<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo XXIX


DLOC UFLAC



PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Revista de la Universidad de Buenos Aires
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00028
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00028

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
    Indice del tomo XXIX
        Page 441
        Page 442
Full Text






















REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES















































Imprenta de Coni Hermanos, Per6, 68!1











REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD


DE BUENOS AIRES

PUBLICADA POR ORDEN DEL CONSEJO SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD



SECRETARIO DE LA DIRGCCION
D' MARIO A. RIVAROLA

INTERINO : CORIOLANO ALBERINI









Aiio XII. Tomo XXIX. Articulos originales











BUENOS AIRES
DIRECTION Y ADMINISTBACION
130, VIAMONTE, 43o




















//. /.,






LATIN
MERIPr.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES






PROGRAM ANALITICO Y BREVE SUMARIO
DEL

CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA '1)

DICT.DO POR EL PROFESOR DOCTOR HORACIO G. PINERO
ANO i9ii





EL MOV1MIENTO FILOSOFICO ACTUAL EN EUROPA Y XAMERICA

i. La filosofia antigua y las ciencias naturales. El m6todo posi-
tivo y el determinismo cientifico. La ciencia y la religion. La
filosofia y la fe. La ensefianza de la filosofia y de la psicologia
entire nosotros.

2. Resurgimiento filosdfico. La ciencia y la filosofia; el
espiritu simplista no llega a la cultural necesaria del hombre
social, del hombre de gobierno. Necesidad de las humanidades
y la filosofia en la ensefianza media y superior. Nuestros maes-
tros y sus 6pocas. Insuficiencia actual de la alta cultural del
espiritu.

La filosofia de Boutroux: El eclecticismo de comienzo del si-
glo xix nos ensefi6 que para filosofar no era menester conocer las
ciencias ni la vida, sino analizar y dividir los sistemas de los
fil6sofos antiguos, aislar algunos trozos, reunirlos y exponer los
resultados de este trabajo en elocuente lenguaje (Boutroux).
Otros, ignorando sistemrticamente el mundo exterior y a la sola


(i) Apuntcs de clase reunidos y publicados a pcdido de los alunnos.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


luz de la conciencia, se limitaron A observer, clasificar y coordi-
nar entire ellos los fen6menos del mundo exterior.
Comte y Taine demostraron, entonces, que la filosofia no po-
dia aislarse de las ciencias sin degenerar en la escolastica, pues
en aquillas se encuentran las races de la verdad. Despu6s La-
chelier, De Biran, Ravaisson, muestran el espiritu in vivo y en
acci6n en el seno de la ciencia misma, en las construcciones de
nuestra conciencia. Entonces la filosofia fu6 considerada como
el esfuerzo del pensaxniento para comprender las ciencias y la
vida. Asi se hicieron fil6sofos los sabios, haciendo de la filosofia
un instrument circulante del espiritu critic y ciencia creado-
ra. Hoy, la inteligencia y la dignidad humans, la ciencia, como
dice insistentemente Boutroux, y la filosofia ponderan al cien-
tismo sistematico y excluyente, fijando sus limits y autorizan
despejar de nuevo aquella senda del ideal moral; porque la cien-
cia no es nada sin : sentimiento, coraz6n, voluntad, pensamiento,
libertad y conciencia. DespuBs que los enciclopedistas s61o pen-
saron en la Raz6n, vino el credo de la Ciencia y hoy se piensa
en la vida; pero sin limitarse s6lo a los hechos, sino tambinn A
las ideas, que tienen su ciencia en otros objetos, otros m6todos
y otras leyes (Boutroux).

3. La moral de nuestra 6poca no es menor que la de otras
6pocas anteriores (G. Ferrero). La renovaci6n filos6fica actual
con Boutroux y Bergson es product de la atm6sfera moral de
nuestro siglo. La filosofia de Boutroux va contra el egoismo ex-
cluyente de la ciencia; sostiene el principio de discontinuidad
6 irreductibilidad de los hechos naturales entire si, pues, dis-
puestos en capas superpuestas requieren principios especiales que
los substenten y m6todos tambi6n especiales que los estudien.
No hay una ciencia, la que seria una abstracci6n, sino muchas
ciencias con un com6n denominador : lo real, que tampoco es
uno (Bourget).
La contingencia de las leyes de la naturaleza no es para Bou-
troux otra cosa que la independencia que existe entire las leyes
entire si, porque, entire otras razones, hay mas en lo real que lo
que ven las ciencias positivas, asi como hay mAs en el espiritu
de lo que conoce la conciencia. Boutroux no rechaza las ciencias,








CUR1SO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA


sino pondera su alcance; no declara su fracaso, sino hace su
balance; no reniega de la inteligencia, sino que la ubica entire
la raz6n y el sentimiento; pues la raz6n, como un servidor entire
deux maitres, se une A los sentidos para apreciar el mundo ex-
terior y hace ciencia, y al coraz6n para ponderar las cosas di-
vinas y es la fe (Bourget).
La historic de la filosofia nos muestra siempre dos forms
de una misma tendencia : generalizar sobre hechos 6 cosas y
sobre ideas, 6 sobre relaciones entire cosas 6 entire ideas, para
fijar un principio de explicaci6'n universal.
Plotin, con el pensamiento griego, aceptaba la primer : las
cosas derivadas de Dios; Laplace y Dubois Reymond, la segun-
da, es decir, las relaciones entire las cosas para llegar al meca-
nismo universal, la conservaci6n de la energia, etc. : lo incog-
noscible y el ignordbimus.

La filosofia de Bergson: Bergson no niega que el determi-
nismo se aplica A la material y triunfe con frecuencia; pero sos-
tiene que la libertad es lo propio de la conciencia. Esta, su doc-
trina, se llama filosofia de la intuici6n, que significa la per-
cepci6n inmediata de la realidad y de la verdad, y parece opo-
nerse al razonamiento discursivo y al anAlisis; pero desde que
procura explicar esta intuici6n en palabras, se hace abstrusa y
penetra en un absolutismo mistico. L'dlan vital de Bergson se
divide en dos grandes corrientes : instinto 6 inteligencia, de na-
turaleza diverse, p'orque s61o A la segunda acompafia la libertad
y la conciencia (Colonna).
La vida es una onda que sube y la material una corriente que
baja; ambas se penetran y la libertad domina i pesar de una
evoluci6n sin fin.
La libertad, principio de la filosofia bergsoniana; pero prin-
cipio y libertad se chocan porque el primero significa deter-
minar y explicar y la segunda es indeterminaci6n.
Bergson critical las pretenciones de la ciencia y construye sobre
sus restos su metafisica de lo absolute; aristocrAtica, nebulosa,
po6tica, manejable s61o por los elegidos del genio y del talent
6 inaccesible hasta por su lenguaje sur measure A las aptitudes
comunes.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


La metafisica de Bergson exige un acto de fe, como dice el
padre Colonna, pues afirma que la vida, la libertad y la con-
ciencia conducen los mecanismos que nos son necesarios, pero
no explica c6mo se hace la conducci6n.
Boutroux con su idealismo no deja de hacer la apoteosis de
la libertad y Bergson con su libertad 6 intuici6n va del espiri-
tualismo transcendent, en lenguaje po6tico, al misticismo ab-
soluto. Bergson es un fil6sofo poeta, del moment, personifica y
viste el traje de moda en filosofia; pero su sistema no harA
escuela, porque la brillantez de la forma, la elegancia del len-
guaje, en la explicaci6n de sus actitudes, si atrae y fascina, no
basta para crear sistemas y conmover la concepci6n real del
universe. Asi, las bases sobre que construye en moral : la liber-
tad y la conciencia del Yo libre, pueden hacer decir A Spinoza
que sostienen el hombre frente a Dios, porque el que se cree
libre no sera un ateo; pero siempre sera un impio. Bergson,
como Kant, se encanta en la metafisica de la libertad para res-
tablecer como 6ste la creencia en Dios y en la inmortalidad.
Asi resurge la pretendida neofilosofia y si la vida no vale sino
como un instrument del saber, seg6n Nietzche, justifiquemos
nuestra existencia por la acci6n y el pensamiento.
Frente A esta escuela y en el mismo colegio de Francia, en el
que Victor Brochard fu6 el precursor de este resurgimiento con
su filosofia idealista y su moral cristiana,. sigue Pierre Janet
con su espiritu cientifico y medico su ensefianza te6rica y expe-
rimental de la psicologia y Georges Dumas, en la Facultad de
letras, continda en su catedra y en el Laboratorio de psicologia
su ensefianza objetiva, sin sentirse molestos en lo mAs minimo
por los aplausos y el entusiasmo del gran pdblico.



INTRODUCTION BIOLOGICA AL STUDIO DE LA PSICOLOGiA
LA VIDA, LA ORGANIZATION Y EL MEDIO


El resurgimiento filos6fico actual declare estrecha, unilateral
y limitada la ciencia de hoy. No obstante, las ciencias fisico-
quimicas y biol6gicas perfilan una evoluci6n pr6xima hacia la









CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y I'ATOLOGICA


future sintesis de los dtomos, previa su desintegraci6n que liberty
modalidades nuevas de la energia, como dice Moreu.
Lavoisier cre6 la noci6n de los cuerpos simples : indestruc-
tibles, indescomponibles en otra especie de material, capaces
aqu6llos de reunirse entire si para former otros compuestos sin
p6rdidas ponderables y reproduci6ndose en totalidad en la com-
binaci6n : esta fu6 la base de la quimica.
Actualmente, con estos cuerpos simples, que pasan ya de cien,
reproducimos la mayor part de los cuerpos naturales en el
mundo vivo y en el mundo inorgAnico.
No hay, pues, cuerpos simples, porque sus particular consti-
tutivas, los atomos, no son inmutables, segin los trabajos de
Becquerel, Curie, Berthelot, Rhote, Fort, Ramsay, Soddy y otros.
El Atomo de radium y de los cuerpos similares se disgrega y
da : calor, electricidad y rayos anAlogos A los rayos Roontgen;
son fuentes de energia que surgeon con nuevos Atomos; como
entire el uranium y su iltimo derivado parecido al plomo se
conocen mAs de catorce Atomos intermediaries, y el gas helium,
residue inerte de transmutaci6n de otros Atomos, denuncia dife-
rencias y nuevos cuerpos. La radioactividad de la material, pro-
pia de algunos cuerpos, podemos apreciarla hoy. El concept
actual del Atomo, constituido por mas simples particular en per-
petua actividad, hace pensar en un organismo complejo (elec-
trog6nico). Para Lavoisier, Berthelot y Davy, los cuerpos espe-
ciales, que constituyen los cuerpos vivos, se formaban por la
fuerza vital y nunca el hombre podria reproducirlos; error gran-
de que la ciencia ha salvado con la demostraci6n de las sintesis
orgdnicas. W6hler (1828) carbonato amonio = drea; Berthelot
(I856-i866) : hidrocarburos, alcoholes, Acidos. DespuBs la sin-
tesis de la alizarina por Gueve. Acido tirtrico por lungfleich;
la cicutina por Landerburg y la glucosa por Fischer (1890).
Asi fu6 que, demostrada la unidad de las fuerzas de la natu-
raleza, se autoriz6 A proseguir la fabricaci6n de los products
de la c6lula viva.
Producci6n sint6tica de compuestos orgAnicos y obtenci6n ar-
tificial de cuerpos radioactivos, dos problems solucionados por
la ciencia de hoy, sobre los que la filosofia puede ponderar la
concepci6n del universe y fuerzas que lo gobiernan.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


El dinamismo energ6tico no es otra cosa que la desintegra-
ci6n y reintegraci6n sintetica de los Atomos.
La fisica modern es la que penetra hoy on la estructura esen-
cialmente dindmica de los atomos; duefia de la energia, podria
descubrir fuerzas capaces de dislocar el edificio at6mico de la
quimica.
iCuAnto promete para el future la liberaci6n de la cantidad
de energia que almacena el atomo, sean cuerpos nuevos, con
propiedades a descubrir, 6 cuerpos conocidos con nuevas apli-
caciones A dar! Esta evoluci6n cientifica, profunda, ha de hacer
mas s6lida la evoluci6n econ6mica y social y mayor la satisfac-
ci6n del hombre, libertindose de la servidumbre de la material
para conquistar la energia creadora de la naturaleza y de la
vida (Moureu).


La vida, la organizacidn y el medio

La material y la forma; la unidad de la energia y la diversidad
de las modalidades de la fuerza.
Caracteres comunes y diferenciales entire los cuerpos inor-
ginicos y orginicos.
Continuidad de los hechos naturales; transformaci6n experi-
mental de la energia (experiencias). Genesis del calor, luz, elec-
tricidad, movimiento, fuerza quimica, etc., energia fisicoquimica
en energia nerviosa.
Irritabilidad, excitabilidad y finalidad de la energia nerviosa;
demostraci6n en el conejo y en el hombre. La funci6n y el 6r-
gano : las leyes de 6smosis y la genesis del aparato circulatorio.
La c6lula y sus movimientos : los amibos y los leucocitos; los
microbios. Tactismos y tropismos.

La aparici6n de la vida. Protistos; protofitos y protozoos. Los
amibos y su vida de relaci6n. Esquema general de los series
pluricelulares. La division del trabajo fisiol6gico; la diferen-
ciaci6n organica; fisiog6nesis y morfog6nesis. La organizacidn
y la adaptaci6n por el recambio interno y externo caracteriza la
vida.









CURSO DE PSICOLOGiA NORMAL Y PATOLOGICA


La funci6n nerviosa. La excitabilidad y la conductibilidad
primitive en el sistema neuromuscular.
La diferenciaci6n de las neuroc6lulas en m6sculo y en nervio
y su irrigaci6n sanguinea. Irrigaci6n unitaria 6 de nutrici6n 6
irrigaci6n (federal) dinAmica de funci6n.
Dinamogenia 6 inhibici6n como modos de funcionar el siste-
ma nervioso. Demostraci6n experimental de inhibici6n fisiol6-
gica en el conejo.
Vida y organizaci6n; las forms y leyes 6rganogen6ticas en
la construcci6n de los organismos. La funci6n y el medio. Nu-
trici6n, crecimiento y perpetuaci6n. Division del trabajo fisio-
16gico y diferenciaci6n organica dentro de la unidad del s6r.
Funci6n de relaci6n y defense. Estokinesias y funci6n ner-
viosa.
Recepci6n, conducci6n, retenci6n de la energia nerviosa.
Dinamogenia 6 inhibici6n segin Roland y Oddi.


FISIOGENIA Y SISTEMA NERVIOSO EN LA SERIES

Primera ley : Cuando los animals superiores adquieren mor-
fologia y funciones nerviosas nuevas, conservan siempre no
s61o estructuras elementales, sino tambi6n la morfologia gruesa
y funciones de los inferiores (ley de estructura y funci6n). Asi
en el hombre se explica el tropismo y los instintos primaries.
Segunda ley: Filogen6ticamente los segments cerebrales de
formaci6n reciente heredan las funciones mas nobles desem-
pefiadas por los segments cerebrales de mas antigua forma-
ci6n; pero no tanto que no reciban de 6stos alguna aptitude para
realizar algo de sus viejas funciones lejos del control de la
conciencia. Asi: el tectum laborum corticorum de los verte-
brados inferiores corresponde A los 16bulos big6minos antece-
dentes y A las funciones del telencefalo de los vertebrados supe-
riores. De aqui la proyecci6n en la corteza de todas las funcio-
nes debidas A formaciones nerviosas inferiores y la sede en 6sta
de los fen6menos psicofisicos.
La ley biogen6tica fundamental y la ontog6nesis humana de
Hoeckel demuestran que existe una convenientia proportions









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


entire el desarrollo del sistema nervioso y el desarrollo psiquico.
La funci6n sensoriomotriz. Las vias de conducci6n y centros
de reflexi6n y coordinaci6n.
Las leyes de estructura y de funci6n en la ontogenesis hu-
mana es afirmada por la ley biogen6tica fundamental de Hceckel.
La enfermedad detiene el desarrollo y crecimiento del indi-
viduo, inferiorizandolo en la series zool6gica.
La funci6n osm6tica primordial y las sinestesias viscerales;
sus 6rganos y mecanismos en los vertebrados inferiores y su-
periores.
La vida instintiva es anterior A la vida intellectual. Ambas son
formas de la vida y adaptaci6n.
El medio, la energia y la funci6n nerviosa que surge del
principio de la estokinesia.
Genesis y desarrollo del sistema nervioso en los invertebrados
y vertebrados.
Formaci6n de las vias nerviosas de recepci6n 6 centripetas
ex6genas y de las vias de restituci6n 6 centrifugas end6genas
en las species superiores. (VWase H. G. Pifiero, Anatomia fisio-
ldgica del sistema nervioso, 1902.)
La m6dula espinal y los ganglios nerviosos como centros de
reflectividad y coordinaci6n.
La m6dula y sus vias de conducci6n; metameria y radicula-
ci6n medular.
1l bulbo como estaci6n intermedia entire la m6dula y el cere-
bro; sus ndcleos grises y los pares craneanos; sus relaciones
con la inervaci6n vegetativa y de la expresidn.
La funci6n sensoriomotriz A trav6s del sistema nervioso cere-
broespinal y simpAtico; tonismo medular, simpAtico visceral y ce-
rebral.
Constituci6n y estructura del sistema nervioso. Sus c6lulas
y sus fibras; la unidad anAtomofisiol6gica y tr6fica; el neuron.
La cronaxie de Lapicque y la acronaxie 6. discronaxie funcio-
nal en la conducci6n.
La funci6n sensoriomotriz y la conducci6n centripetocentri-
fuga trav6s del sistema visceralsimpAtico y cerebromedular.
Las leyes de los reflejos de Pfliiger y las reglas de Sherrigton;
su poco valor actual.









CURISO DE PSICOLOGIA NORMAL PIATOLOGICA


Clasificaci6n de los grandes aparatos nerviosos dentro de la
unidad del sistema.
La formaci6n y desarrollo de las vias y centros nerviosos en
las funciones viscerales : nutrici6n, circulaci6n, respiraci6n, di-
gesti6n y secreciones.
Tonismo simpatico y vago tonismo visceral; tonicidad cere-
bromedular.
Demostraci6n experimental en ranas y en perros, de la con-
ducci6n nerviosa y su coordinaci6n en la m6dula. Excitaci6n,
secci6n de raices y ablaci6n de centros nerviosos cerebrales.
El neur6n y sus agrupaciones en los distintos plexos y cordo-
nes de la m6dula; acci6n reciproca y multiple de los diversos
grupos que explican las pretendidas leyes de los reflejos.
La substancia gris constituida por sistema de neurones y la
substancia blanca por fibras de conducci6n; aqu6lla es centro y
origen 6 terminaci6n de nervios; 6sta forma cordones y vias
que van 6 vienen a 6 de la primera.
Cuatro sistemas de neurones y nervios son asi constituidos
en relaci6n con la substancia gris:
i" Visceral 6 perif6rico, en los ganglios viscerales;
2 Substancia gris de la m6dula y del bulbo;
3" Substancia gris del cerebelo, protuberancia y ganglios op-
toestriados;
4o Substancia gris cerebral (centros del psiquismo superior).
Los verdaderos aparatos nerviosos son definidos por la fun-
ci6n y por sus centros y no por aquella disposici6n en cuatro
pisos, que no es mAs que anat6mica y topogrifica. Asi demues-
tran algunas enfermedades (que son funciones desviadas) : en-
fermedad de Thomsen, astasia, abasia, apraxias, etc. No es ya
admisible dividir la fisiologia del sistema nervioso en funciones
por sus 6rganos separados, pues todos los aparatos nerviosos
son sensitivomotores y centripetocentrifugos.
La funci6n sensoriomotriz en la estltica, cinematica y dina-
mica de la march, de la orientaci6n y del equilibrio; sus 6rga-
nos y mecanismos nerviosos; sus trastornos funcionales y orga-
nicos. Experiencias en perros y palomas.
Tanto la sensibilidad general de las visceras como la especial
del aparato locomotor y la especifica-sensorial de los sentidos









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


son definidas y reci6n caracterizadas por su origen y procedencia
en los grandes ganglios encefilicos de la base del cerebro. Estos
totalizan 6 integran las unidades sensitivas y sensoriales que con-
dicionan la sensaci6n, asi como. precisan, ponderan y fijan el
destino de la acci6n motriz; son, pues, importantes centros ner-
viosos centripetocentrifugos, cuya funci6n primordial es tam-
bi6n, como la de todo el sistema, la sensoriomotricidad 6 esto-
kinesia.
La funci6n sensorial especifica; sus 6rganos y mecanismos
esenciales. Psicofisiologia general de los 6rganos de los sentidos.
(VYase : H. G. Pifiero, Psicofisiologia general de las sensaciones,
1901.)


Sensorialidad y perceptividad

La sensaci6n, percepci6n 6 imagen son actos cerebrales.
Las funciones generals primordiales de psiquicidad : su uni-
dad funcional sensoriomotriz en el enc6falo que caracteriza y
condiciona la reflectividad y coordinaci6n de los actos cerebrales
simples.
La funci6n cortical tolaliza, por un process energ6tico de cierta
estabilidad y tension neur6nico y asociativo, actos cerebrales par-
ciales (Ziehen, Jacob).
Los reflejos condicionales son especificos porque dependent de
la representaci6n primordial que contiene todo 6 part de la
sensaci6n primera, provocada por el estimulo fisiol6gico sen-
sorial.
La excitaci6n 6 causa psiquica del trabajo glandular, segin
Pawlow, es la percepci6n evocatriz y la imagen afectiva que pro-
voca asociaciones anteriores como impresiones-recuerdos en estos
actos cerebrales. Asi se produce el apetito psiquico y el reflejo
sial6geno y se explica la importancia mayor de los receptores
sensoriales, predominando la audici6n y la olfaci6n en el perro,
y en el hombre la vision.
La sensitividad general visceral, locomotriz y sensorial, es la
condici6n previa de la psiquicidad primordial general. El cortex
- por memorial asociativa hace la sensaci6n-percepci6n y crea









CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA


por trabajo propio, la imagen afectiva y perceptive con 6 sin
conmotividad orginica que condiciona la psiquicidad. Este dis-
tingo es necesario A la doctrine de Pawlow para fijar la faz inte-
lectiva de la cerebraci6n localizada a la corteza y la faz afec-
tiva general del organismo.
Psiquicidad general A base de sensaciones generals y comu-
nos diferenciadas : el reflejo sial6geno y la sensorialidad y per-
ceptividad especifica. La sensorio-motricidad especial de la loco-
moci6n y la perceptividad en el sentido estereogn6stico (obser-
vaciones).
Los mecanismos nerviosos cerebrales en la psiquicidad gene-
ral, en la expresi6n, en la mimica y en el lenguaje (subcorteza
y corteza).



LA FUNCI6N PSiQUICA Y EL CEREBIO


Los actos psiquicos primordiales : sensaci6n-percepci6n; per-
cepci6n-imagen, representaci6n, expresi6n y emoci6n.
El desarrollo de las funciones psiquicas es proporcional al
desarrollo del sistema nervioso; pero la histoarquitectura de la
corteza no autoriza a6n una localizaci6n psiquica histol6gica sen-
sorial especifica, sino alguna diferenciaci6n funcional de ciertas
zonas fundamentals sensitivas y motrices (Cajal, Brodmann,
De Sanctis).
No hay cdlulas corticales especiales y exclusivas : acisticas,
6pticas... y menos psiquicas (Brodmann), y hoy la tendencia ge-
neral es, con Meynert y Cajal, atribuir A la cl6ula nerviosa su
diferencia funcional, no segin su morfologia, sino segdn sus
conexiones con las puertas de entrada de las excitaciones del
mundo exterior.
El hambre global y el hambre parcial diferenciadas y especi-
ficas en los mamiferos y en el hombre. El hambre puede ser sen-
tida como una necesidad confusa del instinto sin objetiva-
ci6n 6 como un apetito bien definido y concrete 6 como un
deseo bien definido de cosa determinada; en el primer y se-
gundo caso es mis instintivo y en el iltimo representative.









IREVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Funciones psiquicas primordiales y desarrollo del cerebro

Condiciones (centrales) cerebrales de la sensaci6n-percepci6n,
imagen, elaboraci6n y expresi6n.
La corteza cerebral gris es la que elabora las sensaciones y
percepciones, especializAndose esta funci6n en aquellas zonas in-
mediatas a la entrada de las vias receptrices sensitivosensorialcs
y a la salida de las vias restitutrices motrices y secretorias. Estas
son las zonas de proyecci6n de Flechsig. La corteza gris engra-
nada 6 intermediaria entire aquellas zonas, que no tiene origenes
ni terminaciones de los mecanismos receptores 6 emisores, es la
zona de retenci6n, asociaci6n (de Flechsig) y elaboraci6n psi-
quica.
Gall decia que el cerebro se componia de tantos sistemas par-
ticulares cuantas funciones distintas ejerce (1808).
Flourens, que el cerebro concurre en todo en conjunto al
ejercicio de sus funciones (1842).
Broca decia que el cerebro constitute un grupo de 6rganos
(pues tiene centro del lenguaje, pie de la tercera circunvoluci6n
frontal izquierda) diferentes que correspondent A funciones dis-
tintas (1861). (VWase : H. G. Pifiero, El lenguaje de los sordo-
mudos, afdsicos e idiotas, 90o3, y La cuestidn de las afasias,
I909.)
Fritz 6 Hitzig descubren los centros motors en perros.
Hitzig, el centro cortical de la vision en el 16bulo occipital; con-
siderado hoy como muy reducido. Las experiencias y la clinic
demuestran que las zonas cerebrales visivas son mds amplias
ain que las fijadas por Munk, para la esfera visual c6rticoocci-
pital posterosuperior. Goth, contradictor de Munck, niega las
localizaciones; pero al fin reconoce que los 16bulos occipitales
tienen cierta relaci6n con la vista y los frontales con el movi-
miento, y da los ganglios subcorticales como centros sensitivos
y motors y los hemisferios cerebrales como 6rganos de la me-
moria, comprehension 6 inteligencia.
Loeb y Bechterew, como Pawlow y toda su escuela, comenzaron
por las ideas de Goltz; pero localizaron la vision, el gusto (por
los reflejos sial6genos) y el oido... etc.









CLRSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA


La sensaci6n, la percepci6n y la imagen tienen las mismas
condiciones gen6ticas corticales (escuela rusa). Por tanto, la
ablaci6n parcial de la corteza suprime el 6rgano 6 la aptitud de
reconocer la excitaci6n perif6rica que queda como impresi6n
sensaci6n bruta : asi persiste la luz; pero desaparecen los mo-
vimientos y las formas.
Pawlow, con sus mecanismos nerviosos analizadores que nacen
en los receptores perif6ricos y terminan con la corteza, parece
admitir (i) que esta, por sus pianos estratificados de las zonas
do proyecci6n, pueda diferenciar sus aptitudes funcionales, por-
que nada indica, al fin, que todas las capas celulares corticales
tengan una misma funci6n (2).
La corteza cerebral no esta diferenciada funcionalmente ni
anat6micamente en los mamiferos inferiores, ni en los superio-
res y el nifio reci6n nacido.
Las zonas de proyecci6n y de asociaci6n de Flechsig no difie-
ren substancialmente por su histoarquitectura. No hay c6lulas
exclusivamente especializadas en una funci6n determinada (Ca-
jal).
La corteza cerebral es sensoriomotriz y el cerebro, como un
6rgano en este mecanismo nervioso, obedece al principio esto-
kin6tico, como todo el sistema, y su reflectividad bAsica no hace
excepci6n, salvo el retardo, la complexidad y la inhibici6n, que
retienen, acumulan, 6 transforman la energia nerviosa. Por esto
la intervenci6n del cerebro se caracteriza por menor motricidad
en general.
La corteza cerebral comienza A diferenciar su funci6n cuando
los estimulos fisiol6gicos sensoriales excitan las zonas corticales
en las que terminan sus vias centripetas visionn, audici6n, etc.),
a su vez excitan las zonas inmediatas al origen de. las vias centri-
fugas del movimiento. Estas son las zonas de proyecci6n.
La diferenciaci6n fisiog6nica del cerebro va despertando apti-
tudes especializadas de algunas zonas, que la herencia nos ha
legado y que ponemos en acci6n por experiencia individual. Asi

(r) Articulo Les sciences naturelles et le cerveau, in Journal de psycologie. Janvic:-f6vrier,
I)02.
(2) MATISSE, L'mtin l gence el le cervetst.
ART. OBRK. XxIX 2









ItEVISTA DE LA UNIVEI1SIDAD


los 16bulos occipitales, en los que terminan las vias 6pticas,
y las temporales, donde terminan las acisticas, reciben mejor
estas sensaciones y provocan movimientos de acomodaci6n en
los 6rganos receptores perif6ricos (analizadores de Pawlow).
Todas las impresiones-sensaciones de sensibilidad general 6 espe-
cial estimulan la actividad de la corteza en su funci6n motriz y
la zona de origen de esta via puede retener y acumular la energia,
provocando mis tarde movimientos que aparecen espontineos.
Asi se diferencian las zonas corticales motrices y sensoriales en
los mamiferos superiors y en el nifio, que m6s tarde establecen
vias de comunicaci6n entire si, multiplican sus neurones espe-
ciales : la funci6n crea vias y zonas con neurones de asociaci6n
entire aqu6llas y es en esta zona intermedia donde la funci6n se
diferencia una vez mas, agregando a las sensaciones su nota
personal : la perceptividad.
La diferenciaci6n funcional sensorial y motriz de la corteza
cerebral es muy primitive en los retardados mentales llamados
fisiol6gicos y muy lenta en producirse. En los retardados pato-
16gicos, agen6sicos 6 disgen6sicos, m6s lenta adn 6 no se realize,
pues la mielinizaci6n de las vias de conducci6n queda reducida d
las zonas inmediatas i la recepci6n sensitiva, sensorial y kine-
t6gena, encontrAndose pocos neurones en la zona de asociaci6n,
que es la psiquica propiamente dicha. La retardaci6n no com-
promete la funci6n sensoriomotriz general del cerebro; exagera,
por el contrario, la motricidad, que se hace mds animal por falta
de inhibici6n, base fisiol6gica de la psiquicidad.
Las disgenesias y agenesias de la epilepsia, demencias orga-
nicas, idiocia, imbecilidad, etc., deforman 6 detienen el des-
arrollo normal del cerebro y su funci6n, fijando como definitivos
tipos morfogdnicos inferiores, que en la ontog6nesis del cerebro
del hombre deben ser etapas transitorias de su evoluci6n.
La funci6n de la corteza cerebral unifica y sintetiza las activi-
dades primordiales de los centros 6. zonas que son sensitivo-
motrices conjuntamente, pues cada estimulo provoca reacci6n
sensoriomotriz, siempre mixta.
Los actos corticales resultan asi de la combinaci6n de various
actos mixtos (a base visceral, locomoci6n, sensitividad, senso-
rialidad, motricidad y excitaci6n 6 inhibici6n), en un 6nico pro-









CURISO DE PSICOLOGiA NORMAL Y PATOLOGICA


ceso energ6tico de cierta estabilidad y tension por el mecanismo
asociativo 6 nem6nico (de la zona de asociaci6n 6 de today
la corteza) (Jacob).
Los centros corticales primordiales, son : olfalivo, visceral y
tactomuscular que existen en todos los vertebrados con cortex.
Los centros secundarios 6 tardios : 6ptico, ac6stico, estokin6tico,
frontal indirecto, existen en los vertebrados mas diferenciados
y especialmente en los mamiferos, segin Jacob. Despues, adn
hasta el hombre, no aparecen otros centros mAs nuevos, pues
aquellos diferenciados llegan A un complete desarrollo y a co-
nectar mejor y multiplicar sus relaciones. La cerebraci6n nor-
mal responded, pues, A un inico process energetico integral que
unifica las actividades parciales primitivas.


La funci6n psiquica general. Sintesis de la vida psiquica
Disociaci6n en la historic

La sensaci6n-percepci6n es la unidad primera del conocimien-
to y la perceptividad es la expreci6n primera de la funci6n pro-
pia del cerebro. No obstante la unidad sensoriomotriz de la
corteza, hay estados fisiol6gicos (suefio, distracci6n) en los que
la sensaci6n-percepci6n existed como actividad parcial del oerebro,
sin acompafiarse de la sintesis cortical total que hace conscience
y personal el acto cerebral.
Estos estados de disociaci6n psiquica, normales en nuestras
oscilaciones diarias del nivel mental, suelen persistir y hacerse
permanentes en la epilepsia, histeria, parAlisis general, etc. Gras-
set fund. su teoria de los dos psiquismos en esta disociaci6n que
puede explicar : el automatismo locomotor y psicol6gico; hip-
notismo, sugesti6n, mediumnidad, etc., etc.
Janet explica asi tambi6n las amnesias y anestesias hist6ricas
A que atribuye las pardlisis, agnosias, asimbolias y apraxias (no
orgAnicas) funcionales de la perceptividad.
Los dos psiquismos de Grasset, el automatismo psicol6gico
de Janet y la disociaci6n funcional de la corteza cerebral, son
formas 6 estados andlogos de la psiquicidad.
La atencion es la expresi6n de la unidad del tonismo psiquico









HEVISTA DE LA UNIVEIISIDAD


y su condici6n Lisiog6nica necesaria. La distracci6n fragmenta,
desintegra la unidad y sintesis del process mental. La preocu-
paci6n concentra la tension neuropsiquica en una parte sola de
la corteza. (V6ase : H. G. Pifiero, Psicofisiologia de la atenciin
y de la conciencia, 1904.)
Los estados hist6ricos son estados neuropaticos de distrac-
ci6n 6 aprosexia; pues la histeria es una enfermedad (hoy un
sindroma) psiquica. Sus sintomas objetivos principles : anes-
tesias, amnesias, abulias, parAlisis, sean sistematizadas, locali-
zadas 6 generals, transitorias 6 continues, pueden ser explica-
das por la disociaci6n funcional de la corteza en el process unico,
sint6tico 6 integral de la cerebraci6n personal consciente. Los
estados sonambdlicos son modificaciones, desviaciones de la me-
morizaci6n asociativa, anAlogos al sueio, A los sueiios y en-
suefios. La memorial alternate y reciproca se observa en estos
estados sucesiva 6 retrospectivamente. Asi tambi6n se repro-
duce el olvido 6 el recuerdo. Estas variaciones de la memorial,
m6s 6 menos sistematizadas, no se hacen id6nticas sino cuando
la repetici6n y su contenido de sensibilidad se ha hecho equi-
valente. En el caso de los hebefrenicos (Cecilia X : procaz 6
insolente en un ataque, sumisa y mistica en el siguiente, etc.),
y dxcitomaniacos (Maria G., de nuestro servicio en el hospicio
de alienadas).
Los estados superiores 6 inferiores de sonambulismo de P.
Janet, correspondent A los dos psiquismos : superior 6 inferior
de Grasset.
En la histeria hay incapacidad, impotencia de poder centrali-
zador, de sintesis psiquica por la conciencia personal, para la
constituci6n y funci6n del Yo.
Tres leyes psicol6gicas se constatan en las hist6ricas : ra El
sujeto ha perdido el poder de ejecutar conscientemente actos
nuevos abuliaa), como el amn6sico ha perdido el poder de evo-
car conscientemente el recuerdo de hechos recientes; 2a El en-
fermo ha conservado el poder de ejecutar conscientemente actos
antiguos ya organizados abuliaa), como el amn6sico tambi6n
conserve el recuerdo, consciente de hechos antiguos; 3a Con-
serva el abhlico, como el amn6sico, el poder de ejecutar todos
los actos, aun nuevos, inconscientemente. Estas tres leyes se cx-









CURSO DE PSICOLOGiA NORMAL Y PATTOL)GICA


plican porque el hist6rico tiene gran retraimiento del campo
do la conciencia (como del visual) y debilidad por falta de to-
nismo de su percepci6n personal (Pierre Janet).


La sugestidn y la sugestibilidad en los histericos

La sugestibilidad es fAcil en los hist@ricos porque conservan
sus complexes psiquicos miAs coherentes en la unidad perceptive
inicial y los reproducen integros d'emblde (lo que es dificil en la
percepci6n normal consciente que discrimina, reduce y corriee,
sin referirlos al medio exterior ni A su personalidad. Asi aparece
el automatismo psicoldgico, involuntario, impersonal, no real y
subconsciente, como un estado de la mentalidad de los hist6-
ricos, A base de imigenes libres, sin contenido ni apoyo en sen-
saciones-percepciones, ciertas, acordes con el ambiente. Esta
61tima es la perceptividad voluntaria, consciente y personal, que
vincula el pasado al present y concibe el future sobre el mun-
do real.
La sugesti6n es el ddclanchement automAtico de aquellos com-
plexos, provocado por una idea que el enfermo exagera 6 defor-
ma, y que actda como una Have que los pone en movimiento, sin
participaci6n de la voluntad, de la personalidad y sin actualiza-
ci6n, 6 independientes de las circunstancias presents (caso de
Margot).
Las anestesias, amnesias y abulias de los hist6ricos, que son
disociaciones de su poder de sintesis psiquica, engendran las
psicosis de duda, escr6pulos, fobias, impulsiones, ideas fijas y
desdoblamiento de la personalidad con 6 sin negativismo; pero
por inpotencia de actualizaci6n. Es el pasado que domina, por
falta del self-control present, como estado habitual en los his-
t6ricos. Asi es tambi6n el viejo, y, como dice Bergson del
hombre normal, es : con nuestro pasado que deseamos, quere-
mos y sentimos (Evolucid6 creadora, pig. 6), y agrega Durk-
heim : < en la funci6n en que vivimos ). La personalidad se for-
ma por etapas contiguas, sucesivas, de relaciones internal y
externas que totaliza y unifica la sintesis psiquica.
La histcria, como una neurosis psiquica, permit la vivisec-









RIEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


ci6n psicol6gica en el studio de las funciones psiquicas. No
es possible aceptar con Babinsky que toda la histeria es suges-
ti6n (Pitiatismo), ni con Charcot que todos los hist6ricos son
hipnotizables y viceversa; pero la clinic ensefia que: en la
histeria la disociaci6n funcional psiquica es su caracteristica
psicol6gica, como dice P. Janet, es la formaci6n y disgregaci6n
en el espiritu de dos grupos de fen6menos : uno constituyendo
la personalidad com6n, el otro susceptible de, dividirse forman-
do una personalidad normal diferente de la primera y completa-
mente ignorada por ella. Asi, dice Janet, aparece el desdobla-
miento de la personalidad, incomplete la primera por sus taras
hist6ricas (amnesias, abulias, etc.), y la segunda dominindola
y mostrAndose brillante y 6nica. Son los estados hipnoides de
Breuer y Freud, y la disociaci6n consciente en una double exis-
tencia de algunos casos c6lebres. En el process Caillaux, el de-
fensor Labori ha invocado el desdoblamiento de la personalidad,
certificado por un distinguido alienista francs, para irrespon-
sabilizar del crime pasional A la procesada y el jurado ha ab-
suelto.
La disociaci6n funcional de la corteza no permit, pues, la
sintesis psicofisica del pasado en relaci6n con las circunstancias
del present, que es la base y condici6n de la personalidad cons-
ciente capaz de actualizarse en todo moment.
La perceptividad sensorial del nifio, como de los hist6ricos y
otros, es : fragmentaria, aislada en una zona especifica que la
atenci6n parcial ha acomodado 6 dispuesto con sus unidades -
percepciones, representaciones pasadas para interpreter, pro-
yectar y objetivar la sensaci6n recibida, en el espacio y fijarla
por la memorial asociativa entire aquellas unidades que la repro-
ducci6n por el recuerdo ubicara en el tiempo.
La histeria retrotrae el process perceptive sint6tico superior
al perceptive sincr6tico inferior, que no depend de un process
tensivo inico integral de la corteza, del que surge dnica la sin-
tesis consciente del yo. El nifio, como el hist6rico, sienten y
perciben; pero impersonalmente como los animals. No tienen
su self-control para poder decir : yo siento, yo veo, etc.








CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA


Clasificaci6n de las funciones y actos psiquicos en general
(Janet, Grasset, Dumas)

Actos psiquicos de rccepci6n y i Sensaci6n y tension.
de representaci6n....... 2 Percepci6n e idea.
Si Atenci6n.
2' Memorial.
Actos psiquicos de elaboraci6n 3 Asociaci6n e immhgenes. "
intellectual y reflexi6n.... "4 Imaginaci6n.
50 ComprenAi6n. Juicio. Ra-
zonamiento.
o
Actos psiquicos de volicidn y i Voluntad y decision.
expresi6n ....... . . ... 2" Ejecuci6n y movimiento.
i Percepci6n.
Individual ...... Ideas.
2 Voliciones.
Sociales. El hor- i Actos psiqui-
Actos psiquicos de bre en sociedad cos sociales.
conservaci6n y des- y sociedad de 2' Actos psiqui-
arrollo de la vida. hombres ..... cos colectivos.
S Actos psiqui- -
cos, vida sexual.
De la especie .... 2 Actos psiqui- .
cos, vida en fa-
milia.


La psiquicidad instintiva y sensorial. Genesis de la personalidad.
La emoci6n

La vida afectiva es la primera, con sus sensaciones viscerales,
cuyas raices organicas constituyen el nicleo fisiopsiquico de, las
necesidades y apetitos (6 tendencies) del instinto de conserva-
ci6n (nutrici6n y perpetuaci6n). Dado su contenido organico
visceral, estas tendencies, y su satisfacci6n necesaria y fatal, se
acompafian de energia en potencia que provoca a la acci6n con
sacudida y conmotividad de todo el organismo (Spencer), como








24 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

un coeficiente tonal que los caracteriza. El hambre, la sed, la
fatiga, la sexualidad, son estados organicos de necesidad, tanto
mis tirAnicos en su ejecuci6n, cuanto mAs sentidos son. A. me-
dida que se intelectualizan, la conmoci6n-sensaci6n es menor, la
necesidad puede ser deseo y su satisfacci6n quedar en proyecto
y no ser ejecutada. Son estas sensaciones viscerales de la vida
instintiva, que se fusionan en un eco subconsciente, la base Ii-
siol6gica de nuestra noci6n de existencia fisica, que la enfer-
medad disocia 6 deforma; se exageran 6 deprimen en la vida
normal, creando estados emotivos (conmoci6n) por la desar-
monia funcional 6 el dolor, que provoca la atenci6n, la conciencia
del malestar, la preocupaci6n, la aprehensi6n, el miedo A la
enfermedad y A la muerte, porque en la vida orgAnica sana la inte-
ligencia no percibe percepciones-sensaciones inlernas sin control
real exterior. Son unidades 6 complexes psiquicos desconocidos
quo provocan la duda y el temor. De aqui la cenestomania de
los sujetos aprensivos y la cenestopatia que Ileva 6 no al delirio
hipocondriaco, etc.
La cenestesia es el sentido de nuestra existencia fisica; es la
conciencia de nuestro YO fisico y comprende todas las sensaciones
de nuestro cuerpo y de nuestros 6rganos, que en el estado nor-
mal nos da la noci6n de bienestar. Estas sensaciones son bAsicas,
como que son orgAnicas, en la formaci6'n de nuestra personali-
dad; pero no son unicas. Las unidades sensoriales, percepciones-
representaciones 6 imAgenes forman los complexes psiquicos pro-
piamente dichos del Yo psiquico, complement del primero, y
la sintesis que totaliza y unifica estos estados de conciencia
hace el Yo total : la personalidad. Son unidades todas que cons-
tituyen el contenido del conocimiento, de la psiquis, movido por
la inteligencia para mezclar, combinar y asociarlas entire si, res-
tando de ellas, modificando 6 agregando otros complexes psico-
16gicos antiguos 6 recientes, que engendran nuevas unidades por
cerebraci6n propia.
Asi, en la vida instintiva del nifio, la entrada en funci6n de
sus 6rganos de prehensi6n y masticaci6n que estimulan el gusto
y el olfato, crea nuevas sensaciones en la alimentaci6n y nutri-
ci6n que serAn n6cleos de percepcionoes-representaciones 6 imA-
genes y despu6s unidades psiquicas y excitantes de las mismas









CULSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA


lunciones que las engendraron. Lo propio puede ser dicho cn
los estados afectivos de las crisis fisiol6gicas de desarrollo (pu-
bertad) 6 involuci6n (biopraxias), en los que los 6rganos nuevos
en funci6n original sensaciones-emociones ignoradas hasta en-
tonces, y 6stas, A su vez, emociones-sentimientos desconocidos,
que modifican la vida psiquica y fisica de la nifia que se haco
mujer y del joven que se hace hombre.
Las necesidades, apetitos y deseos, que podemos llamar ten-
dencias 6 inclinaciones, constituyen una fuerza; la energia acliva,
orgAnica, de formaciones y complexes fisiopsicol6gicos.
Ribot admite la diferenciaci6n 6 integraci6n evolutiva de las
tendencies 6 inclinaciones biog6nicas de nutrici6n, con el agre-
gado de las tendencies biodinAmicas 6 biopsiquicas de la vida
de relaci6n (nutricidad y sensorialidad), las que reunidas A las
primeras engendran, A su vez, sin desaparecer ni unas ni otras,
las inclinaciones propiamente psiquicas. Asi, dice D'Allonnes,
se dispone la conciencia en mecanismos especiales : la afectivi-
dad mueve los sentimientos por aspiraciones afectivas, la emo-
ci6n tierna; la actividad por el juego de necesidades de movi-
miento; el conocimiento 6 mejor la inteligencia por el juego
de la perceptividad y las unidades sensibles que incorpora en su
funci6n; el pensamiento por el trabajo de elaboraci6n de ideas
generals, orientaciones intelectuales, conocimiento, etc. Este
conjunto fisiopsiquico forma la base de la personalidad subje-
liva, condiciona la voluntad y su conduct en las relaciones ex-
ternas y permit fijar el moment de nuestra existencia... por
la conciencia del tiempo afectivo en la sucesi6n del ritmo de
nuestra vida (D'Allonnes).
(Estudio de la enferma de D'Allonnes, Alejandrina. Ver : Les
inclinations: lear rdle dans la psychologie des sentiments, pagi-
iia 16/l y siguientes.)
Estos enfermos, que no tienen emociones por su insensibilidad
visceral, pierden tambi6n la percepci6n afectiva de la sucesi6n
de su vida diaria; pero pueden conservar la aptitud de construir
artificialmente, por su inteligencia. una noci6n abstract de su
liempo con percepciones-representaciones pasadas y presents,
sin conmoci6n sensible de real actualidad.
Los estados emocionales son radicalmente afectivos, organi-








HEVISTA DE LA UNIVEISIDAD


cos, viscerales y subsidiariamente representatives. Su contenido
fundamental son las sensaciones-conmociones de las visceras y
de los 6rganos de la vida de relaci6n en las aptitudes, gestos,
lenguaje y mimica de la expresi6n.
Complementan a Estas las percepciones, imigenes, ideas y to-
talizadas todas en un complex fisiopsicol6gico, se crea el estado
emotional consciente y personal.
Las teorias fisiol6gicas : centralistas de Lange y de Sollier,
asi como las periferistas de James y Sergi; las teorias cerebrales
y neuropsiquicas de Binet y Lapicque, y la visceral de D'Allon-
nes, son todas derivadas del concept de los mecanismos nervio-
sos quc condicionan las pasiones huimanas y los sentimientos, de
Descartes y Malebranche. Las reglas de Spencer : de la conmo-
tividad organica, los principios de Darwin y de Wundt, que
pretenden regir la expresi6n de las emociones en los animals y
en el hombre, si no excluyen, colocan en segundo plano la cere-
braci6n gen6tica de la idea que inspira la teoria intelectualista
de Herbart.
Las experiencias de Scherrigton, Bechterew, sobre perros anes-
tesiados total 6 parcialmente, por secci6n de vias nerviosas cen-
tripetas 6 centrifugas y excerebraciones previas 6 posteriores;
la excitaci6n y destrucci6n de ganglios de la base en el perro,
de Gemelli y Pagano, tienden d invalidar, como quiere F. Franck,
el exclusivismo de las teorias fisiol6gicas perif6ricas, por cuan-
to : si puede haber centros nerviosos que dirigen la expresion
somdtica, 6sta no constitute por si sola la emoci6n, pues la idea,
la representaci6n cerebral y la conmotividad visceral y locomo-
triz, unificadas en sintesis consciente y personal por el process
psicol6gico integral, inico y stable, es lo que determine el esta-
do de conciencia emotional. Asi lo demuestran las enfermedades
mentales que disgregan estos estados en sus complexes compo-
nentes, como veremos en los enfermos alienados 6 simplemente
aFectados de trastornos psiquicos.









CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA


PSICOSIS DE LA VIDA AFECTIVA; CARACTEIES PSICOLOGICOS
(Cluses clinics en el Hospilal nacionul de (liienc~ds)


La cenestesia, hemos dicho, es : el conjunto de sensaciones
de nuestras visceras y aparato locomotor que, unificadas on el
cerebro, nos dan la conciencia de nuestro yo fisico. La noci6n
do bienestar y de salud es la resultante de la armonia funcional
de nuestro organismo y nos damos cuenta de ella por la negaci6n
de existencia de nuestros 6rganos (Schopenhauer). En el cstado
normal no alcanzamos d discernir las sensaciones especificas de
cada 6rgano, en reposo 6 en trabajo; pero desde el moment que
6stas se imponen a nuestra atenci6n y nos dan una sensaci6n
persistent y ansiosa de nuestro cuerpo, aparece la cenestopatia:
es la nota discordante en el registro cerebral arm6nico de la
fisiologia de nuestros 6rganos (como dice Ziehen). Para Richet,
la noci6n vaga de nuestra existencia corp6rea no s61o depend
de las visceras por via del simpitico y del vago, sino de excita-
ciones perifiricas de la vida de relaci6n. Kensis establece como
normal la eucenestesia; la hipercenestasia 6 euforia : sensaci6n
exagerada de bienestar fisico, como en la parAlisis general, ci-
clotimias, etc. Hipocenestesia y acenestesia : depresi6n 6 d6fi-
cit de la sensaci6n de vida fisica como en los melanc6licos, hipo-
condriacos y en el delirio de negaci6n.
Paracenestesias, las mAs comunes, son las desviaciones de la
personalidad cenest6sica, la transformaci6n de la personalidad
fisica, como en las zoopatias, demonopatias, etc., que se obser-
van frecuentemente en la debilidad mental, estados demenciales,
psicosis maniaca depresiva, etc.
Las cenestopatias constituyen un sindrome que puede presen-
tarse solo, al lado de otros signos de psicosis 6. psiconeurosis 6
cubriendo los signos clAsicos de un ansioso, obcecado y aun deli-
rante (Austreg6silo). Estos estados depresivos y ansiosos de la
vida vegetativa son mis frecuentes en la mujer, en sus crisis de
evoluci6n y de involuci6n; en la vejez, arteriosclerosis, enfer-
medades abdominales y aparecen mis en las grandes ciudades
que en el campo, en los latinos mAs que en los sajones, ecn los









HEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


traumatismos morales, en las infecciones 6 intoxicaciones cr6-
nicas do sujetos predispuestos. Son enfermos que empiezan por
sentirse tales por la cabeza, el vientre 6 el t6rax (DuprB y Ca-
mus), y su preocupaci6n es tal que no hablan, sienten, ni piensan
otra cosa : llevan su vientre en la cabeza, se ha dicho... porque
las sensaciones de sus plexos abdominales son mal interpretadas
y aunque sin delirio viven gimiendo y atormentan su vida, pues
sienten anornalmnente su cuerpo, dudan de sus 6rganos y niegan
su existencia, fija y persistentemente. Asi se constitute la hi-
pocondria fisica y el delirio de negaci6n (Cotard), a base, sensi-
livopsiquica, que en sus comienzos ha podido ser : aprensiones
exageradas, spleen tenaz, rarezas, escrupulos pueriles de orden
instintivo, etc., cuyos lamentos los llevan en constantes consultas
m6dicas. Los cenest6patas son neur6patas tarados no son de-
lirantes-porque su desequilibrio se hace en la esfera de la
sensibilidad y pueden ser curables por el aislamiento, la psico y
clinoterapia que les alivia y consuela siempre.
Todas las psicosis de vida afectiva (melancolias en general)
lienen sus raices orgAnicas en la vida visceral, conmueven el
tonismo instintivo, deforman 6 anarquizan la sensibilidad in-
terna 6 desorientan, confunden, trastornan la psiquis y hasta
pervierton sus actos (moral insanity, de Prichard). Mis tarde, A
veces conjuntamente con las cenestopatias aparecen falsas in-
terpretaciones, ilusiones y alucinaciones viscerales, ideas deli-
rantes: de metamorfosis, grandeza, enormidad, como en la
hipocondria fisica y moral en el delirio hipocondriaco, en el
que la conmoci6n orgAnica es minima, y abundan, en cambio,
las imAgenes 6 ideas de autoculpabilidad, ruina, damnaci6n,
persecuciones, megalomania en mezcla contradictoria, ridicule
6 absurda, como las pretensions de inmortalidad, fabulaci6n
angelica, etc., 6 su antitesis : la muerte, el enterramiento y la
creaci6n de otra personalidad sin el mismo 6 con el mismo cuerpo
y alma que tuvo la primer.
La cenestesia es, pues, la base fisica necesaria de nuestra per-
sonalidad; su desviaci6n, por la enfermedad, constitute un sin-
drome de trastornos mentales, que puede ser transitorio 6 defl-
nitivo en la alienaci6n, a coeficiente tonal afectivo intense; 6sta
es su esencia y caricter psicol6gico que la define.









CUSO I)DE PSICOLOGiA NORMAL Y PATOLOGICA


He aqui cinco enfermas : ccnest6mana, cenest6pata, hipocon-
driaca fisica y moral y con delirio hipocondriaco, que demues-
tran la importancia de las cenestopatias en el desequilibrio
mental.



PSICOSIS CONJUNTA DE LA VIDA AFECTIVA Y DE LA VIDA INTELEC-
TUAL, CON 6 SIN CONCIENCIA. SUS CARACTERES PSICOLOGICOS. LA
EMOCION MORBIDA.


El delirio emotivo (de Morel) ofrece signos (i) y caractercs
psiquicos propios de la vida afectiva y de la vida intellectual,
como las ansiedades, angustias, obsesiones, fobias 6 impulsiones
que en forma epis6dica pueden acompafiarle. Desde una conmo-
ci6n intense de desesperaci6n irreductible hasta la obsesi6n idea-
tiva, con 6 sin repercuci6n emotiva alguna, se observa gradua-
ciones crepusculares que se confunden 6 estados intelectuales
aparentemente puros como : las ideas fijas, ideas incoercibles,
imperativas, etc., que persisten en forma estitica sin tendencia
motriz y sin la menor revivicencia emotional. A la inversa, en
otros casos la idea s61o provoca la explosion motriz en un acto
6nico que es ejecutado en todo 6 en parte, aparentemente irre-
sistible, del que se da cuenta el enfermo y avisa, reteniindose
ansioso, desesperado por su contensi6n, 6 lo realize muy a su
pesar, 6 no se opone y siente pena 6 content despu6s, con sen-
saci6n de alivio y hasta bienestar, por haber pasado el ataque.
Este complex psiquico consciente, licido, formado por : la
idea-fuerza y los actos de relaci6n pensados, primero en pro-
yecto sin ejecuci6n 6 ejecutados, sentidos en su genesis, des-
arrollo 6 finalidad fatal 6 contenida, constituye un conjunto de
fen6menos somiticos kinestEsicos de la vida de relaci6n, pro-
vocados por la idea fija, obsedante de los estados de einotividad
y emoci6n m6rbida. La enfermedad, que desvia 6 deforma, de-
prime 6 exagera las cenestesias y las kinestesias 6 sensaciones

(i) Considerado por iste como una neurosis especial de la emotividad y no como una
psicosis.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de la vida de relaci6n, creando d obedeciendo A ideas falsas y
de cuyo conjunto tenemos 6 no conciencia parcial 6 integra, nos
demuestra la base sensitive motriz afectiva 6. instintiva de las
psicosis depresivas, melanc6licas, egoc6ntricas, sosteniendo ideas
y representaciones delirantes, subsidiaries, las que A su vez ac-
tuan sobre la vida afectiva y cierran el circulo vicioso que pro-
voca y mantiene el mal...
Morel y los franceses (Pitres, Seglas, etc.), hacen de la
obsesi6n una perturbaci6n esencialmente emotiva, A locali-
zaci6n sobre el simpAtico y sus plexos abdominales centroo
abdominal de Bichat); mientras Westphal y los ingleses
(Mickle y otros), ven en la obsesi6n un acto puramente inte-
lectual al que acompauia 6 no una pequefia reaccion em.oliva pro-
vocada por la idea obsedante. Para Morselli, Tamburini y la
escuela italiana en general, la base es la idea fija que provoca
alteraciones intelectuales (paranoia rudimentaria ideativa) 6. im-
pulsivas (paranoia rudimentaria impulsiva); pero la emotividad
es siempre secundaria, Kraft-Ebbing y los alemanes piensan
tambi6n que la emoci6n es consecuencia de la idea dominant y
Freud, de Viena, admit el predominio de la emoci6n sobre ]a
obsesi6n, creando una neurosis especial, la neurosis de angustia,
la que es un caso particular cuya patogenia, para Freud y su
doctrine, es cenestopatica, lo que es discutible.
Para nosotros los estados emocionales, normales 6 patoldgicos,
constituyen : un complex psicol6gico 6 base orgdnicoafectiva con
representaciones 6 ideas, es decir : elements intelectuales que an-
teceden, acompafian 6 siguen A la conmotividad, predominando
aqu6llos 6 6sta en el process integral de la emotividad 6 idealidad
m6rbida, que la enfermedad disocia, fragmenta 6, deforma en el
todo 6 en sus parties constituyentes. Esta vivisecci6n psiquica
que hace la enfermerdad, permit al psic6logo conocer la varie-
dad de unidades 6. elements fisiopsiquicos que forman y cons-
lituyen nuestros estados de conciencia. Y si se piensa que esas
unidades, principios bAsicos del conocimiento, son fabricadas
por aptitudes hereditarias 6 adquiridas en el medio vivido, so
tiene la nota personal de cada uno en su psicog6nesis normal 6
m6rbida. SegAn las tendencies afectivas, del instinto 6 intelec-
tualidad, asi serA el temperament fisiopsiquico propio A cada









CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA


sujeto y su vida psicol6gica normal ha de orientar en todo mo-
mento sus estados de enfernmedad.
La idea, pues, product de la cerebraci6n sobre sensaciones-
percepciones presentes 6 pasadas, representaciones 6 imigenes,
inicia en general la conmotividad cuando domina exclusiva-
mente la conciencia sin otro contralor : es la idea fija, el eslado
inonoideico, que no da entrada i ninguna otra percepci6n 6
reductor antagonista que fija la verdad objetiva y real.


La percepci6n, la nocidn y el process cerebral de la ideacian.
Psicosis y trastornos de la vida intelectual (i)

Las unidades que constituyen nuestro contenido mental 6 cono-
ciniento, y que mueve, cambia y elabora la psicog6nesis con su
funci6n inteligencia, se forman : con las sensaciones viscerales
y somiticas de relaci6n, con las sensaciones especiales de los
sentidos tan completes que son casi percepciones y con las
percepciones-representaciones 6 im6genes, modificaciones 6 trans-
formaciones de aqu6llas y de estas ultimas principalmente, per-
sistiendo mAs 6 menos reducido el n6cleo sensorial como su es-
troma real. Si las cenestesias y kinestesias han conslituido las
impresiones-sensaciones que, reunidas por una sintesis percep-
tiva, nos dan la conciencia de nuestro cuerpo; las impresiones
sensoriales de los sentidos, reunidas 6 aisladas por una percep-
tividad mas precisa y discriminativa, nos dan la noci6n y con-
ciencia del mundo exterior, de lo real. Aqu1llas son la base fisica
de nuestra personalidad; 6stas el apoyo dindmico que, afirma
nuestras relaciones, nuestra actividad, con todo lo que nos ro-
dea, penetrindose unas y otras por la sintesis psiquica de nues-
tra conciencia personal.
Por otra part : nuestra cerebraci6n subconsciente 6 cons-
ciente, elabora con la inteligencia en nuestro conocimiento otra
clase de unidades psiquicas, diferentes de las dos primeras, por
carecer de ndcleo sensitive general 6 sensorial, aunque hayan
entrado en su composici6n : restos de sensaciones-representa-


(i) V asc : H. G. Pialo, Alenci6n ? cerebracidn, o902.









IEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


clones pasadas 6 elements fragmentarios de una 6 mis percep-
ciones actuales, i las que la inteligencia agrega algunas otras
antiguas, propias del conocimiento, como una cohorte de imi-
genes que modifica, deforma, reduce 6 exagera las nuevas uni-
dades que son incorporadas al contenido mental como product
propio de reciente 6 actual elaboraci6n. La cerebraci6n inteligente
y la psicog6nesis normal trabajan con estas tres classes de unida-
des psiquicas y las multiples y variadas combinaciones, mezclas,
substituciones y creaciones nuevas que la memorizaci6n asocia-
liva condiciona y la imaginaci6n enriquece bajo el contralor se-
lectivo de la atenci6n que aisla, abstrae, enfoca, para facilitar cl
discernimiento la comparaci6n y clasificaci6n razonada de la
que surge la noci6n y mas tarde la idea, son las distintas ctapas
del process cerebral de la ideacidn process fisiog6nico lnico,
integral, stable bajo una tension ponderada de la corteza que
engendra el estado consciente y personal.
Como todo process fisiol6gico es orginico y tiene sus aparatos
y mecanismos que requieren irrigaci6n sanguinea de nutrici6n
y de trabajo y drenaje que los depure; su actividad consume
material y energia especiales y engendra residues tambi6n espe-
ciales que deben ser eliminados, aunque no ha sido possible de-
finitivamente clasificarlos. La funci6n psicog6nica mal 6 bien
desarrollada, procede de la especie y su dinamismo require la
experiencia individual y el medio comoa estimulos fisiol6gicos
que la diferencien y la active. La instrucci6n da la material
prima para la elaboraci6n intellectual en el conocimiento y la
educaci6n metodiza, consolida y hace fisiol6gico y econ6mico el
trabajo mental.
Ahora bien; en toda percepci6n nuestra inteligencia agre-
ga i la sensaci6n present una series de unidades del cono-
cimiento con las que construye la percepci6n-objeto; la ce-
rebraci6n ubica y localiza en el espacio y clasifica en el tiempo
--bajo el contralor consciente de lo exterior, de lo real y en
funci6n de nuestra personalidad -que vive en si y por si en
familiar y en sociedad. Si, present una sensaci6n, la series que
agregamos no corresponde 6 la percepci6n la deforma, tenemos
la ilusidn. Y si no habiendo sensaci6n present, nuestra inteli-
gencia exterioriza una percepci6n con unidades puramente sen-









CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y IATOLIOGICA


soriales, que objetiva y acepta como reales, tenemos la alucina-
ci6n. Por l6timo, si la cerebraci6n inteligente se hace con uni-
dades elaboradas en el conocimiento product de percepciones
y representaciones pasadas 6 presents -- que han sido despoja-
d. s de su traje sensorial originario, en todo 6 en parte, tendre-
mos : las ideas y las interpretaciones, que seran exactas, falsas,
delirantes, si correspondent 6 no a las relaciones internal 6 ex-
ternas del sujeto con el medio en que vive.
La interpretaci6n cierta es una operaci6n intellectual que tiene
por base esencial unidades sensoriales-pcrcepciones reales; mien-
tras que la interpretaci6n falsa tiene, como la ilusi6n, un minimo
de percepciones sensitivas-sensoriales y un mAximo de unidades
psiquicas, sin n6cleo sensorial ni perceptive real. Cuando des-
aparece aquel minimo de unidades sensoriales actuales y la inte-
ligencia trabaja con unidades permanentes representatives 6 imi-
genes, surge en el conocimiento la idea, que, como la alucinaci6n,
no tiene contenido sensorial present. Por esto se ha dicho : la
interpretaci6n delirante es A la ilusi6n como la idea delirante
es A la alucinaci6n.
1lay, pues, en la vida de la psiquis, en su funci6n intellectual,
dos factors importantes : uno estAtico que es el contenido men-
tal 6 conocimiento formado : I" con unidades de la vida afec-
tiva 6 instintiva- cenestesias y kinestesias- somAticas que nos
dan la noci6n de nuestra existencia corp6rea; 2 unidades per-
ceptivosensoriales que nos dan la noci6n de nuestras relaciones
con el medio; 3" unidades psiquicas que, si bien tuvieron 6 tienen
un germen sensitivosensorial, son transformadas en products
nuevos elaborados en el conocimiento por el process de cerebra-
ci6n consciente 6 subconsciente. Sensaciones, percepciones, re-
presentaciones, imagenes 6 ideas son las unidades del conoci-
miento, que las retiene por la memorial y asocia y compare por
la inteligencia, el gran factor dinAmico y psicog6nico de nuestro
juicio y razonamiento.


xx:x 3


AnT oRll,.









lEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


PROCESS CEREBRAL DE LA IDEACION M6RBIDA. PSICOSIS
SISTEMATIZADAS, GENERALS Y PARCIALES
(C/uses de clinics en el Hospitl de ulienados)


La enfermedad, asi como compromete la vida afectiva, puede
desviar la vida intellectual y perturbar el funcionamiento regular
de la inteligencia en sus operaciones de adquisici6n, interpreta-
ci6n y elaboraci6n de las unidades del conocimionto, sea en los co-
mienzos de la psicog6nesis, hacienda un mal contenido mental (en-
fermedades cong6nitas y juveniles), un conocimiento insuliciente
6 pl6torico, con unidades confusas, irregulares, no bien elabo-
radas; sea trastornando el dinamismo cerebral cuando el conoci-
miento estA constituido y bien provisto de buena calidad y canti-
dad de unidades psiquicas (enfermedades mentales adquiridas),
quo pueden deformarse por la viciaci6n misma del process que
las trabaja, desigual 6 irregularmente.
Asi surgeon los trastornos mentales y los de alienaci6n:
alucir vtorios, delirantes, confusos en las psicosis intelectuales,
sin mayor conmoci6n orgAnica; expansivos en general, egoli-
fufos en su gran mayoria, que suelen ser puramente intelec-
luales como en la psicosis parcial, en la locura razonadora y
delirios de interpretaci6n; mientras que en las psicosis de la
vida afectiva, en las que el instinto de conservaci6n estA com-
prometido, son las ccnestesias desviadas, cenestopatias las que
deprimen, preocupan y desesperan al melanc61ico en su delirio
egoclentrico, con ilusiones y alucinaciones viscerales, A las que
se agregan ideas de negaci6n, de ruina, autoculpabilidad, etc.,
etc. (Ver psicosis afectiva.) Estos son enfermos tristes; aqu6llos
oxpansivos, alegres 6 indiferentes; pero locuaces y bulliciosos.
La vida de la mujer, mAs afectiva 6 instintiva que la del hom-
l)re, no sistematiza tampoco su vida de relaci6n exterior por el
Irabajo especializado, como aqu6l, que debe subvenir A las necesi-
dades do los suyos. De aqui que los trastornos menlales y la
alienaci6n en la mujer sea principalmente en el orden afectivo,
en su instintividad mAs que en el orden intellectual (salvo la mu-
jar instruida, superior, etc., que desvia su psiquis en ambos









CUISO I)E PSICOLOGCA NORMAL Y PATOL)GICA


6rdeneps); es mas tranquila su psicosis, mAs confusa, menos espe-
cializada quc en el hombre, tiene much de la imaginaci6n del
nifio, es sentimental y si las ideas delirantes pueden ser indivi-
dualizndas, no perduran dentro de un sistema, se mezclan y
combinan generalmente con otras diversas y contradictorias.
La sistematizaci6n de la psicosis en la mujer no es, pues,
precisa, sino en sus comienzos, se hace la ideaci6n muy pronto
poliforma y la desorienta, confunde y anarquiza su psiquis,
privandole dc su conciencia personal, de su apoyo sobre el medio
que la rodea, hasta que cae en un estado demencia transitorio 6
definitive.
He aqui seis enfermas de psicosis sistematizadas, de de-
lirios cr6nicos sin evoluci6n sistematica. Todas con alucina-
cioncs 6 ideas delirantes, apuntando en dos de 6stas la demencia
vesAnica. Esta otra alienada es una razonadora, con delirio de
interpretaci6n y concepciones absurdas, delirantes, sin alucina-
cioncs : ce la psicosis parcial, paranoia, asi Ilamada porque sor-
prende comprobar conjunlamente la raz6n, la inteligencia y el
huen juicio alternando 6 concurriendo con la locura, como es
la par'adoja: verdad que parece incierta.
Son 6stas precisamente las que abundan en la sociedad
y do ellas se ha dicho : no son todos los que estan, ni
estin todos los que son... porque viven libres con sus ma-
nias, caprichos y rarezas; conversadores sempiternos, solis-
tas sistemiticos, reformadores, ap6stoles 6 victims, genios
ignorados, etc., que, en general, no incomodan ni son pe-
ligrosos. Otros son vonos, pedencieros, discutidores agresivos,
perseguidores, procesivos, querellantes (politicos, diplomAticos,
poseidos, graf6manos), que suelen scr molcstos y peligrosos y
dehen scr internados. Desde el simple discutidor por placer 6
ignorant vanidad, hasta el perseguidor-procesivo que vive en
perpetna gesti6n judicial acusadora 6 reivindicatoria, la psico-
logia estudia los matices crepusculares por los que pasa insen-
siblemenle el flujo y reflujo de la raz6n A la locura. Estas osci-
laciones del nivel mental, que muestran la existencia de la psi-
cosis y el juicio, se observan en las locuras comnnicadas fami-
liares. como en esta observaci6n personal en mi servicio : una
madre con tres hijas solteras alienadas, que juegan tres roles









IEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


diferentes; un hermano que las sostiene y padece de trastornos
mentales sin ser un verdadero alienado; pero que las abandon
para no enloquecer y vuelve mAs tarde para llevar su familiar A
Europa, despu6s que sus hermanas mejoraron por el aislamiento
y cuidado de esta casa. Ver Psicologia clinic. La locura en
familiar. Psicosis comunicada familiar. Revista Renacimiento,
n- 7, por H. G. Pifiero.)
<( Entre la raz6n y la desrazdn, entire la salud y la enfermedad
mental, se observan oscilaciones de nivel psiquico de t6nue colo-
rido, transiciones imperceptibles muy dificil de precisar entire
la raz6n y la locura, coexistiendo muchas veces una voluntad
ponderada y un juicio inteligente con concepts 6 ideas deliran-
les, razonamiento 16gico, que absorbed el espiritu y rechaza todo
contralor real... Asi aparecen las locuras razonantes y delirios de
interpretaci6n (antiguas monomanias de Esquirol), en los que
los signos ciertos de alienaci6n mental no son constantemente
visible sino aparecen y desaparecen, con caracteres no siempre
iguales 6 variados, en plena lucidez intellectual 6 obscurecidos
por la penumbra de la alienaci6n que muy rara vez terminal aqui
en la demencia.


Concepto mddicopsicol6gico y medicolegal de la alienacion

Es loco el sujeto que siente 6 piensa 6 quiere en habitual y
continuado desacuerdo con su vida y conduct anterior indivi-
dual, familiar 6 social.
En la psicosis parcial, en las monomanias, los interpretadores
6 razonadores son sujetos que deliran en ciertos moments y
sobre ciertas cuestiones, fuera de lo cual conservan un equili-
brio psiquico casi normal. Son inteligentes, ilustrados, escritores,
fil6sofos, hombres de acci6n y de trabajo regular, tiles A los
suyos y A la sociedad; pero en los cuales una contrariedad 6
emoci6n intense, que despierte sentimientos 6 ideas de simpatia
6 repulsi6n que representan una part de su vida, de sus acciones
y tendencies, hace estallar un delirio vivo, inteligente, 16gico,
razonado y pasional, con sus interpretaciones y concepciones
absurdas, err6neas, invenciones y fAbulas en las que creen con









CUlSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y I'ATOIOGLCA


sinceridad indiscutible y motivan en 6stas sus actos hasta acordar
su persona A su locura... Asi suelen ser los fAtuos de la lcy, ego-
latras imbeciloides y perversos.
En cambio, los estados de confusion mental primitive, cons-
Iiluyen una 6 mas forms de afecci6n mental en los que apare-
cen : alucinaciones, ilusiones, ideas delirantes poco abundantes,
generalmente tristes el enfermo muestra, sobre todo : una
dificultad evidence en mover so inteligencia, en reconocerse, en
comprender lo que se le dice, en ubicarse, en encontrar las pa-
labras para las respuestas, en despertar sus recuerdos, sus ges-
tos, aptitudes, con la agilidad que le era habitual. Estos estados
confusos de la mentalidad son causados por intoxicaciones, sur-
menage, infecciones, agotamiento fisico, etc., y son curables en
general, i pesar de ser ruidosos 6 impresionantes y constituir
los verdaderos locos (psicosis generals) para el p6blico, espe-
cialmente si la confusion acompafna la excitaci6n maniaca por
la sonoridad de sus palabras, la abundant y explosive activi-
dad y la descompostira de su indnmentaria y de su persona.
Actualmente se procura precisar el concept m6dico y el con-
cepto legal de la alienaci6n mental, sobre las informaciones ulti-
mas de la psicologia m6rbida y de la psiquiatria clinic. (Par-
lamento francs v Academia de medicine, I913-I9I4.)
Las expresiones ( enfermos atacados de afecciones mentales a
y e enfermos alienados a, no son sin6nimas y no deben ser em-
pleadas indiferentemenle. La primera comprende A la segunda;
pero 6sta no comprende A aqu6lla: la primera tiene un sentido
m6dicopsicol6gico y la segunda un sentido m6dicolegal.
Los alienados forman un simple grupo entire los enfermos de
alecciones mentales : todos los alienados son enfermos de afec-
ciones mentales: pero no todos los atacados de afecciones men-
tales son alienados.
Lo que caracteriza al alienado no es la existencia ni la natu-
raleza de una afecci6n mental, sino : los actos, su conduct y
comportamiento, que imponen medidas necesarias para asistirlo
y protegerlo por la incapacidad parcial 6 total demostrada en el
cuidado de personas y bienes propios 6 ajenos, medidas que le
puedan privar de su libertad 6 darle asistencia y protecci6n legal
de so Fortuna en forma tal que constituna el testimonio official









IEVIST A DE LA UNIVERSIDAD


do su cstado de decadcncia menial. (Bull. Acadenmie de nmddecine,
mayo 1914, Paris.) Este criterio inspira la reform de la ley fran-
cesa do alienados de 1838; domina el proyecto do la ley Dubiel',
19qo4, y de la cAmara y proyecto Strauss en el senado, i9g3.
El gobierno frances consult A la Academia de medicine de
Paris y a las sociedades m6dicas y psicol6gicas, de psiquiatria,
etc., cd6mo debia ser denominada la nueva ley, y la contestaci6n,
por gran mayoria y casi unanime en la academia, fu6 que : ( la
nueva ley no puede ser Ilamada ley de alienados, sino : ley rela-
tiva a los enfermos de afecciones mentales 6 psiquicas (sin6nimas
seg6n la academia), entendi6ndose que comprende los enfermos
do afecciones psiquicas simples y aquellos quc pueden ser tenidos
por alienados; ley que no os de policia, sino de asistencia.
El legislator dbce tener nmenos en cuenta la naturaleza mndica
de la afecci6n mental que las formas de reacci6n-conducla, que
constituyen el hecho objetivo juridicamente apreciable (saisis-
sable).
Las afecciones mentales 6 psiquicas constituyen un tmrmino
juridico que comprende y es aplicado a todos los estados pato-
16gicos 6 sinlomas psiquicos; mientras que alienaci6n mental
es un t6rmino que responded A un concept especial, precise,
aislado, aliens, y debe ser rescrvado psicol6tica y legalmente A
las afecciones mentales (que no son las menos), que, ademAs de
sintomas psiquicos, se acompafian de manera durable y habitual
de reacciones de conduct que requieren medidas do asistencia
y protecci6n muy especiales de la ley.


Psicologia de la vejez. La demencia y los estados demenciales

La decadencia de la psiquis so observe en los viejos, en la for-
ma com6n de chochera, sensiblerie, etc., sin estado de aliena-
ci6n, por exaltaci6n de la afectividad y falta de contralor intelec-
tual. So present con una evidence reducci6n de actividades, sen-
timientos, inteligencia y voluntad notorias, si se compare con
la vida y costumbres anteriores del sujeto. Los viejos se hacen
egoistas, rehacios A lo nuevo porque viven de lo pasado; resisten
nuevas relaciones; cligen sus preferidos entire hijos y nietos A








CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL 1 PATOLOGICA


los que colman de regalos a expenses de los otros... 6 prefieren
favorites entire los sirvientes. Suelen ser autoritarios, irritables
impulsivos; son desconliados y sus amnesias les hacen olvidar
personas y objetos que reclaman, acusando de secuestraci6n 6
robo. Son incapaces de cuidar y refrenar sus instintos, que re-
surgen con desigual 6 irregular vivacidad. Dejan de ser justos
y ecuanimes con los suyos y con sus bienes, a pesar de exage-
rarse A veces en el instinto de propiedad (coleccionistas ridicu-
los); todos han sido heroes 6 tenorios... y aun viejos no declaran
nunca su fisiol6gica decadencia, no tienen memorial present y
viven 6stos encantados con el recuerdo de su juventud.
Sus preferencias caprichosas, su facil sugestibilidad provocan
desaveniencias y cuestiones de familiar, que dan intcrvenci6n al
msdico para comprobar el estado mental, sin haber demencia
de la ley; pero si incapacidad relative, que otras legislaciones
hacen beneliciar de un consejo de familiar, no admitido entire
nosotros, y sin embargo, tan necesario ante la psicologia y psi-
quiatria legal de la actualidad.
La demencia es un estado de alienaci6n mental caracterizado
por el debilitamiento 6 p6rdida parcial 6 total de las facultadcs
(funciones psiquicas) intelectuales, morales y afectivas, sin posi-
bilidad de restauraci6n (Seglas). Es una afecci6n no conginita,
adquirida, que se hace permanent y denuncia el aplastaniento
global y definitive de la psiquis; este es el concept m6dicolegal
de la demencia. Pero no correspond la afecci6n A un process
anAtomopatol6gico inico y exclusive; por esto, para la psicologia
y la psiquiatria, es un sindrome psiquico, por distintas lesiones ce-
rebrales y variadas formas clinics que se present como esencial
por toda la enfermedad : demencia senil, parAlisis general pro-
gresiva, demencia organicovasal, 6 acompaina, a oculta 6 disi-
mula otros estados de alienaci6n : demencia precoz, vesAnica,
etc. Asi, pues, hay estados demenciales quo no son absolutamente
permanentes 6 habituales, que no corresponden entonces al con-
ccpto juridico y legal de la demencia que supone : inferioriza-
ci6n, decadencia, aplastamiento, caida mBs 6 menos lenta; pero
global y definitive de la inteligencia, de los sentimientos v de la
voluntad... comparado con el estado psiquico y la personalidad
individual, familiar y social del sujeto anterior al estado de en-








HEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


fermedad. Los idiotas, imbeciles y d6biles mentales de nacimien-
to, no son, pues, dementes aunque si son alienados. El demente
ha sido rico que ha perdido su fortune; mientras nunca tuvo
nada el idiota (Esquirol).
Etimol6gicamente dis-mentia significa debilitamiento, des-
arreglo 6 extinci6n de la psiquis. Es un estado mental incurable
que puede reconocer diferentes origenes, pero que se carac-
teriza por la ruina irremediable de la raz6n (Ball); es primitive
y esencial y no secundario, como el debilitamiento mental que
una emoci6n puede provocar en un maniaco exaltado 6 en un
melanc6lico delirante, que seria transitorio; mientras que cl
aplastamiento psiquico de la demencia (( no es s6lo en caliente,
sino continuado en frio )).
La demencia es en muchos casos el final de algunas enferme-
dades mentales, como los delirios sistematizados, alucinatorios;
es la asinergia psiquica en la vida de relaci6n como la asinergia
cardiovascular es la caida linal de los enfermos del coraz6n, de
la circulaci6n : irrigaci6n y drenaje y 6sta como aqu6lla tiene
various origenes que deben ser determinados para su clasificaci6n:
demencias orgdnicas por alteraciones materials del enc6falo (se-
nil; enfermedad de Alzeimer, por hemorragia, reblandecimiento
y la demencia paralitica); demencias t6xicas, el embrutecimiento
total, habitual y definitive de las grandes funciones psiquicas :
alcoholistas, opi6manos y cocain6manos, saturninos; denmencias
neurop6ticas por histeria, epilepsia, y demencias vesdnicas por
alienaci6n mental anterior... (Ball).
Los viejos, los d6biles psiquicos, la mujer predispuesta los vi-
ciosos, el salvaje y el ignorante, caen mis ficilmente en la demen-
cia que el joven fuerte, robusto, sano, que el inteligente bien ins-
truido, etc., que sale equilibrado despu6s de uno 6 mAs ataques
mentales; mientras que el vulgar sucumbe fAcilmente.
En general la demnencia es tranquila : las exageraciones de acti-
vidad disminuyen; las alucinaciones pierden su claridad, las
ideas sc hacen confusas, las obsesiones menos tirAnicas, las ilu-
siones 6 interpretaciones falsas aparecen desteflidas y opacas,
las ceneslopatias menos molestas y las funciones vegetativas me-
joran : el enfermo empieza A comer por si solo, A dormir, i
darse con los demis, express alg6n content y manifiesta resig-









CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA


nada adaptaci6n; vive al dia, olvida su vida anterior y los suyos;
so mueve y anda en la misma forma y por los mismos sitios,
trabaja y se ocupa en quehaceres inferiores maquinalmente y
despu6s como aut6mata... es incapaz de algo nuevo en el hacer
y en el decir, como en el pensar y sentir...; no retiene los hechos
y sus actos recientes... puede conversar despacio y bien; pero
so fatiga su atenci6n ripidamente y dice zonzeras, y si describe
compete faltas de ortografia, sintAxis, omisiones de silabas 6 pa-
labras que son caracteristicas. Sus sentimientos todos, como sus
actos se debilitan : no quieren ni odian como en sus delirios;
hablan de sus enemigos con moderaci6n; se hacen obedien-
tes, no discuten, son mis manejables y dejan de ser peli-
grosos...
Como pierden la memorial, pierden, con 6sta, sus habilidades;
aparece la incoherencia; son versitiles en largas 6 insulsas
charlas, sucedi6ndose las palabras y frases sin orden, encade-
namiento, ni 16gica, sin sentido alguno por pobreza 6 indi-
gencia de juicio; mientras que el maniaco, Ileno de ideas exu-
berantes, no tiene tiempo de exteriorizarlas, pasa de un sujeto
a otro, por pensamientos discordantes que le orientan d traves
y no en linea recta. Asi vive indiferente, inafectivo, ininteli-
gente, inconsciente, adaptado al medio, conservando un buen
fisico, a veces obeso, contrastando con la ddbdcle y la miseria
psiquica, hasta que la degradaci6n se acentfa : descuida y en-
sucia su persona, la saliva cae y la cabeza doblada sobre el pecho
oculta la estupidez de la cara, con tics 6 gestos antifisiol6gicos
que preceden 6 acompafian el balance animal que se observa tam-
bi6n en los idiotas. Muy de tarde en tarde surge un resto velado
del delirio que tuvieron y terminan en gatismo, somnolientos, ali-
mentados por otras manos, pues la amencia se complete, no
hay voluntad ni iniciativa aun para la satisfacci6n de los ins-
lintos.
Por otra part, hay estados demenciales que son formas de
debilitamiento psiquico, observados en la evoluci6n de ciertas
afeccciones mentales; no son globales, ni definitivos, ni incu-
rables, como en el delirio religioso cr6nico, en el delirio poli-
morfo de los degenerados, en el alcoholism subagudo, on el
de las persecuciones, etc., sobre todo en las mujeres. Tambi6n
ABT on; xxXI- 3'








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


en la demencia precoz el estado demencial puede ser incomplete
y transitorio; pero A recaidas multiples. (Ver : Sancte de Sanc-
tis, Tipos mentales inferiores, y H. G. Pifiero, Nifnos retardados.
Congress y cursor de 1910.)



Clasificaci6n psicoldgica de los tips mentales inferiores


Idiotas, imbeciles, d6biles mentales, epil6pticos y vesAnicos,
retardados patol6gicos y fisiol6gicos, atrasados pedag6gicos y
comunes (Sancte de Sanctis y H. G. Pifiero).
La idiocia es una monstruosidad psicol6gica extrasocial;
la imbecilidad es una deformidad antisocial (Sollier). Los idio-
tas viven aislados consigo mismos, en la satisfacci6n incons-
ciente de su instintividad animal; los imbeciles buscan acom-
pailar hombres y animals para satisfacer sus instintos destruc-
tores 6 pervertidos. En los primeros, el desarrollo de los centros
nerviosos superiores es normal, es monstruoso porque se
ha agregado element extraiio en la arquitectura histol6gica
6 se han infiltrado elements normales en sitios no correspon-
dientes, como heterotopias de substancia gris en la substancia
blanca.
En la imbecilidad el desarrollo ha sido deformado y la desar-
monia de la funci6n es su consecuencia. En el d6bil puede haber
una histoarquitectura nerviosa que no ha terminado toda su evo-
luci6n final- de aqui la deficiencia de la funci6n de relaci6n
individual, mAs visible que el retardo 6 deficiencia de la funci6n
social que es mAs especifica que personal. Por esto, el deficit
so nota menos en la vida familiar del d6bil mental y en la vida
en sociedad.
La retardaci6n mental es la detenci6n 6 falta de diferen-
ciaci6n de la funci6n psiquica; es una forma insuficiente
de la vida de relaci6n superior, susceptible, en muchos casos,
do ser mejorada por la instrucci6n y educaci6n cientifica. No
basta hoy el criteria cuantitativo de los clAsicos para clasificar
las formas psicol6gicas de los agen6sicos y disgen6sicos del sis-
tema nervioso conviene agregar un criteria cualitativo m6di-









CURSO DE PSICOLOGIA NORMAL Y PATOLOGICA


copsicol6gico que permit apreciar la vida y costumbres del su-
jeto y ponderar aptitudes para hacerlos tiles, de lo que nos ocu-
pamos en nuestro curso de 19io. (Ver: H. G. Pifiero, Ninfos
retardados. Clasificaci6n y psicoterapia, en opdsculo citado.)




ERRATA


En la pigina II, linea 28, donde dice : corticorum, lease opti-
corum.




















EL DOCTOR NORBERTO QUIRNO COSTA )

t EL 2 DE MARZO DE 1915







El nombre de Quirno Costa es familiar a los argentinos. Lo
oiamos en todas las situaciones dificiles, en los moments angus-
tiosos y dram.ticos de la vida national. Diputado, diplomatico,
ministry, vicepresidente de la naci6n, estuvo mezclado A la poli-
tica en una forma tan estrecha y eficaz, que no sera possible es-
cribir nuestra historic de los iltimos cuarenta afios sin recor-
darlo con elogio.
Pertenecia A un grupo de hombres escogidos, que bajo la
direcci6n de Mitre, Urquiza y Roca, organizaron el estado. To-
dos ellos tuvieron un rasgo com6n : la tolerancia, la facultad de
adaptaci6n al medio momentaneo y pasajero. El Estado argen-
tino no se hizo por el hierro y el fuego, comno el prusiano 6 el
de la Francia de Richelieu. Naci6 de una series de acuerdos, de
reciprocas concesiones, inspiradas en el santo deseo de organizer
de una vez la patria. Por eso, imitando A las canciones de gesta,
podemos decir que la argentina es suave y amorosa con sus hijos,
construida sobre bases de armonia, tolerancia y bondad, que
son las mAs consistentes.


(i) Discurso pronunciado en el palacio de gobierno por el sefor acad6mico y vice-
decano de la Facultad de derecho y ciencias sociales, doctor Juan A. Garcia.









EL DOCTOR NORBERTO QU1RNO COSTA


Esos hombres habian visto 6 oido muy de cerca cosas horri-
bles, resultados de la political intransigente. Los mAs j6venes,
como Quirno Costa, oirian contar en sus hogares los crimenes,
los fusilamientos, las batallas; la ruina y la miseria general
como efecto 16gico de la ininteligencia de los hombres. Y lo
mAs triste es que el historiador, al contemplar esas luchas que
parecian 6picas, siente la impresi6n de algo infantil, inmoti-
vado; una parodia tragica porque se baiia en sangre, pero no
porque respondiera A sentimientos heroicos. Por qu6 muere
Moreno en viaje de destierro y Saavedra se refugia en Chile ?
! Por qu6 Lavalle fusila A Dorrego ? Los dramas se suceden sobre
bases tan estrechas y mezquinas que pierden toda su belleza y
nos dejan un desgano incurable. Medita dice Marco Au-
relio que los hombres nacieron los unos para los otros; que
tolerarse es una parte de la justicia; que las faltas son invo-
luntarias; que todos los que antes se odiaron y pelearon fueron
tocados por la muerte, reducidos A cenizas.
FuB un colaborador muy important en la paz interior y ex-
terior; uno de los politicos que evitaron guerras absurdas A la
Repdblica; y por eso tiene el agradecimiento de sus conciuda-
danos y las bendiciones que Dios da A los que trabajan por la
concordia, por el triunfo de la justicia, de la bondad y de la
armonia entire los hombres.
Asi se explica que la Facultad de derecho lo llamara a su seno.
Representaba muchas cosas que los acad6micos aprecian : la
justicia que es equidad y tolerancia; el derecho, que no es mAs
que la soluci6n provisional que permit vivir en paz A los in-
tereses opuestos.
Ante esas tumbas que se abren se hace instintivamente un ba-
lance, y una se pregunta con el gran mistico ingl6s : 4 qu6 signi-
fica esa vida que se va para siempre ? Todos los que mueren,
aun los mAs humildes, tuvieron algun papel social, simbolizaron
alguna particular de este universe enigmAtico, por el que pasa-
mos en forma rapida y fugitive. Por eso el cadAver nos impre-
siona, como si fuera A revelar el secret trAgico de los destinos
de ultratumba, secret que seguramente posee la muerte.
A veces, junto A un f6retro querido, en el silencio de esas no-
ches tan tristes, la sensaci6n mistica intense nos invade. Por un









46 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

tiempo, que parece inm6vil, estamos en la region de lo infinite,
abocados a esos problems soberbios. Oimos el murmullo uni-
versal, el coro gigantesco de todos los muertos, voices heladas
que se desvanecen en una supreme angustia... I Felices aque-
llos murmuran los misteriosos coros de quienes se puede
decir que fueron fuerzas de bondad, de dulzura, que contribu-
yeron h suavizar las pasiones de los hombres! Porque ellos -
nos dice el emperador fil6sofo vivirin con los dioses.
Dejo asi cumplido el honroso encargo de la Facultad de dere-
cho. i Que el alma de Norberto Quirno Costa repose para siempre
en la paz divina!

















EL PROFESSOR ANTONIO A. PORCHIETTI W

t EL 18 DE ENERO DE i915





Sefiores :

En nombre de la Facultad de filosofia y letras, doy esta 6lti-
ma despedida al mds antiguo do sus profesores de letras clAsicas
y al director-fundador de su biblioteca.
Estas palabras son de ritual; pero sab6is bien vosotros, s6 yo
-que fuimos juntos sus compafieros los unos, y los otros sus
discipulos c6mo la pilida melancolia nos mira con ojos de
cArdenos pArpados, y sella con el dedo los labios sin color, inti-
m6ndonos el silencio de las horas tristes. El professor Porchietti,
modesto, casi humilde, lo mismo al hablar con un alumno que
al dirigirse al decano, gan6. el respeto, el carifio y la admiraci6n
de todos, por su vastisima erudici6n, por su culto del deber y
por la belleza moral de su vida. Las cualidades nobilisimas de su
espiritu nos sedujeron y nos sentimos con 61 en la intima con-
fianza de la amistad. Fu6 si, nuestro amigo, como pudo ser nues-
tro hermano mayor 6 nuestro padre, y asi le quisimos. Am6 lo
que nosotros amamos : esa Facultad de filosofia y letras que tiene
un ideal y lo muestra en su labor : el de completar la conciencia
de la sociedad en que vivimos, empujada y afanosa por el incen-
tive de la riqueza material con estimulos de la riqueza moral
de que es fuente inagotable el pasado con sus voces de paz y


(i) Palabras pronunciadas en el acto del sepelio por el senior decano de la Facultad de
filosofia y letras, doctor Rodolfo Rivarola.








48 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

de amor, de verdad y de justicia, que llegan mas alto que los
alaridos de la guerra, de ambici6n 6 de rencor voces aqu6llas
que traen la filosofia, la historic y el arte, expresiones de cuanto
puede hacer amable la vida, que asi concluye y pasa, y asi en-
trega despojos al olvido.
Pero no : que el tesoro del alma de Porchietti queda en nues-
tro recuerdo, y 61 no ha muerto para nosotros; conservamos su
memorial como algo nuestro, com6n de todos nosotros, que nos
aproxima todavia mis en nuestro afecto.



















ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR

POR EL DOCTOR V. BOSSI

(Conlinuacidn)





Los autores del arte de herrar estAn en gran parte concordes
en admitir que las pestafias aumentan la solidez del herrado,
puesto que se oponen A las desviaciones de la herradura, y mu-
chos dicen que una pestafia vale dos clavos. Esta opinion und-
nime, 6 casi, tiene ciertamente importancia cuando se trata de
cascos con pared poco resistente 6 cuando se trata de caballos
de tiro pesado, en los que el impulse es notable no s61o en los
pies, sino tambi6n en las manos. En estos cascos una pestafia
en punta seria por lo tanto favorable para evitar un desvio hacia
atris de la herradura.
En los cascos de los pies de los caballos carroceros 6 de
silla se usa, en el sistema ingl6s, la aplicaci6n de una pes-
tafia por lado, y esto result mayormente funesto para la
muralla y para las alteraciones de forma que se establecen en
el casco. Personalmente soy poco partidario del uso de las
pestafias cuando se trata de cascos buenos, porque en general
alteran el asiento de la herradura, estrechAndolo y modificando
el piano horizontal, y tambi6n por el hecho de que son causa de
incomplete apoyo de la muralla sobre la herradura, cuando 6sta
es cortada excesivamente con la tenaza para que la pestafia en-
castre mejor. El limado excesivo de la superficie externa de la
aT. oaBG. xxlx 4









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


muralla, para darle el nivel de la pestafia, result tambi6n nocivo.
En muchos casos, ademas, las pestafias mal aplicadas produce
compresiones dolorosas del querat6geno y a veces process supu-
rativos y necr6ticos, 6 tambi6n simplemente reacciones bajo for-
ma de dermatitis ungueal 6 de osteitis de la tercera falange (fig.
158). Si ademAs la herradura se aflojase hasta hacerse colgante,
la suela podria posarse sobre una pestafia, y 6sta seria A veces




















Fig. 158. Superficie internal de parte de muralla, perteneciente A un casco
de pie de un caballo. a, laminas queratofilosas ; b, suela ; c, Hipertrofia
de las liminas queratofilosas debida a una forma plAstica de dermofilitis
provocada por la compresi6n de una pestaia lateral.


causa de lesiones graves. Hay autores que prefieren las pesta-
flas de contorno redondeado A las de forma triangular y de
Angulo agudo, y esto para evitar lesiones de la suela cuando el
caballo pisase A la herradura floja, lo que represent cierta-
mente un precepto aconsejable.
En lo que se refiere A los inconvenientes atribuidos al uso de
las pestafias, se me podrA objetar que muchos de Astos se pueden
evitar por un herrador expert; pero queda igualmente por de-
mostrarse si las pestafias son realmente siempre necesarias, para
dar solidez al herrado en los cascos normales. Yo creo que no,
y me baso en la observaci6n prActica y en el hecho de que en











ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


algunas regions meridionales de Italia, donde no se usan pes-
tafias, como no se usan en los herrados del tipo asiiticoafricano,


3---













1' --


Fig. i59. Gorte trasversal de la muralla, de la line blanca y
de la suela, practicado en proximidad de la region de la punta,
sobre cl casco de un caballo adult. a, linca blanca; b, muralla;
c, suela; 1, laminas queratofilosas de la mnuralla entire las que
estin comprendidos los tubos c6rneos que provienen de los ve-
llos de la part distal del tejido dermoliloso ; 2 y 3, capas pro-
fundas de la muralla. Microfotografia con pequcilo aumento.


el herrado result igualmente s6lido. Para tener datos al res-
pecto, he querido que se herrasen sin pestafias, en la herreria
de esta clinic, los caballos pertenecientes A la Facultad, cuyo









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


ndmero es mAs 6 menos de cincuenta, y los caballos de cualquier
aptitud de particulares. Este experiment, emprendido hace cerca
de tres afios, y para el cual sirvieron various centenares de caballos
con cascos normales 6 no, me ha demostrado claramente que las
herraduras sin pestaflas se conservan lo mismo, s6lidamente fi-
jadas al casco hasta alcanzar su consume maximo, que puede
A veces reducir la herradura A una verdadera lImina.
La solidez del herrado depend por 6sto, con gran prepon-
derancia, de otros multiples factors que serAn mis adelante
indicados.
Estampas y contraestampas. Tienen interns, bajo el punto
de vista prActico, la distribuci6n de las estampas y el asiento
de las contraestampas con relaci6n A la linea blanca del casco.
En efecto, se dice que las estampas estin distribuidas regular-
mente cuando estan colocadas A igual distancia entire ellas. La
rama externa de la herradura para la mano, en general, result
estampada desde el principio de la mamilla hasta el tercio pos-
terior de las cuartas parties correspondientes, mientras en la rama
internal las estampas comienzan mis hacia la punta, por lo que
se extienden un poco menos hacia el tal6n. En la herradura para
el pie, la primera estampa empieza un poco mas atrAs y esto se
presta para que no venga alterada la resistencia de la pared en
sus parties anteriores, por efecto de los clavos, parties Astas que,
como queda dicho, resultan llamadas en acci6n notablemente du-
rante el impulso.
Solamente en los casos de pared astillada, 6 con otras solu-
ciones de continuidad, las estampas son distribuidas A desigual
distancia entire ellas, es decir, de manera irregular. En estos
casos efectivamente las estampas deben corresponder A aque-
llas parties de muralla donde se puedan fijar los clavos.
En lo que se refiere A la relaci6n entire estampas y el horde
perif6rico de la venda de la herradura, segdn los autores del
arte de herrar, las estampas se denominan sobre el border,
cuando estAn cercanas A tal borde, y entabladas, cuando se en-
cuentran mas hacia adentro. Esta manera de clasificar las es-
tampas con respect al borde perif6rico de la herradura no
result, sin embargo, aplicable siempre A la fijaci6n en la mu-
ralla de los clavos entablados 6 sobre el horde, porque las -l-











ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


timas estampas de las herraduras, con guarnici6n, por ejem-
plo, correspondent, como las primeras, con sus contraestam-


Fig. 160.- Corte paraleloal piano vertical transverso correspondien-
te al principio de la cuarta parte lateral de un easco de inano he-
rrada, de un caballo carrocero, para desmostrar la ubicacion jus-
ta de la contraestampa y ]a buena direccidn de la cavidad desti-
nada a recibir la cabez.a del clavo. La limina del clavo ha sido
dirigida de manera de salir A una altura just sore la superficie
externa de la muralla. N6tese que la limina del clavo doblada
sobre la nmuralla, descenderd algo mas por efecto de la mortaja
Smnuesca, indispensable para obtener un buen remachado. a, line
blanca intercsada en poca parte por el clavo cuando las contra-
estampas resultan justas. Fotogral'ia algo aumentada.



pas, A la line blanca, no obstante que resulten situadas mis
hacia el borde central de la herradura, y tambi6n porque en
la rama de la herradura, que corresponde a las parties mAs del-








IEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


gadas de la muralla, las estampas hechas mis sobre el borde,
correspondent con las contraestampas 6 la linea blanca y no m6s
al interior de 6sta.
Creo, entonces, que result necesario, ademas de la division
de las estampas en entabladas y sobre el borde de las diversas
parties de la herradura normal y con guarnici6n, clasificar las
estampas de la herradura, especialmente para cascos defectuosos
6 patol6gicos; tambien, segin la relaci6n que presented las con-
traestampas correspondientes con la linea blanca del casco (fig.
159). Asi, por ejemplo, se dirA que la herradura, en lo que se refie-
re a las relaciones entire contraestampas y linea blanca, result
con estampado just, cuando las contraestampas correspondent
a la linea blanca 6. al margen perif6rico de 6sta, y que result
con estampado sobre el borde 6 entablado, cuando las contra-
estampas correspondent en el primer caso, mas 6 menos, hacia
afuera y en el segundo caso hacia adentro de la linea blanca
(fig. 160, 161 y 162).
Para los cascos normales la herradura debe ser estampada
just, y si esta desborda, es necesario disponer gradualmente
las 61timas estampas mas hacia el borde central de la venda de
la herradura. Adem6s, es buena regla disponer las estampas de
la rama externa de la herradura, 6 la que en general corres-
ponde la muralla mis gruesa, un poco mas hacia el margen cen-
tral de dicha rama; asi se obtendra que las contraestampas
relatives correspondan mejor a la line blanca.
Las estampas sobre el borde encuentran especialmente indi-
caci6n en los casos cong6nitos de muralla delgada y en las alte-
raciones tr6ficas del querat6geno ungueal por process de ostei-
tis cr6nica de la tercera falange, por lo que la muralla puede
tambi6n reducirse much en espesor.
Algunos autores aconsejan, ademas, el estampado entablado
en los cascos grandes y en los hiperc6nicos adquiridos; pero
esta regla debe aplicarse con criterio, porque la observaci6n de-
muestra que esta practice no da resultado favorable como me-
dio corrective de los cascos grandes, y que A veces puede resul-
tar funesta, por favorecer la fijaci6n de clavos tangentes y las
enclavaduras.
Thary, con una nota que apareci6 en 1903, ha querido de-









ELEMENTS DEL ARTE DE I1ERRAR


mostrar la utilidad de la inclinaci6n hacia adentro de las estam-
pas, las que, debiendo tambi6n tener la direcci6n de la muralla,
deberian resultar tanto
mAs oblicuas cuanto mAs
anteriores fueran; pero
esto no es siempre prAc-
ticamente possible, por A
las dificultades que se
encuentran.
Especialmente en la
variedad latina de la he-
rradura de tipo europeo,
algunos autores aconse-
jan dar h la estampa una
inclinaci6n hacia afuera
6 hacia adentro, para
que la lAmina del clavo
pueda plegarse mejor al
ser fijada, sobre el bor-
de en el primer caso y
entablada en el segundo.
Este precepto, realmen-
to bueno en los casos de
cascos defectuosos 6 pa-
tol6gicos, no es racional
que se baga en los casos Fig. 161. Corte paralclo a un plano vertical transverso
de herrados normales. correspondiente i la cuarta part lateral de un casco he-
rrado de mano de un caballo de silla. La contraestampa
La observaci6n demues- de la herradura queda sobre el horde, por lo que el cla-
tra, ademAs que tanto en vo ha sido plantado perifdricamente 6 fuera de la line
blanca a. La cavidad ocupada par la cabeza del clavo
el herrado normal, como present su eje vertical hacia el asiento de la herradura
en los correctivos y pa- y por esta razda la ldimina del clavo, despu6s de haber
recorrido oblicuamente la muralla para salir la super-
tol6gicos, se pueden ob- ficie externa de 6sta, se ha doblado un poco a e corres-
tener buenos resultados pondencia del cuello, lo que permit igualmente un per-
fecto ajuste entire la cabeza del clavo y la estampa de la
con el uso de estampas herradura. Fotografia algo auamentada.
verticales, 6 casi. y de
contraestampas un poco mds grandes que las liminas de los clavos,
porque este caricter de las contraestampas facility mejor la di-
recci6n que, con los dedos, se debe imprimir al clavo cuando se










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


empieza a introducirlo. Cuando el clavo es bien dirigido y ha
atravesado las capas mas duras de la muralla, si es bien gol-
peado, se dobla A la altura de su cuello; lo que hace possible
un buen contact de su cabeza con la estampa, no obstante la





























Fig. 162.-Corte parallel A un piano vertical transverse corres-
pondiente a la mitad de la cuarta part lateral de un casco he-
rrado de mano de caballo carrocero. La contraestampa result
entablada por lo que la l&mina del clavo esta fijada concentri-
camente 6 adentro de la line blanca a. La cavidad ocupada por
la cabeza del clavo, present su eje casi vertical al asiento de la
herradura. b. Parte delgada de pared que se saca con la gurbia
para efectuar la muesca 6 mortaja. Fotografia algo aumentada.


mayor 6 menor oblicuidad que present la lAmina introducida
en la pared.
Desde hace ya muchos afios, Miles habia propuesto no usar el
punz6n en las contraestampas en la parte del asiento de la herra-
dura; y esto probablemente para evitar su ampliaci6n. Es du-
doso, sin embargo, que este precepto aumente la solidez del
herrado,'por el hecho de que, si las contraestampas resultaran









ELEMENTOS DEL ARTE DE IIERRAR


adn un poco mas grandes que las lIminas de los clavos, esto
no podria excluir que parte del cuello del clavo pueda pene-
trar forzosamente en la contraestampa, y contribuir A limitar
los movimientos entire la herradura y el casco; cosa que, por
otra parte, no se debe conseguir reduciendo el diAmetro de la
contraestampa, sino de preferencia con el contact forzado de
la cabeza del clavo en la estampa y efectuando bien los reaches.
En los tratados antiguos del arte de herrar se encuentran ya
buenas indicaciones acerca del n6mero de las estampas de la
herradura. CUsar Fiaschi dice, efectivamente, que ocho estam-
pas resultan suficientes, y que, cuando se hacen siete, la series
de tres se debe hacer en la rama internal. Solamente en los caba-
llos trotadores Fiaschi aconseja once 6 doce estampas con igual
cantidad de clavos : n6mero verdaderamente excesivo.
El conocimiento sobre las dilataciones del casco por efecto de
las presiones, indujo A algunos autores a disminuir el n6mero
de las estampas y por consiguiente el nmiero de clavos; y al
respect se lleg6 A exageraciones en el sentido de reducir las
estampas A tres (Miles), 6 A cuatro (Thacker). La observaci6n
prActica demuestra, sin embargo, que, para los cascos de un
tamafio medio, cinco clavos no son suficientes para obtener un
herrado s6lido.
En general puede admitirse que, para los cascos de tamafio
medio, el numero minimo de las estampas de la herradura sea
seis, con un promedio de ocho. Para los cascos grandes de ca-
ballos de tiro pesado, el numero mAximo de las estampas y de los
respectivos clavos deberia ser diez. Se comprende, ademas, que A
los cascos mAs voluminosos se aplican clavos de mayor tamafio.
Desde hace algunos afios la herradura reglamentaria para el
ej6rcito aleman debia tener de catorce A veinte estampas, de
las cuales s61o poco mis de la mitad debian usarse para la in-
troducci6n de clavos. Esto represent una ventaja, por poderse
distribuir los clavos donde lo permit la muralla; pero con tantas
estampas se compromete much la solidez de la herradura.
Emparejamiento del casco (i). El studio del empareja-


(i) Bajo esta denominaci6n se debe cntfnder 1o que los espaioles indican bajo las
denominaciones : Iacer el casco 6 rebajar 6 recortar el casco.










REVISTA DE LA UNIVEIRSIDAD


miento del casco represent uno de los capitulos de mayor inte-
r6s para el arte de herrar. El emparejamiento sirve, en efecto,
para establecer la superficie de apoyo del casco, de la que de-
penden la direcci6n normal de las extremidades y la inclinaci6n
fisiol6gica del eje digital. Tiene tambi6n importancia para la
conservaci6n de la longitud normal del casco y de un suficiente
espesor de la suela y ranilla, para que estas parties puedan
entonces responder bien A sus importantes funciones.
Estos concepts fundamentals, inherentes al emparejamiento,
son aplicables A los herrados del tipo europeo y asiAticoafricano,
puesto que algunos sistemas particulares de herrados requieren
emparejamientos que, ademAs de corresponder A los principios
arriba indicados, deben permitir, como, por ejemplo, en cl he-
rrado A luneta y en los sistemas de Charlier y de Poret, mayor
contact de la suela y de la ranilla con el suelo, con el objeto de
tener mayor dilataci6n del casco y para evitar resbalones (i).
Sobre el emparejamiento del casco encontramos ya buenas


(x) El emparejamiento de los cascos herrados es precedido por el levantamiento de
la herradura vieja 6 sferra de los italianos. La t6cnica para desherrar es simple, pero
debe ser efectuada con cuidado, para evitar contusiones de la suela, que podrian produ-
cirse cuando, despu6s de haber introducido la boca 6 las mandibulas de la tenaza bajo
el tal6n de la herradura, se hacen actuar las ramas de 6sta como brazos de potencia de
una palanca, con el objeto de levantar la herradura.
Una condici6n indispensable para desherrar bien es deshacer completamente los rema-
ches 6 redobladuras de los clavos, levantAndolos con la cuchilla A pequefios golpes de
martillejo. Esto permit que se pueda levantar con menor esfuerzo con la tenaza la herra-
dura desde los talones hasta la punta y al mismo tiempo los clavos, que asi son ficilmen-
te extraidos. Para evitar contusiones de la suela es indispensable que la tenaza est6 incli-
nada de manera que tome el punto de apoyo en la pared. No es prActico empujar los
clavos hacia afuera con el botaclavos, para ser despues extraidos con la tenaza.
Los lltimos dos clavos correspondientes A las parties anteriores so arrancan conjunta-
mente con la herradura. Con cl botapuntas 6 punceta se empujan, en la direcci6n que
mts conviene, A aquellas parties de hlminas do clavos que eventualmente han quedado
introducidas en la muralla.
Los autores del arte de herrar atribuyen importancia, para el emparejamiento del casco,
el examen de la herradura extraida, para establecer d6nde se ha producido el mayor
consume. Mientras este examen puede tener interns para dar a la nueva herradura una
mayor anchura en las parties que se consume mAs, y esto para aumentar la duraci6n,
del herrado el echo no reviste interns para el emparejamiento del casco; porque en los
casos normales, esta operaci6n debe practicarse segdn un sistema invariable, que serA mis
adelante indicado. El consume irregular de la herradura tiene ciertamente interns cuando
depend de hechos patolo6icos, en cuya mayoria es necesaria la intervenci6n del veteri-
nario para las indicaciones oportunas.









ELEMENTS DEL AHTE DE IIEIllAR


indicaciones en algunos autores antiguos, que se ocuparon del
arte de herrar.
Asi, por ejemplo : Teodorico, obispo de Cervia, Giordano Ruf-
fo, Rusto, Rusio, C6sar Fiaschi y Ruini, a los que era conocida
la importancia de la suela y de la ranilla para la protecci6n de los
tejidos blandos subyacentes, aconsejan rebajar poco estas parties
del casco. Es notable, ademds, por su interns, el precepto de
Fiaschi sobre el emparejamiento de la muralla para la aplica-
ci6n de la herradura elevada en punta 6 con justura : pre-
cepto que, aunque aparecido en el siglo xv, es todavia seguido
en la actualidad.
Algunos autores del arte de herrar, basandose en conocimien-
tos err6neos 6 deficientes sobre la funci6n del casco y de los
tejidos querat6genos, quisieron aconsejar, en antitesis A los sanos
criterios de los antiguos, un rebajamiento profundo de la suela
y tambien de la ranilla; otros se manifestaron, al contrario,
eminentemente conservadores y quisieron que no se tocara ni
la suela ni la ranilla.
El emparejamiento del casco se establece en el sentido longi-
tudinal, es decir, desde los talones A la punta, y en el sentido
transversal. El emparejamiento del casco en el sentido longitu-
dinal tiene importancia para la conservaci6n de la longitud fisio-
16gica de la muralla y de la relaci6n just entire la altura de los
talones y la punta de la muralla, de la que depend una reparti-
ci6n fisiol6gica de las gravitaciones sobre las falanges y sobre
el aparato de suspension.
Watrin ha indicado, como guia para el emparejamiento longi-
tudinal del casco, la direcci6n de la superficie solear de la ter-
cera falange, que el autor ha considerado paralela A la super-
ficie de consume normal de la suela de los caballos salvajes.
Pero si se investigan las relaciones existentes entire la tercera
falange y el casco de los caballos salvajes, puede establecerse
ficilmente, como result de las figures 38 y 163, que, estando
la tercera falange menos inclinada que el casco en punta, se
tiene que los Angulos basales de 6sta quedan un poco separa-
dos de la superficie superior de las ramas de la suela; por lo
que entire esta superficie y la solar hom6loga de la tercera fa-
lange no puede admitirse la existencia de un paralelismo cons-










REVISTA DE LA UNIVEISIDAD


tante. No es tampoco possible considerar paralelas la superficie
solear de la tercera falange y la superficie de consume de la
suela del caballo salvaje; porque, tanto en la mano como en el
pie, la suela result consumida especialmente en sus parties ante-
riores.
La indicaci6n de Watrin result por eso basada sobre un cono-


"-r'
a


Fig. 163. Tercera falange y casco del pie izquierdo de un potro de tiro pesado. Ha sido
extirpada parte de la muralla para poner en evidencia quo ]a superficie inferior de la
suela, debido al desgaste natural, no corresponde a la direcci6n de la superficie inferior
de la torcera falange y tambi6n para demostrar que no existed paralelismo centre el perfil
dorsal de la muralla en punta y el mismo perfil de la tercera falange. , muralla; s, sue-
la; a, desgaste natural de la muralla en punta ; b, borde perifErico de la tercera falange;
c, superficie superior 6 internal de la suela.


cimiento inexacto de anatomia 6 inapplicable; porque, aun admi-
tiendo que la tercera falange se baje un poco con sus angulos
basales durante el apoyo, hasta tenerse casi un paralelismo entire
la superficie superior de la suela y la superficie solar de la
tercera falange, no seri prActicamente possible establecer la di-
recci6n de la antedicha superficie solear de la tercera falange,
A la cual se deberia referir la inclinaci6n del emparejamiento
de la suela.








ELEMENTS DEL ARTE DE IlERRAR


Resulta algo dificil el emparejamiento longitudinal del casco,
porque no existen reglas al respect, que se puedan considerar
perfectas bajo el punto de vista de su aplicaci6n prActica.
Algunos autores ban creido obtener dicho emparejamiento
dando una inclinaci6n normal del casco en punta, que Fleming
consider de 52, Goyau de 45, Brambilla y Lemoigne de 63, etc.
Pero, como ya he dicho, no es possible aceptar un solo tipo de
inclinaci6n, no s61o para el casco en punta, sino tambi6n para el
eje digital; como no es possible considerar una relaci6n propor-
cional 6nica entire la altura de los talones y la altura de la
muralla en punta, por las frecuentes variantes fisiol6gicas que se
observan y que resultan conexas con las aptitudes de los sujetos.
Cuando se quisiera admitir como normal, durante la estaci6n,
el caricter rectilineo del eje digital, el emparejamiento del cas-
co, en el sentido longitudinal, deberia ser establecido de manera
que se tuviera una relaci6n just entire la altura de los talones
y la altura de la muralla en punta, con el fin de evitar desvia-
ciones de los Angulos articulares interfalangeanos. Pero este cri-
terio, aparentemente exacto, no es siempre aplicable, por el hecho
de que la observaci6n prActica demuestra, como caracter de apti-
tud, la hiperextensi6n de la tercera falange sobre la segunda; he-
cho que se observa constantemente, 6 casi, en las manos de los
caballos veloces y que da lugar a una desviaci6n, mis 6 me-
nos marcada, hacia la superficie flexora del Angulo que se for-
ma en correspondencia de la segunda articulaci6n interfalan-
geana.
Rebajando excesivamente los talones, se favoreceria en el se-
gundo y tercer tiempo del apoyo, esta hiperextensi6n de la ter-
cera falange y se Ilamarian excesivas gravitaciones sobre el
esqueleto del dedo y sobre las parties dorsales de la tercera fa-
lange, poniendo en hipertensi6n al flexor profundo; mientras
que, conservando altos los talones, se sobrecargarian de prefe-
rencia el flexor superficial y el suspensor del nudo, y se llama-
rian las gravitaciones hacia los Angulos basales de la tercera
falange.
Por estas consideraciones se podria admitir que, el empare-
jamiento racional del casco en el sentido longitudinal, debiera
alcanzar relaciones proporcionales entire la altura de los talones








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


y la altura de la muralla en punta, teniendo por objeto evitar
una hiperextensi6n excesiva de la tercera falange.
Se comprende que el rebajamiento met6dico de los talones y
de la punta del casco debe hacerse en varies tiempos, estudiando
en el apoyo forzado de la extremidad, la comportaci6n del eje
digital. Debo, por otra parte, agregar que, para obtener un buen
emparejamiento del casco, en el sentido longitudinal y en el
transversal, son necesarios, de parte del t6cnico, buenos cono-
cimientos sobre la direcci6n de las extremidades, sobre las pro-
porciones de las diversas parties del casco, en relaci6n a las di-
ferentes aptitudes de los sujetos, y conocimientos sobre la fi-
siologia del aparato de suspension en la estaci6n y durante la
march.
Para el emparejamiento longitudinal del casco, prActicamente,
en los sujetos que ya hace tiempo son herrados, se export toda
la parte de muralla que, por haber crecido, sobresale del nivel
de la suela : sistema 6ste atribuido A Fleming, pero que, sin
embargo, es conocido desde 6poca muy anterior.
Este modo de emparejamiento corresponde tambi6n por con-
servar la altura del casco; pero, para obtener resultados favo-
rables al respect, es indispensable poseer buenos conocimien-
tos de exterior conformaci6n con respect A las aptitudes de los
sujetos.
En el casco herrado, desde algin tiempo, la muralla es siem-
pre mAs larga en sus parties anteriores; y esto, no, es debido, en
los casos normales, A la mayor producci6n del tejido c6rneo de
estas parties de la muralla, sino al hecho, de que, siendo mas
extendidos los movimientos del casco en sus parties posteriores,
la muralla, rozando con el asiento de la herradura, se consume
mAs en los talones y en porci6n de las cuartas parties.
Las reglas referentes al sistema de emparejamiento longitu-
dinal del casco, arriba indicadas, son s61o aplicables en los cas-
cos normales, puesto que, especialmente algunas osteitis de la
tercera falange, determinan con frecuencia distrofias de la ma-
triz de la ufia; de ahi que la muralla, como. las otras parties del
casco, crecen poco, y el consume de la pared en sus parties poste-
riores, debido al roce sobre la herradura, equivale mas 6 menos
al crecimiento de la ulia. Por esto no es siempre verdadero que








ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


result possible, con la conservaci6n de la muralla, conseguir
buenas relaciones proporcionales entire la altura de los talones
y de 1' punta.
El emparejamiento longitudinal sirve, ademis, como punto
de partida, a los talones, para el emparejamiento del casco en cl
sentido transversal.
Ya en 1870, Brambilla habia dado indicaciones sobre el em-
parejamiento transversal en el sentido de aconsejar la equipa-
raci6n de la altura de las regions hom6nimas del casco. Este
autor admitia que la mayor cantidad de presiones y de gravita-
ciones sobre algunas parties del casco fuera causa de atrofia, y
aconsej6 un rebajamiento mayor de la suela y de la pared
correspondientes a las parties atrofiadas del casco. Sin embargo,
Brambilla no ha considerado que, por ejemplo, en el atravesado
para afuera el mayor rebajamiento del lado medial de la mu-
ralla viene A aumentar la desviaci6n del miembro hacia afue-
ra, y que el adelgazamiento medial de la suela, por permitir
una mayor dilataci6n de la mitad internal del casco, empeora
las condiciones del sujeto, haciendo asi disminuir los medios
de protecci6n del querat6geno y de la tercera falange. Ademis
la aplicaci6n de la regla de igualar la altura de las regions
hom6nimas de la muralla no siempre es possible; y, cuando se
puede efectuar, es causa segura de discordancia entire la super-
ficie del casco herrado y la direcci6n de la extremidad; discor-
dancia que siempre result funesta y no corrective.
Seg6n la escuela de Brambilla, se ha creido que con el rebaja-
miento, con el uso de herraduras A plans inclinados y con ramas
desbordantes 6 no, y con la fijaci6n de clavos sobre el borde 6 en-
tablados, se podrian obtener modificaciones de la forma del casco,
y por esto la correcci6n de la conformaci6n defectuosa de las
extremidades : cosa que no es possible, por saberse que la forma
del casco depend directamente de la direcci6n del miembro
y con frecuencia de enfermedades de la tercera falange. Estos
preceptos de Brambilla, ya muy difundidos en las escuelas italia-
nas yvulgarizados por unos tratados del arte de herrar, no dan
ciertamente buenos resultados practices, y deberin, no obstante
los grandes m6ritos del autor, ser 6nicamente recordados como
conocimientos que interesan la parole hisl6rica del arte de herrar.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Watrin, considerando como tipica la direcci6n vertical de las
extremidades del caballo, admiti6 que en el emparejamiento
transversal, el corte de la superficie solear del casco debe ser
horizontal al piano vertical median de los tendones y de la
cafia; y, con el objeto de controlar dicho emparejamiento, ide6
un ort6metro especial. Russel, informado en los mismos criterios
de Watrin, invent otro ort6metro destinado al control del em-
parejamiento transversal del casco; pero lo que se nota al res-
pecto en la prActica difiere de todo lo que dichos autores quisie-
ron demostrar graficamente.
Si, efectivamente, se consider que, en la direcci6n fisiol6-
gica de las extremidades, 6stas se separan diversamente de
la linea vertical, podra comprenderse facilmente que la ho-
rizontalidad de la superficie solear del casco, determinada
con relaci6n al piano median vertical de los tendones y de
la cafia, no corresponda, durante el apoyo, A la horizontalidad
del suelo; por lo que el sistema de Watrin conduce A un empa-
rejamiento que no corresponde A la superficie de apoyo de los
cascos del caballo, que por falta de herradura presentan un
consume natural.
Goyau, si bien haya considerado como defectuosas las confor-
maciones de atravesado y chueco para adentro 6 para afuera, esta-
bleci6 que en estos casos no era indicado efectuar el empareja-
miento transversal del casco, segan las indicaciones de Watrin y
tuvo la idea laudable de establecer en todas las conformaciones el
emparejamiento transversal del casco; de modo que una linea
recta, uniendo los talones, fuera cortada A Angulo recto por el
plano vertical median de la cuartilla. Ademas, la superficie so-
lear del casco, de los talones A la punta, deberia conservarse
sobre un piano que cruzase A Angulo recto el plano vertical me-
diano de la cuartilla.
Este emparejamiento transversal se rectifica, como quiere Go-
yau, A ojo, sobre la extremidad levantada por el ayudante he-
rrador, como para herrar, teniendo cuidado de dejar libre
la cuartilla y el casco para que puedan adquirir su extension
maxima.
Hay herradores que han adquirido much prActica en este
emparejamiento en el sentido de evitar errors con respect A









ELEMENTS DEL ARTE DE LIERRAR OU

la altura de los talones de un mismo casco y el que se refiere A
la altura de los cascos de las manos 6 de los pies. A pesar de esto,
con el objeto de controlar el emparejamiento transversal del
casco, he usado frecuentemente una escuadra que tiene una par-


*t.,.


Fig. 164. Escuadra para controlar el emparejamiento del casco en el sentido transversal


to articulada para que pueda adaptarse mejor a la superficie
flexora do la cuartilla. Este instrument, de fLcil construcci6n,
creo que es aconsejable A los herradores conscientes, que creen
necesario controlar el emparejamiento transversal del casco, en
los casos en que puedan existir dudas sobre los resultados de
la inspecci6n simple (fig. 164).
AIT. MORI. XXlx 5








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


La importancia prActica de este emparejamiento transversal
del casco result del hecho que, poniendo la superficie solear
sobre un piano que cruce horizontalmente el piano vertical me-
diano de la cuartilla, venimos a limitar la desviaci6n del nudo
hacia el interior en la conformaci6n de atravesado y de chueco
para afuera y la desviaci6n de dicha articulaci6n hacia afuera
en la conformaci6n de atravesado y de chueco para adentro,
porque, cuando el casco pose en el suelo, sera elevado en pl
primer caso un poco mAs hacia medial, mientras en el se-
gundo sera mis alta la parte externa. Esta discordancia entire
la altura de las dos mitades de la muralla result tan leve que
podria considerarse sin valor, afin para los practices que quisieran
un emparejamiento transversal del casco correspondiente a la
superficie exacta de apoyo, que, con respect a la oblicuidad
fisiol6gica en sentido transversal de los miembros, deberia re-
sultar un poco oblicua. Este emparejamiento en un sentido leve-
mente oblicuo hacia afuera en el atravesado y chueco para afue-
ra y oblicuo hacia adentro en el atravesado y chueco para aden-
tro es, sin embargo, dificil efectuarlo aun por los tecnicos que
tengan buenos conocimientos al respect.
Las figures x65 y 166, demuestran que el emparejamiento
transversal del casco, segfn las indicaciones de Goyau, no altera
de manera apreciable la direcci6n de las extremidades; ademas, no
puede excluirse que el apoyo del casco sobre una superficie hori-
zontal result favorable para evitar compresiones excesivas en
parties de articulaciones 6 hipertensiones ligamentosas, debi-
das especialmente a las desviaciones en sentido transversal del
nudo.
Si me declare partidario de este sistema de empareja-
miento transversal del casco, es en gran parte debido a la nece-
sidad de simplificar, con datos facilmente aplicables, la t6cnica
de un process que, como ya he dicho, present gran importancia
para la buena conservaci6n de las extremidades del caballo.
El nivelamiento del casco, debido al emparejamiento en el
sentido transversal y en el sentido longitudinal, cuando se trate
de sujetos herrados con los sistemas mAs comunmente usados
del tipo europeo, require la parcial ablaci6n de tejido c6rneo
de la suela y ranilla.











ELEMENTS DEL ARTE DE IIERRAR


Xi


Fig. 165, Dirccci6n que presentan el me-
tacarpo, las falanges y el casco de ]a ma-
no derecha de un caballo P. S. I. de
carrera, con conforlnaci6n de atravesado
para afuera normal, despu6s del empareja-
miento en sentido transversal, efectuado
de manera que el piano sagital median
de la cuartilla result vertical al piano
horizontal de los talones.


Fig. 166. Direcci6n que presentan el me-
tatarso, las falanges y el casco del pie
derecho de un P. S. I. de carrera con
conformaci6n de chueco y atravesado para
adentro actitudinaria, despu6s del empare-
jamiento del casco efectuado como en la
mano de la figure precedent.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Hay autores del arte de herrar que adn actualmente no acon-
sejan el rebajamiento de la suela, admitiendo que su roce
con el terreno sea bastante para impedir que 6sta adquiera un
espesor excesivo. Pero la observaci6n prActica demuestra que,
en los tipos de herrados que no permiten el contact fisiol6-
gico con el suelo de esta parte del casco, se observa a veces la
producci6n exuberante de tejido c6rneo, de preferencia en los
cuernos de la suela, donde se dispone en gruesas escamas, cono-
cidas con el nombre de ( ostras ). Tales exuberancias c6rneas
pueden, ademis, con frecuencia, actuar como cuerpos extrafios,
provocando contusiones intermitentes del querat6geno y de la
tercera falange, las que se manifiestan despu6s del empareja-
miento con la existencia de equimosis de diverse extension.
No rebajar la suela en los cascos normales represent por
eso un error, como seria tambi6n un error un rebajamiento
notable, 6 a fondo, como dicen los franceses. Los dos extremes
al respect resultan por eso nocivos, y en lo que se refiere al
emparejamiento de la suela, es necesario elegir una media just,
en el sentido de sacar solamente las escamas muy exuberantes
y las parties de tejido c6rneo que han perdido su consistencia
normal y que constituyen el llamado ((cuerno muerto ).
Es especialmente en los caballos veloces y en los sujetos con
movimientos muy elevados en quienes se necesita tener much
cuidado para el rebajamiento de la suela, con el objeto de
evitar cualquier debilitamiento que, aunque leve, resultaria siem-
pre dafioso.
Se ha querido admitir que el rebajamiento notable de la
suela y de las otras parties del casco provoque la mAs rApida
producci6n de tejido c6rneo; sin embargo, por el contrario,
un rebajamiento excesivo disminuye la protecci6n del querat6-
geno y de la tercera falange, lo que determine frecuentemente
alteraciones circulatorias, debidas A contusiones intermitentes de
estas parties, y, como consecuencia, se establecen alteraciones de
los process nutritivos, que se oponen A la producci6n normal
de tejido c6rneo.
En lo que se refiere A la ranilla, es indicado rebajar igual-
mente poco, por lo que se sacarAn solamente las parties despe-
gadas, y, cuando sea el caso, aquellas parties de las ramas de la









ELEMENTS DEL ARTE DE IIERBAR 69

ranilla, que, por su exuberancia, no permitan la limpieza de las
lagunas del casco.
El nivelamiento del casco en los sentidos transversal y longi-
tudinal, ademAs de la aplicaci6n de las reglas enunciadas al
principio de este capitulo, require un tratamiento especial de
la muralla. Efectivamente, las barras deben ser conservadas en
su espesor natural y alcanzar al nivel de la suela; ademAs el
borde perif6rico de la muralla debe ser redondeado con la lima,
y la superficie de emparejamiento de la pared debe quedar en
contact, 6 bien, ajustada con el asiento de la herradura, cosa
que se obtiene much mejor herrando en caliente.
En los caballos chuecos para adentro, es indicado limar un
poco mAs la mamilla internal, mientras que en los chuecos para
afuera esto debe hacerse en la mamilla externa, con el objeto
de dar al contorno de la muralla mejor forma; pero en esta
exlirpaci6n no es necesario exagerar.
El uso de la herradura elevada en punta, conocida ya por
Fiaschi en i536, 6 con justura A la francesa, como impropia-
mente se dice, require que la muralla sea cortada en punta,
para que, aplicando la herradura caliente, se pueda tener un
buen contact con la part elevada del asiento.
Es reprobable el hAbito muy difundido de cortar A golpes
de pujavante 6 de cuchillo ingl6s la superficie externa de las
barras, con el criterio err6neo de favorecer la abertura de las
lagunas del casco.
La incisi6n de la muralla para encastrar las pestafias se
hace, ademAs, con la tenaza y con la parte convexa de la
lima, y debe resultar bien calculada; puesto que, si es excesiva,
hay peligro de que la herradura se desvie demasiado hacia atras.
Con respect A la ejecuci6n, la t6cnica del emparejamiento
present diferencias que es bueno conocer.
En los cascos duros v voluminosos la extirpaci6n de la part
perif6rica exuberante de la muralla y de las grandes escamas
de la suela, se efectua con la cuchilla para herrar 6 rogne
pied de los franceses. El instrument, al que se da la inclina-
ci6n debida, es empujado A golpes de martillejo desde un tal6n
A la punta del casco, despu6s se repite la misma operaci6n del
otro lado, hasta que se extirpa asi toda de una pieza la part









LEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


excedente de la muralla. El uso de esta t6cnica require, sin em-
bargo, much prActica, para evitar falsas vias a la cuchilla,
que algunas veces pueden ser causa de lesiones graves. Mejor es
ciertamente el uso de la tenaza incisiva, A pesar de que require
mayor fatiga.
El emparejamiento se complete, ademas, con el pujavante,
con el cuchillo ingl6s y con la lima, y, como guia, resultan muy
tiles las huellas dejadas en las parties mas altas por el asiento
de la herradura, cuando se practice el herrado en caliente. Si el
casco ha sido previamente ablandado mediante cataplasmas, el
emparejamiento puede efectuarse much mejor, y pueden re-
sultar suficiente, para los cascos con muralla no excesivamente
gruesa, s6lo el cuchillo ingl6s, el pujavante y la lima.
El pujavante represent uno de los instruments mas antiguos
para rebajar el casco, y ha llegado hasta la 6poca actual con
pocas variantes en su forma primitive.
Pujavantes con empuiiaduras artisticas de bronce fueron ha-
Ilados en las excavaciones de Pompeya, de Castra Peregrina y
de Masio.
Este instrument, de origen griego, proviene de la mas remote
antigiiedad, y efectivamente era usado por los griegos y roma-
nos muchos siglos antes del descubrimiento del herrado con
clavos; de 61 so habla ademas en las obras de Hip6crates, de
Absirto, de Vegezio Renato, de Columella y do otros escritores
antiguos.
La cuchilla de herrar es usada de preferencia en Francia, en
Alemania y en otras naciones septentrionales de la Europa con-
tinental.
Es important el hecho de que en la 6poca present se usen
como cuchillas trozos de sable, y considerando la influencia de
la tradici6n en el arte de herrar, adquiriria mayor valor la hip6-
tesis de que en los antiguos pueblos n6rdicos de Europa, el ins-
trumento usado para rebajar el casco estuviera representado por
una lamina en forma de espada de fabricaci6n druidica.
El cuchillo ingl6s para herrar (drawing knife), podria ademis
ser considerado como un perfeccionamiento de la antigua cu-
chilla.
Los instruments usados por los Arabes y algunos pueblos









ELEMENTS DEL ARTE DE IIERRAR


de Africa para el rebajamiento del casco, difieren de los del
tipo europeo ya indicados; y esto esti ciertamente en relaci6n
con la influencia que ejerci6 la tradici6n en el medio ambiente.
Tales instruments tienen forma de pequefia hoz 6 de una hoz
rectangular.
En Suecia, y en algunas otras regions septentrionales de Eu-
ropa, existen instruments especiales para el rebajamiento del
casco, cuyo conocimiento no reviste importancia bajo el punto
de vista del arte de herrar.


Del ajuste de la herradura d la superficie de apoyo de la muralla


Cuando el casco ha sido emparejado, seg6n las reglas prece-
dentemente enunciadas, la superficie de apoyo de la pared debe
ponerse sobre un piano que corresponda exactamente al asiento
de la herradura. Este mutuo contact de las parties indicadas
represent una condici6n indispensable, no s61o para la soli-
dez del herrado, sino tambi6n para que las presiones y las reac-
ciones se distribuyan uniformemente en la muralla.
El contact mutuo entire la pared y el asiento de la herra-
dura puede obtenerse nivelando la superficie de apoyo de la
muralla con la lima, A frio, 6 tambien a fuego, con la guia de la
herradura incandescent. De estos dos modos, usados en el arte
de herrar para obtener el contact indicado, han derivado los sis-
temas de herrar A frio y A fuego 6 en caliente. Es, sin embargo,
facil comprender la inexactitud de estas expresiones, comdnmen-
to aceptadas para indicar la forma escogida para adaptar la mu-
ralla a la herradura, porque tal tecnica no represent por si sola
un sistema de herrado, sino un simple detalle del nivelamiento de
la superficie de apoyo de la muralla. El error de expresi6n re-
sulta ademas mayor cuando la nivelaci6n de la muralla A frio
so ha hecho sin6nimo de herrado ungulom6trico, que consiste
en la fabricaci6n de herraduras sobre media (i).
No es, en efecto, possible reunir la nivelaci6n A frio de In

(i) Se ha dado impropiamente la denominaci6n de pod6metros A instruments par-
ticulares que tienen por objeto tomar el contorno de los cascos. Los principles ungu-


















































Fig. 167.--Casco de la mano derecha de un cahallo en el qun el horde
perif6rico de la muralla, despu6s de haber sido rebajado, se ha ni-
velado a fuego por medio de la herradura. N6tese la uniformidad de
superfcice conseguida herrando a fuego y el perfect ajuste quc se
puede asi, conseguir centre el asiento de la herradura y la muralla.
En el casco resultan evidentes los orificios debidos A la fijaci6n de los
clavos, lo que puede dar una idea clara de la distribuci6n de estos
filtimos y de su fijaci6n sobre el horde en el lado medial y entabla-
da en el lado lateral.


Fig. 168. La herradura que ha servido para herrar i Iucgo
el casco precedent









EL.EMENTOS DEL ARTE DE 1HEliAllI 73

muralla con el sistema de fabricar la herradura de media,
puesto que, si es cierto que en este Altimo caso la herradura es
aplicada, en general, previa nivelaci6n A frio, no puede ex-
cluirse que la herradura fabricada, estando present el caballo
y, sin previa media, sea aplicada despu6s usando la nivelaci6n A
frio.
La fabricaci6n de herraduras de media result funesta en
general, cuando se usa para caballos de silla, carroceros y do
liro pesado, por la raz6n principal de que el espesor de las
ramas de la herradura no permit siempre, A frio, las modifica-
ciones que hacen obtener la correspondencia de la herradura
al contorno del casco.
El uso de herraduras hechas de media 6 tambi6n fabricadas
A mAquina, es Anicamente possible 6 indicado para los caballos
de carrera, en los que el poco espesor y la poca anchura de la
venda permiten doblar la herradura seg6n el contorno del horde
de la muralla. AdemAs, para el herrado del P. S. I. de carrera,
el herrador tiene siempre a su disposici6n herraduras de dife-
rentes tamadios, por lo que result mis facil elegir y aplicar
las que mejor correspondan.
TratAndose, sin embargo, de caballos con otras aptitudes, para
los cuales son necesarias herraduras much mAs gruesas y mis
anchas, el herrado sobre media podria, como se ha dicho,
ser nocivo, A causa del possible adaptamiento del casco a la
herradura.
En el pasado so discuti6 much sobre la conveniencia de la
nivelaci6n A frio 6 en caliente de la superficie de apoyo de la
muralla, y al respect se han efectuado importantes experi-
mentos sobre caballos de tropa, herrando, por ejemplo, en ca-
liente los cascos de extremidades diagonales y A frio las otras.
Por los resultados de estos experiments se lleg6 A la con-
clusi6n de que el herrado en caliente 6 A fuego result mas
convenient, porque ofrece menores casos de p6rdidas de la he-

d1metros, son los de Riquel, Boussetcau. Ewerloff, Luster y Havoux, pcro no tienen
utilidad prAclica.
La mejor media del contorno de la muralla so obtiene Iaciendo posar el casco so-
bre un pedazo de papel v trazando en dste, con un 15piz, la ibrma del horde de la mu-
ralla. Este sistema es ciertamente mans practice quc el uso de cualquicr aparato.





















































Fig. 17o. La herradura que ha servido para herrar
Fig. 169. -Casco del pie derecho de un caballo ierra- a fuego el casco del pie precedent
do 1 fuego para demostrar la uniform superficie del
horde mural y la distribuci6n de los clavos.









ELEMENTS DEL ARTE DE IIERRAIt


rradura, puesto que result mis s6lido que el herrado en frio;
y esto ha sido tambi6n confirmado por la observaci6n practice.
La menor solidez del herrado A frio es debida A un contact
inexacto entire la muralla y el asiento de la herradura. He inten-
lado varias veces, en animals vivos y en cascos sueltos, obtener
un buen ajuste entire la herradura y la muralla, y me he podido
convencer de que es possible anicamente obtenerlo despubs de
tentativas que requieren bastante tiempo, sin llegar a obtener
un contact tan precise entire asiento de la herradura y mura-
lla, como se consigue con la nivelaci6n en caliente.
Iguales resultados he constatado asistiendo A muchos herrajes
en frio, efectuados por herradores experts sobre el P. S. I. de
carrera. En estos caballos la herradura result muy delgada de
venda, por lo que cede bajo la acci6n de los clavos, obteni6ndose
asi un buen contact entire la herradura y la muralla : pero
esto no evita la producci6n de desniveles en la superficie inferior
6 de apoyo de la herradura, que ciertamente no resultan venta-
josos.
En la nivelaci6n de la muralla, obtenida con la guia de la
aplicaci6n de la herradura incandescent, se puede con una 6
dos pruebas, y por consiguiente en modo rapido, corregir los
desniveles y obtener una superficie de apoyo de la muralla, que
corresponda exactamente al asiento de la herradura.
A esta manera de nivelar la pared, 6 m6todo de herrar A fuego,
com6nmente usado en los caballos de tire y de silla con cascos
normales, se le han atribuido algunos inconvenientes. Se ha dicho,
en efecto, que el herrado en caliente favorece la restricci6n del
casco, porque disminuye la higrometricidad que se opone al
crecimiento de la ufia y que algunas veces es causa de dermatitis
solear 6 de otras alteraciones mAs graves, debidas A la trasfu-
si6n del calor 6 A verdaderas quemaduras. Estos dos primeros
inconvenientes resultan muy dudosos, no teni6ndose elements
importantes para admitir que la diminuci6n de un poco de agun
en la part distal de la muralla pueda tener influencia sobre la
producci6n de la ufia y sobre su retracci6n; y los experiments
efectuados para resolver este 6ltimo hecho no han conducido
ciertamente A conclusions convincentes.
Se ha querido admitir tambi6n que la herradura calentada al









IEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


rojo obscure result mAs nociva que la llevada al rojo cereza
6 al rojo claro, pero no existen al respect suficientes datos de-
mostrativos.
Mientras no puede excluirse la quemadura de la suela 6 la
simple dermovilitis solear por calor transmitido en los cascos
con suela delgada y convexa 6 con suela excesivamente rebajada,
6sta no es possible, 6 por lo menos result muy dificil, cuando
la suela present un espesor normal; puesto que, para obtener
una quemadura de la suela seria necesario que la herradura, A
alta temperature, fuera mantenida tres 6 cuatro minutes en con-
tacto con la superficie de secci6n de la muralla; mientras, por
el contrario, en el herrado A fuego la herradura es mantenida
de veinte A cuarenta segundos aplicada al casco, lo que result
illnocuo.
No es indicado, en la nivelaci6n en caliente de la muralla, sacar
la parte carbonizada, porque constitute una capa insignificant
y despreciable, que se adhiere en modo notable A la muralla y
ofrece por eso una s6lida superficie de asiento A la herradura.
Por las razones expuestas precedentemente se puede admitir
que el herrado en caliente, permitiendo un contact mas fAcil
y exacto entire la superficie de apoyo de la pared y el asiento de
la herradura, deba preferirse para los cascos normales de los
caballos de tiro y de silla; porque no s61o result mis s6lido
que el herrado a frio, sino tambi6n porque hace, possible una
distribuci6n uniform de las presiones y reacciones sobre la
muralla.
Puede, ademas, aceptarse que en los caballos de carrera que,
como se sabe, son herrados en studs, el herrado en frio, efec-
tuado con herraduras fabricadas sobre media, result indis-
pensable, y siempre que sea bien practicado, present una soli-
dez mAs que suficiente.


Presentaci6n y aplicaci6n de la herradura


Cuando el casco ha sido bien emparejado, se debe presentar
la herradura a la superficie de apoyo de, la muralla, para esta-
blecer si present todos los requisitos necesarios para ser fijada









ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


con clavos de manera definitive. Leisering y Hartmann dicen que
la herradura, ademas de corresponder exactamente al horde dis-
tal de la pared, debe hacer ver, a trav6s de las estampas, la line
blanca; pero esto es s61o possible cuando se hierra a frio. Para
establecer, en el herrado en caliente, si las contraestampas co-
rresponden verdaderamente A la line blanca, es necesario no
haber olvidado, en cada caso, cuAl es el espesor de la muralla;
y este dato, muy important, se puede obtener tnicamente des-
pu6s de una prActica suficiente.
Presentando la herradura A la superficie de emparejamiento
do la muralla y comprimi6ndola, se debe apreciar ya la inmovi-
lidad de la herradura, debida A su contact uniform con la
pared; y esto tiene mayor valor que la simple inspecci6n para
excluir la existencia de espacios vacios 6 de aire entire el casco
y la herradura. Es tambi6n indispensable controlar el nivel entire
la punta del casco y la punta de la herradura, puesto que un
desvio hacia atras de 6ste, seria despu6s causa de una demolici6n
parcial y daiiosa de la pared en punta y de un alargamiento
excesivo de los talones. En la herradura, con guarnici6n 6 no,
es necesario, ademas, no olvidar que la ranilla debe quedar en
el medio de los talones de la herradura.
Cuando se hierre con ayuda del alzador, el maestro herrador
coloca la herradura en la posici6n deseada, y el alzador la man-
tiene bien fija, aplicando los 1pulgares hacia la extremidad de
las ramas.
Es indicado fijar desde el principio el primer clavo de la
punta del lado intern y despu6s su cong6nere de la part ex-
terna. Hecho esto y doblada la porci6n de las lIminas de los
clavos que salieron de la muralla, se hace posar la extremidad
en el suelo, y se observa si la herradura correspond bien al
casco. Es indicado poner desde el principio el primer clavo de la
rama internal que correspond A la punta 6 A la mamilla; por-
que, siendo la rama internal estampada mAs sobre el borde, esto
es causa de que la herradura so desplace menos hacia el lado
externo. DespuBs de haber fijado el primer clavo del lado ex-
lerno, se pone sucesivamente el segundo del lado interno y su
cong6nere del lado externo. De esta manera la herradura que-
da bien fija y es possible poner los clavos restantes, sin que la









78 IEVISTA DE LA UNIVERSIDAD

herradura se mueva. Ademis, es regla general corregir las pe-
quefias desviaciones en el sentido transversal de la herradura,
poniendo de preferencia los clavos en la rama que eventualmente
desborda en modo excesivo.
Las desviaciones de la herradura en el sentido lateral, de-
bidas al planteo de los clavos y que no se pueden corregir
con la tecnica arriba indicada, se notan de preferencia cuan-
do las contraestampas son demasiado pequefias, 6 cuando el
clavo no es introducido en el medio de la contraestampa.
Como ya se ha dicho, no se debe por eso aconsejar las con-
traestampas pequefias, puesto que ofrecen el inconvenient
indicado, y tambi6n por el hecho de que, si la cabeza del clavo
penetra bien y forzadamente en la estampa, esto solo, es sufi-
ciente para conseguir una buena solidez del herrado.
Si las contraestampas resultan suficientemente amplias, se
comprende c6mo sea possible, ademas, la correcci6n de los pe-
quefios desvios de la herradura mediante pequefios golpes de
martillejo aplicados en las ramas. Pero si el desvio de la herra-
dura no result leve, es entonces aconsejable sacar los clavos in-
troducidos y corregir la presentaci6n. Es, en efecto, muy con-
denable el mal hibito de corregir a fuertes golpes de martillo
los desvios notables de la herradura; y esto represent una cua-
lidad realmente negative del herrador. Bajo la acci6n de estos
golpes inconsultos de martillejo, las laminas de los clavos se
doblan, y pueden en primer lugar ocasionar compresiones 6 trac-
ciones dafiosas sobre la muralla; despu6s el peso del cuerpo ter-
mina por veneer la resistencia de las laminas de los clavos do-
blados, por lo que la herradura pronto se afloja y se desvia en
modo mas 6 menos notable.
La t6cnica de la fijaci6n 6 emplante de los clavos, 6 del clavar
la herradura, es muy simple; pero debe hacerse con criterio,
evitando el martilleo excesivo que, en general, demuestra la in-
capacidad del herrador. Se toma el clavo con los trees primeros
dedos, por la proximidad de su cuello : se pone la punta con
el adobe hacia el interior en el medio de la contraestampa : se
inclina la lamina de adentro hacia afuera de la pared, de modo
que, continuando con la vista la linea de inclinaci6n del clavo,
6sta termine en aquella parte de la muralla donde se desea que sal-








ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


ga la lmina, para ser despu6s doblada, cortada y remachada.
Creo 6til insistir sobre esta indicaci6n, porque de ella depend la
buena fijaci6n de los clavos sobre la muralla y una buena dis-
tribuci6n en el sentido transversal de los reaches.
En los cascos normales result tambi6n indispensable que la
punta del clavo salga de manera perpendicular, 6 casi, a la es-
tampa. Cuando se ha dado al clavo la inclinaci6n deseada, se
empieza a introducirlo A pequeiios golpes, manteni6ndolo siem-
pre bien fijo con los dedos; y cuando se nota aumento de resis-
tencia a su introducci6n, puede admitirse que la punta del clavo
ha interesado las capas mis externas y mas duras de la muralla;
por lo que, dejando libre la lAmina del clavo, con algunos golpes
de martillejo bien dados, se hace penetrar completamente el
clavo hasta que perform la superficie. externa de la muralla, pa-
sando asi con part de su lImina al exterior. Hecho esto, se en-
gancha la limina del clavo con el martillejo, usado como una
muleta, y dicha lAmina se levanta rApidamente y se dobla sobre
la muralla, para que, si el caballo retirara la extremidad, la
punta del clavo no hiriera especialmente al alzador.
Si el clavo, despu6s de haber penetrado pocos milimetros,
contin6a penetrando, sin que aumente la resistencia, debe ex-
traerse, para evitar enclavaduras 6 simples funciones del que-
rat6geno. En estos casos puede doblarse un poco mAs hacia el
exterior la guia 6 adobado del clavo, para que 6ste pueda asi
introducirse mAs hacia el border en la muralla. Uno de los signos
que indica el punto done la punta del clavo perforara la su-
perficie externa de la muralla, esta representado por una pequefia
convexidad de dicha superficie, appreciable especialmente con el
tacto.
Las reacciones que el caballo manifiesta durante la introduc-
ci6n do los clavos pueden ser algunas veces sintomaticas, en el
sentido de que el clavo penetra muy hacia el vivo; pero, para
juzgar sobre el significado de tales reacciones, que pueden tam-
bien defender de las simples molestias que produce el martilleo
6 do nerviosidad del sujeto, es necesario tener buena prActica
de lo que es el caballo.
Es una regla buena la de que los clavos salgan A igual altura,
pero en una direcci6n un poco oblicua de la punta hacia los ta-









REVISTA DE I.A UNIVERSIDAD


lones; puesto que un desnivel en el sentido transversal de los
reaches, haria decir que el caballo esta herrado en mdsica 6
en solfa, y tratAndose de cascos normales, no favoreceria la
est6tica ni la pericia del herrador. Leisering y Hartmann dicen,
por el contrario, que cuando los clavos estan en un nimero su-
perior A seis, seria itil no hacer salir sus liminas 6 espigas al
mismo nivel; y es probable que tal opinion de esos autores est6
basada en el concept de que las liminas de los clavos que salen
A diferente altura en la muralla, 6 en mdsica, disminuyen menos
la resistencia de la pared : hecho que por otra part, no puede
aceptarse sin las debidas reserves.
Los clavos, independientemente de su introducci6n just,
sobre el borde y entablados, pueden ser redoblados justos,
altos 6 bajos, cuando sus liminas salen A una altura just, alta
6 baja, sobre la superficie externa de la muralla. La altura a la
que pueden salir las laminas de los clavos, esta en relaci6n con
el tamaiio del casco y el peso de la herradura; y esto esta di-
rectamente conexo con las aptitudes de los sujetos.
Existen, entonces, A este respect, diferencias considerable:
asi, por ejemplo, en el pura sangre inglesa de carrera, con cascos
normales, puede resultar suficiente que las liminas de los clavos
salgan A un centimetro y medio del horde distal de la muralla;
para los caballos carroceros y de silla es necesario remachar los
clavos de manera que salgan de dos A dos centimetros y medio,
mientras en los caballos de tiro pesado, de grandes cascos, las
liminas de los clavos se hacen salir A la altura de tres centime-
tros y alguna vez de cuatro.
Pero estos datos no se deben aceptar, sino como regla general,
siendo frecuente los casos en los que, por la calidad de la ulia,
se deben remachar los clavos de modo que estos redobles resul-
ten altos 6 bajos, cuando se consideran con relaci6n A las apti-
tudes del sujeto.
Es buena regla que las liminas de los clavos se hagan salir un
poco mas altas donde result mas gruesa la muralla, es decir,
en las parties anteriores de 6sta, mientras por el contrario los
herradores tienen en general tendencia A hacerlo al rev6s, ha-
ciendo salir mas altas las Altimas lAminas que correspondent A
las cuartas parties. AdemAs, cuando se trate de cascos de pared









ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


delgada, es siempre bueno usar para la parte internal clavos do
un n6mero inferior A los usados para la parte externa.
Fijados los clavos segin las reglas indicadas, se baten despu6s
bien sobre la faceta de sus cabezas, haciendo contrapresi6n con
la boca de la tenaza, aplicada bajo la part doblada en Angulo
de las laminas. Ademas, se cortan 6stas con la
tenaza A nivel de la pared, y debajo de los extre-
mos de dichas liminas se practice, con una pe-
quefia gurbia para remache 6 con la punta de la /
cuchilla, una pequefia excavaci6n, es decir, una
muesca 6 mortaja que permit una buena con- \
trapresi6n de la tenaza, cuando con algunos gol-
pes de martillejo, aplicados sobre la cabeza del
clavo, 6ste se ajuste convenientemente. Por 61ti-
mo, el clavo se remacha empujando, A pequefios
golpes de martillejo, la part truncada y plegada
de la lamina del clavo en la muesca, efectuada
con anterioridad en la muralla.
En general, la excavaci6n bajo la parte corta-
da de las laminas de los clavos, es hecha con la
lima, y de esto derivan excesivas p6rdidas de
substancia en el sentido transversal de la mura-
lla, que son antiest6ticas y dafiosas. Es, entonces
6ste, un sistema anticuado y no aconsejable.
Ya en 1866 Bendz hizo construir una pinza
para los reaches, que sirve bien para doblar y
para hacer penetrar en la muesca las parties cor- i. 171. Pinza
tadas de las lAminas de los clavos. Esta pinza de de Bend paralos
Bendz (fig. 171), seria aconsejable para los caba- remakes.
llos finos y para los sujetos con alteraciones de
la tercera falange y del querat6geno, en los que result molesto
que los reaches se hagan A golpe de martillejo.
Las manipulaciones necesarias para herrar, se completan ajus-
tando 6 sentando A la pared, con algunos pequefios golpes de
martillejo, las pestafias, limando suficientemente los reaches y
la part mAs distal de la muralla, y regularizando con la lima
fina el border perif6rico de la pared que correspond A la arista
de la herradura. En los caballos finos es tambi6n indicado tapar


xxIx 6


ART. ORIG.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


con un poco de cera los agujeros de los clavos viejos; y esto
no s6lo sirve para la est6tica, sino tambi6n para la buena con-
servaci6n de la muralla (i).
La perforaci6n que produce la limina 6 espiga del clavo,
cuando atraviesa 6 perfora la mura-
Ila, es causa de una soluci6n de con-
tinuidad bajo form de un trayecto
que cruza oblicuamente el recorrido
de los tubos c6rneos, lo que dismi-
nuye la resistencia del cuerno parie-
tal; por lo que, en la fijaci6n de los
clavos, se deben en lo possible evitar
las falsas vias. Resultan siempre ma-
yores los dafios que determine la 14-
mina del clavo en las capas superfi-
ciales de la muralla, porque estas
parties resultan diversamente fractu-
radas, como puede establecerse ob-
servando el agujero de salida, que
present un contorno mAs 6 menos
agrietado (fig. 172). Por esta raz6n
es reprobable el hibito que tienen
algunos herradores de tirar forzada-
mente hacia abajo con la tenaza, las
Fig. 72.--CarActer de la solucin de lminas de os clavs ue salieron
continuidad debida l la perforaci6n l ias de clos que seron
de las capas superficiales de la pa- altos, para que el caballo no result
red determinada per la salida de la herrado en mIsica :tracci6n que pro-
limina do un clavo de herrar. Di-
cha ldimina ha sido doblada hacia voca, como es natural, mayors p6r-
abajo sobre la suprci extrn de didas de substancia de la muralla.
la muralla. Fotograflia algo aumen-e susancia e a muraa.
tada. Las lesions de la muralla aumen-
tan cuando, haciendo contrapresi6n
con la boca de la tenaza sobre la lImina del clavo ya doblada
y cortada, se golpea el clavo para que 6ste aprete convenien-


(a) Terminado el herrado, es bueno observer el caballo al paso y al pequefio trote,
para establecer si existen alteraciones locomotrices, que podrian defender de causes in-
herentes A la aplicaci6n de los clavos, de las herraduras 6 de los medios de contenci6n
usados.









ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


temente a la herradura sobre la relative superficie parietal.
Esta maniobra, despu6s de haberse cortado la lamina del clavo,
debe ser precedida, como se ha dicho, por la extirpaci6n de la
part mas delgada de pared que queda bajo la lamina cortada
del clavo: tambiAn porque esta porci6n de pared, por su del-
gadez, no ofreceria un apoyo convenient al remache.
En los tratados se dice que esta exportaci6n de muralla, la













Ca--





Fig. 173. Reiaches de los clavos de herrar. a, disposici6n redondeada,
que debe darse al horde perifirico de la muralla para evitar las astilladu-
ras ; b, disposici6n del biselado de la arista perif6rica superior de la herra-
dura, lo que constitute cl hilo de plata. N6tese que los reaches no estin
completamente encajados en las mnucscas sino doblados en gran part sobre
la superficie external de la muralla. En efecto, la muesca 6 mortaja esta en
gran parte ocupada por la part curva de la limina remachada. Fotogra-
fia algo aumentada.


que contituye la muesca 6 mortaja, sirve para encastrar el rema-
che; pero esto no es exacto, puesto que la excavaci6n hecha
en la indicada parte de muralla, permit que la porci6n de la-
mina encorvada, destinada al remache, se pliegue mayormente
hacia abajo, por efecto del martilleo y de la contrapresi6n efec-
tuada con la tenaza, y se separa asi, del orificio de salida de Ja
lamina del clavo para adaptarse a la superficie externa de la
pared que corresponde a la muesca, en la que penetra s6lo con
su part encorvada. La otra parte de lamina cortada del clavo,
es decir, la mas perif6rica, se ajusta A la superficie externa de









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


la pared, por efecto de los golpes de martillejo, y entonces,
para obtener una nivelaci6n entire esta iltima part de la limina
del clavo y la superficie externa de la muralla, es necesario re-
currir a la lima, y esto disminuye un poco la solidez del he-
rrado (fig. 173).
Los clavos fijados 6 plantados en la pared quedan muy sujetos
por efecto de la resistencia y de la elasticidad del tejido c6rneo;
pero la resistencia A la extracci6n de los clavos introducidos en
la muralla aumenta por la oxidaci6n de sus laminas; por lo
que podemos admitir que, despu6s de algunos dias de su apli-
caci6n, la herradura queda mas s6lidamente fijada al casco.
En el herrado mal efectuado, por la incomplete penetraci6n de
las cabezas de los clavos en las estampas, el peso del cuerpo puede
empujar los clavos mas hacia arriba y hacer salir completa-
mente los reaches. A pesar de esto, la herradura, por un cierto
period, no se afloja; y esto puede demostrar que, haciendo
abstracci6n de los reaches, la simple introducci6n de los cla-
vos en la pared contribute eficazmente A la fijaci6n de la herra-
dura en el casco.
He investigado la resistencia que ofrecen para su extracci6n
los clavos fijados recientemente y remachados en la forma ordi-
naria en la muralla, atandoles por medio de un trozo de hierro
munido de una estampa y de un gancho, pesos capaces de des-
hacer el remache y de extraer el clavo. Los resultados han ofre-
cido, como es natural, frecuentes variantes aun independientes
del tamaino de los clavos, del grosor de la muralla y de la por-
ci6n de 6sta interesada en el sentido de la altura.
So puede admitir, con aproximaci6n, que para obtener que
so deshaga el remache y que el clavo salga, es necesario la ac-
ci6n de un peso medio de 35 kilogramos para clavos de los mis
chicos, usados en los caballos P. S. I. de carrera, remachados A
un centimetro y medio; un peso medio de 80 kilogramos para
clavos de los n6meros 6 y 7, comunmente usados para caballos
de tiro y silla y remachados de dos centimetros A dos centime-
tro y medio; un peso medio de 95 kilogramos para los clavos
nimero 10 y ii usados en los caballos de tiro pesado, y rema-
chados A tres centimetros : peso que puede Ilegar al mAximo de
i5o kilogramos para clavos mas grandes, ndmero I3, remacha-









ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


dos A casi cuatro centimetros del borde distal de la muralla (i).
Si so multiplican estas cifras que, con aproximaci6n repre-
sentan en kilogramos el esfuerzo que es necesario para extraer
los diversos clavos remachados de la muralla, por el nimero de
clavos com6nmente usados, y queriendo aun tenerse muy abajo
de los resultados de este cAlculo, porque en los casos de p6r-
dida forzada de una herradura la acci6n mecanica no es ejerci-
da al mismo tiempo sobre todos los clavos, sino gradualmente
de los posteriores A los anteriores, no so podrA igualmente poner
en duda que el esfuerzo para arrancar una herradura, como se
nota A consecuencia de alcances 6 de otras causes, deba resultar
notabilisimo.


Renovacidn del herrado y algunos accidents debidos al herrar

La renovaci6n del herrado esta A veces conexa con el consume
de las herraduras. Es de preferencia en los caballos de tiro pe-
sado en los que, per condiciones individuals inherentes al peso
del cuerpo y al modo de caminar, podemos notar en el breve
period de diez A quince dias el consume casi complete de herra-
duras muy gruesas. El trabajo sobre pavimentos 6 sobre cami-
nos, hechos con el sistema Macadan, el cansancio, que au-
menta el roco de las herraduras con el suelo y algunos vicios
de caballeriza 6 de andar, representan las causes que tienen ma-
yor influencia en el consume de las herraduras y que A veces
hacen necesaria la renovaci6n precoz del herrado.
En los pura sangre la substituci6n de las herraduras de ca-
rrera A las de entrenamiento represent la causa mAs comin de la
frecuente renovaci6n del herrado. En los trotadores de carrera
se tiene tambi6n la costumbre de renovar el herrado cada quince
6 veinte dias, y esto con el objeto de conservar una buena solidez.
Mientras no es possible excluir que la renovaci6n precoz del
herrado sea indispensable, por las principles razones arriba in-
dicadas, no puede igualmente ponerse en duda que esta prActica
represent uno de los males necesarios para el casco, por el

(i) Estas investigaciones fueron hechas usando clavos de Cristiania, marca ((Llave)).









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


hecho de que la excesiva frecuencia con la que se introduced y
se remachan los clavos, es causa de p6rdidas de substancias,
que disminuyen la resistencia de la muralla, provocando tal vez
el astillamiento del borde parietal, que, ademAs de dificultar
una buena distribuci6n de los clavos, disminuye tambi6n la so-
lidez del herrado.
En los casos mis comunes, es decir, cuando se trata de caballos
de tiro liviano 6 de silla, el herrado se renueva en general cada
treinta 6 cuarenta dias, para sacar la parte de ufia crecida y
para rectificar el emparejamiento.
Si las herraduras resultan siempre buenas, se reaplican des-
pugs de haberlas puesto al fuego, para adaptarlas mejor a los
cascos; y esto constitute el hacer las asi dichas repuestas. En las
repuestas, si la herradura result un tanto consumida, las ca-
bezas de los clavos sobresalen en una forma excesiva de las
estampas; por lo que es indicado que las cabezas de los clavos
fueran antes disminuidas en el sentido de su altura.
Las repuestas se hacen necesarias cuando se usa el hierro
homog6neo para la fabricaci6n de las herraduras. En los caba-
llos de esta Facultad, que trabajan sobre terreno blando, las he-
rraduras de un grosor medio de 12 milimetros, construidas con
hierro homog6neo, pueden durar hasta un afio; y esto hace in-
dispensable el tener que practicar varias repuestas.
Es sabido por todos que, para los primeros herrados de los
potrillos y para los caballos que presentan intolerancias al ruido
de la forja, al martilleo, al humo, al olor de ufia quemada, cs
indicado usar maneras suaves, para obtener que el sujeto se
habitue a ser herrado; y de esto se ha hablado en manera mis
6 menos extensa en los tratados del arte de herrar. El freno elec-
trico ideado por De Place parece ofrecer buenos resultados para
calmar a los sujetos mas rebeldes; pero el precio del aparato
disminuye notablemente la practice de su aplicaci6n.
La contenci6n forzada del caballo sometido al herrado y mas
raramente el sistema de herrar con el alzador, pueden resultar
causes de accidents de variable gravedad. Entre estos el mis
grave, de los hasta ahora registrados, esta representado por la
luxaci6n atloidooccipital, debida A las tracciones hechas por el
caballo atado, A titulo de contenci6n, con un bozal de fuerza fi-








ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


jado A una column, 6 A un travail. No son, tambi6n, raras las
laceraciones del tibio metatArsico por contracciones hechas con
el fin de library la extremidad posterior contenida forzadamente.
Hay ademis alzadores que, por mala voluntad 6 ignorancia,
abandonan de golpe 6. instantAneamente la extremidad antes al-
zada para el herrado; y esto provoca A veces caidas del sujeto 6
contusiones de la superficie dorsal del nudo. En la bibliografia
se encuentran, en efecto, registrados casos de fracture del borde
distal de la tercera falange de la mano, debidas al chocar de la
punta del casco sobre un suelo duro : cosa que tal vez se nota
cuando la extremidad se deja caer de golpe por el alzador como
se ha indicado ya.


Herrado inglds para caballos livianos y herrado con herradura de
cardcter anglosajdn suficientemente cubierta de tabla y des-
bordante.

En el primer capitulo de la segunda part de esta monogra-
fia, fueron ya indicados los principles caracteres de las va-
riedades anglosajona y latina de las herraduras del tipo euro-
peo. Los herrados obtenidos con estas dos variedades de he-
rraduras presentan algunos caracteres particulares, debidos A sus
formas, A sus proporciones y al modo de su aplicaci6n al casco :
caracteres que es bueno conocer y tratar bajo el punto de vista
de las ventajas y de los inconvenientes que presentan.
En este capitulo me ocupar6 del herrado ingl6s para caballos
livianos, el cual es practicado con herraduras de caracteres anglo-
saj6n, poniendo en evidencia sus ventajas y sus inconvenientes;
y del herrado efectuado con herraduras de carActer anglosaj6n
m6s cubiertas de tabla y desbordantes, encontrando por estos
caracteres, frecuentes y racionales aplicaciones.
En el capitulo siguiente hare un resume de las cosas mis im-
portantes, inherentes al herrado practicado con herraduras de
caracteres latinos.
El herrado ingl6s para caballos de tiro liviano y de silla, extre-
madamente cuidadoso en su aplicaci6n para los caballos de lujo,
se diferencia un tanto de los otros herrados obtenidos con he-


















































Fig. 174. Una de las formas de herrado ingl6s, cuyas proporciones corres- Fig. 75. El herrado del mismo casco visto por su supcrli-
ponden a caballos livianos do lujo. Casco de la mano dcrecha. El grosor de cie solear. En la herradura de este sistema la superficie su-
la herradura aumenta gradual y levemente desde la punta hacia los talones. perior esta dividida en asiento y en biseladura como so no-
Ademis, la arista perif4rica de la muralla correspond casi al horde externo ta en la figure 147.
de la herradura, cuyo taldn redondeado desborda unos milimetros del tal6n
de la pared. Las liminas de los clavos so han hecho salir mis altas hacia la
punta.









ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


rraduras de caracteres anglosajones. En efecto, en este he-
rrado ingl6s, la herradura para la mano, con superficie inferior
plana, provista de ranura y con superficie superior dividida
en asiento y biseladura, result estrecha de tabla : de ahi que
relativamente sea estampada sobre el borde y a menudo gruesa
de ramas en relaci6n a su poca anchura. Tal herradura tiene
ademis una pestafia en punta y sus ramas presentan un leve






















Fig. 176. Una de las forinas ic lierrado ingls para caballos livianos de lujo.
La herradura con pestafias colaterales, es mds gruesa hacia los talones y su pun-
ta corresponde al nivel de la muralla. Se puede aplicar en los sujetos que no
se alcanzan, con el fin de evitar las astilladuras de la pared. Las liminas de los
clavos so ban hecho salir mis altas hacia la punta. En la herradura usada en
este sistema la superficie superior no present biselado anglosaj6n. Casco del pie
izquierdo.

aumento de espesor en los talones, los cuales resultan justos y
redondeados.
La herradura para el casco del pie difiere de la de la mano
por no tener biseladura en la superficie superior, por tener dos
pestafias laterales y por presentar mayor anchura en punta y
en la rama externa. AdemAs, en general, en la rama externa
existed un pequefio rampl6n, y entonces a la rama internal, mas
estrecha de venda, se le da un grosor mayor, para llegar asi al
nivel de la rama externa. Por lo com6n los clavos son ocho.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Estas herraduras, con los caracteres arriba indicados, se apli-
can justas, es decir, al nivel del border distal de la pared (i).
Es evidence que este sistema ingl6s de herrado para caballos
livianos, no obstante su elegancia, debida al buen forjado de
la herradura y a su cuidadosa aplicaci6n al casco, present
inconvenientes de importancia, los cuales lo hacen inferior A
otros herrados obtenidos con herraduras de carActer anglosaj6n
6 tambi6n latino.
Las calidades negatives de este sistema do herrado ingl6s son
debidas A la estrechez de la tabla, que, dividiendo A la herradura
do la mano en asiento y biseladura, limita de una manera exce-
siva la superficie de apoyo de la muralla; al aumento de grosor
de las ramas de la herradura hacia los talones, por cuya raz6n
existed tendencia A llamar las presiones hacia las parties poste-
riores del casco; y A la aplicaci6n just de la herradura, la que
es causa frecuente de fractures de la muralla, puesto que la


(i) Es sabido c6mo el horrador ingls hierra sin ayudante, sirviendose, para rebajar
el casco, do una fuerte escofina y del cuchillo ingles. Adcmds el herrador emplea una
especie de punz6n introducido on una estampa de la herradura cuando practice el herra-
do A fuego. Los autores del arte de herrar, que se han ocupado de la tecnica quo usa el
herrador ingl6s, en general consideran bueno este sistema y han aconsejado su difusi6n
en las varias naciones de Europa.
Pero este juicio proviene do veterinarios que ciertamente no han probado cuan fati-
gosa es y cuAnta p6rdida de energies track esta t6cnica inglesa para herrar, mias aUn si
se tiene que poner en practice on caballos pesados y en los sujetos que, por lesions
patol6gicas que se observan con frecuencia, malamente se sostienen de pie cuando se
levanta una extremidad para herrar.
En efecto, si se consultant 6Aherradores inteligentes y habituados A herrar con ayudan-
to alzador, podemos fAcilmente constatar que su opinion es contraria al sistema ingl6s.
Se ha dicho que, herrando sin ayudante, el caballo estA mAs tranquilo y que se dis-
minuye el ndmero de las enclavaduras, puesto que el herrador aprecia mejor las reac-
ciones del sujeto ; pero, admitiendo como verdaderas estas ventajas, siempre discutibles,
no se podrA negar tampoco que, herrando sin ayudante, el herrador se fatiga much mis:
cosa que debiera siempre evitarse, puesto que la fatiga del sistema muscular trae siem-
pre un perjuicio A la aplicaci6n de la mente. Entonces es extrafio que, mientras se reco-
nocen en el herrador expert las cualidades de un buen t6cnico, debidas al conjunto de
conocimientos que requieren una cierta cultural, se quiera despues contribuir A hacer
mAs pesado el ejercicio professional, poniendo al herrador en condiciones que ciertamente
no son favorables para los progress que, en muchas naciones, se ban buscado y se buscan
de hacerle conseguir. Las ensefianzas, para ser eficaces, requieren en efecto la superiori-
dad de las cualidades mentales sobre las fisicas. Y yo creo por esto que, favoreciendo, al
contrario, la difusi6n del sistema do herrar con ayudante, se contribuya siempre al me-
joramiento del herrador, quien podria encontrarse en condiciones mAs ventajosas para
alcanzar on la sociedad la posici6n que realmente le corresponde.























































Fig. 177. Una de las formas de herrado inglds para ca-
ballos carroceros y do silla. En el taldn extcrno existed un
pequefio rampl6n, cuya altura corresponde al grosor del
tal6n de la rama intcrna. La superficie superior de la he-
rradura, usada para este sistema, no tiene biselado anglo-
saj6n. Casco del pie izquierdo.


Fig. 178. El lerrado del casco perteneciente al pie izquierdo
de la ligura prccedente, visto por su superficie solear. La he-
rradura, con pestaias colaterales, result aplicada escasa en pun-
ta. La rama externa, mis cubierta que su congeneTe, present
el tal6n algo prolongado y con pequeino rarmpldn.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


estrechez de la venda provoca reacciones y gravitaciones exce-
sivas sobre el border perif6rico de la misma. A mas, cuando se
usa el rampl6n on la rama externa de la herradura posterior,
tendremos tal vez el inconvenient de un desnivel entire los talo-
nes de la herradura, el cual puede ser debido A un defecto de
fabricaci6n, 6 tambi6n al diferente consume entire el rampl6n
y el tal6n interno. La estrechez de la tabla y la aplicaci6n just
de la herradura son tambi6n causes de que la pared, en pus
parties posteriores, no encuentre suficiente superficie de apoyo
durante su movimiento de dilataci6n. Ademas, el grosor rela-
tivamente notable de la herradura, substrae A la ranilla del
apoyo sobre el suelo y no garante una duraci6n equiparable A
aquella de las herraduras con mayor anchura de venda.
Haciendo abstracci6n de las buenas calidades que derivan
de los caracteres especificos de la herradura anglosajona, usa-
da en este sistema de herrado ingles para caballos livianos, las
cuales seran puestas en evidencia mAs adelante, puede admitirse
que las ventajas que present el indicado sistema de herrar sean
debidas A la estrechez de la tabla, la cual A mas de disminuir ,el
peso de la herradura hace mas fAcil el roce sobre los pavimentos
duros, y de ahi mas stable el apoyo. Pero estas ventajas, que
pueden tener importancia para el herrado de los caballos de lujo y
especialmente para los caballos de silla, no son ciertamente com-
pensadas por los dafios que las ya indicadas calidades negatives
del herrado ingl6s produce en el casco y en la tercera falange.
Para eliminar estos inconvenientes del herrado ingl6s para
caballos livianos, es evident que se debe aumentar la anchura
de la tabla, dando ademAs A las ramas un grosor uniform y
proporcional al volume del casco, y aplicar la herradura de
manera que 6sta desborde un poco y guarnezca A los talones.
Estas buenas modificaciones del herrado, ejecutadas usando
herraduras con caracter anglosaj6n, son actualmente aplicadas
en muchas naciones y representan un sistema racional y acon-
sejable de herrado para los caballos no solo de tiro liviano y de
silla, sino tambi6n para los de tiro pesado. Este sistema de he-
rrado, representado por los caracteres arriba indicados de la
herradura y por su desborde y guarnici6n, podria indicarse con
la denominaci6n de herrado anglosaj6n con tabla suficientemente



















































Fig. 179. Herrado con carActer anglosaj6n para caballos livia-
nos. N6tese el suficiente ancho de la herradura, la cual tiene
que aplicarse algo desbordante y con guarnicidn. La rama ex-
terna es mis cubierta. Casco de la mano izquierda.


Fig. 18o. Herrado con cargcLer anglosajdn para caballos livia-
nos En este sistema existed guarnicidn en los talones y leve
desborde de la rama externa. Ademis, si la herradura se aplica
escasa en punta, como se nota en la present figure, se hacen
dos pestafias colaterales correspondientes al espacio comprendido
entire el primero y segundo clavo de las parties anteriores. Cas-
co del pie izquierdo.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


cubierta y desbordante; y esto para diferenciarlo del herrado in-
gl6s, hecho con herraduras estrechas de venda y aplicadas justas.
Se comprende c6mo este racional herrado anglosaj6n se pres-
ta A mdltiples modificaciones, las cuales, seg6n algunos autores,
pueden resultar suficientes para que la herradura usada adquiera,
dir6, casi un caracter national (herradura alemana, austriaca,
rusa, etc.); pero mientras que estas diferencias pueden tener
interns local, no pueden ser brevemente descriptas, porque esto
podria ser causa de errors y de muchas omisiones, como asi-
mismo de una complicaci6n poco aconsejable para el studio
de los various sistemas de herrado.
Para conseguir mayores datos sobre el argument se puede
consultar A los autores que se ocuparon de este studio, y espe-
cialmente A Thary que ha podido recoger muchos elements al
respect.

Herrado con cardcter latino

Bassi, desde 1865, con una monografia muy interesante publi-
cada en el Mdico veterinario, tuvo que contradecir, con gran ni-
mero de datos hist6ricos, los juicios poco favorable y err6neos
de Jauze y de Rey sobre el herrado italiano : juicios que, pi
bien emitidos con buena fe, demostraban una buena dosis de
ignorancia por parte de los autores que con desenvoltura encan-
tadora quisieron escribir cosas que no conocian.
Goyau inspirandose principalmente en los trabajos de 6stos
sus predecesores, mas que en los conocimientos que derivan de
la observaci6n direct y de las investigaciones bibliograficas,
quiso, A pesar del trabajo de Bassi, repetir sint6ticamente en
su tratado las conclusions de Jauze y de Rey sobre el herrado
italiano; y esto ciertamente result a6n mas criticable.
Bassi con la monografia indicada, ademas de demostrar que
en Italia siempre se habia conservado la buena tradici6n del
buen herrado, ponia claramente en evidencia que el sistema de
herrado que poco antes de 1865 en Francia se indicaba con el
nombre de modern francis, se encontraba descripto en la obra
de Cesare Fiaschi, publicada en 1556, y que desde siglos era
usado en Italia por tradici6n.









ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR 95

En esta obra de Fiaschi encontramos, en efecto, buenos pre-
ceptos sobre el ancho y las proporciones de la herradura y
sobre el caricter cuadrilatero de las estampas y su numero, y
tambi6n exactas indicaciones sobre la guarnici6n y la justura,
las cuales constituyen uno de los buenos caracteres del sislema
de herrado comdnmente usado en Francia.
Respecto A la guarnici6n de la herradura, en el capitulo IX
de su obra, en efecto, Fiaschi escribi6 : ( Ordinariamente il
ferro del pid dinanzi non vuole avanzare l'unghia in punta, ec-
cetto perd s'ella fosse frusta, ma si bene da i lati dal mezo adietro,
perched bisogna per l'utilitd del unghia sia avvantaggioso alquan-
to in quella parte. Di dietro poi (en los talones) no dee mancare,
ma essere posto al segno uguale alla confine d'essa; perched ad ogni
volta que in quella parte avvanzasse, si potrebbe il cavallo coi
ferri di dietro agrappare et non essendo al segno come ho detto,
ma li fusse misero in quella parte le calcagna patirebbero. )
Refiri6ndose A la herradura posterior, Fiaschi, despues en el
capitulo X, en lo que respect A la guarnici6n, asi se expresa :
(( Quando si voglia che li ferri de pid di dietro avanzino un poco
nelle parti di dietro da i lati, et di dietro (talones) si pud fare,
perched cid nulla li noce, anzi pie. tosto li giova, il resto poi si
faccia eguale con l'unghia. )
En el capitulo XV de la misma obra se ve claramente que en
Italia, en la antigfiedad, era conocida y se usaba la justura 6
curvatura en el sentido anteroposterior de la punta y de las
mamillas de la herradura, constituyendo la asi dicha ajusture
de los franceses. Fiaschi, escribiendo, en efecto, sobre el he-
rrado de los cascos con unghia forte, ma honestamente temprata,
dice : (che se si vuole alquanto imbordire (la herradura) non
sard che bene; ma sia l'imbordigione fatta di maniera che non
venga ad haver molto rilevata la pancetta. ) (I).
El carActer diferencial entire justura y biseladura de los he-
rrados con caracter anglosaj6n, era tambi6n conocido por Fias-
chi, puesto que en el capitulo XXI de su obra, hablando del

(1) La palabra imbordigione siempre sc ha usado en Italia para indicar l'ajusture de
los franceses, mientras que vulgarmente se da el nombre do pancetta A la convexidad
quo forma la superficie inferior de la herradura, cuando esta es un poco elevada en sus
parties anteriores.





















































Fig. 181. Antiguo herrado italiano, con juntura 6 imbordigione, para
caballos carroccros y de silla. Superficie medial del casco de la mano
derecha. N6tese la pestafa en punta, la forma de la justura y el des-
borde y la guarnici6n de la herradura.


Fig. 82. El herrado italiano de la figure precedent, visto
por au superficie inferior. N6tese la mayor cubertura de la
rama externa, cuyas estampas resultan algo entabladas y los
talones truncados transversalmente.









ELEMENTS DEL ARTE DE IIERRAR


herrado patol6gico para cascos alterados, (lice : (( Ma in vezze
del'imbordigione voglio che si faccia da i lati grossetto il ferro
ct nel mezo sottile, che cosi si opererd di dar luogo alla pienezza
(convexidad de la suela) senza nocumento delle altre part. ,
Bassi, con raz6n, en su obra ya citada, concluye por admitir
quo ninguna diferencia esencial existia en aquella 4poca (i865)
entire el sistema modern francs de herrar, descripto ya por
Bouley, y aqu61 que se ha transmitido con tanta claridad en la
obra de Fiaschi. Bassi, ademhs, agrega : ((Nosotros no encon-
tramos en el sistema llamado modern frances nada de impor-
tante y nuevo que d6 al mismo una impresi6n propia y original;
no es otro que nuestro sistema italiano importado i Francia
en los tiempos en que en Italia florecian los herradores y los
caballerizos, y conservadose no obstante las tentativas de re-
forma hechas por Lafosse, Bourgelat y Gohier, cuyos sistemas
resultan, insuficiente el primero y absurdos los dos ultimos. ,
Es, por las razones expuestas que, como tipo de herrado la-
tino, en este capilulo ser tornado el ilaliano, porque es el quo
mayormente conserve, entire sus congeneres, su antiguo carac-
ter; y esto en homenaje A la verdad, no obstante las protests
que puedan traerse al respect, las cuales, empero, no tendran
la virtue de destruir lo que era conocido desde siglos y con
claridad expuesto en los pArrafos antes citados de la obra de
Fiaschi.
En el herrado italiano muy difundido en la actualidad, espc-
cialmente en aquellas parties de Italia donde los tratados y las
ensefianzas no ejercieron influencia para que fuese modificado,
son usadas herraduras con carActer puramente latino.
Algunos autores italianos del arte de herrar, inspirados en
los caracteres de la herradura anglosajona, quisieron modificar
la clAsica herradura italiana, afiadi6ndole la biseladura en su
superficie superior, cosa que hizo decir, sin raz6n, A algunos
autores franceses que la herradura italiana era una mezcla de
los sistemas francs 6 ingl6s 6 del francs y alemin. Pero, como
ya he hecho notar en otra part de esta monografia, no puede
admitirse que estas modificaciones A la herradura tipica italiana,
aconsejadas por algunos autores, hayan sido suficientes para ha-
cer desaparecer en Italia el antiguo sistema de su fabricaci6n,
ART. ORIG. xxIII -






















































Fig. 183. Herrado italiano modern para caballos livianos, aplicado al cascdode la
mano dorccha. Existe la pestafia on punta y un mayor grosor de la herradura en
sus parties anteriores. La herradura result algo desbordante y present guarnicion
en los talones quo, en estas parties, se prolongan hacia atris por unos mililnetros.


Fig. 184. El casco herrado de la figure precedent visto
por su superficie solar. N6tese los talones redondeados y
oblicuamento biselados y la mayor anchura de la rama ex-
terna, cuyas estampas son algo entabladas.









ELEMENTS DEL ARTE DE IIEItRAt


puesto que la observaci6n demuestra que las herraduras usadas
actualmente, con gran prevalencia, presentan los caracteres fun-
damentales de la antigua herradura latina.
Es ademis de utilidad afiadir al respect que, con probabilidad,
ya en el siglo xmi de la present 6poca eran conocidas, por .los
herradores y por los escuderos italianos, las herraduras cle-
vadas en punta y las herraduras con ramas horizontales. Las
primeras eran usadas en los casos de cascos pianos y convexos 6
para evitar que los caballos de andares bajos, tropezaran; mien-
tras que las segundas eran usadas en los casos de cascos nor-
males; y esto se hace en Italia tambi6n en la actualidad.
La herradura italiana, con justura 6 no, no tiene biseladura
en su superficie superior y esta munida, en general, de ocho
estampas cuadrilAteras. En la herradura anterior la rama ex-
terna es un poco m6s ancha, mientras que en la herradura pos-
terior se tiene mayor anchura, mAs adn que en la rama externa,
tambi6n en la punta. Tanto en la herradura de la mano como en
la del pie se hace una sola pestafia en punta; y adem6s, como
estas herraduras se aplican de manera que desborden y guar-
nezcan, se comprende que las ramas son por esto estampadas
gradualmente m6s adentro 6 con claveras entabladas desde las
parties anteriores hacia las posteriores.
Las superficies superior 6 inferior se Ilevan A piano con el
martillo; mientras que el contorno de la herradura se complete
con la lima. La anchura esti bien proporcionada al grosor de
la herradura, y esta proporci6n es mantenida tambi6n en las
relhcioner' del volume del casco. Los talones de la herradura
son truncados transversalmente y sobresalen un poco de los ta-
lones en los cascos de las manos y un poco mas en aquellos de
los pies.
A la antigua herradura italiana le han sido hechas algunas
pequeil-; modificaciones, como, por ejemplo, la biseladura del
borde superior externo, a la cual se da el nombre de filete, y la
biseladura oblicua de los talones para la herradura de las manos :
cosa verdaderamente itil, para que el caballo no se alcance y no
so arranque la herradura, como tambi6n para disminuir la gra-
vedad de las contusiones al codo, cuando el caballo se acuesta
mal 6 lo hace como los vacunos. Ademis en muchas parties de Ita-








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


lia a la herradura sin justura se le suele dar un poco mis de es-
pesor en las parties anteriores, de modo que entire la punta y los
talones exista una diferencia de uno a dos milimetros. En la he-
rradura con justura, es decir, elevada en el sentido anteropos-
terior, de manera de obtenerse una superficie c6ncava superior
y convexa inferior, tal curvatura result leve y s61o interest la
punta y pequefia part de las mamillas.
Esta justura, que correspond a la ajusture de los franceses,
so hace tan s61o en las herraduras de las manos, pero no debe
considerarse exclusive de la herradura con caricter latino, pues-
to que tambien puede hacerse en las herraduras con caricter
anglosaj6n; y, en efecto, entire los autores alemanes, Leisering
y Hartmann, por ejemplo, eran partidarios de dicha justura,
que describieron y que demostraron grAficamente.
Mucho se ha discutido sobre la justura de la herradura, la
cual, seg6n la gran mayoria de los autores y prActicos, deberia
imitar al consume que se establece en los cascos del caballo
salvaje. Los partidarios de la justura dicen ante todo que la
herradura asi conformada require que sea truncada la punta
del casco : cosa favorable para no sobrecargar de peso A los
tendones por la excesiva longitud de la palanca digital, y porque
el caballo adquiere mayor elasticidad sobre los nudos duranle
los andares. Pero esta condici6n, a veces ventajosa, debido A
la brevedad de la punta del casco, se obtiene igualmente con el
uso de herraduras con ramas horizontales; y no se comprende,
entonces, por qu6 se contin6a admitiendo, especialmente por
los autores franceses, la posibilidad de truncar la punta usando
s6o1 la herradura con justura.
AdemAs, los autores partidarios de la herradura con justura,
admiten que este carActer del herrado favorece la velocidad,
puesto que provoca una mis rApida alzada del casco, y que
hace mAs segura la locomoci6n, por el hecho que la herradura
elevada en punta cvita que el sujeto tropiece.
Antes de efectuarse la alzada de las extremidades, el casco
oscila sobre la punta y especialmente sobre la mamilla internal;
y algunos autores han querido admitir que en las manos, du-
ranto este memento, se produzca el fen6meno de la impulsi6n,
que con la herradura con justura seria mis eficaz, puesto que ten-


100