<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo tercero


DLOC UFLAC



PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Revista de la Universidad de Buenos Aires
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00003
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00003

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 34a
        Page 34b
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
    Indice del tomo tercero
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
Full Text




















REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE
BUENOS AIRES














REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD

DE

BUENOS AIRES


Publicada por orden del Consejo Superior de la Universidad


DIRECTOR: RODOLFO RIVAROLA


ANO II TOMO III














BUENOS AIRES

Direeei6n y Administrsei6n
430 VIAMONTE 430
1905



































LA llN
AMERICi










Buenos Aires


Imprenta DIDOT de Folix Lajouane & C.', Perd 143, Buenos Aires














REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE

BUENOS AIRES






4DEBE PRECEDER UNA DECLARACI6N DE GUERRA

A LA RUPTURA DE LAS IIOSTILIDADES? (1)




La caida de Puerto Arturo se ha considerado por los t(pacifis-
tas) como el principio del fin de la espantosa carniceria que tiene
por teatro el Extremo Oriente. Dicese que el Zar, ese mismo Zar
iniciador del Congreso de La Haya, con motivo de los prop6sitos
que se le han atribuido de poner t6rmino A la guerra, ha hecho
suya la famosa frase en que CAnovas del Castillo sintetiz6 un dia
de raz6n nublada, la voluntad de Espaiia en su duelo A muerte
contra Cuba revolucionaria: (Lucharemos mientras haya una pe-
seta en las cajas y un solo hombre capaz de cargar un fusil., Por
fortune las ;razas no se suicidan. El Jap6n de su parte ha hecho
ptiblico que no saldra del Mikado la primera palabra de paz. Se-
gun esto habra guerra para rato, contra la opinion de los pacifics
tas), A menos que la ((providencia de la especie) se resuelva a
darles raz6n, reivindicando sus inmutables fueros contra Mikados
y Zares. Seguiremos, pues, escudrinando el horizonte al acecho
de la luz blanca anunciada por los profetas de la paz: entire tanto


(1) LEGACI6N ARGENTINA, Madrid, Enero 27 de 1905.
Sr. Director de la RETISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES, Dr. Rodolfo Rivarola.
Tuve el honor de recibir, hace algin tiempo, la carta circular invitandome A colaborar en la
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES, de que es Vd. mny digno Director. Motivos diversos
han aplazado hasta ahora mi aceptaci6n, aparte el prop6silo de hacerla acompafiar de un trabajo
que fuese para Vd. la afirmaci6n de mi deseo de no reducirla a un simple ofrecimiento. Esto hago
hoy con el mayor placer, prometi6ndome desde luego, seguir tratando en ]a REVISTA una serie de
cuestiones de derecho piblico relacionadas con los paises de Am6rica.
Saluda A Vd. con su mas alta consideraci6n su affl. compatriot y amigo.
EPIFANIO PORTELA.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


recojamos y anotemos los aportes de la barbara contienda al co-
mfn acervo juridico de la familiar humana para la soluci6n de los
graves problems conexos con el derecho de la guerra. Estas gran-
des calamidades atAvicas han solido imprimir, como mezquina
compensaci6n, pequefios impulses a las tentativas de la humani-
dad para suavizar los horrores de la guerra y atin-si no para
suprimirla, ideal que no verd este siglo-para reducirla al mini-
mum de frecuencia possible; pero tales beneficios son como el ra-
dium, para extraer una pequefia particular del cual necesitanse
toneladas de piedra... iCuanta ruina, cuantos sacrificios de hom-
bres, de dinero, de intereses de todo orden no representarA el
menor de ellos!
Son varias las cuestiones de derecho piblico suscitadas por el
canfn de los beligerantes en la actual contienda, siendo la pri-
mera en el tiempo, la puesta A la orden del dia ante el tribunal
mundial por Martens, Ilamado ya por antonomasia el Great Inter-
national Chief Justice, s6lo que en el caso que llamare sub judice
es 6l ((Gran Parte) tambi6n. Me refiero A la controversial provo-
cada por su famosa carta, publicada en la prensa europea y ame-
ricana, procurando arrojar sobre el Jap6n la condenaci6n univer-
sal por la manera como inici6 las hostilidades, violatoria, a su
juicio, de la ley de las naciones.
Conviene advertir que el sabio professor de la Universidad de
San Petersburgo empieza por ponerse en guardia contra el repro-
che de inconsecuencia que no habrian dejado de hacerle sus ad-
versarios. La salvedad, dada la opinion sustentada en sus libros,
era ciertamente necesaria. ((Sigo convencido, dice, hoy como hace
treinta afios, que una declaraci6n formal, solemne, de guerra, no
es necesaria en nuestros tiempos.)) Luego viene el distingo. (Sin
embargo, afiade, yo no he pretendido jams que una naci6n civi-
lizada tenga el derecho de lanzarse inopinadamente y por sorpre-
sa sobre otra. Es absolutamente necesario que los dos adversaries
se hallen convencidos, en virtud de hechos positives, de que el
estado de guerra existe y que las hostilidades pueden comenzar en
cualquier momento) Es tan sutil la diferencia entire esta opinion
de Martens y la que sostiene la previa declaraci6n de guerra, que
aun con un buen lente no se alcanza A percibirla. Al menos, tal es
mi caso.
"Consultando imparcialmente los hechos, sigue diciendo, es









DECLARACI6N DE GUERRA Y RUPTURA DE HOSTILIDADES


impossible negar que Rusia no habiendo recibido del Jap6n nin-
guna declaracidn de guerra no podia prever, dada la situaci6n real
de las cosas, el principio de las hostilidades inmediatamente des-
pues del paso dado el 6 de Febrero de 1904.) Notaremos, al pa-
sar, que Martens se pone en contradicci6n aqui consigo mismo: si
no cree necesaria la declaraci6n de guerra, ,por qu6 dar su omi-
si6n de parte del Jap6n como causa de la sorpresa que la ruptura
de las hostilidades produjo en Rusia? 4A la altura A que habian
Ilegado las cosas podria afirmarse la inexistencia del ((estado de
guerra ), que segfin Martens, debe de ser condici6n indispensable
para que las ((hostilidades) puedan comenzar en cualquier mo-
mento?%
Las premises de que parte para absolver de responsabilidad A
Rusia y concentrarla toda en su adversario, son las siguientes:
((Que s61o el 6 de Febrero fu6 conocida de Rusia la ruptura de las
relaciones diplomAticas por una nota de la Legaci6n del Jap6n, en
la cual no se hacia la menor alusi6n a la posibilidad de un co-
mienzo de hostilidades; mientras que s6lo algunas palabras en
la nota japonesa habrian podido apartar toda duda sobre ese pun-
to y consignar el comienzo inmediato de una ((buena guerra)),
como las naciones europeas la practicaban en la Edad Media. El
Jap6n ha preferido una ((mauvaise guerre ). No s6 por qu6 el Ja-
p6n habria de ir A buscar en la Edad Media reglas de conduct ni
por qu6 ha de reprochArsele el que haya seguido en ese punto el
ejemplo de Inglaterra, para no citar sino el de mAs viso en los
tiempos modernos.
Continuando el razonamiento, sigue diciendo el ilustre inter-
nacionalista que cuando se remiti6 la nota japonesa el Gobierno
de Tokio sabia perfectamente que la respuesta rusa habia partido
ya para el Jap6n y que hallAbase redactada con espiritu de gran
conciliaci6n. Por ultimo, que en el mismo moment en que el Go-
bierno japonds se limitaba A dejar constancia de la ruptura de las
negociaciones diplomAticas con Rusia, preparabase el ataque de
la flota japonesa y se lo llevaba A efecto menos de cuarenta y ocho
horas despu6s de la ruptura.
((En estas condiciones, concluye el ilustre Presidente del Con-
greso de La Haya, las autoridades rusas 'en Asia fueron casi si-
multAneamente advertidas de la ruptura diplomAtica y del ataque
nocturno de Puerto Arturo! De suerte que, en vista de estos he-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


chos irrefutables, es impossible pretender que la falta de declara-
ci6n de guerra de parte del Jap6n no ha sido una maniobra de
(mauvaise guerre) largo tiempo premeditada y ejecutada sin es-
crapulos.n
No es tan seguro que los hechos se hayan pasado tal como
aparecen coordinados por Martens.
Si el Jap6n por intermedio de su Ministro en San Petersburgo
no dej6 de reclamar un solo dia durante meses una respuesta pe-
rentoria respect de los prop6sitos de Rusia en la Manchuria en
resguardo de su propia seguridad, que creia amenazada, c6mo
career en esa fatal coincidencia del retire de la Legaci6n Japonesa
con el envio de parte de Rusia & Tokio de la nota destinada A tran-
quilizar todas las alarmas y todas las aprehensiones de su vecino
de Oriente? 4C6mo, dada la inmensa zozobra producida en el mun-
do por el sesgo que habian torado las negociaciones, no anticip6
Rusia de veinticuatro horas esa siempre ofrecida y siempre apla-
zada respuesta, destinada A restablecer la confianza en la paz y
desvanecer el temor de guerra que todo el mundo, menos Rusia,
consideraba inminente?
Extrafla, de otra parte, es la insistencia de Martens en repro-
char al Jap6n que no haya hecho preceder de una declaraci6n de
guerra la ruptura de hostilidades, sin embargo de que en su opi-
ni6n anterior al conflict no la creia (necesaria entire naciones ci-
vilizadasn. Y si la declaraci6n de guerra no es necesaria, Lc6mo de-
terminar los hechos positives que A su juicio deben crear en los ad-
versarios el convencimiento de que el estado de guerra existe entire
ellos y que las hostilidades pueden comenzar en cualquier moment?
4No era universal convencimiento que una vez rotas las relacio-
nes diplomaticas seguirianse sin transici6n los primeros hechos
de armas? De una y otra parte, much antes de finalizarse el pro
ceso diplomatico, se hacian aprestos belicos que persuadieron A
todo el mundo, dado el origen de la irreductible diferencia, de que
s6lo la guerra seria el termino fatal de las negociaciones: y hoy,
estudiando imparcialmente los acontecimientos que precedieron y
siguieron al retire de la Legaci6n del Jap6n en la corte moscovita,
no se puede afirmar, como pretend Martens, que el ataque noc-
turno de Puerto Arturo fuese el hecho inicial de las hostilidades.
Pero, aparte toda discussion en cuanto A los hechos, pareceme evi-
dente la antinomia entire los juicios Ide Martens anteriores y pos-









DECLARATION DE GUERRA Y RUPTURA DE HOSTILIDADES


teriores & la guerra, acaso explicable por un sentimiento digno
del mayor respeto. Tampoco es mi Animo ahondar en este punto.
Ya vendra en su dia la elucidaci6n hist6rica sobre la responsabi-
lidad del conflict. Dejo, pues, de mano tan interesante cuesti6n
para circunscribirme a la controversial A que ha dado origen la fa-
mosa carta, de si debe preceder la declaraci6n de guerra d la rup-
tura de las hostilidades.
La cuestion no es nueva en los anales diplomAticos, hallAndo-
se radicalmente divididas las opinions do los publicistas respect
de ella. Asi, Hautefeuille, Vattel y Rayneval se han pronunciado
con reserves mas 6 menosinsubstanciales, por la opinion afirmati-
va, mientras que Bynkershoek, Klliber y el mismo Martens sostie-
nen que no es necesario aquel acto previo, si bien insinman la con-
veniencia de otras formalidades de tal manera indeterminadas y
vagas que dificilmente podran convertirse en reglas de procedi-
mientos para las Cancillerias. En cuanto A nuestro Calvo se limita
segtin su costumbre, A exponer en sucintos estractos, que hace
c6moda la consult, las encontradas opinions, sin soltar prenda
de su part. Burlamaqui es quizAs, el mas explicit y a mi juicio,
quien estA en la verdad cuando sostiene que alas formalidades
observadas por las diferentes naciones en las declaraciones de
guerra son arbitrarias,. La controversial, pues, solo ha sido rever-
decida con motive de la carta de Martens, conservAndose los anti-
guos campos.
Mr. Ebren, de la Facultad de Derecho de Nancy, se pone de
lado de los que sostienen la necesidad de la declaraci6n, aunque
no parece muy fire su convencimiento.
Siendo frances Mr. Ebren ya se presumira en que espiritu se
halla concebido su articulo con respect al Jap6n. Segin l1, repi-
tiendo A Martens, rompi6 el rival de Rusia las hostilidades cuan-
do el mundo esperaba todavia una pacifica soluci6n de la contro-
versia diplomatica, para la cual s61o esper6 el arribo A Singapore
de los barcos comprados A la Reptblica Argentina. Si es verdad,
dice, que concluidos los preparativos b6licos no podia esperarse
sino la guerra, la sola ruptura de las relaciones diplomAticas no
justificaba su comienzo; necesitdbase otro acto del Jap6n y 6ste
fu6 la tentative realizada en la noche del 8 al 9 de Febrero por
sus torpederos contra la escuadra anclada en la rada de Puerto
Arturo, cuyo acto califica de ((felonia)). Para llegar a esta extre-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


mosa conclusion parte naturalmente Mr. Ebren de la necesidad de
la declaraci6n de guerra, cargAndole, como se ha visto, la romana
al Jap6n en la distribuci6n de las responsabilidades, por haberla
preterido.
Procurare reproducir su raciocinio con la mayor fidelidad po-
sible.
Desde que estalla un conflict armado, dice Ebren, las reglas
juridicas que gobiernan la vida international en tiempo de paz
modificanse ipso factor. Al derecho de la paz substitiyese el dere-
cho de la guerra y el derecho de la neutralidad, de donde deri-
vanse todo genero de graves consecuencias mientras duran las
hostilidades. Nuevas reglas que afectarAn A los neutros regirAn
las relaciones entire los Estados y de ahi la necesidad de fijar el
comienzo de las hostilidades por un acto juridico. Conviene Ebren,
sin embargo, que existen divergencias entire los autores. Y refi6-
relas A s6lo dos causes, hist6rica una, derivada la otra de la dife-
rente manera de concebir y apreciar el carActer de la declaraci6n
de guerra. Segin las 6pocas ha sido 6sta 6 no practicada, de modo
que es dificil fundar la necesidad juridica de la declaraci6n en la
costumbre international. Entre los romanos no habia bellum jus-
tum, 6 sea guerra regular si no era precedida la apertura de las
hostilidadas de una declaraci6n en forma. TratAbase, empero, so-
lamente de una ceremonia religiosa impuesta por las preocupa-
ciones del pueblo romano, cuyo ainico fin era el de propiciarse A
los dioses. S61o la bellum justum producia los efectos civiles apa-
rejados al estado de beligerancia, A saber: derecho de hacer bo-
tin, de reducir los cautivos A la servidumbre, de invocar la ficci6n
del postliminium, etc.
En la Edad Media, A partir del siglo xvi, la declaraci6n pre-
cede A la hostilidad, pero esto s6lo responded A las ideas caballe-
rescas de la 6poca. MAs tarde, debido A la extraordinaria influen-
cia ejercida por las teorias de Maquiavelo, aquellos hAbitos medio-
evales, fueron cayendo en desuso, poco A poco, hasta desaparecer
por complete con la frecuencia de las guerras maritimas, cuya ca-
racteristica es la sorpresa.
Ya en tiempo de Grocio no se consideraba indispensable la
declaraci6n. En el siglo xvii y en el xvim, se prescindi6 en abso-
luto de ella. Luis XIV invadi6 el Palatinado sin decir agua va y
otro tanto hicieron Federico en la Silesia 6 Inglaterra contra Luis









DECLARATION DE GUERRA Y RUPTURA DE HOSTILIDADES


XIII y contra Luis XIV. S61o en la segunda mitad del siglo xIx se
volvi6 A la prActica de la declaraci6n: pero hubo sus excepciones.
Ebren cita el caso de Chile en 1878 contra Peru y Bolivia. Podria
agregarse tambi6n el del Paraguay contra la Repiblica Argentina,
si fuera just hacer responsible A toda una naci6n de los capri-
chos de un d6spota, cuyo sistema era la negaci6n mAs absolute
de todo principio dentro de casa como en sus relaciones con el
mundo exterior. Tambien se menciona el del Jap6n contra China
en 1894. Observa, empero, que el coronel Maurice en su obra
Hostilities Without declaration War menciona desde 1700 a 1870
108 casos y de entire dstos, s6lo en 10 se di6 la declaraci6n, de
modo que la tradici6n hist6rica conviniendo en ello Mr. Ebren,
aunque con sus reserves, no result favorable al sistema de que es
habil y animoso paladin.
Daria A este articulo una extension inconvenient para la RE-
VISTA DE LA UNIVERSIDAD, que ha de andar alcanzada de espacio,
si hubiere de reproducir con toda su latitud original cada uno de
los arguments aducidos por Mr. Ebren en favor de la declaraci6n
que pretend es la regla gencralmente seguida por la prActica in-
ternacional actual. Procurar6, pues, reducirlos a un minimum de
condensaci6n sin alterar su esencia.
La doctrine, segan la cual la declaraci6n de guerra es consi-
derada como un acto juridico, prefacio obligatorio del derecho de
la guerra y del derecho de la neutralidad, se defiende segAn
Mr. Ebren por un argument de orden prActico y razones de or-
den juridico.
((ColocAndonos, dice, en el terreno de la doctrine inglesa y no
considerando la declaraci6n sino como un simple acto de publici-
dad, afirmamos que ella lo constitute del modo mAs precise y
eficaz. Los beligerantes y los neutros, Estados y sibditos, tienen
interns en conocer el moment exacto en que comienza la guerra,
de manera de poder distinguir los actos de hostilidad verdaderos
de aquellos que deben ser considerados solamente como procedi-
mientos irregulares, condenables en derecho, respect de los cua-
les, al hacerse la paz podrA exigirse reparaci6n. Tienen, ademas,
interns en saberlo bajo otros puntos de vista mas importantes,
tales como los referentes A los prisioneros de guerra, A las inmu-
nidades de la Cruz Roja, A la aplicaci6n de la Ley Marcial, etc.
Entre tanto, sin declaraci6n es dificil fijar ese moment sin que









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


quede al respect la menor incertidumbre. La declaraci6n es,
pues, la media de publicidad mis precisa, menos equivoca y por
tanto, la mIs eficaz.,
Nos permitireros una observacion.
Generalmente, a la guerra precede la ruptura de las relaciones
diplomAticas, la que se exterioriza siempre por actos notorious y
resonantes. Si la ruptura no pasa de ahi s6lo creara una expecta-
tiva de incertidumbre que podrd no resolverse en conflict arma-
do; pero si al rompimiento sucede un acto de guerra, como en el
caso del Jap6n en la hip6tesis de Martens y de los rus6filos, qu6
mayor publicidad? A menos de pretenderse, lo cual es absoluta-
mente inadmisible, que debe dejarse correr un plazo entire la de-
claraci6n de guerra y el comienzo de las hostilidades, ipor qu6 no
podria producirse simultAneamente aqu6lla y 6sta? En este su-
puesto, ,cuil habria sido respect de los neutros la utilidad prAc-
tica de la declaraci6n de guerra? LEn qu6 se habrian beneficiado
con ella? Y nada mas fAcil para un Gobierno que combinar el
sincronismo de ambos hechos.
Aparte el aspect practico, consider Mr. Ebren que la declara-
ci6n se impone A titulo juridico, por cuanto su omisi6n es contra-
ria A estas tres nociones fundamentals de derecho plblico: d la
de soberania national, d la comunidad inlernacional y d la propia
noci6n de la guerra.
Lo es a la noci6n de soberania national por cuanto no es posi-
ble, tratAndose de acto tan grave como la guerra, comprometer A
la naci6n sin su consentimiento. De ordinario pertenece al Poder
Ejecutivo la iniciativa de un acto semejante; pero no puede decla-
rarla sino en tanto ha sido autorizado por las Asambleas Legisla-
tivas. La declaraci6n de guerra es, pues, una formalidad juridica
anterior al rompimiento de las hostilidades exigida por el derecho
constitutional de todos los paises. Asi concebida es una garantia
de que tal es la voluntad national, pues que la guerra no podra
comenzar sin consentimiento expreso de la naci6n. Enumera en-
seguida Mr. Ebren los peligros a que expone su ausencia en si-
tuaciones en que la exaltacion del espiritu pdblico puede llevar
al conflict contra la voluntad de la Naci6n; una incursion de
(irregulares) por ejemplo, en el territorio del Estado con el cual
las relaciones son de extrema tension. En efecto, se pregunta,
dada la falta de declaraci6n, iqu6 criteria serviria para distinguir,









DECLARACI6N DE GUERRA Y RUPTURA DE HOSTILIDADES


entire los actos de violencia, los que comportan el estado de
guerra y los que no lo comportan, tales como las injuries, las ex-
torsiones, las represalias en tiempo de paz, etc.? Segin M. Ebren,
incidents de esa 6 parecida indole se dieron antes de la guerra
greco-turca. Pero ocurre preguntar: ,fueron por ventura tales
hechos las causes determinantes de la guerra? Este seria el punto
A precisar para que el argument tuviese fuerza. Situaciones tales
cuales las que pinta Mr. Ebren, se han dado muchas veces entire
la Replblica Argentina y Chile, en moments diversos del largo
process sobre limits, que si contribuyeron A crear incertidum-
bres y recelos y a establecer en las relaciones una peligrosa ten-
si6n, ni pueblos ni gobiernos consid6raronlas irremediables. El
instinto de la naci6n presiente siempre de una manera casi infali-
ble las soluciones extremes. No creo se registre en la historic de
la guerra un solo caso de conflict armado que haya tenido por
causa mediata 6 inmediata episodios circunstanciales ajenos A la
responsabilidad virtual 6 expresa delosgobiernos. Ellos no son sino
efecto de un estado de cosas que responded A causes mas hondas, que
dicen A la existencia, al honor 6 la integridad de la Naci6n, en los
tiempos modernos de regimen constitutional y opinion public.
Estas son las que Ilevan A los conflictosarmados ycuandoestallan,
porregla general, Anadie sorprenden, pues por el giro de las negocia-
ciones, por el tono y la actitud de las cancillerias, por una ante-
terior compleja diversidad de sintomas se va formando el conven-
cimiento universal de que habra de ser ella la soluci6n fatal y ne-
cesaria; Zno podria otorgarse la autorizaci6n legislative para decla-
rar la guerra en sesi6n secret, dejando en libertad al Poder Eje-
cutivo para escoger el moment de romper las hostilidades?
En este caso, el respeto A la soberania national que es una de las
condiciones juridicas de que se hace derivar la notificaci6n pre-
via, estaria cumplida, perdiendo por lo tauto el carActer de nece-
sidad que se la atribuye. El instinto universal, repetimos, distin-
gue siempre con seguridad casi absolute los hechos caracteristi-
cos del estado de guerra de aquellos otros episodios mAs 6 menos
graves, pero que no comprometen la responsabilidad de los go-
biernos, que son casi siempre solucionables por via political 6 di-
plomAtica. La incertidumbre, pues, s6lo existira para los que por
intereses particulares, armadores, contrabandistas de articulos
belicos, etc., quieran cerrar los ojos A toda evidencia con el fiL









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


de amparar luego, en caso de apresamieuto, en la ficci6n de la
ignoraucia, sus violaciones de la neutralidad.
Vuelvo a Mr. Ebren. La ((ausencia de declaraci6n, dice, es con-
traria A la noci6n de comunidad international). Francamente no
percibo la relaci6n de cantidad entire el sujeto y el predicado.
Tanto valdria decir: la guerra es un mal, pero la ausencia de decla-
raci6n es un mal mayor. iC6mo! si aqu6lla no rompe la red de
solidaridades humans que constituyen la comunidad internacio-
nal, si apenas determine una eventual soluci6n de continuidad en
el derecho de la paz, Lhabria de romperla la omisi6n de un simple
trAmite, un nuevo accident, una forma puramente adjetiva?
El desideratum universal es suprimir la guerra, pero mientras
no se realice, estas reglas puramente convencionales que la tradi-
ci6n hist6rica y no pocos ejemplos modernos muestran que no
descansan sino en el buen querer de los Estados, no tienen sino un
efecto poco apreciable en la agravaci6n de aquel mal necesario.
La Inglaterra, en primer t6rmino, ha prescindido sistematicamente
de su observancia y no sabemos que ello haya dafiado sus altos
prestigious de naci6n civilizada en el concept de la ((comunidad
international). En cuanto al Jap6n por haberla imitado, segun la
afirmaci6n de Martens y de los que aceptan su juicio sin examen,
presumo que no se inhabilitara para hacer la paz con Rusia ni
que habra de disminuir el rango que se tiene conquistado entire
los poderosos de la tierra.
Pasemos al tercer argumentno juridico,. Empieza Mr. Ebren
por hacer una afirmaci6n que consider de una supina banalidad,
cual es, la de que (la guerra perjudica tanto al vencedor como al
vencido). Acaso no habria estado demAs que nos dijese el distin-
guido professor en que se han perjudicado Prusia vencedora de
de Francia, Chile del Peru y Bolivia, Estados Unidos de Espafia.
Si la guerra, dice Mr. Ebren, es un gran mal, s6lo se hace le-
gitima en cuanto se convierte en inevitable, no siendolo sino A es-
tas dos condiciones: 1.0, que ella result de hechos extremadamente
graves, y 2.0, que no pueda ser suplida por una soluci6n pacifica.
Admitida la obligaci6n juridica de la declaraci6n, estas dos condi-
ciones seran casi siempre cumplidas.
Tampoco descubro la l6gica entire los terminos de este otro
postulado de Mr. Ebren. Segun eso, en todas las guerras que no
han sido precedidas de declaraci6n han faltado esas dos condicio-









DECLABACION DE GUERRA Y RUPTURA DE HOSTILIDADES


nes, y por lo tanto han sido ilegitimas; 4serA esto hist6rica, juri-
dica y racionalmente exacto? Inglaterra tiene excluido de sus
usos diplomaticos tal preliminary, ,y se habrin dejado de cumplir
por eso, en todas sus guerras, aquellas dos condiciones? Y si ds-
tas han sido ilegitimas, Len qu6 se han diferenciado de las que no
lo han sido, segin el criteria de Mr. Ebren? ( inevitable, si no puede ser suplida por una soluci6n pacifica, 4 no
se darA fatalmente con declaraci6n 6 sin ella? En este caso la de-
claraci6n s6lo seria el primer efecto de aquel estado, si se prefiere
observarle, sin quitar ni afladir fuerza A las dos condiciones subs-
tanciales que dan legitimidad A la guerra, en la opinion de
Mr. Ebren. Te6ricamente, la proposici6n entranfa una evidence
petici6n de principio; del punto de vista prActico nada resuelve
dado el conflict irreductible, por su indole, de los dos sistemas.
Si para los partidarios de la declaraci6n, el Jap6n por baberla omi-
tido hace una mauvaise guerre, para los de la escuela opuesta ha
procedido bien. Colocada la cuesti6n en el terreno positive pard-
ceme que los dltimos tienen raz6n, ,cuales seran, sino, para el Ja-
p6n las consecuencias de haberse separado < de la tradici6n de la
Edad Median, que dice Martens? En caso de triunfar, Linfluira en
alguna forma la preterici6n del trAmite de cancilleria en la liqui-
daci6n de la guerra? LCuAles han sido para Chile esas consecuen-
cias por haberle preterido tambi6n en su contienda con Peru y
Bolivia? En realidad el argument parece mAs dial6ctico que ju-
ridico. Decir, como dice Mr. Ebren, que la obligaci6n juridica de la
declaraci6n da A la guerra su verdadero caracter de recurso su-
premo, es una frase que s6lo suena por lo huera. El carActer de
recurso supremo se lo dan los hechos; la declaraci6n que Mr. Ebren
quisiera elevar al rango de obligaci6n juridica, seria apenas su
corolario.
Pretende, sin embargo, Mr. Ebren deducir algunas consecuen-
cias prActicas de su proposici6n. Da por cierto que la declaraci6n
puede hasta impedir la guerra, pues que 6sta no se produciria
sino cuando toda soluci6n diplomAtica resultara impossible. iQud
pensar sino, se pregunta, de una declaraci6n de guerra hecha en
moments en que el adversario se predisponia A hacer concesio-
nes? Seria, se responded, un acto sin motivo legitimo. Se le puede
devolver el argument por pasiva, 4no podria producirse la de-
claraci6n en las mismas condiciones apuntadas por Mr. Ebren? iNo









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


podria darse la declaraci6n en el mismo moment ((en que el ad-
versario se disponia a hacer concesiones,? ZY no seria este un acto
igualmente ((sin motivo legitimo,? Aplicando su razonamiento al
conflict del Extremo Oriente presupone Mr. Ebren que este se
di6 por haber sido suprimido el, A su juicio, salvador preliminary.
Se sabe, dice, los esfuerzos de los Gabinetes de Londres y de Pa-
ris en el sentido de preparar una soluci6n pacifica. Quizas, afiade,
tales esfuerzos habrian sido coronados de 6xito sin la sibita rup-
tura de las hostilidades de parte del Gobierno japones, sin previa
declaraci6n.
Desde luego, se hacen en los pasajes transcritos afirmaciones
que habrian requerido ser demostradas. Si Francia, aliada de Ru-
sia, pudo hacer algunas tentativas para impedir un conflict que
podia exponer A graves complicaciones continentales, no consta
que Inglaterra, cuyos antagonismos en el Extremo Oriente con el
Imperio moscovita, son bien notorious, mancomunase, de su parte,
sus esfuerzos con aqu6lla. Y si algo intent fud a sabiendas de
que todo arreglo hallariase subordinado A exigencias inconcilia-
bles de parte de ambos adversaries.
Ese mismo espiritu tendencioso que dana la tesis, con preten-
siones de doctrinaria, de Mr. Ebren, A punto de darla la aparien-
cia de un alegato A favor en Rusia, domina todos 6 casi todos los
trabajos de los partidarios de la declaraci6n. Es en realidad la-
mentable, pues la cuesti6n merecia la pena de ser tratada con in-
dependencia de todo prejuicio. No es esto decir tampoco que los
adversaries se hallen exentos de pecado; pero al menos, su teoria,
si antipAtica considerada bajo un punto de vista puramente senti-
mental, parece conformarse mejor con la indole atAvica del bar-
baro recurso llamado con antin6mica impropiedad (derecho de la
guerra). Para los que militan en lo que se ha llamado la escuela
inglesa, la declaracidn es initil, ineficaz, imprudente y contraria d
la costumbre international. Hay mAs l6gica, A mi juicio, en este
sistema que en el opuesto.
La cuesti6n, en resume, continue en el mismo pie de insolu-
ci6n como en tiempo de Grocio, suscitando todavia divergencias
irreductibles entire los publicistas. Y se explica. Fuesen de una
evidencia axiomatica las ventajas morales y hasta ((juridicas) de
la declaraci6n, mientras siga imperando en el mundo civilizado
exactamente como en el que esta por serlo, la voluntad del mAs











DECLARACI6N DE GUERRA Y RUPTURA DE HOSTILIDADES


fuerte, seguirAn siendo ((arbitrarias las formalidades observadas
por las diferentes naciones en las declaraciones de guerra). Tales
hoy por hoy la conclusion A que lleva el estado actual de la inte-
resante controversial.

EPIFANIO PORTELA,
Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario
de la Rep6blica Argentina.


REVISTA DE LA UNIVERSIMAD DE BUENOS AIRES- TOMO III



















LA POBLACION DE LA REPIBLICA ARGENTINA


SU REPARTICION, DENSIDAD Y LEY DE CRECIMIENTO




LA INMIGRACI6N

No es possible abordar seriamente el studio de ningdn proble-
ma econ6mico y social de un pais cualquiera, y en particular de
un pais relativamente nuevo y de poblaci6n tan reducida como el
nuestro, sin conocer primero, con suficiente exactitud, el orden
de distribuci6n de sus habitantes.
El comercio, la industrial, la riqueza national, la instrucci6n
pdblica, etc., es decir, los intereses materials y morales del pais
estAn en estrecha relacidn con aquel conocimento, del cual fluyen
consecuencias y ensefianzas que conviene tener present.
Y como la formaci6n de las agrupaciones humans no obedece
ciertamente A inspiraciones caprichosas, ni reconoce como causa la
casualidad, hay que reconocer que su factor primordial reside en
el medio fisico que, en 6sta como en otras manifestaciones antro-
pogeogrAficas, domina ain casi por complete A la actual huma-
nidad.
L6gicamente, al studio de la distribuci6n de la poblaci6n de-
beria anteponerse el studio fisico del territorio, pero tratandose
de la Repiblica Argentina, suponemos que su configuraci6n nos
es bastante familiar, & lo menos en sus lineamientos generals,
para que no sea necesario insistir en una descripci6n que carece-
ria de novedad y de interns: del Gran Chaco A la Fueguia, de la
Pampa A la Altiplanicie andina, de la Mesopotamia oriental A las
cadenas occidentales, de las orillas platenses A las mesetas pata-
g6nicas, el contrast fisico es muy grande. Cada una de aquellas









LA POBLAC16N DE LA REPUBLICAN ARGENTINA


regions posee su fisonomia peculiar, su flora, su fauna, su clima,
y esa diferenciaci6n se extiende tambi6n, hasta cierto punto, a sus
habitantes.




La base del mapa num. I que acompaila este studio, es el
Censo de 1895, asi como las publicaciones posteriores & aquella
fecha emanadas de la Direccci6n General de Estadistica y de la
Oficina Demogrifica Nacional. En la 6poca del II Censo Nacional,
la poblaci6n total censada de la RepAblica era de 3.954.911 habi-
tantes, mientras la misma se calculaba, A fines de Diciembre de
1903, en 5.160.986, diferencia que represent un crecimiento me-
dio annual vegetativeo 6 inmigratorio) de 33, 8 o/oo, el mas impor-
tante que se registre en la actualidad entire las naciones en donde
existe una estadistica fehaciente del movimiento de su poblaci6n.
Pero esta circunstancia, d primera vista halagilefla indudable-
mente, no tiene sino una importancia relative, pues para esta-
blecer una comparaci6n exacta con las demds naciones del mundo,
seria necesario reducir previamente todas al mismo nilmero de
habitantes. Estudiaremos este punto detenidamente mas ade-
lante.
Los mapas descriptivos de la densidad de la poblaci6n en la
Repdblica Argentina, publicados hasta hoy han sido construidos
sobre la base de la representaci6n por divisions mayores 6 sea por
provincias y gobernaciones. Pero este modo de representaci6n,
acceptable tratindose de mapas en reducida escala, no suministra
ya indicaciones suficientemente exactas cuando aumenta esta, y
hay que substituirla con el modo de representaci6n seglin las divi-
siones menores, 6 sea por partidos, departamentos y, en algunos
casos, por subdivisions ain menores, por distritos (cuarteles, pe-
danias).
Para darse cuenta de lo que, traducidos grdficamente, significant
aquellos dos sistemas, basta comparar nuestro mapa num. I, re-
presentativo de la poblaci6n seguln las divisions menores, con el
mapa que ilustra la obra del II Censo (1) y que es representative
de la misma segun las divisions mayores.

(1) Tomo II, pAg. XXVI.--El objeto del referido mapa era dar una idea general de la den-
sidad absolute de la Repiblica.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


La diferencia sorprende; casi parece que se trata de dos re-
presentaciones distintas. Mientras segan el ultimo sistema, podrfa
suponerse que la region mas poblada de la Repfblica (Buenos Ai-
res, Entre Rios y Santa Fe, con mAs de 3 habitantes por kil6metro
cuadrado) forma un contrast violent con las zonas vecinas (Cha-
co y Pampa) que aparecen, traspasado el limited politico, como
desiertas, 6 poco falta (de 0 A 05, habitantes por kil6metro cua-
drado), el segundo procedimiento pone claramente de manifiesto
que aquella disminuci6n en la poblaci6n es gradual, que su den-
sidad en el Chaco es igual al norte de Santa Fe, mientras la de la
Pampa represent exactamente la de los partidos occidentales de
la Provincia de Buenos Aires.
La ubicaci6n de la poblaci6n en la Repfiblica Argentina es por
cierto completamente independiente de sus divisions political, y
su agrupaci6n y concentraci6n en determinadas zonas responded A
leyes fisicas y econ6micas ineludibles.


Una somera inspecci6n de la carta, revela que el eje principal
de la distribuci6n de la poblaci6n en la Repiblica Argentina es el
sistema Parand-Rio de la Plata, 6 sea aproximadamente en direc-
ci6n NS. Otro eje de distribuci6n, NS. tambi6n, pero much
menos important, lo constitute el grupo del cual Tucuman es la
capital natural, mientras Catamarca, La Rioja, Santiago, Salta y
Jujuy pueden considerarse, econ6micamente hablando, como sus
satelites.
Un tercer eje de poblaci6n, EW. este iltimo, arranca bajo
Angulo recto de Santa Fe, y une los centros de C6rdoba, San Luis,
Mendoza y San Juan.
La concentraci6n de la poblaci6n en aquellas tres zonas no es,
de ninguna manera, un fen6meno transitorio: ofrece por lo con-
trario un carActer de gran estabilidad, pues dichos centros han
sido poblados desde el comienzo del virreinato. La zona de mayor
poblaci6n, la del Parana-Rio de la Plata, ha sido fundada por la
corriente de los conquistadores del Plata y Paraguay; la que si-
gue despues, 6 sea de TucumAn y vecindades, por la corriente de
los conquistadores del Peri (con excepci6n de Santiago), y la de
Santa Fe A Mendoza, por la corriente de los conquistadores de
Chile (con excepci6n de C6rdoba).









LA POBLACION DE LA REPUBLICAN ARGENTINA


Asi, pues, la poblaci6n se distribuye y se aglomera en la Re-
pdblica Argentina, hoy como en la 6poca de la Conquista, a lo
largo de las grandes vias de comunicaci6n continental: con el Pa-
raguay y Brasil central en el primer caso; con Bolivia y Peri en
el segundo, y con Chile en el tercero.
La representaci6n grAfica de la poblaci6n en la epoca del pri-
mer censo, es decir, en 1869, confirm plenamente esa distribu-
ci6n. Son siempre los mismos tres grandes centros, si bien menos
extensos que hoy. Otra pequefla diferencia entire ambas 6pocas
(censo de 1869 y period actual), consiste en la constituci6n de
nficleos de poblaci6n en Posadas, Mar del Plata, Bahia Blanca, etc.,
ramificaciones todas del gran eje litoral.
Evidentemente, en un porvenir no lejano, Bahia Blanca serd,
gracias A sus condiciones excepcionales, centro de poblaci6n im-
portantisimo, y lo ligart A General Acha una franja de mayor den-
sidad, igual A la que liga ahora el Azul con el Cabo Corrientes.
La concentraci6n de la mayor parte de la poblaci6n A lo largo
del sistema hidrogrAfico del Parana-Rio de la Plata es natural, 16-
gica. No fu6 la voluntad de los primeros conquistadores la que
determine esa ubicaci6n. Pedro de Mendoza, Juan de Garay, To-
rres de Vera y Arag6n y sus compaferos, no hicieron sino seguir
el rumbo natural que les sefialaba claramente la naturaleza, apro-
vechando, en su afan por encontrar la anhelada conexi6n austral
con las fabulosas tierras incaicas, la magnifica via de comuni-
caci6n fluvial que les permitia penetrar hasta el coraz6n del con-
tinente sin ninguna de las dificultades inherentes entonces A las
travesias terrestres.
Si echamos una ojeada en el planisferio terrestre con la indi-
caci6n de la densidad universal de la poblaci6n, obs6rvase inme-
diatamente que las mayores agrupaciones se encuentran invaria-
blemente en las vecindades de las costas oceanicas; y cuando se
extienden aqu6llas hacia el interior, como en la China, India,
cuenca del Rhin, etc. (V. mapa nim. II), es generalmente A lo
largo de un eje fluvial.
En un interesante studio hecho iltimamente por Mr. Elie Ro-
bert, sobre la repartici6n de la poblaci6n en Bretafia, (') esa dis-
tribuci6n de los habitantes segan fajas paralelas A las costas y su

(11 Annales de Gdographie, num. 70, 15 de Julio 1904, Paris. Pig. 296 y sig. (con mapa).









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


disminuci6n gradual hacia el interior, se destaca con singular ni-
tidez. Este fen6meno no se verificara en todas parties con tan ri-
gurosa exactitud quizA, porque no todas las costas se prestan por
igual A las industries aliduticas, ni la poblaci6n interior del pais
que orlan es lo suficientemente densa para que los escasos habi-
tantes costaneros puedan dedicarse con provecho A aquellas fae-
nas (caso de la mayor parte de las costas maritimas de la Repl-
blica Argentina); pero A pesar de ello, la concentraci6n de las
grandes agrupaciones humans en las zonas colindantes con el
Oc6ano es un hecho hoy comprobado.
El ejemplo de nuestro pais no hace sino confirmar esta regla.
Si prescindimos de toda la comarca que se extiende desde Bahia
Blanca hasta el Cabo de Hornos y que, en su conjunto, puede
calificarse de zona desdrtica, no por sus condiciones fisicas, sino
por el insignificant indice de su poblaci6n, inferior A la de mu-
chos mares europeos ('), observaremos que los grandes nicleos de
la poblaci6n argentina se extienden A lo largo de sus costas, ya
sean costas maritimas, ya sean costas fluviales: las orillas del
Parana, del Uruguay y del Plata, efectivamente, pueden asimilar-
se sin dificultad a las orillas dcl AtlAntico; es el caso del Rhin, del
Po, del Nilo, del Ganges, del Yang-tse-kiang; es el oceano llevado
hasta el interior de las tierras.
La mesopotamia argentina, entire sus dos grandes arteries flu-
viales, puede parangonarse A una peninsula. Es la reproducci6n,
en tierra, del mencionado caso de la peninsula arm6rica. Del
ParanA al Uruguay y viceversa, la curva representative de la in-
tensidad de poblaci6n present una regularidad perfect. La den-
sidad es en raz6n direct de la distancia A la costa. Y si, al N. de
Santa Fe, en la orilla W. de la gran arteria paranense, no se
advierte la misma concentraci6n de poblaci6n que en la ribera
mesopotAmica, el hecho reconoce inicamente como causa la dife-
rencia notable en la configuraci6n de ambas orillas, siendo la una
anegadiza mientras la otra es generalmente elevada.
Entre la desembocadura del Salado (Buenos Aires), y el Cabo
Corrientes, la distribuci6n de la poblaci6n parece hacer excepci6n
& la regla enunciada, pues, abstracci6n hecha del nucleo aislado
de Dolores, desviase la zona de mayor poblaci6n hacia el W.,

S(1) Nos referimos A la poblaci6n de los barcos que surcan sus aguas en un moment dado.









LA POBLACION DE LA REPUBLICA ARGENTINA


pasando por Las Flores, Azul, Tandil y Mar del Plata, es decir que
desde el Azul, sigue el dorso orografico central, el sistema de
colinas, antiguas mesetas y pendientes suaves, que establece el
divortium aquarum de la Provincia, y pone aquella region comple-
tamente al abrigo de las inundaciones que castigan 6 castigaron
las zonas orientales. Y es precisamente por estar las costas orien-
tales colindantes con tierras anegadizas 6 expuestas al peligro de
inundarse que se seflalan en el mapa con indice de poblaci6n mAs
d6bil que en el interior.
El mal es conocido, el remedio tambi6n. Es el desagiie pru-
dente y sistematico de toda la region, ya iniciado desde muchos
aflos por el Gobierno de la Provincia. Es por consiguiente proba-
ble que, en cuanto aquellas medidas hayan surtido los resultados
que legitimamente se esperan, la densidad de la poblaci6n de
aquellos distritos orientales sea id6ntica A la de las zonas circun-
dantes, esto es, de 4 A 5 habitantes por kil6metro cuadrado.



POBLACI6N URBANA Y POBLACION RURAL

La relaci6n entire la poblaci6n urbana y la poblaci6n rural de
un pais es, despu6s de la densidad, uno de sus factors demogra-
ficos de mayor importancia. Existe actualmente una tendencia
universal hacia el aumento de la poblaci6n de las ciudades en de-
trimento de la de las campanias, reconociendose, entire sus mfilti-
ples causes, el desarrollo prodigioso alcanzado hoy por la indus-
tria, y las comodidades de toda clase que se brinda A los hombres
en los grandes centros donde ha torado mayor vuelo. AdemAs es
innegable que el hombre, A pesar de los odios profundos que divi-
den la familiar humana, busca al hombre; las grandes agrupacio-
nes atraen A las pequefas, de la misma manera que los astros
mayores atraen A los menores. Y la mayor ilustraci6n atrae tam-
bien; los grades centros intelectuales ejercen una atracci6n irre-
sistible sobre las masas ignorantes. Tal la mariposa, fascinada,
corre hacia la luz.
Pero este fen6meno, si pasa de ciertos limits, puede traer
consecuencias muy series para el pais en que se produce. No im-
punemente se aglomeran las principles fuerzas vivas de una na-
ci6n en determinados puntos, dejando relativamente abandonadas










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


sus grandes zonas rurales: ahi estdn, para demostrarlo, los males-
tares sociales, las huelgas peri6dicas, y aun, algunas veces, las
revueltas, las insurrecciones que hoy dia son el gaje poco envi-
diable de casi todos los paises civilizados, y que se original siem-
pre en los grandes centros urbanos. Si la naci6n considerada
es esencialmente agricola, como la Repilblica Argentina, los in-
convenientes de semejante estado de cosas serin mayores. Pero
antes de seguir mas adelante, conviene presentar el cuadro de la
relaci6n de la poblaci6n urbana d la total en la Republica en las
6pocas de los dos censos generals, asi como la de otras na-
ciones.

POBLACION URBANA POR 100 HABITANTES
(I)

1869 1895


33 Provincia de Buenos Aires............... 40
39 .................... Norte...................... .. 46
17 .................. Centro........................ 29
25 ................... Sud........... ..... ..... .. 35
42 Provincia de Santa Fe .................. 49
42 Entre Rios.................. 35
31, Corrientes................... 30
23 C s C6rdoba ................ ... 27
23 San Luis .................... 28
15 ) Santiago del Estero........... 10
16 Mendoza.................... 32
17 o San Juan.................... 14
25 La Rioja .............. .... 20
39 ,) Catamarca .................. 15
20 )) Tucuman.................... 19
25 Salta........................ 21
25 ) Jujuy ....................... 22
Territorio de Misiones ..................... 20
de la Pampa.................... 8
del Neuquen.................... 7

35 Repiblica Argentina ...................... 43









LA POBLACI6N DE LA REPTBLICA ARGENTINA


En el 1 Censo national, se ha publicado (1) un cuadro demos-
trativo de la relaci6n en que se encuentra la poblaci6n urbana en
algunos paises respect A la total. Lo reproducimos A continua-
ci6n, advirtiendo que dicha relaci6n no se ha alterado sensible-
mente desde entonces si bien hay aumento general en favor de las
ciudades.

(ll)

PAUSES CENSO POBLACION URBANA POR 100 HABITANTES


Argentina......... 1869 Pueblos de 100 habitantes arriba 35
......... 1895 ,, ,, ,) 43
Italia ............ 1881 ,, ,) 73
) ..... ...... .. ) 2000 4 ) 43
Francia.......... 1886 ) ,) ) 36
Estados Unidos... 1890 1000 42
S ) ... a,, 8000 ) 29
Alemania......... 1890 3000 ,, 47
Noruega.......... 1891 500 24
Inglaterra y Gales. 1895 3000 72
Chile............. 1895 100 46


Como se desprende del lltimo cuadro, la proporci6n de la po-
blaci6n urbana por 100 habitantes oscila, en aquellos paises, entire
75 (Italia) y 24 (Noruega). A primera vista, pareceria indicar que
la poblaci6n urbana de la Peninsula del Sud es tres veces mayor
que la de la Peninsula del Norte (Banda noruega). Pero esto es
s6lo una apariencia, y la realidad es bien distinta.
No existen reglas absolutas para determinar lo que debe en-
tenderse por poblaci6n urbana y poblaci6n rural. Para algunos
paises, poblaci6n urbana la constituirAn todas las agrupaciones
que pasan de 100 habitantes (Repfiblica Argentina, Chile, Italia),
para otros s6lo sera considerada como tal la que se aglomera en
centros cuya poblaci6n no sea inferior A 8000 habitantes (Estados
Unidos). En general, el limited entire la aglomeraci6n urbana y la
aglomeraci6n rural es elevado en las naciones muy pobladas y


(1) Tomo II, pig. XXV.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


bajo en las de densidad d6bil: Italia constitute una excepci6n. La
comparaci6n entire pauses que tienen un criterio tan distinto en la
definici6n de la poblaci6n urbana y rural se hace, pues, muy di-
ficil.
La cifra initial de 100 habitantes, adoptada como base por las
comisiones censales de la Repfiblica para determinar el limited en
que principia la poblaci6n rural es poco elevada, pero, al elegirla,
se tuvo present que el territorio estaba muy poco poblado y en
un periodo de crecimiento relativamente rApido, de manera que
alos pequefios nicleos del present se convierten en aldeas, villas
6 ciudades en el transcurso de pocos afios).
Debe hacerse observer A este respect que, mientras en el in-
terior la poblaci6n considerada como urbana se halla casi toda
aglomerada en centros inferiores A 1000 habitantes, sucede lo con-
trario en el litoral, muy particularmente en la provincia de Bue-
nos Aires. En esta lltima, efectivamente, no se alteraria casi en
nada la relaci6n de su poblaci6n urbana comparada con la total
(40 habitantes sobre 100) si se hubiera torado como base-limite
la cifra de 1000 en lugar de la de 100, de done se deduce que
existen alli pr6ximamente las mismas relaciones que las que el
censo de 1890 revel6 en los Estados Unidos. (')
Esto demuestra que, ain tomando una base numerica mAs ele-
vada que la que eligieron las comisiones censales, la proporci6n
de poblaci6n urbana resident en la Reptblica seria siempre con-
siderable, y este hecho debe llamar la atenci6n en un pais en su
conjunto esencialmente agricola como el nuestro.
Semejante aglomeraci6n en unos pocos puntos, sobre todo en
el eje del litoral, entire La Plata y Santa Fe es, A todas luces, perju-
dicial en un pais cuya densidad general super escasamente A un
habitante y medio por kil6metro cuadrado, y todos los medios al
alcance de gobiernos y particulares deben tender A fomentar una
repartici6n mAs equitativa entire la poblaci6n productora y la trans-
formadora. Se impone un control severe de parte de las autoridades
en el cumplimiento de los contratos entire patrons y trabajadores
agricolas, pues parece demostrado que se cometieron, por aquel

(1) Tratandose de la proporci6n urbana y rural de la poblaci6n, deberia computarse lade
Buenos Aires, capital, con la de Buenos Aires, provincia, pues constituyen ambas un conjunto
geogrAfico y econ6mico bien definido. En este caso, la relaci6n de la poblaci6n urbana a la total
seria de 65 por 100 habitantes (1895).









LA POBLACION DE LA REPUBLICAN ARGENTINA


lado, grandes abusos que en algo influyeron en el retraimiento de
brazos que se ha observado y se observa ain ahora en las faenas
agricolas. Mas equidad, un poco de altruismo y mejor conoci-
miento de sus intereses bien comprendidos de parte de los gran-
des terratenientes, podrian much en el sentido de modificar
aquella situaci6n.
Es tambi6n evidence que las dificultades con que tropieza el
pequeflo agricultor para hacerse duefio de un lotecito de tierra
apta para la agriculture (1) y ubicado en zonas adecuadas, es de-
cir, no demasiado lejos de las vias de comunicaci6n f6rrea, mari-
tima 6 fluvial representan otro inconvenient que conspira contra
una mIs armoniosa distribuci6n de la poblaci6n.
Seguramente, semejantes lotes pueden adquirirse y ain con-
seguirse gratuitamente bajo ciertas condiciones en ciertas zonas
apartadas, principalmente en la Patagonia, pero las tierras alli
disponibles que puedan prestarse A la agriculture (la mayor parte
en las vertientes orientales de la precordillera) son bien pocas,
pues apenas constituyen la '/, 6 la 1/9 parte de la superficie total, y
su ubicaci6n no permit, por otra parte, una rApida salida de los
products. El problema de la adquisici6n facil de pequefios lotes
de tierra fiscal por el inmigrante es uno de los mas series que ten-
drAn que encarar resueltamente los poderes piblicos, so pena de
ver agravarse la situaci6n a que nos condena la pl6tora de la po-
blaci6n urbana efectuada A expenses de la rural.
Algo se ha iniciado en ese sentido por los poderes piblicos.
Tiempo hace ya que el anterior Ministro de Agricultura Dr. Wen-
ceslao Escalante present A la CAmara un proyecto de compra
de tierras de labranza ubicadas en regions adecuadas y destina-
das principalmente A los pequefios agricultores, A los inmigran-
tes. Es sensible que aquel proyecto no haya tenido, hasta ahora,
otras ulterioridades. Podia ser prActico 6 no serlo en los medios
propuestos para su realizaci6n, pero en todo caso revelaba en su
autor la diagnosis del mal, el conocimiento de los t6rminos del
problema y del lado por donde debe buscarse su soluci6n.
Respondiendo al mismo prop6sito, debe sefialarse el proyecto


(1) En su obra (Demografia, el Dr. Latzina dice, acerca del mismo tema: eHoy, como an-
tes, es facil comprar 1000 hectireas de tierra, pero es easi impossible comprar cuatro 6 cinco hec-
tlreas...)









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


presentado por el senador Dr. Miguel Cane y despachado favora-
blemente por la Comisi6n de Agricultura de la CAmara de Dipu-
tados.
Segan dicho proyecto, se habilitarian alrededor de las estacio-
nes de los ferrocarriles en los territories nacionales, tierras de la-
branza que serian subdivididas en pequefos lotes-solares, quin-
tas 6 chacras-para poder ser adquiridas en condiciones ventajosas
por los pequeflos agricultores. La idea, que responded exactamente
a las necesidades de la hora present, no puede ser mas feliz, y
es de esperar que reciba la sanci6n que merece.
Reanudamos el studio de los cuadros num6ricos anteriores.
En el primero, vemos que el aumento de la poblaci6n urbana
en la Repuiblica ha sido, de 1869 & 1895, de 35 a 43 habitantes
por 100. Pero no ha sido repartido en proporcidn igual en todo el
pais. Las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, C6rdoba, San
Luis y Mendoza han tenido un aumento notable en el promedio
de su poblaci6n urbana, mientras Entre Rios, Corrientes, San-
tiago del Estero, San Juan, La Rioja, Catamarca, Salta y Jujuy lo
han visto disminuir insensiblemente. Como el primer grupo ofrece
una poblaci6n muy superior al segundo, result en el conjunto el
aumento sefalado.
Seria aventurado pretender que la disminuci6n arrojada en la
poblaci6n urbana de las provincias occidentales debe interpre-
tarse como la tendencia A una representaci6n mas equitativa de
poblaci6n: reconoce probablemente como causa la casi ausencia
de una corriente inmigratoria, lo que reduce aquellas regions A
no beneficiary, en general, sino del aumento vegetative de la po-
blaci6n.
Al considerar el cuadro N.o II, podria decirse que el rango
ocupado por la Repiblica en la proporci6n de su poblaci6n urba-
na y rural no es tan malo, pero conviene no olvidar que la base
elegida no es igual para todos los paises, y que, sobre todo, se
trata aqui por lo general de naciones en las que, debido a las
condiciones naturales de su suelo y A la gran densidad de su po-
blaci6n, la industrial ha torado un desarrollo extraordinario. En
este caso, la aglomeraci6n de los habitantes en las ciudades es
16gica, pero tal no es ciertamente la situaci6n de nuestro pais,
por mas importantes que hayan sido sus progress industriales
en los iltimos tiempos.









LA POBLACION DE LA REPUBLICAN ARGENTINA


LA CAPITAL DEL ANTIGUO VIRREINATO

Si puede subsistir alguna duda acerca del criterio con que
debe apreciarse la proporci6n de la poblaci6n urbana A la rural
en la Replblica Argentina, no sucede lo mismo en cuanto A la
relaci6n entire su poblaci6n general y la de su capital.
La poblaci6n de la gran metr6poli del Plata ha crecido dos
veces mAs rApidamente que la del resto del pais. En 1869, tenia
187.346 habitantes; en 1895, 663.854 y actualmente cerca de un
mill6n (970.000 segdin el iltimo Censo Municipal).
Estas cifras representan respectivamente la 0,110, la 0,170 y
la 0,190 part de la poblaci6n total, proporci6n notable, pues es
la mAs important que se ha observado hasta ahora entire las na-
ciones de cierto rango.
El caso del Estado Oriental, en el que la hidrocefalia relative
de la capital es aun mayor que aqui, no reviste importancia por
cuanto, geografica y econ6micamente hablando, la repfiblica Orien-
tal no represent un organismo que pueda considerarse perfect
y definitive: desde ese punto de vista podria ser asimilado A una
simple provincia argentina, 6, si se prefiere, su metr6poli podria
considerarse como la capital econ6mica de toda la region com-
prendida entire el rio Uruguay, el estado de Santa Catalina, el
AtlAntico v el Rio de la Plata.
Esto nos lleva naturalmente A examiner el papel politico-eco-
n6mico de Buenos Aires en esta parte del continent.
Es de la mayor importancia, como lo deja ya entrever el exa-
men mAs superficial de las condiciones fisicas de la America Aus-
tral. Gracias A las magnificas arteries fluviales que tiene A sus
espaldas, su influencia se extiende muy por allA de los limits
que los tratados sefialan al territorio de que es capital.
Su esfera de atracci6n alcanza hasta los limits del antiguo
virreinato, es decir, la mayor parte de la cuenca del Plata en el
Norte, y si se pudiera suprimir 6 neutralizar los obstAculos A la
navegaci6n, que impiden hoy el paso de las embarcaciones entire
las varias secciones del ParanA Superior, alcanzaria hasta pocas
leguas de la capital fluminense.
Cuando sea un hecho la construcci6n del gran ferrocarril pan-










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


americano de Nueva York a Buenos Aires, la influencia de esta
iltima ciudad aumentarA aun mas, penetrando hasta el coraz6n
de Bolivia y del Peril las corrientes civilizadoras, los ideales de
progress que se concentran en ese magnifico embudo de la civili-
zaci6n en Sud America, el estuario platense, para irradiar de alli
hacia el interior del continent.
Estas circunstancias deben ser tomadas en cuenta, pues dis-
minuyen en algo el fendmeno congestive observado en la capital
argentina: el nimero de habitantes de quienes rige los desti-
nos econdmicos no es ya en este caso de 5.000.000 sino de 7 A
8.000.000.



CRECIMIENTO DE LA POBLACION ARGENTINA


Ilemos visto ya que el crecimiento medio annual de la pobla-
ci6n argentina en los 9 filtimos afios alcanzaba A la cifra de
33,8 0/%, (la cifra correspondiente al afio 1903 es de 27,6 %/oo), es
decir, la mas elevada que se registre actualmente en los paises
en donde se leva exacta estadistica del movimiento de la po-
blaci6n.
Es seguramente una circunstancia favorable para el pais que
la ley de su crecimiento sea superior A la de otros (), pero, asi-
mismo, creemos que es muy inferior A lo que debiera ser.




S PIPOBLACI6N CRECIMIENTO
(1) PAISES PERIOfO (al fin del period) MEDIO ANUAL o/o0


Argentina ............................. 1895 1903 5.160.986 33,8
Brasil................................. 1872- 1890 14.333.915 24,6
Estados Unidos........................ 1890 1900 75.568.686 20,7
Federaci6n Australiana................. 1891- 1901 3.771.715 18,8
Chile................................. 1895- 1902 3.173.783 17,0
M6jico............................ .. 1895 1900 13.545.462 14,4
Alemania .............................. 1890 1900 56.367.178 14,0
Rusia europea......................... 1885 1897 112.920.053 13,6
Jap6n ................................ 1887 1897 43.228.863 13,2
Canadai............................... 1891 1901 5.371.051 11,1
Reino Unido .......................... 1891 1901 41.454.262 9,9
Italia........................ ........ 1881 1901 32.475.253 7,1
Espafla............................... 1887 1897 18.129.265 3,2
Francia .............................. 1891 1901 38.595.430 1,2









LA POBLACION DE LA REPTBLICA ARGENTINA


Hay que tener present que, A media que aumenta en un pais
la densidad de su poblaci6n, disminuye la ley de su crecimiento,
no s6lo porque el espacio disponible se hace cada vez mAs redu-
cido, sino porque las corrientes inmigratorias (cuando existen) pe-
san cada vez menos en la balanza de su poblacidn general.
Si consideramos un pais con una poblaci6n de 1.000.000 de
habitantes y una entrada annual de 100.000 inmigrantes, tendrA
evidentemente-abstracci6n hecha de su crecimiento vegetative
que deberA sumarse A aquel-un crecimiento inmigratorio de
100 0/oo al atfo. Pero si su poblaci6n es de 10.000.000 de habitan-
tes, la misma corriente inmigratoria no representara ya sino un
crecimiento de 10 0/oo, que se reduciria 1 0/oo si la poblaci6n ge-
neral subiese A 100.000.000 de habitantes.
Este ejemplo demuestra que si se quiere comparar entire si las
leyes de crecimiento de varias naciones de poblaci6n muy dife-
rente, se tropieza con iguales 6 mayores dificultades que cuando
se quiere apreciar la relaci6n de la poblaci6n urbana g la rural.
Hay que tratar de reducir la cifra de sus habitantes A una unidad
numerica coming, lo que equivale A efectuar la comparaci6n en
6pocas A veces muy distantes las unas de las otras, y en las que
las condiciones econ6micas eran fundamentalmente distintas de
las actuales.
Tomemos el ejemplo de los Estados Unidos. La inmigraci6n
que llega actualmente A sus playas es muy superior A la que recibe
la Repilblica Argentina; pero como el n6mero de sus habitantes
es tambidn enormemente superior, el cual pasa de los 75.000.000
en 1900 ('), produce el efecto de una gota de agua en la totalidad
de su poblaci6n, por lo cual su crecimiento annual s61o alcanza
A 20,7 0/o, (Argentina 33,8 %o). Pero si remontamos el curso del
tiempo hasta el ano 1790, en que su poblaci6n igualaba casi A la
actual argentina, vemos aumentar paralelamente su crecimiento
hasta llegar en aquella fecha A 48 0/oo.
Y como las comunicaciones maritimas y terrestres eran, com-
paradas con las de boy, sumamente defectuosas, debe conside-
rarse aquel indice (48 0/,,) como muy inferior al que hubiera sido
en otras circunstancias. El indice actual del crecimiento medio
anual de la gran repiblica boreal, 6 sea 20,7 0/,o, debe concep-


(1) Actualmente, debe pasar de los 82.000.000 de habitantes.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


tuarse como elevado dada la poblaci6n total, y hacemos votos
porque la tenga igual la Repilblica Argentina cuando su poblaci6n
llegue a semejantes alturas.
Pero si en lugar de comparar nuestro pais con el coloso del
Norte, lo comparamos con naciones inmigratorias de proporcio-
nes mas modestas en las cifras de su poblaci6n, como la Federa-
ci6n Australiana 6 el Canada, los resultados son enteramente en
favor de la Reptblica.
Y no puede, no debe ser de otra manera, porque las condicio-
nes geogrdfico-econ6micas del pais son bien superiores A las de
aquellos, y lo que debe sorprender y Ilamar la atenci6n es que la
corriente inmigratoria stable (no la golondrina), haya tenido
tanta dificultad en volver A reanudarse en proporciones mAs en
relaci6n con las condiciones generals del territorio argentino.


EL PROBLEMA INMIGRATORIO

El factor inmigratorio contribuy6 en un 38 %/ en el creci-
miento absolute de la poblaci6n argentina en el period 1895-1903,
mientras el resto, el 62 /o, fu6 el resultado del crecimiento
vegetative. Sin alterar la relaci6n muy favorable existente aqui
entire los nacimientos y las defunciones, es lo contrario lo que
debia haber acontecido. No conviene, por consiguiente, conside-
rar con un optimism demasiado exagerado esa cifra de 33,8 0/00,
indice de la ley de crecimiento general de la poblaci6n argentina
en el period mencionado. Convendria mis bien preocuparse de
por qu6 dicho guarismo no llega siquiera A los 48 /oo como suce-
di6 en los Estados Unidos del ano 1790.
Podria A la verdad objetarse que la menor distancia que se-
para los Estados Unidos de los grandes centros emigratorios,
comparativamente con la Repfiblica Argentina, explica la mayor
afluencia de brazos alli, pero la objeci6n carece de valor porque,
como ya lo hemos dicho, comparamos la inmigraci6n de nuestro
pais-no con la que acude actualmente a la repiblica anglosa-
jona-sino con la que recibi6 hace 115 aflos. El aumento general
de la poblaci6n desde aquella epoca en los grandes hormigueros
humans de donde irradia la emigraci6n, la mayor comodidad,
baratura y rapidez de las comunicaciones, los grandes inventos










LA POBLACI6N DE LA REPTBLICA ARGENTINA


que han transformado la faz econ6mica de la sociedad, por liti-
mo, la solidaridad cada vez mas estrecha de los various miembros
de nuestra gran familiar, compensan con exceso el inconvenient
de la mayor distancia.
Para demostrar que la distancia es factor relativamente secun-
dario en las leyes que determinan las grandes corrientes emigra-
torias, basta considerar el caso del Canada, pais tan cercano de
Europa como los Estados Unidos, con un territorio inmenso y
una poblaci6n casi igual a la nuestra. El clima es alli rudo, sibe-
riano, y aun polar en toda la region norte, pero, con todo, sano y
perfectamente adaptable, en el sud y centro, A la raza anglo-sa-
jona. Sin embargo, su inmigraci6n, constituida en gran parte por
el excedente recibido por los Estados Unidos, ha sido general-
mente d6bil ('), por cuya raz6n el indice de su crecimiento en los
lltimos tiempos (1891-1901), no es sino la tercera parte del que
present la Reptblica Argentina.
La distancia, la carestia relative del trasporte, la raza, el idio-
ma, las creencias religiosas, las costumbres, y, hasta cierto punto,
la forma de gobierno, son, en realidad, factors de segundo orden
para el emigrante que proyecta expatriarse y fundar un nuevo
hogar en tierras lejanas. Se preocupa, ante todo, de saber si, en
el pais adonde piensa dirigirse, tiene probabilidades de hacerse
duefio del terrufio que ha de cultivar 6, en todo caso, si podra
constituirse, sin imponerse demasiadas privaciones, un pequeflo
ahorro que asegure su porvenir y el de los suyos. Es otra con-
dici6n important de su &xodo la buena administraci6n y tran-
quilidad political en la comarca A donde se dirige.
Pero las condiciones generals del pais, sus riquezas natu-
rales casi inagotables, los recursos de toda clase que su suelo
generoso brinda A sus habitantes son tales, que la situaci6n
normal porque hemos atravesado, vg., la d6bil corriente inmi-
gratoria annual, no puede tardar much en modificarse: los filti-
mos datos proporcionados por la Oficina de Inmigraci6n seflalan,
efectivamente, un sensible aumento para el afio 1904 (2). En antro-

(1) La cifra du su inmigraci6n ha aumentado algo cstos ultimos aflos, dirigi6ndose preferen-
temente en las zonas agricolas de la region central: Assiniboia, Saskachewan, Alberta.
(2) El aumento observado se ha mantenido hasta la fecha de la publicaci6n de la RF.ViTA, y
ojala se trate esta vez, ro de un fen6meno trausitorio, sino de la reanudaci6n de las fuertes co-
rrientes de hace quince 6 dieciseis afios. Pero no se podra apreciar el verdadero significado del he-
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO [II 3










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


pogeografia, las regions despobladas, pero f6rtiles, atraen el exce-
dente de las regions de densa poblaci6n como, en meteorologia,
las zonas de depresi6n aspiran irresistiblemente las de alta pre-
si6n.
Pero hay que hacer un studio serio, fundamental, de las
causes que han traido esta situaci6n, relativamente antag6nica a
la inmigraci6n, en el period considerado. Es el deber patri6tico
mAs alto en la hora present. Nuestro pais, tornado en su con-
junto, es efectivamente un desierto, y siempre serA de actualidad,
durante muchas d6cadas, la palabra de nuestro estadista: ago-
bernar es poblar).
Al considerar el mapa N.0 I, podria abrigarse la ilusi6n de
que la poblaci6n argentina, aunque irregularmente distribuida,
no hace tan mala figure en los mapas representatives de la densi-
dad humana, pero esa ilusi6n desaparece al contemplar el mapa
N.O II, en donde la densidad de la poblaci6n en la Repiblica y en
la Europa occidental ha sido representada sobre la misma base, 6
sea en la escala de -10, 10-25, 25-50, 50-100 y 100 habitantes
por kil6metro cuadrado.
En esta nueva distribuci6n, result que s61o una estrecha faja
A lo largo del eje fluvial paranense, los alrededores de Chivilcoy y
Tucuman, pueden pretender A ser mediocremente poblados; me-
diocremente decimos, porque correspondent A las zonas mAs des-
pobladas de Europa, la altiplanicie ib6rica y la region alpina cen-
tral. Y es sabido que Europa no es el principal foco human del
globo, como lo indica el pequeflo planisferio en el Angulo derecho
del mapa N.O II. iCuAntos hombres podrian, pues, caber en el
territorio argentino?
Ademas, si se admite con el Dr. Latzina que cada inmigrante
que holla nuestras playas, represent un capital muscular de
# 1.500 % a agregar al haber national, se comprendera que aqui


clo sino de aqui a algunos meses, una vez terminadas las grandes faenas agricolas y efectuado el
c6mputo de los que han venido y de los que se han ido, asi como del destine ulterior, urban 6
rural, de los que se han radicado definilivamente en la Rep6blica.
El movimiento iumigratorio de estos dltimos tiempos no altera, pues, las conclusions de este
studio, ni dismimuye su oportunidad, pues ellas se refieren al period relativamente largo com-
prendido entire 1890 y el present afo, en que la corriente habia mermado enormemente. A pesar
del retofo actual, no se puede afirmar que hayan sido definitivamente removidos los obstaculos
que paralizaron el desarrollo normal de la inmigraci6n eu el interval considerado, y conviene,
por consiguiente, estudiar con la atenci6n que require, sus causes originarias para evitar en el
future la reproducci6n de una situacidn tan perjudicial para los intereses vitales del pais.







Li~ma


C S. Antonio


. WM.del Plata


A DENSIDAD DE LA POBLACION
4 EN LA
, REPOBLICA ARGENTINA

I -- 1m os dei
I ZI deida



dekaa
SdMalvinde


Ahabiftmder poar imetfro

0 2 900 O oo9 800 4
o oo .oo sao sooakil.


4c

0


FUEGO
77 0


0






iLermJI


REPUBLICAN ARGENTINA Y EUROPA OCC1DJ.
EN LA MISMA ESCALA
DENSIDAD DE LA POBLACION


avis


menoadelo
deoo-s2
des2-5o
deso-loo
mas deo do


0 C A NO


PACIFrCO


SHabitant*s p.ki" |
C"-o3- del del-do t
Cdle4o0 =o4eSO-to0l+deloo










LA POBLACION DE LA REPUBLICA ARGENTINA


se trata de un problema realmente vital, y que no habra exagera-
ci6n en aunar todas las inteligencias y todas las buenas volunta-
des para acertar su soluci6n.
4Porqu6 la inmigraci6n, en otras 6pocas tan abundante como
espontAnea, ha llegado en los afios referidos a -un promedio annual
que no condecia aparentemente con las condiciones generals del
pais?
Algunos opinan que es por ignorancia de nuestra verdadera si-
tuaci6n. En consecuencia, para hacernos conocer, se imprimen
folletos descriptivos, se los hace circular en el exterior, adonde se
envian tambien comisionados encargados de atraer A los emigran-
tes con una proganda adecuada.
El envio juicioso de obras de propaganda bien concebidas,
bien redactadas, acompafiadas de ilustraciones y mapas, y adap-
tadas al ambiente A que se destinan, no es un medio que. deba
desdeflarse entire las medidas por adoptarse para reanudar la
fuerle corriente inmigratoria de otras 6pocas, pero creemos que
no son suficientes por si solas, pues si el inmigrante no viene a
nuestras playas en las proporciones requeridas, no ha de ser por
ignorancia de nuestras condiciones. Cuando los inmigrantes inva-
dian el pais, cual una ola formidable y benefica, en los llamados
aios californianos, tenian una clara percepci6n de lo que hacian (')
y de sus intereses bien entendidos. Todos los folletos, todas las
propaganda, por mas habiles que sean, seran impotentes para
modificar situaciones que obedecen, ante todo, A razones de orden
econ6mico.
Las causes del fen6meno son muy hondas, muy complejas, y
sera tiempo perdido preocuparse de los efectos y no de las causes.
Para Ilegar a la soluci6n del gran problema, sera necesario in-
vestigar los multiples factors que han intervenido en tan normal
situaci6n en los uiltimos aflos, tratando de establecer con claridad
la relaci6n que tienen los unos con los otros (2).
Hace pr6ximamente dos ailos, el Dr. Emilio Frers public un

(1) Los pasajes subsidiaries que entonces se repartieron con gran profusion, pueden haber
influido tambidn en la producci6u de aquel gran movimiento (1887, 88, 89) pero s61o como factor
accidental: las causes originarias eran mis fundamentals.
(2) Es just sefialar, en este orden de ideas, el interesante cuadro sin6ptico del movimiento
inmigratorio en ]a Repdblica, construido por los alumnos del curso de geografia econ6mica, que
dicta en la Facultad de Filosofia y Letras el Sr. Clemente Fregueiro, y en el que estan represen-
tados varies de los factors correlatives de aquel fendmeno econ6mico.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


folleto, en el cual estableci6 con precision y claridad, la relaci6n
constant entire el aumento de los impuestos generals y la dismi-
nuci6n de la inmigraci6n. Pues bien, para enterarse conveniente-
mente de los t6rminos en que se plantea el problema inmigrato-
rio, es precise hacer, para todos sus factors correlativos, lo
que el Dr. Frers hizo para el factor impuestos y derechos adua-
neros.
Habra que examiner, A mas del factor mencionado, todo cuanto
se relacione con la agriculture, la ganaderia y la industrial del pais.
Habra que averiguar el valor de la propiedad rural y urbana y sus
condiciones de adquisici6n; el valor de los alquileres, arrenda-
mientos y rendimientos. Habra que proceder a una investigaci6n
general de las condiciones del trabajo urban y rural, de su esta-
bilidad, de sus intermitencias; estudiar la relaci6n de los salaries
con los gastos y la manera como se cumplen los contratos entire
patrons y operarios.
Habra que analizar, con la detenci6n especial que requieren,
varias manifestaciones colectivas de nuestra sociedad, sintomAti-
cas de la situaci6n (algunas hasta cierto punto factorss: el alcoho-
lismo, el juego ('), las huelgas, la delincuencia en general. Habra
que considerar tambi6n la march de la corriente contrapuesta:
el ahorro, la instrucci6n piblica, el movimiento literario, el des-
arrollo del espiritu de asociaci6n, de beneficencia y de socorros
mutuos.
Esa gran investigaci6n national deberA realizarse sobre una
base met6dica amplia y uniform; debera ser fehaciente, lu-
minosa 6 ir acompaflada de las ilustraciones y mapas que permi-
tan cotejar fAcilmente entire si todos aquellos factors, estable-
ciendo con claridad la relaci6n que pueden tener con nuestro
movimiento demogrAfico, particularmente la inmigraci6n.
Y como del buen planteamiento de un problema depend su
soluci6n, es permitido esperar que, al realizar dicha investiga-
ci6n, se habra dado un important paso adelante en el camino de
la soluci6n anhelada.


(1) Con esta palabra nos referimos, como es natural, exclusivamente A los juegos de azar,
sport, loterias, etc., que tan fuerte concurrencia hacen al ahorro y al trabajo, y no A los juegos
atldticos fi otros parecidos, cuyo sano objeto es restablecer el equilibrio tan frecuentemente in-
terrumpido entire nuestras fuerzas intelectuales y fisicas.










LA POBLACION DE LA REPIJBLICA ARGENTINA


Algo se ha hecho en ese sentido, pero s6lo se trata de proyec-
tos 6 esfuerzos aislados, y que no responded A un studio sistemd-
tico y de conjunto. La CAmara de Diputados ha nombrado, hace ya
algun tiempo, una comisi6n encargada de estudiar el problema,
pero no creemos que haya arribado A algin resultado hasta el
present (1).
Es sensible que la discusi6n de un asunto tan primordial para
el pais no haya adelantado mAs en estos filtimos tiempos, pero
tarde 6 temprano se tendra forzosamente que efectuar ese estu-
dio fundamental (y que tiene que ser la obra de los poderes pui-
blicos por no estar los medios al alcance de los particulares), pues
ha habido necesariamente algo de irregular, de alterado, de an6-
malo en nuestra situaci6n econ6mica para que, dadas las con-
diciones generals del suelo, nuestro indice inmigratorio haya
sido hasta 1904 tan d6bil (2).
En cuanto se reanude en proporciones satisfactorias, sobre ba-
ses inconmovibles y constantes, la corriente inmigratoria, tan ne-
cesaria a la Repfiblica como puede serlo la luz y la lluvia, esta
tierra sera una de las de mejor porvenir del mundo. Porque es
precise decir que si su crecimiento inmigratorio ha sido, en los
tltimos aifos, muy inferior a lo que debia ser, en cambio su cre-
cimiento vegetative ha sido y es excelente, como lo demuestran
los cuadros publicados por la Oficina DemogrAfica Argentina (8).
Durante el quinquenio 1896-900, el promedio annual de los na-
cimientos fu6 de 35,9 0/,, habitantes (4), mientras las defunciones


(1) Hemos mencionado mas arriba los proyectos del Dr. Escalante y del Dr. Cand relaciona-
dos con el mismo asunto.-Vease tambidn el folleto publicado por el Ministerio de Agricultura
.Section of Statistic & Rural Economy-.
(2) PROMEDIO ANNUAL DE INMIGRACI6N Y EMIGRACI6N
(1899-1903)
Entradas Salidas
Inmigrantes..................... 110.337 Emigrantes....................... 70.422
Pasajeros ....................... 35.484 Pasajeros ........................ 34.302
Total............ 145.821 Total............ 104.724
Saldo annual d favor del pais......... 41.097
Saldo d favor del pais en 1904....... 86.644
(3) Boletin Demogrdfico Argentino, por el DR. GABRIEL CARRASCO, Buenos Aires, 1904.
(4) El Dr. Carrasco cree que el verdadero indice de la natalidad argentina es de 40 /oo y 19
a 20 o/,, el de la mortalidad, pues opina que existe un important porcentaje que escapa en el in-
terior, al registro de inscripei6n.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


s6lo alcanzaban A 17,9. Esto da un excedente de 18 nacimientos
anuales por mil habitantes, cifra no superada hasta ahora por
ningin otro pais, con la inica excepci6n de la Repiblica del Uru-
ruguay (20,7 %o), la que reviste poca importancia por tratarse de
una naci6n poco poblada.
Con su solo crecimiento vegetative, su excelente indice de na-
talidad y de mortalidad, la Repfiblica Argentina llegaria asimismo,
con el tiempo, A ocupar un buen rango entire las demas naciones,
pero no es de desear que las cosas pasen asi, pues el lento au-
mento de la poblaci6n de un pais represent un peligro y puede
convertirse en una amenaza cuando la densidad de los paises ve-
cinos es mayor y mIs rApida la ley de su crecimiento.
En esa situaci6n no se encuentra nuestro pais, pero no se re-
quiere un gran esfuerzo de imaginaci6n para comprender que,
para una naci6n de territorio tan dilatado y de tan escasos habi-
tantes como la Argentina, es, desde el punto de vista econ6mico
y politico, cuesti6n de la mAs elemental prudencia y previsi6n
aumentar, en el tiempo mas breve possible, la cifra absolute de su
poblaci6n.
ENRIQUE A. S. DELACHAUX,
Profesor de Geografia Fisica en la Facultad de Filosofia y Letras.
Enero de 1905.






















OBSERVACIONES DE PSICOLOGIA ()


SOBRE LAS IMAGENES DE LOS ENSUEIOS



Las autoobservaciones estAn todavia desacreditadas; y no, en
verdad, porque sea escaso su valor, sino por el mal que causaron
hasta una 6poca relativamente reciente, hacienda de la Psicologia,
puede decirse, una vasta falacia de generalizaci6n. Creo digna de
publicarse, sin embargo, una producida en condiciones bastante
excepcionales, por una de esas incidencias en que abunda la 16-
gica viva de las ciencias. Se refiere A la naturaleza de las imAge-
nes de los ensuefnos.
Es muy corrientemente admitida la teoria de que los fen6me-
nos psiquicos que se produce en los ensuefios, no son otros que
los estados secundarios 6 representatives comunes, los cuales pa-
recen mas intensos, y son tomados como signs de realidades,
porque falta el contrast de los estados vivos 6 primaries. He aquf
c6mo resume un author esa explicaci6n: anuestras concepciones
o son reconocidas como tales, cuando estamos despiertos, debido
Sa la vivacidad preponderante de las percepciones sobre las cua-
les se proyectan, pero en los suenos, nos causan ilusi6n, preci-


(1) Sr. Dr. R. Rivarola.
Distinguido sefor:
Cuando prometi a Vd. colaboraci6n para la important REVISTA que dirige, contaba con dis-
poner del tiempo necesario para preparar algin trabajo de cierta seriedad; pero, no habiendo po-
dido hacerlo ain, debido A un apremio de ocupaciones, remito AVd. at menos, y nor ahora, dos
pequelias observaciones para el caso de que crea deber publicarlas. (Las pruebas son de un libro
en preparaci6n, que no aparecera hasta dentro de unos dos meses, por lo menos).
Sin renunciar A mi deseo de mandar despubs algo mis serio, saludo i Vd. con la mayor con-
sideraci6n.
Montevideo, Enero 10 de 1905.
CArtLs VAZ F'ERRnmA.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


, samente porque entonces, nuestras percepciones son obscuras
y sin brillo. Durante la vigilia, produce el efecto de una man-
cha sobre un fondo luminoso; durante el sueflo, se iluminan,
, porque el fondo se vuelve obscuron. En otro pasaje: ((Si ha po-
dido creerse que ((nuestros recuerdos se dibujan con mAs vivaci-
dad durante los ensuefios que en el estado de vigilia) (') es ((por-
que se ha confundido la vivacidad relative y la vivacidad abso-
lutan. El mismo autor (2) indica A otros muchos que admiten 6
id6ntica 6 parecida explicaci6n.
He aqui la misma explicaci6n resumida por otro psic6logo:
(Finalmente, la confusion entiree los estados primaries y los se-
cundarios) que se produce cuando el estado secundario es muy
intense, 6 cuando el estado primario es muyd6bil, se produce to-
davia cuando, por faltar el estado primario, los estados secun-
darios, sin aumentar quizA absolutamente de intensidad parecen
A mAs intensos, por el solo hecho de que no son ya comparados
con estados primaries. Es lo que pasa en el sueflo. En los en-
sueflos, los estados de coneiencia no tienen probablemente mAs
intensidad real que las fantasias (reveries) de la vigilia; lo que
parece probarlo, es el hecho de que no dejan casi trazas en el
recuerdo. Sin embargo, por el solo hecho de que ocupan enton-
ces todo el campo de la conciencia adquieren una intensidad
relative mayor, y ya son tomados por estados primaries)). (8)
A prop6sito de esta teoria, que indudablemente seduce, como
todas las explicaciones muy simples y precisas, hace tiempo que
vengo haciendo, por medio de interrogaciones, cuestionarios, etc.,
observaciones tendientes A verificar si las personas en que faltan
las imAgenes 6 representaciones de cierto sentido, sueflan alguna
vez con datos de ese sentido; por ejemplo: si una persona comple-
tamente incapaz de representarse un color, suefia alguna vez
viendo; si una persona que careciera de la aptitud de represen-
tarse sonidos, podria oirlos sofiando, etc.; y, como sucede casi
siempre en estos casos, aunque en pocos se confiese, me dirigia
la idea preconcebida de refutar la teoria por la comprobaci6n de
algunos casos positives de este orden; idea sugerida por el mio
personal, que se me presentaba como decisive en ese sentido.

(1) Cita de Maury, hecha por el autor transcript.
(2) Rabier, Psychologie, Cap. xiv, n.
(3) Delbleuf, Le Sommeil et les R ves, Alcan, 1885, pag. 70 y 71.









OBSERVACIONES DE PSICOLOGIA


Soy un temperament motor puro, por lo menos hasta donde
puede concebirse en la prdctica, y puede decirse que, fuera de
algo que por fuerza ha de existir en quien ha visto y oido, y que
debe distinguirlo, al respect, de un ciego 6 un sordo de naci-
miento; fuera de ese algo, que podria definirse en terminos vagos
y generals como la aptitud 6 capacidad de reconocer un color si
se viera, un sonido si se oyera, carezco de representaciones vi-
suales y auditivas propiamente dichas. En cuanto al oido, tengo
una memorial musical buena, pero si analizo mis recuerdos, no
encuentro en ellos el element propiamente auditivo, soy incapaz
de representarme el timbre de un instrument 6 de una voz, ni
los elements arm6nicos de una pieza de orquesta; lo que hago
es cantar interiormente (omito detalles). Las frases, las recuerdo
pronuncidndolas interiormente. Y, en cuanto a la vista, no puedo
representarme los objetos con datos propiamente visuales: re-
cuerdo un objeto, recorriendo sucesivamente sus parties, y con
datos especiales de posici6n, extension, etc.; no puedo, absoluta-
mente, representarme un color: se, naturalmente, que tal cosa,
que recuerdo es roja, que tal otra es verde; tengo un vago senti-
miento de claro i obscure, pero todo eso no es en manera alguna
la representacidn de un color (por mAs d6bil que 6ste fuera), ni
podria, por mAs que se intensificara, dar una representaci6n de
color ordinaria, 6, mejor, no es nada susceptible de intensifi-
caci6n.
Ahora bien: en mis ensueflos, si bien predominan los elements
verbo-motores, no faltan los visuales, y se presentan con relative
frecuencia representaciones de color. De aqui vino mi deseo de
controlar por observaciones la teoria referida.
He obtenido hasta ahora una cantidad de datos que, tratados
sin critical, hubieran permitido formular alguna de esas conclusio-
nes estadisticas y cuantitativas que pulularon con la eclosi6n de
la psicologia experimental; pero, por mi parte, no creo deber pu-
blicarlos, por ahora al menos. Mucho se ha dicho ya sobre lo in-
cierto y engaiioso de esas observaciones de ensuefios, sobre la
vaguedad y fugacidad de los recuerdos, y sobre las mfiltiples cau-
sas de error; por ejemplo, la tendencia A completar 6 a alterar,
dandole 16gica y simetria, el ensuefo que se narra 6 simplemente
que se recuerda. Mucho queda todavia por decir sobre nuevas y
muiltiples causes de error, entire las cuales figure esta: salvo el









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


caso, que sera mAs 6 menos frecuente, de ensueflos que quedan
completes, claros y fijos en la memorial, sin necesidad de esfuer-
zo, nosotros hacemos algln esfuerzo para recorder el ensueno, y,
de estos tanteos de la memorial, surgeon estados de conciencia 4
c6te, los cuales, aun cuando el ensuefio acabe por ser recordado
con fidelidad, tienen tendencia A substituir ulteriormente A los del
mismo ensuefio, pues estos illtimos tienen esa disposici6n bien
conocida A desvanecerse, en tanto que los otros, bien que estados
secundarios, ban sido experimentados durante la vigilia, y son
much mAs firmes. Otra causa de alteraci6n, frecuente 6 impor-
tante, es la siguiente: cuando se narran ensueflos, hay que es-
quematizarlos; nunca se los narra completes y fieles, porque hay
en ellos vaguedades, complejidades afectivas 6 ilogismos que re-
sisten A la expresi6n; ahora bien: aunque el mismo que narra se
de cuenta de lo que acabo de explicar, acontece que mAs tarde,
por razones parecidas A las del caso anterior, el ensueno narrado
va subslituyendo al ensueno sofiado.
Agr6guese, para la mayoria de los sujetos de que puede dis-
ponerse, la falta de habitos de observaci6n delicada y just, en los
no iniciados; y, en los otros, el enturbamiento del anAlisis por las
ideas preconcebidas. Estas observaciones, destinadas A completar
la mia personal, habrian acabado, pues, por hacerme dudar hasta
de ella, si inesperadamente no hubieran provocado un resultado
bastante curioso.
La preocupaci6n producida por las observaciones sobre imA-
genes de los ensueflos, y su critical, empez6 precisamente A ha-
cerme solar frecuentemente con esa cuesti6n, y dAndose el fen6-
meno tan conocido de saber que sofiaba. Ha ocurrido asi, que he
estado varias veces, por esta incidencia fortuita y no buscada, en
condiciones de ejercer la introspecci6n durante el sueno, y re-
cuerdo con gran precisi6n los resultados, que, por lo demAs, fue-
ron anotados.
Uno de los ensueflos de esta clase, fu6 el siguiente: Viajaba en
un ferrocarril, y, por la ventanilla, miraba el campo. Con toda
atenci6n, observaba mis sensaciones, y constataba que percibia
perfectamente los colors; por ejemplo: el verde del campo, y
otros. Me decia, entire tanto, que aquello comprobaba la afirma-
ci6n (hecha por mi en la clase de Filosofia, y que recordaba en el
suefto), de que las personas incapaces de visualizar cuando estAn









OBSERVACIONES DE PSICOLOGIA


despiertas, pueden sofiar con colors. El ensueno dur6 algon tiem-
po (6 fue recordado como si hubiera pasado asi), y yo prolongaba
y repetia la observaci6n, sintiendo siempre que estaba sonando,
y constatando que veia los colors con toda claridad. Al desper-
tar, recordaba este ensueno con tanta precision, que tengo la se-
guridad de no engariarme al career haber realizado una introspec-
ci6n exacta y lfcida.
He tenido otros suefios analogos al anterior. En algunos de
ellos, me fijd tambien en si podia percibir simultAneamente una
vasta extension del campo visual (he dicho que, cuando imagine,
lo hago sucesivamente y por parties, cual hacen los motorss, y
constat6 que asi era, exactamente como vemos despiertos.
Para que se comprenda ahora otro caso algo distinto, pero que
tiene exactamente el mismo alcance, necesito explicar una manera
de sofiar que es relativamente frecuente en mi, y que consiste en
una combinaci6n verbomotriz y visual. La ((parole inedrieuren me
narra 6 describe algo, y, simultAneamente, yo veo lo narrado 6
descrito (generalmente, cuando suefo asi, los acontecimientos,
aunque sean pavorosos 6 tristes, no produce, 6 produce con
poca intensidad, la impresi6n afectiva correspondiente).
Ahora, el ensuefio fue este: SoMf que habia tenido un ensuefio,
y que lo contaba A mi mujer; mientras lo contaba, precisamente,
lo iba viendo; de manera que (para comprender esto hay que re-
cordar lo que acabo de decir; esto es: que cuando sueno de esa
manera, los cuadros visuales, aunque correspondan A una narra-
ci6n, aparecen como presentss, estaba describiendo lo que sona-
ba y fijando en ello mi atenci6n. Contaba que en el supuesto sueno
narrado, veia perfectamente los colors, y, al mismo tiempo, los
percibia en mi ensueflo actual con la mas absolute claridad. Asi,
anot6 principalmente estos dos detalles: percepci6n absolutamen-
te clara y nitida de una tabla vieja de un armario de despensa,
con todos los detalles, matices, vetas de la madera, etc.; y percep-
ci6n perfect del color verde de las hojas de un Arbol al cual, en la
narraci6n que hacia A mi mujer, yo llamaba tilo, pero que era real-
mente uno que se encuentra en eljardin de la casa en que habito.
Despierto, soy absolute, radicalmente incapaz de representar-
me ese color verde, ni otro alguno; y, con respect A la tabla,
nada me seria mas impossible que representarme, ni aun borrosa-
mente, sus detalles y matices.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Finalmente, y para no citar mas que algunos ensueflos de los
mas caracteristicos, acabo de tener 6ste: me paseaba por el corre-
dor de mi quinta, que esta embaldosado, y constataba que perci-
bia, con la mayor claridad, el color rojizo de las baldosas con sus
distintos matices, lo que probaba que las percepciones de los sue-
flos, etc. Lo mas curioso es que, en el mismo sueflo, se me ocu-
rri6 frotar con el botin el piso para ver si percibia el ruido; lo
hice, mas de una vez, y percibi el ruido perfectamente. No cito
este (iltimo hecho por el aumento de valor probatorio que pudiera
agregar a los hechos de orden visual. Es cierto que, despierto, no
puedo representarme un ruido; pero, ademds de tratarse de un
caso aislado, hay que tener en cuenta aqui la facilidad y frecuen-
cia con que los ruidos realmente producidos mientras se duerme
son englobados por el ensueno y traban con 61, ain cuando sean
en realidad bien distintos de como se los percibe. La observaci6n
auditiva tiene, pues, en este caso, un gran inconvenient, de que
la observacidn visual esta completamente libre. Pero el hecho
muestra hasta qu6 punto estaba, en mi ensuefo, hfcido y razona-
dor, lo que da valor a la observaci6n.
Con estos ensuenios ha concurrido otro hecho: antes de dor-
mirme, tengo casi siempre alucinaciones verbales; pero A veces
las tengo tambi6n visuales, y en estos casos, percibo colors, ten-
go realmente imagenes de color como supongo que las tendrAn las
personas de temperament visual; lo mismo me sucede durante la
somnolencia del despertar, cuando, por no haber dormido bien
durante la noche, es 6ste lento.
Especialmente en las intermitencias de este estado, he procu-
rado voluntariamente evocar imagenes visuales, y se han produci-
do, coincidiendo con los moments en que el suefio invade nueva-
mente. Por todo lo que, sin perjuicio de controlar y completar
todo esto por las observaciones que quiza publicar6, la mia me ha
dejado la impresi6n, como diria Kant, ((subjetivamente suficiente
de que la teoria A que aludi al principio no es verdadera, por lo
menos para ciertos temperamentos psicol6gicos.


SOBRE LA PERSONALIDAD EN EL NISO

Quiza, en Psicologia, ninguna observacidn haya sido tan gro-
seramente interpretada, como la relative al uso de la tercera per-









OBSERVACIONES DE PSICOLOGIA


sona que hace, cuando se refiere A si mismo, el nifio que empieza
a hablar.
Se ha venido afirmando que ese empleo de la tercera persona
es un efecto y una prueba de que la conciencia del yo, la persona-
lidad, no se manifiesta desde el principio; se admite correlaci6n
entire el empleo de las personas gramaticales y el septimiento de la
personalidad, de manera que el uso del yo seria elsigno de la apa-
rici6n de ese sentimiento, etc.
Lo mAs interesante es que esa interpretaci6n no se encuentra
inicamente en los escritores doctririariamente interesados en pre-
sentar explicaciones geneticas y empiricas de la personalidad:
( Un nifio necesita much tiempo para llegar A tener una idea
perfectamente consciente de su yo y para emplear la primera
a persona al hablar de si mismo...o ('); sino que han creido deber
aceptarla los autores mAs (espiritualistas), quienes hasta se han
encargado de hacerla cl6sica: ((Para la conciencia confusa 6 sim-
p pie que coexiste con el mas humilde fen6meno de sensibilidad,
el yo sujeto no se distingue del yo objeto; el yo afectado, se
, confunde con el yo conocedor, 6 mejor dicho, todavia no hay
, yo. El yo no se ha desprendido auin de los fen6menos que le
n envuelven: no se nombra todavia A si mismo: afn en su mAs
o alto grado, esa conciencia simple, primitive, elemental, no se
eleva hasta la primera persona del pronombre personal. El nifio
o se objetiva A si mismo; se llama por su nombre exterior, como
o le laman todos, y dice: Pedro quiere esto, Pedro ha hecho
aquello.
( La conciencia reflexiva 6 conciencia de si, comienza con el
) primer yo; y se determine, se precisa, se complete con la dife-
, rencia del yo y del ME...)) (2).
El fAcil curso de esta interpretaci6n es uno de tantos ejemplos
de la inatenci6n con que, ann por los profesionales, se reciben
habitualmente las afirmaciones. Aunque el sentimiento de la per-
sonalidad fuera en el niiio claro y perfect desde el principio, 6
desde much antes del moment en que habitualmente empieza A
hablar en primera persona (lo que no se entra & averiguar aqui),
el lenguaje del nifio apareceria y se desarrollaria como lo hace.

(i) Maudsley, Fisiologia del Espiritu Cap. IV.
(2) Paul Janet, Tratado Elemental de Filosofia, Psicologia, Seeei6n II, Capitulo I1.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


El niflo da A cada cosa el nombre que oye darle. Expone cada
idea con la palabra con que la oye expresar.
Si delante del nifio, llaman a un objeto mesa, l1 le llamarA
mesa. Si llaman A una persona papd 6 Antonio, 61 le llamarapapd
6 Antonio. Si expresan cierto hecho: la venida de Antonio, con
estas palabras: Antonio viene, el nifio expresarA el hecho con las
mismas palabras: Antonio viene.
Si a 61 le Ilaman Carlitos, se llamara Carlitos; si le llaman el,
se Ilamara el; si el hecho de estar 61 corriendo se expresa por los
demAs con estas palabras: Carlitos corre, 6 dl corre, 6 corre, ex-
presar 61l despu6s el mismo hecho con las mismas palabras:
Carlitos corre, el corre, corre, tan naturalmente como en los casos
anteriores.
Esto no indica absolutamente que el niflo no sienta su perso-
nalidad, que no se sienta yo. Indica, simplemente, que todavia no
ha aprendido A hacer una transposici6n conventional y dificil de
t6rminos.
Aclaremos con un ejemplo relative A otro caso: un objeto estA
cerca del niflo y lejos de mi. Yo digo al niflo: ((aquelpan es feo),
y el nifio me responded: (cno: es rico aquel pan!)) 4Por qud ha
usado mal el t6rmino aquel? Sencillamente porque ha usado el
t6rmino que oy6, y no sabe todavia que hay que transponer los
t6rminos y usar aqui, no el que emple6 la otra persona, sino el
que hubiera empleado A estar en la posici6n del nifio, etc.; todo
eso es algo complicado, y el nifio no lo sabe todavia; nada mAs.
Pero si del empleo incorrect del demostrativo, se quisiera deducir
que el nifio no tiene noci6n de las distancias, que los objetos pr6-
ximos le parecen lejanos, 6 algo por el estilo, se cometerfa una
confusion que, no por ser insensata, dejaria en el fondo de ser de
la misma categoria que la que se ha cometido A prop6sito del uso
de las personas gramaticales.
Todo esto es evidence por si mismo, pero A mi me fu6 confir-
mado por la observaci6n de uno de mis niios. Cuando empez6 &
hablar, no solamente empleaba para referirse A si mismo la ter-
cera persona, sino tambi6n la segunda, y adn 6sta mIs frecuente-
mente que aqu6lla. Decia ote subiste), cuando 61 mismo se su-
bia sobre algfin objeto; ((te caiste; lastimaste,, cuando se daba
un golpe; ((te pusiste, (por ejemplo, el sombrero), etc. Repetia
simplemente lo que habia oido decir, y, en este caso, por cual-











OBSERVACIONES DE PSICOLOGIA 47

quier circunstancia, tenia tendencia A recorder y repetir lo que los
otros decian cuando le hablaban, y no cuando hablaban de 61. En
resume: el lenguaje del niflo pequefio no prueba que 61 se sienta
tercera persona, ni segunda; y lo que se sostenga sobre su senti-
miento de personalidad, debera inducirse 6 demostrarse con pres-
cindencia de esa interpretaci6n grosera.
CARLOS VAZ FERREIRA,
Profesor en la Universidad de Montevideo.






















TEMAS DE FISICA TEORICA


IONES Y ELECTRONS (')




Para llegar & la noci6n de electron, cuya teoria reconoce un
nlmero multiple de origenes derivados del studio intimo de fe-
n6menos sumamente distintos entire si y que A primera vista no
reconocen relaci6n alguna que los ligue, y comprender la trans-
cendental importancia que se le atribuye en la interpretaci6n de
muchisimos fen6menos fisicos y quimicos segin las ideas admiti-
das actualmente, nociones que han producido una verdadera re-
voluci6n en las teorias de las ciencias fisicas, debemos decir algo
sobre las hip6tesis que lo precedieron y de las cuales fu6 en cierto
modo una derivaci6n inmediata y necesaria.
Como consecuencia de la construcci6n de la pila, Nicholson y
Carlisle pudieron, como sabemos, descomponer el agua y poste-
riormente Davy hizo lo mismo con los hidratos de sodio y de po-
tasio. Estas primeras experiencias y las que le siguieron, todas
ellas de caricter analitico, insinuaron en la ciencia la idea de la
separaci6n de las mol6culas de un cuerpo en sus parties constitu-
yentes cargadas de electricidad, por el simple hecho de disolverlo.
Faraday, el verdadero precursor de las ideas actuales, di6 & esas
parties, Atomos 6 grupos de atomos, el nombre de iones especiali-
zando, como sabemos, con el nombre de cationes & los que tienen
carga electric positive y que se mueven en la electrolisis hacia el

(1) Este articulo, escrito en Noviembre de 1904, condensa las hip6tesis que sobre electrones
tienen actualmente, segin nuestro parecer, mayor aceptaci6n en la ciencia dentro de las variantes
de detalle que admiten los distintos fisicos que se ocupan de este important t6pico; en 6h1 hemos
vertido, substancialmente, las conferencias que hemos dedicado & las hip6tesis sobre la constitu-
cidn electric de la material en nuestro 2.0 Curso libre de Fisica-Quimica de la Facultad de Cien-
cias Exactas, Fisicas y Naturales, dictado en 1904.









TEMAS DE FfSICA TE6RICA


catodo y llam6 aniones 6 los que teniendo una carga el6ctrica ne-
gativa, se dirigen en la electrolisis hacia el anodo.
Las ideas de Faraday, combatidas en un principio, fueron por
fin aceptadas, pero entonces empez6 una discusi6n transcenden-
tal, completamente agotada hoy, sobre si habia mol6culas previa-
mente disociadas en una soluci6n y en caso de que asi fuese, que
proporci6n guardarian con la totalidad.
Segfin Grotthus, la disociaci6n era producida por la corriente
el6ctrica. Esta idea implicaba forzosamente la de la existencia de
un minimum de fuerza electromotriz, sin el cual no podria efec-
tuarse la electrolisis desde que una cantidad dada de electricidad
tenia por objeto disociar a las moleculas.
Se observ6, empero, que la electrolisis tenia lugar con corrien-
tes de cualquier fuerza electromotriz por minima que ella fuese;
entonces la hip6tesis de Grotthus perdi6 su valor y hubo que ad-
mitir, por el contrario, que las mol6culas del cuerpo disuelto 6
algunas siquiera de ellas, preexistian ya disociadas en la soluci6n.
Esto iltimo es precisamente lo que creia Clausius, quien public en
1856 sus ideas al respect, en las que sostenia que al disol-
verse las substancias en el agua, algunas mol6culas se disocia-
ban en sus components y que la fuerza electromotriz en el
caso de la electrolisis, inicamente dirigia los iones hacia los
electrodes. A media que los iones se separaban en los elec-
trodos, iban disociandose otras moleculas en iones y se esta-
blecia entonces una especie de equilibrio entire esas dos ope-
raciones inversas; los iones se transformaban asi en mol6culas
en los electrodes en donde se les podia obtener como cuerpos.
Seg6n Faraday, la relaci6n entire la masa total del cuerpo for-
mado en la electrolisis, en un electrodo, y la cantidad de elec-
tricidad que llevan los iones, es constant para una substancia
dada 6 igual a la constant del equivalent quimico 6 lo que es lo
mismo, la relaci6n de la masa de un i6n A la carga electrica que
61 lleva es proporcional A su equivalent quimico.
SegAn Riecke, la carga electric llevada por un i6n es del orden
de 10-18 coulombs.
La teoria de Clausius ha servido de base A la amplia, concep-
tuosa y fecunda de Arrhenius publicada en 1887, segan la cual en
las soluciones acuosas de concentraci6n media, las moleculas
.de las substancias electroliticas estAn en parte disociadas en
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES- TOMO II 4









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


sus iones; en las soluciones diluidas, la disociaci6n es com-
pleta.
A estas hip6tesis lleg6 el sabio sueco basAndose sobre todo en
los luminosos trabajos de Van't Hoff sobre la presi6n osm6tica
de las soluciones y el studio comparado de las leyes de los gases
y las de las soluciones extremadamente diluidas.
La teoria de Arrhenius, es hoy, puede decirse, universalmente
aceptada y su valor incontestable, ha quedado demostrado al sal-
var de las numerosas objeciones que se le han promovido.




El primitive concept de i6n como Atomo 6 agrupaci6n de Ato-
mos cargados eldctricamente resultantes de la division de las
mol6culas neutras al disolverse en un liquid, ha sufrido tltima-
mente una interpretaci6n complementaria gracias A la naturaleza
at6mica que se atribuye hoy a la electricidad.
Se admit la existencia de cargas electricas libres, separadas
de la material que se designan con el nombre de electriones 6 mAs
comtinmente electrones, siguiendo la denominaci6n de Lodge y de
Nernst.
Electr6n es, segAn Lord Kelvin, una modificaci6n del anterior
i6n y asi se llama A cada uno de los dos elements monovalentes
de que consta la electricidad, Atomos positives y negatives que se
rechazan y atraen segAn las leyes de Coulomb (Nernst y W. Thom-
son). Las propiedades que se les atribuyen son debidas a fuerzas
reciprocas que nacen en las presiones del 6ter. Pueden former
con los Atomos de los otros elements, por la saturaci6n de las
valencias reciprocas, verdaderas combinaciones quimicas.
Segin estas ideas, la soluci6n de un electrolito, contendria
entonces mol6culas no disociadas, cuyo nlfmero en cierto modo
es inverso a la diluci6n, y combinaciones de iones y electrones.
Aunque por la definici6n dada, electron significa tanto un Ato-
mo positive como uno negative de electricidad, como hasta ahora
no se han podido aislar los electrones positives, es comin ver A
los autores, designer por electrones A los Atomos el6ctricos nega-
tivos (1).

(i) Los rayos cat6dicos y algunos rayos de las radiaciones del radio y del polonio son elec-
trones negativos librcs.










TEMAS DE FISICA TE6RICA


La idea de la materializaci6n de la electricidad gana dia A dia
proselitos. Algunos fisico-quimicos la resisten sifr embargo: Rey-
chler entire otros; pero debemos advertir que el autor belga tam-
poco es partidario de la teoria de Arrhenius, habiendo propuesto
otra que tiene much similitud con la del sabio sueco y que 1l
titula de ((los iones m6biles,.
La teoria at6mica de la electricidad esbozada ya por Faraday en
1834 y aceptada por Clerk Maxwell y por Stoney, A quien debemos
el vocablo electron para la cantidad elemental de electricidad, ha
sido valientemente propuesta por Helmholtz y desarrollada amplia-
mente por Weber; boy es aceptada por un sinnumero de pensa-
dores y maestros (1).
Segfin ella, la electricidad no es ya un fluido continue; ven-
dria A estar constituida por pequefias particular, por verdaderos
Atomos electricos formando una masa discontinue separada por
espacios de existencia real.
Helmholtz admite, A prop6sito de la naturaleza at6mica de la
electricidad, que las cargas electricas cedidas A los electrones por
los iones, de valor absolute igual siempre, conservan sus indivi-
dualidades y que ain entrando en un circuit metalico, persisten
en su existencia separada sin fusionarse, si se permit la expre-
si6n, sin former una masa continue. He ahi como tendriamos series
de Atomos electricos 6 de cargas electricas iguales, separados
por espacios reales. Su equilibrio estaria regido por las leyes elec-
tricas conocidas. Las cargas electricas con las particular materia-
les adheridas son los iones; aqu6llas, constituyen precisamente los
electrones que segfin Crookes y Lodge son 700 (350 positives y 350
negatives) para cada atomo quimico material ().




La hip6tesis de la indivisibilidad del Atomo quimico queda asi
suprimida en absolute desde que consideramos a la particular, a la
(1) Lodge, London Electrician 1902.
(2) Varias son las hip6tesis que existen hoy en la ciencia sobre la disposici6n que pueden
tener los eleclrones en el Atomo quimico. Larmor consider A este ultimo como A un pequefco sis-
tema planetario en el que los electrones gravitarian los unos alrededor de los otros, 6 mas bien,
alrededor de un punto central fijo y en ese caso describirian verdaderas 6rbitas; sus movimientos
serian los causantes de las ondas electro-magn6ticas luminosas y calorificas.
Hay quien admit, en vez, que los electrones, afeclan, en el Atomo, una disposici6n que much
se ha de parecer A la simetria cristalina.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


masa mIs pequefia, al electr6n en una palabra, tambien como
masa y como parte separable del Atomo quimico (Stark).
El electr6n es la masa elemental de electricidad que se une A
la masa elemental de material, separable empero de esta.
De ahi que te6ricamente deben existir electrones positives y
negatives. Los fen6menos de disociaci6n y de conductibilidad se
explicarian satisfactoriamente admitiendo que el electron negati-
vo se desprende, como si desatase su union, del Atomo quimico,
quedando asi libre y con facultad para moverse entire las particu-
las materials neutras 6 electrizadas.
Los Atomos que han necesitado id6ntico nimero de electrones
para neutralizarse, estAn descargados, se dice, y no ejercen acci6n
alguna entire si. Si existe falta de electrones en el Atomo, este se
encontrara por tal hecho cargado positivamente; las cargas negati-
vas vendrian asi a explicarse por un exceso de electrones.
Como se observa, en estas definiciones es al electron negative
que se da la facultad de caracterizar el6ctricamente al atomo.
Se admite A prop6sito de esto, que la separaci6n del electr6n
positive de su uni6n con el Atomo quimico exige una energia mu-
cho mayor que la del negative y de ahi que atin no se conozca al
electron positive en libertad.
Lord Kelvin cree que las diferencias existentes entire los Ato-
mos, pueden ser explicadas por el nilmero de electrones necesa-
rio para neutralizarlos 6 por las diferencias entire las fuerzas
especificas ejercidas por los Atomos exentos de electrones.
La capacidadel6ctrica del electr6n negative es iguala3,2X10-10
unidades electrostAticas; es el mismo valor que la de la cantidad
de electricidad unida A una valencia. La relaci6n existente entire
la capacidad electric y la masa del electr6n negative, es de
1,865X107.
Una reciente observaci6n (1903) nos demuestra que cualquiera
sea la naturaleza del Atomo del que se pone en libertad el elec-
tr6n negative, 6ste tiene siempre la misma capacidad el6ctrica 6
id6ntica relaci6n entire la capacidad y la masa, como se ha obser-
vado al estudiar los rayos cat6dicos.
A Stoney debemos la primera determinaci6n de la cantidad
elemental de electricidad 1. Budde y Richarz en 1885 y 1894
respectivamente, las repitieron. E es igual A VV1, siendo V el vo-
lumen del i6n H A 00 y 76 cm. puesto en libertad en el catodo









TEMAS DE FISICA TE6RICA


por la unidad de electricidad y V, la cantidad de mol6culas de gas
contenidas en la unidad de volume a 0 y 76 cm. V nos lo dan
las mediciones electroliticas y V, se obtiene por los cAlculos te6-
ricos de los gases.
En 1898, Towsend y el ano pasado Thomson y Wilson, han
determinado experimentalmente I en los iones de los gases; pro-
dujeron iones en gases saturados de vapor de agua; los enfriaron
luego adiabaticamente; se produjo entonces una condensaci6n del
vapor de agua, especialmente sobre los iones negatives, viniendo
a ser cada uno de ellos el ntcleo de una gotita de rocio.
Determinaron luego la conductibilidad el6ctrica de las nubeci-
llas de rocio que se habian formado y la velocidad con que des-
cendian en el aparato. Como datos finales, obtuvieron Thomson
E =3,4 X 10-19 y Wilson E = 3,1 X 10-1.
Riecke, A quien tanto debe la fisica-quimica, y Sim6n y Seitz,
han calculado el radio de un electron; 61 vendria A fluctuar entire
1/10000 y /1ooooo del radio de un atomo 6 bien seria de una diez mi-
llon1sima A una cien millondsima parte de la longitud de onda de
la luz.




La teoria de los electrones para los s6lidos, con periods de
vibraci6n, segan los studios superiores de Lord Kelvin, explica la
reflexi6n metAlica, la absorci6n y la dispersion an6mala.
La aurora boreal se explica atribuy6ndola al paso de electro-
nes A trav6s del gas rarefacto de las capas superiores de la atm6s-
fera; ellos provendrian del sol y seguirian las lines de fuerza
del campo magn6tico terrestre 6 mejor dicho se dispondrian en
espiral alrededor de esas lines.
Se cree hoy que todas las substancias proyectan electrones
expontaneamente A su alrededor (Crookes) pero algunas lo hacen
con mayor energia; estas iltimas serian las substancias radioacti-
vas; asi los rayos Becquerel estarian constituidos por electrones.
Laradioactividad 6 propiedad de emitir espontAneamente ener-
gia es esencialmente at6mica y no molecular y los rayos de los
elements radioactivos contienen, como decimos, electrones nega-
tivos; estas curiosas propiedades y la extremada pequeflez de las
magnitudes que nos dan la media de aquella energia, han hecho









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


possible la admisi6n de la idea de Thomson y Crookes segin la cual
los Atomos de los cuerpos radioactivos se descomponen lenta y es-
pontAneamente en sus parties y desarrollando energia at6mica po-
tencial, se transforman en nuevas species at6micas.


Los rayos electricos son particular de material cargadas el6c-
tricamente, animadas de gran velocidad. Una particular el6ctrica
de cada rayo posee una carga electric E y una masa .. Los rayos
cat6dicos son, entonces, electrones negatives 6 cargas negatives
de electricidad, libres.
El electr6n, movi6ndose dentro del tubo de Crookes, choca con
un Atomo 6 una mol6cula, que si son neutros, sabemos contendrAn
un nmimero dado de electrones; por este choque el Atomo perderA
un electron; el resto at6mico quedarA cargado positivamente. Es-
tos Atomos, cargados positivamente, tienen una inercia mayor y
se mueven mas despacio que los negatives; constituyen los lla-
mados rayos canales 6 de Goldstein.
De las colisiones de las mol6culas con los electrones, result
la ionizaci6n del gas.
TratAndose de liquids, el electr6n no puede recorrer grandes
distancias como lo hace en el tubo de Crookes y por carecer de esa
libertad no puede quedar much tiempo libre y acaba por unirse
A los Atomos. En la disociaci6n, entonces, de las mol6culas en
iones, el i6n positive constarA de un Atomo 6 de un grupo de Ato-
mos sin la necesaria cantidad de electrones para pasar A ser neu-
tro; ella serA igual A la de los electrones que ha perdido y que se
han unido a los otros Atomos para cargarlos negativamente.
El paso de la corriente en un liquid se explica aceptando que
ella se efectta por el movimiento del electr6n y del Atomo unidos
y por el paso del electr6n de i6n a i6n.
La conducci6n de la electricidad en los gases, liquidos y s6lidos,
es, esencialmente, una transferencia de electrones; Hodge acepta,
segAn una publicaci6n del afio pasado, tres classes de conducciones.
A estar A las ultimas hip6tesis, la electricidad s6lo existiria
bajo la forma de electrones y solamente se obtendria una corrien-
te electric hacienda que se muevan dichos electrones.









TEMAS DE FISICA TEORICA


Una consecuencia notable del hecho que todos los electrones
que entran como constituyentes de los elements quimicos tienen
una misma capacidad el6ctrica 6 id6ntica masa, es que los elec-
trones de los diversos elements se pueden cambiar entire si sin
que el caracter quimico quede afectado.
Ain sin entrar en las discusiones suscitadas sobre si se pue-
den considerar a los elements quimicos como sistemas en equi-
librio energ6tico stable formados por electrones positives y ne-
gativos y si para la igualdad de peso atomico es possible una aso-
ciaci6n multiple de electrones, asi como si dij6ramos la isomeria
del Atomo, se puede sin embargo aceptar que al desprenderse de
un Atomo quimico neutro, un electr6n negative, igual en todos los
elements, el electron se va una carga el6ctrica negative que-
dando el resto at6mico positive; A ese desprendimiento del electron
negative de un Atomo se le llama disociaci6n electrica 6 tambi6n
ionizaci6n toda vez que los products disociados sean particular
el6ctricas m6viles. iones, en una palabra.
De aqui se deduce que la disociaci6n el6ctrica es esencialmente
at6mica y no molecular; si es cierto que la mol6cula se desdobla
en Atomos cargados positive y negativamente, en realidad estu-
diado intimamente el fen6meno, se observa que es el Atomo el que
se ha disociado quedando positive; su electr6n negative queda
adherido al otro Atomo no disociado en la mol6cula 6 lo que es lo
mismo, en la ionizaci6n quien cede la cantidad elemental de elec-
tricidad no es la molecula sino el atomo.
Bajo dos aspects se nos presentarian los atomos quimicos; la
faz electricamente neutra 6 normal y la ionizada 6 electricamente
active; el paso de la primera faz A la segunda consume energia
transformAndola en potential; el electr6n negative libre al estado
de i6n, posee, comparandolo con el resto at6mico positive, una
energia potential a la que se le da el nombre de energia ionistica,
la cual no tiene, como podria creerse, id6ntico valor para el mismo
atomo en todos los casos, sino que varia segfn el medio en que se
encuentra el Atomo considerado. Asi, pues, en el caso del hidr6ge-
no, su energia ionistica es mayor si se consider ese element al es-
tado gaseoso y puro, que si se lo hace con 61 del Acido clorhidrico
en soluci6n, por ejemplo; la facilidad con que se ioniza un Atomo
de mercurio es much mayor si el metal esta liquid que si estA al
estado gaseoso. Analogamente las particular de un gas encerrado









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


en un recipient metAlico tienen distinto poder ionistico segAn si
!e estudian las centrales 6 las que estAn en contact con el reci-
piente. En el primer caso la energia ionistica es mayor gracias A
que las particular gaseosas no sufren la acci6n del metal.
Se ha probado que la energia ionistica de los metales es menor
que la del hidr6geno y A su vez la de 6ste es menor que la de los
metaloides.
La dispersi6n de los rayos cat6dicos demuestra que los Atomos
y mol6culas neutras, lo mismo que los restos at6micos positives,
tambi6n atraen A los electrones; en efecto, si se hace penetrar en
un s61ido un haz de rayos cat6dicos de id6nticas direcciones y ve-
locidades, se observa que las particular cat6dicas, atraidas porlas
mol6culas del cuerpo, se dispersan en todas las direcciones.
Los elements quimicos tienen verdadera tendencia A satu-
rarse con electrones negatives; empero la intensidad con que esa
tendencia se revela, depend en primer lugar de la magnitude de
la energia ionistica.
Si se propinan en efecto, electrones negatives A una mezcla de
Atomos de cloro y de sodio, se nota que aqu6llos se habrAn acu-
mulado preferentemente sobre los Atomos de cloro.
La importancia de estos hechos en la interpretaci6n de la afi-
nidad, es visible.
Dice Stark que al admitir que un dtomo neutro se liga por las
lines de fuerza con un electr6n negative libre, debemos career tam-
bi6n que lo hace con las de un electr6n que ha entrado A former
parte de un Atomo neutro; cuanto mayor es el namero de lines
de fuerza de un Atomo neutro que un electr6n ha dejado de satu-
rar, tanto mayormente se encontrara ligado ese electron con otros
Atomos; siendo asi, las combinaciones entire los Atomos se efectua-
rian mediante el electr6n negative; la afinidad seria en su esencia,
un fen6meno 6 una propiedad electricos.
Al considerar un cuerpo saturado, por ejemplo el cloruro de
sodio, se admite que ha habido para su formaci6n, una primer com-
binaci6n entire el cloro y el electr6n negative del sodio y que A esta
primera uni6n ha seguido la del sodio con su electr6n negative;
los radicals Az 03, SO4, P04, etc., dejan asi de serlos para ser
considerados como verdaderas combinaciones quimicas satura-
das, porque se encuentran unidos A los respectivos electrones
negatives.









TEMAS DE FfSICA TE6RICA


Los iones metalicos positives son cuerpos dotados quimica-
mente de poca afinidad, porque carecen de electrones negatives so-
bre los que parecen girar el edificio y la actividad moleculares.





Siguiendo A un autor aleman dire que con el nombre de idn se
designan hoy A varias agrupaciones moleculares de distintos y
progresivos aumentos de masa. He aqui la definici6n actual de i6n
y las de las tres classes de ones que se admiten con el fin de ex-
plicar muchos fen6menos de orden eldctrico y 6ptico.
16n es una cantidad elemental eldctrica 6 un miltiplo de la mis-
ma, que se puede mover libremente de por si sin estar neutralizada
6 combinada con una carga eldctrica contraria.
Con esta definici6n gendrica se distinguen tres grupos de iones;
ellos son los siguientes:
1.0 Electroniones son los que estan constituidos por los elec-
trones negatives libres; constant finicamente de su masa.
2.0 Atomiones 6 cantidades elementales de electricidad positive
6 negative a las que estAn adheridas agrupaciones quimicas natura-
les; constant de un Atomo 6 de un grupo de Atomos con su respec-
tiva carga electric; asi H, Az H' son atomiones positives; Cl y SO4
son atomiones negatives.
3.0 Moliones que son electroniones 6 atomiones alrededor de
los cuales se hallan agrupadas varias moleculas neutras; de ahi
que en el Azoe, por ejemplo, alrededor del electr6n negative pue-
dan encontrarse adheridas varias moleculas neutras de nitr6geno
y al Atomo de hidr6geno en el agua, varias mol6culas neutras de
agua.
Se admite que la fuerza el6ctrica al actuar sobre las agrupa-
ciones moleculares, mueve directamente A las cantidades elemen-
tales de electricidad, es decir, A los electrones de cada agrupaci6n
y tan s6lo de una manera indirecta y precisamente por intermedio
de los electrones, transport A las masas neutras que les estAn ad-
heridas.
La conductibilidad de la electricidad en un cuerpo, en iltimo
analisis viene a ser el movimiento ordenado de los iones positives
en un sentido y de los negatives en el contrario. La conductibili-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


dad especifica de un cuerpo es la suma de dos magnitudes; una de
ellas es la de los iones positives; la otra la de los negatives.




La mala conductibilidad de los gases, se explica admitiendo
que contienen una escasa cantidad de iones, comparada con la de
los electrolitos, por ejemplo. Pero se puede ionizar A los gases, 6
lo que es igual, poner en libertad de sus Atomos, electrones nega-
tivos y eso se logra mediante la aplicaci6n de energia de una ma-
nera adecuada, tal como los rayos Roentgen, la alta temperature,
los rayos ultraviolet y Becquerel y los cuerpos radioactivos.
Con la ionizaci6n de un gas simple en condiciones adecuadas,
como ser la alta presi6n gaseosa, se logran obtener moliones posi-
tivos y negatives. Con campo electrico intense y alta temperature,
los iones positives que se obtienen son atomiones y los negatives
permanecen como electroniones. En los casos de mezclas 6 combi-
naciones de Atomos gaseosos diferentes, el problema es much
mas complejo.
Es frecuente, empero aqui tambien, el caso ya observado de que
los ones positives pasan A ser atomiones, y los negatives elec-
troniones.
Eso es lo que sucede precisamente al introducir en una llama
una sal de sodio, cloruro, por ejemplo. La llama pura tiene una
conductibilidad muy pequefla para la electricidad, pero aqu6lla
aumenta considerablemente cuando se introduce en ella la sal
haloidea. Esta propiedad es especifica del i6n negative e indepen-
diente del radical Acido desde que la conductibilidad no varia al
variar la sal de sodio. El i6n negative, en la llama considerada,
estA como electroni6n, segdn lo manifiesta su velocidad especifica.
Los studios que han puesto de manifesto esa propiedad se deben
A Moreau y Wilson.
De esta manera se explica el process de la disociaci6n el6ctrica
de una sal vaporizada en una llama. Debido A la alta temperature
de esta ultima se produce la disociaci6n el6ctrica que se circuns-
cribe casi por entero A los Atomos de sodio (si es que se actiua con
cloruro de sodio). Segun hemos visto, los Atomos de sodio tendrAn
una energia ionistica menor que la de los de cloro; los Atomos po-
sitivos se metalizan y los electroniones negatives puestos en li-









TEMAS DE FISICA TEORICA


bertad no pueden aglomerarse gracias a la temperature y quedan
como electrones.
Mientras que en el caso de los gases hace falta una energia po-
derosa para ionizarlos, sucede lo contrario para las soluciones
acuosas. La conductibilidad electrica, 6 lo que es lo mismo, la
ionizaci6n de estas Altimas es grande y esa ionizaci6n que no ne-
cesita de energia extrafia, se logra sencillamente con la diso-
luci6n.
En el agua, en efecto, y en grado mayor en los otros disolven-
tes, la energia ionistica de los elements es much menor de la
que tienen los mismos en el estado gaseoso, por manera de la
p6rdida de electrones negatives en el primer caso, exigirA una
energia much menor; en efecto, la disoluci6n la logra, como sa-
bemos, perfectamente.
En la disoluci6n de una sal, esta solamente pierde electrons
negatives que proceden del component metAlico, el cual se carga
positivamente por ese hecho; el metaloide conserve en vez su
electr6n negative y ailn atrae y retiene al del metal; la energia
ionistica de los metales es, en efecto, menor que la de los meta-
loides.
Explicada asi, como lo hace Stark, la disociaci6n electrolitica,
consta 6sta esencialmente, de una disociaci6n el6ctrica de los
components metdlicos de la sal disuelta y de la fijaci6n del elec-
tr6n puesto en libertad por los components metal6idicos. En la
primera parte del process hay absorci6n de energia que se trans-
forma en potential; en la segunda, inversamente, se pone en liber-
tad energia de la forma potential.
Se admite generalmente, que los iones en los electrolitos es-
tan como atomiones, aunque nada obsta a que se encuentren
tambien como moliones. Las contracciones de volume por diso-
luci6n se explicarian por la formacidn de la tercera variedad de
ones.
Trabajos recientes, basados en la teoria de los electrones, he-
chos sobre las descargas electricas en gases a presiones extrema-
damente pequefas de manera a poder estudiar las modificaciones
an6dicas, cat6dicas y centrales, han puesto de manifesto que los
rayos cat6dicos (corpisculos electrizados negativamente y dota-
dos de grandisima velocidad), poseen idWnticas propiedades cual-
quiera sean el gas en que se produce y el metal que forma el









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


catodo; se ha logrado recoger sus cargas electricas negatives; se
ha puesto de manifiesto que su velocidad es inferior A la de la
luz, que poseen una masa y que la relaci6n entire esa masa y
la carga electric, obtenida por m6todos muy diversos, es cons-
tante.
Estas confirmaciones de la teoria de los electrones encuentran
un apoyo y un complement de gran valor si se entra A conside-
rar los fen6menos de la luz y del calor radiante como esencial-
mente electromagn6ticos. La teoria electromagndtica de la luz de
Lorentz admite que la emisi6n de esta tiltima se debe A la genera-
ci6n de ondas de esa clase, conocidas por ondas luminosas pro-
vocadas precisamente por la vibraci6n de las particular electriza-
das que van adheridas A los Atomos materials. El fen6meno de
Zeeman, la polarizaci6n de las ondas luminosas, la rotaci6n del
piano de polarizaci6n por un campo magndtico, la double refrac-
ci6n y la reflexi6n total se explican perfectamente por la teoria
electromagn6tica de la luz, cuya estrecha analogia con la de los
electrones acabamos de ver.




Terminaremos este articulo con algunos datos sobre los iones
en los metales, t6pico que hasta ahora no ha sido motive de estu-
dios metodicos y profundos.
El vapor de un metal estA escasamente ionizado A la tempera-
tura ordinaria, pero su ionizaci6n complete require un pequeno
gasto de energia, siempre infinitamente menor que para un meta-
loide gaseoso; los ejemplos tomados comparativamente para llegar
A un resultado, fueron hechos con el mercurio y el cloro. La ener-
gia ionistica de los Atomos metAlicos es menor que la de los
metal6idicos.
La gran conductibilidad de los metales tanto en el estado s6-
lido como en el liquid, se explica diciendo que aquellos se en-
cuentran parcialmente disociados aun A la temperature comln;
existen presents en ellos, numerosos atomiones positives y elec-
troniones negatives, los que caracterizarian precisamente el estado
metalico.
Weber cree que la corriente el6ctrica en los metales, consiste
esencialmente en el movimiento de las particular electricas.








TEMAS DE FISICA TEORICA


Riecke y Thomson explican la conductibilidad metAlica por me-
dio de los electroniones negatives y Giesse admite la analogia de
los iones metalicos y los de los electrolitos.
Los electroniones negatives, al rev6s de los atomiones positives
y de los moliones, poseen por su pequefla masa una mobilidad
bastante grande como se observa para los rayos cat6dicos, los cua-
les atraviesan hojas metalicas delgadas sin disminuir su velocidad;
esto acontece precisamente con los rayos Lenard.




La teoria de los electrones, como vemos, descansa sobre una
amplisima base de observaci6n y de experimentaci6n constituida
por hechos sumamente diversos entire si, cuya vinculaci6n no se
sospechaba. Exige seguramente un examen atento y profundo y
crea la necesidad de aplicarla a la interpretaci6n de otros fen6me-
nos; eso es, precisamente, lo que se hace hoy con febril acti-
vidad.
Como para toda teoria que aun no ha llegado a su mayor
desarrollo y que no es absolutamente homog6nea para todos los
autores, no debe exigirsele que de por si de una explicaci6n com-
pleta 6 inmediata de todos los fen6menos fisicos y quimicos A que
se pueda referir; ella, a no dudarlo, evolucionara y se modificarA;
quizas acepte tambidn hip6tesis auxiliares A media que sus ml1ti-
ples aplicaciones lo exijan; de ella, empero, se puede afirmar sin
temor a duda alguna, al observer su inmenso poder de interpre-
taci6n, que ha de ser sumamente. fecunda en conquistas para el
saber human, per6nnemente sediento de verdad.

JULIO J. GATTI
Doctor en quimica de la Universidad Nacional de Buenos Aires.
Jefe de trabajos practices del laboratorio de quimica
en la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales.



















PROXIMA DISCUSSION DE LA REFORM UNIVERSITARIA


Mi tesis, en el tema indicado por el titulo, ha sido la de que
correspond d cada Universidad la re/orma de su propia organiza-
ci6n dentro de la ley actual (1): admito el minimum de intervenci6n
legislative s61o cuando sea menester para realizar un voto pre-
ciso y definido de la Universidad misma. Entiendo por Universi-
dad, en esta proposici6n, no solamente el conjunto de sus autori-
dades, (2) sino cuanto las constitute: Consejo Superior, Cuerpos
Acad6micos, Profesores titulares y suplentes, Profesores libres,
cuando les haya, y alumnos.
He temido y temo los peligros de una reform legislative. No
juzgo la bondad de todos los proyectos imaginados. Concedo que
sean todos mejores; pero deben pasar por una double discusi6n de
las CAmaras y salir de allf derrengados y maltrechos; desconoci-
dos y repudiados por sus propios autores. Concedo que sean te6-
ricamente eximios; pero deben cumplirse en un medio deficiente,
por hombres que no responderAn A la imagen concebida por el
proyectista. No temo denunciar ante el pais la indolencia, la pe-
reza, el abandon 6 el no me importa, la falta de interns 6 siquiera
de curiosidad que ha dominado y domina afin en el espiritu de las
tres cuartas parties del profesorado de nuestra Universidad sobre
las cuestiones de organizaci6n y regimen general de la ensefianza
universitaria. Cuando un Profesor ha dado las sesenta classes anua-


(1) VWase tomo I, p. 81 de esta REVISTA.
(2) Un articulo de los actuales Estatutos de la Universidad de Buenos Aires declara que la
calidad de Profesor no import la de miembro de la Facultad a que pertenece.










PROXIMA DISCUSSION DE LA REFORM UNIVERSITARIA


les que exigen los Estatutos, cree haber hecho por la ensenanza
superior todo lo que debe. Cuando ha llegado A ochenta classes
cree haber alcanzado una alta distinci6n y superioridad. Sin em-
bargo, por mAs que laplanilla de asistencia sea un buen titulo del
Profesor, A la consideraci6n general, deberia saberse tambi6n, en
cuAnto han aprovechado los alumnos las sesenta 0 ochenta
classes; qu. asistencia han tenido aquellos, que indique la ap-
titud del professor para estimular en sus alumnos el deseo y
la voluntad de aprender ('); que severidad 6 siquiera qu6 seriedad
observan en el acto solemne y decisive del examen ("); qu6 preocu-
paci6n demuestran por la conexi6n de su ensefianza con otras
fines de la misma 6 de distinta Facultad; qud vicios 6 defects
observan, cuyo origen pueda atribuirse A la ensefianza secundaria
y atn a la primaria (8), etc. Quedaria por saber si tienen 6 no opi-
ni6n sobre la llamada crisis universitaria; 6 tambi6n, si existe
6sta 6 sdlo hay crisis de una Facultad; si conviene 6 no que la
Universidad sea gobernada por el Ministro de Instruccidn Publica,
por el Consejo Superior, 6 que no haya gobierno y se proclame
abiertamente el regimen de la anarquia.
Si tengo esta opinion de los (universitariosu directamente in-
teresados en la obra en que comprometen su responsabilidad mo-
ral; si este convencimienlo es fruto de mis impresiones persona-
les de mAs de diez afios de profesorado, en que he sido tambien aca-
d6mico y miembro del Consejo Superior, y si puedo confirmar
aquella opinion desde el punto en que me coloca la direcci6n ofi-

(1) Suprimida la obligaci6n de asistencia a clase que antes tenian los alumnos, se produjo
en la Facultad de Derecho el fenomeno de que en unas classes continuara la asistencia de gra:
ndmero de alumnos mientras otras se vieron casi desiertas. La estadistica de asistencia ayudaria
a plantear con nombres propios un problema que la Facultad debi6 conocer y estudiar. El bedel de
la Facultad anot6 diariamente el n6mero de alumnos que asistia A cada clase. He solicitado esos
datos en Seecretaria, pero desgraciadamente 6sta no los ha conservado.
(2) El doctorado debe resultar de una selecci6n: Anicamente los mis aptos deben Ilegar al
fin de su carrera. Se sabe cuanta mediocridad y cuanta ignorancia se decora hoy en el titulo de
doctor en jurisprudencia, y cuAnto charlatan es un doctor en ciencias mddicas. En cambio se
sabe tambien que hombres de ciencia, honorabilidad y respetabilidad, han permanecidoen la Uni-
versidad, por decenasde afios, files A un errado criterio cuyas consecuencias palpa hoy el pais: no
reprobar A nadie. Tanto valia reemplazar la Universidad por una oficina en que se diera titulo A
quien to pidiero, A la manera de los periddicos quedoctoran A cuanta persona aparece nombrada
varias veces por alg6n hecho p6blico notable.
(3) ElDr. Zeballos ha dicho en su comunicacion A la Facultad (tomo II, pag. 304 de esta
REVISTA):... "no pocos de los j6venes graduados comienzan y terminan los cursos de derecho sin
saber escribir con ortografia, ni redacci6n mediocre 6 correct, con una ineptitud lamentable para
coordinar las frases en la exposicidn oral y sin conocimiento de la gramAtica y de la literature
castellanan.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


cial de esta REVISTA, se comprenderA la poca fe que atribuyo A re-
formas que sean la obra de una corporaci6n como el Congreso, de
origen, carActer y preocupaciones exclusivamente political, en
que el arranque oratorio de un convencido de su propia suficien-
cia puede decidir el voto de una mayoria indiferente 6 sin cono-
cimiento de la material en cuesti6n, ahogando la vozaislada y d6bil
de la minoria que en el mismo Congreso vera el peligro 6 la incon-
veniencia de la reform propuesta.
Si denuncio A las tres cuartas parties del profesorado como
masa pasiva 6 inerte, cuando no se trate de la especialidad A que
limita su ensefianza, conflo y espero en la cuarta parte como ca-
paz al mismo tiempo, de iniciativas 6 por lo menos de juicios pro-
pios, personales, equivocados si se quiere, pero que valen como
signo de energia mental. Los menos pueden mover A los mAs, y
no puede dudarse que un professor que despierte ante una cues-
ti6n universitaria tendra un criterio mAs claro, mejor alumbrado
por la luz de la experiencia, para votarla, que un politico Ilegado
al Congress por los caminos dudosos A veces que conducen A la
augusta casa de las leyes.
Los que aspiran A la autonomia universitaria, bdsquenla pri-
mero en los hechos, despu6s en las leyes, para que 6stas no re-
sulten escritas en la arena movediza y se las lleve el viento.
La reform universitaria es possible dentro de la ley actual (9).
Queda por saber hasta d6nde responderia Agella lo que puede lla-
marse el actual espiritu universitario.
La ocasi6n para saberlo se aproxima. Me refiero al voto sur-
gido en el Primer Congreso Popular de Instrucci6n Ptiblica, orga-
nizado por la Asociaci6n Nacional del Profesorado, celebrado en
esta ciudad del 2 al 7 de Enero de este afio.
Una de las cuestiones propuestas al Congreso decia: (1.0 Si
conviene 6 no dar A las Universidades autonomia didActica y
rentistica; y 2.0 En caso negative, Zcual seria la intervenci6n del
Estado?" La Comisi6n encargada de expedirse sobre estas propo-
siciones (2) estim6 convenient que cuesti6n tan especial no fuera


(i) En justificaci6n de este punto, quo no me detengo A demostrar, recuerdo el Proyecto
que present al Consejo Superior (tomo I, p. 52 de esta REVISTA), cuya consideraci6n ha sido
demorada ante el anuncio de las reforms legislativas.
(2) La componian los Dres. de la Plaza, Zeballos, Cant6n, Coronado, Harperath, de Madrid
y Rivarola.









PROXIMA DISCUSSION DE LA REFORM UNIVERSITARIA


tratada por un Congreso compuesto en su enorme mayorfa por
profesores y maestros sin ningan antecedente ni vinculaci6n con
la Universidad, y que ella fuese considerada por una conferencia
especial de universitarios. El dictamen de la mayoria de la comi-
si6n en este sentido (Dres. de la Plaza, Zeballos, Cant6n y Rivarola),
fue aprobado por 91 votos contra 44, en los terminos siguientes:
SOrden del dia.-2.,o ,Conviene 6 no dar en las Universidades
autonomia didactica y rentistica? En caso negative, 4cuAl seria la
intervenci6n del Estado?
Voto de la Asamblea.-La Asamblea Nacional del Profesorado
organizara sin demora una conferencia general de universitarios
de la Repfiblica, y someterA a la misma la soluci6n de las dos
cuestiones contenidas en el nfmero 2 de la orden del dia.
A este efecto, designara una Comisi6n que proyectara el dic-
tamen que serA sometido oportunamente a la Conferencia ge-
neral.)
Para dar cumplimiento a esta resoluci6n, la Asociaci6n Nacio-
nal del Profesorado ha designado en comisi6n A los Dres. Victo-
rino de la Plaza, Juan A. Bibiloni, Juan Manuel Garro, Eliseo
Cant6n y el que firma este escrito. Han sido nombrados secreta-
rios de la Comisi6n los Dres. Maximo Castro, Jesfs H. Paz y Juan
J. Diaz Arana.
Si faltaba una ocasi6n para someter a experiment el espiritu
universitario, la ocasi6n ha llegado. La Conferencia se instalara
el I. de Mayo. El numero de adhesiones dara la media de la
mayor autonomia que pueda acordarse a la Universidad. A ella
deben ir antes que al Congreso 6 al Gobierno todas las aspiracio-
.nes y todas las opinions.
Por mas de un afo han estado discuti6ndonos los extrafios
a la Universidad: tomemos nosotros mismos nuestra propia
*cuesti6n.
R. RIVAROLA.


.REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES- TOMO III






















INFORMED


PRESENTADO A LA FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS DE LA UNIVERSIDAD DE
BUENOS AIRES POR EL DELEGADO DE LA FACULTAD AL XIV CONGRESS IN-
TERNACIONAL DE AMERICANISTAS, CELEBRADO EN STUTTGART, EN 1904,
DR. R. LEHMANN NITSCHE, JEFE DE LA SECCIGN ANTROPOLOGICA DEL MUSEO
DE LA PLATA.




Honrado por el senior Decano de la Facultad de Filosoffa y Letras de
laUniversidad de Buenos Aires con larepresentaci6ndelaFacultad ante
el XIV Congreso Internacional de Americanistas en Stuttgart, me pa-
rece just entregar al senior Decano, lo mIs pronto possible, un informed
detallado sobre las sesiones en general y los resultados cientfficos que
se han conseguido. Especialmente, estos iltimos me parecen de su-
ma importancia y creo que el present informed debe ocuparse ante
todo de ellos. Tratar6, pues, con pocas palabras de las fiestas, recepcio-
nes, etc., pero publicar6 en traducci6n espafiola breves resfimenes, sea
reproduciendo los que escribian los conferenciantes mismos y eran re-
partidos inmediatamente antes de cada conferencia, 6 los que yo mismo
he redactado. Como la publicaci6n del compte-rendu del Congreso tarda-
rd much, A juzgar por el del peniltimo XIII de Nueva York de 1902,
cuya obra no ha aparecido todavfa, estos informes publicados en la
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES en idioma espaiol, serAn
suficientes para que los que deseen puedan darse cuenta de los traba-
jos presentados al Congreso. Y como ellos no son otra cosa que ex-
tractos de grandes trabajos que se han publicado 6 que se publicarAn,
las pAginas siguientes pueden reemplazar las Actas definitivas. Siendo
la REVISTA facil de conseguir, todos los que se interesan por los studios
americanistas, podrAn informarse con toda comodidad de los resultados.
importantes de la Asamblea cientifica de Stuttgart.
Vuelvo A agradecer al senior Decano la designaci6n como delegado.
ante dicho Congreso.
DR. R. LEHMANN NITSCHE.
Gozanowo bei Kruschwitz (Alemania)
Sepliembre de 1904.










INFORMED DEL DELEGADO AL XIV CONGRESS DE AMERICANISTAS


LA PARTE EXTERIOR DEL CONGRESS

A la iniciativa del conde Linden, president de la Sociedad de Geo-
grafia Comercial de Stuttgart, se debe en primer lugar la designaci6n
de dicha capital como punto de reuni6n del XIV Congreso Internacio-
nal de Americanistas y el gran 6xito de la misma. En la sesi5n del
Congress de Paris, de 1900, se habfa resuelto que en adelante las sesio-
nes se celebraran alternativamente en Europa y America. En efecto, se
reunieron en 1902 en la ciudad de Nueva York los sabios que se intere-
san en los studios sobre americanismo, y la Universidad de Buenos
Aires envi6 como digno representante al arque6logo argentino, pro-
fesor suplente D. Juan B. Ambrosetti. Para el aflo 1904 habia que
elegir una ciudad europea, y la invitaci6n de la Sociedad de Geo-
graffa Comercial de Stuttgart y de su president el Conde Linden, fu6
aceptada. La Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad de Bue-
nos Aires fu6 representada por el Dr. R. Lehmann-Nitsche, jefe de la
secci6n antropol6gica del Museo de La Plata, mientras que otros sabios
de la Repaiblica se habian hecho inscribir como socios en las listas del
Congress.
El 18 de Agosto de 1904, por la mafiana, se inaugur6 el Congreso con
gran solemnidad en el ((Konigsbau)), en presencia de S. M. el rey
Guillermo de Wiirtemberg y de la princess Teresa de Baviera, conocida
por sus viajes en el Brasil y Peri. ElProfesor Hamy, de Parts, habl6 so-
bre Humboldt y Bonpland que, hacia exactamente 100 afos, habian
vuelto el 3 de Agosto de 1804 de sus viajes en America (v6ase el informed
en la parte cientffica). Habl6 luego Kapff, sobrela parte delos Wiirttem-
burgueses en la colonizaci6n de America.
Por la tarde hubo solemne recepci6n en el castillo Wilkelma, un
lunch ofrecido por el rey y una especie de garden party. El rey y la
princess Teresa tomaron parte como muchos congresales.



En los dias siguientes hubieron recepciones y fiestas en la casa del
Conde Linden, en el Parque municipal, una fiesta dada por los c6nsu-
les de Italia, Paises Bajos, Baviera, Bolivia, Portugal y Estados Unidos
de Norte America; ademfs una recepci6n en la casa del comerciante
Sieglin.
El domingo 21 de Agosto se efectu6 una excursi6n & Lichtenstein y
Renslingen; el mi6rcoles 24 de Agosto, despues de la clausura del Con-
greso, un viaje A Friedrichshafen y Schaffhausen. En Friedrichshafen
invit6 el rey de Wiirttemberg A los expedicionarios A un almuerzo; en
Schaffhausen habia una exposici6n de objetos paleoliticos, resultado
de los trabajos del Dr. Niiesch en el paraje llamado ((Schweizersbild) y
((Kesslerloch)).










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


S. M. el Rey Guillermo honr6 en Friedrichshafen al Delegado de la
Facultad de Filosoffa y Letras con una alocuci6n; le pregunt6 por su
conferencia y sobre los afios de su vida en la Repflblica Argentina. Su
Alteza Real la princess Teresa de Baviera le habl6 dos veces y con-
vers6 de la Cordillera y de la ciudad de Buenos Aires, donde habia
estado unos dfas despu6s de la vuelta de su viaje al Peril.



Para el aiio 1906 se design como lugar de reuni6n para el pr6ximo
Congress de Americanistas A la ciudad de Quebec, en Canada. Para 1908
le toca A una ciudad europea. Esperemos que en 1910 se reuna el trabajo
cientifico del XVII Congreso de Americanistas, con las fiestas patrias del
Centenario de la Independencia Argentina, en la gran metr6poli sud-
americana, la Capital de Buenos Aires.


LA PARTE CIENTIFICA DEL CONGRESS

Los siguientes informes representan extractos de la mayoria de los
trabajos y conferencias del Congreso, sea los informes originales de
los conferenciantes, traducidos al espafiol, sea otros informes hechos
por nosotros mismos. De una parte de las conferencias que se han dado
no era possible conseguir informes 6 apuntes; sin embargo, hemos ci-
tado por lo menos los titulos, pero con un asterisco *; el indice princi-
pal que sigue contiene los titulos de los informes acompaiiados de tex-
tos; el indice pequefio los titulos de los trabajos cuyo texto no fu6 po-
sible conseguir. De unos seis 6 siete trabajos mandados por los autores
para su publicaci6n en el Compte-Rendu del Congreso, no se consi-
guieron ni los titulos ni extractos.


INDICE

Baessler (Berlin): El arte metaldrgico de los antiguos peruanos.
Baessler (Berlin): Radioscopia de momias peruanas.
Bloch (Berlin): El origen de la sifilis (morbus americanus).
Boas (Nueva York): Influencia de la division social de los indios
Kwakiutl en su cultural.
Bogoras (Moscow): Ideas religiosas del hombre primitive, segiin
los Chukchee.
Conde de Cr6qui-Montfort (Paris): Exploraciones de la Misi6n Cien-
tifica Francesa en Tiahuanaco. Sus trabajos arqueol6gicos y etnogrd-
ficos en Bolivia, Chile y Repiblica Argentina.
Conde de Cr6qui-Montfort (Paris): Las excavaciones de la necr6polis
prehist6rica de Calama. Los ((Atacamas,.










INFORMED DEL DELEGADO AL XIV CONGRESS DE AMER1CANISTAS


Currier (Washington): Los idiomas indigenas de los Estados Unidos
de Norte America.
Ehrenreich (Berlin): Distribuci6n y migracidn de los mitos de pue-
blos sudamericanos y sus correlaciones con los de Norte America y del
antiguo mundo.
Fischer (Feldkirch): La representaci6n cartografica de los descubri-
mientos de los normandos en Amdrica.
Fraas (Stuttgart): Comparaci6n de la formaci6n jurAsica americana
y europea.
Froidevaux (Paris): Un capitulo de la historic de los pirates de las
Antillas (Los pirates del Dariano en el siglo xviii).
De la Grasserie (Nantes): Sobre el idioma tehuelche.
Hamy (Paris): El centenario de la vuelta A Europa de Alejandro de
Humboldt y de Amado Goujaud de Bonpland (3 de Agosto de 1904).
Holmes (Washington): Contribuciones de la arqueologia americana
para la antropologia general.
Jochelson (San Petersburgo): Los elements asiAticos y americanos
en los mitos Coriacos.
De Jonghe (Santbergen): Th6vet, como mexicanista.
Kapff (Stuttgart): La parte de los wiirtemburgueses en la coloni-
zaci6n de America.
Lehmann (Berlin): Un capitulo de la mitologia mexicana.
Lehmann-Nitsche (La Plata): Mitos europeos entire los araucanos
argentinos.
Lehmann-Nitsche (La Plata): Discusi6n sobre la conferencia del se-
fior Bloch.
Lejeal (Paris): Los memoriales de Fray Toribio ( Markham (Londres): La 6poca megalitica en el Peril.
Hans Meyer (Leipzig): La 6poca prehumana del territorio andino
ecuatorial.
Herm Meyer (Leipzig): El arte de los indios del Shingu.
Nielsen (Cristiania): Las comunicaciones de Noruega con Grbenlan-
dia y Norte Am6rica en la edad media y en el siglo xvii.
Jonkheer van Panhuys (La Haya): Sobre la iltima expedici6n neer-
landesa A Surinam.
Jonkheer van Panhuys (La Haya): Algunos detalles sobre los orna-
mentos de los Negros de Surinam.
Jonkheer van Panhuys (La Haya): Una costumbre europea de los
tiempos paganos, Ilevada a Am6rica. (La vispera de Todos los Santos en
Chicago).
Patron (Lima): Escritura general de Am6rica.
Plagemann (Hamburgo): Comunicaci6n sobre c Preuss (Berlin); Fiestas solares de los antiguos Mexicanos y de los
Moqui.
Regel (Wiirzburg): Algunos datos sobre los restos de los Indios bra-
vos en el Oeste de Antioquia.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Ruge (Leipzig): Un globus de Gemma Frisius.
Sapper (Tiibingen): Usos y costumbres de los Indios Poconchi.
Seler (Berlin): Un idolo mexicano de piedra verde, conservado en el
museo de Stuttgart.
Seler (Berlin): Las antigiiedades del Castillo de Teayo.
Sefiora de Seler (Berlin): El traje de las indias mexicanas.
Solherg (Cristianfa): Sobre plumas sacrificales de los Indios Moqui.
Stolpe (Stockholmo): Los paraderos esquimales de la regi6n septen-
trio-oriental de Grbenlandia.
Thalbitzer (Copenhague): Dialectos y migraciones de los Esqui-
males.
Wolkenhaner (Gittingen): ,Era efectivamente desconocida la decli-
naci6n magn6tica antes del primer viaje de Col6n 6 Am6rica (1492)?
Capitan (Paris): La 6poca de la piedra en las Pequeias Antillas.
Dieseldorff (Coban): Extractos del libro de la Cofradfa de San Pe-
dro CarchA.
Goeldi (ParA): El uso del hacha de piedra entire las actuales tribus
indfgenas del Rio Amazonas.
Le6n (M6xico): El temple mayor de los Indios Tarascos precolom-
bianos.
Conde Rosen (Stockholmo): Los Indios Chorotes eh el Chaco Bo-
liviano.
Conde Rosen (Stockholmo): Investigaciones arqueol6gicas hechas
en la frontera argentino-boliviana en 1901-1902.
Schmeltz (Leiden): Pictograffas de las Antillas Neerlandesas.
Sternberg (Petersburg): Datos sobre relaciones entire la morfolo-
gla de los idiomas guilyacos y americanos.
Strebel (Hamburgo): Figuras antropomorfas en antiguos vasos del
estado Veracruz.


RESUME DE LOS TRABAJOS

BAESSLER (Berlin): El arte metalzirgico de los antiguos peruanos

El conferenciante ha estudiado el problema de si los antiguos perua-
nos, para la fabricaci6n de sus magnificos objetos de bronce, han fun-
dido ciertos metales cuya composici6n es natural, 6 si han mezclado
intencionalmente diferentes metales para conseguir una mezcla, que
en tal composici6n no se encuentra en la naturaleza.
Por los anAlisis que se han hecho, result que los vasos de metal
(bronce), son generalmente de cobre mIs 6 menos puro, con un poco de
estafio algunas veces, con Acido silicico y ars6nico. Es muy probable
que todas estas substancias no se hayan agregado intencionalmente y
que represented, por lo contrario, restos de fundici6n incomplete.
En cuanto al oro y plata, no cabe duda que los antiguos peruanos










INFORME DEL DELEGADO AL XIV CONGRESS DE AMERICANISTAS


agregaron cobre A los objetos hechos de dichos metales, para hacerlos
mas resistentes; conocian, igualmente, como se plateaban los objetos.

BAESSLER (Berlin): Radioscopia de momias peruanas

En el antiguo imperio incAsico se liaban los muertos en grandes bul-
tos que luego se inhumaban, y como el suelo era seco y salitroso, los
cadAveres se momificaron muy pronto. El conferenciante ha regalado
al Museo de Berlin trece de esos bultos y los ha estudiado por medio
de los rayos Rientgen. Muchos de ellos contienen hasta tres indi-
viduos, otros las parties de diferentes individuos; probablemente ya en
los antiguos tiempos se habian abierto los bultos para robar los obje-
tos que habia con los cadAveres. Algunas momias presentan largas ufias,
de mas de tres centimetros. Algunas veces los ojos estAn reemplazados
por los ojos de calamar.

BLOCH (Berlin): El origen de la sifllis (morbus americanus)

El problema del origen de la sifilis ha sido tratado por primera vez,
como problema especialmente americano, por Montejo en el IV Con-
greso Internacional de los Americanistas en Madrid (1882), y despu6s
por Binz (1893), y Seler (1895). Dichos tres autores se basan exclusiva-
mente en documents espafioles.
Segin el conferenciante se puede resolver este problema solamente
con la comprobaci6n de que la enfermedad en cuesti6n no haya existido
en el antiguo mundo antes del afio 1493 y para tal comprobaci6n se ne-
cesita un gran material de datos. El conferenciante descubri6 los erro-
res y falsificaciones de diferentes fechas, especialmente las cometidas
por Bodmann y Petrus Marlys. AdemAs hay que tener en consideraci6n
que hace poco tiempo los m6dicos no sabian bien distinguir entire las
diferentes afecciones venereas, y forzosamente se lleg6, por consi-
guiente, A la opinion que la sifilis fuera de origen europeo. Pero los der-
mat6logos modernos conocen bien las enfermedades pseudovendreas que
antes se tomaban como sffilis y que asi tambi6n han sido interpretadas
cuando habia menci6n de ellas en los libros de la antigiiedad y de la
edad media.
Ademas no se hallan nunca huesos sifiliticos en el antiguo mundo
antes de 1493. Solamente despu6s de esta fecha los hay en todas parties.
Todos estos hechos se explican fAcilmente por los datos exactos y
bien comprobados que existen sobre la primer aparici6n de la sifilis
en Italia durante la guerra de Carlos VIII en los afios de 1494 y 1495 y
sobre su introducci6n y expansion en todos los pauses del antiguo mun-
do hasta la India, China y Jap6n; y Diaz de Yola, Oviedo, Las Casas, Ro-
mAn Pane, Sahagfn y otros, nos han dejado datos positives sobre su
existencia primitive en el Nuevo Mundo y su introducci6n en Espafia
por la gente de Crist6bal Col6n. Por otros datos contemporAneos de










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


escritores espafoles 6 italianos se sabe que la sffilis se divulg6 en Es-
pafia y que desde allA ha sido introducida en Italia.
Al fin de su conferencia da el Sr. Bloch un resume sobre los ha-
llazgos de huesos tomados como sifilfticos, que parecen comprobar el
origen americano de la sifilis, y trata especialmente de los hallazgos
respectivos hechos por Jones y el Dr. F. P. Moreno, director del Museo
de La Plata.
Despu6s de la conferencia del Sr. Bloch pide la palabra el senior

LEHMANN-NITSCHE (La Plata)

Ha llevado al Congreso un craneo antiguo encontrado por el doctor
Moreno a orillas del Rio Negro, y presentado por 61 a la Sociedad An-
tropol6gica de Paris en 1880. Como este crAneo debfa presentar lesio-
nes sifiliticas, era muy interesante una comprobaci6n. Segin el confe-
renciante no cabe duda en cuanto a la edad precolombiana, pero las
lesiones no son necesariamente sifiliticas.

BOAS (Nueva York): Influencia de la division social de los indios kwakiutl
en su cultural

Se puede comprobar que los indios kwakiutl de las Islas Vancouver
han adoptado hace poco una division en grandes families, que llevan.
diferentes blasones. La separaci6n misma ha variado much durante
el siglo pasado.
Actualmente es de influencia dominant para todas las institucio-
nes, ante todo para la propiedad. Los terrenos que sirven a los indios-
para su subsistencia, pertenecen casi sin excepci6n a las diferentes
grandes families ante todo; por ejemplo, los jardines en que se culti-
van las races de tr6bol y los lugares donde se pesca una cierta clase de
peces y donde se construyen empalizadas 6 atajadizos para los sal-
mones. En las reuniones sociales de la tribu se present la familiar
como unidad; lo mismo sucede en las ceremonies religiosas. Las logias
secrets religiosas tienen una constituci6n igual A las grandes families
y la separaci6n de los individuos segfn la edad como es el caso en
reunions puramente sociales, es tambi6n analoga a la separaci6n en
families.
Hasta los ((shamanes, (magos), estAn divididos en sociedades pare-
cidas. El arte y su caracter esta en relaci6n intima con las necesidades
producidas por esta separaci6n social.

BOGORAS (Moscow): Ideas religiosas del hombre primitive segun los
Chukchee

Las conclusions del trabajo del conferenciante son las siguientes:
Hay cinco estados de desarrollo de primitivas ideas religiosas que se
caracterizan de la manera siguiente:










INFORMED DEL DELEGADO AL XIV CONGRESS DE AMERICANISTAS


1"r estado: Identificaci6n subjective y amorfa del hombre con la na-
turaleza.
2.0 estado: Se busca la semejanza exterior, siempre no bien clara,
entire objetos materials y el hombre.
3er estado: La suposici6n de dos formas de objetos, una forma co-
mfn, la otra transfigurada y antropomorfa.
4.0 estado: La suposici6n de la existencia de espiritus viviendo sin
objetos materials y capaces de vivir como quieren; la idea del alma
humana distinta del cuerpo.
5.0 estado: La idea de espiritus humans independientes de objetos,
invisibles y movi6ndose libremente en la tierra; la concepci6n de muer-
tos y vivos despuhs de la destrucci6n del cuerpo, el comienzo del culto
de los antecesores.

*CAPITAN (Paris): La epoca de la piedra en las Pequefas Antillas

CONDE DE CREQUI MONTFORT (Paris): Exploraciones de la Misidn Cientifica
Francesa en Tiahuanaco. Sus trabajos arqueol6gicos y etnogrdficos en
Bolivia, Chile y Reptiblica Argentina.
Ningin sabio habia estado todavia mas que nueve dias en Tiahua-
naco, aunque este es reconocido como el lugar quizAs mas interesante
para el arque6logo en todo el pals.
G. Courty, miembro de la misi6n francesa, permaneci6 allA tres
meses y medio, desde el 3 de Septiembre hasta el 15 de Diciembre de
1903, y tenia desde el 25 de Septiembre un destacamento de soldados y
muchos indios A su disposici6n.
Ha hecho muchos dibujos y sacado un croquis de las ruinas.
Ademis hizo importantes excavaciones, cuyos resultados son los si-
guientes:
En el Monticulo de Ak Kapana, donde se empezaron los trabajos, se
descubri6 despu6s de largos y dificiles esfuerzos una canalizaci6n sub-
terranea con tres grades. Las piedras de dicha construcci6n estaban
reunidas con grampas de cobre sin otro cemento.
Al Sud del Cerro de Ak Kapana descubri6 el Sr. G. Courty un idolo
que estaba colocado en la superficie del suelo, y empezando, por con-
siguiente, con las excavaciones, descubri6 A poca profundidad dos esta-
tuas mis 6 idolos monolitos. La primera media dos metros y estaba ya
muy destruida por las aguas infiltradas; la otra tenfa una altura de
5,72 metros y se hallaba en bastante buen estado. Los dibujos grabados
en esta estatua han sido sacados por el Sr. Courty.
Al Este de la gran circunvalaci6n de Ak Kapana encontr6 el senior
Courty tierra removida en una profundidad de tres metros. El 28 de
Octubre de 1903 excav6 una parte de la pared del frente, que present
esculturas en forma de cabezas humans. Al fin se constat6 que la cir-
cunvalaci6n era casi cuadrada, de 22 metros y 21 metros de largo, res-
pectivamente.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


En el interior de esta nueva circunvalaci6n, en el rinc6n Noroeste,
.se descubri6 una estatua 6 (dolo de 70 centfmetros de altura.
En el Este de la gran circunvalaci6n de Ak Kapana, en la direcci6n
de los alineamientos de Tiahuanaco, se descubri6 una escalera de gran-
des dimensions, compuesta de seis escalones, de un ancho de 7,75
metros, despu6s una gran piedra, traquita, con grabados y un frag-
mento de lava tallado y grabado.
Las excavaciones se continuaron en seguida desde la gran escalera
hasta el costado Oeste de la gran circunvalaci6n, pero se encontr6 so-
lamente una piedra traquftica tallada.
Al mismo tiempo se trabaj6 en el Este de la nueva circunvalaci6n y
se consigui6 descubrir una gran pared que sale desde el pie del mon-
ticulo de Ak Kapana en direcci6n Norte.
El Sr. Courty continue entonces sus studios en el Oeste de los ali-
neamientos de la gran circunvalaci6n entire el monticulo llamado
((Mound,, por Squier, y la gran puerta monolita. Alli descubri6 tres
pequefios cuartos de un metro cuadrado mAs 6 menos, que estaban en
comunicaci6n uno con el otro; despu6s al Sud de ellos se descubri6
el principio de una sala de piso de lajas, el basamento de un edificio
important.
AdemAs explor6 el Sr. Courty dos cementerios. Los craneos que
se encontraron son deformados artificialmente, algunos son trepa-
nados.
Es notable que algunas de las alfarerfas encontradas alrededor de
los cadAveres in situ, reproducen ciertos adornos de las ruinas. Los
crAneos de Tiahuanaco traidos por G. Courty pertenecen entonces A los
arquitectos de Tiahuanaco 6 A sus compatriotas.


El conde de Cr6qui Montfort ha hecho 6 ha hecho hacer excavacio-
nes en los valles de Panagua y de Cagua, al Noroeste de Pulacayo, en
los lugares Ilamados Asnapujo, Caleria, Tocarji, Yura, Charcoyo y Vi-
cisca. El resultado de sus trabajos es una colecci6n de m6s de 200 ejem-
plares completes de alfarerfa desconocida hasta la fecha.
A. de Mortillet junt6 en Tarija una colecci6n de objetos primitivos
de piedra.
G. Courty trajo de sus exploraciones practicadas en las sepulturas
antiguas de Cobrizos, Colcha y Chuquicamata muchas 6 interesantes
colecciones.
La necr6polis de Calama sera objeto de un trabajo especial que se
publicarA en el Compte-Rendu del Congreso de Americanistas.


El Sr. Eric Boman, miembro de la misi6n francesa, ha efectuado
varias excavaciones en pueblos antiguos del Norte de la Repfblica Ar-
gentina.










INFORMED DEL DELEGADO AL XIV CONGRESS DE AMERICANISTAS


En la Puna de Jujuy ha descubierto y dibujado inscripciones gra-
badas en piedras en diferentes regions, como tambi6n pinturas pre-
hist6ricas hechas sobre las paredes de cavernas y en abrigos mon-
taflosos.
Ha dibujado el croquis de la antigua fortaleza de Pucara de la Rin-
conada.
Alredededor de las Salinas Grandes ha recogido una muy linda co-
lecci6n de grandes hachas de piedra.
En la Quebrada del Toro hizo el studio complete de tres impor-
tantes pueblos prehist6ricos: Lorohuasi, Puerta de Tastil y Tastil.
En el valle de Lerma ha hecho muchas excavaciones y studios, y
ha descubierto restos de ruinas y sepulturas, que parecen proceder de
tres tribus distintas.
E. Boman ha estudiado con el mayor cuidado en este valle grupos
de tfimulos circulares arreglados sim6tricamente. Estos timulos no son
tumbas.


Las colecciones etnogrAficas reunidas por A. de Mortillet, provienen
de los Quichaa y Aymard, los habitantes actuales de la alta planicie bo-
liviana, y de los indios Matacos del Gran Chaco.
Colecciones antropol6gicas. Se han reunido mas 6 menos 500 crd-
neos antiguos y se han medido segfin el m6todo de Bertillon 117 Ayma-
raes, 84 Quichuas, 7 indios mestizos, 18 indios mestizos Aymara-Quichua
y 36 indios Susques, de la parte argentina de la Puna de Atacama. Es-
tos filtimos indios son interesantes ante todo por ser quizAs los fnicos
de toda la Puna que no se han mezclado. Habitan los valles mis secos
de esta region, y el Sr. Boman es el primer sabio que ha podido entrar
en su territorio.


Los detalles de los studios de la misi6n se encuentran en una pu-
blicacidn preliminary: Rapport sur une mission scientifique en Amerique
du Sud, par G. de Crdqui Montfort, Nouvelles archives des missions scien-
tifiques, t. XII, Paris, 1904. La publicaci6n definitive saldrd A fin de
este afio. Las colecciones se encuentran en exhibici6n piblica en Paris
en el palacio del Trocadero desde el 30 de Mayo hasta el 15 de Octubre
de 1904.

CONDE DE CREQUI MONFORT (Paris): Las excavaciones de la necropolis
prehist6rica de Calama. ((Los Atacamasn

Uno de los resultados mas interesantes de las exploraciones arqueo-
16gicas de la Misi6n cientitica Francesa en la America del Sud, es el es-
tudio de un pueblo prehispAnico que antes habitaba la provincial hoy
dia chilena de Antofagasta, la provincia boliviana de Lipez, el desierto










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


de Atacama y los territories argentinos de la Puna de Atacama y de la
Puna de Jujuy.
Estos restos, gracias al clima absolutamente seco, se han conserva-
do tan bien, sino mejor que los restos encontrados en las antiguas
necr6polis del Peril. Muchos cadAveres se han momificado de una ma-
nera natural. Los vestidos y sobre todo los objetos de madera son nu-
merosos y estan en muy buen estado de conservaci6n.
El senior E. S6n6chal de la Grange, miembro de la Misi6n Cientifica
Francesa en la America del Sud, ha explorado la important necr6polis
de Calama. En 6sta se han recogido el mayor nmimero de craneos de la
colecci6n, representando various tipos y objetos bien conservados, que
habfan pertenecido al pueblo que nos ocupa.
En Enero de 1904 avis6 un habitante de Calama (provincia chilena
de Antofagasta) al senior S6nechal de la Grange que existia un antiguo
cementerio no lejos del oasis. E1 se traslad6 al lugar indicado y hall
en un terreno, limitado en un lado por una barranca de 1.50 m. de al-
tura, algunos craneos y huesos humans, echados en el suelo.
En sus excavaciones sistemdticas que en seguida practice recogi6
unos sesenta craneos y numerosos objetos que acompafiaban A los cada-
veres. Entre los objetos de madera habia palas, arcos, cuchillos; estu-
ches grabados de madera conteniendo espinas de cactus, una campana
y un gran nuimero de objetos pequefios.
Habia ademAs palas de piedra y topos esculpidos de huesos; huesos
agudos, tallados en forma de punz6n; at fin alfareria, plates de baskete-
ria, calabazas grabadas y muchos tejidos.
Parece entonces que las parties habitables de la alta planicie y del
desierto de Atacama estaban ocupadas en los tiempos prehispdnicos
por un s6lo pueblo cuyo grado de cultural era bastante inferior en com-
paraci6n con las naciones que en aquella Bpoca habitaban el Peril, la
mayor parte de Bolivia actual y la region llamada Calchaquf. Su te-
rritorio se extendfa mis 6 menos entire el 220 y el 24o, desde la Sierra
de Cochinoca (Este) hasta la costa del Pacifico (Oeste).
El conferenciante propone llamar este pueblo con el nombre de
Atacamas.
Puede ser que los actuales atacameios sean los iltimos sobrevivien-
tes de estos antiguos Atacamas.

CURRIER (Washington): Los idiomas indigenas de los Estados Unidos
de Norte America

Las ideas tratadas en este trabajo son las siguientes:
Las tribus indigenas estdn casi desaparecidas y con ellas sus idio-
mas.-La literature sobre idiomas indigenas. -Abock, de James Cons-
tantine Philling.-Gramaticas y tratados gramaticales sobre idiomas in-
digenas.-Un andlisis filol6gico y un studio comparative de idiomas
indigenas es un gran deseo.-Clasificaci6n de los idiomas indigenas en










INFORMED DEL DELEGADO AL XIV CONGRESS DE AMERICANISTAS


el territorio de losEstados Unidos.-La obra del Bureau of Ethnology,
en Washington.-Mapa de idiomas.-Cambios lingiiusticos desde la pri-
mera llegada de europeos en las costas del Nuevo Mundo.-Familias
lingiifsticas.-Familias lingiiisticas extinguidas.-Familias que estAn
desapareciendo.-Familias lingilisticas todavia relativamente numero-
sas.--El hAbito de las families lingiifsticas.-Las families Algongniana,
Alhapscana, Caddoana, Froquoiana, Kalapooiana, Muskhogeana, Pima-
na, Siouana y otras. Trabajos que se ofrecen A los estudiantes de Filo-
logfa americana.


*DIESELDORFF (Coban): Extractos del libro de la Cofradia de San Pedro
Carchd.

EHRENRICH (Berlin): Distribucidn y migraci6n de los mitos de pueblos sud-
americanos y sus correlaciones con los de Norte America y del antiguo
mundo.

Por los iltimos trabajos de sabios norteamericanos se ha compro-
bado la correlaci6n de los mitos y tradiciones de la region Noroeste de
Norte America con la region Nordeste de Asia. El conferenciante se
propuso averiguar si existen tambi6n en Sud America, ciertas zonas
mitol6gicas que correspondiesen A ciertas regions etno 6 geogrAficas
y que hayan tenido influencia mutua, y si ademas se pudiesen compro-
bar relaciones con Norte America y el antiguo mundo. Despubs de un
studio del material sudamericano, desgraciadamente muy escaso, re-
sulta que efectivamente existen tales relaciones y que especialmente
los mitos de la region Noroeste de Norte America y los del Jap6n ofre-
cen importantes analogfas para los sudamericanos. Resulta de este
breve resume la importancia de un studio de tal problema funda-
mental.

FISCHER (Feldkirch): La representaci6n cartogrdfica de los descubrimientos
de los normandos en Amdrica

Desde que Nordenskidld en sus studios y exploraciones como tam-
bi6n en sus obras fundamentals: Atlas en facsimile y Periplus, repro-
dujo las mas antiguas representaciones cartogrAficas de los descubri-
mientos de los normandos en America y desde que busc6 su explicaci6n,
este problema interesante y al mismo tiempo muy important para la
historic de la cartograffa, ha sido muchas veces discutido. El celebre
explorador sueco crey6 que los curiosos mapas NordlAndicos con la re-
presentaci6n exacta de Gr6enlandia, fueran de origen escandinavo-by-
zantino.
A esta opinion se opusieron otros exploradores renombrados como
Wieser, Storm y Sophus Ruye. Con raz6n Wieser que con much mas
anterioridad que Nordenskiild habfa encontrado tres ejemplares del










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


mapa Nordlandico en las bibliotecas de Firenze, dijo que estos mapas
deben haber sido hechos en Italia. Sophus Ruge, en una crftica sobre
el Periplus, es partidario de esta opinion de Wieser, y Gustavo Storm
hizo importantes studios, publicados en various pequefios articulos,
sobre el autor y los fundamentos de dichos mapas. El conferenciante
condens6 los resultados de los studios de Storm en un capitulo de
su trabajo sobre los descubrimientos de los normandos. En este mismo
trabajo habla tambien por la primera vez de sus hallazgos cartogrdficos
en el castillo de Wolfegg. Al fin trataron detenidamente el problema
sobre los cart6grafos mAs antiguos del Alto Norte los sabios daneses
Bjbrnbo y Petersen en su monografia reci6n publicada sobre Claudius
Clauss6n Swars 6 Claudius Clavus.
En el primer cuarto del siglo xv, el reci6n citado Claudius Clavus,
nacido en 1388 en la isla Fiinen, hizo un dibujo y una gran descripci6n
del Alto Norte. MAs tarde hizo otra edici6n de su obra.
El conferenciante ha rectificado en su obra sobre los normandos,
muchos datos err6neos sobre otro cart6grafo, Donnus Nicolaus Germa-
nus y sus obras cartogrAficas. Donnus Nicolaus Germanus es el prime-
ro que dibuj6 en los mapas antiguos la isla Grbenlandia al norte de la
peninsula escandinavica y al este de Islandia. En tal manera le segulan
otros cart6grafo.s de la edad media y tales mapas nordlAndicos son co-
nocidos bajo el nombre de tipo B. El ya citado Claudius Clavus es autor
de los mapas nordlAndicos del tipo A, es decir, en los cuales queda dibu-
jada Gr6enlandia en su verdadera posici6n geogrAfica. Al fin del siglo xvi
era Renricus Iartellus Germanus que dibuj6 sus mapas de una manera
especial, combinando los tipos B y A.



Todos estos mapas son mapas terrestres; mapas marines de la mitad
del siglo xv, representan de una manera muy imperfecta Gr6enlandia y
quizAs tambi6n ((Markland)) (6 sea Brasil). Estos iiltimos mapas serfan
de suma importancia, si se pudiera comprobar con seguridad que hubie-
sen tenido cierta influencia para Col6n y sus descubrimientos de Ame-
rica; Col6n los debe haber conocido.

FRAAS (Stuttgart): Comparaci6n de la formaci6n jurdsica americana
y europea

Cada persona que visit la colecci6n geol6gica del gabinete de his-
toria natural en Stuttgart, se detiene mirando ante todo los hallazgos
magnfficos y en parte finicos de la formaci6n tridsica yjurAsica que allA
se encuentran en exhibici6n pfiblica y que demuestran de una manera
espl6ndida el desarrollo de estas formaciones en Wiirttemberg. Y pronto
se observa que en Wiirttemberg el origen de dichas dos formaciones es
completamente distinto, es decir: en la trias predominan, con excep-










INFORMED DEL DELEGADO AL XIV CONGRESS DE AMERICANISTAS


ci6n de la calcareo concoidal, arcillas pintadas, generalmente de color
rojo, margas con yeso y piedras arenosas, todo esto con plants y ani-
males terrestres f6siles; mientras que en el jura se encuentran des-
arrollados cales y margas calcAreas que en la direcci6n vertical, desde
abajo hacia arriba, cambian desde el color obscure negruzco hasta un
color claro blanquizco y que contienen casi linicamente antiguos or-
ganismos del mar en estado f6sil. De estas ( maciones se puede sacar la conclusion de que la primera, la trias,
se ha formado principalmente en tierra firme, con excepci6n del mar
interno germAnico en el period del calcareo concoidal, mientras que
la facieie, de la otra formaci6n, de la jurAsica, es de carActer tfpico
marine. Estudiando mds en el detalle la formacidn jurAsica de Wiirt-
temberg se nota ademrs que los dep6sitos sedimentarios pertenecen
A la zona litoral tfpica, puesto que faltan generalmente organismos
del mar profundo y que por otra parte todas las pequefas variacio-
nes entire la orilla y el verdadero mar son muy fAcil de reconocer. Es
justamente esta variabilidad en el caracter de la piedra y la riqueza de
los f6siles, lo que caracteriza la formaci6n jurAsica sucesiva como tal y
lo que ha sido la base para la extratigrafia, especialmente por los traba-
jos fundamentals de Quensteds y Oppel. Es curioso que especialmente
en el lias y dogger casi cada una de las capas geol6gicas deljura, carac-
terizadas por ciertos organismos marines en otras regions de la tierra,
tambien en igual modo se present en Wiirttemberg, no obstante que
se notan algunas diferencias en la altura, petrograffa y forma de las di-
ferentes capas, debidas A variaciones en la profundidad y en las co-
rrientes del mar y quizAs en el clima.
Los f6siles conservados en las diferentes capas, cuyos representan-
tes mas importantes son amonitas, belemnitas, braqui6podos y algu-
nos moluscos, no solamente permiten una division y separaci6n muy
exacta de estas capas geol6gicas, sino que indican tambi6n la existen-
cia de ciertas grandes zonas faunisticas que se puede comprar entire si.
En Europa, por ejemplo, separamos los territories jurAsicos, relativa-
mente A los antiguos mares de esta 6poca, en tres zonas: La zona austral
es del caracter del jura alpine, donde predominan los phyllocerates, los
lytocerates, los haplocerates, etc. En la zona median, del tipo de la facie
sudvica, se hallan desarrollados los g6neros siguientes de los amonitas:
Aspidoceras, Oppelia, Harpoceras y Peltoceras. Y en la tercera zona al fin,
en la zona septentrional 6 boreal, se encuentran dichos g6neros en nf-
mero reducido predominando los cardioceratesylasaucellas. No vamos A
discutir ahora en qu6 grado esta separaci6n faunistica corresponde A
zonas climAticas 6 solamente a ciertas regions de los antiguos mares
jurasicos. Pero es de importancia para el present trabajo que, adop-
tando las capas geoldgicas y sus zonas faunisticas como las hemos cla-
sificado y caracterizado, se las puede comparar exactamente con otras
regions aunque muy lejanas, y que se puede averiguar el contact de-
los antiguos mares jurAsicos.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Al hacer tal comparaci6n de las regions jurasicas de Wiirttemberg
con las de America, y al buscar su contact mutuo no es permitido
seguir el camino mAs cercano pasando el Oc6ano AtlAntico; hay que to-
mar, por lo contrario, el rumbo mas largo, por Asia, siguiendo los in-
dicios del mar jurasico en la Siberia y en los territories insulares Arti-
cos, como tambi6n en el Himalaya y en Beluchistan. En la orilla occi-
dental de America, desde Alaska sobre Columbia BritAnica, Washington,
California hasta Guatemala y mAs al Sud, en Peril, Bolivia y Chile cono-
cemos la facie marina de la formaci6n jurasica. Es natural que esta lll-
tima present muchas variaciones en un terreno literal tan extendido;
pero, sin embargo, corresponde bien A la tipica formaci6n jurasica eu-
ropea, 6 mejor dicho, eucAsica, y por los tantos studios de los Pom-
pecky, Gottsche, Steinmann, Mbrike, los ge6logos del Museo de La
Plata y otros ge6logos alemanes, como tambi6n de los ge6logos america-
nos, ante todo de los T. W. Stanton, J. P. Smith, A. Hyatt, Ch. A. White,
Aguilera y otros mis, se ha reunido un gran material que se aumenta
cada afio. Ya se puede concluir con alguna certeza que la forma-
ci6n jurasica de la parte occidental de las Montafias Rocallosas (Rocky
Mountains), estA en contact director con la zona boreal del jura eucA-
sico, representando la orilla oriental del antiguo mar jurasico que en la
6poca de la gran transgresi6n al Este (capa geol6gica de Oxford y Port-
land), alcanz6 esta gran extension. De la misma manera se puede reunir
el jura sudamericano con la facie su6vica del jura europeo, aceptando
que haya existido un gran mar jurdsico central que se extendfa desde
Europa hasta la region occidental de la Cordillera de los Andes, pasan-
do el Asia austral, Australia y Polinesia. Por otra parte, parece que el
jura de Guatemala, Peri y de la Argentina, est6 en contact con la zona
jurasica su6vica, es decir, que haya ocupado el terreno de la Atlantis
austral.
Pero ademds de estas capas marinas en la parte occidental de las
Montafias Rocallosas que acabamos de tratar, hay en la parte oriental de
las mismas una ancha zona de sedimentos que tambi6n son atribuidos A
la formaci6n jurasica y que han llamado desde much tiempo el mayor
interns de todos los paleont6logos, puesto que se hallan en ellos aque-
llos gigantescos saurios del g6nero de los dinosaurios, cuyaprimerano-
ticia nos dieron Marsh y Cope y que hoy dia representan el orgullo de
muchos museos norteamericanos. Tambi6n el Museo de Historia Natu-
ral de Stuttgart represent algunos buenos ejemplares que se deben a
los amigos norteamericanos del conferenciante y que este iltimo ad-
quiri6 durante un viaje de studio en Colorado, Wyoming y Montana.
Estos studios del conferenciante se referian especialmente A la explo-
raci6n y comparaci6n de la formaci6n jurasica de aquellas regions y
los resultados son en breves palabras los siguientes:
La formaci6n jurasica de la parte oriental de las Montafas Rocallo-
sas difiere completamente en su carActer petrogrAfico del jura marine
europeo y es igual en todo al Keuper europeo, y el conferenciante










INFORMED DEL DELEGADO AL XIV CONGRESS DE AMERICANISTAS


pudo apenas inclinarse A career que aquellas margas pintadas con pie-
dras areniscas blancas y coloradas no pertenecen al keuper, sino al
jura. Esta diferencia es debida al origen terrestrede la formaci6n jurd-
sica americana y del keuper europeo, 6 mejor dicho, estas dos capas
se han formado en agua dulce en medio de un gran continent.
Asi se explica que las capas americanas contienen, con excepci6n
de pocos moluscos de agua dulce, solamente saurios terrestres (los di-
nosaurios han vivido seguramente en tierra y en pantanos).
Encontrar relaciones entire estas formaciones terrestres norteameri-
canas y las capas marinas del jura europeo serfa, pues, impossible si no
habiera casualmente otros factors en su favor.
Por una parte hay desde Wyoming hacia el Norte en la base del jura
terrestre (de los tales ((Atlantosaurus Beds,) un horizonte marine que
procede desde la gran trasgresi6n del mar jurAsico en la 6poca del Ox-
fordense inferior y que contiene una abundancia de f6siles del carAc-
ter de la fauna boreal del Oxfordense inferior ("CCordatus y Lamberti
Beds,). Queda en primera linea comprobado que los Atlantosaurus-
Beds no son mas antiguos que este horizonte; por lo contrario, le si-
guen inmediatamente formando el contact capas de agua salobre.
Por otra parte hay tambi6n en Europa, en Inglaterra, en las capas
superiores del jura blanco, Ilamado Purbeck, una verdadera formaci6n
terrestre respectivamente de agua dulce, caracterizada por pequefios
mamfferos. Como tambi6n en Wyoming, en el Como Bluff, en los
Atlantosaurus Beds se han encontrado restos de mamfferos del mismo
tipo, queda asegurada la edad de este horizonte y se puede sacar la con-
clusi6n que el jura terrestre en la parte oriental de las Montafias Roca-
llosas corresponde mAs 6 menos al jura blanco europeo.
AdemAs de esto podemos sacar la conclusion de que en la 6poca
jurasica, Europa, en toda su extension, era inundadada por un gran
mar, del que salian solamente un gran nimero de islas, y que Norte
America ya era un continent muy grande, tocado en la parte occiden-
tal de las Montafias Rocallosas por las olas de este oc6ano, mientras que
la parte oriental de ellas hoy dia queda cubierta por el Oc6ano AtlAn-
tico, lo que impide un studio director.
(Continuard).


REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES- TOMO III


















EL DR. PASCUAL BERACOCHEA


PROFESSOR TITULAR DE DERECHO COMMERCIAL


f EN 24 DE ENERO DE 1905



La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales ha sufrido una
nueva p6rdida; ha sido privada de uno de sus profesores mas res-
petados por sus colegas y sus discipulos.
El Dr. Beracochea desde largos afos dictaba su clase de Dere-
cho Comercial, rodeado con carifio por todos los que escuchaban
sus explicaciones, y con una asiduidad que se complementaba con
la ciencia con que ensefaba. La contracci6n al studio de las cues-
tiones originadas con la active variabilidad del aspect del dere-
cho commercial, se revelaba A cada instant, y parecia, en quien le
oyera, que todo su amor propio se redujese A su clase.
Temprano, demasiado temprano A veces, llegaba A la Facultad
en los dias de clase, cuando apenas si alguna persona de la casa
estaba en posesi6n de su puesto. El mal tiempo no era para el un
obstaculo, como no lo fuM tampoco para sus alumnos cuando se
suprimid la asistencia obligatoria A clase. La palabra del Dr. Be-
racochea atrafa, y despertaba en los oyentes el amor al studio
del Derecho Comercial, aun en las parties en que era mas dificil y
Arido. Sus razonamientos eran siempre concisos, los juicios con el
nimero de palabras extrictamente necesario; no habia alli frases
incidentales, ni divagaciones initiles: sujeto, verbo y atributo le
eran suficientes para su ensefianza y para su critical, inconmovible
esta iltima cada vez que salia de sus labios con su habitual len-
guaje tranquilo y reposado en todo moment, como si se tratara
de la exposici6n sencilla de un punto claro y sin dificultad.









EL DOCTOR PASCUAL BERACOCGEA


Cuando joven, el Dr. Beracochea tuvo que dejar sus studios de
Derecho y marchar con el ej6rcito national, que hizo la campafla
del Paraguay; mas tarde march de nuevo con las tropas que de-
fendieron las autoridades constituidas contra ellevantamiento de
L6pez JordAn en Entre Rios, y s6lo despues de estas campafias
pudo recibirse de abogado. Fud entonces elegido diputado en la
Provincia de Buenos Aires, y ocup6 el puesto al lado de los bri-
llantes oradores que descollaron en aquel tiempo en la Legisla-
tura, y que tuvieron ocasi6n en 1880 de defender la causa de la
Provincia en la ardua cuesti6n de la Capital, sefialada por muchos
como causa determinant de gran part de nuestras contiendas;
y desde ese mismo puesto asisti6 A la decapitaci6n del Estado de
Buenos Aires, apreciada como punto final de las guerras civiles
argentinas.
Antes de v6rsele diputado en el Congreso Nacional, los tribu-
nales de la capital tuvieron en 61 un juez de Comercio just y la-
borioso, lo que le di6 ocasi6n para fortalecer la ilustraci6n y la
autoridad que todos le han reconocido en la material de su en-
sefianza.
Su vida universitaria ha sido sencilla: nombrado professor ti-
tular de Derecho Comercial en 3 de Marzo de 1896 ha fallecido en
su puesto el 24 de Enero pr6ximo pasado, Ha tenido ocasi6n, sin
embargo, de cimentar la s6lida preparaci6n en la material, de nu-
merosos j6venes abogados que ya han brillado por sus escritos de
derecho commercial, y ha tenido para 61 la intima satisfacci6n de
pensar que con sus palabras ha guiado los primeros pasos de
aquellas inteligencias.

M. A. R.




















NOTAS DE LA REDACCION


Un nuevo Plan de studios de los Colegios Nacionales ha sido ordenado
y entrarA inmediatamente en aplicaci6n en todos los cursos. Ningin
asunto debiera ser menos indiferente A las Facultades que la alteraci6n
frecuente de los studios secundarios, que tienen de pleno derecho el
carActer de preparatorios, desde que basta el certificado de studios
completes de Colegios Nacionales para la admisi6n del alumno en la
Facultad. Que aumente 6 disminuya la base literaria 6 la cientifica, que
se incluya 6 excluya el latin 6 el griego, la trigonometria, las nociones
de metaffsica 6 de moral; que se destine mAs 6 menos tiempo al Alge-
bra, A la quimica 6 A las letras clAsicas, no puede ser contemplado con
encogimiento de hombros, y un es lo mismo, por quienes deben tomar
de los Colegios Nacionales la material prima para su propio trabajo.
La Comisi6n Universitaria que estudi6 un plan de studios en 1901,
no se constituy6 por espontAnea iniciativa de las Facultades, sino por
la necesidad de evacuar una consult del Ministro de Instrucci6n PA-
blica.
La Universidad de Buenos Aires, que podria tener su Escuela esen-
cialmente preparatoria en el Instituto Libre de Ensefianza Secundaria,
no la tiene, y es atil repetir por qu6. El Instituto Libre debe regirse por
un plan de studios aprobado por el Consejo Superior. Si compete A las
Facultades determinar las condiciones de ingreso de sus alumnos, se
explica que ellas, representadas por igual en el Consejo Superior, de-
bieran tener autoridad suficiente para decidir sobre el plan de studios
del Instituto preparatorio. Pero el Ministro A quien correspondi6 inter-
venir en la sanci6n de los Estatutos que asf lo establecian, reserv6 al
Poder Ejecutivo una intervenci6n que destrufa toda la libertad del Ins-
tituto Libre y de la Universidad, agregando que aquellos planes de estu-
dios serfan aprobados por el Poder Ejecutivo, es decir, por el Ministro
de Instrucci6n Pfiblica, que serfa siempre autor de un plan insuperable,
y que no vera nada mejor que su propio plan como studios prepara-
torios.










NOTAS DE LA REDACCI6N


El nuevo plan de studios es principalmente de ensefianza general.
Los extensos y muy fundados considerandos que le preceden declaran
francamente este caracter. La ensefianza preparatoria es s61o una
preocupaci6n de segundo t6rmino, y si se hace en ella alusiones inci-
dentales, es para hacer notar que el plan no se propone una ensefianza
preparatoria complete. Un articulo del decreto lo dice tambi6n expre-
samente, con relaci6n a ala ensefianza del latin, del griego, i otras len-
guas (puede agregarse en el mismo espiritu otras materials) que exigie-
ren las facultades universitarias, como preparaci6n para sus cursos,
sera adquirida en las Facultades de Filosofia y Letras 6 en los institu-
tos en que esta ensefianza sea establecida conforme al plan, programs
y reglamentos vigentes en ellos) (art. 24).
Dado el nuevo plan en los comienzos de este period gubernativo,
es de esperarse que tenga una median estabilidad. Si la indiferencia
ordinaria de las Facultades ante los nuevos planes de ensefianza tenida
como preparatoria podrfa explicarse por la convicci6n misma de que
ningfin plan serfa duradero, 6 la esperanza de que el remedio vendrfa
por si s6lo alguna vez, las claras advertencias del nuevo decreto del
P. E. indican & cada Facultad la necesidad de estudiar el plan en cuanto
pueda considerarse preparatorio, y resolver cdmo y d6nde debe com-
pletarse.



En la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, cinco profesores titula-
res y suplentes, han credo que habi6ndose dicho que el movimiento
subversive de alumnos tenfa por causa la falta de solidez intellectual
de la casa, era el caso de renunciar para facilitar la reorganizaci6n de
los studios bajo mejores formas. Tal conduct era no s61o dar por
verdad que la Academia no sabia elegir profesores, y que las causes
del movimiento no eran otras que la insuficiencia de ellos, sino que
tambi6n dejaba mal parade el concept de su propia suficiencia y de
su voluntad para poner todas sus energias al servicio de la reorgani-
zaci6n y s6lida ensefanza. AdemAs, si bien algunos de los renun-
ciantes no habian tenido ocasi6n de prestar sus servicios en la Fa-
cultad sino como examinadores, otros habia que en largos afios de
ensefianza diaria hablan dado pruebas de su saber. La Academia no ha
aceptado las renuncias.
Por otra parte, el Dr. Victorica, decano de la Facultad, por elecci6n, al
presentar su renuncia ha manifestado que lo hacia de acuerdo con el
Decreto de 14 de Diciembre de 1904, que se public en seguida. A part
de que el cargo era elective, el Dr. Victorica se habia negado A recibir
su sueldo en el caricter de Decano, y habia pedido que se lo destinara
al pago de derechos universitarios de los estudiantes pobres de la Fa-
cultad. Estaba pendiente aun una consult hecha por el renunciante al
Ministerio de Instrucci6n Pfiblica a fin de que declarara si 61 tambi6n










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


se encontraba en el mismo caso del decreto expresado, no obstante las
condiciones por complete distintas de las de un professor nombrado por
decreto del P. E., pues en su designaci6n no habia mAs que el nom-
bramiento director de la Academia, sin noticia ni asentimiento del P. E.
Recientemente la Facultad ha resuelto no considerar la renuncia A la
espera de la declaraci6n que haga el Poder Ejecutivo en la consult
mencionada.
Por id6nticas razones, el Dr. Pizarro, que por much tiempo ha en-
sefiado el Derecho Civil con una contracci6n ejemplar, ha renunciado
al conocer la comunicaci6n del Poder Ejecutivo, como resultado de
las siguientes notas cambiadas con motivo de la interpretaci6n de la
ley de jubilaciones. El Dr. Pizarro ha ofrecido enseiar gratuitamente,
y serfa convenient que la Facultad aceptara esta cooperaci6n.
He aquf los datos oficiales ilustrativos de esta incidencia:


Buenos Aires, Junio 26 de 1899.

Vista la solicitud interpuesta por el Dr. D. Angel S. Pizarro, pidien-
do se declare que la jubilaci6n obtenida como Fiscal de la CAmara de
Apelaci6n en lo Civil, no le impide continuar desempefando la cAtedra
que dicta en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Capi-
tal, y

CONSIDERANDO:
Que las funciones del profesorado han sido distinguidas siempre de
la generalidad de los empleos pfiblicos reconoci6ndoseles una indole
especial, fAcilmente constatable al trav6s de las disposiciones adminis-
trativas dictadas desde lejanas dpocas como lo atestiguan las leyes de
la Provincia de Buenos Aires, de Octubre 30 de 1872 y de Agosto 10 de
1874 que prohibieron la acumulaci6n de empleos rentados con excep-
ci6n de los del profesorado; y la jurisprudencia constant en el orden
national, que tambi6n ha exceptuado aquellos puestos de las reglas
sobre la misma acumulaci6n de empleos consagradas por la ley de Ju-
lio 2 de 1856;
Que las tareas del magisterio, por lo general escasamente retribuf-
das, requieren aptitudes y consagraciones particulares, ya se trate de
la instrucci6n superior, de la secundaria 6 la primaria y en consecuen-
cia las doctrinas sancionadas A su respect por el comin sentir de los
gobiernos y fundadas en razones evidentes de justicia, debieron preva-
lecer en la reglamentaci6n de la ley de jubilaciones, habilitando al fun-
cionario retirado para desempefiar una 6 mAs catedras sin p6rdida de
la jubilaci6n, como se ha dispuesto para los cargos de origen elective;
Que esta excepci6n, contra lo opinado por el senior Procurador del
Tesoro, no resultaria en pugna con el decreto de fecha 16 de Ene-
ro ppdo., por el cual se prohibit A los miembros del personal de los Esta-
blecimientos Nacionales de Educaci6n ocupar empleos en las adminis-










NOTAS DE LA REDACCION


,traciones provinciales 6 municipales, porque el hecho de restringir la
compatibilidad en casos determinados cuando sea necesario decretarla
por motives de buena administraci6n, como los que inspiraron el de-
creto aludido, no importa rechazaria en absolute y no hay fundamento
para hacerlo en el caso de los jubilados A quienes la estabilidad de su
posici6n los coloca en otras condiciones de independencia, substra-
y6ndolos a las influencias que pueden pesar sobre los empleados ac-
tivos.
Por estas consideraciones,

El President de la Republica

DECRETA:

Articulo 1.0 Declrase extensive A los cargos del magisterio, la ex-
cepci6n establecida en el artfculo 10 del Decreto de Diciembre 28 de
1898, reglamentario de la ley general de jubilaciones.
Art. 2.0 Comunfquese, publiquese, ins6rtese en el Registro Nacional
y devuelvase A la Contadurfa General el expediente agregado.
ROCA.
O. MAGNASCO.

Buenos Aires, 14 de Diciembre de 1904
CONSIDERANDO:
Que segin lo dispuesto por el art. 4.0 de la Ley nim. 3744, la acep-
taci6n por parte de los empleados jubilados de la Naci6n, de cualquier
empleo pfiblico rentado Nacional, Provincial 6 Municipal, deja sin efec-
to la jubilaci6n;
Que la ley precitada no ha sido derogada por la Ley nim. 4349, sino
*en cuanto se oponga A 6sta (art. 65);
Que por el art. 22 de esta filtima ley s6lo se autoriza volver al servi-
cio a los empleados que hayan obtenido jubilaci6n ordinaria, 6 sea a
los que hayan prestado, cuando menos, treinta afios de servicios y ten-
gan cincuenta y cinco 6 mis afios de edad (art. 18);
Que aunque existiesen algunos empleados jubilados en las condi-
.ciones expresadas anteriormente, no habrfa raz6n que justifique su
permanencia en el servicio,

El President de la Republica, en Acuerdo General de Ministros,

RESUELVE:

Art. 1. Declarar cesantes, A contar del 1. de Enero pr6ximo, A to-
dos los empleados jubilados que prestan servicios en las diversas re-
particiones dependientes del Gobierno de la Naci6n.










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Art. 2.0 La Contaduria General de la Naci6n elevarA A cada Minis-
terio la n6mina de los empleados jubilados, de su respective dependen-
cia, que se encuentren en las condiciones del articulo anterior y vigi-
larA el cumplimiento del art. 4.o de la Ley nim. 3744.
Art. 3. Comunfquese, publiquese 6 ins6rtese en el Registro Na-
cional.
QUINTANA.
RAFAEL CASTILLO.-C. RODRfGUEZ LARRETA.-ENRIQUE Go-
DOY.-J. V. GONZALEZ.-D. M. TORINO.-J. A. TERRY.
-JUAN A. MARTfN.


Buenos Aires, Diciembre 30 de 1904.

Exemo. senior Ministro de Justicia d Instruccion Piublica:

El Dr. Angel S. Pizarro, Fiscal jubilado de la Excma. CAmara de Ape-
laciones en lo Civil, y CatedrAtico de Derecho Civil en la Facultad de
Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de esta Capital, respetuo-
samente A V. E. digo:
Con motive de mi nombramiento de Catedratico de Derecho Civil, y
en atenci6n A los t6rminos generals del artfculo 4 de la Ley nim. 3744,
solicit que V. E. declarase si me encontraba comprendido en su dis-
posici6n y en la relative del Decreto reglamentario de esa Ley.
En esa petici6n recay6 el Decreto de fecha 26 de Junio de 1899, de-
clarando que por su especial naturaleza 6 importancia, los cargos del
Magisterio se equiparaban A los electivos, de acuerdo con nuestras tra-
diciones legales, y que, por consiguiente, yo no me encontraba com-
prendido en la disposici6n del artfculo 4 de la Ley citada.
En ejecuci6n de la reciente Ley nim. 4349, se ha expedido el Decre-
to de 14 del corriente mes, declarando cesantes a contar del 1.o de
Enero pr6ximo, A todos los empleados jubilados que prestan servicios
en las diversas reparticiones dependientes del Gobierno de la Naci6n.
Aunque este Decreto se fund en el articulo 4 de la Ley nim. 3744,
que se declara vigente en cuanto no se opone A la nfm. 4349, y no obs-
tante, que el citado de fecha 26 de Junio de 1899 es de caricter especial,
interpretative del mismo articulo 4, y no ha podido ser derogado por
otro de caracter general, como es el de 14 de Diciembre corriente, los
t6rminos de 6ste y mi delicadeza personal me inducen A solicitar del
Excmo. senior Presidente de la Repfiblica por intermedio de este Minis-
terio, que se digne declarar si el Decreto especial de 29 de Junio de 1899
queda subsistente, 6 si ha sido derogado por el general de 14 del co-
rriente mes, A fin de ajustar mi conduct A la resoluci6n que recaiga en
esta petici6n.
Es justicia, Excmo. senior.
A. S. PIZARRO.










NOTAS DE LA REDACCION


Buenos Aires, Enero 24 de 1905.
Al sector doctor Angel S. Pizarro.
Capital.

Tengo el agrado de dirigirme A Vd. enviAndole copia legalizada del
decreto dictado en esta fecha con motivo de la solicitud presentada por
Vd. en Diciembre 30 ppdo., por el cual se declara comprendidos en el
acuerdo de 14 de Diciembre filtimo, A los jubilados en cargos adminis-
trativos 6 del profesorado, que tengan cAtedras, etc., en los estableci-
mientos dependientes del Ministerio.
Saludo A Vd. atte.
MANUEL DERQUI.

Buenos Aires, Enero 24 de 1905.
Visto el precedent escrito del doctor Angel S. Pizarro, Fiscal Jubi-
lado de la Excma. CAmara de Apelaciones en lo Civil, y CatedrAtico ti-
tular de Derecho Civil en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de
la Universidad de Buenos Aires, por el que solicita del Poder Ejecutivo
declare si le comprende 6 no el Acuerdo de Gobierno de fecha 14 de
Diciembre pr6ximo pasado; vistas igualmente, las demAs peticiones
anAlogas, formuladas por empleados y Profesores dependientes del Mi-
nisterio de Justicia 6 Instrucci6n Pfiblica, jubilados tambi6n en cargos
administrativos 6 del profesorado;

Y CONSIDERANDO:
i. Que la ley N. 4349 no ha derogado la N. 3744, sino en cuanto
A 6sta se oponga, subsistiendo, por consiguiente, en todo su vigor la
disposici6n contenida en el articulo 4.0 de la iltima de las leyes cita-
das, que prohibe el beneficio simultAneo de la jubilaci6n y del em-
pleo;
2.0 Que el Acuerdo de fecha 14 de Diciembre pr6ximo pasado, com-
prende A todos los empleados nacionales jubilados, sin excepci6n al-
guna; y que la consideraci6n alegada por el recurrent, basAndose en
el decreto de 26 de Junio de 1899, carece de fundamento, desde que el
mismo Poder Ejecutivo, con fecha posterior, esto es, el 14 de Diciembre
de 1904, ha decidido en Acuerdo General de Ministros lo contrario de lo
que en el decreto concediera, sobre todos los asuntos de id6ntica natu-
raleza, quedando, en consecuencia, derogado.
Por estas consideraciones,

El President de la Repuiblica

DECRETA:
Articulo 1. DeclAranse comprendidos en el Acuerdo de Gobierno
de fecha 14 de Diciembre pr6ximo pasado, A todos los jubilados en car-









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


gos administrativos 6 del Profesorado, que desempefien cAtedras 11
otros empleos rentados, en las Universidades Nacionales, en los Esta-
blecimientos de Ensefianza y reparticiones dependientes del Ministerio
de Justicia 6 Instrucci6n Piblica, 6 en los Poderes Pfiblicos de Provin-
cia y sus Municipalidades.
Art. 2.0 Comuniquese, etc.
QUINTANA.
J. V. GONZALEZ.


Buenos Aires, Febrero I." de 1905.

Sefor Decano de la Facultad de Derecho g Ciencias Sociales
Dr. D. Benjamin Victorica:

Por Decreto del Poder Ejecutivo, de fecha 24 de Enero pr6ximo pa-
sado, se declaran comprendidos en el Acuerdo de Gobierno del 14 de
Diciembre de 1904 A todos los jubilados en cargos administrativos 6 del
profesorado, que desempefien catedras iI otros empleos rentados en las
Universidades Nacionales, quedando asi derogado el Decreto de 26 de
Junior de 1899, que colocaba el Magisterio en la misma condici6n que
los puestos 6 empleos electivos, y en virtud del cual he desempefiado
la chtedra de Derecho Civil en esta Facultad no obstante gozar de jubi-
laci6n como Fiscal de la Excma. Camara de Apelaciones en lo Civil de
esta Capital.
Al regresar hoy A esta ciudad he recibido la comunicaci6n del Mi-
nisterio de Instrucci6n Puiblica, hacidndome saber el expresado Decre-
to de 24 de Enero.
Por esta raz6n me veo en la necesidad de presenter mi renuncia de
CatedrAtico de Derecho Civil.
Con tal motive saludo al senior Decano con mi mis distinguida con-
sideracidn.
A. S. PlZARRO.


















ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES




CONSEJO SUPERIOR


PRESUPUESTO Y CALCULO DE RECURSOS DE LA UNIVERSIDAD

PARA 1905


PRESUPUESTO DE LA UNIVERSIDAD

El Consejo Superior
ORDENA

El Presupuesto y CAlculo de Recursos de la Universidad de Buenos
Aires para 1905 sera el siguiente:


Item
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.


CONSEJO SUPERIOR

1.
Rector.....................................
Secretario general ...........................
Prosecretario 6 interventor ..................
Auxiliar de secretarfa ........................
Contador tesorero ......... .............
Auxiliar del tesorero ........................
Auxiliar de contadurfa.....................
Portero.................................. .
Dos ordenanzas A 70 $ cada uno..............
Gastos de secretarfa.......................
Para fallas de caja de tesoreria ...............
Eventuales .... ..........................
Para la publicaci6n de la REVISTA.............. .


AL MES





900
300
250
80
200
100
150
70
140
200
25


AL ANO


5.000
5.000


2.415 28.980

Totales................. .38.980










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


FACULTAD DE FILOSOFiA Y LETRAS

Item 2, Inciso A.

1. Decano ...... .. .... .....................
2. Un catedrAtico de Psicologfa..................
3. Literatura castellana........
4. Geografia...................
5. Latin .....................
6. L6gica.....................
7. Literatura de Europa meri-
dional.................
8. Geografia (2 curso)........
9. Latin (20 curso) ............
10. Etica y metafisica..........
t1. Literatura latina...........
12. Griego ....................
13. Historia Universal ..........
14. Sociologia..................
15. Literatura griega............
16. Historia universal...........
17. Historia argentina...........
18. Arqueologia americana......
19. Ciencia de la educaci6n .....
20. Est6tica y literature general.
21. Historia de la filosofia......
22. Griego (2 curso)...........
23. -Antropologia..............
24. Para profesores contratados en el extranjero,
cursos de profesores suplentes y libres, lec-
turas y comentarios de obras maestras......
25. Para fomento de la Biblioteca ................
26. del MuseoEtnogrdfico.........
27. Secretario............................... .
28. Escribiente............................
29. Bibliotecario ..........................
30. Dos ordenanzas, A $ 60 c/u..............
31. Gastos y alumbrado.......................



Laboratorio de psicologia

Inciso B.

1. Jefe de trabajos practicos..................


AL MES I AL ANO


6.000










ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


AL MES AL ANO


2. Ayudante de PsicologIa....................... 80
3. Sirviente ................................... 40
4. Para fomento del Laboratorio ................. 150

Totales ................. 8540 102.480
108.480



FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES



Item 3.

1. Decano.................................... 400
2. CatedrAtico de introducci6n al derecho........ 300
3. Cuatro catedraticos de Derecho Civil, 6g 300 c/u 1200
4. Un catedrAtico de Filosoffa general............. 300
5. Revista de la historia........ 300
6. Legislaci6n de Minas y Rural. 300
7. Filosofia del derecho........ 300
8. Derecho international privado 300
9. Derecho internacionalpfiblico 300
10. Dos catedraticos de Derecho Romano S A 300 c/u 600
11. Un catedrAtico de Derecho Penal............... 300
12. Dos catedrAticos de Derecho Comercial A pesos
300 c/u................................... 600
13. Dos catedraticos de Procedimientos, A $ 300 c/u 600
14. Un catedrAtico de Derecho Constitucional..... 300
15. Economfa Politica........... 300
16. Finanzas.................... 300
17. Derecho administrative ..... 300
18. Para remuneraci6n de cursos especiales....... 3.600
19. Secretario ................................. 250
20. Prosecretario...................... ........... 100
21. Auxiliar.................................. 100
22. Escribiente.............. ................... 80
23. Bibliotecario ............... ................ 150
24. Dos Ayudantes del Bibliotecario A S 90 c/u..... 180
25. Bedel........................ ............ 80
26. Mayordomo ............................... 100
27. Tres ordenanzas A pesos 60 c/u.............. 180
28. Ordenanza de la Biblioteca................. 60










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


AL MES AL ARO


29. Para gastos de Secretarfa y casa................ 400
30. Para limpieza y reparaciones del edificio y mobi-
liario, por unavez ......................... 12.000

8680 104.160
Total................... 119.760


FACULTAD DE CIENCIAS MADICAS

Item 4, Inciso A.

1. Decano.................. ................. 400
2. Dos Secretarios, A $ 250 c/u .................. 500
3. Bibliotecario ................................. 130
4. Contador Tesorero.......................... 200
5. Archivero.................................. 50
6. Jefe de la Oficina central encargada de la provi-
si6n de los laboratories ................... 200
7. Auxiliar de la misma ........................ 150
8. Auxiliar de Secretarfa ..........: .......... 150
9. del Contador Tesorero ............... 120
10. Dos escribientes, g 8 80 c/u .................. 160
11. Escribiente de la Biblioteca.................. 100
12. Gastos de Secretarfa y casa .................. 200
13. Mayordomo de la facultad .................... 120
14. Portero ................................. 70
15. Ordenanza.................................. 70
16. Cinco sirvientes, A $ 70 c/u ................... 350
17. Gastos generals, gas6metro. luz y fuerza el6c-
trica.................................... 500
18. Dos sirvientes para la Biblioteca Ag 70 c/u..... 140


Escuela de Medicina

Inciso B.

1. Dos profesores de Anatomfa descriptive A pesos
300 c/u.................................. 600
2. Un professor de Histologfa normal.............. 300
3. Quimica medica general....... 300
4. Anatomfa topografica .......... 300
5. Fisica m6dica, director de la sec-
ci6n fisioterapica............ 300










ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


AL MES AL ASO


6. Un professor de Qufmica m6dico-biol6gica...... 300
7. Fisiologia..................... 300
8. Anatomia patol6gica .......... 300
9. Bacteriologfa.................. 300
10. Parasitologfa....... .......... 300
t1. Semiologfa y ejercicios clinics. 300
12. Patologfa internal .............. 300
13. externa............... 300
14. Botanica m6dica............... 300
15. Materia m6dica y terap6utica... 300
16. Medicina operatoria ........... 300
17. Clinica oftalmol6gica.......... 300
18. ginecol6gica........... 300
19. g6nito-urinaria ........ 300
20. oto-rino-laringol6gica... 300
21. dermato-sifilogrfica.... 300
22. Cuatro profesores de Clinica M6dica, a 300 $ c/u. 1200
23. Tres profesores de Clfnica quirfirgica, $ 300 c/u. 900
24. Un professor de Clinica epidemiol6gica ......... 300
25. neurol6gica............ 300
26. psiquiAtrica............ 300
27. pediatrica.............. 300
28. Dos profesores de Clinica obst6trica, Ag 300 c/u. 600
29. Un professor de medicine legal............... 300
30. Un professor de higiene pfiblica ............... 300
31. toxicologia experimental....... 300
32. patologfa general .............. 300
33. Once m6dicos de sala, profesores de clinics con
servicio fuera del Hospital de Cllnicas, A 100
cada uno .................. ............ . iO
34. Jefe de clinic oftalmol6gica ................. 100
35. ginecol6gica.................... 100
36. g6nito-urinaria ................ t00
37. oto-rino-laringol6gica.......... 100
38. dermato-sifilografica ............ 100
39. Cuatro jefes de Clfnica m6dica, a 100 $ c/u..... 400
40. Tres jefes de Clinica quirirgica, A 100 $ c/u.... 300
41. Un jefe de Clinica semiol6gica................ 100
42. epidemiol6gica............. 100
43. neurol6gica ................ 100
44. psiquiatrica............... 100
45. pediatrica.................. 100
46. Dos jefes de clnica obst6trica, A 100 $ c/u..... 200










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


AL MES AL ASO


47. Jefe de trabajos practices de patologia general.. 100
48. Jefe de aplicaciones el6ctricas en la Clinica neu-
rol6gica..... .............. ........... 100
49. Ayudante para idem......................... 60
50. Jefe de trabajos prActicos de dermatologia..... 200
51. Jefe de trabaios practices de oftalmologfa...... 200
52. Jefe de trabajos practices de clinic epidemio-
16gica..................................... 200
53. Ayudante de idem ........................... 60
54. Jefe de trabajos practices de Botanica (museo
farmaceutico) ............................. 100
55. Ayudante de fdem............................ 60
56. Jefe de trabajos practices de Parasitologfa ..... 100
57. Jefe de trabajos practices de Botanica.......... 100
58. Jefe de trabajos practices de material medicayte-
rap6utica................................ 200
59. Un jefe de trabajos practices de Semiologfa.... 100
60. Director del Museo Farmacol6gico............ 100
61. Sirviente para la clfnica epidemiol6gica ....... 50
62. Ayudante para el Laboratorio medico del Hospi-
tal San Roque............................ 60
63. Asistente encargado de la conservaci6n y esteri-
lizaci6n de instruments para la Clfnica qui-
rfirgica del Hospital San Roque.............. 60



Institute de anatomia normal y medicine operatoria

Inciso C.
1. Jefe de trabajos prActicos de Anatomia (por con-
trato)................................. 500
2. Cuatro primeros directors, a $ 200 c/u........ 800
3. Tres segundos directors, a $ 150 c/u........... 450
4. Cuatro ayudantes de disecci6n, a g 60 c/u...... 240
5. Dos dibujantes diplomados para el Instituto de
Anatomfa normal y medicine operatoria, A
S100 c/u................................. 200
6. Jefe de trabajos practices de medicine opera-
toria.................................... 200
7. Ayudante de medicine operatoria............ 60
8. Cinco sirvientes, a $ 70 c/u .................... 350
9. Encargado del anfiteatro...................... 100










ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


AL MES AL ANO

Laboratario de histologia normal


Inciso D.
1. Jefe de trabajos practices .................... 200
2. Seis preparadores de Histologia, A g 60 c/u..... 360
3. Sirviente ............... .. ................ 70



Laboratorio de quimica mddica general


Inciso E.

1. Dos jefes de trabajos practices, A $ 200 c/u.... 400
2. Tres ayudantes, A $ 60 c/u................... 180
3. Sirviente ................................ .. 70



Laboratorio de patologia general


Inciso F.
1. Jefe de trabajos practices .................... 200
2. Dos ayudantes, A $ 60 c/u ................... 120
3. Dos sirvientes, a $ 70 c/u .................... 140



Institute de biologia


Inciso G.

1. Dos jefes de trabajos prActicos de Quimica bio-
16gica, A S 200 c/u.......................... 400
2. Jefe de trabajos prActicos de Ffsica bioldgica... 200
3. Jefe de trabajos prActicos de Fisiologfa Experi-
mental (por contrato)...................... 500
4. Ayudante 1. de Fisiologla (m6dico) ............ 100
5. Tres ayudantes de Fisologfa, A 8 60 c/u........ 180
6. Tres ayudantes de Qufmica biol6gica, A $ 60 c/u. 180
7. Dos ayudantes de Fisica biol6gica, A 8 60 c/u... 120
8. Siete sirvientes, A $ 70 c/u .................... 490
9. Fot6grafo................................ 200
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO III 7










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


AL MES AL ANO


10. Ayudante de id. para los servicios fuera del Hos-
pital de Clinicas........................... 60


Institute de anatomia patoldgica y bacteriologia

Inciso H.

1. Dos jefes de trabajos practices de Anatomia 6
Histologia patol6gica, A S 200 c/u........... 400
2. Jefe de trabajos practices de Bacteriologa ...... 200
3. Preparador del Museo Anatomo-patol6gico para
el servicio de las clinics .................. 160
4. Dos prosectores medicos, A g 200 c/u........... 400
5. Cinco ayudantes de trabajos prActicos, A S 60 c/u 300
6. Preparador de Qulmica (diplomado)............. 130
7. Mayordomo................. ............... 75
8. Cinco sirvientes, a $ 70 c/u ................... 350
9. Encargado del motor el6ctrico ................. 120


Laboratorio de psiquiatria

Inciso I.

1. Jefe de trabajos prActicos, por contrato......... 1.000
2. Un ayudante 1.0 (m6dico) ..................... 100
3. Tres ayudantes, A S 60 c/u.................... 180
4. Sirviente................................... 35


Laboratorio de toxicologia experimental

Inciso J.

1. Jefe de trabajos prActicos ..................... 200
2. Tres ayudantes, A S 60 c/u..................... 80
3. Dos sirvientes, A S 70 c/u...................... 140


Institute de higiene experimental

Inciso K.
1. Dos jefes de trabajos prActicos, A S 200 c/u...... 400