<%BANNER%>

Revista de la Universidad de Buenos Aires

HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo XIII
Digital Library of the Caribbean UFLAC
xml version 1.0 standalone yes
Volume_Errors
Errors
PageID P2
ErrorID 3
P254
3
P954
3
P962
3
P966
1001
ErrorText overprocessed + orientation error
P974
3
P978
3


MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description:
v. :ill. ;27 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Universidad de Buenos Aires
Publisher:
La Universidad,
Place of Publication:
Buenos Aires

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

General Note:
Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note:
1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note:
Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note:
Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier:
aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID:
AA00013094:00013

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description:
v. :ill. ;27 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Universidad de Buenos Aires
Publisher:
La Universidad,
Place of Publication:
Buenos Aires

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

General Note:
Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note:
1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note:
Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note:
Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier:
aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID:
AA00013094:00013

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 90a
        Page 91
        Page 92
        Page 92a
        Page 92b
        Page 92c
        Page 92d
        Page 93
        Page 94
        Page 94a
        Page 95
        Page 96
        Page 96a
        Page 96b
        Page 96c
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 100a
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 106a
        Page 107
        Page 108
        Page 108a
        Page 109
        Page 110
        Page 110a
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 448a
        Page 448b
        Page 448c
        Page 448d
        Page 448e
        Page 448f
        Page 448g
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
    Indice del tomo XIII
        Page 483
        Page 484
Full Text














REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE -
BUENOS AIRES

aru








P X\/ I .QT A


DE LA


UNIVERSIDAD

DE

BUENOS AIRES

Publicada por orden del Consejo Superior de la Universidad




SECRETARY DE LA DIRECTION:

Doctor MARIO A. RIVAROLA


ANO VII TOMO XIII

(ARTiCULOS ORIGINALS)
















BUENOS AIRES
IXireceicln y ACLl-mir ititraoid
430 VIAMONE 430
1910






















LATIN
EMERICE





Talleres Gramcfs A CANTIELLO

VENEZUELA 873


, V. "Z-In 40





'A n 1 I A IIM II IED


DE -
BUENOS AIRES






LA METAFISICA CIENTIFICA MODERN
Y LA VUELTA A KANT

"Hand equidem studeo bullatis ut nihil nugis.
Pagina sucrescat dare pondus idonea fumo".

SUMARIO

PARTE I. Introducci6n.-1. La verdadera grandeza de Kant.-2.
"Lo que Kant no debe ser para nosotros" (Wundt) y "lo que debe
ser" (Paulsen).-3. Objeto de este estudio.-4. Universalidad de la fun-
ci6n de la critical en la metafisica.-5. El "horror" por la palabra
"metafisica".--6. La universalidad cientifica como caracter fision6mico
de la metafisica modern y su intima compenetraci6n con las mismas
peculiares cualidades que encontramos en el espiritu de las diversas
naciones.-PARTE II. La evolucidn histdrica del criticism como mitodo
fundamental de la investigacidn filos6fica.- 1. El criticism original--
1. Enunciaci6n y legitimidad cientifica del problema kantiano.-2. El
caracter esencialmente cientifico de la forma mentis y del mdtodo critic
de Kant, inferido del genesis de su conciencia filos6fica.3. El nticleo
s6lido de la gnoseologia kantiana.-II. Las primeras fases del neo-
kantismo.--II. Las ziltimas fases del neo-kantismo. (Critica de la
netafisica y metafisica critical .


PARTE I

INTRODUCTION


I. La verdadera grandeza de Kant





T-1TTCt A nI T k TTNTTtDCTflAn


cayeron, cuando la mente humana, harta de en'gorrosas y su-
perfluas construcciones, voQvi6 sobre sus pass ara estudiar de
nuevo, orientada por el solitario de Konisberg, el valor de las
propias fuerzas y el limited de su actividad. Pero la critical lo
mismo repudia el dogmatismo. materialista como el idealista.
Tambien en nuestros dias floreci6 la several critical kantiana
cuando estuvimos hastiados de esa filosofia que no veia en el
pensamiento sino una secrecion cerebral. Perc si bien es verdad
que la filosofia critical es antimaterialista, no es menos cierto
que tampoco es idealista, ni en el sentido de Fitche y Hegel,
ni en el opuesto de Schopenhauer, y much menos en el mis
vago de Plat6n. Si la critical es un idealismo (y Kant mismo
se vi6 obligado a emplear este t6rmino tan ambig',o como in-
determinado) se debe entender en una forma tal que no ex-
cluya al positivismo, como se diria hoy, sino como algo que le
integre y cumpla. La verdadera grandeza de Kant beside, pues,
en que las lines fundanentales de su idealis no critic son siem-
pre las directrices del pensamiento modern TEn vano es que
6ste intent sobrepujar los limits fijados por la critical: tarde
6 temprano habra de volver sobre sus paso. La fnci6n for-
mal de la categoria, y su funci6n dentro de !,-s limites de la
experience, con la cual es congenita, se encararit, de condu-
cirlo a su esfera normal. Para eludir eso li'nite seria me-
nester que el hombre adquiriera nuevos podre- menitales.


2. "Lo que Kant no debe ser para nosotros" (Wund) y "lo que
debe ser" (Paulsen).


Pero la afirmaci6n de Guillermo d(I Humbo'dt (!( que "todo
lo que Kant ha fundado no puede perecer" (afirmaci6n un tanto
audaz tratandose de obra humana), nos col,.ca bruscamente
ante aquella parte de la obra de Kant que no es <:no muerto
residue. Por ejemplo: el ilcognoscible de la *losofia te6rica
arroja su enorme sombra tambidn en la practice, y por 6sta
en la filosofia religiosa 6 hist6rica, siendo, ademis. Ia causa de
esa oleada mistica, de ese sentimiento temerosn y pesimista de
la vida que le domina y que es como el eco de st, educaci6n
n;I^^ct- Q di -liai-i-in Inrirln r-a inna licmr^ lr rnnciPrl-n fnrln




METAFIS[CA CIENTIFICA MODERN


bajo el solo punto de vista de la raz6n, tanto .la moral como la
religion, el derecho como el arte. El. valol de' sentimiento en
todas estas manifestaciones de la vida del esp' itu ec por com-
pleto desconocido. El hombre aparece como un ente abstract
como una creaci6n de la teoria; asi se explica que Collembusch
le escribiera el 25 de diciembre de 1793: "Vuestra f6 moral
esta libre de esperanza, vuestra moral esti limpia de cualquier
amor: Ten que vuestra fe y vuestra moral difieren de las del
diablo?". Ademas de la arquitectdnica, agrega las exigencias
de la simetria a las del sistema, de modo que muchas de las parties
de los libros kantianos no tien.en otra raz6n de ser que la de la
simetria. Pero, quizas, el mayor defecto hay que buscarlo en su
punto de vista antihist6rico. En virtud de su habitud mental
de no considerar como objeto de la filosofia sino aquella
forma de realidad que responded a su concept, la idea de desa-
rrollo, que 6l mismo aplicara con tanto brillo t las ciencias de la
naturaleza, no entra casi para r.ada en su filosofia. La razon
obraria fuera del tiempo y del espacio y fundiria de golpe en
0! duro bronce de sus esquemas lo que el hombre solo puede
conquistar en los caminos fatigosos de la historic
Pero estos y demas defects son perfectamente justificables,
cuando se tiene en cuenta que la doctrine de Kant present
tambien un valor histdrico relative i las condiciones de la con-
ciencia cientifica de su tiempo. Una de las primeras consecuen-
cias de la continuidad del progress en la ciencia es precisa-
mente que los descubrimientos que se hacen en una epoca, por
ejemplo, los de este siglo, corrigen, integran, v tambi6n, en par-
te, destruyen, pero de cualquier modo sobrepasan el patrimo-
nio cientifico de los siglos precedentes. Pero si podemos afir-
mar que conocemos, en fisica, por ejempllo, muchos hechos y
eyes ignoradas por Galileo y Newton, dando caracteres de ver-
dad t la paradoja de que un alumno de nuestras escuelas sc-
cundarias sabe mas fisica que el mismo Galileo, han quedado,
no obstante, en forma indestructible y fecunda los principios
ifnl1hnpnl-alpc cri ~chE d-r1chrlmientc 'nfnrnmn pi "h,-n,.'.rsn i' r-;_




I REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

theatre". Para formarnos una idea de la eficacia de estos prin-
c:pios, y, por tanto, de la necesidad de llamar la atenci6n de
los que los violan, basta recorder los idola que vician, retar-
dandola, la investigaci6n cientifica de las leyes psicol6gicas de
la conciencia y todas las falsas generalizaciones cientificas que
acerca de 6sta se hacen, ya sea a parte rei extensac (materia-
lismo biol6gico), sea d part rei cogitantis (espiritualismo 6
conceptualismo puro). Del mismo modo, nosotros debemos dis-
cernir lo sobrepujado y anticuado en la doctrine kantiana, de
lo que puede darse por conquista definitive y vital del pensa-
miento human, y, ademas, el principio de acci6n continue y
progresiva, ya sea para la ciencia como para la filosofia. Por
tento, la vuelta A Kant no es un fen6meno accidental, es decir,
una pura y simple reproducci6n de un fen6meno del pasado,
cue puede ser explicado con la teoria hist6rica de los "corsi
e ricorsi" de Vico, sino que es determinada por ese procedi-
miento met6dico capaz de dar organizaci6n. a todo el saber,
el cual, descubierto por Kant, est4 destinado A repetirse ante
cualquier intemperancia de la especulaci6n present 6 future.
En efecto, las intemperancias en las ciencias y en la filosofia
pueden ser diversas y varias, segln los tiempos y la cultural;
pero uno es el nitodo para disolverlos; el mctodo critic. "Esto
debe ser Kant para nosotros"-como dijo Paulsen,-y en este
sentido especial debe entenderse en nuestros dias la vuelta d
Kant.


3. Objeto de este studio.

TIien, piue ; en este studio comparative nos proponemos, pre-
cisamente, demostrar la influencia que el criticism, A trav6s de
sus diversas fases de desarrollo, desde la original de Kant hasta
las restantes del neo-kantismo de nuestros dias, ha ejercido
sobre la ciencia considerada en Ri misma y en relaci6n con las
exigencias extrasensibles, pero fundamentals del espiritu hu-
mano. Como es natural, consideraremos las illtimas fases del
criticism contemporineo bajo cierto aspect, aun en forma-
ci6n. Tendremos asi ocasi6n de examiner qu6 tendencies pre-
senta la filosofia modern en lo que respect i la soluci6n de
las grandes antitesis que agitan el alma modern, especialmente
la que existe entire la ciencia y sus progress maravillosos y las




LA MEITAFISICA CIENTIFICA MODERN 9

mas intimas exigencias 6tico-sociales, artisticas y religiosas.
:Son estas inconciliables, como parece, por la diversidad de
principios de origen (substancialidad, causalidad, acci6n reci-
proca--por un lado,-libertad, finalidad, etc., por otro)? Como
se ve, el problema cs formalmente identico al ya formulado por
Kant: "i C6mo se concilian. las estrellas que brillan en el cielo
con la ley moral que vive en el coraz6n del hombre?" Llegare-
mos asi f la soluci6n del important problema que se refiere a
la metafisica cientifica modern.


4. La universalidad de la funci6n de la critical en la metafisica.


En efecto, la misma funci6n ejercida por el criticism ori-
ginal en la obra de Kant contra las formas disolventes del
empirismo ingl6s, que al pasar A Francia en siglo XVIII se
tiansform6 en materialismo y en racionalismo abstract,
-briendo el camino a una 6pica y titAnica generaci6n de nue-
vas formas idealistas en el period del romanticismo filos6fico
alemin, se repite en el movimiento neocritico aparecido en
Alemania en la segunda mitad del siglo pasado, asumiendo
el carActer de filtro en que se purific6 el pensamiento euro-
peo, pasando de las formas extremes del materialismo en
Alemania, del positivismo en Francia, del evolucionismo en
Inglaterra, hacia un nuevo camino que debia conducirlo desde
el naturalism prevalent, por tramites diversos, hacia el
principio de un idealismo renovado. Funci6n anAloga t la
desempefiada por la "Historia dcl Materialismo" en Alemania
fue la de la "Introducci6n d las obras de Hume" por Tomas
Green en Inglaterra y Norte America.
Lo mismo digase de Maine de Biran y Renouvier en Fran-
r'fla 0 1




BEVISTA DE LA UNIVERSIDAD


problema te6rico contemporineo, resolvi6ndolo de acuerdo
con antiguos prejuicios de escuela.
Convencido de que no sea comprensible nuestro movimiento
cientifico sin Kant, "cuya principal mira era corregir los abusos
y extravios de la metafisica" (I), y que, por tanto, "el espiritu
filos6fico cue tiene la obra de Kant esti conforme por complete
con nuestra cultural actual" (2), Perojo tuvo el m6rito incontesta-
ble de pensar que la divulgaci6n de Kant en su obra original hu-
biera sido mas eficaz, por la calidad y duraci6n de los efectos,
que la campafia de destrucci6n del krausismo, empezada en sus
"Ensayos" y brillantemente sostenida por 61 y por inteligencias
iomo las de Revilla, Montoro, Giner, Simarro, Estassen y otros.
Por una parte, el criticism podia corregir una filosofia que,
como la escuela krausista, en el concept de Perojo, se desarro-
llaba en forma dogmitica, partiendo del principio exclusive de
que "fuen.te inica 6 inmediata de reconocimiento cientifico es
la conciencia". Pero por otra parte, atenuaba los excess del
experimentalismo, puesto que, como 61 decia, "conviene que el
m6todo experimental no quede reducido a sus formas mas li-
mitadas excluyendo de su seno gran parte de lo que es y debe
ser objeto de nuestras observaciones, las inmediatas como las
mediatas, ni que tampoco se lance por el campo de la fantasia.
convirtiendo en dogmas y principios lo que s6lo pasajeramente
puede admitirse como hip6tesis; y nada, para uno y otro caso,
como el studio detenido de las condiciones del conocimiento,
de sits limits y alcance, como nos present la Critica de la Ra-
z6o pura, cuvos profundos anilisis, son, por decir asi, el crisol
por que todo conocimiento ha de pasar si pretend el titulo de
positive 6 cientifico" (3).


5. El "horror" por la palabra "metafisica".


Pero acerca de la soluci6n del important problema que se
refiere A la naturaleza del procedimiento met6dico de la metafi-


(1) Don Jose del Perojo, Obras de Kant, I, Madrid, Gaspar, edi-
tores, 1883, pig. VII.
1(2) Obra citada, pig. VI.
(3) Obra citada. nie. XI.




LA METAFISICA CIENTIFICA MODERN


sica, reinan todavia en nuestros dias no pocos equivocos. Algu-
nos, en efecto, sienten una especie de horror por la palabra
"metafisica", horror que se pudiera comparar con el que desper-
taban en el ~nimo de los milaneses, entristecidos por las desola-
ciones de la peste, los untori, de que habla Manzoni. Otros se
dejan arrastrar hacia esta aversi6n por una falsa etimologia,
analoga a la de metcmipsicosis 6 mictaemipirismo, ignorando ailn
que el nombre que debia provocar tantas disputes, desde clue
apareci6 con Averroes en el siglo XIII y en los escolisticos, y es-
pecialmente despu6s de Kant, es obra de la casualidad,
pues fue palabra empleada para indicar el lugar que los
libros sobre la filosofia primera ocupaba en la coleccion de las
obras de Arist6teles hechas por-Andr6nico de Rodas, en la cual
siguen los libros fisicos. Se repite asi. con fanatismo id6ntico, el
grito que sigui6 f la disoluci6n del hegelismo, "no ris mnetafisi-
ca". Y de los que se ocupan de esta ciencia se dice con soberano
desprecio: "uniy metafisico".
Pero este grito que Ileva en si mismo el valor hist-rico de una
fecunda reaccion, no se dirigia A la metafisica, sino contra cier-
tas forma, de ella, objeto de la critical de Kant. de las cuales
tambien hoy tenemos ejemplos inevitable. Por ejemplo. por un
lado, la division del trabajo v, sobretodo, el procedimliento vic-
torioso seguido primero por las ciencias de la naturaleza external,
luego por las ciencias del espiritu, psicologia, 16gica, etica, este-
tica, sociologia. El m6todo especial de cada discipline impone sn
separacion de la metafisica, favoreciendo con ello ciertas dog-
miticas aptitudes materialistas que con frecuencia sc esconden
bajo el nombre de psico-fisica y psico-fisiologia, generalizando
en forma subrepticia lo que solo es propio de diclias ciencias
especiales. Por otra parte, la disoluci6n de las escuelas.deja el
descontento en el Animo de muchos retardatarios, algunos de los
cuales, movidos por una autoridad 6 por un interns particular
extrinscco al pensamiento puramente cientifico, con ese espiritu
unilateral y dogmaitico, propio de los misticos en demasia y de
sectarios, se complacen en envolverse en mil sutilisimos ra-
zonamiento;. que recuerdan los de Esterpsiadc aristofanesco, y
construyen castillos mas abstrusos que los que hacia el cons-
tructor Sollness de Ibsen, para presentar, vali6ndose de las
falsas sutilezas de las figures silogisticas, una realidad que se
desvanece en puros residues mentales mis alli de la experien-




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


cia, una realidad demasiado serafica 6 demasiado angelica para
ser humana.
Pero tambi6n entire los que saben, cabe decir, tampoco reina
armonia acerca de como debe entenderse la metafisica. Por
ejemplo: no es verdad lo dicho por Pringle-Patison, de la Uni-
versidad de Edimburgo, que en Kant, metafisica sea sin6nimo
de gnoseologia 6 epistemologia, como dicen los ingleses. La
critical de Kant es critical de la metafisica, no la metafisica, es
decir, que el studio sobre ]a naturaleza, sobre las leyes y li-
mites del conocimiento human debe considerarse, segin el
espiritu de la filosofia kantiana como una proped6utica de toda
ciencia, y, por tanto, tambien de la metafisica.
Y tan es asi, que podemos preguntarnos. en qu6 sentido es
possible la metafisica de que Kant escribi6 los proleg6menos al
mismo tiempo que, como Copernico con el sistema de Tolomeo,
destruia todos los sistemas de metafisica construidos hasta su
epoca.


6. La universalidad cientifica como caricter fision6mico de la
metafisica modern y su intima compenetraci6n con las
mismas peculiares cualidades que encontramos en el es-
piritu de la diversas naciones.


l1 problema cuya soluci6n intentamos es importantisimo, es-
pecialmente en una 6poca como la nuestra en que, en virtud de las
relaciones sicmpre vivas y frecuentes, por centros y medios de
acci6n reciproca entire los estados de Europa y America, por la
grande ilnportancia que hoy se da al studio de los idiomas, y
especialmentc por la difusi6n de las revistas y la frecuencia de
los congress internacionales, por el desenvolmiento de principios
paralelos A una evoluci6n unificadora del individuo en la familiar
primero, de la familiar 6 la comuna y de esta A la naci6n y, por
filtimo, en la gran familiar humana, nos dirigimos definitivamen-
te a la constituci6n de una sola y grande sociedad filos6fica. Asi
como hoy seria ridicule hablar de una quimica francesa, 6 ale-
mana, 6 americana, del mismo modo se halla pr6ximo el dia en
que no se podra hablar, como en el pasado, antes y durante la
formaci6n de las -randes nacionalidades. de una filosofia italia-




VIETAFISICA CIENTIFICA MODI


na, inglesa, francesa, 6 espafiola. La nueva fisonomia de la filo-
sofia debe ser la verdadera universalidad cientifica. S61o asi
seri complete y arm6nica en su intimo compenetrarse con las
mismas peculiares cualidades que encontramos en el espirite
de las diversas naciones, como el espiritu profundo que v6 las
cosas de adentro, como dice Goethe, de Alemania, y el espiritu
aristocritico ingles, templado y practice, que no saliendo de
las esferas de la alta cultural y formando patrimonio de las mts
altas mentes, tiene siempre present la vida, tendiendo, por
tanto, i atemperar oportunamente las consecuencias de los
principios formados:-el espiritu intuitive v critic italiano v
el frances agitador y operative que movido por un noble
impulso social practice v derivando de los principios todas
las consecuencias, no solo di6 la "grande philosophic portable",
como ]a ha definido Wolter, sino que tambi&n hoy cumple la
important funci6n de divulgar y transmitir a todo el mundo
el pensamiento, como si Ilevara la tea ardiente de las fiestas
panateas de que habla Lucrecio, no ya rozando, como injusta-
mente se ha dicho, sino penetrando en lo que hay de mas pro-
fundo en el pensamiento filos6fico del mundo, haci6ndolo revi-
vir y trabajindolo, cumpliendo con la mente una operaci6n
aniloga a la de ciertos organismos privilegiados de la escala
zool6gica que reduce a jugo de vida la material mas rebelde,
no cejando hasta haberlo asimilado completamente, y traducirlo
en formal intuitivas, inteligibles para todos; el espiritu espa-
iol, ardiente conceptuoso, Avido de argucia, exuberante, de ima-
ginaci6n vivaz, que di6 en la literature latina, con Seneca, Mar-
cial y Quintiliano, el nuevo estilo independiente del clasico co-
rriente "pingue quiddam sonantibus atque peregrinum", como
dice Cicer6n en la defense de Arquias, aludiendo a los "Cordobae
natis poetis", y que, en filosofia saben dar interns aim i la po-
l6mica, de suerte que no es siempre ficil i los inexpertos des-
cubrir bajo el velo de las imaginaciones y de las antitesis brillan-
tes el sofisma y la paradoja;-y el espiritu americano igil, in-
quieto en la investigaci6n, fuertemente asimilador, ardiente de
novedad, de saber, de apoderarse de todo lo bueno que produ-
ce el mundo civilizado.
Los pueblos civilizados han tenido origenes que se pierden en
lo obscure de la historic y de la mitologia. Ninguna region
puede preciarse, como America de haber tenido origen en un




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


period nro s6lo floreciente de civilizaci6n, sino tambien mara-
villoso por los grandes descubrimientos cientificos. Ella ha
surgido, puede decirse, de entire las ciencias, en una aurora de
luz prometedora de vida, despues de la noche negra y tempes-
tuosa de la Edad Media. Su nombre es un recuerdo sagrado
en la historic de la ciencia. Su verdadero descubridor ha sido
justamente designado como "la vaga Colomba apportator di
Cristo" (Crist6n-foreo), cual si hubiera sido el hombre des-
tinado ;i plantar en esta uberrima tierra la semilla del gran
arbol de la solidaridad que vincularA a los hombres, difun-
diendo por doquiera esa fragancia de paz y amor que el divino
maestro deiramnaba entorno de si con su palabra y persona.
Como se ve, un simbolista modern tendria mas de un mo-
tivo para denostrar que America esti predestinada a altas mi-
siones civilizadoras, junto a la de extender cada vez mis los
efectos de la producci6n de las riquezas naturales del pais para
hacer participar cada vez mis al mayor nilmero possible de los
que perttnezcan a la gran familiar humana, sin distinci6n de
nacionalidad, sin privilegios de casta, fuera del trabajo y de
la honesticad.
Pero otra raz6n hay que me mueve a career que 6ste sea ver-
daderamente el gran pais destinado i hacer florecer esa filo-
sofia universal, antidogmitica, imaginada y fundada por Kant
en sus Frolcg6menos, vinculada con los mis altos intereses de
la humanidad. Fuera impossible aqui el descontento de los que
son movidos por un equivocado concept de amor pAtrio, 6
en virtud de exigencias puramente subjetivas, no muy diversas
de las que se oponian al sventramnento que debia ser la salvaci6n
de Nipoles: s6lo los pequefios comerciantes se resistian, los
cuales veian destruidos sus pequefios intereses bajo el pico de-
moledor. invocando la tradici6n para fines tan pequefios como
sus inte' ees.
Aqui, fehzmente, no hay tradiciones. Nos hallamos en el
preludio de la filosofia, excepci6n hecha de un destello como
puede considerarse el sensualismo de Condillac que profesara
el egregio piofesor Dr. D. Diego Alcorta (i), y aparte, ade-
mAs, de los studios de psicologia fisiol6gica y de psicofisica


(1) Curso de Filosofia desde el a. 1827 hasta 1842. V6anse Ana-
le' de la Riblinfeca. T. II. nat. 2.




LA \E'TAFISICA CIENTIFICA NIODERNA


que, hoy por hoy, miis son ciencias (i) independientes que
verdaderas parties de la filosofia. Todo esta, pues, en acer-
tar con el camino. Lo fundamental no se halla en buscar una
filosofia necesaria, sino en adquirir un criterio seguro que nos
libre de toda sistematizaci6n dogmitica. S61o asi podremos
llegar a la verdad original, y objetiva, en la cual "s'interni",
como dijo Dante (Paradiso, XXXIII, 86-87).

"Legato con more in ln volume
cid che per 1' universo si squaderna".


PARTE II


I. EL CRITICISM ORIGINAL


i. Enunciaci6n y legitimidad cientifica del pronlema kantiano.

-de re autem quoe agitur pe-
timus, ut homines ear non opi-
nionem, sed opus esse cogitent-
(Bacone c. d. Kant).

Existe evidence antin6mia entire el progress de las ciencias
fisicas naturales v matenmiticas v el constant oscilar de las cons-
truccioncs sinteticas metafisicas. La duda, eliminada del do-
minio de las ciencias, alienta en el fondo de toda construcci6n
metafisica. Y es precisamente de aqui donde surge, al decir de
Kant, el problema central de la critical filos6fica. Claro estit
que el problema metafisico no es separable del matemAtico y
fisico; al contrario, los dos se hallan orgAnicamente vinculados.
El probl-ma metafisico nace de la tentative de generalizar los




16 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

principios que aparecen verdaderos en el mundo sensible y que
se extienden tambien al suprasensible; pero esta extension evi-
dencia su insuficiencia, puesto que aquellos principios pertenecen
A un mundo esencialmente divers y con frecuencia parecen
contrastar con los principios fundamentals del alma humana,
que, seg6n Kant, se reduce a tres: "Dios, el Alma y la Li-
bertad".
Imposibie fuera negar la eficacia de esta diverse esfera de
realidad formada por los principios susodichos, porque entorno
de ellos gravitan intereses vitales que no seria legltimo excluir
de la esfera de una cuesti6n critico-filos6fica. Mas, asegura
Kant, si quiero extender A los tres postulados-Dios, Alma,
Libertad-los criterios del mundo fisico y matemAtico, enton-
ces los destruyo. Por ejemplo: si extiendo el principio de cau-
salidad mis alli del mundo fisico, destruyo la libertad. Por
otra parte, el dualismo de estos dos 6rdenes de hechos es inin-
teligible, y de aqui el esfuerzo constant para encontrar un
punto inico de origen. Y tan profunda es la necesidad de en-
contrar bajo esa dualidad un principio finico, que se ha llegado
hasta reducir el espiritu A la material y 6sta al espiritu. Ade-
mis, la legitima exigencia de la distinci6n entire el mundo
sensible y mundo ineligible sugiere la duda sobre la legitimidad
misma de los principios de la concepci6n fisica del mundo,
porque, cuando intentamos generalizar en otras ciencias las
verdades matemAticas y fisicas, entonces, no s61o sentimos que
6stas no pueden considerarse como verdades universales, sino
que casi se Ilega A dudar que sean absolutas tambi6n en las
mismas matemAticas 6 en la fisica. De aqui la necesidad de
analizarlas, de volverlas A comprender en forma mas amplia
y concebirlas de tal manera que puedan satisfacer las tenden-
cias ultrasensibles del alma humana y las constantes exigen-
cias de la ciencia.
La legitimidad del problema kantiano, que hemos procurado
reducir A su mas simple enunciaci6n, esta demostrada por el
mismo proceder victorioso de la ciencia. Esta, en efecto, en todos
sus grades, mientras se esfuerza constantemente para eliminar
de su esfera todas las hip6tesis que no hallan verificaci6n en la
experiencia, como la fuerza vital en biologia y el alma conside-
rada como un quid sui generis diferente 6 mis alli de los he-
chos psiquicos, en psicologia (Ipotheses non fingo, decia New-




IA METAFISICA CIENTIFICA MODERN


IClI Citl L- L I C dUlJll a l Cit LUt)3 p lIIIlplU IIAU LCU tlCllcl u raZUOI
de ser en principios de orden superior y mas comprensivos que
aquellos. En t6rminos mas claros: es cientifico aquel conoci-
miento que estudia las cosas y los hechos en sus mutuas rela-
ciones sin buscar, sin embargo, las que cada cosa tiene
con el todo ni con la mente que las estudia. El conocimiento
propio de las ciencias particulares no dice, pues, y nada decide
sobre la naturaleza y esencia iltima de las cosas que estudia,
annque prepare los elements de esta cognici6n m6s compren-
siva y complete. Ademis las ciencias particulares consideran
los objetos y los hechos reales que estudian bajo un s6lo as-
pecto, haciendo abstraccion de los otros. La fisica y la quimi-
ca, por ejenplo, se proponen el misnmo objeto, la material; pero
la primer se limit al studio de sus manifestaciones mis ex-
trinsecas y la segunda, en cambio, indaga la constituci6n intima
cualitativa y cuantitativa y las transformaciones de que es sus-
ceptible, y, ademas, las condiciones de las mismas. Cada ciencia
consiste, por consiguiente, en el aislamiento de una categoria de
relaciones y en el studio de esta solamente. Toda nueva ciencia
es possible s6lo en virtue de relaciones bajo una 6nica v especial
categoria. Asi la biologia se disuelve en un grupo de ciencias
especiales, (anatomia, fisiologia, quimica-fisiol6gica, embriolo-
gia, etc.) ; y la palabra psicologia hoy puede considerarse come
una expresi(r abreviada indicadora de un grupo de ciencias que
existen con cierta independencia. La psicologia que nos de-
muestra la conexi6n de la vida psiquica con la fisiol6gica nada
tiene que vet, como ciencia especial, por ejemplo, con la psico-
logia social, que muestra la conexi6n del espiritu con la vida
hist6rica de la humanidad, 6 con la psicogenia, que se propone
reconstruir la genesis y desarrollo de las funciones psiquicas. 6




RIVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de aquello de que para la ciencia el mundo es un espejo frag-
mentado. Los principios 6 categories sobre que se fundan cada
una de las ciencias tienen, pues, un valor incomplete, circuns-
cripto a ese punto especial que es objeto de la investigaci6r.
cientifica; tiene, como dice Kant, un valor hipot6tico y relative.
Por ejemplo: los cmnputos aritmeticos tendrian un valor abso-
luto, cuando las cosas A que se refieren no tuvieran mis relaci6n
que la de mera adicionabilidad, solamente la de la categoria de
irfimero. Y esta abstracci6n que se hace en los calculos aritme-
ticos es tanto mIs sensible y tanto mis desciende el valor de la
categoria de nflmero, cuanto mis los objetos se elevan en la es-
cala de los series, fuera del nuimero y de la cantidad. Lo mismo
puede decirse de las abstracciones fisicas, quimicas, etc. Y tanto
es asi que, en la estrecha esfera de una ciencia particular, para
integrar la noci6n de un objeto, A menudo nos vemos obligados
A recurrir A las relaciones que determinada ciencia tiene con las
otras, y, acercando los fragments del espejo, los fen6menos
fisicos intentamos explicarlos con los quimicos, los biol6gicos
con los fisicos, los psicol6gicos con los biol6gicos. Esto prueba,
pues, que en el saber todo esta relacionado y que para hacer la
historic de un Atomo colocado sobre una hoja seria necesario
rehacer la historic del mundo desde la primera nebulosa. Asi
como el mundo inorgAnico no puede separarse del orgAnico sino
por abstracci6n, del mismo modo considerar el mundo sensible
separado del ultra-sensible es tambi6n una abstracci6n. Ahora,
a media que el conocimiento progress, la atenci6n se detiene
sobre los principios generals categoriess) que constituyen la
base de las ciencias particulares, y, a su vez, esta atenci6n critical
contribuye al adelanto de la ciencia. Los pitag6ricos habian con-
siderado categ6ricamente la cantidad como ley universal de las
cosas. Luego aparece la conciencia de que la relaci6n de cantidad
no basta para explicar los milltiples fen6menos de la naturaleza
y nace, entonces, la fisica, y, con el principio de fuerza, la di-
nAmica. Asi de la controversial entire Descartes y Leibnitz sobre
la transici6n del punto matemitico al fisico, result evidence la
necesidad de acudir a un concept fisico mis amplio en virtud
de lo inadecuado del concept matemitico como principio que
todo lo explique. Y Manuel Kant, obedeciendo al impulso de la
conciencia critical, constant en el espiritu human (y mis propia
especialmente de nuestro tiempo, en cuanto result evidence en




LA M.ETAF1SICA CIENTIFICA MODERN


la Energttica modern la tentative de reducir todos los feno-
menos a una sola categoria) se propone descubrir en la con-
ciencia un o den mas amplio ain, es decir, que pueda compren-
der lo sensible y lo ultrasensible. Existe un punto de uni6n de
las dos series, a primera vista inconciliables, entire los hechos
naturales y las exigencias mas profundas del espiritu human?
O en otros trmiinos: i'Los principios del mundo sensible, y las
leyes que lo regulan valen tambi6n ante las exigencias de la ra-
z6n y del sen.timiento? iThis is the question!


2. El carActer esencialmente cientifico de la formaa mentis"
y del m6todo critic de Kant, inferido del genesis de su con-
ciencia filos6fica.


Helmholtz afirm6 ser Kant por su indole, por sus studios
mis un hombre de ciencia, un naturalista que un metafisico.
Veamos. De acuerdo con sus mejores bi6grafos, tales como
Heine, que nos ha dejado de Kant un retrato estupendo, Her-
der y Jachmann, Ludovico Borowscki (i) y Teodoro Rink,
transportemonos por medio de la fantasia a la pequefia ciudad
de Konisberg, alli junto al mar del Norte, y figur&monos
star en el afio 1789....
Entremos en la Universidad v asistamos a sus lecciones. Se
comprende porque el aula se hall llena de gente; se comprende
porqu6, desde cuando era private doz. y ensefiaba l6gica y mate-
maticas, geografia, fisica y antropologia, sus lecciones eran fre-
cuentadas por un piblico heterog6neo. Iasta habia oficiales y
soldados de la guarnici6n rusa que habia invadido i Konisberg.
Aqui Kant era todo un soberano. En seguida se admiraba su
frente amplia, hecha para pensar, sede de una imperturbable
serenidad y paz. El dominio del espiritu potente no s61o se re-
vela por la frente, sino tambien por el craneo potentemente ar-
queado, y especialmente por el brillo de sus ojos azules, revela-
dores de la internal llama del pensamiento, ojos de mirar dulce
y vivo, de los cuales sus discipulos mis queridos, como Nico-
lovius, jams pudieron olvidar la potente seducci6n.


(1) Esta fu6 revisada por el mismo Kant.




REVTSTA DE LA UNIVERSIDAD


"Himmlicl: mild sein Blick, wie Majensonne Riickgestrahlt
vom blauen Spiegelmeer !"
Su discurso esta lleno de pensamientos; fluye de sus labios
la broma, la observaci6n aguda. La lecci6n result una intere-
sante conversaci6n en que abundan citas de poetas, predilectos,
especialmente de Pope: con el mismo espiritu con que dispute
con Leibnitz, Wolff, Baumgarten, Crusius, Hume, tambi6n ex-
plica las leyes naturales de Kepler, Newton y demAs fisicos; di-
serta sobre los lltimos libros de Rousseau, del Emilio, por ejem-
plo, de la Eioisa, como de los lltimos descubrimientos de las
ciencias naturales que alcanza a conocer. E indaga el significa-
do, se eleva A la comprensi6n libre de prejuicios de la naturaleza,
como A las del valor moral del hombre y de su historic. Stis
lecciones no proporcionan una ensefianza hecha, dogma-tica, sino
que incitan, en forma amena, a personales investigaciones.
Para l1, lo fundamental no estaba en ensefiar filosofia sino en
ensefiar a filosofar. Debemos notar, sin embargo, que Kant ne-
cesitaba una gran concentraci6n de pensamiento para dictar la
clase, porquc su mirada permanecia fija constantemente sobre
ino de los estudiantes para quien se diria que con 1l s61o ha-
blaba. Cuenta Jachmann que cierta vez, uno de los alumnos se
present con un bot6n de menos en el saco; pues bien, eso bast6
para desconcertarlo...
Conducia sus lecciones de tal manera que parecian expe-
rimentos intelectuales hechos sobre el auditorio, como si por
primera vez detuviera la atenci6n sobre un argument, con-
tando con la cooperaci6n de sus oyentes. Propone una defini-
ci6n imperfecta, hecha con criterio popular, y al desarrollarla
va presentando los various aspects hasta hacerla brotar licida
y precisa. Claro estA que semejante manera de ensefiar
redundaba en gran ventaja del auditorio, puesto que no
se trataba de dar lecciones sobre un determinado asunto, sino
que se trataba, ante todo, de una verdadera lecci6n de m6todo.
Ahora bien; estos informes que nos llegan de los testimonies de
las lecciones de Kant, resultan evidentes a luz de los escritos
del mismo. Y era natural que un professor que, como l6, abria un
novisirno camino al pensamiento, partiera de la conciencia co-
mfln para llegar, punto por punto, desarrollando los elements,
3 insinuar en el Animo del auditorio elements nuevos para con-
ducirlo al punto de vista anhelado. Esto que constituia una gran




LA METAFISICA CIENT1FICA MODERN


dificultad para aquellos de sus oyentes que se detenian en las
definiciones preliminares, del mismo modo es una grande difi-
cultad para los actuales int6rpretes y expositores de Kant. Asi
como S6crates invitaba A sus oyentes a cooperar con el, insis-
tiendo mAs en el metodo que en los resultados, del mismo modo
los resultados de la critical kantiana mas tienen valor por el
metodo que los produjo que considerados en si mismos: en
otros terminos, su valor es el resultado del m6todo empleado
para conseguirlos. Puede afirmarse, pues, del espiritu de Kant
lo que del de S6crates. ]le ahi porque es necesario estudiar
su pensamiento paso t paso, moment por moment en tan
fatigoso camino, pero seguro y correct. La vitalidad de este
gran fil6sofo no reside tanto en el pensamiento como en lo
que el pensamiento puede obtener de su desarrollo intimo.
Por eso el valor que ha dado Kant al procedimiento metd-
dico, indica el camino que se debe seguir para alcanzar el
genesis intimo de su mente, la cual, como todas las formas
vitales se desarrolla. No son mas grandes y fecundos pensa-
dores los que. encerrados en una formula, han deducido de
ella todas las ideas, sin afinar la actividad de sus mentes, sino los
que, A trave(I de un largo process de evoluci6n. dan vigor v pro-
fundidad al intimo pensar. En esto radica la potencia plastica
de los espiritus soberanos. Es lo que ocurre en el arte, porque en
general se puede decir de la ciencia y de la filosofia lo que se dice
de la producci6n artistic. Como 6sta no reside en la creaci6n de
nuevos elements y nuevos principios, sino en la potencia de
combinaci6n de los elements que ya poseemos, asi. en la ciencia
el verdadero progress es dado por mentes capaces de desarrollar-
se y que t;enen profunda conciencia del valor metddico en ella.
Como el construir la forma del pensamiento filos6fico no es
una construcci6n arqueol6gica, sino algo vivo v orgAnicamente
vinculado con los actuales problems de la filosofia, dado que la
historic del pensamiento filos6fico y la del pensamiento human
desde el mas simple hasta el mas reflexivo, y los sistemas que se
suceden en la historic de la filosofia son grades, aspects diver-
sos de la conciencia humana;-si no se la entiende asi, el especta-
culo del suceder continue de sistema A sistema. del caer de unos
y del surgir de otros, seria verdaderamente desconsolador, mien-
tras cue abrazindola con mirada compleja, se reconstituye la
unidad del conjunto y la totalidad orginica,-del mismo modo




REVISTA DE LA UNIVERSIDAE


las varias fases sucesivas de la conciencia filos6fica son im-
portantes tambi6n por esta otra raz6n: que el sucederse ontogen6-
tico de una conciencia es un compendio del sucederse filogenetico
del pensamiento human. Luego aquella que nos aparece como
algo simb61ico, y le atribuimos un significado universal, en la
mente soberana de los grandes fil6sofos se reproduce una con-
dici6n general del espiritu human que esti implicito con ellos.
Y es tanto mis asi, cuanto mas la conciencia filos6fica se halla
animada, como la de Kant, por un. espiritu de independencia, de
dominio absolute de si misma en todo, de complete consagraci6n
a la actividad investigadora, A la meditaci6n, al cumplimiento de
una misi6n cientifica de que se sentia la importancia hist6ricamen-
te revolucionaria.
Ahora bien. Kant es ante todo un genial cultor de las ciencias
matemAticas y fisicas, dejando en ambas disciplines huellas pro-
fundas, acabando, por tanto, con el prejuicio de que los fil6sofos
solo viven en la esfera de las abstracciones y de... las nubes.
como de seguro tambien debi6 pensar el gran Arist6fanes. Este.
con potent ironia, siguiendo el ideal romAntico de volver a los
buenos tiempos antiguos, contrapuso la antigua educaci6n
de la Edad de Marat6n A la nueva, precisamente como ocurri6
muchos siglos mnis tarde con Rousseau.
En vano sc empefi6 Arist6fanes en presentar i S6crates como
corruptor de la juventud, en vano veinte afios despues fut con-
denado 6 mnuerte: el porvenir de Grecia estaba por complete en la
ensefianza socritica que abria el camino de la libre especulaci6n.
Lo mismo puede decirse de Kant, el cual demostr6 que la filo-
sofia no solo toma parte en el progress continue de la ciencia,
sino que no puede concebirse nis que en uni6n con la ciencia.
Lejos de la ciencia el pensamiento filos6fico, 6 se detiene, 6 Ilena
sus claros con trabajos imaginativos, con especulaciones fantis-
ticas, porquc la verificaci6n de la filosofia por medio de la
ciencia es el complement indispensable de la verificaci6n, es
decir, de la que consiste en demostrar la coherencia intrinseca
de los sistemas. Asi vemos que las especulaciones matemiticas
sobre el hiperespacio y las investigaciones sobre la 6ptica fisio-
16gica y las de la psicofisica, han determinado la revision de la
doctrine kantiana sobre las formas de la intuici6n; y lo mismo
se diga del nuevo exAmen que los studios cientificos han hecho
indispensable para los concepts de nuimero, de continuidad,




LA MEJITAPISiCA lIJ,.NTII1LA.\ MODULJEK.\


ee movimrnento, ae innntto, ae material, ue fuerza, etc. y ae la
introducci6n de la idea de evoluci6n, etc. Por otra part, el
desenvolmiento de la filosofia, por necesidad intrinseca de
constant modificaci6n y revision critical de los principios fun-
damentales del conocimiento human, y, por consecuencia,
de los primeros principios que fundamental las ciencias, ejer-
cita una eficacia renovadora cn el progress cientifico.
En la antigiiedad, el gran movimiento en sentido experimental,
es debido i Arist6teles; el descubrimiento de la geometria analiti-
ca, a Descartes; la invenci6n del calculo integral y deferencial i
Leibnitz, la hip6tesis cosmol6gica que prepare la de Laplace A
Kant, etc. Esto no debe considerarse como accidental porque en la
filosofia que estos pensadores profesaron debe buscarse el origen
de los concepts y principios que han determinado esas investi-
gaciones, invenciones y aplicaciones cientificas. Por ejemplo, el
cilculo de Leibnitz es creaci6n debida al concept filos6fico del
infinite; los analisis psicologicos sobre el genesis de la noci6n
de espacio fueron iniciados por Berkeley con fines gnoseologicos
y metafisicos; muchos studios de ciencias naturales ( fisiologia,
paleontologia, etc.) hallaron impulso en la tesis materealista y
evolucionista; y los studios acerca de la afinidad de las razas y
del lenguaje fueron inspirados y promovidos por el preconcepto
filos6fico religioso de la monogenesis de la especie huimana, etc.
Abstrusos son solamente los sistemas de los fil6sofos del tiempo
de Cremonini que rehusaba colocar el ojo ante el telescopio por
temor de comprometer su teoria i la luz de la experiencia cien-
tifica.
Kant, genio critic por excelencia, tuvo, desde sus primeros
pass, la tendencia a asegurarse de lo que, especialmente en la
Alemania de su 6poca, se aceptaba sin exaimen. En sus primitivos
studios sobre las leyes y las fuerzas de la naturaleza inanimada
trat6, ante todo, de aquilatar la validez de los instruments met6-
dicos y la eficacia de los principios de que se valia la ciencia.
Los fisicos de su ipoca se perdian en medio de las controversial
de las escuelas de Descartes -Wolff acerca de la naturaleza
de las fuerzas y de la material. Una metafisica, en gran parte
arbitraria, falseaba la fisica, excluyendo la perfect aplicaci6n
de los descubrimientos de Newton. Desde los primeros afios
universitarios, Kant habia sido iniciado en el culto del Galilei
ingles nor Martin Knutzen. v. conocedor rnrofundo como era de




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


las matematicas y de cosas fisicas, aplic6 en seguida su actividad
mental para transformar la filosofia natural de su 6poca segin
los principios de la mecanica celeste. Esto le abri6 el camino para
concebir, con sus especulaciones originales, ayudado por el cAl-
cu!o, la Teoria del Cielo, y, al mismo tiempo, una Historia natural
de la tierra, que debia ser fundamento de otra tambi6n imaginada
por 61, acerca del origen y desenvolvimiento de nuestra especie.
Desde estos primeros pasos en los studios de la naturaleza, no
s6lo se alentaba en 61 un verdadero hombre de ciencia sino que tam-
bi6n, a mIis del investigator met6dico, un fil6sofo. La potente
armonia entire el espiritu especulativo con el instinto y el hAbito
de investigaci6n y observaci6n, que se siente en cualquier parte
de su obra, era en 61 muy natural, siendo vocaci6n consciente
desde el principio.
Por cuanto no estuviera libre todavia enteramente de las preo-
cupaciones de la metafisica leibnitziana y de Wolff, su genio
inventive, en sus tentativas de restauraci6n de las ruinas que
existian entorno de si mismo, arroja destellos vivisimos que ilu-
minan en el porvenir pr6ximo de las ciencias los caminos que
luego recorrert Laplace, y hace entrever la teoria de la evolu-
ci6n darwiniana y la de la conservaci6n de la fucrza. Y ob-
servese bien! Durante un moment el temerario prop6sito de
encerrar en una vasta sintesis, con elements estrechamente
vinculados mediante el calculo, todas las relaciones de los hechos
naturales, desde los iiltimos movimientos de la material hasta
las mas elevadas manifestaciones del pensamiento human y
de su historic, seduce tambi6n i Kant, y estAi punto de poner
manos a la obra; pero la duda lo detiene, una duda que ha sur-
gido en su espiritu poco a poco, casi A intervals y como en
destellos fugaces, haciendo luego pass de gigante, hasta que,
en un moment dado le domina por complete. Era la duda
acerca de la posibilidad de sobrepujar los limits de la expe-
riencia, de poder penetrar la esencia de las cosas. Esta duda
inoculada en su mente por David Hune, en principio se refiere
a los postulados metafisicos de la ciencia de los cuerpos, se
extiende luego A los de la teologia natural y de la psicologia y
bien pronto a todo el saber. Y ello se explica: en el paso que
la reflexi6n del fil6sofo aleman en esos afios hiciera desde
la especulaci6n en torno de las leyes de la naturaleza A los mis
elevados problems relatives a las causes y fines del universe,




,A M1P-NiIP' 1 5lA LIJJIN I11li ANItLJIr. .\ A


na sentilo temmar por (coquera el tragu ecliicio clentitico. e
comprende c6mo en tales condiciones de espiritu 61 no pueda
ya proponerse una simple restauraci6n, sino que se imponia
llegar hasta los fundamentos del edificio para rehacerlos por
complete. 6 mejor dicho, era menester examiner el terreno cal-
culando la solidez en vista de posibles reedificaciones. En otros
terminos: la duda, nacida poco i poco en la mente de Kant. no
se refiere solamente la lmetafisica de su epoca, sino tambien
A toda metafisica present 6 future y t la validez y limits de
aquella forma de conocimiento human que debia servir de ins-
trumento. Dada la duda de su pensamiento y su indole, pudo
aplicarse A si mismo la feliz expresi6n de un antiguo escritor:
"quod quibusdam solution est mihi auget quaestionem". Alli don-
de los mas se hubieran fAcilmente tranquilizado, 61 veia surgir
ante si constantemente nuevos problems. Pero, lo que mas
debe notarse en el pensamiento kantiano. lo que le mueve es
el instinto cientifico que le impulsa a buscar, entire las negaciones
exc6pticas de su tiempo, un nuevo fundamento seguro. El pro-
blema de !a validez de los principios metafisicos, con el exten-
derse y multiplicarse desus terminos. se le transform en si
mismo y sobrepasa en el otro, que se refiere no va a la posi-
bilidad de un cierto nfumero de cogniciones, sino en general A
la posibilidad de toda cognici6n y de cada objeto. En lugar de
buscar si es possible la metafisica, Kant se pregunta c6mo es
possible, en sus diversas forms. el hecho del conocimiento cienti-
fico y rational, y la respuesta la busca en el examen critic de las
condiciones necesarias. universales de todas las mentes en que
el hecho se realize, 6 lo que es lo mismo, en el exAmen de las
leyes que gobiernan todo conocimiento human, determinando
sus limits y valor objetivo. Lo que en Kant provoca la refle-
xi6n ya no es sino el espiritu de investigaci6n cientifica, pene-
trando, despu6s de Galileo y de Newton, en los puntos del saber
positive, que puede resumnirse en este principio: el problema ca-
pital de cualquier ciencia se reduce A la critical del metodo, lo
que, a su vez, eleva al examen del 6rgano cognoscitivo de que
toda ciencia se vale y que aplica al propio objeto. La critical
precisamente, seg6n Kant, es el examen de la raz6n humana,
6rgano universal de todo metodo. El hecho ;qtie ella estudia
y se esfuerza por explicar cientificamente, 6 el hecho mismo
del saber, es la ciencia en si misma y sus leyes. Aqui reside,





REvISTA DE I,A UNIVERSIDAD


pues, el caricter, la mnoralidad del viejo Kant, empefiado en
estudiar en su verdadero espiritu y en la continuidad de su pen-
samiento. Considerado asi, Kant constitute la imagen del ver-
dadero honibre de ciencia, tal como lo vemos en Galilei, 6
en Newton, que fu6 el principal maestro de Kant. Las mons-
truosidades de la sintesis, el sistema absolute, exclusive, dog-
mitico, ya no son posibles para la mente que penetre en el
espiritu de la doctrine de Kant. Si jams hubo espiritu refrac-
tario a toda tentative de forjar sistemas, ese fu6, por cierto,
Kant. Ia necesidad de satisfacer la double exigencia del anAlisis
cientifico y de la filosofia, fue el verdadero motor de la mente
de Kant, y s61o en virtud de este escrfipulo critic, como decia
Schopenhauer, ha entrado A former parte del pensamiento mo-
derno, y los mismos motivos que operaron en el gran fil6sofo
penetran cada vez mas en la ciencia contemporAnea. Se le puede
aplicar lo que decia no recuerdo qu6 autor: "cada uno de nosotros,
quien mas, quien menos, tiene en si algo de Kant". Que en
tales condiciones dc mente esten hoy, mas que otros, los que
se ocupan de disciplines naturales, nos lo asegura la autoridad
de hombres eminentes, libres, por cierto, de parcialidad. Wundt,
por ejenplo, declar6 haberse encontrado con Kant, conducido,
sin quererlo, por sus propios studios, escribiendo, algunos afios
ha, en un articulo sobre el estado actual de los studios filos6-
ficos en Alemania: "Kant es hoy el fil6sofo de cuantos pien-
san quedando fuera de todo sistema. Veinte afios atris, ; quien
se hubiera imaginado encontrar en un libro de fisica studios
y consideraciones en torno de la critical del conocimiento? Ac-
tualmente, en cambio, no es de maravillarse el encontrar que
naturalistas y fisi6logos insignes llegan a consideraciones que
no difieren, en el fondo, de las de la critical Y esto porque
la filosofia que hasta Kant habia tenido por objeto las cosas en si
mismas, tuvo, luego, como objeto propio, la ciencia, siendo una
critical de ella, 6 sea la creaci6n de un mitodo que nos permit
verificar, en sus formas principles, de la ciencia a la metafisica,
la naturaleza, los elements, las leyes y los limits de nuestro
conocimiento. Pero veamos cuAles son, en su generalidad, los
principios fundamentals aiin vivos en la critical kantiana.
Continuard.
DR. J. CHIABRA.
Profesor libre de la Universidad de Pavia





LAS PRUEBAS UDE UEtbCAR'KTh


i.-Descartes

El siglo XVII debi6 tener, sin duda alguna, en Descartes, algo
asi como un punto culminante de su ciencia filos6fica. Sus ideas
sobre el metodo dieron un vuelco al seguido hasta entonces y
establecieron principios claros y sinteticos, por mas que fueran
por otra parte, discutibles. Sus meditaciones, sabias y precisas,
hicieron tambien surgir los contradictores, tan finos y sutiles
que la lectura de las objeciones que formularon deja la im-
presi6n de que no de otras cosas, sino de las discusiones filos6ficas
hubieranse ocupado en su vida; y Gassendi, el de mas empuje
y formidable, y Hobbes y Catero y Arnauld y tantos otros,
tomaron la pluma para medirse con Descartes; aquello fue s6lo
una invitaci6n para que 6ste contestara, explicando y ampliando
sus ideas y trayendo nuevos elements de juicio para que sus
lectures pudieran penetrarse bien de la bondad de sus concep-
clones.
Despues de su muerte y hasta la epoca present, autores nue-
vos, con nuevos arguments, han escrito sobre las ideas de
este fil6sofo, en pr6 6 en contra, formindose asi una bibliogra-
fia filosofia sobre estos temas por demas interesantes.
En lo referente al gran problema de la existencia de Dios,
i fueron las pruebas de Descartes suficientes para demostrar la
existencia? No lo fueron? Tal es la cuesti6n que hoy mismo es
dificil resolver. Para estudiarla, conviene resumir esas pruebas

(1) La lectura de un reciente discurso del eminente hombre pfi-
blico americano que ha sido nuestro hudsped, me ha inducido a publicar
este trabajo-hecho hace algdn tiempo siendo alumno en el curso de
Historia de la Filosofia, en la Facultad de Filosofia y Letras,--en
que studio el problema que el titulo informa, en relaci6n i la 6poca
en que vivi6 Descartes.- Queda asi explicada la publicaci6n de un tra-
bajo sobre la existencia de Dios, en una 6poca en que la investigaci6n
se dirige hacia otros temas de resultados si menos elevados, mis positives.




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


y considerar las objeciones que se hayan hecho, para terminar
con la propia opinion sobre el asunto.

Una ojeada general de la historic de la filosofia muestra lo
siguiente: que el problema de la existencia de Dios como tantos
otros referentes A los origenes, han preocupado siempre A los
fil6sofos; que el problema, como todos los otros similares, no ha
sido resuelto jamis; la fe ha sustituido en muchos casos A la ra-
z6n y lo que 6sta no ensefiaba lo inculcaba aquilla; otras veces ha
faltado esa f6, y entonces ha surgido el rencor dire, contra aque-
llos que se guiaban con la f6 y contra el ser, imaginario 6 no, ob-
jeto de ella, trabandose la polemica y la discusi6n, no con
la serenidad requerida para tratar asuntos tan dificiles, sino
con el espiritu cargado de prejuicios; y asi ha pasado en las
diferentes epocas y asi pasa actualmente. No seria arriesga-
do afirmar que del mismo modo pasara durante much tiempo,
porque es natural en el hombre y es inconciente, dejarse guiar
por la f6 6 por los prejuicios que son tan poderosos al punto que
todo lo escrito por los fil6sofos mas sagaces, no ha conseguido
nunca hacer que el contrario se reconozca vencido.
No se diri tampoco que se haya legado al acuerdo en una
parte de la discusi6n: lejos de esto, ella sigue como siempre
y con el mismo ardor; y mientras Bakounine (i) califica A las
religiones de "cuentos absurdos y monstruosas doctrinas que se
ensefian en pleno siglo XIX"; 6 Bossi (2) mis exaltado aiin con-
cluve una obra en estos t6rminos: "Cristo, vuestro detractor;
Cristo, vuestro perseguidor, i Cristo no existe!"; por otro lado,
otros, con Balmes (3) 6 con Janet, creen impossible 6 indigna la
discusi6n con aquellos, i quienes consideran s61o como ateos mi-
serables casi incomprensibles despues de la demostraci6n de la
de la existencia del Ser Supremo.

2.-Doctrina y opinions de Descartes

La doctrine y las opinions de Descartes sobre la existencia
de Dios, se hallan expuestas por su autor en la Meditaci6n III,


(1) Bakounine-Dios y el Estado, pag. 19, ed. cast.
(2) Bossi-Jesucristo nunca ha existido, pig. 246, ed. cast. 1905.
(3) Balmes-Filosofia fundamental, ed. Garnier, Paris; div. ca-
pitulos.




.IJb IN PA A kI Ik J.)IIt Jti U U DJIJ


"De la existencia de Dios", en la V, "De la esencia de las cosas
materials y nuevamente de la existencia de Dios" y algunas
ideas que la complementan, en la cuarta parte del "Discurso del
m&todo": "Razones que prueban la existencia de Dios y del alma
humana, 6 fundamento de la metafisica". Antes de entrar de
lleno al tema pareceme convenient, para la comprensi6n de las
ideas y para que pueda verse hasta d6nde Descartes conserve
para el studio de la cuesti6n el m6todo empleado para las otras
y que en tanto estimaba, hacer una observaci6n general al mismo.
En la segunda part del discurso del metodo, "Principales re-
glas del m6todo", 6ste se encuentra sintetizado admirablemente en
el parrafo 7, en las cuatro reglas a. que llega, despues de declarar
insuficientes para su prop6sito, la l6gica, el analisis y el algebra.
To. "No admitir jams como cierta ninguna cosa sin conocer
evidentemente que lo era, 6 lo que es lo mismo. evitar cuidado-
samente la precipitaci6n y la prevenci6n, y comprender unica-
mente en mis juicios lo que se presentase a mi espiritu tan clara
y distintamente que no tuviera motivo alguno para ponerlo en
duda".
2. "Dividir cada una de las dificultades que examinaba en
tantas parties como fuera possible y necesario para resolverlas
mejor".
3. "Dirigir ordenadamente mis pensamientos comenzando por
los objetos mas sencillos y fAciles de conocer, para remontar poco
a poco, como por grades, hasta el conocimiento de los mas com-
plejos, suponiendo siempre un orden, aun entire aquellos que no se
preceden naturalmente unos a otros".
4". "Hacer todas las enumeraciones tan completes y rev.iacio-
nes tan generates que estuviera seguro de no omitir nada".
Las tres 61timas son meramente reglas de mejor procedi-
miento, A diferencia de la primera que encierra la sintesis del
m6todo que ha caracterizado a su autor: Vi.) la duda de todo
como principio, que solo cede ante lo que es claro Y distinto al
espiritu.
No es este el lugar para hacer un studio del m6todo en si,
ni de determinar que debe entenderse en cada caso por claro y
distinto, cosa que levaria much tiempo y en la que habria que
hacer una determinaci6n casi individual de acuerdo con el ele-
mento intellectual de cada suieto. Quede esto simplemente como




,A IJX] lIU'Ntil A U1 UIUS a5JGUlN UESCAKTI!


rentes ineia ue uuua, las cosas pensauas, como simples Iormas
del pensamiento, independientemente de que sean 6 no tales en
realidad; respect de uno mismo, s61o se sabe que es una cosa
que piensa, 6 investigando cual es el motivo por el que tal certeza
se tiene, encuentra que es la clara y distinta percepci6n de lo
que dice; de alli, deduce la regla general de que "son verdaderas
todas las cosas que muy clara y distintamente concebimos". En
cuanto a que algunas cosas que en un primer moment parecieron
claras y distintas, aparecen luego como inciertas, encuentra la
explicaci6n en el hecho de que en realidad son tales como sim-
ples pensamientos. Sobre las cosas que parecen ain mAs evi-
dentes, que en todos los moments desafian la duda, como las
verdades aritmeticas y geometricas tambien establece esa duda
con la consideraci6n de que podria llevar a un error sobre ellas,
un dios engafiador. Pero este dios, cualquiera que fuese su
powder, desde que es possible pensar, no podri hacer que el su-
jeto puramente pensante no exista, pues 6 no le engafia y por
tanto el sujeto es tal cual se imagine, 6 le engafia, en cuyo caso,
cualquiera que sea su naturaleza, es algo, desde que es possible
que sea engafiado. Aunque no hay porqu6 career que Dios engafie
es necesario ver si tal Dios existed y en tal caso examiner si
puede 1l engafiar. Para hacer esto, pasa Descartes previamente
al examen de todos sus pensamientos, divididndolos en g6neros,
y i verificar en cuales hay verdad 6 error. No hay error en
las ideas consideradas en si mismas, ni en las voliciones tomadas
del mismo modo; hay posibilidad de error en los juicios, cuando
se trata de la relaci6n existente 6 possible entire las ideas y lo
que pueda haber de realidad a su respect. Las ideas son para
el: 1". innatas; 2. procedentes de impresiones del exterior; 6
3". puramente products imaginativos. Hecha esta division pasa
a considerar respect de las que cree procedentes de objetos ex-
teriores, que razones le obligan A juzgarlas semejantes a esos ob-
jetos; esas razones son: que lo ensefia la naturaleza y que no
dependent de la voluntad, pues frecuentemente se presentan i
pesar suyo. Consider estas razones insuficientes desde que la
primera no tiene ningmn valor en si por ser s61o cierta incli.
naci6n que lleva i career tal cosa, inclinaci6n que-como mu.
chats veces ha observado,-puede inclinar al bien 6 al mal, a la
verdad 6 al error; y desde que la segunda nada significa puesto




CISTENCIA DE DIOS SEGUN DESC


que seria possible la existencia de una facultad capaz de producer
ideas sin el auxilio de cosas exteriores, corroborando esta afirma-
ci6n la experiencia de que en el suefio las cosas se presentan y sin
embargo no estAn presents en ese moment, y por otra parte,
el hecho de que ailn cuando fueran las cosas exteriores causa
de dichas ideas, no significaria ello que la representaci6n fuera
tal cual es la realidad.
Separadas estas dos razones, entra a la consideraci6n de que
las ideas que representan sustancias, deben contener mayor rea-
lidad objetiva que las que representan modos 6 accidents. Hace
intervenir io que llama la "'luz natural" que le ensefia que en
la causa debe haber tanta realidad como en el efecto. y que lo
mis perfect no puede ser una consecuencia de lo menos per-
fecto. Las ideas deben tener algfin origen, que si es otra idea,
(-ta A su vez debe tener el suyo y como este camino no puede
ser infinite, se sigue que debe haber algo mas que el vo pen-
sante en el mundo. De las ideas de las cosas, que se tiene. aque-
Ilas que representan angeles. animals, cosas corporales, pueden
muy bien -ei formadas con las ideas del vo v de Dios; de las
otras, que representan luz, colors, sonidos, etc., encontrandose
obscuras en el pensamiento, no puede establecerse que sean ver-
daderas 6 falsas. "S61o una idea-dice--queda . en la que es
fu'erza considerar si hay algo que no hava podido proceder de
mi mismo, y esta idea es la de Dios. .. sustancia infinita, in-
mutable, independiente, omnisciente, omnipotente. por la cual yo
mismo y todas las denms cosas que existen (si es cierto que
existe algiia) han sido creadas y producidas". En esta idea
hay elemenltos que no pueden tener origen en la del yo, como la
dc infinite, omnisciente, omnipotente, etc., ideas que son perfec-
tamente claras y distintas, y que por tanto deben ser correspon-
dientes a algo verdadero: Dios existe por tanto; nada obsta que
en la idea de infinite haya algo que no se pueda comprender:
depende ello ilnicamente de que el investigator es un ser finito;
nada significa tampoco la idea de que pueda el individuo seguir
progresando siempre en sus conocimientos desde que jams pue-
de alcanzar a la infinitud el que necesita un progress lento para ir
ensanchando el campo de poder, A diferencia de Dios, infinite ac-
tualmente. Tal es en sintesis su primera demostraci6n.
En el pArrafo 20 de la meditaci6n citada, pasa a considerar
otra clase de prueba, mediante el examen de si el yo, que tiene




IV(JlI A UVI! J1A i iN1VItI{KSl.UAU


la idea de Dios, podria existir si no hubiera Dios; en tal case
podria derivar su existencia, 6 de los padres, 6 de otras cosas,
6 de si misino. Pero, si hubiera sido creado por si mismo, dado
que habria hecho lo mas dificil-crearse de la nada-se habria
dado tambi6n otras condiciones mis faciles de adquirir, "una
infinidad de conocimientos de que se halla privado". Por otra
parte, si el yo dependiera de si mismo, tendria el poder de con-
servarse, de modo que el yo que existe en un moment deter-
minado exista en el inmediato; pero esto no sucede, de donde
establece que el yo depend de otro ser diferente.
j Podria entonces dicha casa ser los padres 6 algunas cosas
menus perfectas que el yo ? No,-responde-porque el efecto
no puede encerrar mas perfecci6n que la causa, por tanto, pen-
sando el yo en Dios, su causa, si no es 6ste, debe encerrar aquel
pensamiento, y de este modo, remontindose, hay que Ilegar A
una causa filtima que sera Dios. Esto es aplicable tambi6n si se
quisiera decir que los padres son la causa, desde que no es cierto
que actualmente conserven al yo, y a los cuales pueden tambien
referirse los razonamientos anteriores. He ahi en resfimen, sus
arguments para la segunda prueba.
Esta idea del Dios, ha nacido con el yo, impresa por el Dios
mismo, que posee "efectiva, actual 6 infinitamente" todas las
perfecciones tue se imaginan y i las que continuamente se as-
pira.
En la meditaci6n IV, "De lo verdadero y de lo falso" hace
ailn consideraciones sobre la naturaleza y poder de este ser
con relaci6n a las cosas, y, finalmente, en la meditaci6n V, en-
contramos su tercera prueba sobre la existencia de Dios, a cuyo
argument se ha llamado prueba ontol6gica de Descartes. Des-
puts de establecer que si se puede deducir del pensamiento la
idea de alguna cosa, se sigue que todo lo que clara y distinta-
mente se concibe de esa cosa es, en efecto, pregunta si se puede
inferir de aqui un argument y una prueba demostrativa de la
de dicho ser, se le aparece clara y distinta, motivo este que hizo
possible la averiguaci6n de algunas verdades relatives f las ma-
temiticas. Ahora bien: si es possible tener respect de ese ser
eterno, perfect, etc., una idea clara y distinta, ese ser debe
existir. j Por que ? Porque la existencia es una cualidad que
A no tenerla, haria que Dios no fuera perfect y se estaria por
consiguiente en una contradicci6n consigo mismo. Reconocer que




(ISTIUNCIA DE DTOS SEGUN DESC


podria hacerse una objeci6n: del mismo modo que no se puede
concebir un Dios sin existencia, no puede concebirse una mon-
tafia sin valle, y sin embargo, la montafia puede no existir; y como
se puede imaginar un caballo alado sin que en realidad exista,
asi puede atribuirse sin que exista, realidad A Dios. Contesta
que eso es un sofisma porque de no powder concebir una montafia
sin valle, no se sigue que hay en el mundo valles ni montafias,
sino inicamente que, hayalas 6 no, ambas cosas son inseparables,
al paso que de no powder concebir a Dios sino como existente,
se sigue que la existencia es inseparable de 61 y que por tanto
existe verdaderamente. Esta prueba fundada en la idea de la.
perfecci6n, es la tercera.
Es necesario ahora reducir lo dicho a proposiciones sintiticas.
y que encierren todo lo expuesto., fin de que podamos seguir y
referirnos con claridad a cada una de las pruebas.
Pueden entonces pucs, reducirse estas asi:
Prueba I", llamada "a contingentia mentis": la existencia de
Dios queda demostrada por el hecho de que su idea est'i en nos-
otros.
Prueba 2a; la existencia de Dios queda demostrada por el he-
cho de que yo, que tengo esa idea, exist.
Prueba 3a; la existencia de Dios queda demostrada porque esa
existencia esta implicita en la idea de la perfecci6n.

3.-Objeciones. La primera prueba

La primera prueba afirma, como acabo de decir, que Dios
existe porque su idea esti en nosotros. Recordando el desarrollo
que para llegar a ella ha hecho Descartes, basta esa afirmaci6r,
y desarrollo para demostrar aquella existencia ? Entiendo que no.
Veamos primeramente el valor de lo que podria llamar la base
de la prueba, porque en su especulaci6n van tan unidas unas
ideas con otras. que si se prueba que alguna de las afirmaciones
en primer lugar, que recorder el fundamento de la certeza de
las cosas que afirma, que es su concepci6n "clara y distinta". Lo
primero que ocurre cuando se estudia esta afirmaci6n, es pensar
que Descartes ha generalizado y por haber encontrado 6 supuesto
encontrar que es verdadera una cosa porque la concibe muy clara
xirr R




RE'ISTA DEL LA UNIVERSIDAD


y distintamente, ha hecho de una afirmaci6n reference i un caso
particular, una regla para todos los casos, cosa que no correspon-
dia; y en la cual no se toman en cuenta las diferencias individua-
les. Por otra parte, para tener una idea clara y distinta de una co-
sa, requierese ante todo conprenderla, lo que encierra en si la idea
de que sea de aquellas cosas que la mente limitada alcanza; ahora
bien: esto no puede pasar con la idea de Dios, desde que, como
afirma Gassendi, "Dios esti infinitamente por encima de toda com-
prensi6n", puesto que- en una mente finita, no puede compren-
derse la idea de lo infinite sino simplemente que 6ste es mera-
mente possible, sin que se pueda adelantar un paso mas sobre su
existencia real; esto es much mas claro que la contestaci6n de
Descartes, de que lo infinite es entendido aunque no compren-
dido.
No es possible entrar ahora al detalle de c6mo Gassendi destruye
una por una todas las afirmaciones de Descartes; baste decir que
su studio sobre ellas, es sencillamente admirable y que puede ser
tomado poi base de cualquier studio de esta naturaleza.
Otra objeci6n: los studios modernos sobre la formaci6n de las
ideas dan valor i otra observaci6n important que a esta prueba
se hizo por various: la idea de Dios puede proceder del cono-
cimiento de las ideas de las demas cosas, en virtud de que la
imaginaci6n las une, las combine, hace con ellas creacioncs nuc-
vas; y si alguien equiparaba la idea de Dios 6 la idea de los
ingeles 6 de las quimeras y si despues decia que tanto valor
-omo las de Descartes pueden tener las ideas de los ateos desde
que son tan claras y distintas como las de aquel, no queda esto
refutado porque Descartes diga que nada puede agregar de nuevo
A lo ya dicho en las meditaciones y que el lector se libre "por
si mismo de las preocupaciones que acaso ofuscan su luz natural
y se acostumbre A dar cr6dito i las primeras nociones".
Por otra part se ha observado que es en un circulo vicioso
en que se encierra, en lo referente A estas ideas claras y dis-
tintas; esa objeci6n de Arnauld se traduce asi: seguin Descartes,
se est6 seguro de que las cosas que se conciben clara y distin-
tamente son verdaderas, porque Dios existe y A su vez Dios existed
porque le concebimos clara y distintamente.
Pero, admitase por un moment como real el hecho de que
sea cierto que teni6ndose aquella idea clara y distinta. exista
Dios; Gassendi en las "Tnstancias", estableci6 que no todos







encuentran en si mismos la idea de Dios; luego la base es insu-
ficiente. Y por si esto no bastara, recuerdese que "los primeros
hombres tuvieron clara 3y distintamente por Dios, al sol, la luna,
y los astros; despues, los inortales que se sefialaban por haber
prestado algun servicio a la humanidad, y hasta los rios y las
fuentes por iltimo; luego no tenian idea innata de Dios". Final-
mente, no serian concebibles las religiones de la naturaleza, no se-
ria explicable cl ateismo ni el modern descr6dito que van adqui-
riendo p;aulatinamente las religions, ni seria concebible ese re-
troceso con el progress general, si bastase la idea de que Dios
existe para que existiera.
Es siempre el studio del desarrollo de las ideas, de su origen,
que se levanm, invencible contra Descartes, haciendo que su no-
ble tentative sea insuficiente para demostrar lo que desea, por
mas que esa t-ntativa pueda ser pedestal para la gloria del autor
a traves de los siglos.

4.-La segunda prueba

La segunda prueba establecia que la existencia de Dios que-
daba demostrada por el hecho de que yo, que tengo esa idea,
existo. Henius visto tambien, al resumir y explicar la teoria
de Descartes, c6mo llega a esta sgunda prueba, por desarrollo
de la anterior: si el yo fuera causa de su propia existencia, se
habria dado todas las perfecciones posibles; no hay por otra
part, efecto sin causa; la inica causa que se basta a si misma
es el ser perfect; el cue es ser perfect, es Dios; luego, yo
que existo, tlngo mi causa primela en Dios; Dios existe. Tal
es en definitiva el resiumen de la argumentaci6n para llegar al
resultado deseado. Corresponde ver c6mo y hasta que punto esta
argumentaci6n sea incontrovertible.
Dcjarc de lado la discusi6n sobre c6mo se emple6 y en que
sentido la expresi6n de Descartes causaa de si mismo", porque
encuentro que puede ser admitida la explicaci6n que el mismo da
cuando contesta las objeciones de Gassendi, de Caterus y de
A rnauld.
Las objeciones 6 esta segunda prueba, pudieron fundarse en
que Descartes bas6 su afirmaci6n en estas dos proposiciones:
a. que para que tenga lugar la existencia del yo, es necesaria
una causa primer;


IS''TE:.NCIA D!; DIUS SEG;UN DESC.





REIVISTrA DE LA UNIVERSIDAD


b. que esa causa sea forzosamente Dios.
Entiendo que estas dos afirnaciones se hacen sin bastante fun-
damento.
Ya sobre la primera, Gassendi prob6 que la argumentaci6n
era d6bil; dice en primer lugar, que no era necesario que Des-
cartes probara que no existe por si mism2, ni porque raz6n no
ha existido siempre. En cuanto a la afirmaci6n de que no exist
por los padres, no le parece just, porque, sean 6 no la causa
primera, han sido causa. "Pero, afiade,-si vuestros padres han
sido causa de vuestro ser, esta causa ha podido existir, no
por si, sino por otra, y 6sta por otra, y asi hasta lo infinito, y
nunca podr6is probar que haya ningem absurdo en este progress
hasta lo infinite, si no probais al mismo tiempo que el mundo ha
tenido principio y por consiguiente, que ha habido un primer pa-
dre que no tuvo predecessor .
El argument cartesiano que Ileva a la primera proposici6n
es atacable tambi6n por otro lado; entiendo que la idea de cau-
sa ha nacido y se ha formado por la experiencia; la ley de cau-
salidad es en la experiencia, una ley sin excepciones; jamais se
ha dado el caso de que un fen6meno del mundo 6 de la part co-
nocida del universe, no tuviera causa; pero, no consider que sea
argument fundar una existencia que estA fuera del mundo, fuera
del universe conocido, en una ley reference a este; el mundo es
indudablemente, anterior al hombre, y la existencia del mundo.
como la existencia del primer hombre, que estA fuera de toda ex-
periencia, no puede ser sometida, de una manera indudable, A una
ley de experiencia; lo mAs que puede establecerse, es que es pro-
bable que si el universe, antes de la existencia de la humanidad
era tal cual es ahora y obedecia a leyes anAlogas, la existencia del
primer hombre cs probable que tuviera una causa; pero de una
probabilidad, no puede deducirse una afirmaci6n; luego, la pri-
mera proposici6n de Descartes, puede ser falsa.
Pasemos ahora a la segunda: admitida que sea la necesidad
de esa causa es dicha causa Dios? i por qud no cualquier
otro ser que tuviera igual 6 mas poder? es necesaria la omnipo-
tencia para ser creador del hombre? es necesario que el crea-
dor sea perfect 6 infinite? A la primer pregunta contestar6
que nada dice el argument de Descartes que muestre que esa
causa sea Dios, y no otro ser; ni se desprende, de la creaci6n del
yo y del mundo que sea necesaria la omnipotencia para crearlo;




KISTENCIA DE DIOS SEGUN DESC


ni tampoco que por el hecho de la creaci6n del yo, sea impossible
la existencia de otro ser como Dios con atribuciones identicas
6 d'iferentes.
La segunda proposici6n de Descartes, no esta demostrada, y
como tampoco lo esti la primer, su segunda prueba de la
existencia de Dios, es insuficiente.


5.-La tercera prueba


Decia la tercera prueba: la existencia de Dios queda demos-
trada porque esa existencia esta implicita en la idea de la per-
fecci6n. Esta tercera prueba ha sido tanto 6 mas discutida que
las dos anteriores, en todos sus detalles y de todos modos: los
que atacan las pruebas dadas por Descartes, apoyan gran parte
de la demostraci6n de la insuficiencia, en esta prueba, a la par
que los que la defienden consideran a esta de tanta importancia.
que llegan a decir con Emile Saisset que "esta prueba es de
una solidez invencible". Entremos 6 su examen.
Recordando en dos palabras la argumentaci6n de Descartes,
vemos de nuevo aqui que supone que todo efecto tenga una cau-
sa que formal 6 eminentemente contenga en si lo que contiene
aquel; aplicando esto a la idea de la perfecci6n, se tiene que, desde
que ella existe, debe corresponder A una causa tambien perfect: el
yo, no puede ser esa causa porque el examen de lo que en si en-
cuentra da por resultado el reconocimiento de imperfecciones
y atribuciones limitadas, finitas. Este reconocimiento de mis
imperfecciones lo tengo por su relaci6n con la idea de lo per-
fecto, cuta causa debe ser Dios; por otra part, aquella idea no
puede formarse por la combinaci6n de ideas de cosas imperfec-
tas, pues seria mayor el efecto que la causa, y en cuanto al pro-
greso indefinidio dado que fuera possible, nunca daria una per-
feccion como la de Dios, perfect actualmente.
Descartes, en las respuestas i la segunda objeci6n, di6 6 esa
demostracion la siguiente forma silogistica, que es el mejor resu-
men que de ella puede darse: "Decir que algin atributo est:' con-
teniendo en la naturaleza 6 en el concept de una cosa, es 1, mis-
mo que decir que ese atributo es verdadero de esa cosa, y que se
esta seguro de que existe en ella; es asi que la existencia necesa-
ria esta contenida en la naturaleza y en el concept de Dios ; luego




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


es cierto decir que la existencia necesaria esti en Dios 6 que Dios
existe".
Ya San Anselmo, buscando el mismo resultado que Descartes,
habia fornulado silogismo semejante, en la siguiente forma:
El ser absolutamente perfect, posee todas las perfecciones;
la existencia es una perfecci6n; luego el ser absolutamente per-
fecto existe. Este silogismo fu6 reducido al absurdo por Marnou-
tiers, en una forma que podemos referirla A nuestra vez al
de Descartes. Dice -aquel autor, que esa pretendida demostra-
ci6n nada vale desde que del mismo modo podria demostrarse
la existencia de las islas afortunadas: "Las islas afortunadas
son las islas mis perfectas que se pueda concebir; si no existieran
realmente, se podrian concebir mis perfectas, lo que es absurdo;
luego, ellas existen". En uno como en otro de los silogismos
anteriores, tanto en el de San Anselmo como en el de Descartes,
la falta de demostraci6n de las proposiciones, es el dar por
sabido cosas que estAn por demostrar, lo que los vicia.
Tenemos de este modo, que en la menor del silogismo de
Descartes se afirma que la existencia necesaria esta contenida
en el concept y en la naturaleza de Dios, y he aqui, un punto
que da y ha dado lugar A objecciones muy fundadas. En efecto
Sen que se fund esa afirmaci6n? En la idea de que Dios es
perfect; pero, observa Gassendi, la existencia no es una per-
fecci6n sino un modo necesario de ser; luego, no ha podido to-
marse la afirmaci6n en el modo en que se ha tornado.
Por otra parte, hay algo mAs: el hecho de que se suponga,
admitiendo que sea necesaria, la existencia, en un ser perfect,
no significa en modo alguno que ese ser exista efectivamen-
te, sino que el concept de Ser supremo, se consider insepara-
ble del de existencia; nada mis.
Conviene iecordar de paso, simplemente porque es curiosa,
otra objeci6i de las que recogi6 Mersenne, que contestaba el
argument fundamental de Descartes de que la causa no puede ser
menos perfect que el efecto, en lo que ambos se equivocaban, A
pesar de tener ideas claras y distintas sobre ello: todos los dias,
decia, se ven products vivos, como las moscas, que son menos
perfectos que sus causes, cual es el sol; A lo que Descartes
respondia, que el sol era causa, mis no iunica, y que por tanto
la objeci6n no era fundada, desde que podia la causa verdadera
qer m:is nerfecta mne el efecto.




TENCIA DE DIOS SECGUN DESCA


Pasemos a otra objeci6n que Ileva a una explicaci6n de la idea
de Mersenne, la idea del ser perfect sin considerar necesaria su
existencia: yo que pienso, tengo algfn grado de perfecci6n; pien-
so en un nhmero cualquiera y agrego uno A uno grades de per-
fecci6n hasta lo infinite, puedo asi ir hasta lo infinite con los
grades de calor. "Podria asi afiadir al grado de ser que en mi
percibo, otro cualquiera, y con todos los grades capaces de
aniadirse, former la idea del ser perfecto. Descartes contest:
nana sosteneis que sea contrario a mi opinion; esta idea ha nacido
conmigo y no procede de otra parte que de mi mismo; reconoz-
co que podriamos formarla aunque no existiese un soberano
ser, pero no si en realidad no existiese; pues he advertido, por el
contrario, que toda la fuerza de mi argument consiste en que no
seria possible que yo tuviera la facultad de former esta idea si no
hubiera sido creado por Dios. Como se ve la contestaci6n no
aclara ni contest la objeci6n, que queda subsistente.
MAs aln; la prueba es discutible desde otro punto de vis-
ta: del concept de infinite, que segin los contradictores, es
impossible comprender, y por tanto, establecer que puede 6 no
ser atributo de un Ser Supremo mientras que, para Descartes, es
un concept facil de entender, si bien no es possible comprender.
Dice a este respect Peisse: "la inteligibilidad, 6 ininteligibilidad
de un objeto no consiste en otra cosa que en su determinabilidad.
Pensar, en general, es limiter; comprender, es ver un termino
en relaci6n con otro; es ver, coifo uno, lo que es dado como
multiple; juzgar, en unir 6 separar, es decir, referir A la identidad
la diversidad, 6 ver la diversidad como tal. En todos estos casos,
cl acto tiene por base y por condicion una pluralidad de terminos.
Toda concepci6n, todo juicio, todo pensamiento, en fin, no se
realize sino por la oposici6n de terminos distintos, es decir por
una limitaci6n". De aqui que consider, con raz6n, impossible
la comprens;'n de lo limitado, es decir, que el infinite implica
contradicci6n y que tanto de nuestra forma intellectual como de la
imposibilidad objetiva de aqu6l deriva la impotencia para con-
cebirlo, lo que en t6rminos parecidos y sintetizando lo que sobre
el punto pudiera decirse, expresa Buffier en el siguiente mo-
do: "Por infinite absolute entiendo una extension tan grande
que mi espir tu nada puede agregar a ella; pero esta suposici6n
es falsa y me es impossible concebir en ning6n objeto una exten-
si6n tan grande de perfecciones que ninguna pueda agregarle en




REVISTA DE IA UNIVERSIDAD


mi pensamiento". Puedo career y comprender y hablar de cosas
de que no tengo idea, como el ciego habla del color, de modo que
nada significa que able de infinite pues su verdadera idea y su
comprensi6n "es incompatible con nuestra constituci6n intelec-
tual". No creo necesario despues de estas opinions detenerme
mas en el punto y paso finalmente a otra clase de objeciones.

6.-Otras objeciones

La existencia de Dios fundada en la idea de perfecci6n, afir-
ma, que esa perfecci6n encierra todo, que por tanto encierra la
existencia; mas, se dice, si todo encierra, porou6 existe el mal,
los ateos, el supuesto engaflo por parte de Dios respect de
las cosas que ha afirmado, las ideas de series no sometidos
a Dios, como los demonios, que son sin embargo, acepta-
dos por los que creen en Dios? ;No es una demostraci6n de
su imperfecci6n? A estas objeciones Descartes no responded sa-
tisfactoriamente: niega que sea possible el engafio por parte de
Dios, que las frases que lo hacen asi entender no son sino adap-
taciones del lenguaje, para la mejor comprensi6n por parte del
vulgo, y agrega despues: "ciertamente. los turcos y demas in-
fieles, cuando no abrazan la religion cristiana no pecan por no
querer dar f, i las cosas obscuras por ser tales; pecan, 6 bien
porque resisten a la gracia divina que interiormente les ad-
vierte, 6 porque pecando en estas cosas se hacen indignos de esta
gracia. Como se ve, la contrarr6plica no tiene valor filos6fico,
aunque es mvy natural que le considerara de gran valor quien
con tenta fe, con tanta devoci6n y con tanta sinceridad abraz6
la doctrine cr'stiana.

7.-Conclusi6n

De todo lo expuesto en los capitulos anteriores, se Ilega A la
conclusion siguiente:
i) Que pescartes hizo, para demostrar la existencia 'de
Dios, una argumentaci6n vigorosa, solo possible por una inteli-
gencia de un poder extraordinario. No pudo sin embargo at
hacerla, deshacerse de ideas anteriores y de creencias que obra-
ron en el de una manera determinante, a pesar de sus esfuerzos
para considerarse, al efectuar su trabajo, desligado de ellas.




IA EXISTENCIA DE DIOS SEGUN DESCARTES 41

2) Que, no obstante todo el valor de sus explicaciones, fueron
ya en su tiempo objetales y no demostraron lo que su autor se
proponia. No lo demostraron, no por falta de inteligencia en Des-
cartes sino porque la verdad sobre la existencia de Dios, no era
possible determinarla ni negarla con los conocimientos que la hu-
manidad alcanz6 en aquella 6poca, como no lo seria tampoco con
los conocimientos actuales; fue y es impossible demostrar su exis-
tencia, como tambien fue y es impossible demostrar que no exis-
te; Dios, estAi fuera de la inteligencia; Dios exista 6 no, solo pudo
ser entonces como alora un objeto de fe.



HORAClo C. RIVAROLA.








FISICA CIENTIFICA MC


Y LA VUELTA A KANT

(Continuaci6n)



3. El nficleo s6lido de la gnoseologia kantiana.

David Hume tuvo ciertamente la penetraci6n extraordinaria
de no ver en la experiencia una soluci6n, pero si un problema.
Ahora bien, la experiencia puede ser objeto de dos investiga-
ciones: la investigaci6n psicol6gica, que estudia la formaci6n
de ella, y la critical que examine el valor objetivo de los con-
ceptos que ella usa. Las dos investigaciones respondian al distinto
caricter y i la diferente educaci6n mental de los dos fil6sofos.
Hume era un literate y un historiador; Kant un matemAtico
y un naturalista. Para Hume la verdad de la experiencia de-
pende del principio de causa, que es viceversa un product suyo.
AdemAs la experiencia no nos da nada que corresponda i los
elements 16gicos de la idea de causa, la fuerza productora y la
dependencia necesaria. La experiencia no nos da mas que la
sucesidn constant, de la cual se genera la costumbre de career,
en una ft natural. Pero eso no dice que el conocimiento carezca
de fundamentos; el descansa sobre una base natural, que es
mAs segura que cualquier fundamento rational, siempre discuti-
ble. Nosotros creemos, en verdad, en la realidad del mundo
externo del modo mis seguro, y ningin argument sutil sirve
para borrar nuestra fe, como todo razonamiento favorable no
aumenta valor a nuestra expontinea creencia. El fundamento
del conocimiento no es entonces 16gico para Hume, sino bio-
16gico.
xII




RKEVSTA DU L.A UNIVIRSIDAD


Pero el concept de la pasividad de la raz6n, que esta teoria
supone, es insostenible. El habito y la experiencia podrian ex-
plicar nuestra espectativa de un efecto dado, supuesta una causa
verdadera; pero mis alli del habito esta la generalizaci6n de la
causalidad, y, to que es mis, esta el hecho de la necesidad suya
como una acci6n 6 funci6n mental. La experiencia nos da la
,sucesi6n A B; pero nosotros no decimos solamente que B
sucede A A, sino que B existe porque existe A. "A De d6nde
deriva biol6gicamnete el porqu'?" Distinguimos la inteligencia
prActica, que se adapta, comfn al hombre y al animal, de la
conocitiva propia inicamente del hombre. Si la primera es im-
presi6n y mecanica de impresiones, g como se distingue la segunda
de ella? El 6rden 16gico supone la funci6n ordenadora, y la
funci6n no es dado pensarla sin una forma, la cual va de la
mente al objeto y no viceversa. Pero el m6rito de Kant no es
.el haber mostrado que el conocimiento tiene elements 6 factors
originarios. Merito original de Kant es haber cambiado la doctri-
na de las ideas originarias por la de las funciones originarias,
esbozando la fisiologia del conocimiento y probando que los
elements originarios de 6ste tienen tambi6n valor objetivo.
Esta iltima demostraci6n consiste en que las formas ideales
(intuiciones y categories) son los factors: pero como en ellas
y por ellas solamente, la experiencia que es el conocimien-
to objetivo, es possible, y como ellos son elements integrales
necesarios de un conocer objetivo, tienen valor objetivo.
Hume deducia la ley de causa, de la sucesi6n de las impresio-
nes; Kant, en vez, demuestra que solo en virtud de la forma men-
tal de la casualidad, la sucesi6n sensible puede volverse objeto
del conocimiento. No son lo mismo la sucesi6n sensible y la
causal. Veo el relimpago antes que oir el trueno, el movimiento
del ejercito distant antes de oir el toque de corneta que lo
manda, y percibo un gran niumero de sucesiones que no son
causales. La percepci6n indica lo que precede, pero no dice que
debe preceder, A fin de que sea otra cosa. Es la aplicaci6n de la
ley mental A la sucesi6n que la transform, cuando es possible,
en sucesi6n causal. Solamente esta prueba, la kantiana, es prueba
de necesidad. La prueba inductiva no concluiria, como Hume
ha demostrado victoriosamente, sino solamente en una fe em-
pirica.




IETAFISICA CIENTIFICA MODE


Tal que la otra. Por esta, Locke habia demostrado que la expe-
riencia no contiene nada que corresponda 6 aquella idea, y que
por eso ella no puede derivar del contenido de la experiencia.
El principio de la permanencia de la substancia, antiguo casi
tanto como el pensamiento human, no es susceptible de prueba
.empirica rigurosa, ni aun ahora que los medios de media son
:tan perfeccionados. Si, en vez, los pensadores de todos los
tiempos lo formularon con absolute certidumbre, eso dice que
*ello es una necesidad formal 6 funcional del pensamiento, y que
su negaci6n equivale A la negaci6n del pensair. Si la mitua
.atracci6n de dos masas a una dada distancia no fuese constant,
fallaria el control empirico mas seguro de la permanencia de las
substancias, el peso; pero de las variaciones de la media no
podremos llegar a la creaci6n 6 anulaci6n de las substancias. Si
tambien se hubiere probado que la propiedad t6rmica del radium
no depend de ninguna acci6n at6mico-molecular internal, de
ninguna conversion del movimiento en calor, nosotros podremos
dudar de la verdad de la termodinAmica, pero no podre-
mos pensar que el principio de la conservaci6n de la energia no
sea verdadero, porque para pensar esto deberemos dejar de pen-
sar. Kant, pues, resolvi6 la double impotencia del racionalismo y
del empirismo, la vaciedad del primero, la ceguedad 6 irracionali-
dad del segundo, elevAndose A la concepci6n organica del co-
nocimiento, mostrando de qu6 sintesis ella es el product.
SPero la experiencia llena las necesidades del intelecto? Y
-si no las satisface, es possible ultrapasarlas? Kant responded ne-
gativamente A ambas preguntas, y de la respuesta negative deduce
la razon de marcar los limits de lo cognoscible, y de mostrar
que cuando la mente la ultrapasa cae en una ilusi6n trascendental.
ITambien la ligera paloma que con libre vuelo hiende los aires,
de los cuales siente la resistencia, podria career que volaria mejor
en el vacio. La tendencia 6 un conocimiento que ultrapase los
confines de la experiencia, es dada en la naturaleza misma por
la inteligencia. Si entender y ver la reciproca dependencia de las
cosas, es condicionar, es evidence que el saber solo llega a ser
complete, cuando llega A la condici6n absolute de todos los con-
dicionados, esto es, cuando concibe el todo incondicionado. Tal
-es la raiz psicol6gica y 16gica del instinto metafisico de la mente.
Pero puesto que en la experiencia las series de las condiciones
se desarrollan hasta el infinite, sea tanto con respect A la cate-




REVISTA DM LA UNIVERSIDAD


goria de substancia como A la de causa, la mente que puede com-
prenderlas todas se condena A una funci6n que jams logra suo
objeto. De aqui la necesidad de ultrapasar la experiencia. Pero-
ya que fuera de esta no hay conocimiento possible, lo incondiciona-
do que la mente cree tener, no es Juno, es la nube.
Aqui la critical kantiana pone A la luz aquello que hay de tr--
gico en el saber, la tendencia irresistible hacia un fin discutido-
La mente que no se resigna A este destiny, y esti penetrada de la
convicci6n de que el conocimento de lo condicionado no se cumple-
sino en lo incondicionado, es fatalmente arrastrada A cambiar
la idea de la soluci6n por la soluci6n real, A cambiar de la idea
de lo incondicionado en lo incondicionado real, y ponerlo con lo
condicionado en las relaciones que son vilidas solamente para
el conocimiento de lo condicionado. Kant llama A estos concepts,
aut6ctonos de la raz6n, ideas, y muestras c6mo ellas sean las-
representaciones materializadas de un resume del pensamiento-
Los objetos correspondientes de la metafisica de lo suprasen-
sible no son sino hip6tesis de funciones. Como funciones las ideas.
son verdaderas, y expresan la potencialidad infinita del pensa-
miento en el entretejer y en el comprender la series de la experien-
cia: pero cambiadas las funciones en objetos, se transformnan
en ilusiones. Initiles para el conocimiento empirico que tras-
cienden, no son mis que ideas-limites cambiadas en ideas-entes..
Tal es el nicleo s6lido de la gnoseologia kantiana, la parte-
por la que ella adquiere una posici6n central en la historic de
la filosofia, y demuestra una gran fecundidad de aplicaciones-
en todas sus parties.


II. IAS PRIMERAS PASSES DEL NEO-KANTISMO


Aqui no hago mAs que sintetizar todo lo que me parece in-
dispensable para hacer mis evidence no ya la importancia de-
Kant, que seria como llevar vasos A Samos y murcielagos A Ate-
nas, sino la demostraci6n pura y simple de aquello que me parece-
oriqinal, vivo y perenne en la critical kantiana, y que debe con-
siderarse, segun nosotros, no solo como el principio regulador,
la norma disciplinaria que nos habilita para orientarnos entire las
tinieblas de la confusion filos6fica de los contemporaneos, como
el hilo de Ariadna que debe guiarnos en la investigaci6n de la




METAPISICA CIENTIFICA MODI


verdad en medio del florecer y, a menudo, al ocaso de tantas
-doctrinas y tantos m6todos viejos y nuevos, aun mis viejos que
nuevos, en cuanto que estos uiltimos de nuevo no tienen con
frecuencia mas que la etiqueta que normalmente terminal con el
-sufijo ismo.
Dado, pues, el objeto te6rico que me sirve de guia en esta
iinvestigaci6n, no puedo entrar, por la economic del trabajo,
en la discusi6n de todas las importantes cuestiones kantianas
que se agitan alrededor de la critical hist6rica y filos6fica. Por
,dos razones, sin embargo, debo hablar aqui de los motives fun-
,damentales que determinaron el reconocimiento del kantismo y
del desarrollo que adquiri6 en estos filtimos tiempos. Ante todo
"porque la necesidad del retorno A Kant al principio fu6 procla-
-mada en Alemania indirectamente. Se verific6 un encuentro del
espiritu fil6sofo de Kant con el espiritu de los tiempos moder-
-nos, repiti6ndose en la conciencia colectiva aquello que habia
sucedido en la conciencia individual de Kant, al cual pueden re-
"ferirse las palabras de Erdmann sobre la caracteristica de la
filosofia modern: "el movimiento de las ideas no deriva mis
de la filosofia A las ciencias particulars; sino que se eleva por el
-contrario, de 6stas hacia aquella".
En segundo lugar debemos referirnos al desarrollo del kan-
tismo, porque por 61 y con el desenvolvimiento de los studios
hist6ricos y critics, se hizo possible la reconstrucci6n del pensa-
miento kantiano. Antes, en verdad, la filosofia de Kant era con-
siderada solamente por el lado dogmitico y sistemAtico, se acep-
taba 6 se negaba sin mis discusi6n. Un largo trabajo de sobre-
rposici6n, que hace pensar en el acumulado por las escuelas socri-
ticas sobre la tradici6n genuina de su maestro, habia cubierto
la base de la critical, distanciando siempre mis el verdadero
-significado de las palabras y del pensamiento de Kant, tanto que
el encontrarlo y fijar el valor pareci6 justamente A mas de un
-estudioso aleman obra semejante a la que los comentadores del
quinientos realizaron con el texto de Arist6teles.



Los movimientos politicos de 1848 y, por un lado, el desa-
liento que sigui6 en la parte mas j6ven de la naci6n alemana, 3
rpor otro la prevalencia de los studios hist6ricos y econ6micos
*y de las ciencias naturales, habian alejado de mis en mis las




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


mentes de las especulaciones abstractas, orientindolas hacia la.
historic de la filosofia y hacia una critical que ponia A prueba los.
fundamentos de las doctrinas anteriores con los principios y con
los resultados del m6todo experimental.
La escuela hegeliana se habia disuelto casi enseguida, des-
pubs de la muerte de Hegel acaecida en 1831, y solo conservaba_
algunos de sus representantes en las universidades. Una vez 6rta.
y -disgregada la compaginaci6n de ese s6Iido organismo tradi-
cional que los studios especulativos tuvieron hasta que sucedi6
la prevalencia absolute de las doctrinas experimentales, la filosofia.
de las antiguas escuelas habiase tornado impotente para vivir
de una vida propia, independiente de aquella de la ciencia que
la invadia y la penetraba ya por todas parties. Y comenzaron las.
intemperancias. Aun antes del Congreso de Naturalistas, que
tuvo lugar en Goettingen en 1854, habiase encendido no solo entire
los fil6sofos, sino tambien entire los fisi6logos, la cuesti6n sobre-
la naturaleza del alma. Santiago Moleschott en 1852 publicaba
la primera edici6n de su libro La circulaci6n de Ida vidd, 'en el
cual sostenia abiertamente la tesis materialista. Pero la discusi6n
se hizo mis viva que nunca, en el antedicho cdngreso, especial-
mente entire el fisi6logo Wagner p6r' una parte, el cual soste-
nia que no habia en la psicologia ningin fundamento para near
la existencia y la inmaterialidad del alma, Carlos Vogt, tam-
bien fisi6logo, por otra parte, el cual sostenia, en vez, que segn:;
la' fisiologia, las facultades psiqiicas deben mirarse como fun-
ciones del cerebro y que 6ste es su substracto material, como-
los otros 6rganos lo son de las funciones corresponidientes, y por
ende el cerebro secreciona el pensamiento como 'el higadc la.
bills.
Ademis de Moleschott se uni6 con Vogt en la propugnaci6n y
difusi6n del materialismo, Luis Btichner, el cual, como se sabe,.
en 1855 publicaba la primera. edici6n de un libro Fuerza y Mate-
ria, que reeditado despubs varias veces, y traducido a muchas.
tenguas, vino a ser el c6digo del materialism. La cuesti6n sf
ensanclh6; muchos tomaron parte en distintos sentidos, especial-
mente los fil6sofos y fisi6logos, y pareci6 que la balanza pro-
pendiera A favor del materialismo, tanto mis que algiin secuaz:
def se esforzaba en conexionarlo con las doctrinas religiosos..
Pero no tardaron en aparecer los primeros signos de la reacci6n.
Helmholtz, entire los primeros, desde 1855 en su leccidn sobre ta:




ITAriSIbCA CIENTlIITICA MUDLE


vista, hacia notar la necesidad de una critical filos6fica de los
conocimientos experimentales; pero su voz apenas habia sido oida,.
v el mismo efecto tuvo el llamado de la vuelta i la filosofia kan-
tiana proclamado, en 1847, por Christian Hermann Weisse, en
1861 por Ludwig Noack, en 1862 por Eduardo Zeller.
Se hicieron tambien otras tentativas en este sentido, pero
tuvieron un resultado fecundo solamente para la psicologia. En
efecto, desde los afios 1829 1843 Ernesto Enrique Weber,
professor de anatomia en la Universidad de Leipzig publicaba,
con intervalos, sus studios experimentales sobre las sensaciones
cutAneas y sinest6sicas, recogidos despues bajo el titulo general
De tactic en las Annotationes anatomicae et phisiologicae (pro-
grammata colletta, Lipsia, 1851). La primera parte De subtilitate
tactus diverse in diversis partibus sensur puic dicatis se refiere
A los experiments hechos de 1831 A 1833; la segunda parte Sum-
ma corum quae experimentis de tactu didicimus, en el afio 1834,
y en ella tenemos la primera formulaci6n de la c6lebre ley, que
es el gran descubrimiento con el cual se inicia la psicologia
experimental, "In observando discrimine rerum inter se compa-
ratarum non differential rerum, sed rationem differentiae ad
magnitudinem rerum inter se comparatarum percipimus". (Ob-
servando la diferencia entire los objetos comparados, percibimos
no la diferencia absolutea) entire los objetos, sino la proporci6n
de la diferencia de su tamafio, es decir, la sensaci6n crece como
el logaritmo del estimulo). Mientras tanto, entire 1856 y 1866
Helmholtz publicaba su "Physiologische Optik" y en 1862 "To-
nempfindungen". Entre 1848 y 1860 aparece la "Untersuchunzen
iiber thierische Electritat" de Du Bois-Reymond, el c6lebre fi-
si6logo que con su opfsculo sobre los limits del conocimient.
natural, publicado por primera vez en 1872, demostraba de una
manera concluyente la imposibilidad de reducir los fen6menos
interns A los externos. Aparecen de 1852 A 1856 el "Lerbuch
der Physiologie" de Ludwig y en 1850 la "Cellula pathologies ;
entire 1854 y 1862 la "Specielle Pathologie und Terapie" de
Virchow, en 1852 la "Medicinische Psycologie" y, de 1856 A
1864, el "Mikrokosmos" de Lotze, y muchas otras obras que in-
dican la prodigiosa laboriosidad cientifica de Alemania en este
tiempo, en el cual, como se ha dicho, la political atravesaba un
period de confusion y de depresi6n. Pero lo que de trigico
habia en este period respect A la intolerancia propia del mate-




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


nallsmo iislologico soDre toca otra especulacion, es representado
por el caso tipico de Gustavo Teodoro Fechner. Este, h6chose
famoso entire los fisicos con la obra "Massbentimmungen iiber
die galvanische Kette" en 1831, tanto que a la muerte de Brandes
en 1834 fu6 elegido professor de fisica en Leipzig, cay6 en des-
cr6dito entire los principles representantes del movimiento cien-
tifico por la publicaci6n de "Nanna oder iiber das Seelenleben
dier Pflanzen" (1848) y de "Zendtvesta oder iiber die Dinge
des Himmels und des Jenseits" (1851), en las cuales hablaba
de sus primeras tentativas de medir la intensidad de la actividad
mental vali6ndose de la relative actividad fisica, idea que le
vino, como 61 mismo cuenta, en la maiiana del 22 de octubre
de 1850, mientras estaba aun en la cama, pero ya despierto ha-
cia rato, de modo que poco falt6 para que, feliz de haber
hallado finalmente su "punto de apoyo" no saliese en camisa de
su cama, como Arquimedes del bafio, gritando iEurekal El
botinico M. F. Schleiben public en seguida un violent ataque
contra "Nanna" al cual Fechner replic6 en 1856 y porque
pareci6 que el fundador de la psico-fisica modern, rozara, con la
propia, la filosofia predilecta de los sabios como Schleiden y
otros no pocos, esto es, el materialismo de los Moleschott, de
los Vogt, de los Blichner. En 1855 Fechner publicaba el trabajo
"Ueber die physikalische und philosophische atomenlehre", y en
este libro establece las relaciones de su escuela con la filosofia
de la naturaleza de Schelling; pero 61 demuestra con id6ntica di-
ligencia que la teoria at6mica no tiene ninguna relaci6n con el
materialismo. Y en 1860 publicaba la c61ebre obra "Elemente der
Psichophisik" en la cual, mientras declara que la psicofisiologia
es la ciencia exacta de las relaciones funcionales 6 relaciones
entire el cuerpo y el alma, concibe la nueva ciencia como depen-
diente de la filosofia. La tentative de conciliar la filosofia con
la ciencia, y de reaccionar, dictando piginas estupendas de filo-
sofia en una obra esencialmente cientifica como los "Elemente"
contra el materialismo fisiol6gico era evidence. iInde irae:
Esta es la verdadera posici6n hist6rica de Fechner como fil6-
sofo. Pero su noble tentative no tuvo 6xito. No encontr6 acogida
en el pfblico. Los materialistas estuvieron en contra, y Fechner,
plenamente sabedor de su impopularidad, resuelve no abandonar
la lucha, y vuelve A la carga en el prefacio de su "Ueber die
Seelenfrage". Pero esta vez tampoco tuvo secuaces. Decidida-




IETAFISICA CIENTIFICA MODEl


mente no estaba destinado i ser un fil6sofo popular, en boga,
como lo fueron Schopenhauer, Von Hartmann y Nietzsche.
Mientras tanto Fechner deseaba que su descubrimiento no fuese
olvidado. Era necesario veneer un prejuicio y cambi6 rumbo. En
el prefacio del primer volume muestrase muy cauto, para atraer-
se los lectores de ciencia. Del lado experimental se apoya en We-
ber, en la parte matemntica en Bernonilli, Laplace y Poisson,
en Euler, Herbart y Drobisch, en Steinheil y Pogson. Confiesa lo
que debe A Volkmann y, despu6s de haber alabado A Herbart,
describe con 6nfasis la diferencia esencial entire la psicofisica y la
psicologia matemitica herbartiana. Admite que su "Grundan-
sicht" podria tener una interpretaci6n materialista, aunque una
vez mis declare no admitir esa orientaci6n. En resume, supo
preparar una introducci6n admirablemente apta para excitar el
interns y para mitigar la oposici6n, A fin de quitar todo prejuicio
contra 61 de las mentes cientificas de su tiempo. Esta vez no le
fall el 6xito. En el mismo afio que el libro de Fechner fu6 publi-
cado, Helmholtz reconoce el valor de la ley de Weber y propone
una modificaci6n de la formula fundamental que Fechner gus-
toso acepta. Desde ese tiempo florecieron las investigaciones
psicol6gicas. Mach, en ese mismo afio, realize una series de ex-
perimentos relatives A la percepci6n del tiempo, y en 1863 pu-
blica un pequefio volume "Vortriige iiber Psychophysik".
Wundt hace un gran homenaje A Fechner en 1862, en la intro-
ducci6n A su "Beitrage zur Theorie der Sinneswahrnehnnung";
y tambi6n en 1863, en el "Vorlesungen iiber die Menschen und
Thierseele". Siempre en 1863, Volkmann incluye investigaciones
psicofisicas en su "Physiol. Untersuchungen". Aubert confirm
la ley de Weber con experiments propios; en 1865 y en 1866
Delboeuf realize los clisicos experiments que describia despu6s
en sus obras "Elements de psychophysique, g6n6rale et sp6ciale"
y "Examen critique de la loi psychophysique: sa base et sa signi-
fication", etc. etc. En resume, Fechner, como psicofisico, tuvo
el consuelo de ver el gran edificio, del cual Weber habia echado
los cimientos, y que 61 habia proyectado y dirigido su construcci6n
con una laboriosidad cientifica jams interrumpida, desde las
primeras investigaciones de 1838 sobre las imAgenes consecutivas
hasta el "Psychische Massprincipien" de 1887. Pero si como
fil6sofo no tuvo suerte, sus ideas filos6ficas que representaban
una reacci6n contra el materialismo imperante, expresaban la ne-




JEVISTA DE lA UNIVERSIDAD


cesidad de un retorno a Ia tlocotia; r'echner vio triuntar, a pocos:
afios de distancia de su insuceso. Ya nos hemos referido A Helm-
holtz; Tambi6n la tentative de Lotze que tendia a una restau-
raci6n de la filosofia reconciliAndola con las ciencias experimen-
tales habia tenido escasa eficacia. Ni una sola voz autorizada
habiase elevado A secundarlo de parte de los naturalistas, A los
cuales hacia sombra todo lo que no era investigaci6n minuciosa
y cuidada de los hechos materials, si bien los mAs autorizados
entire ellos rechazaban tambi6n el materialismo y el empirismo-
sistemitico de Vogt, Biichner etc., como la peor de todas las me-
tafisicas.
Solo despues de 1860 aparecen tambien entire los naturalistas,
sefiales indudables de un movimiento critic y filos6fico, que
mostraba querer someter A nuevo examen los principios del m6-
todo y las ideas directives de la experiencia y de las dos teorias
cientificas seguias hasta entonces. Casi en cada rama especial;
de ciencia, pero especialmente de la fisica y biologia, despues de
los grandes progress de los filtimos decenios, las mentes se
habian sentido sierpre mAs inc6modas por la abundancia de
hechos y de los materials acumulados por el anAlisis, y que bus-
caba por obra del pensamiento especulativo una verdadera uni-
dad de la ciencia. Afiidese que dos entire las teorias mis recien-
tes, product del metodo experimental, la teoria de la conserva-
ci6n de las fuerzas y la de la transformaci6n de la especie,
eran aquellas que sefialaban querer cambiar el aspect de toda la
cieicia y los mismos fundatmentos de la vida humana.
Un profundo interns filos6fico se habia despertado poco a
poco en los estudiosos de las disciplines naturales y los impul-
saba a tentar los problems de 6rden superior, A cada una de las
cuales habia encabezado. En tal condici6n estaban las mentes, en
este 6rden de studios, cuando, en 1866, apareci6 la historic del
materialismo de Alberto Lange. Este, por inclinaci6n y por es-
tudios, era verdaderamente el hombre apropiado como Arbitrol
imparcial del contrast enfre las exigencias de la especulaci6n y
aquellas de la investigaci6n cientifica. Una de las cualidades de
su mente y de su espiritu le llevaba A conciliar una de aquellas dos
padres que era la mAs refractaria para llegar A un acuerdo. Fil6so-
fo por naturaleza, y muy estudioso de las cosas naturales, unia .
in vivo y casi religioso sentimiento del ideal, una persuasion no6
menos intima de la necesidad de fundar todo el saber sobre la ex-




IETAFISICA CIENTIFICA MODE]


periencia y de considerar como nuevos suefios y locuras todos.
esos sistemas d priori, los cuales arrojan por el aire ganchos
sin agarrarse a nada. Pero la experiencia no se limitaba para 61,
como para los materialistas, A las cualidades sensibles de las
cosas y al movimiento. Abrazaba como suyos datos primeros,
A los cuales se reduce tambi6n los del mundo externo, los fe-
n6menos de la conciencia y del pensamiento. Tratar de deducirlo-
de las cualidades de la material, y, segin Lange, hacer degenerar
la fisica en metafisica, es un retroceso hacia el dogmatismo. El,,
como critic imparcial, puso en evidencia ese tanto de cierto que
el mecanismo de las ciencias naturales, desde Dem6crito hasta
nosotros, ha traido el studio de los hechos externos. Una bue-
na mitad de su historic se resume justamente en la demostra-
ci6n de que el materialismo significa mecanismo, negaci6n abso-
luta de las causes finales, y es por tanto un metodo, y nada mas
que un m6todo cientifico. Pero, afiade Lange, es una ilusi6n y
un error cuando pretend ser una soluci6n del problema ontol6-
gico, una explicaci6n de la esencia iltima de las cosas. Qu6 es,_
en resfimen, la material? Una idea y nada mas, una representa-
ci6n del espiritu (Vastellungsbild) que nosotros suponemos cor-
responder A una realidad objetiva, A un ente en si. Pero entire esta
idea y esta realidad hay un abismo que nada, absolutamente
nada logra llenarlo. Y hay mis. Desde que nosotros no reconoce-
mos la material sino como una idea (que esta en nosotros), es-
el idealismo cierto y no el materialismo. El idealismo *por otra
parte, tiene su raz6n de ser en el hecho de que es indispensable L
la vida humana y A la felicidad del hombre. El ideal y la meta-
fisica conservan todos sus derechos, pero, como la religion y el
arte, al lado de la ciencia misma. La ciencia, Kant lo ha de-
mostrado victoriosamente y para siempre, no debe dirigirse
A buscar las cosas en si, lo absolute. Que la filosofia renuncie,
pues, franca y definitivamente A la metafisica, y se man-
tenga en el dominio de lo cognoscible, es decir, de los hechos!
Solo con esta condici6n volvera A ser ciencia, vale decir, aquello
que ha cesado de ser desde que ha caido en las manos de los su-
cesores de Kant.
Asi la critical del conocimiento, interpretada en su verdadero
espiritu, apareci6 como el punto, al cual se dirigian, por caminos
opuestos, las tendencies especulativas y los resultados mas gene-
rales de casi todas las parties de la ciencia. Sucedi6 en las




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


-ideas de aquel tiempo lo que se encuentra, bajo otra forma, en la
vida civil de los pueblos. Despu6s de una preparaci6n, muy lenta,
'la fuerza misma de los hechos crea y vuelve irresistible ciertas
aexigencias de la opinion pAblica que tienen, por decirlo asi, su
*expresi6n en un hombre 6 en un nombre, que, murmurado pri-
mero despacio y poco a poco, corre espontaneo por los labios de
todos, y es coino una palabra de 6rden, una serial de combat
6 de tregua. Y la substancia de la doctrine kantiana fu6 el filtro
que purific6 el pensamiento cientifico, desde que el problema
:gnoseol6gico fu6 ilustrado por hombres de ciencia como Wundt,
Du Bois Reymond y Helmholtz y en los iiltimos afios por Mach,
Hertz, Ostwald y James, que Hoffding enumera justamente
-entre los representantes de la direcci6n gnoseo-biol6gica de la fi-
losofia modern. (I).


III. LAS ULTIMAS VASES DEL NEO-KANTISMO


.Critica de la metafisica y metafisica critical

La vuelta A Kant, en la forma supraindicada, ha dado estos
resultados. En primer termino hizo legitimar la tendencia segin
la cual las ciencias particulares, partiendo de los problems
de la naturaleza, deben conducir A la critical del conocimiento,
-y que 6sta desempefia ante la ciencia una funci6n propedgutica,
-es decir procura examiner el valor y limits del m6todo y de
los principios de que se vale. Entendida asi, es decir, como
-estidio de las condiciones necesarias que hacen possible y vi-
lida, mediante su concurso con los datos del sentido, la obra
del pensamiento, la critical precede, dirige, y, en parte, sigue
"la aplicaci6n en todo orden especial de investigaciones experi-
mentales, del mismo modo que el cAlculo y el examen de las
cogniciones subjetivas y objetivas en que la observaci6n y el
experiment tienen lugar, la previsi6n y eliminaci6n de las
-circunstancias fortuitas, de los errors procedentes de los vicios
de los 6rganos y de los instruments, el c6mputo del llamado
tiempo fisioldgico, precede y sigue la obra del astr6nomo, del
fisico y del fisi6logo.

(t 1 Modern PhilosoDhen. Leiosie. 1905. pat. 97 y sig.




[ETAFISICA CIENTIFICA MODEF


En segundo lugar, se ha admitido en forma definitive, lo.
que ha probado la critical kantiana, es decir, que en cada cog--
nici6n hay, ademis de un element material, empirico, un ele-
mento formal debido A la actividad propia del sujeto cognos-
cente. En virtud de este la experiencia sensual y el pensa-
miento racional tienen leyes de verdades objetivas, es decir,.
necesarias y universales.
En tercer lugar, la misma cautela y reserve critical, que con-
venci6 a los mAs grandes naturalistas de la imposibilidad de-
resolver los hechos de conciencia, sin ningin residue, por medio
del mecanismo fisico, del movimiento molecular, ha contirmado
la verdad, ya evidenciada por Galileo, como canon normativo*
cientifico, de que tentar las esencias es cosa vana 6 initial; afin
cuando se lleve la mirada temeraria hacia el gran mar del ser ha-
tenido eficacia negative, 6 mejor dicho, destructora de todas
las generalizaciones puramente 16gicas, ya sea en sentido de-
materialismo como de espiritualismo puro, de la experiencia.
Ahora bien: estas generalizaciones, bajo el punto de vista for-
mal no son sino los grandes sistemas condensados por Kant
como formas de ese dogmatismo que Ileva en si el g6rmen de-
la propia disoluci6n, puesto que A toda critical unilateral se con-
trapone una critical unilateral, toda forma de dogmatismo im-
plica otra doctrine complementaria, que, siendo contradictoria,.
destruye el sistema. Pero condenar la metafisica dogmitica,.
significa descalificar A la metafisica. Tanto es asi, que Kant
mismo ha escrito los prolegomenos d toda metafisica futura!-
Del seno mismo del kantismo, negative de ciertas formas dog-
mAticas, (materialismo, espiritualismo 6 excepticismo absolute),_
nace, pues, una series de problems vitales para el pensamiento
contemporineo, te6rico y prActico. Y nosotros, valiendonos
del m6todo critic kantiano, intentaremos la soluci6n de la si-
guiente cuesti6n: cuil es, en substancia, la metafisica que debe-
condenarse, y cual la metafisica possible, afn fundada en los
proleg6menos sentados por Kant? En otros t&rminos: qu6 debe
entenderse hoy por filosofia? gEs el saber absolute, radical, el
anico conocimiento de la realidad, como pensaban Gioberti, Fich-
te, Schlegel, Novalis, y especialmente Schelling y Hegel, que-
en la extrafia presunci6n sus espiritus sistematicos la imaginaron
cual un todo completamente cerrado, sin caricter transitorio?-
jO es una poesia de pensamientos, un mundo fantistico po--




RPtVI~A TDT T.A TTNTTV1?RrnAn


-blado de sombras 16gicas, 6 una simple consecuencia de la moral?
.-Su dominio es la verdad cientifica, 6 el reino de las ficciones
y de las sombras? A Es ciencia, 6 un sueio bello, agradable, con-
-solador, 6 triste y desesperado como el del "pastor dell' Asia" de
Leopardi?
La clave para resolver esta cuesti6n hay que buscarla en la
naturaleza misma de la integraci6n que se puede hacer de la
experiencia mediante la idea de causa y de substancia que sirven
de fundamento A la ciencia. Tal integraci6n puede ser l6gica 6
Idgico-real. Respecto de la idea de causa, la mente se encuentra
ante una double exigencia: limitar la series y extenderla al infinite.
La primera responded A la necesidad de unidad y de sistema. La
-ciencia positive no conoce sino lo primordial relative, por ejem-
plo, la constituci6n at6mica de la material, la cosmogonia de
Kant y de Laplace. Entretanto la raz6n filos6fica quiere ir mis
-allA, quiere algo primordial, absolute, 6 en otros terminos, de
las dos integraciones posibles de la experiencia, la 16gica-formal
y la ontol6gica, tiende A la segunda.
La integraci6n 16gica de la experiencia conduce A un tras-
*cedente real; la integraci6n ontol6gica A un trascendente ima-
ginario. El trascendente real es lo infinite de la series, que no
,es concebible, y, por tanto, trascendente, pero no se puede negar
su existencia. El trascendente imaginario es la causa prima, 6
sea, la determinalci6n inica de lo real, es la hip6tesis de la
idea de causa, y es una hip6tesis contradictoria, porque la causa
primera rompe el vinculo de continuidad tanto a part ante como
a parte post.
Sentado esto, pasemos A la metafisica. Esta puede enten-
derse como una sintesis filtima del saber fundada en la ex-
periencia y que deriva de la misma fuente cognoscitiva de la
ciencia. O tambi6n puede ser entendida como una forma su-
,perior de conocimiento diverse del conocimiento cientifico, que
tiene el mismo objeto de la ciencia, pero que lo contempla de un
punto de vista superior y divers. La metafisica, en este sen-
tido, 6 busca la racionalidad objetiva del conocimiento 6
es la integraci6n objetiva trascendente. La metafisica, en el
primer sentido, es una necesidad de la mente humana y coro-
namiento necesario de la ciencia positive, hallAndose con ella
-en constant acci6n reciproca. Wundt mismo dice que la meta-
Iisica no debe interpretarse 6 explicar, sino integrar la expe-




IETAFISICA CIENTIFICA MODED


riencia: "Nicht die Erfahrnug zu erklaren, sondern sie zu
*erganzen". Toda ciencia tiende A la unidad y al sistema y i
subsumir el especial sistema que ella es en un sistema mis
vasto. En efecto, el saber vive de anilisis y de sintesis y el
*conocimiento reflexive es, en principio, un studio analitico.
Para que fuera sintdtico, el espiritu deberia permanecer en el
centro del mundo y afin dentro de cada cosa. Pero, puesto que
se halla fuera de las cosas y de su centro 6 principio, debe
mirarla desde fuera, vi6ndose obligado A recoger los trozos
de su conocimiento, construirlo parte por parte, juntando los
elements del analisis en la sintesis reflexiva, obtenida grado
por grado, es decir, procediendo de conocimientos particulars
1A los mis generals.
Si todo conocimiento cientifico es una !generalizaci6n, el
orden de desarrollo del conocimiento cientifico debe ser el de
una creciente generalidad de la doctrine, que no debe confun-
dirse con la abstracci6n. Las matemiticas nacieron de la agri-
mensura y de la mecAnica prActica; el Algebra es posterior A la
aritmetica, que, A su vez es posterior A la numeraci6n, y el
anAlisis superior vive despu6s del Algebra.
En geometria se han estudiado antes las propiedades de cada
figure, luego las figures comunes, despues todas, y, por liitimo
la geometria ha llegado A tal generalidad que la geometria
euclidea aparece como un caso de la geometria general.
Las leyes que vinculan entire si los diversos grupos de fen6-
menos legan A nuestro conocimiento despues de las propias de
cada grupo. La astronomia descriptive es mas antigua que las
teorias astron6micas. La gravedad terrestre ha sido formulada
,con leyes, antes que la gravitaci6n astron6mica, llegando 6sta
A ser desde Kepler A Newton, universal. La geologia descriptive
existia antes que la geogenia; la quimica s6lo ahora ha con-
seguido elevarse a concepciones generals como la ley de pe-
riodicidad de los elements quimicos, descubierta por Mende-
lejeff y A la de mdximo trabajo formulada por Berthelot, y la
biologia evolutiva lamarkiana, darwiniana, postdarwiniana muy
tarde pudo incluir dentro de las mismas leyes todas las formas
vivientes, tanto vegetables como animals.
En esta funci6n generalizadora presentada por el progress
cientifico halla raiz la metafisica, que es, entendida asi, tan
legitima como la ciencia, y exige, como 6sta, la verificaci6n de




REVISTA D LTA TTATTVtPR1TAn


sus hip6tesis con el cumplimiento de dos condiciones; a) cue
estkn conformes con la experiencia; b) que se hallen fundadas
sobre los resultados mas generals de la experiencia cientifica.
Imposible result, en cambio, toda forma de metafisica que,
siendo pura deducci6n de concepts, escapa necesariamente A
toda verificaci6n cientifica. En efecto, los concepts universa-
les categoriess) son puramente formales; con ellas slo se
puede construir aprioristicamente, y una ciencia 6 priori s6lo es
possible donde el pensamiento (l1gica) y la intuici6n (mare..
mdtica) son material de si mismos. Construir la realidad obje-
tivando las categories, es el error comtin de todas las meta-
fisicas aprioristicas, tambi6n del real-idealismo, puesto que la
identidad del pensamiento y de ser no puede considerarse sino
como un postulado formal, no cual un postulado objetivo. El
m6todo que se aplica en esta metafisica no consiste en ir de
un hecho de experiencia a un hecho mds general, pero tambiht
de experiencia, sino 6 una idea que transciende el hecho y de
la cual no puede determinarse la relacidn necesaria con el hecho.
Este no es mAs que un m6todo puramente subjetivo 6 poitico
(noiico!), que s6io se funda en el falso principio de que toda
verdad reside en el acuerdo del pensamiento consigo mismo,
mientras que la verdad cientifica y tambi6n metafisica es la
conformidad del conocimiento con la realidad, del orden de las
ideas con el de los hechos.
Faltando esta conformidad no hay verdad. Por /eso las
generalizaciones que no se obtienen con el m6todo cientifico
(objetivo), es decir, con el m6todo que consiste en ir de los
hechos A las hip6tesis, de 6stas A la verificaci6n, procede in-
ductivamente, y cuando usa la deducci6n, deduce de causes que
son hechos (leyes) no de ideas substantivadas que no encuen-
tran control en la experiencia, son meras hip6tesis, de las cuales
ninguna puede excluir definitivamente la otra y son con res-
peto a la ciencia indiferentes, puesto que 6sta puede coexistir
con cualquier hip6tesis metafisica. La generalizaci6n puramente
16gica procede eliminando progresivamente el contenido, y tiene,
por consiguiente, en lo general menos de lo que hay en lo par-
ticular, y, por tanto, lo segundo no puede ser deducido de lo
primero, sino transformando ilegitimamente una idea funci6n
(como la de causa) en idea ente, es decir, vali6ndose, en Ia
integraci6n de la experiencia, de concepts puros y abstraccio-




&ETAFISICA CIENTIFICA MODEI


nes como si fueran hechos reales. La generalizaci6n cientifica
pasa, en cambio, de los hechos particulares A los generates que
los comprenden y que tienen un contenido mAs rico, como la
ley de conservaci6n de la energia y las generalizaciones geo-
m6tricas y algebraicas.
De todo lo dicho result que no se puede negar la metafisica,
como muchos actualmente hacen con toda ingenuidad, sino s6lo
aquella forma de metafisica que procede deduciendo de concepts
puros, creyendo alcanzar un conocimiento mas verdadero que el
cientifico. La critical de la metafisica es pues, como la de Kant,
critical del m6todo, no de los resultados, puesto que la intuici6n
genial y las anticipaciones del pensamiento especulativo pueden
corregir y tienen hist6ricamente corregida la insuficiencia del
m6todo.
Ademis el valor constitutivo y creador atribuido por Kant
6 la actividad formal del espiritu en el orden prActico; el haber
admitido que lo real, absolute, es el correlativo y fundamental
del fen6meno pensable si no cognoscibile; el haber abandonado
la dualidad entire la necesidad natural y la libertad, que es la
ley del mundo moral, en la critical del juicio teleoldgico, a la
manera del constructor (seghn la feliz imigen de Hoffding),
que abandon los andamios que le habian servido para elevar
el edificio, al terminar la obra; todos estos se presentan en la
obra critical como g6rmenes susceptibles de una transformaci6n
en el sentido de una metafisica que brota del mismo analisis
critic del conocimiento. Y estos g6rmenes se desarrollan en
las 6iltimas fases del neo-kantismo, puesto que en este result
evidence la tendencia A ultrapasar los terminos demasiado ri-
gidos de la gnoseologia kantiana, y a sacar,-realizando asi la
sentencia de Windelband que "entender A Kant significa sobre-
pujarlo",-de la gnoseologia misma los elements de una forma
ulterior de sintesis que mejor respond a los impulses perma-
nentes 6 indesarraigables del espiritu human hacia ella y a los
resultados mAs seguros de la ciencia, a pesar de su perenne
tendencia monista. Se tiene asi una nueva linea de pensamien-
to, profundamente diverse de la que siguieron los inmediatos
sucesores de Kant, puesto que las dos actividades del espiritu,
la te6rica, por una parte, y la 6tico-religiosa, por otra, las
cuales parecian salir de la critical kantiana en forma de lines
paralelas, presentan una leve convergencia, sin que hasta ahora
XIII 5




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


sea licito declarar donde y como se realizara el encuentro. De
esta nueva direcci6n filos6fica, con formas diferentes, aparecen
visible las sefiales en Alemania, en Inglaterra, en Francia, en
Italia y en America, pero no es fAcil, por ahora, medi, qu6
futures les espera A estas tentativas, porque no es possible juz-
gar el valor que tiene una idea viva, pero afin en formaci6n.
Cierto es que el tormento infecundo que represent el agnos-
ticismo para el conocimiento y el trabajo critic acerca del
alcance de los concepts fundamentalss de las doctrinas rivals,
estimula al pensamiento neo-critico en su obra de libertarse
de esos concepts tan limitados ante la realidad.
La oposici6n del materialismo y del idealismo tiende decidi-
damente hacia una forma superior vagamente percibida, es de-
cir, hacia un nuevo realismo que procura insistir acerca de los
fundamentos critics. Se irA hacia una metafisica critical
(Falckenberg y Mayer) 6 metafisica de la experiencia (Can-
toni y Wolkett, Wundt y Fouill6e) que se eleve, mas n6 que
salga de la experiencia, es decir, que tenga su fundamento en
la gnoseologia y en la experiencia cientifica.

DR. JUAN CHIABRA
Profesor libre de la Universidad
de Pavia.





DCTOR CARLOS LAMPRI


Y LAS

UNIVERSIDADES ALEMANAS



En el filtimo congress de los profesores de universidades
veunido en Leipzig, el bien conocido professor de historic en la
Universidad de Leipzig, y, A la vez, fogoso pangermanista 6 in-
ventor de la formula "Alemania potencia tentacular", el doctor
Carlos Lamprecht, ha pronunciado un discurso cuyo eco no
puede pasar desapercibido entire nosotros.
"No estamos mAs A la cabeza de las Universidades del mun-
do, ha dicho el professor Lamprecht; Francia y Am6rica no3
'han adelantado y mucho.
Tamafia afirmaci6n, en pleno Congreso de los Hochschullehrer,
ha suscitado, como se supone, una honda emoci6n en los cir-
culos universitarios de los paises de habla alemana, y aqui damos
A continuaci6n la traducci6n integral de las contestaciones de
algunos de los mis notables profesores de la Universidad de
Viena, publicadas el 15 de octubre ppdo. en el gran peri6dico
austriaco, la Neue frcie Presse, bajo el titulo: "La declaraci6n
del professor Lamprecht sobre las Universidades alemanas".
Si se tiene present el conjunto de la frase del doctor Lam-
precht, las contestaciones de los eminentes profesores vieneses
son de igual interns por lo que dicen y por lo que callan.
Sus silencios aparecerAn tal vez mAs instructivos si se toma
en cuenta el hecho que la grain corriente de la clientele de los es-
tudiosos norte americanos que, por un tiempo, se habia encamina-
-da casi exclusivamente hacia las universidades alemanas, ha vuel-
to, en los Altimos afos A dirigirse A Francia y especialmente A
Paris.




REVIS'A DE LA UNIVERSIDAD


Del consejero dulico professor doctor Franz Exner:

Los que conocen bien al doctor Lamprecht no tomarAn at
pi. de la letra la declaraci6n, inipetuosa como las que acos-
tumbra hacer, de la inferioridad de las Universidades alemanas.
Las Universidades americanas tendrin laboratories mejor orga-
ni7ados, telescopios de mayores dimensions, bibliotecas mis.
ricamente dotadas, pero todo eso no constitute, ni de lejos, una
Universidad en el sentido cientifico de la palabra. Las Uni-
versidade:s alemanas tienen un sistema cientifico aut6nomo sobre-
el cual descansa s'W &iieZ y Ibs piass e'itranjeros las van
aceptando 6 imitando uno despues del otro.
Algunas universidades inglesas tambi6n estAn mejor dotadas,
aunque, en Inglaterra, el estado no haga nada pot tas Uni-
versidades, dejandolo todo entregado A la iniciativa privada',
lo que tiene por resultado grandes desigualdades, insuficiencia
en un punto, superfluidad en otro. Sin embargo, mi opinion:
es que el conjunto tie las Universidades alemanas, considera-
das como centros de ensefianza y de investigaci6n, puede resistir
cualquier comparaci6n con el conjunto de las Universidades in-
glesas 6 francesas. No nos encontramos en tan triste condition.
Y en cuanto a darnos rango despu6s de los americanos, eseo
es una afirmaci6n que el mismo Lamprecht no se encargaria
de demostrar. No necesitamos todavia tener cuidado de ser
aventajados por ellosi ni por much tiempo.


Del consejero dulico doctor Wilhelm Meyer-Liibke:

Se piede piever que la ehnrgica aseveraci6n del profesot
Laifprecht sera muy diseutida. Por mi parte tengo que suponei-
qtie ella se refiete A la orlatizaci6n de las UniVersidades amne-
ricanas, ifiglesas 6 francesas comparada con la oi-ganiza.cin de
lis Uflivei-si~ia'ds akltlana y que Ao c'mtittye un juicio sobre
Le retiditiiento cie~iffibo de las unas y de las otrai. Si tal no
fierte el sentidb de las palabras de Lamprechti a mi me serial
iiposible star de actierdo con ei. Segin mi opinion el cori-
juito de las Universidades alemanas, considerado en el do-
minio meramente cientifico, no tiene nada que temer de lk




EL DR. LAMPRECHT Y LAS UNIVERSIDADES ALEMANAS 63

cqrpparacidn con cualquier otro grapo de Universidades. Es
*cierto que existen en Inglaterra, America y Francia numerosos
hombres de muy extraordinaria eminencia cuyos esfuerzos son
dignos de admiraci6n y abren nuevos rumbos, pero eso no re-
baja el nivel elevado de las Universidades alemanas tomadas
en conjunto. Los paises arriba mencionados han producido
personalidades de gran significaci6n, especialmente para las
ciencias naturales, pero hay que observer que tal vez los m4s
:grandes no han salido de las Universidades; permanecieron sin
vinculaciones con ellas y-que se piense en Darwin-fueron
autodidicticos. En el ramo del saber mis familiar al mismo
Lamprecht, en el de las investigaciones hist6ricas, no se puede
ni dudar del predominio de la actividad de las Universidades
alemanas.
Mi propia experiencia me permit aseverar, ademis, que el
valor cientifico de las j6venes generaciones de las Universi-
dades americanas no se puede poner en rango de igualdad al
lado del de los estudiantes alemanes.
La cuesti6n seria diferente si la afirmaci6n de Lamprecht se
refiriese exclusivamente a la organizaci6n. Es cierto que en
'este punto las Universidades americanas aventajan a las nuestras.
Los americanos tiepen cualidades para ser buenos organizadores
-en todo orden y ademis sus Universidades gozan de recursos
casi inagotables. Es el orgullo de los multimillonarios yankees
liacer grandiosas fundaciones universitarias, de manera que
otodo lo que se puede conseguir con dinero lo tienen esas Uni-
versidades, instruments, laboratories, bibliotecas, etc. Especial-
mente en material de bibliotecas, los americanos nos han ade-
lautado y tendriamos que imitar, por ejemplo, su sistema de
intercambio de libros entire las varias instituciones y la celeri-
,dad con la cual cada Universidad esti informada de las adqui-
siciones de las demis.
La cuesti6n de los asistentes ha recibido tambien en America
y en Inglaterra, gracias a los abundantes recursos, una solu-
-ci6n mejor que en las Universidades alemanas, donde el estado
de cosas motiva las mis fundadas reclamaciones de profes.ores
y estudiantes.
Un ninmero suficiente de asistentes convenientemente renta-
-dos facility la tarea del professor y le permit una mas intense




REVISTA DE LA UNIVERSTDAn


He tenido ocasi6n, en calidad de Rector de la Universidad&
de Viena, de averiguar que muchos deseos bien motivados de-
los asistentes tropiezan, entire nosotros, con dificultades que-
provienen de que no se ha pensado bastante en esta categoria
de empleados, en el mejoramiento de los sueldos realizados du-
rante los liltimos afios.
Las Universidades americanas no llevan el lastre, A veces muy
molesto, de la tradici6n, estan independientes de la burocracia
y tienen ciertamente delante de si las perspectives de un gran
desarrollo. Pero las Universidades alemanas progresarAn ellas
tambien sin interrupci6n y, si se les libra, como es muy de-
desear, de ciertos obstAculos, no habri lugar para tener series cui--
dados de que no garden su actual indiscutible precedencia.


Declaraci6n de un eminence sabio viengs:

Las Universidades americanas, estan en condiciones finan-
cieras much mAs favorables que las alemanas y A consecuencia
de eso, estan materialmente much mejor en todos los ramos-
que exigen importantes recursos. Pero no puede ser cuesti6tr
por eso de una general superioridad cientifica sobre las Uni-
versidades alemanas. Las Universidades y demAs escuelas su-
periores americanas estan sin duda en un robusto florecimiento.
Por ejemplo la manera en que ellas relacionan ciertas ense-
fianzas tecnicas con la ensefianza propiamente universitaria (se-
estAn haciendo pruebas de igual indole en Goettingen) merece
llamar muy especialmente la atenci6n del mundo cietifico.
Lo repito pues: los americanos tienen, gracias a opulentas.
donaciones privadas, recursos superiores y tienen notables sa-
bios, pero no es verdad por eso que sus Universidades hayan
alcanzado ya el nivel de las Universidades alemanas, y menos alun
que lo hayan traspasado.


De un historiador viends:

La palabra del professor Lamprecht, relatada por la Neue
free Presse ha sido discutida vivamente esta mafiana en la>
Universidad de Viena. El professor Lamprecht es un conocedon




LAMPRECHT Y LAS UNIVERSIDADES ALE:


muy informado de las condiciones de las Universidades norte-
americanas y por lo tanto su opinion gana en importancia. Si
se establece una comparaci6n entire las condiciones materials
de los profesores de las Universidades alemanas y las de los
profesores americanos, no cabe duda que los americanos est6n
a la cabeza de las Universidades. Cuentan con recursos extra-
ordinariamente crecidos, fuerza inmensa que nunca, en Europa,
ha sido concedida A las necesidades de la ciencia: que se
piense en las fundaciones privadas en favor de las Univer-
sidades, en las de un Carnegie para laboratories y bibliotecas.
En relaci6n con eso la actividad docente (Lehrbetrieb) en las
universidades norteamericanas se desarrolla mejor que en Eu-
ropa. Recu6rdese las publicaciones lujosas que salen cada afio
de las Universidades americanas. America dispone para fines
cientificos de recursos que las Universidades europeas no han
tenido nunca.
Es dificil comprender la observaci6n del professor Lamprecht
segin la cual Francia tambi6n hubiese adelantado a Alemania en
cuanto a sus Universidades. La organizaci6n de las Univer-
sidades francesas es de todo punto distinta que la de las Universi-
dades alemanas, y, en consecuencia, las comparaciones son muy
dificiles. Pero si el professor Lamprecht establece la comparaci6n
entire la dotaci6n de las Universidades y de los profesores en Ame-
rica y en Alemania, con inclusion de Austria, 61 tiene toda la ra-
z6n. Materialmente Norte Am6rica nos ha dejado atrAs.




FTOS DE LOS ATTTOR.S


EN LA REPUBLICAN ARGENTINA



Una nueva gesti6n, de las varias que se han intentado en la
RepLblica Argentina, se anuncia en defense de los derechos
de los autores franceses.
Es conocida la cantidad grande de obras francesas traduci-
das al castellano que circulan entire nosotros, sin otra autori-
zaci6n que la de algin librero 6 impresor que explota el gusto
popular, mis interesado por la trama mis 6 menos emocionan-
te de la novela, dudosamente traducida, que por las bellezas de
idioma que no puede gustar por su ignorancia de la lengua ori-
ginal; 6 que explota la facilidad con que se expiden certificados
finales de colegio national, en cuyo plan de studios se encuentra
la ensefianza de un idioma ajeno, que debiera habilitar para co-
nocer y entender el libro original, pero que en realidad no habilita
para tal fin en la mayoria 6 casi totalidad de los casos.
Esta circunstaincia ha provocado un movimiento entire los
escritores y autores franceses, quienes se han decidido a saber si


ente personal




LOS DERECHOS DE LOS AUTORES PRANCESES 07

dara; pero uno de los peri6dicos mas autorizados de la Repi-
blica ha lanzado ya su opinion abiertamente contraria a la
gesti6n de los autores franceses, y con fundamentos intere-
sados 6 n6, ha comenzado su campafia adversa.
Ni una sola voz se ha oido de confirmaci6n 6 de reproba-
ci6n. En verdad, pasada la momentAnea agitaci6n political,
la titulada opinion piblica no se preocupa sino del trigo y del
maiz, llegando a veces, como proyecci6n del mismo tema, i
esbozos financieros para suplantar al sistema actual.
Pero no es solamente la producci6n ganadera 6 agricola la
que debe preocuparnos, pues que con ella nada haremos en
bien de la prosperidad material del pais, si no se ha de contri-
buir tambi6n A que la existencia y efectividad del derecho en
todas sus ramas sea el motive determinante para que se de-
tenga la emigraci6n de quienes estAn llamados A constituir
esa prosperidad poblando nuestros desiertos.
La existencia y la efectividad del derecho debe serlo en
todos sus diversos aspects. No se puede pensar en el bienestar
que ofrece nuestra constituci6n, sin pensar en que la innumerable
diversidad de las actividades humans require la protecci6n del
derecho en cada una de ellas, y que las consecuencias mediatas 6
inmediatas de un defecto en ese complicado engranaje pueden
determinar dentro 6 fuera del pais, y en pequefia 6 gran escala, el
estacionamiento 6 el progress de la naci6n.




El argument empleado no puede ser mis utilitario, ni puede
estar en mayor oposici6n con la 16gica y hasta con la equidad.
Producimos en la literature bien poco; no tenemos casi li-
teratura national; pagamos con esto ya demasiado tribute
I Francia para que una nueva traba de tal naturaleza (el
reconocimiento de los derechos de autor) venga A hacernos
todavia mis tributaries de aquel pais. He ahi la parte fun-
.rITmpnt21 dp li roallmnpntnacirn F.n. ellnnton la fan7 neasional




REVISTA DE LA TTN1VE~RTDAD


to en la conveniencia de un tratado, pero por hoy no vale la
pena de molestarse para pensarlo.
El animo de justicia y la conciencia de lo equitativo nos
hablan de otro modo, y condenan seguramente la afirmaci6n
contenida en la inica voz que se ha hecho sentir.
Para combatir semejante especie de arguments, bastaria
colocar la cuesti6n en su verdadero terreno, y no recurrir &
nuestros textos legales, ni A la situaci6n de la legislaci6n ar-
gentina, no muy efectiva en su aplicaci6n, por desgracia.
No habria necesidad de llegar A un studio mAs detenido.
Seria suficiente, por ejemplo, averiguar quien es el que se
beneficia y quien el que pierde en esa protecci6n mal enten-
dida de nuestras necesidades literarias.
Si se dice que producimos poco, que nuestra producci6n li-
teraria es casi nula, habria que preguntar quien tiene la culpa,.
y tendriamos que contestar que nosotros mismos.
Si nuestras ocupaciones, 6 nuestras predilecciones nos llevan
a una absolute inacci6n literaria, 6 falta de producci6n intelec-
tual, A nadie mas podemos culpar esa situaci6n. Si se pretend
con ello abrir una campafia contra los autores franceses, bastaria
preguntar qu6 relaci6n 16gica 6 de equidad habria entire el hechce
de que nosotros no tenemos producci6n literaria, y el reconoci-
miento del derecho de quienes la tienen. Todavia mAs; deberia
demostrarse que si no tenemos producci6n literaria por culpa
exclusivamenie nuestra, no somos nosotros sino los autores fran-
ceses quienes deben soportar las consecuencias de esa culpa.
Si A causa de nuestra escasa producci6n literaria pagamos
ya demasiado tribute A Francia, y si esto ha de ser suficien-
te sin necesidad de poner una nueva traba A nuestra lectura,
por medio de un tratado, bastaria tambi6n con preguntar si.
realmente un tratado seria un traba, y si en ausencia de todo
tratado dejamos tambien de pagar el tribute. Que la falta de:
un tratado sea excusa suficiente para la violaci6n de un de-
recho, serA material que se examinara mas adelante; pero en
nada impide adelantar desde luego que con la existencia del
derecho, 6 con el reconocimiento del mismo por un tratado,,
6 sin una ni otra cosa, no desapareceria el pago del tri-
buto; y hoy mismo ese tribute es mas elevado que si real-
mente lo pagAramos a Francia. Y digo que en realidad el tri-
buto se paEa, porque no es seruramente en beneficio de los:




LOS DERECHOS DE LOS AUTORES FRANCESE


lectores que se compete las violaciones mis flagrantes de los
derechos de autor, sino que el lector paga siempre lo mismo-
y quizAs mis, por el libro que desea leer, sea que el precio
vaya k manos del autor como duefio de su producci6n men-
tal, 6 que vaya A manos del librero 6 impresor poco escru-
puloso que se enriquece con la producci6n mental ajena.
No es necesario ser versado en principios de derecho para
poder elegir con libertad entire pagar al duefio y pagar al que
no lo es, pero pagar de todos modos; y apreciar con esta sola
consideraci6n si hay mis ventaja para el pais en que sea tri-
butario de los verdaderos duefios 6 de quienes se apropian del
bien de aquellos.
Todavia sin el auxilio de una exposici6n de derecho, se pue-
de llegar a las consideraciones de 6rden practice con que se-
ha creido reforzar la opinion en contra de la gesti6n de loi
autores franceses. Se dice que seria uri tratado en que la Re-
pfblica Argentina no tendria sino p6rdidas, dado que noso-
tros leemos autores franceses, y en Francia no se leen autores
argentinos. Con los mismos fundamentos habria que pregun-
tar qu6 es lo ganado por nosotros con el tratado que sobre la
misma material hemos celebrado con Bolivia, cuya producci6n
literaria circula en la Argentina en la misma 6 menor proporci6n
que la argentina circula en Francia.




Es que el punto de vista es completamente err6neo.
El derecho podra ser el uso, podra ser la costumbre, podra.
ser la voluntad del legislator, podri ser el esfuerzo de un
grupo, pero siempre su existencia es independiente del con-
cepto de lo que conviene al interns de uno 6 de various en su.
mis estrecho egoismo y en perjuicio de otros.
En este 6rden de ideas, la cualidad mis esencial de un dere-
cho es el que resista 6 la generalizaci6n, y en este caso par-
ticular, no se puede pretender la demostraci6n de que en idWn-
ticas circunstancias la diferencia entire dos autores para que
su derecho exista en la Repiblica Argentina con toda amplitud
6 deje de existir en absolute, sea el hecho de haber nacido 6,
estar domiciliado en. dos puntos diversos de la tierra. Dete-




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


eprse A considerar, en el respeto por la libertad y los bienes
qj pop, el Iugar del nacimiento 6 el lugar del domici-
lip, es gravisimo error. Son esos factors el motive determi-
nante de la aplicaci6n de un sistema if otro de reconocimiento
dpl pismo cerecho, pero no el motivo finico de la negaci6n del-
derecho de ut hombre reconocido en otro.
Esto en cuanto a la cuesti6n abstractamente considerada.
Y en cuanto a lo que que se refiere A la Repftblica Argentina,
tambien debe tomarse en cuenta que no se pretend crear
un derecho 6 instituci6n nueva, y que ese es precisamente
el error initial de la resistencia A esta feliz iniciativa de los
autores franceses.
Conviene, pues, para dar una clara idea del asunto, agrupar
los diversos sistemas existentes de legislaci6n, para saber
luego A cual pertenece la legislaci6n argentina, cuales son sus
fundamentos, y cual su aplicaci6n exacta y verdadera.





Los sistemas bajo los que se agrupan las legislaciones,
tienen larga existencia, y, sobretodo en los mAs antiguos, ha
predominado el espiritu estrecho de las naciones y de los go-
bernantes, en una 6poca en que era un ideal avanzado lo que
es hoy realidad, y en que el aislamiento, el instinto de la pro-
pia conservaci6n contra las ambiciones ajenas, y la circuns-
tancia de la propia suficiencia de producci6n, no habia traido
la necesidad de considerar el mundo como una sola y grande
comunidad en que el mayor bienestar depend de la mayor y
mis eficaz ayuda de unos miembros A los otros.
Ese sentimiento de egoismo, ambici6n y aislamiento, no re-
conocia mis valla que el principio tambien utilitario de la
reciprocidad y con ella las modificaciones han nacido formin-
dose una escala de sistemas.
Ya en otra ocasi6n he intentado la clasificaci6n de estos sis-
temas, y no he cambiado hoy de parecer.
En primer lugar dentro del 6rden cronol6gico, y como sis-
tema mis primitive, existe el del desconocimiento absolute
de todo derecho de autor de obra no publicada en el propio pais y
one no estA domiciliado en el mismo. Me refiero al oracticado,




OS DERECHOS DE LOS AUTORES FRANCESE


por ejemplo en Holanda, en que la sanci6h del derecho solo alcan-
za i las obras publicadas dentro del pais y de sus posesiones, y no
se hace efectivo sino en favor del author que se eniuetitra domii-
ciliado alli. Este sistema es el que se pretend qie sea el de
la Repiiblica Argentina, aunque como luego se demostrari
no lo es. Se sigue en catorce naciones del mundo: Abisihia, Af-
ganistan, Bulgaria, China, Congo, Corea, Liberia, Marruecos,
Oman, Persia, Rusia, Serbia, Siam y Turquia.
Otro sistema hay, algo mas extendido, que combine el
principio de la territorialidad con el de la nai'onalidad, esto
es, de protecci6n A las obras publicadas en el pais y las que
en el extranjero produce los nacionales. En esta simple enu-
meraci6n de sistemas, que no es el caso ampliar para tratar
un punto tan concrete como el que motiva estas lines, el
sistema combinado de la territorialidad y de la nacionalidad
del author, tiene como consecuencia que la protecci6n de los dere-
chos de autor se da con respect i las obras, A todas las producidas
en el pais, y ese es el factor que se tiene en cuenta; y en cuanto
A los autores, se ha extendido el sistema primitive a todos los
nacionales no domiciliados en el pais.
Se trata, pues, de un estado de transici6n entire el de una
territorialidad absolute y el de una protecci6n amplia y sin
trabas. Como tal las variantes, dentro del mismo son nume-
rosas, y dependent de los factors tenidos mas en cuenta para
separarse del sistema primitive.
Otro sistema, tambi6n de transici6n, es el de la reciprocidad,
tambi6n con variantes numerosas. Es 6ste el mis general, por
efecto de las consideraciones mis imperantes hoy en material de
relaciones internacionales: si das, doy, si no das, no.
El sistema se lo hace defender de muchas circunstancias,
casi todas simples formalidades, pero descansa todo 61 so-
bre el principio de la igualdad de tratamiento, esto es, se lo hace
defender todo de lo que reconozcan 6 nieguen otros paises.
Finalmente, la cuarta agrupaci6n es la del sistema opuesto
al primero; 6 sea la mas implia protecci6n del derecho de
author, sin distinci6n de procedencia ni nacionalidad. Para ca-
racterizarlo bastard citar el primer texto legal que lo sancio-
n6: "Toda edici6n de escritos, de composici6n musical, de
dibujo, de pintura 6 de otra producci6n impresa 6 grabada, en




REVISTA DE ,A UNIVERSIDAD


total 6 en parte en contra de las leyes y reglamentos relativros
a la propiedad de los autores, es una falsificaci6n, y toda fal-
sificaci6n es un delito".
Veamos ahora, pues, A qu6 sistema pertenece la legislaci6n
argentina, y si los fundamentos del sistema hacen que ella
sea just y deba aplicarse con criterio desprovisto de egois-
mos.

MARIO A. RIVAROLA
(Continuard6)




S GRAMATICALES Y LEXICOGRA


SOBRE LOS VERBOS TERMINADOS EN EAR



Poco afecto demostramos los argentinos hacia los studios gra-
maticales; y asi anda de descuidado y maltrecho nuestro decir.
La gramAtica, que debiera ser reina adorada en el palacio de las
letras, ni como porter grufiona es respetada siquiera; por algo
aparecen, A lo mejor, en medio de obras que pudieran ser bellisi-
mas, solecismos 6 dicciones tan birbaras que hacen, en quien es
capaz de notar su valor, el triste efecto de reptiles que se arras-
traran en vergel florido, torciendo lozanas matas y aplastando
flores.
Y del hablar fuera mejor no decir nada; hasta parece que se
pusiera empefio, lamentable empefio, en hacer derroche de las
corruptelas mas vulgares; se diria que esta de moda el hablar mal,
el pronunciar pesimamente. Hay gente que teme ponerse en ri-
diculo 6 pasar por redicha si se esmera algo en la conversaci6n.
Da grima de veras encontrarse en nuestras mas cultas reuniones
con elegantes y muy donosas damas 6 con caballeros que dejan
escapar cada vulgaridad, cada termino de germania, cada error
gramatical, como para partir un templo.
Sin embargo, nada revela con tanta fidelidad la cultural y el va-
ler de una persona como la propia manera de expresarse; pu6-
dese, con sobrada verdad, parafrasear el conocido adagio "dime
con quien andas y te dir6 quien eres", dici6ndose "mudstrame co-
mo hablas y te dir6 lo que vales".
Bien esta, por tanto, que pongamos alg6n cuidado en nuestro
decir, que tratemos de ser correctos, especialmente cuando se
describe.
XIv 6




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Consecuente con este modo de ver, he venido sacando a la ver-
giienza pfiblica, en articulos publicados en esta misma Revista y
en otros de nuestros mejores 6rganos de publicidad, las trasgre-
siones que con mayor frecuencia deslustran nuestra habla, para
tener ocasi6n de mostrar las formas correctas y verdaderamente
castizas que estin llamadas A reemplazarlas.
No abogo por un purismo exagerado, ni me atengo a la Aca-
demia, pues creo que tanto la gramatica como el lIxico de la docta
Corporaci6n reclaman series enmiendas y grandes ampliaciones.
Mucho he tenido ocasi6n de mostrar en este sentido, contribu-
yendo a complementary las acerbas critics que han puesto en le-
tra de molde Valbuena (D. Miguel de Escalada), P. de M6jica,
E. Echegaray, G. Herrains, Miguel de Toro y otros.
iCuin equivocados estin los que consideran que debe acatarse
ciegamente A la Academia, y cuin grande es el error de los que
dan en tachar como barbarismo todo t6rmino 6 locuci6n que no
conste en el Diccionario 6 en la Gramdtica acad6mica!
SSon tantas las voces que no estin incluidas! D. Ricardo
Palma ha publicado una lista de 2.700 vocablos que merecen ser
adoptados, y nuestro compatriota el Dr. Lisandro Segovia acaba
de anunciar la publicaci6n de un Diccionario que contender va-
rios millares de argentinismos, donde podran contarse, sin duda
alguna, muchas voces dignas de figurar en el L&xico del habla cas-
tellana, asi como figurar tantos provincialismos espafioles, des-
conocidos en Am6rica, y aun en Castilla misma.
Los neologismos que se agregan a la corriente de la lengua
cada dia, mal pueden tomarse como manifestaciones de un idio-
ma que nace; son, como bien se deja ver, florecimientos del mis-
mo castellano, que vienen a enriquecer el idioma comin median-
te la selecci6n que de suyo impone la obra literaria y que obligada
estaria a confirmar la Academia si, con mis acierto 6 con mejor
suerte, tratara de colocarse a la altura de su dignisima misi6n.
Voy a tratar, en las lines que se leerin f continuaci6n, de los
verbos terminados en ear; resefiar6, aunque someramente, las
trasgresiones gramaticales a que suelen dar motivo estos verbos
y pondr6 algunas notas de caricter filol6gico prop6sito del cre-
cimiento que original en nuestra habla esta simple terminaci6n.

*




OTAS GRAMATICALES Y LEXICOGRAFICAS


"Galopi6 unas leguas", "jineti6 un buen rato", "me apiE y
mani6 el caballo": tal barbariza el hombre de campo... y hasta
los muy doctors de las ciudades suelen echar en olvido las formas
correctas galope6, jineteW, aped, mane. j Y qui6n no ha oido de-
cir A damas y caballeros de lo mas atildado desik, idi, hojit,
pasi6, saboriM, titubik, verani6, etc., formas 6stas que deben
ser reemplazadas por deseg, idee, hoje6, pasee, saborej, titubee
verane6, etc., si se quiere estar al tanto con lo que mandan 16xicos
y gramAticas? Son verbos regulars de la i." conjugaci6n, y, como
tales, forman la I.a persona del pret6rito cambiando la termina-
ci6n ar por C. Aunque holgara todo ejemplo demostrativo, vaya
siquiera esta cita: "El 21 por la noche pasee la plaza de armas,
en cuyo centro se eleva la estatua de Fernando VII, rodeada de
flores, Arboles y fuentes bulliciosas" (J. B. Alberdi, Escritos p6s-
tumos, tomo xvi, pag. 372).
Este trueque de la e radical por i se produce tambi6n en
otros tiempos, y muy especialmente en la I.a y 2.a pers. pl. del
pres. de subjuntivo (PISOTIEMOS, PISOTIEIS por pisoteemos, pi-
soteeis, etc.) y en el pl. imperative de la I.a persona, que toma
la misma forma subjuntiva pisoteemos: "Matemos a los muer-
tos: pisoteemos los obsticulos initiles, las cosas viejas que obs-
truyen y complican nuestro camino" (Blasco IbAfiez, "Los muer-
tos mandan").
Es indudable que las formas tachadas como incorrectas son
mas gratas al oido, much mas euf6nicas que las gramaticales;
pero, para aceptarlas, tendriamos que comenzar por admitir el
cambio de los infinitivos, pues es comiin que A casi todos los ver-
bos acabados en ear se les diptongue la terminaci6n, convirtien-
dose ear en iar, por el afAn de pronunciarlos mis ripidamente;
y por su peso cae que .este cambio de e por i, muy ficil de suyo
dada la afinidad que existe entire estas vocales, ha de extremarse
cuando se da el caso de encontrarse dos ees.
Con todo, mientras nuestra docta Academia 6 los escritores de
renombre capaces de dar norma, no den, como el vulgo, en en-
mendar lo establecido con fuerza de ley, serA imprescindible,
para quienes quieran evitarse tachas por filta de correcci6n, el
conjugar estos verbos como regulars de acuerdo con los infini-
tivos que estAn adoptados.
Hay en nuestra lengua unos 800 verbos terminados en ear que,
como regulars, ajustan las desinencias de su conjugaci6n A las




REVISTA DE LA UNIVERSIDAE


que son propias del verbo amar, p. ej.; conviene conocerlos
para evitar las ffciles infracciones que acabamos de sefialar; y
va que su n6mero excesivo me daria una list harto extensa,


nero se cuentan
y pueden agreg
y jadiar, aun
de forma imp


i, no sin recomenaar, como gimnasia muy
len decir, el darles una ojeada de tanto en
pAginas del diccionario.
especialmente entire el vulgo, se compete la
n muchos de los verbos terminados en iar,
CAMBEAR, COPEAR, LIDEAR, ROCEAR, VACEAR,
, lidiar, rociar, vaciar, etc.; y este cambio
yerro que trasciende A toda la conjugaci6n
3, RoCEO, VACEo, etc.). Y cu6ntese que mu-
acci6n de puro incautos, creyendo salvarse
)ndrados, de la otra que acabamos de rese-
, muy fAcil, es evitar el dislate sin ayuda
I poner mientes en que A los terminados en
-almente un nombre afin con las mismas
6 con io (asi cambiar, coexiste con cam-
; lidiar con lidia; rociar, con rocio; vaciar
ras que los finalizados en ear guardian co-
encia con un afin terminado en eo.
erbos han Ilegado A usarse en el lenguaje
te con las dos terminaciones ear 6 iar, tan-
bligada la adopci6n de las dos formas: en
canturrear y canturriar, espurrear y espu-
irse crear y criar, cuchichear y cuchichiar,
zuando, en estos 61timos ejemplos, la dis-
)rta alguna diversidad en el significado de


los terminus; y no sera uiicll que los lexicus tengan que ir au-
mentando esta lista A media que la indiferencia reinante en la:
pronunciaci6n de estos verbos vaya trascendiendo al lenguaje
escrito de quienes pueden ser tenidos como models de buern
decir.
El P. Cejador, en "La Lectura" (N. de Marzo de 191o, pAg.
318), dice: "La obra del Sr. Alonso (El dialecto vulgar liones-
hablado en Maragateria y Tierra de Astorga, Notas Gramatica-
les y vocabulario) encierra un buen golpe de palabras castella-
nas, tan lindas y pintorescas como poco conocidas. Tal, por ej.:
acantiar por acantear, apedrear A cantazos". Ni una ni otra, acan-
tiar ni acantear. constant en el Lixico academico: nero oodremos




NOTAS GRAMATICALES Y LExICOGRAEICA


contarlas como castizas desde que las autoriza Cejador, tan eru-
dito como fecundo fil6logo.
No me atrevere, por cierto, a conceder igual gracia a estos
ejemplares de nuestra habla vulgar:
Ah! tiempos!... si era un orgullo
Ver GINETIAR un paisano
Cuando era gaucho baquiano
Aunque el potro se BOLIASE "

Hace TROTIADAS tremendas
Dende el fondo del desierto "
(Jos6 HernAndez, Martin Fierro).
Tal uso, segin se comprueba en estos versos del popular poeta
costarricense D. Aquileo J. Echevarria:
Pero voTIEr la cabeza
Y nada vi, s6lo el humo
Que dejaba la linterna"
(Un hermano),
se extiende de una Amirica a otra; y tanto es asi, que conta-
do sera el diccionario de regionalismos que no tenga ocasi6n de
impugnarlo.
Bueno sera siempre tener al respect sus reparos. Y para ofre-
cer siquiera un ejemplo con los inconvenientes que esta mera
trasposici6n de una vocal puede traer aparejada, advertir6 que
cada vez que se oye decir A una persona que RABEA 6 esta RA-
BEANDO, sera cuesti6n de mirarle el dorso para comprobar si se
trata de algfn caso excepcional, digno de ser recomendado al
sabio Ameghino que esta tan empefiado en resolver el problema
de la descendencia del hombre, 6 si se trata de algin simple que
confunde el verbo rabear (menear el rabo) con rabiar. VWase
como ha de usarse este verbo: "Moria y rabiaba de despecho y
safia" (Quijote, I.a parte, Cap. 44); "Rabiaba Sancho por sacar
A su amo del pueblo" (Id, 2." parte, Cap. 9);
Mas i ay! que en todo con raz6n me pierdo,
Me ofusco y yerro, me atormento y rabio. "
(Hojeda, La Cristiada, Libro vii).
*




REVISTA DE LA UNIVERSIDAE


Es com6n que a verbos terminados en ar se les adicione una e,
innecesaria A veces; asi de trotar nace vulgarmente TROTEAR, sin
duda por la influencia del verbo galopar que tanto se le acerca
en su significado, y no es corrupci6n nuestra, si como tal puede
tenerse, que en Lanchetas (Morfologia del verbo castellano, pag.
73) se cita este refrain popular: "El que de joven no TROrEA, de
viejo galopea", y nada menos que el docto ex-presidente de la
R. Academia, D. Juan de la Pezuela, conde de Cheste, escribi6:
Senior y escudero A Cadiar TROTEAN
Que alli gran tornea darA Aben Ab6; "

(D. Juan de Austria en Cadiar).

Seg6n anota Monlau (Dic. Etim., pig. 90), la desinencia ar
se convierte en ear para los verbos frecuentativos 6 iterativos; y
debo agregar con Rivod6 (Voces Nuevas, pig. 25) que A las ve-
ces indica tambi6n sentido despectivo.
El Die. Acad6mico ha dado pase con acepciones iguales a ape-
drar (ant.) y apedrear, atenazar y atenacear, bazucar y bazuquear
besucar y besuquear, campar y campear, chapurrar y chapurrear,
dentellar y dentellear, escamotar y escamotear, escaramuzar y
escaramucear, festonar y festonear, forcejar y forcejear, fran-
jar y franjear, galopar y galopear, golosinar y golosinear, herba-
jar y herbajear, husmar y husmear, monedar y monedear, perfu-
mar y perfumear, pespuntar y pespuntear, pintarrajar y pintarra-
jear, sondar y sondear, sonrojar y sonrojear, trancar y tran-
quear (por leer muy de prisa, saltando cl6usulas 6 omitiendo al-
gunas palabras), traspalar y traspalear, trompar y trompear (ju-
gar al trompo), usurar y usurear, vagar y vaguear, valorar y va-
lorear, vapular y vapulear, ventiscar y ventisquear, zarandar y
zarandear, y con acepci6n muy semejante a colorar y colorear, lati-
nar y latinear, moldar y moldear, regentar y regentear, remolinar
y remolinear ,sermonar y sermonear, etc.
A la par de apufialar, arbolar, discursar, disparatar, espumar,
martillar, manipular, rastrillar, telefonar, hemos formado, respec-
tivamente los verbos APUNALEAR, ARBOLEAR, DISCURSEAR, DISPA-
RATEAR, ESPUMEAR, MARTILLEAR, MANIPULEAR, RASTRILLEAR, TELE-
FONEAR, que en rigor no tienen otro inconvenient que el de estar
fuera del L6xico, lo que ha bastado para que se d6 en considerarlos
como barbarismos. Apuiialear consta en las Apuntaciones Lexico-




40TAS GRAMATICALES Y LEXICOGRAFICAM


grdficas de Amunategui (tomo I, pig. 153) y, al menos en la
Argentina, goza de mas popularidad que apunialar; vaya siquiera
un ejemplo:
"Al suelo cay6 al fin apultaleado,
Como gigante mole desprendida."

(Mitre, "Castelli").

Arbolear aparece citado por Cejador (Tesoro de la Leng.
Cast.-R-pag. 19o), quien se apoya en esta cita de Ayora: "Co-
mo esta tierra es tan arboleada y Ilena de bosques". A prop6sito,
de discursear, dice Amunategui (Apunt., tomo 2.*, pag. 235): es
un verbo frecuentativo que denota "hacer discursos sobre temas
que no lo merecen, hacer muchos discursos, dar sin necesidad A
todo razonamiento la forma de discurso". Disparatear esta ano-
tado, en su forma mas vulgar (DISPARATEAR), en el Dic. abreviado
de galicismos, barb., etc., del distinguido hablista colombiano
D. Rafael Uribe y Uribe. Espumear viene en Vicios y Prov. de
Guatemala por Batres Jauregui, y puede tambien leerse en este
verso del poema, ya mencionado, "Un hermano", por Aquileo J.
Echevarria :
"En el caldo que espumea."

Martillear, segin lo advierte Cuervo (Apunt. al Leng. bogo-
tano, pig. 182), ha sido puesto en uso por Larra. Manipulear,
que ha de usarse tambien en Chile y en Colombia, pues figure en
el Dic. de locuciones viciosas, etc., por Ortizar, y en las Apunt.
de Cuervo, queda autorizado desde que el LUxico academico con-
siente al nombre afin manipuleo. Rastrillear, comfin en Vene-
zuela, ha sido adoptado por Cejador (Tesoro-R-pag. 223). Asi
como de telegrafo nacieron telegrafia y telegrafiar, de telefono se
original telefonia y telefonar 6 telefonear (vulgarmente, TELE-
FONIAR), aun cuando la Academia s61o da cabida al verbo tele-
fonar.
*


No deja de observarse el caso contrario, verbos terminados en
ear que pierden la e; tal sincopa se tiene, p. ej., en trocear, hoy
ant., que ha venido a ser sustituido por trozar; y he de advertir





REVISTA DE IA UNIVERSIDAD


que el mismo camino lleva, al menos en la Argentina, el verbo
hachear, pues aqui todos hachan y muy contado sera el que se
acuerde de hachear por mAs que sea esta la inica forma que pre-
sentan la Academia y los principles l6xicos del habla. Es tambien
muy comfn la supresi6n de la e que corresponde al verbo ama-
rillear.





En todo tiempo han sabido las mejores pefiolas del habla caste-
llana, tomarse la libertad de former verbos frecuentativos valien-
dose del sufijo ear.
Ni a los nombres propios se ha perdonado, segfin puede verse
en estos ejemplos del insigne Lope de Vega:

"-i Crispin!
-Mucho CRISPINEAS."
(La primera informacin, jorn. 2.) ;

SQu6 hacen de pascualear?
(Las almenas de Toro, acto 3.).

Larra, al retratar al zapatero de viejo, dice: "Observa... si la
nifia BALCONEA"; donde se tiene el verbo BALCONEAR (balc6n-ear),
bien nacido y muy digno de ser tenido en cuenta.
En la reciente obra de Cejador (Tesoro de la Leng. Cast.) he
hecho acopio de los ejemplos siguientes, autorizados, en su ma-
yoria, por escritores espafioles: ORINQUEAR (de orinque), RABI-
SALSEAR (de rabisalsera), RANEAR (de rana), ROSQUEAR (de ros-
ca) y VERREAR (de verro), semejante al verraguear que proviene
de verraco.


*

De los nombres badulaque, bala, barreta, canto, contraband,
chuzo, fandango, parranda, pedal, rastrajo, rebenque, rumbo, ve-
ta, y de los adjetivos (que A las veces pueden hacer oficios de
nombres sustantivos), chamb6n, lerdo, majadero, maiero, ma-


8o




NOTAS GRAMATICALES Y LEXICOGRAPICA


trero, poltr6n y rengo, hemos derivado, los americanos al menos,
adicionando el sufijo ear, los verbos BADUI.AQUEAR, BALEAR, BA-
RRETEAR, CANTEAR, CONTRABANDEAR, CHUCEAR, FANDANGUEAR,
PARRANDEAR, PEDALEAR, RASTROJEAR, REBENQUEAR, RUMBEAR, VE-
TEAR, CHAMBONEAR, LERDEAR, MAJADEREAR, MANEREAR, MATRE-
REAR, POLTRONEAR y RENGUEAR (igual a renquear) respectiva-
mente, verbos que bien ganada se tienen, dado el uso que se les
concede, su inclusion en el ,.vico y que me parece que no re-
quieren mayor explicaci6n para que se venga en conocimiento de
sus significados.
Cu6ntanse various otros verbos en condici6n semejante; la ma-
yoria de los que voy a citar A continuaci6n son verdaderos argenti-
nismos, s61o conocidos en nuestra Repfblica y en las limitrofes.
CARNEAR (derivado de care) es beneficiary una res, matarla y
descuartizarla para el aprovechamiento de su care.
CERDEAR (de cerda) es cortar la cerda i las caballerias; fsase
este verbo principalmente para designer los cortes que se hacen
en animals ajenos con el fin de hurtar la cerda. Y para los ca-
ballos que quedan con la cola pelada, tiene nuestra gente de cam-
po una designaci6n que encierra una ocurrente metAfora: llama-
los CHAIRS.
CUEREAR (de cuero) es despellejar un animal; empl6ase este
verbo especialmente cuando la operaci6n se realize con el objeto
de aprovechar el cuero, como ocurre en casos de mortandad de
hacienda por epidemia f1 otra causa cualquiera.
Raro sera el argentino que no conozca el CHARQUE 6 charqui
(voz quichua), care, cortada en lonjas, que se seca al sol; el
verbo CHARQUEAR da denominaci6n A esta manera primitive de
acecinar las carnes.
Del que se muestra bromista solemos decir que es muy CHI-
CH6N, y a la acci6n de dar bromas 6 de fisgar la llamamos CHI-
CHONEAR.
CHURRASQUEAR es preparar y comer un CHURRASCO 6 CHARRUS-
co: "... desde que existieron gauchos que hicieron fuego para to-
mar mate y churrasquear" (Martiniano Leguizam6n, De Cepa
Criolla, pig. 136). La voz churrasco, que design un trozo de
came ligeramente asada sobre las brasas, debe provenir del cas-
tizo churrusco.
ESTAQUEAR (de estaca) es estirar un cuero con estacas para fa-
cilitar su secamiento. Antes se sometia A los hombres a esta mis-




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


la civilizaci6n ha suprimido este bArbaro castigo.
FARRA es termino de nuestra germania, que asi expresa burla co-
mo jarana. FARREAR una persona, es burlarse de ella; FARREAR es
tambi6n jaranear, divertirse.
GALLETEAR (de galleta) es "colgar la galleta", vale decir, po-
nerla donde no se la pueda alcanzar; y cu6ntese que esta frase
no s61o "se aplica ir6nicamente al marinero f official de buque
mercante, A quien el capitAn 6 armador separa de su destino A
bordo por faltas cometidas en el cumplimiento de su deber 6
cualquier otra causa", como lo anotan en su Dic. Maritimo Es-
palol los Sres. Murga y Ferreiro; conviene por estas tierras A
todo aquel que, ya sea en mar 6 en tierra, es despedido de su
empleo 6 ocupaci6n.
GUASQUEAR es pegar con GUASCA. Guasca 6 huasca es voz del
quichua que design una lonja de cuero, por lo comln sin curtir.
Constan, tanto el verbo como el nombre, en el Vocabulario Rio-
platense por Granada y en otros diccionarios de regionalismos
sudamericanos.
De hurg6n, instrument de hierro que se emplea para remover
y atizar la lumbre, surgieron los verbos hurgar y hurgonear, y
por metonimia se dijo hurg6n al que hurga 6 hurgonea, al que es
amigo de revolver 6 desarreglar las cosas; y con acepci6n seme-
jante hemos formado, vali6ndonos del sufijo ete, A HURGUETE,
de donde viene A derivarse el verbo HURGUETEAR de uso muy co-
min en la Argentina.
MACANA, arma que usaron los indios americanos, se toma hoy
figuradamente por disparate 6 barbaridad; y de aqui se deriva
nuestro MACANEAR, inculto verbo, que, como farrear y otros ar-
gentinismos, suena muy mal en buena sociedad.
Llmase MACHONA (de macho) A la nifia que anda con fre-
cuencia en compafiia de muchachos 6 que gusta de juegos pro-
pios de varones; el verbo MACHONEAR design la acci6n consi-
guiente.
Donde Ilega un pufiado de yerba-mate se MATEA; este verbo
MATEAR, equivalent A "tomar mate", es de uso corriente por estas
tierras. Algunos, aludiendo al color de esta infusion, suelen decir
VERDEAR.
PALANGANEAR (de palangana) es "alardear de saber lo que se


32




NOTAS GRAMATICALES Y LEXICOGRAFICA


ignora 6 de poseer cualidades de que se carece" (Papeletas Lexi-
cqgrdficas, R. Palma).
PALENQUEAR (de palenque) : "quebrantar la bravura de un ani-
mal no domado, amarrAndolo al palenque y sobAndolo" (Vocabu-
dio Rioplatense, D. Granada).
PAVEAR (de pavo), significa decir majaderias; burlarse con di-
simulo, tonta y pesadamente. Consta en Voces usadas en Chile,
de Echeverria y Reyes.
Los sudamericanos lHaman PICANA (de picar) A la aguijada,
De aqui que el acto de aguijar 6 aguijonear lo designemos con el
verbo PICANEAR.
RABONEAR 6 "hacer la rabona" es por estos mundos lo que en
Espafia Haman "hacer novillos".
Hablar de almohazas en la Argentina y en Chile es como ha-
blar en griego; se conoce este instrument por RASQUETA (de
rascar), y RASQUETEAR un caballo es pasarle la almohaza para lim-
piarle y alisarle el pelo.
TABEAR (de taba) es jugar a la taba: "y no solamente han
perfeccionado el juego, sino hasta inventado un expresivo voca-
blo para designarlo, concretando la forma verbal castiza a una
sola voz: tabear". (Martiniano Leguizam6n, De Cepa Criolla,
pag. 41).
TITEAR es mofarse de alguno, tomarlo de titere; y se me ocurre
que de titere ha de provenir este verbo, no tan culto como co-
rriente, que coexiste con el nombre TITEO.
Asi como de trdpala naci6 trapalear, del aumentativo trapaldn
hemos venido A former el verbo frecuentativo TRAPALONEAR, cuyo
inico defecto es el de permitirse circular sin permiso de los se-
fiores acad6micos.
ZONCEAR (de zonzo) equivale A tontear; mAs se ha escrito este
argentinismo con eses (SONSEAR), de acuerdo con nuestra pro-
nunciaci6n.


*

En algunos de estos verbos formados con la terminaci6n ear,
se produce de un extreme A otro de Am6rica curiosos cambios
rlp ~lonifirrln v ntn faltnn verhnc rde ePtn micmn terminnrinn rnit




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


resultan argentinismos por su acepci6n, distinta de la que corres-
ponde en Espafia al mismo vocablo.
"Vulgarmente se dice en Guatemala BANDEAR A una joven por
pretenderla, enamorarla (Batres JAuregui, Vicios del lenguaje y
prov. de Guat.) y tambi6n se usa BANDEAR, en terminos genera-
les, por perseguir A alguno con cierta solicitud 6 pretensi6n"...
pues gusten cuanto quieran de ser BANDEADAS las bellas guate-
maltecas... y las feas tambi6n, que no han de caer en igual deseo
las que pululan por nuestra tierra: aqui no se BANDEA con mira-
das tiernas ni con melosos piropos, sino con balazos 6 con golpes
de cualquier arma contundente. Con todo, me temo que nuestro
BANDEAR (equivale a pasar de parte 6 parte, atravesar) no sea una
nueva acepci6n del verbo castizo, sino simple corrupci6n de vadear,
que creo haber visto escrito por ahi, en algunos versos "pam-
peanos" VANDEAR.
BATUQUEAR, alli por el norte de la America espafiola, vale,
seg-in Cuervo, Batres Jauregui, Ramos Duarte y otros lexic6-
grafos, lo que el castizo bazuquear 6 bazucar (menear 6 revolver
una cosa liquid moviendo la vasija en que esta); aqui, en la
Argentina, BATUQUEAR s610 se entenderA por METER BATUQUE,
BATIFONDO 6 BATIFONDIO, terminos 6stos de nuestra germania
(provenientes, sin duda, de batir) tan difundidos hoy, que hol-
garia toda explicaci6n con respect a su significado; y no se
podr6 negar que para esto de armar alboroto tenemos superabun-
dancia de t&rminos; pues, aparte de los indicados, esta el verbo
BOCHINCHEAR, que hemos derivado del americanismo bochinche
admitido por la Academia.
Ninguna de las acepciones que traen los lxicos corresponde A
nuestro boliche. Aqui se explica tal denominaci6n A las pequefias
casas de negocio; y BOLICHEAR es ejercer un comercio de poca
monta, propio de BOLICHEROS.
BOLSEAR (de bolsa), que por Guatemala, seg6n Batres JAure-
gui (Vicios del Leng.), y por Yucatan, segfin Ramos Duarte (Dic.
de Mejicanismos), equivale A "hurtar 6 robar lo que otro tiene en
el bolsillo", le tenemos nosotros por "dar calabazas" dearr un
novio) 6 "CALABACEAR"; y he aqui otro verbo neol6gico que se
echa menos en el Diccionario de la Academia.
Llaman cuarta en M6jico A un latigo corto; en la Argentina,
Uruguay y Chile es el cable que se agrega A los tiros de un
vehiculo, especialmente para salvar malos pasos. CUARTEADOR es




S GRAMATICALES Y LEXICOGR.


el que monta el caballo que tira de este cable; y el verbo CUAR-
TEAR viene A dar nombre A la acci6n.
LONJEAR esta en el Lexico con la acepci6n anticuada de alma-
cenar, derivada del significado de lonja proveniente del ital. loggia.
uso que no ha hecho patria por estas tierras; aqui LONJEAR es
com6n por "hacer lonjas" (de loncha, del lat. longus), y no fal-
tan, en nuestro vulgo, quienes, airados, prometan A otros "LON-
JEARLES el cuero A azotes".

MUNEQUEAR, t&rmino de la esgrima equivalent A "jugar las
mu.iecas meneando la mano de una a otra parte", ha extendido
su acepci6n por estos mundos; los argentinos muiequean (figu-
radamente, se entiende) muchas cosas y asuntos, y para que tal
ocurra basta sostenerlos con empefio. Usase tambien este verbo,
aqui como en Chile, con el significado de "despuntar mazorcas
de maiz" que anota Echeverria y Reyes (Obra citada).
PICHOLEAR equivale en Chile, seg6n Echeverria y Reyes, a ja-
ranear; en la Argentina se oye mAs PICHULEAR que picholear, y
significa obtener algfin provecho, gajes 6 ligeras ganancias me-
diante merodeos 6 trabajos de escasa importancia; coexiste este
verbo con el nombre PICHOLEOS 6 PICHULEOS. Si, entire nos, se
pregunta A un incipiente abogado, que s61o haya podido ganar
algunos asuntillos: -- Se trabaja?... No seri dificil que con-
teste: -No, se PICHULEA, nada in s.
De pito se ha derivado el verbo PITEAR para eludir confusione:
pues asignamos al pitar que impone el LUxico, el significado de
fumar, desde que dimos, como en otras naciones sudamericanas,
en Ilamar pito A la pipa. Tanto es asi, que si le avisan a uno
cualquiera de nuestros vigilantes que en tal 6 cual casa pitan 6
estdn pitando, se quedarA como en Babia; pero, es seguro que
echarA A correr,muy diligente, si le anuncian que PITEAN.
TROMPEAR, segun los 16xicos del habla castellana, es "jugar al
trompo". Aficionados son nuestros chicos A este entretenimiento;
mis nunca emplean tal verbo para designarlo, como que lo tie-
nen reservado para otro uso bien distinto: TROMPEAR, en nues-
tra tierra, es dar de pufietazos; y viene de trompa, como trom-
pada, trompis y TROMPUDO; ausente este iltimo, que es sin6nimo
de jetudo 6 (JET6N), de los diccionarios.
VAREAR, que estA en el Diccionario con la acepci6n de "enfla-




REVISTA DE LA UNIVEVRSTDAD


quecer", equivale, por acA. A preparar un caballo para carreras
mediante mesuradas corridas y paseos; y llimase "parejero" al
caballo que es objeto de estos cuidados.




Con el aditamento del sufijo ear A nombres extranjeros, espe-
cialmente franceses e ingleses, hemos venido a former verbos,
que, si bien no resultan indispensables, son innegablemente de
correct formaci6n y algunos de uso coriente.
En tal condici6n estA BOICOTEAR. Aunque ignore si ha gozado
este verbo del favor que pueden conceder con su autoridad los
hablistas y escritores de renombre, consider que tiene bien ga-
nada su inclusion en el L6xico, dada su much popularidad; pro-
viene del nombre de un comerciante ingles, Mr. Boycot, a quien
se aplic6 por primera vez el conocido procedimiento, que consiste
en hacer el vacio A uno 6 mAs vendedores, poniendose de acuerdo
los parroquianos para no comprar sus mercancias.
CAMBRONEAR, tambien derivado de un nombre propio (de Cam-
bronne, c6lebre general frances que se inmortaliz6 en Waterloo),
aparece en "Guerra Gaucha" del fecundo Lugones. A f6 que el
neol6gico vocablo no deja de estar bien formado, y aun cuando
no llegara A abrirse camino, nadie podrA desconocer que aporta
un eufemismo tanto mAs valioso desde que dificilmente se ha-
llarAn t6rminos que puedan reemplazarlo.
Del ingles Box (pugilato) nacen el verbo boxear y el nombre
afin BoxEo, y a fuerza de tanto extranjerismo hasta echamos
en olvido que tenemos el muy castizo pigil para designer al
BOXEADOR.
De FLIRT, pelirrojo nombre, tan en boga para designer ese ga-
lanteo que se hace con telegrafo sin hilos... digo, con miradas,
hemos sacado ya, gracias A este dichoso sufijo ear, un verbo tan
donoso como peregrine, el verbo FLIRTEAR, muy del agrado de
nuestras bellas.
Larga seria la lista si fuera A dar los nombres de todos los fi-
16logos que, desde los dias en que Baralt escribi6 su Dic. de Gal.
hasta el dia present, han condenado sin lAstima el galicismo chi-
cana, que en buen castellano puede expresarse diciendo: ardid,
argucia, arteria, cancamusa, efugio, embrollo, enredo, sofisteria,




GRAMATICALES Y LExICOGR


sutileza, triquiiiuela, tranquilla, etc. De tan recomendable voca-
blo ha nacido el verbo CHICANEAR; y con todo, estoy por career
que ya no habrA quien nos libre ni de tal padre, ni de tal hijo.
Desde que hemos dado en Ilamar, muy a la inglesa,REP6RTER
al noticiero, ha sabido ponerse en raz6n el verbo REPORTEAR, in-
quirir datos, noticias; y venga en buena hora este fAcil verbo,
antes que el terrible INTERVIEWAR.


*

Lo que anotado queda es parte muy somera de lo much que
podria decirse sobre los verbos terminados en ear; para que este
studio resultase complete seria menester aumentar el nfimero de
ejemplos e ilustrarlos con citas de autoridades, hablistas y escri-
tores que no permitieran duda alguna A los sefiores acad6micos,
A todos los intransigentes, con respect A la autenticidad y buen
uso de cada t&rmino neol6gico.
Y cu6ntese que si una simple desinencia 6 un solo sufijo, redu-
cido fil6n de nuestra riqueza filol6gica, da tanto que hablar i qu6
no sera si se entra de Ileno en la investigaci6n de todo cuanto
puede dar que decir nuestra habla incomparable al gramitico 6 al
lexic6grafo estudioso!
Bien se deja ver que asi como crece el habla castellana en la
Argentina, crece tambi6n, siempre uniform, obedeciendo A los
mismos principios, en toda la America espafiola y en Espafia mis-
ma. Donosamente advierte esta condici6n de nuestro idioma Gui-
do y Spano, nuestro excelso vate, cuando en atenta carta, moti-
vada por mi studio sobre la evoluci6n del castellano en America,
escribi6, entire otras atinadas reflexiones, lo siguiente: "No haya
temor de que la herencia del rico idioma de los antepasados espa-
fioles, se malbarate 6 se corrompa en las vastas regions que du-
rante siglos dominaran. Desde M6jico A la Argentina conservase
aquel, enriquecido por eminentes escritores, imprimiendole, fre-
cuentemente rebeldes A los clAsicos models, quizi A veces dema-
siado rigidos, una originalidad llena de gracia. Es comparable A
un Arbol, que trasplantado de Europa al Nuevo Mundo, creciera
cada vez mAs florido, dando precioso fruto. Siguiendo el simil,
cribrenle el tronco enredaderas, cuyas hojas si no le pertenecen,
ad6rnanle"... En las notas que dejo apuntadas hay renuevos de




REVISTA DE LA UNIVERSIDAI


ese Arbol, son hojas de una misma rama y muestran la lozania
y vigor del castellano... Y valga esta digresi6n para desencanto
de cuantos pretenden ver florecimientos de un nuevo idioma en
cada neologismo 6 en cuanto barbarismo asoma por estos mun-
dos.
Ya que nuestra patria, en su feliz centenario, atrae las miradas
del mundo enter, y ya que tantos hombres de ciencia, hombres
ilustres, vienen a conocernos de cerca, creo que no estard de mis
la contribuci6n de estas pobres apuntaciones, como simplisima
muestra de lo much que tendri que ver y oir el que quiera repa-
rar en nuestra portentosa habla, la mejor de nuestras herencias,
digna por cierto de mayores atenciones que las que le dispensamos
los argentinos, como que es digna, y por muchos concepts, de
legar A ser la lengua universal.

Dolores, Mayo de 19io.

JUAN B. SELVA.





T.A HTP(OVTTS. T3Y T.A RANA


STUDIO EXPERIMENTAL (1)










Las investigaciones de fisiologia experimental efectuadas en
la rana son de much mas interns, y merecen mas consideraci6n
que la que los medicos en general y alguno que otro fisi6logo co-
mo (2) CYON (7) parecen concederles. En efecto, si consideramos
los resultados que se han logrado con el studio experimental
de las ftinciones de las tiroides (Cristiani, etc.), y de las supra-
renales (Abelous y Langlois (i), etc.), en la rana, opinamos que


(1) Respondiendo al deseo de mi maestro el professor doctor H. C. Pi-
fiero, de.publicar algdn trabajo experimental propio realizado en el labora-
torio, me he decidido por el que indica el titulo porque las investigacio-
nes que sobre el asunto vengo efectuando hace dos afios y medio fue-
ron inspiradas por sus brillantes lecciones sobre secreciones internal,
tema que siempre trata con especial predilecci6n. Si bien no llego A
conclusions definidas en todos los asuntos que abarca esta monografia,
puedo sin embargo sefialar importantes datos nuevos que justifican esta
presentaci6n.
Debo manifestar tambi6n mi agradecimiento al doctor F. L. Soler,
quien con tanta amistad me ha ayudado en su elaboraci6n, al personal
todo del laboratorio, A la sefiorita A. Moreau por sus preparados
histol6gicos; A los sefiores J. M. Castifieira y M. Lagleyze por los di-
bujos y al senior J. Leyro Diaz por la fotograffas que tuvieron la ama-
bilidad de hacer segiin mis indicaciones.
(2) V6ase la Bibliografia al final de este trabajo, con la indicaci6n
num6rica de los autores.
XIV 7




REVISTA DJ LA UNIVIRKSIUAUI


no es just el desprecio que para ellas tiene el citado experimen-
tador. La ablaci6n de las citadas glindulas produce en dichos ani-
males graves trastornos por deficit, que les acarrean la muerte,
y que coinciden en sus principles rasgos con los que en anAlogas
condiciones presentan los vertebrados superiores y vemos, pues,
que no es temerario investigar en la rana la funci6n de una glan-
dula endocrina, sobre todo cuando, como en el caso present, se
trata de un 6rgano de fina diferenciaci6n histol6gica que demues-
tra A las claras su actividad, y que tiene, ademAs, en la rana, un
desarrollo relativamente grande.
El acceso operatorio es en la rana muy fAcil, no existiendo el
peligro de herir los importantes 6rganos vecinos como acontece
con facilidad en las cruentas hipofisectomias en vertebrados supe-
riores, lo que impide poder referir los fen6menos post-hipofisec-
tomia unicamente A la deficiencia hipofisiaria.
Hay verdadero interns en analizar las funciones de los 6rga-
nos comenzando A estudiarlas A media que se van diferenciando
en la escala zool6gica, tratando de ver y analizar las funciones A
media que se presentan, relacionarlas con lqs substratum ana-
t6micos y estudiar asi paralelamente la diferenciaci6n funcional
y la anat6mica. Estos studios de nacimiento y desarrollo de las
funciones, se llaman de fisiogenia; creo que en el caso de hacerse
en la escala zool6gica debieran llamarse de filofisiogenia y cuando
se llevan A cabo considerando la evoluci6n .enbrionaria de una
misma especie con el de ontofisiogenia. Si bien los resultados que
se obtienen con estos studios de fisiologia comparada no pueden
referirse directamente A los animals superiores, permiten sin
embargo analizar mejor las complejas funciones de 6stos
En el curso de la experimentaci6n ocupa un lugar preferente
el m6todo de extirpaci6n, pero recurro A cada moment A m6-
todos mas director, como los que se verAn en el capitulo que es-
tudia la acci6n de la glindula sobre coraz6n y presi6n arterial.
En el comienzo de las investigaciones fisiol6gicas predomina el
studio analitico de las funciones del 6rgano considerado aislado,
pero enseguida se vislumbran las miltiples conexiones sinergi-
cas que tiene con 6rganos 6 sistemas fisiol6gicamente semejantes.
Y esto se observa especialmente en las glAndulas endocrinas cuya
labor se desenvuelve dentro del mas complete mutualismo fun-
cional, resultando asi funciones del organismo todo, fruto de la
adici6n y balanceamiento reciproco de las parciales de los 6rga-












































RegiOn infundibular del Leptodactylus ocellatus
(Mirf'roldqrafia)

H Hip6fisis.
P Hueso parabasal.
PC Pedfinculos cerebrales.




LA liPfUtlSiS UIE LA KANA


nos, (PINERO) (20). Es un deseo de la fisiologia actual estudiar
este funcionamiento sin&rgico, pero en general, y especialmente
tratfndose *de hip6fisis, deben primary los studios analiticos, y
s6lo cuando se posean seguras bases se podrin hacer con pro-
vecho dichas investigaciones de sintesis fisiol6gica.
El studio de las glindulas endocrinas como tan bien dijo
CHARRIN (5) se hace siempre siguiendo varias etapas: I.0 los
studios anat6mico-histol6gicos, 2.* el studio fisiol6gico y 3.
los conocimientos quimicos, etapa 6sta que en la hip6fisis puede
decirse no se ha empezado afin, que en la tiroides es incomplete
y en la que s61o se ha legado A importantes resultados en las su-
prarenales con el descubrimiento de la adrenaline. En la hip6-
fisis, los datos histoquimicos mAs seguros que poseemos, se re-
fieren A las afinidades colorantes de las c6lulas.

ANATOMIA

De acuerdo con la casi totalidad de los anat6micos, considera-
remos como hip6fisis de la rana ranaa nuestra, Leptodactylus
ocellatus, en este trabajo), A la part glandular del 6rgano, que
equivale A la porci6n anterior de la glindula pituitaria de los
mamiferos; el l6bulo 6 porci6n posterior, que en 6stos se des-
cribe, no se estudia en la rana como constituyente de la hip6fisis,
sino que se consider como una dependencia del ventriculo medio
y se llama 16bulo infundibular (figs. I y 2).

En la hip6fisis de la rana, entendida como hemos dicho, se dis-
tinguen morfol6gicamente dos parties: una anterior pequefia y
otra posterior mas grande. La parte anterior comprende tres por-
ciones: dos circunvoluciones laterales proeminentes y entire ellas
y uni6ndolas, un tallo angosto. Con la inspecci6n exterior s61o se
notan las parties laterales; pues el tallo esta cubierto por la parte
posterior de la hip6fisis, sobre cuyo lado dorsal se recuesta la
pared caudal del 16bulo infundibular (veanse figs. I, 2 y 3).

La parte posterior es una formaci6n chata semejante A una
torta, con su superficie dorsal apenas excavada y la superficie
ventral ligeramente abovedada. La parte dorsal c6ncava mira ha-
cia la superficie ventral de los pedfnculos cerebrales; su porci6n
anterior se sitfia en cierta extension debajo de la parte anterior




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


de la hip6fisis vasee fig. 2) y de la superficie ventral del 16bulo
infundibular. Este borde anterior de la parte posterior que se
insinta debajo del 16bulo infundibular, se adelgaza hacia ade-
lante (v. fig. 2). El contorno complete de la parte posterior es
trapezoidal, el lado posterior (convexo hacia la parte caudal, v.
fig. 3) es mis largo que el anterior, los lados laterales al unirse
con el anterior, forman un Angulo obtuso, y con el posterior, aris-
tas redondeadas.
Las relaciones anat6micas de la hip6fisis, que, como se veri,
tienen cierto interns quirfrgico, son: por encima, la superficie de
los pedinculos cerebrales (v. figs. I, 2, 3, 4 y 5) revestidos por
la leptomeninge, de la cual desciende un prolongamiento que la
adhiere, aunque no muy fuertemente, pues es fAcil romper sus
conexiones, y que trae algunos vasos nutricios A la glAndula; por
delante, estA intimamente adherida al 16bulo infundibular y esto
explica como A veces quedan restos de la glandula cuando se la
extirpa experimentalmente, recibe de 61, numerosos vasos del-
gados que la irrigan ricamente; por debajo y atrAs no hay ata-
duras de ninguna especie; reposa la hip6fisis como se ve en las
figs. 4 y 5 sobre el centro de la cruz del hueso parabasal, que es
la parte mis delgada del mismo, A veces hasta dejarla ver por
transparencia. El hueso parabasal tiene una lAmina internal (som-
breada en la fig. 4) que A veces queda intacta cuando se corta
la externa y obliga A seccionarla en un segundo tiempo.
La hip6fisis del Leptodactylus ocellatus, de peso medio de 80
gramos, pesa alrededor de o gr. 001987, es decir, 0,02433 por mil
de su peso total, mientras que, seg6n observaciones propias, es,
con relaci6n al peso del animal, en los vertebrados superiores:
o,o0o por mil A 0,024 por mil en el conejo, o,oo8 por mil en el
perro, y o,oo6 A o,oo9 por mil en el hombre. El tamafio de la glAn-
dula varia con el de la rana y no hay diferencias imputables al
sexo. El peso relativamente elevado que tiene en el Leptodactylus
ocellatus, con una estructura citol6gica que demuestra su acti-
vidad funcional, inducen A suponer, a priori, que desempefia en
61 un papel important como 6rgano glandular endocrino.
El lobulo infundibular que depend del ventriculo medio, y
equivale al 16bulo nervioso de los mamiferos, tiene una estruc-
ann -n-r..nnrnn nnr. n n-n -----A.- -- I- 4a.-. < ..-. --- 1


imocancia nara la hiuci ULIn ulterior L 1 L
imnortancia nara la hi'laci6n ulterior le e-R





p) 0 I I7


'1 / 2








Fig. 2
Corte median A traves del cerebro de un Rana fusca, joven (25 mm.)
(Aurmento 20 veces su tamailo) poco esquematizado.
S.;in E.G Arr.


a L6bulo olfatorio.
b Le minas terminals de los reccessus jpticos.
c Region del quiasma.
d L6bulo infundibular.
e Eminencia pedincular.
hi Ldbulo anterior de la hip6fisis.
h2 Ldbulo posterior de la hipdfisis.
i Tela coroidea.
k Cerebelo.
1 Cuerpos cuadrig6minos posteriores.
m2 Dienc6falo.
n Pedtinculo de la epifisis.
o Comisura venular.
p Parfisisis.
q Lamina terminal; part sopraneural.





















Fig. 3
Hip6fisis cerebral vista per su cara ventral

Segdn E.' (UAnu.

a Parte posterior de la hip6fisis.
b anterior >
c Tercer par craneano.























41p.

Fig. 4
Cabeza de Lepdactylus ocellatus
Cl e median sagistal (semiesquemitic,)


H Hipdfisis.
Mc Misculo aplicado contra el hueso parabasal.
Mlu Mucosa palatina.


ii ,. \

























Fig. 5

Cabeza de Leptodactylus ocellatus
Corle frontal (semiesqueniitico)


H Hip6fisis.
C Cerebro.
Je Mfisculo.
P Hueso parabasal.
S Saco vasculoso.


__ __





A B


\







C i
















Fii. eI
L6bulo infundibular
C I'rtrs rertic"fr,)l' les ei quIrd itic's
(De adelante hacia atris.

A y B.-Al traves de la parte fija anterior)
C y D.- a libre
E.-- I del reborde de la pared posterior del in-
fundibulo y de ambas parties de la hipdfisis.
a Ldbulo infundibular.
b Partes laterales de la hip6fisis.
c Saco endolinfatico.
r Parte anterior de la hipdfisis.
c Parte posterior.




LA HIPOFISIS DE LA RANA


El saco vasculoso (figs. 5 y 6) que tiene conexiones con la
glandula es probablemente aqui, como GXNTES (7) lo consider
en los peces, una producci6n de los sacos coroideos, quizA para
segregar liquid cefalo-raquideo.
Las mal llamadas parties laterales de la hip6fisis se hallan en
la larva de rana en relaci6n con la glAndula. En la rana defini-
tiva, pero afin pequefia, no estAn ya en conexi6n con la hip6fisis,
estAn situadas mas adelante y pegadas A la envoltura latero-ven-
tral del l6bulo infundibular. Son formaciones que nada tienen
que ver con la glAndula hipofisaria.

ESTRUCTURA MICROSCOPIC

Existen un estroma conjuntivo y un tejido propio.
El estroma conjuntivo estA constituido por una red fibrilar,
sumamente tenue, y formada por escasos hacecillos conjuntivos
delgados y en mayor nfmero por c6lulas conjuntivas alargadas;
la trama conjuntiva se condensa en la periferia de la glAndula
formando una membrana delgada, mas densa en la parte dorsal
del 6rgano, que adhiere poco A la parte posterior de la glAndula,
de la que puede desprendersela con facilidad; mayor uni6n tiene
con la parte anterior, y 6sta A su vez la tiene muy intima con
el 16bulo infundibular (v. fig. i).
En la parte anterior se ven c6lulas de niicleo grande, muy
apretadas formando species de cordones cortos, se tifien difusa
6 intensamente con la eosina y fucsina, azul de metilo, etc.
La parte posterior de la glAndula que constitute su mayor por-
ci6n, esta constituida por una intrincada red de cordones y aglo-
merados celulares, sin forma regular determinada, separados por
capilares sanguineos que les dan su separaci6n y aparente dispo-
sici6n en l6bulos, aglomerados 6 cordones, la que se debe evi-
dentemente A los vasos, porque siempre estan limitados dichos
16bulos 6 aglomerados por capilares cortados longitudinalmente,
cuyo endotelio es bien visible, asi como los gl6bulos rojos con-
tenidos.
Hay dos tipos celulares bien definidos y dificilmente homolo-
gables con los de los mamiferos. Son celulas de aspect clara-
mAnt p nirtlill crrnrlap r innA A ,v nlicn2l1p nlip rpiptipn ;lr.




REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


toplasma abundante, nficleo amenudo exc6ntrico, contornos difu-
sos, que no permiten siempre distinguir sus limits. Se tifien
fuertemente con la hematoxilina, que se fija en las granulaciones,
adquiriendo un tinte azul (i). Se colorean difusamente con la
eosina en la parte granulosa del protoplasma. Con el acido 6smico
se tifien de pardo pero sin granulaciones claramente limitadas, y
que nunca son francamente negras.
20 C61ulas acid6filas.-De tamafio mitad menor que las an-
teriores, que se tifien fuertemente con la eosina y sobre todo con
la fucsina Acida, colorante por excelencia. El protoplasma esti
lleno de granulaciones de regular tamafio, de limits bien preci-
sos y fuertemente acid6filas.
No existen formas de transici6n entire ambos tipos celulares,
que parecen tener individualidad bien definida.
No se observan c6lulas del tipo de las principles que se ven
en las glAndulas pituitarias de los mamiferos. Los tipos celulares
existentes en la hip6fisis de la rana no pueden homologarse con
las que se described en aqu6llos. Todas las c6lulas que existen
en ella son crom6filas y sus dos tipos, cian6filo y acid6filo no
tienen caracteres id6nticos A los que presentan tipos del mismo
nombre de la glAndula pituitaria de los mamiferos.
El aspect microsc6pico, pues, es el de una glAndula con as-
pecto indiscutible de 6rgano en actividad.
Con los vapores de acido 6smico al 2 olo se consiguen impreg-
naciones con caracteres siempre id6nticos. Las c6lulas acid6filas
muestran constantemente finas granulaciones negras, no muy
abundantes, de mayor tamafio en la periferia del protoplasma que
en su parte perinuclear, sus limits son netos, el color es inten-
samente negro, y su diAmetro es much mAs pequefio que el que
tienen las granulaciones de los leucocitos contenidos en los vasos,
en cambio son mis abundantes. Las c6lulas cian6filas se tifien
de pardo, se ven en ellas granulaciones finas, de contorno esfu-
mado, de color pardo y nunca negro. Las impregnaciones de las
celulas acid6filas tienen los caracteres histol6gicos de las granu-
laciones de grasa, en cambio las que contienen las c6lulas cian6-
filas parecen ser de sustancia proteica.
La infiltraci6n grasa se distribuye en toda la glandula, siendo














,;e." P-'.




















Fig. 71
Corte microsc6pico de la hip6fisis
(Diloji, de .. Castueiir,).





































FiL. 72


----I