<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo XXXVIII


DLOC UFLAC



Package Processing Log
.logFileName { font-size:x-large; text-align:center; font-weight:bold; font-family:Arial }
.logEntry { color:black; font-family:Arial; font-size:15px; }
.errorLogEntry { color:red; font-family:Arial; font-size:15px; }
.completedLogEntry { color:blue; font-family:Arial; font-size:15px; }
Package Processing Log
2/26/2013 3:37:07 PM Error Log for AA00013094_00037 processed at: 2/26/2013 3:37:07 PM
2/26/2013 3:37:07 PM -
2/26/2013 3:37:07 PM The 'level' attribute is not declared.
2/26/2013 3:37:07 PM The 'order' attribute is not declared.
2/26/2013 3:37:07 PM The 'level' attribute is not declared.
2/26/2013 3:37:07 PM The 'order' attribute is not declared.
2/26/2013 3:37:07 PM -


PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Revista de la Universidad de Buenos Aires
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS DOWNLOADS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00037
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00037

Downloads

This item has the following downloads:

( HTML )


Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 108a
        Page 108b
        Page 108c
        Page 108d
        Page 108e
        Page 108f
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 159a
        Page 159b
        Page 159c
        Page 159d
        Page 159e
        Page 159f
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 236-1
        Page 236-2
        Page 236-3
        Page 236-4
        Page 236-5
        Page 236-6
        Page 236-7
        Page 236-8
        Page 236-9
        Page 236-10
        Page 236-11
        Page 236-12
        Page 236-13
        Page 236-14
        Page 236-15
        Page 236-16
        Page 236-17
        Page 236-18
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 268-1
        Page 268-2
        Page 268-3
        Page 268-4
        Page 268-5
        Page 268-6
        Page 268-7
        Page 268-8
        Page 268-9
        Page 268-10
        Page 268-11
        Page 268-12
        Page 268-13
        Page 268-14
        Page 268-15
        Page 268-16
        Page 268-17
        Page 268-18
        Page 268-19
        Page 268-20
        Page 268-21
        Page 268-22
        Page 268-23
        Page 268-24
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 272-1
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 298-1
        Page 298-2
        Page 298-3
        Page 298-4
        Page 298-5
        Page 298-6
        Page 298-7
        Page 298-8
        Page 298-9
        Page 298-10
        Page 298-11
        Page 298-12
        Page 298-13
        Page 298-14
        Page 298-15
        Page 298-16
        Page 298-17
        Page 298-18
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 402-1
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 410-1
        Page 410-2
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 474-1
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 514-1
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 518-1
        Page 518-2
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 566-1
        Page 566-2
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 574-1
        Page 574-2
        Page 574-3
        Page 574-4
        Page 574-5
        Page 574-6
        Page 574-7
        Page 574-8
        Page 574-9
        Page 574-10
        Page 574-11
        Page 574-12
        Page 574-13
        Page 574-14
        Page 574-15
    Indice del tomo XXXVIII
        Page 575
        Page 576
Full Text






















REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES
















REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD


DE BUENOS AIRES

PUBLICADA POR ORDEN DEL UO)NSK.J) SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD




SECRETARIO DE LA DIRECTION
CORIOLANO ALBER[NI









Afio XV. Tomo XXXVIII.- Articulos originales










BUENOS AIRES
DIRECTION Y ADMINISTRATION
444, VIAMONTE, 444


1918



















37i -






LATIN
zMVRICA












REVISTA DE LA FNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES








VERBOS NUEVYOS



Al tratar del crecimiento que se produce en nuestra habla
por acci6n de los sufijos (N.o 124 de esta Revista) pas6 por
alto los verbos que forma la terminaci6n ar. Su much abun-
dancia exigia capitulo aparte.
Van en este articulo: presentar6 en primer t6rmino los que
se forman por derivaci6n inmediata con la terminacidn o slfi'o (1)
ar; luego los de derivaci6n mediata que intercalan el sufijo iz,
fic o e (iz-ar, fic-ar, e-ar), antesufijos si se cuenta a izar, ficar
y ear como sufijos; y finalmente iran los parasinteticos, aque-
llos que se componen con prefijos y sufijos.
Llamo nuevos a los verbos que voy a presentar porque aun
no han tenido entrada en el L6xico de la Acad. La fltima
edici6n de esta obra aument6 el caudal de sus verbos, mas
no en la media que exige el incesante crecimiento del habla.
Acaban de tener cabida en esta nueva edici6n, entire otros
muchos, los siguientes: alambrar, albuminar, anexionar (con-
tado como barbarismo por Carlos R. Tobar, M. de Toro Gis-
bert y otros insignes hablistas), biselar, desbridar, diagnosticar,
dictaminar (mirado con malos ojos por el P. Mir, si bien hay
que advertir que tenia a su favor el parecer de Orellana, Zo-
robadel Rodriguez y otros fil6logos), editar, empacarse, linchar,
pavimentar, quinchar, dosificar, orificar, rasquetear, etc.
En la lista que ira a continuaci6n se verA cuan copioso es
el caudal de verbos nuevos, tan dignos de figurar en el Lexico
como los que acaban de ser admitidos; pertenecen algunos al
lenguaje hablado o vulgar y muchos de ellos, la mayoria, al


(1) Vease en el articulo anterior el alcance de estos trmninos.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


lenguaje escrito o literario. S61o en m6rito de la brevedad,
ya que debo reducir este studio a los limits de un articulo
de revista, dejo de consignar las citas de autoridades que po-
drian dar fe de la validez de cada voz. Bastard que declare
que ninguna es de mi invenci6n, que todas ellas son, como
declaraba Palma, a prop6sito de sus papeletas, notorias>: o estin en el Dic. de argentinismos, etc., del doctor
Segovia, o en el Dic. Arg. de Garz6n, o en el Vocabulario Rio-
plalense de D. Granada, o en las Notas al Cast. de Monner Sans,
o en el Dic. de Bermddez, o en el Tesoro de catamarqueZiismos
de Lafone y Quevedo, o en El Idioma nac. de Abeille, o en El
Idioma arg. de Carriegos, etc., o bien han sido puestas en letra
de molde por algunos de nuestros principles escritores. Me
limitard a dar cuenta de algunos de los lexic6grafos o hablis-
tas de otros paises de habla castellana que han mentado las
voices que apunto, dato que result de utilidad para el mejor
conocimiento de la extension geografica que abarca el vocablo.


POR DERIVACION INMEDIATA

Con la lerminacidn o sufiio AR: alforzar (usada tambien en
Chile, segin Echeverria y Reyes, Voces Nuevas >), anestesiar
(E. y Reyes), asilar (E. y Reyes; M. L. Amunategui, taciones Lex.>), auspiciar (y a prop6silo del primitive < picio he de advertir, con Cuervo, que es mejor << empezar un
negocio con buenos o malos auspicios > y no bqao, como dice
el Dic. Acad.), aureolar (en Toro Gisbert estA que us6 Blasco Ibiiez), bisar, caricaturar (E. y Reyes; Ortdzar,
Dic.; tambi6n en el Perd, segdn las Papeletas de Palma), censar,
circunstanciar (Ortdzar), clausurar (E. y Reyes, Ortizar, Palma;
Tobar, < Consultas al Dic. ,, Ecuador; Cuervo, critics >, Colombia), clo;oformar (E. y Reyes, Ortdzar; la Ac.
s6lo trae cloroformizar, que no usamos), complementary, complo-
tarse (E. y Reyes, Ortdzar. Aceptado el galicismo complot
corresponde admitir tambi6n el derivado), controlar (del fr.
contrnler, o de re-el anterior, complot, no lo es menos-; pero se impondrin
por el uso; para hablar castizamente podrianse sustituir estas
voices con < contrapesar> y , mas no con el ant.
Scontralorear > y su afin >contralor del fr. contrleur, como












VERBOS NUEVOS


alguien aconseja erradamente, pues tienen distinta significa-
ci6n), convulsionar (hay que advertir que el significado de esta
voz alcanza hoy, por extension o generalizaci6n, no s6lo a los
individuos, sea cual fuere su especie y condici6n, sino tambi6n
a las corporaciones, gobiernos, pueblos, etc.), correlacionar, costalar
(dar una costalada), chuzar (ti en Colombia segtin el Die. de
Uribe y U.; usamos con mayor frecuencia la terminaci6n ear,
chucear), debitar (de d6bito; anotar en el y decepcionarse (Tobar), defeccionar (Palma), dz/plomar, dis/anciar y
distanciarse (estar distanciados es estar resentidos, tener sus
diferencias, dejar de tratarse), dobladillar (E. y Reyes; es hacer
dobladillo), egresar (asi como de < ingreso ha podido derivarse
Singresar>; de muchos; pero advierto que, al menos en la Arg., son mis los
que se emocionan que los que se < conmueven ,), entrevistar y
entrevistarse, esbozar (Palma; y esta tambi6n en Cuervo, con una
cita de Rodriguez Marin para probar que los espafioles saben
esbozar tanto como nosotros), escobillar (Ortuizar; fi. t. en Cana-
rias, segtin Segovia), escollar (dar contra un escollo), estampillal
(poner , sellos de correos o de impuestos), este-
nillar, evolucionar (Palma, Cuervo. Se ha consignado esta voz
en el Lex., pero no como (la acci6n de desenvolverse las
cosas pasando progresivamente de un estado a otro; sino
s6lo en el sentido de hacer evoluciones la tropa o los bu-
ques)>), expensar (anticipar las expenses de un pleito o de una
gesti6n administrative), expansionar (se dird que esta demas
desde que existe expandir >; ha sido usado por doria E. P.
Bazan, correspondencia inserta en Abril de 1914, y esto basta para que lo tengamos en buena
cuenta), expedicionar (Palma), e.torsionar (Palma, Cuervo), faenar
(matanza y preparaci6n de las reses en los saladeros y frigo-
rificos), flexionar, fragmentary, fusionar y-se (Palma), hamacar y-se
(columpiar y-se. Hai, que amacarse para conseguir tal o cual
cosa, es fig., hay que moverse o trabajar mucho...), ilusionar e-se
(en fr. illusionner; Amunategui Reyes, Palma, Cuervo, P6rez
Gald6s), incremental (Palma), infl;enciar (mds correct, mds breve
y mejor en todo sentido es influir ,; mas al fin nos dejaremos
infieenciar con tanto escritor que pone en uso este verbo
indtil; y acabara por entrar en el Lex la palabreja, como han
entrado c anexionar,, < en condici6n semejante. Los italianos tienen a influenzare e












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


influire), invectivar (Palma), lesionar, macollar (la Ac. trae 4 ama-
collarse ,, que poco usamos), manufacturer (E. y Reyes, Ortdzar,
Palma, Cuervo, Salvi), mastlar (= enmasillar), mocionar (u. en
Honduras, pues figure entire los barbarismos fustigados por
Membrefio; aunque ar caiga sobre mocidn como albarda sobre
albarda, se impondrd este verbo dada la popularidad que viene
adquiriendo), monologar (tan correct como dialogar), noviar
(hacer de novio; convengamos en que es este verbo de lo mis
lindo que hay), objetivar, obsesionarse (Uribey U.), oftrtar (= ofre-
cer, que sera siempre preferible), ortigar y-se (E. y Reyes),
ovacionar (contado como barbarismo por Toro G.; la verdad es
que basta con aplaudir), pealar o pialar (argentimismo; de
peal> o detenerlo o voltearlo), peticionar, presionar, prestidigitar (de presto
y digito; consta en la Ac. prestidigitador), presupuestar (hacer
un presupuesto, presuponer; citado por E. y Reyes, Palma,
Cuervo, Toro G. y por Valera, lo que indica que es corriente
en America y en Espafa), prologar (Palma, Toro G.), raptar,
refaccionar (Cuervo; vale en S. America por reparar, componer;
y sustituimos a refeccion con refaccidn), revohlcionar (Ortdzar,
E. y Reyes, Cuervo), sablear (Palma, Toro G.), salvaguardar,
seleccionar (E. y Reyes), semillar (4 echar semillas> una planta,
serruchar (E. y Reyes, Ortilzar, Cuervo), sesionar (no es del
agrado de mi distinguido colega M. Sans; me parece muy itil,
y consta en las obras de E. y Reyes, Palma, Tobar y Toro G.),
silenciar (E. y Reyes, Palma, Cuervo. Falta tambienen el Ldx.
silenciador, aparato indispensable para amortiguar el ruido de
los motors que han de funcionar en centros poblados), solu-
cionar (E. y Reyes, Ortdzar, Palma, Arona, Cuervo, Uribe y U.),
tertuliar (E. y Reyes, Ortfzar, Cuervo, Uribe y U.), victimar
(Palma), vivar (dar vivas, victorear o vitorear; E. y Reyes,
Palma).
Los verbos que hasta aqui he consignado toman su tema de
nombres; agregar6 algunos que se derivan de adjetivos: ad-
juntar (Rivod6, Cuervo. Este advierte que es voz initial desde
que estin incluir y otros modos de expresar lo mismo; mas
la existencia de uno o various sin6nimos no es motivo que obs-
ta para que se i:nponga el termino), anchar (antitesis de < an-
gostar >; el Lex. trae <. E. y Reyes; Cuervo, con
citas de Alcald Galiano), externar (Toro G.), indiges/ar e-se (E.
y Reyes, Amunitegui: y no cabe dudar que alli por Espaiia












VERBOS NUEVOS


tambien se indttestaii ), ine:quinar (E. Reyes, Ortfizar, Cuervo),
opacar y -se (antitesis de llana, lo que basta para dar a conocer que es corriente en
Espafia; anotado por Cuervo, quien trae una cita del Conde
de Rebolledo, lo que corrobora que es de uso antiguo en la
madre patria), primary (Ortizar), replelar (Cuervo).


POR DERIVACION MEDIATA

Con c/ s.ifio IZAR (i:-ar). Segiun Torres y G6mez (Gram.
Iist. pag. 285) isar, del lat. issare o izare, que en lat. y griego
es desinencia imitativa, tiene en castellano casi la misma con-
notaci6n de ficar, hacer.
Tan correctos como < espafiolizar han de ser africanizar o-se
(citado por Aicardo), alemanizar o-se (E. y Reyes), amiericani-
zar o-se (Tobar), aigellntinizar o-se, europeizar, peruanizar O-se (Pal-
ma) y los demas verbos que pueden formarse con los nom-
bres de cada uno de los estados y continents del orbe; to-
do estara en que se les ponga en uso. Sigo con otros ejem-
plos: adh/erbialisar (M. L. Amunitegui), anarquizar, antipalizar
(Cuervo), apoligizar (Palna), arislocralizar (E. y Reyes, Orttizar,
Baralt), automatizar (Palma), docilizar, e/einplarizar, eleanlizar (u.
por J. O. Pic6n, en < Juan Vulgar ,), esdr7/1tlizar, cspeci/lizar y
-se, e/lonbizar (Palma), .exerorizar (Palma, Ramos Duarte, Dr. P.
de Mugica), e.\tranierizar, geriwanliar (Palma), gon,,orizar, /Iliieni-
zar, hospi/alizar (Palma), idiotizar o-se, indepen/izar o-se (Ortuizar.
Se ha dicho que es incorrect porque el deriv. de eindepen-
diente seria indipcenii:ar; puede contarse que se ha torado
el radical de defender ), in depend- i/ar; sea comno fuere es
verbo que se impone de veras con la autoridad que le pres-
tan nuestros mejores escritores: Sarmiento, Mitre, los Estrada,
los Quesada, J. V. Gonzalez, etc.), inmunizar (Palma), insensibi-
lizar, inberiorizar, imaadaimzar (aplicar el macadam, pavimento de
pedrisco que lleva el nombre del inventor, Mac Adam. Consta
en Cuervo, Rivod6, Baraibar, etc.), masculinizar (Palma), ni/ita-
rizar, nodcriizar (E. y Reyes, Palma), monarqnizar (Palma), mu-
nicipalizar (Palma), nacionalizai (E. y Reyes, Orttizar, Palma),
norlnalizar (E. Reyes), iove/izar (Unamuno usa novclizacion), obs-
taculizar (E. y Reyes), pas/entizar (someter un liquid al pro-
cedimiento de Pasteur), pormenorizar (Palma, Cuervo; tambidn












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


en Esp.), respetalizar (Palma), responsabilizar y -se, romanizar
(Da. E. P. Bazdn usa romanzzacidn), solidarizar y -se (Toro G.),
teorizar, valorizar (E. y Reyes), volterianizar (Palma).
Con el szfijo FICAR (fi ar), lat. ficare, hacer; siguiendo el
tipo que dan diversificar, glorificar, versificar, etc., tenemos:
intensiicar, lubri/icar (el Dic. trae < se quiere, pero poco usado en la Arg.), nuificar, tonificar
(Toro G.).
Con el slffjo EAR (e-ar). La desinenciar ar se convierte
en ear, segdn Monlau, en los verbos frecuentativos o iterati-
vos; tambi6n para indicar sentido despectivo, segdin Rivod6
(,Voces Nuevas>, pag. 25). En mi (
(Cap. V) present detalles sobre muchos de estos verbos; me
limitar6, por tanto, a dar una ligera enumeraci6n para presen-
tar los nuevos ejemplos que he podido anotar.
1.0 Asi como coexisten agujerar y agujerear, atenazar y
atenacear, besucar y besuquear, etc., hemos formado: amar-
guear (de amargar; citado por el Dr. P. de Mugica), apuitalear
(Uribe y U.), arbolear, barrenear, borbotear, confitear, discursear,
dispara/ear, espumear, ladrear, martillear, manipulear, mordisquear,
olisquear, pastear, quebrajear, rastrillear, retacear, telefonear (de mis
uso y mejor que ,telefonar,), etc.
2.0 Derivados de nombres: badulaquear, balconear, bolear, ba-
rrelear, bayonetear, bochinchear, boicotear (de Mr. Boycot), bolichear,
bolsiquear, bomber (sacar agua con bomba), bostear, botaratear,
cachetear, camandulear, cambronear (de M. Cambronne), camorrear,
cantear, carambolear (Mugica), carnavalear, carnear, (argentinis-
mo), cascabelear (Toro G.), cascotear, cerdear (arg.), compadrear
(arg.), contrabandear (Toro G.), copear (Toro G.), cosquillear
(Toro G.), cuerear (arg.), cueopear (mAs correct seria cor-
pear), culatear, chacarear, charlotear, changuear (arg.), chichonear
(arg.), chicanear, chinear (Chile, Lenz), chucear, churrasquear,
(arg.), dragonear (Palma), escarcear, eslaquear (arg.), fandanguear,
farrear (arg.), felpear, flirtear (del anglicismo flirt), galgnear, ga-
lletear, gorgotear, (consta gorgoteo ), guasquear (arg.), guitarrear
(Toro G.), hmuguetear (de ), jolgonear, jzdepear, lotear,
macanear (arg.; lo ha usado Unamuno en una de sus corres-
pondencias a <,La Naci6n>), matear (arg.), metafisiqzuear (Palma),
monologuear, morronguear (dormitar como el morrongo), mosque-
tear (Salva), orinquear (Cejador), palanganear (Palma), palenquear,
parrafear, (Mugica), parrandear, pavear (E. y Reyes), pedalear, pe-












VERBOS NUEVOS


ludear (arg.), pescozonear, picanear (Z. Rodriguez), plalear, rabi-
salsear (Cejador), rabonear, ranear (Cejador), rastroqear, rebeenqear,
reporter (del anglicismo reporter, reportero, rosqlear (Cejador),
rumbear, tabear (arg.), ta/'ar, taquear (jugar al billar), tironear,
titear (arg.), trapalonear (de < trapal6n ), verrear (Cejador), ve/ear,
viborear, vistear (arg.; similar una lucha, con armas o a mano
limpia, dando o atajando golpes).
3.0 Derivados de adj. (que a la vez pueden u. c. nombres):
bbabarear, brutear, chabacanear, bonea c haboea, equear, garroncar,
lerdear, macaqtnear (monear), machonealr, mn/aderear (Ortdzar),
maierear, matrerear, ociosear, poltronear, rabonear, renialear (consta
,renquear), tilinguear (decir o hacer liliigadas, acciones pro-
pias de tilingos, simples o tontos), voracear, zolcecar.


PARASINTETICOS

Con el p/refjo A, como abribonarse, afrancesarse, amoldar, etc.:
abalear (Cuervo; fusilar, herir a balazos), abiscochar o abizcoc/ha
(el Lex. trae cabizcochado,>), aborricarse (Palma), abuenar y -se
(abonar, que da el Die., aunque mas conforme con las leyes
filol6gicas, se presta a confusiones de significaci6n que no per-
mite nuestro derivado), aburrarse, acalambrarse (E. y Reyes, Or-
tdzar, Gagini, Cejador), acainastrouarse (Palma), acarinar (= en
gallego), acastillar y -se (Mugica; consta < ), aro/cho-
nar (Cuervo), acriollarse (E. y Reyes, Palma), achabacanarse,
achinarse (no es la sincopa de cacochinar, que trae la Ac.;
sino der. de china, arg. que vale por mujer plebeya, de baja
condici6n), achiquifarse (Cuervo), achirlarse (es estar o quedar
avergonzado, afrentado, como quien recibe un chirlo; hay, se-
gln se ve, un traslado en la significaci6n), acholarse (Palma.
Equivale a intimidarse, por la timidez que es caracteristica del
cholo; s61o se usa en el N. de la Rep., proximidades de Boli-
via), achocolatar (Toro G. y Blasco Ibafiez; Pio Baroja us6
achocolatado), achucharse (tener calofrios; de /uccho, fiebre palu-
dica que suele atacar en algunas regions del N. argentino),
afiiebrar y -se (Ortdzar), aln/a/ar y -se (atiplar y -se. Ortdzar,
Cejador), afrmnar (Mugica), agaucharse (arg.), agrmnaarse (arg.; de
gringo, mote despectivo que se da al extranjero que tiene idio-
ma distinto al nuestro), agcuasarse (-arg.; de gnaso o huaso, rus-
tico, incivil), aindiarse, qaesnitarse, ainachinarse, (amancebarse,












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


amigarse. Cuervo), amohosarse (el vulgo dice amno/osarse), apalsa-
narse, apilonar (apilar), apozaise, (E. y Reyes, Ortdzar, Cuervo,
Cejador. Palma trae empozarse, que es poco usado en la Arg.),
aprovisionarse (Palma), apunarse o asororharse (Z. Rodriguez, Lenz,
Arona. Proviene de puna o soroche, voices quichuas que nombran
el mal, la ansiedad y opresi6n que sufren las personas que esca-
lan las alturas andinas. Tenemos al N. la Puna de Atacama, Gob.
de los Andes), arrepollar y -se (consta en la Ac. forma que poco usamos), aselorar (Mugica. Conozco desde chi-
co esta adivinanza popularisima: u una sefiorita muy asefiora-
da, con muchos remiendos y sin ninguna puntada>: la galli-
na), aserruchar (Cuervo. Por anal. con caserrar>; tambi6n u.
serrachar), asimplarse, atirantar (Cuervo. Poner tirante, tirar, esti-
rar), atornasolar (la Ac., tornasolar), atortarse (dicese fig. en
leng. familiar de la que se queda indolentamente sentada).
Con el pre/ EN, EM, como encabezar, enguantarse, embarcar-
se, etc.: embanderar y-se (emnbanderar es poner banderas o ador-
nar con ellas y embanderarse, ingresar o alistarse en un bando),
embochinchar, elmbozalar, embretar (Por extension del sig. llama-
mos brete a la estacada o encierro estrecho donde se acorralan
animals, sea para proceder a matarlos, a marcarlos o para
otras operaciones), emnpalar, emponchar y-se, empotrerar, enancarse
(Tobar), encamotarse (E. y Reyes, Lenz. Del amer. camote, ba-
tata o boniato, que vale fig. por enamoramiento), encaracharse
(Lenz. Llenarse de costras, como si se tuviera la sarna de las
llamas, que nombran forma de mente a cartucho el sig. de cucurucho), enceguecer y-se, encen-
tlrr (segdn Toro G. lo ha u. la Acad.), encorselarse, encuadrar
(poner en cuadro, cuadrar), enchalecar (poner el chaleco y es-
pecialmente el que Ilaman ,, que sugeta a los lo-
cos), enchapar (E. y Reyes), endomingarse (E. y Reyes, Ortdzar.
Toro G. y P. Baroja, endomingado), eifrentar (E. y Reyes), en-
gangrenarse (la Ac. trae gangrenarse, que tambien decimos, y
agangrenarse), engringarse (Palma. Decimos mas agringarse), en-
lozar (el part. enlozado es muy corriente, y mis en el oficio de
adj. por el much uso que hacemos del enllantar, enmaletar (Mugica), enmasillar (E. y Reyes. Poner ma-
silla, pasta para asegurar vidrios y para otros usos, que se
hace con tiza y aceite de linaza), enquistar y-se (Toro G. y B.
Ibafiez, enquistado), enriendar (embridar sera mejor, pero mas















VERROS NTTEVOr


decimas xriendas> que bridas,), enrolar y-se (inscribirse en
el rol, alistar y-se; en fr- enroler. Sera un galicismo, mas se
nos ha impuesto de veras, y lo mismo sus derivados, enrolado
y enrolamienlo), enrostrar (E. y Reyes, Ortfizar), enrular (Toro G.
Hucer rulbs, rizos; del fr. rouleaux), entarugar (Toro G.), entiesar
(Mugica), entor/olar y-se (Mugica), eniellonar (arreglar los ve-
hlones).
Con el pref DES, como desbrazarse, desperiarse, desternillarse,
etc.: desbarrancarse (Palma, Cuervo), descanar (Mugica. La Ac.
trae en la Ac.), descarozar (sacar el carozo a las frutas para prepa-
rarlas en dulces, confituras o en otra forma cualquiera. Hay
una especie de orejones que llamamos descarozados. En la
Arg. decimos ,carozo, y no < cuezco >, por eufemismo proba-
blemente), descatolizar (Palma), descradr/laise (en la Ac. esta
edescuadrillarse, que no usamos), deschapar, descharetarsc (Pal-
ma, deschavelado. Cuervo), desdoncellai (Palma), desilusionar y-se
(Palma, Batres Jauregui), desnaiariimoniarse (Aicardo), despepilma
(sacar las pepitas de la sandia, mel6n, etc.), despernancarse
(Palma), despostar (Tobar. Dividir en postas un ave, pescado,
etc.), despretinarse, desvasar (recortar el vaso o ufia de las bes-
tias).
Con el pref: ENTRE, corno entrecortar, entremezclar, entremos-
trar, etc.: entrecerrar, entrecoimar, entrecruzar (esta entrecruzado>),
enticchocar, entrelinear, entrevistar (hay entrevista).
Con los pref: DES y EN, como desencabestrar, desencajonar,
desencarcelar, etc.: desenroiiar (Mugica).
Y bien, contando las nuevas voices ya publicadas y los ver-
bos que van en este studio, resultan aproximadamente unos
3000 neologismos formados por la sola acci6n de los sufijos; y
esto basta y sobra por cierto para dejar probada la much
lozania de nuestra habla, la suma facilidad con que crecen las
palabras.

JUAN B. SELVA.


Dolores (Bs. As.), diciembre de 1917.

















"AR G I A"


(CONTRIBUCION AL STUDIO HISTORIC DEL TEATRO ARGENTINO)



Imposible es comprender en toda su plenitud el fen6meno
literario si se le quiere estudiar aisladamente en el tiempo y
en el espacio, desvinculAndolo de las influencias de todo g6-
nero que a su producci6n conspiran: de las ideas esteticas de
la epoca en que aparece, de las tendencies filos6ficas, del sis-
tema moral o sociol6gico, de las opinions political del medio
en que vive el autor. Menester es reconstruir la acci6n de
esas fuerzas espirituales, obrando en el artist, tanto como su
temperament y propia inspiraci6n, para hacer critical verda-
dera y fecunda.
Al estudiar < Argia, de Juan Cruz Varela, comenzando por
la educaci6n de nuestro poeta, dando el lugar que corresponde
a las ideas de su tiempo, encontraremos que la obra es una
muestra de la tragedia de corte clhsico, en afios en que ese
genero andaba ya de capa caida y que muchos de los achaques
de que adolece, son propios de una epoca y de una escuela.
Si en la actualidad Argia nos aparece como una produc-
ci6n fria y desmarrida, incapaz de encantar en la onda de la
emoci6n la tristeza de nuestras horas, si, por determinadas ca-
racteristicas, pertenece a aquella clase de obras que pronto se
olvidan en fuerza de ser todo en ellas transitorio, su valor es
incontestable como document hist6rico.
Juan Cruz Varela inici6 su educaci6n superior estudiando la-
tinidad y filosofia en Buenos Aires, en el c6lebre colegio de
San Carlos, por cuyos claustros pasaran tambidn Rivadavia,
L6pez, Esteban de Luca, y donde el studio de las humanida-
des revisti6 alta importancia con las sabias lecciones de don












< ARGIA >


Pedro Fernandez, que supo inspirar a sus discipulos el amor
por Virgilio, Horacio y Cicer6n (1).
Alli se origin el culto constant de Varela por el poeta de
las Gedrgicas, que le hizo tomar como asunto de su Dido el
Libro IV de la Eneida, alli naci6 su veneraci6n por Horacio,
cuya Poetica fu6 para 61 fecunda en ensefianzas.
Del colegio carolino pas6 Varela a la Universidad de C6r-
doba, que si bien no gozaba de la fama que tuvo la Univer-
sidad Mayor de San Marcos de Lima, era, en esta parte de
America, el centro de studios de mayor prestigio.
En C6rdoba se gradu6 Varela en Teologia y Canones el 17
de noviembre de 1816. En aquellas aulas, donde, al decir del
Dean Funes, jores poetas se hicieron familiares a los alumnos; quienes se
emulaban en imitarlos por sus composiciones prosaicas, y en
verso> (2), pudo robustecer su educaci6n literaria. Fu6 entire
aquellos muros conventuales donde su musa ensay6 el vigor
de sus alas, y donde su alma nos aparece ardiendo al fulgor
de sus mAs fogosas composiciones er6ticas.
Del diario comercio con los maestros latinos, nacieron sus
traducciones de Ovidio, Horacio y Virgilio, y un puesto de
honor entire nuestros poetas le dieron los atavios clasicos de
su musa, valiendole elogios como los que en su de poetas hispano-americanos> le ha tributado don Marcelino
Menendez y Pelayo, en palabras a las que no es possible atri-
buir ni la ironia de un Valera, ni una intenci6n de vulgar
cortesia o de benevolencia protectora.
La ensefanza que por aquel entonces podia recibirse en la
Universidad de C6rdoba era, por de contado, eminentemente
clasica y escolastica, y no habia perdido del todo el caracter
teol6gico que, en su primera epoca, le dieran las Constituciones
del Padre Rada.
Importancia preponderante tenian las catedras de latinidad;
hasta en el curso de jurisprudencia se estudiaban autores tales
como Tito Livio, Salustio y Tacito. El mismo plan del Dean
Funes, no obstante su deseo manifiesto de imprimir un carac-

(1) Vid. JUAN MARIA GUTIERREZ: Noticias hist6ricas sobre el origen y. des-
arrollo de la enseitanza ptiblica superior en Buenos Aires.- Buenos Aires, 1862,
pags. 23 y 21.
(2) GREGOOIO FUNES: Ensayo de la Historia Civil de Buenos Aires, Tucu-
mdn y Paraguay. Buenos Aires, 1856, tomo I, pig. 223.













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


ter mis modern a la ensefianza, consagraba la antigua practice.
Las traducciones de Esopo y de Fedro, de Cicer6n y de Ne-
pote, absorbian las classes de gramatica, cuando no se dictaban
romances para ser trasladados al latin (1).
A mayor abundamiento, en los primeros aiios de teologia y
jurisprudencia, se estudia ret6rica por el Abate Batteux, cuyos
c Principios filos6ficos de la literature >, obra de desleida subs-
tancia, empapada de Arist6teles, de Horacio y de clasicismo
francs, si bien afirmaban una vez mas, en cuanto a la trage-
dia, los errors caracteristicos del siglo xvim, demostraban en
lo relative a las unidades un espiritu de tolerancia que poco
aprovech6 al future autor de Argia (2). En esos mismos
cursos era autor indicado para la historic de la literature, el
Abate Juan Andr6s que eleva sobre todas las perfecciones
po6ticas las producciones del teatro clasico francs, y que no es-
catima elogios a la cultural literaria del siglo xviI, segdn 61
<(dicho con raz6n siglo iluminado, (3).
Se adunaba, pues, a la traditional funci6n docente de la
vieja casa universitaria, robustecida en el studio de las letras
latinas, la concesi6n a la corriente modern de los tiempos
en la que entrara por much la po6tica del Estagirita y la
incondicional admiraci6n al teatro clAsico francs.
Estas tendencies perduraron en Juan Cruz manifestandose
alios mas tarde cuando en Buenos Aires, segdn testimonio de
Guti6rrez (4), sigui6 educandose en el gusto de la literature
francesa.
Grande fu6 la influencia que Francia ejerci6 en Europa du-
rante los siglos xvii y xvII, en cuyo tiempo, al decir de
Texte (5) ocup6 el lugar que Italia habia tenido durante el
Renacimiento.

(1) Vid. JuAN M. GARRo: Bosquejo hisdlrico de la Universidad de Cdrdoba.
Buenos Aires, 1882, pag. 247 y sig.
(2) BATTEUX: Principios jilosdficos de la literalra. -Traduccion castellana
de don Ans'riN GAciAa DE ARRIETA, Madrid. 1797, tomo I, pag. 201.
(3) Pueden verse las paginas 355 y siguientes del tomo II do su difasa obra
Origen, progress y estado de toda la literature, traducida del italiano por don
CARLOS ANDRES, Madrid, 1784.
(4) JUAN M. GuTIlERREZ: Estudio sobre las obras y la personalidad del li-
terato y publicist argentino don Juan Cruz Varela, Buenos Aires, 1871, pag. 15.
(5 PETIT DE JULLEVILLE: Histoire de la league et de la littdrature fr)an-
caise, Paris, Collin, 1898, tomo VI, pag. 740.












ARGIA >


La Poitica de Boileau, traducida y comentada en todo el
Continente, impuso sus preceptos inflexibles a la producci6n
dramatica, que acab6 por someterse en todas parties a la tirania
insufrible de las tres unidades y de un estol de reglillas falsas
y pretenciosas que mas de un ingenio romo o desavisado tra-
tadista, falsamente creia ser ensehianza de Arist6teles.
No fu6 en Espafia el cambio de dinastia, como se ha pre-
tendido y como pudiera parecer al pronto, lo que impuso las
nuevas ideas (1), a cuyo triunfo eran transitorio valladar la
popularidad alcanzada en la Peninsula por el teatro lirico ita-
liano que llegaba envuelto en la notoriedad del nombre de
Metastasio, la protest airada del padre Feij6o y los partida-
rios del teatro national que se atraia toda la simpatia del
espiritu popular, y el esfuerzo de los autores dramaticos que
pretendieron hacer revivir la gloria de los antiguos dramas
espafioles, esfuerzo desinteresado cuanto estdril, que no bastaba
a detener el nuevo cambio de la corriente literaria, cuya re-
percusi6n era universal y que se mantiene, ya entrado el
siglo xix, hasta los albores de la reacci6n romantica en 1834
imperando en el teatro de Moratin y de Cienfuegos.
En Italia, el mismo Alfieri, de quien Varela imit6 en Argia,
como se verd m;is adelante, la Antigone y el Polinice, no
obstante su odio a los franceses, a pesar de ese su acendrado
patriotism que inmortalizara F6scolo en sus Sepulcros evo-
cando el recuerdo del poeta cuyos huesos fremono amor di
patria, no dej6 de rendir parias a la poetica de Boileau com-
poniendo sus tragedies segin el francs estilo.
Y redundancia fuera repetir una vez mas, que las primeras
manifestaciones del movimiento rormantico iniciado en Ale-
mania, fueron una reacci6n contra la tirania de las reglas
impuestas por la literature pseudoclAsica francesa.
Mal pudo escapar Varela a un influjo que avasall6 toda
Europa y que debi6 tener su natural y l6gica repercusi6n en
la America espafiola, cuya vida spiritual, no obstante los re-
paros y cortapisas que imponia el sistema de political colonial
de Espafia, era una prolongaci6n del movimiento intellectual
de la Metr6poli.
Desde el argument de su tragedia a los menores detalles

(1) Vid. MENENDEZ Y PELAYO: Hisloria de las ideas estdlicas en Espaia,
Madrid, 1890, tomo VII, pag. 130.


XXXVIn-2


ART. ORIG.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de su composici6n nos aparece Varela influido por la ensefianza
del preceptista francs, que consagraba la mayor de sus tiranias
en los dos celebres versos:

Qu'en un lieu qu'en un jour, un seul fait accompli
Tienne jusqu'a la fin le theatre rempli.

Identicas fueron las ideas de nuestros hombres cultos en
aquella 6poca, lo mismo pensaban L6pez y Luca, miembros
de la , fundada en Buenos
Aires en 1817 bajo los auspicios de Rivadavia, con el fin de
sacar a nuestro teatro del miserrimo estado en que yacia.
Rojas, en la introducci6n al reglamento de la Sociedad, gra-
duaba de absurdos gdticos los dramas de Lope y de Calder6n,
repitiendo los violentos calificativos que en Espaia le propi-
naran Nasarre y Clavijo y Fajardo, por no citar ningiin otro.
Ya en tiempos de Lavard6n, la critical official representada
por el Censor Don Jose Marquez de La Plata, hablaba de las
unidades como de los estatutos mas sagrados del Foro Tea-
tral (1).
La Podtica de Boileau al par que represent la condensaci6n
mas admirable del ideal literario del siglo de Luis XIV, y re-
sume en su can6nica est6tica principios que se han dicho
caracteristicos del espiritu frances, es obra cuyo m6rito esencial
no esti seguramente en su originalidad, derivando, en su
mayor parte, en linea recta de la Epistola ad Pisones de Ho-
racio. Verdad es que el Art Podtique, como cuerpo de doctrine,
como poema diddctico, forma un todo mas complete que la
Epistola; pero es innegable, tambien, que Boileau debe su obra
a Horacio, de quien ha tornado, no s6lo la material, sino hasta
la forma: pasajes enteros del libro frances, son una traduccion
exacta y literal del texto latino como result del mas super-
ficial cotejo desde los primeros versos.
Muchos critics franceses, por tratarse de un autor indigena
o porque un estrecho y mal entendido espiritu nacionalista les
vedara manifestar su opinion sin rebozo, no han querido ver
lo que era palmario y que el mismo Boileau confiesa, cuando


(1) En el N.0 61 (Mayo de 1914) de la revista Nosotros, hemos publicado las
cartas referentes al Siripo de Lavarden, dirigidas por el Censor a Don Manuel de
Basavilbaso, y fechadas, una en diciembre de 1788 y la otra en enero de 1789.













< ARGIA >


dirigiendose a los poetas ha querido, los dice, ofrecerles esos
versos que su musa, en el Parnaso,

Rapporta jeune encor du commerce d'Horace

.C6mo no ver, por ejemplo, que cuando Boileau dice:

Souuent la peur d'nWn nmal nous conduit dans un pire (1)

copia de Horacio:

In vitium ducit culpae fuga, (2)

tanto coino cuando describe

J'rvite d'dtre long. et je deviens obscur (3)

reproduce aquello de

... brevis esse labor
Obscuries fio ... ? (4)

Ya es el tan decantado labor limae re.comendado por Hora-
cio a los Pisones, ora el tan llevado v traido miscuit tile dulci,
luego el nocturna versate mannt versate dirrna, lo que Boi-
leau reproduce exactamente.
El recuerdo consagrado por Horacio a su discreto y buen
amigo Quintilius Varus, en aquellos versos:

(Quintilio si quid recitares: Hoc, aiebat, et hoc. Melius te posse negares
Bis terque expertum frustra: delere jubebat,
Et male formatos incudi reddere versus.
Si defender delictum quamn vertere malles
Nullum ultra verbum aut opera insumebat inanem,

Vir bonus et prudens versus reprehendet inertes;
(ulpabit duros; incomptis allinet atrum


1) Art Poetique, chant I, pig. 160 de la edic. Hachette.
(2) Epistola ad Pisones, v. 31.
(3) Op. cit. I, pag. 160.
O4) Op it. v. 25, 26.













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Transverso calamo signum; ambitiosa recidet
Ornamenta; parum claris lucem dare coget;
Arguet ambigue dictum; mutanda notabit (1)

le sirvi6 a Boileau para recomendar al poeta que huya del
charlatAn adulador y falso, buscando las palabras mas amar-
gas, pero mis sinceras, del amigo que desinteresadamente ata-
ca los defects:

Un sage ami, toujours rigoureux, inflexible,
Sur vos fautes jamais ne vous laisse paisible;
I1 ne pardonne point les endroits ndgligds;
Il renvoie en leur lieu les vers mal arranges;
Ici le sens le choque, et plus loin, c'est la phrase;
Votre construction semble un peu s'obscurcir;
Ce terme est dquivoque, il le faut 6claircir.... (2)

Seria trabajo baldio y fuera de lugar y que, por otra parte,
no pondria de manifiesto sino una labor prolija y paciente de
benedictino, el seguir amontonando ejemplos de la imitaci6n
que sefialaramos mas arriba. Basten para confirmar nuestra
aseveraci6n, los que hemos apuntado sin dejar la lectura del
canto I del Art Podtique, libro de cuyos preceptos revela Juan
Cruz un perfect conocimiento y a los que atestigua una es-
tricta sujeci6n. Si a ella nos referimos en este lugar, es por-
que muchas de las reglas que se impusieran a la mente de
Varela cuando compuso su tragedia, lo harian con la fuerza
de una double sanci6n; por un lado, la ensefianza del poeta
que entire los clAsicos fuera predilecto de nuestro autor, y por
el otro, la del preceptista modern que, en su siglo, supiera
eneadenar el sentir colectivo a las predicaciones de su po6tica.





La tragedia francesa en que la monarquia regular y noble establece, bajo Luis XIV,
el imperio del decoro, de la vida de corte, la hermosa repre-


(1) Op. cit. v. 438, 4t9.
(2) Op. cit., p:;g. 1;4.












< ARGIA


sentaci6n, la elegant domesticidad aristocratica> (1). Estas cir-
cunstancias del moment hist6rico inicial, determinaron con
el andar del tiempo la funci6n educadora y social de la tra-
gedia que, en el siglo XVIII, era algo asi como una escuela
para los principles.
Asi lo consagraba Luzan, cuando despues de hablar del va-
lor que tiene el poema epico nos dice: ,No es menor la utili-
dad que produce la Tragedia, en quien los Principes pueden
aprender a moderar su ambici6n, su ira y otras pasiones, con
los exemplos que alli se representan, de Principes caidos de
una suma felicidad a una extrema miseria; cuyo escarmiento
les acuerda la inconstancia de las cosas humanas, y los pre-
viene y fortalece contra los reveses de la mala fortune. Ade-
mas de esto el Poeta puede y debe pintar en la Tragedia las
costumbres y los artificios de los cortesanos aduladores y am-
biciosos, y sus inconstantes amistades y obsequios: todo lo cual
puede ser una escuela provechosisima, que ensefia a conocer
lo que es corte, y lo que son cortesanos, y a descifrar los do-
bleces de la fina political y de ese m6nstruo que llaman raz6n
de estado,. En cambio, res logran su aprovechainiento en la Comedia, viendo en ella
copiado del natural el retrato de sus costumbres, y de sus
vicios y defects, en cuyo vexamen cada uno aprende y se mueve
a corregir y moderar los propios, (2).
En harmonia con esta finalidad, los sucesos tragicos debian
acaecer inicamente entire reyes, principles y personajes ilus-
tres, proscribiendose lo tragico tal cual podia encontrarse en
la vida diaria y entire personas vulgares.
Este concept del papel moralizador de la tragedia, agrava-
do por una estrechez de miras y falsas interpretaciones de la
poetica aristotelica, restringi6 la elecci6n de los personajes a
contados nombres de la mitologia griega.
Alfieri, al darnos su parecer sobre su propia tragedia Ros-
imunda, afirmando la superioridad que sobre un monarca de
Francia o de Espaiia, tiene como personaje tragico un rey de
Tebas, que adquiere perdurable grandeza en los escritores de


(1) TAINE: Philosophie de l'art, Paris, Hachette, 1901, pag. 8.
(2; IGNACIO DE LUZAN CLARAMUNT DE SHELVES Y (-URREA: La Podtica o reglas
de la poesia en general y de sus principles species, Madrid, 1789, tomo I, ca-
pitulu II, pags. 100 y 101.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


la antignedad, nos dice, abonando con nuevas razones esta
preferencia por los antiguos nombres: cCredo oltre ci6, che
sia anche mal fatto di volere interamente inventare il sogget-
to d'una tragedia; perched il fatto non essendo noto a nessuno,
non pub acquistarsi quella venerazione preventive, ch'io credo
quasi necessaria, massimamente nel cuore dello spettatore,
affinch'egli si presti alla illusion teatrale: e fermamente credo
(quanto alla grandezza tragica dei personaggi) dover loro gio-
vare moltissimo, pria che dicano e mostrino essi di essere o di
volersi far grand, un certo splendore del nome che per essi
giA dica che il sono, o che esserlo debbano, (1).
Varela, pues, al elegir el argument de su Argia, paga una
vez mis tribute a esa tendencia del gusto general, que po-
blara los escenarios europeos de Edipos desventurados y las-
timosas Antigonas. Explot6 61 tambi6n las miserias de la triste
estirpe perseguida por la maldici6n de los dioses. Argia, la
desgraciada viuda de Polinicio, hijo de Edipo, el tirano Cre6n,
hermano de Yocasta, encarnan las dos fuerzas opuestas deter-
minantes del conflict.
Cuando Arist6teles proclama la superioridad de las fibulas
que se relacionan con la historic de un pequefio ndmero de
families, qne se refieren a Edipo, Orestes o Alcme6n (2), escri-
be para sus conciudadanos, para su tiempo, consultando el
gusto de su pueblo y con sujeci6n al carActer propio de la
tragedia griega, eminentemente national por sus asuntos, alta-
mente patri6tica y political por sus fines.
El siglo.xvm, dando trascendencia universal a un concept
de valor local, desterraba las sugestiones del ambiente y de la
historic national, cuyos heroes vendria a desagraviar mas tar-
de el romanticismo, invisti6ndolos de nueva dignidad y per-
miti6ndoles calzar el noble coturno.
Uno de los precursores del movimiento romintico, que por
caso peregrino fuera uno de los poetas mas compenetrados del
espiritu helenico con que cuenta el siglo XVIII francs, y a
quien Mendndez y Pelayo califica del inico verdaderamente
clAsico que haya producido la literature francesa, Andres Che-
nier, habia alzado la bandera de la nueva creencia con versos
inolvidables:

(1) VITTORIO ALFIERI: Tragedie, Milano, Sonzogno, vol. I, pig. 823.
(2) Podlica, XIII.












< ARGIA '


Tout a change pour nous, mceurs, sciences, coutumes.
Pourquoi done nous faut-il, pour un p6nible soin,
Sans rien voir pres de nous, voyant toujours bien loin,
Vivant dans le pass, laissant ceux qui commencent,
Sans penser, 6crivant d'apres d'autres qui pensent,
Retraant un tableau que nos yeux n'ont point vu,
Dire et dire cent fois ce qui nous avons lu?

En este sentido, un esfuerzo apreciable realize entire nos-
otros Lavard6n, que dejando dormir la Grecia en sus cenizas
gloriosas, impresionara vivamente la conciencia colectiva sa-
cando de la historic de la Conquista los heroes de su Siripo,
cuyo segundo acto, inico que de la obra nos queda, habla mas
a nuestro sentimiento que la tragedia soporifera de Juan Cruz.
La representaci6n constant de unos mismos personajes,
cuyo character legado por las viejas tradiciones habia de respe-
tarse, di6 a los heroes trAgicos una inmutable fijeza.
Boileau asi lo prescribia, extendiendo ese principio de la
unidad de los caracteres, 16gica y necesaria cuando esti bien
entendida y sobre cuya legitimidad no discutiremos aqui, hasta
los heroes nuevos que pudiera el poeta forjar, separandose de
los caminos trillados:

D'un nouveau personnage inventez-vous l'idde?
Qu'en tout avec soi-meme il se montre d'accord
Et qu'il soit jusqu'au bout tel qu'on l'a vu d'abord (1)

dice reproduciendo las admoniciones horacianas:

Si quid inexpertum scenae committis, et audes
Personal formare novam: servetur ad imum
Qualis ab incepto processerit et sibi constet (2).

El resultado fu6 una falange de tipos que en nada se ase-
inejaban a los comunes de la humanidad, y que en su rigidez
esquematica, absorbidos por una iinica y predominante cuali-
dad, esclavos de una pasi6n sola que daba raz6n de ser a su
vida y fijaba su destino, no admitian la mutabilidad propia de
la humana condici6n. Inm6viles y convencionales como las


(1) Op. cit. Chant III, pag. 175.
(2) op. cit. v. 125 y 127.













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


figures de las alegorias, frios y faltos de vida llegaron a con-
vertirse en la encarnaci6n ideal de un vicio o de una virtud
determinados.
Esta caracteristica tienen los personajes de Argia. Cre6n,
el tirano, es la representaci6n mas acabada de la ambici6n y
la crueldad. Desde el comienzo de la pieza aparece dominado
por esos sentimientos, que hacen de l1 la personificaci6n de
la tirania.
Asi, en la escena I del primer acto dice a Argia:

Al interns de mi ambici6n, sefiora,
Todo se subordina. Los hermanos
Habian muerto ya; Jocasta quiso
Seguirlos a la tumba; y no quedando
De esa horrible familiar entire los vivos
Mas que Antigona ya, fu6 necesario
Sacrificarla a mi quietud, pues siendo
Hermana de los dos, pudiera al cabo
Juzgarse con derecho a la corona.


La sospecha que cause algun vasallo
Es sobrado delito: mas su muerte,
Sin visos de justicia, a mi reinado
Pudiera ser perjudicial. Por eso
Dict6 la ley que os enfurece tanto
Y el cuerpo exangfie del esposo vuestro
De honors funerales fud privado.
Yo bien sabia que Antigona sola
Osaria oponerse a mi mandate,
Y que la pena impuesta al que rindiera
Los uiltimos honors a su hermano,
No podria arredrarla.....

Cay6 en las redes que tendio mi astucia
Y todos mis designios se lograron.


Cre6n no repara en los medios, arrambla con todo, pisotea
adn los vinculos de la sangre, supeditando todo a su ambici6n
de dominio, a su interns de gobierno, frente a Argia, por cuya
boca habla la voz de la sangre, vibrant en la expresi6n de
los afectos de familiar.













( ARGIA >


En la misma escena I del acto I sigue diciendo:

Argia, voy A concluir. Por mis afanes
Acab6 esa familiar que ha llenado
De escandalos la Grecia, y que yo ansiaba
Por ver esterminada y dar un paso
Desde vasallo a rev. Entre mis triunfos
Solamente me daba sobresaltos
Ese hijo vuestro, que, en edad tan tierna,
S61o a odiar a Cre6n esta ensefiado;
Crecer en 61 miraba un enemigo
A quien un dia el interns del mando,
Que lo creeria suyo, y el deseo
De vengar a su padre infortunado,
Lo harian mendigar por toda Grecia
El favor de mil reyes en mi dafo;

.......... Mi fortune
Me puso en fin al nilio entire las manos
Cuando, oculta con 61, aqui llegast6is


De mi powder vuestro hijo nunca sale:
Y. . Sefiora. . temblad. 0 vuelve a Argos
Vuestro irritado padre, o mi venganza
Serd digna del nombre de atentado.
No hay medio: 6 muero, 6 mando. ..

En la escena II del mismo acto, sigue hablando el tirano de
su ambici6n:
Yo nada temo.
Quien hizo por el trono, hasta ocuparlo,
Lo que ha hecho Cre6n, por conservarse,
Todo atropellard si es necesario.

Sus instintos feroces le inspiran pensamientos de refinada
crueldad, como el que expresa en la escena II del acto V:

Vuestra sangre
Me vengard de Adrasto, cual me vengo
En Lisandro de vos. Si vuestra ruina
No me fuera por esto necesaria,
Os dejara vivir; porque la vida,
Sin gozar de vuestro hijo, mis tormentos
Os causaria que la muerte misma













REV1STA DE LA UNIVERSIDAD


o en la escena III del acto IV:

Vuestra sangre
Ha de correr tambidn; pero es precise
Que ella sea la fltima, y que llene
De mi venganza hasta el menor vacio.-
Despuds que, a vuestra vista, entire mil ansias,
Y entire el horror de barbaros suplicios
Lisandro exhale el postrimer aliento;
Despuds que de su madre los oidos
Sus moribundos ayes despedacen,
Y hagan que larga muerte en mil martirios
A pausas baje a las entrafias vuestras,
Entonces morir6is

cuando no despiertan en 61, a cada paso, esa idea constant
de la venganza, originada por su crueldad misma y que corre
parejas con su desmedida ambici6n:

Y Cre6n sin venganza no es monarca,
Y sin el cetro no es Credn

dice en la escena I del acto IV.

,O es destiny
Que, cuando en igual sed estoy ardiendo
De venganza y de mando, nunca, nunca
Puedo llegar A verme satisfecho?


Y despuds de triunfar, joh! iCual me vengo
Del pueblo, de Argia, de su padre, y su hijo!
i Correr mds rios de la sangre veo
Debida a mi venganza, que de today
Cuanta derramarAn tantos guerreros!

prorrumpe en un mismo pasaje de la escena IX del acto III,
en cuya escena I habia exclamado ya, dando rienda suelta a
su furor:

2,Por qud no tiene para mi venganza
Una sola cabeza el universo?-

No es tan s6lo la vida de los otros lo que el tirano no tre-
pida en sacrificar a sus ambiciones y a su sed de venganza;













< ARGIA


su propia vida, pasa a ser algo secundario ante esos senti-
mientos quo la absorben por entero, pues, Cre6n, no quiere
vida si no manda:


Morird, moriras, moriran ellos,
Todos pereceran: pero del mando
Descender6 d morir como he vivido,
Vengativo, implacable y arrastrando
Todos mis enemigos a mi tumba,
Contento entonces al sepulcro bajo,

dice en la escena II del acto I.
En mis de un pasaje, ante las frases truculentas de Credn,
no hemos podido por menos que pensar en esa predilecci6n
de ciertos autores tragicos, por el furor homicide de sus tiranos
y por las muertes numerosas, de la que hiciera donaire, de
mano maestra, don Ram6n de la Cruz, en pagina vivida e
imperecedera de su Manolo.
Cre6n no desfallece. A veces, relampagos fugaces, el de-
monio familiar de su ambici6n desmedida le finge posibles
revoluciones. Cree ver a la plebe, triunfante en la asonada,
desbaratandole sus planes, arrancandole de las manos el cetro,
poniendo una barrera infranqueable a la carrera loca de sus
designios:

Pero el pueblo de Tdbas, ya cansado
De horrors y de sangre, en esta guerra
Puede al fin rebelarse contra su amo.
Y, sacudiendo sedicioso el yugo,
A los proyectos cooperar de Adrasto.


. . . con todo, debo
No exponerne al furor de mis vasallos,
iAy, amigo! No siempre son los reyes
Lo que quisieran ser,

exclama en la escena II del primer acto, y en la III del
segundo:

...... Si los monarcas,
Como se dicen dueios de sus pueblos,
Lo fuesen en verdad, no hubiera de Argia













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Sufrido tanto insulto, ni humillado
Se viera mi furor. ; Oh! ; Si mi espada
De cuantos sediciosos hay en Tebas
Pudiera el pecho atravesar!.....

Pero su desaz6n se desvanece pronto y la pasada inquietud
es un nuevo incentive a su furor sanguinario, como se mani-
fiesta en la escena II del cuarto acto:


En este horrible dia he conocido
Que tambien tiembla un rey: pero ya es tarde
Para retrogadar en el camino
Que un genio de furor me ha senalado.
Un muro han levantado mis delitos
Que queda tras de mi; que se interpone
Entre Cre6n y la virtud. i Delitos!
iVirtudes!- i Oh! LQud son? Vanos fantasmas
Que a su arbitrio inventaron los caprichos
De los que no han podido hacerse grande
Y arrastran viles un vivir mezquino.
Yo de otra esfera soy, y mis virtudes
Son las de todo rey, cuando ha aprendido
El arte indispensable al que se sienta
En el lugar que yo .. . ....


...........En tu acuerdo
Vuelve, Creon, caiga en el olvido
Tu temor pasajero .. . ....
Al fin nadie me ha visto
Temblar. Cudl fuera la venganza mia
Si hubiera aqui de mi terror testigos.

Y, como en la escena II del acto II, cuando parece que sus
entrafias se ablandan y su discurso, despojado de la violencia
habitual, parece pedir su entonaci6n a la bondad misma, co-
brando una calma inaudita:

,Nada os dice, sefiora, esta mudanza?-
Que el efecto produzca tan siquiera
De que escucheis ahora mis palabras
Con menos prevenci6n: que un breve rato,
De los resentimientos olvidada,












< ARGIA >


Conozcais que la sclera no siempre
Mis otros sentimientos avasalla;
Que tambidn la raz6n mis pasos guia,
Y la justicia en mis acciones manda

no se trata mas que de palabras de bondad especiosa, de ai;a-
gazas que so astucia le dicta para atraer a Argia a sus planes,
evitando la posibilidad de un suceso adverse en la guerra que
le mueve Adrasto.
Cre6n, se nos present revestido de la misma fuerza que
caracteriza al heroe de la tragedia antigua, de la energia en la
unidad de so carActer que lo lleva derecho a su fin; pero esta
modalidad no le viene, como al heroe griego, de su destiny
sino de su propia personalidad. Los heroes de la tragedia grie-
ga, a pesar de sus crimenes, sean ellos repugnantes como los
de Edipo, no pueden considerarse como verdaderamente cul-
pables, desde que no obran por propia determinaci6n, sino
impulsados por la necesidad, en virtud de una sentencia irre-
vocable del destiny, que atestigua la presencia mas o menos
visible y la intervenci6n mas o menos constant de los dioses
en los asuntos humans.
Si bien en muchos dramas modernos, como el Don Alvaro
del Duque de Rivas, el destiny juega un papel semejante al
que tenia en la antigua tragedia, con lo que los personajes,
no obstante sus crimenes y caidas vienen a despertar en nos-
otros una piadosa ternura, el terror o la piedad que el fatum
llevaba al Animo de los espectadores del teatro griego, ha pa-
sado en lo modern, por 16gica transfusion, a ser obra de los
caracteres.
Igual energia advertimos en el character de Argia, aunque su
unidad aparece quebrantada desde que personifica el amor ma-
terno y la fidelidad de viuda, lo que no sucede en Alfieri, en
cuya Antigone, la hija de Adrasto encarna solamente el se-
gundo de esos sentimientos.
Varela, en cambio, nos present una heroina cuya alma se
agita conmovida por dos pasiones igualmente fuertes: ama a
su hijo entrafiablemente, quisiera arrancarlo de las manos del
tirano ofreciendo en holocaust su vida, ante la imposibilidad
de salvarlo casindose con Cre6n, porque la fidelidad que guar-
da a la memorial de su amado Polinicio, no le consentira ja-
mas un sacrificio semejante.













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Su situaci6n angustiosa estA llamada a despertar la piedad,
asi como Cre6n inspira el terror, sentimientos ambos que Aris-
t6teles erigiera en objeto primordial de la tragedia (1).

. ........ .No me trajo
A la execranda Tebas la esperanza
De alzar al hijo mio sobre un trono
De que el cielo jams el rayo aparta.
De Antig6na al llamado vine oculta,
Para llevarme las cenizas caras
De su hermano y mi esposo, y conocerla,
Porque supo querer A quien yo amaba.

Cre6n me descubrid: Ddjeme ahora
Salir de Tebas, y partir cargada
Del peso suave de la helada urna
Que los despojos de mi amado guard:
Ddjeme conducir el tierno fruto
De mi infeliz amor, y nunca Argia
Le llamard tirano, nunca Adrasto
Ya contra Tdbas volverA sus armas.
Si, Cre6n, vive y reina, y mi Lisandro
S6lo me ayude en mi tranquil patria
A ilorar A su padre .. . ....

manifiesta en la escena I del acto II, definiendo su posici6n
en la tragedia, expresando los sentimientos que estallan con
nuevo vigor en la escena II:

S O .. Oh, Polinicio!
;Temprana sombra! ,D6nde estds? La cara
Prenda de nuestro amor infortunado,
,Qud otro padre que ti?. .-;Credn!.. .-ya basta:
Despedazad mi coraz6n, y nunca
Hablando de Lisandro, la palabra
De padre pronuncidis.


Mientras A mi Lisandro acariciaba,
Tal vez senti por vos menos desprecio:
Llenaba toda la existencia de Argia
El amor maternal, y aquel moment
Hasta odiar a Cre6n se me olvidaba.


(1) Podtica, I, VI-XIII.













< ARGIA >


;Ay, hijo! ,Quidn creyera que el malvado
Hacer de tus caricias intentara,
Por un refinamiento de perfidia,
El inaudito precio de mi infamia?

cuando Cre6n hace a Argia las proposiciones de uni6n que
esta rechaza indignada.

Cre6n pensd que mi virtud, mi gloria,
Y mi amor maternal tuvieran precio,
Y los quiso comprar .. ..

agrega en la escena VII del tercer acto la malaventurada viu-
da de Polinicio.
Fiel a la memorial de su esposo, vibrant de ternura en su
amor a Lisandro, saca de su virtud fuerzas para oponerse al
tirano:

Nunca me vi mas liumillada. .. nunca
Mas insano furor... Dame esa espada,
Veras como tu sangre de veneno
Por una mano d6bil se derrama.
Yo morire despuds; porque la afrenta
De haber sido el objeto en que fijaras
Tu pensamiento infame...-i Oh, Dios!- Cual furia,
De los hondos infiernos alanzada,
La crueldad inaudita te ha inspirado
De hablar asi conmigo?--,Con que Argia
No te era conocida?

No obstante su resoluci6n, Argia desfallece a veces, y su
pena la doblega, fluctuando entire ambos sentimientos, como
cuando en la escena V del acto cuarto, su abatimiento y su
dolor le dictan las palabras en que parece abdicar de today su
anterior energia:

; Soberanos dioses!
; Que poco poderoso es el auxilio
Que dais A la inocenciai C6mo triunfan
Con vuestra tolerancia los delitos!
,Para quidn, dioses, reservais el rayo?
iPara quidn!-Para mi, para mi hijo.--
iQud! su vida 6 su muerte estd en mi mano,
Y siendo yo su madre, ihabre podido













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Vacilar un momento?-Vuelve, monstruo,
Vuelve, Cre6n, y admite el sacrificio
Que hago ya a tu ambici6n y tus furores:
Serd tu esposa... ; Dios! iManes queridos
De Polinicio! ,Me escuchais?-No: nunca
La que supo adorarte cuando vivo,
Y la que, aun muerto, tu memorial adora,
Jamas, jamds tu Argia, esposo mio,
De tal infamia cubrira tu llama,
Ni en negros humos ahogard su brillo.-
;Yo esposa de Cre6n!-Perdona, amado,
Perd6name otra vez: mas tu querido,
Tu adorado Lisandro... ,No te acuerdas,
Cuando de Argos partiste, al despedirnos,
Cuanto me hablaste de dl?-iCielo! ,Y ahora
Soy yo que le abandon a su suplicio?
Asi guard el tesoro que confiaste
En tu postrer abrazo a mi carifio?-
iDeidades del Olimpo, 6 del Averno!
,Cuales me proteg6is? 4Por qud camino
De mi dolor salir?-Argia 4no escuchas
Los moribundos ayes de tu hijo?-
iMadre!, si: iMadre! en su agonia grita;
Y ya no hay madre para 61.-

Advi6rtese que Varela ha tenido present, al dar al caricter
de Argia estos desfallecimientos, el precepto de Boileau:

Toutefois aux grands coeurs, donnez quelques faiblesses; (1)

idea que ya expresara Corneille en la escena I del acto I de
su Horace, en aquel verso puesto en boca de Sabina:

L'dbranlement sied bien aux plus fermes courage.

A pesar de todo, su designio es inquebrantable y asi, en la
escena II del acto V, dira al tirano en el paroxismo de su
desesperaci6n, cuando en su alma parece sobreponerse la fide-
lidad que guard a la memorial de Polinicio al carifio que
siente por su hijo:


(1) Op. cit. III, pag. 174.












- ARGIA "


;Mas abatida,
Mas humillada, barbaro, me quieres?-
Vuela, vuela, malvado y asesina
Con tu execranda mano al niflo tierno,
Que yo amo mas porque tu rabia excita:
Bebe su sangre: arrancale del pecho
El d6bil coraz6n: mientras palpita
G6zate con mirarlo: en mil pedazos
Destr6zalo... -i Ay! ... .-;Qud mas! ; Cruel! iPerdida
Estd va mi raz6n!.....

Si en la escena III dice a Cre6n que sera su esposa, es un
vano expediente para evitar la furia del tirano que esta ya
perdido. Traicionado por Periandro, a quien secunda el pue-
blo en sedici6n, derrotadas sus legiones por las de Adrasto,
s6lo podria encontrar su salvaci6n en la fuga.
Argia tiene tambidn, en la pieza, ese caracter de muchos
personajes comunes a las tragedies de Alfieri y cuya misi6n
es echar en cara al tirano su crueldad y sus malfetrias, desa-
fiando su c6lera. Es el papel que Carlo desempefia en el
Filippo, Ycilio en la Virginia, Romilda en la Rosmunda, An-
tigona en la tragedia del mismo nombre.
Argia, en ese sentido, da a su lenguaje una violencia digna
de la ferocidad de Cre6n:

i Barbaro! L, Era delito haber rendido
Honores funerates a un hermano
Tan digno de su amor? i,Era delito
No haber nacido como vos, malvado?



*.......... i Malvado!
,Seri que todavia horrores nuevos
Meditareis furioso?. . . . .


;Barbaro! iYo rogarte! Argia te insulta;
Quien ruega es una madre: pero ;cuando
Un coraz6n feroz ha distinguido ..

son los dictados con que la viuda de Polinicio obsequia al
tirano en la escena I del primer acto, y mas adelante en la
H del segundo, cuando le dice:


XXXVIII-3


ART. ORIG.













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Vuestra alma estd al delito acostumbrada,
Y la senda del crime arraigado
No se abandon en un instant.


,A quidn podria
Honrar jams Creon sino a quien mata?
Aquel que no sufrais sobre la tierra,
,Qu6 prueba de virtud dara mas clara?

Los personajes secundarios de la tragedia de Juan Cruz, son
igualmente personificaciones como Argia y como Cre6n.
Eurimed6n, que en la Antigone de Alfieri tiene una situa-
ci6n infima de comparsa, como la de Agenor en Argia, es
elevado por Varela a la dignidad de favorite y consejero de
Cre6n. Es el confident del tirano, compare sus ideas, secun-
da sus proyectos, atiza al fuego de sus iras, le infunde nuevo
coraje en todo moment, como podra verse por los fragments
que pasamos a copiar:
Senor, el pueblo se intimida: es hecho
Para temblar y obedecer callando.
Semejante a las fieras, sus furores
Contra el que lo dom6 nunca estallaron.
Siempre enemigo fud de quien le teme,
De quien sabe oprimirlo siempre esclavo.


Obedeceros es mi sola gloria.
Me llamAis vuestro amigo, y soy soldado.
Os lo digo, senior, porque es precise
Combatir y veneer. Bien sd que Adrasto,
Si Argia y su hijo se le entregan, luego
Pondrd fin a la guerra que ha empezado:
Pero ni vos podrdis volverle al nieto,
Ni Adrasto pasara por un tratado
Que no tenga por base aquesta entrega.-
Lo repito: lidiemos y venzamos.

dice en la escena II del acto I, y mas adelante, en la escena
I del acto IV continfa ante Cre6n sus protests de amistad y
de adhesion:
Si Eurimed6n en vos s6lo mirara
Al monarca de Tdbas, A los filos













< ARGIA >


De mi espada cayeran sin examen
Las cabezas de todos los proscriptos
Que sefialaseis vos; mas mi respeto
Es igual por mi rey a mi carifio.-
Si amais 6 aborrecdis, amo, aborrezco,
Vuestros impulses, como propios, sigo,
Y con que vos querais que corra sangre
El hacerla correr es deber mio:
Pero tambidn lo es corresponderos
Tantos favors de que usais conmigo.
Y pagar la amistad con que me honro,
Y de que habeis querido hallarme digno


Permitidme que os diga que los puestos
De vasallo y de rey son muy distintos.-
El que obedece y a mandar aspira,
Su interns, sus recursos, sus peligros
Ve con sus propios ojos; y detiene
O apresura sus pasos a su arbitrio,
Segiin las circunstancias que le cercan,
Y pesa y examina por si mismo.
Pcro, llegando al trono, ya no puede
Ni ver, ni oir, ni dar a sus designios
Un impulso feliz, sino por medii
)e los leales que tenga a su servicio.
Al resplandor de la diadema brilla
La majestad no nmis; y desde el siti.)
Elevado del solio, las miradas
De los reyes no bajan al abismo
D)e hliumillacidn y quejas, en que yace
El pueblo infame justamente hundido,


;No ainaran a su rey los que se atrevan
A mostrarle veraces el camino
Que es precise seguir, y que no puede
Por si solo, aunque quiera, descubrirlo?
Os lo digo, senior, no porque intent
Ni pueda contrariar vuestros designios,
Ni porque me colmeis de mds favors
Que los que mi esperanza han excedido:
Pero os quiero hacer ver en mis consejos
Vuestro bien s6lo, y nada mas he visto,
Y que, si d darlos me atrevi, os dignasteis













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Vos mismo 4 vuestro sfibdito pedirlos.-
Adrasto, Argia, Lisandro y una part
De ese pueblo insolente y atrevido
Perecer deben, si los planes vuestros
Ciegos no abrazan; pero ya es precise,
Si el primero resisted, en un combat
Vencerlo, y, en el acto de vencido,
Sacrificarlo a una venganza just;
Que todo es excusable 6 permitido,
Y el furor de la guerra todo cubre.
Y, pereciendo Adrasto, Argia, su hijo,
,D6nde van a encontrar libertadores?
iDdnde un apoyo el pueblo? 4Sus gemidos
Habra ya quien escuche? Los clamores
Que se puedan alzar, seran seguidos
Del seguro exterminio de rebeldes;
Y una sola sospecha, un leve indicio,
Que siempre para un rey debe ser crime,
Se borrara con sangre. -- Os lo repito;
No tendrdis mas que hablar, y en el moment
Mi sola espada os ahorrara suplicios.

En la persona de Adrasto, seg(in lo manifiesta en el pr6logo
de Argia (1), entiende Varela haber hecho justicia a los so-
beranos que mandan como quieren los pueblos ser mandados ,,
haciendo de 61 el prototipo de las virtudes de un rey, contra-
poniendo su bondad a la violencia de Cre6n.
Si bien en las escenas V y VI del tercer acto, el padre de
Argia, aparece como un monarca justiciero:

El acero
Que empufien mis soldados, no se title
Sino en sangre de injustos. El derecho
De la justicia y la raz6n se atiende,
Y no creAis que la sangre inunde el suelo

incapaz de incurrir en desafueros si a ello no lo obliga la
crueldad de un d6spota y como inico medio, compatible con
la dignidad de la realeza, de hacer respetar sus derechos:

Animado mi pecho del desco
De ahorrar la sangre y evitar desgracias,


(1) Argia, Buenos Aires. Hallet, 1824, p~il. IX.













- ARGIA


Dejd mi campo; y solo, sin mi acero,
Y sin otra defense que la oliva,
Me he presentado en Tdbas, prometiendo
A su barbaro rey olvido y paces,
Como quiera entregarme en el moment
A Lisandro y i ti: mas mi designio
Se frustra ciertamente. Me convenzo
De que no hay con tiranos mans tratado
Que humillarse a su yugo como siervos,
O exterminarlos sin piedad. Tu padre
Va a libertar de un monstruo al universe;
El mismo es quien me obliga: no consiente
En que salgais de Tebas, ni yo puedo
Consentir en la paz sin libertaros

confiere mayor importancia a sus sentimientos paternales que
a su posici6n de rey:

Yo siempre amd la paz: quiza he sufrido
Mas de lo que debi; pero yo aprecio
La vida de los hombres sobre el vano
Orgullo que se adquiere con el cetro;
Y aunque siempre estan prontos mis vasallos
A ofrecerme su sangre, la respeto.-
Pero, Cre6n, soy padre y soy monarca:
De titulos tan grande, el primero
Es para mi mny santo, y reputado
Como el mayor favor que debo al cielo.
Mi dignidad de rev habdis hollado
En mis embajadores; y sintiendo
Que ya no hay otro medio que la fuerza
Para hacer respetar tantos derechos,
Me vali de la fuerza.-Argia y Lisandro
Salgan de su penoso cautiverio;
Vuelvan a mi poder, y mis legions
El regresar en paz hasta mi reino
Preferiran a la ominosa gloria
De marchar vencedoras sobre muertos.-
Esta es mi pretension. Argia y su hijo
Que sean de la paz el digno precio.-
A bien, Cre6n, que nada solicito
Que no me lo debris; y olvido excess
De que acaso pudiera y aun debiera,
Tomar just venganza, y no me vengo.
Ya sabdis todo: 6 elegid las paces,












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Que, a fuer de soberano, aqui os ofrezco,
0 temed altamente los enojos
De un ofendido padre, a quien el cielo
Protege en su justicia, y cuyas iras
Sabran medirse por su amor paterno.

Tal vez hayan resultado harto prolijas las transcripciones
del texto de Argia; pero he creido necesario hacer el traslado
de los versos que se han leido, a fin de dar una prueba mis
acabada de mis anteriores afirmaciones sobre lo abstract de
los personajes que, conforme a las ensefianzas de los precep-
tistas de su tiempo, nos ha presentado Varela, y que restan
valor a su tragedia en lo que al carActer comprensivo de la
obra literaria se refiere.






Siguiendo el principio de la unidad de acci6n, entendiendo
por los preceptistas del siglo xvii en forma diverse de la
que nos ofrece Arist6teles, en quien la accidn inica, referida
a acontecimientos concordantes de la vida de un hombre im-
porta la estrecha correlaci6n y harmonia entire las parties de
esa acci6n, de modo tal que no se pueda separar una de ellas
sin alterar el conjunto, desde que lo que puede entrar o no
entrar en un todo sin parecerlo no forma parte de ese todo (1),
redujo Varela la fabula de su Argia a la mas simple ex-
presi6n de sencillez, despojAndola de toda peripecia que, en
su sentir, hubiera podido desviar el curso de los acontecimien-
tos por caminos secundarios, rompiendo la unidad de su con-
cepci6n y la seguridad de su march, con lo que vendria a
aminorarse el interns de la acci6n trigica, cuya fuente esta
en la oposici6n entire la desmedida ambici6n de mando de
Cre6n y el amor maternal de Argia y la fidelidad que guard
a la memorial de Polinicio.
Ese conflict, se plantea desde los primeros versos en los
que Varela, acomodandose al precepto de Boileau:


(1) Op. cit., VIII.












< ARGIA >


Que, des les premiers vers, 1'action prepare
Sans peine du sujet aplanisse 1'entrde (1)

define perfectamente la acci6n que se desenvuelve sin trabas.
Al comenzar la pieza, ponen cerco a Tebas los argivos al
mando de su rey Adrasto, padre de Argia, que viene a liber-
tar a su hija y a su nieto Lisandro, que Cre6n mantiene pri-
sioneros.
Con la muerte de Eteocles y Polinicio, Cre6n reina sobre
los cadmeos sin que ya nadie pueda disputarle la corona. Li-
sandro no obstante ser un nifio, puede, con el andar del tiempo,
abrigar deseos de dominaci6n y reclamar el trono de su padre.
Esta idea amarga la gloria del tirano y es para 1l objeto de
continue sobresalto. La suerte le puso al nifio entire las ma-
nos, cuando Argia desde Argos, fu6 a Tebas acompafiada de
su hijo a recoger las cenizas de su esposo. Cre6n lo retiene
en su poder, Argia puede volver a Argos con los restos de
Polinicio, mas no su hijo; pero la desgraciada madre no aban-
donara a Lisandro. Su dolor estalla en lamentos inextinguibles
y en endrgicas recriminaciones ante la negative de Cre6n: el
ninio no saldra nunca de su poder.
Entretanto, las fuerzas de Adrasto estrechan el sitio de la
ciudad, el pueblo murmura, el tirano teme una revoluci6n.
Por un moment, Cre6n vacila, se cree perdido, mas no cede.
Su astucia le dicta un efugio que puede salvarlo: casandose
con Argia devuelve al niflo a su madre, al mismo tiempo que
lo retiene en su poder. Asi podra reinar sin rivals sobre
Tebas. El porvenir no le preocupa, su objetivo es conjurar
el peligro present. Si Lisandro un dia llega a empufiar el
cetro sucedidndole en el mando, es porque Cre6n asi lo ha
querido; pero Eurimed6n, a quien el tirano hace participe de
sus ideas, encuentra un grave inconvenient que las futuras
contingencies pueden traer:

Y en el caso de que Argia (porque es joven)
Os llegue a dar un hijo, ;,vos acaso
Consentirdis que reine el de otro padre,
Y de un padre, senior, que odiasteis tanto?

mas Cre6n pone de presto remedio al mal:


(1) Op. cit., III, pag. 172.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


SAh! No, amigo: eso no. Si tal sucede,
Un veneno, un pufial bien disfrazado,
Una red que se tienda, el tiempo mismo
Nos dara la ocasi6n de libertarnos
De quien ya entonces heredar no debe.-

Firme el tirano en su resoluci6n, abandon por un instant
su rabia habitual y expone a Argia, sin ambajes, su proyecto
matrimonial:
Os pido, Argia, hasta os ruego, que tranquila
Me escucheis un momento.-Las alianzas
Que forma el himeneo entire los reyes,
Son efecto comiin de lo que Hlaman
Raz6n de estado, 6 interds del trono;
Pero se forman, y una vez formadas,
Se cimenta la paz, y los esposos,
Conoci6ndose bien, al cabo se aman. -
Lisandro en T6bas sera rey un dia.
Cre6n lo jura por su vida, si Argia
El lazo forma con que al juramento
Mi voluntad por siempre quede at-da.--
Himeneo y la paz bajen a Tebas.
Sefiora...-Esta es mi mano...-6 aceptadla,
0 no me atribuydis...

El primer movimiento del animo, puede ser de extrafieza al
ver que Cre6n ofrece su mano a Argia tan a carga cerrada,
sin border el tema con palabras de ternura y frases apasiona-
das, sin envolver a su victim en el ritmo de embriagadoras
protests de carifio sin fin. No es que a Varela, poeta lirico
por excelencia, le faltara talent para hacerlo. Quien en Dido,
inspirindose en el eterno poema del amor y la desesperanza
que contiene el canto IV de la Eneida, supo producer los ad-
mirables trozos liricos que son lo inico que de la tragedia se
salva, hubiera sido capaz de poner en boca de Cre6n los mis
delicados matices de la pasi6n amorosa.
Si bien es cierto que las palabras del tirano no se inspira-
ron nunca en el amor, sino que constituyen un recurso que
su ambici6n y su astucia le aconsejan para salir de la difi-
cil situaci6n en que se encuentra, aunque especiosas, hubiera
podido proferir frases de carifio.
No hay que olvidar, que suponer de pronto a Cre6n presa
de un sentimiento amoroso, al mismo tiempo que importaba
romper la rigidez de su carActer y su ideal fijeza dAndole mas












< ARGIA >


de una pasi6n, significaba, tambien, violar el precepto de la
unidad de la acci6n, dando cabida en esta a peripecias epis6-
dicas y retardando en situaciones secundarias el desenlace
tragico.
Amen del respeto a la unidad de acci6n y al caracter abs-
tracto del personaje, otras razones han podido mediar para
que Varela no se entretuviera en poner de manifiesto su fe-
cunda vena sentimental.
En primer t6rmino, podria ser que tuviera present la opi-
ni6n expresada por Alfieri, cuando quiere ponerse a cubierto
de posibles critics sobre la frialdad que como amante tiene
el Emone de su Antigone: < gedia possa accattare espressioni dal madrigale, ne mai parlar
di begli occhi, ne di saette, n6 di idol mio, ne di sospiri al
vento, ne d'auree chiome, ecc., (1) Y, por otra parte, recor-
daria el final de aquel precepto de Boileau:

Peignez done, j'y consens, les h6ros amoreux;
Mais, ne m'en formez pas des bergers doucereux (2);

desde que mal le hubiera caido al sanguinario Cre6n, el papel
de adorador rendido y chichisbeo meloso que se adama a fuer-
za de quejumbres y suspiros.
Las palabras de Cre6n reavivan el dolor y la indignaci6n de
Argia. iVana aspiraci6n la del tirano! Argia no podra ser
nunca su esposa. Su amor a Lisandro es grande; pero mas
grande afn es la fidelidad que guard a la memorial de Poli-
nicio, cuyo espectro descarnado la desdichada viuda, en su
desesperaci6n, cree ver levantarse ante sus ojos.
Adrasto se present ante Cre6n proponiendole la paz. Le-
vantara el cerco de Tebas siempre que el tirano le entregue
a Argia y a Lisandro. Nuevamente, el dolor de Argia se rea-
viva en presencia de su padre y renace su indignaci6n al no-
ticiarle los proyectos que Cre6n consider como el finico me-
dio de concluir con la guerra. Arde en gran enojo Adrasto al
conocerlos y la entrevista terminal en forma tempestuosa. Des-
de ese moment, el destino de todos queda confiado al brazo
de los guerreros.


(1) Op. cit., pag. 146.
(2) Op. cit., III, pag. 174.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Las tropas de Adrasto amenazan la puerta Emoloides, un
vago presentimiento de su pr6ximo fin contrista al tirano, que
quiere afin evitar la catastrofe tratando, por filtima vez, de
veneer la inquebrantable negative de Argia. Un breve diflogo
se mantiene entire ambos:

Cre6n. Argia, ,habeis elegido?
Argia. Si,
Credn. ,Mi mano?
Argia. Mi muerte.
Cre6n. Morirdis. Mas precedida
Vuestra muerte sera de la del hijo
Que no quer6is salvar.

Desde este moment (escena II del acto V) en que la ac-
ci6n llega a su punto culminante, en que el conflict de las
pasiones adquiere su gravedad extrema, sin que sea possible
ninguna avenencia entire las tendencies opuestas, se hace sen-
tir imperiosamente, la necesidad del desenlace, que no puede
ya tardar y hacia el cual se precipita la acci6n, con la breve-
dad de los parlamentos y la sucesi6n rapida de las escenas.
El vigor de su empuje y la traici6n de Periandro, han
abierto a las huestes arg6licas las puertas de Tebas. El ene-
migo ha entrado en el palacio, Lisandro ha sido sacado de su
prisi6n, Adrasto se aproxima... De repente hace irrupci6n
en la sala, seguido de sus soldados y grita al tirano:

iMonstruo! Entr6game a Argia.

Recibidla, dice Cre6n, al mismo tiempo que hunde su pufial
en el cuerpo de la desdichada, que expira en los brazos de su
padre, exclamando:

;Padre! ... En vuestros brazos
Pues vive mi hijo ... Morir6 tranquila.

La muerte de Argia acarrea la de Cre6n, con lo que las dos
fuerzas opuestas del conflict, en el choque final, desaparecen.
Adrasto, presa de una desesperaci6n que no require comen-
tarios, ordena:

SSoldados! A pedazos las entrafias
De esa fiera arrancad.












< ARGIA >


Pero la ira de los vencedores no alcanza al d6spota, que,
con su propia mano, con el mismo puflal tinto en la sangre
de Argia, se abre las entrafias ante el naufragio de sus suefios.
La observancia del precepto que establecia la simplificaci6n
de la fabula, entrafiaba obstaculos que Varela no desconocia.
Ocasi6n tuvo para hablar de ellos, en su replica a las obser-
vaciones critics formuladas por El Centinela, con respect a
Dido, al decir: cuyo plan es sencillisimo, no arrancan del plan mismo, sino de
que el poeta es precise que supla la falta de incidents y ac-
ciones subalternas, digAmoslo asi, con la fuerza del sentimien-
to, y con agotar, por expresarme de este modo, su acci6n
principal (1).
No obstante la sencillez del plan de Argia, Varela supo des-
envolverlo con habilidad y darle la extension suficiente, para
que la tragedia alcanzara a los cinco actos que prescribia
Horacio:

Neve minor, neu sit quinto production actu
Fabula, quae posci vult, et spectata reponi (2).

Las redundancias que a veces se advierten en mas de una
escena, ciertos pasajes indtiles que podrian suprimirse sin al-
terar el conjunto, son consecuencias de la misma carencia de
incidents, determinada por el principio de la unidad de acci6n.
Los reparos mas fundamentals que pueden oponerse a su
tragedia, no se original en esos detalles de importancia se-
cundaria, sino en so falta total de interns. Su m6rito no esta
en la representaci6n dramatic de pasiones palpitantes, capa-
ces de comunicar animaci6n perdurable a personajes ver-
daderamente humans, cuya vida desafia al tiempo; reside
como el de Dido, en los bellos trozos liricos que contiene.
MAs que para ser llevada a escena, Argia sirve para ser leida,
y asi y todo, no sintiendonos inspirados por el patriotism
indulgente de Juan Maria Gutierrez, debemos confesar que en
bastantes paginas es libro que se cae de la mano.


(1) Vid. en los papeles de Juan Maria Gutierrez que se conservan en la Biblio-
teca del Senado Nacional, en el legajo relative a Varela: Notas, apuntes, copias
para el libro sobre Juan Cruz Varela 4.
(2) Op. cit., v. 189-90.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ahora, en cuanto a la unidad del lugar, que tantas trabas
impusiera a los autores dramaticos, y que llevada al extreme
produjera ridiculeces como la que, en los dominios de la co-
media, se nos present en la escena XII del primer acto de
La Petimetra de Moratin, en la que, menos por las necesi-
dades del enredo que por respeto a ese principio, Don Rodri-
go y Martina hablan al trav6s de una puerta y por debajo de
ella, de mas estaria decir que Varela la sigui6 tan fielmente,
como a la anterior y como a la unidad de tiempo.
Desde luego, indicaci6n hecha de los personajes y fiel a la
ensefianza de Boileau:

Que le lieu de la scene y soit fixe et marque (1).

pasa Varela a establecer que la acci6n es en Tebas, en el pa-
lacio de Cre6n.
Esto s6lo bastaria para que Juan Cruz hubiera quedado en
paz con la ponderada unidad. No obstante, y aunque la aco-
taci6n no circunscriba el lugar de la acci6n a un determinado
aposento del palacio, como en el caso de Dido en que con
precision se determine que la tragedia se desenvuelve en una
sala del palacio de la reina, various pasajes de Argia nos
permiten inferir que en esta pieza existe, de hecho, una iden-
tica limitaci6n de lugar.
En moment alguno se mencionan cambios de decoracion.
Hechos pasados, de trascendencia innegable, se han cumplido
en el mismo sitio en que se desenvuelven los acontecimientos
presents. Tal seria la muerte de Polinicio, que en la trage-
dia se imputa a la ambici6n de Cre6n, y que determine las
mIs fuertes tendencies del alma de Argia. Asi, en la escena
II del segundo acto, la heroina dice al fiero hermano de Yo-
casta:

En esta sala
Se consume el horrendo fratricidio,
Preparado por vos: en esta sala
Me parece que miro de repente
Que el frigido esqueleto se levanta

Haremos notar aqui, de pasada, que al escribir estos versos


(1) Op. cit., III pag. 173.













< ARGIA >


Varela, a toda luces, debi6 tener present el fin de los dos
hermanos, tal como aparece en Alfieri, en cuyo Polinice,
Eteocles da muerte a Polinicio en una sala de su propio pa-
lacio, mientras que en Euripides, es Polinicio moribundo quien
mata a Eteocles vencedor, en medio del campo, bajo los muros
de Tejbas.
Al celebrarse en el tercer acto de Argia, la entrevista de
Adrasto y Cre6n, la existencia de una etiqueta palaciega puede
inducirnos a career que, por un moment, la acci6n cambiarA
de lugar, cuando en la escena II Eurimed6n se present y
comunica al tirano:

A Adrasto dejo
En el sal6n de los embajadores;
Alli os espera, y d anunciarlo vengo.

Mas no sucede asi, Cre6n no abandon su sitio y se limit
a ordenar a su favorite:

Bien. Ven con 61 aqui.

Al terminal la escena II del acto IV, parece, tambien, que
el precepto va a ser violado, cuando dice Cre6n:

Voy a buscar a Argia, y ensafado
Cual nunca llevo el pecho.

Argia, en otra sala, se debate entire sus guardianes tratando
de Ilegar a presencia del tirano. Desde la escena se escuchan
sus voces:

No, asesinos,
No podreis detenerme.

El tirano exclaina:

i Argia es? ,Qud es esto?
Dejadla entrar, soldados.

Argia se present entonces, y se arroja a los pies de Cre6n
pidiendo por su hijo. Una nueva escena coinienza, la dificultad
se allana, la unidad de lugar queda inconmovible.
No es necesario traer mayor copia de razones para demos-
trar que Varela guard el rcspeto debido a la unidad de tiempo,












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


cuando la influencia de este estatuto aparece de modo tan
evidence.
La acci6n de Argia, comienza la noche del dia en que los
soldados de Adrasto se presentan ante los muros de Tebas,
para terminal al dia siguiente, segin lo ponen de manifiesto
los lugares que se van a leer.
En la escena I del primer acto, Cre6n hablando con Argia,
dice:
Vinieron
Desde ayer vuestras tropas sitiarnos

y en el soliloquio que constitute la escena III, con que el
mismo acto terminal:

O consiente la altiva en este enlace,
O el venidero sol alumbra estragos.

En la escena II del acto II, expresa el tirano:

No parece esta noche precursora
De los sucesos que la luz aguardan

y mis adelante, en la escena III:

La aurora ya se muestra en el oriente.-
i Oh, ti, dia de horror que te levantas!
LA qui6n serAs funesto? .....-

No era menester llegar al rigorismo extreme de la fijaci6n
de horas, para haber encerrado la acci6n dentro de los estre-
chos limits establecidos por los preceptistas, desde que el
mismo LuzAn, tan parco en sus concesiones sobre este parti-
cular dijera, recordando a Corneille, que lo mejor es que el
poeta calle enteramente el tiempo de la acci6n, y no acuerde
jams al auditorio las horas que vAn pasando.... ni ofrezca a
la vista cosa alguna, de la cual se pueda venir en conocimiento
de el tiempo que pasa por la FAbula > (1), con lo que diera A
los autores dramaticos el medio de echar por el atajo burlando
la tirania del precepto.
Por mas que se dilatara el plazo dentro del cual se desen-
vuelve la acci6n de Argia, no llega nunca a salvar los limits


(1) Op. cit., tomo II, pag. 127.












- ARGIA >


de la segunda noche. De este modo, Varela, seguia siempre
la famosa unidad nacida de las torcidas interpretaciones del
-spLoov i ,iJu de Arist6teles.
De ello dan fe los siguientes versos:

Ya poco tiempo para el dia falta,
Y no vendra otra noche sin que muera
Para siempre jamas esa esperanza

que Varela pone en boca de Cre6n en la escena II del se-
gundo acto, y una amenaza semejante proferida por Adrasto
en la escena VIII del acto III:

Mas vuestro triunfo es corto; preparaos
Que otro sol ya no alumbra tanto exceso.

En la escena I del acto IV, Eurimed6n dice al tirano:

......... Adrasto puede
Antes que el sol se ponga, combatirnos,

y en efecto los combates en cuanto deja a Creon, siendo ya
conocido el resultado de la lucha y el desarrollo sucesivo de
los acontecimientos hasta finalizar la tragedia.




Hemos dicho antes de ahora, que Varela imit6 en su Argia
dos tragedies de Alfieri: el Polinice y la Antigone. En las
primeras lines del prologo de la obra, declare nuestro poeta
que la lectura de esas dos tragedies le hizo concebir el plan
de la suya. Vamos a demostrar, ahora, que la influencia del
poeta italiano se deja sentir en la pieza que estudiamos, de
manera mas profunda que la que entiende concederle Juan
Cruz y reviste una importancia mayor que la de simple suges-
ti6n de un plan.
La concepci6n del plan de Argia, el espiritu que anima la
obra, sus tendencies politics, las caracteristicas de ejecuci6n
con la sucesi6n rapida de las escenas, el niimero reducido de
personajes, etc., la modalidad de los caracteres, el estilo, ver-
sos y mas versos traducidos y tomados casi sin variaci6n: he
aqui lo que Varela debe a Alfieri, que parece haber sido un
autor preferido de nuestros poetas de la Revolucidn. Esteban












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de Luca tradujo su Filippo (Felipe Segundo), y el mismo Va-
rela habia trasladado en prosa la Virginia.
Materia es del Polinice el odio que acarrea la p6rdida de
los hermanos Eteocles y Polinicio, cuya muerte pone el cetro
en manos de Cre6n.
En la Antigone, cuyo interns reside, como en la tragedia del
mismo nombre de S6focles, en el conflict que se produce entire
las conveniencias del Estado y los sentimientos de familiar,
Cre6n, dueiio del poder ha promulgado una ley que castiga
con la muerte a quien tribute los honors fuinebres al cuerpo
de Polinicio, abandonado insepulto en el campo. Antigona se
atreve a contrariar al tirano y recibe la muerte no obstante
los desesperados esfuerzos que el hijo de Cre6n, Hem6n, ena-
morado de Antigona hace para salvarla.
Todos estos hechos, se dan en Argia como realizados al ini-
ciarse la acci6n, con la siguiente variaci6n de importancia. En
la Antigone Argia llega a Tebas, habiendo dejado a su hijo
en Argos, para llevarse las cenizas de su esposo. Cre6n, des-
pues de entregarle los despojos de Polinicio, la hace arrojar
de la ciudad, pues Argia se negaba a partir queriendo correr
la misma suerte que Antigona. Varela, en cambio, recurre a
la circunstancia menos verosimil de que Argia fuera a Tebas
acompaiiada de su hijo. Menos verosimil, digo, puesto que no
es 16gico suponer que Argia ignorara los peligros que podian
amenazar a Lisandro, dada la magnitude de la empresa que
ella pensaba acometer. No era pequeiia proeza para una mu-
jer introducirse en una ciudad enemiga, sustraer, por decirlo
asi, las cenizas de un hombre perseguido mas alla de la muerte
por el furor de un despota y volver a su patria sin haber co-
rrido el riesgo de perecer en el intent.
Pero como en la escena II del segundo acto de la Antigone,
al ser sorprendidas Argia y Antigona, la hija de Adrasto, es
recibida por Cre6n con las siguientes palabras:

Oh degna coppia! II Cielo
Oggi v'ha poste in mano mia: ministry
A sue vendette oggi m'ha il ciel prescelto.-
Ma tu, tenera sposa, il dolce frutto
Teco non rechi dell'amor tuo breve?
Madre pur sei di un pargoletto erede
Di Tebe; ov'e? d'Edippo e sangue anch'egli:
Tebe lo aspetta.












< ARGIA "


que no dejan la menor duda sobre las intenciones que Cre6n
podria abrigar con respect al hijo de Polinicio, Varela no
encontr6 despreciable el detalle, desde que podia proporcio-
narle un element de importancia para el conflict de pasio-
nes que en su tragedia se desenvuelve, y que contribuia no
poco, dandole los sentimientos de amor maternal que son ya
conocidos, a rodear a Argia de esa aureola de martirio que le
granjea todos los sufragios de la piedad.
Ademas, y aunque esto no tenga mayor trascendencia, ha-
remos notar aqui que en Alfieri, Argia se encuentra con An-
tigona. Es esta quien le hace saber que Polinicio yace aban-
donado en el campo, que Cre6n ha promulgado terrible ley
contra quien ose darle sepultura. Por el contrario en Varela,
Argia se lamenta de que habiendo sido descubierta por Cre6n
no haya podido abrazar a Antigona.
Aunque Varela nos haya presentado los personajes impor-
tantes de su tragedia, Argia y Cre6n, con la idiosincrasia que
parecen tener en Alfieri, di6 a esos caracteres una indole propia,
cuyas diferencias con el original no podemos pasar por alto.
Argia en la Antigone es un personaje secundario. El mismo
Alfieri hablando de ella nos dice: < ria mai in questa azione, e quindi, da chi severamente giudi-
chera. pu6 anche venirvi riputata inutile affatto. Ma pure, se
ella lo e quanto all'azione, a me inutile non pare quanto all'ef-
fetto) (1). En el efecto que puede ella producer enterneciendo
el alma de los espectadores, reside precisamente su valor.
Es el mas simpatico de los personajes de esa tragedia, el
que mas interns inspira con su desgracia y su entereza. No
escap6 a Varela esta circunstancia y comprendiendo todo el
partido que de sus sentimientos podia sacarse, la elev6 a pro-
tagonista de su pieza. Sin embargo, se separ6 del modelo
alfieriano agregando a la pasi6n primitive de Argia, como ya
lo hicieramos notar, el amor maternal.
En efecto, Argia en Alfieri esta animada solamente de su
amor a Polinicio: <, mossa nos dice el tragico italiano -
dall'amore del morto ed insepolto marito; altra passion non
ha ni dee avere > (2). Y asi, cuando en la escena V del acto


(1) Op. cit., pag. 145.
(2) Ilbid., pig. 145.
ART. ORIO. xxxvIII-4












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


IV de la Antigone, Cre6n le devuelve la libertad exhortindola
a que retorne a Argos, Argia responded:

Eterno ad Argo gia diedi l'addio
Del morto sposo le reliquie estreme
Giacciono in Tebe; in Tebe, o viva, o morta,
Io rimanermi vo,

En vano Cre6n le habla de su hijo, de Adrasto, de la patria
lejana:

La patria, il padre,
I1 pargoletto tuo veder non brami?

Argia insisted siempre:

D'amato sposo abbandonar non posso
11 center sacro

y el tirano, entonces, determine devolverle los despojos de
Polinicio a fin de que abandon la ciudad.
Pasemos ahora a ocuparnos del tirano de Varela, que ofrece
con el de Alfieri una disimilitud digna de ser sefialada.
En el pr6logo de Argia (1) declara Varela que el Cre6n del
tragico italiano es el mas cruel de cuantos se han presentado
en escena, y alienta la esperanza de que el suyo no aparecer6
pintado con tintas tan negras.
Ante esta declaraci6n de nuestro poeta, quien no conozca
el Polinice y la Antigone de Alfieri, esperara encontrarse en
Argia con un tirano de indole mansa. Pero, en verdad, la
situaci6n es muy otra.
Juan Cruz, haciendose eco de la legendaria ferocidad de los
tiranos de Alfieri, crey6 poder hacer esa afirmaci6n sin com-
prometerse, no sospechando que con su tragedia nos aparece
atacado de una tiranofobia mas intense, bajo muchos aspects,
que la demostrada por el violent trdgico italiano.
Rara vez el Cre6n de Alfieri tiene ese cinismo de que apa-
rece revestido el de Varela, cuando al hablar con Argia o con
Eurimed6n confiesa sus crimenes, jactandose de ellos y expo-
niendo bajo una luz tan viva su miserable condici6n.


(1) Pag. VIII.













< ARGIA ,


En el Polinice Cre6n tiene un lugar secundario, semejante al
de Eurimed6n en Argia: es el consejero de Eteocles, en cuyo
papel se muestra solapado y fel6n, maestro en la astucia, so-
bresaliente en el arte de la traici6n.
Tal nos aparece en la escena IV del primer acto cuando
Eteocles, habla de desafiar a su hermano v Cre6n, en cambio,
le propone atraerlo con mafia a una mentida paz que le cueste
la vida:

lo tutto
Ne assume it carco: in me riposa, e ascolta
Soltanto me: tutto saprai. Noi pria
II dobbiam trarre a simulata pace:
Mentila tu si ben, ch'ei qui s'affidi
Restar, senza gli Argivi. Allor fia lieve,
Clie il traditor di tradimento pera.

Y mais adelante, en la escena V del acto II, le vemos insti-
gar el enojo de Polinicio, que parece inclinarse a medios ge-
nerosos para conseguir la realizaci6n de sus planes:

Ultima speme
Eri ai Tebani tu: 1'oppresso volgo
Termine a'mali suoi quel di credea,
Che te pihi mite risalir vedrebbe
Sul soglio avito... Or, che sperar?... (Qel giorno
Mai non verrii?


11 re giuro poc'anzi,
Ed io 1'udii, ch'ei non morria che in trono

Via non ti resta a risalirvi omai,
Sr non calcando it tuo fratello estinto.

En la Antigone s61o parece preocupar a Creon el respeto
debido a su dignidad real y a su poder, a su voluntad, a sus
leyes, al interns del trono. Es esta tiltima preocupaci6n lo
finico que da algo de comin al Cre6n de Varela con el que
nos ha dejado Alfieri en aquella pieza. Cuando nuestro poeta
hace hablar a su tirano de la razdn de estado o interds del
trono, se sirve de las mismas palabras que el autor italiano
emplea en la escena II del acto IV, cuando Cre6n reprocha a













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


su hijo el hecho de que anteponga una loca pasi6n a la ra-
gione alta di stato.
En la Antigone Cre6n personifica al monarca absolute antes
que al tirano sanguinario:

Tebe, e il mio figlio,
Mi appellin crudo a lor piacer, mi basta
L'esser giusto. Obbedire a tutte leggi,
Tutti il debbono al par, quai che sien elle:
Rendono i re dell'opre loro ai soli
Numi ragione; e non v'ha eth, n6 grado
N6 sesso v'ha, che il rio delitto escusi
Del non sempre obbedir. Pochi impuniti
Dhnno ai molti licenza.


Al poter mio
Altro confin che il voler mio non veggio

dice en la escena I del acto III y en la II del IV:

Non 6 voce al mondo,
Che basti a impor legge a Creonte

y luego en la V:

In Tebe, io voglio,
Non altri; e al voler mio cede ciascuno

para concluir en la VI:

Trovar degg'io
Al mio commando, o sia pietoso, o crudo,
Ribelli tutti? E obbediran pur tutti.

Con lo que, fuera de las particulares caracteristicas que lo
individualizan en la pieza, Cre6n se reviste, tambidn, de ese
aspect comin que presentan la mayoria de los personajes de
Alfieri: la fuerza indomable de la voluntad, y que el poeta,
hombre de violentas pasiones e indole endrgica, parece haber-
se detenido a pintar con el mayor carifio.
El Cre6n de Varela, en cambio, s6lo por excepci6n, saca a
relucir su voluntad cuando en la escena I del primer acto de
Argia, dice:












< ARGIA b


En mis estados
Mi voluntad es ley, y a nadie debo
De nada responder

reproduciendo, en cierto modo, las palabras de Alfieri.
Se ha criticado al autor de Saul, que haya roto en la Anti-
gone la unidad dramatica del personaje, pintdndonos un Creon
animado de sentimientos de amor y de ternura hacia su hijo,
de quien tolera ahin los mas crueles y ofensivos reproches.
No siente conmovidas sus entrafias a impulses de sentimien-
tos semejantes el Cre6n de Varela, que dice en la escena II
del acto I de Argia:

En la pasada guerra la fortune
Me arrebatd mis hijos; pero al cabo
Me sent sobre el trono, y mi grandeza
No me dej6 lugar para mi llanto.

Si se quiere apreciar con mayor amplitud el contrast entire
ambos caracteres, basta poner en cotejo estas palabras con
las que Cre6n dirige a su hijo en la escena I del acto II de
la Antigone:

Non ho di te maggior, non ho piPi dolce
Cura, di te: solo mi avanzi; e solo
Di mie fatiche un di godrai. Vuoi forse
Farti al tuo padre, innanzi tempo, ingrato?

y mais adelante en la escena I del acto III:

Al mondo cosa
Non ho di te pid cara... Amarti troppo
E il mio solo delitto...

Ni en la Antigone, ni en el Polinice, alimenta Creon esa
desmedida ambici6n del trono, ese apetito insaciable de ven-
ganza, ese perpetuo delirio criminal, esa sed inextinguible de
sangre, esos sentimientos desatados que constituyen su indole
en Argia, como habra podido verse por las transcripciones
que hicieramos al estudiar el carActer del tirano.
Por su rabia homicide y su afan de poderio, el Cre6n de
Varela, antes que con su hom6nimo de la Antigone o el Po-
linice, tiene un aire mas marcado de parentesco con el Eteo-
cles de la filtima de estas dos tragedies de Alfieri.













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Basta recorder, para desvanecer toda duda a este respect,
las palabras que Eteocles profiere en la escena IV del acto
I del Polinice:

Sarei pur vil, se allontanar dal soglio
Potessi anco il pensiero. Un re, dal trono
Cader non debbe, che col trono istesso:
Sotto 1'alte rovine, ivi sol, trova
Morte onorata, ed onorata tomba.

I piu palesi,
I pif feroci, i piu funesti mezzi,
Piacciono soli a me

o en la escena I del cuarto acto, cuando estalla su furor fra-
tricida en presencia de su hermano, a quien recibe con estas
terrible amenazas:

Troppa ho la sete del tuo sangue.

Fuggi, va, cerca entro al tuo campo asilo;
Saprb cola ben io portarti morte.

Otros pasajes pondrAn mejor de manifiesto que Varela ha
cortado su Cre6n sobre el patron de Eteocles, no s6lo al darle
su idiosincrasia sino, tambi6n, al prestarle, muchas veces, los
mismos discursos que a ese personaje se atribuyen en Alfieri.
Cuando Cre6n, en la escena IV del acto II de Argia, dice
que no quiere vida si no manda, estas palabras suscitan en
nuestra memorial el recuerdo de aquellas otras que Eteocles
profiere en la escena IV del acto I del Polinice:

... la mia vita, e il mio regnar, son uno.

Y al decir Cre6n, en la escena II del primer acto de Argia:

..... pelearemos todos,
Y, si yo muero, morird vengado,
Vidndolos perecer, aunque perezca

sus palabras nos llevan a pensar en las que pronuncia Eteo-
cles en la escena mI del tercer acto del Polinice:












< ARGIA >


Nel sanguinoso assalto
Trovar la tomba anco poss'io; n6 duolmi;
Purch'io non cada invendicato.

Esa misma sed de venganza manifestada por Cre6n en versos
que ya hemos citado:
i Oh! ;Cudl me vengo
Del pueblo, de Argia, de su padre, y su hijo!

es la que posee a Eteocles cuando suefa con exterminar a
todos cuantos se oponen a sus planes:
di lui, di Adrasto a un colpo,
E di costui, vendetta aspra pigliarmi
Potrei.....

Las semejanzas que acabamos de anotar, nos llevan como
de la mano a pensar en otros pasajes que no resistimos al
deseo de transcribir aqui, porque prueban, en forma incontro-
vertible, la verdad de las afirmaciones que hicidramos al co-
menzar este capitulo. Ellos ponen de manifesto, no s6lo que
Varela ha imitado numerosos versos de la Antigone y del Po-
linice de Alfieri, sino que, en ocasiones, se ha limitado a re-
producirlos textualmente, sin mas diversidades que aquellas
que las diferencias idiomaticas debian determinar, necesaria-
mente, en una traducci6n.
En la escena I del primer acto de su tragedia, Varela hace
decir a Argia cuando 6sta recrimina al tirano su ambici6n y
le predice su desgraciado fin:
El cetro en TUbas
Es pufial de sus reyes.....

palabras que recuerdan las que Alfieri, en la escena IV del
acto II del Polinice, pone en boca de Yocasta, cuando la des-
graciada madre quiere disuadir a su hijo Polinicio, de la idea
de apoderarse por la fuerza del trono que su hermano Eteo-
cles le usurpa:
Oh! non sai tu, che in Tebe
Sommo infortunio 6 il trono?......

En la misma escena y en el mismo acto de Argia que aca-
bamos de mencionar, la hija de Adrasto, hablando de los dos
hermanos que













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


En sangre uno del otro se bailaron;

reproduce el mismo lenguaje que en la escena III del primer
acto de la Antigone, emplea Cre6n al referirse a sus sobrinos:

che 1'un dell'altro
Nel sangue a gara si bagnasser empj.

El deseo de conservar el poder, fuerza que en ese mismo
lugar induce al tirano de Varela a retener en sus manos a
Lisandro:

A quien un dia el interns del mando,
Que lo creeria suyo, y el deseo
De vengar a su padre infortunado,
Le harian mendigar por toda Grecia
El favor de mil reyes.....

esti tornado de la escena I del segundo acto de la Antigone
de Alfieri, en la que Cre6n manifiesta haber separado a Anti-
gona de su padre, para evitar que ambos, desterrados y vaga-
bundos, pudieran:

un re trovar, che velo
Fesse all'innata ambition d'impero
Di mentita pietade; e in armi a Tebe,
Qual venne Adrasto, un di venisse.

En la escena II del acto I de Argia, Eurimed6n que, desde
los muros de Tebas, ha estado observando las huestes de
Adrasto, viene a anunciar a Cre6n que una gran tranquilidad
envuelve el campo enemigo, diciendele:

Senior, el enemigo no parece
Que en combatir se empeiia: Los soldados
Enclavando sus lanzas en la tierra,
Descansaban inm6viles.

Fuera de toda duda, estas palabras son una reminiscencia
de aquellas con que Cre6n, en la escena III del acto I del
Polinice de Alfieri, nos describe la calma que reina entire los
argivos:


arco non s'ode
Suonar finora di scoccato strale;













< ARGIA >


Ed ogni argivo acciar digiuno ancora
Del teban sangue sta. Posan sul brando
Le immobili lor destre.....

Y no es menos evidence que Varela, cuando hace decir a
Cre6n, al encarar la circunstancia possible de que Argia se
niegue a ser su esposa:

La alternative
Seri la muerte, 6 aceptar mi mano

record la pregunta que el otro Cre6n hace a su hijo, en la
escena I del acto III de la Antigone de Alfieri:

Or, fia la scelta
Dubbia, fra morte e fra regali nozze?

El final de la escena I del segundo acto de Argia:

Yo no sd qud temor mi pecho asalta;
Y el coraz6n...- i Oh, Dios!...- Alguno viene

es una reproducci6n de las palabras con que terminal la es-
cena I del primer acto de la Antigone:

Or comincio a tremar;... qui sola... Oh!... parmi,
Che alcun si appressi.....

con el agregado de que, en ese moment, en ambas piezas es
Argia la que habla.

En otras ocasiones, un mismo prop6sito manifestado por un
personaje de Alfieri, es atribuido por Varela a un personaje
distinto, pero en los mismos t6rminos. Asi, lo que en la es-
cena IV del acto I del Polinice, dice Eteocles:

Breve stagion, 1'odio e il furor nel petto
Racchiuder vo,

en la escena IV del acto III de Argia, se convierte en una
intenci6n de Adrasto:


S. .un breve tiempo
Sofocard en mi pecho los enojos.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Las palabras con que la malaventurada hija de Edipo, presa
de intense dolor, pide la muerte al tirano en la escena II del
acto IV de la Antigone:

Creonte; or si t'imploro; ah! ratto
Mandami a morte

han servido a Varela, cuando nos present a Argia, desespe-
rada, arrojdndose a los pies de Cre6n y prorrumpiendo:

La muerte ...
;Ay! ipor piedad la muerte! Aqui rendida
A vuestros pies la pido.

En la escena III del acto IV de Argia, Cre6n, empeiiado
mAs que nunca en que la viuda de Polinicio consienta en ser
su esposa, para salir del atascadero a que lo han llevado sus
crimenes, le dice:

Hasta el pie del altar venid conmigo;
Y aparentando que ceddis gustosa,
Y no como quien march a un sacrificio,
Entrad al temple y aceptad mi mano

con lo que Varela no hace mas que ampliar el ruego que, en
la escena III del tercer acto de la Antigone de Alfieri, dirige
Hem6n a su amada, queriendo salvarla de la muerte que le
espera:

Deh! cedi alquanto.
Finger tu ddi, che a mio pregar ti arrendi,
E ch'esser vuoi mia sposa

En este orden de ideas, podriamos recorder aqui la dureza
con que Argia recrimina al tirano sus violencias, en la escena
II del segundo acto de la tragedia de Varela:

,A qui6n podria
Honrar jamas Credn sino a quien mata?
Aquel que no sufrdis sobre la tierra,
,Qud pruebas de virtud dard mis clara?

y que trae a las mientes los concepts de Antigona, cuando
reprocha su maldad a Cre6n en la pieza del mismo nombre
de Alfieri, primero en la escena II del segundo acto:












< ARGIA >


prova e non dubbia
D'alta inocensa, esser di more afflitte
Dove Creonte e il re

y luego, en la escena segunda del tercero:
Deh! pensa,
Che di tiranno il miglior dono e more.

Sin salir de esa misma escena de Argia, podemos encontrar,
anm, otros vestigios de la imitaci6n que venimos senialando, en
las palabras que Varela pone en boca de Cre6n, al hablar de
las tropas de Adrasto que se presentan ante Tebas:

Invadiendo de pronto sus comarcas,

De repente inundando las campafias

las que reproducen otras semejantes que Alfieri, en la escena
II del acto I del Polinice, hace decir a Eteocles, al referirse
dste al ej6rcito que su hermano trae contra Tebas:

Vedi il piano inondar d'armi straniere.

Igual cosa que con la atribucion, por parte de Varela, de
un mismo discurso de un personaje de Alfieri a otro persona-
je distinto, acontece con la expresi6n de sentimientos que do-
minan a un mismo personaje en ambos autores, en situaciones
que, si pueden aparecer diversas por las circunstancias exte-
riores que las distinguen, no lo son, en realidad, por su esen-
cia. Efectivamente, en esa misma escena II del segundo acto
de Argia, Cre6n, que ha permitido que Lisandro yea a su
madre, queriendo explicar la sdbita mudanza operada en la
habitual brutalidad de su character, declara a Argia:
... la c6lera no siempre
Mis otros sentimientos avasalla;
Que tambien la razdn mis pasos guia
Y la justicia en mis acciones manda

copiando el fundamento analogo que a su magnanimidad re-
pentina da el Cre6n de Alfieri, cuando en la escena V del
acto IV de la Antigone pone en libertad a Argia y le entrega
las cenizas de Polinicio, que esta pretendia llevarse furtiva-
mente, diciendole:












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Crudo non son, qual pensi; .. ...

Ma, 1'ira ognor me non governa; il tempo,
La region la rintuzza.

Pueden anotarse todavia, numerosisimos versos de Argia,
que recuerdan otros tantos de la Antigone o del Polinice.
En la escena IV del acto II de Argia, cuando al hablar de
que Adrasto quiere ver a Cre6n para tratar la paz, nos pinta
Eurimed6n al rey de Argos:

Sin broquel, sin espada, sin sus guardias,
Y la oliva en la diestra levantando,
Hasta el pie se acercd de las murallas.
Desde alli pudo hablarme: en sus acciones,
En su rostro, y en todas sus palabras
El deseo de paz no mas se muestra.

pensamos en la escena III del primer acto de Polinice, en que
Cre6n, anunciando a Eteocles que su hermano pide entrar a
Tebas para abrazar a Yocasta, dice:

Solo . . . . . .

In alto ha la visiera; inerme stende
L'una mano ver noi;

Sono le sue parole tutte pace;

y viene luego a nuestra memorial la pregunta que Polinicio,
en la escena III del acto II de la misma pieza, dirige a Eteo-
cles hablindole de Tiddo su embajador:

Recava (dimmi) ei nella destra il brando,
O il pacifero ulivo?

Muchas veces, es un modo de decir, un calificativo cual-
quiera empleado por Alfieri, lo que aparece en Varela. Ya es
la inaudita ley de Cre6n que, en Argia, nos recuerda la
inaudita legge del tirano de la Antigone. Luego es el tirano
de Varela que, hablando de Antigone, dice:


Cay6 en las redes que tendi6 mi astucia,












< ARG1A ,


como el de Alfieri habia dicho ya:

Cadde 1'incauta entro mie rete.

Mas tarde es Argia que llama la imagen viva de mi esposo a
su Lisandro, recordando las palabras que el Cre6n de Alfieri
dirige a Argia, queriendo que piense en el hijo que ha que-
dado en Argos:

di Polinice hai viva
L'immagin li nel tuo fanciullo

y las de Hem6n, al hablar del hijo de Argia. como del par-
goletto suo, che immacgin viva di Polinice cresce.
Para Eurimed6n, el pueblo es hecho:

Para temblar y obedecer callando,

desde el moment en que, el Cre6n de la Antigone, nos ha
dicho que los ciudadanos no pueden hacer mas

Che obbedirmi, e tacersi

y que

nel silenzio di una gente intera,
Timor si acchiude, e servitu.

Fuera de todo esto, seria muy facil todavia, probar que en
mas de un pasaje de Argia, cuya idea es la misma que la
que encierra otro de la Antigone o del Polinice aunque difie-
ran por el aparato exterior de las palabras, la imitaci6n se ha
dejado sentir tambien; sobre todo cuando se piensa que, no
habiendo leido Varela las dos piezas de Alfieri en el original
italiano, sino en una version francesa, los versos imitados ha-
brian llegado necesariamente a nuestro poeta ya variados por
la primera traducci6n.
;Y pensar, despues de cuanto acabamos de decir, que Juan
Cruz en el pr6logo de Argia (1) confiesa dnicamente haber
imitado el c6lebre dialogo entire Cre6n y Argia con que co-
mienza la escena I del cuarto acto de la Antigone:


(1) Pag. X.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Creo. Scegliesti?
Ant. Ho scelto.
Creo. Einon?
Ant. Morte.
Creo. L'avrai

y que, como ya dijimos, Varela reproduce en la escena II del
quinto acto de Argia.
Si bien este pasaje puede tener una mas grande energia en
Alfieri, por la miisica aspera de sus palabras, Varela, al hacer
de 1l el punto culminante del conflict en su tragedia y darle
una ubicaci6n mas pr6xima al desenlace, supo comunicarle-
a nuestro modo de ver un efecto mayor que el que puede
producer en la Antigone.





Vamos a ocuparnos, ahora, de otros lugares de Argia en los
que tambien se ha dejado sentir la imitaci6n de Alfieri. A
pesar de que su material no pertenece a la parte esencial de la
fabula, sino que se cuentan entire esa categoria de sucesos que,
si bien pueden relacionarse mis o menos estrechamente con
la acci6n principal, no llegan a nuestro conocimiento sino por
referencias de los personajes, creemos necesario ocuparnos de
ellos con cierta extension, por la atracci6n que tiene el punto
y por el sentido particular que Alfieri les prestara: hablamos
del odio entire Eteocles y Polinicio.
Alfieri ha hecho de este odio el argument de su Polinice,
ha sacado de el todo el interns que podia dar al conflict de
pasiones creado entire la ambici6n del poder y los afectos de
familiar, y no obstante saber que inspirato nel cuore di due fratelli in punizione dell'incesto del
loro padre, viene ad essere la cagione di una terribilissima
catastrofe (1), nos hace aparecer a Cre6n como instigador de
esa funesta pasi6n, cuando en realidad el pobre tirano no debe
cargar con semejante inculpaci6n.
Aqui nos aparece Alfieri fluctuando entire decidirse a darnos
la inica y verdadera causa que los antiguos supusieron al odio


(1) Op. cit., paig. 103.













- ARGIA '


de los dos hermanos, y su aversion profunda al despotismo,
que siempre le hizo detenerse con fruici6n en los detalles que
podian contribuir a hacer mas repulsivas las terrible figures
de sus tiranos.
Asi; mientras en el Polinice nos present un Cre6n todo
perfidia, cuya misi6n es atizar la discordia entire Eteocles y
Polinicio, en la escena II del segundo acto de la Antigona,
cuando la piadosa princess recrimina al tirano su vil ambici6n
y su diab6lica political:

Empio tu, vile,-
Che lor spingevi ai colpi scellerati,
Si, del proprio fratello nascer figli,
Delitto 6 nostro; ma con noi la pena
Stavane gid, nel nascerti nepoti.
Ministro tu della nefanda guerra,
Tu nutritor degli odj, aggiunger fuoco
Al fuoco ardivi; adulator dell'uno,
L'altro instigavi; e li tradivi entrambi.
La via cosi tu ti sgombrasti al soglio,
Ed alla infamia.

Cre6n protest de su inocencia y queriendo aparecer como un
instrument de la c6lera divina responded:

A trarvi a morte,
fratelli abbominevoli del padre,
Mestier non eran tradimenti miei:
Tutti a prova il volean gl'irati Numi.

Varela, interesado como el trAgico italiano en hacer resaltar
toda la maldad de que es capaz un tirano, ha aceptado sin
examen la err6nea interpretaci6n dada por Alfieri al origen
de ese odio. No solamente, como lo hace Antigona en Alfieri.
en el pasaje que acabamos de citar y que Varela imita, Argia
culpa a Cre6n de haber avivado el terrible fuego, cuando en
la escena I del primer acto de la tragedia de Juan Cruz, ha-
blando de la muerte de los dos hermanos que ha favorecido
los ambiciosos proyectos del tirano, le dice:

;Ay!-Jocasta, Credn, era su madre;
Vuestros sobrinos eran; y acallando
Los gritos de la sangre en vuestro pecho,












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Aquellos tres cadiveres formaron
La escala ignominiosa, que hasta el solio
Os pudo conducir

sino que el mismo tirano, lejos de rechazar tamafia acusaci6n
confiesa su crime, con ese cinismo que -como ya dij6ra-
mos- desconoce el Cre6n de Alfieri.
Asi, en la escena de Argia a que acabamos de referirnos,
dice Cre6n:

Por mis afanes
Acab6 esa familiar, que ha llenado
De escandalos la Grecia, y que yo ansiaba
Por ver exterminada y dar un paso
Desde vasallo a rey.

MAs adelante, en la escena II, prosigue con un tono seme-
jante:

puse
La red en que cayeron los hermanos
Polinicio y Eteocles

y no deja lugar a duda alguna cuando dice en la escena II
del cuarto acto, creyendo que se levanta ante sus ojos el es-
pectro vengador y terrible del insepulto:

Alli la sombra esta de Polinicio,
Y brota negra sangre la honda llaga
Que le abri6 de su hermano el cruel cuchillo.
iEspectro rencoroso! No me culpes
Porque yo prepare tal fratricidio. ..

Hemos dicho ya que la rivalidad y el odio que llev6 a Eteo-
cles y Polinicio a disputarse el trono de Tebas, concluyendo
con el duelo que trajo la muerte de ambos, no fu6 obra de
Cre6n como supuso Alfieri y como lo ha repetido Varela. No
hubiera merecido el tirano, al sonar la hora de las expiaciones
de ultratumba, el castigo espantoso que en el infierno dantesco
se reserve a los traidores de sus propios parientes.
Ni en las obras de los tragicos griegos, ni en la leyenda de
Edipo tal cual ha llegado a nuestros dias, ni en muchos de
los diversos y abundantes comentarios originados por las va-
riantes de esa leyenda, que hemos tenido ocasi6n de consultar,












< ARGIA >


se encuentra en ning6n moment ni en forma alguna el menor
rastro de esa arbitraria suposici6n.
Unicamente en un viejo tratadito de mitologia, compuesto
para uso de las escuelas y sin mayores garantias de autoridad,
se encuentra esa opinion; pero s61o a titulo de version reco-
gida. Alli se dice: < Cre6n), che attizzaffe Eteocle, e Polinice, e manteneffe viva
la difcordia in effi, fintanto che quefti due Principi fi uccifero
l'un l'altro in duello, (1).
No vamos a ocuparnos aqui, de los numerosos y diversos
pormenores que en los diferentes poetas griegos y en sus co-
mentaristas present la leyenda de Edipo y de su desventurada
familiar. Trataremos exclusivamente de aquellos que alguna
relaci6n guardian con los hermanos rivals y con Cre6n, y con
el solo objeto de demostrar que ninguna participaci6n tuvo
6ste en la discordia que acarreara el desgraciado fin de aquellos.
En efecto, ese odio, resultado de las imprecaciones de Edipo,
tiene su origen en la maldici6n que pesa sobre Layo y que
trajo consigo todas las desgracias que afligieron a su estirpe
al desoir las amonestaciones de Apolo.
En Las Fenicias de Euripides, Yocasta, refiriendo las des-
gracias de su casa, dice que como su matrimonio con Layo
fuera esteril, despues de much tiempo, fu6 este a consultar
a Febo y a pedirle hijos varones. Y el oraculo le respondi6:
mence pas malgr6 les Dieux le sillon des enfants, car, si tu
engendres un fils, ce fils te tuera, et toute la famille s'en ira
dans le sang!> (2) A pesar de la voluntad del dios, Layo,
cediendo a la voluptuosidad y empujado por el vino, engendr6
un hijo. Este hijo fue Edipo.
La falta de Layo alcanz6 a la tercera generaci6n, segin lo
manifiesta el coro de las virgenes en Los siete contra Tebas
de Esquilo: que reste attache a la troisieme generation, cette faute de
Laios commise malgr6 Apollon qui lui avait ordonne trois fois,


(1) Dizionario delle favole. Venezia, 1777 pag. 89.
(2) Vid. Euripide, version francesa de LECONTE DE LISLE, Paris, Lemerre,
tomo I, pag. 156.
(Al citar a los otros tragicos griegos nos serviremos igualmente de las traduc-
clones de este autor).


xxxviI 5


ART. ORIG.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


par les oracles Pythiques, li oiu est le nombril de la terre, de
mourir sans enfants et de sauver la Ville (1).
El odio que naciera entire Polinicio y Eteocles, como hemos
dicho, no seria sino una de las tantas manifestaciones que la
c6lera de los dioses ofrece al abatirse sobre aquella desdichada
progenie y que reconoceria, como causa inmediata, las terri-
bles imprecaciones de que Edipo hiciera objeto a sus hijos.
En la Antigona de S6focles, cuando la princess dice hablando
del desgraciado fin de sus hermanos: Et les sept Chefs, dres-
s6s aux sept portes centre sept autres, laisserent leurs armes
d'airain a Zeus qui met en fuite, except ces deux malheureux
qui, nes du meme pare et de la meme mnre, se sont frapp6s
l'un l'autre de leurs lances et ont recu une commune mort> (2),
no es possible abrigar dudas sobre la intervenci6n de los dioses
en el singular combat y en la suerte de las armas.
Esta misma idea aparece en el Edipo en Colona, en las pa-
labras que Ismenia dirige a su padre mientras el desgraciado
rey, ciego y vagabundo, espera en el camino de Atenas junto
al bosquecillo sagrado de Colona la llegada de Teseo: mauvaise dissension, envoy6e par quelque Dieu ou nee de leur
cceur coupable, s'est Blevee entire les malheureux pour la pos-
session du sceptre et du commandement, (3).
Por Euripides sabemos que los dos principles, queriendo he-
redar ambos el reino de su padre y compartir el poder sin
luchas, habian convenido que Polinicio saldria voluntariamente
de Tebas desterrAndose por un afio. Mientras tanto Eteocles
reinaria sobre la ciudad de las siete puertas. Al cabo del alo
entregaria el cetro a su hermano por un plazo igual. Pero
una vez sentado en el trono, no s6lo no cumpli6 Eteocles su
promesa sino que arroj6 a su hermano de la ciudad. Enton-
ces Polinicio parti6 para Argos, se cas6 alli con la hija de
Adrasto y al frente de un numeroso ej6rcito vino a reclamar
a su hermano el cumplimiento de lo pactado. Eteocles se niega
a entregar el cetro poniendo de manifiesto su ambici6n de
reinar: < de l'Ouranos, et sous la terre, si je le pouvais, afin de posse-
der la Tyrannie, la plus grande des Deesses. Je ne veux done

(1) Eschyle, pag. 129.
(2) Sophocle, pag. 237.
(3) Op. cil.. pag. 159.













< ARGIA >


pas, 6 mere, ceder un tel bien a un autre, mais plut6t le con-
server pour moi . . . . je ne cederai point ma tyrannie.
Si, en effet, il faut violer la justice, il est tres beau de la vio-
ler pour la tyrannie (1).
En Las Fenicias, Credn es el consejero de Eteocles y cuando
este manifiesta el deseo de luchar cuerpo a cuerpo con su her-
mano, diciendo: adversaire, que je le combatte et que je le tue de ma lance,> (2),
aquel no tiene una sola palabra para oponerse a ese funesto
designio.
Esta circunstancia puede haber inducido a Alfieri, dando al
silencio de Cre6n el valor de una aprobacion culpable, a su-
poner, sin mas fuertes razones, que Eteocles era impulsado a
sus violentas determinaciones por la maldad de Cre6n.
El Los siete contra Tebas Eteocles aparece animado de la
misma intencion de combatir a su hermano. -dice -ennemi contre ennemi, roi centre roi, frere contre
frbre> (3). Sin embargo, hay que apuntar una diferencia: ese
prop6sito, en Esquilo, es manifestado no ante Cre6n como su-
cede en Euripides, sino en presencia del coro, que hace es-
fuerzos para apartar al principle de su criminosa linea de con-
ducta pintandole lo horrible del fratricidio, haciendole ver que
si la sangre derramada en una guerra puede expiarse, el ase-
sinato mutuo de dos hermanos es crime que ningfin tiempo
puede borrar.
Para los triagicos griegos, Eteocles y Polinicio no pudieron
dividirse el reino en paz, a causa de las terrible nialdiciones
de que Edipo los colmara.
En la tragedia de Esquilo que acabamos de citar, el coro de
las virgenes asi lo nmanifiesta: ,Plein de colere, il lanca des
imprecations terrible contre ses enfants, et il souhaita qu'ils
partageassent ses biens a main armnie (4).
En Euripides, ante la inminencia del tragico desenlace que
tendra el odio de los dos hermanos, Yocasta se pregunta si
sus hijos no sabran escapar a las maldiciones de Edipo, mien-
tras Eteocles, condenando el delirio de su padre, se consuela

;1; Op. cit., tomo I, pags. 17T y 176.
(2) Op. cit., pig. 191.
:3) Op. cit., pag. 125.
(4) Op. cit., pag. 1:31.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


pensando que esas maldiciones acabarAn con ellos siempre que
el destiny asi lo quiera.
En Esquilo, ese mismo principle, viendo que es impossible la
lucha contra la necesidad y que la imprecaci6n de su padre
esti por cumplirse, manifiesta una semejante sujeci6n a la
voluntad de los hados: ( Certes, un Dieu pousse les choses A
cette fin. Que la race de Laios, odieuse a Phoibos, descende
done tout entire, emportee par les vents, vers les flots du
K6kytos!> (1)
Diversos motives fueron atribuidos en lo antiguo al enojo
funesto que llev6 a Edipo a llamar en contra de su prole la
c6lera de los dioses.
En el Edipo en Colona de S6focles, Polinicio implora la
protecci6n del padre en favor de su derecho al trono, dicien-
dole que los dioses reservan la victoria a aquel de los dos
hermanos que sea sostenido por l1. Edipo, quejoso del trata-
miento de que aquel hijo lo hiciera objeto, arrojdndolo de Te-
bas, obligindolo a vagar cubierto de harapos, mendigando el
cotidiano alimento, lo recibe con estas palabras: z Tu ne ren-
verseras pas cette ville, mais, auparavant, tu tomberas souille
de sang, en mime temps que ton frere. J'ai deja lance con-
tre vous ces imprecations terrible et je les r6pete maintenant,
afin qu'elles viennent A mon aide et que vous sachiez qu'il
faut respecter vos parents et ne pas 6tre de tels fils d'un pare
aveugle (2).
Una causa semejante tienen aquellas imprecaciones para Eu-
ripides que, en Las Fenicias, hace decir al adivino Tiresias
cuando habla con Cre6n de la calamitosa disensi6n, nacida
elntre los dos hermanos: <(En n'honorant point leur pere et
en ne lui donnant point la liberty de sortir, ils ont tres irrite
le malheureux home; et il a jete sur eux de funestes im-
pr6cations, souffrant qu'il est et accabl6 d'outrages (3).
Segdin un fragment de la Tebaida, que consta de diez ver-
sos y que se lee en Ateneo (XI, pig. 465, F.), Edipo se habia
condenado a una vida miserable y habia resuelto no tocar ja-
mas los efectos que pertenecieron a su padre Layo.


(1) Op. eit., pag. 126.
(2) Op. cit., pag. 209.
(3) Op. cit., pag. 195.














< ARGIA >


No obstante, Polinicio, contrariando un dia los deseos pa-
ternos, puso delante de Edipo la mesa de plata y la copa
magnifica de Cadmo. El padre, entonces, arde en terrible ira
y maldiciendo a sus hijos, los condena a que no se dividan
nunca sus bienes en paz y que siempre haya contienda entire
ellos (1).
Y en un escolio a S6focles (verso 1377 del Edipo en Colo-
na), se dice que Eteocles y Polinicio acostumbraban mandar
a su padre la espalda de las victims. Cierto dia, fuera por
negligencia o por otro motive cualquiera, separandose de ese
habito, le enviaron el muslo. Mont6 en nueva c6lera Edipo
y tornando a lanzar imprecaciones sobre sus hijos, les desea
que mueran uno por mano del otro (2).
Las maldiciones de Edipo serian, pues, las que Ilevaron a
Eteocles y Polinicio a guerrear por el trono de Tebas y a
darse la muerte sin que Cre6n tenga nada que ver en ello.
Claro es por otra part que frente al criterio filos6fico
de nuestro siglo, result pueril discutir con gravedad sobre la
eficacia de esas imprecaciones, y adn, darlas como causa del
desgraciado fin de una familiar. Algo de esto debi6 pasar por


(1) El fragment a que aludiimos, se encuentra en la coleccion de autores grie-
gos de Didot, Paris 1881, en el tomo consagrado a Homero, pag. 5S7. Copiamos
aqui la traduccien latina del texto griego, que es la que nos ha servido:
Ac nobilis heros flavus Polinices
primum quidem OEdipo pulcram apposuit meniam,
argenteam, Cadmi divina-sapientis; ac deilde
aureum implevit pulcrum poculum dulci vino.
At ille ubi animadvertit apposita sibi patris sui
pretiosa duna-honoraria, magnum ipsi malumn (ira) incidit aniino:
statimque filiis suis ambobus diras
graves imprecatus-est: ac deam hoc non latuit Erinnyn:
ut non sua paterna bona placiditate amoris
dividant, sed inter-ipsos sint bella pugnaeque.
(2) En el mismo tomo y pagina de la coleccion Didot, que mencionamos en la
nota anterior, se encuentra el escolio a que nos referimos y cuyo texto latino es el
siguiente:
*Eteocles et Polynices, qui OEdipo patri ex quavis victim desectum armum
mittere solebant, aliquando vel per incuriam vel alia qualicumque causa hujus
moris obliti, coxam ei miserunt: tum is pusillo animo et plane ignobiliter diras
ipis imprecatus est, se negligi putans. Quod cyclicae Thebaidis poeta hoc modo
narrat:
Coxam ut vidit, humi project, et dixit verbum:
Vae mihi, filii probrum hoc mihi miserunt.
Me precatus-est Jovem regem et ceteros immorrales,
per snas-manus ab altero-alter cresi ut-descendant in Orcum,.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


la mente de Alfieri, influida por la doctrine de la Enciclopedia,
sin contar con que sus ideas political le hicieron atribuir aquel
crime a la funesta inspiraci6n de un tirano ambicioso y
perfido.
Si para las creencias religiosas de los griegos, terrible cosa
era la maldici6n de un padre escuchada por los dioses, para
nosotros ha dejado de ser una fuerza capaz de influir en
nuestra conduct. El terror que ella podia inspirar en el ani-
mo de los espectadores de una tragedia antigua, como las
sentencias del destiny, como la voluntad de los hados, ha
perdido en las 6pocas modernas todo interns. De alli que los
heroes griegos, trasplantados a una 6poca que no era la suya,
no supieron determinar esa corriente de sentimiento que en-
gendran las sugestiones del ambiente y que vincula fuertemente
a un autor con sus contemporineos.
Martinez de la Rosa, en la advertencia que precede a su
tragedia Edipo, refiriendose a las dificultades que pueden opo-
nerse a que la material de esa leyenda griega sea ofrecida con
ventaja a un pdblico de nuestro tiempo, nos dice: (No falta-
ra quien crea que un asunto de esa especie no debiera en
nuestra edad volver d presentarse en las tablas; y que la di-
ferencia de tiempos y de costumbres, de leyes y de gobierno,
de maximas morales y de creencias religiosas, podrAn tal vez,
ser causa de que parezca hoy dia indiferente 6 insulso lo que
tan vivo interns excitaba hace muchos siglos, (1). Y precisa-
mente este inconvenient, al cual el veleidoso autor de La
Conjuracidn de Venecia parece conceder poca importancia, no
es de los que menor atenci6n requieren, desde que fue una
causa poderosa de la falta de atracci6n ofrecida por el teatro
pseudoclasico. iVerdad es tambien que Martinez de la Rosa,
en cierto moment, modernizara de bien peregrina manera su
tragedia, cuando nos present al maldiciente hijo de Layo,
hablando de su sensible echo!
Parecida posici6n a la que ocupan con respect a las mo-
dernas ideas filos6ficas las imprecaciones de Edipo, tiene, con
respect a nuestras costumbres, la ley de los insepultos que
en Alfieri, y por consiguiente en Varela, se supone promul-
gada por Cre6n con el solo objeto de tender un lazo a Anti-

(t) Obras completes de Martinez tie la Rosa, Paris, Baudry, 1815. Tomo II,
pag. 227.












a ARGIA '


gona, haciendo desaparecer con ella al tiltimo representante de
la estirpe de Layo.
Euripides, atribuye la paternidad de esa ley a Eteocles. Asi,
en Las Fenicias, antes de partir a ocupar su puesto de com-
bate, dice este a Cre6n: si ma cause est victorieuse, que le cadavre de Polyneikes ne
soit jamais enseveli dans la terre th6baienne, et de faire mou-
rir quiconque l'aura enseveli, ffit-il de nos amis, (1). Y mas
adelante, Cre6n, despues de ordenar que el cuerpo de Polini-
cio sea arrojado fuera de los confines de su tierra y que per-
manezca insepulto, agrega que morira todo aquel que sea sor-
prendido coronando el cadaver y cubriendolo de tierra. Y ante
las protests de Antigona, contest que todo eso es la volun-
tad de Eteocles y no la suya, a lo que la princess responded
que esa voluntad es insensata e insensato es Cre6n que a ella
se somete (2).
Esquilo, en Los siete contra Tebas, nos ofrece otra variant
de la leyenda. La ley seria obra de los jefes del pueblo te-
bano. Asi lo anuncia un heraldo, y cuando Antigona dice que
los lobos no devoraran el cuerpo de su hermano, que aunque
mujer tendra el coraje suficiente para cavarle una fosa y cu-
brirlo con el polvo llevado en los pliegues de su velo de lino,
ese heraldo le advierte que no debe obrar en contra de la
voluntad de los ciudadanos (3).
La Antigona de S6focles, es la tinica entire las obras de los
tragicos griegos en la cual Cre6n aparace como el tritagonista
de la tragedia antigua, la finica en la cual esa ley se da como
obra exclusive de su voluntad.
Hay en ella un pasaje, que podria inducir a career que el
tirano tuvo una segunda y siniestra intenci6n al ordenar que
el cadaver de Polinicio fuera abandonado insepulto en el cam-
po. Es aquel en que Antigona dice a su liermana Ismenia
refiriendose a esa disposici6n: On dit que le bon Krein a
d6cr6te cela pour toi et pour moi, certes, pour moi, et qu'il
va venir ici afin de l'annoncer hautement A ceux qui 'ig-
norent, (4).

(1) Op. cit., pag. 191.
(2) Op. cit., pags. 224-225.
(3) Op. cit., pigs. 144-145.
(4) Pag. 232.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Pero si pensamos en las instituciones y costumbres de los
griegos, esa opinion pierde desde luego todo fundamento. Cre6n
deja de ser un tirano cruel para convertirse en un gobernante
jnsticiero, a quien no inspiran sino el amor a su patria y el
respeto a las leyes de su pais.
Asi, al anunciar algo muy divers de lo que esperariamos
despu6s de esa declaraci6n de Antigona, Cre6n da los funda-
mentos de su decreto en estas palabras: (Quiconque regit la
Ville et ne se conforme point aux meilleurs principles, mais
rdprime sa langue par frayeur, celui-l est le pire des hom-
mes, je 1'ai toujours pens6 et je le pense encore; et je n'esti-
me en aucune facon celui qui pr6fere un ami a sa patrie.
J'en atteste Zeus qui voit toutes chosses! Je ne me tais point
quand je vois qu'une calamity menace la salut des citoyens,
et jamais je n'ai en amitie un enneni de la patrie; car je
sais que c'est le salut de la patrie qui sauve les citoyens, et
que nous ne manquons point d'amis tant qu'elle est en sfi-
retd. C'est par de telles pensees que j'accroitrai cette ville.
Et j'ai ordonn6 par un edit qu'on enfermit dans un tombean
Ettokles qui, en combattant pour cette ville, est mort brave-
ment, et qu'on lui rendit les honneurs funebres dus aux om-
bres des vaillants homes. Mais, pour son fr6re Polyneik6s
qui, revenue de l'exil, a voulu d6truire par la flamme sa patrie
et les Dieux de sa patrie, qui a voulu boire le sang de ses
proches et reduire les citoyens en servitude, je veux que nul
ne lui donne un tombeau, ni ne le pleure, mais qu'on le laisse
non enseveli, et qu'il soit honteusement d6chir6 par les oi-
seaux carnassiers et par les chiens. Telle est ma volont6.
Les impies ne recevront jamais de moi les honneurs dus aux
justes; mais quiconque sera l'ami de cette ville, vivant ou
mort, sera 6galement honored par moi> (1).
El coro, que escucha estas palabras, las aprueba y se somete
a la ley de Cre6n. Esta sumisi6n ha de tenerse may en cuen-
ta al juzgar la conduct de Cre6n, desde que el coro, en la
tragedia griega, era la voz de la conciencia, representaba los
sentimientos morales y las ideas comunes al medio ambiente,
era la personificaci6n del buen sentido, encarnaba la vox po-
puli, afirmaba la presencia del pueblo en los acontecimientos
de los que espiritualmente era un factor de importancia.


(1) Sophocle, pig. 238-239.












ARGfA '


No debe olvidarse, ademas, que fue uso generalizado entire
los griegos, el de arrojar al campo donde debian quedar inse-
pultos, sirviendo de past a las fieras, los cadaveres de los
ciudadanos que hicieran armas contra su patria.
En el caso que nos ocupa, el exceso de severidad que lle-
vara a imponer una pena tan grave como la de muerte a los
que violaran esa ley, debia necesariamente alcanzar a Anti-
gona. Y digo necesariamente, porque entire los griegos, el cui-
dado de tributar los honors finebres a los difuntos estaba
reservado a las mujeres. Ahora bien, de la malaventurada fa-
milia de Edipo en moments en que esa ley se dictaba -
quedaban con vida s6lo Antigona e Ismenia. Es a ellas a quie-
nes se dirige Polinicio en el Edipo en Colona, pidi6ndoles que
cuando su destiny se cumpla no lo dejen sin honors y le
den sepultura. El mismo S6focles, en la Antigona, nos hace
ver c6mo Ismenia, considerando una empresa superior a sus
fuerzas la de oponerse a la voluntad de los poderosos, deja
que Antigona sola de cima a la piadosa tarea. Antojadiza-
mente, pues, ha supuesto Varela que los afanes de Cre6n se
encaminaran a exterminar la familiar de Edipo, para sentarse
sobre el trono objeto de su desmedida ambici6n. Esta suposi-
ci6n result tanto mas absurda cuando se piensa que Cre6n,
a la muerte de Layo, posey6 el cetro antes de que Edipo,
vencedor de la Esfinge, reinara sobre los cadmeos en la ama-
ble Tebas; ese cetro que, con la mano de Yocasta (segdn
Euripides) era el premio ofrecido por el propio Cre6n a quien
descifrara el enigma de la virgen astuta, librando asi a la
ciudad de la opresi6n en que esta la tenia.
Ademas, en S6focles (Edipo en Colona) encontramos que
cuando Edipo, acompafiado de Antigona, errante por los ca-
minos de Grecia llega junto a Atenas, es alcanzado por Creon
que, condoliendose de su desgracia como pariente pr6ximo y
expresandole la voluntad de sus conciudadanos, le ruega que
vuelva a su patria. Y ante las repetidas negatives de aquel,
lo amenaza y concluye por separarlo de Antigona, su inico
sost6n, para obligarlo a volver.
Seguramente, si Cre6n hubiera alimentado la ambici6n que
se le atribuye, no se habria empefiado tanto en que Edipo
abandonara una existencia errante y llena de peligros, para
volver a la ciudad contaminada por sus crimenes involuntarios
y a donde el carifio de su pueblo lo reclamaba.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Finalmente, no creo que puedan servir como arguments
decisivos para condenar a Cre6n, los violentos ataques de que
Edipo lo hace victim en el Edipo rey y en el mismo Edipo
en Colona, haciendolo aparecer como un hombre astuto y ani-
mado de malas intenciones. Es menester tener en cuenta la
circunstancia en que el ciego maldiciente profiere su reproche,
amargado por su espantosa desgracia. Y, por otra parte, es
de suponer que si Edipo habia aplastado bajo el peso de ho-
rrendas imprecaciones a sus propios hijos no haria grandes
esfuerzos para moderar sus ideas ni su lenguaje al juzgar la
conduct de un hombre al cual no le unian los mismos estre-
chos vinculos de sangre.
Y despues de todo 4qu6 much que Alfieri se apartara en
este punto de la leyenda o se decidiera por una variante con
preferencia a otra si varias existieran, haciendo recaer sobre
Cre6n el peso de imaginarios delitos, cuando sabemos que los
tragicos griegos se reservaron el derecho de modificar a su
guisa las leyendas legadas por Homero, a quin remonta toda
tradici6n ?
El caso choca cuando se piensa en Varela que, sin tener
los mismos motives que pudieron asistir a Alfieri, al presen-
tarnos un tan repulsive tirano como es su Cre6n, no s6lo ha
seguido sin m6s ni mas aquellas interpretaciones, sino que las
ha llevado a un extreme en el que como ya dijimos -no
cay6 el poeta italiano.
Las vicisitudes political por que atravesaba su patria, ha-
bian hecho nacer en Alfieri un odio profundo al despotismo.
Puso en ese sentimiento toda la violencia y todo el exclusi-
vismo de que era capaz su alma tormentosa. Para 61, todos
los reyes eran tiranos, a los que habia que combatir y abo-
rrecer.
En 61 la tragedia deja de constituir una escuela de los prin-
cipes, para serlo del pueblo. Hizo de sus obras un breviario
que inspiraba a los ciudadanos el culto de las virtudes civicas.
Junto con el amor a la patria libre, sus versos de hierro des-
pertaban en el pueblo el odio a la violencia y a la tirania.
Sus tragedies fueron un campo de furiosas batallas political.
La Virginia, aplaudida en Venecia, se anunciaba en los car-
teles como tragedia republican del ciudadano Alfieri (1),

(1) vid. en la ,Storia letteraria d'Italia, publicada por Vallardi; de Guido Mazzoni, Milano 1913, pag. 160.












< ARGIA


mientras el gobierno v6neto prohibia sus obras conceptuando-
las perniciosas para el Estado.
Las tragedies de Altieri, cuyo valor politico, en el sentir de
Bertana (1), supera hasta excluirlo al valor est6tico, descar-
tando la natural influencia literaria de la 6poca, son obra per-
sonalisima, al par que, constituyendo una tribune de la idea
de una patria grande, libre de toda tirania extranjera, reflejan
los sentimientos politicos y las aspiraciones nacionalistas de
todo un pueblo.
Ello nos explicaria la popularidad que alcanzaron, llegando
fuera de la frontera de su siglo y del moment hist6rico que
las hiciera nacer, hasta ser aplaudidas a la vera del Roman-
ticismo.
Varela, prendado de su modelo, sigui6 tambien sus ideales
politicos trasplantando, con Argia, al ambiente de su epoca
el odio violent que Alfieri profesaba a la tirania, sin que
nada lo justificara en aquel precise moment. Cuando en
1824 sali6 Argia de las prensas de Hallet, esa aversi6n era
extemporanea. Efectivamente, las veleidades monarquicas que
alimentaran muchos de los hombres de nuestra Revoluci6n,
se habian desvanecido para siempre en el horizonte politico,
si es que no nacieron muertas, y el instant en que podia
tener su verdadero fundamento estaba adn lejano, no habien-
do alumbrado los dias aciagos de la Tirania.
Juan Cruz, al hacerse campe6n de una tendencia que no
tenia porque arraigarse en el coraz6n de sus conciuda(anos,
vanamente a mi entender pretendi6 disfrazar bajo la apa-
riencia de una indispensable predicaci6n political, lo que era
un complement necesario de la imitaci6n de Alfieri.
Asi, en el pr6logo de su tragedia nos dice: los soberanos
de Europa han dado a conocer abiertamente a los que lo du-
daban que todo rey absolute es un tirano,..... la inicua alian-
za llamada santa parece haberse empefiado en que todo el
gdnero human deteste mas que nunca ei nombre de monarca:
y en el pais de la libertad no se violent un escritor cuando
se le present una ocasi6n cualquiera de atacar a los dds-
potas (2).


(1) vid. en la lano, pag. 329.
(2) Pag. IX.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


La Santa Alianza, nacida del misticismo del zar Alejandro,
se constituia en 26 de septiembre de 1815 inspirada aparente-
mente en principios de caridad cristiana y prestando al dere-
cho international y a la political de los estados un fundamento
religioso. Si este era su fin ostensivo, en la realidad consti-
tuia un pacto contra las ideas liberals, e importaba una
formidable amenaza contra todo asomo de independencia de
los pueblos. El congress de Aquisgrdn en 1818, la reunion
en Troppau en 1820, no hacen sino estrechar la uni6n de los
monarcas europeos en contra de la idea revolucionaria.
En 1817, Fernando VII, para ahogar las sublevaciones en
sus colonies de America, solicitaba el auxilio de la Santa
Alianza, que habia de reponerlo en su trono y a cuyo amparo
iniciaria la sangrienta reacci6n monarquica de 1823.
Claro esti que Varela, hombre de vastas miras y de firmes
convicciones republicans, debia ver tiranos en los reyes y
debia sentir no pequena inquietud ante esos sucesos que po-
dian amenazar la libertad de su patria; pero, si el peligro que
para la libertad representaba la Santa Alianza era inmediato
y constant en los pueblos europeos, para nosotros era lejano
y problemitico y, en los moments en que Argia viera la luz,
puede decirse que habia ya desaparecido.
Efectivamente, desde el momento en que Fernando VII se
pusiera bajo el amparo de los monarcas signatarios de la
alianza, Inglaterra hizo oir su voz en favor de las colonies es-
pafiolas, no cesando el gran ministry Canning de desplegar
una intense actividad en favor de su emancipaci6n, y colocdn-
dose resueltamente y a cara descubierta en frente de la corte
de Madrid, contraponi6ndolo a la possible accibn de la Santa
Alianza en AmBrica, gestion6 incansablemente en 1823, ante
las cancillerias de Europa el reconocimiento de la independen-
cia americana.
No vamos a discutir aqui si estos actos del gobierno
britanico se inspiraban en on deseo de debilitar el poderio
colonial espafiol, si los cumplia en salvaguardia de su propio
comercio que se intensificaria con la apertura de nuevos
mercados, o si inicamente esa potencia se erigia en paladin
de pueblos oprimidos bregando desinteresadamente por su
libertad.
El paso estaba dado y el peligro se conjuraba, aunque esa












< ARGIA >


acci6n no llegaria a feliz termino sino al comenzar el aflo
1825 (1).
Los Estados Unidos de Norte America, habian reconocido
nuestra independencia ya en el afio 1822, y era un obstAculo
mas opuesto a los designios de la Santa Aliauza, la nota vi-
brante de americanismo contenida en la declaraci6n del pre-
sidente Monroe del 2 de diciembre de 1823.
Por otra parte, los planes militares de restauracion colonial
habian abortado. El ejercito pr6ximo a salir de Espafia para
reducir a la obediencia a los pueblos americanos rebeldes,
negandose a partir, volvia sus armas en contra de los opreso-
res: la stblevacibn de Riego, que estalla el 1.0 de Enero de
1820, era el golpe de muerte asestado a los suefios imperia-
listas del monarca espaiol.





No cerraremos este capitulo sin decir algo sobre la versi-
ficaci6n de Argia, que algunas diferencias ofrece cuando se la
compare con la de la tragedies de Alfieri.
Si bien es cierto que Varela, empleando el mismo metro
endecasilabo de que aquel se sirviera, torn en Argia la dic-
ci6n mas seca y energica que en Dido, aproximandose asi a
su modelo, no puede decirse que-en cuanto al estilo-haya
seguido con fidelidad las huellas del tragico italiano.
Alfieri, guardoso de palabras, reduce el empleo de los ter-
minos a lo estrictamente necesario para la expresi6n del pen-
samiento. Su frase breve y sin ornamentos, comunicando al
estilo una desnudez de Arbol seco, sirviendo de complement
a la violencia de las pasiones puestas en juego, debia ayudar
a producer esa impresi6n de fiereza y de vigor que nos dan
sus tragedies.
El endecasilabo (considerado por Luzin como el metro mAs
apropiado a la dignidad de la tragedia; asi como el romance
octosilabo fuera de rigor en la comedia) en manos de Varela


(1) En efecto, el 1. de Enero de 1825, Canning lo comunicaba a los representan-
te- extranjeros, el 3 de Febrero se lee ante el Parlamento britanico el mensaje del
Rey reconociendo la independencia de las colonies espanolas y el dia 2 de esto
uiltimo mes, se firmalba un tratado de amistad y comercio con nuestro pais.













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


adquiere mayor dulzura y harmonia mayor que en el poeta
italiano, sin Ilegar al estilo majestuoso y solemn, y a las ve-
gadas hinchado y ampuloso de la tragedia francesa.
En Argia, los versos se suceden a los versos fluidos y sua-
ves, no bastando a desmerecer la total perfecci6n tal o cual
ejemplar duro o arritmico, prosaico o enteco, cuya existencia
result inevitable en una composici6n de tan largo aliento.
Por otra parte a esto debia conducirlo, necesariamente, la na-
tural simplicidad que require a cada moment la comnuica-
ci6n verbal entire los personajes, si queria evitar las entradas
de pavana que tanto abundan en los traigicos franceses.
Anotaremos aqui, aunque se la tilde de fitil, una observa-
ci6n que nos ha sugerido la lectura de Argia, en lo que al
respeto de la verdad hist6rica del lenguaje se refiere. Al ha-
blar los personajes sirvi6ndose de los verbos en tercera per-
sona, emplean un tratamiento ceremonioso que desconoci6 por
complete la antigtiedad, agregandose, a veces, el uso de la pa-
labra senior o seilora, segin convenga, cosa que puede verse
desde el comienzo mismo de la pieza:

No con tanta imprudcncia abrais el pecho
A una csperanza vana. El resultado
Puede seros, sefiora, inas terrible
De lo que habeis creido ...

Los griegos como los romanos conocieron solo el tratamiento
en segunda persona, detalle que fu6 fielmente observado por
Alfieri en los dialogos de sus personajes, como Varela habra
podido verlo en las dos tragedies que imitara.
En nuestro poeta el senior y seitora adquieren cierta solem-
nidad ridicule, como la que se observa en la Cinna de Cor-
neille cuando Augusto llama madame a su esposa Livia, o en
el Horace del mismo autor cuando los jefes romanos usan el
sire consagrado por la vieja monarquia, al dirigirse al rey
Tulio.
Pero, en descargo del poeta lrances, deben tenerse presents
las conveniencias political y sociales propias de su epoca. El
esplendor y la grandeza que envolvia el nombre de monarca,
el respeto absolute a los usos de corte y a las costumbres de
palacio, eran otros tantos obsticulos para que, en una compo-
sici6n dramatic, fuera el soberano tratado en segunda persona.












SARGIA


Vasta es, como acaba de verse, la influencia que las trage-
dias de Alfieri ejercieron en Varela, y result patente que
Argia, como obra literaria, aquejada de fria imitaci6n, anula
en las aras de un poeta extranjero gran parte de su valor.
Porque la imitaci6n s61o puede llevar a crear obras de verda-
dero merito cuando la personalidad del poeta es tan vigorosa,
que le permit similar la ajena inspiraci6n sin desmedro de
su propia originalidad.
Por otro lado, creemos haber hecho resaltar que buena parte
de los defects que hacen desmerecer la obra de nuestro poeta,
son comunes a las tragedies que vieron la luz en su siglo.
El talent y la vasta cultural de Juan Cruz, nos permiten
suponer que su producci6n dramatic hubiera sido muy otra
si en vez de rendirse a un desdichado cosmopolitismo literario,
que no puede inspirar sino esteriles y perecederas paiginas,
yendo directamente al alma de su raza, pulsando las cuerdas
mas sensibles del sentimiento national, hablando a la con-
ciencia colectiva que surgia, hubiera sacado el argument de
su tragedia del ambiente o de la historic de su pais ligando,
asi, estrechamente su alma a la de sus conciudadanos.
Varela esclaviz6 su talent al sentir est6tico de su epoca;
pero, quien que no tenga la psicologia del genio es capaz de
la fuerza necesaria para romper con su siglo, para aislarse de
las influencias del exterior, imponerse al juicio de sus contem-
poraneos despreciando su opinion y ser siempre el mismo?
En ese mismo siglo xvii, como en todas las epocas de
grandes revoluciones esteticas, clarisimos ingenios, cuya incli-
naci6n los llamaba hacia otros caminos, debieron contrariar su
propia indole para amoldarse al estilo en uso y evitar los .des-
piadados ataques de algdn Zoilo impertinente o criticastro pre-
sumido, de aquellos que creen poseer el cetro de la verdadera
critical y decidir de las reputaciones con la fuerza de sus fallos
inapelables.
Si por lo menos Varela, con su versaci6n clasica, hubiera
podido prestar una significaci6n inusitada a los various matices
de la leyenda de la desventurada estirpe de Edipo que llenara
con su horror los versos imperecederos de los tragicos griegos;










80 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

si su intuici6n de poeta, de manera original y penetrante, le
hubiera hecho sorprender un nuevo destello de la luz que irradia
la hoguera de aquellas formidable pasiones; si, salvando con
el vuelo potente de su imaginaci6n el horizonte limitado a que
voluntariamente se contrajo, hubiera hecho revivir en una nueva
encarnaci6n aquella material inerte, para darnos una vision
amplia y comprensiva de la vida humana en la palpitaci6n de
otros tiempos y de otras razas, hubiera hecho obra perdurable.
Pero si no nos da el sentido de las cosas que fueron, si no
hace revivir para nosotros el perfume desvanecido de otras
edades, su tragedia vale como document para nuestra historic
literaria, y como manifestaci6n de lo que podria llamarse el
estilo colectivo de una epoca.


ALFONSO CORTI.

















PATOGENIA Y ANATOMIA PATOLOGICA

1E LOS

FLEMIONES I)EL LIGAMIENTO ANCHO(
FOR EL

DOCTOR CARLOS ALBERTO CASTANO



A N A TOM IA

Luschka, brillantemente llama a todos los espacios celulares
de la pelvis. colocados entire el diafragma perineal y los 6rganos
alli contenidos. Cavmi subperitoneale o subserosum pelvis.
Estos espacios estan llenos de tejido conjuntivo, que se le
design con el nombre de tejido cellular de la pelvis. Los
anatomistas clAsicos no han estudiado bien estas formaciones
celulares en su relaci6n con los 6rganos pelvianos de la mujer,
y es en ese tejido cellular donde se desarrolla el flem6n que
tratamos; por eso es que necesitamos estudiarlo con detenci6u
para darnos cuenta de la localizaci6n de los flemones, su di-
ferenciaci6n y su propagaci6n.
Para el studio anat6mico nos hemos valido del mntodo de
los cortes seriados, usando cadaveres previamente inyectados
venas y arteries y procediendo luego a congelarlos; una vez
bien congelados 10 o 15 dias de estar en las cAmaras frigori-
ficas, procediamos a practicar los cortes validndonos de una
sierra circular colocada en una mAquina el6ctrica especial, que
hace el corte perfect lineal.
A mis del studio topogrifico del tejido cellular pelviano y
sus relaciones, se ha procedido a la inyecci6n de d1 antes de
la congelaci6n, empleando gelatin coloreada y cera en la f6r.
mula de Schlesinger y la masa de Teichmann, cuya formula es:


\:-l Ir. O' Ii,.


xxxVil -6












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


MASA DE TEICHMANN: Se pulveriza finamente carbonate de cal
y se le agrega aceite de lino cocido. Esta pulverizaci6n debe
continuarse hasta que la mezcla sea perfectamente homog6nea.
Se agrega el colorante y se pone en un mortero hasta obtener
una masa que se deslice entire los dedos sin notarse grumos.
Antes de utilizarla se le agrega sulfuro de carbon y se mezcla
hasta su homogeneidad perfect.
He seguido en mis investigaciones los mitodos de corte de
Freund, que constituyen 7 cortes tipicos: Primero un corte
median sagital, dos cortes sagitales laterales; el uno que pasa
al ras del ligament ancho al insertarse en la matriz, el otro
mis lateral, que pasa cerca del medio. Un corte horizontal
que pasa por la parte inferior de la sinfisis sobre el arco pu-
biano y al trav6s de la uni6n de la tercera con la cuarta
vertebra sacra; otro al traves de la mitad de la sinfisis y de
la segunda vertebra sacra. El sexto corte mas alto adn a travis
del dtero y del ligament ancho y el septimo un corte frontal,
el cual debe de ser ideal.
Los cortes practicados por mi han sido previamente fotogra-
fiados a fin de mantener el comprobante original y luego copiados
sin retoques del natural a la acuarela, complementando este
trabajo personal, acompafio los cortes de Rosthorns y Freund,
que por su claridad y la habilidad con que han sido torados
facilitardn la comprensi6n de la descripci6n anat6mica.
No es possible efectuar la disecci6n del tejido cellular pelviano
y de los ligamentos anchos, pues 6ste se esfuma, yendo adhe-
rido intimamente a los 6rganos y s6lo puede efectuarse su
studio en cortes y en inyecciones.
Los m6todos de corte datan de Henke, uno de los clAsicos
anatomistas que se han ocupado mis de esta cuesti6n, viniendo
luego los cortes de Pirogoff, Braune, Ridinger, Luscka, etc.
Es necesario hacer cortes en series horizontales, sagitales y
frontales para la exacta orientaci6n topogrifica, los 6rganos
oseos de la pelvis dan un nimero suficiente de reparos fijos
e inmutables, puntos y plans que pueden ser referidos ficil-
mente al sujeto vivo.
Selheim recomienda el procedimiento de Hodge y para tener
una vista general basta los cortes de Freund seguidos y des-
critos mas arriba por nosotros.
Los m6todos de inyecci6n usados por Bichat, Koenig y Schle-
singer pueden servirnos para estudiar las vias de infiltraci6n












PATOGENIA Y ANATOMIA PATOLOGICA


y nos mostraran los intersticios celulares y los prolongamientos
del tejido cellular, los puntos de predilecci6n para los flemones.
El primitive m6todo de Bichat de agua y aire, no sirve; el
m6todo de las inyecciones de gelatina de Schlesinger o sino
utilizando la masa de Teichmann ya mencionada, es la mis
instructive. Henke hizo sus cortes en pelvis edematizadas y
le dieron buenas descripciones, pero levantaron controversial,
y Freund inyect6 no s6lo mujeres sino tambi6n nifios a fin de
hacer el studio detallado y met6dico del tejido cellular pelviano.
Pero Rosthorn, dice muy bien, que no hay que tomar los
resultados de la inyecci6n al pie de la letra, porque las condi-
ciones son diferentes a la infecci6n y hay que hacer notar,
como decia Billroth, que en los process flegmonosos intervienen
otros factors a mas del peso y la presi6n hidrostatica. No es,
en suma, el exudado sino la infecci6n la que obra; las ro-
turas experimentales de las diversas facies y roturas por
inyecciones a fuerte presi6n, tienen el inconvenient de no
seguir las mismas vias de la infecci6n, y Jung dice, con raz6n,
que el valor de las inyecciones con masas liquidas rdpidamente
coagulables, tiene importancia para el studio de los derrames
mecanicos (sangre y products serosos de 6xtasis), pero no
para la infecci6n.
Hay que combinar todos los m6todos para el studio de las
diferencias que existen entire lo normal y lo patol6gico, pues
ninguno es bueno; es la combinaci6n del m6todo de inyecciones
y cortes el que ha dado a Rosthorn y Jung brillantes resul-
tados, es por ello que lo hemos seguido. Para el studio de
la anatomia patol6gica los cortes de Freund, Selheim y Jung,
son los mas instructivos. En la anatomia debemos primero
estudiar el ligament ancho en su conjunto, el revestimiento
peritoneal, su constituci6n y luego sus formaciones internal,
el tejido cellular principalmente con todos sus prolongamientos,
haciendo el studio anat6mico detenido de 61 que los clhsicos
anatomistas no lo traen, luego estudiar los 6rganos contenidos
dentro del ligament ancho por las complicaciones que los
flemones pueden traer en ellos, las arteries, las venas y linfa-
ticos del ligament ancho por fltimo, que nos explicaran las
vias de infecci6n sirvi6ndonos esto para tratar mas tarde la
patogenia de los flemones.
Las hojas peritoneales que envuelven las cars del iltero se
juntan sobre los lados de l1, formando un repliegue que se












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


dirige hacia la pared pelviana, constituido por dos laminas u
hojas serosas y que se denominan ligamentos anchos. Estas
hojas se unen en su porci6n superior desde el fondo del uitero
hasta la line innominada y se separan por el contrario en su
porci6n inferior, constituyendo con el tejido cellular, que los
rellena, un espacio especial conocido, a los lados del cuello del
fitero, con el nombre de parametrio por los alemanes, espacio
pelvi-rectal superior de Richet, vaina hipogAstrica de Delbet.
Seguiremos en nuestra descripci6n a la escuela alemana, pues
es a ella que hemos recurrido en nuestros cortes e investi-
gaciones, y daremos las denominaciones propias de Freund,
Rosthorn, etc.
Los ligamentos anchos dividen la pelvis en dos porciones,
una anterior vesical y otra posterior rectal, separados por el
utero en la parte media como una column divisoria y los li-
gamentos hacia los lados en forma de un biombo vertical.
Waldeyer y Nagel estudian el ligament ancho de una ma-
nera aislada, despues de haberlo desprendido y extirpado el
ftero, cosa que no es racional, pues se pierden todas sus re-
laciones.
Los ligamentos anchos deben dividirse para su studio y re-
laciones en dos caras y cuatro bordes: La cara anterior levan-
tada esti por un ligament que va del cuerno uterino hasta el
canal inguinal y que se denomina ligament redondo; 61 cons-
tituye un pequefio meso, Ilamado al6n anterior o funicular.
La cara posterior mis irregular, encontrAndose en ella el
ligament ovarico, el ovario y el ligament infundibulo ovarico,
forma un repliegue llamado al6n posterior u ovarico; los 6rga-
nos contenidos en esta porci6n del ligament forman tres seg-
mentos segdn Henle.
Segmento interno que forma un meso al ligament ovirico;
el segment medio constituido por el meso ovario y el segment
externo que contiene vasos y una parte del epooforo. Es el
ligament infundibulo ovArico.
El borde interno del ligament ancho responded al itero, en
la parte en que se separan sus hojas para cubrir las dos caras
de aquel y encierra los vasos uterinos y nervios, el Canal de
Gartner y el paraoforon cuando persisten. El borde externo
donde se separan las dos hojas del ligament y se contindan
con el peritoneo parietal, que reviste la pared lateral de la
excavaci6n pelviana. Este borde estA un poco adelante de la












PATOGENIA Y ANATOMIA PATOLOGICA


arteria hipogistrica; reposa sobre la aponeurosis que recubre
los miisculos obturador interno y elevador del ano. En la por-
ci6n superior de este borde externo del ligament ancho, pene-
tra el pediculo vascular superior o itero salpingo ovarico.
El borde inferior o base, descansa sobre el suelo pelviano.
del cual esta separado por una capa c6lulo miisculo fibrosa.
Sus dos hojas se separan, dirigi6ndose una adelante y la otra
atras. El peritoneo desciende atras hasta sobre la pared de la
vagina y adelante solo ilega al istmo uterino; por este borde
inferior penetran el ureter, los vasos uterinos y los vasos va-
ginales.
El borde superior libre del ligament ancho, es la uni6n de
las dos hojas que lo forman; se le design bajo el nombre de
al6n medio o tubario porque contiene la trompa. Tiene un cor-
d6n constituido por la trompa, extendida desde el itero al
estrecho superior y que prolonga hacia afuera los vasos esper-
mAticos internos y las fibras musculares que los acompaiian.
Examinando el ligament ancho por su cara posterior se ve
que el al6n ovarico divide el ligament ancho en dos porciones,
una superior o mesosalpinx, la otra inferior denominada por
Rieffel, .
El mesometrium o mesenterio del Oitero es el segment ma-
yor, es mas resistente, poco m6vil, rico en elements musculares
y en tejido conjuntivo; el mesosalpinx al contrario tiene el as-
pecto de una membrane transparent, percibi6ndose los vasos
y los residues wolfianos, teniendo una delgada lamina celulosa
laxa y fibras musculares diseminadas. El ligament ancho, es-
tudiado en su posici6n normal, present dos segments, uno
juxta-uterino interno, el otro tubo ovirico externo.
En el ligamento ancho estan contenidos el ovario, que ocupa
un lugar especial y esta s6lo suspendido a la hoja posterior;
la trompa, los vasos espermaticos internos arteriales y veno-
sos, los linfaticos y los nervios que los acompafian, los restos
wolfianos; en el segment inferior (mesometrium): los vasos
uterinos y vaginales, sus nervios y linfAticos satelites, ureter, y,
por filtimo, el tejido cellular que describiremos detalladamente.
Se encuentran a veces en el ligament ancho, capsulas supra-
renales aberrantes.
Los ligamentos anchos estan constituidos por dos laminas
bastante resistentes, puesto que ellas soportan sin romperse
una presi6n de cerca de dos atm6sferas, tienen en su superficie











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


el aspect del peritoneo parietal, son lisos, a veces contienen
algunos hiditides; estas liminas tienen en su estructura dos
hojas, una serosa y otra muscular lisa. La hoja serosa no ofrece
ninguna particularidad en su estructura; en su cara profunda
tiene una capa de haces fibrosos resistentes, sobre todo en la
porci6n inferior del ligament ancho.
La hoja muscular formada por fibras lisas, principalmente
transversales que emanan de las capas superficiales del Atero.
Estos haces musculares se conglomeran en ciertos puntos, for-
mando verdaderos cordones que se aislan de la hoja peritoneal,
y constituyen el ligament ovarico, parte el ligament redondo
y la porci6n muscular de la substancia medular del ovario; los
ligamentos ftero sacros y itero lumbares reciben tambien ciertas
fibras.
Ligamentos redondos: S6o1 mencionaremos su estructura para
podernos explicar la invasion de ellos por ciertos flemones del
ligament ancho. El ligament redondo se compone de un eje
conjuntivo elistico, rodeado de una vaina muscular. Esta esta
formada de fibras lisas y de fibras estriadas. Las primeras ema-
nan de la musculatura superficial de la cara anterior del itero,
se alojan y costean el borde superior del ligament (Schiff) y
se extienden hasta el estrecho superior, a veces hasta el canal
inguinal (Henle). Las segundas nacen por una parte de la es-
pina del pubis y de la pared inferior del canal inguinal (Sappey);
la mayor parte (Rouget, Debierre) provienen de los mdsculos
pequefio oblicuo y transverso.
La porci6n preinguinal del ligament redondo es exclusiva-
mente conjuntivo elastica. Desde el itero hasta el anillo ingui-
nal interno, el ligament redondo tiene una envoltura peritoneal
e imperfecta en las dos extremidades, casi complete en la part
media, donde la serosa le forma un verdadero mesenterio. Una
arteria, rama de la epigistrica, acompafia al ligament redondo
(Luscka) es la arteria funicular o espermitica externa; se pierde
en el monte de Venus y los grandes labios, una de sus ramas,
la arteria del ligament redondo, sube hasta el ftero anasto-
mosindose con la uterina. Esti acompafiada por varias venas
que estin por encima en la superficie del ligament, se anas-
tomosan entire ellas y con las uterinas, por otra parte con las
del monte de la vulva y grandes labios, la principal (Sappey)
se hecha en el origen de la vena iliaca externa o en una de
las epigastricas; las otras atraviesan el canal inguinal y van a
terminarse en el cayado de la safena internal.












PATOGENIA Y ANATOMIA PATOLOGICA


El ligament encierra tambien linfaticos que se echan en los
ganglios iliacos e inguinales internos.




El fitero mantiene conexiones con el recto por intermedio
de fibras lisas y conjuntivas recto vagino uterinas, que se de-
signan con los nombres de los ligamentos mencionados y fiteros
sacros. La vejiga se une a la matriz por medio del fondo de
saco peritoneal y de la cara anterior del cuello; estas conexiones
debemos estudiarlas, pues tienen su importancia para comprender
los process patol6gicos desenvueltos dentro del dtero y su
propagaci6n a las parties vecinas. Algunas fibras musculares van
de la cara anterior del itero hacia la cara posterior de la vejiga,
se han aislado las mas medianas bajo el nombre de mdsculos
vesico uterinos, a veces levantan de cada lado la serosa, for-
mando un pliegue v6sico uterino o repliegue anterior de Douglas.
MAs hacia abajo, el cuello uterino y el bajo fondo de la ve-
jiga estan reunidos en una extension de 15 milimetros por una
capa cellular, mis o menos resistente, atravesada por venas y
por el ureter, como lo podemos ver en los cortes (fig. N.0 6).
Sobre la linea media la uni6n es muy poca, siendo mas intima
en los lados, asegurada por tractus fibrosos y musculares que
se fusionan con la vaina ureteral y la tdnica adventicia de los
plexus venosos vesico vaginales.

LIGAMENTOS UTERO SACROS

Hemos dicho que el Atero mantiene conexiones con el recto
e indirectamente tambien con el sacro por medio de unos re-
pliegues o ligamentos, que fueron descritos por primera vez por
Mme. Boivin. Separando el fitero del recto, se ve, un poco en-
cima del fondo de saco seroso iltero vagino rectal, dos replie-
gues semilunares, un poco oblicuos arriba, atras y afuera, cuyos
bordes c6ncavos miran hacia el centro de la excavaci6n pelviana;
estos repliegues se llaman de Douglas, recto uterinos o semi-
lunares, formados por una armaz6n fibromuscular y constitu-
yendo los ligamentos Atero sacros.
Nacen de la cara posterior del ftero, inmediatamente por
debajo del istmo, segin Aran, se dirigen hacia arriba y atrAs,












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


costean las parties laterales del recto y llegan al sacro. En el
itero se unen el uno al otro, formando detras del istmo un
pequefio rodete transversal es el ligament de Petit o torus
uterinus de Krause.
En la composici6n del ligamento dtero sacro, fuera de algu-
nas arteriolas de la hemorroidaria media, venas satelites, lin-
fAticos vagino rectales y filetes nerviosos simpaticos, se encuen-
tran fibras lisas y conjuntivas.
Las fibras lisas son unas profundas descriptas por Luschka y
Ziegenspeck, van de un extreme al otro sin adherirse al dtero;
las otras, superficiales, mis numerosas emanan de las fibras su-
perficiales posteriores del dtero y de la vagina y de los ele-
mentos musculares subserosos del ligament ancho. Estas fibras
forman los miisculos recto uterinos (mnisculos retractores del
dtero de Luschka), se pierden a los lados del recto y algunas
fibras se mezclan a las vainas de los plexus venosos pelvianos,
ninguna llega al sacro.
Las fibras conjuntivas mezcladas a las anteriores, se confuii-
den con la vaina fibrosa del recto; la mayor parte se insertan
en el hueso, sobre la cara anterior del sacro adentro del 2.0,
3.0 y 4.0 agujero sacro, arriba se pierden cerca de la sinfisis
sacro iliaca. Algunas veces, ciertas fibras, sea musculares o
conjuntivas, mis desarrolladas, se dirigen del istmo al promon-
torio y forman un repliegue peritoneal. Estas fibras han sido
descritas bajo el nombre de ligameutos litero lumbares por
Huguier, o ligamentos redondos posteriores de Rouget. Para
Wallin y Waldeger pueden coexistir con los ligamentos itero
sacros y dividir asi la excavaci6n recto uterina en tres compar-
timentos superpuestos. Para Rieffel y Delbet ellos reemplazan
los repliegues de Douglas, pero no coexisten con ellos.
El itero mantiene tambiin conexiones con el perine, pero
no son directs (fig. 2 y 3) y en ningiin punto el uitero con-
trae adherencias inmediatas con las aponeurosis y los miisculos
del perine. Las conexiones del itero son mas importantes con
el tejido cellular subperitoneal; estudiaremos con detalle estas
relaciones, siguiendo nuestros cortes e investigaciones y la no-
menclatura .de la escuela alemana, apartandonos de la francesa
que con Richet y Delbet ha, sobre todo, estudiado y descripto
esta region pelviana en la mujer y de cuyas descripciones sa-
caremos aquellos puntos que consideraremos mas importantes.












PATOGENIA V ANATOMIA PATOLOGICA


DIFERENCIACION DEL TEJIDO CELLULAR PELVIANO SU ANATOMIA

Ya Bayer habia observado eu el feto y recien nacido todas
las diferenciaciones que von Rosthorn descubri6 en los adults
y encontr6 ya dibujadas las fascias musculares, no encontran-
dose por consiguiente un tejido cellular homogeneo sino ya di-
ferenciado, que con el andar de la vida y sus diferentes fun-
ciones fisiol6gicas se acentda cada vez mas. En la pelvis de
la mujer se encuentran las siguientes formaciones de tejido
cellular:
1.o El tejido cellular, que hasta ahora se describia finicamente
como medio de relleno; tejido cellular retro sinfisiario, para ve-
sical y para sacro que constitute los cojines diremos subsero-
sos y los subcutaneos, grasa de los genitals externos y de la
fosa isquio rectal.
2.0 El revestimiento cellular de la pelvis, el tejido cellular
adventicio de los 6rganos de la pelvis, parametrio, vagina y
recto que Freund design con los nombres de parametrium,
paracolpium, paracistium y paraproctium, en muchas parties es
una tenue capa que esta sobre la superficie de los 6rganos y
que mas bien los une a la serosa y en tales sitios el des-
prendimiento de la serosa, es dificil de hacerse (subserosa de
la pared posterior de la vejiga, del cuerpo del itero y de la
parte superior del recto).
Pero donde los 6rganos estin en contact se encu entra te-
jido cellular abundante. que debe ser considerado, no como dc-
cia Henke, como 6rgano pasivo del movimiento (tejido cellular
de rellenamiento entire vejiga y cuello del dtero, entire pared
posterior de b6veda vaginal y Douglas, precervical y retro cer-
vical, parte superior del septum rectum y v6sico vaginal), sino
como lo hemos nosotros considerado, element de defense, de
protecci6n para el organismo, como linea avanzada en el orden
de las defenses naturales del organism, que detiene la infec-
ci6n, localizAndola.
En la superficie del cuerpo del 6tero se encuentran haces
de tejido cellular. que estAn en relaci6n con los haces muscu-
lares de los ligamentos.
3. El tejido cellular que acompafia los vasos sanguineos y
linfAticos, asi como los nervios, es otra de las formaciones del
tejido cellular de la pelvis, y que entrando en los 6rganos con-












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


tribuye a former la arquitectura de ellos; una buena parte de
ese tejido es el llamado parte vasal de los ligamentos anchos,
portador del sistema de la hipogAstrica y formando por otra
parte el aparato de sosten del dtero que Kock llam6 ligament
cardinal uteri.
Parte de este tejido es el que Jung describi6 en la parte in-
ferior del cuello y que sirve para sostenerlo y evitar las tor-
siones de la matriz.
4.o Una de las variedades anat6micas del tejido cellular, son
las bandas de ese tejido que en forma de capas membranosas
se extienden entire el tejido cellular pelviano y el que rodea
los 6rganos de la pelvis, llamindose fascia endo pelviana, sir-
viendo de 6rgano de fijaci6n, siendo mAs visible en la part
anterior de la region de la vejiga, uni6ndose principalmente a
esa zona descripta en la tercera division, y a ese nimero per-
tenecen los llamados ligamentos sacro uterinos y ftero vesicales.
5.0 Derivados del tejido cellular que estin directamente al
servicio del tejido muscular y que forman ese complejo que se
llaman las fascias pelvianas, la fascia superior y la inferior de
revestimiento de los dos diafragmas; la fascia obturatriz y la
fascia superficial del perind.
El tejido cellular de la pelvis funciona como medio de sus-
pensi6n y como sost6n de las paredes vaginales, permit los
cambios de volume de los 6rganos, los contiene, acompaiia a
los vasos y a nervios y los reviste en el parenquima de los
6rganos; entire los mdsculos, une las fascias y refuerza las
aponeurosis, forma la capsula de los 6rganos; todas estas for-
maciones no estan netamente separadas y se confunden las
unas con las otras.


SUBSEROSIUM

La cavidad peritoneal de la pequefia pelvis esta dividida, como
hemos ya dicho, por los dos ligamentos anchos y por los 6rga-
nos en ella contenidos, en dos secciones, una anterior y otra
posterior y del mismo modo estA tambien dividido el cavum
subperitoneal, sirvi6ndole de separaci6n las formaciones celula-
res que con los vasos y nervios del dtero van a las parties la-
terales de la pelvis, mencionadas en el grupo 3.
Estas zonas de espesamiento forman una barrera que delimita












PATOGENIA Y ANATOMIA PATOL6GICA


y separa el tejido cellular del espacio anterior del posterior y
en el centro como de un eje se encuentra el cuello del iltero;
de su periferia salen, como radiaciones, diversas formaciones
que Freund clasifica asi: 1.0 Tejido de relleno, situado en la
parte anterior de la matriz y que se extiende principalmente
hacia afuera por el ligament redondo, ligament de Poupart,
canal inguinal y que esth en relaci6n con el espacio de Retzius
y el tejido cellular subseroso de la pared anterior del abdomen
y tambien con la pared posterior de la vejiga.
El 2.0 grupo, de Freund, es el tejido cellular de la parte pos-
terior de la matriz y que se comunica principalmente con el
tejido pararectal, hacia atras y hacia los lados, y hacia arriba
con el tejido retro peritoneal. El 3.er grupo esth formado por
el tejido de relleno en la porci6n lateral de la base del liga-
mento ancho que se comunica principalmente con la fosa iliaca,
hacia derecha con el col6n y el ciego, hacia la izquierda con
la flexura sigmoidea hasta el rifi6n; hacia abajo con los vasos
crurales y el anillo y agujero obturador. Esta descripci6n co-
rresponde en general con la de Waldeyer en tres parties: nicho
de la vejiga, porci6n uterina (alrededor del uitero), la porci6n
rectal y la delimitaci6n de las fosas consiguientes para vesical,
para uterina y pararectal.
Por medio de las investigaciones con inyecciones de cola y
gelatina de Schlesinger y Rosthorn segiin que sean hechas
entire las hojas peritoneales del ala superior del ligament
ancho o mesosalpinx (ala vespertilionis de los alemanes) o
abajo en la parte anterior o posterior de la base del ligament
ancho.
Asi se ve, como Rosthorn lo describe, separarse rdpidamente
las dos hojas del ligament ancho, llegar al tejido cellular de
la pelvis y extenderse hacia adelante hacia la arcada de Pou-
part y hacia atrds hasta el ciego y la flexura del mesenterio.
Con la inyecci6n en la base del ligament ancho, la masa de
gelatina se extiende alrededor de las paredes vesicales, la fosa
paravesical y hacia atras entire la vejiga y el itero, y afuera
llega hasta el ligament redondo para extenderse hasta el
anillo inguinal. La inyecci6n de la parte inferior de la hoja
posterior del ligament ancho, se junta primero en una gran
masa en la profundidad y luego desprende la hoja posterior
del ligament y llega a extenderse hacia las fosas iliacas. La
parte anterior de la pelvis queda intact.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Schlesinger hacia por otra parte las siguientes inyecciones
de cola, cuyos resultados fueron confirmados por Jung:
1.0 Inyeccion por una canula situada en la porci6n vaginal
lateral; la inyecci6n se extiende en el tejido perivaginal, b6-
vedas vaginales, espacio paravesical y precervical y despu6s
en toda la base del ligament ancho, y siguiendo la masa de
inyecci6n con mis fuerza, llega a alcanzar el border externo de
la pequefla pelvis.
2." Introducci6n de la canula a lo largo de la pared anterior
del labio uterino en la bdveda vaginal, por fuerte presi6n y
largo tiempo; primero se inyecta el tejido precervical, y despu6s
se separa el peritoneo pelviano.
3.0 Inyecci6n en la cara posterior de la boveda vaginal; se
inyecta principalmente entire la vejiga y el recto y ain las
parties laterales del recto: el peritoneo s6lo es alcanzado en una
pequefia extension.
Von Rosthorn describe el resultado obtenido por inyecciones
hechas en diferentes puntos del subserosium de la pequefia
pelvis, encontrando que el tejido cellular esta dividido en varias
cavidades por septum muy tenues que de la pelvis se unen a
la serosa y que delimitan bien ciertos espacios en los cuales
se aglomera la masa de la inyeccidn. El primer septum se
extiende de la base del ligament ancho, y del lado del itero
liasta la pelvis, envolviendo el ligament redondo, que lo fija
comao en una ligadura, este tabique divide, pues, el subseroso
paravesical con el parauterino y asi como estos dos espacios
estan delimitados, encuentrase tambi6n una delimitaci6n a los
lados del recto y aquella region del peritoneo que lleva los
vasos espermaticos y va debajo del ligamento infundibulo
pelviano o suspensor del ovario; esta laminilla descansa sobre
la arterial sacro iliaca y estd recorrido en lo alto por el ureter.
Describense los siguientes espacios subserosos:

1.0 Subserosinim paraesical.
Tiene por limits anteriores y laterales, la pared pelviana
y su fascia; el limited interno, la pared vesical; el posterior, que
es inconstante, el septum que corre a lo largo del ligament
redondo; el inferior la fascia pelvis y el superior el espacio
comunica directamente con la cavidad de Retzius y se pone
en relaci6n con el tejido cellular de la pared anterior del vientre.












PATOGENIA Y ANATOMIA. PATOLO;IC A


Si bsrosifu parli uteriito.
Espacio profundo en la pared lateral de la pelvis, mayor
ique el primero; esta delimitado hacia afuera por la pared pel-
viana, hacia adentro por el itero y las hojas del ligament
ancho; hacia adelante a veces por el citado septum del liga-
mento redondo; hacia arriba y lateralmente comunica con la
fosa iliaca, cnya formaci6n cubre la fascia iliaca.

Subserosium lIm rrechfl.
Es un amplio espacio que sc extiende desde el promontorio
hasta la convexidad del recto en la region de la plica trans-
versalis recti; el recto esta unido a la cara anterior del sacro
por fuertes haces fasciculares. a la altura de la cuarta vertebra.
Abajo de este hay un segundo espacio entire el diafragma de
la pelvis y la pared posterior del recto, que se extiende hasta
las paredes laterales de la pelvis. En la pared anterior del
recto y detrAs del fornix vagina, se hosqueja mna pequefia
cavidad subserosa.

Caouaim etzii (Cavidad de Retzius).
El liquid inyectado en el espacio de separaci6n parave-
sical, se extiende contra la pared anterior del abdomen y Ilena
toda la superficie que se conoce en anatomia con el nombre
de Cavuim preperitoneal de Retzais y que con una fuerte
presi6n en la inyecci6n llega a tener cerca del ombligo una
forma de tridente.
Los exudados que por esta via lleguen, traen esa dureza de
la pared abdominal que los franceses designan con el nombre
le plastr6n. La fascia descrita por Cooper con el nombre de
fascia transversalis abdominis o fascia endo gastrica o endo
abdominal de Retzius. se funde en la line semicircular de
Douglas con la aponeurosis de los misculos transversos.
En el studio de la delimitaci6n del Cavum Retzius, que hizo
Retzius en el anio 1856. se han ocupado una gran cantidad de
autores franceses y alemanes: aparte de Cooper con su fascia
ya descrita y Gelsebach, Cloquet y Scarpa confirman la exis-
tencia de aquella fascia como limited anterior del espacio que
describimos. Velpeau sefiala una segunda fascia propia, fascia
subperitoneal como limited posterior o delimitaci6n posterior
del Cavum Retzius, la que (irardin en 1879 ya indico.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Bouilly, en 1880, compare las aponeurosis que rodean a la
vejiga con la cipsula de Tenon del ojo y habl6 por primera
vez de una loge vesical. Charpy design esa fascia por delante
de la vejiga como aponeurosis prevesical y Pierre Delbet como
aponeurosis ombilico prevesical. Farabeuf y Delbet entrevis-
taron la relaci6n de esta fascia con los vasos umbilicales y con
el uraco ligamento v6sico umbilical lateral y medio) y llama-
ron a esto vaina allantoidia; esta relaci6n fud desarrollada
embriol6gicamente por Veau, Ancel, Budde y Merkel. Una
descripci6n exacta de este espacio lo di6 tambi6n Drappier.
El espacio prevesical (Cavum Retzii) esta situado entire la
pared posterior del vientre y la pared anterior de la vejiga;
hacia arriba estA delimitado por el ombligo y hacia los lados
esta rellenado por una cantidad de tejido cellular que le permit
a la vejiga cuando se llena insinuarse en ese espacio.
Es un espacio subperitoneal que esta casi siempre vacio,
pero que una gran cantidad de masa de inyecci6n puede dis-
tenderlo, su forma es la de una U a concavidad dirigida hacia
atris. Esta delimitado de la siguiente manera: hacia adelante
la pared posterior de la sinfisis pubiana y la cubierta de la
pared del vientre (fascia transversalis o endogistrica).
Hacia atras la fascia propia de Velpeau o fascia prevesical
de Carpit o aponeurosis ombilico prevesical de Delbet, esta
ultima es una simple lamina fibrosa, de forma triangular; nace
hacia arriba, del peritoneo parietal y va del ombligo o del uraco
en el medio y de las arteries umbilicales a los lados hasta el
suelo pelviano, tapizando no s61o la pared anterior, sino tambi6n
las laterales de la vejiga; en la base, el Cavum Retzius viene
a confundirse con el revestimiento del diafragma pelviano, fascia
pelvis. Hacia atras esta en relaci6n con esa zona que hemos
llamado base del ligament ancho (vaina hipogastrica de Delbet);
en esta zona de espesamiento es donde se cierran hacia atrAs
los prolongamientos posteriores del espacio de Retzius. Delbet
distingue afn aquel tejido cellular que forma el substractum del
ligament v6sico umbilical analogo al que existe en el feto y
lo design como vaina allantoidea. En la parte superior es un
espacio c6nico aplastado, situado entire el peritoneo parietal
anterior y la fascia umbilico vesicalis, en el cual se encuentran
las arteries umbilicales y que en el adulto se atrofian.
Clinicamente tiene el espacio de Retzius much importancia,
pues aqui se hacen las heridas quirdrgicas para llegar a la ve-












PATOGENIA Y ANATOMIA PATOL6GICA


jiga y al dtero. Los cirujanos usan esta via desde hace ya
largo tiempo, sin interesar el peritoneo para llegar a la vejiga
y en estos iltimos afios se la ha utilizado tambi6n para llegar
al 6tero en obstetricia (cesareas extraperitoneales) y juega gran
papel por las heridas e infecciones que pueden sobrevenir. El
conocimiento de la topografia de este campo operatorio, las
relaciones de la vejiga y del dtero entire si y con las parties
vecinas, peritoneo, tejido cellular y vasos, el conocimiento de las
comunicaciones del Cavum Retzius con el tejido cellular de la
pared del viente, con el subserosium paravesical y al trav6s
de 61 con las otras regions celulares de la pelvis, son para el
clinic de gran interns. En lo que a la inyecci6n se refiere,
desde ya largo tiempo se tiene la opinion que el tejido cellular
reaccionaba m~s fuertemente que el peritoneo; Kiistner, por
ejemplo, no temia las heridas abiertas del tejido cellular y la
clinic de Erlanger no veia diferencias entire la infecci6n del
tejido cellular y del peritoneo, mientras que otros autores como
Pfannenstiel y Olshausen consideraban la infecci6n del tejido
cellular mis facil y creian que el peritoneo se defendia mejor.
Del mismo modo son peligrosos los flemones del espacio de
Retzius y actualmente esta probado que en la cesarea supra
sinfisiaria de Latzko, la infecci6n del tejido cellular debe ser
menos temida que la del peritoneo.
Entre los diferentes m6todos que permiten la deliberaci6n
del cuello vaginal a los fines de la cesarea, es el de Latzko
que mejores resultados ha dado y el mis simple como tecnica.
Subserosium parauterino.
Un espacio subseroso much mas grande y mas extendido se
encuentra a los lados del Atero y se extiende por un lado en
la profundidad de la pequeia pelvis a lo largo de la hoja pos-
terior del ligament ancho y por otra parte esta en relaci6n
con los otros subserosium. La masa de inyecci6n sigue dos vias
habitualmente. La una corre a lo largo del ligament redondo
y gana la region del anillo inguinal y parte superior del liga-
mento de Poupart y extendiendose por alli al peritoneo del
abdomen de esa region. La otra via corre directamente hacia
la fosa iliaca y hacia atris delante del ciego y de la flexura
sigmoidea y de la pared posterior del vientre hasta la region
renal. Complicadas son las relaciones con los ligamentos an-
chos, por lo cual es necesario entrar en algunos detalles. De












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


acuerdo con todos los autores se deben distinguir dos parties.
La una superior constituida solamente por las dos hojas sero-
sas que como prolongaciones de las que cubren el cuerpo ute-
rino forman dos prolongamientos como alas. El contorno de
esta parte esta dado por los tres repliegues que correspondent
al ligament redondo, a la trompa y al ligament ovArico.
Del cuerno uterino donde se inician, divergen estos tres hacia
afuera; mientras que la trompa recorre transversalmente hl
parte mas alta formando su repliegue, el ligament redondo en
arco se dirige hacia adelante a la region del anillo inguinal, y
hacia atris se encuentra el ligament ovArico. Esta secci6n
superior se la design en general con el nombre de mesosalpinx
(ala verpestilionis) y mesoovarico. En las embarazadas cuelgan
laxamente estos ligamentos. Entre estas hojas existe solamente
el tejido cellular indispensable que acompafia a los vasos en
forma de ala murci6lago y a la pequefia cantidad que se insi-
nda en los restos del 6rgano de Wolf. Como limited inferior
existe una region un poco mas espesada, por la cual corren los
vasos espermAticos, formando la raiz del mesoovArico. El aparato
muscular de los ligamentos uterinos fue descrito por Rougier
en 1858 y su significaci6n para el acto de la concepcion fue
avalorado ciertamente por este autor. Heyken, en 1890, que se
ocup6 de esta region, pudo probar que despues de maceraci6n
en Acido nitrico diluido y separaci6n de la hoja peritoneal del
ligament ancho, que la masa principal de 6ste estaba consti-
tuido por fibras musculares lisas. Investigaciones posteriores
de este autor con Cloruro de Paladio y subsiguiente coloraci6n
con carmin le demostraron: el origen y el trayecto de las fibras
musculares. Los aces del ligament redondo se original de las
capas musculares superficiales de la pared anterior del 6tero.
El ligament ovArico se pierde con sus haces en la pared pos-
terior del udtero. Aparte de estos dos haces, Heyken encontr6
un tercero que del ligament ovirico sale hacia adelante y que
corresponde a lo que Groc6 llam6 adductor y tensor ovari.
Tambien en el ligament infundibulo ovArico de Henle pudo
encontrar Heyken fibras musculares (M. Attrahens tuba Luschka)
finalmente encontr6 en el ligament infundibulo pelviano, fuertes
haces musculares que al hileo del ovario, al paraovario y al
extreme distal de la trompa irradian. Se encuentran otras fibras
musculares entire 6stas y solamente el ala verpestilionis se halla
libre de elements musculares.











PATOGENIA Y ANATOMIA PATOLOGICA


Tambien los ligamentos sacro uterinos, pubo-vesical y itero
vesical es decir, todas las formaciones ligamentosas que del
itero irradian, deben ser consideradas como prolongaci6n de la
musculatura uterina y asi se explican las relaciones de contracci6n
entire estos diversos 6rganos.

Subserosiumi pararectal.
Limites: Hacia atris la pared anterior del sacro con el peri-
osteo, hacia adelante el recto con su curva sacra y el perito-
neo parietal y hacia los lados los dos septum que se extienden
de la articulaci6n sacro iliaca, debajo del ligament suspensor
ovarico y en cuya base entra el ureter a la pelvis. Este espa-
cio exti6ndese hacia arriba hasta el promontorio, donde entra
en relaci6n con el tejido cellular retro peritoneal. Estas relacio-
nes explican la via que siguen los abscesos de la pared poste-
rior del recto, del sacro y de las filtimas vertebras lumbares.
En este tejido cellular presacral se encuentran los vasos lin-
fiticos del recto y los ganglios linfaticos correspondientes. Los
cirujanos tienen especial interns en la resecci6n o extirpaci6n
del recto por carcinoma de extraer todo el tejido cellular en la
media de lo possible para evitar las eventuales recidivas. Esta
division de los subserosium que Rosthorn ha marcado no es
constant y explica las diferentes anomalias que pueden existir.
Con la descripci6n de estos tres grandes subserosium no estti
afn terminado el tema, faltan dos pequeios espacios celulares
situados el uno delante y el otro detras del cuello del itero.
El primero, colocado entire la pared posterior de la vejiga y el
cello uterino y es atacado principalmente en las afecciones del
cuello vesical, se le puede designer con el nombre de subse-
rosium precervical. Este espacio comunica muy a menudo con
el subserosium paracervical de tal modo, que una inyecci6n
llevada sobre un lado del cuello uterino gana por medio de el.
el otro lado, existen sin embargo preparados en el que se ha
visto delimitado por dos delgadas laminillas laterales; en resu-
men, estaria delimitado asi: Adelante, por la pared posterior
de la vejiga, hacia atras por la pared anterior del cuello ute-
rino; hacia abajo la b6veda vaginal; hacia arriba el repliegue
del peritoneo del cavum vesico uterino; lateralmente las dos
citadas laminitas que de la pared vaginal se extienden hacia
el espacio paravaginal. El subserosium retro cervical esti
constituido por un espacio situado detras de la b6veda vaginal
ART. OEIG. XXXVIII-7












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


y detris del cuello uterino y su altura varia segdn la profun-
didad en la cual se haga el repliegue de Douglas y esta pro-
fundidad o espesor lo reconocemos en la colpotomia posterior
y tanto mas baja la- vagina tanto mas corto es este espacio.
Lateralmente estA delimitado por los ligamentos recto sacros
que forman el fundamento del repliegue de Douglas y final-
mente hacia abajo el septum retro vaginal. Este septum no
es muy resistente, como se demuestra en las colpoperineo-
rrafias.

Cavum Subciutaneium pelvis.
Comunicaciones con el cavum subserosium pelvis: Las gran-
des masas ricas en grasa que se extienden entire el diafragma
pelviano y la piel fu6 lo que Luschka design con el nombre
de Cavum subcutaneum pelvis. La masa principal de este
cuerpo grasoso rellena esos dos nichos profundos que se cono-
cen con el nombre de fosas isquio rectales; su delimitaci6n es
la siguiente: hacia los lados el mfsculo obturador interno con su
revestimiento aponeur6tico, por donde corren las ramas de la
arteria y vena pudenda internal; hacia adentro y arriba el em-
budo que forma el diafragma pelviano y metido alli se encuen-
tra la grasa perineal que se extiende tambi6n alrededor de la
region anal. El cavum subcutaneum pelvis, esta separado del
cavum subperitoneal por el diafragma pelvi rectal (fig. 7-DPR).
Una comunicaci6n direct de los dos existe, pero muy pe-
quefia, alrededor del elevador del ano y en la proximidad del
sitio de salida del tendon del mdsculo obturador interno, a tra-
v6s de estos orificios es que pasa la masa de la inyecci6n como
lo han comprobado Schlesinger y Freund. Tambien muy rico
en grasa es el tejido cellular de los grandes labios; encuentranse
gruesos espacios celulares donde se coleccionan facilmente los
liquidos (sangre, trombus de la vulva o la serosidad de edema).
De la misma manera estan formados los pequeiios labios, que
por 6xtasis o inflamaciones de los genitales muchas veces se
edematizan. Este tejido cellular esta en comunicaci6n con los
espacios intraabdominales a trav6s de dos pequefias comuni-
caciones, la una por el tejido cellular que rodea al ligament
redondo cuando atravesando el canal inguinal se irradia en los
grandes labios y la otra por la entrada de la vena dorsal del
clitoris. En general forma el diafragma uro-genital una barrera
insalvable entire el cavum subcutAneo y el subserosium pelvis.












PATOGENIA Y ANATOMIA PATOLOGICA


Comunicacion del tejido cellular subseroso con el tejido inters-
ticial e intermuscular de las extrenmidades inferiores.
Estas comunicaciones siguen dos caminos, los prolongamien-
tos extraabdominales del subserosium, son siempre los acom-
paiiantes de los vasos y nervios que del cavum abdominal en-
tran o salen y asi hacia arriba nosotros s61o encontramos una
salida que es la abertura del diafragma a trav6s de la cual pa-
san la aorta y la cava; en la region de la pelvis hay mis sa-
lidas y en relaci6n con el anillo crural y la abertura ciatica
(escotadura ciatica) mayor, a lo largo de los vasos del muslo
en las lacuna vasorum, va al tejido intermuscular de la pared
anterior del muslo, del mismo modo por los vasos gliteos
que son ramas de la hipogistrica. Una comunicaci6n seme-
jante a la que existe en el triangulo de Scarpa entire el tejido
cellular profundo y superficial, hay tambi6n entire el tejido ce-
lular debajo del ligament tuberosacro y del mdsculo gliteo
mayor con el subcutineo de la region perineal y de la region
gldtea, por filtimo el tejido cellular que a trav6s del canal obtu-
rador lo une al tejido cellular de los adductores.

ZONA DE ESPESAMIENTO O FASCIAS

El tejido cellular fasciculado tiene su centro en el cuello ute-
rino y part superior de la b6veda vaginal. De este centro
irradian prolongamientos entire el tejido cellular de relleno ha-
cia afuera. La formaci6n mis resistente es la citada ya mu-
chas veces y que se encuentra en la base del ligament ancho,
que tiene los siguientes nombres (parte basal del ligament
Luschka y Henle, Parametrium propio Virchow, process itero
iliaco de Savage, y de ligament cardinalia de Cock). Este
ligament se extiende en una forma horizontal hacia las pare-
des de la pelvis de ambos lados y es el sosten mas fuerte de
los genitales interns y de la parte superior de la vagina. Mu-
cho mis d6biles y de menor importancia son los repliegues
situados mAs antero posteriormente prolongamientos v6sico va-
ginales y ftero sacros. Los iltimos forman el fundamento de
ese espacio tan claro que se llama de Douglas y que corres-
ponde al cuello uterino, de cuya parte posterior salen dos d6-
biles prolongamientos que rodean al recto y que se pierden en
el tejido cellular pararectal. Mucho menos delimitados apare-












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


cen los prolongamientos anteriores, llamados, como hemos dicho,
ligamentos itero vesicales; son haces reforzados de tejido celu-
lar que se extienden lateralmente entire el cuello del itero y
la vejiga y que son menos perceptibles en las nuliparas que
en las multiparas que tienen cistocele. Si pensamos proyectar
este centro y prolongaciones sobre un piano horizontal, obten-
dremos la figure de Freund de forma irradiada y que de una
inanera mas simple nos ilustra sobre el aparato de sosten fi-
broso de la pelvis. Todas las envolturas fibrosas de los 6rga-
nos de la pelvis desembocan en esta region que rodea a la
vagina y al itero. Como parametrium debe considerarse el
tejido cellular peri-uterino que contiene, alrededor del cuello
,del dtero y de la pared superior de la b6veda vaginal, los va-
sos uterinos y los plexus venosos.
Para poner en evidencia estos ligamentos, el modo de pre-
paraci6n siguiente es el mis prActico: despues de levantar
el peritoneo pelviano y el tejido cellular de los subserosiums
se cae en la preparaci6n sobre una fascia blanco reluciente,
que es la fascia pelvica internal o fascia pelvis. Esta fascia
reviste las dos caras del mfisculo elevador del ano que con-
juntamente con el mfisculo obturador interno, vienen de los
huesos de la pelvis. Una vaina hay para cada misculo, en
Adonde se juntan los dos se tiene un arco de refuerzo, formando
ese arco tendinoso que se extiende desde la pared posterior
del pubis, hasta la espina del isqui6n y que muchas veces se
toma err6neamente como origen del misculo elevador del ano.
La fascia pelvis se extiende a los tres 6rganos huecos de la
misma y robustece sus cubiertas propias. En este recorrido
a lo largo de los 6rganos pelvianos se le puede poner de ma-
nifiesto entire el pubis y la vejiga, ligament pubovesical y
tambien hacia atras en el espacio que queda entire el recto y
el sacro. El ligament pubovesical delimita una fosa profunda
detrAs de la sinfisis, que esta rellena de tejido cellular y grasa
y que constitute una parte del cavum Retzius y en cuyo fondo
entra la vena dorsal del clitoris.
Especial interns tiene en el ligament ancho el hecho de
saber si la porci6n superior de el, el llamado mesosalpinx,
comunica libremente con su porci6n inferior o base; los autores
franceses, basandose en que la inyecci6n de la parte profunda
inferior no corre hacia la superior, niegan toda comunicaci6n;
Bernutz, Goupil, Jarjavay, Guerin se pliegan a esta opinion,