<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo XLVI
DLOC UFLAC
Package Processing Log
.logFileName { font-size:x-large; text-align:center; font-weight:bold; font-family:Arial }
.logEntry { color:black; font-family:Arial; font-size:15px; }
.errorLogEntry { color:red; font-family:Arial; font-size:15px; }
.completedLogEntry { color:blue; font-family:Arial; font-size:15px; }
Package Processing Log
2/26/2013 4:22:15 PM Error Log for AA00013094_00045 processed at: 2/26/2013 4:22:15 PM
2/26/2013 4:22:15 PM -
2/26/2013 4:22:15 PM The 'level' attribute is not declared.
2/26/2013 4:22:15 PM The 'order' attribute is not declared.
2/26/2013 4:22:15 PM The 'level' attribute is not declared.
2/26/2013 4:22:15 PM The 'order' attribute is not declared.
2/26/2013 4:22:15 PM -


STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00045
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00045


This item has the following downloads:

( HTML )


Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 748a
        Page 749
        Page 750
        Page 750a
        Page 750b
        Page 750c
        Page 751
        Page 752
        Page 752a
        Page 752b
        Page 753
        Page 754
        Page 754a
        Page 754b
        Page 755
        Page 756
        Page 756a
        Page 756b
        Page 757
        Page 758
        Page 758a
        Page 758b
        Page 758c
        Page 758d
        Page 759
        Page 760
        Page 761
        Page 762
        Page 763
        Page 764
        Page 765
        Page 766
        Page 767
        Page 768
        Page 769
        Page 770
        Page 771
        Page 772
        Page 773
        Page 774
        Page 775
        Page 776
        Page 777
        Page 778
        Page 779
        Page 780
        Page 781
        Page 782
        Page 783
        Page 784
        Page 785
        Page 786
        Page 787
        Page 788
        Page 789
        Page 790
        Page 791
        Page 792
        Page 793
        Page 794
        Page 795
        Page 796
        Page 797
        Page 798
        Page 799
        Page 800
        Page 801
        Page 802
        Page 803
        Page 804
        Page 805
        Page 806
        Page 807
        Page 808
        Page 809
        Page 810
        Page 811
        Page 812
        Page 813
        Page 814
        Page 815
        Page 816
        Page 817
        Page 818
        Page 819
    Indice del tomo XLVI
        Page 820
Full Text


























REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES





















































Imprenta y Casa editor ,CONIm Peri 684. Buenos Aires











REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD


DE BUENOS AIRES


PUBLICADA. POR ORDEN DEL CONSEJO SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD




SECRETARIO DE LA DIRECCION

CORIOLANO ALBERINI








Af~o XVIII. Tomo XLVI. Articulos originales










BUENOS AIRES
DIRECTION Y ADMINISTRATION
430, VIAMONTE, 430
1921












-'
-9.



Am /


LAlIN
AMERICE












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE BUENOS AIRES









SEMANTICA ARGENTINA






En el tomo XXV de esta revista publiqu6 un ensayo de se-
mantica argentina que intitulaba Acepciones nuevas. Fu6 trans-
crito por la important revista madrileia La Espaia modern
y por un error vino a ser incluido como capitulo de mi Guia del
buen decir, debiendo corresponder a la obra Crecimiento del ha-
bla, que ain tengo en preparaci6n.
Acepciones nuevas era un ligero ensayo, y a prop6sito de 61
dijome Gagini, el mis erudito fil6logo costarriquelo, que era de
lamentar que fuera tan breve. En prueba de que habia much
que aiadir voy a presentar ahora una de las parties que corres-
ponden al capitulo, ya que s6lo tratar6 de ejemplificar los casos
en que se design una cosa con el nombre de otra que se le parece
o que con ella tiene algin cardcter comin; y como esta misma
ejemplificaci6n resultaria demasiado extensa si fuera a consig-
nar todos los caracteres de cada una de las species vegetables
o animals que tengo ocasi6n de nombrar, me limitar6 a dar las
denominaciones y a lo sumo una ligera explicaci6n, y he de
omitir a la vez, en m6rito de la concisi6n, las citas que podria
aducir para dar fe de las nuevas acepciones que present.
Hay tanto que espigar en el campo de las investigaciones
filol6gicas que nunca se terminaria la cosecha.
<< La filologia argentina estA por crearse >, tal dice el doctor
Ricardo Rojas en su Historia de la literature argentina (tomo I,











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


pAg. 529) y no dejard de tener raz6n. Son muy apreciables los
trabajos del doctor Segovia, Garz6n, Granada, Lafone Queve-
do, Monner Sans, Bermfidez, Carriegos, doctor T. A. Martinez
y otros en cuanto ellos aportan valiosos elements, material
prima, si se quiere, para el mejor conocimiento de nuestra ha-
bla, mayor copia de datos y antecedentes para facilitar la soln-
ci6n del problema que crey6 resolver el doctor Abeille con su
discutido libro El idioma de los argentinos; mas, es innegable
que nos ha faltado un Cuervo, el estudioso genial que pueda
dominar con amplia y a la vez profunda mirada las leyes filol6-
gicas, vale decir, gramaticales, etimol6gicas, hist6ricas y lexi-
cograficas que ataien a nuestra habla, leyes que han de tener
como fuente principal de studio la obra literaria.
El doctor Rojas, en su Historia de la literature, nos ofrece
quiza el mejor esbozo que se haya trazado hasta hoy respect a
la influencia ejercida por los idiomas aut6ctonos y por los otros
factors que ban tenido acci6n sobre el castellano hablado en la
Argentina, influencias que, por ser de orden regional o por re-.
fluir a los otros paises hispanoamericanos, no alcanzan ni alcan-
zardn nunca, como creo haberlo demostrado (El castellano en
America, su evolucidn, Porvenir del habla castellana en Ameri-
ca), a destruir la unidad del habla castellana.
Podemos contarnos, los argentinos, entire los que mAs han
descuidado el studio de su habla y somos, sin duda alguna, los
que mis debidramos preocuparnos de ella, dada la complexidad
de factors o elements que han obrado, mis variados idiomas
indios y mayor cosmopolitismo ante todo. Y podemos hacer tal
aseveraci6n a pesar de existir studios de much m6rito; pero,
la verdad es que con el mismo criterio empleado por el doctor
Rojas para decir que < a filologia argentina estA por crearse >
podriamos decir tambidn que esth por crearse la filologia chile-
na, por ejemplo, a pesar de la sapientisima obra del gran Bello
y de las notables producciones de Z. Rodriguez, Echeverria, los
Amunitegui, los P. Ortfizar y Ronmn, T. Guevara, VAsquez
Ciudad, Cafias Pinochet, Figueroa y de Lenz, quien sigue estric-
tamente los procedimientos de investigaci6n mas cientificos;
otro tanto podriamos decir de la ecuatoriana, que cuenta entire
sus cultores a Cevallos, a Tobar, al doctor H. VAsquez, al entu-












SEMANTICA ARGENTINA


siasta professor de gram~tica, senior Gustavo Lemos R., de quien
leo interesantisimos studios de semantica en El Teldgrafo de
Guayaquil, y al doctor Mateus, autor de los Provincialismos
ecuatorianos; y, para dejarnos de seguir enumerando, podria-
mos concluir sosteniendo que el finico pais de habla castellana
que tiene una filologia mas acabada es Colombia, y ello gracias
a una obra que por el titulo podria hacer suponer que estA
escrita muy a ]a ligera; demas estard advertir que me refiero
a las Apuntaciones de Cuervo.
Acaso sea entonces mas acertado decir que la filologia argen-
tina se esta creando, mAxime desde que tenemos hoy el valioso
aporte del mismo doctor Rojas. Y ya que es ciencia que require
en sus investigaciones el metodo inductivo, just sera reconocer
algfin merito siquiera en toda obra qne analice nuestra habla,
aun cuando el procedimiento adoptado no se ajuste estricta-
mente a la modern ciencia del lenguaje.
Omitiendo mayores digresiones same dado entrar al punto
de nuestra semantica que me he propuesto explayar en este
articulo.

El designer una cosa con el nombre de otra que se le parece o
que con ella tiene algin caracter coming es caso muy frecuente.
Se produce muchas veces por ignorancia del t6rmino apropia-
do: el que desconoce la palabra que corresponde, de algin modo
ha de expresarse y he aqui que recurre al nombre de la cosa,
ser u objeto que mAs se asemeja, que guard mayores relacio-
nes o que por lo menos ofrece algunos caracteres comunes con
aquello que quiere designarse; es la metafora obligada.
< El sentido nuevo, dice Brral (Semdntica, cap. XIV), sea el
que fuere, no pone fin al antiguo. Existen los dos, el uno al lado
del otro. El mismo t6rmino puede emplearse alternativamente
en el sentido propio o en el metaf6rico... A media que una pa-
labra recibe una significaci6n nueva, parece multiplicarse y
producer ejemplares nuevos, semejantes por su forma, pero dife-
rentes por su valor. >
Todas las lenguas de las naciones civilizadas, prosigue el
mismo autor, participan de este fen6meno de multiplicaci6n,
que llama polisemia. Y agrega : < Cuantas mas significaciones











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


ha acumulado un t6rmino, mayor diversidad de aspects de
actividad intellectual y social se debe suponer que represent.
Se dice que Federico II veia en la multiplicidad de acepciones
una de las superioridades de la lengua francesa : queria decir
sin duda, que esas palabras de sentidos mfiltiples eran prueba
de una cultural mas avanzada >.
Entremos a observer c6mo crece, c6mo se enriquece el caste-
llano en nuestra patria obedeciendo a este principio de semin-
tica.
Si, atraidos por las mAs vistosas galas de la naturaleza, pe-
netramos a un florido jardin, tendril para rato nuestra investi-
gaci6n filol6gica con el trastrueque que se produce en la deno-
minaci6n vulgar de las flores; en cada provincia, si no es en cada
pueblo, se dan nombres distintos, precisamente porque se apli-
can a las plants y flores cuyo verdadero nombre no se conoce
el de aquellas que se les parece, o el de cosas o series que tienen
alguna semejanza. Asiresulta, por ejemplo, que se llama cam-
panilla, no s6lo a las campdnulas, sino tambi6n a las petunias,
ipomeas y a otras flores mas o menos parecidas. Hay un acanto
que denominamos cucaracha, y se debe tal designaci6n al pare-
cido que facilmente descubre, no tanto la vista como el olfato,
entire este insecto y las florecillas de la plant, florecillas que
estAn dispuestas en alta espiga; dragon, dicen otros, y presumo
que aplican tal t6rmino, no porque se descubra algfin parecido
con otra plant del mismo nombre, que es de hojas lanceoladas
y de primorosas flores, sino porque se habri advertido alguna
semejanza entire las dentadas hojas del acanto y las alas del
drag6n. A la igualdad de forma deben su nombre los conejitos
(antirrhinum), segin otros boca de le6n. Por la semejanza de
forma y color Ilamamos bot6n de oro a la sanvitalia y a otras
plants de flor parecida; en Espafia dan igual designaci6n al
raninculo, marimoia o francesilla. El aspect de las flores nos
ha hecho bautizar con el nombre de escarapela a la plant de
jardin que en Espafia conocen como malva loca, real o rosdcea
(althoea rosea; y a igual motivo deben su denominaci6n la floor
de papel (zinnia), la for de seda (portulaca), la for de nieve (ibe-
ris) y otras muchas. A la bellorita (bellis perenne) le ilamamos
coqueta, en Espafna es margarita; en la provincia de Buenos











SEMANTICA ARGENTINA


Aires damos este nombre (margarita) a la verbena, y en las
provincias de San Luis y Mendoza, al nardo.
Si extendemos esta investigaci6n hasta mAs alli del jardin,
reparando en nuestra flora (1), hallaremos una cantidad de
plants que toman el nombre de otras plants o de cosas que se
les parecen, pero adoptando la terminaci6n diminutive illo, pre-
cisamente la que menos usamos en el habla habitual, porque es
casi de exclusive preferencia la terminaci6n ito. Han sido dadas
estas denominaciones por espaiioles n obedecen a la norma que
ofrecen los nombres de otros vegetables y hay que contar que no
siempre existe la diminuci6n en el tamaio que pueda justificar
la necesidad del diminutivo. He aqui, por orden alfa.b6tico, mu-
chas plants que estan en esta condici6n: alelicillo (es una hier-
ba perenne, el alyssum maritimum) (2); alfilerillo (tenemos tres
species : alfilerillo macho, hembra o comin y almizclado : ero-
dium geoides, cicutarium y moschatum); algarrobilla (atchemilla
lechleriana) ; alpistillo (es una graminea de los banados : phalaris
augusta); batatilla purgante (abunda en el litoral, es el solanum
commersonii); bejuquillo (ionidium parviflorum); canutillo (pasto
muy engordador que abunda en el Chaco); cebadilla (esta voz
consta en el Diccionario, aunque aplicada a plants que no
coinciden en sus caracteres con las que reciben el mismo nom-
bre en la Argentina : poa bonaerensis, bromus unioloides y hor-
deum murinum, pastos que tienen algdn parecido con la cebada);
clavelillo (zinnia pauciflora); coronilla (es una nictagindcea sa-
ponifera de Santiago del Estero : bougainvillea stipitata); coro-
nillo (es una ramnicea que tambidn abunda en Santiago del
Estero y se extiende a otras regions boscosas : scutia buxifo-
lia); coronillo blanco (es una nictaginacea: bougainvillea stipita-
ta); chanarcillo (gourliea subtropicalis); duraznillo blanco (sola-
num glaucum) y negro (cestrum parqui); escobilla scopariaa dulcis);
espartillo (sporobolus arundinaceus); espinillo (tambi6n <

(1) Obras de Azara, Holmberg, Spegazzini, Gallardo, etc.
(2) Como la explicaci6n de las caracteristicas de cada una de las espe-
cies o variedades que nombro, tal como lo hace el Diccionario de la Aca-
demia, me tomaria much espacio, me limitar6 a dar los nombres cientificos
y alguna que otra ligera indicaci6u.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


mo> : acacia cavenia y atramentaria); flechilla o saetilla (es una
graminea : cenchrus tribuloides); garbancillo (astragalus uniful-
tus o garbancillo); granadilla (passiflora foetida); granadillo
(solanum etaeguifolium); hediondilla (cestrum lorentzianum o ces-
trum pubens); higuerilla (tdrtago o ricino); jaboncillo (sapindus
saponaria y panicum urvilleanum); jarilla (abunda en el interior,
O. y N. tanto como la jara en el centro y mediodia de Espaila :
bulnesia retamo y larrea divaricata); junquillo de los baiados
(sisyrinchium); malvilla (erodium malacoides); meloncillo (arbus-
to que da unas bayas con olor a mel6n : capparis teweediana y
agonandra excelsa); naranjillo (zanthoxilum naranjillo y solanum
oblongum) ; pajilla de los baiados (polypogon montpeliensis) ; pelu-
dilla (es una rubiAcea : richardsonia pilosa); pelusilla (evolvulus
villosus); perilla (en Tucumdn y Santiago del Estero es sacha-
pera : acnistus australis); plumerillo (llamado tambidn penacho
rojo en Buenos Aires : calliandra twediei); porotillo (lathirus
edulis); quebrachillo (iodina rhombifolia, weinmannia organensis
y acanthosyris spinecens); romerillo (venenoso para las ovejas :
eupatorium virgatum); sunchillo (es diminutive de >
plant cuyo nombre proviene del quichua sunchu, que a su vez
puede ser simple corrupci6n del castellano < : pascalia
glauca); tabaquillo (en Tucunmn y Salta es conocida por queifoa:
polylepis racemosa); tomatillo (encu6ntrase en las provincial del
norte : solanum nitidaum); uvilla (arbusto : barberis ruscifolia);
uvilla del diablo (cissus striata); vinagrillo rastrero (oxalis corni-
culata) y rosado (oxalis martiana); violetilla o bejuquillo planta
herbdcea de flores parecidas a las violetas : ionidium parviflo-
rum); zapatilla (calceolaria teucrioides), etc.
No faltan algunas denominaciones con ito y son 6stas, sin
duda alguna, las de formaci6n mds popular; tenemos en esta
cuenta las siguientes : caiitas (es una hierba : panicum grumo-
sum); munditos o globitos (enredadera, cardiospernum halicaca-
bum y cardiospermum grandiflorum); patito o for de patito (inica
orquidea que es comdn en la provincia de Buenos Aires); pitito
o floor de pitito (enredadera : tropeolum pentaphylum), etc.
En las provincias y gobernaciones del norte (TucumAn, Salta,
Jujuy, Santiago del Estero y region oeste de Formosa y del
hlaco) se toma al quichua sacha como seudoprefijo para bauti-











SEMANTICA ARGENTINA


zar a las plants (tambi6n a los animals) con el nombre de las
otras plants o cosas que en algo se les asemejan; asi se tienen:
sacha-alfa o sacha-alfalfa (verbena erinoides y verbena tenera);
sachacebil (pitadenia communis); sacha-col (staurostigma vermi-
toxicum); sacha-guasca (enredaderas : bignonia arrabidae y big-
nonia cyananchoides); sacha-higuera caricaa quercifolia ojatropa
macrocarpa); sacha-limnn (xanthoxylum naranjillo); sacha-man-
zana (nuprechtia excelsa; sacha-mel6n (castela coccinea y capparis
tiveediana); sacha-membrillo (acnistus parviflorus); sacha-naranjo
(citrus aurantium); sacha-paraiso (pentapanax angelicifolius); sa-
cha-pera (acnistus australis); sacha-rosa (pereskia sacharosa), etc.
Todas estas denominaciones s6lo se mantienen cuando se trata
de plants regionales; las que prosperan en otras parties no
conservan el nombre; asi vemos que la sacha-pera, por ejemplo,
es conocida en C6rdoba con el nombre de perilla; el sacha-lim6n
es naranjillo en otras parties; el sacha-mel6n, meloncillo; etc.
Y no he de pretender, por cierto, que today esta series de sachas
se trasplanten al diccionario como voces del habla castellana;
resultan simples provincialismos o regionalismos.
Continuaremos con nuestra flora.
En algunos casos la semejanza es tan evidence que la desig-
naci6n result precisa, tan segura que es la misma hasta en regio-
nes que distan bastante entire si. No podria darse otro nombre
mis adecuado al candelabro cereuss haematurieus), cacticea de
las regions del norte; al casco romano, orquidea del Chaco y
de Misiones, de flores que imitan fielmente la forma de los anti-
guos cascos romanos; otro tanto ocurre con la borla de oro
,'(ii in, 1I; bruphtalmoides), con las colas de zorros o de zorri-
llos (1) (hordeum compressum y hordeum alopecurus), con los
cucharones de los bailados (echinodorus grandiflorus), con las
flechas de los baiiados (sagittaria montevideensis), con la paja de
plata (calamagrostis montevideensis), etc.
De la vaguedad o falta de precision en el parecido result en
ocasiones la consiguiente diversidad de nombres : abunda la
coesalpinia gilliesii, arbusto de flores amarillentas con largos
estambres rojos, que llaman barba de chivo o de chivato, discipli-

(1) En Espaia llaman cola de zorra a una graminea muy semejante.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


nas de monja, lagaia de perro, mal de ojo, etc.; la clematis hilarii
o bonariensis, enredadera silvestre que abunda en todo el lito-
ral argentino, es denominada zarza, zarza cimarrona, parra-
plumero, barba de viejo (1) (y es 6sta, sin duda, la designaci6n
mds acertada), cabellos de dngel (en Santiago del Estero dan este
mismo noinbre a la cuscuta), plumeros de la virgen, etc.; el hype-
ricum connatum es un arbusto no menos abundoso en nombres,
como que lo llaman cucharera de la sierra, sombreritos, orejas de
gato (2), etc.
Hay comparaciones que resultan realmente originales o ca-
prichosas, tales las de llamar amor seco a una compuesta, la
heterospermum diversifolium; buche de pavo, a la aristolochia par-
viflora; came gorda, al heliotropium peruvianum y al talinum
patens o racemosum; cuernos del diablo o wuas de vieja, a una
plant viscosa del orden de las tubiflorales, que es comfn en las
provincias del norte (la martynea lutea); huevo de gallo a la sal-
pichroa rhomboidea (en el interior, villa del campo); lata de
pobre, al piper medium; palo borracho (arbol del norte, de tronco
irregularmente abultado que semeja una botella o un tonel), a la
chorisia insignis; sombra de toro, a la iodina rhombifolia; tripa
defraile, a una enredadera conocida tambi6n por caracol (pha-
seolus caracalla); una de gato (garabato macho en las provincial
del norte), a la acaciafurcata; etc.
Llmase mostacilla al tamaris gallica (conocido en algunas
regions impropiamente por tamarindo, por confusion de voices
parecidas : tamaris, tamarindo), porque sus florecillas semejan,
antes de abrirse, cuentecillas menudas. Por raz6n semejante
reciben igual denominaci6n una hierba annual, la raphanus ra-
phanistrum; la mostaza, rama negra o mostaza negra (brassica
nigra) y la mostaza blanca (rapistrum rugosum). Mostacilla es
tambien trrmino despectivo, que usan principalmente las j6-
venes casaderas para designer a los jovencitos que pretenden
galantear como si fueran adults.


(1) En Santiago del Estero dan este nombre a una bromelidcea, la tilland-
sia usnoides vasee Flora y fauna, por el doctor ANTENOR ALVAREZ, 1919).
(2) En Santiago del Estero llaman asi a una convolvulacea, la dichondra
villosa y llaman oreja de rat6n a la dichondra repens (doctor Alvarez).











SEMANTICA ARGENTINA


Si del reino de Flora pasamos al de Pomona no faltarAn otros
ejemplos. Bien conocido es en toda America con el nombre depi-
ia el fruto del anand; pero vAyanse con cuidado los que ofrezcan
una piia, que por estos mundos, como por Santander, < dar una
pifa>> es dar una pufada. Convengamos en que no deja de existir
alguna semejanza entire la fruta del pino y un puilo bien cerrado.
Es evidence el parecido que nos hace llamar guinda pampa
al solanum sisymbriifoliu~.
En el reino animal no dejan de abundar estas populares me-
trforas. Los chicos y algunos grandes... de escasa erudici6n, sin
duda, llaman linternitas a las lucirnagas y palomitas a las ma-
riposas. Los desdentados mAs conocidos en la Repfblica son el
peludo (dasypus villosus) y la mulita (tatu hybridss, esta iltima
debe su nombre a cierta semejanza, especialmente en la forma
de la cabeza, con la mula; el oso hormiguero (myrmecophaga ju-
bata) tiene algo del aspect de los osos, principalmente en la
disposici6n del cuerpo y de las patas; entire los carniceros con-
tamos el zorrino mephitiss suffocans), que debe su nombre a cierto
parecido con el zorro. En los pAjaros tenemos la ratona (tryotho-
rus platensis o troglodites furvus) muy semejante a n ratoncillo
en el color, en el tamaiio, en la manera de correr y hasta en los
hAbitos; el gallito (rhinocrypta lanceolata), que habitat en la pre-
cordillera desde un extreme al otro de la Argentina (1); el pyro-
cephalits rubineVs, que en Buenos Aires denominamos churrin-
che por onomatopeya, conocido al oeste de la Repiblica por bola
de fuego, en el interior por fueguero o sangre de toro y en Co-
rrientes por solcito o hijo del sol; el hornero (furnarius rufus o
vadius), casero o caserita en el norte, que fabric una casita de
barro en forma de horno; el pdjaro campana (chasmorhynchus
nudicollis), que emite un grito que recuerda el son de las cam-
panas; la tijereta (milvulus violentus o muscivora tyrannus), tije-
rita en C6rdoba, tijerilla en Santiago del Estero (como en Costa
Rica), que toma el nombre de la forma de la cola (el 16xico trae
tijereta : ave palmipeda de la America meridional; se trata de


(1) Hay otras aves que deben su nombre al parecido con las galliniceas :
el gallito de agua o aguapezd (jacana jacana), la gallineta de agua o ypacahd
(aramides ypacahd), etc.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


otra ave); y fAcil seri notar la causa o los caracteres comunes que
han dado nombre al burrito (coryphistera alaudina), al corbatita
(spermophyla coerulescens), al pecho rojo (trupialis militaris), al
pico de plata (lichenops perspicillatus), a la viudita (1) (monjita
en Santiago del Estero : toenioptera irupero) y otros pAjaros.
Entre las zancudas contamos la bandurria (harpiprion coerules-
cens) y la espdtula (platalea agaja) que debe su denominaci6n a
la forma del pico. En los peces podemos citar los ejemplos si-
guientes : pez cofre (ostracion triqueter), chanchito heross facetus
o jenynsi), dentudo (rhaeboides bonaerensis), dorado (salmidis pla-
tensis), pez erizo (diodon hystrix), pez rojo (carassius auratus), etc.
En los insects tenemos el bicho de candado o torito, escarabajo
con una especie de cuerno que al caer sobre dos dientes que
sobresalen de la cabeza cierra como si fuera un candado; el
bicho de cesto, designado por Berg occeticus platensis; el bicho
moro, que debe su nombre al color y algunos otros ejemplares
no menos interesantes.
Dejard en este punto la historic natural para entrar a consi-
derar, por orden alfabttico, otras voces que han adoptado nue-
vas acepciones respondiendo al mismo principio que vengo
estudiando :
Abra (ensenada o bahia, abertura entire dos montaias), nos
sirve para nombrar la abertura o pasaje que esti entire arbole-
das o bosques; si ha sido abierta expresamentq para servir de
senda, se llama picada.
Aguada, no es s6lo la provision de agua potable que lleva
un buque o la que sirve para proveerlo; sino tambien cualquier
dep6sito de agua que se encuentra tierra adentro, en campos o
terrenos.
Albardon, pequefia loma que se destaca entire terrenos bajos,
anegables.

(1) Llimase tambidn viudita al menor de los loros brasilefios que suele
verse en Misiones (psittacula passerina) y dase este mismo nombre a un
mono de Venezuela y Colombia (callithrix personatus). Quien quiera multi-
plicar estos ejemplos abarcando todos los paises de habla castellana recurra
al Ensayo de una synopsis de los nombres cientificos y vulgares de la fauna
americana, que ha publicado en el Boletin de la Real Academia (nOs de fe-
brero de 1917 y siguientes) el erudito fil6logo Miguel de Toro Gisbert.











SEMANTICA ARGENTINA


Llamamos andador a la pollera, aparato de mimbre general-
mente, que se emplea para que aprendan a andar los chicos,
aparato que a su vez tom6 nombre del que sirve para guardar
pollos; en cambio, usamos esta voz pollera, lo mismo que en
Chile (Echev. y Reyes), Perl (Arona) y otros paises sudame-
ricanos, para designer la prenda de vestir que en Espaiia recibe
tambien los nombres de saya, falda, basquiiia, brial o guardapies,
y es indudable que este cambio de denominaci6n naci6 en la
6poca del miriiiaque, tan parecido en su forma a las polleras.
La filtima edici6n del 16xico acad6mico ha dado cabida a esta
nueva acepci6n de pollera.
En la Argentina, como en Chile (Amunitegui Reyes, Etche-
verria y Reyes), son aros los aretes, zarcillos, arracadas o pen-
dientes; tambien se les llama caravanas, especialmente a los
pendientes grandes que antes se usaron y se les daria tal nom-
bre por estar formadas de diversas piezas que van juntas, pen-
dientes unas de otras.
En nuestros campos se atraoan las personas y cosas, como si
fueran embarcaciones; vale este verbo por arrimarse o acer-
carse. En el Peri (Arona), atracarse a la opinion de uno, es
adherirse a ella.
Bagre, nombre de uno de los mis feos y despreciados peces
de Am;nrica, es, metaf6ricamente, mujer muy fea y despreciable.
Recibe igual o parecido significado esta voz en Chile (Etcheve-
rria y Reyes), Perd (Palma) y Costa Rica (Gagini); en Colombia
(Cuervo) design lo charro y de mal gusto; en San Salvador
(Barberena) y en Honduras (Membreiio) equivale a listo, astuto,
daloso yfraudulento, por lo resbaloso del pez.
Damos el nombre de balde al cubo, generalmente de lat6n y
mAs ancho en la boca que en el fondo (de forma de cono trunca-
do invertido),- y el mismo cambio es comfin entire mariners y en
algunos puertos de Espaia.
Llamamos bafiadera al bano (pila para bafiarse), banista al ba-
ilero, y nuestros baiados, como ya lo advierte ]a iltima edici6n
del Diccionario, son terrenos o campos bajos y pantanosos.
Tambien se da el nombre de esteros a los bailados, especialmente
hacia el norte de la Repiblica.
Bocado, es la atadura que se pone en la boca de las caballe-











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


rias, especialmente mientras se las doma, y hace las veces de
freno. En las provincias del interior y oeste es guatdn, voz in-
digena.
Rara vez se oye en la Argentina la voz coastal, decimos bolsa;
tampoco se usa saco en la acepci6n de bolsa.
Brete, cepo o prisi6n que se pone a los reos en los pies, es en
la Argentina el sitio donde se acorralan las haciendas para ma-
tarlas o marcarlas (usado por Blasco Ibdieez en Sangre y Arena).
Nuestro vulgo llama cajetilla al petimetre y, en cambio, para
designer la cajetilla de cigarrillos se emplean las voces paquete
o atado.
En la Argentina, como en casi toda la Amdrica, Ilamamos
calcetas a las aves que segfin el lWxico serian calzadas : gallina
calceta, paloma calceta, etc.
Caiada : damos esta denominaci6n al baiado o estero que
estA comprendido entire dos lomas o sierras; si es de aguas pro-
fundas se llama caiad6n.
Decimos comfnmente carretillas por quijadas; presumo que
proviene esta nueva acepci6n del parecido que tiene con algu-
nas carretillas la mandibula inferior de muchos animals. Bien
puede ser que obre la influencia de la voz < carrillo >, que de-
signa la parte carnosa de la cara desde la mejilla hasta lo bajo
de la quijada, ya que ]a parte huesosa entra a la vez en funci6n
al comer a dos carrillos. Llimase tambi6n carretilla, en el cam-
po, al fruto de una variedad de tr6bol (medicago lenticulata),
fruto que tiene las vainas erizadas de finas espinitas que pare-
cen dientecillos; se enredan en la lana de las ovejas, como si
mordieran, y result dificil y molesta su extracci6n.
En nuestra campaiia se di6 el nombre de castillos a unas ca-
rretas de bueyes, altas, con techo curvo recubierto de cine.
Hoy poco se usan.
Cazcarria es el esti6rcol adherido al vell6n de la oveja.
Al caballo que queda con la cola pelada le ilaman chair, por
comparaci6n con el instrument que lleva este nombre.
La chala, voz quichua que da nombre a las espatas del maiz,
secas o verdes (y no solamente verdes, como anota el Dicciona-
rio), es designaci6n familiar del papel moneda; y al que tiene
abundancia de dinero le llaman chaludo.











SEMANTICA ARGENTINA


De charque o charqui, voz del quichua que nombra el tasajo o
came desecada, derivamos charc6n, adjetivo que aplicamos a las
caballerias que sin estar flacas lo parecen por su aspect.
Sacar o hacer saltar chocolate o la chocolate es aqui, en Chile
y Peri lo que en Espaiia llaman < hacer la mostaza >.
En los campos ilaman cerrazdn a la niebla o neblina.
Cimarr6n es el mate sin azicar, que conserve todo el sabor
amargo de la yerba. Hay mate dulce y mate amargo o cimarron.
Cuchilla es la loma o sierra de poca altura, pero muy alarga-
da, generalmente pastosa y sin Arboles. Usase esta voz con
acepci6n igual o muy semejante en Uruguay, Chile, Colombia
y otros paises de Sud America.
Por mera ignorancia, por desconocimiento del termino apro-
piado, hemos dado en llamar palo jabonado a la cucaila, zapato
de goma al chanclo. No sera dificil que se eluda el uso de esta
ultima voz por eufemismo, a causa de su parecido con la voz
<< chancro >>.
Las haciendas, como los hombres, se embarcan en los trenes;
y al corral que en las estaciones sirve para hacer pasar los ani-
males a los vagones, se le llama embarcadero.
Encomienda es paquete o bulto que se remite por correo o co-
mo carga especial; en el primer caso se llama encomienda postal.
El falucho, sombrero de gala de jefes militares y de diplomA-
ticos, es de dos picos y de ala alargada que ofrece algiin pare-
cido con la embarcaci6n llamada < falucho>>; se denomina tam-
bidn sombrero eldstico o eldstico.
Freno, tener freno, es tener hambre, much hambre.
Denominamos galera, galerita, al hongo o sombrero de copa;
al de copa alta, galera alta, o de pelo, o de felpa y tambidn cilin-
dro, como en Madrid; se llam6 cubilete, como en Colombia y
otros paises, al que adoptaba la forma de un cubilete invertido
y chistera, al que tenia el costado arqueado hacia adentro. Su-
pongo que este significado de la voz galera ha nacido por
comparaci6n con el vehiculo que asi se design debido a la cu-
bierta o toldo de que estA provisto; y mAs caprichoso y ocu-
rrente result el parang6n al llamar tarro de unto a la galera alta,
designaci6n, 6sta, que es comin en casi todos los paises sud-
americanos de habla castellana.
ART. ORIG. XLVI-2











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Llamamos garabatos a la escritura desalifada, a las letras
mal trazadas. Lo mismo en el Ecuador (G. Lemos R.).
Cualquier pedazo de cuero arrugado y duro es para nos-
otros una garra, sea cual fuere el animal de que provenga;
damos especialmente este nombre a las extremidades del cuero
estaqueado, extremidades que al estar secas y arrugadas tienen
cierto parecido con las garras; decimos, metafiricamente tam-
bin, << estA hecha una garra>, o es una garra >> para expresar
la extrema flacura de una persona.
Guant6n es manotada, golpe con la mano abierta (lo mismo en
el Ecuador, segfin G. Lemos R.); cuando es con el puilo cerrado
se dice castafiazo o pifa (ya citado), pero mAs corriente es trom-
pada, voz que tambidn es comfn en Chile (Echeverria y Reyes,
Ortfizar), Peru (Palma), Colombia (Cuervo), Costa Rica (Gagini),
M6jico (Ramos Duarte), Andalucia y otros puntos de habla
castellana. El verbo afin es trompear.
Hormiguero es una enfermedad que se desarrolla en el vaso
del caballo, favorecida por la humedad; se comienza a notar un
agujerito como salida de hormigas, y si no se pone remedio se
va ahuecando el vaso y la renguera, que es consiguiente, se hace
cada vez mas dificil de curar.
Una ladeada es una mujer mal puesta, fea y derrengada, y
mAs se aplica a la que es pervertida.
Loca es prostitute.
Aqui, como en Chile (Etcheverria y Reyes, C. Ortfizar, G. Ro-
driguez, AmunAtegui, etc.), se llama lapicera al portaplumas; y
lo mas curioso es que al lapicero lo denominamos portaldpiz.
Manga, nos sirve para designer una gran multitud de lan-
gostas, mosquitos n otros insects que forman nube o algo pa-
recido a una manga o tromba de agua. Llamamos manga tambidn
a la send limitada entire dos estacadas paralelas o ligeramente
convergentes, donde pueden ser detenidos los animals a fin de
marcarlos, cortarles los cuernos o para cualquier otra opera-
ci6n. Tanto estas acepciones, como las otras que registra el
Diccionario, irradian de manga, part del vestido que cubre el
brazo.
A los ratones les decimos mineros, tambien lauchas (del aran-
cano); en las provincias andinas denominanlos pericotes (igual












SEMANTICA ARGENTINA


en el Peril), voz que no ha de ser desconocida en Espahia. Lla-
mamos despectivamente lauchas a las personas flacas y de fac-
ciones menudas.
Miriiaque, en las locomotoras y en los tranvias electricos, es
una armaz6n de hierro o nmadera dura, colocada en la parte de-
lantera, que recoge o arroja a los costados los cuerpos de algfin
volume que estin sobre la via, tiene cierta semejanza con el
mirifiaque que usaron antailo las mujeres.
Muchacho es un palo, de un metro de alto, o poco mis, que se
leva colgado en las carretas y grandes carrots; sirve de apoyo
para conservar el vehiculo en posici6n horizontal mientras no
esta en movimiento.
Palenque es el poste o estacada que se coloca expresamente
para atar animals, caballos o vacas; y palaunquear un potro es
atarlo a un palenque para comenzar a amafisarlo.
Paleta es un madero algo semejante a una paletillau om6pla-
to, que suelen usar las lavanderas para golpear la ropa al la-
varla.
Paletilla es seilal, consistent en una muesca, que se hace en
la oreja del animal vacuno u ovino, oreja que queda entonces
parecida a una paletilla de pintor.
Llamamos pantalla a un aventador, que es generalmente de
forma circular con un mango; suele ser una hoja de palmer y
se fabric tambien de carton u otra material; sirve para echar-
se viento.
Patada es el culatazo que da el fusil o escopeta al tiempo de
disparar. fTsase tambien el verbo patear y el adjetivo pateador
o pateadora.
Los jugadores llaman pato al mir6n:
Pava es, para nosotros, la caldera con pico y asa donde se
calienta agua para cebar mate, hacer td o caf6 y para otros usos,
inacera esta nueva acepci6n de la semejanza que ha podido
descubrirse entire el utensilio nombrado y la forma de una
pava echada, o proviene del fuelle empleado en ciertos hornos
metalfrgicos, fuelle cuyo nombre, pava, se deriva del inglds
pipe, tubo? En otros paises de America llaman cafeteria a este
utensilio de cocina y en Venezuela (Rivod6) pava es sombrero
de copa baja y ala ancha.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Pelar o desnudar un arma es sacarla de la vaina, cinto, o de
donde se tuviera, con dnimo de pelear.
Por comparaci6n con el color que es propio de la picaza o
urraca lamamos picazo al animal caballar o vacuno que es obs-
curo con la frente y las patas blancas. < Montar el picazo > es,
figuradamente, encolerizarse o enojarse por poca cosa.
Decimos pito a la pipa, lo mismo en Chile (Etcheverria y Re-
yes), y de aqui nace pitar, vulgarismo equivalent a fumar.
Pluma vale por prostitute. La liviandad ha de ser la cualidad
comfn que motiva esta metAfora, y habrd obrado a la vez la
asonancia y el much parecido que hay entire la voz pluma y
el mis comin sin6nimo de prostitute; acaso no haya dejado de
influir tambien aquel popularisimo pasaje de Rigoletto << la don-
na e movile qual piuma al vento >.
A la vedija, o pelb enredado como una maza o cachiporra, le
decimos porra.
La voz puesto nos sirve para designer la casa y dependencias
del ganadero que cuida una extension de campo; y a este gana-
dero, que generalmente trabaja a medias con el propietario, o
con alguna habilitaci6n, se le llama puestero.
Nuestros agricultores tienen una pala especial para cavar
tierra y la Hlaman de punta para distinguirla de la que es ancha
y sirve para otros usos; de aqui que al cavar le llaman puntear.
La azada o azad6n es instrument que s6lo usan para carpir,
arrimar tierra o abrir surcos.
Rastrillada es la huella o rastro que dejan los que pasan por
campos o por calls poco transitadas.
Rodada es la caida hacia adelante del caballo que corre; por
]a impulsi6n que trae puede dar una o mas vueltas, como las
ruedas.
Roseta de brillantes o de otras piedras preciosas es el arete
de forma redondeada, que tiene algfn parecido con las rosas.
Es un sargento, o sargentona, la mujer varonil y amiga de
mandar.
Denominamos taco al tacdn; y en cambio decimos retac6n por
retaco.
Familiarmente decimos tacho al reloj de bolsillo; tambidn
tach6metro, por influencia de la voz cronometro.











SEMANTICA ARGENTINA


Dicese, en estas tierras, tendal por tendalera : < dal de muertos)>. Tambi6n es tendal el tablado donde se esqui-
lan ovejas.
Tonada es el acento especial del habla, propio de algunos
provincianos : hablan con tonada en las provincias del interior,
norte y andinas.
Trenzarse es luchar cuerpo a cuerpo; << estar trenzados >>, tra-
bados en lucha.
Empleamos la voz trocha (vereda) para indicar el ancho de
las vias ferreas; decimos ferrocarril de trocha ancha o angosta,
segin la distancia que medie entire los rieles.
Como en Costa Rica (Gagini), San Salvador (Barberena),
Honduras (Membrefo) y otros paises de America, hemos dado
en llamar veredas a las aceras.
Llama, nuestro vulgo tumba 'a la care del puchero, y dice
<< trabajar por un pedazo de tumba >>, << no ganar ni para la tum-
ba >; hay que convenir en que es rara la finebre comparaci6n
que ha podido original este nuevo significado, significado que
va perdiendo su valor despectivo, porque el encarecimiento de
la care trae como consecuencia obligada su supresi6n de la
mesa del pobre; hoy dia, ganar para la tumba es ya much ga-
nar, o, por lo menos, es ganar lo suficiente para comer bien.
Comenz6se a llamar zanahorias a los individuos que hacian
de comparsas o de peones en los circos de acr6batas, segura-
mente porque acostumbraban salir a la pista vestidos de rojo.
A la menor torpeza eran objeto de la rechifla del pfblico; y ha
venido a emplearse el termino para designer al individuo torpe,
memo e infeliz; al que hace de pinche o sirve s6lo para ayudar
en trabajos de poca importancia.
Ficil, muy ficil de advertir es la comparacion que nos hace
decir aspas, por astas; cambista, por guardaagujas; casco, por
gajo de la naranja y de otros hesperidios; cuchara, por llana;
lama, por las plants acuiticas o camalotes que cubren las aguas
cenagosas; mesa de luz, por mesa de noche; piias y espuelas, por
espolones; rancho, por sombrero de paja; rulo, por rizo; tropa,
por convoy de carros o carretas, etc.
Son tan comunes en la Argentina, como en Colombia y otros
paises de America, los ejemplos siguientes, presentados por










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Cuervo (Apunt.) : caramanchel y sucucho (terminos de la mari-
neria), por chiribitil; cardtula, por carpeta, forro, portada;
cartucho, por cucurucho; chupado, por escurrido; estampilla, por
sello de correo; lavatorio, por lavabo; may sculo, por descomu-
nal; oreja, por asa; planazo, por cintarazo; puntero, por mano,
saeta, mostrador, indice; rendir, por cundir; sequia, por sed, etc.
Soy el primero en reconocer que no he agotado el tema, que
no he anotado todos los ejemplos que es possible citar; mas creo
que bastara lo que dicho queda para venir en conocimiento de
la facilidad suma con que crecen y se multiplican las acepcio-
nes de las palabras, gracias a la asociaci6n de ideas que nos
hace dar a unas cosas el nombre de otras que se les parecen o
que con ellas tienen algunos caracteres comunes


JUAN B. SELVA.


Dolores (Buenos Aires), septiembre de 1920.


















FINANZAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL






Buenos Aires, mayo 27 de 1920.

Senior vicerrector de la Universidad national de Buenos Aires,
doctor don Manuel B. Gounet.

Con motive de la ordenanza de 4 de mayo del corriente afio,
que refuerza la partida destinada al pago de horas suplementa-
rias de classes a los profesores de la Escuela de comercio ane-
xa, para facilitar el ingreso de numerosos solicitantes, tengo
el honor de dirigirme al senior vicerrector, y por su intermedio
al honorable Consejo superior, a fin de poner en su conocimiento
algunas informaciones relatives a los gastos y recursos de la
Facultad de ciencias econ6micas y Escuela de comercio anexa,
que evidencian en forma terminate la proporci6n minima
con que gravitan sobre el subsidio o finanzas de la Universi-
dad.
El presupuesto que tomo en cuenta en este studio es el
de 1919, que rige para el period de julio 1919 a junio 1920,
es decir, nn aflo complete. Seghn este presupuesto los gastos
de la Escuela de comercio anexa Ilegan a pesos 386.520 mone-
da national y correspondent a los que exige la ensefianza de
1250 alumnos, o sea un costo individual de pesos 309 moneda
national al afio. Estos gastos son atendidos con los recursos
siguientes :













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Pesos
a) Contribuci6n del gobierno national que costa en el Presu-
puesto de ]a Naci6n, anexo E, inciso 80, item 1, partida 3a,
con la siguiente leyenda : < Para sueldos y gastos de la
Escuela superior de comercio (anexada a la Facultad de
ciencias econ6micas, ley 9280) a....................... 373.680
b) Derechos arancelarios de inscripci6n que pagan 1250 alum-
nos a raz6n de pesos 20 cada uno ...................... 25.000
Total......................... 398.680


Es decir, para tender pesos 386.520 de gastos la Escuela de
comercio tiene pesos 398.680 de recursos, o sea un superivit
de pesos 12.160 que ingresan a los recursos generals de la Uni-
versidad.
Resulta que este establecimiento de enseianza secundaria
especial no exige ningfin gasto a la Universidad, no implica
gravamen alguno para sus recursos, y sin embargo contri-
buye a la eficacia de la enseiianza universitaria manteniendo
una base fundamental de la Facultad de ciencias econ6micas,
desde que prepare sus futures alumnos, dentro de la orienta-
ci6n definida de las actividades comerciales, econ6micas y fi-
nancieras.
Las cifras enunciadas son extraidas de publicaciones oficia-
les y pueden ser ratificadas.
Esta informaci6n desvirtia el error generalizado de que la
Escuela de comercio anexa constitute una pesada carga para ]a
Universidad, gravando sus recursos en una proporci6n conside-
rable. Ella cubre sus gastos y produce un superAvit reducido,
que se invierte en los demis gastos del presupuesto universita-
rio. No hay, pues, motivo alguno para escatimar los escasos re-
cursos que se le acuerdan, destinados a facilitar su desarrollo,
concordante con la evoluci6n econ6mica national, tanto mds
cuanto que es el primer establecimiento de esta indole en el
pais.
El Colegio national de Buenos Aires, establecimiento tam-
bi6n de enseiianza secundaria, pero de carActer general, tiene
un presupuesto de gastos de pesos 547.380 que se cubre con los
siguientes recursos:












FINANZAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL


Pesos
a) Derechos de inscripci6n de 1300 alumnos a pesos 15 cada uno. 19.500
b) Derechos de examen de pesos 3 por asignatura correspon-
diente a 17.000 eximenes ............................. 51.000
c) Subvenci6n del gobierno national, anexo E, inciso 80, item
1, partida 2a ........................................ 450.636
Total...... ................. 521.136


Es decir, un deficit de pesos 26.244 que gravita sobre los
recursos propios de la Universidad. No se encuentra, por lo
tanto, en una situaci6n mas ventajosa con relaci6n a la Escuela
de comercio anexa, desde que exige a la Universidad una parte
de sus recursos. AdemIs, la enseianza de cada alumno represen-
ta un cost annual de pesos 421 mientras que segfin hemos visto
en la Escuela de comercio anexa s61o es de pesos 309, a pesar de
impartirse en 6sta una enseinanza tecnica de caricter especial.
Se'pidi6 un refuerzo mensual de pesos 3090 para tender la
creaci6n de las nuevas divisions, con el objeto de facilitar la
enseiianza en mejores condiciones didActicas en algunos de los
cursos existentes, y poder admitir a los numerosos j6venes que
solicitan su ingreso, con el objeto de encauzar sus energies en
el comercio, industries, etc. Este gasto mensual de pesos 3090,
o sea pesos 37.080 al aiio, permit dar inscripci6n a unos 300
alumnos mAs, de manera que la erogaci6n se cubre en parte en
la forma siguiente:
Pesos
a) Superavit demostrado anteriormente ..................... 12.160
b) Derechos de inscripci6n de 300 alumnos a pesos 20 cada uno. 6.000
Total........................ 18.160


En consecuencia la contribuci6n de los recursos universita-
rios s6lo es de pesos 18.920. Como se ve a un establecimiento
que prepare alumnos para una determinada facultad, habilitan-
do a sus egresados para actuar con exito en las actividades eco-
n6micas y financieras del pais, que hoy son tan fundamentals,
y que posee una poblaci6n escolar de 1550 alumnos, no es posi-
ble adjudicarle con desconfianza la pequeiia suma destinada a
facilitar su mas amplio desarrollo.
El proyecto de presupuesto para 1920 tiene previsto un au-












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


mento de gastos de pesos 20.840 que, agregado al deficit deter-
minado con anterioridad, daria un total de pesos 39.760, pero el
presupuesto national aumenta la partida destinada al sosteni-
miento de la Escuela de comercio anexa a pesos 400.000, es
decir, una diferencia en mas, comparada con la actual asigna-
ci6n de pesos 26.320. Resultaria asi un deficit definitive de
pesos 13.440 al aiio, si se sanciona el presupuesto proyectado.
Es esta una cantidad realmente insignificant con relaci6n
a su objeto y que no puede suscitar observaci6n alguna.
AdemAs, el presupuesto de la Naci6n al sancionarse implica-
ria el pago a la Universidad del total de la subvenci6n de pesos
400.000. En cambio, el presupuesto de la escuela anexa., se pon-
dra en vigor recidn desde la fecha de su sanci6n, probablemente
en el segundo semestre del corriente aifo, desde que rigen duo-
ddcimos hasta el 30 de junio de 1920. Es decir, que el aumento
de los recursos serA para todo el aio, mientras que el crecimien-
to de los gastos habrk de regir para un semestre.
En cuanto a los gastos de la Facultad de ciencias econ6micas
alcanzan a pesos 184.560 moneda national segfin el presupuesto
de 1919 siendo cubiertos en la siguiente forma :
Pesos
a) Derechos de inscripci6n de 390 alumnos a pesos 140 cada uno. 54.600
b) Producido de derechos de trabajos pricticos, que segdn el
articulo 7" del presupuesto vigente ingresan a recursos
universitarios ....................................... 23.880
Total.................... 78.480

Es decir, una diferencia de pesos 106.080, que constitute el
costo de la Facultad de ciencias econ6micas para la Universi-
dad national de Buenos Aires.
El siguiente cuadro da el costo de cada Facultad de acuerdo
con las cifras publicadas en documents oficiales:

Presupuesto Derechos arancelarios Costo
Facultad de derecho........ 253.040.00 128.480 124.560.00
medicina...... 855.720.00 614.740 240.980.00
ingenieria ..... 483.640.00 143.620 340.020.00
filosofia ....... 233.860.00 13.400 220.460.00
agrononmia..... 484.010.80 10.440 473.570.80
econ6micas .... 184.560.00 78.480 106.080.00












FINANZAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL


Resulta que la Facultad de ciencias econ6micas es la que
menos pesa sobre los recursos de la Universidad, a pesar de su
reciente creaci6n, que exige mayores gastos para su organizaci6n
complete y su adaptacion a las necesidades de la ensefanza,
dada la indole especial de sus studios. Si se analizan los com-
ponentes de su presupuesto vemos que la mayor parte se in-
vierte en la docencia, en las investigaciones de seminario, en
el fomento de su biblioteca y una part muy reducida en gastos
administrativos, a pesar de tener la superintendencia de la Es-
cuela de comercio anexa y poseer una poblaci6n escolar de 390
alumnos, que aumenta todos los ailos en grandes proporciones.
En todos estos clculos no se ha torado en cuenta los dere-
chos que abonan para rendir examen los alumnos libres y apla-
zados, de modo que constitute un margen apreciable que puede
compensar cualquier diferencia en la determinaci6n de los dere-
chos arancelarios que correspondent a cada Facultad.
Para el aio 1920 se han proyectado algunas modificaciones
en el presupuesto de la Facultad, para perfeccionar su organis-
mo e intensificar su ensefanza, de acuerdo con las necesidades
de la economia national. El analisis detallado de cada uno de
los gastos propuestos que important pesos 26.640, ha sido hecho
minuciosamente en nota de diciembre de 1919, al elevarse al
rectorado el proyecto de presupuesto para el aio en curso y
comprende:
Pesos
Mejoramiento de sueldos administrativos ....... 960
Servicio de biblioteca ........................ 1.080
Servicio de seminario..... .......... .... .... 600
Publicaciones cietificas. ................... ... 5.000
Investigaciones de problems econ6micos por co-
misiones de alumnuos........................ 5.000
Doceucia libre............................... 4.000
Curso de profesores extranjeros ............... 8.000
Total................ 24.640


Como vemos el aumento es reducido y sin embargo corres-
ponde a concepts de fundamental importancia, cuya desaten-
ci6n no traeria grandes beneficios a las finanzas universitarias,
pero si grandes perjuicios a. la ensefianza, que veria limitado su












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


desarrollo. No conviene impedir la participaci6n active de ]a
Facultad en la investigaci6n de los numerosos problems de la
economic national estorbando la publicacion de sus resultados
de riguroso interns general. La docencia libre destinada a am-
pliar la ensefanza mediante ciclos de conferencias, asi como la
colaboraci6n de'distinguidos profesores extranjeros, require el
uso de recursos moderados pero indispensables.
En la ordenanza de 4 de mayo del corriente ailo se hace refe-
rencia tambi6n a la conveniencia de que la Facultad proyectara
nuevos recursos aumentando los derechos arancelarios existen-
tes o creando nuevas imposiciones.
Los alumnos de la Escuela de comercio anexa, en virtud de
lo dispuesto en la ordenanza de noviembre 30 de 1914, pagan
los siguientes derechos arancelarios:
Pesos
Inscripci n ...................... 20
Trabajos practices ................ 20
Biblioteca........................ 10
Total............ 50

Ademds pagan pesos 20 como derecho de examen de ingreso
los alumnos que no poseen el certificado de sexto grado de
enselanza primaria y pesos 6 por cada examen los alumnos
libres y aplazados.
Los estudiantes de las escuelas superiores de comercio depen-
dientes del ministerio de Instrucci6n piblica pagan solamente
pesos 36 por los concepts siguientes:
Pesos
M atricula ............. ................. ......... 15
Derechos de examen pesos 3 por asignatura (promedio
de siete materials por aio) ....................... 21
Total................... 36

Tanto los alumnos que egresan de la Escuela de comercio
anexa, como los de las escuelas de comercio dependientes del
Ministerio de instrucci6n pfiblica son peritos mercantiles con
cinco afios de studio y con iguales derechos para el ingreso a
la Facultad de ciencias econ6micas, que se limita a exigir una
equivalencia de plan de studios. Es decir, que para obtener un












FINANZAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL


mismo titulo, estAn los alumnos de ambas classes de escuelas en
distintas condiciones respect al pago de derechos. Resultaria
completamente injustificado el aumento de derechos arancela-
rios para los alumnos de la Escuela de comercio anexa, tanto
mAs cuanto que el Colegio national de Buenos Aires, depen-
diente tambidn de la Universidad, s61o exige a sus estudiantes
el pago de pesos 36 en virtue de lo dispuesto en la ordenanza
de noviembre 27 de 1912.
Dos establecimientos de ensefanza secundaria, que dependent
de la Universidad, se rigen por derechos arancelarios distintos,
pagando los alumnos de la Escuela de comercio pesos 50 por
ailo y los del Colegio national de Buenos Aires s6lo pesos 36
por el mismo concept y se trata aun de agravar esta diferencia
al solicitarse que se proyecten nuevos derechos arancelarios o
mayoraci6n de los existentes, sin que haya, ademAs, raz6n sufi-
ciente que lo justifique, desde que se ha demostrado que la Uni-
versidad costea una parte insignificant de la ensefianza comer-
cial secundaria.
En cuanto a los alumnos de la Facultad de ciencias econ6mi-
cas, se les ha aplicado el maximo de los derechos arancelarios
existentes, sin distinci6n alguna entire las dos carreras funda-
mentales que comprende: contador pfblico y doctorado en cien-
cias econ6micas. El siguiente cuadro compare los derechos aran-
celarios que les corresponde a las carreras principles de cada
Facultad:
Inscripciones Biblioteca Total
prdcticos
Facultad de derecho....... 140 20 10 170
medicine ..... 140 60 (1) 10 210
ingenieria .... 140 60 (1) 10 210
filosofa ...... 40 60 (1) 10 110
agronomia .... 40 60 (1) 10 110
econ6micas.. . 140 20 10 170

De la exposici6n que antecede result comprobado en form
definitive y terminante que la Escuela de comercio anexa cubre


(1) La ordenanza de arancel dispoue que los alumnos que hagan traba-
jos practicos pagardn pesos 60 al aflo sin determinar ninguna iustituci6u
especial.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


la casi totalidad de sus gastos, quedando una suma insignifican-
te de pesos 18.920, que se reducirA a pesos 13.440 una vez san-
cionado el presupuesto de 1920, a cargo de la Universidad
national; y que los derechos arancelarios que pagan sus alum-
nos son muy superiores a los que satisfacen los estudiantes de
las demAs escuelas nacionales de comercio y del mismo Colegio
national de Buenos Aires, no siendo fAcil, por lo tanto, promo-
ver un aumento. Es evidence, ademas, que la Facultad de cien-
cias econ6micas es ]a que menos gastos original a la Universidad
abonando sus alumnos el arancel maximo en lo relative a los
derechos de inscripci6n.
Saluda al sehor vicerrector con la expresi6n de su mds distin-
guida consideraci6n.
E. LoBos.
Ricardo Levene.


Buenos Aires, septiembre 8 de 1920.

Seior vicerrector de la Universidad national, doctor Manuel B.
Gonnet.

Tengo el honor de acompahiar el studio que el doctor Wei-
gel Muiioz, professor de finanzas de esta Facultad y encargado
del Seminario de recursos del Estado, se ha servido realizar de
]a actual situaci6n financier de la Universidad como parte de
un trabajo mis extenso, que continfia, sobre los gastos y recur-
sos de la misma Universidad en el primer siglo de su exis-
tencia.
Como se verA, los gastos de la Universidad han aumentado
desde 1914 en un 13 por ciento a consecuencia del crecimiento de,
su poblaci6n escolar y de la incorporaci6n de nuevos institutes
de ensefianza. Sus recursos, en cambio, ban disminuido en un 6
por ciento. Se ha producido asi un deficit paulatino de 19
por ciento, que coloca a la Universidad en condiciones financie-
ras que entorpecen su desarrollo o el perfeccionamiento de su
enseianza.
El aumento de los gastos es inferior al aumento de estudian-
tes (45 0/) y del cuerpo docente (20 0/o). Esto demuestra una











FINANZAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL


vez mas las dificultades que debe veneer la Universidad para
no detener sn desenvolvimiento con perjuicio de los intereses
intelectuales confiados a su vigilancia.
La reform de los planes de studio. la intensificaci6n de la
ensefianza, el fomento de sus investigaciones cientificas y nacio-
nales y la publicaci6n de sus resultados, han debido resentirse
de ese inconvenient no obstante el celo de ]a direcci6n univer-
sitaria, de su cuerpo docente y del concurso creciente y fecundo
de la juventnd estudiosa.
Las diversas Facultades e institutes de ensenianza funcionan
en locales inadecnados para ]a ensefianza, el cuerpo de profeso-
res reclama una complementaci6n, sus gabinetes se mantienen
en condiciones deficientes, y no puede aceptarse ]a inscripci6n
de numerosos estudiantes que desean seguir los cursos univer-
sitarios actuales o que aspiran alas nuevas profesiones e inves-
tigaciones que se proyectan.
El conocimiento de esta situaci6n no tendria mayor resulta-
do practice, si no se arbitrase los medios de normalizarla.
Con respect de esta Facultad, el infrascrito ha explicado y
demostrado en la nota de 27 de mayo filtimo la deficiencia de sn
presupuesto y la exigiiidad de sus recursos con relaci6n a los
servicios pfiblicos que presta y sobre todo a los que debe pres-
tar a la organizaci6n econ6mica del pais en este period espe-
cial del desenvolvimiento national.
Con anterioridad, en la nota de 9 de agosto del ahio iltimo,
esta Facultad indic6 con el impuesto al ausentismo y a los pa-
sajes de 1a clase de ultramar, el medio de arbitrary recursos cn-
yo onto total bastaria para elevar en un 50 por ciento el sub-
sidio universitario.
Con el mismo prop6sito, nos permitimos llamar la atenci6n
sobre las bases que se acompaiian de un impuesto de 1 por
ciento a las utilidades de las sociedades an6nimas, que contri-
buiria a crear definitivamente el fondo universitario propio
que se prometi6 por la Naci6n al hacerse cargo de la univer-
sidad.
El seminario de la Facultad de ciencias econ6micas, a cargo
del doctor Salvador Orid, realize investigaciones sobre el im-
puesto a la renta, y ha calculado como monto probable de las











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


utilidades de lassociedades an6nimas,la sumade 257.499.267,11
pesos en el afo 1918, teniendo en cuenta las sociedades an6ni-
mas del pais que remitieron sus balances a pedido de la Facul-
tad, es decir, unas 300 sociedades sobre 591.
El rendimiento del impuesto puede ser calculado en 1.500.000
pesos, desde que gravitaria solamente sobre las sociedades an6-
nimas que tuvieran su asiento principal en la Capital federal
y territories nacionales, o que establecieran sucursales en
las condiciones previstas en las bases adjuntas del antepro-
yecto.
Las precedentes indicaciones complementarias de las men-
cionadas en el informed del doctor Weigel Muiioz, ban de res-
ponder, lo esperamos, al laudable prop6sito del senor vicerrec-
tor de recabar un refuerzo en los recursos de la Universidad que
satisfaga las necesidades actuales y afirme las bases de un fon-
do propio y permanent.
Saludo al seflor vicerrector con las seguridades de mi mayor
consideraci6n.
E. LOBos,
M. E. Greffier.


ANTEPROYECTO

Articulo 1 Las sociedades an6nimais nacionales y extran-
jeras pagaran un impuesto de 1 por ciento sobre las utilidades
que obtengan en cada ejercicio econ6mico.
Art. 20. -A los efectos de la determinaci6n del monto de las
utilidades, se computari solamente un fondo de reserve de 2
por ciento y una amortizaci6n de los rubros amortizables que
no exceda del 15 por ciento.
Art. 3.-Pagaran este impuesto las siguientes sociedades
an6nimas:
a) Las que tienen el directorio general o local en la ciudad
de Buenos Aires o territories nacionales;
b) Las que tienen el asiento principal de sus negocios en la
ciudad de Buenos Aires o territories nacionales;
c) Las sucursales de las sociedades an6nimas nacionales o











FINANZAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL


extranjeras establecidas en la ciudad de Buenos Aires o terri-
torios nacionales.
Art. 40.-Las sociedades an6nimas comprenderan en sus ba-
lances las utilidades que obtengan sus sucursales establecidas
en el interior del pais a los efectos de la liquidaci6n del impuesto
establecido en el articulo 1. Si se justificara la existencia de
un impuesto igual que gravite sobre las operaciones de una sn-
cursal determinada, las utilidades de esta quedaran eximidas
del pago del impuesto de esta ley.
Art. 50. Este impuesto sera percibido en laciudad de Buenos
Aires y en los territories nacionales por el Banco de la Naci6n
Argentina y sus sucursales.
Art. 6. A los efectos del pago del impuesto, las sociedades
an6nimas presentarin al Banco de la Naci6n el balance general,
estado de ganancias y pirdidas y liquidaci6n del impuesto, cer-
tificado por un contador pdblico national de la matricula.
Art. 7.-Las sociedades an6nimas, al presentar a la inspec-
ci6n de justicia el balance para su publicaci6n, deberin acom-
paiiarlo con un duplicado de la boleta del pago del impuesto,
que a estos efectos entregaran las oficinas recaudadoras. Se re-
chazarA sin mas tramuite todo pedido de publicaci6n que no se
acompafe con la boleta indicada.
Art. 8. -El contador piblico national que firmara un balan-
ce falso serA- penado con 1 a 3 afios de prisi6n y eliminaci6n de
la matricula.
Art. 9.-A media que se efectfia la recaudaci6n, se entre-
garA el producido liquid de este impuesto a la Universidad
national de Buenos Aires, como recurso propio.
Art. 10.- Comuniquese, etc.


Buenos Aires, 6 de septiembre de 1920.


Seiior decano de la Facultad de ciencias economicas, doctor Eleo-
doro Lobos.

Tengo el agrado de poner a su disposici6n el trabajo sint6tico
que tuvo a bien encomendarme para poner en evidencia la des-
ART. ORIG. XLVI-3











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


proporci6n entire los recursos anuales de la Universidad nacio-
nal de Buenos Aires y los presupuestos de sus gastos mis in-
dispensables, requeridos por el aumento progresivo de la po-
blaci6n estudiantil, y de los gabinetes, laboratories, museos y
seminarios destinados a las aplicaciones de las ensefianzas cien-
tificas.
Un sencillo cuadro grafico, una planilla detallada y varias
notas explicativas, constituyen todo el trabajo acompafiado, su-
ficiente, empero, para powder apreciar a primera vista el incre-
mento de la poblaci6n estudiantil desde 1914 hasta 1920; los
progress de la Universidad en punto al material de enseilanza
experimental y practice; y la diminuci6n gradual del subsidio
official, cuya mezquindad no ha permitido aumentar el cuerpo
docente ni mejorar sus condiciones econ6micas.
Debe recordarse que cuando la Universidad de la Capital
dependia de la provincia de Buenos Aires, estuvo regida por el
articulo 214 de la Constituci6n local, la famosa Constituci6n de
1873 en que colaboraron las principles eminencias de nuestro
pais, en cuya secci6n s6ptima se procure asegurar la vida aut6-
noma de la instrucci6n primaria, general y superior, prescri
biendo que debian crearse rcntas propias para la educaci6n
comfin y la ensefianza universitaria, y cubrirse el deficit annual
de una y otra, en los presupuestos provinciales.
En 1874, siendo rector de la Universidad el ilustrado doctor
Vicente F. L6pez, elev6 a la legislature un proyecto por el cual
se declaraban recursos universitarios, una parte alicuota de las
utilidades del Banco de la Provincia y otra del product de la
explotaci6n y arrendamiento de las tierras fiscales.
Transferida la Universidad a la Naci6n, el honorable Con-
greso dict6 para aqu6lla la ley nfimero 1379, del ailo 1885, ley
cuyo articulo 10 reprodujo con leves modificaciones el texto del
articulo 214 de la Constituci6n provincial de Buenos Aires.
Desde entonces no han faltado iniciativas anilogas a las del
ex rector doctor Vicente F. L6pez, para proveer de fuentes per-
manentes de renta a la Universidad de Buenos Aires, pudiendo
mencionarse en 1907 el proyecto del doctor Joaquin V. Gonza-
lez, extensive a todos los institutes universitarios de la Naci6n,
y por el cual se destinaban 300 leguas de tierras fiscales para












FINANZAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL


former el patrimonio propio de las universidades, a ejemplo de
la llamada ley Mowil de los Estados Unidos, de 1862.
En Europa y en la gran repfiblica. norteamericana, los go-
biernos nacionales y los estados particulars concurren gene-
rosamente al sostenimiento de sus numerosas y.en su mayoria
famosas universidades, siendo ademis considerable, sobre todo
en los Estados Unidos, las contribuciones voluntarias, con que
personas y empresas millonarias buscan asociar sus nombres a
grandes fundaciones de ensefianza universitaria.
Pero de estos y otros puntos refentes a la autonomia econ6-
mica de la Universidad, tendrd ocasi6n de tratar, in extenso, con
el laborioso y competent doctor Mauricio E. Greifier, secreta-
rio de esa Facultad y designado para acompaiiarme en el estu-
dio financiero de la Universidad de Buenos Aires, en el primer
siglo de su azarosa pero brillante existencia.
Del aludido trabajo ban sido desprendidos los resimenes ad-
juntos, con los cuales envio a usted las expresiones de mi afec-
tuosa consideraci6n personal.

Ernesto J. Weigel Munioz.



NOTAS

1. En los presupuestos de la Universidad no figuran las con-
tribuciones de los estudiantes para <> y
SBiblioteca>>, contribuciones de que disponen las facultades y
los institutes, empleAndolas en gastos de laboratories, gabinetes,
etc., etc. Esas contribuciones hacen duplicar las que, en forma
de < derechos >>, pagan los estudiantes aparte a la Universidad
(inscripci6n). Los estudiantes pagan hoy, al aiio, lo que se cobra
en las principles universidades de los Estados Unidos (de 100
a 150 d6lares). No es possible, pues, recargar esas contribu-
clones.
2. En la Universidad national de la Capital, el sueldo de los
profesores de las facultades es de pesos 300 moneda national.
En las universidades de C6rdoba y litoral dicho sueldo es de
pesos 400 moneda national.










36 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

3. Otra-consecuencia de la insuficiencia del subsidio: la Uni-
versidad se ve forzada a gastar las rentas de sns titulos en vez
de capitalizarlos con arreglo a la ley.
4. Las sumas que separadamente se incluyen en el presu-
puesto national, para nuevas instalaciones de laboratories, ga-
binetes, etc., no pueden ser computados dentro de los subsidies
universitarios :
a) Porque no ingresan para costear el presupuesto universi-
tario;
b) Porque dichas instalaciones implican aumento de gastos
de conservacidn y sostenimiento en los presupuestos de la Uni-
versidad.
5. Museos, gabinetes, salas de trabajos, laboratories, semina-
rios, cultivos : afio 1914, 26; alo 1920, 66. Bibliotecas : ailo
1914, 8; ailo 1920, 9.



Planilla comparative del inimeco de profesores titulares en 1914 y en 1920

1914 1920
Facultad de filosofia y letras........... 31 33
derecho y ciencias sociales. 30 33
ciencias medicas........... 69 94
iugenieria ................ 53 68
agronomia y veterinaria.... 36 38
ciencias econ6micas ........ 22 24
Total ............ 241 290

Escuela de comercio................... 130 130
Colegio national ..................... 177 190
Total ........... 307 320











FINANZAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL


Planilla comparative del nimero de estudiantes en 1914 y 1920

1914 1920
Facultad de filosofia y letras ........... 162 307
derecho y ciencias sociales.. 1070 723
ciencias m6dicas........... 2795 4966
ingenieria ................ 1095 1033
agronomia y veterinarian .... 148 485
ciencias econ6micas ......... 277 270

Total a .......... 5547 8084

Escuela de comercio................... 927 1573
Colegio national. ..................... 1073 1343
Total b .......... 2000 2916

Totales a y b ..... 7547 11.000



El total de estudiantes inscritos en las facultades en el
afio 1920 excederA de 8084, pues faltan los que se inscriben en
noviembre, y que, sobre todo en Dereclo, son mts de un tercio
de los inscritos en el resto del aiio.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Clasificacidn de los gastos de la Universidac


Universidades, Facultades
e Institutos


Consejo superior............
Filosofia y letras...........
Derecho y ciencias sociales..
Ciencias m6dicas...........
Ingenieria.................
Agronomia y veterinaria....
Ciencias econ6micas........


Administraci6n
recandaci6n
y mayordomia


1914


56.220
22.480
52.680
79.120
37.920
40.440
14.600


1920


64.140
22.200
40.020
87.000
47.700
44.400
27.120


Personal docente


1914


312.800 D
121.200 a
127.800 D
211.200 >
238.800 a
203.454 48
87.200 >


Total.......... 303.460 332.580 1.302.454 48


Escuela de comercio........
Colegio nacional...........


34.240 48.420
49.560 91.140


Total ........... 83.800

Total general.... 387.260


139.560

472.140


296.480
378.760 a
675.240

1.977.694-48


1920


350.500
128.400 >
134.400 D
268.800 >
264.000 )
201.490 80
98.400
1.445.990 80


333.900 D
423.060 >
756.960 )>

2.202.950 80


Biblioteca
publicaciones
y conferencias


1914


48.000
10.680
39.400
7.920
5.760
3.720
3.760


1920


20.28(
15.48(
34.80(
22.56(
11.28(
2.16(
14.24(


119.240 120.80(


3
3.000
3.000

122.240


6.12(

126.92(










FINANZAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL


national de Buenos Aires en los aios 1914 y 1920


Personal y gastos
de alas, laboratories
gabinetes y seminarios


43.020


395.200
188.040
214.440


840.700


5.040
20.040
25.080

865.780


1920


61.740
3.600
488.220
150.000
246.180
40.340
990.080


13.560
23.100
36.660

1.026.740


Gastos generals
y eventuales


1914


14.400
4.800
10.000
51.600
9.600
4.000
4.00
94.400


9.600
10.400
20.000

114.400


1920


9.700
6.000
11.100
31.440
22.800

6.240
87.280


10.800
16.500
27.300

114.580


Clases complementarias
y libres


1914


6.000
38.700




8.000
52.700


52.700


1920


4.000
41.100
10.000
4.000
4.000
4.000
67.100


1914


431.420 0
208.180 >
268.580 >
745.040 0
480.120 D
462.054 48
117.560 >
2.712.954 48


345.360 >
461.760 a
807.120 *


67.10013.520.074 4814.010.430 80


Totales


1920


444.620 0
237.820 D
265.020 0
908.020 D
499.780 D
498.230 80
190.340 0
3.043.830 80


406.680 D
559.920 D
966.600 >

















ASNOLOGIA

VOCABULARIO Y REFRANERO

POR R. MONNER SANS
C. de la Real Academia de la Historia




cY asi digo, que es grandisimo riesgo a
que ee pone el que imprime up libro, siend o
de toda imposibilidad impossible componerle
tal que satisfaga y content a todos los que
le leyeren. a
Don Quijote, parte II, cap. III.

AL ASNO (1)

Ante ti reverente yo me incline,
pues siempre a la virtud rendi homenaje,
y nunca en cuenta tuve yo el pelaje
del human animal o del pollino.

Al estudiarte aprendi que el que es ladino
prescinde siempre del carnal ropaje,
ya que a veces lo externo es vil plumaje
que deslumbra y fascina al salvajino.

Al ver tanta virtud, y como al yugo
paciente entregas tu valer, tu nombre
a quien explota vil tu sano jugo,

gozoso, digo en busca de renombre :
< victim quiero ser, que no verdugo,
asno quisiera ser, que no ser hombre >.

Vargas Ponte.

(1) Porque el Soneto no nos pareci6 del todo malo, con 61 encabezamos
este librejo.












ASNOLOGIA


AL AUTOR

SONETO

Cuando es inmensa la asneril cohorte,
y a miles son los asnos en la villa,
y pululan ya solos ya en cuadrilla
lo mismo en los poblachos que en la corte.

Cuando el vivir con ellos es deported
a que todos se entregan sin mancilla,
cuando nadie se pasma o maravilla
descubriendo asnedad en traje o porte;

Tengo por alta empresa, del jumento
ensalzar su valer, su ejecutoria,
su hidalgada nobleza y sufrimiento.

SerA inmortal tu libro, fiel historic
del sufrido animal, pues tu talent
labrarle supo un pedestal de gloria.

R. J. V.



INTRODUCTION


Todo hombre de talent
tiene un cuarto de hora de jumento.
Aforismo.


Alentado por la buena, y no sospechada acogida que la critical
seria y el pdblico en general dispensaron a mi libro titulado La
Religion en el Idioma (1), y creyendo que, dado lo copioso de nues-
tro Refranero, podia ser de amena utilidad la agrupaci6n por
asuntos, de refranes, dichos, proverbios y frases, en mi telar en-
traron diversas piezas, unas que al mercado ya fueron (2), otras

(1) Buenos Aires, FMlix Lajonane, 1899.
(2) La mnijer y el matrimonio, El carnival, Hilemos, De sastres y Aceitu-
nemos.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


que, si no se opone Dios, saldran del modesto taller a la plaza,
voceras, ya que no de la maestria del tejedor, de su afici6n a tan
didActica tarea.
Harto se lo que el vulgo afirma, y del vulgo forma parte la
critical asnal, que la paciencia es la virtud de los tontos y de los
asnos, mas con Bastfis estimo injusto el refrain, ya que la pacien-
cia es la cualidad distintiva de la raz6n y del valor. Constancia
quieren las cosas, el pueblo asegura, y sin esta virtud hermana
de la paciencia, no hay progress ni individual, ni colectivo : los
pacientes son los que han enriquecido con obras inmortales el
acerbo comfin de la ciencia; sin ellos, donde hoy brilla la luz se-
horearian las sombras; sin la paciencia, que bien vale terqueza
en ocasiones, poco sabriamos de astronomia y menos de bacte-
riologia.
Al notar, en continuadas lectures, c6mo a cada paso tropezaba
con las palabras asno, burro, borrico,jumento y pollino; al hojear
nuestras copiosas colecciones de refranes y observer el crecido
nfmero de dichos y frases en los que aparecen algunos de los
enunciados vocablos, deduje, sin gran esfuerzo imaginative, que
tan sufrido animal digno era de ser estudiado a la luz de la his-
toria y de la paremiologia, y que el fruto de las vigilias a tal
area dedicadas, podia ser did6cticamente fitil a cuantos opinan
que nada hay despreciable en el mercado literario, y que en el
popular refranero puede el mas leido ir en pos de la dificil cien-
cia del bien vivir.
Desisti a poco andar, del studio hist6rico, porque casi nada
nuevo me era dado agregar a lo much que sobre tan calumniado
animal se ha escrito. Los curiosos pueden leer lo que de l1 han
dicho Covarrubias (1), Paul de Saint-Victor (2), Mateo Aleman(3)
y cuantos diccionarios y encyclopedias hallen a mano.
Fu6 en lo antiguo el asno la bestia de carga, un element de
trabajo del que el caballo se hallaba excluido. Es sufrido, sobrio,
poco sensible a las variaciones de la temperature, nada exigen-
te en cuanto a alojamiento y nutrici6n, y prescindiendo de ali-

(1) Tesoro de la lengua castellana.
(2) Las dos cardtulas.
(3) Guzmnd de Alfarache.












ASNOLOGIA


mentos jugosos, reparadores de perdidas fuerzas, si su propie-
tario no puede dirselos, come hierbas de cualquier clase incluso
el cardo silvestre, que, por tal raz6n, en algunos parajes recibe
el nombre de cardo borriquero (1). Y si a esto, que ya es much,
se agrega que es muy resistente a la fatiga; que no enferma con
facilidad; que vive mas que el caballo, y que sirve como animal
de carga, de silla y de tiro, ya se adivinarA el por qud, desde que
el hombre en 61 se fijara, se convirtiese en uno de los cuadrii-
pedos dom6sticos mis tilese.
De que fuese el asno de tiempos antiguos animal de gran es-
tima, no cabe duda. En asno huy6 la Virgen a Egipto, y para
ponderar su precio escribi6 Francisco de Ocafia en una Canci6n
a la Virgen :
1 Ay, Seiora mia !
si parida os viese,
de albricias daria
cuanto yo tuviese;
este asno que fuese
holgaria dar, etc.

En el cExodo XX, 17, se lee : < pr6jimo, ni su siervo, ni su criada, ni sa buey, ni su asno, ni
cosa alguna de tu pr6jimo >, idea que hecha care en ]a popu-
lar conciencia, se repite mis tarde, ya que en el Libro de los
Castigos e Documentos que daba a su fijo el Rey Don Sancho IV
el Bravo, y en el capitulo XXXIV se escribi6 : no cobdicies el su haber para ti, nin la su mujer, nin las sus fi-
jas, nin los sus siervos, nin las sus siervas de su casa, nin el su
buey, nin el su asno, etc.>
N6tese c6mo de ambas relaciones estA excluido el caballo,
cual lugar en las faenas agricolas y campestres debia, por aque-
llas centuries, ocupar el asno (2).
El pacienzudo animal fu6 perdiendo poco a poco su importan-


(1) G. ALVAREZ DE TOLEDO, en su La burromaquia, emplea tragacardos,
(2) El valor del asno se adivinara con recorder lo que dice Salom6n,
proverbio XXVI, 3 : El litigo para el caballo, el cabestro para el asno,
y la vara para las espaldas de los insensatos >; y lo que se lee en el G&-
nesis, capitulos 12, 24, 30, 32, 34, etc.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


cia, y la raz6n es 16gica. DilatAndose el mundo conocido al correr
de los alos; avivada en los mortales el ansia de la celeridad, el
hombre no podia ya avenirse con el tardo paso de quien le sir-
viera en tiempos mas apacibles. El caballo debia razonablemente
ser el animal de posta y de silla; y al observer el pueblo la acti-
tud meditabunda del burro quizAs este pensaria entonces: i lo
que va de ayer a hoy! su cabeza agachada, su paso lento,
la paciencia con que sufria los palos, su invencible terqueza,
design, de acuerdo con la ley de analogia, con el nombre de
asno, burro, borrico, a todo ser racional que se mostraba en ex-
ceso paciente y sufrido. Afin fun mds alla el pueblo : dndose
cuenta de que medra muy poco quien defenders no quiere o
no puede por sobra de timidez o falta de dotes oratorias, her-
man6 con la tonteria la paciencia y el sufrimiento, y el simpatico
animal, que tantos servicios le prestara al hombre cuando el ca-
ballo era afin rebelde al freno y a la espuela, que lo mismo aca-
rreaba lefa que araba un campo, que con estoicismo sin igual
lo mismo daba vueltas a la noria que llevaba las repletas alfor-
jas al vecino mercado, este animal, repito, troc6se, por sarcasm
de la suerte, en emblema de la ignorancia, de la estulticia, de la
necedad.
i Cuin ingrato es el linaje human i Y cuin poco duran las
terrenas glorias! Porque lo evidence es que el animal a quien
en no pocos pueblos de la antigiiedad se tributaron excelsos ho-
nores; que lleg6 a hombrearse con los dioses del Olimpo; que
merecia la egoista atenci6n de todos, fue descendiendo paulati-
namente de tan alto sitial, para quedar relegado al iltimo es-
cal6n de los animals fitiles al hombre ; Triste destiny el de
quien, irrational o racional, se ve arrinconado porque al Supre-
mo Hacedor plugo dotarle de inagotable caudal de paciencia!
Descartada, pues, la parte hist6rica, en el present librito,
opfisculo o nonada, se registran cuantos refranes, dichos, senten-
cias y frases pude recoger en los que entran las palabras que
figuran en el Vocabulario que antecede a la colecci6n, glosados
todos, unos con ajenas pardfrasis, otros con consideraciones pro-
pias, a fin de que, en su pequeiiez, pueda ser la obra de alguna
utilidad a quienes la hojeen o consulten. Repito al llegar aqui
lo ya afirmado en otra ocasi6n : much hay de autores clAsicos












ASNOLOGIA


en las piginas que siguen, y algo y aun algos de mi patrimonio
particular. Si en esto no hubiere acertado, cfilpese a mi insufi-
ciencia, mis no a mi empeilo doctrinal; de sobras me consta que
no siempre va el buen deseo de acuerdo con el saber.



VOCABULARIO


Aburrado. Adjetivo que equivale, como se adivinara, a em-
brutecido, hecho un burro.
Aburradamente. Sin6nimo, mAs que sin6nimo, hom6logo de
asnalmente, bestialmente.
Aburramiento. Bien vale atontamiento, embrutecimiento.
Aburrar. Entontecer. Arrocinar.
Aburrarse. Verbo que no figure en el Diccionario Oficial y
cual admisi6n en 61 piden a grito pelado no pocos vi-
vientes, Quien con lobos anda a ahullar se enseia, y bien
puede asegurarse que quien con burros anda acaba por
aburrarse. Al principio, si es persona de median criterio,
se aburre de oir necedades y tonterias, pero como el hom-
bre se acostumbra a todo, acaba siendo tan burro como
sus compaiieros, vale decir se ha aburrado. 1g Acaso no
hay tareas mecinicas, no hay conversaciones que abu-
rren y aburran? Ya nos lo advirti6 Principe cuando dijo:

No trates con el brato ni un minute,
pues no conseguiris la alta corona
de hacerle t persona:
y puede suceder que 61 te haga bruto (1).

Aitalejo. Sin6nimo de burrillo. VWase esta voz.
Archiburro. Graciosa voz compuesta, empleada por Alvarez
de Toledo en La Burromaquia :

con semblante archiburro, mesurado
el conclave disuelve turbulento...


(1) El hombre y el burro. Fabula.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Asinaria. Titulo de un poema de autor an6nimo del que nos
da noticias Casiano Pellicer en su Historia del histrionis-
mo espa~ol
Asinaria se llamaba la fiesta que todos los ahos cele-
braban en Siracusa, el 7 de septiembre, en recuerdo dela
batalla que en 413, antes de J. C., ganaron a los atenien-
ses a orillas del rio Asinaro. Se atribuye a Plauto una
comedia con este nombre.
Tambi6n con el nombre de asinarias, se conocen unas
aves del Brasil, cuyo canto imita el rebuzno del asno.
Asinino. Asno pequehio.
Asinina. Especie asinina, a semejanza de especie humana,
leo en un librito titulado Apologia de los asnos.
Equivale a asnino.
El erudito Rodriguez Marin, en el Glosario, con que
termin6 la edici6n academica de las obras de Baltasar
del Alcazar, cita estos versos que se leen en la Sdtira
apologetica en defense del divino DueKas :

h Y esotro gran poeta galambao,
de memorial asinina, gran bergante...

Asna. La hembra del asno, que tambi6n se llama borrica, po-
llina y jumenta.

Al6grate much, hija de Si6n, jubila hija de Jerusalem. He
aqui que tu Rey vendra a ti, Justo y Salvador, pobre y cabal-
gando sobre un asno, y sobre an pollino hijo de asna.

Ver en un pobre pesebre
quien mejor estar podia;
de una parte tiene una asna
de la otra un buey yacia.

(B. Torres Naharro.)

Cab'El alli estaban
un asna y un buey

(Lucas Ferndndez.)












ASNOLOGIA


Tambi6n con el nombre de asna se distinguen las vigas
menores que salen de la principal del tejado, comun-
mente Ilamada caballete.
Asnacho. Lo mismo que gatuna, plant medicinal. Es el cardo
borriquero. Tambi6n se dice Asnallo y Arnacho.
Asnada. Borricada, burrada; dicho o hecho muy necio, equi-
valente a bestialidad.
Tambidn significa cantidad de asnos.

i Qui de asnadas!
(Quiones de Benavente.)

En unas ddcimas contra el P. Isla, con motivo de la
Cuaresma que predict en el Hospital de Zaragoza, aho
1757, se lee:
La sitiada estA afrentada,
pesarosa y aburrida,
llorosa y arrepentida
de haber hecho tal asnada.

Citado por Borao en su Diccionario de voces aragonesas.
Asnado. Cada uno de los maderos gruesos con que se asegu-
ran de trecho en trecho los costados de la mina en las
famosas de Almaden.
Asnal. Todo lo que toca al asno o caballerias menores, como
carga asnal, soga asnal, herradura asnal. Diccionario de
A. A.
Se toma alguna vez, por traslaci6n, como equivalent
a bestial, brutal.

Licencia piden con asnal talante
y en la impensada novedad perplejas.
(G. Alvarez de Toledo)

Tambidn sirve para nombrar una especie de canasto
alto y estrecho de boca, que se usa en algunas parties para
transporter las uvas desde la viia a la bodega.
Asnales. Se dijo de las medias mayores, y mAs fuertes que
las regulars.
Igualmente con esta palabra se conocian las fiestas ce-












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


lebradas en Verona y en Italia, en honor de las reliquias
del asno en que Nuestro Senor Jesucristo entr6 en Jeru-
salem.
Asnalidad. Sin6nimo de bestialidad, este especifico, aqu61 ge-
n6rico.
Asnalmente. Neciamente, brutalmente, como asno, torpe. Es
voz jocosa.
Repar6 un poco Don Quijote imaginando si se le acordaba,
si algdn caballero andante habia traido escudero, caballero
asnalmente. (Parte I, cap. VII.)

Diego de Torres y Villarroel, en su Mogigangapolitica,
pron6stico del aio 1727, trae esta redondilla :
Todo el mundo calle el pico
al ver la Fama asnalmente,
porque de ordinariamente
carga con ella un Borrico.

Asnallo. Lo mismo que asnacho.
Asnar. Hom6logo de asnal.
Asnatico. Adjetivo caprichoso, usado por Antonio Abad Ve-
lasco en sus Aleluyas Jocosas.
Asnatil. Dice Cervantes en El hospital do lospodridos: beitares y oficiales de enjalmar asndtiles , citado por el
P. Aicardo en < Palabras y acepciones castellanas omiti-
das en el Diccionario Acad6mico >>.
Asnazo. Aumentativo de asno. Lo emple6 Quevedo en el sen-
tido de hombre rudo y de brutal entendimiento.

Muri6 el asnazo en camisa,
aplicalo, Anilla, ahora
pues en camisa me dejan
tus embestiduras sordas.

Asnear. Proceder con la poca inteligencia (?) del asno; tra-
tarle de tal (Chile); bromear. Es muy frecuente Ila-
marle asno al hombre alegre y hablador, que bromea
much.
Ddjate ya de asnear.
(Horozco. Canc.)












ASNOLOGIA


Asnedad. < today necedad, boberia, borricada, bestialidad, brutalidad
y majaderia. En sentido propio represent la acci6n pe-
culiar del jumento : en el figurado la acci6n o dicho de
todo hombre insensato. La usaron Correas, Villegas, Val-
derrama, Quevedo y Alemnn, y a pesar de ello no figure
en los diccionarios.> (Encicl. Univ. Ilustr., tomo VI, p6g.
698).
Dice el P. Juan Mir en su libro Rebusco de voces
castizas, que ningfin idioma posee esta linda voz.
Emplean tambidn el vocablo, en el mismo sentido figu-
rado, los judios espafioles de Oriente.
Asneida. Asi titul6 Cosme de Aldana un poema a imitaci6n
de la Eneida de Virgilio.
Vdase con qu6 gracejo describe C. Suarez de Figue-
roa, en su obra El Pasajero, el por qu6 de escribirse tal
poema :

<< Gobernando el Estado de Milan, el condestable Juan Fer-
nAndez de Velazco la primera vez, asistia entretenido cerca de
su persona Cosme de Aldana, poeta diversisimo de su herma-
no Francisco, que mereci6 titulo de divino. Itste, no conten-
t:ndose con moler de continue al gobernador con saetazos,
cierto dia vino a tener tan extraordinario tes6n en porfiar,
qne el contradictory, con seguridad de amigo, como riendose,
le dijo : < Dejad ya la porfia; que sois un asno... >> 4 Quien
tal ech6 por la boca I I Asno al querido de las musas, 61, rudo,
61, incipiente, 61, material ? Sacar la espada no era licito, por-
que era grande la anistad: quedar sin resentirse era imposi-
ble. En medio, pues, de esta irresoluci6n, toma el instrumen-
to de la pluma, y describe tres mil octavas motejando de asno
al provocador, como si en todas le dijera : < MAs asno sois
vos >. Conpuesto el volume a imitaci6n de la Eneida, de
Virgilio, le di6 el titulo de Asneida. Imprimidle, que en Italia
es fAcil dar a la emprenta cualquier escritura. Apenas se ha-
llaba impreso, cuando le di6 al segundo Mantuano el mal de
la muerte; y contentisimo de dejar en estado de tanta per-
fecci6n el fiel ejecutor de su venganza, expire, resonando en
su boca a menudo y despidi6ndose de su querida Asneida. Ya
difunto tuvo noticia el Condestable de tan extravagant ca-
ART. ORIG. XLVI 4












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


pricho, y mand6 se entregase al fuego today la impresi6n, salvo
algunos cuerpos ya esparcidos entire espafoles. >

Asneira. En Galicia vale como asnada, borricada, tonteria.
Asneiro. Asi ilaman en las provincias gallegas al que cuida
o guia asnos.
Asnej6n. Voz empleada por el comendador Griego, y por
otros autores. V6ase si no :
Mirad cual va el asnej6n
y huirA de una cabra.
(Torres Naharro.)

Boscan emplea asi la voz en una canci6n picaresca:
Halagole y pellizc6le
La moguela al asnej6a,
Alleg6le y namor6le
Y 61 estavase al rinc6n.

Asnejonazo. Amnentativo de asnejdn.

Si ha de estar quedo el asnejonazo majadero.
(F. Silva, Celestina, cena II).

Asneque. Dicci6n clasica y muy castiza para expresar nece-
dad estupenda, maazada de n6cio o porrada de idiota. Co-
rrea, en su copioso Vocabulario, dijo: Penseque, asnique,
burrdque, en el sentido indicado.
Cita tambi6n la voz el P. Aicardo, en la obra ya men-
cionada; y el P. Juan Mir, en la obra tambien citada Re-
busco de voces castizas, dice que la frase de Correas << se
usa en toda tierra de garbanzos >>.
Asneria. El conjunto o agregado de muchos asnos. En sentido
metaf6rico vale necedad, tonteria.

No dud6, sino que por no escandalizar la asneria, le di6
garrote secret.
La picara Justina.

Antes viene cuervo blanco que pierdan asneria.
Arcipreste de Hita.


Asnerizo. Voz anticuada. Arriero de asnos.












ASNOLOGIA


Asnero. El que cuida y guard en el campo los asnos, y tam-
bidn el que los conduce.
Antonio Rodriguez de Avalos, citado por Quevedo, en
La political de Dios, parte II, cap. XX, dice :
El rey don Alfonso por haber ayudado al asnero concili6 a
si los de Capda.

Asnico y asnillo. Diminutivos de asno.
Dice Antonio de Guevara, en una de sus Epistolas,
que < el regalado Miscenas daba en sus banquetes asni-
cos asados >>.

Por ser del mis pequefio tribu de Israel, y tan pobre, que
a la saz6n andaba en busca de las asnillas de su padre.
(Simbolo, parte IV, trat. I, cap. IV.)

En Arag6n, segfin Borao, significa instrument de co-
cina para afirmar el asador.
Asnilla. Ademis de diminutive de asna, equivale a pieza de
madera sostenida por d6s pies derechos para que des-
canse y se sustente encima del edificio que amenaza
ruina.
Asnillo. Diminutivo de asno, y nombre tambidn de un insec-
to. En plural nombre de dos estrellas de la constelaci6n
CAncer.
Llevibamos de camino unos asinillos en que camindbamos
a ratos.
(Guzmda de Alfarache.)

Asnino. Cosa perteneciente al asno.
En las cortesias jumentiles y asninas se ha de ir con el com-
pas en la mano y con medio t6rmino.
(Don Quijote, parte II, cap. XXXIII.)

Asno (1). Dice el Diccionario de la R. A. : del latin asinus,

(1) En castellano antigno, asiu. Mugica.
El c6lebre pintor Dcamps fu6 premiado por su cuadro Los asnos de
Oriented.
Existe una novela de Julio Sanin, publicada en 1829, con el titulo de
El asnmeo uerto o la mjer guillotinada.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


m. animal cuadrfpedo. En lenguaje figurado ruda y de muy poco entendimiento >.
Quien desee noticias sobre el origen del vocablo, pue-
de consultar, y con esto me evito el trabajo de copiar
cuanto se dice, el Diccionario filoldgico comparado de la
lengua castellana, de D. M. Calandrelli, tomo II, plgina
547. El erudito fil6logo, autoridad en estos studios, ex-
puso alli brevemente cuanto puede decirse al respect,
y nada, por lo tanto, me es dado agregar.
Pero si en este extreme fuerza es asentir, en cambio
me rebelo, no contra el Diccionario Oficial, sino contra
el vulgo que a ciegas, a tontas y a locas, sin t6n ni s6n
estableci6 absolute sinonimia entire burro y torpe, asno
e ignorante, jumento y estfpido.
1 Torpe el asno ? 1 Desde cuando, y en qu6 se fund el
pueblo para denigrar de tal suerte a tan simpttico, a tan
noble (1), a tan Atil, a tan pacienzudo animal ?
No quiero referirme al poema Asneida vase esta
voz por cuanto arroja poca luz sobre el tema que va-
mos a ventilar; pero a los que tengan despierto en su
mollera el espiritu de justicia, y aun a los simples curio-
sos, recomiendo si lo que escribi6 nuestro Pedro Mexia,
autor del siglo xvi, a imitaci6n de. Luciano y Apuleyo,
en alabanza del asno; ello anda impreso con los Colo-
quios y Didlogos de dicho autor. Lease con calma, sin
prevenci6n, y estoy cierto de que, despues de la lecture,
si no convienen con Unamuno en que es el asno un asceta
y hasta un mistico, averiguaran que dista much de ser
un animal despreciable por lo torpe, ignorante y estfipido.
Como algo he dicho ya en defense de cuadrfpedo tan


(1) Agustin de Rojas, en la Loa en Alabanza de la letra A, hace justicia
al asno, cuando hablando de los animals dice :
el m6s fuerte es el abada.
el fspid mas en fiereza,
el mas pequeio arador,
el mis dulce es el abeja,
el mAs ponzofioso araila
y mas el asno ea nobleza.












ASNOLOGIA


interesante en la Introduccion de esta obrecilla, y mu-
cho se puede leer en diversas paginas de este folleto,
s6lo agregar6 ahora que su caricter sufrido, su prover-
bial paciencia, la conformidad con que con lleva las pri-
vaciones y vapuleos de irascibles bipedos racionales,
mAs que abdicaci6n de su dignidad asnal retratan un ca-
racter, un temperament muy conocedor del papel que
desempelia en el seno de la sociedad. No pretend, como
ciertos series, pasarse a mayores; estA convencido de
que el que nace para ochavo no puede llegar a cuarto;
sabe bien que iadonde ird el buey que no are?; y que es
infitil pretender dar coces contra el aguij6n; y con filo-
sofia que ya quisieran para si mis de cuatro mortales, se
aviene con su suerte, con el papel que le toca represen-
tar en el engranaje economic rural de los pueblos mo-
dernos. No siente el orgullo, como el caballo, que mal se
compaginaria vicio tan feo con quien es el prototipo de
la mansedumbre; y asi lo mismo le da llevar sobre sus
lomos a una garrida moza que a un apestoso trajinero,
acarrear bolsones de oro que serones de estiercol; trabajar
es su divisa, y al trabajo se doblega con paciencia digna
de admiraci6n que no de vilipendio.
Acabo de decir que lo mismo le da llevar sobre sus
lomos a una bella moza que a un descendiente de Picio,
y ahora afiadird que fud antato costumbre, no solo con-
ducir al patibulo a los reos montados en burros o asnos,
sino vapulear a ciertos delincuentes brujos, hechice-
ros, judaizantes, rateros, reincidentes paseAndolos des-
nudos de medio cuerpo arriba, caballeros en pollinos,
mientras los representantes de la justicia descargaban
sobre las espaldas de los culpados los golpes de sus flexi-
bles varas. A esta tarea el caballo no se hubiese prestado,
el asno si, porqu6 adivin6 el alcance de la humana jus-
ticia.
Mentis como borracho, y llevais talle
de que os haga subir sobre una calle,
y aunque mAs me lo nieguen
que por los asnos, pidblicos os lleven.












REVISTA DE LA *UNIVERSIDAD


dice Quifiones de Benavente en sui entrem6s El retablo
de las maravillas (1).

Y Quevedo en La hora de todos, escribi6 :
Por la misma calle, poco detrds, venia un azotado, con la
palabra del verdugo delante chillando y con las mariposas del
sepan cuantos detras, y el susodicho en un borrico, desnudo
de medio arriba, como nadador de rebenque.

Suele a veces mostrarse burl6n el pueblo, ya que es
propio del fil6sofo marrullero reirse de la ajena tonteria,
y buena prueba de ello nos la suministra el cuento LXII
del Alivio de Caminantes, de Timoneda. Dice asi :
Pidi6 un labrador a otro amigo suyo dentro, en su casa,
que le prestase un asno que tenia para ir con 61 a la ciudad.
El otro excusAndose que no lo tenia, que lo habia prestado a
otro, sucedi6 que en este medio comenz6 de roznar el asno en
el establo. Entonces, dijo el que se lo demandaba : decid, com-
padre; Lno es aquel que rozna vuestro asno? Respondi6 el
duelo : necia condici6n es la vuestra, compare; qu6 hmAs
cr6dito tiene el asno que yo Asi me parece. Pues entrad por 41.

Hasta aqui el c6lebre valenciano, idea que el ya citado
Quiiiones de Benavente glos6 en su Entremis de los pa-
receres, escribiendo :
Eso parece a un hombre que prestado
pidi6 un jumento a cierto licenciado,
y excusAndose dijo : < perdonadme
que no esti en casa el tal asnifecante>;
y el asno rebuzn6 en el mismo instant.
Dijo el amigo : < pues ec6mo me decis que no estA en casal >
Y el duefio respondi6 con grande c6lera :
i Cuerpo de Dios con vuestro desatino !
SQui6n es mAs de career yo a el pollino ?

Sucedido, cuento o chascarrillo que, a su vez, Montal-
van repiti6 en la jornada I de su comedia Los hijos de la
Fortuna, metrificAndolo de la siguiente manera :


(1) VWase la voz borriquito.













ASNOLOGIA


Tenia un lindo borrico
para sus necesidades
cierto alcalde, y como un dia
un su compare llegase
a pedirselo prestado,
61, por librarse de darle,
dijo que en el monte estaba;
pero como rebuznase
el borrico a esta saz6n,
dijo el otro : < Veis compare
como el borrico esta en casa
y quc vos os engafasteisba
a lo cual muy enojado,
el alcalde, sin turbarse
le respondi6 : No esta tal,
y miente quien lo pensare,
que aunque el borrico lo dice
con suspiros desiguales,
yo digo aqui lo contrario
y es muy mal dicho que nadie
mds cr6dito quiera dar
a nn borrico que a un alcalde,
siendo yo un hombre de bien
y el burro un p6cora campi.

En mias modernos tiempos, D. Adelardo L6pez de Aya-
la introdujo el mismo cuento en la refundici6n de El
Alcalde de Zalamea de la siguiente manera :

CAP. tPosible es que ni un vecino,
por ruego o por amenaza,
haya sacado a ]a plaza
un caballo I
SOLD. -- Ni un pollino.
Nada pudimos lograr.
Yo le dije a una mujer
en su casa << burros en este lugarl >>
Yo que si, ella que no,
estabamos disputando,
cuando un burro rebuznando
la casa enter atrond












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


< < que aqui no hay burro escondido>>
Y ella dijo : < < que los imita muy bien >.

Siendo el hecho el mismo, aunque narrado de distin-
tas maneras, bien sirve para probar que es el burro, el
asno, el borrico, amigo de la verdad, y que oida ]a men-
daz afirmaci6n quiso poner en ridicule al mentiroso.
Finalmente, Cervantes, en su novela Coloquio de los pe-
rros, pone en boca de Berganza estas palabras : <... acor-
ddndome de Isopo, cuando aquel asno tan asno, que quiso
hacer a su senor las mismas caricias que le hacia una pe-
rrilla... etc. > Alude a una de las fAbulas de Esopo.
Ya que esta obrecilla se hila y teje en el Rio de la
Plata, aiadir6 que, segin D. F6liz de Azara, los prime-
ros animals que de esta especie llegaron aqui, fueron
traidos por el padre franciscano fray Jos6 de Cordov6s.
Los indios guaranies domesticaron mas tarde a los que,
por vivir selvAticamente, se habian hecho cimarrones.
Resumen, porque esta papeleta va resultando larga en
demasia; que es el asno un animal inteligente, cachazu-
do, porque sabe que chi va piano va ratto, paciente, fil6-
sofo, muy amigo del.pobre a quien presta utilisimos ser-
vicios, y que arguye sobre ignorancia, ingratitud abru-
marle con denigrantes epitetos (1).
Asnografia. Se dice ir6nicamente por descripci6n del asno.
Asnografico. Lo que se refiere a la asnografia.
Asn6grafo. El que describe el asno, titulo con que de hoy mis
se podrd engalanar el autor de este libro.
Asnologia. Tratado del asno y de sus propiedades.
Asnologico. Relativo a la asnologia.

(1) Y hasta por gracia y donaire, en aquellos siglos en que andaba muy
despierto el gracejo espaiiol hhoy se va adormilando! se le di6 al
asno el tratamiento de don. Pues el Arciproste de Hita escribi6 don Mel6n,
y Silva don bellacazo, y L6pez de Ubeda don papel, etc. etc. ya que se po-
drian amontonar muchas citas, bien pudo Lope de Rueda escribir en Los
engaifados: << Pues yo os prometo don asno que si aparo un garrote, que yo
os haga ir presto.












ASNOLOGIA


Asn6logo. El que se dedica a la asnologia.
Asn6polis. Pais o capital de los asnos.
Asnudo. Palabra anticuada por asnal.

dientes anchos, et luengos, asnudos 6 moy mordos.
(Arch. de Hita.)

Asnuno. Adjetivo anticuado equivalent a asnal.

Yo, senior Valentin, respondi6 Sancho, entiendo la lengua
asnuna muy lindamente.
(Don Quijote. A. F. Avellaneda.)

Boche. Equivale a pollino en Arag6n.
Borrica. Sin6nimo de asna. En sentido figurado, mujer necia.
Borricada. Conjunto o multitud de borricos. Cabalgada que
se hace en borrica por diversion y bulla. Dicho y hecho
necio.

tPues y tu, Ganso' contest6le el Burro
no me has dicho tambi6n mil borricadas.
(Principe, El Borrico y el Ganso.)

Borrical. Lo concerniente al borrico.

TrAs del acento disforme
de la borrical franqueza.
(J. Bernat Baldovi, _El Burro y el Ledn.)

Borricalmente. Adjetivo que equivale a asnalmente.
Borrico. Del latin buricus, caballejo, asno.
Puede venir de burrhus, que significa color medio en-
tre bermejo y pardo, por ser este el color de tales bestias.
En sentido figurado vale necio, tonto, pesado.
En castellano antiguo burrico, y asi dijo el Arcipreste
de Hita, copla 987 :

Las orejas mayores, que de afal burrico...

Diego de Negueruela autor del siglo xvi en la
Farsa llamada Ardanusa, dice :












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Seis meses solo porfio,
que en acabando estos seis
el borrico ser mio.
MAs que rico
estar6 con mi borrico.

Y a las pocas lines agrega :

Que cuando mi burro tenga
por San, que no me trocase
por el marido de Menga
ni por nada me matase.
No veis vos
que, casindonos los dos
si nos faltase el comer
con su ayuda, y la de Dios,
nos podriamos mantener.

Cita esta de no despreciable valor, por cuanto robustece
lo que ya queda afirmado en anteriores paginas, o s6ase,
cuAnto se apreciaba el asno, burro, borrico o pollino en
edades no muy remotas de la nuestra.
Hay una copla popular que dice :

Echemos la despedida,
la que echan los harrieros:
con la vara en la cintura
< i Harre, borrico platero !

Citada por Rodriguez Marin, por nota en el Tranco IX
de El Diablo Cojuelo.
Borric6n. Aumentativo de borrico. Metaf6ricamente hombre
sufrido en demasia, esto es el que se pasa de bueno.
Borricote. Equivale a borricdn en el sentido de apacible. Aun-
que despectivo, se usa como termino de cariio.
Borriquefio. Lo que es propio del borrico.

Pero dejando a una parte
estas quejas borriquefas.
(L6pez, Pobreza no es vileza.)


Cardo borriqueho o borriquero se llama al espinoso.












ASNOLOGIA


Borriqueria. Conjunto de borricos.
Borriquero. Guarda o conductor de una borricada.
Borriquete. Persona ruda y de poco entendimiento.
Borriquillo. Diminutivo de borrico. Tambidn el borrico de
poco tiempo.
Borriquito. Lo mismo que el anterior.

Y a no tener tantos brazos
ya ajusticiado estnviera,
que mil veces he tenido
el borriquito a la puerta.
(Cancionero general.)

Y un conocido cantar popular de Castilla dice :

Hontanas y Castellanos,
Iglesias y Tamar6n,
buenos borriquitos crian,
buenos borriquitos s6n.

Buche. Burro de uno o dos afios, hasta echarles el apero; en
Castilla, segin Cejador.
Buchin. Buche o borrico reci6n nacido; en Segovia.
Burra. La hembra del asno. Mujer necia, ignorance. Se apli-
ca tambien a la que resisted much fatiga.
En Arag6n, segdn Borao, significa callosidad, general-
mente en las manos, efecto de algfin trabajo de roza-
miento.
Dice Giner y Arivau refiri6ndose a la burra :

La mula es estdril, porque la maldijo la Virgen en el esta-
blo de Bel6n, pues mientras el buey alentaba al Nifo para
proporcionarle algdn calor, la mula soplaba hacia el para darle
frio y se comia la paja del establo. Por esto cuando lo not6
Nuestra Sefiora le dijo :

Si Maldita seas td, mula,
< ni parida, ni preiada! >

y desde entonces es est6ril. La burra, qn cambio, esti bendita,
por el auxilio que prest6 a la Sacra Familia durante su huida
a Egipto, y pare sin dolor.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Vaya otra cita para probar una vez mas el alto aprecio
en que tuvieron a asnos y burros nuestros antepasados.

Que aunque me cueste la burra
lo tengo de pleitear,

dice el Juan Benito de una de las comedies de Lucas
Ferndndez.
Se da tambidn el nombre de burra a cierto juego.

Leche de burra. Refiere Bastfis que Suetonio y Marcial
afirman que las personas mns voluptuosas de Roma se
lavaban la cara y las manos, con pan mojado o empapado
en leche de burra para volver la piel mns blanca y para
impedir que el pelo de la barba creciese tan pronto. Ju-
venal afade que se hacia una especie de pasta, la que se
aplicaba a la cara, y que Popea, esposa de Ner6n, fu6 de
las primeras que la usaron; por cual raz6n, continia, lle-
vaba siempre en su compafifa trescientas burras para
proveerse de leche.
Hace notar Correas, en su Vocabulario de refranes y
frasesproverbiales, pAgina 520, posici6n de a ciertas palabras nacen frases de sentido
ambigno, y asi se dice : la burra de Juana, por ella o por
su burra)>. Lo mismo ocurre con asno, rocin, borrico,ju-
mento, etc.
Burrada. Cabafia o manada de burros. En sentido figurado,
necedad.

Eran ellos tan rateruelos que nunca les vi meter mano en
otra cosa... y aun en esto hacian mil burradas.

(Mateo AlemAn, Guzmdn de Alfarache.)

Tambi6n significa jugada contra regla en el juejo del
burro.

Burral. Sin6nimo de asnal.
Se lee en Fray Gernudio, citado por Mugica :

... realmente era de nna memorial feliz y, como dicen, burral.












ASNOLOGIA


Burraxo. En Galicia garaii6n o burro padre.
Burrea. Sin6nimo en lo antiguo de verdugo, porque fu6 an-
taiio el burro el animal en que cabalgaba el reo al ir al
suplicio.
Burreria. Asneria, conjunto de burros.

Yo debo imitarla
o soy, voto a cribas
el Burro mis Burro
de la Burreria.
(Principe, La Perrilla y el Borrico.)

Burrero. Dicese del caballo o jaca que padrea las burros.
Duedo o harriero de burros.
El que conduce burras para vender la leche.
Burrillo. Diminutivo de burro, y tambidn sin6nimo de afia-
lejo. VYase esta voz en el Diccionario de la R. Academia.
Burrin. Burro pequefo.
Burrinche. Burro pequeiio.
Burriquefio. Segfn el P. Juan Mir, del trozo que transcribe
de la Picara Justina se desprende que < quefio queda por sin6nimo de cosa de burro, burrical, bu-
rral. (Rebusco de voces castizas.)
Burro. Asno, hombre rudo y de pocos alcances.
Dice Covarrubias que la palabra burro se dijo del color
burrho, porque de ordinario los burros y burras son de
aquel color.
Para Cejador, burro es variante de borro, por su pelaje
Aspero y no de la finura de el del caballo.
Se da el nombre de burro, a un aparato para calentar
la cama, y tambi6n a un juego de naipes. Con tal palabra
designan en Galicia una < que movi6ndose sobre su quicio sirve para tener sobre el
fuego y retirar de 61 un caldero u otro utensilio>> (Cuveiro
Pifiol); y burro, en Alava, es gruesas fijas en la delantera y trasera de los carros de
labranza> (F. Baraibar.)












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


En various pueblos de la peninsula se organizan como
diversion carreras de burros. En ellas, dice Rodriguez
Marin, cabalgando cada jinete en asno ajeno, le hace co-
rrer cuanto pueda, y el asno que a pesar de voces y gol-
pes Ilega el postrero, ese gana el premio para su amo.
Burromaquia. Titulo dado por Gabriel Alvarez de Toledo
(1662-1727) a un gracioso poemita escrito en octavas
reales.
Salva da noticias de este trabajillo en el nfmero 432
de su Catdlogo. Alli se lee :

Alvarez de Toledo (D. Gabriel) obras posthumas-po6ticas,
con la Burromaquia. De D. Gabriel Alvarez de Toledo, Pelli-
cer y Tovar. SAcalas a luz el doctor don Diego de Torres Vi-
llaroel, el que escrive al principio un resume de la vida y
virtudes de este author. Madrid, 1744.

Vaya como muestra del estro po6tico del author de la
Burromaquia, copia de la primer estrofa. Asi comienza
el Rebuzno primero :

Si vizcainado mereci algin dia
tu burramen, Garnica, pardicano,
concedele a mi cantabra poesia
el ronco acento del mejor paisano;
6mula del relincho tit armonia,
escuche alegre el espacioso Ilano,
y el Ilano que en sus parvas le alimenta
Filomena cuadrdpeda le sienta.

Burrucho. Llaman los labradores al burro pequefio, que afin
sigue a la madre.
Chambo. En jerga gitana jumento.
En el Diccionario official se registra la voz chambdn,
torpe en el juego, y como quien es torpe, es, segfin el
vulgo, asno, de ahi que el chamb6n castellano venga, si
la Academia no se opone, del chambo de los gitanos.
Desasnar. Hacer perder a uno la rudeza o quitarle la rusti-
cidad por medio de la instrucci6n.












ASNOLOGIA


iOh... el pel6n, y c6mo se desasua!
(Gelestina, acto XVII.)

Y pues espacio nos vaga,
desasndmonos aqui.
(Juan del Encina, gloga VIII.)

Con su inimitable gracia dijo Quevedo, en la Musa V,
empleando la palabra en su sentido recto :

... compete tal vez un disparate
el que se empeiia en desasnar al Burro.

Garafion. Es el asno que echan a las yeguas, o el caballo que
cubre las borricas. Se aplica tambi6n al hombre en exceso
lujurioso.

Ordenamos y mandamos que de aqui adelante en todo el
Arzobispado de Sevilla... ninguno tenga asno garafi6n para
echar a yegua.
(Recop., libro VI, tit. XVII.)

Jumenta. La hembra del jumento.
Jumental. Lo que pertenece al jumento.

Esto decia Galayo,
antes que al Tajo parties
aquel yegiiero llor6n,
aquel jumental ginete.
(G6ngora, Burl. XIII.)

Jumentario. Establo o caballeriza de los jumentos.
Jumentil. Lo mismo que jumental. Voz ya citada en asnino,

en las cortesias jumentiles y asniles se ha de ir con el compAs
en la mano.
(Don Quijote, II, XXXIII.)

Jumentillo. Jumento pequeio. Tambidn se dice jumentito.

Los muchachos de tres en tres, en unos jumentillos, cojos
y mancos.
(V. Espinel, Marcos de Obregdn.)












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Jumento. Sin6nimo de asno. Metaf6ricamente se aplica al su-
jeto ignorante o necio.

Procur6 levantarse del suelo, y con no poco trabajo le subi6
sobre sn jumento por parecerle caballeria mAs sosegada.
(Don Quijote, parte I, cap. V.)

... debiendo ser mAs propio y natural de las duehas, pensar
jumentos que autorizar las salas.
(Don Quijote, part II, cap. XXXIII.)

Jumentoso. Lo perteneciente aljumento.

Ya junto al are6pago jumentoso,
silencio aspira en el ameno llano...
(G. Alvarez de Toledo, La Brromaquia.)

Onagro. Asinus ferus, segIn San Isidoro, de Sevilla. Asno
silvestre y montaraz.
Signific6 tambi6n, miquina de guerra para lanzar pie-
dras.
Pollinamente. Como pudiera hablar o proceder un tonto, un
burro, un pollino.
Pollinarmente. Asnalmente, denotando que uno va montado
en un borrico opollino.
Pollinejo. E1 pollino pequefio.
Pollinesco. Relativo al pollino.
Pollino. El borrico nuevo era Ilamado asi antiguamente.
Dice Barcia que es como el polio de los asnos.
VWase Sin6nimos castellanos.
Hoy vale asno o borrico.

Pero quiso esta vez entrar a caballo en una asna y un po-
lino, y ser recibido con gran fiesta y solemnidad.

(Rivadeneira, Flos Sant. Vida de Cristo.)

Ea, pues, dijo Sancho; ponga vuestra merced en esotra
vuelta la c6dula de los tres pollinos, y firmela con much cla-
ridad, porque la conozcan en vidndola.
(Don Quijote, parte I, cap. XXXV.)












ASNOLOGIA


Cuenta el padre Feij6o, en el tomo III de su Teatro
Gritico, lo siguiente :

En nuestro Colegio de San Pedro de Eslonza, distant tres
leguas de la ciudad de Le6n, hubo en mi tiempo un pollino
que apenas hacia otra jornada que una cada semana, losjueves,
montado de un criado, que Ilevaba las cartas del Colegio a la
Estafeta de aquella capital. El bnenpollino no estaba bien con
este paseo, y, llegando el jueves, indefectiblemente se es-
capaba de la caballeriza, y se ocultaba cuanto podia para ex-
cusar la jornada, lo que nunca hacia otro dia de la semana.
En que tambi6n era admirable la sagacidad y maia de que
usaba para abrir la puerta, precisando, en fin, a que la nocle
antes del jueves se le cerrase con llave.

1Y que nos digan luego que son zonzos los burros! La
viveza de este pollino era natural y no fruto de la edu-
caci6n.
Dice Torres Villarroel con su reconocida gracia :

El jumento caminaba brumado (que tambi6n un pollino se
cansa de cargar con una bestia)...
(Mogiganga political )
Rebuznador. El que rebuzna.

... podeis dar dos rebuznos de ventaja, al mayor y mAs pe-
rito rebuznador del mundo.
(Don Quijote, parte II, cap. XXV.)

Rebuznadura. Rebuzno.
Rebuznamiento. Rebuzno.
Rebuznalmente y tambidn Rebuznadoramente.
Rebuznar. Despedir o former el asno el sonido de suvoz propia.

Conoce el asno el equinoccio en el cual tiempo rebuzna mu-
chas veces de dia y de noche.
(Funes, Historia Natural.)

... y es que .yo s6 rebuznar maravillosamente y si vos sab6is
algiin tanto dad el hecho por concluido.
(Don Quijote, parte II, cap. XXV.)


ART. ORIG.


XLVI 5












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


No rebuznaron en balde
el uno y el otro alcalde.
(Don Quijote, parte II, cap. XXVII.)

En sentido despectivo equivale a cantar mal, desafi-
nadamente.

Enfin Apolo consientes
que en tu nombre se rebuzne;
sin ton ni son, y que el plectro
te le toquen como adufe.
(P6rez de Montoro, Obras pdstumas.)

Rebuznazo. Aumentativo de rebuzno.
Rebuznillo. Diminutivo de rebuzno.
Rebuzno. La voz o sonido bronco o desapacible que forma el
asno con diferentes altos y bajos, lo que regularmente
hace cuando quiere comer o estA a la vista de la hembra.

y cada uno engaiiado del rebuzno del otro acudieron a bus-
carse.
(Don Quijote, parte II, cap. XXV.)

Y refiri6ndose al rebuzno, dice Iriarte en la fdbula El
ledn con su ejercito :

En la liebre tendremos un correo
y en el asno mis tropas un trompeta.

Antiguamente se dijo respendo, y asi se lee en Gonzalo
de Berceo, Duelo de la Virgen Maria.

Indios e paganos vaciendoli bocines
dando malos respendos como malos rocines.

Roznar. Sin6nimo de rebuznar.

... mas descuidose un dia que no debiera, y rozn6 lo qual
oy6 la Raposa...


Y a las pocas lines alade :












ASNOLOGIA


... mas como roznastes en este libro, dice ya la Raposa, que
sois asno y no le6n...
(Prete Jacobin (1), Observaciones del Lie... en de-
fensa del Principe de los poets castellanos.)

... pero ninguna cosa le di6 mis pena, que el oir roznar al
rucio.
(Don Quijote, parte II, cap. XXIX.)


Rozno. Sin6nimo de asno, pero de asno pequefio.

Sepan voarcedes que cuatrero es ladr6n de bestias; Ansia,
es el tormento; roznos, los asnos, hablando con perd6n, etc.

(Cervantes, Binconete y Cortadillo.)

Rucio. Aplicase a todas las bestias caballares, pero especial-
mente al asno.

Mi asno, respondi6 Sancho, que por no nombrarle con este
nombre le suelo llamar el rucio.

(Don Quijote, part II, cap. XXXIII.)

Sali6 la aurora alegrando la tierra y entristeciendo a San-
cho Panza, porque hall menos su rucio.

(Don Quijote, part I, cap. XXIII.)

lQuien no recuerda las sentidas frases de Sancho, en
este mismo capitulo, cuando rompe a llorar por la p6rdida
de su rucio ? Aun temiendo abusar de la ajena paciencia,
paso a transcribir las frases siguientes, que si ponen al
descubiertola valia del asno manchego, no proclaman con
menos elocuencia los nobles sentimientos del sin par es-
cudero:

i Oh hijo de mis entraias, nacido en mi mesma casa, brinco
de mis hijos, regalo d(e mi mnjer, envidia de mis vecinos, ali-
vio de mis cargas, y, finalmente, sustentador de la mitad de
mi persona, porque con veintiseis maravedis que ganabas cada
dia mediaba yo mi despensa !


(1) Pseud6nimo de don Juan Fernandez Velasco.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Don Clemente Cortej6n, uno de los mAs eruditos co-
mentaristas del Quijote, refiri6ndose al asno que montaba
Sancho describe :

Es el rucio una de las figures mis simpAticas de la novel
cervantina : paciente, sufrido, cachazudo, disfrutando a la par
que su amo, y snfriendo con 6ste los mil contratiempos que
se narran en ese admirable libro intitulado Biblia del buen hu-
mor, cabe decir que si bien no comprendemos a Don Quijote
separado de Sancho, menos ain nos figuramos al uno sin Ro-
cinante y al otro sin Rucio. i Admirable cuarteto que ha tres
centuries recibe el aplauso de las gentes Un celebrado escri-
tor, el satirico Rabener, describe : < ... espejo y flor de los mAs
excelentes asnos! Tu profunda sabiduria... tu virtuosa mode-
raci6n y sin ejemplar modestia... tu inviolable lealtad a tu
sefior... tu estoica resignaci6n... la rara virtud del contenta-
miento; el dificil arte de contemplar con placidas miradas y
sin envidiosos sentimientos la brillante fortune de otros... to-
das 6stas son superioridades que td, asno estimado por tus vir-
tudes, tienes sobre todos los asnos >.

i De cuan pocos mortales, ; ay! se puede hacer tan cabal
elogio!
El Sancho del Quijote de Avellaneda, al notar en el
capitulo VI la p6rdida de su asno, dice Ilorando :

iAy asno de mi Anima! y qu6 pecado has hecho para que
te hayan llevado de delante de mis ojos? Td eres la lumbre
dellos, asno de mis entrafias, espejo en que yo me miraba;
jqui6n te me ha llevado? i Ay, jumento mio, que por ti solo y
por tu pico podias ser rey de todos los asnos del mundo!
4Adonde hallar6 otro tan hombre de bien como ti ? Alivio de
mis trabajos, consuelo de mis tribulaciones, tii solo me enten-
dias los pensamientos, y yo a ti, como si fuera tu propio her-
mano de leche. ; Ay, asno mio, y c6mo tengo en la memorial
que cuando te iba a echar de comer a la caballeriza en viendo
corner la cebada, rebuznabas y reias con una gracia como si
fueras persona; y cuando respirabas hacia dentro, dabas on
gracioso silbo, respondiendo por el 6rgano trasero con un gra-
maut que i ma afio para la guitarra del barbero de mi lugar
que mejor mdisica haga cuando canta el pasacalle de noche !














ASNOLOGIA


Sobre el desrabamiento del rucio, quien quiera pasar
un rato de agradable entretenimiento, lea la Patraia
sexta de Juan de Timoneda, y el articulo del doctor The-
bussen, titulado La almadraba de Zahara, publicado en
el tomo Segunda raci6n de articulos.
Ruche. En Arag6n, pollino.
Rucho. Vale rucio.
Sobreasnedad. Equivale a mny tonto.

Que es sobreasnedad no huir del lugar en que una vez hubo
dafio y peligro.
La Picara Justina.




REFRANERO



adre, id6nde aprendiste tantos refra-
nes?
Hijo, estos son todos los libros del mun-
do, en quinta esencia; compdlsolos el uso y
confirmdlos la experiencia.
Cierto que muchos dellos son tan ver-
daderos y senteuciosos que ensaean mds en
aquel modo lac6nico que muchos libros de
tilosofos antiguos en dilatados discursos.
LOPE DB VEGA, La Dorotea, acto V.

Una do las fuentes mis sabrosas y abun-
dantes en que es precise beber para agotar
todos los secrets portentosos do nuestro idio-
ma ,qui6n duda que es el studio de los re-
franes?
SBARBI, Monografia sobre los refr anes.



ADVERTENCIA. En la present Colecci6n se sigue el riguroso orden
alfabdtico, teniendo en cuenta la palabra inicial con que empieza el refruin
o frase, dAndose por terminada hoy dia, no porque crea haber agotado la
material, pues estas compilaciones nunca terminan, sino por temerle al ajeno
cansancio.
Va al final, a mauera de Apendice, la n6mina de los antores antiguos y
modernos de los que recogi noticias o trauscribo pArrafos, tanto para ser
respetuoso con quienes, sin interns, me brindaron su saber, cuanto para
que se vea lo numerosa que es la legi6 asndloga y que, por lo tanto, no
voy mal acompaiiado.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


1. A asno muefto, la cebada al rabo.
Otros dicen : A burro muerto, etc.
Blasco de Garay lo registra de esta caprichosa mane-
ra : A caballo muerto, ponerle la cebada a la cola.
RefrA.n que reprende la necedad de querer aplicar re-
medio a las cosas pasada la ocasi6n oportuna o cuando
ya no es tiempo.
Se aplica cuando se vienen a remunerar los servicios
en ocasi6n en que el hombre ya no puede gozar del favor.
; A cuAntos muertos ilustres se les pudo aplicar el refrAn
al recorder c6mo se les zahiri6 en vida y ver luego como
se les ensalzaba despues de muertos!
2. A burra vieja, albarda nueva.
Otros dicen : A burra vieja, cincha amarilla. Otros:
A burra vieja, arracadas nuevas. Y otros : Al asna vieja,
cincha amarilla.
En cualquiera de las forms indica el refrain, inventado
sin duda por algdn gitano, que a caballeria vieja hay que
ponerle hermoso aparejo a fin de lograr su venta en la
feria. Bien sabe el pueblo que, comp6n un sapillo y pare-
cerd bonillo.
3. A burro viejo, midale el pesebre, darte ha el pellejo.
Indica el refran que no es prudent que las personas
ancianas cambien su nmtodo de vida, ya que ]as costum-
bres, tirAnicas de suyo, vienen a copistituir una segunda
naturaleza.
4. A burro viejo, poco verde.
Otros dicen : A caballo viejo, etc.
En cualquiera de las dos forms, aconseja el refrAn dar
a los viejos alimentos nutritivos.
Release la donosa poesia de Baltasar del AlcAzar, de-
dicada a Francisco Sarmiento, y con citar diversos man-
jares, no se tropezard con la indigesta ensalada.
5. A falta de bueyes, se labra con burros.
Proverbio italiano que bien equivale al espafiol a falta
de pan, buenas son tortas.
Lo que no se debe hacer, porque se prohibe en el Deu;











ASNOLOGIA


ter. XXII, 10, es arar con buey y con asno. Non arabis
in above et asino.
6. A la luna el lobo al asno espulga.
Tambi6n se dice : A tal hora espulga el lobo al asno.
Dice Correas que la frase se aplica a lo que se hace a
larga noche.
7. A la borrica arrodillada, doblarle la carga.
Antiquisimo refrAn, registrado ya por Correas, y que
se dice contra los que afiaden trabajos a los que no pue-
den con el que tienen. Sabido es que fAcil es tolerar la
carga, mas no la sobrecarga.
8. A la burra prefiada cargarla hasta que para, y a la parida,
cada dia.
DeclarAndome incompetent para la glosa de este re-
fran, me limito a copiar ]a que di6 Correas, no sin dejarle
la responsabilidad de sus afirmaciones. Escribi6 dicho
autor :

Dicen que es mejor servirse de ellas, porque con el ejerci-
cio tienen mejor part, y crian mejor; y hasta en las mujeres
es bueno trabajar, como se ve en las labradoras.

9. A la corta o a la larga, cae el burro con la carga.
Quiere decir el refran, y harto se adivina, que lo mal
echo, temprano o tarde se paga.
10. A la mujer bailar y al asno rebuznar, el diablo se lo debio
de mostrar.
No hay por qun proporcionarse el placer de copiarse a
uno mismo (1).
En cuanto al rebuzno dcl asno, los que opinan que su
sonido es inharm6nico son los que creen, pasandose de
listos, que fud invencion de Lucifer.
11. A otro burro con esa albarda.
Frase que, equivalent a otro perro con ese hueso, se
dice cuando no se quiere admitir un trabajo demasiado
pesado. Es, sobre todo, socorrida para esquivar un cargo.


(1)'Vase mi La Religidn en el idioma, pigina 22.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


12. A un asno bastale una albarda.
Dice Blasco de Garay, si bien otros pareini6logos lo
registran de las siguientes maneras :
A una asna, una albarda le basta;
A un asno bcstale una albarda o jalma.
Indica el refrain, como se comprendera, que no se le
debe exigir a nadie trabajo superior a sus fuerzas. Bas-
tarA con que desempefie bien aquello que se le confiare.

13. Adivino de Marchena, que el sol puesto el asno a la sombra
queda.
Se emplea este refran cuando alguien se da importan-
cia, pretendiendo haber adivinado algo que estaba al al-
cance del mins obtuso.

14. Alabate burro, que te crece el rabo.
Para recorder a los que suelen ponderar sus m6ritos,
reales o imaginarios, que la alabanza en propia boca en-
vilece.
No obstante, el pueblo, taimado y marrullero, protest
de ambas afirmaciones cuando dice : Quien no se alaba,
de ruin se muere, y Fray Modesto nunca lleg6 a Prior, ideas
que rim6 el coplero diciendo :

Es este mundo
tan miserable,
que si uno no se alaba
no hay quien lo alabe.

15. Al asno y al mulo, la carga al culo.
Dice el comendador Griego, y otros paremi6logos es-
criben :
Al asno, al barco y at carro, la carga al rabo;
Al mulo y al asno la carga al rabo, y al rocin, a la crin;
Al rocin la carga a la clin y al asno la carga al rabo.
De cualquiera de estas maneras previene el refran que
al asno hay que procurar ponerle el peso sobre los cuar-
tos traseros, por entender que son mas resistentes que
los delanteros.











ASNOLOGIA


16. Al asno lerdo, arriero loco.
Refran del que, hasta la fecha, conozco las siguientes
variantes :
A asno modorro, arriero loco;
A asno lerdo, modorro arriero;
A asno tonto, arriero modorro;
A asno tocho, arriero tonto;
A borrico lerdo, arriero loco.
Dice Sbarbi que este refrAn < que a titulo de tontos no hacen 1o que deben, el mejor
remedio es el castigo >, vale decir, que a un mal corregido
conviene buscarle la horma de su zapato y darle con ella,
ya que el loco, por la pena es cuerdo.
17. Al asno por el lodo el diablo le aguije, y por el polvo el dia-
blo haya del duelo.
Porque en el barro, enfangAndose el asno, necesario
es que se le aguije, tarea ya menos precisa, sino escusa-
da del todo, cuando la carretera estA cubierta de polvo.
En sentido figurado equivale a animar para veneer.
18. Al burro viejo, la mayor carga y el peor aparejo.
Refrin gitano que puede aplicarse a los hombres, ya
que para los mis entrados en afos son los trabajos mAs
pesados, segfin puede verse en las oficinas pfiblicas de
todos los paises.
19. Algun burro va a nacer.
Dice Cejador : < supersticiosamente, que va a nacer un burro>>.
20. A lo burro.
Frase popular que equivale a obrar o proceder sin mi-
ramiento.
21. Al que a otros ayuda, de veinte aiios le pare la burra.
Dase a entender con este alentador refrAn, que el que
es bueno, tarde o temprano recibe sa recompensa.
22. Alza burro, que pisas a un cristiano.
Frase ir6nica que se aplica al que moral o materialmen-
te trata de apabullar a quien vale mAs que el. iA cuAn-
tos criticastros, roidos por la envidia, se puede aplicar!











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


23. Amor de asno, coz y bocado.
Variantes de este refran son los dos siguientes :
El amor de los asnos, entra a coces y a bocados;
Los requiebros del asno, del hocico al rabo.
Afirma Sbarbi, que el refran se dice de aquellos que
muestran su carifio, haciendo mal como los asnos.
24. Andar como Torquemada y su asno, cual encima y cual
abajo.
Modismo este hijo del Torquemada y su asno vWase
por aquello de a un necio otro mayor. pueblo advirti6 que a ciertas parejas puede aplicarse el
refran que reza : a cual mejor, confesada y confesor, de-
dujo que era tan animal el cuadrfipedo como aquel que se
avenia a convivir con l1: a las necedades del uno hacian
coro las del otro, siendo por consiguiente, tal para cual. >
25. Ansi le estA, como la silla al asno.
Dicese ir6nicamente cuando se alaba, en otro, vestido
o joya que no le sienta bien.
26. Ansi, santo, entrees a ver y hurtasteme el asno.
Varios son los mortales que con cara de beato y unas
de gato, o con caratula de amistad, se nos levan de las
manos aquello que no queriamos soltar.
27. Antailo no se morian los asnos, pues algunos nos quedan
para contarlo.
Se aplica cuando en una reunion hay algfin majadero
que molesta con sus impertinencias.
28. Antes morirA algin asno de recuero que mAs falta le hara.
Frase que se emplea al hablar de la muerte remote de
alguno, cual vivir en el mundo se tiene por supdrfluo, o
bien cuando se ve muy tardia la realizaci6n de alguna
esperanza.
29. Arrimose el asno al aceituno y pegole el parencuesco.
Reprende y moteja a los que se hacen parientes de
otros mejores, sin serlo, y mfidase con desd6n parentesco
en parencuesco, por el cuesco de la aceituna, o pedo -
con perd6n que sea para quien es tan vano y necio
que se hace lo que no es.












ASNOLOGIA


30. Asna coja, mas habra de madrugar.
Se aplica a la persona despaciosa y cachazuda que por
obligaci6n tiene que hacer un trabajo en dia sefialado.

31. Asna con pollino, no va derecha al molino.
Otros dicen burra en vez de asna.
Este refran ha sido comentado de diversas maneras, y
si bien Correas (lice, con mIs gracia que l6gica, << a apli-
caci6n es que la moza con enamorado y otro cualquier
con propio cuidado se divierte con 61 de lo que va a ha-
cer >, entiendo que Sbarbi es mnis precise al escribir que
< no puede hacer rectamente las cosas, quien estA po-
seido de alguna pasi6n o afecto >>.

32. Asno con oro, alcanzalo todo.
De esta guisa esdribe el refran el comendador Griego,
entraiiando, por desgracia, una verdad incontrovertible.
El linaje human pronto advirti6 que poderoso caballero
es don dinero, y que, segin afirma Sbarbi comentando
este refrain, < por tonto que sea>.
El eminente paremi6logo modern que acabo de citar
no hizo mas en su glosa que repetir en distinta forma
lo aseverado por Filipo, rey de Macedonia, quien solia
decir < diese subir un asno cargado de oro>>.
Nuestro Cervantes sin segundo, asegura con honda
filosofia que :
< iia> (Don Quijote, parte II, cap. XXXV), y advirtiendo
cuinto powder tiene el vil metal, despu6s de ponderar el
que antes se tome el pulso al haber que al saber, pone en
boca de Sancho esta calificada sentencia :
llero enalbardado>> (Don Quijote, part II, cap. XX), en
la que, como se notara, niega el popular aserto de que el
hdbito no hace el monje.
Reb6lase, sin embargo, la 16gica ante tan impremedi-
tadas afirmaciones, y el mismo pueblo, taimado y soca-












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


rr6n, muy observador y muy noble, en un arranque dela-
tor de hidalgo sentido comfin, invent, para burlarse del
que gloso, los siguientes refranes :
Un asno cargado de oro, no por eso deja de rebuznar,
demostrativo 6ste de que el manto de las riquezas, por
grande y recamado que sea, no logra encubrir la huma-
na estulticia; y
El sabio pobre es rnds rico, que el poderoso si es borrico,
plenamente convencido de que vale mas, pero muchisimo
mis, saber que haber, y que el din no da don quien
rmds que a los sabios da al oro su aprecio,prueba que es necio.

33. Asno cojo y hombre rojo y el demufio, es todo uno.
Las tres cosas parecen, en efecto, algo molestas : el
asno renco, por lo lento en su andar; el demonio por las
tentaciones con que acecha a los buenos; y el hombre
rojo, por la antigua creencia de los Coptitas, de que los
que tienen el pelo bermejo han de ser perversos, como
lo fu6 Tiphon. Cuentan las cr6nicas que en dicho pueblo
habia la costumbre de inj uriar y maltratar a los hombres
rojos, y de despefiar a los asnos del mismo color.
En catalan dicen :
Home roig y gos pelut, antes mort que conegut.
Trat6 a una dama para quien era de mal agiiero trope-
zar en la calle con un perro rojo, por done se v6 que la
superstici6n persist.
Un cantar toledano advierte que

No compares borrico cojo
pensando que sanarA,
que si estA sano se encoja,
i si estA cojo, que serA !

34. Asno de aguador, asno roznador.
Aqui roznador, esta, como es ficil adivinar, por rebuz-
nador. El refrAn, en su sentido literal indica que el asno
del pobre aguador ha de suspirar de continue por ali-
mento y buen trato.












ASNOLOGIA


35. Asno de Arcadia, Ileno de oro y come paja (1).
Refrin que reprende a los que, siendo muy ricos, se
tratan con miseria.
El comendador Griego, despu6s de transcribirlo, aila-
de :

Asi decia Hericlito, cImo describe Arist6teles en el d6cimo
de la dthica, que los asnos m6s quieren la paja que el oro.

AllA por aquellos anos, en que el aceite era el Anico
medio de alumbrado, para hacer baya de los que pose-
yendo una regular libreria eran grandisimos zopencos,
Iriarte escribi6 la conocida fAbula El burro del aceite-
ro. En ella se pinta al burro que cargado de aceite, se da
un porrazo en la puerta del establo donde debia quedar
el cuadrfipedo, quien exclama :

... LNo es cosa dura
que tanto aceite acarree,
y tenga la cuadra obscura?

36. Asno de gitano, con azogue en los oidos.
<< Asi seria dijo Sancho porque a buena fe que
andaba Rocinante como si fuera asno de gitano con azo-
gue en los oidos. > (Don Quijote, parte I, cap. XXXI.)
El mismo Cervantes explica, en La ilustre fregona, las
palabras de Sancho, diciendo :

En tanto que esto sucedi6 en la posada, andaba el asturiano
comprando el asno done los vendian: y, annque hall mu-
chos, ninguno le satisfizo, puesto que un gitano anduvo soli-
cito por encajalle uno que mns caminaba por el azogue que
le habia echado en los ofdos, que por ligereza suya.

37. Asno de muchos, lobos o comen.
Otros dicen : Burra de muchos, cdmenla lobos. Asno de
muchos, lobos se lo come.
RefrAn que, aun ensus variantes, indica, segfin afirman


(1) San Isidoro, en su obra De Orig., libro XII, cita a Arcadia como cuna
de los buenos asnos.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


J. L. de M. y el P. Sbarbi, que nadie cuida de lo que estA
encargado a muchos.
El celebre Baltasar GraciAn, arremete sin embargo,
contra 61, escribiendo:

i Quidn tal pudo decir! Antes 61 se los come a ellos, y come
como un lobo, y come el pan de todos diciendo : yo me albar-
dar6 y el pan de todos me comerd; que ya el ser muy hombre
embaraza, y el saber bolear es ciencia de ciencias.

38. Asno lerdo, tU dirks lo tuyo y despues lo ajeno.
RefrAn sobrado cierto, ya que los necios no saben ca-
llar nada, sea propio o ajeno, favorable o adverse, en
tanto que : en boca del discrete, lopiblico se hace secret.

39. Asno malo cabe casa aguija sin palo.
Este refrain, registrado por various paremi6logos, tien-
de a zaherir a los malos trabajadores que s61o se dan
prisa a trabajar cuando ya se acaba la tarea. i Cuin cierto
que los tibios y perezosos s6lo laboran cuando ven cerca
el galard6n!

40. Asno matado, de lejos avienta las pegas.
RefrAn que bien vale el gato escaldado, etc. Cargado el
animal de mataduras huye, por instinto, de aquello que
puede aumentar sus dolores.
Lease la graciosa fibula de Iriarte La compra del asno.

41. Asno mohino, o muy ruin o muy fino.
Asi registra el refran el comendador Griego. Puedo
anotar las siguientes variantes:
Asno mohino, o muy malo o muy fino;
Asno mohino, corto de vista y ruin de contino;
Asno mohino, malo de carga y peor de camino.
En cualquiera de estas formas, se supone que el asno
mohino, o sea el hijo de caballo y burra, si se asemeja al
padre, suele ser fino, en cambio ruin si se parece a la
madre.

42. Asno para polvo, caballo para lodo, macho para todo.
Este refrain, que indica lo diferente que, en cuanto a












ASNOLOGIA


resistencia, suelen ser los tres animals, present las si-
guientes variantes :
Asno para polvo, rocin para lodo, mulo y macho para
todo;
El asno para polo y el rocin para lodo y el mulo para
todo;
El asno para polo y el rocin para el lodo, y el macho
para todo.
Y aun se (lice, restringido el concept :
La mula para el tollo, y la burra por el polvo, y el caba-
llo para todo.
Tollo, estA aqui por atolladero, teniendo en cuenta la
fuerza de la mula. La palabra es obsoleta.
43. Asno que entra en dehesa ajena, volvera cargado de lefia.
Lena esti aqui por palos, advirtiendo entonces la frase,
que nadie debe entrar en sitio vedado, si no quiere ex-
ponerse a que le vapuleen, material o moralmente.
44. Asno sea quien asno batea.
Satiriza la frase a los que dan empleos a quienes son
incapaces de desempeniarlos, acusdndolos de mAs ineptos
que 6stos.
Sabido es que batear equivale a bautizar.
45. Asno sea, quien a asno vocea.
Frase que reprende a los que se empelian en conven-
cer a un ignorante, a uno de estos series i ay! y i c6mo
abundan! que por mAs que se les razone no quieren
apearse de su burro.
46. Asno se es de la cuna a la mortaja.
Famoso verso del dialogo entire Babieca y Rocinante,
tan famoso, que ya como frase hecha se aposent6 en nues-
tro idioma. Es el septimo verso del soneto cervantino,
que conocen ain los mas desaprovechados estudiantes
de ret6rica.
La frase del inmortal Cervantes, es sin dispute, mas
expresiva que: lo que entra con la capilla sale con la mor-
taja; quien lo hereda, no lo hurta, y de casta le viene al
galgo ser rabilargo.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Para demostrar la verdad del aserto, dice Espinel en
el Descanso Vde su celebrado Marcos de Obregon:

< ... pero hace la muerte con los tefidos, conio la zoira con
el asno de Cumas, que se visti6 una piel de le6n para espan-
tar a los animals y pacer con seguridad, mas la zorra, vi6n-
dole andar tan despacio, mirole las patas, y dijo : asno sois
vos. >>

Glos6 la idea Samaniego en su fibula El asno vestido
de le6n.

47. Ata el asno do quiere su amo, si se encabestrare su dafio.
Correas, que no explica el refrAn, se limit a decir:

Encabestrarse es pasar una mano sobre el cabestro con que
estA atado y peligra de caer y ahogarse.

MAs explicit el Diccionario de autoridades, dice:

Encabestrarse. v. r. Echar la bestia la mano por encima del
cabestro estando atada al pesebre, de suerte que, si con tiempo
no la socorren y desatan, corre peligro de ahogarse con la con-
goja que toma.

En sentido figurado, encabestrar es << reducir a uno y
atraerle a que haga lo qae otro desea >.

48. A trueco de pacer quiere el asno padecer.
i Cutntos mortales se parecen en esto al asno! ; CuAn-
tos por saborear un placer se acarrean mil disgustos! Y
icunAntos sufren afrentas a cambio de buenas tajadas! Ya
Slo dice el pueblo : Dame pan y lldmame tonto.

49. Avezose el asno a las berzas, y no dejo ni verdes, ni secas.
Tambidn he leido : Empicose la vieja a los berros; no
dejd ni verdes ni secos.
Con asno o sin 61, indica el refran que el que se apa-
siona, no acierta a distinguir lo bueno de lo malo.

50. Beber y perder asnos.
Suele, o solia acontecer a los que yendo a ferias o mer-
cados, dejaban abandonadas las caballerias para ir a
otros quehaceres; dejaci6n o abandon que era aprove-











A SNOLOGIA


chado por los amigos de lo ajeno. Advierte el refrAn lo
que no olvidan los avisados, esto es, que hay que saber
nadar y guardar la ropa.
Una observaci6n grammatical.
Hay que andar con prudencia al arrimar el pronombre
nos, a ciertos infinitivos: varies de 6stos lo rechazan co-
mo enclitico, y asi no diremos : amarasnos, protejerasnos,
porque de dividir la palabra despuns del infinitivo, da-
riamos a entender lo que sin duda no nos proponemos.
Tratando un dia de este asunto con nuestro amigo don
Jesfis A. Tenorio, nos dijo haber oido en su tierra la cuar-
teta siguiente :
As nos vir a nosa festa,
As nos vir, non as faltar,
Tocardsaos, bailarasnos,
Sacardsnos, a bailar.

51. Bien sabe el asno en cuya casa rebuzna.
Indica la frase que el necio sigue su natural inclina-
ci6n en decir necedades. Advierte tambien que no se debe
dar demasiada familiaridad a los inferiores, pues ello da
motive a libertades excesivas.
52. Bobos van al mercado, cada cual con su asno.
Se aplica la frase a los que quieren salirse siempre con
la suya, aun cuando no tengan raz6n. iUn tonto defen
diendo un error! Es un colmo que por desgracia se repite
con frecuencia.
53. i Buena burra hemos comprado!
Frase que se hizo de uso muy corriente para indicar
el mal resultado de un negocio.
54. Buen aiio, dos en un asno.
Otros dicen : Dos sobre un asno, seal de buen ano.
Refrin este, glosado de distinta manera por los co-
mentaristas. Entiendo que lo que indica es que, cuando
se trabaja much sin fatigarse, prueba gran caudal de
fuerzas.
Tambidn se emplea en sentido ir6nico, diciendose en-
tonces : AAo, buen a o, dos ruines en un asno.


ART. ORIG.


XLVI 6












REVISTA DE LA UNIVERSIDAI)


55. Buenas noche Mota, por el asno vengo; que me le deis que
no me le deis, de Ilevarle tengo.
Graciosisima manera de darle a entender al pr6jimo
que, quieras que no, desea uno salirse con la suya.
56. Buena va la vieja en la burra, y dice que es suya.
Frase que se aplica a los que se honran con lo ajeno,
exponiendose a que se descubra el engailo.
57. Bueno, bueno, bueno, mAs guard Dios la burra de su centeno.
Asi lo registrar Malara, si bien creo ha de haber error
de transcripci6n, ya que entiendo estAn trocados los po-
sesivos, debiendo decir : su burra de mi centeno.
Escrito asi significaria que de prudentes es tomar pre-
cauciones, aun tratandose de amigos, o de personas te-
nidas por buenas.
58. Buey corvo y asno combo.
Otros agregan : y caballo hondo.
Tengo para mi que los tres adjetivos expresan en este
caso rigurosa sinonimia, vale decir, que los tres indican
que el lomo de tales caballerias ha de ser combado, cor-
vo, un tanto hundido, para que en 61 se asiente bien, asi
el caballero como la carga.
Confieso, sin avergonzarme, que no doy con el sentido
figurado de la frase, en el supuesto de que lo tenga.
59. Burla, burlando, vase el lobo al asno.
Denota la facilidad con que cada uno se encamina a
lo que le conviene 6 interest.
60. Burlaos con el asno, daros ha en la barba con el rabo.
Saludable consejo que enseiia la inconveniencia de
gastar chanzas con quien no las comprende, por ignoran-
cia o no, o no adivina su alcance por sobra de quisqui-
Ilosidad.
61. Burra que gime, buena carga pide.
Como ignore el sentido metaf6rico de la sentencia, me
limito a copiar lo que escribi6 Correas.
Dijo este autor :












ASNOLOGIA


En alegoria elegant dice que la mujer querellosa y el mozo
rezong6n, y otro cualquier quisquilloso, pide que se le dd bue-
na carga de palos.

62. Burra vieja, darte ha la pelleja.
RefrAn gitano, harto comprensible, asi se aplique al
animal como a la mujer.
63. Burra vieja, su cebada se quier.
Antiquisimo y atrevidillo refran que indica que la vie-
ja tambi6n quiere, como la moza, retozar de cuando en
cuando.

64. Burro apeado no salta vallado.
Para que el animal pneda saltar una valla, necesario
es que el jinete lo rija. Para que ciertos racionales des-
empeiien bien su cometido, precise es que alguien de mAs
saber los dirija.

65. Burro cargado de letras.
Frase que se aplica a la persona que habiendo leido
much, no tiene discernimiento ni ingenio. Son en algo
parecidos tales mortales al c6lebre asno que sabia leer,
pero no pronunciar.
Este cuento, que es mny antigno, figure en el Fabula-
rio de Sebastian Mey (1613), El truhdn y el asno : sus
fuentes fueron investigadas por mi erudito amigo M. A.
Buchanan en Modern Languages Notes, XXI, 1906.
Se atribuye a CAnovas del Castillo una frase parecida,
mordaz como muchas de las suyas. Como se hablara, de-
lante de el, de cierto literate espailol que bullia bastan-
te, dijo aquel eminente hombre p(blico : un sabio adnlterado por el studioo>

66. Burro de carga.
Se aplica a la persona muy trabajadora y de much
aguante.

67. Burro de reata.
Con esta frase se moteja al que, careciendo de luces o
de iniciativa, se aviene siempre a seguir el ajeno parecer.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


68. Burro de Vicente, burro de toda gente.
A toda caballeria o coche de alquiler se le puede apli-
car el refrain. Vicente esta aqui, sin duda, por la tirania
del consonante, como por ella figure en el tan conocido:
SAd6nde va Vicente? Adonde va la gente.
69. Burro en diezmo.
Frase que se empleaba, cuando se pagaban diezmos, a
los que ofrecian lo peor. Equivalia, por lo tanto, a cosa
mala.
70. Burro en feria.
Frasecilla que con ironia se aplica a la persona que se
engalana afectadamente.
71. Burro espacioso, cabe casa agucioso.
Refran que puesto en romance corriente vale : burro
lerdo, cerca de casa, ansioso, o sea que habiendo hecho
poco trabajo, espera con ansia legar al pesebre para des-
cansar.
72. Burro negro y mula falsa, ponen rica la casa.
RefrAn inventado por suponer el pueblo que tales bes-
tias valen much para el trabajo.
73. Burro que tropieza dos veces en el mismo canto, es burro
doblado.
Refrin que le cae pintiparado al mortal que habiendo
salido mal en un negocio o empresa, sin remover los obs-
tdculos que se opusieron a su buen fin, vuelve a reincidir.
74. Cada asno con su tamailo.
Frase que significa que cada cual debe relacionarse
s6lo con los de su categoria. Ello no va muy de acuerdo
con los principios democrAticos que se leen en los libros,
pero es una verdad de tomo y lomo en la organizaci6n
de nuestras sociedades. i Y sino que lo digan los vera-
neantes en Mar del Plata, y los concurrentes al Tigre!
En una colecci6n de cantares leo :
Cada coal quiere a su igual,
la burra quiere al borrico
y por eso se ufien mial
un buey grande y otro chico.












ASNOLOGIA


75. Cada uno a su guisa, y el asno a la antigua.
RefrAn que indica cuAnto es, por fortune o por des-
gracia, el powder de la costumbre o de la educaci6n. Pa-
riente muy cercano del tan veraz : lo que se toma con la ca-
pilla, no se deja hasta la mortaja.
76. Caer de su asno.
Comprender, por fin, una cosa, despuis de oidas mu-
chas explicaciones : darse por convencido.
Con imponderable gracia escribi6 Quevedo en Las za-
hurdas de Plutdn :
Uno de los que alli estaban, preguntAndole si podria yo
caminar aquel desierto a caballo me dijo : Dejese de caballe-
rias, y caiga de su asno.
Tambidn se dice: Caer uno de su burro, tanto que
Cervantes en su inmortal novel usa la expresi6n prover-
bial haber caido de mi burra.
En unas seguidillas picarescas con que terminal Torres
y Villarroel su Pron6stico del ano 1729 se lee la siguiente:
A que temple una lira
ponen a un burro,
y lo hard cuando un necio
caiga del suyo.
Pues que se nota
que es tan sordo de oreja
como de cola.

77. Caido ha el asno en el alcacer o alcacel.
Frase que se aplica cuando se terminal bien algin
asunto o negocio que parecia haber comenzado mal.
Para comprender el sentido figurado de esta frase
conviene recorder o saber que alcAcer o alcAcel es la
mies de todo gdnero de grano cuando estA verde y va
creciendo, antes de que acabe de secarse y granear; pero
con mis propiedad se dice de la cebada mientras esta la
caila tierna y tiene el grano de la espiga por cuajar, que
entonces sirve para purgar y engordar caballos y mulas.
78. Cargar la burra.
Dicese por comer excesivamente. Tambien se suele











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


oir : No carguemos la borrica, por no apurar demasiado,
ya en sentido material o ya en el intellectual.
79. Cavilar lo que un burro en un trigo.
Dicese de las personas que no piensan mAs que en co-
mer, que es lo que haria un burro si se viese en un campo
de trigo.
80. Cinchar a uno como a un asno.
Equivale, en sentido figurado, a maltratar al pr6jimo,
abusando de su paciencia o de su resistencia para el
trabajo.
81. Caminante cansado, subira en asno si no alcanza a caballo.
Asi lo registra Nifiez, si bien lo he leido de esotra
Smanera :
Caminante cansado, suba en asno si no hall caballo.
En cualquiera de las dos formas, o sea, tanto en el man-
dato como en la snposici6n, se da a entender que afalta
de pan, buenas son tortas, y que do avisados es confor-
marse con su suerte.
82. Como arriero sin pollino.
Se dice de quien va a realizar una obra cualquiera sin
los necesarios elements.
83. Como el asno a la vihuela.
Es frase que otros completan diciendo: tanto entiende
de eso, como el asno de la vihuela, que en ocasiones bien
vale dar margarita a puercos.
La frase se usa, segin Sbarbi, cuando a un ignorante
se le explican cosas que, por demasiado sutiles, no estin
a su alcance; para demostrar, pues, que semejante pro-
ceder es tan indtil como lo seria el pretender dar leccio-
nes de guitarra a una bestia.
84. Con mal andan los asnos, cuando el arriero da gracias a
Dios.
Registrado, como los mis de ellos sin glosa, por el co-
mendador Griego. Entiendo que debe tomarse en sentido
ir6nico. Con este refran encabez6 Agustin de Rojas el
pr6logo que puso a su admirable libro El viaje entretenido.











ASNOLOGIA


85. Corre mas un caballo joven que un burro viejo.
Frase que se dirige al que siendo viejo sin letras ni
saber, pretend dar lecciones a quien sabe mas que 61.
86. Correr burro.
Extraviarse algo por malicia de alguno.
Borao lo registra en sn Diccionario de voces aragonesas.
87. Corrida de caballo y parada de borrico.
Se aplica la frase, como su hermana gemela Entrada
de caballo siciliano, a quien empieza nn trabajo, una faena
uoalquiera con muchos brios, y luego, por fatiga, por in-
constancia o por inepcia, o no la terminal o la echa a
perder.
88. Cuando el mensajero tarda, es serial de burra parda.
Frase que hallo en el Cancionero de Baena, en la com-
posici6n de Juan Alonso de Baena, que comienza :
Muy alto senior, non visto adnay,

Presumo que aqui, la palabra parda estA traida por la
tirania del verso, queriendo dar a entender el refran,
que el burro es menos corredor que el caballo. Hay, sin
dudn, en 61, ironia.
89. Cuando fueres a la villa, ten ojo a la borriquilla.
Refran que advierte con qu6 cuidado se debe tender
lo propio, para que no nos ocurra aquello de beber y per-
der asnos. VWase el ndmero 50.
90. Cuando ia borrica quiere, el asno no puede.
Otros modifican el aserto diciendo : Cuando el asno
puede, la burra no quiere.
De cualquiera de las dos maneras se emplea el refrain
refiriendose a dos personas que debiendo andar de acuer-
do se muestran, de continue, desavenidas.
91. Cuando nace la escoba, nace el asno que la roya.
Explica el refrAn, dice Covarrnbias, que ninguno es
tan feo que no halle su igual con quien acomodarse.
Para dar a entender la misma idea se dice : Nunca
falta un roto para un descosido, o No hay olla que no en-
cuentre su cobertera.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


92. Cuando os dijeren que la burra es prieta, miradla el pelo y
no la oreja.
Consejo perogrullesco, pues equivaliendo prieto a ne-
gro, claro estA que el color se verA en el pelo, y no en el
interior de la oreja.

93. Cuando todos te dijeren que eres asno, rebuzna.
Asi lo public Nfiliez; otros agregan : y ponte rabo.
Tambi6n lo he leido asi :
Si te dijeren dos que eres asno, rebuzna.
Significa el refrdn que para disfrutar de paz y sosiego
en el trato social, debemos condescender, en lo possible,
con las exigencias de los demins.
Hartzembusch dice en una de sus fabulas, la XI:
Hueles a burro ti, seital de serlo.

94. Cuando viene a pelo, aunque la burra caiga al suelo.
Da a entender, dice Sbarbi, lo convenient que es el
aprovechar las ocasiones cuando se presentan, aunque
sea a costa de algfn detrimento.
95. Dadle al asno.
Frase que explica Covarrubias de esta graciosa ma-
nera :

Se aplica al que yendo a visits le ha parecido fea la novia,
y quiere mis pasar su trabajo que casarse con un monstruo.
Tuvo origen de que llevando a ahorcar a un mozo de buen ta-
lle, sali6 una majer de la casa pdblica, diciendo que le pedia
por marido. Parironse todos muy alegres pensando la libra-
ci6n de la borca. Lleg6 la mujer y como 61 la video tan fea y
abominable, volvi6se al verdugo y dijo : Dadle al asno.

96. Dadle a mi burra que Ilegara primera.
Frase graciosa que, segin Cejador, tiene el siguiente
origen :

Dicen que uu galan cortesano, viendo una labradora bonita,
que se volvia de la villa a su aldea, la dijo que le llevase un
beso a cierta persona de alld : respondi6 lo dicho, porque Ile-
vaba la burra delante.











ASNOLOGIA


97. De do vino el asno, vernk el albarda.
Lo lie leido tambi6n de esta otra manera :
Para mi santiguada, que de donde vino el asno vendrd la
albarda. (Celestina, acto I.)
Refran que indica que, con lo principal va comfinmen-
te lo accesorio, siempre que el donante sepa que las co-
sas hay que hacerlas bien o no hacerlas.
98. De los pollinos se hacen los burros.
Se aplica con ironia a los mozos tontos y presumidos.
99. De noche a la vela, la burra parece doncella.
Da a entender el refrAn que no examinadas las cosas
como deben ser, pasa lo muy feo como si fuera hermoso.
Es hermano del tan conocido: a la mujer y a la vela no la
mires con candela.
100. De pollino a burro, no hay gran diferencia en el culo.
Lo que import decir que todos los tontos se parecen.
101. Descargar la burra.
Frase que se usa para notar al que sin causa bastan-
te, rehusa el trabajo que le corresponde echando la carga
a otro.
102. Desconfia del tigre mas que del leon, y de un asno malo
mis que de un tigre.
Proverbio Arabe que indica cuan malos suelen ser, lle-
gado el caso, aquillos que, por lo general, son sumisos y
blandos de carActer.
103. Desque no pudo al asno, tornase al albarda.
Y tambi6n : Quidn no puede dar en el asno, da en la al-
barda.
RefrAn que se aplica a los pusilAnimes, a cuantos no
pudiendo vengarse de la misma persona que los ofendi6,
descargan su enojo en los inferiores, que por fuerza han
de sufrir sus impertinencias.
104. Desviate asno que rozas la manta.
Advierte que se debe separar a los tontos de aquello
en que no pueden entender, ya que si lo intentan corren
el albur de estropearlo.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


105. Dijo el asno a las coles, pax vobis.
Antiguo refran, registrado ya por el comendador Grie-
go, que se aplica a quien glotonamente va comiendo lo
que se le sirve, con ansias de que le den arin mayor can-
tidad.
106. Dijo el asno al mulo, tira alli, orejudo.
Este refrAn, que ensefia que el que no quiere ser mofa-
do, no debe mofar a otros, para que 6stos no noten sus
defects, se ofrece con las siguientes variantes :
Dijo el asno al mulo : anda para orejudo;
Dijo el asno al mulo : quitate alld orejudo;
Dijo el asno al mulo : arre alid orejudo;
Dijo el asno : arre acd orejudo.
Son hermanos todos ellos, de los tan sabidos :
Dijo la sartin a la caldera, quitate alld culinegra; y dijo
la sart6n al cazo, quitate alld que me tiznas.
Con raz6n dir6is que digo
lo que dijo el asno al mulo.
(Ant6n de Montoro.)

107. Dios me guard de fisico experimentador y de asno brama-
dor.
Deseo comprensible en'los antiguos, y ann en los mo-
dernos, ya que si el animal nos fatiga con sus rebuznos,
el m6dico que nos toma. como campo de experimentaci6n
puede matarnos.
108. Disputar acerca la sombra de un asno.
Refrdn griego, incorporado a nuestro idioma, que Bas-
tiis atribuye al fingido ap6logo de Dem6stenes, para lla-
mar la atenci6n de los jueces, sobrado distraidos, tratAn-
dose de la vida de un hombre.
109. .Donde vas Miguel? Ande la burra quier.
Este refran, recogido en Avante, preciosa novelita del
Conde de las Navas, indica con claridad, que no pocas ve-
ces, de buen o mal grado, seguimos el ajeno parecer.
110. Dos Juanes y un Pedro, hacen un asno entero.
Y tambin : Dos Pedros y un Juan, hacen un asno cabal.












ASNOLOGIA


Dos asnos y un Pedro, que hacen un asno entero, dijo
tambidn Agustin de Rojas, en el pr6logo de su Viaje en-
tretenido
Refranes burlescos, sin pizca de l6gica. En catalan
suele decirse, con inenos mala intenci6n : Juan Josep y
asa, un a cada casa. Siquiera este no hace mas que in-
dicar la abundancia de los citados nombres y del ani-
mal.

111. Duerme Juan y yace, que tu asno pace.
Da a entender este refrain, el descuido y sosiego con
que puede vivir, el que ha despachadoo o que estaba a
su cargo.

112. El asnillo de Caracena, que mientras mas andaba mas ruin
era.
En este refran, que copio de Nfiiez, ya se adivinard
que el pueblo de Caracena estA impuesto por la asonan-
cia, como por asonancia aparecen en las siguientes va-
riantes, otros nombres de lugares.
El asnillo de San Sadurin, cada dia mds ruin.
En catalan dicese : L'ase d'en Sadurdi cada dia mes
ruhi.
Tilin, tilin, como el asno de San Antolin, que cada dia
era mds ruin.
Bien equivale el refrdn a ir de mal en peor.
Hay otro refran de forma y tendencia parecidas a los
anteriores, que dice : Martin, Ma, rtin, cada dia mds ruin,
que se aplica a las personas avaras en demasia.

113. El asno al diablo tiene sobre el rabo.
Como todo lo malo, el pueblo lo atribuia en otro tiem-
po al diablo, responsible era tambien de las bellaquerias
que podian cometer los asnos.

114. El asno chiquillo, siempre borriquillo.
Otros dicen : El asnillo siempre es borriquillo.
Este refrain, que figure en la colecci6n del comendador
Griego, viene glosado en el Diccionario de autoridades,
de la siguiente manera :












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


... significa,que los defects naturales no los enmienda el
tiempo, o qne muchas cosas se estiman mis por lo que pare-
cen que por la realidad.

Con todo el respeto que me merecen los compiladores
del monumental diccionario, llamado de Autoridades, en-
tiendo que el verdadero significado del refrAn es que lo
pequeiio siempre parece mas bonito. Por ello sin duda,
dicen los valencianos : Dona chiqueta sempre quinseta.
Recu6rdese la poesia del arcipreste de Hita, titulada
De tas propiedades que las duennas chicas han.
En ella se anticipa a los levantinos al decir :

De la mujer pequenna non hay comparaeion,
terrenal parayso es e grand consolation,
solas et alegria, player et bendigion
mejor es en la prueba que en la salutation.

Otro refran castellano reza : Oveja chiquita, cada aio
es corderita.
En Palencia dicen : Burro pequeein, siempre es nueve-
cin.

115. El asno del gitano, en viendo el palo alarga el paso.
Por temor, despu6s de haber visto el garrote, que cai-
ga sobre sus maltrechas costillas.
Se aplica el refran a aqu61 que s6lo se decide a obrar
cuerdamente o a emprender una obra cuando vislumbra
o un soplamocos o una seria amonestaci6n.
116. El asno de Vicente que cada feria vale menos.
Frase parecida a otras registradas en esta misma co-
lecci6n.
117. El asno y la mujer a palos se han de vencer.
Otros substituyen la palabra asno por burra.
Fu6 antigua creencia en algunos pueblos, que a la mu-
jer debia dominArsela no con carifio, sin6 a fuerza de
golpes, ya que se suponia que es testaruda como el asno.
Afortunadamente para el sexo impropiamente llamado
d6bil, las cosas han cambiado, y hoy el amor a la mujer
no se manifiesta con arguments tan brutales, antes al











ASNOLOGIA


contrario, es ella, en el mayor nfimero de los casos, la que
nos vence con su carifio y dulzura.
En cuanto a los asnos, el Pachatantra asegura que son
poco menos que insensibles al dolor. En la famosa obra
se lee :

En el perro, en el caballo, y especialmente, -en el asno, no
dura mAs de un momento el dolor producido por las golpes.
(Libro V, Zloka 58.)

118. El asno no anda, sino con la vara.
Segfin el vulgo, y sabido es cuAn copioso se present
el niimero de los que le componen, hay series tan ruines
como el asno; pobres animals! que s6lo se mueven y
trabajan a faerza de hostigarles y reprenderles.

119. El asno prendado, cabe si tiene el prado.
Otros dicen : tiene el rabo.
Entiendo que la primer forma es la correct, pues el
enamorado encuentra siempre el modo de situarse cerca
de la causante de sus ansias.

120. El asno que no esth hecho a la albarda, muerde la atafarra.
El asturiano llama atafarra al ataharre, y ataharre es
la < trasera de la albarda, y va por debajo de la cola y de las
ancas de la bestia.>>
El erudito Conde de las Navas, en su ya citada no-
vela Avante lo describe asi :
Al burru que non ta acostumbrau a la albarda muerdei
la alfafarra.
De cualquiera de los dos modos, indica el refrAn que
los que no estan acostumbrados a incomodidades o pri-
vaciones, suelen llevarlas muy mal.
Es pariente muy pr6xiimo de Al que no estd heeho a bra-
gas, las costuras Ic hacen llagas.

121. El asno se cayo, el cuero revento, reventado sea el ojo que
te aojo.
Este donairoso ensalmo, tuvo vida mientras en el mun-
do se creia en el mal de ojo. De que se creia, puede dar fe












94 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

el Libro del Aojamiento o Fascinologia de (Ion Enrique de
Villena.
Para los latinos, aojador era sin6nimo de fascinador,
hechicero, pues tenian la creencia de que con la vista se
podia causar dailo al pr6jimo. La superstici6n pas6, como
se ha visto por el libro citado, a Espaiia, y ella hall apo-
sento no s6lo en la cabeza de Villena, sino en ]a de horn
bres tan eminentes como Quevedo, Calder6n, etc. El Pa-
dre Nieremberg describe : cCon la vista aojaban y ma-
taban .

122. El asno sufre la carga, y no la sobrecarga.
Denota este refrAn, usado por Cervantes (Don Quijote,
parte II, cap. LXXI), que solamente hasta cierto punto
podemos sobrellevar los males y las desgracias, pues de
aumentarlas much flaquean o decaen nuestras fuerzas.
En la primera part, indica ]a paciencia del sufrido
animal; asi Anton de Montoro, El ropero de C6rdoba,
pudo escribir :
Con vuestro falso fablar
hicistes mi queja larga,
no vos lo puedo callar;
avr6sme de perdonar
que el asno sufre la carga.

En el Doctrinal de Privados del edlebre Marqu6s de
Santillana leo :

Ca nuestros viejos primeros
dicen sdifrense las cargas;
pero non las sobrecargas,
nin los pessos postrimeros.

123. El burro delante para que no se espante.
Frase con que se zahiere a quien, en una enumeraci6n
de personas, se coloca 0l el primero, siendo asi que la bue-
na educaci6n aconseja ponerse el iltimo.
Como en cierta ocasi6n, snjeto nada vulgar a quien
conozco y estimo much, contraviniere esta regla, y otro
de los contertulios que habia sido citado se lo hiciese no-












ASNOLOGIA


tar aplicando esta frase, contest rapidamente el inter-
pelado :
Pues por esto me puse yo el primero, a fin de no hacer a V.
ocupar el sitio del burro... Pero, ; si V. se empeia!...

124. El burro que mis trabaja, mas pronto rompe el aparejo.
Aconseja ser prudent en el trabajo, para no mal gas-
tarse. El surmenage, palabra de que abusan los pedago-
gos, y ]a neurastenia, voz con que nos fatigan los galenos,
demuestran la verdad del asnal proverbio.
125. Ei hijo del asno, dos veces rebuzna.
Nfiiez describe: ... dos veces rozna al dia; quien comen-
ta el refrain diciendo que <(lo natural de cada nno luego
se ve por sus propiedades que no se pueden perder)>.
126. El demonio del borrico, por donde saca el hocico.
Frase proverbial con que se hace burla de alguno que
viene o sale con alguna traza o arbitrio extravagant, o
con otra cosa que no viene al intent.
127. El muleto siempre parece asno, quier en la cabeza, quier
en la cola.
Lo que vale decir que los hijos se parecen siempre en
algo a sus padres.
... porfiando sobre la crfa de una yegua, el uno de ellos de-
cia : jumento es, y el otro que no, sino muleto; y llegandose
a mirarlo el tercero, cuando hnbo bien rodeado y mirado ho-
cico y orejas dijo : Pardios, que no hay que rebatir, tan asno
es, como mi padre. (M. AlemAn, Guzman de Alfarache.)

128. El pecado del asno.
El cuento es que los otros animals chicos y grandes
habian pacido unos sembrados, y no fueron press, y
acaso pas6 por la orilla el asno y alcanz6 una lentejuela
o porreta de la mies, y luego le hicieron pagar todo el
dafio, que fue como pagar justos por pecadores i A cuan-
tos mortales no les ocurre lo mismo!
129. En el mes de mayo, deja la mosca al buey y toma al asno.
Dice el comendador Griego, y a las pocas pAginas, re
gistra el refran de esta otra manera :











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Por San Bernabd torna la mosca a la bestia y deja el
buey.
En el Arcipreste de Hita leo :

El tAbano al asno ya le iba mordiendo.

Explicar6 a mi guisa el refran.
Buscando las moscas la viscosidad de la piel, se posan
con mayor complacencia sobre los lomos de los asnos que
sobre los de los bueyes. Esto en cuanto a la primer for-
ma. Con respect a la segunda, entiendo que carece de
importancia el cambio de la pal abra asno por la de bestia.
Que la mosca molesta particularmente al asno, desde
mayo hasta agosto, creo se puede probar con el mismo
Arcipreste de Hita, cuando refiriendose a mayo, en la
copla 1259 describe :
Envia otro diablo en los asnos entrar,
en las cabezas entra, non en otro Ingar,
fast que pasa agosto no dejan de rebuznar,
dende alli pierden seso, esto puedes probar.

130. En enero y febrero busca la sombra el perro; en marzo
biscala el asno.
;Qu6 me emplumen si doy con el sentido de este re-
fr~n! Si el asno busca la sombra en marzo no lo tengo
por averiguado : en cuanto al perro, en pleno invierno, y
aun en primavera y en otoiio, y si me apuran aiadird en
verano, gusta de los bafios de sol; y esto si tingolo por
bien sabido,
Cejador registra el refrain de mas 16gica manera, pues
cambia la palabra asno, por la de amo. Segfin dicho auto
en Toledo dicen el refran de esta otra manera : En fe-
brero busca la sombra el perro, pero no todo el mes entero.
131. En Hornachos todos los asnos son machos.
Vale decir que todos son de gran tamafio como mulos.
Si bien la consonancia parece impuesta, bueno serA
recorder que en aquel pueblo de la provincial de Extre-
madura la agriculture se hall en estado floreciente, y
como el asno es animal sufrido, pues, ivelay!











ASNOLOGIA


132. En la muerte del asno no pierde nada el lobo.
Explica el refran que poco debe inquietarnos la p6r-
dida de persona o cosa que de nada puede servirnos.
SSerA hernano del antiquisimo el amigo que no presta, y
el cuchillo que no corta, que se pierda poco importa? Creo
que si.
133. En la vendimia el asno al puerco ovo envidia.
Porque durante la vendimia suelen las pocilgas estar
repletas de alimentos para el cerdo, en tanto que el asno
debe estar acarreando las aportaderas Ilenas de uvas.
134. Entrar como los burros en la cuadra.
Frase que equivale a entrar en algfn sitio donde hay
gente y no saludar.
Personas hay, por desgracia, que se dan humos de su-
ficiencia ;la seriedad del burro! mostrindose des-
atentos con quienes creen inferiores, a reserve de decir
luego : << Yo me eduqud en tal parte.> i QuiA! Estos tales
no se han educado en ninguna.
135. Er burro er jarriero, to er dia acarreando aseite y a la
noche a escuras.
Refrin andaluz que di6 nacimiento, sin duda, a la fa-
bulilla El burro cargo ado de aceite. V6ase el nfimero 35.
Conviene recorder a las actuales generaciones que el
aceite aliment6 las lamparas de nuestros antepasados.
El autor de esta obrecilla, que no se tiene ain por muy
viejo, no s6lo vi6 el candil de cocina en su solariego ho-
gar, sino que estudi6 en su infancia a la luz del vel6n o
de la lAmpara de aceite. iC6mo cambian los tiempos!
136. Es delicado como una de asno.
Frase ir6nica que se aplica a quien hace inoportunos
remilgos.
137. Eso es lo mismo que dar una teta al asno.
Frase familiar con que se da a entender la impropor-
ci6n o inutilidad de alguna acci6n que se ejecuta con
quien no la ha de agradecer o aprovechar.
138. Estar como el asno de Buridin.
Equivale a estar perplejo, no saber por que decidirse.


ART. ORIG.


XLVI 7











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Buridun fu6 un filosofo francs del siglo xiv que sos-
tuvo la teoria del determinismo intellectual. Opina que
si hay conflict entire dos soluciones la voluntad debe
elegir ]a mejor : si los grades de bondad son ignales no
pnede haber elecci6n. El asno que estando entire dos ha-
ces de heno enteramente ignales no se inclina a ningu-
no y se deja morir de hambre, es el ejemplo propnesto,
dicen, por BuridAn, si bien no se encuentra en ninguno
de sus escritos. Los adversaries de su doctrine se lo atri-
buyeron para ridiculizarlo.
139. Fuime a palacio; fuime bestia y volvi asno.
Este refrAn present las siguientes variantes :
Fmi a palacio y vine asno.
Fuime a palacio; fui bestia y volviasno. Asi lo registra
Lope de Vega en La Dorotea.
Fuime a palacio; fui vestido y vine asno.
De esta dltima manera se lee en la colecci6n de NPiiez,
si bien he de suponer que el vestido es un error del co-
pista.
Primohermano de todos ellos es el refran gitano El
asno quefWJu a Roma, asno se torna.
De cualquiera de estas maneras quiere indicar el refrain
que no siempre aprovecha la ensefianza.
140. Grano de mijo en boca de asno.
Frase que bien vale : como meaja en capilla defraile,
o sea una poquedad.
Meaja era una antigua moneda de Castilla, muy menu-
da, que valia la sexta parte de nn maravedi. Covarrubias
dice que se llam6 asi, cuasi migaja, por ser tan menuda.
141. Hablo el asno y dijo o. o.
Se aplica al que despuns de haber callado algfin tiem-
po, habla para decir una necedad. La frase es hermana
de habl6 el buey y dijo mu.
142. Hacerse a los palos o a los golpes como los borricos.
Se dice de quien no hace caso de las reconvenciones
que se le dirigen, ni de las frases gruesas con que se
trata de avivar su genio o su celo.












ASNOLOGIA


143. Hago el son al asnejon, siquiera baile, siquiera non.
Refran que equivale a la defense del propio pensar,
ya lo tome en cuenta el contrario, ya lo deseche. De fijo
que fie inventado por un testarudo.
144. Hale dado a comer sesos de asno.
Frase que recordando antignas hechiceras, se aplica
al que anda embobado, y como pendiente de la voluntad
de otro. Sabido es que brujas y celestinas recurrian a un
sin fin de menjurges y disparatadas composiciones para
rendir la voluntad ajena.
145. Hay muchos burros de un mismo pelo.
Tambitn oi decir : de un mismo pelaje.
Denota que aquello que se atribnye a un sujeto, aun
siendo una sobresaliente cualidad, no le pertenece exclu-
sivamente.
146. Hueles a burro td, seal de serlo.
Dice Juan E. Hartzemnbush en su fAbula XI, frase fe-
liz que con caracter proverbial se incrust6 en nuestro
idioma. (Vease n 93.)
147. Huelga viejo, que tu asno estA paciendo.
Tambidn lo he leido asi : Huelga riejo, que bien pace
tu asno.
S. L. de M. comentando este refrain ice : < rior reposado hace sil)ditos quietos>>, glosa que no me
parece acertada, antes entiendo que su sentido es ir6nico
para decir que el ojo del amo engorda el caballo, o sea, que
el duefio ba de ser vigilante y cuidadoso, para que tra-
bajen los que de 1l dependent.
148. Ir al cielo con los burros.
Frase que se aplica al que es en exceso bobalic6n.

149. Ir caballero en el asno y andarle a buscar.
Lo he recogido tambidn de esta otra manera :
Como el que iba montado en el burro y lo echaba de menos.
Frases que se aplican a los muy distraidos que se afa-
nan por buscar algo que tienen al alcance de la mano.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


150. Ir como los burros a la cuadra.
Se dice de cuantos, discurriendo poco, van a determi-
nados sitios maquinalmente, sean cafes o casinos, llama-
dos 6stos clubs por estos pagos.
151. Irsele a uno la burra.
Frase que es equivalent a irsele la lengua, hablar mis
de lo convenient, y tambi6n, distraerse, olvidarse.
152. Ir siempre por la vereda, como los borricos,
Censura a quien no conoce mAs que un camino o ma-
nera de obrar. Hay cura, dice el pueblo, que no sabe leer
rnds que en un misal.
153. Juegan los burros y pagan los arrieros.
Frase que empleau los que se ven molestados por los
que juegan.
154. Justicia es, lo que de cinco burros, rebuznan tres.
Frase que, sin explicaci6n ni glosa, encuentro en Ce-
jador, Tesoro de la lengua castellana. No tengo reparo
en declarar que no doy con lo que la frase quiere decir.
155. La asnada de Gilvez.
Frase empleada en Arag6n, y cual origen aseguran
los paremiilogos ser el siguiente :
Llevaba este GAlvez, site asnos de recua, e iba caba-
llero en uno; pasando por un lugar, porque alguno no se
le perdiese, cont6los, y no hallando mas de seis, porque
no contaba el en que iba, comenz6 a preguntar por l1,
dando seiias, hasta que los otros, con risa, le dijeron que
iba caballero en l, y qued6 por refran la asnada y bo-
beria de Galvez. (Vdase el no 149.)
156. Las asnadas de Villena.
Frase igual a la anterior, lo que indica que el Galvez
de Arag6n tenia, y ain tiene, parientes en toda tierra de
garbanzos.
157. La burra de Balaam.
Quien quiera detalles sobre el portentoso milagro de
este animal, los hallara cumplidos en el Genesis.