<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo undecimo
DLOC UFLAC
xml version 1.0 standalone yes
Volume_Errors
Unscanned
PreviousPageID P1166


STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00011
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00011

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
    Indice del tomo undecimo
        Page 587
        Page 588
Full Text























REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

DE
BUENOS AIRES












D W T T TC' T A


DE LA



UNIVERSIDAD

DE


BUENOS AIRES


Publicada por orden del Consejo Superior de la Universldad


SECRETARIO DE LA DIRECCIO6N:

DOCTOR MARIO A. RIVAROLA


ANO VI- TOMO XI

(ARTICULOS ORIGINALES)














BUENOS AIRES

Direci6n y Administraci6n
430- VIAMONTE 80











378 AL'
B1A




LAIN
AMERIC









VlJ IA UP LA U NI


BUENOS AIRES





DISCURSO DE APERTURA

DE LOS CURSOS DE LA FACULTAD DE DERECHO
CIENCIAS SOCIALES, PRONUNCIADO POR EL
SR. DECANO DR. D. WENCESLAO ESCALANTE


Sefior Rector;

Sefiores Acad6micos y Profesores;
J6venes Estudiantes:

Abrimos los cursos de la Facultad de Derecho y I
cias Sociales, en un moment sugestivo, que invita
mds profundas meditaciones. Porque seri vana la ins
ci6n abstract de aquellas ciencias, si no prepare pa:
precisa estimaci6n de nuestro estado social y de los
blemas que comporta.
Somos un pueblo en formaci6n, sobre un territorio
ain no hemos concluido de estudiar y conocer en
elements fisicos y en las influencias que estos eje
sobre los diversos 6rdenes colectivos. Igual observe
puede hacerse respect 4 los demds factors de nu,
sociabilidad.
Y sin embargo, s61o con tal conocimiento podrf
eficazmente aprovechar por complete las fuerzas fa,
bles y contrarrestar las adversas.
La raza misma de nuestra poblaci6n naciente es
cuesti6n compleja; y si nuestra primordial necesidad <
de aumentarla, no debemos desperdiciar la ocasi6n de
leccionarla en lo possible y prepararle por instituci









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


adecuadas un crisol que la funde bien y la constituya
con homogeneidad.
El espectAculo de los contratiempos y amargas dificul-
tades de algunos pueblos con razas heterogeneas no refun-
didas, debe aleccionarnos para nuestra propia direcci6n.
La fertilidad de esta tierra y la benignidad de su clima
atraen grandes grupos inmigrantes que fortifican el me-
dio econ6mico produciendo una riqueza material que a
veces nos marea.
Debemos refundirla para que se forme un adecuado
tipo national en el caracter y las costumbres. La orga-
nizaci6n vigorosa de la familiar, del municipio y del estado,
no s61o con una direcci6n de progress material, sino mo-
ral, cientifico y politico, debe constituir un molde en que
al mismo tiempo que el cuerpo se desenvuelva el alma
national con tendencies elevadas.
Las oscilaciones que produce las avenidas inmigrantes,
deben gobernarse de manera que en vez de perturbacio-
nes desordenadas, s6lo produzcan un movimiento ritmico
y armonioso con la linea central de altos ideales nacio-
nales.
Muy incomplete 6 ineficaz para el bienestar de nuestro
pais seria un progress con el caricter dominant de una
agrupaci6n de simples agricultores, reunidos accidental-
mente desde los cuatro puntos cardinals, para producer
carnes y cereales, sin vinculos entire si, sin espiritu civic,
sin costumbres morales ni preocupaciones cientificas. y
artisticas.
Nuestro estado politico actual pareceria indicar esa di-
recci6n extraviada, si no se percibiera ya, aunque vaga y
debilmente, algunos germenes de reacci6n.
La primera condici6n para remediar el mal es conocerlo,
y no hay duda que por lo menos lo sospechamos y que
por lo tanto nos hemos de colocar en la via de su cu-
raci6n.








DISCURSO DE APERTURA 7

Aludo A este sincope de la vida civic que se parece A
la muerte de la Repiblica. Sintoma tan alarmante im-
pone el studio de sus causes y efectos, a todos los pa-
triotas y especialmente A los cultores de las ciencias so-
ciales.
Hace mas de medio siglo que organizamos y adoptamos
definitivamente la forma republican de gobierno, para
cuya eficacia es indispensable la constant acci6n civica;
la configuraci6n de una democracia representada, exige
la vida popular, si no ha de ser un mero fantasma ima-
ginativo. Sin pueblo representando no cabe sino el cau-
dillaje 6 la oligarquia.
Los altos fines de un pais libre han de ser llenados por
la sociedad misma, garantizada en la seguridad de su es-
pontineo desenvolvimiento, por los poderes piblicos libre-
mente elegidos y controlados.
Por esto ademas de las atribuciones political de los go-
biernos, se require el ejercicio de los derechos que ellos
deben garantizar y que el pueblo debe practicar. Sin esta
double acci6n la normalidad y salud de la vida political es
impossible.
Ante todo, pues, es indispensable que la sociedad ejerza
sus derechos fundamentals de elegir sus representantes y
que luche constantemente por veneer todos los obstAculos
que se le opongan para ello.
Para ese ejercicio con la base de los 4erechos de reu-
ni6n, de petici6n y de publicidad, se forman las agrupacio-
nes political llamadas partidos, que discuten y estudian
los problems A resolver y seleccionan los candidates, que
como representantes gubernativos han de procurar la mis
acertada soluci6n.
IY c6mo se ha de constituir esa representaci6n si los
que han de ser representados abandonan el foro de la
vida piblica?
Si echamos una mirada sobre los pueblos realmente









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


libres, veremos que sin la acci6n de grandes partidos que
reciprocamente se controlen, no es possible disfrutar de los
beneficios de la libertad. Porque 6sta no debe ser espe-
rada como una didiva de los gobiernos, sino como una
perfecci6n elaborada por las propias manos de los pue-
blos.
Entretanto parece que nos hubi6ramos olvidado de esta
ley de la vida social y relegaramos la acci6n civic,
como insignificant 6 innecesaria para el progress na-
cional.
Asi estamos expuestos a encontrarnos de repente con
grandes obsticulos para nuestra civilizaci6n, amontona-
dos por nuestra indiferencia.
He aqui uno de los grandes problems que se impone
al studio de los soci6logos, y a la acci6n de los politicos
de alto vuelo y de todos los ciudadanos patriots. No es
lugar este de descender al nivel de los diversos circulos
para critical sus actitudes; pero con independencia de ellos
y deseandoles por el contrario el acertado despliegue de
sus actividades, tenemos el deber de no ser c6mplices con
el silencio de los problems que impone nuestra situa-
ci6n.
Y si desde este punto de vista general y elevado, descen-
demos al examen de las actividades de las diversas parties
de nuestro organismo colectivo, surgirin como por encanto
los problems sociales que se imponen al studio.
iCuiles son las causes de la imperfecci6n de nuestra
vida civica?
ZConviene acaso fortificar el cuerpo politico incorpordn-
dole los elements apartados de ella, aunque sean solida-
rios en la acci6n colectiva civil?
iNuestras instituciones han sido y son realmente efica-
ces 6 deben acomodarse mejor y complementarse para
producer mayores beneficios?








DISCURSO DE APERTURA 9

Y en el orden cientifico: la instrucci6n ptiblica en sus
diversos grades esti bien organizada?
Y en el orden econ6mico national e international: esta
bien determinada nuestra orientaci6n y bien resueltos los
problems de nuestra producci6n, distribuci6n y consume;
de nuestra circulaci6n monetaria, de nuestras finanzas?
La petulancia del charlatanismo populachero responder
que todo march como en el mejor de los mundos; pero
la observaci6n tranquila del desvelo patri6tico no se mos-
trari tan satisfecha.
El progress material nos deslumbra con las elevadas
cifras de nuestra producci6n; pero ademis de no ser 61
mas que una parte de la civilizaci6n, falta saber si el
mismo, mejor encaminado, no seria much mayor.
En todo caso, no es la perfecci6n en los pueblos ni en
los individuos el mero desarrollo del organismo fisico con
la atrofia de los ideales y de los goces intelectuales y
morales.
El cultivo de las ciencias sociales nos dari las ideas y
normas de soluci6n de nuestras deficiencies colectivas.
Mas para ello es indispensable que no se encierren en
la abstracci6n de ensefianzas te6ricas y convencionales,
sino que discipline las inteligencias en la observaci6n
direct de los fen6menos concretos de la vida colectiva.
Tal es la aspiraci6n de los mas eminentes pensadores
de las ciencias sociales proclamando el m6todo hist6rico
como el instrument mis adecuado para renovarlas y
desarrollarlas.
MAs propiamente debe decirse metodo sociol6gico, que
comprende todos los 6rganos y funciones de la vida colectiva
y no nos expone A las profundas deficiencies de la mera
historic.
El studio de todos los 6rganos de la sociedad, desde sus
celulas elementales. hasta los mas complicados, el de las
funciones respectivas en su coexistencia y sucesi6n coordi-








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


nadas con las acciones y reacciones reciprocas y del medio
fisico, es el inico que nos puede dar la clave para resolver
los problems que plantea.
Me refiero naturalmente A los hechos fen6menos, no A la
faz racional de los grandes principios y sus consecuencias,
cuyo papel trascendental queda integro y librado al campo
deductivo de las respectivas ciencias.
Y bien: constatemos con satisfacci6n que nuestra Facul-
tad no ha permanecido extrafia a la novisima orientaci6n, y
que desde 1900 proyect6 un plan de studios que la adop-
taba y que fu6 sancionado rigiendo desde entonces para
la carrera de abogado.
La parte relative al doctorado, qued6 sin vigencia hasta
que se volvi6 A proyectar en 1904.
Sancion6se en 1906 un nuevo plan, cuyos inconvenientes
determinaron luego su suspensi6li, no habiendose puesto
en practice, y continuando en realidad el de 1900, para la
carrera de abogado.
Preocupado constantemente de tal problema, proyecte
desde luego una reproducci6n de los primitives planes de
indole sociol6gica, y la Facultad no ha dejado de mano el
asunto hasta que A fines dcl afio anterior le dedic6 largas
y prolijas sesiones terminando con la sanci6n de un plan 6
desarrollar en siete afios, de los cuales los seis primeros se
requieren para el diploma de abogado y el iltimo para el
de doctor.
El significado de este plan, como el de sus antecedentes,
no ha sido dividir y separar completamente las materials
requeridas para la abogacia, de las exigidas para el doc-
torado.
Por la naturaleza misma de ellas y por su estricta coor-
dinaci6n aquella complete separaci6n hubiera sido imposi-
ble sin grave perjuicio de los studios y baja desastrosa del
nivel intellectual de los abogados.
Por nuestros planes tradicionales 6stos nan estudiado








DISCURSO DE APERTURA


siempre no solamente los c6digos de fondo y las leyes de
procedimiento, sino tambien el derecho international, el
constitutional y administrative, la economic political, las
finanzas y la filosofia del derecho. Asi su preparaci6n les
debe los elements indispensables no solo para las tareas
del foro sino tambi6n para la vida pfiblica.
Nuestra escasa poblaci6n no ha permitido, ni permit
pensar en una division de trabajo estudiantil entire los
abogados y los economists y soci6logos, por ejemplo. Y
esto mismo result mis dificil si las materials complemen-
tarias para el doctorado no son obligatorias para la aboga-
cia y quedan en realidad voluntarias para los que espon-
tineamente quieran aprenderlas.
La especializaci6n de las funciones se deja librada A
la evoluci6n de cada uno despues, concluida su carrera,
segin sus aptitudes practices y las influencias del medio
social.
Resulta asi que aunque aparentemente dividido en dos
parties el plan reciente para la abogacia y el doctorado, es
uno en realidad, coordinado arm6nicamente desde el pri-
mero hasta el s6ptimo afio, el cual no comprende mAs que
un complement de lo que se ensefia en los seis primeros.
C6mo podria integrarse el conocimiento del derecho
como orden social y como ciencia, sin el de sus fundamen-
tos racionales y el de su evoluci6n en los diversos tiempos
v en los distintos pueblos?
Y la economic political, podria ser fecunda como mera
ciencia deductiva y abstract sin el studio del desarrollo
de los hechos econ6micos?
Nada dire de las finanzas como aplicaci6n de aqu6lla y
sobre todo como resultado de las experiencias de los pue-
blos en la prActica de los gastos y recursos pfiblicos.
Y bien: la Facultad, al revisar su plan de studios y
complementarlo con los del doctorado, ha torado definitiva-
mente la orientaci6n mis trascendente, v sobrepuiado en su








VISTA DE LA UNIVERSID


organizaci6n A la gran mayoria de las anAlogas de otros
pauses.
Y lo ha hecho gradualmente y sin saltos bruscos para
que la transici6n sea suave y no' perjudique en lo mis mi-
nimo, sino que por el contrario beneficie A los estudiantes
que han empezado en afios anteriores.
Los seis afios que se requieren para obtener el titulo de
abogado, son casi iguales en sus materials a los que rigen
desde 1900.
Naturalmente el nuevo espiritu ha impuesto ligeras mo-
dificaciones especialmente en el primer afio, que rige solo
para los que han comenzado bajo su imperio. Asi la en-
sefianza de la sociologia se practice desde el afio anterior.
La filosofia general que, encerrada dentro de los limits
de un curso annual, resultaba tan elemental como la de los
colegios nacionales, ha sido reemplazada por un curso es-
pecial de psicologia normal, morbosa y criminal, bIase in-
dispensable para abordar con provecho el studio de las
ciencias sociales.
Renunciamos pues A remediar las deficiencies de pre-
paraci6n que suelen traer los bachilleres, limitAndonos A
explorarla por medio de un examen de ingreso, que siquie-
ra obligue al repaso de algunos ramos.
Mis de medio siglo de experiencia en la ensefianza pre-
paratoria no ha sido todavia aprovechada en la adopci6n
de un plan de studios secundarios eficiente y firme si-
quiera en sus elements substanciales.
El m6todo de la imitaci6n 6 de las concepciones a priori
no ha dado resultado y es urgente reemplazarlo sobre la
base segura de la observaci6n y prolija descripci6n de los
ensayos realizados, en sus causes, efectos y modalidades.
Esto confirm la direcci6n que la Facultad procura impri-
mir A la soluci6n de los problems sociales, y entretanto
ella confia en que sentida por todos la necesidad de la









DISCURSO DE APERTURA 13

reform, 6sta no lia de tardar en producirse por los 6rga-
nos correspondientes.
Tal vez pueda hacerse la objeci6n de que dedicamos de-
masiado tiempo al studio exeg6tico de los c6digos; pero
pensamos que no ha llegado ain la hora de la sintesis,
que debe ser precedida por el anAlisis que es su base in-
dispensable.
Ella esta pr6xima, sin embargo; porque una vez comple-
tado el studio analitico de nuestro cuerpo de legislaci6n,
debe comenzar el ensayo de su sint6tica exposici6n, que
permitirA tal vez en adelante reducir algo el tiempo que se
dedica, para aplicar el que se economic a mayor desarro-
1lo de las rnnfteriqS; _~OCriOl lOiCpS








VISTA DE LA UNIVERSID)


cevoluci6n de las instituciones del derecho privado mo-
derno>.
Hubiera deseado por mi parte que con el mismo criterio
se denominara el segundo afio del derecho procesal, redu-
ciendo la exposici6n de la legislaci6n national, al primer
afio; pero esto puede ser material de los programs que se
adopten y del criterio de los profesores.
Las citedras de derecho administrative comparado y de
historic constitutional argentina, recientemente sanciona-
das, pueden considerarse como especializaciones de la de
chistoria comparada del derecho pdblico moderno.
En cuanto al orden econ6mico que tan creciente impor-
tancia toma como fuerza y como ciencia en el desarrollo
de la civilizaci6n modern, figuran tambi6n las catedras
mis esenciales.
Ensefiandose la economic clasica y las finanzas en los
primeros afios, era convenient en primer termino comple-
mentarlas, amin para los abogados, con un studio elemental
de la political econ6mica argentina,, destinado a subdivi-
dirse y especializarse en el porvenir con relaci6n 4 los
grandes grupos de las industries, commercial y de transpor-
te, agricola y manufacturer argentinas, examinando su evo-
luci6n y sus problems.
Pero la tranformaci6n y adelanto de la economic political
contemporAnea, exije el examen de los fen6menos vitales
de la riqueza piblica en su coordinaci6n y desarrollo su-
cesivo, como parties de la vida colectiva
A esto responded la citedra de cevoluci6n econ6mica ge-
neral que comprende no s6lo la de las doctrinas, sino
principalmente la de los hechos econ6micos.
El orden cientifico v de instrucci6n piblica, estA repre-
sentado tambi6n por una catedra destinada A estudiarlo.
Resulta asi, que el plan de studios de nuestra Facul-
tad recientemente sancionado, no obstante ser gradual y no
implicar cambios bruscos, esta inspirado en los iltimos ade-








DISCURSO DE APERTUR.


Jantos ae las clencias sociates y pueae tigurar con honor
entire los mejores de las universidades mis notables, sin
dejar por ello de ser perfectamente arm6nico con la indole
y las necesidades de nuestro pais.
Facil le serA al charlatanismo improvisador y superfi-
cial formular critics: pero no se fundarAn ni en arguments
s6lidos ni en la legitima autoridad. Y sobre todo, la nega-
ci6n 6 destrucci6n, necesitaria para ser eficaz la propuesta
concrete de un plan mejor y mis adecuado a nuestro pro-
greso.
Entre tanto hemos seguido paso a paso nuestra propia
experiencia, para fundar en ella la reform, predicando con
el ejemplo.
Pero la acci6n de la Facultad no se ha limitado a esto
para la practice mis resuelta de la nueva orientaci6n.
Convencida de la imperiosa necesidad de iniciar nuestra
historic, con la exacta y prolija descripci6n del desarrollo
de nuestras diversas actividades colectivas, principalmente
en lo politico, lo juridico, econ6mico y cientifico, adopt
para ello el proyecto que tuve el honor de presentar para
sacar a concurso las respectivas monografias, con ocasi6n
del centenario y subdivididas en su material, de manera
que pudiera terminarse para la gran fiesta national.
Nada nos parecia mis digno de ella que presentarnos
no s61o materialmente ricos, sino perfectamente conscientes
de nuestro pasado, de las ensefianzas de la ciencia para
aprovecharlo y con rumbos seguros para desarrollar nues-








VISTA DE LA UNIVERSIDi


bajos, necesitAbamos recursos de que ni la Facultad ni
la Universidad disponen, y por medio del digno Rector
de 6sta, los solicitamos del Poder Ejecutivo, presentAndole
todos los antecedentes, para que a su vez los recabara del
H. Congress.
Desgraciadamente, el proyecto no le fu6 remitido a iste,
y me vi obligado A darle noticia de 61 A una de sus comi-
siones que tuvo la deferencia de consignar en la ley del
centenario una clAusula que sancionada permit al P. E.
ayudar i la Facultad para iniciar aquellos trabajos, ya que
el tiempo para concluirlos ain imperfectamente, es cada dia
mas insuficiente.
En todo caso la iniciativa no se perdera, porque respon-
de a una imposici6n de nuestra evoluci6n social, para aban-
donar el vicioso procedimiento de los eternos tanteos, y de
las imitaciones y copias services de instituciones ex6ticas,
y de las improvisaciones sobre falsas concepciones a priori,
que no tienen para nada en cuenta el organismo que pre-
tenden curar 6 perfeccionar.
Otra sanci6n de la Facultad, inspirada en las mismas
ideas ha reglamentado y determinado los temas que se
han de tratar en las t6sis para el doctorado.
Esperemos entretanto, que no ha de quedar omitido el
orden hist6rico y cientifico en los festejos del pasado y los
votos patri6ticos para el porvenir, cuando nos entreguemos
a conjeturarlos entire los bellos colors de un gran pueblo
feliz y enriquecido con los dones de la tierra, de la liber-
tad, la moralidad, la ciencia y el arte.
La imperfecci6n de nuestra vida civica, A que me he re-
ferido antes, con la falta de partidos tradicionales 6 intran-
sigentes, ofrece en cambio una compensaci6n de que el
espiritu patri6tico ha de aprovechar seguramente para
presentar a nuestra querida patria en la mis radiante luz
de su horizonte.
Por lo mismo que carecemos de partidos definitivamen-








DISCURSO DE APERTURA


te constituidos 6 intransigentes, es muy possible su con-
fluencia en una conciliaci6n que se proponga obtener la
inscripci6n y sufragio de los ciudadanos y constituir un
gobierno con los mis competentes y experimentados sin
distinci6n de viejos colors partidistas, que d6 garantias a
todos y se mantenga elevado sobre lospequefios intereses
y pasiones, seleccionando sus colaboradores y abriendo el
amplio estadio de la vida civic para que el pueblo la
ejerza con la constancia y actividad propias del gobierno
republican.
iQue grandiose espectAculo ofreceria asi la Naci6n Ar-
gentina, entrando a la nueva centuria de independencia
como a la anhelada tierra de promisi6n despu6s del do-
loroso viaje!
Todos debemos aspirar i ello y trabajar cada uno en su
esfera por su realizaci6n.
Estudiemos, pues, maestros y discipulos; penetremos con
la paciente observaci6n los fen6menos de nuestro propio
cuerpo; conozcimosnos a nosotros mismos; preparemos la
organizaci6n de un cuadro siquiera para la disciplinada
empresa intellectual. Que el centenario sea una ocasi6n
para acentuar nuestra orientaci6n trascendental y que ven-
gan a colaborar en ella en libros, en conferencias 6 cursos
libres todos los que se sientan con alguna convicci6n itil
para el adelanto de nuestra ciencia incipiente 6 de nuestra
civilizaci6n.
Y vosotros, j6venes estudiantes, representantes del pr6xi-
mo porvenir, aprovechad vuestra situaci6n libre de los
enconos y las preocupaciones de la lucha social, para ate-
sorar las ideas, la discipline y los hibitos de observaci6n
y studio en la tinica epoca propicia, A fin de utilizarlos
despu6s como los instruments mas preciosos para labrar
vuestro bienestar y el de la patria.
Asi realizar6is las esperanzas que siempre depositamos
en vuestras nuevas fuerzas, los que consideramos insufi-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


cientes las propias, para los grandes ideales que alimenta-
mos, sin refugiarnos en la pereza y la inacci6n de un
optimism egoista.
Que no os deslumbren los fugaces fulgores del exhibi-
cionismo 6 las artes que forjan las mistificaciones de las
falsas personalidades. Solo es duradero, digno y eficaz el
verdadero merito como perfeccionamiento obtenido por la
virtud y el trabajo de las propias manos.
Con tales anhelos, tengo el honor de declarar abiertos
los cursos de 1909.

W. ESCALANTE.
Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.









STDOCTOR TATMP R T CO)


DISCURSO DEL DOCTOR GREGORIO ARAOZ ALFARO
EN EL ACTO DEL SEPELIO



Sefiores:

Profundamente conturbado el espiritu ante el pavoroso
desenlace de esta breve lucha, reacia la mente todavia i
comprender el brutal aniquilamiento de un hombre joven
en plena robustez y en plena acci6n, vengo, en nombre
del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias M6dicas
A deplorar amargamente la perdida de una de los miem-
bros mis antiguos, mis conspicuous y mis respetables de
nuestra Escuela de medicine.
A pesar de su juventud-apenas pasaba los cuarenta
afios-habia, en efecto, el doctor Costa elevddose de un
modo tan gradual y tan constantemente ascendente que
encarnaba a la perfecci6n el esfuerzo persistent e irresis-
tible del que, desde estudiante ya, persigue con decision
inquebrantable el prop6sito de alcanzar no s61o la posi-
ci6n mis elevada en el saber, sino tambien la nobilisima
satisfacci6n de ser un dia maestro respetado y prestigioso
en la misma casa que le diera los primeros elemeaios de
la ciencia.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Asi, poco tiempo despues de egresar como alumno y
practicante sobresaliente, Costa entra de nuevo, por con-
curso, como professor suplente de fisiologia, a la Facultad
de medicine al mismo tiempo que ocupa un puesto bri-
llante, como professor de ciencias naturales, en la ense-
fianza secundaria
Luego, creada la citedra de fisica medica, la Facultad
lo escoge, con loable acierto, para fundarla y dirijirla. Y,
por fin, en la primera elecci6n realizada por el cuerpo de
profesores, result electo miembro del Consejo Directivo,
A pesar de ser uno de los mas j6venes profesores de la
Escuela.
Es que Costa habia mostrado, durante toda su actuaci6n
anterior, una inteligencia, una laboriosidad y una rectitud
tales que su elecci6n como consejero se imponia a la ma-
yoria de los profesores.
Habia sabido ser en parte el inspirador, y en parte el
colaborador principal y mis eficiente, en la tarea que se
impusiera un hombre de gran talent cuya desaparici6n
premature la Facultad no ha deplorado tal vez bastante
el Dr. Jos6 M. Astigueta, professor titular de fisiologia y
creador del primer laboratorio experimental de nuestra
Escuela, a la par que factor importantisimo y primordial
en todos sus progress decisivos.








EL DR. JAIME R. COSTA


consigui6 crear alli un laboratorio bien dotado en que
los alumnos se ejercitaran con fruto en las investigacio-
nes de la fisica aplicables I la medicine; form numero-
sos discipulos hibiles en todas las manipulaciones moder-
nas; y hace algunos afios decidi6 la voluntad inteligente
del Decano y de los acad6micos de entonces para fundar
en el Hospital de Clinicas un Instituto de fisioterapia,
anexo A su cAtedra, que ha merecido los mAs justos elo-
gios de todos los extranjeros que lo han visitado y de
muchas revistas europeas.
Cientifica y profesionalmente, Costa ha sido entire noso-
tros el principal vulgarizador de la radioscopia y radiogra-
fia, y sus trabajos numerosos sobre el diagn6stico y el
tratamiento por los rayos R6ntgen, hacen verdaderamente
honor A la literature m6dica argentina.
En la Asistencia PAblica, no s61o fu6 un secretario la-
borioso y estimado, sino que cre6 y orden6, bajo la admi-
nistraci6n del Dr. Coni, todo un organismo del mAs alto
interns piblico: el servicio de desinfecci6n, medio podero-
sisimo de profilaxia y de saneamiento, que diriji6 durante
muchos aiios con acierto y dedicaci6n encomiables.
En la citedra como en el ejercicio de la profesi6n, como
en los cargos de funcionario piblico, ha sido siempre
Costa un modelo de contracci6n al trabajo y al studio,
un espiritu abierto A todas las novedades, orientado ha-
cia las grandes aspiraciones y regido por las several re-
glas de una honestidad y una dignidad profesionales real-
mente ejemplares en estos tiempos de moral acomodaticia
y vacilante en que, por desgracia para la humanidad y para
el pais, de la reclame impidica y descarada se va descen-
diendo por muchos cada vez mis en un bajo comercio de
explotaci6n y de engafio para el cual debemos reclamar
con insistencia el peso de la ley penal, y la sanci6n several,
que ya se hace esperar demasiado, de los cuerpos cientificos
y de la sociedad inteligente y honrada.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


iQue lo digan, sefiores, todos sus colegas de profeso-
rado aqui presents! iQue lo digan, mis bien, todos los
discipulos que, en tantos afios sucesivos, han recibido su
enseiianza y su ejemplo!
iQue digan todos ellos si Costa no fue un maestro ejem-
plar, erudito, laborioso, eficientisimo, claro para concebir
y para exponer, seguro en sus raciocinios, insinuante en
el animo del alumno, entusiasta siempre y siempre en
acecho de lo nuevo y de lo mejor, nunca satisfecho de si
mismo, en constant aspiraci6n hacia la meta luminosa
que no hemos de alcanzar nunca, pero hacia la cual tiende
nuestro espiritu sin cesar empujado por la mortificante y
saludable duda-ese eterno martirio y ese eterno estimulo
de las inteligencias superiores!
Costa era un espiritu insaciable de saber, en constant
movimiento, en continue evoluci6n. De ahi no s61o sus
largas lectures, su reconocida erudici6n m6dica y bio-
16gica, sino tambien ese afAn de viajar, esa tendencia, que
dificilmento reprimia, A ir de un lado a otro, de Europa
A America, de universidad en universidad, de laboratorio
en laboratorio, preguntando, observando, investigando todo
lo nuevo, todo lo que podia traducirse en un mejoramiento
para 1l y sus discipulos, todo lo que podia constituir un
progress para el tratamiento de sus enfermos.
Por eso A los cuarenta afios era un viejo, reposado,
sereno, concienzudo. Porque habia visto much, porque
habia escuchado much, porque habia reflexionado mucho....
Su calvicie premature, todo su continent digno y tran-
quilo, no eran simples exterioridades; reflejaban bien la
madurez de su juicio, la constant pero serena tension
de su pensamiento, la inflexible rectitud de sus miras.
Breve ha sido su paso por la tierra pero 1l supo darse
tiempo en esa corta vida para tarea tan grande que mu.
chos ancianos podrian envidiarla. A los cincuenta afios, Cos-
ta habria sido un verdadero sabio de reputaci6n universal.








EL DR. JAIME R. COSTA


t-ia aJLAJ ll-iLa J. VI-". .LO U-0 lO-UlUl3a, 3U3 1M1lllll-
rias y sus libros, sus brillantes vinculaciones con eminen-
cias cientificas extranjeras que le atestiguaban respeto y
amistad, son una prueba irrecusable de su acci6n fecunda,
product feliz de una clara inteligencia asociada i una
voluntad firme y persistent que no lograran quebrantar
grandes desencantos y muchos sinsabores.




Yo no he venido, sefiores, solamente A cumplir aquf una
misi6n official.
Traigo tambien a este muerto ilustre el homenaje afec-
tuoso de una simpatia constant y de una inalterable amis-
tad, nacidas alli, hace muchos aflos, del deferente respeto
del estudiante por su predecessor justamente renombrado,
continuadas y fortalecidas mis tarde por el trato profe-
sional y docente, selladas finalmente por la comuni6n con-
tinuada en los mismos ideales universitarios y cientificos.
Yo he podido apreciar de cerca toda la bondadosa con-
secuencia de su amistad, toda la deferencia de su adhesi6n
A los espiritus esforzados y progresistas, toda su dedica-
ci6n generosa A la profesi6n y A la enseiianza, condensa-
ci6n esta uiltima de una de las mAs elevadas aspiraciones








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


la habrfa aconsejado en cualquiera de sus enfermos. Y
despues de la intervenci6n fu6 tambi6n con tranquila se-
guridad, digna de una alma realmente grande, que pro-
clam6 1l mismo la ineficacia de todo esfuerzo y pronostico
la brevedad de sus dltimos moments.
iDigno y noble ha sido en la muerte como en la vida!
Todos los suyos, a quienes tanto amaba, han de sentirse
confortados hasta donde es possible por esa su fortaleza de
alma, estoicamente demostrada en los postreros instantes.
Y en su inmenso dolor han de sentir asimismo el influjo
de ese espiritu poderoso y viril que, al despedirse de tan
grandes afectos, quiso dejarles la impresi6n serena y gran-
diosa del hombre de ciencia que ve en la muerte un fen6-
meno, imponente y severe, si, pero natural y 16gico, en el
eterno movimiento de la organizaci6n.

Sefiores:
En nombre de la Facultad de Medicina, doy el iltimo
adios a los despojos mortales del professor ilustrado y que-
rido, del consejero respectable, del hombre de ciencia la-
borioso y austero.
Y en nombre de mis sentimientos personales, deshojo
sobre la tumba del amigo bien amado las flores del afecto
y las siemprevivas del eterno recuerdo.









PTXCTTA V RPX 7TA7TAM'


LA FUNCI6N PEDAGOGICA DE LA FACULTAD DE FILOSOFiA
Y LETRAS


Quien visit por vez primera una ciudad, especialmente
una grande y bella ciudad como Buenos Aires, se siente
naturalmente inclinado a observer con preferencia aquellos
aspects que se hallan en relaci6n con la propia cultural y
ocupaciones predilectas. Un ingeniero, por ejemplo, sen-
tird especial interns por las particularidades edilicias; un
artist por las condiciones de su arte; un periodista fijarA
su atenci6n en el periodismo; un psiquiatra no resistirA a
la tentaci6n de entrevistar al Dr. Ingenieros, etc. Es na-
tural, pues, que quien, como el que subscribe, ha pasado
los mejores afios de su juventud en una larga 6 ininterrum-
pida preparaci6n para dedicarse a la ensefianza de la
filosofia y de las letras, concentrando en ello, de una manera
exclusive, todas sus energies 6 ideales, haya sentido la


(I1 EncontrAndose en esta capital el Dr. Chiabra, professor libre
de filosofia te6rica en la Universidadde Pavia, esta REVISTA apro-
vecha la oportunidad de publicar la present colaboraci6n. El Dr.
Chiabra es autor de numerosas obras, bien conoeidas en el mundo
cientftico, sobre filosofia en general y sobre est6tica, psicologfa y
,metaffsica.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


necesidad de formarse una clara idea de las condiciones
de la ensefianza en Buenos Aires.
En mi calidad de professor de filosofia te6rica en la
Universidad de Pavia, he prestado preferente atenci6n A
la Facultad de Filosofia y Letras, y, dado que, como di-
re mAs adelante, la impresi6n recibida fu6 6ptima, he
debido convencerme, por otra parte,-sea dicho con el ma-
yor respeto,-de que el escaso nilmero de sus alumnos
depend, en gran parte, de la poca importancia que se le
concede en punto A elecci6n de profesores de segunda en-
sefianza. Esto me mueve A presentar algunas considera-
ciones acerca de la funci6n pedag6gica de la Facultad de
Filosofia y Letras.
Si la ensefianza secundaria, como se ha afirmado, mu-
cho deja aqui que desear, (i) la raiz del mal estA toda, se
dice, en la falta de preparaci6n didActica. A reparar tan
lamentada deficiencia tiende evidentemente el decreto del
senior ministry de Instrucci6n PNiblica que se acaba de pro-
mulgar reorganizando el Instituto Nacional del Profeso-
rado secundario.
Laudable es, sin duda, el motive que ha inspirado di-
cho decreto, pues result en 61 evidence el prop6sito de
evitar ilegitimas aspiraciones pedag6gicas; ilegitimas, pues-
to que generalmente se trata de personas que no ven en
la ensefianza sino muy secundaria ocupaci6n. Pero, por
otro lado, las breves y conceptuosas disposiciones del de-
creto implican desconocer la suficiencia de los cursos de
la Facultad de Filosofia y Letras para dedicarse A la en-
sefianza secundaria, resolviendose asi en forma draconiana

(1) V6ase especialmente p. 52 d 55: .... de afio en afio se ve salir A los
j6venes que suponemos igualmente inteligentes, con una preparaci6n
muy infreior; sus conocimientos son cada vez menos profundos, mAs
superficiales; hasta el idioma, lo mAs elemental, result una victim,
y los errors de ortografia de los exalumnos de enseflanza secun-
daria son tan grandes que se convierten en horrores de ortograffa.
Siduen aldunos eiemnlns nue se comentan nnr sf sanin...









CIRNCIA Y ENSENANZA


una de las mas importantes y Arduas cuestiones que se
agitan en todos los paises civilizados.
Ahora bien: debo advertir que, en estas alusiones, no
hay mAs que un motivo contingent para escribir este
articulo, en el cual no debe verse mAs que un studio
objetivo, por encima de personas y cosas. Y tan es asi,
que de igual modo pudiera ser publicado, sin perder nada
de su oportunidad, en la misma Italia; tambi6n alli no
abundan menos las incertidumbres, como result de las
vivas pol6micas que han tenido lugar en los filtimos tiem-
pos acerca de las reforms de la ensefianza secundaria.



I

Desde que la raz6n humana, partiendo de infinitas y
variadas experiencias, se eleva A la idea de unidad del
todo (universus), claro esta que la unificaci6n de todas
parties del conocimiento cientifico en forma de sistema no
puede hallar cabal imagen sino en la Universitas. Si bien
es eierto que en la Edad Media esta palabra significaba,
segin demostraron Gierke y Denifle, corporaci6n, asocia-
ci6n, colegio, no es menos cierto que mas tarde vino A
significar la unidad de la ciencia, verdad profundamente
sentida hoy mAs que nunca, malgrado la constant divi-
si6n de las ciencias. Curtius sostenia, en efecto, con toda
justicia, que la esencia y significado de la Universidad
reside en comprender la ciencia como un todo, como un
organismo: cada institute investigaria una funci6n.
Ahora bien: el nuicleo s6lido de la cuesti6n que se agita en
todas las naciones civilizadas acerca de las reforms de las
universidades, reside, si bien se mira, en esta proposici6n:
idebe el institute universitario tener character esencial-
mente cientifico, 6 s6lo debera responder, principalmente, A
IncilOPcPC 1cnocin-act-rFCP? Thp pci-a ili-eprfn- ro lla1 I00 4tI








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


certidumbre de los m6todos que se nota en muchas uni-
versidades, derivada, sin duda, de la oscilaci6n del espiritu
de ensefianza entire lo cientifico y lo prActico professional.
Nada mis perjudicial para la vida universitaria y para
los progress de la ciencia,-y lo mismo digase del ejerci-
cio profesional,-que esa pretendida division, que aqui ofi-
cialmente se propicia, entire la Universidad cientifica y la
Universidad professional. En mi opinion, el alma de la
cuesti6n radica en el principio de Bacon, saber es poder,
porque no cabe poner en duda que para que la actividad
professional sea seriamente eficaz es inenester que halle
sosten en una s6lida preparaci6n cienefica; s61o ella nos
dotard de habilidad en la selecci6n de los medios, en el
uso de los procedimientos y en la aplicaci6n de los meto-
dos prActicos. Todo institute universitario tiene, pues, una
double finalidad: por una parte, consolidar la actividad cien-
tifica independiente; por otra, hacer sujetos aptos para las
mas elevadas profesiones. Muchos screen, err6neamente,
que esta duplicidad de fines conduce a una insuperable
contradicci6n; pero ello no es verdad, por esta simplicisima
raz6n: el ejercicio de las profesiones presupone necesaria-
mente id6ntica educaci6n cientifica tanto para los que ha-
cen de la ciencia una profesi6n como para los que la
convierten en culto desinteresado. Y en efecto, no puede
negarse que en las llamadas profesiones liberals no se
trata solamente de adquirir habilidad tecnica y empirica,
que depend de la aplicaci6n de ciertas reglas estableci-
das por la tradici6n, sino que tambien se require alta
seguridad de miras y discernimiento, que solo dan el hibito
de investigaci6n, de analisis, de juicio, de critical; en una
palabra, se impone una fuerte y conspicua preparaci6n
cientifica. El institute universitario se trueca asi en un
centro de vida cientifica, y, al mismo tiempo, en centro
de fuerza social de la naci6n. La ensefianza que se di-
funde debe ser de tal naturaleza, que, tendiendo sin con-








CIENCIA Y ENSENANZA


todas las actividades del ser human.
La universidad, decia certeramente Zeller, no es una
academia; lo que mas importa es que el alumno se acos-
tumbre a inquirir la raz6n de las afirmaciones de los maes-
tros, a ver los problems con toda claridad, a tener concien-
cia de las dificultades de la ciencia, a conocer las tentativas
que se ban hecho y se pueden hacer para resolverlas, dis-
tinguiendo claramente los hechos de las hip6tesis, lo cierto
de lo probable. Esto significa que no s61o se debe pene-
trar en lo intimo de cada discipline que es necesario estu-
diar para el desarrollo del propio espiritu cientifico 6 para
el ejercicio de tal 6 cual profesi6n, sino que se impone
tambien, en el studio met6dico y cientifico de un especial
organismo de doctrinas, aprender i forjarse ese hibito
mental cientifico que se puede luego llevar A otra disci-
plina; es menester saber encontrar en los problems espe-
ciales el contenido, los nexos universales que le relacionan
con un grupo de ciencias 6 a la totalidad de la enciclo-
pedia cientifica, y extender cada vez mas la propia mira-
da intellectual hacia las sintesis ideales A media que se
profundiza en la investigaci6n precisa y analitica de las
particularidades.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


la elecci6n, le ensefia A hallar por si mismo las relaciones
que existen entire las cosas y los hechos que se desarrollan
en su vida de nifio (i). En la escuela secundaria se forma el
hibito de buscar por si mismos, mediante la intima com-
penetraci6n de la cultural filos6fica con la cientifica, la litera-
ria con la hist6rica, la pura vena de verdad en el grande
acervo de conocimientos que un trabajo mAs que milena-
rio formara.
La universidad, por iltimo, con id6ntico m6todo, que
tiene por fin el mayor desarrollo possible del raciocinio, pro-
pende a fomentar el studio education en el sentido de la
investigaci6n aplicada a todos los ramos del saber human.
Entendido asi el asunto que se ventila, en forma amplia y
comprensiva, los heroes egregios del pensamiento vieron
en la ciencia desde S6crates hasta nuestro tiempo, no solo
una fuerza dominadora de la naturaleza, en sentido baco-
niano, sino que lo que es mas important la imaginaron
como fuerza preferentemente educativa. Superfluo fuera,
por tanto, afirmar que las universidades pueden ser insti-
tutos profesionales precisamente por que son institutes
cientificos. Cuanto mis elevado es el concept en que se
tiene A una universidad en la conciencia national, tanto
mis ella tiende a ser centro de atracci6n de toda la vida
cientifica de un pueblo, y tanto mis grande cuando la cien-
cia puede convertirse en fuerza viva y capaz de dar forma


(1) Aqui no me ocupo mds que del desarrollo de la inteligencia; pero.
id6ntico es el fundamento met6dico de la educaci6n propiamente
moral. En efecto, no se trata de proveer una masa informed de co-
nocimientos, sino que es necesario determinar con el rico y orgAnico-
conjunto de estos, algunos hibitos que faciliten el desarrollo del
raciocinio, y con esto el discernimiento de la conduct, y la just di-
recci6n de la voluntad en los diversos casos de la vida. Pero de este
important asunto nos ocuparemos largamente en la obra de pr6xima
publicaci6n El verdadero positivismo en la education 6tica con-
tempordnea, deducciones pedag6gicas de las modernas investigacio-
nes cientificas sobre la imitaci6n, las mentiras convencionales y la
simulaci6n en la lucha por la vida, especialmente segtfn la trilogia
Tarde-Nordau-Ingenieros. VCanse, a este prop6sito, las pdginas-
suaestivas de J. V. GonzAlez, Ideales v caracteres.









CIENCIA Y ENSENANZA


y direcci6n a todas las actividades y funciones de la vida
puiblica.
Por consiguiente, ademls, concurren las condiciones nece-
sarias para que la ensefianza pueda mantenerse a la altura de
la ciencia; y cada uno puede, con plena independencia y con
seguridad de su persona, profesar sus opinions cientificas;
la uni6n de la actividad investigadora y de la ensefianza ya
superior es altamente favorable para ambas.
Todos estAn contests en admitir que para consagrarse al
ejercicio de la prActica forense no basta el conocimiento de
los c6digos, 6 de los formularios terapeuticos, tratindose
de m6dicos, sino que es menester tambi6n que nos valga-
mos de las normas dictadas por la educaci6n cientifica, que
nos ensefia, en el primer caso, A relacionar las practices
juridicas con los principios del derecho y condiciones de la
vida social, y, en el segundo, A invocar los m6todos de la
patologia en la determinaci6n del diagn6stico.
Acerca de esto nadie discute; pero se cae en la mayor
perplejidad cuando se trata de juzgar la utilidad practice
de la Facultad de Filosofia y Letras. Y el hecho es tanto
m6s chocante si se tiene en cuenta que hay quien afirma
que bastan algunos cursos te6rico-prActicos de psicologia
experimental 6 fisiologia 6 de ciencia de la educaci6n, para
conferir una destreza pedag6gica que mejor se obtiene,
digase lo que se quiera, en virtud del constant ejercicio,
con experiencia personal. No hay mAs que leer las hermo-
sas palabras de James acerca de los que creen demasiado
en las fibricas de pedagogos.
En efecto; no se piensa en que es necesario saber much
mAs de lo que se ensefia, sino tambien conocer con pro-
fundidad la material que se quiere ensefiar, pues la ex-
periencia revela que cuanto mas profunda es la compren-
si6n de la material que cultivamos, tanto mis ficil result
la expresi6n familiar y sencilla de los principios. Z Quereis
una prueba? Compared los libros que escriben los psic6lo-








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


gos de ciento al cuarto con la obra de un James, donde
los asuntos mas tergiversados de la psicologia estin pre-
sentados con claridad insuperable. Pues bien, James, que
apenas habri quien le supere en punto A habilidad peda-
g6gica, es el que menos cree en la pedagogia! Y es claro:
quien nos puede enseiiar A veneer las dificultades que la
experiencia, que s61o la experiencia present en forma de
evidencia material? A cualquiera que haya profesado la
ensefianza no escaparA el recuerdo de las dificultades de los
primeros pasos. La mis grande de ellas consiste precisa-
mente en formular los pensamientos en forma clara y orde-
nada. Para poder comunicar A otros las propias ideas es
necesario que sean lecta fotenter, como decia el poeta latino,
es decir, se debe hacer que el alumno tenga conciencia de la
variedad de aspects' que un asunto puede presentar; las
proposiciones fudamentales deben former un organismo sin
perder el peculiar relieve. El logos exterior debe reflejar
el logos interior de la mente, y s61o en virtud de esta con-
sonancia puede legar A ser interior para quien escucha.
Los que han ensefiado, aunque s61o sea durante un afio,
harto saben c6mo en los comienzos, A pesar de nuestro
bagaje pedag6gico, de nuestras ideas sobre la limitaci6n de
la material, de la claridad de la expresi6n, de la graduaci6n
del conocimiento segin el encadenamiento 16gico y el pa-
saje de lo conocido A lo desconocido, etc., la exposici6n
result fragmentaria y obscura, ain para nosotros. En
este sentido, puede decirse que ensefiar A otros, quiere decir,
ante todo, enseiiarnos A nosotros mismos. Con toda raz6n
dijeron los antiguos: docendo discimus. Que se hagan no
mas todos los experiments que se quiera bajo la direcci6n
de tal 6 cual professor que nos habla con grande erudici6n
de Rosenkranz y de Herbart, de Parcker y de Harris, de
Froebel y de Bain; llenemonos la boca con cuanto termi-
nazo pedag6gico se quiera, armando discusiones sin fin en
torno de Wundt y de Binet, de Spencer y de James, de








CIENCIA Y ENSENANZA


Baldwin y de Ribot, de Titchener y de Ebbinghaus; y,
como si esto no bastara, abrumemos al pedagogo en cier-
nes con mil experiments ante el pedagogo provecto y
muchos j6venes que con curiosidad nerviosa contem-
plan al alumno que en este moment ocupa la cAtedra,
comprendiendo, cual verdaderos y legitimos jueces, los de-
fectos de la lecci6n, much mejor que el pedagogo: ante
todo, cabe advertir que en estas classes prActicas se esta-
blece una viva corriente de simpatia entire los alumnos y
ese joven palido, cohibido, confundido, aue tortura nervio-
samente el incipiente bozo, sufriendo frecuentes estremeci-
mientos por no saber donde poner manos y pies. Lo inico
que le preocupa es la presencia del juez, preocupaci6n mAs
intense de lo que conviene; que, en ciertos casos, tratAn-
dose de temperamentos sensibles, se trueca en una verda-
dera traba, inhibe la respiraci6n y mata la palabra a
floor del labio, ofuscando, en virtud de un process de am-
nesia, el logos interior. Los alumnos ven y comfrenden, A
su manera, por haberse hallado en idnntico caso, las tor-
turas de aquel joven. Rara vez se atreven A reir; con
frecuencia, al contrario, le consideran como un colega, y
con noble arranque procuran evitarle un triste papel. Esto
revela, pues, que los candidates A la ensefianza se encuen-
tran siempre en condiciones psicol6gicas muy diversas de
las que normalmente se presentan en la escuela verdadera,
cuando el que ensefia no es ya un compafiero de desven-
tura, un victim de cierta pedagogia que sabe A tortura,
sino el verdadero professor. El experiment, la clase lla-
mada prActica, aunque bien dirigida y hecha con toda di-
ligencia, siempre tiene en si algo de artificioso, tal como
si se quisiera, por ejemplo, aplicar el experiment psicol6-
gico 4 la avaluaci6n est6tica. Se enumeran principios y
leyes, se recorta un sin fin de figures geometricas, se
amontonan cuadros ilustrativos; pero todo ello no solo re-
sulta radicalmente initil para una est6tica normativa, sino








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


que cualquiera dirfa que todo eso se hace fuera de la es-
t6tica, como result de la siguiente exacltsima definici6n
del m6todo de elecci6n aplicado i la ciencia de lo bello:
ria de personas arbitrariamente elegidas,; y esto se lee
nada menos que en la pigina 1117 del famoso libro de
Est6tica de Schasler!
Por otra parte, la primera vez que se entra en una ver-
dadera escuela, aquella en que podemos hablar sin trabas,
aun convencidos de que lo met6dico de la ensefianza secun-
daria no consiste en propinar a los j6venes una masa in-
forme de conocimientos, sino en determinar ciertos hibitos
mentales que provocan el desarrollo del raciocinio, franca-
mente, nos encontramos en un atolladero, malgrado nues-
tra preparaci6n y cultural pedag6gica. SerA en vano
recorder que no podemos dejar de admitir la importancia
de todos los conocimientos de psicologia, pedagogia, con la
relative historic y relatives experiments, especialmente
cuando la acumulaci6n de los hechos y la superabundancia
de noticias bibliogrificas 6 hipercriticas no han sofocado el
libre movimiento del pensar, y el la erudici6n excesiva no ha atrofiado el sentido critic, lo que
explica la afirmaci6n de Hericlito a prop6sito de PitAgo-
ras: , sino que no pasa
de ser una rudis indigestaque moles...
Nadie dudade la utilidad de los experiments didicticos
realizados en presencia de los alumnos, dirigidos por el pro-
fesor de pedagogia, y mis proficuamente por el professor
de la material que se ensefia. Pero el verdadero cxperi-
mentum crucis del que ensefia es el ejercicio de la ense-
fianza misma. Asi como para aprender a hacer una mesa
no basta la lectura del manual te6rico, sino que es menes-
ter tomar un trozo de madera y trabajarlo aplicando
practicamente lo que dice el manual hasta cumplir la obra,
del mismo modo para saber ensenar no bastan los ejerci-









CIENCIA Y ENSENANZA


cios pedag6gicos, la clasificaci6n de los temperamentos y
el conocimiento de las localizaciones cerebrales. Se impone
ensefiar aplicando, i:lterando; tener el talent de la opor-
tunidad para aplicar con criterio personal lo que nos ha
ensefiado la pedagogia. Pero no nos hagamos ilusiones.
Si colocamos la cuesti6n en su verdalero terreno, la fric-
tica dura infinitamente, p:testo que la escuela es vida que
se renueva constantemente, y al renovarse, es decir, en
la sucesi6n sienipre divers de los alumnos, diverse por
naturaleza y calidad, siempre hay algo nuevo imprevisto
que aprender, algoin aspect nuevo que estudiar, que nos
impone la modificaci6n del mntodo didictico, modificaci6n,
claro esti, que no puede hacerse sino en virtud de expe-
riencias completamente personales que escapan a pedanti-
simas y esquemAticas codificaciones. Ningin arte mAs
subjetivo que el de ensefiar. Los studios pedag6gicos
orientan, hasta cierto punto, al future professor, y le pro-
porcionan la base de un sano criteria directive, pero no lo
crean, precisamente del mismo modo que la ensefianza uni-
versitaria no crea hombres de ciencia, pues, si tal fuese su
fin, contribuiria evidentemente A retardar el progress cien-
tifico.
De todo ello result, pues, que la principal garantia
para llegar A ser buenos ensefiantes hay que buscarla en
el conocimiento cabal de la ciencia que se quiere ensefiar.
Indtil fuera saber que en la ejecuci6n de un trozo musical
en el piano al Ilegar A cierto punto es necesario aumentar
6 disminuir la celeridad del tiempo, tal como impone la
partitura, si no se posee el arte de los sonidos, 6 apenas se
consiga distinguir las notas de una escala diat6nica.
SC6mo aspirar, si no se posee profundamente la material,
a esa sobriedad de contenido tan necesaria para recoger los
frutos deseados de la propia ensefianza? (C6mo llegar A
esa sabia proporci6n entire lo que es esencial y lo que solo
tiene importancia secundaria? CC6mo llegar al espiritu del








.REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


alumno si no se posee la material para explicarla con do-
minio y hasta con fascinaci6n? Podrin, acaso, los dilettanti
de la ensefianza reemplazar el conocimiento profundo de
tal 6 cual discipline con una pretendida habilidad peda-
g6gica que, segfin hemos demostrado, es inherente 6 la
cultural superior y i la experiencia personal, que no da,
que no puede dar el tan preconizado curso te6rico practico
de un aiio, el cual si bien se calcula, deduciendo vacaciones,
fiestas superabundantes y epocas de exrmenes, se reduce d
algunos meses? Y si el curso es numeroso, cuintas veces
practicardn durante seis meses los alumnos? Pero, el eje
de la cuesti6n estr en esto: no puede haber profesores don-
de no hay culto exclusive de la ciencia, y nunca se traba-
jard seriamente en la escuela mientras falte la materza
prima. La habilidad pedag6gica viene por afiadidura.


II

Aqui propiamente se delinea el double fin, andlogo al de
las demis facultades, de la Facultad de Filosofia y Letras.
Como antes he declarado, durante los primeros tiempos de
mi residencia en Buenos Aires, he procurado adquirir per-
fecto conocimiento de dicha Facultad. Debo advertir que
no me he limitado, segfin costumbre de muchos turistas, 6
arrojar la consabida mirada d la Biblioteca, al Museo Etno-
gr6fico y al laboratorio de psicologia, sino que he preferi-
do estudiar sus products naturales, es decir, algunos
estudiantes. Ahora bien: con gran complacencia he cons-
tatado la importancia pedag6gica y cientffica a que puede
llegar un institute universitario. Sobre algunos alumnos he
detenido especialmente mi atenci6n, encontrando en unos
especiales aptitudes para las lenguas clAsicas, en otros para
literaturas modernas; unos para las ciencias 6ticas y so-
ciales, otros para las filos6ficas y otros para la antropolo-









CIENCIA Y ENSENANZA


gia, etc. Bien pronto, coftio suelen hacerlo los j6venes
cuando dan con alguien que sin fin alguno se interest por
sus cosas, abrieron el animo i las confidencias, procurin-
dome la prueba mAs evidence de la eficacia de la ense-
fianza recibida,-una enseiianza objetiva y cualitativa,
capaz de dar un impulse vigoroso a sus mentes juveniles,
descubriendo vocaciones y alto amor por la verdad. Consi-
dero que el desinteres mismo con que han estudiado es la
mejor garantia de su habilidad como profesores, porque
bien ensefia quien bien aprende, sobre todo, cuando se
aprende sin sofiar con cAtedras.
Uno de aquellos estudiantes, despues de haberme hecho
leer un notable trabajo de investigaci6n, me decia inge-
nuamente:-(< Al fin y al cabo, qu6 me ha ensefiado la
Universidad? Ahora que estoy i punto de dejarla comien-
za mi verdadero studioo, Muy bien dicho! El professor
debe ser hijo de sus propias obras, y no de tal 6 cual
instituci6n. Estas, amenudo, no sirven sino para legali-
zar la mediocridad. Se impone, ante todo y sobre todo, el
entusiasmo ingenuo por tal 6 cual ciencia, entusiasmo que
puede hallar adecuado desarrollo en las instituciones de
ensenanza.
La esencia de la educaci6n cientifica de la juventud uni-
versitaria no esti en saber infundir un conjunto de cono-
cimientos fundamentals y necesarios, sino en fomentar el
espiritu de libre y several investigaci6n; se debe aprender
no ciencia, sino A hacer ciencia; no los resultados, sino el
modo de obtenerlos y aumentarlos, haciendo sentir la
complejidad y dificultad de los problems; en parte, con
el ejemplo de las propias experiencias, y, por otra, discu-
tiendo las tentativas hechas por los alumnos, corrigiendo
con sabio discernimiento la superabundancia del confiado
ingenio juvenile, exuberancia que amenudo es signo seguro
de rica potencialidad, como la rica vegetaci6n supone te-
rreno fecundo. El professor debera insinuar gradualnente









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


el hibito de una several obra de reducci6n y de elimina-
ci6n intellectual, que se convertird luego en esa sobriedad
y mesura, indice de viril madurez cientifica del pensa-
miento; para que la ensefianza result proficua es necesa-
rio que no sea solamente un puro transmitir de conoci-
mientos que el que ensefia, a su vez, ha tornado de otros.
Precisamente por esto no se puede educar el pensa-
miento ajeno si antes no se ha consolidado el propio. Lo
que S6crates queria decir, comparando su arte con el obs-
tetrico, era precisamente esto: que no se puede propender
al desarrollo de las aptitudes mentales del alumno sin un
seguro dominio del arte de investigar, sin una probada
pericia del pensamiento. Ciertamente, nadie cree que cien-
cia y ensefianza sean concepts equivalentes, como no es
lo mismo tener esplendida voz y saber musica, pero no
es menos cierto que una verdadera capacidad diddctica no
es possible sino en sentido puramente formal, que no se
funde en una segura competencia en la material que se
ensefia, precisamente como para cantar una 6pera de
Wagner 6 de Berlioz, no basta tener una linda voz, sino
que es menester cantar con complete dominio del arte
de los sonidos, del mismo modo que tampoco esto iltimo
es suficiente, pues es indispensable la voz.
Yo puedo estudiar, por abstracci6n, laforma prescindien-
do del contenido, como se hace en 16gica; como puedo
aprender el solfeo, contentAndome con el puro conocimiento
empirico de los signos grificos que representan las figu-
ras y los tiempos musicales y la proporci6n aritmetica de
sus valores; pero, en la realidad, especialmente en la ense-
fianza, la forma s6lo existe y tiene valor en virtud del
contenido, del mismo modo que el perfect conocimiento
del solfeo es completamente initial si no se aplica i la
music.
Este contenido de la ensefianza no lo puede dar ningin
tratado de pedagogia, ninguna lecci6n practice. No es ni








CIENCIA Y ENSENANZA


siquiera una amalgama de noticias exactas y acabadas de
la discipline que se ensefia.
Es algo que se confunde con el m6todo mismo, tan re-
comendado, en modo formal, empero, por la pedagogia que
admite ser el verdadero fin de la ensefianza secundaria
desbastar el intelecto, former el sentido critic, former el
amor a lo bello, A lo bueno y A lo verdadero. No es la
ciencia sino el modo de alcanzarla. No es el contenido de
tal poesia que se lee al alumno, sino la manera de con-
ducir al alumno A gustar lo que en ella hay de hermoso.
No es el hecho de la loba de cuya leche naci6 Roma, por
haber amamantado A los gemelos, que A merced de las
brisas del Tiber hubieran muerto de bronquitis, sino
la manera de hacer que el alumno descierna por si mis-
mo lo verdadero de lo falso 6 de lo probable. No es la
demostraci6n de que (a+b) 2 -=a 2 b 2ab, sino pro-
vocar en el alumno la gimnasia mental por medio de
la aplicaci6n y de la combinaci6n de las verdades po-
seidas que le permitirin, no s61o convencerse de la ver-
dad pitag6rica, sino mis bien a valerse del mismo pro-
cedimiento, es decir, A adquirir el hibito racional que le
conducirA A resolver por si mismo teoremas y problems
de esa dificultad y gradualmente mas dificiles hasta llegar
A las matemAticas superiores. No es un nimero mis
6 menos grande de teorias y reglas de la 16gica, sino
presentar esta ciencia como un verdadero anAlisis de los
procedimientos del pensamiento, demostrar c6mo constitu-
yen la estructura del conocimiento y de la ciencia, y sobre
todo hacer que los j6venes investiguen por si mismos en
los dominios del saber que le son familiares, los ejemplos;
resolver los problems, descubrir los sofismas latentes y
medir por medio de la teoria 16gica el valor de una prue-
ba; en una palabra, crear en el alumno la discipline 16gica
del intelecto, la cual, si es indispensable en la ciencia, no lo
es menos en la literature y en el arte.









VISTA DE LA UNIVERSID,


Como se v6, la habilidad didictica se confunde con la
destreza investigadora; luego, el verdadero m6todo para la
ensefianza secundaria, A no ser que seamos poco exigen-
tes, no puede aprenderse sino en la Universidad, y tanto
mAs que sin esta preparaci6n esencialmente cientifica, no
es possible que el professor este en condiciones de Ilevar la
delicada misi6n consistent en elegir el libro de text, des-
pojarlo de lo superfluo 6 de lo que no se adapta al nlivel
de la inteligencia de los alunnos de determinado afio, co-
rregir los errors, trabajarlo con rigor 16gico, sintetizando,
pero, sobre todo, presentando el concept en formulas fAciles,
de manera que la inteligencia del alumno sea guiada y so,-
tenida por la inteligencia superior del maestro.
Un dia el orAculo de Delfos sentenci6 que S6crates seria
el mas sAbio de los griegos, 61, precisamente 61, que s61o
sabia que no sabia. En vano Arist6fanes lo ha presentado
como corruptor de la juventud, en vano veinte afios mis
tarde bebia la cicuta: el porvenir de Grecia estaba, mds
que en los resultados de su ensefianza, en aquel metodo
didactico que es todo uno con la investigaci6n.



III


Le6se en un fragmento de un escrito de un alumno de
S6crates titulado (i) el siguiente pequefio did-
logo socrAtico.
Se trata, segdin parece, de una de las elegantes recepcio-
nes de Aspasia. La admirable dama, que sabia hacer suyo
el m6todo y el espiritu de la conversaci6n socritica, ani-


(I) CICER6N. De inv. I, 91; QUINTIL. V-II. 28, HERMANN, De
Aeschinis Socrat. reliquies, p. 16 Gottingae. De la autenticidad
de este fragmento no es licito dudar, puesto que A los mismos an-
tiguos era conocida la fidelidad con que Esquines referfa los dialogos
SocrAticos.-Cfr. Arist. Oral. 45; DEMET. De Interpret. 297; ZELLER,
Die Philos. de Grieschen, II, 2, 4, ed. 1889, pia. 241.









CIENCIA Y ENSENANZA


maba con su vivacidad y con su gracia los grupos que
formaban los huespedes, yendo de uno A otro con afabili-
dad exquisite. De sibito se detiene delante de la esposa
de Xenofonte, que con 61 estaba, y le pregunta: Dime, por
gracia, si tu vecina tuviere mejores alhajas que las tuyas
icon cuAles te quedarias?,--< Las suyas,, dijo.--(Y si poseyera
un vestido y todo lo demas del adorno femenino de mayor
precio que el tuyo, cuAles de los dos preferirias?>) El suyo,,
respondi6.- que el tuyo, cual de los dos preferirias?- -La sefiora se
sonroj6 y Aspasia dirigiendo, entonces, la palabra a Xe-
nofonte,-c Por favor, si tu vecino poseyera un caballo mejor
que el tuyo ucual de los dos querrias tener?>--El suyo, re-
plic6.--Y si tuviera un fundo mejor que el tuyo, cuAl de
los dos elegirias?--, dijo-- fuera superior A la tuya?>-Xenofonte, tambi6n, call6se. En-
tonces Aspasia agreg6:--Ya que ninguno de vosotrosme
ha manifestado lo que yo queria saber, dire lo que de
vosotros precise. Ti, oh mujer, aspiras A un hombre 6p-
timo, y td, Xenofonte, una mujer elegida entire todas. Por
consiguiente, si estAis conformes en que no haya sobre la
tierra un hombre y una mujer mejor que vosotros, anhe-
lareis siempre lo que habeis reputado 6ptimo: ti, como es-
posa, de haberte desposado con la 6ptima; y 6sta con el
6ptimo de los maridos., Si S6crates presenci6 este diAlogo
debia sentirse satisfecho de su alumna.
Identica cosa puede decirse de la instrucci6n pfiblica. Cada
naci6n para no envidiar A las otras debiera tratar de que la
ensefianza que se da, fuera verdaderamente 6ptima. Pero
c6mo se obtiene? Muchas incertidumbres, muchos equivocos
existen A este respect. De alguno de ellos se han ocupado
con efusi6n y con much competencia escritores de talla.
Dos causes, la influencia de la political y la falta de pre-
cisi6n y poca claridad en las ideas acerca del objeto de la
instrucci6n secundaria, han provocado una infinidad de









;VISTA DE LA UNIVERSID


reforms en Italia como en Francia, en la Repiblica Ar-
gentina como.. en Alemania. Excepto el Jap6n, donde
los ensefiantes son reverenciados,-mirabile dictu!-como
magistrados, como sacerdotes, como ap6stoles, porque se
les consider como los verdaderos fautores de la fuerza del
espiritu national y tambi6n del ej6rcito, eft todas parties del
viejo y nuevo mundo civilizado populan pol6micas apasio-
nadas; cuestiones y proyectos que, indudablemente, acier-
tan. .las mejores intenciones de muchos hombres de
Estado preocupados de tan important asunto; programs
effmeros y superficiales que son muy A menudo anulados,
corregidos 6 reemplazados antes de haber recibido la san-
ci6n del tiempo y de la expericucia; reformas contradic-
torias como las opinions de pedagogos de profesi6n y
pedagogos amateurs, de profesores y, en Italia, tambien
de alumnos, cada cual express su opinion, indica su pro-
cedimiento y remedio. Entretanto, el alunno, sobre quien
se hacen los mis variados ensayos, es sujeto pasivo de
6stos, como un enfermo, atacado de un mal que pudiera
curarse con various tratamientos, aunque excluyentes entire
si, a quien y un tercer dia el de mas alld, (i).
Asi, queda siempre sin resolver 6 mal result la cues-
ti6n que se refiere a la funci6n pedag6gica de la Pacultad
de Filosoffa y Letras. Otros hay que miran ese centro
de altos estudios, como ellos dicen, con la mirada de sor-
presa de un griego en presencia de la Pitonisa de Delfos
y esperan que de ella salga un gran poeta, un gran fil6-
sofo 6 un gran literate, sin saber que un mismo espiritu
cientifico informa todas las disciplines, no obstante la va-


(1) H. C. RIVAROLA. op. cit., pag. 7 y sig,-V6ase tambidn J. V.
GONZALEZ, Educacion y gobierno, Universidades colegios; BUN-
GE, La Educaci6n; PIZARRo, La ensenanza secundaria y normal,
los articulos de MAGNASCO, BALESTRA, PINEDO, HIPPEAU, MOREL,
etc. v las Memorias del Ministro de Instrucci6n Pdblica.








CIENCIA Y ENSENANZA


riedad de metodos y sus procedimientos, una sola es la
condici6n general de la educaci6n cientifica.
La enseiianza universitaria, tambien en la Facultad de
Filosofia y Letras, no tiene por propio fin conducir A su
uiltimo t6rmino el desarrollo intellectual de los alumnos, lo
que seria premature, sino promoverla incipiente actividad
cientifica y guiarla hasta el moment en que puedan elegir
con mirada segura y con exacta media de las propias
aptitudes y fuerzas, los caminos que precisan recorrer,
conociendo ya los metodos e informados del habito de la
investigaci6n cientifica.
Pretender llevar mas allA la obra de la educaci6n uni-
versitaria seria vano y daiioso a los intereses de lajuven-
tud estudiosa y de la ciencia, seria desconocer la verdadera
funci6n de la Universidad.
Pero ya es tiempo de concluir. Saber es poder, como
dijo Bacon. Para poder enseiiar con provecho, ante todo,
es necesario saber, y saber quiere decir no solamente co-
nocer los metodos pedag6gicos, sino principalmente po-
seer la ciencia de la discipline que se ensefia. Este es
el verdadero objeto del metodo didactico.
No bastan las buenas intenciones de las cuales se dice
que estAn sembradas tambien las calls del Infierno; no
bastan las buenas disposiciones pedag6gicas, hace falta la
energia de querer para adquirir la ciencia, 6 sea el hAbito
de la investigaci6n. Pero el convencimiento es luz, no
es todavia calor. Para que sea calor que vivifique la
ensefianza, es necesario que la elecci6n de las disciplines
que se enseiian haya sido hecha en relaci6n A las mejo-
res aptitudes del ingenio y a las mAs intimas y fuertes
disposiciones de nuestra alma. Vale mas para la ense-
fianza ser buenos 6 mediocres en una sola 6 en un grupo
de materials afines, que saber repetir malamente un poco
lIp tnrln ri I pnrir1nnprlin ripntifirn T.,n inpr~iAn dI 1nc


nergias no estuerza.








VISTA DE LA UNIVERSITY


Este concept particularista que ya domina en la elec-
ci6n de los ensefiantes en las mejores universidades del
mundo, debe aplicarse tambi6n A la ensefianza secundaria,
pero con un poco de discreci6n si queremos que 6sta de
buenos frutos. Nada mis grave, si un joven doctor fuese
destinado a la ensefianza de la Filosofia,- lo que no es
improbable dado los actuales planes,- cuando en lugar
tiene aptitud y entusiasmo, y, por consiguiente, mejor prepa-
raci6n para las letras, 6 viceversa.
Ni es licito tener el espiritu esclusivo, que consiste
en la suposici6n de que todo el saber, 6 el verdadero sa-
ber, se encierra en la ciencia que se profesa, 6 peor ain,
en fomentar el descr6dito de las ciencias laterales, como
frecuentemente ha sucedido en otros tiempos, cuando, tam-
bien por Ministros de Instrucci6n Ptiblica, se demostr6
career y se hizo career que algunas ciencias son menos im-
portantes que otras, por ser mis lejana de la utilidad
prActica 6 porque el sujeto es demasiado especial.
Hoy se ha caido en el exceso opuesto. Pero, como con
la creaci6n de las nuevas condiciones de la vida cientifica,
con la libertad del pensamiento y con los nuevos 6rdenes
civiles, no se tiene ya porqu6 temer la formaci6n de una
rigida tradici6n escolAstica, contra las cuales se debi6 li-
brar en las escuelas esas her6icas batallas para la renova-
ci6n de las ciencias exactas y experimentales, contra
aquella gran fuerza que Schiller en su Wallenstein llama
el eterno ayer, asi la verdadera educaci6n cientifica in-
funde especialmente este espiritu: que cada ciencia se
vincula con todas las demAs del organismo cientifico. De
lo antedicho el alumno mismo se convince tambien prac-
ticamente, porque con frecuencia debe constatar las rela-
ciones que la propia discipline tiene con las otras.
Es de desear que, despu6s del primer bienio, la Facul-
tad de Filosofia de Letras se diversifique, dejando libre
elecci6n a los alumnos, entire uno 6 mids grupos homog6-









CIENCIA Y ENSENANZA


neos, por ejemplo el histdrico-antropo-geogrdfico, el psico-
Aflosofico, incluyendo tambi6n la sociologia, la moral y el
derecho, y el f.lologico-liierario, agregando las literaturas
extranjeras que se estudian en los colegios nacionales.
En el diploma deberia ser especificamente indicada la
aptitud didictica especial para uno 6 dos grupos, demos-
trada por el alumno, y en consideraci6n A ella entregar-
sele la cdtedra.
La enseiianza de la psicologia general individual, que
en esta Facultad falta todavia, la l6gica, la 6tica y la
ciencia de la educaci6n, como tambi6n los ejercicios didic-
ticos en presencia de las classes verdaderas 6 las confe-
rencias, deberian ser comunes A los tres grupos.
Con estos institutes universitarios (Facultad de Filoso-
fia y Letras, de Ciencias Naturales, Fisicas y MatemAti-
cas), de los cuales solamente debiera reclutarse el personal
ensefiante de las materials fundamentals de los Colegios
Secundarios, nuestra Universidad no seria, entonces, como
ahora, un organismo amputado, en cuanto proveyese j6-
venes que se dedicaran A las escuelas secundarias, es de-
cir, al ejercicio de una profesi6n que es tan important y
tan elevada para lo cultural de un gran pais cuanto la
del magistrado, del m6dico y del ingeniero.


JUAN CHIABRA.
Profesor libre de Filosofia te6rica
en la Universidad de Pavia.









IMTRNTO TDR T-TTTO


Y LA POSESION DEL ESTADO



El reconocimiento expreso, segin derecho.

I. Por dos disposiciones esta principalmente regida la
filiaci6n natural: la del articulo 334 del c6digo civil, que
declara la autoridad y el valor del padres hagan de los hijos naturaless, y la del articulo 325 que
concede la accidn para que los hijos puedan ser reconoci-
dos por el padre 6 la madre, 6 para que el Juez los declare
tales cuando los padres negasen que son hijos suyos.
Debe distinguirse, pues, y desde luego, lo que la ley
16gicamente distingue, A saber:
6 los padres han reconocido voluntariamente a sus
hijos ;
6 han omitido reconocerlos;
6 los han negado.
El primer caso es el del articulo 334; los otros dos son
los del articulo 325.

2. En cuanto al reconocimiento expreso, el articulo 332
lo admite sin requisite alguno de forma: por escritura pi-
blica, 6 ante los jueces, 6 de otra manera....sin ser nece-
saria la aceptaci6n por parte del hijo ni notificaci6n al-
guna.









EL RECONOCIMIENTO DE HIJOS NATURALES


Ninguna disposici6n de la ley restringe 6 limita el de-
recho del padre para reconocer a su hijo natural. Contra
la posibilidad de un reconocimiento no sincere 6 por error,
el articulo 335 acuerda a los propios hijos 6 d los extra-
fios que tengan interns, el derecho de contestar el recono-
cimiento.


3. Cuando en las discusiones sobre nuestro derecho se
ha tenido el reconocimiento expreso en cartas A otros
instruments privados, 6 ante testigos, como uno de los
hechos constitutivos de la posesi6n de estado, y nada mds,
se ha incurrido en un error de imitaci6n 6 de aplicaci6n
inconsciente de los principios del derecho frances al nues-
tro, con base fundamentalmente opuesta.
Mientras que por nuestro articulo 332 el reconocimien-
to expreso puede hacerse de cualquiera manera, por el
articulo 334 del c6digo frances debe ser hecho por acto
autntico: (El reconocimiento de un hijo natural se hara
por acto autMntico, cuando no lo hubiere sido en el acta
de su nacimiento,. < dry Lacantinerie, (i) Io para asegurar la irrevocabilidad;
2 para garantizar su libertad y sinceridad,. Estas consi-
deraciones repetidas por el autor modern, estaban ya en
la Exposici6n de Motivos del mismo c6digo frances y fue-
ron conocidas por el autor del nuestro, que se apart de
ellas deliberadamente como en toda la material de este
titulo.
La irrevocabilidad estA declarada en nuestro articulo
332 sin que depend de la forma autentica del reconoci-
miento. No solamente el reconocimiento autintico es irre-
vocable, sino que cualquier otro que se probare debida-
mente sera asimismo irrevocable. El acto autentico del
c6digo frances es el que autoriza un official pAblico com-

(1) mpe.v npr.7nne.. tnmn III nAR. S.5.











petente y con las solemnidades requeridas (c6digo ci-
vil fracas, art. 1317).
La autenticidad se require alli no solo ad probationem,
sino tambien ad solemnitatem, es decir, como una condi-
ci6n esencial de la validez, 6 mejor dicho, de la exis-
tencia misma del reconocimiento. (I) Los actos que
en nuestro derecho requieren la escritura puiblica ad
solemnilatcm, estin enumerados en el articulo 1184
del c6digo civil, y en ellos no se comprende el reconoci-
miento de hijos naturales.
Otro tanto que en el derecho francs acontece en la legisla-
ci6n italiana (articulo 181) en la que elreconociento de un
hijo natural se hace en la partida de nacimiento 6 por acto
autentico anterior 6 posterior al nacimiento. Tan riguro-
sas son las disposiciones al respect, que la doctrine en-
seiia que un hijo natural no puede ser vilidamente reco-
nocido en un testamento ol6grafo, porque no es acto auten-
tico. (2)

4. Ante tal evidencia de la oposici6n de los sistemas
del c6digo frances y de otras naciones, y el argentino, s61o
la imitaci6n inconsciente y rutinaria ha podido confundir
el valor del reconocimiento no sujeto A formalidades es-
peciales bajo el regimen de un derecho 6 bajo el de otro.
Los peligros de admitirse una prueba insuficiente no son
bastantes para apartar nuestro derecho de la soluci6n mis
just y l6gica. El padre tiene el deber y el derecho de
reconocer al hijo, y lo cumple y lo realize reconociendolo.
El echo juridico es independiente y perfectamente sepa-
rable de la prueba del mismo. Tal ha sido, sin lugar A
duda, la soluci6n del articulo 332.
Y no se diga que se opone a ello la parte final del articu-


(1) BAUDRY-LACANTINERIE, 0lo. cit.


IITl~rTClm~ T\R T ~ TT~LITIIT~TILIIT\IT~








EL RECONOCIMIENTO DE HIJOS NATURALES


lo 325, agregada sin complete justificaci6n por la ley de
correcciones del c6digo civil; y por la vulgarizaci6n de
una regla inexacta que no estd en la ley, segin la cual
se entenderia que, en todos los casos, despu6s de la muer-
te de los padres no puede declararse una filiaci6n natural
sino mediante la prueba de la posesi6n de estado. Cuando
el final del articulo dice: tado, este derecho s61o puede ser ejercido por los hijos
durante la vida de los padres>, el termino se refiere A la prueba supuesta para la primera parte del
articulo, que comprende los dos Altimos casos enunciados
mas arriba, al comenzar estas lines: no haber reconocimiento
expreso; haberse negado la filiacidn.
La prueba de esta conclusion es ficil con un ejemplo.
Sup6ngase un padre natural que no ha observado res-
pecto del hijo la conduct que forma la posesi6n de es-
tado, pero que lo ha reconocido por escritura pAblica. La
parte final del articulo 325 no tendria aplicaci6n, y la
filiaci6n no seria desconocida. Sup6ngase que en lugar
de una escritura piblica la prueba del hecho constara en
un instrument privado 6 en un testamento ol6grafo.
Bastaria establecer la autenticidad del testamento 6 ins-
trumento privado, y el reconocimiento seria indiscutible.
Ahora bien, un hecho que se prueba por instrument pri-
vado, se prueba tambien por testigos, cuando no hay
prohibici6n express de este genero de prueba, considerada
aisladamente, como en el caso de los contratos, en que la
testimonial require el principio de prueba por es-
crito.

5. Las dudas que alguna vez se arguyeron con el texto
del articulo 325, sobre la posibilidad de que la prueba de
la filiaci6n pudiera fundarse en otra cosa que la posesi6n
de estado, despues de la muerte del padre, desaparecen
en presencia del texto y nota del articulo 3577 del c6di-








50 REvISTA DE LA UNIVERSIDAD

go civil. Esta disposici6n acuerda la herencia a los hijos
naturales >.
La cita inmediata de la nota es la ley VII, tit. XXII,
lib. IV, Fuero Real: fijo que haya en mujer que no sea de bendici6n, recibalo
ante el Rey 6 ante homes buenos, 6 diga en tal manera:
este es mi fijo, que es de tal mujer... y el fijo que asi
fuere recebido, haya honra de fidalgo, si su padre fuere
fidalgo; y esto se entiende de los /fos naturales>>.
El autor del C6digo vuelve A tomar en esta ocasi6n la
tesis sostenida en la nota del articulo 325, que expone los
fundamentos de nuestro sistema legal sobre filiaci6n natu-
ral. La nota propone directamente la cuesti6n: q A que
6poca sera precise que el hijo natural haya sido recono-
cido voluntariamente 6 por decision judicial para que pue-
da obtener los derechos que le dan las leyes? Podria de-
cirse que era necesario que la filiaci6n fuese probada
antes de abrirse la sucesi6n. Seria una consecuencia de
esto que la indagaci6n de la paternidad 6 maternidad no
podria hacerse despubs de la muerte del padre 6 de la
madre, con el objeto de reclamar derechos en la sucesi6n.
Esta doctrine no puede admitirse. La sentencia judicial que
establece la filiaci6n no hace sino reconocerla y declararla.
Es al hecho de la filiaci6n natural que la ley da derechos
sucesorios: por lo tanto, estos derechos deben perte-
necer al hiio en la sucesi6n de su author. cualnuiera oue









EL RECONOCIMIENTO DE HIJOS NATURAIES


Baste recorder este prop6sito perfectamente establecido
en la discusi6n para establecer que la correcci6n no debe
extenderse A mis de lo que result del texto mismo, cua-
lesquiera que fuesen las opinions individuals vertidas en
la discusi6n. Estas no nos darian mAs que el juicio per-
sonal del orador, pero n6 el motivo determinante del voto
colectivo que decidia la ley. De todas maneras result
evidence en el texto, que la parte agregada se refiere a
los medios de prueba que podian usarse cuando el padre
hubiera omitido en vida el reconocimiento voluntario del
art. 334.



De la posesi6n de estado y su reconocimiento expreso


7. Debo ahora enunciar algunas consideraciones sobre el
concept de la posesidn de eslado.
La correci6n del articulo que acabo de recorder us6 del
termino posesidn de estado, que no se encuentra en nin-
guna otra disposici6n de la ley. No lo defini6, como el
articulo 321 del c6digo frances define la posesi6n de es-
tado del hijo legitimo. S- limit A enunciarlo como un
concept conocido.
Los antecedentes que ya existian en el derecho argen-
tino, la nota del codificador, tomada principalmente de
Demolombe, los escritos juridicos del doctor Moreno y
otros abogados que trataron extensamente la cuesti6n, las
sentencias ya dictadas, algunas de la Suprema Corte de
Justicia de la Provincia de Bunos Aires, con extensas ex-
posiciones de doctrine, habian dado las nociones elementa-
les de la posesi6n de estado. La obra lenta de la jurispru-
dencia ha conducido el concept A una determinaci6n mis
precisa, de modo que los requisitos demasiado exclusivos
para ser justos, que se concretaron al principio, han ce-
dido A una definitive mas exacta.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


0. n1 U1n lao1 u. Ia Oupicela L.otIL uc la Irruovlnia ue
Buenos Aires, el doctor Gonzalez Garafio, reproducia la
doctrine francesa sintetizada en los terminos nomen, trac-
tatus, fanma, que hacia extensivos al hijo natural los
elements constitutivos de la posesi6n de estado de hijo
legitimo, sin advertir entonces distinciones que se impo-
nian racionalmente y que vendrian mals tarde.
El voto del doctor Gonzalez Garafio contiene, en cam-
bio, observaciones que confirman la tesis de que el recono-
cimiento expreso vale por si solo con independencia del tdcito
y que este iltimo se constitute por la posesi6n de es-
tado.
< hijos naturales, y de una manera expresa, en escritura fi-
blica 6 privada, judicial d extrajudicialmente, en la partida
de nacimiento, en las disposiciones de iltima voluntad,
donde bastan los terminos enunciativos d defrase incident
en que se manifieste la voluntad de reconocerlo como hijo,
y aun sin necesidad de document alguno por la posesi6n
de estado, demostrada por los hechos que juridicamente
la constituyen.. derna marchan unidas proclamando el principio de que la
fnica prueba possible de la filiaci6n natural es el recono-
cimiento expreso d tdcito, que en el iltimo caso la autoridad
de la justicia declara 6 impone a los padres, como resul-
tantes de los hechos existentes y probados, que determinan
aquella filiaci6n,. .. enunciado s61o puede demostrarse por los hechos que cons-
tituyen la posesi6n de estado, (i).

9. La jurisprudencia ha derivado a un concept mis
razonable y conforme a la equidad y d la doctrine del
c6digo, diametralmente opuesta a la francesa en material

rl) Fallos de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos
Aires, Serie P, tomo V, pdg. 410.








EL RECONOCIMIENTO DE HIJOS NATURALES


de investigaci6n de la paternidad. El nomen que puede
tener importancia en la filiaci6n legitima, la pierde en
la filiaci6n natural. Asi comenz6 a advertirse esta cir-
cunstancia en los Fallos de la Camara de Apelaciones (i):
La posesi6n de estado se establece por una reunion su-
ficiente de hechos que indiquen la filiaci6n y el parentez-
co entire un individuo y la familiar a la cual pretend
pertenecer, bastando la justificaci6n del trato y la fama,
sin que sea indispensable el nombre>.
Despues de algunas vacilaciones, mas aparentes que rea-
les, si se analizan los fallos, se advierte que la jurispru-
dencia se fija en el sentido del fallo que acabo de recor-
dar. No puede hacerse del nomen una circunstancia
esencial, desde que alguien pueda usarlo sin derecho, como
quien tendria derecho podria no usarlo por diversos mo-
tivos. Asi el mismo tribunal rechaz6 una pretendida fi-
liaci6n en que se habia probado el nomen, porque eno basta
que el que se dice hijo natural lleve el apellido del pre-
tendido padre, para que este hecho acredite filiaci6n>, (2)
Por uiltimo, se consider nuevamente la cuesti6n y se de-
cidi6 que para la comprobaci6n de la posesi6n de estado
no es esencial el uso del nombre; basta justificar el trato
y la fama, (3 .

10. Semejantes son las conclusions a que llegan los
maestros de la Facultad de Derecho.
El doctor Juan A. Bibiloni, ha dicho en un erudito tra-
bajo, que <(nuestro C6digo, A diferencia de algunas otras
legislaciones, no exige formas especiales para verificar el
reconocimiento ante los jueces d de otra manera. Le basta
la voluntad formalmente expresada de reconocer la filia-


(1) Serie 1", tomo III, pAg. 471.
(2) Serie 5", tomo III, pig. 558.
(5) Serie 6,. tomo IV, oi. 166.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


ci6n y, en consecuencia, habra reconocimiento hecho ante
los jueces 6 de otra manera, siempre que el se acredite
de una manera suflciente y se pruebe su existencia (art.
332 c6digo civil)>.
Mas adelante agrega: iAhi estAn esos mismos autores
que, paladines aventurados de una causa insostenible en
el derecho francs, que no admite otra prueba de la filia-
ci6n que el reconocimiento escrito, han tratado de exa-
gerar, de empequefiecer las dificultades de su empresa,
extremando las ventajas de la posesi6n de estado y deter-
minindoia con los elements mas completes que en todas
letras declaran que no es menester el conjunto de todos
los hechos que indican bajo el rubro nomen, fama, tracta-
tus. (V. Demolombe, t. V. no 208, p. 217 y lo mismo que 1l,
Laurent, t. III. n0. 403; Mercade, t. II, sobre el art. 321,
nota II; Zaccharie, t. I, pirrafo 163, nota II; Aubry et
Rau, tomo IV, pAg. 12, para no citar cien autores mis como
podria hacerlo).
< doctrinas? Nada menos que par a lfiliacidn legitima en
la cual la posesi6n de estado debe necesariamente presen-
tarse con caracteres mds estrictos. .. Si ahora se me pre-
gunta cuindo hay posesi6n de estado en la filiaci6n natural,
contestare con la mas alta autoridad doctrinaria que pueda
ser invocada, con el c6digo Napole6n. La posesi6n de
estado, se establece por una reunion de hechos suficientes
gue indiquen la relacidn de filiacidn entire un individuo y
el padre de quien pretendia ser hijo< (i).
Otro maestro de la Facultad de Derecho, el doctor Angel
Pizarro, cita en apoyo de sus conclusions la sentencia de
la Suprema Corte Nacional, (2) segin la cual la prueba


(1) Enciclopedia juridica Argentina, dirigida por el DR. A.
V. CALANDRELLI, tomo III, pdg. 215.
(2) Serie 2, tomo XIII, pAg. 460.








EL RECONOCIMIENTO DE HIJOS NATURALES


de la filiaci6n natural s61o require que sea concluyente
de modo que no deje duda en el Animo del Juez! ...

Ii. La posesi6n de estado por el trato y la fama,
puede ser establecida hoy por todos los medios de prueba,
como dicen various fallos que no me detengo en citar. No
obsta A la declaraci6n judicial de la posesi6n de estado,
la circunstancia de que el padre en el testamento hubiere
omitido el reconocimiento del hijo 6 lo hubiere descono-
cido expresamente.
La cuesti6n ha sido tambi6n decidida por la jurispru-
dencia, despu6s de algunas sentencias contradictorias que
recuerda el doctor Llerena (i) quien concluye que econ pos-
teridad A esos fallos la actual CAmara ha declarado que
con arreglo al art. 332 del c6digo civil, cualquiera mani-
festaci6n hecha por los padres, en contra del reconocimiento
anterior, no destruye la eficacia de ese reconocimiento, pues
que la ley, al declararlo irrevocable no exige que los pa-
dres persistan hasta el moment de su muerte en la vo-
luntad de reconocer al hijo (CAm. Civ. Serie V, t. 12, p. 294)>.

Estado de la jurisprudencia.

12. Ha predominado y estA bastante arraigada aun hoy
la opinion que toma por concluyente y definitive, en la
teoria de la posesi6n de estado, la doctrine que se encuen-
tra exagerada en el fallo del tomo V, p. 129, de la Camara
de lo Civil en la causa de Concepci6n Nogueras con la su-
cesi6n de don Federico Leloir. Las exageraciones de aquel
fallo no han sido mantenidas en prudentes y juiciosas re-
soluciones posteriores del mismo tribunal. La opinion de
los miembros de la Cimara se encontr6 alli frente A la del
eminente jurisconsulto que desempefiaba la Fiscalia de !a
CAmara, el doctor Ger6nimo Cortes, cuyo solo nombre es

(1) LLERENA, Comentarios al Cddigo Civil, 2" edici6n, tomo II,








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


un elogio. La opinion del doctor Cortes, su convicci6n intima
de ser la demandante en nombre de su hija, madre de una
hija de Leloir, esta expresada en esta frase, la menos juridica
si se quiere, pero la mds energica, sin duda: Creer 6 reven-
tar! (p. 189).
En cambio de esta disposici6n de Animo que habia co-
menzado por fundar impliamente la doctrine de la ley, y
llegado A la expresi6n en6rgica que transcribo, puede apre-
ciarse el animo de los jueces que decidieron en inayoria
el caso, cuando en el voto de uno de ellos se lee esta
protest contra la ley, que se acata por sometimiento y no
por convicci6n: < Despu6s de muerto el padre que ha de-
jado descendencia, jams debiera tolerarse la averiguaci6n
de la filiaci6n natural. En el coraz6n del hijo que se ha
dormido al santo amor del matrimonio se arraiga un culto
A la memorial tan querida y venerada de aquel que le di6
el ser y que para l1 fu6 siempre un modelo de virtud. Tan
dulce creencia bruscamente se le arranca, mostrandole
desnuda la falta de quien ya no puede defenders para
conservar el homenaje merecido y que tal vez sea reem-
plazado por el menosprecio. Siempre he credo que el
articulo citado no daba derecho d indagar la fliacidn despues
de muerto el padre, apesar de lo que expresa la nota
del articulo, porque las notas no son la ley, siendo su ex-
plicaci6n, que es inoficiosa cuando el texto es claro. La
jurisprudencia mis aceptada, la de la Provincia de Bue-
nos Aires ha establecido lo contrario, y despu6s de la in-
terpretaci6n aut6ntica que se ha hecho en el Congreso, no
da lugar a duda alguna. El juez se inclina ante la ley y
acata su supremo imperio.>
He transcript in extenso esta consideraci6n, tan de-
clainatoria como il6gica, porque en ella estA casi la confe-
si6n de que el acatamiento a la ley era en el caso mis
nominal que efectivo, si aceptando el texto, quedaba el
juez bajo la influencia de una opinion adversa al principio








EL RECONOCIMIENTO DE HIJOS NATURALES


consagrado en 61, y podia extremar el rigor del concept
de la posesi6n de estado y de su prueba, hasta la dero-
gaci6n involuntaria del texto mismo.
Hay en el razonamiento y en el pArrafo que lo precede
un sofisma, el llamado en 16gica sofisma de generaliza-
ci6n: todo el efecto declamatorio surge de la suposici6n de
;
bastaba decir un hijo legitimo, que ha confiado siempre
en la virtud de su padre. .. y que por esto niega su san-
gre y desconoce como hermano al hijo de su propio pa-
dre!... La sentencia supone tambien el absolute desinteres:
el pleito s61o tendria lugar para salvar un mentido ho-
menaje A la memorial del padre, que si tuvo el hijo fuera
del matrimonio cuando era libre, fue porque am6 tambi6n,
como am6 A la esposa, y en uno y en otro caso di6 por
naturaleza el propio germen de la vida. La misma opinion
sostiene que debiera limitarse la indagaci6n de la paterni-
dad en el caso en que no existieran hijos legitimos.

13. Encuentrase con frecuencia en el extensisimo voto
de que me ocupo, consideraciones doctrinarias contra-
dictorias, cuyo anAlisis seria largo y pesado; y asi no es
raro encontrar en el mismo, arguments que favorecen la
filiaci6n natural poni6ndola en armonia con la just doc-
trina. De este g6nero es la observaci6n que se lee en la
pigina 177 del tomo citado, en que se advierte que ( es indispensable la justificaci6n conjunta del noinen, trac-
tatus, fama, y much menos en la amplitud expuesta por
los tratadistas franceses que tanto suenan en las causes de
este g6nero, porque ellos comentan una ley contraria A la
filiaci6n natural, y en consecuencia, restringen la prueba
de la posesi6n de estado, equiparAndola A la que require
la de filiaci6n legitima, que segdn facilmente se compren-
de debe someterse A otras bases, porque la rigen dispo-
siciones muy diversas., Demuestra enseguida porqu6








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


no sea necesario el nomen, y dice de la fama o que no se
ha de tomar en el sentido de que todo el mundo sepa que
era tratado el individuo como tal hijo, sino en el mis
limitado de que lo sepan las personas del trato frecuente
del padre y del hijo, y de los que con ellos se hallen en
inmediata relaci6n, que son los que ban tenido motives
para observer 6 para oir las referencias, porque no es un
hecho tan extraordinario, ni de interest tan general que un
hombre tenga un hijo natural para que todas aquellas
personas a cuya noticia llegue, lo propaguen. Un tal
event no se grita A voces en la calle ni se public y se
difunde por los diaries., A esto se agrega luego la si-
guiente observaci6n, que si no estuviera desmentida por
la aplicaci6n dada en el mismo caso discutido, habria mar-
cado un criterio muy exacto para la jurisprudencia: -La
condici6n, la edad de las personas y otras muchas circuns-
tancias, influyen tambien para dificultar la concurrencia
del nomen, tractatus,fama, y los jueces han de examiner
en los casos especiales cuil sea la prueba factible y sufi-
ciente., (pag. 178).
Con estas palabras concuerdan las de la pig. 183: tro c6digo es la ley que ha ido mis lejos en su favor para
el hijo natural, y su prescripci6n seria ilusoria si se hiciese
impossible, materialmente, la prueba de la posesi6n de esta-
do>. El mismo vocalde la Camara deApelaciones que antici-
paba esta observaci6n, segin la cual las dificultades de
la prueba no deberian hacer ilusoria la disposici6n de la
ley, la hacia 61 ilusoria al analizar la prueba para no en-
contrar ningiin testigo que le fuera favorable.

14. No puedo detenerme a exponer todas las razones y
la larga discusi6n de aquel caso que se ha torado alguna
vez como iltima expresi6n de la justicia y de la ciencia.
Respecto de su autoridad juridica, como doctrine, observe
en sintesis que de los cinco miembros de la Cimara, dos








EL RECONOCIMIENTO DE HIJOS NATURALES


fundaron su voto en el sentido de la filiaci6n demandada;
que a esas dos opiniofes se agrega la del Dr. Cortes, con
lo que hay en resimen tres opinions en un sentido y tres
en otro. Opinaron decididamente por la filiaci6n natural
el Dr. Ger6nimo Cortes, el Dr. Damianovich, y el doctor
Abel Bazan; y decidieron la negative el Dr. Bunge, que
rebusc6 diez mil razones para negarla, y los Dres. Zavalia
e Ibarguren que con escasisimos fundamentos adhirieron
A la opinion del Dr. Bunge.
Pero la mayoria, lo mismo que la minoria, opinaron en
aquella causa que no era necesario la concurrencia de los
tres requisitos,
He trascripto ya las palabras de la mayoria en aquel
sentido y veAnse ahora las de la minoria que se leen en
la pAgina 257: < la apreciaci6n que el juez haga de la prueba que la de-
muestra, no esta constituida, como se dice a mi juicio
equivocadamente, por el nombre, el trato y la fama, bien
que pueden estas circunstancias servir de regla para apre-
ciarla, ni puede tener entire nosotros la misma significa-
ci6n que en Francia, dada la diversidad de legislaci6n y
de costumbres. La ley no ha tratado de proteger enga-
flosamente d los hijos naturales determinando su posici6n
en el derecho, acordAndoles porci6n hereditaria y negin-
doles al mismo tiempo demostrar su filiaci6n. Nues-
tras costumbres no tienen admitido que los padres
naturales presented a sus hijos a la familiar y d la sociedad,
ni siempre hay motives para semejantes presentaciones,
ni se explican, desde que quien eso intentase menos incon-
venientes tendria para hacer en cualquier forma, como le
esti permitido, un reconocimiento expreso. Si todos los dias
vemos que un padre natural se titula tio 6 padrino de sus
propios hijos, Zc6mo admitir que pasando sobre todo ha-
bria de andar publicando sus propias faltas y las de la
madre de sus hijos, haciendo aparecer A estos en condici6n
desfavorable>?








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


Mis adelante agrega esta observaci6n acertadisima sobre
las eventualidades de la prueba: exigen demasiadas razones 4 los testigos, si se les somete
a una critical muy several, se ha de llegar con frecuencia
en la misma posesi6n de estado legitima a conclusions
inconvenientes. Todo el mundo lo sabe, pero icomo? Des-
graciados muchos hijos legitimos, ante un juez armado de
antemano por una doctrine que consider err6nea, con
ciertos hechos, y ante una inquisici6n demasiado several
de la prueba de posesi6n de estado, cuando circunstancias
extraordinarias Ilegaran A exigir 6sta.,
Una sentencia reciente de primera instancia tomando al
pie de la letra el ejemplo de un caso puesto en la nota
del art. 325, del C6digo Civil, afirma que con la doctrine
del fallo de la causa Leloir ha quedado ya establecido que
la posesi6n de estado exige la presentaci6n del hijo a la
familiar y a la sociedad, ante cien personas y en diversos
actos, cun reconocimiento franco, coram fopulo, exacta-
mente como si lo hubiere verificado por escritura pi-
blica. )
A esta afirmaci6n contestan desde luego las palabras del
mismo fallo, citadas en la pig. 259: ((El hijo natural no
cuenta con la fuerza expansive del matrimonio que procla-
ma al hijo legitimo, no va a la sociedad por las anchas
veredas de las leyes y de las costumbres. O se le re-
chaza 6 se le admite; pero si se le admite es precise reci-
birlo por donde puede venir, no por los casinos que no se
han hecho para 61 y que no los conoce. Ya he dicho antes
que yo no consider constitutivos, sino inductivos de la
posesi6n de estado, ciertos hechos que ordinariamente pue-
den servir de regla para declararla probada.,

15. Cierto es que en alguna otra sentencia de los tri-
bunales se ha repetido aquel mismo concept de la pose-
si6n de estado, pero no es exacto afirmar que la juris-








EL RECONOCIMIENTO DE HIJOS NATURALES


pruuencia na puesuo ya en claro aquena coctrma y que
no haya controversial A su respect. Todo lo contrario.
Puede afirmarse que tanto la pretendida exigencia de los
tres requisitos, nomen, tractatus, fama, como el de la pre-
sentaci6n A la faniilia, A la sociedad y A cien testigos,
son hoy palabras y nada mAs que palabras, que ya no
valen para privar al hijo natural de los derechos que la
ley ha querido reconocerle.
Otro Fiscal de la Camara de justisimo criterio, de ilus-
traci6n y rectitud, el doctor Marenco, dijo en el dictamen
publicado en el tomo 41 pig. 354 de los fallos: disposici6n legal determine en qu6 han de consistir los
actos constitutivos de la posesi6n de estado de los hijos
naturales. A los tratadistas de derecho no les ha sido
dificil concretar actos que demuestren la posesi6n de es-
tado de los hijos legitimos, desde que ella reposa en una
presunci6n de derecho basada en el matrimonio, y desde
que por otra parte los hijos nacidos de una vinculaci6n
legitima que satisface las exigencias legales, no son obje-
to de medidas precaucionales para ocultar una falta. No
habria raz6n ni equidad en aplicar ese criterio que parte
de distintas situaciones juridicas, A los hijos naturales. La
jurisprudencia de nuestros tribunales ha apartado en ac-
tos como 6stos, la formula nomen, tractatus fama, cuando
se trata de inquirir la posesi6n de estado de los hijos na-
turales, exigiendo s61o que existan datos y antecedentes
suficientes nara convencerse de aue el Dadre ha Dracti-








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


ducir en el inimo del magistrado el convencimiento de
que aquel que pretend ser reconocido judicialmente como
hijo natural ha sido tambien reconocido y tenido como tal
durante la vida del padre,.

16. En otro fallo que se registra en el tomo 78 pAgi-
na 177, el Dr. Gimenez, refiri6ndose A declaraciones ante-
riores del mismo tribunal, posteriormente a la causa de
Leloir, decia asi: marchi y en los que se registran en los tomos VII,
series segunda, pig. 419, y tomo III, series cuarta, pig. 296, y
en otras que no consider indispensable enumerar, se ha
declarado que para acreditar la posesi6n de estado basta
presentar un conjunto de hechos, una reuni6n de antece-
dentes capaces de llevar al Animo del Juez el convenci-
miento de que el padre ha reconocido como hijo al que
sostiene serlo, sin que para ello sea indispensable la con-
currencia de los tres elements en que comunmente la
doctrine condensa los hechos constitutivos de aquella prue-
ba>. En este caso el Dr. Diaz reproducia, para fundar su
voto aceptado por mayorfa, la palabra Clel Dr. Cortes en
otra de sus visits fiscales, haciendo notar el gravisimo
error, aunque bastante difundido, que se compete cuando
se pretend aplicar A la filiaci6n natural la definici6n que
el c6digo frances dA de la posesi6n de estado, conside-
rada respect a los hijos legitimos: < hijos legitimos que son el orgullo y la gloria de sus pa-
dres es just exigir que 6stos publicamente los hayan re-
conocido y tratado como suyos para que pueda compro-
barse la posesi6n de estado, pues fuera muy extrafio
ciertamente, que siendolo en realidad no los levara con-
sigo de continue ni los hubiese presentado A la familiar y
A los amigos de cuyas afecciones deben participar; A la
sociedad, en fin, que un dia debia reconocerlos por suce-
sores. Pero tratAndose de hijos ilegitimos, que han ve-









.CONOCIMIENTOS DE HIJOS NATU


nido al mundo en contravenci6n a las leyes sociales y a
los principios de la moral, lo que necesariamente debe
causar rubor a los autores de sus dias, A menos que sean
no s61o despreucupados sino tambi6n descarados, seria
por cierto un desacuerdo y un desatino exigir A aqu6llos
como requisitos de su posesi6n de estado dicha presenta-
ci6n solemne a la sociedad y d la familiar, que no la tole-
ran nuestras costumbres. Para un hijo natural su pose-
si6n de estado en calidad de tal, consistiria en que si bien
su padre no haya reconocido por documents su paterni-
dad tampoco la negase confesandola quizAs privadamente,
y conduci6ndose 61 en todas ocasiones como tal padre,
segin suelen hacetlo los demAs en igual caso, con pro-
veer a sus necesidadades y procurar su felicidad, lo cual
puede demostrarse por una series de hechos bien caracte-
rizados que excluyan toda duda,.
La CAmara adopt ese criterio para apreciar la prueba
presentada en aquellos autos, de que el padre no hizo gala
ciertamente de tener esos hijos naturales, ni los presentaba
ostensiblemente y solemnemente A la sociedad.
En la sentencia del tomo 76, pAgina 298, la Cimara con-
firm6 su jurisprudencia sobre posesi6n de estado en los
terminos del fallo precedent y declar6 la filiaci6n natural
demandada.

17. En el caso de los menores Escola contra la sucesi6n
del coronel Escola (i),la CAmara declar6 la filiaci6n recla-
mada, y hallAnddse en presencia de la prueba de los ele-
mentos nomen y fama, pudo evitar la consideraci6n sobre
la respective importancia de los mismos en relaci6n A la
posesi6n de estado; pero prefiri6 salvar la distinci6n con
estas palabras: demostrado el tractatus, que es el elemento principal de la

(1) Tomo 94, pigina 205.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


posesi6n de estado, sino tambien el nomen y la fama que
son de secundaria importancia>.


Conclusion

18. La filiaci6n es obra de la naturaleza y no del consen-
timiento.
El rigor del raciocinio exigiria que la prueba de la filia-
ci6n se refiriese a la generaci6n y no 4 la voluntad. La
jurisprudencia y la doctrine se han encontrado en presen-
cia de la dificultad de la prueba de lo primero, y algunas
legislaciones han llegado hasta negar la indagaci6n de la
paternidad para evitar los riesgos de una prueba dificil, si
no impossible. El autor del c6digo civil, con altisimo cri-
terio juridico, separ6 las dificultades de la prueba,-que es
lo accidental 6 contingent de la cuesti6n,--del principio
juridico que pone A cargo del padre el sustento y educa-
ci6n del hijo, y hace al uno heredero del otro, cualquiera
que fuese el premuerto. La apreciaci6n de la verdad del
hecho segin las pruebas, pertenece A la conciencia de los
jueces; el principio de la relaci6n de derecho, a la ley.
Cada cosa estaba asi, 16gicamente en su lugar.
Conciencias timoratas 6 escrupulosas, y tal vez descon-
fianzas en la rectitud de los jueces, introdujeron en el c6-
digo, a titulo de fe de erratas, la enmienda del articulo 325.
Fu6 un error 6 una falta de sinceridad en los autores de la
enmienda, llamar i esto la correcci6n de una errata. Fue
tal vez un artificio de los juristas del Congreso para hacer
pasar una ley a que los no juristas, de la talla de Sarmien-
to, resistian, porque no querian tocar los principios funda-
mentales del c6digo civil.
Desde entonces, falsa 6 verdadera, la enmienda es ley.
En vida del padre se puede probar todo, la generaci6n 6
el reconocimiento, la obra de la naturaleza 6 la de la vo-
luntad y el discernimiento.









CONOCIMIENTO DE HITOS NATI


Muerto el padre s61o se probarA el reconocimiento ex-
preso 6 tdcito. Por que medios? Por todos; la ley no ha
puesto ninguna limitaci6n. Baste que la prueba se refiera
al reconocimiento para que sean admisibles todos los me-
dios de prueba, todos los hechos de los cuales pueda in-
ferirse el reconocimiento, aun los de la generaci6n misma,
si fuera possible, porque con estos se concurriria a confir-
mar el reconocimiento. Esta en el orden natural que un
hombre reconozca el hijo que cree suyo: las pruebas de que
en verdad debe ser suyo confirman la sinceridad del reco-
nocimiento.
Estas dos observaciones han sido ya advertidas por la
jurisprudencia, y resultan de la misma ley. La posesi6n de
estado es una prueba de inferencias que el razonamiento
descubre entire un hecho y su causa possible. Es toda una
prueba de presunciones. Se comienza por presumir que es
hijo el que tiene posesi6n de estado, y bien podria no serlo
segin la naturaleza.
Tienen asi, en esta material, complete eficacia todos los
indicios que formen en la conciencia del juez la convicci6n
de que es cierta la filiaci6n, de que es cierto el reco-
nocimiento, de que es cierta la posesi6n de estado que se
intent probar.

19. Citare, pues, para teriinar, las palabras del doctor
Bibiloni, contenidas en el trabajo antes recordado, que sin-
tetizan con toda exactitud las normas que deben dirigir
el criterio del juez ante la ley argentina, en esta cuesti6n
sometida A tan diversos regimenes en las distintas legis-
laciones.
Dice asi: (Ved, espiad si ese hombre, A quien el hijo
reclama por su padre, le ha considerado alguna vez como
tal, si ha manifestado que era efectivamente cierta su
filiaci6n; no os preocupe si le di6 su nombre, porque el
nombre poco significa en los primeros afios de la vida en









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


que no se emplea; tampoco os preocupe much la fama,
que puede ser engafiosa; no cuid6is de saber si lo pre-
sent6 A su esposa, a la madre, a los amigos de la familiar,
porque eso no es probable; sed prudentes, y si lo hallAis s61i-
damente establecido por actos que juzgAreis suficientes,
aunque luego cesen, sed inexorables, declared la filiaci6n,
porque la paternidad no es fuente de deberes que se admi-
tan un instant y se desechen luego; porque lo zinico que
debemos saber es si es su padre, si hubo reconocimiento,
una vez prestado es irrevocable, sea cualquiera la manera
en que se haga>.

RODOLFO RIVAROLA.









DITA r'TlkTTVQ A PDCTTTCrT A


SOBRE

ALFARERIA FUNERARIA DE LA < POMA


(VALLE CALCHAQUI-PROVINCIA DE SALTA)



En la 3a expedici6n arqueol6gica de la Facultad de Fi-
losofia y Letras i la region argentino y mientras permanecia en CACHI, adquiri6se
por compra, de un coleccionista, una series de objetos, alfa-
reria funeraria en su totalidad, procedente de la
(i) lugar que dista unos 70 kil6metros al norte de CACHI
y situado en el Departamento de Poma, Provincia de
Salta.
La pequefia colecci6n era bastante uniform y tenia al-
gunas piezas interesantes en buen estado, por lo cual
juzg6 de valor su adquisici6n para el Museo Etnogrifico
de la Facultad de Filosofia y Letras, su director, mi dis-
tinguido professor SENOR J. B. AMBROSETTI, quien, pensan-
do que esos objetos podrian tal vez agregar un eslab6n
mAs i la cadena de inducciones y deducciones que sobre
la alfareria prehist6rica se van haciendo, me encarg6 de su

(1) Poma, aldea, Salta. Es la cabecera del departamento. Estd
situada & orillas del Guachipas, a 240 kil6metros de Salta. Tiene
unos 900 habitantes a=2.900 m. CE. (Diccionario geogrdfico argen-
tino, por FRANCISCO LATZINA.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


reproducci6n y studio. Deseo expresar por ello al Sefior
Profesor Ambrosetti mis mis sentidas gracias.
En el Museo Nacional de Buenos Aires, entire la nume-
rosa colecci6n de objetos arqueol6gicos que en 61 se hallan,
cuentase una series procedente de INCAGUASI (I), lugar si-
tuado en el Departamento de Rosario de Lerma, Provincia
de Salta, a unos 70 a 80 kil6metros al este de la
de donde fu6 traida por D. CARLOS BURMEISTER en 1890,
cuando, enviado por el Museo Nacional a fin de traer
material para el establecimiento, visit aquellos parajes.
Una rApida ojeada nos di6 A conocer que muchos de
los objetos de alfareria se asemejan A los que habian
llegado al Museo EtnogrAfico de la Facultad de Filosofia
y Letras, procedentes de la < el studio de las piezas anAlogas y hasta iguales,-como
hemos constatado al dedicarles mayor atenci6n,-A la par
de nuestra series.
Aunque seria de indiscutible interns conocer los yaci-
mientos en los cuales se hicieron los hallazgos, poco 6 nada
sabemos respect A ello. Por relato nos consta que se
trata de alfareria que ha formado el ajuar finebre de los
enterrados, rito usual entire los antiguos Calchaquis, dado
a conocer ya en various trabajos.
No todos los objetos han sido hechos con fines exclusi-
vamente funerarios, los hay puramente rituales y tambi6n
de uso dom6stico, comin y personal, habi6ndose agregado
estos Altimos al muerto, A fin de completar su ajuar, ya
sea para que en una segunda vida pudiera el difunto sa-
tisfacer sus necesidades, ya fuese un sacrificio traido por
los deudos, ya un mudo homenaje, ya para implorar la
benevolencia de los dioses para el alma del muerto 6 de
los sobrevivientes.
Las piezas que estudiaremos pertenecen principalmente
(1) Ingaguasi, Inca-Huasi 6 Incaguasi, como describe F. LATZINA,
ugar poblado, Rosario de Lerma, Salta. a=5.400 m. E









)BSERVACIONES AROUEOI6GICAS


al tipo > y son variadisimos tanto por su factura
como por sus decorados dibujos y simbolos.


I


El tipo mis sencillo que present la colecci6n de la
alfareria primitive y que seguramente ha dado origen 4
todas las variedades.
Aunque el arte cerdmico evolucione y llegue a perfec-
cionarse hasta producer las mas complicadas formas, el tipo
primordial perdura A trav6s de los tiempos y serA repro-
ducido ad innzunium con mayor 6 menor correcci6n, segin
sea el ejecutante un artist 6 un novicio en el arte de
moldear. El novicio comienza fatalmente sus ensayos por
esas formas, de igual modo como los grandes maestros
escultores y pintores, han comenzado su studio por la
linea, primordial, element de cuya combinaci6n han sur-
gido todas las formas que deleitan nuestra vista, la im-
presionan indiferentemente 6 le repugnan.
Como hemos encontrado variada perfecci6n morfol6gica
dentro de un mismo tipo, hallamos tambien el empleo de
distinto material.
Los plates simples, representados en la fig. i por el
nimero 2424 y por un ejemplar en la colecci6n BURMEIS-
TER, nAm. 76, fig. 19, son recipients c6ncavos, de material
sumamente tosco, pesado (como el de los ladrillos cuyo
color tambien tienen), y de superficie Aspera; descansan
sobre un aplanamiento mas 6 menos circular, saliente en
su perimetro, lo cual atribuimos al no haber sido secados
bien al sol antes de cocidos, habi6ndose asentado entonces
por su propio peso.
A los plates del mismo tipo simple pertenece el nimero
2470, fie. i, trabaiado con mas perfecci6n, de pasta much









DITT'T'A nT' r TA TT TTVTT-TTf A TI


mAs liviana, de paredes relativamente delgadas, sin apl
namiento bAsico sino perfectamente redondeado y cuid
dosamente pulido; sus superficies, interior y exterior, s'
lisas y de color negrusco, debido A la substancia utilizat
para pulirlo, que ha sido probablemente ollin.





















2400
2405 2408 2470
2402 2424 2401
FIG. 1-Grupo de plates simples y plates con asa.
(Coleccidn pomeia )
Es fAcil imaginarse que tal plato tenga aspect bastan
distinto al de sus compafieros de tipo tosco anteriormen
descriptos. Sin embargo, la diferencia de perfecci6n, m
trial y base, no pueden ser causa para una clasificacik
lo cual no haria sino producer confusion. El SR. AMBROSE'
TI (i) ha explicado la dificultad que presentaria tal divisic
y la necesidad de prescindir de ella. Considerando, puc


(1) J. B. AMBROSETTI Exploraciones arqueol6gicas en la ciud&
prehist6rica de dad. Buenos Aires 1908, p. 15-16.









nulTWITA ('TnTCWR' A PRTTTWTnT rlTrCA Q


esos caracteres como secundarios, como tales los men-
)naremos.
Como derivacidn inmediata de los plates simples, consi-
ramos por un lado A los 1latos con asa y por otro a
; pucos foscos.
Un plato simple, con asa impar, redonda, que sale del
rde superior y se insert a media altura, tal es el plato
'i asa como estA reproducido en la fig. i, nuims. 2400,
o8, 2402 v 2401, y el nfTm. 63 de la colecci6n BURMEIS-
;R (l /cagnudsica) fig. 5. Ovarian por su material, ya tosco,
mis fino, por su color, ya adobe, ya negrusco y por su
aiaiio, cuyo ni/ninlin.i es de 14 ctm. en la boca y 4 1/2
I. de altura, alcanzando un iiaxtiinLui de 24 ctm. de
imetro y 7 ctm. de altura.








2556
FIG. 2 Puco tosco. (Coleccidn ponmefa)

Entre la alfareria traida de LA PAYA,), figuran tres
emplares de estos plates con asa, de material tosco y de
lor adobe.
La 2' derivaci6n, el pluco /osco, fig. 2, es un recipient
paredes levantadas, y por consiguiente de mayor altura
lativa, el cual, colocado boca abajo, represent un cono
uncado. Es de igual tipo el nilm. 29 de la colecci6n
URMEIS'TER, fig. Ig, asi como tambidn los pucos toscos
imneros 1382 y 1383, citados por el SR. AMBROSETTI en-
e los < (I).
Un puco hay en la coleccidn Pomnna que, siendo del

(1) J. B. AMBROSETTI. Ob. cit. p. 135-154.









72 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

mismo material tosco y de forma tosca tambi6n, esti pin-
tado de negro en su exterior y de un rojo pilido interior-
mente; otro se diferencia por estar pintado de negro y tener
paredes reforzadas en el borde superior, provisto ademrs de
pequefias asas rudimentarias, diametralmente opuestas, el
conjunto de estos pucos produce una impresi6n de rusticidad
con tendencia A algo mAs complejo y deben ser la gro-
tesca imitaci6n de ejemplares mas perfectos y complicados.
De los pucos toscos se derivan A la vez todas las dife-
rentes formas de pucos y vasos representantes de la cera-
mica. Dentro de nuestras colecciones, la pomefia y la
incagudsica caben las siguientes subdivisions de tipos
I\ .. ^ lr -^-













aoDlan suavely
nte grande, sc
.palangana.
ral, ladrillo, t
mente opues
luenos y neg
172, fig. 4 Y
egoria; son do
ctm. de diAm(









74 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

No hemos visto, entire las numerosas colecciones que co-
nocemos, tipos iguales.
Cuantas diversas formas y variedades pertenecen por
su A los tipos sub-c6nico y semi-esfe-
roidal, lo aclaran las figures 4, 5, 6 y 7.


















2596 2594
233557 2550
2414 2472
FrG. 4 Pucos pomenios de tipo sub-c6nico
Efectivamente, todos los pucos y vasos han sido iniciados
de igual modo, despues, segiln se haya desplegado el borde
6 encorvado hacia adentro, se ha dado origen A las nu-
merosas variedades cuyo aspect es ademis alterado por
el mayor 6 menor grado del reborde asi como por la
variaci6n de asas, color y decorado.


TTT



































65 7
10 47 1
FIG. 5 Grupo de pucos de









REVISTA DE LA UNIVERSITY


ue igual caregorla y oueuecen a la misma intention, to
describiremos en conjunto en sus rasgos principles.
















FIG. 6- Pucos de borde saliente. (Coleccidn ponmeia)

Los hay pertenecientes tanto al tipo sub-c6nico comic
semi-esferoidal. El borde en algunos aparece solament,
reforzado, figurando un cordon grueso y liso; en otros
despu6s de haber sufrido el puco una suave depresidi
hacia adentro, el borde se dobla hacia afuera, adquiriend<
el recipient cierta elegancia de forms.
Una series, de borde reforzado, tiene ademns pequefial
asas redondas que salen del border y se insertan en e
cuerpo del puco A corta distancia de su nacimiento; en lo;
pucos mis chicos el asa esti adherida en toda su exten
si6n, en los mis grades el asa esti libre, adherida sola
mente en sus dos extremos. Estos pucos estin pulido.
de negro exteriormente y de rojo en su interior. Los de
mis pucos de borde saliente 6 carecen de asas 6 las tienei
de punto, colocadas, ya pr6ximas al reborde, va mis haci,
abajo, 4 media altura del cuerpo. La mayoria de esto:
pucos son de material fino y tanto el trabajo de moldea:
como el pulido, que es negro, se han llevado I la mayo:
perfecci6n. A su buena construccidn se debe segurament(









\T A O'Tr-VlC A D ITTT Ar_ T' A C


hecho que el tiempo y las substancias deteriorantes no
n alterado A estos pucos negros, que se nos presentan
rfectamente lisos y hasta lustrosos ain. El grupo de
fig. 7, merece mis bien el nombre de vasos, ante todo
ando el reborde 6 ala es tan grande que llega A cons-
uir la mitad del recipient como p. ej. el nim. 70, fig. 5.


















c. 7 Variedad de formas y tamafios de pucos de borde saliente.
( Coleccidn pomefla)

Tambien entire estos vasos hav notables variedades.
:ientras en unos el borde saliente es pequefio, en otros
; grande; unos carecen de asas, otros las tienen, va de
unto, ya salientes, va de herradura, colocadas en general
media altura del cuerpo. La diversidad de tamafios
aede apreciarse en la fig. 7, en la cual A la par de los
Las pequefios estin representadas las mis grades, asi
lismo en la fig. 5, miims. 10, 9, 70 5. Notable es
,-ualmente la variaci6n del material. Hay una series de
asos sumamente toscos, de arcillas 1111u pesadas y de
iperficie Aspera, completanmelntecorroilos. No sucede lo
lismo con unos vasitos de la misma especie, de alfareria
na, negros v lustrosos que estin en muy buen estado. Son









REVVTSTA TE T.A TTNITVERSfTT


ademAs estos fltimos de formas sumamente elegantes, de
cuerpo semi-esferoidal y borde grande formando un ala
un poco convexa tambi6n. Han sido hechos de una pasta
especial, mejor preparada y tenaz, lo cual ha contribuido a
su excelente conservaci6n.




Especial menci6n merece una series de vasos del mismo
tipo, representados por varias piezas de distinto tamafio.
El borde saliente forma un ala pequefia, el material es
bueno, las paredes regularmente gruesas, unos tienen asas
de punto, otros asas de herradura, colocadas A media
altura del cuerpo. La superficie interior esti perfectamente
pulida de rojo obscure, la exterior tambi6n ha sido pinta-
da de rojo y decorada con negro. Vease fig. 8 a.













2455
Fro. 8 a Vaso de borde saliente con decoraci6n de
grandes lines. (Coleccidn ponmea )

La decoraci6n es de lo mis sencillo que en ornamenta-
ci6n haber puede: rayas gruesas, mas 6 menos equidistan-
tes que parten del borde superior y convergen A la base.
Procedentes de <

unas piezas a











)mo tambien encontrara piezas de las que anteriormente
emos descripto en este capitulo, de las cuales dice que
1 \CAGUASI, contamos tambi6n algunas piezas. Como va-
ante figure el vaso 2456 fig. S b, que se distingue tan
)lo por carecer de ala y tener mayor desarrollo de asas.
,a colecci6n cuenta con various de estos ejemplares.













2456

FIG. 8 b- Vaso de grandes asas y con decoraci6n de
grandes lines ( Coleccidn pomea a)

Un lindisimo vasito de paredes convexas, notable estre-
hamiento bucal y gran border saliente, de manera que puede
er considerado como vaso de dos zonas, con asas redon-
as insertadas en el medio del ala c6ncava y en la part
Dnvexa del cuerpo, forma parte tambien de nuestra co-
ecci6n. Lo reproducimos en la fig. 9. Su interior esta pu-
do de rojo obscure. El material es fino, de color -terraco-
z> claro; exteriormente este vasito esta decorado de manera
original.
La zona de las asas asi como la base circular estAn
intadas de rojo obscure y delineadas por un pequefio bor-
e negro. Fuera de estas zonas todo el puco esta pintado
e negro sobre blanco, siendo la decoracidn angular y de
untos, motivo que se encuentra tambien en muchisimos


-\Tl~~l~~r 1 T~rA-Tnr~ L -~TTT*~T -\~*- I-~









REVISTA DE LA UNIVERSE


ejemplares de otras parties, ya solo, ya combinado con o
dibujos. Tanto el color negro como el blanco estdn
tante alterados, sinembargo, en algunas parties pudi
reconocerlos y fundamos tambien nuestra afirmaci6n e
estilo de decoraci6n y los colors empleados en otros
jetos.

...- 2. '- .











2426
FrG. 9 Vaso pomerno con decoraci6n angular y de punto!

Bastante visible estin los colors en el vasito
cagldsicto>> numi. 61, fig. Io. Es algo mis grande qt
anteriormente descripto, pero de tipo id6ntico. No s(
extraido entero por lo cual ha sido restaurado con
Su decoracidn que es completamente semejante a la
vasito /omelci'o, difiere tan solo algo en el dibujo a
lar que es mAs compiejo y present por eso un mn
mis bonito v variado. Los espacios libres, formados po
angulos, estin ocupados por una series de puntos. Se
nifiesta en estas piezas, construidas v ornamentadas
el mayor esmero, el espiritu artistic de sus ejecuta
Este tipo de vasos s e sin duda derivacion del vaso rn
sentado en la fig. 8 a.









OBSERVACIONES ARQUIOL6GICAS 8I





Seis pucos hay, interesantisimas piezas con decoracidn
Sdos, tres y cuatro colors. Por su forma pertenecen al
:ipo de borde saliente y aplanado, que 4 principios de este
:apitulo hemos considerado; todos tienen asas salientes
uera del mis pequefio en el cual son de forma de he-
radura.












i61
10 Vaso pequefio de IxoGAGAsi. Decoraci6n angular y de puntos

El 1ntim. 2-44 es nlico ejenplar, trabajado con sumna per-
eccidn. Tanto su cuerpo semi-esferoidal de pequefia base
ircular hundida, como su borde, su interior v sus asas, estan
nuy bien pulidos. Sonuamente peculiar es su decoracion a
os colors; dividido verticalinente con respect la hori-
ontal de !as asas, tiene la una mitad negra la Itra roja; lo
eproducimos por el dibujo fig. 11. Debe halber sido, aun
utre vasijas de ceremonial, un objeto de lujo, y .su aspect
x6tico, comparindolo con la alfarerfa calchaqui, nos hizo
uponer quc estamos en presencia de una pieza la cual, si
lien fu6 encontrada en una tumba de la I'oMAA, tiene
ue haber legado a estas regions, de otra parte (i). Si

/I x IT . ..r .. .


Iternada.












referencia, no nos dieron resultado mientr,


various museos, confirm nuestra presunci6n el Pro:
Dr. CAPITAN, quien en Paris nos prest6 su amable a)
por lo cual le quedamos muy agradecidos. Asegur
que conoce pucos y otros objetos various, ornamentado
igual manera y procedentes de la meseta peruana (Rt
de Tiahuanaco).
Los otros pucos de esta series son de superficie int,
pulida de rojo obscure y tienen como decoracion exti
el tan conocido motive de la serpiente.











2447

FIG. 11 Puco fino peruano decorado 6 dos colors
( Coleccion pomena)

En el puco mas grande reconocimos perfectament
empleo de cuatro colors; el fondo ha sido pintadc
blanco y los dibujos ejecutados en tonos de rojo, negi
gris (i). Estd tan deteriorado que apenas puede rec
cerse el motivo.
El puco 2450 fig. 12 y 13 nos ha permitido, por
mejor estado de conservaci6n, reconocer el dibujo en tb


(1) Gris es la coloraci6n actual, si antes tambidn ha tenidc
tinte 6 si es cualquier otro color que ha sido alterado por el tie
no lo podemos determinar.









OBSERVACIONES ARQUEOLOGICAS 83

detalles. Este puco nos ha dado la Have para inter-
tar a los demis.












2450
[G. 12 Puco con decoraci6n zoomorfa. ( Coleccidn pomera)

Jna zona ancha de color rojo, que pasa por la region de
asas, divide al puco en dos parties. Ambos lados pre-
tan el mismo dibujo, repetido con admirable exactitud.














FIG. 13 Detalle del puco N0. 2450. (Coleccidn pomenaa)

r medio del rayado representamos el rojo, por medio del negro,
el negro)

,a figure predominant es una S grande, colocada hori-
talmente como convene por la forma del recipient. So-
(' .--1 ,1 -- ^^ ^ / .^1 -, .^ -- -/ ^ ^ *- ^ ^r ^ 1 ^ -/L^ 1


ntaci6n del puco estA comp








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


que por parte son angulares y cuyos espacios en forma de
triangulo estAn a su vez ocupados por puntos, todo de
color negro. No cabe duda que esta ornamentaci6n es
zoomorfa, la v2 represent A la simb6lica serpiente. En sus
distintos trabajos 6 interesantes publicaciones sobre alfare-
ria calchaqui, el Sr. AMBROSETTI ha dado A conocer mu-
chisimas piezas que presentan tal ornamentaci6n (i). Entre
los pucos de > (vease Exploraciones arqueologi-
cas, etc., pag. 65-72), los hay, no solamente con la represen-
taci6n de una serpiente, sino tambien las demAs lineas que
completan la decoraci6n se asemejan A la ornamentaci6n
de los ejemplares pome~os, estando estos iltimos much
mejor hechos.
La serpiente del puco fig. 12 no ha sido representada
con todo detalle como se las encuentra en los pucos de
y otros lugares, pucos en los cuales la fantasia
del artist ha colocado al disefio de la serpiente, ojos, boca
y si possible tambien orejas. En nuestro dibujo puede ob-
servarse que la tal c3 del lado derecho es mis gruesa y
tiene el extreme redoblado, ha de representar la parte ca-
pital mientras que el otro extreme, mas delgado, en el
cual la linea roja se aguza y una de las negras se pierde
antes de llegar a la punta, es sin duda la region caudal.
Se trata de una finisima y acabada estilizaci6n, much
mis artistic que las representaciones completamente rea-
les con sus grotescos trazos. Es notable el primor con que
se han ejecutado todas las lines de la ornamentaci6n com-
plementaria.
Muy distinto parece A primera vista el vaso 2462 fig. 14,
pero todo el tipo del recipient hace presumir que no


(1) J. B. AMBROSETTI El Simbolo de la serpiente en la alfa-
rerfa funeraria de la Regi6n Calchaquf. Boletin del Instituto Geo-
grdfico Argentino. Tomo XVII cuadernos 4, 5 y 6. Buenos Aires,
1896.









SERVACIONES ARQUEOLOGICAS


sino un puco de la misma clase y de decoraci6n zoomor-
como los que acabamos de considerar.











2462
IG. 14 Puco con decoraci6n zoomorfa. ( Colecci6n pomefia)

Las mtiltiples estilizaciones cuya evoluci6n se ha podido
Ilizar, han demostrado cuan variadas v atrevidas formas
-gen de un misnmo motivo, de la misma primordial in-
icion. El puco 2462, fuera de ser de igual material v
ma como los anteriores, tiene el mismo tipo de colora-
n ornamental: una gran zona roja atraviesa la region
las asas, delineada por un pequefo borde negro y los
ores rojo, negro y gris detallan la figure median. Esta
esenta el aspect de grann Angulo' cuyo vNrtice apoya
el borde superior del vaso. El conjunto, la disposici6n
los colors, la ornamentaci6n complementaria, que, si
,n no igual, se asemeja A la de los otros vasos, hacen
poner que el motivo decorative principal tambidn sea
a serpiente, aunque muv estilizada. Un studio mis de-
lido nos permit reconocer una parte capital, marcada
r un encabezamiento negro en uno de los extremes
entras el otro extreme, por adelgazamiento se da A co-
cer como parte caudal. La ornamentacidn lateral com-
ementaria, A la cual no atribuiamos significado alguno,
considerada como simbdlica por los Sres. AiIBROSETTI y
LPITAN; ambos profesores creen se hava intentado repre-
[tar cabezas de sermientes. Esperaremos que otras piezas









WVVT7T'rA T )T T.A TTNTVIXTV'R


nos proporcionen los datos que nos faltan para poder cons
tar las tan variadas suposiciones; en presencia de un uni
ejemplar no se puede afirmar nada.
El decorado del puquito 2437, aunque bastante deterio:
do por la acci6n del salitre, pudo ser reconocido y reconstr
do. Dividido en dos parties por la zona roja que atravie
la region de las asas, tiene, de ainbos lados, el mismo dibt
que en los pucos grades lbenos descripto.


** *












2457
FIG. 15- Detalle del puco No. 2457, con decoraci6n zoomorfa
( Coleccidn pamenla)
Pintado de blanco el fondo, se ha trazado con pintura negi
el disefio simb6lico ornamental, la serpiente. Su disposici6n
distinta de lo que la indicamos en los pucos anteriores; <
vez de tener enroscados los extremes, se estira en line
suavemente ondulada; fig. 15. Formada por tres bandas
distingue por career de zona median roja, que ha qu
dado del color fondo del puco. Si hubiese sido roja, habr
vestigios de ello, siendo este color el mAs resistente A 1<
efectos del salitre y de las aguas. Los espacios circunda:
tes estin ocupados por lines curvas y puntos negros, dis
fios, a nuestro juicio, de intenci6n puramente ornament,
(Continuard) J. A. DILLENIUS.









)NGRESO TNTERRNA.TON


AMERICANISTAS


VIENA (1908 )-XVI SESI6N


MEMORIAL DEL DELEGADO DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL
DE BUENOS AIRES

De acuerdo con lo resuelto por la XIII Sesi6n de Nue-
va York, habiendo tenido lugar la anterior en Quebec, esta
se celebr6 en Viena sigui6ndose asi el orden establecido
de que las reuniones de este Congreso deben ser alterna-
das cada dos afios, entire America y Europa.
Los tres miembros nombrados por el Congreso de Que-
bec, sefiores FRANZ HEGER, EUGENIO OBERHUMMER Y
EMILIO TIETZE para correr con todos los trabajos de la
organizaci6n del Congreso de Viena, dieron principio a su
cometido formando un comity provisorio bajo la presidencia
del BARON WILHELM VON WECKBECKER, consejero aulico
y jefe de la repartici6n del gran Chambelan de Su Majes-
tad Imperial y Real el Emperador de Austria y Rey de
Hungria.
A este comit6 fueron incorporadas personalidades salien-
tes en las ciencias y en las universidades de Austria como
el Profesor KARL TOLDT, el Dr. LEO BOUCHAL, el Prof.
KARL AUSSERER, el Dr. MATTHAUS MUCH, el Profesor
RITTER VON SHOELLER de la Sociedad Antropol6gica de
Viena; el Dr. EDUARDO BRTUCKNER el Dr. KARL. DIENER,








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


el Dr. JosE RITTER VON KARABACEK, el Dr. LEo REI-
NISCH, el Dr. RICHARD WALLASCHEK, de la Universidad
de Viena; el Dr. FRANZ WIESSER RITTER VON WIESEN-
HORT de la Universidad de Innsbruck; el Dr. RUDOLF
ZUBER y el Dr.- JOSEF SIEMIRADZKI de la Universidad de
Leopold; el Dr. OSCAR LENZ de la Universidad de Praga;
el Dr. ROBERT SIEGER y el Dr. HUGO SCHUCHARDT de
la Universidad de Graz: los Sefiores JoSEP SZOMBATHY,
Dr. MICHAEL HABERLANDT, el Dr. FRANZ STEINDACHNER
del Museo Imperial y Real de Historia Natural de Viena,
el CONDE KARL LANCKORONSKI-BRZEZIE y el R. P. WIL-
HELM SCHMIDT editor de la conocida 6 important revista
<.
Con este brillante comit6 de organizaci6n y con el apoyo
decidido de las mas altas personalidades como el ARCHI-
DUQUE RAINER que acept6 el titulo de Protector y la
PRINCESS TERESA DE BAVIERA, los condes LEOPOLD GU-
DENUS, HANS WILCZECK, el Ministro de Cultos e Instruc-
ci6n PAblica Dr. GUSTAV MARCHET, el Dr. KARL LUEGER
bourgomestre de la ciudad de Viena, el Dr. VON ROFES-
TEIN, Rector de la Universidad de Viena, el Dr EDUARDO
DUEF, Presidente de la Academia Imperial de Ciencias y
el BAR6N ADRIAN WERBURG Presidente de honor de la
Sociedad de Antropologia de Viena, quienes aceptaron el
titulo de Presidentes de honor, el Congreso de America-
nistas tenia asegurado un 6xito positive, como efectiva-
mente lo obtuvo.
Doscientos cincuenta y seis miembros y noventa y cua-
tro adherentes respondieron al llamado del Comite; trece
naciones europeas, ocho americanas y una asiftica (el Ja-
pon) se hallaron representadas por medio de delegados
oficiales.
La Reptblica Argentina contribuy6 con tres delegados,
veintitr6s miembros de los cuales estuvieron presents seis
y la representaci6n 6 adhesion de ocho instituciones 6 so-








0O INTERNATIONAL DE AMERIC


ciedades cientificas. Nuestro c6nsul general en Viena se-
fior GERMAN BURMESTEIR en su calidad de delegado del
Gobierno Nacional presidi6 la representaci6n argentina y
ademAs como conocedores de nuestra Repfiblica 6 vincula-
dos de cierta manera A ella estuvieron en el Congreso el Dr.
KARL VON DEN STEINEN uno de los principles americanistas
exploradores del Chingti, de las Islas Marquesas y d quien
el Museo de Etnograffa de Berlin es deudor de tantos ser-
vicios efectivos, el Dr. RODOLFO HAUTHAL hoy director
del R6mer Museum de Hildesheim, el GENERAL ARENT
ex Director y fundador de nuestra escuela Superior de
Guerra, el ingeniero WILLIAM HERMANN explorador del
Pilcomayo y el senior ALBERTO FRIC viajero del Chaco,
quien llev6 un indio chamacoco del alto Paraguay, especi-
men raro en una ciudad como Viena y d quien aprove-
charon los miembros de la Sociedad Antropol6gica de esa
ciudad para estudiarlo ampliamente a lo que se prest6 con
toda buena voluntad.
No dejaremos de mencionar tambien entire los asistentes
al Dr. RICHARD ANDRA que durante tantos aiios fue re-
dactor del < el important peri6dico antropol6gico
que tiene tanta difusi6n en el mundo cientifico, el doc-
tor HERMANN MEYER, Director del Museo de Leipzig y
explorador del Brasil, el Dr. PAUL TRAEGER, de la Socie-
dad Antropol6gica de Berlin, el Prof. DIERKES, el Prof. L.
DE L6czY, Director del Instituto y Museo Geol6gico de
Buda-Pest, quien sirvi6 de guia despu6s a los miembros
del Congreso en una interesante excursion por el Lago
Balaton.
El comit6 de organizaci6n tuvo la feliz idea de repartir
entire los miembros extranjeros una series de publicaciones
referentes A la ciudad de Viena; entire ellas un album de
vistas lujosamente impresas, una buena guia escrita en
francs y varias expl6ndidas monografias editadas por el
Ministerio de los Ferro Carriles para el uso de los turis-








90 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

tas, sobre los paisajes austriacos, sports de invierno, etc.
Tambien se preocup6 en nombrar comisiones de adhe-
rentes al Congreso domiciliados en Viena para que sirvie-
sen de acompafiantes a los delegados extranjeros; a noso-
tros nos cupo la suerte de ser atendidos por los doctors
E. TIETzE y KARL. ZAJICEK de cuya cultural esquisita y
buena voluntad conservaremos siempre grato recuerdo.


*


La Universidad de Viena hosped6 dignamente al Con-
greso y en la gran sala de fiestas tuvo lugar la solemne
apertura con gran concurrencia de autoridades universita-
rias, delegados y miembros, ante un pfiblico select de da-
mas y caballeros.
Despu6s de un conceptuoso discurso del Dr. KARL
TOLDT y del president del Comit6 de Organizaci6n, que
se resolvi6 en una sesi6n preparatoria continuara ocupan-
do ese puesto en efectividad, se di6 principio d la lecture
de algunos trabajos. Entre ellos merece especial menci6n el
del Profesor FRANZ BOAS de la Columbia University de
Nueva York sobre los resultados de la < Ya en mi informed anterior hice notar la importancia de
esta bien pensada y meditada expedici6n y los trabajos que
entonces habian empezado A publicarse.
Debida 4 la munificencia del gentil caballero Mr. Mo-
RRIS K. JESUP, cuya muerte deploran con justicia los ame-
ricanistas, esta expedici6n ha podido reunir un material
colosal tanto etnogrAfico lingiiustico y de folklore de las
tribus del Nordoeste de Am6rica y Nordeste de Asia que
permitirA de una manera inequivoca establecer las rela-
ciones que han existido entire ambas y las reciprocas in-
fluencias que se han ejercitado entire ellas.
VI drirpr-nr dri P pynpdririn -1 T)l RonA mannfp~I-









rRESO INTERNATIONAL DE AMERICANIt


que se habian encontrado evidencias de emigraciones 6 in-
tercambio entire las tribus de la costa del Nordoeste y que
nunca estuvieron establecidas de un modo stable sino
mis bien en un continue estado de movimiento.
Tambien se han establecido, antiguas relaciones con los
pueblos siberianos, y el PROFESOR BOAS cree que antes del
period glacial se produjo una emigraci6n de Siberia a
Am6rica y mis tarde se repiti6 el fen6meno en sentido in-
verso.
Ya en la sesi6n de Stuttgart de 1904, el SR. JOCHELSON,
miembro de esta expedici6n, llam6 la atenci6n sobre las
singulares analogias que constat6, entire las leyendas y
mitos de las tribus de ambos continents de esa region
Nordoeste; 1e se referia sobre todo a la tribu muy antigua,
paleo asidlica de los Koriacos de Siberia.
Los trabajos de la Misidn Jesup se terminaran de pu-
blicar en breve, y ellos se completarin con los que lle-
vari a cabo la gran misi6n rusa proyectada por el PROF.
RIABOUSCHINSKY, que se propone estudiar las poblaciones
indigenas del extreme Nord Este de Asia, Kamtchatka e
islas Aleoutianas.



*

El venerable americanista SIR CLEMENTS MARKHAM,
de Londres present dos memories, una sobre el valor
del manuscript de Sarmiento publicado por la benemerita








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


por el Inca; Los dos grandes Incas, Pachacutec y Tupac;
Fecha de la implantaci6n del sistema socialist incAsico;
La administraci6n de las nuevas colonies, etc.; y termin6
encareciendo la necesidad de cotejar los textos de los cro-
nistas espafioles para hacer la luz sobre estos puntos entire
tanto escrito colonial.
La otra memorial vers6 sobre la similitud entire las es-
culturas de Tiahuanaco y los de la Piedra de Chavin de
Huintar, refiriendo ambas a la misma cultural y 6poca.
En esto no estamos de acuerdo con el distinguido ame-
ricanista. En el Museo EtnogrAfico de nuestra Facultad
se halla un molde de dicha piedra, de tamafio natural, y
ademAs una reducci6n de la gran puerta de Tiahuanaco;
estudiadas ambas comparativamente y vali6ndonos de la
magnifica obra de los sefiores UHLE y STUBEL sobre este
iltimo punto no llegamos al mismo resultado; ambas tec-
nicas son muy diversas entire si 6 indudablemente, por lo
menos, pertenecen 4 dos 6pocas.


*

Sin ocuparnos del estricto orden cronol6gico de la lec-
tura de los trabajos nos parece mAs convenient agrupar-
los por materials. Por esto es que continuaremos con los
que se refieren al Perui.
El reputado americanista Dr. MAX UHLE, director del
Museo Nacional de Lima, se ocup6 especialmente de las
Intiluatanas 6 adoratorios solares, mostrando por medio
de las proyecciones luminosas un copioso material.
En otro trabajo disert6 sobre las poblaciones primitivas
que habitaron los alrededores de la ciudad de Lima, y por
fin, tratQ de la importancia arqueol6gica que tenian los
sambaquies 6 KJOEKKENMOEDDINGS, comunes en la costa
del Peru, en los que ademis de los restos de comidas, con-









CONGRESS INTERNATIONAL DE AMERICANISTAS


chas de moluscos en su mayor parte, se suelen hallar frag-
mentos de alfareria que permiten fijar la edad aproximada
de los mismos.
Tiahuanaco fue objeto de otra comunicaci6n del senior
JULIO NESTLER de Praga, en la cual expuso la necesidad
de hacer nuevas exploraciones en la localidad.


*
*

Despu6s del Peri, M6xico prest6 su contingent arqueo-
16gico de gran interns. El conocido americanista, doctor
EDUARDO SELER del Museo de Berlin, autor de numerosos
trabajos notables en los que tanto ha colaborado su gentil
sefiora, present tambien en el congress, disert6 sobre la
los datos mas recientes>>; sobre la antigua ciudad Maya
de Chichen-Itza, situada en Yucatan, destruida por los
espafioles en 1697; y por fin comunic6 al congress el re-
sultado de los trabajos de la comisi6n encargada de dicta-
minar sobre el precioso adorno de plumas con aplicacio-
nes de oro que posee el Museo Imperial de Viena, el
que parece haber servido de mitra en ciertas ceremonies
rituales.
Este admirable especimen del arte plumario de los anti-
guos mexicanos fue objeto de una monografia escrita por
el professor FRANK HEGER, inserta al fin del CatAlogo de
las riquezas Arqueol6gicas y Etnograficas de America, que
posee el Museo Imperial de Historia Natural de Viena,
con que el comit6 de organizaci6n obsequi6 A los miem-
bros del congress.
El capitan L. WOLLMAR se ocup6 de la escritura gero-
glifica azteca, en un breve trabajo.
El professor G. V. CALLEGARI, de PAdua, present un
studio sobre el antiguo Mexico, impreso en dos tomos











en el que ha hecho una sintesis de lo publicado sobre esa
civilizaci6n.
La sefiorita ADELA BRETON, autora de las pacientes c6-
pias de las pinturas murales que se hallan en las ruinas
de Yucatan y viajera de largos afios en Mexico, mostr6 al
congress la copia de un gran piano de Tenochtitlan, que
se halla en el Museo Nacional de M6xico, destinado a ser
agregado a la edici6n de Bernal Diaz, que la < Society> ha encargado al explorador senior MAUDSLEY.
En otra disertaci6n la sefiorita Breton se ocup6 de la
supervivencia de algunos ritos antiguos en los bailes de
los indios modernos de M6xico.
El senior STANSBURY HAGAR, de Nueva York, ya cono-
cido por sus trabajos sobre los simbolos astron6micos pe-
ruanos, present un studio sobre los elements anilogos
que se encuentran en los zodiacos mayas y mexicanos,
comparAndolos A su vez con sus similares del Perd y de
Oriente.
De acuerdo con esto hizo notar que ya no se trataria de
puras coincidencias producidas por el ingenio human, por
causes anAlogas, y record aprop6sito, lo expresado ya
por Humboldt sobre un intercambio pre-colombiano entire
los pueblos antiguos de uno y otro hemisferio, puesto que
no se pueden aceptar influencias reciprocas en este sen-
tido en la 6poca post colombiana.
El senior HAGAR cree que un studio bien encaminado
del simbolismo astron6mico mexicano, serA muy prove-
choso en el sentido de ayudar a descifrar los geroglificos
Mayas y Andinos tan poco conocidos ain en cuanto A su
interpretaci6n.
Estas antiguas relaciones entire los pueblos de America
y del Viejo Mundo, fueron objeto de varias comunicacio-
nes del conocido arque6logo francs el DR. CAPITAN, titu-
lar de la cAtedra de arqueologia americana del Colegio








CONGRESS INTERNATIONAL DE AMERICANISTAS


de Francia, que el meritorio DUQUE DE LOUBAT ha fun-
dado en Paris.
El DR. CAPITAN con palabra fAcil y elegant, ayudado
por nitidas proyecciones luminosas, trat6 sobre el entrela-
zado cruciforme que tanto abunda en los vasos y conchas
grabadas de los mounds de los Estados Unidos y que
entire los geroglificos mexicanos represent el Oro.
Este ornamento tan complicado, en la decoraci6n china
y japonesa, es frecuente y en el Tibet expresa la idea del
<>.
Curioso es que se halla tambien frecuentemente en los
aros merovingios, descubiertos en Galia.
Record 4 prop6sito, la coincidencia del hallazgo del
signo de la Swastica en ambos hemisferios, que mereci6
el interesante studio del DR. WILSON publicado en el
Smithsonian Institution de Washington.
Un segundo trabajo fu6 dedicado A los grandes anillos
de levar sobre el pecho que se hallan figurados sobre los
personajes de los codices mexicanos, haciendo notar que
son id6nticos en formas y dimension con los que se en-
cuentran en la China y Jap6n y que sirven para asegurar
el manto A ciertos sacerdotes budistas. Estos anillos son
de jade.
Mencion6 de paso el hallazgo de anillos de jaedita,
concha y esquisto en Galia, pertenecientes A la 6poca neo-
litica y el uso de los mismos sobre el pecho por los indi-
genas actuales de Nueva Guinea.
El tiltimo trabajo se refiri6 al empleo de los huesos
con entalladuras transversales (generalmente humans)
entire los mejicanos antiguos, como instrument musical en
ciertas ceremonies y que ellos llamaban Omichi cahuatzli
(I); este instrument es usado adn por los indios de los

(1) En el Museo Prehist6rico Etnografico y Kircheriano de Roma,
existe un magnifico ejemplar hecho con un femur human que Ileva
unido por medio de una cadenita A una concha para producer el so-
nido por frote.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


actuales Pueblos del sud oeste de Estados Unidos, pero de
madera, sobre el cual frotan un homoplato.
El DR. CAPITAN present un ejemplar de hueso hallado
en el c6lebre yacimiento de Laugerie Haute (Francia)
muy caracteristico, al que le atribuye el mismo empleo, 6
hizo notar que el hallazgo de estas piezas de hueso y ain
de cuerno, es bastante frecuente en Francia, en los yaci-
mentos de la 6poca del reno.


*

Volviendo A la arqueologia sud americana que tanto
interns tiene para nosotros, mencionaremos los trabajos de
los sefioress MARSHAL, H. SAVILLE y GEORGE GRANT MAC
CURDY, ambos de los Estados Unidos.
El primero trat6 sobre sus investigaciones arqueol6gi-
cas en la Costa de las Esmeraldas (Repiblica del Ecua-
dor) continuaci6n de la expedici6n que hace algin tiempo
sostiene en esa Repfblica el senior GEORGE G. HEYE, de
Nueva York, y cuyos resultados ban empezado A publi-
carse con gran lujo bajo el titulo de < Arqueologia Sud Americana> cuyo primer volume com-
prende un studio sobre las antigiiedades de la Provincia
de Manabi por el mismo PROF. SAVILLE.
La conferencia fu6 muy interesante y en ella mostr6
al congress las lIminas ya impresas del tomo II pr6ximo
A aparecer en el que se described entire otras cosas muy
curiosas, alhajas de oro de esa region.
El PROF. MAC CURDY siguiendo las huellas de los tra-
bajos arqueol6gicos del ilustre Prof. WILLIAM A. HOLMES
de Washington, se ocup6 de la evoluci6n de la figure del
aligator 6 caiman en el arte ceramico de la Provincia
de Chiriqui, de la Nueva Repiblica del PanamA, basado
principalmente en las colecciones valiosas de la Universidad
de Yale.








CONGRESS INTERNATIONAL DE AMERICANISTAS 97

Este trabajo es el segundo de esta indole, habiendo
presentado el anterior sobre la evoluci6n de la figure del
armadillo, 6 peludo en el Congreso de Quebec.
El DR. ENRIQUE GIGLIOLI, de Florencia, uno de los
mis grandes conocedores de la etnografia actual y po-
seedor de una de las mIs valiosas colecciones de objetos
de la 6poca de la piedra, 6 que se relacionan con ella,
describi6 algunos pectorales de piedra y concha preco-
lombianas de Venezuela y dos objetos rarisimos de piedra
de las Antillas.
El que 6sto describe, habiendo merecido el alto honor,
como delegado de la Universidad Nacional de Buenos
Aires de ser nombrado Vice Presidente del Congreso, y
habi6ndole Ilegado el turno de presidir, se ocup6 de reba-
tir las ligeras afirmaciones que los seiiores EURICO BO-
MAN y LEON LEGEAL hicieron en el Congreso de Quebec
sobre la cuesti6n calchaqui, expresando al mismo tiempo
la obra y los trabajos llevados A cabo hasta ahora en el
campo de la arqueologia argentina por la Facultad de
Filosofia y Letras de la Universidad Nacional de Buenos
Aires, obra y trabajo que constant en un folleto que alli
se reparti6 profusamente, extractado de la Revista Inter-
nacional cAnthropos> cuya direcci6n tuvo a bien pedirme
su inserci6n.
Tambi6n se repartieron a los especialistas y entire ellos
A 1i DT-Trrc A Tr A A\TTCD inc 1-rtTno ni--l- 1-oAn-c In








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


brillante disertaci6n de este autor de tan importantes tra-
bajos sobre las antigiiedades de esa Repdblica, siendo el
uiltimo publicado el que se refiere a las de la Costa del
Pacifico, en las Memorias del Museo Carnegie de Pitts-
burg.
El DR. HARTMANN es tambi*n inventor de un aparato
llamado Photographon que esta llamado a reemplazar al
gran grammphon.




La historic colombiana y post colombiana, recibi6 tam-
tambi6n un valioso contingent.
El delegado espafiol PROFESSOR DON ANTONIO SANCHEZ
MOGUEL, de Madrid, disert6 sobre la intervenci6n de Fray
Hernando de Talavera, en las negociaciones de Col6n ante
los Reyes cat6licos. El DR. A. WIRTH de Munich, sobre
una autobiograbia de Franz Urban Rawiers, de 1720. El
delegado de Belgica DR. JUAN DENUCt se ocup6 de los
antiguos mapas de Am6rica, de la escuela de los Reinel,
que habia publicado parcialmente en un trabajo de la
Universidad de Gand, bajo el titulo de < la Cartografia Portuguesa>, compardndolos con algunos
hallazgos cartogrAficos efectuados iltimamente en Italia,
entire otros, con el pequefio Mapa Mundi del Hermano
Barbolan, de 1514, reproducido en el Geographical journal
de Londres, en Febrero de 1908.
Otra notable comunicaci6n fu6 la del Profesor DR. FRANZ
RITTER VON WIESER de Innsbruck sobre el Mapa Mundi
de Pedro Desceliers del afio 1553 cuya copia fotogrdfica de
tamafio natural ilustr6 su conferencia.
Dias despues nos fu6 dado ver el original en el castillo
de Kreuzenstein, donde se hall en poder de su duefio el
Conde Hans von Wilczek.








RESO INTERNATIONAL DE AMERICAN


Ibl mismo FROFESOR WIESER obsequio6 los miembros
del Congreso con una magnifica edici6n de la parte de
America de < Cruz, Cosm6grafo Mayor de su Majestad Imperial Carlos V,
con el texto original en espafiol, reproducci6n facsimilar
de los mapas y una valiosa introducci6n critical del distin-
guido professor.
El SR. MANUEL M. DE PERALTA, resident en Paris,
envi6 un trabajo sobre los aborigenes y la cartografia de
la America Central especialmente en la region comprendida
entire los 8 y 15 grades de latitud Norte.
El PROFESOR SAKAKI, de Kioto, disert6 sobre el pais
<, refutando la opinion corriente de que se tra-
tara de America y con acopio de datos, espuso una nueva
interpretaci6n por la cual parece que esta region discutida
se refiriese a la parte Norte del Jap6n actual.


*


La Secci6n de Linguistica aport6 valiosos materials.
Muy important fue la conferencia del Rev. PADRE SCH-
MIDT redactor en jefe del < de las lenguas americanas y su transcripci6n, proponiendo
un sistema modern que satisface todas las exigencias, y
prometi6 un trabajo complete que sera publicado en breve.
Es de desear que el sistema del P. SCHMIDT tenga exito
para terminar de una vez con la anarquia que existe entire
los lingiiistas en cuanto a transcripciones, que ha conclui-
do por llenar de mayores dificultades el studio de las len-
guas que su recopilaci6n entire las tribus indigenas.
El DR. DENUCt anunci6 la pr6xima publicaci6n de un
vocabulario de la lengua Yahgan de la Tierra del Fuego
que estA encargado de editar.
Esta important contribuci6n A la lingiiistica de los in-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


dlos de nuestra republica se debe a la expedition Antar-
tica de palabras, lo que contrast de un modo singular con el es-
tado social tan bajo de esa tribu fueguina en la 6poca
actual, la que desgraciadamente tiende a desaparecer con
toda rapidez, minada por la tuberculosis.
Muy interesante fud el cambio de ideas sobre el mejor
modo de publicar este vocabulario en el que intervinieron
el PROFESSOR BOAS, el P. SCHMIDT y el DR. DENUCA.
La Sociedad Americana de Etnologia present al Con-
greso el primer volfimen de sus publicaciones editadas por
el Profesor Boas que contiene <,Textos de los indios Fox>
por el Sr. WILLIAM JONES.
Es una valiosa contribuci6n al Folk Lore Algonkino
cuvo material fue recogido en los afios 1901 y 1902 prin-
cipalmente entire los Foxes de Yowa.
La American Ethnological Society se propone continuar
publicando muchos otros trabajos similares.
El REV. FRANZ HESTERMANN di6 lectura de un studio
muy concienzudo sobre el idioma Pano y sus relaciones
con otras lenguas americanas.
El Rev. P. A. G. WORICE sobre El verbo en las lenguas
de los D6n6es.
Muy discutido fu6 el trabajo del Dr. Wirth sobre al-
gunos puntos de la Teoria de Trombetti y sobre una con-
nexi6n presunta entire las lenguas americanas y asiaticas.

(Conclulrd).
J. B. AMBROSETTI.
De la Facultad de Filosofia y Letras y
Delegado de la Universidad Nacional
de Buenos Aires.