<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice alfabetico de 1905
 Indice del tomo cuarto


DLOC UFLAC



xml version 1.0 standalone yes
Volume_Errors
Errors
PageID P98
ErrorID 1002
ErrorText Files 00049-00128: Microfotografia I-XV should be scanned in RGB; Please verify if Microfotografia XVI-XL also need to be scanned in RGB


PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Revista de la Universidad de Buenos Aires
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00004
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00004

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 48-i
        Page 48-ii
        Page 48-iii
        Page 48-iva
        Page 48-ivb
        Page 48-v
        Page 48-vi
        Page 48-vii
        Page 48-viii
        Page 48-ix
        Page 48-x
        Page 48-xi
        Page 48-xii
        Page 48-xiii
        Page 48-xiv
        Page 48-xv
        Page 48-xvi
        Page 48-xvii
        Page 48-xviii
        Page 48-xix
        Page 48-xx
        Page 48-xxi
        Page 48-xxii
        Page 48-xxiii
        Page 48-xxiv
        Page 48-xxv
        Page 48-xxvi
        Page 48-xxvii
        Page 48-xxviii
        Page 48-xxix
        Page 48-xxx
        Page 48-xxxi
        Page 48-xxxii
        Page 48-xxxiii
        Page 48-xxxiv
        Page 48-xxxv
        Page 48-xxxvi
        Page 48-xxxvii_xxxviii
        Page 48-xxxix
        Page 48-xl
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
    Indice alfabetico de 1905
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
    Indice del tomo cuarto
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
Full Text





















REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE
BUENOS AIRES















REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD

DE

BUENOS AIRES


Publicada por orden del Consejo Superior de la Universidad


DIRECTOR: RODOLFO RIVAROLA


ARO II TOMO IV














BUENOS AIRES

Direeei6n y Administeaei6n
430 VIAMONTE 430
1905




































LAi l
SMERICI







Buenos Aires


Imprenta DIDOT de FBlix Lajouane & C.a, Peri 143, Buenos Aires













REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE
BUENOS AIRES






EL REGIMEN DE SUCESION

EN EL DERECHO INTERNATIONAL PRIVADO(1)

(De la Bevista Juridica de Cataluia. Barcelona, 1904)



I


Todo sistema juridico tiene origenes y desenvolvimientos que
elaboran la doctrine; y no es possible interpreter sus formulas co-
dificadas, sin conocer y comprender aquellos antecedentes.
El regimen de la sucesi6n, uno de los mAs trascendentales ins-
titutos del derecho civil, no es uniform. Roma lo sometia al
derecho personal (origo) del causante. El Feudalismo y las na-
ciones derivadas de sus raices lo sometieron A un sistema funda-
mentalmente divers.
La propiedad inmueble tiene por base el Territorio, el cual es-
tuvo siempre afectado directamente por la soberania national. El
concept general de su importancia political comienza en el si-
glo xiii, con la organizaci6n de las nacionalidades, surgidas entire
el caos sangriento del Feudalismo. Las inspir6 la necesidad de
concentrar la fuerza feudal en una autoridad mas clemente para
los pueblos, que amparase el derecho privado, diera seguridades
A los habitantes, limitara la arbitrariedad de los sefiores locales y
fuera ella misma relativamente responsible. El feudalismo mo-
ndrquico sucedi6 asi sobre el Territorio al Feudalismo Sefiorial,
cuando el concept politico de la soberania national se confundia

(1) Estudio juridico, de acuerdo con las ideas que el autor sostiene en la Facultad de Dere-
cho y Ciencias Sociales, de la Universidad de Buenos Aires, en e ecurso de Derecho Internacional
Privado, que dicta desde 1892. (R. J. de C.).











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


con el Territorio. Este fu6 la propiedad pfiblica y privada del Cas-
tellano 6 de la Castellania; y el Territorio national continue sien-
do la esencia del organismo politico ya hubiera permanecido su
dominio reservado al Sefior 6 hubiera pasado al Rey.
((El Feudalismo, dice Weiss (1) reposa por complete sobre la
n idea del predominio de la tierra. La Tierra, dice Michelet, en sus
Origenes du Droit Francais, es todo en este sistema. El hombre
" esta adherido A ella; ha nacido en la roca sobre la cual se alza
su campanario. Ninguna tierra sin Senor, ningun Sefior sin tie-
n rra. El hombre es clasificado y calificado por la tierra; sigue su
Srango y lleva su nombre. El la posee; pero en realidad es posef-
do por ella. El fiero barn esta, sin embargo, dominado por los
) usos legales de su tierra. El sistema feudal es como la religion
Sde la tierra.))
En tal sistema, la noci6n political del Estado se confunde con
el Territorio: 6ste absorbe A aqu6l. El derecho privado, que fluye
naturalmente de tal organizaci6n political, se transform tambien
asumiendo formas extrafias, desconocidas en el derecho romano
y en el de los germanos, fundadores del Feudalismo. El Territorio,
es decir, la Castellania 6 el Reino, son un feudo hereditario, con-
fundidndose asi la noci6n del dominio piblico y del dominio pri-
vado. Es inherente A esta absorci6n del Estado por el Territorio,
el derecho que se arrogan el Sefior 6 el Rey, defienden, les es re-
conocido y conservan por siglos, de aislarse con su ley political y
su ley privada. Cada Castellania forma asi, con el correr del tiem-
po, su sistema juridico, excluyente del vecino. La ley es de la tie-
rra, para la tierra y con exclusion absolute de otra tierra. Lex non
valet extra territorium. AEpoca confusa, segan Ortolan (i), durante
)la cual, la legislaci6n, con el sello del Feudalismo, varia en cada
region de un mismo Reino. Epoca durante la cual bastaba atra-
Svesar un rio 6 salvar una cadena de montaflas, para hallarse re-
Sgido por leyes diferentes.,
Los reyes no pudieron reducir A la unidad la propiedad del
Territorio, conservado por centenares de duques y de condes; y


(J) El eminente professor de Derecho'Civil de la Facultad de Paris. en la obra nis notable
de los 6llimos ahos sobre la matcria, litulada TraitM TIhorique et Pratique de Droit Interna-
,tional Privd, de la cual han aparecido hasta ahora solamente los cuatro primeros volimencs.
Tomo II, pagina 51 y siguientes.
(2) Explications historiques des Institutes, tomo IV, pBgina 420.











EL REGIMEN DE SUCESION


hasta la sanci6n del c6digo Napole6n, en 1804, habia en Francia
mas de trescientas sesentaleyes civiles distintas, dichas alli cou-
tumes, de las cuales sesenta eran generals, porque las observaban
provincias, y las demas locales. En otras nacionalidades eran tan
numerosas como las subdivisions feudales; y se llamaban fueros
en Espafa y Estatutos d ordenanzas en Italia y en los paises bo-
reales.


II


Cudl era el regimen de la sucesi6n, respect de los extranjeros,
en este sistemal Se le aplicaba la ley del lugar de la situaci6n de
los bienes. Tal es el origen del principio llamado de la lex rei site
en el derecho hist6rico. Examinemos sucintamente sus carac-
teres.
Se fundaba en el predominio de la tierra sobre el hombre, es
decir, en el concept feudal de que la tierra era la causa y el fin
del poder pfiblico y de la propiedad privada.
El derecho de maileria 6 de aubana, d'aubain entire los franceses,
y de albinagio entire los italianos, determinaba la condici6n juri-
dica de los extranjeros, juntamente con el de naufragio. En virtud
de 6ste los nAufragos y los restos del naufragio eran propiedad
del senior de la costa.
Por el derecho de maneria el extranjero estaba en una condi-
ci6n civil analoga A la de los libertos latinos junianos de Roma,
definidos juridicamente asi: Liber vivit, servus moritur. Efectiva-
mente, los extranjeros 6 aubanas podian poseer, adquirir y trans-
mitir bienes muebles 6 inmuebles entire vivos; pero no podian ad-
quirirlos, ni transmitirlos, mortis causa. Ni recibir, ni testar: tal
fu6 la f6rmula; y la prohibici6n era absolute en la mayor parte de
las castellanias. ((Los hombres pensaban, dice Montesquieu, que
( los extranjeros no les estaban unidos por vinculo del derecho
((civil, y que no les debian por una parte ninguna clase de justi-
( cia y por otra ni siquiera piedada.
Domat sintetiza el derecho de suceder en la monarquia feudal,
diciendo: ((Hay una sucesi6n que pertenece al Rey: es la de los ex-
tranjeros. El derecho a estas sucesiones se llama derecho de au-
bana (mafieria)). Y Fiore se expresa sobre el mismo tema con es-










REVISTA DE LA UNIVEBSIDAD DE BUENOS AIRES


tas palabras: Essendo gli stranieri considerati fuori del diritto
comune, loro era tolta la facoltd di far testamento, e perci6 i beni
appartenenti allo straniero, che moriva in territorio estero, erano
dechiarati vacant e devoluti al Signore della Terra 6 al Fisco, con
exclusion anche degli eredi del sangue. Questa barbara usanza di
considerare gli stranieri come incapaci di succedere, noi la troviamo
consacrata nelle leggi e nelle capitolazioni dei barbari (i).
Justamente este rigor inhumane, contrario A la Moral y A la
Justicia en material de sucesiones, provoc6 la reacci6n de las es-
cuelas juridicas de estatutarios desde el siglo xii. Ellas promovie-
ron la movilizaci6n del derecho adherido al feudo, como el Arbol
y las piedras al suelo, exhumaron la clasificaci6n romana de las
relaciones juridicas en reales, personales y de forma, echando asi
las bases de la evoluci6n gradual de la libertad civildel hombre.
Desde luego, las sabias escuelas estatutarias alcanzan sucesi-
vamente en esta material seflaladas victorias sobre la soberania
territorial 6 feudal. Y fu6 la primera de ellas que la lex rei sit.
permitiera al extranjero hacer testamento, y recibir y transmitir
bienes mortis causa. Era la segunda, la limitaci6n de la lex rei si-
txe & predominar tnicamente en la transmisi6n de los bienes in-
muebles de la sucesi6n. Los bienes muebles fueron universalmente
arrancados A su imperio y sometidos A la ley personal, cuya f6r-
mula en el derecho positive era y es todavia 6sta: los bienes mue-
bles son regidos por la ley del domicilio del de cujus y no por la
lex situs.
La influencia del feudalismo en la political y en el derecho pri-
vado no ha desaparecido y corremos, sin embargo, el siglo xx,
despu6s del de las "luces,. No sorprende, por eso que al comenzar
el tltimo, en 1804, lucharan todavia las escuelas juridicas euro-
peas de various siglos, al proyectar el c6digo Napole6n, mante-
niendo el regimen feudal en su forma intransigente 6 injusta, en
material de sucesiones. La lex rei site fue conservada en sus dis-
posiciones sin atenuaci6n. Las escuelas estatutarias habian soste-
nido un debate A trav6s de various siglos, sobre si las sucesiones
estaban sometidas al derecho real 6 al derecho personal. En otros
t6rmiios, el problema se planteaba tambidn asi: el regimen de la
sucesi6n, Ldebe ser regido por la lex rei sits 6 por la ley del do-


(i) FIORE, Diritto Internazionale Private, I, 21 edici6n de 1902, Torino.










EL REGIMEN DE SUCESION


micilio del de cujus? Cuando una persona fallecia dejando bienes
en diversos paises 6 en un mismo pais, en regions sometidas A
leyes civiles diferentes, 4habsia una sola sucesi6n, abierta y liqui-
dada en su uiltimo domicilio y con arreglo A la ley de 6ste, 6 se for-
marian tantas sucesiones, cuantos grupos de bienes existieran en
la jurisdicci6n de otras tantas leyes? Y, de una manera mAs sim-
ple: el sistema de la sucesi6n, seria el de la Uuidad 6 el de la
Pluralidad?
6digo Napole6n adopt6 el sistema de la lex rei site, es
decir, el de la Pluralidad, sin otra atenuaci6n de su rigor feudal,
que la reciprocidad diplomAtica. He aqui los t6rminos en que ex-
ponen esta evoluci6n del derecho francs, dos profesores de noto-
riedad europea, Surville et Arthuys, en su profundo y conciso
Cours de Droit International Privd (1900):
((En el moment en que la Feudalidad estaba en su apogeo,
todas las leyes eran reales. Cada una de ellas, duefia absolute de
) su territorio, veia espirar su imperio mas allA de la frontera.
x Despu6s las relaciones se establecieron poco A poco entire las ju-
) risdicciones sometidas a las coutumes, y se vi6 introducir la idea
, de la personalidad en ciertas leyes. Entonces fuW reconocida en
) principio esta personalidad y no sin dificultades, para las leyes
) que rigen el estado y la capacidad. L6gicamente hubiera sido
a necesario ir mAs lejos y agregar las leyes de sucesi6n. Pero este
) progress era por entonces irrealizable, desde que las doctrinas
feudales estaban principalmente basadas en la repartici6n de los
) inmuebles. Se comprende, pues, dada esta situaci6n social, que
a cada coutume fuera proclamada soberana en cuanto se referia a
Sreglamentar aquella repartici6n.
) Bajo el imperio del C6digo Civil, tal cual fu6 proclamado y
qued6 en vigor hasta 1819, la cuesti6n de saber que ley era apli-
cable d la sucesidn dejada en Francia por un extranjero, no pre-
) sentaba sino un interns prActico secundario. Es cierto que el de-
recho de mafleria estaba abolido ya: pero si los extranjeros po-
dian dejar sucesores en Francia, los articulos 726 y 911 no les
n reconocia, bajo la reserve del principio de la reciprocidad diplo-
matica (art. 11) el derecho de recibir bienes por sucesi6n, testa-
mento 6 donaci6n. El Estado francs, que no quedaba eliminado
) de la sucesi6n sino cuando el extranjero dejaba parientes fran-
ceses, recibia, A falta de ellos, la herencia declarada vacant.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Resultaba naturalmente de esto que la adquisici6n de bienes in-
) teresaba muy poco A los extranjeros, pues no se preocupaban de
) dejar de heredero al Estado frances. Se mantuvieron alejados de
nuestro pais y el comercio y la industrial recibieron un lamentable
contragolpe. Este fu6 el motivo de un cambio legislative (1).
n (Nim. 339 y 340, pAgs. 362 y 363).
Tal es la doctrine feudal de la lex rei site; tales son sus con-
secuencias. Tal es tambi6n la soluci6n de un fallo de primera
instancia, repugnante A la constituci6n argentina y A sus leyes
civiles, que establecen la igualdad perfect entire nacionales
y extranjeros. La political international, que en material de su-
cesi6n de extranjeros fallecidos fuera de la Reptiblica, aceptara
aquel fallo, seria de despoblaci6n y de retraimiento del capital y
del comercio. Veremos tambi6n que ni las naciones mAs conser-
vadoras de Europa la sostienen.
Breve fue, en efecto, la experiencia francesa del regimen feu-
dal incorporado al C6digo de 1804. Los mis altos intereses del Es-
tado y de la IIumanidad inspiraron la ley de reform de 14 de
Julio de 1819, que derog6 los articulos 726 y 912 del C6digo Civil,
equiparando A los extranjeros y a los nacionales para recibir bie-
nes raices A titulo gratuito, por sucesi6n, testamento 6 donaci6n.
En los fundamentos de esta ley, publicados en el Moniteur Uni-
versal, 1819, pAg. 605, se lee: ((Queremos borrar estas diferencias
a relatives A las sucesiones y A las transmisiones de los bienes, no
por un movimiento de generosidad, sino por cAlculo.n)
El articulo primero de la ley reconoce plenamente la capacidad
de los extranjeros para'suceder en los bienes inmuebles, con una
limitaci6n, la del art. 20, incorporada tambi6n al Codigo Civil ar-
gentino en el art. 3470. ((En el caso de una misma sucesi6n entire
> coherederos extranjeros y franceses, dice aquel texto, 6stos re-
cibirAn de los bienes situados en Francia una porcidn igual al
valor de los bienes situados en pals extranjero, de que hayan
sido excluidos, por cualquier titulo, ep virtud de las leyes 6 cos-
tumbres locales.))
La jurisprudencia francesa y la legislaci6n europea posterior,
han consumado la evoluci6n definitive hacia la personalidad del


(1) Se dicl,6 la ley de 14 de Julio de 1819 de que tralard mis adelante, que permitia A los ex-
tranjeros recibir por sucesi6n, testamento 6 donaci6n.










EL REGIMEN DE SUCESION


derecho de sucesi6n en el decurso del siglo pasado. La sucesidn
afecta principalmente los derechos de la familiar y en segundo t6r-
mino el regimen de los bienes. Consecuencia es esta del principio
indiscutible de filosofia political, segun el cual el hombre es el
primer sujeto del derecho, y el de las cosas y de las formas son
6rganos del primero. Por consiguiente, debe predominar en la su-
cesi6n el derecho personal sobre el real, es decir, el estatuto de
las personas (del domicilio 6 de la nacionalidad) sobre el estatuto
de las cosas, lex rei site, con las limitaciones necesarias para la
conservaci6n del Estado, agent A su vez del hombre, desti-
nado A asegurar su bienestar y el cumplimiento de su misiOn so-
cial.
Estas doctrinas concluyeron con el sistema medioeval y del
C6digo Napole6n, y encaminaron las leyes y la jurisprudencia en
el sentido de que la regla feudal lex rei sila y su formula en el
procedimiento de sucesiones, quot sunt bona diversis territories
obnoxia, totidem patrimonia intelliguntur, no deben ser aplicadas
ya sino por excepci6n, como limited de orden pilblico, al principio
de la personalidad del derecho sucesorio. Y es notable la circuns-
tancia de que son los paises mns conservadores de las tradiciones
feudales, y donde la condici6n juridica del extranjero es restrin-
gida, los primeros que han consumado en esta material la evolu-
cion hacia la libertad civil, conciliando la supremacia del derecho
del hombre con la necesidad nacida de aquella misma, de conser-
var la organizaci6n del Estado.



Ill


c(El sistema de la personalidad de las leyes de sucesi6n (nacio-
nalidad 6 domicilio), dice el eminente Weiss, no es una simple
v concepci6n te6rica. La han acogido numerosas legislaciones; la
n encontramos expresamente consagrada en la ley italiana (Codigo
n Civil, art. 8), en el C6digo espafiol de 1889 (art. 10), en el C6digo
Civil del canton de Zurich de 1887 (art. 40), en el C6digo Civil del
n cant6n de los Grisones de 1862 (art. 10), en el de Soleure de 1841
) (art. 80), en las costumbres que gobiernan la Tunesia, en el C6-
) digo Civil japonds (art. 40), en el de Grecia (art. 50) y de Colom-










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


, bia (art. 1012). El nuevo C6digo del imperio alemAn se conforma
) en este punto al sistema de acuerdo con una prActica de largo
) tiempo establecida; la ley suiza de 25 de Junio de 1901, la juris-
i prudencia de Servia, de Saint Marin y del Brasil. El proyecto de
a C6digo Civil belga no le es menos favorable. En fin, el Instituto
a de Derecho Internacional y la Conferencia de La Haya le han
n dado la alta sanci5n de sus sufragios, (1).
El professor frances ha olvidado el C6d. Civil de la Republica
Argentina, adoptado por el Paraguay, que antes que todos los men-
cionados, con excepci6n de los suizos y al mismo tiempo que el
de Italia (1864-1871), legisl6 la teoria de la personalidad del dere-
cho; y cuyo autor tiene titulos A ser honrado entire los precurso-
res gloriosos de la evoluci6n de las instituciones privadas del
Feudalismo hacia la Libertad, aceptada mas tarde y recientemente
por aquellas legislaciones.
Los principios del C6digo Civil Argentino, en efecto, sobre su-
cesiones, son los mismos proclamados en 1880, como desideratum
universal, por el Instituto de Derecho Internacional reunido en
Oxford, aceptando la ley national en primer t6rmino, en vez de la
nuestra del domicilio. He aqui su regla: (Las sucesiones A la uni-
) versalidad de un patrimonio en cuanto A la determinaci6n de las
, personas sucesibles (C6digo Civil Argentino, art. 3283) A la ex-
, tension 6 cuota de la porci6n disponible 6 de la reserve a la va-
,lidez intrinseca de las disposiciones de ultima voluntad, son
regidas por la ley del Estado al cual pertenecia el difunto 6
subsidiariamente por las leyes de su domicilio, cualquiera que
a sea la naturaleza de los bienes y el lugar de su situaci6na.
La Conferencia de la Haya sancion6 en 1900 un extenso pro-
yecto de ley universal de la material, del cual traduzco various ar-
ticulos:
((Articulo 1.0 Las sucesiones estAn sometidas A la ley national
, del difunto cualquiera que sea la naturaleza de los bienes y el lu-
g gar de su situacidn.
( Articulo 2.0 La capacidad para disponer por testamento 6 por
, donaci6n mortis causa es regida por la ley national del causante.
) (C6d. Civ. Arg., art. 3611 por el domicilio).
Articulo 5. La capacidad de los sucesores, de los legatarios y

(i) WEIss, obr. cit. IV. 525 y 526.










EL REGIMEN DE SUCESION


donatarios, es regida por su ley national. (C6d. Civil Arg., ar-
ticulo 3286 por el domicilio).
) Articulo 7.0 No obstante lo dispuesto en los articulos prece-
dentes, la ley national del difunto no sera aplicada cuando
a pueda afectar, en el pais donde debe tener lugar la aplicacidn, sea
Sa las leyes imperativas, sea A las leyes prohibitivas que consa-
gran 6 garantizan un derecho 6 un interns social declarados por
una disposici6n expresa aplicable a las sucesiones, a las dona-
) cones mortis causa y a los testamentos extracjeros.)) (C6d. Civil
Arg., articulos 3595 A 3598 de la legitima).
Estos articulos reasumen la letra y el espiritu de los c6digos
modernos, y honran A uno de los primeros en consagrar la evolu-
ci6n, al C6digo Civil argentino, con la diferencia seflalada del sis-
tema de la ley personal. La reserve razonable del articulo 3598,
es el limited antes recordado de la doctrine de la personalidad del
derecho, sostenida por Savigny y por V6lez-Sarsfield sobre la apli-
caci6n de las leyes extranjeras, que comentar6 en breve.



IV


Tal es la tendencia humana, tal la evoluci6n de la ciencia juri-
dica y el estado actual de las legislaciones en lo que se refiere al
derecho de sucesi6n. AlgAn fallo argentino () desconoce antece-
dentes y hechos de tanta transcendencia, repudia el honor que A
nuestro pais y A su legislaci6n cabe en el progress juridico, des-
dena las inspiraciones de la Constituci6n obligatorias en primer
termino para los que preparan como para los que aplican las le-
yes, deshereda a un extranjero en nombre de los sistemas crueles
y desp6ticos del Feudalismo y de la Mafieria, para entregar los
bienes al Estado, y atribuye a las instituciones political y civiles
de la Repdiblica un intransigente exclusivismo en la aplicaci6n de
la lex rei site, que no se atreven ya A sostener los mismos reinos
6 imperios de tradici6n feudal. ,ResultarAn mis liberalmente tra-
tados los extranjeros en Alemania, en Francia, en Italia, en Ho-
landa, en Suiza, en Espafia, en Austria-Ungria... que en la Repui-


(1) Bulletin Argentin de Droil International Prive, 11, 85.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


blica Argentina? Dichas naciones someten la sucesi6n de un
argentino A la ley personal de 6ste, que para ellas es nuestro C6-
digo Civil, y no obstante lo celosas que son en puntos de sobera-
nia territorial, no se sienten humilladas por la liberalidad que nos
acuerdan y les negaria la Justicia national, si el fallo apelado fuera
confirmado.



REGIMEN DE LA SUCESION INTERNATIONAL EN EL CODIGO CIVIL ARGENTINO



I


Algunos juristas argentinos se apoyan frecuentemente en el
derecho frances, para interpreter nuestros textos legales de Dere-
cho Internacional Privado. Las leyes argentinas derivan de una
constituci6n que admite la igualdad civil entire nacionales y ex-
tranjeros, sin reserves.
Francia aplica el principio limitadamente, porque los derechos
privados del hombre estAn en ellos divididos en civiles y natura-
les. Son los primeros aquellos cuyo goce ha sido atribuido exclu-
sivamente por la ley A los ciudadanos franceses: cives. La division
es un resabio del derecho quiritario 6 de privilegio de los roma-
nos. Los extranjeros pueden invocar en Francia el goce de los de-
rechos naturales, por razones de Derecho de Gentes; pero no go-
zan de los derechos civiles, sino en virtud de la reciprocidad di-
plomdtica 6 sea de convenciones que aseguren A los franceses en
sus paises el mismo tratamiento que ellos pretenden en Francia
(art. 11 del C6d. Civil). Para esta naci6n, pues, el Derecho Inter-
nacional Privado, esta fundado cn la teoria utilitaria de la reci-
procidad y se aplica limitadamente. Tal fundamento es desechado
por Savigny y por su escuela, de influencia universal, porque es
contrario d la Justicia. Lo repudiaron al mismo tiempo el ilustre
Mancini, inspirador del C6digo Civil de Italia, y V6lez-Sarsfield
en su obra. No parece, pues, acertado buscar el comentario del
C6digo Civil Argentino en fuentes de que 6l se ha apartado bajo
las inspiraciones de Savigny.
No obstante el carActer limitado del concept frances sobre la










EL REGIMEN DE SUCES16N


extraterritorialidad de la ley, su jurisprudencia ha ampliado sa-
biamente la aplicacion del derecho extranjero. Y ella, como los
c6digos posteriores que legislan la personalidad del derecho de su-
cesiones, mantiene ya sin vacilaci6n que la capacidad del de cujus
y la del heredero, en las intestadas, esta sometida Ala ley personal
de cada uno, sino es comdn. El tribunal federal de Suiza dict6 el
16 de Enero de 1886, una sentencia que afianza las soluciones li-
berales modernas del Derecho Internacional Privado. La ley del
cant6n de Vaud no admite la adopci6n en su sistema orgAnico de
la familiar. Sin embargo, la alta Corte mand6 entregar A una hija
adoptive, domiciliada eu el cant6n de Ginebra, bienes inmuebles
situados en Vaud, de acuerdo con la ley personal de la heredera,
que no lo era por la sangre.
Esta soluci6n es hoy regla de jurisprudencia europea. Debe
serlo tambidn en la Republica Argentina. En efecto, el C6digo Ci-
vil asi lo dispone respect de los bienes inmuebles.
Los arts. 6 y 7 dan la regla general de la capacidad. Algunos
critics han observado estos articulos con el criterio realista y
del derecho local. Pero ellos contienen soluciones absolutamente
de Derecho Internacional Privado, asi aplicable inter provincias
semi-soberanas, como inter naciones. Por consiguiente, para do-
minar toda la trascendenciajuridica, social y political de aquellos
dos articulos, es necesario conocer a fondo los sistemas adversos
del Privado.
Se ha preguntado: ia que capacidad se refieren los arts. 6 y 7?
En todos los tiempos, desde el pretor peregrinii hasta el C6-
digo Napole6n, y desde 6ste hasta el alemAn reciente, la capaci-
dad juridica y la incapacidad de obrar, fueron regidas por la ley
personal.
Los legistas que se han confundido al interpreter los arts. 6
y 7, pueden abonar en su descargo, hasta cierto punto, un grave
e inadvertido error de la nota A los arts. 6, 7 y 8. Y digo hasta
cierto punto, porque no habrian incurrido en cl error si hubieran
ahondado la investigaci6n del Privado. La nota mencionada es
simplemente traducci6n de una pdgina del proyecto del C6digo
Civil para el Brasil, escrita por el sabio fil6sofo y jurista Freitas
(tom. I, pAg. 30). La traducci6n de la nota argentina contiene va-
rias incorrecciones graves, y entire ellas, 6sta: ((El Domicilio y no
) la Nacionalidad determine el asiento juridico de las personas,










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


para saber que leyes rigen su capacidad de derecho., La frase
final es simplemente un disparate. El original de Freitas dice:
((Para que se saiba quaes as leis civis que regem d sua capacidade
, ou incapacidade.n He ahi como un lapsus calami ha perturbado
la genuina interpretaci6n y aplicaci6n de estos articulos del
C6digo.


II


Es, por consiguiente, indiscutible que la capacidad estA regida
en la Republica Argentina por la ley del domicilio de las perso-
nas, asf en el derecho personal abstract, como en su relaci6n con
el derecho de las obligaciones y de los bienes, inclusive los in-
muebles. El articulo 8 se refiere A las obligaciones y declara que
(los actos, los contratos hechos y los derechos adquiridos fuera
del lugar del domicilio de la persona, no tendrAn ejecuci6n en
a la Repiblica, respect de los bienes situados en el territorio, si no
son conformes A las leyes delpais que reglan la capacidad, etc.)
El articulo comprende l6gicamente los bienes inmuebles. El 10 lo
confirm y agrega que (los bienes races situados en la Repfiblica
a son exclusivamente regidos por las leyes del pais respect A....
la capacidad de adquirirlosn. Esta frase, tomada del n.o 430. pa-
gina 599 de Story (8.a edici6n, Boston, 1883) contiene otro error
to the capacity of persons to take or transfer real estate.
La traducci6n correct es esta: ((Capacidad para adquirir. Pri-
meramente en relaci6n A la capacidad de las personas para ad-
Squirir 6 transferir bienes inmuebles ). La traducci6n de to por de
en vez de para, ha originado otras interpretaciones equivocadas
respect del texto. Se nos habla asi de capacidad de los bienes
para ser adquiridos, lo cual es lenguaje inadmisible en esta rama
de la ciencia, porque la capacidad es en ella atributo de la per-
sona. Los bienes no son capaces, sino susceptibles de ser adqui-
ridos.
CuAl es la capacidad exigida por la ley argentina, lex rei site,
para contraer obligaciones 6 adquirir derechos, sobre inmuebles
situados en la Rep6blica, de acuerdo con la exigencia de los ar-
ticulos 8 y 10? La de veintidos aflos de edad (articulo 126), la de










EL REGIMEN DE SUCESION


los ascendientes (articulos 3286 y 3594), la de los c6nyuges (ar-
ticulos 3286 y 3595), la de los hijos legitimos (articulos 3286 y
3593), la de los hijos naturales (articulos 3586 y 3596).
La capacidad de estos herederos es determinada por la ley
del domicilio de las personas. Por consiguiente, la lex rei sitaw
en este punto, ordena que la capacidad sea la del domicilio (ar-
ticulos 6 y 7) con las excepciones de hecho que se explican mAs
adelante.
El art. 7.0, dice: ((La capacidad 6 incapacidad de las personas
adomiciliadas fuera del territorio de la Reptiblica, sean nacio-
nales 6 extranjeras, serA juzgada por las leyes de su respective
> domicilio, aun cuando se trate de actos ejecutados 6 de bienes exis-
) tentes en la RepAblican.
Esto es concluyente. Un francs adquiere bienes raices en la
Republica validamente, del punto de vista de la capacidad, aun-
que no haya residido en ella un dia, si es capaz segtin la ley
extranjera de su domicilio. Asi lo manda la lex rei site, que
es el articulo 7.0 del C6digo Civil Argentino, a cuya capacidad
aluden sus derivados 8.0 y 10, al tratar respectivamente de las
personas, de los actos y de los bienes, sometidos A una ley unica
de capacidad.
El C6digo argentino ha tomado de Story ]a doctrine que su
redacci6n formula; pero ha rechazado las consecuencias A que
llega Story en el pArrafo 430. En efecto, lease atentamente di-
cho parrafo y se advertirA que se refiere al derecho ingles que,
cuando 1l escribid en 1830, prohibia d los extranjeros adquirir
bienes raices en Inglaterra. He aqui las propias palabras de
Story:
((It may be laid as a general principle of the commom law, that
a party most have a capacity to take according to the law of the
a situs; otherwise he will be excluded from all ownership. Thus if
a the laws of the country exclude aliens from holding lands, either
, by succesi6n or by purchase, or by devise, such d tittle becomes
a wholly inoperative as to them, whatever may be the law of the place
) of their domicile a.
Lo cual quiere decir que se aplicarA la ley del domicilio cuando
la ley local no lo prohibe expresamente, en cuyo caso la lex situs
prevalecerA. Asi se deduce de la nota que el mismo Story describe
al pie del pArrafo precedent (pag. 600, nota a) donde afiade: ((El
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO IV 2










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


St6pico sobre la capacidad para adquirir ha sido tratado comple-
Stamente en el capitulo 4. y en sus notas).
He aqui las conclusions a que llega Story respect de la capa-
cidad de los extranjeros para adquirir inmuebles fuera del domi-
cilio, en dicha pAgina:
((En otras palabras, establezcamos el caso en la verdadera
Sforma, como, en efecto, ocurre frecuentemente en los tribunales
, de Inglaterra en los pleitos antes mencionados; el caso de un
Shijo ilegitimo, nacido en Escocia, cuyos padres contrajeron ma-
, trimonio alli despues, y habiendo fallecido, dejaron tierras en
Inglaterra: iTendrA titulo tal hijo para heredar tierras como he-
, redero legal, segAn las leyes de Inglaterra?,
(( Ya hemos visto como ha sido resuelta la cuesti6n por las
,,Cortes inglesas (pag. 122, n.O 93, h.) Inheritance of lands, as
n affected by the Legitimation.
Story, en otra nota, se refiere al p&rrafo 87 a, donde coment6
los falls que cita, y en esa pagina dice:
( 87 A. Todavia mas: la ley de las naciones extranjeras en cuan-
B to d legitimacidn es respetada en Inglaterra con tal extension,
que una persona ilegitima por la ley de su domicilio de nacimiento
serd considerada ilegitima en Inglaterra. Asi la CAmara de los
, Lores ha decidido, como doctrine general, que los tribunales del
pais en que la tierra existe, en una cuestidn relative d la herencia
. de esas tierras, deben gobernarse respect d la cuestidn de legiti-
, macidn, no por la ley del pais donde estdn ubicadas las tierras,
, sino por la ley del pals donde el casamiento tuvo lugar y na-
,, ci el niho; y si no es HEREDERO LEGiTIMO por aquella ley ex-
, tranjera, su reclamo de la herencia, debe ser rechazado. La con-
, clusi6n natural de esta doctrine, es que, si era heredero legitimo
p por aquella ley extranjera, su reclamo de la herencia debe ser fir-
, memente mantenido, (pag. 113, obra citada).
En el pArrafo 93 h, Story funda esta soluci6n inglesa en la au-
toridad de los juristas extranjeros, y dice:
(( Es claro que de acuerdo con todo lo dicho, y ciertamente es-
n ta establecido en sus declaraciones positivas, que aquellos.ju-
n ristas extranjeros ya mencionados, que sostienen la doctrine
) general de la universalidad de la regla, de que la capacidad y la
) incapacidad dependent de la ley del domicitio y que se aplica igual-
mente d la propiedad mueble y d la propiedad inmueble situadas










EL REGIMEN DE SUCESION


en paises extranjeros, sostendrAn la misma regla tratandose de
legitimidad 6 ilegitimidad, (pag. 122).
En el pArrafo 93 s, discute Story los efectos de la legitimaci6n
y de la adopci6n sobre los bienes inmuebles y en la nota (A),
agrega:
( Cuando una persona reclama un derecho de sucesidn d la pro-
x piedad, con una calidad adquirida. bajo una ley extranjera, ES
) NECESARIO COMPROBAR QUE LA CALIDAD ASi ADQUIRIDA, NO ES NOMINAL,
a sino que comporta la realizaci6n del hecho que le da el titulo, de
) acuerdo con la ley que gobierna la sucesidn. No tiene en cuenta
n si la propiedad es mueble 6 inmueble............. .......
................ Pero el derecho de sucesi6n puede ser reclama-
) do por una persona cuyo STATUS es gobernado por la ley de una
n nacidn extranjera y por dicha ley debe tener el STATUS DE HIJO,
aunque no haya nacido durante matrimonio. Puede haber sido
legitimado por matrimonio subsiguiente de los padres 6 por acto
legislative sin dicho matrimonio, 6 puede haber sido adoptado
como hijo de una persona no emparentada con el por la sangre
) (pags. 142 y 143).)
He ahi cuan equivocada y violent es la interpretaci6n dada
al pArrafo 430 de Story, correlacionado por 61 mismo con los an-
teriores y que establece simplemente un PRINCIPIO GENERAL sobre
capacidad-el de la ley del domicilio-con el LiMITE del orden pu-
blico, es decir, de la prohibici6n de la ley local de que los extran-
eros adquieran bienes raices.




III


En consecuencia, una ley extranjera de capacidad, es aplicable
A los bienes raices situados en la Reptiblica. Un domiciliado en
ella solamente puede adquirirlos por si cuando ha cumplido 22
afos. Un domiciliado en Suiza podria adquirirlos a los 20 aflos y
los domiciliados en Alemania, Italia, Francia, Inglaterra, Estados
Unidos, etc., A los 21 afios. Estas edades dan alli al alieni juris el
carActer de sui juris, es decir, la capacidad necesaria para adqui-
rir (to take de Story). Asi lo dispone la lex rei site entire nosotros.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


IV


El doctor Alcorta, professor de la material en nuestra Facultad,
ha intervenido con claridad y acierto en el debate originado por
la interpretaci6n de los articulos 6, 7, 8 y 10. He aqui su conclu-
si6n, A mi juicio irrefutable y definitive:
((Supongamos un ejemplo para mayor claridad del caso. Una
) persona con domicilio en Espana, celebra un contrato en el Es-
) tado Oriental y dste debe ejecutarse sobre bienes situados en la
) Republica. ZCuales son las leyes que rigen la relaci6n de dere-
cho? Las leyes de Espania sobre la capacidad, porque esa es la
ley del domicilio; las del Estado Oriental respect del contrato
n en si mismo, porque alli es donde se ha verificado. Pero si la
n capacidad se hubiera ajustado a la ley del Estado Oriental, 4se
) podria ejecutar el contrato sobre bienes existentes en la Re-
p pilblica? No, porque segfin las leyes de dsta, la ley que rige la
n capacidad es la del domicilio, y no habiendose observado la de
Espana, no se ha observado dicha ley.) (Curso de Derecho In-
ternacional Privado, I, 268.) Y en la pAgina 273, armonizando
cientifica 6 irrefutablemente los articulos 6 y 7 con el 10, concluye
asi su demostraci6n: (Sin embargo, nos inclinamos A career que,
A) pesar de los terminos usados por el articulo 10, la capacidad
) para disponer de los bienes raices debe regirse por la ley del do-
n micilio, de acuerdo con los articulos 6 y 7. Fundamos esta opi-
ni6n en que los articulos 6 y 7 legislan sobre la capacidad de las
) personas, cualquiera que sea la situaci6n de los bienes, y la nota
n explicativa, afirmando que esa disposici6n no esta en contra-
n dicci6n con el articulo 10. Dice que iste se refiere al regimen de
) los bienes d de los derechos reales que los afectan, y 6stos nada
n tienen que hacer con la capacidad... En que s6lo asi pueden con-
cordar otras disposiciones del C6digo, y entire ellas las del articu-
) lo 3286 y lo expuesto en las notas A los articulos 3283 y 3598,
asi como tener una explicacion satisfactoria el fundamento que
7 se busca casi siempre en las doctrinas de Savigny.B
Efectivamente, el C6digo Civil ensefa en sus notas A los articu-
los 6, 7, 10, 3286, y siempre que dispone sobre la capacidad, que
su fuente de inspiraciones es Savigny. Este eminente autor hace










EL REGIMEN DE SUCESION 21

una distinci6n, profundamente cientifica, entire la capacidad para
adquirir bienes raices y el regimen de los bienes y de los derechos
reales, que el doctor Velez Sarsfield recuerda en la nota al art. 6,
el doctor Alcorta reproduce en el lugar citado y ha sido olvidada
en el fallo apelado. Acudamos A Savigny, es decir, A la fuente
misma de los articulos comentados. En su precioso studio titu-
lado Imperio de las reglas del Derecho sobre las relaciones juri-
dicas (tomo 80 de la traducci6n castellana de la celebrada obra
Sistema del Derecho Romano Actual), pAgina 297 y siguientes,
se lee:
((Este derecho consiste en la transmisi6n del derecho del di-
i) funto A otras personas, lo cual constitute una extension del po-
) der y de la voluntad del hombre mAs alli del t6rmino de la vida;
x y esta voluntad continia obrAndose unas veces expresa, (suce-
n si6n testamentaria), otras veces tAcita (sucesi6n abintestato).
) Esta relaci6n se refiere inmedialamente A la persona del difunto,
n como se ha visto mAs arriba respect i la capacidad de derecho
, (pArrafo 362), y se verA mAs adelante respect A la familiar. Si
n esta exposici6n se hall conforme con la naturaleza de las co-
) sas, debemos decir que en general el derecho de sucesi6n se re-
gula segdn el derecho local del domicilio que tenia el difunto en
) el memento de su muerte. Para reproducir aqui los terminos
a tecnicos antes explicados, diremos que las leyes sobre el dere-
cho de sucesi6n pertenecen A los estatutos personales; pues tie-
nen por objeto la persona (principaliter), y s6lo se ocupan de los
bienes accesoriamente.))
((He aqui, ademAs, otras consideraciones que vienen A confir-
) mar la verdad de esta doctrine. No siendo el domicilio del di-
funto donde reside el derecho local, s6lo nos queda el lugar
donde estAn situados los bienes, es decir, la sucesi6n, en cuyo
) caso se aplicaria la lex rei site. Pero, 4 d6nde se coloca este lu-
) gar? El patrimonio, como unidad considerado, es un objeto
x ideal de un contenido enteramente indeterminado; puede com-
, ponerse de propiedades, de derechos A cosas particulares, de
a cr6ditos y de deudas, estos dos ultimos de una existencia invi-
n sible. Asi, este patrimonio se encuentra en todas y en ninguna
) parte, y, por consiguiente, no podria asignarsele un locus rei
site. Considerar como tal el lugar en que estA situada la mayor
) parte de los bienes, seria un expediente enteramente arbitrario,











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


porque esta idea nada tiene de precisa, y ademAs la menor part
de los bienes merece ser tomada en cuenta tanto como la mayor.
,x Si abandonamos este expediente, s6lo nos resta colocar la suce-
si6n en todas las parties donde se encuentre cada uno de los
bienes que la componen. Pero cuando estos bienes se hallan di-
seminados en diferentes lugares, tendriamos que admitir varias
sucesiones independientes unas de otras, que pudieran estar so-
metidas A leyes diferentes, sin contar con que dicho medio seria
aplicable solamente A una parte de la sucesi6n (los derechos rea-
les), y nada decide respect A la otra parte (las obligaciones).
Se ve, pues, que este sistema no descansa en nada verdadero,
) ni real, sino en una simple apariencia.))
Savigny y sus discipulos americanos Freitas y VYlez-Sarfield,
rechazaron, pues, de una manera expresa el sistema de la lex rei
sita, sin atenuaciones, que ahora se pretend rehabilitar judicial-
mente. Wachter y Shaffner, los dos c6lebres autores alemanes de
Privado, que han hecho escuela con Savigny, adhieren A la dis-
tinci6n entire capacidad y regimen de los bienes. Wachter la explica
con claridad en estos tdrminos: (Por las leyes sobre sucesiones
no procura el Estado arreglar la suerte de las cosas (bienes), sino
de los sujetos (personas); por consiguiente se hacen para los
que pertenecen al Estado (los habitantes del mismo). Es decir,
con otros t6rminos que las leyes sobre la sucesi6n se conside-
) ran como estatutos personales, no son estatutos reales.)) (Uber
die Collisi6n der Privagezetze, II, 192, 198). Tal es, por otra par-
te, la jurisprudencia alemana, pues, el mismo Savigny describe la
reacci6n contra el Feudalismo en la pAgina 302, de la obra citada,
diciendo:
((Por filtimo, la opinion que adopto y que lo hace defender
) todo del domicilio es, desde el siglo xvm, cada vez mIs general-
) mente admitida, principalmente en Alemania, donde antes lo era
s6lo para la sucesi6n ab intestato. Tiene por partidarios no sola-
x mente a los romanistas, como podria inducirse de la sucesi6n
) universal, sino A los germanistas que, por un just sentimiento
de la necesidad prActica, la han adoptado tambien. Y la juris-
) prudencia de los tribunales superiores la ha consagrado con sus
a decisionss.










EL REGIMEN DE SUCESION


V


Pero Savigny no es absolute en su sistema y reconoce la nece-
sidad de las limitaciones de orden piblico, cuando trata de la
muerte civil, de la heregia y de otras incapacidades juridicas.
(Ubr. y tomo cit. pag. 309).
La diferencia entire el derecho que rige la capacidad y el que
se aplica al regimen de los bienes, parecerA a0n mis clara ilus-
trando el punto con ejemplos.
Cierta persona, capaz segfin la ley de su domicilio para adqui-
rir, compra un derecho de superficie 6 de enfiteusis, sobre inmue-
bles situados en la Repiblica Argentina. Ambos derechos estdn
incluidos el el regimen de los bienes del pais de la celebraci6n del
contrato; pero los ha eliminado el C6digo Civil Argentino, la lex
rei sita. La capacidad no bastarA para ejecutar el contrato, desde
que el concept de orden puiblico, en cuanto al regimen de los bie-
nes, la limita en este caso.
Al contrario; una persona domiciliada fuera de la Repiblica,
hereda A un extranjero, en un grado no admitdo en la organiza-
ci6n de la familiar argentina. Declarada heredera aquella persona
por el juez de su domicilio, tiene el titulo exigido por el articulo
10 para recibir los bienes raices situados en la Repfblica, porque
la ley del pais dispone que el titulo 6 capacidad para adquirir el
dominio mortis causa, sea regido por la ley del domicilio del here-
dero. Y en este caso la lex rei sita aplicable al pleito es el articulo
10, que exige la capacidad 6 titulo de la ley local, los articulos 6,
7 y 8 que definen las condiciones de dicha ley local en general, y
finalmente, el articulo 3286 confirmatorio de los anteriores, en el
caso especial de la adquisici6n de bienes por sucesi6n. Dice en
efecto: ((La capacidad para suceder es regida por la ley del domi-
) cilio de la persona al tiempo de la muerte del autor de la sucesi6n,
palabras de Savigny, en la obra citada, pdgina 308. El codificador
dirige al lector en su nota A aquel articulo a la fuente alemana y
al articulo 7 del C6digo.
Puede, sin embargo, presentarse el caso sucesorio en forma tal
que la soluci6n precedent sea inaplicable. Ello sucederia si la
entrega de los bienes raices al heredero domiciliado fuera de la










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Reptblica, en virtud de juicio posesorio abierto y de titulo decla-
rado en el extranjero, perjudicara A herederos, nacionales 6 ex-
tranjeros, domiciliados en este pais, desheredandoles 6 disminu-
yendo su haber sobre los bienes existentes en la RepAblica. Estos
herederos podrian iniciar un nuevo juicio sucesorio para probar
6 defender su titulo A dichos bienes en virtud del articulo 10.
LCuAles son estas leyes rei site? Desde luego los articulos del
capitulo del C6digo Civil sobre el orden de suceder, el art. 3598
que prohibe al causante disminuir las legitimas y el art. 3470, que
ordena la compensaci6n de las mismas.
La Teoria de esta limitaci6n de la capacidad para suceder en
virtud de la ley extranjera, estA expresamente incluida en el ar-
ticulo 3591 del C6digo Civil. H6 aqui su texto: ((La capacidad del
testador para hacer sus disposiciones testamentarias respect de
su patrimonio, sdlo se extiende hasta la concurrencia de la por-
ci6n legitima que la ley asigna A sus herederos).
Y en la sucesi6n ab intestato la limitaci6n de la voluntad del
de cujus surge de los articulos siguientes que fijan las legitimas.
VWase como el sistema de Savigny, codificado por primera vez
en la Repiblica Argentina, es flexible y se ajusta A la regla funda-
mental del eminente jurisconsulto, segfin la cual debe aplicarse A
cada relaci6n de derecho la ley que mAs cuadre & su esencia. Por
eso en el ejemplo anterior presentado bajo dos aspects, se aplica
en un caso los arts. 3283 y siguientes del C6digo, es decir, la uni-
dad, la personalidad del derecho de sucesidn, sin limits; y cuando
el orden pfblico expresamente lo exige, se observa los articulos
3598 y 3470, 6 sea la pluralidad de sucesiones, es decir, el limited
forzoso A la doctrine de la personalidad.



VI


Debo darme cuenta, ahora, en pocas palabras, de una preten-
dida contradicci6n entire las dos notas del C6digo Civil A los ar-
ticulos 3283 y 3598. La exposici6n que precede demuestra que no
existe tal contradicci6n. Acentuar6 los arguments simplemente
en seguida, analizando las notas.
La nota al art. 3283 expone las doctrinas de Savigny, que como










EL REGIMEN DE SUCESION


he demostrado fundan la personalidad del derecho de sucesi6n,
con el limile del orden piblico. El codificador argentino ha debido
tambi6n admitir la excepci6n 6 limitaci6n al incluir entire sus tex-
tos el que establece la unidad de la sucesi6n 6 la personalidad, de
su derecho. La nota explica que el articulo contiene el principio
general; y agrega que no es absolute, desde que el orden pdblico
puede hacer impossible su aplicaci6n en casos dados. Expresa esta
reserve en los terminos siguientes: (Puede liamarse una excepcidn
d ~ este principio general, lo que estd dispuesto respect d la trans-
misi6n de bienes raices que forman una parte del territorio del
Estado, y cuyo titulo debe siempre ser transferido de conformidad
fd las leyes de la Republican).
Se interpreta con violencia este texto, pretendiendo que esta-
blece la pluralidad absolute de las sucesiones; y que por lo tanto
esta en contradicci6n con los arts. 3283, 3284 y 3286. Pero si se
pesa el valor de las palabras y si se atiende a la posici6n que aquel
parrafo ocupa en la nota, se Ilega natural y l6gicamente la si-
guiente conclusion:
El primer pArrafo de la nota funda el principio general de la
unidad de la sucesi6n y de la jurisdicci6n del fltimo domicilio del
causante; y el segundo pArrafo, antes transcript, expresa la ex-
cepci6n al principio general 6 sea el limited del orden piblico a la
aplicaci6n del derecho extranjero.
,Cudl es la forma positive de la excepciin en la ley de sucesio-
nes al principio general del art. 3283? Responde aquella nota que
el titulo sucesorio debe ser conform d las leyes de la Republica, de
acuerdo con el art. 10. ,CuAles son estas leyes? El libro IV del C6-
digo Civil, que trata especialmente de las sucesiones y los articu-
los concordantes de otros libros. Por consiguiente, la calidad de
heredero, es decir, la capacidad para suceder 6 sea el titulo para
adquirir (to take) bienes raices por este concept, es seghn la ley
de la Repfblica, el declarado por la del domicilio de la persona al
tiempo de la muerte del causante (art. 3286 del C6digo Civil). Este
articulo confirm el principio general del 3283, y es la lex rei si-
te, que reconoce el titulo declarado por la jurisdicci6n de un pais
extranjero.
El limited 6 excepcidn al principio general (segunda part de la
nota al art. 3283), esta establecido, desde luego, en el tit. IX del
C6d. Civil, que trata del orden en las sucesiones intestadas. Despues










REVISTA 1E LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


de declarar la legitima que correspond A cada orden de herede-
ros, la ampara contra disminuciones hechas por el causante (ar-
ticulos 3591 y 3598) que concuerdan con el art. 3470, al proteger
la integridad de las legitimas.
Al fin del art. 3598 hay otra nota, que los critics, prescin-
diendo del criterio del Derecho Internacional Privado, ponen en
conflict irreductible con la del art. 3283. Esta, dicen, dispone la
unidad de la sucesi6n. La primera establece la pluralidad. No
existe, sin embargo, la colisi6n, y la nota al art. 3598 es el desa-
rrollo cientifico, el complement natural de la nota al art. 3283.
Acabo de demostrar que 6sta tiene dos parties: la que funda el
principio general de la unidad incorporado al articulo, y la que
establece la excepcidn y limitacidn del orden pilblico. Los articu-
los 3470, 3591 y 3598 son la formula positive de dicho limited 6
excepcidn, y se refieren & la necesidad de pagar inlegramente las
porciones legitimas de los herederos domiciliados en la Repilblica
sobre los bienes raices situados en ella.
L6ase atentamente dicha nota y se advertird que no trata del
sistema de la sucesidn en general, sino exclusivamente de las
porciones legitimas, como que a ellas alude el articulo anotado.
Por consiguiente, ella da el procedimiento para liquidar los bie-
nes pagando integramente las legitimas (arts. 3591, 3598 y 3470)
cuando exista conflict entire la legitima extranjera y la national.
En este caso el principio de la unidad del art. 3283 ya no es apli-
cable, porque ocurre el limited 6 excepcion a que se refiere su pro-
pia nota. El C6digo resuelve asi muy previsoramente un grave
conflict de leyes por una disposici6n expresa y excepcional.
Es el caso de todo conflict de Internacional Privado, en que
la aplicaci6n del Derecho y de los fallos extranjeros es limitada
por la necesidad de obedecer a disposiciones positivas de la ley
national, fundadas en altos motives de orden politico, econ6mico
6 social. Y en el caso especial de los arts. 3470. 3591 y 3598, se
prescinde del principio general de la unidad de la sucesi6n, para
acudir a la pluralidad de las sucesiones, como unico procedimien-
to que salva los derechos personales de los herederos perjudicados
en las legitimas 6 privadas de ellas.
En este caso, la pluralidad de las sucesiones no se funda en
principios feudales de soberania 6 de jurisdicci6n, como equivo-
cadamente se afirma, sino en el mismo concept cientifico de la











EL REGIMEN DE SUCESION


personalidad de la ley, segin la cual el hombre es el primer su-
jeto del derecho, y el de las cosas y la adquisici6n y transmisi6n
de 6stas, resultan efectos y consecuencias del derecho personal.
La legitima no es defendida en la pluralidad de sucesiones por
motivo del regimen de los bienes, sino por razones de derecho per-
sonal que aseguran el bienestar de los individuos y de la familiar.
Y es just, que una ley garantice el derecho de las personas domi-
ciliadas A su amparo, antes de satisfacer los reclamos de las per-
sonas domiciliadas en el extranjero.
Pero toda duda respect de la mente del autor de nuestro C6-
digo desaparece, cuando se lee el texto claro y categ6rico de la
nota al inciso 4.o del articulo 3284. El Codificador se expresa asi:
((Decimos tambi6n antes de la division de la herencia, pues si
(tlos herederos, procediendo A la division (1) de la herencia, han
((dejado indivisos algunos inmuebles, la acci6n ulterior para la di-
((visi6n 6 licitaci6n de estos inmuebles, NO SERA YA DE LA COMPETEN-
( CIA DE LOS JUECES DEL LUGAR EN QUE LA SUCESION SE ABRI6O (filtimo
domicilio del difunto). a(Ya no es el caso de la division de la he-
((rencia, sino de la division de una cosa comtn)). He ahi, pues, la
prueba definitive de que, seg6n el C6digo Civil Argentino, el juez
competent para abrir y dividir la sucesi6n NO ES EL DEL LUGAR DE
LA SITUACI6N DE LOS BIENES, sino el del iltimo domicilio del de
cujus. Asi debe ser interpretado el articulo 10, combinandolo con
los articulos 3283 y 3284, porque precisamente estos son la lex
rei site A que el 10 se refiere (2).




VI


Tal es la interpretaci6n cientifica del C6digo Civil en la mate-
ria discutida. Comienzan & interpretarlo asi tambien algunos de
los juristas mAs notables de Europa. El eminente publicista y pro-
fesoi Fiore, en efecto, ha publicado en la Revue du Droit Interna-
tional Prive de Paris (afio 1901, pag. 694) un profundo studio

(1) En los originales del C6digo guardado en C(:rdoba, se lee 4 dividir.
(2) La nola impresa al pie del articulo 3598. alies citado. sc refiere exclusivamwnlr a la
protecei6n de la legitita: y aun en csla misma nola. no exisle en los originals de C(Yrdoba desde
las palabras uorticulo 9it, hlasla el fin.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


sobre el nuevo sistema 6 fundamento de este derecho titulado del
Retorno (Renvoi), sistema que ha nacido precisamente del con-
flicto entire las leyes que rigen el estado y la capacidad civil de las
personas por el derecho de la nacionalidad y los que admiten el
derecho del domicilio. El retorno es el fundamento del medio de
resolver el conflict. Con este motivo el professor Fiore estudia el
sistema de la sucesi6n argentina examinando el caso de la suce-
si6n de un argentino fallecido en Italia donde tenia su domicilio,
y dice:
))De acuerdo con el art. 8 de las disposiciones generals del
C6digo Civil Italiano, la sucesi6n legitima de esta persona, sea
respect del orden de la sucesi6n, sea respect de los derechos
) sucesibles, deberia siempre ser reglada por la ley national del
difunto, es decir, por la ley argentina.))
((En cuanto A la sucesi6n el legislator argentino admite clara-
x mente la teoria de la Universalidad y de la unidad de sucesidn;
o pero, en cuanto concierne A la ley que deba regirla, dispone que,
sin tener en cuenta la nacionalidad del difunto, ni la situaci6n
o de los bienes hereditarios, la transmisi6n de todo el patrimonio
o debe ser regido por la ley del domicilio del finado.i
( Transcribe el articulo 3283 del Codigo Civil, y agrega: Esta
n regla, asi formulada de una manera absolute, se refiere eviden-
) temente tanto A la sucesi6n de los extranjeros, como A la de los
) nacionales.,)
((Debe notarse, desde luego, que en presencia de la circuns-
x tancia de que el legislator argentino admite la doctrine eminen-
temente juridica de que el patrimonio del difunto debe ser con-
o siderado como un todo indivisible, la regla consagrada por el
articulo 3283 se aplica con evidencia A la sucesi6n del argentino
o fallecido en un pais extranjero donde tenia su domicilio y que,
o desde luego, los inmuebles de este difunto, situados en la Repi-
o blica Argentina, serAn entregados en conformidad con la ley del
o domicilio en la 6poca de su fallecimiento.)
(( En virtud de las reglas formuladas por los articulos 10 y 11
del C6digo argentino, que someten a la ley territorial los inmue-
) bles y los muebles que tienen una situaci6n permanent sobre
o el territorio, el derecho local es aplicable en lo que se refiere d la
) toma de posesi6n de los bienes que componen la sucesi6n y las
consecuencias juridicas derivadas de la posesi6n. Sin embargo,











EL REGIMEN DE SUCESION


en lo que concierne A los derechos sucesibles y al regimen de la
sucesi6n, se reconoce la autoridad de la ley del domicilio legal
) sobre la sucesi6n del argentino fallecido en un pais extranjero
donde el estuviera domiciliado y se admite aun que esta ley serh
aplicable a la parte del patrimonio del difunto situado en el te-
Srritorio argentino.))




VII


En resume: el C6digo Civil Argentino contiene un sistema
de sucesi6n nuevo, combinado de esta manera:
1.0 Unidad de la sucesi6n, como principio general correspon-
diendo A la jurisdicci6n del liltimo domicilio del de cujus (articu-
los 3283 y 3284 y nota al inciso 4.0).
2.0 La capacidad 6 titulo para suceder es determinado por la
ley del domicilio del heredero (articulo 3286).
3.0 Pluralidad de sucesiones, como excepci6n 6 limited de or-
den piblico al principio general, cuando es necesario satisfacer 6
conservar integras las legitimas de las personas domiciliadas en
el territorio (articulos 3591, 3598 y 3470). Este caso podria ser ex-
tensivo a los derechos de los legatarios y acreedores desoidos 6
no satisfechos en forma legal.
4. Procedimiento especial, que no require la apertura de jui-
cio sucesorio, substanciado A iniciativa de parte 6 por via de ex-
horto, para dar la posesi6n de los bienes hereditarios A los here-
deros domiciliados fuera de la Repfiblica (articulos 3410, 3411
y 3412).
3. Acciones contra el heredero uinico, que hubiese aceptado 6
poseyere la herencia, cuyas acciones deben deducirse ante el do-
micilio de dicho heredero (articulos 3285, y 3411).

E. S. ZEBALLOS.
Acad6mico y Profesor de Derecho Internacional Privado
on la Facullad de Dorecho y Ciencias Sociales
Acad6mico on la de Filosofia y Letras.
(Concluir;).





















UNA ESCUELA DE FILANTROPIA


Entre las mlltiples y muy variadas instituciones de educaci6n
con que cuentan los Estados Unidos, ninguna tan modern 6 in-
teresante como la New York School of Philanthropy que, fundada
por donaci6n particular, imparte su influencia bienhechora por
toda la Uni6n; gracias a ella, los yanquis podrAn envanecerse de
haber encontrado antes que nadie la forma mAs avanzada para
resolver el problema que el ejercicio de la filantropia social
propone.
La Escuela de Filantropia ha sido fundada bajo los auspicios
de la ((Sociedad Organizadora de la Caridad), en Nueva York; su
fin es preparar hombres y mujeres para que presten servicios so-
ciales voluntarios 6 profesionales. Ocupa la escuela un departa-
mento en el hermoso edificio United Charities Building, que se
eleva en la parte mAs c6ntrica de la ciudad. Su director, Mr. De-
vine, es un bueno y un convencido, anciano con cara de nifio y
cabeza de ap6stol, nos babla con los ojos humedecidos por la emo-
ci6n, de la obra que su escuela ha realizado desde la fecha en que
fue fundada (1898).
OigAmosle: La escuela de filantropia ha sido creada para res-
ponder a la demand de una enseflanza tecnica y professional,
por aquellos que estan empefiados en la caridad i otros trabajos
sociales.
Oh! Mr. Devine! Estudiar para ejercer la caridad, para servir
A la sociedad mediante la prActica de la filantropia ? C6mo se
sonreirian al oiros ciertas personas de un pais que yo me s6.










UNA ESCUELA DE FILANTROPfA


Y prosigue el ap6stol con azules ojos de niflo: ((No creemos
que la simpatia, el sentido comOn 6 las cualidades naturales ne-
cesarias en esta obra, puedan ser suplidas por curso alguno de
instrucci6n, pero, como dice Cicer6n, cuando A las cualidades y
talents naturales se agrega una educaci6n sistematica y conoci-
mientos te6ricos obtenidos por la educaci6n, la personalidad que
result tiene fuerza y valor inusitados).
((Un curso de filantropia da al inexperto que se inicia en
estos trabajos, las ventajas de los antecedentes hist6ricos, habili-
tindolo para elegir mas sabia y ripidamente la rama particular
de actividad para que se halle mejor dotado; lo pone en posesi6n
de las experiencias acumuladas por aflos y afos, de los esfuerzos
que hasta el present se han hecho para resolver los problems
que debera abordar; lo pone al tanto de las varias formas del es-
fuerzo social, lo cual acrecienta al mismo tiempo el concept de
su responsabilidad y su interns inteligente, procurAndole ademas
un period de aprendizaje antes de que ocupe una posici6n de
responsabilidad.)
Este studio ofrece tambien A cada uno, oportunidad para co-
nocer sus aptitudes A fin de que pueda trabajar con eficacia en
beneficio del pobre; previene muchos fracasos 6 impide que los
novicios se eduquen A expenses de los intereses del desvalido.
Las primeras classes fueron inauguradas en 1898, y a sus cur-
sos acudieron alumnos de todos los Estados en nimero de 255;
el primer curso dur6 seis semanas, y los alumnos de uno y otro
sexo pertenecian A distintas universidades 6 estaban empleados
en asociaciones de caridad. Hubo conferencias, discusiones, lec-
tura de revistas y visits A los asilos, fAbricas, etc.
Durante el invierno de 1904, hubo un curso que dur6 seis me-
ses, los alumnos se agruparon en tres classes: A la primera con-
currieron los que trabajaban 6 esperaban trabajar en las asociacio-
nes de beneficencia; A la segunda, los que pensaban trabajar entire
las families menesterosas, yendo a vivir en medio de ellas; y en
la tercera, los filantropos voluntarios que practican la caridad
particularmente.
Cada afio se anotan un gran numero de aspirantes, siendo de
notar que la mayoria estA ya realizando trabajo filantr6pico al in-
gresar en la escuela, lo que prueba que la experiencia les ha demos-
trado la necesidad de esta preparaci6n.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Hay classes matinales que duran dos horas y un curso noctur-
no para los empleados que no puedan concurrir durante el dia.
La escuela es frecuentada por maestros, medicos, abogados,
misioneros y enfermeros. Posee una biblioteca muy complete de
obras de sociologia y filantropia, y recibe casi todas las revistas
que sobre estos asuntos se publican en el mundo entero.
La cuesti6n de la ensefianza filantropica tiene tambien alli un
lado econ6mico, pues s6lo en la ciudad de Nueva York hay alre-
dedor de mil personas empleadas en las asociacioes caritativas
que perciben tan buenos sueldos como los maestros de escuela;
naturalmente que los mejor preparados encuentran ocupaci6n con
mayor facilidad, pues cada vez mas se comprende la necesidad de
una preparaci6n tecnica y professional.
Fuera de estos, hay un ndmero igual de personas que realizan
servicio voluntario y que creen tambi6n indispensable prepararse
por series studios para realizarlo; son los directors de asocia-
ciones de caridad, los miembros auxiliares de comisiones de varias
classes, y hasta los que contribuyen al sostenimiento de empresas
filantr6picas muestran el deseo de poseer una informaci6n siste-
matica y autorizada respect a los principios en que descansa la
empresa que van A conducir 6 sostener.
La demand por esta enseflanza no parece ser superficial 6
temporaria ni sentimental, porque se apoya en una necesidad
constant, y el ndmero de alumnos aumenta cada afno. Entre los
concurrentes se encuentran muchos alumnos de escuelas norma
les, de medicine y seminaristas.
No es necesario comentar el beneficio que tal ensefianza ofrece
a los alumnos maestros, cuya obra en la escuela tiene much de
filantr6pica, especialmente para aquellos que deben trabajaren dis-
tritos pobres, en las fibricas, pueblos de campo, etc. Los medicos
que practican en los hospitals, en los dispensarios y asilos, 6 en
medio de los pobres, hallan en esta enseflanza una ayuda dtil, lo
mismo que los que se dedican A la carrera de la iglesia y los mi-
sioneros. Otro tanto podria decirse de los que ocupan puestos de
secretaries en las asociaciones de beneficencia; y los mismos pre-
sidentes y miembros de esas asociacioues, encuentran en las es-
cuelas de filantropia las luces que necesitan para realizar mds efi-
cazmente su obra.
Los cursos comprenden:











UNA ESCUELA DE FILANTROPIA


Extension del campo de la filantropia; relaci6n entire el Estado
y la caridad; agencies para ayuda de los niflos; auxilios A las fa-
milias en sus hogares; hospitals, reformatorios y obras so-
ciales.
Aspecto especial de la obra social; carActer de raza de los inmi-
grantes alemanes, italianos y judios; salaries en las fabricas y
negocios. Y muchas otras cuestiones que seria largo enumerar.
Consulta y discusi6n de obras de sociologia: trabajos practices,
esto tltimo se relaciona con todo lo referente al manejo de aso-
ciaciones, establecimientos y oficinas de caridad, ellos llaman A
ese trabajo laboratory work y es estrechamente vigilado, encami-
nandose A obtener el mayor resultado educativo.
Como el nimero de asociaciones ben6ficas es muy grande, las
oportunidades para observer y adquirir experiencia en esta forma
de trabajo social, no faltan; cada uno puede dedicarse A la espe-
cialidad que prefiera.
En general los conferenciantes, hombres y mujeres, son per-
sonas que realizan labor filantr6pica active y que pueden expre-
sar lo que su experiencia les ha ensefiado.
El dia en que visitamos la escuela se daban, como de costumbre,
dos conferencias: la primera estuvo A cargo de un periodista que
habia vivido durante un tiempo entire los nifios vendedores de
diaries de Chicago, para estudiar su situaci6n y lo que en su be-
neficio la sociedad podria hacer. El relato fu6 en verdad conmo-
vedor, el studio habia sido hecho con amor, la vida simpatica 6
interesante del pequeflo vendedor de diaries fu6 presentada bajo
todas sus fases, historic desde sus origenes esta humilde indus-
tria, c6mo los niflos americanos habian sido desalojados por los
judios primero, y por los italianos despu6s; indic6 los medios
que A su juicio podrian ponerse en juego para beneficiary A los ni-
fios vendedores de diaries, tan injustamente olvidados por todas
las instituciones filantr6picas.
La segunda disertaci6n correspondi6 A una seforita, Mis Ger-
trudis Becks, miembro de una asociaci6n que trabaja en beneficio
de las obreras. Habl6 de la vida de los operarios en las fAbricas,
presentando datos recogidos por ella misma en sus visits pe-
ri6dicas; relat6 las mejoras que se han conseguido hasta ahora
por intermedio de la asociaci6n A que pertenece, y cit6 como
modelo la N. C. R. Company de Dayton, Ohio, que es de todas
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO IV 3










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


las fabricas del mundo, la que mayores ventajas ha concedido A
los obreros.
Nos fu6 presentada una sefiora, Mrs. Spencer, quien se ocupaba
A la saz6n de levantar una enquite entire los empleados de la tien-
da de Wanamaker, la mas grande de Nueva York, que ocupa algu-
nos cientos de mujeres. El resultado de sus investigaciones sera
objeto de la conferencia que le estA encomendada.
Los efectos de esas averiguaciones se adivinan: la situaci6n de
los pobres, de los humildes obreros, de los pequeflos empleados
es dada a luz y no tardan las instituciones en trabajar para mejo-
rar su condici6n; asi el esfuerzo y la buena voluntad, en vez de
esterilizarse 6 andar A ciegas, va derecho a reparar el mal con eco-
nomia de fuerzas y de tiempo.
Distinguidos especialistas agregan al trabajo ordinario el con-
curso de sus luces, lo mismo que la extension universitaria de
Columbia University, que dicta cursos especiales para los alumnos
de la Escuela de Filantropia de Nueva York.
He aqui ahora algunos de los temas sobre que versaron las
conferencias del ailo 1904:
Aspecto hist6rico de la caridad; contrast con los ideales mo-
dernos.
Cualidades que debe reunir un inspector 6 visitador de institu-
ciones p6blicas y privadas, como ser: talleres, casas de vecin-
dad, etc., significado personal y social de su trabajo, c6mo debe
prepararse.
Hogares para niflos hufrfanos, reformatorios, hospicios.
Reformas sociales en el siglo xix.
Inmigraci6n y pauperismo; segunda generaci6n y descenden-
cia. Casas para obreros. Vida de los pobres en las grandes ciu-
dades.
Tendencias sociales del industrialismo modern.
La iglesia modern como factor en el progress social.
Ayuda A las families pobres en sus hogares; asociaciones de
caridad.
Historia y desarrollo del m6todo cientifico en la Caridad. Es-
tudio de las principles asociaciones filantr6picas del mundo
entero.
Los various tipos del ser sin hogar: el vagabundo, el ebrio con-
suetudinario, el degenerado; remedies propuestos. Y tantos y










UNA ESCUELA DE FILANTROPIA


tantos otros igualmente interesantes y de notable importancia
social.
Cada uno de estos temas es prolijamente estudiado y discutido
en clase; las obras mAs diversas estAn sobre la mesa al alcance
de la mano ; los conocimientos debidos A la observaci6n 6 A la ex-
periencia propia se traen A cuenta; las revistas y articulos mAs mo-
dernos se leen y comentan; y la obra se complete con visits A
todos aquellos centros de miseria y degradaci6n que en Nueva
York, como en todas las grandes ciudades, forman su lado som-
brio. Es precise ver esas tenement houses donde veinte, cuarenta y
hasta sesenta families viven apifiadas en un espacio de terreno in-
suficiente, faltas de aire y de luz, y los asilos maternales confor-
tables y alegres que las asociaciones de caridad levantan en me-
dio de ellos, para substraer A los nilios de tan perniciosas influen-
cias. Es precise ver las modificaciones que por influjo de las mis-
mas se han introducido en las fAbricas y talleres, tanto por lo que
se refiere A la higiene y horarios, como respect al alojamiento y
salaries de los obreros, para comprender las ventajas de todas
classes que el proletario norteamericano debe & la ensefianza filan-
tr6pica.
Para ser digna del nombre de madre, no basta engendrar al hijo
y amarlo, sino que tambien hay que saber educarlo y convertirlo
en un miembro itil A si mismo y a la sociedad; del mismo modo
para ser filantropo no basta amar A su pr6jimo y derramar el di-
nero & manos Ilenas 6 prodigar su esfuerzo, es necesario el cono-
cimiento inteligente de las necesidades de la sociedad en que se
vive y de la humanidad para poder ayudarla con eficacia.
Se nos ocurre que una escuela de filantropia, como la que exis-
te en Nueva York, podria prestar muy buenos servicios en nues-
tro pais, donde si existen muchas asociaciones de caridad todas
presentan una misma fisonomia, pues encaran la cuesti6n de la
filantropia social bajo una sola faz: Creese, generalmente, que la
caridad consiste s6lo en dar de comer y vestir al necesitado, cuan-
do no en socorrerlo con dinero; sin embargo, salvo pocos y deter-
minados casos, la verdadera caridad consistiria en redimirlo de la
miseria por el trabajo, haciendo que Ilegue un dia en que no ne-
cesite de esa limosna que humilla y degrada.
Los 9breros, los pobres trabajadores que viven hacinados en
miserables tugurios, los pequefios empleados de los talleres, fA-












36 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

bricas y casas de negocio, los hijos de 6stos, los niflos anormales
que la escuela comdn rechaza, todos los humildes que luchan,
trabajan y menudo sucumben sufriendo en silencio los rigores
de su destino, merecen ocupar las meditaciones del fildntropo;
faltan aun infinidad de instituciones de caridad y nadie parece
darse cuenta de ello empeflados en seguir por las viejas huellas.
iNo podria quizas, una escuela de filantropia, abrir nuevos hori-
zontes y colmar esos vacios?
ELVIRA V. L6PEZ.
Julio 10 de 1905.



















PERIPECIAS DE UNA TESIS


(PPOCA COLONIAL)




Sin ser misoneistas, no podemos ocultar que lo antiguo nos
atrae, y que para nosotros tienen especial encanto las obras de
nuestros antepasados. ;CuAntas veces la meditada lectura de 6stas
sirve para probarnos que hoy mAs que nunca existen sacudidores
literarios que despu6s de quitar el polvo a viejas doctrinas 6 ideas
viejas y de zambullirlas en batio de similar, nos las sirven como
la filtima palabra de la ciencia 6 del arte!
Al arsenal de notas tomadas en pacienzudas lectures, acudi-
mos hoy en demand de asunto que interesar pueda A los lectores
de esta REVISTA, y pues ella es 6rgano de la Universidad, aborde-
mos tema que ha de serle grato.
Vamos a extractar el ((Expediente incoado con motivo de una
solicitud presentada para imprimir unas Conclusiones teol6gicas
del Mtro. Manuel Antonio de Talavera, de la Universidad de C6r-
doban, comenzado en noviembre de 1766, y terminado en enero
de 1788, expediente no ya curioso sino important, pues nos
muestra en abierta y franca lucha A un estudiante paraguayo
segln datos-con el Cabildo eclesiastico de la metropoli del Vi-
rreynato. Verdad que el dicho Maestro Talavera, debia ser perso-
na de valia, por cuanto repasando documents antiguos le encon-
tramos firmando una solicitud al Virrey en 1787, como apoderado
del padre fray Pedro GuitiAn, Rector de Nuestra Sefora de Mont-
serrate, para el establecimiento de una nuevaimprenta en C6rdoba,
mas asi y todo, no deja de ser notable el hecho en 6poca en que
el ((Contrato Social,, y con 61 las ideas de libertad-no pocas
veces exagerada-- no habia penetrado aun en el Rio de la Plata.











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Seguiremos el expediente paso & paso, tanto para que se pue-
dan apreciar sus singulares peripecias, cuanto para poder luego,
y al final, estampar las consideraciones que nos sujiera.





En noviembre de 1786, el estudiante maestro Manuel Antonio
de Talavera (9, solicit permiso para imprimir unas uConclusiones
hist6rico-teol6gicas,, las que pasadas al CatedrAtico de Visperas
de Sagrada Teologia, el 3 del mes citado, A fin de que emitiese
opinion, merecieron el siguiente dictamen:
(l. Que en la dedicatoria de las citadas (Conclusiones), se
le da al Ilmo. del Paraguay el indebido titulo de Maestro del mun-
do, siendolo unicamente de la determinada grey que ensena;
2. Que las Cartas decretales que entire las cuestiones de histo-
ria eclesiastica se dan por genuinas, desde Clemente I hasta el
Papa Cirycio, son reputadas hoy por ap6crifas por la comdn opi-
ni6n de los mejores critics que tratan la material; y el reputarlas
legitimas acarrea fatales consecuencias;
3. Que el graduar llena de impiedad la sentencia de extin-
ci6n que contra los Templarios pronunci6 el Rey Felipe el Hermo-
so es injurioso a la real persona de aquel Rey Cristianisimo (2); y
4. Que es digna de censura la aserci6n que hace de que (a los
nifios que mueren sin bautismo se les debe conceder una bien-
aventuranza natural)).
En vista de este dictamen, que firm don Antonio Rodriguez
de Vida, como CatedrAtico de Visperas de Sagrada Teologia, de-
cret6 el Diputado Juez Eclesidstico que (ccorrigi6ndose los graves
defects que se notan por el anterior dictamen, no hay embarazo
por parte de la Jurisdicci6n Eclesidstica para que se impriman las
Conclusiones, etc. )


(1) Pasante del Real Convcnto de Nrha. Sra. de MonserraLe, y Maestro en aries por la Real
Universidad de C6rdoba del Tucuman.
(2) iConfundiria A Philippe lc Bel, que logr6 del Papa Clemente V, en 1312, las letras de ex-
tincidn de aquella orden, con el espaiol Felipe el Hermoso, Rey consorte? Casi nos inclinamos a
creerlo, pues no de otro modo nos explicariamos Ilamase Cristianisimo al Rey que puso a contri-
buci6n los bienes de la Iglesia, al que tantos disgustos diera A Bonifacio VIII, y al que, en su em-
peio de quitarle autoridad al Papado, convirli6 a Avifion en Capital de la Cristiandad. Si nuestra
sospecha fuese exacta, mal librada quedaria la autoridad literaria del Dr. Rodriguez de Vida.










PERIPECIAS DE UNA TESIS


No era, a juzgar por el expediente que analizamos, eljoven Ta-
lavera hombre de convicciones poco cimentadas, siendo ademas,
lo que va escaseando hoy por desgracia, un caracter; y asi, no bien
se le di6 traslado de la censura del Dr. Rodriguez de Vida, y de la
resoluci6n del Diputado Juez Eclesiastico, se dirigid a los Reve-
rendos Padres Fray Antonio Gonzalez, Fray Isidoro Guerra, Fray
Pedro Gonzalez y Fray Juan Rosa Vega, y dandoles cuenta de los
diversos extremes de la censura y defendiendo sus opinions con
no comun erudici6n, concluia por solicitar su parecer bajo su fir-
ma, para que pudiese hacer fe en juicio, dispuesto como se halla-
ba a vindicar de algun modo el honor de la Universidad (C6rdoba),
de su Rector y de su Colegio de Nuestra Sefora de Motserrate.
Los cuatro sehores indicados, contestaron con fechas 24 y 27
de diciembre de 1786, que ((las Conclusiones salvo meliore indicio
son dignas de la prensa)).
No content con opinions tan favorables, el Maestro Talave-
ra se dirigi6 a los Reverendos Padres Lectores Jubilados, Fray
Antonio Cabral, Fray Jos6 Casimiro Ibarrola, Fray Francisco M.
Palasuelo y Fray Sebastian Villanueva, solicitando su parecer <(
fin de vindicar de algin modo el honor de la Universidad de C6r-
doba, etc.)).
El primero de los seflores consultados contest que las ((Con-
clusiones del Maestro Talavera no merecen censuran ; y los otros
afiadieron que ano solamente estdn lejos de merecer censura, sino
que ann es util su controversial, d fin de que los j6venes aplicados
se ejerciten en la historic y en la critical. Ambos informes llevan
la fecha de 7 de febrero de 1787.
Siguiendo el joven Talavera en su empefo de robustecer sus
(Conclusiones) con la opinion de los varones que a la saz6n pasa-
ban por sabios y entendidos, recurri6 al doctor don Pantale6n de
Rivarola, cuyo luminoso informed se resume perfectamente en las
palabras que estampa al comienzo. aDigo, pues, que no hallo digna
de censura teol6gica las proposiciones arriba insertas. FAndome
principalmente en dos razones: la I.a, en que las sobredichas pro-
posiciones se disputan y controvierten entire Doctores Cat61icos;
la 2.", en que ninguna de las referidas proposiciones contiene cosal
alguna contra los Sagrados Dogmas de nuestra Religi6n). Este
document lleva la fecha de 3 de febrero de 1787.
Robustecido ya con tan autorizados dictamenes, el Maestro










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Talavera se dirigi6 con fecha 7 del propio mes y ano al Muy Ilus-
tre Sr. Dean, y Cabildo Catedral de Buenos Aires, desprendi6ndo-
se de esta representaci6n que las (Conclusiones) no le habian sido
devueltas, y que, y esto era todavia mAs grave, la autoridad ecle-
siastica absorbia atribuciones que competian A la civil, pues segin
la Real C6dula de 20 de abril de 1773, la autoridad eclesiastica
s6lo debia examiner, en las nuevas obras que se intentaran im-
primir, si habia en ellas alguna cosa contra la Religi6n, Dogma y
buenas costumbres, debi6ndose impetrar las licencias de la im-
presi6n ante los tribunales de S. M.
Desde este moment aparece claro y definido el conflict.
Seguin el Maestro Talavera, autor de las ((Conclusiones)), y los
diversos te6logos consultados, y segfn el mismo censor eclesiAs-
tico, nada hay en ellas contrario A la Religi6n, al Dogma y a las
buenas costumbres. Y A pesar de que ateni6ndose A la citada Real
Cedula, solamente sobre tales extremes debia versar la censura
eclesiastica, el dictaminador se atreve A invadir atribuciones que
competian A la autoridad civil, y A senalar los extremes que, se-
gfin su particular criterio, debian reformarse.
El Cabildo Catedral, en vista del en6rgico escrito del Maestro
Talavera. decret6 que el expediente pasara A la censura de los
doctors don Carlos Montero y don Matias Camacho, CatedrAticos
de Sagrada Teologia. Ambos sefiores opinaron que podian impri-
mirse las ((Conclusiones), aunque, agregaban, algunas de las
((Conclusiones) que contiene son contrarias al sentir de la ma-
yor y mejor parte de los te6logos).
De estas tltimas palabras debian tomar pie los del Cabildo,
para sostener su anterior decreto, concluyendo por ordenar que
((el interesado debfa abstenerse de solicitar de los jueces, A quie-
nes corresponde, las licencias necesarias para dar A la imprenta
estas cuestiones). Y despues de amonestar al testarudo estudian-
te paraguayo, terminaba el Cabildo por dictaminar que ((de nin-
guna de las conclusions se tiene por convenient su impresion),
y que el expediente pasara al Excmo. Sr. Virrey para que 61 re-
suelva lo que fuere de su agrado. El escrito lleva la fecha de 6 de
marzo del propio afio.
Por una diligencia firmada por el Cabildo en 27 del oltimo ci-
tado mes, se viene en conocimiento de que la autoridad civilhizo
comprender a la eclesiAstica (el exceso que se desprende de Ju-










PEII'ECIAS DE UNA TESIS


risdicci6n. Y el Fiscal de S. M., desentendi6ndose del asunto,
opina que (el expediente no tiene para qu6 venir a este Superior
Gobierno), y si resolverse en el Juzgado en que se comenz6, ha-
biendo como hay parte interesada con quien deben entenderse las
Providenctas que ha torado.
Vuelto el expediente al Cabildo, este decret6 pasara a dicta-
men del Promotor Fiscal EclesiAstico, Dr. Castro.
Este sefor evacu6 su informed en 7 de agosto, pronunciandose
en favor de la opinion de que se impriman las (Conclusiones, del
Maestro Talavera, ya que ((dudandose, decia, de algIn modo la
verdad, no tiene ofensa la justicia en otorgar lo que el dicho Maes-
tro solicita) 6 s6ase dar la estampa las cuestiones que se propo-
nia sustentar en su funci6n ignaciana, como se llamaba entonces
el examen final en los studios de una Facultad.
No le caeria en gracia al Cabildo, ni el asunto, ni el maestro
Talavera, tal vez por la entereza con que 6ste defendia su dere-
cho, y asi, a pesar de lo dicho por los respetables te6logos con-
sultados, y del informed del Promotor Fiscal, public en 31 de
agosto un escrito sentencia que comienza asi:
((Por cuanto 6ste (se refiere al Promotor) no ha fundado su in-
tenci6n,, y concluye con estas autoritarias palabras:
((Fallamos que debemos mandar que el estudiante D. M. Anto-
nio de Talavera se abstenga de solicitar licencia de imprimir se-
mejantes conclusions, ... por esta sentencia que tiene fuerza
de definitiva... etc. )
No era hombre el tal Talavera para arredrarse por contrariedad
mAs 6 menos, y como que de la question teol6gica se habia ido
haciendo una cuesti6n de orgullo y amor propio, doce dias des-
pu6s, esto es, en 12 de septiembre, presentaba al mismo Dean y
Cabildo un extenso escrito que comienza con estas palabras:
,Y hablando con el mas profundo respeto, digo de nulidad de
este Auto, para que la Justificaci6n de V. S. se sirva hacer lugar
a ella de Piano, y mandar que para expedir nueva Providencia, se
remitan mis tesis a nuevos censores te6logos y eruditos, enten-
di6ndose todo sin perjuicio del recurso de apelacidn que dejo en
tiempo salvo con protest del Ausilio Real de la fuerza, para ha-
cer uso de ellos en los casos convenientes a. mi derecho.)
Y mas adelante afiadia:
(( Tengo representado por mi antecedente escrito, con referen-










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


cia & la Real Cl6ula dada en Aranjuez A 20 de abril de 1773, que
la Autoridad Eclesiastica estA cenida A examiner en las obras y
escritos que se procuran dar a la estampa, si contienen algo con-
tra la Fe 6 buenas costumbres, y que todas las funciones de su
resort se refunden en esta censura. De forma que si los escritos
no tropiezan en uno A otro de los propuestos escollos, la enuncia-
da Autoridad queda sin ejercicio ,.
Porque se le dirigian cargos por tratarse en su tesis puntos
hist6ricos, Talvavera decia:
((Todos los cursantes te6logos de aquella celebrada Academia
(de C6rdoba del Tucuman), florido plantel de ingenios america-
nos, que desean coronar sus fatigas literarias con los lauros del
doctorado, procuran instruirse con tiempo en aquellas cuestiones
del derecho can6nico y la historic que dicen m&s conexi6n con
las materials que han estudiado, para facilitar mejor con estos
nuevos conocimientos su desempeflo en las funciones. Y asi lo he
practicado yo, siguiendo el mismo ejemplo, como V. S. habrM re-
conocido por la tabla de mi tesis, que, fuera de las precedente-
mente enunciadas, incluye otras tambien de historic, que no me-
recieron reparo. Unas y otras se presentaron al R. P. Rector,
Cancelario actual de la Universidad, y sobre todas extendi6 su
licencia para que yo solicitase su impresi6n: con que, allanado ese
paso en el dia, parece que no debe tratarse de la conducencia 6
inconducencia de mi tesis de la Facultad en que pretend gra-
duarme, sino si contienen 6 no alguna cosa contra los dogmas
sagrados 6 buenas costumbres,,.
Terminaba tan largo escrito pidiendo se acceda a la petici6n al
principio formulada.
Porque el Cabildo no se diera prisa en dictaminar sobre la an-
terior representaci6n, el Maestro Talavera lo record en 16 de oc-
tubre, y ante este segundo escrito, el Cabildo EclesiAstico decret6
el pase otra vez del expediente al Promotor Fiscal doctor Castro.
Dificil era la situacion de este caballero despu6s del desire
sufrido; pero dejando A un lado su amor propio herido, 6 tal vez
pidi6ndole fuerzas, comienza su nuevo informed declarando que la
nulidad deducida es de derecho. Desmenuza a seguida el escrito
del Cabildo en que se fall lo que fallar no se podia, y defendi6n-
dose de los cargos que A la saz6n se le dirigieran, concluye su
dictamen con esta lecci6n que no deja de ser 16gica:










PERIPECIAS DE UNA TESIS


((Pues aunque en materials de Teologia pueden V. V. S. S. dar
dictamen, en material de justicia no pueden dar providencias sin
consult, mayormente llegando A tal estado, como este, la causa),.
Como se va viendo, el asunto daba juego. Ahora ya tenemos
frente A frente al Cabildo Eclesiastico y g su Promotor Fiscal.
El Cabildo por su parte no se mordi6 la leugua con referencia
A este, y en su resoluci6n de 27 de noviembre, por la que se dis-
pone que el expediente pase de nuevo al Virrey, se nota lo si-
guiente:
1. Que se acepta lo preceptuado por la Real Cedula de 20 de
abril de 1773.
2. Que se hacen protests de respeto y consideraci6n hacia el
Cuerpo y Miembros de la Universidad de C6rdoba y el Maestro Ta-
lavera; y
3. Que en pago de la lecci6n del Dr. Castro, se le dice: ((Y por-
que en el tiltimo pedimento del Promotor Fiscal vierte varias ex,
presiones libres y ajenas de la atenci6n con que debe tratar al Ca-
bildo, se le apercibe guard estilo y moderaci6n en lo sucesivo,
porque de lo contrario se procedera A contenerlo dentro de los li-
mites de la subordinaci6n.)
De acuerdo con la resoluci6n tomada, el dia 11 de diciembre
de 1787, el Cabildo Eclesiastico, confesando que el asunto ha pa-
sado a ser contencioso, y que su resoluci6n no le incumbe, envia
el expediente al Virrey para que resuelva lo que estime mAs
oportuno.
Finalmente, el Fiscal de S. M., haciendo notar que la licencia
pedida para imprimir s6lo toca y corresponde darla A la Autoridad
Civil, y aceptando los arguments aducidos por el Maestro Tala-
vera y los demAs te6logos consultados, opina que puede impri-
mirse la referida ((Tabla de Conclusiones), y asi lo acuerda el
Excmo. senor Virrey, de cuyo acuerdo se da traslado al interesa-
do en 19 de enero de 1788.





Dejando A un lado las cuestiones teolbgicas, que no podemos
abordar por falta de competencia, y sobre las que por otra parte
no apoy6 much el Cabildo, llama desde luego la atenci6n el ais-











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


lamiento en que pronto se colocara aqu1l, pues su negative fu6 al
punto impugnada no s6lo por el preopinante, sino por doctors de
la indiscutible valia de Castro y de Rivarola.
No es menos digno de sorpresa el hecho de pretender ocultar,
al menos al principio, ya que ignorarlo no podia, lo dispuesto por
la Real Cedula de 1773; como alienta y conforta leer hoy, en que
los caracteres se van anulando, c6mo el derecho invocado por un
estudiante logr6 imperar contra una entidad tan respectable siem-
pre como el Cabildo Eclesiastico.
Juzgado el expediente con el criterio de hoy, result ciertamen-
te una monstruosidad; pero si tenemos en cuenta que siempre en-
cuentra resistencias cualquier ley que deroga privilegios, y que
asi el individuo como la agrupaci6n pugnan, mientras pueden, por
la defense de lo que por haberlo ejercido durante much tiempo
estiman legitimo; y si no olvidamos que el gobierno eclesiastico,
creia, sin que quepa dudar de su buena fe, velar porla salud inte-
lectual de sus st~bditos, tratando de evitar, no solo la propagaci6n
de doctrinas que partiendo de Francia, amenazaban contaminar al
mundo, sino cualquiera controversial que pudiese dar lugar A apa-
sionamientos mAs 6 menos velados, quizAs no parezca tan digno
de vituperio el primer decreto del Cabildo Catedral.
Ac6ptese 6 no este criteria, prueba claramente este asunto que
las ideas A que acabamos de aludir iban penetrando poco A poco
en la inteligencia sudamericana, y que el mismo Virrey, repre-
sentante de aquel asendereado poder absolute, no tuvo reparo en
acceder A lo solicitado por el Maestro Talavera, y por consiguiente,
en desairar al aun por entonces prepotente Cabildo.
Cierto que Talavera no iba s6lo con la raz6n, pues A defenderla
le ayudaban doctors varones; mas fuerza es convenir que 6stos y
aquel dieron prueba elocuente, valiosisima en aquellas fechas, de
que no les arredraba la defense de la verdad, aun cuando para pro-
clamarla debieran luchar con agrupacidn tan respetada y respeta-
ble como el Cabildo Eclesiastico de Buenos Aires.
R. MONNER SANS.























LAS NUEVAS IDEAS SOBRE LA CELULA NERVIOSA



SU AMIBOISMO (1)





Las investigaciones de mayor importancia en el dominio de
aquella parte de la citofisiologfa que trata de la c6lula nerviosa,
dejan dudas tales. que la unidad fisiol6gica result problema no
resuelto y el amiboismo cellular una hip6tesis.
Deseosos de contribuir al esclarecimiento del punto que sugie-
re aquellas dudas, emprendimos las observaciones que forman el
objeto de esta publicaci6n.






Contra opini6n de la mayoria de los histologistas, Cajal y otros
autores, entire ellos Renaut, afirman la existencia de una mem-
brana en la c6lula nerviosa.
La c6lula nerviosa es un protoplasma de contornos festonea-
dos como un simple leucocito. En este cuerpo cellular, Cajal, con
fuertes apocromAticos, ve no solamente una simple condensaci6n
de protaplasma, sino tambidn una membrana de 1 & 1,5 micrones.


(1) Este trabajo es el resultado do investigaciones hechas pacicntemente en el Inslituto de
Anatomia Patol6gica de nuestra Facultad de Ciencias Medicas, por el aulor, joven estudiante de
cuarto afio en la misma Facultad. Tratlndose del trabajo de un alumno, el Director de esta RE-
VISTA, A falta de competencia professional para juzgar si era digno de la publicidad, lo consult con
el scor Decano doctor Uballes, de quien recibi6 la respuesta afirmativa que ha decidido su inser-
ci6n en la REVISTA. Junto al mdrilo cientifico del trabajo debe mirarse en l6 el fruto de un am-
biente en que domina la seriedad de los studios, y esta Direcci6n se complace en hacerlo notar en
este sitio. (N. DE I.A D.)










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Para el studio de la membrana, el sabio espaflol recomierda
la celula normal, las lesiones patol6gicas, sean 6stas experimen-
tales 6 no, y sobre todo, aquellas que produce en los ganglios las
intoxicaciones.
Ajuzgar por sus fotografias, que coinciden con los grabados de
Cajal, tambi6n Boberi (I) ha observado en el cuerpo cellular la exis-
tencia de una cuticula bastante gruesa. Aconseja que se la estudie
en las celulas ganglionares de la retina de las aves, teflidas con
azul de metileno de Ehrlich.
Las preparaciones de Vialleton'han denunciado igualmente en
la celula nerviosa una cavidad de paredes perfectamente netas,
rodeadas por finas fibrillas de neuroglia incolora. En la 6poca en
que Duval emiti6 su teoria sobre el suefio, Renaut pudo observer
una de aquellas preparaciones. La preparacion era de retina de
ave tefiida por el m6todo de Ehrlich y conservada en suero fisio-
16gico. En las grandes c6lulas que denomina multipolares, not6,
entire el protoplasma cellular y el nacimiento del cilindro eje, un
gran espacio como si fuera una vacuola. Este espacio, no es aquel
que Obersteiner llama linfAtico. Como observara vacuolas, insis-
ti6 que tampoco se trataba del espacio' que se refiere ese autor,
del pericelular lleno de gotas sarc6dicas. Posteriormente, observe
en dichas c6lulas la existencia de un espacio que no es ya una va-
cuola ihcolora, sino un protoplasma amarillento, d6bilmente tefii-
do por el azul. Este protoplasma es el material de reserve de las
c6lulas, seg6n Renaut, y ciertamente, la substancia que hoy se
conoce con el nombre de pigmento amarillo.
Recomienda Renaut, para la observaci6n de la membrana en
la c6lula in vivo, que se coloree con el iodo, pero el montage en gli-
cerina anula la coloraci6n 6 impide sacar una microfotografia.
La anatomia patol6gica nos suministra tambi6n pruebas, so-
bre todo, en aquellos process en que las celulas se ptesentan con
vacuolas, ya-sean estas product degenerativo, como quieren Ley-
den, Dejerine, Bottinger, Obersteiner, Hoche, etc., 6 fen6menos
cadavdricos seg6n Charcot, Schutz, Gettis, etc.
En un caso de amputaci6n-de la extremidad inferior descripto


(1) Boberi ha seguido para este studio el m6todo siguiente: fijaci6n y coloraci6n al mismo
tiempo, en una mezela de parties iguales de icido 6smico y nitrato de plata al I por 100, eligiendo,
para el studio, sobre todo, el 16bulo central del torpedo electric.










LAS NUEVAS IDEAS SOBRE LA CALULA NERVIOSA


por Van Gehuchten, las celulas tenian una cuticula delicada y
hasta quince vacuolas, algunas en la periferia.
Si, en tal caso, se objetara que, eti algunos process patol6gi-
cos-como en la degeneraci6n grasesa del higado y otros 6rganos
-son los reactivos empleados en las inclusiones los que disuelven
la grasa, contestariamos que, siendo.el espacio que queda una
vacuola, la existencia de la membrana result innegable.
Como en la observaci6n de Van Gehuchten se trata de celulas
(segiln la clasificaci6n de Nissl) sticocromas, las granulaciones
debian ademAs ser paralelas a los bordes de la c6lula. En 6stas
habia hasta 15 vacuolas, y tambien una aureola de granulacio-
nes rodeando las periferias, menos en las parties externas que
tienen una cuticula delicada 6 membrana. ZNo sera que, en un
punto dado de la c6lula, se forma una vacuola, irradiando A to-
dos lados y absorbiendo el protoplasma, sin tocar la membrana?
El pigmento ocupa un lugar periferico en algunas c6lulas, y
no por eso, dejan ellas de presentar sus bordes muy netos. Tal
cosa revela tambi6n la existencia de la cuticula.
Pero, tal vez se diga que son las fibras de neuroglia que, for-
mAndole una cavidad, impiden que salgan las granulaciones. Esto
no es admisible, porque, como se ve en la microfotografia I, exis-
te, entire la c6lula y el resto del tejido, un espacio claro, al que
puede llamarse pericelular. Por otra parte, aceptando la existen-
cia de la substancia liquid 6 semiliquida que describe Kuffer,
Ac6mo suponer que, si falta la membrana, no se derrame esa
substancia?
La membrana existe. El mas adecuado de los process patol6-
gicos para demostrarla, es la rabia.
Fue Van Gehuchten quien di6 los primeros datos sobre aquella
enfermedad; pero las lesiones que la produce y que ha divulga-
do Marie, resultan te6ricas. Nosotros no hemos podido, en nues-
tras numerosas experiences, observer nunca la destrucci6n total
de las celulas de un ganglio.
Hemos examinado una celula de un ganglio de perro rAbico.
La microfotografia II la reproduce. En ella se observa que los leu-
cocitos han invadido completamente el lugar que ocupaba la
celula. Esta conserve sus limits, es decir, que hay un espacio
perfectamente limitado entire la cApsula conjuntiva que rodea toda
celula ganglionar y la periferia de la c6lula antigua.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Hemos examinado id6ntico fen6meno en una celula en period
de destrucci6n, y, sobre todo, en aquellas en que el nicleo emi-
gra A la periferia. El n6cleo, que nunca ha pasado de los bordes
de la membrana, result limitado por 6sta, que conserve cierta
distancia con la membrana conjuntiva. (Ver microfotografia III).
Enfocando, en una preparaci6n de bulbo, una c6lula relativa-
mente sana, nada hemos podido ver, porque el protoplasma, que
resultaba uniform, no hacia contrast. Pero no nos ha pasado
igual cosa, eligiendo una cl6ula en via de destrucci6n. Como las
ganglionares, el protoplasma ha resultado ratatind como dicen
los autores (microfotografia IV). La celula ha tornado forma de
estrella, sin salir de los limits de la cApsula que la envuelve.
Esta cApsula no puede confundirse con ninguna otra, puesto que
no hay en el bulbo cApsulas conjuntivas. En las celulas ganglio-
nares no podria explicarse este fen6meno por medio de las envol-
turas conjuntivas vecinas, porque hay un espacio bastante neto
entire unas y otras. (Microfotografia V).
Hemos elegido otra celula en estado degenerative, pero aun en
el period de cromolisis, en el cual el nuicleo se conserve todavia.
En tal caso, el nuicleo ha legado A la periferia de la c6lula sin sa-
lir de la cApsula que lo limita. (Microfotografia VI).
Tambidn hemos observado las lesiones que causan las intoxi-
caciones producidas con estrignina, cloroformo y alcohol.
Para el objeto que nos proponemos, el de los efectos de la es-
trignina en las c6lulas, no conviene elegir las de los cuernos ante-
riores de la m6dula. En las preparaciones hechas con esas celu-
las, el protoplasma, que result uniform, absorbe tanta tionina,
que no se puede distinguir el nAcleo ni las granulaciones. Lo tni-
co important en las preparaciones aquellas es que las c6lulas
aparecen como si hubiesen disminuido de volume. De ahi pro-
viene el espacio que queda entire la periferia cellular y las fibras
de la neuroglia. (Microfotografia VII).
Mejor resultado se consigue, eligiendo para las observaciones
ganglios raquideos. (Microfotografia VIII). En cada campo micros-
c6pico, hemos visto de 10 a 15 c6lulas que la eosina y la tionina
coloreaban intensamente. En una de ellas habia disminuci6n de
volume muy marcado-atrofia-y un espacio claro entire el con-
torno cellular y la cApsula (a). En ella se distinguia bastante la cu-
ticula. En otra c6lula existian vacuolas en la periferia, junto A la






















































wnn
sr * ' ^ '*
s v:.


MICRHOl1TOGRAFIA I


OliJ. Zeiss apocrom.. i.5i aperl., 1.30 ocul. proyec.. lisl. focal 0.o8.
Mtlodo de Nissl.
C6lula del cuerno anterior do una midula dc nifio.
N.--Nicleo.
N' -Nucleolo.
A.-Granos crom6filos.
1.-P'seudo pigmonto anarillo.


























I,
r. .


' 9




^ ..^


IlCROFOTOG .R.FA 11


Obj. Zci s apocroII. minrs., 1.5 aperl., 1.30 ocul. proyec., disi. focal 0.65.
Aldlodo Ide Nissl.
Ganglio do !plerro rabico.
.\.-L-.uicocilos I.-.-luceocilos nivadilndo una c'lula.






















































/;'' 1^ a a- -- ** '


n r'
r '*
^3'w', ' '- o- .. ", ', ': *

,, ,^ <, *'. ,, ' ,



', '^ ,,

*-"r^


It


MICROFOTOG AFIA III


Obj. Zeiss apocrom., 1.5 aperl.., 1.30 ocul. proyee., dist. focal 0.70.
MWtodo de Nissl.
Clulas del bulbo de conejo rdbico.
A.--C llas con nucleo perifrico.


\

'^-








.1 *" ' > *- *'j


It 1


X '
; .:.


;.s

cei. i


c
I
P







































-, 4
>b .-!>


MICROFOTOCGATIIA 1V


Obj. Zeiss apocrom., .5i aport., 1.30 ocul. proyec., disl. focal 0.70.
MOEodo do Nisst.
Ganglio raquidco de perro rabico.
A.-Rcsto proloplasmitico de una c6lula vacuolada.
B.-Espacio pericclular.
C.-Protoplasma granuloso do una c6lula on vias do destrucci6n.
E.--Tejido conjunlivo.
N.--Ncleo degenerado.
V.-Vacuolas































,',

















































Obj. Z s apocroin., ito. ., di local i. l, o l propc
M Bulbo de perro rahio o.
N.-Niclio.
(i.-G(rauilaiones c rorn6fila'.
V. Va'ola .
V, Vnellcolar .








































































M\ICiOlFIIOITGRAFi A \


Obj. Zeiss apocrom.. 1.3 aperl.. 1.30 ocul. pro.ec.. list. focal I.70.
M6todo de Nissl.
Ganglio de porro rabico.
A.-Sitio ocupado por mna cidula dIcgpeitrada.
B.-Vacuolas perif6ricas.
C.--Cpsula conjuiii a.


:' I- ` i -:
"'

























-n a~ -


IICHo rTOGRAFiA VI

Obj. Zeiss aplocrom., 1.5 aperl.. I.:3 ocul. pIocc.. disl. focal 0.70.
Ml6odo de Nissl.
Ganglio de pierro rabico.
A.-C6lula con nicleo perif'rico y dcgcineraci6oI del protopllasma.
B.-CBlula en el comie(nzo de la dcgeneraci6n.
C.-Vacuola.





















-' %r'," -, > i- ,, .' '* . -. a
-.. '".- ,
""-a" -" .. v t^'%O
*.'.j, .. .*- ..* sl a_



. .* . . ', _





"-. .*.- ..* *
-IN-






"- "* a"









MICBOFO'rOGHTAOiA VII
1j. Zeriss apocrom., m.m.., isl. focal, 0.70, ocul. iroye..
M,] odo de N'issl.
Mcdula de perro estrignizado.
A.-C-lula con t(nlurbabiento proloplasniflieo.
i.-Epacio pri-aeli lar.
II. Elipaeio pet-i celtilar.































r r
'.. 4'
I, *'
*. TA '*


MICROFOTOGRAFIA VIII

Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocular proyec., dist. focal 0.80.
M6todo de Nissl.
Ganglio de un perro muerto por estrignina.
A. -Clula normal.
B.-Cilulas con vacuolas perif6ricas.
C.-Vacuolas.


p
PON %


.,L* ^= /
;i6 r;






































~

I ~
r~ ~J.
~EliiJ~r;Clj~a

EZ~


I~

d


MIICHOFOTOGRAFIA IX


Oli. Zciss apocrom., 4 m. m., disl. locall 0.70.. ocular proycc.
Mtlodlo de Nissl.

kxpericncia n.o .

Ganglio raquideo do gaLo.

A.--Clulas normales.

B.-C lulas retraidas.

C..--spacio pericolular.






































-Z ^9S v^ f"














MICROFOTOG IAFfA X

Obj. Zeiss apocrom., 1.5 apert., 1.30 ocul. proyec., dist. focal 0.70.
Mtodo de Nissl.
Ganglio de perro.-Alcoholismo cr6nico.
N.-Ndcleo.
N'. Nucleolo.
A.-Granulaciones cromn6filas.
V.-Vacuola periffrica.
b< *v *
-. ---


















V.--Vacuola periferica.






























,'
U *





47,





















M CROFOTOfT AFiA XI

Obj. Zvi-s. 1.5 aperl., 1.:31 ocul. pro Pec., disl. focal n)." .
M('lodo de Ni.sl.
AM"dula de uifio.-Clhula -comlllClaimvle invadida por )i pimnntlo
A.-Pig'icn lo amarillo.
B.-ifGra nlo crom filos.



























4.


(t


<~ ~


4,.


McICOFOTOn RAFiA XII


Obj. Zeiss apocrom., 4 mn.m. ocul. proyc., (dist. focal 0.7l.
Molodo de Nissl.
Ccrebro de perro.
A.-C6lulas de Purkinge.
B..-C(lulas cariocromas.


j I
"


, ...












































B


B












l]i(;]ltPF T'i( Ai.\n \ X III


AMllodo) lI N-I.
. -u la io 'l l d ,I d m mo l'l a l1 1 1io 0 d e ,I6 ,d I I .. m a .
N.--Nticlo.
N .-Nuclolo.
A.-ii nuiio, vohh lilo-.
B.- Prolo .i +llivi'lo prolopla- ,nli+o -.





























































MICHOFOTOGRAFiA XIV


Obj. Zeiss apocrom., 1.5 apert.. 1.30 ocul. Inoyee., disl. focal 0.8).
M6todo de Nissl.-M6dula humana.
C1lula del cuerno anterior.
N.-NMcleo.
N'.-Nucleolo.
A.-GrAnulos crom6filos.
B.-Espacio peri-celular.
D.-Estroma neur6glico.































r ,.
,
r, -,,
", :;


4-


. 3









,.J .1i
r L


.4'.


/ -
'; *


MICRlOFOT OGr AFiA XV


Olbj. Zt, It apo'ro tit.. I. I aipei., l.: Il ociui. ployeC.. iisl formal t.7t.
oilo (:lMtla ff! |; tm lo O allh ollO i illvadil por 01 pi)igm111no.
\ .- (rantltoi rovnidilos.
;. P 1ildo pi"Inliono antarill).























.' E' **
4'2

4.
4.


B

'4 ~


*2;


o.
-t /


MICROFOTOGRAFiA XVI

Obj. Zeiss apocrom., 1.5 apeor., 1.30 ocul. pro'ye., (did-. focal 0.80.
1M61odo de Nissl.
C61ula pigmentada del locus ni(r.
N.-NMclco.
N'.--Nucleolo.
A.-Pigmncnto negro.
B.--Protoplasma.




























4...'

:70~ :-r


MICROFOTOGRAFiA XVII


Obj. Zeiss apocrom., 4 m.m. ocul. proyec., dist. focal 0.80.
Coloraci6n simple, liema-eosina.
Ganglio raquideo de zorrino. Normal.
A.-Cl6ula con dos nucleolos.










































Obj. Zeiss apocro. 8 m.m. ocul. proye.


Mtodo de Golgi lento.
.'















MIICltOrOTOGRAFIA XVIII

Obj. Zeiss apocrom., S m.m. ocul. proycc.
M6todo de Golgi lonlo.
Cerebro do perro.--Clula de la 4.. capa.
A.-Cuerpo piriforme.
B.-Prolongaci6n proloplasmtlica.
C.-Cilindro epe.
































































MICROFOTOGRAFiA XIX


Obj. Zeiss apocrom., 8 m.m. ocul. proyec., dist. focal 0.70.
M6todo de Golgi lento.
Cerebro de perro.--Clula de la 4. capa.
A.-Cuerpo.
B.-Prolongaciones protoplasmaticas.
C.-Cilindro-eje.
V.-Precipitado.





























; j





.























MNCHOFOTOGIAFIA XX


Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., dist. focal 0.70., ocul. proy'c.
Mltodo de Golgi, lento.
Cerebro de perro.
C61ula piramidal, grande.
A.-Cuerpo.
B.-Tallo principal.
B'.-Colaterales del prolongamiento principal.
C.-Cilindro eje.
D.-Ramificacioncs proloplasmliticas.





























































MICROFOTOGRAFiA XXI


Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocul. proyec., dist. foe. 0.70
Metodo de Golgi, lento.
Corteza del cerebro human de un sujeto adulto.
COlulas piramidales.
A.-Cuerpo cellular.
B.-Tallo principal.
C.-Cilindro eje.
D.-Prolonigamientos protoplasmicos.











































at




.'


S,,- -'1


r~I-
o"^^--- "L*--^c '-






MICIOFOTOGRAFIA XXII

Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m.. ocul. proyec., dist. fo.. 0.65.
M6DLodo de Golgi, leIno.-Cerebro de perro.
C6lulas piramidales.
A.-Cuerpo colular.
B.-Tallo principal.
C.-Cilinder-axis.
D.-Prolougaciones proloplasmiaticas.



























































V. *


h .


MICROFOrTOGRAFiA XXIII

Obj. Zeiss apocrom., 4 n. m., ocul. proycc., list. foc. 1.10.
M6todo de Golgi. lenlo.-C6lula de Purkinge vista do peril.
A.-Cuerpo.
B.-Ramificaciones colaterales.
C.-Cilindro eje.
D.-Ramificaciones termina!es.


Z
~lf

























t. t.


I

J r


?it


MICROFOTOGRAFIA XXIV


Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocul. proyec., dist. foe. 0.70.
M6todo de Golgi, rapido.-Cerebelo de gato.
C6lula de Purkinge vista de piano.
A.-Cuerpo.
B.-Ramificaciones colaterales.
C.-Cilinder-axis.
D.-Ramificaciones terminates.


IL
~"CI"'
a
,J ~


;.a
s F '~ I:
-,- ;. t. *-a+'~
.ir
'.d
"~s~dc- i~
i~C I
k "$
I~


"*St.
*mE






























. '


we
WfJ


MICROFOTOGRAFiA XXV

Obj. Zeiss apocrom., 8 m. m., ocul. proyec., dist. foe. 0.90.
lM61odo do Golgi, lento.
Cervbelo de perro.
A.-Cuerpo.
B.-Ramificaciones protoplasmAticas.
C.-Cilinder-axis.























































MICHOFOTOGRAFIA XXVI


Obj. Zeiss apocrom., 8 m. m., ocul. proyee., dist. foe. 0.80.
Mdtodo de Golgi, lento.
Cerebelo de gato.
Cdlula de la capa de grinulos.
A.-Cuerpo.
B.-Prolongamientos protoplasmiticos.
P. Precipitado.



















4

*' 'J ri 5.. *'9 *
*' ... **1 .
4 sd. C
9


* .-4 1 0 ,





t%, *s~ *^11
r rr,
w r







' ..
**':' .< 4 k


'1





K'>

9/4


r ""

*9f


.* r- *; 'F>,, .





.* ,* -
R+
r4 V. %.;



.49.


a. r ,!,



VA A
9.,



4s9 ('45
*~V t, *



" r ,,
', o.* / '"


^ '^ r *
.*4


Sa
>1 ~


r;. ,w '*^
A * "*' r9..4 .

- .; ^ '


MICROFOTOGRAFiA XXVII

Obj. Zeiss apocrom., 8 m. m., ocul. proyee., dist. foe. 0.80.
Metodo de Golgi, lento.
Cerebro de perro muerto por estrignina.
C6lulas de la 4.' capa.
A.-Cuerpo.
B.-Prolongamientos protoplasminicos.


4 .


.5'

>41.


k


r W--r


J.


-



























-IC

4)~: i
Asi"


'- / MI .- ,li'*0
N.:

. -
*' *. c ^ \ :

*1 '- v *

V.

* >v '**K.t;^ -




*' ' *. \ '.'
.4

-A


~'I

Irk" ,
4~~ .4
::L4 y
,W4 A
l2Q ;w

A -
A r.


I o


MICROFOTOGRAFIA XXVIII

Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocul. proyee., dist. foe. 0.70.
Cerebelo de gato.-Mdtodo de Golgi, lento.
C6lulas de neuroglia.


a r
ii
I t
















rU' -A

g I '


9.')


54' -

C'.
..,A : 1 .4*c+.' ..r'..l1. '.
..4< ****..



.. .... '" " i .' ".' " ... .

'- ". I' % ."
'" ,,, ,; , ,.





I.. -i 4 4
..... ,; ,,-. ....~ ~~. ..;, ,,, ,, ,, ,, .,,.,, ,,.,.~



-' ... ..."7'... ... \" "' "' "* Z , ;
./.~ ~~~~~~~~~~~' ,b~ ,s..:: ...,. o,'.'#-. .': ..''.!r' :., ."*.
.7 j *r, i :Tf


MICROFOTOGRAFiA XXIX


Obj. Zeiss apocrom., 8 m. m., ocul. proyec., dist. foe. 0.70.
Mdtodo de Golgi lento.-Cerebro de perro.
Experiencia n.' 8.
A.-Celula piramidal de aspect moniliforme.
B.-Cdlula piramidal relativamente normal.
C.-C61ula de neuroglia.
V.-Vaso.


__ I


V

i
'''






























































MICROFOTOGRAFiA XXX


Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocul. proyec., dist. foe. 0.60.
Metodo de Golgi, rdpido.
Cerebro de embri6n de polio de 10 dias.
A.-Cuerpo cellular.
B.--Prolongamientos protoplasmAticos.
V.-Vasos.












































* V


MICROFOTOGRAFiA XXXI


Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocul. proyce., dist. foc. 0.60.
ldtodo de Golgi, rapido.-Corebelo de embri6n de polio de 10 dias.
A.-Cuerpo colular.
IB.-Prolongacioncs protoplasmAlicas.
V. -Vasos.


r 1


owl

























































i. Tr--

MICROFOTOGRAFiA XXXII


Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocul. proyec., dist. foc. 0.
Ml6todo Golgi, lento.
Cerebro de gorri6n -Experiencia n. 1.
A.-C61ula piramidal de aspect amihoideo
B.-Prolongamientos moniliformes.
V.-Vasos
V'.-Ramificaci6n de un vaso.





























































MICROFOTOGRAFiA XXXIII

Obj. eiss apocrom., 4 m. m., ocul. proyec., dist. foe. 0.65.
M6todo do Golgi, lento.
Cerebro de gorri6n-Experiencia n.o 2.
A.-Cdlulas piramidales de aspect amiboideo.
B.-Prolongamientos moniliformes.
V.-Vasos.


? *r





















































IA '.I --

i_* ; I


MICROFOTOGHAFTA XXXIV

Obj. Zeiss apocrom., 4 m. nm ocul. proyce., dist. focal 0.65.
M6todo de Golgi, lento.
Cerebro de gorri6n.-Experiencia n.o 3.
A.-Celulas piramidales.-Aspecto amiboideo.
B.-Prolongaciones moniliformes.
V.-Vasos.


t ,.'. '1


, .1.































































MICROGRAFIA XXXV


Obj. Zeiss aprocom., 4 m. m., ocul. proyee., disl. foe. 0.6I5.
M~todo de Golgi, lento.
Cerebro de gorri6n-Experiencia n.* 4.
A.--Ctlulas piramidales de aspect amiboideo.
B.-Prolongamientos moniliformes.
V.- Vasos.


























































MICROFOTOGRAFIA XXXVI


Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocul. proycc., dist. foe. 1.10.
M6todo de Golgi, rapido.
Cerebro de perro-Experiencia n.0 5.
C(lula piramidal en amiboismo (s. Duval).
A.-Cuerpo cellular.
B.- Tallo principal moniliforme.
B'.-Colaterales del prolongamiento principal.
C.-Cilinder-axis.
D.-Prolongamientos protoplasmAticos.
D'.-Prolongamientos aniiboideos.






























MICROFOTOGRAFiA XXXVII


Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocul. proyoc., disl. foe. 0.70.
M6todo de Golgi, rdpido.
Cerebro de rat6n-Experiencia 1.o 7.
A.-C6lula piramidal, aspccto amiioideo.
B.-Prolongamiento moniliforme.
V.-Vasos.


Zy r


~ B
ooe* *






~i 5'^; r^*:*

^Jf40.
f ur- - M ^


MICBOFOTOGRAFiA XXXVIII

Obj. Zeiss apocrom., 4 m. m., ocul. proyoc., disl. foc. .70.
M6todo de Golgi, rapido.
Cerebro de gato-Experiencia n." i.
A.-C61ula piramidal, aspect amihoideo.
B.-Prolongamienios nioniliforncs.
V.-Vasos.




































- ;, ,









*' /




MICROFOTOGrAFIA XXXIX


Obj. Zeiss apocrom., 8 m. in., ocul. proyee., dis
Mktodo de Golgi, rApido.
Cerebro de perro-Experiencia n. 5..
C6lula piramidal en amiboismo.
A.-Cuerpo cellular.
B.-Tallo principal moniliformc.
B'.-Colaterales del prolongamienlo
C.-Cilinder-axis.
D.-Prolongaciones protoplasmiaic
D'.-Prolongaciones protoplasm
















S. .. ..


SZ, I -

.... ,,', ,*7 ' ^ <' "_ *


de .A l-et

..; '. .... 'A.,
7 .V .
," ..:',,' ?'1 '

., .. .

-... r .'



, ,. '- ....' *- . .
".-'*J IVa, "
","" "i* 'P' "" "







.MICiOFOTOI 1AFI0 A XI

Oi.j. Zeiss al)oerom., 4 in. a)., oceil. i)Ioycc... isl. foe. 0.70.
M lo io I!, Golg'i. lento.
1' rcbro do perro murto pOr eslh'igiui.
Chlulas piraeidales.
1.-lCuerpo.
1.- l'olon gacioncs prolol)las1Oinai(ice.
C.-- Ciliil, r-axis.










LAS NUEVAS IDEAS SOBBE LA CALULA NERVIOSA


Inembrana que daba A la celula un contorno neto, y ademAs un
espacio bastante grande entire la c6lula y su cApsula (b). La trans-
formaci6n sucesiva de una c6lula normal en vacuolas puede verse
en la microfotografia VIII.
En ]a microfotografia IX se ve, en un ganglio raquideo de gato
intoxicado con cloroformo, dos c6lulas que han sufrido una dege-
neraci6n especial (a). El process ha sido tan rApido que las c6lu
las no han tenido tiempo bastante para transformarse en vacuola.
Se nota, sin embargo, que ellas han disminuido de volume, y que
se ha reduicido el espacio entire la periferia cellular y la cApsu-
la (c).
La microfotografia X, ha sido sacada de celulas de animal sa-
crificado a los 3 meses de alcoholism. Hay en ellas la misma de-
generacion que la producida por la estrignina, aunque no tan
marcada. Esa degeneraci6n, que se ha localizado en las celulas de
los cuernos anteriores de la mddula, existe tambien en el bulbo al
lado de celulas bastante conservadas.
Las lesiones que causan en las celulas el alcoholism agudo y
en el delirium tremens, son mAs patentes. En tales casos, las c6-
lulas, sobre todo las del l6bulo paracentral, conservan la cuti-
cula, aun cuando aquellas c6lulas pierdan su forma y sus contor-
nos se festoneen.





Forma el protoplasma el espongioplasma, separado por un
jugo cellular. El espongioplasma es una red de fibrillas. En ella,
y sobre todo en sus puntos nodales, es donde se encuentran los
grumos. La red se inserta en las paredes del nacleo y en la por-
ci6n cortical del protoplasma. Las fibrillas se vuelven mAs regu-
lares al llegar A las prolongaciones protoplasmAticas. Sirve el es-
pongioplasma de sosten A los demas elements celulares. Tal
es lo que result de los studios de Cajal, Marinesco y Van
Gehuchten.
Segfin Max Schiiltze, son las fibrillas y la substancia granulosa
interfibrilar lo que forma el protoplasma. Las fibrillas, piensa
Max Schfiltze, no nacen del cuerpo cellular; ellas pasan de una A
otra prolongaci6n protoplasmAtica, cruzan la celula y van de dsta
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO IV 4










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


al cilinder-axis. Bas6 su teoria en las observaciones que habia he-
cho, en fresco, en las celulas del cuerno anterior de m6dula de
buey. Sostuvi6ronla various histologistas entire ellos, Remak, Ley-
dij, Froment, Arnold, Kolliker y especialmente Bethe y Aphaty,
quienes, usando m6todos especiales, estudiaron, en las celulas
ganglionares, la constituci6n fibrilar del protoplasma.
La teoria de Max Schultze encontr6 reformadores cuyas inno-
vaciones 6 ideas nuevas produjeron confusion. Ranvier admiti6 la
posibilidad de que algunas fibrillas nacieran del cuerpo cellular.
Flemming sostuvo la independencia de las fibrillas. Dogiel hizo lo
mismo basandose en preparaciones coloreadas, en tres tiempos,
con azul de Ehrlich. Aphaty emiti6 una teoria semejante a la de
la constituci6n fibrilar, pero sus trabajos, en los que us6 el cloru-
ro de oro, fueron sobre celulas ganglionares de vermes. Sostuvo
Lennossek que no existian las fibrillas de Max Schultze. Segan
ese autor, s61o se trataria de granulaciones finas y brillantes que
presentarian el aspect de una red.
La teoria fibrilar debiera tener mayor aceptaci6n, puesto que
estA basada en observaciones hechas en fresco; pero, ante la au-
toridad cientifica de Cajal, Marinesco y Van Gehuchten, que sos-
tienen la teoria de la red nerviosa, surgeon dudas.
Nuestras experiencias, hechas con diferentes coloraciones, nos
inclinan A la teoria de la red fibrilar. Como puede verse en la mi-
crofografia XI, hemos observado una c6lula del asta anterior de
medula humana teflida por el m6todo de Nissl. Hay en el centro
de esa celula una masa enorme de pigmento amarillo, que no deja
ver el nlcleo. Ese pigmento, segin la teoria fibrilar, debiera ha-
llarse en otro sitio del protoplasma; porque, de no admitir la red
de Cajal, las granulaciones no tienen nada que las sostengan, como
sucede en la microfotografia, en la cual el pigmento se encuentra
localizado en el arranque de una prolongaci6n.
Los grumos son, como hemos dicho ya, otro element del pro-
toplasma. Granulaciones cromAticas las denominan Cajal, Lugaro
y Van Gehuchten; substancia tigroide, Van Lenhossek; substancia
colAgena, Van GiesQn; substancia bas6fila, Eve. Held, Fischer,
Flemming, Bonne, Tichen y Ruzicka sostienen que los grumos son
products cadav6ricos, porque no se les ve en las coloraciones en
fresco. Otros autores los toman por una simple coagulaci6n del
protoplasma producida por los reactivos fijadores. Held ha emiti-










LAS NUEVAS IDEAS SOBRE LA CELULA NERVIOSA


do otra opinion. Seg6n 61, habria en el protoplasma una substan-
cia en disoluci6n, A la cual los reactivos mas 6 menos Acidos, da-
rian forma de grumos. Al respect, menciona la particularidad de
que los liquidos de reacci6n alcalina impiden la precipitaci6n 6
que los grumos se formen.
Dogiel neg6 la existencia de granulaciones en la c6lula in vivo,
pero era el m6todo de Ehrlich-Bethe el que usaba. MAs tarde, ha-
ciendo disociaciones y coloreando con el m6todo azul de metileno
en soluci6n tan d6bil que permitia los movimientos de ciertos ele-
mentos coloreados, larvas diversas, por ejemplo, pudo observer
que la substancia crom6fila se transformaba en grAnulos finos,
manteniendo su vitalidad las celulas que servian de compara-
ci6n (0).
El metodo que siguen Cajal, von Lenhossek, Arnold, Van
Gehuchten, y, especialmente, Turner, difiere del adoptado por
Poloumordvinow. Los primeros recurren A la disociaci6n y colo-
raci6n en azul disuelto en agua salada. Poloumordinow saca del
animal el suero, 6ste se alcaliniza, luego se pone en una solucidn
d6bil de azul, y con 6l se colorea algunos minutes en estufa A
37 grades. A estos m6todos, y sobre todo al descubrimiento he-
cho por Turner, de que la reacci6n de la substancia gris es alca-
lina 6 Acida, segfn los reactivos, se debe que, en histologia, se ad-
mita generalmente la existencia de la substancia crom6fila en la
celula en vida.
La existencia de aquella substancia en las celulas del neuro-
eje es causa de que Nissl la denomine celulas somatrocomas y
cariocromas. Segfn l1, las c6lulas son cariocromas porque unica-
mente se colorea el nicleo (microfotogrufia XII), y somatrocomas
porque el protoplasma y nicleo se colorea como sucede con las
c6lulas piramidales, medulares, etc. (microfotografias I-XIII, etc.)
La coloraci6n con tionina, en los casos en que los elements
del protoplasma se diferencian bien, da formas netas A las granu-
laciones. Por tal causa Nissl divide las c6lulas en esticrocomas,
arkiocromas, arkiesticrocomas y girocromas. Esticrocomas son
las que tienen sus grAnulos en forma de bastones alargados y pa-

(1) A esto sc podria objetar que las c6lulas separalas del neuro eje pierden su vitalidad, que
entouces lo que se ve es el cadiver; pero trabajos publicados el afio pasado (Pugnat, Lugaro), de-
muestran que la estructura internal de las c6lulas no se altera sino unas horas despuds, aunque se
corte el cilindro-eje casi en su nacimiento.










BEVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


ralelos a los hordes celulares (microfotograffa XIII); arkiocromas,
las pequefias celulas de la corteza, por ser el estriado longitudinal;
arkiesticrocomas, las de Purkinje, que son de tipo inixto (microfo-
tograffa XII), y girocromas, las celulas ganglionares que tienen
granulaciones sumamente finas. En los casos indicados, es posi-
ble contar las granulaciones.
Van Gehuchten sostiene que, aim cuando en una determinada
clase de c6lulas, las granulaciones resultant ser siempre del mismc
tipo, no son ellas, sin embargo, las que, en los process patol6gi
cos, manitiestan mais claramente la, lesi6n. De ahi que Nissl clasi
fique las c6lulas en piknoformas, apiknoformas y parakinoformas,
segvin que la substancia crom6fila sea muy abundant y tome e
azul con intensidad (microfotografia XIV), 6 cuando el protoplas-
ma aparece completamente claro, con escasas y muy pequeflas
granulaciones. Las atrofias celulares estarian en ese caso: tam-
bi6n las intoxicaciones de alcohol (microfotografia X) y las de clo-
roformo (microfotografia IX). Sin embargo,en ciertas intoxicacio-
nes, hay process que no resultan comprendidos en aquella cla-
sificaci6n. Esos process los motivan las lesiones producidas por
la estrignina y aun por el cloroformo. En la microfotografiaVII se
ve que en las celulas, las granulaciones no se diferencian y que el
protoplasma result uniform 6 intensamente teflido. Esto no s6lo
se observa en las c6lulas de la medula, sino tambi6n en la de los
ganglios raquideos. Si se estudia una preparaci6n, con poco au-
mento de la lente, se ve, en cada campo del microscopic, de dos a
tres celulas cuyo protoplasma se encuentra mas condensado que
en las otras. En las intoxicaciones causadas por el cloroformo, se
observa ademAs absorciones del protoplasma, formando vacuolas
(microfotografia IX). No sucede lo propio en el process ribico.
Este process no entra en la nomenclatura de Nissl, aun cuando el
protoplasma result claro y uniform (microfotografia V), porque
las granulaciones no se distinguen y ofrecen el mismo aspect que
present en casos de fatiga.
Deducimos que en todo process en que se produce t6tanos
que concluyen con la paralisis, como sucede en las intoxicaciones
de estrignina, las c6lulas ganglionares y la de los cuernos ante-
riores, pasan por un period especial. Este period no es el que
llama Nissl apiknoformo, 6 el de fatiga, sino el producido por un
enturbamiento cellular, cuyo segundo period es la formaci6n de










LAS NUEVAS IDEAS SOBRE LA CELULA NERVIOSA


vacuolas. Estas pueden agrandarse, invadir todo el protoplasma y
destruirlo, asi, completamente. Es lo que sucede en el process rti-
bico, en el que una pardlisis que dura 2 6 3 dias produce una des-
trucci6n total de algunas celulas, que han pasado antes por los
periods A que hemos hecho referencia.
El pigmento es otro contenido protoplasmico. La microfoto-
grafia XV lo muestra en distintos sitios de la celula; la micro-
fotografia XI, en el centro; y la micrototografia I, en la perife-
ria y principio de una prolongaci6n. Puede faltar, como se ve en
la microfotografia XIV.
Los trabajos de Pilcz, M:irinesco, Colluci, Rosin, Obreja y Ta-
tuses demuestran la existencia del pigmento amarillo en las celu-
las y la m6dula y en las grandes piramidales de la corteza cere-
bral. Screen algunos histologistas que la presencia del pigment
en las grades piramidales es causa de su degeneracion. El hecho
de que se le haya encontrado en casos de delirium tremens y atro-
fias seniles lo probaria.
El pigmento amarillo no existe en las c6lulas de Purkinge. Sin
embargo, Obersteiner y otros histologistas dicen haberlo visto en
casos de alcoholism cronico, casos en que, segiin aquellos, el
pigmento ocupaba el espacio que, al desaparecer, habia dejado on
la celula.
La 6poca en que el pigmento aparece no se ha determined
ain. Pilcz y Marinesco dicen haberlo encontrado, aqu6l, en los
ganglios de un nifio de dos anios, el otro, en celulas de m6dula de
un nifio de ocho afos y en las grandes piramidales en adults de
veinte anos. Concuerda la descripci6n de Marinesco lo que result
de la observaciou a que se refiere la microfotogralia XI. Esta mi-
crofotografia lo es de una preparaci6n de medula de un niflo de
cinco aflos.
No se sabe todavia cuAl sea la composicion quimica del pig-
mento. Para Rosin, ella seria id6ntica a la de la grasa, y, por ello,
no trepida en llamar lipocroma el pigmento. Tal opini6n no con-
cuerda con la mayoria de los histologistas que no admiten que el
pigmento sea de naturaleza grasa. Colluci dice haber observado
que no siempre el pigment, tratado con acido 6smico, se com-
porta como la grasa. Es debido a una degeneraci6n adiposa que
la grasa, segun 61, se encuentra en algunas granulaciones del pig-
mento. Olmer tambidn lo llama lipocroma y lo asimila a las re-










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


servas nutritivas que puede enconti'arse en diferentes celulas. No
siempre, sin embargo, ha conseguido que el pigmento le diera las
reacciones de la grasa.
Las granulaciones del pigmento se dividen en tres categories.
La primer comprende las granulaciones azul amarillentas; la se-
gunda, las amarillas mas finas; y la tercera las incoloras, que son
las que se encuentran en las atrofias seniles. Esta division, que es
la que da Marinesco, difiere de la que establecen otros autores.
La mas 16gica, segin 6stos, seria la basada en la intensidad
del color amarillo.
El papel que desempena el pigmento en la celula. no es aun
bien conocido. Es un alimento de reserve, piensan Schaffer, Obre-
ja, y Tatuses. Como el pigmento se encuentra en los casos de al-
coholismo, aquella opinion no concuerda con la que result de la
prdctica. Conhein, Lord, Cajal, Colluci, Beran, Lewis, Marines-
co, etc., creen que la presencia del pigmento en la celula es el
principio de un process degenerative, debido 6 no a su metabo-
lismo. Segin otros, el pigment seria un product de regresi6n.
La opinion que prevalece es -la ya citada de Conheing, Lord, Ca-
jal, etc.
En algunas celulas existen granulaciones que no dejan de te-
ner su importancia. Nos referimos al pigmento negro. Tal pig-
mento se halla en las c6lulas del locus niger (microfotografia XVI).
Contienen esas c6lulas unos granitos de menor tamafio que los
delpigmento amarillo, de constitucion semejante A la melanina y
de un color negruzco que no desaparece con los reactivos usados
en las inclusiones. La c6lula normal los contiene en menor canti-
dad que los del pigmento amarillo. Suelen invadir toda la celula
con mas frecuencia que los otros.
Hay en el protoplasma, ademas del pigmento amarillo y del
negro, otros elements coloreables. Empleando en sus observa-
clones la fucshina basica, Altman descubri6 en el protoplasma la
existencia de unos grAnulos finos, que denomirn bioblastos y que
otros histologistas, entire ellos, Serd, han visto tambi6n, estu-
diando c6lulas ganglionares. Held, recurriendo a una coloracidn
mAs simple (azul y eritrosina), consigui6 ver, mAs tarde, lo que
6l llama neurosomas, granulos que se encuentran no sdlo en el
cuerpo cellular sino tambi6n en sus prolongaciones protoplasma-
ticas, especialmente en las terminales. Por iltimo, Heidenhain,










LAS NUEVAS IDEAS SOBRE LA CELULA NERVIOSA


Van Lenhossek, Cajal, Lewis, usando lahematoxilina f6rrica, han
hallado en el interior del protoplasma de las c6lulas ganglionares
de la rana y de algunos an6lidos, otras inclusiones, no vistas en
las c6lulas del neuroeje human, los centrosomas, como 61 las
denomin6. Los bioblastos de Altman no son, para Fischer, sino el
product de una precipitaci6n de peptona, provocada por los aci-
dos de los fijadores.
En la celula nerviosa, no hay, normalmente, protoplasma sin
ndcleo. El nucleo. por lo general, es tnico. Remak, sin embargo,
ha afirmado la existencia de dos nAcleos en la c6lula de los gan-
glios del gran simpatico del conejo. El nucleo es comfinmente re-
dondo y, a veces, en las c6lulas piramidales, triangular con bor-
des redondeados. En su fina estructura se nota, entire el jugo
cellular, dos elements: la cromatina y la linina. Es en su pared
internal que se inserta la linina, y en la externa la red de fibrillas
6 el espongioplasma.
Dentro del nicleo esta el nucleolo, que, generalmente, es tam-
bi6n unico. Sin embargo, hemos observado dos nucleolos en un
ganglio raquideo, normal (microfotografia XVII). El ganglio era
de zorrino. El nucleolo se colorea mAs facil 6 intensamente usan-
do la tionina.
Esta exposici6n sobre la membrana, el protoplasma de la c6-
lula nerviosa, su nfcleo y nucleolo no puede aplicarse A la neu-
roglia. La neuroglia es otro element nervioso cuyo conoci-
miento se hace necesario para explicarse en lo possible la unidad
fisiol6gica.





La neuroglia, llamada tambi6n celula de Deiters, porque 6ste
fu6 quien la descubri6, es, segiln la mayoria de los histologistas,
el plexo 6 armaz6n de la trama nerviosa.
Hay tres tipos de neuroglia. El primero, es el fibrilar (microfo-
tografia XXVIII); el segundo, el protoplasmatico de Adrienzen 6 el
de la substancia gris (microfotografia XXIX); el tercero el epite-
lial.
El tipo fibrilar, segun Cajal, lo constitute un cuerpo que tiene
su nicleo y tres classes de prolongaciones. La primera la forman











REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


las cortas prolongaciones que se pierden muy cerca del punto de-
donde nacen; la segunda, las prolongaciones que, en preparacio-
nes bien impregnadas, pueden alcanzar hasta un milimetro de lar-
go; la tercera, las prolongaciones vasculares, descubiertas por
Goigi. Las prolongaciones largas, que se enlazan alrededor de un
vaso, forman raices adventicias que, segin Andrienzen, amorti-
guan los choques de la onda sanguinea. Las prolongaciones vas-
culares se adhieren al endotelio de los vasos, formando cono. Cre-
y6 Ravier que estas prolongaciones no tenian fin, porque el
cuerpo cellular no es sino un simple entrecruzamiento de prolon-
gamientos. FundAndose en los resultados de sus experiencias, en
las cuales usa un nuevo m6todo de coloraci6n, Weigert, reciente-
mente, ha defendido la teoria de Ranvier. Segin Cajal, Martinotti,
Retzius, Kolliker y otros histologistas, estas prolongaciones ter-
minan libremente, esto es, sin adherirse al endotelio de los vasos.
El tipo epitelial no tiene conexi6n con los vasos. No sucede lo
propio con el protoplasmAtico de Andrienzen. Hay en este tipo
prolongaciones que, presentando la misma forma de cono que las
vasculares de Golgi, rematan en un vaso (microfotografia XXIX).
Las opinions no concuerdan en cuanto A la funci6n que ejer-
ce la neuroglia en el neuro-eje.
Las prolongaciones de la neuroglia, segan Golgi, no servirian
sino para poner en comunicaci6n c6lula y vaso, cuando no hay,
entire 6stos, contact director. Combaten esta opinion Cajal, Kolli-
ker, Weigert y otros histologistas. Estos dicen que, en sus expe-
riencias, no han visto que las prolongaciones terminen en un vaso
6 en fibras de neuroglia. Tambien invocan al respect dos circuns-
tancias. Es la una que, en ciertos peces, faltan las celulas de Dei-
ters; la otra, que las c6lulas epiteliales no tienen, como ya se ha
dicho, conexi6n ninguna con los vasos.
La neuroglia, segan Weigert, s6lo sirve para llenar el espacio
que media entire dos c6lulas nerviosas. Cajal rebate esa opinion
sentando su ley de la economic de espacio, por la cual explica'la
la proximidad de las dos celulas y la hAbil disposici6n de ellas.
La naturaleza y desarrollo filogenetico de las c6lulas hacen que la
teoria de Weigert tenga mAs aceptacion.
Segin la nueva teoria de P. Ram6n Cajal, es la neuroglia que
establece 6 interrumpe la corriente nerviosa, desempenando, asi,
funciones andlogas A las de una Have de Morse. Por esta teoria,











LAS NUEVAS IDEAS SOBRE LA CELULA NERVIOSA


las c6lulas epiteliales de los vertebrados inferiores y los ap6ndices
de las cl6ulas de la substancia gris no tienen otro objeto que re-
sistir el paso de la onda nerviosa, impidiendo el contact entire
las fibrillas no meduladas, entre las expansiones protoplasmati-
cas 6 entire estas y aquellas. Cita Cajal, entire otras pruebas, la de
que las neuroglias abundant much mis alli donde es mayor el
intrincado formado por las ramificaciones protoplasmiticas. Sala
y Terrosa defienden la teoria de Cajal, que no rechaza Van
Lenhossek, y que, entire los histologistas, cuenta con mas parti-
darios.




Volvamos a la c6lula nerviosa cuya constituci6n hemos rese-
fiado antes de ocuparnos de la neuroglia.
Aquella c6lula tiene dos prolongaciones, ique funci6n desem-
pena? He ahi lo que Cajal ha procurado explicar con su teoria de
la polarizaci6n dinamica.
Fu6 Van Gehuchten quien bosquejd esa teoria al dar a la c6-
lula dos classes de prolongaciones: las celulipetas y las celulifugas.
Ademis de Cajal y aquel histologista, Gowers y Bechterew habian
afirmado que la funci6n del cilindro-eje era celulifuga, lo que han
sostenido tambi6n Waldeyer y Kolliker.
El movimiento nervioso se transmit desde las ramas proto-
plAsmicas y cuerpo cellular al cilindro-eje. Toda unidad nerviosa
tiene: un aparato de recepci6n, el cuerpo y expansiones proto-
plitsmicas; un aparato de conducci6n, el cilindro-eje; y un apa-
rato de aplicaci6n 6 emisi6n, la arborizaci6n nerviosa terminal.
Tal fu6 la primera teoria de la polarizaci6n dindmica; pero, des-
pu6s de nuevas experiencias, Cajal dijo: ((las expansiones proto-
plasmiticas y el cuerpo cellular poseen una conducci6n axipeta
(es decir hacia el ax6n), mientras que el ax6n posee una conduc-
ci6n dendrifuga y somatofuga (viniendo ya de las dentritas), ya
del cuerpo cellular De esto dedujo Cajal que la corriente ner-
viosa, recogida por las dentritas, no tiene necesidad de pasar por
el soma, porque puede ir directamente al ax6n. Esta es la modifi-
caci6n introducida en la teoria de la polarizaci6n dinimica. Cajal
la ha sustentado, citando entire otras pruebas, aquellas en que el
ax6n brota de una ramificaci6n protoplasmica.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Cajal, para explicar gran nimero de hechos, ha establecido
ademAs, basandose en observaciones personales, las leyes de la
economic de espacio, de tiempo y de material conductiva. El no
admite que, por capricho de adaptaci6n, el cilindro-eje nazca de
una prolongaci6n protoplAsmica. Juzga afianzada su teoria por
aquello de que no es necesario el pasaje de la onda nerviosa por
el soma.
4,La corriente nerviosa se verifica siempre del mismo modo, 6
sufre modificaciones A causa de alteraciones patol6gicas 6 artifi-
ciales? Van Gehuchten sosticne que, invariablemente, ella pasa
por las prolongaciones celulipetas, de 6stas al soma y del soma
al ax6n. Fundindose en experiencias do Kuhne y Sherringtonn,
Cajal se aparta de la opinion de Van Gehuchten para insistir en
que la polarizaci6n se adapta a las necesidades, es decir, al papel
que desempefia la celula. Reconoce que, en estado fisiol6gico, la
onda entra por las prolongaciones protoplasmicas, pero observa
que si ella entra por el cilindro-eje, puede pasar del ax6n al soma,
y de 6ste a las prolongaciones protoplasmicas.
Expuesta, como queda, la histofisiologia de la unidad ner-
viosa, veamos cuAl es la fisiologia del conjunto, la asociaci6n
de las unidades. la funci6n normal y vital de los centros ner-
viosos.





La celula nerviosa, como se ha visto, tiene dos classes de
prolongaciones, las protoplasmicas y la del cilinderaxis, cilin-
droeje 6 ax6n.
Usando en sus experiments las impregnaciones Auricas, Ger-
lach observa que las ramas terminales de las prolongaciones pro-
toplAsmicas forman una red iritrincada. Deduce que todas las
unidades del neuroeje estAn en contact. No admite lo que Dei-
ters: que cada c6lula tenga un cilindroeje. Segun 61, 6 el cilindro-
eje nace directamente de la celula como sucede con las fibras
anteriores de la m6dula, 6 bien son las ramas que vienen de la
red protoplasmica las que le dan origen. Sostiene que, en el
neuroeje, existen dos species de c6lulas de formas distintas.
Concluye que estAn en contact director con la red nerviosa,










LAS NUEVAS IDEAS SOBRE LA CALULA NERVIOSA


y las otras-con 6sta y las fibras de las raices anteriores de la
medula.
Golgi, en sus experiments, en los cuales usaba el cromato de
plata, ve diferencias entire las ramificaciones de una celula. Las
divide en prolongamientos protoplAsmicos y cilindroeje, sin ad-
mitir que 6ste fuera indivisible como afirmara Deiters. Los pro-
longamientos protoplismicos, segin 61, reciben las impresiones;
el cilindro-eje las transmite. MAs tarde, como observa el tejido de
fibrillas descripto por Gerlach, cree que s6lo se trata de una red
difusa, no formada por los prolongamientos protoplasmicos, sino
por la anastomosis de todas las fibrillas del neuro-eje. Para 61, los
prolongamientos se distinguen no A causa de la forma, sino por
las funciones que desempefan. La funci6n del cilindroeje, piensa,
es transmitir la onda nerviosa; la de los prolongamientos pro-
toplAsmicos, nutrir la c6lula 6 por intermedio de la neuroglia 6
uni.ndose A un vaso.
La exactitud de las observaciones dependent de la eficiencia
de los m6todos seguidos en los experiments. A media que se
descubren metodos mejores, el tesoro de los conocimientos esen-
ciales aumenta, aceptando 6 rechazando i originando teorias.
Hasta ahora, nada de nuevo se ha agregado A lo que ha dicho
Golgi sobre morfologia cellular, pero se ha evidenciado la inferio-
ridad de su m6todo, muy superior al de Gerlach.
Descubierto por Ehrlich que se podian colorear las c6lulas
nerviosas inyectando in vivo azul de metileno, se realizan impor-
tantes conquistas en el dominio de la histologia. Retzius pone de
manifiesto la independencia de aquellas cAlulas no s6lo en los
vertebrados, sino tambi6n en los moluscos. Cajal destruye la teo-
ria de Golgi.
Segfn esa teoria, que aceptaron Mordono, Martinotti. Monti,
Marchi, Fussari, Salas y otros histologistas, y que s6lo difiere de
la de Gerlach, en lo concerniente A la formaci6n de la red, hay
uni6n, anastomosis entire las prolongaciones de las c6lulas ner-
viosas. Cajal observa la libre terminaci6n de las prolongaciones
protoplAsmicas y la ramificaci6n del cilindroeje. Ambos elements
son independientes. Existe entire las celulas simple contact, pero
no continuidad ni anastomosis.
Para Golgi, hay cilindrosejes que desempeflan una funci6n sen-
sitiva y otros una motriz, segin 6stos pertenezcan A celulas de










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


distinto ax6n. Cajal observa que no hay tal dualidad; que tampoco
la unidad sensitiva se encuentra en aquellas regions en que el
element motriz predomina C1).
Segfin iolgi y la escuela italiana, los prolongamientos proto-
plAsmicos estAn direct 6 indirectamente en conexidn con un vaso.
Cajal lo niega, como tambi6n Van Gchuchten, Retzius y Kolliker.
Seggn estos, aquellos prolongamientos, como el cilinderaxis, des-
empefan una funci6n puramente nerviosa. Los prolongamientos
protopldsmicos reciben la onda para llevarla hasta el soma y de
6ste al ax6n, 6 bien la onda entra por las prolongaciones celuli-
petas y sale directamente por las celulifugas (2).
La existencia de una red en que haya anastomosis no es, pues,
admisible. La red que ban observado Gerlach, Golgi, Cajal, Ko-
lliker, Van Gchuchten, Lenhossek, Retzius y otros histologistas,
no debe ser considerada sinojcomo un reticulo sin anastomosis.
Por ende la unidad nerviosa es independiente. Ademas de Wal-
deyer, Cajal y otros sabios, asi lo afirman His y Leidig, que han
dado en llamar aquella unidad, 6ste: punktsubstanz; el otro: ele-
mento neurophile.
La teoria de la independencia de la celula tiene contradic-
tores.
Dogiel, fundAndose en el resultado de sus studios sobre reti-
nas de ave, sostiene que todas las c6lulas de un mismo tipo se
reunen formando agrupaciones independientes de las de otro tipo.
Segin 1l, hay varias classes de anastomosis, no s6lo entire las ra-
mificaciones terminales y entire las grandes ramas, sino entire los
axones y, sobre todo, entire sus tallos terminales. Ya en la red
mixta A que Gerlach y Golgi se refieren, hemos visto que tambi6n
los elements de una misma clase, aunque independientes entire
si, estAn en contact. Dogiel deduce que la destrucci6n parcial de
un element no impide que los demAs sigan funcionando. Asi, la
p6rdida de una capa cellular de la retina no les quita a las otras
su actividad. No hay continuidad, segin 61, entire los elements
heterog6neos, pero, si, entire los homog6neos.
Cajal atribuye las observaciones que informan esa teoria A la

(I) Igual observaci6n ha hecho Lenhossek.
(2) Al respecio, conviene observer que la diferencia morfol6gica, no lisiol6gica, entire los
prolongamientos protoplasmaticos y el cilindroeje no exisic en los balracios. Ior esto, Lawdosky
denomina cilindroaxiles esos dos elements.