<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Front Matter
 Main body
 Indice del tomo XXVII
 Indice alfabetico del ano 1914


DLOC UFLAC



PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Revista de la Universidad de Buenos Aires
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00026
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00026

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Front Matter
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Main body
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
    Indice del tomo XXVII
        Page 531
        Page 532
    Indice alfabetico del ano 1914
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
Full Text
























REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES

















































Imprenta do Coni Hermanos, Perd, 684











REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES

PUBLICADA POR ORDEN DEL CONSEJO SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD



SECRETARIO DE LA DIRECCI6N
D, MARIO A. RIVAROLA

INTERINO : CORIOLANO ALBERINI








Apio XI. Tomo XXVII. Articulos originales











BUENOS AIRES
DIRECTION Y ADMINISTRATION
43o, VIAMOSTE, 4130

I14














2 mY)






LAI IN
AMERICA











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES








PREPARATION DEL PROFESORADO SUPERIOR

Y CERTIFICADO DE PREPARATION EN CIENCIAS POLITICAL
(Circular.)





Sefior decano de Facultad de....

Me es muy grato dirigirme al sefior decano para someter A
su ilustrada consideraci6n, en via de consult, el pensamiento
que motiva esta carta, y que expondr6 con la possible brevedad.
Ha sido repetidamente enunciado, en t6rminos generals, que
las Facultades han acentuado con exceso el carActer professional
do sus studios, y han dado mayor ndmero de hombres de pro-
fesi6n que de estudiosos consagrados A la ciencia con el desin-
ter6s que ella reclama. Sin afirmar ni negar esta proposici6n,
es digno de tomarse en cuenta la parte que en ella puede haber
de verdad, y examiner hasta qu6 punto y en qu6 sentido puede
motivar alguna acci6n de las autoridades directives y responsa-
bles de la ensefianza.
Entre otros resultados de la observaci6n que nuestras funcio-
nes nos han impuesto, podemos advertir la dificultad, 6 por lo
menos, la vacilaci6n 6 la duda con que en mis de una ocasi6n
hemos dado nuestros votos a personas que debian figurar como
candidates en las ternas para provision de citedras, y tenido
que justificar con los antecedentes individuals de los mismos,










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


ante el Consejo superior, su preparaci6n para la enseiianza. Si
acudimos d la bibliografia, 6 el candidate carece de ella por
complete, 6 es de tan escaso valor en cantidad y sobre todo en
calidad, que result vergonzante. Si nos referimos A otras for-
mas de actividad cientifica, investigaciones especiales, crea-
ci6n de instituciones, iniciativas de utilidad general, conferen-
cias, 6 aun notoriedad en el ejercicio professional, nuestros
candidates, en ocasi6n diriamos, nuestros amigos, carecen. Si ha
llegado i la suplencia por caminos I veces fAciles, todo lo quo
podemos informar como justificaci6n do nuestro voto, es quo
el candidate ha dado alg6n curso, mis 6 menos incomplete,
sobre la material, sin que en conciencia nos sea permilido afir-
mar nada sobre la calidad 6 m6rito de tal ensefianza. Preslando
a la verdad el homenaje que le debemos, sin agravio para nadic,
agrego que si buscamos entire los profesionales personas mejor
dispuestas para la ensefianza, y que quisieran hacer lugar para
ella en sus ocupaciones profesionales, no los encontramos.
Al dato precedent serA ficil afiadir muchos m6s. Lo que
digo de la provision del profesorado, podria haber tenido en
alg6n caso aplicaci6n i la de los cargos directivos de ]a ense-
fianza y aun a la designaci6n de acad6micos, con la conclusion
de que siempre los nombramientos fueron los mejores que la
relatividad de la cultural cientifica permit. Evito una exposici6n
analitica, que fuera impertinente en presencia de la alta ilus-
traci6n del senior decano. Dar6 t6rmino i mi primer argument
con recorder la funci6n propia de la Universidad en la organi-
zaci6n de la sociedad. Estimo que debe responder a tres fines :
i preparaci6n para las profesiones cientificas, que s6lo pueden
ejercerse bajo la garantia del estado; 20 preparaci6n especial
para el progress de las ciencias en particular; 3" preparaci6n
de la clase dirigente, 6 cualquiera otra designaci6n que quiera
darse A lo que en sintesis producirA el hombre de estado.
Podemos expresar, con alguna confianza en el asentimiento
com6n, que la Universidad ha respondido ya, en cierta media,
al primero de los fines, y que en todas las profesiones univer-
sitarias hay profesionales que se distinguen por su preparaci6n
s6lida. No podemos decir que abunden igualmente los que se
dedican en particular al progress de las ciencias; es quizis mas










PREPARATION DEL PROFESORADO SUPERIOR


frecuente atribuirse especialidad en un orden de conocimientos
cientificos, que tenerlos realmente, 6 que prestarles de verdad
la intense dedicaci6n que exigen. Mejor asentimiento, sin duda,
tendria la afirmaci6n de que nuestras universidades hayan res-
pondido en la 6poca actual a la tercera finalidad de su funci6n.
Si bien la negative categ6rica A reconocer la influencia diri-
gente de la Universidad seria exagerada, podemos convenir en
que merece atenci6n todo pensamiento que tienda a estimular
inter6s y aptitudes para el servicio phblico, supuestos necesa-
rios de la constituci6n democratic de la sociedad. La coope-
raci6n de la ciencia en el bienestar social no es punto discutible
en ningdn tiempo. Pero si es possible que tal evidencia se mani-
fieste con diversos grados de intensidad, el moment actual seria
el de mayor culminaci6n. La crisis present de la civilizaci6n
europea producira una inmigraci6n tan variada como copiosa
en nuestro pais. Es incalculable la transformaci6n que tal hecho
ocasionarA en nuestra sociedad, y las exigencias que impondrA
cada dia en el orden de la preparaci6n cientifica para el gobierno
y direcci6n de la misma.
Esta oportunidad puede favorecer el pensamiento que ha preo-
cupado siempre A la Facultad que tengo el honor de presidir.
Ella tambi6n se ve solicitada por un interns professional, aun-
que suficientemente generoso : el de la preparaci6n para el pro-
fesorado secundario. Ha estimulado la vocaci6n cientifica des-
interesada y ejercido en este sentido mayor influencia en la cul-
tura de la que ordinariamente se supone. Por la naturaleza de
sus studios, corresponde A esta Facultad mayor aplicaci6n y
en consecuencia mayor responsabilidad en la preparaci6n de la
clase dirigente. Tal circunstancia justificarA tambi6n la iniciativa
de esta consult.
El plan de studios que acompafio deja ver que hay en 61 un
cierto orden de materials que pueden servir de complement A
la preparaci6n cientifica professional. Algunas de ellas podrian
ser requeridas para opci6n de un titulo de especialidad 6 do
profesorado superior. Esto responderia a la segunda finalidad
que atribuyo A la Universidad.
MAs important aun, en relaci6n a la tercera, es la de conte-
nerse en el plan materials t6cnicas 6 de acentuada especialidad,











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de que podrian ser dispensados los alumnos con vocaci6n para
studios sociales 6 de aplicaci6n mas inmediata al bienestar
comIn.
Si para los primeros seria 6til el conocimiento, seg6n los
casos, del griego, del latin, de la biologia, de la psicologia (pri-
mer curso), de la geografia fisica, etc., para los segundos seria
esencial la series de studios hist6ricos y filos6ficos que el plan
contiene 6 algunas de sus materials. A la vez, nuestros alumnos
do studios hist6ricos y filos6ficos completarian su preparaci6n
en vista del inter6s superior que dejo enunciado, con materials
de la ensefianza que usted preside mAs directamento relaciona-
das con el bienestar general.
La importancia del asunto me ha impedido abreviar mins de
lo que queda, el fundamento de mi consult, que en sintesis for-
mulare, A saber :
Si contaria con su adhesi6n, en principio, y seria bien reci-
bida por esa Facultad : i la creaci6n de un titulo de professor
universitario, en especialidades que se determinarian, el cual
comprendiera, como complement de los studios particulares
de la Facultad, otros que se dieren en una 6 mas facultades di-
versas; 2 la creaci6n de un titulo 6 certificado de aptitud en
ciencias political, que comprendiera determinados studios de
diversas facultades, para alumnos que quedarian eximidos de
otras materials del plan mas directamente relacionadas con el
ejercicio professional.
Si esta proposici6n contara con el asentimiento que para ella
espero, me pondria inmediatamente A las 6rdenes del senior de-
cano para concertar con 61 los detalles de ejecuci6n que some-
teriamos A los consejos directives y 6stos al Consejo superior.
Suplico al senior decano toda su benevolencia por lo extenso
de esta exposici6n, y A la vez, que acepte las seguridades de mi
consideraci6n distinguida.
RODOLFO RIVAROLA.
Decano de la Facultad de filosa "a y letras.



















FORMATION DEL CASTELLANO (






I


ORIGENES DE LA LENGUA CASTELLANA


Universalidad de la lengua latina en Espania. Hip6tesis sobre el origen del
castellano. Men6ndez Pelayo. El maestro Correas. El padre Mir. Un
problema interesantoe de lingiiistica. RApida difusi6n del latin. Los escritores
y poetas espafioles en Roma. El latin literario y el latin vulgar. Inva-
si6n de los barbaros. Primeros principios del romance castellano. Predominio
del element latino. Influencia de la lengua arabe. El vocabulario de
Berceo. Influencias regionales. Inventario de la lengua castellana. Pala-
bras latinas. Palabras griegas. Palabras g6ticas. Palabras arabes. Palabras
vascuences. Palabras de origen oriental (fenicias, hebreas, etc.). -Aumen-
tos del castellano modern. Palabras griegas y francesas ; galicismos. Palabras
alemanas. Palabras italianas. Palabras americanas. Otros elements del lhxico
national. -Escritores regionales.


Universalidad de la lengua latina en Espafia. No vamos A
entrar en detalladas disquisiciones acerca de los diversos pueblos
que, en diferentes 6pocas, invadieron nuestra peninsula 6 acerca
de la influencia que cada uno de ellos pudo ejercer en la cultural
y en la lengua de sus habitantes. Partimos del hecho indiscutible
de la complete dominaci6n de Espania por los romanos.
Cuando se observa la tenaz resistencia que oponen ciertas len-
guas historicas, por ejemplo, la polaca en la Polonia alemana, A


(xi El present studio sirve de introducci6n al curso de Gramdtica histdrica de la len-
gua castellana que su autor explica en la Facultad de filosolia y letras de Buenos Aires.
ART. ORIG. XVII 2










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


dejarse veneer y suplantar por el alemAn, A pesar de la intense
cultural literaria de que se vanagloria el modern imperio, na-
cido en las galerias de Versalles, y de los indudables progress
de la pedagogia alemana, no puede menos de maravillarnos la
rapidez con que se sefiore6 de la peninsula ib6rica la lengua
latina, sobre todo si se tiene en cuenta la invencible intrepidez
con que nuestros padres se opusieron a las armas romanas.

Hip6tesis sobre el origen del castellano. Mendndez Pelayo.
El maestro Correas. El padre Mir. Rdpida difusi6n del latin.
- No ha faltado quien, como el perspicaz Men6ndez Pelayo,
apunte la idea de que la lengua 6 lenguas habladas por las
principles naciones de la peninsula tenian intimo parentesco
con la latina (i), A fin de explicar la rapidez con que Espa-
fia se asimil6 la cultural romana. Otros, cegados por patrio-
tismo estrecho, casi pretenden negar al latin toda influencia en
la formaci6n del castellano. Famosa es la mania del vizcaino
Larramendi, para quien casi todo el vocabulario castellano era
derivado del vascuence. Antes que 61, un conocido escritor del
siglo xvii, el maestro Correas, autor de un Arte grande de la
lengua castellana, compuesto en 1626 (aunque in6dito hasta
190o3), decia :
( Opinion es coman, injusta y no examinada, que... la lengua
latina... es madre de la espafiola, y por eso mejor; y a6n que la
espafiola es la mesma latina corrupt; y, por este origen y de-
pendencia, pretenden honrar y estimar la espafiola como A hija
de tal madre...
(( Y habian de discurrir al rev6s, que la espaniola fu6 la madre,
y la latina, hija y jir6n suyo; y saber c6mo siempre, desde sus
principios, fueron muy comunicables ambas, y que tienen mu-
chos vocablos comunes A las dos, por la much comunicacion de
una nacion A otra y el sefiorio que en Italia tuvieron los reyes
antiguos de Espafia, y colonies que A ella pasaron, y pueblos
que fundaron, y morada que hicieron. )
Tan curiosa teoria no ha dejado de tener defensores mAs 6


(i) La filosofia modern, al establecer la filiaci6n comun de todas las lenguas indo-
europeas, parece dar ciertos visos de verosimilitud a esta suposici6n arriesgada.










FORMACION DEL CASTELLANO


menos ac6rrimos, que alegan en apoyo de la misma los textos
harto lac6nicos de Cicer6n, Marcial y Tito Livio, y el mAs ex-
tenso de Estrab6n. De ellos s6lo se seduce que los diversos pue-
blos de la peninsula, antes de la invasion romana, poseian cada
uno su peculiar idioma 6 dialecto, lo cual nadie ha puesto en
duda.
El mas resuelto mantenedor de la opinion del maestro Correas,
en nuestros dias, ha sido el padre Mir, que, en su erudita 6 indi-
gesta obra Hispanismo y barbarismo, la defiende A brazo partido.
((Lo que queremos decir... es que los espafioles antiguos po-
seian idioma independiente, diverso del de otras naciones, con
la conjugaci6n de los verbos no muy diferente del latin, aunque
si lo era la forma de los tiempos; con el uso del infinitivo, seme-
jante al griego, mas no del todo; con modismos algo parecidos
al hebreo, pero muchos desemejantes; sin casos de nombres ni
griegos ni latinos; con articulos especiales, mAs allegados al
Arabe que al griego; con frases no debidas A ninguna gente; con
vocablos tan peculiares que no hay manera de prohijarlos a otra
lengua sin negar la luz del sol (Hispanismo y barbarismo, pAg.
XI).
( No podemos capitular, dice, con la vieja opinion, recibida
de muchos modernos, que tienen haber nacido la lengua caste-
Ilana de barbarismos 6 desechos de la latina, A saber de aquel
latin tosco que, traido 6 la peninsula por la soldadesca latina (i),
se fu6, con el andar del tiempo, modificando por influjo de causes
muy diferentes. Mas, porque los que esa filiaci6n propugnan no
presentan razones de peso en su abono, con la facilidad con que
lo afirman, con esa podemos negarsela, siquiera les concedamos
que la lengua espafiola recibi6 extrahios aumentos con relieves
de la latina (Hispanismo y barbarismo, pag. vii). )
Y afiade luego, recalcando :
(( Nadie sera suficiente A demostrar que todas las voices casto-
Ilanas ni que la mayor parte provengan del latin, aun barbari-
zado, por mds que d causa de la semejanza de varias dicciones 6


(i) N6tese lo despectivo de ]a frasecilla que hemos subrayado en la primera mitad
del primer pirrafo y las atenuaciones, igualmente subrayadas por nosotros, al final de
los pirrafos 1 y 2.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


frases, parezca el castellano ser engendro del latin (Ibid.,
pAg. viii). )
Agrega, no obstante, mAs abajo que (( se connaturaliz6 tan ra-
dicalmente el idioma romano en la peninsula, que lleg6 A pro-
ducir escritores de calidad superior .
Algunas lines despu6s asegura que < la viciosa corrupci6n del
latin alcanz6 A la prosodia que, al contact con los dialectos del
norte, perdi6 hasta la pronunciaci6n de las letras latinas ).
( Entonces, aun antes de la dominaci6n arAbiga, hacia el si-
glo ix, se desconcert6 con gradual estrago el latin. )

Un problema interesante de lingiiistica. Sin darse cuenta
de ello, toca en el 61timo pArrafo un punto que ha movido la
curiosidad de los fil6logos modernos, y que ha dado origen a
interesantisimos trabajos, entire otros, al del erudito y perspicaz
professor de Lovaina, sefior A. Carnoy, publicado con el titulo :
Le latin en Espagne d'apris les inscriptions, Bruselas, 1906, se-
gunda edici6n corregida y aumentada.
He aqui c6mo plantea el problema el senior Carnoy : (( Las
particularidades que distinguen entire si A las lenguas romanas
correspondent A variedades dialectales existentes con anterioridad
en el latin vulgar ? )) Y afiade en seguida : (( Esta cuesti6n preo-
cupa seriamente desde hace algunos afios lo mismo A los lati-
nistas que A los romanistas. )
Despu6s de citar las tentativas hechas en otros paises acerca
de tan important problema, dice : ( Hasta el present no se
ha publicado ninguna obra anAloga sobre Espafia. El senior
Sitl ha consagrado A este pais tres paginas de sus Lokale Vers-
chiedenkeiten der latineinischen Sprache, pero no merecen tomar-
se en cuenta, por citar Anicamente hechos sin ilaci6n... Mohl,
por su parte, se content con sentar algunas afirmaciones sobre
la naturaleza del latin que se hablaba en Espafia. Los colonos,
segun 61, debieron llevar A dicho pais una lengua mixta llena
de italianismos. Cree ademis que el idioma official, hablado por
los funcionarios y magistrados, debi6 propagarse en Espafia gra-
cias A las escuelas de Osca (Huesca), Sevilla y C6rdoba, funda-
das por Sertorio; pero no debi6 poder triunfar de hAbitos ya
profundamente arraigados en el viejo latin vulgar. Entre 6stos











FORMACION DEL CASTELLANO


parece hallarse el empleo, en nominativo y acusativo, de las for-
mas domno, domnos, filia, filias, forte, fortes.
(( Habia, pues, dice el senior Carnoy, inter6s en hacer una
investigaci6n met6dica sobre el latin tal como aparece en las
inscripciones. En efecto, habia que comprobar si se encuentran
en ellas arcaismos, y si dicha lengua se remonta realmente, como
lo supone el sefiior Gr6ber, a un estado antiguo y hasta preclasico
del latin. Puede descubrirse en las mismas huellas de los dia-
lectos oscoumbrios, como pretend el senior Mohl ? (i) d Pueden
fundarse en hechos las hip6tesis que formula acerca del origen
antiguo de various rasgos de la gramatica espafiola, tales como
la desaparici6n del nominativo ? Si, por el contrario, Espafia
recibi6 un latin bastante puro y semejante en lo esencial al in-
troducido en las demas provincias, d no experiment dicho latin
en la peninsula, modificaciones especiales ? d CuAndo aparecen
las primeras huellas de las diversas fases que present el latin
al irse transformando en espafiol ? Las evoluciones comunes A
toda la Romania, d se realizan en Espafia mas pronto 6 mas tarde
que en las demas provincias ? c Hasta qu6 punto se explican, por
las particularidades del latin en Espafia, los caracteres propios
de la lengua modern de este pais ?
(( Son 6stos otros tantos puntos que pueden dilucidar en part
las inscripciones. Habria que confrontar su testimonio con los
glosarios (2), con los autores cristianos y con los antiguos pri-
vilegios y cartas de Espafia para resolver estas cuestiones del
modo mAs definitive. El studio presented se refiere A las inscrip-
ciones (3). x
Aunque el senior Carnoy declara que su labor no ha sido muy
fecunda por la naturaleza de los textos consultados, ha logrado

(i) Acerca de estos cambios ban escrito extensa y eruditamente, entire otros various,
el senior W. Brambach en su Die Neugestaltung der latineinischen orthographie in ihrem
verhdilniss zur schule, Leipzig, 1868, y el italiano Domenico Pezzi en su Grammatica
storico-comparativa della lingua latina, Roma, 1872.
(2) Las inscripciones de Espafia reunidas por el benem6rito fil61ogo Hubner en un
period de mis de veinte afios, ascienden A unas 7500oo. A 6stas hay que agregar las des-
cubiertas posteriormente y publicadas por el Boletin de la Academia de la Historia y
otras revistas.
(3) Ya di6 la norma de esta clase de trabajo el ilustre filologo J. Diez eh su por de-
mais interesante studio del Glosario de Cassel (siglo viii) y del de Viena (siglo xi).










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


demostrar que ciertos curiosos cambios fon6ticos, asi en las
vocals como en las consonantes, datan de los primeros siglos
del imperio romano. Pero nos falta espacio para detallar sus
conclusions, que, por otra parte, no son de este lugar.
Juan de Valdds. Volviendo A los origenes de nuestra lengua,
merece apuntarse la peregrina opinion de Juan de Vald6s, autor
del curioso opisculo Didlogo de las lenguas, el cual, apartan-
dose de la opinion mas corriente entire los historiadores y lingriis-
tas, afirma < que la lengua que se hablaba antiguamente en Es-
pafia era asi griega, como la que ahora se habla es latina )). Y
afiade : c Quiero decir que asi como la lengua que hoy se habla
en Castilla, aunque es mezclada de otras, la mayor y mAs prin-
cipal parte que tiene es de la lengua latina, asi la lengua que
entonces se hablaba, aunque tenia mezclas de otras, la mayor
y la mas principal parte de ella era de la legua griega (i). )
Cita luego, en apoyo de su opinion, numerosos vocablos anti-
guos y dice : < Estos son apeldar por huir; malatia por enfer-
medad; cillero por el lugar donde ponen el harina; fantasia por
presunci6n; gazafat6n por cosa mal dicha; tio, rdbano, cara,
cardtula, cadira por silla. Tambi6n creo que quedase del griego
trdbedes y chimeneas ; y adn brasa y abrasar, porque (pp2o quiere
decir hiervo; y apomar, masa, mozo, mes, cafada, barrio, cisne,
pringado, artesa, tramar, truhdn, mandra, celemin, glot6n, tra-
g6n y tragar. Hay tambi6n algunos que comienzan en pa y vienen
del griego, como son pantuflos, pandero, panfarr6n y otros mu-
chos que debe haber en que yo no he mirado (i). )
No ha sido exclusive de Espafia este afan de buscar extrafios
abolengos A la lengua national. Tambi6n ha habido en Francia
sustentadores obstinados de tales teorias.
Dejando apart la aberraci6n patri6tica del gran fil6logo fran-
c6s Raynouard, que atribuia al provenzal el origen de todas las
demAs lenguas romances 6 romanas, ha habido siempre en Fran-
cia mantenedores de las dos insostenibles hip6tesis que atribuyen,
la primera al celta, y la segunda al griego, la filiaci6n del francs.


(t) Origenes de la lengua espaniola. compueslos por various autores, y recogidos por don
Gregorio Mayans v Siscar, pigina 18 y 19. Edici6n de Madrid, 1873.
(2) Ibidem, pigina 21.










FORMACION DEL CASTELLANO


Claro es que los que tal sostienen son, por lo general, casi legos
en filologia. Condenando sus est6riles divagaciones, decia no hace
much el escritor francs senior Remy de Gourmont : ( La len-
gua francesa no cuenta arriba de un centenar de voces de origen
galo, y s61o en la mitad de ellas parece indiscutible este origen.
Es, por otra parte, evidence que las ha recibido por intermedio
del latin, puesto que, cuando el francs empez6 6 tomar forma,
hacia ya muchos siglos que los dialectos c6lticos, salvo en Bre-
tafia, habian desaparecido (i). )
Termina, en fin, con estas palabras que pudi6ramos aplicar
igualmente y adn con mns raz6n al espafiol : ( El francs es una
lengua transparent a trav6s de la cual se ve claramente el latin
original, como al travys del agua clara de un lago se ven las
hierbas y los guijarros del fondo. )

Rdpida difusi6n del latin. Los escritores y poetas espafloles en
Roma. Sea el que quiera el modo como el latin logr6 suplan-
tar en Espafia a la lengua 6 lenguas aut6ctonas, es lo cierto que
poco mas de dos siglos despu6s de la invasion de Roma en nues-
tra naci6n, el latin era ya lengua com6n de los espafioles, y la
cultural romana se habia extendido de tal modo que de todos los
puntos de la peninsula acudian A la metr6poli hombres de gran
valer 6 disputar a los poetas y literatos romanos el renombre y
la influencia literaria. Recuerdense, si no, los nombres de los
S6necas, de Lucano y del aragon6s Marcial, de Mela, de P. Latr6n,
de Silio Itilico y otros muchos. Algunos, como Columela, figuran
entire los primeros tratadistas de agriculture en Roma; y el c61le-
bre Quintiliano ensefi6 los preceptos de la ret6rica y las bellezas
de la composici6n literaria a la juventud de Roma. Esto no hu-
biera sido possible, si la cultural y la lengua latina no hubieran
estado sumamente desarrolladas en nuestra patria.

El latin literario y el vulgar. Claro es que, lo mismo en
Roma que en Espafia, se hablaban dos formas muy distintas de

(x) No estA enteramente conforme con afirmacidn tan categ6rica el distinguido fil6-
logo senior Brunot, professor de historia de la lengua francesa en la Sorbona, autor de
una notable Historia de la lengua francesa y de una no menos notable Gramdlica histlrica.
(Masson et Cie., editeurs. Paris, 1899.)










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


la misma lengua : la una, el latin refinado y culto de los litera-
tos, sacerdotes, magistrados y classes ricas (sermo urbanus); y
la otra, el latin del pueblo, de los soldados, de los campesinos
y gente baja (sermo rusticus). <( Sabemos por el testimonio del
mismo Cicer6n que, mientras en la tribune discurria en latin
literario y clAsico, usaba en su hogar un lenguaje diferente,
en la intimidad de su esposa, de sus hijos y de sus esclavos. Y
no hay que entender por esto que se servia delante de ellos
de t6rminos familiares. La distinci6n era mas profunda. La
pronunciaci6n, las flexiones, la sintaxis cambiaban del latin
clasico al latin popular (i). ) Algo parecido ocurre hoy en
los paises de lengua castellana y particularmente en la Argen-
tina.
No hay que olvidar que la primitive lengua del Lacio fu6 pre-
cisamente ese sermo rusticus, lengua de pastores y campesi-
nos (2), que la cultural romana puli6 y adorn6 con las mayores
galas. Como dice con much elegancia Anatole France : (c Bajo
la majestad de esta lengua soberana se siente palpitar adn el
rudo pensamiento de los pastores del Lacio (3). )

Invasion de los bdrbaros. Primeros principios del romance.
Predominio del latin. La invasion de los barbaros vino A
destruir el hermoso pero carcomido edificio del mundo romano,
y A nuestra patria le toc6 en suerte caer bajo el dominio de los
visigodos, pueblo inculto y guerrero que, despu6s de destruir
y arruinar cuanto hall A su paso, se vi6 obligado A recurrir A
los elements mAs adelantados del pueblo vencido para recons-
tituir un estado social. Claro es que en tan gran tormenta naufra-
garon forzosamente los principles centros y focos de la cultural
hispanorromana. Las classes elevadas fueron perdiendo, en gran
parte, la heredada cultural y acercindose en su lenguaje al pue-
blo. Por otra parte, la necesidad de entenderse con los conquis-
tadores y la complete incompatibilidad que existia entire la len-
gua de 6stos y la romana, di6 lugar A la formaci6n paulatina de


(i) BRUNOU, Precis de grammaire historique de la langue frangaise, pAgina 99.
(2) V6ase el interesante libro del senior Arsenio Darmesteter: La vie des mots.
(3) ANATOLE FRANCE, La vie lititraire, volume I.










FORMATION DEL CASTELLANO


una lengua nueva, que tom6 el nombre de romance (i) en aten-
ci6n A su origen. El fondo principal de esta nueva lengua lo
constituia el latin; pero tambi6n se hallaban incorporados en
ella numerosos elements de diverso origen (cartagin6s, fenicio,
hebreo, vascuence, g6tico y muy principalmente Arabe).
Habiendo naufragado la literature y las bellas artes, la cul-
tura national y la antigua lengua latina se habian refugiado
en los conventos y en algunas profesiones liberals como la
medicine y la magistratura. Pero aun en estas iltimas trincheras
iban perdiendo cada dia mas terreno y acercindose mas cada
vez al romance hablado por el pueblo. ( Porque donde no se es-
tudia, se sabe poquisimo, y donde se sabe. poco, es muy limitado
el lenguaje; y 6ste, en el discurso de muchos siglos, no puede de-
jar de corromperse) (Mayans, Origenes, pAg. 329). Buena prueba
de ello son los documents p6blicos (testamentos, escrituras de
donaci6n, privilegios, escrituras de venta, etc.) de los siglos vin,
ix, x, xx y xni en que aparecen, alternando con formas latinas no
muy correctas, palabras y giros enteramente castellanos.
Nada podri ilustrar mejor este punto que un pasaje del dis-
curso pronunciado en la Real Academia espafiola, el 22 de junio
de 1859 por don J. Eugenio de Hartzenbusch, en la recepci6n
del notable lingiiista don Felipe Monlau :
(( Sostiene el sefior Monlau, dice, que el latin se habia ya
vuelto castellano hacia el siglo x; faltindonos documents ex-
tendidos en romance por aquellas 6poca, d de qu6 recursos nos
valdremos para probar lo que el nuevo acad6mico da por seguro P
A falta de escritos en la lengua vulgar, A la cual, como nifia en-
tonces, no le permitian explicarse de oficio por si, habremos de
acudir A la lengua madre, caduca ya y desmemoriada, que, pre-
tendiendo sostener el lenguaje de su juventud gloriosa, trope-
zaba A cada paso con las infantiles voces de su hija, indocta
pero traviesa, de quien se veia heredada en vida. Oid, sefiores,
una muestra de voces pertenecientes al castellano antiguo, que
so hallan en documents latinos del siglo x : Acenias (acefias),

(i) En las primeras pAginas del tomo XI de su muy interesante Anlologia de poetas
liricos, diserta con gran erudici6n el senior Men6ndez Pelayo acerca del origen y varia
significaci6n de la palabra romance, que boy design finicamente entire nosotros una
composici6n po6tica en octosilabos.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


adiusso (ayuso, abajo), adta (hasta), aldeola (aldehuela), alfoz
(arrabal), alcot6n (algod6n), aliuba (aljuba), alongado, arre-
tomas (redomas), azuli (azul), barbechar, barrio, barro, bellaco,
bezerro, caballeros, cabello, cabezas, camino, cdrdena, cargato
(cargado), castaniares (castafiares), causes (con el significado
de cosas), cerca (cercado), cerca de, cerro, ciriales, la preposi-
ci6n con usada en la singular expresi6n : cruces tres con plata,
copas, coto, cubas, cuevas, cuerno, la preposici6n de con arti-
culo (de la Cueva, del Quadro), deuesa, divisa y devesa (dehesa),
eo (yo), espinazo, espinosa, ermida (ermita), fenar (henar), fo-
sos (hoyos), fueras, forcia (fuerza), ganancia, gallegos y galle-
giielos, hermana, homiciero homicidea), lenguas, incrucillala
(encrucijada), infanzones, ladera, lagares, lanzada, kdscaras y
kascarellas, lavandeiras, linares, lovers, maiuelo (majuelo), rna-
yordomo, mantas, malandrines (I), manteles, Matavellosa, ma-
tera (madera), mesa, murillos, nugares (nogales 6 nogueras),
olivares, olmo, pdramo, perales, pinz6n, portales, portillo, potros,
poza y pozo, prado, presa, ravanal, rdvanos, realengo, rebollo,
ribera, rio, saia, sernas, silos, sirgo, spolas (espuelas), tela, te-
xera, tienda, toro, torre, troncos, vadiello (vadillo), Valderatero,
vallejo, varones, Villaexcusa, Villaverde, zapata, zancos y zumake.
Todas estas voces constant en documents anteriores al afio ooo1000,
basta hoy tenidos por verdaderos, y muchas son nombres de lo-
calidades que no habrian sido tituladas en el afio propio de la
escritura; con que debian pertenecer, por lo menos al siglo an-
terior. Y, en efecto, a pesar de que los pergaminos del siglo ix
escasean much, todavia se pueden rebuscar en ellos vocablos
de nuestro romance antiguo, como los siguientes : aceveto (ar-
boleda de acebos), azoreras, baqueros, barrio, bragas, calaba-
zas, calzada, coba (cueva), cortes (haciendas), cupos (cubos),
defessas (dehesas), encina, era (la de trillar), faza (haza), ferre-
ra (herrera), fidiador (fiador), ficares 6 figarias (higuerales 6
higueras), foz (hoz), fresno, fuero, junqueras, laguna, lenzo
(lienzo), linares, manto, manzanares, marcos (marca), molinos,
nora (nuera), paratas (paradas), penna do vado (pefia del vado) :
n6tese el genitivo del articulo gallego o, usado el afio 886 en

(i) Obs6rvese que Clemoncin include la palabra malandrin entire los italianismos del Qaijoie.










FORMACION DEL CASTELLANO


Orense; pinedo, pozales, rubiales, sala, salcedo (arboleda ed
sauces), signals y signas (sefiales y sefias), torres, Val del avue-
lo, vereda, Villares y Villarosada. Poquisimos documents nos
quedan del siglo viii; mas ain despunta en esos pocos nuestro
romance en las voces abolo (abuelo), arroyo, averes, barra, can-
tdn, cavanas (cabafias), Fontecubierta, garabatos, Monterotondo
(Monterredondo), negrellos (negrillos), palmar, penellas (pe-
fiuelas), rozas, soutos (sotos), Tras Deza, veigas (egas), vereda
y zerzeta. ))
Renunciamos a seguir al senior Hartzenbusch en su intere-
sante excursion en busca de los primeros balbuceos de nuestra
lengua; pasando por la gloriosa 6poca de San Isidoro, arzobispo
y autor de las Etimologias (570-636), llega casi al primer siglo
de la era cristiana.

Influencia de la lengua drabe. Claro es que la invasion do
los Arabes, en el siglo viii, creando un nuevo estado social y
nuevas relaciones entire vencedores y vencidos, aport6 al caudal
patrio no pequefio ndmero de voces arAbigas; pero sin alte-
rar profundamente la armonia del naciente idioma. N6tese, de
paso, que muchas de las palabras halladas en documents ante-
riores al afio iooo y citadas por Hartzenbusch, son de origen
arabe, como alfoz, algot6n, aljuba, azor y barrio.
El nuevo estado social y la nueva lengua necesitaban y exi-
gian nuevas formas literarias, y los guerreros que iniciaron la
reconquista en las cumbres de Covadonga, acaudillados por Pe-
layo, se enardecian seguramente con los cantos de sus primi-
tivos trovadores que les recordaban A cada paso las hazafias
de sus heroes. Con los cantos guerreros alternaron igualmente
las sencillas leyendas religiosas que mantenian viva la fe de
aquellos valientes campeones. Por eso las dos primeras mani-
festaciones literarias del pueblo castellano, que compartia el
tiempo entire la lucha y los deberes religiosos, fueron los poe-
mas heroicos y patri6ticos como El mio Cid, y los religiosos,
como los de Berceo (i).


(i) V6ase La gramdtica y el vocabulario de Berceo, por don Rufino Lanchetas, publi-
cado y premiado por la Academia Espaiola.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


El vocabulario de Berceo. Influencias regionales.- Este 61ti-
mo present ya un rico vocabulario de mis de 4ooo palabras.
Como escribia en Castilla, no se resiente much todavia de la
influencia de los 6rabes; pero en cambio, a causa de la vecindad
con los vascos, emplea no pocas palabras de esta lengua. Hay
que notar, no obstante, que con frecuencia las emplea como
auxiliares 6 sin6nimos, pues, casi al mismo tiempo echa mano
de los equivalentes castellanos.
Refiri6ndose a esto mismo, dice el ya citado Maydns, en sus
Origenes (pag. 35o) : pafioles alli refugiados, los cuales hablaban la lengua latina,
bien que corrompida, los cantabros digo, ademis de las voices
latinas que habian recibido ya inmediatamente de los mismos
romanos, recibieron otras muchas de los espafioles, acomodAn-
dolas A sus terminaciones y manera de pronunciar, y al mismo
tiempo comunicaron a los espafioles otras voces suyas que aun
duran hoy en la lengua espafiola. Esto se ve claramente si se
cotejan entrambas lenguas, espafiola y vascongada, pudiendose
asegurar que la mayor parte del vascuence, si se observan bien
las raices de sus vocablos, tiene origen del latin. )) Y esto, agre-
gamos nosotros, explica la extrafia aberraci6n de Larramendi,
que, seg6n queda dicho, pretendia dar como matriz al castellano
la lengua vascongada.
Volviendo A lo que deciamos, con s6lo comparar el vocabulario
del Cid con el de Berceo, admira la riqueza y variedad del de
este 6fltimo, tanto en las flexiones verbales y nominales como
en las palabras.

Inventario de la lengua castellana. Mucho se ha discutido, y
muchas estadisticas se han hecho acerca de los elements que
forman el vocabulario castellano y acerca de su origen respec-
tivo. Sin embargo, no existe, por desgracia, en nuestra lengua un
studio de conjunto, como el muy notable y erudito que, res-
pecto 6 la formaci6n y origenes de la lengua francesa, figure en
la Introducci6n del Diccionario general de los sefiores Hatzfeld,
Thomas y Darmesteter, ni trabajos tan concienzudos, met6dicos
y eruditos como la Historia de la lengua francesa, del sefior
Brunot. Nuestros autores, aun los mis sobresalientes, trabajan,










FORMACION DEL CASTELLANO


como quien dice, A capricho; acumulan montailas de erudici6n
en un punto aislado, pero generalmente desconocen (con hon-
rosas excepciones) el m6todo cientifico, y si lo conocen, no lo
aplican. El escritor andaluz Bernardo Alderete, en el siglo xvii,
fu6 uno de los primeros que contribuyeron A former el inventario
de la lengua castellana, anticipandose A los sabios de otros pai-
ses, porque, como dice el prologuista del Diccionario de autori-
dades, los espafioles hemos tenido siempre el orgullo de ser los
primeros y la vergfienza de no ser los mejores. Los Catdlogos de
Alderete figuran en la erudita obra de MayAns : Origenes de la
lengua castellana.
Entre las palabras godas, ademas de algunos nombres pro-
pios, cita las siguientes : Ama, bandera, esgrimidor, harpa, ha-
renque (arenque), haca (jaca), ielmo (yelmo), jardin, rodi-
lla (i) y rueca.
Agrega A estas otras las siguientes, tomadas, seg(n dice, del
arzobispo Olao Magno en su Historia de las gentes setentriona-
les : Abrusar, balc6n, banquet, bando, blanco, bosque, compaifia,
compaiiero, compds, canton, capa, capitdn, copa, daga, dansar
(danzar), flota, fino, forrar, ganar, guardar, guantes, manera,
perla, papagayo, pasar, pisar, quitar, rico, scaramuza (escara-
muza).
De esta lista hemos suprimido ielmo y rueca, mencionados
en la anterior.
A los mencionados nombres, agrega el padre Mir, en su ya
citada obra : feudo, vasallo, alodio, pr6cer, coraza y guardia.
El padre Mariana en su Historia de Espaila, afiade A las ante-
riores listas : tripas, caza, robar, moza y juglar.
Y A este prop6sito dice Alderete : (( El padre Juan de Mariana
y Ambrosio de Morales ponen algunos vocablos tambi6n por
godos, que A lo que yo entiendo, tienen origen latina 6 griega,
como son andar, cabeza, caza, cama, cdmara, canjil6n, juglar,
plaza, robar, riqueza, moza, ladd, sdbana. Otros ponen por godos,
albergar, escanciar y tripas; y por vandalos, azafrdn y gosque
(gozque). )
En esto de atribuir palabras A las lenguas aut6ctonas de la


(i) Rodilla se deriva A todas luces de rdtala.










R1EVISTA DE LA UNIVE1RSIDAD


peninsula y 6 las diversas lenguas primitivas del norte de Euro-
pa, reina entire los escritores antiguos y modernos una verdadera
anarquia, y nunca podria aplicarse con mns propiedad aque-
11o de :
El mentir de las estrellas
Es un seguro mentir,
Porque ninguno ha de ir
A preguntarselo A ellas.

Asi puede decir el ya citado padre Mir con marcada ironia,
aunque refiriendose A los fil6logos : < Ahi estan las dicciones :
palo, tacaflo, lindo, alcanzar, bota, bruja, blanco, mesa, broma,
estribo, eje, bellota, caja, lechuza, guerra, parar, baile, arrojar,
dejar, bacin, aleve, bazo, batucar, beso, perro, etc., que, puestas
en manos de los modernos fil61ogos, como por encanto, con s61o
un truequecillo de letras, 6chanse al hebreo, al latin, al godo,
al sanscrito, al Arabe, al griego, al saj6n, al vascuence. )
En suma, lo inico que puede asegurarse respect de estas pa-
labras, es que relativamente son muy escasas, y que han llegado
A nosotros, no en forma original, que se desconoce por complete,
sino con la vestidura que les impusieron los latinos al tomarlas
de las lenguas primitivas. Tal es el caso del espafiol gurdus
(gordo) y de las voices c6lticas, cervicia (cerveza), leuca (legua),
alauda (alondra), bracca (braga), capanna (cabafia), etc.
Aun hoy mismo, tratandose de voces relativamente modernas,
es dificil asiguarles origen. Asi, por ejemplo, en el Diccionario
de la Real Academia espafiola, 12a edici6n, figuraba la palabra
lacayo, con la etimologia siguiente : del francs laquais, mien-
tras que en el de la Academia francesa, figure la palabra laquais
con la etimologia : del espafiol lacayo. En la edici6n 1i3, la Real
Academia, cambiando de opinion, asigna A lacayo etimologia
Arabe, que acaso no tenga mas 16gico fundamento que la pri-
mera (i).


(i) Clemencin, en su comentario de Don Qaijote (tomo VII, cap. LIV, pAg. 298,
edic. de Hernando, j891), atribuye A lacayo igualmente etimologia irabe (por supuesto
distinta de ]a de la Academia), fundindose en la autoridad de Herbelot. Covarrubias,
por su parte, supone que dicha palabra es alemana y fu6 introducida on Espaila por
Felipe 1, que rein6 en i5o0. Abora bien, el cronista francs Froissart (1337-1417),










FORMACION DEL CASTELLANO


Respecto al element griego en nuestra lengua, puede de-
cirse otro tanto; entr6, en su mayor part, por conduct del
latin, except las palabras que tomaron los literatos y sabios
del Renacimiento, y las que consLantemente fornian las ciencias
en nuestros dias. VWase, ademis, lo dicho acerca de la teoria de
Juan de Vald6s.
Pasando al element Arabe de nuestro vocabulario, empieza
el senior Aldrete por incluir una curiosa lista de mins de noventa
palabras latinas que los Arabes adoptaron en su lengua, A saber :
Abubilla, acemite, azdcar, agosto, abril, arador, atriaca, alhori,
banco, ballena, berruga (verruga), beso, bolsa, camnisa, camello,
callo, canal, calzas, candil, carreta, castafia, capilla, centella, cepo,
cigarra, cobdo 6 codo, cocina, criva (criba), corcho, corteza, cuer-
vo, dinero, diciembre, enero, espdrragos, escalera, fama, faja,
febrero, fortune, fuerza, grillo, hollin, homo, humedad, hiedra,
hielo, julio, junio, lebrillo, lanza, lexia, lirio, lenguaje, manteles,
marlota, marzo, mayo, mel6n, milla, most, noviembre, nube,
octubre, ombligo, oruga, pala, palo, pastel, pegujar, pulgar, pul-
po, racimo, salsa, saya, setiembre, sorbo, tablado, taverna (ta-
berna), trama, toro, vaca, vaquero, vencejo, xab6n (jab6n), xibia
(jibia) y zaragiielles.
Muchos otros, dice, pudieron traer, que sin duda son mins
conocidamente latinos; pero bastan 6stos para mi intent, por-
que sera just que ponga algunos de los que tenemos en romance
que son aribigos. )
En efecto, transcribe una lista de mis de cien palabras dra-
bes, que juzgamos ocioso trasladar aqui como insuficiente, te-
niendo en cuenta que nuestro querido maestro y ilorado amigo,
don Leopoldo Eguilaz y Yanguas, catedrhtico que fu6 de irabe
en Granada, dej6 publicado un voluminoso Diccionario de todas
las voces de origen Arabe que hay en nuestra lengua.
Por id6ntica raz6n no incluimos la lista de voces castellanas


afirma que un siglo antes los pages villanos do A pie comenzaron A Ilamarse en Francia
laquels 6 naquels. Ademas, un document francs de 1470, dice: o Gens arbaleslriers
appelez laquaiz o.
Otro escritor francs, Bore, pretend que esta palabra se deriva del vasco, porque los
vascos eran los mejores lacayos en la acepcidn antigua de espoliques. Por 61timo, el filo-
logo Diez deriva esta palabra del provenzal lacal, goloso.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de origen arabe (cerca de 600), formada por el erudito Fran-
cisco L6pez Tamarid, racionero de la cathedral de Granada 6 in-
t6rprete de la lengua ardbiga en el Santo Oficio. Esta lista tiene
el defecto de contar, como voces de origen Arabe, las que los
Arabes tomaron de la lengua latina, y que van apuntadas arriba.
A los elements ya citados, agrega por dltimo el sefior Alde-
rete una interesante lista de cerca de doscientas palabras anti-
cuadas, sacadas por 61 del Fuero Juzgo, de las Partidas y de la
Historia del rey don Alfonso y del infante don Manuel (sic).
Notamos en ella algunas palabras Arabes que se le escaparon al
erudito coleccionador, como almofar, alfajemes (alfagemes),
almocaddn, etc., y no la copiamos por no alargar con exceso
este trabajo.
Estudiando la composici6n de nuestro 16xico, el c61ebre pa-
dre Sarmiento, A quien tanto debe la erudici6n espafiola, esta-
blecia la siguiente proporci6n :


Palabras latinas......................... ... 6o
griegas .................. ........... o10
g6ticas ............................ 10
arabes ............................. 10
de otros idiomas ..................... o10
Total....... 100


Segdn el padre Burriel, el Arabe suministra A nuestra lengua
el doce por ciento de sus voces, y, seg6n MayAns, el cinco por
ciento. Por su parte, el famoso autor del curioso libro Antigiie-
dad y universalidad del vascuence en Espafia, Larramendi, que
deseaba echar el agua A su molino, asegura que las 11.740o pa-
labras raices del Diccionario primitive de la Academia espa-
fiola, se dividian en la proporci6n siguiente :

Arabes ........................... 555
G riegas............... .......... 973
Hebreas .......................... go90
Latinas........................... 5.385
Vascongadas....................... I. 95i
De otra procedencia ............ . 2.786
Total....... IJI.740










FORMATION DEL CASTELLANO


Respecto de las palabras de origen arabe y oriental, dan al-
guna mis luz el Glosario de Dozy y el Glosario etimol6gico del
ya citado senior Eguilaz y Yanguas.
El trabajo mas reciente en esta material se debe al erudito
padre escolapio Manuel Enrique Torres y G6mez, que en su
Gramdtica hist6rica comparada de la lengua castellana, consigna
el resultado de su investigaci6n personal hecha sobre la I2a edi-
ci6n del Diccionario de la academia. Segun el indicado padre :

La letra A tiene un total de....... . 7.518
B .......... 2.434
E ....... . 4.866
M ......... 3.220
N ....... 709
P .......... 4.670
Total....... a23.417

( De estas palabras son drabes, segfin el Diccionario de la Aca-
demia, las siguientes :

608 + 52 + 9 70 +- i5 + 5

de cada una de las mencionadas letras, respectivamente, que
dan un total de 759.
S(Por t6rmino medio, cada palabra Arabe viene A tener un
derivado 6 compuesto, porque, aunque algunas, como aceite, al-
cohol, tengan muchos, son muchisimas las que no tienen nin-
guno. Duplicado, pues, el numero anterior, result que de esas
23.41i7 voces de las letras A, B, M, N, P, son Arabes 1518, lo
cual equivale A un seis por ciento de palabras drabes, cAlculo que
aproximadamente puede extenderse A todo el Diccionario (i).
( Respecto de las palabras griegas (se refiere el autor A las
que han entrado en nuestra lengua sin pasar por el latin), las
seis letras mencionadas tienen :

370 + 72 + 243 +- IOO1 44 + 197 = Io26


(i) Este calculo nos parece algo aventurado, porque, como es facil observer, la mayor
parte de las palabras Arabes se encuentran en la letra A.
AlT. ORIG. XXTII 3











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


( Aqui el termino medio de los compuestos y derivados, es
4io4, que respect del total 23.417, representan un 17,5 por
ciento de voces griegas.
(( El cAlculo para todas las otras lenguas es de un 3,8 6 4
por ciento. Las voces restantes son latinas.
((Y resumiendo, tendremos :

Por ciento
Palabras griegas .................. 17,5
6rabes ................... 6,o
Otros idiom as .................... 3,8
L atin ........................... .. 2,0
Total .... 100oo,o0 ()


Para comprobar de un modo mas practice la superioridad 6
importancia del latin en nuestra lengua, aduce luego el citado
padre various textos escogidos entire los autores del siglo de oro
de nuestras letras.
El primero, de Cervantes, sobre cien palabras, s6lo present
cuatro de origen no latino.
El segundo, de Santa Teresa, sobre cien palabras, s6lo pre-
senta tres no latinas.
El tercero, de Espinel, present igual proporci6n que el de
Cervantes.
El cuarto, de Calder6n, contiene siete palabras de origen no
latino.
El quinto, de fray Luis de Le6n, s6lo contiene dos palabras
extrailas al latin.
Por dltimo, el sexto, del Romancero del Cid, s6lo contiene
cuatro.
El mismo autor reconoce, no obtante, que no es possible de-
ducir de este examen una regla general.
Resulta de lo expuesto que los principles elements que cons-
tituyen la base de nuestro vocabulario national, son el latin, el
griego, y el drabe.



(i) P. M'. ENRIQUE TORRES G6MEz, Gramdtica histdrica, pAginas 28 y 29.










FORMATION DEL CASTELLANO


Aumentos del castellano modern. Palabras griegas y france-
sas; galicismos. El element griego, segdin dejamos dicho,
so ha enriquecido considerablemente en los Ailtimos afios gracias
A la introducci6n de numerosas voces t6cnicas, que han pasado
a nuestra lengua por el canal del francs.
Esta lengua ha pagado con creces A la espafiola las escasas
palabras que tom6 de la misma en los siglos xvi y xvii.
Gracias a la influencia de la dinastia borb6nica, cuyo entro-
nizamiento coincidi6 con el siglo de oro de la literature fran-
cesa; gracias A la incesante lectura y manejo de libros franceses,
ya originales, ya traducidos, y gracias sobre todo a nuestra afici6n
a la novedad, al olvido de la cultural verdaderamente national y
A lo deficiente y anirquico de nuestra ensefianza en material de
lengua, hemos hecho como el loro de Iriarte. Y no s6lo pala-
bras, como avalanche, revancha, apercibirse (por notar), pelu-
che (por felpa), entrenar, etc., etc. (pues haria falta un diccio-
nario), sino construcciones birbaras afean y quitan al caste-
llano su gallarda elegancia (i).
Hasta distinguidos profesores, en obras destinadas a la ense-
fianza de la lengua, aparecen atacados por la gangrena gali-
parlista.
El italiano, en los siglos xv y xvi, di6 a nuestra lengua notable
contingent de palabras, ya de misica, ya de comercio, ya de
milicia; y hasta creemos que muchas voces como manilla (la
Academia la deriva de mano) y moyo (segdn la Academia, de
modius), han pasado a nuestra lengua directamente del italiano.
No hay que olvidar que casi todos nuestros grandes ingenios
residieron en Italia, y que en el mismo Cervantes no escasean
los italianismos.
El ya citado Clemencin (tomo VII de su Comentario del Qui-
jote, pig. 29) inserta una lista de los italianismos usados por
Cervantes en su libro. Por ser interesante, la ponemos a conti-
nuaci6n : A punta (exactamente), aquista (adquiere), aspetatores
(espectadores), c6modo (comodidad), compatrioto (compatrio-
ta), faquin (ganapin), fracasar (destrozar), farseto (justillo),


(i) VWase lo que acerca de esto decimos extensamente en nuestro libro El arte de
escribi'.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


gola (cuello), humilisima (humilladisima), interrotos (inte-
rrumpidos), jubilar (regocijarse), madrina (madrastra), ma-
landrin (ladr6n), mnritamente (merecidamente), morbidez (sua-
vidad), piiola (pluma), s6lito (acostumbrado), testa (cabeza),
trdstulo (juguete, recreo), y tunicela (tinica corta). Ademis
incluye los modismos italianos : A medio real no que d cuar-
tillo (A medio real y no a cuartillo); del sofistico ni del fantdstico
(de sofistico ni de fantastico); golosazo que td eres (igolosazo!
.solamente), 6 hizo finta (hizo ademas). Seguramente, A pesar de
su diligencia, no agot6 Clemencin todo el vocabulario de los
italianismos de Cervantes.
Por analoga causa recibi6 el castellano no pocas palabras del
modern aleman, como lansquenete, niquel, reitre, valsar, zinc,
estoque, ganso (segin la Academia, de anser), etc., que vinieron
a sumarse con los elements g6ticos del antiguo castellano.
Del ingl6s hemos tornado bifteck, bill, brick, clown, club,
dogo, esplin, jockey, lord, lores, rail, reporter, rosbif, t(inel,
tranvia, vagdn, y sobre todo la innecesaria palabra sport (co-
rrespondiente A nuestro castizo deported con sus feos engen-
dros sportismo y sportivo, y toda la nube de palabras relatives
al deported hipico.
De las lenguas del norte hemos recibido, generalmente por
intermedio del francs, algunas voces relatives A la marina,
como babor, singlar, flete, estribor, bauprcs, dique, kermes, ma-
niqui, etc.
De las lenguas asiaticas han pasado al castellano, ya direct,
ya indirectamente, las palabras abacd, bambd, bonzo, canga, ca-
chd, cornaca, bayadera, canguro, gutapercha, macaco, orangu-
tan, pachuli, pagoda, etc.
A prop6sito de esta categoria de palabras, debemos notar que la
palabra aya que, segiin la Academia, se deriva del vascuence aita,
se usa en la misma forma y casi con igual sentido en el Indostan.
Por ultimo, nuestro Diccionario contiene numerosas palabras
originarias de Am6rica, como ajolote, algod6n, anand 6 pifia,
bejuco, butaca, caucho, cacique, caimdn, canibal, canoa, caoba,
cacahuete, cacatda, caucho (y no cautchuc como escriben mu-
chos), cocuyo, colibri, candor, cuya, chocolate, guano, guayaba,
guajiro, hamaca, etc. El n6mero de americanismos es muy con-











FORMACION DEL CASTELLANO


siderable en la 61ltima edici6n del Diccionario de la Academia, y
adn faltan muchisimos que tienen perfect derecho i figu-
rar en 61.

Escritores regionales. Lo mismo puede decirse de los pro-
vincialismos que encuentra el lector a cada paso en las obras
de Pereda, Ferndn Caballero, sefiora Pardo BazAn y demds no-
velistas, que escriben sobre costumbres y asuntos regionales.
Y ya que de regionalismo literario hablamos, no debemos
olvidar que tanto la armoniosa y dulce lengua gallega, como
ei catalan, el valenciano y el mallorquin han dado al caste-
llano numerosas palabras muy expresivas y tiles.
Como puede verse, por la breve sintesis que acabamos de tra-
zar, el studio hist6rico de nuestra lengua esta por hacer. Ni
aun siquiera existen (con raras excepciones como el Diccionario
de voces aragonesas de Borao) vocabularios de las diversas re-
giones de nuestra patria. De desear es que, gracias al renaci-
miento de la afici6n a esta clase de studios, que ahora se nota,
se dediquen los ingenios espafioles A desbrozar y conocer su
lengua, reanudando las tradiciones de Nebrija, Covarrubias,
Vald6s, el Brocense, Cascales y otros insignes y meritisimos
cultivadores del patrio idioma.



II

ELEMENTS CONSTITUTIVOS DEL ROMANCE CASTELLANO


Nacimiento 6 infancia del romance. Cultura irabe y cultural national. -
Exageraciones de los escritores. Extra'ia teoria de Lugones.-Diversidad
del romance en la peninsula. La teoria y la practice en filologia. Pre-
dominio del romance meridional ; su difusi6n. Aljamia rabinica. La len-
gua castellana entire los judios modernos. El Romancero judeoespahol. -
Aljamia drabe. Aljamia lemosina. Doni Rufino Jos6 Cuervo ; su impor-
tancia en la filologia castellana. La filologia espafiola.

Nacimiento e infancia del romance. Conocidos ya de un
modo sumario los elements esenciales de nuestra lengua, em-










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


pezamos el studio del desarrollo literario de la misma en los
albores de la nueva nacionalidad castellana iniciada en las mon-
tafias de Asturias. Aunque desgraciadamente no existen docu-
mentos aut6nticos que den indicios de la producci6n po6tica
en aquellas tormentosas 6pocas en que nuestros antepasados
vivian en continue lucha, no es possible suponer que la musa po-
pular, aunque tosca y ruda por raz6n de las circunstancias nada
favorables a la cultural, dejase de cantar las hazafilas de los heroes
y los principles hechos de la national epopeya.
Como dice un eminente escritor : (( La aptitud po6tica es tan
connatural 6 la gente espafiola que nunca ha dejado de manifes-
tarse desde los primeros moments de su vida. En medio de las
nieblas que envuelven la historic de la Espafia anterromana, por
cuyos laberintos va penetrando, con lento pero seguro paso, la
critical modern, todavia podemos discernir en aquellos remoti-
simos pobladores de nuestra peninsula, aptitudes y tendencies
est6ticas... Nada puede debilitar la fuerza de aquel texto de
Strab6n que nos muestra en los turdetanos de Andalucia una
cultural literaria antiquisima que habia producido leyes y poe-
mas. Ni en buena critical puede dudarse tampoco de la exis-
tencia de cierta poesia barbara en las tribus c6lticas (i) del
noroeste de Espafia, barbara nunc patriis ululantem carmina lin-
guis (2). ,
Raz6n hay, pues, sobrada para suponer la existencia de una
poesia popular mis 6 menos rudimentaria, cuyos elements sir-
vieron de material prima A los cl6rigos que redactaron los prime-
ros cronicones en latin mas 6 menos rudo en que, seg6n el citado
escritor, (( observamos la influencia de aquella lengua vulgar que
habia roto ya las ligaduras de la infancia y sonaba como voz do
trompeta ) (3).
A este n6mero pertenecen ,el poema latino en honor del Cid
Campeador (Campidoctoris) en versos saficos, y el fragmento


(x) V6ase acerca de esto el erudito libro de don Joaquin Costa : Poesia popular y mi-
tologia celtohispdnica.
(2) MENENDEZ PELAYO, Antologia de poetas liricos anteriores al siglo XV, tomo I, pi-
gina 61.
(3) Ibidem, pigina 56.










FORMATION DEL CASTELLANO


portico (inserto en la cr6nica latina de Alfonso VII) sobre el
sitio y toma de Almeria.

Cultura drabe y cultura national. Mucho se ha disculido y
escrito acerca de la influencia que pudo ejercer la literature
arabe en los primeros desarrollos de la cultural castellana en la
edad media y viceversa. Segiin las fuentes que cada autor ha
tenido en cuenta, se inclina en favor de una fi otra opinion.
Asi, por ejemplo, el senior Fitzmaurice-Kelly en su recienteHisto-
ria de la literature, se inclina A afirmar lo primero, y hasta pone en
duda la existencia de verdadera cultural literaria y artistic entire
los elements indigenas que vivian mAs en contact con los do-
minadores. Nuestro llorado maestro, el ilustre arabista don Fran-
cisco Javier Simonet, ha defendido y demostrado la gran in-
fluencia que ejercieron en la cultural arabigoespafiola los mu-
zdrabes 6 cristianos files A su fe y los maladies 6 cristianos
renegados. Sin Ilegar A la energica afirmaci6n de un escritor
contemporaneo, de que ((los arabes entraron barbaros en Espafia
y bArbaros salieron de ella ), no hay que olvidar que los con-
quistadores africanos encontraron en el mediodia de Espafia re-
finados centros de cultural y de civilizaci6n, en los que se habia
dejado sentir mas la cultural bizantina que la rudeza de los
dominadores visigodos. Habia en Andalucia ciudades tan flore-
cientes y poderosas que, mas de un siglo despu6s do la entrada
de los visigodos en Espafia, pudo C6rdoba hacer frente A todo
el powder de Agila y derrotarle; y algunas d6cadas mis tarde,
cuando estall6 la guerra civil entire los arrianos y los cat61licos
espafioles, capitaneados por San Hermenegildo y auxiliados por
los imperiales de Bizancio y los suevos de Galicia, pudo sostener
Sevilla un sitio de dos afios contra todo el poder de un capitan
tan ilustre como el rey Leovigildo. A dltima hora, para vencer
la obstinaci6n de los sevillanos, tuvo aqu61 el proyecto de des-
viar el curso del Guadalquivir. MAs adn, despu6s de la de-
rrota de don Rodrigo por los arabes invasores, A pesar del
desconcierto en que qued6 la antigua monarquia visigoda, los
muslimes encontraron series dificultades en la conquista de las
comarcas meridionales. La misma Sevilla sostuvo con valor un
sitio de various dias, y hablando de ella, dice la famosa Cr6nica










BEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


del moro Rasis: ( Habia much buena gente 6 moraban los sesu-
dos cl6rigos, 6 los buenos caballeros, 6 los sutiles menestriles ).
M6rida ( corte en los pasados tiempos do habia monumentos
maravillosos y un puente y alcazares 6 iglesias que Ilenaban de
admiraci6n ), tambi6n hizo heroica resistencia. No se olvide,
ademis, que el conde Teodomiro, ilustre caudillo que di6 much
que hacer A los vencedores, logr6, con su valor y altas dotes, ob-
tener grandes ventajas en el tratado que ajust6 con los mismos,
quedando como senior de una especie de reino tributario que
comprendia varias ciudades ricas 6 importantes (Lorca, Ali-
cante, Murcia, etc.), y tenia por capital 6 Orihuela. Dicho reino
se sostuvo floreciente mas de un siglo. Los irabes conquista-
dores no olvidaron los sabios consejos de Abu-Beker : ( Si Dios
os da la victoria, no abus6is de ella; y en las invasiones de lie-
rras enemigas no hagAis sino el dafio necesario para tender 6
vuestras necesidades; tratad piadosamente A los vencidos y mos-
traos siempre con vuestros enemigos files, leales y nobles ).
La political les aconsejaba igualmente la moderaci6n. Eran rela-
tivamente escasos en ndmero, y no tenian ning6n interns en
ensafiarse con los vencidos y llevarlos a la desesperaci6n. Adc-
mis, aquellos valies que acaudillaban legiones de berberiscos
no querian devastar el ed6n conquistado y tenian el mayor in-
ter6s en mantener su prosperidad y en no destruir los valiosos
elements de la misma. S61o tenian quie preocuparse por aco-
modar su floreciente conquista 6 las necesidades de la vida
oriental y, para ello, disponian de un notable plantel de artists,
literatos, agricultores y menestrales de todos los 6rdenes.
De este modo se explica el ripido y espl6ndido florecimiento
del imperio muslimico en Espafa. Su gobierno paternal s6lo
impuso tributos moderados, principalmente el de la capitula-
ci6n, del que podian librarse los vencidos abrazando la religion
mahometana. Para esto no se exigian ceremonies ni solemni-
dades, sino la simple proclamaci6n, en cualquier circunstancia
del principio fundamental del Islam: $ S61o Dios es Dios y
Mahoma su profeta ).

Exageraciones de los escritores. Los cristianos que perma--
necian files a su fe no fueron en general molestados ni perse-










FORMACION DEL CASTELLANO


guidos. Por lo que toca a la difusi6n entire los cristianos de la
lengua Arabe, no falta quien tache de exageradas las lamen-
taciones del santo prelado Alvaro de C6rdoba, cuando escribi6
mis tarde su Indiculo luminoso (854). Habla el ilustre escritor
del (( colegio de Cristo m, palabras por las que entiende el sabio
Mabill6n, el clero cordobes. Ticknor ve en esta interpretaci6n
una prueba mis de que no habia un cristiano andaluz que su-
piese latin. No hay que olvidar que Alvaro era cordob6s, es de-
cir, andaluz, y como tal propenso A exagerar. Pocos afios des-
pu6s lamentAbase el insigne Ben Gabirol, autor de la novela
panteistica Fons vitae, de que sus correligionarios los judios
andaluces no hablaban sino romance y Arabe. Del mismo modo
podrian aducirse como argument (y en efecto lo aduce Ticknor)
la creaci6n del colegio de traductores en Toledo despu6s de su
conquista por los cristianos, y la traducci6n de los libros de la
Sagrada Escritura en arabe hecha por el c6lebre Juan Hispa-
lense, asi como el ordenamiento de Alfonso el Sabio, para que se
estableciese en Sevilla, en las escuelas, la ensefianza simultAnea
del Arabe y del latin. Los que tales arguments aducen, desco-
nocen el verdadero caracter de la civilizaci6n occidental que, en
lo literario y filos6fico, fu6 debida A los cristianos espafioles,
ya muzarabes, ya muladies. Para no citar mAs que un caso : hay
quien supone que el gran fil6sofo Averroes (acaso Aben Ruiz,
hijo de Ruiz), descendia de una antigua y distinguida familiar
cristiana, convertida al islamismo y que desempefi6 siempre al-
tos cargos. Su padre, que ejerci6 en C6rdoba el cargo de gran
Justicia, fu6 su principal maestro. Seguramente no sac6 de las
doctrinas mahometanas su profundo conocimiento de Arist6-
teles y, aunque se asegura que no conocia el griego, no debieron
faltarle medios, en C6rdoba su pais natal, para adquirir sus
profundos conocimientos. No se olvide que una parte de las
costas espafiolas del Mediterraneo, estuvieron durante no corto
espacio de la dominaci6n visigoda, bajo el poder de Bizancio.
La invasion Arabe, por las razones ya apuntadas, no pudo
apagar de un soplo los grandes focos intelectuales que alli exis-
tian y que tanto splendor dieron a la cultural de los Arabes. Esta,
como dice muy bien el senior Men6ndez Pelayo, (( no tard6 en
extinguirse en el suelo calcinado del islamismo, done nunca










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


pudo echar verdaderas races, ni pas6 de un accident 6 episo-
dio brillante .
Acerca de este punto nada nos parece tan peregrino como la
extrafia teoria del senior Lugones, para quien la invasion arabe
represent la complete absorci6n de la raza indigena de Espafia
por los invasores. Nada se salv6 de este naufragio, ni adn el
idioma < es decir, lo iltimo que ceden los pueblos conquistados,
como lo demuestran polacos y albaneses; invadido (se refiere
al idioma), de tal modo que ni la reacci6n implicita en la adop-
ci6n del dialecto aragon6s y castellano como lengua national,
ni la transformaci6n latina de los humanistas pudieron abolir
desinencias, prefijos caracteristicos y hasta elements tan ge-
nuinamente nacionales como las expresiones interjectivas...
Y afiade para remachar el clavo :
(C La independencia fu6 un desprendimiento ldgico del tronco
semita, el eterno fen6meno de la mayoria de edad que se pro-
duce en todos los pueblos, mucho mds que an conflict de raza.
Esto, mAs que una paradoja, constitute una fantasia morisca
y no esta muy de acuerdo con las siguientes palabras del pr6-
logo : ( No quise escribir sino lo que sabia bien, quedandome
siempre en la conciencia, como carga asaz pesada, el remordi-
miento de no haberlo sabido mejor. )

Diversidad del romance en la peninsula. Volviendo A la
cuesti6n de la lengua comin en aquella 6poca, que no podia
ser ya el latin, existen no pocos indicios de que la masa del
pueblo, que no recibia instrucci6n literaria en la escuela, ha-
blaba en las diversas regions de la peninsula una lengua in-
forme y ruda en que, ademis del latin vulgar corrompido, como
base esencial, entraban, seg6n declaramos en la primera parte,
numerosas palabras, ya de origen indigena, ya de origen g6ti-
co, ya de origen Arabe y oriental. Si hoy, A pesar de la gran di-


(i) Recu6rdense las hermosas novelas de Pereda y de otros autores ya citados, en que
abundan los provincialismos. En Andalucia abundant las frases y palabras desconocidas
en el resto de la peninsula. El erudito escritor sevillano, don Luis Montoto, ha reunido
en su interesante libro Un paquete de carlas, multitud de frases, modismos y refranes
peculiares de Andalucia, y lo mismo deberia bacerse en las demris comarcas de la pe-
ninsula en que se habla castellano.










FORMATION DEL CASTELLANO


fusion de la ensefianza, de los ferrocarriles que facilitan los
viajes acortando las distancias, y del influjo nivelador de la
prensa, que con la inundaci6n de libros, folletos, peri6dicos y
revistas, llega hasta las mAs escondidas aldeas y caserios, vemos
que cada region de Espafia conserve palabras y modismos pe-
culiares (i), c qu6 no debia ocurrir en aquellas 6pocas turbu-
lentas en que Espafia estaba dividida en monarquias independien-
tes, cuyas principles preocupaciones eran la guerra y la repo-
blaci6n y defense de los paises recien conquistados, y que ape-
nas tenian relaciones entire si ? No es possible aplicar al studio
de los origenes de la lengua espafiola los mismos m6todos que
la filologia emplea para el studio de las demas lenguas ro-
mances, en particular del francs y del italiano. Los que siste-
m6ticamente quiren aplicar A nuestra lengua, con criterio cerra-
do, dichos m6todos son, por decirlo asi, fil6logos de Panurgo
y recuerdan A aquel famoso ingeniero, especie de Manolito GAz-
quez ilustrado que figure bastante en Madrid hace unos treinta
aflos, y que tuvo la extrafla pretension de ensefiar al oso blanco
del norte c6mo debia grufiir.

La teoria y la prdctica en filologia. Los fil6logos han esta-
blecido cAnones rigurosos, que frecuentemente se hallan en con-
tradicci6n con los hechos. El pueblo, Arbitro del lenguaje, no
siempre se ajustaba A las reglas que se han querido establecer
a posteriori. Asi, fijAndonos en la ley que establece el cambio
fon6tico de los vocales t6nicas e, o de las palabras latinas en los
diptongos ie, uo, respectivamente, en castellano se realize con
bastante regularidad, mientras que en francs, lengua tambien
romance, no aparece con la misma regularidad, como se ve en
los ejemplos siguientes :

Castellano Frances
Ciertamente. Certes.
Liendre. Lente.
Yo miento. Je mens.
Cuerda. Corde.
Cuerno. Corne.
Puerta. Porte, etc.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


En antiguos monumentos de nuestra lengua se encuentran,
en cambio, palabras diptongadas que hoy no tienen diptongo,
y viceversa.
En la lista de palabras anteriores al afio iooo, citadas por
Hartzenbusch, figuran palabras en que la o t6nica no estaba
adn diptongada : aldeola, forcia y spolas; en las anteriores al
aflo 900, estin coba, que aparece diptongada un siglo despu6s,
y lenzo, en que la e t6nica no ha sufrido ain alteraci6n. Por
filtimo, en las raras voces del siglo viii se halla abolo, sin dip-
tongo todavia. En cambio, algunas palabras de aquellas remotas
edades, como vadiello, hoy vadillo, han perdido el diptongo.
Cada comarca de la peninsula, especialmente las que hoy ha-
blan el castellano, tuvieron su romance sujeto a influencias filo-
16gicas distintas. San Isidoro, en el period mAs floreciente de
los visigodos escribi6, como todos los hombres ilustrados de su
tiempo, en latin, y de su notable libro Las etimologias, se deduce
claramente que conocia bien el griego; pero a cada paso nos
indica que el vulgo hablaba un lenguaje especial, un romance
en el que entran por muy buena parte las palabras de origen
griego, como box (boj), cama, griphos (grifos, por cabellos ri-
zados), salma, (jalma), matexa (madeja), tia, tio, etc.
En el period arabe sigui6 desarrollindose el romance y enri-
queci6ndose con elements arabes; al mismo tiempo se desarro-
Ilaba en el norte, y adn alli se echa de ver la influencia arabe,
pues en el texto latino de las actas del Concilio de Le6n, cele-
brado en Le6n en el afio 1020, en tiempo del rey Alfonso 1V,
se encuentran palabras Arabes como alfoz y alboroque. Y hay
que advertir que dichas actas fueron traducidas en romance vul-
gar para que fueran conocidas del pueblo (i).
Predominio del romance meridional. Su difusidn. A me-
dida que avanzaban las armas cristianas por el centro y mediodia
de Espafia, se iban poniendo en contact ambos romances, pero
al fin predomin6 y se impuso como lenguaje national el romance
de los cristianos del centro y del mediodia, por su riqueza y
mayor cultural. Este habia llegado a generalizarse tanto que,


(i) V6ase Coleccind de Cortes de los reinos de Ledn y de Castilla, dada A luz por la
Real Academia de la historic. Madrid, 1836.










FORMACION DEL CASTELLANO


segdn afirma un escritor, cuando Granada cay6 en poder de
los cristianos, no habia dentro de sus muros diez mil granadinos
que supiesen hablar su lengua. Asi so explica, seg6n ya hemos
dicho, que el rey don Alfonso el Sabio mandase ensefiar el
Arabe en las escuelas de Sevilla; que el insigne Raimundo Lulio
tratase de fundar algo mas tarde, en Barcelona, una escuela de
lenguas orientales, y que el concilio celebrado en Viena de i3i r
a 1312 bajo Clemente V, y que decret6 la abolici6n de los Tem-
plarios, recomendase el establecimiento de catedras de arabe en
Salamanca y otras universidades.
Esta difusi6n del romance se verific6 desde muy temprano,
no s6lo entire los arabes, sino tambi6n y muy especialmento
entire los judios espafioles, cuya literature es una de las mas
ricas y fecundas en la edad media espafiola. Segain el senior
Men6ndez Pelayo, uno de los poetas judios espafioles mas bri-
llantes, Juda Ben Levi, muerto en iii4o, autor de la obra do
pol6mica religiosa Cosri (i), y de una admirable elegia A la
destrucci6n de Jerusalen, escribi6 versos en castellano duranle
el reinado de Alfonso VI. Si el hecho es cierto, esos versos de-
bieron ser de los primeros en nuestra lengua, y, dadas la gran
cultural 6 inspiraci6n del autor, de los mejores. Por desgracia
no se han descubierto hasta el present.

Aljamia rabinica. La lengua castellana entire los judios mo-
dernos. Hay que advertir que los judios espafioles, aunque
escribian en romance castellano, empleaban los caracteres rabi-
nicos. A pesar de haber sido expulsados de Espafia A fines del
siglo xv, no han olvidado en el destierro su antiguo lenguaje.
No hay sorpresa mas agradable para un espafiol 6 hispanoameri-
cano, que la de oir, en los dominios del imperio turco, especial-
mente en levante, hablar castellano siquiera sea arcaico y co-
rrompido. No hace much oi contar en Paris al distinguido m6-
dico doctor Pulido, una curiosa an6cdota A este prop6sito. Via-
jaba por Oriente con su familiar y se acerc6 un dia A un bazar
con objeto de comprar algunas chucherias. Dirigi6 la palabra


(i) Este curioso libro, editado en Amsterdam en i636, ha sido traducido en varias
lenguas.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


en francs al duefio del bazar; pero, por desgracia, no compren-
dia el comerciante la lengua de Moliere. Con igual resultado
infructuoso trat6 de explicarse en ingl6s y aleman, y dispuesto
A renunciar a nuevas tentativas, pues desconocia la lengua turca,
dijo en castellano d su esposa : A1 Vamonos! No hay medio
de hacerse entender . El comerciante, al oir estas palabras, se
apresur6 sonriente a demostrarle lo contrario, habl6ndole en
castellano, muy comprensible, aunque no tan correct como el
suyo. Y no s6lo hablan los indicados judios nuestra lengua,
sino que escriben peri6dicos, novelas, etc., en el viejo romance
castellano, aunque lo imprimen todo con caracteres rabinicos.
El Romancero judeoespafiol. Recientemente ha llegado a
mis manos un libro tan curioso como entretenido de mi paisano
el escritor granadino Rodolfo Gil. Titdlase Romancero judeo-
espafiol, y en sus piginas ha reunido el autor gran ndmero de
romances tradicionales y letrillas debidas 6 la musa de los ju-
dios espafioles. Todos estos versos ingeniosos y no siempre ajus-
tados A las leyes de la m6trica, exhalan un perfume de leyenda
y contienen, en el castellano del siglo xiv, corrompido por
el prolongado contact de lenguas extrafias, recuerdos y cos-
tumbres tradicionales de Castilla. Asi, por ejemplo, en una le-
trilla que figure en la pigina 115, se lee lo siguiente :

Vos venid, mi dama
Por la mafiana :
Beberdis raki
Con anaranjada.

que trae en seguida A nuestra memorial la graciosa letrilla de
G6ngora:

Traten otros del gobierno
Del mundo y sus monarquias,
Mientras gobiernen mis dias
Mantequillas y pan tierno :
Y las mafianas de invierno
Naranjada y aguardiente,
Y rfase la gente.











FORMATION DEL CASTELLANO


Tambi6n es muy interesante tan curioso romancero para el
studio de la fon6tica espafiola, porque nos hace ver que, en
el siglo xiv, el lenguaje popular andaba todavia indeciso y sin
rumbo determinado.
Aunque dificulta grandemente el studio de la fon6tica en
los textos judeocastellanos la costumbre, que tenian los hebreos,
de escribir con caracteres propios de su lengua original, en-
contramos A cada paso : adientro (adentro), conte (cuente), pa-
cencia (paciencia), quero (quiero), vola (vuela), pensa (pien-
sa), dormi6 (durmi6), etc., que confirman nuestra afirmaci6n.
A cuantos hablamos la rica, filos6fica y sonora lengua caste-
liana debe regocijarnos este movimiento universal de renova-
ci6n filol6gica, pues ya era tiempo de que desechAramos nuestra
mortal apatia y nuestra rutina que dejaban A los extranjeros el
cuidado de investigar nuestros origenes literarios.

Aljamia drabe. Esta costumbre de escribir el romance
castellano con los caracteres de su alfabeto peculiar, la adopta-
ron igualmente los arabes y aun muchos cristianos en sus obras
literarias y hasta en documents pdblicos y privados. De aqui
nacieron la escritura y literature aljamiadas (de aljamia, len-
gua extranjera, nombre que daban los Arabes al castellano).
((Y es muy de notar, dice Men6ndez Pelayo, que no se limit
A la lengua el influjo de la literature castellana en la suya (la
de los Arabes), sino que trascendi6 al metro y A los procedi-
mientos de estilo, como lo prueba el curiosisimo Poema de Yusuf
- quizA no tan antiguo como se supone, porque la literatu-
ra castellana de mud6jares, moriscos y judios ha mostrado
siempre carActer muy arcaico (i), poema en que se refiere
una leyenda coranica en tetrAstrofos monorrimos (2), confor-

(i) Todos los autores, A partir de Ticknor, asignan como fecha del poema la primer
mitad del siglo xiv. El ilustre Gayangos, en las eruditas anotaciones A la obra de Tick-
nor, supone escrito dicho poema en el siglo xvi.
(2) A veces se encuentran rimas alternadas, es decir, que riman los versos x y 2
con el 3 y /4, respectivamente, como se ve en este ejemplo :
Cuando el escanciano vi6 del sueio la glosa
Volvi6se al rey con verdadero goso
E fizole i saber al de la barba donosa
Cuanto era el sucfio con razdn fermoso.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


me i las reglas del mester de clerecia usado por Berceo (i).
Seguin refiere Gayangos, cuando el sabio Casiri examine los
manuscritos drabes de la Biblioteca del Escorial, calific6 este
poema de poema escrito en lengua persa. Verdad es que nadic
sospechaba entonces la existencia de la literature aljamiada. Y
hablando de otro poema analogo, cuya pr6xima publicaci6n
anunciaba, sin dar el titulo, dice que un c6lebre orientalista
francs lo habia calificado de poema en lenguaje berberisco.
Otro de los monumentos mas notables de la poesia aljamiada
es el Poema an6nimo en alabanza de Mahoma, publicado por
Ticknor en los Apdndices al tomo IV de su Historia de la litera-
tura espafiola. La literature aljamiada es tan rica, y existen en
las bibliotecas de Espana tantos y tan valiosos manuscritos que
es digna, no ya de un capitulo especial en una historic de algu-
na extension, sino de una verdadera obra consagrada A esta ma-
teria tan interesante para el conocimiento de la vida social,
historic y costumbres de los moriscos espafioles. Ya se ha hecho
algo en este sentido, pero desgraciadamente en Espania no on-
cuentran hoy calor ni ayuda, ni en los gobiernos ni en los parti-
culares, los que se dedican A trabajos intelectuales y de crudi-
ci6n.

Aljamia lemosina. Ademas de esta aljamia propia de los
paises de lengua castellana, se iba formando en Valencia al
mismo tiempo una aljamia especial y distinta de la primera, en
que abundaban las palabras lemosinas. Seguramente habia rela-
ciones political entire los moriscos de Andalucia y los de Va-
lencia y Arag6n, pues en el ya citado Poema de Yusuf, abundan
los galicismos, como se ve por estos ejemplos :

Diogelo el padre, como non lo debia fa.,

Dijoles : atendedme, hermanos q. voy muy cansado.

Mas quiso Alah del cielo que non le nuci6 nada.


(i) Antologia de poetas liricos, tomo 1, pigina 68.










FORMATION DEL CASTELLANO


Dijo Yusuf: (Amigo, eso no es de mi afar.

Cuando vino el delibrar, parieron de dos en dos. etc.


Don Rufino Jose Cuervo. Su importancia en la filologia caste-
liana. Por desgracia la muerte nos ha privado no hace much
de uno de los mas experts campeones de la filologia hispano-
americana, del insigne poligrafo colombiano don Rufino Jos6
Cuervo, con quien sostuvimos en Paris una amistad de muchos
tura espatiola. La literature aljamiada es tan rica, y existen en
aflos y que vivi6, trabaj6 y muri6 en Paris, casi en el aisla-
miento, sin que la Academia espafiola, saltando por encima de
formulas cancillerescas y de cortapisas reglamentarias, se hon-
rase llamandole A su seno como acad6mico por derecho propio.
Precisamente fueron los extranjeros, empezando por el ilustre
Bopp, autor de la Gramdtica comparada de las lenguas indoeu-
ropeas, los que reconocieron y consagraron su relevant m6rito.
Nuestro malogrado amigo, a cuya vasta erudici6n 6 incansable
celo tanto deben nuestra lengua y la filologia castellana, public
en el pr61ogo de su estimadisima obra Apuntaciones critics al
lenguaje bogotano (i), dos fragments de literature aljamiada
rabinica (2). Pertenece el primero a la traducci6n de la Biblia y
el segundo A la obra novelesca La corona de sangre.

La filologia en Espana. En Espafia los studios filol6gicos
empiezan A tomar incremento gracias a los esfuerzos del erudito
y laborioso academico y professor, senior Men6ndez Pidal, del
padre Cejador y Frauca, del senior Lanchetas, de Bonilla de
San Martin y otros; pero el progress de tales studios tropieza
con grandes obstAculos; en primer lugar con el deficiente studio
de las lenguas clasicas; despu6s con el estado de corrupci6n de
la lengua cada vez mas invadida por la gangrena de los gali-
cismos, y por 6ltimo, con el desd6n con que se miran los estu-
dios gramaticales, base esencial do la filologia. Hasta hay escri-


(i) Al morir, dcj6 casi impresa la 6' cdici6n, muy aumentada; pero no sabemos que
se haya puesto la venta.
(2) Romanso islorico, de Mishel Atias. Constantinopla, 1876.
ART. ORIG. xxvuI-4













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


tores, que por sus studios y sus funciones universitarias, es-
taban llamados a defender los fueros de la lengua, y son los
primeros en predicar la anarquia y el predominio de la masa
indocta.




BIBLIOGRAFIA



ALDRETE, BERN., Origen de la lengua castellana. 60o6.
ALEMAMY BOLUFER, Jost, Estudio elemental de Gramdtica histirica de la lengua castellana.
Madrid, 19gi.
BOPP, FRANCISCO, Grammaire compare des langues indoeuroodennes. Traducida por M.
Br6al. 1866.
BORAO, JER6NIMO, Diccionario de voices aragonesas.
BRAMBACH, W., Die Neugestaltung der latinischen Orthographie in ihre Verhaliniss zur
Schule. Leipzig, 1868.
BRUNOT, FERDINAND, lPrcis de Grammaire historique de la langue franaise. Paris, 1899.
CARNOY, A., Le talin en Espagne d'aprds les inscriptions. Bruselas, 19o6.
CLEMENCIN, DIEGO, El Quijote, comentario, 8 vol. Madrid, 18941.
CODORA Y ZAIDIN, FRANCIsco, Decadencia y desaparicidn de los almoravides en Espata.
1899.
CORREAS, (EL MAESTRO GONZILEZ), Arte grande de la lengua castellana. 1616. In6dito
basta 190o3.
COSTA, JOAQUiN, Poesia popular y mitologia cellohispdnica. 1888.
CUERVO, RUFINO JosL, Apunlaciones critics al lenguaje bogotano, 5' edici6n. Paris.
CUERVO, RUFINO Jost, Diccionario de constracci6n y regimen de la lengua castellana. Pa-
ris. Solo se ha publicado dos tonos.
DARMESTEIER, ARSiNE, La vie des mots. Paris, 1886.
DIEZ, FED., Introduction d la Grammaire des langues romaines. Traducci6n de Gast6n.
Paris, 1863.
DIEZ, FED., Anciens glossaires remains. Traducci6n de Alfr. Bauer. Paris, 1870.
Dozy, REINIIART PIETER ANNE, Recherches sur 'histoire polilique et littiraire de l'Es-
pagne durant le moyen dge. Edici6n de Paris, 1881. 2 vol.
EGUiLAz Y YANGoAS, LEOPOLDO, Glosario etimoldgico de las palabras espatolas de origen
oriental. Granada, 1886.
ERNAULT, EMILE, Causeries sur t'Elymologie. Poitiers, 190o6.
FITZMAURIcE-KELLY, JAIME, Historia de la literature espaiiola. Traducci6n de A. Bonilla
y San Martin. Madrid, 19go.
FORNER, JUAN PABLo, Oracidn apologilica. 1786.
FROISSART, JUAN, Les Chroniques. Lyon, 155o-6i.
GIL, RODOLFO. Bomancero judeoespanol. Madrid, 1911.
GonaA, EGIDIO, Lingua e lelteratura spagnuola delle origini. MilAn, 1898.
HARTZENBUSCH, JUAN EUGENIO DE, Discurso de contesiaci6n d don Felipe Monlau en la se-
si6n de la Real Academia espafiola, el 29 de juanio de 1859.
HUBNER, EMILIO, Inscriptiones hispaniae christianae. Berolini, 1871.
HUBNER, EMILIO, Monumenta linguae ibericae. Berolini, 1896.
IRIARTE, TOMIs, Fdbulas literarias. Paris, 1898.













FORMATION DEL CASTELLANO


IsIDORO, SAN, arzobispo de Sevilla, Etvmologiarum libri XX. Biblioteca de patologia
del abate Migne. Paris, 1878, tomo LVXXII.
LANCHETAS, RUFINO, Gramdltica y vocabulario de las obras de Gonzalo de Berceo, obra
premiada por la Real academia espaniola. Madrid, 190o3.
LABRAMENDI, MANUEL, Universalidad y antiguiedad del vascuence en Espasa. 1750o.
L6PEZ TAMARID, FRANCISCO, Ver la obra de MayAns.
LUGONEs, LEOPOLDO, El imperio jesuitico. Buenos Aires.
MAYINS Y SISCAR, GREGORIO, Origenes de la lenguaa espaiTola, compuestos por various au-
tores y recogidos por don Gregorio Mayans y Siscar. Madrid, 1873.
MEUNNDEZ PELAYO, MARCELINO, Antologia de poetas liricos, 13 vol. Madrid. Perlado
Paez y compafiia.
MEN9NDEZ PELAYO, MARCELINO, Origenes de la novela.
MENNDEZ PIDAL, R., Manual elemental de gramdtica histdrica espaiiola. Madrid, 19o5.
MIR Y NOGUERA, P. JUAN, Prontuario de hispanismos y barbarismos, 2 vol. Madrid, 19o8.
PECCI, DOMENICO, Grammatiea storicocomparaliva della lingua latina. Roma, 1872.
REAL ACADEMIA DE LA FISTORIA, Coleeeidn de Cortes de los reins de Leda y Castilla. Ma-
drid, 1836.
SAAVEDRA, EDUARDO, Discurso sobre la literature aljamiada. (Memorias de la Real Aca-
demia espaniola, 1889, tomo VI.)
SIMONET, FRANCISCO JAVIER, Glosario de voces ibricas, obra premiada por ]a Academia
espafiola. Madrid, 1888.
TIcUKoR, JORGE, Historia de la literature espaiola, traducida y anotada por Gayangos
y Vedia. 4 vol. 1856.
ToRo Y G6MEZ, MIGUEL DE, Art ede escribir en 20 lecciones, 4' edici6n, 1912. Paris.
TORRES Y G6MEZ, P. MANUEL ENRIQUE, Gramdtica histdrica comparada de la lengua cas-
lellana.
VALDRS, JUAN, Didlogo de las lenguas. (Forma parte de la obra de Mayans : Origenes
de la lengua espahola. V6ase: Mayins.)
VIiAXA, CONDE DE LA, Biblioleca histdrica de la filologia castellana. Madrid, 1893.


MIGUEL DE TOno Y G6MEZ.


















LOS PROBLEMS DE LA LIBERTAD

(Continuacidn)





III


S 4o. La Science positive et la Mdtaphysique, de L. Liard (i),
trade un capitulo sobre (( La Libertad >. Vamos A recorrerlo.
En el primer parrafo (pagina 381) se plantea la cuesti6n :
a... En este caso (si la actividad consciente esta limitada A se-
guir el desenvolvimiento de los fen6menos en el espacio y en
el tiempo, A medirlos y a unirlos por los lazos de la causalidad
y do la substancia), como la aparici6n de los fen6menos no de-
pende de nosotros, y como tambi6n se imponen A nosotros las
leyes conforme A las cuales los unimos, la impulsi6n y la di-
recci6n de nuestra actividad vendrian de afuera (4 c6mo esta
pensada esta 61tima frase ? : del sentido general de los primeros
parrafos, se desprende que con retroacci6n; por consiguiente,
cuando dentro de un moment se pasa al problema D, como
vamos A verlo, la confusion no es tan grosera. Pero, como no
so ha expresado si se piensa con retroacci6n 6 sin ella, ya hay
confusion forzosa y considerable : ya esta sugerida al lector la
creencia de que hay, sobre este problema, una teoria; teoria con-
traria A la libertad, que sostiene que la impulsi6n y la direc-
ci6n do nuestra actividad vienen de afuera; y lo natural es pen-


(i) Cito por la tercera edici6n francesa de F. Alcan, Paris, 1893.










LOS PROBLEMS DE LA LIBERTAD


sar esto sin retroacci6n. El lector ha pensado, pues, en la so-
luci6n inertista del L ). Sin embargo (sin embargo: luego
lo que sigue va a oponerse A lo anterior), verdad 6 ilusi6n, nos
parece que nuestra vida consciente no esta regida (regl6e) de
una manera fatal (este t6rmino fatal, rico en ambigiiedades, se
entiende aqui como forzoso, necesario; sugiere una cuesti6n D,
y, por consiguiente, ya la confusion se esta hacienda; esta con-
fusi6n es menor en el pensamiento del autor, que piensa el L
con retroacci6n generalmente, pero grande en el del lector, quien
ya esta pensando mis 6 menos vagamente en la oposici6n del
determinismo (D) y la libertad (L). Sin embargo, es possible
que el lector haya entendido la expresi6n reglada de una ma-
nera fatal, como equivalent d reglada de una manera necesaria
por el exterior, lo que seria possible, en parte por la vaguedad
del mismo t6rmino, en parte por la significaci6n recipient que
da A la frase el pasivo (( reglada ); en este caso, podria el lec-
tor estar todavia pensando s6lo en cuestiones L, pero bien pron-
to va a establecerse resueltamente la confusion) y que a veces
se dirige (nuestra vida consciente) hacia fines puestos (pos6s)
por ella misma) (sigue el L).
(( d Todas nuestras acciones son fatalmente determinadas ?
C Las hay libres ? d Se encadenan mecAnicamente las unas a las
otras como una series continue de movimientos, en que cada mo-
vimiento nuevo es en todo determinado por los que lo han pre-
cedido y por las circunstancias con que va A encontrarse, 6 bien
al contrario, las hay que no tengan toda raz6n de ser en los
anteceden.tes ? (Ahora, si, estamos claramente en el D: se dis-
cute la relaci6n de los hechos de la voluntad con sus antece-
dentes. El autor habla de los antecedentes en general, de todos,
y no solamente de algunos que serian los exteriores. La confu-
si6n, para el lector, ya esta establecida.) Cuando en nosotros
un possible abstract pasa de la potencia al acto, es siempre
inicamente en virtud de su ligaz6n con los actos anteriores (si-
gue el D, claro) 6 es a veces en virtud de una raz6n de otro
orden y de una iniciativa que nos seria propia ? ) (... de una
iniciativa que nos seria propia. Es possible, casi seguro, que el
autor escriba esta frase pensando todavia en una forma del D;
pero ya, en 61 mismo, hay falta de precision. Y en quien queda










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


definitivamente consolidada la confusion, es en el lector : ya
queda 6ste pensando y creyendo que si los actos de la voluntad
dependent rigurosamente de sus antecedentes, entonces el hom-
bre no puede tener iniciativa propia; y que, para poder admitir
que el hombre tiene iniciativa propia, es necesario rechazar la
creencia en la determinaci6n de los actos por los antecedentes;
y, como el lector no piensa con retroacci6n lo de la iniciativa
propia, 6 no lo piensa exclusivamente con retroacci6n, esta
creencia que acaba de formarse no es ni siquiera discutible :
es una falsedad grosera.)
Sigue, en el autor, una frase quo muestra c6mo 61, efecti-
vamente, piensa ahora el problema L con retroacci6n : (( en el
primer caso (determinismo) la individualidad humana seria una
apariencia; nuestros actos irian 6 perderse (soy yo quien su-
braya) por ligazones mds y mds lejanas, en el torrente de los
acontecimientos exteriores, etc. ). Se mezclan las cuestiones de
retroacci6n (SS 6, 20, 21) con todo lo que se esta discutiendo...
Pero pronto vamos A ver c6mo ni adn mantiene el autor con-
secuentemente este punto de vista, cuando piensa en el L.
( Pero, aunque no hubiera, en el campo de la conciencia, mis
que un solo acto substraido A la ligaz6n mecanica de los an-
tecedentes y los consecuentes, ya seria bastante para revelarnos
la existencia de una causalidad no mecanica ) (pAgina 306).
Nueva 6 interesante cuesti6j : el autor sobreentiende en esta fra-
se que la afirmativa es la soluci6n favorable A la libertad, en la
cuesti6n entire la libertad y el determinismo de que se trata en
el capitulo; pero se ve que es otra cuesti6n : ahora se supone
que el determinismo admite que toda causalidad debe ser me-
canica, y que la tesis opuesta al determinismo so satisface con
que haya casos de causalidad no mecanica, aunque sean siem-
pre de causalidad; de manera que ya no es el D; d de qu6
cuesti6n se trata ? de una intimamente relacionada con el (Q).
En efecto : si la conciencia es pasiva, si no agrega fuerza A
las del cuerpo, si no desempefia mAs que una funci6n constan-
te de epifen6meno, entonces no hay mas causalidad que la me-
canica, A la que el cuerpo esta sometido; si, al contrario, la
conciencia es active, esta actividad agregada A la del cuerpo,
puede, ella, no estar sometida a una causalidad de orden me-










LOS PROBLEMS DE LA LIBERITAD 47

cAnico, aunque estuviera siempre sometida A una causalidad, y,
por consiguiente, fuera siempre verdadera la soluci6n determi-
nista del problema D. Ahora estA pensando, pues, el autor, en
el problema Q(); pero no, lo que seria legitimo, considerAn-
dolo como un problema independiente cuya soluci6n seria pre-
paratoria como la de una cuesti6n previa, sino confundi6ndolo
con los demAs que trata come si fueran uno. solo.
(PAgina 387) : ( Ateni6ndonos rigurosamente A la observa-
ci6n del sujeto, la conciencia depone on favor de la libertad :
ella nos atestigua que tenemos la iniciativa de algunos de nues-
tros actos (en este moment se trata clarisimamente del L, y
del L pensado sin retroacci6n 6 con poca, porque es asi como
se planted la cuestidn la conciencia. De manera que ya la con-
fusi6n es absolute : el autor no mantiene el punto de vista de
la retroacci6n, que hace que los problems L se parezcan mu-
cho al D y tiendan, si no precisamente A confundirse con el
D, por lo menos a plantearlo 6 A hacer pensar en 6l. Por esto
habiamos anunciado que el autor no mantendria su punto de
vista). A cada resoluci6n voluntaria, sentimos que el partido
contrario al que hemos adoptado hubiera podido serlo igual-
mente por nosotros (transici6n por la cual va pasando el pen-
samiento del autor del L al D). Antes de obrar, concebimos,
en efecto, como possible uno y otro, un acto y su contrario (ya
pas6 al D, en su forma A relative A la ambigiiedad de los
posibles)... el que serA preferido no nos determinarA (nueva-
mente el L!) mecAnicamente (involucraci6n implicita del Q))
como una bola en reposo es puesta en movimiento por un cuerpo
que la choca (se piensa el L sin retroacci6n ninguna, atribuyen-
dose A la tesis contraria A la libertad la soluci6n inertista de
ese problema)... d A qu6 esa concepci6n de lo contrario de un
acto, si s6lo este acto era possible ? (cuesti6n de posibilidades :
el D). ( A que esa lucha de razones opuestas, si la resoluci6n
estaba predeterminada (D) por 6stas 6 por aqu6llas, excluidas
las otras (nadie sostiene eso; pero no analizo esta frase por no
complicar). La verdad es que los motives no pueden terminar
ellos mismos su querella, y que nosotros le ponemos fin (nos-
otros le ponemos fin: vuelta al L) por una raz6n de fuerza
irresistible : nuestra libre voluntad ( el L se piensa en forma










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de un 0, que es el @, puesto que el sujeto, el s6r a prop6sito
del cual se plantea el L, no es el hombre entero sino una parte
6 manifestaci6n de su espiritu : la voluntad; esto, no muy cla-
ro, a causa de la confusion que hay sobre esos motives, por no
expresarse si se los toma en sentido objetivo 6 subjetivo...).
( No nos basta entonces intervenir para romper el equilibrio... ? n
(sigue el L), etc., etc.
S 4i. Las dimensions de esta obra no pueden extenderse mas
de lo razonable, y, en este moment, lo lamento, porque lo mis
instructive que podria hacer seria transcribir todo. el resto, del
del capitulo, con su analisis al margen. Este anAlisis mio, escrito,
no podria ser muy precise, por el tornasoleo constant de la
confusion; pero iria sugiriendo y facilitando al lector el anA-
lisis mejor que 61 mismo haria pensando en este plano mis
hondo donde se sutiliza mAs allA de lo expresable. Podemos, sin
embargo, llegar casi al mismo resultado de la siguiente mane-
ra : yo hago el resume esquematico de esas veinte paginas,
y, en el curso de ese resume, hago las indicaciones fundamen-
tales; el lector interesado en ahondar estas cuestiones, toma el
libro del senior Liard, lee atentamente el capitulo, acompafiando
esa lectura con la de mi resume, y hara cumplidamente el tra-
bajo, que, ya en el peor de los casos, seria un buen ejercicio
de l6gica viva.
Dando, pues, ya por leido el principio del capitulo (la par-
to A que se refiere mi parrigrafo anterior), entramos en la pi-
gina 388. El autor, que esta analizando (( el testimonio de la
conciencia en favor de la libertad ), dice que ese testimonio nos
atestigua ( la acci6n del yo (L). Que (( sin la libertad esa ac-
ci6n seria ininteligible ) : 6sto es cierto, y auin tautol6gico, si
so sigue tratando del problema L, y, en efecto, en problems
L sigue pensando principalmente el autor en este parrafo, si
bien los piensa preferentemente en forma de O, pero no sin
que, entire la oscilaci6n de sentidos del L @ al L 3 y al L @,
tornasoleen tambi6n cuestiones D : < Supongamos que haya
en nosotros instintos, inclinaciones, hibitos, sin una potencia
superior A esas razones de obrar variadas (esa potencia supe-
perior forma el sujeto de un Q, en el pensamiento del autor :
se trata, mis 6 menos, de un 0). Cada uno de nuestros actos










LOS PROBLEMS DE LA LIBERTAD


serA determinado por una 6 otra de esas tendencies (aqui pa-
rece que pasara el D; se trata de actos y de determinaci6n de
actos; pero vamos A ver en seguida de qu6 problema se trata
realmente), y la trama continue sera, con la conciencia en mas,
semejante A la red de los fen6menos fisicos (sigue pareciendo
el D. Se verA en seguida que no es. Habra sido, sin embargo,
sugerido al lector). Entonces, d6nde estoy yo, en ese tejido
compacto... Se dira que lo que me determine son mis instin-
tos, mis inclinaciones, mis hAbitos, mis pasiones, y que asi yo
soy verdaderamente la causa de mis actos ? Pero para que todo
eso sea mio, es necesario que yo me lo atribuya, y d c6mo. ha-
cerlo si yo no me distingo de ello ? (El problema es, pues, un
c : cl L8, pero pensando en su forma alotr6pica L'(0: por
eso se hablaba antes de actos; de manera que, por ahora, el
autor no es demasiado inconsecuente, ni el fondo, de su pen-
samiento, demasiado confuso. Sigue el pArrafo con formulas
de ese problema L'8 (puede convenir ver el cuadro, pAg. 1]85,
t. XXV) : (( Si todo es determinado en mi por inclinaciones pre-
existentes...)) y se continda con formulas L: ((aut6mata cons-
ciente ), (( espectador inerte ), (( acciones en que no figure para
nada , (( papel pasivo ), ( mis capacidades ), (( acciones que co-
rrerian fuera de mi ), (( acci6n de aquellas cuya producci6n no
me pertenece verdaderamente)), que ((no es mia ); pero, de
cuando en cuando, cruza alguna expresi6n del vocabulario del
D ((( acci6n determinada )), y acaba el parrafo con esta frase
en que se afirma la libertad (L) : acci6n que ( emana de mi
iniciativa, de mi mismo ), pero que no esta pura de confusion,
como bien lo muestra esta otra frase anterior : (( si es mia, no
estA prise en la cadena mecAnica de los antecedentes y de los
consiguientes... ); se ve que aqui hay, por lo menos, dos con-
fusiones : la de pensar el determinismo (problema D) en opo-
sici6n con la libertad (problema L), y la de dar por sentado
que, en caso de haber determinismo, 6ste ha de ser me-
chnico.
En el pArrafo siguiente se exponen arguments de los (( ad-
versarios de la libertad ). Primero plantea el determinismo (D),
bien, salvo una confusion possible A causa del empleo de ]a ex-
presi6n (( nuestros motives ). Sigue esto : (( ... no obramos ja-










1iEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


mis sin poder dar cuenta de las razones que nos han deterni-
nado a ello n. Nos han determinado : cuesti6n sobre libertad
de series : el L, nuevamente; en especial, un L O, si << razo-
nes )) se entiende en sentido subjetivo, como es evidentemente
la intenci6n del escritor. Sigue, en nombre de los adversaries
de la libertad, distinguiendo el determinismo psicol6gico del me-
cinico, con lo cual se tiende a aclarar una confusion que se
habia producido antes. Se pasa A la cuesti6n de los motivos
(paginas 390 d 391). Hay grandes confusiones, como 6sta :
(< ella (la voluntad) es determinada en el sentido en que se re-
suelve ) : el lector esti ya bien preparado para notar, sin in-
(olo.i1squ Pas onbunu) aas un P uUoqdu as inbu anb 'sauooeoip
lo que se ha supuesto 6 inferido para los actos.
Despu6s de concluir la argumentaci6n de los adversaries de
la libertad, el autor entra d conciliar los dos sistemas. Viene,
entonces, una parte debilisima del capitulo (piginas 393 y si-
guientes). Primero, se sugiere que, en las 6pocas en que la his-
toria (< se desenvuelve con lenta regularidad ), no hay libertad,
en tanto que cuando su curso regular se interrumpe y perturba
(revoluciones), se revela una espontaneidad que se pone de tra-
v6s en la corriente, en apariencia fatal, de los acontecimientos,
para cambiar su curso ). Es como si se pensara que los terre-
motos 6 los cataclismos geol6gicos, son fen6menos menos <( de-
terminados )) 6 mis ( libres )) que el desgaste de las montafias 6
las formaciones aluvi6nicas. En seguida, parece sugerirse que
aun aquellos actos bruscos son determinados; y se concluye con
esta frase : <( No es, pues, en el desenvolvimiento de la humani-
dad a trav6s de las edades, donde hay que buscar la libertad n
(pig. 395). Y, con esto, empieza un paralogismo curiosisimo,
que lleva al autor, defensor de la libertad, a irla negando, res-
tringiendo cada vez mis : (< a La encontraremos en el circulo
mis restringido de nuestras relaciones con los otros hombres,
en la historic individual ? Tampoco (395); y siguen, despu6s,
otras restricciones.
Llamo la atenci6n sobre la interesantisima psicologia de ese
paralogismo. Depende la confusion fundamental, de oponer
(confundiendo L y D) libertad 6 determinismo. Como el autor,
d media que profundiza, va fundando mds hondamente el de-










LOS PROBLEMS DE LA LIBERTAD 51

terminismo de los actos, se cree obligado d ir restringiendo la
libertad de los series.
A veces, para mayor confusion, cruza el Q) : < Se ha hecho
consistir A veces la libertad en el poder de modificar los movi-
mientos que tienen lugar en nuestro organismo )). Parece evi-
dente que el sujeto de esa frase es la conciencia. Y es efectiva-
mente ese problema (Q el que, un moment despu6s, sale a
flor de pensamiento y viene a complicar mas de confusiones la
soluci6n que el autor ofrece al fin. Veamos como :
(( De ordinario no se presta una atenci6n suficiente A ese po-
der de las ideas; es, sin embargo, un hecho considerable en la
historic de nuestra vida mental, y es quiza por haberlo descono-
cido y despreciado, por lo que numerosos sistemas han seguido
un cambio falso a prop6sito de la cuesti6n que nos ocupa. Es
inevitable equivocarse sobre la libertad, negarla 6 desnaturali-
zarla, si no se ha determinado de antemano todo lo que consti-
tuye su material. Mostremos, pues, desde luego, que la idea tiene
por si misma una potencia espontAnea de realizaci6n ) (pAgi-
nas 309 h 4oo).
El pensamiento del autor sigue, ahora, una march que im-
porta una double confusion, que es quiza, desde nuestro punto
de vista, la mas interesante de todo el capitulo (4oo d 4o4. De-
searia que se leyeran con atenci6n esas cinco paginas).
La primera confusion consiste en esto : el autor demuestra
(bien, y con hechos bastantes) la realidad de esa (( potencia de
realizaci6n ) de las ideas. Pero se ve claramente que 61 no se da
cuenta, 6, en todo caso, no tiene present en ese moment, que
esa conocida ley psicol6gica de la tendencia de las ideas A reali-
zarse, ley formulada y comprobada en el plano de la ciencia ex-
perimental, no implica soluci6n alguna del problema (M, y pue-
de adaptarse, tanto A la hip6tesis de la conciencia active, como
A la hip6tesis de la conciencia no active (v6ase S 17). En el primer
caso, esa potencia 6 fuerza de las ideas es una manifestaci6n de
la actividad de p (fig. 4, p6g. 12, t. XXIV); en el segundo caso, es
manifestaci6n de la actividad de o reflejada en p (fig. 3, pag. 10,
t. XXIV). El estado mental en que el escritor conduce la discu-
si6n, lo lleva 6 ir tomando las pruebas de la tendencia de las ideas
h realizarse, como pruebas 6 signos de la influencia active del es-










REVISTA DE LA UNlVERSIDAD


piritu sobre el cuerpo. Si el lector examine la conclusion final
del capitulo (fundamentalmente en la pig. 40o4), notard la ac-
ci6n paralogizante de esa confusion.
Y la otra confusion (cuando hablo de dos confusiones, y en
todos los casos anMlogos, ya lo he dicho, esquematizo. La ex-
presi6n falsea el pensamiento, y el que comprende tiene que res-
tablecerlo. Lo que hay en nuestro caso es un tornasoleo ondeante
de acepciones y conclusions que se confunden), consist en ir
estableciendo una soluci6n (libertad) del problema L, y servirse
despu6s de esos hechos y arguments para dar por establecida
una soluci6n (indeterminismo) del problema D. V6ase : ((Nos-
otros estamos siempre en relaci6n con (nous tenons a) el exte-
rior por las impresiones que nosotros (expreso y subrayo los
pronombres personales) recibimos de 61 incesantemente, y por
las inclinaciones que a 61 nos llevan (portent); sin embargo,
nosotros estamos libertados de 61 Continuamente nosotros : el
problema de series. < Terminada la crisis de que hablamos (re-
flexi6n sobre las inclinaciones, que transformaria el mecanismo
de finalidad) nosotros nos pertenecemos verdaderamente, por-
que podemos entonces conferirnos la ley de nuestro desenvol-
vimiento ). Sigue la formula del L. Complicaci6n : si se pen-
sara con retroacci6n y profundamente, podria ser el A, en lo
relative a los comienzos absolutos; de manera que se va pa-
sando mentalmente al D, pero sin mds bases que los hechos
y arguments que fundaron la libertad en el L). Sigue des-
arrollAndose la demostraci6n, y su conclusion es esta : ( Por
la reflexi6n pasamos, pues, de la necesidad a la contingen-
cia )) (D!).
La contingencia sale aqui como de una boite d surprise. Nin-
guno de los hechos anteriores la supone; ninguno de los argu-
mentos anteriores la prueba. Por una part, puede el sujeto ser
causa de sus actos, sin que 6stos sean contingentes; por otra,
la existencia de la causa final como fen6meno psicol6gico es
tan compatible con el determinismo, que lo seria con el deter-
minismo puramente mecinico que habria que admitir si se ad-
mitiera la soluci6n negative del problema Q), en el cual caso,
sencillamente, cierta actividad de cierto element nervioso se ma-
nifestaria psicol6gicamente como concepci6n de fines, como vo-










LOS PROBLEMS DE LA LIBERTAD 53

luntad de realizarlos, etc. Pero el lector que no haya hecho las
distinciones necesarias (y no las hace quien no haya empezado
por distinguir bien los problems) cae fatalmente en la confu-
si6n del autor.
Esta continda hasta el fin del capitulo.


CARLOS VAZ FERREYRA.

(Continuard).













ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR

POR EL DOCTOR V. BOSSI

(Continuacina)





Es muy probable que los est6ticos no quieran admitir la nor-
malidad de los miembros asi conformados del caballo; pero,
considerando en su valor no s6lo los multiples hechos que pre-
senta el P. S. I. de carrera, estudiado en las relaciones del
desarrollo de la velocidad, de la resistencia, del mejoramiento
que original en algunas razas como sujeto de cruza y tambidn
en las relaciones de la patologia, creo que muchos prejuicios
al respect deberian desaparecer, y me imagine que esto suce-
derd en las futuras generaciones de estudiosos y de hip6filos.
Por otra parte, frente a los datos de hecho y al piblico que
aclama un gran resultado esportivo, me pareceria bastante ri-
diculo que se quisiera discutir la conformaci6n del sujeto ven-
cedor; porque 6sta, si bien result ultrafisiol6gica, no corres-
ponde d los datos deseados por los clasicos.


Direccidn normal de las extremidades del caballo
vistas de lado

Los clasicos, como ya he dicho, estin concordes en admitir la
verticalidad como direcci6n lisiol6gica de los antebrazos y de
las cafias. Pero si se estudian los caballos de las diferentes razas,
y especialmente aquellos con aptitudes para los andares veloces,
podremos establecer que la verticalidad, en el sentido absolute,
de estas parties de los miembros no existe, como ya ha sido
indicado, al menos en aquellos sujetos en los cuales la obser-
vaci6n prActica ha demostrado 6ptimas aptitudes y resistencia










EI.EMENTOS DEL ARTE DE IIERRAR


para los andares veloces 6 no y para el de tiro pesado. Las
fotografias de los caballos naturalmente plazados 6 en estaci6n,
sirven muy bien para confirmar los datos conseguidos por me-
dio de la inspecci6n simple 6 comparada con la direcci6n del
hilo 6 plomo.
En lo que se refiere a las extremidades toracicas, puede de-
cirse que el antebrazo y la mano no siempre estAn sobre Ja
misma direcci6n rectilinea, puesto que no es raro ver que la
mano result levemente inclinada hacia craneal, 6 sea hiperex-
tendida sobre el antebrazo. Esta inclinaci6n, evidence especial-
mente en los caballos muy veloces y sin taras, demuestra que en
las articulaciones del carpo, y de una manera especial en la ra-
diocArpica, se establece una condici6n favorable para obtenerse la
mayor extension de la mano sobre el antebrazo. Si A esto, pues, se
agrega que en los sujetos veloces y bien conformados hay una ten-
dencia A la hiperextensi6n de la tercera falange, podremos admitir
que todo esto result ventajoso para que los miembros toracicos
puedan reunir la mAxima amplitud de extension; y esto es muy
favorable para el desarrollo de la velocidad. En antitesis a la
conformaci6n reci6n indicada, no es raro encontrar en el P. S. I.
de carrera un cierto grado de arqueadura congenita 6 adqui-
rida. En general, la arqueadura adquirida no es debida a re-
tracci6n de los tendones flexores del metacarpo 6 A miositis
cr6nica de estos m6sculos, pero si al cansancio 6 tambi6n al
surmnenage del suspensor del nudo y de las bridas de los ten-
dones flexores de las falanges : arqueadura esta que desaparece
por complete en el apoyo forzado y durante el galope.
Especialmente en los sujetos veloces del tipo brevilineo el
tarso, el metatarso y las falanges resultan un poco inclinados
de detrAs hacia adelante 6 cranealmente, de ahi que estos caba-
llos levemente plantados de adelante y remetidos de piernas, se
encontrarian en condiciones fisiol6gicas. En ellos tambi6n se
nota, generalmente en las extremidades p61lvicas, la biperexten-
si6n de la tercera falange.
Las figures 27 y 28 pueden dar una buena idea respect A
la desviaci6n en el sentido craneal fisiol6gica de las manos y de
los pies.
Son al respect interesantes algunas consideraciones que sirven












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


4


Fig. 27. En el apoyo normal, durante la
estaci6n, la mano so present un poco ex-
tendida sobre el antebrazo. Ademas el cas-
co y la tercera falange resultan en hiper-
extensi6n sobre la cuartilla. Esta confor-
maci6n, favorable para conseguir amplitud
del paso, es el resultado de la gimnasia
funcional debida al galope do carrera.


Fig. 28. En el pie, en apoyo normal du-
ranto la estaci6n, se nota una regular in-
clinaci6n de la calia, de arriba hacia abajo
y desde plantar hacia dorsal, condicidn
favorable para conseguir un poderoso im-
pulso y la desviaci6n hacia craneal do la
base do apoyo.


Mano y pie izquierdos do una yegua madre P. S. I. do carrcra, de buena actuaci6n en el turf.










ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


para explicar las causes que produce la direcci6n que presentan
las indicadas parties de las extremidades del caballo : causes
que al mismo tiempo pueden demostrar el caracter fisiol6gico
de tal conformaci6n. En los caballos con aptitudes para los an-
dares veloces, la gimnasia funcional bajo forma de entrena-
miento, de galope y de trote de carrera, ha determinado, A tra-
v6s de las ya multiples generaciones de puros, no s6lo un potente
desarrollo de los sistemas muscular y esquel6tico, sino tambi6n
condiciones particulares inherentes a la inclinaci6n y d la lon-
gitud de algunos huesos de las extremidades; y esto es para
obtenerse el mayor rendimiento bajo forma de velocidad y de
resistencia.
Si consideramos cuAl debe ser la direcci6n de los rayos 6seos
distales de las extremidades de los caballos veloces, debemos
admitir que la hiperextensi6n de la mano sobre el antebrazo y la
flexi6n del pie sobre la pierna resultan muy favorables para
que las extremidades puedan cumplir la trayectoria mayor ha-
cia adelante (fig. 29).
La amplitud de la trayectoria es, ademAs, eficaz, en lo que
so refiere A la velocidad, tambi6n por el hecho de favorecer la
hiperextensi6n de la tercera falange, la cual permit se efectde,
con preferencia en las manos, el primer tiempo del apoyo so-
bre los talones; esto es causa de que las presiones sean llama-
das con preferencia sobre el esqueleto; y este fen6meno no debe
considerarse sin importancia, puesto que disminuye el baja-
miento 6 descenso del nudo y hace desde ahi mds ripida la
alzada del miembro.
Esta conformaci6n de las parties distales de las extremidades,
considerada en los caballos veloces, se nota algunas veces en los
carroceros y en los caballos de silla, donde debe considerarse
debida A un hecho hereditario; y esto se observa de preferencia
on aquellos tipos a cuya formaci6n ha contribuido el P. S. I.
de carrera.
Gobert y Cagny, en su tratado sobre el caballo de carrera, de-
dican un capitulo a la evoluci6n de las formas que se han pro-
ducido en el P. S. I. galopador a consecuencia del desarrollo de
su particular aptitud. Los autores, refiri6ndose a las extremi-
dades toricicas de los tipos brevilineos, dicen que las espaldas
AT. ORIG. XXvII 5











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


han quedado mAs derechas, que los brazos se acercan mas A la
linea horizontal y que por esto la parte libre de los miembros
anteriores es llevada un poco hacia atras y mas vecina al centro
de gravitaci6n. Admitiendo tambi6n que los codos de estos pu-
ros de carrera resulten desviados caudalmente, no puede ex-
cluirse que la leve desviaci6n que present la mano hacia ade-


Fig. 29. Trotador italiano, en acci6n. Es bien evidence la hiperextensi6n de la mano
izquierda sobre el antebrazo, lo que determine un prevalente apoyo sobre los talones.
En el pie derecho, la leve flexidn de las falanges prepare cl apoyo del casco en pun-
ta, lo que favorece a un poderoso impulso y evita un excesivo descenso del nudo.


lante, por efecto de su hiperextensi6n sobre el antebrazo, est6
conexa con la desviaci6n evolutiva en el sentido craneal de las
extremidades p6lvicas, debida especialmente A la oblicuidad que
ha adquirido la grupa.
La hiperextensi6n de la mano podria por esto tener como ob-
jeto aumentar la base de apoyo, reducida por la desviaci6n cra-
neal de las extremidades p61lvicas : desviaci6n que present, si
se consider separadamente, notable interns, puesto que el ma-
yor acercamiento de tales extremidades al centro de gravitaci6n
corrije la desigual repartici6n del peso del jockey sobre el















ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR 59

































































Fig. 3o. Mano derecha de uu mestizo Shire con leave hiperextensi6n de la
mano sobre el antebrazo. Conformacidn de naturaleza actitudinaria, favora-
ble para desviar bacia craneal la base de apoyo cuando el peso de las va-
ras del carro obra sore el dorso.










RIEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


tronco; y esto represent una condici6n favorable para las ex-
tremidades toracicas, que, resultando asi menos sobrecargadas,
pueden adquirir la mayor libertad de movimiento : cosa extre-
madamente dtil para los efectos de la extension.
El significado de la hiperextensi6n de la mano sobre el ante-
brazo, que mas raramente se nota en el caballo de tiro pesado,
podria buscarse en la desviaci6n craneal del tarso, metatarso y
falanges, conexa con la naturaleza del trabajo.
En efecto, esta hiperextensi6n de la mano sobre el antebrazo
del caballo de tiro pesado, se nota exclusive 6 casi exclusiva-
mente en los sujetos atados bajo las varas del carro; por esto
el peso del vehiculo que gravita sobre el dorso, obliga al caballo
A traer bajo de si los miembros posteriores, A cuya desviaci6n
craneal esta conexa, como ha sido dicho, la hiperextensi6n de
las manos, para no tenerse excesiva disminuci6n de la base de
sost6n (figs. 3o y 3i).
La importancia de la indicada inclinaci6n fisiol6gica de las
cafias de las extremidades p61lvicas, considerada en lo que se
refiere al desarrollo de la velocidad, se podria admitir empirica-
mente, por el hecho de que en los mamiferos, extremadamente
veloces en relaci6n A su pequefia mole, el metatarso result muy
oblicuo de atris hacia adelante.
En estos mamiferos A la oblicuidad del metatarso so une su
brevedad y un desarrollo considerable de la region gambal, que,
no obstante su oblicuidad, hace mas elevado el tren posterior.
Es sabido que la gimnasia funcional y la selecci6n han im-
preso en algunas families de caballos veloces, un impulso evo-
lutivo hacia la conformaci6n reci6n indicada, en el sentido de
tenerse la grupa un poco mas elevada que la cruz y bastante
oblicua : hecho al cual, como he dicho, le he atribuido valor
para explicar la desviaci6n craneal de la part distal de las
extremidades p6lvicas, que se ha establecido en algunas fami-
lias del P. S. I. de carrera.
Mientras todo esto sirve muy bien para explicar la genesis
de esta particular conformaci6n del caballo, result por otro
lado no muy fAcil de explicar, bajo el punto de vista cientifico, la
condici6n favorable de la direcci6n oblicua de atras hacia ade-
lante de las cafias posteriores, en relaci6n al desarrollo de la
















ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


Fig. 31. -Pie izquierdo de un caballo percher6n. Es evidence la oblicuidad
algo excesiva de ]a cuartilla y la inclinaci6n desde arriba hacia abajo y
desde plantar hacia dorsal de la cana. Esta conformaci6n, de naturaleza
actitudinaria, sirve para desviar hacia craneal 6 adelante, la base de apoyo
cuando el peso de las varas del carro gravita sobre el dorso.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


velocidad; puesto que, estando 6sta conexa en gran parte con el
impulso debido a las extremidades p61lvicas, las opinions res-
pecto a esta funci6n locomotriz no estan concordes entire algunos
eminentes autores, que efectuaron laboriosas investigaciones so-
bre el argument.
Price (padre), ide6 la teoria del arco potente para explicar el
impulso de las extremidades p6lvicas. Este arco estaria formado
por las extremidades p6lvicas, las cuales por medio del coxal
se prolongarian con las regions sacral, lumbar y dorsal del
raquis. Cuando este arco estuviese extendido, la fuerza obraria
a la largo de su cuerda, que se extiende desde el centro de gra-
vedad del cuerpo al casco, teni6ndose una resultante horizontal
y dirigida hacia adelante.
Para esta teoria el centro de gravedad deberia presentar osci-
laciones verticales y mayores en relaci6n a la velocidad de los
andares; pero esto no corresponde al resultado que ofrece el
examen de las fotografias cinematogrificas.
Seg6n Colin, el miembro p61lvico en apoyo determinaria el
impulso por efecto de la abertura de los Angulos articulares,
pero esta opinion, no completamente exacta, ha sido modifi-
cada por Marey y por Le Hello, los cuales objetaron que, pi
fuese verdad que el agent fundamental del impulso fuera el
empuje a lo largo de la direcci6n de los rayos 6seos de las ex-
tremidades pelvicas conducidas casi sobre una sola linea recta,
por efecto de la abertura de los angulos articulares, seria nece-
sario admitir que el mayor esfuerzo fuese hecho por los m6scu-
los que existen a lo largo de las convexidades de los arcos 6seos,
mientras que, por el contrario, los m6s poderosos se encuentran
en las concavidades.
Le Hello, por medio de un particular aparato, ha podido de-
mostrar que, en la funci6n del impulse, tienen notable importan-
cia los mdsculos isquiotibiales, los rotuleanos, los gemelos, el
perforado y los pectorales, los cuales obrarian sobre los huesos,
durante el apoyo, como funcionan sobre las ruedas las palancas
de una mAquina h vapor; y esto es por efecto de la elasticidad
dependiente de la tension que tales musculos adquieren durante
el apoyo. A causa de estas tracciones sobre el tronco, debidas A la
elasticidad de los misculos, 6ste seria impulsado hacia adelante.










ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


Admitiendo como verdadera esta funci6n muscular, se de-
beria atribuir, en lo que se refiere al impulso de los miem-
bros p61vicos, importancia a la inclinaci6n y longitud de los
rayos 6seos que favorecen el desarrollo de los mdsculos in-
dicados y de su tension, de la cual depend aquel grado de
elasticidad que durante el apoyo empuja el tronco hacia ade-
lante. Entonces es probable que la oblicuidad de la grupa, de
algunas families actuales de puros de carrera, a la cual se ine
la indicada desviaci6n craneal de las parties distales de las ex-
tremidades p6lvicas y el mayor cierre de los Angulos tibiofemo-
ral y tibiotArsico, sea favorable en la faz extensive de estas
articulaciones, por la tension de los misculos isquiotibiales y
rotuleanos, cuya elasticidad, como quiere Le Hello, tiene im-
portancia para obtener un potente impulso.
AdemAs, si consideramos la oblicuidad de las cailas de los
miembros p61lvicos, en relaci6n A la acci6n extensora sobre el
tarso y sobre el metatarso de los m6sculos gemelos y flexor
superficial de las falanges, no podremos desconocer, durante
el apoyo, la importancia de una leve desviaci6n hacia atras del
calcAneo, en relaci6n A la oblicuidad en direcci6n craneal de las
cafias, en cuanto se refiere A una mejor acci6n de dichos m6scu-
los para los efectos del impulso. Respecto al significado de la
hiperextensi6n de la tercera falange, me ocupar6 en el capitulo
sobre la inclinaci6n del eje digital y de aquella del casco en
punta.



Relacidn entire la longitud de la cuartilla y de la calia


La relaci6n entire la longitud de la cuartilla y de la cafia pre-
senta en el caballo frecuentes diferencias, las cuales estan en
relaci6n con las aptitudes de los sujetos y tambi6n con las con-
diciones individuals.
Es muy probable que no se puedan conseguir datos exactos
para determinar tal relaci6n, puesto que entire el normal y el
defectuoso existe siempre un cierto margen, y tambi6n porque,
en el juicio sobre la conformaci6n de las extremidades, es ne-











REVISTA DE I.A UNIVERSIDAD


cesario dar un cierto valor
A ]a opini6n personal basa-
da en la experiencia adqui-
rida.
En tesis general, puede
admitirse que la cuartilla,
en proporci6n A la longitud
total de las extremidades, es
mAs larga y mAs delgada en
los caballos con aptitudes
para el galope y para el tro-
te. AdemAs, existe el hecho
de que en las extremidades
pilvicas la cuartilla result
siempre mas corta y mas
gruesa.
Tomando como tipo, en-
tre los caballos veloces, el
P. S. I. de carrera, puede
admitirse, en la conforma-
ci6n correct, que el double
dela longitudde lacuartilla,
media de lado, desde la co-
rona al centro de rotaci6n
de la articulaci6n del nudo,
deba superar casi la longi-
tud que present la cafia,
media desde el centro de
rotaci6n del nudo A la arti-
culaci6n carpometacAirpica,
sirviendo como base la ca-
beza del metacarpo rudi-
mentario lateral (fig. 32).
Fig. 3n. Caballo P. S. I. de carrera. Buena con- En algunas families de pu-
formaci6n de la mano en In que se refiere la incli- ros de carrera, para el ga-
naci6n de la cuartilla y la relacidn entire la longitud
de Ia cuartilla y de la cafia. lope y para el trote, A con-
secuencia de la diminuci6n
de la longitud que present el metacarpo en relaci6n A la Ion-











ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


gitud de todo el miem-
bro, los datos arriba in-
dicados respect A las
relaciones entre longitud
de la cafia, ofrecen como
es natural, algunas va-
riantes.
Por el contrario en las
extremidades p6lvicas de
los caballos livianos, la
cuartilla es mAs corta
que en las manos; y si A
este hecho se afilade la
mayor longitud normal
de las cafias de los pies,
se comprende c6mo la
relaci6n entire cuartilla y
cafla difieren; y en efec-
to, en la buena confor-
maci6n, dos veces la lon-
gitud de la cuartilla, no
debe nunca alcanzar la
longitud de la cafia (fig.
33).
En los caballos con
marcada aptitud para el
tiro pesado la brevedad
de las cuartillas no debe
considerarse en el senti-
do absolute, pero si en
relaci6n a la longitud
de las extremidades. Si,
ademAs, en estos sujetos
estudiamos la relaci6n
entire la cuartilla y cafia,
podremos establecer c6-
mo 6sta difiere de cuanto
se nota en los caballos


f h .


Fig. 33. Caballo P. S. I. de carrera. Buena conformacion
del pie bajo el punto de vista de los caracteres de la cuar-
tilla y de la cafia indicados en la figure precedent. So
nota el mayor desarrollo del esqueleto, debido a la acci6a
del impulso y la hiperextensi6n de la tercera falange, lo
que so opone a un descenso excesivo del nudo, condici6n
dsta favorable para el desarrollo de la velocidad.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


veloces; y esto es debido
A la brevedad que presen-
tan las cafias del caballo
de tiro pesado bien con-
formado (fig. 34). En las
manos el double de la lon-
gitud de la cuartilla de-
beria ser mayor, en grado
bastante notable, que la
longitud de la cafia,
mientras que en el pie se
deberia notar casi igual-
dad entire la longitud de
la carfia y el double de la
longitud de la cuartilla.
Las medidas tomadas
sobre el viviente no ofre-
cen, como es filcil com-
prender, datos ciertos y
convincentes para esta-
blecer las relaciones en-
trelalongitud de la cuar-
tilla y de la cafia, puesto
que no es possible esta-
blecer en qu6 parte del
exterior empieza y termi-
na una regi6n, especial-
mente si, como limited de
6sta, se consideran parties
de articulaciones 6 de
huesos, cuyos asientos
no siempre resultan fici-
les para establecerse en
las formas exteriores del
Fig. 34. Mano de caballo percher6n. Buena inclinaci6dn cuerpo. Se comprende
de la cuartilla y relaci6n normal entire las longitudes de
la cuartilla y de la caila. igualmente c6mo los da-
tos mayormente ciertos
sobre estas proporciones de las regions de las extremidades, dedu-
















ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


Fig. 35. Pie de un P. S. I. de carrera con conformaci6n defectuosa
de largo de cuartilla











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Fig. 36. Mano izquierda de un P. S. I. de carrera
con conformacida defectuosa debido especialmente
al largo excesivo de la cuartilla. La hiperextensi6n
de la tercera falange sobre la segunda y primera
evita un excesivo descenso del nudo.


cidos del esqueleto, no ten-
gan aplicaci6n prActica so-
bre el vivo; por lo que po-
dria admitirse que, para
establecer las relaciones de
proporci6n entire Ia longitud
de la cuartilla y de la cafia,
mientras se puede sacar una
cierta utilidad de los datos
arriba expuestos, es ademAs
necesario al respect atener-
se tambien A la prActica, es
decir, A los resultados del
conocimiento del caballo en
sus variadas aptitudes : sis-
tema 6ste, si se quiere, un
poco empirico, pero acep-
table mientras no se conozca
otro mejor.
Con los datos expuestos
podremos desde ya indicar
con aproximaci6n, en lo que
se refiere A la region de la
cuartilla, las conformacio-
nes de : largo normal de la
cuartilla, largo de cuartilla
y corto de cuartilla (figs.
32, 33, 34, 35, 36, 39).
Las diferencias inheren-
tes A la longitud de la cuar-
tillaen relaci6n a la longitud
de las extremidades, se ex-
plican considerando las ap-
titudes del caballo. Existe
el hecho de que en los su-
jetos en los cuales las extre-
midades torAcicas estan des-
tinadas, A mAsque al sosten,










ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


A desarrollar notable impulso, como se observa con notable
tendencia en el caballo de tiro pesado, la cuartilla result, pi
no absolutamente mas corta que en los caballos veloces, si
evidentemente mas maciza, por el considerable desarrollo de
las falanges, y tambi6n menos inclinada. Este hecho adquie-
re importancia cuando se consider en relaci6n al mayor gro-
sor y A la menor longitud 6 inclinaci6n de la cuartilla de las
extremidades p61vicas de todos los caballos, para admitir la no-
table influencia que ha ejercido el impulso en cuanto concierne
a los caracteres adquiridos de la cuartilla en el sentido de su
longitud, grosor 6 inclinaci6n.
En el studio sobre la inclinaci6n de la cuartilla y del casco,
en las relaciones de su longitud, se hablara de las diferencias
que al respect se notan en la estatica y en la cinemAtica; aqui
s6lo repetir6 que, en lo que se refiere & la longitud y grosor de
la cuartilla, tenemos otra prueba de la influencia aptitudinaria
sobre esta parte del organismo, la que podria parangonarse a
la acci6n de aquellas influencias profesionales, que en el hombre
ban contribuido para determinar la forma maciza de las fa-
langes de las manos 6 la reducci6n de su volume.


Inclinacidn del eje digital y del casco en punta

El studio de la inclinaci6n del eje digital y del casco en punta
del caballo, tiene notable importancia para la estitica y para
la cinemAtica, y tambi6n para aquellos conocimientos que al
respect puedan interesar la clinic y el arte de herrar.
Los autores estan conformes en considerar rectilineo el eje
digital, representado, como es sabido, por aquella linea que re-
corre la longitud de las falanges, pasando por los centros de
figure de sus secciones respectivas y proporcionales (fig. 37).
Pero esta conformidad de los autores y de los prActicos, des-
aparece cuando se debe establecer la inclinaci6n que el eje di-
gital forma con el suelo, puesto que a esta inclinaci6n se la ha
echo oscilar entire limits excesivos, que varian de 45o 6 63.
Las diferencias de los resultados obtenidos por los various in-
vestigadores, deben no s6lo atribuirse a la diferente aptitud de












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


los sujetos estudiados, sino tambi6n A las dificultades que existen
en el viviente para establecer el verdadero recorrido del eje


Fig. 37. Corte sagital median de las falanges y de pequefa part del grande
metacarpiano de caballo. Las falanges, con inclinacidn normal, presentan su eje
casi sobre una linea recta, a, grande metacarpiano; b, primer falange; c,
segunda falange; d, tercera falange; e, sesamoideo distal 6 hueso navicular;
f, grande sesamoideo; 1, flexor superficial de las falanges; 2, flexor profun-
do de las falanges; 3, interoseo medio; 4, extensor lateral de las falanges;
5, extensor anterior do las falanges; 6, part oblicua del ligament sesa-
moideo distal.


digital, puesto que las investigaciones sobre el esqueleto resul-
tan A menudo de posiciones arbitrarias 6 insuficientes para re-
solver la cuesti6n.


vv\N












ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


La insuficiencia de las medidas sobre el viviente deriva del
hecho que, no es possible establecer distalmente con exactitud
el punto donde el eje digital tocaria el suelo, ni servir al res-
pecto con exactitud la inclinaci6n de la muralla en punta, que
no result paralela al eje digital, porque la muralla normalmente


























Fig. 38. Casco y tercera falange de una mano perteneciente a un caballo silvestre.
Se ha puesto en descubierto parte de la tercera falange con el objeto de demos-
trar la diferencia existente entire los perfiles dorsales de la tercera falange y de
la muralla que correspondent la region de la punta del casco y la diferencia de
inclinaci6n que existed centre el borde perif6rico de la tercera falange y el borde
perif6rico de la suela. m, muralla; s, suela; a, desgaste natural de la muralla en
punta; b, border perif6rico de la suela; c, ingulo de la suela del cual esti mis
separado el ingulo correspondiente de la tercera falange.


es mis inclinada en punta que el eje de las falanges y del perfil
dorsal de la falangeta (fig. 38) (i).
Para obtener mejores datos respect a la normal inclinaci6n
del eje digital, he establecido previamente, en sujetos de varias


(i) Esta diferencia entire la inclinaci6n de la muralla en punta y la inclinaci6n de la
tercera falange result favorable, desde que le es possible A la tercera falange hacer dentro
del casco, leves movimientos de extension y de flexidn ; y tambidn es probable que la in-
dicada diferencia entire la inclinaci6n del casco y de la tercera falange disminuya much,
y quizAs llega A desaparecer en el apoyo forzado.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


razas y con cascos no deformados por el herrado, la inclina-


Fig. 39. Pie de un caballo mestizo Shire con conformaci6n do corto y derecho de
cuartilla. En la producci6n de esta conformacidn, que puede considerarse como
favorable para tener mayors presiones sobre el esqueleto, contribute la hiperex-
tensi6n do la tercera falange.


ci6n de la muralla en punta; despu6s, en la secci6n sagital del
casco y de las falanges colocada en un piano que conservase










ELEMENTS DEL ARTE DE IIERRAR


la primitive inclinaci6n del casco en punta, he buscado en las
falanges en direcci6n rectilinea la inclinaci6n de su eje y la
diferencia existente entire esta y la direcci6n del perfil de la
muralla. La diferencia inherente a estas'dos inclinaciones re-
sulta pequefia, es decir, de i d 3 grades, cuando el eje se pre-
senta rectilineo; mientras que puede aumentar notablemente en
los casos de hiperextensi6n de la tercera falange, causa de des-
viaci6n hacia atras del v6rtice de la segunda articulaci6n inter-
falangeana, como se nota a menudo, principalmente en las manos,
de los puros con 6ptima aptitud para los andares veloces, no obs-
tante la existencia de relaciones normales entire la altura de los
talones y la punta del casco. Tal diferencia entonces puede osci-
lar, con aproximaci6n, entire los 5 y los io grades.
En los caballos veloces la media de las dimensions del angulo
falangeano con el suelo me ha hecho aceptar los datos obtenidos
por Goubeaux y Barrier, que resultan de 58 para la mano y
63 para el pie. Ademas, la linea tangente al perfil de la mu-
ralla en punta me ha dado, con el suelo, un Angulo medio de
55o y de 60, respectivamente. En el caballo de tiro pesado la
inclinaci6n media del eje digital se puede considerar de 6o
para la mano y de 630 para el pie.
Los datos relatives d la inclinaci6n de la muralla en punta,
A la cual se puede comparar la inclinaci6n de la superficie dorsal
de la cuartilla, pueden presentar prActica aplicaci6n para esta-
blecer con aproximaci6n la normal 6 defectuosa inclinaci6n de
la cuartilla y del casco, teniendo en cuenta, en las apreciaciones,
aquellas diferencias compatibles con una buena funci6n loco-
motriz. AdemAs, result de interns indicar que la longitud 6 no
de la cuartilla influye para la producci6n de Angulos en el eje di-
gital : asi, por ejemplo, en la longitud excesiva de la cuartilla se
tiene con frecuencia una desviaci6n dorsal del v6rtice de la segun-
da articulaci6n interfalangeana, y por esto el nudo esta mas bajo
que el normal. Tal vez, por el contrario, el nudo no baja en
modo excesivo.
En esta conformaci6n tendremos el defecto de oblicuo de
caartillas, el cual a menudo esta conexo a un casco alto de ta-
lones, puesto que las mayores presiones sobre estas parties de-
terminan tal vez hechos hipertr6ficos, los cuales tambien au-
ART. ORIG. XXvII 6












74 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

mentan la altitude de la muralla. Por el contrario, en la incli-
naci6n disminuida de la cuartilla, unida A menudo 6 la confor-






2- --













3-0

















Fig. 40o. Corte sagital median de las falanges y do porci6n del gran-
de metacarpiano de caballo. La terecra falange present una evidence
hiperextensidn sobre la segunda. a, gran metacarpiano ; b. primera fa-
lange; c, segunda falange; d, tercera falange; e, hueso navicular; f,
grand sesamoideo; 1, tendon flexor superficial de las falanges; 2, ten-
d6n flexor profundo de las falanges; 3, intorosco medio; 4, extensor an-
terior de las falanges ; 5, part oblicua del ligament sesamoideo distal.


maci6n de corto de cuarlillas, podremos tener emballestramien-
to del nudo por hiperextensi6n de la tercera falange y consecu-
tiva desviaci6n hacia atras del v6rtice de la segunda articulaci6n










ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


interfalangeana. Tendremos en tal caso la conformaci6n de de-
recho de cuartillas, A veces conexa a un casco bajo de talones.
En casos patol6gicos se notan ademas frecuentes variantes
entire la inclinaci6n normal de los segments del eje digital y
la forma del casco.
Establecida con aproximaci6n la inclinaci6n normal de la
muralla en punta, la menor inclinaci6n de 6sta daria lugar, inde-
pendientemente de la altitude de los talones, A un casco derecho,
mientras hablaremos de casco oblicuo, cuando se present an-
mentada la oblicuidad de la muralla en punta, por efecto 6 no
de la reducci6n de la elevaci6n de los talones.
En lo que se refiere A la hiperextensi6n de la tercera fa-
ge, que, como he dicho, es causa de menor oblicuidad de la
cuartilla y que se observa tanto en las extremidades toracicas
como en las p6lvicas, no siempre podemos atribuir A tal hecho
el carActer de una conformaci6n defectuosa; y en efecto, la obser-
vaci6n prActica demuestra claramente, en caballos que presentan
6ptimas aptitudes para los andares veloces, y mas raramente en
los caballos de tiro pesado, la existencia de una pequefia des-
viaci6n hacia atrAs del v6rtice de la segunda articulaci6n interfa-
langeana, debida A hiperextensi6n de la tercera falange (figs. 39
y 4o). Esta hiperextensi6n puede considerarse como la consecuen-
cia de la gimnasia funcional, que ha hecho necesaria una desvia-
ci6n dorsal del nudo, para que 6ste, asi desviado hacia la line de
gravitaci6n, permit que las presiones, debidas al peso del cuer-
po, sean mayormente sentidas por el esqueleto, para el alivio
de los tendones flexores de las falanges y del suspensor del nudo.
Tal hiperextensi6n de la tercera falange, evidence tambi6n
cuando el casco present relaciones proporcionales entire la alti-
tud de los talones y de la punta, present ciertamente su im-
portancia en la acci6n que ejerce sobre el nudo, puesto que,
existiendo, como veremos, sincronismo entire la abertura de la
segunda articulaci6n interfalangeana y el nudo, se comprende
por esto que, extendi6ndose much la tercera falange, el nudo
debe descender menos; y esto tiene no poco valor en los caba-
llos de carrera, por hacer mas pronto la alzada del miembro y
mis veloz el andar.
Debo, ademAs, poner en evidencia c6mo no es indicado, A titulo










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de conservaci6n de los tendones, cortar y rebajar much las
parties anteriores del casco, como se aconseja por various auto-
res, puesto que asi se vendria A destruir inconscientemente una
conformaci6n que, siendo debida A la gimnasia funcional, so
debe considerar fisiol6gica.
Por otra parte no es admisible que el nudo, asi desviado dor-
salmente, d6 lugar A una tension del tend6n flexor profundo,
comparable A la que se nota cuando un mayor descenso del nudo
desvia las presiones hacia los tendones.


Relaci6n entire la altitude de los talones y de la muralla en punta

En el capitulo anterior, hablando de la oblicuidad de la cuar-
tilla, he tenido la oportunidad de indicar la existencia de cascos
altos y tambi6n bajos de talones; conformaciones 6stas que,
consideradas conjuntamente con la mayor 6 menor inclinaci6n
de la muralla en punta, tienen importancia en lo que se refiere
al comportamiento de las articulaciones del nudo y segunda
interfalangeana, cuyos cierre y abertura estan en particular re-
laci6n con el grado mayor 6 menor de tension del tend6n flexor
profundo de las falanges.
Aqui creo result oportuno ocuparme ante todo de las propor-
clones normales y defectuosas existentes entire las regionss de
los talones y de la punta del casco, debidas a hechos cong6nitos
6 A errors de emparejamiento, para decir despu6s de la mayor
6 menor altitude de los talones conexas con algunas alteraciones
patol6gicas.
Las comparaciones al respect deberian ser establecidas A
base de un tipo reconocido por la observaci6n prActica como
fisiol6gico; pero tambi6n para esta parte de exterior conforma-
ci6n del casco, inherente i las relaciones entire la altitude de los
talones y de la punta, debo repetir que s6lo se puede conseguir
datos aproximativos, puesto que diferencias A veces un tanto
considerable son debidas A la aptitud de los sujetos y de condi-
ciones individuals.
En los caballos veloces, es decir, en el P. S. I. de carrera, en
los trotadores de Norte America y en las razas de caballos livia-















ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


Fig. 41. Casco do la mano dereclia de un caballo P. S. I. de carrera, de 9
arios. El largo de los talones es, al de la pared en la region de la punta, como
i es A 2. La inclinaci6n do la pared en punta es de 57. El prevalente apoyo
de los talones, debido al galope de carrera, ha determinado una curva leve
del casco a concavidad dorsal.


Fig. 42. Casco do la mano derecha de una yegua madre P. S. I. de carrera, de 7
arios. La longitud de los talones corresponde a la longitud de la pared en punta, co-
mo I es a 2a 1/. La inclinaci6n de la muralla en punta es de 55a aproximadamente.










78 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

nos, la relaci6n entire la altitude de los talones y de la punta, result
6 se acerca much A la siguiente : en el casco de la mano, la
altitude de los talones es A la de la muralla en punta como i es A
2 6 i a 2 y medio (figs. 4i y 42), mientras que en el pie dicha
altitude es como i a 2 y medio 6 i A 3 (fig. 84).
En los caballos de tiro pesado los talones de los cascos de las
manos son, en general, un poco mAs bajos con relaci6n A la
altitude de la punta, mientras que en los de los pies existe por
el contrario tendencia A tenerse talones mayormente altos. Esto
se nota sobre todo en las razas shire y clydesdale y sus mestizos.
He llegado A estas conclusions midiendo cascos de sujetos
de much tiempo privados de herraduras y especialmente cascos
de buenas yeguas madres, y tambien estudiando cascos bien con-
formados de caballos herrados en el taller de esta clinic, to6-
mando como guia la suela no alterada por el emparejamiento
A cuyo nivel se hacia llegar despu6s la muralla.
En lo que se refiere A establecer la existencia de una buena
conformaci6n del casco inherente A la relaci6n entire la altitude
de los talones y de la punta, pueden servir los datos arriba indi-
cados; pero esto no debe aceptarse en absolute para admitir 6
no la existencia de un defecto de conformaci6n, demostrando la
observaci6n prActica que tanto los cascos altos de talones como
aquellos bajos pueden A veces presentar igualmente una incli-
naci6n normal de la muralla en punta, la que estA en relaci6n
con la inclinaci6n normal del eje falangeano. Por lo que no es
possible admitir, como quieren la mayoria de los autores, que el
casco bajo de talones sea siempre oblicuo y el alto de talones
menos oblicuo que el normal 6 derecho.
Las figures 4i y 84, que representan los cascos de una mano
y de un pie pertenecientes A sujetos P. S. I. de carrera, dan una
buena idea de este hecho A mas que, con diferencias insignifi-
cantes y sin gran importancia de la inclinaci6n de la muralla en
punta, en la mano los talones son A la punta como i es A 2 y en
el pie como i es A 3.
Las diferencias anormales de relaci6n entire la altura de los
talones y de la punta, constituyen defects de conformaci6n,
representados por el casco alto 6 bajo de talones. Resulta im-
portante saber que, en muchos casos, la reducci6n de la altura
















ELEMENTS DEL ARTE DE IIERRAR


Fig. 43. Casco de la mano derecha de un caballo de silla de 7 afios. Los talones
bajos y los ceolos existentes en la superficic externa de las cuartas parties y de los
talones, resultan debidos a hechos distrdficos del tejido queratdgeno, secundarios i
osteftis subaguda do los dagulos basales de la tercera falange.


Fig. 44. Tercera falange del casco precedent en la cual result evidence
la ostcitis do los angulos basales











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


do los talones es debida a hechos de osteitis de los angulos de
la tercera falange; osteitis 6sta que altera tal vez notablemente
el fen6meno de la queratogenesis, de ahi que la muralla crezca
menos en los talones (figs. 43 y 44).
Si por el contrario los talones son excesivamente altos, la causa
de este fen6meno tiene que buscarse, en muchos casos, en la exis-


Fig. 45. Casco alto do talones, de la mano dcrecha de un caballo carrocero de xx
aios. La exccsiva altura de los talones, ha sido la consecuencia del prevalcnte
apoyo sobre estas parties, provocado por la osteliis cr6nica comprobada do las re-
giones dorsalcs do la tercera falange. Esta forma de apoyo ha sido ademis causa
de una curva a concavidad dorsal de la muralla ca punta.

tencia de process inflamatorios cr6nicos de las parties anteriores
6 dorsales de la tercera falange; por lo que el caballo, tomando
de preferencia apoyo sobre los talones, 6stos adquieren una hi-
pertrofia funcional que se manifiesta no s6lo con el aumento de
espesor de la muralla, sino tambi6n con el aumento de su lar-
go (fig. 45).
Por lo que ha sido antes dicho se puede admitir que adquiri-
ran el carActer de defecto por causes cong-nitas 6 adquiridas
solamente aquellas discordancias entire las relaciones de la lon-
gitud de los talones y de la punta del casco, que dan lugar A
modificaciones anormales de la inclinaci6n de la muralla en











ELEMENTOS DEL ARTE DE HERRAR


punta, siendo possible una inclinaci6n normal del casco, no obs-
tante que los talones, en las relaciones de la altitude de la mu-
ralla en punta, resultan altos 6 bajos.
Se ha querido admitir que las extremidades con cascos altos
de talones se extienden poco, presentando especialmente des-
arrollo de la acci6n flexora, y por el contrario en aquellos con
cascos bajos prevalece la extension a la flexi6n. Pero este hecho
es acceptable solamente bajo el punto de vista general, existiendo
frecuentes variantes al respect.


Longitud y brevedad del casco

La longitud del casco, considerada en el conjunto de las re-
giones que lo componen, deberi estudiarse de preferencia en el


Fig. 46. Casco largo de una mano de un P. S. I. de carrera


sentido absolute, es decir, en relaci6n del nivel de la suela y
no en relaci6n a la mole del cuerpo, puesto que, bajo este filtimo
punto de vista, creo no se pueda ofrecer datos de valor, que
sirvan prActicamente para comparaciones. Es ciertamente ver-










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


dad que, segdin las aptitudes, se notan diferencias en la longitud
de los cascos. En efecto, resultan 6stos mayormente largos en
los caballos de sangre y veloces de lo que se nota en los sujetos
linftticos y corpulentos; pero, queriendo establecer las rela-
ciones entire la longitud
del casco y la mole del
cuerpo, 6 mejor dicho,
tal longitud en relaci6n A
las aptitudes de los caba-
Ilos, creo que esto puede
conseguirse s61o en mo-
do subjetivo por medio
del ojo prActico adqui-
rido con la experiencia.
Bajo el punto de vista
del arte de herrar y tam-
bidn de la clinica, pre-
senta much mayor in-
inter6s establecer la lon-
gituddel casco, tomando
como gula la suela vir-
gen 6 no adelgazada por
el emparejamiento. Sila
muralla sobresale much
de la suela, tendremos
un casco largo (fig. 46);
y si, por el contrario,
la muralla y la suela es-
Fig. 47. Casco algo corto de la mnano de un PS.S. tAn consumidas, tendre-
de carrera mos un casco corto (fig.
47)-
La longitud del casco puede interesar preferentemente las
regions situadas hacia dorsal, es decir, la punta, las mamillas
y el principio de las cuartas parties, y entonces tendremos un
casco largo en punta (fig. 48), que tambi6n puede resultar obli-
cuo por hiperextensi6n de la tercera falange; en cambio, si la
muralla result en las parties indicadas muy consumida 6 des-
gastada conjuntamente con la suela, tendremos un casco corto











ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


en punta, que podri resultar con talones do altitude fisiol6gica
6 con talones altos, cuando 6stos sobrepasan en longitud la re-
laci6n que deberia existir con la altitude de la punta de un casco
normal.


Fig. 48. Casco de pie, largo en punta


Estos recuerdos de exterior conformaci6n, que en varias par-
tes se separan de cuanto se ha dicho en los tratados, deben
considerarse como una eficaz introducci6n al studio de la fun-
ci6n de la palanca digital del caballo, de la cual me ocupar6 en
el capitulo siguiente.


La palanca digital considerada durante la estaci6n
y el movimiento


Si estudiamos las falanges y el aparato de suspension del ca-
ballo, formado por los tendones flexores y sus bridas y por el
suspensor del nudo, podemos admitir que en la estaci6n y du-















































































Fig. 4A9.- Mano de un P. S. I. de carrera. Tendones y ligamentos principles; superficie lateral, a, carpo ;
b, motacarpo; c, falanges ; 1, extensor anterior de las falanges; 2, extensor lateral de las falanges ; 3,
flexor superficial de las falanges; 31 vaina grande sesamoidea de los flexores ; 3~ su rama lateral do in-
serci6n sobre la segunda falange ; 4., flexor profundo de las falanges ; 4/ su insercidn sore la crest
semilunar de la tercera falange ; 5, brida cdrpica ; 6, interdseo medio 6 suspensor del nudo ; 7, brida
terminal lateral del mismo, que so une al tendon extensor anterior ; 8. part recta del ligament sesa-
moideo distal 6 ligament sesamoideo superficial ; 9, part oblicua del mismo ligament 6 ligament
sesamoideo median ; 10 y 11, bridas falangeanas de refuerzo de la grande vaina sesamoidea de los fle-
xores ; 12, brida lateral do refuerzo del rodete glenoideo complementario de la segunda falange ; 13,
part volar del ligamento lateral de la primer articulaci6n interfalangeana ; 14, parte dorsal del mismo
que, con su porcidn distal, constitute el ligamento suspensor del hueso sesamoideo inferior 6 navicular;
15, ligament lateral de la segunda articulaci6n interfalangeana.












ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


rante el movimiento la gravitaci6n, debida al peso del cuerpo,
descendiendo A lo largo de la cafia, se destribuye en parte a las
falanges y al casco y en parte al aparato de suspension. Durante


H I IP


Fig. 50. Esquema de la palanca digital del caballo, durante la estacidn.
Palanea de segundo grado. R, resistencia, representada por las gravita-
ciones; P, potencia, representada por la acci6n de los flexores y del in-
ter6seo medio; F, punto de apoyo; O-F, palanca digital; R-P, repre-
senta, en proyeccidn, el predominio del brazo de la potencia sobre cl de
la resistencia F-R. Mientras R-P es invariable, el brazo de la resisten-
cia puede anmentar, debido al mayor largo y oblicuidad de la palanca
digital O-F.


la estaci6n, si las falanges estan todas dirigidas A lo largo de
una linea recta, de maneva que presented su eje con una incli-
naci6n, por ejemplo, de 60o, y si admitimos, A titulo de studio,
que la suma de presiones, debidas al peso del cuerpo, que reco-
rren la linea de gravitaci6n, sea de noventa noventa avas, ten-










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


dremos que dichas presiones seran soportadas en la cantidad do
sesenta noventa avas parties por las falanges y casco y el residuo,
treinta noventa avas parties, por el aparato de suspension. Esta re-
laci6n en la repartici6n de las gravitaciones deberia ademis
variar, segan que el extreme distal del eje falangeano, a lo
largo del cual se dirigen las gravitaciones, se desvie hacia ade-
lante 6 atras, es decir, hacia afuera, 6 tambi6n bajo la linea do
gravitaci6n. Es por esto interesante conocer que las variantes,
en lo quo se refiere a la mayor 6 menor inclinaci6n del eje digital,
modifican la repartici6n de las gravitaciones sobre las falanges
y sobre el aparato de suspension, en el sentido de que cuanto mins
inclinado seri tal eje, tanto mas serAn llamados A accionar los
tendones y el suspensor del nudo, mientras que la disminuci6n
do la inclinaci6n del eje falangeano determinaria sobrecarga de
peso en las falanges.
Durante la locomoci6n, cuando en el segundo y tercer tiempo
del apoyo el miembro oscila sobre la segunda articulaci6n in-
terfalangeana, quedando la tercera falange y el casco fijos al
suelo, hay modificaciones en la inclinaci6n del eje de la primera
y de la segunda falange, las cuales naturalmente modifican la
distribuci6n de las gravitaciones, no s6lo en las relaciones de
las falanges y del aparato de suspension, sino tambi6n, como ve-
remos, en modo diferente entire algunos 6rganos del aparato de
suspension mismo.
Ademis, si estudiamos las falanges en la estaci6n y durante
el movimiento, podemos admitir que 6stas, en su conjunto, obran
principalmente como una palanca de segundo grado y much
mas raramente como palanca de tercer.
En el sujeto parado y en apoyo, la potencia P (fig. 5o) esti re-
presentada por los tendones y por el suspensor del nudo, que obra
sobre los sesamoideos y sobre el rodete glenoideo complementario
de la segunda falange, impidiendo el cierre del angulo del nudo y
de los interfalangeanos; el punto de apoyo F esti situado en el
extreme distal del casco en punta; y por uiltimo, la resistencia
R, que recorre la linea de las falanges, esti representada por el
peso del cuerpo. En este caso la palanca digital estaria repre-
sentada por una linea oblicua (O F), que, empezando en la su-
perficie tendinosa de los huesos grandes sesamoideos, llegara,












ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


como se ha dicho, ai la punta del casco. Estudiando las figures 50,
5i y 52, donde R P represent en proyecci6n el predominio del
brazo de la potencia sobre el de la resistencia, podrd facilmente


R ,P


Fig. 5i. Esquema do la palanca digital del caballo durante el so-
gundo tiempo del apoyo. Palanca do segundo grado. Las letras
como on la ilgura precedente. El punto de apoyo esti ubicado en
el centro do rotacidn de la segunda articulacidu iutcrfalangeana.
Igual ubicacid6 on cel punto do apoyo de la palanca digital so tiene
en el tercer tiempo del apoyo do la extremidad, es decir, cuando
se abran los angulos articulares falangeanos y del nudo. El aumen-
to 6 la dismninucidn de la inclinaci6n de la palanca digital F-0
inlluye para aumentar 6 disminuir el largo del brazo de la resis-
tencia.


comprenderse que, mientras puede tenerse aumento del brazo
de la resistencia por mayor oblicuidad y longitud de la palanca
digital (fig. 52, O F, 0 F'), no podra por esto aumentar el brazo
de la potencia, cuyo predominio, indicado por R P en las citadas
figures, puede considerarse invariable.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Durante la locomoci6n, cuando el casco apoya en plano y esti
firme sobre el suelo, la palanca digital result mas breve, puesto
que quedando invariables las condiciones de la potencia, el pun-


I?





P






0


I







A' P R F F' B

Fig. 52. Esquema para demostrar que la mayor oblicuidad de la palanca
digital aumenta el largo del brazo de la resistcncia en perjuicio del apa-
rato de suspension, que represent la potencia. A'-B, piano do apoyo de
las falanges con oblicuidad normal; A-B, piano de apoyo de las falanges
con eje mis oblicuo que el normal; 0, centre de rotaci6n de la articula-
ci6n del nudo; B, resistencia; P, potencia; R-F, brazo de ]a resistencia
con inclinacidn normal de las falanges; 11-F/, bravo de la resistencia au-
mentada en su largo por F-F', debido 4 la mayor oblicuidad del eje digi-
tal; P-R, represent en proyeccina, la preponderancia invariable del brazo
do la potencia sobre el de la resistencia R-F y B.-F', que pueden variar
segda el grado de oblicuidad de la palanca digital O-F, 0-F/.


to de apoyo queda situado en el centro de rotaci6n de la segunda
articulaci6n interfalangeana, donde se verifican, como ya se ha
dicho, las oscilaciones en el sentido anteroposterior de la extre-
midad durante el apoyo (fig. 5I).
Cuando en el tercer tiempo del apoyo la contracci6n de los fle-
xores de las falanges abre los Angulos interfalangeanos y del










ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


nudo, el eje de la cuartilla y de la tercera falange disminuye
gradualmente su oblicuidad, y esto disminuye el brazo de la
resistencia A favor del aparato de suspension (fig. 58).
He dicho anteriormente que las falanges del caballo obran,
en uni6n con el aparato de suspension, principalmente como
una palanca de segundo grado. Pero durante los andares veloces,
y especialmente en el galope de carrera, cuando, por efecto del
cansancio que se produce generalmente en los finales de las
pruebas, donde el caballo puede ser obligado a dar el mayor es-
fuerzo, se tiene discordancia entire la potencia de la gravitaci6n
y la contracci6n muscular, entonces los tendones flexores de las
falanges se transforman casi en 6rganos pasivos, que ceden bajo
la acci6n de las notables presiones del nudo.
En tal caso la palanca digital se transform en tercer grado,
puesto que, conservAndose el punto de apoyo en correspondencia
del centro de rotaci6n de la segunda articulaci6n interfalan-
geana, la potencia serA representada por el peso del cuerpo, que
gravita sobre las falanges y que tiende A hacer. cerrar el nudo,
mientras que la resistencia seri representada por los tendones
flexores y por el suspensor del nudo; y es en este caso donde
vemos A menudo en el P. S. I. de carrera descender much los
nudos hasta tocar el suelo.
Se comprende que tambi6n en la palanca de tercer grado la
mayor oblicuidad y longitud del eje de la primera y de la se-
gunda falange, desvian la linea de gravitaci6n hacia atras, lla-
mAndose por esto en mayor acci6n los tendones flexores y el
suspensor del nudo.
El aumento del brazo de la resistencia de la palanca digital
por efecto de una considerable longitud del casco y tambi6n de
su mayor oblicuidad, ha sido negado por algunos autores fran-
ceses de arte de herrar. Pero, mientras no se puede admitir,
como querian Bouley y otros, que la palanca digital sea siempre
representada por una barra rigida que interest las tres falanges,
no es por otra parte exacto admitir que siempre se establezca, en
el segundo y tercer tiempo del apoyo, en el eje digital un angulo
con el v6rtice dorsal en correspondencia de la segunda articula-
ci6n interfalangeana, que permit el descenso del nudo por el
cierre sincrono de las articulaciones del nudo 6 interfalangeanas :
AT. ORIG. XXVII 7

















REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Fig. 53. Casco de mano, muy largo eu punta y bajo de talones, que ha
coatribuido i producer la tendinitis crdnica de los flexores quc presentaba
este sujeto, debido al aumoato del largo excesivo do la palanca digital.











ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


hecho 6ste favorable para que el tend6n flexor profundo no su-
fra considerable hipertensiones.
* En efecto, si el caballo en el apoyo posa, por ejemplo, la punta


Fig. 54. Cahallo Hackney durante el trote. La mano derecha y el pie izquierdo se en-
cuentran en el segundo tiempo del apoyo. Los cascos do dichas extremidades apoyan en
piano y los nudos hajan por efecto de la prevalent flexi6n de la segunda articulaci6n in-
terfalangeana y de ]a del nudo. So ponen prevalentemente en tension el flexor super-
ficial de las falanges y el inter6seo medio; menor tensida present el flexor profundo.


del casco sobre un relieve del terreno, 6 inmediatamente, por
efecto del andar veloz, se apoya sobre la extremidad, deberemos
admitir que esto impide el cierre de los Angulos interfalangea-
nos y del nudo. Por esto la palanca digital interesaria toda la
longitud de las falanges y del casco, y si 6ste es largo, serA causa
eventual de mayor longitud y oblicuidad de la palanca digital
(fig. 53).
En lo que se refiere al casco bajo de talones, es 16gico admitir











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


c6mo esta conformaci6n, determinando en el apoyo normal, hi-
perextensi6n de la tercera falange, conduzca a una hipertensi6n
del flexor profundo, puesto que la cresta semilunar, donde tal
tend6n se inserta, es asi desviada en direcci6n dorsal 6 hacia
adelante. Pero esta hipertensi6n es momentinea, puesto que es
corregida despu6s por la desviaci6n dorsal del nudo.


Fig. 55. Caballo visto durante el trote. Tercer tiempo del apoyo de la
mano derecha y del pie i'zquierdo. Los cascos apoyan siempre on plano
mientras se efectda la extension de las articulaciones interfalangeanas y
del nudo. Es especialmente la contracci6n del flexor profundo de las
falanges que empuja al nudo hacia adelante.


Se ha exagerado much alrededor de los dafios que puede
acarrear esta tension del tend6n flexor, debida a la oblicuidad
del casco; y al respect tiene inter6s prActico indicar que esta
tension, que sirve, como ya he dicho, para mantener el nudo
empujado dorsalmente, es decir, hacia la linea de gravitaci6n,
es causa de que las presiones, debidas al peso del cuerpo, sean
mayormente distribuidas sobre el esqueleto, A beneficio de los
tendones y del suspensor del nudo. No es, sin embargo, verdad
que la oblicuidad del casco favorezca siempre la distensi6n de
los tendones; y en efecto, el herrado Poret y la oblicuidad
del casco, que A veces se nota en el caballo de carrera al trote,
demostrarian lo contrario.










ELEMENTS DEL ARTE DE HERRAR


D6bese A Barrier y a Siedangrotzky, que contemporaneamen-
te efectuaron la misma observaci6n, el haber establecido el modo
de comportarse de las articulaciones interfalangeanas y del nudo
en relaci6n A la funci6n de los tendones flexores de las falanges
y del suspensor del nudo, considerados como 6rganos de sost6n.
Estos autores admitieron que la rigidez de la hilera falangeana,
que da el caracter rectilineo del eje digital por la just relaci6n
entire la tension de los tendones flexores y extensores de las
falanges y por la acci6n de los ligamentos, fajas aponeur6ticas,
etc., desaparecia durante la locomoci6n, es decir, en el segundo
y tercer tiempo del apoyo.
En el segundo tiempo del apoyo, representado por la figure
54, cuando el casco esta fijo 6 firme al suelo, la gravitaci6n que
desciende por la cafia, provoca el cierre de las articulaciones del
nudo 6 interfalangeanas, preferentemente de la segunda. En
este moment del apoyo, segin los autores citados, habria ten-
si6n del suspensor del nudo y del tend6n flexor superficial de
las falanges, por efecto del descenso del nudo y relajamiento
del flexor profundo, como consecuencia de la flexi6n de la ter-
cera y segunda falange sobre la primera.
Durante el tercer tiempo del apoyo, representado por la figu-
ra 55, es decir, cuando se establece la abertura de las articu-
laciones interfalangeanas y del nudo que precede A la alzada,
el tend6n flexor profundo entra en acci6n, puesto que, poni6n-
dose en tension, empuja hacia dorsal al nudo. En este period
del apoyo, la primera y la segunda falange se extienden sobre la
tercera, que, en uni6n al casco, queda fija 6 firme al suelo; y seq
ponen en relajamiento el suspensor del nudo y el flexor super-
ficial.
Estos concepts relatives A las condiciones de tension 6 no
de los tendones y del suspensor del nudo en relaci6n al indicado
modo de comportarse del nudo y de las articulaciones interfalan-
geanas, han sido aceptados sin reserves; y en Francia se han efec-
tuado investigaciones sobre el caballo, durante diversos andares,
las cuales habrian dado lugar A resultados favorables A las obser-
vaciones de Barrier y Siedangrotzky. Pero, si no puede haber
dudas respect al modo de comportarse del aparato de suspen-
si6n durante el period de abertura de los Angulos articulares, no










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


es possible igualmente admitir que, en el segundo tiempo del
apoyo, es decir, cuando se cierran los Angulos falangeanos y del
nudo, se tenga el relajamiento del tend6n flexor profundo de
las falanges.
La observaci6n clinic me ha demostrado de much tiempo
atrAs lo contrario, y esto esta en relaci6n tambi6n con el examen
de las fotografias tomadas sobre caballos en carrera, en los
cuales los nudos A veces descienden hasta tocar la pista. En estos
casos, queriendo admitir un relajamiento del tend6n flexor pro-
fundo, equivaldria A admitir un absurdo. Pero tambien, sin lie-
gar A este cierre exagerado del nudo, puede admitirse que cl
flexor profundo se tiende siempre, durante el segundo tiempo
del apoyo, aun en aquellos andares en que por la menor canti-
dad de presiones que gravitan sobre las extremidades, el nudo
desciende menos. En estos casos el tend6n flexor profundo pre-
senta una tension menor que el flexor superficial y que el sus-
pensor del nudo, pero no se pone en relajamiento.
Este hecho creo se pueda demostrar de un modo simple, que
excluye errors, y que puede sacar las dudas al respect. Pa-
ra tal demostraci6n he fijado sobre una tabla la secci6n sa-
gital hecha sobre el mismo piano del metacarpo y de las falanges
de un caballo bien conformado, dando al eje digital una incli-
naci6n con la horizontal de 55o y al metacarpo la verticalidad.
Fijados los sesamoideos en un punto establecido, han sido ade-
mAs representados con hilos de hierro los tendones flexores y el
suspensor del nudo, los cuales han sido cortados pr6ximalmente
en correspondencia de una linea horizontal colocada A una dis-
tancia fija del extreme proximal del metacarpo. Otro hilo de
hierro, no necesario, represent los ligamentos sesamoideos in-
feriores. El hilo de hierro correspondiente al flexor profundo,
ha sido siempre fijado atras del flexor superficial, y esto para
evitar errors debidos A la sobreposici6n de los hilos (fig. 56).
Fotografiado el preparado, para tener un buen positive, se
usaron los mismos huesos y los mismos hilos para dar A las
falanges y A la cafia la posici6n que corresponde al l1timo mo-
mento del segundo period del apoyo. Conservando para esto la
inclinaci6n de 55o para la tercera falange y dando al nudo un
Angulo de i55, puede establecerse que el suspensor del nudo,




















































Fig. 56. Metacarpo y falanges du-
rante la estaci6n. a, inter6seo medio ;
b, flexor superficial; c, flexor pro-
fundo; d, ligamentos sesamoideos -
distales.


Fig. 57. Metacarpo y falanges de caballo.
Segundo tiempo de apoyo. a, inter6seo me-
dio; b, flexor superficial; c, flexor profun-
do; d, ligamentos sesamoideos distales.


Fig. 58. Metacarpo y falanges do
caballo. Tcrcer tiempo de apoyo.
a, inter6sco medio; 6, flexor su-
perficial; c, flexor profundo; d,
ligamentos sesamoideos distales










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


el flexor superficial y el flexor prof undo no llegan mAs a la linea
horizontal, A la que alcanzaban durante la estaci6n; por lo que
puede admitirse que en el segundo tiempo del apoyo todo el
aparato de suspension se extiende. Las relaciones proporcionales
entire los acortamientos indicados se pueden notar en la figu-
ra 57. Como se ve, se extiende mayormente el suspensor del
nudo, menos el flexor superficial y much menos el flexor pro-
fundo.
Si se aumenta por hip6tesis la oblicuidad de la tercera fa-
lange, se comprende c6mo en tal caso se alejan las inserciones
del tend6n flexor profundo, y es evidence que 6ste se extienda
mayormente. La figure 58 indica la disposici6n que toman las
falanges, el metacarpo y el aparato de suspension en el tercer
tiempo del apoyo, y los resultados correspondent a lo expuesto
por Barrier y Siedangrotzky.
El conocimiento de lo que he querido reasumir en este capi-
tulo, encuentra, como veremos, important aplicaci6n prActica
en una de las parties de mayor interns del arte de herrar, repre-
sentada por el emparejamiento del casco.



La teoria de las curvas en relaci6n d las formas normales
y patol6gicas del casco (i)


Unos conocimientos inexactos sobre la direcci6n de las ex-
tremidades y sobre la cinemAtica del caballo indujeron a various
autores A admitir como tipo de conformaci6n normal la simetria
de las varias regions pertenecientes A las dos mitades del casco :
simetria que los est6ticos quisieran fuera debida A una igual
repartici6n de las gravitaciones y reacciones sobre el esqueleto
del dedo y sobre el revestimiento c6rneo de la falange distal (2).


(i) Los autores espafioles indican con las denominacidnes de lumbre y hombro aquellas
parties del casco y de la herradura que los italianos llaman punta y mammella y los fran-
ceses pinee y mammelle. En esta monografia consider mas convenient usar los vocablos
punta y mamilla; lo que tiene el objeto de unificar la nomenclatura del casco y de la
herradura en las diversas naciones de origen latino.
(2) Reviste importancia, por sus frecuentes aplicaciones prActicas, el establecer un li-












ELEMENTS DEL ARTE DE IIERRAR


Se ha querido tambi6n tomar como tipo de buena conforma-
ci6n el casco del caballo silvestre, en el cual se admiti6, sin
raz6n, un contorno circular 6 casi. Pero estas opinions, basa-
das sobre hechos funcionales hipot6ticos, no han encontrado
justamente la aprobaci6n de otros observadores, que admitie-
ron, por el contrario, como normal la asimetria entire las dos
mitades longitudinales del casco, ya pertenezca 6ste a la mano
6 al pie.
Mientras la mayoria de los tratadistas del arte de herrar y do


mite de las regions de la muralla, representadas per la punta, las mamillas, las cuartas
parties y los talones. Brambilla, Peuch y Lestre y Delp6rier son los autores que mayor-
mente se ban ocupado en buscar process que correspondieran al respect. Brambilla
dividi6 el horde distal del casco, inclusa tambi6n la ranilla, en trece trece avas y de
6stas destiny una A la punta y de cada lado, una i las mamillas, tres A las cuartas parties
y una A los talones ; las dos parties restantes las destined al espacio ocupado por la base
de la ranilla.
Esta division de las regions de la muralla, segun el m6todo de Brambilla, result ba-
sada sobre el concept err6neo de la simetria de las dos mitades longitudinales del casco,
y serviria tambicn para admitir una relacion proporcional fija entire el horde perif6rico
de la muralla y el diametro transversal de la base de la ranilla : relaci6n que, por el
contrario, ofrece, en los casos normales, frecuentes variaciones.
Seg6n Peuch y Lesbre, seria suficiente tomar la cuarta parte del diAmetro del casco
de una mano y levar la mitad de esta media desde el medio de la punta hacia los ta-
lones de cada lado, para ver que esta mitad esti contenida cinco veces en cada lado
del contorno mural. Se tendria, per consiguiente, en conjunto, diez d6cimos del contor-
no mural, de los cuales dos corresponderian A la punta, y para cada lado uno A la ma-
milla, dos A las cuartas parties y uno A los talones. Esta division propuesta por los autores
present tambi6n los inconvenientes fundamentals que derivan de haber considerado
sim6tricas las dos mitades longitudinales del casco.
Peuch y Lesbre dan ademAs un metodo muy complicado para la division de las regio-
nes de la muralla del casco posterior que, por no resultar prActicamente aplicable, no
merece la pena describirlo.
Delp6rier es el author que hasta abora ha indicado el process mAs simple y mas racio-
nal para la limitacion de las regions de la muralla. El ha dividido el contorno distal de
la muralla en dos parties correspondientes A las dos mitades longitudinales del casco, y
cada una de 6stas la divide en ocho parties. De estas ocho parties corresponderia, para
cada mitad longitudinal del casco, una A la punta, dos a la mamilla, cuatro A las cuartas
parties y una al tal6n.
La unidad de media en octaves result para la mitad medial del casco mis pequefia
que para la mitad lateral, y esto correspond A la verdad. La punta estaria ademis li-
mitada per dos octaves, de los cuales uno es medial y el otro lateral.
Proyectando sobre la superficie externa de la muralla, segun la inclinacion de 6sta,
las lines derivadas de la indicada division sistemAtica del borde mural, se podria admi-
tir la existencia de una suficiente relacion proporcional entire las varias regions ; por lo
que result que el sistema de Delpdrier para la delimitacion de las diversas regions de
la muralla, es actualmente el preferable.












BEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Fig. 59. Cahalln con conformacidn do atra-
vesado para afuera normal visto de frente,
durante el troto, en el moment en el cual
se establece el primer tiempo del apoyo do
la mano izquierda y del pie derecho. Ndte-
so la desviacidn del tronco hacia el lado
izquierdo, condicidn ,sta favorable para
disminuir las presiones sobre la extremidad
toricica que dehb electuar la alzada. Es evi-
dente la inclinacidn dcsde medial hacia la-
teral, de la cxtremidad toricica izquierda
y desde lateral hacia medial do su conug-
nere. El primer tiempo del apoyo de la
mano izquierda so efechla sore el lado ex-
terno del horde parietal, mientras en la
mano derocha, la iltima oscilacida quo
precede la alzada del miembro, se establece
sobre la mamilla internal 6 medial.


patologia reconocen como nor-
mal el menor desarrollo de la
mitad medial 6 internal del cas-
co, no encontramos en la biblio-
grafia observaciones que expli-
quen la raz6n de esta asimetria
y de cada particular conforma-
ci6n que el caso adquiere por
fen6menos normales de cinemA-
tica 6 A consecuencia de he-
chos patol6gicos. Muchos auto-
res permanecen al respect en
un prudent silencio, mientras
otros, partidarios de las ideas
de Brambilla, las ban difundido
ya con sus escritos 6 por ]a cA-
tedra.
Brambilla y los partidarios
de su escuela, han querido sos-
tener que las asimetrias del cas-
co son debidas A una desigual
repartici6n de las gravitaciones
y de las reacciones, en el senti-
do de que las parties menos des-
arrolladas resultan asi, debido A
que son mayormente Ilamadas en
acci6n, mientras que las parties
hipertr6ficas lo son A consecuen-
cia de la deficient acci6n sobre
ellas de las gravitaciones y reac-
clones.
Las indicadas causes de asi-
metrias, segdin ]a opinion de
Brambilla, se hallan, como pue-
de fAcilmente comprenderse, en
evidence contradicci6n con los
conocimientos de fisiologia. No
existen, en efecto, razones acep-











ELEMENTS DEL ARTE DE TIERRAR


tables para admitir, por
ejemplo, que ]a hiper-
trofia de unas parties de
la muralla sea la conse-
cuencia de una deficien-
te gimnasia funcional,
mientras que no se pue-
de excluir que las verda-
deras atrofias de algunas
parties del casco sean de-
bidas con frecuencia A
process de osteitis de la
tercera falange, los cua-
les alteran el process de
nutrici6n del querat6-
geno. Pero hay que dis-
tinguir al respect las
verdaderas atrofias de-
pendientes de hechos pa-
tol6gicos, delmenor gro-
sor que normalmente
presentan unas parties del
casco por ser llamadas
menos en acci6n, no ba-
jo el punto de vista de las
presiones, sino de las
hipertensiones del engra-
najedermoqueratofiloso:
menor grosor que mu-
chos autores insisted, sin
raz6n, en considerar co-
mounaverdadera atrofia.
Desde muchosafios en
clinica he tratado de ex-
poner A mis alumnos el
resultado de las observa-
ciones respect A las cau-


Fig. 6o.- El caballo de la figure precedent visto
durante el trote, en el segundo tiempo del apoyo
de la mano izquierda .y del pie dcerecho. La extre-
midad torgcica izquierda casi La alcanzado la ver-
ticalidad, debido A la desviaci6n del tronco hacia
el lado derecho. El casco de la mano izquierda esti
apoyado en piano y el nudo de dicha extremidad es
desviado hacia medial, es decir en la direcci6n de
la curva locomotriz 6 convexidad medial que, en
las conformaciones normales do atravesado para
afuera y do chueco y atravesado para afuera, pre-
sentan los miembros durante el segundo y parte
del tercer tiempo del apoyo.


sas normales y patol6gicas de las asimetrias existentes entire las va-













0REVISTA DE LA UNIVERISIDAD


rias parties del casco del caballo, insistiendo especialmente sobre
la importancia que tienen la conformaci6n normal y las modi-


Fig. 61.- Caballo carrocero con conformacidn de atravesado y chueco
para adentro normal, visto durante el trote en el segundo tiempo del
apoyo de la mano izquierda y del pie derecho. La extremidad toracica
en apoyo, present direccid6 casi vertical y el nudo correspondiente,
rosulta desviado hacia afucra 6 lateralmente es decir, en la direcci6n de
la curva locomotriz que en esta conformaci6n se establece con convexi-
dad lateral.


ficaciones de forma del casco, para establecer cuil es la direcci6n
de las extremidades y para el diagn6stico de las claudicaciones.


100