<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo noveno
DLOC UFLAC
xml version 1.0 standalone yes
Volume_Errors
Errors
PageID P260
ErrorID 3
P264
3
P272
3
P276
3
P278
3
P280
3
P286
3
P288
3
P314
3
P468
3
P504
3
P1312
2
Unscanned
PreviousPageID P290
P708


STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00009
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00009

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
    Indice del tomo noveno
        Page 661
        Page 662
Full Text






















REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE R

BUENOS AIRS



















































































r
































DE























LAlI M
MIAERISl










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE
BUENOS AIRES







EL DR. D. LEOPOLDO BASAVILBASO

FALLECIDO EN 13 DE ENERO DE 1908


No es el moment de trazar su biograffa. Otros ya lo
han hecho y no debe esta Revista repetir la enumeraci6n
de sus servicios al pais, en las filas del ej&rcito, en el foro,
en la magistratura, en el poder legislative como diputado,
en las 6pocas brillantes de la Provincia de Buenos Aires,
en el poder ejecutivo de la misma, como ministry de ha-
cienda, cuando el mundo miraba con asombro el coloso
que se lain6 Banco de la Provincia, y cuando ella era
duefia y empresaria del ferrocarril del Oeste.
Su acci6n en la Universidad tampoco es desconocida, y
ya ha sido en parte apreciada su obra como Rector durante
cinco periodos consecutivos.
La Universidad de Buenos Aires, nacida despu6s de las
convulsiones de 182o, ciment6 desde esa epoca su tradici6n
y su nombre, dando al pais la mayor parte de las figures
political y cientificas que lucharon durante la tirania y
que contribuyeron luego A la magna obra de la unifica-
ci6n national.
Siguiendo los rumbos que debia fijarle su hermana ma-
yor la Universidad de C6rdoba, la de Buenos Aires prepare
para la vida pliblica aquellos hombres que luego volvieron
A la misma Universidad como profesores y como rec-
tores.









6 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

La organizaci6n de una Universidad no era, durante el
primer medio siglo de vida de la de Buenos Aires, obra
que pudiera efectuarse en poco tiempo. Cuando la pre-
matura muerte de su Rector Dr. Avellaneda, puso en
manos del vice-rector, Dr. Basavilbaso, la direcci6n momen-
tAnea de aqu6lla, mis tarde efectiva. por decision de la
asamblea universitaria, que le design Rector, la Universi-
dad tenia, para seguir su camino, la luz que aun proyec-
taban las figures descollantes que habian estado a su
frente; pero la organizaci6n, lejos de estar terminada, tenia
apenas trazado su plan y comenzada su ejecuci6n.
Toc6 al Dr. Basavilbaso el trabajo silencioso que con-
dujo la instituci6n que dirigia al estado en que la entreg6
al actual Rector en marzo de 1906.
La important cuesti6n de la Capital de la Repdblica,
solucionada en 1880, habia tenido su repercusi6n en la
Universidad, que de provincial que era antes de aquella
fecha, fue transformada en national.
El prestigio de la Universidad de Buenos Aires conti-
nu6, como continue la instituci6n, bajo el nombre de Uni-
versidad Nacional. Los nombres de Gutierrez, L6pez,
Quintana, Avellaneda y tantos otros, se pronunciaban sin
distinguir entire lo provincial y lo national. Pero faltaba
aquella organizaci6n y conjunto arm6nico, a los que mas
tarde di6 cuerpo y vida la brevisima y admirable ley de
1885, llevadas luego rapidamente hacia adelante por la
reglamentaci6n de esa ley y la ejecuci6n que tuvo que re-
cibir en los primeros afios del rectorado de Basavilbaso.
Es este el trabajo silencioso pero eficaz A que nos hemos
referido; trabajo que no podia trascender fuera de los mu-
ros de la Universidad y que aun dentro de ella pocos
eran los que podian apreciarlo en toda su importancia y
alcance.
En ese trabajo se empefi6 durante veinte afios el doctor
Basavilbaso, con una tenacidad s61o comparable a la fir-









EL DOCTOR LEOPOLDO BASAVILBASO 7

meza con que en todo tiempo sostuvo la unidad universita-
ria, A la vez causa y consecuencia de la ley fundamental,
y que fu6 defendida con tes6n por el ex-Rector, aun en los
moments mAs critics A que fu6 arrastrada la Universidad
por influencias nocivas internal y extrafias. A la misma.
La unidad universitaria que di6 A la instituci6n ese
aspect federativo, pero al propio tiempo de comunidad de
prop6sitos 6 ideas, tuvo en el Dr. Basavilbaso, no s6lo un
entusiasta defensor, sino tambi6n un infatigable obrero,
que pudo demostrar con los hechos la bondad de las ideas
que defendia y en que lo ayudaban las opinions de la
mayoria de las personas que con 61 cooperaban A la obra
de organizaci6n y de progress.
La consideraci6n de que pudo ser mayor esa obra, no
amengua su importancia real. QuizAs pudo ser mayor; y
seguramente lo habria sido, si el concept politico de los
gobiernos hubiera permitido A esta Universidad continuar
en el papel preponderante que las instituciones de este
g6nero deben tener en la evoluci6n social.
Si hemos de reconocer 6 de suponer que la obra del
Dr. Basavilbaso habria podido llevarse mis adelante, 6 que
habria tenido mayor 6xito, es necesario tambi6n reconocer
la importancia de lo hecho en esas condiciones.
Su espiritu inflexible no reconoci6 en ningin moment
la influencia de pasiones extrafias. Con el acad6mico, el
professor, el alumno, se mantuvo siempre en su cargo. Sin
prevenciones, sus resoluciones, justas 6 err6neas, nunca
fueron consecuencia de un prejuicio, y es por ello que, en
nuestra opinion, son much mis numerosas aqu6llas que
6stas.
El nombre del ex-Rector Dr. Basavilbaso queda ligado a
la historic de la Universidad por una obra dificil de apre-
ciar, pero ciertamente facil.de observer en sus efectos. Si
el pensamiento ha de ser la fuerza mis eficaz en la direc-
ci6n de los destinos de un pais, el Rectorado del doctor









8. REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

Basavilbaso marca, indudablemente, un amplio advance hacia
la realizacion de ese ideal, que tiene como base la cultural
superior de los pueblos.





DISCURSO PRONUNCIADO POR EL DOCTOR EDUARDO L. BI-
DAU EN EL ACTO DE LA INHUMACI6N DE LOS RESTOS
DEL DOCTOR BASAVILBASO.

Sefiores:

El Consejo Superior de la Universidad de Buenos Ai-
res debe una palabra de despedida y de justicia a quien
durante veinte afios lo presidiera; me ha encargado que
la pronuncie y he aceptado, no obstante los vinculos no-
torios de amistad y de gratitud que me ligaban al Doc-
tor Leopoldo Basavilbaso, porque, cuando se trata de
sefialar los meritos de vidas como la suya, admirables en
su perfect unidad, no es menester recurrir i las atenua-
ciones piadosas.
Naci6 el doctor Basavilbaso en el period mis ligubre
de la tirania, y en su primera juventud le toc6 ser sol-
dado en la guerra del Paraguay. Cumpli6 noblemente
su deber de official de artilleria, como muchos otros de
los hombres de su generaci6n.
De regreso A la patria, fu6 sucesivamente Diputado i
la Legislature de Buenos Aires, Fiscal de Estado, Minis-
tro de Hacienda, camarista, acad6mico y Decano de la
Facultad de Derecho y, finalmente, Rector de la Uni-
versidad.
Desempefi6 estos puestos honradamente, inspirado por
la noble pasi6n del bien pilblico que arde siempre en el
coraz6n y en el espiritu de los ciudadanos que, como 6l,









EL DOCTOR LEOPOLDO BASAVILBASO 9

no alimentaron jams la ambici6n de las altas posiciones
para satisfacer malsanos apetitos 6 buscar efimeros re-
nombres.
Ocup6 el Rectorado, por fallecimiento del Doctor Ave-
llaneda, el autor de la ley de 1885, que ech6 las bases de
la organizaci6n de la Universidad Nacional. Habia que
hacerlo todo para poner en movimiento la instituci6n que,
con aquellas bases nuevas, reemplazaba y transformaba la
Universidad provincial.
Estas circunstancias creaban para el Doctor Basavilbaso
una situaci6n aniloga, por mis de un concept, A la del
inolvidable Juan Maria Gutierrez.
Aquel tuvo que levantar de sus escombros la civiliza-
dora creaci6n de Pueyrred6n y Rivadavia, arrasada 6
punto menos, por la dictadura semi-barbara.
Gutierrez la reorganize, dindole sus reglamentos orgA-
nicos, atrayendo A sus aulas los mejores elements docen-
tes de su tiempo y ensanchando su esfera de acci6n con
la fundaci6n de la Facultad de Matemiticas.
El Doctor Basavilbaso, en epoca mis propicia, con
mayores recursos y con elements mis firmes ha contri-
buido en primera linea durante los veinte afios largos de
su actuaci6n universitaria, A cimentar s61idamente la Uni-
versidad Nacional, la que, bajo su direcci6n, ha ampliado
extensamente el cuadro de sus ensefianzas; ha construido
en el edificio de la Facultad de Ciencias M6dicas nuevas
aulas; en la Facultad de Ciencias Exactas laboratories y
gabinetes formados 6 fomentados para el studio prActico
de nuevas asignaturas. Y creado y favorecido con incan-
sable tes6n, la Facultad de Filosofia y Letras, para estimulo
de los altos y desinteresados studios en que la juventud
puede encontrar nuevos rumbos para sus actividades.
Tuvo tambien el concept neto, que defendi6 invaria-
blemente con tranquila firmeza, de la unidad universitaria.
Concibi6 la Universidad, como una entidad indivisible









10 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

con Pacultades auton6micas dentro de cierto radio de
acci6n, pero de march arm6nica, subordinada A la direc-
ci6n superior del Consejo. Superponia 6sta A aqullas,
como en el regimen federal el Estado national se cierne
sobre las provincias; y rechazaba toda idea separatist,
por contraria al prop6sito traditional de las Universida-
des y a los preceptos de la ley de 1885.
Pareceria, cuando se compare la acci6n fecunda de los
dos rectores, que los universitarios de una y otra 6poca
hubieran tenido la clara vision de la necesidad de la acci6n
continue y persistent de una misma direcci6n, para lle-
varla A cabo con 6xito.
Es la hora de decir ante la tumba del obrero modesto
6 infatigable, estas palabras de justicia, disipadoras de
sombras proyectadas por los impacientes que ante las im-
perfecciones y vacios de nuestra ensefianza superior, po-
nen de relieve lo que falta y que acaso no pudo hacerse,
olvidando la bondad esencial de lo que se hizo, en un
medio indiferente y con medios escasos.
La extension universitaria, la docencia libre, como tan-
tas otras reforms preconizadas en estos filtimos tiempos,
tuvieron en el Doctor Basavilbaso un partidario decidido,
aunque ligeramente exc6ptico.
El tambien queria la catedra libre, como saludable es-
timulo para el professor official, y los beneficios de la en-
sefianza para el mayor nimero. Pero queria alcanzar estos
progress, evolutivamente, sin destruir las excelentes bases
de la ley Avellaneda, mediante ensayos prudentes y pau-
latinos, temeroso de los cambios radica!es y los transplan-
tes prematuros. Sereno y reflexivo, le inquietaban los
vuelos imaginativos y se resistia A dejarse llevar en sus
alas.
Pero, si eficiente fue su acci6n, brillan con mayor evi-
deicia las raras y excelsas calidades que constituian las
caracteristicas de su nobilisima personalidad.









DOCTOR LEOPOLDO BASAVILBI


Inteligencia clara y perspicaz, carActer ponderado y
ecuanime, severe hasta la austeridad en el cumplimiento
de sus deberes, A la vez que bondadoso y sensible, abso-
lutamente just y sincere, leal en todas las ocasiones, fir-
me y tenaz en sus prop6sitos: he ahi los poco comunes
m&ritos y virtudes que le.reconocieron cuantos tuvieron
la suerte de tratarlo de cerca y el honor de su amistad.
Y porque los reunia en grado mAximo, vale, sin duda, mis
que sus obras, el fortificante ejemplo de la vida sin tacha
del Doctor Basavilbaso para las generaciones que han pa-
sado por la Universidad de Buenos Aires durante el til-
timo cuarto de siglo.
Que descansen en paz en el seno de esta tierra que
tanto amara, los restos mortales del perfect caballero.







RESOLrTCI6N DET. VICE-RECTOR

Buenos Aires, enero 15 de 1908.

Habiendo fallecido el doctor don Leopoldo Basavilbaso,
ex-Rector de la Universidad Nacional de Buenos Aires,
varias veces reelecto, que ha prestado multiples y distin-
guidos servicios A la ensefianza superior; y siendo un de-
ber de la Universidad asociarse al duelo producido por tan
lamentable fallecimiento.
El vice-Rector, en vista de la ausencia del Rector y de
la premura del caso,

RESUELVE:
I Invitar a los miembros del Consejo Superior, y al
personal directive y docente de las Facultades A concu-
rrir al sepelio de los restos del extinto.









12 REYISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

20 Designer al senior consejero doctor Eduardo L. Bi-
dau, para que haga uso de la palabra en el acto de la
inhumaci6n.
30 Enviar una corona a nombre de la Universidad.
4 Dirigir nota de p6same A la familiar.
5 Dar cuenta oportunamente al Consejo Superior de
Inc hnnnrc ftrihllfarlnc









DOCTOR LEOPOLDO BASAVILBY


actos, la sinceridad y perseverancia de sus prop6sitos, todo
en armonia con una inteligencia clara 6 ilustrada, le per-
miti6 ejercer eficaz acci6n en los destinos de la Univer-
sidad, conduciendola hasta la adelantada posici6n en que
la dej6 al terminar su filtimo rectorado.
Estos rasgos salientes de la personalidad del doctor Ba-
savilbaso, serin una tradici6n ejemplar en la vida univer-
sitaria, y al emitir este concept, deseo sirva, asimismo
de aliento A la familiar atribulada por la perdida de su
distinguido jefe.
Dignese, sefiora, aceptar con los sentimientos que ex-
preso A nombre de la Universidad, los de mi particular
estimaci6n y respeto.
WENCESLAO ESCALANTE.
R. Colon.



Buenos Aires, febrero 10 de 1908.

Al sefor Rector de la Universidad Nacional de Buenos
Aires, doctor don Eufemio Uballes.

En nombre propio y en el de mis hijos, expreso A la
Universidad Nacional de Buenos Aires, por intermedio
del senior Rector, el mis profundo agradecimiento por el
homenaje que ella ha tributado A la memorial de mi
difunto esposo el doctor Leopoldo Basavilbaso, y asimis-
mo por los altos y honrosos concepts que A su actua-
ci6n universitaria dedica el sefior vice-Rector en la nota
de p6same que A nombre de la instituci6n me ha dirigido.
Saludo al senior Rector con mi consideraci6n distin-
guida.
MARIA S. DE BASAVILBASO.










Sefior Rector de la Universidad:

La Universidad de Chile se asocia al duelo de la de
Buenos Aires, por el fallecimiento de su eminente miem-
bro, antiguo rector don Leopoldo Basavilbaso. Dignese
aceptar juntamente expresi6n de mi condolencia personal.

VALENTIN LETELIER.















EXPLORACIONES ARQUEOL6GICAS

EN LA CIUDAD PREHIST6RICA DE (VALLE CALCHAQUf-PROVINCIA DE SALTA)
CAMPANAS DE I906 Y 1907

Segunda part


DESCRIPTION DEL MATERIAL ARQUEOL6GICO

El studio y. descripci6n del material arqueol6gico reco-
gido en las dos campafias, y cuya noticia somera se ha
dado en cada uno de los inventarios de hallazgos que
preceden, no deja de presentar sus dificultades, mis por
su niimero crecido que por su gran variedad.
Uno de los puntos mis inc6modos para su clasificaci6n,
es de la diversidad de substancias en que un mismo ob-
jeto ha sido fabricado; esto impediria hasta cierto punto
separarlo en grandes grupos de acuerdo con el criterio del
material empleado.
Sinembargo, teniendo en cuenta que 6ste es el que fa-
cilita mis porque generalmente la mayoria de los objetos
que sirvieron para determinadas industries parece que res-
ponden A este plan, no he trepidado, despu6s de haberlo
meditado much, en adoptarlo, incluyendo dentro de las
subdivisions ya sea por industries 6 por uso respective,
los objetos similares, aunque ellos sean de distinta material.
Un ejemplo, entire otros, podri ilustrar lo expuesto: la









I6 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

mayoria de tiles de hilar y tejer son de madera, pero entire
los torteros 6 fusaiolos, que de esta misma substancia son
el noventa por ciento de los hallados, los hay tambien de
hueso, de piedra, de alfareria, etc.
Separar estos 1ltimos de aquellos por esta sola conside-
raci6n seria incorrect y poco 16gico, y esto creo que me
serviri de suficiente justificativo para que no se me tache
de incongruente, teniendo en cuenta que en estos trabajos
hay que presentar los objetos reunidos por series para que
puedan estudiarse las formas y compararse entire si, lo que
no deja de tener su grandisima importancia ya sea por lo
que importa en la evoluci6n de los tipos 6 las relaciones
que ellos puedan tener con los otros tipos que se hallan 6
puedan hallarse en otros lugares.
Como he dicho, la subdivision de los grandes grupos
facilitara much nuestra tarea.
De acuerdo con lo expresado empezaremos por dividir
los objetos que pasamos a estudiar en los siguientes gran-
des grupos:
I Alfareria.
ii Objetos de metal.
in Objetos de hueso.
Iv Objetos de piedra.
v Objetos de madera.
vI-- Objetos various.
Cada uno de estos grupos serA dividido a su vez en va-
rias subdivisions de acuerdo con el tipo de los objetos 6
sus aplicaciones.

ALFARERIA

Esta industrial ha dejado en todo el valle Calchaqui in-
numerables restos y cada region puede decirse que tiene
sus tipos propios que caracterizan, ya sea una cultural 6
varias que se ban ido superponiendo en el transcurso de









EXPLORACIONES ARQUEOL6GICAS 17

los siglos, conservando las formas 6 modificandolas paula-
tinaimente hacia una estilizaci6n cada vez mis acentuada.
Como en todas las viejas civilizaciones las formas tipicas
de una localidad ban resistido a los cambios 6 tentativas de
innovaci6n con rara tenacidad y en la alfareria de uso fu-
nerario 6 religioso se puede observer perfectamente ese es-
piritu conservador.
Entre el conjunto de las piezas exhumadas en < La Pa-
ya > hay que hacer notar un grupo de objetos de tipo ex6-
tico, ya sea que ellos hayan sido importados en una mini-
ma parte 6 que hayan servido de model para imitaciones
mis 6 menos felices.
Estos nos obligan a dividir el material en dos grandes
series: A, objetos de Tipo Peruano y B, objetos de Tipo
Calchaqui.

A OBJETOS DE TIPO PERUANO

Por lo expresado en el capitulo: ( Sobre los caracteres
ornamentales de la alfareria de Tipo Chileno > y el hallazgo
de conchas marinas del g6nero < Pecten > junto A muchas
de las piezas que pasamos A describir, hasta que no se
demuestre lo contrario, parece quedar establecido que los
objetos mis caracteristicos de este grupo, si bien segun el
Dr. Max Uhle pertenecen al tipo cuzquefio y al period
incisico (I) han sido traidos desde la costa de Chile A tra-
ves de la Puna de Atacama, como objetos preciosos que
quizis fueran articulos de comercio, y no del interior desde
el Norte conjuntamente a la pretendida conquista de los em-
peradores del Peru.
Los objetos genuinamente peruanos son raros; los que
mas llaman la atenci6n son los llamados vasos Apodos (2)

(1) Max Uhle, PACHACAMAC, pdg. 17.
(2) F. F. Outes, ALFARERIAS DEL NOROESTE ARGENTINO, en
"Anales del Museo de La Plata", Tomo I (segunda series p~. 24.











impropiamente Aribales, en La Paya s61o fu6 hallado un
fragmento de cuello con el borde de uno y otro entero, no
por nosotros y este es del tipo comin, pintado, con el cue-
lo cubierto por pequefias figures r6mbicas y con una plant
central en la parte anterior flanqueada por dos anchas fajas
de series superpuestas de lineas aserradas negras.
En cambio estos vasos han servido de modelo para los
vasos pseudo apodos que los indios calchaquies, mis pric-
ticos que los peruanos y teniendo que vivir sobre un suelo
mas duro se dieron cuenta de que el fondo c6nico de los
Apodos no tenia objeto practice y lo modificaron, aplanAn-
dolo para darle mayor estabilidad. (i)
Siguen en profusi6n los plates, principalmente los orni-
tomorfos, algunos legitimos, lo que se explica por la facili-
dad, dado su tamafio reducido, de poderlos transporter.
Enseguida se presentan las ollas de pie central, cuyo
uso parece. que empez6 A generalizarse en el Norte de la
region calchaqui (2) y por fin algunos vasos, raros por
lo demas, como la ollita ya descripta de la figure 29 y uno
que otro yurito 6 vaso de boca angosta: como los mencio-
nados anteriormente, pero estos iltimos con la decoraci6n
propia del Norte de Chile.

Vasos pseudo dpodos
En el inventario que antecede de los hallazgos, se han
descripto someramente estos vasos cuyo nimero asciende
A catorce en todo y como puede verse en la figure I22
ninguno, salvo el mas pequefio, ha conservado estric-
tamente la forma del modelo en las lines de cons-
trucci6n del cuerpo, y fuera de 6ste, todos han perdido
ademas los pequefios apendices que los Apodos peruanos

(1) F. F. Outes, ALFARERIAS DEL NOROESTE ARGENTINO, en


obre la Provincia de I











-esentan en iiiinero de dos en la parte inferior del
orde.
Dos de ellos sl6o conservaron en cambio el ap6ndice
-oninente que presentan los apodos en la parte sipe-



































FrG. 122 Conjunto de los vasos pseudo apodos extraidos de las
ccavaciones de La Paya, para demostrar la variedad de formas que
esentan.

)-anterior del cuerpo, uno sin ornamentaci6n y el otro,
nimero 827, con dibujos hechos por mano inexperta,
nitando mal di los que se hallan en los vasos peruanos








STA DE LA UNIVERSIDAD DE BUEI


(nIgura 123) noranaose sin embargo en el centro una ai
ble faja vertical de grupos de pequeiias lines que sigue
una direcci6n en zig-zag, dibujo que hemos visto coloc,
do en otra direcci6n en el pseudo Apodo, figure 42, y qt
se encuentra tambi6n en algunos plates.
Estos dos vasos fueron hallados con un tercero, tambii
sin dibujos, en la falsa tumba, niim. 74, junto a otros ol
jetos de alfareria de tipo peruano, como ser ollas de pie
plates ornitomorfos cuyo conjunto puede verse en la i
gura 79.
Hallazgos, compuestos c
alfarerias de tipo ex6tico, ha
Ssido frecuentes; un vaso d
6stos pero de vientre muy ai
cho, sin decoraci6n, formal
l parte del ajuar finebre de
tumba nim. 63, en la que s
encontraron plates ornitomo:
fos y un fragmento de coi
cha del g6nero Pecten. (Veas
FIG. 125 Vaso pseudo-Apo- figure 74).
do con decoraci6n imitando la
de los Apodos peruanos. No. 827, Otro vaso casi igual al at
hallado en la falsa tumba NO. 74. terior, del sepulcro nuim. 7
117 tamaio natural estaba acompafiado con o11e
de pie central vasee la figure 78).
Otro vaso con ornamentaci6n borrada, del tipo chileni
fue encontrado en la tumba nim. 128, junto a un plat
ornitomorfo y a otro de asa doblada tambien de tipo p(
ruano, (v6ase figure o10).
Los dos grandes vasos nuims., 1030 y o031, perteneciente
A la interesante tumba nim. 61, se hallaron junto con plh
tos ornitomorfos, vasee figure 3) etc.
Casi todos estos grandes vasos fueron enterrados en p(
sici6n horizontal y parece que se utilizaron para consei
var algunos objetos y no para acarrear liquidos; en un s(









EXPLORACIUNiKSi ARKUOULOGICAS


ulcro, nuim. 161, uno de ellos conservaba fragments de
lantas tint6reas y en otros hallamos, mezcladas con la tie-
-a que los habia rellenado, restos de substancias que, ya
muy destruidas, parecian haber sido algo asi como harina
n las cuales se habrAn cebado las moscas A juzgar por los
estos del habitAculo de las pupas que contenian. (i)
Por otra parte la posici6n en que yacen en las turn-
as excluye la idea de haber sido enterrados con liquidos;
lla ademis ha tenido el inconvenient, cuando el vaso


MOM -


904-
a
FIG. 124 Personages c
vaso NO. 904, repetidos dos
a, mujer; b, hombre /5 ta

ha sido grande, de que no se hallen
pues el peso de la tierra obrando
roto, como que alli ofrecen menor
La pasta de que estAn fabricados
los de tamafio pequefio 6 media
han recibido un pulido externo c,
da un aspect lustroso.
La ornamentaci6n, salvo en el c;
antropomorfa, figurea 124) y que


general en
1 vientre 1,
cia.
11-e -nk.r


Lo, es una y mucnos
i pintura roja, que le,


so del nuim. 904, que es
la sido descripta al tra


en'Colom6, Departamento de Molinos, Provincia de Salta; contien
ain various mazlos de maiz de la especie pequefa.


p


De
e
U,
ci









DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS


:ar del sepulero ndm. 1oo y la del pequefio vaso nuim. 944
del sepulcro nuim. iio que re-
presenta, sobre fondo rojo, una
Scuriosa serpiente de dos cabe-
Sszas que corre enroscada A su
alrededor figurea 125), los de-
mis casi puede decirse que
P, 1 io; Co^n.+. i mh^o Dertenecen Dor la reoetici6n


1aIIas uOIillauall scpaia
s mitades (fig. 126 a).
Los triangulos en mayor
A \ ronrorfidn' on trPC cofri


os superiores con el v6rtice diri-
*ido hacia abajo v la inferior en
entido contrario, decoran el vaso
imero 1031 (fig. 127), cuyo gollete
a no es liso como en el vaso ante- FIo. 126 (1) Decora-
ior, sino adornado por lines. ci6n de grades triAngu-
los reticulados. Vaso N.
Compafiero del anterior es el vaso 1859. El dibujo circular a
es el que present en el
urm. 1030 (fig. 128), en el que los borde interno de la boca.
-iangulos reticulados son curvos y i17 tamano natural


(1) Todos los dibujos que se refieren a estos vasos pseudo-Apo-
w. Ino dahn ri la dntilaP7 del renutadrn artistia Sr lunn l. Wnrnkpn.









EXPLORACIONES ARQUEOLOGICAS 2

terminan en un element de espiral 6 gancho cerrado, er
cuyo interior hay tres pequefios trazos que parecen repre
sentar caras humans estilizadas. (i)
En el vaso niim. 1841, los triangulos reticulados ocupar
s6lo dos zonas, una superior donde aparecen dos en cade
cara del vaso y otra median que corresponderia A la infe.
rior del vaso 1031, habiendo sido substituida la segunde
de aquel vaso por triAngulos negros, este conjunto ocupE
















1031
FIG. 127- Decoraci6n del Flo. 128- Decoraci6n del
vaso No. 1051. vaso No. 1050.
117 tainafio natural 1110 talmao natural
Estos vasos fueron hallados en la tumba No. 61.


aqui la mitad superior de la decoraci6n, mientras que 1
inferior lleva una gruesa banda de verdaderos climankis
trones rodeados por lines negras que en algunas seccio
nes avanzan en la parte libre por medio de puntos trian
gulares (fig. 129).


(1) Comfin es hallar en el arte calchaqui la representaci6n de IE
cara humana sin indicaci6n de la boca; esto sucede frecuentementE
en muchas urnas, en esculturas en pledra, madera, etc. Algunos
ejemplos pueden verse en las figs. 68, 77 y 91 y los personajes de
- -A X.'- InA










i U1 LIII, '.ii I v~AVJ ii uIII. iJLif 1, fu LI iC ia UInO Ia LiliCUiat'
persisten siempre, pero han sido retirados A ambos lado
del frente dejando una zona central vertical para ser ocu
pada por la imagen de un gran pajaro, probablemente ui
avestruz, cuyo cuerpo circular tiene una linea de puntos :
otro circulo mas pequefio con una cruz en el centro y cua
tro puntos entire los brazos (fig. 130).
Este pijaro se halla parade sobre otro simbolo formed<
por un circulo pestafiado con punto central, posiblementi















181t 1|80

FIG. 129 Decoraci6n del FIG. 130 -- Decoraci6n del
vaso No. 1841. vaso No. 1840.
1/6 tamafio natural 1/9 tamafio natural

la imagen de un sol 6 de una estrella; imagen que hemo,
visto ya en el plato fig. 40 y con modificaciones en la,
figs. 46, 48, 52, 54 Y 55, correspondientes todas tambi6n i
vasos pseudo apodos 6 pequefios yuros y ligada A mons
truos 6 pijaros.
Como se puede ver por lo expuesto, salvo la decoraci6r
del vaso, fig. 123, en que se nota A primera vista que e,
una burda imitaci6n de la de los Apodos peruanos, en todo,
los demas vasos que hemos extraido de las tumbas, aqui


_ ___












en (, la decoraci6n de aquellos ha sido substitufda
completamente por elements simb6licos y decorativos pro-
pios del lugar, lo que nos demuestra una vez mAs que la
influencia del tipo original ha sido casi nula en esta re-
gi6n y no evidencian la influencia decisive de la cultural
incasica sobre el substratum 6tnico local de las provincias
argentinas del noroeste, como lo afirma mi distinguido
colega el senior Outes. (i)
Los indios de la region calchaquf no han hecho mas que
tomar por modelo un vaso peruano para imitarlo en sus
lines generals de construcci6n, suprimi6ndole la base c6-
nica, inc6moda en suelos no arenosos Anicos que podian
darle estabilidad.
Esta forma, que en la mayoria de los casos no se imit6
servilmente en cuanto a esas mismas lines y proporcio-
nes, fue decorada de acuerdo con sus tendencies y sim-
bolismos propios, sin preocuparse del original, cosa que
seguramente habrian hecho si la cultural incisica hubiera
tenido una gran influencia sobre aquellas poblaciones y
sobre todo si la conquista hubiera sido un hecho.
Pero esa conquista no estA ain demostrada y sl6o nos
podemos explicar el fen6meno del hallazgo de los vasos
apodos y de sus derivados 6 pseudo Apodos de este lado
de la Cordillera, por medio del comercio y trato que debi6


(1) Esto mismo se observe en el bello ejemplar que el Dr. Fran-
cisco P. Moreno trajo al Museo de La Plata, de AndalgalA (Provin-
cia de Catamarca) y que el senior Outes describe en su Monograffa,
pag. 27, y figurado en la Plancha III, fig. 1.
La decoraci6n de ese vaso no tiene nada de la del tipo de los Apo-
dos; los grandes triangulos reticulados que forman la cruz malteza,
el pajaro y la serpiente de dos cabezas y adn los hombrecillos, todos
son elements que sera indtil buscar en los vasos apodos proceden'
tes del Perd.
Por otra parte, el mismo seflor Ontes en la pAg. 51 y 52 reconoce
que los vasos pseudo apodos muestran caracteres propios en sus or-
namentos que obligan a considerarlos por separado, pues cree que
pertenezcan a otras tantas cultures locales.












CV1.L11 UUII IUO IIIUIU U. UU LIa IlUU, I UlIIU iU UtIIIL LLL IIl IU
hallazgos de conchas del Pacifico y objetos con decoraci6n
similar.


Platos ornitomorfos

En nuestras excavaciones recogimos, in situ, una regu-
lar series de estos plates. La mayor parte yacian de a pa-
res, como en el caso de los sepulcros nims. 3, 6, 61, 63,
74 Y 193; en el niim. 128 un plato ornitomorfo se hallaba
acompafiado por otro de tipo tambi6n peruano pero de
simple asa laminar, doblada, que substituia la cabeza del
pAjaro; otro ejemplar, imitaci6n del anterior, con un rena-
cuajo pintado en el centro, ha sido dibujado en la fig. 112
y pertenece al sepulcro nim. 161.
De tipo ornitomorfo se hallaron, solos, el nim. 1560,
en el sepulcro nim. 116, con decoraci6n de tipo chileno
(fig. 98) y el nim. 1951, en el sepulcro num. 173.
Como se ve por lo expuesto, aqui en < sucedido lo mismo que ha observado el Dr. Max Uhle en
Pachacamac (i) respect al hallazgo de estas piezas de 4
pares, si bien aqui la proporci6n ha sido mayor.
Como habrA podido notarse, el mayor nfimero de ha-
llazgos de estos plates corresponde al recinto murado de la
ciudad, donde, por otra parte, se han extraido la mayoria
de los objetos de tipo peruano que aparecen en la colecci6n.
En ninguno de estos sepulcros de la ciudad fueron ha-
llados torteros, lo que no ha sucedido asi en los otros.
En tres casos, estaban asociados A conchas del g6nero
Pecten y en dos contenian en su interior una placa pec-
toral de cobre.
Fuera de nuestros hallazgos, conseguimos ademAs algu-








EXPLORACIONES AROUEOIOGICAS

61


N


K


Dl~/h)ti de Edua) rdfl I hlmhe'f I (hio)


\\4












nas otras piezas recogidas con anterioridad, pero sin in-
dicaci6n precisa de yacimiento; a efectos de su ornamen-
taci6n nos basta saber que son de esta misma localidad.
Los caracteres de estos plates, dentro de su forma ge-
neral, varian much.
Puede decirse que la gran mayoria presentan caracteres
propios, individuals, y tan es asi que ain en los hallaz-
gos de a pares rara vez ambos plates han sido iguales.
La fig. 131 puede dar una idea de esta variedad, ya
sea en lo que se refiere a la ornamentaci6n, ya a la
forma de la cabeza, asi como tambien 4 la de esos peque-
fios apendices que se hallan en el borde del plato y en
la parte opuesta 4 aquella.
Esos apendices son importantes, pues s61o se hallan en
este genero de piezas y gracias 4 ellos, faltando la cabeza,
puede reconocerse si un plato es 6 no ornitomorfo.
Ellos representan, a mi modo de ver, las patas del pato
dirigidas hacia atrds en el moment de nadar, pues el
plato represent A este animal en esa posici6n, y efecti-
vamente estas piezas colocadas sobre el agua se sostienen
flotando y produce esa impresi6n.
La cabeza, que como un asa sobresale del borde y da
el caricter ornitomorfo a estas piezas, varia tambi6n en
su forma y tamafio, segin la mayor 6 menor habilidad de
quien la hizo; en la fig. 132 se han reunido los tipos prin-
cipales de los ejemplares recogidos en La Payap.
Los hay sumamente toscos, apenas bosquejados en sus
lines generals, en algunos casos con la simple indica-
ci6n de la boca 6 sin ella; en otros se han sefialado los
ojos 6 las ventanas de la nariz 6 los oidos, y en casos
raros se les ha afiadido algunos trazos de pintura negra
para darle mayor caricter naturalista.
Raro es el caso en que se ha exagerado la forma ge-
neral, como en la fig. 98, por ejemplo, 6 se ha transfor-


_ ~ ______________ __ ______





EXPLORACIONES ARQUEOLOGICAS 2C














^\ ^^e

wt -C









V10Oli Uflf^ 1 U1NIVPfIOILlJ"- U"K, D L


IllCLtU C~iLd C-1 LLII UULUII l I411 LUIl CUasIU CII IdL 11, 1 a~5) 1
6sta importada y hallada en la Casa Morada, de alfai
* 1 . ... ... /Prt 1C 1 .


vertical 6 transversal, y el otro en que la ornam
rma un conjunto discoidal.
En la fig. 131 pueden verse cuatro ejemplares








EXPLORACIONES AROUEOL6GIi


I.er g'rupo

I Dibujo de lines finas, (fig. 134) formado por fajas a
ticales y dividido en dos mitades, separadas por una li:
gruesa; cada mitad se compone de una series vertical
crtices de San Andr6s y otras de lines en zig-zag. Es
dos series se hallan limitadas por verticales doubles. (i).
Mas 6 menos este dibujo se halla tambien en un pl
publicado por Medina, procedente de Vallenar (2).
En la fig. 131 hay dos ejemplares de este tipo de dib
en uno ha desaparecido la li-
nea negra central v ha sido
substituida por dos lines ase-
rradas con trazos pequefios en
el interior de cada uno de sus
dientes (nuim. 832).
En el otro el dibujo se ha
complicado, habidndose enri-
quecido las cruces de San
Andr6s con tri6ngulos negros '
que se introduced a los la- FIG. 154 Decoraci6n i
rior del plato No. 1055.
dos, entire las aspas, y peque-
fias pestafias entire los espacios superior 6 inferior de
inismos; ademis, habiendo desaparecido las lines en
zag laterales, 6stas han sido substituidas por espirales
forma de S, flanqueadas por curvas doubles y otra cu
fuertemente crenulada, nuim. 1036.
2 Dibujo de lines finas, compuesto de una zona c
tral ocupada por dos lines quebradas, doubles, una fre
a otra. Estas quebradas se hallan cruzadas por peque
rectas en toda su extension.

(1) Estas lines en zig-zag creo que correspondent a las que
ven en el vaso pseudo Apodo de la fig. 52 y en el ya descripto
la fig. 125.
(2) Aborigenes de Chile, fig. 162.










Las otras dos zonas tienen una figure mAs 6 menou
fusiforme en cuyo interior se hall repetido el simbolo d(
la mano 6 peine, debiendo hacer notar que en una, esto!
signos son ocho y en la otra siete.
En dos ejemplares se repite esta proporci6n (nim. 815)
fig. 131 y niim. 2123 (fig. 135); en este Altimo entire las que
bradas de la zona central se han agregado dos pequefia,
figures cuadradas con su interior reticulado.
3 Dibujo compuesto por una zona central vertical d(




i,- -








I1 A
FIG. 155 Decoraci6n inte- FIG. 156 Decoraci6n inte-
rior del plato No. 2125. rior del plato NO. 1951.

lines reticuladas, flanqueada en un caso, fig. 136, por
triAngulos negros que se unen por sus bases en forma tal
que dejan en su interior unas figures algo asi como ho-
jas y en otro caso por algunos climankistrones como en
la fig. 131, num. 2120.
Ninguno de estos plates ha sido importado.

2. grup0

La fig. 13r, nim. 2121, present uno de los mejores plates
de este tipo y por la finura de su pasta y por lo esme-
rado de su factura parece ser importado.
T A ---- -A_ -A.- A ___:_ A- -_:-~~.. 1^


I ~ _________^__ ________







EXPLORACIONES AROUEOL6GICA


minados en un element de espiral 6 climankistrones di.
puestos en circulo; el centro se halla ocupado por un
circunferencia que contiene una cruz de brazos reticulado,
La fig. 137 muestra en cambio una especie de estrella d
once puntas en cuvo interior corre un anillo compuest
de dos rectas v dos lines vibradas que encierran tan
bi6n una cruz del mismo estilo.
Un plato de asa doblada, tambien de la misma calidac
puede decirse que es la repetici6n de ese dibujo anteric















FIG. 157 Decoraci6n inte- FIG. 158 Decoraci6n interim
rior del plato No. 2124. y exterior del plato No. 2119.

sin la cruz central pero con el agregado de espirales qu
se unen por medio de un largo flajelo A las puntas de 1
estrella y todas dirigidas en un solo sentido (fig. 138).
Este plato leva un dibujo externo al rededor del bord
formado por una faja de triAngulos negros colocados e
sentido alterno y de frente que dejan entire si un espaci
angosto que result una linea quebrada.
MAs complicada pero menos elegant es la decoraci6
internal del plato ornotomorfo, fig. 139, pero de fabricaci6
local.
Se trata de un ancho anillo formado por lines delg;
das en niimero variable que lo cruzan en pequefios gri










pos que se alternan con figures negras, casi del mismo
tamafio que el de estos grupos, cada una con dos triin-
gulos claros uno superior mayor y otro inferior colocado
en sentido contrario. Cada triAngulo tiene tres punto, dos
arriba y uno debajo, que hacen la impresi6n de querer re-
presentar caras humans muy estilizadas.
Dentro de este anillo hay una gran cruz cuyos brazos
terminan en tres 6 en cuatro dientes colocados sobre una
pequefia transversal, como un rastrillo.
Esta cruz semeja en su estruc-
tura A la que se halla en el plato
de la fig. 80.

Ollitas de pi6

Todo lo ya expresado en otro
trabajo (i) a prop6sito de este
tipo de vasos podria repetirse
aqui.
rio del pl-DeaoN 6 22n 7ie- Es un utensilio cuya forma in-
cedente de "La Paya" y re- dudablemente es peruana y esta
cogida en 1905.
es una de las razones del por-
Donaci6n J. B. Ambrosetti
que, como tipo ex6tico, no se
hava encontrado mas abundantemente en nuestras esca-
vaciones.
Un gran ejemplar fragmentado de buena pasta, hallado
en la Casa Morada, fu6 ya mencionado al principio de esta
monografia (2).
Seis ejemplares recojimos nosotros (fig. 140) de divers
tamafio, de alfareria ordinaria, cuyas variantes de forma
se deben A las diversas manos que las modelaron.
Proceden todos del recinto murado de la ciudad y no

(1) Vase Ambroselti: Datos Arqueoldgicos sobre la Provincia
de Jujuy en "Anales de la Sociedad Cientifica Argentina", 1902,
figura 42.
(2) Esta pieza se halla en el Museo Nacional de Buenos Aires.








EXPLORACIONES ARQUEOLOGICAS


hemos hallado ningin esp6cimen, ni siquiera sus frag-
mentos, en las escavaciones ejecutadas fuera de 61.
Pertenecen i tres hallazgos y puede decirse que en los
tres se han encontrado asociados a otros objetos tambidn
de tipo peruano 6 mejor dicho imitaciones del mismo.
Todos, salvo la pieza nimero Ioi6, parecen fabricados


drijo, nilm. 74, en done los objetos fabricados en la loca-
lidad, pero de tipo peruano, abundaban.
En ninguno de estos hallazgos se encontraron vasos asi-
m6tricos, lo que induce a suponer que el empleo de estas
ollas se empezaba A generalizar, aunque no habia podido
suplantar a aquel litil de cocina tan practice y propio, al
parecer, de esta zona.
Todos los ejemplares se hallan cubiertos exteriormente
por una capa de ollin lo que demuestra que fueron usa-
dos durante algiin tiempo.












30 .KisVIa A Ua LA UaIVaK ,l..U U Us U -NU AIKX a

Fijdndose bien no hay dos ejemplares exactamente igua-
les, ni por su forma, ni por su tamafio, ni por la implan-
taci6n del asa. Dadas sus lines de construcci6n y su pie
central, esta olla podia recibir una gran cantidad de fuego
en la parte inferior y lateral, pero para los indios nunca
pudo ser tan pr6ctica como los vasos asim6tricos, much
mis manuables y s6lidos.



B- OBJETOS DE TIPO CALCHAQUI

La alfareria de tipo Calchaqui 6 local, puede dividirse
en dos grandes grupos: Alfareria de uso dom6stico por lo
general negra y alfareria de uso ceremonial 6 funeraria en
su gran mayoria decorada. Esta iltima se caracteriza es-
pecialmente por su gran constancia y escasa variabilidad
en ,lo que se refiere A dichos simbolos.
Como se demostrard mas adelante, la estilizaci6n entire
los viejos pobladores de (> habia llegado ya A un
grado .tal, que si no hubiesemos tenido la suerte de reunir
un material tan grande, nos habria sido impossible seguirla
en todas sus fases desde su origen.
Esta alta estilizaci6n de los simbolos primeros nos po-
drd dar una pruieba irrefutable de la gran antigiiedad de
ese pueblo que llamamos Calchaqui, pues de otro modo
no podriamos explicarnos. el porque de esa alta estiliza-
ci6n ni de la cristalizaci6n, digamos asi, de la ornamen-
taci6n que- de ella deriv6.
Pasaremos a describir primero los tipos de alfareria que
no presentan decoraci6n.









EXPLORACIONES ARQUEOL6GICAS 37


ALFARERIA DE USO COMIUN

Vasos asim6tricos

Doy este nombre A lo que reputo el principal utensilio
de cocina que poseian estos indios.
Se trata de esos jarritos sobre los cuales ya llame la
atenci6n en nuestra publicaci6n anterior (i) y que ofrecen
la particularidad de tener sus lines de construcci6n asi-
metricas; es decir que la pared opuesta A la del asa es
muy convexa y saliente.
Esta forma tiene un fin utilitario, pues se presta Aque
pueda acercarse y retirarse del fuego sin que el asa se
caliente, y sin perjuicio de que la cocci6n de los alimen-
tos se efectdie de un modo eficaz desde que la superficie
anterior expuesta al fuego es siempre la mayor, dada su
curvatura exagerada, que es caracteristica de estos vasos.
Como ya lo indicamos, los indios en esto fueron muy
practices, --mucho mis que los actuales campesinos que
fabrican vasos simetricos de alfareria destinados A iguales
fines.
En estos recipients, cuyo tamaiio y capacidad son muy
variables pues pueden contener desde unos tres litros de
agua hasta unos doscientos gramos, los indios cocian prin-
cipalmente el maiz, haciendo lo que llaman hoy las gen-
tes de ese lugar, note, plato muy sencillo que no require
sino hervir el maiz sin romper, con un poco de ceniza 6
sin ella, 6 bien el tulpo que se reduce A una polenta de
harina de maiz molido en conanas. de piedra.
Si nos fijamos hoy en el modo de cocinar de los ac-
tuales habitantes tendremos una imagen fiel de lo que de-
bieron haber hecho los indios de .


ad. 58, fig. 55.















excepci6n se ve un trozo de algarrobo ii otra madera.
Alrededor de este fuego colocan una variedad de ollas
en su mayor parte medianas, de tres A cuatro litros de
capacidad, y en mayor cantidad ollitas pequefias, mAs 6
menos todas con la misma cosa, pues unas estin destina-
das d los muchachos que salen 4 cuidar las cabras ii ove-
jas y otras 4 los hombres 6 mujeres, etc., y no pocos pas-
tores llevan consigo, al salir por la mafiana,'la propia ollita
con la comida preparada para desayunarse en el campo.
Como todos los vasos asim6tricos que hemos lallado
tienen la boca muy ancha no es dificil que retirados del
fuego sirvieran al mismo tiempo de plato; esto es una idea
que apuntamos al pasar y que solo podriamos referirla d
ciertos vasos pequefios destinados seguramente A los nifios.
En cuanto i los grandes y medianos no podriamos supo-
ner la misma cosa desde que siempre, puede decirse,
los hemos hallado asociados 4 los pucos negros, verdade-
ros plates y los que estamos convencidos que hacian esa
funci6n.
La asociaci6n es tan grande que mas de una vez, como
se habrA podido ver en el inventario de las tumbas, he-
mos encontrado el vaso asimetrico dentro de un puco
negro.
La forma de estos vasos dentro de las lines generals de
construcci6n es muy variable, notAndose mejor al exami-
nar las series cuya fotografia se public (fig. 141).
Pocos son los de tipo alto y raros los que tienen escasa












afuera; el asa es ancha v fuerte de manera que permit
poderlos manejar sin peligro de rotura.
Raro es el ejemplar que no present rastro evidence d
haber sido usado; todos puede decirse que tienen la parl
anterior del vientre quemada, mAs 6 menos intensamente, 1


FIG. 141 Conjunto de vasos asim6tricos para demostrar
la variedad de formas dentro del mismo tipo.
Fotografia reducida k 1/11

que ha resultado, como es natural, del mayor 6 menor us
que habian alcanzado cuando fueron enterrados.
Este tipo hasta ahora es muv propio de y la s6rie que hemos recogido alcanza a unos cincuent
ejemplares.









'A DE LA UNIVERKSI)A) DE BUENC


Vasos negros, pulidos

Dentro de sus caracteristicas: vientre mAs 6 menos glo-
bular, base pequefia, circular, boca grande, borde ancho
volcado hacia afuera, y dos asas pequefias, gruesas, im-
plantadas horizontalmente en el tercio inferior 6 en la
mitad del vientre, (i) este tipo de vasos varia tal punto
que ain cuando todos tengan un aire de familiar incon-
fundible, es dificil hallar dos piezas exactamente iguales.
El material lo constitute una tierra plomiza, bastante
homog6nea y bien cocida, notAndose esta peculiaridad en
las roturas frescas y en las parties descascaradas por el
salitre.
Sobre esta tierra han aplicado el color negro intense
por dentro y fuera del vaso, y luego ban pulido las
superficies con todo cuidado a fin de darles un aspect
c6rneo y lustroso que en algunas piezas tiene hasta cier-
tos reflejos metAlicos.
Dos ejemplares de la colecci6n no han recibido el co-
lor negro, y han quedado grises pero pulidos.
Estos vasos son relativamen-e escasos; nosotros s6lo
hemos hallado, in situ, diez ejemplares y los seis res-
tantes, que posee el Museo, los hemos adquirido poste-
riormente A nuestras excavaciones, de manera que pode-
mos decir que s61o un cinco por ciento de nuestros
hallazgos nos proporcionaron ejemplares de estos vasos,
fig. 142.
La mitad de ellos proceden de tumbas exploradas en la
Ciudad y la otra en la Necr6polis, menos uno que es de la
Banda. Algunas piezas son gruesas, pero en general casi
todas pueden clasificarse entire las de alfareria fina, siendo
uno que otro ejemplar de paredes bastante delgadas.
Ninguno de estos vasos present exteriormente rastros

(1) En un caso faltan 6stas por complete.










de haber estado sometido a la acci6n del fuego; de ma-
nera que hay que descartar la idea de que hubieran po-
dido servir para cocinar, siendo mis probable que tuvie-
ran por objeto el de conservar provisoriamente liquidos 6
servir para transportarlos en pequefias cantidades por in-
termedio de las criaturas.
La capacidad media de estos vasos es de dos litros,

























FIG. 142 Conjunto de vasos negros pulidos
Fotografia reducida A 111

habiendo uno que otro que contiene hasta tres litros y
medio y, por excepci6n, hay tambidn otro, de tamafio muy
reducido, que no alcanza a contener medio litro.
Esta clase de alfareria es una de las que mAs han su-
frido la acci6n destructora del salitre; muchas estAn co-
rroidas en diversas parties y lo curioso es que su acci6n












la superficie pulida se ha desprendido en liminas.
A los tipos anteriores hay que agregar los siguientes
que aunque no sean extrictamente iguales por carecer de
un gollete, sin embargo, parecen ser derivados 6 afines y
representarian en cierto modo un tipo intermediario entire
ellos y los pucos.
La figure 143 puede dar una idea de sus formas; se
trata de vasos bajos, de bordes salientes y boca muy an-
cha; ambos de pasta fina, negra y lustrosa igual a la de
esta clase de alfareria.





95 70
FIG. 145

Las piezas en cuesti6n se asemejan en algo, en sus li-
neas de construcci6n, a -otros vasos mAs toscos proceden-
tes de La Poma.
Estos parecen ser esporidicos en ( y ambos
proceden de sepulcros de la Necr6polis del pie del Cerro,
nums. 132 y 169, siendo ademAs de tamafio reducido.


Pucos negros

Estos pucos son de buena pasta por lo general, s6lida
v riiidadosamente construidos: en ellos se ve el trabaio









EXPLORACIONES ARQUEOLOGICAS


Por regla general son de un color negro, de aspect
c6rneo y pulido exteriormente.
El interior es tambien negro pero algunas veces ese
color toma un aspect brillante 6 metAlico.
En los ejemplares cuya superficie ha sufrido por la
acci6n del salitre y ain en las piezas rotas se ve que han
sido trabajados con una arcilla plomiza 6 gris de aspect
muy homog6neo, salvo en uno que otro caso en que se
notan pequefias particular de mica.
Estos pucos, que supongo han sido verdaderos Atiles do-
mesticos, .fueron trabajados con todo cuidado, es decir em-
pastando bien la masa y someti6ndola despu6s A un largo
trabajo de pulido, al mismo tiempo que se aplicaba el
color; color que ha penetrado lo bastante como para pro-
ducir una especie de cascara muy adherente y unida que
ha contribuido no poco A su conservaci6n.
En los ejemplares destruidos se nota bien esto por la
tendencia que tiene la superficie A desprenderse por capas
de tamafio regular, en otras piezas esta adhesi6n es tan
grande que el salitre trabajando de adentro para fuera ha
lesionado solo los puntos mAs d6biles, de modo que la
superficie aparece cubierta por una series de hoyos dis-
puestos irregularmente y separados entire si por espacios
intactos, lo que demuestra el gran trabajo que ha tenido
y la resistencia que dicha capa le ha opuesto.
Este salitre ha penetrado en la masa de los pucos, casi
siempre por la base que, naturalmente, ha sido la menos
cuidada al trabajarlos.
La forma de estos pucos puede referirse A dos tipos,
derivado el uno del otro.
El tipo originario es el convexo; boca abajo un puco de
estos, presentaria la forma de un cono de base muy ancha,
con la extremidad truncada; un ejemplar tipico nos daria
las siguientes medidas de este. cono: diAmetro de la base
(6 boca del puco) diez y siete centimetros, altura siete y









44 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

medio centimetros, diimetro de la secci6n truncada (ver-
dadera base del puco) cuatro y medio centimetros. En la
gran mayoria de estos pucos la pared al llegar al borde
se inclina un poco hacia el interior, de manera que entire
el diametro mayor de la abertura de las paredes y el dii-
metro de la boca hay una diferencia de uno y medio A
dos centimetros A favor de aqu6l.
El segundo tipo result de que la pared en vez de en-
corvarse, al llegar al mAximum de su diAmetro, sigue ver-
ticalmente hacia arriba dAndonos la forma de los pucos
de pared de zona superior vertical, tipo 6ste que descri-
biremos mds detalladamente al tratar de los pucos pin-
tados.
Esta secci6n de la pared en los pucos negros de este
segundo tipo varia al infinite segin su mayor 6 menor
altura con relaci6n A la parte inferior.
En unos, la parte superior no alcanza a la mitad de la
altura total, iientras que en otros pasa las dos terceras
parties.
Las variaciones son infinitas, pues hay otro factor im-
portante que influye en ellas y es el didmetro del puco
con relaci6n a la altura y estas variaciones proceden de
la mayor 6 menor elevaci6n de la parte inferior que en
algunos ejemplares casi podria llamarse chata.
A pesar de esto iltimo, la base de las pucos es siempre
de pequefio didmetro en los del primer tipo, rara vez so-
brepasa la media indicada.
En muchos ejemplares la base estA algo hundida hacia
el interior del puco y entonces se nota en esta iltima
parte un levantamiento por lo general poco pronunciado,
6 la simple indicaci6n de la circunsferencia de la misma.
En otros, la base tiene un pequefio reborde saliente, como
si fuera un pie, y tratdndose de suyo de piezas tan resba-
ladizas por el pulimento de su superficie exterior, en la
mayoria la base es de superficie sin pulir, tosca y ain en









EXPLORACIONES AROUEOL6GICAS


otros ha sido rayada fuertemente (como en el nfm. 1544)
a fin de darle mayor estabilidad.
Algunos de estos pucos son muy delgados y livianos;
en cambio otros, sin ser excesivamente gruesos, son muy
pesados, y esto sucede casi siempre en ejemplares bien
pulidos y negros completamente.
Del segundo tipo hay bastantes ejemplares pequefios que
tienen el aspect de tazas, algunos de ellos por el excesivo
desarrollo de las paredes verticales en relaci6n con el tipo
normal.
Dentro del grupo del segundo tipo hay piezas que
muestran tambien la tendencia de inclinar sus bordes hacia
el interior del puco, disminuyendo asi el diAmetro de la
boca.
A los pucos negros correspondent por su forma tambi6n
otros que no tienen ese color y que se han conservado gri-
ses; pero como sus lines de construcci6n son iguales y
como muchos pucos negros no lo son en rigor en todas
sus parties, tenemos pues todas las gradaciones de color
imaginables hasta llegar a aqu6llos.
Estos pucos, pertenecen en cuanto A su factura y clase
de pasta, al mismo tipo de alfareria que los vasos negros,
pulidos, de los cuales ya nos hemos ocupado; como aque-
llos, ninguno present sefiales de haber estado sometido A
la acci6n direct del fuego.
El puco negro es la pieza de alfareria mas comiin en
los sepulcros de .
Se han hallado dentro del perimetro de la ciudad en
treinta tumbas lo que representaria el 50 % del total; en
la Necr6polis, al pie del Cerro, en cuarenta y oco, 6 sea
en el 60 % de los sepulcros explorados, y en la otra banda
del rio de La Paya en trece tumbas, 6 sea en el 35 % de
los hallazgos de ese lugar.
El total de piezas recogidas pasa de un centenar.
Dada su abundancia, ro es extrafio que en various casos,












diez y seis veces, hayan sido los pucos negros, los Anicos
objetos de alfateria que formaban el ajuar frinebre, y en
un caso, como en. el sepulcro nfim. 77, un solo ejemplar
acompafiaba como exclusive ofrenda finebre a cinco ca-
dAveres.
El hallazgo de estos pucos, en cuanto A condiciones de
yacimiento, se ha presentado del modo mis variado; todas
las posiciones han sido adoptadas para colocarlos: de canto
en sentido vertical (tumbas 17, o09, etc.), boca abajo, uni-
dos por sus bocas de a dos (tumba nim. 54), y por fin,
en la mayoria de los casos, boca arriba; es decir, en su
posici6n normal, ya vacios 6 generalmente conteniendo
algo: otro vaso (tumba 114), cestos de paja que A su vez
contenian mates nimss. 131 y 173), dos cestos (163), ce-
nizas (nims. 17, 25, 163), carbones (25), huesos de ani-
males, restos de comidas (26), maiz quemado (26) etc., y
en muchos casos otras substancias orginicas ya descom-
puestas, que los habitAculos de los pupas de las moscas
denunciaban que alli habian existido; algun-as veces he
creido reconocer algo asi como harina de maiz.
Generalmente cada tumba presentaba un puco negro,
hallAndose ocupada por un solo cadaver; pero cuando es-
tos eran mis, el niimero de pucos negros aumentaba, ya
sea de uno por cada esqueleto 6 sino uno por cada dos.
Donde habia objetos de tipo ex6tico no se recogieron
pucos negros; en cambio, en la gran mayoria de los casos
6stos se hallaban asociados con places pectorales 1i objetos
de cobre, cuarenta veces, con cuchillones de madera, diez y
ocho, con pucos pintados, cincuenta.
Diez y ocho veces se han hallado en tumbas que contenian
torteros, pero en todas ellas el nfimero de caddveres era
mayor que uno y se comprende que algunos de ellos de-
bieron pertenecer a mujeres, desde que las tumbas han re-
presentado el papel de panteones de familiar.











A mi modo de ver, el puco negro ha servido preferen-
temente A los hombres. (i)


ALFARERIA DE USO CEREMONIAL 6 FUNERARIO

PUCOS

No puedo aceptar el nombre de Boles propuesto por mi
distinguido colega el Profesor Outes para esta clase de
alfarerias; su forma tipica, variada al infinite, haee que se le
conserve su nombre local de Pucos que se aplica en un
sentido tan lato y general.
Cualquier americanista que haya seguido nuestros tra-
bajos de diez afios A esta parte, sabe perfectamente al leer
la palabra puco, que se trata de un vaso parecido a un
plato de secci6n mAs 6 menos circular y paredes mas 6
menos altas, cdnvexas 6 verticales y que pertenece A la
cultural que Ilamamos Calchaqui.
Es una pieza de alfareria tan caracteristica de esta cul-
tura que merece conservar su nombre tipico. En este con-
tinehte s61o lo hallaremos en tanta abundancia y con tan
variadas pinturas en la region sudoeste de los Estados
Unidos, donde floreci6 la cultural, Pueblo que tantas seme-
janzas present con la Calchaqui.
Como se habrA visto en los inventarios de las tumbas ya
descriptas, el nimero de pucos que recogimos en ellas es
muy grande, de formas muy variadas, pero de tipos cons-
tantemente diversos, que para describirlos nos obligan a
hacer una clasificaci6n de los mismos, reuniendolos no s61o

(1) No es dificil que esto tenga algo que ver con alguna costum-
bre que consistiera enservir a los hombres ya maduros, la comida
especialmente en esos plates, haciendose Esa distinci6n A los del
sexo fuerte como homenaje a su superioridad.
Alin hoy entire esa gente los hombres generalmente son servidos
antes que el resto de los demis miembros de la familiar y muchos









48 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

por sus formas pero sobre todo por su ornamentaci6n que
en todos los casos debe tener para nosotros la mayor im-
portancia, desde que ella nos induce A suponer que una
idea superior y poderosa procedi6 4 multiplicar ciertos
elements simb6licos estilizAndolos de diversos modos, con
un fin mAs bien religioso que de simple ornamentaci6n.
Esto creo que es fundamental en el studio de toda
esta enorme masa de alfareria esencialmente funeraria 6
religiosa, pues hay que tener muy present que en su ma-
yoria no present sefiales de uso dom6stico y muchos ejem-
plares son completamente nuevos 6 han sido enterrados
virgenes, reci6n salidos de las manos del alfarero.
Si bien es cierto que no es raro encontrar muchos ejem-
plares cuya pared externa se halla cubierta por una capa
de ollin resinoso debida a la acci6n del fuego, tambien
tenemos que tener en cuenta que han sido rezagos de fa-
bricaci6n, queremos decir, piezas que se han quemado al
cocerse por cualquier raz6n, sobre todo por descuido 6
por haber estado demasiado cerca del fuego 6 contact
director con las llamas y el humo de la fogata que los
cocia.
Esto se ve claramente en el interior de los mismos que
present tambi6n el aspect de nuevos.
Como los indios han querido aprovechar todo, no es
dificil que habiendolos ya pintados, aunque su aspect
externo fuera malo, los hayan enterrado lo mismo que a
los ejemplares que salian bien, muchas veces: falte de
mieux.

Pucos campanuliformes

Dos tipos: A. B.
El tipo A. tiene el aspect de una campana rudimen-
taria y sin serial casi de separaci6n de la pared en dos
zonas.
Las paredes son delgadas, las asas de herradura, ape-








EXPLORACIONES ARQUEOL6GICAS 49

nas marcadas y muy mal hechas; la base es pequefia, cir-
cular y deprimida.
Exteriormente el fondo es 6 rojo 6 dividido en zonas
verticales que se alternan con blanco 6 amarilo; pero
la decoraci6n A pesar de este cambio de color no se in-
terrumpe.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

Las lines que forman los arcos por lo general se alter-
.n, unas simples y otras con pequefios flajelos que en al-
Inos casos se convierten en puntos, ocupando parte 6 toda
interlinea.
En el borde mismo casi siempre estos vasos presentan


erA el vaso de est
si podria afirma


tan en realidad mAs 6 menos visible.
-a decoraci6n se puede dividir en tre
inidas.
:o-Dibujo interno formado por dos
as colocadas una frente de otra a los
e forma la base, de modo que dejan
i angosta, libre.
'1 arco de estas medias lunas se ha:
erior de las paredes quedando la mit
En las piezas de tamafio coming, ve
tros de diametro en la boca, el interi
as es reticulado; esto sucede en tres
ie.
Sn las de pequefio tamafio, de quince
3 de diAmetro, su interior estA ocupa


ue a ninguno

iplares, la pre-


Ue Ida llCUliab
isos de nuestra

doce centime-


,as de contorno de las medias lunas.
2-En la misma posici6n de la ornamentaci6n anterior,
tas medias lunas se unen en uno de sus extremes, re-
Itando una figure como de herradura, con su interior
upado por esa gran linea ondulada. Esto es constant
cinco piezas de nuestra series.
30-Estos vasos, ademAs de poseer la decoraci6n an-
rior, tienen ocupada la parte superior de la pared con








X1fLUKAClUJN AKUl.ULLU ClUAS 51

ondulada en su interior, de manera que tienen una
inaci6n de las dos figures 6 simbolos propios de es-
asos, la media luna y la herradura. Esto sucede en
o piezas de la series.
algunos de estos ejemplares, y en un cuarto en que
iedias lunas del centro no se han convertido en he-
.ra, las de la parte superior se han simplificado,
iechando del borde del vaso para cerrar la figure, de
que estAn s6lo formadas por un trazo semi circular
enmina en los bordes y la linea ondulada interior.










-- 4

45 Dibujos internos de los pucos campanuliformes del tipo A
Nos. 880 y 847: 1 variedad

idos los dibujos internos de estos vasos han sido he-
con muy distinto criterio que los de la decoraci6n
na. En ellos se nota una gran soltura de mano y
n la impresi6n de que dos personas hubieran interve-
lo mismo que una nota escrita con buena y cuidada
por un escribiente y firmada luego por otra persona
ada A ello.
amo muy especialmente la atenci6n sobre este punto.
po B.
;te tipo se caracteriza principalmente por ser mis
L su alfareria, ms' gruesa que en el tipo anterior pero
or eso mal cocida; tiene sus paredes ya francamen-
ivididas en dos zonas casi iguales.










La zona inferior con la base que es pequefia y circul.
en muchos, de bordes salientes con el centro deprim
forma una secci6n de cono muy abierto 6 invertido.
La zona superior se une A aqu6lla formando angul
Hay tambien mayor tendencia en los bordes A arqu
se hacia afuera.
Las asas de herradura son, en general, mejor hech,
mds pronunciadas que en el tipo A, sin que por esto
guen a la perfecci6n de las que se encuentran en o





.







FIG. 146 Dibujo interno del FIG. 147 Dibujo interno
puco campanuliforme del tipo A puco campanuliforme del tip(
N. 872: 2* variedad No. 1952: 3a variedad

pucos; siempre se encuentran en la linea de uni6n de
zonas de las paredes dirigiendose el arco hacia el bo
El interior de estos vasos, con muy raras excepcio:
es rojo obscure, sin ornamentaci6n. En muchos se no
s6lo algunas lines goteadas que los cruzan, que sel
la opinion del senior Eduardo A. Holmberg (hijo) t
que adhiero, son producidas simplemente por descuidc
pasar el pincel cargado de pintura por sobre el vase
pintar su parte externa.
Estos son los caracteres ganerales, pero en los peque
detalles varian naturalmente de pieza A pieza, pero
cualquier modo son inconfundibles con las del tipo A










Ademis debemos hacer present que la gran mayoria de
estos pucos, tipo B., tienen un aspect much mas nuevo
y modern que los del tipo A que reputo mas antiguo.
La series de este tipo que hemos extraido de nuestras
excavaciones esta representada por veinte y seis ejempla-
res, en los cuales pueden verse todas las gradaciones en
cuanto A la perfecci6n de su factura, como A la de su de-
corado.
Decoracidn-El fondo externo, como en los vasos del
tipo A, no es de un solo color, sino de dos, uno mas claro












FIG. 148 Dibujos internos de los pucos campanuliformes del tipo A
Nos. 2128 y 786: 38 variedad

que el otro, ya sea blanco y rojo 6 amarillo, y rojo 6
rojo claro y rojo obscure, pero siempre dos tonos; 6stos
abarcan por lo general dos zonas que se cruzarian en la
base si la pintura continuase alli formando asi cuatro
campos de fondo alternados.
En pocos casos el vaso esti dividido en dos parties de
distinto color mas 6 menos iguales; por la linea de las
asas y forman asi dos campos de fondo.
Como en los vasos del tipo A, esta separaci6n del fon-
do no es un inconvenient para la unidad de la decora-
ci6n; esta pasa de un campo a otro sin que sus lines se
interrumpan y es del mismo tipo que la de aqu6llos.
Como particularidades haremos notar que en algunos









54 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

vasos el poco cuidado al hacer los puntos 6 rayitas entire
las lines 6 el corrimiento de la pintura A hecho que estas
se transformen en largas escaleras 6 arcos tabicados.
Fuera de este dato, las d.emAs variantes en la decoraci6n
externa son muy pocas, y pueden reducirse A la interca-
laci6n de una 6 mAs lines entire los arcos 6 mayor 6 me-
nor nmimero de estos Ailtimos, etc., pero toda ella en con-
junto es tan tipica que no se confunde con otra y asi per-









EXPLORACIONES ARQUEOL6GICAS 55

en forma de herradura, aunque tiene la decoraci6n exterior
caracteristica, pareceria un paso entire estos vasos campa-
nuliformes y los pucos de pared de zona superior vertical,
y tanto es asi que, en contra de lo que pasa con 6stos, en
el interior y alrededor de la base, muestra restos de una
decoraci6n que bien podria ser una gran serpiente gruesa
como se ve en algunos otros pucos.
Otro vaso, No. 1898, parecido como factura al anterior,
pero de asa como en los del tipo A, es muy interesante,
pues sobre el fondo de dos colors present una decoraci6n
de lines rectas formando simples Angulos superpuestos
que parece que fuera 6ste el dibujo que ha generado el
tipico de arcos de estos vasos.



PUCOS CONVEXOS

Dos grandes series de pucos pintados, se presentan en-
tre el material arqueol6gico que hemos exhumado en < La
Paya ; ambas bien definidas.
La primera es la de los pucos convexos, de pasta mas
bien fina, decorados externamente con tres colors; un
color de fondo generalmente blanquizco 6 ante, el color
negro de contorno de las figures y por fin el color rojo
empleado con parsimonia principalmente para las lines
que pasan A trav6s de la region de las asas y dividen el
puco en dos mitades 6 para rellenar el cuerpo de las ser-
pientes de dos cabezas, tipicas de esta series. (i)
Dentro de esta series hallaremos la decoraci6n de los
grandes Angulos con sus orientaciones, una de carActer
lineal y otra de tipo zoomorfa, pero que, como se verA mis
adelante, aqu6lla es derivada de 6sta.

(1) Como es natural hay en esto, como en todo, sus excepciones
que no pueden tomarse en cuenta en este lugar, d6nde s61o debe-
mos formular, por decirlo asf, una diagn6sis de carActer general.









56 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

En esta series es donde mAs abunda la decoraci6n in-
terna.
La segunda series de pucos pintados es de alfareria un
poco de inferior calidad que la de los de la primera series.
La forma convexa, si bien se conserve en muchos ejem-
plares, se modifica paulatinamente hasta llegar A la de la
de paredes de zona superior vertical, (vease fig. 162).
En la decoraci6n de estos pucos no intervienen mis
que dos colors: el fondo natural de la alfareria i otro
blanquizco 6 amarillento, que hace esas funciones, y el
negro que sirve. para el dibujo de los elements decora-
tivos.
El motivo principal de la decoraci6n es la serpiente de
cuerpo formado por una series de 6valos reticulados que
evoluciona despues hasta convertirse, primero, en el cli-
mankistr6n curvo y finalmente en el recto y sus combi-
naciones.

SPRIMERA SERIES

El puco convexo 6 de paredes convexas se caracteriza
por representar, boca abajo, un cono truncado de poca
altura y base muy ancha.
Por lo general tienen ocho centimetros de alto por vein-
te A veintidos centimetros de diametro en la boca. Estas
medidas representan s6lo un termino medio, pero ellas
varian al infinite en cada ejemplar. Caracteristico de
este tipo son una especie de asas 6 adornos que presen-
tan del lado externo, cerca del borde.
MAs comfinmente estan representados por dos pares de
pequefias protuberancias c6nicas separadas entire si y co-
locadas cada par en los extremes del diAmetro del puco,
es decir, frente A frente; A este tipo de asas, para facilitar su
descripci6n en los inventarios, se le ha dado el nombre ge-
neral de asas de dos puntos.









EXPLORACIONES AROUEOL6GICAS


El otro tipo de asas 6 adornos es una especie de trenza
que hemos llamado vertical i horizontal, seg-in sea su
colocaci6n.
Los pucos de este tipo de alfareria, es decir de pasta


ornamentaci6n externa
dos parties completan
ro del mismo tamaiio.


r del otro lado a su ve2

estas secciones se divide


Sel claro lejado el
secciones horizonta
basta para separar


En cuanto a cada uno de estos conjuntos los llamare-
mos sencillamente mitades, es decir primera mitad y se-
gunda mitad.

Decoraci6n de grandes Angulos

Este tipo de ornamentaci6n hasta ahora no lo hemos
hallado sino en los pucos convexos, mds 6 menos altos y
mAs 6 menos chatos, pero siempre en los que afectan esta
forma.









58 REVISTA -DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

La base de esta decoraci6n es la division exterior en
dos mitades por medio de dos fajas algo anchas, de
color rojo bordeadas de negro y que corren del borde A
la base.
La pared del puco, asi dividida en dos mitades, es lle-
nada despues por cuatro grupos, dos en cada mitad, de
lines negras que forman angulo y que se superponen en
nfimero variable segun el alto del puco 6 la mayor 6 me-
nor prolijidad del artist.
Estos Angulos tienen siempre su v6rtice dirigido hacia
la base del puco.
En el espacio libre que media entire Angulo y Angulo 6
un espacio si y otro no, hay una series de puntos.
Este es el tipo normal de la decoraci6n; ejemplo de
esto lo tenemos en los pucos: Nims. 1765, en el nuim. 1440,
tapa de una urna pintada, en el nuimero 1921 que result
contrahecho al cocerse, en el nuim. 1634 con asa muy pe-
quefia en forma de mano y con el interior rojo con ras-
tros de decoraci6n negra que parece representar una faja
meridiana de an'kistrones flanqueada por dos largos flaje-
los destacados de ella, yen los niimeros 2078 y 2079, (fig. 149)
uno con asas en forma de manos v el otro con asas de
herradura.
A este tipo normal no faltan sus excepciones; en unos
casos se trata de simplificaciones y como en un pequefio
puco, ndim, 1968, en el que en vez de dos grupos de Angulos
en cada mitad, han quedado aqui reducidos A uno y este
mismo se transform en una series de lines poco incli-
nadas con sus series de puntos correspondientes que no
se tocan pero que si se prolongaran llegarian A former los
Angulos superpuestos.
En otro puquito, nuim. 1908, (fig. 149) persisten los cuatro
grupos de Angulos pero desaparecen los puntos, en cambio
entire cada dos grupos se ha rellenado el espacio vacio
con dos angulos superpuestos que parten de la base en










EXPLORACIONES ARQUEOLOGICAS


direcci6n opuesta, pero que no alcanzan a llegar al borde.
En un puco fragmentado, de tamafio ordinario, pintado
sobre blanco, la decoraci6n se modifica; desaparecen las
dos fajas rojas y Fon substituidas por un corto trazo negro;































FIG. 149 Pucos convexos con decoraci6n externa de grandes Angulos
Nos. 1908 1960
1935 1767 2079 Oroquis muy reducido
2081 2080

ademis las lines que forman los angulos se alternan en
una lisa y otra dentada, mostrando cada grupo de los
que se hallan opuestos, un par, una sola series de puntos;
y el otro ninguna, num. 1935, (fig. 149).
Como se ve la linea dentada parece que fuera 6 una









60 REVISTA DE IA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

estilizaci6n una forma c6moda de hacer la linea y la
series de puntos. De cualquier modo no hay duda que es
un derivado de estos dos elements.
El interior de este puco, nAm. 1935, es rojo y se halla
dividido en cuatro campos por medio de dos lines ondu-
ladas que corren de borde a borde y se cruzan en el
centro.
Como variante de multiplicaci6n el Museo posee un
gran puco muy pesado y tosco, de asas de herradura, mal
decorado por cierto, nim. 850, en el que el artist ha
multiplicado los grupos de angulos hasta nueve, cuatro
en una mitad y cinco en la otra, en algunos de estos al
querer colocar las series de puntos Ip ha hecho tan mal
que ha convertido a las lines de los angulos, en lines
llenas de espinas cambiando los puntos en trazos cortos.
Esta serie de. angulos superpuestos en ciertos pucos fi-
cilmente se transform en otra decoraci6n: una de las
piezas recojidas, semi-globular, nfim. 960 (fig. 149), sin es-
tar dividida en dos mitades, muestra los angulos super-
puestos transformados en lines quebradas, tambien su-
perpuestas y de divers color, negro, blanco y rojoi de
un efecto decorative muy interesante; aqui desaparecen
los puntos.
Simplificaci6n de la anterior es el curioso puco con-
vexo, de tamaiio algo menor que median, nfm. 1767,
cuyo interior es negro y el exterior rojo; una sola line
angosta y quebrada, corre de la base hasta cerca del borde,
pero en esta iltima parte, no forma Angulo recto sino
que se ensancha en curva y forma asi, visto el puco
desde arriba, como una flor de seis p6talos.
Despues de estudiadas las piezas que anteceden vamos
a ver lo que significa esa decoraci6n.
Muy curiosos son algunos pucos convexos y altos, sin
asa 6 con asa de herradura estrechada (fig. 149).
El primero, nfim. 1657, present la decoraci6n que es-










EXPLORACIONES ARQUEOL6GICAS 61

tudiamos pero en various colors, negro azulado, rojo y
claro el fondo de la pared; en este las lines de color
se alternan casi invariablemente asi: una linea negra
formando grupos de tres 6 cuatro, y en este caso, intercalan-
dose otra linea roja; entire grupo y grupo hay un espa-
-^ -1--- .1-- l_-.-3*, -- . .. 1 ... ... It.--


o espac
ledarian


delante del otro extromo, formando esa figure que podria
llamarse el principio de una combinaci6n de ankistrones
curvos y representarnos asi la imAgen muy estilizada de
una combinaci6n de serpientes, nim. 2o81 (fig. 149).
Esta tendencia estA tambi6n manifiesta, pero muy mal
dibujada, en un puco mAs pequefio y tosco que los an-
teriores, num. 955.
Como hemos visto ya, en este tipo de pucos, se halla,
~,,,c~-, ~e,,,. ,,,,,,,, A -4-,










del nmrn. 1619 (fig. I50) en donde se ve un guanaco,
una serpiente y otra figure entire los dos precedentes,
que parece ser un Arbol.
Al llegar aqui la descripci6n de estos de estos pucos









FIG. 150- Dibujos internos del puco de decoraci6n
de grandes angulos N". 1619

toma dos orientaciones, una siempre conservando estos
caracteres lineales y la otra tornindose en decoraci6n fran-
camente zoomorfa.

ir. Ornamcentacion tl o lineal

El puco siempre convexo adquiere en sus mitades dos
zonas: una superior de ankistrones 6 climankistrones com-
binados, y una inferior de los grandes
L2/J angulos superpuestos, Angulos forma-
dos por lines doubles y entire ellas, A
veces, con una series de puntos.
Esto sucede'en los pucos nim. 744,
con decoraci6n internal negra sobre
fondo rojo, formada por dos ankis-
trones frente A frente, flanqueados
por dos grandes figures 6valo alarga-
FIG. 151 Dibujos in-
ternos del puco N. 744 das y reticuladas en la interior, todos
de ornumentaci6n de ti- estos elements ocupan la pared cer-
po lineal.
cana al borde dejando el centro del
puco libre (fig. 151). En el puco nuim. 1922, sin decora-
ci6n internal Dero con asa de mano.











y uccuacion mnerna ( ng. 152.)
Variantes de 6stos hallamos dos pucos de buena pasta,
barnizados de rojo al interior, de asa de herradura, un
poco mis altos y de menor diametro que los anteriores.
En uno, nirn. 858, la zona inferior de cada mitad en
vez de presentar propiamente los angulos del tipo ante-
rior, muestra triangulos con el v6rtice dirigido hacia la
base; estos triingulos se hallan cruzados por una 6 dos
diagonales pestaiadas. En los espacios libres que quedan
















FIG. 152 Decoraci6n externa 6 internal del puco NO. 1620

entire triangulo y triangulo se encajan otros Angulos de
lines aserradas con un triangulo negro en su interior que
bajan de la base y se dirigen hacia el borde.
En el ndm. 790, la cosa cambia, una zona inferior se
halla ocupada por una guard de climankistrones curvos,
y la otra zona inferior de la segunda mitad se halla divi-
dida en tres parties, una central con un gran angulo de
lines doubles, con series de puntos al interior y en los la-
terales un grupo de paralelogramos conc6ntricos, cuatro
en una y tres en otra, siendo substituido el cuarto por un
trazo recto.


1~\11 ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ f~~ It- -'!" f1 1l-- li //nt /it- .-.I .^







VISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BI


Decoracidn de DaLmero

Hay otra decoraci6n muy interesante aunque poco
min en esta region; el Museo posee cuatro ejemplar
todos son convexos aunque de distinta altura, predomil
do la forma casi globular; en todos las asas son de he
dura. Creo que este tipo, ain cuando es muy distinto,
de incluirse en esta series, por cuanto se ven rastros 6
mentos de ella que concurren A su decoraci6n.
Como siempre el puco se divide en dos mitades, sep
das entire si por una linea gruesa roja, y por excepci6n
mo en el nim. 800, 6stos A su ve
dos secciones, pero hay que hacer
--. tar que en este caso la superior, I
pada por los climankistronres, es i
angosta.
R El ejemplar tipico es el nim. I
Muy ancho, pintado de color rojo
negro, sobre fondo blanco extel
FIG. 155-Decoraci6n mente. En 6ste cada mitad pose
de damero del puco N".
1680; en la parte supe- el medio una series de Angulos sim
r losr dibujos del in- superpuestos, con el v6rtice hacid
base y A ambos lados de 6stos do,
sarios verticales de cuadrados obscures, formando, col
fondo, un dibujo ajedrezado (fig. 153).
El interior de este puco es rojo vivo con decoraci6n
gra.
En el puco num. 793, cada mitad se divide en dos
ticalmente y cada una de ellas present el ajedrezado i
al anterior pero en un Angulo de la secci6n se ve
parte de esos arcos de lines doubles con el interior cri
do por otros pequefios que en otros pucos forman el c
po de la serpiente.
El Museo posee un pequefio puco, nim. 1386, puram(







EXPLORACIONES ARQUEOL6GICAS


decorado con ajedrezado, y en 1e puede verse bien c6mo se
ha llegado a esta figure, cuyo origen parece estar en lines
ouduladas 6 quebradas, dispuestas en grupos de a dos y
rellenando con color el espacio que quedaba entire ellas.
En este puquito los cuadrados obscures han sido limita-
dos, primero con negro y luego rellenados con pintura
roja.

2'V. Ornalt'ntacioni t/io 0oo llmofo

Lo dicho anteriormente al tratar del puco nim. 955, que
ya mostraba la tendencia zoomorfa aunque mal dibujada,
podemos verlo mejor en el pe-
quefio puco num. 1834, (fig.
154) en el que las lines do- .
bles con series de puntos entire /
ellas, se convierten en grandes
curvas, cuyos extremes, dis- l
puestos en sentido contrario, *
vienen a colocarse frente A
frente en el centro de cada
mitad.
Pero es que estas grandes FIG. 154 Decoraci6n exterior
curvas, que por la disposi- del puco NO. 1834
ci6n del dibujo, que tiene forzosamente que interrumpirse
ya sea en los bordes 6 en la base del puco, aparentan por
este motive ser varias, en realidad no es mIs que una
sola en cada mitad, envuelta de cierto modo que hace
que present ese aspect.
Ahora bien, si alejamos estos extremes ganchudos y
desenrollamos la linea que los une, aplicando el conjunto
sobre una mitad de la pared exterior de otro puco mis
grande, forzosamente, dada su disposici6n, el conjunto ad-
quirird la forma de una S y si en los extremes de estos
ganchos dibujamos una cabeza de serpiente tendremos el









REVISTA DE ILA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

0olo harto conocido ya de las serpientes de dos cabe-
que es la decoraci6n zoomorfa mis abundante en el arte
!haqui y especialmente de su alfareria.
n < ILa Paya ), a-in cuando no abunda, es frecuente
ar este simbolo en ciertos pucos convexos, generalmente
:amafio grande que muchas veces sirven de tapa i las
is pintadas, pero que tambi6n, y con frecuencia, se ha-
en las tumbas formando parte del ajuar fuinebre.
a mayoria de los que nosotros poseemos fueron reco-
)s en la Necr6polis del pie del cerro y algunos tam-
1 en la de la Banda.
n general presentan asas transversales muy poco sa-
tes y cerca del borde, en forma de una pequefia tren-
lispuesta horizontalmente; dos ejemplares muestran en
bio asas de dos puntos.
stos pucos podrian llamarse suntuosos, porque en su
)raci6n intervienen casi siempre tres colors: uno de
lo blanco, blanco amarillento 6 ante; otro rojo vivo que
servido para colorear el interior del cuerpo de las ser-
[tes y para trazar las dos lineas verticales de la base
orde que separan al puco en dos mitades y por fin el
ro con el cual ban contorneado todas las figures y les
servido tambi6n para trazar los adornos accesorios.
Igunos de estos pucos presentan tambi6n decoraci6n
ma; en nuestra series hay tres, dos con el simbolo del
ro volando y otro con esas figures semilunares del
de las halladas en el interior de los pucos campanu-
mes, decoraci6n que se irA describiendo oportuna-
te.
e todos los pucos el mis interesante y que nos ofrece
forma intermediaria entire la decoraci6n del pequefio
), nim. 1834 y los demis francamente zoomorfos, es
rim. 1625, (fig. 155).
n esta curiosa pieza tenemos en una mitad la ser-








KPLORACIONES ARQUEOLOGICAS


:ra mitad, como para no dejar dudas sobre esa represen-
.ci6n, la cabeza se halla dibujada en uno de sus extre-
los, mientras falta en el otro donde parecen haber sido
ibstituidos por puntos los flajelos que la acompafian ge-
eralmente.
En este puco faltan las fajas rojas, divisorias de ambas
litades, halldndose en su lugar una linea aserrada, negra,
anqueada por otras dos mis delgadas.
Comfin es en esta decoraci6n ocupar la parte interme-















a b
FIG. 155 Decoraci6n del puco N". 1625
a Parte externa b Parte internal
Lo cruzado con lines finas transiersales represent lo pintado con color rojo

iaria de la mitad del puco, alli donde se halla el vistago
2 la S, con figures triangulares que varian de tamafio
begin el mayor 6 menor espacio libre que deja la curva
el cuerpo de la serpiente; en este caso el espacio es
rande y la figure triangular negra ha necesitado sobre
.la de un gran Angulo double, con el interior punteado,
ara completar el espacio disponible.
La figure internal, sobre un bello fondo rojo obscure, es,
)mo se ha dicho, negra, formada por dos grandes medias
inas. con un lar-o flaielo ondulado, que ocupa todo su








,68 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

interior y sale fuera de ella acompafiando d una del lad(
externo en toda su extension y A la otra por el lado in
terno, casi en la misma forma para volver A subir y adi
cruzarla. transversalmente en su tercio superior, (fig. 155 b)
En adelante los demds pucos ya nos presentardn en su,
dos mitades la serpiente de dos cabezas, variando con es
tos mismos elements la decoraci6n al infinite: en el puce
n1im. 745, por ejemplo, (fig. 156) la barra que separa amba,
mitades, es punteada sobre fondo blanco y las cabezas d(
















FIG. 156 Decoraci6n exterior rojo y negra sobre fondo blanco
del puco N. 745
serpientes presentan un flajelo mis bien largo d cada lado,
mientras que las figures triangulares negras, siendo muy
pequefias, tienen dos Angulos punteados para rellenar el
espacio.
En el puco nfim. 929, (fig. 157) la decoraci6n es much
mAs sencilla, las figures triangulares negras han ido A ocu-
par el lado interno; esto es, arrancan de la base del puco
y del lado externo, en su lugar, se halla un relleno de
puntos; pero en cambio las cabezas de las serpientes po-
seen dos flajelos i cada lado en vez de uno.
En el puco nfim. Q97, tapa de una urna funeraria de las










ae tres cinturas, como la de la (fig. 118), la decoraci6n
cambia de aspect por la agregaci6n de esas pequefias

















FIG. 157- Decoraci6n exterior rojo y negra del puco No. 929

ineas en que han transformado a los puntos, dando asi A
os contornos de las figures que encierran A las serpientes
in aspect como espinoso, (fig. 158).















FIG. 158 Decoraci6n exterior negra y roja del puco No. 997,
que se hall tapando una urna funeraria de nifo


>ucos exactamente iguales






;VISTA DE LA UNIVERSIDAD DE B


supremacia en el puco nim. 1892. Cambiandose en e6
forma de los flajelos en las cabezas de las serpiente,


(Yy 1


Es possible por otra parte, que el decorador lo hay
vidado porque esto sale de lo que podria llamarse regl
entire los calchaquies.
En otro puco, nim. 751, se ven, en su interior, do











estos pajaros dibujados con mIs precision y cuidado, co-
locados frente a frente, (fig. 160).
El exterior muestra algunas variantes con los pucos an-

















a b
FIG. 160 Decoraci6n del puco No. 751
a Exterior b Interior, represent 6sta A dos pAjaros volando

teriores, el cuerpo es como en todos rojo, pero con el agre-
gado de los puntos negros, reminiscencia 6 paso hacia la
estilizaci6n de este motivo, co-
mo se present en el puquito
nim. 1834, (fig. 154).


es muy reducia v se halla re-
ticulada; la barra que separa
ambas mitades es roja, pero se
halla flanqueada por dos figu-
ras triangulares negras, en cu-
yo interior hay un espacio cla-
ro que contiene una pequefia FrG. 161-Decoraci6n exterior
cruz negra. del pequefio puco No. 860, de
tipo canpanuliforme.
Esta cruz es frecuente en
1 1 11 1 1-------- .-1----










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

. Adan Quiroga le ha dedicado un libro muy intere-
ite y lleno de datos al respect. (I)
Sin pertenecer a este tipo de pucos, hemos extraido den-
Sde la ciudad de < La Paya), otro casi campanuliforme,
pequefio tamafio, nfm. 860. Este present la misma de-
-aci6n, pero muy simplificada, (fig. 161), lo que nos de-
lestra la generalidad de este simbolo aplicado A distin-
objetos.


Pucos con el moti



En las excavaciones
mun.
El simbolo principal
-mado por una series
reticulados, que se t
ces con una cabeza
El nimero de 6valos


rUNDA SERIES


vo de la serpiente de 6valos
reticulados


de < La Paya > este tipo es el mAs

que caracteriza esta decoraci6n estA
de 6valos alargados 6 interiormen-
nen por su eje mayor, terminando A
!stilizada de serpiente.
varia en los distintos pucos; en al-


nos, y en una ae las muaues, son solo uos y en OLros
gan hasta cuatro con 6 sin cabeza de serpiente (fig. 162).
No conozco ning6n caso en este tipo de pucos, en que
:e simbolo de la serpiente de cuerpo de 6valos reticu-
los ocupe totalmente ambas mitades. Hasta ahora pode-
)s inicamente hacer constar que siempre se hall acom-
fiado de otro; esto es de climankistrones variados en
artoal dibujo, &-de ese simbolo curioso del peine 6 la
no; en algunos ejemplares se hallan los tres reunidos.








EXPLORACIONES ARQUEOLOGICAS 73


Ir. Co/biliacidi/O" Scirciirl/ v Y c/lcl/kistromics


1934~ 869


Dibujo.s del .efior Juan D. Warnken

l~ndose con colocaci6n alternada en grupos de A dos, sepa-
ados entire si por una diagonal clara ( fig. 163).
Del misino tipo es el puco nim. 1403, pero aqui los
.os 6valos se transformani en cu'atro mig pequefios y tie-








74 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

nen ademAs una cabeza de serpiente. En esta mitad, la
zona inferior se halla ocupada por dos grandes ankistro-














FIG. 165 Decoracidn exterior del puco No. 1319
La serpiente de 6valos reticulados esti representada con s61o dos
grandes en la zona superior; la cabeza ha sido suprimida.

nes 6 elements de grecas. En la segunda mitad los gran-
des ankistrones se transforman en dos grandes climankis-















FIG. 164 Decoracidn exterior del paco No. 1403
En esta pieza se ve la transformaci6n de los dos 6valos reticula-
dos de la figure anterior en una serpiente con cabeza y el cuerpo for-
mado por cuatro 6valos.

trones, cuyos triangulos originarios tienen un lado dentado
rnmn n11priPindr rpnr qprnltar In ecnlern rcnnoidn x7a








EXPLORACIONES ARQUEOLOGIC


4o mismo que los triangulos del puco anterior, se t
llan en grupos de a dos, dejando entire si la faja cla:
en este caso, naturalmente, como una linea quebrada,
estos grupos, se hallan tres en esta series separados por 1
ankistrones ya mencionados (fig. 164).
La zona inferior, como en el puco anterior, present
los dos 6valos triangulares.
Un tercer caso, el del puco nuim. 1548, nos da la cla
de un detalle de la ornamentaci6n anterior.

















FIG. 165 Decoracidn exterior del puco No. 1548
Los dos triingulos que se ven en las dos figures anteriores en
part inferior de la segunda mitad, se transforman en esta pieza
otra serpiente de cuerpo formado por tres 6valos reticulados.

En 6ste se hallan en cada mitad los mismos sign
pero con colocaci6n distinta en cada una; asi, pues, en
primera, la serpiente formada por cuatro 6valos ocupa
zona superior y la series de climankistrones la inferi
mientras que en la segunda mitad este orden se halla
vertido y la cabeza de la serpiente se halla colocada
posici6n contraria.
Esta disposici6n nos vuelve A traer a la antigua y
conocida forma de la serpiente de dos cabezas, pareci(










ta manera. aue ella ouisiera i


OSl._Al^- L 3 L. JiI 1LaCILJVII . ^ IQ (LI. Cac131. 'v-l'Jv L'. S"L.
da de climankistrones es continuaci6n de la otra.
De este mismo modo tendriamos que los 6valos triangi
lares de la secci6n inferior de la segunda, mitad de los pt
cos anteriores, tendrian la equivalencia de esta segund
parte del cuerpo de la serpiente, que en el exceso de e:
tilizaci6n han quedado reducidos A estas simples formas.
En este puco los climankistrones estin formados pc
triAngulos con su lado mayor ondulado y entire 6stos,
















FIG. 166 Decoracidn exterior del puco N0. 2074
En esta pieza, en la zona superior de la segunda mitad, una sei
piente se transform en dos series de triangulos reticulados.

dentro de la faja clara, el artist ha agregado una line
diagonal.
Dentro de estos elements hay varias modalidades. As
el puco niimero 2074, muestra, en la zona superior d
la primera mitad, la serpiente con cuatro 6valos, v en la ir
ferir los climankistrones formados por triangulos negro
(fig. 166).
En la segunda mitad los 6valos reticulados se transfoi
man en dos series de triAngulos tambi6n reticulados qu
se alternan como posici6n, dejando entire ellos una line;











quebrada, clara; en la zona inferior los climankistrones
estin formados por -triAngulos con su lado mayor recor-
tado.
El puco n. 905 de tipo pequefio, obedece al mismo cri-
terio con la diferencia que en la zona superior de ambas
mitades, la serpiente se halla dibujada del mismo modo
y en la inferior se hallan los climankistrones.
Algo excepcional es el puco no. 2075.
En este la primera mitad tiene la serpiente formada
por tres 6valos y no se puede asegurar si tuvo cabeza por
hallarse borrada la parte correspondiente. En la zona
inferior de esta mitad y en las dos zonas de la otra se
hallan dibujadas series de climankistrones.
En el puco 801, prolijamente pintado, tenemos los dos
elements que se hallan en cada mitad colocados en sen-
tido contrario; en una es la serpiente de tres 6valos sin
cabeza, ocupando la parte superior y los climankistrones
combinados la inferior, en la otra mitad los climankistro-
nes combinados ocupan la zona superior y los 6valos reti-
culados en nimero de dos la inferior.
Como los triAngulos que original los climankistrones
son en este caso verdaderas terrazas, la figure que result
por oposici6n de dos de estas es la de una series inclinada
de losanjes de tamafio divers.


2a. Comrbinacidn Serfiente y simbolo de la mano

Diez pucos presentan esta combinaci6n y en todos ellos
la serpiente ocupa las zonas superiores de ambas mitades:
en various se halla formada por dos 6valos grandes y en
otros por tres.
Las manos en nlmero de tres y con otros tantos de-
dos 6 hasta cinco se hallan siempre en las zonas infe-
riores, y nacen de la linea superior propia de esa zona








STA DE LA UNIVERSIDAD DE BUEU


van entire los ovaios ael cuerpo ue, las serplenres; esi















FIG. 167 Decoracidn exterior del puco No. 2076
Pieza tipica de la segunda combinaci6n de serpientes y symbol
de la mano.

arcos son 6 simples, No. 1037, 6 doubles con una series
puntos en su interior, No. 1904.
Estos arcos, en los pucos anteriores, estan ya insinuade
como motivo ornamental por el
vaciones triangulares en la par
internal de las lines propias (
la secci6n superior, elevacion
S que ocupan hasta cierto pun
los claros que se produce ent
FIG. 168-Fragmento de de- los 6valos al unirse.
coracidn del puco No. 1904
Como variantes hay que m
La serpiente se hall acom-
pafiada en la parte inferior ncionar el puco no. 788 en el qt
por arcos con puntos y dos la cabeza de serpiente toma ut
simbolos de la mano.
forma triangular muy curiosa,
el puco na. 2077 en el que los 6valos presentan una tran
formaci6n en cuanto A su dibujo interno.
Estos son tres, los dos primeros, inmediatos I la cabez
en vez de ser reticulados tienen en su interior dos line;









tre si y al eje mayor del 6valo,


llegan A tocar la linea de contorno del 6valo; el tercel
6valo es reticulado lo mismo que otros dos que sustituyer
A las manos en la zona inferior de la segunda mitad.


3a. Combinacido SerpfintIc inano y climankistrones

Dos pucos se extrajeron con esta combinaci6n, unc
grande, no. 856, y otro pequefio semiglobular, casi nuevc















FIG. 169 Decoracion exterior del puco No. 856
Pieza tipica de la tercera combinaci6n; serpiente, mano y climankis-
trones

respect de su conservaci6n, al punto que parece fabrica-
do ayer, n. 1320.
El primero present, en una mitad, A la serpiente de
cuatro 6valos y en la zona inferior las tres manos; estas
dos zonas se hallan divididas por una linea gruesa que
forma picos dirigidos hacia la uni6n de los 6valos.
Eh la otra mitad tiene, en la zona superior, la faja de
climankistrones que nacen esta vez de escaleras y que
dejan entire si esas lines claras y quebradas.
En la zona inferior se vuelven A repetir los 6valos re-







STA DE LA UNIVERSIDAD DE BUE


dos y de forma triangular (fig. 169).
En el otro puco pequefio la serpiente se transform


En esta pieza de la tercera combinaci6n se puede ver la al
estilizaci6n de la serpiente, que, como en la figure 165, ha quedac
reducida s61o d dos 6valos reticulados.

dos simples 6valos reticulados que ya hemos visto en otr
caso; debajo de ella, asi como tambien en la otra zona ii
ferior, se halla el simbolo de la mano repetido tres vece








EXPLORACIONES ARQUEOLOGICAS


lVarincdadcs dc cstc motive

Cuatro pucos del mismo tipo nos muestran algunas va-
riantes en los dibujos del cuerpo de la serpiente, curiosos
por cierto (fig. 172).
Uno de ellos perteneciente A la combinaci6n serpiente y
climankistrones, con el segundo 6valo de la serpiente de


S2076

~ 1887

g 775

761

^^ 2077


S1795


FIG. 172- Variedades de representaci6n del cuerpo de las ser-
pientes extractadas de la decoraci6n exterior de various pucos, cuyos
nnimeros se consignan al margen de cada una.

una de las mitades, formado por dos elipses conc6ntricas y
un trazo horizontal en el centro, nim. 775.
En otro puco, niim. 761, que pertenece A la tercera com-
binaci6n, con la diferencia de que los climankistrones en
vez de ser de lines rectas son elements de espiral, las
dos serpientes tienen el cuerpo formado por esas elipses
concentricas y trazo horizontal, menos el primer 6valo de
una de ellas, que conserve el carActer primitive, es decir,
reticulado.
En otro, nim. 1795, sucede algo mAs curioso; las zonas










superiores de ambas mitades, como en las anteriores, tie
serpiente.
En una, con el cuerpo como el descripto anteriorme
el Altimo 6valo es reticulado, pero en la otra, el prin
y el iltimo son reticulados y los dos restantes del cei
son formados por 6valos, con el interior ocupado por
filas de pequefias rectas que nacen en la linea de conto:
Las dos zonas inferiores en este puco presentan c
una los dos 6valos reticulados triangulares que hemos v
en los otros pucos.
Otra variante en un puco mal pintado, nim. 1887, e,
reticulado sencillo formado por dos simples lines en c









FIG. 175-Fragmento de la decoracidn exterior delpuco No.
que demuestra la transici6n del simbolo de la serpiente de 6v
reticulados al ankistr6n y climankistr6n curvo.
Comparar esta fitgra con el cuerpo de las serpientes No. 761 y
de la figure anterior.

La serpiente de 6valos reticulados la encontramos t;
bien en otro puco de forma globular, nim. 1982, pint
en negro sobre fondo blanco y sin cabeza en ambas sec
nes de las dos mitades, en un pequefio puco de pare
verticales, nim. 947, muy estilizada y no prolijame
hecha.
Pero mAs curioso ain es el puco nim. 789, mal I
tado, por cierto, pero precisamente por esto, mas inti
sante, pues nos demuestra, en su gaucherie, el paso de 1
forma de decoraci6n A otra.
Una de las mitades de este puco se halla ocupada
un solo gran reticulado tosco.









EXPLORACIONIS ARQUEOL6GICAS 83

La otra posee en la zona superior una series de cuatro
elements de espiral 6 ankistrones curvos que son una sin-
tesis del cuerpo de esas serpientes que acabamos de ver,
de elipses concentricas, nim. 1795, hechas sin levantar el
pincel (fig. 173).
En la zona inferior se ve el simbolo de la mano mal
hecho y unos trazos detrAs como si fuese otro igual, pero
que no pudieron hacer por haber medido mal las distan-
cias.
El interior se halla ocupado por una figure id6ntica A la
del puco ndm. 853, que pertenece al tipo siguiente.


Pucos decorados con element de espiral
6 climankistr6n curvo

Este tipo de pucos es caracteristico de .
La colecci6n consta de diez y seis ejemplares, en su ma-
yor parte incompletos 6 con sus pinturas muy atacadas
por el salitre; sus dibujos pueden notarse con alguna di-
ficultad.
Su forma parece ser un paso de transici6n entire los pu-
cos convexos y los pucos netamente de paredes de zona
superior vertical, pues ain cuando casi todos afectan esta
iltima forma, pasan A ella de una manera progresiva,
siendo algo redondeado el limited que separa ambas zonas.
Este tipo propio present siempre asas de herradura
muy simples y generalmente descuidadas en cuanto A su
factura (fig. 162).
La base es pequefia y deprimida en el centro.
Como decoraci6n hay dos variedades bien caracterizadas
y algunas variantes individuals de estas mismas.
Ambas, como conjunto de decoraci6n, se hallan dividi-
das en dos mitades ieuales, como en los demAs Ducos. oor









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

lines que de la base corren al borde bastante es-
iadas entire si, pero unidas entire ellas por una series de
,ulos superpuestos, con el vertice, en la mayoria de los
os, dirigido hacia el borde.
,n algunos pucos, los espacios entire los Angulos se ha-
i ocupados por puntos.


Primera variedad A

'resenta la zona superior ocupada por una series de
nankistrones curvos 6 elements de espiral que nacen
un triangulo, curvo tambi6n, cuyo dibujo varia dentro
los tipos ya conocidos.
4a zona inferior se compone de una figure compuesta
dos grandes triangulos unidos, cuya base se apoya en
linea de su limited superior; dentro de cada triingulo hay
climankistr6n curvo, es decir, un element de espiral
Snace de un triangulo, apoyando su base en la linea
ite ya indicada.
$stos climankistrones son diferentes, de modo que for-
n una figure elegant. (i)
Sntre los grandes triAngulos se encaja otro pequefio, ne-
1, que nace de la base. Esta parte, en algunos pucos,
ia por la intercalaci6n de un angulo mAs, colocado en
misma direcci6n y por el agregado de una series de
Itos entire 6ste y los dos lados de los grandes ,trian-
los.
Jarios pucos de esta series tienen dibujos internos; el
s bello es el del nim. 1023, que represent una hermosa
piente con el interior del cuerpo ocupado por los cli-
nkistrones curvos, y flagelos que parten de la cabeza
S174).

) Esta decoraci6n se hall en los pucos nfms. 1554, 1025, 956,
.f-f qm I1 off flf- o. -- -- -& _- .










En otros dos, aunque borrados 6 rotos, se notan esos
ibujos semilunares hallados en los pucos campanulifor-
.es, nilms. 1311 y 1907, y en un tercero, num. 853, estos
lismos elements se presentan con su interior ondulado
e negro y un flagelo central y entire ambos dos flagelos
lis que corren todo A lo largo del puco.
En el pequefio puco ndm. 1733, hay dos species de V
erminadas por espiral.
Como variant del tipo anterior, el Museo posee un puco















FIG. 174 Decoraci6n internal del puco No. 1025

ragmentado, convexo y de asa de trenza horizontal, que pre-
enta igual dibujo que el descripto, pero las zonas supe-
iores terminan con el primero y iltimo triangulo del cli-
nankistr6n transformado en mano de cinco dedos, los que
e dirigen hacia el borde, num. 1315.
La presencia de este nuevo simbolo de la mano nos
:onduce A la
Scgunzda vari('dad B.

Esta se caracteriza por tener la zona superior ocupada
>or climankistrones curvos 6 de espiral que no se combi-
tan y que nacen de triangulos de base muy ancha, de ma-
lera que invertidos, como se hallan, presentan unas fajas










claras muy largas entire ellos, es decir, dos en cada mitt
siendo s61o tres las espirales que generalmente hay.
La zona inferior ha sufrido tambien una transformacii
en sus elements; en vez de los climankistrones ocupan
lugar las manos tambi6n divergentes, y el triingulo neg
que nace de la base aumenta en tamaiio y se present i
vez reticulado. (i).






















FIG. 175 Decoraci6n exterior del puco No. 1972
Tipo de la segunda variedad B del motivo del climankistr6n curs
La serpiente de la parte inferior pertenece a la decoraci6n inter

Todos parecen haber tenido decoraci6n internal, a juzg;
por los restos que quedan; el inico que la conserve, E
parte, por hallarse roto, es el nim. 1972, que es el m;
perfect y me ha servido de tipo de esta series (fig. 17,
Como variantes, hay un puco, nuim. 1675, tosco, en qt


(1) Pertenecen a esta variedad los pucos 1972, 1022, 869, 1956
el 1874, muy pequefio.









EXPLORACIONES ARQUEOL6GICAS 87

na mitad pertenece al tipo descripto y la otra, en su zona
iferior, muestra de un lado un losange reticulado y del
tro dos simbolos de manos colocados en la misma direc-
i6n y separados de aqul6 por una linea ondulada.


'ucos decorados con element de greca 6 climan-
kistr6n recto en la zona superior

La gran mayoria de los pucos decorados con este ele-
lento tiene las paredes con la zoAa superior vertical.
Puede decirse que, dentro del estilo general de la orna-
lentaci6n, es una variante del tipo anterior.
Los mismos elements simb6licps que hemos visto
asta ahora se hallan representados en estos pucos y toda
Sdiferencia que presentan con respect a los otros con-
exos s61o se refiere a su colocaci6n y d la forma especial
s sus paredes que permit darles otro caracter.
La division en .dos mitades es igual A los demas y la
ja que corre verticalmente de la base al borde, pasando
or la region de las asas, generalmente esta compuesta
or dos lines mas 6 menos paralelas, dentro de las cua-
s hay algunos Angulos (dos 6 mas) superpuestos; lo mis-
.0, por otra parte, de lo que sucede en los pucos que
resentan el climankistr6n curvo. Dentro de este tipo
ay variantes, agregados de puntos, etc.
Las mitades en la mayor parte de estos pucos son igua-
s y siempre la zona superior esta ocupada por una gran
ja de climankistrones combinados.
Este simbolo se present en toda la series no siempre
,ual, sino en todas las formas conocidas: ya como sim-
es ganchos rectos que nacen de triAngulos rectingulos
L estos mismos que nacen: unos de triingulos rectingu-
cV lP ri nirn nntraNrin f'nn ali Indn mavnr nnd1iiladi v-T









88 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

Segin se halle dibujado el lado mayor de estos triin-
gulos, asi se presentarA tambien el espacio diagonal que
dejan 6stos entire si.
Por esto en el primer caso serd recto y en los otros on-
dulado 6 serpentine.
Estos espacios pueden ser a su vez lisos i ocupados
por una linea central, tambien diagonal, ya recta 6 ya ser-
pentina 6 por tres: dos rectas y una serpentina en el cen-
tro 6 dos serpentinas acompaiiando A otra recta central.
Con la persistencia de este caracter general debemos
dividir la ornamentaci6n de estos pucos de acuerdo con
lo que presentan en la zona 'inferior.

Variedad A. Con- dvalos d tridngulos reticulados.

Muy comunes son los pucos que pertenecen a esta varie-
dad; la colecci6n de La Paya consta de diez y nueve piezas.
Todas las gradaciones y modificaciones posibles dentro
de esta sencilla ornamentaci6n se hallan representadas,
desde un puco, no netamente de este tipo como forma
sino una transici6n, en que la zona inferior se halla ocu-
pada en cada mitad por un gran reticulado, No 1695, has-
ta los tipos comunes, que se pasan A describir.
Dos 6valos reticulados en cada mitad ya' sea unidos en-
tresi, (Nos. 1962, 1740, 884) (fig. 176) de forma mis bien trian-
gular 6 separados, (Nos. 1328, 1946, 792). Este Ailtimo de for-
ma convexa y asas de trenza horizontales, y el No 2085,
de paredes de zona superior tambien vertical, pero mu-
cho mas chato y de mayor diAmetro, con asas de dos
puntos salientes que arrancan desde el borde mismo y se
dirijen en sentido horizontal lo que constitute un tipo es-
pecial porque se repite con alguna frecuencia en este lugar.
Pertenecen i este caso los pucos, Nos. 1564 y 2084, cu-
yas lines de separaci6n de las mitades se hallan flan-
aiipadns nor trzo.ns irnlesos termindrlo, hNiin el horde con








EXPLORACIONES ARQUEOLOGICAS


superpuestos con el ivrtice hacia el borde se multiplican
y sus espacios intermediaries se llenan de puntos.
Excepci6n A este lltimo tipo hace el puco No 774, en
el cual los dos 6valos reticulados se han transformado
en dos triAngulos pequefios que se han arrinconado de-
jando un gran claro entire si, ocupado por otro triAnguio
mayor con el v6rtice descripto hacia el borde, pero de los
dos lados aserrados fuertemente; dentro de 6ste hay un
element de espiral que nace de la base del puco.















Fio. 176 Decoracidn exterior del puco No. 884
Tipo de climankistrones rectos en la zona superior y 6valos
reticulados en la inferior

Hay otro ejemplar mal hecho, N" 895, en que en una
de las mitades se nota, al lado de la linea de separaci6n,
una nueva secci6n y colocado entire 6sta, el reticulado; den-
tro de ella y flanqueada por dos rectas v otras tantas se-
ries verticales de puntos hay tambien un element de
espiral mal dibujado, y despu6s un flagelo vertical antes
de Ilegar al reticulado.

Tres 6 mds 6valos 6 tridngulos reticutlados
A este tipo pertenecen los pucos Nos. 1915, que tiene
tres, y el No 1954 que present tres en una mitad y cuatro
en la otra, el iltimo mis pequefio, dibujado como para
llenar el espacio sobrante.









A DE ILA UNIVERSIDAD DE BUENO


Estos dos pucos se diferencian de los anteriores por no
tener las asas de herradura en el limited de las secciones,
sino que el printero tiene asas de dos puntos y el segun-
do de trenza horizontal, algo curva, pero ambos en el bor-
de mismo.
A esta decoraci6n pertenecen algunos pucos convexos, de
asas de trenza y de dos puntos, en el borde. Estos tie-
nen la linea, que separa las mitades, roja, flanqueada, de
negro, Nos. 912, con tres triingulos, N0 812, con cuatro y
un fragmento de otro, N* 2o85, con tres.
Otro fragmento de un puco igual al No 2084, 1912
muestra en una mitad dos triAngulos reticulados y un ter-
cero dentado en su interior, cruzado por una diagonal
recta.

Variedad B. Con combinacidn de climankistrones.

Esta variante parece que se hallase mis comfinmente en
los pucos convexos que en los de paredes de zona supe-
rior vertical; de los primeros el Museo posee cinco ejem-
plares bien caracteristicos, dos de asas de dos puntos, ni-
meros 787 y 1934, ambos de tamafio median.
El primero podria ser considerado como tipo, pues en
ambas zonas present las combinaciones de climankistro-
nes muy simplificadas, mientras que en el segundo los
espacios libres entire los triAngulos que general los cli-
mankistrones, se hallan ocupados por una recta flanqueada
ya por uno 6 por dos flagelos del mismo largo..
El No 1445, convexo, de asas de herradura, muestra
esta combinaci6n en una forma muy clara, dibujada sobre
fondo amarillento, mientras que su interior rojo, nos pre-
senta los restos de un dibujo al parecer de caricter antro-
pomorfo, muy curioso, que desgraciadamente no podemos
apreciar en su conjunto (fig. 177).
El No 1635 de asas de herradura muy rudimentarias
y transformadas en uri pegote, esta vigorosamente pintado,










pero los triAngulos generadores de los climankistrones se
han convertido en verdaderas escaleras.
El No 1443, es de tamafio grande y muestra estos mis-
mos triingulos cruzados diagonalmente por una faja clara
con una series de puntos en su interior, al mismo tiempo
estos triingulos son aserrados y dejan entire uno y otro
s6lo el espacio correspondiente a un fuerte zigzag.
Las asas de este puco son tambien muy rudimentarias y
podria decirse que son una forma de transici6n entire las
de dos puntos y las de herradura.













FIG. 177 Decoraci6n antropomorfa del interior del puco No. 1445

Verdaderamente esta decoraci6n no se hallaria en los
pucos de zona superior vertical del tipo comdn de asas de
herradura que tanto abundan en la variante A.
En cambio se halla en otros de la misma forma pero
de tipos distintos por lo que creo que esta decoraci6n
como mas estilizada deberia reputarse como la mas mo-
derna.
Solo tres piezas bien caracterizadas hallamos en la co-
lecci6n de La Paya.
Una de asas de dos puntos, salientes del borde mismo,
No. 1664, finamente dibujada pero con los triangulos muy
grandes y apenas dentados en su lado mayor, de manera
que en la zona inferior, A primer golpe de vista, aparecen,










sobre fondo negro, claros cuadrados, conteniendo los
mentos de grecas combinadas, muy ricos en lineas y
dos entire si por claros delgados y serpentinos, mier
que en la superior los claros son mas anchos y estin
pados por una 6 dos diagonales onduladas.
Una variante del anterior seria el No. 934, muy i
mentado y chato en el que algunos claros estan ocup;
por puntos.
El N' 857, ain cuando tiene asas grandes de herr;
ras, es de alfareria mas fina y la decoraci6n se ha h<












FIG. 178 Decoraci6n interior del puco No. 784

sobre una capa de otro color; aquf la faja inferior de
mankistrones se quiebra en un gran angulo cuyo inte
se halla ocupado por otro formado por dos lines co:
interior ocupado por dos pequefias rectas que las unen.

Comlbin aciin ci r las variants A v B

El Museo posee un puco de asas de dos puntos, sal
tes del borde mismo, de, gran tamafio y del mismo
que el No. 1694.
La zona superior es igual a la de aqu6l, pero la infe
se halla divivida en tres secciones triangulares, dos 1
rales con la combinaci6n de los climankistrones y
central reticulada.
Th.Qt nl7na 11evna 1 NT" 9n87


___^_ __ __________^__11 __ _~











Variedad C. Con el simbolo de la. mano 6 peinr.

Los pucos que se clasifican en esta secci6n, en su ma-

















Fro. 179 Decoracidn exterior del paco NO. 927
Con los tres elements, climankistrones rectos en la zona superior
y manos y 6valos reticulados en la inferior

yoria pertenecen al tipo de zona superior vertical y asa de
herradura.
Dos piezas presentan exteriormente estos dos inicos















FIa. 180 Decoraci6n exterior del puco NO. 838
Con los tres elements decorativos; debe notarse la modificaci6n
del 6valo reticulado en una simple porci6n reticulada









S REVISTA DE IA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

mbolos reunidos, una No. 959, es muy pequefia y otra,
. 784, de. tamafio regular, muestra ademis, en el interior,
na gran figure formada por dos grandes 6valos reticu-
.dos, colocados frente a frente y separados entire si por
es lines verticales, dos rectas y una central ondulada.
Un puco tosco y convexo, No 1196, muestra la misma
ecoraci6n exterior.
Los demis, Nros. 927 y 838, presentan los tres simbolos
:unidos: climankistr6n en la zona superior y en la infe-
or dos 6valos reticulados en una mitad y dos series de
lanos en la otra, 6 una parte reticulada y al lado una
erie de manos separadas entire si por dos diagonales, una
ncilla y otra aserrada (fig. 179 y 180).



lbservaciones generals sobre los pucos pintados


Como se ha podido ver en todas estas series de orna-
lentaci6n, la decoraci6n de la gran mayoria de los pucos
e La Paya, se reduce a s61o estos tres elements ya to-
lados individualmente 6 en combinaci6n y con ellos los
rtistas indios han podido variarla al infinite aumentando
disminuyendo uno i otro de estos elements 6 dando
layor importancia a tal 6 cual simbolo 6 parte de el.
Los climankistrones por si solos pueden dar las com-
inaciones mis variadas y elegantes que imaginarse pue-
a y 6sto lo han conseguido ya sea exajerando el triAn-
ulo que lo genera 6 transformindolo en escalera recta i
idulada, etc., 6 dando preferencia al element de greca,
mplificando sus lines 6 aumentando sus vueltas 6 final-










o.Ar1.uKU1U1IoN 1iJ tl.UUI.U~iCA b


OUIU la Ilinilou Uu pcni c', siliu Cs pu0 ci mayui U IiC1nur
numero de dedos, es el simbolo que no se altera.
Llegados a este punto una sospecha vehemente se
present.
Los pucos convexos, por sus lines de construcci6n sim-
ples, parecen ser los mis antiguos 6 por lo menos esa
forma debi6 preceder i las de los pucos de paredes de
zona superior vertical y como en aquellos aparece la ser-
piente de cuerpo de 6valos reticulados, serpiente que pa-
rece que se transform luego paulatinamente en una faja
de elements de espirales, como en el curioso puco No. 789,
me ha sujerido la idea que 6sta es una forma de transi-
ci6n entire la decoraci6n de los pucos convexos y los de
paredes de zona superior vertical decorados en esa zona
con una faja de espirales 6 climankistrones curvos, pu-
cos, por otra parte, cuyas lines de construcci6n no son
tan acentuadas como en la mayoria de los de este Altimo
tipo, pero con la zona superior decorada con climankistro-
nes rectos 6 guards griegas.
Ahora bien, el climankistr6n recto no se derivard del
curvo?
No es dificil, pues bien sabemos que todas las estili-
zaciones de figures terminan casi forzosamente por ser
rectas.
En su origen, pues, estas fajas, climankistrones rectos, no
serian mas que la representaci6n estilizada del cuerpo de
la serpiente, pero siempre en este caso de una serpiente
ideal cuyo cuerpo se represent primero por medio de
lines diagonales reticuladas como para expresar mejor
la idea de las escamas que cubren su piel, y tanto es la
sugesti6n de este simbolo que para reforzar la idea de la
serpiente, hasta en las formas de pucos mis modernos se
hall el reticulado aunque sea en un fragmento.
QnZ; ,,- : A--1 I, A-;n-1- -nr n,'- ,11 -, 1, h- orrr-_









96 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

urnas funerarias de Santa Maria se notan pegadas al cuerpo
como si fueran especie de alas, lo que nos daria la expre-
si6n de la serpiente voladora 6 alada, simbolo tan propio de
las viejas civilizaciones de America y que en Calchaqui
creo haya representado al rayo.
Para corroborar nuestra opinion A prop6sito de que los
climankistrones representan A la serpiente no tenemos
mAs que recorder la interesante pieza de alfareria nime-
ro 1846, representando una serpiente de dos cabezas, que
hallamos en el sepulcro nimero 161 (fig. 113).
Este curioso vaso pareceria una de esas serpientes re-
torcidas en S, que hallamos dibujadas en ciertos pucos y
aunque algo deteriorada, conserve ain gran'parte de las
pinturas que la adornaban.
En la parte superior una de las cabezas tiene la linea
median roja, bordeada de negro y esta linea corre sobre
el cuerpo; la parte lateral superior visible, asi como la
superior de la otra cabeza son rojas reticuladas de negro.
La parte lateral del cuerpo es blanca y se halla ocu-
pada por una series de climankistrones. combinados, de
gancho curvo, naciendo de triAngulos en escalera (fig. 113).
La parte inferior esta simplemente bordeada de negro, sin
traza alguna de dibujo como sucede en las serpientes.
La presencia de los climankistrones me confirm mas
ain en mi opinion de que la representaci6n es mitica y
no de un reptil especial que podria llegarse hasta deter-
minar, como lo supone mi distinguido colega el professor
Outes (I).
No permitiendomelo el. tiempo de que dispongo para
imprimir este trabajo, me abstengo de entrar en otras
consideraciones referentes A la edad de los pucos: esto po-
dria ser motive de otros studios que podrian llevarse A
cabo mas adelante, por eso es que he tratado de catalo-

(1) Alfarerias del Noroeste Argentino.












gar todo el material y expresarlo con su nihmero corres-
pondiente en el inventario de las tumbas, tarea engorro-
sa si se quiere y aiin fastidiosa para el lector.
Pero apunto la idea de que tratindose de material reu-
nido en tumbas cerradas y sin estratificaci6n, tanto la
forma como la decoraci6n especial de estas series de pu-
cos comparados con los demAs objetos hallados dentro de
ellas, podrian darnos datos de secuencia como las que
Flinders Petrie hall para determinar el material de sus
exploraciones.
Lo que pasa en los pucos campanuliformes, de hallarse
dos tipos bien definidos y algunas formas de transici6n
intermediaries, todas con la misma ornamentaci6n, que
podrian darnos por lo menos dos 6 tres datas de secuen-
cia, pasa tambien con estos otros pucos.
Si nos fijamos bien cada ornamentaci6n tiene por lo
menos dos tipos de pucos: convexos y de pared de zona
superior vertical y si en alguna falta uno de ellos seguro
que hallaremos una variante que parece ser anterior 6
posterior a una decoraci6n determinada y bien estudiado
este punto podria conseguirse datos muy interesantes que
nos pondrian sobre la pista sino de todas por lo menos
de algunas lines generals de clasificaci6n por datas que
abririan el camino 4 otros studios cada vez mas com-
pletos.
Esta tarea que a no dudarlo proporcionarA sorpresas
halagiiefias: la ofrezco a mis colegas 6 a mis discipulos
que puedan disponer de mis tiempo y tengan menos
obligaciones que el autor cuya responsabilidad le obliga
ante todo a salvar el material recogido y prepararlo para
otros estudiosos.
J. B. AMBROSETTI.
(Continuard).


-___ ______~_-_ ____-__1___._















FACULTAD DE FILOSOF!A Y LETRAS



INFORMED. DEL COMISIONADO, P. ANTONIO LARROUY,
SOBRE LOS ARCHIVES DE PARANA Y SANTA FE


Buenos Aires, Marzo 2 de 1908.

Sefor Decano de la Facultad de Filosofta y Letras, doctor
don Jose Nicolds Matienzo.

En su nota de fecha diciembre 23 de 1907, me pidi6
usted que me trasladara a la ciudad de Parand, y tomara
en los archives que alli existieran las copias 6 extractos
de los documents relatives a la historic argentina entire
la caida de la tirania de Rosas y. el establecimiento de la
capital de la Rep6blica en Buenos Aires.'En sus instruc-
ciones verbales, me previno que me concretara a lo que
me pareciese de interns para la historic general del pais
entire las dos fechas indicadas, todo ello, naturalmente, sin
ninguna preocupaci6n de partidismo a favor 6 en contra
de nadie.
Como le advirtiera que, a serme possible, visitaria los
archives de Santa Fe, me remiti6 usted dos notas, fe-
chadas en -o de enero de 1908 y dirigidas A los sefio-
res ministros de Gobierno de Entre-Rios y de Santa F6,
acreditandome y recomendindome en calidad de comisio-
nado de la Facultad de Filosofia v Letras.









INFORMED SOBRE DOCUMENTS HISTORICOS


tres dias en Santa Fe, y he efectuado mi vuelta por Con-
cepci6n del Uruguay, donde me he demorado dos dias.
Es para mi muy grato deber el comunicar a usted que
en todas parties el titulo de comisionado de la Facultad
me ha merecido todo g6nero de atenciones. No he en-
contrado A persona alguna que no se interesara por el
feliz 6xito de mis investigaciones, que no se felicitara por
la iniciativa de usted, verdaderamente patri6tica y digna
de la instituci6n que usted dirige.
Los sefiores gobernadores de Entre-Rios y Santa F6,
doctors Parera y Echagiie, han prometido patrocinar los
trabajos emprendidos por la Facultad. El senior Lassaga,
ministry de Gobierno de Santa Fe; el doctor Pr6coro
Crespo, ministry de Hacienda, Justicia 6 Instrucci6n PA-
blica de Entre Rios; el doctor Darchez y el senior Cardo-
so, director y sub-director del archivo general, en Parand;
el doctor M. Lopez, vice-gobernador y president del Se-
nado de Entre-Rios; el senior Oberti, secretario del mismo
Senado; el jefe de policia y el president de la Munici-
palidad de Paran., coronel Rams y senior Baucis; todos
los empleados, en fin, de las diferentes administraciones en
que me he presentado: todos se han apresurado siempre
. procurarme las mayores facilidades para mis investi-
gaciones y se han ofrecido para secundar en el porvenir
nuestros esfuerzos.
El Ilmo. senior de la Lastra, Obispo de Parana, me ha
franqueado las puertas del archivo de la Curia, a cuyo
examen ha cooperado eficazmente el secretario del Obis-
pado, senior Pbro. Cresta; y en Santa Fe, el senior Cgo. J.
Vifias ha puesto A mi disposici6n su gran conocimiento
de los archives de dicha ciudad, ahorrAndome gran parte
de los tanteos inherentes A todos los principios.
Tampoco debo olvidar los ofrecimientos expontineos
del doctor E. Carb6, ex-gobernador de la provincial de
Entre-Rios, que ha prometido, para cuando la Facultad


QQ









100 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

lo desee, dar cartas de introducci6n cerca de varias per-
sonas poseedoras de documents que, a su juicio, serian de
ihter6s.
Cimpleme tambi6n dar cuenta a usted de una inicia-
tiva que he torado con las reserves del caso. Al despe-
dirme del senior ministry, doctor P. Crespo, le dije que
no me habia sido possible aprovechar sino una parte del
archivo del Gobierno; que,- en Europa, para facilitar los
studios hist6ricos, los archives pAblicos se prestan unos a
otros sus documents, bajo ciertas garantias; que en con-
secuencia me permitia rogarle me contestara si, a su jui-
cio, habria d friori imposibilidad en que se mandaran A
la Facultad de Filosofia y Letras los tomos que faltaba
examiner, dado caso que el senior Decano llegara a soli-
citarlos oficialmente. Afiadi que, no teniendo encargo al-
guno para dirigirle esa pregunta, se debia dnicamente a
inspiraci6n mia.
Me contest que no le parecia hubiera d priori tal im-
posibilidad, pero que, si el senior Decano hiciera el pedido
a que me habia referido, seria, naturalmente, asunto de
consultarse con el senior Gobernador.

*

He visitado: en Parana, los Archivos del Gobierno, del
Senado y de la Policia; y, en Santa F6, los del Gobierno,
del Senado y de la CAmara de Diputados. De todos ellos
he formado los catilogos que adjunto a usted; no son
perfectos, pero bastaran para dar a Vd. una idea del con-
tenido y estado de esos archives.
En la Municipalidad de Paran4, no he hallado nada de
interns para los fines que usted se propone. Nada tam-
poco en la Curia EclesiAstica, salvo el pequefio expe-
diente, que he transcrito, relative A la exhumaci6n y en-
trega al gobierno espafiol (31 de julio de 1862) de los