<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo XLIV
 Indice alfabetico general del ano...
DLOC UFLAC
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00043
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00043

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
        Page 750
        Page 751
        Page 752
        Page 753
        Page 754
        Page 755
        Page 756
        Page 757
        Page 758
        Page 759
        Page 760
        Page 761
        Page 762
        Page 763
        Page 764
        Page 765
        Page 766
        Page 767
        Page 768
        Page 769
        Page 770
        Page 771
        Page 772
        Page 773
        Page 774
        Page 775
        Page 776
        Page 777
        Page 778
        Page 779
        Page 780
        Page 781
        Page 782
        Page 783
        Page 784
        Page 785
        Page 786
        Page 787
        Page 788
        Page 789
        Page 790
        Page 791
        Page 792
        Page 793
        Page 794
        Page 795
        Page 796
        Page 797
        Page 798
        Page 799
        Page 800
        Page 801
        Page 802
        Page 803
        Page 804
        Page 805
        Page 806
        Page 807
        Page 808
        Page 809
        Page 810
        Page 811
        Page 812
        Page 813
        Page 814
        Page 815
        Page 816
        Page 817
        Page 818
        Page 819
        Page 820
        Page 821
        Page 822
        Page 823
        Page 824
        Page 825
        Page 826
        Page 827
        Page 828
        Page 829
        Page 830
        Page 831
        Page 832
        Page 833
        Page 834
        Page 835
        Page 836
        Page 837
        Page 838
        Page 839
        Page 840
        Page 841
        Page 842
        Page 843
        Page 844
        Page 845
        Page 846
        Page 847
        Page 848
        Page 849
        Page 850
        Page 851
        Page 852
        Page 853
        Page 854
        Page 855
        Page 856
        Page 857
        Page 858
        Page 859
        Page 860
        Page 861
        Page 862
        Page 863
        Page 864
        Page 865
        Page 866
        Page 867
        Page 868
        Page 869
        Page 870
        Page 871
        Page 872
        Page 873
        Page 874
        Page 875
        Page 876
        Page 877
        Page 878
        Page 879
        Page 880
        Page 881
        Page 882
        Page 883
        Page 884
        Page 885
        Page 886
        Page 887
        Page 888
        Page 889
        Page 890
        Page 891
        Page 892
        Page 893
        Page 894
        Page 895
        Page 896
        Page 897
        Page 898
        Page 899
        Page 900
        Page 901
        Page 902
        Page 903
        Page 904
        Page 905
        Page 906
        Page 907
        Page 908
        Page 909
        Page 910
        Page 911
        Page 912
        Page 913
        Page 914
        Page 915
        Page 916
        Page 917
        Page 918
        Page 919
        Page 920
        Page 921
        Page 922
        Page 923
        Page 924
        Page 925
        Page 926
        Page 927
        Page 928
        Page 929
        Page 930
        Page 931
        Page 932
        Page 933
        Page 934
        Page 935
        Page 936
        Page 937
        Page 938
        Page 939
        Page 940
        Page 941
        Page 942
        Page 943
        Page 944
        Page 945
        Page 946
        Page 947
        Page 948
        Page 949
        Page 950
        Page 951
        Page 952
        Page 953
        Page 954
        Page 955
        Page 956
        Page 957
        Page 958
        Page 959
        Page 960
        Page 961
        Page 962
        Page 963
        Page 964
        Page 965
        Page 966
        Page 967
        Page 968
        Page 969
        Page 970
        Page 971
        Page 972
        Page 973
        Page 974
        Page 975
        Page 976
        Page 977
        Page 978
        Page 979
        Page 980
        Page 981
        Page 982
        Page 983
        Page 984
        Page 985
        Page 986
        Page 987
        Page 988
        Page 989
        Page 990
        Page 991
        Page 992
        Page 993
        Page 994
        Page 995
        Page 996
        Page 997
        Page 998
        Page 999
        Page 1000
        Page 1001
        Page 1002
        Page 1003
        Page 1004
        Page 1005
        Page 1006
        Page 1007
        Page 1008
        Page 1009
        Page 1010
        Page 1011
        Page 1012
        Page 1013
        Page 1014
        Page 1015
        Page 1016
        Page 1017
        Page 1018
        Page 1019
        Page 1020
        Page 1021
        Page 1022
        Page 1023
        Page 1024
        Page 1025
        Page 1026
        Page 1027
        Page 1028
        Page 1029
        Page 1030
        Page 1031
        Page 1032
        Page 1033
        Page 1034
        Page 1035
        Page 1036
        Page 1037
        Page 1038
        Page 1039
        Page 1040
        Page 1041
        Page 1042
        Page 1043
        Page 1044
        Page 1045
        Page 1046
        Page 1047
        Page 1048
        Page 1049
        Page 1050
        Page 1051
        Page 1052
        Page 1053
        Page 1054
        Page 1055
        Page 1056
        Page 1057
        Page 1058
        Page 1059
        Page 1060
        Page 1061
        Page 1062
        Page 1063
        Page 1064
        Page 1065
        Page 1066
        Page 1067
        Page 1068
        Page 1069
        Page 1070
        Page 1071
        Page 1072
        Page 1073
        Page 1074
        Page 1075
        Page 1076
        Page 1077
        Page 1078
        Page 1079
        Page 1080
        Page 1081
        Page 1082
        Page 1083
        Page 1084
        Page 1085
        Page 1086
        Page 1087
        Page 1088
        Page 1089
        Page 1090
        Page 1091
        Page 1092
        Page 1093
        Page 1094
        Page 1095
        Page 1096
        Page 1097
        Page 1098
        Page 1099
        Page 1100
        Page 1101
        Page 1102
        Page 1103
        Page 1104
        Page 1105
        Page 1106
        Page 1107
        Page 1108
        Page 1109
        Page 1110
        Page 1111
        Page 1112
        Page 1113
        Page 1114
        Page 1115
        Page 1116
        Page 1117
        Page 1118
        Page 1119
        Page 1120
        Page 1121
        Page 1122
        Page 1123
        Page 1124
        Page 1125
        Page 1126
        Page 1127
        Page 1128
        Page 1129
        Page 1130
        Page 1131
        Page 1132
        Page 1133
        Page 1134
        Page 1135
        Page 1136
        Page 1137
        Page 1138
        Page 1139
        Page 1140
        Page 1141
        Page 1142
        Page 1143
        Page 1144
        Page 1145
        Page 1146
        Page 1147
        Page 1148
        Page 1149
        Page 1150
        Page 1151
        Page 1152
        Page 1153
        Page 1154
        Page 1155
        Page 1156
        Page 1157
        Page 1158
        Page 1159
        Page 1160
        Page 1161
        Page 1162
        Page 1163
        Page 1164
        Page 1165
        Page 1166
        Page 1167
        Page 1168
        Page 1169
        Page 1170
        Page 1171
        Page 1172
        Page 1173
        Page 1174
        Page 1175
        Page 1176
        Page 1177
        Page 1178
        Page 1179
        Page 1180
        Page 1181
        Page 1182
        Page 1183
        Page 1184
        Page 1185
        Page 1186
        Page 1187
        Page 1188
        Page 1189
        Page 1190
        Page 1191
        Page 1192
        Page 1193
        Page 1194
        Page 1195
        Page 1196
        Page 1197
        Page 1198
        Page 1199
        Page 1200
        Page 1201
        Page 1202
        Page 1203
        Page 1204
        Page 1205
        Page 1206
        Page 1207
        Page 1208
        Page 1209
        Page 1210
        Page 1211
        Page 1212
        Page 1213
        Page 1214
        Page 1215
        Page 1216
        Page 1217
        Page 1218
        Page 1219
        Page 1220
        Page 1221
        Page 1222
        Page 1223
        Page 1224
        Page 1225
        Page 1226
        Page 1227
        Page 1228
        Page 1229
        Page 1230
        Page 1231
        Page 1232
        Page 1233
        Page 1234
        Page 1235
        Page 1236
        Page 1237
        Page 1238
        Page 1239
        Page 1240
        Page 1241
        Page 1242
        Page 1243
        Page 1244
        Page 1245
        Page 1246
        Page 1247
        Page 1248
        Page 1249
        Page 1250
        Page 1251
        Page 1252
        Page 1253
        Page 1254
        Page 1255
        Page 1256
        Page 1257
        Page 1258
        Page 1259
        Page 1260
        Page 1261
        Page 1262
    Indice del tomo XLIV
        Page 1263
        Page 1264
    Indice alfabetico general del ano 1920
        Page 1265
        Page 1266
        Page 1267
        Page 1268
        Page 1269
        Page 1270
        Page 1271
        Page 1272
        Page 1273
        Page 1274
Full Text























REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES














REVISTA

DB LA



UNIVERSIDAD


DE BUENOS AIRES

PUBLICADA POR ORDEN DEL CONSEJO SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD




SECRETARIO DE LA DIRBCC16N
CORIOLANO ALBERINI









Afo XVI. Tomo XLIV.-Articulos originales









BUENOS AIRES
DIRECTION Y ADMINISTRACI6N
444, VIAMOxTE, 444

1920























AINRI
AtMERICR










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES






Bibliografia doctoral de la Universidad de Buenos Aires

Y

Catalogo cronol6gico de las Tesis

EN SU PRIMER CENTENARIO 1821-1920
POR EL
DOCTOR MARCIAL R. CANDIOTI
Acad6mico de la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales


PROLOGO

RAZ6N DE ESTA PUBLICACI6N

Entre las oolecciones bibliogrificas argentinas pocas
habri tan copiosas a la vez que antiguas, como la forma-
da con las tesis o disertaciones que, segun disposiciones
permanentes desde su fundaci6n, exige la Universidad de
Buenos Aires a los que aspiran a los diferentes grades en
las Facultades que la constituyen.
La colecci6n que he formado, la inici6 hace mis de
30 afos y consta de 7.841 piezas entire las que hay algu-
nas impresas rarisimas, y muchas manuscritas in&ditas.
La n6mina complete de tesis de los diferentes grades
y de proyectos de ingenieria y arquitectura alcanza hasta
el 31 de dicieimbre de 1919 a la cifra de 8.686.
Por lo que respect al m6rito cientifico o literario
de cada una, las hay de todo, como en toda gran colec-
ci6n, y del conjunto de las que marcan cada 6poca o
period podrian deducirse interesantes observaciones, que










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


indiquen en lo general la evdluci6n de nuestra ensefianza
universitaria, hasta donde es possible que las tesis puedan
ser un reflejo de 611a.

***

No existe, puedo afirmarlo, con exacto conocimiento,
colecci6n mis complete en conjunto de esas monografias,
ni ain reuniendo todas las parciales de las diferentes
Facultades, y de las bibliotecas cuya catalogaci6n sea
conocida, con excepci6n de los proyectos y pianos in6-
ditos de la Facultad de Ingenieria, cuya colecci6n com-
pleta tampoco existe en sus archives, ni adn la n6mina in-
tegra de aqu6llos. I
Ha sido muy dificil confeccionar la lista complete
de todas las tesis, sobre todo en los primeros afios de la
Universidad, segdn se vera mis adelante.

S***

Con ocasi6n del centenario de nuestra emancipaci6n
political, y como un homenaje a tan memorable fecha, el
Consejo universitario resolvi6 el 2 de septiembre de 1907
mandar confeccionar la Historia de la Universidad de
Buenos Aires, < persona a quien se le encomendase la ejecuci6n de la
obra >.
Ello no pudo levarse a cabo en su oportunidad; pero
mis adelante el senior Rector, teniendo en cuenta la proxi-
midad del centenario, de la, erecci6n de la instituci6n,
dispuso el 15 de mayo de 1917 que se realizara su inicia-
tiva y design para escribir dicha Historia al doctor Juan
Agustin Garcia.
En el mes de mayo de 1918 los diaries de la capital
publicaron una noticia sobre el estado en que se encon-
traban los trabajos, que habfan alcanzado hasta la confec-
ci6n del Prokrama o Plan de la obra, indicando al mismo
tiempo los nombres de los sefiores encargados de la pre-










BIBLIOGRAFLA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


paraci6n de cada uno de los nueve vol6menes de que
ella debia constar.
:Asi conoci, por primera vez, el proyecto de que se
trataba, y al leer aquella informaci6n, crei perfectamente
oportuno que podia agregarse un volume mis que com-
prendiera la Bibliografia Doctoral de la Universidad y el
Catdlogo cronol6gico de las tesis en su primer centenario;
asi lo propuse a algunos de los caballeros que formaban
la comisi6n, encontrando una muy favorable acogida a
la idea, tanto que el senior secretario de aquella tuvo la
gentileza de visitarme y pedirme el plan o program del
volume ddcimo. Se lo entregu6 con el mayor gusto, y
me preparaba a iniciar mi labor; pero a los pocos dias
recibi una carta del mismo senior en que me manifestaba
que, ain cuando mi idea habia obtenido la aprobaci6n
auspiciosa tanto del senior doctor Juan Agustin Garcia co-
mo de los demis sefiores que formaban la comisi6n redac-
tora, habia surgido una muy grave dificultad y era la es-
casez de fondos; y que la comisi6n se habia visto obligada
a suprimir una series de monografias y el volume que a
mi se me habia asignado.
iEn esos dias apareci6 en un folleto el plan de la His-
toria, y al examinarlo me ratifiqu6 en la creencia de que
el present trabajo cabia perfectamente en la obra que la
comisi6n preparaba, y que seg6n dice el senior secretario
en su precitada carta representaba un factor de positive
mirito en la Historia de la Universidad.
Si mis recursos me lo hubieran permitido, habria cos-
teado gustosisimo esta parte de la obra, pero no siendo
asi, visit y expuse el caso al senior Rector doctor Eufe-
mio Uballes, quien bien enterado de la indole de esta
cr6nica, y del m6rito de una colecci6n que clasific6 de
muy valiosa, acogi6 la idea de su publicaci6n con todo
interns, y a mi sulicitud, y previo informed del secretario
de la Revista don Coriolano Alberini dispuso que se pu-
blicase en various n6meros del corriente ahio.
Como se comprende, se trata de una crdnica bibliogrifi-
ca, precediendo alcatdlogo cronol6gico. No se trata, pues,








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de un studio critic de las tesis universitarias. Semejante
tarea no es la tarea de un hombre; ella exigiria muchas
y muy competentes colaboraciones sobre las diferentes
ramas de la ensefianza, en todas las ciencias. Ruego,
pues, a los lectores no pierdan de vista esta advertencia
por si alguna vez quisieran reclamar de la falta de pro-
nunciamiento de un juicio o el sostenimiento de una
opinion.

***

Tales son los antecedentes que informan de la apari-
ci6n del present trabajo, dejando aqui constancia de la
gentileza y valiosa cooperaci6n del senior Rector doctor
Uballes, y del secretario, de la direcci6n de la Revista,
que permiten poder divulgar mas, el conocimiento de la
bibliografia doctoral de la hoy oentenaria Universidad
de Buenos Aires.


M. R. C.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


PRIMER PART




CAPITULO I.


ANTECEDENTES

'Noticias sobre algunas formalidades literarias para los
doctorados instituidos en la Universidad de Buenos
Aires.- Influencia y adaptacion de las organizaciones
similares. Confeccidn de la n6mina de tesis o diser-
taciones universitarias. Los diferentes periods.

Como todas las instituciones modeladas en el espiritu
de la 6poca en que se fund la Universidad de Buenos
Aires, hoy centenaria, debia 6sta caracterizarse por al-
gunas ideas y preocupaciones entonces dominantes, tanto
mAs cuanto que :su erecci6n por el famoso Edicto de 9 de
agosto de 1821, .estaba preparada, pero retardada hacia
mis de 40 afios desde que se expidieron reales 6rdenes el
22 de marzo de 1778 hasta las gestiones del director Puey-
rred6n en 1819 ante el Congreso national, que le, prest6
su aprobaci6al.
Apenas salido el pais del caos del afio 20, el goberna-
dor don Martin Rodriguez asesorado por su ministry. Ri-
vadavia,, ponia en prActica rapidamente una aspiraci6p
tanto tiempo alimentada, y las primeras medidas de or-
ganizaci6n y funcionamiento del nuevo. institute queda-
ban a cargo de los hombres que en su mayoria habian
intervenido en su studio y preparaci6n. Todo esto se
desprende facilmente del examen de los decretos y reso-










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


luciones con que se adopt el primer plan de studios y
su ensefianza en los diferentes departamentos.
'El 12 de agosto de 1821 se instalaba la Universidad con
una solemn oeremonia en el Templo de San Ignacio, y
con la asistencia 'del gobernador de la provincia, sus cinco
ministros, el cuerpo diplom4tioo, las autoridades civiles,
eclesiisticas y militares, miembros de la sala de docto-
res, etc. (I).
Los primeros pasos de la Universidad debieron concre-
tarse a dar unidad y reunir bajo la direcci6n respective
los diversos centros y aulas de ensefanza que funciona-
ban dispersos, y que, entrando a former parte del nuevo
institute debian sujetarse a la reglamentaci6n especial.
Asi empez6 el funcionamiento de los diferentes departa-
mentos de: Primeras letras, Estudios preparatorios, Ju-
risprudencia, medicine y ciencias exactas. El departamen-
to de Ciencias sagradas se cre6 juntamente con los an-
teriores, pero s61o in nominee, pues se declararon sin do-
tacidn ni ejercicio las classes pertenecientes a el, y qued6 es-
tablecido ique el gobierno h~ria las provisions convenientes
cuando se presentasen alumnos (2).
Entre las diferentes disposiciones que era menester adop-
tar mientras tno se dispusiera de un reglamento definiti-
vo, y que tard6 algin tiempo en dictarse, se hallan las
relatives a las pruebas exigidas a los que aspiraban a
graduarse de doctors; pero solamente como medidas tran-
sitorias, puesto que iban a aplicarse a alumnos que ha-

(1) Omitimos mis detalles de los antecedentes y ceremonies de
la instalaci6n y organizaci6n de la Universidad, que se hallan pro-
lijamente expuestos -en la obra de Guti6rrez: < sobre el origen y desarrollo de la Ensenanza Pdblica Superior
en Buenos Aires, 1877; en la Historia 'de la Universidad de Buenos
Aires, por los doctors Pifiero y Bidau, y lo estarA seguramente
con mis extension en la obra que con motive del Centenario fu6
encomendada al doctor Juan A. Garcia por la resoluci6n del Rec-
torado de 15 de Mayo de 1917.
(2) Decreto del 8 de Febrero de 1822. El doctor Ricardo Le-
vene public en 1918 un interesante articulo en la Revista de la
Universidad, con motivo del important document a que alude
el doctor Gutierrez en su citada obra. Era el primer plan de pstu-
dios del Rector Sdenz.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIAD


bian cursado las materials en otros establecimientos, con
otros programs y otros planes de studios.
He aqui las reglas adoptadas:
I.a .Un exarmen de preguntas precisas por tres catedrA-
ticos en la Facultad del grado, sin cefiirse a ningdn trata-
do particular, por espacio de una hora.
2.a Una Idisertaci6n que debe asimismo durar una
hora, sobre un punto sacado por suerte, la cdtal debe exa-
minarse y censurarse power los mismos examinadores luego
que la entregue el funcionante que seri a las cuarenta y
ocho horas.
3.a Aprobada la disertacidn debe el funcionante leer en
public su disertaci6n, sostener una tesis, y sujetarla a las
replicas y preguntas que le hagan los mismos catedrAticos
y examinadores.
Tales son las prescripciones que contiene el decreto de
Si de agosto de 182 dictado a propuesta del Rector de la
Universidad, la vispera de su instalaci6n, y solamente
< como regla provisoria hasta que se sancione la que debe
regir permanentemente >>.
Es la primera disposici6n que se encuentra sobre las
tesis de la Universidad, tomada cuando esta no habia
entrado (ain en funciones, y qtue como se verai nis adelante
no es la que da origen a la confecci6n de la verdadera
n6mina que forma la colecci6n de esa clase de trabajos,
sino otras mis posteriores que con pocas modificaciones
en las diferentes Facultades se han conservado hasta nues-
tros dias.


***


La presentaci6n y sustentaci6n de una tesis universitaria
es una de las formalidades tomadas de las antiguas Uni-
versidades y forma parte de aquellas a que nos hemos
referido desde un principio.
No se conoebia entonces un professional egresado sin que
pasara por la prueba final literaria de una tesis. Era una










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


exigencia indispensable en las Universidades europeas y
en las americanas.
El doctor Gutidrrez public dos tesis en latin, de los
alumnos del Colegio Real de San Carlos, Mariano de Iri-
goyen (1795) Y Juan Gil (1818) sostenidas en acto pi-
blico en el Templo de San Ignacio (i).
La Universidad de C6rdoba, la mis pr6xima y conocida
en Buenos Aires y que debi6 servir a dsta de model,
exigia pruebas especiales sobre la disertacidn; y 6lla a su
vez fue reglamentada sobre la base de las disposiciones
vigentes en Universidades espaoiolas y americanas.
,Segun el doctor Garro la Universidad de San Carlos y
de Nuestra Senfora de Montserrat fud reorganizada por real
c6dula de I.0 de diciembre de 18oo y elevada al rango
de Universidad Mayor como las de Salamanca, Alcali,
Mdjico y Lima, pudidndo.se entonces otorgar grades ma-
yores y menores en teologia y jurisprudencia, canones y
artes (2); y mientras se disponia la nueva reglamentaci6n
la real c6dula prescribia que < se arregle la nueva Univer-
sidad de C6rdoba a las constituciones de la.de Lima y las
leyes del titulo veintid6s del libro primero de la recopi-
laci6n de Indias en todo lo gubernativo y directive que
fuese aplicado a sus particulares circunstancias, y en lo
demis a la practice actual; que por lo respective al plan
de studios se continue con el que en el dia se sigue en
todo lo que no sea opuesto a las reglas y prevenciones
que se prescriben>>.
Recien en 1808 el entonces Rector de la Universidad de
C6rdoba doctor don Gregorio Funes proyect6 el plan de
studios definitive que debi6 regiv hasta much tiempo
despuds, pero los acontecimientos de aquella 6poca retar-
daron su sanci6n, que fud decretada por el director Puey-
rred6n en noviembre de 1814, y mandada observer y cum-
plir por decreto de 4 de marzo de 1815.

(1) JUAN M. GUTIERREZ. Noticias histiricas sobre el origen
y desarrollo de la enseianza pliblica superior en Buenos Aires.
(2) JUAN M. GARRO. Bosquejo histdrico de la Universidad de
Cdrdoba. Buenos Aires, 1882.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD 13

El plan del doctor Funes sufri6 algunas reforms en
1816, pero poco vari6 en lo referente a las funciones de
grado. Despu6s de todos los examenes de costumbre, se
exigia a los alumnos presentarse a la prueba final, con
la previa o ignaciana sacando a la suerte o picando pun-
tos, dos dias antes del examen, y era sobre esos puntos
que el candidate disertaba ante los examinadores. De
ahi sac6 el doctor Sienz la parte de su proyecto para
nuestra Universidad, y que di6 lugar al decreto de 1 de
agosto de 1821.





Los primeros doctors fueron graduados sin mayores
formalidades literarias, teniendo en cuenta su probada
preparaci6n y prActica professional que los habilitaba para
el desempeio de sus respectivas citedras. Al dia siguien-
te de instalada la Universidad, se corifirieron cinco grades
de. doctor en medicine y unt en jurisprudencia a otros
tantos profesionales ya bien acreditados en esa 6poca (i).
Al instalarse la Universidad habia otros alumnos que
pronto debian estar en condiciones de poderse graduar, y
habian cursado sus studios en otras aulas, y por lo cual
era menester dictar el decreto del i de agosto ya citado.
Pero los primeros alumnos que habian hecho todos sus
studios en el nuevo establecimiento terminaban en 1826,
y al afio siguiente se recibian los primeros doctors que
se sujetaban a las pruebas literarias finales de acuerdo
con las disposiciones y formalid'ades que perduraron, y
que fijan el punt de partida de la colecci6n de monogra-
fias de que nos ocupamos, llamadas hasta hoy tesis o. di-
sertaciones.


(i) En medicine: Francisco Rivera, Cosme Argerich, Juan An-
tonio FernAndez, Juan Madera y Pedro Rojas; y en jurisprudencia:
Ram6n Diaz. (GUTIERREZ. Obra citada).










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ardua ha sido la tarea necesaria para llegar a la con-
fecci6n y catalogo complete de las tesis en los primeros
afios de la Universidad, debido principalmente a la de-
ficiencia de los archives en que debi6 conservarse la res-
pectiva documentaci6n.. La falta de una instalaci6n ade-
cuada desde el primer moment, la escasez de recursos con
que debi6 luchar desde sus comienzos la Universidad hasta
llegar al abandon complete por parte del gobierno en
tiempos de la tirania; todo contribute a justificar desde
los primeros afios aquella afirmaci6n.
El doctor Ricardo Levene, en el trabajo antes citado,
transcribe un curioso document en que el Rector SAenz
al afio siguiente de empezar el funcionamiento de la Uni-
versidad se quejaba al Ministerioi de la falta de recursos
para pagar a los maestros, a los empleados y hasta el
dnico porter que atendia a todos los departamentos.
No pudieron, en verdad, ser mis modestas las condi-
ciones en que 6lla se instalaba, en un local que habia
sido antes cuartel, al que Gutierrez llam6 fortaleza disfra-
zada con frontis postizo; y en 1825 fu6 trasladada al anti-
guo noviciado del Convento de San Francisco que despues
de haber sido presidio, se transform en Universidad (i),
donde no solamente el archivo, pero ni siquiera las aulas
mAs necesarias tenian la suficiente comodidad (2).
Con el rodar de un lado a otro, entire inc6modos loca-
les, sin los recursos ni el personal necesario, hasta el
abandon que de la Universidad hizo el gobiero de
Rosas, no era possible conservar ni organizer un archivo
en debida forma, y el arreglo de sus papeles y documen-
tos se hizo much tiempo despu6s.
Pero adn recorriendo los libros de actas y demis docu-
mentos despu6s de su arreglo, no se encuentra dato alguno

(1) J. M. GUTIERREZ. Obra citada.
(2) Libro de extractos del archivo de la Universidad. hasta 1851.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


sobre algunas tesis sostenidas o cuando menos presentadas
a la Universidad, y para peor, la antigua biblioteca de la
misma, que ya estaba desorganizada, se liquid despues,
y en el desparramo algo debi6 extraviarse; por un decreto
del I. de julio de 1885 se orden6 la disoluci6n de la bi-
blioteca del Consejo superior y la distribuci6n de sus
libros en las de las Facultades, la del colegio national y la
p6blica < ro >. (i).
Para former la n6mina que creemos complete, nos ha
sido menester largo tiempo y paciente trabajo, recorrien-
do bibliotecas, colecciones americanas particulares, infor-
mes verbales de los pocos sobrevivientes de los primeros
graduados o sus descendientes, etc. (2).
Agotada la investigaci6n en esa forma, quedaba ain
un recurso ftil: la prensa de aquella 6poca, en que pudie-
ra encontrarse alguna noticia sobre las pruebas literarias
y grades de la Universidad.
Es sabido el interns y la preocupaci6n de los gradua-
dos y de sus families para dar resonancia y publicidad
,a la entonces tan ceremoniosa graduacion de un doctor.
La presentaci6n doctoral, y el acto de la investidura del
nuevo aristdcrata de la toga revestian todos los contornos
de un acontecimiento.
Esta era precisamente una de las preocupaciones sociales
a que nos referimos al empezar este capitulo. El doctor
L6pez en su comentario sobre un incident del Ministerio
Rivadavia dice en uno de sus pIrrafos: < visima habia sido la envidia con que Buenos Aires miraba
entonces a Lima, a Chuquisaca y a Santiago de Chile, fa-
vorecidas con las pompas universitarias, de que tanta arro-
gancia y lustre sacaban sus graduados; y mas por esta
valia personal que producia el oficialismo universitario,

(I) PINERO y BIDAU. Obra citada.
(2) La COLECCION CANDIOTI fu6 empezada en 1888. En Ia Uni-
versidad no se conserve ni .siquiera las tesis manuscritas de -los
primeros afios, y en las dos antiguas Facultades hay algunas pocas
adquiridas en 6pocas muy posteriores.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


que por la satisfacci6n intima del saber, se anhelaba tener
a la mano y a la inmediaci6n de la familiar esa fibrica de
boato y de supremacia social > (i).
Ya en 1827 cuando por la express resoluci6n del go-
bierno se reglament6 fonnalriente el examen de tesis,
empieza a darse toda su importancia a esta funci6n; y
afin, cuando algunos trabajos eran realmente meritorious
y provocaban el aplauso de los catedriticos, la impresi6n
del folleto era demasiado costosa y muy rara era la di-
sertaci6n que se daba a la imprenta; pero eso si, la cere-
monia subsiguiente, es decir, la investidura doctoral debia
tener la mayor publicidad.
.Un peri6dioo de los mis ilustrados de aquella 6poca, cri-
tica en los siguientes t6rminos una de tales fiestas:
< Antes de ayer midrcoles fueron condecorados con el
< grado de doctor en sus respectivas Facultades, los sujetos
< (creto de 21 de junior (2), don Ignacio Martinez, don Mau-
< ( dicina y cirugia, don Juan Montes de Oca, agraciado en
< medicine, don Hilario, Almeyra, don Diego Alcorta, agra-
< ciado en cirugfa, don Francisco Viera, don Jos6 Antonio
(Terri, don Martin Garcia, agraciado por el Rector y los
e < < Esta ceremonia que interest vivamente a los parientes
y amigos de los recipiendarios y que no debe ser indife-
< < < (

(I) VICENTE FIDEL LOPEZ. Rivadavia y la Unsiversidad de Buenos
Aires. (Cuadro social). Rev. Nacional. Tomo IX. Buenos Aires,
r889.
(2) Grado de gracia.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


< ((los espaiioles.
< Hemos hecho tantas innovaciones y tantas mudanzas,
< que no valia la pena de conservar un atavio ridicule, que
< da un aspect tan singular a nuestros docto'res. Es ver-
, dad que podria servir de ejemplo la Universidad de Mont-
< pelli:er, en que los estudiantes de medicine se disfrazan
( con la toga de Rabelais. Pero este uso tiene su origen
sagrado de que el nuestro carece. El canciller Duprat,
< < medicine, extingui6 por un decreto sus privilegios. La
< Facultad comision6 a Rabelais para pedir la abolici6n
' < presencia del personaje, se dirigi6 en latin al portero,
< que como era de esperarse, no le entendi6 una palabra.
< Vino otra persona que sabia latin, y Rabelais le habl6
((en griego; vino otra que sabia el griego y el doctor le
< habl6 en hebreo, y asi continue hasta que el canciller
informado de la aventura y deseando ver a un hombre
<(tan extraordinario, lo escuch6, admir6 su ingenio y le
( importante la Universidad decidi6 que todo m6dico se
( vestiria de la toga de Rabelais para recibir el grado de
S(doctor.
( < < Francia 'que puede disculparse este olvido.
En un pais joven, todo lo que hiere los sentidos tiene
< mis importancia que lo que se cree generalmente. Ves-
< tir a un doctor de arlequin es hacerlo ridicule. A no
estar een una iglesia, hubidramos creido asistir a la re-
< presentaci6n 'del Enfermo imaginario de Molibre, mas
< bien que a una ceremonia universitaria >. (i).


(I) La Crdnica political y titeraria, del 17 de Agosto de 1827.
ABT. OBIG. XLIV.2










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


La rebusca de noticias referentes a las pruebas literarias
en la prensa, nos condujo necesariamente a las muy meri
torias y utilisimas obras de don Antonio Zinny acerca dc
los diaries y peri6dicos publicados en el pais desde prin-
cipios del siglo XIX (I), so.bre todo en los primeros afios
de la Universidad en que el archivo de 6sta tiene muchas
lagunas sobre este particular.
,Es sabido que de los diaries y peri6dicos de aquella
epoca es muy dificil encontrar colecciones completes, las
que hubieran facilitado en much la investigaci6n, pero
desgraciadamente no es asi, de modo que los distintos
n6meros fueron consultados muchas veces en distintas
b'ibliotecas y colecciones como la Nacional, las de los se-
fiores Angel Justiniano Carranza, Trelles, Lamas, Casa-
valle, del general Mitre, etc., y en la biblioteca puiblica
de Montevideo.: En ellas se ha podido sacar los temas
y las fechas de algunas disertaciones de 1827 a 1830, y
sobre las cuates no existia ning6n dato en la Universidad
ni en las bibliotecas de las Facultades de ese tiempo.
El general Mitre enterado. de la investigaci6n que per-
seguiamos, puso a nuestra disposici6n su rica y nutrida
colecci6n americana, y dijo textualmente: senioror, la co-
lecci6n que Vd. haoe es bien interesante y no tendria pre-
cio >. El mismo general, como los sefiores Carranza y
Rosa la enriquecieron con various manuscritos cuya pro-
cedencia con su respective fecha consta en' los mismos.
De uno que otro de esta clase de trabajos literarios se
di6 noticia alguna vez en los diaries durante el period
de la tirania, pero seguramente no eran los asuntos que
mis interesaban a la prensa local de esa epoca, en que la
Universidad lleg6 a ser mirada como una cuna de los


(I) A. ZINNY. Efemeridografia argiroparquidtica, 1868. Efemeri-
dografia argirometropolitana, 1869.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


unitarios, y se le quit6 todo el prestigio que le dieron sus
fundadores.
Por otra parte la :escasez de imprentas de obras y la po-
breza de la mayoria de los estudiantes, les privaba como
se ha dicho de la publicaci6n de sus .tesis, y no se con-
servaban los originales en secretaria porque no se archi
vaban, o porque eran retirados por sus propios autores
que mis de una vez harian desaparecer de este molio el
rastro de algin trabajo pobre y confeccionado sin mas
objeto que salir del paso.........
Los pocos folletos tesis publicados desde la formaliza-
ci6n de los eximenes hasta 1852, en que fu6 obligatoria
la publicaci6n en la Facultad de medicine, y en 1863 en
la de derecho, no pasan en total de 60, mientras que el
n6mero de graduados en ese period y con esa formali-
dad es de 264.
Entre esos folletos hay algunos tan raros que s6lo he-
mos visto un ejemplar, y tal vez alguna disertaci6n que
tengamos por in6dita, haya merecido los honors de la
publicidad, pero no se ha encontrado ni sus vestigios.
La desorganizaci6n reinante en todo y la emigraci6n de
muchos hombres en cuyo poder pudo conservarse buena
parte de la literature universitaria, hizo despu6s mis difi-
cil su adquisici6n.
En corroboraci6n de lo dicho vamos a recorder c6mo
se hizo conocer del piblico la tesis del doctor Florencio
Varela, graduado en 1827, y que por otra parte es una
notable pieza juridica digna de la pluma del malogrado
escritor y patriota argentino.
El maiuscrito, in6dito, y del cual no solamente no habia
una copia en la Universidad, pero ni siquiera una noticia
de su presentaci6n y examen, vino a ser publicado 43 afios
despu6s que aquel lo escribiera, y 22 despu6s de su tri-
gica muerte bajo el pufial de los sectarios del tirano en
Montevideo.
La publicaci6n se hizo (eln 1a Revista de legislaci6n y juris-
prudencia Ique dirigian lois doctors Malaver, Moreno, Arau-










REVISTA DE LA .UNIVERSIDAD


jo y Juan Jos6 Montes de Oca (i), precedida del siguien-
te comentario que nos permitimos trascribir por el inte-
rss que tiene para el present trabajo'.
< Disertaci6n sobre los delitos y las penas, por el doctor
don Florencio Varela. Publicamos por la primera vez el
siguiente <,,y nos
complacemos en que sea nuestra Revista la reveladora
de la existencia de un.escrito que tanta relaci6n tiene con
los objetos que 6lla abraza. No llenariamos por otra par-
te sus programs, si en el desarrollo de la ciencia juri-
dica en nuestro pais, no eslabonirernos el pasado al pre-
sente, y no mostrdremos a los contemporAneos la parte
de labor que cupo a los que nos antecedieron en el foro
y en .el profesorado >.
Desde que establecimos esta publicaci6n peri6dica com-
prendimos que debiamos proceder de manera que llegara
a contener un dia en sus pdginas el inventario, por de-
cirlo asi, de los nombres y de las ideas que en material
juridica sefialan el camino. de nuestro progress. Pero
esta parte de nuestros prop6sitos ha sido hasta ahora la
menos atendida, no tanto por falta de interns y de volun-
dad, cuanto por la dificultad con que se consiguen, en
una 'socieidad urgida por los intereses del moment, los
antecedentes y documents retrospectivos >.
Darjos por lo tanto lassmis expresivas gracias al co-
lega y al compafiero (2) que nos ha comunicado el escrito
con que honramos el present nimero de la Revista de
jurisprudencia. El se recomienda por diferentes titulos >.
< La material es de las que en este, moment mis pudie-
ran despertar la atenci6n de nuestros lectores, y el nom-
bre ,de quien suscribe ese < nuestros ciudadanos cuya memorial ha conquistado por
sus sefialados m6ritos el amor y el respeto de todos los
argentinos ilustradosA.

(I) Revista de legislaci6n y jurisprudencia. Tomo V. Entrega ij.
1870.
(2) Hemos averiguado que se trataba del doctor Jos6 Roque PNrez.
(Colecci6n C(Candioti)).










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE IA UNIVERSIDAD


< juicio sobre el m6rito y las opinions del autor; pero di-
remos algunas palabras para poner a quien lea y juzgue
en un punto de vista acertado para que su criterio no se
extravie >.
<( Don Florencio Varela se gradu6 en jurisprudencia el 15
de agosto de 1827, habiendo comenzado a estudiar esta
ciencia, siendo aun alumno interno del Colegio de ciencias
morales en 1823. Cuando recibi6 el grado no contaba
mAs que 21 afios de edad, segin l1 mismo lo ha dejado
consignado en su auto biografia. Y como el discurso
aparece dedicado al senior Rector de la Universidad doc-
tor Valentin G6mez, quien desempefi6 este cargo entire
los aflos de 1826 y 30 nos inclinamos a career que este dis-
curso es la disertaci6n que ley6 su autor para recibir su
grado conforme a las disposiciones reglamentarias o (I).
<< De todos modos es indudable que lo escribi6 el senior
doctor Varela en cumplimiento de un deber que le era
indispensable llenar, como se deduce del texto mismo del
discurso. Se ve pues, que este trabajo no es mas que un
ensayo, una muestra acad6mica de lo que ofrecia para
lo velnidero aquella inteligencia que tan clara y generosa
se mostraba ya al dar los primeros pasos en una carrera
de cuyo brillo no. disfrut6 sino indirectamente Buenos
Aires, pues la proscripci6n del senior doctor Varela dur6
desde el aiio 1829 hasta el dia en que el crime y la bar-
barie creyeron poder ahogar la libertad en la sangre del
tribune, de las ideas salvadoras para el Rio de la Plata >.
< Este 'discurso' establece y recuerda una 6poca notable
en la ensefianza p6blica en nuestro pais; aquella epoca
en que, con la intenci6n de dar una base filos6fica a las
doctrinas en que se funda el derecho, se dieron a conocer
y se profesaron p6blicamente las doctrinas del c6lebre
Bentham. La luz de los escritos de este pensador, eran
nuevas e hicieron honda impresi6n en la juventud argen-


(I) Es, efectivamente, su tesis doctoral. (La Cr6nica political y
literaria. 20 de agosto de 1827). Colecci6n Candioti.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


tina que concurria a las escuelas superiores en Buenos
Aires. El doctor Somellera escribi6 y public entonces
un tratado de jurisprudencia expositive de las opinions
del famoso pensador ingl6s, que nos llegaban en las pi-
ginas de Dumont y de Salas; doctrinas que, sin dispute
alguna, dejaron en nuestra tradici6n cientifica la parte
que no puede disputarselas en el progress y en la mejora
de las ideas de lo just. Si fuera cierto que la teoria de
la utilidad, generalmente considerada, conduce al egois-
mo ;y apoca la generosidad de los sentimientos, no se
habria mostrado el doctor Varela, como se manifiesta en
este 'discurso', empapado en los sentimientos mis hu-
manos, en las miras mns sanas, ni dominado por una cir-
cunspecci6n que infunde respeto de arciano a la edad
de veinte afios >>.



Muchos afios desp.us, en 1900, la Revista juridica y de
ciencias sociales (i) daba a su vez a la publicidad en sus
columns otro trabajo universitario: la tesis del doctor
Jos6 Maria Costa, < como un rasgo curioso de la intelec-
tualidad de su 6poca >. < Es ademrs, agrega la direcci6n
de la Revista, un studio, consciente y digno de leerse;
va seguido de un elogio funebre del autor, tambien inedi-
to e interesante por sus rasgos biogrificos >.
La tesis del doctor Costa versa sobre Sucesiones abintes-
tato; y fu6 sostenida por su autor el 29 de julio de 1830
bajo la direcci6n del catedrAtico de derecho civil doctor
don Pedro Somellera. INuestro malogrado amigo el se-
fior Adolfo P. Carranza nos obsequi6 algin tiempo des-
pues con el original de este trabajo, para nuestra co-
lecci6n (2).
Tampoco hay document alguno ni copia de esta tesis


(I) Tomo II, pigina 214 y siguientes.
(2) Cuaderno manuscrito de 17 fojas, y carta del seflor Carranza,
en nuestro archivo.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


en la Universidad, a no, ser una brevisima acta de exa-
men igual para casi todos los alumnos, pero sin mencio-
nar el tema.
Seria muy largo hacer cr6nica sobre cada uno de los
trabajos ineditos que forman esta rarisima e important
colecci6n universitaria; s6lo el trabajo paciente de muchos
afios en la capital federal, y la oportunidad de repetidos
viajes a todas,las provincias han permitido en la mayoria
de los casos obtener de los descendientes de los primeros
doctors en jurisprudencia y medicine los originales o
copias de sus trabajos ineditos, y de los cuales hemos fa-
cilitado a la vez copias a las Facultades.

***

En toda 6poca hubo tesis buenas, mediocres y trabajos
insignificantes, hechos para salir del mal paso como de-
ciamos los estudiantes. Una colecci6n de esta clase, sin
embargo, debe contener todo; lo bueno y lo malo, y
ello permitiri comparar y eslabonar lo pasado con lo ac-
tual siguiendo la evoluci6n de nuestros adelantos cien-
tificos.
Al tratar de los diferentes periods en que hemos divi-
dido la vida de la Universidad a los fines de este tra-
bajo, se expondra las condiciones references a la impre-
si6n de las tesis, que no fu6 obligatoria antes de 1852
en la Facultad de medicine, y de 1863 en la de jurispru-
dencia (i), pero que se sujetaron mis tarde a otros requi-
sitos y a otras obligaciones, Antes de esos afos, la es-
casez de recursos de la mayoria de los aspirantes era la
principal causa que privaba a la Universidad de su pu-
blicaci6n, pero hubo trabajos de verdadero merito cien-
tifico y en mis de una ocasi6n ella misma coste6 o ayud6
a su impresi6n.
Siempre hemos creido que la presentaci6n y defense
de una disertacidn universitaria, puede llegai a ser una

(i) Unicas Facultades que habian funcionado hasta entonces.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


prueba de suficiencia, si ella se ajusta a una several regla-
mentaci6n de exacto cumplimiento, desde que puede un
trabajo de esa indole constituir una monografia sobre
temas de verdadero interns, en que se revele el grado de
aprovechamiento del alumno, profundizando. una cuesti6n,
poni6ndose al dia en los adelantos cientificos de su res-
pectiva material; pero desgraciadamente esto muy poco
se- ha tenido en cuenta, salvo raras y muy meritorias ex-
cepciones, y bien ha podido suprimirse alguna vez esta
formalidad, a menos que se mantuviera para ilenar una
forma, dejando s6lo para la instituci6n de los premios
universitarios, el estimulo de los estudiantes que quieran
optar a ellos en un torneo cientifico sobre temas de in-
ter6s impuestos por la Facultad.
El doctor Carcano en un op6sculo sobre la Universidad
de C6rdoba (i), estudia las deficiencies de la organizaci6n
de los studios, comparindola con los procedimientos de
las Universidades alemanas. Al tratar de las pruebas de
exAmenes expone c6mo en 6stas, el examen es s61o final,
y comienza a estudiar .
El ingeniero guard desde el primer dibujo hasta el
iltimo proyecto de construcci6n presentado; el m6dico,
sus preparaciones, y en todas las Facultades conservanse
los trabajos realizados durante la 6poca de los studios.
En la Universidad de Berlin, que el autor citado habia
estudiado a fondo, se encuentran perfectamente establc-
cidas las pruebas finales para aspirar al grado de doctor
en jurisprudencia. Ellas son:
I." Una disertaci6n cientifica, generalmente un libro
interesante y muchas veces lleno, de iniciativa propia.
2.0 Interpretaci6n escrita de un texto de derecho roma-
no, derecho alemin y derecho. can6nico.
3.0 Examen oral.


(I) Ram6n J. Circano. La Universidad de Cdrdoba. Algunas pa-
labras sobre su organizacid6n. 1892.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


4.0 Sostenimiento piblico de una disertaci6n impresa
y de las tesis que le son anexas.
Creemos que asi podria subsistir el bien llamado exa-
men de tesis.
Como lo dice el mismo autor en sus nutridas obser-
vaciones, el titulo de doctor es una distinci6n de' lujo, un
honor puramente acad6mico despojado de importancia
practice.
< la habilitaci6n para seguir una carrera liberal, el desem-
pefio de funciones administrativas, require el examen
del Estado, rendido ante una comisi6n designada por el
gobierno y compuesta de personas extrafias al cuerpo de
ensefianza .
En es:e caso el aspirante recibiria el titulo que lo habilita
para su profesi6n, como lo qu:e ha pasado entire nosotros
en reducida esfera para el agrimensor que debia ser ha-
bilitado por el departamento topogrifico, y en otro orden
de actividades, como la habilitaci6n que otorgaba a los
abogados la Academia te6rico prictica de jurispruden-
cia, o el Tribunal de justicia, y a los mddicos el Tribunal
de medicine.



Nuestro malogrado hermano Ricardo (i) al confeccionar
su tesis doctoral de jurisprudencia, quizo gestionar se le
eximiera de su publicaci6n, pues se habia metido, en un
tema largo y escabroso, y al indicarle que esto era un re-
quisito indispensable para recibir su diploma, manifest
que asi lo haria, pero que al presentar su tesis iba a decir
lealmente una verdad.
Poco tiempo despu6s present y public su disertaci6n,
encabezindola con las siguientes lines (2):


(I) Falleci6 en San Pablo (Brasil) en 1912.
(2) Ricardo A. Candioti. Tendencias unificadoras de la Argentina.
Santa Fe. 1898.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


< ( He ahi un tema que serviria admirablemente si fuera
permitido para escribir otra tesis, cumpliendo a la, vez con
la prescripci6n reglamentaria >.
< Siempre he creido que sin faltar a las ordenanzas, cala
candidate al doctorado puede y debe manifestar las im-
presiones personales que sufre, al redactar, forzado, un
cierto nimero de pAginas, ya comentando varias disposi-
ciones legales ya raciocinando sobre alguna cuesti6n de
puro derecho >.
< La Facultad al tener como uno de sus elements de
juicio las opinions expresadas por los exalumnos sobre
el particular, ,se formaria criterio para decidir si esta
instituci6n de las tesis responded o. no a las exigencias de
la ensefianza modern, y en lo. que mis nos interest, a
nuestro 's6lido aprovechamiento intellectual .
Har6 notar francamente, aunque sea esta franqueza
vecina a la indiscreci6n, lo, que es ya por algunos sabido:
que las tesis aparecen poir regla general como malos pla-
gios y peores ensayos >.
< Si los improvisados escritores guardamos moderaci6n,
limitindonos a copiar lo que dijeron muchos autores, re-
sulta un mosaico abigarrado. La pesima combinaci6n
que pretend ser eclictica, .f6rmasei con el caricter de
pArrafo's, traidos porque si, lastimosamen:e traducidos, o
sin trabaz6n 16gica entire ellos>.
c Si aspiramos a algo mis con la intencldn de hacer un
ensayo original, hay el temor de caer y se cae frecuente-
mente en las mis grandes heregias juridicas, por un lado,
y por otro en imperdonables atentados al buen decir >.
< Pero todo se justifica previa explicaci6n, en este mundo
en que vivimos. iEl autor mismo se encarga de la tarea
haci6ndolo aqui, al comienzo de su trabajo inaugural.
Y con esto se ahorra al lector una molestia >.
La premura del tiempo, o, el tUrmino angustioso que esta-
blece la Facultad; la escasez de fuerzas intelectuales...;
todo, empero, garantido y disculpado por la benevolencia
de los sefiores catedriticos. A estos l6timos se agradece










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


al finalizar, sus sabias lecciones y sus prdcticos consejos
que han sido o serdn bien aprovechados >.
< Y ya hemos hecho la mal llamada tesis. Ella, despuds
de pasar por los procedimientos que la Facultad ordena,
entra al taller de imprenta; vuelve de ahi en forma de fo-
lleto al modesto escritorio de estudiante: 150 6 200 ejem-
plares. Lievan estos un pintoresco surtido en dedicatorias
impresas a los abuelos, tios y demis vinculaciones, hasta
a los compafieros de cuarto; en fin a toda la familiar y a
las afinidades >.
< Alli van 75 de esos ejemplares, camino, de la Facul-
tad. Son los que 6sta nos exige. El resto se reparte
entire amigos y parientes con nuevas leyendas, manuscri-
tas ahora. Son ellas ya graves, ya alegres, siempre con
variaci6n, segun sean los afectos o el carxcter del autor,
y guardando armonia con la relaci6n que le une a la
persona objeto del endoso. Y asi hay a las veces, lines
especialisimas dedicando un ejemplar al contemporAneo
que hace sus primeras producciones en el periodismo con
el grado de reporter, secretario de redaccin, etc. La cau-
sa m6vil de esto 6ltimo en un pais como es el argentino
y entire nuestra juventud ya dominada por el afdn del
exhibicionismo, puede, creo adivinarse con suma facilidad.
Mis vale callar... .
< D6nde estarin pronto las tesis? Sabelo Dios; tal vez
en el fondo de las bibliotecas y armarios particulares, la
mayoria...; dificil es salvarlas del olvido. Alg6n ser pia-
doso se conduele de ellas. El hecho es conocido: se to-
ma el ejemplar y se le recorre por una lectura a saltos.
Y asi l1ense las dedicatorias; luego dos o tres pirrafos del
context. Cu6ntase el n6mero .de piginas, aumentando
al de la iltima, las primeras comprensivas de las porta-
das, lista de profesores, etc., y por fin las hojas en blanco
que el examinando, cuya intuici6n de todo esto es in-
negable, tiene la precauci6n de agregar despu6s del:
aprobada. Suele tambi6n leerse ,en el process, por encima,
las tries ,o mis proposiones accesorias >.
< Y ya formado su fallo inapelable el flamante critic










REVISTA DE LA U4IVERSIDAD


de ocasi6n, nuestro trabajo que vigilias y sacrificios sue-
le costarnos, seri declarado bueno o malo, seg6n sea el
volume del folleto que lo contiene. No hay mis tramite >.
< se lee. Sera plorque los gustos literarios en .la Argentina
prefieren un estilo modemo en el cual domine por con-
sorcio la precision con la claridad? >.
< s6lo alg6n amigo intimo del autor o consaguineo muy
pr6ximo tiene la amable paciencia de leer integramente
la factura. Que Dios lo premier> .
< Desde otro punto de .mira mas prictico, la impresi6n
del resultado de esta produccion obligatoria importa un
drenaje al haber del estudiante con gran contentamiento
de editors y demis gente de imprenta. Y ese haber
tanto aqui como en Europa, como en todas parties, es, ha
sido y seri siempre, de los menos cuantiosos, de los mis
escasos >.
< que en la vida real hay que amoldarse a las instituciones
que nos rigen. Podri discutirse su bondad;. pero mien-
tras tanto hay que cumplir el deber actual cque ellas im-
ponen: *esta es la verdad>>.
tesis, y estableciendo en su reemplazo un examen pric-
tico tal vez ?>.
c Nos pareceria muy dificil, impossible casi. Pero aun-
que hubiera probabilidades, como el hecho estaba subor-
d]inado a los caprichos del porvenir, entraba en el orden
de lo aleatorio, y no nos fu6 possible esperar muchos meses.
Por entonces obedecimos al reglamento en vigencia. Los
que vengan mis tarde serin quienes se beneficien con
las nuevas disposiciones universitarias; si llegan estas a
dictarse, que aprovechen >.
SHabia que escribir algo. Por mi parte, lo hice sobre
Las.tendencias unificadoras de la Argentina.; y ahi fueron
ls cuatro primeros capftulosJ La Facultad no me di6
tiempo para imprimir el resto; y en la alternative si-










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


guiente: .o publicar un fragmento o esperar un poco mis,
completando la edici6n del trabajo, opt6 por lo segundo
como mejor soluci6n>.
< Lleva mi tesis los vicios capitals de casi todas sus
afines. Es una de tantas: mala copia, peor ensayo... >.


***

Y ya que hemos mencionado las impresiones de un
estudiante graduado hace mis de 20 afios, estampadas
en su disertaci6n doctoral, sobre el punto que tratamos,
transcribimos tambidn el predmbulo de otra tesis pre-
sentada 10 afios despu6s sobre un tema verdaderamente
original entire los que com6nmente se tratan para tales
actos, y que pertenece a un distinguido abogado y perio-
dista argentino (i).
Dice el doctor Arata en la introducci6n de su tesis,
que suponemos aun inddita:
< prueba. En rigor de verdad este primer pirrafo poco
tiene de verdadero, por cuanto la presentaci6n de la tesis,
escaso caricter de prueba tiene, d-esde que el Consejo
acad6mico tuvo hace algdn tiempo el buen tino de su-
primirle el examen adjunto. Disminuida entonces a la
simple presentaci6n de un trabajo escrito, leido muy por
encima por una series de: profesores de la Facultad, los
cuales al fin y al cabo no pueden ser responsables de los
disparates que contengan, son las tesis actualmente una
cosa muy inutil, por las varias razonles que seguirin, y
que s61o. sirven ahora de consuelo a la parentela femeni-
na lespecialmente ,del nusvo colado, o para consagrar ante
extrafios la terminaci6n de' la carrera, o tambien, y esto


(i) TITO ARATA. doctor en jurisprudencia, 1908. (Original en la Facultad de derecho
y ciencias sociales). El doctor Arata desarrolla en un estilo ameno,
interesantes observaciones, sobre la alta misi6n del periodismo en
todas las actividades de la sociedad, con un buen acopio de datos
hist6ricos y de impresiones personales adquiridas en su actuaci6n.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


es lo mis positive, 'para engordar la bolsa de ciertos
editors desalmados que apretan el torniquete pensando
muy 16gicamente que como coronamiento de muchos afios
de angustiosa espera o, por la sensaci6n de soulagement
inherente a aquellos, los predestinados no regatean el
precio >).
< Deciamos que eran cosa muy initil, y de probarlo se
encarga primeramente el destinoi que la mayoria tiene.
En el centro social donde uno actua tiene, naturalmente,
un grupo, de relaciones con los cuales, y reciprocamente
se comunica sus alegrfas, tristezas, aspiraciones y demis
acontecimientos de cierto caracter extraordinario. Estas
relaciones, que son families, y que tienen para su ventura
o mala racha, hijos e hijas, han d4e ser mas que desgra
ciadas, si no les sale al cabor de los afios un doctor en
cualquier material que alumbre una tesis al colgarse las
borlas. Cuando esta ocasi6n se present hay entire las
families un intercambio, de producciones intelectuales y
reciprocas congratulaciones. La correspondiente manifes-
taci6n escrita languidece, virgen de toda mirada por es-
pacio de various dias sobre una mesa cualquiera, hasta que
el tiempo le quita today su actualidad y la lanza como
por un tubo sobre algmn armario del fondo de la casa.
Y es fortune que asi suceda; no. vaya a ser que el diablo
se meta en el asunto y lo. ponga en manos de alg6n abu-
rrido con grave quebranto de su equilibrio mental, por-
que las tesis son un peligro, y de los mis graves. Ante
todo, la lelecci6n del teima. Habia hace muchos afios por
los barrios de Flores, Floresta y circundantes un m6dico
de aquellos que puso Dios en el mundo para ayuda de
la muerte. Tenia much clientele, gente simple e igno-
rante que requeria sus servicios baratos, con la mayor
buena f6, y tan num eru!sa era su parroquia, que para
abreviar tiempo, se ponia en el gabin un mont6n de re-
cetas preparadas y capaces de curar las muchas enferme-
dades que martirizan, lo fisico. Llegaba a una casita,
veia al enfermo, le vapuleaba segdn el ritual, y como
final echaba manos al bolsillo y pescaba.al azar una de










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


las tantas formulas escritas, la alarga a la familiar di-
ciendo para sus adentros: Dios te la made buena >.
receria encontramos al elegir el tema un mont6n de co-
cosas que tienen que hacer con el derecho; el tiempo esca-
so de que se dispone, que funciona como la gran clien-
tela del m6dico de marras, nos obliga a tomar apresura-
damente el primero que se present y. desarrollarlo en
sentido mis o menos negative dentro de los plazos an-
gustiosos marcados por la ordenanza. Que puede salir
de todo eso? Nada bueno por seguro, si es que una
previsi6n rara, por no decir totalmente ausente, no ha
movido a preparar desde mucho tiempo atras los mate-
riales necesarios para edificar algo, que si no suntuoso
y monumental, por lo menos sea s61ido y arm6nico. De
lo contrario una sucesi6n de palabras huecas de sentido,
menesterosas de significaci6n, formando un conjunto pau-
p6rrimo a puro perjuicio del prestigio doctoral, y que
sirven en resumidas cuentas para incitar a la gente con-
tra las carreras universitarias, motejandolas de engendros
initiles, instituciones s6lo buenas para llenar de humos
las cabezas vacias de los graduados. Estos gestos de
desprecio olimpico con que nos persigue la burla injusta
de las gentes ignorantes de lo que significa una carrera
universitaria, la tenemos que soportar pacientemente por-
que a cualquier protest de nuestra parte- nos oponen
en seguida la inferioridad de nuestro inico product vi-
sible: la tesis...... .

***

En el period de 1884 a 1889 surgieron muchos co-
leccionistas y formadores de bibliotecas, sobre todo ame-
ricanas; la tarea entr6 con furor .y llegaron a pagarse
precious exhorbitantes por un folleto o un manuscrito an-
tiguo; poco despuds sobrevino la gran crisis y con ello
la liquidaci6n de muchas colecciones y bibliotecas, y gran
parte del material fu6 a pasar a las librerias de segunda










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


mano, y hasta a los cambalaches y dep6sitos de casas de
remates perdi6ndose como es natural mis de una pieza
de valor (i).
No podriamos afirmar terminantemente, como se ha
dicho antes, que, a pesar de muy largas y prolijas in-
vestigaciones, no haya escapado de la colecci6n alguna
disertaci6n de los primeros afios de la Universidad; pero
si puede decirse .que ella no esta documentada ni publi-
cado ningin antecedente al respect.
La colecci6n complete de las tesis universitarias hasta
el I. ide enero de 1920 consta de 7.827 piezas; a las
que debe agregarse los proyectos de ingenieros y arqui-
tectos que empiezan en 1883 en virtud de la ordenanza de
marzo de 1882. Ellos son 859, y s6lo s.e han publicado
14, pues si:empre result sumamente oostosa la impresi6n
de plans, lIminas, presupuestos, calculos, etc.
.Si dificil resulta reunir lo' primero, es decir, las tesis,
por lo rarisimo de algunos. folletos y los muchos manus-
critos iniditos, much mis seria lo segundo; y desgra-
ciadamente en ninguna de las Facultades antiguas se
halla la oolecci6n complete, ni siquiera de los proyectos
de ingenieros que son relativamente modernos (1883).

***

La exposici6n que sigue esti dividida en secciones co-
rresppndientes a los diversos periods establecidos, con
s61o el objeto de facilitar la clasificaci6n bibliogrifica
de las tesis.
Al que no esta enterado de esta material o no tenga
por ella. interns, le extrafiard sin duda la extension de
este trabajo en various periods, piero a ello obliga la indole

(i) Entre muchas piezas as! conseguidas, obtuvimos en 1892 un
manuscrito in6dito, de pufio y letra de su autor, atado con cintas
coloradas, y que versaba sobre este tema: Toda sociedad civil da
nacimiento a una persona civil independiente de los socios que
la forman. Era la tesis del doctor Osvaldo Piiiero, presentada en
1848 y de la cual sus deudos no tenian ninguna noticia.
Como esta, muchas otras.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


misma de la exposici6n cuando se trata de una colecci6n
tan numerosa y tan compleja, y sobre todo con forma-
lidades de examen sujetas a disposiciones que a cada
paso se modifican desde la reorganizaci6n de la Uni-
versidad.
Los diferentes periods son:

Primer period. Desde la fundaci6n de la Universi-
dad hasta los comienzos de la tirania de Rosas, 1821-1834.

Segundo period. La Universidad durante la tirania,
1835- 1.852.

Tercer period. Desde la caida de Rosas hasta la
reform constitutional, 1852- 1873.

Cuarto period. Desde la reform constitutional has-
ta la nacionalizaci6n de la Universidad, 1874-I880.

Quinto period. La Universidad national, 1881-1920 (I).
Al final se agrega la n6mina complete cronol6gica y por
autores de todas las tesis y proyectos univeritarios.
Dejamos para otros mis laboriosos en la bibliografia la
tarea de la confecci6n de catilogos por materials, que
Ilevaria un tiempo de que carecemos hoy.
(El siguiente cuadro resume el total de esas mismas
tesis hasta 1919 inclusive, no siendo possible adn agre-
gar las del corriente afio por la urgencia de la impresi6n.


NMIMERO DE THESIS Y PROYECTOS DE LA COLECCI6N
UNIVERSITARIA HASTA 1919 (INCLUSIVE)

SDepartamento de Jurispfrudencia (1821 -1852) (1852 -1874)
Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (1874 -1920).
Tesis de Doctores en Jurisprudencia (incluso Can6nicas)... 3450
p Teologia ............................. 22


(I) Hemos conservado esta division establecida por los doctors
Pifiero y Bidau, en su Historia de la Universidad, adn cuando los
dos primeros periods seran tratados en una soja Parte o Capitulo,
dada la indole de este trabajo.


XLIV-


ART. ORIG.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


SDefartamento de Medicina (1821-1852).
Facultad de Medicina (1852- 1874).
Facultad de Ciencias Medicas (1874-1 920).
Tesis de Doctores en Medicina, y Medicina y Cirugia
(1827 1851)............................................. 81
Tesis de Medicina (1852 -1919) ................................ 3770
Farmacia (1881 -1893), (1919) ....................... 9
Departamento de Ciencias Exactas (1821 -1834), (1865 -1874).
Facultad de Matemdticas (1874 -1880).
Facultad de Ciencias Fisico Naturales (1874 i880).
Facultad de Ciencias Fisico Matemdticas (1881 89g).
Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales (189g 1920).
Tesis de Ingenieros e Ingenieros Civiles (1870- 1893)........ 49
Proyectos de Ingenieros Civiles (1883-1919)................. 716
v D 2 Mecanicos (1887- 1919) ........... 49
Tesis de Agrimensores e Ingenieros Ge6grafos (1881-1893).. 6
z D Arquitectos..................................... 4
Proyectos de Arquitectos (1895 1919) ........................ 94
Tesis de Doctores en Ciencias Fisico Naturales (1882- 1888). 2
D Fisico-Matemiticas (1886-1901) 6
Quimica (1901 1919).................. 77
> Ciencias Naturales (1902- 1919)........ 11

Facultad de Filosofia y Letras (1896 199).
Tesis de Doctores en Filosofia y Letras.......... ....... 37
Profesores en Filosofia, Historia o Letras......... 9

Facultad de Agronomia y Veterinaria (1go9 -1919).
Tesis de Ingenieros Agr6nomos .......................... 79
Doctores en Medicina Veterinaria................. 136
Facultad dc Ciencias Econdmicas (194 -199g).
Tesis de Doctores en Ciencias Econ6micas................ 79
Total............................. 8686

RESUMEN (1827 1919)

Tesis de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales....... 3472
D b v Ciencias M6dicas.................. 3860
y Proyectos de la Fac. de Ciencias Exactas, Fisicas y
Naturales ............................................... 14
Tesis de la Facultad de Filosofia y Letras................. 46
S Agronomia y Veterinaria .......... 215
Ciencias Econ6micas............... 79
Total ........................... 8686










BIBLIOGRAFiA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


SEGUNDA PART

LOS PRIMEROS PERIODOS. DESDE LA FUNDACION DE LA
UNIVERSIDAD HASTA LA CAIDA DE ROSAS

CAPITULO II.

Las tesis en los primeros aihos de la Universidad. Dis-
posiciones comunes a todas las Facultades. Egreso
de los primeros doctors. La colecci6n empieza en 1827.


Hemos hecho referencia en el capitulo anterior a las
dificultades que han debido salvarse para poder legar
a establecer la n6mina complete de las tesis de la Uni-
versidad de Buenos Aires en los primeros aflos.
La primera lista de graduados desde la erecci6n de la
Universidad fu6 publicada en la Historia de los docto-
res Pifiero y Bidau, que hemos citado (I), y era 16gico
tomarla como base para formar una colecci6n.
Pero dicha lista contiene nombres de los egresados como
bachilleres en derecho, y de los profesores de medicine y
cirugia a quienes no se les exigi6 una disertaci6n doc-


(i) Anales de la Universidad. Tomo III. 1888. Esta publicaci6n
se inici6 en 1877, por disposici6n de 29 de noviembre de 1876,
rior, actas y correspondencia de 6ste; resoluciones, actas, corres-
pondencia y trabajos cientificos de cada una de las cinco Facultadess,
bajo la direcci6n del Rector. En 1877 aparecieron los dos primeros
que contienen las de la ensefianza piblica superior en Buenos Aires).
. Con el fallecimiento del doctor Guti6rrez se interrumpi6 la apa-
rici6n de los Anales hasta 1888 en que sali6 el tomo III citado.
Mas tarde se cambi6 la numeraci6n, considerando a este como pri-
mero, y desaparecieron en 1902 con el tomo XV; fueron sustituidos
por la actual Revista que apareci6 en 1904.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


toral, y los ultimos eran habilitados con tal tituld por
el Tribunal de medicine.
Faltan ademis en dicha lista muchos nombres de gra-
duados de doctor, que se examinaron, o que escribieron
sus tesis universitarias.
Como hemos dicho antes los primeros grades otorga-
dos, lo fueron len virtud de disposiciones y decretos espe-
ciales y precisamente a los que no habian cursado los estu-
dios en la misma Universidad. Por otra part el libro de
exAmenes de tesis esti trunco en los primeros afios, como
lo esta el de grades, y aquel s61o comienza en el mes de
mayo de 1830 con el examen de don Fermin Orma.
Hay pues una gran laguna, habiendo quedado las fojas an-
teriores en blanco, come si la secretaria de entonces las
hubiera reservado para llenarlas mis tarde, cosa que ja-
mis se hizo.
El examen de los documents que se han conservado
en el larchivo, y los antecedentes que suministran los ex-
tractos de los diaries de la 6poca, asi como los manus-
critos que figuran en nuestra colecci6n, y los informes
recogidos de los iltimos sobrevivientes a quienes hemos
podido consultar en el period de 1888 a 1900, nos han
inducido a establecer la n6mina general de las tesis que
figuran al final de este libro, partiendo del afio 1827;
ella contiene las tesis o disertaciones doctorales redac-
tadas y piresentadas como lo dispone el reglamento o
decreto de ese afio, que les di6 la formalidad seguida
desde entonces.
En efecto; el decreto del II de agosto de 1821 fu6
dictado el dia anterior a la instalaci6n de la Universidad,
y su objetivo no pudo ser otro qule prefer las normas
a que debian sujetarse los primeros que iban a graduarse
de inmediato. Esas disposiciones se tomaron seg6n lo
dice el mismo decreto: << como regla provisoria hasta que
se sancione la que debe regir permanentemente (i).


(i) Ya hemos visto que a las 24 horas de instalarse la Universidad
se confirieron cinco grades, sin exigirse tampoco esa formalidad.










BIBLIOGRAFiA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


A los aspirantes se les exigia:
< Una disertacidn que debe asi mismo durar una hora.
< < o renta y ocho horas >.
< < p6blico su disertaci6n, sostener una tesis y sujetarla a
< Sticos examinadores >>.
Este examen final que debia durar una hora comprenoia
en ella la lectura del escrito que hubiere preparado el
alumno-antes de cuarenta y ocho horas, y el sostenimiento
verbal de una tesis sujetandose a las replicas y preguntas
que le hicieren los catedriticos. Como se ve, aparece
una distinci6n entire disertacidn y tesis, palabras que mas
tarde se emplearon indistintamente para designer el es-
crito doctoral, estudiado y redactado tomdndose todo el
tiempo que necesitase el aspirante, tal como se dispuso
despu&s y se ha conservado hasta hoy.
No se exigia al alumno, en el referido decreto, que pre-
sentase su manuscrito al examen previo del Rector o
de una comisi6n, ni menos que quedara archivado algin
ejemplar en la secretaria, y es por esto que ni en los li-
bros de la Universidad, ni en los diaries de la 6poca,
hay constancia del tema, ni de la importancia de ninguna
de tales disertaciones que se hubieren sostenido en exa-
men de 1821 a 1826 y que no debieron pasar de siete
u ,ocho.
Tuvimos oportunidad de hablar y recoger muchas de
estas informaciones del doctor Manuel Mansilla, gradua-
do en jurisprudencia en 1834 (I), pero que habia cursado
tambidn sus preparatorios en la Universidad, y nos ma-
nifest6 que en la 6poca a que nos referimos no se exigia
la redacci6n de un trabajo, juridico, sino mis bien una


(I) Vivia entonces en su antigua casa de la calle Reconquista
y Corrientes.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


controversial sobre un tema sacado a la suerte; pero que
61 alcanz6 a graduarse cuando, ya se exigia la redacci6n
de un trabajo en forma (r).

***

Hay constancia en el archivo de la Universidad de
que en 1826 se graduaron tres doctors en jurisprudencia:
los alumnos Andr&s Barrionuevo, Lorenzo Torres y Ca-
lixto Almeyra, labrindose las actas respectivas de su exa-
men final al tenor siguiente: Leyd la disertacidn de hora
y did el dltimo examen para recibir el grado de doctor y
ful undnimemente aprobado, pero lo que no consta, ni
hay ninguna noticia es sobre cual fue el tema de aquella
disertaci6n, ni su presentaci6n a la secretaria, ni menos
de su archivo.
No es possible pues, hacer arrancar desde afios mis ante-
riores la n6minam de los trabajos literarios que para re-
cibirse de doctor en jurisprudencia o medicine (6nicos
grades que entonces se otorgaban) se hubieran exigido
formalmente, y que debian consistir en escritos meditados
y redactados con el tiempo necesario, para ser presenta-
dos a la consideraci6n de las autoridades universitarias,
y sostenidad despu6s en su examen.
No es de extrafiar que tratindose de los primeros doc-
tores, estuvieran adn en gestaci6n las reglas y procedi-
mientos definitivos que despus se implantaron.
Ya en 1825, la Universidad habia conferido diversos
grades sin las formalidades del examen final de tesis.
Entre otros puede citarse el caso de los sefiores: Octa-
tavio Pico, Valentin Alsina, Baldomero Garcia y Manuel
Belgrano.
El primer de los nombrados solicitaba ese afio el
grado de doctor de habilitacidn, y casi al mismo tiempo


(I) El doctor Mansilla se gradu6. en 1834, y su tesis vers6 sobre
el siguiente tema: derogarse expresamentes.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


don Valentin Alsina pide el certificado de haber rendido
todos sus examenes, y el grado de doctor de habilitacidn,
lo mismo que hicieron sus otros dos compafieros. De los
cuatro asuntos se form un expediente, y despu6s de lle-
nados los trimites necesarios, la Universidad resolvi6 otor-
garles el titulo de bachilleres en leyes, y esto gratuitamen-
te, con la condici6n de rendir un examen de media hora
el dia 30 de octubre, que se transfiri6 despuds para el
15 de noviembre. Cumplido ese requisite se les confiri6
el referido grado de bachiller en leyes (i).
Un important peri6dico de aquella 6poca (2), se hace
eco de algunas deficiencies que se notan, y se ocupa del
estado de desorganizaci6n en que se hallaba la Univer-
sidad, y de los decretos de mayo de 1826, sobre organi-
zaci6n de los studios; y dice en uno de sus pArrafos:
< < studiosio, que como tal abrazaba no s6lo los conocidos
< < < < <.
En 1826 terminaban sus studios completes los primeros
alumnos que los habian cursado integros en la Universi-
dad, y al afio siguiente se graduaban.
A este respect El Mensajero Argentino en su nImero
del 12 de enero, de 1827 critical la forma en que se han
venido confiriendo los grades despues de la iltima prue-
ba, y .dice: a los mddicos se les debe exigir, para darles
el grado de doctor, como se hace en otras Universidades,


(1) Un folleto muy interesante y a la vez muy raro del doctor
Valentin Alsina, sobre La pena de muerte, no es su tesis uni-
versitaria, como err6neamente aparece en algdn catalog, sino un
trabajo presentado a la Academia de Jurisprudencia, en 1828, el
mismo a que se refiere D. Bellemare en su obra: Plan general
de organizaci6n judicial para Buenos Aires, publicado en 1829.
(2) El Mensajero Argentino. N.o 36 del 13 de mayo de 1826.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


que presented una disertacidn escrita en latin o castellano,
y sostenerla despuds en un formal examen, pues antes
no se hacia tal cosa (i).
Aun hay mis; despues de lo dispuesto por el reglamen-
to provisional de. i i kde agosto de 1821, se dict6 el de 6 de
junior de 1822, ordenando que todos los eximenes (incluso
los de disertaci6n) deberian en adelante ser puiblicos, y
es extrafio, no hallar publicado el tema de ninguna ,de
esas disertaciones, ni comro se ha dicho antes siquiera una
constancia en los archives sobre aquel, no obstante toda
la importancia que por entondes se daba a ese examen
final.
Fu 'reci6n en 1827 y en vista de las critics a que ya
daba lugar la falta de un procedimiento regular y severe,
que Rivadavia dict6 el decretoi de 21 de junio de ese afio
estableciendo la forma reglamentaria como debia ejerci-
tarse la funci6n del examen de tesis, y es desde ese afio,
que puede formarse la n6mina de la bibliografia doctoral
de la Universidad.
Dicho decreto se fundaba en cer de un modo permanent los diferentes grades lite-
rarios que deben conferirse y las formalidades con que
esto debe hacerse >; pues a pesar de las primeras dis-
posiciones que se dictaron, ya se habian conferido gra-
dos de doctor en jurisprudencia, en medicine y cirugia,
en ciencias sagradas, bachilleres en leyes, doctors ex-
ternos y doctors de habilitaci6n.
He aqui la parte pertinent del decretoi en cuesti6n:
< se conferirAn en adelante otros grades que los de bachi-
ller en ciencias y letras, y el de doctor en las Facultades
mayores de teologia, jurisprudencia, medicine, cirugia y
matematicas.
2.0 El gradio de doctor en alguna de las Facultades

(I) Los doctors en medicine que aparecen graduados antes de
1827, no siendo los catedrAticos que ya eran medicos antes de ins-
talarse la Universidad, eran medicos extranjeros que se incorporaban
al gremio sin la prueba final doctoral, al menos en nuestra Uni-
versidad.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


expresadas en el articulo anterior no se concederi sino
al que haya obtenido antes el de bachiller en ciencias y
letras; pero esta disposici6n empezari a tener su efecto
en los alumnos que actualmente cursan las aulas de ideo-
logia.
3.0 Para obtener el grado de bachiller en ciencias y
letras deberin haberse llenado los cursos de todos los es-
tudios preparatorios establecidos en la Universidad, ob-
teniendo en cada uno de ellos la aprobaci6n competent,
y rendido en oportunidad un examen general que deberA
durar por el espacio de tres cuartos de hora.
4.0 El grado de doctor en cualquiera de las Facul-
tades mayores s61o se conferiri a los que hayan llenado
los cursos establecdios, obtenido en cada uno de ellos
la correspondiente aprobaci6n y rendido en oportunidad
un examen general de la Facultad que se hard por todos
los catedriticos de ella, por el espacio de una hora.
*5.0 No se admitirin certificados de cursos que no
se hayan ganado en Universidad o studios pdblicos.
6.0 El examen de que habla el articulo 4.0 seri en la
Facultad de medicine te6rico y practice.
7.0 El examen te6ricoi sera de una hora en la forma que
queda establecido en las demas Facultades.
8. El examefn practice; se reduciri a un caso que en
alguno de los Hospitales p6blicos se asigna al alumno por
uno de los profesores que nombrari el Rector, el alumno
escribiri la historic del caso designado, y la presentari
escrita a la hora que se fijari para el examen prActico
en el dia siguiente, en el que despuds de leida por el alum-
no la historic que present le hardn los catedriticos sobre
ella y sobre algunos otros casos practices las preguntas
que juzgen convenientes y por el t6rmino que considered
suficiente, con tal que no pase de una hora.
9.0 A mas del examen general de que se habla en los
articulos anteriores, el que haya de recibir el grado de
doctor, trabajari una disertacidn en latin o en castellano,
sobre una tesis cldsica, que elegira 61 mismo a su arbitrio,










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


y para el cual podrd tomarse todo el tiempo que juzge con-
veniente.
io. Luego que haya concluido su disertacion lo, avisari
al Rector, pasari una copia de ella a cada uno de los ca-
tedritioos de la Facultad y entregara dos al secretario
de la Universidad que se depositarin en su archivo.
i i. El Rector sefialari entonces el dia en que el gra-
duado debe tener la i6tima funci6n de prueba; 6sta con-
sistiri en la lectura que har 61l mismoi de su disertaci6n;
en seguida le replicarin por un cuarto de hora dos de sus
condiscipulos, y los profesores de la Falcultad completarAn
el tiempo que reste hasta llenar una hora, examinindolo,
tanto sobre el m6rito de la tesis establecida, como sobre
las doctrinas y demis parties de la disertaci6n que ha
leido.
12. El graduado serA protegido desde la catedra por
uno de los profesores de la Facultad segtn su turno, a no
ser que invite l1 particularmente a algunol para que le
preste este servicio.
13. En ningin caso podri dispensarse de las funciones
de prueba que quedan establecidas, sino en el singularisi-
mo en que la Universidad quiera distinguir con un grado
algin hombre ilustre y eminente en alguna Facultad. Pero
por esta vez los que por sus distinguidos talents. regen-
tean actualmente catedras en la Universidad, sin estar
graduados quedan desde luego dispensados en ellas, y
autorizado -el Rector para conferirles el grado que les co-
rresponda.
14. Los graduados en otra Universidad y que lo acre-
diten con sus respectivos despachos, podran ser incorpora-
dos en esta, para lo cual bastard un decreto del Rector >.
Tales fueron las disposiciones impuestas como una re-
glamentaci6n complete y definitive para las funciones del
examen doctoral, que por primera vez se dictaron en la
Universidad y que subsistieron hasta despuds de la recons-
trucci6n con muy pocas modificaciones, y se prolongaron
aun despuds de la nacionalizaci6n de esta instituci6n.. En
ese decreto todo se preveia: la limitaci6n de los grades,










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


los requisitos para poder rendir examen de tesTs, las con-
diciones generals en que 6sta debia presentarse y sos-
tenerse, el nimero de ejemplares de la misma, su archivo,
y hasta la ceremonia del protector desde la catedra (I),
los replicantes, etc.
El. alumno estaba obligado asi a presentar un trabajo
meditado, y redactado, tomdndose todo el tiempo que juzga-
se convenient, y sobre un tema a su elecci6n; y este tra-
bajo a mas de ser distribuido en ndmero suficiente entire
los profesores, debia quedar tambi6n archivado en la se-
cretaria. Son precisamente de ese afio las primeras tesis
que se conocen y ain cuando ninguna de las de 1827 fue
publicada entonces, sus temas fueron anunciados por los
peri6dicos de esos kdias (2), cosa que nunca se habia hecho,
y constant en nuestra colecci6n los ejemplares: originals
de unas y copias de otras.
Creemos, pues, suficientemente fundada la afirmaci6n,
de que debe iniciarse con las de 1827, la n6mina de las
tesis o disertaciones que debe formar la colecci6n docto-
ral de la Universidad de Buenos Aires.

***

No se incluye, naturalmente, en ellas los escritos pre-
sentados alguna vez y exigidos por la Academia de juris-
prudencia y por el Tribunal de medicine, a los que se so-
metian a su jurisdicci6n y reglamentos antes de ejercer
la profesi6n cuyo grado doctoral confiriera la Universidad.
La primera de esas instituciones databa de 1814 en que fu6
mandada instalar por el director Pueyrred6n, y desapareci6
por ley de la legislature de la provincia, de 5 de octubre
de 1872, sustituy6ndola cofi la creaci6n de la catedra de
procedimientos en la Facultad de derecho.

(i) El que mis tarde se llamaba padrino de tesis, pero sin
voz ni voto en el examen, y aun sin el requisite de tpresenciarlo.
(2) El Mensajero Argentino (1826- 1827). La Cr6nica polftica y
literaria (1827). El Tiempo (1828 1829). -El Lucero (1827 1830),
etcetera.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


En cuanto al Tribunal de medicine que, ejercia la supe-
rintendencia y control del ejercicio profesoral, sustituy6
al antiguo Tribunal del protomedicato, segdn el decreto
del 12 de septiembre de 1821 y subsisti6 hasta 1852, en
que se reorganize la Facultad de medicine, desapareciefido
aquel Tribunal.






LAS TESIS EN LATIN

La ensefianza del idioma latino fu6 una de las preocu-
paciones de los primeros afios universitarios.. Poco des-
puds de instalada la Universidad con su primer plan de
studios, se intensificaba aquel ramo, a fin de que los
alumnos de las Facultades superiores dominaran esa len-
gua, para que los profesores de derecho y medicine que
debian formarse, tuvieran un perfect conocimiento de
las mis antiguas y clasicas obras.
Ya el decreto de junio de 1827, que hemos comentado,
prescribia que las tesis doctorales se presentaran escritas
en latin o en castellano. Creia el gobierno que ese era
un medio de poder juzgar idel grado de preparaci6n de los
exalumnos al rendir su iltima prueba, y asi lo fomentaban
disposiciones internal de la Universidad. Pero los hechos
no correspondieron a tales prop6sitos, a pesar de la decidi-
da y constant insinuaci6n del Rector y catedrAticos (i).
Durante los afios 1827 a 1830 ninguna tesis se present
en latin, y s61o existe en este idioma la tesis de derecho
candnico de don Manuel Denis, de 1831 (2), y la de teologia


(I) Desempefi6 el Rectorado de 1821 a 1825 el presbitero doctor
don Antonio Sienz; y de 1825 a 1830 el can6nigo doctor don Va-
lentfn G6mez, sacerdotes ambos de vasta ilustraci6n y de figuraci6n
political.
(2) Usura est prohibit jure divino, possitivo, can6nico et natu-
rali. (Inddita, en nuestra colecci6n).










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


del presbitero don Nicolas Lacunza, del mismo afio (i).
Mis adelante hubo otras disertaciones teol6gicas en latin.
NNo debi6 ser pues, muy grande el provecho de la ense-
fianza de ese idiomna a pesar de tantas incitaciones, y por
uno u otro medio los alumnos eludian presentar sus tesis
en latin. El nfimero de graduados hubo de disminuir en
esos afios, y ya en 1831 various exalumnos presentaban co-
mo tesis s61o el enunciado de algunas proposiciones que
debian sostener, como el caso de los j6venes: Romualdo
Gaete, Celedonio de la Cuesta y otros.
Convencido el gobierno de la inutilidad de las disposi-
ciones tendientes a sacar perfectos latinos de las aulas
universitarias, dict6 el decreto de 10 de agosto de 1831
en cuyos considerandos dice: < dispuesto en el decreto de 9 de mayo de 1826, debiera su-
ponerse que los alumnos de la Universidad que han reci-
bido hasta el present el grado de doctor en jurisprudencia
o medicine, posean suficientemente el latin, sin embargo,
una experiencia harto dolorosa ha demostrado que no
siempre suede asi, quedando por consiguiente ilusorias
unas disposiciones tan ritiles como son las que ordenan
que los profesores de derecho y medicine tengan un per-
fecto conocimiento en la lengua latina, en que se hallan
-escritas las obras mis antiguas y clasicas de aquellas
Facultades y sin las que no se puede tener sino un conoci-
miento imperfecto de las leyes que forman la base de
nuestra actual jurisprudencia >.
Termina dictandoi las nuevas medidas, fundindose en
que no puede el gobiemro < ser indiferente a un mal de
tan grave trasoendencia, que puede llegar a ser en extre-
.mo funesto a la buena administraci6n de justicia >.
Qued6 en oonsecuencia resuelto que:
i.0 Los alumnos de la Universidad que hayan recibido
,el grado de doctor en jurisprudencia, deberAn dar en len-


(i) De Potestate Pape circa temporali regnum. (Inddita, en nues-
tra colecci6n.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


gua latina al tiempoi de su ingreso a la academia de esta
Facultad pruebas practices de su suficiencia.
2.0 Las pruebas que determine el articulo anterior se-
rAn principalmente: I.a disertar en latin media hora sobre
un punto de la Instituta de Justiniano de tres puntos que
picarA a la suerte, treinta horas antes de hecha su diserta-
ci6n; 2.a contestar en latin todas las replicas que se le ha-
gan por via de examen.
3.0 Los practicantes que actualmente se hallen en la
Academia ,sin habier dado las pruebas que determine el
articulo anterior, las darAn al tiempo de su egreso de
ella, y los que hubiesen ya egresado, deberin darlas antes
de ser admitidos a examen para recibirse de abogados.
4.0 El t6rmino. de practice no. se dara por cumplido
sin haber llenado, lo prescripto en los articulos anteriores.
5.- El Tribunal de medicine exigira indispensablemente
a los doctors de esta Facultad que quieran ejercerla,
presented sus disertaciones y presten ante 61 sus examenes
en latin.
Como se ve, las medidas adoptadas no podian ser mis
rigurosas para llegar al objetivo que el gobierno se pro-
ponia, pero ellas se ejercitaban ya fuera de la Universidad,
y encomendadas para su cumplimiento a la Academia de
jurisprudencia y al Tribunal de medicine que eran las
autoridade3 realmente superiors del ejercicio de las pro-
fesiones de abogado y de m6dico.
A pesar de todo, la resistencia de los aspirantes a some-
terse a una prueba que la reputaban in6til y engorrosa,
y las solicitaciones de las mismas autoridades universita-
rias y del Tribunal de medicine, obligaron algin tiempo
despu6s al gobierno a suprimir semejantes exigencias, des-
apareciendo para siempre la obligaci6n de disertar en latin
en ninguna de las funciones doctorales, dictando la si-
guiente disposici6n:
< Habiendo ensefiado la practice los inconvenientes que
se tocan para cumplir estrictamente con lo prescripto en
el decreto de 10 de agosto de 1831 respect a las pruebas
en lengua latina a que deben suj.etarse los estudiantes de










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


jurisprudencia y medicine, y atendiendo a lo representado
y propuesto por el Tribunal de medicine ya lo informado
anteriormente por el Rector y Consejo de la Universidad,
el gobiemo ha acordado y decreta:
,i.o Queda en todo su vigor el decreto de 10 de agosto
de 1831 respect a las pruebas practices que deben dar
los estudiantes de su suficiencia.
2.0 Las pruebas de que habla el articuloi anterior serin
en el idioma patrio, sujetdndose, sin embargo, los alum-
nos de jurisprudencia a traducir una obra latina de la
Facultad por un cuarto de horaa lo menos, o por el mis
tiempo que considerasen arreglado los examinadores.
3.0 Lo prescripto en el articulo anterior comprenderi
igualmente a los estudiantes de medicine al tiempo de pres-
tar sus eximenes ante el tribunal que les corresponde (i).
Con esta disposici6n qued6 abolida para siempre una
resoluci6n que s61o se concibe por el ambiente en que se
desarrollaba la ensefianza rutinaria heredada de las Fa-
cultades espafiolas; las tesis se presentarian en adelante en
el idioma national tanto en la Universidad como en las
pruebas exigidas por las dos instituciones oficiales que
reglamentaban el ejercicio de las profesiones del abogado
y del m6dico.
En medicine no se present nunca una tesis en latin,
y solamente en el period de 1837 a 1862 disertaron en
ese idioma cinco doctors en teologia en una Facultad
que no existi6 sino en el nombre.


(I) Decreto del 29 de septiembre de 1834.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


CAPITULO III.

CR6NICA BIBLIOGRAFICA DE LAS DISERTACIONES DE
JURISPRUDENCIA EN EL PRIMER Y SEGUNDO PERfODOS.

Clasificacidn por materials. Derecho civil. Economia po-
litica. Derecho penal. Derecho candnico. Legisla-
cidn general; diversos temas.

La colecci6n de tesis de jurisprudencia hasta el afio
1851 inclusive la forman 179 piezas, de las cuales 145
han permanecido in6ditas hasta hoy.
En aquella cifra se incluyen las o1 disertaciones para
optar al grado de doctor en derecho can6nico, y que
correspondent a los sefiores: Manuel Denis (1831); Eduar-
do Alvarez (1836); Pedro Celestino Parras (1842); Ildefon-
so Garcia (1843); Nemesio L6pez, Mateo J. de Luque y
Martin Ramos (1844); Francisco Villar (1847); Alberto
Larroque y Francisco Segui (1848).
Los temas y la importancia de las tesis en este period
siguen el movimiento de la ensefianza de la escuela de
jurisprudencia; en sus aulas se dict6 el minimo de ma-
terias.
Una vez instalada la Universidad, el departamento de
jurisprudencia s61o contaba con dos citedras: derecho
natural y pfiblico de gentes, y derecho civil. La primera
fu6 confiada al primer Rector doctor Antonio Saenz y
la segunda al doctor Pedro Somellera, por el decreto
de 8 de febrero de 1822.
En 1832 esas dos catedras fueron refundidas en una
sola designindose para regentearlas al doctor Rafael Ca-
saggemas.









BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


Poco tiempo despu6s, en 1834, se separan nuevamente;
pero al afio siguiente se reunen otra vez, dictindolas el
mismo catedratico hasta 1857, es decir hasta cinco afios
despu6s del segundot period.
(Una nueva catedra se habia creado en 1822: la de
econonia political, pero no se dict6 hasta 1824, supri-
midndose en 1825 del plan de studios. Vuelta a resta-
blecerse por decreto de 1826, se ensefi6 esta material
hasta 1830 en que se suprimi6 definitivamente del primer
period, para no dictarse hasta el afio 1854.
Finalmente la .cAtedra de derecho can6nico que se cre6
en 1826 fu6 dictada en todo el resto del period.
Resulta pues, que durante los primeros treinta afios de
la Universidad se ensefiaba el derecho de gentes y el
derecho civil; durante 26 afios el derecho can6nico; y el
curso de economic political s61o se dict6 6 afiosl
Es, sobre todo, en el period de la tirania (1835 -1851)
que la ensefianza de la jurisprudencia decae lastimosa-
riente y <(los cursos se siguieron penosamente y jams
se oomprendieron otros ramos que el derecho civil, el
de gentes y el can6nico circunscriptos a un studio sin
m6todo cientifico, puramente mnem6nico (I).
IYa la situaci6n general creada durante la anarquia
habia penetrado hasta la Universidad y sus efectos car-
comian las s6lidas bases del edificio que levantara Riva-
davia. Los doctors Pifiero y Bidau en su < citan el caso del alumno de jurisprudencia don Angel
L6pez 'a quien le fu6 prohibido para graduarse de doctor
disertar sobre el siguiente tema: La Repdblica Argentina
no debe ni le conviene admitir ministros extranjeros residen-
tes. Como pretendiera sostenerla en el examen, se le
orden6 al Rector que no le confiriese el grado de doctor,
excluyindolo para siempre de la Universidad; y pare-
ci6ndole afin poco todo esto, orden6 despu6s que la poli-
cia lo aprehendiera y lo pusiera a disposici6n del capi-


(I) Pifiero y Bidau: obra citada, pagina 104.
ART. oRTa. XI.Iv-4










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


tin del puerto para hacerlo servir tres meses a raci6n
y sin sueldo en el pont6n Cacique! (i).
;El profesorado fu6 tambi6n objeto de los atropellos
del despotismo, y se destituy6 a muy dignos y compe-
tentes profesores. El regimen federal debia imponerse
de todos modos: fu niecesario establecer la fidelidad y
decidida adhesion a la causa federal.
Un decreto de 27 de enero de 1836 dispuso que no se
confiriese ningin titulo de doctor en la Universidad al
que no hubiera acreditado ante el gobierno haber sido y
ser notoriamente adicto a la causa national de la federacidn.
MAs adelante se intensifica la agresi6n. Una resolu-
ci6n del gobierno comunicada al Rector en 27 de abril
de 1838 dispone que por orden del sefior goberador de
la provincia se retira todo concurso pecuniario a la Uni-
versidad, que queda asi fuera del presupuesto tanto en suel-
dos como en los demis gastos; y que los catedr6ticos
exigiesen de los padres o encargados de los alumnos una
cuota proporcional para cubrir sus sueldos y demis gas-
tos; el alumno que no lo hiciera fuera despedido, y si no
se reutnia la cantidad suficiente se cerraria la Universidad I
Finalmente un decreto de 27 de julio de 1846 design
una comisi6n que puede llamarse inquisitorial de la ense-
fianza; de ella formaba part el Rector, para inspeccio-
nar los programs y textos de ensefianza a fin de que
se adaptaran a la doctrine ortodoxa de la iglesia cat6-
lica, a la moral, al orden y al regimen politico imperante.
Con esto desapareci6 del todo la libertad de ensefianza,
ajustandoise 6sta a los prop6sitos y a la political del go-
bierno.
Las disertaciones o tesis, impress o manuscritas eran
ya encabezadas en 1841 con el mote obligatorio de: < la federacidn >>. En 1843 se exigia poner: < federaci6n argentina. 'Mueran los salvajes unitarios>>; y

(I) Notas y resolueiones en el archivo de la Universidad, de
fechas 19 y 30 de julio de 1831, respectivamente. Sin embargo,
al afio siguiente el castigado pidi6 y obtuvo su grado, despu6s
de cumplida su condena.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


en fin, en 1851 se agregaba a estas leyendas la culmi-
nante: < todo esto al frente de una disertaci6n doctoral en la mis
prestigiosa instituci6n de ensefianza del pais!




Por mis que las tesis doctorales no son en general el
reflejo field del grado de adelanto de la ensefianza univer-
sitaria, no puede desconocerse que en un largo period
como el que comentamos, las producciones literarias de
los graduados deben darnos una idea de aquella, en la
que se revela la influencia de las doctrinas sostenidas,
la gesti6n del catedratico, el m6rito de los textos adop-
tados y el ambiente en que se desenvuelven las aulas.
INo es nuestro prop6sito analizar una por una las di-
sertaciones de doctors en jurisprudencia que, in6ditas o
impresas fueron sostenidas durante los veinticinco afios que
precedieron a la organizaci6n national; bastaria el and-
lisis -de los temas tratados, y el comentario general de
aquellas que tenian algin merito por la novedad o la
importancia del asunto, o por la profundizaci6n en mAs
de un caso de puntos controvertidos en la legislaci6n
entonoes vigente.
A poco de instalarse la Universidad una nueva rama
de las ciencias soiciales ocup6 la atenci6n de los universi-
tarior, y el gobierno, dAndole today la importancia que
tenia la ensefianza de la economic political, cre6 la cite-
dra proveyendola con competentes y distinguidos profeso-
res; pero desgraciadamente su duraci6n fu6 muy efimera
y no produjo los resultados que se perseguian.
Apareoen tambi6n en este period algunos trabajos so-
bre la necesidad impostergable de cambiar la legislaci6n
vigente por otra netamente argentina, cuesti6n que debia
retardarse muchos aiios mis, mientras el pais se debatia
en la anarquia y hasta que se encauzaran las activida-
des hacia la desaparici6n de los caudillos y hasta la con-










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


solidaci6n national. Hemos de citar mis de una diser-
taci6n en que se fundarenta ampliamente la nec6sidad
de un nuevo sistema de codificaci6n.
Asi pues, la mayor parte de las tesis doctorales de los
primeros periodos versan sobre la legislaci6n antigua es-
pafiola, y especialmente sobre material civil. De todas
las que forman esa parte de la colecci6n, unas 112 corres-
ponden a aquella rama; 20 al derecho penal; ii al dere-
cho natural y de gentes; o1 a la filosofia del derecho y
legislaci6n en general; 8 a economic political; o1 al dere-
cho can6nico y las demis a temas diversos.


?**

Las tesis sobre derecho civil que como se ve son las
mas numerosas, son en su mayoria exposiciones y comen-
,tarios de las disposiciones legales espafiolas, expresadas
en ,algunas con notoria erudici6n y sobre puntos que en
algunos casos provocaban repetidas controversial en nues-
tros tribunales.
La influencia del catedratico en su ensefianza y sus
doctrines debia necesariamente hacerse sentir en algunas
de las producciones literarias de los aspirantes al doc-
torado.
'De derecho civil fu6 el primer catedritico el doctor Pe-
dro Somellera, que en 1824 public sus Principios de de-
recho civil; este curso torado en su mayor parte de
Bentham marca la 'poca de la introducci6n de las ideas
del celebre reformador en la Universidad de Buenos
Aires (i); sigui6 en cuanto a su plan el trazado antiguo:
personas, cosas y acciones, pero en material de doctrine
se apart bastante de los preceptos clisicos. Es que el
doctor Somellera fu6 un franco representante de la es-
cuela utilitaria, lo que le permiti6 aportar a su catedra,


(I) JUAN MARIA GUTIERREZ. Obra citada pag. 507.










BIBLIOGRAffA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


junto con los nuevos principios algo que le era insepara-
ble de ellos mismos (i).
IOtro texto usado mis adelante fu la obra del doctor
Jos6 M. Alvarez, de la cual se hizo una edici6n, adicio-
nada por el doctor Dalmacio V6lez Sirsfield (2).
Con la adopci6n del libro del doctor Alvarez se deja de
lado las tendencies filos6ficas que representaban los prin-
cipios aoeptados por Somellera; y la influencia de las
ideas de Alvarez perdura por much tiempo, pues el
catedritico doctor Casagemas di6 dicho curso desde 1832
a 1857.
Fuera de estos textos no hubo durante el period de
que nos ocupamos sino las siguientes publicaciones que
podian tener atingencia con la ensefianza del derecho
civil en la Universidad:
Prontuario de prdctica forense, por el doctor MANUEL
ANTONIO CASTRO. (Imprenta de la Independencia, 1834),
que servia a los exalumnos que ingresaban a la Acade-
mia de jurisprudencia. El doctor Castro era el presiden-
te del tribunal de justicia.
Fragmentos preliminares al studio del derecho, por el
senior J. B. ALBERDI, (1837). A prop6sito de este tra-
bajo el doctor Guti6rrez dice: < Como el curso de derecho.
civil de Somellera sefilala la poca de la importaci6n de
las ideas de Bentham por medlio del profesorado en la.
Universidad, este libro sefiala la de las ideas de la nueva
escuela filos6fica de Alemania por medio de los disci-
pulos en lo relative al derecho estudiado en los escritos
de Leminier y otros fil6sofos de la epoca >. La,obra de


(I) AGUSTIN PESTALARDO. < Historia de la ensenanza de las cien-
cias juridicas y sociales en la Universidad de Buenos Aires)>, 1914.
En esta interesante obra, que fud presentada como tesis por pu
autor en I9'3, se encuentra abundante element de juicid para apre-
ciar el resultado de la ensefianza de que trata en los difercntes perfo-
dos. La tesis del doctor Pestalardo fu6 premiada por la Facultad de
derecho y ciencias sociales.
(2) o Instituciones de derecho real de Espaha a, por el doctor J.
M. ALVAREZ, de Guatemala, adicionados por el doctor Velez Sirs.
field. Buenos Aires. Imprenta del. Estado, 1834.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Alberdi qued6 incomplete y 61 tuvo que emigrar acosado
por los desmanes de la tirania.
Existe tambi6n un Tratado de procedimientos en el foro
de Buenos Aires, adaptado para el uso de los estudiantes
de derecho etc., etc., por el doctor Miguel Esteves Sagui
(1850).


***

El derecho de sucesi6n ocupa un buen nfmero de tra-
bajos doctorales, defendi6ndose en muchos de ellos con
acopio de doctrinas y con fundamentos de modern legis-
laci6n los principios en que debian apoyarse! mis tarde las
disposiciones que permitieron la mejor participaci6n de la
mujer y de los hijos naturales. Pueden citarse entire ellos
las disertaciones doctorales de los sefiores: Benito Carras-
co, Vicente Peralta y Basilio Salas de 1837; de Marcelino
Carballido (1838); de Felipe Coronel (1841); Delfin Huer-
go y Federico de Pinedo (1843) y Pastor Obligado (1845).
Estos tres tiltimos llevaron la clasificaci6n de sobresalien-
tes en sus respectivos eximenes, y sus tesis fueron publi-
cadas en folletos.
Uno de los mias interesantes de estos trabajos es
sin duda alguna el del ex-alumno Pedro Garcia de Zufiiga,
graduado ,en 1835, sobre la Ley Io de Toro, y que mis
tarde fu6 corregido y publicado por el doctor Tomis Ma-
nuel de Anchorena. (I).
La publicaci6n de esta tesis, cuyo titulo es Disertacidn
sobre la interpretacidn errdnea que dan los jurisconsultos
espaholes a la ley diez de toro, va encabezada p;or un ar-
ticulo del editor, en el que manifiesta la contradicci6n que
hallaba entire la doctrine de los diferentes comentaristas
respect a la sucesi6n hereditaria de los ascendientes le-
gitimos, no teniendo el testador descendientes legitimos,
o que hubieren derecho de heredarles, y la sucesi6n ex-


(I) Folleto de 42 piginas. Imprenta Argentina, 1837.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


testamento de los hijos naturales ain cuando el testador tu-
viese ascendientes legitimos.
El doctor Anchorena profundiz6 sus studios sobre es-
te t6pico, y asi que tuvo el convencimiento de la rara una-
nimidad con que esos y otros autores habian falseado, di-
ce 61 mismo, la verdadera interpretaci6n de la ley, aconsej6
a un amigo (el s-efior Garcia Zuiiiga) que a la saz6n pre-
paraba su trabajo doctoral, que escribiera su' tesis sobre
tan interesante tema. La tesis fu6 aprobada y calificada
como sobresaliente por la Universidad; y alguin tiempo
despu6s era publicada con las correcciones y agregados del
editor. La publicaci6n del doctor Anchorena debi6 tener
su influencia en las aplicaciones juridicas de la 6poca y
sirvi6 para orientar mis de una cuesti6n ventilada en nues-
tros tribunales.

***

Restitucidn in integrum. Sobre este tema de la le-
gislaci6n entonces vigente se conocen cinco monografias
presentadas en los primeros periodos, pertenecientes a los
sefiores: Antonino Aberastain y Ram6n de la Rosa Torres
(1832); Ventura Aguilar y Bustamante y Manuel B. de
Irigoyen (1841), y Estanislao Gonzilez Moreno (1848).
El doctor Abenastain sostuvo que: restitucidn in integrum es indtil, y a veces perjudicial a los
mismos beneficiados con 61, y es al mismo tiempo perjudi-
cialisimo a la sociedad en genera>. Julio 6 de 1832 (I).
Poco tiempo antes habia dado en la Universidad sus exi-
menes generals, y, segun lo refiere 61 mismo, una de las
preguntas vers6 sobre este tema. Aberastain con una fran-
queza que le honra, y que era una de las caracterisficas
de su vida, manifest6 a la mesa que no podia satisfacerla,
por cuanto no habia preparado ese punto que no habia


(I) Manuscrito de 16 fojas, en nuestra colecci6rx y obsequio de una
-de las hijas sobrevivientes del doctor Aberastain (San Juan) 1896.
La tesis estA dedicada al doctor Valentin Alsina.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


sido tocado ien el aula. Fui aprobado en el examen, pero
picado ien su amor propio se -puso a estudiar el t'ema y sobre
61 desarroll6 'despues su tesis doctoral quier la oomisi6n cla-
sific6 de sobresaliente (i). Slostuvo decididamente su doc-
trina con profusi6n de arguments claramente expuestos.
El future mirtir de la Rinconada, que entonces s61o con-
taba 22 afois, piero empapido ya -en ideales de libertad
y de patriotism, remat6 su disertaci6n con estas palabra's:
to el beneficio de la restitucidn; b6rrese lel t6rmino de vein-
ticinco afios como t6rmino de la minoridad. Asi lo pide
la filosoffa, la expleriencia y nuestras instituciohes political.
Si el ciudadano argentino tiene derecho a los veintiun afios
de elegit a los legisladores de su pafs; si tiene derecho de
llamar ia ese acto el m6s solemne y augusto de ui republi-
cano, de un libre, qui6n le negari a esa misma edad los
derechos de ciudiadanos que son consecuencia de aquel?
Yo os interpelo, Republica Argentina, y aunque no han
encanecido mis cabellos en vuestro servicio, aunque no he
tenido la inefable dicha de consagraros mi existencia, os
conjuro que form6is nuestro c6digo. Pored a su cabeza:
Libertad, y sentadlo ien esta base: Razon. No fuiste Patria
querida, no fuiste destinada por la naturaleza a seguir ser-
vilmente las leyes afiejas, pero artificiosas y oprimrentes
de los que no pudieron oprimirnos con los.hierros, con la
espada cuando irritaron nuestro sufrimiento>.
El mismo afio don Ram6n de la Rosa Torres sostuvo
para graduarse de doctor otra disertaci6n sobre restitucidn
in intekgrum de los menmores, con la siguiente proposici6n:
en sus contratos, goza del beneficio de la restituci6n aun-
que jurasie no hacer uso de isu minoridad para rescindirlos.
(Septiembre ii de 1832). (2) El author se apoya para de-
fender sti tesis en los comentaristas espafioles, mantenien-
do las displosiciones de las leyes que prescribieron esta ins-

(I) Archiv dte la Universidad. Libro de eximenes de tesis.
(I) Manuscrito en nuestra colecci6n.










BIBLIOGRAFiA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


titrtci6n; la misria doctrine defiende Aguilar y Bustaman-
te, asi como Irigoyeen en 1841; y don Estanislao GonzA-
lez Moreno en su disettaci6n de 1848, sostiene que: mayor de 20 afios y menor de 25 que ha tenido. venia o ha-
bilitaci6n, y el casado que ha entrado en los 18 afios no-
gozan de los beneficios de la restituci6n in integrum por
raz6n de la minoridad>.
De entire todos lestos trabajos result mejor desde luego
el del doctor Aberastain que por otra parte obtuvo la mis.
alta clasificaci6n official (i).

***

Entre las disertacioies de este period clasificadas co-
mo sobresalientes debe mencionarse la de don Angel Me-
dina sobre la accion redhibitoria (2), que es una exposi-
ci6n bastante complete, sosteniendo la proposici6n siguien-
te: < cubra y pruebe que la cosa vino'con un vicio sustancial
del powder del duefio anterior>>; asi como la del Presbitero-
don Juan Corta sobte la prescripci6n (3). Esta es un studio
hist6rico-juridico en que el autor defiende la prescripci6n
como uno de los derechos mis necesarios al orden social;
que reposa la trahquilidad de las fainilias y de la socie-
dad>>, y que lejos de deber considerarse como tn escollo-
en que pueda peligrar la justicia, es preciso. reconocerla co-
mo una garantia mAs que la legislaci6n de todos los pueblos
civilizados ha dado al derecho de propiedad.
El presbitero don Antonio Maria de Castro, ilustra-
do sacerdote del clero argentino, se gradu6 tambin ,de


(1) Manuscritos en nuestra colecci6n.
(2) ANGEL MEDINA. < Tests sobre la acciin redhibitoria Buenos.
Aires. Imprenta de la independencia, 1832.
(3) JUAN CORTA. ( Breve discurso sabre la prescrifcin con las
tests qte en esta ifiteria se someteni el el diti'to ejerCicio dtddimico
ptad el g ido de d odo ed deiecho BuehnS Aires. Imprenfa de la
independencia, 1838.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


doctor en derecho civil en 1844, sosteniendo una tesis sobre
el mismo tema que fu6 clasificada con la mr s alta nota
por la comisi6n examinadora; pero nos parece mis corn
pleta la exposici6n del doctor Corta (i).

DERECHO DE GENTES

Doce disertaciones se presentan sobre esta material du-
rante este perfodo, pero solamente dos fueron impresas (2),
y al recorrer sus piginas, debe decirse francamente que
son muy pocas las que constituyen trabajos de verdadero
m6rito, y que hayan sido juzgadas como tales por los que
exammaron a sus autores.
A ello debieron contribuir diferentes causes, principal-
mrente la rutinaria ensefianza de una rama del dierecho, poco
cultivada len las aulas, y el estado de relative aislamiento
que despu6s de la independencia nos cre6 la anarquia y
el gobierno tiranico de Rosas.
La citedra de derecho natural y de gentes creada al
iniciar sus funciones el Departamento de Jurisp'rudencia,
por decreto de 8 de febrero de 1822, fu6 confiada al Rec-
tor doctor don Antonio Sienz (1822- 1826), y fueron sus
sucesores los doctors Pedro Jos6 Agrelo (1826- 1829), Lo-
renzo Torres (1829- 1832) y Rafael Casagemas (1832- 1857).
El doctor Valentin Alsina di6 el curso durante unos me-
ses del afio 1834.
El doctor SAenz dict6 su propio curso, dejando es-
critas sus Instituciones elementales sobre derecho natural y
de genes, que no se imprimi6. El Dr. Pestalardo en su
studio sobre la Historia de la ensefianza de la jurispru-


(I) ANTONIO MARIA DE CASTRO. Tesis sobre la necesidad y uti-
lidad de la prescripcidn asi en las acciones civiles como en las crimi-
nales. Buenos Aires. Imprenta de Arzac, 1844.
(2) MANUEL DE IRIGOYEN. Los ministros pdblicos de las naciones
extranjeras son litiles en todas las reptiblicas. Publicado en 1833 en
hoja suelta sin pie de imprenta (rarisima).
MARIANO GASC6N. Disertacidn sobre la obligacian de los ex-
tranjeros de alistarse en las milicias del pals donde resident. Bue-
nos Aires. Imprenta del estado, 1835.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


dencia en nuestra Universidad hace una critical sobre la
obra y ensefianza del primer catedratico de derecho de gen-
tes, que representaba una de las orientaciones del movi-
miento de las ideas juridicas entire nosotros en esa 6poca;
la tendencia traditional que veia en el derecho dos fa'ses:
la terrena y la supraterrena, es decir abajo, el derecho po-
sitivo considerado como el conjunto de leyes escritas, y
arriba. el derecho natural ndcleo de principios inmutables
surgido en un solo instant de la mente del supremo crea-
dor (i).
M;s adelante se adopt tambidn como texto la obra
de Reineval sobre derecho piblico y de gentes (2).
El catedritico doctor Casagemnas, siguiendo las hue-
lHas del doctor Saenz, dict6 el curso hasta 1857, menos el
breve period en que actu6 el doctor Valentin Alsina.
La primera disertaci6n que sobre la material se en-
cuentra, es la del senior Fortunato Zorraindo (3), quien sos-
tiene que: < surar lel reconocimiento de su independencia, enviando em-
bajadores a la corte de Madrid>. El autor examine el esta-
do en que se encuentran los pueblos emancipados sucesi-
vamente de la dominaci6n espafola a partir de 181 o, deba-
tiendose aun la mayor part en los horrores de la anarquia
o -en los graves problems de su organizaci6n internal, hasta
que constitufdos sobre s6lidas bases atraigan, como lo van
haciendo, el interns de las naciones europeas que han ido
reconociendo -nruestra independencia y nuestro valer en la
comunidad de los pueblos.
En 1849, el doctor Marcelino Ugarte public su tesis
doctoral, clasificada de sobresaliente por la Universidad,
sobre derechos civiles de los extranjeros, (4) defendiendo

(1). AGUSTIN PESTALARDO. Obra citada pig. 39.
(2) Manual de la Universidad, aprobado por decreto de 17 de di-
ciembre de 1833.
(3) Manuscrito, en nuestra colecci6n.
(4) MARCELINO UGARTE. Disertaci6n pronunciada y sostenida
en la Universidad de Buenos Aires el dia 17 de mayo. Buenos Aires.
Imprenta del Estado, 1849.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


la siguiente proposici6n: < pals extranjero, que tiene bienes muebles y races en el
nuestro, puede disponer de ellos por iltima voluntad con-
forme a las eyes de su domicilio, siendo sus herederos
extranjeros y domiciliados tambi6n en pafs extranjero>. La
exposici6n de Ugarte es amplia y clara, sobre un tema, para
el cual no regian entonces disposiciones especiales, apo-
yindose sin embargo en el espfritu ,de la jurisprudencia na-
cional, y en principios de utilidad y conveniencia innega-
bles, ya se tratase de bienes muebles o inmuebles, y con
gran acopio de citas y opinions de otras legislaciones.


***


El bloqueo e intervenci6n de las escuadras extranjeras.
di6 tema para algin escrito universitario de aquella 6poca.
En 1849 el alumno de jurisprudencia, y mis tarde general
doctor Benjamin Victorica sostiene en la Universidad el
siguiente tema de su disertaci6n doctoral: < miento de un bloqueo importa una declaraci6n abierta de
guerra, y da derecho a la naci6n bloqueada a declarar ro-
tos todos los tratados existentes de plaz, amistad y comer-
cio que lo ligan con la potencia bloqueadora>>.
Al afio siguiiente don Miguel Garcia Fernandez se gra-
guaba tambien de doctor, disertandb sobre el siguiente pun-
to: < dencia del miembro rebelado de una naci6n, enclavado en
su territorio y contra la voluntad de 6sta, compete una in-
fracci6n de neutralidad que da al Estado, ofendido just
motivo de guerra, si aquel no repara la injuria retirando
su reconocimiento>. (i) Hace el autor una discreta expo-
sici6n doctrinaria defendiiendo stl tesis de acuerdo y den-


(i) El doctor Garcia Fernandez fud pro secretario, y mis tarde-
secretario de la Universidad (1852-1863). Ya muy anciano y retirado-
de la vida pfiblica me permiti6 etn 1894 sacar una copia de su tesis
que conservaba iihdita, y me explic6 con su exquisite bondad los an-
tecedentes y las circunstancias en que habfa elegido su tema.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


tro del ambient en que actuaba y en que vivia Buenos Ai-
res en aquellos dias.
Del afio 1851, existed una disertaci6n que creemos in6-
dita de don Gurnersinido Casal, (r), quien desarrolla cla-
ramente su proposici6n para llegar a la siguiente conclu-
si6n: <(El que testa len pals extranjero debe confor-
marse a las leyes de su dom icilio en cuanto a la capaci-
-dad para testar, y ien la man-era de disponer, a las leyes
del pals 'en que se hallan. situados los bienes de que
dispone, y len la forma del testanmento a las del lugar en
que testa >; esta tesis consta que fu6 clasificada de so-
bresaliente en el exaren.

ECONOMIC POLITICAL

Es muy reducido el n6mero de tesis que sobre esta
rama de las ciencias sociales se presentaron en ese period,
y muy dificil ha sido su adquisici6n. La ensefianza de esta
material, por otra plarte, fu6 en esai epoca mluy breve y
precaria.
La citedra de economic political figuraba en el pri-
mer plan de studios de la Universidad, nombrandose para
regentearla en 1822 al doctor Vicente L6pez, que no la
dict6.
El studio de esta material fud desde el primer momen-
.to una preocupaci6n de Rivadavia, a fin de aplicar la teo-
ria a la practice de la explotaci6n de las nacientes indus-
-trias, y a la economic general de la nacionalidad en for-
maci6n, ya en el orden domestico como en el commercial
y social, y en lo relative a la Estadistica y a la adminis-
.traci6n de la hacienda piblica. Asi lo, establece el decreto
-de 28 de noviembre de 1823, por el que se nombra tambi6n
.catedritico al doctor Pedro Jose Agrelo.
Segin las disposiciones del decreto citado, se dividi6
_la ensefianza de la material en dos cursos: en el primero el


(I) El original perteneci6 a los papeles del archive del doctor Jos6
Le6n Banegas.










REVISTA DE. LA UNIVERSIDAD


catedrAtico debia dar el curso de Mill, cuyo libro habia
aparecido hacia poco tiempo (i); y el segundo debia re-
dactarlo el catedrAtico.
El doctor Agrelo dict6 la catedra en 1824, pero un de-
creto de 1825 la mand6 suprimir, para ser restablecida nue-
vamente al afio siguiente en que se nombr6 para dirigirla al
doctor Dalmacio *V6lez Sirsfield que la ,desempefi6 de 1826
a 1828.
Por renuncia del doctor Vl6ez Sarsfield dict6 el cur-
so el doctor Juan Manuel Fernandez, pero en 1830 fu6
buevamente suprimida, desapareciendo del plan de es-
tudios hasta despu6s de la caida de Rosas.
Fu6 verdaderamente sensible tal determinaci6n, pero
como hemos dicho lantes, la Universidad habia entrado ya
en su period de decadencia, malogrando las iniciativas
de sus fundadores.
iRecorriendo la reducida n6mina de las tesis sobre es-
ta material hallamos sin embargo algunos trabajos dignos
de mencionarse, dados los antecedentes que hemos expues-
to, y en los que ise revela el entusiasmo de los j6venes doc-
tores, por una ramna de las ciencias sociales que habia en-
trado con tanto prestigio en aulas universitarias, bajo la
influencias de las ideas de Klill y de Bentham, ambos de
la escuela utilitaria; pero que si apasion6 a algunos argen-
tinos no produjo ninguna orientaci6n comdn realmente po-
sitiva. (2)
Las primeras tesis sobre economic political son del aiio
1828, y correspondent a los tres graduados de ese afio: Flo-
rentino Castellanos, Fabian Ledesma y Gorgonio Dulce.
El primero escribi6 sobre Bancos, el seguido sobre Impues-
tos, y el iltimo sobre El comercio libre. Las tres disertacio-
nes, segdn nuestros informes, permanecen in6ditas, y de


(I) Elementos de economic political por Santiago Mill, traducido
del ingl6s al castellano en Buenos Aires. Imprenta de la Indepen-
dencia, 1823.
(2) AGUSTIN PESTALARDO. Obra citada. PAg. 59.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


ellas no hay ningun vestigio en los archives de la Univer-
sidad. (i)
El Tiempo, en su ndmero del 15 de julio de 1828 da
noticia del examen de estas tres tesis, en terminos enco-
miAsticos para sus autores, haciendo constar que no los
public por falta de espacio.
La disertaci6n de Castellanos contiene una exposici6n
hist6rica suscinta sobre la instituci6n bancaria, y sobre las
ventajas que ella report para el desarrollo commercial, in-
dustrial y social de los pueblos. Trata tambi6n de la le-
gislaci6n necesaria para su mejor desenvolvimiento y con-
secuci6n de sus fines. Hacia poco tiempo que habia em-
pezado a funcionar el Banco Nacional, creaci6n de Riva-
davia.
El doctor Gorgonio Dulce estudia en su tesis la na-
turaleza y origen :de los impuestos; examina el medio mas
razonable de establecerlos para armonizar las necesidades
del gobierno con la garantia de los productores y contri-
buyentes; el mnodo de distribuirlos equitativamente, asi co-
mo las mejores condiciones de recaudaci6n y administra-
ci6n, y finalmente establece las reglas que a su juicio de-
ben adoptarse para juzgarlos, ponerse la prosperidad piblica a toda otra consideraci6n
e interns parciab>.
La libertad de comercio es ardientemente sostenida por
don Jose Fabiin Ledesma, haciendo un studio compa-
rativo entire la prosperidad de los pafses que la han adop-
tado, y la de aquellos que han puesto trabas e impuestos
prohibitivos a las exportaciones comerciales de otras na-
ciones.
Al afio siguiente otro alumno de jurisprudencia, don
Lucas Gonzalez Pefia se graduaba de doctor sosteniendo
eh acto pfblico su disertaci6n sobre el mismo tema que
Ledesma (2).

S(I) Manuscritos en nuestra colecci6n.
(2) Disertacidn de Lucas Gonzdlez Penia para recibir el grado de
doctor en jurisprudencia sobre la utilidad del comercio libre (Ma-
nuscrito en la biblioteca de la Facultad de detecho v ciencias sociales).










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


IMerece tambien citarse la tesis (inedita segdn nues-
tros informed) de don Jos6 Biarros, (r) en la que defien-
de tambidn la libertad de comercio de las naciones, como
6til a la prosperidad de las rmismas. Despu6s de recorrer los
anteoedentes hist6ricos sobre la utilidad commercial, se ocu-
pa de los inconvenientes de la restricci6n y de las medi-
das o leyes comerciales prohibitivas y sus efectos perni-
ciosos en la economic de los pueblos, y a la del mismo go-
bierno; a la vez hace resaltar las ventajas de la utilidad
de comerciar libremente, ilustrando su exposici6n con ejem-
plos hist6ricos de lo ocurrido en otras naciones, y en la
nuestra antes de las gestiones de Mariano Moreno en
:sq celebre . < rd este pequeflo discurso, dice el senior Barros, sin apun-
tar la case de intervenci6n que pueden tener los que go-
biernan las naciones en la industrial con la utilidad pibli-
-ca, Dios libre a mi patria de dos extremes igualmente per-
niciosos: la demasiada negligencia, y la excesiva vigilan-
-cia del gobierno. Como el comercio interior de un pais
.es la puerta de entrada del comercio exterior, aquel de-
berd poner la primera atenci6n en lo interior del Estado.
La construcci6n de caminos y de canales de comunicaci6n,
facilitando el transport del product de las demis pro-
vincias y acelerando -el trifico interior, son los mayors
impulsos que puede darse al comercio.
pueden emplear con ventaja para proveer la industrial, es
la celebraci6n de tratados de comercio. El efecto natural
de estos es abrir una nueva salida a los piroductos de las
naciones contratantes; hacer mis extensos sus mercados res-
pectivos y auinetitar sus comunicaciones>. La tesis del doctor
Barros lleva tambi6n la clasificaci6n de sobresaliente.
En todos estos trabajos se revela la influencia de la
escuela utilitaria, que habia penetrado en los primeros afios
de la Universidad.

(i) Es el doctor Jos6 Barros Pazos que fud despu6s el sexto Rector
,de la Universidad (1852 -1857).










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


DERECHO PENAL

Aun cuando el derecho criminal no se ensefi6 duran-
te el primer period, a poco de 'instalarse la Universidad
una novedad en material juridica atrafa la atenci6n de alum-
nos y profesores; era la nueva jurisprudencia criminal que
se divulgaba sobre los principios filos6ficos del c6lebre le-
gislador ingl6s Bentham y del marquis de Beccaria.
Las antiguas legislaciones criminals se habian con-
servado en la Argentina asentadas sobre las mismas bases
con que en otros tiempos y 'en otros ambientes pudieran ser
estables, pero que la civilizaci6n y el progress social en
todas las naciones reclamaban su urgente transformaci6n.
En la jurisprudencia penal antigua no habia bases ni
principios filos6ficos de orientaci6n; la misi6n del magis-
trado estaba casi siempre dirigida al castigo del acusado
como si hubiera inters en hallar siempre culpables, y ge-
neralmente el tormento era el medio de alcanzar su con-
fesi6n.
Las nuevas ideas y las obras de aquellos jurisconsul-
tos ya se habian abierto camino en las naciones europeas, y
ellas como los escritos en diarios y revistas llegaban a
Buenos Aires con las impresiones que las nuevas doctrinas
iban desarrollando sobre el derecho criminal modern.
Hemos visto ya que desde los comienzos de la Uni-
versidad el doctor Somellera represent la tendencia de
la escuela utilitaria, que encontr6 un ambiente propicio en
las aspiraciones de la juventud argentina.
Cerca de veinte disertaciones juridico-penales cuenta
la colecci6n doctoral en el primer period.
La primer la hemos citado ya, es la del doctor Floren-
cio Varela, de 1827, y de su importancia y oportunidad
podri juzgarse por el pr6logo con que la public la Revis-
ta de Legislacidn y Jurisprudencia.
El doctor Varela despues de un comentario general de
las doctrinas modernas de Bentham, y de la necesidad de
reformar la legislaci6n espafiola que entonces nos regia,


ART. ORiG.


xLv.- 5










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


desarrolla su discurso en tres capitulos que intitula res-
pectivamente: Los delitos y algunos remedies contra ellos.-
Las penas, y Aplicacion de las penas a los delitos.
Critica las disposiciones en vigor, analizando con de-
talles interesantes los errors en la apreciaci6n de los
delitos, ,en la sanci6n de las penas desproporcionadas a
los mismos, y en la forma de aplicarlas, abogando por
una reform fundamental. < Concluir6, dice al final, re-
pitiendo que estos abusos exigen una pronta reform. Es
impossible que un pueblo sea libre cuando los primeros
dcerechos de los ciudadanos estin expuestos a ser vio-
lados por las leyes que deben defenderlos. La buena
legislaci6n liberal es el alma de las instituciones liberals .

***

Diversos temas dieron lugar a las restantes tesis sobre
material criminal, pero la mayor part versan sobre la
pena de muerte. Era natural que la revoluci6n en las
ideas predominates hasta entonces, en esta .rama de
las ciencias juridicas produjera sus efectos mis inme-
diatos tratAndose de la pena capital. La discusi6n de
tan atrayentes cuestiones no aun6 todos los criterios, y
la controversial se revel6 en las diversas tesis sostenidas
ante el tribunal luniversitario, algunas muy interesantes
que merecieron los honors de la publicidad. He aqui
cronol6gicamente los autores y los temas de las diez
disertaciones a que nos referimos:
1831. -ANGEL L6PEZ: La plena de muerte no es pro-
porcional a los delitos que con ella se castigan. (In6dita).

1832.- FERNANDO DEL ARCA: Nunca debe usarse ar-
bitrariamente la pena de muerte. (In6dita).
BERNABG CARAVIA: La pena capital es 6til y, por con-
siguiente, necesaria en muchos casos (i).


(i) Buenos Aires. Imprenta Argentina, 1832.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


FRANCISCO VILLANUEVA: La pena de.muerte es inu-
til, injusta, y contraria al derecho natural; (In6dita).

1834.--MARCO M. AVELLANEDA: Tiene la sociedad el
deredho de inflingir la pena de muertle, pero la justicia de
acuerdo con la humanidad reclama su prescripci6n. (In6-
dita).

MARCOS PAZ: La pena de muerte s61o puede ser auto-
rizada por la necesidad absolute o el derecho de propia
conservaci6n. En las circunstancias actuales de nuestro
pais, debe extenderse a los inoorregibles solamente, pero si
se aplica del modo que hoy se acostumbra, es insuficiente
y perjudicial. (In6dita).

Jost MARIA REYBAUD: La pena de muerte es itil en
muchos casos; por consiguiente, no debe abolirse. (Inedita).

1837.- FELIPE JOSt RUFINO: La pena capital carece
del mayor n6mero Ide las calidades aparentes para llenar
los objetos de las leyes criminals. (Inedita).

1840.- PATRICIO T. NARVAJA: Sobre la abolici6n de
la pena capital. (In6dita).

1845. -EULOGIO CABRAL: Justicia y necesidad de la
pena de muerte en algunos casos, y su conformidad al prin-
cipio en que se basa la legislaci6n criminal del mundo civi-
lizado. (Inddita).
El decaimiento general de la Universidad en la 6poca de
la tirania afect6 a todos los studios, pero la simiente es-
taba echada, y al advenimiento de la organizaci6n national
debian surgir de nuevo las ideas de la reform legislative.


*"*

Tres disertaciones de aquella 6poca se ocupan de la con-
fiscaci6n de bienes; dos estan in6ditas, segin nuestros in-
formes, y una impresa. Son l1as siguientes:










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


1834.- FRANCISCO SOLANO ANTUNA: < Co)nfiscqci6n
de bienes en lo)s crimenes de lesa patria > (I).

1835.-LAUREANO COSTA: < ci6n general de bienes establecida en varias leyes espa-
fiolas, es injusta>>.
1837.- ILDEFONSO ISLA: < Contra la confiscaci6n de
bienes en los crimenes de lesa patria>> (2).
El doctor Antufia, despu6s de exponer los antecedentes
de las disposiciones penales romanas sobrie esta material,
asi como la de las posteriores legislaciones europeas, sos-
tiene que < va unida a otra pena, e injusta tambidn cuando es aprehen-
dido y juzgado el reo, es convenient y muy 6til aplicarla al
conspirador >. Como se ve, no habian prosperado much
en las aulas de aquellos dias revueltos las modernas y ya
bien definidas ideas de las nuevas doctrinas filos6ficas que
tan fundamentals conquistas habian hecho en la legisla-
ci6n penal. Para el doctor Antufia, la pena de confisca-
ci6n de todos los bienes del traidor que hubiere puesto
en salvo su persona, era convenient jr capaz de producer
los mejores resultados, pero para su imposici6n, despues
de consagrada por una ley especial, era indispensable la
existencia de un Gobierno legal bajo el cual el ciudadano
gozare de todas las garantfas, y de la libertad de todos los
medios de censurar los actos del poder y reclamar de los
que directamente le perjudicasen; y finalmente, que esa
pena que subsistia y siempre habia subsistido, y aplicidose
bajo otros muchos diversos nombres no podia producer mal
ninguno en comparaci6n de los que tiende a evitar.
Las otras dos tesis, cuyas arg'umentaciones estin basadas
en las ideas que entonces dominaban en las legislaciones
mis modems, combaten la confiscaci6n en todos los casos.



(I) Folleto de 20 piginas. Buenos Aires. Imprenta de la Indepen-
dencia, 1834.
(2) Manuscrito en nuestra colecci6n.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


DERECHO CAN6NICO

La colecci6n de Derecho Can6nico la forman diez diser-
taciones y son todas del primer y segundo period, empe-
zando en 1831 y terminando en 1848; de ellas, cinco se
imprimieron en folleto, como puede verse en el Catilogo
Cronol6gico, y algunas son hoy muy raras.
Incluimos las tesis de, los doctors de Derecho, Can6nico,
entire las de Jurisprudencia, pues aunque aquel titulo nunca
se cre6 oficialmente, los alumnos graduados lo eran por
esta Facultatd, desde que el Departament o Facultad de
Ciencias Sagradas, de que habla el Decreto de 8 de febrero
de 1822 jamls funcion6.
Despu6s del arreglo de los cursos, dispuesto por dicho
Decreto, y en cuyo plan no figuran para el Departamento
de Jurisprudencia mis cattedras que las de Derecho Na-
tural y de gentes, y de Derecho Civil, encontramos el De-
creto de 9 de mayo de 1826 que cre6 la Citedra de Dere-
cho P6blico Eclesiastico.
El curso de Derecho Can6nico tuvo como primer cate-
dritico al doctor Eusebio de Agiiero que fu6 nombrado
aquel mismo afio y lo dict6 hasta 1834, sucedi6ndole el doc-
tor Jos6 Le6n Banegas que desempefi6 la catedra hasta
diespues de la caida de Rosas, renunciando en marzo de
1852.
Las disposiciones mis precisas sobre los grades y el mo-
do de conferirlos, las hallamos en el prolijo Decreto de Ri-
vadavia, de junior 21 de 1827, que ya hemos comentado,
pero bi en l1, ni en ninguno posterior encontramos la crea-
ci6n del grado de Doctor en Derecho Can6nico, que s61o
puede atribuirse a un abuso, o para suplir lo que no podia
otorgar la Facultad de Ciencias Sagradas, que nunca
existi6.
La comisi6n investigadora nombrada por el Ministro de
Instrucci6n Publica, doctor Vicente Fidel L6pez, a raiz de
la caida de Rosas, para lexaminar el estado de la ensefian-
za preparatoria y professional de la Universidad, constat6










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


que se habian cometido graves irregularidades y entire ellas
el haberse otorgado el grado de Doctor en Derecho Can6-
nico cuando el Reglamento s61o da los de Teologia, Ju-
risprudencia, Medicina, Cirugfa y Mat'emiticas>; y tambi6n
que se habian otorgado grades de doctor en ambos dere-
chos, cuando el Reglamento no los establece (i).
La ensefiania del Derecho Can6nico se daba por el texto
de Gmeiner adoptado oficialmente, y por las lecciones del
doctor Agiiero (2), segin lo dice el doctor Juan Maria Gu-
tidrrez. Mas, tal curso no sirvi6 de much para nuestro
progress juridico (3).
Hemos ya mencionado la n6mina de las tesis de los doc-
tores ren Derecho Can6nico, la mayor parte de los cuales
eran sacerdotes, pero hay tambidn mis de un nombre de
conocidos abogados que figuran en la administraci6n
o en la political, y que no se resistian a la tentaci6n de doc-
torarse en todo lo que fuese posible... El senior Pedro C.
Parras, figure en la colecci6n con tres tesis: una plara doc-
tor en Jurisprudencia, otra para doctor en Derecho Can6-
nico, y otra para doctor en Teologia.
Los lexaminadores de las tesis de Derecho Can6nico eran
los mismos profesores de' la Universidad, y clasificaron co-
mo sobresalientes las de los sefiores:
1842. PEDRO C. PARRAS: Sobre ,el derecho de esta-
blecer impedimentos dirimentes del matrimonio. (Inedita).
NICASIO L6PEZ: Extensi6n de- la jurisprudencia ecle-
siastica. Sus choques con la civil, y limited de la demar-
caci6n entire ambas (4).
MATEO J.DE LUQUE: Supremacia del romano Ponti-
fice (5).

(I) Actas e informes de la comisi6n investigadora en El Progreso
del 19 de abril de 1852 y siguientes.
(2) Instituciones de derecho ptiblico eclesidstico por el doctor
EUSEBIO AGUERO, Catedrdtico de cdnones de la Universidad de
Buenos Aires, 1828.
(3) A. PESTALARDO. Obra citada pig. 60.
(4) Buenos Aires. Imprenta del Estado, 1844.
(5) Buenos Aires. Imprepta de Arzac, 1844.










BIBLIOGR~AFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


1848. -ALBERTO LARROQUE: Tesis sobre el adulterio.
(Inedita).
1848. --FRANCISCO SEGUI: Sobre la autenticidad de
los libros santos. (In6dita).
Mas adelante debia gestionarse, como efectivamente se
gestion6, la sustituci6n del derecho can6nico por el derecho
pidblico eclesiastico, tal cual lo propusiera el doctor Vl6ez
Sarsfield, y cuya ensefianza debia comprender todo lo rela-
tive a las relaciones de la Iglesia -con el Estado.
Pero, ya en el period que comentamos nos encontramos
con una interesante tesis del afio 1851 que sostuvo el joven
Jos6 Antonio Ocantos, sobre: El supremo patronato argen-
tino (.). El asunto tenia entonoes su positive interns.
En octubre de 1829 el Gobenador de Buenos Aires, encar-
gado de las Relaciones Exteriores, se habia dirigido a la
Santa Sede, gestionando el nombramiento de un obispo al
menos in partibus infidelium, en la antigua di6cesis de Bue-
nos Aires, autorizado en todo lo concerniente, siempre que
no estuviese en contradiccion .con las leyes vigentes del pais.
Los propuestos para tal cargo fueron el doctor Mariano
Medrano y el doctor Diego E. Zavaleta. El papa Pio
VIII, contestaba en 1830, que de antes habia designado
ya al doctor Miedrano. En los trAmites que con este mo-
tivo se siguieron, se produjo el luminoso informed del fiscal
doctor Pedro J.Agrelo, yel mismo Medrano reconoci6 des-
pues oficialmente el derecho de patrono de haberlo pre-
sentado. Las leyes del patronato y el concordato no pu-
dieron ser otras que las celebradas por los monarcas es-
panioles en tiempos de su dominaci6n, pues no habia cele-
brado otro el Gobierno argentino. Poco tiempo despu6s se
repetia el caso con la designaci6n de monsefior Escalada,
entonoes vicario, plara el obispado de Aulon, repiti6ndose
a la vez las pretensiones de la Santa Sede sobre desconoci-
miento del patronato. Creemos que de aqui hubo de sacar
su tema el doctor Ocantos, quien se expresa en estos termi-


(I) Manuscrito original, in6dito, en nuestra colecci6n.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


nos: < El asunto que da material a mi disertaci6n es de tras-
cendencias vitales, es una cuesti6n que por su gravedad,
y las dificultades-que present, esti reservada a capacida-
des superiores a la mia, cuesti6n en que debo defender upo
de los mis preciosos derechos de la Naci6n, a que como
ciudadano me cabe el honor de pertenecer; una de las mis
altas atribuciones de su Gobierno, y cuesti6n que en solem-
nes circunstancias dividi6 las opinions de notabilidades
cientificas de nuestra patria>>.
La proposici6n eficazmente sostenida, fu6 la siguiente:
< El derecho de patronato tal como lo gozaban y ejercian
los Soberanos de Espafia e Indias en las iglesias del terri-
torio que hoy forma la Confederaci6n Argentina, cuando.
estaba sujeto a su gobiero, ha pasado a nosotros con el
goce de la soberania, y su ejercicio corresponde al Jefe
Supremo de la Confederaci6n >>.
La tesis del doctor Ocantos fu6 aprobada como sobresa-
liente.


TESIS SOBRE LEGISLACI6N EN GENERAL
Y DIVERSOS TEMAS

Nos hemos ocuplado suscintamente de las disertaciones.
doctorales agrupadas. segin las inicas cAtedras que se:
dictaron en el departamento de jurisprudencia durante este
period; es decir, las de derecho natural y de gentes, de-
recho civil, derecho can6nico, economic political en el bre-
ve tiempo que se di6 el curso y algunas de derecho penal
aunque 6ste no constituy6 una citedra separada.
ECon las demis monografias, entire las que hay algunas
de verdadero m6rito, no podria hacerse una clasificaci6n
precisa dentro del plan de las materials juridicas de la
Ipoca, y por cuanto no estando creada adn nuestra pro-
pia legislaci6n, ciertos temas tal como fueron tratados no
encuadrarian siempre en la division actual de las diferen-
tes ramas de las ciencias juridicas y sociales.
Despuds del caos del afio 20, y a pocos afios de instala-










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


da la Universidad, se daban las iltimas batallas de la
independencia americana que terminaron en los campos de
Ayacucho, al propio tiempo que se daban los primeros
pass en nuestra organizaci6n national. Pero todo nos
tom6 con la vigencia de los c6digos espafioles; con su en-
sefianza empezaron los cursos de los futures juristas ar-
gentinos, que algunos afios mIs tarde serian los encarga-
dos de echar las bases de nuestra propia legislaci6n.
,El perfodo de la tirania debia retardar, sin embargo,
algunos afios, la terminaci6n de la obra de los hombres de
la independencia, hasta llegar a la organizaci6n national
y mAs adelante a la sanci6n de nuestros c6digos.
Desde los primeros tiempos de la Universidad, se sinti6
pues, la necesidad de nuestras propias eyes fundamentals;
la prensa y la opinion asi lo reclamaban, y por tanto no
debia escapar este tema a los aspirantes al grado de doctor
en jurisprudencia, algunos de los cuales presentaron sus
tesis inspirados en los mas altos y patri6tioos propo6sitos.
IVamos a dar una breve noticia de las del primer pe-
riodo, algunas de ellas in6ditas, al menos asi lo creemos,
segin nuestros medios de informaci6n, y otras que, aunque
impresas, se han hecho tan raras que sera menester men-
cionarlas en esta cr6nica.
El primer trabajo notable que encontramos sobre estos
asuntos pertenece al alumno don Santiago Viola presenta-
do y sostenido en la Universidad para graduarse de doctor
el 14 de mayo; de 1838, publicado en un folleto de 39
paginas (I).
El author aborda con entusiasmo la defense de su exa-
men doctoral con las siguientes palabras: Una de las
exigencias mis grades y mis vivas de nuestra patria, que
ha tocado y retocado mil veces el coraz6n de sus hijos,
ha impulsado mi espiritu con una violencia tal, que al
subir por primera vez a la c4tedra de jurisprudencia no


(I) SANTIAGO VIOLA. Pensamiento sobre el sistema de codifica-
cidn. Buenos Aires. Imprenta de la Libertad, 1838.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


puedo menos de emitir los d6biles pensamientos que sobre
esta exigencia he concebido. Mi proposici6n principal es
esta: Ningdn pueblo es social, libre y feliz sin una legis-
lacidn political, civil y criminal que formen sa cddigo. Un
cddigo national es la primera exigencia de nuestra patria,
y la adquisici6n de ese c6digo es la misidn grandiosa que
nos pertenece .
El escrito del doctor Viola va dividido en tres capitulos
que tratan respectivamente de la teoria de la legislaci6n
political, de la civil y de la criminal, en los que afirma su
convicci6n de las reforms fundamentals que debe intro-
ducirse en las leyes vigentes para adaptarlas a nuestra so-
ciedad y a nuestras necesidades. x< Qu6 los hijos de la
revoluci6n, dice el doctor Viola, complementen la. grande
estatua de la libertadl uQu6 los hijos de este suelo osten-
ten al mundo' una legislaci6n libre del polvo de la antigua
Espafia! Ojala amaneezca en breve el dia en que mar-
chemos a jurar oblediencia al c6digo, hijo legitimo de
nuestra patria bjajo la sombra die la bandera argentina!
La patria reclama de isus hijos este favor; la gloria prepa-
ra laurels a sus erancipadbres. Desoirdis la voz de la
patria? Dejaremos marchitar los laureles? Respondan
vuestros corazones... >.
,Sobre la misma cuesti6n sigue en orden cronol6gico
la tesis de don Manuel L. Aoosta del anio. 1839, intitulada:
( Breve resefia de los defecto-s de nuestra legislaci6n, o di-
sertaci6n sobre la necesidad de corregir nuestro c6digo >> ().
Es de lamnentar que no haya sido publicada, segdn cree-
mos, esta interesante exposici6n que revela para aquella
6poca la incitaci6n bien fundada de un espiritu imbuido
en las ideas filos6ficas que: preconizarban las teorias en que
se funda la legislaci6n modern, El autor en un escrito
de veintiuna fojas bien nutridas, desarrolla y sostiene la
siguiente proposici6n: < El c6digo espafol aplicado a nues-
tra sociedad require una reform en todas sus parties ).


(I) Manuscrito en nuestra colecci6n. Fu6 sostenida el dia 27 de
junio de 1839.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


La tesis esta bien redactada y valientemente sostenida, y
terminal anunciando, que consecuente con las teorias des-
arrolladas en ella, va a sostener tambi6n, entire otras, estas
proposiciones accesorias:
< Para la mejor administraci6n de justicia, el juez debie-
ra fundar sus sentencias en los motives que tuvo para pro-
nunciarlas >.
< La costumbre no es ley. Bajo el aspect de la verdad
la costumbre no puede derogar la ley ).
< El derecho escrito debe tener un control ).
Las disertaciones 'de Viola y Acosta merecieron la und-
nime y mis alta clasificaci6n de la Universidad.
Sin alcanzar las proporciones de las precedentes, y siem-
pre sobre el mismo tema, viene la tesis de don Bernardo
de Irigoyen sostenida el 18 de mayo de 1843.
Esta tesis fu6 publicada en un folleto de 29 paginas,
hoy muy raro, titulado: Necesidad de reformar el actual
sistema legislative (I).
El discurso del doctor Irigoyen, escrito con la elegancia
y galanura que le fueron caracteristicas, empieza con una
larga introducci6n, y expone la necesidad de modificar la
legislaci6n vigente en todas sus parties, pero al mismo
tiempo consider que esta evoluci6n debe meditarse mu-
cho por los encargados de llevarla a cabo, y que debe ha-
cerse sin precipitaci6n.
Termina el opfsculo, como muchas de las tesis de esa
6poca con una laudatoria a ROSAS, a quien casi siempre
debia Ihacerse figurar inidispensablemente ern todos los asun-
to:s que pudieran significar un progress o un adelanto en
los grandes destinos del pais.
Concluye esta series de la colecci6n con la tesis del doctor
Antonio Cruz Obligado sostenida en la Universidad el 15
de abril de 1850 sobre el siguiente tema: Argentina tiene necesidad de un nuevoi sistema de codifi-


(I) Buenos Aires. Imprenta del Estado, 1843.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


caci6n que ponga en armonia las leyes positivas con los
principios y neoesidades de la Naci6n> (I).
Es un escrit.o de valer, del que fu6 mas tarde Rector de
la Universidad (2). En 61 expone los multiples inconve-
nientes que derivan de una legislaci6n ya anticuada, y sin
positive aplicaci6n a nuestro medio, que reclama un con-
junto de leyes argentinas, propias, y a base de democracia.
El doctor Obligado se habia inspirado en las fuentes de
la legislaci6n norteamericana, citando, a ese pais como
el mas bello ejemplo de una grande, poderosa y feliz de-
mocracia. La lectura de este discurso. deja una impresi6n
simpAtica y al trav6s de sus pirrafos bien redactados, se
descubre el anhelo del joven doctor de que todo debe
ser cambiado; la juventud que ain ese afio coicurria a
las aulas universitarias debia presentir ya el fin de la
tirania, no obstante la atm6sfera de terror con que Rosas
pretendia ahogar la reacci6n que se acercaba.
Demostrada la necesidad de que se sancionen cuanto
antes las leyes fundamentals del pais, Obligado, como un
profundo pensador, terminal con un voto para un porvenir
que se viene a realizar setenta afiois despu6s, precisamente
con la intervenci6n decisive entire las grandes naciones
vencedoras en la magna contienda de 1914- 1918 de aque-
lla que 61 lamaria en 1850: ejempilo de grande, poderosa
y feliz demolcracia.
He aqui las palabras de Obligado':
e Cuando en ambos hemisferios impere la democracia,
cuando el sistema de la democracia haya hecho positive,
evidence la posibilidad de diferentes y numerosos pueblos
unidos -entre si formando un solo cuerpo, en cuanto a los
intereses generals sin perder por esto su independencia y
libertad 'particular, cuando por todas parties se hayan di-
fundido los saludables principios de la hermandad social,


(1) Manuscrito in6dito en nuestra colecci6n, copia del original en
poder del doctor Antonio V. Obligado.
(2) El doctor Obligado fue el septimo Rector de la Universidad,
desempefiando este cargo de 1857 a 1861.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


-entonces los dos Mundos, roto el muro de antipatias y
recelos que separaba a su gobierno al encontrarse con unos
mismos principios y en una misma senda de sociabilidad,
se tenderin la mano' y ligarin sus intereses y destinos
para siempre proclamando, el santo dogma de la unidad
humana >.
((Estas predicciones, agrega, podrian no realizarse ma-
fiana ni pasadoi, porque en la escala del tiempo por donde
la humanidad va trepando; a su destino, no estin marca-
-dos los dias y los afios, pero mis tarde o mas temprano la
humanidad llegard a su destinol Entonoes las fuerzas hu-
manas reunidas realizardn los mis pasmosos prodigious
de inteligencia y poder; se harin correr rios donde faltan
rios, se abriran montafias o se alzaran colinas en los llanos,
siempre que asi convenga a los intereses sociales; se cor-
taran istmos y se unirin los mares La imaginaci6n se
pierde en un paraiso sin fin al ponerse a contemplar el
,especticulo hermoso de esperanzas que le present el
porvenir humano... >>.
El 17 de enero del present aiio de 1920 tuvo lugar en
Paris la primera sesi6n inaugural del Consejo de la Liga
*de las Naciones con asistencia de los representantes de
.nueve naciones (I).

***

Como hemos manifestado antes, no seria possible tratin-
dose de una cr6nica bibliogrifica general ocuparse deta-
.lladamente de cada uno de los trabajos que component la
colecci6n; por eso nos limitamos a citar los mis resaltan-
tes, por la clasificaci6n que obtuvieron, o por la impor-
:tancia de los .temas abordados.

***

El doctor Jos6 Quirega de la Rosa public su tesis doc-

(i) Francia, Inglaterra, Espafia, Italia, Bl1gica, Brasil, Jap6n, Por-
;tugal y Grecia.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


toral en un folleto, sobre este tema: <(El derecho es la
esencia del autor de las cosas, la base de la naturaleza
o -de la creaci6n y el alma de la humanidad>. Es una
exposici6n filos6fica sobre la naturaleza del derecho, pero
dentro de las ideas que adn se habian arraigado en la
ensefianza universitaria de esos aiios (i).

***

La disertaci6n de don Nicanor Molinas (que tambidn
fu6 un distinguido mddico argentino), versa sobre la in-
fluencia que las oostumbres ejercen en la legislaci6n (2).
Este como el anterior son rarisimos folletos.

***

La tesis del doctor Juan Maria Guti6rrez, que segin
nuestros informes permanece inddita, trata de la organiza-
ci6n die los tres poderes del Estado:. legislative, ejecutivo
y judicial. En las bio;grafias del doctor Guti6rrez no se
menciona este trabajo y desgraciadamente el manuscrito
no esta complete; la tesis fu6 sostenida el dia 31 de mayo
de 1834 (3). 'La primera parte, referente al poder legis-
lative (esta trunca), terminal con las palabras siguientes
que deben referirse a lo que debe ser el legislator: < De-
be ser, en fin, un hombre que pueda decir en el mis apu-
rado de los lances, lo que un orador modern en el seno
de los estados generals, de su naci6n: la voluntad del
pueblo nos ha confiado este puesto, y sdlo lo abandonaremos
obligados por las bayonetas. (Mirabeau) ).
En la segunda parte el doctor Gutidrrez en su breve tra-
bajo, establece a grandes rasgos las facultades y los litni-
tes, que en una buena organizaci6n administrative debe
tener el Poder Ejecutivo, para terminar con estas palabras

(I) Buenos Aires. Imprenta de la Libertad, 1837.
(2) Folleto de 18 paginas. Imprenta Republicana, 1845.
(3) Manuscrito en nuestra colecci6n.










BIBL10GRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


que Bolivar emple6 en su mensaje al congress de 1819:
(< La oontinuaci6n de la autoridad en un mismo individuo
ha sido frecuentemente el sepulcro de los gobiernos de-
mocriticos. Las frecuentes elecciones son esenciales en
los sistemas populares, pues no hay nada mAs peligroso
que permitir que' un ciudadano continue investido con el
powder much tiempo: el pueblo acostumbrado a obedecer
y 61 a mandar da origen a la usurpaci6n y a la tirania.
Una desconfianza rigurosa es la garantia de la libertad
republican, y los ciudadanos deben temer con la mayor
justicia que el mismoi magistrado que les ha gobernado
por tanto tiempo les gobierne siempre > (I).
La iltima parte de la disertaci6n se refiere al poder
judicial, en la que el author hace consideraciones generals
sobre isu haturaleza, sobre el nombramiento, sobre la
misi6n de los jueces, y sobre las cualidades que deben
reunir para su mejor desempefio. < de volver mis ojos en torno de mi patria, dice el doctor
Gutierrez, y concebir la esperanza de que algrin dia ven-
ciendo envejecidos y arraigados obsticulos se present a
la faz del mundo gozando de las ventajas de una adminis-
traci6n de justicia perfect e ilustrada, a esfuerzos de los
descendientes de aquellos hijos suyos que en otro tiempo
la hicieron libre... >>.



'No podriamos extender mis esta rapida cr6nica de
aquella 6poca, pero antes de terminar apuntaremos una
observaci6n que nos ha sugerido el examen de conjunto
de los trabajos y la figuraci6n de sus autores. Parece que


(x) No podian ser mis oportunas estas palabras que en aquellos
dias y en un document tuiversitario citara el doctor Gutidrrez que
envolvian una profecia de lo 'que de inmediato iba a ocurrir en
el pais. Poco tiempo despu6s, en 1839, emigraba perseguido por los
secuaces de la tiranfa de Rosas, el que mas tarde fu6 un jeminente
escritor y prestigioso Rector de la Universidad de Buenos Aires,
como tuvieron que hacerlo sus demAs compafieros de la Asocia-
cidn de Mayo.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


en todas las 6pocas hubiera un moment de selecci6n y
de agrupaci6n domro, si se encontrasen plor una, u otra causa
actuando oontemporaneamente los j6venes que mis ade-
lante habian de descollar en la vida piblica, en las au-
las, en la administraci6n, en la political, en las letras, etc.,
y algo asi puede observarse recorriendo el catilogo, c6mo
en el afio 1843 terminan sus studios y se graduan junta-
mente: Emilio Agrelo, Bernardo de Irigoyen, Delfin Huer-
go, Rufino de Elizalde, Luis Sa6nz Pefia, Miguel Garcia
de la Huerta, Federioo de Pinedo y otros. Hemos de
anotar observaciones semejantes en otros periods pos-
..teriores.

DISERTACIONES TEOL6GICAS

La colecci6n complete de tesis universitarias para el
grado de doctor en teologia, la constituyen 22 monogra-
fias presentadas y sostenidas en los aios 1831 a 1862, de
las cuales s61o conocemos que se hayan impreso cinco;
ha sido una colecci6n muy dificil de former pues, por
una parte no existi6 nunca la respective Facultad, y por
otra los impresos debieron ser en un tiraje muy reduci-
do, y de algunos no hemos visto mis de uno o dos ejem-
plares. Cinco de estas tesis correspondent a los aios 1855
a 1862, es decir, al tercer period, pero las hemos agru-
pado a todas para no ocuparnos de ellas mis adelante.
La teologia formaba parte de los studios piblicos del
colegio de San Carlos, que se instituyeron por la junta
municipal de temporalidades, en acuerdo del 28 de mayo
de 1776.
.Esos studios se desarrollaban en tres citedras: dos de
ideologia escolastica y una de moral, y continuaron sin
interrupci6n desde 1776 a 1818. Mas tarde ellos se hi-
cieron en lel Seminario, y despu6s en el Convento de San
Francisco con la denominaci6n de Cursos de ciencias ecle-
sidsticas mayores, para lo cual fu6 autorizado el obispo de
Buenos Aires por una resoluci6n del gobierno de 19 de
julio de 1831.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


Los alumnos despu6s de cursar sus studios en aquel
convento se presentaban a la Universidad para rendir su
examen general y la tesis, y algunos solamente esta ilti-
ma, fundindose en haber dado ya el primero ante la co-
munidad.
Esta irregularidad en la ooncesi6n de grades a estu-
diantes que no habian cursado sus studios en la misma
Universidad, subsisti6 hasta que esta misma intervino
y cort6 ese abuso.
i3E sabido que en la organizaci6n de los studios de 1822,
se cre6 el departamento o Facultad de ciencias sagradas,
y se dict6 un plan de los mismos, pero la Facultad, como
ya hemos dicho, jams funcion6, y la Universidad s61o
por esa causa graduaba a los candidates preparados fuera
de su seno.
En 40 afios s61o se graduaron, con examen de tesis, vein-
tid6s doctors en teologia, siendo de advertir como puede
verse 'en la n6mina respective, que algunos eran abogados
o m6dicos.
Quince tesis fueron radactadas en el idioma patrio, y
las restantes en latin, y la casi totalidad versan sobre te-
mas dogmaticos, siendo los mAs tratados los que, se refie-
ren a la infalibilidad o al powder die los papas. Sobre eso
se escribieron diez disertaciones, y las demis sobre los
sacraments, misterios, etc., como puede verse en la n6-
mina general.
A estar a los datos que suministra la escasa documenta-
ci6n de aquella 6poca, el exAmen se verificaba, ante la
mesa universitaria, y se reducia a la lectura de la exposi-
ci6n escrita, o a una disertaci6n verbal en alg6n caso. Di-
cha mesa clasific6 como sobresalientes a algunas diserta-
ciones, como son las de los sefiores:

PATRICIO J. T. NARVAJA: <(De misterio inefabili sanc-
tissima, trinitatis >> (I).


(i) Esta tesis estA dedicada al obispo doctor Mariano Medrano.
Buenos Aires. Typis Independentice. 1837.
ART. ORIt. xLrv-6










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


PEDRO C. PARRAS: <(Infalibilidad del romano Ponti-
fice> 1841. (In6dita).
TEODORO ALVAREZ: < Sobre competencia de la auto-
ridad pontificia y .de los concilios >, 1843. (In6dita) (i).

BENJAMIN J. DAUXION LAVAYSSE: < temporal de los papas>), 1850. (In6dita) (2).
El -doctor Lavaysse idesarrolla su tesis aployandose en he-
chos hist6rioos y en deducciones de 16gica, afirmando que
el poder temporal de los paplas es uno de los poderes mis
legitimamente establecidos en el mundo sin que sea nece-
sario apoyarse en titulos divinos, como sucede con su su-
premacia spiritual; y concrete su proposici6n en los si-
guientes t6rminos: ((Ni San Pedro, ni sus sucesores los
papas, han recibido de Jesucristo el powder temporal, pero
con la sucesi6n de los tiempos los papas han adquirido con
muy just titulo ,el powder temporal de que hoy gozan sobre
los Estados Pontificios, y tanto la Iglesia como el powder
spiritual del papa sufrirfan perjuicios de cuantia si en las
presents circunstancias este dejara de mandar como so-
berano temporal>.














(1) El doctor Alvarez era tambi6n Profesor en medicine v cirujia,
y catedrAtico de patologfa y clinic quirirgica (1844-1825) y de
nosografia quirfirgica (1852- 1875).
(2) El doctor Lavaysse fu6 miembro de la asamblea general cons-
tituyente de Santa Fe en 1853, y tuvo descollante actuaci6n en la
discusi6n y sanci6n de la constituci6n national, cono representan-
te de Santiago del Estero.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


CAPITULO IV.

DISERTACIONES DE MEDICINE Y CIRUGfA

Durante los dos primeros periods las tesis doctorales
de medicine y cirugia ,alcanzan a 8 r, de las que conocemos
29 impresas, y el resto, son manuscritos. Hoy es sumamente
dificil adquirir algunos imp'resos, que son rarisimos como
ha podido comprobarlo el laborioso e inteligente director
de la biblioteca de ia Facultad de ciencias medicas, que
con toda diligencia se ha ocupado de reunir originales o co-
pias de irmpresos o manuscritos de documents que debie-
ron existir en el archive, a no mediar las circunstancias que
antes hemos apuntado (i).
Mis de un americanista intent former esta colecci6n
a base de la n6mina de graduados publicada en el primer
tomo de los Anales de la Universidad, buscando infitilmente
monograffas que no existen. En efecto, en dicha lista figu-
ran no solamente los doctors diplomados por la Univer-
sidad previo el examen final de disertaci6n reglamentado
por el decreto Ide 1827, sino tambidn los graduados y reva-
lidados anteriormente sin esa formalidad, y los profesores
de medicine y cirugia titulados como tales por el Tribunal
de medicine que ejerci6 sus funciones hasta su disoluci6n
en 1852, funciones anilogas a las que ejercia la Academia
de jurisprudencia respect a los doctors en esa rama. Las
consideraciories para hacer arrancar desde 1827 la
colecci6n de estos trabajos son las mismas expuestas para
las tesis de derecho. Tampoco se redactaron tesis en latin,


(I) En 1918, fu6 publicado un catdlogo de la colecci6n.de tesis
de medicine, por .la comisi6n de la bibliotec, eni el que faltan
algunas y se anotan medicos que no presentaron tesis.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


a pesar de los decretos y disposiciones que hemos men-
cionado anteriormente.

***

La importancia de las disertaciones de medicine debia
estar entonces, en relaci6n con las ideas y la preparaci6n
de los egresados de las aulas universitarias.
Segdn el doctor Gutidrrez, los studios de medicine, fue-
ron en un principio sensiblemente la continuaci6n de los
que se cursaban 'antes de la erecci6n de la Universidad:
Por real orden de 1780 se cre6 en Buenos Aires el Tribunal
del Protomedicato, que reci6n se install en 1799, para Ilenar
una verdadera y urgente necesidad a fin de reglamentar y
regularizar el arte de curar. Por las mismas disposiciones,
se creaba tambi6n una citedra de medicine y otra de ciru-
gia, nombrindose para regentearlas a don Miguel O'Gor-
man y a don Agustin Eusebio Fabre, respectivamente. Re-
cien en 18oi el doctor Fabre dict6 su curso de anatomia
y cirugia; ien cuanto a la cAtledra de medicine, su ensefianza
puede decirse que empez6 en 1802 bajo la direcci6n del
doctor Cosme Argerich'. Asi, los primeros m6dicos argen-
tinos preparados por aquellos dos distinguidos maestros
recibian sus titulos en 1806.
Triunfante la revoluci6n emancipadora, y una vez que
el gobierno patrio, adoptaba las disposiciones para orga-
nizar la administraci6n en todas sus ramas, la Asamblea
prest6 una atenci6n preference a los nacientes studios me-
dicos, sancionando un plan de studios con cinco catedras,
y la instalaci6n de un anfiteatro anat6mico, tomando enton-
ces el Protomedicato la denominaci6n de (Instituto m6di-
co>, que a la vez que una instituci6n cientifict, era la cor-
poraci6n military t6cnica destinada c para promoter el me-
jor servicio de los ej6rcitos de la Patria>. Se debian en-
sefiar las siguientes materials medicine, cirugfa, material
mddica, instituciones m6dicas y anatomia. Los cursos se
abrieron el i.0 die marzo de 1814.
Pero ,el Instituto, como escuela, decay6 notablemente,










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


hasta casi desaparecer en el caos politico y administrative
de 1820. Al instalarse la Universidad en 1821, hemos vis-
to que sus primeros pasos debian dirigirse a reunir los es-
tudios dispersos en las diferentes escuelas, y asi, a la Pre-
fectura del departamento de medicine se anex6 la direc-
ci6n del Instituto medico (i).
El plan de lestudios se inici6 con s61o tres citedras: ins-
tituciones medicas, instituciones quirirgicas y clinic m6-
dica y quirdrgica, a cargo de los doctors Juan Antonio
Fernmndez, Cosme Argerich y Francisco de Paula Rivero,
respectivamente. (2)
En estos cursos debian utilizarse todos los elements y
materials de ensefianza disponibles. No es de extrafiar
la limitaci6n de los primeros studios m6dicos universita-
rios, cuando en esa misma 6poca en la Universidad mis
antigua de America, la de San Miarcos, de Lima, el plan
de studios s61o comprendia tres catedras ensefiadas rudi-
mentariamente: Prima de medicine, visperas, clinic y ana-
tomia. (3)
Las tesis con que comienza esta parte de la colecci6n
universitaria oorresponden al aiio 1827, y el anterior termi-
naban los alumnos que habian seguido el plan de studios;
pero ese mismo afio se ampliaban los cursos dindoles una
organizaci6n mis cientifica, y distribuyendo, en cuatro afos
las siguientes matlerias: Anatomia y fisiologia, patologia y
clinic quirurgica, patologia y clinic medica, teoria y prac-
tica de parts, enfermeidades de nifios y recien paridas y
medicine legal, y finalmente material medica y farmacia,
Ademis se agregaba un ayudante de anatomia para aten-
der las pireparaciones y d'irigir los trabajos de disecci6n.
Las citedras fueron provistas en seguida (4).

(1) PITERO y BIDAU. Historia de la Universidad.
(2) Decreto del 8 de febrero de 1822.
(3) DOCTOR DAVID MATTO. La ensefianza mddica en el Perd.
Trabajos de la seccidn ciencias mddicas e higidnicas del primer
congress cientifico latino americano celebrado en Chile. .908 1909.
Tomo I, paginas 51 y siguientes.
(4) Decreto de 3 de mayo de 1826.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Mas adelante, por decreto de 17 de diciembre de 1833,
se aumenta el plan de studios con la higiene, dividi6n-
dose mas racional mente la ensefianza, en cinco afios, y con
mayores studios practices.
Por otra part el decreto de 21 de junio de 1827 ya
citado, y que reglament6 los grades y la manera de con-
ferirlos exigia al 'aspirante a doctor en medicine o cirugia
ademis del examen general, y antes de tesis, un examen
sobre un caso practice asignado a cada alunmno en uno
de los hospitals piblicos, presentando al Rector la me-
moria respective para ser sostenida ante los examinadores.
En estas oondiciones y con una ensefianza mas practice y
mis bien distribuida, progress notablemente en esos pri-
meros afios la escuela de medicine.
'Pero desgraciadamente tanta prosperidad no pudo pro-
longarse; y entramois pronto en la .poca nefasta de la de-
sorganizaci6n y de la tirania, y como hemos dicho ya, la
Universidad lentra a su vez en un perfodo de decadencia,
malogrindose iniciativas que habian dado excelentes fru-
tos para los profesionales, pues hasta se habia fundado la
Academia de Medicina en 1822, reuniendo en ella a los pro-
fesores mis distinguidos en el pals, y cuyas principles
producciones constant en los Anales que se empezaron a
publicar ,en 1823. Durante ese period sombrfo nada nue-
vo se crea, y por el contrario lo existence se estanca o se
destruye; se suprimen materials del plan de studios, y se
llegan hasta eliminar de la cttedra a los mis aventajados
profesores como los doctors: Juan Antonio Fernandez,
Juan Jose Montes de Oca e Hilario Almeyra que fueron
arrojados al destierro.
Los cursos se redujeron a cuatro afios, y las aulas lle-
garon a carecer de los elements mas indispensables para
la ensefianza. La misma asistencia de los profesores a las
classes lleg6 a provocar una circular reconvinidndoles seria-
mente por su 'falta de concurrencia a dictarlas, y por el
poco tiempo que dedicaban a ellas. (i) La media era per-


(I) Circular del 14 de julio de 1851.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


fectamente justificada con la sola y honrosa excepci6n del
professor doctor don Martin Garcia.
La persecuci6n political a los que no comulgaban con
el regimen imperante alcanz6 luego hasta a los alumnos de
la Universidad, que come se dijo habia llegado a ser con-
siderada como un foco del unitarismo.-
A este respect vamons a citar una incidencia que nos
refiri6 nuestro malogrado amigo el doctor Ernesto Colom-
bres, con la lealtad y sinceridad que todos los que le cono-
cieron, le reconocieron. (I) A mediados de 1842 termina-
ba sus studios y sus eximenes medicos su senior padre
el doctor Exequiel Colombres, distinguido facultativo, mis
tarde al representante al congress national de la provincia
de Tucumin. Empapado en las ideas liberals que preco-
nizaban la caida de la tirania, iniciado en los mismos prin-
cipios que sus contemporaneos L6plez, Tejedor y otros uni-
versitarios, prepare y present una tesis doctoral cuyo te-
ma era: Influencia que ejercen las tiranias en las enfermeda-
des del corazdn. Felizmente el manucristo pas6 para su exa-
men al doctor Claudio Mamerto Cuenca, que tenia a su
autor por uno de sus mis aventajados y queridos discipulos,
y que en su fondo abrigaba las mismas ideas political que
61. Llam61e el maestro inmediatamente y le rog6 retirara
su disertaci6n pues algo habia Ilegado ya a oidos del dic-
tador, y aconsej61e que en seguida de recibirse huyera de
Buenos Aires. Asi lo hizo Colombres presentandb a las 24
horas otra tesis sobre Diabetes que fud examinada y apro-
bada por la comisi6n el 18 de o.tubre de 1842.
Colombres parti6 en seguida de recibir su grado a Tucu-
man de done era oriundo y pertenecia a una de las fami-
lias de mayor distinci6n y abolengo. Gobe-naba entonces
aquella provincia el general Guti6rrez, federal, y hombre de
acci6n, valiente y fiel sostenedor de la political de Rosas,


(I) La fidelidad de las palabras que transcribimos despu&s de mis
de 20 afios de escuchadas, nos fue completamente ratificada hace
poco tiempo por el senior senador national doctor Manuel Esteves,
que tambi6n conocia la incidencia por su senior padre.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


y bajo su gobierno se hallaban emigrados muchos de los
tucumanos de valia que formaban en las filas opositoras,
En su oomedor se oelebraban las reuniones de los di-
rigentes que en lesos afios turbulentos defendian al gobier-
no tucumano, y vigilaban estrechamente la gesti6n de los
hombres del partido unitario. La unica hija del general
Guti6rrez, que fue distinguidisima dama y madre ejemplar
oy6 una noche una siniestra conversaci6n, en que crey6
ver cobmprometida la seguridad y la vida del joven m6dico,
reci6n llegado, por quien sintiera desde el primer moment
todas las simpatias, del que poco tiempo despu6s fu6 su
cariffoso esposo.
'Una molestia en un oido, que no habian dominado de
inmediato los facultativos que ejercian entonoes en Tucu-
min, fu6 el pretext para que la bella niina pidiera e in-
sistiera en que fuese el doctor Colombres quien solamente
podia curarla. El padre amoroso accedi6, y el 6xito fu6
complete. El matrimonio de la sefiorita Guti6rrez con el
doctor Colombres di6 lugar a un acercamiento entire una
buena parte de la sociedad distanciada y dividida entire fe-
derales y unitarios, que fu6 de proficuos resultados para el
bienestar de aquella provincia, volviendo muchos emigra-
dos, del destierro, a former parte de una alianza que per-
dur6 por much tiempo.

***

Las producciones doctorates de los m6dicos y cirujanos
tambi6n fueron decayendo dentro del ambient ien que ellos
se formaban, salvo honrosas lexcepciones de algunos j6ve-
nes cuyas aptitudes, estimulo y aspiraciones los hizo sobre-
salir.
Entre las 82 disertaciones del primer period, hay tesis
de medicine y tesis Ide cirugia; see otorgaba el grado de
doctor en una o 'en otra rama. El decreto gubernativo de
1827 ya distinguia estos grades, y segin los doctors Pifie-
ro y Bidau los graduados en cirugia no fueron sino seis;
pero 'en nuestra colecci6n ademAs de las seis tesis corres-










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


pondientes, figure tambidn la de los sefiores: Mariano Mar-
tinez (1827), Ram6n Ellauri (1832), Pedro Jos Otamendi
(1834), y Ram6n Area (1835), quienes ademas de ellas, tie-
nen tambidn sus tesis de medicine, cuyos titulos constant en
el catilogo cronol6gico. De este modo la colecci6n de ci-
rugia la forman diez piezas, siendo la l6tima la del doctor
Justiniano Posse (1844).
El Tribunal de medicine que otorgaba el titulo de pro-
fesor de miedicina y cirugia no exigia la redacci6n y pre-
sentaci6n de una tesis.


***


En la imposibilidad de dar una noticia detallada sobre
cada trabajo, mencionaremos solamente por orden crono-
16gico aquellos que por la importancia de su tema, o la ma-
nera de tratarlos, o por los juicios de los examinadores,
creemos que deben ser mis conocidos.
La mayoria de las tesis de medicine de esa 6poca ver,
san sobre patologia general, en las que se expone el estu-
dio de diferentes enfermedades, comprendiendo su etiolo-
gia, causes, sintomas, diagn6stico, tratamiento, etc. Pero
del cuadro de las pocas asignaturas que constituian el plan
de studioss de medicine en aquella 6poca, seria dificil hacer
hoy una agrupaci6n precisa de los temas tratados en las
diferentes disertaciones; la patologia no se distinguia como
hoy ien external e intema, ni habia una citedra especial
de enfermedades mentales, toxicologia, y otras especiali-
dades.
No obstante exigirse tambi6n la presentaci6n de casos
practices en los hospitals previamente a la tesis, y cu-
ya prueba era seguramente mas formal y mis prActica, la
confecci6n de 6stas en general, y salvo marcadas excepcio-
nes era una exposici6n de la parte de los textos oficiales o
de conferencias de los catedrAticos. Hay sin embargo meri-
torios trabajos.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


La primera tesis que figure en la colecci6n es la de don
Diego Alcorta sobre , sostenida en la
Universidad el 4 Ide julio de 1827. (I) Comienza su escri-
to exponiendo los antecedentes hist6ricos sobre tratamien-
tos de la enaj'enaci6n mental en los diversos praises euro-
peos; estudia despu6s su clasificaci6n, sus causes en los
distintos casos, y los medios mas apropiados para su cura-
ci6n. En la Universidad no hay antecedentes sobre el exa-
men doctoral de Alcorta, y su disertaci6n creemos que ha
permanecido hasta ahora inddita; pero las autoridades uni-
versitarias debieron apreciarla favorablemente, pues se le
otorg6 poco despu6s gratuitamente el titulo de doctor, en
atenci6n a sus cualidades preferentes, como lo hace notar
Gutidrrez en sus apuntes biogrificos.
Sobre ese mismo tema se conoce solamente otra diser-
taci6n de 1842, perteneciente a don Faustino Acosta (2)
que sostiene la siguiente proposici6n: generalidades sobre la enajenaci6n mental, en que se prue-
ba que son lesiones puramente vitalesa. Es un escrito mu-
cho mas extenso que el de Alcorta, con gran acopio de da-
tos para probar cuil es su naturaleza, y con la indicaci6n
de los diversos tratamientos que en cada caso conviene
emplear.

***

Viruela. Sobre viruela y vacunaci6n figuran en todo
el period solamente tres trabajos doctorales presentados a
la Universidad, y son de los sefiores: Jos6 Antonio Terri
(1827), Francisco Viera (1827) y Manuel Arias (1844); y
creemos que las tres estan in6ditas.
La repetici6n de las epidemias en el primer tercio del

(1) Manuscrito original en la biblioteca de la Facultad de ciencias
m6dicas.
(2) Manuscrito en nuestra oolecci6n.










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


siglo pasado, puso este tema a la orden del dia, y el go-
bierno prest6 una atenci6n preferente para combatir los
estragos de la viruela; pero el descubrimiento de Jenner
en 1798, habia cundido en todos los paises atacados, y
en 1805 era introducida y aplicada la vacuna en Buenos
Aires. En ese mismo afio el doctor Miguel O'Gorman
redact6 y public las instrucciones que debian seguirse
para la vacunaci6n (I).
La disertaci6n del doctor Terri se ocupa solamente de la
vacunaci6n y sus resultados como preservative contra la
viruela, al paso que el doctor Viera estudia la naturaleza y
tratamiento de la enfermedad, y su diferencia de la va-
ricela a la que llama viruela espirea y que vulgarmente,
dice, se denominaba viruela loca. Fija el tratamiento de
ambas, dentro de los medios terapeuticos entonces cono-
cidos. En cuanto a la disertaci6n de Arias, comprende tam-
bien la historic y naturalieza de la viruela, la vacunaci6n
como medio preservative y el tratamiento mis adecuado,
que poco se diferencia de los sostenidos por el anterior.

***

Rabia. Un folleto muy raro de 1830, de don Juan Gu-
tierrez Moreno, medico del Hospital de Caridad de Buenos
Aires y del de Montevideo, y que contiene su disertaci6n
doctoral, trata de la Rabia, y creemo;s que debe ser la se-
gunda impresa sobre medicine. Es la inica sobre este te-
ma en el primer period (2). La exposici6n del doctor Gu-

(1) Imprenta de los Nifios Exp6sitos. 1805.
(2) JUAN GUTItRREZ MORENO. Tesis sobre la rabia, presentada
a la Universidad de Buenos Aires para recibir el grado de doctor
en medicine. Imprenta Republicana. 1830.
En el pie de imprenta no consta en que ciudad se imprimi6,
Dero nos inclinamos a career que fu6 en Montevideo, y asi la 'cita
el doctor Dardo Estrada, en su obra titulada: Historia y bibliografia
de la imprenta en Montevideo 1810-1865: Montevideo 1912. Pa-
gina 55.
El ejemplar a que se refiere el doctor Estrada, y que es el se-
gundo de que tenemos noticias, se conserve en el Museo hist6rico
de aquella ciudad.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


tierrez Moreno esti prolija y elegantemente redactada, con
un lacopio de opinions de los autores mis notables de esa
6poca sobre la naturaleza de la enfermedad, y con obser-
vaciones propias realizadas en Buenos Aires y Montevideo
que lo conducen a preconizar ciertos tratamientos contra
la Rabia, y a critical otros empleados por diversos maes-
tros.
les con el objeto de precaver el desarrollo de la rabia;
pero si bien se examinan los numerosos escritos que han
visto la luz y tratan de la material, se veran desmentidas
suoesiv.amente las virtues que unos preconizan por obser-
vaciones que otros hicieron>. Y al terminar su comentario
agrega: eenfermedad espantosa por sus accidents, dificil
de evitar, falaz en su invasion, ripida en su curso y de
terminaci6n funesta y horrible. La naturaleza encubre su
especifico remeddio, y los miseros mortales expuestos a sus
estragos inevitable, carecen hasta ahora de camino cier-
to y sienda segura que los Ileve a la salud, vagando por las
sombras de un caos en conjeturas mis o menos probables>>.
Habfan de pasar adn cincuenta afios hasta que Pasteur
arrancara a la naturaleza el secret de aquel especifico re-
medio !



Sobre el sistema curativo de Le Roy. La propaganda
que en aquellos afios se habia hecho en tomo de este asun-
to, llam6 la atenci6n de los facultativos, al extremo de enta-
blarse poldmicas y discusiones sobre su eficacia, y se lleg6
hasta solicitar del gobierno que tal sistema se administrase
en lois hospitals. Esto sugiri6 al joven Manuel Molina
(1831) el tema de su tesis doctoral, en que califica al sis-
tema de Le Roy de capcioso, capaz de halagar tan solo
al vulgo ignorance, a los charlatanes y ciertamente que sdlo
en ellos ha encontrado el lugar que merece. El doctor Molina
sostiene en su escrito que: cipio 'en que se apo:ya el sistema de Le Roy, y su medica-










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


mento universal s61o ocupa el lugar de vomitivos y pur-
gantes drasticos (i)
He aqui las palabras con que este enuncia su principio:
<(Los humans por una consecuencia de su degradaci6n,
traen consigo al mundo un germen de corrupci6n y de co-
rruptibilidad trasmisible, lo mismo que el principio de vida:
con efecto, el nifio recibe de sus padres los principios de
vida y mnerte, y cuando llega a la edad viril los trasmite
como los recibe). Y mis adelante agrega: Existe un ger-
men de corrupci6n y todas las lenfermedades consistent en
la degeneraci6n que este germen produce en los humores:
de consiguiente todas las enfermedades son una, y en
todas la cerosidad corrompida es su causa >.
No le habia sido dificil al alumno destruir semejantes
teorias ni menos el poder sanalotodo de los purgantes y vo-
mitivos, a los cuales en su composici6n les da el lugar y
el rol que en cada caso les- corresponde. La mesa exami-
nadora aprob6 la tesis de Molina con la nota de sobre-
saliente. (2)

***

Sclera morbus. Dos tesis doctorates sobre esta mate-
ria figuran 'en esta parte de la colecci6n, y creemos que nin-
guna ha sido publicada. La primera pertenece al doctor
Juan Jos6 Montes de Oca (1827), cuya copia nos fu6 faci-
litada en 1896 por el 'doctor Leopoldo ,Montes de Oca,
figurando mis tarde el original en la biblioteca de la Fa-
cultad; la segunda pertenece al doctor Carlos Durand
(1849) y se titula: (Tesis sobre el no contagio del c6lera
morbus asiatico (3)
Las dos exposicionles responded en su importancia al es-
caso conocimiento que sobre esta enfermedad se tendria


(1) Manuscrito en nuestra colecci6n; copia del original existente
en la biblioteca de la Facultad de ciencias mndicas. 1831.
(2) Libro de exAmenes. Archivo de la Facultad.
(3) Manuscrito en nuestra colecci6n.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


en aquella 4poca. El doctor Montes de Oca dice: a las veces de sus ripidos y funestos estragos, y especta-
dor 'en otras de los triunfos de la ciencia en esta cruel en-
fermedad, he creido que debia ser sobre ella el ensayo
que la ley prescribe para conseguir el grado de doctor en
medicinal. Hace despu6s una historic de la enfermedad,
segdn las noticias hasta entonces conocidas, atribuyendo
sus causes principles a sistema gastro hbpAtico y el temperament bilioso; pe-
ro ninguna mis eficaz a la verdad, agreiga, que la acci6n
del calor sobre la piel; es por esto que ella es muy comin
y como endemica en Grecia, Espafia, Italia, Arabia y en
diferentes puntos de nuestro continente. < mentos indigestos, el de vinos dulces y nuevos, de frutas
inmaturas, de bebidas frias estando el cuerpo en sudor, los
acidos fuertes, las sustancias cuya fermentaci6n se inicia,
los estimulantes como los arsenicatos, los vomitivos y los
purgantes violentos, la supresi6n repentina de la transpira-
ci6n, un movimiento de c6lera violent, la desaparici6n de
una flegmasia cutdnea o articular, son otras tantas causes
capaoes de producirlas>.
Naturalmente que los tratamientos curativos que propo-
ne -el autor estaban en relaci6n con los conocimientos que
entonces se tenian de la naturaleza y causes de la afecci6n.
Y nada deberia extrafiar esto, cuando 22 afios mas tarde se
sostenia en la Universidad de Buenos Aires la otra diser-
taci6n que hemo;s mencionado sobre el c61era asiatico, en
que despu6s de hacer su historic y la enunciaci6n de las
epidemias mis copocidas, estudia su naturaleza y llega a las
siguientes conclusions: contagioso. 2.a Que todas esas medidas preventivas toma-
das hasta hoy como cuarentenas, lazaretos, cordones sanita-
rios, -etc. son indtiles y ain plerjudicialesl I

***

La catedra de partois fu6 creada en el plan de studios
de 1826 que hemos mencionado, y se nombr6 para regen-










BIBLIOGRAFIA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


tearla el 5 de julio de 1827 al doctor Francisco Javier Mu-
fiiz, que no la dict6, ni se volvi6 a proveer hasta 1852, asi
oomo no se di6 ninguna citedra especial de enfermedades
de mujeres. (I)
Sobre estas materials no se encuentran sino dos traba-
jos doctorales: el del doctor Mariano Martinez (1827) so-
bre operaci6n cesdrea (2), y el del doctor Gil Jos6 Min-
dez sobre diagndstico del embarazo uterino (3).
Segin el doctor Martinez algunas classes debieron dictar-
se sobre esa material en los primeros aios, pues en la in-
troducci6n de su tesis, despues de exponer las multiples
afecciones y peligros a que esti expuesta la mujer, dice:
((He ahi el origen de las profundas y tiles observaciones
que hombres eminentes y filantr6picos han hecho sobre
los parts, como accesorios a la cirugia, y el mis cientifico e
important por su objeto, que ha empezado felizmente a lla-
mar la atenci6n de los profesores del pais; por primera vez
se ha dictado en la escuela -de Buenos Aires esta asignatura
que con el tiempo adquiriri toda la consideraci6n y es-
plendor a que es acreedora, Ilamando la atenci6n de los
venideros sobre esta material, pero entire tanto yo me hago
el deber de presentar como objeto de mi Tesis de ciru-
gia la cuesti6n siguiente: Los autores al determinar el ca-
so en que la operaci6n cesirea esti indicada, como tambien
la embriotomia, dicen que la primera debe practicarse
cuando el feto, sin ser deforme, el diametro antero poste-
rior del estrecho superior de la pelvis sea mayor de dos
pulgadas y media; y la segunda cuando en iguales circuns-
tancias el feto esti muerto. En este 6iltimo caso conven-
dria practicar la operaci6n de la embriotomia exponiendo
a la madre a todos los riesgos que ella le trae consigo, cuan-
do vemos qule con menos de ambos peligros la operaci6n
cesirea puede ejecutarse, much mis siendo dificil determi-
nar si el fetus estai vivo, o muerto ?>

(I) PINERO y BIDAU. Obra citada, pigina 400.
(2) Original en la biblioteca de la Facultad de ciencias m6dicas.
(3) Folleto de 20 pAginas. Imprenta de Arzac. 1849;










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Despu6s de estudiar las dificultades para la constataci6n
del 'estado de vida o muerte del feto, el autor se decide
por la segunda soluci6n planteada en su pregunta.


***

Figuran tambidn algunas tesis sobre cancer uterino. La
primera es del senior Ignacio Martinez (1829) que fue pu-
blicada en un folleto hoy rarisimo. (I) Esta tesis no fu6
examinada ni hay constancia de que se graduara el autor.
En la caratula del ejemplar de nuestra oolecci6n, inico
que hemos visto, esta manuscrita la siguiente anotaci6n,
refiri6ndose al dia en que debi6 tener lugar el examen:
lleci6 este virtuoso y distinguido joven a mediados del
aflo 183 1i. La tesis esta dedicada a la memorial del doctor
Juan Cris6stomo Lafinur <(como el primero que en la Uni-
versidad de Buenos Aires educ6 a la juventud argentina
segin los verdaderos principios de los grandes maestros
Loche y Condillac>.
Otro trabajo sobre el mismo tema pertenece al senior
Pedro Jos6 Otamendi que se gradu6 de doctor en cirugia en
1834 (2). Esta tesis es ms extensa que la anterior; sus auto-
res en ambas estudian la etiologia, los sintomas y tratamien-
tos de la enfermedad con los medios conocidos en esa 6po-
ca. Para Martinez ella es incurable, ni por la extirpaci6n
del 6rgano, ni por los metodos cauterizantes.
El doctor Otamendi sostiene a su vez la curabilidad del
cancer en muchos casos, apoyindose en las opinions y
prActica de various autores principalmente del doctor Ma-
rechal (3). Desarrolla sus motodos de tratamientos opera-


(I) IGNACIO MARTINEZ. Disertacidn sobre el cancer del itero.
Buenos Aires. Imprenta Argentina. 1829.
(2) PEDRO J. OTAMENDI. Tesis de cirugia sobre el cancer del
itero. Buenos Aires. Imprenta Argentina. 1834. (Muy raro)
(3) Observations cliniques suivis de quelques reflexions generals
sur les afections cancereuses. Montpellier 1821.










BIBLIOGRAFfA DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


torio y cauterizante, pero se opone a la ablaci6n total de
la matriz por los funestos resultados, dice, que se han ob-
tenido. Debi6 ser necesariamente poco conocida entire noso-
tros la verdadera naturaleza de la enfermedad. En esas
t6sis ain no se mencionan los trabajos de Cruveilhier de
1827 sobre la naturaleza del cancer que constituyeron en
esa 6poca el mayor adelanto en la material, antes de los
studios microsc6picos cuyos resultados son relativamente
tan modemos.

***

Sifilis.-Respecto a esta calamidad que pesa sobre todos
los pueblos de la tierra desde tantos siglos atris, no podia
haber entonces en nuestra Universidad una organizaci6n de
studios series, con atractivos mayors para nuestros pri-
meros galenos, no obstante que se daba ya much impor-
tancia a los mas nuevos tratamientos y al problema de evi-
tar por la profilaxis la propagaci6n de tan terrible mal.
Las tres siguientes disertaciones contiene la colecci6n
del primer period sobre esta material:
I.a El contagio sifilitico por el doctor Jos6 Maria Ocan-
tos, dde 1832, sostenida en la Universidad de Buenos Aires
bajo la direcci6n del doctor Juan Antonio Fernindez. (I)
2.a La del doctor Luis Tanini de 1838, publicada en un
folleto de 34 piginas (2).
3.a La del doctor Claudio Mejia publicada tambi6n en un
folleto de 49 paginas en 1847 (3).
En las dos primeras se hace una exposici6n hist6rica so
bre el origen y el desarrollo de la sffilis en los diversos

.(I) Manuscrito en nuestra colecci6n.
(2) Luis TAMINI. Disertacidn sobre la sifilis o enfermedades
sifiliticas, sostenida en la Universidad de Buenos Aires, para
obtener el grado de doctor en medicine. Buenos Aires. Imprenta
de la Independencia. 1838.
(3) CLAUDIO MEJIA. Optsculo en que se trata de probar la
existencia del virus vendreo como el dnico agent que ocasiona las
enfermedades sifiliticas. Buenos Aires. Imprenta de la Libertad.
1847.


XLIV-7


ART. ORIG.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


pueblos, las causes ocasionales y los tratamientos mis endr-
gicos entonces conocidos. El trabajo del doctor Mejia,
mis modern, contiene mayores y ms recientes observacio-
nes para su tratamiento, pero que sensiblemente era el mis-
mo expuesto y aconsejado por los anteriores.

***

Tisis. Sobre este otro gran azote de la humanidad
encontramos tambidn tres disertaciones doctorales en los
dos primeros periods, y hemoas de dar una ligera noti-
cia sobre ellas con el solo objeto de tener una idea del
estado de esta parte de la medicine en las aulas uni-
versitarias de esa 6poca, en la lucha que hasta hoy sostie-
ne y deberi sostener contra esta calamidad universal.
La primera tesis correspond a don Romualdo Var-
gas sobre tisis pulmonar, 1'832 (I), la segunda a don
Eugenio P6rez de 1843 (2) y la ltima el senior Jos6 Ma-
ria de Uriarte, de 1851 (3).
!La tesis del senior Vargas es una brevee exposici6n
que comprende la naturaleza y causa de la enfermedad,
sus sintomas, su desarrollo y tratamiento general con los
recursos en aquella 1'poca conocidos. Los elements de ob-
servaci6n yde investigaci6n cientifica eran muy limitados,
y el mismo autor al final de su escrito dice: ( cluir dir6 con la mayor parte de los autores del dia, que
la tisis pulmonar es aun una enfermedad muy grave,
que a pesar de algunas excepciones es de caricter mor-
tal, pero creemos que no pasari much tiempo sin que
los progress de la anatomia patol6gica nos revele algo
que ain no ve bien el m6dico, que nos revele definitiva-
mente la naturaleza y el sitio en que ella se desarrolla >.

(I) Manuscrito en nuestra colecci6n.
(2) EUGENIO PEREZ. Opisculo sobre la tisis pulmonar. Buenos
Aires. Imprenta del Estado. 1843.
(3) JOSE M. DE URIARTE. Disertaci6n sobre la tisis pulmonar.
Buenos Aires. Imprenta de la Independencia. 1851.










BIBLIOGRAFIA- DOCTORAL DE LA UNIVERSIDAD


!Mas extenso e interesante es el trabajo del doctor P&-
rez presentado once, aios despues sobre la afeccidn tu-
berculosa o tisis pulmonar, como la llama.
Dedica un capitulo especial a la historic de los tu-
berculos, su asiento, naturaleza, desarrollo, la formaci6n
de las cavernas, etc., con gran acopio de citas de los
autores mis en boga en esa 6poca.
'Otro capitulo esti destinado al studio de las causes
y naturaleza de la tisis, empezando por preguntarse: cuil
es su naturaleza. < ridad y de tinieblas, que ha absorvido un gran nuimero
de talents y que ha dejado burlados a los mejores ob-
servadores. Nada es mas dificil que remontar a la na-
turaleza inmediata de la enfermedad que nos iocupa>.
Despuds de rebatir diferentes opinions sobre este punto,
y de exponer las causes predisponentes y eficientes, se
ocupa de la sintomatologia, march y desarrollo de la
enfermedad con profusi6n de detalles y observaciones;
y a continuaci6n, de los tratamientos mis usados en los
diferentes casos. Termina su extensa disertaci6n con es-
tas frases: todos estos medios, la tisis pulmonar es y seri siempre
una enfermedad grave, y que hari frecuentemente indtil
todos los esfuerzos del m6dico. La anatomia patol6gica
no ha satisfecho todavia todas las exigencias en esta en-
fermedad, pero es de esperar que algin dia desterrar.
las tinieblas que la envuelven. iUn paso mas, y la muer-
te sufrirA una nueva derrota en su continue y eterna lucha
con la vida >.
'La disertaci6n del doctor Uriarte, mis limitada que
la anterior, es una exposici6n cuya lectura revela que muy
poco se habia adelantado adn en ocho afios, ni en el
conocimiento 'de la tuberculosis ni en los tratamientos.
mis preconizados. .Habian de pasar todavia algunos afios
hasta que la bacteriologia con sus descubrimientos, facili-
tase los elements de studio, para la adopci6n de las
mejores medidas de profilaxis y tratamientos, y mantener
como hasta hoy una campafia de mddicos, de pueblos y










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de gobiernos contra una de las mis funestas afecciones
que preocupan a todos los pauses. .Las dos ltimas tesis
citadas fueron no obstante, clasificadas como sobresalien-
tes por las respectivas comisiones de examen.



Daremos brevemente noticias sobre algunas otras tesis,
que por la importancia del tema desarrollado o por las
opinions t6cnicas que sobre ellas han recaido, creemos
dignas de consignar en esta cr6nica, como una manifes-
taci6n inequivoca de la intelectualidad de aquella epoca.
CLAUDIO MAMERTO CUENCA. El 30 de octubre de
1838 presentaba y sostenia su tesis doctoral este distin-
guido facultativo, professor bien reputado, poeta eximio,
y que rindi6 abnegadamente su vida, joven todavia, en
el desempefio de su humanitarian misi6n el 3 de febrero
de 1852.
La disertaci6n del doctor Cuenca s.e public en un
voluminoso folleto y versa sobre: < Las simpatias en ge-
neral, consideradas en sus relaciones con la anatomia,
fisiologia, patologia y terap6utica> (I).
La introducci6n de este important trabajo trata in
extenso de los progress alcanzados por la medicine bajo
los auspicios de la escuela de investigaci6n y del anilisis,
que son debidos al studio de la anatomia y de la fisio-
logia patol6gicas, el quei recibe urt grand impulso con
los trabajos de Andreal y Cruvilhier. El objetivo princi-
pal de la disertaci6n de Cuenca es el examen de las leyes
o fendmenos en general que se conocen con la denomina-
ci6n de simpatias.

(I) Buenos Aires. 1838. (Folleto de 161 pginas). Raro.
Las composiciones podticas del doctor Cuenca, fueron reunidas
y publicadas por primera vez por Heraclio C. Fajardo, en 1861.
La lira de Cuenca tuvo un 6xito simpatico en el extranjero, sobre
todo entire sus hermanos de iletras americanas, y sus versos, mis
sonoros que armoniosos, y mis iret6ricos que inspirados, han sido
muy favorablemente juzgados. (JUAN DE LA C. PUIG. Antologia
de poetas argentinos. Tomo VI. Buenos Aires. 1910.