus
habitantes; las exageraciones del socialismo, que en la actualidad son el
mayor peligro del mundo civilizado, habrAn de moderarse por el desengafio,
que ofreci6 la organizaciun social de los Incas, sin que por eso haya de re-
nunciarse a los inestimables beneficios producidos por la armonia de los
asociados y por la participation de trabajos y de goces. Como era de pre-
ver, cuanto se ha hecho de precioso y duradero, aparece en nuestra civili-
zacion como el efecto del esfuerzo unnnime de los peruanos y del concerto
entire la administration y la opinion puiblica; las catkstrofes y perturbacio-
nes han dependido de la collision y del aislamiento: leccion elocuentisima,
que predica & los partidos y 4 los gobiernos la necesidad vital de union, de
respeto A la conciencia social, y de obediencia A las leyes. Tantas y tan se-
fialadas ventajas derivadas de su studio ponen en evidencia, que no es in-
fundado, ni habri de disminuir el alto interns, que ha excitado la civilizacion
peruana en europeos y americanos.


II.


RELACIONES ENTIRE LA CIVILIZACION Y EL TERRITORIO DEL PERU.


Influencia del medio social.-El interns de la civilizacion peruana
se acrecienta al considerar su estrecha conexion con el territorio, que es la
mas s6lida garantia de su magnifico porvenir. Siendo el hombre el centro
de la creacion terrestre, en que se reunen como en un pequefio mundo
todas las fuerzas fisicas y todos los poderes del espiritu, existiendo las
mas intimas y constantes relaciones entire el alma y el cuerpo, y estando
subordinada la actividad humana en much parte a las condiciones exterio-
res, se ha dicho con razon, que la tierra es la profecia de la historic. El








10 -
territorio con su aspect, clima y recursos ejerce la influencia mas decidida
en el pensamiento y acciones de los individuos, en las instituciones y usos
de la sociedad y en todas las manifestaciones del progress: lo favorece 6
contraria presentandole los mas poderosos elements u obstaculos; facility
A la cultural los medios de defense 6 la expone A peligrosos ataques; ejerce
un influjo preponderante en la salud y longevidad de los habitantes; mul-
tiplica los tipos bellos 6 mal conformados, el humor alegre 6 melanclico,
el ing4nio vivo 6 tardo y los caract4res suaves 6 asperos, muelles 6 en6r-
gicos; contribute 4 la corruption y 4 la pureza de las costumbres ofreci6n-
do un teatio mas 6 mTnos adaptado al vicio y a la virtud; se refleja en las
creaciones del arte con las imagenes 4 impresiones, que de continue ali-
mentan el g6nio y el gusto; determine el modo comun de vivir; imprime
4 la inteligencia cierta direction, que se deja sentir fuertemente en la mar-
cha religiosa y political; y por los habitos de indolencia 6 laboriosidad, que
generaliza, comunica la civilization una fisonomia caracteristica.
Si es tan extensa y manifiesta la influencia del territorio en el progress
de las naciones, no es menos cierto que desde Montesquieu y Herder hasta
Buckle y demis positivistas de nuestros dias ha sido exgera.la extraflamen-
te, suponiendo: que el mundo moral esta bajo la absolute dependencia del
mundo fisico; que el desenvolvimiento de los pueblos corre parejas con la
vida de las plants, y aue la civilizacion enter es hija de las condiciones
territoriales. Semejante teoria lleva directamente al sensualismo y al fata-
lismo; por mas que sus partidarios se proclamen los mejores amigos de la
libertad y del progress, el triunfo de tales doctrinas precipitaria 4 las so-
ciedades modernas en la tirania mas insoportable y en una barbarie odiosa
6 los mismos salvages. No: el hombre dotado de razon y de libertad no es
el esclavo de la material, en cuyo seno desplega sus facultades divinas; ni
como la plant ha de tener fatalmente su sepulcro en el suelo, que fu6 su
cuna, ni como el bruto se hall dominado por las impresiones de los senti-
dos; con su inteligencia universal y el poder de su libre albedrio puede re-
sistir dentro de ciertos limits A las influencias exteriores, modificar profunda-
mente la naturaleza, que le rodea, sustraerse a su accion exclusive cam-
biando de lugar, y neutralizar en parte sus efectos mediante los movimien-
tos inteligentes y espontAneos. Las vicisitudes de Tiro, Palmira, Babilo-
nia, Egipto, Cartago, Esparta, Atinas, pueblos latinos y germanicos, ora
sumidos en la desolacion y barbarie, ora ostentando esplendente cultural
segun el caracter de sus ideas, instituciones y costumbres emanadas de la
razon y de la libertad bien 6 mal ejercitadas, demuestran sin necesidad de
reflexiones profundas, que, si la action del medio fisico es muy poderosa,
no es irresistible en el destino de los pueblos. Reducida & sus justos limi-
tes aclararl much el pasado y el porvenir de la civilization peruana, si se
fija bien la consideration en la position y grandeza territorial del Peru, en







11 -
el divers aspect de sus regions, en la variedad de sus climas y en la ri-
queza de sus producciones naturales.
Posicion y extension del Pert. Situado el Peru en la region
occidental e intertropical de la America del Sur, teniendo un limited fijo
en las aguas del Pacifico, y hallando en los vinculos naturales, que
unen las principles regions, poderosos medios para resistir a las desmem-
braciones political, esta llamado por la naturaleza a former de una manera
permanent un estado much mayor que la Espafia, su antizua metr6poli, y
cediendo en extension tan solamente al Brasil, los Estados Unidos, el Im-
perio Britinico, la China y el Imperio Ruso. En verdad su vastisima super-
ficie, que aumentan extraordinariamente las prolongadas alturas y depre-
siones, no es una condition indispensable, ni un element seguro de grandes
adelantos; puesto que mas de una vez se han realizado estos en pequeflos
paises y han faltado constantemente en otros muy dilatados: pero es evi-
dente, que en igualdad de circunstancias el estado mayor ofrece mas me-
dios de engrandecimiento. Este se hall facilitado en el Peru por la po-
sicion central en America, por el gran numero de c6modos y seguros
puertos, entire ellos el incomparable del Callao, y por una costa accessible
en una extension de mas de quinientas leguas: condiciones muy apropiadas
para el desarrollo de las relaciones maritimas, altamente civilizadoras, y
principio de poderosa influencia sobre el resto del mundo occeinico. Los
rApidos adelantos en el interior del Peru no pueden ser favorecidos por ese
trato fAcil; pero en cambio la defense de todo el estado hall en las tierras
de adentro fortificaciones naturales, excelentes posiciones militares, y el va-
lor, principal escudo de los pueblos, el que se form de suyo en alturas
tempestuosas y en moradas, donde el hombre crece en toda su independen-
cia. En la situation intertropical ha visto el ingenioso Buckle un obstaculo
invencible para el progress indefinido del Peru, suponiendo, que, como ha
sucedido a muchos pueblos orientales de antiquisima cultural, el clima ca-
luroso y ]a tierra ferasisima, si bien contribuyeron a su precoz desarrollo,
lo condenan 4 vegetar en la inmovilidad por la indolencia de la sociedad y
la tirania del gobierno. Mas esas suposiciones del historiador ingl4s parten
de un error acerca del territorio peruano. que en sus aspects, clima y pro-
ducciones ofrece un compendio de las diversas regions del globo.
Aspects del Perit. Los Andes que atraviesan el Perd de Sur A
Norte divididos en dos 6 tres cadenas principles y en un laberinto de cade-
nas secundarias, y cuyos picos Ilegan 4 rivalizar con los del Himalaya,
forman dos mundos superior 4 inferior, que marchan juntos y A cada pa-
so se penetran; por esa diferencia de alturas estan escalonados en el terri-
torio peruano todos los climas desde el calor abrasador del Africa en las
tierras bajas hasta los hielos polares en altiplanicies y cumbres. Subidndo
de las orillas del Pacifico a la region de las nieves 6 descendiendo de esta
por las vertientes del Atlantico, pueden recorrerse en breves dias y A veces








12 -
en pocas horas localidades, que por su diversidad de configuration y de
influjo sobre los series vivientes representan paises separados entire si por
enormes distancias; desde alturas que gozan de una perp4tua primavera,
la vista puede descubrir profundidades donde 4 favor del calor ostentan su
exuberancia de vida las plants intertropicales, y cumbres condenadas A la
esterilidad por su glacial clima. La mas trascendental division del Peru es en
tres grandes regions, costa, sierra y montaiia, en las cuales se marcan por
caractdres muy distintos otras muchas regions secundarias: estas ofrecie-
ron muchos focos la naciente cultural, midntras las grandes regions neutrali-
zaron la accion inmovilizadora de la naturaleza exclusivamente intertropical.
La costa. La region cisandina llamada costa es una sucesion de de-
siertos, entire ellos los de Sechura, Huarmey, Nasca, Islay y Tarapaca,
que se extienden en piano inclinado de las orillas del Pacifico al pi6 de la
cordillera hasta 400 6 500 metros sobre el nivel del mar, con una anchura
de quince a veinte y cinco leguas, hallandose cortados por oasis en forms
de valles 6 de lomas. La aridez de la costa depend de la falta de lluvias
y de aguas corrientes; solo Ilueve en la parte del norte cada cinco 6 siete
aios, en el rest del litoral caen de Mayo A Setiembre menudas llovisnas
llamadas garuas; las gotas gruesas son raras y de corta duracion; hay po-
cos rios, por lo comun de corto curso y de escaso caudal, except cuando
lueve much en la sierra, y various de ellos desaparecen Antes de llegar al
mar; la temperature, con algunas excepciones de dias y localidades ardien-
tes, es primaveral, porque el calor de los tr6picos se hall moderado por la
corriente marina, las brisas de mar y tierra, los sures y un pabellon de ligeras
nuves durante la estacion humeda. El cielo es extraordinariamente sereno,
contindose entire los fen6menos seculares el estallido de algun trueno. En
cAmbio la tierra tiembla todos los afios especialmente en las cercanias de los
equinocios, y si bien de tarde en tarde, los terremotos llegan A igualar la de-
solacion con el espanto: el suelo ya agitandose en diversos sentidos como el
hombre embriagado, ya entreabri6ndose profundamente reduce a escombros
grandes poblaciones y sepulta A los miseros habitantes, sea entire las ruinas,
sea en las simas del campo; el Pacifico desminti4ndo su nombre brama co-
mo en las regions polares, cubre los pueblos con sus olas y arroja las aves
a la campiia. Mayores trastornos ha debido sufrir la costa en 4pocas remo-
tas; puesto que de haber estado bajo el mar son seguro indicio llanuras
cubiertas de los guijarros, que ruedan entire las ondas, altas rocas horada-
das por su choque secular, pefiascos con los tintes sombrios, que el Oceano
solo ha podido comunicarles despues de haberlos bafado por much tiempo,
cerros abundantes en conchas marinas, y segun las sabias observaciones
de Raimondi mezelas y combinaciones minerales, que suponen una fortisi-
ma y prolongada presion maritima.
Sea por el terror, que causen las convulsiones de la tierra, sea por el me-
lanc6lico aspect del desierto, cuya monotonia apinas se halla interrumpi-








13 -
da por fatigosos medanos y deducidos cerros, la costa suele producer muy
penosas impresiones apareciendo A primer vista como un pais inhospitala-
rio; mas son muy pocos los hombres sensibles, que despues de reconocer
toda su belleza, pueden resistir A sus encantos. Bastaria & hacer olvidar
los horrores del arido arenal el magnifico espectAculo del gran Oceano; las
galas de los tr6picos desplegadas en floridas lomas, amenas praderas y
frondosas plantaciones aparecen tanto mas hermosas, cuanto mayor es su
contrast con la aridez que las circunda; en los afortunados valles, que
reciben el beneficio constant de los rios, en las islas de verdura con atm6s-
fera perfumada, siempre serena y tibia puede deslizarse la vida como un
sueflo de bienestar, admirando A toda hora la lozania de las nuevas plants,
la abundancia de las cosechas, la variedad de las mas vistosas flores y la
renovacion constant de los frutos mas sabrosos. En el invierno las ligeras
nubes son como un velo trasparente, que realza la belleza del suelo; en el
verano presentan matices encantadores los celages de la tarde, y en las
notches serenas que no son raras durante los mayores calories, la luna bri-
Ilando apacible en un cielo despejado, trasporta A los objetos terrestres su
resplandor suave y la naturaleza enter se hall envuelta en inefables en-
cantos.
La sierra. La region andina recibe el nombre general de sierra, y el
particular de puna en sus rigidas alturas; su terreno es sumamente esca-
broso, herizado de precipicios, profundidades que causan vertigos, rocas co.
losales suspendidas entire el cielo y el abismo, y un laberinto de cerros y
quebradas, que se tocan, cruzan, confunden y amontonan; no escasea, de
aguas, ni es de humedad sobreabundante, teniendo su estacion lluviosa en los
meses mas secos de la costa, es decir desde Octubre a Mayo; por la enorme
desigualdad de alturas es ardiente en las quebradas muy bajas, templada
en los valles de tres mil A cuatro mil metros sobre el nivel del mar, fria
en las altiplanies y glacial en las cimas de la cordillera; en general
la temperature de un mismo lugar estA sujeta A considerable variaciones
del dia A la noche, del sol a la sombra, en tiempo ventoso 6 sereno. Las
tempestades son frecuentes, sobre todo en las punas y cumbres, convirtidn-
dose en verdadera lluvia de rayos mayormente por la tarde; A gran eleva-
cion menudean mas la nieve y el granizo que la verdadera lluvia. Los ter.
remotos pocas veces dejan sentir toda su violencia en el interior de la sier-
ra; pero la tierra henchida de agua ocasiona enormes derrumbes, y por el
desencadenamiento de las fuerzas atmosfericas 6 subterrAneas ocurren es-
pantosos trastornos. P6nese la honda quebrada al nivel de la llanura, caen
altos montes 6 son trasportados A distancia admirable, la altiplanicie que-
da cortada por hendiduras anchisimas 6 profundas, el lago hallando sibita sa-
lida deja A descubierto un ameno valle, el rio, cuyo curso se haobstruido, todo
lo inunda. En tiempos prehist6ricos, cuando las convulsiones terrestres eran
mas frecuentes 6 intensas, hubo enormes levantamientos, grandes depre-








14 -
siones y erupciones repetidas de volcanes hoy sin actividad 6 destrozados,
surgieron grande cordilleras, y se trasformaron los terrenos. Entre las
grandes masas, que la naturaleza acumula 6 dispersa como elements de
una nueva creation, 6 como ruinas de un mundo destruido; entire el caos
de formaciones y destrucciones que present el suelo atormentado de la sier-
ra; en las deshechas tormentas y rigido clima de las alturas; en el aspect
mon6tono y amarillento de punas, que forman horizonte, y entire las nie-
ves, que borran la huella de la vida y apenas dejan respirar, no es fMcil
sentir de continue los atractivos, que 6 la region andina dan bellezas de
todo g6nero.
En el terreno mas escabroso los paisages cambian 6 cada instant y son
en extreme pintorescos; el suelo suele ostentar en los values, altiplanicies
y cimas una trasparencia sin igual; su azul intense y puro comunica A las
estrellas extraordinario resplandor y a veces deja ver algunas de ellas 6,
las once del dia; nubes fantdsticas forman cuadros bellisimos proyectando
formas vigorosamente dibujadas; el brillante arco iris aparece no solo en
el firmamento, sine en la pendiente de altisimos montes; desde una atm6s-
fera serena puede gozarse el magnifico espectaculo de la tempestad, que
forma perspectives m6gicas en el bajo horizonte. Todos los grades de belle-
za pueden admirarse contemplando a su vbz los picos nevados, los campos
de nieve, lagos vastos come un mar interior 6 de graciosisimo aspect, cor-
rientes de todo g6nero, valles amenisimos de formas tan variadas como
po6ticas, y que aparecen como otras tantas perlas engastadas en la cordi-
llera. Las mas imponentes revoluciones del globo se recuerdan viva y dis-
tintamente mirando desde una de las vecinas esplanadas prufundidades,
que parecen atravesar toda la corteza terrestre y poner de manifesto sus
diversas capas.
La montafia. La parte del Peru situada al este de los Andes debie-
ra llamarse la region de los bosques, que le imprimen un aspect caracte-
ristico; pero es mas conocida con el nombre de montafia, a causa de que
la part mas vecina a la sierra y per lo mismo explorada de mas antiguo
es realmente montuosa. Esa vertiente oriental de los Andes no cede en es-
cabrosidad 6 la sierra; mas en la part baja se suceden llanuras intermina-
bles, cuyo verdor contrast singularmente con la aridez de la costa. La fuer-
za maravillosa de la vegetacion depend del terreno fertilizado con el conti-
nuo aluvion de la cordillera, de la elevada temperature, que reina todo el anio,
y de la humedad permanent. Durante nueve meses, de Octubre a Junio,
caen lluvias torrenciales; las avenidas suelen tomar espantosas proporcio-
nes, y la tierra, que recibe tanta agua, y 1 causa de la espesa arboleda 6
del suelo bajo no puede descargarse de ella, esta por lo comun inundada y
rebosando humedad. La desfavorable accion del clima, el cielo mas 6 m6-
nos nebuloso, cuando no se muestra iluminado con los rayos de un sol
abrasador, las nubes de insects, el terror inspirado por animals mas peli-











15 -
grosos, aun cuando no son muy numerosos, y la insidiosa flecha del salvage
impiden a menudo gozar con espiritu tranquilo del magestuoso espectaculo
de las selvas virgenes; pero al que una vez lo ha contemplado pudiendo ad-
mirar toda su sublimidad, parecen juegos de nilios todas las magnificencias
vegetables de la costa y de la sierra.
La region trasandina, cuya feracidad es verdaderamente intertropical,
desplega en sus plants todo el lujo de la fuerza creadora: cuando a ella
se desciende, se camina entire bosques de majestad incomensurable, vi6ndo-
los a los lados, & los pies y sobre la cabeza, elevados sobre los ayres en s&-
rie interminable, y saliendo del abismo con el principio de unos arboles
gigantescos sobre las copas de otros colosos; desde que se penetra en la
profundidad de las selvas primitivas, en vez de piedras, que alli son tan
raras, como la arboleda en las altiplanicies, se vaga por un Oceano de ver-
dura, Oceano inmenso, que solo parece ocultar el cielo y la tierra para abis-
marnos en 4xtasis silencioso, como en alta mar queda & veces suspendido
el animo en la contemplacion de la inmensidad celestial y acuAtica 14jos de
todo espectaculo terrestre. Hay en la montafia real colosos de vegetacion,
que alimentando brillantes y numerosas parAsitas, cubiertos de bejucos mas
gruesos, que los mayors cables, y sirviendo de madre tierra A varies Ar-
boles de robusto tronco y de frondosas ramas, forman un bosque en com-
pendio. Ante tales maravillas, bajo b6vedas vejetales de incomparable
pompa, en presencia de la vida exuberant y al aspect de formas tan lu-
josas no solo se experimentan las emociones del dxtasis y del entusiasmo;
el espiritu queda anonadado contemplando la fuerza ilimitada de la vegeta-
cion, y halla deficientes las mas artisticas descripciones, la realidad superior
al ideal, la naturaleza venciendo 4 la fantasia. El esplendor de tan po6ti-
cas escenas se realza por los misterios de la soledad, y por el curso mages-
tuoso de los rios, cuyo soberano es el incomparable Amazonas.


SEBASTIAN LORENTE.


(Continuard.)













TRADICIONES





EL CHOCOLATE DE LOS JESUITAS.


I.


No hace todavia una semana apocaliptica que, tratandose de un Minis-
tro de Estado, oi en la tribune del Congreso & un honorable diputado de
mi tierra la siguiente frase: chagole & su seioria la justicia de reconocer
a que es hombre de peso como el chocolate de los teatinos.)--
Y el Presidente de la CAmara, personaje mas tieso que los palos de la
horca, no ajit6 la campanilla, ni el Ministro se did por agraviado, y eso que
era sujeto que no aguantaba pulgas.
El diputado que tal dijo era un venerable anciano, orador tan famoso
por lo agudo de sus ocurrencias como por lo crdnico de su sordera, acha-
que que lo obligaba A nunca separarse de su trompetilla acustica.
Muchacho era yo cuando of la frase y, durante aios y afios, no se me
despint6 de la memorial, cascabeleandome en ella a mas y mejor. A haber
podido yo entonces, sin pecar de irrespetuoso, pedir esplicacion al egrejio
autor de la ffistoria de los partidos, habriame ahorrado el andar, hasta ha-
ce poco, husmeando el alcance de sus palabras.
Ocurri6me, por el moment, pensar que el chocolate de los teatinos
( nombre que primitivamente se di6 A los cl4rigos regulars de la orden de
San Cayetano, y con el que mas tarde se engalan6 tambien A los jesuitas)
debi6 ser indijesto; pero viejos que lo saborearon, acompailado con vizco-
chuelos de Huancayo, me sostuvieron que sus paternidades lo gastaban del

Las tradiciones que publicamos en el present nfimero pertenecen i la series 6 volfmen
s6ptimo que el autor conserve afn inddito. En cada ndmero de La Revista daremos lugar 6
dos 6 tres de las tradiciones inaditas.







17 -
Ouzco, con canela y vanilla, cacao lejitimo, sano y nutritivo. Ergo, dije
para mi, si era pesado no seria porque los est6magos levantaran contra 61
acta plebiscitaria 6 de protestal. Hay, pues, que buscar la pesadez por otro
camino, amen de que muy pulcro orador era don Santiago Tavara (ya se
me escape el nombre!) para haberse tornado In franqueza de Ilamar indijes-
to & quien ceilia f.ja ministerial.
Tampoco debi suponer que un caballero de tan esquisita cortesania, co-
mo el ilustre diputado, hubiera querido decir que su seioria era hombre
torpe, machaca 6 fastidioso, lo que habria sido anti-parlamentario y grose-
ro, y dado motive just para que el agraviado le rompiese, por lo m6nos,
la trompetilla.
Gracias al asendereado oficio de tradicionista he logrado, a la postre,
aprender que cuando & un hombre le dicen en sus bigotes: es usted mas
pesado que el chocolate de los jesuitas-tiene este la obligacion do sonreir
y dar las gracias; porque, en puridad de verdad, 14jos de insultarlo le han
dirijido un piropo, algo alambicado es cierto; pero que no por eso deja de
ser una zslameria.
Segun mi leal saber y entender, saco en limpio que el senior Tavara quiso
decir que el Ministro era hombre de much trastienda, de habiles recursos,
de orijinales espedientes, de intelijencia nada comun.
Y para que ustedes se convenzan ahi vf la tradition, que difiere en poco
de lo que cuenta el duque de Saint-Simon en sus curiosas Memorias.

II.

Parece que alla, por los aflos de 1765, el superior de los jesuitas de Li-
ma andaba un tanto escamado con las noticias que, galeon tras galeon, le le.
gaban de Espafia sobre la influencia que, en el real animo de Carlos III, iba
ganando el Ministro Conde de Aranda. Sospechaba tambien, y no sin fun-
damento, que entire el virey del Peri don Manuel de Amat y Juniet y el
antedicho secretario manteniase larga y constant correspondencia en cifra,
correspondencia en que la compania de Jesus tenia obligado capitulo.
Sea de ello lo que fuere, lo positive es que de repente dieron los jesuitas
en echarla de obsequiosos, y consiguieron del virey permiso para enviar de
regalo A Espaita, y sin pago de derechos aduaneros, cajoncitos contenien-
do bollos de riquisimo chocolate del Cuzco muy apreciado, y con justicia,
por los delicados paladares de la aristocracia madrileiia. No zarpaba del
Callao navio, con rumbo A Cadiz, que no fuese conductor de chocolate
para su majestad, para los principles de la sangre y para el ultimo titere
de la real familiar, para los ministros, para los consejeros de Indias, para
los obispos y generals de 6rdenes religiosas, y pongo punto por no hacer
una list tan interminable como la de puntapies que gobiernos y congress
3








18 -
aplican A esa vieja chocha llamada Constitucion. Asi anda la pobrecita
que no echa luz!
Est6magos agradecidos defendian, pues, con calor, en los consejos de su
magestad, la causa y los intereses de los hijos de Loyola. Una jicara de
buen chocolate era lo mas eficaz que se conocia, por entonces, para con-
quistarse amigos y simpatias. Y tanto y tanto menudeaban las remesas del
cuzquefio que hasta el rey empez6 A mirar con aire receloso al conde de
Aranda, uinico cortesano a quien no deleitaba el aroma de la golosina y que
tenia el mal gusto de desayunarse con un canjilen del vulgar soconuzco
haciendo ascos al divino manjar que enviaban los jesuitas.
En estas y las otras se les durmi6 una vez el diablo A los teatinos y un
aduanero di6, en secret, aviso al virey Amat de que uno de los cajoncitos
pesaba como si, en lugar de bollos, contuviera piedras. El virey quiso con-
vencerse de si aquello era prodijio 6 patrafia y, cuando menos se le espe-
raba, apareci6se en el Callaa y mand6 abrir el sospechoso y sospechado
cajoncito.
En efecto. Lo que es bollos de chocolate...... a la vista estaban: cuzque-
fio lejitimo y exhalando perfume a canela y vanilla. Pero cada bollito pe-
saba como chisme de beata 6 interpelacion al Ministerio.
Item (y esto no lo digo yo sino el duque de Saint-Simon) el cajon iba
rotulado al muy reverendo padre General de la Compaiia de Jesus.
-iCascaritas! murmur el virey.
No estaba don Manuel de Amat y Juniet, Pianella, Aymerich y Santa
Pau hecho de pasta para no recelar que bollos tales fuesen de impossible
dijestion.
Dividatur dijo se exelencia...... y salt la liebre!
Dentro de cada bollito iba...... iba......
4 Un jesuita ?
Quia! No senior Una onza de oro.




TABACO PARA EL REY.

Que las finanzas del Peri han andado siempre dadas A la diabla es pun-
to menos que verdad de Pero Grullo. Por fortune, los peruleros somos gen-
te de tan buena pasta jue maldito si paramos mientes en la cosa.
-Pero, senior Zen qud nos hemos gastado tantos miles? suele preguntar
algun homobono.
-En tabaco para el rey contest sonriendo algun vejete--y punto en
boca.
El tal estribillo-En tabaoopara el Rey-No ha podido nacer solo (cabild







19 -
yo un dia) y dime A buscar su orijen, el cual, sin que quede pizca de duda,
es el siguiente.
*
Don Fermin de Carbajal y Vargas, natural de Chile, correo mayor de
las Indias, conde del Puerto y de Castillejo, Sr. de Valfondo, Caballero de
Santiago, y mas tarde teniente general del reino, grande de Espafia y primer
duque de San Cfrlos, blasonaba de descender de los reyes de Leon A la par
que de los primeros conquistadores del Peril. Alcalde del Cabildo de Lima
y muy pagado de sus pergaminos, di6 el senior conde en la flor de tratar
con poco miramiento al virey, quien se amostaz6 al cabo y le corresponding
con un desire. Desde entonces qued4 entire ellos mintua inquinia y enemiga.
El de Castillejo puso en 6rden su cuantiosa hacienda y, muy redondo de
fortune, se march para Espahia.
Parece que Amat tuvo noticia de que, en la corte se ocupaba don Fer-
min de dailarlo, y con tal motive le escribi6 una carta algo dura. Esta nos
es desconocida; pero & la vista tenemos la que le contest) el conde, fechada
en Cadiz & 6 de Noviembre de 1775.
De la destemplada carta del duque de San Carlos copiar4mos las siguien-
tes lines, por ser las que A nuestro prop6sito convienen:
o Si mis ascendientes no hubieran sacrificado sus cuantiosas rentas en ho-
Snor y defense de la monarquia, mas adelantamientos disfrutara de los que
c logro. T4ngolo asi justificado, no admite duda; ni tampoco el que V. E.
c ha sido bien pagado de sus servicios y no desembolsando ochenta mil pe-
, sos que, en pacificar la provincia de Huarochiri, gast6 mi casa, en 1750,
c que no lo ha hecho la de V. E. ni fu4 capaz de hacerlo desde su funda-
c cion, y si hoy se halla con conveniencias gracias al Peru, y no a sus ren-
c tas, como toda Cataluria lo decanta. Cuando V. E. deje de ser virey no
" ser& mas que un particular rico, enriquecido de la nada, sin haberlo he-
( redado ni trabajado. Se sabe, y con pruebas, que Ilegaba un hombre de
, bien A ofrecer 16,000 pesos por un gobierno como el de Guanta, y porque
c otro advenedizo exhibi6 18,000 fue aquel desatendido. Agregue V. E. a
i< estas acusaciones, tres millones y mas de pesos que se embarcaron en la
ciudad de Santiago de Chile, en cajones rotulados Tabaco para el Rey, y
a vera si son pocos los cargos que tiene que desvanecer.)

Tres millones en tabaco!!!
Fumar es.
Y en tiempos en que no daban jugo el guano ni el salitre!
Ahora decidan ustedes si tiene 6 no entripado la frase de los viejos,
cuando se trata de algun gran gatuperio rentistico Tabaco para el Rey.

RICARDO PALMA.
Lima, Noviembre 1878.










LITERATURE.








DISCURSO LEIDO POR DON DOMINGO DE VIVERO EN EL CLUB LITERARIO DE
LIMA, ANTES DE DAR LECTURA AL DRAMA DEL DISTINGUIDO POETA, NA-
CIONAL MANUEL NICOLAS CORPANCHO, TITULADO: "OLAYA 6 EL BARQUERO
Y VIRBY."

Sefiores:

Circunstancias especiales, y muy gratas para mi, me permiten tener el
honor de leeros esta noche una obra p6stuma de un poeta national, y ren-
dir por consiguiente un tribute A su memorial, en este augusto recinto.
El fin que me propongo os darA la indulgencia que solicito, pues no
vais & oir la elocuente palabra y los vigorosos concepts del pensador pro-
fundo ni del hombre de letras acostumbrado A veneer en las luchas del es-
piritu; y si os veis privados hoy de tan inefable jibilo, no es porque carez-
ca el Club de conspicuous vates y de notables escritores, sino porque ningu-
no de ellos estA tan ligado & los hijos de Manuel NicolAs Corpancho, como
el que os habla: el mas humilde de los miembros de esta asosiacion litera-
ria. H6 aqui explicado el motive de que me vea honrado con tan distin-
guido favor.
Indtil tarea seria haceros un studio minucioso y complete del poeta,
porque plumas elocuentes se han encargado de trasmitir a la posteridad el
trasunto de su corta existencia, absorbida por la meditation filos6fica y
embebida en las deslumbradoras bellezas del arte. MArmol, Orihuela, Cai-
cedo, Ulloa y Palma, entire otros, han escrito, con seductor estilo, el juicio
critic del Cantor de Magallanes; y la nueva generation que se levanta,
ha sentido, A no dudarlo, el entuciasmo po6tico, escuchando las sonoras ar-
monias de (Las Brisas del Mar:) inspiradas las unas bajo el tranquilo
techo del hogar, y las otras bajo la influencia de un sentimiento religioso
tan sincere como elevado.
aQui6n no ha sentido conmovida el alma leyendo los inspirados cantos
del trovador limefio, cuyas finicas fuentes do inspiration han sido: la reli-
gion, la patria y la familiar?








21 -
4Quidn ignorar puede el inesperado y trAgico fin de Corpancho? Minis-
tro Plenipotenciario en Mdjico, en una edad en la que el vulgo de los hom-
bres apenas ha abandonado las aulas-protesta, como abnegado hijo de la
America libre, de la invasion francesa. A las veinte y elatro horas se v6
obligado & abandonar la opulenta Mejico, bajo cuyo cielo estrellado dejaba
ricas joyas para nuestra literature, y huyendo de la crueldad del invasor
se embarca sin perdida de tiempo on Vera-Cruz con rumbo A Nueva-York.
Pero decretado estaba que el publicista de elocuente frase y el poeta,
sentimental por exelencia, viera caer on la hora melanc6lica de la tarde,
sus esperanzas de gloria, sus nobles ambiciones; y entire la desgarradora vi-
sion de la esposa querida y de los hijos adorados, viera temprana tumba,
ora en las llamas del incendio, ora en las olas de un mar embravecido!
Como ha dicho uno de sus mas inspirados cantores:

Fueron de llamas y salobre espuma,
Los pliegues de su sAbana mortuori,
Pero en la mar no se eclipse6 su historic
Ni su cantar se disip6 en ]a bruma.

Ya el pincel del amor su rostro exhuma
Dando forma vital a su memorial,
Y orlazAn la diadema de su gloria
Todas las perlas que vertio su pluma.

Bardo feliz iLa eternidad no aterra
Sino al oscuro espiritu del hombre
Que no v6 de otro sol la luz mas pura:

;.Qu6 import tu naufragio aqui en la tierra
Si flotante en un verso va tu nombre
De una ola on otra hasta la edad future!

En efecto, Sefiores, si ha desaparecido fisicamente del mundo que habi-
tamos, sobrevive en nuestros pensamientos; y asi como las aves modulan
sus mas hellos cantos en la mailana, A Corpancho, para ser inmortal. solo
Ic han bastalo los preludios del arpa en la alborada de su vida!......
La mayor parte de sus obras han sido escritas en la infancia y en la fes-
tiva adolencia.
Siendo ain alumno del colegio de San Fernando, era ya maestro on el
arte podtica; y si mal podia describir anatdmicamente el cuerpo human,
con el escalpelo del sentimiento sabia encontrar la fibra mas secret del
corazon del hombre; si se ocultaban A su mente sofiadora los enigmas de
la fisiologia y la rara combination de los tejidos, con la luz incipiente de su







223
genio conocia las dolencias morales del espiritu, y en su imaginacion fe-
cunda, tenia el bAlsamo que cura las heridas del alma!
No os voy 4 hablar del poeta lirico, que en los puestos mas avanzados
de una pl4yade de ingenios escojidos, supo entonar, despues de los horro-
res de una prolongada anarquia, en la empolvada lira del Cantor de Junin,
conmovedoras armonias, que abrieron mas vastos horizontes A nuestra lite-
ratura: rica entdnces de gong6ricas rimas y de fugases improvisaciones,
que como las del Padre Castillo, si bien forman un repertorio ameno para
la conversation, no pueden penetrar en el venerado santuario de la historic
literaria de un pueblo. Voy 6 hablaros brevemente del poeta dramatico, pe-
ro antes permitidme una digresion que creo que no carece de oportunidad.
En Ayacucho, Senores, no solo se rompieron las cadenas de la esclavi-
tud, bajo cuyo ominoso yugo yacia un continent: de ese campo glorioso
surji4 tambien el Redentor de nuestras letras. apareciendo cual otro Orfeo
para animarnos a obtener puros lauros en las justas poticas.
Ese Titan fu4 Olmedo: obrero inmortal que supo construir el mas bello
monument, que rejistran los anales de la literature Hispano-Americana.
Olmedo hizo resonar los cantos de la libertad. Ilenos de bdlico ardor, ins-
pirados por el espectaculo de una epopeya sublime; midntras que los que
le sucedieron, bajo el reinado de la paz, abandonaron la trompa 4pica y
dieron impulso 4 su g4nio con el lirismo mas exaltado.
Los discipulos de Olmedo, que asi deben llamarse los que, como Corpan-
cho, abrieron una nueva era A nuestra literature, no podian permanecer en-
cerrados en el estrecho circulo del clasisismo riguroso de la vieja escuela;
y como si hubiera estado ya en todos los espiritus de essa poca germinan-
do la idea del Romantisismo, que es la Democracia en el arte, esa genera-
cion anciosa de gloria y que se afanaba por cosechar imperecederos laurels,
se decidi6 abiertamente por esa revolution artistic, y doce arios despues
de la primera representation de Hernani en Paris, la propaganda seduc-
tora de Victor Hugo, arrastr6 tambien entusiastas prosglitos en la tierra de
los Incas.
He aqui verdaderamente el punto de partida de nuestro teatro.
Era el ano de 1846, y Corpancho se hallaba en esa edad dichosa en que
la adolesencia se afana por reemplazar a la sonriente infancia; pero con
una precocidad intellectual poco comun, ya el j6ven estudiante era el poeta
popular, que tenia el don privilejiado de encantar las almas con el divino
idioma de las musas.
Hallando extrecho el campo del lirismo A su ambicion, y comprendiendo
que el Romantisismo aiin no se habia apoderado de la escena peruana, se
arrojd intrdpido a cosechar aplausos y las deslumbradoras coronas, con que
un pueblo, Abrio de entusiasmo cinie a la frente del autor dramatico: valio-
so galardon de sus largas veladas de incubacion po6tica.
El orPoeta Cruzadoa fu6 uno de los primeros frutos de su ing4nio, y la








23 -
sociedad limena se sinti6 alborozada con los versos delicados y con el senti-
miento estktico de ese ensayo del j6ven dramaturgo.
El ,Poeta Cruzado, fu4, pues, la primer piedra del hoy magestuoso edi-
ficio de nuestro teatro. Era empero una production que carecia del colori-
do nicional, que si bien revelaba un ingenio perfectamente dotado para la
escena, podia coinsiderarse como fruto extraflo.
No se ocult6 A Corpancho tan capital defecto, 4 inspirindose en la tra-
dicion popular, y sobretodo en su patriotism, escribi6 el bellisimo drama
cuya lecture vais A escuchar.
Muy poco se preocup6 el poeta en presentarnos un drama esencialmente
hist6rico, porque sabia que era indtil trabajo buscar la irrefutable historic
del episodio de Olaya, porque entdnces, como hoy mismo, no existia: solo
se concrete a la tradition, y esta respondia de sobra 6 su desco.
Mas tarde serA cuando pueda separarse la hija del regazo de la madre:
la tradition de la historic.
Corpancho, conmovido en su patriotism, exaltado por la crueldad espa-
lo!a, y lleno de admiracion por el m6rtir pescador, solo se propuso, como
lo vereis en breve, hacer la apoteosis en la escena del hdroe peruano, y para
ello, conservando de la version popular lo que coadyuvaba a su prop6sito,
nos ha dejadu una flor literaria, nacida en nuestro propio suelo, esencial-
mente national, y que al mismo tiempo que es la glorificacion de un ser ca-
si lejendario, es la revelacion de su talent dramitico.
Se engafiarA sin embargo el que piense hallar en Olaya una obra acaba-
da: la edad del autor si le permitia aspirar a la perfeccion, le impedia rea-
lizarla.
Pero bien se v6 en la fabula original de su ingenio, en la naturalidad del
diAlogo y en los recursos esc6nicos que ha puesto en juego, cuanto podia
esperar la patria de sus preclaras dotes.
Nuestra historic hubiera sido un venero inagotable para su fantasia, co-
mo lo ha sido despues para Salaverry, el mas original y fecundo de nues-
tros dramaturgos.
Temo, Seflores, que al llegar A este punto la critical intolerante y mezqui-
na, pueda reprocharme, el que me haya dejado cegar demasiado por el pa-
triotismo, al decir que Corpancho coloc6 la primer piedra de nuestro edifi-
cio dramitico y que en un arranque de alucinacion haya admirado sus mages-
tuosas dimensiones. Quiero desde ahora desvanecer esos cargos, ahora y en
este recinto, en que la mas respectable asociacion literaria con que cuenta el
pais, rinde un homenage de admiration la memorial de Corpancho. No, Se.
fiores, no exagero al asegurar que relativamente, nuestra dramitica no se
encuentra en la desnudez en que se la supone.
El Peri, como las demas colonies de la Metr6poli Espaiiola, asfixiadas
por el despotismo, no tuvieron literature propia: el colono carecia de per-








24 -
sonalidad; su inteligencia estaba encerrada en el marco do fierro de la teo-
logia y en el studio de los poets cortesanos de la antigua Roma.
En esos tiempos para oncoutrar las producciones del sentimiento podtico
peruano, era precise penetrar en las ateridas regions de la Puna, habi-
tuarse al conocimiento del idioma do los Incas, y escuchar bajo el humilde
techo de una cabania, los sollozos dosgarradores de la lira indigena; subli-
mes exprcsiones de un dolor de tries siglos, quo so ensai6 sobre una raza
mas infortunada que la de Israel. Do manera, pues, quo como le dicho al
principio: del campo de Ayacucho, entire una atm6sfera de luz, surji6 al
mismo tiempo que la libertad, la poesia Americana.
A las trovas superficiales de Caviedes, succedieron los 4picos acentos de
Olmedo, que despertaron a la vida del arte privilegiadas inteligencias, y
solo ha bastado medio siglo para que en la escena peruana, junto con las
obras del mas delicado Romantisismo, cuyo primer int6rprete fud Corpan-
cho, descollara el atico y original ingenio de Segura.
El contrast debia aparecer: tras del pintor ideal, debia llegar el pintor
de la realidad, tras de la alabanza, la censura que ensefia, la satira que
corrije. Era precise descender de las alturas del drama a la comedian senci-
lla en la forma pero elevada en et concept, y el autor de ia Catita y de
la Saya y Manto, enriqueci6 nuestra dramatic con obras inmortales.
Salaverry, dando pabulo a su talent investigator y elevandose 6 la re-
gion serena de la filosofia, ha encontrado en los hechos mas culminantes de
nuestra historic, preparadas telas donde hacer lujo de la riqueza de su pin-
cel, ora idealistas como los principles del Renacimiento, ora subordinado a
la realidad como Rambrandt. Y luchando con obstaculos iumensos, sin vis-
lumbrar otra recompensa que la de la posteridad, di6se tiempo, en medio
de las agitadas tareas de la vida military, para consagrarse a las elucubra-
ciones dramaticas, presentadonos hoy un repertorio de veinte dramas, con-
tingente valiosisimo que le hace acreedor a nuestra gratitud, retemplando
nuestro orgullo national.
La tierna compaiera del hombre, quo no ha much la ignorancia pater.
na condenaba al suicidio del claustro 6 a las vulgares ocupaciones del ho-
gar, prohibi6ndole; oh verg anzoso testimonio de la humana estupidez, la no-
ble satisfaccion de eternizar el pensamiento con el arte de la escritura, for-
tifica su espiritu con la meditation y el studio, y la modest poetiza Ca-
rolina Freire de Jaimes, nos ha conutovido preseutiluionos el character in-
trepido y patriota del indio perseguido por los guerreros espailoies del
siglo XVI, en su magnifico drama: lirancisco Pizarro.
VWase pues que no merece la sonrisa del desden nuestra dramitica que
principia con ol g6nio prematuramente desarrollado de Corpancho, ali por
los afios de 1846, cuando apenas contaba quince ailos.
Y same permitido que abra un pardntesis antes de concluir. Dejaria
de Ilenar un deber de cortesia sino manifestara en piblico mi agradecimien-






25 -
to A mi muy querido amigo Teobaldo E. Corpancho, que ha heredado junto
con el nombre de su padre, la passion por el arte, al haberme designado para
haceros conocer la primera obra dramdtica de su Sefior Padre, y lo uinico
que siento es que mi pobre inteligencia no haya respondido 6 mi inmensa
voluntad.
Todo lo que podia agregar ain acerca del drama & que hago referencia
lo consider fuera: de lugar, pues vais 6 juzgarlo por vosotros mismos; y
aqui termino cl objeto que me proponia que no era otro que interpreter
los sentimientos del Club, afiadiendo una nueva, aunque humilde flor, & la
inmortal corona del Cantor de Magallanes.







LA MUERTE DE ATAHUALPA.


1.

Era de noche: sanguinosas tdas
La hoguera del tormento iluminabtin,
Junto ~ ella el Inca, en ademan altivo.
()ia sollozar A su esperanza !
Encarnado en un hombre el fanatismo
Oraciones de muerte murmuraba,
Y eco repetia los quejidos
De la doliente muchedumbre incana
S(Lloremos y muramos, un anciano
Con la faz cadavdrica exclamaba:
En el cardeno fuego de esa hoguera
(( Va tornarse en cenizas nuestra raza.
(( Cumplido esta el pron6stico sinidstro...
((El enemigo de poblada barba
Torna en desierto las floridas vegas
( Y derrumba el imperio con su plant !
< Sin la imperial diadema nuestro padre
En premio i su virtud la muerte alcanza....
<; Ah si pudiera mi extenuado brazo
f Tender el arco 6 esgrimir el hacha !
Los libios del anciano enmudecieron,
Y asomando a sus pirpados las ligrimas
Con la acerada punta de una flecha
Inocul6 la muerte en sus entraias !
II.
Consum6se del Inca el sacrificio......
Y ensordeciendo el valle y la montaila,
Oydse un grito de dolor supremo
Que estremeci6 de compassion las almas !
Creyu en su ingenuidad la muchedumbre
Que era el Inca inmortal que los llamaba;
'/ O Y7'-. la iberica turba al escucharlo-
Sn pavor arrojando las espadas-
uch6 en esa voz desconocida
S ^ aldicion de la Justicia Santa.

t- t ISNARDO.
<^ '' ,

.' r/












BISMARCK DURANTE LA GUERRA DE 1870. (*)


GRAF BISMARCK UNI SEINE LEUTE WARHENI DES KRIE(!S MIT PRANKREICH.
NACH TAGEBUCHSBLATERN VON DR. MOOITZ BUSCH. LEIPSII 1878.


l El 31 de Julio de 1870 & las 5 y 30 p. m. el Canciller, despues do ha-
" ber participado de la santa comunion, sali6 de su resilencia official en la
" calle de Guillermo, para la estacion del ferro-carril, acompaiado do su es-
a< posa 6 hija, para seguir al Soberano al teatro de la guerra. Unos pocos
c consejeros, secretaries, descifradores y mensajeros, debian seguirle inme-
, diatamente.o
Tal es el pirrafo introductorio de una obra, que acaba de publicarse, con
el titulo que precede & estas lines. Su autor es un eminent escritor poli-
tico, empleado ent6nces en el Ministerio de Negocios extrangeros de Ale-
mania, que acompafi6 al Principe do Bismarck como sccretario literario, ;a
teatro de la guerra. En intima comunicacion con el director diplomdtico de
la campafia. tuvo amplia oportunidad de oir al comunicativo Canciller, di-
sertar sobre diferentes t6picos, relacionados 4 nd. con la guerra; y lo que
oy6 lo escribi6, estimando como su deber, conservar cada una de tan pre-
ciosas palabras, tales como salian do loslhibios que las profcrian. Admira-
dor ardiente del h6roe, con una pluma ripida, active y ficil, era especial-
mente apropiado, para la tarea que sc impuso. Como Boswell (1) seguia a
Johnson con la carter en la mano, asi el infatigable Busch estaba pendien-
te de la palabra de su distinguido jefe, para confiar al papcl todo lo que
heria sus deleitados oidos, sin elcccion ni discernimiento. En la confusa y
mezclada riqueza de detalles, que result de este abnegado trabajo, Ileva el
libro impreso el sello incontrovertible de la verdad. Un juicioso critic ha-
bria escojido, donde un entusiasta apasionado vacio enter su Anfora. De la
mas alta importancia bajo muchos aspects, esta s6rie de an6edotas es un
verdadero elojio; pues pone en alto relieve, la active, ardiente y penetrado-


(") The Times weekly edition, nfim. 07-Lndrcs, 8 de Noviembre de 1878.
(1) Literato ingl6s del iltimo siglo, autor de una minuciosa y circunstanciada vida del fa-
moso lexic6logo ingl6s Samuel Jhonson, juzgada por Macaulay en uno de sus mejores ,En-
sayos.n








28 -
ra inteligencia de un gdnio superior. Abiertamente sincere en otros pasa-
jes, muestra al Canciller mal informado sobre muchas cosas, preocupado en
otras; pero igualmente seguro en todas. Aunque encomiastico, el libro es
cruel tambien; porque no se content con presentar al hdroe de gran uni-
forme, sino que lo exhibe a la vez, en bata y pantuflos. La ojeada en el
character intern del h6roe, que se echa mediante esas indiscreciones, ad-
quiere mayor fuerza, por el notable hecho, de que este ha permitido su pu-
blicacion.
Al emprender hacer unos pocos extractos del copioso contenido de dos
gruesos volumenes, la comodidad del lector se consultara, mediante el ar-
reglo de ]a mezela de asuntos tratados en el diario, en capitulos separados,
conforme a esos asuntos. Comenzaremos presentando las opinions del
Principe, sobre contemporgneos notable: seguiremos ofreciendo lo que, res-
pecto 4 las naciones nos dice; y concluiremos repitiendo las confianzas que
nos hace, en lo que A el mismo concierne.

I

De sus relaciones con Napoleon III, antes de 1866 y en el curso de aquel
aflo, dice el Principe lo siguiente:--(Cuando negociaba con Mr. Thiers, du-
f rante el sitio de Paris, el estadista francs me record una conversation
a que tuve con el Duque de Bauffremont (2) en 1867. Es verdad que dije
al Duque, que si el Emperador Napoleon hubiera tenido una perception
mas clara de su propia conveniencia, podria haber hecho un buen negocio
en 1866. Si el Emperador en el moment en que nosotros atacdbamos 4
Austria, hubiera torado por fuerza, lo que despues pidi6 por medio de Be-
nedetti, (3) hubiera hecho lo que mas le convenia. Nosotros no hubieramos
a estado en situation de contenerlo, ni es probable que Inglaterra hubiese
a intervenido. Lo que el tenia que hacer era obrar, y ver como vendrian las
a cosas. Si nosotros triunflbamos, su political mas segura habria sido apo-
yarnos y atraernos hicia 61, enla embriaguez del triunfo. Pero ese hombre
es y sera siempre un Tiefembachers Este Tiefembacher era un General aus-
triaco de la 4poca de Wallenstein, muy conocido en la historic y en el dra-
ma aleman, por su vacilacion y su aparentemente mafiosa premeditacion, la
que en realidad no era mas, que una vacia y embotada pereza.
El Duque de Gramont, (4) cuyas indiscreciones precipitaron los aconte-
cimientos, encuentra poco favor 4 sus ojos:-a Si yo hubiese estado en su
a lugar, me habria metido en un rejimiento y corrido mi suerte en el campo

(2) Rogerio Alejandro Duque de Bauffremont, nacido el 24 de Junio de 1823, resident en
Paris.
(3) M. V. Benedetti, Embajador de Francia en Berlin hasta que estall6 In guerra de 1870.
(4) Antonio Duque de Gramont, nacido el 14 de Agosto de 1819, ministry de negoeios ex-
t ranjeros de Francia, cuando se declare la guerra 6 la Prusia en 1874.








29 -
, de batalla, despues de haber enredado los negocios en el gabinete. Yo es-
a taba preparado 4 hacerlo en 1866. Si las cosas hubieran salido mal, ;,c6-
a mo me hubiera presentado otra vez en Berlin? )
Ni Mr. Julio Favre consiguin captarse el respeto del Canciller, durante
la.s negociaciones que precediernn A la conclusion de i.. paz:--(Mr. Favre
dice en su informed al gobierno frances, que no pudo dcir d dd erramar 1A-
Sgrimas en una de las conversaciones que tuvo conmigo. Confesard, que
, parecia como si estuviese proximo 4 Ilorar y one yo le console; pero,
cierto estoy, de que no llego 6 derramar ni una sola 1Arrima. Se esforzo
< por hacerlo: pero no pudo. El sin duda ponsd impresionarme con su bue-
a na mimic, como los leguleyos de Paris, tienen costumbre de hacerlo con
a su auditorio. Tengo la conviction, quo, para dar mas fuerza 4 sn elocuen-
a cia, se pinti la cara de blanco en las varias veces que fun 4 Ferritres:
a (5) particularmente la segunda vez, en la que se puso una mano extra.or-
a dinaria de amarillo, para personificar mejor al dolorido y conmovido pa-
a triota. No niego, sin embargo, que sintiese la situation. Pero no es un
a politico. Deberia saber, que el sentimiento y la political, no marchan jun-
a tos. Cuando yo le ech6 mi primera indirect respect 4 Metz v f. Stras-
a burgo, pareci6 como si crevese que me chanceaba. Podia vo haberle con-
a testado, lo que me aconteci4 on la tienda de un peletero de Berlin. Ne-
a cesitaba nna pelliza. v como me pidieson un precio elevadisimo. diie al
a tender Suponno qpr ie u.ed clancen: v el me contest: Nunca en ne-
a .goios. )
Mr. Thiers. que rcemnlazo 4, Mr. Favre en el campamento aleman, no
era tampoco un diplomtico, segun el espiritu del Canciller:-a Es un bom-
a bre hbil, atrayente, ingenioso, spiritual. inteligente: pero sin capacidad
a para la diplomtcia. Es demosiado sentimental para la profession. Aunque
a mas viril y digno que Mr. Favre. es enteramente inapropiado para el ofi-
, cio. Vino hAcia mi como negociador. cuando no tiene talent bastante ni
a para chalan. Se Ic asusta facilmente, y lo demuestra. Usted le puede ha-
a cer vomitar cuanto quiera. Yo le hice confesar, que Paris tenia provisio-
a nes completes solo nara tres 6 cuatro semanas.)
Cuando tales manifestaciones se hacen, acerca de extranjeros. cuya opo-
sicion puede ser perdonada. es muy natural, que los diplomaticos alemanes,
que presuman constituirse en enemigos, cuando no debian scr sino los su-
bordinados del Principe, no sean tratados con mas lenidad. El difunto
Conde de Goltz, (6) su mas eminente, aunque no su mejor conocido anta-
gonista, es retratado asi:--, Nuestro iltimo Embajador en Paris era un
a hombre habil y bien informado: pero today su habilidad no le daba un jui-


(5) Casade campo del Baron de Rostchild, en los alrededores de Paris.
(6) R. II. L. de Goltz, Emhbjador de Prusia en Paris hasta 1870.








30 -
Scio sano y consistent. Variaba constantemente de juicio, respect 6 los
Shombres y A las cosas y siempre tenia un plan nuevo que proponer. Ade-
a mas, cstaba siempre enamorado de las Reynas en cuyas Cortes residia.
a Enamorado primero de Amelia de Grecia, (7) transfiri6 despues sus afec-
a cones Eujenia. Sinceramente creia, que lo que yo habia logrado hacer,
Se41, con su superior inteligencia, lo habria hecho diez veces mejor. Por eso
a estaba siempre intrigando contra mi. Aunque tuvimos buenas relaciones
a cuando jdvenes, le escribid al Rey acusAndome y preparandolo contra mi.
a El Rey me did las carts y yo las contest: sin embargo de eso, no desis-
6 ti6, sigui6 escribiendo ad libitum n S. M. Era perfectamente odiado por
a sus subordinados. Recuerdo que ful A verle en Paris en 1862: me dijeron
a que hacia una siesta, y me retiraba ya, cuando sus secretaries, encanta-
a dos de hacerle una mala pasada, corrieron a su cuarto y lc despertaron.
SY sin embargo, siendo Embajador, podia haberse hecho facilmente grato
S U sus subordinados. Un Embajador puede ofrecer i estos, lo que un Mi-
a nistro no puede. A mi me gustaria hacerlo asi; pero ;de ddnde saco tiem-
a po? Tengo tantas cosas en que pensar, que estoy obligado a manejar mi-
a litarmente mi departamento. ,
El Conde Enrique Arnim, (8) aunque no se habia revelado todavia con-
tra la autoridad del Principe, es apreciado por este, poco mas 6 m6nos, co-
mo el Conde de Goltz:-a El Papa debe permanecer siendo soberano: pero
a la question es, ;,como se le conserve en el trono? Uno podria hacer mas
a por 41, si los ultramontanos no fuesen tan feroces contra nosotros; y a mi
a me gusta un Rolando para un Oliver. Yo desearia saber, que piensa nues-
a tro amigo Enriquillo Arnim de todo dsto, ahora que las cosas han llega-
a do ~ este punto. Como Embajador cerca de la Santa Sede, debo tener
a una opinion. Me atreveria a decir, que no solo tiene una, sino muchas:
a una series para hoy y otra para. mafiana, como de costumbre. Sus despa-
a chos han abogado siempre por cosas opuestas. Cierto estoy de qe s cr6e
a un diplomatico demasiado distinguido, para representar A su pais en una
a Corte tan pequeria, aunque, como jefe y cabeza de la Iglesia Cat6lica, el
a Papa es un personaje much mas important, que como soberano de sus
a Estados. No obstantc, Arnim es realmente intcligentc. Yo desearia po-
a der confiar en sus informes; pero dice una cosa boy y otra mailana. )
El Duque de Angustemburg, (9) cuyas pretensiones al Schlessvig-Hols-


(7) Maria Amelia, nacida el 21 de Diciembre de 1818, hija de Augusto Gran Duque de 01-
demburgo, casada con Othon de Baviera Rey de Grecia en 22 de Novicmlroe de 1831. Muri6
en 1875.
(8) Enrique Condc de Armin, 3Ministro de Prusia en Roma y Enibajador eu Francia les-
pues de la guerra de 1870. Famoso por sus luchas con el Principe Canciller.
(9) Federico Cristian, nacido el 6 de Julio de 1829. Mayor General al servicio del Rey de
Baviera.








31 -
tein fueron causa de los acontecimientos de los filtimos 20 aiios, es tambien
objeto de los sarcasmos del Principe: ((Yo le encontr6 uno 6 dos dias ha
e en el campamento, con su uniform bAvaro. Podia haber hecho algo mejor
a y ser hoy un Soberano, si hubiese hecho las concesiones necesarias. Lo
a que yo le pedi fue nada mas, que lo que todos los Principiculos de Ale-
w mania concedieron 4 la Prusia en 1866. Pero 61 no quiso ceder un punto
, de los derechos soberanos, que esperaba que nosotros adquiriesemos para
6 el: 4 Dios gracias, la mezquina y nebulosa sabiduria de sus consejeros,
, le impidi6 hacerlo. Yo recuerdo, que tuve una conversation con el, una
, tarde en el afio de 1864. Estdbamos en mi salon de billar, y alli nos que-
( damos hasta muy entrada la noche. Comenz6 por darle el tratamiento de
, Alteza, y estuve perfectamente cortds con 61. Cuando le dije que nosotros
e necesitabamos la bahia de Kieel, casi se cae de espaldas, y me pregunto si
, necesitariamos today una milla cuadrada. Yo no pude minos que decirle
( que si. Luego descubri que objetaba, aun 4 nuestra pretension 4 una in-
, tervencion military. Cuando descubri esto, cambie el Alteza (Hoheit) en
, Serenisimo (Durchlaucht) y al fin, deslizandome en aleman vulgar, le di-
( je, que no habia nada que nos impidiese torcerle el pescuezo a la gallina,
( que nosotros mismos habiamos empollado.n
Una sola an6cdota respect 4 la Dieta Germanica, manifiesta claramen
te, la revolution que operd en ella el ingreso de Bismarck. El parlamento
de los Embajadores alemanes, era tradicionalmente gobernado por el repre-
sentante del Emperador austriaco. Este supremo personaje iba hasta hacer
sentir su supremacia, por ciertas maneras desdefiosas, que eran las mas
aprop6sito para provar la tiesa personalidad de Bismarck. Preguntindosele
al Principe la verdadera version de cierto famoso incident de la historic
constitutional de Alemania, dijo:-- eComo miembro de la Dieta por Pru-
, sia, (10) tuve que visitor al Conde de Thun, el miembro austriaco que pre-
( sidia nuestra augusta asamblea. Cuando entr6, estaba en su studio es-
, cribiendo y funando. Me pidid que me esperace un moment y esper6;
( pero cuando juzgu6 que la conversation se aplazaba demasiado, y que,
a sin embargo, no me habia ofrecido un cigarro, tomd uno de la caja que
a estaba delante de 41, y le pedi que me diese su fuego. Se quedd estu-
, pefacto; pero me di6 el fuego que le pedia. Pero hay otra anecdota
( sobre el mismo asunto. En la poca dle Rochow, mi predecessor como
, miembro por Prusia de la Dieta, el miembro austriaco que presidia,
, habia adoptado la costumbre de fumar, en las sesiones de la comision mi-
T litar especial. Rochow, fumador apasionado, hubiera dado un dedo por
a hacer lo mismo; pero no se atrevia. Cuando fui i Francfort, deseaba

(10) El Principe Bismarck fu6 Ministro Plenipotenciario de Prusia a la Dieta Germinica
que funcionaba en Francfort, desde Agosto de 1851 hasta Abril de 1859, en que fu6 nom-
brado Embajador en San Petersburgo. -- G. Bullen, Life of Bismarck.









u much fumar mi cigarro en las sesiones de la comision military, y no vien-
( do porque no le haria asi, nuy cortesmente pedi al Presidente que me
a diese su fuego. Esta demalnda Fue recibida con universal admiracion y
( disgusto. Evidentemente er; un acontecimiento & los ojos de los presen-
a tes. Sin embargo, se me di6 el fuego, y Austria y Prusia fumaron. Los
( otros miembros presents juzgaron, que este era un acontecimiento de
, bastante importancia, pari referirlo i! sus respectivas Cort.s. Pero la
a question era demaciado grave, para ser resuelta ligeramente; ;isi es, que
( se pasaron seis meses, y solo Austria y Prusia fumaron. Despues de pa-
, sado ese tiempo, el enviado bavaro aseguro la dignidad de su soberano,
a mediante el cigarro que encendi6 en el conclave. Nosotros todos observAba-
( mos, que el sajon von Nostitz envidiaba al bdvaro Schrenckh su delicioso ta-
( baco; pero su Corte no lo habia autorizado para fumar, y asi se abstenia
, de hacerlo. Cuando en la prdxima session, vimos al hannoveriano Bothmer
, fumando, comprendimos, que un arreglo especial se habia hecho entire
( Guelfo y Hapsburgo. Bothmer tenia sentimientos muy austriacos, y dos
a hijos en el ejercito de Austria. Con esto el sajon no quizo quedarse atras,
a y audazmente prendio su centella. No quedaron pues, mas que dos miem-
( bros de la dieta, sin hacer chemineas de sus bocas. Wurtemberg y Dar-
r( nistad. Aquellos infortunados no eran adictos al vicio, y no podian acom-
, paiiarnos. Pero el honor y la independencia de sus estados, iuiperativa-
.( mente exigia de ellos an sacrificio ; en consecuencia, en la prdxima se-
, sion, el wartemburgues sac6 un cigarro-todavia lo veo, un cigarro largo
( y delgado que parecia de paja-y lo fum6 hasta la mitad; como un holo-
a causto consagrado & la patria.
El Principe de Bismarck estaba llamado a realizar mas extensas y me-
nos nebulosas reforms, que aquellas, que se deleitaba en referir triunfal-
mente. Pero el primer sacrilege habano, que encendi6 en el salon de la Co-
mision federal, fu6 una innovacion demasiado auddz en su tiempo, para de-
jar otra alternative & la Prusia, que la de asegurar su supremasia, 6 decli-
nar y caer.
IIablando de Napolen en Sedan, el Principe dijo:- (Cuando entreg6 la
a carta de Napoleon, el General Reille (11) se condujo muy cortes y caba-
Sllerezcamente. En una conversation que tuve con l1, mientras el Rey es-
cribia su contestacion, el General manifestS, que esperaba, que no se im-
a pondrian muy duras condiciones A tan valiente y numeroso ejercito. Yo
( me encoji de hombros, y observindolo el General dijo, que mas bien que
aceptar condiciones several, se harian volar todos con las fortalezas. Yo
a le repliqu6 Hdganlo; esa es question de ustedes. Le pregunt6 si Napo-
( leon podia adn contar con el ejdrcito y con sus oficiales, y si sus drdenes


(11) El Conde de Leille era Ueneral de Division y Ayudante del Emperador.


- 32 -







33 -
a eran afin obedecidas en Metz. El General contest afirmativamente, y
despues me asegur6 de que habia hablado verdad. Creo realmente, que
si el Emperador hubiera firmado la paz alli y entonces, seria ain un res-
p petado soberano reinante; pero es un......... Hacen 16 afos que lo dije
y nadie quiso credrmelo: estApido y sentimental.,
De otros pasajes del libro aparece, que el Principe de Bismarck, nunca
estim6 el silencio de Napoleon III, como la indication de una experimen-
tada sabiduria. Desde sus primeras relaciones con Napoleon III, se sinti6
picado por una reserve que, 4 su juicio, tenia poco que ocultar.
Un hecho important nos dice el Principe: es este, que cuando las auto-
ridades prusianas fueron expelidas de Neuchatel, poco despues de la ascen-
cion de Napoleon al trono, esto, contra lo que generalmente se cr6e, aplau-
di6 la idea, de que Federico Guillermo IV llevase la guerra A Suiza:-a(Se
a consideraba muy feliz, dice el Principe, viendo la probabilidad de que
a se destruyese ese nido de la domocracia. Sin embargo, la gente de Berlin
a oli6 la trampa, y, no obstante el aliento que se le daba, al fin abandon el
proyecto. Indepondientemente de considcraciones, que se relacionaban
a con la political exterior del estado, Federico Guillermo IV, no podia ig-
a norar, que today Alemania era opuesta A una guerra, cuyo mejor prop6si-
a to era, mantener las antinaturales relaciones entire un Soberano pertene-
a ciente 4 una Confederacion, y en Canton que pertenecia 4 otra.)
Los diplomAticos britanicos en Berlin, son asi cautamente criticados por
el Principe: ((Lord Napier me gustaba much. Era muy fdcil entenderse
a con 61. Buchanan tambien era bueno: seco; pero hombre en el que se po-
a dia tener f6. Ahora tenemos a Loftus. (12) La position de un represen-
tante ingl6s en Berlin, tiene sus tareas y sus dificultades peculiares. Ade-
K mas de otras, el inmediato parentezco entire las dos dinastias, debe scr
a torado en cuenta.n
Posteriormente en el curso del libro, Lord Odo Russell (13) es elojiado
por su talent, juicio y destreza. El Principe confiesa, que la primera vez
que vi6 A Lord Odo, se admire de la elegancia con que hablaba el frances:
-aYo tcngo, dice, una preocupacion contra los ingleses que hablan bien el
a francs; pero ........ Lord Odo habla igualmente bicn el aleman.n
De los estadistas franceses, Thiers y Morny son objeto de agudas an6c-
dotas. De Mr. Thiers dice el Principe: Cuando en las negociaciones
, para la paz Ic pedi algunas concesiones mas, Mr. Thiers, mi interlocutor,
, perdiendo su habitual dominio sobro si, exclam6: i Pero es una indigni-
a dad! Cuando le oi, yo tranquilamente prosegui explicandole en aleman

(12) Lor Augustus Loftus, es hoy Embajador de 8. M. B. en Rusia.
(13) Odo Guillermo Leopoldo Russell, hermano del Duque de Bedford, naci6 en L6ndres
en 1829. Es hoy mniembro del Consejo privado, Gran Cruz de In Orden del Bafio, y Embaja-
dor en Alemania desde 16 de Octubre de 1871.








34 -
lo que deseaba. Thiers me escuchaha, sin saber que pensar de esto. Des-
pues de unl ruto me dijo con lolorido acento: ;Pero, ,Seior Ctonde, listed
a .abe bien,, Iue g"ii no entie'ndo el alemran! Entdnces le repliqui en frances:
(a Caudo haee nr moment used profirid 7i( palabra indignidad, descubri
t qtw yo no silaa bastante el ft'rane, par'a conttinuiar hamlando en esa len-
a g/ua. as p)retfri e/ (aleran, en It 1/u'e q. e.raetamente to Ique digo g lo que
otros die.ie. Mr. Thiers me entendid y me concedid, que, en efecto, habia
l dicho indiunidad.
La an4cdota td Morny es nn poeo mas amarga: ((De todos los estadis-
i tas napoleon icos, Morny e el lue sabia mejor hacer dinero. Cuando fut
a San Petersburgo como Emlbajadtor. llego alli con gran nimero de ele-
gantes carruajes, todos Ilenos de sedas, encajes y adornos de seiloras. A
Sclada criado le seiali6 un, de esos carruajes : cada secretario v cada agre-
gado, tenia ,ldos A, lo minos, y el Embajador por su part, tenia seis. Sien-
1 do Embajador no tenia que pagar derechos. Pocos dias despues de su lle-
gada, el lote eompleto, carrunjes y todo. se vendi6 en piblica subasta y la
Sfriolera de 800,000 (14) rublos fue realizada. Pero aunque Morny no tenia
K conciencia, era sin embargo, un hombre muy agradable.,
Dos diplomiticos austriacos vienen despues: (Yo siempre le escucha-
h ba sus cuentos al viejo Meternich, y por eso me queria much. Recuerdo,
Slque despues de haber pasado dos dias con (1 en Joannisberg, (15) el viejo
a Canciller ledijo al Condede Thun, el president austriaco de la Dieta:-Bis-
a marc es ua excelente hombre, / si Usted no puede entenderse bien con el,
a Ousted no puede entenderse con nadie. Bien, le dije yo francamente a
, Thun, le dir( a Usted com o lomanejo. Le escucho todos sus larguisimos cuen-
( tos, anirmandolo dt vez en cuando, si l4 observe que atqfla la memnoria; y no
( hay nada mas delicioso ypra uan viejo charlatan.,
Una picante anecdota respect al Baron Prokesch, cl bien conocido ajente
oriental del gabinete de Viena, esti precedida de algunas observaciones so-
bre otros diplomAticos austriacos: (Yo siempre podia entenderme con
a Thun: era un hombre bastante decente. Rechberg tambien no era de ma-
a la especie. Era hombre de honor, aunque, como diplomatico austriaco de
(( la vieja escuela, no tenia aficion 4 decir la verdad. Pero Prokesch era un
a intrigante a lo oriental, absolutamente estrafio a la verdad. Una noche
t que estdbamos juntos, alguien habl6 de la inexactitud de una aseveracion
a official austriaca. Prokesch levant entonces la voz, de manera que yo
, noI pudiese dejarlo le oir, y dijo Debe ser verdtderai. Si no lo ofue-
( re, go, hablando en nombre del gobierno imperial y real, hlabria dicho
a una mentira. Mientras asi decia, me miraba fijamente. Yo lo mird y repli-

(14) Cuntro millones de francos i1 la par y ocho en la actualidad.
(16) Castillo sore el Rhin inmediato At Francfort, donde residi6 el Principe de Metter-
nich decade 1848 last su muerte.









, qud.-Sin duda, Ercelencia. Se asombr6, y encontrando cuando mir6d a
su alrededor, todos los ojos bajos, dejo el salon y se fu6 al comedor. Des-
" pues de comer se recobrd de su einocion, y vino hacia ml con una copa
V en la mano, y ciertamente, que sino hubiera sido por la copa, hubiera es-
, perado que viniese i dcsafiarme, y me dijo: Halnamos la paz Con
a muicho gusto, le colt.ted; pero las actas de la .se.sion. T'ted wabe, debe ser
correjidas. Se rid y me dijo: Usted es incorrejibl,. Sin embargo, las ac-
a tas de la session so corrijieron, lo que prueba, que habia dicho una fal-
K sedada.
Alejandro de Humboldt, un gran sabio, cortesano y conversador, es ob-
jeto de divertidas anccdotas: (En los dias de Federico Guillermo IV,
, Humboltd acostumbraba ontretener a la corte con discursos cientificos,
a que nadie escuchaba, salvo yo, que siendo hombre de buen natural, era
Sla finica victim de su locuacidad. Durante cuatro horas nos favorecia
a con la biografia do algun sabio 6 arquitecto fi-ancds, en Ia que nadie to-
a maba el mas lijero interns. Hablaba de pic cerca de la 1~mpara, sacando
a sus apuntes de vez en cuando y digresionendo con algunas profundas ob-
" servaciones. Afinque nadie le prestaba atencion, 61 estaba visiblemente
a satisfecho de oirse 4 si miismo. La Reyna aplicada A su bordado, estaba
, enteramente absorvida por dl. El Rey iniraba gravados y volvia bullicio-
a samente las hojas. La jente j6ven e el fondo, reia. iIurimuraba y no ha-
1 cia caso. Sin embargo, el sabio seguia susurrando iiioiotonaiiiente, coimo
, un arroyo adormecedor. El general Gerlach, piresente a mneudo, so sen-
a taba en un taburete redondo, inmensaiente inadecuado a las dimliosiolles
a de su persona, y roncaba A su sabor. G(erlach, le dijo el Rey on una no-
, che memorable, duernma; pero no ronque. Yo era cl inico que parccia os-
" cuchar; sin embargo, rumiaba mis propios pensamicntos, hasta quo so pa-
" saba la care friia v el vino blanco. Si, Humboldt, cra un charlatan. nada
a Ie disgustaba mas, que toner que escuchar Ai otro. En una occasion. uno
a monopolize la convcrsacionn on la Colrt, relatando alg., ique intercsaba A
a todos. Humboldt, estaba perfectamente fuera dce si. Murmurando triste-
a mente, llieno su plato con f.;* .- .... langostas. anguila y otros indigesti-
a bles--una perfect montafia de comestibles. Yo tiemblo cuando reciuerdo
a lo que aquel vicjo podia tragar. Comi6 tanto y tan ligero como pudo.
a Cuando encontro agotadas sus fuerzas gastroindmicas, no fu6 ya duelio
a de si. 6 hizo un esfuerz, desesperado parn apoderarse de la atencion de
a la sociedad. En la cuvmbre del Ppocatepel. coiuenzo, pero no pudo ir
a mas alli, porque cl mas popular orador, contilnu;i traniquilamen te su cuen-
a to. En la cumbre del Popocatepel a 7000 pies.s obre el nih'l de1l mar, reco-
Smeneiz con voz alta v exitada. Pero fu6 otra vecz derrotado. El otro Iar-
a rador no sc dejd interrumpir, ni lo consinti6 la sociedad. Esto cra sin prc-
, cedente. iEscAndalo y vergiienza! Humboldt sc sent con rabia, y enfa-
a dado meditt sobre la ingratitud de la raza humlana, y especialmente do










36 -
c la raza cortesana. Los liberals han querido considerar 4 Humboldt como
, uno de sus sectarios; pero el era un hombre, que no podia vivir sino ha-
e jo el sol de la Corte. El favor real le era indispensable. Pero esto no obs-
, taba, para que hiciese sus escapadas de Palacio y se fuese 4 critical y
" charlar en confabulacion con un digno amigo Varnhagen. Este ha hecho
, de esas conversaciones libros, que siento decir que son muy cars. Los
, detalles en esos libros no valen nada: son importantes, sin embargo, en
, conjunto, porque ilustran sobre una Cpoca en que no habia en Berlin, mas
c que critical, ecepticismo 4 impotencia maligna. Una sociedad impossible de
1 imaginary, sino se 1den esos libros.,
El Conde Bernstorff, el iltimo Ministro de Rusia en Londres un hom-
bre circunspecto, agradable y de solidos principios, nunca estuvo muy alto
en el favor de Bismarck:-((El Conde Bernstorff, ciertamente me bate en una
cosa. Yo nunca he podido llenar resmas de papel con lenguaje elocuente
, y sin decir nada. El acaba de enviarme un carro Ileno de despachos, re-
a pletos de vaciedades y refiridndose 6 cada rato, A previas comunicaciones
c semejantes A ellas en valor intrinseco. El Rey siempre desea que so le
c informed respect a documents, que no recuerda. Goltz era casi lo mismo:
a resmas de despachos, acompailados de paquetes con el lema de privado y
c confidential. Cielos! cuanto tiempo deben tener 4 su disposition! Si
c viviese y supiese que Napoleon estA prisionero y Eugenia en L6ndres,
I ique diria? Probablemente no haria much duelo por el Emperador; pero
( jpor la Emperatriz! ,
La ingratitud de Garibaldi en auxiliar & Francia contra Alemania, que
habia dado a su patria Venecia y Roma, era un f4rtil tema de la censura
de Bismarck: Yo le dije 4 Mr. Favre, que excluia a Garibaldi del ar-
c misticio. Comprenderia que un francs tomase las armas; pero que ese
c aventurero extranjero, con su pandilla de republicans cosmopolitas, no
C tenia derecho de mezclarse en la question. De seguro que silo pescamos,
c lo exhibiremos por dinero, con un cartel en el pescuezo que diga. Tn-
, gratitude ,
La lecture de esas brillantes apreciaciones, inspire un pensamiento pri-
mordial. Habil, juicioso, resuelto y rdpido, casi todas las opinions del prin-
cipe Bismarck acerca de otros hombres, son censuras: las censuras de una
inteligencia poderosa, sin duda; pero las cansuras de una vanidosa, burles-
ca y poco caritativa disposition.

J. A. DE LAVALLE.
(ContinuarM)













LA HISTORIC DE LOS INCAS

6

SEGUNDA PARTE DE LA "CRONICA DEL PERU."

Pon PEDRO DF: CIEZA DE LEON.

Des u/ihirlia puilierad~ pmr 11. Gonzawlrz d I, Rosl. [1]




El andlisis prepara la sintesis, quo no es sino la consecuencia de aquel, sobre todo
cuando de hechos se trata.
El olvido de esta verdad hace que el lector sensato califiquc de novelas hist6ricas
esas obras en que, despues de una narracion mas 6 menos fantistica, so nos presonta sin-
tetizada en una pagina la filosofiia de la historic, sin quo haya precedido el studio
minucioso de todos los documents on que se relatan los acontecimientos que la
contituyen. Esos titulados historiadores que. con mirada do aiguila y arrogandose atri-
butos divinos, retratan una 6poca de una plumada, sin tomarse el trabajo do regis-
trar y meditar los mil protocolos en que so hallan diseminados y como pordidos los
sucesos que refieren, esos no merecen f6 al piblico ilustrado, quo nunca permi-
tirA que se hombreen con historiadores como Prescott, y apenas si los clasificara en
el catAlogo de los autores do novelas hist6ricas, por el estilo de Los Incas de Marmon
tel.
Lo que se acostumbra llamar filosofia do la historic, no se concibe donde la histo-
ria misma aun no existed; esta nresupone las cr6nicas nenerales 6 particulares, rela-
ciones de los contemporAneos, y, en todo caso, la narration aislada de cada suceso,
hecha por testigos d otras personas dignas de f6. La filosofia es, pues, la coronacion
y las crdnicas ol ciniento del bello edificio de la histdria. Lo natural es comenzar es-
ta como todas las fabricas: por poner los cimientos.
No es esta opinion exclusivamente mia; antes bien es verdad axiomatica para to-


[1] Este articulo alude al primer volimecn de uLos Ilistoriadores del Peris,, en que he pu-
blicado, desde 1873, la obra de Cieza que todos creian perdida. La obra estt depositada en
poder del impresor y no se ha puesto en venta per razones especiales. El editor es Trubner
de Londres.








38 -
dos los que en ambos mundos se dedican A studios histdricos, y cuya concienzuda
aplicaion ha dado origen A lo quo hoy, mejor que nunca, se llama--l crfitha.
Y tan no es solo mio, sino do todos, el juicio que emito aqui, que hace poco decia,
estas palabras un crition parisiense, al analizar una coleccion de documents sobre el
prooQon de Maria Stuart: :' Tos docunentos i:nWVtos eston r la mno(la. Ansiosos de
onnncer con exactitid y hasta en sus minimos detalles los acontecimiontos, par eso
nada estima tanto. v antes que todo, la ciencia actual, come laq memories, correspon-
dnnians y diarios, qu. eseritnoq on el moment mismo en que los sucesos se realizan,
nos dejan apreciar su fisonomia verdadera." [2]
Si en aluna part con vine popularizar esta conviction as en el Perd, on dondo,
sin ser tachedo de pQimnista. puedo asevurar que la historia so encuentra aun en su
period embrionario Yo asi lo creo por 1o menos, desde hace muchos aflos, cuando
hastiado de los debates que con candoroso entusiasmo sostuve on la prensa. resolvi,
para consultar mi tranquilidad v cara independencia, al mismo tiempo que hiieesc
un beneficio a mi patria, ref'uiarme en el terreno neutral do la historic y otras cien-
cias adyacentes. par lo mismo que vefa el poco interest que inspiraban tales studios
a mis compatriotas. Comn era natural. para comenzar par los cimientos, lo primero
que hice fid lepr las relaciones que los mismos espafiolzs nos dejaron de la conquista
del Peril, y no tardA en renonocer el mArito extraordinario de la CR6NICA DEL
PERU" por Pedro de COieza de Leon, que su author dividi6 en cuatro parts, aunque
solo lledr A publicarse la primera en Sevilla, en 1553.
No hav quien bahiendo estudiado la historic del Peril, no reconazca los grande
meritns de Cieza; y todons desde Garcila-o. Calancha y Melendez. hasta Robertson,
Prescott, Markham v Raimondi lo colman de elogios. Las cualidades que se admi-
ran en la primrra parte de su crdnica, han hecho que so lamented como una gran p6r-
dida la desanaricion d plans otras tres; p4rdida que. mi infatigable amico Mr. Clements
R. Markham. ealifica on su traduccion de los viajes (6 sea la primer part publicada)
de nuestra cronista. en estos terminos: "La p6rdida de la seiunda parte jams sera
sufieientemente deploradin esPta s y, con much, la mayor de lts perdidas que ha su-
frido la litprntnra Sud-Americana." [31 Si el lector cree que no hay exajeracioon n el
juicio de Mr. Markham, la l16ica nos arrastra f deducir que, la perdida y el hallazgo
debiendo ser correlatives, si aquella fu6 inmensa este no lo es nmenos. Calcllese, pues,
oudl seria mi satisfacoion, euando al mandar a la imprenta, en 1873, el tan buscado
manuscrito de Cinaz. pude deeir de lejos a mis exigentes compatriotas: aqui os obse-
qui, la tan Ilorada joya. sin que nada os cueste el haberla recuperado; os la devuelve
un limeiio, que la descubrid al cumplir la misma edad que Cieza tenia cuando, tres
siglos hace, la acab6 de pulir en nuestra veleidosa ciudad de los Reyes. [4]


[2] Le TrIo/s,) Abril de 1877, articulo critic sobre la obra: Mliric Sitnrt t son procns
per Chantelauze, 2 vol. 1877.
[3] ,Jark/aam. The travels of P. Cicza ile Leou. London. 1 v. 8? 1864. Introduction. p.
XVIII......uis by far the greatest loss &a.
[4] En el iltimo capitulo de la primer part dice Cicza: que icab6 de escribir sucr6nica en
Lima, en 1550, .i los 32 aiios de edad y la comcnz6 en 1541. Yo naci en 1841 y cuniplia 32
aiios cuando en .Junio de 1873 mand6 imprimir la segunda part de la cr6nica de Cieza. Hacia
ya cuatro aios que recorria las bibliotecas de toda Europa, sin olvidar otros studios que al-









39 -

Voy ahora a hacer ver al lector" de que manera he Ilegado tener evidencia de
que el manuucrito que poseia era realmente la tan buscada seg/und part de la Crd-
nica del Perd, por Pedro de (Ceza de Leon. Abrigo la esperanza de que no habrA:
quien no participe de mi conviction, despues de las pruebas tangibles que voy pre-
sentar.
Los que han leido la Ulistoria, de la (omquista del Perd por Prescott, saben que
este eminente escritor, entire las numerosas obras manuscritas 6 impresas que consul-
t6, cita a cada paso 6 Juan Sarmiento con ilimitado elogio, y conio la primera autori-
dad relativaumente A los origenes de la civilizacion peruana, por creerlo autor de una
relacion que yacit. desde el siglo XVI en los anaqueles del Escorial, cuyo titulo es
com sigue : Relacion de la ssucesioln govierit, de los ynyas sei.ores natrales que
" .furero de laas prohvi'ncis del peru y ,jtris csas( trocantes aquel re/no [.] PARA el
" Illustrisimi Seior Don .Jtan Sarmiento Presidente del Consejo real die Indias.'
(sic) Como so ve, aqui reproducimos el titulo del codice, con su ortografia antigua, y
tal cual se lee en la copia que a principios de 1873 sac6 por encargo leio D. Dario
Cordero, bibliotecario del Escorial, ticulo que es exactamente igual al que vi6 y re-
produjo el euminente bibliografo Mr. Harrisse en las adiciones a su Bibliotheca Ame-
ricana vetustissima. (Paris, 1870.)
En todas las edpias dcl C6dice, se lee la preposition PARA y no POR, antes del
nombre de Juan Sarmiento, Presidente del Concejo de Indias. Solo el copista de



gun dia acaso apreciarti el pais; pero, thasta Pwmnr,,., conste liue no lhahia recibido un solo
real de subvencion del gobierno: esto solo tuvo InKgar much despues, gracias al inolvidable
D. Manuel Pardo. Digo esto, en atencion -i ciertos diululos gratuitos 6I que se y6 lo que sean,
que se empeilan en ilesvirtuar el calricter die mis studios eu Europa. Siento que este lugar
no me permit entrar en ciertos pormenores, y solo lird: que el mertn descubrimiento y pu -
blicacion de la obra de Cieza valia bien una recompensa mayor; sin embargo, puedo asegu-
rar que esta publication nada es en paragon con mis otros trabajos. materials y descubri-
mientos de various gniieros, que espero publicar pronto, por lo mienos en la Revista. que con
espontaneidad ha puesto ai. mi disposicion el senior Paz Soldan.
El senior B.-Arana,en Chile, consagr6 un entusiasta articulo L. mi edicion deCieza en la Re-
vista: eSud-America,, del 10 de Agosto de 1873. Vdanse otros articulos en el Athenaeum y la
AcIttdemi de Londres, de 5 de Julio de 1873, citados por lutchinson en si obra: Two Years
in P'ert, 2'. vol. p. 10u, articulos reproducidos y comentados entonces con elogio, en Let Pa-
Irtt y Let Opinion u ctional de Lima, asi como en el Eco dle Aln uC Mtuntdus de Londres y on
otros diaries y en la nueva edicion de la obra de Prescott, publicada por Mr. Kirk
en 1875, tome 1.' pag. 375, El senor M. Jimenez de la Espada, en su preciosa edicion de
las Gutterr, de lt uiite por Cieza, Madrid 1877, cita con elogio mi publication de la segunda
part y la supone en venta much antes, segun dice le inform m6e el erudito U. Pascual Gayan-
gos. V. Apindice Gi' pag. 47-48 y 4!t. El volunmen est i impress con todo esmero desde Junio
de 1873 en casa de los celebres impresores Ballantyne, Hanson y Ca. de Edimburgo, cuya
casa en Londres estul en el N. 57 Ludgate Hill. E. C.. altos de la libreria Trubner, y enambas
casas puede tomarse informed. Asi mismo,me refiero al testimonio de Mr. Marklam, -i quien
desde entonces remiti un ejemplar complete del texto. El libro no ha salido de manos del im
presor por razones (tue el pilblico imajinarti: pero como hay imalquerientes iqule parece lo du-
daran, ag-regar6 li estos testimonios los de los seiiores Odriozola. Bibliotecario, U. Ricardo
Palma. D. Jos6 T. Polo,Dr. Lorente y el senior diputado Dr. Vavar, :. quienes he mostrad0
el finico ejemplar que pose y est.(i, i, la disposicion de quieu deseare verlo.








40 -
Prescott, sea por distraction 6 porque se le antoj6 meters 6 corrector, orey6 mas
acertado el sustituir POR 6 PARA. H6 aqui, como el cambio de una simple preposi-
cion, por un copista intruso y traditore, pudo inducir A. error al perspicaz historia-
dor americano, y por medio do 61 6 toda una generation, haciendo pasar por induda-
ble autor de la "Relacion de los Incas" alvenerable eolesi6stico Presidente del Concejo
de Indias, quien nunca soidi se le acordase despues de muerto la palma de historio-
grafo, ni much menos se le hiciese viajero ultramarino y c6lcbre conquistador, cuan-
do jams conoci6 de las Indias sino el mapa que adornaba la sala del Concejo, ni em-
prendido otro viaje fuera de Espaiia, a no ser el do ultratumba.
Al cabo de treinta afios de error y mas de trescientos de olvido, es imuy lisonjero
para un peruano desvanecer tal ilusion, al publicar por vez primer la mas antigua 6
important historic indigena de su patria, y no solo publicarla, cuando se creia per-
dida, despues de tres siglos de incuria, sino restituirla 6 su verdadero autor, Cieza, el
mas simp6tico de los conquistadores y el mas inteligente y critic de los cronistas
del Nuevo Mundo.
Pero el lector no est& obligado 6 aceptar 6 ciegas mi opinion, y por eso voy 6 dar-
le las razones en que apoyo mi aserto, y octoy seguro de que, hasta los mas inor6du-
los, conclairan por admitir: que la "Relacion de los Incas" que he publicado no es
obra de Juan Sarmiento y es indudablemonte la seyjnda part de la Ordnica del
Peri por Pedro de Cieza de Leon, vecwno y no natural de Sevilla, como hasta hoy se
ha creido erradamente; pues, despues de buscar much, he descubierto tambien que
su verdadera patria fu6 LLERENA en Estremadura.
Los arguments tienen que ser negatives y positives, es decir, que primero deber6
probar: que Sarmiento no fu6, ni pudo ser el autor de la citada "Relacion de los In-
cas", y en seguida demostrar6, que solo pudo ser obra de Cieza, y que, en efecto, es
la segunda part de.su Crdnica del Peril, cuya primer parte la public 61 mismo en
Sevilla en 1553.
Este 6rden en las pruebas es el mismo que he seguido al former mi conviction, y
asi, lo primero que dije al leer el titulo del manuserito fu6: Sarmiento no es su author;
a el tan solo se dedica la obra, 6 mas hien, se lo ofreee la present copia, para ser exa-
minada como estaba mandado. El sentido dei titulo ya copiado es evidence A pri-
mera vista, y si los autores del siglo XV I hubiesen acostlmbrado siempre, el uso de
la pantuacion y demas signos ortogrriticos como nosotros, habria ol nuestro puesto
punto despues de la palabra rebno, y en linca apart habria comenzado con nmagiscu-
la, asi: "Para el Sr. D. J. Sarmiento, &. Si asi fuese tolo el que conooiera los usos
del siglo XVI habria hecho la siguiente reflexion: de toda obra relative a Am6rica,
antes de publicarla, era costambro hacer varias copias, que so sometian al ex6men de
los miembros del Concejo de Indias y otros censors que se designaban; luego la
present copia es destinada al Presidente, pues dice: "para ol Sr. D. Juan Sarmiento,
President del Concejo de Indias."
El sentido asi es obvio, y no habria necesidad do agregar nada para quedar per-
suadido de que Sarmiento no es el autor, si no fuera por ese malhadado POR, en lugar
de PARA, que puso el copista de Prescott, y que la autoridad de este, asi como los
grande elogios que prodigy al pretendido Sarmiento, hacen dificil la tarea del que
se propone destruir una preocupacion demasiado arraigada. Sin embargo, seria nece-
sario ser mas que obstinado, si sabiendo que el original del Escorial dice para asi








41 --
como todas las copias, menos /a de Prescott, alguno insistiese en que debia leerse por
y nopara Sarmiento.
A fin de no dejar escapatoria alguina 6 los incr6dulos, voy A dar otras pruebas ir-
recusables, y se vera que Sarmieno' no fuW ni pudo ser autor de la "Relacion de los
Incas." En efecto, habiendo leido muchas veces el manuscrito, pesando cada palabra
una y otra vez, note que cl autor llama A cada paso su obra Crdnica y cita de ella las
parties primera y tercrra, y 6 la present llama segunda; asi como habla de sus viajes
por el Peri y Colombia, de su profession military, de haber pertenecido al ej6rcito de
Gasca y de haber estado en el Cuzco en 1550, &. Si todo esto pudiese aplicarse A
Sarmiento, resultaria: que 61 fu6 soldado, cuando se sabe que fu6 cl6rigo, que viajd
largos alos por Am6rica, cuando consta que nunca sali6 de Espafia; que escribi6 una
Crdnica del Perd dividida en varias parties, cuando no se sabe que jamas hubiese es-
orito obra alguna; y que en 1550 hubiese estado en el Cuzco y despues en Lima,
mientras que los historiadores nos presentan A Sarmiento en Granada, Toledo, &., y
poeo despues presidiendo el Concejo de Indias en Sevilla. H6 aqui lo que se lee res-
pecto A D. Juan Sarmiento en el Theatro Universal de Espana." (4 vol. 16.0 Bar-
celona 1751) por F. X. de Garma y ;)uran, tome 4.0 pag. 348, en que trata de la
historic del Consejo de Indias: "fu6 colegial en el Mayor de San Bartolom6 (Sala-
manca), Older de Granada, Abad de Benavivere y Santa F6, del Consejo de Indias,
Capellan mayor de la capilla de los reyes viejos de Toledo, president de la Chanci.
Ileria de Granada y del Consejo de Indias, de que tom6 posesion en 9 de Enero de
1563 y muri6 en 6,de Marzo de 1864." (sic.) De 1857 a 61 fu6 Presidente D. Luis
Hurtado de Mendoza, es decir, que hubo dos aflos de vacant y que Sarmiento no
presidio sine un afio. Los que quieran leer con mas detalles la biografia de Sarmien
to la encontrarAn en la "Historia del Colegio viejo de San Bariolom6, Mayor de la
c6lebre Universidad de Salamanca."--2 edition, pag. 336 de la primera parte.
Lo que precede demuestra que Sarmiento fu6 un personaje may notable y que
los destines elevados que ocup6 le exigian una residencia perp6tua en Espafia, no
siendo permitido suponer que hubiese viajado per Am6rica. Es tsmbien inadmisible
que obra de persona tan earacterizada hubiese pasado desapercibida, y much mas
que, constando de varias parties, no hubiese side impresa, ni hiciesen mention de ella
los historiadores, y, entire otros, los c6lebres bibli6grafos Nicolas Antonio y Leon
Pinelo, especialmente este, que como cronista, relator y oidor del Concejo de
Indias, tuvo & su disposition los libros y manuscritos que en 61 habia, en vista de los
que public su notable Biblioteca Oriental y Occidental, en que se contienen los ti-
tulos de todas las obras relatives a Am6rica, impresas 6 in6ditas. Asi mismo, si Sar-
miento hubiese estado en el Perd habria side come oidor, obispo 6 cosa parecida, y no
hubiera pasado desapercibido A los que nos han trasmitido los anales y crdnicas del
antiguo vireinato del Perd. La suposicion de que Sarmiento sea el autor de la Re-
lacion de los Incas es, per consiguiente, de todo punto inadmisible, y por eso vale
mas que nos ocupemos de probar directamente que solo puede ser obra de Pedro de
Cieza de Leon.
Este escritor, tan universalmente estimado, public en Sevilla, al regresar del Perd,
la primera parte de las cuatro en que dividi6 su Crdnica del Perd, en un voldmen en
fdlio, afio de 1553, yse reimprimid el afio siguiente en Amberes. e16 aqui el tftulo
exacto de este libro, tan rare como precioso:








42 -
Primera parte de la Chronica del Peri, que trata de la demarcacion de sus
provincias; la description de ellas. Las fundaciones de las nuevas ciudades. Los ri-
tos y costumbres de los yndios y oiras cosas estranas dignas de ser sabidas. Fecha por
Pedro de CieVa de Leon vecino de Sevilla. MDLIII. Escudo de las armas de Fe-
lipe II, en f6lio. Consta de 10 fol. prel. no. y 134 fol. 6 dos columns, letra g6-
tica, con gravados en el texto. Colofon: Impresa en Sevilla en casa de Martin de Mon-
tesdoca. Acabose A quince de Margo de mill y quinientos cinquenta y tres." (sic.)
En el prdlogo, despues de la dedicatoria a Felipe II, nos dice Cieza, que despues
de recorrer la America Meridional, de Cartagena hasta Potosi, durante mas de 17
afios, habia resuelto escribir, en medio de sus conquistas y guerras, una Cr6nica del
Peri, dividida en cuatro parties. Laprimera, que era como la introduction de la
obra, se ocupaba de la historic de sus viajes y description geografica de todos los lu-
gares que habia visitado, libro que 61 llama de las fundaciones y fu6 la part que
imprimi6 en 1553. En ella dice, asi como en 1a introduction, que la parte segunda
trararA de los reyes ingas; la tercera de la conquista del Peri, y la cuarta de las
guerras civiles que hubo entire los mismos conquistadores. La primer parte dice ha-
berla concluido en Lima en 8 de Setiembre de 1550, y que fu6 revisada por los oi-
dores de su Audiencia los doctors Bravo de Saravia y Santillan. Luego si pruebo
que en el manuscrito en question se hace referencia a todas estas circunstancias, que-
dara demostrado que esta es, en efecto, la segunda parte de la Cr6nica del Peril por
Cieza de Leon.
El autor del manuscrito dice espresamente, que estaba 61 en Cuzco en 1550 y por
la dedicatoria a Sarmiento, result que esta copia le fu6 presentada para ser exami-
nada en 1563, sea por el autor mismo 6 por algun heredero suyo. En dicha 6poca no
se conoce historiador alguno, a exception de Cieza, que escribiese una obra sobre el
Peri con el nombre de Crdnica, que la dividiese en cuatro parties 6 tratados y que
uno de ellos, el segundo, estuviese esclusivamente consagrado A la historic de los in-
cas; on fin, ninguno viaj6 como Cieza de un extreme A otro de Sud-AmBrica, 6 pas6
por provincias de antrop6fagos, como Cieza, y de todas estas circunstancias se hace
mencion en el present voldmen. En efecto, A cada paso encontramos frases como
las siguientes: "en esta segunda part de mi coronica," "como ya tengo dicho en la
primera part de esta coronica, "en la tercera part tratamos de esto mas por menor"
&a. Ademas, ellector debe notar que en las paginas del manuscrito solo se habla de
los incas, que cs lo que Cieza promote en su pr6logo iba A tratar en la segunda par-
te de su cronica. En la primera part nos habla de sus viajes por Cartagena y el
Cauca, donde encontraron razas antrop6fagas y muy salvajes. Aqui nos habla de los
salvajes que hay en la provincia de Armay en Bahayre, (Colombia) que 61 describe
en la primer parte, y de que solo 61 ha tratado como testigo, luego solo 61 puede ser
el autor de esta segunda.
Para los que abriguen aun dudas voy A citar algunos lugares paralelos de la pri-
mera parte impresa en 1553 y del manuscrito que yo public como la segunda part.
H6 aqui algunos ejemplos, y que el lector dispense la monotonia de las citas, pues la
material asi lo exige.
Crdnica, primera parte, cap. LXIII, dice: "no he podido alcanzar lo cierto del
origen de estos indios 6 su principio, aunque en la segunda parte de esta obra, Capi-
tulo primero, escribo lo que dosto he podido aloanzar." Tomo, en efecto, el manus-








43 -
orito en question, y veo que el primer capftulo esta consagrado a lo que la tradition
mas remota refiere de los origenes peruanos y comienza asi: "Muchas veces pregun-
t6 A los moradores de estas provincias lo que sabian que en ellas hubo antes que los
ingas los sefioreasen, y sobre estos dicen, &a." ,No es esta sola cita bastante irreeu-
sable para deducir que este es realmente el capitulo primero de la segunda parte de
Cieza? Pero hay much mas, el Capitulo C. de la primera parte, comienza con estas
palabras: --" Muchos destos indios cuentan que oyeron A sus antiguos que hubo en
los tiempos pasados un diluvio grande y de la manera que yo cuento en el tercero
capitulo de la segunda parte. Y dan 6 entender que es much la antiruedad de sus
antepasados, de cuo origen cuentan tantos dichos y fabulas." Abro el capitulo que
cita y veo que trata. en efecto, del origen de los incas y de la leyenda de Manco-
Capac; de donde deduzco quo este es el mismo capitulo tercero de la segunda parte.
H6 aquf una prueba que por si sola es terminante y que es mas que suficiente, aun-
que no hubiera como hay mil mas, para probar la autenticidad del manuscrito que
public. Al concluir el capitulo pendiltimo de la primera parte, dice Cieza: "son oi-
dores de los reyes el licenciado Andres Cianza, el doctor Bravo de Saravia y el li-
cenciado Hernando de Santillan"; y agrega, al concluir el capitulo uiltimo, que acab6
de escribir su crdnica en la ciudad do los Reyes en 1550. Ahora yea el lector si las
siguientes palabras, con que conclude la segunda parte, pueden atribuirse 5 otro que
no sea Cieza:
Hasta aquf, dice, es lo que me ha ofrecido escribir de los ingas, ]o cual hice todo
por relacion que tomE en el (uzco; si acertare alguno 6 hacerlo mas largo y cierto el
camino tiene abierto, como yo Io tuve, para hacer lo que yo no pude; aunque pa-
ra lo hecho trabaj6 lo que Dios sabe, que vive y reina para siempre jamas. Que fu6
visto lo mas de to escrito por el doctor Bravo de Saravia y el licenciado Hernando
Santillan, oidores de la Audiencia real de los Reyes."
Otra prueba concluyente. En la primera parte, Cieza nos habla de su paso por la
provincia de Jauja, cuando fug6 reunirse al ej4rcitp de Gasca y al regresar 6 Lima.
En el capitulo LXIT dice: "que bacia como dos afios (en 1550) que habia muerto
Alaya, senor de casi todo el Valle de Jauja, y que entonces contaron 6 Gasca (1548)
que habian onterraao con 61 muchas personas &a. En el capitulo LXXXIV agrega,
que cuando 61 pas6 por Jauja ya habia muerto Alaya y que su hijo Cristoval lo
acompafi6 al temple de Huarivilca. Ahora bien, en los capitulos IX y L de la segun
da parte, nos habla de Alaya, de su viaje por el valle de Jauja y como interrog6 6
los caciques acerca de los quipos y otras materials, (V. pp. 32 y 22 de mi edition) lo
que prueba que es 61 mismo el autor de ambas obras.
En esta segunda parte, pag. 90, dice el autor que "pas6 por Cdrdova y despues por
Toledo cuando fu6 i presentar laprimeraparte de su crdnica al Principe Don Feli-
pe"; luego era el mismo Cieza, vecino de Sevilla, que en 1552 fu6 6 Monzon, donde
se encontraba entonces Felipe II, como simple Regente por su padre Carlos V, se-
gun aparece de la dedicatoria y aprobacion que se lee al frente de la primera parte.
Debe notarse tambien que en tal fecha y aun despues, solo Cieza escribid un libro
con el nombre de Crodica, dividida en parties y dedicada al Felipe II durante su re.
gencia, y desde que estas mismas circunstancias se conmemoran en ambas obras, es
claro que son debidas i la misma pluma.
M. GONZALES DE LA ROSA.
(Continuard)












DOCUMENTS PARA LA HISTORIC




INEDITOS DE GASCA,


TRASLADO DE UN TEST1MONIO DE LA SENTENCIA QUE SE DABA CONTRA
EL LICENCIADO GASCA I LOS CAPITANES QUE SEGUIAN LA VOZ DE SIU MAGESTAD.


Yo Baltasar Vasquez escribano de Su Magestad public i del nimero
de esta de los Reyes doy fM i verdadero testimonio a todos los Seiiores que
las presents oyeren, como estando en esta ciudad el licenciado Cepeda,
llamindose teniente de Gobernador por Gonzalo Pizarro por ante mi como
escribano que A la sazon resindia con 61 por ausencia i enfermedad de
Simon de Alzate escribano de su juzgado, hizo i orden6 un auto en la for-
ma i manera siguiente:
Visto por nos el licenciado Cepeda i el licenciado Carbajal, el licencia-
do Guevara, el licenciado de la Gama, el licenciado Nifio, el licenciado
Polo, lo pedido por el dicho Senor Gobernador Gonzalo Pizarro cerca
del parecer que nos pide en la justification de la guerra, que quiere hacer
al licenciado de la Gasca i sus capitanes i aliados decimos que o lo que
atenemos lo que el dicho licenciado de la Gasca ha hecho en el reyno de
tierra firm en haver usurpado i torado los navios i armada que el dicho
senior gobernador alli tenia, las formas i maneras, que para ello tuvo, i
como enviando el dicho seiiorgovernador sus mensajeros i procuradores, con
despacho 4 informaciones para que informasen a S. M. del estado de esta
tierra i de lo que mas & ella convenia proveer, i lo que so so pedia por to-
dos los cabildos de las ciudades destos reinos, el dicho Licenciado de la
Gasca contra el derecho divino i human contra el servicio de Dios nues-
tro Soefor i de su Magestad con mala intention segun que todo ollo nos ha
costado, por la notoriedad del caso, tom6 i ha tomado todos los despachos
4 informaciones que para S. M. so embiaron i los ha retenido i usurpado
para que S. M. no entendiosc ni supiese lo que estos dichos vecinos pedian
i convenia proveerse, antes sin causa ni razon alguna con deseo de alboro-







45 -
tar i usurpar la tierra que el dicho Sefior gobernador en nombre de S. M.
tenia ha juntado much gente de guerra i armado muchos navios, y viene
4 estos dichos reinos con prop6sito 6 intention de los tomar 6 destruir sin
tener para ello comision de S. M.
Habiendo tenido el dicho Sefor gobernador muchas justificaciones i pa-
receres de muchas personas sabias i entendidas de ciencia i conciencia, en
todo lo cual dicho licenciado de la Gasca i sus aliados han cometido mu-
chos i muy grandes i atrozes delitos i por ellos son dignos de muy grave
punicion i castigo conforme al derecho divino i human, i como a tales
usurpadores i alborotadores, i destruidores del bien de la repuiblica, de-
claramos que el dicho senior gobernador puede hacerles guerra licita a fue-
go i sangre, como a tales delincuentes, i en consecuencia de lo cual debe-
mos condenar i condenamos al dicho licenciado de la Gasca en pena de
muerte natural, i al Pedro Alonso de Hinojosa, i Juan Alonso Palomino,
i Lorenzo de Aldana, i Pablo de Meneses, i Herman Mexia, por aleves i
traidores i quebrantadores de la f6 i palabra, que cometieron & Dios i & su
repiblica, i como tales mandamos que sean arrastrados a colas de caballo
i sean hechos cuartos, i sus casas derrocadas, i aradas con sal, i en perdi-
miento de bienes para la cimara i fisco de S. M., porque A ellos sea cas-
tiga i a otros exemplo, i asi lo dezimos i pronunciamos i damos nuestro pa-
recer y lo firmamos de nuestro nombre.


El siguiente document es copiado del original; y aunque ya se
public en la Historia del Peril por Prescot, esta plagado de errors.

Sentencia de Gonzalo Pizarro en Xaquixaguana [*] a 19 de Abril de 1548,

Vista 6 entendida por nos el mariscal Francisco de Albarado, maestre de
campo deste real ex6rcito, el Licenciado Andres de Cianca, oidor de S. M.
destos reinos, 6 sub-delegado por el muy ilustre senior el licenciado Pedro
de la Gasca, del consejo de S. M. de la Santa Inquisicion, president des-
tos reinos 6 provincias del Perfi, para lo infra escripto, la notoriedad de los
muchos graves 4 atroces delitos que Gonzalo Pizarro ha cometido 6 consen-
tido cometer a los que le han seguido, despues que A estos reinos ha venido
el visorey Blasco Nuriez Vela, en deservicio 6 desacato de S. M. 6 de su
preminencia 6 corona real, 6 contra la natural obligation 6 fidelidad que
como su vasallo tenia 4 debia & su rey e senior natural, 6 de personas par-
ticulares, los cuales por ser tan notorious del dicho no se require orden ni
tela de juicio, mayormente que muchos de los dichos delitos consta por

[*] Xaquixaguana, es un llano 6 pampa entire Limatambo y la ciudad del Cuzco, pasada
a cordillera de Vilcaconga, corruption de Sacsahuann.








46 -
confesion de dicho Gonzalo Pizarro 6 la notoriedad por la information que
se ha torado, 6 que conviene para la pacificacion destos reinos 6 exemplo
con brevedad hacer justicia del dicho Gonzalo Pizarro.
Fallamos atento lo susodicho, junta la disposicion del derecho, que debe-
mes declarar 6 declaramos el dicho Gonzalo Pizarro haber cometido cri-
men Icesse majestatis contra la corona real de Espala en todos los grades
6 causes en derecho contenidas despues que 4 estos reynos vino el Virey
Blasco Nutiez Vela, 6 asi le declaramos 4 condenamos a dicho Gonzalo
Pizarro por traidor, 6 haber incurrido 61 6 sus descendientes, nacidos des-
pues quel cometi6 este dicho crime 6 traicion los por line masculina has-
ta la segunda generation, 4 por la femenina hasta la primera, en la infamia
6 inabilidad 6 inabilidades, 6 como a tal condenamos al dicho Gonzalo Pi-
zarro en pena de muerte natural, la qual le mandamos que sea dada en la
forma siguiente: que sea sacado de la prison en quest cavallero en una
mula de silla atados pies 6 manos, 4 traido puiblicamente por este real de
S. M. con voz de pregonero que manifieste su delito, sea llevado al tablado
que por nuestro mandate esta fecho en este real, 6 alli sea apeado 6 cortada
la cabeza por el pescuezo, 6 despues de muerto naturalmente, mandamos que
la dicha cabeza sea llevada & la ciudad de Los Reyes como ciudad mas
principal destos reynos, 4 sea puesta 6 clavada en el rollo de la dicha ciu-
dad con un r6tulo de letra gruesa que diga, "Esta es I cabeza del trai-
dor de Gonzalo Pizarro que se hizo justicia del en el valle de Xaquixagua-
na, donde di6 la batalla campal contra el estandarte real; queriendo defen-
der su traicion 6 tirania; ninguno sea osado de la quitar de aqui so pena de
muerte natural." E mandamos que las casas quel dicho Pizarro tiene en
la ciudad del Cuzco......... sean derribadas por los cimientos 4 aradas de
sal; 4 A donde agora es la puerta sea puesto un letrero en un pilar, que
diga, "Estas casas eran de Gonzalo Pizarro, las cuales fueron mandadas
derrocar por traidor, 6 ninguna persona sea osada delas tornar a hacer y
edificar sin licencia espresa de S. M., so pena de muerte natural." E con-
denamosle mas en perdimiento de todos sus bienes, de cualquier calidad
que sean 6 le pertenezcan, los quales aplicamos A la cmara 6 fisco de S.
M. 6 entodas las otras penas que contra los tales estAn instituidas. E por
esta nuestra sentencia definitive juzgamos 6 asi lo pronunciamos 6 man-
damos en estos escritos 4 por ellos. Alonso de Albarado; el Licenciado
Cianca.












RECTIFICACION HISTORIC.


SEROR DON MARIANO PELLIZA.
Buenos Ayres.

Lima, Enero 19 de 1879.

En la carta que me dirigi6 U. por medio de LA TRIBUNA de Buenos Ay-
res num. 8,264 con fecha 8 de Marzo de 1878 dice U. entire otras cosas
que no son del caso, lo siguiente:
(Hablando del General San Martin en la pAg. 40, tomo 19 del (Peru In-
dependiente,, dice el Sefior Paz Soldan: que emprendi6 un tercer viaje A
Buenos Ayres en Febrero de 1819, y que el revoltoso Jos6 Miguel Carre-
ra intent apoderarse de la persona de San Martin, en su transito A Bue-
nos Ayres, y aun atentar contra su vida: que el temor lo oblig6 A perma-
necer en Mendoza y frustr6 su viaje.n
( gnoramos en que fuente haya recojido esos datos el senior Paz Soldan,
pero cualquiera que sea, es sin duda una mala fuente. La causa que hizo
detener a San Martin en Mendoza y repasar la Cordillera, debe ser otra
que la espuesta.
aTalvez no pasd de un acto voluntario unido a la necesidad de salvar de
la disolucion los restos de los ej6rcitos de los Andes que habian regresado
A remontarse en las provincias; pero nada que tuviese relacion con Carre-
ra, y much minos temores de ser muerto, pudieron decidirlo A quedarse
en la capital de Cuya.
Hasta hoy no he contestado pensando hacerlo en el Apindice del tomo
IV de la eHistoria del Peru Independiente, que ya tengo expedite para la
prensa; pero deseando no demorar mas tiempo cumplo gustoso con este
deber A la verdadera hist6rica y a la digna y delicada manera con que U.
me hace el cargo. No seria extrafio que hubiera incurrido en algun error 6
inexactitud hist6rica sobre hechos de poca significacion, y que no serefieren
A la historic especialdel Per6, que es mi objeto principal. Al dar algunos
ligeros datos biograficos acerca del ilustre 6 inmortal San Martin, tuve A la
vista cuanto sehabia escrito hasta ent6nces [1865], prefer & los escritores
que merecen mas credito, y ninguno mas digno de ello que el intimo confi-









48 -
dente y er6dito amigo de San Martin D. Juan Garcia del Rio: este escribi6
en Londres en 1823 bajo el anagrama de Ricardo Gual y Jaen, la del General San Martinn, que se reimprimi6 en Lima el mismo anio, y volvi6
a imprimirse en Paris en 1844, aacompafiada do una noticia de su estado
present (de San Martin) y otros documents importantes, por J. B. Alberdi.
Garcia del Rio dice: ( .....La destruction de estas (las fuerzas que venian de
Espania) se consideraba necesaria para efectuar la expedicion libertadora, y
como todo no estaba todavia pronto para ella, y el tesoro de Chile ademis se
hallaba exhaust por tantos y por repetidos esfuerzos, emprendi6 el infatiga-
ble San Martin otro viaje a Buenos Ayres, en Febrero de 1819.
( Tres objetos lo llevaban 6 aquella ciudad:
( Mas no pudo verificar su viaje, porque, informado de el Jos6 Miguel
Carrera, que infestaba la campaila la cabeza de los facciosos que destro-
zaban el pais, aguard6 A SAN MARTIN en el Sauce para aprenderle y sa-
crificarle a sus furores. En efecto, si este general hubiera avanzado algu-
nas leguas mas, habria sido victim de aquel malvado; pero la providencia
le tenia reservado para mas altos hechos; y permitiendo que fuese afortu-
nadamente instruido del lazo que se le armaba, regres6 SAN MARTIN ia
Mendoza con animo de pasar A Chile, si el aspect de las cosas en las pro-
vincias del Rio de la Plata no le permitia ejecutar sus proyectos.
((Detenido en aquella ciudad por el lastimoso estado de desdrden, en que
continue6 envuelto el pais, y deteriorada su salud, no pudo en largo tiempo
ni volver a Chile, ni seguir a Buenos Ayres.)
No puede presentarse testimonio mas respectable y claro. El amigo de
San Martin que fud su consejero y mereci6 siempre la ilimitada confianza
del ilustre fundador de la libertad del Perd, asegura que ( San Martin no
pudo verificar su viage & Buenos Ayres por temor 6 Carrera que con los
facciosos que destrozaban el pais lo aguardaba para aprenderlo y sacrifi-
carlo A sus furores., Esto lo asegura el intimo amigo, y afios despues 1844
no lo contradice Alberdi, escritor eridito. El document que public U.
Senior Pelliza nada significa al lado de aquel en que yo me fundo; y ain
cuando Carrera no se encontrara en el ((Sauce), no impide que desde Mon-
tevideo 6 otro lugar hubiera dirigido el ataque contra San Martin. -
Ya vera U, pues, Seinor Pelliza, que la fuente en que he recojido mis da-
tos es pura; y es muy estrafio que me refute a mi y no al verdadero autor
en cuyo respectable testimonio me apoyo.
Agradeciendo al Sefior Pelliza la delicadeza con que me trata, me ofres-
co como su muy atento servidor.


MARIANO FELIPE PAZ SOLDAN.










YO EL REY.




ENSAYO IIIL TORICO (1)


Negar la realizacion (e la grandiosa ley del progress, en una comarca de-
terminada, es desconocer las evoluciones hist6ricas de la humanidad; preten-
der, no ya que una ciudad ( una secta, sino que un continent entero haya
permanecido extrafio a todo perfeccionamiento, es destruir la unidad de la
raza humana, atribuyendole caracteres contradictorios. Sin embargo, esa
comarca es la America, que ha tenido el triste privilejio de sufrir, despues
de la tiranica dominacion de los gobiernos de Europa, los juicios mas des-
favorables y errdneos de sus viajeros, de sus estadistas, de sus fil6sofos; sien-
do la degeneracion del pufiado de republicans que habitan el nuevo conti-
nente, punto muy admitido ya por haber sido muy invocado, y que vi to-
mando a prisa, en Ultramar, todas las proporciones y consistencia de un
axioma de political modern.
Hijos de la usurpacion, concebidos en medio de la arbitrariedad y de la
opresion mas injustificables, los americanos sorprendieron al mundo un dia,
levantandose uno on pos de otros, libres del yugo que por tantos afios opri-
mi6 su frente.
Pero el advenimiento de la libertad no encontr6 A todos en iguales cir-
cunstancias. Los Anglo-sajones habian recibido con la domination europea
el ben6fico espiritu de la Constitucion inglesa. Iniciaron, por eso, la tras-
formacion del continent, y poseyendo desde un principio todos los elemen-
tos necesarios para fundar y cinientar la institution democritica, formaron
la vanguardia de las nuevas naciones, y han recojido el mas legitimo y
abundant fruto de un gobierno propio. Los nietos de Espafia, menos favo-
recidos que sus hermanos del Norte, no solamente hubieron de destruir el sis-
tema mejor calculado para doblegar d un pueblo y sufocar los menores in-
dicios de inquietud y resistencia. Privados de habitos sociales, de education
political, de instruction public, tuvieron tambien que rear to-dos estos
elements que eran otras tantas condiciones naturales de existencia y de
prosperidad en el nuevo campo abierto d sus aspiraciones ya su desarrollo.
Eran el Peru y Mejico los baluartes de la domination espailola en Amdri-

(1) Este tozco y ripido bosquejo Iu6 sugerido por uLos Precursores de la Independencia
de Chile)n de Miguel L. AmunAtegui. Santiago. 1871.-3 tom. 4?








50 -
ca; y si esos dos vireinatos, ya sea por las riquezas de su suelo, ya por el
remedo que de la Corte de Madrid se hiciera en ellos, compartian los mez-
quinos favors de la Metr6poli, forzoso es tambien confesar que & la vez
sufrian todo el peso del poder central, imperando en ellos la organization
colonial en toda su terrible realidad. Objeto de la mas incesante vijilancia,
sobre esas dos rejiones, recaian de lleno con severidad jamas mitigada, las
consecuencias de un sistema tanto mas reprobado cuanto mas conocido.
Incalculables fueron, por lo mismo, los obstAculos que en ellas encontr6
Ia independencia. En el Peri, sobre todo, estaba el centro de los tesoros y
de las fuerzas del Rey, y habia surjido alli, al soplo del :favoritismo y de la
codiciareal multitud de titulos y de privilejios, cada uno de los cuales era
una column del sistema vigente y una garantia para la perdurable conser-
vacion de los habitos de ciega obediencia al monarca, fundamento y base
de la political colonial. Destruyeron en el Perf el gobierno ,extranjero y
constituyeron el pais, confiandole la complicada y sagrada tarea de su pro-
pia regeneracion y future engrandecimiento, el valor, la astucia, la sangre
derramada & torrentes, el apoyo de pueblos hermanos que habian sacudido
ya las cadenas del Espailol, pero mas que todo, la encarnacion profunda que
en las masas populares habia adquirido la idea de independencia; idea que
fuW el primero de los verdaderos progress de este pais y cuyo desarrollo
natural ha sido la fuente de todos los otros y la fuerza que lo ha impul-
sado incesantemente hacia adelante al travel de las borrascas que han
resistido su march.
Z C6mo naci6 esa idea? c6mo apareci6 en la oscura noche del colo-
niage ?
; Fue acaso una repentina revelacion del cielo, recibida por inteligen-
cias superiores y comunicada por ellas A la muchedumbre, 6 bien una con-
secuencia 6Igica de premises establecidas por la political de la corona, una
concepcion, humilde y despreciada en sus principios, que llega providen-
cialmente por vias tortuosas, estrechas y erizadas de dificultades, A apode-
rarse de todos los corazones y k armar todos los brazos ?

I.

La revolution que experiment el Peri al caer bajo el imperio de la Es-
paila fud violent y radical, como lo son siempre las convulsiones estu-
pendas que a veces trastornan A las naciones, destruyendo de un golpe le-
yes, costumbres y gobiernos.
Una potencia floreciente, cuyos h6bitos y administration atraen todavia
las investigaciones de los sabios, que ejercia la supremacia sobre todos sus
vecinos, cuyas armas jams habian conocido la derrota y cuya civilizacion
encontrAbase extendida hasta lejanas latitudes, se vi6 convertida repenti-
namente en colonial tributaria de un monarca desconocido, en virtud de ti-








51 -
tulos vagos cuya significacion no alcanzaban A penetrar sus sencillos mo-
radores. La conquista fu6 una s6rie de perfidias, y en la sangre de sus mas
esforzados varones ahogaironse para siempre el poder y el porvenir de la raza
misteriosa que habitaba el pais.
En otras comarcas, el blanco debia buscar en las playas americanas un
asilo contra odiosas persecuciones; debia llegar a ellas, Ilevando consigo el
culto de grandes ideas y virtudes y la practice de grandes sacrificios. No
debia exhibirse alli el Europeo, lanza en mano y cubierto el pecho de acero,
sino llevando a su lado la familiar, rodeado de los elements genuinos de la
civilizacion cristiana, y proclamando como dogma cardinal de ]a asociacion
political la libertad individual bajo todas sus fases.
Nada de esto aconteci6 en el Pern. Ningun principio de moral 6 de po-
litica guiaba a los conquistadores; y la avaricia, malamente disfrazada
con el velo de la religion, fue el m6vil que los impulse a asaltar los baluar-
tes de un pueblo, despues de haber adormecido las sospechas del monarca,
y disipado los recelos de sus cortesanos. La lanza y el mosquete fueron los
arguments de los invasores, siendo tanto mas inicuas sus proezas, cuanto que
para adaptarlas 6 sus fines adulteraban los preceptos de la mas suave y ra-
cional de las creencias. La lalza y el mosquete triunfaron al fin; y sobre
los huesos de un pueblo manso, noble 6 inteligente alz6se la domination
europea, inicigndose con ella la guerra civil, fruto 16gico de la situation del
pais, del caracter de los dominadores, de la naturaleza de sus hazafias y de
la distancia inmensa a que se encontraba la rigia autoridad. Surji6 la gue-
rra civil, sangrienta, implacable, desmoralizadora, como lo es siempre; y no
debieron sentir poca satisfaction los indigenas que habian escapado 6 la
furia espaiiola, a] contemplar desde sus guaridas la feroz iracundia con que
unos contra otros se atacaban los estranjeros, bafiando con su sangre las
mismas campifias que habian tefiido con la suya los principles y magnates
del imperio.
En medio de sangrientos disturbios principal la 6poca del coloniaje. Des-
de su primer hora, ya dibujanse vagamente los caracteres que habian de
distinguirla y que tan profundameinte habian de afectar los futures destinos
del suelo conquistado. El soldado aventurero principia luchando con los
indigenas; y aunque en tan desigual contienda queda vencedor, rinde en
medio de su triunfo mismo, tribute A la naturaleza, mezclando su sangre
con la de la raza vencida. Es asi como la mujer del Nuevo Mundo llega 6
cobijarse bajo los pliegues de la ruda tienda de campafia, trasformAndose
en esclava primero, en compafiera despues, de los enemigos de su pueblo, y
en madre de sus hijos. La union intima de las razas vencedora y vencida,-
quedando siempre esta iltima eln una condition inferior y A merced de las
pasiones de aquella, fu6 desconocida en los establecimientos Anglo-sajones
de Am6rica, donde se llev6 a cabo la colonizacion por families; y esto es-
plica la suerte distinta que ha cabido A los indigenas en una y otra latitud








52 -
del mismo continent. Al Norte, el Europeo y el indio se declaran una
guerra de esterminio, haciendose con el tiempo mas marcado 4 indeleble el
antagonismo de raza y de civilizacion; el colono encuentra su salva-
cion y su tranquilidad en la desaparicion del indijena. y su tarea favorite,
su ocupacion incesante, es luchar contra ese enemigo astuto que acecha sin
descanso su improvisado hogar, albergue do la esposa y madre cristiana.
En esta lid de la civilizacion con la barbarie, esta abandon el terreno, ce-
ja ante la inteligencia y se repliega hicia las vastas lanuras occidentales,
donde cada dia son mas estrechos los limits de sus dominios y menor el nd-
mero de sus defensores.
En el Peru, el soldado colonizador se aproxima al vencido despues
de humillarlo, y la vez que riquezas y servicios le pide familiar, na-
ciendo asi una raza mixta, t4rmino medio entire la europea y la indi-
gena, product que conserve los distintos caractdres de sus elements
constitutivos y que east destinado 4 former el nicleo de la future pobla-
cion del pais. Los vicios inherentes 6 las instituciones coloniales de Espa-
fia recayeron sobre estas tres razas y sobre la que mas tarde habia de ser
introducida para compartir las duras tareas de los indios; el cruzamiento
de todas ellas, aumentando las dificultades de la administration, hizo sur.
jir en breve, classes y distinciones como las de caballeros y plebeyos, amos
y esclavos, pobres y opulentos, completamente ignoradas en las colonies
americanas de los ingleses:- tipos y condiciones que afectaban profunda-
mente y amoldaban de una manera muy especial la constitution social del
Vireinato.
Duefios de la nueva region, figuraron en un principio como supremos Ar-
bitros de su suerte los aventureros que la habian conquistado; sus 6rdenes
tuvieron toda la fuerza de los mandates reales; la idea de una complete in-
dependencia vag6 por la mente de algunos de esos soldados y fud material
de las reciprocas acusaciones que mas tarde se hicieron ante el trono,
y si ostensiblemente consideraban la aprobacion real como condition para
la subsistencia definitive de sus medidas y resoluciones no por eso eran 4stas
m6nos graves y decisivas ni producian efectos menos irreparables. La apro-
bacion del Monarca 6 no llegaba 6 llegaba cuando ya estaban consumados
los hechos.
No desconoci6 el Rey el peligro que tenia la prolongacion indefinida
de semejante estado de cosas; apresur6se, pues, A intervenir, y muy pron-
to comenzaron los rayos de su autoridad 4 disipar la confusion que ha-
bian creado las bajas pasiones de sus tenientes. Principiaron a llegar sus
emisarios y comisionados, fu6 haci6ndose la intervention real, mas direct
cada dia, mas frecuente, mas celosa, hasta que llego una 6poca de imponen-
te y absolute centralizacion, en que todas las manifestaciones de la activi-
dad social 6 industrial en las colonial, necesitaron para existir de un res-
cripto del trono, y en que una real c6dula era la fuente unica del derecho
y de la legalidad.








53 -
Los principios que rejian las relaciones del Soberano con el slubdito,
constituyeron la base de la organization political del vireinato del Perui 4 im-
primianle tendencies especiales, de las cuales se desprenden l6gicamente las
funestas consecuencias que por tres largos siglos cegaron con tanta eficacia
las fuentes del progress, que cincuenta afios de libertad han sido impoten-
tes para rehabilitarlas por complete, y aun adhierese a nuestra consti-
tucion social mas de un harapo del sistema gubernativo de la colonia.
Era el Monarca, en ese sistema, el centro do la vida y el origen del dere-
cho. Supreme arbitro de la sucrte del vasallo, Ilegaba hasta la idolatria la
veneracion que se le tributaba; ante su voz cedian, como por ensalmo, to-
das las resistencias y desaparecian todos los.obstaculos. No habia corpora-
cion ni magnate, por elevada qus fuese su gerarquia, que no temblara cuan-
do vibraba el cetro, y hasta la Yglesia, con todo su terrible poder, caia hu-
millada de rodillas sobre las gradas del trono. No solo podtas sino graves
varones y togados doctors dirijian al Soberano las mas torpes adulacio-
nes. Llamabanle ( el ingel Rey ; (2) el sagrado substitute del mismo Dios
a para el paternal gobierno de sus pueblos; (3) nuevo sol que nos alumbra,
a recto juez que nos encamina y padre piadoso que nos alimenta; (4) el Dios
de la Prudencia, a quien
Prestar adoracion pudiera el mundo
( Si 5 mas de un Dios prestara reverencia.) (5)
y un escritor limeiio decia en la ampulosa y oscura prosa de su epoca : a el
( sol, monarca de los astros, influye con mas actividad en la mayor distan-
a cia cuando hall especial disposicion, como se v6 en el crisol, donde la luz
, es fuego, y el amor 6 sus reyes siendo en otros vasallos sujecion, en losj6-
( nios del Periu, distantes un mundo do su sol, es fE que casi decline on ido.
Slatria.) (6)
Todos los signos y simbolos de la rdjia majestad, estandarte, sellos, rea-
les cedulas, eran objeto de las ceremonies mas estrailas y humillantes;
cuanto con la persona del Rey so relacionaba asumia i los ojos de los su-
persticiosos colonos las proporciones do graves acontecimientos pfiblicos;
muertes, matrimonios y nacimientos, sucesos ordinaries de la vida domes-
tica, cuando enlutaban 6 regocijaban la mansion del noble y el desmante-
lado hogar del mendigo, cambiaban do carActer si ocurrian en el al-
cazar de los Reyes, siendo ent6nces objeto de las mas detenidas delibera-
ciones en audiencias y cabildos, y de las huecas manifestaciones de la mu-
chednmbre.

(2) rEDRO DE ORA, cn su poema Ignacio de Cantabria i, citado porAmun&tegui. Pre-
cursores de la independencia.
(3) TABOADA Y LExos. a Mem. delos Vireyesn, t. 6. p. 10.
(4) BASCUIAN, "'Cautiverio feliz ", 5. 26. cit. por Amunategui.
(5) ORA, Ignacio deCantabria ", id. id.
(6) Fn. ALEJO DE ALVITES, (Documentos literarios del Perf ", 2. 42.








54 -
La organization colonial no era hasta cierto punto mas que una amplia-
cion de la que en Roma tenia la familiar ; asi como en esta descollaba el pa.
dre con sus facultades absolutas y su derecho de vida y muerte sobre los
hijos, en aquella se levanta el Monarca con su no restringido poder sobre
los vasallos; en la una lo era todo el Rey, come lo era todo el padre en la
otra. En la colonia, no habia pueblo; y jamas en comarca alguna tuvo ma-
yor realization la pomposa esclamacion de Luis XIV, ni fueron practica-
das con mas fidelidad las mkximas de TUlpiano. del C digo y delas Nove-
las. (7)
La distancia -. que estaba colocado el Monarca aumentaba la profunda
reverencia con que se le acataba, pero en nada dulcificaba la dura ley de
su yugo, cumplida siempre con rigor per las numerosas autoridades, su-
periores unas y otras inferiores, que rejian en su nombrelos dominios ame-
ricanos de la Corona. A la cabeza'de todas ellas estaban un Virey y una Au-
diencia; los intendentes, los Corregidores, los Alcaldes. los empleados que ma-
nejaban la Real Hacienda y otros menos caracterizados figuraban entire los
oficiales subalternos. Circunscrita escrupulosamente por la ley la esfera co-
rrespondiente a cada una de estas autoridades, ninguna representaba por si
sola al monarca, ninguna podia ejercer su poder omnimodo. Administraba
.usticia la Audiencia con independencia del Virey, el cual aunque era presi-
dente nato de ese tribunal, no tenia ni voz ni voto en sus deliberaciones; el
Virey era por su parte independiente de la Audieucia, en la direction del
gobierno. Las graves cuestiones de political, las que afectaban de una mane-
ra extraordinaria el interest real ( el provincial eran discutidas y resueltas
per la Audiencia, bajo la presidencia del Virey, que entonces tenia voto:
esto es lo que se llamaba el real acuerdo. Entre los empleados inferiores ha-
bia algunos que tenian el derecho de comunicarse directamente con el sobe-
rano, salvando el conduct de sus superiores. (8)
Limitado de este mode el poder de cada uno de los funcionarios reales,
era impossible la preponderancia desmedida de cualquiera de ellos; semejan-
te sistema, equilibrando multitud de fuerzas antagonistas, libraba al pais del
poder absolute de un solo mandatario inmediato, quien habria podido domi-
narlo todo, dirijir y amoldar a su antojo la administration puiblica, y aun


(7) Quod Principi placuit legis habeat vigorem, ULPIANO 1. 4. 1. Imperator solus et
a conditor et interpres legis existimatur. C. 1. 14. 12. Sacrilegii instar est rescripto Prin-
cipis obviari. C. 1. 23. 5. In omnibus imperatoris excipitur fortune. cui ipsas leges Deus
u subjecit. Nov. 105. ? 2. Decet tamen principem servare leges quihus ipse solutus est 3 .2.
I 1. 23. Si imperialis Magestas causam cognitionabiliter examinaverit et partibus cominus
a constitutis sententiam dixerit. omnes omnino judices, qui sub nostro iniperio sunt sciant
a hane esse legemi. non solum illne cause pro qua products est. sed in omnibus similihus.
a Cod. 1. 14. 12.)
(8) ( Los Alcaldes del Crimen escriben aparte y manda S. M. que no les obliguemos .
a mostrarlas cartas.s Mem. de los Virey. t. 1. 68.








55 -
contrariar los intereses del monarca, a la sombra de su autoridad y abusan-
do de su nombre. Era esta 'iltima eventualidad la que particularmente ha-
blase querido prevenir dando a la organization colonial tendencies hasta
cierto punto opuestas & la indole propia del regimen espafiol. Fu6 en to-
dos los tiempos inmensa la suspicaz desconfianza del gobierno metropolita-
no y jamas quiso delegar una suma crecida de su poder A ninguno de sus
ajentes, por sumiso 6 hibil que se le reputase 6 por much que lo aconseja-
se el bien puiblico.
La excesiva elevacion de un vasallo fu4 siempre su mayor temor. LUjos
de contentarse con las restricciones consignadas en la ley, nunca perdona-
ba medios para disminuir, en cuanto fuera possible, las facultades que ella
otorgaba a las autoridades coloniales. Ni se crea que las restricciones lega-
les eran pocas 6 saves; al contrario, desplegando un lujo excesivo de tira-
nia y cautela, los empleados eran colocados en una position violent y so-
metidos & un espionage reciproco. Les estaba prohibido todo enlace matri-
monial entire sus respectivas families y con determinadas personas, la pose-
sion de fincas y la siembra de trigo 6 maiz; para ellos, se convertian en de-
litos las amistades intimas y hasta las atenciones sociales. Pero el rigoris-
mo mismo de la ley es causa de su violacion, y todas estas disposiciones,
algunas de las cuales tenian por objeto asegurar la pureza de los procedi-
mientos y otras consolidar la dominacion del Rey, eran'evadidas, con subter-
fujios y ardides mas 6 menos ingeniosos. Hubo vireyes que no fueron ejemplo
de moralidad y administradores que no se'distinguieron por su honradez. (9)
Minuciosas como eran las precauciones tomadas contra los funcionarios
espaiioles, aun eran mas esquisitas, las que se adoptaban contra los criollos.
La principal era muy sencilla a la vez que muy eficaz; el Monarca no con-
fiab a a los criollos empleos en Amdrica.
Esta observation tuvo algunas excepciones (10) pero el hecho es innegable


(9) VWase. (Mem. de los Vireyese, t. 1. p. 171. El conde de Castellar, afade en otra par
( te de su relacion : nluego que me recibi en este gobierno, sc me di6 cuenta por Dn. Pe-
e dro L. Henriquez, corregidor que era de la Paz y ahora de Potosi, de los graves fraudes
a y robos que se hacian a la Real Hacienda por los oficiales reales y ministros de aquella ca-
( ja; y d6ndole comision secreta.........prendi6 a los delincuentes y convencidos por los mis-
mos libros y papeles en mas de 400.000 pesos de fraudes y robos que habian cometido en pla.
ta y efectos de la real hacienda, ahorc6 al tesorero y al oficiil mayor y conden6 al Contador
en privacion perpdtua, y d unos y a otros en confiscacion de todos sus bienes., Op, cit. id. p-
175. Posteriormente, escribia en su memorial el Marques de Caltel-Fuerte: a En este Reino,
s los que administran los cargos de gobierno y de justicia por la mayor parte son flexibles
" y se doblan con facilidad al respeto, la relacion, al empefio, al interest y a los fines part i-
"culares, que suelen dar ley y regla a los negocios, aunque gima la razon y la causa pfiblica,
a sucediendo, no pocas veces, que no sostengan lo mismo que conocen convenir, segun justicia,
a ,la causa de Dios, del Reyy del Reyno.n Op. cit. t. 3. p. 368.
(10) Segun la observacion de uno de los historiadores nacionales, contemporaneos de la in-
dependencia, entire los 160 vireyes que hubo en Amirica, solo cuatro fueron americanos, y
entire mas de 600 presidents, solo catorce. Amunategui, Op. cit. t. 1. p. 122.









56 -

y la exclusion no se concretaba 6 los puestos pfblicos de importancia, si-
no se estendia generalmente hasta los mas humildes y en los que poca
6 ninguna influencia se ejercia en la direction de los negocios.
Cuando por alguna circustancia los criollos tenian seguridad de ser pre-
feridos a los peninsulares, se inventaba algun sistema que colocase Ambos
interests, cuando m6nos, en igualdad de circunstancias. (11)


(11) Esto sucedi6 tratindose de las elecciones conventuales. Siendo mas numerosos los
frailes criollos que los peninsulares, tenian la seguridad de ser siempre preferidos. Para evi-
tarlo se ide6 el sistema de la alternatina, en virtud del cual debian ocupar las prelacias alter-
nativamente los criollos y peninsllares. En el PeriO. se rebelaron abiertamente los frailes
criollos contra semejante arreglo. (Se trat6 de poner en ejecucion, dice el Virey Lifan y
a Cisneros, en el primer capitulo que se celebr6 en la provincial del Cuzco, y esta resolution
se hizo impracticable por la indecible repugnancia delos Padres de Indias que Hlaman crio.
c llos, que nosatisfechos con deducirla i cuestiones y discursos, la pregonaron A negative vio-
l lenta y cerrada 6 todo trance, sin que bastase a vencerlos respeto alguno pues atropellaron
a per el del Sefor Obispo de aquella, A quien por 6rden de este Gobierno se le encomend6 el
n ajuste, y sali6 en vane, haciendo dichos padres election de Provincial criollo......" Los frai-
les criollos de Lima tomaron por suparte una actitud aun:mas resuelta contra la alternative.
Asaltaron la celda del Comisario general de la 6rden, le obligaron 6 acceder a sus pretensio-
nes y le infundieron tanto temor, que resolvi6 refujiarse en el Palacio del Virey. Alli fu6 A
buscarlo la comunidad, logrando con mil miramientos y protests de sumision, hacerlo volver
al convent. Mas pronto volvieron i encenderse los Animos. o porque persistiendo los frai-
( les criollos en el odio de la alternative, y teniendo este sentimiento por causa general para
a el des6rden de muchos, iban prorumpiendo en algunos desafectos de muy nocivas consecuen-
o cias, hasta que la noche del 29 de Diciembre del aifo pasado de 1780, se resolvieron algunos
c frailes mozos a la ltima violencia, aplicando fuego a la celda del Padre Comisario Gene-
i ral, cuyas puertas y patio resguardaban, prevenidos y armados de piedras, espadas y al-
a gunas bocas de fuego.........Dispuse luego al punto los Alcaldes del crime y gente de in-
a fanteria con sus cabos, asi para sosegar el fuego del convent encendido mas extinguible en
( los frailes como para prevenir y preservar la Repfblica de mayor incendio que podia pren-
( der entire los seglares delvulgo, de quien habia ya muy crecida multitud en la plazuela de
a Convento., El Virey auxili6 con la fnerza al Padre Comisario para prender quince frailes,
de los mas comprometidos en el alboroto, y alade : a este fu6 el lance de mayor mortificacion
cc y cuidado que tuve, porque irritadcs los demas frailds de esta demostracion, rompieron en
a el fltimo desahogo, maltratando y apedreando los soldados con notable arrojo, y vali6ndo-
c se de las armas que tenian prevenidas, sin embargo de habrrseles hecho registrar las eel-
c das, previniendo este lance, en el cual obraron tan ciegamente, que excedieron lo que pue-
c de discurirse; en medio del ruido acaeci6 morir un fraile......y mas ensangrentados toda-
a via rompieron por medio de las justicias y guardias y salieron 6 la calle sacando .6 ella y 6
a la plaza mayor el cadaver del difunto y la custodia del Santisimo Sacramento, clamando la
a que llamaban supresion, con imijenes de Jesucristo nuestro Serior en las manes, yen esta
a forma se fueron 6 diferentes conventos de esta ciudad, habiendo sido milagro de la divina
a providencia no haberso exitado entire el vulgo de los seglares, algun alboroto, de los que se-
ic mejantes esc6ndalos suelen producer, especialmente interviniendo el peligrosisimo empeffo
i de pasiones nacionales."--Mem. delosVir. t. 1. p. 271.
Como era natural, la alternatica desapareci6 con el advenimiento de la independencia, y
tenemos A la vista el siguiente document que prueba cuan lists estuvieron los frailes crio-
llos para destruirla.
He aqui el papel 6. que nos referimos: c En este Convento mAximo de Jesus de Lima, en
22 dias delmes de Noviembre del ailo de 1821 y segundo de la independencia, se congreg6









57 -

Asi los celos y la desconfianza de la Metr6poli fueron el origen del an-
tagonismo creado por la ley al constituir la jerarquia de los empleados pi-
blicos. Bien calculado, el sistema lenaba el fin que se pretendia alcanzar ;
favorecia ademas, como ya lo hemos dicho, A la colnnia, de un modo indi-
recto, pero A la vez originaba muchas frivolas competencias y no pocas tri-
viales cuestiones de precodencia. Por muy previsora y detallada que hubie-
se sido la ley, jams habria podido prevenir este vicio ni apreciar de ante-
mano las mil contingencies que surgian de las pequefieccs de la vida colo-
nial y del carActer propio de nuestros dominadores; de modo que mientras
Vireyes y Arzobispos discutian sobre el derecho de Ilevar palio 6 quitasol
en las procesiones, mi6ntras gravemente disputaban obispos, oidores y corre-
gidores sobre los asientos que debian ocupar en las asistencias pdblicas,
asuntos importantes de administration quedaban paralizados I olvidados-
Era much mas trascendental este vicio en las autoridades superiors, por-
que entregados a hacer la dcfcnsa de sus regalias, privilegios y honors,


el Venerable Discretorio de esta provincial de los doce Ap6stoles del Peril, pr6vio el capitulo
presidido por el M. R. P. Lectorjuhilado, Fr. Francisco Arrieta, el que tomando la voz, pro-
puso u que siendo la alternative de americanos y espanoles en la election provincial un efec-
to de la dependencia de la Amrica de la Espafia: hallIndose el present ya libre de ella esta
parte del Peri, era indispensable por esta razon y otras muy poderosas, que se examine y re-
suelva si debe suspenderse en la pr6xima election, que se vi A hacer, la que debia recaer en
Espaifol, segun el 6rden que se ha seguido hasta el dia : recomendando se tuviese present
que estaprovincia se opuso it ella contradici6ndola vigorosamente por tres 6 cuatro veces;
cuyas contradicciones motivaron los Decretos de 1664, 1667 y 1683, y los Breves pon-
tificios del Senor Alejandro VII y los del Senor Inocencio 11, en los que con su autoridad
Apost6lica corroboraron A favor de la alternative lo ordenado en estos decretos por la con-
gregacion de Obispos y Regulares y capitulos jenerales.n
Y par que en esto se procediese con la circunspeccion y detention que corresponde
mand6 el mencionado M. R. P. President it mi el present Secretario de este V. Discrectorio
que para el eximen y determination del asunto, leyese ante todas cosas la acta del definitorio
que se extendi6 filtimamente. cuando esta provincial se vi6 reducida li sufrir la alternative de
que se trata y todo o que se le remiti6 y tuvo present en ese ent6nces para no insistir man
en la vigorosa resistencia que hizo para recibirla. Leido todo lo cualy hecho un prolijo exmen
del asunto, se decidiO uniformemente por todos los vocals en consideration y laindependen-
cia de esta Provinciade la dominacion espaiiola, i lai obreccion y subreccion que se advierte en
los decretos dirigidos i Su Santidad con que se obtuvieron los Breves que favorecenla alter-
nativa y 6 que esta en el dia, lijos de contribuir t la paz y buen 6rden que es el fin propuesto
produciria todo lo contrario; que se suspendiese en la pr6xima election provincial, midntras
que se ocurre como corresponde a su Santidad por part de esta provincial para obtener un
Breve que la derogue absolutamente, con lo que se quitaran de raiz los males incalculables y
notorious en los que por ella se han visto miserablemente sumerjidos, privada de la facultad
de reclamar por el influjo opresor y preponderancia irresistible de los peninsulares; y se res-
tituirin los Vocales aquel estado de libertad de que deben gozar segun el espiritu de los
sagrados canones y nuestras santas constituciones para la debida election de los Prelados.
Y para que conste del modo mas aut6ntico que sea possible, firmaron esta determination con
el M. R. P. Visitador y Presidente de capitulo, todos los vocales del V. Discretorio por ante mi
el infrascrito Secretario.,








58 -
malgastaban un tiempo precioso, disminuyendo de hecho y mas aun de lo que
legalmente lo estaban, sus facultades para hacer el bien, y facultades que
habria podido ejercitar en no pequefia escala, aunque mas no fuera que en la
capital, ya que por la organization del Vireynato, por las largas distan-
cias y p4simos caminos era casi nula y siempre tardia su action bienhechora
en las provincias.
Y en verdad. no hay exajeracion en decir que las provincias estaban & mer-
ced del capricho y de la insolente arbitrariedad de los ajentes subalternos del
Rey. (En cuanto A las'provincias,, dice el Virey Castel-fuerte, ason un com-
puesto de bArbaros y cristianos, que se contentan con lo segundo para el nom-
bre y tienen lo primero para el uso. Ellas forman con esta capital un cuerpo
bien estrafio, pues siendo su cabeza la mas regular, son las parties las mas
desordenadas. La distancia de su situation, se hace distancia tambien de
la obediencia y del ejemplo......De estos tres principios, esto es, el del de-
s6rden 6 la imprudencia de los corregidores y de la insolencia de los suib.
ditos, ban procedido los fatales sucesos que se han esperimentado en various
tiempos.s (12) Los correjidores, Sefior,, dice al Monarca, sotro Virey'(aunque
lo refiero con much dolor y lIstima) todos tratan de sus conbeniencias y
granjerias y se tiene por buenos los que no son verdaderamente inicuos.,
Es impossible abandonar este punto sin consagrar una palabra A las auto-
ridades que durante el coloniage tuvieron a su cargo la administration de
los intereses locales. Los Cabildos 6 Ayuntamientos, que tanto y tan digna-
mente se distinguieron en la revolution de la independencia americana, eran
el contrapeso que siguiendo su favorite sistema de political, habia opuesto
el Rey A la influencia de los encomenderos; y sea por un vago recuerdo de
las libertades municipales que ya entraban como element de la Constitu-
cion metropolitan, sea por "la misma fuerza de las cosas. no permitiendo
la multiplicidad de atenciones que distraian al Monarca, el arreglo y direc-
cion minuciosa de todos los detallcs de la administration colonial, y no ha-
biendo exhibido los primeros cabildos sintoma alguno capaz de alarmar a
la corona, lo cierto es que no se pens6 much, despues de la conquista, en


[12] Mem. de los Vireyes, t. 3., 278 p. Ya anteriormente el duque de laPalata habia es-
crito estaspalabras : "es el mas trabajoso [el Gobierno] porque en setenta y ocho provin-
cias que tiene el Peril, no tiene el Virey con quien partir el cuidado de su Gobierno, porque
de cuantas cosas se ofrecen por leves que sean y de un expediente facil y ordinario del cargo
de los corregidores, quieren dar cuenta al Virey, parecidndoles que no pueden alcanzar justi-
cia en la provincial si primero no se quejan de quien se la ha de hacer......Pero es necesario
este perdido trabajo, porque no tienen en el reino otro consuelo que el de esta continue cor-
respondencia con el Virey. En esta molesta y sucesiva tarea de todos los meses, sacrificada
la paciencia a leer cartas de quejas......cuya confianza no he permitido fuera de mi presen-
cia, haciendomelas leer todas......pero con desconsuelo......porno poderfiar la ejecucion del
remedio en las provincias t personas independientes y de integridad. Considerando que fal
tando estos medios quedariainfitil el trabajo......y sinenmienda los excess de que tanto se
quejan los que estdn apartados de la presencia del Rey......Mem. de los Vireyes, t. 2. 58 p.








59 -
estas corporaciones, que puede decirse fueron apareciendo por si solas, sien-
do electivos los cargo que las componian. Pero mas tarde, fueron someti-
das & rigidas leyes ; hicidronse perpetuos los regidores, obtenidndose el nom-
bramiento por merced del rey 6 en puiblica subasta. Restrinjidas sus faculta-
des y despojadas de today honrosa distinction, Ilegaron pronto a degradarse
por complete. no siendo ni sombra de lo que habian sido. durante el primer
siglo de la conquista. Pero apesar de que el pueblo estaba l4jos de adivi-
nar su importancia intrinseca, apesar de ser incapaz de descubrir el j4rmen
democratic queyacia latente en las entrailas de semejante institution, los
cabildos conservaron la influencia que solo aniquildndolos habria desapare-
cido ; eran autoridades locales que estaban en diario roce con el pueblo, y
Waste, tan insensible cuanto involuntariamente levantaba h&cia ellos los ojos
mirAndolas como representantes y defensores natos de los intereses de la
villa 6 aldea. Es asi como el espiritu de provincialismo tan poderoso y tan
pronunciado durante el coloniaje, se encarnaba en los cabildos, infundi6n-
doles vida y dindoles influencia y popularidad entire la muchedumbre. (13)
Al lado de la autoridad political levantibase el imponente poder de la
iglesia, con su numerosa jerarqula y sus multiplicados resorts de domi-
nacion. Es incredible el predominio que alcanz6 el poder eclesiAstico du-
rante el coloniaje; era un Estado en el Estado; una potencia que al as-
pirar continuamente 4 un ensanche mas vasto, chocaba dia a dia con la
autoridad real que siempre le cerraba el paso. Las relaciones de las dos
potestades no estaban bien definidas. En medio de las mas pomposas y res-
petuosas reserves, apesar de proveer con regia magnificencia & las necesi-
dades del culto, no dejaba el Monarca al mismo tiempo de arrogarse dere-
chos y preeminencias que dificilmente tienen justification en principios.
El Monarca solia legislar sobre materials religiosas, y sin detenerse en el
umbral del temple, dejAbase sentir su action hasta al pid de los altares y
arreglaba ceremonies y etiquetas, ora confirmando, ora derogando las dis-
posiciones del ritual. El clero por su parte intervenia en asuntos pura-
mente temporales, y gozaba de mil privilejios y atribuciones que no cor-
responden al drden eclesi4stico.
El pueblo obedecia al Rey y al Papa, el clero, al Papa y al Rey, y f4cil
es presumir los graves tropiezos que para la march tranquila de los ne-
gocios puhlicos debian surjir de semejante confusion que la ley I1jos de
remediar, agravaba 4 menudo con su silencio 4 su ambigiiedad. Llenos es-
t&n los anales de la colonial de las controversial entire las autoridades civi-
les y las eclesiAsticas: ya es un Arzobispo que dispute al Virey la fa-
cultad de correjir A los curas que cobraban con indebido exceso los dere-
chos parroquiales (14), ya es un Virey que defiende su derecho de decidir


(13) Memoria de los Vireyes, t. 2, 61.
(14) Mem. de los Vireyes, tom. 2, 22.








60 -
sobre el fuero de los dependientes de la Inquisicion (15). El clero que con
su dominion sobre las conciencias habria podido estender su influencia de
una manera rApida y segura, no vacilaba en aceptar la supremacia real
cuando podia aprovecharle, y no era raro que un eclesiastico apelase de
las decisions del Ordinario, Ilevando su queja ante la autoridad secular.
"Se hallarA V. E. cada dia, dice el Duque de la Palata a su successor, con
quexas de Eclesiasticos y Religiosos contra sus Prelados, y escussandose
de su remedio, porque no le toca, le recombendrAn con que son vasallos del
Rey, que no tienen a quien recurrir, y formarAn quexa de que no los am-
para y defiende con sus Prelados: de manera que cuando el Virey pone la
mano en un negocio eclesiAstico en los casos que debe hacerlo, salta la quexa
de la inmunidad violada; cuando no lo hace, porque no debe hacerlo, se que-
xan del desamparo, porque son vasallos del Rey; con que es muy dificil te-
ner satisfecha y content esta gran parte de la repiblica, y la mas peligrosa,
por la libertad que se toman en la esencion que les asegura su estado (16)."
Los favors de que gozaba el clero, la position ventajosa que ocupaba
tanto ante la autoridad como ante los individuos de todas las classes socia-
les, a la vez que la falta absolute de carreras aceptables a los orgullosos
colonos contribuyeron a aumentar de un modo rapido y excesivo al nime-
ro de las vocaciones religiosas. "La mayor parte de los Espabioles naci-
dos en esta ciudad. dice Castel Fuerte, por falta de otras sendas por don-
de encaminar la vida se aplican A la del estado eclesiastico, que es la mas
ancha para el concurso y la mas segura para la conveniencia (17)." "No
hay mas trabajo uitil que las minas, escribia posteriormente el Virey Amat,
lo demas es para vivir. Las families no encuentran otra ocupacion Atil que
dedicarse al altar, porque aborrecen las minas y esto no por vocacion sino
por termino de necesidad; el que naci6 noble mas quiere morir de hambre
que trabajar (18)." En 1687, habia en Lima seiscientos cl4rigos, "pero no
se juzga, dice el Duque do la Palata, que de los seiscientos pudieran espo-
nerse los ciento a examcn (19)." Algunos ailos despues florecian en Lima,
treinta y cuatro conventos, diez y nueve de religiosos y quince de monjas,
sin incluir beaterios, casas de recojimiento y otras instituciones piadosas.
" Este exceso, afiade Castel Fuerte, es hijo de una grande falta, como lo es
la de exercicios i que puedan aplicarse los hombres y consecuentemente la
de los casamientos,con que puedan lograr este estado las mujeres (20)." En

(15) Memoria de los Vireyes, tom. 3, 94 et segg.
(16) Id. Id. tom. 2, 2.
(17) Id. Id. tom. 3, 63.
(18) Manuscritos in folio do la Bibliot. Nac. de Chile tom. 3.
(19) Mem. de los Virey. tom. 2, 19.
(20) Id. Id. tom. 3, 137. En cada uno de los conventos y monasterios de esta ciu-
dad, aniade, hay bien de que hacer euatro de los de Espaita, aun siendo la mas eclesidstica de las
Coronas.








61 -
fin, el Virey Amat describe: "el excesivo nimero de conventos de Religiosos
y beaterios que componen esta ciudad, much mas allA de lo que pedia su
extension, y la gran multitud de monjas nifias y criadas que encierran los
monasteries que llaman grandes, para distinguirlos de los mas pequeiios
observantes y recoletos podrian dar mas que hacer de lo que se juzga, y
aun de lo que se dice haber sucedido en tiempos pasados (21)."
El clero presto importantes servicios en la 4poca de la conquista; fu6 el
brazo derecho del conquistador; el depositario, en las nuevas regions, de
la virtud y de la moral, el representante de las creencias religiosas que tan-
ta influencia ejercian sobre la existencia del espailol de aquellos tiempos.
Pero despues, a la par que creciendo fud tambien degrad6ndose; y al deseo
de una vida holgada y Rlena de consideraciones, 6 la falta de empresas que
desarrollasen la actividad individual, A la ignorancia cada dia mayor-cau-
sas aducidas por los Vireyes, cuyas palabras dejamos acotadas-debemos
aiadir para explicar el fen6meno, la avaricia insaciable 4 invencible que
lleg6 6 dominar a los ministros de la divina victim del Calvario. El clero
secular corria en pos de beneficios y capellanias mi6ntras que (. los regula-
res devoraba el apetito de pingiies curatos.
Disponiendo de poderes sobrehumanos 6 investidos de una dignidad sagra-
da, no se descuidaba el clero en imponer A los moradores de la colonia, validn-
dose de estas circunstancias, mil gabelas que redundaban en su provecho par-
ticular. Raro era el creyente que en sus 6ltimos moments se olvidaba de
los legado,, capellanias y limosnas; enriqueciase de este modo el clero,
particularmente los regulars, que llegaron pronto 6 poseer cuantiosas ren-
tas. "Para que mejor se conciba, dicen los autores de las Noticias secrets,
el estado en que estAn aquellos reinos por lo much que va entrando en
las religiones continuamente, no es menester mas que hacer juicio de las
sumas cuantiosas que con el motivo de los curatos entran en los religiosos.
Supdngase que la mitad de ellas 6 las dos terceras parties las expenden en
la manutencion de las concubinas 6 hijos; que la otra mitad 6 por lo m6nos
una tercera parte queda 6 beneficio del convento. Esta se ha de suponer
empleada en fincas y por precision han de ser tantas que con el trascurso
del tiempo no ha de haber ninguna que no recaiga en los conventos. Esto
es lo que ya se experiment, pues A exception de los mayorazgos 6 vincu-
los que no son en crecido numero, todas las demas fincas son feudos de las
comunidades, con la sola diferencia de ser mayores en unas que en otras la
pension. Esta estrechez en que ya se hallan los seglares forzados a vivir y
mantenerse de lo que sobra a las religiosas, 6 de lo que estas desperdician,
tiene tan dispuestos los Animos de aquellas gentes contra ellas que es de
temer el que con algun motive produzca novedades desgraciadas. Asi lo


(21) Momoria de los Vireyes, tom. 4, 437.








62 -
dan & entender siempre que la occasion rodea la coyuntura de tratar de es-
te asunto, y asi lo declararon bastantemente, cuando empez6 la guerra
contra Inglaterra, no recelandose de decir aun los mas prudentes, los mas
capaces y aun lo oimos de boca de various eclesiasticos seculares, que con
tal que los ingleses los dejasen vivir en la religion catdlica seria felicidad
para aquellos paises, y la mayor que sus moradores podian apetecer, que
esta nacion se apoderase de ellos, porque por este medio podria;i salir de aI
sujecion de pechar A las religiones. Estas proposiciones dan bastante indi-
cio de lo que sienten los Animos, y no deben despreciarse mayornente cuan-
do en ellos se interesan la quietud y la seguridad de las provincial y la
ordenada proporcion con que deben estar los miembros de una repdbli-
ca." (22)
La acumulacion de riquezas en manos de las comunidades dieron suma
importancia a, las elecciones conventuales. Ademas de las pasiones pro-
pias de today lucha desplegibase en ellos todo el ardor de la avaricia; eran
cuestiones que envolvian ingentes sumas de dinero, como que cada jefe de
convento, en los tres 6 cuatro aflos que duraba su autoridad, podia hacerse
como de ciento cincuenta mil pesos, para disfrutarlos tranquilamente por el
resto de sus dias. Cada capitulo conmovia A la sociedad entera; casi siem-
pre habia violencias y trastornos, y tenian que intervenir el Virey y los
Alcaldes del Crimen. Ya hemos visto hasta donde solian Ilegar los desa-
catos (23); pero aun en los capitulos tranquilos y ordinarios, era costume
bre hacer manifestaciones piblicas muy poco aparentes para sosegar los
animos y hacer reinar el acuerdo. Oada capitulo, dice el Conde de Supe_
runda, es un negocio en que se interest toda la ciudad, porque los parientes
y amigos de los Religiosos, d su persuasion, solicitan notos y bhunan las r'-
laciones que puedan facilitarlos, hacienda causa de su honor consiga su in-
tento la personapor quien han manifestado su inclinacion ; y es tan general
en los Religiosos este empeilo, que aun los que no tienen voz se declaran por
el que mas estiman 6 esperan disfrutar; y luego que se public la (rlrcion,
se Ilenan las called de banderas y de regocio, celebrando el triunfo con des-
compasadas aclamaciones los del partido del electo, y dando que sentir 4 los
que han perdido; por lo que estas elecciones se tienen por unos yravisimos
negocios de la Repdblica (24).
Pero habia una 6rden monAstica que no otrecia estos escAndalos y que
lejos de atraer sobre si las miradas del Gobierno y de la sociedad por sus
rencillas domdsticas, desarrollabase en silencio 6 iba adquiriendo poco it po-
co las proporciones de un coloso. La Companiia de Jesus no tenia capitu-
los; todos sus miembros abandonaban ostensiblemente al pisar los umbra-


[22] AVoticias secretas-p. 624.
[23] V. antca p. 10, n.
[24] Mem. de los Vireyes, tom. 4, 52,








63 -
les del institute, las pasiones y las miserias humans para dedicarse es-
clusivamente a la conversion y civilizacion de los infieles.
Vinieron al Nuevo Mundo los jesuitas revestidos de toda la importan-
cia 4 influeneia que les daba su character de adalides del Catolicismo con-
tra las her6ticas novedades de la reform protestante ; aunque pobres y
humildes, train consigo la veneracion del Monarca y el favor del Pontifice,
armindose asi para su protection los dos grandes poderes que se dividian
la direction de la Colonia. Mas los hijos de Loyola contaban con medios
mejores aun que 4stos para alcanzar un feliz 6xito: una idea bien definida
y a todo trance defendida, un principio de accion, constant 6 inquebran-
table, un espiritu de cuerpo, mantenido hasta el sacrificio, y como palan-
cas para alcanzar sus fines, la inteligencia y la perseveraneia. La prime-
ra obra de los jesuitas fu6 apoderarse de las desconocidas soledades ame-
ricanas, para amoldarlas A su manera, infiltrarles su espiritu y dirijir los
destinos de los infieles que las habitaban. Facil les fu6 arrancar A la im-
previsora Corona privilegios y exensiones que allanasen los caminos que
se proponian recorrer ; lograron asumir en algunas parties la provision de
curatos 6 independizarse, en otras, de la inmediata autoridad eclesiastica,
conquistAndose al mismo tiempo, con suma habilidad, los favors de aque-
llos funcionarios cuyas atribuciones menoscababan. Lo que puedo ase-
gurar d V. E., dice a su sucesor el Principe de Esquilache, es que la Com-
pania de Jesus es de suma utilidad para todos los Ministerios de la Reli-
gion, asipara la extirpacion de las Idolatrias como para la ensenanza de
los Indios; y asi juzgo que convendrd much que V. E. se valga de su
buena ayuda, favoreciendo y adelantando lo que en esto sirven d Dios y d Su
Majestad......(25).
Posteriormente describe Lifian y Cisneros: la Religion de la Compania
de Jesus no causn cuidado alguno al Gobierno ..... ojald todar las demas re-
ligiones observasen esta misma political, con estos Padres de much alivio y
consuelo al comun del Reino, por su, asistencia 4 los hospitals y Misiones
con que distribuyen d la direction por variaspartes, encomenddndose muchas
veces de la reduction de los Indios infieles...... (26).
El tiempo trascurria y la Compaflia ensanchaba su poder y su influen-
cia; mas que una 6rden religiosa lleg6 6 ser un partido. una organization
con fines especiales, independiente de la Corona y hasta cierto punto con-
traria a sus intereses. Entregados I la enseftanza, gozando del absolute
dominio de las Misiones, manejando con destreza los poderosos elements
que suministraba en aquellos tiempos el character sacerdotal, con la supre-
macia Papal por dogma y divisa, los jesuitas reconcentraban los escasos ra-
yos luminosos que penetraban en las densas tinieblas del Coloniaje; la


[26] Memoria de los Vireyes, tom. 1, 120,
[26] Id. Id, tom. 1, 271.








64 --
ilustracion, la actividad industrial, el human tratamiento de los indios y
por fin la independencia de las influencias del poder, y supieron crearse en
el Nuevo Mundo intereses peculiares que no compartian con ninguna otra
entidad; opuestos & los que con tanto celo defendian los encomenderos,
distintos de los de la Metr6poli. Solo estudiando profundamente la Cons-
titucion de la Compaiiia y el sistema que observaba para ensanchar su es-
fera de action, podremos comprender como escaparon por tanto tiempo i
la celosa mirada de la Corte, el desmedido engrandecimiento de los jesui-
tas y las alarmantes cualidades que lo caracterizaban. Los Padres de la
Compaiia trabajaban en las tinieblas; crecia su poder muy paulatinamen-
te y cuando sobrevenia alguno de aquellos pasajeros estremecimientos, pre-
cursores de las magnas conmociones (lel porvenir, 16jos de abanderizarse,
permanecian neutrales, auxiliando al Trono, solo cuando veian en peligro
su influencia. En la revolution comunista del Paraguay, hicieron un im-
portante papel, permaneciendo fieles A este sistema. Cuando soii5 la hora
de su destruction, cuando el Monarca les retire su apoyo, no se tuvo en
cuenta la actitud que la Compania habia torado en las Colonias; otras
consideraciones influyeron en el animo real para tan resuelta media.
Tambien en America habiase principiado a advertir el incremento de la
Companiia de Jesus, mas tampoco fud por los caracteres que le daban peso
4 influencia en la sociedad colonial. Todo lo que Vireyes y Presidentes al-
canzaban a ver, de lo lnico que se quejaban era de que las rentas del Era-
rio disminuyesen conforme aumentaba el comercio de los jesuitas. La acti-
vidad que desplegaban estos regulars para conquistar almas para el cielo,
no les habia impedido adquirir inmensas riquezas; y desde el fondo de las
lejanas misiones hasta las costas, no habia comercio mas floreciente que el
de los hijos de Loyola. A la vez que enriquecia los interesados, este co-
mercio empobrecia al Erario por las mil franquicias y numerosos privile-
gios que se !e habia acordado. El tiempo y el cardcter sagrado de los comer-
ciantes, habian rodeado este trdfico de tantos elements de estabilidad que
se habia hecho muy dificil destruirlo. Desde que pise la Amdrica, dice
Amat, comprendicuanto habia crecido ese j,'i,'i. .I aunque siendo president
de Chile tire algunas lines a debilitarlo, me ewseneti la esperiencia que eran
muy profundas aquellas races y que para arrancarlas se necesitaba de ma-
no poderosa. [27] Las medidas que provisionalmente dict6 el Virey no lo-
graron corregir la poca evangdlica conduct de los Padres Jesuitas, los cua-
les en vez de arreglarse y contenders entire los tliites preseritos, parece que
hacienda gala y ostentacion de su powder aumenta(tbn el trafico y abultaban
mas y mas sus correspondencias y tragines. [28 'Era tan vasta la influencia


[27] Memoria de los Vireyes, tomo 4,. pag. 409.
[28] Id. id. pag. 410.










de la Compaiiia, que el Virey crey6 convenient dar inmediata cuenta de
lo hecho al Soberano: por qud no dudo, escribia Amat al Rey, reclamaran
con el empeno y tenacidad que en tocandoles al despotismo siempre han tenido
en estos remotos dominios de V. M. con informed Y OTROS MEDIOS MENOS LI-
CITOS con que han conseguido amedrentar 4 los corazones no tan constantes
como el mio en la defense de todo cuanto puede ser de perjuicio 4 su Real
Corona." [29]
La intervention de agents sobrenaturales en los negocios humans,
creenciapopular durante el coloniaje, no contribuy6 poco, a consolidar el
powder del clero, al mismo tiempo que cimentaba la dominacion del monar-
ca. Todo sejustificaba con un milagro; las donaciones mas cuantiosas, la
obediencia mas absolute, no eran mas que el tribute debido A hombres y
corporaciones A quienes la mano de Dios protejia directamente; los fuegos
mismos de la Inquisicion, lejos de ser encendidos por la crueldad humana,
no eran mas que debil reflejo de la ira del Altisimo. A la vez que sobre el
clero, velaba el cielo sobre los intereses del Monarca; angeles y santos
abandonaban las regions de beatitud eterna, para pelear visible y personal-
mente las batallas del Rey, veneer a sus enemigos y adornar sus armas
con la aureola del triunfo. aQuidn podia ser el insensato que se opusiese
en rebellion al potentado que disponia de alianzas celestiales?
Los anales de la colonia y particularmente las cr6nicas de las 6rdenes
monasticas estan lienas de leyendas milagrosas. Un Virey nos cuenta, A
prop6sito de una procesion propiciatoria, que siendo el tiempo mas riguroso
del invierno, donde apenas se deja ver el sol por breve instant, por las con-
tinuas nieblas que lo embarazan ......apenas empezd d salir la procesion en
uno y otro dia, cuando desterTdidose de improvise las nuves que le empa-
naban quedd el cielo tan razo y sereno que se dejd ver y gozar el sol hasta
la hora de su ocaso......anunciando que los ruegos de nuestra patrona, ob-
sequios ypenitencias de Lima habian sido aceptas en el divino agrado...[30] y
otro, hablando del milagro que habia precedido aL un terremoto, dice: de
todo nos pudo tener avissados y prevenidos el mysteriosso sudor y llanto de
una devota inudyen de la Madre de Dios, que desde el dia 4 de Juli6 del
mismo ano de 1687 se repiti) por treinta y dos veces en diferentes ocasio-
nes........ [31]
(UC'tinuard,).




[29] Memoria d6 los Vireyes pag. 412.
[80] Id. id. tomo 1? rag. 195.
[31] Id. id. tomo 2? pag. 114.











LA VIRGEN DEL CARMEN.


REO DE REBELLION.



NARRACION HISTORIC PACENA

DEDICADA DON RICARDO PALMA.


I.


La cr6nica del coloniaje se hall casi toda en los conventos 6 en los pa-
lacios episcopales. Alli estaban el cerebro, el alma, el higado, el vientre,
las manos y los pi6s, la conciencia y la razon de chapetones, criollos 6 in-
dios. En aquellos buenos tiempos nadie formaba un pensamiento, sin haber
hecho hervir antes la idea A la lumbre del confesor, de la madre abadesa
6 del prelado. Los americanos vivian entire pafiales fisica y moralmente y
no daban un paso, no ejercitaban ninguna de sus facultades, sin prdvio per-
miso de sus tutores, entire los que tocaba la primer voz y el voto decisive
6 las jentes de iglesia.
Si es just reconocer y ver por la mayoria del clero que ejercia el mono-
polio de la ilustracion y de la ciencia, fud la que empuj6 el nuevo mundo
A la emancipacion, ya ponidndose A la cabeza de los patriots, ya instigando
siquiera el espiritu de independencia 6 cuando m6nos con la complicidad de
la tolerancia, tambien es precise advertir que sin ese contingent eficaz, sin
esa poderosa palanca, la obra de la revolution se habria retardado quien
sabe cuanto tiempo mas. La indiferencia, si no el ejemplo del clero, arrastrd
A las masas en el torrente que cambid la faz political del nuevo Mundo.
No huvo cohesion, no hubo espiritu de cuerpo en el clero de America.
Los obispos y no todos en general nacidos en la metrdpoli, fueron los
fnicos que sostuvieron con ardor la causa real. Se mostraron como verda-
deros energimenos en combatir las ideas nuevas. De alli su divorcio con
el clero, la impopularidad que adquirieron entire sus feligreses.
No por otro motivo el obispo Orellana casi tuvo trAjico fin en cabeza del
Tigre.
Quiza no hizo si no pagar el 6dio general que cundia contra los prelados.








67 -
Uno de ellos, protogonista de este lesmadejado relate, habia cobrado fu-
nesto renombre en la inolvidable revolution del 16 de Julio de 1809 en la
ciudad de La Paz.
Don Remijo de la Santa y Ortega, (1) natural de la villa de Yecla, reino
de Murcia, obispo de Panama, trasladado A La Paz en 24 de Julio de 1797,
tom6 posesion de la silla en 10 de Febrero de 1799. Venia al espirar un
siglo y con las ideas de 6ste A estrellarse con la aparicion de otro que no
le era dada comprender.
Hombre dominado por los apetitos materials, ha dejado proverbial fama
por su gula. Cuando habia engullido lo que bastaria 6 dejar ahitos A una
docena de glotones, entraba A su recmiara d hacer uso de su pluma de ave
como los antiguos romanos y volvia A6 sentarse 6 la mesa, renovando la
operation diversas veces.
Cada uno juzga 6 los demns por si; y La Santa no podia ser la excep-
cion de esta regla. En la primer visit que hizo a su Seminario poco se
cuid6 de la escasa education literaria que se daba a los alumnos; su preo-
cupacion principal fud la de averiguar si se les nutria bien. Informado de
que recibian alimento tres veces cada veinte y cuatro horas, se afliji6 pro-
fundamente, deplorando el ayuno que A su entender sufrian los nifios y
mand6 darles de comer una vez mas. Estas cuatro asistencias al refectorio
se llamaban por su 6rden: almuerzo (a las 8 a. m.), comida (a las 12), me-
rienda (a las 4 a. m.) y cena (a las 8 p. m.) Ya se concibe el gusto que los
muchachos tendrian de ocupar las mandibulas cada cuatro horas, en vez de
estudiar el Barbara-celarem y los barbarismos escolasticos.
A esa enfermedad 6 vicio era consiguiente la irascibilidad de su caricter.
En mi nifiez he oido referir multitud de picantes andcdotas producidas por
su fosf6rica indole. No tomarAn 6 mal los lectores que sazone esta fria re-
lacion con dos de ellas.
Hasta hace pocos anos se conservaba, aunque muy desvirtuada, una cos-
tumbre traditional del coloniaje. Era la entrada del carnaval, el domingo
de carnestolendas. La hacian personajes grotezcos que iniciaban el buen hu-
mor, caracterizando en ridicule las autoridades y principles vecinos de la
ciudad. Se supone ya que el obispo no habia de quedar olvidado. Inquisicion
aparte y haciendo un guifo con su poco de malicia y su d6sis de inocencia
A la veneracion que la cogulla y el bAculo imponian, no faltaba el perso-
naje respective que, con mitra y anillo, iba repartiendo zurdas bendicio-
nes 6 los hijos de Baco y A los muchachos que le rodeaban.
Aconteci6 que en el primer carnival que le toc6 a La Santa en su nue-
va di6cesis, al salir de la cathedral camin6 a su palacio, acert6 A tropezar
con el obispo de carnaval, que, entire la zambra y las rechiflas, iba carica-

(1) El obispo La Santa era ademns "Teniente Vicario Jeneral do los Reales EjBrcitos por
" el Patriarca de las Indias."








68 -
turando A lo vivo k su ilustrisima. Este no fu6 duelio de si mismo; olvidan-
do todas las conveniencias de su alta position, lanz6se sobre el masc.
con agresion manifiesta. Huye asustado el mitrado de farsa y el prelado
verdadero aprieta la carrora tras 61 por largo espacio, hasta quedar cansa-
do. No debii ser corta la diversion de los gualaicios y hasta de los hom-
bres graves ante tan inesperada y tipica comedian.
Para referir el otro episodio, hay que introducir A la escena un nuevo
personaje-el secretario de Camara de Su Seiioria Ilustrisima. (2) Forma-
ba la mas complete yunta, el mas precioso pendant con su amo dignisimo.
Estaban ambos completamente vaciados en un solo molde, en cuanto a cos-
tumbres y sobre todo en impetuosidad de j6nio. Aunque se dice que el se-
cretario Ilevaba ventaja en las viarazas y que el amo se las soportaba con
no comun paciencia. Un bufido del obispo producia un terremoto do su cu-
rial. Digno discipulo de tal maestro.
Aconteci6 pues quo en un dia en que La Santa pontificaba en el temple de
la Concepcion, con motive de no s6 que fiesta, lleg6 un moment en que de-
bia el Secretario, segun rito, quitarle la mitra de la cabeza.
Distrajose sin duda: entire tanto su Ilustrisima en vana meneaba mem-
brudo cogote con visible impaciencia. Cansado de no ser atendido, tom6 en
una rafaga de mal humor la mitra con la propia, unjida mano; y la arroj6
al suelo con rabia no disimulada.
Esto era rastrillar la cazoleta y provocar la explosion. El bienaventura-
do Secretario, que cay6 en cuenta de su torpeza, en vez de reconocer su
falta, irrit6se mas contra.........la mitra echada a tierra y le aplic6 tan
oportuno puntapi6 que fu6 volando a media iglesia a caer entire las espan-
tadas beatas, que no acertaban a esplicar lo que pasaba.
Algunas supusieron que el diablo se habia introducido en el episodio,
otras protestaron haber visto un angel que arrebataba la mitra al tata obis-
po y predecian su muerte; no falt6 alguna que lo atribuy6d cierto pecado
gordo de la madre abadesa, que alguna vez hizo bailar a S. Iltma. la Ka-
chua, al compas de la copla popular; a Ai panti huiscacha.)
Excepcion hecha del Secretario, el Obispo La Santa era muy celoso de su
autoridad 6 imponia todo el desp6tico y superticioso respeto .a que estaban
acostumbrados sus antecesores. Si las cr6nicas de la capital del vireinato
estan Ilenas de las pretenciosas y soberbias exigencias de los prelados has-
ta con las audiencias y los mismos Vireyes, facil es calcular con cuantamas
razon los diocesanos de provincia, cuyo rango no hallaba contrapeso en la
reducida categoria de los corregidores 6 gobernadores intendentes posterio-
res, eran tenidos y considerados con una sumisa reverencia y acatamiento
querayaba en indolatria.

(2) Se llamaba doctor Francisco Antonio de Isaura, y malns lenguas decian que era...... so-
brino del Obispo.








69 -
Encumbrado & tan alto puesto. La Santa era la encarnacion del poder
asoWuto en loreligioso y asi miraba tambion la potestad real en lo tempo-
ral. El menor acto, la menor palabra, el pensamiento siqniera de contra-
decir los mas injustificables actos de gobierno se traducia como un pecado
digno de condenacion eterna. (3)
Tal era el hombre quo debia teniir la pirpura pontifical con la sangre de
los protomArtires de la independencia americana; antes que Goyeneche
les alzara el cadalso. Ese era el Obispo de La Paz, cuando tuvo lugar la
inmortal revolution del 16 de Julio de 1809.

II.

En la tarde de aquel dia sali6 la acostumbrada procesion de la Virgen
del CArmen. Aprovechando de ella, los patriots se lanzaron al cuartel y
consumaron el primer acto de audaz desafio A la dominacion espaiiola.
Nadie os6 resistir. Solo el Ohispo La Santa se lanz6 como un energu-
meno entire la turbas, echando espuma y proclamando la reaction. El ca-
bildo abierto y el pueblo en masa lo pusieron recluso en su palacio, des-
pues le exigieron que deponga la autoridad diocesana y por iltimo lo confi-
naron 4 la quebrada del Rio abajo.
Cuanta seria la furia del soberbio prelado, no es precise decirlo. Enarbol6
en los valles de Irupana 6 Inquisivi el estandarte real, so hizo capitan ge-
neral de una numerosa turba fanAtica, azuzada por sus homilias de guerra
y sus bendiciones infernales. Ya veremos despues A done le condujo su
ciego proselitismo.
Entre tanto los patriots, queriendo manifestar los sentimientos cat6li-
cos y recordando el dia en que tuvo lugar la aurora de la independencia,
resolvieron invocar 4 la Virgen del CArmen, como 4 patrona de la santa cau-
sa que iniciaron y ordenaron se celebrase una nueva procesion. En ella
apareci6 la sagrada imigen con el baston de mando enr la mano y sostitui-
da la corona que antes orlaba sus siones, con el sombrero tricornio, emble-
ma de la Republica. Iguales distintivos mostraba el niiio Jes6s que lleva-
ba en sus manos. La fiesta religiosa era 4 no dudarlo simbdlica. Su signi-
ficado no escap6 4 los ultra-realistas.
Debelada la revolution por Goyeneche, regres6 La Santa a La Paz, des-
pues de haber dado batallas y hecho victimar ferozmente 4 Lanza (Victo-
rio) y Castro, que acosados por miles de indios, murieron defendi6ndose
hasta el iltimo moment. Entonces el Obispo se torn en consejero de san-


(3) Esta no es exajeracion. Tal era el derecho piblico del coloniaje, ligado intimamente
con su derecho eclesidstico y proclamado en las homillas de various prelados como San Alber-
to y Sanchez Matas. En otro studio ad hoc lo hard constar. Ni quo estraio era eso en Ame-
rica cuya education fu6 la del absolutismo, si en la misma dpoca el clero francs hacia cir-
cular un Catecismno en que se declaraba pecado mortal el hecho de no 'obedecer los capri-
chos de Napoleon. (Vdase a Laurent, Filosofia de la humanidad, tomo, 13.)











70 -
gre del general arequipelio y contribuy6 como ninguno & Ilevar A la horca
el 29 de Enero de 1810 & Murillo y sus compafieros.
Pero ni la sangre habia aplacado la sed de venganzas del bilioso Obispo.
En su intolerancia, lleg6 hasta donde no se habria atrevido el fanatismo
mas delirante. Acord6se de que la Virgen del Carmen habia patrocinado a
los insurjentes, y crey6 indispensable seguir un juicio, por delito de rebe-
lion la Reina de los Cielo. i Espanta audacia tamafia en un prelado ca-
tolico!
Ella caracteriza mejor que hecho alguno la indole de la autoridad real en
aquellos tiempos y esplica como no lo hacia un volimen de filosofia, la na-
turaleza de los obstAculos que tenia que superar la causa de la emancipacion.
No tengo detalles sobre ese grotezco y sacrilege process. Es, si, sabido
que la Virgen fu6 llevada de su temple al de San Agustin, con rogativas
pfiblicas. En el trio de esta iltima iglesia sali6 la imagen del doctor de la
iglesia al encuentro de la madre del Salvador, que alli fu6 despojada de las
insignias que le pusieran los revolucionarios. Luego, con la cabeza desnu-
da, ella y el sagrado nifio, fueron introducidos al temple y depositados alli
hasta el dia siguiente, como en especie de reclusion.
Una misa de expiacion 6 purificacion fue celebrada a la otra mafiana y
luego el Padre de la Iglesia restituyo6 la Santisima imagen y a su divino
hijo la corona y el cetro, que tenia anteriormente, terminando la ceremonia
con una procesion a Santa Teresa.
La Santa crey6 con esto haber dado el golpe de gracia a la insurreccion.
iSe engafid! Pocos meses despues tuvo que fugarde Castelli, teniendo la suer-
te del Obispo Orellana, que 41 merecia con mas razon. Volvi6 despues de
Guaqui, para abandonar definitivamente su cathedral, trasladindose a Puno,
donde llev6 hasta los archives de la Curia, resuelto a no pisar mas una ciu-
dad tan rebelde y maldita como le parecia La Paz. Por fin, renunci6 la
mitra y por cedula real de 5 de Octubre de 1816 se le admiti6 la renuncia,
otorgaudole pension annual de tres mil pesos, con lo cual se volvi6 a Espafia.
En fin de cuentas, lector, tenemos por ahora que hubo Obispo que por
servir al rey y a la religion sigui6 juicio criminal a Maria Santisima. Li-
brete Dios de caer en manos de un fanatico de esa catadura, que no tiene
otro castigo que la picota de la historic. Alli he querido colocar hoy dia a
D. Remijio, antes que se estinga la tradition de los hechos que Ilevo refe-
ridos.
La Paz, 8 de Noviembre de 1876.


Jos4 R. GUTIERREZ.











BIBLIOTECA PERUAlA 'N



In magnis incepisse sat est.




INTRODUCTION.


El inmenso numero de obras, peri6dicos, folletos y hojas sueltas
que se han publicado desde el descubrimiento de la imprenta has-
ta el dia, forma un verdadero pielago; para recorrerlo es indispensa-
ble un exacto derrotero, en el cual se encuentren todas las in-
dicaciones necesarias para llegar al objeto que uno se propo-
ne: de aqui tuvo su origen la Bibliografia que, si bien en sus pri-
meros aios de existencia, apenas se redujo a la formacion de cat'-
logos, hoy dia ha adquirido tal desarrollo, que ocupa un lugar pre-
ferente entire las ciencias que sirven como de faro para encontrar
los elements 6 bases de todo trabajo intellectual 6 mecanico; por-
que en una bibliografia se anota cuanto se ha escrito sobre cada
ramo del saber human, indicando el nombre del autor y los datos
indispensables para juzgar de su merito. Nadie puede considerarse
erudito en una material si Antes no ha consultado los celebres es-
critores sobre 11a. Cuando la bibliografia estaba por crearse, se per-
dia much tiempo en solo averiguar las obras que existian, y ain
asi pasaban desapercibidos autores de sobresaliente m6rito. La bi-
bliografia ha llenado este vacio: el hombre estudioso que se pro-
pone escribir sobre cualquiera material, puede recorrer la lista de

(*) Ya en prensa parte del Catilogo, he recibido del Dr. D. Jos6 Antonio Garcia y Garcia,
un grueso paquete manuscrito titulado tambien Biblioteca Pernana. Haciendo justicia A este
inteligente y laborioso escritor peruano, anotard las otras citadas por el que no estaban com-
prendidas en mi Catilogo.







72 -
lo escrito y en pocos moments hallar guia seguro para llegar al fin
de su trabajo.
La bibliografia es un seguro y casi infalible medio de conocer
el estado politico, social y moral de una Nacion. Cuando impera el
despotismo y reina la esclavitud, la prensa calla, y apenas deja co-
nocer su existencia por una que otra obra, fruto de la adulacion
al que manda, 6 por producciones del todo insignificantes: si reina
la anarquia, las prensas no se bastan para presentar en hojas dia-
rias 6 en folletos la prueba del desenfreno de las pasiones; y no se
encuentra sino por casualidad algo de fitil y digno de pasar a la
posteridad. Por el contrario, cuando triunfan el drden y la libertad,
la prensa ilustra con obras inmortales.
La bibliografia sirve tambien de poderoso estimulo para el pro-
greso intellectual de una nacion. El fil6sofo, el historiador, el poeta,
el jurista, el military, que examine una bibliografia y ve en ella el
inventario de la inteligencia y laboriosidad de sus companieros de
profession, desea tambien suscribir su nombre en ese catAlogo, que
puede llamarse de la inmortalidad; porque, aunque desaparezca el
fragil barro de su cuerpo, su espiritu permanece vivo en sus obras
y en todos los lugares de la tierra en que se encuentre una biblio-
grafia 4quien no se siente movido y estimulado al recorrer las
paginas de una bibliografia? /,que hombre de median inteligencia
no desea ver inscrito su nombre al lado de otro que se ha inmor-
talizado dejando gloriosos 6 imperecederos recuerdos de su exis-
tencia ?
Por 4sto las grandes naciones de Europa fomentan con redobla-
do afan la publication de su bibliografia. En Sud-AmBrica la tienen
tambien las Repiublicas Argentina, Chile y Bolivia por qu4 en el
Peru, mas rico en publicaciones que todas las secciones Sud-Ameri-
canas, no se ha emprendido igual trabajo? por dos razones: 1I porque
esta obra demand tiempo, paciencia y muchos elements; y 24 por-
que jamAs costeara los crecidos gastos que ocasiona el acopio de
materials y su impression; el que la ejecute de otra suerte debe
contar con la seguridad de perder un capital. Ademas el trabajo
bibliografico es de los mas ingratos y desconsoladores, porque el
mismo escritor conoce y tiene la conviction de que no podrA llenar
cumplidamente su prop6sito, ya por no ser humanamente possible
conocer la existencia de todo cuanto se haya impreso, ya porque
aun sabi6ndolo, no puede darse una idea exacta de las particula-







73 -
ridades tipogrAficas y bibliograficas de ciertas obras sin tenerlas A
la vista, y algunas no se encuentran, y porque, por iltimo, muy raras
son las personas que conocen todas estas dificultades y saben apre-
ciar esta clase de trabajo. Sobreponiendome a todo y recordando
que in magnis incepisse sat est acometo la empresa impulsado solo por
el patriotism y por la consoladora esperanza de que mi trabajo ser-
vira de much a la juventud, que principia a brillar y hacerse no-
tar por su ilustracion.
Doy a mi obra el titulo de Biblioteca y no el de Bibliografia Perua-
na, porque demandaria much tiempo y aumentaria el volumen, si
pusiera una razon detallada de las distintas ediciones de ciertas cla-
ses con otras indicaciones bibliograficas: por ahora limito mi trabajo
a cataloqar cuanto se ha impreso en el Perui 6 acerca del Peru, con
breves noticias sobre ciertas otras notables por cualquier motivo.
Los bibli6grafos no estan de acuerdo en el sistema de clasifica-
cion, unos creen que debe formarse el catalogo por el 6rden de las
ciencias y artes, y ain en esto hay divergencia de opinions;
otros piensan que se debe seguir el 6rden alfabetico segun los ti-
tulos de las obras; algunos prefieren el nombre del autor, y no
pocos el de los ailos en que se han impreso las obras. En lo
general se hace tres cat'alogos, el 19 extenso con todas las notas
relatives a la obra; el 29 y 39 se destinan para referirse al prime-
ro, ya sea por materials 6 por nombre de los autores 6 el titulo de
la obra, segun el plan que hayan adoptado. Mi primer trabajo de
la Biblioteca Peruana lo hice: 19 poniendo como principal, el titu-
lo de los impresos sean obras, peri6dicos, folletos ui hojas sueltas
por 6rden alfabetico; 29 por 6rden de materials consignando solo
las primeras palabras del impreso, citando el nuimero corespondien-
te al catalogo principal; 39 por el apellido de los autores; 49 por
afos, dividiendo cadauno de estos ensus respectivas materials. Pero
practicamente me he convencido de que es preferible former primero
el catalogo por materials, y despues los indices de estas por titulos
y por apellidos de autores.
A primer vista parece muy sencillo former un catalogo por ma-
terias una vez designadas; sin embargo, pocos trabajos son mas di-
ficiles en ciertos casos, en lo que estan" de acuerdo todos los bibli6-
grafos; omito citar ejemplos, y basta A mi objeto decir que en ca-
so de duda he considerado la obra en las distintas materials a que
puede pertenecer.







74 -
La experiencia me ha enseriado que es mas convenient y c6mo-
da la clasificacion en los siguientes capitulos:
I Publicaciones periddicas.
II Bibliografia Americana.
III Viajes y Geografia.
IV Historia.
V Bioqrafia.
VI Ciencias..
VII Jurisprudencia.
VIII Leyes, Decretos y Reglamentos.
IX Causas celebres.
X Hacienda, Economia Politica.
XI Comercio, industrial, artes y oficios.
XII Instruccion piblica.
XIII Religion.
XIV Politica en general.
XV Diplomacia y political exterior.
XVI Politica interior.
XVII Cuestiones varias.
XVIII Literatura y bellas artes.
XIX Administracion piblica.
XX Varios.
Doy preferencia a las publicaciones peri6dicas porque ellas ha-
cen conocer de un modo palpable el progress especial de una na-
cion. Con este motive creo de necesidad dar algunos breves datos
hist6ricos sobre la imprenta en el Perui.
No se sabe con seguridad el ario en que se estableci6 la primera
imprenta en ?l Peru; pero, ajuzgar por ciertos datos, es de career que
fu6 entire los afios de 1582 61583, porque el tercer concilio Limano
que dur6 desde 1582 A 1583, orden6 en la session del 15 de Agos-
to de 1583 que, cumpliendo con lo dispuesto en el 2 concilio Li-
mano, se tradujera al Quechua y Aymara y se imprimiese el cate-
cismo de la doctrine cristiana. Si el concilio mand6 en Agosto de
1583 que se imprimiera el catecismo, es evident que ya existia
una imprenta bien organizada.
Tan cierto es que ya habia imprenta en Lima, que un afio des-
pues se public la < Doctrina Cristiana, Catecismo breve y Catecismo







75 -
mayor: anotaciones 6 escolios sobre la traduccion en las lenguas
Quechua y Aymara: exposicion de la doctrine cristiana. Impreso
en la ciudad de los Reyes por Antonio Ricardo de Turin, primer
impresor en estos Reynos del Peril. A~o de 1584" en 40 de 84
fojas. El siguiente aio public ((Confesionario para los curas de in-
dios, con las instrucciones contra sus ritos en Quechua y Aymara,
etc., etc. )) En el mismo ailo de 1585 public, tambien en Quechua
y Aymara, el ((Tercero catecismo, exposicion de la doctrine cristia-
na por sermones, para que los curas y otros ministros prediquen
y ensefien a los indios, etc.)) en un volumen de 215 paginas en 49,
que entonces media 160'" por 110"' poco mas 6 m6nos. Su verda-
dero apellido era Ricciardi que lo puso en castellano; fuei natural
de Turin. Debemos pues a dos italianos el establecimiento de la
imprenta en Am6rica; a Juan Pablos en M6jico el alo de 1532 y
a Ricciardi en el Peru.
La segunda imprenta parece establecida por los Jesuitas en el
pueblo de Juli, provincial del Departamento de Puno, en donde
se public el Vocabulario de la lenqua Aymard, compuesto por el
padre Ludovico Bertonio: aparece ( pafiia de Jusus de Juli, pueblo de la provincia de Chucuito, por
Francisco del Canto:)) lleva el ano de 1612 y tiene 899 paginas de
0'" 175 por 0"' 115: impression de primer clase y que en aquel
tiempo por la escasez de tipos y por la naturaleza de la obra, no pudo
hacerse en menos de un aflo. En el mismo alio se imprimi6 en Juli
por Canto, varias obras del padre Bertonio.
Segun opinion del presbitero Dr. D. Manuel Gonzales La Rosa,
no existi6 en Juli, imprenta de un modo permanent, porque Fran-
cisco del Canto, que residia en Lima con su imprenta, fue a Juli
con solo el objeto de que el Padre Bertonio, que por su vejez no
podia trasladarse a Lima, publicara sus varias obras y corrige-
ra alli las pruebas y, una vez concluida la impression, regres6 con
cuanto llev6 de su imprenta. Por esto existen varias obras publi-
cadas en Juli, por Canto, el afto de 1612, al paso que antes y des-
pues de esta fecha, aparece Canto imprimiendo tambien en Lima
y no se encuentra nada impreso en Juli en otros anios.
Arequipa fu6 la tercera ciudad del Peril en que existi6 la impren-
ta, a fines delsiglo pasado. Con unos pocos tipos y una mala pren-
sa de madera apenas se imprimian silabarios hasta que apareci6
Jacinto Ibailes, de humilde nacimiento, pero un verdadero genio







76 -
creador: sin tener models que imitar invent el modo de fundir
tipos, y asi form su imprenta en la que imprimia Nwvenas, Cate-
cismos de doctrine cristiana y otras pequenas obritas hasta que de
su imprenta sali6 el primer periddico titulado <( La Primavera de
Arequipa 6 2fMaanas de su Independencia ) el 8 de Enero de 1825.
Despues del afio de 1823 se ha generalizado la imprenta en el
Perui poco A poco, y hoy son pocas las ciudades en que no exista
alguna.
Son muy escasos los libros y folletos publicados en el Peri en
el siglo XVI: algunos solo se conocen por la relacion que hacen
de ellos los escritores de esa epoca, no siendo acaso aventurado
afirmar que de otros se hubiese perdido hasta la noticia. Sin em-
bargo, el que quiera estudiar la historic de la civilizacion del Perl,
encontrarA en la Biblioteca Peruana un inmenso catalogo de impre-
sos que le servira de guia en sus investigaciones, y probara la li-
gereza de ciertos escritores que aseguran que en el Perui solo se
publican folletos.
En la 6poca del Coloniage, como no se conocia la libertad de im-
prenta, las publicaciones se reducian a panegiricos, certamenes li-
terarios y obras religiosas yjuridicas de mayor 6 menor importan-
cia, gramAticas y diccionarios destinados a generalizar el estu-
dio de las lenguas Aymara y Quechua, a fin de que los curas y
misioneros pudieran entenderse directamente con la gran pobla-
cion de indigenas: gracias A ese empeiio, hoy quedan esos mo-
numentos imperecederos que nos dan a conocer el adelantamien-
to de aquellos aborigenes. Hasta 1790 no se conoci6 ninguna pu-
blicacion periddica; la primera fu6 el Diario de Lima en 49 menor,
en 4 pAginas y que termin6 en 1793: no dice el nombre de la im-
prenta ni del impresor, porque en el siglo pasado era frecuente
no poner el nombre del impresor ni el afio, bastando decir al pi6
impreso con supremo permiso: poco despues, en 1791, sigui6 el nota-
ble Mercurio Peruano; publication que ha bastado para inmorta-
lizar los nombres de sus principles escritores como UnAnue, Sala-
zar y Baquijano. El Semanario Critico en 1798; la Gaceta de Li-
ma; en 1805, la Minerva Peruana y otros.
Pero esos diaries no decian palabra sobre la situation political y
administrative del pais; eran esencialmente literarios y descriptivos
del Periu. Tan luego como se public la Constitucion Espaiola de
1812 que daba alguna libertad a la prensa, aparecieron en Lima al-
10








77 -
nos peri6dicos que generalizaron las ideas liberals en todo sentido
tales como El Peruano, El Satelite Peruano, El Investigador. Enton-
oes salieron a luz obras literarias de notable m6rito. La parte tipo-
grafica de esa epoca llama la atencion por la nitidez de sus impre-
siones; hoy no se imprime mejor. Debiose este adelanto al Senfor
Don Guillermo del Rio, aleman de nacimiento que principi6 a publi-
car en 1798 La Gaceta de Lima: Rio imitando a Ricciardi y otros
extrangeros, tradujo su apellido aleman al castellano.
Abolida la libertad de imprenta despues de 1814 cesaron en Li-
ma las publicaciones, y apenas se dejaba sentir su existencia has-
ta los primeros dias de nuestra gran revolution en 1821 *
Antes de concluir esta introduction 'a la Biblioteca Peruana, de-
bo dar algunas esplicaciones.
Algunos criticaran mi trabajo porque encuentren de menos en el
obras notables u otros impresos: otros, procediendo en sentido con-
trario juzgaran mal el que haya considerado en esta Biblioteca mul-
titud de papeles 6 folletos al parecer insignificantes: a los prime-


Entre los impresores que merecen un especial recuerdo hist6rico encontramos las
siguientes por su 6rden cronoldgico:


I Antonio Rieciardi 6 Ricardo, desde.................... 1584
2 Francisco del Canto de................... ............ 1608
3 Francisco Gomez Pastrana.......... ................ 1630
4 Ger6nimo Contreras......... ........................... 1631
5 Jos6 de Contreras....................................... 1645
6 Julian de los Santos Saldafia........................... 1648
7 Jos6 L6pez de Herrera................................. 1649
8 Juan de Quevedo y Zairate...... ....................... 1660
9 Joss de Contreras Alvarado............................ 1694
10 Ignacio de Luna y Bohorquez......................... 1725
11 Francisco Sobrira.............. ..................... 1725
12 Juan Jos6 Gonzales de Cossio......... ................. 1734
13 Francisco Sobrira Bajtos.......... ...................... 1752
14 Guillermo del Rio........... .......................... 1790
15 Manuel Masias es el que mejor6 la imprenta despues
de la Independencia.............. ............... 1817
16 Bernardino Ruiz........................................... 1812
17 Pedro Oyague, administrator de la imprenta de los
Hu6rfanos............................................. 1811
18 Manuel del Rio............................. ................ 1822


& a 1602
; 1614


i 1701

A 1651
A 1667
a 1710

I 1730


& 1803


6 antes A 18
6 antes 120


Despues del afio de 1825 son tantos los nuevos impresores 6 imprentas en Lima
que sus nombres formarian un largo catalogo, ageno de mi propdsito.







78 -
ros contestar4 lo que llevo dicho, que el Bibli6grafo tiene el des-
consuelo de saber que es impossible Ilenar ese vacio; por esto los
que se observen deben anotarse y remitir sus apuntamientos para
hacer Apendices, solo asi se podrA llenar en parte esas faltas.
A los segundos les repetire lo que dicen los Bibli6grafos: nada es
initial de lo que ha publicado la prensa; el que la ha ocupado ha te-
nido algun prop6sito; y del impreso que menos se piensa se deducen
datos de gran importancia para la historic general 6 particular. No
sucede lo mismo con obras nuevas de cierto caracter, tales como si-
labarios, novenas de santos, catecismos de doctrine cristiana, 6
de instruction primaria, salvo aquellos que han introducido refor-
mas en la ensefianza, 6 que son notables por alguna razon. que los
consigno en la Biblioteca y son muy conocidos por esas circuns-
tancias. La lista de esta clase de impresos formaria algunos volu-
menes. Otro tanto digo respect A los millares de cuadernos sobre
cuestiones judiciales de interns esencialmente privado y sobre pun-
tos de derecho Si yo me propusiera incluir todos estos asuntos, no
acabaria mi trabajo: abro el camino, otro llenarA los vacios y rec-
tificara los errors.
No sucede lo mismo con aquellas cuestiones judiciales, notables
por los principios juridicos que se discuten, 6 por la naturaleza
misma de la controversial; estos tienen un capitulo especial, que
titulo Causas Cdlebres.
Los Bibli6grafos cuidan much de indicar el tamato 6 las di-
menciones de un libro; esto seria algo acceptable cuando el tamafio
del pliego del papel era casi igual en las distintas l'abricas; pero
desde que se perdi6 esa unidad, desapareci6 la media, y nada es
mas vago que decir que tal libro es en 49 6 en 89 6 folio: si se re-
fiere a las parties en que esta dividido el pliego del papel, se incur-
re en error, porque un pliego puede doblarse en 49, 89 6 169, y sin
embargo ese 49 i 89 sera igual al folio que dA este nimero de pa-
ginas. El margen que tenga un libro nada significa, desde que el
encuadernador puede reducir su tamaio. No sucede lo mismo con
lo impreso que es permanent en sus dimenciones. Por esto, sepa-
randome del uso general indico en milimetros el alto y ancho de
cada pAgina.
Pongo en castellano el titulo de la obra, aunque se haya escrito
en otro idioma, porque mi objeto es que sea conocida por los Ame-
ricanos, pero cuido de indicar la lengua en que estA escrita.








79 -
Respecto al nombre del impresor y el de la imprenta, consignar-
lo fu6 curioso 6 necesario en aquellos tiempos en que los buenos
impresores y las imprentas se contaban por unidades, hoy que se
puede imprimir lo mismo en L6ndres que en Loreto, desde que todo
es obra de los tipos, de la prensa y del papel, y en que abundan
imprentas, es perder el tiempo en semejantes indicaciones. En el
catAlogo solo expreso estas circunstancias en las obras de los pri-
meros aios de establecida la imprenta en el Perfi, como dato his-
t6rico.
Hay muchas publicaciones que carecen de titulo, 6 que tienen
los vagos de Al P'blico, Seiior Editor, Suplemento A tal nfmero de
tal peri6dico, 6 que llevan uno incomprensible; todos estos se en-
contrarAn en la material A que se refieren, segun la clasificacion que
he adoptado, pero indico que carece de titulo.
Cuando se encuentran muchos impresos que tienen un mismo
titulo en las primera- palabras, como vg. Breves reflexiones. L4)era
ojeada, Exposicion, Manifiesto, Memoria, etc., si se refieren a un
mismo objeto, sigo el 6rden cronol6gico.
Tengo la conviction de que hago un servicio a mi patria y A la
juventud, publicando esta obra en la que consigno el inventario de
la intelectualidad de mis compatriotas y de cuantos se han ocupa-
do en estudiar la historic y la naturaleza fisica y moral del Perul.


MARIANO FELIPE PAZ SOLDAN.










BOLETIN BIBLIOGRAFICO.






En la REVISTA se dara una razon de todos los libros 6 folletos
que se publiquen en el Peril, y en el extrangero si se refieren a
nuestra patria. Haremos un analisis de los que se nos remitan.
En estos filtimos meses han salido a luz entire otros, los siguien-
tes:

Los restos de Cristoval Colon. Disquisieion por ,l autor de la Biblioteca
Americana Vetustisima- Aiio de 1878: Sevilla 1 vol. en 49, prg. 95, mas 9
de advertencia.
Studios indigenas. Contribuciones 6 la historic antigua de Venezuela, por
Aristides Rojas Caracas 1878, 1 vol. on 89 con 217 pigs. sin la introduc-
cion.
Entre los diversos studios que contiene este libro, se encuentran los siguientes:
LA BELLA FRASE en las lenguas americanas.
LA SILABA GUd 6 HUA como interjeccion, sustantivo, articulo, verbo, adjetivo,
advervio, radical, afijo y particular en las lenguas americanas.
LAS RADICALES DEL AGUA en las lenguas americanas.
EL PADRE NUESTRO en varias lenguas americanas.
Bolivar y sus detractors. Por el General Tomas C. Mosquera f'opayan:
1878, en 49 con 48 p6ginas.
Maria de Vellido, drama hist6rico, en cuatro acts y en verso, original de (Car
lina Freire de Jaimes Tacna 1878: en 49, pig. 58.
Observaciones sobre la obra aEl Peri, del Seiior Antonio Raimondi por
Pablo Patron- Lima 1879, en 49, pig. 140.
Ollantai. Drama en versos quechuas del tiempo de los Incas. Texto original es-
crito con caracteres de un alfabeto phon6tico especial de la lengua quechua, pro-
cedido de un studio del drama. Paris 1878, por G. Pacheco Zegarra, en
frane6s.
Historia de la campaiia del Peru en 1838 por Gonzalo Bulnes Santiago
1878, un vol. en 49 con 444 pag.



En los siguientes nfimeros nos ocuparemos en el exAmen de al-
gunas de estas publicaciones.









HISTORIC

DE LA


CIVILIZATION PERUANA.




(Continuacion de la pig. 15.)


Opulencia del Perfi.-Mas que por las bellezas de su territorio, que
al primer aspect no siempre se reconocen, es renombrado el Perui por su
proverbial opulencia. Vale un Peru suele decirse, cuando se trata de enca-
recer el valor de las cosas, y esta expression hiperb6lica no es impropia, por
que la riqueza del territorio peruano excede a todo encarecimiento. Los
tesoros, que despues de la conquista han cambiado la situation econ6mica
del mnndo civilizado, estan muy lejos de haberse agotado; lo que hasta hoy
ha podido extraerse, es nada en comparacion de lo que todavia reserve la
tierra en sus entraias 6 en su superficie; cada dia se descubren nuevas fuen-
tes de prosperidad; cada lugar ostenta inapreciables dones: los tres reinos
de la naturaleza rivalizan en el valor de sus producciones. Mas el abuso
ruinoso, que se ha hecho del guano, estA manifestando, que no todo son ven-
tajas en la opulencia natural; tambien hay en ella gravisimos peligros para
la civilizacion del Peru. Semejante (t los premios de la loteria, la riqueza,
que poco cuesta, despues de disiparse con una rapidez, que parece un sue-
nio, suele dejar a los individuos y i los pueblos imprevisores habitos dis-
pendiosos, descr6dito y miseria. Hay ademas el riesgo de que las tentacio-
nes de la abundancia causen estragos profundos en la moral p6blica y pri-
vada, gasten la energia national en la molicie, atraigan formidable agre-
siones de part de potencias dvidas de fortune y poco escrupulosas, y se-
gun han observado historiadores fil6sofos, faciliten la dominacion de cla-
ses opresoras y de gobiernos tirnicos. Acumulando sin dificultad los mas
audaces 6 intrigantes grande lenmentos de influencia, esplotan 6 la muche-
dumbre sin misericordia y la condeian i la miseria, mientras ellos nadan
en la abundancia. De esa manera se perpetuian el despotismo, la degradan-
te serviduwmbre y el atraso por el ahuso de los dones, que la Providencia







solo concede para la prosperidad del hombre bajo la condition de que se
haga digno de gozarlos mediante el trabajo y el uso provechoso.
Riqueza mineral.-Las minas, que tanta fama han dado al Peru, con-
servan todavia casi today su incalculable riqueza; si un cierto n6mero de
ellas no podria explotarse ya con ventaja, son innumerables las descubier-
tas 6 por descubrir, que retribuiran con usura los gastos de una explota-
cion emprendida con elements poderosos y con una direction inteligente.
Como si la Providencia hubiera querido prodigar sus beneficius 6 todas las
regions del Perd, ha derramado la riqueza mineral en los terrenos est6ri-
les, que la vida no podia enriquecer, en el Arido arenal, en el inclemente
nevado, y bajo las capas terrestres A donde no alcanza la fertilidad. Co-
mo ha observado el sabio Raimondi, esa proverbial opulencia suele ocultar-
se en muchas parties, porque los mas preciosos minerales son dificiles de
distinguir a causa de que no afectan formas. cristalinas, estin mezcladas
confusamente 6 presentan apariencias terrosas. La plata de la que se reco-
nocen ricas minas en la costa de Tarapaca, las ofrece tambien en todas las
provincias de la sierra, hinchiendo las entraiias de los Andes; si bien apa-
rece 6 veces bajo la forma de plata native, sus cantidades mas notables se
ocultan bajo las apariencias de galenas (s6ilfuro de plomo) y de cobre ar-
gentiferos; sus principles variedades son el cascajo y otros pacos de aspec-
to deslucido, el plomo ronco, la polvorilla, el cochizo, el rosicler, el leche-
dor y otras mezclas, cuyo valor desconocen las personas inexpertas. El oro,
que suele hallarse en todas las regions en vetas mas 6 menos explotables,
present los minerales de mas provecho en las vertientes orientales de la
cordillera, ya en vetas sobre cuarzo, ya en lavaderos a las orillas del Ma-
rarion, de los rios de Carabaya y Paucartambo y otras mdrgenes, de donde
se ha alejado la industrial minera, sea A- causa del clima, sea por temor 6
los salvajes. El cobre sobreabunda en casi toda la costa y no falta en el
interior presentundose por lo comun sumamente inezelado; sus principles
tipos son el cobre native, el cobre rojo, la panabasa 6 cobre gris, la chal-
kosina, la cobellina, el pecho de paloma, la gualda, la malinowskita, la ma-
laquita y la crisocola. El mineral de plomo apreciable no tanto por el va-
lor de este metal, cuanto por la plata, que suelen tener sus mezclas, ofrece
gran diversidad de galenas, la anglesita (sulfato de plomo) arequipita (sili-
cio antimoniato de plomo,) la piromorfita (fosfato de plomo,) la mathlocki-
ta (oxicloruro de plomo,) la cotunnita (cloruro de plomo) y la bleinienta
(antimoniato de plomo.) El mercurio, que tantos servicios presta en la ex-
plotacion de los metales preciosos, ademas de la famosa mina de Huanca-
velica, aparece en varias provincias bajo la forma native y bajo la de cina-
brio 6 bermellon (silfuro de mercurio.) El hierro hasta hoy poco 6 nada
explotado es abundantisimo y sus formas mas comunes son las piritas 6
bronces (s6ilfuros de hierro,) el iman, el oligisto, el mispickel (sulfo arse-
niaso de hierro,) la limonita (per6xido de hierro hidratado,) la alcaparrosa








83 -
(sulfato de hierro.) El arsenico, el antimonio y el manganeso acompalian &
menudo los metales mas valiosos; el hismuto, el estafo, el zinc, el cobalto,
el molibdeno y la barita son much mas raros. Los minerales de alumina,
ademas de acompafiar 6 los silicatos, estin representados por el alumbre, la
turquesa y otros muv raros; los de magnesia, que entra A veces en los sili-
catos, por la dolomita (carbonato de cal y magnesia,) la sideroplexita (car-
bonato de hierro y magnesia) y la sal de la higuera (sulfato de magnesia;]
los de cal abundantisimos en todo el globo por m6rmoles, estalactitas y
otros various carbonatos, por el yeso (sulfato de cal) y muy diversas mez-
clas. La slice ya aparece en los cuarzos (pedernal, 6palo, cristal de roca
y otras agatas vistosas) ya entire importantes silicatos, como los que for-
man el kaolin 6 tierra de porcelana, otras arcillas, el amianto, el talco, el
anfibol, la serpentina, la piedrapomez, el vidrio volc6nico, los granates, la
tsrmalina, la lazulita, la ortosa, el feldspato y la labradorita. Los mas im-
portantes minerales de soda son la sal comun (cloruro de sodio) y el salitre
de TarapacA (nitrato de soda;) la primer que sobreabunda en las orillas
del mar, en el lecho de ciertos rios y en various cerros, puede satisfacer to-
das las necesidades del pais y suministrar A la exportacion un articulo va-
lioso; el salitre que cubre la pampa del Tamarugal por decenas de leguas,
mas 6 menos oculto en las mezclas del caliche, se export ya por mas de
6.000,000 de quintales. Por lo tanto, sin contar el azufre y otros produc-
tos muv Aitiles. el reino mineral justificarA por muchos siglos ]a opinion de
que el Peru es el pais mas rico del globo.
Riqueza veaetal.-Acostumbrados algunos escritores extrangeros a
no oir hablar del Peri., sino como de un pais de minas, creen que el uielo
no le ha prodigado la riqueza mineral sino bajo la condition de esterilizar-
lo. Mas si bien es cierto, que son muy escasos de vegetation los desiertos
de la costa y las heladas alturas de la sierra, esa esterilidad, que no es ab-
soluta, se hall bien compensada en otras parties del territorio; ademas co-
mo goza de todos los climas y el de cada localidad suele ofrecer una fijeza
favorable al desarrollo de las plants, puede enriquecerse con las de todas
zonas, y par la especialidad de sus condiciones pose una de las floras mas
ricas y mejor caracterizadas. El botinico Weddel en su Flora andlina ha
manifestado, que hay una admirable variedad en las alturas, done la vida
present apariencias mas uniforms y deslucidas; en su bosquejo de Geo-
grafia botanica ha dado Raimondi idea de los multiples cuadros, que la ve-
jetacion ofrece, sea que se suba de las gorillas del Pacifico a las cumbres de
la cordillera occidental, sea que de esas alturas atravesando la sierra se
descienda a las pampas de la montania. Sin ser un eminente bot6nico, cual-
quiera puede senalar la infinite multiplicacion de formas vegetables, que im-
primen una fisonomia especial a los diversos paisages y hacen resaltar su
peculiar hermosura: aqui est6n los sargazos de la playa, la carnosa sali-
cornia y otras species maritimas; alli algunos cactos, arbustos espinosos,







84 -
las secas tillandsias y otros vegetables deslucidos, que invaden el desierto; en
las colinas, que reverdecen en el invierno, flores de grato perfume 6 muy
vistosas entire otras de mal olor 6 sin brillo; en el valle el variado verdor de
tiles plantaciones, frondosos arboles de ribera y las gracias del jardin; &
mayor altura primero los hermosos campos cultivados, luego el amarillo
pajonal de las punas, todavia mas arriba el polvo informed v sin brillo, li-
quenes semejantes 6 una nevada de papelillos, tallos rastreros cubiertos de
espesa borra y al nivel del suelo yerbas floridas, todo resintidndose de
aquella atmosfera helada; por el contrario en la part baja de la region tra-
sandina, milagros de vegetacion no solo en los amontonados colosos del bos-
que, sino tambien i las orillas de rios caudalosos. en elegantisimos tallos
y entire otras flores m;.gnificas en la Victoria regia, que es la verdadera rei-
na de las plants acuiticas.
Aunque la industrial estA todavia muy distant de explotar, como lo me-
rece, la rica vegetacioln del Peri, la agriculture, la medicine, la tintoreria
y otras artes tiles sacan de ella inapreciables ventajas: A la cria de ani-
males sirven los pastos naturales y artificiales especialmente en la costa y
en la sierra; al uso del hombre se aplican el platano, la yuca, el camote, el
maiz, la papa, la quinua, la chirimoya, la palta, la pifia, la granadilla, otra
gran variedad de raices, frutas y legumbres indigenas, el trigo, cebada,
arroz y otros comestibles introducidos de Europa, el fruto y jugo de la vid
y del olivo, el azicar de caila, el cacao, el caf6, la coca, el culdn, la vaini-
lla, la quina, la ratania, la hipecacuana, el matico, algunos balsamos y otros
preciosos medicamentos, el algodon y el maguey, el achiote, el afiil y otras
materials colorantes, el tabaco, la leche, y ceras de ciertos Arboles, maderas
de construction y ebanisteria, lefia de diversas classes, paja para los sombre-
ros, las mas delicadas producciones de la jardineria,quecrecen como por en-
canto, y para que nada falte A los usos de la vida el combustible fosil que se
present bajo todas formas y en todas las regions, como grafito,ulla, asfal-
to, arcilla bituminosa y carbon de tierra propiamente dicho. Todas las pro-
ducciones se hallan en inmensas cantidades, y en las selvas trasandinas
hay para el Peri un porvenir comparable al de las minas.
Riqueza animal.-Donde tanto abunda la riqueza vegetal, y en un
vastisimo territorio, en que cada animal puede hallar el clima mas adapta-
do A su organization, ban de ser tan abundantes, como diversificadas las
producciones animals. La fauna del Peri es de las mas ricas y reune re-
presentantes de las diferentes faunas. No hablando sino de los mas tiles
animals, que se multiplican por el cuidado del hombre, 6 que el pescador
- el cazador buscan en el agua, en la tierra 6 en el aire, se podria former
una list muy larga; antes de la conquista el Peril y solo el Perd poseia re-
bafios de llamas y alpacas, sacaildo al mismo tiempo provecho de las mon-
taraces vicunias y guanacos, que pertenecen al mismo gdnero; cridbanse tam-
bien cuyes, patos, perros y algunas aves domesticas; bajo la dominacion es-
pariola se introdujeron los ganados, aves de corral y demas animals domes-








85 -
ticados en Europa, todos los que se han multiplicado sin sufrir desmejora.
El Pacifico, los rios y los lagos presentan a la pesca va'iosas entradas en
corbinas, pejes reyes, lenguados, robalos y otros apreciados peces, muchas
focas, vacas marinas, tortugas, camarones, &. La caza se encuentrt tam-
bien recompensada con la capture de fieras de piel appreciable, aves de dul-
cisimo canto, lindo plumaje, graciosas formas, esquisitas carnes, 6 al. m-
nos notables por su tamaiio desde el diminuto colibri hasta el gracioso can-
dor, vicunias, guanacos, chinchillas, viscachas, venados, pecaris, dantas y
otros cuadrupedos nada temibles, y en escala mas modest lindas maripo-
sas, especies dailinas 6 estrafias, que se buscan para exterminarlas 6 por
reunir objetos curiosos. No debemos olvidar las avejas que dan la miel, el
gusano de seda y el insecto do la cochinilla, species, que especialmente en
la costa pueden criarse con gran provecho. Sin mas cuidado, que el sacar-
lo de sus dep6sitos para abonar sus campos 6 para venderlo en el extran-
gero, ha encontrado el Perd la riqueza mas envidiada en el guano acumu-
lado por las aves maritimas durante largos siglos en islas, islotes y sitios
poco frecuentados de la playa: la cantidad del precioso abono puede calcu-
larse aproximadamente en 20.000,000 de toneladas, y aunque lentamente
todavia se acumula en los sitios donde hallan no turbado asilo dichas aves;
las bandanas de dstas, que 4 veces desfilan por horas enteras formando nu-
bes cerca de su acostumbrada residericia nocturna; y la falta de Iluvias, que
no arrebatan al guano sus principios fertilizantes, han dado al Peri ese te-
soro comparable al sacado de las mas valiosas minas.
Desarrollo del hombre en el Perd.-Aunque el Perui sea la mas
rica y una de las mas bellas regions del globo y por lo mismo haya po-
dido ser llamada por viajeros entusiastas el mejor pais del mundo, nunca
habria alcanzado su actual cultural, ni podria aspirar 4 mayores progress,
si el desarrollo del hombre encontrdra en su territorio los obstAculos, que
le oponen otras regions intertropicales. En realidad no escasean en 4l las
dificultades, ni los peligros para el perfeccionamiento fisico y moral: en
lugares pantanosos grasan las fiebres palidicas perniciosas 6 reveldes; la
tisis y la disenteria hacen numerosas victims en climas enervantes; la ma-
la calidad de las aguas 6 el aire viciado produce dolorosas berrugas, alte-
raciones semejantes A la lepra y cotos monstruosos, que no solo deforman
al paciente, sino que le exponen & tener hijos idiotas; la uta 6 llaga can-
cerosa amenaza en algunas quebradas; en gran parte de la montafla 1, ane-
mia puede matar por si sola 6 agravando males accidentales: si bien de tar-
de en tarde la fiebre amarilla y tifoidea invaden con toda la fuerza de epi-
demias mortiferas. Al par que la vida y la salud corren graves riesgos, son
de temer en ciertos lugares las influencias contrarias al desarrollo mo-
ral: en valles, cuyas delicias recuerdan la feliz existencia del Paraiso, el
6cio enervante, la p6rfida suavidad del clima y las tentaciones de la abun-
dancia pueden daniar 4 las facultades del alma: sobre todo en la ceja de la








86 -
montafa, como ha observado Carrey, (al cabo de algunos dias de residencia,
en el dulce pais se siente uno atacado por el bienestar del farniente hasta
tal punto, que lo olvida todo aun la patria, el pesar permanent del via-
jero lejano: el calor himedo de dias sofiolientos, la tibia y perfumada belle-
za de las noches, la quietude de las necesidades materials facilmente satis-
fechas, el ejemplo del reposo fisico y moral que os rodea, la calma univer-
sal de esta naturaleza grandiosa, todo os adormece poco 6 poco, como un
baiio de indolencia voluptuosa., En general, donde el aspect de la tierra
es imponente y avasallador, el hombre necesita esforzarse much para no
empequefiecerse, y al mismo tiempo se sienten el desapego al trabajo forti-
ficante y el ardor por placeres, que debilitan. El efecto, que sobre almas
muy impresionables y de viva fantasia produce las catastrofes naturales
de tempestades, terremotos, inundaciones y erupciones volcanicas, arraiga
los terrores supersticiosos y las preocupaciones mas perjudiciales al ade-
lanto delos pueblos. La civilization, que de suyo express el agrupamien-
to de hombres, sufre much por la falta de comunicaciones expeditas, que
los condena al aislamiento 6 1 un trato dificil; y en esta parte tienen que
superar los peruanos toda suerte de penalidades; los horrores del desierto;
los indecibles padecimientos de la march por senderos escalonados, res-
balosos, pendientes, entire espantosos precipicios, 6 alternados con atollade-
ros y maleza impenetrables, en gran part del trinsito de la sierra, y de
esta a la montania; las molestias gravisimas de la cordillera, donde la falta
depression admosfdrica produce el mareo mas insoportable, y la reverbera-
cion de la nieve causa A la vista desde el deslumbramiento hasta la ceguera;
en fin los azares de la aclimatacion, cuando por viajes ripidos se cambia
silbitamente el frio por el calor, la atm6sfera pura de las alturas por el
aire infecto de los bajios, y el aire enrarecido, que dilata los pulmones, por
el aire comprimido, qne prime el pecho como una masa de plomo.
Ninguno de los obstdculos, cue en el territorio del Perd encuentra el
movimiento civilizador, es general, ni insuperable. Su clima est lejos de
presentar la insalubridad permanent de otras regions; las dolencias mas
comunes solo se agravan por falta de higiene; las no frecuentes epidemias
fnicamente se hacen desoladoras porque no son combatidas con los conve-
nientes remedies, y para today clase de miles fisicos y morales ha prodiga-
do la Providencia los recursos mas eficaces. Las aguas fortificantes del
Oceano estAn junto A climas, que enervan, la altura vivificadora sobre la
honda y mortifera quebrada, las mesetas y lagos descubiertos no 1jos de la
inundada montana, los bahios minerales de singular virtud en todas las re-
giones. La sierra suele gozar de una salubridad incomparable; en valles,
como el de Jauja hay restablecimientos, que rayan on prodigio; el agonizan-
te se reanima, el debil se vigoriza, y algun desauciado en aniosjuveniles lle-
ga A la vejez con salud envidiable. Aun en la tierra caliente, que no es tan
saludable, ciertos lugares como Piura posden el inestimable privilegio de








87 -
curar sin necesidad de medicamentos dolencias, que hacian la desespera-
cion del arte. En cuanto A las influencias desmoralizadoras, es evidence,
que la buena education y la fuerza de voluntad las combaten con el mas
feliz 6xito. El efecto de las grandes perturbaciones terrestres y atmosf6ri-
cas sobre el espiritu del hombre, es en el Perd efimero y sin trascendencia
general. La dificultad de comunicaciones puede ser vencida por el arte sea
con la navegacion del Pacifico, del Titicaca, del Amazonas y de sus afluentes,
para lo que la naturaleza ofrece grande elements; sea con la mejora de las
vias terrestres, que tambien halla poderosos recursos en el mismo territo-
rio, susceptible de ser cruzado por ferrocarriles desde la costa hasta la mon-
tafia. Los azares de la aclimatacion solo exigen prudentes precauciones
para dejar de ser temibles; ni entire los aclimatados en suelo extrafno, ni
entire los que no han salido del suelo native, son raros los hombres vigoro-
sos, ni falan centenarios, que conserven los dientes, los cabellos, la soltura
de los miembros y el buen uso de los sentidos.
Lo que allana singularmente todos los obsticulos y atenda las mayores
dificultades para el perfeccionamiento fisico y moral, es lo favorable, que en
general son las influencias territoriales del Perd I la constitution del hom-
bre. En cuanto al aspect fisico, los peruanos son por lo comun de talla
bien proporcionada y con algunas excepeiones mas bien un poco pequenia
que alta, de rasgos finos, de fisonomia regular, de mirada dulce 6 inteligen-
te, de aire afable y no privado de elegancia; en el bello sexo hay tipos de
hermosura que encanta y que realzada por las seducciones del character mas
amable asegura un imperio legitimo sobre el sexo fuerte, especialmente a
las bellas de Lima, Trujillo, lea, Piura, Arequipa, Tarma, HuInuco y
Huaraz. En ambos sexos las dotes corporales suelen estar acompafiadas
de las prendas mas apreciables del alma: la viveza del ingenio se deja ver
desde la infancia en los costefios; los hijos de la sierra sobresalen mas por
el buen juicio; la inteligencia clara es comun A unos y otros; en todas las
fases de la civilizacion peruana han aparecido hombres eminentes por su
ilustracion relativamente a la 6poca, por su amor al progress, por su ad-
hesion entusiasta a todo lo grande, bueno y verdadero, por su constancia
en el trabajo civilizador, y no pocos por sus felices disposiciones para las
artes; los distintivos mas honrosos del carIcter national son la dulzura,
que aleja 6 amortigua las luchas p6blicas 6 privadas, dulzura no desmen-
tida en la exaltacion de las contiendas political mas violentas, y la bondad,
que se muestra de todos modos, en la incomparable generosidad para con
los extraiios, en la ilimitada beneficencia, cualesquiera que scan las neceai-
dades, en la tolerancia que toca los limits de la debilidad, y en la indul-
gencia A veces excesiva respect de criminals peligrosos 6 incorregibles.
Caracter tan bondadoso, que asegura al extrangero la acogida mas hospi-
talaria, unido i los alicientes de un pais bellisimo, opulento y saludable,
no podr6 menos de atraer y de retener en el Perd una inmigracion muy nu-
merosa, cuando su estado politico se halle mas asentado y se reconozcan








88 -
mejor sus inestimables ventajas. Asi no es infundada la esperanza de que
en un period no muy lejano alcance el envidiable destiny, que le prome-
ten su glorioso pasado y sus elements permanentes de engrandecimiento.

III.

STUDIO MiTODICO DE LA CTVILIZACION PERUANA.

M6todo hist6rico.-El 6rden es tan necesario en la historic como en
la vida; ambas se destruyen, cuando falta la armonia intima entire sus par-
tes. Ademas, siendo constant la relacion entire las causes y los efectos,
enlazandose siempre el pasado con el present, no sucedi6ndose nunca los
hechos segun los caprichos del acaso, y estando sujetas a las leyes fisicas y
morales las evoluciones de la humanidad por la doble accion de la Provi-
dencia y de la libertad humana, toda esposicion desordenada, en que apa-
rezcan los sucesos sin relaciones con el tiempo, con los lugares, con las per-
sonas y con las demas influencias, no sera la pintura fiel y viva de la reali-
dad, sera la imajen del caos, el tenebroso reflejo de siglos vacios 6 turbu-
lentos, apariencias fugitivas sin significacion para el progress, las que a lo
mas podrAn alimentar la vana curiosidad, ya que no extravien el pensa-
miento. Por el cortrario, la historic met6dica de la civilization, la verdade-
ra historic presentando los hechos en su unidad viviente y luminosa, mere-
cerk llamarse segun el lenguaje de Ciceron, luz de la verdad y maestra de
la vida.
Como en la historic de la civilization estan absorvidos todos los hechos,
debe presentar cierto character de universalidad, ocupindose de las influen-
cias fisicas y morales, de las instituciones political y religiosas, de la in-
dustria, el arte y la ciencia, de las costumbres y de toda suerte de usos;
mas no por eso ha de degenerar en una exposition enciclop6dica, que se ha-
ria interminable, enojosa y confusa; bAstale para sus altos fines, que los
hechos estin perfectamente determinados y atribuidos a sus verdaderas cau-
sas; el que desge mas amplios datos y explicaciones mas detenidas, debe
buscar la ilustracion en otro g9nero de studios. Lo que el historiador de
la cultural peruana no debe perder nunca de vista, es la armonia entire to-
dos los elements civilizadores; el todo organic, que constitute la civiliza-
cion, ha de reaparecer distintamente en el conjunto armonioso de su histo-
ria. De aqui la necesidad de remontar y descender la corriente de los si-
glos para contemplar el desarrollo national en sus mas remotos origenes
siguidndolos sin saltos en las diversas epocas; la necesidad de no olvidar
ningun principio, ni rdmora alguna de la cultural; la necesidad de no exa-
gerar conquista alguna, ni de atenuar los contrasts.
Aplicacion de la filosofia 6 la historia.--Solo un espiritu filos6fi-
co en posesion de amplios y bien meditados datos podrd emprender con fa-
cilidad la exposition ordenada de la civilizacion peruana; para presentarla







89 -
en 6rden luminoso es necesario poder reunir en una vasta sintesis los co-
nocimientos suministrados por el an6lisis, y esa aptitud solo puede darla la
filosofia aplicada 6 la historic. No hablamos de la filosofia armada de f6r-
mulas nebulosas y entregada 4 las suposiciones mas gratuitas, que todo lo
oscurece, lo desfigura todo, y semejante al lecho de Procusto tortura la
realidad para acomodarla d teorias fantdsticas; estas nunca deben sobre-
ponerse 6 los hechos, los que estan llamados a servirles de piedra de toque;
toda doctrine d&simentida por los hechos, debe rechazarse como un error
manifesto. Tamupoco debemos abandonarnos en esta historic i las especu-
laciones de la alta filosofia acerca del ideal de la existencia humana; nues-
tras aplicaciones filos6ficas han de limitarse, y no por eso prerdern su im-
portancia, A la valorizacion de los hechos segun las leyes conocidas que
president al destino del hombre, y a la apreciacion juiciosa de los testimo-
nios por los que el pasado Ilega al conocimiento de las generaciones futa-
ras. Iluminados con la inteligencia de las leyes hist6ricas, nuestro juicio
sera mas seguro, nuestras miras de mayor trascendencia, y mas copioso el
fruto de nuestros studios. Con la aplicacion de la filosofia A la critical his-
t6rica dejard la narracion de ser una mezcla incoherent de f6bulas y de
sucesos reales, una trasmision de errors acreditados por historiadores apa-
sionados 6 cr6dulos y un edificio ruinoso incapaz de resistir a la accion del
escepticismo, que hoy pretend echar por tierra los hechos mas incontesta-
bles y grandiosos. La critical, ejercida con acierto, ha renovado en nuestro
siglo la historic del antiguo mundo, y aplicada al Perd puede desvanecer las
ficciones novelescas que, acogidas por los poco severos historiadores del siglo
diez y seis, han Ilegado hasta nosotros como verdades pasadas por la tela
del buen juicio; al mismo tiempo afirmari la creencia en los progress rea-
lizados antes 6 despues de la conquista, que son rotundamente negados 6
puestos en duda por la superficialidad 6 por el espiritu sistematico, y sa-
car, luces inesperadas de copiosos manantiales, todavia no bien utilizados
para ilustrar la historic de la civilizacion peruana.


SEBASTIAN LORENTE.


(Continuard.)














TRADICIONES.






LAS BALAS DEL NINO DIOS.



AL SESOR J.NERAL DON JIUAN BITENDIA.

H4 aqui, mijeneral y amigo, un tradition en la cual
dos vivos son los protagonistas: -usted y el cura L...-
No se ofenda usted porque, A guisa de antigualla, ha
caido bajo el dominion de mi pluma, dada k sacar A luz
histories rancias. Tritase de una bella pAgina en la vi-
da de usted, pagina que ojal6, en el porvenir de nues-
tra patria, encuentre muchos plajiarios. A Dios gra-
cias, no es usted siquiera ministry 6 candidate 6 mas
sabrosos bocados: estA usted arrinconado en la sacristia
como efijie de santo despues de la procesion. Puedo,
pues, dedicarle este relate sin correr peligro de que di-
gan que lo adulo y lisonjeo, yo que nunca comet el feo
pecado de dedicar prosa ni verso A los que esthn pelda.
iio arriba en la escalera political. A lo sumo dirAn que he
cojido elplumero para limpiar al santo de polvo y tela-
rafas. Si lo dicen, que lo digan, que con eilo ni nos dUn
ni nos quitan.
Esto va, pues, de amigo a amigo.
Y para dedioatoria s-ficit.


I


Despues del desastre de Ingavi, el general Magarifios, al mando de ia
segunda division del ejdrcito boliviano, se apoder6 de Tacna, en diciembre
de 1841, sin resistencia del inerine vecindario. Inmediatamente hizo mar-
char sobre Tarapaci una column de cien soldados, A 6rdenes del coronel
don Jose Maria Garcia y del comandante don Luis Mostajo.
Llegados los invasores A Chamisa, el 1.0 de enero, dispuso el coronel
Garcia que el teniente don Hilarion Ortiz entrase de inc6gnito en Tarapa-
c& y, para que, en caso de ser descubierto, pudiera asumir car&cter de par-








91 -
lamentario, !o provey6 de un pliego, en el cual se intimaba A la autoridad
peruana la rendicion de la provincial.
El Sub-prefecto de Tarapac;i don Calisto Gutierrez de La-Fuente sor-
prendi6 al espia y lo puso pres-o, contestando A Garcia, por una nota, que
protestaba contra la invasion, que abaudonaba la capital por encontrarse
sin elements para resisLir piness entire todos los vecinos no habia podido
reunir mas armas quie tres pistols, das sables y cinco escopetas) y que se
Ilevaba prisioneri al teniente Ortiz, quien no se habia presentado con las
formalidades ld parlamentario.
El colonel Garcia tom6 posesion de Tarapac6 cl 3 de enero, convirtiO
la casa del Cabildo en cartel, y diriji6 a los tarapaqueios una proclamita
notable por la cortedad; pues toda ella se reducia a esta orijinalisima frase;
-(los bolivianos traemos en una mano la paz y en la otra el olivo.)-Por
lo visto su seioria no era hombre fuerte en antitesis ni metaforas, salvo
que se nos diga lo que en la Biblia, para aclarar los concepts oscuros:-
y en esto hay sentido que tiene sabiduria-explicacion con la que se queda
uno tan en tinieblas como antes.
En seguida diriji6 otro oficio a La-Fuente lue, a revienta-caballo, se
habia encaminado a Iquique, oficio que, con otros comprobautes de este re-
lato hist6rico, encontramos impreso en El Peruano, peri6dico oficial'de
Lima, correspondiente al 22 de enero de 1842.
Decia asi el coronel: -a seguramente esti usted creyendo que soy un re-
a cluta ignoratte de mis deberes; pues me dice en su nota que el official Or-
tiz no fu6 con las formalidades correspondientes a un parlamentario. Di-
v game usted, senior mio, que ej6rcito tiene 6 qu6 batalla v;i a presentarme
( para exijirme formalidades? Si en contestacion a esta no me manda usted
a al teniente Ortiz, yo, en represalia, onviare6 mi repdblica families ente-
a ras de las mas notables que tenga la provincia. Y no le digo a used
a mas.))-
Poco y al alma. Esto era hablar crudo, como care en mesa de ingleses,
y clarito, como agua de arroyuelo.
Pero en mala maudriguera se habia metido el coronel boliviano ;En Ta-
rapaca!!! En la cuna de los mariscales Castilla y La-Fuente!!! Precisamen-
te en el dnico pueblo del Perd que no se asust4 con la vitalicia de Bolivar
y que tuvo brios para protester contra ella! Digo, si tendran colmillos los
tarapaqueios!
Y venirles, en 1842, con amenazas an coronelito del codo a la mano!

II

En la noche del 2 de enero lleg( a Iquique don Calisto de La-Fuente y
conference con el sargento mayor don Juan Buendia sobre io critic de la
situation,
Buendia, soldado audaz y entusiasta, opin6 que era precise combatir pa-








92 -
ra que los bolivianos no se la llevasen tan de bdbilis-bdbilis; y tres dias des-
pues, el 5 de enero, pisose en march sobre TarapacA acompaiado de
veintidos mozos del pueblo, armados con escopetas, fusiles y lanzas.
La empresa era de locos.
En el trayecto hasta la capital de la provincia se les unieron seis paisa-
nos mas, uno de los cuales, llamado Mariano Rios, Ilevaba por unica arma
una corneta.
A las once de la noche del 6 de enero, el grupo de combatientes orga-
nizado por Buendia llegaba sijilosamente A la esquina de la casa del Ca-
bildo y con today cautela, para no ser sentidos por el enemigo, improvisa-
ban en la boca-calle una barricada con los muebles de un vecino.
Pocos minutes despues, el corneta Mariano Rios empez6 A tocar ataque
y degiiello, y los expedicionarios rompieron e! fuego.
El jefe boliviano, A quien la densidad de la noche no permitia darse
cuenta del numero y condicion de los que atacaban, croy6 prudent encer-
rarse en Cabildo y que la tropa, parapetada tras de las ventanas, contes-
tase el tiroteo.
Entre tanto, al estruendoso resonar de la corneta, dispertaron los veci-
nos y gritando iviva el Peru! corrieron A engrosar las filas del arrogante
mayor Buendia.
Una hora despues eran poco mas de treinta los fusiles y escopetas que
hacian fuego sobre los cien soldados del coronel Garcia.
A las cuatro de la mafiana la victoria pareci6 inclinarse A favor de los
bolivianos; pues los disparos de sus adversaries disminuian y la corneta
habia cesado de resonar.
El musico acababa de caer muerto, y i los asaltantes se les iba agotan-
do el nimero de cartuchos A bala.
Tenian algunos tarros de p6lvora, pero ni una libra de plomo para fun-
dir proyectiles.
Media hora mas de combat y.........despues de ella la fuga. Lindo por-
venir!
El bravo mayor Buendia se encontraba en la misma tremenda situation
de Ricardo III cuando dijo:-mi reino por un caballo!
Para Buendia algunas libras de plomo valian mas que un reino: eran la
dignidad national salvada: eran si nombre de soldado y sus juveniles as-
piraciones de gloria.
Plomo! Plomo! ;,De d6nde conseguirlo? En Tarapac6 no habia siquiera
tubos de caferia.
Buendia comenzaba A desesperar. Tenia en perspective la derrota y aca-
so la insegura condition del prisionero.
De pronto un jven eclesiAstico, hijo de Tarapaca, que vagaba entire los
combatientes, auxiliando A los heridos y moribundos, se le acerc6 y le dijo:
-No hay que desmayar: voy A traor plomo.








'33
Y, entrando en su habitacion, se detuvo ante un retablo que representa-
ba el divino misterio de Belen.
Tdngase present que esto pasaba en la noche del 6 de enero, dia de la
Adoracion de los Reyes Magos.
El devoto cl6rigo tenia en su casa un precioso nacimiento......y el Nino
Jesis era.........de plomo.
Vivo esta (y aun creemos que con residencia en Lima) el sacerdote que,
en areas de la patria, supo hacer el sacrificio de sus escripulos y sentimien-
tos religiosos. Callamos su nombre temerosos de que el homenaje que nues-
tra pluma le tributara pudiera ocasionarle desazones.
Gracias a 61, los peruanos tuvieron balas para continuar el combat 6 la
luz del sol.
Aquellas balas hicieron maravillas sobre la tropa enemiga.
HAganse ustedes cargo.........eran balas del Nifio Dios!!!
A ]as seis de la mafiana, el coronel Garcia cay6 mortalmente herido, y
llamando 6 su segundo le dijo:
-Comandante Mostajo, b6tase hasta quemar el Altimo cartucho.
-Muera usted tranquilo, mi coronel, que el honor military quedarg A
salvo.
Y a las siete de la manana, agotadas ya sus municiones, aquellos valien-
tes soldados de Bolivia se rindieron & discretion.
Hurra! por los vencidos y por los vencedores!
La victoria premi6 la audacia del mayor Buendia y el patri6tico entu-
siasmo de los tarapaqueflos que, casi sin armas ni organization, se lanza-
ron contra una aguerrida column military.

Lima, diciembre 15 de 1878.







UN TESORO Y UNA SUPERSTICION.



Conversabamos un dia con el senior don Modesto Basadre sobre los hor-
rendos estragos que, en el Sur del Per6, ocasion6 el terremoto del 13 de
Agosto de 1868 y, 6 prop6sito del caracter supersticioso de los indios, nos
hizo el siguiente relate, cuya exactitud hemos tenido occasion de comprobar
con el testimonio de respetables vecinos de Moquegua.
Algun tiempo despues, y con abundancia de pormenores, public el se-
rior Basadre este veridico sucedido, en Diciembre de 1876 y en las colum-








94 -
nas del Correo del Perd, curioso semanario de historic y literature. Tan
notable es la narracion que nos hemos torado la llaneza de estractarla.

+*

Cura de Locumba, A principios del siglo actual, era el venerable doctor
Galdo, quien fuW lamado un din para confesar a un moribundo. Era este
un indio cargado de anos, mas que centenario, v conocido con el nombre
de Mariano Choquemamani.
Despues de recibir los uiltimos sacramentos, le dijo al cura:
-Taita, voy a oonfiarte un secret, ya que no tengo hijo a quien tras-
mitirlo. Yo desciendo de Titu-Atauchi. cacique de Moquegua en los tiem-
pos de Atnhualpn. Cuando los espaiholes se apoderaron del Inca, este en-
vid un emisario a T'itn-Atanchi con la 6rden de que juntase oro para pa-
gar su rescate. El noble cacique reuni6 en breve gran cantidad de tejos de
oro, y en los moments on que se alistaba para conducir ese tesoro a Caja-
marca, recibi6 la noticing del suplicio de Atahualpa. Titu-Atauchi escondi6
el oro en la gruta que existe sobre el alto de Locumba. acost6se sobre el
codiciado metal y se suicide. Su sepulcro esti cubierto de arena final has-
ta cierta altura: encima hay una empalizada de troncos de pacay y sobre
estos gran eantidad de esteras de cata, piedras, tierra y cascajo .Entre las
cafias se encontrarA, una canasta de mimbres y el esqueleto de un loro. Es-
te secret me fud trasmitido por mi padre. 'quien lo habia recibido de mi
abuelo. Yo, taita cura, te lo conflo para que, si llegase a destruirse la igle-
sia de Locumba, saques el oro y lo tastes en edificar un nuevo temple.
Corriendo los afos, Galdo comunie6 el secret a su sucesor.
El 18 de Setiembre de 1833 un terremoto echd por tierra la iglesia de
Locumba. El senior Cueto. que era el nuevo cura, creyd llegada ]a oportu-
nidad de extraer el tesoro: pero tuvo que luchar con la resistencia de los
indios que veian en tal acto una odiosa profanacion. No obstante, asocii-
ronse algunos vecinos notables y acometieron ]a empresa, logrando descu-
brir los palos de pacny, esteras de calia y el loro.
Al encontrarse con el esqueleto de esta ave los indios se amotinaron,
protestando que asesinarian A los blancos que tuviesen la audacia de conti-
nuar profanando la tumba del cacique. No hubo form de apaciguarlos y
los vecinos tuvieron que desistir del empeiio.
En 1868, era ya una nueva generation la que habitaba Locumba: mas no
por cso so habia cstinguido la supersticion entire los indios.
El coronel don Mariano Pio Cornejo, que, despues de haber sido en Li-
ma Ministro de Guerra y Marina, se acaabab de establecer en una de sus
haciendas del valle de Locumba. encabez6 nueva sociedad para desenterrar
el tesoro. Trabaj6se con teson, sactrcnse piedras, palos, esteras y, por fin,
lleg6 6 descubrirse la canasta de mimbres. Dos 6 tres dias mas de trabajo








95 -
y todos creian seguro encontrar, junto con el cadaver del cacique, el ambi-
cionado tesoro.
Extraida la canasta vi6se que contenia el esqueleto de una vicuta.
Los indios lanzaron un espantoso grito, arrojaron hachas, picos y azado-
nes y echaron & correr aterrorizados.
Existia entire ellos la tradition de que no quedaria piedra sobre piedra
en sus bogares, si con mano sacrilega tocaba algun mortal el cadaver del
cacique.
Los ruegos, las amenazas y las dadivas fueron, durante muchos dias,
impotentes para veneer la resistencia de los indios.
Al cabo ocurriole A uno de los socios emplear un recurso al que con di-
ficultad resisten los indios:-el aguardiente. Solo emborrachindolos pudo
conseguirse que tomaran las herramientas.
Removidos los -fltimos obstaculos apareci6 el cadaver del cacique de Lo-
cumba.
Victoria!!! exclamaron los interesados. QuizA no babia ya mas que pro-
fundizar la escavacion algunas pulgadas para verse duefos de los anhela-
dos tejos de oro.
Un mayordomo se lanz6 sobre el esqueleto y quiso separarlo.
En ese mismo moment un siniestro ruido subterrdneo oblig6 & todos a
huir despavoridos. Se desplomaron las casas de Locumba, se abrieron grie-
tas en la superficie de la tierra, brotando de ellas borbollones de agua fdti-
da, los hombres no podian sostenerse de pie, los animals corrian espanta-
dos y se desbarrancaban, y un derrumbe volvia A cubrir la tumba del ca-
cique.
Se habia realizado el supersticioso augurio de los indios:-al tocar el ca-
daver, sobrevino la ruina y el espanto.
Eran las cinco y cuarto de la tarde del fatidico 13 de Agosto de 1868,
dia de angustioso recuerdo para los habitantes de Arica y otros pueblos del
Sur.







EL OBISPO DE LOS RETRUECANOS.


Don Josd Maria Perez y ArmendAris, vijdsimo quinto obispo del Cuz-
co, naci6 en Paucartambo, por los afios de 1727. A la edad de catorce afios
entr6 de alumno en el Seminario de San Antonio, del cual fu4, en 1769,
nombrado rector.








96 -
Cuando el seflor Las Heras pasd 6 desempeflar el Arzobispado de Lima,
designed el rey para la mitra del Cuzco 4 Perez ArmendAris, quien recibi6
las bulas pontificias en 1809, alcanzando A gobernar la di6cesis hasta el 9
de Febrero de 1819, fecha en que falleci6.
Fama han dejado en el Cuzco las agudezas del nonajenario obispo, que
era gran improvisador de coplas y muy dado a jugar con los vocablos. Va-
mos 6 apuntar aquellas muestras de su injenio que la tradition se ha encar-
gado de trasmitir hasta nosotros.
Mucho sentimos no encontrar manera pulcra de referir la historic de un
calemnbourg que hizo de las voices papel y piedra, A prop6sito de un coronel
apellidado Piedra que envi6d mala parte un billete que el obispo le diri-
jiera solicitando la libertad de un recluta.
Espaflol y caballero
Es Piedra, y tdcale a 41
Hacer uso de papel
Para................ .....
Tal proceder no me arredra
En semejante animal:
Yo soy indio, y como tal
...............con Piedra.
La malicia del lector suplirA lo que nuestra pluma calla.
Cuando, en 1814, estall6 en el Cuzco la revolution encabezada por Po-
macahua, proclamando la Independencia del Per6. el obispo hizo ostenta-
cion de sus simpatias por la causa patriota. Asi, al saber la derrota sufri-
da por el general realist Picoaga, unica victoria que en esa tan sangrienta
como desigual lucha alcanzaron los her6icos revolucionarios, dijo Armendd-
ris pdblicamente:
-Dios, sobre las causes que proteje, pone una mano; pero en favor de
la proclamada por el Cuzco ha puesto las dos.
Vencidos, al cabo, los patriots por el mariscal de campo don Juan Ra-
mirez y ajusticiados los caudillos Pomacagua y Angulo, cay6 la ciudad
nuevamente bajo la f4rula espafiola y Ramirez, hablando un dia de la con-
ducta revolucionaria del obispo, dijo:
-Ese viejo chocho ha perdido la cabeza.
A poco, cumpliendo con un deber de etiqueta. fud el obispo 4 visitor ,
Ramirez y. al despedirse, finji6 dejar olvidado el sombrero. El mariscal sa-
lid A darle alcance en el patio, para entregarle el abrigo capital, y le dijo:
-Mal anda esa cabeza, senor obispo.
Perez Armendaris contest inmediatamente:
Es cierto, mi general;
Aunque, si bien consider,
El que no tiene cabeza
No neccsita sombrero.







97 -
Pero si algo nos prueba, mns que el talent, la elevacion de animo del se-
iior Perez, es el siguiente sucedido.
Con motive de una provision de curatos, cicrto clrrigo, que vivia muy
pagado de su persona y meritos, envidiose de que se hnbicra favorecido S,
otro con un buen beneficio de los de segunda nominacion, le dijo al obispn:
-Probablemente su seiioria no sabe que casta de pijarn es fulano. Bis-
teme contarle que mantiene barragana y un celemin de hijos.
-Hola! Hola! jEsas teniamos? L16memeusted al sccretnrio.
El chismoso sali6 A cumplir el encargo, reconcnmidndose de gusto ante
la idea de que el diocesano iba a inferir grave desire nl acusado.
Cuando se present el secretario, acompafado del denunciante, le dijo el
senior Perez:
-Digame usted, don Anatolio ucuAl es el mas pingiie de los curatos va-
cantes?
-Ilustrisimo senior, el mejor curato es el de Tinta.
--Pues nombre usted para Tinta al pkjaro de quien tanto mal me ha di-
cho el sefor.
--Como! Ilustrisimo sefior!-exclam6 el chismoso dando un brinco.
Pero el obispo se hizo el desentendido y continue como hablando consi-
go mismo:
-Pobrecito! Padre de familiar! Cargado de hijos! Me alegro de saberlo...
;Pobrecito! Que tenga recursos para llenar con decencia las obligaciones
de su casa.........! Si! Si! Pobrecito......!
Jambs chismoso fud tan majistralmente reprendido.
Sin embargo el envidioso cldrigo, que habia sido el ojito derecho, el mima-
do del sefor Las Heras, tuvo empaque para protester con estas palabras:
-El antecesor de su sefioria no me habria agraviado asi!
-Como ha de ser, hijito? Paciencia!
En tiempo de Heras
Todo eras:
En tiempo de Perez
Nada esperes.
VW con Dios, que 61 te de luz y, sobre todo, caridad con el pr6jimo.




EL PRIMER CONSUL INGLES.

( PJINA HIST6RICA. )

A principios de 1824, y como acto que implicaba el reconocimiento de la
autonomia peruana, acredit6 el Gabinete de San James a Mr. Tomas Row-
croft, esquire, con el car&cter de consul de Inglaterra en Lima.
13








98 -
Cuando lleg6 al Peru el agent britanico, encontr6 la capital y el Callao
en poder de los realistas, A consecuencia de la revolution de Moyano.
Lima, la festival ciudad de Pizarro, presentaba el sombrio aspect de un
cementerio, y la yerba crecia en las calls por falta de transeuntes. El bri-
gadier espafol D. Mateo Ramirez traia, con la ferocidad de sus actos, ate-
rrorizados & los vecinos. Asomado A un balcon del convento de la Mer-
ced (dice un notable historiador contemporAneo) se divertia en hacer su-
bir 4 los pocos j6venes elegantes que atravesaban la plazuela y les hacia
rapar la cabeza, pretestando que Ilevaban el cabello i la republican. El
senior Besanilla, anciano respectable, fud puesto en cruz. frente A la puerta
de la Merced, por haber dicho que de un dia 6 otro llegaria Bolivar con
fuerzas patriots. Un farol, colocado sobre la cabeza del martirizado caba-
llero, permitia leer el siguiente cartel:-" aqui estarA colgado Besanilla, has-
ta que venga lA insurjente gavilla.)
Aun las mujeres eran victims del despotico brigadier que hacia encerrar.
por algunas horas, en los calabozos del cartel, A las limeias que lucian
aretes de coral 6 rizos en el peinado, adornos que el Robespierre del Peru,
como se le Ilamaba, calific6 de revolucionarios.
Prohibi6 que las tapadas usaran saya celeste ui otras prendas de ese co-
lor, que estuvo a la moda en la 4poca de San Martin, y condeno al servicio
de los hospitals a varias muchachas de g4nio alegre, por el crime de ha-
er cantado esta copla muy popular A la sazon:
A Don Simon Bolivar
Por Dios le pido,
Que de sus oficiales
Me de marido.
El brigadier Don Ramon Rodil manteniase en el Callao al mando de dos
mil soldados, y gozaba de gran prestigio y popularidad en el vecindario,
unanimemente realist, de esa plaza. El castellano del Real Felipe no ha-
bia aun recurrido 4 las medidas de rigor estremo que, mas tarde, le conquis-
taron siniestro renombre.
Tal era la situation 4 la llegada del consul ingles.
Mr. Rowcroft frisaba en los cincuenta afios y era el perfect tipo del gentle-
man. Acompanidbalo su hija, Miss Ellen, una de esas willis vaporosas y
de ideal belleza que tanto cautivan al viajero en un palco de Covent-garden 6
en las avenidas de Regent', Park.
Bolivar se encontraba en el norte y alli le envi6 sus credenciales el ajen-
te brit4nico, credenciales A que el Libertador puso inmediatamente el exe-
quatur.
El 5 de diciembre los realistas de Lima emprendieron la retirada al Ca-
llao. Sabiase, con fijeza, que el 7 debia entrar Bolivar en la capital.
A las diez de la nmafana del 6 Mr. Rowcroft, acompafiado de su hija, se








99 -
dirijio en su coche al Callao, donde ya lo esperaba una embarcacion de la
fragata inglesa Cambridge. Hasta las cuatro de la tarde permaneci6 6
bordo el consul en conferencia con el comandante de la nave.
A Rodil no podia dejar de ocurrirsele que aquella entrevista, en visperas
de Ilegar Bolivar, era motivada por razones de political adversas & la causa
del rey, y se paseaba impaciente en el corredor del resguardo.
Al desembarcar el ccnsul se le acerc6 el brigadier, di6 galantemente el
brazo A Miss Ellen y la acompafi6 hasta el estribo del coche.
-Sefor general, pregunt6 en mal espanol Mr. Roweroft, no haber peli-
gro en el camino ?
-Ninguno, senior consul, contest Rodil; sin embargo, aqui tengo listo
un pase, firmado por mi, para las avanzadas del rey.
Very well Muchas gracias, repuso el consul, guardrndose el papel
en el bolsillo.
--Si hay peligro para ousted, continue Rodil, sera por parte de la mon-
tonera insurjente.
--Oh, n6 patriots cenoeer mi mucho...... montoneros rmy friends......
estar amigos.
Sonri6se Rodil, se estrecharon la mano, sent6se el consul al lado de su
hija y el carruaje se puso en march.
La Altima avanzada de los espaFioles estaba en Bellavista, protejida por
los cafiones del castillo. El official que la mandaba aproxim6se A la porte-
zuela del coche, se impuso del salvo conduct, y dijo:
-Hasta aqui, senior consul, se ha entendido usia con nosotros y no le
ha ido mal. En el resto del camino entiendase con los insurjentes. ; Buen
viaje !
Miss Ellen, a pesar de no entender el espaiol, crey6 encontrar algo de
siniestra burla 6 de encubierta amenaza en el acento del official : tuvo lo
que se llama una corazonada, una de esas intuiciones misteriosas de que
Dios fu6 pr6digo para con la mujer, y dijo en ingl6s ai su padre:
-Tengo miedo, regresemos al Callao.
--Nifia nifia murmur el consul con tono carifioso y de paternal re-
proche. Tengo deberes que cumplir en Lima......Media hora mas y habre-
mos llegado.
Y, dirigiendose al auriga, aiadi6 :
--Go head!
Cuatro minutes despues, al pasar por cl Carrizal de Baquijano, una llu-
via de balas cay6 sobre cl carruaje.
El cochero torci6 bridas y, A escape, tom6 el camino del Callao.
La ddbil j6ven iba desmayada, y Mr. Rowcroft, atravesado el vientre
por una bala, se retorcia en angustiosas convulsiones.








-100-
Rodil, que continuaba su paseo en el corridor del arsenal, se manifest
muy solicit para asistir al herido, que muri6 doce horas despues auxiliado
por el cirujano de la Cambridge.
El dia 11, y despues de embalsamado el cuerpo, desembarcaron cien ma-
rineros de la fragata, la oficialidad inglesa y la de la corbeta francesa Di-
ligente. Embarc6se el finebre cortejo en quince lanchas, dispar6se, de mi-
nuto en minute, un cafionazo, y el cadaver fu6 sepultado en la isla de San
Lorenzo.
A qui6n culpar de este crime ?
*
Don Gaspar Rico y Angulo, periodista espanfol, redactor del Depositario,
liternto sin literature, gran aficionado al chiste grosero, hombre de carc-
ter atrabiliario y confidante de Rodil, pretondi6, en su infame papelucho,
echar la responsabilidad sobre los guerrilleros patriots. Mas, por la des-
cripcion que hizo del entierro, hay derecho para juzg-r que entire los rea-
listas dol Callno se tributaron aplausos al crime. Y para que no se diga
qne opinamos & la birlonga 6 sin fundamento, copiaremos un articulo que,
firmadro por Rico y Angulo, apareci6 en el DPpositario del Callao, corres-
pondiente al 17 de Diciembre, vispera del dia en que lleg6 4 Lima la gran
noticia de la victoria de Ayacucho.
"ESPECTACULOS PuiBLTCOS.-El dia 11 se present uno muy pomposo,
I 4 la viqta de este pueblo, en el entierro de Don Tomas Rowcroft sin tri-
c pas. Parte de ellas se las achicharraron 4 balazos los montoneros de la
a Patria gran p......erra, y el re;iduo de las que formaban el bandullo se
( las estrajeron para embalsamarlo. Cuando emprendieron esta operation,
, muy rara en estos paises, dijeron Ins dolientesque ]a practicabanpara po-
a der lievar 4 L6ndres reliquias del difunto; pero hubo de ocurrir algun em-
barazo y las llevaron 4 lavecina y desierta isla de San Lorenzo donde
c descansan en paz, si no les hacen guerra las aves de rapifia que tienen y
c no tienen Alas. Unas gentes decian que el foretro pesaba much porque
iba Ileno de onzas de oro; y otras propalaban que el difunto olia a azufre
, porque se lo llevaron los diablos. Si todo eso se dice y so oye en un pue-
, blo civilizado y en el siglo de las luces, I qu6 habrian dicho en un siglo
(C de barbaric? Nuestros beatos, beatas y algun fraile de los espectadores re-
, pararon en un clerigo, que no hay demonio que les persuade ser eclesias-
c tico de la comunion cat6lica, porque no le vieron capa. pluvial, casulla, so-
a brepelliz, estola, ni vieron adjunto sacristan, cruz, acetre, hisopo ni agua
C bendita. Y no digo lo que dijeron de este ministry consolador de los lu-
, teranos, porque no es bueno descubrir todos los disparates que se pronun-
c cian.)
Para muestra basta un boton. Asi y con mayor crudeza de palabras,
pues el escritor tenia a gala ser erudito en el vocabulario obseno, estAn es-