Revista de la Universidad de Buenos Aires

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description:
v. :ill. ;27 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Universidad de Buenos Aires
Publisher:
La Universidad,
Place of Publication:
Buenos Aires

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

General Note:
Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note:
1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note:
Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note:
Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier:
aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID:
AA00013094:00006


This item is only available as the following downloads:


Full Text
,:


j^ /













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD


BUENOS AIRES














REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD

DE

BUENOS AIRES


Publicada por orden del Consejo Superior de la Universidad


SECRETARIO DE LA DIRECCION:
DOCTOR MARIO A. RIVAROLA



ANO III TOMO VI















BUENOS AIRES

DiWeeei6n y Administraei6n
430 VIAMONTE 430
1906


















v C



LATIN
-MERIGI









Buenos Aires












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE
BUENOS AIRES







EL ARTE Y LA MORAL

(LECCIONES DEL CURSO DE ESTETICA)

(Continuacidn)



Cuestiones actuales.

Cualquiera que sea el sistema de moral que adoptemos, y sin
perjuicio de nuestra convicci6n razonada de la independencia del
arte, la existencia de una censura sobre las obras de arte se jus-
tifica por motives anDlogos A los que, A pesar de los anarquistas,
aun de los mas intelectuales, militan en favor de la existencia de
una policia bien organizada en el estado mAs respetuoso de la li-
bertad individual de los ciudadanos. La existencia de la policia y
su eficacia pueden A veces ser, no digo la mejor, pero si la mas real
garantia de la libertad individual. Del mismo modo una censura
ejercitada con el finico prop6sito de impedir que el arte se trans-
forme en misionero de doctrinas evidentemente opuestas al pro-
greso material, intellectual y social, puede contribuir A la indepen-
dencia del arte y ser una verdadera salvaguardia de su misma
existencia.
Pero qui6n no ve la dificultad prActiea del papel de censor?
En Berlin los censores prohibieron various pasajes del Cyrano de
Rostand: el pasaje del 2. acto, por ejemplo, en que se design
por su propio nombre la jeringa; y otro en que se encuentra
la designaci6n, no digo direct, pero si metaf6rica, del punto en
que la espalda cambia de nombre.
En 1899 se prohibia, en la misma capital, la exposici6n de un
cuadro de Bocklin en el escaparate de una casa de bellas artes. Se











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


trataba de la conocida obra Spiel der Wellen, (juego de las olas)
del gran artist basileo.
En Stuttgart, la policia de las costumbres se empefi6 en hacer
desaparecer del escaparate de un librero un studio sobre Mi-
guel Angel por Grimm, que llevaba en su frontispicio la imagen
del David, del mds grande escultor de todos los tiempos.
Tales hechos y otros de igual significaci6n fueron menciona-
dos en la celebre discusi6n de la ley Heinze, en el Reichstag, en
1900; a tal punto que un miembro de la misma Camara caracte-
riz6 semejantes decretos como pruebas de una pudibunderia so-
lamente digna de beatas de cualquier sexo, y declare que los cen-
sores que caian en tales excess de celo (entendian de arte y de
est6tica tanto como el elefante de tocar la flauta,.
iPero, d6nde estara la media exacta, el just medio entire
una severidad excesiva y una excesiva facilidad?
La cuesti6n es important en lo relative a las artes plasticas
y no menos en lo relative a la novela y al drama 6 la comedia,
especialmente si se admit la teoria naturalista que -ha regene-
rado la novela y el teatro, haci6ndolos salir (la novela mas aun
que el teatro) de su mediocridad clAsica.
Como se sabe, la concepci6n naturalista a que aludo, quiere
que la novela sea una representaci6n complete y fiel de la vida,
une tranche de vie como decian los Goncourt, y si no me equivo-
co, el mismo Zola en su ophsculo sobre la novela experimental.

a) La moral en la novela y en el teatro.

Se encuentran sin dificultad, hasta en nuestros dias, centena-
res de censores oficiosos para abominar no solamente a Zola, i
Maupassant, A Hauptmann, sino tambi6n a Goethe, a Moliere, A
Chateaubriand, a G. Sand. Hace poco tiempo una persona a quien
presto libros franceses, me decia: (pero, senior, no quiero leer sino
obras muy morales; no quiero, por ejemplo, nada de Balzac).
Por casualidad recibi casi al dia siguiente el nuevo libro de
M. Bruneti6re sobre Honord de Balzac, que trata en un capitulo
especial de la moralidad de la obra de Balzac. Podeis imaginar
con que interns lo lei enseguida. Mi curiosidad estaba tanto mas
incitada cuanto que el nombre del autor me hacia recorder una
c6lebre conferencia del mismo Bruneti6re, en 1898, titulada El
arte y la moral y publicada despu6s entire los Discours de combat.












EL ARTE Y LA MORAL


En esta conferencia el ilustre critic habia adelantado una
doctrine bastante paradojal y que hizo escandalo en su tiempo,
no solamente entire los artists, sino tambi6n entire los mismos
amigos del autor ().
M. BrunetiBre decia entonces: ( Cualquier forma de arte, aban-
donada, entregada A si misma, inevitablemente corre el riesgo de
desmoralizar). Y agregaba la raz6n siguiente: ((En cualquier formal
de arte existe algo como un principio, como un g6rmen escon-
dido de inmoralidad, pues cualquier especie de arte para alcan-
zar el espiritu, tiene que aprovechar no solamente el intermedia-
rio de los sentidos, sino tambi6n del placer de los sentidos: ningu-
na pintura que no deba ser antes que todo una fiesta para los ojos,
ninguna maisica que no tenga que ser una voluptuosidad para el
oido, ninguna poesia que no deba ser una caricia,... las mismas
expresiones que usamos para expresar nuestra admiraci6n ante
un cuadro de Corot, son la prueba de eso, pues hablamos del apa-
ciguamiento, de la frescura, de la melancolia que experimenta-
inos; y eso revela mAs bien que una percepci6n sensible, un esta-
do sensual, voluptuoso del sern.
Espero que tal argumentaci6n no os convencerA de la verdad
de la paradojal tesis de M. Brunetiere, que 6, mi juicio, se puede
poner en nuestra colecci6n de las herejias anti-est6ticas, al lado
de las paradojas de Plat6n y de las de Tolstoi.




(1) Ilace various afios que cierlos martistas cienliicos, representan a M. Brunetiire como un
blasfemador de la diosa Ciencia. El prdtexto de tal leyenda fu6 un articulo de la Revue des deux
mondes, del 1.0 de Enero de I895, en ilue no se Irataba, como lo screen los que no to hlan leido. de
la bancarrota de la ciencia.
M. Brunetiore ha protestado siempre contra lal allumnia:
((No habl6 en ninguna mnanra de una bancarrota de la ciencia, sino. al contrario, escribi que
no se puede prever la extension de sus fuluros progress. Por cierto agreguE( que la ciencia habia
fallado a algunas de sus promesas y de las mas seductoraso. (Aprbs le proc.s, p. VI, Paris, 1898).
La diferencia es notable.
Lo mismo, los que no conocen sino por afuera la teoria critca de la evoluci6n de los g6neros
literarios, se imaginan i menudo que su aulor atribuye un valor absolutlo este sistemna. Falta
much. JTodo sislema filos6fico 6 cientiico es ruinoso, frigil, also como sistema, cs decir, como
explicaci6n de la totalidad do las cosas. Lo es por definici6n y en su fondo, pues conslituye una
lentativa do interpretaci6n de lo incognoscible; to es en su forma 16gica y por la armonia de sus
parties: su nisma belleza es, en este sentido, una demostraci6n de su falsedad. Un sistema se es-
tablece violentando los hechos: su simplicidad lo condena, su 16gica, en vez die ser una fuerza, es
una debilidad ....
,Cuiddmonos del espiritu de sisteloa, pero sin proscribir por eso los sislemas, pues ellos lie-
nen una verdadera utilidad, si les despojamos do todo exceso do confianza y les consideramos
cono un simple mdtodold. (Evolution de la podsie lyrique, II, p. 290).











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Con tal argumentaci6n se podria probar, efectivamente, que
las mismas matemAticas contienen un principio de inmoralidad,
pues una de esas soluciones de los problems de la geometria, de
la mecAnica, de la astronomia, que los peritos Ilaman soluciones
elegantes, proporciona A los que la encuentran 6 se la rememoran
un goce del espiritu que tiene su repercusi6n hasta la parte sen-
sible de su ser. Todos hemos disfrutado A veces en nuestros es-
tudios mAs apartados del arte, mas abstractos, esas satisfaccio-
nes quellenan el ser entero. Para ver en eso unprincipio de inmo-
ralidad, habria que ser de un rigor verdaderamente inhumane.
Pero iqu6 podia ser el juicio de M. Brunetiere sobre la moralidad
de la obra de Balzac? Yo me preguntaba si encontraria en su
libro la explicaci6n del horror de algunas personas por las nove-
las del autor de la comedia humana.
En efecto, encontr6 una fuente abundante de reflexiones.
El mismo Balzac tuvo que defenders contra las acusaciones
de inmoralidad que le hicieron en sutiempo,y lohizo usando del
mismo argument que cien veces hemos oido en contestaci6n A
cualquier ataque contra la inmoralidad de ciertas novelas, poe-
sias, representaciones teatrales 6 plAsticas: la perfecci6n plAstica
de la forma y la representaci6n fiel, exacta de la realidad 6 de la
vida, siendo bien comprendido que el realismo de la representa-
ci6n Ileva consigo consecuencias para la forma. Si, por ejemplo,
se represent en un drama 6 se describe en una novela A persona-
jes vulgares, el autor tendr.A que darles un lenguaje tan grosero
como el que usan en la vida, lo mismo que un escultor 6 un pin-
tor representando A un personaje de rango inferior, A un mendi-
go, no vacilarin en representar el estado menesteroso de sus ves-
tidos. Ahora bien, toda la cuesti6n de la moralidad 6 inmoralidad
de la obra de Balzac, mas adn de la moralidad 6 inmoralidad del
arte contemporaneo en la obra de los adeptos del realismo 6 na-
turalismo, se convierte, pues, en esta otra cuesti6n: icudl es la
moralidad de la concepci6n realista del arte? Balzac fu6 el prime-
ro, en Francia, en proclamar que la novela tiene que ser la re-
presentacion total de la vida. Antes de Balzac tal formula ni habia
sido proclamada, ni realizada en la novela; despues de Balzac
se puede decir que no hubo novela que no fuera, franca 6 in-
conscientemente, la realizaci6n mAs 6 menos complete de tal
principio; y, agrega, M. Brunetiere, todos los novelistas que han











EL ARTE Y LA MORAL


alcanzado el 6xito representaron 6 se estorzaron en representar la
vida como esta.
En el tiempo de los clasicos y hasta del romanticismo, el arte,
en todos sus generous, sin excepci6n, era considerado como un
escojimiento, una elecci6n, y por consiguiente su dominio era
limitado. El principio de esa limitaci6n, el motivo de la elecci6n
variaban de una 6poca A otra, de una escuela A otra, y la varia-
cion Ilegaba hasta la contradicci6n.
Para los clAsicos, por ejemplo, de Boileau A Voltaire, la f6rmu-
la de su principio es la que di6 Bossuet cuando decia que las obras
de los verdaderos poetas tienen que celebrar (los artes Atiles A la
vida humana, el bien pAblico, la patria, la sociedad y esta tdmi-
rable civilizaci6nS. La literature pues, tiene para los clAsicos una
funci6n social y lo que no contribute al cumplimiento de tal fun-
ci6n no es arte.
Para los romAnticos, siendo el arte la realizacion de la belleza
y la manifestaci6n de la personalidad del artist, este tiene toda-
via que escoger en la naturaleza, que le presta sus models, los
rasgos que sirven A la belleza 6 A la homogeneidad de la repre-
sentaci6n, dejando de lado los que serian nocivos A tales per-
fecciones.
En la obra clAsica, y lo mismo en la obra romantica, la fideli-
dad de la imitaci6n no es pues ni la media, ni el principio que per-
mite juzgar del valor de la obra de arte 6 de la intenci6n del artist.
Con los realistas estamos en la antitesis de tal concepci6n,
pues proclaman, con Balzac a la cabeza, que no se debe escojer
ni elegir nada en la novela, sino represeiitar la realidad entera,
total, asi como estA.
El fundamento que dan de su doctrine estA expuesto largamen- .
te en la obra de Zola ((La novela experimental) en que el novelis-
ta, el dramaturge, el artist, son asimilados A naturalistas que exa-
minando un animal 6 una plant no deben elegir, describiendo los
6rganos nobles y callando sobre los otros; pues nunca se sabe
si el 6rgano que hoy dia, A falta de saber para que sirve, puede
parecer de escasa importancia, aparecerA de importancia capi-
tal ante la ciencia de mafiana, mejor informada. Se prepare pues
para la ciencia de mafana un abundante material, por medio de
descripciones completes 6 inventarios escrupulosamente exten-
didos.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


El novelist, segin Balzac y Zola, ni siquiera debe elegir entire
sus personajes 6 tomar el partido de los unos 6 de los otros, pues
una parcialidad cualquiera podria ser nociva para la sinceridad de
su observaci6n y la verdad de su representaci6n. Lo mismo como
los series son iguales para la ciencia, tendrAn que ser iguales tam-
bien para el arte.
Siendo tal la concepci6n del arte, especialmente la concepci6n
de la novela para Balzac, Zola, Maupassant y muchos otros, es
claro que reprocharles la inmoralidad de tal 6 cual de los temas
de sus obras, es reprochar A tales autores su misma concepci6n
de la novela. Si se les reprocha la descripci6n, minuciosisima A
veces, de las costumbres de monstruos morales, hecha con la mis-
ma indiferencia que harian cualquier otra descripci6n, entonces
el reproche tiene que subir hasta el principio y se debe near al
artist el derecho de representar la vida como esid.
Ahora bien, esto es una perfect confusion de la ciencia y del
arte, pero tal fu6 la teoria official del realismo, proclamada por sus
mAs ilustres adeptos y sancionada por el mismo Taine en su filo-
sofia del arte, obra admirable, que, A pesar de muchas paradojas
y exageraciones, (1) ha servido casi mAs que toda la inmensa li-
teratura critic estetica de los 150 Ailtimos aflos para abrir los es-
piritus A las cuestiones de arte.
CuAl es, pues, el juicio sobre la moralidad de la obra de Balzac
del severe juez que fu6 M. Brunetiere? Aqui esta: (Ruego A mi
lector observer que ni admito la confusion balzaciana de la cien-
cia con el arte, ni reivindico para el arte todoslos derechos que
se conceden A la ciencia. El arte es una cosa y la ciencia otra, ni
su objeto es el mismo, ni por consiguiente, su metodo el mismo.
Admito que si no se ( pueden imponer limits A la curiosidad de
, la ciencia y A sus investigaciones, se pueden imponer limits al
, arte para sujetarlo A ciertas convenciones. Agrego que no es
, por mera convenci6n que niego, contra Balzac y contra Taine,
, al novelist el derecho de quedar en presencia del hombre en
, la misma altiva indiferencia que el naturalista en presencia del
, animal. Pero pregunto si la novela A imitaci6n de la historic
, tiene hoy dia el derecho de representar la vida en su totalidad)).
Y la conclusion de M. Brunetiere es que la novela tiene hoy


(1) L[ase la nueva obra de SAn PE IADAN: Critique de l'esthetique de Taine.











EL ARTE Y LA MORAL


dia ese derecho; que despues de Balzac este g6nero literario se ha
conquistado los mismos derechos que la historic para decir todo
de la vida y que tal es la condici6n de su definitive liberaci6n de
la mediocridad que siempre existio en la novela en la 6poca cla-
sica y en la romAntica.
A consecuencia de lo cual, agrega M. Brunetiere, el novelist,
ya no tiene mAs que una manera de ser inmoral y sera equivocAn-
dose voluntariamente 6 involuntariamente sobre la importancia
relative de los hechos en la vida de la humanidad tomada en su
conjunto.
Y, por fin, el juicio definitive sobre la moralidad de la obra
de Balzac, es que tal obra ni es moral, ni es inmoral, sino lo
que tenia que ser como representaci6n de la vida, y aqui estan
las mismas palabras de la conclusion:
(Sus novelas son inmorales como la misma historic y la
, misma vida, lo que significa que tambien son morales como la
historic y la vida, pues en un moment dado de su evoluci6n
, no pueden ser de otro modo que lo que son.
( Es legitimo por cierto pensar que las lecciones que dan -si
uno quiere a mi pesar buscar lecciones en ellas-ni son las
, mejores lecciones, ni verdaderas lecciones, es decir, lecciones
que se deban poner en prActica. Pero no veo que se pueda re-
, prochar a un Balzac registrarlas. En tal caso no seria, pues,
, su moralidad la que se acriminaria sino la legitimidad de la con-
c cepci6n que tuvo de su arte. Y eso no se puede, pues la con-
5 cepci6n contraria pertenece a un ideal de arte abrogado y la
, legitimidad de la concepci6n realista es manifiesta por la rapi-
, dez, la extension, la universalidad del imperio que ejercit6
, sobre los contemporineos y los sucesores de Balzac.,
Tal opinion extraifara, quizA, en el primer moment; ai mi
me pareci6 echar la novela y el drama fuera de los dominios del
arte para anexarlos a los feudos de la historic, de la filosofia, de
la sociologia que no tienen sino relaciones superficiales con el arte,
por cuestiones de estilo, pero que por su fondo pertenecen al do-
minio de la ciencia.
Y en el primer moment encuentro mis verdad, en su aplica-
ci6n a la novela y al teatro, en este pasaje de un fil6sofo de me-
nos vuelo que M. Brunetiere, pero un artist del verbo muy su-
perior y novelist de profesi6n, M. Anatole France:











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


(Decir todo, equivale A no decir nada. Mostrar todo, equivale
a no dejar ver nada. La literature tiene el deber de anotar lo
que cuenta y de poner en luz lo que esta hecho para la luz. Si
la literature deja de elegir y de querer, entonces ya estA de-
caida, asi como la mujer que se entrega sin preferencias. Existe
una verdadliteraria, lo mismo que existe una verdad cientifica y
la verdad literaria lleva el nombre de poesia.))
Pero reflexionando las dos conclusions, la que yo sacaba,
quiza injustamente, de las pAginas de M. Brunetiere, y la que
formula M. A. France, me parecen tan poco convenientes una
como otra.
Efectivamente, no fu6 sin raz6n, si en casi todos los tiempos
y en todos los paises, si en nuestra 6poca especialmente, se han
multiplicado los esfuerzos para no separar lo hello de lo t til en
los objetos usuales.
La caracteristica de las 6pocas de arte fue precisamente la
preocupaci6n universal de poner arte en todo, en la jarra de uso
cuotidiano asi como en la Anfora, en los muebles del modesto bur-
gu6s, en la espada del soldado 6 en las herramientas del artesa-
no, asi como en el trono 6 el cetro del rey; y la primera condici6n
del arte aplicado a la decoraci6n del objeto usual fue siempre la de
no perjudicar la utilidad prActica de este objeto. Una casa, A pe-
sar de todas las decoraciones, nunca sera una hermosa casa, si el
arquitecto sacrifice el concept de la comodidad desus habitantes;
una silla en la que no se puede sentar c6modamente sino la mi-
rada, podra llevar las decoraciones mAs admirables, no serA una
linda silla. En el mismo sentido decia V. Hugo, con su estilo ex-
presivo, que la Anfora que no se puede llevar a la fuente, merece
la rechifla de los cAntaros.
Ahora bien, con el desarrollo de la instrucci6n, con la demo-
cratizaci6n del anhelo hacia el saber, las ciencias morales, las que
se interesan por las costumbres, que avocan los mil problems de
la vida, de la familiar, de la religion, del patriotism, de la solida-
ridad humana, de la sociologia; esas ciencias, pertenecen hoy dia
A los dominios de las necesidades intelectuales para un sinnfimero
siempre creciente de individuos de todas las condiciones (). Para

(I Es facil darse cuenta dcl motive porque las ciencias naturales, con sus revelaciones sor-
prendentes y sus consecuencias practices, no proporcionan en el mismo grado que las ciencias
morales un tema A la literature propiamente dicha, A la novela y al Ieatro. Los adults Lienen que











EL ARTE Y LA MORAL


ellos las soluciones nmorales hechas, formuladas 6 impuestas en
nombre de una autoridad, no bastan ni satisfacen. Aun un gran
nimero de los que admiten tales soluciones quieren saber el c6mo
y el por que, antes 6 despu6s de su adhesion.
Para todos esos casos el menester de la lectura es casi tan gran-
de como el de vestirse 6 de comer, y, sin embargo, muchos de
ellos ni tienen la preparaci6n, ni el tiempo necesarios para estu-
diar las cuestiones que les interesan en obras mAs didacticas, en
exposiciones mAs rigurosas que las paginas de una novela 6 que
las representaciones del teatro.
Esos g6neros literarios tienen, pues, para ellos, en el orden psi-
col6gico, una utilidad analoga 6 la utilidad que los vestidos y los
muebles tienen en su vida fisica. Y si lo bello, si el arte se puede
agregar A lo 6til en esos objetos, lo mismo el arte podra y deberA
unirse A la utilidad en aquellos generos literarios cuando venti-
len los problems que nacen del espectaculo integral de la vida y
que encuentran su soluci6n 6 una soluci6n en la misma vida, A
raz6n de lo que llamaron la 16gica inmanente de las cosas.
Para alcanzar este resultado serA siempre necesaria una elec-
ci6n, segin lo decia M. A. France, pero esta elecci6n serA menos la
del tema tratado que la de la forma, del estilo, la manera de desa-
rrollarlo. Los mismos novelistas 6 dramaturgos realistas que mas
hicieron gala de exactitud minuciosa y complete en sus descrip-
ciones 6 representaciones, A pesar de todas sus protests, s6lo
fueron artists debido A ello. Volveremos sobre este punto cuando
estudiemos la cuesti6n del papel de la imitaci6n en el arte. Por el
moment bastarA con haber mostrado 6 intentado mostrar, que
la novela y el drama pueden invadir los dominios de las ciencias
morales sin salir necesariamente por eso del terreno del arte; lo
mismo que el arte del pintor no deja de ser arte, cuando, en vez
de aplicar sus colors sobre la tela de un cuadro aislado, los aplica
en una pintura al fresco ejecutada en la pared de un monument
y compuesta en funci6n de la arquitectura a que se incorpora. Y
en cuanto A la relaci6n de ese arte literario con la moral, la cues-
ti6n queda suficientemente discutida por lo que decimos mAs


conocer tales cieucias per la utilidad material que sacan de cllas y por eso las estudian en ma-
nuales didacticos, mientras para los niios la novela cientifila, al estilo de las de Julio Verne, Iieue
un inler6s apasionante.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


arriba sobre la distinci6n de lo bello y de lo bueno, y sobre lo que
significa la independencia del arte en general con la moral.


b) La moral y las artes plasticas.

Las artes plAsticas tienen hoy dia una importancia siempre
creciente en la vida de todos, y por eso los mismos problems que
existieron siempre con relacidn A la literature amena- siempre
tambidn en cuanto A las otras artes, aparecen y preocupan
hoy dia mAs que nunca en su relaci6n con las artes plasticas,
pues nunca, ni en las mis grandes 6pocas de arte, la publicaci6n
de grabados, de cromos de cualquier clase, la multiplicaci6n de
las ilustraciones en los libros y peri6dicos, la producci6n de bibe-
lots, estatuetas, y generalmente de toda clase de ornamentos plAs-
ticos, fue mas grande, y asimismo las facilidades y los adelantos de
la produccidn mecanica, la educaci6n, tambi6n, buena 6 mala,
pero innegable-del public.
Casi diria que la influencia de las representaciones plisticas
supera hoy dia, por much, alas influencias de la literature. Efec-
tivamente las revistas ilustradas han invadido el mercado de la
libreria y pasado el umbral de la mayor parte de las casas. Por
eso no se lee ni la mitad de lo que se leia en otro tiempo. Por
un efecto, quizA, de la ley del menor esfuerzo, se hojea la revista,
dando preferente atencion A las ilustraciones y solamente una
ojeada distraida al texto. Eso para el gran ptblico. En el pl-
blico mas limitado, pero que tiene mis apego al studio, no sd si
sucede cosa analoga. Pero no faltan los que ven en este fen6-
meno una calamidad, y puedo recorder un articulo publicado el
afo pasado, no recuerdo d6nde, por un professor de la Universi-
dad de Paris y que lamentaba encontrar hasta en una parte de sus
estudiantes una disminuci6n de la penetraci6n del espiritu, del
poder de reflexi6n, lo que, segfin decia, era el resultado de un
ejercicio menos intensive de las facultades superiores de nuestro
mecanismo intellectual. Tal observaci6n no se debe considerar
como despreciativa de los m6todos intuitivos de enseianza, a pe-
sar de no ser la misma formula entusiasta y exclusivista de los que
suelen no ver sino un lado de las cuestiones. No recuerdo de quidn
se dijo un buen dia, que tenia justamente los suficientes sesos
para que se pudiera plantar solo un clavo, de modo que dos ideas











EL ARTE Y LA MORAL


no cabian simultineamente en su cabeza. Tenemos que evitar
cuidadosamente tal mentalidad.
Ahora bien, sea lo que sea de esta par6ntesis, queda estable-
cido que el papel de las representaciones plAsticas se ha ensan-
chado muchisimo y que, por consiguiente, no hay nada extratno
en que la censura, que desde much tiempo se ocupaba de los tea-
tros y de la literature, se pusiera tambien de pie para hacer la poli-
cia de las artes del dibujo, de la escultura, del grabado, de la pin-
tura. He mencionado fallos de censores alemanes en este dominion.
Habria podido citar una cantidad considerable de casos anAlogos.
MAs interesante sera decir c6mo, segun un joven critic y fil6sofo
francs, Capperon,-muerto demasiado joven, y cuyos escritos
son reci6n publicados-los censores franceses menos sirven para
lo que hacen que para lo que no se intent hacer, cuando se sabe
que existe una censura, por paternal que ella sea.
Dice Capperon: ((Los fil6sofos aseveran que la necesidad de
someterse al examen de unos ben6volosjefes de oficina, por nega-
tivo que sea el obstAculo, basta para eliminar de las escenas y cafe-
conciertos un miller annual de suciedades para las cuales se hizo
A dichosjefes el honor de no solicitarles un juicio fAcil de prever.
)Asi el nombre 6 la sola apariencia de la censura bastaria, pues,
para crear entire los sujetos de su jurisdicci6n, una cierta virtud
elemental, un cierto aseo moral que sin ella quizA desvaneceria.
Y su acci6n seria mas eficaz sobre lo que no se somete A ella que
sobre lo que se le presenta.
Y aqui estA la bonita descripci6n del censor francs: "Tener en
su casa las primeurs de toda la producci6n dramAtica; tener relacio-
nes con el mundo tan divers, pintoresco 6 interesante del teatro,
el minico, quizA, con el cual uno siempre puede congeniar sin can-
sancio; presenciar los ensayos generals y tener la primera prue-
ba 6 primera plan de lo que el Tout Paris no tendrA sino la
segunda; estar con toda seguridad en posesi6n de su palco, aun
cuando las plates han subido hasta cien francos; recibir A las
actrices que por amor al arte se sacrifican, cuando saben que un
papel escabroso solicitarA las tijeras del censor y que entonces
vienen ellas mismas A implorar el salvoconducto... etc., etc.)) Y
la conclusion ir6nica de Capperon es que tales razones bastan evi-
dentemente para inducir A los censores A abogar en favor de la
subsistencia de la censura.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Todas las instituciones pueden por cierto decaer de su recta
institucidn. Existieron gobiernos tirinicos, otros mAs bien anAr-
quicos, 6, si un helenista se ofusca en la contradicci6n entire los
mismos t6rminos de gobierno anArquico, dire. con eufemismo
hom6rico, existieron gobiernos poco conductores de pueblos, de
esos que tienen por formula <,tengo que seguirles pues soy su
jefe). Y, sin embargo, las sociedades siguen necesitando gobier-
nos. Lo mismo serA en lo que concierne A la censura A pesar de
sus complacencias 6 de sus rigores excesivos.
i,Pero en el dominio de las artes plasticas ,c6mo se manifiesta
la inmoralidad? ,Seria acaso por la aplicaci6n de la teoria que
Brunetiere aplica A la novela realista, por la inica inexactitud de
sus representaciones? Evidentemente no.
En escultura y en pintura no se puedejustificar el naturalismo
de la misma manera que en la novel. Segin lo dice Zola, en su
obra La novela experimental, el novelist realista trata de acumu-
lar datos exactos para una future historic natural de la sociedad,
y por eso no debe elegir mAs entire detalles y detalles que lo que
elige el naturalista, anatomista 6 fisi6logo, cuando describe los 6r-
ganos. Haci6ndolo asi el novelist no hara pura obra de arte, es
decir, obra desinteresada y que este encaminada directamente ha-
cia la producci6n en el lector de la emoci6n estetica, sino que hace
obra directamente hist6rica, pedag6gica, cientifica en cualquier
manera y solo accesoriamente artistic. El escultor A veces, el
pintor mis amenudo tratan de dar tales documents y entonces
elaboran mapas anat6micos, cuadros para la ensefanza, mater il
escolar, ilustraciones para libros cientificos, diaries, etc., peraya
no pueden competir en este terreno con la reproduccidn mecAnica
que hacen el amoldador 6 el fot6grafo. Todo arque6logo prefiere, y
con just raz6n, una buentfotografia del objeto de su studio que
el mejor dibujo i mano. Se que se habla de fotografias y amolda-
dos artisticos, pero en tales obras el arte se limita, al sentir de los
inismos defensores mis conocidos del arte fotogrdfico contra los
ataques de los artists, el arte, digo, se limita A lo que en la fo-
tografia 6 el amoldado queda entregado A la elecci6n del fot6grafo
6 del amoldador, es decir, A la situaci6n en la cual se represent
el objeto, a la luz en la que se le pone, A la just distribuci6n de
las masas en la imagen, al cargado de las tintas, etc., etc.; todo
el resto no es artistic, sino mecAnico.










EL ARTE Y LA MORAL


Ahora bien, en escultura y en pintura no hay arte sin actividad
libre y desinteresada del artist, libertad y desinter6s que se reve-
larAn al espectador y excitarAn en su ser una emoci6n agradable,
un placer, una simpatia por la idea del artist y por la manera con
que la express. No se comprenderA la obra de arte, inuitil por
definici6n (desde el punto de vista de la utilidad inmediata, vul-
gar) sin un anhelo del artist de necesitar la simpatia por el objeto
que represent 6 por la idea que expresa con la representaci6n de
tal objeto.
Ahora bien, ,se puede 6 no admitir que se present la simpa
tia del espectador un objeto cualquiera, una idea cualquiera?
Hace pocos aflos un pintor expuso en el Sal6n de Paris, una
Venus muy poco griega, en el sentido de lo inexpresivo y de la
quietud olimpica que caracterizan las obras maestras de la anti-
giiedad, y bajo tal cuadro habia inscripto estas palabras del evan-
gelio: Venite ad me omnes.
Cualquiera que sean las opinions 6 creencias, morales 6 amo-
rales que uno pueda tener, esa obra, segOn nos parece, era una in-
famia, contraria ya sea & las conveniencias sociales mAs respeta-
bles y generalmente admitidas, ya sea al respeto que en niestro
mundo modern, aun los hombres mAs indiferentes a las formas
exteriores de la religion profesan por la persona de Cristo. Una
censura menos adormecida, pues, hubiera con just raz6n, pro-
hibido tal exhibici6n sin herir ningon derecho, ninguna libertad
del arte.
Aun los adversaries de la censura admiten generalmente su
h gitimidad, cuando se trata de obras que insultarian a potencias
eN iranjeras. Es un sentimiento de cortesia international, A veces
un sentimiento inspirado por temor dejustas correcciones. ,Seria
tal cortesia menos eligible en favor de los sentimientos y de los
pudores que son los de cualquier grupo notable de nuestros con-
ciudadanos? Pero eso me conduce A tocar la cuesti6n de lo des-
nudo. No faltan moralistas, especialmente cristianos, que casi
prohibirian del todo el desnudo en el arte.
La cuesti6n se puede mirar al menos por tres lados. Desde el
punto de vista del arte, del artist y del espectador.
El arte recibe sus formas de la naturaleza, y no se puede negar
que la maravilla del Universo sea, para el hombre, el mismo hom-
bre. Existe un cuento indio que pretend que los mismos animals
REVISTA DE T.A UNIVERISIDAD DF BUENOS AIRES- TOMO VI 2











18 REVISTA 1)D IA UNIVEHSIDADI DE BUENOS AIRES

reconocen al hombre esa superioridad de forma. No s6, si el cuento
indio interpretara bien la opinion de los animals, pero no creo
que pueda existir duda al respect entire los hombres. Entonces
i.c6mo prohibir al arte la representation de la forma mas perfect
que pueda imitar?
En cuanto al artist. la consecuencia de lo dicho es que el ar-
tista tieno que ensayar sus fuerzas en esa lucha con la naturaleza,
y que su arte sera siempre incomplete en tanto no domine la re-
presentaci6n del desnudo. Lo cierto es que sin conocer la es-
tructura de la mdquina humana, el juego complicado de sus arti-
culaciones y muslos, el balance de sus lines, las delicadezas
cambiantes de sus encarnaciones, no se educa un pintor 6 un es-
cultor perfect. No se le hace capaz ni de representar bien figures
vestidas, es decir en las que los pliegues del ropaje correspondan
bien A la posici6n de los miembros. El desnudo, pues, si no es
inmoral en su intenci6n, si no se le present con una excitaci6n
al vicio, tampoco se puede prohibir de parte del artist, sin ser,
en nombre de la moral, enemigo del arte.
Queda la cuesti6n del espectador y es cierto que, hasta frente
A las estatuas griegas mas perfectas y que por su belleza y armonia
mis verdaderamente justifican la linda y just expresi6n de Win-
kelmann que estan revestidas de pudor, hay genie que no busca
sino excitaciones malsanas y que no ve otra cosa en el desnudo de
cualquier obra de arte, sino io desnudado. Para esos no se puede
suprimir la libertad del arte; sino, tendriamos que suprimir como
en Turquia hasta el derecho de la mujer de salir sin velo g la calle.
Sin embargo, hay que observer que: aun si se admite,-como
todos, hasta los naturistas, lo van proclamando,-el derecho del
arte de representar todo lo real, muy A menudo esas escenas que
representan A un sinnimero de nayadas, de bafadoras, de musas,
con 6 sin toilette, estan muy distantes de las realidades honestas
que conocemos y que pertenecen A la realidad de nuestras costum-
bres y no A realidades deshonestas, que seguramente existen tam-
bien, pero que en la realidad se esconden perseguidas por la poli-
cia 6 al menos por el desprecio de la gene honest; ~A qu6
titulo tendrA derecho el arte de poner tales cosas ante los ojos de
todos?
En una palabra, lo desnudo de la naturaleza no es inmoral: es,
al contrario, la escuela superior del arte. Lo que sdlo puede ser











EL ARTE Y LA MORAL 19

inmoral es la manera de representarlo 6 la de mirarlo. Contra
este tiltimo inconvenient, cada uno tiene que educarse y vigilarse;
contra aquello, las autoridades sociales pueden pretender un dere-
cho de intervenci6n, cuando una obra evidentemente escandalosa,
en raz6n de las costumbres generalmente admitidas, pretend la
publicidad.

C. MOREL
'rofesor d,( Estitica y Literatura general
In la Facullad de Filosofia y LeIras.

















FUNDACION DE UN LABORATORIO MARITIME


EN MAR DEL PLATA






Seiior Rector de la Universidad Nacional de Buenos Aires, Doctor
Eufemio lUballes:

De acuerdo con la indicaci6n verbal del Sefior Rector y en
vista de la benevola acogida que tuvo A bien dispensar A la inicia-
tiva de fundar un Laboratorio Maritimo en Mar del Plata, depen-
diente de la Universidad Nacional de Buenos Aires, tengo el pla-
cer de remitirle unos breves apuntes en que se consignan algunos
antecedentes sobre este g6nero de institutes.
Haciendo votos porque el Sefior Rector convierta en realidad
el proyecto bosquejado, me es grato saludarlo con mi considera-
ci6n mas distinguida.

ANGEL GALLARDO.
Buenos Aires, Julio Ii de 1!06.




IMPORTANCIA DE LOS LABORATORIES MARITIMOS


En la introducci6n de su interesante libro sobre la herencia y
los grandes problems de la Biologia general (1), el professor Yves
Delage distingue cuatro grandes periods en la historic de la zoo-
logia.

(1) YvES DELAGE, La structure du proloplasma el les theories sur l'hdrPdil cet les grands
pobldmes de la Biologie gdn/rale. Paris, 1895.











FUNDACION DE UN LABORATORIO MARfTIMO


El primero estA caracterizado por la observaci6n de las formas
exteriores y de las costumbres de los animals.
Arist6teles sobresali6 en los comienzos de este period inicial
de la ciencia y durante muchos siglos no fu6 sobrepasado, lirni-
tAndose los autores antiguos y inedioevales a glosar sus obras.
Esta simple observaci6n de las formas exteriores, a la que se
agregaban escasisimos datos anat6micos, bastO sin embargo para
que, en 6pocas mas modernas, escribiera Buffon su Hisloria Na-
tural y para que Linneo estableciese su c6lebre clasificaci6n.
A principios del siglo xix comienza con Cuvier el segundo pe-
riodo, en el cual se da gran importancia a la anatomia y cuyos
metodos de trabajo se fundan principalmente en la disecci6n.
El tercero lo caracteriza Delage por la fundaci6n de los labo-
ratorios maritimos con las siguientes palabras:
((Ya H. Milne Edwards, en sus viajes en Sicilia y a lo largo de
las costas francesas, De Quatrefages en sus exploraciones de las
playas de la Mancha, habian mostrado que sentian la necesidad
de ir a examiner en su element los animals marines. Pero
estas tentativas aisladas no habrian podido tener ni gran 4xito
por si mismas, ni muchos imitadores. Asi, pues, no temo decir
que la fundaci6n de los laboratories maritimos ha sefalado un
tercer period y constituido un nuevo m6todo tan important
como los precedentes. Si se piensa que mas de tres cuartas par-
tes de los tipos de invertebrados pertenecen al mundo del mar,
que el mayor nomero de ellos no podian Ilegar a los centros cien-
tificos en un estado convenient para el examen microsc6pico, si
se piensa que todo lo concerniente A sus costumbres y g su em-
briogenia no puede estudiarse lejos del mar, se comprenderA la
importancia de estas creaciones.
)Sera acaso necesario recorder que la introducci6n de este
metodo es debida A H. de Lacaze-Duthiers. Gracias a este sabio,
los studios de embriogenia marina se han hecho posibles, y se
sabe cuAn inmenso impulse han torado en pocos anos, qud cla-
ridades inesperadas han arrojado sobre toda la zoologia. Al mismo
tiempo y bajo la influencia del mismo hombre, por si y por sus
alumnos, todo lo que pueden enseflar la pinza y el escalpelo, la
lente y el microscopio directamente aplicados a los tejidos, ha
sido profundizado hasta los limits de lo possible. Asi vemos que
la fundaci6n del laboratorio de Roscoff ha sido la serial de la











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


creaci6n de una multitud de establecimientos mIs 6 menos seme-
jantes sobre las costas de todos los paises,.
Finalmente el cuarto period lo caracteriza Delage por los
m6todos de la t6cnica histol6gica.
Por los parrafos transcripts puede verse que la importancia
cientifica de los laboratories maritimos es tan grande como para
constituir el character distintivo de uno de los periods en que
puede dividirse la historic de los m6todos de studio de la zoo-
logia.
Y efectivamente, es 16gico que asi sea desde que se ha reco-
nocido que en el mar debe buscarse la cuna de la vida en nuestro
planet y que el conocimiento detallado de las formas marinas,
constitute hoy la base de los studios biol6gicos.
En cuanto A la importancia prActica de las investigaciones ma-
rinas, no es menor que su interns cientifico y filos6fico, pues el
aprovechamiento de los multiples products del mar, no se puede
realizar de manera racional y conciente sin un reconocimiento
previo de la fauna y flora maritimas, de sus condiciones de vida,
medios de alimentaci6n, de su reproducci6n y desarrollo embrio-
16gico, costumbres, etc.
Sdlo sobre este fundamento cientifico puede organizarse la
pesca en grande escala, sin peligro de agotar esas fuentes de
riqueza, dictar disposiciones que protejan la multiplicaci6n y el
desarrollo de las species fitiles, decidir si conviene 6 no la in-
troducci6n y aclimataci6n de nuevas formas.
Estos studios se realizan hoy en muchos institutes del hemis-
ferio Norte, pero aun no han sido hechos de una manera sistema-
tica y permanenLe al Sud del Ecuador.
Para que pueda juzgarse de su numero y distribuci6n, tomo
los siguientes datos sobre los principles laboratories maritimos
existentes, de un interesante trabajo del Dr. Lahille (1).
El primer laboratorio maritime fu6 fundado por Coste, en
Concarneau (Francia), el an-o 1858.
Para facilitar las investigaciones embriol6gicas y de zoologia
pura, estableci6 Lacaze-Duthiers el laboratorio de Roscoff,
en 1872.


(1) F. LAHII.I.E, Una 'slacion marl'li ia provincial. Minislterio de Obras F'iblicas de la Pro-
rincia de Buenos Aires, La I'lala, 1898.











FUNDACION DE U1N LABORATORIO MARITIIMO


En el afio 1898 existian en las costas de Francia diez y seis
estaciones maritimas, de las cuales cuatro (Portel, Sables d'Olon-
ne, Arcachon y Villefranche), sostenidas por particulares 6 por
sociedades y las otras doce dependientes de universidades 6 esta-
blecimientos anAlogos.
Asi la Universidad de Paris sostiene tres laboratories mariti-
mos: los de Roscoff (1872), Wimereux (1874) () y Banyuls (1881).
El Colegio de Francia tiene el de Concarneau, el Museo de
Paris la estacidn de Saint-Vaast la Hougue. La Universidad de
Lyon, posee un laboratorio marino en Tamaris; la de Marsella el
de Endoume; la Universidad de Montpellier el de Cette; la de Caen
el de Luc-sur-Mer; la de Lille el de Portel, y en Argel se halla el
que posee la Universidad de la misma ciudad.
En Holanda existe un laboratorio en Helder.
Alemania posee dos grandes estaciones maritimas en Kiel y
en Heligoland.
Noruega tiene los laboratories de Flodevig, Bergen y Drobak.
Suecia sostiene uno en Kristiniberg.
Rusia posee los de Solowitz (Mar Blanco), Odessa (Mar Negro)
y Sebastopol.
Austria tiene la gran estacion de Trieste y otra en las costas
de Istria.
La Universidad de Tokio (Jap6n) ha instalado un excelente
laboratorio en Mitsukuri.
El gran laboratorio de la Comisi6n de Pesquerias de los Esta-
dos Unidos, situado en Wood's Holl, contiene cuarenta laborato-
rios de investigaci6n para sabios y salas de trabajo con capacidad
para 200 alumnos.
La Universidad de Harvard, de Cambridge, posee su laborato-
rio en New-Port.
La Universidad Leland Stanford Junior, de California, ha
instalado una estaci6n maritima con el nombre de Hopkins Seaside
Laboratory, en la bahia de Monterrey (2).

(1) aE laboaororio de Wimcreux f'u fundado por el pro'esor Giard, quien era lon ea 6poca
professor Id la Facultad de Ciencias de Lille. Al ser nombrado Giard en 1889 titular de la caledra
de Evolucion de los series organizados, on l i Sorbona, oi Laboralorio de Wimereux pas6 .i depen-
der de la Universidad de Paris. (A. llc .m Aux, Les Laboraloires Maritimes. Le Laboraloire
Maritime! de d i imereux. Extracto del Bulletin dh 'Inslitut Gen. Psycholoetique. V almo, 1905).
(2) F. M. MACl FARIANI~, The 1opkins Seaside Labortlo y, en Journal of applied micros-
copy antd laboratory methods. [Iomo V, o iim. 7.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Ultimamente algunas universidades norteamericanas, ademas
de sus laboratories maritimos fijos, han hecho construir buques
especiales para que sirvan de laboratories flotantes, donde los
alumnos pueden estudiar la fauna pelAgica y de grandes profun-
didades.
En Inglaterra existen laboratories en Plymouth, Saint-An-
drews, en las islas de Man y de Jersey. El comit6 de pesquerias
ha organizado laboratories en Tarbert (1887), Dunbar (1888) y
Millport, cerca de Glasgow. En Granton, cerca de Edimburgo,
existe una estaci6n dedicada a studios oceanograficos.
La celebre Estaci6n Zool6gica de NApoles (1), fu6 fundada
en 1872 por A. Dohrn, cost 396.136 liras como gasto de cons-
trucci6n 6 instalaci6n, habiendo sido mAs tarde considerable-
mente ampliada.
Para su sostenimiento alquila las mesas de trabajo A gobier-
nos, universidades 6 particulares que tienen asi el derecho de
trabajar en la estaci6n por la suma de 1.800 francos al afio, reci-
biendo el material de studio y los principles reactivos 6 instru-
mentos.
Las 17 mesas de trabajo que contaba al principio fueron to-
madas por los gobiernos de Prusia, Italia, Rusia y Austria (dos
mesas para cada gobierno), y los de Baviera, Wurtemberg, Ba-
den, Mecklenburgo, Holanda, Sajonia, las universidades de Es-
trasburgo y de Cambridge y la Asociaci6n BritAnica, cada uno
con una mesa. Las mesas han sido luego aumentadas A 24.
En ellas han trabajado durante los diez primeros afios de exis-
tencia de la estaci6n, cerca de 300 sabios entire los que figuran
nombres tan famosos como los de Waldeyer, Balfour, Ray Lan-
kester, Greef, v. Jhering, Selenka, Claus, Merkel, Reinke, Gre-
nacher, Mayer, Emery, etc., quienes han publicado en obras
hoy clAsicas los resultados de sus investigaciones.
El Acuario piblico de la Estaci6n Zool6gica de Napoles es uno
de los grandes atractivos de esta ciudad.
El principle de M6naco, que estudia desde hace various aflos el
mar, con una pleyade de sabios, en los cruceros de su buque la
Princesse Alice, ha fundado en su pequeflo estado, cerca de su
palacio, un monumental Instituto Oceanografico que dispone de

(1) A. DoIImN, E:ster Jahresbericht der Zoologischen Station in iVeapel, Leipzig, 1876.
HANs GIERKE, Die Zoolo0 ische Station in Neapel, Kassel, 1884.











FUNDAC ON DE UN LABORATORIO MARITIME


vastos recursos y que estd destinado A centralizar los trabajos
cientificos de que el mar es objeto.
Puede verse por la rapida enumeraci6n que precede, la aten-
ci6n que A estos studios se presta en otras parties del mundo y
las grandes sumas que en ellos se invierten y 6sta es tal vez la
mejor demostraci6n de su importancia por cuanto se trata de un
argument prActico mAs convincente que largas disertaciones
teoricas.
Se notarA tambi6n que gran numero de los laboratories son
fundados y sostenidos por Universidades 6 Institutos de Ense-
fianza Superior, lo que prueba que responded A una verdadera
necesidad en los modernos studios biol6gicos.
Los paises que carecen de ellos, como Espafia por ejemplo,
envian sus alumnos A los laboratories mas pr6ximos. Asi los es-
tudiantes de la Universidad de Barcelona pasan algin tiempo en
los laboratories franceses de Banyuls 6 de Cette.



ANTECEDENTES ARGENTINOS


El Dr. Fernando Lahille inici6 en 1897 la fundaci6n de una
Estacidn Maritima Provincial, dependiente del Museo de La Plata,
del cual era empleado.
El 31 de diciembre de ese aflo el Gobernador de la Provincia,
Dr. Guillermo Udaondo, dict6 un decreto por el Ministro de Obras
Piblicas, que era desempefiado A la saz6n por el Dr. Emilio Frers,
disponiendo la creaci6n de ese laboratorio en Punta Mogotes,
cerca de Mar del Plata.
He aqui los principles considerandos de ese decreto, que
s6lo obtuvo un principio de ejecuci6n.
( Considerando:
((Que hay verdadera conveniencia en estimular el desenvolvi-
miento de la pesqueria en las costas maritimas de la Provincia,
no s6lo porque esta industrial estA, sin duda alguna, llamada &
constituir una fuente de riqueza de gran consideraci6n en s!
misma, sino porque contribuyendo A crear un comercio active y
A desarrollar una clase de navegaci6n que formarA una poblaci6n
avezada A los trabajos del ramo, colocarA A la Provincia en situa-











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


ci6n de cooperar eficazmente al desenvolvimiento de la marina
national, como corresponde A su situaci6n geografica;
a Que la poca atenci6n que hasta ahora se ha prestado en la
Provincia A una industrial tan important, no se explica satisfac-
toriamente sino por el escaso conocimiento de las facilidades que
para ello presentan nuestras extensas costas y de su riqueza en
products de la pesqueria, por lo cual induce tambien A pensar
que es necesario crear Institutos que faciliten dicho conocimiento
y propendan por este medio al desarrollo de la industrial, etc.))
Habiendo entrado despues el Dr. Lahille A prestar sus servi-
cios en el cargo de Jefe de la Secci6n de Zoologfa aplicada del
Ministerio de Agricultura, renov6 varias veces su iniciativa de es-
tablecer un Laboratorio Maritimo, sea en Punta Mogotes, sea en
la playa misma de Mar del Plata, sin conseguir los recursos ne-
cesarios para esta fundaci6n.
Cltimamente, habiendo pasado el Museo de La Plata a former
parte de la nueva Universidad, el Dr. Lahille puso en conoci-
miento del Presidente de la misma que la donaci6n de un terreno
hecha por el Sr. Jacinto Peralta Ramos en Punta Mogotes A favor
del Museo de La Plata debia transferirse a la Universidad para
que 6sta fundara alli la estaci6n maritima.
Estando en Mar del Plata en enero de 1905 mencione en con-
versaciones privadas la posibilidad de fundar un Acuario y Labo-
ratorio Maritimo en esa localidad. El Dr. Miguel Cane, que co-
nocia los acuarios europeos y conservaba de ellos agradables
recuerdos, acogid con entusiasmo la idea y public sin firm
un bello articulo en La Naci'n, prestigiando esta fundaci6n. A
consecuencia de ese articulo various peri6dicos, entire ellos El
Diario, encarecieron la conveniencia de la creaci6n de un Acua-
rio de agua de mar, proyecto que mereci6 tambien la aceptaci6n
de various miembros de la Comisi6n de Fomento de Mar del Plata
y del Comisionado Municipal Sr. Miguel Alfredo Martinez de Hoz.
Mi idea era ya entonces que esta fuese una instituci6n universi-
taria y aunque ni se trat6 de llevarla A la practice, por lo menos
pudo verse que contaba con ut ambiente sumamente simpatico
y que seria possible obtener toda clase de facilidades para su rea-
lizaci6n.
Estos son los antecedentes que conozco respect al estableci-
miento de este genero d0' institutes en el pais.











FUNDAC[ON DE UN LABORATORIO MARITIME


En cuanto A otras regions del hemisferio austral s6lo se que
el Dr. Lahille (1), dice que el Director del Museo de San Pablo
habia decidido fundar una estaci6n maritima en la isla de San Se-
bastian, al Sud de la Isla Grande (Brasil), pero creo que no ha
conseguido auin su prop6sito.
De manera que probablemente el future Laboratorio argentino
seria el primero de todo el Atlantico Meridional, cuya fauna es
tan interesante seguin lo han demostrado, entire otros, los estu-
dios de Fritz Miller, en Desterro, que lo condujeron A formula
en su famoso libro Fiur Darwin la llamada ley biogenetica funda-
mental del paralelismo entire la filogenia probable y la embrio-
genia.


'BICACION Y OBJETO DEL LABORATORIO MARITIMO PROYECTADO


En el studio del Dr. Lahille A que me he referido anterior-
mente se llega A la conclusion que el sitio mAs convenient de
toda la costa maritima de la Provincia de Buenos Aires para el
establecimiento de una estacidn de esta clase no puede buscarse
sino en los alrededores de Mar del Plata.
En efecto (2), desde Punta Piedras hasta la Punta Norte del
Cabo San Antonio, las aguas del mar son turbias y salobres mas
hien que saladas, sobre todo cuando soplan los vientos del Norte
y del Nordeste y durante el reflujo.
Desde la Punta Norte del Cabo San Antonio hasta Mar Chiquita,
la presencia de medanos de arena aleja la idea de la posibilidad
de establecer un Instituto de la naturaleza del que se trata.
Mar Chiquita tiene tambien various inconvenientes que el doc-
tor Lahille senala (pig. 19). Mas al Sud se encuentran barrancas
de tosca cortadas a pique que dificultan el acceso a la playa, in-
conveniente que se hace ain mas notable al Sud de Punta Mogo-
tes, en la Loberia. Luego la direcci6n general de la costa y de los
vientos predominantes es desfavorable.
Quedarian pues como sitios posibles los alrededores de Bahia
Blanca y de Mar del Plata. Las ventajas de esta Oltima localidad
son indiscutibles.


(I; LAII, rLE, 1OC. (il., I)a'.. 12.
(2) LAI .I.L ioc. cil., )pag. 15.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Aparte de su mayor proximidad y mejor comunicaci6n con la
ciudad de Buenos Aires, present variedad en sus fondos pues al-
ternan los de piedra con las playas de arena, lo que asegura la
presencia de una fauna mas rica y mas variada.
Es sabido en efecto que, en igualdad de las demas condicio-
nes, la riqueza zool6gica de una region estA en raz6n direct de
las rocas que la componen.
Cuenta tambi6n con una agrupaci6n de pescadores que seran
futures proveedores del acuario, al que podrAn vender la parte
mas curiosa de los products de su pesca, reservando para 61 los
animals poco comunes y todos aquellos que por no ser comesti-
bles arrojan hoy de nuevo al mar.
AdemAs la concurrencia annual de numerosos bafiistas es A mi
modo de ver una gran ventaja para el establecimiento que serA
asi visitado, conocido y ayudado en su desenvolvimiento.
A diferencia del Dr. Lahille que buscaba un paraje solitario y
proponia establecer la estaci6n cerca del Faro de Punta Mogotes,
consider mas convenient instalar el Laboratorio Maritimo en
un paraje central, como el paseo General Paz, sobre la playa del
Bristol, frente A la Plaza Col6n.
Es una situaci6n analoga A la que ocupa la Estaci6n Zool6gica
de NApoles en el centro de la Villa Nazionale, que es el paseo mAs
concurrido de la ciudad,lo que no ha sido obstaculo para que se lle-
ven A cabo en sus laboratories trabajos interesantisimos y de largo
aliento sin que el public molestara 6 distrajese A los trabajadores.
El Institute que propongo debe tener a mi juicio varias sec-
ciones.
1. Laboratorios de investigaci6n.
2.o Salas de trabajo para los estudiantes de Zoologia de la
Universidad.
3.o Locales para ex alumnos que preparan su tesis 6 perfec-
cionan sus studios.
4.o Acuario y Museo para el pflblico.
Si bien las primeras secciones podrian instalarse sin perjuicio
y tal vez con pequefia ventaja para los trabajadores en un sitio
tranquilo y retirado, el Acuario pfblico necesita forzosamente
hallarse en un paraje concurrido y fAcilmente accessible.
Ahora bien, esta secci6n no seria la menos interesante, util 6
important del future establecimiento.











FUNDACI6N DE UN LABORATORIO MIARITIMO


Consider, en efecto, que nuestro Laboratorio Maritimo debe
responder A diversos objetos, ligados todos en un prop6sito co-
min, educativo en el mAs amplio sentido de la palabra.
En sus laboratories de investigaci6n ofrecera elements para
los studios de ciencia pura 6 aplicada que Ileven A cabo los sa-
bios establecidos en el pais 6 otros que deseen estudiar la fauna
y flora del Atlantico Austral.
En particular el Ministerio de Agricultura podra Ilevar a cabo
en esos laboratories 6 instalaciones anexas todos los studios de
biologia aplicada, piscicultura y aclimataci6n de peces que com-
prende su program.
Esto puede dar lugar A una colaboraci6n pecuniaria de ese
Ministerio en la fundaci6n del Instituto y A subvenciones que ayu-
den A su sostenimiento.
Por otra parte, y como establecimiento universitario, debe
servir principalmente para la ensenanza superior y secundaria de
las ciencias naturales. Podra suministrar, en efecto, materials
frescos 6 conservados para los trabajos practices de Zoologia y
Botinica en la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas y Nalurales
y en la Facultad de Medicina, donde no es possible hoy dia estu-
diar convenientemente las formas marinas por falta de material,
salvo las species de peces, moluscos y crustAceos comestibles
que llegan A nuestros mercados.
Instaladas amplias salas de trabajo podrAn organizarse cursos
de vacaciones durante los cuales los alumnos trabajen y estudien
A orillas mismas del mar, imitando lo que se hace en los labora-
torios universitarios europeos y norteamericanos.
AdemAs, los estudiantes de ciencias naturales, a la terminaci6n
de su carrera, podrAn preparar su tesis en el establecimiento, para
lo cual dispondrAn de pequefos locales y del material que les sea
necesario, previo el pago de un derecho de Laboratorio que de-
termine la Universidad, no con un objeto de lucro, sino principal-
mente para restringir la entrada de aquellos que se dirigirian alli
sin un prop6sito serio de studio, si el ingreso fuera gratuito 6
incondicional.
El Laboratorio Maritimo puede propender tambien en forma
analoga al perfeccionamiento del profesorado secundario, cuyos
miembros podrAn ser admitidos A disfrutar de los elements de la
Instituci6n, llenando ciertas formalidades que oportunamente se











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


determine, de acuerdo con el Ministerio de Instrucci6n Publica.
Asi tambien puede contribuir a enriquecer las colecciones de cien-
cias naturales de los Colegios Nacionales y Escuelas Normales,
facilitAndoles material de estudio, tanto de las species recogidas
en Mar del Plata como de las formas que obtenga por canje con
otras instituciones andlogas del extranjero.
Por ltimo, last not least, su Acuario y Museo ptblicos consti-
tuiran una amplia instituci6n educativa para todas las classes de
la sociedad, que podran interesarse alli por las maravillas del
mar y por las bellezas de la ciencia.
De la curiosidad que despiertan esta clase de espectAculos
puede juzgarse por el 6xito creciente del Jardin Zool6gico y por
la novedad que en el mismo Mar del Plata constitute la exhibi-
ci6n, en alguna casilla de pescador, de una tortuga 6 de un lobo
de mar.
Muchas vocaciones cientificas se suscitarAn, sin duda, entire
los j6venes que contemplen, al travis de las vidrieras del Acua-
rio, los curiosos habitantes del mar, esos jardines submarines de
actinias como flores y de briozoarios como musgos, poblados de
esponjas ramificadas entire las que se izan los crustAceos sobre
sus largas patas articuladas, mientras los peces relampagueantes
de reflejos metalicos y en constant actividad silenciosa, contras-
tan con la apatia de las estrellas de mar. Los calamares cruzan
como torpederos submarines por en medio de las medusas opa-
lescentes flotantes y los hipocampos saltan como caballitos de
ajedrez en medio de bosques de algas. Los j6venes visitantes so-
ran fascinados primero por la extrafeza de las formas y la her-
mosura de los colors, aumentadas por la refracci6n de la luz en
el agua, en cuyo seno la mAs humilde burbuja de aire adquiere el
brillo y el aspect de una joya.
Luego su curiosidad los llevara a querer profundizar aquellos
atrayentes misterios contemplados desde la penumbra del subte-
rraneo, en medio de un paisaje fantastico y de ensueno, apareii-
temente sobrenatural, tan distinto es de los paisajes terrestres, y
de ahi, de entire esos j6venes, surgiran mas tarde los futures in-
vestigadores argentinos de la naturaleza, que dediquen su vida al
studio de nuestras riquezas y den nuevos descubrimientos a la
ciencia y honra A la patria.
El veraneante rico y desocupado distraera sus ocios de balnea-











FUNDACION DE UN LABORATORIO MARITIMO


rio en algo titil, agradable y moral, se interesarA por las cosas de
la naturaleza y del studio, recordarA la existencia de nuestra
Universidad y tal vez se sienta estimulado A imitar, ain cuando
fuera en menor escala, las generosidades de los millonarios yan-
kees, que dotan regiamente colegios, universidades, museos
y laboratories.
Los hombres politicos y de gobierno veran con simpatia esta
obra universitaria, y eso influirA acaso para que no regateen las
subvenciones A los institutes de ensefianza superior ni la remu-
neracion del personal docente.
Esta obra puede ser tambien una forma de la lamada exten-
si6n universitaria, pues por ella se pondra la Universidad en con-
tacto con un ptblico mAs vasto que el constituido por sus alum-
nos, exteriorizara su obra en pro del progress y la cultural general
del pais.
No s6lo darA la permanent lecci6n de objetos que el Acuario
y su Museo ofrecen, sino que puede tambien organizer conferen-
cias sobre cuestiones que se refieren al mar y A sus habitantes,
sobre las industries y el comercio que derivan de la explotaci6n
de sus products e interesar asi al curioso y al capitalist, al in-
dustrial progresista y aimn al humilde pescador, que dispondrA de
un centro donde asesorarse para mejorar sus procedimientos de
pesca y hacer menos penosa y mAs lucrative su ruda labor, con
auxilio de las indicaciones de la ciencia, superiores sin duda A la
rutina empirica.
Todo esto y much mAs ain puede realizarse sobre la base de
un Laboratorio Maritimo, sin que haya que inventar nada. Basta
adaptar 6 imitar lo que se hace con exito desde hace muchos afos
en otros paises, produciendo incalculables beneficios morales y
materials.
Si la Universidad de Buenos Aires resuelve Ilevar A la prActica
esta fundacion, sumamente oportuna en los moments actuales,
cuando se discute y se pone en duda la eficacia de la acci6n uni-
versitaria, sera llegado el caso de estudiar la organizaci6n del
Institute y los proyectos y presupuestos detallados de las cons-
trucciones 6 instalaciones, que pueden por otra parte iniciarse
modestamente para ampliarlas de manera paulatina de acuerdo
con un plan general.
Por ahora me parece que seria premature entrar en pormeno-
























32 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

res y me limito A poner A disposici6n del Sr. Rector los antece-
dentes y datos que poseo al respect, ofreciendome A buscar otros
que sean necesarios para mejor ilustraci6n del asunto.

ANGEL GALLARDO.
Acaddmico de la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas
y Naturales; Profesor de zoologia general,
anatomia y fisiologia comparada, en la Facultad
de Ciencias Mddicas.
















CLINICA OFTALMOLOGICA


SERVICIO DEL PROFESSOR LAGLEYZE



ESTADfSTICA DEL ANO 1905


(Continuaeidn)






CAPITULO V

ESCLEROTICA


Los casos de enfermedades de la escler6tica son en numero
de 11, equivalentes al 0.32 0/, de las enfermedades oculares.
ESCLERITIS.-Se ha presentado 4 veces, en los 4 casos ha sido
monocular, 2 veces en el ojo derecho y 2 en el ojo izquierdo. La
escleritis ha sido-reumdtica-en 2 casos y-sifilitica-en los otros
dos. Los casos de escleritis sifilitica se acompafiaban de quera-
titis intersticial.
ESCLERO-COROIDITIS ANTERIOR.-Hubieron 2 casos de esta afec-
ci6n, una vez en ambos ojos y otra en el ojo izquierdo.
ESTAFILOMAS ESCLERALES.-Han sido en nflmero de 4; los cuatro
-intercalares-3 en el ojo derecho y I en el ojo izquierdo.
GOMA DE LA ESCLEROTICA.-En nomero de 1. En este casoel goma
estaba en la parte inferior y lejos del limbo; el ojo atacado fuW el
derecho.


REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO VI











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


CAPITULO VI

iVEA


Esta membrana se vi6 atacada en 119 casos, 6 sea el 3.55 /,
de las enfermedades oculares.
IRITIS.-Los casos de iritis fueron 59, igual al 49 /, de las en-
fermedades del tractus uveal.
El sexo masculine se vi6 atacado en 48 casos (81 0/o), y el
femenino en 11 (19 0/o).
9 veces en ambos ojos (15 0/,), 29 en el ojo derecho (53 0/0) y
21 en el ojo izquierdo (32 0/s).
El origen de las iritis se distribuia en la siguiente forma:

Iritis sifiliticas .............. 26 44 0/
Iritis reumaticas .......... 13 22
Iritis traumAticas ............. 12 20
Iritis blenorragicas .......... 1 1.50 o
Iritis secundarias ........... 7 12.50 ,

Las iritis secundarias han sido consecutivas A alceras (4), q.
intesticial (2), a herpes zutes (1).
El hipopi6n se ha presentado 4 veces, como complicaci6n de
las iritis; 2 veces en iritis traumatica, 1 en iritis sifilitica y otra en
iritis reumatica.
Las sinequias posteriores se han presentado en 14 casos, la
seclusion pupilar en 4, la oclusi6n pupilar en 2 y las opacidades
del cristalinoen 3.
CUERPO CILIAR.-Las enfermedades que ban atacado fnica-
mente al cuerpo ciliar, se han manifestado 15 veces, 6 un 12 0/o
con relacidn a las demAs enfermedades de la ivea.
CICLITIS.-Las ciclitis llegaron a 14; en el ojo derecho, 4; en el
ojo izquierdo, 10.
La etiologia ha sido la siguiente:

iolpes ............................... 6
Heridas............................... 4
Cuerpos extraflos .................. ..... 3
Ulcera infecciosa........................ I











CLINIC OFTALMOLOGICA


De estos casos, hubo uno de ciclitis hemorragicas por trauma-
tismo, que exigi6 la inmediata enucleaci6n del ojo.
GOMA DEL CUERPO CILIAR.-Se ha presentado 1 solo caso.
IRIDO CICLITIS.-Han habido 13 casos, lo que represent el t1 0/%
de las enfermedades de la tivea. 12 casos pertenecian A hombres
y 1 A una mujer. En ambos ojos 1, en el ojo derecho, 7, y en el
ojo izquierdo, 5.
La etiologia era la siguiente:

Por golpes.......... .................. 5
herida............ .. ............... 4
cuerpo extrafio...... .............. 2
> queritis intersticial ................. 1
) reumatismo ........................ 1

COROIDITIS ATROFICA.-Los casos de esta enfermedad llegan a 16,
6 A un 13 0/, de las enfermedades de la ilvea.
Ha atacado en la misma proporci6n al sexo masculine que al
femenino. En ambos ojos, 11, en el ojo derecho, 4, y en el ojo
izquierdo, 1.
Se ha torado la vision en 12 casos, y era la siguiente:

En i caso.................... Vision 0
2 2 ............ ........ bultos
)> 3 ................ .... ). /5o
)) 1 )) ........... ........ )) ./. .
)) 1 )) .................... )) 1/16
1 ) ..................... V Vi.
) 1 ) ...................... ) 1/1i
)) 1 ) .......... .......... 1/3

El termino medio de la miopia ha sido de 11.25 D. Se ha
encontrado en todos los casos el estafiloma posterior.
Las complicaciones han sido las que acompafian siempre A esta
enfermedad: desprendimientos de la retina, copos del vitreo y en
un caso catarata capsular posterior.
COROIDITIS EXSUDATIVA.-Ha habido un caso de esta enfermedad
(0.84 0/,); se trataba de una mujer de 20 aflos, argentina. Hacia
2 aiios que adquiri6 la sifilis, contagiada de su marido. La enfer-
ma presentaba las membranas externas y los medios del ojo, nor-











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


males; se quejaba de ver un poco turbio, la papila no presentaba
nada de normal, hacienda mirar A la enferma hacia arriba, se
notaba en el ecuador del ojo, un exsudado pequefio de color ama-
rillo rojizo. Se le hace el tratamiento especifico y al mes, la vi-
si6n de '1/ que era, pas6 A ser de 1.
CIRIO-HETINITIS ESPECiFICA.-Esta enfermedad se ha presentado
3 veces en el afto, 6 el 2.16 0/, de las enfermedades uveales. Eu
el hombre 2 veces, en la mujer una vez. En el ojo derecho, 1, en
el ojo izquierdo 2. La vision ha sido de 1/o, de '/ y de 2/,.
IRIDO-COROIDITIS CRONICA.-Los casos fueron 9, igual al 7 0/,; en
ambos ojos, 2, y en ojo derecho, 4 y en el ojo izquierdo, 3.
En la etiologia figuran heridas, q. intersticiales, sifilis. Hubo
un caso de un niflo de meses que presentaba en ambos ojos todos
los sintomas de irido-coroiditis y segfin la madre, la enfermedad
de los ojos fu6 consecutive A una enfermedad general cutanea.
Mandado el enfermo al consultorio de piel, se le clasific6 de pdr-
pura hemorrAgico infantil.
COROIDITIS SUPURATIVA.-Se presentaron 7 casos, igual al 5 0/o
de las enfermedades del tractus uveal. En el ojo derecho, 2, en el
ojo izquierdo, 5.
Respecto al origen, ha sido exdgeno en 5 casos, y enddgeno en
2 casos.
La etiologia ha sido la siguiente:

Por heridas.............................. 2
ulcera post-vari6lica ................. 1
q. leprosa ........... ............. I
cuerpo extrario......................
viruela.............................
flem6n de la 6rbita ................. 1

Las coroiditis supurativas terminaron:

Por panoftalmia......................... 5
) irido-ciclilis pldstica ................ 2

Los casos de coroiditis supurativa que tuvieron un origen en-
d6geno, terminaron los dos por panoptalmia. En un caso la enfer-
medad se present unos 15 dias despu6s de haberle empezado la
viruela, y en el otro se trataba de un caso que ingres6 al hospital











CLINIC OFTALMOLOGICA


con flem6n de la 6rbita, estando el ojo completamente bien, a los
pocos dias se presentaron en la c6rnea dos ilceras y al poco tiem-
po el ojo termino en una coroiditis supurativa.




CAPITULO VII

Glaucoma


Los casos de glaucoma Ilegan A un total de 49, 6 sea el 1.43 0/o
de las enfermedades del ojo y anexos.
GLAUCOMA PRIMITIVO.-EI glaucoma primitive se ha presentado
en 33 casos, repartidos como A continuaci6n se indica:

Glaucoma inflamatorio agudo..... 3 9 /o
S inflamatorio cr6nico.... 25 76
S simple ................ 5 15

El glaucoma inflamatorio agudo se ha presentado 2 veces en el
ojo derecho y una en el ojo izquierdo. El glaucoma inflamatorio
cr6nico 13 en ambos ojos, 10 en el ojo derecho y 2 en el ojo iz-
quierdo. El glaucoma simple 4 en ambos ojos y una en el ojo
derecho.
El principio de esta afecci6n ha sido la mayor parte de las
veces, por ataques; rara vez ha sido insidioso.
En cuanto a los signos subjetivos el dolor se ha presentado en
21 casos (63 0/,) y la irizacidn en 13 casos (39 /),
Los signos objetivos se han presentado en la siguiente pro-
porci6n:

C6rnea edematosa.............. 17 51 0/
Catarata glaucomatosa.......... 7 21 ,
Atrofia del iris ................. 7 21i
Ectropion del pigmento del iris ... 1 3 o
Dilataci6n pupilar .............. 33 33

El total de ojos glaucomatosos ha sido de 50; y la vision ha
sido anotada en 38, repartiendose asi:











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Vision cero............ ....... ........ 11
bultos.......................... 20
de 1/,... ...................... 4
de /ls... ..................... .
de / ...................... ..... I
de /,.............. ............. 1

La tension que se ha presentado con mayor frecuencia ha sido
de --1.
GLAUCOMA SECUNDARIO.-Se ha observado esta complicaci6n en
16 casos. En ambos ojos, 1, en el ojo derecho, 9 y en el ojo iz-
quierdo, 6.
La causa ha sido una vez por seclusi6n pupilar, 3 veces por
sinequias posteriores, 2 veces por desplazamientos del cristalino
y el resto ha sido debido 6 enclavamientos del iris y d irido-ciclitis
que fueron la consecuencia de heridas penetrantes.


CAPITULO VIII

Hidroftalmia


Los casos de hidroftalmia fueron 6, igual al 0.17 o/, de las en-
fermedades oculares.
El hidroftalmos infantil se present una vez en un nifio de 3
afios, de padres sanos, no consanguineos ni con antecedentes
especificos. La escler6tica se ha presentado muy azulada, habia
megaloc6rnea, anisocoria y una ligera iridodialisis; la vision era
de bultos sin fijar la mirada.
Los otros casos de hidroftalmos eran consecutivos A esclero-
coroiditis anterior (2), a estafilomas (2) y leucoma adherente (1).



CAPITULO IX

Cristalino


Los casos de enfermedades del cristalino han sido 250, 6 sea
el 7.46 o/o de las enfermedades del ojo en general.











CLINIC OFTALMOLOGICA


CATARATAS SENILES

Los enfermos con cataratas seniles fueron 127, igual al 50.80 0/o
de las afecciones del cristalino. En ambos ojos, 35, en el ojo de-
recho, 42 y en el ojo izquierdo 50; de lo que result que el total
de cataratas seniles fue de 162.
La edad se reparti6 asi:

De 40 49 anos ........................ 14
50 59 ........................ 46
) 60 69 ........................ 44
70 79 .......................... 19
0 80 89 ........................ 4

El c6mputo referente al period de las cataratas seniles, es el
siguiente:

Cataratas incipientes.................... 25
S incdmpletas........ ......... 38
S completes .................... 93
S regresivas.................... 6

La variedad negra se ha presentado 4 veces.
La evoluci6n de las cataratas maduras se ha podido precisar
en 74 casos, y ha sido como se indica:
De '/, aflo .......................... 10
S1 afio .......................... 20
S I l/z afo .................. ........ 6
2 aflos ......... ................ 17
ms de 2 afos..................... 21

Las cataratas seniles se han presentado 28 veces con alguna
otra enfermedad, distribuy6ndose asi:


Blefaritis ... ...........
Entropidn...............
Estrechez lagrimal. .....
Dacriocistitis ............
Conjuntivitis catarral ....
Conjuntivitis granulosa ..
Leucoma ...............


Iritis ...................
Estrabismo .............
Atrofia ocular (lado opuesto)
Diabetes. ...............
Albuminuria ...........
Alcoholismo ............











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


CATARATAS TRAUMATICAS


Esta clase de cataratas se ha presentado 68 veces, 6 sea el
27.20 0/0 de las afecciones del cristalino.

En el ojo derecho, 36; y en el ojo izquierdo, 32.

La clase del traumatismo se ha anotado en 35 casos:

Golpes ....'.... 14 Cuerpos extranos. 2
Heridas........ 17 Explosiones..... 2

De las 68 cataratas traumAticas, 11 eran luxadas, I .sub-lu-
xada, 11 cdpsulo-lenticulares, I blanda, 1 adherente y otra con
ciclitis.


CATARATAS JUVENILES

En nimero de 3 (1.20 0/o). En el ojo derecho, 2, en el ojo iz-
quierdo, I.


CATARATAS CONGENITAS

Forman un total de 8, igual al 3.20 "/o de las afecciones del
lente. En ambos ojos 5, en el ojo izquierdo 3. Las classes de cata-
ratas cong6nitas eran las siguientes:

Lenticulares ............... ............. 5
Capsulo-lenticulares..................... I
Zonulares .............................. 2

Un caso de catarata venia acompafiada de heredo-sifilis, sin
haber consanguinidad.


CATARATAS COMPLICADAS

Los casos de cataratas complicadas fueron 29, 6 sea el 11.60
por 100 de las enfermedades del cristalino. Se presentaron 6 ve-
ces en ambos ojos, 10 en el ojo derecho y 13 en el ojo izquierdo.
Las enfermedades fueron las siguientes:











CLINIC OFTALMOL6GICA


Iritis .................................. 14
Desprendimiento de la retina ............ 4
Queratitis a hipopi6n....................... 3
Leucoma........ ..................... .
Ulcera................................... 1
Irido-coroiditis cr6nica ................... 2
Corio-retinitis especifica ...................
Coroiditis atr6fica ....................... I
Retinitis pigmentaria ......... ......... 1
Retinitis hemorrigica ............ ....... 1


CATARATAS SECUNDARIAS

Se observ6 en 7 casos 2.80 (/,. De estos siete casos, seis se
refieren A cataratas secundarias por operaciones de cataratas se-
niles hechas fuera del servicio y una por operaci6n de Fukala
llevada A cabo en el servicio hace various arios.
Las cataratas secundarias por operaciones hechas en la clinic
figurarAn en el capitulo de las operaciones.


Desplazamientos del cristalino

Los casos con cristalino desplazado ectopia lentis, sub-luxa-
ciones y luxaciones fueron 8, 6 sea el 3.20 0/,.
Estos casos se refieren inicamente A aquellos, en los cuales el
cristalino ha conservado mAs 6 menos su transparencia, pues se
ha visto que entire las cataratas traumAticas hay un regular nu-
mero de luxaciones.


ECTOPIA LENTIS

La luxacidn cong6nita del cristalino, debido tal vez A un retar-
do de desarrollo del mismo y que' la mayoria de los autores ha
convenido en llamar ectopia lentis se ha presentado una sola vez,
naturalmente en ambos ojos.
La ectopia era en la cAmara anterior. Fu6 operado por el doc-
tor Lagleyze, obteni6ndose una buena agudeza visual con la co-
rrecci6n 6ptica.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


SUB-LUXACION DEL CRISTALINO

Los casos con sub-luxaci6n fueron 5; 4 en el ojo derecho y 1
en el ojo izquierdo. En tres casos, la sub-luxaci6n fue consecu-
tiva a traumatismo, en los otros dos sobrevino accidentalmente
sin obedecer A una causa definida.
En un solo caso habia diplopia monocular.
El sitio de la sub-luxaci6n fu6 siempre adentro y abajo.


LUXACION DEL CRISTALINO

El cristalino se lux6 2 veces, las dos en el ojo derecho. Una
vez en el vitreo, acompanada de ciclitis y otra en la cAmara an-
terior, respondiendo siempre a un traumatismo.


CAPITULO X

CUERPO VITREO

Los casos de afecciones en el vitreo fueron de 10, igual al
0.29 0/o de las enfermedades de los ojos.


SINQUISIS

Hubieron 2 casos. Uno de sinquisis simple, en ambos ojos y
en un reumAtico; y otro de siquisis centellante en un hombre, fo-
guista y de 57 afios.
SINQUISIS COMPUESTA.-Se constatarou en 8 casos; 2 en ambos
ojos, 3 en el ojo derecho y 3 en el ojo izquierdo. La mayor parte
en forma de copos, rara vez en forma de membranas y acompa-
fiando siempre a afecciones de las capas profundas.


CAPITULO XI

RETINA

Los enfermos que presentaban afecciones de esta membrana
Ilegaron A 46, igual al 1.37 0/, de las enfermedades oculares.











CLINICA OFTALMOLOGICA


RETINITIS PIGMENTARIA

Los casos con esta enfermedad eran 5, 6 sea el 11 '/o de las
enfermedades de la retina. Siempre se present6ien ambos ojos.
En 2 casos habian hermanos con la misma enfermedad; la con-
sanguinidad en los padres no se present6:en ninguno, Todos los
enfermos se quejaban de hemeralopia. El nistagmus se present
en un caso y la catarata polar posterior en otro.
La visi6n fue la siguiente:
En 2 casos era luminosa.
En 1 caso era de bultos.
En otro era '/, para el derecho y 1/ para el izquierdo.
En otro era "/3 para el derecho y L para el izquierdo.
La vision perif6rica estaba siempre estrechada concentrica-
mente.


RETINITIS ALBUMINURICA

Se present en 2 casos, 6 en un 4.50 "/o de las enfermedades
retinianas. Siempre en ambos ojos.
En un enfermo la visi6n era de '/,, para ambos ojos; y en otro
era de 1/4 para el ojo derecho y de 7/, para el ojo izquierdo.
Uno de esos enfermos que tenia 4 /oo de albfmina, muri6 an-
tes del afio.

RETINITIS DIABETICA

Tambi6n se presentaron 2 casos (4.50 0/o). Uno en ambos ojos
y el otro en el ojo derecho.


RETINITIS HEMORRAGICA

Se observe en 6 casos 13.50 o/o, de los casos de enfermeda-
des de la retina. En ambos ojos 2, en el ojo izquierdo 4.
La causa fu6 una vez el saturnismo, otra la de sifilis, otra la
fiebre tifus; en un caso fud por traumatismo. De los dos restan-
tes, en uno no habia antecedente alguno, y en otro no habia mas
que una influenza hacia 3 afios.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


EMBOLIA DE LA ARTERIA CENTRAL

Se present un solo caso (2.25 /o), en el ojo derecho y sin an-
tecedente alguno.


TROMBOSIS DE LA VENA CENTRAL

Tambi6n 1 caso (2.25 0/o). Se trataba de un enfermo, con
vision luminosa en ambos ojos, que daba como antecedente, vi-
ruela en la infancia y sifilis hacian 4 aflos. El entermo muri6 en
el hospital y en la autopsia, se encontr6 un goma sifilitico et el
16bulo frontal derecho.


NEURO-RETINITIS

En 2 casos, 6 sea el 4.50 0/o de los enfermos de retina. Los
dos en ambos ojos y con antecedentes especificos.


DESPRENDIMIENTOS DE LA RETINA

Los enfermos con esta afecci6n fueron 23, igual al 48.50 0/o de
las enfermedades retinianas: I vez en ambos ojos, 15 en el ojo
derecho y 7 en el ojo izquierdo. En todos los casos el despren-
dimiento era parcial, menos en uno que era total.
La causa comprobada en 18 casos, fu6 9 veces por traumatis-
md, 8 por miopia y 1 por ivido-coroiditis.
El maximum de vision fue de 1/l, siendo la vision luminosa
la mas frecuente.
La complicaci6n mAs com6n fue la catarata coroide.


GLIOMAS

En n6mero de 4, lo que equivale al 9 0/, de las enfermedades
de la retina. En el sexo masculine una vez, en el femenino tres
veces.
La evoluci6n fuW de 3 meses, de 6 meses, de 8 meses y de
I afio.











CLiNICA OFTALMOLOGICA


En 2 casos el glioma se present en el periodo glaucomatoso,
y los otros dos en el period de perforaci6n.
La edad fu6 la siguiente:
En 2 casos de ....................... i afio
Y en los otros dos de................ 4 afios
Todos estos casos fueron operados, en uno de ellos no habia
recidiva A los 4 meses de la operaci6n, y en otro no la habia al
aflo, de los otros se ignora la evoluci6n que habrAn torado por
no haberse presentado mas al servicio.


CAPITULO XII

NERVIO OPTICO

Las enfermedades del nervio 6ptico llegaron a41, 6 sea 1.22 ,,
de las enfermedades oculares.


NEURITIS OPTICA

Los casos de esta afecci6n fueron 6, 6 un 12 "/o de las enfer-
medades del nervio 6ptico. En ambos ojos 2, en el ojo derecho
2, y en el ojo izquierdo 2.
La neuritis 6ptica ha respondido 2 veces A un tumor cerebral
(uno de estos casos era un quite hidatidico), otra vez A un tumor
orbitario quitee hidatidico), otra A siflis y otra A tumor del n.
6ptico.


ATROFIAS DE LA PAP1LA

El numero de enfermos con atrofia de la papila fud de 34, igual
al 86 0/0 de las enfermedades del nervio 6ptico. En ambos ojos 22,
en el ojo derecho, 6, y en el ojo izquierdo, 22.
Se obserb6:
6 casos de atro/ia simple, y
28 )) ) atrofia post-neuritica.
Los seis casos de atrofia simple tuvieron por causa, el Tabes.
Se pudo comprobar en 16 casos la causa de la atrofia post-
neuritica:








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Por Sifilis...... ........................ 6
i Heredo-sifilis........................ 1
S Meningitis............... .......... 2
Traum atism o....... ............ ... 2
Hematemesis ..............: ......... 1
A Ambliopia alcoh6lica ............... 2
Enfermedad febril ...................
Corio-retinitis especifica ............. 1

En otros dos casos no habia mas antecedente que un paludis-
mo lejano.
Llama la atenci6n el hecho de haberse presentado con mayor
frecuencia la atrofia post-neuritica que la atrofia simple; en con-
tra de lo que sucede generalmente.

TUMOR DEL NERVIO 6PTICO

Ha habido un caso 2 0/0. Se trata de un fibro-mixo-sarcoma, de
las vainas del nervio 6ptico, seg~in examen histol6gico hecho en
el laboratorio del servicio.
Observaci6n: VWase fig. 1 y 2, Jorge M.; 31 afos, foguista. Ante-
cedentes hereditarios: sin importancia. Antecedentes individuals:
hace 1 afio, paludismo, no hay sifilis, ha abusado del alcohol.
Hacen 5 meses se apercibe que no veia bien con el ojo izquierdo,
hacen dos meses se da cuenta que su ojo estd en exoftamia; dice
que de 15 dias a esta parte viene sufriendo de fuertes dolores que
le duran casi todo el dia. Estado actual, ojo izquierdo en exoftal-
mia direct, luxdndose completamente con los movimientos del
globo; pArpados con piel algo adelgazada, la abertura palpebral
queda abierta de 4 milimetros; conjuntiva hiperemhiada; cornea
normal con sensibilidad disminuida; pupila medianamente dila-
tada, reaccionando muy d6bilmente a la luz. La palpaci6n del
contenido orbitario no revela al tumor.
Excursion del globo ocular: 280 nasal, 500 temporal.
Fondo de ojo: Neuritis 6ptica V = 0.
Sangre: Polinucleares 78 /%, linfocitos 16 0/0, mononuclea-
res grandes I 0/o, eosin6filos 3 0/o, mastzellen 2 0/o.
Enero, 5, 1906. Enucleeaci6n del globo junto con el tumor.
En el examen de la pieza se nota que el mfsculo recto interno es-
taba enormemente hipertrofiado.









































Fig. 1 Fig. 2


Fig. 4


Fig. 3











CLINICAL OFTALMOLOGICA


CAPITULO XIII

AMBLIOPIAS

En numero de 11, 6 sea el 0.32 "/, de las enfermedades del
ojo. En ambos ojos, 4, en el ojo derecho, 5, en el ojo izquierdo, 2,
Las variedades de ambliopias fueron las siguientes:

A. ex-anopsia........................... 6
A. alcohdlica ......................... 4
A. histero-traumatica ........... ....... 1

En las alcoh6licas, el escotomas fue dos veces absolute y dos
relative. En la histero-traumatica habia inversion de los colors
en el campo periferico.


CAPITULO XIV

ENFERMEDADES SIMPATICAS

Se observ6 4 veces, lo que da un 0.11 0/ de las entermedades
del ojo.
Ojo Simpatizante:
Dos veces fu6 el ojo derecho y otras dos el ojo izquierdo.
Afecci6n del ojo simpatizante:

Irido-ciclitis............................ 2
Irido-coroiditis ....................... 1
Atrofia ocular......................... 1

Causa:

Heridas............................... 3
Traumatismo... .......................

Ojo simpatizado:
Dos veces el ojo izquierdo y otras dos el ojo derecho.
Afecci6n del ojo simpatizado:

Uveitis plAstica ......................... 3
Uveitis serosa y papilitis .................. 1

Las casos de uveitis pldstica venian naturalmente acompafa-











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


dos de sinequias posteriores, iris atr6fico, catarata coroide, hipo-
tensi6n, etc.
En el caso de uveitis serosa no habia sinequias, habia si, co-
pos del vitreo y papila de bordes esfumados, y edematosa; la
visi6n en el ojo simpatizado era todavid de '/l, dificil. Se le pro-
puso la enucleaci6n del ojo simpatizante, pero no acept6, ignorAn-
dose su evoluci6n ulterior. El tiempo transcurrido entire el acci-
dente inicial y el primer estallido de la enfermedad simpdtica, ha
podido precisarse 2 veces, en un caso fu6 de 10 meses, y en otro
de I aflo; en ambos casos much mAs tarde de lo que ordinaria-
mente se observa.


CAPITULO XV

Aparato muscular

Los casos con enfermedades del aparato muscular fueron 129
5 el 3.85 0/o de las enfermedades del ojo.


Estrabismo funcional

Los enfermos con estrabismo funcional formaron un total de
95; 6 sea el 730/, de las enfermedades del aparato muscular.
ESTRABISMO FUNCIONAL CONVERGENTE.-De los 95 casos de estra-
bismo funcional, 85 eran de estrabismo convergente, reparti-
dos asi:
Estrabismo convergente permanente...... 40
Estrabismo converg. permanent superior. 3
Estrabismo converg. peri6dico ........... 26
Estrabismo converge. peri6dico superior... 2
Estrabismo converg. alterno............ 12
Estrabismo converg. alterno y peri6dico... 2

El estrabismo permanent era 18 veces del ojo derecho y 22
del ojo izquierdo; el permanent superior era 2 veces del ojo iz-
quierdo y una del ojo derecho, el periddico, 13 del ojo derecho y
13 del ojo izquierdo; el peri6dico superior, una del ojo derecho y
una del ojo izquierdo.
El grado de estrabismo convergente estaba representado con
el siguiente porcentaje:











CLINICA OFTALMOLOGICA


De 5......
S 150......
20......
n 25"......
, 30 ......


2 "/,
6
24 ))
8 n
12 ,


De 3o ......
) 400 ......
) 450......
n 500......
) 550 ......


14 0/
16
4 )
7
7


En los casos en que al mismo tiempo habia estrabismo sur-
sum vergens, la desviaci6n superior fue de 30, 2 veces, de 50, una,
de 80, una y de 100 una.
La refracci6n, sinteticamente considerada, fuW la siguiente:

Hipermetropia en ambos ojos............ 38
Miopia en ambos ojos ................... I
Astig. hipermetr6pico simple en ambos ojos. 1
Astig. hipermetr6pico compuesto en ambos
ojos................................ 6
Astig. irregular en ambos ojos........... 1
Emetropia en ambos ojos............. 1
Hipermetropia en un ojo y miopia en el otro. 1
Hipermetropia en un ojo y emetropia en el
otro ................................ 3
Hipermetropia en un ojo y ambliopia en
el otro.. .......................... 2
Hipermetropia en un ojo y Astig. H. C. en
el otro.................. ........ 7
Hipermetropia en un ojo y Astig. H. S. en
el otro. ............................ 2
Hipermetropia en un ojo y Astig. irregular
en el otro.................... ..... 2
Astig. H. C. en un ojo y emetropia en el otro. 3
Astig. H. C. en un ojo y ambliopia en el otro. 1
Miopia en un ojo y ambliopia en el otro.... 1
Astig. M. S. en un ojo y Astig. M. C. en el otro 1

La vision en el ojo derecho fue:


De 1/o ..... 3 0"/
> 1/o ... 16 )
D) 1/8 ..... 5 ))

)) 1/ ..... 7 1)
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES-


De 1/......

0 2/3 ......

D 1......

D Dedos...
TOMO VI











50 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

La vision en el ojo izquierdo fu6:

De 1/,D ..... 6 /o De ...... 70/
% 1/o..... 78) 2 0/ ...... 20 ,

l/s ..... 3 ) 1 .. 7
'/7 ..... 6 Bultos.. 3 ,
S 1/4 ..... 3

ESTRABISMO FUNCIONAL DIVERGENTE. Se present en 10 casos,
distribuidos asi:

Estrabismo divergente permanente......... 8
Estrabismo divergente peri6dico........... 1
Estrabismo divergente alterno .............

El estrabismo divergente permanent se present 3 veces en
el ojo derecho y 5 en el ojo izquierdo; el peri6dico fu6 del ojo
derecho.
El grado estaba representado asi:

De 150 ... ......... 29 0/
o 200 ............. 29 )
250 ............ 14 o
450 .... ........ 14
550...... ...... 14 ,

La refracci6n se repartia de esta manera:

Miopia en ambos ojos .................... 2
Hipermetropia en ambos ojos............. 2
Astig. M. S. en ambos ojos............... 1
Astig. M. C. en ambos ojos................ 1
Astig. M. C. en un ojo 6 hipermetropia en
el otro ............ ...... ..........
Astig. M. C. en un ojo y Astig. M. S. en el otro. 1
Astig. M. S. en un ojo y Astig. irregular en
el otro............ ... .............. 1
Astig. H. C. en un ojo 6 hipermetropia en
el otro:......... ............ ....... 1











CLINIC OFTAL11OL6GICA


La vision del ojo derecho fue:

De .............14 0/
S1/, ............. 42 )
S /3 .. 15 ))
1 ............. 29 o

La vision del ojo izquierdo fue:

De '/o..... 25 0/ De / ...... 12 0/
,, V ..... 12 / % ...... 14
/ ..... 12 1 ...... 25

De los 95 casos de estrabismo, se han operado 35 (36 0/o), cuyo
resultado se verd en el capitulo de operaciones. A los 60 restan-
tes se les ha hecho solamente la correcci6n 6ptica, en 12 de los
cuales el estrabismo desapareci6.


Estrabismo paralitico

El nomero de casos con estrabismo paralitico fue de 22, 6 sea
el 10 "/ de las enfermedades del aparato muscular. En el ojo de-
recho 8 veces y 14 en el ojo izquierdo.
PARALISIS DEL MOTOR OCULAR COMUN.-Los casos con pardlisis del
3.er par craneano, fueron 11; en 6 casos la paralisis fu6 total y en
5 fue parcial.
PARALISIS DEL MOTOR OCULAR EXTERNO.-Los enfermos con para-
lisis del 6 par, fueron 10.
PARALISIS DEL PATETICO.-Se present un solo caso con paralisis
del I4 par.
La causa se comprob6 en 15 casos y fu6 la siguiente:

Tabes..... ................ ...... .. ...... 6
IHeredo-sifilis acompafiada de hemiplegia... 1
Cong6nita............... ................ 2
Tumor cerebral........................... 2
Reumatismo y sifilis .................. .. .
Diabetis y sifilis..........................
Tifus.................................. 1
Trauimatismo ..........' ..... .........











REVISTA DE LA UNIVERSIIDAD DE HIBENOSS AIRES


Astenopia muscular

Los casos de astenopia muscular 6 insuficiencia de la conver-
gencia fueron 12, 6 sea el 1i /,, de las entermedades del aparato
muscular. En la mujer se present 9 veces y 3 en el hombre.


CAPITULO XVI

Orbita

Las enfermedades de la 6rbita que pudimos observer en el
transcurso del afo fueron en nfimero de 12, 6 sea el 0.33 0/,, de
las enfermedades del ojo.
OSTEO-PERIOSTITIS.-Se observaron 2 casos: en uno, la afecci6n
respondia a una herida de bala y estaba localizada en el reborde
orbitario superior, habiendo traido como consecuencia una fis-
tula y un ectorpi6n del pArpado superior; en el otro caso la afec-
ci6n se localiz6 en el reborde orbitario inferior, obedecia a la sifi-
lis y trajo tambien como consecuencia un ectropi6n cicatricial
del pArpado inferior.
SINsrrIIs.-Hubieron 4 casos de sinusitis; en los cuatro el pus
se habia propagado a la 6rbita; tres de ellos eran de sinusitis fron-
tal y uno de polisinusitis.
BocIO EXOFTALMICO.- Se present una vez en una mujer de 19
afos casada, con los otros dos signos que constituyen la triada
de la enfermedad de Baredow, es decir, taquicardia y bocio. Este
caso mejor6 much con arsenico y corrientes continues.
FLEM6N ORBITARIO.-Se pudo observer una sola vez.
TUMORS: SARCOMA RECIDIVADO. Se present en una mujer de
29 afios, que habia sufrido anteriormente dos operaciones tuera
del servicio; se intervino la tercera vez en la clinica, haciendose
una incision externa en semicirculo que iba desde la mitad del re-
borde orbitario superior hasta la mitad del reborde inferior; se
extrajo todo el tumor y se sutur6, conservAndose el ojo.
EPITELIOMA PROPAGADO.-Hubo un caso de esta afecci6n, en una
mujer de 55 afios, el tumor tomaba nacimiento en la conjuntiva.
LINFOADENOMA.-De esta afecci6n bastante rara se present un
caso, cuya observaci6n es la siguiente: NicolAs N.; 28 anos, ita-
liano. Antecedentes hereditarios: Padres y hermanos sanos. An-






































Fig. 5 Fig. 6


Fig. 7 Fig.

Fig. 7 Fig. 8











CLINIC OFTALM1OLOGICA


tecedentes individuals: No da antecedente de enfermedad alguna,
recuerda tan s61o haber tenido uno que otro escalofrio mientras
estaba en el Brasil. Hacen 6 afios empez6 a apercibirse que el ojo
dereciho le sobresalia mAs que el izquierdo; al ano el ojo lo tenma
completamenLe salido, se fu6 A Italia y at poco tiempo not6 que el
ojo izquierdo tambi6n empezaba A sobresalir, es entonces que em-
pieza A sufrir fuertes cefalalgias, no teniendo dolor ninguno en los
globos oculares. Estado actual. Los dos ojos se presentan en
exoftalmia direct bastante pronunciada, la excursion de todos los
movimientos es normal en ambos lados, no hay diplopia. Todos
los medios transparentes asi como las membranas externas 6 in-
ternas del ojo no presentan alteraci6n alguna, la vision es igual
a 1, la skiascopia demuestra que ambos ojos son emetropes. La
tension es normal. El dedo puede penetrar muy facilmente en la
6rbita por detras del globo ocular, palpandose en la parte internal
y superior un tejido rugoso y semiduro. No hay bocio, las pulsa-
ciones son en nfimero de 70. El tinte de la piel es amarillo palido.
La observacion no se pudo completar, es decir, no se hicieron
analisis de sangre ni de orina porque el enfermo no volvi6 mAs al
servicio.
QUISTE HIDATiDICO DE LA 6RBITA.-Se present un caso, las figu-
ras 3, 4 y 5, representan al enfermo antes de operarse, la figure
6, despues de operado.
Observacidn. Mayo 11 de 1905.-Isidora Torres, 12 aflos, argen-
tina. Antecedentes. Sabe por el padre que la enfermedad le em-
pez6 hace 4 anfos, pero dice que hace poco tiempo que estA como
en el estado actual. Estado actual. Tumor que hace gran proemi-
nencia hacia abajo y adelante de la 6rbita, ocupando today la parte
anterior del hueso molar y ocasionando un gran exoftalmos.
Desde el tragus hasta el v6rtice de la c6rnea hay una distancia de
10 centimetros, del lado sano no hay mAs que 6 centimetos; el tu-
mor mide 6 centimetros en altura y 5 de ancho. El reborde orbita-
rio superior es dificil de palpar, el pArpado superior cubre al ojo A
manera de una valva, la piel estA violacea y con ingurgitaci6n de
venas. El parpado inferior estA extendido hacia adelante, no pu-
diendo juntarse con el superior de lo que result una hendidura
palpebral ovalada, de 4 centimetros de ancho por dos centimetros
de alto. En la hendidura aparece arriba el globo ocular y abajo la
conjuntiva muy inyectada y espesada, el fondo del saco inferior











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


forma una convexidad; en la conjuntiva puesta & descubierto hay
2 pliegues longitudinales paralelos al borde palpebral inferior.
Desde este borde hasta much mAs abajo del pdmulo aparece la
proeminencia del tumor formando una double convexidad de arriba
abajo y dentro afuera. El tumor present una superficie lisa, hay
sensaci6n de fluctuaci6n y es doloroso A la presi6n. La nariz y
cavidades nasales estAn normales, el seno maxilar se present
obscure, pero la obscuridad responded A la salida que hace el tu-
mor por fuera. Haciendo la iluminaci6n por contact, se present
una zona diafana alrededor del punto iluminado.
El ojo a simple vista present un aspect normal, la c6rnea
esta algo infiltrada, la escler6tica present algunas manchas azu-
ladas, la camara anterior 6 iris son normales, pupila regular y de
igual diametro que la del lado sano; no hay reacci6n pupilar di-
recta pero si consensual. Iluminando el fondo del ojo, se ve una
atrofia papilar post-neuritica. La skiascopia da una hipermetrofia
de 8 D. Los movimientos oculares muy limitados, pero hay una
ligera excursion horizontal. Mayo 17,1906. Previa anestesia cloro-
f6rmica, se hace una incision profunda A unos 2 centimetros por
debajo del borde palpebral inferior y sale una gran cantidad de pus
que arrastra un sinnimero de vesiculas hidatidicas, se hace la
estirpaci6n de la membrana germinativa mediante el raclage de
la cavidad y se hace drenaje con gasa. Julio, 1906. Alta, curada.
Vease fig. 6.

CAPITULO XVII
Atrofias del globo ocular

Los casos de atrofia del globo ocular fueron 23, 6 sea el 0.71 0/,
20 de ellos era de ojos atr6ficos y 3 solamente de ojos tisicos.
Del ojo derecho eran 14 y 9 del ojo izquierdo.
Las causes fueron las siguientes:
Traumatismos ........................ 12
Operaciones fuera del servicio........... 3
Quemaduras.......................... 1
Conjuntivitis blenorragicas.............. 3
Conjuntivitis granulosa. .................
Dacriocistitis ......................... 1
Viruela............................... 2











CLINICA OFTALMOL6GICA


CAPITULO XVIII
Afecciones cong6nitas

Se presentaron 11 casos 6 sea el 0.32 0/,.
Un caso de dacriocistitis congenita en ambos ojos, otro de im-
perforacidn del canal nasal tambien en ambos ojos, cuatro de
colobomas del iris, tres del ojo derecho y uno del ojo izquierdo;
este Itltimo acompafiado de microftalmia, dos casos con persisten-
cia de la m. pupila, uno del ojo derecho y otro del ojo izquierdo,
de corectopia congdnita, hubo un solo caso del ojo derecho, el
coloboma de la mdcula, se present una sola vez en ambos ojos, y
tambien una sola vez la persistencia de las fibras d mielina que
venia acompafiada de ptosis.


CAPITULO XIX

CUERPOS EXTRANOS

El n~mero de casos con cuerpos extraflos ha sido de 82 6 el
2.40 0/o con respect A las afecciones del ojo.
CUERPOS EXTRAIOS DE LA CONJUNTIVA.-Se presentaron 3 casos,
en uno el cuerpo extrano era una particular de plomo, en otro
cal y en otro un trocito de madera; los 3 del ojo derecho,
CUERPOS EXTRAROS DE LA C6RNEA.-Se presentaron 79; en el ojo
derecho 42 y en el ojo izquierdo 37. La naturaleza de los cuer-
pos extraflos se encontraba repartida del siguiente modo:

Hierro................................ 82 0/
Vegetal.............................. 8 ,
Piedra............ .. ............... 3 ,
Carb6n ...... ....................... 3
Bronce.............................. 3 ,
Madera.............................. I

CUERPO EXTRASO DEL IRIS.-Se present un solo caso; el cuerpo
extraflo era de bronce y el ojo atacado el derecho. El enfermo
presentaba copos del vitreo y un desprendimiento parcial de la
retina, con tension disminuida; se le hizo una iridectomia pero
omo estaba muy en la periferia del iris, el cuerpo extraflo no













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


sali6 con el trozo de iris excindido, entonces se dobl6 el colgajo
c6rneo y se extrajo la particular de bronce con una pinza. Una vez
cicatrizada la herida se le hicieron inyecciones sub-conjuntivales
de cloruro de sodio y un tratamiento sudorifero, pero la vision
no se recuper6, lo que confirm la opinion de Leber que el cobre
produce en el ojo alteraciones quimicas que traen a menudo la
p6rdida de la vision. Se logr6, sin embargo, la conservaci6n del
gloho.
CUERPOS EXTRANOS INTRAOCULARES.-Antes de historiar los casos
de cuerpos extranos intraoculares, vamos A describir el electro-
imAn que usamos en la clinic y que es el de Mellinger-Klingel-
fuss.
Todos los electro-imanes hasta ahora usados deben su poder
de atracci6n A las lines de fuerza que salen de los polos, ycomo
las lines de fuerza se hacen divergentes al salir de los polos re-
sulta que la atracci6n no es homogenea en todas sus parties; el
doctor Mellinger y el professor de fisica Klingelfuss han ideado un
electro-imAn cuyas lines de fuerza en vez de ser divergentes son
paralelas y la atracci6n es mayor que la de los otros electro-
imanes. Se llama lines de fuerza, A aquellas que coinciden con
la direcci6n del campo magn6tico. Supongamos que en la figure
7 est6 representado un iman con sus dos polos, las rayas curvas
representarAn las lines de fuerza del campo magn6tico externo
y las rayas paralelas las lines de fuerza del campo magn6tico
interno. Las lines de fuerza se pueden poner de manifiesto apli-
cando sobre un iman una placa de vidrio y espolvoreando sobre
el vidrio limaduras de hierro, las cuales se colocarAn en la di-
recci6n de las lines de fuerza. Ahora si suponemos un solenoide
figure 8, sucederalo mismo que con el iman, el interior del so-
lenoide engendrard un campo magn6tico homogeneo, es decir, de
tuerzas paralelas, mientras que en el exterior las fuerzas son di-
vergentes.

ADOLFO NOCETI.
Jefe de Clinica oftalmol6gica
en la Facultad de Ciencias Mtdicas.
(Continuarci).
















SINTESIS DE LOS TRABAJOS PRACTICES


EFECTUADOS EN EL LABORATORIO DE PSICOLOGIA DE LA FACULTAD
DE FILOSOFiA Y LETRAS DURANTE EL CURSO DE 1905




De acuerdo con la clasificaci6n que hemos adoptado para la
formaci6n del Archivo de los Trabajos PrActicos del Laboratorio
de Psicologia Experimental, los realizados durante el curso de
1905, se dividen en tres grupos:

A) Trabajos Prdcticos de Adiestramiento;
B) Trabajos Practicos de Investiaaci6n;
C) Monografias.


TRABAJOS PRACTICES DE ADIESTRAMIENTO


Pertenecen A este grupo los efectuados en las classes prActicas
bajo la direcci6n inmediata del Jefe de Trabajos y su Ayudante,
poniendo en manos de los alumnos el instrumental requerido
para los trazados graficos, psicometria, estesiometria, etc.
Su archivo constitute un tomo que comprende:
a) Siete planillas correspondientes A la medici6n de actos
psiquicos, tiempos de reacci6n tactil y visual simples 6
modificados por la intervenci6n de la atenci6n, tomados
con el cron6grafo de d'Arsonval (Serie I del Programa
de Trabajos PrActicos).
b) Veintisiete trazados graficos de tiempos de reacci6n
tactil simple, con atenci6n A la sensaci6n, al movi-
miento y con distracci6n; (Trazados nams. I al 21) y










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


modificados por la intervenci6n del trabajo mental en
forma de exposiciones hechas en clase; (Trazados no-
meros 22 al 25) y studio de memorial, trazado n6m. 26.
(Serie I del Programa de Trabajos PrActicos).
c) Un trazado grdfico de tiempo de reacci6n simple con
excitaciones is6cronas, num. 27 (Serie I del Programa
de Trabajos PrActicos).
d) Quince trazados graficos de reacci6n auditiva, simple y
con modificaciones por la intervenci6n de la atenci6n
hacia la sensaci6n 6 el movimiento; y por ultimo, con
distracci6n producida por lectura mental y en alta voz
S(Trazados nfims. 28 al 42. Serie I del Programa de
Trabajos Prdcticos).
e) Ocho trazados graficos de medici6n del tiempo de elec-
ci6n, con excitantes tactil y auditivo (Trazados nime-
ros 43 al 50.-Serie II del Programa de Trabajos Prac-
ticos).
f) Nueve trazados grdficos sobre Las modificaciones expe-
rimentadas por la circulaci6n (pulso carotideo), bajo la
influencia del trabajo mental en forma de resoluci6n de
fugas de vocales, consonantes, traducciones, interpre-
taciones, andlisis 16gico, etc. (Trazados nums. 51 al 59.
-Serie IX del Programa de Trabajos PrActicos).
g) Dos trazados graficos sobre las modificaciones experi-
mentadas por la circulaci6n (pulso radial), bajo la in-
fluencia del trabajo mental en forma de resoluci6n de
fugas de vocales y consonantes (Trazados nfims. 60 y
61.-Serie IX del Programa de Trabajos Practicos).
h) Dos trazados de fon6tica experimental torados con el
aparato inscriptor de Rousselot (Bolilla 19 del Progra-
ma de Psicologia).

A esta documentaci6n de los trabajos de adiestramiento hay
que agregar la enumeraci6n de los que por su indole, unas veces,
6 por carencia de formularios adecuados, otras, no han sido sus-
ceptibles de ser coleccionados como los anteriores. A ellos per-
tenecen:

a) Los de exploraci6n y medici6n de la agudeza de los
6rganos de los sentidos, para los que hemos empleado











SfNTESIS DE LOS TRABAJOS PRACTICOS


el delicado y abundante instrumental de Toulousse,
Vaschide y Pi6ron (Series III y IV del Programa de
Trabajos Practicos).
b) Examen y medici6n de la atenci6n, bajo sus formas
estatica y dinamica, y su fatiga (Serie V del Programa
de Trabajos PrActicos).
c) Examen y medici6n de la memorial, individual y co-
lectivamente (Serie VI del Programa de Trabajos
PrActicos).
Y por uiltimo, algunos ensayos sobre el studio grafico y expe-
rimental de la fatiga muscular y funciones respiratorias bajo la
influencia del trabajo mental.
La recepci6n del instrumental de antropometria en el iltimo
mes del curso, no nos permit hacer uso de 61 para el examen
psico-fisico, a fin de responder a la Serie X del Programa de Tra-
bajos PrActicos.
A las classes de adiestramiento concurrieron, durante toda su
duraci6n (Mayo a Noviembre), ademAs de los alumnos regulars
de Psicologia, los del primer afo de la Facultad de Derecho y
Ciencias Sociales, cuyo professor, el Dr. Ernesto Weigel Munoz,
solicit y obtuvo autorizaci6n para hacerles asistir en grupos de a
doce por clase, los martes y jueves de cada semana.


TRABAJOS PRACTICOS DE INVESTIGATION


Constituyen dos tomos, uno de ciento dieciocho paginas y un
segundo de ciento diecisiete, de las que cincuenta y una corres-
ponden a trazados grdficos, tomados la mayoria de ellos en el
Laboratorio, pues s6lo tres lo fueron en la Penitenciaria Nacio-
nal, A donde fu6 necesario transportar el instrumental requerido
para la investigaci6n que nos propusimos llevar A cabo, dado
que, como es notorio, nuestro primer establecimiento penal, aun
no se halla dotado de una oficina psicom6trica.
El primer tomo comprende:

a) Estudio experimental de la atencidn dindmica en los ninos, por
los alumnos, Srta. Alicia Moreau y Sr. Pedro P. Ferndndez.
Para la realizaci6n de este trabajo, tendiente a demostrar que











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


la atencidn puede ejercitarse simultAneamente acomodando A dos
sensaciones 6 excitantes distintos (exploraci6n de la sensibilidad
tactil en la yema de los dedos con el estesimetro comfn, compAs
de Weber, y llevar cuenta de golpecitos dados en el hombro
con el martillo rotuliano), fueron sometidos A la experimentacidn
dieciocho ninos varones de 7 A 13 afos de edad, alumnos de pri-
mero A tercer grado de una Escuela Comfin de esta Capital y
diecisiete niflas de 7 A 15 afos y que cursaban de segundo 6
quinto grado en otra.
Los datos obtenidos se hallan clasificados met6dicamente en
on cuadro de cuyo studio se deduce: 1.0, que todos los sujetos
han podido acomodar, con mAs 6 menos facilidad, A las dos sen-
saciones; 2.0, que de los cuatro grupos de ninos varones, clasifi-
cados por edad, el segundo, 6 sea el correspondiente al de diez
anos, es el que mejor lo ha hecho; 3.", que de los cuatro de las
nifias, el que mejores condiciones ha ofrecido, comprende A las
de 11 y 12 afos; 4. y filtimo, que la mayoria de los sujetos acu-
san la misma agudeza de sensibilidad tactil (Termino medio 1 3/4
milimetros).

b) Clasificacidn de tipos mentales, por la alumna Srla. Josefina
Irigoin.
Este trabajo estd basado en el studio de los diferentes traza-
dos graficos de tiempos de reacci6n tactil y visual tomados en el
Laboratorio desde 1902 hasta 1905, 6 sean noventa y cuatro tra-
zados.
Ademas de la clasificaci6n corriente de los tipos psiquicos en
visuales, auditivos y kineticos 6 motors, en que se hallan agru-
pados los sujetos que han sido objeto de studio, extiende su
autora el analisis A las variedades que cada uno de los tipos
ofrece considerando separadamente los tiempos de reacci6n tactil
y auditiva.

c) Psicometria de la memorial, por la alumna Srta. Yole Cavallero.
Su investigaci6n ha sido realizada en forma colectiva, com-
prendiendo ocho series de experiencias sobre diez alumnas de 10
A 12 afios de edad, pertenecientes A una escuela particular.
Cuatro de las observaciones fueron hechas al dar comienzo las
tareas diarias y las restantes al terminar las mismas. Para cada











SiNTESIS DE LOS TRABA.OS PRACTICES


experiencia iueron escritos sobre un pizarr6n giratorio, dos tex-
tos, uno de diez palabras y otro de diez nimeros de dos cifras, y
exponiendolos durante diez segundos.
Del cuadro resume en que condensa su trabajo, result que
salvo una excepci6n, en todos los sujetos se constata una dismi-
nuci6n, mAs 6 menos notable, del poder retentivo de la memorial
al finalizar el dia escolar; que un estado emotivo es factor que
puede excitarla 6 inhibirla; y que, por ultimo, es mas 6 menos
active, en una i otra direcci6n, de acuerdo con las diversas ten-
dencias del sujeto.

d) Psicometria de la memorial, por el alumno Sr. Luis B. Picarel.
Este trabajo, andlogo por su indole al anterior, se difencia de
el porque los treinta sujetos sometidos A la experimentaci6n fue-
ron nitios varones de 11 A 14 afios de edad; y porque en cada uno
de los cinco dias en que se realizaron las experiencias, las obser-
vaciones fueron tres: una al iniciarse las tareas, la segunda A las
dos horas y la iltima al terminarse las classes. Los textos presen-
tados fueron cuatro: diez palabras, diez pares de cifras, diez figu-
ras representatives de objetos usuales y diez colors.
Como resultado de sus observaciones, el autor hace notar que
de los t6rminos medios totales, los mas elevados correspondent A
la segunda experiencia, en cada uno de los dias, como conse-
cuencia del estimulo experimentado por la corteza cerebral, re-
sultante de la labor efectuada en las dos primeras horas de clase;
y, los mAs bajos, sin excepci6n, A la tercera, A causa de la fatiga
provocada por las cuatro horas de trabajo mental y fisico del
alumno.

e) Tiempos de reacci6n tactil, torados con el cron6grafo de d'Ar-
sonval, por los alumnos Sres. Roque Stefanelli y Manuel M.
Blanco.
Veintid6s series de experiencias, comprendiendo cada una cua-
tro observaciones, A saber, reacci6n tactil simple, con atenci6n A
la sensaci6n, con atenci6n al movimiento y con distracci6n, pro-
vocada por trabajo mental (cAlculo aritm6tico), permiten A los
autores establecer la ecuacidn personal de otros tantos sujetos
comprobando que el tiempo de reacci6n simple se modifica en
el sentido de menor duraci6n en cuanto intervene la atenci6n











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


para elevarse en seguida, en una proporci6n que suele ser poco
mAs 6 menos el double, con respect al primero, con la distrac-
ci6n, vale decir, acomodando A dos excitantes.

f) iMtodo psicomdtrico de la atenci6n, por medio del audi6metro
de Gaiffe, por el alumno Sr. Elias Martinez.
Vali6ndose del audi6metro de Gaiffe, el autor de este trabajo
realiz6 sus observaciones hacia la exploraci6n del minimun de
sensibilidad auditiva en ambos oidos, en tres sujetos seiss expe-
riencias), y en seguida hacia la persistencia de la sensaci6n y su
funcionamiento. Sus conclusions son, que el sujeto sometido A
la acci6n de un solo excitante se reconcentra en si mismo, pro-
vocando con facilidad el juicio y el razonamiento, lo que implica
capacidad para la asociaci6n 6 interpretaci6n de acuerdo con su
archivo mental.
El segundo tomo comprende:

a) Tiempos de reacci6n con eleccion, por los alumnos: Srta. Ali-
cia Moreau y Sr. Luis J. Frumento.
Acompafan a este trabajo cuarenta trazados graficos corres-
pondientes A otros tantos sujetos A los que se les tom6 en cada
experiencia A que fueron sometidos: un trazado de tiempo de
reacci6n tactil simple, otro de auditiva y dos de tiempo de elec-
ci6n, enviando uno fi otro excitante, A voluntad del operator.
De los cuarenta sujetos, dieciseis fueron nifias de 7 a 15 afios
de edad y dieciocho varones de 7 A 13 afios, y seis adults.
El studio comparative de los trazados de los nifios da por re-
sultado: 1.0, que el tiempo de reacci6n simple es mayor que el
establecido por los psic6logos experimentalistas; 2.o, que el de
elecci6n es mayor que el simple, en la proporci6n del double en la
generalidad de los casos observados; 3., que el tiempo medio de
reacci6n es mayor en las nifias que en los varones, debido tal vez
al estado emotivo de las primeras al hallarse en un medio total-
mente desconocido y provocado por su mayor grado de sugesti-
bilidad.

b) Medicidn de los actos psiquicos, por el alumno Sr. Luis Pasca-
rella.
En la parte expositiva de este trabajo, su autor pasa revista &











SINTESIS DE LOS TRABAJOS PRACTICOS


los m6todos empleados para. la medici6n de los actos psiquicos y
despues de mencionar los trabajos de nuestro Laboratorio, co-
menta los de los profesores italianos Patrizi y Morselli, sobre el
studio de la atenci6n en los protagonistas de los process bien
conocidos, Musolino y los hermanos Murri, y da fin al suyo con
la interpretaci6n de tres trazados tomados A penados de la Peni-
tenciaria Nacional, el 8 de septiembre de 1905, y que acompailan
A su monografia.

c) Influencia de la emoci6n, trabajo mental y fatiga muscular so-
bre la respiracidn, por el alumno Sr. Mario M. Guido.
Las modificaciones que sobre la respiraci6n ejercen: el dolor,
la fatiga muscular y la cerebraci6n, las demuestra el autor grA-
ficamente con los cuatro trazados que adjunta A su trabajo, para
los que sirvi6 de sujeto de experiencia. El instrumental empleado
fue: el neum6grafo A trasmisi6n de Marey, el poligrafo del mismo
autor y el metr6nomo de Verdin.

d) Influencia de las funciones psiquicas sobre la circulaci6n, por
los alumnos Sres. Luis Falc6n y Alfredo Piuma Schmid.
Actuando como sujeto de experiencia el Sr. Alfredo Piuma
Schmid, le fueron tomados cinco trazados de pulso carotideo, em-
pleando dos tambores neumaticos de Marey. El trabajo mental A
que fun sometido despues de uno 6 dos trazados de pulso en re-
poso, consisti6 en resoluci6n de operaciones de aritm6tica, me-
morizaci6n, atenci6n y traducciones, correspondiendo las mayores
variaciones en frecuencia del pulso y disminuci6n de la elastici-
dad arterial correspondent al trabajo que implica la resoluci6n de
las primeras, y las menores, cuando se trat6 de traducci6n men-
tal del francs al castellano.


MONOGRAFIAS


Constituyen los cinco trabajos de este grupo un volume de
ciento treinta y cinco paginas, cuya enumeraci6n es la siguiente:

a) gEs necesario una psicologia que complement la experimen-
tal? por la Srta. Alicia Moreau.



















64 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

b) Concepto biol6gico de la conciencia, por la Srta. Yole Cava-
lero.
c) Notas sobre el placer y el dolor, por el Sr. Manuel M. Blanco.
d) La frenologia y su critical, por el Sr. Luis B. Picarel.
e) La verdadera psicologia modern es la positivamente cienti-
fica, por el Sr. Luis J. Frumento.
Del balance que acabamos de hacer, result, por lo tanto, que
nuestro Laboratorio ha entrado de lleno en un period fecundo
de labor, que si bien puede dejar que desear en cuanto A rigo-
rismo cientifico de experimentaci6n, en cambio tendrA la virtud
de inculcar espiritu critic y condiciones de iniciativa para orien-
tar con seguridad, en studios posteriores complementarios, A los
alumnos que la frecuentan.

GUILLERMO NAVARRO.
Jefe de Trabajos Practicos.
Julio de 1906.
















AL DOCTOR JOSE TARNASSI


HOMENAJE

0 pietas aniii!



La Facultad de Filosofia y Letras se ha sentido recientemente
sacudida por brusco y doloroso estremecimiento. La sombra gri-
sacea de las grandes tristezas ha flotado en sus aulas; mas de una
frente se ha inclinado en reflexiones melanc61icas, y ha corrido,
sin recato, mas de una lgrima. Tarnassi ha muerto: quis deside-
rio sit pudor aut modus tam cari capitis?...
No es esta la primera p6rdida dolorosa que la Instituci6n sufre
en su organismo harto combatido por las condiciones poco propi-
cias del medio ambiente. En su corta existencia no pocos de sus
valiosos elements han desaparecido fulminados por aquella que,
al decir de Horacio, aequo pulsat pede pauperum taberna regumque
turres! Pero si, con ellos, la Facultad de Filosofia y Letras perdi6
ricas celulas de su cerebro, con la muerte del Dr. Tarnassi ha sen-
tido como romperse una fibra de su corazon, un ala de su espiritu,
la que con dmplios y serenos vuelos solia levantarla hasta las re-
giones donde se enseforea soberano el ideal de la eterna belleza
Con raz6n estA triste la humilde Cenicienta del hogar universi-
tario; si ha'perdido al hombre en quien se encarnarael principle
de sus ensuefios, al que la am6 constantemente con alma de poeta
y entusiasmos de artist.
Y era, A no dudarlo, artist y poeta eximio quien asi compren-
dia, sentia 6 interpretaba la belleza y el arte; porque no toca las
altas cumbres sino el que ha sido capaz de subir hasta ellas; ni
entabla coloquios familiares con las cosas hermosas sino el que
conoce la lengua misteriosa en que ellas nos hablan! El Dr. Tar-
nassi posey6 desde muy tenprano la clave del divino secret: de
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES- TOMO VI 5











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


tal manera sabia adueflarse, con avasalladora simpatia, de las mas
altas concepciones del arte y ajustar su espiritu al diapas6n de la
mis excelsa poesia. Su alma reflejaba, como fidelisimo espejo,
las creaciones multiformes de las geniales fantasias, y reproducia,
como un eco maravilloso, todas las notas de la riquisima gama del
sentimiento.
Cultor apasionado de todo lo bello, demostraba, empero, una
predilecci6n decidida por la belleza antigua. Acaso pensaba, como
Hegel, que el arte es algo de pasado; tal vez el vago presentimiento
de una muerte temprana lo impulsaba hacia las ruinas (con ese
sentimiento de tristeza y veneraci6n que dominant el alma en pre-
sencia de las tumbasn (1). Pero inclinabalo, sobre todo, A la con-
templacion y studio de los autores clasicos la convicci6n de que
era necesario opedir A la several preparaci6n y A las profundas en-
seiianzas del pasado el modo de ver y de comprender con claridad
las cosas del presented (2) y de que amas que nunca se hace hoy
mAs necesario el studio afectuoso de la antigiledad para que se
afirme y agrande la mente de los que se creen aptos para pensar
y para que el admirable empuje modern no se vuelva contrario
a sus fines, (3).
Con tan altos designios dict6 durante 10 afios la catedra de
Literature Latina en la Facultad de Filosofia y Letras; y
ellos tambien le decidieron & emprender con sus discipulos,
durante el curso de 1902, un pacientisimo studio de los poe-
Las del siglo vi de Roma. Fue aquella una intr6pida y fecunda
exploracion arqueol6gica a travds de las ruinas del embriona-
rio pensamiento latino. El maestro, que agregaba a sus condi-
clones de guia erudito, y trabajador, incansable el mas refinado
criterio est6tico, condujo a sus alumnos en aquella memora-
ble cruzada, franqueandoles el paso por entire (los exiguos frag-
mentos, haciendo surgir de ellos (trozos del alma antigua y rayos
de la historian (4). Reprodujo con los informes restos de la litera-
tura arcaica la obra de reconstruccion admirable que Cuvier rea-
lizara con los f6siles de las species extinguidas, y convirtid en
hecho la elocuente frase de Horacio: Invenias etiam disiecli membra

(I) J. TAbNASSI, Apuntes de Lit. Lat., lecc. II.'
(2) i ) ,, ), L.
(3) Los poetas del siylo VI de Roma; U. Enio, cap. III.
(4) )n )) ,, XVIII.











AL DOCTOR JOSE TARNASSI


poetue. De aquella laboriosa excursion A travis de las melAncoli-
cas tumbas, naci6, como flor entire ruinas, el hermoso libro Los
poetas del siglo VI de Roma Adirigido A las almas y que, con ex-
presiones de noble afecto dedic6 A sus discipulos, A quienes, con
su habitual modestia, atribuy6, en la elaboraci6n de la obra, una
cooperation que fue, en realidad, de importanciainfima.
iVenturoso contrast! De entire las frias y casi impalpables ce-
nizas de un remotisimo pasado, surgi6, revestida de exuberantes
formas, una obra literaria llena de realismo, de color y de vida.
Tarnassi puso en prActica el principio hegeliano de que, tratando
asuntos de distintas 6pocas ((el espiritu actual debe en todas par-
tes manifestarse',; (porque s6lo lo actual tiene vida y frescura, y
porque todo asunto, cualquiera que sea la naci6n y el tiempo A
que pertenezca, no alcanza su verdad artistic sino por esa ac-
tualidad viviente) (1). El evoc6, por no se qu6 maravilloso conju-
ro, los legendarios iniciadores de la literature latina, los precurso-
res de la brillante pl6yade del siglo de Augusto; y ellos, los poetas
de la sexta centuria, ingenio maximi, arte rudes, sacudieron su le-
targo de 22 siglos y desfilaron A nuestros ojos: no como pAlidos y
mudos espectros, sino vividos, casi tangibles, ricos de color, de
elocuencia, de movimiento! Vimos A Livio Andr6nico, el culto
prisionero de ula voluptuosa Tarento) entrando en Roma tras el
carro triunfal del consul Papirio; lo hallamos despues ya liberto,
ob ingeni meritum, representando por primera vez una comedia en
Roma; lo encontramos mAs tarde declamando, ensefiando, leyendo
A sus discipulos fragments de Homero por 61 vertidos Ala lengua
aun inculta del Lacio. Y asi desfilaron igualmente Ilenos de vida:
Cneo Nevio, el hijo soberbio de Campania, invitando A las Musas
A Ilorar en su muerte la del vigoroso idioma latino; lanzando in-
dignado A la faz de los prepotentes su malicioso Fato Metelli
Rome fiunt consules que le acarre6 la prisi6n y el destierro; cele-
brando en su Bellum Punicum los origenes miticos de la heredera
y vengadora de Troya; Cecilio el esclavo (Stacio) hu6sped y disci-
pulo de Enio y A quien Cicer6n, Horacio, V. Sedigito y Nonio
acuerdan undnimes la palma; M. Pacuvio, el trAgico brundusiano,
pintor y dramaturge, nieto del egregio autor de los Anales; y, por
fin, este Oltimo, Pater Ennius, el descendiente de Neptuno, (el


(I) IEGEL: Estdtica, I. 1, cap. III, secci6n Ill.











68 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

blanco y canoro cisne de Rudia que, perdido del enjambre de sus
compafieros, bajara, tras de largos vuelos, a refrescar sus plumas
y el ala cansada en las aguas del Tiber) (1). Este fuW, sin duda, el
hijo amado de la hermosa inteligencia del Dr. Tarnassi, aquel en
quien dl puso lodas sus complacencias: tal lo demostr6 siguidndolo
con interns siempre creciente desde la cuna hasta el sepulcro; en
su viaje de Cerdefia A Roma. llevado, en gracia de sus talents,
por Cat6n el Censor austero; en su modest casita sobre el Aven-
tino, en sus relaciones sociales, en su labor de literate, en su ac-
ci6n de ciudadano, en su ancianidad, en sus enfermedades, en su
muerte. Con ardor incansable y piadoso respeto rastre6 y exhum6
hasta las reliquias mas mutiladas de la obra vastisima, a pesar de
sus p6rdidas, del poeta multi/brmis, desentrafiando con penetra-
ci6n clarovidente el pensamiento dormido en ellas durante dos
milenios, y tres veces obscurecido por la mutilaci6n, las diferen-
tes indoles de las cultures pre y postcristiana, y el desarrollo aGn
rudimentario de la entonces incipiente lengua latina.
Y aquellos personajes casi legendarios vivieron vida real y fe-
cunda en las lecciones del Dr. Tarnassi; acudieron a su conjuro
simpAtico y platicaron con 61 y sus discipulos en el latin del si-
glo xx; hablaron, rieron y gesticularon con la ingenuidad cando-
rosa del hombre semiprimitivo; lloraron en los heroes y heroinas
de sus tragedies; y no pocas veces nos parecid verlos rodearal maes-
tro en amistoso circulo y ceniirle la inspirada frente con los mis-
mos laureles que 61 les tejiera.
Pero aquella vida y aquel realismo no tuvieron nunca ni sen-
sualismo ni crudeza. Fu6 tambien otra de las nobles caracteristicas
de aquel intelecto escogido el poder de purificar y desmaterializar
las producciones clasicas que eran objeto de su predilecci6n y es-
tudio. El alma pagana, fundiendose en el crisol de su espiritu
caldeado por el fuego de nobles entusiasmos, se despojaba de es-
corias 6 impurezas y brotaba de los labios como limpio raudal de
oro fluido. Las Gracias gentilicas, sin perder su donaire, veld-
banse pudorosamente para cruzar, alterno pede, el recinto del aula.
El malogrado bi6grafo de Cicer6n no pudo temer nunca, ni atin en
suefios, ser el blanco de aquel reproche con que asimismo se ful-
minaba San Jeronimo: Ciceronianus es, non christianus! El era lo


(1) J. TARNASSI: op. cit. Q. Enio, cap. II.
















AL DOCTOR JOSE TARNASSI


primero en grado eminentisimo; pero tambi6n era, y much lo
segundo: de tal manera la poesia latina se espiritualizaba y puri-
ficaba al pasar por su alma; y el exdmetro alado, volando do sus
labios, si bien ero una caricia para cl oido, era tan delicadamente
casta que el inismo Brunetiere la hubiera encontrado impecable.
No volvera a escucharse en nuestas aulas universitarias su pala-
bra cAlida y ritmica en esas conferencias en que no s6lo instruia sino
que educaba y moralizaba; al final de las cuales sentiase el oyente
mas feliz y mas bueno; donde el espiritu mAs decepcionado se to-
nificaba con la frescura de eternos ideales: donde se reavivaban
los entusiasmos amortiguados por las crudezas de la lucha diaria.
Como su predilecto, el cisne de Rudia, 61 habia ido, (tras de lar-
gos vuelos, A refrescar sus plumas y el ala cansada en las aguas
del Tiber); y all se ha quedado, como Enio junto A la fuente sa-
cra del Parnaso sonno leni placidoque revinctus. Alli habia nacido
y adquirido el concept y el sentimiento de la belleza; y alli, en el
hogar dos veces milenario del Cristianismo, descansarA piadosa-
mente el inspirado panegirista de los primeros poetas de la Roma
pagana: mientras que aca, A orillas del gran rio de su muy que-
rida tierra argentina lamentardn por much tiempo su viaje sin
regreso los que de 61 aprendieron A practical el culto nobilisimo
de lo bello.


CELESTINA FHNES DE FRUTOS.

















LIBROS Y REVISTAS


L. KERSTEN.-Die Indianerstdmme des Gran Chaco. 1 vol., in. 4.0, 75
pAgs. y dos mapas 6tnicos. Leipzig 1905.

Es el primero sino el mas important studio etnogrAfico del autor.
Antes que l1, el senior Koch, se ha ocupado de la etnograffa del
Chaco,-entre los autores alemanes, bien entendido,-haciendo el exa-
men critico de la numerosasreferencias que los primitivos historiadores
del Rio de la Plata traen sobre esas mismas tribus indigenas, mas 6
menos lo que hoy nos ofrece Kersten en este trabajo, pero con nuevos
puntos de vista que dan mejores impresiones que aqul6, y que, en
suma, lo complementan.
El autor ha viajado por la regi6n cuya etnografia estudia, y como
observara bien, dice que el medio ffsico ha ejercido su influencia sobre
los distintos tipos 6tnicos que ha conocido, diferenciandolos notable-
mente.
Expresa que los americanos pueden clasificarse en tres grades
grupos, cada uno de los cuales se diferencian por una series de carac-
teres, entire los cuales pueden citarse los fisicos y lingiifsticos y muy
especialmente, los mas generals, como usos, costumbres, modos de
pensar y sentir.
El primero es el grupo andino, el segundo el de los pueblos de la
region sub-tropical, los que habitan los cuencas del Orinoco y Amazonas
como las regions montafiosas del Brasil oriental, entire las cuales se
encuentran los Caribes, Ges, Nuaruak y Tupf. El tercer grupo lo com-
ponen los indiosPampeanos y Caballeros de las llanuras de Sud-Am6rica
austral que correspondent a la raza pampeana de D'Orbigny, grupo que
penetra hasta el coraz6n del continent, separando los dos anteriores.
Como ensayo de clasificacidn, sobre la base de los caracteres gene-
rales observados, es muy superior A la de Priechard, acercandose bas-
tante A la de D'Orbigny, y sobre todo, cuando caracteriza al tercer grupo,
que es, en realidad, el mas dificil de definir.












LIBROS Y REVISTAS


El capitulo destinado A la geograffa y geologfa es muy interesante;
aunque reducido A lo substantial, la descripcidn del medio result
exacta.
Declara, A continuaci6n, que para verificar un studio serio de la
etnografia de la region chaquefia, debemos preferir A las observaciones
y datos que ofrecen los exploradores de fines del siglo xvin, entire los
cuales se encuentra Azara, Aguirre, Alvear, Oyarvich, etc., cuando no
era possible Ilegar i la fuente documental in6dita, de dificil acceso por
su onerosidad.
Y antes que A los historiadores y viajeros, A los PP. jesuitas, los
verdaderos reconstructores de esos capitulos de la historic de Am6rica.
Luego vendrian Smidel, Cabeza de Vaca, R. Diaz de GuzmAn, Irala, Lo-
zano, Machoni, Dolvizhoffer, Banke, Jolio, Hervas, Fecho y Char Aevoix.
A ese studio critico de las bases de la historic de los indios cha-
quefios, sigue el de los ensayos de colonizaci6n, guerras y expedi-
ciones, que muy pocos datos nuevos trae sobre los ya conocidos de
Lozano y Azara, 6 mejor dicho, que como resultado no es mejor que el
que Lozano ofrece en su Historia de la Compafiia de Jesus.
La introducci6n del caballo tuvo, para Kersten, singular importancia
aunque sus apreciaciones no aumentan la proporci6n de las consecuen-
cias ya enumeradas por otros autores. Y asi, en estos como en otros
temas ya tratados, no podia traernos novedad.
Lo que Ilevo analizado comprende la primera y segunda parte del
libro; en la parte tercera hace la historic detallada de las tribus del
Chaco, hasta fines del siglo xvwI, sirviendose de la bibliograffa cono-
cida.
Para clasificarlos,-asunto delicado, con el cual ban escollado todos
los etn6logos que se han propuesto estudiar la etnografia del Chaco,-
atiende A la prueba lingiifstica resumiendo asI sus distinciones y los
principles raciocinios de su demostraci6n:
Que las tribus conocidas por Abipones, Mocovie, Toba, PilagA, Aqui-
lot, Ubaya, PoyaguA y Guachf, del gran grupo Guaycurfi, habitaban A la
llegada de los espafioles, la parte sur del Chaco, y luego se corrieron
hacia el norte. Esto no esta en contradicci6n con lo que ya sabemos
por los studios de Boggiani, Colini y Lafone Quevedo.
Que el grupo Mataco-Mataguayo demuestra una filiaci6n distinta,
por sus hAbitos sedentarios y por las peculiaridades del idioma, afir-
mando tambi6n que dichas tribus procedfan del norte. Cita A Lafone
Quevedo, BArcena y Solano para establecer sus distinciones.
Tambi6n dice que encuentra el grupo Zamuco, ya conocido, que
comprende A los Chamanaco, Moro 6 Morotoco, y Tumanabd; el grupo
Machicuy y los Lengua (antiguos). Los Chiriguanos pertenecen A la
gran familiar Tupf, recomendando de paso, las observaciones de R. Dfaz
de Guzman sobre esta parte.
El grupo Nu-aruak con los Chand y Guana result distinto a los
otros de la misma region chaquefia. Estos iltimos son sedentarios,



















REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


tejen y son buenos alfareros, no practican la poligamia y no matan a
los reci6n nacidos,-costumbre generalizada entire las tribus del grupo
guaycuri--observan prActicas agrfcolasy; no eran fetiquistas, segfin los
jesuitas.
Recordar6 que los Guand fueron, seguin Azara, Techo y Lozano,
esclavos de los UbayA, y por lo general, andaban juntos. Sobre estas
peculiaridades de los indfgenas que nos ocupan, puede verse & Smidel,
Jamajuncosa, Cerdus y Thuar. Brinton estableci6 que los Chan6 eran
Chiriguanos y Waist repiti6 lo mismo.
La distribuci6n etnografica que el autor present en los dos mapas
que se encuentran al final de obra, facilitan la interpretaci6n de mu-
chas afirmaciones del libro, dando asi mayor valor al escrupuloso
cotejo de las referencias hist6ricas que cita en los distintos capitulos
de su studio.
Por el moment esta breve presentaci6n del libro de Kersten, puede
suplir la necesidad que tienen algunas personas de conocer la produc-
ci6n extranjera, sobre este tema; tengo entendido que, pr6ximamente,
la direcci6n del Museo de La Plata piensa publicar una traducci6n de
ella que A buen seguro prestarA muy buenos servicios A la instrucci6n
universitaria.

LuIS M. TORRES,
Profesor adjunto de arqueologia
en la Universidad de la Plata.


















ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES






CONSEJO SUPERIOR


NOTA DEL RECTOR AL MINISTRY DE INSTRUCTION PUBLIC REMITIENDO
LOS NUEVOS ESTATUTOS PARA SU APROBACION


Buenos Aires, 17 de Agosto de 1906.

A S. E. el Setor Ministro de Instrztccin Pitblica, Dr. Federico Pinedo.

Tengo el honor de poner en manos de V. E. los nuevos Estatutos de
la Universidad de Buenos Aires sancionados por el Consejo Superior en
cumplimiento del decreto de 13 de junio pr6ximo pasado.
Antes de ahora el Consejo Superior ha tenido oportunidad de mani-
festar su opini6n favorable A una modificaci6n del conjunto de reglas A
que se sujeta la march de la Universidad, y si ha dejado de insistir en
ello por iniciativa propia, no ha sido porque creyera que fuese imposi-
ble llevarla A cabo dentro de los t6rminos de la ley de 1885 que rige A
la Universidad, sino porque habiendose manifestado, por repetidas
veces en el seno del Congreso, el deseo de que la ley fuera reformada,
ha debido esperar, prudentemente, la intervenci6n de aquel alto
cuerpo.
El largo tiempo trascurrido y la opinion expresada por algunos
miembros del Congreso de que no procede en estos moments ocuparse
de la reform, ha venido A robustecer el concept del Consejo Superior,
poniendole en condiciones de responder ampliamente a sus propios
deseos y d los prop6sitos del P. E. consignados en el decreto de que he
echo referencia.
La ley de 1885, Sefior Ministro, no es en manera alguna restrictive,
y nadie pens6 en las horas tranquilas del desenvolvimiento universi-
tario nuestro, que ella lo sujetaba con fuertes ligaduras como para que
no pudiese expandir la ensefianza y Ilevarla en todo moment al nivel












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


de la epoca. Y lo comprueban los progress alcanzados durante los
filtimos afios en algunasde sus secciones lievadas a un grado queresiste
la comparaci6n con muchas similares extranjeras.
Puede afirmarse que solamente se ha encontrado deficiente y poco
adaptable la ley, cuando se la ha discutido apreciando el gobierno de
Las Facultades con criterio aplicable A las personas y no A las funciones
derivadas de la ley misma.
De acuerdo con esta manera de pensar, el Consejo Superior, al san-
cionar los nuevos Estatutos, ha tomado en cuenta las aspiraciones
que se han hecho sentir en lo que se refiere A la direcci6n de las Fa-
cultades y ha tratado de satisfacer las que ha estimado legitimas y aten-
dibles. Pero, animado de prop6sitos mIs trascendentes, ha creido que.
en esta oportunidad debia promover otras iniciativas para perfeccionar
antiguas disposiciones y abrir nuevos horizontes para la acci6n cien-
tifica y social de la Universidad.
El gobierno de las facultades ha sido transformado; todo lo reference
A la direcci6n didactica y administrative estara A cargo de consejos
directives que reemplazaran, en estas funciones, i las actuales aca-
demias.
Cada consejo directive tendra quince miembros, de los cuales un
tercio, por lo menos, serAn profesores titulares de la respective facul-
tad; sus funciones son por tiempo determinado: seis afios, renovandose
por terceras parties cada dos.
Como la ley vigente lo establece, los consejos directives nombrarAn
sus propios miembros, pero los Estatutos reglamentan la forma del
nombramiento, que se efectuara A propuesta de double nimero de can-
didatos elegidos por el cuerpo de profesores.
Con esta organizaci6n y sin necesidad de reformar la ley universi-
taria, cree el Consejo Superior que se satisface la aspiraci6n mAs recla-
mada por los partidarios de la reform, esto es, que la direcci6n y
administraci6n de las facultades est6 A cargo de personas que ejerzan
su mandate sin caricter vitalicio y en cuyo nombramiento intervenga
constantemente el cuerpo de profesores.
En las atribuciones del Consejo Superior se han incluido las de crear
institutes que funcionen separadamente 6 dentro de las facultades, y
las de fundar y fomentar museos 6 institutes para la extension univer-
sitaria.
El prop6sito de la primer de estas disposiciones es el de mejorar
la preparaci6n de los alumnos, proporcionandoles dentro de la Univer-
sidad, el complement de ensefanza que se juzgue necesario 6 fitil
para emprender y seguir studios superiores; responded la segunda al
deseo de hacer extensive la influencia educadora de la Universidad, a
fin de que la conozcan, aprecien su utilidad y se beneficien con ella
las classes sociales modestas 6 elevadas, que no hacen de los studios
una profesi6n de su vida.
El capitulo de la ensefianza ha preocupado la atenci6n del Consejo,













ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


que ha introducido algunas prescripciones concordantes con otras re-
ci6n mencionadas y tendientes, como aquellas, a obtener mayor grado
de instrucci6n preparatoria en los alumnos que ingresen A las facul-
tades.
Desde hace tiempo se viene notando que los conocimientos adqui-
ridos en los colegios nacionales 6 institutes similares no habilitan
suficientemente para abordar el studio superior de las ciencias 6 de
las letras.
No es estauna oportunidad para examiner el problema de la segunda
ensefianza ni sus defects, que quizas dependan mas de causes sociales,
cuya raiz seria bueno investigar en los hogares, que de los planes de
studio 6 del personal docente.
Sea lo que fuere, el hecho se ha comprobado y ya se trat6 de obviar
anteriormente, con la inclusion de un curso preparatorio en los planes
de studio de las facultades.
El articulo 60 de los Estatutos concede A estas fltimas la atribuci6n
de fijar studios complementarios de la segunda ensefianza.
Como el Consejo Superior piensa que la Universidad no debe limi-
tarse A la instrucci6n facultativa, sino que debe ser tambien centro de
labor para los hombres de ciencias y de letras con ideales mas amplios,
cstos Estatutos lo previenen, dando bases para la fundaci6n de acade-
mias, independientes del gobierno de las facultades, cuyo desenvolvi-
miento en lo future pueda llevarlas A ser instituciones de importancia
para los intereses de la ciencia y de la intelectualidad national.
Tambien notarA el Sefior Ministro en los Estatutos adjuntos, que es
apreciable el espiritu de vinculaci6n que sin menoscabar la autonomia
de cada una de las facultades, propenda A vigorizar la unidad universi-
taria, considerAndola indispensable para no caer en un retroceso que
tratan de evitar los que siguen con interns el desarrollo de la instruc-
ci6n superior, y para quienes la correlaci6n de todos los conocimientos
humans hace necesaria 6 convenient una igual correlaci6n en los
medios de difundirlos.
No me detengo en otras modificaciones de detalle para no prolongar
esta nota y porque su comentario se desprende de la simple lecture de
los nuevos Estatutos.
Al terminal, sin embargo, expreso al Sefior Ministro la profunda
convicci6n que me asiste de que con la ley actual y con los nuevos
Estatutos, solamente es necesario buena voluntad y sentimiento del
deber por part de todos, para que la Universidad siga marchando con
paso seguro hacia la realizaci6n de sus altos fines.
Saludo al senior ministry con toda consideraci6n.

EUFEMIO UBALLES.
It. Coldn.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


ESTATUTOS DE LA UNIVERSIDAD

REMITIDOS AL PODEH EJECUTIVO PARA SU APROBACION





CAPITULO I

ARTICULO 1. Componen la Universidad Nacional de Buenos Aires:
1.0 La Asamblea Universitaria;
2. El Consejo Superior;
3. El Rector;
4. Las Facultades existentes de Derecho y Ciencias Sociales,
de Ciencias Medicas, de Ciencias Exactas, Fisicas y Natu-
rales y de Filsofia y Letras.


CAPITULO II

DE LA ASAMBLEA UNIVERSITARIA

Art. 2.0 La Asamblea Universitaria esta formada por los miembros
de los Consejos Directivos de las Facultades.
Corresponde A la Asamblea:
10. Elegir al Rector.
2.0 Resolver sobre la renuncia del mismo y, tambien, sobre las
solicitudes de licencia para ausentarse de la Capital cuando
6sta hubiese de pasar de sesenta dfas;
3.o Suspenderle y removerle por causes justificadas, a solici-
tud del Consejo Superior;
4.o Decidir, a propuesta del Consejo Superior, sobre la crea-
ci6n de nuevas Facultades y la division de las existentes.
Art. 3.0 La Asamblea Universitaria serA siempre convocada por el
Consejo Superior, expresAndose el objeto de la convocatoria. lEsta se
harA con quince dias de anticipaci6n y deberA reiterarse, en forma de
aviso, veinticuatro horas antes del fijado para la reuni6n.
Art. 4.o Para las sesiones de la Asamblea Universitaria requi6rese
la asistencia de la mayoria absolute de sus miembros, despues de la












ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


primera y segunda citaciones; pudiendo celebrarse con cualquier ni-
mero despu6s de la tercera. Entre las citaciones deberA mediar un
t6rmino que no baje de cinco dias ni exceda de diez.
Art. 5.0 La Asamblea reglamentara el orden de sus sesiones, y
mientras no lo haga se aplicarA A ellas, en lo pertinente, el Regla-
mento interno del Consejo Superior.
Art. 6.0 La Asamblea Universitaria sera presidida por el Rector, 6
el Vicerector en su defecto, y actuarA en todos sus actos el Secretario
General de la Universidad.


CAPITULO III
DEL CONSEJO SUPERIOR

Art. 7.0 El Consejo Superior de la Universidad se compone del Rec-
tor, de los Decanos de las Facultades y de dos delegados de las mismas,
elegidos por los Consejos Directivos, de entire sus propios miembros.
Art. 8.o Los Consejos nombraran, tambi6n, para cada delegado titu-
lar, un delegado substitute que to reemplace, cuando se encuentre
impedido de concurrir A las sesiones del Consejo Superior 6 hubiese
obtenido licencia para faltar A ellas. El Vicedecano reemplazarA al De-
cano, en los mismos casos.
Art. 9.0 Los delegados titulares y suplentes de las Facultades, dura-
rAn dos ailos en sus funciones y s6lo podrAn ser reelectos con inter-
valo de un period. Los Decanos no podrAn ser delegados sino dos
aios despues de la expiraci6n de su mandate.
Art. 10. Si la inasistencia repetida de uno 6 mAs delegados impi-
diese 6 dificultase las reuniones del Consejo, el Rector lo hari saber a
la Facultad 6 Facultades que represented, para que designed otros que
los reemplacen por el tiempo que les falte para cumplir su period.
Art. 11. Los delegados no pueden ausentarse por mas de un mes
sin permiso del Consejo Superior, A no ser durante el receso de Aste.
Art. 12. En ningin caso podrAn las Facultades discutir fi observer
la conduct de sus representantes en el Consejo Superior.
Art. 13. El Consejo Superior funcionarA desde el 1.0 de Abril hasta
el 1.0 de Diciembre y se reunira dos veces cada mes, por lo menos, sin
perjuicio de iacerlo, extraordinariamente, en casos de urgencia, por
resoluci6n del Rector 6 A solicitud de tres de sus miembros.
Art. 14. Corresponde al Consejo Superior:
1.0 Ejercer la jurisdicci6n superior universitaria;
2.0 Dictar su reglamento interno;
3.0 Convocar A la Asamblea universitaria;
4. Aprobar los planes de studios proyectados por las Facul-
tades;












REVISTA DE LA tINIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


5.9 Dictar reglamentos y ordenanzas sobre el orden y discipli-
na de las Facultades; pudiendo en ellas reprimir con amo-
nestaci6n, suspension y expulsion las faltas de los alum-
nos, y con s6lo amonestaci6n y suspension las de los pro-
fesores;
6.0 Dictar los reglamentos que sean convenientes y necesarios
para el regimen comfin de los studios, pudiendo, al efec-
to, crear secciones 6 institutes que funcionen separada-
mente 6 dentro de las Facultades;
7.0 Fundar 6 fomentar museos 6 institutes para la extension
universe aria;
8.0 Acordar el titulo de doctor honors causa, 6 propuesta fun-
dada de la Facultad respective 6 por iniciativa propia, pre-
vio informed de ella, A las personas que sobresalieren por
sus studios y trabajos cientlficos 6 literarios, tengan 6 no
titulo de otras Universidades;
9. Acordar, igualmente, premios pecuniarios y recompensas
honorificas para estimular la producci6n cientifica y lite-
raria en el pais;
10. Decidir en filtima instancia las cuestiones contenciosas que
hayan resuelto el Rector 6 las Facultades;
11. Proponer a la Asamblea la creaci6n de nuevas Facultadcs
6 la division de las existentes;
12. Aprobar 6 desaprobar las ternas formuladas por las Facul-
tades para la provision de sus citedras;
13. Elegir anualmente un Vicerector de entire sus miembros,
quien debera reunir las mismas condiciones que el Rector;
14. Resolver sobre las solicitudes de licencia de ambos, salvo
el caso previsto en el art. 2.0, inciso 2.;
15. Nombrar y remover al Secretario y Prosecretario;
46. Conceder licencia A los profesores titulares para ausen-
tarse 6 dejar de desempefiar sus catedras, cuando aque-
Ila haya de durar mAs de un mes, debiendo hacerse el
pedido a la Facultad respective y elevarse por 6sta al
Consejo con el informed que juzgue convenient;
17. Fijar las 6pocas de inscripci6n, y las de apertura y clausura
de los cursos, como, tambi6n, establecer un sistema uni-
forme de clasificaci6n de exdmenes.
18. Sancionar el presupuesto annual para la Universidad;
19. Fijar los derechos universitarios, con aprobaci6n del P. E.,
y dictar ui plan general de contabilidad.
20. Aprobar anualmente las cuentas presentadas por el lcIe-
tor y las Facultades, de la inversion de los fondos asig-
nados al mismo Consejo 6 a las segundas;
21. Dar cuenta al Congreso, por intermedio del P.E., cada aifJ,
de la existencia A inversi6n de los fondos universitarios;












ACTOS Y DOCULMENTOS OFICIALES


22. Aceptar las herencias, legados y donaciones que se dejen
6 hagan la Universidad, 6 a cualesquiera de las Facul-
tades;
23.'Autorizar la adquisici6n de bienes raices para la Universi-
dad 6 alguna de sus Facultades, como tambi6n la enaje-
na:ion de las que les pertenezcan;
24. Reformar estos Estatutos, previa consult A las Faculta-
des, sometiendo las reforms A la aprobaci6n del P. E.
25. Dictar bases generals para la fundaci6n de corporaciones
de alumnos dentro de la Universidad y propender A que las
Facultades reglamenten la forma de las relaciones que
con ellas puedan mantener;
26. Todo lo demAs que explicit 6 implicitamente no est6
reservado A la Asamblea Universitaria, al Rector, A las Fa-
cultades 6 6 otros funcionarios de la Universidad.


CAPITULO IV

DEL RECTOR

Art. 15. Para ser Rector se require ciudadania argentina, trein-
ta y cinco afios cumplidos de edad y ser diplomado de alguna Univer-
sidad national.
Art. 16. El Rector durarA cuatro afios en sus funciones y podra ser
reelecto por dos tercios de votos de los miembros que concurran A la
sesi6n de la Asamblea.
Art. 17. La elecci6n del Rector se hard en sesi6n especial de la
Asamblea Universitaria, por boletas firmadas, que expresen el nom-
bre de la persona por quien se vote, proclamAndose electo al que ob-
tuviere mayoria absolute de sufragios. Esta sesi6n no podra levantarse
sino despuAs de terminado el acto. Si ninglin candidate alcanzare
mayoria, se repetirA la votaci6n en la misma forma; y si tampoco la
hubiera esta vez, la tercera se concretarAd los dos que hubiesen reu-
nido mayor n6mero de votos.
Si mAs de dos candidates obtuvieren igual mayoria relative, la
Asamblea decidirA cual 6 cuales serAn eliminados, A fin de que la uil-
tima votaci6n recaiga sobre dos solamente.
Art. 18. El Rector s6lo podra ser suspendido en sus funciones 6
separado de ellas por causes justificadas, siendolo, para lo primero,
la acusaci6n por crime 6 delito, mientras dure el juicio.
SerAn causes justificadas para la separaci6n, la condenaci6n por
crime 6 delito; la negligencia 6 mala conduct en el desempei7o del
cargo, y la incapacidad legalmente declarada.
Art. 19. En los casos de ausencia, enfermedad, suspension, sepa-
raci6n, renuncia 6 muerte del Rector, ejercera sus funciones el Vice-












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


rector, y, a falta de ,ste, el I)ecano mis antiguo; prefiriendose entire
los de igual antigiiedad al de mayor edad. En los tres iltimos casos,
el Consejo Superior convocarda la Asamblea Universitaria, dentro de
los quince dias de producida la vacant, para la elecci6n de nuevo Rec-
tor por el termino tijado en el art. 16.
Art. 20. El Rector, cuando presida la Asamblea, s6lo tendri voto
en caso de empate; tendra voz y voto en las decisions del Consejo
Superior, prevaleciendo su voto en caso de empate.
Art. 21. El Rector es el representante de la Universidad y tiene los
siguientes deberes y atribuciones:
1.0 Convocar al Consejo Superior reuniones ordinarias y ex-
traordinarias, expresando en la convocatoria los asuntos
que deban tratarse.
2.o Presidir las sesiones de este y las de la Asamblea universi-
taria.
3.0 Hacer ejecutar por medio de los Decanos, 6 ejecutar por
si mismo, en caso necesario, los acuerdos y resoluciones
de la Asamblea y del Consejo.
4." Llevar la correspondencia official con el Gobierno y demis
autoridades, y entenderse oticialmente con las corporacio-
nes y establecimientos cientilicos de la Repfiblica y de fue-
ra de ella.
5.o Expedir, por si s6lo, los diplomas de Doctor y, conjunta-
mente con los Decanos de las Facultades, los de las profe-
siones cientificas.
6.0 Pedir it las Facultades los informes que estime convenient.
7.o Reglamentar las relaciones de la Secretaria General con
las Secretarias de las Facultades, estableciendo un proce-
dimiento uniform para las actuaciones comunes de la
Universidad;
8. Vigilar la contabilidad de la Universidad y tener a su
orden, en el Banco de la Naci6n, los fondos universitarios.
9.0 Poner en conocimiento del Consejo Superior la inasistencia
de los proresores t las classes y a los examenes, para que
adopted las medidas necesarias.
10. Decretar por si s6lo los pagos que hayan de verificarse con
los fondos votados en el Presupuesto de la Universidad y
autorizar los demas que el Consejo ordenare.
1. Nombrar y remover los empleados y personas de servicio
de la Universidad, cuyo nombramiento y remoci6n no co-
rrespondiese al Consejo Superior.
12. Ejercer la jurisdicci6n policial y disciplinaria en el asiento
del Consejo y del Rectorado y decidir en primer instancia
las cuestiones que f ella se refieran.
13. Inspeccionar las bibliotecas, gabinetes y colecciones de











ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


las Facultades y dar cuenta at Consejo del resultado de la
inspecci6n.
14. Elevar anualmente al Ministerio de Instrucci6n Piblica
una memorial 6 informed de la march de la Universidad,
proponiendo en ella todas las medidas 6 reforms proyec-
tadas por el Consejo Superior y que 61 mismo creyera ne-
cesarias 6 convenientes.
15. Percibir todos los derechos universitarios por medio del
Tesorero y darles la distribuci6n que correspond.
16. Dirigir las publicaciones oficiales de la Universidad, orde-
nadas por el Consejo Superior, en las cuales seran com-
prendidas sus propias actas y las de los ConsejosDirectivos
de las Facultades que no tengan carActer secret.



CAPITULO V

DE LAS FACULTADES

Art. 22. Forman las Facultades las escuelas 6 institutes existentes
en cada una de ellas y los que en adelante se crearAn para ensanchar
su enseinanza.
Art. 23. Las Facultades funcionarAn en edificios adecuados donde
tengan sus oficinas, aulas, laboratories, gabinetes, bibliotecas y en
los demas locales requeridos por las necesidades de la ensefianza.
Art. 24. El gobierno de las Facultades estarA A cargo de un Consejo
Directivo y de su Decano;
Art. 25. El Consejo Directivo se compondra de quince miembros,
inclusive el Decano, cuya tercera part, por lo menos, estarA formada
por profesores que dirijan aulas en la misma Facultad.
DtrarAn seis afios en sus funciones y se renovarAn, por terceras par-
tes, cada dos, pudiendo ser reelectos. Las vacantes producidas antes de
las renovaciones serAn Ilenadas para completar el periodo correspon-
diente.
Art. 26. Los Consejos Directivos de las Facultades nombrar.n sus
miembros, A propuesta de double nfmero de candidates, presentada
por el cuerpo de profesores. Para este acto, los profesores titulares
y suplentes, en ejercicio, se reunirAn en asamblea presidida por el
Decano, quien la convocarA con ocho dias de anticipaci6n, debiendo
procederse conforme a lo prescripto para el funcionamiento de la Asam-
blea Universitaria.
Art. 27. Para el cargo de Consejero, no siendo professor, se re-
quiere: grado universitario 6 titulo de profesi6n cientifica, expedido
por alguna Universidad national; antigiiedad de seis afios en la adqui-
sici6n de los mismos; residencia habitual en la capital 6 en sus inme-
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE HUENUS AlIES TOMO VI 6i












HEVISTA DE LA UNIVEIRSIDAD DIE BUENOS AIRES


diaciones. Ninguna persona podri ser Consej'ro de mis de una Facul-
tad, simultaneamente.
Art. 28. Los miembros del Const.jo Directivo cstan obligados a con-
currir A sus sesiones y a desempefiar la,- cornisiones que les enco-
iniende.
Art. 29. Cuando el Consejo Directivo no pueda funcionar en quo-
rum, por hallarse vacantes mis de la mitad de sus miembros, sera in-
tegrado por profesores titulares, llamados en orden de antigiidad, al
solo efecto de hacer los nombramientos necesarios para reorganizarlo.
Art. 30. El Consejo podri separar ii sus miembros por causes jus-
tificadas, entendiendose por tales las que so enuncian en el ar-
!iculo 18 y el rehusarse sin causa justificada, al desempefno de las
comisiones que les fueran encomendadas. La separaci6n s6lo podra
acordarse en sesi6n especial, convocada al efecto; siendo necesario el
.iuorum de las dos terceras parties de la totalidad de los Consejeros y
(tara el pronunciamiento el voto de dos tercios de los presents.
Art. 34. El Consejero que dejare de asistir A cinco sesiones conse-
cutivas sin permiso del Consejo, 6 fijase su residencia fuera de la Re-
pfblica 6 en algin punto de ella que iaga impossible el desempelo del
cargo, dejard de serlo sin necesidad de declaraci6n alguna; debiendo
el Decano dar cuenta de la vacant en la primer session.
Art. 32. Corresponde al Consejo Directivo:
1. Elegir Decano, Vicedecano y delegados al Consejo Superior.
2.o Nombrar al Secretario, Bibliotecario y demas empleados
cuya designacidn no corresponda al Decano.
3." Suspender y remover al Decano y Vicedecano por las cau-
sas y en la forma establecida en el art. 18; y con el quorum
ordinario y por simple mayoria, al Secretario, Bibliotecario
y delnais empleados cuya suspension y remoci6n no corres-
pouda al Decano.
1,." Formar ternas para el noinbramiento de profesores titula-
res y nombrar suplentes por el procedimiento uniform
que cada Facultad establexca; debiendo elevar las primeras
al Consejo Superior para su aprobaci6n con una relaci6n
de los trabajos 6 pruebas de competencia de los inclufdos
en ellas.
i5. Apercibir y suspender A unos y otros por faltas reiteradas
en el cumpliiniento de sus deberes.
6.. ileover a los profesores suplentes y pedir al P. E. la se-
paraci6n de los titulares, por intermedio del Rector.
7.0 Decidir en las renuncias de los profesores titulares y su-
plentes.
8.o Acordar licencia a los profesores suplentes y elevar infor-
madas al Consejo Superior las de los titulares, en su caso.















ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


9. Dictar los reglamentos necesarios para su regimen interno.
10. Ejercer la jurisdicci6n policial y disciplinaria dentro de
sus escuelas 6 institutes respectivos.
11. Decidir en primera instancia las cuestiones contenciosas
referentes al orden de los studios, concesiones de ingreso
y exAmenes y cumplimiento de los deberes de los pro-
fesores.
12. Proyectar los planes de studios.
13. Reglamentar la docencia libre.
1t. Determinar las 6pocas, el nimero, orden y forma de las
pruebas de suliciencia.
15. Expedir los certificados en virtud de los cuales hayan de
otorgarse los diplomas universitarios y los de las profesio-
nes cientificas.
16. Revalidar los diplomas profesionales expedidos por Uni-
versidades extranjeras, de acuerdo con las reglas generals
que ellos mismos establezcan y con lo que dispongan las
leyes y los tratados internacionales.
17. Aprobar los programs de ensehanza proyectados por los
prolesores.
18. Fijar las condiciones de admisibilidad en sus aulas.
19. Designer anualmente de entire sus miembros y los profe-
sores titulares y suplentes, los que deban componer las
comisiones examinadoras.
20. Proponer al Consejo medidas conducentes A la mejora de
los estudios y progress de la instituci6n que no est6n den-
tro de sus atribuciones.
21. Presentar al Consejo Superior, por medio del Decano, en
el mes de Abril, un informed sobre la labor realizada, el
estado de la enseflanza, las necesidades de la instituci6n,
la asistencia de profesores y alumnos y la rendici6n de
exAmenes.
22. Suministrar los datos 6 informes pedidos por el Rector 6
el Consejo Superior.
23. Enviar mensualmente at mismo Consejo copia de las actas
de las sesiones que hubiesen celebrado.
24. Presentar al Consejo, en el mes de Agosto, el proyecto
de presupuesto annual de sus gastos.
25. Rendir cuenta cada aflo al Consejo, con los justificativos
correspondientes, de la inversion de los fondos que le hu-
bieren sido asignados para sus gastos.












HEVISTIA DE L:\ UNIVEISIDAI)D E HUENOS AIRES


CAPITUI.O VI

DEL DECANO


Art. 33. Para ser Decano, es necesario set ciudadano argentino y
miembro del Consejo Directivo de la Facultad respective.
Art. 34. El Decano durarA tres afios en su cargo, no pudiendo ser
inmediatamente reelecto sino una sola vez. La elecci6n se hara por
simple mayoria de votos, en sesi6n especial del Consejo Directivo, con-
vocado con quince dfas de anticipaci6n. El Consejero que termine en
su cargo mientras desempefia el Decanato continuarA como Consejero
hasta que cese en las funciones de Decano.
Art. 35. En los casos de enfermedad, ausencia, suspension, separa-
ci6n, renuncia 6 muerte del Decano, ejercerA sus funciones el Vice-
decano, que sera nombrado anualmente, y A falta de 6ste, el Consejero
mis antiguo, debiendo preferirse, entire los de igual antigiiedad al de
mayor edad.
En los tres filtimos casos, el Vicedecano convocarA al Consejo, den-
tro de los quince dias de producida la vacant, para el nombramiento
de Decano, por un period complete. De igual modo se procederA cuan-
do, por las mismas causes, hubiese que noinbrar nuevo Vicedecano.
Art. 36. El Decano tendrA voz y voto en las deliberaciones del Con-
sejo, prevaleciendo su voto en caso de empate.
Art. 37. Los Decanos sdlo podrAn tener A su cargo una sola cAtedra
universitaria.
Art. 38. Son atribuciones y deberes del Decano:
1. Convocar y presidir las sesiones ordinarias y extraordina-
rias del Consejo;
2. Representar a la Facultad en sus relacione.i con las demis
autoridades universitarias y corporaciones cientiicas.
3.* Formar parte del Consejo Superior de la Universidad.
4.0 Expedir, conjuntamente con el Rector, los diplomas de las
profesiones cientificas y, por si solo, las references A algu-
nos de sus ramos de ensefianza.
5.0 Dar cuenta mensualmente al Consejo Directivo de las fal-
tas de asistencia de los profesores A las aulas y A los exi-
menes y elevar al Rectorado una relaci6n de las mismas.
6. Cumplir y hacer cumplir las resoluciones del Consejo Su-
perior y del Directivo de la Facultad.
70. Expedir concesiones de ingreso, permisos y certificados de
examen, con sujecidn A las ordenanzas del Consejo Supe-
rior y del Consejo Directivo.












ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


8.0 Nombrar y remover por si solo los empleados subalternos
de la Secretaria, Biblioteca, gabinetes y laboratories y a las
personas de servicio de la Facultad.
9.o Ilesolvor las cuestiones concernientes al orden de los es-
tunios, Ireceij'i6n de exiioenles, obligaciones de los profe-
sores y 'altas disciplinarian de los alumnos, pudiendo ape-
larse de sus resoluciones ante el Consejo Directivo;
10. Todos los demas que determine el Consejo Directivo den-
tro de sus facultades.


CAPITULO VII

)DE LOS PROFESOHES TITULARES

Art. 39. Los profesores titulares ser6n nombrados por el P. E., de
una terna de candidates votada por el Consejo Directivo de cada Facul-
tad y aprobada por el Consejo Superior.
Art. 40. Para ser incluido en las ternas destinadas a la provision de
cAtedras vacantes, se require que el candidate sea de notoria compe-
tencia en la material.
Deben servir de medios de comprobaci6n:
1. El grado universitario 6 titulo professional;
2. Obras, studios 6 especializacidn en la material de la cA-
tedra;
3.0 El ejercicio en el protesorado suplente.
Art. 41. Ningfn professor podra acumular mis de dos cAtedras, den-
tro de la Universidad.
Art. 42. Los profesores perderAn sus catedras por el hecho de acep-
tar empleos 6 comisiones incompatible en el cargo.
Art. 43. Las licencias podrAn series concedidas por los Decanos, si
no excediesen de quince dias. Si excediesen s61o podra acordarlas el
Consejo Superior, al cual seran elevadas por el Consejo Directivo con
el informed que juzgue convenient.
Art. 44. Los profesores titulares sl6o podrAn ser removidos por con-
denaci6n criminal, por negligencia 6 mala condOcta, por incompeten-
cia, por ausentarse sin licencia y por inasistencia reiterada. La remo-
ci6n sera pedida por las facultades al P. E., porintermedio del Rector.
Art. 45. Son atribuciones y deberes de los profesores titulares:
1.0 Dar classes de la asignatura que desempefien, en los dias y
horas que fije el Consejo Directivo.
2.0 Sujetarse, en la ensefianza, al plan de studios de la Facul-
tad y A los programs aprobados por ella;
3. Proyectar anualmente el program de asignaturas, en la
6poca y forma que el Consejo Directivo determine;
4.0 Formar part de las mesas examinadoras y desempefar las












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


demAs comisiones que les sean encomendadas por el Con-
sejo Superior y los Consejos Directivos.
Art. 46. Es facultativo de los profesores titulares dar conferencias
6 lecciones en el local de la misma Facultad, previo aviso al Consejo
Directivo sobre cualesquiera de las materials 6 asignaturas correspori-
dientes al plan de studios. La asistencia a estas conferencias no sera
obligatoria para los alumnos universitarios.


CAPITULO VIII
DE LOS PROFESORES SUPLENTES

Art. 47. Los profesores suplentes serAn nombrados por los Conse-
jos Directivos de las Facultades, por medio de concurso, cuya forma
establecerAn aquellas.
Art. 48. Los profesores suplentes no podrAn ausentarse por mis
de sesenta dias sin permiso del Decano. Si estuviesen en ejercicio de
cAtedras se sujetaran A lo dispuesto en el art. 40.
Art. 49. Las vacantes de los profesores suplentes se llenarAn den-
tro de los noventa dias de producidas.
Art. 50. Los profesores suplentes podrAn dar conferencias 6 leccio-
nes, previa autorizaci6n del Consejo Directivo de la Facultad, en el
local de la misma, sobre cualesquiera de las materials 6 asignaturas
correspondientes al plan de studios. La asistencia a estas conferen-
cias 6 lecciones no sera obligatoria para los alumnos de la Facultad.
Art. 51. Son atribuciones y deberes de los profesores suplentes:
1.0 Reemplazar A los titulares en el desempeflo de sus cate-
dras y demas funciones.
2. Dictar cursos complementarios cuando la respective Facul-
tad lo determine.
3. Desempeliar comisiones inherentes A su titulo aun cuando
no est6n en ejercicio, tales como former parte de las comi-
siones examinadoras, de los jurados y de las comisiones que
las Facultades creyesen necesario nombrar.


CAPITULO IX
DEL SECHETABIO GENERAL Y PROSECRETARIO

Art. 52. Para ser Secretario 6 Prosecretario de la Universidad, se
require tener titulo universitario national.
Art. 53. Son obligaciones del Secretario:
i. Actuar en las sesiones de la Asamblea y del Consejo Supe-
rior.












ACTOS Y DOCI'lRENTOS OFICIATES


2. Llevar un libro de actas de las sesiones de la Asamblea
general y otro de las del Consejo Superior.
3." Legalizar todas las resoluciones y decretos de la Asamblea
Universitaria, del Consejo Superior y del Rector.
4." Formar anualmente un inventario de las existencias de la
Universidad.
5. Expedir los certificados de exfmenes anteriores A la orga-
nizaci6n de las Facultades.
6." Todas las demrs obligaciones que el Consejo Superior le
imponga en su reglamento interno.
Art. 54. En caso de ausencia 6 impedimento del Secretario General,
serd 6ste suplido por el Prosecretario.
Art. 55. Son deberes de la Prosecretaria, ademnAs de los que le im-
ponga el Reglamento interno, actual con las Comisiones del Consejo
Superior, intervenir en las operaciones de la Contadurfa y tener 6 su
cargo el Archivo y la Biblioteca de la Universidad.


CAPITULO X
DE LA ENSENANZA

Art. 56. La correlaci6n de los studios informa los planes de la
ensefianza universitaria, y el Consejo Superior, de acuerdo con las
Facultades, propenderd A hacer efectivo este prop6sito.
Art. 57. Todo el que solicite ingresar A los cursos 6 rendir examen
en las Facultades, deberA acreditar que ha sido aprobado en los estu-
dios que correspondent la segunda ensefianza.
Art. 58. Ia comprobaci6n A que se reliere el articulo anterior podra
hacerse:
4.o Por certificados de los Colegios Nacionales.
2. Por certificados de institutes de ensenanza secundaria, es-
tablecidos por autoridad de los Gobiernos de Provincia,
siempre que se encuentren en las condiciones exigidas por
el art. 5. de la Ley de 30 de Septiembre de 1878, justifican-
dose esto fltimo con el V.o B.0 del -Rector del Colegio Na-
cional de la Capital.
3." Por certilicados 6 diplomas de Facultades 6 Institutos ofi-
ciales extranjeros, debidamente legalizados, siempre que
se acredite la reciprocidad con esta Repfblica.
4." Por certificados de Institutos que tengan por 6nico fin la
ensefianza, cuyos ingresos sean exclusivamente destinados
al fomento de los mismos y que se sometan A las condicio-
nes siguientes:
a) Que est6n dirigidos y administrados por Consejos en los
que se halle representada cada una de las Facultades de












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


la Universidad por dos de sus miembros nombrados por
ellas, debiendo 6stos constituir la mayoria de dichos Con-
sejos;
b) Que la ensefianza sea dada con arreglo al plan de studios
y ; los programs que el Consejo Superior de la Universi-
dad dicte relativamente A las materials que las respectivas
Facultades determine como necesarias para el ingreso en
sus aulas, los cuales serAn elevados al Ministerio de Ins-
trucci6n Pfiblica por el 6rgano del Rector para su aproba-
cidn y demas tines consiguientes;
c) Que est6n bajo la superintendencia del Rector de la Uni-
versidad y se sometan A la reglamentaci6n del Consejo
Superior de la misma, debiendo los reglamentos que se
dicten, someterse igualmente A la aprobaci6n del Ministe-
rio de Instrucci6n Piblica;
cl) Que la Universidad tenga el derecho de hacer presidir los
exdmenes por miembros del Consejo Superior 6 de sus
Facultades.
Art. 59. Pueden ingresar 6 la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas
y Naturales:
a) Los diplomados por la Escuela Industrial de la Naci6n,
para seguir los cursos de [ngenieria mecanica y de Quf-
mica.
b) Los diplomados por la Escuela Nacional de Bellas Artes,
para seguir el curso de Arquitectura.
c) Los diplomados por la Escuela de Pilotos, para seguir el
curso de Agrimensura.
(r) Los alumnos de las Escuelas Military Naval, que hayan
terminado en ellas los studios correspondientes a sus res-
pectivos planes, podran incorporarse a la Facultad de Cien-
cias Exactas, Fisicas y Naturales y continuar sus studios
concernientes A las profesiones de Agrimensor, Ingenie-
ro civil 6 mechnico; pero no podran obtener los diplomas
de esas profesiones mientras no hubieren cumplido con
todas las obligaciones que tengan con la Naci6n. El cum-
plimiento de 6stas sera justificado por un certificado 6 de-
claraci6n en forma de la autoridad national competent.
Art. 60. Sin perjuicio de to establecido en los articulos preceden-
tes, las Facultades podrAn fijar studios complementarios de la segun-
da ensefianza 6 otras condiciones de admisibilidad para los alumnos
que ingresen A sus aulas.
Art. 61. Los estudiantes libres deben sujetarse en los examenes al
orden y requisitos que para estos establezcan los reglamentos de las
Facultades.
Art. 62. l.a Universidad no expedira diploma sin que previamente












ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


el que lo solicite haya rendido examen de todas las materials requeridas
por los reglamentos universitarios para obtenerlos.
Art. 63. El estudiante aplazado 6 reprobado en un examen dado en
otra Universidad Nacional, no serA admitido A examen de la misma ma-
teria en la Facultad respective de esta Universidad y, reciprocamente, el
estudiante aplazado 6 reprobado en un examen dado en esta Universi-
dad, no sera admitido A continuar los cursos superiores ni dar exAme-
nes oficiales ni libres de materials correspondientes a esos cursos,
mientras la misma Facultad no lo haya aprobado en aquel examen.
Art. 64. Con excepci6n del caso previsto en la segunda parte del
articulo anterior, los certificados de las demAs Universidades Naciona-
les serAn vAlidos en esta.
Art. 65. Para que el diploma universitario 6 professional pueda ser
conferido por esta Universidad, se require que el alumno haya ren-
dido ante ella, por lo menos, las pruebas corresponntes al Altimo afio
del plan de studios.


CAP1TULO XI

DE LAS ACADEMIA DE LA UNIVERSIDAD

Art. 66. HabrA en cada Facultad una corporaci6n de veinte y cinco
miembros denominada Academia.
Art. 67. La Academia elejira sus propios miembros.
Para ser Acad6mico se require haber formado parte'de los Conse-
jos Directivos 6 ser 6 haber sido professor que se haya distinguido en
la ensefianza con antigiiedad no menor de diez aios 6 haber sobresa-
lido en producciones cientificas.
El cargo de Acad6mico es ad vitam.
Art. 68. Son atribuciones de la Academia:
1. Estudiar y dilucidar cuestiones de caricter cientifico con-
cernientes A los diversos ramos del saber y ensefanzas
universitarias.
2. Evacuar las consultas de orden cientifico que les hicieren
el Consejo Superior 6 los Consejos Directivos.
3.0 Informar 6 los Consejos Directivos sobre planes de estu-
dios.
4.0 Enterarse de la march de la ensefianza de las Facultades
respectivas, para lo cual deberAn 6stas facilitarle los ele-
mentos necesarios.
5. Presentar al Consejo Superior 6 A los Consejos Directivos
memories sobre el regimen cientifico de las Facultades y
hacerse representar por dos delegados en las sesiones en
que aqu6llas deban tratarse.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


ij. Nombrar miembros honorarios y corresponsales.
7. En las ceremonies oficiales universitarias, los Acad6micos
tendrAn los mismos sitios de distinci6n que los miembros
de los Consejos Directivos.
Art. 69. Los Acad6micos titulares y honorariosy los miembros co-
rresponsales presents podrAn former parte de tribunales de examen y
de jurados para dictaminar sobre trabajos presentados A los concursos
que se establezcan A objeto de estimilar la producci6n cientifica.
Art. 70. El Consejo Superior y los Consejos Directivos reglamen-
taran, de acuerdo con las bases anteriores, lo dispuesto en este capi-
tulo, en lo que les corresponda respectivamente.


CAPITULO XII
DE LAS RENTAS UNIVERSITARIAS

Art. 71. Son rentas de la Universidad:
1. Las sumas que, anualmenle, le asigne el Presupuesto ge-
neral de la Naci6n;
2.0 El producido de los derechos de inscripci6n, de exAmenes
y certificados.
3.0 Los r6ditos de los bienes races y titulos de deuda que la
Universidad posee 6 adquiera en lo sucesivo.




DISPOSICIONES GENERALS

Art. 72. En todas las reuniones A que se refieren estos Estatutos,
para adoptar resoluciones vAlidas, es indispensable la asistencia de la
mayorfa de los miembros que deban tomar parte en ellas; y se entien-
de por mayoria, cualquier exceso sobre el nfmero que exprese la mi-
tad de los miembros de la corporaci6n que deba funcionar.
Art. 73. Las sesiones del Consejo Superior y de los Consejos Direc-
tivos de las Facultades podran ser presenciadas por todos los miem-
bros de la Asamblea Universitaria y los profesores, salvo que se trate
de asuntos reservados.


DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Art. 74. Los actuales Acad6micos titulares de las Facultades for-
man los Consejos Directivos establecidos en el art. 24.
Art. 75. El period de seis afos que se fija en el art. 25 empezarA
A contarse desde la fecha de la primera renovaci6n; y 6sta se efectuarA













ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


dentro de los treinta dias de la fecha de la aprobaci6n de estos esta-
tutos.
Art. 76. A los efectos del articulo anterior, los Consejos de cada
Facultad procederan a designer por orden de antigiiedad de los actua-
les Acad6micos, A los que corresponda cesar en la primera y segunda
renovaci6n. En caso de haber vacantes, se contaran estas para la pri-
mera renovaci6n.
Art. 77. Los actuales Acad6micos titulares de las Facultades foriia-
rAn parte de las Academias creadas por estos Estatutos.
Los honorarios continuarA con la misma distinci6n.




NOMBRAMIENTOS, RENUNCIAS Y LICENCIAS


NOMBRAMEllNTOS Y RENUNCIAS DE PROFESSORS TITULARES.

El Poder Ejecutivo ha comunicado los siguientes nombramientos dr
profesores titulares:
Dr. Ignacio Aztiria, de Complementos de matemAticas en la Facul-
tad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales.
Sr. Ricardo Marti, de Dibujo lineal en la misma Facultad.
Dr. Honorio Pueyrred6n, de Procedimientos en la Facultad de De-
recho y Ciencias Sociales.

Ha comunicado tambien la aceptaci6n de la renuncia del Dr. Ernesto
E. Padilla, professor de Filosofia General en la Facultad de Derecho y
Ciencias Sociales.

NO.MBRAMIENTOS EN LA UNIVERSIDAI).

La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, ha comunicado que
en Sesi6u de 25 de julio, ha sido nombrado Delegado al Consejo Su-
perior, el Dr. Leopoldo Basavilbaso, en reemplazo del Dr. Obarrio que
termin6 su period; Delegado suplente el Dr. Francisco J. Oliver, en
reemplazo del Dr. Matienzo; y )elegado al Instituto Libre de Segunda
Ensefianza al Dr. Francisco Canale.
La Facultad de Ciencias M6dicas ha hecho saber igualmente, que
en sesi6n de 21 de julio, el Dr. Jos6 Penna, ha sido reelecto Delegado
al Consejo Superior, y el Dr. Roberto Wernicke, Delegado suplente.
La Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales, ha comunica-
do la elecci6n del Ingeniero Otto Krausse para el cargo de Vicedecano,
efectuada en sesi6n de 22 de junior.
Las respectivas Facultades han comunicado los siguientes nombra-
mientos:
Dr. Carlos Saavedra Lamas, Profesor suplente de Finanzas, en la












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, por resoluci6n de fecha 5
de julio.
Dr. TomBs de Veyga, Profesor suplente de Procedimientos en la
misma Facultad, por resoluci6n de 5 de julio.
Dr. Julio J. Gatti, Profesor suplente de Qulmica orgAnica en la Fa-
cultad de Ciencias Exactas, Ffsicas y Naturales, por resoluci6n de 21 de
julio.
Ingeniero Enrique Garat, reemplazante interino del Director de aula
de Mecanismos y MAquinas en la misma Facultad, por resoluci6n de 26
tie julio.

LICENCIAS.

El Consejo Superior ha acordado las siguientes licencias:
Al Dr. Jos6 A. Terry, Profesor de Finanzas en la Facultad de Dere-
cho y Ciencias Sociales, hasta el 15 de septiembre, sin goce de sueldo,
por resoluci6n de fecha 16 de julio.
Al Dr. Eduardo L. Bidau, Profesor de Derecho Internacional Pfiblico
en la misma Facultad, hasta igual fecha y en iguales condiciones, por
resoluci6n del mismo dia.
La Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales, en resoluci6n
de 26 de julio, ha concedido licencia por el resto del corriente aio, al
Academico Dr. Juan J. J. Kyle, para faltar i las sesiones siempre que
se lo impida el estado de su salud.


HESOLUCIONES

Sesi6n do 16 de julio


Con asistencia del Rector, Dr. D. Eufemio Uballes y de los conse-
jeros Dres. Enrique E. del Arca, Juan M. Garro, Ing. Juan F. Sarhy,
Dres. Jos6 T. Baca, Jos6 Nicolas Matienzo, Ingenieros Luis A. Huergo y
Eduardo Aguirre, se tomaron las siguientes resoluciones.
Entregar i la Facultad de Filosofia y Letras, de los fondos destina-
dos A las cAtedras de Psicologia, 2 curso, y de Historia de la Filosofia,
que no han funcionado, la suma necesaria para pagar diversas adqui-
siciones de aparatos y fitiles.
Elevar al Ministerio de Instrucci6n Pfiblica, la contestaci6n de la
Facultad de Ciencias M6dicas A la consult del Consejo Superior, en la
cual aquella consider inoportuna la reapertura de los cursos.
Elevar al Ministerio de Instrucci6n Piblica el telegrama en que el
Dr. Francisco Bosque y Reyes renuncia A la catedra de Quimica Inor-
gAnica en la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales, y asi-
mismo el pedido que formula la Facultad para que se le separe de la
citedra, A fin de que el P. E. d6 la resoluci6n clue crea convenient.












ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


Acordar de la suma destinada A Eventuales por el Presupuesto vi-
gente la cantidad de S 300 para el Torneo Atl6tico Universitario.
Elevar al P. E. la siguiente terna para la cAtedra de Quimica Ana-
litica Especial en la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales:
Dres. Enrique Herrero Ducloux, Atanasio Quiroga y Miguel Puiggari.
Conceder a-la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales, la
autorizaci&n que solicita para destinar la mitad de la suma que le co-
rresponde por los derechos de examen de competencia en Arquitectura
y Qufmica(Ley 4416), para renumerar A los profesores que tuvieron A su
cargo la pesada tarea de estudiar 6 informal sobre numerosas solicitu-
des presentadas con aquel objeto.
Destinar A la Comisi6n Especial de reform de los Estatutos, el
proyecto presentado por el Dr. Jos( NicolAs Matienzo, que se transcri-
be en seguida:


"El Consejo Superior de la Universidad,

HESUELVE:

Solicitar del Honorable Congreso las siguientes modificaciones a la
Ley Organica de 3 de julio de 1885:
1.0 El Hector no podra ser reelegido sino con intervalo de un pe-
rfodo.
2. Los miembros del Consejo Superior de la Universidad y de los
Consejos Directivos de las Facultades, tampoco podrAn ser reelectos,
sino con intervalo de un period.
3.o La elecci6n del Rector se harA por los profesores permanentes
de todas las Facultades, reunidos en asamblea, no siendo necesario
que el electo sea miembro de las Facultades.
4.O Cada Facultad sera dirigida por un Consejo Directivo, elegido
por los profesores de la misma.
5.0 La reform de los Estatutos corresponderA A la asamblea uni-
versitaria.
6. Las atribuciones respectivas del Consejo Superior y de los Con-
sejos Directivos de las Facultades, serAn i.jados por los Estatutos, co-
rrespondiendo A cada Facultad, la suspension y remoci6n de sus
profesores.n
El Sefior Consejero autor del proyecto, expuso brevemente los fun-
damentos del mismo, diciendo que tenia por objeto la renovaciin de
las autoridades universitarias, cuya inamovilidad actual era inconve-
viente, por lo que era necesario dar mAs amplitud A la elecci6n de los
mismos, y tambiAn para que sea en los Estatutos y no en los t6rminos
perentorios de la ley, donde se fijen las atribuciones del Consejo Su-
perior y de las Facultades, todo lo cual tendia A modificar un estado
de cosas, que A su juicio, dificultaba la buena march institutional.












REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Antes de pasarse t la orden del dia, el Sr. Rector di6 cuentaal Con-
sejo de que con motive de la pr6xima terminaci6n del edificio de la
Morgue y Escuela Prictica de Medicina, y de los pagos a efectuarse por
tal concept, habia conferenciado con el Sefior Ministro de Instrucci6n
Piblica, estando present tambien en una de las conferencias, el Sefior
Decano de la Facultad de Ciencias Mddicas; y quc enlonces el Ministro
habia observado que no se habia dado cumpliimiento al art. 3 de ia
de la Ley nimero 3379, por el que se destinaba al pago de aquellas
,olras la totalidad de las entradas de la Facultad, durante cuatro afios,
manifestando que no podia decretar el pago sin salvar el precepto de
aquella Ley. Deseaba, por lo tanto, el Sefor Ministro, que el Consejo
Superior le pasara una nota fundando la imposibilidad en que la Fa-
cultad de Medicina se habia visto para cumplir con la Ley de 1896, in-
dicAndose el monto a que ascendieron sus entradas en los cuatro aflos
que siguieron al comienzo de las obras, a fin de que pudiera dictarse
un decreto, afectando esas entradas y mandado devolver a la Facultad
la misma suma que ella habia necesitado para cubrir sus gastos, segfin
lo dispuso la Ley de presupuesto general, desde el ailo 1900.
Ahora bien, agregaba el Sr. Rector, como ya el Ministro habia pro-
veido al pago del imported de las obras efectuadas, era possible que el
saldo a pagarse result menor que la suma que representan las entra-
das afectadas de la Facultad de Medicina, en cuyo caso la Universidad
seria beneficiada recibiendo la diferencia, que quizai, viniera a cubrir
el deficit existente.
Leida esta exposici6n del Sr. Rector, el Consejo le encomend6 que
procediera a tramitar el asunto y pasar la nota necesaria en los tdrmi-
nos que juzgara convenientes.








FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES

Sesi6n de 5 de julio


Con asistencia del Vice decano en ejercicio, Dr. Juan M. Garro y lde
los academicos Dres. Leopoldo Basavilbaso, Baldomero Llerena, Fran-
cisco J. Oliver, Angel S. Pizarro, Estanislao S. Zeballos, Francisco Ca-
nale y Ernesto Weigel Mufioz, se tomaron las siguientes resolucioneh:
Acceder a una solicitud presentada por los estudiantes, y declarar
en consecuencia suprimidos los exAmenes orales de tesis.
Sacar a concurso la suplencia de la ctedra de Derecho Penal.












ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


Sesion del 1 dle julio


Con asistencia del Vicedecano en ejercicio, Dr. Juan M. Garro y de
los Acadmiicos Dres. Manuel Obarrio, Leopoldo Basavilbaso, Angel S.
Pizarro, Francisco Canale, Ernesto Quesada y Ernesto Weigel Mufoz,
se reuni6 la Facultad, acordando enviar una nota de p6same A la Seflo-
ra viuda del Dr. Carlos Pellegrini, nombrar A los Dres. Garro, Basa-
vilbaso y Oliver, para asistir en representaci6n de la Facultad al acto
del sepelio, e invitar para el mismo A los profesores y alumnos.



Spsi6n 25 de julio


Con asistencia del Vice decano en ejercicio, Dr. Juan M. Garro, y
de los Academicos Dres. Manuel Obarrio, Leopoldo Basavilbaso, Baldo-
mero Llerena, Jos6 Nicolas Matienzo, Francisco J. Oliver, Francisco Ca-
nale, Ernesto Quesada y Ernesto Weigel Muioz, se tomaron las siguien-
tes resoluciones;
Concede autorizaci6n al Dr. Estanislao L6pez, para dar en el lo-
cal de la Facultad, una s6rie de conferencias de Derecho Internacional
Pfblico.
Nombrar Delegado al Consejo Superior, al Dr. Leopoldo Basavil-
baso, y Delegado suplente at Dr. Francisco J. Oliver, y Delegado al Ins-
tituto Libre de Segunda Enseianza, al Dr. Francisco Canale.
Postergar hasta el afo pr6ximo la formaci6n de terna para la
Catedra de Filosofia General.
Nombrar una Comisi6n compuesta de los Dres. Garro, Oliver, Ze-
ballos, Canale y Pizarro, para que expida dictAmen d.entro de un mes
de la presentaci6n del informed por el Dr. Quesada, sobre el pruyecto
del Dr. Matienzo, referente A creacidn de Catedras de Legislaci6n Com-
parada.
Designer al Dr. Ernesto Quesada para que pronuncie el discurso
de la Facultad, en la colaci6n de grades de 12 de agosto.
Sancionar la siguiente:



ORDENANZA REGLAMENTARIA DE EX.AMENES GENERALS


Articulo 1.0 DeclArase que los exAmenes generates A que se refiere
el articulo 1.0 de la Ordenanza de 20 de Mayo de 1905, podrAn rendirse
en marzo y setiembre de cada aio.













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Art. 2.0 No podrAn rendir exAmen de cuarto afio los alumnos que
no hayan dado exAmen general subsiguiente al tercer afio.

JUAN M. GARRO
Hilari6n Larguia.

NoTA.-Es entledido que los alumnos que no hayan dado exnmenes generates, pueden abonar
uis inscripciones de 4." afio.







FACULTAD DE CIENCIAS MEDICAL

Sesi6n del 21 de julio de 1906


Con asistencia del Decano Dr. Enrique E. del Area y de los Acad6-
micos Dres. Enrique Bazterrica, Jacob de Tezanos Pinto, Roberto Wer-
nicke, Pedro Laglayze, Luis Giiemes, Eliseo Canton y Juan A. Boeri, se
tomaron las siguientes resoluciones:
Aceptar el ofrecimiento que hace el Acad6mico Dr. Laglayze, de
la sala nim. 3 de su servicio en el Hospital de Clinicas, con objeto de
que el Dr. Benedit pueda dictar provisoriamente su citedra de Clinica
W;.nito-urinaria.
Aceptar igualmente el ofrecimiento del senior Acad6mico Dr. Bazte-
rrica, que pone A disposicidn del mismo professor y en character provi-
sorio, varias camas de la sala num. 10 A su cargo en el mismo Hospital,
para poder ser ocupadas en la asistencia de enfermos de su especia-
lidad.
Nombrar contador tesorero interino en substituci6n del Sr. Carlos
Etchegoyen, A quien se acord6 licencia por tres meses, al Sr. Ricardo
Etcliegoyen.
Reelegir por unanimidad de votos, delegado titular al Consejo
Superior al Dr. Jos6 Penna y delegado suplente ante el mismo al Doc-
tor Roberto Wernicke, por el termino de dos aios.
Autorizar al Sr. Decano para que nombre jefe de clinica de la cA-
tedra de Obstetricia, al Dr. Carlos Vera, primero de los propuestos en
terna por el professor suplente en ejercicio Dr. Enrique A. Pardo.
Solicitar del Consejo Superior el restablecimiento en el Presu-
puesto de la partida destinada al pago de ayudante del laboratorio de
Farmacia, por ser indispensables sus servicios.











ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


FACULTAD DE CIENCIAS EXACTAS, FISICAS Y NATURALES


esion de 26 de julio



Con asistencia del Decano Ing. Eduado Aguirre, y de los acad6mi-
cos, Ing. Luis A. Huergo, Dr. Angel Gallardo, Ing. Otto Krause,
Dr. Ildefonso P. Ramos Mejia, Dr. Atanasio Quiroga, Dr. Carlos M.
Morales, Ing. Juan F. Sarhy, Dr. J. J. Kyle, y Dr. Manuel H. Hahia, se
tomaron las siguientes resoluciones:
Acordar licencia al academic Dr. Kyle para faltar durante el
resto del corriente afio A las sesiones, los dfas en que el estado de su
salud no le permit asistir.
Elevar al Consejo Superior las siguientes ternas:
Para la cAtedra de Complementos de quimica, vacant por jubila-
cidn del Dr. Kyle: Sr. Luis Ruiz Huidobro, Dr. Enrique HerreroDucloux,
Dr. Guillermo Schaeffer.
Para la catedra de Arquitectura, creada en el presupuesto vigente:
Arquitectos Eduardo Le Monnier, Carlos Carb6, Luis Esteves.
Para la catedra de estAtica grafica, vacant por fallecimiento del
Ing. Becher: Ings. Juan Darquier, Iberio San RomAn, Alfredo Ortila.
Declarar exigible la presentacidn de un cierto nfmero de traba-
jos prActicos en los exAmenes de fin de curso de Proyectos, direcci6n
de obras y legislaci6n, de la Escuela de Arquitectura, en virtud de con-
siderArsela asignatura de aplicaci6n.
Suprimir los exAmenes generals de Arquitectura.
Sancionar el siguiente



PLAN DE STUDIOS DE INGENIERIA MEC.NICA


Primer ano



Complementos de Aritm6tica y Algebra........................
Complementos de Geometria y Trigonometria...................
Complementos de Fisica y manipulaciones ................. .... 3
Complementos de Quimica ......................... ........... 3
Dibujo lineal y A mano levantada ................................ (

Niimero total de horas semanales......... 22
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO V 7













98 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES



Segundo aio

Algebra superior y Geometrfa analitica............................. 4
Geometria proyectiva y descriptiva............................. 4
Calculo infinitesimal (1" curso) ............................... 3
Quimica analitica y aplicada (ier curso) .......................... 6
Dibujo de lavado de pianos ................................... 6
Construcci6n de edificios ..... ................................ 3
Nimero total de horas semanales.......... 26


Tercer afo

CAlculo infinitesimal (2.o curso).............. ............. 3
Estdtica grAfica.................. ................................. 6
M ece nica rational .............................. ........... 3
Geom etria descriptive aplicada ..................................
Quimica analitica y aplicada (2. curso) ........................... 6
Topografia y Materiales de construccidn ................ ....... 6
Nfimero total de horas semanales......... 29


Cuarto aAo

Electrotecnica ............................................... 6
Mecanismos y Elementos de maquinas .......................... 6
Hidrdulica..................................................... 6
Resistencia de materials ............... ........................ 6
Tecnologia del calor............. ............. ........... 3
Ndmero total de horas semanales.......... 27


Quinto aAo

Construcci6n de puentes y techos ............................. 6
Maquinas A vapor, Bombas y Gruas........................... 6
Proyectos de instalaciones mecanicas .......................... 6
Tecnologia mecanica ................. ........................ 6
Reguladores, Turbinas y Maquinas agricolas ................... 6
NAmero total de horas semanales.......... 30

NoTA.--Se exigiri para la expedici6n del diploma respective un certificado de prictica de seis
meses de talleres declarados por la Facultad hAbiles al efecto.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EPW5WB6KZ_MJZ6PR INGEST_TIME 2013-02-14T14:21:23Z PACKAGE AA00013094_00006
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES