<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo XX
 Indice alfabetico del ano 1912


DLOC UFLAC



PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Revista de la Universidad de Buenos Aires
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00020
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00020

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
    Indice del tomo XX
        Page 675
        Page 676
    Indice alfabetico del ano 1912
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
Full Text























REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE BUENOS AIRES














































Imprenta de Coni Hermanos, Perd 684










REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD


DE BUENOS AIRES


PUBLICADA POR ORDEN DEL CONSEJO SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD




'SECRETARIO DE LA DIRBECCIN

D' MARIO A. RIVAROLA
INTERINO : COBIOLANO ALBERINI








Afio IX. Tomo XX. Articulos originales










BUENOS AIRES
DIRECCION Y ADMINISTRATION
430, VIAMONTE, 43o

IqI2





















-Em2-

LATIN
AMERICA(











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE BUENOS AIRES










LA COLACION DE GRADOS

EN LA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES (i)





DISCURSO PRONUNCIADO EN NOMBRE DEL CONSEJO DIRECTIVO DE
LA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES, POR EL SE-
NOR CONSEJERO DOCTOR CARLOS IBARGUREN.


Seflor ministry,
Sefior rector,
Sefioras, Sefiores :

Los simbolos guardian, como los viejos cantares, la virtud de
evocar el pasado, Esta ceremonia me trae el eco matinal y so-
noro de horas ya lejanas 6 infunde en mi espiritu la inefable
emoci6n de los recuerdos.

(i) El 12 de agosto prTximo pasado, con asistencia del sefior ministry de instrucci6n
pdblica, doctor Juan M. Garro, el senior rector de la Universidad, doctor Eufemio Uba-
Iles, el senior decano de la Facultad de derecho y ciencias sociales, doctor Eduardo L.
Bidau, acad6micos, consejeros, profesores, alumnos y numerosa concurrencia, celebr6se
la colaci6n de grados y distribuci6n de premios en la Facultad de derecho y ciencias
sociales.
Los premios distribuidos fueron : medalla de oro por obtener las mis altas clasificacio-
nes en los exAmenes, A los doctors Ram6n F. Alsina, Silverio J. Prota y Luis M6ndez
Calzada, de x1909, 1910 y 19i', respectivamente ; diploma do honor A los doctors Au-
relio S. Acufia, Mario Vernengo Lima, Wenceslao G. Paunero, Manuel A. Michel y
Adolfo Barreiro Grau, del curso de 19og ; Miguel Cogorno, del de i9go, y Jos6 M.
SAenz Valiente, Gast6n Federico Tobal y Eduardo Acevedo Diaz del de 1911 ; medalla
de oro A la mejor tesis, al doctor Jos6 Maria SAenz Valiente ; y diploma de honor por
las suyas A los doctors Luis M6ndez Calzada, Eduardo Acevedo Diaz, Alfredo N. Vivot,
y Juan Carlos RIbora.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


En vuestra juventud lleviis, doctors, el enjambre feliz. Y al
veros partir, el maestro desearia confundirse con vosotros y acom-
pafiaros para perseguir de nuevo, con el mismo entusiasmo, los
ensuefios fugitives. Ellos van ahora a vuestro lado, vertiendo pro-
mesas en su vuelo sutil y armonioso. Recoged con fe esas flores
breves y encendidas. Id alegremente y, como lo canta Horacio,
filtrad vuestro vino y limited vuestras ambiciones al rApido curso
de la vida.
No os aconsejar6 con una admonici6n. Las exhortaciones y
los preceptos fueron amados por la sabiduria antigua bajo el
apacible reinado de los fil6sofos. Y era uno die los encantos de
esa actividad puramente especulativa, exenta del dolor y de la
lucha, el revelar con fervor A los hombres la venturosa senda.
Pero hoy tal pr6dica seria para la acci6n formula arcaica 6 vana
palabra.
Si en los albores del vivir ya vislumbrAis la vida, d para que
divagar en torno de la imagen cambiante y misteriosa P Prefiero
mostraros el scenario en que actuar6is y esbozaros mi vision de
.a sociedad argentina, cuyos contornos son para nosotros tan fami-
liares que no siempre los percibimos con nitidez. Si el cuadro re-
sultara disertaci6n de obstinado professor, excusad, sefioras, a
quien vive ensefiando en la sombra meditativa de estas aulas.
Va ya para un cuarto de siglo que en una colaci6n de grades y
en esta misma tribune acad6mica, Lucio Vicente L6pez, uno de
los espiritus mis Aticos de su tiempo, lament, como Salustio,
la transformaci6n que presenciaba en su patria, y azot6, como
Juvenal, a los enriquecidos y i los nuevos, recomend6 t los j6-
venes la vuelta al pasado y la lucha contra el cosmopolitismo
para evitar las groserias de una democracia plebeya.
Esa palabra aguda y cAustica, en el turbio afio de 1890o, diriase
la voz del grupo patricio en su postrimeria, desplazado por el
aluvi6n inmigratorio y abatido ante la gula de los advenedizos.
El vuelco resaltaba en aquel singular moment de perturbaci6n
social.
La estructura de la sociedad argentina ha evolucionado paulati-
na y fundamentalmente. Se ha esfumado el tipo popular de nues-
tra primera formaci6n 6tnica, imprevisor 6 indolente, cuyo orgu-
Ilo nativo alardeaba coraje y destreza con menosprecio del ex-









LA COLACION DE GIADOS


tranjero, cuya noci6n de deberes y de respeto a la ley limitA-
base A las sugestiones del jefe, patr6n 6 caudillo. Pastores n6-
mades 6 servidores protegidos de las families pudientes, ese pue-
blo sirvi6 fiel a sus dominadores : los caudillos en las campafias
y las oligarquias patricias en las ciudades, provocando end6mica-
mente bajo estas influencias la montonera y la revoluci6n.
Modificironse tambi6n los dominadores. Decay6 ese patricia-
do urbano descendiente de viejas families coloniales que, A falta
de clase media, constituia una oligarquia aristocrAtica. Y en las
campafias extingui6ronse los caudillos bravios, jefes absolutos
de los errantes gauchos que, organizados en comunidad guerre-
ra, combatieron contra la oligarquia de la ciudad. Esta lucha fu6
la trama de la vida national y nos llev6 al sistema federativo im-
puesto por las campafias acaudilladas.
Organizada nuestra definitive constituci6n political y aquieta-
da la pelea, nuestro suelo fu6 agrandado y conquistado al indio
merodeador por los lejanos fortines que avanzaban en la llanura
agreste y dilatada. Tendi6ronse los rieles en la pampa, transfor-
mando la vida y afianzando la paz de la rep6iblica. Esparci6se
la inmigraci6n europea. Y la tierra, desmalezada y abierta, re-
compens6 pr6vidamente el esfuerzo de sus fecundadores, radican-
do para siempre al hijo extrafio acogido 6 su maternal regazo.
Con la corriente humana vino el oro. En las dos 6ltimas d6ca-
das desenvolvi6ronse los capitals, se multiplicaron los ferroca-
rriles y las obras p6blicas, subdividi6se la propiedad. La pobla-
ci6n acrecida, distinta con el aporte extranjero, intensific6 el co-
mercio, y la onda de riqueza alz6 influyente a una burguesia
adinerada.
La political, que antafio enardeciera- indiferente, despu6s A la
mayoria afanosa de fortune fu6 dominada por banderias que
la utilizaron orienthndola a la protecci6n de sus intereses. La
parodia democrhtica, los abundantes presupuestos, las leyes mu-
nificentes, las concesiones y los privilegios pesaron, sin mayor
dolor, en el patrimonio acrecentado con ficiles ganancias.
El organismo econ6mico basado en la labor agraria, se ha
expandido con tan rApida prosperidad como imprevisi6n. Una
agriculture pronta corri6 a inmensas zonas virgenes, sin grane-
ros, sin los necesarios transportes, sin suficientes labriegos radi-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


cados, sin seguridad ni cr6dito para la industrial. Como el arador
de las Ge6rgicas, confiamos en que los dioses concedieran solsti-
cios pluviosos en el estio y serenos en invierno. Y hubimos la
merced de solsticios complacientes. Los rebafios pacieron re-
pletos en las praderas y las mieses germinaron suculentas, tra-
y6ndonos mas oro. La feracidad trabajada y exagerada por incu-
rable optimism, nos hizo descubrir en nuestro suelo el Aureo
vellocino : fu6 loteado, comprado, revendido. En el hervidero
del mercado y entire el vocerio de los pregoneros amasAronse y
circularon los millones que la bondadosa tierra dificilmente
podra redituar en breve plazo descontados por el prestamista
A las nuvias oportunas.
La opulencia derramada por la ventura, nos excit6 sin pena
A provocar la suerte llevAndonos, aventureros, A la febril agita-
ci6n del juego. Las riquezas ligeras que imitan grandeza, vol-
caron lujo y exacerbaron la vanidad para aparentar lo que no
se tiene y parecer lo que no se es. Sin elegant continencia hemos
extremado la simulaci6n con la publicidad profusa, su reso-
naste reclamo. El afAn de notoriedad, una de las fases de nuestra
tendencia ostentosa, estalla hasta en las insignificancias dom6sti-
cas. No fomentemos, j6venes doctors, esta vanidosa ebullici6n
No nos esforcemos en fingir lo que quisieramos ser, ni incurramos
en el bluff norteamericano, A pesar de que, como se ha dicho
haya encontrado su formula filos6fica en la cAlebre teoria de
William James. Combatamos esta caracteristica social de nuestra
vida pdblica y privada. La apariencia no anticipa ni prepare la
realidad.
Vivimos en lo instable. El embri6n no ha perfilado aun sus
rasgos definitivos, y, como los m6danos de las pampas, sus lines
movibles y livianas acusan la adventicia formaci6n. Lo impro-
visado reemplaza aqui A lo inconcluso y tal es la fuerza cambiante
de este gran pais en germen, que, lo observa Groussac con verdad,
no es solamente una Argentina distinta, sino un argentino nuevo
el que se elabora en cada generaci6n.
Intenso es el process de amalgama que darA coherencia en un
acentuado tipo social, A la masa suelta y heterog6nea. El bien-
estar que irradia este afortunado ambiente, realize con los reci6n
venidos la antigua sentencia de Publio Syrio : es tu patria aquella









LA COLACION DE GRADOS


en que vives bien. La evoluci6n debe operarse bajo la influencia
del nacionalismo amplio y ardiente en todas las regions del vas-
to territorio, y de un sentimiento directivo que es hoy el comIn
ideal : la future grandeza argentina. Hendamos con este anhelo
el alma infantil 6 impregnemos con 61 nuestra labor.
La escuela suscita el amor A la patria en su faz mAs estrecha
y rudimentaria con el culto de los heroes. El h6roe, vision de-
formada de la realidad, prolonga el personalismo, false la his-
toria y atribuye A la acci6n individual la obra social, an6nima
y penosa de las generaciones que nos han precedido en la faena
de la vida. Loemos filialmente, sin fetichismo, el esfuerzo creador
y abnegado de nuestros antecesores. Pero quisiera que la juventud
de mi pais, no s6lo celebrara la gloria heroica del pasado, sino
que, preparada, tendiera su acci6n al porvenir para alcanzarla
con la justicia, la cultural y la solidaridad humana.
La mentalidad argentina, vivaz y asimiladora, se modela y nu-
tre deficientemente. Es superficial y ligera. No hemos cavado
adn la fuente rec6ndita de la idea y de la belleza. Carecemos
de personalidad, somos imitadores y disimulamos, tambi6n ba-
jo este aspect, con apariencias. Nuestro sistema educativo con-
tribuye A la repetici6n fAcil y A la sfbita erudici6n. Este es el
resultado de la ensefianza puramente libresca y frondosa, que
perturba la discipline mental, como la oleografia el gusto est6ti-
-co. F6rjase asi un ordenamiento de frases hechas y de nociones
editadas que, al extraviar el criterio, conduce con petulancia A
las formulas verbales como soluci6n de todas las cuestiones.
Pensar no es exponer lo que otros dicen, ni educar es transmitir
lo que se ha leido.
La juventud require se la oriented, se estimule la acci6n 6
iniciativa propias y se aplique la docencia, en cuanto sea possible,
al anAlisis y conocimiento de nuestro medio.
El problema de la instrucci6n pdblica es el de la inteligencia
argentina, y no se le resolverA con leyes ni decretos, sino ense-
fiando y propendiendo con el ejemplo, A que los j6venes obser-
ven, mediten y obren por si mismos. Entonces brotara copiosa
la savia henchida de fecundidad.
Nuestra incipiente literature, reflejo europeo, es d6bil y escasa.
Su primitive y genuina manifestaci6n : el canto y las leyendas









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


regionales han callado con la muerte de sus vagabundos prota-
gonistas. Los acentos extranjeros transformaron la fabla campe-
sina salpicada de voices indigenas y de imagenes pintorescas que
exhalaban el hAlito silvestre del monte y de la pampa. La poe-
sia melanc6lica, los ritmos quejumbrosos, los cuentos lugarefios,
en los que flotaba el alma native, se han ido con ella...
La expresi6n predominante de nuestro pensar es el periodis-
mo que, forzosamente repentista, dada su misi6n en la vida con-
temporanea, s6lo abarca los hechos inmediatos y transitorios. No
puede detenerse en la investigaci6n y pasa con la rapidez de la
oportunidad. Condensa las ideas generals y las versitiles im-
presiones, trasuntando en el moment actual, toda nuestra psico-
logia. Adaptado A nuestro ambiente, el periodismo lo interpreta
A su modo y lo rige, A falta de otros 6rganos influyentes, de pen-
samiento y de contralor. Es asi que la acci6n gubernativa si-
gue necesariamente el rumbo que la prensa indica.
Ahora se asigna para la repAblica una era nueva. Cambios de
esta indole no se operan con presteza ni dependent exclusivamente
de la sola voluntad del gobernante, por laudable que ella sea.
Las corrientes sociales labran por si mismas con lentitud su cauce,
llevAndolo por el terreno de la menor resistencia, cuya formaci6n,
largamente elaborada, escapa al acto momentAneo del individuo.
Somos personalistas, lo hemos sido siempre, y asi como aprende-
mos la historic imputandola A la acci6n de los unos pocos dirigen-
tes, creemos en la omnipotencia de los gobiernos y libramos nues-
tra suerte A su fragil potestad. Este rasgo peculiar de los pueblos
llamados latinos, explica nuestra fe en el poder transformador del
estado y nuestra confianza en la eficacia absolute de las le-
yes.
Alucinados siempre con las apariencias, nos embriagamos con
palabras, A las que atribuimos la virtualidad de los hechos 6
con sucesos aislados que nuestra viva imaginaci6n generaliza.
El problema politico es sociol6gico. La democracia, concept
desvirtuado A fuerza de invocarse, no promote acierto en la ges-
ti6n pdblica por la influencia desconcertada de sufragantes libres
A las urnas. Ella se realize cuando partidos preparados que res-
ponden A concretas tendencies colectivas, se suceden y partici-
pan del gobierno sin turbar el equilibrio social, asegurado por









LA COLACION DE GRADOS


la regulaci6n de las fuerzas. De lo contrario, oscilaremos desorien-
tados.
Un reciente factor se insinia en nuestra escena : el proletariado
con discipline de organizaci6n. Su program arraiga en necesi-
dades econ6micas y trasciende A teorias sociales avanzadas. El
impulso salido de la metr6poli, procura cundir en los burgos
rurales mAs densos; pero no hallarA ambiente auspicioso en el
interior de la repdiblica. Carecemos de industries fabriles. Nuestra
agriculture extensive, azarosa y accidental mAs especulaci6n
que industrial reducirA los limits de su terreno para intensi-
ficarse en la chacra con mayor estabilidad. El labrador aparcero
ha de ser substituido por el colono propietario. El agro argen-
tino no present los caracteres del irland6s; el terrateniente es
aqui ante todo especulador y parcelarA, obligado por la contin-
gencia del rendimiento en su valioso dominio. Tal giro que ha
de producirse por pausada y natural gravitaci6n, apagarA en las
sembradas campafias la impetuosa chispa prendida en la ciudad.
Por otra part, la ganaderia, mAs segura, necesita expandirse
en campos alfalfados, de tal suerte que muchas sementeras de
hoy serAn prados mailana. Y el pastoreo, las grandes zonas espa-
ciadas, las comarcas selvAticas 6 desiertas y las provincias monta-
fiosas constituyen entire nosotros obstAculos insalvables, por mu-
chos afios, para la march y adaptaci6n del socialismo fuera de
los populosos n6cleos urbanos.
La acci6n ordenada de los obreros, que ampara, unida y cons-
ciente, sus interests profesionales, es plausible en aquellos reque-
rimientos inspirados en una mAs just distribuci6n 6 en ansias de
mejoria. Nada temamos de la lucha social y democrAtica si hay
fuerzas compensadas y medios de refrenar sus excess. Cualquier
empuje extreme fracasarA si las classes conservadoras, hoy discor-
dantes y sorprendidas, oponen homog6nea resistencia. He aqui,
A mi juicio, la real perspective de la cuesti6n social argentina,
columbrada por algunos alarmados como turbulenta para nues-
tro desenvolvimiento.
El peligro no estA en el proletariado que se lanza viril con sus
tribunos A la Aspera defense de los derechos que alega. Lo veo
mAs arriba : en las utopias de los teorizadores, incomprendidas
por la masa, y en muchas de las innovaciones juridicas que el









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


verbo revolucionario diluye con fraseologia sentimental. Ellas se
infiltran fluidas en la imaginaci6n movediza de los aficionados
y en los espiritus volubles, anhelosos de exteriorizarse con ajenas
ideas nuevas. Pueden penetrar insinuantes en el animo de ma-
gistrados 6 de legisladores, 6 iniciar, sin que la presi6n social
lo reclame, atrevidas reforms que trastornarian ex abrupto el
orden existente.
La mutaci6n viable de las instituciones no se realize con racio-
cinios ni se apresura con abstractas doctrinas. Es fen6meno natu-
ral que, como los process geol6gicos, se elabora sin violencia
en hondos periods.
En la lucha y en la transformaci6n, leyes ineludibles de la
vida, los mAs fuertes, vencedores, son los que han podido adap-
tarse mejor al medio. Todo fruto inactual es deleznable A pesar
de la ruidosa urdimbre de palabras que lo' sustente.
Doctors : Os he mostrado con rapidez, incurriendo acaso en
el defecto national de ligereza, algunos rasgos de nuestro escena-
rio. No he sefialado las nobles lines, porque bien las conoc6is,
y quizA por ello no faltarA quien atribuya acritud A los colors.
Si mi visual me engafia, mi error estA atenuado por la desapa-
sionada convicci6n. Transponed los dinteles de esta casa llevando
amor, sinceridad y tolerancia. Quisiera- egoista deseo rete-
neros para escuchar un moment mAs A vuestro lado el eco ma-
tinal y sonoro de riis horas lejanas...



DISCURSO DEL GRADUADO, DOCTOR PEDRO YMAZ APPHATIE


Sefior ministry de instrucci6n pdblica,
Sefior rector,
Sefior decano,
Sefiores consejeros y profesores,
Sefioras, Sefiores :

Dificil, A la vez que demasiado, honrosa, la tarea de dirigir la
palabra A una reuni6n tan escogida y solemne, realzada todavia
por la presencia de notables personalidades argentinas; vagos te-









LA COLACION DE GRADOS


mores asaltan mi espiritu inexperto, revelAndole con mis fuerza
la escasez de sus medios 6 aptitudes.
Debo reconfortarme, sin embargo, recordando que siempre ins-
piraron simpatia las nobles intenciones, y que todos vosotros sa-
b6is que es un joven en la iniciaci6n de su existencia el que
sube A esta tribune venerable a expresar lo que su inteligencia
vislumbra y todo lo que su pecho siente, confuso, pero intenso.
Hace dieciseis afios, sefiores, marchaba un nifio camino de
la escuela; digo mejor, marchaban muchos nifios, que escapa-
ban reci6n A los brazos de la madre, para aprender A descifrar
los signos por los cuales la idea se fija, se difunde y se inmorta-
liza, para recibir un poco de luz de los nuevos padres en el saber
y en el ejemplo, de los que abrian la larga series de maestros que
se corona digna y hermosa con aquellos que president esta fiesta.
Al evocar la imagen de aquel dia, sentimos hoy mas que nun-
ca la impresi6n de su grandeza; no, importaba tan s6lo un con-
junto armonioso de voluntades y de promesas, de ternuras y de
esperanzas; tenia la gravedad de los grandes acontecimientos que
decide en la vida, fu6 algo asi como un segundo bautizo simb6-
lico que nos ungiera con el nombre de estudiantes.
Nuestra infancia y su adolescencia posterior, no fueron como
las cantadas por el poeta, alegres y bullicioesas, deslizadas entire
juegos y aventuras. Preciso fu6 desde temprano preparar las ar-
mas de futuras lides. Debimos refrenar los impulses naturales, co-
nocimos aun muy tiernos el yunque del esfuerzo y doblamos la
frente fatigada sobre el libro ingrato. Modestos y pequefios obre-
ros del pensamiento, tuvimos nuestras fibricas sin leyes protec-
toras; empufiamos, no el martillo 6 la herramienta, pero si el
lApiz 6 la tiza, y dejamos prematuros el rastro de nuestra mano
entire un suspiro y otro, ante la vibraci6n de todo un s6r. No
es mi intenci6n impugnar al pasado 6 clamar de su dureza, que
no se forman las almas vigorosas dejindose llevar blandamente
en la existencia, sino irgui6ndose enfrente del destiny para mirar-
lo cara a cara. S6lo quiero recorder, que cada vida tiene su
historic, sus sufrimientos y sus glorias, historic, que no ha de
ser fuente de orgullo sino la base indestructible de la propia dig-
nidad.
Han pasado los afios y las cosas; la escuela que cobijara nues-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


tros primeros pasos quizA no existe ya; el nifio de entonces, d6bil
y protegido, se ha transfigurado en el hombre que suefia en
combatir; nuestro espiritu ha recibido 6 incorporado multitud
de conocimientos, de nociones, ideas, principios, concepts, doc-
trinas y experiencias, siempre dispuestos A aumentar el caudal
de nuestros datos y lejos de nosotros la ilusi6n del terminar,
porque la ciencia es tan vasta, sefiores, que en el dia que mis
hemos aprendido, nos persuadimos mejor de cuanto nos falta
por aprender.
Hoy celebramos el vencimiento de un largo plazo, veni-
mos A recibir de manos propicias el titulo que nos llama doc-
tos, venimos A recoger el lauro forjado por nuestro esfuerzo,
hecho de las palpitaciones mAs puras de nuestro espiritu, sacra-
mentado por el dolor. La Universidad se ha vestido de gala en
nuestro obsequio.; tapices, guirnaldas, escudos, gallardetes, ador-
nan esta casa de ordinario modest y several; extraordinaria con-
currencia ha acudido A su cita y desborda la hist6rica sala de
grades; y todos los pechos se agitan entusiastas y en todos los
labios asoma la sonrisa, como si en este ambiente se hubiera di-
fundido un hAlito supremo de victoria.
La Universidad no ha querido que abandondramos sus lares
sin sentirlo; ha tratado, por el contrario, de congregarnos A to-
dos en un acto solemne, en que pudiera decirnos adi6s y lla-
marnos sus hijos. Esta ceremonia no es una vana formula, pro-
ducto de tradiciones de las cuales hubiera podido prescindirse; es
la exteriorizaci6n necesaria de un hecho, grave y trascendente;
es la majestad que debe acompafiar al ultimo consejo dado A un
grupo de j6venes argentinos, que se incorpora al mundo del de-
.recho y de la acci6n para el bien de su patria y de si mismos.
La vida no puede ser una sucesi6n indefinida de acontecimientos,
ninguno mAs important que los otros, todos vulgares y mon6-
tonos. Hay en su trascurso. moments notables que marcan eta-
pas, moments de gloria en que se recogen los frutos de infinitos
desvelos. Bienvenidas, entonces, las fiestas solemnes, encargadas
de grabar en el animo la importancia del paso, de recorder la
misi6n de cada hombre en la tierra, de sugerir la conciencia de la
propia personalidad, fuerte, responsible y en march.
Hoy, 12 de agosto, es un dia memorable que divide nuestra









LA COLACION DE GRADOS


existencia en dos parties : de un lado el ayer, en que fuimos
alumnos, conducidos por ben6ficas hadas en la peregrinaci6n A
trav6s de los textos y materials; de otro lado el mafiana, ya hom-
bres y libres, ocupando nuestro puesto en la vida social, llevando
el aporte de nuestras facultades 6 ideales. MAs largo aun que el
camino andado, es el que falta por andar; mas largo y mAs di-
ficil, porque las sendas son muchas, las caidas abundan y el
destino es incierto. Antes de proseguir valerosamente nuestra ru-
ta, fuera preciso pensar ad6nde vamos, de d6nde venimos, que
es lo que seremos. Ahora que nuestra inteligencia robustecida
por el studio, es capaz de comprender no ya tan s6lo los textos,
sino tambi6n los hombres y los hechos; ahora que estamos tan
pr6ximos al ejercicio de una profesi6n delicada, que puede ser
apostolado 6 negocio, debieramos ahora, olvidar por un tiem-
po la labor cotidiana, substraernos al ambiente prosaico, obser-
var el advance econ6mico y politico de un gran pueblo; ser s6lo
espectadores, para meditar hondo y firme sobre la orientaci6n
de nuestras vidas. Hay moments, sefiores, en que el hombre
debiera proceder A la reconstrucci6n de su s6r moral 6 intelec-
tual, en que debiera realizar un examen prolijo de conciencia,
para conocerse A si mismo y fijar en forma definitive el rumbo
de sus esfuerzos, el norte de sus ensuefios.
i Pluguiera al cielo que, como resultado de este palido discurso,
tuvierais todos vosotros, compafieros, al salir de esta casa, el in-
timo convencimiento de que antes de pensar en profesiones, de-
bemos contestarnos dos preguntas : cuAl serA el fin individual
que perseguimos en la vida ? Pregunta egoista, pero forzosa;
debemos ser sinceros. Y luego, d qu6 es lo que la patria exige de
nosotros en este moment de su historic ?
El fin individual de la existencia, generalmente no se elige; se
adopta por impulsi6n 6 por contagio, cuando se tiene alguno.
Si esta sala pudiera hablar, para contarnos lo que vi6 en tantos
afios, lo que sinti6 vibrar en las fibras de tantos miles de gradua-
dos al tomar entire sus manos el diploma doctoral, nos diria se-
guramente que dominando A todas sus esperanzas y A todas sus
ilusiones, surgieron nitidos y fuertes dos anhelos : el nombre
y la fortune.
Esos anhelos no deben criticarse; ellos estan en el ambiente,









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


y son s6lo recogidos por los espiritus en6rgicos ; ellos important
en el concept comdn la sintesis del triunfo, y el triunfo es con
frecuencia proclamado como la legitima consagraci6n de los series
superiors. Vivir intensamente, luchar y triunfar, parece ser el
credo de la humanidad contemporinea. Infausto credo, porque
aleja siempre mas la felicidad A que se aspiral
La vida intense, predicada por algunos cultores del progress,
serA muy digna de admiraci6n y de entusiasmo, pero tiene el
defecto de olvidar las exigencias orgAnicas; ella, tarde 6 tempra-
no, desgasta al individuo y degenera A la raza. i CuAnto mej'or
el trabajo sereno y moderado, accessible para todos, propulsor
mis seguro y modelador de la belleza de la especie! Si me fuera
permitido discutir consejos vertidos en esta misma sala por maes-
tros respetables, diria que no debe pedirse A la juventud argen-
tina que trabaje ( hasta no poder mas ). Las grandes obras, las
obras duraderas que necesita la compleja sociedad de nuestros
tiempos, no se produce en un dia, ni por el empuje de titans;
exigen, sobre todo, el concurso de muchos, la larga paciencia,
la persistencia y la continuidad en el esfuerzo. MAs que la vida
intense, es indispensable la orientaci6n de la vida, la idea domi-
nante de que el trabajo es condici6n de existencia, la voluntad
firmisima de colaborar en la obra com6n.
Luchar y triunfar, palabras tan empleadas y repetidas como
estimulo de energies, parkcenme, sin embargo, mejores como le-
ma para un estandarte de pelea que para ser reguladoras de la
actividad individual y sus anhelos. La vida en sociedad supone
no lucha sino acci6n; acci6n solidaria y arm6nica, que atienda
el bien de todos y no s6lo el provecho personal. Triunfar no debe
ser el fin de la existencia; porque los mejores m6ritos pueden
decaer ante las circunstancias adversas del ambient; porque su
afAn desluce la march, enturbia la mirada y equivoca la senda;
porque, en 61ltima instancia, la felicidad que el 6xito represent,
si tiene resplandores que deslumbran, es en el fondo. inconsistent
y pasajera, como el fuego fatuo que brilla en nuestras pampas.
Es cierto, como ha observado un escritor, que sin el instinto de
descollar, de ser c6lebre, de aventajar A sus semejantes, ni hu-
bieran progresado las ciencias, ni hubiera persistido' el arte, ni
se hubiera descubierto el nuevo mundo. Es cierto tambi6n que








LA COLACION DE GRADOS


los paises donde el hombre aspira, son siempre los mas adelan-
tados y ricos, mientras las regions donde se ha difundido la
idea del renunciamiento han terminado fatalmente en la pobreza
y el atraso. Pero, en los dias que corren, la aspiraci6n, el deseo
razonable y medido, se intensifica, se aviva, se agranda por de-
mis, convirtiendose en ambici6n 6 codicia, en ansia por triun-
far; ansia que todo lo acomete, dispuesta A olvidar las normas
de la moral 6 del derecho si fuere necesario, dispuesta A llegar
al fin, A toda costa, aun dejando el tendal de los heridos. Parece
oportuno entonces levantar la voz Ilamando A la templanza, A
la indiferencia salvadora que came los excess y vuelva A sus
cauces naturales la aspiraci6n humana.
El hombre, eterno iluso, brega y se afana en pos de la satis-
facci6n de sus innimeros deseos; buscando una felicidad que
no encuentra, que no ha de encontrar, porque debia llevarla en
si mismo y saberla descubrir. Nunca habra sido mejor repre-
sentado su engafio, que en aquella preciosa comedia de Mmter-
linck, en que un nifio simb6lico, marchaba en busca del pajaro
azul de sus ensuefios, sin conocer siquiera los placeres que ha-
bitaban en su hogar.
Por eso es que modernos pensadores recuerdan que la huma-
nidad no ha progresado tanto como parece, porque si se acrecien-
ta el bienestar material y la conquista del planet, en cambio
los sentimientos que gobiernan al individuo son siempre los mis-
mos, escasos y muy pobres. La educaci6n i siempre la educa-
ci6n! s6lo ella puede modificar ese estado; pero necesita para
hacerlo, corregir sus tendencies, renovar sus procedimientos,
comprender el verdadero objeto de su acci6n.
En los l1timos afios, nuestra instrucci6n pdblica ha adelan-
tado much en cuanto concierne A su faz primaria; ya no se
procura tan s6lo dar al nifio los conocimientos elementales que
necesita, se trata sobre todo de former su pequefia alma, de incul-
-carle las ideas de honor y de patria, los deberes del hombre y
.del ciudadano. Ya no es tan s6lo escuela, el aula several en que el
maestro ensefia A sus alumnos la lecci6n; escuela es tambi6n el
patio espacioso, en que los nifios alineados cantan al Arbol y
al pAjaro, al pr6cer y A la bandera; escuela tambi6n la caravana
.sonriente, que en dias de fiesta atraviesa las calls entonando
ART. ORIG. XI-2









1EVISTA DE LA UNIVERSIDAD


sus himnos, las manos cubiertas de flores, que han de volcarse
al pie del monument en homenaje tiernisimo al pasado que
prepare las glorias del future. Pero no todas las fases de la ins-
trucci6n national, se han inspirado en el mismo pensamiento.
Seria precise pregonar en voz bien alta, que no basta discutir si
la tendencia de la ensefianza secundaria debe ser clisica 6 realis-
ta, si debe acudirse A las lenguas y la literature antigua 6 A las
ciencias modernas; que no basta aprender la fisica y la quimica,
las matematicas, etc., acumulando datos y mas datos, que han
de olvidarse al dia siguiente; que no basta nutrir cerebros y lograr
inteligencias eruditas, que es necesario depurar sentimientos y
forjar caracteres; lo fundamental, es hacer hombres. Jamas de-
biera olvidarse, que los actuales estudiantes de colegios y univer-
sidades, serdn mAs tarde los directors del comercio y la industrial,
los Arbitros de la salud y del derecho, los jefes de la familiar y
del gobierno. Jamas debiera olvidarse, que la ilustraci6n agrava
los deberes, y que la sociedad contemporAnea reclama sobre to-
do de sus hijos, voluntades firmes y constantes, espiritus ecua-
nimes y justos.
Es concept corriente, que la cultural intellectual debe ser com-
pleta por la educaci6n fisica; pero, habria que recorder espe-
cialmente un tercer t6rmino, el mas grave, la educaci6n moral.
Cierto es que la moral no ha de ensefiarse fAcilmente con textos
y cursos especiales; pero, ella debe notarse A cada instant en
las palabras y lecciones del maestro; ella debe constituir su preo-
cupaci6n principal, y surgir sobre todo en luminosa irradiaci6n,
de la integridad de su persona, por el ejemplo de sus actos,
la nobleza de sus sentimientos y la elevaci6n de sus ide-
les.
Es verdad tambi6n expresada y repetida, que si en el siglo
pasado debieron nuestros padres lanzar el grito de libertad, ba-
tallar y redimir un mundo, sufrir el caos y constituir la patria,
debemos nosotros ahora, los humildes sucesores de su anhelo y de
su gloria, completar la obra colosal que nos legaran conquistando
definitivamente el territorio A la soledad y al abandon, dando
libre vuelo y eficaz impulse A todas las esferas de la producci6n
material 6 intellectual, llevando vida y pureza A las instituciones
sociales y political, y sobre todo, atrayendo al extranjero y fun-









LA COLACION DE GRADOS


diendo su carActer con el nuestro, para crear y afirmar y madu-
rar el alma de una nacionalidad grande y poderosa.
Pues bien, hallAndonos en la iniciaci6n de la nueva era, pen-
semos en la oportunidad del moment en que se plasma el alma
national, para procurar infiltrarle en su substancia las cualidades
morales superiores que dignifican y embellecen la existencia.
Para que sintamos realmente el orgullo de ser argentinos, el
noble orgullo de ser patriots, es preciso algo mAs que la posesi6n
de un territorio abundante, hospitalario y fecundo, algo mAs que
una tradici6n hecha de heroismos, de libertad y de victoria, es
precise que el nombre de argentino despierte do golpe la vision
de un pueblo repleto de energies, de honor y de justicia.
En esta tierra de Am6rica, donde se han realizado tantas es-
peranzas, donde la naturaleza brinda al hombre su savia inago-
table, no caben, porque es demasiado grande y demasiado bue-
na, sino los ideales grandes y los ideales buenos; no caben, para
citar un ejemplo, las luchas de clase con que la cizafia y el enco-no
pretenden exagerar reclamaciones atendibles y ensombrecer nues-
tro horizonte; no caben tampoco las ambiciones mezquinas de
imperialismos 6 hegemonias de un estado en detrimento de los
otros, sino la paz santa y bienhechora, presidiendo todos los es-
fuerzos y alumbrando todos los destinos. En esta tierra bendita,
albergue de tanta fama, deberi verse, en dia no remote, el espec-
ticulo inmenso de una nueva humanidad, eternamente joven,
pr6spera y feliz.
Por fortune, concluimos las tareas de estudiantes 6 ingresamos
al campo de la acci6n, en hora propicia en que brisas persistentes
procuran renovar la atm6sfera un tanto viciada de nuestra vida
p6blica. Despu6s de largos afios en que el espiritu civico parecia
dormitar desalentado, ha resurgido de pronto, entusiasta y sin-
cero como nunca, dispuesto A desterrar las viejas prActicas y A
convertir la ficci6n democrAtica en verdad. No importa que mu-
chos escritores duden de las medidas adoptadas y de sus primeras
experiencias, que objeten y que discutan; no importa que es-
temos s6lo en los albores de una obra magna, larga y penosa,
quo no ha de improvisarse en un dia ni por los esfuerzos de un
gobierno; el paso. esta dado, la reacci6n se ha producido, y po-
demos desde ya saludar el advenimiento de una political nueva,









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


honest y sana, con partidos organizados y aspiraciones defini-
das.
Debo terminar; pero antes permitidme, sefiores, que recuerde
qu6 es lo que la patria exige de nosotros en este moment de su
historia... Libres y fuertes, generosos por tradici6n y por instin-
to, no tenemos agravios que vengar, ni codicias que cumplir;
la guerra no satisfacerAk quiza. nunca sus ansias en came argen-
tina. Mientras tanto, como pais joven y en pleno desarrollo, nues-
tro medio se muestra especialmente favorable a todas las acti-
vidades y a todos los prop6sitos. En el orden intellectual que
pertenecemos, infinitos problems esperan al observador y al es.
tudioso, dispuestos a entregarles el misterio de sus verdades, pero
s6lo al cabo de la labor paciente y honda. La repdblica es una
obra en construcci6n, se ha dicho, y por desgracia los construc-
tores faltan; no por cierto los arquitectos improvisados, dispues-
tos & retocar el frente y retirar el honor de la jornada; pero
faltan si, porque son pocos, los trabajadores humildes 6 inque-
brantables, capaces de colocar ladrillos que no se vean pero sus-
tenten. Ahi tenemos marcado el derrotero de nuestra vida. Cada
6poca debe tener sus heroes 6 sus hombres, y en la hora pre-
sente no hacen falta en unos pocos las cualidades brillantes, rea-
les 6 simuladas, sino el esfuerzo de todos, silencioso y modesto,
vigoroso y sincere, que elabore... que elabore de una vez la gran-
deza argentina.
Marchemos, pues, compafieros, prometiendo nuestro porvenir
al trabajo; marchemos alegres y confiados, que la patria es gran-
de y nos espera, que en ella hay siempre sitio, quiza demasiado
.sitio, para los intelectuales de buena voluntad.
Sefiores, he terminado.














HESIODO

(Continuaci6n)





II

Pasaremos h tratar del Catdlogo de las mujeres y de las Gran-
des Eoiai, los poemas de mayor importancia del grupo hesi6di-
co, despu6s de Las labores y dias y de la Teogonia.
Procuremos formarnos una idea de las dos piezas para com-
prender luego las cuestiones relatives A ellas.
Los dos iiltimos versos de la Teogonio fueron la causa de
que se adscribieran a Hesiodo. Termina la Teogonia por una corta
enumeraci6n de las diosas que prendadas de mortales tuvieron
hijos de ellos; despu6s de la cual, en los dos versos postreros,
se convida A las Musas A que celebren tambi6n a las mujeres
amadas por dioses y canten su descendencia :

Cantad ahora d las mujeres Fpo'i o/v.a., oh musas olimpicas de dulce
habla, hijas de Zeus Egioco.

Estos versos son el final de una enumeraci6n y al mismo tiempo
el anuncio de otra. Cierran la enumeraci6n de las diosas enamo-
radas de mortales y anuncian la de las mujeres amadas por dio-
ses. Si pues en el Catdlogo y en las Eoiai se crey6 ver la anun-
ciada enumeraci6n, y por lo mismo se tomaron como obras de
Hesiodo y continuaci6n de la Teogonia, esto quiere decir que
en los dos poemas se celebraba a la mujeres amadas por dioses.
Tenemos, pues, conocido, en general, el tema de los dos poe-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


mas; eran un elenco de las mujeres que figuraban en los mitos
como amadas por los dioses, un elenco por el estilo de aquel
que constitute el final de la Teogonia ; en 6ste se cantaba A diosas,
en el Catdlogo y las Eoiai, A mujeres.
Uno y otro poema era un catAlogo, y catilogo de mujeres.
Con todo, como A cada mujer se hacia seguir la lista de sus descen-
&dientes, bajo este respect podian considerarse tambi6n como
una colecci6n de genealogias; siendo asi que se yen designados
por el r6tulo tambien de herogonia, 6 por el de genealogias he-
roicas.
Pareci6 extrafio que A la cabeza de cada una de tales genealo-
gias estuviese puesta una mujer, y se busc6, por lo tanto, la raz6n
del hecho, crey6ndose haberla enco.ntrado en el que los Locrios,
segfin afirma Polibio, tenian una aristocracia de cien families,
todas las cuales cifraban sus titulos de nobleza en su descendencia
de mujeres heroicas.
Los Locrios eran limitrofes de los Beocios, y Beocio era He-
siodo, el autor supuesto de los poemas. No veo la necesidad de
buscar razones cuando un hecho se explica por si solo. Era ob-
jeto de estas genealogias hacer remontar A un dios el origen del
fundador, ya de una ciudad, ya de una asociaci6n, ya de una
familiar; y no veo de qu6 otro modo era possible conseguir tal
fin, y enlazar un dios A una descendencia humana sino por me-
dio de una mujer.
La idea que acabo de dar de los do-s poemas, se colige de un
pasaje de MAximo Tirio, que ocasion6 no pocas controversial.
Dice pues ese sabio, que floreci6 en el segundo siglo de nuestra
era, (( que Hesiodo trataba aparte de los heroes, empezando por
hablar de las mujeres, 6 indicando, luego, de cuil de ellas descen-
dia cada h6roe .
Un Catdlogo de las queridas de los dioses eran ambos poe-
mas; mas, en ese Catdlogo general, habian otros; habia el Ca-
tdlogo de los pretendientes, cuando una mujer tuviera muchos,
como Helena (fs. 37 Didot), 6 Dem6doce (fs. 39 Didot); y no
es impossible que se verificara el caso contrario, el de muchas mu-
jeres que deseaban casarse con el mismo h6roe; por lo menos
parece que esto insinde Servio (corn. ad Aen. VII), diciendo que
( Hesiodo, en su poema sobre las mujeres (7-:p'. -u,'atx6v), introduce









IESIODO


tal vez d muchas mujeres, que todas ambicionan casarse con el
mismo h6roe. n
Hasta aqui hemos hablado de los poemas juntos : vamos ahora
6 examinarlos separadamente, empezando por el Catdlogo de las
mujeres.
Catdlogos eran ambos poemas; sin embargo, el haber quedado
el rdtulo de Catdlogo al primero tan solo, demuestra que era
much mas pronunciada en 61, que en el segundo, la forma ca-
tal6gica.
Siendo continuaci6n de la Teogonia, 6 por lo menos tal con-
sider6ndose, y en los 61timos versos de la Teogonia convidandose
a las Musas A cantar : a,,Oov y ,oav.x6,;, esperariase que el poema se
titulase c -,:,v ,w'..,,i, y no za7o,0yoc yu- t '. v. Ello es que por
mAs que parezca inverosimil, ni uno ni otro poema tenia tfulo;
y dada pero no concedida su antigiiedad, habrian permanecido
cosa de siete d ocho siglos sin r6tulo, por cuanto su composici6n
se remontaria, por supuesto, al siglo viii por lo menos, y el titulo
de Catdlogo lo encontramos por primera vez en Estrab6n, 8 si-
glos despu6s, y el de grandes Eoiai mas tarde aun, en Pausanias.
Hermenesianacte (siglo in a. d. C.) mentaba unos ,?-6', $3.i,';
de Hesiodo (Ateneo, XII); mas no consta si 61 entendia indicar
uno s6lo de los dos poemas, 6 cual. De cualquier modo, tal deno-
minaci6n demuestra que aun no se conocian las dos piezas por
el r6tulo que tuvieron despu6s. Apolodoro, el autor de la Bi.
blioteca, que, mutilada y todo, es la fuente mas abundante para
nosotros de noticias mitol6gicas, floreci6 probablemente en el
primer siglo antes de Cristo; porque la critical demuestra que es
distinto del Apolodoro Ateniense, discipulo de Aristarco, que le
seria anterior en un siglo por lo menos. Pues bien, ese Apolodoro
(dado que tal se le Ilamara), por la naturaleza del asunto que trata,
se ve obligado 6 menudo a citar los dos poemas, y no los indica si-
no indistintamente por el solo nombre de Hesiodo, su autor su-
puesto, otra prueba mas de que las dos piezas carecian de nombre.
Con frecuencia apela Estrab6n al testimonio ya del uno, ya del
otro poema, y trae versos de ambos, pero tambi6n 61, las m6s de las
veces no los design sino con el nombre de Hesiodo; una vez sola se
sirve de la formula Hesiodo en el Catdlogo 'H=oS; 'iv 7xaTa,6y,
cr,. Ya, pues, se empezaba A denominar el poema con un titulo









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


sugerido por su forma; como, empero, las Eoiai tambi6n tedrian
forma de Catdlogo, no result claro si 61 se referia a uno s61o de
los poemas 6 a ambos. Estrab6n vivi6 entire 63 a. y 19 d. de.
Cristo.
Es en Pausanias en quien primero hillanse los dos titulos de,
Catdlogo de las mujeres y de grandes Eoiai, y de un modo que
evidencia que habian ya entrado en el uso de los eruditos; y la
distinci6n se mantiene posteriormente por los escoliastas, bien
que con leves diferencias. /
Encu6ntranse indicados pasajes del Catdlogo (del que nos ocu-
pamos ahora), de todas estas maneras : Hesiodo, en el Catdlo-
go 6 en los Catdlogos de las mujeres, 6 simplemente en el Ca-
tdlogo, 6 tambien Hesiodo tan s6lo; y ademAs Hesiodo en el Ca-
tdlogo'de las hijas de Preto; y, por fin, Hesiodo en el primero,
en el segundo, en el tercero del Catdlogo 6 de los Catdlogos, 6
en el primer Catdlogo. Hasta d6nde las diferencias sean inten.
cionales, no es dable averiguar.
Debia de ser una colecci6n en tres libros de muchos catalogos
independientes, sin otra relaci6n fuera de sucederse en orden cro-
nol6gico; seg6n se argfiiria del ver que de las genealogias mas
antiguas, las de Griego, de Hel6n, etc., se hablaba en el primer
libro. A cada mujer le correspondia un Arbol geneal6gico; pero
muchas genealogias no son muchos catalogos. Una genealogia
para cada mujer, se hallaba tambi6n en las Eoiai, y sin embargo
no formaban sino un catalogo. El plural catdlogos, con que se
encuentra A menudo designado el poema, no se explica sino con
la hip6tesis de que las mujeres alli se hallaran divididas en gru-
pos, formando cada grupo un catalogo particular.
El criterio seg6n el cual se agrupaban las mujeres, no era el
mismo siempre, si6ndolo algunas veces el parentesco, como en el
Catadlogo de las hijas ya de Leucipo, ya de Preto, otras el amor para
el mismo h6roe, y esta seria la raz6n de hablarse en el primer Ca-
tdlogo de Pandora y Pirra, que segun el poeta, eran ambas muje-
res de Prometeo; cual seria en otros casos, no es dable argumentar
de los fragments. En cuanto, pues, se enumeraban las mujeres
amadas por dioses, el catalogo era uno s6lo; en cuanto, empero,
esas mujeres se dividian en grupos, siendo muchas de ellas herma-
nas 6 de una misma familiar, 6 mujeres de un mismo h6roe, y A









HESIODO


6 de una misma familiar, 6 mujeres de un mismo h6roe, y A
cada grupo correspondia un elenco particular, los catalogos eran
muchos. Si la division en tres libros correspondia a alguna in-
trinseca articulaci6n del sujeto, es un problema que con los po-
cos datos que poseemos, nadie, opino, estaria en grado de resolver.
Vemos asi que en el primer catalogo del primer libro se hablaba
de Pandora, que tuvo primero de Zeus A Graico (Griego) y lue-
go de Prometeo A Deucali6n; y de Pirra que de Prometeo tuvo,
A Hel6n. Seguia luego la descendencia de Hel6n, y la de Deuca-
li6n, cuya hija, Tia, tuvo de Zeus A Maced6n y a Magnete. Se
ve de los fragments que en el poema haciase tambi6n una so-
mera exposici6n de los mitos relacionados con cada h6roe, sir-
viendo para ello la genealogia.
En el libro tercero, al parecer, se relataba la leyenda de los ar-
gonautas. Para entrar en mayores detalles, seria menester se de-
terminara antes con certidumbre, A cuAl de los dos poemas, si
al Catdlogo, 6 A las Eoiai, pertenecia cada fragmento; mas pa-
ra ello carecemos de suficientes indicaciones.
Catdlogo, vemos llamarse el poema por Estrab6n; la especifi-
caci6n : de las mujeres, se afiadi6 por influjo de los dos citados
versos de la Teogonia, en que se convidaba A las Musas A cantar :
?A,.v ,xz*Cv. Mas no todas las mujeres mentadas en el poema ha-
bian tenido relaciones con dioses. Amadas por algfin dios, habian
sido todas las mujeres que figuraban A la cabeza de alguna genea-
logia; mas, en el curso de cada genealogia era frecuente la ocasi6n
de mentar mujeres celebres, aunque no tuviesen relaciones con
dios alguno. Por ejemplo, Leda se junt6 con Zeus, y A Leda debia
de seguir la lista de sus hijos, ya fuera Zeus el padre, ya Tin-
dareo, y de los que por tales eran tenidos. Muestran los fragmen-
tos, que se hablaba de Castor y Polux, ambos hijos de Zeus, seg6n
el poeta, y de Helena, que seg6n 61 era hija del Oc6ano y Tetis,
pero tenida por hija de Leda. Tambien se debia de hablar de'
Clitemnestra y de Timandra; ya que vemos (Paus. I, 4!3, 1),
citado el Catdlogo A prop6sito de una opinion sobre Ifigenia,.
hija de Clitemnestra. Por lo demAs, como se numeraban los hi-
jos de Helena, Hermion6 y Nico-strato, no podia faltar la lista
de los hijos de sus presuntas hermanas, y todo esto en un solo
catAlogo.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


El cual catilogo particular debia de comprender ademAs
los hijos de Altea, hermana de Leda; y empezaba por las
bodas de Tindareo, el cual sacrificando A los dioses, se olvid6
de Afrodita, cuya c61lera fu6 causa de que sus hijas gozaran
de mala reputaci6n. El Catdlogo se ocupaba, al parecer, de ge.
nealogias posteriores al diluvio de Deucali6n, como que empieza
por l1; mas la fantasia de los Griegos subia much mAs aliA,
tendiendo sobre el vacio hilos geneal6gicos, que remontaban A
Foroneo 6 Inaco; de Foroneo se ocupaba el autor de las Eoiai,
del cual poema vamos a tratar en seguida.
La composici6n de Las grandes Eoiai, era algo diverse. Tam-
bi6n las Eoiai, no eran mAs que una enumeraci6n de mujeres ama-
das por dioses. Tambi6n alli, A la parte concerniente A cada he-
roina, seguia la lista de sus descendientes; pero en las Eoiai,
las mujeres no estaban agrupadas, no constituyendo cada grupo un
catAlogo sino aisladas, cada una teniendo su pArrafo. Ademas,
en las Eoiai era mayor la amplificaci6n poetica; abundaban mas
la narraci6n y la descripci6n; los elencos eran menos secos; en
suma, se parecian mAs A lo que llamamos poesia.
El pArrafo consagrado A cada mujer, empezaba por las
palabras -i ci:r, 6 cual ; era esta la formula que servia de transici6n
do una A otra mujer; formula que supone subentendido algo
como (( nunca volverd 6 aparecer una mujer tal, cual N. 6 cual...
6 cual ). Estas 6 semejantes palabras, debian de expresarse en
principio; y todos los pArrafos se referian A ellas por medio de
la dicha frase : 6 cual. Lo de ser reproducida por las palabras
iniciales de cada pArrafo la misma idea, daba cierta cohesi6n y
apariencia de unidad al poema.
Precisamente de la repetici6n continue de aquel : sir, ; 6 cual,
vino al poema la denominaci6n de Eoiai, es decir, 6 cuales. Tam-
bi6n es evidence por cuAl process ideal so le agregara el atributo
de grandes : las grandes Eoiai. Ello es que una vez Eoiai hecho
nombre propio, no se repar6 en su significado etimol6gico, y se
hizo casi sin6nimo de mujeres. Las Eoiai eran las mujeres pre-
sentadas por Hesiodo en su poema, cada una como una maravilla,
como algo excepcional, y de tan distinta manera de la usada por
el mismo Hesiodo en el Catdlogo. Se las llam6 grandes Eoiai
pues, que sonaba como grandes mujeres, por oposici6n A las









IIESiODO


mujeres del Catadlogo. Esta explicaci6n nos dispensa de inven-
tar otro poema, las pequefias Eoiai, 6 simplemente Eoiai; ya
que si alguna vez el poema es indicado de tal modo (una vez en
Pausanias, otra en Ateneo), esto no puede ser sino por la natural
tendencia a abreviar los titulos algo largos; por la raz6n misma
que nos hace decir el Quijote en cambio de Don Quijole, el
Furioso en cambio de Orlando Furioso.
. El titulo no lo llevaba el poema adn en el tercer siglo, puesto
que Hermenesianacte llam6 Eoie a la supuesta querida de He-
siodo. No fu6 por equivocaci6n sino porque crey6 darse una ex-
plicaci6n de tanto repetirse las palabras i wi. Ni parece fuera ya
forjado el r6tulo en tiempo de Estrab6n, sino le encontrariamos
usado por el ge6grafo cuando trae versos que A no dudar pertene-
cian A las Eoiai. Pero, cuando Pausanias, es decir, un siglo des-
pu6s, ya se habia vuelto de uso comain, y es esto lo que el periegeta
parece significar con su modo habitual de citar el poema : las
que los Griegos han dado en denominar grandes Eoiai.
A prop6sito del Catdlogo de las mujeres y de las Eoiai, se
hace la cuesti6n de si eran un poema solo, 6 dos poemas. An-
tes de todo har6 notar que Catdlogo y Eoiai, 6 bien se publi-
carAn juntos, 6 bien separados, idealmente formaban un todo.
Se los creia obras de un solo author, de Hesiodo, y ambos respon-
dian a un plan dnico, el de hacer el catAlogo. de todas las mu-
jeres amadas por los dioses, muchas de las cuales eran cantadas
en el Catdlogo, y las demAs en las Eoiai. Dos obras que resultan
de este modo cumplimiento una de otra, siempre se considerarian
como un todo, aun cuando no fuera uno mismo el author. Aris-
t6teles escribi6 cuatro tratados distintos : Lus categories, La he-
rencia, Los primeros analiticos, y Los analiticos posteriores; co-
mo, emperor, cada obra no es sino la exposici6n de una parte
de la teoria del razonamiento, las cuatro obras siempre se han
considerado como una sola, indicAndoseles con el r6tulo de 16-
gica 6 de 6rgano.
Por mAs que se considerara como un solo *poema, A muchos,
sin embargo, no parece probable; y en contra de la hi-
p6tesis, citan una que otra contradicci6n a prop6sito de un mis-
mo personaje, entire los dos poemas, contradicciones ya reveladas
por los antiguos. Una seria la que concierne A Asclepio, el cual









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


se daba como hijo de Cor6nide en las Eoiai, y como hijo de
Arsinoe en el Catdlogo de las Leucipides. La contradicci6n exis-
tia realmente, pero Pausanias juzgaba interpolados los versos.
En el Catdlogo (?) se contaba de Endimi6n que recibiera el
d6n de fijar 61 mismo el modo y la hora de su muerte, y en las
grandes Eoiai, al contrario, se narraba que, llevado al cielo por
Zeus, y prendado de Hera, de la que engailado crey6 gozar, abra-
zando una nube, fu6 arrojado al infierno (Schol. ad. Apol. Rhod.
IV, 57).
La contradicci6n es evidence; pero semejantes argumen-
tos, lo mismo valen en contra de la unidad de los poemas
como en contra de la unidad del autor. Si, a pesar de estas contra-
dicciones, las Eoiai y el Catdlogo, se creian obras de un mismo
autor, es decir de Hesiodo, y el hecho es cierto, bien podian
considerarse como parte de un mismo poema. Lo que repugna
admitir, es la contradicci6n de un autor consigo mismo; y esta
permanece, aun cuando se separen los poemas, mientras se siga
atribuy6ndolos al mismo autor. Nada mis fAcil que introducir
versos y personajes nuevos en obras de esta naturaleza. A un Me-
senio le importaba que Asclepsio fuese Mesenio, 6 intercal6 dos
versos en el Catdlogo. En cuanto A Endimi6n, bien puede ser
que el escoliasta, citando de memorial (y en efecto no trae los
versos de los poemas), mezclara la fAbula de Endimi6n con la de
Ixi6n.
La cuesti6n no puede ser sino cuesti6n de hecho; es decir, que
se puede A lo sumo disputar sobre si los poemas eran tambi6n
un todo material, como lo eran idealmente. Parece, en efecto, que
se publicaran juntos, formando un poema en cinco cantos, de
los cuales los tres primeros estaban formados por el Catdlogo de
las mujeres, y los dos 61timos por las Eoiai. Las razones que
abonarian este modo. de ver, son las que van A continuaci6n.
Uno de los poemas que se han conservado del llamado grupo
hesi6dico, es el escudo de HIracles. Los primeros 56 versos estin
dedicados A Alemena, madre de H1racles, Anica raz6n esta de
estar alli los versos, porque, con el asunto del poema, nada tie-
nen que ver; siendo el asunto la muerte de Cicno, por mano de
HWracles, bien que esta misma muerte no sea sino un pretexto
para describir el escudo del h6roe. Ahora bien, un escoliasta nos









HESIODO


hace saber que aquellos 56 versos se leian en el cuarto libro
del Catdlogo de las mujeres. Mas como, por otra part, estos ver-
sos empiezan por las palabras i, O.r, es razonable pensar que pertene-
ciesen A las Eoiai; y la sospecha se hace casi certidumbre, vien-
do que otro escoliasta, el comentador de la 6tica de Arist6teles,
afirma que Hesiodo cantaba A Alemena en las Eoiai.
Juntando todos estos cabos, se llega A la conclusion de que
las Eoiai no debian de ser sino el 4 y 5 libro del Catdlogo de
las mujeres. Con el r6tulo de Catdlogo de las mujeres, pues los
gramAticos puede que alguna vez indicaran todo el poema, em-
pero, por 'regla general, designaban tan s6lo los tres libros pri-
meros, y con el de Eoiai 6 grandes Eoiai, los l1timos dos.
En cuanto A la circunstancia de tener el poema 5 libros, no
result de lo dicho, porque hasta ahora no hemos vistos citados
sino 4 libros; la noticia la da Suidas, no pudiendo ser sino este
el poema de Hesiodo, llamado por 61 : Catdlogo de las mujeres
heroicas, en 5 libros. Pero, si consta que el poema tenia 5 li-
bros, y es muy probable que el quarto libro se designara por el
titulo de Eoiai, nada prueba que este titulo se extendiera tambi6n
al quinto libro. Es esta una hip6tesis modern y gratuita entera-
mente. Como hAllase mentada, empero, una Teogonia, tambi6n
no falt6 quien creyese ver indicado por tal r6tulo el quinto libro.
Si se asignan h las Eoiai los dos 1ltimos libros, esto responded s6lo
A la repugnancia de multiplicar poemas y entablar cuestiones de
impossible soluci6n.
Ni dejar6 de notar que, A juicio de eruditos competentes, el
Catdlogo y las Eoiai, eran poemas diversos. El argument de
hallarse los 56 primeros versos del escudo de HWracles en las
Eoiai. no tiene para ellos valor. Que en las Eoiai se celebrara
A Alemena, es hecho que no cabe en tela de juicio; pero que se
celebrara con aquellos 56 versos, es lo que ellos no concede;
y estaria en su favor el hallarse citados versos relatives A Aleme-
na, sacados de las Eoiai, y que no se encuentran entire los 56
del escudo de Heracles. I
Se podria aqui observer que si el escoliasta dice que aquellos
56 versos se leian en las Eoiai, no dice que fueran los solos de-
dicados A Alemena. Ni falt6 quien dudara de la exactitud del
texto, en vez de oir, leyendo cir, 6 5 oir, en este caso los tres prime-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


ros versos del escudo, sonarian, no ya : 6 cual abandonada la
casa y la patria tierra, se fud d Tebas, tras el belicoso Anfitri6n,
Alemena, hija de Electrion, levantador del pueblo, sino : sola,
abandonada la casa, etc. Lo que si merece ser tenido en cuenta,
es que Suidas vivia once siglos despues de Cristo, que su biografia
de Hesiodo, es una de las peores del l6xico; y que, Catdlogo y
Eoiai, ya no existian en el siglo v de nuestra era.
El uinico que podria dar luz acerca de to'das estas cuestiones,
es Pausanias; por lo menos, es, de todos los escritores, el que
habla mAs detenidamente de los poemas de Hesiodo, en una edad
en que ninguno se habia perdido adn. Pausanias cita' A menudo
los dos poemas, y siempre por su propio titulo, por el de Catd-
logo de las mujeres el primero, y de grandes Eoiai el segundo,
fuera de dos veces en que, mAs bien por razones estilisticas que por
otro motivo, omite el vocablo catdlogo, indicando el primero. Por
regla general, indica un poema por la calidad de los versos en
que esti compuesto, un poema 6pico por las palabras: 7& Y, como
quien dijera : los exdmetros; asi es que, en vez de decir el ca-
tdlogo de las majeres, una vez usa la expresi6n: -. i.y T &6:,i.sva
sv; -,a,.; : (( los versos, los cantados sobre majeres ), y otra vez :
y ;,rY i Ta ,s r.i', i; -;w,,.z : los versos, los compuestos sobre mu-
jeres. No falt6 quien, sin mas, sospechara la existencia de un
tercer poema titulado i; -Yv".'a; !
El pasaje mAs important es el en que relata su viaje al Heli-
c6n, a cuyo pie naci6 Hesiodo. Cuenta que, en su visit al
templo de las Musas, los lugarefios le ensefiaron primero una
tabla de plomo (oltoov) en la que estaban grabados Las labores y
dias, el solo poema de Hesiodo juzgado por ellos aut6ntico. Su
tabla guardAbase cerca de la fuente de las Musas, y por la anti-
giiedad se habia vuelto- casi ilegible. Luego le mostraron otra, se-
parada de la primera, conteniendo todos los demAs poemas que
la fama atribuia A Hesiodo. ( Hay otra tabla, dice, separada de
la primera, como que Hesiodo habria escrito por supuesto un
gran numero de poemas (3: is'"), 61 en que se cantan las majeres
(-c ie; -'v c.-a; Ts 2&~6~sz) y ademds el que denominan grandes Eoiai.
(/.v .; .sy ; 2; s- i zvp,s 7ty 'Ho2; ,). Se sigue la numeraci6n de
los demAs poemas contenidos en la tabla. El poema en que
se cantan mujeres es el Catdlogo de las mujeres. Se pro-









IIESIODO


puso substituir a; z/. 6 xz. &; siendo entonces el significado : el en
que se cantan nmjeres al que tambie'n denominan grandes Eoiai;
pero el cambio no es permitido por el -i que precede: Sk i; puvTxza;
z... ... la uni6n de las dos copulativas equivaliendo A : no solo,
sino.
Por lo demis, suprimiendo aqui la distinci6n, queda en toda
la obra, de modo que seria cerrar los ojos A la luz del sol, negar
que para Pausanias el Catdlogo de las mujeres y las grandes Eoiai
eran dos poemas distintos. Rindi6ndose a la evidencia, para con-
ciliar a Pausanias con el escoliasta citado arriba, la gran mayoria
de los critics piensa hoy dia que los dos poemas, separados en
una 6poca, fueron reunidos, formando uno solo. Mucho mAs pro-
bable me parece a mi lo contrario; es decir, que el poema, uno
en principio, se dividi6 en dos.
El poema era materialmente uno, es decir que los dos
poemas se publicaban juntos ya desde el principio, y pro-
bablemente nunca fueron separados. Tambi6n idealmente se
ha visto que uno era complement del otro; y primero el
nombre de Catdlogo abarcaba ambos poemas; pero las diferencias
de forma, tan notables entire los tres primeros libros y los ilti-
mos dos, hizo se consideraran aquellos como algo separados de
6stos; luego el nombre de Catdlogo se limit d la primera parte,
tomando la segunda el de Eoiai; y, por fin, se los mir6 como dos
poemas.
El modo de expresarse de Pausanias : las que los Griegos
todos denominan grandes Eoiai, confirmaria esta suposici6n. Pau-
sanias tenia ademrs una raz6n particular para marcar la distin-
ci6n de los dos poemas, y era que para 61 las Eoiai eran ap6cri-
fas, y el Catdlogo genuino.
Muchos extrafiaran el que Pausanias creyese aut6ntico el Ca-
tdlogo y ap6crifas las Eoiai; tanto mAs que las Eoiai gozan al
parecer, de las simpatias de la critical; pero, el mismo Pausanias
no deja duda al respect. < De Hieto, dice, hace menci6n tambidn
el que compuso el poema, d que los Griegos llaman Grandes
Eoiai. x (Boeot., IX, 36, 5). El que compuso el poema, luego
el poema, seg6n Pausanias, no era de Hesiodo. Poco mas adelante
vuelve a decir : < lo atestigua tambidn el que compuso el poema
Las grandes Eoiai .









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Agr6guese que Pausanias, que tantas veces cita las Eoiai,
nunca junta A 61 el nombre de Hesiodo : y esto no porque no
podian ser sino de Hesiodo, mas precisamente, porque, se-
g6n 61, de todos podian ser obra menos que de Hesiodo. En
cambio, cuando se trata del Catdlogo, que para 61 era aut6n-
tico, entonces aparece el nombre de Hesiodo. (( S6 que Hesiodo,
en el poema el Catdlogo de las majeres por dl compuesto ('HTIso0
wza.'ci zv xaTc])'/ yu'lxcoE) (I. 43. i) TIrio', T4v-w : He-
siodo poetizando...
En ciertolugar rechaza la version, aceptada en el Catdlogo, de
la leyenda de Asclepio. Este, seghn 61, era hijo de Cor6nide y no
podia ser de otra manera, puesto que el orAculo mismo habia
resuelto, en este sentido, la cuesti6n; si, pues, en el Catdlogo,
Asclepio, es presentado como hijo de Arsinoe, serA porque, dice :
<6 Hesiodo se ha equivocado, 6 los versos son interpolados.
En cuanto A las Eoiai, mAs tarde eran juzgadas ap6crifas por
Eliano tambi6n.
Para concluir, me parecen hechos probados los siguientes :
i Cuando el Catdlogo y las Eoiai aparecieron, formaban un solo
poema en 5 cantos, sin titulo ninguno y con solo el nombre del
autor, es decir, Hesiodo; 20 Estrab6n, con el titulo de Catdlo-
go, se refiere A todo el poema, mientras el autor de la Biblioteca,
que hubo de serle contemporAneo, cita la obra todavia por el
solo nombre de Hesiodo; 3 La diferencia de forma de los tres
primeros libros y los dos 1ltimos, y la repetici6n tan singular
en estos de las palabras *i, otr, fu6 causa de que las dos parties se in-
dicaran cada cual con un nombre especial, quedando el titulo de
Catdlogo A la primera, y forjAndose el de Eoiai para la segunda;
4o Los nombres distintos acostumbraron A considerar las dos par-
tes casi como dos poemas distintos : y esta costumbre era ya
establecida en tiempo de Pausania. La formula : las que los
griegos i",vo',.tctv han dado en Ilamar los grandes Eoiai; esta f6r-
mula, indica que ya se estaba acostumbrado A considerar co-
mo un poema aparte los dos iltimos cantos; 5o Por fin, segin
Pausanias, no s6lo las Eoiai eran distintas de los Catdlogos, sino
que, mientras los Catdlogos eran obra de Hesiodo, las Eoiai eran
una afiadidura posterior.
Mas de haber llegado la critical A separar las Eoiai del Catd-








HESIODO


logo, y considerar aqu6llas como un poema ap6crifo incorpo-
rado 6 afiadido A 6ste, que seria obra genuina de Hesiodo, de
esta separaci6n 6 distinci6n, no se sigue que los dos poemas no
continuaran siendo publicados juntos, y como formando un poe-
ma, una obra sola. Asi es que Suidas pudo haberlos vistos citados
como tales, es decir, como un solo poema en cinco libros. No
pretend dar con esto. la cuesti6n por resuelta, sino simplemente
exponer mi opinion al respect.
Pasando ahora a tratar de la autenticidad (es decir, de
si los poemas son obra de Hesiodo), dir6 que 6sta, con
respect al Catdlogo, no fu6 jams puesta en tela de juicio, menos
que por los Beocios, al contrario de lo que aconteci6 con las Eoiai,
juzgadas ap6crifas por Pausanias,por Elianoyotros. Loquese
haya de pensar al respect, result de lo dicho. Ambos poemas fue-
ron atribuidos a Hesiodo, porque se le creia autor de la Teogonia;
cuyos 61ltimos versos hacen esperar un poema de la naturaleza
del Catdlogo y de las Eoiai; como empero, creo haber demos-
trado que la Teogonia no es obra de Hesiodo, viene con eso a
faltar la base de la atribuci6n. Si la Peogonia no es de Hesiodo,
no lo serAn los dos poemas; podrian empero ser obra del autor de
la Teogonia; y es esta otra cuesti6n, que supone empero de-
mostrada de antemano la antigiledad de las dos obras. Si result
que son antiguas, si se puede demostrar que no son posteriores
al siglo vii, entonces podra admitirse pertenezcan al autor de
la Teogonia.
De la Teogonia, hemos visto que se encuentran rastros de
su existencia, desde Mimnermo, es decir, desde fines del siglo
vii. Todos los fil6sofos del siglo vi, Pitagoras, Jen6fanes, He-
rAclito, acusan A Hesiodo de haber envilecido el concept de la
divinidad, atribuyendo A los Dioses todas las acciones que son
criminals entire los humans; y tal acusaci6n no cae sobre He-
siodo, sino en cuanto se le creia autor de la Teogonia. De citas de
la Teogonia, rebosan las obras de Plat6n y de Arist6teles, lo
propio como de alusiones A Las labores y dias. Muy distinto es
el caso del Catdlogo y de las Eoiai. Si fueron compuestos en el si-
glo vii, por cuatro siglos debieron de permanecer ocultos, porque
no se encuentra menci6n de ellos en ningdn escritor, antes del si-
glo in a. d. C. Gran part de la literature griega se ha perdido,
AnT. onHI. xx-3









REV1STA DE LA UNIVERSIDAD


es verdad, pero esto poco importa en el present caso; porque si
algin escritor antiguo los hubiese citado, los escoliastas lo in-
dicarian. d No se perdieron muy pronto las obras de Acusilao ?
Sabemos, no obstante, que censuraba la Teogonia, sobre various
puntos.
No es admisible que poemas que celebraban el origen de ca-
da ciudad, y que bajo este respect merecian ser tenidos como
el archivo de los titulos de nobleza de toda la naci6n, y poemas,
no del primer allegado, sino de Hesiodo (porque se les creia tales)
durante tantos siglos, y sobre todo en el siglo v y iv, siglos de
tanta cultural, de tantas investigaciones y controversial, no ofre-
ciesen A ninguno jams la ocasi6n de mentarlos. S6 que no
tenian titulo, pero si existian, y eran conocidos. Dado que uno
so hallara en la necesidad de citarlos, el titulo se lo habria for-
jado 61, como hicieron los gramAticos de la 6poca posterior.
Porque este seria el hecho : el Catdlogo y las Eoiai, compuestos
antes del siglo vii a. d. C., serian mentados por primera vez
y en confuse cinco siglos despu6s por Hermerianacte, y tan s6-
lo dos siglos mas tarde con alguna mayor precision por Estrab6n;
y 1 tales poemas serian obra del mas c61lebre y antiguo, poeta, des-
pu6s de Homero, conteniendo las memories mAs queridas para un
Griego! Erat6stenes se ocup6 much en determinar los conoci-
mientos geogrAficos de Homero, comparAndolo A menudo con
Hesiodo, y citando los lugares y las naciones conocidas por 6ste
6 ignoradas por aqu61l; y da como tales el Nilo, el Etna, los
Tirrenos, que todos se hallan mentados en la Teogonia. i Qu6 de
pueblos y paises nuevos se nombraban en el Catdlogo y las Eoiai!
pero de ninguno de 6stos hace menci6n Erat6stenes. 4 C6mo es po-
sible que, conoci6ndolos y crey6ndolos de Hesiodo, los desaten-
diese ? y que siendo populares, los ignorase 61, prefecto de la
biblioteca de Alejandria, autor de un catAlogo de la biblioteca ?
Arist6fanes de Bisancio much se ocup6 acerca de la auten-
ticidad de las obras literarias, y si ment6 el Escudo de Hdracles
y le declare ap6crifo, nada dijo, empero, ni del Catdlogo ni de
las Eoiai. Aristarco seria el primero que se sirviera de un ejemplo
sacado, al parecer, del Catdlogo, para sostener una opinion suya.
S61o que el escoliasta que da la noticia, no indica la proveniencia
del ejemplo; y es conjetura modern que fuese el Catdlogo.









HESIODO


Hay un pasaje de Plat6n que dice : (( Hesiodo tambi6n habla
de Minos en t6rminos parecidos a los de Homero; porque, nom-
brAdole, agrega que fu6 el mds rey (a2tleujTs;) de los mortales.
Sus versos son estos :
( Rein6 sobre un gran nd mero de los pueblos que vivian en su
derredor, teniendo el cetro de Zeus, y con el reinando sobre las
ciudades. )
Plutarco alude A este pasaje de Plat6n en la vida de Teseo :
(( Minos sigue siendo difamado 6 injuriado en los teatros del
Atica, y poco le sirvi6 el haberlo Hesiodo llamado el muy rey
(3cX&r,-fzo). Aqui Plutarco da como de Hesiodo la palabra pat),e-
TO; 0: muy rey.
Mas ni Plutarco ni Plat6n, indican en qu6 obra Hesiodo llama-
ra may rey A Minos. Que fuera en el Catdlogo, es simple conje-
tura. Tampoco estA demo-strado que era en el Catdlogo en donde
Hesiodo mentaba a los Hiperboreos (Her. IV, 32).
Ninguna citaci6n direct, pues, hasta el principio de nuestra
era; es decir, puesto que los dos poemas sean del siglo vii, por
site siglos! Vamos A ver si las indirectas bastan para producer en
nosotros el convencimiento de la antigiiedad de los poemas.
El primer argument indirecto puede formularse de este modo
((de la antigiiedad del escudo de Heracles hay pruebas ; pero,
6 este poema era parte de las Eoiai, 6 contenia por lo menos
56 versos de las Eoiai : luego, las Eoiai son antiguas tambidn.
La prueba de la antigiiedad del escudo de Heracles, es que cons-
ta haber Estesicoro creido en su autenticidad, lo propio como
Apolonio Rodio. Todas estas noticias las debemos A un famoso
escolio, el mismo que va A continuaci6n : (( El principio del es-
cudo de H6racles, encu6ntrase en el 4o libro del Catdlogo hasta
el verso 56. Suponia Arist6fanes, no ya el c6mico, sino cierto
otro gramdtico, que el Escudo no era de Hesiodo, sino de algdn
otro, que se propuso imitar el escudo hom6rico (la descripci6n
que hace Homero del escudo de Aquiles). Pero, Megacles Ate-
niense, creia genuino el poema, y entire los demas, censura que
mueve A Hesiodo, encuentra absurdo que Hefesto (Vulcano), for-
jara las armas para los enemigos de su madre. Apolonio Ro-
dio, en el libro III, dice que es de Hesiodo, y lo colige del estilo,
y de ver que Jolao, en el Catdlogo tambi6n, guia el carro de









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


H6racles. Igualmente Estesicoro sostiene que el poema es de He-
siodo. )
El modo con que el escoliasta habla de Arist6fanes de Bi-
sancio (cierto gramdtico) prueba que no era muy antiguo : ya
que la fama de Arist6fanes, grandisima en su tiempo, se conser-
v6 largamente en lo sucesivo; y tan grande fu6, que se compuso
sobre l61 una leyenda. El juicio de Arist6fanes, maestro de Aris-
tarco, vale mAs que el de todos los demas, y A nadie, de fijo, se
le ocurriria hoy career obra de Hesiodo el Escudo. Pero, aunque
ap6crifo, pudo ser antiguo.
Important es lo que toca A Apolonio Rodio, hombre docti-
simo y poeta de poca inspiraci6n, pero de much elegancia. De
este escolio se colegiria que el primero que menta el Catdlogo
seria Apolonio Rodio, que floreci6 en el siglo in a. d. C.
Tambi6n de esta cita y de la de Estrab6n, se podria argiiir que
el titulo del poema entero era : Catdlogo, y que la especifica-
ci6n : de las mujeres, se agreg6 cuando el poema fu6 dividido
en dos parties, llamAndose grandes Eoiai la segunda, y Catdlo-
go de las mujeres los tres primeros libros. Es una hip6tesis que
no seria dificil demostrar.
Mas, aceptando el escolio, la antigiiedad del escudo de Heracles
resultaria no tanto del testimonio de Apolonio, cuanto de el de
Estesicoro, que vivi6 entire 632 y 556 a. d. C. Como Estesicoro
era poeta coral, es dificil imaginar en qu6 circunstancia pudo
haber expresado tal opinion. Agregaremos que tambi6n Arqui-
loco habria conocido el Escudo de Hdracles.
Por el moment, no debemos entrar en otras cuestiones y
daremos como demostrado la antigiiedad del escudo de Hiracles:
mas, no result de ello, que ya desde principio., llevara como
proemio, el trozo relative a Alemena. Sin embargo, dado que
fuera possible demostrar la antigiiedad tambien de este trozo, la
inica conclusion razonable A que se Ilegaria, es que de ahi el
compilador de las Eoiai tomara la idea de su formula: i oi'y ; y para
acreditar mAs el embuste, copiara en las Eoiai los primeros 56
versos del Escudo. Este argument, pues, no demuestra nada, si
por otros medios no se logra comprobar antes la antigfiedad de
los poemas.
Pruebas indirectas no faltarian, A no ser que todas pue-









HESIODO


den retorcerse. Cuenta Estesicoro el mito de Tindaro, en de-
talles id6nticos A los del Catdlogo, y seg6n el escoliasta, pa-
ra quien el Catdlogo es anterior A Estesicoro, 6ste lo tom6
de aqu61l (Schol. Eurip. Orestes, 249). Mucho mas probable
es, al contrario, que el autor del Catdlogo, lo tomara de
Estesicoro. Hay en Pindaro frases con que parece censurar uno
que otro detalle de cuentos misticos, tal como se narraban en
las Eoiai 6 los Catdlogos. Mas los mismos mitos con los mismos
detalles, se exponian en las obras de uno que otro log6grafo.
Y qui6n puede demostrar que la censura no se diriga al log6-
grafo ?
Mejor sera traer algunos ejemplos :
So contaba en las Eoiai, que Cor6nide, infiel A Apolo, se cas6
con Isquis, hijo de Elato y nieto de Arcas. ( Pero, nuncio del
acontecimiento, decia el poeta, vino un cuervo, mientras celebra-
base el banquet nupcial (Eepi; &7' aa6TSq, literalmente : volando...
el sagrado banquete, A la santa Pito, y sefialaba el hecho al in-
tonso Febo que lo ignoraba, esto es, que Isquis, el hijo de Elato,
se habia casado con Cor6nide, hija de Flegias, prole de Zeus. )
Este mismo mito es el asunto de la tercer oda Pitica. Pindaro
lo habria tornado de las Eoiai, y modificado para elevarlo al al-
to concept que 61 tenia de la divinidad. Las modificaciones son
dos : la primera concierne A Cor6nide, la segunda A Apolo. Co-
r6nide, segdn Pindaro, se habria entregado A Isquis sin casarse;
al paso que en las Eoiai, se hablaba de un banquet nupcial y de
bodas: Y-,.- Kopw,(v. Con esta modificaci6n la culpa de Cor6nide ve-
nia A ser mas grave, y mas justificada la c61lera de Apolo. El
segundo remiendo consistiria en la supresi6n del cuervo que Apo-
lo, segin Pindaro, todo lo sabria de su mismo coraz6n, sin que
fueran menester nuncios.
Ante todo habria que ver si Pindaro se mantiene fiel a este
program y si doquier excluye los nuncios; y luego, en qu6 ga-
naria el concept de la divinidad con suprimir el cuervo. Mas
no se trata aqui de las intenciones de Pindaro, sino de la interpre-
taci6n de sus versos. He aqui el pasaje :


My.Tpctiw aic' Apzx3(2;as









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


(( porque (Cor6nides) durmi6 en el lecho de un peregrine lle-
gado de Arcadia.


< pero no se ocult6 al vijia. )
He aqui indicado un vijia, un centinela, un espia, axovo6v, que no
puede ser sino el cuervo.





( estando pues por ventura en Pito, que recibe tantas victims
([r.XoS6xo), Loxias, el rey del temple, lo vino A saber >> es decir:
mds Loxias (Apolo), estando en su temple en Pito, entire las
victims, lo vino d saber :




(lo vino a saber) < dirigiendo, seg6in las indicaciones del men-
sajero, que fu6 A 61 en derechura (sejO'uTi), el pensamiento en su
mente que todo lo vi6 ).
Quiere decir que Apolo, interpretando las indicaciones del men-
sajero (que esto significa former la opinion segiin las indicacio-
nes), todo lo vi6 con su mente. Otra vez tenemos indicado el
cuervo.
La traducci6n, que Ilamaremos traditional, se form bajo el
prejuicio de que Pindaro elimine el cuervo, para dar una opinion
mis noble de Apolo; y seria esta : Apolo lo supo modificando
el pensamiento segiin las indicaciones del mds veridico de los
nuncios, su mente, que todo lo ve. ) ; La mente que, seg6n las
indicaciones de la mente, modifica el pensamiento! iy la mente
nuncio de la mente! Pindaro indica un hecho,: con su mente
lo vi6 todo, y en la traducci6n rutinaria, el echo se vuelve una
calidad : la mente que todo lo sabe I Pindaro dice derechisimo
SO'j iT), adjetivo que siempre 61 junta con verbos de movimiento, y
en esa traducci6n el adjetivo se cambia en el mds recto. Pero,
dejemos las pol6micas : para nosotros ha de bastar que bien









HESIODO


dos veces se habla de un mensajero; y que aun cuando. se llega-
ra A eliminar con una interpretaci6n sin sentido la segunda in-
dicaci6n, queda la primera, como bien advirti6 Grote.
Concluyendo, diremos que Pindaro, en lo del cuervo, no se
aparta de la leyenda. Sin las indicaciones del escoliasta, sin la
prevenci6n de que Pindaro, tiende A elevar el concept de la
divinidad, ese pasaje seria tan claro como puede desearse. ( Ha-
brA nada mas claro que esta sentencia : << interpretando las in-
dicaciones del mensajero que vol6 A 61 sin demora, su mente
lo vi6 todo ? Pues esto dice Pindaro.
Si algo puede demostrar que Pindaro, al escribir estos versos
pensaba en las Eoiai, no es en este pasaje, sino en el principio
del 6podo. Recu6rdese que, seghn las Eoiai, Isquis se casaba con
Cor6nide, y el cuervo volaba A dar la noticia al Dios, partiendo
de la misma mesa nupcial : ;Epf;$. 8aoc6;. Pues bien, Pindaro niega
esta circunstancia; niega, quiero decir, que Cor6nide, se casara, y
por la expresi6n que usa, su intent parece ser el de contrade-
cir A las Eoiai: : llevando todavia (en el seno) el puro semen del
dios, no esperd que llegara la mesa nupcial ( ,rp7,av vap.'sav). Mas
primero, independientemente de las Eoiai, el hecho de no haber-
se Cor6nide casado, estA indicado en el mismo nombre de Isquis
('.yj:;) que significa violencia, luego sabemos de otro escolio (verso
5o), que Fer6cides, cantaba la misma fAbula y con detalles casi
id6nticos.
Cuenta Pindaro, en la quinta oda Istmica, que H6rcules se fu6
A Egina, para persuadir A Telam6n A que le acompafiara en la
expedici6n contra Troya. Lleg6 H6racles, mientras Telam6n es-
taba banqueteando, y sent6se tambi6n 61 A la mesa. Al moment de
libar, H6racles, p6sose de pie, y tomada de mano de Telam6n
la copa que le ofrecia, rog6, levantAndola, A Zeus que el nifio que
estaba para nacer de Eribea, se criase sano y robusto de Animo y
de cuerpo. No bien hubo terminado H6racles su ruego, cuando en
el cielo apareci6 un Aguila, serial de que Zeus escuchaba el voto.
H6racles, entonces, alegrAndose en verla, vuelto A Telam6n, le or-
den6 que al hijo que estaba para nacer le llamase Aiax, tomando el
nombre del Aguila augural.
Pues bien, el escoliasta nota aqui: u Fu6 tomada la his-
toria de las grandes Eoiai. HablAndose en ellas de la buena









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


acogida que H6racles recibi6 de Telam6n, y del voto que
express, vestido como estaba de la piel del le6n; se con-
taba lo del Aguila, feliz agfiero de la expedici6n que di6 el
nombre A Aiax. )) El escoliasta, que vivi6 unos seis siglos, por lo
menos, despues de Pindaro, creia que las Eoiai eran obra de
Hesiodo, anterior a Pindaro en much, y hallando el mismo cuen-
to en las Eoiai y en Pindaro, no dud6 de que Pindaro lo tomara
de las Eoiai. Lo contrario, es decir que el autor de las Eoiai
copiara A Pindaro, era sospecha que no se le podia ocurrir. Y
con todo, no es possible que Pindaro tomara un mito sin variar
las circunstancias y modificarlas. Es verdad que mientras no sea
possible demostrar lo contrario, hay que aceptar la afirmaci6n
de los escoliastas, por mAs que aparezcan poco dignos de fe.
Mas, en este caso, no faltan otros indicios de la poca antigtiedad
del Catdlogo y las Eoiai.
Miller, dice que no se form el mito de Cirene antes del si-
glo vii, y que, pues, el hallarse el tal mito en las Eoiai, demos-
traria que no son tan antiguas como se pregona, A no ser inter-
polados los versos. Mucho mas natural es juzgar todo el poema
una falsificaci6n, como lo juzgaba Pausanias, y extender el jui-
cio de 6ste al Catdlogo tambi6n. Se dira que la tradici6n merece
ser respetada; y nadie esta de ello mAs persuadido; pero se ha
de respetar s6lo cuando la hay. Pues bien, la antigfiedad de estos
poemas, descansa, no ya en la tradici6n, sino en conjecturas 6 im-
presiones personales de gramAticos de la 6poca romana, como
es facil de demostrar.
Apolonio Rodio se vi6 arriba que juzgaba aut6ntico y, pues,
antiguo, el Escudo de Heracles, y fundamentaba su opinion en
que antiguo le parecia el estilo; y por razones sugerentes Arist6-
fanes juzgaba ap6crifa la misma pieza; y Ateneo opinaba que
eran de Hesiodo las Bodas de Ceice, no porque la tradici6n las
proclamara tales, mas porque, A su parecer, el estilo tenia trazas
de una grande antigiiedad.
Una prueba aun mas concluyente de la reciente edad de esos
poemas, es la que va a continuaci6n.
El nombre de Helenos llamaba sin duda la atenci6n de los
eruditos; e de d6nde pudo derivar P De problems por el estilo
se ocupaba con especialidad Pindaro; y 61 es el primero A quien









IIESIODO


se le ocurri6 pensar en los Selos, de quienes habla Homero.
Aquiles, en despedirse de 61 Patroclo, dirige una s6plica a Zeus
que hizo fantasear no poco A los f6rvidos cerebros griegos.
(( Zeus rey, Dodoneo, Pelasgico, que vives lejos, reinando sobre
Dodona, mala en invierno : en torno de ti los Selos habitan, int6r-
pretes (uTag;xi) con los pies no lavados, durmiendo por tierra )).
Alguna vez se nos ofrecera la ocasion de estudiar detenidamente
este pasaje. Por el moment, bastarA notar que present indicios
certeros de alteraci6n. Indicar6 uno : la palabra uno^ctt, que se in-
terpreta interpretes por conjetura, no se encuentra en otro escri-
tor, por lo que yo sepa ; puesto que el w.stjopE; de Apolonio tiene
otro sentido. Lo que se leia en el texto, lo demuestra el cotejo
con el pasaje de Herodoto, en el libro segundo, en que se habla
del orAculo de Dodona : alli encontramos la verdadera lecci6n :
,5ico 6'ry. Pero dejem6nos de ello, y volvamos al grano.
Pindaro fu6 el primero que vi6 una relaci6n entire el nombre
de Selos y el de Helenos; y fu6 para indicar tal relaci6n, que,
en cambio de escribir Selos, escribi6 Helos : siendo el cambio de s
en principio de palabra, en una aspiraci6n normal en griego.
Arist6teles lo adivin6 y hablando del diluvio, de Deucali6n, y
de la antigua Grecia, dice que esta consistia en la comarca si-
tuada cerca de Dodona y el Aqueloo; en donde (dice) habita-
ban los Selos, y las tribus que hoy se llaman Helenos, y entonces
se llamaban Griegos. )
La hip6tesis de Pindaro no ha progresado, pero ha sido no-
tada. Ninguna raz6n tenia Arist6teles para notar que en la antigua
Grecia habitaban los Selos, sino la relaci6n que entreveia entire
Selos y Helenos. Pero la hip6tesis progress y di6 otro paso con
la invenci6n que aquella comarca en donde habitaban los Selos,
se llamaba Hellopia.
Este paso se debe al autor de las Eoiai; y lo sabemos del es-
coliasta de S6focles, como que tambi6n el gran trAgico hablaba
de Dodona y de los Selos, y describia aquel pais sin empero co-
nocer el pretendido nombre de Hellopia que las Eoiai le impo-
nian : pues bien, el escoliasta nota : dicen que Dodona no sea
sino la Hellopia; este es el nombre que da Hesiodo al pais en
las Eoiai. >)
Ademas, en las palabras de Arist6teles citadas arriba, hay otra









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


noticia, la de que los Helenos se llamaran en antiguo Griegos:
hip6tesis que no podia surgir sino en los tiempos y en el cere-
bro de Arist6teles, como que presupone un conocimiento de los
pueblos ItAlicos, en donde los Helenos eran llamados Griegos;
y presupone la observaci6n de que los primeros Griegos conoci-
dos por los Italianos, debian de ser los de Epiro; y ademis el re-
conocimiento que los Epirotas pertenecian A la naci6n griega, y
mil conocimiento-s que es absurdo suponer en Grecia en la edad
que se asigna A las Eoiai. Por de pronto, el primero que sali6
con ese nombre de Griegos fu6 S6focles, y segin 61 era un apodo
injurioso. Tan singular le parecia A Focio que S6focles pudiese
tener noci6n de este nombre en su edad, que crey6 que en el
texto se debia de leer p'Tv.c y no vpizot.
Pues bien, el Catdlogo empezaba por decir que de Pandora
y Zeus naci6 Graico. Supongamos que se llegue A demostrar que
los versos son esp6reos (lo cual s6lo seria possible cuando por
otros medios diversos de los intrinsecos se pudiese establecer la
antigfiedad del poema) siempre quedaria el trozo relative A la
Hellopia, que segin se echa de ver, por las palabras de Aris-
t6teles, tiene relaci6n intima con la denominaci6n de Griego.
Ni la tradici6n ni document ninguno, abona la antigiiedad
de estos poemas : los vemos aparecer sin titulo en principio,
cuando mAs, del siglo in, llevando signos numerosos de su edad
reciente, y tan claros, que para retener antiguo el poema, se han
de career espdreos (y tales eran por Pausanias, por Eliano y otros
las Eoiai). Dodwel, primero, advirti6 la imposibilidad de fechar
su composici6n en 6poca anterior al siglo v; agr6guese que,
ademAs de ap6crifos, esos poemas fueron compuestos mAs de
prisa, porque no creo possible imaginar un cent6n de versos y
frases hechas comparable con ellos. Despu6s de Antimaco, que
floreci6 hacia 4oo a. J. C., y por el ejemplo dado por 61, la poesia
se hace, como diriamos hoy, refinada, es decir, amiga de lo
arcaico y rebuscado, y como monument, quedan los versos de
Licofr6n, y los 90 versos del tantas veces mentado Hermesianac-
te, que siguen siendo, en parte, un enigma.
En tal 6poca (segunda mitad del siglo iv), es cuando se ad.-
vierte no s6 qu6 entusiasmo para Hesiodo, como que se le juz-
gaba mis antiguo que Homero, y este entusiasmo dura en el si-









HESIODO 43

glo iii, y vemos que Eufori6n, de cuyo nombre se sirvi6 Cicer6n
para designer a los decadentes de su tiempo, compuso un poema
titulado Hesiodo. Nada mas probable que alguien compusiera
estos poemas, aprovechando todos los escritos geneal6gicos ante-
riores, y los publicara como obras de Hesiodo, 6 mejor pre-
sentara como tales a los emisarios de Ptolomeo, que por
aquel tiempo, recorrian la Grecia en busca de obras antiguas,
que pagaban cualquier precio. Expongo mi opinion, no la impon-
go : y s6lo porque me parece evidence, me atrevo A seguir mi
parecer, abandonando el de los otros; puede que me equivoque,
pero me es impossible y creo ilicito llamar blanco a lo que me
se muestra negro.
Ciertamente fuera menester una demostraci6n mas detallada, y
veria con gusto que la emprendiese el que de vosotros disponga
de mayor tiempo.
FRANcisco CAPELLO.













SOBRE LAS SINESTESIAS





Las sinestesias han sido parcialmente estudiadas. Su carta de
ciudadania, en el terreno de la psicologia, como fen6menos nor-
males, data de estas iltimas d6cadas.
El fen6meno ha sido sefialado casi siempre en los casos de
anormalidad y Max Nordau, estudiando las sinestesias de algunos
literatos contempordneos, las llega a conceptuar como fen6menos
netamente patol6gicos.
Consider a las sinestesias como imAgenes asociadas, como la
evocaci6n de una imagen resultado de la producci6n, en caso de
ser nueva, 6 resurrecci6n, en caso de ser antigua, de otra imagen.
En los casos de sinestesias, pues, una imagen es principal, real,
la otra secundaria y subjetiva, y provocada por la imagen prin-
cipal.
Morselli habla de la asociaci6n de imAgenes consecutivas, pero,
en realidad, pueden existir asociaciones entire imAgenes consecuti-
vas, entendiendo la palabra en su acepci6n fisiol6gica, como entire
imAgenes no consecutivas. Si se tiene en cuenta el uso del voca-
blo consecutive, aplicado a las imAgenes, dir6 que en todo caso
la imagen asociada 6 mejor dicho evocada en las sinestesias es
secundaria, pero no consecutive (i).
Mercante cree mas correct designer a estas asociaciones con

(i) En las sensaciones las imdgenes consecutivas no son las asociaciones secundarias evo-
cadas por una sensaci6n, no se involucra con esta denominaci6n A las sinestesias. Las
imAgenes consecutivas son otra cosa muy diferente. A este respect dice Beaunis : ( Si
on regarded an moment le soleil on une flamme brillante et qu'on ferme rapidement les yeax,
oa si on iteint une lampe dans l'obscuritd, on voit pendant quelque temps une image du corps
lumineux ; c'est ce qa'on a appeIl image accidentelle positive on image consecutive. (Physiol.
Hum., II, pAgina 531. Lo mismo se Hlaman imagenes consecutivas auditivas, tactiles, t6r-
micas, etc., A la persistencia de la sensaci6n.









SOBRE LAS SINESTESIAS


el nombre de sinestesias psiquicas y Suarez de Mendoza las lla-
ma pseudoestesias.


CLASIFICACI6ON

Las sinestesias no son exclusivas de determinadas sensa-
ciones y deben ocurrir entire cualquier g6nero de sensaciones.
Unas mAs intensas, se hacen asi evidentes, las otras con una inten-
sidad minima no son sefialadas, sino como casos excepcionales
en ciertos sujetos, donde la intensidad de la evocaci6n secunda-
ria alcanza A un grado poco coming.
Mercante al establecer su clasificaci6n, huye del terreno de
la hip6tesis, para fijar la atenci6n en los datos que le proporcionan
la observaci6n y la experiencia. No obstante esto, ha omitido
las asociaciones kin6ticas. Por lo demAs su clasificaci6n se refiere
a la normalidad, habiendo dirigido sus pesquisas a lo fisiol6gico
y no A lo patol6gico. La clasificaci6n de ese autor es como si-
gue (i):
i. Sinopsias DiagramAticas.
(fotismos) ( Personificadas.
2. Sinacusias
Sinestesias psiquicas (fonismos) Musicales.
3. Sinosmias Coloreadas Verbales.
4. Sinageusias Etc.
5. Tactiles
Reservando el nombre de sinestesias exclusivamente para las
asociaciones 6 evocaciones secundarias provocadas por sensacio-
nes tactiles, la clasificaci6n complete seria la siguiente :
I. La imagen visual, evoca una imagen secundaria :
opsicusias.
opsiestesias.
Sinopsias opsiosmias.
opsigeucias.
opsikinesias.
II. La imagen auditiva, evoca una imagen secundaria :

(i) MERCANTE, La Verbocromia, pagina 17. D. Jorro, editor. Madrid, 19go.









46 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

I acupsias.
acuestesias.
Sinacusias acuosmias.
S acugeusias.
acukinesias.

III. La imagen olfativa evoca otra secundaria :

/ osmiopsias.
I osmiestesias.
Sinosmias osmiacusias.
osmigeusias.
osmikinesias.

IV. La imagen gustativa evoca otra secundaria :

aguepsias.
aguestesias.
Sinageusias agosmias.
aguecusias.
aguekinesias.

V. La imagen tactil evoca otra secundaria :

esteopsias.
esteosmias.
Sinestesias esteacusias.
esteageusias.
estekinesias.

VI. La imagen kin6tica evoca otra secundaria :

kinopsias.
I kinacusias.
Sinkinesias kinageusias.
kinosmias.
kinestesias.

Esta clasificaci6n es much mis complete, pero es te6rica hoy
por hoy, por cuanto algunas de esas asociaciones 6 evocaciones
secundarias no han sido notadas, ni estudiadas, ni siquiera indi-
cada; otras, en cambio, son sumamente frecuentes y han sido ob-









SOBRE LAS SINESTESIAS 47

jeto de numerosos trabajos monograficos. Las asociaciones con
el element kin6tico secundario, 6 mejor dicho las que evocan
imAgenes kin6ticas, sobre las cuales llam6 la atenci6n no ha mu-
cho (i), y que yo sepa, nada se habia dicho hasta entonces, son en
extreme vulgares; las que denomino audokinesias, por ejemplo,
afectan A todos los sujetos y son, por lo demas, de una evidencia
extraordinaria, y en la clasificaci6n de Bac6n, sobre los hechos de
observaci6n, pertenecerian A la categoria de los privilegiados, por
cuanto se revelan al menor anAlisis. Estas asociaciones son de
una intensidad y claridad much mayor que los fotismos y los
fonismos, que han dado motive A una riquisima bibliografia.


INVESTIGACIONES

Puede decirse que Flournoy, es quien inicia las verdaderas in-
vestigaciones de carActer cientifico en lo que respect A estos fe-
n6menos. Sus pesquisas se dirigieron especialmente sobre las si-
nopsias, que habian sido sefialadas por Sachs, y el fin primordial
de sus investigaciones fu6 el de precisar la frecuencia del fen6-
meno.
Anglave, Verga, Lusanna, Baratoux, SuArez de Mendoza, etc.,
realizaron investigaciones estudiando el fen6meno especialmente
en la edad viril.
El porcentaje, en lo que atafne exclusivamente A los fotismos,
segiin Beaunis, alcanza A 12; mas tarde, se comprob6 que esta
cifra era demasiado reducida y que el fen6meno afectaba A un
n6mero mAs crecido de sujetos.
Primitivamente se conceptuaba al fen6meno como excepcional
y en la mayor parte de los casos se habia observado en sujetos afec-
tados de diversas psicopatias, presentAndose asi como epifen6-
menos injertados en estados clinics mAs 6 menos obscures. A
media que el fen6meno se dilataba en el terreno de lo normal,
las sinestesias se trataron A simple titulo de curiosidad cientifica.
No es mi prop6sito estudiar los resultados de las investigacio-
nes realizadas en el adulto, ni en el terreno de lo normal, ni en el


(I) Vease R. SENET, Las Estoglosias. D. Jorro, editor, Madrid, 1911.









48 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

de lo patol6gico. Desde Flournoy A hoy, poco se ha adelantado
en el sentido que me interest, pero lo realizado tiene valor po-
sitivo.
La investigaci6n de Galton interest desde luego por sus conclu-
siones. Sus pesquisas abarcaron un campo muy reducido y se
dirigieron solamente A los diagramas num6ricos. El porcentaje
que corresponde A los nifios es pequefio, y en lo que concierne
A las diferencias sexuales, el autor se limita A career que las nifias,
en ese concept, est6n mejor dotadas que los varones (i).
Para las sinestesias en la adolescencia y en la pubertad, los
trabajos que tienen con estas 6pocas una atingencia direct, son
particularmente los realizados por Lemaitre y por Mercante, que
al hacer sus investigaciones en los estudiantes, han tenido muy en
cuenta la edad de los sujetos observados.
Lemaitre, en 1900 (2), gracias A las atenciones de Kaufmann,
Lander y Wakker, dice, pudo realizar una encuesta en el sexto
grado de la escuela de Ginebra, sobre un total de 112 alumnos.
Su investigaci6n se dirigi6 A los fotismos, diagramas y perso-
nificaciones. Los porcentajes de Lemaitre se refieren solamente
A los varones, 6nico sexo objeto de la investigaci6n.
En el total encontr6 :
Fotism os.................... 4o
Diagram as .................. 21
Personificaciones ............ 2
Total de alumnos ...... 112

Teniendo en cuenta la relaci6n por ciento, correspond :
Por ciento
Fotism os .................... 36
Diagramas .................. 19
Personificaciones ............. 2

El cuestionario usado por Lemaitre, contenia estas cuatro in-
terrogaciones :
(( id Qu6 colors le encuentra usted A las vocales (a, e, i, o,
u), A las consonantes y A los diptongos, como au, eu, oi, etc. P


(i) GALTON, Inquiries into human faculty. London, 1883.
(2) Audition caolorie et phinomines connexes observes chez des dcoliers. 1901o.








SOBRE LAS SINESTESIAS


2 ( Qu6 colors encuentra usted i las palabras, por ejemplo,
A los nombres de los dias de la semana, A los meses, A las cifras,
A los sabores, A los olores, etc. ?
3 e Bajo que forma se represent usted los meses, dias, nA-
meros, edades, afios, etc., (en linea recta, curva, circulo, etc.) ?
Dibuje, si puede, un croquis de esta 6 esas formas.
4 1 Recuerda usted cuando y a qu6 edad vi6 esas cosas por
primera vez ? ))
No me detendr6 aqui en las interpretaciones A que se lanza
del autor tratando de explicar los hechos y me limitar6 A las in-
ducciones que saca de su estadistica y que brinda a titulo, por
ahora, de simple presunci6n, escogiendo s6lo aquellas que se
relacionan con el fin que se persigue en esta obra :
a) (( La precocidad intellectual favorece en vez de entorpecer
la eclosi6n de las sinopsias.
b) (( Existen mas sinopsias entire los sujetos inteligentes que
entiree los menos inteligentes,
c) (( Las sinopsias de los primeros afios de la vida, serian
mAs elementales, menos complejas que las quo debutan entire
los 7 y o10 afios 6 entire los io y los x5 afios. )
Como se ve, por esta ultima conclusion, las sinopsias se com-
plejizarian con la edad. En los nifios afectarian A lo elemental, y A
media que la esfera intellectual aumenta, 6stas se efectuarian
entire imAgenes de una complejidad mayor. La pubertad repre-
sentaria asi el period Algido de un extenso process, cuyo punto
de partida se ignora. Probablemente el debut debe estar indicado
por las evocaciones secundarias kin6ticas que se establecen du-
rante la infancia.
Infinidad de sinestesias deben ocurrir durante el transcurso
de la nifiez, llegando A subconciencizarse ya para la adolescen-
cia y mayormente para la pubertad, por cuyo motivo no se re-
velan A la conciencia y las investigaciones realizadas en el adulto
no las ponen de manifesto.
La investigaci6n de Mercante es mas amplia; estudia la in-
fluencia de la edad y las diferencias sexuales. Las experiencias co-
rresponden A dos cuestionarios propuestos en diferentes afios : en
1907 realize la primera investigaci6n en 344 nifias de la Escuela
Normal de La Plata y en 362 varones del colegio de la Univer-
ART. ORIG. XX-I









I1EVISTA DE LA UN1VSRS[DAD


sidad de La Plata; y en 190o9 llev6 a cabo la segunda, en 259,
alumnas de la Escuela Normal de Profesoras de Buenos Aires.
En total, se observaron 965 sujetos de los dos sexos.
Comprende, en definitive, A varones y mujeres en las edades,
de los 11 A los 20 afios.
Las conclusions del autor no se refieren, en general, A todas.
las sinopsias, sino A la verbocromia en particular.
Transcribo A continuaci6n los resultados que mas interesan :
(( Hay personas en quienes una palabra 6 ciertas palabras evo-
can facilmente un color, otras en quienes la evocaci6n no existed
6 es d6bil.
(( La audici6n coloreada no es un fen6meno excepcional 6 de-
bido A trastornos psico-fisiol6gicos, sino normal y comfin A todos.
los individuos.
(( Los sonidos y palabras evocan el mismo color dominant
en cualquier grupo de individuos.
(( So nota en los dos sexos la misma cromatizaci6n centrada
pero A todas las edades y en todos los t6rminos, mAs intense en
la mujer que en el hombre.
(( Los encotomas verbocromaticos (indiferencia A la coloraci6n
verbal), son mas frecuentes en el var6n que en la mujer, como
asimismo los casos de aberraci6n.
(( El radio de dispersi6n verbocromAtica, es mAs extendido en el
var6n que en la nifia.
(( El radio de dispersi6n es muy grande en los primeros afios;
pero, A media que se asciende de los ocho A los dieciocho,
hay un process de sinopsia mas centrado (entendemos por esto.
un n6mero mayor de casos 16gicos), y mAs intenso, desde que el
tanto por ciento de los casos indiferentes (no cromatizaci6n), dis-
minuye. Pero, despu6s de los diez y ocho afios los casos de aberra-
ci6n vuelven A ser frecuentes y la dispersi6n A acentuarse al par
de los casos indiferentes, sin que podamos asegurar si se trata
de una crisis transitoria 6 de un process de regresi6n definitive
para la coloraci6n, conservandose s6lo aquellos tipos caracteris-
ticos viso-auditivos y aptos para cierto g6nero de labor mental.
(( Al grado mental de nuestros examinandos, no corresponde,
de igual manera, un ndmero proporcional de fotismos.
(( Mientras los mAs inteligentes no ofrecen, sino un nAmero re-.








SOBRE LAS SINESTESIAS


ducido de aberraciones, los menos, ofrecen un mAximo ) (i).
Comparando las conclusions de los autores citados, resultan,
desde el primer moment, estos dos hechos concordantes :
i Que las sinopsias se complejizan con la edad.
2 Que la pubertad represent el period Algido del process.
Tambi6n, especialmente de las conclusions de Mercante y de
Galton, result, 4ue la mujer en este concept, estA mejor dotada
que el var6n, y, por 61timo, de las de Mercante y Lemaitre, puede
inferirse, que, en t6rminos generals, A mayor inteligencia, co-
rresponde mayor ndmero de fotismos.
De cualquier manera, el fen6meno, considerado primitivamen-
to como excepcional y en todo caso patol6gico, se ha ido exten-
diendo A la normalidad, desde el 12 por ciento asignado por
Beaunis, al 36 por ciento de Lemaitre, y desde esta ultima cifra,
hasta llevarlo A la categoria de fen6meno com6n normal en la
gran mayoria de sujetos, de Mercante.

RODOLFO SENET.


(I) MERCANTE, La Verbocromia.














CONSTRUCTION Y REGIMEN

STUDIO DE LAS TRASGRESIONES MAS COMUNES





Guiado por el afan de mostrar los muchos defects de orden gra-
matical que deslustran el decir de mis compatriotas, voy, en las
lines que se leerAn A continuaci6n, A mostrar los yerros que son
mAs comunes en la ordenaci6n y enlace de las palabras. Discurrir6
especialmento sobre algunas de las muchas construcciones que han
sido censuradas por la Academia, 6 por fil6logos de nota, para dar
cuenta de la raz6n 6 sinraz6n de tales censuras ; y agregar6 otras
locuciones y frases que me parecen dignas de enmienda.
Pecase en estas construcciones, mAs 6 menos defectuosas, por el
trueque, la omisi6n 6 el exceso de las preposiciones. En muchos
de los casos que apunto, como se verA, el yerro result leve 6 el
pecado muy venial, mAs se debe A suspicacia de gramAticos que A
verdadera trasgresi6n del buen decir ; y es tarea tan in6til como
improba el aducir mayors razonamientos 6 arrimar citas compro-
batorias, porque tantas son las razones y citas favorables como las
que podrAn obrar en sentido contrario.
El mismo regimen, que tanto ha dado que decir A la Academia
y A muchos gramAticos, es mirado con notoria indiferencia por
otros. Cejador ha dicho de 61 que es v t6rmino huero, y sobre huero
falso en gramitica, como tantos otros de que se ha procurado pres-
cindir en este libro ) (La Lenqua de Cervantes, tomo I, pAg. 335).
Es tan relative la mutua dependencia de las palabras y son estas
individuos que se manejan con tan variable relaci6n en la sociedad
que Ilamamos discurso, que es dificil, si no impossible, someter la
construcci6n sintActica A otras reglas que no sean las que impone









CONSTRUCTION Y REGIMEN


la conformidad de accidents gramaticales. Cuervo, con ser el prin-
cipal y mis erudito fil6logo que ha tenido el habla castellana, ha
podido ejemplificar muy bien el regimen y la construcci6n en su
gran diccionario, que por desgracia s61o esti publicado en sus
primeros tomos, pero mal hubiera podido formular, desde que
faltan los preceptos fundamentals, una series de reglas precisas y
fAciles que sirvan de norma eficaz para el mejor manejo del idioma.
El Fandamento del vigor y elegancia de la lengua castellana, ex-
puesto en el propio vario aso de sus particular, obra de Garces que
much promote con su Ilamativo titulo, no tiene otro valor para el
conocimiento del habla y de su regimen gramatical que el de la
abundante ejemplificaci6n ofrecida, no siempre oportuna ni siem-
pre acertada, como he tenido ocasi6n de mostrarlo A prop6sito de
algunas de sus citas. La Lista de palabras que se constrayen con
preposici6n, guia prActica que trae la Gramatica academica y que
reproducen otras gramAticas sin poner ni sacar t6rmino alguno, es
incomplete, muy incomplete, y esto basta para que result de muy
escasa utilidad cuando no perjudicial; y tanto es asi que ha dado
pie para que algunos gramAticos condenen construcciones muy
castizas que no tienen mAs defecto que su ausencia de la mentada
lista.
Si bien sostiene la gramAtica de la Academia que ( es necesario
que las palabras se enlacen y combine de tal manera, que tengan
entire si just dependencia, 6 sea que unas rijan a otras bajo ciertas
reglas, quebrantadas las cuales 6 alguna de ellas, queda la oraci6n
defectuosa ; y si biea entra luego con la mejor voluntad possible A
dar la reglamentaci6n pertinente, hay que convenir en que result
una preceptiva opaca, escasa de 16gica ; poca 6 ninguna luz hallarA
quien A ella recurra para ver como ha de hilvanar una frase que se
le ofrezca dudosa. Siquiera el studio 16gico de la proposici6n, ya
que no ilustra sobre la mejor manera de decir 6 de escribir bien,
tiene la ventaja mediata, muy .apreciable por cierto, de constituir
una excelente gimnasia de la mente, que much se presta para la
formaci6n del juicio, del buen criterio del estudiante; pero lo que
es el regimen de nada sirve, su aprendizaje recarga sin provecho
alguno la memorial del educando y viene A ser la part mAs odiosa
y a la vez mAs indtil en el studio de la gramitica, de suyo poco
interesante para la mayoria de las gentes.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Sin extenderme en otras consideraciones, ya que fAcilmente podrA
inducirlas el lector de los puntos que voy A tratar, permitaseme
entrar en material.
La gramAtica de la Academia en la Lista de las palabras que se
construyen con preposici6n s6lo admite para el verbo ocuparse las
preposiciones con y en : (ocuparse con un negocio n, (( ocaparse en
trabajar n ; y en el capitulo de los solecismos confirm la furibunda
arremetida dada por Baralt, en su Diccionario de galicismos, contra
toda construcci6n donde se diga OCUPARSE DE.
Don Adolfo de Castro plantea esta cuesti6n en los siguientes tir-
minos : ( OCUPARSE DE un asunto. Ocuparse de es llenarse de. La
plaza se ocup6 de gene. Ocuparse en es tratar do un asunto. Me
ocupe en referir el suceso, en escribir tal obra ) (Libro de los gali-
cismos, pAg. io3). No se dan razones ni hay citas que abonen este
dictamen ; lo transcribo porque no estara demAs conocer la opinion
de tan ilustrado acad6mico.
Raro, muy raro, sera hallar en los clAsicos ejemplos en que el
verbo ocaparse aparezca rigiendo alg6n complement con la pre-
posici6n de. Esta observaci6n ha dado motivo al insigne Cuervo para
formular la siguiente regla (Apuntaciones, pag. 336) : Siempre
debe decirse ocuparse en, pero si disuena es serial de que el verbo no
esta bien empleado y es menester poner otro . Pero debo contar
que agrega A continuaci6n : (( Dura parecera la sentencia, y mu-
chos alegarAn que favorecido el ocuparse de por gran nmmero de
los mis granados escritores del siglo xix, hay ya prescripci6n, y
que en cien aflos hasta el rey y la iglesia pierden derecho. Si hay
prescripci6n 6 no, sibelo Dios ; en caso de haberla, el punto es de
conciencia : decidalo cada cual segdn lo ancho 6 estrecho de la
suya ).
El distinguido fil6logo chileno AmunAtegui Reyes, en Mis pasa-
tiempos, levanta decididamente el anatema que pesa sobre esta
construcci6n presentando mas de setenta ejemplos de hablistas y
escritores autorizados que han dicho ocuparse de, lo que basta y
sobra para dejar consagrada la buena ley de tal decir.
Bienvenida sea esta defense, puesto que si nos atuviiramos al
dictamen de Baralt 6 de la Academia, prohijado ciegamente por no
pocos gramAticos, arma, y muy contundente, se tendria para un
mandoble tan formidable que no dejaria en pie seguramente A uno









CONSTRUCTION Y REGIMEN


solo de nuestros mejores y mis fecundos literatos. En las obras de
Alberdi, de los Estrada, de Sarmiento, de los Quesada, etc., abunda
el maltratado regimen. En El problema del idioma, obra que aboga
por la unidad y la pureza del habla castellana, describe el doctor E.
Quesada : ( Tambien merece citarse el capitulo XII, que se ocupa
de las alteraciones fonbticas de las palabras derivadas de las lenguas
indigenas ) (pAg. 6). El insigne Sarmiento repite en sus obras,
no una vez sino muchas, que oy6 decir A los sefiores acad6micos,
cada vez que los interpel6 sobre las reforms ortogrificas, esta in-
variable respuesta :' u no me he ocapado del asunto ))... y, una de
dos, 6 oy6 mal nuestro genial escritor 6 tambi6n es comin el con-
denado regimen en los Ambitos de la mismisima Academia.
Si hemos de atenernos A lo que impone la gramatica de la Aca-
demia nos estara vedado el entrar A tal 6 cual lagar, ya que para
este regimen esta indicada la preposici6n en (entrar en la iglesia,
segu6n la Lista de palabras que se constrayen con preposicidn). Tanto
he visto escrito y he oido en construcciones semejantes la preposi-
ci6n d como habituado estoy A entrar Ai mi casa, de modo que no
sere yo quien ponga tachas al empleo de esta preposici6n dando
cr6dito A critics que no tienen raz6n de ser, y mAs me afirmo en
mi opinion desde que el insigne Cuervo, con abundante acopio de
citas, prueba palmariamente lo muy castizo que es tal decir
(Apunt., pAg. 328 y 329).
Baralt, Orellana, 0. Fonoll, Uribe Ortdzar, Batres JAuregui
y otros autores cuentan como disparatadas las construcciones
trabajar A la aguja, 6 A la pala, dibujar A la plama, grabar AL
cincel, etc. La verdad es que el articulo de estas locuciones estarA
muy bien puesto en francis, pero huelga en buen castellano. Con
todo, muy leve ha de ser el pecado desde que Tamayo y Baus, con
unAnime aprobaci6n de la Academia, reconoci6 en meditado dicta-
men que puede decirse dibujar d pluma, dibujar d la pluma 6 di-
bujar de pluma (v6ase el Castellano en Venezuela de J. Calcafio,
Apdndice) sin peligro de caer en intolerable barbarismo. Baralt se
conforma con la supresi6n del articulo; pero, otros, rechazan de
piano el uso de la d y exigen la substituci6n de esta particular por
con. De mAs estara el traer citas de autores para mostrar la sinra-
z6n de esta exigencia; la misma gramAtica, de acuerdo con el uso
que es hoy mAs corriente y con los clAsicos, establece que la pre-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


posici6n d puede indicar ( el modo de hacer alguna cosa (A pie, A
mano, etc.))) y (( el instrument con que se ejecuta alguna cosa
(le molieron A palos, etc.) ). Suprimir el empleo de la d en las
construcciones que sefialo seria empobrecer el idioma, pues no que-
daria medio de establecer la diferencia de sentido que existe entire
decir dibujar d plama y dibujar con pluma, cavar d pala y cavar
con pala, etc.
Que en mdqaina, motor 6 buque A vapor hay un galicismo no
cabe duda ; pero tanto se nos va acostumbrando el oido A tal cons-
trucci6n, tan vista y tan comin nos result, que al fin nos acos-
tumbraremos A ella. Los clasicos A quienes se acude en busca de
luz para aclarar estas dificultades, no ban tenido ocasi6n de mentar
tales mAquinas, motors 6 buques ; mas conste que lo mAiscorrecto
y castizo es poner la preposici6n de donde hay d. En el Quijote nos
hablan de molinos de viento y no d viento ; en el Diccionario, en la
definici6n de la palabra ( helice ), esta escrito : ( A popa del buque
de vapor ) ; en La Naci6n (nmimero del 23 de abril de 1912), enun
articulo del distinguido escritor espafiol J. M. Salaverria, titulado
( En el rio Uruguay )), se lee : ( al pisar la cubierta de un buque de
vapor )) ; en los tratados de Fisica de Langlebert y Ganot, traducidos
al espafiol por M. G. de la Rosa y F. Gutierrez Brito, respectiva-
mente, hAblase siempre de mdquinas de vapor; y, como estos,
muchos otros ejemplos podriamos citar que comprueban que la
construcci6n castiza pide de y no d.
Orellana (Cizaha del lenguaje, pAg. 39) pone entire su cizafia el
modo adverbial de pie y arremete furiosamente contra la misma
Academia porque esta admit el ( galicismo ), el (, barbaro modis-
mo a estar de pie por estar derecho ; sostiene que para tal expresi6n
debe usarse la preposici6n en (la Academia s6lo trae de pies = en
pie). Segiin mi entender, emplhase la locuci6n estar 6 andar en pie
para significar que una persona esta sana, que estA levantada ; y
cuando se quiere indicar la posici6n, lo que los americanos llama-
mos impropiamente pararse, mas se emplea la preposici6n de:
estar 6 ponerse de pie, de costado, de cabeza. Para Orellana estar 6
andar en cabeza no podrA ser ( estar 6 andar descubierto ), sino
estar 6 andar en acrobAtica postura, con la cabeza hacia abajo ylos
pies en alto. No veo la necesidad de apuntalar lo que sostengo con
citas ; pero acuden A mi memorial estos ejemplos de nuestro ilustre









CONSTRUCTION Y REGIMEN


historiador Mitre, y los anoto : ( Paso se puso de pie y habl6,)
(Historia de Belgrano, tomo I, cap. IX); Todos A la vez, y po-
ni6ndose espontAneamente de pie, contestaron por aclamaci6n que
si (id., id., id., tomo II, cap. XVII). Toro Gisbert, en America-
nismos, pag. i53, dice: (uEn Andalucia, por lo menos, es mas
frecuente decir de pie que en pie, y nadie usa de pies, except en
frases como : le pusieron de pies en la calle, caer de pies. Se dice
estar de pie, ponerse de pie. La Academia lo trae en el articulo re-
costar )).
Batres JAuregui (El Castellano en Amedrica, pAg. i44), apoyan-
dose en una cita de Valera, no consiente que se diga escribir en tal
6 cualfecha, sino con tal 6 cualfecha ; asi como se dice en tal 6
cual dia, e por qu6 no ha de poderse tambi6n decir EN tal 6 cual
fecha ?...
H6 aqui algunas otras construcciones mAs 6 menos defectuosas,
censuradas por gramAticos y fil6logos; van entire par6ntesis las
preposiciones llamadas A sustituir A las que se consideran vicio-
sas :
Mezclar, reunir unas cosas A (con) otras ; 6 las unas k (con) las
otras.
Autorizar A (para) algun acto, A (para) firmar.
Aborrecerse i odiarse A (de) muerte.
Disparar, hair 6 escapar A (de) los peligros, A (de) las balas.
Qaedamos DE (en) juntarnos 6 reanirnos.
Comprar EN (por) tal 6 cual precio.
Examinar, 6 examinarse EN (de) tal 6 cual asignatura. Abonan
]a correcci6n que aconsejo en esta ultima frase la Academia, el
guatemalteco Batres JAuregui, el lexic6grafo mejicano F. Ramos
Duarte y otros autores. Aqui, en la Argentina, son muchos los que
se examinan EN tal 6 cual asignatura. Mal de muchos, consuelo de
tontos... y de los que no son tontos tambi6n, tratAndose de len-
guaje ; la verdad es que el mal no me parece grave ; haga cada cual
su examen de conciencia, y verA como le conviene decir.
Comprar 6 vender A (por) quilos, litros, etc. Para Ort6zar (Dic-
cionario) es tolerable la d y a fe que no deja de tener raz6n, ma-
yormente desde que se reconoce que tal preposici6n sirve para
denotar a( el modo de hacer alguna cosa ). Tambi6n acredita este
autor la bondad de la locuci6n d lo que se ve, desechada por Baralt









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


y por otros ; nace esta d, seguramente, por analogia con la locu-
cl6n adverbial d /o mejor. Aunque respeto el parecer de Ort6zar,
no dejard de reconocer que lo mAs propio es comprar 6 vender por
quilos y decir por lo que s-e ve, oye, etc. Tambidn he de advertir
que vender con pdrdida es much mejor que vender A pdrdida, aun-
que para muchos afrancesados tanto da lo uno como lo otro.
Acabo de leer en uno de nuestros diarios : v Ejecutd AL piano con
verdadera maestria ). Ejecutar AL piano sera ajusticiar este instru-
mento como si fuera un reo. Estara bien advertir que una cosa es
ejecutar d algano y otra muy distinta ejecutar en el piano, violin,
flauta, 6 1o que fuere: a ejecutaba en el piano una dulce balada ;
asi escribi6 Estrada (Viajes, I, phg. 3o8), y asi es como debe de-
cirse.
( Pasen d sentarse EN la mesa a : no una, sino muchas veces, he
oldo esta desgraciada invitaci6n. Sentarse EN la mesa es tomar
asiento sobre ella, cosa que ni A palurdos 6 imbdciles puede ocu-
rrirseles. MAs acertado se anda nuestro hombre de campo cuando
invita a sus hudspedes diciendoles ( alrdqaense (probable es que
barbarice en regla pronunciando ATRAQUESgN) d la mesa a, aun te-
niendo en cuenta que los invitados no son embarcaciones, y Apesar
de la double intenci6n que puede admitir este verbo atracarse, que
en nuestra campafia tanto se usa en la acepci6n de arrimarse como
en la de ( ponerse ahito del much comer ). Quien pretend ser
bien hablado empleara siempre ]a preposici6n que se ve en estos
pasajes: (( Hicieronse mil corteses comedimientos y finalmente co-
giendo A don Quijote en medio se fueron A sentar d la mesa (Qui-
jote, II, XXXI);
Estaba Aquiles
A la mesa sentado, y A distancia
Tambi6n los escuderos :...
(La Iliada, trad. de Hermosilla, libro XXIV);

Si hard aunque no he de sentarme
con 41 d la mesa.
(C. DE LA BARCA, El Alcalde de Zalamea, jor. ir, esc. IV).

Es muy comrin por estos mundos el estar, encontrarse 6 dete-
nerse EN la puerta y no serd yo quien haga aspavientos por tal de-









CONSTRUCTION Y REGIMEN


cir, como los har6 toda vez que se able de sentarse EN la mesa ;
pero advertir6 que mhs apropiada result la preposici6n d, pues,
segdin la Academia, 6sta indica ( el lugar en que sucede alguna
cosa, por ejemplo: a le cogieron d la puerta )), y muy pocos auto-
res espafioles y americanos dan preferencia A esta preposici6n;
vayan como muestra estos ejemplos de V. de la Vega : ( Esta d la
puerta del castillo a (Otra casa con dos puertas, acto II, esc. XXXI);
(( Acabo de encontrarle ahi d la esquina a (id., id., id., id., id.,
acto II, esc. I). Lo que es realmente curioso, 6 inadmissible de todo
punto, es que haya gene capaz de dejarse estar, de pisar, 6 de
pararse EN EL DINTEL parte superior) de alguna puerta 6 ventana.
Desde que Baralt, Cuervo y otros gramiticos y fil6logos han
evidenciado lo mal que pega la preposici6n bajo en ( BAJO este
punto de vista ), (( BAJO esta base ), (( BAJO este pie ), (( BAJO tales
auspicios 1, pocos son los escritores de valia que no se cuidan de
evitar este dislate escribiendo, como corresponde : desde este punto
de vista, sobre esta base, sobre este pie, con tales auspicios.
He mostrado hasta aqui construcciones que se tienen a mal traer
por el trueque de las preposiciones ; entrard abora A considerar las
dificultades que puede ofrecer la supresi6n de estas particular.
Orellana, en Cizafia del lenguaje (pAg. 36), asegura que (( los
catalanes, en general, tienen el vicio de suprimir indebidamente la
particular de despues de las palabras aparte, acerca, cerca, debajo,
encima, dentro, faera, etc. ). Hay que reconocer que en ciertos
casos tal omisi6n puede dejar confuso el sentido, y no conviene;
pero, en cambio, en otros, antes que error es gala de lenguaje, que
la usaron los clisicos, insignes literatos y se sigue empleando boy
dia A pesar de las protests del senior Orellana.
A prop6sito de este mismo punto, dice don Mario F. SuArez, en
sus Estudios gramaticales (pag. 252) : e Adverbios y preposiciones
suelen permutarse entire si, segiin que modifiquen al verbo 6 indi-
quen regimen. En este caso se hallan adentro, debajo, cerca, que
son adverbios en vive adentro, estd debajo, vive cerca, y preposi-
ciones en mar adentro, debajo el cielo, cerca el lago n.
Calcaflo (Castellano en Venezuela, pig. 139) se pasa a la otra
alforja ; no tolera de despues de tras y bajo (tras una puerta, tras
mi, bajo la cama, etc.), que s6lo admite como preposiciones en las
acepciones de detrds y debajo ; y exige estas formas (detrds y de-









ItEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


bajo) cuando ha de seguir de. El ejemplo debajo el cielo, citado por
SuArez, queda condenado : 6 bajo el cielo 6 debajo del cielo, res-
tricci6n que no tiene raz6n de ser, porque no es la gramAtica la que
impone el uso, sino, precisamente, todo lo contrario. Estoy por
career que el senior Calcafio se ha tornado esta vez al pie de la letra
la definici6n, tan desacertada corno il6gica, que da la Academia de
la analogia, cuando dice que (( es la parte de la gramatica que en-
sena el valor de las palabras CONSIDERADAS AISLADAMENTE )). ...d QU6
much dar& con el valor gramatical de la palabra bajo, por ejem-
plo, quien se proponga considerarla aisladamente, si puede desem-
pefiar oficios de interjecci6n, preposici6n, adverbio, sustantivo,
adjetivo y verbo I Tanto tras como bajo no tienen A menos juntarse
con de, asi cuando desempefian oficios de preposici6n como de ad-
verbio. La misma Academia trae entire los ejemplos de sus prepo-
siciones el siguiente: ( tras ser, 6 tras de ser culpado, es el que
mas levanta el grito a, y sabido es que lo mismo da hacer algo bajo
jaramento que bajo dejuramento, aunque el uso de este de se vaya
perdiendo. El mismo Calcafio trae ejemplos en que tras de result
adverbio, por ejemplo : ( tras de una desgracia suele venir una di-
cha ), y sostiene que aqui tras equivale A despuds ; no veo por qu6
raz6n no ha de equivaler tambien a detrds.
Para mejor probar que el rigorismo del distinguido academico
venezolano no se tiene en cuenta, me basta transcribir este pArrafo
de su compatriota. el ilustre Bello (Gramdtica, cap. XLIX): ( Al-
gunas preposiciones dejan A veces el carActer de tales y se vuelven
adverbios, como bajo y tras cuando modificadas por un comple-
mento con de equivalent A debajo y detrds : a bajo de la caina ),
(( tras de la puerta n ; ( Pregunt6 c6mo aquel hombre no se juntaba
con el otro hombre sino que siempre andaba tras ddl (Cervantes).
Tras dl hubiera sido mas propio ). Sin duda alguna, hubiera sido
mis propio; pero, desde que el mismo Cervantes descuida esta
propiedad, d qu6 puede esperarse de los que no rayaron tan alto en
material de buen decir ?...
Esth, por lo visto, en el espiritu de la lengua esto de tomar 6
larger la preposici6n de, esta facilidad de hacer preposiciones de
los adverbios y adverbios de las preposiciones.
Para que se vea con cuanta frecuencia se produce la supresi6n
que vengo tratando, presentar6 estos versos de Hermosilla (traduc-









CONSTRUCTION Y REGIMEN


ci6n de la Iliada), donde el adverbio dentro se convierte en prepo-
sici6n, cambio que cualquier persona, aunque sea poco avisada en
cuestiones gramaticales, advertirA fAcilmente, si observa que la voz
relaciona al vefbo con su complement y puede ser sustituida por en :

Yo la esclava no doy, antes en Argos,
lejos de su pais, dentro mi alcdzar,
la rugosa vejez tejiendo telas
la encontrari )... (libro 1);
Tanto en numero exccden, lo aseguro,
'los guerreros de Acaya a los troyanos
que deatro el maro de Ilion habitan (libro II) :
Que dentro el corazon ti los consejos
mis tiles preparas... (libro IV) ;
Entonces fu6 cuando la negra muerte
dentro su red aprision6 6 Diores (libro IV)
Los otros Capitanes de los DAnaos
dentro sus tiendas, al poder rcndidos
del suefio delicioso,... (libro X).

Y para mostrar que no se trata de licencia que solo sc permit
en el lenguaje familiar y en el po6tico, como lo afirma Martinez y
Garcia (Curiosidades gramaticales, pAg. 201), agregar6 estas dos
citas : ( Pero d qu6 es menester traer ejemplos tan pasados y anti-
guos, y poner delante los ojos lo que de mny apartado, cuasi se
pierde de vista ? ) (Fray L. de Le6n, La perfect casada); ( somos
semejantes en esto A los animals brutos que estAn debajo la encina a
(Fray L. de Granada, Gala de pecadores, libro o0).
Voy A sefialar otros casos en que la preposici6n de puede supri-
mirse sin inconvenient alguno para el bien decir.
a ; Ah, bodas de Camacho, y abundancia de la casa de don Diego,
y cuAntas veces os tengo de (i) echar menos (Quijote, II, XXIV);

(i) Este de es comun en los clasicos
Pues si su fin no alcanza
Yo tengo de vivir con su esperanza.
(A. DE MORETO, El desdin con el desddn) ;
Pues, que tengo de hacker yo ?
(T-aso, La Villana de Vallecas, acto I, esc. I) ; etc. ;
vienc a ser reemplazado hoy por la conjunci6n que : tengo que vivir, tengo que hacer, etc.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


...echo menos
el ser una de vosotras.
(ANTONIO DE SOLIS, El amor al uso);

a Cuando he echado menos un verso 6 various, he puesto una serial...
(Advertencia final del tomo 4o de las comedies de Calder6n de la
Barca, tomo i4" de la Biblioteca Rivadeneira); a Pues en la mia
no quiero que eches menos nada ) (V. DE LA VEGA, Llueven bofeto-
nes, acto I, esc. VI).
BastarAn los ejemplos que anteceden para dar A conocer que se
puede echar menos sin necesidad de la preposici6n de que es hoy
tan comiin no s6lo en la Argentina, sino en toda Am6rica y en Es-
pafia mismo. Cunde el uso de ]a preposici6n en esta frase desde
fines del siglo xvm, seg6n anota Cuervo (Apunt., pag. 293).
Con mAs ingenio que raz6n y fundamentos establece Calcafio
(Castellano en Venezuela, pig. 372) que ( se echa menos lo que se
tenia y no se encuentra, lo que se ha perdido, lo que se goz6 y
falta. Se echa de menos lo que no se ha tenido y convendria tener,
lo que nunca se ha poseido y se desea, 6 seria natural tener ). La
documentaci6n que ofrece, citas de numerosos autores, no result
muy concluyente, ni alcanza para convencer sobre el cambio de
significaci6n que cree haber descubierto el distinguido fil6logo ve-
nezolano.
SalvA, en su Diccionario, s6lo trae ( echar menos alguna cosa )
(advertir, reparar la falta de ella) y ( echar menos alguna persona 6
cosa )) (tener sentimiento y pena por la falta de ella). La Academia da
igual significaci6n A echar menos y echar de menos ; estoy con ella.
Cuando d pie y d caballo son modos adverbiales que modifican
directamente al verbo no necesitan la preposici6n de ; es, por tanto,
much mejor andar, ir 6 venir d pie, 6 d caballo, que DE d pie, 6
DE d caballo. Cualquiera se darh cuenta de la diferencia de signifi-
cado que debe existir, si se habla con propiedad, cuando se dice,
por ejemplo, pasan hombres d caballo (que pasan accidentalmente
de esta manera), d hombres de d caballo (los que por oficio 6 hh-
bito andan asi, los que saben andar) ; la locuci6n de d caballo viene
A referirse A hombres, mientras que d caballo modifica especial-
mente al verbo. Con todo, he de reconocer que pocos se cuidan de
mantener tal distinci6n.









CONSTRUCTION Y REGIMEN


En el Quijote se lee: a Eran cuatro, y venian con sus quitasoles,
con otros cuatro criados d caballo y tres mozos de mulas d pie .
(I, IV) y e Venian con ellos asimismo dos gentiles hombres de Cd
caballo muy bien aderezados de camino, con otros tres mozos de d
pie, que los acompafiaban n (1, XIII) ; la verdad es que estos ejem-
plos, como otros que podria aducir, no dan norma concluyente ;
bien se prestan para dejar A cada cual en libertad de poner 6 quitar
de, seglin mejor le acomode. Lo que no puede tolerar el bien decir
es que haya quien se permit cruzar A MULA la cordillera; a quien
tal hace y tal dice tengo que aconsejarle que se sirva viajar en
mula, como se viaja en coche, en tren, en camello, en burro, etc.
Si se tomara nota de los autores que han escrito los modos ad-
verbiales de por fuerza y de por junto, y de aquellos que ban dado
en suprimir la initial de, por abi se andaria el nimero de unos y
otros ; pero, como con el ahorro de palabras superfluas mejora el
habla, preferible serA decir por fuerza y por junto. Cuervo y Ri-
vod6 optan resueltamente porque se compare 6 se |venda por junto,
sin intervenci6n de la preposici6n de.
Puede suprimirse sin inconvenient alguno la preposici6n que
figure en hacerse de rogar, aunque buenos escritores la autorizan.
Los que dicen hacerse DEL rogar revelan much ignorancia.
Al decir las mds noches, las mds veces, bien determinadas que-
dan las noches y las veces ; asi lo babran entendido los mejores ha-
blistas desde que no han echado menos la preposici6n y el articulo.
que intercalamos al decir las rmds de las noches, las mds de las ve-
ces ; p6ngase atenci6n en la elegant sintaxis de estos ejemplos :
(( Salpic6n las mds noches o (Quijote, I, I); (( y de aqui ordinaria-
mente, salen las chismerias y los testimonios falsos, y las mds veces-
los verdaderos (F. L. DE LE6N, La perfect casada, cap. XI);

Las mds veces se confunden
Dentro del peclio afligido.
(A. DE SOLIS, El amor al uso) ;

( aunque el la y nuestra conjunci6n simple suelen las mds veces
ceder su lugar A la d a (GARUcS, Fundamento de la elegancia, etc.,
tomo I, cap. LIX) ; u una socavaci6n subterrhnea, las mds veces
sin luz ni pavimento n (LARBA, El zapatero de viejo) ; ((Las mds.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


veces rehusaban las pescantinas la cosecha de Cipriana ) (E. PARDO
BAZAN, Lecciones de literature, El paiuelo).
I como estoy discurriendo sobre las palabras que conviene po-
ner 6 quitar, har6 present, ahora que se habla de veces, que tanto
dice, A mi ver, d veces, como d las veces, aunque el L6xico pretend
descubrir alguna diversidad en la significaci6n de estos modos ad-
verbiales ; d las veces se mantiene hoy en uso, donosamente, por
obra y gracia de los hablistas y escritores que mas familiarizados
estAn con las producciones de los clAsicos espafioles, producciones
en que predomina este modo adverbial.
a Pues lleguese A mi, respondi6 el del bosque, y hard cuenta que
se llega A la mesma tristeza )) (Quijote, II, XII); (( pero haced cuenta
que yo soy el aire ) (id., II, XLIV); ( Vaya usted con Dios, y haga
usted cuenta que no nos ha conocido n (V. DE LA VEGA, La come-
dia nueva, acto II, esc. VII). BastarAn estos ejemplos para indicar
que estA demAs ese de que muchos colocan entire las locuciones que
dejo subrayadas. Para de la Pefia hacer DE cuenta es locuci6n ad-
verbial viciosa, s61o permit este ilustrado gramAtico que se haga
caenta. No quiero ser tan rigorista ; pero dejar6 sentado que gana
el bien decir cuando se omite la preposici6n de.
Y ya que de contar se trata, recordard aqui que Cuervo y otros
autores distinguidos reclaman decididamente el articula la que ol-
vidan los que dicen DAR 6 CAER EN CUENTA ; los buenos escritores
siempre lo tuvieron present : ( did en la cuenta de sus tratos )
(Qaijote, II, VII) ; ahora he caido en la cuenta de lo que he pre-
guntado ) (id., II, XXII) ; ( cayo en la cuenta de que aquel debia
ser don Quijote de la Mancha ) (id., II, XXXI) ; ( hemos caido en
la cuenla de que Calder6n era un gran poeta, cuando ya toda Euro-
pa le tenia por tal n (M. M. PELAYO, Estudio critic de Calder6n de
la Barca. tomo I, pAg. XVIII, del Teatro select de C. de la Barca.).
Ahora bien, el tener que caer 6 dar en la cuenta no autoriza para
que se pretend encajar el mismo articulo cuando rige otro verbo;
so dira, por ejemplo, tener en cuenta, y estarA bien dicho.
Los fil6logos del habla, de acucrdo con el mAs clAsico decir,
quieren que los verbos entrar, entrarse 6 meters, rijan sin Ia pre-
posici6n de A los nombres fragile y monja. Se dira entrarse monja,
meters fragile ; no obstante, se ha escrito y sigue dici6ndose muy
correctamente, entrd 6 se meti6 de hermana de la caridad, de ayu-









CONSTRUCTION Y REGIMEN


dante, de ordenanza... y hasta de tonto puede uno entrar 6 meters,
sin obligaci6n de larger el de.
(( GuArdala, amigo, que por ahora no le he menester a (Quiote,
I, XXV);
Pues sois los enamorados
Tales. que habeis menester
Refiir para confesaros.
(A. DE SOLIS, El amor al uso);

Porque cuando a limpia huele
No ha menester el abril.
(FRANCISCO DE ROJAS, Garcia del Castailar);

<(g CuAnto mAs le habrd menester ? ) (JOVELLANOS, Obras, I, 498).
Hoy se tiene la mala costumbre de interponer un ocioso de en la
frase subrayada que, conforme lo reconocen Cuervo y otros ha-
blistas, no condice con el mejor decir. Apuntar debo, sin embargo,
que no ha de ser novedosa tal construcci6n, pues leo en el mismo
Quijote (II, IV) el siguiente pasaje : (( La vida no era suya, sino de
todos aquellos que le habian de menester para que los amparase y
y socorriese en sus desventuras )),
Como bien lo anota Cuervo (Apunt.) y lo repite Gagini (Dic-
*cionario de provincialismos) con nuevo acopio de citas, los adver-
bios antes y despuds, que se construyen con la preposici6n de
*cuando preceden A nombres 6 infinitivos (antes de la puerta, des-
puds de llegar, etc.), no necesitan tal particular cuando han de pre-
ceder a la conjunci6n qae. Rara vez, muy rara vez se encontrarAn
-en buenos escritores ejemplos como 6stos : antes DE qae vayas, an-
tes DE que Ilaeva, despuds DE que llegues, etc.
Como estoy pasando en ligera revista las preposiciones que so-
bran, no dejar6 de recomendar que se tenga buen cuidado de su-
.primir las que figuran en (( DE ex profeso )), (( DESDE ab eterno ),
<( DESDE ab initio n, redundantes y de todo punto innecesarias, pues
-estAn expresadas en la locuci6n latina.
Cuando el complement director 6 acusativo es un nombre pro-
pio el verbo ha de regirlo generalmente con la preposici6n d ; caen
en imperdonable galicismo los que omiten esta particular al decir :
AnT. ORIG. xx-5









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


ADMIRE BUENOS AIRES, DEJARE MADRID, PIENSO VISITAR PARIS, LLA-
MARE PEDRO, etc. ; ha de ponerse la preposici6n si se pretend ha-
blar en correct castellano. Cuando el nombre propio va precedido
de articulo no se require la d : recorri la Palestina, surqud el
Plata, explore el Pilcomayo, vid las Pirdmides de Egipto.
Y cuintese que esta preposici6n d es la uinica que conviene en
nuestra lengua al complement director ; el idioma frances es, en este
punto, mAs radical, pues no necesita preposici6n alguna para ex-
presar el objeto recipient de la acci6n de sus verbos transiti-
VOS.
En la gram6tica de la Academia (pag. 251), dice : ( Por y de
sefialan tambi6n complementos director cuando preceden al de una
oraci6n pasiva, como, por ejemplo: Josd fad acusado por 6 de sus
hermanosa T6came manifestar A los sefiores acad4micos que no
veo tales complementos director (y tambidn dir6 que me suena mal
eso de que Josd pueda ser acusado DE sus hermanos) ; para mi son
circunstanciales. Con much acierto llama Benot A este caso abla-
tivo-agente vasee la Arquitectura de las Lengaas, pag. 121) ; y
dificil sera hallar gramAtico que vea en tal caso un acusativo, salvo
que se recurra A los que copian servilmente A la Academia con todos.
sus dislates.
No faltan, en buenos autores, construcciones an6malas en que
figuran la preposici6n de y aun otras no menos impropias ; se trata
de abuso 6 descuido que no debe ser imitado. Asi, en el Quijote
(I, VIII), se lee este ejemplo : (( El segundo religioso que vi6 DEL
modo que trataban A su compafiero, puso piernas al castillo de su
buena mula y comenz6 A correr por aquella campafia ) ; claro se
ve que modo, complement director del verbo ver, puede construirse
perfectamente sin tal preposici6n, dicibndose : vid el modo como
trataban...
En el pr6logo del mismo Quijote esta escrito <( mi amigo, dan-
dose una palmada en la frente y disparando EN una carga de risa... ).
Disparar, en este caso, es transitivo y huelga la preposici6n en,
que seguramente es obra de los cajistas. Raro es que no haya ha-
bido un editor caritativo que haya dado en salvar el solecismo, pues
subsiste tan inmtil particular en todas las ediciones que he tenido A
la vista.
En todas parties se cuecen habas... y no es por tanto de extrafiar









CONSTRUCTION Y REGIMEN


que la modest obra de un compatriota mio me ofrezca ocasi6n
para el siguiente expurgo. En ella se dice : (( Sin ver que azotaba
EN carnes dolientes. Este azotar es verbo transitivo y carnes dolien-
tes, su regimen acusativo ; sAquese en buena hora la preposici6n
en que esta demAs y quedard la construcci6n segin manda el bien
decir.
He venido mostrando en estos iltimos pArrafos casos y ejemplos
en que indebidamente se interponen preposiciones y hay que con-
venir en que la indole sintActica del idioma mas tiende a suprimir
que A sumar innecesarias particular. En hojalata, madreperla,
verde-Nilo, verde-esmeralda, verdemar, verde-montafia y muchos.
otros compuestos bien se puede ver que se ahorra la preposici6n de ;
y otro tanto ocurre en Plaza Lavalle, Teatro San Martin, Banca
Londres y Rio de la Plata, y en tantas otras denominaciones.
Abreviar, suprimir palabras iniltiles, serA siempre una excelencia
del habla.
Y esta misma tendencia ha de ser la que nos dicta A las veces
construcciones que resultan defectuosas por el mero afin de omitir
algunos t6rminos.
( ENTRARON y SALIERON DE la escuela ), leo por ahi, y admitir
debemos que eso de ENTRAR DE la escuela es algo raro. Mal pegado
queda el complement cuando va regido, como en este ejemplo,
por verbos que piden distinta preposici6n. Lo correct sert decir :
a Entraron d la escuela y salieron de ella ).
La gramAtica de la Academia (pAg. 284) pone en la cuenta de
sus solecismos (( la reunion de dos particular incongruentes, 6 mal
colocadas, en una misma y sola oraci6n n ; por ejemplo: ( se
vende an reloj coN 6 SIN cadena ) ; digase an reloj con cadena 6 sin
ella.
Para muchos tanto darA una construcci6n como otra ; palabra
mis, palabra menos, lo mismo ha de importarles con tal de darse
A entender y verAn minucias sin valor alguno en las cuestiones que
he venido tratando : y de esta pasta serAn los que redactaron estos
avisos, que estampados he visto con letra de molde : a Se alquila
una pieza para hombre solo DE TRES POR CUATRO (( Se alquila una
salita para hombre solo CON BALC6N A LA CALLE a, a Se alquila un
departamento para matrimonio RECIEN BLANQUEADO a. Con poco que
hubieran recapacitado quienes redactaron estos anuncios hubiesen








68 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

advertido la ubicaci6n que correspondia A las palabras y se habrian
evitado el dislate ; pero, muy satisfechos de su obra habrAn que-
dado si la pieza, 6 la sala, 6 el departamento obtuvo inquilino. Asi
se cotizan, con tan escaso miramiento, los tesoros de nuestra in-
comparable habla; y mal podemos sorprendernos si la sintaxis y
la gramatica toda andan tan pobremente alifiadas.

JUAN B. SELVA.

Dolores (Buenos Aires), agosto de igi2.















LOS STUDIOS QUIMICOS

EN LA REPUBLICAN ARGENTINA

(810zo-191o)

(Continuacidn)




Ficha
OLIVERA (Eduardo Arturo).
1901o. Alimentaci6n de ganados.
Buenos Aires, A. S. R. A., XXXVI, 36-4i. [Co-
mentarios a una conferencia del professor Blundell
que reproduce el autor.] 2073
OLIVERA (Eduardo Arturo).
1901. La quimica agricola; su historic, su crea-
ci6n y sus progress.
Buenos Aires, A. S. R. A., XXXVI, 117-119. 2075
OLIVERA (Eduardo Arturo).
i901. Rothamsted Park [descripci6n de sus labo-
ratorios].
Buenos Aires, A. S. R. A., XXXVI, 251-254. 2080
OMEGA.
191 o0. Nomenclatura uniforme para hierros y aceros.
Buenos Aires, Revista Tecnica, XV, 96-100oo; i22-
125. [Trabajo presentado al Congreso de Copenha-
gue de resistencia de materials; estudia la compo-
sici6n quimica de los products siderdirgicos.] i538









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
ONELLI (Clemente).
1896. Dulce de leche y leche condensada.
Buenos Aires, La Agricultura, V, 187. 2280
O[RLANDI] (C[lemente]).
1907. La investigaci6n del litio.
La Plata, El Museo, Revista del Centro de Estu-
diantes, II, 9-o10. ii45
ORTIZ (A.).
1880. Las mamas y el tasi argentino.
Buenos Aires, I vol. [Tesis para optar al titulo
de doctor en medicine.] 9o5
OTEIZA (Juan).
1906. Los nuevos m6todos en urologia.
Buenos Aires, I vol. in 8. [Tesis del doctorado
en medicine.] 977
OTERO (Manuel B.).
1901-1902. Actas de la Secci6n de Ciencias fisico-
quimicas y naturales.
Montevideo, Segunda reunion del Congreso Cien-
tifico Latino Americano, 83-ioi. [En este capitulo
figuran trabajos presentados por quimicos argenti-
nos, pero sin detalle alguno.] 111
OUTES (Felix F.), HERRERO DUCLOUX (E.) y BiCKING
(H.).
1908. Estudio de las supuestas (( escorias )) y ((tie-
rras cocidas ) de la series pampeana de la Repdblica
Argentina.
Buenos Aires, Revista del Museo de La Plata, XV,
138-198. 394
OYARZABAL (Casimiro).
190o6. Causas que produce precipitaciones en los
sueros artificiales esterilizados por el calor.
Buenos Aires, Argentina Medica, IV, 526-53I. 572

P.
1877. Acido salicilico puro.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XV, 126-128. i68i









STUDIOS QUIMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA 71

Ficha
P.
1877. Ensayo del opio.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XV, 107-o108. 1682
P.
1877. Novedades Quimico-farmaceuticas.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XV, i54-155. 1678
P.
1877. Vaselina.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XV, 128-129. i68o
P. C. (A.).
1901. Incineraci6n de basuras, sistema Meldrum
(reformado).
Buenos Aires, La Ingenieria, V, 249-25I. 1532
PADE (M. L.).
1890. Investigaci6n y titulaci6n del bicarbonate
de soda en la leche.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XXIX, 19-
22. 1743
PADILLA (Tiburcio).
1898. Ver Del Arca (Enrique E.). Ficha n 1245 1247
PADULA (Manuel A.).
1909. Intoxicaci6n por la datura con presenta-
ci6n de casos clinics.
Buenos Aires, i vol. in 80. [Tesis del doctorado on
medicine.] 996
PAGES (Pedro T.).
1888. Carla de azhcar.
La Plata, i vol. [Tesis para optar el titulo de in-
geniero agr6nomo.] 928
PAGES (Pedro T.).
1890o. Las plants oleaginosas; su porvenir en la
Repdblica Argentina.
Buenos Aires, B. N. A., XIV, 524-528. 2152
PAGES (Pedro T.).
1895. Present y porvenir de la industrial azuca-
rera.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
La Plata, R. F. A. y V., I, 54-63; i61-i66;
214-218. 787
PAGET (J.).
1891. Luis Pasteur.
Buenos Aires, A. S. C. A., XXXI, 323. 281
PALACIOS COSTA (Nicanor).
1909. T6nicos cardiacos.
Buenos Aires, I vol. in 8. [Tesis del doctorado
en medicine.] ioo00
PALENCIA (R.).
1909. La industrial vitivinicola argentina.
Buenos Aires, B. U. I. A., XXIII, n 491 y 492. 2176.
PALENCIA (Ricardo).
19o09. Monografia de la industrial vitivinicola ar-
gentina.
Buenos Aires, Censo Agropecuario national, III,
233-268. 36r
PALENCIA (R.).
1910. Vinicultura argentina: datos de interns.
Buenos Aires, A. S. R. A., LXVII, 49-54. 2205
PALET (Luciano P. J.).
1908. Reacciones quimicas de caracterizaci6n de
la estovaina y de la cocaine.
Buenos Aires, Revista Politecnica, IX, 291-292. io82
PALET (Luciano P. J.).
19o9. Ensayo de almizcles.
Buenos Aires, Revista Politecnica, X, 213-214. 1076.
PALET (Luciano P. J.).
1909. Sobre algunos reactivos nuevos generals de
alcaloides y su uso microquimico.
Buenos Aires, Revista Politecnica, X, 275-280. i071l
PALET (Luciano P. J.).
1910. AnAlisis orgAnico.
Buenos Aires, Revista del Centro Estudiantes de
Ingenieria, XI, 575-598; 717-731; 84i-85o. i540









STUDIOS QUIMICOS EN LA REPUBLICA ARGENTINA


Ficha
PALET (Luciano P. J.).
1910. La ensefianza de la quimica industrial.
Buenos Aires, Revista del Centro Estudiantes de
Ingenieria, XI, 471-476. 1542
PALET (Luciano P. J.).
1910. ILa Reptiblica [francesa] no necesita qui-
micos!
Buenos Aires, Revista del Centro Estudiantes de
Ingenieria, XI, 518-522. i54i
PAMPIN (Fernando R.).
1882. Contribuci6n al studio del fenato de quini-
na en el tratamiento de la fiebre tifoidea.
Buenos Aires, I vol. in 4o, 37 p. + I plancha.
[Tesis del doctorado en medicine que constitute un
capitulo de quimica biol6gica de cierto punto de vis-
ta.] 1047
PANDO (Pedro J.).
1889. Ver Alexander (Roberto). Ficha n i653 i654
PANDO (Pedro J.) y GOROSTIAGA (Jorge B.).
189g. Aconitina amorfa informede quimico].
La Plata, Revista Medica de La Plata, II, 91-94. i656
PANDO (Pedro J.).
1895. Las aguas de La Plata.
Buenos Aires, Semana Medica, II, 84-87. 1825
PANDO (Pedro J.).
1902. Tratado de quimica analitica cualitativa, se-
guido de un studio sobre adulteraciones y dosaje de
sustancias medicinales. Primer fasciculo.
La Plata, 22 X 16, 254 + VII p. 247
PANDO (Pedro J.).
1910. Acetona y su significaci6n semiol6gica.
La Plata, i vol. in 4, io6 p. [Tesis del doctorado
en medicine de la Universidad de Buenos Aires]. i484
PANIGAZZI (Adolfo) y CAPECE (Nicolas C.).
1905. El tabaco y sus efectos.
Buenos Aires, Semana Medica, XII, 265-279. 1876








BEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
PANIGAZZI (Adolfo) y CAPECE (Nicolas C.).
1905. El tabaco y sus efectos.
Buenos Aires, i vol. in 120, 47 p. [Estudio reali-
zado en el laboratorio de toxicologia experimental de
la Facultad de medicine]. 1i342
PARENT (Rosa Delia).
1910. Ver R6bora (Adolfo). Ficha n 16o6. 1607
PARODI (Domingo).
1854. Analisis quimico del floripondio peruano.
[Montevideo, anAlisis de la Sociedad M6dica Montevi-
deana, 3o5 y siguientes].
Buenos Aires, El Plata Cientifico y Literario, I,
ii5-ii6. 921
PARODI (Domingo).
1854. Sobre la presencia del yodo y del bromo en
el nitrato de soda natural del Perd.
Buenos Aires, El Plata Cientifico y Literario, III,
61-62. [Se sefiala por primera vez la existencia de
dos elements que despuAs han sido extraidos en
grande escala]. ioi6
PARODI (Domingo).
1859. Apuntes sobre algunos products naturales
del Paraguay.
Buenos Aires, Revi.sta Farmaceutica, I, 275-281. 1367
PARODI (Domingo).
1859. Nota sobre la composici6n de la Yerba Mate.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, I, 281-282. i368
PARODI (Domingo).
1859. Nota sobre una resina usada como adorno
por los indios Cainguas del interior del Paraguay
[extraida del timbati].
Buenos Aires, Revista Farmaceatica, I, 142-144. 1358
PARODI (Domingo).
186o. Algunas observaciones sobre el cultivo y la
composici6n quimica del tabaco paraguayo.
Buenos Aires, Revista Farmac6utica, I, 458-462. 1375









STUDIOS QUiMICOS EN LA REPTBLICA ARGENTINA


Ficha
PARODI (Domingo).
186o. Paraguay.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, I, 389-394.
[Carta que contiene datos sobre frutos paraguayos,
chichas y chacota]. 1372
PARODI (D[omingo]).
1861. Catilogo alfab6tico guarani-castellano de las
plants indigenas 6 naturalizadas en el Paraguay,
con la referencia A las families naturales i que co-
rresponden, con notas sobre sus aplicaciones A la te-
rap6utica y A la industrial.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, II, 17-21;
70-78; 196-206; i38-i48; 351-362. 1378
PARODI (D[omingo]).
1861. Nota sobre las arcillas salinas y algunos
otros minerales del Paraguay.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, II, 13-17 1377
PARODI (Domingo).
1862. Observaciones botAnico-quimicas sobre una
nueva especie de Acacia cuyo fruto puede reempla-
zar las agallas.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, III, 4-9. [Es-
tudio quimico de la algarrobilla (Acacia paraguaren-
sis)]. 1390
PARODI (Domingo).
1875. Algunos otros datos sobre el jaborandi.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XIII, 76-80. 41
PARODI (Domingo).
1875. Apuntes sobre algunas species pertenecien-
tes A la familiar de las Mirtaceas.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XIII, 123-
127; 169-172. 95
PARODI (Domingo).
1875. Nota sobre el jaborandi.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XIII, 3-6. i453









76 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
Ficha
PARODI (Domingo).
1876. La Farmacopea Argentina.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XIV, 179-
187. [Discurso de recepci6n en la Academia de la
Facultad de Medicina]. 1686
PARODI (Domingo).
1876. Notas sobre algunas plants usuales.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XIV, 124-
127; 148-153; 197-203; 223-228; 248-252; 267-
272; XV, 7-o10; o106-107; i33-i35; i53; 172-174;
XVIII, 38-42; 73-76; 99. 1655
PARODI (Domingo).
1877. La Bombonasa (Carludovica palmata, R. y
Pav6n).
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XV, 247-249. 1675
PARODI (Domingo).
1877. Sobre un nuevo alcaloide descubierto en las
hojas del Vinal (Prosopis ruscifolia Gris).
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XV, 201-204. 1677
PARODI (Domingo).
1878. Disoluci6n de la quinina en el aceite de ba-
calao.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XVI, 255-
256. i668
PARODI (Domingo).
1878. El ambay (Cecropia peltata L. y Cecropia
palmata).
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XVI, 339-
344. 1667
PARODI (Domingo).
1879. La yerba mate del Paraguay.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XVII, 322-
324. [Articulo de pol6mica]. i66o
PARODI (Domingo).
188o. El tayuyd (Trianosperma ficifiolia Mart.).
Buenos Aires. Revista Farmacdutica, XVIII, 6-11. i658









STUDIOS QUIMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


Ficha
PARODI (Domingo).
x88o. Nuevo alcaloide hallado en ( El Naranji-
11o )) de Jujuy (Xanthoxylum Naranjillo Gris.).
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XVIII, 4o8-
410. 1656
PARODI (D.
188o. Nuevo alcaloide hallado en ( El Naranjillo-
de Jujuy (Zanthoxylum Naranjillo Gr. nov. 3 pec.)
familiar de las Rutdceas.
Buenos Aires, A. S. C. A., X, 224-226. 282
PARODI (Domingo).
188o. Sobre la preparaci6n de la pilocarpina.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XVIII, i3i-
133. 1657
PARODI (Domingo).
1881. Ensayo de Botinica M6dica Argentina com-
parada.
Buenos Aires, i vol. [Tesis del doctorado de la
Facultad de Ciencias M6dicas]. 4o
PARODI (Domingo).
1882. gynocardia odorata R. Br.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XX, 6-II. i65i
PARODI (Domingo).
1882. Joahnesia princaps Velloso (Audd-asd).
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XX, 65-69. i65o
PARODI (Domingo).
1883. La guazatunga (Casearia Sylvestris Sch-
warz).
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XXI, 99-o101. 1689
PARODI (Domingo).
1884. [La yerba de la piedra (usuca)].
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XXII, o109-
iiI. f 1693
PARODI (Domingo).
1884. Sobre el cuajo del cardo de Castilla (Cyna-
ra cardunculus).









78 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
Ficha
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XXII, I I-
ii4. 1692
PARODI (Domingo).
1885. El pichi (Fabiana imbricata Ruiz y Pav6n).
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XXIII, i83-
185. > 1691
PARODI (Domingo).
1886. Notas sobre algunas plants usuales del Pa-
raguay, Corrientes y Misiones.
Buenos Aires, i vol. in 8, XXVII + i23 p. [Se-
gunda edici6n de la obra que con el mismo titulo
public el autor, precedida en 6sta de una carta del
Profesor Martin Spuch sobre el manuscrito del pa-
dre Montenegro; contiene datos quimicos de las plan-
tas, las cuales ascienden A mAs de 5oo]. 39
PARODI (Domingo).
1887. Apuntes farmac6uticos. Acido citrico y ci-
trato de cal.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XXVI, 219-
222. 1690
PARODI (Domingo).
1887. Catilogo alfabetico de algunas plants usua-
les del Paraguay, de Corrientes y de Misiones.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XXVI, 93-
io8; 211-216; 234-252; 280-288; 320-324; 35i-
36o; 393-396; 423-432; XXVII, 32-36; 65-72; 99-
i58; 137-144; 177-I8o; 214-218; 246-256; 273-
294. 175o
PARODI (Domingo).
1887. Nota sobre el Croton Minal Par.
Buenos Aires, A. S. C. A., XXIV, 55-59. 35o
PARODI (Domingo).
1887. Plantas econ6micas de la Repdblica Argen-
'tina, del Uruguay y Paraguay.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XXVI, 116-
120; 152-157; 204-210. I749









STUDIOS QUiMICOS EN LA REPiUBLICA ARGENTINA


Ficha
PARODI (E. D.).
1888. Ver Craveri (Juan B.). Ficha no 959. 960
PARODI (Enrique D.).
1898. Ver Del Area (Enrique E.). Ficha no 1245. 1252

PASCUALIS POLITI (Amaury).
1909. Leucomainas y autointoxicaciones.
Buenos Aires, I vol. 2273
PATERN6 (E.).
19o09. Los nuevos horizontes de la sintesis en qui-
mica orgAnica.
Buenos Aires, Revista Politicnica, X, 64-67. [Ex-
traido de la Revue Scientifique]. io81

PATERN6 (M.
188o. Noticia preliminary sobre el acido lapachi-
co.
Buenos Aires, A. S. C. A., IX, I44. Gazzetta Chi-
mica Italiana, IX, 505 y siguientes. 283
PATERN6 (M.
Investigaciones sobre el Acido lapAchico de
la madera del lapacho (Tecoma Avellanedae).
Buenos Aires, A. S. C. A., XIII, 280; 288; XIV,
537; 49-62. 28[4
P[ATT6] (G[ustavo]).
1896. Quimica industrial.
Buenos Aires, Revista Tecnica, II, 95-96; iio-
III; 121; 135; 147; 168; x86; 201; 213; 234-
235; 258-26o; 275; 325-326; 338-339; 353-354;
(1897) III, 24; 52; 86; 117; i35; 169; 244; 260;
302, (1898), IV, 19; 272; [Secei6n que comprende
articulos cortos, extractos y traducciones sobre te-
mas de Quimica Industrial]. 1478

PATT6 (Gustavo).
1897. Carlos Remigio Fresenius. Necrologia.
Buenos Aires, Revista Tdcnica, III, 85-86. 1494









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
P[ATT6] G[ustavo]).
1897. Pablo Schutzenberger. Necrologia.
Buenos Aires, Revista Tecnica, III, 289-290. i495
PATT6 (Gustavo).
190o3. Explosivos. Nitroglicerina y dinamita.
Buenos Aires, Revista Tecnica, IX, 147-152. i55o
PATT6 (Gustavo).
1903. Quimica aplicada al arte military.
Buenos Aires, i vol. in 8, 267 p. 448
PAYEN (Eduardo).
I904. El aluminio, su producci6n y sus aplicacio-
nes.
Buenos Aires, Revista Tdcnica, IX, 266-269. [Ex-
traido del Boletin de la Sociedad Nacional de Mi-
neria de Lima]. 1549
PELTZER (Jorje).
1902. Pasteurizaci6n de la leche en la fabricaci6n
de la manteca.
Buenos Aires, A. S. R. A., XXXVII, 453-467.
[Estudio realizado por el autor en Guelph (CanadA)]. 2087
PELLESCHI (Juan).
1876. Sobre las montafias y salinas de la Repd-
blica.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XIV, 274-
277. [Fragmentos de una correspondencia del in-
geniero Pelleschi enviada A Italia, sobre el origen de
las salinas del noroeste argentino]. i684
PELLET (H.).
1907. Sobre la presencia de Acido salicilico en los
tomatoes; la cuesti6n pericial.
Buenos Aires, Anales del Departamento Nacio-
nal de Higiene, XIV, n 4, i8o-i83. (Traducido de
los Annales de Chimie Analytique, XII, no ). 74
PNNE (Jose M.).
1889. Ver Alexander (Roberto). Ficha no 653. z655








STUDIOS QUiMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


Ficha
PENA (Alfonso de la).
190o8. La explotaci6n de minerales de estafio en
Bolivia.
Buenos Aires, Geologia y Minas, II, 336-339. 15o3
PEREYRA (C.).
1907. Sobre la tintura de opio compuesta: F[ar-
macopea] A[rgentina].
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XLVII, 35-
38. 1780
PEREYRA (M. V.).
1877. El alcohol de maiz.
Buenos Aires, A. S. R. A., XI, 233-236. 2029
PEREYRA (M. V.).
1878. Forrajes.
Buenos Aires, A. S. R. A., XII, 169-I76; 209-
216; 265-273; 326-328. 2o36
PEREYRA (M. V.).
1878. La avena en la raci6n de los caballos.
Buenos Aires, A. S. R. A., XII, 444-449. [Extrac-
to de un studio de M. Bixio]. 2033
PEREYRA (M. V.).
1878. La nutrici6n del caballo.
Buenos Aires, A. S. R. A., XII, i-4; 4i-46; 81-
87; 129-134 [Estudio experimental fundado en da-
tos quimicos numerosos sobre forrajes]. 2o31
PEREYRA (M. V.).
1878. Substituci6n del maiz y de las habichuelas
en la raci6n de los caballos.
Buenos Aires, A. S. R. A., XII, 323-326; 398-
4o4. [Comentarios sobre un studio de M. Bixio y
reproducci6n del mismo]. 20o32
PnREZ NOGUERA (
1904. El hedonal.
Buenos Aires, Semana Mddica, XI, 73-74. [Ex-
tractado de Archivos de Ginecologia, Obstetricia y
Pediatria]. 1886
AT. O1G. xx-6









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
PAREZ (Severiano).
1890. Los frutos del Arbol del Perd (Schinus mo-
lle).
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XXIX, 219-
224. I736
PAREZ (Vicente).
1872. Pan popular.
Buenos Aires, A. S. R. A., VI, 393-395. 2048
PER6N (Pedro).
1869. Ver Cambaceres (Antonio). Ficha n 1284. 1288
PER6N (Tomas).
1867. Envenenamiento por el Acido arsenioso.
Buenos Aires, i vol. in 4o. [Tesis del doctorado
en medicine]. 565
PER6N (T.).
1870. La leche.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, VIII, 161-
168. I293
PER6N (T[omIs]).
1878. Estudio sobre la corteza del quebracho blan-
co. Aspidosperma quebracho (Apocynae).
Buenos Aires, A. S. C. A., VI, 234-241. 285
PERRIER (Enrique).
1899. Desinfectantes quimicos.
Buenos Aires, La Ingenieria, III, 383. [Secci6n
de un largo studio de ingenieria sanitaria]. 1265
PERROT (E.).
1877. Dosaje de las sustancias azucaradas por me-
dio de los liquidos graduados.
Buenos Aires, A. S. C. A., III, 221. 286,
PESCE (A.)
1859. La Alquimia.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, I, 145-147;
218-222; 282-285. i359,









STUDIOS QUiMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


Ficho
PETRUZZI (Jos6 A.).
I906. El alcoholism.
Buenos Aires, I vol. in 8o mayor. [Tesis del doc-
torado en medicine]. 1125.
PEYRET (A[lejo]).
1870. Los abonos quimicos.
Buenos Aires, A. S. R. A., IV, 3-8. 2037
PEYRET (Alejo).
1892. La quimica agricola.
Buenos Aires, B. N. A., XVI, 599-605; 644-65i. 2135
PEYRET (Alejo).
1894. Los abonos quimicos.
Buenos Aires, B. N. A., XVIII, 57-69; io5-ii6;
160-169; 256-26i; 3o4-3io; 353-358; 4oo-4o6;
4511-454. [Extracto de la obra la ciencia agron6mica
seg6n Larbaletrier]. 2411
PIAZZA (Juan E.).
1899. La leche y la manteca que se despachan
en el mercado de La Plata.
La Plata, Anales de la Direcci6n General de Sa-
lubridad Phblica de la Provincia de Buenos Aires,
I, i IA 6. i88
PILLADO (Ricardo).
1909. El comercio de carnes en la Repiblica Ar-
gentina.
Buenos Aires, Censo Agropecuario, III, 313-394.
[Contiene un indice de las patentes argentinas para
procedimientos 6 aparatos de conservar carnes, ade-
mis de datos quimicos diversos sobre esta industrial .
PINEDA (Evaristo).
i854. De las piedras de la vegiga 6 calculos vesi-
cales.
Buenos Aires, I vol. in 4. 564
PINEDO (Francisco).
o909. AnAlisis quimico sobre la potabilidad de un
agua.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, LI, 272-289;
324-335. 1796
PINERO (Antonio F.).
1904. V6ase Lavalle (F. P.). Ficha n 334. 336
PIRERO (Juan D.).
1883. El alcohol.
Buenos Aires, i vol. in 8, 5o p. [Tesis del doc-
torado en medicine]. 563
PIRERO (Horacio G.).
1910. Contribuci6n al studio experimental de las
secreciones internal. Mutualismo glandular orginico.
Buenos Aires, Semana Medica, XVII, 1113-xI29. 1936
PINERO (Norberto) y BIDAU (Eduardo L.).
1889. Historia de la Universidad de Buenos Ai-
res.
Buenos Aires, Anales de la Universidad, III, 5-431.
[Este studio es una continuaci6n y complement de
la obra del doctor Juan Maria Guti6rrez; en 61 en-
contrari el curioso preciosos datos sobre la mis im-
portante universidad de la Rep6blica ordenados en
seis capitulos:
Primero: La ensefianza en Buenos Aires antes de
la fundaci6n de la Universidad. (1767-1821);
Segundo: La fundaci6n de la Universidad. (1821-
i834);
Tercero: La Universidad durante la tirania. (i835-
185i);
Cuarto: La Reconstrucci6n. (1852-1874);
Quinto: La Reforma Constitucional;
Sexto: La Universidad national.
En sus paginas se puede seguir a las ciencias qui-
micas en su lenta evoluci6n, desde las primeras lec-
ciones del doctor Moreno hasta la creaci6n de diver-
sas catedras dedicadas A sus principles ramas, y el
proyecto de former una Facultad especial de Quimica
y Farmacia, aunque no se realize; en ellas se puede







STUDIOS QUiMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


Ficha
apreciar la importancia creciente de la quimica en los
planes de studio de las facultades de Medicina y
Ciencias y la actividad de los primeros argentinos que
se iniciaron en el profesorado, Arata en 1875 y Qui-
roga en 1885, siguiendo las huellas de Argerich, Mo-
reno, Puiggari, Per6n, Weiss, Schnyder, Albarellos
y Parodi]. 760
PISEROA y ALVAREZ (E.).
1907. Reacci6n de las sales de cobalto utilizable
en quimica anAlitica.
Buenos Aires, Anales del Departamento Nacional
de Higiene, XIV, no 5, 2o5-20o6. (Traducido de los
Annales de Chimie Analytique, XI, no 12). 76
Pro (C.).
19o3. Aplicaci6n del aluminio A la fabricaci6n de
metales puros.
Buenos Aires, La Ingenieria, VII, 114-115. 1593
PLAZA (Prudencio).
1904. Condiciones de potabilidad del agua desti-
lada A bordo.
Buenos Aires, Boletin del Centro Naval, XXII,
591-594. 649
POCIELLO (Francisco).
1895. Revista fotografica ilustrada del Rio de la
Plata.
Buenos Aires, 3i X 22. [Publicaci6n que contenia
numerosos datos de quimica aplicada A la fotogra-
fia]. 163o
PODESTA (D.).
1859. Especifico indigena para la lombriz solita-
ria.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, I, 78-81. [Es-
tudio sobre la semilla del zapallo (Cucurbita maxi-
ma)]. 1354
[POISA.
1900oo. Nuevos Remedios.







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
Buenos Aires, I6 X II, Iii --VII. [Publicaci6n
hecha por la casa Beretervide y Ca, que contiene
gran n6mero de datos sobre las propiedades, compo-
sici6n y preparaci6n de medicamentos minerales y
orginicos precedidos, de una introducci6n dedicada
A establecer la importancia de la quimica y sus prin-
cipales conquistas]. 84o
POLA (Juan).
190o8. Pentosas y pentosurias.
C6rdoba, i vol. [Tesis del doctorado en medicine]. i131
POUSE (Jos6 R.).
1884. Composici6n de las maderas.
Buenos Aires, B. N. A., VIII, 602-608. 2366
ARCHER (Ch.).
1897. Quimica Biol6gica. Los dltimos trabajos so-
bre los fermentos solubles.
Buenos Aires, Anales del Departamento Nacional
de Higiene, VII, no II, 200-2o5. [Articulo repro-
ducido del Recueil de Mddecine Viterinaire de Al-
fort]. 5
POTEL (A. P.).
1908. La industrial de la fabricaci6n de cerveza
en la Rep6blica.
Buenos Aires, B. U. I. A., XXII, no 479. 170
POTEL (A. P.).
1908. L'industrie de la bidre dans l'Argentine.
Buenos Aires, B. M. A., IX, 562-570. 48o
POUCHET (G.).
1893. El color de los vinos de Jacquez.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XXXII, 247-
253. [Informe obtenido por el doctor Puiggari (Mi-
guel)]. 1771
POUSSART (Enrique J.).
1902. Contribuci6n al studio de la Colletia Spi-
nosa Lam. (Espina Cruz).









STUDIOS QUIMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


Ficha
Buenos Aires, 27 X 17, 73 p. + 4 lAm. (Tesis para
optar al titulo de doctor en quimica). 321
Pozzi ESCOT (E.).
1907. Fisica-Quimica.
Buenos Aires, Revista Politecnica, VIII, 122-I29;
260. [Conferencia dada por el autor en la Univer-
sidad de Lima]. 1091
Pozzi EscoT (E.).
1908. Introducci6n ala teoria at6mica de la elec-
tricidad. Los ones y los electrones.
Buenos Aires, Revista Politdcnica, IX, 29-32; 74-
8o; 84-86. [Conferencia dada en la Facultad de
Ciencias de Lima]. 1087
Pozzi EscOT (E.).
19o8. Nueva reacci6n caracteristica del niquel.
Buenos Aires, Revista Politecnica, IX, 12-14. 1089
PRESS (W.).
1907. Sobre el wolfram 6 tungsteno.
Buenos Aires, Geologia y Minas, I, 38o-383. 1470
PROLONGO (Modesto).
1897. Elaboraci6n de aceites.
Buenos Aires, B. N. A., XXI, 587-590. 2385
PROST (Eugenio).
1907. Los m6todos de calcinaci6n de los minera-
les de plomo por medio de la cal.
Buenos Aires, Geologia y Minas, II, 147-163. 1423
PUIG (TomAs).
1909. Alcaptonuria.
Buenos Aires, I vol. in 8. [Tesis del doctorado
en medicine]. 998
PUIG Y NATTINO (Juan).
1893. El agua (su studio quimico y sus aplica-
ciones en la industrial y en los generadores de vapor).
La Plata, i vol. [Tesis para optar al titulo de inge-
niero agr6nomo]. 94o









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
PUIG Y NATTINO (Juan).
1898. Especificos secrets.
La Plata, R. F. A. y V., IV, 45-5o. 788
PUIG Y NATTINO (Juan).
1899. Ver Troise (Antonio). Ficha n 785. 784
PUIG Y NATTINO (Juan).
1901. Elementos de Quimica volum6trica y gra-
vim6trica.
La Plata, 18 X 13, 117 p. 36o
PUIG Y NATTINO (Juan).
1901. Escorias de defosforaci6n 6 fosfatos Tho-
mas.
La Plata, R. F. A. y V., V, 1-6. 783
PUIG Y NATTINO (Juan).
1901. Estudio sobre un antisarnico.
La Plata, R. F. A. y V., V, 274-277. 778
PUIG Y NATTINO (Juan).
1901. Laboratorio Quimico.
La Plata, R. F. A. y V., V, 196-2oo 773
PUIG Y NATTINO (Juan).
19o01. La leche.
La Plata, R. F. A. y V., V, 257-273; 2a 6poca,
I, 11-13. 770
PUIG Y NATTINO (Juan).
1901. Trabajos prActicos en el laboratorio de la
Facultad.
La Plata, R. F. A. y V., V, 34-38; IO2-io3; 2a
6poca, I, 108-109. 799
PUIG Y NATTINO (Juan).
19o3. Cafias de azdcar de Tucuman.
La Plata, R. F. A. y V., VI, 165-171. 774
PUIG Y NATTINO (Juan) y TROISE (Antonio).
1903. Laboratorio de Quimica de la Facultad.
La Plata, R. F. A. y V., VI, 196-198. [Andlisis
de forrajes y vinos]. 771









STUDIOS QUiMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


Ficha
PUIG Y NATTINO (Juan).
19o3. Tuna inerme (Opuntia Ficus Medica, var.
inerme).
La Plata, R. F. A. y V., VI, 113-1ig. [Estudio
quimico de la plant como forraje.] 776
PUIG Y NATTINO (Juan).
1904. Cafias de azdcar de Tucumin.
Buenos Aires, B. M. A., I, 513-519. 457
PUIG Y NATTINO (Juan).
19o5. AnAlisis de algunos vinos tintos de Mendoza.
La Plata, R. F. A. y V., 2" 6poca, I, i3i. 798
PUIG Y NATTINO (Juan).
1905. Aguas de pozo coming y semisurgentes.
La Plata, R. F. A. y V., 2a 6poca, I, io8 y siguien-
tes. 369
PuIr Y NATTINO (Juan).
19o5. La leche.
La Plata, R. F. A. y V., 2a 6poca, I, ii y siguien-
tes. 3. 67
PUIG Y NATTINO (J.).
19o5. La leche. Causas que hacen variar la compo-
sici6n quimica de la leche.
Buenos Aires, Actas y trabajos del segundo Con-
greso Medico Latino Americano, V, 534-548. 1214
PUIG Y NATTINO (Juan).
1905. Manipulaciones quimicas. Trabajos prActi-
cos de laboratorio.
La Plata, 18 X 13, 72 p. 324
PUIG Y NATTINO (J.).
1905. Vinos (AnAlisis).
La Plata, R. F. A. y V., 2" 6poca, I, 131 y siguien-
tes. 370
PUIG Y NATTINO (J.) y TROISE (A.).
1905. Saneamiento municipal. (Utilizaci6n de los
residues de las carceles.)









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
La Plata, R. F. A. y V., 2a 6poca, I, 18 y siguien-
tes. 368
PUIG Y NATTINO (Juan).
1906. Apuntes sobre abonos quimicos.
La Plata, R. F. A. y V., 2a 6poca, II, 597-602. 365
PUIGGARI (Miguel).
1858. AnAlisis de un guano artificial fabricado en
Buenos Aires.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, I, 3o-3i. 1352
PUIGGARI (Miguel).
1858. Discurso preliminary al studio de la quimica
organica.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, I, 19-27. 135o
PUIGGARI (Miguel).
1858. Sobre la definici6n adoptada para las sales.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, I, 27-30. 1351
PUIGGARI (Miguel).
1859. Especificos y remedies secrets.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, I, 199-211. 1365
PUIGGARI (Miguel).
1859. Falsificaciones y alteraciones.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, I, 81-95;
136-142; 213-218; 285-291; 336-34o. [Colecci6n
de articulos destinados A la aclaraci6n de ciertas
cuestiones de quimica bromatol6gica y legal; las ma-
terias tratadas son : harinas argentinas, f6culas y al-
midones, chocolates, colorantes.] 1355
PUIGGARI (Miguel).
1859. Preparaci6n del ioduro de cadmio.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, I, 148-149. 136o
PUIGGARI (Miguel).
1859. Sobre el ioduro de azufre y su preparaci6n
farmacol6gica.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, I, loo-io4. 1357
PUIGGARI (Miguel).
1859. Ver Amoedo (Claudio). Ficha n 1361. 1363









STUDIOS QUIMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


Ficha
PUIGGARI (Miguel).
186o. Establecimientos insalubres. Cuestiones ad-
ministrativas relacionadas con la quimica legal.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, I, 395-407. 1373
PUIGGARI (Miguel).
186o. La grasa de potro considerada como indus-
tria de Buenos Aires.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, II, 5-i3. 860
PUIGGARI (Miguel).
i86o. Necesidad de restringir la venta y circula-
ci6n del ars6nico.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, I, 463-468. 1376
PUIGGARI (Miguel).
186o. Sobre la preparaci6n del extract de Rata-
nia.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, I, 341-343. 1371
PUIGGARI (Miguel).
1861. Jab6n de Buenos Aires [Industria del].
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, II, 78-85. i38o
PUIGGARI (M[iguel]).
i86i. Minerales t6rreos.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, II, 259-262. i385
PUIGGARI (Miguel).
1863. Lecciones de quimica aplicada A la higie-
no y A la administraci6n para uso especial de los
alumnos de quimica de la Universidad.
Buenos Aires, i vol. in 4, 35o p. [Edici6n he-
cha A espensas del gobierno de la provincia.] II
PUIGGARI (Miguel).
1864. AnAlisis espectral.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, IV, 57-70.
[Conferencia dada por el autor al presentar el primer
espectroscopio traido A la Rep6blica.] 1224
PUIGGARI (Miguel).
1866. d C6mo puede reconocerse el valor de los








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
abonos segdin la proporci6n de Fr6my, segiin las pro-
porciones de fosfatos y amoniaco que contengan P
Buenos Aires, A. S. R. A., I, 173-176. 2021
PUIGGARI (Miguel).
1866. Conservaci6n de las carnes alimenticias bajo
el punto de vista cientifico y econ6mico.
Buenos Aires, A. S. R. A., I, 35-53. [Lectura hecha
en la Sociedad Rural.] 2018
PUIGGARI (Miguel).
1866. La lignita de Jujuy.
Buenos Aires, A. S. R. A., I, 13-i4. 2017
PUIGGARI (Miguel).
1866. No mas ars6nico. Conservaci6n de los cue-
ros por el cloruro de zinc.
Buenos Aires, A. S. R. A., I, 14.2-144. 2020
PUIGGARI (Miguel).
1866. ( Por qu6 los terrenos pierden con el tiem-
po la facultad de poder nutrir A un mismo vegetal ?
Buenos Aires, A. S. R. A., I, 121-127. 2019
PUIGGARI (Miguel).
1867. Sobre las arcillas en general y bajo el pun-
to de vista de su aplicaci6n en la industrial.
Buenos Aires, A. S. R. A., I, 274-278; 3oo-3o4. 2025
PUIGGARI (Miguel).
1869. Ver Cambaceres (Antonio). Ficha no 1284. 1287

PUIGGARI (Miguel).
1871. Informe [presentado al rector de la Univer-
sidad de Buenos Aires].
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, IX, 239-248.
[Estudio de la obra realizada en las ciencias quimicas
por farmac6uticos de todas las 6pocas, de la relaci6n
intima de la quimica y la farmacia y de la conve-
niencia de fundar una facultad independiente de
ambos ramos.] 1313









STUDIOS QUiMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


Ficha
PUIGGARI (Miguel).
1872. Los inventos y los inventories (Apuntes para
la historic sobre la conservaci6n de carnes en el Rio
de la Plata).
Buenos Aires, A. S. R. A., VI, 215-221; 252-257;
277-284. [Articulo de pol6mica.] 20o47

PUIGGARI (Miguel), GALLARINI y ARRUF6 (Jaime).
1872. Desinfecci6n de letrinas.
Buenos Aires, Revista Farmacrutica, X, 126-129.
[Informe presentado A la Sociedad Rural sobre el
m6todo de Scheeivener y Seeber para fabricar abo-
nos con materials fecales.] 1320
PUIGGARI (Miguel).
1873. Amoninitrometria 6 nuevo sistema para do-
sar el amoniaco, el Azoe de las materials orgAnicas y
el acido nitrico existentes en la atm6sfera libre 6
confinada, en las tierras, en los abonos, etc.
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XI, 173-188. 1442
PUIGGARI (Miguel).
1873. Informe presentado al Consejo de Higie-
ne [sobre anAlisis de aguas de Buenos Aires].
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XI, 90o-96;
112-120. 1436
PUIGGARI (Miguel).
Buenos Aires, Revista Farmaceutica, XI, 230-235.
[Estudio de armas envenenadas.] 1444
PUIGGARI (M[iguel]).
1874. Discusi6n sobre los caracteres de las aguas
potables.
Buenos Aires, Anales Cientificos Argentinos, I, no
2, 33-4o; no 3, 65-71; n 4, 97-104; no 5, 137-143. 193
PUIGGARI (M[iguel]).
1874. La arena del rio y la tosca.
Buenos Aires, Anales Cientificos Argentinos, I, no
3, 74-77. I99









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
PUIGGARI (M[iguel]).
1874. Los saladeros de la Ensenada.
Buenos Aires, Anales Cientificos Argentinos, I, n
i, i4-i6. 193
PUIGGARI (Miguel).
1876. Esquistos grafitoideos de la Florida, Banda
Oriental.
Buenos Aires, A. S. C. A., II, 322-325. 294
PUIGGARI (M[iguel]).
1876. Hierro oligisto de la provincia de San Luis.
Buenos Aires, A. S. C. A. I, 263-266; II, 278. 290
PUIGGARI (Miguel).
1876. Mispickel de la provincia de San Luis.
Buenos Aires, A. S. C. A., I, 339. 291
PUIGGARI (Miguel).
1876. Niqueluranita 6 nuevo mineral de niquel y
urano del cerro Famatina.
Buenos Aires, A. S. C. A., I, 339. 292
PUIGGARI (Miguel).
1876. Visita & la ftbrica de chocolate.
Buenos Aires, A. S. C. A., II, 151-158. 293
PUIGGARI (M[iguel]).
1876. Visita & las fibricas de vidrios.
Buenos Aires, A. S. C. A., I, 198. 289
PUIGGARI (Miguel).
1877. Curso de quimica analitica. Apuntes de las
lecciones dictadas; tomados por P. J. Pando.
Buenos Aires, I vol. in 80. 548
PUIGGARI (Miguel).
1877. Leyes de la dialisis y su comprobaci6n ex-
perimental. (Memoria premiada con medalla de oro
por la Soc. Cient. Arg.).
Buenos Aires, A. S. C. A., IV, 179-224. 297
PUIGGARI (Miguel).
1877. Minerales de hierro silicotitanados de Cata-









STUDIOS QUiMICOS EN LA REPUBLICA ARGENTINA 95

Ficha
marca y La Rioja, y aluviones ferrititanados de Rio
Negro y Quequ6n Grande.
Buenos Aires, A. S. C. A.,III, 36-40. 295
PUIGGARI (Miguel).
1877. Sobre la conservaci6n de carnes por el m6-
todo de Appert.
Buenos Aires, A. S. C. A., III, 312-321. 296
PUIGGARI (Miguel).
1878. Compendio de andlisis quimico cualitativo
y cuantitativo.
Buenos Aires, I vol. in 80. [Analizado por Pedro
N. Arata en A. S. C. A., V, 278.] 298
PUIGGARI (Miguel).
1881. Estudio de las aguas potables y en especial
de las del Plata.
Buenos Aires, A. S. C. A., XI, 94-112 y i45-
169. 299,
PUIGGARI (Miguel).
1882. Datos hidrol6gicos sobre la provincia de
Buenos Aires.
Buenos Aires, A. S. C.A., XIII, 49-6o. 3oo
PUIGGARI (Miguel).
1882. Agua mineral de Barracas iodoferrosa.
Buenos Aires, A. S. C. A., XIII, 238-241. 3oi
PUIGGARI (Miguel).
I883. Agua del pozo artesiaho semisurgente de La
Plata.
Buenos Aires, A. S. C. A., XV, 119-123. 3o3
PUIGGARI (Miguel).
1883. Aguas de Mendoza.
Buenos Aires, A. S. C. A., VX, i45-i5i. 3o02
PUIGGARI (Miguel).
1883. Dosaje de las quinas y sus preparaciones
farmac6uticas.
Buenos Aires, i vol. in 4o, 46 p. [Tesis del docto-
rado.] 562









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
PUIGGARI (M[iguel]).
1883. VWase Aguirre (Eduardo). Ficha n 147. i48
PUIGGARI (Miguel).
1884. La prueba del fuego en el juicio de Dios.
Buenos Aires, A. S. C. A., XVIII, 52-65. (Confe-
rencia dada bajo el patrocinio de la Soc. Cient. Arg.) 304
PUIGGARI (M[iguel]).
1890. Apuntes sobre la acci6n del carb6n en las
aguas potables.
Buenos Aires, A. S. C. A., I, 17-23; XXX, 227. 287
PUIGGARI (M[iguel]).
1890. Datos relatives A perforaciones practicadas
en el lecho del Plata.
Buenos Aires, A. S. C. A., I, 137-144; XXX, 237. 288
PUIGGARI (Miguel).
1890. El acido sulftirico.
Buenos Aires, A. S. C. A., XXX, 119. (Memoria
presentada al concurso de 1875.) [Se public en fo-
lleto con el titulo : Sin acido sulfdrico no puede ha-
ber industrial ] 305
P[UIGGARI] (M[iguel]).
1890. Fabricaci6n de jabones.
Buenos Aires, B. U. I. A., III, n 181. 2002
PUIGGARI (Miguel).
189o. Falsificaciones.y adulteraciones.
Buenos Aires, B. U. I. A., III, no8 i8 y 152. 2005
PUIGGARI (Miguel) y SILVEYRA (Luis).
1890. Sobre la fabricaci6n del cemento Portland
en Buenos Aires.
Buenos Aires, A. S. C. A., XXX, 414-422. 3o6
PUIGGARI (Miguel) [hijo].
1893. Estudio prActico de las papainas y pepsinas
comerciales como fermentos digestivos.
Buenos Aires, 26 X 18, 127 p. [Tesis para optar
al titulo de doctor en farmacia.] io5








STUDIOS QUIMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA 97

Ficha
PUIGGARI (Miguel) [hijo].
1896. Breve studio de las principles sofistica-
ciones y alteraciones de las substancias mas usadas
en farmacia y modo practice de reconocerlas.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XXXV, 126-
i33; 169-180; 212-219; 254-262; 313-3i7. 1811
P[UIGGARI] (M[iguel]) [hijo].
1898. Ver Del Area (Enrique E.). Ficha n 1245. 1249
PUIGGARI (Pio).
1885. Contribuci6n al studio de la orina patol6-
gica.
Buenos Aires, i vol. in 80. 561

Q. (E.).
1891. Las nuevas teorias agricolas [fertilidad ina-
gotable por medios artificiales].
Buenos Aires, A. S. R. A., XXV, 222-224. 2283
QUESADA (Ernesto).
i91o. La ensefianza de la historic en las universi-
dades alemanas.
Buenos Aires, 23 X i5, xxxix + i3i7 p. [Estu-
dia en las paginas 723 y 724 los cursos universitarios
dedicados A la ensefianza de la historic de la quimica
en Alemania; segin el autor s6lo Marburg y Berlin
tendrian cursos especiales.] 552
QUEVEDO (Jos6 Maria).
1904. Investigaciones sobre cremerias [argenti-
nas].
Rosario, Revista de la Sociedad Rural Santafeci-
na. III, n 77, 1-15; n 78, i-11. i633
QUEVEDO (J[os6] M.).
19o8. Experiencias sobre la toxicidad del mio-
mio.
La Plata, B. C. N. I. A., II, 49. 2154
QUIROGA (A[tanasio]).
1888. El tasi6metro.
ART. ORIG. XX-7









98 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

Ficha
Buenos Aires, 27 X 18, 62 p. + 2 lIminas. (Te-
sis para optar al titulo de doctor en ciencias fisico-
naturales.)
[Este studio fu6 impreso a expenses de la Facul-
tad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales, de
acuerdo con el informed de una Comisi6n de profeso-
res (( y en atenci6n A la suma de trabajo y conoci-
mientos que revela ).] io4
QUIROGA (Atanasio).
1889. Cemento argentino fabricado por Nicolas
Derossi. Informe presentado a la Sociedad Cienti-
fica Argentina.
Buenos Aires, i vol. 53 p.- 1i4 planchas. 83
QUIROGA (A.).
1889. V6ase Buschiazzo (J. A.). Ficha n 219. 222
QUIROGA (A.).
1891. Vease Buschiazzo (J. A.). Ficha no 223. 224
[QUIROGA (Atanasio)].
1892. Informe quimico-m6dico-legal producido
en el caso de la sefiora Ana A. Laserre de Libar6s.
Buenos Aires, i vol. 22 X i4, 68 p. +2 liminas.
[Informe presentado por el autor en colaboraci6n con
los doctors Berra (Jacobo Z.), GonzAlez del Solar
(Melit6n), Casal (Julio C.), Barraza (Francisco C) y
Susini (Telemaco).] 1971
QUIROGA (Atanasio).
1893. Anexo III al trabajo Obras de riego en los
altos de C6rdoba.
Buenos Aires, A. S. C. A., XXXVI, 249-256. 356
QUIROGA (Atanasio).
1895. Apuntes de quimica analitica.
Buenos Aires, Revista Farmacdutica, XXXIV, 342-
348; XXXV, 4o-47; 93-ioo. 8o04
QUIROGA (Atanasio).
1896. La arginina.
Buenos Aires, Revista Farmaedutica, XXXV, 364-









STUDIOS QUIMICOS EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


Ficha
368; 387-391. [Principio activo del virar6-mi de la
familiar de las Laurineas.] 18o09
QUIROGA (Atanasio).
1896. Monopolio para la fabricaci6n de los alcoho-
les.
Buenos Aires, Semana Mddica, III, 4o3-407; 411-
4i3. i8i4
QUIROGA (Atanasio).
1898. Ver Del Arca (Enrique E.). Ficha n 1245. 1246
QUIROGA (Atanasio).
1899. AntisArnicos.
Buenos Aires, 26 X 18, I4 p. 888
QUIROGA (Atanasio).
1899. La sacarina.
Buenos Aires, Revista Tecnica, IV, 381-382. [In-
forme presentado al Departamento Nacional de Hi-
giene.] 1487
QUIROGA (Atanasio).
19o6. Agua de ((Las Higueritas .
Buenos Aires, Argentina Mddica, IV, 37-39. 967
QUIROGA (Atanasio).
1910. Ars6nico y Antimonio.
Buenos Aires, 13 p. + i lImina. 29
QUIROGA (Atanasio).
1910io. Disgregaci6n quimica.
Buenos Aires, 16 p. + i lAmina. 28
QUIROGA (Atanasio).
1910. Extractor baro-tArmico [nuevo aparato para
extraer los gases de sus soluciones, especialmente do
las aguas].
Buenos Aires, i vol. 26 x 18, i1 p. i plancha. 1988
QUIROGA (Manuel J.).
1906. Secci6n de industries quimicas en la Escue-
la Nacional de Minas de San Juan.
Buenos Aires, Revista Tdcnica, XII, 76-78. I548









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Ficha
RAFFO (Jacinto T.).
1904. Contribuci6n al studio de la hidrologia de
Bahia Blanca.
Buenos Aires, I vol. 27 x i8, 139 p. + xxxvii.
[Tesis presentada para optar al titulo de doctor en
quimica.] 42
RAMIREZ (P. P.).
Industria vitivinicola de la provincia de San
Juan. 83i
RAMiREz (P. P.).
1893. Industria minera y metaldrgica de la pro-
vincia de San Juan.
Buenos Aires, i vol. [Muchos capitulos fueron
publicados por La Agricultura, I y II.] 863
RAMIREZ (Pedro P.).
1895. Algo que hace falta.
Buenos Aires, La Agricultura, IV, 226. [Proyecto
de studio sistematico de tierras argentinas.] 23o8
RAMMELSBERG (C.).
i883. Ver Brackebusch (L.). Ficha n 591. 595
RAMORINO (J.).
1867. Apuntes del curso de mineralogia dictado
en la Universidad de Buenos Aires en el afio 1867.
Buenos Aires, i vol. in 4 grande, Ii5 p. (auto-
grafia). 758
RAMSAI (William).
1910. Elementos y electrones.
Buenos Aires, Revista Politdcnica, XI, 78-85. 1071
RAMSAY (William) y TRAVERS (Moris).
1898. Los gases de la atm6sfera : el ne6n y el me-
targ6n.
Buenos Aires, A. S. C. A., XLVI, 298-299. (Ex-
traido de la Revue Gdndrale des Sciences.) 417
RARA (Eduardo S.).
19o04. Investigaci6n agricola en la Repdiblica Ar-
gentina, provincia de Entre Rios.


I00