<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice alfabetico de 1904
 Indice adel tomo segundo


DLOC UFLAC



PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Revista de la Universidad de Buenos Aires
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00002
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00002

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 262a
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
    Indice alfabetico de 1904
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
    Indice adel tomo segundo
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
Full Text


















REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE
BUENOS AIRES











REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD

DE

BUENOS AIRES


Publicada por orden del Consejo Superior de la Universidad


DIRECTOR: RODOLFO RIVAROLA


SLa REVISTA debe ser lo que sea la Universi-
dad; y no lo que sea su Director.
(Circular para su fundacidn.)



ANO I TOMO II











BUENOS AIRES

Direeei6n y Administraei6n
430 VIAMONTE 430
1904















7M.)

APVo L
v.,O


LATIN
NMERICe





Buenos Aires


Imp renta DIDOT de FPlix Lajouane & C.a, Peri 143, Buenos Aires









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE
BUENOS AIRES






LA REFORM UNIVERSITARIA


BREVES CONSIDERACIONES ACERCA DE LA REFORM UNIVERSITARIA,
EN SUS IDEAS FUNDAMENTALS, CRITICA Y CONSTRUCTIVE



Cuando juzgamos nuestro pasado politico solemos admirar la
ingenua ilusi6n de nuestros predecesores, que desconociendo los
caracteres peculiares de nuestro pueblo, pretendian fundar sobre
base tan instable como lo era su concepci6n semimetafisica del
hombre y del derecho, instituciones condenadas por las condicio-
nes del ambiente social, A no poder funcionar; y con ese criterio
ex post facto, que da tanta seguridad A nuestros juicios, llegamos
A la crueldad en la distribuci6n de responsabilidades, sefialando
mil hechos, desentranados por la critical hist6rica, que debieron
ellos observer, y que de inspirar sus actos politicos hubiera ami-
norado la larga cadena de nuestros fracasos institucionales.
Pero nuestros publicistas, cuya ciencia y discreci6n en el es-
tudio de nuestra historic honramos, llamados a la acci6n olvidan
fAcilmente los fundamentos de sus juicios en la aplicaci6n de su
actividad al present, y con una inconsciencia culpable, pues no
admite atenuantes que sus antecesores debian encontrar en las
condiciones especiales del medio en que vivieron, reinciden en los
mismos m6todos criticados por ellos acerbamente, desestimando
la experiencia, que por amarga que haya sido, parece pasar sobre
nuestros espiritus sin dejar rastros de su ensenanza.
Hoy, como ayer, nuestros actos politicos se resienten de la
falta de studios series, y seguimos, acosados por las necesidades
del moment, resolviendolos por improvisaciones, perseverando
en la misma senda de tan ingratos resultados, y de lo que podria







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


llegar A ser un ejemplo el movimiento determinado por la idea de
la reform universitaria, que respondiendo, indudablemente, A
necesidades sentidas, 6 inspirado en laudables prop6sitos, ha
sin embargo, mal comprendido las primeras, y perseguido los
segundos por medios, tal vez, inadecuados, tratando de implan-
tar instituciones, que consideradas abstractamente seran per-
fectas, pero que juzgadas en su realizaci6n podrian dar lugar
a la opinion contraria, si conoci6ramos las condiciones de su fun-
cionamiento y la calidad y poder de las fuerzas de que disponemos
para ese objeto.
Tomando como base de juicio la influencia social de ciertas
Universidades europeas, ejercida por medio de los estadistas, pen-
sadores 6 investigadores formados por ellas, se ha pretendido no-
tar la ninguna 6 escasa influencia correlativa de las nuestras, cuya
acci6n deficiente nos ha privado de los beneficios que, natural-
mente, debia reportarnos la existencia de una clase intellectual
profundamente versada en las especulaciones cientificas.
Respondiendo al prop6sito de elevar el nivel intellectual de los
cursos universitarios, varias iniciativas tentaron darle satisfacci6n
por el establecimiento de la ensefianza intensive cientifica, sepa-
rindola en el plan de los studios superiores, de la enseflanza
professional. Pero la naturaleza conservadora de las academias y
consejos universitarios, y la de los poderes pilblicos, fueron obs-
taculos con los que tropezaron en la actual organizaci6n universi-
taria, y la reform de esta se ha sostenido como condici6n indis-
pensable para la evoluci6n de nuestra ensefianza superior.
Esas razones justificarian la propaganda hecha en favor de la
reform universitaria, y si en esa forma se las presentara no da-
ria lugar A mayores objeciones. Pero demasiado precipitada, esa
propaganda no ha visto mAs obstAculos al cambio de direcci6n de
los studios superiores, que los opuestos por la ley de organiza-
ci6n de la instituci6n universitaria, y la exclusividad de su vista
ha determinado su exageraci6n. La organizaci6n actual ha sido
presentada no como uno de los obstAculos, sino como el obstacu-
lo, es decir, la causa del poco desarrollo del studio cientifico, y
la reorganizaci6n ha despertado las esperanzas consiguientes, ol-
vidanda el valor relative de las leyes que no valen sino por la ca-
lidad de las fuerzas que han de poner en movimiento.
Esa es la impresi6n que han dejado en mf los sucesos univer-







LA REFORM UNIVERSITARIA


sitarios, en cuanto A las razones a que parecen haber obedecido,
y esa ha sido la inteligencia que he creido encontrar en los fun-
damentos expresados en favor de la reform de dicha instituci6n.
Si asi fuera, y ese exclusivismo en la explicaci6n del fen6meno
social de nuestra instrucci6n superior, manifestado ya en alguno
de los proyectos de reform, llegara a realizarse en la reorganiza-
ci6n de la Universidad, encerraria una precipitaci6n culpable y
un errado criterio politico, pues nuestros estadistas no deben ig-
norar la complejidad de los fen6menos sociales y nuestra penosa
experiencia, que nos aconseja ser parcos en los impulses, inspi-
randonos en el studio de las cosas bajo el mayor namero possible
de sus aspects.
Una ley no es necesariamente buena 6 mala por los resultados
alcanzados bajo su imperio. No es una fuerza social; su carActer
es pasivo. Es una simple via, un camino trazado en el que han de
moverse las fuerzas sociales. Si la ley es buena podrAn 6stas des-
plegar toda su actividad dentro de sus limits y recorrerAn el ca-
mino en today su extension; pero si la ley es mala, 6 entorpecerA
los movimientos de dichas fuerzas 6 saldrAn ellas de sus limits,
y si son debiles no alcanzarAn A recorrerla en toda su extension,
con grave desperdicio de fuerzas que hubieran podido aplicarse
con mas eficacia en otra direcci6n.
La funci6n de la ley es encauzar los movimientos de las fuerzas
sociales. Ella no las crea: aprovecha las existentes dirigiendolas,
favoreciendo su expansion 6 comprimi6ndolas. Pero para dirigir-
las es indispensable conocerlas, y el studio de las fuerzas socia-
les debe, por lo tanto, preceder A la confecci6n de las leyes.
En la reorganizaci6n de la Universidad no podemos, pues, pres-
cindir de ese studio, y todas las circunstancias que hayan influido
en la caracterizaci6n de nuestra sociabilidad, asi como las que es-
pecialmente se refieran A la instrucci6n superior, deberan ser cui-
dadosamente observadas.
Con ser ellas tan numerosas, pues desde las condiciones pecu-
liares de nuestra colonizaci6n hasta las aptitudes intelectuales de
los alumnos, en todas encontrariamos, ya de una manera direct
6 ya indirecta, fuerzas que han condicionado el estado actual de
los studios superiores, con todo, creo que podrian reducirse al
medio social que las sintetiza, en su triple aspect econ6mico, mo-
ral 6 intellectual, en cuyo studio encontrariamos, seguramente,







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRBS


una fuente abundante de informacidn para juzgar con un criteria
cientifico el valor de nuestras instituciones universitarias, y sin
cuya base sera impossible construir nada duradero y stable.
Voy a presentar breves indicaciones que puedan sugerir la me-
ditaci6n de quien haya estado en condiciones de observer con am-
plitud nuestro medio social, indicaciones que de por si nos darAn
una idea de la media del problema, mostrandonos, que si la or-
ganizaci6n universitaria puede haber influido en la direcci6n de
los studios superiores, ella no es la causa ilnica, y han mediado
concurrentemente otras circunstancias que tambi6n la explica-
rian.
En primer t6rmino consideraciones de orden econ6mico: la
ciencia supone en quien haya de consagrar A ella, principalmente,
su actividad, cierta independencia econ6mica, y, si, en este senti-
do, echamos una mirada sobre las condiciones de nuestro am-
biente social, no dejaremos de ver cuAn poco propicio es. Pais
nuevo y en formaci6n, el trabajo lucrative ha sido ley impuesta A
todos sus miembros; la posici6n pecuniaria ha sido y sigue aln
si6ndolo, todopoderosa; los negocios han absorbido por complete
A casi todas nuestras inteligencias, y el ansia del lucro es el ma-
yor determinante de nuestra actividad. El studio s6lo se hace con
un fin utilitario, y la profesi6n es lo que se tiene en vista. La
ciencia se cultiva mas que por afici6n con fines de reclame; y este
es el carActer con que frecuentemente se ha ejercido el profesorado.
Por otra parte, aunque el professor encontrara en si vocaci6n para
el studio y la ensenanza, de un lado la tentaci6n del lucro facil
en una profesi6n que su inteligencia le asegura, y del otro mil ne-
cesidades, de puro lujo, si se quiere, pero A las que no podria re-
nunciar en una sociedad que se las exige para mantener cierto
rango, le llevarian A buscar fuera del magisterio los recursos ne-
cesarios para satisfacerlas; pues no es de pensar, dentro de lo que
racionalmente el Estado 6 sus discipulos pudieran asignarle, que
la remuneraci6n al ejercicio del profesorado fuera lo suficiente-
mente elevada para responder a ese objeto.
HabrAn existido y existen, seguramente, quienes, renunciando
a los halagos de la riqueza, y contentandose con una vida modes-
ta, han encontrado en su pasi6n por el studio estimulo suficiente
para contraerse por entero A la ciencia; pero estos son casos ais-
lados y excepcionales que casi no deben tomarse en cuenta.







LA REFORM UNIVERSITARIA


La falta de independencia econ6mica, que no debe medirse con
un criterio econ6mico sino moral, ha sido un dique opuesto al
desarrollo de las aptitudes cientificas del element intellectual, que
no pudiendo alcanzarla en el ejercicio del profesorado 6 de cargos
andlogos, ha debido, necesariamente, inclinar la direcci6n de los
studios superiores en un sentido professional, pues, en su finali-
dad, el studio cientifico, s6lo ha podido. considerarlo como un
accesorio al que se dedican los ratos perdidos.
Podra no aplicarse estas consideraciones A nuestra clase pu-
diente; pero ya sea porque carezca de aptitudes intelectuales su-
ficientes, ya porque la political militant le haya presentado un
campo de actividad brillante y lleno de halagos, 6 ya por molicie
de caracter, el cultivo de la ciencia no parece haberla seducido,
satisfaci6ndose con un titulo professional que afladiera adorno a su
persona, sin que este hecho haya seilalado vocaci6n especial.
En el ambiente moral, 6 mejor dicho, en el aspect moral de
nuestra sociedad, tambien encontrariamos, seguramente, mfilti-
ples fuerzas de caracter negative, que explicarian en parte, los
infructuosos resultados de nuestra enseflanza superior, como la
falta de sociabilidad intellectual, por ejemplo, simple reflejo de la
falta de sociabilidad general, del aislamiento en que vivimos, pri-
vandonos de los estimulos que la sociedad proporciona en lo que
alienta y en lo que ensefia, en las ideas que sugiere y en lo que
las corrige, reduci6ndola A las estrechas relaciones de los circulos
profesionales, cuyo espiritu dirige las conversaciones, de las que
no se sale sino para caer en las de la politiqueria corriente, per-
virtiendo los juicios y atrofiando la inteligencia, cuando no se
desborda inmunda 6 perverse en la chismografia baja y rastrera.
Falta la cooperaci6n del amigo, el estimulo del ejemplo, la com-
pania, podria decirse, en la producci6n, tan necesaria al investi-
gador acechado continuamente por el desfallecimiento. La Uni-
versidad no ha encontrado en la sociedad continuaci6n a su obra,
y A los g6rmenes de studios cientificos depositados en el intelecto
de muchas generaciones, les ha faltado en nuestras costumbres
sociales, ambiente propicio para fructificar.
Determinado, en parte, por consideracioneS de orden econ6-
mico y moral, el ambience intellectual se ha manifestado pobre y
d6bil en la escasez de obras de aliento que supongan contracci6n
y studio. El trabajo remunerativo ha sido ley impuesta a la que







REVISTA DE LA. UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


pocos han escapado, y s6lo para orientarse hacia la political mili-
tante que ha absorbido todas nuestras inteligencias sobresalientes,
y & la que dificilmente hubieran podido ellas negar su concurso.
Dividida la actividad en acci6n 6 inteligencia, solicitada 6sta cons-
tantemente por los multiples problems de gobierno de orden enci-
clopddico, se ha resentido de la generalidad.de su campo de acci6n,
manifestAndose vigorosa en extension, pero no asi en intensidad.
La superficialidad ha sido una caracteristica de la inteligencia
argentina. La profundidad en el studio exige la especializaci6n, y
la especializacidn supone un medio propicio para que viva; y asi,
como seria pueril lamentarse de la falta de especializaci6n comer-
cial en nuestros villorrios rurales, comparAndola con la existente
en la capital de la Repuiblica, que present condiciones de am-
biente completamente distintas, no deja de ser atrevido el cargo
hecho A nuestra Universidad, comparandola con la de los paises
mas adelantados, de no habernos dado los publicistas 6 investi-
gadores que aqu6llas dieron A sus paises respectivos, acusandola
de no haber seleccionado su cuerpo docente, olvidando el valor
medio de nuestro element intellectual, que, sin embargo, ha sido
generalmente sobrepasado en aqul6. Por otra parte, es un hecho,
no descalificado por unas cuantas excepciones, que todo el que ha
sobresalido por su preparaci6n 6 inteligencia ha tenido fAcil acce-
so al profesorado de las Facultades, del que, sin embargo, han
sido distraidas las grandes personalidades, atraidas por otros
campos de la actividad social.
Asi, pues, si la Universidad no ha ejercido una influencia so-
cial mAs considerable, su organizaci6n, que bien pudiera haber
respondido A las condiciones del medio que la ha rodeado, no es
la causa inica del poco desarrollo del studio cientifico, y de la
direcci6n principalmente professional de la enseflanza, y existen
otras fuerzas que la simple reorganizaci6n no bastaria para con-
trarrestar.
Sin embargo de ser tan poderosa la influencia del medio sobre
las instituciones, no debe concluirse en la subordinaci6n absolu-
ta de 6stas A aqu6l, lo que seria un error dado el poder de reac-
ci6n de los fen6menos sociales de los unos sobre los otros. Pero
6ste tampoco es arbitrario y debe responder al estado de las rela-
ciones entire el medio y las instituciones. Como el hombre res-
pecto A la naturaleza, las instituciones respect al medio social,







LA REFORM UNIVERSITARIA


desde el estado de casi absolute dependencia, en que todo parece
que lo recibieran de 61, en su infancia, hasta su casi complete in-
dependencia, en su mas alto grado de civilizaci6n, en que parece
que lo dirigieran, pasan por una indefinidad de grades, en cada
uno de los cuales deben reaccionar de una manera distinta, para
proceder con eficacia y no exponerse a sufrir efectos contrapro-
ducentes.
La Universidad, fruto del ambiente social en que ha nacido y
se ha desarrollado, debe pensar en su poder de reacci6n, y se
justifica la idea de los que quieren proveerla de los medios ade-
cuados para ese objeto. Pero, ,c6mo ha de reaccionar? LEn qu6
forma ha de hacerlo?
Hasta ahora he torado la idea del studio intensive cientifico
como base de trabajo, y la he aceptado como ideal de la organi-
zaci6n de los studios superiores, para colocarme en el mismo
terreno de los que sostienen la reform radical de la instituci6n
universitaria, en la explicaci6n de la direcci6n professional de los
studios. Pero, saliendo de 61 y colocAndonos en el terreno de las
previsiones, ,esa es la nueva direcci6n que debemos imprimir a
la instrucci6n superior? ,esa es la idea que debe presidir A la re-
construcci6n universitaria?
Podriamos argumentar en su favor con la acci6n deficiente de
las ensefianzas cientifico-profesionales de nuestra Universidad, y
con los brillantes resultados alcanzados en otros paises con la
separaci6n de dichos studios; podriamos alegar la necesidad
sentida de resolver un sinnimero de problems de orden politico
y social, que esperan soluci6n del especialista. Pero estos argu-
mentos, de la mayor importancia y que merecen toda nuestra
atenci6n, no me convencen, sin embargo, de la necesidad de re-
nunciar al sistema actual, y al contrario, bajo cierto aspect, este
me parece superior, para nuestro pais.
Y es porque ninguno de esos sistemas de enseflanza, afn con-
siderados abstractamente, es bueno 6 malo de una manera abso-
luta. El que establece la separaci6n permit la forma del studio
intensive, cuya virtud es evidence; pero tiene el inconvenient de
limitar su acci6n A pocas inteligencias. La ensefianza conjunta,
al rev6s, es mas extensa en su acci6n cientifica porque alcanza a
todos los profesionales, que la aprovechan; pero, es mas superfi-
cial, y por lo tanto su influencia es menor sobre las inteligencias







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


que la reciben. Decidir cual deba adoptarse es, pues, cuesti6n de
circunstancias, y el entusiasmo que ha despertado la idea de la
separaci6n obedece, A mi modo de ver, A un nuevo exclusivismo
de vista, determinado por la consideraci6n de las virtudes de la
separaci6n opuestas a los inconvenientes de la ensefianza con-
junta, sin tender al inconvenient del primero, ni A las ventajas
del segundo.
La separaci6n de los studios ha tenido sus apologistas. Voy
A presentar razones que abogan por el mantenimiento del sistema
actual de la enseflanza.
Sin contar con los obstAcul os que la especializaci6n encontra-
ria para su establecimiento en la pobreza del medio intellectual,
por la dificultad de former un cuerpo docente de capacidad sufi-
ciente, pues podria remediarse contratando profesores extranje-
ros, para ciertas materials de studio, y porque una mayor retri-
buci6n podria estimular su mejoramiento, existed un1hecho, que A
mi modo de ver, quita much de su importancia A las virtudes
que abstractamente pueden atribuirse A la separaci6n de los estu-
dios, pudiendo hacer frustrar las esperanzas que su implantaci6n
podria sugerirnos, y es el ambiente social poco propicio para la
especulaci6n puramente cientifica, en nuestro pais, hecho ya ob-
servado, y que el doctor Posse () express, diciendo ((que los que
frecuentan las aulas universitarias lo hacen con un fin prActico;
no cultivan la ciencia s6lo por amor A ella, sino, tambidn, para
hacerse de una carrera, cuyo ejercicio sea su manera honorable
de vivir)).
Seguramente, en la actualidad, las condiciones del ambient
social no son iguales a lo que eran cuando las observaba el doctor
Posse, y ese mismo movimiento en favor de la Reforma Univer-
sitaria lo demuestra; pero si han cambiado no son tan diferentes
que quiten verdad A sus palabras, y si hubidramos de juzgar por
la experiencia de la Facultad de Ciencias E. F. y N., much ten-
driamos que andar, ain, para conseguir un ambiente propicio A
la especializaci6n cientifica.
Las demAs facultades podrAn no encontrarse en iguales condi-
ciones, y por la misma naturaleza de sus studios, presentar otras
que le aseguren resultados menos ingratos, como la de Ciencias

(1) Citado por Feruandez. Reform Universitaria: Revista de D. H. y L. Mayo de 1899.







LA REFORM UNIVERSITARIA


M6dicas, en la que la especializaci6n cientifica podria establecerse
hasta con miras profesionales; y adn en la de Ciencias Exactas
podria referirse, en parte, A deficiencies de organizaci6n su relati-
vo fracaso en los studios puramente cientificos del doctorado;
pero, con todo, la impresi6n dominant en quien observa nuestro
ambiente social, es el poco estimulo que encontraria en 61, el es-
tudio puramente cientifico.
Si a esa consideraci6n unimos la de que la separaci6n de esos
studios disminuiria necesariamente el valor intellectual del pro-
fesional, tendriamos que la acci6n social, que por medio de 6ste,
ha ejercido la Universidad, se perderia, sin compensaci6n en la
enseflanza puramente cientifica, pues muy pocos la aprovecha-
rian.
Nuestros Universitarios como estadistas y hombres de cien-
cia, han demostrado falta de preparaci6n y superficialidad de jui-
cio, en general; pero, en cambio, han sido profesionales ilustra-
dos, un poderoso vehiculo social de ideas, determinando un am-
biente propicio a toda idea progresista, contra el cual 6stas se
hubieran estrellado, sin poder compenetrarlo, si nos hubiera fal-
tado ese element; y si su acci6n no ha sido mas eficaz para
nuestro progress, mas que A la falta de preparaci6n cientifica
intensive, creo deber referirla al valor, A la calidad de las ideas
de que se impregnaron.
Pero en donde se ha manifestado especialmente y con mayor
intensidad la influencia social de la Universidad, es en la direc-
ci6n political, caracterizada por el predominio en ella de la clase
universitaria, principalmente la salida de su Facultad de Derecho
y Ciencias Sociales.
La political argentina se ha resentido del origen de sus ele-
mentos dirigentes, cuyo espiritu juridico la ha dominado con su
lenguaje y su casuismo, reduciendo cuestiones vitales A la discu-
si6n de textos y de opinions cuya autoridad supliese la ausencia
de textos legales, supeditando muchas veces el fondo A la forma y
sacrificandolo algunas. Muchos de los vicios de nuestra political
podriamos referirlos, en parte considerable, A la educaci6n defi-
ciente de nuestros gobernantes y elements dirigentes, por su
preparaci6n exclusivamente juridica, que les ha dado ideas y
habitos nocivos 6 inadecuados para su actuaci6n piblica. La
actividad del politico debe ser de construcci6n; mieutras que la








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


del abogado es de aplicaci6n. En donde uno empieza el otro acaba:
Sus mdtodos de trabajo deben ser distintos como lo son sus crite-
rios. Para el uno el fondo, el pensamiento de las instituciones es
lo principal; para el otro lo es la forma. Sus fines son distintos y
la misma educaci6n no les conviene.
Asi, pues, es de la mayor importancia que el politico no sea
abogado, 6 mejor dicho que no lo sea exclusivamente, y respon-
diendo a ese prop6sito deberiamos preocupar f la Universidad de
inculcar en nuestros futures politicos, con motive de su prepara-
ci6n professional, el criterio con que han de encarar los asuntos
ptblicos, que no debe ser el mismo que han de aplicar A sus asun-
tos privados, acostumbrandoles A observer y & razonar, mostran-
doles la complejidad de los fen6menos sociales y la vinculaci6n
de las fuerzas que en ellos actian, haci6ndoles encarar las cosas
bajo el mayor numero possible de sus aspects, sembrando la duda
saludable, que destierra el exclusivismo en las explicaciones, el es-
piritu dogmatico 6 intransigente, con los que nada se construye,
y que son los products de la inexperiencia, de la ignorancia 6 de
la irreflexi6n; (') dAndoles una idea exacta del valor de la ciencia,
sefialandoles sus limits actuales, A fin de que distingan entire las
que son verdades adquiridas, y las que son simples opinions
subjetivas, no desaprovechando ocasi6n de desarrollar en ellos el
buen sentido, fruto de las ensefianzas de la vida, superiores en
muchos casos A las de la ciencia, que no consider sino algunos
de sus aspects.
La Universidad tiene, en este sentido, una misi6n eminente-
mente educadora A la que dificilmente podria responder por la
especializaci6n del studio cientifico, independizandolo de los pro-
fesionales; pues, mAs que cuesti6n de intensidad es cuesti6n de
criterio en la ensefianza, y la division de los studios limitaria su
acci6n a los pocos que se dedicaran al studio cientifico, los que,
por otra parte, poca intervenci6n tomarian en la political militan-
te, dado el carActer que supondria en ellos su dedicaci6n cientifi-
ca, con lo que aun disminuiria, probablemente, el valor intelec-
tual del element politico active.
Antes de renunciar A ese poderoso element de difusi6n de
ideas y A la enorme influencia que sobre la direcci6n de nuestra

(1) Rauhx Revault d'Allonnes-Psychologie applique a la morale et h I'dducation.







LA REFORM UNIVERSITARIA


political podria ejercer la Universidad, por la educaci6n del crite-
rio politico de los profesionales, creo que deberia meditarse seria-
mente sobre los resultados previsibles de la division de los estu-
dios superiores, no dejandonos seducir por los brillantes resulta-
dos obtenidos, con ella, en paises que se encuentran en condicio-
nes completamente diferentes del nuestro.
Ademas, no creo tan dificil armonizar esas dos exigencias de
nuestras necesidades political, manteniendo, por una parte, el
actual sistema de enseflanza conjunta, con el doctorado por titulo,
6 independizando, por otra, al studio cientifico intensive de todo
titulo universitario.
Pero, mAs que de reformador revolucionario, la misi6n del
estadista argentino debe ser esencialmente moderada, satisfa-
ciendo las reforms que la experiencia exige, y no mas; poniendo
A las distintas facultades, que pueden sentir necesidades distintas,
en condiciones de responder A lo que ellas crean convenient
para la direcci6n de sus studios, y no imponiendoles caminos
determinados, cerrAndoles el paso para volver atrAs y seguir
otros, si la experiencia future les mostrara inconvenientes en la
direcci6n tomada.
Abandonemos, pues, esos proyectos de gran trascendencia,
con bases de realidad en parte, pero con much de ilusiones, y
encerremos la reform dentro de cuadros mas limitados, que no
por ser mAs modest sera menos inteligente; y dando descanso &
la imaginaci6n ejercitemos la observaci6n y la reflexi6n en el es-
tudio de nuestro medio social, para tener una idea just de sus
necesidades, con cuyos resultados modificaremos paulatinamente
las instituciones, y podremos llegar insensiblemente, a su debido
tiempo, A la realizaci6n de lo que hoy son nuestros ideales.

LEOPOLDO MAUPAS,
Doctor en Jurisprudencia.



















RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI

STUDIO DE CRONOLOGiA HISTORICA


I

EL DOCUMENT Y SU FECHA

En el primer aflo de su estancia en el Rio de la Plata (1536),
los espafoles de la expedici6n de don Pedro de Mendoza habian
fundado dos establecimientos: el de Buenos Aires, y el de Corpus
Cristi junto a la desembocadura del Carcarafl, y en el ano si-
guiente fundaron el de Nuestra Sefora de la Asunci6n en el Para-
guay.
Por Mayo del mismo 1537, el Adelantado Mendoza parti6 para
Espaia, y qued6 mandando en lugar suyo uno de sus capitanes,
Francisco Ruiz GalAn, a qui6n, meses mAs tarde, estando en Cor-
pus Gristi, unos 150 conquistadores prestaron juramento de obe-
diencia, de que un escribano levant un acta en debida forma.
Es esta Acta el document aJudido.
Mencionada por Madero (1) en su "Historia del Puerto de Bue-
nos Aires n (1892), Bias Garay la incluy6 entire los documents que
public en la "Revista del Institute Paraguayon, y que luego fue-
ron reunidos en volume, (2) y i~ltimamente el Sr. Lafone Quevedo
la reprodujo en los Ap6ndices de su trabajo sobre Schmidel. (0)

(1) Pigs. 171 y 172.-.-Acta in6dita de la cual pose copia autdntica,, dice Madero (pig. 171,
nota 17).
(2) Co \ci6n de documentos relatives a la historic de Am6rica, y particularmente a la his-
toria del Paraguay.-Publicala Bias Garay.-Tomo I. Asunci6n, 1899.
El acta del juramento es: nimero IV, pigs. 19-30.
(3) Biblioteca de la Junta de Historia y NumismALica Americana. Tomo I.-Ulrich Schmi-
del. Viaje al Rio de la Plata (1534-1554).-Buenos Aires, MCMIII.
El acta del juramento forma el Apdndice J., pigs. 439-453.
En el present studio, se citara siempre esta edici6n del Schmidelu, a no ser que hubiese
aviso en contrario.







RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


Dicho document se titula: ((Juramento de obediencia al capi-
tan Francisco Ruiz GalAn, theniente de governador e capitAn ge-
neral por don Pedro de Mendoza), contiene los nombres de los
que juraron, y estL fechado: (en el puerto de Corpus Xpti veynte
e ocho dias del mes de Diziembre afio del nascimiento de Nuestro
Salvador Xpto de myll e quinientos e treynta e ocho afios ,.
Tomose de aqui que el juramento tuvo lugar el 28 de Diciem-
bre de 1538.
La fecha esta fu6, desde el principio, considerada como de im-
portancia por las consecuencias que de ella se deducian, una de
las cuales era nada menos que aumentar un episodio en la histo-
ria de la conquista del Rio de la Plata.
Consta en efecto que de los oficiales que juraron en Corpus
Cristi, unos, A mediados de 1538, estaban en Buenos Aires, y otros
en la Asunci6n. Para que en Diciembre de ese mismo aflo se ha-
llaran en Corpus Cristi, precise era que en el intervalo hubieran
ido allA, y de aquellos viajes en sentido encontrado no se tenia
noticia por los documents de aquellos tiempos, ni por las rela-
ciones de los historiadores primitives del Rio de la Plata. Sin em-
bargo, no pudo menos de dArselos por perfectamente averiguados,
porque alli estaba, inexplicable sin ellos, la fecha del juramento:
en Corpus Cristi, 28 de Diciembre de 538.
Consta igualmente que A principios del 39 se encontraban en
Buenos Aires y en la Asunci6n los mismos oficiales que A media-
dos del 38: habian ido pues A Corpus Cristi sin mAs objeto cono-
cido que prestar juramento: hablan jurado y vueltose despu6s
cada uno A su puesto respective.
El juramento resultaba asi un verdadero acontecimiento.
Y era el caso que el primer cronista official de Indias, Gonzalo
Fernandez de Oviedo, no lo mencion6 como tal, sino como inci-
dente del primer viaje que Ruiz GalAn hizo desde Buenos Aires
hasta el Paraguay. Francisco Ruiz, dice Oviedo, ((fuesse & la pro-
vincia de los tinbus, llamada Buena Esperanca y Corpus Chripsti...
se hizo jurar y obedescer, y con la una y otra gente (de Buenos
Aires y Corpus Cristi), se fu6 el rio arriba en bergantines A la
Asuncion ,. (')
Oviedo no indica el tiempo en que aquello pas6; pero sabiase

(1) Historia de las Indias..., tomo II, (Madrid, 1852), pig. 195.
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES- TOMO II 2







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD BE BUENOS AIRES"


por otros conductos que ese viaje de Ruiz Galan fu6 emprendido
A fines de 1537, y por consiguiente el juramento se prest6, segAn
el cronista, en los tltimos meses del 37 6 en los primeros del 38,
es decir un aflo antes de la fecha que se leia en el acta del jura-
mento: 28 de Diciembre de 1538.
Como es natural, 6sta fu6 la que se retuvo por verdadera y se
anot6 un error mAs A cuenta de Oviedo.
Otra consecuencia se deducia tambien de aquella fecha, la de
establecer que los espanoles que se vieron luego precisados por
los indios A desalojar el fuerte, no lo hicieron antes del 28 de Di-
ciembre de 1538.
Pues bien: aquellas deducciones, que son por cierto perfec-
tamente 16gicas, son al mismo tiempo no menos falsas, porque
lo es su base: el juramento no se prest6 el 28 de Diciembre de 1538,
sino exactamente un aflo antes, el 28 de Diciembre de 1537: asi
lo dice la misma Acta.
Y en efecto, no se lee en ella. 28 de Diciembre de 1538, sino:
(veynte e ocho dias del mes de Diziembre aio del nascimiento de
Nuestro Salvador Xpto de myll e quinientos e treynta e ocho aios ),
y esto corresponde a nuestro 28 de Diciembre de 1537, pues las
palabras: ano del nacimiento de Nuestro Salvador, no son s6lo una
formula ampliatoria, de uso de los escribanos, como a primera
vista parece: tienen una significaci6n propia suya, la de indicar
que, donde las !hay, se cuenta& por el aflo, dicho, el aio del naci-
miento de N. S., cuyo primer dia era el 25 de Diciembre, fiesta de
Navidad.
Por consiguiente, el juramento de obediencia se prest6 en la
primera semana del aflo del nacimiento de J. C. de 1538, que es,.
en nuestro modo de contar, la ultima del afno 1537.
Como se ve, lo que acabo de enunciar es todo un principio de
la cronologia espafnola, y siendo asi, su aplicaci6n ha de servir
para determinar la fecha exacta, no s6lo del document en cues-
ti6n, sino de cuantos se ofrecieren en las mismas condiciones, es
decir, fechados en uno de los dias de la Iltima semana de Diciem-
bre con la designaci6n de: aio del nacimiento de N. S.-Importa
por lo tanto dejarlo firmemente asentado, y es lo que desde luego
procurar6.
Tratare despues de demostrar que, aunque no se conociera la
fecha exacta del juramento, la de 28 de Diciembre de 1538 deberia









RUIZ GAL.N Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


tenerse por err6nea, porque supone hechos que no hubo entonces
ni pudo haber.


II

EL ((ANO DEL NACIMIENTO DE N. S. J. C.n-- SU ESTABLECIMIENTO OFFICIAL


Hasta entrados los tiempos modernos, hubo entire las naciones
cristianas de Europa gran variedad en el c6mputo de los afios, ()
( cosa, observa C. Cantil, de que necesita enterarse el que quiera
poner conformes entire si fechas que parezcan contradictorias A
primera vista)). (2)
En Espafia habiase adoptado una Era particular, dicha la Era
del CUsar, 6 simplemente la Era, que arrancaba desde el afio 38
antes de J. C., (s) siendo las Calendas 6 primero de Enero el dia
de Ano Nuevo como en el calendario romano, (4) y, como se ha de
ver, este modo de contar dur6 hasta fines del siglo xiv, sino en
toda Espana, por lo menos en gran parte de ella.

(1) Pueden verse al respect los Diccionarios, las Eneiclopedias voices : Afio, Calendario
y Era), la Historia Universal, de Cdsar Cantd (tomo VII de la traducei6n castellana, pAgs. 14 y
15) y IArt de vdrifier les dates des faits historiques, por los benedictinos de Saint-Maur.
(2) Historia..., loco citato.
(3) El nuevo dominador del mundo (Octavio, mis tarde Augusto), dice Lafuente, declara
a Espafia tributaria del imperio romano... Desde el alo 38 antes de J. C., en que se verified este
acto solemne de incorporaci6n, comenz6 un sistema de cronologia peculiar pars Espaia, que se
denomin6 ,Era espaiola, 6 era de Augusto, y desde cuya dpoca siguid rigiendo como base de su
cronologia hist6rica hasta que andando el tiempo se aboli6 para adoptar la cronologia general de
la Era cristianan. Historia de Espaia, tomo I (Buenos Aires, 1885), pig. 333.
-Para reducir la Era espaiola A la Era cristiana, no hay sino rebajar 38 afiosu. Ibidem.
En las fechas por la Era, el n6mero del aio va siempre precedido de la palabra Era. La Carts
de Arras del Cid Ruy Diaz al casarse con dona Jimena (Lafuente: Historia de Espaia, II, 255,
nola) dice: Fud hecha esta carta de donaci6n 6 prohijaci6 n en 9 de Julio de la era t112, que es
afio de 1074.. (El texto en Lafuente dice: Era 1422, que es A todas luces error de copia 6 de im-
prenta por: Era 1112).
Entre los 6ltimos verses del Poema de Alfonso Onceno. (en: Poetas castellanos anteriores
al siglo xv, Madrid, 1898, pag. 551) se leen estos:
La era de aquestos tiempos
Contemos la sin engannos,
Era fud mil e tresientos
E ochenta e dos annos.
Era 1382 es en la Era cristiana: afo de 1344.
(4) Por San Isidro, y por la combinaci6n de los Concilios de Toledo, sabemos que la Era
espaiola lo comenz6 (al afo) en las Kalendas de Enero, y por tanto tenia la misma duraci6n
que el afo Juliano de los romanos P. Florez: Espaia Sagrada, tomo II (Madrid, 1754) p6g. 14.
En la Era, como en el calendario romano, el mes se dividia en tres parties: las calendar, que
eran siempre el 1.'; las nonas, que eran el 5, y en Marzo, Mayo, Julio y Octubre, el 7; los idus,
que eran el 13, y en aquellos cuatro meses, el 15.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


En el siglo ix, la dominacidn carolenga introdujo en Cataluna
la costumbre de fechar los documents pablicos por los afios del
reinado de cada uno de los reyes que se iban sucediendo en el tro-
no de Francia (). Aquella dominacidn fue de corta duracidn, pero
esa costumbre le sobrevivi6, pues, segin el P. Florez, se aboli6
s6lo en 1180, en el concilio de Tarragona (). Ya desde antes, los
documents eclesiasticos se databan por la era cristiana y el aflo
de la Encarnaci6n, cuyo primer dia era el 25 de Marzo (), y desde
ese concilio lo hicieron tambi6n los otros documents pdblicos (4).
De esa variedad result la consiguiente confusion que exigia



(1) "En Catalufia siguieron por muchisimo tiempo rigidndose en su sistema cronol6gico
por los reinados de los reyes de Francia, en lugar de la Era que regia en el rest de Espafia,.
Lafuente: Hist. de Espafia, II, 1223, nota 1.
El P. Fita (Boletin de la Academia de la Historia, tomo X, pig. 319 y sig.), ha publicado va-
rias escrituras fechadas por ese principio. Una Acta de venta de un alodio en Arefs de Mar, dice:
Actum est hoc VI idus novembris, anno VIII regni regis philippi, so hizo esto el sexto dia antes
de los idus de novicmbre, en el aio octavo del reinado del rey Felipe. Este reinado acomenz6 el
dia 4 de agosto de 1060., dice el P. Fita. Esa fecha correspond, por consiguiente, al 8 de No-
viembre de 1067.
En Francia, bajo los reyes de la primer raza, el principio del aio se coloc6 ya en el I.o de
Marzo, ya en el 25 del mismo mes, fiesta de la Anunciaci6n de la Virgen, ya en el 1.o de Mayo, dia
en que se revistaban las tropas, el gobierno siendo entonces enteramente military. Carlomagno lo
llev6 al 25 de Diciombre, fiesta de Navidad,. Jean Bourdette: Annales des sept valldes du Labdda,
tomo II, pig. 392.-En Catalufia, el primer dia official fu6, sin duda, tambidn el 25deDiciembre, y
es asi come eempezaria en Espafia A contar per el alo del nacimiento.
(2) (Es cosa autenticada, dice el P. Florez, que en Espaia no se comenz6 & contar por aios
de Cristo, haste que el arzobispo de Tarragona, Berengario, congreg6 un concilio en Tarragona,
1180, en que se decret6 que no se calculassen los tiempos por respect A los afios de los reyes de
Francia (como se acostumbraba desde Ludovico, hijo de Carlomagno, come dice Zurita, tomo I,
libro I, cap. 8., por el dominion que la corona de Francia tuvo en aquella provincia despu6s de los
moros), sino que se rubricassen los Instrumentos pdblicos per afios de la Redencidn, tomados
desde la Encarnaci6n como dispuso Dionisio y se practicaba fuera de nuestros reinose. Espafia sa-
grada, tomo II, pig. 12.
Dionisio el Pequefio, 6 el Menor, monje escita que vivia en Roma per los afios de 525, pro-
puso que se contaran los tiempos desde elNacimiento de Cristo,es decir, por la Era cristiana. EstA
reconocido que sus clculos fueron algo inexactos, prues coloc6 el nacimiento de N. S. J. C. en el
aio 753 de la fundaci6n de Roma, cuando tuvo lugar un poco antes, probablemente en el aio 749.
6 mejor, el 25 de Diciembre de 748.-Llevamos asi un atraso de 4 afos mos 6 menos.
(3) Al decir, en el principio de la nola anterior, que la Era cristiana no se us6 en Cataluia
antes de 1180, el P. Florez no se referia sin duda i los documents eclesidsticos en que sabria
muy bien que se encontraba desde much tiempo atris. Las Actas del Coneilio de Gerona son
Anno dominice Incarnationis millesimo LXVIII, ano de la Encarnaci6n del Sefior 1068, y este aio
fud .25 de Marzo 1068-24 de Marzo 1069". (Texto y nota, de las Actas del Concilio en: Cortes de
los antiguos reinos de Arag6n, Valencia y Principado de Catalufia, tomo I*, pig. 46).
N6tese la simultaneidad de los tree modes de contar: 1067 por los aios de los reyes de
Francia, 1068 por los de la Encarnacidn y 1074 por la Era.
(4) Las convocatorias, de Pedro IV de Aragdn, A las Cortes de Perpifin para Catalufia son:
Nonas Augusti, anno Domini millesimo CCC quinquagesimo, es decir: Nonas de Agosto (5 de
Agosto) del aio del Senor 1350. (En Cortes de los antiguos reinos de Aragdn..., tomo 1**, pA-
gina 337).








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


una reform. La inici6 en 1350 el rey de Arag6n, Pedro IV, llama-
do el Ceremonioso ().
<(Estando el Rey en la villa de PerpiflAn, describe Zurita, A 16
del mes de Deziembre, por la confusion que avia en las testifica-
ciones de los instruments y memories ptblicas, contando los
tiempos por los afios de la Encarnaci6n, y otros por la Natividad,
y porque los dias se contaban, segin la orden de los Latinos, por
calendas, nonas 6 idus y resultaban algunas diferencias por la
diferencia que avia en estos reinos de sefialar los tiempos, esta-
bleci6 que de alli adelante universalmente se pusiese el afno de la
Natividad y no de la Encarnaci6n... lo cual se confirm en las
cortes que tuvo en aquella villa... y generalmente en estos reinos
de alli adelante usaron en todas las memories de esta cuentan. ()
Las Actas de aquellas Cortes estAn fechadas ((en la sala del
Capitulo del Monasterio de los Hermanos menores de PerpifnAn el
dia lunes, dia catorce del mes de Marzo en. el afio contado desde
la Natividad del Senor 1351>. () Entre ellas se encuentran inte-
gras la PragmAtica de Pedro IV estableciendo la reform en Ara-
g6n, Valencia, Cataluna, las Gobernaciones de Mallorca, Cerdefia
y C6rcega, y los condados de Rosell6n y Cerdafla, y su confirma-
ci6n para Catalufla por las Cortes; pero, por no alargar el texto
de estos apuntes con una pAgina de latin, me limito a poner en la
nota al pie la parte esencial de ambas piezas. (9)


(1) Este afio de 1350, dice Lafuente, fud notable.., en Arag6n por haberse ordenado que
los instrumenlos pdblicos se datasen empezando A contar el afio por el dia del Nacimiento del Se-
for, en lugar del de la Encarnaci6n como se hacia antesn. Hist. de Espafia, tomo IV, pig. 2122.
(2) Curita: Anales de la corona de Arag6n, (Caragoga, 1610), tomo II, folio 240, column 4.
(3) >Quae acta sunt in Capitulo Monasterii Fratrum minorum Perpiniani dieLune, die quart
decima Marcii anno a Nativitate Domini millesimo trecentesimo Quinquagesimo primo. Al fin
de las Actas en: ,Cortes de los antiguos reinos de Arag6n, ValenciayPrincipado de Cataluia, pu-
blicadas por la Real Academia de la Historian. El Prdlogo de la Colecci6n esta firmado por wFidel
Fita- Bienvenido Oliver,.-3 tomnos en 4 vol6menes: I*, I", II, Il.
(4) Ibidem, tomo I", pig. 395-397:
-Cum pridem nos quandam pracmaticam sanccionem fecerimus tenoris sequentis.=Pateat
universis quod nos, Petrus, Dei gracia, Rex Aragonum, etc... Attendentes quod tante poten-
cie... fuit Nativitas Domini nostri..., ut frequencius ipsa Nativitas Domini in memorial habeatur;
edicimus, statuimus ac eciam ordinamus quod a die instantis Nativitatis Domini ex tune per-
petuo computando in cartis publicis, instruments, litteris et scripturis universis et singulis qui
a nostra cancellaria insignia a qua tamquam a fonte rivuli derivantur..., universe de cetero
emanabunt, ordo talis servetur super calendario; scilicet, quod annus a Nativitate incipiens
computetur, et eciam omissis Nonas, Idus atque Calendas, continuando loca, numerum dierum
et mensium atque annum in et sub quibus dabuntur singula public instrumenta.,, ordinamus
irrevocabiliter observandum in officiis subsequentibus... necnon in curiis... in Aragone, Valen-
cia et Cathalonia, Gubernacionum Maioricarum atque Sardinie et Corsice et Comitatum Rossi-








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


En 1364, hallAbanse tambi6n reunidas las Cortes de Barcelona,
L6rida y Tortosa. Su postrera deliberaci6n de aquel aflo es de:
((martes, en que fu la vispera de la Natividad del Senor 24 de Di-
ciembre ano del nacimiento del Senor 1364). Siguen las palabras:
do 28 del dicho mes de Diciembre del afio antedicho... );-- el dia
martes 31 de Diciembre del afio del nacimiento del Sefior 1365...);
-:((el dia jueves, segundo dia del mes de Enero del aflo ya di-
chon. (1)
En las Actas de las Cortes de 1372 A 1373, aparece el mismo
cambio de afio en 25 de Diciembre, y no en 1. de Enero, y una
nota del editor advierte en ese lugar: (Recu6rdese que el aio se
mudaba entonces el dia de Navidadu. (2)
Mientras en Catalufia y Arag6n se iban sucediendo los calen-
darios, en Castilla habian seguido rigi6ndose por la Era.
Asi, en 1343, el arcipreste de Hita decia en el Libro de sus
Cantares:
Era de mill, et trecientos, et ochenta et un annos
Fud compuesto el romance por muchos males et dannos (8)
-y el ((Titulo de condestable de Castilla A Don Alonso MarquBs de
Villena,... que fu6 el primer condestable de este reinon, firmado
por el rey Juan I de Castilla, es fechado: ((en seis dias de Junio,
Era de mil 6 quatrocientos 6 veinte afiosn, que es 1382 en la era
cristiana. (4)

lions et Ceritanie predictorum... Datum Perpiniani XVI die mensis Decembris anno a Nativi-
tati Domini Mo.CCCO. Quinquagesimo. = Et ex eadem pracmatica sanccione qucedam diversitas
sequeretur nisi pari modo per omnia loca totius principatus Cathaloniae et in quibuscumque
Instruments seu scripturis... idem Calendarium poneretur; ideo de dicta Pracmatica sanccione
Generalem Constitucionem Cathalonian facientes de consilio, approbatione et consensus dicte
curie, ordinamus et statuimus quod in quibuscnmque locis Cathalonia et in quibuscumque
instrumentis... observetur calendarium diei et anni iuxta modum in dicta pracmatica sanccione
contentum'.
(1) In qua die martin qua fuit vigilia Nativitatis Domini xxiiij die Decembris anno a
nativitate Domini M.CCC.LXiiij...
Anno a nativitate Domini M.CCC.LXV.
Et interim videlicet die sabbati xxviij die dicti mensis Decembris anno prcedicto...
Consequenter vero die martin xxxj die Decembris anno a nativitatis Domini M.CCC.LXV...
Subsequenter vero die jovis, ij die mensis Januarii anni jam dicti...
nCortes de Barcelona, Ldrida y Tortosa de 1364 I 1365., en: Cortes de los antiguos reinos
de Arag6n, Valencia..., tomo II, pig. 224 y 225.
(2) Ibidem, Tomo III, pig. 208 y nota.
(3) En: Poetas castellanos anteriores al siglo xv, pag. 278.
(4) uTitulo.... en las Notas al fin de la aCr6nica de los reyes de Castilla...... Tomo II,
(Madrid, 1780), pig. 624.-Ver nota siguiente.









RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


Pero en el aflo siguiente el mismo rey imit6 el ejemplo que le
cdiera en 1350 el de Arag6n.
Dice la (Cr6nica de los Reyes de Castilla...), escrita por un
-contemporaneo: (El rey don Juan estando en estas cortes (de Se-
govia), orden6 e mand6 que en las escripturas que de aquf ade-
lante se ficiesen se pusiese el aflo del nascimiento de Nuestro Se-
fior Jesu Cristo que comenz6 este afio dia de la Navidad en adelante
e fu6 afio del Sefior de mil 6 trescientos 6 ochenta e tres; e non
se pusiesse la Era de C6sar que fast entonces se usara en Casti-
lla 6 en Le6n). Y la Cr6nica afiade: ((E fu6 muy bien fecho, 6 plu-
go A todos dello). ()
En las Notas al fin de la misma Cr6nica se halla el texto de la
ley que ordenaba la reform, y de que transcribo tambi6n en la
nota al pie la parte esencial. (2)
Conforme con la regla acabada de promulgar, una (Merced de
villas) otorgada por la regente de Castilla. esposa de Juan I, es



(1) Pig. 174 del tomo II de la aCr6nica de los Reyes de Castilla don Pedro, don Enrique
'II, don Juan I, don Enrique III, por Pedro Lopez de Ayalan.
Lopez de Ayala vivid: 1332-1407.
.Lo mis notable de estas cortes, dice Lafuente, fu6 la ley en que se abolid la costumbre de
contar por la Era del Cdsar, mandando que en todo el reino se contara en adelante por los
ailos del nacimiento de Nuestro Sefor Jesu Criston. Hist. de Esparia, IV, 2290.
,(2) Tomo II, pig. 626.
.Aio 1383.-Ley que hizo el Rey don Juan en las Cortes celebradas en Segovia derogando
la cuenta de la Era de Cesar, y mandando se contase por los ainos del nacimiento de Cristo.
--La misericordia del eterno 6 perdurable Padre envi6 a su glorioso Fijo a tomar care
humana... la qual Encarnaci6n 6 maravillosa Natividad fan principio de nuestra Redempci6n.
Por tanto digna cosa es que nos, 6 todos los otros verdaderos files Principes de la F6 Cat6lica...
tanto mAs devotamente fagamos recordaci6n... de aquella Santa Navidad, quanto mayor gracia
avemos rescibido por ella, non siguiendo la antigua costumbre que en las Escrituras autdnticas
los Reyes de donde nos salimos facen memorial de los homes Gentiles. La qual usanza principal-
mente conviene A nuestra alteza quitar 6 mudar, por quanto non conoscemos superior alguno en
la tierra, salvo en lo spiritual A la santa madre Iglesia, 6 al vicario de Jesu Christo, en cuyo
loor 6 gracia establecemos por esta nuestra Ley, que desde el dia de Navidad primero que viene,
que comenzara 6 veinte y cinco dias de Diciembre del nascimiento de Nuestro Sefor Jesu Christo
de 1384 aios, 6 de alli adelante para siempre jams todas las cartas, 6 recabdos, 6 testamentos,
6 juicios, 6 testimonies 6 qualesquier Escripturas que sea alli puesto el afio, 6 la data en esta
manera: Fecha, 6 dada en el aio del Nascimiento de Nuestro Sefior Jesu Christo de 1384 anos.
E despues que este afio sea cumplido, se fagan las dichas Escripturas desde alli adelante para
siempre desde el dicho Nascimiento del Sefor: cresciendo en cada un aio segon la santa Iglesia
lo trae; e las Escripturas que desde esta Navidad que viene fueren fechas en adelante e non tro-
jeren este.aio del nascimiento del Sefor, mandamos que non valan... bien asi como si en ellas
nin aino nin tiempo alguno se oviesse puesto..
aUna de las primeras cosas que sucedieron en tiempo de esta Reyna (dofia Beatriz de Portu-
gal, segunda mujer de Juan I de Castilla) fue abrogar el c6mputo de la Era del Chsar, y mandar
aponer en su lugar la del nacimiento de Cristo. Asi fue decretado en Cortes de Segovia, por Se-
'Aiembre,. P. Florez: Memorias de las Reynas Cat6licas, tomo II, (Madrid, 1790), pig. 704.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


(,Dada en la nuestra villa de Santarem A 2 dias de Marzo del nas-
cimiento de N. S. J. C. de 1384 aflos,. ()
Establecido desde 1350 en los dominios del rey de Arag6n, y
en Castilla y Le6n desde 1383, el c6mputo por el ((afio del naci-
miento de N. S.) era pues, A fines del siglo xiv, el uinico official
en Espafla. No tard6 en serlo en toda la peninsula, pues Portugal
lo adopt tambi6n, en 1415 segln Du Cange (5), en 1420 segln C.
Cantl (8), y otros dicen que en 1422.


III

DEL COMO Y CUANDO SE DEJ6 DE CONTAR POR EL ((0A DEL
NACIMIENTO DE N. S. J. C.)

Si la reform official se propuso establecer la uniformidad com-
pleta en el modo de calcular el tiempo, no consigui6 plenamente
su objeto, (pues, como lo advierte el P. Florez, acostumbrados los
pueblos A contar por el 1.0 de Enero, no alteraron el nimero del
aflo en los iltimos (dias) de Diciembre,. (4)
Hubo asi A la vez un afio, que puede llamarse de uso combn y
diario, que desde el tiempo de la dominaci6n romana nunca dej6
de comenzar el I. de Enero, y otro, que era el afio legal, variable
segAn las 6pocas, y que acab6 por ser el del nacimiento de N. S. J.C.
Por lo demAs, aquel dualismo era entonces la regla general en-
tre las naciones cristianas de Europa, () y mientras en Espafia la
diferencia entire el principio de uno y otro aflo no era mAs que de
una semana, en otras parties era hasta de meses, en Francia, por
ejemplo, donde el aflo comdn empezaba el 1. de Enero, y el official
en 25 de Marzo y mAs tarde en la fiesta movible de Pascua, (") hasta

(i) Notas al fin de la ,Cr6nica de los Reyes de Castilla...., citada, tomo II, pig. 628.
(2) GGlossarium media et infimae latinitatis... (Venetiis, MDCCXXXVI). Voz ,SErao.
(3) Historia universal, tomo VII de la traducci6n castellana, pig. 15: ,En Arag6n se mand6
en 1350 que (el afio) se empezase a contar en Navidad, y lo mismo en Castilla en 1383, y en Por-
tugal en 1420.
(4) P. Florez: Memorias de las Reynas Cat6licas, tomo II, pag. 719.
(5) Ver Dieeionarios, Eneielopedias, la Historia universal de C. Canti (tomo VII de la
traducci6n castellana, pag. 15) y l'Art de verifier les dates des faits historiques.
(6) Canti, Du Cange...-Du Cange advierte que en la Aquitania el aio empezaba el 25 de
Marzo, aun cuando empezaba el dia de Pascua en lo restante del pais.
Como la fiesta de Pascua cae en uno de los dias comprendidos entire el 22 de Marzo y el 25 de
Abril, un aio de 13 meses podia ser seguido de otro de s61o 11.








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


que en 1563 Carlos IX mand6 que principiara tambi6n el 1.0 de
Enero. (1)
Durante los siglos xv y xvi, contAbase en Espafia ya por el afo
comin, ya por el official, y se dan casos en que una fecha se con-
signa por el uno y el otro al mismo tiempo.
En la mayor parte de los escritos privados y hasta de los ema-
nados del gobierno, como c6dulas reales, se pone simplemente el
nimero del aflo, sin designaci6n alguna; y que entonces rige el
aflo comin, y no el del nacimiento de N. S., lo prueba el double he-
cho: 1, que no se muda el afio en 25 de Diciembre, sino en 1.0 de
Enero; y 2.0, que este dia es llamado en esos casos: primer dia del
anfo de...
En el diario de su primer viaje, Crist6bal Col6n describe: (Mar-
tes, 25 de Diciembre, dia de Navidad), y: ((Martes, 1.0 de Enero de
1493); (2)-en una (Relaci6nn de viaje, publicada tambien en la Co-
lecci6n de Navarrete, se lee: (Parti6 el armada de la Corufla, vis-
pera de Santiago de 1525), y mds abajo: ((Jueves, dia de los Ino-
centes del dicho afio de 525,... se les entr6 una tormenta de much
viento y agua, e se les derrot6 la nao capitana sobre el rio de So-
lis... y las otras cinco vinieron a surgir & 14 de Enero de 526); (8)-
otra Relaci6n dice: (El mi6rcoles que se contaron o1 dia de Enero,
y t1 dia de aflo de 28 (1528) Ahora de visperas...n; (4)-en cierta
ocasi6n, Oviedo llama al dia 31 de Diciembre: ,vispera de afno
nuevo, (6) y en otra al 1.0 de Enero, (dia de afio nuevo, primero
dia de enero de mill 6 quinientos 6 catorce afios...) (")

(1) u Queremos y mandamos que en todas las Actas, Registros, Instrumentos, Contractos,
Edictos, Cartas, tanto pfiblicas como Misivas, y todas las escrituras privadas, el aio empiece en
adelante y sea contado desde el primer dia del mes de Enero En: Annales des sept vallees du
Labdda, tomo II, pag. 393,
El Parlamento, apegado A las antiguas Coutumes, se neg6 al principio A conformase con la re-
forma; pero A consecuencia de lo apremiante de nuevas 6rdenes reales tuvo tambien que adoptar-
la, lo que hizo desde el 1.0 de Enero de 1567.
Los historiadores franceses usan las expresiones ancien style y nouveau style para indicar
que transcriben las fechas como estan en los documents antiguos 6 que las dan reducidas ya al
calendario de hoy. Asi: Ier fodrier 1450, ancien style, se reduce A: I"r fdvrier 1451, nouveau
style.
(2) Colecei6n de los viajes..., de M. F. de Navarrete, tomo I, pig. 259 y 268.
(3) Tomo V, pig. 223.-Es la Relaci6n que di6 Juan de Areizaga de la navegaci6n de la ar-
mada de Loaysan.
(4) Ibidem, tomo V, pag. 465.-aRelaci6n del viaje que hizo Alvaro de Saavedra desde la
costa occidental de Nueva Espaia 6 las islas del Moluco .
(5) Historia de las Indias, tomo III, pig. 350.
(6) Ibidem..., tomo III, pig. 19.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Pareceme initil aumentar mas citas; pero si advertir6 que en
las que acabo de trascribir, como puede verse, y en cuantas se
hace correr el aflo desde el 1. de Enero, nunca aparece la desig-
naci6n de ((aho del nacimiento de N. S. J. C.)
Esta qued6 siempre propia del anlo official con principio en 25
de Diciembre, y rara en los escritos privados, mAs frecuente en
las relaciones de los historiadores, especialmente cuando quieren
fijar un acontecimiento de alguna mayor importancia, frecuente
tambi6n como fecha de los documents administrativos, y casi
tnica de las escrituras por ante escribanos, no deja de encontrar-
se hasta fines del siglo xvi.
Asi, entire otros documents, estAn fechados por el afo del na-
cimiento: el testamento, por ante escribano, de Crist6bal Col6n (19
de Mayo de 1506, vispera de su muerte); ()--la C6dula Real nom-
brando A AmBrico Vespucio piloto mayor de Espafla (6 de Agosto
de 1508); F)--la Escritura de composici6n entire Francisco Pizarro,
Diego de Almagro y el cl6rigo Luque (10 de Marzo de 1526); (F)-el
Testimonio de la repartici6n del rescate de Atahualpa (17 de Ju-
nio de 1533); (4)-la Capitulaci6n con D. Pedro de Mendoza (19 de
Julio.de 1534); (6)-el requerimiento de Alonso Cabrera A Irala para
que se leve A la Asunci6n la gente de Buenos Aires (en Buenos
Aires, 10 de Abril de 1541); (')-la Informaci6n de Gonzalo de Men-
doza (en la Asunci6n, 15 de Febrero de 1545) ()--el expediente re-
lativo A la reelecci6n de Irala por los conquistadores A su vuelta
del Peri (en el puerto de San Fernando, 13 de Marzo de 1549); (3)
-((en dos dias del mes de Marzo, afio del nacimiento de nuestro
Salvador Jesu-Cristo, de mil y quinientos y sesenta y un aflose,
(el muy magnifico seflor Pedro del Castillo) fundaba, ((en el asiento

,(1) Colecci6n de los viajes... de Navarrete, tomo II, pig. 345.
(2) Toribio Medina: Juan Diaz de Solis, Documentos y Bibliografia, NoII1, pig. 7-13.
(3) Quintana: Vidas de Espafoles c6lebres. Francisco Pizarro, Ap6ndices, pig. 369 del tomo I1
(Madrid, 1879).-Reproducido por el traductor de la Historia de C. Cantd, tomo X, pig. 727.
(4) Ibidem, en Quintana, pig. 400; en Cantd, p. 737.
(5) Acompafa al Acta del juramento en la Colecci6n Bias Garay y en el Schmidel.-Es una
copia mandada hacer por el gobierno, y algo diferente en algunas expresiones, de la Capitulaci6n
primer, fechada sencillamente a veinte y un dias del mes de Mayo de mil y quinientos y treinta
y cuatro afioso. (En Madero, pig. 424).
(6) En el Schmidel, pig. 397-402.
(7) En la Colecci6n Bias Garay, pig. 200,-en el Schmidel, pig. 370.
(8) En el Schmidel, p. 415 y 416.








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


y valle de Guentala, provincia de Cuyon, la ciudad que mand6
(llamar y nombrar la ciudad de Mendoza, nuevo valle de Rioja); (1)
-una Real Pragmatica de Felipe II (en catalan) es de: ((19 del mes
de Enero aflo de la natividad de nuestro senior Jesu-Cristo mil qui-
nientos sesenta y tres,; (2)-en el Acta de la segunda fundaci6n de
Buenos Aires, Juan de Garay dice: (oy sAbado, dia de nuestro se-
for San Bernav6, onze dias del mes de Junio del afio del nasci-
miento de nuestro Redemptor Jesucristo de mil 6 quinientos y
*ochenta aflosn;(s)-y un oficio de la Inquisici6ni de Valencia es fe-
chado (a cinco dias del mes de Setiembre del nacimiento de nues-
tro seflor Jesucriston de 1583. (4)
Ademas de la de ((aflo del nacimienton, encu6ntranse tambien,
aunque menos frecuentes, otras multiples designaciones: afio del
;Sefor, de nuestro Redentor, de la Encarnaci6n, de nuestra salud,
de nuestra reparaci6n, de nuestra redenci6n. (") Nada he visto que
pareciera indicar que A mAs del aflo comln y del legal del naci-
miento se usara tambidn otro, distinto de ellos en cuanto A su
principio; (0) y creo por lo tanto que ninguna de estas designacio-
nes tiene un alcance propio. No me parece impossible sean meras
f6rmulas ampliatorias, como las que hoy tambien se emplean de
vez en cuando: afio de Cristo, aflo de gracia...; sin embargo, lo
mis probable, A mi juicio, es que son sin6nimos, 6 abreviaciones,
de la otra de ((afo del nacimiento de N. S., En ciertos casos, por
lo menos, es evidence que asi pasa con la de ((afo de nuestro Re-
dentor,, pues que sin otra mas designaci6n se hace empezar el
afno en 25 de Diciembre; (') y lo mismo creo respect de la de aflo



(1) Acta de fundaci6n en: Revista de Ia Biblioteca pdblica, tomo II (1880), pig. 117-119.
(2) *Dates en la nostra vila de Madrid a denau dies de Giner any de la nativitat de nostre
senyor Jesu Christ mil cinchents sexanta y tres.-Yo el Rey-. En el Boletin de la Academia de la
Historia, tomo X, pig. 280-283.
(3) En Madero: Hist. del P'serto de B. A., pig. 257.
(4) Boletin..., citado, tomo VI, pag. 410.
(5) Menendez Pelayo (Antologia de poetas liricos castellanos, tomo VI, pag. CCVIll y sig.)
trae como una list de libros impresos en Espafia A fines del siglo xv y principios del siguiente, en
que el afio, fecha de la impresi6n, Ileva alguna de aquellas designaciones, junto con la de a afo del
nacimiento .
(6) Por ejemplo, el aio de la Encarnaci6n, con principio en 25 de Marzo, que se usaba en Ca-
talufia y Arag6n antes del aflo del nacimiento, y se usaba todavia en el siglo xv en otras parts de
Europa.
(7) Ver mis adelante: IV, 1i. cita.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


del SeflorD, desde que en el mismo document se la encuentra con
la de c(afo del nacimiento de N. S. J. C.,. (1)
Con todo, el uso del aflo comfin iba poco A poco prevaleciendo,
y consigui6 al fin que se contara s6lo por el, hasta en las escriba-
nias. ()
Supongo que bast6 para ello la fuerza de la costumbre diaria y
general, y que no se necesit6 mandate alguno official derogatorio
de las leyes dictadas en 1350 y en 1383 por los reyes de Arag6n y
de Castilla. No s6 por lo menos que lo haya habido.
Lo inico que al respect he podido hallar es lo que sigue, to-
mado de l'Art de verifier les dates: (En 1575, el duque de Reque-
sens, gobernador de los Paises Bajos, mand6 por un Placarte de
16 de Junio, que el afio empezara el 1.0 de Enero. En 1576, Fe-
lipe II, rey de Espafla, di6 un Edicto de 31 de Julio que ordenaba
lo mismo para el condado de Borgoflan. (8) A lo que dice C. Cantt,
((en los Paises Bajos habia la misma variedad (en cuanto al prin-
cipio del aflo), pero en estilo de corte se contaba desde la Pas-
cua), (4) es decir como en Francia, y sin duda se haria lo mismo
en Borgofla.
El duque de Requesens y Felipe II, al establecer que en aque-
las provincias el afio comenzara el 1.0 de Enero, mandaron sin
duda se practicara en ellas lo que en Espafia, y era ademAs lo que
desde 1567 se observaba en Francia. Creo pues que en 1575 el
uso del aflo comfn era ya en Espafla perfectamente legal, sin
que hubiera todavia dejado de serlo el del aflo del nacimiento.
En cuanto al tiempo en que se perdi6 la costumbre de contar
por 6ste, tambien creo que puede fijarse el decenio comprendido
entire 1580 y 1590, para las provincias de lengua castellana. Por


(1) El document NO V de la Colecei6n Bias Garay (pag. 30-38) lleva alprincipio la feeha: .18
dias del mes de novyembre afio del Sefor de 1538 alos ,, y despu6s otra: 18 dias del mes de no-
viembre afio del nascimiento de nuestro salvador hiesueristo de 1538 aios..
(2) El Ada de repartici6n de tierras A los fundadores de Buenos Aires, por Juan de Garay, es
de: 24 del mes de Octubre de 1580 afios sin ninguna designaci6n. (En Madero, pig. 434). Fud
hecha ante Pero Hernandez, el mismo escribano, (seg6n Madero, pig. 265), del acta del juramento
y de otras varias escrituras psblicas, fechadas todas por el afo del nacimiento.
Ignoro en que se fund Lafuente al decir que se cont6 generalmente (por el afo del naci-
miento) hasta 1514, en que prevaleei6 el uso, 6 mas bien, el abuso, que se habia ido iptroduciendo.
de principiar el aio por el 1. de Enero (Hist. de Espaia, tomo IV, pig. 2290, nota 1). Ya se ha
visto que despuds de 1514 se contaba todavia por el aiio del nacimiento.
(3) Pag. VI, nota 2. (Edici6n de Paris, MDCCLXX).
(4) Historia universal, tomo VII, pag. 15.








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


lo menos los tiltimos documents en que he visto esa designaci6n
y su equivalent, A mi ver, de ((aflo del Seior), son de aquel dece-
nio. El oficio ya citado de la Inquisici6n de Valencia estA fechado:
a( cinco dias del mes de Setiembre del nacimiento de nuestro Se-
flor Jesu Christon de 1583; (')-la ((ciudad de Nuestra'Sefiora de la
Concepci6n de Buena Esperanza del Rio Bermejo) se fund en (ca-
torce de abril del ado del Sefor de mil quinientos y ochenta y
cinco)); (2)-y una de las primeras Actas del Cabildo de Corrientes
dice: (En la ciudad de Vera A siete dias del mes de Abril...1 seflor
de mil y quinientos y ochenta y ocho aflos). (5)
En cuanto A las escrituras en lengua catalana, las hay todavia
a mediados del siglo xvii fechadas por ((any de la nativitat), y
esto me parece una confirmaci6n de que no hubo orden official
mandando que el aflo legal fuera el mismo que el ordinario que
empezaba el 1.0 de Enero, y que en ello intervino s6lo la costum-
bre general, de mAs pronta eficacia en una que en otra provin-
cia de Espafia. (4)
La adopci6n definitive del aflo ordinario como official en los do-
cumentos en. castellano coincide asi con la reform gregoriana; y
Aeste prop6sito, despuds de recorder que ((en las cortes de Sego-
via se dispuso la adopci6n de la Era cristiana por el seflor Juan I,
empezandose el aflo desde el 25 de Diciembren, dice el Dicciona-
rio del Notariado de Espaiha: ((Pero desde la correcci6n gregoriana
se adopt el aflo Juliano, que principiando en 1.0 de Enero terminal
el 31 de Diciembre). (6)
Sabido es que esta correcci6n se redujo A practice en 1582. En


(1) Boletin de la Academia de la Historia, tomo VI, pig. 410. Las piezas del process Fran-
cisco Sanchez, dicho el Brocense (Documentos ineditos....., tomo III), empezado en 1584, son
todas sin designaci6n de afo.
(2) Acta de fundaci6n enRevista de la Biblioteca Pdblicade Buenos Aires, tomo II, pig. 131-137.
(3) Pag. 3 de la Colecci6n de datos y doeumentos referentes 6 Misiones como parte inte-
graute del territorio de la provincia de Corrientes, 1877 .. En el lugar de los puntos suspensivos
que marcan rotura en el texto, debi6 de haber: aario del nacimiento dell, 6 afio del, Sefor. Co-
rrientes se fund el 3 de Abril de 1588 (Ibidem, pig. 2).
Todas las Actas del Cabildo de Buenos Aires, de que las primeras publicadas son de 1589, estan
fechadas sin designacidn de aio de ninguna clase. (Actas del extinguido Cabildo de Buenos Aires).
(4) En cuanto a Portugal, eDom Filippe (II)... rei de Portugal., firmaba ain .dos privilegios
que concede aos cidadios de Bahia de Todos os Santos ,, en el anno do nascimento de Nosso
Senhor Jesus Christo de mil quinhentos e noventa e seis annos o. En Resista do Instituto historic
e geographic do Brazil, tomo VIII, pig. 512.
(5) Diccionario del Notariado de Espafia y de Ultramar, per D. Jos6 Gonzalez de las Casas.
Tomo V (Madrid, 1853), pig. 23, voz uEras.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


conformidad con lo dispuesto por S. S. el Papa Gregorio XIII en
Bula de 24 de Febrero, Felipe II expidi6 desde Lisboa, el 19 de Se-
tiembre de ese aflo, una Real Pragmatica, en que ordenaba y man-
daba (que en el mes de Octubre de este aflo de ochenta y dos, se
quiten diez dias, contando quince de Octubre cuando se habia de
contar cinco, continuando los dias, meses y aflos como antes
solian, () y porque en algunos mis reinos y seflorios no podian
tener noticia de lo susodicho que S. S. ha ordenado... ordeno y
mando que se haga en el aflo siguiente de ochenta y tres, 6 en el
primero que de lo susodicho se tuviere notician. (')
Nada contiene la Pragmdtica de Felipe II relative al dia en que
debia empezar el aflo; creo, sin embargo, que puede decirse, como
lo hace el Diccionario citado, que el abandon del aflo del naci-
miento coincide con la reform gregoriana.



IV

DEL ALCANCE DE LA DESIGNACION DE ((ANO DE NACIMIENTO DE N. S. J. C.)


Por lo demas, en la practice, para la interpretaci6n de las fe-
chas en los documents y libros del siglo xv y del xvi, importa poco
saber hasta cuando dur6 el empleo del ((afo del nacimiento de
N. S. J. C.) Donde no hay esta designaci6n, se cuenta por el afno

(1) Santa Teresa que muri6 el jueves 4 de Octubre de 1582 fu6 sepultada al dia siguiente, que
se contd: viernes 15 de Octubre. Su fiesta se celebra el 15 de Octubre.
(2) En Diccionario de Legislaci6n yJurisprudencia, por Santiago Oliva y Bridgman, tomo IV
(Barcelona, 1890), voz Calendario .;-en Diccionario del Notariado..., citado, tomo II, pig. 199,
voz iCalendario.;-y en Recopilaci6n de Leyes de Alcubilla.
Los paises catdlicos adoptaron fAcilmente la reform gregoriana, aunque no todos en 1582, ni
se suprimieron los dias marcados por el Papa en todas las parties de un mismo pals; asi en Fran-
cia, el Parlamento de Tolosa mand6 se quitaran los comprendidos entire el 2 y el 13 de Diciembre
y el de Paris los comprendidos entire el 9 y el 20 del mismo mes. En Alemania, los protestantes se
dividieron en dos partidos: unos admitian la reforms porque era buena; otros la rechazaban, por-
que su autor era el Papa, y tomaron de alli ocasi6n pars publicar various libelos, de los cuales uno
se titulaba: ALa rebelidn de las mujeres contra el Papa que les ha robado dies dias,. (Jannssenn:
1'Allemagne et la R6forme, traducci6n francesa, tomo V, pig. 392). La reform gregoriana no fud
admitida en today Alemania hasta 1699 (Cantd). En Inglaterra, el afo empez6 el 25 de Marzo
hasta 1752. En esta dpoca, se tom6 como principio el 1o de Enero, y el afo 1751, comenzado el 25
de Marzo fu6 terminado el 31 de Diciembre. Lord Chesterfiel, promoter de esta reforms (y ademAs
de la adopcidn de la gregoriana) estuvo A punto de ier apedreado; se le persigui6 largo tiempo
con los gritos de: Devolvednos nuestros trees meses proferidos por los que creian su vida
acortada en este tiempo En: La Grande Encyclopddie, tomo III, voz uAnn6es, 4 no ser el paren-
tesis, fundado en lo que dice el mismo lord Chesterfield en las eartas a suhijo. (Tomo I, pig. 508,
traducci6n castellana, Paris 1890).








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


comuin, con principio en 1.0 de Enero; donde la hay, debe enten-
derse que rige el que corre desde el 25 de Diciembre, fiesta de Na-
vidad.
El ano del nacimiento) qued6 asi siempre conforme con su
nombre y con lo dispuesto por las 6rdenes reales de 1350 y 1383.
Algunas citas lo demostraran con toda evidencia, pues resultan
inexplicables si no se recuerda que el aflo del nacimiento empe-
zaba el 25 de Diciembre. Pero antes deben hacerse dos observa-
ciones: I.a, que cuando acaba de nombrarse la fiesta de Navidad,
la fecha que sigue se cuenta por el afio del nacimiento, aunque
por lo regular no se pone esta designaci6n; (') 2.a, que cuando al
principio de un document se dice ((aio del nacimienton, todas
las otras fechas que hay en l1 con la afadidura de ( dicho aflo n,
6 Adicho mesn, deben contarse tambien por el aafio del naci-
mienton. (2)
I.-El rey de Castilla, Enrique III, dicho el Doliente, se halla-
ba en Toledo, pr6ximo a la muerte. Dict6 su testamento, que (Fe-
cho e otorgado fue este testamento a veynte e quatro dias de Di-
ciembre aflo del nacimiento de Nuestro Sefior Jesu Christo de mill
e quatrocientos e seis afios); (8) y al dia siguiente, (estando las
cosas en este estado, dice la Cr6nica del Rey don Juan, el sabado
a veynte e cinco dias del mes de Diciembre, comenzando el aflo
de Nuestro Redentor de mil e quatrocientos e siete aflos, el dicho
rey D. Enrique di6 el anima), (4) y ((su epitafio dice haber falleci-
do en el afio de siete ). (')


(1) Ver 3.', 5.', 6.' y 7.' citas.
(2) Es lo que sucede con el Acta del Juramento. El encabezamiento dice 28 de Diciembre
nafio del nascimiento de nuestro Salvador. 1538; sigue despuds el: Juramento.-E despues de
lo susodicho... veynte e ocho dias del dicho mes de Diziembre del dicho afo de myll e quinientos
e treynta e ocho anos... en este dia juraron los mis de los conquistadores presentes.- E- des-
pues de lo susodicho... a veynte e nueve dias del dicho mes de Diziembre de 1538,, juraron al-
gunos mis.
( 3) Cr6nica del senior rey don Juan, segundo de este nombre en Castilla y en Le6n, por Fer-
nin Perez de Guzmdn (Valencia, 1779), pig. 16.-Las palabras citadas forman part del testa-
mento que esti integro pags. 9-16.
(4) Ibidem, pig. 6.--En tal estado exacerbironse en tal manera A don Enrique sus dolen-
cias, que antes que pudiera dar cima & sus designios, le arrebat6 la muerte en Toledo a 25 de Di-
ciembre de aquel mismo afio (1406), y I los 27 de su edad, con gran sentimiento y Ilanto de toda
Castilla.. Lafuente: Hist. de Espana, tomo IV, pig. 2439.
(5) Hablando de Enrique III dice el P. Florez que pas6 al trono de la inmortalidad en el
aho siguiente, sAbado 25 de Diciembre de 1406 en la ciudad de Toledo, donde fu6 sepultado en la
capilla de los reyes nuevos; y aunque su epitafio dice haber fallecido en el aio de site, no se opone
al cdmputo referido del 1400, porque esto se entiende del estilo present en que aplicamos los dias








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


II.-A fines del mismo siglo xv, seguia contandose de identica
manera en el que podia llamarse ya reino de Espaifa.
Despuds de arrancar uno por uno los granos de la codiciada
Granada, como se dijo entonces, los Reyes Cat6licos iban por fin
A tener en las manos el fruto entero. El 25 de Noviembre de 1491,
firmaron los Capitulos de la rendici6n de la plaza, y su ratifica-
ci6n es: ((Dada en nuestro real de la Vega de Granada, treynta
dias del mes de Diciembre, afno del nascimiento de Nuestro Seflor
Jesu Chripsto de mill e quatrocientos et noventa et dos afios.-Yo
el Rey. Yo la Reyna), () y tres dias mas tarde, el 2 de Enero de
dicho aflo, se les entreg6 la ciudad.
III.-((Y en aquel mismo afio descubri6 Col6n estas Indias,
como dice Oviedo, y lleg6 a Barcelona (donde estaban los Reyes),
en el siguiente de mil y cuatrocientos y noventa y tres afios)). ()
Pocos dias despu6s, (el cuarto dia antes de las Nonas de Mayo)
(4 de Mayo), el Papa Alejandro VI, espafol por su nacimiento, di-
rigia a los Reyes de Espafia la famosa Bula en que les concedia
((todas las islas y tierras firmes)), situadas al Oeste de una linea
((que dista cien leguas)) de las Azores, las cuales tierras (por otro
Rey 6 principle cristiano no fueren actualmente poseidas hasta el
dia del Nacimiento de Nuestro Sefior Jdeucristo, pr6ximo pasado,
del cual comienza el ano present de mil cuatrocientos noventa y
tres). (8)
IV.-El amigo de Crist6bal Col6n y cronista de los Reyes Ca-
t6licos, Bernaldez, describe en cierta ocasi6n: (El dia de Afio Nue-


iltimos de Diciembre al afio mismo que corre en los primeros. Pero el epitafio habla segdn la ley
recidn puesta en aquel tiempo do que dejando el c6mputo de la Era se contase por los ailos del na-
cimiento de Cristo, empezando por el 25 de Diciembre: y como este Rey muri6 en aquel dia, por
tanto le contaban como primero del siguiente 1407. Dur6 poeo aquella prActica: pues acostumbra-
dos los pueblos a contar por el 1. de Enero no alteraron el ndmero del alio en los dltimos de Di-
ciembre,. P. Florez: Memorias de las Reynas Cat6licas, tomo II, pag. 719.
(1) En Mariana: Historia general de Espafla, tomo VIII (Madrid, 1794), nimero VIII de los
Apindices, pig. LVII: Capitulos y ratificaci6n.
(2) Historia de las Indias, libro II, cap. VII, tomo I, pig. 28.
(3) usque ad diem nativitatis Domini Nostri Jesu Christi a quo incipit annus priesens mille-
simus quadringentesimus nonagesimus tertius,. Traduccidn de la Bula, y luego texto y traducci6n
al frente en Navarrete. (Colececin de los viajes..., tomo II, pAgs. 29-43), y en Calvo (Colecei6n de
tratados..., tomo I, pags. 4 y sig.)-Las palabras citadas se hallan tambidn en la nota 2 de la Ar-
gentina de Ruy Diaz de Guzmin, edici6n Pelliza.-Las Casas (Historia de las Indias, tomo 1, pa-
gina 485) las menciona, aunque no las copia textualmente.-Sol6rzano da la traducci6n de la Bula
enter. (Politica Indiana, libro I, cap. X, ndms. 22, 23 y 24; part I.L, pigs. 43-45 de la edici6n de
Madrid, MDCCLXXVI).








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


vo, primero de Henero, comienzo del aflo 1510n; (1) pero describe
tambi6n en otro lugar: (Este rey de Francia (Carlos VIII), sali6
de Francia en el mes de Septiembre del aflo de 1494 atos... (9) y
entr6 en Roma, dia de San Juan Evangelista, tarde, A 27 dias del
mes de Diciembre, tres dias andados del aflo del nascimiento
de Nuestro Redemptor Jesu Christo de 1495 afos,, (8) fecha que
no deja de concordar con la de 1494 que las histories todas de
hoy asignan A la entrada de Carlos VIII en Roma.
V.-Hablando del tobispo don fray Johan de Quevedo, de la
Orden de Sanct Francisco, el primero prelado que pas6 A la Tierra
Firme, con titulo de obispo de Sancta Maria de la Antigua e de
Castilla del Oron, dice el cronista Oviedo: (Despues quel obispo
dex6 concertado este debdo (el casamiento de Vasco Nuftez de
Balboa con la hija de Pedrarias), e dadas las manos, como es di-
cho, e quel governador le favorescia, 61 se parti6 para Espafta, e
se fu6 a la c6rte a Barcelona, e muri6 desde a muy pocos dias, en-
trante el afio, 6 diciendo mejor el postrero dia del aflo de mill e
quinientos e diez y nueve, que fu6 vispera de la Natividad de
Chripsto, veynte y quatro de diciembre). (9
VI.-Del mismo Oviedo: libro IV, cap. IV: (En que se tracta
la rebellion de los negros e del castigo que el almirante, don Diego
Colom, hizo en ellos, etc.
S(Hasta veynte negros del almirante, y los mAs de la lengua de
los jolophes, de un acuerdo, segundo dia de la Natividad de
Chripsto, en principio del aflo de mill e quinientos e veynte dos,
salieron del ingenio... (6)


(1) Historia de los Reyes Cat6lieos (Sevilla, 1870), tomo II, pig. 341.
(2) Ibidem, pigs. 90 y 91.
(3) Ibidem, pigs. 94 y 95. -Les ~eoa Consist, (inddits) mentionnent en quelques mots
1'entr6e de Charles VIII. Die ultimo decembris 1495 (sic) hora prima noc s ser D. Carolus Fran-
corum rex... intravit urbem cum exercitu suo (Louis Pastor:. Histoire des Papes,.traducci6n
francesa, tomo V., pig. 433, nota 1).-EI basic que acompafa la fecha 1495 es del autor de la His-
toria.
(4) Libro XXIX, cap. XII, tomo III, pig. 57.-Las palabras citadas antes son pig. 22.
(5) Tomo 1, pig. 108.
Hay en la conoeida carta de Luis Ramirez, de la expedici6n de Sebastian Gabotto, una fecha
cuya interpretaei6n puede ofrecer alguna dibcultad, en vista del uso simultineo de los dos afos
con principio distinto.-Dice Ramirez, que partieron de Sancti Spiritus, rio arriba, en veynte y
tres dias del mes de digiembre del dho. aio (1527), que fu6 vispera de Navidad, ese dia andubimos
muy poco por calmarnos el viento; luego otro dia se hizo bela e llegamos i una ysla la qual se
puso nombre de Afio Nuevo por allegar alli & tal diau. (En Madero, p8g. 401).
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO 11 3








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


VII.-Las citas que preceden traen todas, como se ha visto,
fechas anteriores al juramento de obediencia en Corpus Cristi.
Otras dos demostrarAn que despuds de 61, lo mismo que antes, el
aflo del nacimiento empezaba el 25 de Diciembre.
Entre las varias Relaciones ajenas que Oviedo incluy6 en su
Historia, hallase una 0) escrita por el P. Gaspar de Carvajal, de la
Orden de Predicadores, compaftero que fu6 de su compatriota
Orellana, (') en aquel maravilloso viaje que realize por el Napo y
el Amazonas desde el Ecuador hasta el AtlAntico.
Dice el P. Carvajal: ((Salimos del real segundo dia de Pasqua
de la Natividad de Nuestro Redemptor Jesu Chripsto, lunes, ano
e dia segundo de mill e quinientos e quarenta e dos afios (8) y no
se opone este modo de contar A que en la pAgina siguiente, el mis-
mo P. Carvajal llame al 1.0 de Enero: (dia de Aflo Nuevon; (4) ni
se opone el haber colocado la salida en 26 de Diciembre de 1542 A
que hable como de tiempo posterior de "(doce dias del mes de
Mayo de mill e quinientos e cuarenta y dos afos). (0) uSalimos del
sussodicho rio (Marafon), para entrar en la mar sAbado de mafia-
na, antes del alba, a veynte y seis dias del mes de Agoston, dice
en el fin de su Relaci6n el P. Carvajal, (") y Oviedo aflade por su
parte: ((Yo habl6 en esta cibdad de Santo Domingo al capitan


Las varias copias impresas que he visto de la carta de Ramirez dicen: 23 de Diciembre, vispera
de Navidad; pero 23 es, sin duda, error de pluma, por 24, y asi lo entendi6 H. Harrisse.
Gabotto parti6, pues, del fuerte el 24 de Diciembre. Al dia siguiente,-que eso es lo que sig-
nifica la locuei6n otro dia, muy frecuente en las relaciones de aquellos tiempos,-al dia siguien-
te, 25 de Diciembre, pudo proseguirse mis ripido el viaje. ,En qu6 dia Ilegaron i la isla de Alo
Nuevo? iFu6 el 25 de Diciembre, i. del aio official? 6 Iel 1. de Enero, l.o del aio com6n?-Ca-
ben ambas interpretaciones; sin embargo, como el nombre de 'Afio Nuevo. no se aplic6 nunca, en
cuanto sepa, mas que al 1.0 de Enero, creo que Gabotto Ileg6 la isla de AAfio Nuevo,, no el 25
de Diciembre de 1527, sino el 1.o de Enero del 28.
1i) Libro L, cap. XXIV, tomo IV, pigs. 541-573.
(2) Oviedo, tomo IV, pigs. 384 y 385: El nSmero de la Gente, con que el Capitan Frangisco
de Orellana sali6 del real de Gongalo Pigarro e discurri6 por el grand rio Maraaon. Hay 54 nom-
bres, el 1.o: El capitan Frangisco de Orellana, natural de la cibdad de Truxillo, en Extremadura;
el 53o y pen6ltimo: Fray Gaspar de Carvajal, de la Orden de Predicadores, natural de Truxillo.
El P. Carvajal vino al Tucumin en 1550 con Nufiez del Prado (Lozano: Historia de la con-
quista del Paraguay, tomo IV, pigs. 100 y siguientes; y Lafone Quevedo: El Barco y Santiago
del Estero, esludio hist6rico-geogrifico, en el tomo XIX del Boletin del Instituto Geogrifico Ar-
gentino).
(3) Ibidem, tomo IV, pig. 542.
(4) Pag. 543.
(5) Pig. 552.
(6) Pag. 572.








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


Francisco de Orellana, e lleg6 aqui un lunes, veynte e dos dias del
mes de Noviembre de mill e quinientos e cuarenta y dos afiosn. (L)
VIII.-La prueba mas clara de lo que ya expuse acerca de la
existencia de dos afios con un principio diferente y de su uso si-
multaneo, que debia dar por resultado el que un mismo dia perte-
neciera a dos aflos numericamente distintos, la prueba aquella
estA en el encabezamiento de una Informaci6n incluida en la Co-
lecci6n de documents de Bias Garay. (")
Empieza con estas palabras: ( En la ciudad de Santa Cruz de
la Sierra a veynte y nueve dias del mes de Diziembre de myl y
quinientos y sesenta y dos aflos y del nascimyento de Nro. Salva-
dor Jesuxpto de myl y quinientos y sesenta y tres...) (")
Despuds de leer aquellas citas, no creo que pueda ya caber duda
de que la fecha estampada en el Acta del juramento: "YVeynte e
ocho dias del mes de Diziembre aho del nascimiento de Nuestro Sal-
vador Xpto de myll e qninientos e treynta e ocho aios), es lo mis-
mo que 28 de Diciembre de 1537, no pudiendo en ninguna mane-
ra suprimirse las palabras aho del nacimiento de N. S., para leer
s6lo: 28 de Diciembr de 1538, como hasta ahora se hizo.
No me extender, para fundar asnh mds ese aserto, sobre otro
gdnero de prueba, que es la prActica de los historiadores espaflo-
les que han interpretado ciertas fechas que traian los documents
antiguos ateniendose A las diferencias entire los calendarios anti-
guos y el de hoy. Algunos de aquellos autores quedan citados: el


H) Pag. 573.-0viedo dice alli mismo: ,He puesto aqui esta memorial porque soy amigo de
dar testigo de lo que escribo: y he desseado ver aquel religioso fray Gaspar de Carvajal, de la
Orden de los Predicadores, questa relation escribi6: y estos cavalleros hidalgos me dixeron que
se av a quedado A descansar en la isla de la Margarita: e digo que holgara de verle e de conosper-
le much; porque me paresge que este tal es digno de escrebir cosas de Indias, e que debe ser
creydo en virtud de aqnellos dos flechagos, de los quales el uno le quit o quebr6 el ojo: e
con aquel solo, demhs de lo que su auctoridad e persona meresce, ques much, segund afirman
los que le han tractado, creeria yo mas que a los que con dos ojos e sin entenderse ni entender
que cosa son Indias, ni aver venido a ellas, desde Europa hablan e han escripto muchas novelas,
a las qoales en verdad no hallo yo otra comparacion mis al proprio que a palabras de papagayos,
que aunque hablan, no entienden ninguna cosa de lo quellos mesmos dicen,. Tomo IV, pggs. 573
y 574.
(2) Pags. 373-430.--Es la ,Ynformaci6n 6 Ynterrogatorio sobre los servicios prestados a
S. M. poriel capitin Hernaudo Salazar.--Este Salazar era el teniente de Nuflo de Chaves, el fun-
dador de la ciudad.
(3) Pag. 373.-Las 23 preguntas y las deposiciones de dos testigos son del 29 de Diciembre;
las deposiciones siguen, una ,a treynta dias del dicho mes e alo susodicho,, otras dos *a treynta
y on dias del dicho mes y afio susodicho,, y otras dos -a tres dias del mes de Enero de myll y qui-
nientos y seienLa y tres alios.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


P. Florez, Lafuente y el P. Fita. Anfadir6 s6lo otro testimonio, el
que me ha parecido mas interesante y de mayor peso por referirse
A hombres y hechos bien conocidos y ser de un escritor del mismo
siglo xvi, que debi6 por consiguiente saber perfectamente en qu6
dia se empezaba el afio por aquel tiempo.
((Yo hall, dice el P. Las Casas, () en un libro viejo de Crist6-
bal Col6n, de las obras de Pedro de Aliaco, escritas estas palabras
en la margen del tratado De imagine mundi, cap. 8.0, de la misma
letra y mano de Bartolom6 Col6n, la cual yo muy bien conoci y
agora tengo cartas y letras suyas, tratando de este viaje (de Bar-
tolom6 Diaz): N6tese que en este afio de 88, en el mes de Diciem-
bre, aport6 en Lisboa Bartolom6 Diaz, capitAn de tres carabelas, A
quien el serenisimo rey de Portugal habia mandado a Guinea para
que explorase la tierra, y yolvi6 A anunciar al mismo serenisimo
rey, como habia navegado mAs allA de lo navegado 600 leguas...
hasta llegar A un cabo nombrado por 61 mismo (') (cabo de boa
esperangan... A todo lo cual'me hall yo presente.n (s)
Transcrita la nota latina y traducida, Las Casas prosigue: (Pa-
rece diferir lo que dice Bartolom6 Col6n y lo que refiere el portu-
gu6s coronista porque dice Bartolom6 Col6n que el aflo de 88 y el
coronista que el de 87 que llegaron A Lisboa: puede ser verdad
todo desta manera, y es que algunos comienzan A contar el afio
siguiente hasta (') el dia de Navidad, que ansi lo debia "contar
Bartolom6 Col6n, y por eso dijo que en Diciembre Ilegaron a
Lisboa afio de 88, y otros desde Enero, y ansi no siendo sa-
lido Diciembre, refiri6 el coronista que el afio de 87 ilegaron A
Lisboa. )



(1) Historia de las Indias, tomo I, pigs. 213 y siguientes.
(2) Por el mismo rey, de que se dijo arriba .el mismo serenisimo rey,. Sabido es que fu6
Juan 11 y no Bartolom6 Diaz, quien llam6 de -boa esperangav A ese cabo.
No era BartolomB Col6n un eximio latinista, y a prop6sito de esta nota manuscrita suya, dice
Las Casas: Algun mal latin parece que hay, e todo lo es malo..
(3) Como el P. Las Casas, al trascribirlo, ha enmendado en algo el texto de la nota latina de
Bartolome Col6n y dado de ella una traducci6n bastante libre, he hecho la que antecede, de la
part mis esencial, sobre el texto literal que trae Josd Maria Asensio en su Cristdbal Coldn (Gran-
de edici6n ilustrada, Barcelona, 1891, tomo 6, pig. 221, Aclaraciones).
El titulo exacto de la obra del cardenal Pierre d'Ailly, obispo de Cambrai, es: Imago mundi.
(4) El texto impreso dice .hasta., con lo que results obscure; sin duda es error do plums, 6
de copia, 6 de imprenta por adesde,: eAlgunos comienzan A contar el alto siguiente desde Navidad,
y otros desde Enero,. Aqui el texto dice efectivamente desde.








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


V

DE COMO LA FECHA 28 DE DICIEMBRE DE 1538 ES INADMISIBLE
PORQUE SUPONE HECHOS IMPOSIBLES


Los acontecimientos son los materials con que se construye el
edificio de la historic. Corresponde en 1l A cada uno de ellos un
sitio tnico, fuera del cual no es possible colocarle sin destruir la
solidez y quebrantar la armonia del conjunto.
Siendo el juramento de obediencia a Ruiz GalAn en Corpus
Cristi de 28 de Diciembre de 1537, no podia suceder que se le co-
locara un aflo mAs tarde, y que alli cuadrara.
Y en efecto, no cuadra. La fecha 28 de Diciembre de 1538 im-
portaba la necesidad de admitir ciertos hechos, y aunque todavia
quedan various puntos obscuros en la historic de la conquista del
Rio de la PIata, basta lo conocido para que nos demos cuenta de
que aquellos hechos fueron imposibles, prueba de lo infundado de
su base, es decir, de que el juramento de obediencia no era de
28 de Diciembre de 1538.
Para mAs fAcil comprensi6n de las explicaciones que han de
seguir, dare desde luego algunos apuntes hist6ricos acerca de lo
que pasaba en el Rio de la Plata en los afos de 1537 y 1538.


1. APUNTES HISTORICOS

Por Setiembre de 1536, don Juan de Ayolas, el lugarteniente'
del Adelantado don Pedro de Mendoza, habia partido del fuerte
Corpus Cristi hacia el Norte, para el viaje de exploraci6n de que
no debia volver; () y el siguiente 15 de Enero sali6 de Buenos


(1) ,Dende ha siete meses que don Pedro obo llegado a esta provincia envi6 a Juan de Ayo-
las por su teniente de capitan general con ciento sesenta onbres, en tres nabios A descubrir esta
tierra, y en cabo de otros tres meses embi6 en su demand en seguimiento del capitan Juan de
Salazar con dos bergantines 6 sesenta onbres, el cual parti6 del puerto de Buenos Aires A quince
dias del mes de Enero del aflo de quinientos e treynta 6 siete afos. Memorial de Pero Hernan-
dez, N.o 3, pag. 326 y 327 del Schmidel.-Que Ayolas parti6 de Corpus Cristi lo dice Villalta: nan-
tes qudl parties (Mendoza, de Corpus Cristi para Buenos Aires), Juan de Ayolas se avia partidon.
Carta de Francisco Villalta, N.o 23, pig. 309 del Schmidel.









REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Aires, en busca de noticias suyas, el capitan Juan de Salazar, que
llevaba como segundo jefe a Gonzalo de Mendoza. (l)
Pero el Adelantado no tuvo Animos para esperar su vuelta:
quebrantado por la enfermedad, por el fracaso de su expedi-
ci6n, (2) quizk tambien por los remordimientos, se embarc6 para
Espafia el 2 de Mayo; (") dejaba por teniente de gobernador & Juan
de Ayolas, y en ausencia de 6ste a su compatriota y companero de
infancia, Francisco Ruiz GalAn, con poderes amplios para mandar
en Buenos Aires y Corpus Cristi. (')
En el entretanto Juan de Salazar seguia remontando los rios
en demand de Ayolas. A los seis meses, (') lleg6 al puerto lla-
mado por Ayolas la Candelaria, por los 21020' de latitud, () y alli
se encontr6 con Domingo Martinez de Irala, t quien Ayolas, al in-
ternarse en las tierras, dej6 encargado que le esperase. (7)
Volvi6se, pues, Salazar rio abajo, y el 15 de Agosto de 1537,
empez6 con la ayuda de los Indios Guaranies, amigos suyos por
el moment, la construcci6n de una casa fuerte de madera, que
fu6 el principio de la ciudad de Nuestra Sefiora de la Asunci6n. (8)


(1) Informaci6n de Gonzalo de Mendoza, preguntas i1 y 12 (pig. 203-204) y deposici6
correspondiente de Juan de Salazar (pig. 218-219) en la Colecci6n de documents de Bias Garay.
(2) cAfligido, dice Herrera, (d4c. 6.A, lib. 3.0, cap. 17), de la pdrdida del hermano y de ver
que aquella empresa que avia tomado le sucedia muy dura y dificultosau, y vidndose postrado en
cama con cuatro Ilagas en la cabeza, otra en una pierna, y una sexta en la mano derecha que
apenas le dejaba escribir (PreAmbulo de las instrucciones que don Pedro dej6 escritas para Ayo-
las), y Ic presagiaban la proximidad de su fin, resolvi6 regresar A Espafan. Madero: Historia del
Puerto de Buenos Aires, pig. 154 y 155.
(3) M. Dominguez: la Sierra de la Plata, pag. 52, nota 4.
(4) ,Provisi6n..., fechada en Buenos Aires ca veinte dias del mes de Abril aio del naci-
mientou de 1537. (En Madero, pig. 425-427).-Es la que present Ruiz Galan en Corpus Cristi
para motivar el juramento. Sigue al Acta en la Coleeci6n Bias Garay, (pig. 28-30) y en el
Schmidel (pig. 451-453).
Don Pedro de Mendoza recomendaba Galin A Juan de Ayolas, dici6odole: nque es de mi tierra
y sabois que nos criamos juntos,,. Madero, pig. 156.
(5) Informaci6n de Gonzalo de Mendoza, pregunta 14 (pig. 294) y deposici6n correspon-
diente de Juan de Salazar (pig. 219) en la Colecei6n Bias Garay.-Seis meses de viaje fijan la lle-
gada de Salazar A la Candelaria en mediados de Julio.
(6) ElI Pan de Azicar del mapa de Azara, en 21030'. Se halla cerca del puerto de la Can-
delaria por donde Juan de Ayolas hizo su entrada. Alvar Nunez Cabeza de Vaca (Comentarios,
cap. XLIX) lo coloca en 21020' y no 20040'. Es un modo de hablar porque el que subia le faltaba
un tercio de grado para alcanzar A los 21,,. Lafone Quevedo: Pr6logo del Schmidel, VIlI, pag. 50.
(7) Informacidn de Gonzalo de Mendoza, pregunta 24 (pag. 204) y deposici6n de Salazar
pig. 219), en la Colecei6n Bias Garay.-Pero Hernandez dice que Ayolas uentr6 a doce de Febre-
ro del afio de quinientos 4 treinta 6 siete afoss. Memorial N.- 5, pig. 327 del Schmidel.
(8) -Un enredo de Schmidel en la redacci6n de su Viaje ha dado origen al error que ha atri-
buido A Juan de Ayolas la fundaci6n de la ciudad. (Ver el Prl6ogo del Schmidel: XVIII, Confu-
siones en el relato del autor).-La documentaci6n today del tiempo de la conquista, y en particular









RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


Dej6 en ella A Gonzalo de Mendoza con 30 hombres, para cuya
mayor seguridad tom6 consigo como rehenes A los hijos de los
Indios principles, (1) y se baj6 A Buenos Aires, A donde Ilegarfa
por Octubre del mismo aflo 1537. (0)
Ignoro lo que entonces arreglaron entire si Ruiz Galan, Salazar
y los oficiales reales; pero lo cierto es que no se hizo nada de lo
dispuesto por don Pedro de Mendoza antes de su partida. Oviedo,
que en este caso me parece perfectamente bien informado, cuenta
lo que sucedi6 luego del modo siguiente: (8) ((Cuando el capitAn
Salazar volvi6 a don Pedro de Mendoza, su general, con las nue-
vas que es dicho, hallole partido para Espalia; y al tiempo de su
partida habia dejado ordenado que Francisco Ruiz GalAn, despues
que el Salazar volviera, tomase el gale6n llamado la Anunciada
que alli quedaba, y se fuese tras 1l a Espafta, y dejase la gente y
bergantines, y todo lo demAs que alli qued6, al capitAn Salazar... (')
Pero como Francisco Ruiz vi6 la plata y nuevas que trajo Salazar,
no quiso hacer lo que don Pedro habia mandado, (") antes se hizo
jurar por gobernador; (e) y asi como se determine en ser tirano,

la lnformaci6n de Gonzalo do Mendoza en que Salazar y Gonzalo reflieren los pormenores del he-
cho, no deja ya lugar A ninguna duda de que Salazar fud el verdadero fundador; el asiento de la
poblaci6n se eligi6 cuando subian y la fundaci6n se efectu6 A su vuelta. (Preguntas 15 y 16 de
dicha Informaci6n (pag. 205) y deposici6n de Salazar (pag. 220-221) en Colecci6n Bias Garay).
Ni Gonzalo ni Salazar indican el dia de la fundaci6n; pero el ge6grafo Lopez de Velasco dice:
.La ciudad de la Asunci6n: Fundola Juan de Salazar... y ilamola del nombre que ahora tiene por
haberse comenzado A fundar el dia dela Asunci6n,, pag. 556 de la: Geogralia y descripei6n uni-
versal de las Indias, recopilada desde el afio 1571 al 1574; publicada por primer vez por don
Justo Zaragoza, Madrid, 1894.
(i) Informaci6n citada, deposici6n de Salazar, pig. 220.
(2) Ibidem.--Pasados seis meses despues de la partida (de don Pedro), bino el capitin Juan
de Salazar Despinosan. Memorial de Pero Hernandez, N.O 5, pig. 317 del Schmidel.-Diez mess
dur6 pues el viaje de Salazar, seg6n Pero Hernandez; parti6 el 15 de Enero, volveria hacia me-
diados de Octubre.
(3) Historia..., tomo II, pag. 195.-Para no entorpecer la lecture del texto de estos apuntes,
modernize la ortografia de Oviedo.
(4) Esto es en efecto lo que dispuso Mendoza en su lustrucci6n a Francisco Ruiz Galan,
pig. 18 de la Colecci6n Blas Garay y 405 del Schmidel.-Ver tambidn Madero, pig. 155 y 156.
(5) El mismo Ruiz Galan dice en su Informaci6n de 3 de Junio de 1538, en Buenos Aires,
(pig. 489 del Schmidel): Bino el capitan Juan de Salazar... 8 dijo al senior tenlente de goberna-
dor... qudl dejaba fecha una casa en el dicho rio Paraguay fuerte con yndios muy amigos de los
cristianos... 8 que avia hallado much harina de mandioca 8 mayz e que seria bien que la gente
subiese 6 se Ilevase A la dicha casa porque en el campo ni alli no le faltaria de comer 8 mas que
estarian mis cerca de la entrada de la sierra de la plata e para saber del dicho capitAn Juan de
Ayolas 8 ansi mismo trujo muestras de plata 6 de otros ciertos metal y el dicho sefor teniente de
gobernador bisto lo susodicho con parecer de los oficiales de su Mag. por se certificar de lodo ello
6 no dejar la gene en part donde no se pudiese mantener quiso en persona yr alli,.
(6) Parece, segun esto, que hubo un primer juramente en Buenos Aires, y no ereo imposi-
ble hays habido otro en la Asunci6n.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


fuese A la provincia de los timbus, llamada Buena Esperanza y
Corpus Cristi, donde le juraron). (1)
De la fecha de este juramento en Corpus Cristi, 28 y 29 de
Diciembre de 1537, se desprende que debi6 proseguir su viaje A
principios del 38. (Tom6 toda la gente que estaba en el puerto de
Corpus Cristi, () dice 61 mismo, y la llev6 A la dicha casa (de la
Asunci6n), donde hall much hambre & causa de que la langosta
se habia comido lo sembrado, por lo cual se quiso volver; mas
porqud le dijeron que en la frontera y comarca de la dicha casa
habia de comer, y los indios que lo tenian eran enemigos, con
parte de la gente fu6 allA, y tom6 contra su voluntad todo el basti-
mento, en lo cual anduvo un mes, en cabo del cual se vino A la di-
cha casa). (")
'En esto lleg6 Domingo Martinez de Irala A rehacerse de vive-
res y reparar sus navios. Hubo sus competencias con Ruiz GalAn:
pretendia 6ste que Irala le diera obediencia, y negibasela Irala,
respondiendo ((que si 61 le mostrase por donde Juan de Ayolas le
debia obedescer, que en tal caso le obedeceria y no en otra mane-
ran; pasaran las cosas mAs allA A no intervenir ((ciertas personas,,
que consiguieron de Ruiz uno de sus bergantines con que Irala
se volvi6 A esperar A Juan de Ayolas. (')
En la Asunci6n, segdn prosigue l1 mismo, Ruiz GalAn (hizo
una iglesia, donde dejd para que sirviesen & Dios al padre Fran-
cisco de Andrada, y al racionero Gabriel de Lezcano, y a los padres
fray Juan de Salazar y fray Luis, y asimismo dej6 en la dicha
casa al dicho capitan Juan de Salazar con cincuenta hombres con
los bastimentos que pudo... Dejoles asi mismo fragua, rescates y

(1) El 28 de Diciembre prestaron el juramento 135 conquistadores, y al dia siguiente otros 11
(uno de ellos, Pedro Genovds, estI en las dos listas de los que juraron).-ObligAbanse todos A
que nguardarian el seivicto de su mag. e del senior adelantado don Pedro de Mendoza...; procura-
rian la utilidad general..., e lo que even A toda lealtad, e como tales han e tienen, e habrAn e
ternan en todas las parties desta conquista al senior capitin Francisco Ruiz GalAn por su theniente
gobernador 6 capitAn general...; que ternAn e guardarAn los lymites que les fueren sefalados...,
e que no dirAn que la gente desta armada, ny parte della vaya a entrar ny entire por la tierra
adentro,.
(2) -Con la una y otra gene se fu6 el rio arriba,. Oviedo, II, 195.
(3) Informaci6n de Ruiz Galan, pag. 489 del Schmidel.-Las palabras son textuales, pero
se ha modernizado la ortografia.
(4) ,Relaci6n del Rio de la Plata-, (andnima), en Colecci6n Blas Garay, pig. 43-51.-
.A este tiempo Ileg6 alli el capitan Vergara (Irala) A aderescar los bergantines que 61 lenia, y
fu6 requerido por parte del Francisco Ruiz que le jurasse y obedegiesse; pero 61 respondi6 que
le mostrasse per quA racon lo debia hacer y no quiso jurarle, y disimulose per el dicho Fran-
cisco Ruiz per entonees. Oviedo, tomo II, pig. 195.








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI 41

hierro para que pudiese asi mismo rescatar de los Indios basti-
mentos, y con la otra gente se vino al puerto de Corpus Cristi,
donde torn6 A asentar el real con los indios timbies, nuestros
amigos,). (I)
No dice Ruiz, ni tampoco su partidario, el escribano Pero Her-
nandez, como trat6 A esos sus amigos. (Sin otra mAs raz6n que
decir favorecian A unos indios rebelados contra los Espafoles),
segtn Ruy Diaz de Guzman, (') (mand6 matasen A cierta cantidad
de'Indios, y asi los cercaron secretamente estando en sus casas
y mataron much cantidad de Indios, muertos estos Indios se
descendi6 al puerto de Buenos Aires, dejando 100 hombres en el
pueblo y palizada que estaba en los Timbtiesn. (")
No tard6 la traicion de Ruiz Galan en dar su fruto, que fu6 la
muerte de hasta la mitad de los pobladores de Corpus Cristi, y el
abandon definitive del fuerte y lugar por los sobrevivientes del
asalto que les llevaron los Indios. (')
(El 12 de Mayo, Ruiz Galan ya estaba otra vez en Buenos Ai-
res). (S) Aunque habian pasado aquellos primeros tiempos en que
por remediar el hambre hubo Espanoles que comieron los cadave-
res de compaferos suyos, la abundancia no era much por cierto
en el puerto, y la raci6n diaria se reducia a ocho onzas de maiz. (0)
Mandose pues A las costas del Brasil, en busca de viveres, un ga-
le6n que parti6 el 4 de Junio las 6rdenes de Gonzalo de Mendoza. (')

(1) Informaei6n de Ruiz Galin, pig. 489 del Schmidel.
(2) Argentina, pig. 75 de la edici6n Pelliza.
(3) Villalta, testigo ocular, carta N.o 43, pag. 514 del Schmidel.--IFrangisco Ruiz no mi-
rindolo bien, fu4 al assiento de los timbus y con engatio, en un convite, estando comiendo
algunos chripstianos con los indios persuadidos de Francisco Ruiz, dieron de puialadas i mu-
chos indios y mataron A su principal..., y mataron ottos sus deudos, porque se avian venido a
sentar y vivir en aquel assiento donde primero avian vivido los chripstianos, 6 avian muerto
dos espaioles un afio antes desto; 6 pusso alli el dicho Francisco Ruiz capitin con oehenta
chripstianos h Antonio de Mendoza, natural de Tarifa-. Oviedo, II, pig. 196.
(4) Ibidem.-Villalta, N.O 44 y 45.-Schmidel, Cap. XXVII y XXVIII.-Ruy Diaz, libro 1,
cap. XIV, pig. 75-78.
(5) Dr. Manuel Dominguez: El asalto del fuerte de Corpus Cristi. (En Revista de Derecho y
Letras, y en tiraje a part, pig. 4).
(6) Informaci6n de Ruiz Galin, pig. 490 del Schmidel.-Desde 1537 se habla sembrado el
maiz, y at volver del Paraguay, Ruiz lo hall cogido, ppero no fud en tanta cantidad como su
merced pens6,. Ibidem.
(7) lbidem.-Schmidel fu8 con Gonzalo de Mendoza, Cap. XXIX y XXX, pig. 193-198.-
Informaci6n de Gonzalo de Mendoza, pregunta 17 (pig. 206) en la Coleccidn Bias Garay, y pre-
gunta 18 (pig. 377) en el Schmidel.-En la Coleccidn, la pregunta 17 contiene las 17 y 18 del
Schmidel, y de ahi adelante, aunque el texto es id8ntico, la numeraci6n de las preguntas sigue
en la Colecei6n inferior en una imidad i la del Sehmidel.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Entre tanto la concordia, que nunca habia sido much entire los
conquistadores, iba desapareciendo mis y mAs. Los oficiales rea-
les, con raz6n 6 sin ella, eran poco adictos A Ruiz GalAn, y su
encuentro en la Asunci6n con Irala, la traici6n de Corpus Cristi
que, segin parece, se llev6 A cabo sin que se les consultara 6
cuando menos la aprobaran, () no dejarian de contribuir en apar-
tarlos un poco mIs de su jefe. Es de ver la aspereza con que Ruiz
se queja del tesorero Garci Venegas y del contador Felipe de CA-
ceres, atribuyendo A solo avaricia el celo que desplegaban en el
cobro de los diezmos del Rey, y no lo dijo probablemente sin al-
gln fundamento. (2)
En Noviembre de aquel mismo ano (1538), volvi6 del Brasil
Gonzalo de Mendoza, que lleg6 a Buenos Aires en un batel, el y
su gente, y sin mAs vestidos que i(sendas camisas de la vela del
gale6n), & consecuencia de un naufragio que sufrieron la noche
de Todos los Santos en la costa de la Banda Oriental. (")
Con Gonzalo de Mendoza venia, en otra nao, el veedor Alonso
Cabrera.
El navio en que don Pedro de Mendoza habia partido de Bue-
nos Aires (Mayo de 1537), lleg6 A Espafia hacia fines de Agosto;
pero el Adelantado habia muerto dos meses antes durante la tra-
vesia, y el gobierno espafiol se di6 prisa en mandar al Rio -de la
Plata, con titulo de veedor, A Alonso Cabrera. (4)
((Cabrera, que parti6 de Sevilla el 1. de Octubre de 1537, dice
Madero, trajo una Real C6dula firmada por la Emperatriz, en Va-


(1) Schmidel, que por otra parte no era de los partidarios de Ruiz Galdn, acusa s61o a
Ruiz, Juan Pavon, Pero Hernandez y un sacerdote (cap. XXVII).-Ruy Diaz (p. 75, edici6n Pe-
Iliza) dice: -Sin acuerdo, ni parecer de los capitanes, mat6 gran cantidado.
(2) ,E los oficiales de su magestad el tesorero Gargi Venegas e el contador Felipe de Ca-
geres se poneen n le pedir el diezmo de las dichas catorce fanegas e media de mayz, no mirando
en la gran necesidad que la gene padece, mas de lo aver para provecho de sus salaries como
el dicho contador lo a dicho para pagar cierto mayz que deve & Juan Pedro de Vivaldo gino-
bes e si se les diese seria cabza que oviesse otra tal mortandad como la pasada pues ellos no lo
quieren aproveehar en servicio de su magestad. Ruiz GalAn, en su Informaci6n de 3 de Junio
de 1538, pig. 491 del Schmidel.
Pero Hernandez dice tambi6n: -Destas mercaderias (de la nao de Pancaldo) eobraron los
Thenientes de Thesorero 6 contador derechos de almojarifazgo en sodas, paaos, lienzos, y es-
tando la iglesia muy pobre, no quisieron proveerla de cosa alguna, todo lo gastaron en sus
casas.. Memorial, N.o 6, pig. 328 del Schmidel.
(3) Informaci6n de Gonzalo de Mendoza, pregunta 20 (pig. 207) de la Colecci6n Bias Garay;
pregunta (21 pig. 379) del Schmidel.-Sehmidel fud uno de los niufragos, y confirm lo que
dice Gonzalo (cap. XXIX yXXX, pig. 195-198).
(4) Madero: Hist. del PuerLo de B. A., pig. 159-161 y 169.








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


lladolid, A 12 de Setiembre de 1537, en la cual ordenaba que si
don Pedro de Mendoza no hubiese nombrado gobernador en el Rio
de la Plata, se juntasen todos los conquistadores, y eligieran (la
persona que segdn Dios y sus conciencias les pareciese mAs sufi-
ciente para dicho cargo,; pero, como ya dije, el Adelantado habia
nombrado teniente de gobernador A Juan de Ayolas y dado poder
a Francisco Ruiz Galan para que en ausencia de Ayolas desempe-
flase la gobernaci6n.
((Dice Herrera que (se levantaron divisions entire el veedor
Alonso de Cabrera y Francisco Ruiz Galan), y que aentrando los
oficiales reales de por medio, los concertaron en que gobernassen
entrambosn. (')
Como se ha de ver luego, Alonso Cabrera estaba en Buenos
Aires el 18 de Noviembre de 1538, y si el juramento fuera del in-
mediato 28 de Diciembre, este seria el moment, A los pocos dias
de la llegada de Cabrera y de la notificaci6n que hizo A Ruiz y a
los oficiales de las 6rdenes que trajo de Espaia, en que tendria
que colocarse el viaje A Corpus Cristi, para que pudiesen estar alli
Francisco Ruiz haciendose jurar y los oficiales jurAndole comple-
ta obediencia.
Pero no hubo tal viaje: GalAn y Cabrera quedaron en Buenos
Aires (I) hasta fines de Abril de 1539, en que partieron ambos para
la Asunci6n, () ((donde residia el capitAn Juan de Salazar, para
dar socorro A Juan de Ayolas, y llegados alli hallaron a Domingo
de Irala), () que habia bajado otra vez desde la Candelaria.
((Por virtud de una instrucci6n que Juan de Ayolas le dej6 al
tiempo de su entrada), (5) pretendi6 Irala el primer puesto; Cabre-
ra y los oficiales reales venian con intenci6n de reconocerle, asi
lo hicieron, y Galan debi6 de entender facilmente que no tenia


(1) Madero, pig. 170.
(2) Por lo menos no consta que en el intervalo hayan hecho algdn viaje a cualquier
part.
(3) nEl 8 de Abril, Ruiz otorga poderes en dicha ciudad (de Buenos Aires). El 20 despa-
cha el galedn Santa Catalina A EspaBa, y perdemos su pista. Es evidence que, despachado el
gale6n, camin6 con Cabrera hacia la Asuuei6n-casi con seguridad al fenecer Abril. iEn que
mes lleg6? El viaje fuI breve-dice Herrera.-Partian en la estaeidn oportuna-antes de con-
cluir Mayo-cuando el viento hinehaba bien las velas. Llegarian en los primeros dias de Julion.
Dr. Manuel Dominguez: El asalto..., pig. 5 y notas.
(4) Memorial de Pero Hernandez, N.o 8, pag. 328 del Schmidel.
(5) Ibidem.-Recu8rdese que Hernandez era partidario de Galan, y cuando escribia su Me-
morial (1545) enemigo acerrimo de Irala.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


derecho ni fuerzas para la resistencia. (') Qued6 pues Irala reco-
nocido como jefe anico, (2) y se pierden poco despu6s los rastros
de Ruiz Galan. (8)


2. CONTRADICCIONES ENTIRE LAS CIRCUNSTANCIAS EN QUE SE PRESTO EL
JURAMENTO Y LA FECHA 28 DE DICIEMBRE DE 1538

La fecha 28 de Diciembre de 1538 implica tres contradicciones
entire lo que dice el Acta del juramento y lo que pasaba entonces
en el Rio de la Plata:
1.a La presencia en Corpus Cristi de Juan de Salazar, cuando
el mismo Salazar dice que estaba en la Asunci6n;
2.a Una mistificaci6n de Ruiz Galan, de que habrian sido c6m-
plices los que le juraron obediencia: la de hablar de don Pedro de
Mendoza como si se le creyera vivo cuando constaba su muerte;
3.a Un double cambio politico, inexplicable, de los oficiales
reales.
I. (Y despues de lo susodicho... el dicho senor capitan (Fran-
cisco Ruiz), teniente de gobernador tom6 y recivi6 juramento en
forma debida de derecho de Garci Venegas... y del capitAn Sala-
zar de Espinosa, comendador de la orden de Santiago, poniendo
la mano en el pecho sobre una cruz colorada que en ellos traia,
segin uso y costumbre de los comendadores de la dicha ordenn.
Asi reza el Acta del juramento, y de las firmas que lleva es la se-
gunda la de Juan de Salazar.
Ya se ha visto que A mediados de 1538 6ste habia quedado en
la Asunci6n, cuando Ruiz Galan se volvi6 a Buenos Aires, y que


(1) Se verd un poco mws adelante 1o que declaraba en Buenos Aires el 18 de Noviembre
de 1538.
(2) No hubo pues propiamente elecci6n de parte de los conquistadores, desde que Irala
fud reconocido ,por virtud de una instrucci6n que Juan de Ayolas le dej6 al tiempo de su en-
trada,, como dice Pero Hernandez, poco sospechoso en este caso, ni mcnos hubo por consi-
guiente de part de Irala usurpaci6n de poder, como algunos han pretendido.
,Tenemos decreto de Irala desde el 15 de Septiembre. iC6mo dudar que hubiese sido reco-
nocido antes de esa fecha por Ruiz y Cabrera? Dr. M. Dominguez: El asalto del fuerte de
Corpus Cristi..., pig. 5 y notas.
(3) Dice Oviedo (tomo 11, pdg. 198) que drala di6 luego orden en que se fuesse a buscar
al dicho gobernador, Johan de Ayolas, con seys navios; de los quales los tres dellos yban delante
con el dicho Francisco Ruiz, al qual hizo el dicho Vergara (Irala) su Teniente, y le honr6 en
todo lo quo M1 pudo, no obstante las cosas pasadass. Esto se refiere al viaje en que se supo
positivamente la muerte de Ayolas, y pasaba & fines de 1539. No se que el nombre de Ruiz Ga-
lan pareeca pars hechos posteriores.








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


alli estaba, A mediados del afo siguiente, cuando el mismo Ruiz
y. Cabrera llegaron al Paraguay.
Es de notar que on ningnna parte se menciona un Viaje que
habria efectuado en el intervalo hasta Corpus Cristi; si se le ha
dado por averiguado, es s61o porque, admitido el 28 de Diciembre
de 1538 como fecha del juramento, era fuerza admitir tambi6n ese
viaje. (1)
La presencia de Salazar en Corpus Cristi A fines del 38 impor-
taria una ausencia del Paraguay, que no creo exagerar al decir de
dos meses cuando menos. Y admitidndose esta ausencia, 4c6mo
se explicarAn estas palabras del propio Salazar hablando de si
mismo: ((Este testigo no quiso bajar con ellos (Ruiz GalAn y Gon-
zalo de Mendoza) por sustentar la dicha fortaleza y tierra con cin-
cuenta hombres que quisieron quedar... y por esperar las nuevas
del dicho Juan de Ayolas... y asi en ella Dios por su infinita bon-
dad A este testigo y A los que con l1 quedaron hizo muy grandes
mercedes?)). ) Esto me parece tan claro y terminante como si
dijera: (En todo aquel tiempo no me alej6 de la Asunci6nn.
Juan de Salazar no estuvo pues en Corpus Cristi el 28 de Di-
ciembre de 1538, y por consiguiente esta fecha es inadmisible
para el juramento.
II. En Noviembre de 1538, A mts tardar, (') es decir con la
llegada de Alonso Cabrera, se conocia en Buenos Aires la muerte
del Adelantado. En la Provisi6n Real que trajo Cabrera y que
notific6 A los oficiales reales el 18 de dicho mes, se decia: ((Don
Pedro de Mendoza, ya difunto...n, () y en unas Escrituras del mis-
mo dia se encuentra la misma formula y otras semejantes. (")

(1) El Dr. M. Dominguez (El asalto..., pig. 4, nota 10) dice: cSalazar habria ido de la
Asunci6n.
(2) Informaci6n de Gonzalo de Mendoza, deposici6n de Salazar correspondiente 6 la pre-
gunta 18, pig. 221 de la Colecci6n Bias Garay.
(3) Digo: .4 mis tardar,, porque, A mi juicio, la conocian desde Mayo. Cabrora parti6 de
Espafia con una nao y una carabela (Madero, pag. 169;-Oviedo, II, 190); la nao, en que iba 61,
procur6 por trees veces penetrar en el Rio de la Plata, y hubo de retroceder al Brasil donde la
encontr6 Gonzalo de Mendoza (Informaci6n de G. de Mendoza, prlgunta 19, phg. 378 del
Schmidel,-y carta de Fr. Bernardo de Armenta, que venia con Cabrera, en el P. Guevara,
p8g. 417, reproducida de la Monarquia Indiana de Fr. Juan de Torquemada);-pero la cara-
bela estaba ya en Mayo en Buenos Aires (Schmidel, Cap. XXIX, pig. 193;-0viedo, II, 197;-y
el mismo Ruiz Galin, en su Inlormaci6n de 3 de Junio, habla de una carabela acabada de
llegar).
(4) Texto en Ruy Diaz, libro I, cap. XVI, pig. 85 y 85 de la edici6n Pelliza;-y em
Lozano: Conquista del Paraguay..., tomo II, ptg. 163-165.
(5) Escripturas, de que se hablari mis adelante.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Nada parecido se descubre en el Acta del juramento, que se su-
pone del mes siguiente. Los que juraron prometieron que a(guar-
darian el servicio de su magd. y del senior adelantado don Pedro
de Mendoza)-sin la menor referencia A su heredero, Juan de Ayo-
las (1)-y que (durante el tiempo que no viniese expreso mandate
de su magestad 6 de los sefiores de su Consejo de las Indias 6 del
senor adelantado don Pedro de Mendoza,... no diran que la gente
desta armada... entire por la tierra adentron.
Si el juramento fuera de Diciembre de 1538, no se pudo en el
Acta hablar del Adelantado como si todavia se le creyera vivo, sin
recurrir & una mistificaci6n. Esta seria explicable de parte de Ruiz
Galan, (teniente de gobernador por don Pedro de Mendozan, inte-
resado por consiguiente en que no se conociera aquella noticia,
para que todo siguiera como se era antes. Pero los oficiales reales
estaban refiidos con l1, y no hubieran por cierto firmado un do-
cumento que contuviera un dicho falso favorable & s6lo su adver-
sario.
El Acta del juramento es necesariamente anterior al tiempo en
que se conoci6 el fallecimiento del Adelantado, es decir, A No-
viembre de 1538.
III. Admitir que el juramento era de 28 de Diciembre de 1538,
era admitir tambien esto: enemigos de Francisco Ruiz Galan en
Noviembre, los oficiales reales dan media vuelta repentina, le
acompafian, en Diciembre, a Corpus Cristi, le prestan juramento
solemne de obediencia... y luego siguen dando otra media vuelta
para tornar A enemigos suyos y acabar con echarle del gobierno,
reconociendo a Irala.
Este double cambio politico me ha parecido siempre no s61o in-
verosimil, sino impossible, pues no veo qu6 intereses lo hubieran
originado.
El juramento en Diciembre de 1537 se explica fAcilmente. Ruiz
Galan producia los poderes que le dejara don Pedro de Mendoza y
en que 6ste decia: ((Mando a todos 6 cualquier capitanes y otras
cualesquier personas... obedezcan vuestros mandamientos como
los mios propios); (2)-ignorAbanse la muerte del Adelantado, la
(1) En un codieilo afadido I su testamento el 21 de Abril de 1537, en Buenos Aires, don Pe-
dro de Mendoza instituia heredero del adelantazgo a Juan de Ayolas. (Madero, 158).
(2) En el Schmidel, pig. 452.-En Corpus Cristi, Ruiz present la CCdulaReal que concedia
A Mendoza el Adelantazgo con los derechos consiguientes, y el poder que le dej6 el mismo Men-
doza. Ambas piezas acompafian al Aeta del juramento en el Schmidel y en la Colecci6n Bias Garay.








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


suerte de Juan de Ayolas y las disposiciones que, al internarse en
las tierras, dste habia torado A favor de Irala,-y parece induda-
ble que los oficiales reales no se llevaban todavia tan mal con
Francisco Ruiz como luego sucedi6.
Otras eran las circunstancias & fines de 1538: habia mediado
en la Asuncidn el primer encuentro con Irala que no mostr6 A
Ruiz el poder que tenia recibido de Ayolas, (1) pero si di6 A cono-
cer su existencia A los oficiales reales, que desde entonces se mues-
tran partidarios de Irala; ()--Francisco Ruiz, cuya dureza dej6 re-
cuerdos que recogi6 Ruy Diaz de Guzman, (8) que por otra part
declaraba abusivos y en deservicio del Rey los procedimientos de
los mismos oficiales, los habia alejado completamente de si;-y
en fin, Alonso Cabrera acababa de llegar con las 6rdenes que, A
consecuencia de la muerte de don Pedro de Mendoza, dictara el
gobierno espafiol.
Estas no eran por cierto tales que Ruiz Galan pudiera valerse
de ellas para exigir juramento de obediencia A su persona, sino
que, por el contrario, su cumplimiento debia dar por resultado su
remoci6n del gobierno.
Consistian, como queda dicho, en que se hiciera elegir un go-
bernador si el Adelantado no lo hubiera nombrado antes de su
partida. Al llegar a Buenos Aires, Cabrera tom6 pues informacio-
nes al respect, y el 18 y 19 de Noviembre (1538) (') declararon
ante 61 Garci Venegas, tesorero, Felipe de Caceres, contador, el
el capitAn Carlos Dubrin (") y el mismo Ruiz Galan.
Dubrin, cuya deposici6n concuerda enteramente con la de CA-
ceres y Venegas, hasta en el hecho de no mencionar para nada el
nombre de Ruiz Galan, (dijo que altiempo que el senior don Pedro
de Mendoza sali6 de esta provincia dej6 por su lugarniente y ca-


(1) ,Visto por el capitin Domingo Martinez de Irala la pujangaquel dho. Franco. Ruyz traya,
y tambi6n porq. fuW aconsejado, acord6 de no mostrar el poder que Juan de Ayolas Is dex6 porq.
si lo mostrara lo hiziera matare. Relaci6n del Rio de la Plata, citada, en Colecci6n Bias Garay,
pig. 45. En lo 6ltimo hay sin duda alguna exageraci6n, pero no parece dudoso que Irala no mos-
tr6 & Ruiz el poder que le dej6 Ayolas.
(2) Vease un poco mis adelante su declaraci6n.
(3) El teniente que (Mendoza) dej6, estaba malquisto con los soldados por ser de condici6n
Aspera y muy riguroso Argentina, pig. 73, edici6n Pelliza.
(4) Escripturas que envia a S. M. el Theniente de Governador eu el Rio de laPlata (1538).,
en Coleceidn Bias Garay: No V, pig. 30-38. Las citas que siguen son tomadas de este document.
(5) Don Carlos Vumbrin, hermano de leche del Emperador don Carios Nuestro Sefior.
Ruy Diaz, pag. 60-61.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


pitAn general A Juan de Ayolas en toda esta provincia, el cual fud
la tierra adentro en busca de la sierra de la plata con cierta gente,
y en el Paraguay yendo por el camino en el Rio de ella dej6 & un
Vergara (1) con dos bergantines y cierta gente el dicho senor Juan
de Ayolas, .el cual oy6 decir por muy piblico y notorio que lo dej6
con todo su poder cual 61 lo tiene del seflor don Pedro al dicho
Vergara, y tambi6n los capitanes que fuesen en su busca le obede-
ciesen al dicho Vergara como A su misma persona y que el dicho
Juan de Ayolas hay nueva por via de indios como es vivo y que
esto sabe de este caso...
(Y luego incontinente el dicho sefor Francisco Ruiz dijo que
al tiempo que el seflor don Pedro de Mendoza que haya gloria par-
ti6 de esta provincia para los reinos de Espana dej6 por su lugar-
teniente y capitan general de toda esta provincia al seflor Juan de
Ayolas segfn parece por un poder que otorg6...
El resultado de la informaci6n fu6 que todos irian en busca de
Juan de Ayolas, (2) y (el -dicho senor Francisco GalAn dijo... que al
tiempo que el dicho sefor Alonso Cabrera vino A este dicho puerto
de Buenos Aires, tenia y tiene hechos siete bergantines para ir en
busca del dicho sefior gobernador y capitAn general... y que ha-
llando al dicho seflor Juan de Ayolas darA la obediencia como es
obligado y su magestad manda, y si por caso, lo que Dios no
made, que el dicho seflor Juan de Ayolas fuere fallecido, en todo
harA y cumplirA todo lo que su magestad por su provision Real
mandan.
Despues de aquella declaraci6n en que se reconocia subordi-
nado A Juan de Ayolas y pronto A ir en su busca y darle obedien-
cia, Lera possible que Ruiz Galan fuera A Corpus Cristi a hacerse
jurar obediencia absolute A si mismo?--Y era possible sobre todo
que consiguiera de aquellos oficiales de quienes tan amargas que-
jas habia hecho; interesados en un cambio de gobernantes, de
que esperaban salir aventajados, como en efecto sucedi6 cuando
lo hubo; que en sus declaraciones no mencionan el nombre de
Ruiz Galan, para recorder tan s61o los poderes que don Pedro de
Mendoza dej6 A Juan de Ayolas, y este A Irala; era possible que

(i) *Domingo de Irala, que por otro nombre assi mesmo se llamaba Domingo de Vergara.,
Oviedo, tomo II, p. 193.
(2) Ya se ha visto que cuando el viaje se leY6 I cabo fu6 con ese mismo objeto de buscar
& Juan de Ayolas.








RUIZ GALAN Y IL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


Francisco Ruiz consiguiera de ellos el juramento contenido en el
Acta, de que ((han y tienen, y habrAn y tendrAn en todas las par-
tes de esta conquista al senor capitAn Francisco Ruiz GalAn por su
teniente de gobernador y capitan general, asi en este puerto y en
el puerto de Nuestra Sefiora de la Asunci6n, que es en el Rio del
Paraguay, como en otras cualesquier parties do el Real de esta ar-
mada estuviere y residiere?n (')
SY c6mo concuerda el hecho del juramento A Ruiz en Diciem-
bre, con aquel otro de que en Noviembre Alonso Cabrera le oblige
A darle participacidn en el gobierno?
Tanta fuerza me hizo siempre este conjunto de contradicciones
entire la fecha28 de Diciembre de 1538 y lo que en aquellos mis-
mos dias pasaba en el Rio de la Plata, que aun antes de haber ave-
riguado que ((el 28 de Diciembre aflo del nacimiento de N. S. J. C.
1538, correspondia A nuestro 28 de Diciembre de 1537, la fecha
que se asignaba al juramento me parecia del todo inadmisible; 6
inadmisible a prior, si asf puede decirse, result inexacta a pos-
teriori.



CONCLUSION


La fecha deljuramento: 28 de Diciembre de 1537, no present
dificultad alguna. Varios oficiales que tomaron parte en 1l esta-
ban desde antes en Corpus Cristi; (9)-otros, entire los cuales Juan
de Salazar, pasaron allA con Francisco Ruiz de viaje para el Para-



(1) Las Escripturas citadas de 18 y 19 de Noviembre terminan casi con estas palabras:
SEn todas las cosas que se ofrecieren hazer durante el viaje y camino las haran con acuerdo de
entrambos juntos ", y eso es lo que ojuraron de su propia voluntad... en manos de Garci Venegas,
thesorero...
aVino... Alonso Cabrera, vendor; y tubo muchas pasiones 6 contenciones con el capitan
Francisco Ruiz, hasta en tanto que le di6 part de la gobernaci6n 6 ambos juzgaban 6 determina-
ban los pleitos cibiles 6 criminals Memorial de Pero Hern6ndez, N* 7, pig. 328 del Schmidel.
Pero Hernandez era partidario de Ruiz, y casi seguramente hasta consejero suyo; basta leer aque-
las palabras suyas para darse cuenta de que si Ruiz di6d Cabrera participating n en el gobierno, es
porque se le oblig6.
Ver tambi6n Villalta, NO 46, pig. 314 y 315 del Schmidel.
(i) En el puerto de buena esperanua 6 corpus xpti de que estin por capitanes gongalo de
alvarado 6 carlos dubrin... decia don Pedro de Mendoza el 20 de Abril de 1537 (en Madero, pA-
gina 426). Segin Madero, Alvarado se fu6 con el Adelantado 6 Espaha; Dubrin quedaria en Cor-
pus Cristi. Oviedo (II, 193) dice tambi6n que Alvarado se fu6 con Mendoza y quedaron en Corpus
,Cristi Garci Venegas y Carlos Dubrin; estos dos firman el Aeta del juramento.
REYISTA DE LA UNIVKRSIDAD DK BUENOS AIRES TOMO II 4








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


guay; (')-ignorandose la muerte de Mendoza y lo dispuesto por
Ayolas A favor de Irala;-presentando Ruiz GalAn el poder que
tenia del Adelantado, nadie podia alegar razones valederas para
negar el juramento. No lo prest6 uno de los capitanes mAs cons-
picuos de la conquista, Gonzalo de Mendoza, porque habia queda-
do en la Asunci6n. Nada, en fin, se lee en el Acta alusivo A la l e-
gada de Alonso Cabrera trayendo nuevas 6rdenes del Rey, porque
no tuvo lugar sino diez meses mAs tarde.
El juramento de obediencia A Ruiz GalAn se prest6, pues, el 28
y 29 de Diciembre de 1537, como lo establece la fecha inscrita en
el Acta que entonces se levant6,-cuando Ruiz GalAn, yendo de
Buenos Aires A la Asunci6n, pas6 por Corpus Cristi, como lo cuen-
ta Oviedo y result de los documents de aquel tiempo.
No ocasion6, por consiguiente, ningfin viaje especial A Corpus
Cristi, de Ruiz GalAn desde Buenos Aires, ni de Juan de Salazar
desde la Asunci6n.
Acerca del Acta es de notar que llega A ser el primer docu-
mento, por ahora, en que aparezca el nombre de Nuestra Senora
de la Asunci6n, fundada unos cuatro meses y medio antes delju-
ramento.
Es otra consecuencia de la restituci6n A su debido lugar de la
fecha del juramento la de volvernos A la duda, cuando pudo creerse
que se poseia la verdad, respect del tiempo precise en que se
desarroll6 la tragedia de Corpus Cristi, con su epilogo, que fue el
abandon del fuerte por los espafioles.
ColocAbasela entire el 28 de Diciembre de 1538 (2) y Abril del
39, (3) y como Ruy Diaz de GuzmA'n cuenta que los sobrevivientes

(1) Francisco de Mendoza, que firm tambidn el Acta, dice: ,A la sazon... quel dicho capi-
tin Juan de Salazar y el dicho capitan francisco ruyz subieron del dicho puerto de buenos ayres I
esta cibdad de la sunci6n, este testigo venia juntamente con ellose. Deposici6n de Francisco de
Mendoza, en la Informaci6n de Gonzalo de Mendoza, pig. 214 de la Coleceidn Bias Garay.
El nombre de Francisco de Mendoza no se hall en los documents hechos en Buenos Aires en
1538 y 1530. El mismo Francisco nada contest, en la Informaci6n de Gonzalo de Mendoza, a las
preguntas relatives al segundo viaje de 6ste al Brasil (Junio-Noviembre del 38), sin duda porque
nada vi6 personalmente de lo que se referia a este viaje. Me parece pues indudable, que qued6
con Salazar en el Paraguay, A mediados de 1538, cuando Ruiz se fud 4 Buenos Aires con Gonzalo.
Tambi6n quedaron alli los cl6rigos, actors en el juramento, Gabriel de Lezeano y fray Juan
de Salazar (Informaci6n de Ruiz Galin, pig. 489 del Schmidel), que por consiguiente, lo mismo
que Francisco de Mendoza, no pudieron estar en Corpus Cristi el 28 de Diciembre de 1538.
(2) Fecha, supuesta, del juramento en Corpus Cristi.
(3) q Y en qud tiempo se desearg6 la ira vengadora de los indios sobre Corpus Cristi? Antes
de que Ruiz y Cabrera vinieran de Buenos Aires a la Asunci6n, vale decir, antes de Mayo de 1539.
? C6mo se prueba? Por el encadenamiento de los relatos: en el de Villalta, el suceso aquel es an-








RUIZ GALAN Y EL JURAMENTO DE CORPUS CRISTI


del asalto que les Ilevaron los timbiles fueron salvados un 3 de
Febrero, fiesta de San Bias, por la llegada inesperada de dos ber-
gantines de Buenos Aires, () parecia demostrado que el 3 de Fe-
brero de 1539 daba la soluci6n definitive.
Pero result que el 28 de Diciembre de 1538 era un moj6n
plantado en el vacio; y para fijarlo en terreno firme hay que retro-
ceder hasta Mayo de 1538, (2) quedando el otro en Abril del 39.
Entre esos dos puntos extremes, que encierran no ya cuatro
meses sino once, cabe no s6lo la fecha tomada de Ruy Diaz, 3 de
Febrero de 1539, sino tambidn otra: la de Octubre del 38 poco mds
6 menos, indicada por un testigo y actor en los hechos (8). Esta es,
por desgracia, tan elAstica, que tanto puede contradecir a aquella
como confirmarla, y el problema, a mi juicio, queda axn por re-
solver.




No puedo terminar sin advertir que la idea fundamental del
present studio pertenece al senor Lafone Quevedo.
Sabido es que de Schmidel se tom6 aquel error, (que ha sido
madre fecunda de muchos otros durante el siglo que acaba de ter-
minar)), (4) de colocar en 1534 la salida de Espana, y en 1535 la
llegada al Rio de la Plata de la expedici6n de don Pedro de Men-
doza, cuando las verdaderas fechas son 1535 y 1536 respectiva-
mente. En un articulo publicado en la ((Revista del Instituto Pa-


terior al viaje de Ruiz y Cabrera. En el de Ruiz Diaz, id. En el de Oviedo tambidn. Herrera plagia
A Villalta,. Doctor Manuel Dominguez: El asalto del fuerte de Corpus Cristi, pAg. 7. Esto me pa-
rece tambien indudable.
(i) Esto sucedi6 el dia 3 de Febrero que es el de la fiesta del bienaventurado San Bias, de
quien siempre se entendi6 haber dado este[socorro A los nuestros, como otras muchas veces lo ha
hecho en aquella tierra, en que se tiene con 41 tan gran devoci6n, que le han recibido y jurado
por principal patron y abogado,. Argentina, libro I, cap. XIV, pig. 78 de la edici6n Pelliza.
(2) En su Informaci6n de 3 de Junio de 1538, en Buenos Aires (pig. 490 del Schmidel), dice
Ruiz GalAn que c se bino al puerto de corpus cristi donde torn6 A asentar el real con los yndios
tinbdes nuestros amigos 6 alli hizo otra iglesia donde dej6 e estdn por capellanes el padre juan de
santander e antonio de miranda cldrigos e antonio de mendoza por teniente de gobernador con la
mayor parte de la genie ,.
(3) En la Asunci6n, el 9 de Octubre de 1539, .paresci6 present Diego de la Isla becino de
Malaga e dixo que por cuanto estando en el puerto de Corpus Cristi que es en esta Conquista puede
aber un affo poco mds 6 menos que los indios de aquella comarca mataron a ciertos cristianos,
entire ellos A Pedro de Isla su hermano..'. En el Schmidel, pag. 436. A mi entender, el doctor M.
Dominguez tiene tambidn toda raz6n al pensar que esto se reflere al asalto de Corpus Cristi.
(4) Lafone Quevedo: Prdlogo del Schmidel, pig. 40.








52 REVISTA DR LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

raguayon, (1) el sefnor Lafone Quevedo sugiri6 la idea de que sin
duda Schmidel contaba por un calendario distinto del nuestro, y
en el Prdlogo de su traducci6n de la obra alemana volvi6 A insis-
tir sobre el particular. (')
Sino hubiera e1 recordado las diferencias entire los calendarios
de entonces y los de hoy, no hubiera yo pensado en buscar en al-
guna de ellas la prueba de que el juramento de obediencia a Ruiz
Gfalan, en Corpus Cristi, no es de 28 de Diciembre de 1538, sino de
28 de Diciembre de 1537.

Padre A. LARROUY.
Profesor de historic on el Colegio de Lourdes,
de Santa Felicitas.


Post-rcriptum.-Impreso lo que precede, lleg6 6 mis manos el .Cattlogo de documents del
Archivo de Indias en Sevilla, references 6 la Historia de la Repdblica Argentina, publicados per
el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto..--En la pig. 19, el Juramento en Corpus Cristi
estd indicado como de .28 de Diciembre de 5538., y en la pig. 48 se indica otro document cuya
fecha, 6 no dudarlo, es igualmente err6nea. .i543-Testimonio de los requerimientos que hicieron
los Oficiales Reales del Rio de la Plata al Gobernador Cabeza de Vaca.-Fecha en la Asunci6n del
Paraguay 29 de Diciembre de 1543..
Como es bien sabido y puede comprobarse con varies documents indicados en la misma pi-
gina, Alvar Ndfiez y los oficiales estaban en el Puerto de los Reyes en los dltimos dies del 43,
pero en lds dltimos del 42 estaban en la Asunci6n. Ese Testimonio es seguramente fechado .29 de
Dieiembre aio del nacimiento de N. S. J. C. 1543., es decir, 29 de Diciembre de 1542.


(1) N6mero 29 de la Revista.
(2) II. Cronologian, pig. 40 y siguientes.

















ENSENANZA DE DERECHO CONSTITUTIONAL


EN LAS UNIVERSIDADES ARGENTINAS




Este trabajo, destinado A contribuir al planteamiento de la
cuesti6n que necesariamente tiene que producirse, sobre si puede
organizarse sobre mejores bases la ensefanza del Derecho Cons-
titucional en las Universidades argentinas, tiene por objeto director
averiguar si esa ensefanza responded actualmente A sus necesi-
dades, comprendiendo en ellas las de la extension de la material
de que trata y las que pudieran determinar su incorporaci6n A
un orden de studios superiores.


I

En consecuencia de ese prop6sito, procuraremos, primera-
mente, averiguar si la ensefanza del Derecho Constitucional en
las Universidades argentinas abarca el total de la material que en
principio es de su objeto.
Dicha enseflanza comprende, poco mAs 6 poco menos, los pun-
tos de que trata el program official vigente en el aflo 1903 en
la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires; y
ese program, que es el que tomaremos en consideraci6n como
tipo de la enseflanza actual del Derecho Constitucional en la ins-
trucci6n superior national, en raz6n de que es el de la priinera
Universidad argentina y en raz6n de que rige en otra mAs (La
Plata), es el que para la debida ilustraci6n del comentario trans-
cribimos:








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


PROGRAM DE DERECHO CONSTITUTIONAL

ANTECEDENTES DE LA CONSTITUCI6N

I. Antecedentes patrios-1- Caracter de la legislaci6n de Indias-La
religion y la Corona durante la 6poca colonial- Sistema restrictive en
la Administraci6n-2 El Rey-3 Consejo de Indias-4 Casa de Contra-
taci6n-5 Virreinato del Rio de la Plata-Antecedentes de su erecci6n
-6 Virreyes-7 Intendencias-8 Audiencias-9 Cabildos-10 Consulado.
II. 1 Revolucidn de Mayo-2 Junta Provisional Gubernativa-3 In-
corporaci6n de los Diputados-Juntas Provinciales-4 Creaci6n del
Triunvirato-5 Reglamento de la Junta Conservadora-6 Estatuto Pro-
visional de 1811-7 Asambleas de 1812-8 Segundo Triunvirato-9 Asam-
blea de 1813-10 Directorio-11 Creaci6n de nuevas Provincias-12 Es-
tatuto Provisional de 1815.
III. 1 Congreso de Tucuman -La Independencia- Debate sobre la
forma de gobierno-2 Reglamento Provisorio de 1817-3 Constituci6n
de 1819-4 Disoluci6n Nacional-5 Tratados interprovinciales anterio-
res A la Presidencia-6 Congreso de 1824-Ley de Capital-7 Constitu-
ci6n de 1826-Su rechazo-8 Tratados interprovinciales posteriores A
la Presidencia-9 La tiranfa.
IV. 1 Acuerdo de 1852 sobre la representaci6n exterior-2 Acuerdo
de San Nicolas-3 La Confederaci6n y el Estado de Buenos Aires-4 Pro-
yecto Constitucional de Alberdi-5 Constituci6n de 1853-6 Pacto de
11 de Noviembre de 1859-7 Convenci6n Provincial de 1860-8 Conve-
nio de union de 6 de Junio-9 Convenci6n Nacional de 1860-10 Reor-
ganizaci6n Nacional--1 Convenci6n de 1866.
V. Antecedentes extranjeros-1 La Constituci6n de Inglaterra: trata-
dos, cartas, common law, estatutos-Sistema representativo-Resefia de
los poderes de la Gran Bretafia-2 Las Colonias Inglesas de Norte Ame-
rica-3 Confederaci6n de los Estados Unidos--Enmiendas-5 Influen-
cia de las ideas francesas en el regimen constitutional argentino.

LA CONSTITUCION

VI. 1 Caricter de la Constituci6n Argentina-2 Indice de las ma-
terias que comprende-3 Importancia del preambulo-4 Examen y ex-
plicaci6n del preAmbulo comparado con el de la Constituci6n de los Es-
tados Unidos.
VII. 1 Declaraciones, derechos y garantias-Antecedentes de In-
glaterra-2 Antecedentes de los Estados Unidos-3 Declaraci6n de los
derechos del hombre en Francia-4 Declaraciones, derechos y garan-
tias en el derecho puiblico argentino-5 Criticas al sistema-6 Leyes
reglamentarias -7 Derechos no enumerados.








ENSENANZA DE DERECHO CONSTITUTIONAL


VIII. 1 Articulo primero de la Constituci6n--2 Caracteres del Go-
bierno Representativo-3 Sistema Republicano-4 Regimen federal:
federaci6n pura y federaci6n mixta--5 Sistema unitario-6 Preceden-
tes argentinos unitarios y federales-7 Sistema de la Constituci6n Na-
cional.
IX. 1 La Iglesia y el Estado-Preceptos pertinentes de la Consti-
uci6n-2 Sistemas diversos-3 Antecedentes Nacionales-4 Sistema
de la Constituci6n-Libertad de Cultos-Protecci6n A la Iglesia cat6-
lica-Patronato extensionn, caracteres, ejercicio)-5 Discusi6n acerca
del sistema constitutional: cat6licos y liberals.
X. La Capital: consideraciones generales-2 Antecedentes norte-
americanos-3 La Capital Argentina antes de 1853-4 La Constituci6n
de 1853 y la reform de 1860-5 Proyecto de federalizaci6n de 1862-
Ley de compromiso-6 La Capital definitive de Buenos Aires. '
XI. 1 Formaci6n del tesoro nacional-Derecho de imposici6n-
2 Aduanas- Su carActer nacional-Aduanas interiores -Uniformidad
de las tarifas; forma de pago-3 Importaci6n y exportaci6n-4 Juris-
prudencia sobre los derechos de trAnsito--5 Venta y locaci6n de tie-
rras de propiedad nacional-6 Renta de correos-7 Impuestos y con-
tribuciones-8 Empr6stitos y operaciones de cr6dito.
XII. Constituciones provinciales-Proyecto de Alberdi Constitu-
ci6n de 1853-Reforma de 1860-2 Requisitos que deben Ilenar las
Constituciones de Provincia-3 Garantla del poder central-Su nece-
sidad-4 Extensi6n de la garantia-Derecho comparado.
XIII. 1 Intervenci6n-Antecedentes del articulo 6-2 Poder que
decide ]a intervenci6n-Discusi6n de 1869 en el Senado-3 Interven-
ci6n de oficio: para garantir la forma republican y para repeler inva-
siones exteriores-4 Intervenci6n A requisici6n-Autoridades que la
solicitan-Circunstancias en que procede-Objetos A que responde-
5 Interventores 6 intervenciones en la Repfiblica.
XIV. 1 Validez de los actos pilblicos y procedimientos judiciales
de las Provincias-2 Igualdad de derechos de los ciudadanos de todas
las provincias-3 Extradici6n interprovincial-4 Admisi6n y erecci6n
de nuevas Provincias.
XV. 1 Igualdad ante la ley-Precedentes constitucionales-2 Pre-
rrogativas de sangre y de nacimiento: titulos de nobleza-3 Fueros per-
sonales-4 Admisibilidad en los empleos-5 Igualdad en los impuestos
y cargas pfiblicas-6 Condici6n de los extranjeros-Ciudadania, nacio-
nalidad y naturalizaci6n---7 Esclavitud-Antecedentes patrios-8 Los
indios ante la Constituci6n.
XVI. 1 Derecho de trabajar y ejercer toda industrial lfcita; de nave-
gar y comerciar-Gremios-Monopolios-Reglamentaciones de este
derecho-Libre navegaci6n de los rfos-2 Derecho de petici6n-3 Liber-
tad de locomoci6n-Inmigraci6n-4 Libertad de la prensa-Antece-








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


dentes argentinos-Trabas A la libertad de la prensa-Delitos de im-
prenta.
XVII. 1 Derecho de propiedad-2 Privaci6n por sentencia-3 Ex-
propiaci6n-4 El Congreso impone las contribuciones-5 Servicio per-
sonal-6 Derechos intelectuales-7 Confiscaciones de bienes-8 Re-
quisiciones de los cuerpos armados-9 Derechos de Asociaci6n, de
ensefiar y aprender.
XVIII. 1 Garantfas individuales-2 Inmunidad de las acciones pri-
vadas que no perjudiquen A terceros-3 Requisitos exigidos para la
represi6n; juicio previo, ley anterior, jueces naturales-4 Garantias
procesales-Inviolabilidad de la defense, del domicilio, de la corres-
pondencia-Declaraci6n contra sf mismo-Arresto en virtud de orden
escrita de autoridad competente-Habeas corpus-2 Medidas represi-
vas-Pena de muerte por causes political, tormentos, azotes, cArceles.
XIX. 1 Obligaci6n de armarse en defense de la patria-2 El pueblo
no delibera sino por medio de sus representantes-3 Reforma de la
legislaci6n-4 Tratados con las potencias extranjeras-5 Facultades
extraordinarias.
XX. 1 Estado de sitio-Definici6n-2 Fundamento y antecedentes
del estado de sitio-3 Poder que lo decreta-4 Causas que le dan naci-
mieTito-5 Territorio en que se aplica-6 Efectos que produce-7 Ce-
saci6n del estado de sitio-Responsabilidades.
XXI. 1 Reforma de la Constituci6n-Sistemas diversos-2 Supre-
macia de la Constituci6n y de las leyes nacionales-3 Incompatibili-
dades judiciales-El servicio federal no da residencia fuera del domi-
cilio habitual-4 Diferentes denominaciones de la Naci6n Argentina.
XXII. 1 Divisi6n de los poderes-Ideas de Montesquieu-2 Objecio-
nes a la doctrina-3 Medios de hacer practice la coordinaci6n de los
poderes-4 Sistema de la Constituci6n Nacional-Clasificacidn tripar-
tita-5 Poder legislativo-Sistema bicamarista-6 Inconvenientes que
se le atribuyen-7 Antecedentes patrios-8 Representaci6n diferente
de las dos Camaras del Congreso.
XXIII. 1 El sufragio-Antecedentes nacionales- 2 Naturaleza del
sufragio-3 EEs un derecho 6 un deber?-4 Sufragio Universal-5 Re-
presentaci6n de las minorias Sistemas diversos para hacerla prActica
-6 Representaci6n proporcional cualitativa--7 Representaci6n expre-
sa y tAcita, direct 6 indirecta-Mandato imperative -8 Reglas de re-
presentaci6n adoptadas para la organizaci6n de la CAmara de Dipu-
tados.
XXIV. 1 Condiciones de elegibilidad de les Diputados-Edad-Ciu-
dadania-Residencia-Renta- 2 Duraci6n del mando -Renovaci6n de
la Camara-3 Elecci6n en caso de vacante-Facultades de los Gobiernos
de Provincia para la convocatoria-4 Iniciativa de las leyes sobre con-
tribuciones y reclutamiento de tropas-Antecedentes de la clAusula
constitutional.








ENSENANZA DE DERECHO CONSTITUTIONAL


XXV. I Composici6n del Senado-Elecci6n de sus miembros-Se-
nadores por la Capital-2 Requisitos para ser Senador-Edad-Renta-
Ciudadania-Residencia -3 Duraci6n del mandate -4 Presidencia del
Senado-5 Elecci6n en caso de vacant de Senadores.
XXVI. 1 Ley parlamentaria- 2 Sesiones ordinarias, de pr6rroga y
extraordinarias-Perlodo parlamentario-Convocatoria-3 Juicio de las
elecciones, derechos y tftulos de los miembros del Congreso-4 Quo-
rom-5 Suspensi6n y simultaneidad de las sesiones-6 Juramento-
7 Incompatibilidades parlamentarias -8 Remuneraci6n de los Diputa-
dos y Senadores.
XXVII. 1 Privilegios parlamentarios Su fundamento y naturaleza
-2 Antecedentes de la Gran Bretafia-3 Privilegios parlamentarios en
los Estados Unidos--4 Privilegios colectivos y personales enumerados
por la Constituci6n Argentina Reglamento Correcciones disciplina-
rias-Informes ministeriales-Libertad de palabra-Exenci6n de arres-
to-5 Violaci6n de los privilegios parlamentarios -6 Privilegios implf-
citos-Discusi6n sobre las facultades de las CAmaras para castigar por
desacato-7 Jurisprudencias inglesa, norteamericana y argentina.
XXVIII. I Juicio politico-- Generalidades-2 Naturaleza y cardcter
del juicio politico-3 Diferencias substanciales del juicio politico en
Inglaterra y Estados Unidos-4 Funcionarios sujetos al juicio politico
-5 Causas que lo justifican-6 Poder que lo inicia-7 Autoridad com-
petente para pronunciarse alrespecto-8 Medidas consiguientes aljui-
cio politico-9 Juicio politico y juicio de residencia.
XXIX. I Atribuciones del Congreso-Ideas generales-2 Enumera-
ci6n de las atribuciones del Congreso consignadas en el articulo 67 de
la Constitucion Argentina.
XXX. 1 Procedimiento para la formaci6n y sanci6n de las leyes-
2 Iniciativa-3 Discusi6n y adopci6n-4 Sanci6n del Poder Ejecutivo-
Derecho de veto-5 Promulgaci6n y publicaci6n.
XXXI. 1 Organizaci6n del Poder Ejecutivo-Ventajas del Poder Eje-
cutivo unipersonal-2 Vicepresidente-Desempefio de la Presidencia
en los casos de acefalia-3 Condiciones de elegibilidad del Presidente-
4 Duraci6n del mandato-Reelecci6n-5 Remuneraci6n de los servicios
del Presidente-Incompatibilidades-6 Juramento.
XXXII. 1 Forma y tiempo de la elecci6n presidencial-2 Escrutinio
-3 Facultades del Congreso en caso de no existir mayoria absoluta-
4 Reglas de procedimiento prescriptas por la Constituci6n.
XXXIII. I AtribucionesdelPoderEjecutivo-Ideas generales-2 Enu-
meraci6n de las atribuciones del Poder Ejecutivo consignadas en el ar-
ticulo 86 de la Constituci6n Argentina.
XXXIV. 1 Ministerio--Su importancia-2 Diversos sistemas de or-
ganizaci6n ministerial-Ministerio parlamentario-Ministerio de origen
ejecutivo-Ministerio mixto-3 Caricter y nimero de los ministros en








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


la Repfiblica-4 Responsabilidad y funciones de los ministros-5 Me-
morias-6 Relaciones de los ministros con el Congreso.
XXXV. 1 Poder Judicial-- Su poder moderador y conservador de la
Constituci6n Nacional-2 Nfimero y jerarqufa de los tribunales-3 Du-
raci6n de las funciones judiciales Remuneraci6n -4 Requisitos para
ser ministro de la Corte-Juramento-5 Facultades legislativas y eje-
cutivas de la Corte Suprema.
XXXVI. 1 Atribuciones del Poder Judicial-Su enumeraci6n-2 La
Naci6n ante los tribunales-3 Las Provincias ante la Corte-4 Jurisdic-
ci6n originaria de la Corte Suprema-5 Definici6n de la traici6n.
XXXVII. 1 Gobiernos de Provincia-Suma de sus poderes-2 Fa-
cultades concurrentes con el Gobierno Nacional-3 Limitaciones ex-
plicitas 6 implicitas del gobierno local-4 Relaciones interprovinciales
-5 Los Gobernadores de Provincia agents del Gobierno Federal.



II


.Ese program, parte de la unidad posiblemente transitoria
que forma la totalidad de los studios sociales y juridicos de las
Universidades Argentinas, sefiala en una cuesti6n de importancia,
un progress en la ensefianza .superior national. Esencialmente
especial y encerrado en el estrecho curso de un afio, no se le ha
encabezado con preguntas de ocasi6n, supletorias, mas perjudi-
ciales que su silencio, relatives A las nociones fundamentals del
Derecho Constitucional.
.Es verdad que los j6venes de pensamiento que pasan por las
aulas universitarias, deben ir, despuds, A buscar el concept de
esas nociones en el orden involuntario de las organizaciones
political y con un doloroso descreimiento de las instituciones
constitucionales argentinas, por poco que duden de la esponta-
neidad de su origen.
Pero ellos no podrAn ser menos justos que los Doctores en
Jurisprudencia que salieron de entire los estudiantes de antafio,
muchos de los cuales deben haberse confesado incapaces, dentro
de su instrucci6n universitaria, para colaborar en la confecci6n
de verdaderas leyes, y que bastante inteligentes y bastante
honrados, debieron reconocer que cada Academia, segAn las
reglas de su organizaci6n y cada CatedrAtico, segfin las ordenan-







ENSENANZA DE DERECHO CONSTITUTIONAL


zas que regian su curso, hicieron cuanto fu6 possible para servir
los intereses de la enseflanza que les estaba confiada.





Decimos que ese program es parte integrante de la unidad
que constituyen los studios sociales y juridicos, y de la natura-
leza de esa unidad result que en ella debe tener la material de
aqu6l, antecedentes y concordancias que formen un limited y una
base A su ensefianza.
4 Cual es su material?
Si independientemente de su titulo, tomamos cualesquiera de
los puntos que el program contiene, vg.: ((articulo primero de
la Constituci6n ), ((carActer de la Constituci6n argentina)), ((requi-
sitos exigidos para la represi6n: juicio previo, ley anterior, jueces
naturales), y los consideramos en el orden de los hechos mas vul-
gares, la determinaci6n es sencilla.
Elegimos el mAs simple de ellos, y decimos: ley, Lqui6n la
dicta? el poder legislative. Represi6n, 4qu6 sugiere? pena, pri-
si6n, policia; ,juez? imperio; 4ley, prisi6n, policia, imperio? poder;
policia: resort de una rama del Gobierno; poder legislative: otra
rama del Gobierno; juez: miembro de otra rama del Gobierno.
En el mismo orden de ideas vulgares, reconocemos sin esfuer-
zo que la ley no es hecha por cada individuo; cada individuo no es
juez ni policia. La misma ley, el juez y la policia, no existen tam-
-poco para un solo individuo; y de esto inferimos primariamente
que en ese concept, ni la ley, ni el juez, ni la policia son algo pri-
vado, sino, al contrario, algo pdblico.
AdemAs, ni la ley, ni el juez, ni la policia argentinas, son al
mismo tiempo de Montevideo 6 de Paris; de lo cual result in-
mediatamente que el poder pAblico cuya existencia se ha notado
tiene una primera limitaci6n que es territorial.
Luego el poder ptblico se reconcentra aparentemente en un
lugar central que es el Gobierno; y el Gobierno tiene, por lo me-
nos, una limitaci6n territorial.
Luego, tambi6n por lo menos primariamente, la limita-
ci6n territorial determine numdricamente, la existencia de una
,unidad.







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Esa unidad, que tiene un eje 6 centro aparente, tiene tambi6n
un total mis 6 menos numeroso de parties activas que denuncian
vida, y luego, organizaci6n.
De aquf A la noci6n precisa de la unidad, de la organizaci6n y
del gobierno habria una grande distancia.
Con estos datos no podriamos establecer el concept precise
de la colectividad humana constituida en sociedad, ni de la sinte-
sis de los intereses colectivos de la sociedad distintos de los de
sus individuos, ni del cuerpo 6 de la persona encargada de regir
los intereses colectivos, velando por la seguridad de los intereses
individuals; pero con esos datos, determinando para qu6 y sobre
qud se ejerce el gobierno, A lo que no hay mAs que una minima
distancia que se salva con la noci6n mfs rudimentaria de los he-
chos que lo caracterizan, y con todos y cualesquiera de los termi-
nos del program, se complete una idea relative, suficiente ante-
cedente de la material.
El gobierno se ejerce para y sobre la colectividad, agrupaci6n
humana: sociedad, que se encuentra en el limited de un determina-
do territorio.
Falta saber si la material de esa unidad, organizaci6n y rela-
ciones, es la del program; pero si recorremos, examinamos y
controlamos todos sus t6rminos, encontramos que todos se refie-
ren inequivocamente A ella.
Por otra parte, el program es parte de un plan que se deno-
mina de c(Ciencias Juridicas y Socialesn, (Estudios Juridicos y
Sociol6gicosn, en el cual podrAn y aun deberAn existir cursos ge-
nerales en relaci6n al mismo Plan: cursos 6 un curso de introduc-
ci6n al orden de los studios que aqu6l comprende, y, naturalmen-
te, cursos especiales; pero como en todo el contenido del progra-
ma, no encontramos sino un nimero de cuestiones esencialmente
relatives A la organizaci6n del gobierno y sus relaciones, y come
ademds, el Plan de las Ciencias Juridicas y Sociales comprende,
por lo mismo que necesaria, evidentemente, el studio de aque-
llas cuestiones, de la singularidad y unidad de la material y de la
comprensi6n del Plan, result que el program de que nos ocu-
pamos es el de los studios relatives A la organizaci6n del go-
bierno, y naturaleza, relaciones y efectos de esa organizaci6n.







ENSENANZA DE DERECHO CONST1TUCIONAL


Veamos ahora de determinar, siquiera sea aproximadamente,
el lugar que esa material debe ocupar dentro del Plan general que
la comprende.
La consecuencia de esa determinacidn es de grande impor-
tancia, porque dentro de la unidad, debera dar la indicaci6n
de los 6rdenes de conocimientos ya adquiridos, y en consecuen-
cia, de los elements con que se podra contar en la enseflanza.
Esta primer consecuencia dari una segunda consecuencia,
cuando se pueda llegar A un orden de elements no conocidos,
precisamente para extender la investigaci6n.
Aqui debemos establecer ciertas suposiciones con respect al
Plan.
Presumimos que la ensefanza elemental de los studios juri-
dicos y sociol6gicos habra comenzado por sefalar su objeto y de-
marcar su campo, y que en esa demarcaci6n se habrA tratado de
la disposici6n y orden 16gico de sus ramas, tambien con sus res-
pectivos objetos, dentro del fin total.
De esa primer ensefianza habrd resultado la distinci6n de las
actividades 6 intereses individuals, y de las actividades 6 intere-
ses colectivos, relacionados con los dos titulos del Plan.
Hemos diclio individuo, y esto no tiene duda si hay socie-
dades.
Hemos dicho actividades 6 intereses individuals, y esta afir-
maci6n no puede suponerse tampoco equivocada si la relaciona-
mos con las actividades 6 intereses colectivos.
Pero nos hemos referido & una organizaci6n en las colectivi-
dades, y suponiendo la inevitable relaci6n que tiene que existir
entire los dos terminos del titulo del Plan, no puede quedarnos
duda respect a que los studios de aqudlla deben ocupar en 61
un lugar enteramente superior.
Si alguna duda tuvidsemos A ese respect, nos quedaria el ca-
mino de recorrer todas las materials que comprende actualmente
el Plan; pero es perfectamente innecesario ese trabajo, porque asi
como nos conduciria A las mismas conclusions que su titulo, asi
no nos haria adelantar hacia una enunciacidn mayormente carac-
teristica del Plan en su totalidad.
Tenemos, pues, dos distinciones elementales, que implican un
orden progresivo para su studio especial.
ZCual puede ser su orden?







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


El individuo: unidad de naturaleza especial 6 general, pero de
todos modos de vida diferente A la del conjunto.
La sociedad.
En cuanto & la organizaci6n que hemos hallado, deberA ser 6
anterior 6 posterior A la sociedad.
Seria lo primero, si ella formase la sociedad; pero, por el
contrario, si ella sale de la sociedad, si ella no es mas que la
sintesis de una armonia de 6sta 6 de sus armonias, sera incues-
tionablemente posterior a la sociedad.




Tratamos de un Programa, guia de una enseflanza.
4De que? De una especialidad del Plan de studios de la ((Fa-
cultad de Derecho y Ciencias Sociales, en una Universidad Ar-
gentina, es decir, en la instituci6n que represent la mas alta cul-
tura del pais, y que, pues, supone la mayor aptitud en el que
aprende y la posibilidad de la prolongaci6n ulterior del conoci-
miento de que se parte.
Primera cuesti6n: ,C6mo se confecciona un Programa de esa
enseflanza?
Aqui aparece, naturalmente ligada, la confecci6n del progra-
ma, con la material y el m6todo.
El Program, en si mismo, tiene por objeto fijar los puntos de
una exposici6n.
Dos casos: la exposici6n se destina A quien la conoce; la expo-
sici6n se destina a quien no la conoce.
Primer caso: la exposici6n no determine un efecto nuevo, con
relaci6n A su objeto.
Segundo caso: la exposici6n determine un efecto nuevo con
relaci6n A su objeto.
Efecto nuevo: aprender, que concuerda correlativamente con
el objeto de la exposici6n, que era ensefiar.
Segunda cuesti6n: ,C6mo debe ser la ensefianza universitaria?
En todas las investigaciones se tiende A la formaci6n de co-
nocimientos de cada vez mAs aproximados A su exactitud con los
6rdenes de los hechos 6 fen6menos a que se refieren; y de la in-
mensidad de los conocimientos adquiridos, esa es la iltima ver-
dad positive que queda en pie.








ENSENANZA DE DERECHO CONSTITUTIONAL


Si del constant examen de los hechos y fen6menos, y de la
comprobacidn de las leyes que los rigen; si de la constant repe-
ticidn y ampliaci6n de los mismos studios, pudidramos obtener
un concept de estabilidad y de verdad absolute que no hallara los
t6rminos de la contradicci6n dentro de la misma enunciaci6n que
se hace, de control y ampliaci6n constant, podria decirse que la
verdad estaria encerrada dentro de un cierto limitado nimero de
proposiciones.
Es cierto que estimamos tener adquirido un cierto nmme-
ro de verdades relatives, pero es tambien cierto que tendriamos
en el mejor caso, una sucesi6n constant de fen6menos enlazados
con los que correspondent a esas verdades, que se siguen produ-
ciendo en cada moment como la continuaci6n de las mismas.
Tenemos, ademas, 6rdenes de fen6menos producidos, a los
cuales no se ha podido aplicar la observaci6n direct, y otros mas
que han escapado A la observaci6n hist6rica.
Tenemos 6rdenes de fendmenos de produccidn constant y
usual, y tenemos 6rdenes de fen6menos de producci6n intermi-
tente que varian de poco comin A rarisima.
De aquf, una repetici6n del examen de ciertas verdades; una
material permanent nueva de examen; una continuaci6n de ad-
quisici6n de verdades, y una diversidad natural de medios para
investigarlas.
Y de ahi una distinci6n marcada.
Por una part, tenemos conocidos un cierto numero de ver-
dades.
Por otra parte, podemos tener la necesidad de controlar esas
verdades.
Por otra parte todavia, tenemos nuevas series de verdades en
perspective.
Primer caso. Tenemos un cierto numero de verdades.
Descontamos que ellas no constituyen lo absolute, porque el
tercer caso nos da una nueva sucesi6n de verdades.
4C6mo enserfamos?
Convenimos en que A nosotros solos correspond la. eficacia
de la investigaci6n, y entonces ensefiamos las verdades, sin ex-
plicar el procedimiento, etc. para adquirirlas.
Pero esta proposici6n es insostenible.
Entonces, convenimos en que la eficacia de la investigaci6n







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


no nos estA reservada, y, teniendo en cuenta que los fen6menos
nuevos dan la perspective de verdades nuevas, por investigacio-
nes nuevas, ensefamos Iqub?
Sabemos lo que hemos aprehdido; hemos aprendido, origina-
ria 6 derivadamente, lo que se ha investigado: luego enseflamos
lo que sabemos, es decir, la investigaci6n realizada.
Segundo caso. Tenemos un cierto nimero de verdades que se
nos entrega con cargo de control 6 que juzgamos convenient 6
necesario controlar.
iC6mo harfamos possible el control, sin conocer los fen6me-
nos, etc., de que habra de informarnos la investigaci6n?
Tercer caso. Tenemos nuevas series de fen6menos que inves-
tigar y nuevas verdades en perspective.
En este caso es perfectamente innecesario adecuar un razona-
miento a una proposici6n que es esencialmente de la argumenta-
ci6n realizada.
Parece entonces, que debe ensenarse aproximAndose lo mAs
possible A la investigaci6n ordenada que se ha realizado para
aprender: conocer, saber.
Otra cosa importaria trasmitir conclusions cuya concordan-
cia con los hechos seria una cuesti6n supuesta, y, que, verdade-
ramente, podrfa resultar una simple suposici6n.
En efecto: Lqu6 es lo que queda fijo?
Los hechos.
LQub es lo variable?
Las conclusions.
jPor qud son variables las conclusions?
Por el m6todo y por su uso.
Te6ricamente, nada hay tan sencillo como los m6todos; prAc-
ticamente nada hay tan dificil como la elecci6n y uso de un
m6todo.
Elevarnos del conocimiento de los hechos a las leyes que los
rigen; inferir proposiciones ciertas de otras que lo son; pretender
que de la semejanza de muchos puntos entire varias cosas, surge
la posibilidad de que se asemejen en algan punto mAs; pretender
que la misma semejanza de algunos puntos, imported la misma
posibilidad; suponer, verificar: en esto estAn sucintamente, en
su simplicidad y complejidad, los m6todos.
Decimos el m6todo inductivo, y decimos que es el procedi-







ENSENANZA DE DERECHO CONSTITUTIONAL


miento intellectual a posteriori, que parte de los hechos y que
por la observaci6n y por el studio de 6stos procura elevarse a
las leyes.
Si las leyes, como asi es, deben resultar de los mismos he-
chos, claro es que este es el verdadero procedimiento intellectual
para llegar al conocimiento exacto hacia el que se tiende.
Pero este m6todo no es algo extraflo que se haya agregado,
modificado 6 suprimido a la inteligencia; es la inteligencia mis-
ma realizando sus funciones.
En lugar, decimos m6todo deductivo, y decimos que es un
procedimiento intellectual a priori; que consiste en tomar como
punto de partida ciertos principios, leyes, etc., que se suponen
inconcusos 6 inmutables, y cuyo objeto se reduce a explicar los
hechos por los principios, comprobando al paso la verdad de los
principios con el testimonio de los hechos.
Asi definido, es evidentemente contrario al inductivo.
Pero desentrafando de esa definici6n lo que puede referirse
y se refiere A un procedimiento artificial y tinico, y reduci6n-
dolo a funci6n regular, encontramos que en este concept no pue-
de tampoco ser algo con que se haya adicionado 6 corregido la
inteligencia.
Pero no paramos aqui. Antes, suponiendo que dejamos incon-
sistente la anterior indicaci6n, decimos: Ldeducimos 6 no deduci-
mos? Linducimos siempre ann en el mismo campo de los hechos?
Es innegable que deducimos; y es al mismo Spencer a quien le
pareci6, que podia hacerse much en la Fisiologia Trascendental
y otras parties de la investigaci6n biol6gica, por ejemplo, siguien-
do el m6todo deductivo.
No digamos que nos puede faltar algfin element para realizar
el m6todo inductivo, porque esta seria una cuesti6n esencial-
mente practice; pero 4podrfamos decir qu6 hariamos con un cierto
orden de inducciones, si dividiendo las funciones intelectuales,
se hubiese de hacer un metodo radical de una parte de ellas?
En esto residirfa la cuesti6n de los m6todos si se hiciera una
division de 6sa naturaleza donde no pudiera prescindir de su
curso natural como funciones.
Un hombre debe hacer un viaje.
SLo empieza por el tercio, el cuarto 6 la mitad del camino?
,Baja una cuesta sin haberla trepado?
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DR BUENOS AIRES TOMO II 5







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


4C6mo se haria para deducir sin conocer los principios? C6mo
se haria para conocer los principios sin inducir de los fendmenos?
SC6mo se estudiarian los fen6menos sin haberlos hallado, com-
probado, etc.?
Es cierto, y ya queda indicado que prActicamente ocurre que
aun en las ciencias caracteristicamente inductivas se hallan in-
convenientes para la aplicaci6n del m6todo; pero, finalmente, es
exacto de todos modos que los procedimientos que lo suplirian,
hallan su eficaz fundamento en otras inducciones ya realizadas,
que los permiten.


Llegamos A la extension de la material.
Unidad social humana, organizada, cuyo rasgo caracteristico
debe ser el Gobierno.
ID6nde podemos hallarla?
Campo inmediato: las sociedades actuales, que son los hechos
vivientes y sometidos A nuestra observaci6n direct.
Campo mediator: las sociedades pasadas, en la parte en que los
ha alcanzado la observaci6n hist6rica, y, en la parte que no los ha
alcanzado, y de lo cual se ocupan ciencias especiales.
0 lo que es lo mismo, todas las sociedades, en las cuales debe
buscarse la comprobaci6n y metodizaci6n de los hechos de la ma-
teria.
Luego:
I. Comprobaci6n de la existencia del Gobierno en las socieda-
des. De su organizaci6n. De sus relaciones con los individuos.
La comprobaci6n no empieza, naturalmente, en un lugar ni en
un tiempo cualquiera; empieza en el lugar 6 lugares y tiempo en
que se hallan'los primeros datos que le correspondan.
Suponemos por un moment, que aqudlla nos haya dado
un comienzo heterogeneo de Gobiernos, de organizaciones y de
relaciones, y entonces realizamos una series de investigaciones
destinadas A separar las semejanzas y las diferencias.
Luego:
II. Semejanzas, etc.
III. Diferencias, etc.
0 bien simplemente:
II. Semejanzas y diferencias, etc.







ENSENANZA DE DERECHO CONSTITUTIONAL


En cambio suponemos que la comprobaci6n no haya dado un
comienzo heterogeneo, y por tal causa no realizamos las operacio-
nes indicadas.
Pero como estamos en el comienzo, adelantamos en la consi-
deraci6n de los Gobiernos, y les aplicamos las operaciones ya
sefialadas, cuando en el transcurso de la investigaci6n aparecen
con formas heterog6neas, y esta vez para continuarlas en todo su
desarrollo 6 en toda su evoluci6n.
A traves de toda la evoluci6n, terminada relativamente en nues-
tra dpoca ,ha perdurado un carActer comln de las formas?
Luego:
III 6 IV. CarActer comin de las formas.
E inmediatamente, con todos los elements necesarios.
IV 6 V. Su clasificaci6n.
Pero esos son los hechos de la organizaci6n, y dentro de esos
cuatro 6 cinco inmensos cuadros debe caber todavia la misma
vida de las sociedades en cuanto pueda recomponerse, para dar
lugar a la especulaci6n cientifica, de la naturaleza, factors, me-
dios y leyes de la organizaci6n.
De esa especulaci6n son las iltimas nociones del Estado y del
Gobierno; de esa especulaci6n es el reconocimiento de los ele-
mentos por los cuales se podria determinar el mayor grado evolu-
tivo de la organizaci6n; de esa especulaci6n es, en una palabra,
toda explicaci6n political fundamental.
Todo 6se conjunto que s6lo debe contener nociones derivadas
de los hechos politicos, con mas relaci6n (4 la sociedad que A
determinadas sociedades, con mas relaci6n al (individuo) que A
los individuos de una colectividad determinada, con mas relaci6n
((al Estadb~ y ((al Gobierno, que A estados 6 A gobiernos determi-
nados, constitute la parte fundamental del orden de los studios
que se ocupan de la organizaci6n indicada.
Seria pueril preguntar si tiene importancia su studio.
Bajo el aspect de su importancia intrinseca con relaci6n A la
verdad, supongamos que todas las nociones de la parte general
son ciertas 6 inciertas, 6 que s6lo algunas son ciertas.
Si son todas ciertas, todas, forzosamente deben entrar en la
enseflanza, para permitir la deducci6n; y si son todas inciertas,
supuesto que los hechos que las motivaron no han variado, los
hechos, por lo menos, tienen que entrar en la ensefianza.







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


A la inversa, si s61o algunas son ciertas, como en la primera
proposici6n del primero, deberan tambien entrar en la ensenianza.
Bajo el aspect de su relaci6n con la parte especial del Dere-
cho Constitucional, su necesidad es indiscutible.



Esta parte fundamental admite una marcada division, que re-
sulta de todo el process del desarrollo politico y de la especula-
ci6n desde que esta entronc6 con aquel siguidndolo en curso
paralelo 6 influyente.
Anteriores A la especulaci6n fueron los mismos hechos, que de
todos modos conservan siempre una buena independencia, y este
element de los hechos da origen por si A una de las divisions
presumidas: la de lo que la organizaci6n political ha sido 6 es.
Pero a ese element se reune la especulacion, intent expli-
carlo, senala durante un largo process hist6rico que tales 6 cuales
organizaciones no son las que deben ser, y al influjo de otros pen-
samientos, influye en la misma organizaci6n, creando otra de las
divisions presumidas: la de lo que la organizaci6n political
debe ser.
Este es el terreno propio de la mayorfa de la literature politi-
ca, de la que deductivamente, han nacido teorias importantes, y
aun de grande valor, mejoras prActicas.



A la parte general sigue la parte especial.
De la observaci6n casi siempre indirecta, lejana, impropia para
los detalles, verdaderamente imperfecta para lo que no sea lo
trascendental, se pasa, en la parte especial A la observaci6n direc-
ta, inmediata y propia de los detalles, que permit la organiza-
ci6n political A que debe referirse singularmente la ensefanza
universitaria, de un pais, y, que sin duda, aceptamos, que es la
del mismo.
Suponemos haber visto el total de organizaciones political,
distinguiendo un conjunto de hechos: lo que es, que eni su evolu-
ci6n se han relacionado intimamente en variadas fases, algunas
veces, con lo que el pensamiento human ha pretendido que de-
bian ser.







ENSENANZA DE DERECHO CONSTITUTIONAL


De aqui una presunta division del studio especial, paralelo al
general formado de una parte real de la organizaci6n political: lo
que es, y de una parte supuesta: lo que debe ser.
En la Repiblica Argentina la primera estA toda establecida y
e scrita.
Su studio debe ser el de la exposici6n y examen de las dispo-
siciones constitucionales, desde el soberano hasta el altimo deta-
lle, con la base de los concepts adquiridos en la parte general, 6
ilustrado con las comparaciones de los regimenes que resulten
oportunos para la mejor comprensi6n de las cuestiones, tal como
se indica en el program official en donde se titula (( La Consti-
tuci6n,.
Pero no tiene, seguramente, las mismas relatives facilidades,
la segunda presunta parte, 6 sea, la de lo que la organizaci6n
debe ser.
Cuando se haya visto mas directamente la organizaci6n political,
habra sido en lo que es, conociendo su existencia en el cuerpo
escrito que lo determine, por ejemplo, en la Reptblica Argentina,
especializando y ahondando un buen grupo de nociones dentro de
esa unidad.
En el mejor caso, si esas nociones fueron referidas A los hechos
a que correspondian, se habrA notado alguna diferencia entire 6s-
tos y aqu6llas; y en el peor caso, en el que debemos ponernos, si
fueron referidas independientemente de aquellos hechos, no se
habrA notado diferencia alguna.
Pero aun cuando hubiesen sido estudiadas independientemen-
te de los hechos mencionados, se habrA notado que la Constitu-
ci6n dice en su preambulo: (.Nos, los representantes del pueblo
de la Naci6n Argentina, reunidos en Congreso General Constitu-
yente por voluntad y elecci6n de las Provincias que la componen,
en cumplimiento de pactos preexistentes, con el objeto de consti-
tuir la unidn national), y que tambidn dice en su articulo prime-
ro: ( La Naci6n Argentina adopta para su Gobierno la forma Re-
presentativa Republica Federal)), y estas enunciaciones ofrecen la
oportunidad de considerar el orden de los hechos voluntarios en
la organizaci6n political.
Ahora bien, hallado ese orden d6nde estaria la raz6n anterior
que habria de impedirnos suponer que un hecho voluntario no
pueda llegar A ser un hecho arbitrario?







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Esa pregunta contiene otra: Ld6nde hallaremos el element
para juzgar de silla organizaci6n singular es 6 no natural, 6 A la
inversa, es 6 no arbitraria?
4D6nde hemos hallado la organizaci6n political? En las socie-
dades.
El element debemos hallarlo, pues, en las sociedades; en
el studio de las sociedades; en un orden de studios vastisimos,
de realizaci6n relativamente muy reciente, que se llama Socio-
logia.
((Ciencia de las Sociedades), ((Ciencia que se ocupa de las con-
diciones y leyes de los ten6menos sociales), ((Ciencia de la es-
tructura y las funciones del cuerpo social), con un concept claro
y distinto, cualquiera que sea la enunciaci6n de las definiciones
contemporAneas con que se la indique, tiene un campo y un mB-
todo que son su mayor claridad.
Continuaci6n progresiva de la Filosofia de la Historia que rea-
lizaba su studio a priori, no ha sido mAs que la faz, del paso de
lo absolute A lo relative por la aplicaci6n del m6todo inductivo,
en el studio de la sociedad.
Ciencia inductiva, a posteriori, que parte de los hechos, que
va de lo particular A lo general, es ciencia concrete por excelencia
y siendo la fuente de toda legislaci6n, es necesariamente la fuen-
te de la Politica
Ella encuentra una armonia social, y, segln el mismo funda-
dor de la Ciencia, Comte: ((La concepci6n de esa armonia, da el
( fundamento de una teoria del orden politico, sea spiritual 6
( temporal; nos conduce a considerar el orden artificial y volun-
" tario como una simple prolongaci6n del orden natural 6 invo-
, luntario hacia el que tienden sin cesar las diversas sociedades.
Para ser eficaz, toda instituci6n political debe reposar sobre un
, analisis de las tendencies expontaneas correspondientes, que
, son las tinicas que pueden dar races suficientes A su autori-
( dad... Se trata de contemplar el orden para perfeccionarlo y no
a crearlo, cosa imposible).
Esa ciencia es el orden de studios que debe iluminar los pa-
sos de la investigaci6n political, y que ha debido precederla divi-
dida en dos parties, una parte general y elemental, del conocimiento
de la Ciencia Sociol6gica, naturaleza, objeto, m6todo y datos, y una
parte especial de la Sociologia national.








ENSENANZA DE DERECHO CONSTITUTIONAL


En cuanto A la primera parte, parece incuestionable que debe
ser, no s6lo anterior al Derecho Constitucional, sino anterior A
todo orden de studios juridicos que no fuera el de la misma in-
troducci6n.
La segunda parte que debia ser tambidn anterior, porque su
conocimiento debe ser, por lo menos, paralelo al de todas las en-
sefanzas nacionales del Plan, podria, sin embargo, transitoria-
mente, estar agregada A la enseilanza del Derecho Constitucional,
por razones que enunciaremos mAs tarde; y con ella antecedente
6 incorporada, se tendrian los datos necesarios para juzgar de
((si las instituciones political nacionales responded A las tenden-
((cias correspondientes,, 6 en otros t6rminos, si son lo que de-
ben ser.
Finalmente, del sefalamiento de Comte: ((contemplar el orden
para perfeccionarlod, result distintamente una tercera parte
del Derecho Constitucional, abarcada comprensivamente dentro
del clAsico (debe ser), y es la que trataria de lo que una organi-
zaci6n que ((es,) lo que ((debe ser)), ((pudiera aun ser)), sobre la
base de la Sociologia y sujeta A la posibilidad, que pueda resul-
tar, de la substituci6n de ciertos factors sociales, para encami-
nar algunas acciones y reacciones en sentido determinado.



En consecuencia, la material tiene dos parties, una fundamen-
tal compuesta: de la investigaci6n de las formas, estructura, com-
ponentes, elements y evoluci6n de la organizaci6n political, de la
especulaci6n relative A su naturaleza, medios y leyes, y de las
consecuencias de esa especulaci6n relatives A lo que la organiza-
ci6n political debe 6 puede ser; y una especial compuesta: de lo
que una organizaci6n determinada es, de lo que esa organizaci6n
debe ser, y de lo que esa organizaci6n pueda aun ser.

AMERICO PEREYRA MIGUEZ.
Doctor en jurisprudencia,
Secretario de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales
de la Universidad de La Plata.
(Continuard).


















GENERAL DOCTOR DON BENJAMIN VICTORICA


DECANO DE LA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES





La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales en vlas de salvar de la
crisis A que la condujeron tantas y tan complejas circunstancias, ha
elegido decano al General doctor don Benjamin Victorica.
A su alto grado military el doctor Victorica agrega las calidades de
un politico de primera linea con medio siglo de intervenci6n active en
nuestra historic institutional, y es hoy mismo Presidente de la CAmara
de Diputados de la Naci6n. Promovido al grado de Coronel por decreto
del Vicepresidente de la Confederaci6n Argentina, Dr. D. Salvador M.&
del Carril, en 2 de Enero de 1860, fue designado el mismo afo, decreto
de 5 de Marzo de 1860, Ministro de Guerra y Marina, al organizer su Mi-
nisterio el Presidente doctor don Santiago Derqui. Veinte aflos mis
tarde el doctor Victorica fu6 nuevamente liamado al desempefio de la
misma carter.
Alternativamente con las funciones politicas y militares, el Dr. Vic-
torica ha ejercido las que requerian competenciajurfdica. Graduado en
la Universidad de Buenos Aires en 1849, fu6 designado por decreto de
8 de Enero de 1855, juez de I." instancia en lo Civil y Criminal de la
Concepci6n del Uruguay (con jurisdicci6n en ese departamento y en los
de Gualeguaychd, Uruguay, Villaguay y Concordia). Fu6 mas tarde, Fis-
cal de las CAmaras de Apelaci6n de la Provincia de Buenos Aires, y ad-
quirieron autoridad en el foro sus Vistas fiscales, recopiladas en un
volume.
Por iltimo, ascendi6 al mis alto puesto en la administraci6n de
justicia, cuando en 10 de Agosto de 1887 fu6 nombrado Presidente de la
Corte Suprema de Justicia Nacional, cargo que desempefi6 hasta el 5 de
Julio de 1892. La Universidad le cuenta entire los suyos como Acad6mi-
co de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, desde 23 de Mayo
de 1877; en various perfodos miembro del Consejo Superior, y 6ltima-
mente vicerrector de la Universidad.







GENERAL DOCTOR DON BENJAMfN VICTORIA 73

La Facultad de Derecho ha confiado, pues, A un hombre de larga ex-
periencia y rodeado de todos los respetos, el gobierno de la casa, en la
pasajera crisis que tantos se empeilan en avivar desde afuera con el
soplo de la discordia, la indisciplina, la asonada 6 el motfri, el atentado
& la libertad de los que quieren estudiar, dar exAmenes, signo aqu61
de una de esas perturbaciones de ideas y sentimientos sociales que con-
ducen A los pueblos al despotismo 6 A la anarqufa.
Bajo la autoridad del nuevo decano, y no obstante los pron6sticos
adversos de una part de la prensa, han inaugurado sus cursos con todo
6xito y satisfacci6n de alumnos y profesores, los catedrAticos: de Dere-
cho Romano, Dr. D. Raymundo Wilmart; de Introducci6n al Derecho,
Dr. D. Juan A. Garcfa (hijo) y de Filosoffa, Dr. D. Ernesto J. Weigel
Mufioz.



















ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


CONSEJO SUPERIOR

REFORM UNIVERSITARIA


INFORMED DE LA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES

Buenos Aires, Junio 25 de 1904.
Sefior Rector de la Universidad:
La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, que tengo la honra de
presidir, tom6 en consideraci6n la circular del Rectorado, fecha 20 de
Mayo, remitiendo una nota de la Comisi6n de Instrucci6n Piiblica de la
H. CAmara de Diputados, en la que solicita la opini6n de las Facultades
sobre los proyectos de ley universitaria que tiene A studio.
La Facultad, al dfa siguiente, en sesi6n de 21 de Mayo, nombr6 una
comisi6n especial para que dictaminara, y, en sesi6n de 23 del corrien-
te, discuti6 el asunto.
En cumplimiento de lo resuelto por la Facultad, tengo el honor de
elevar al Rectorado copia de los informes de la citada comisi6n espe-
-cial; y del que, sobre la misma material, envi6 la Facultad el 7 de Agos-
to de 1900 (1) A la Comisi6n de Instrucci6n Piblica de la H. Camara.
Estos informes expresan sucintamente la opini6n de la Academia
sobre organizaci6n universitaria.
Saludo al sefior Rector con mi consideraci6n mAs distinguida.
M. OBARRIO.
E. Navarro Viola.

Buenos Aires, Junio 8 de 1904.
Al senior Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Dr. D. Ma-
nuel Obarrio:
La comisi6n nombrada en sesi6n de 21 de Mayo dltimo para estudiar
los diversos proyectos de reform universitaria sometidos A esta Facul-

(1) Este informed sera publicado en el pr6ximo n6mero de la RvrisTA.








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


tad, tiene el honor de presentar al sefior Decano y Honorable Academia
el resultado de su studio.
Dados los diversos proyectos que existen, los del sefior Ministro de
Instrucci6n Pfiblica y del seflor Diputado Dr. D. Eliseo Cant6n por un
lado, y por otro el del sefior diputado Dr. D. Francisco Oliver, la pri-
mera cuesti6n que se present es la de resolver si las diversas Faculta-
des deben ser ramificaciones de un cuerpo universitario, como en aque-
llos proyectos, 6 si han de vivir separadas y ser aut6nomas como en el
del senior Diputado Dr. Oliver.
Sobre este punto capital la opini6n de esta comisi6n esta decidida-
mente A favor de este filtimo proyecto, y nos parecen concluyentes los
arguments del discurso de dicho sefior diputado, lo mismo que los de
la nota que esta Facultad pas6 & la Honorable CAmara de diputados en
7 de Agosto de 1900.
La ensefianza superior se da por las Facultades, y si se quiere dar
autonomfa A la ensefianza superior, es en cada una de las Facultades
donde se debe conferirla. Reunir A las diversas Facultades en un con-
junto llamado Universidad y conferir A& sta la autonomia de la ense-
fianza importarfa una incongruencia y seria caer en un espiritu unita-
rio opuesto & nuestro modo de ser institutional; esto equivaldria A ma-
nejar A las Facultades desde arriba de ellas y dar A un cuerpo artificial
y centralista poderes de gobierno sobre cada una de las Facultades,
andlogos A los que podria tener el P. E. en un pals en el cual no se qui-
siera acordar la autonomfa de la ensefanza superior. En nada atenua-
ria ese mal el hecho de que las autoridades universitarias fueran nom-
bradas por las Facultades, puesto que un poder centralista y unitario
puede ser nombrado por elecci6n popular, lo mismo que autoridades
federales.
Se ha dicho que la autonomfa y separaci6n de las Facultades impor-
taria convertir A& stas en meras escuelas de practicones y no en fuen-
tes de producci6n cientffica. La afirmaci6n es antojadiza. LPor qu6 he-
mos de suponer que una Facultad de Medicina, por ejemplo, dirigida
pura y exclusivamente por hombres de la ciencia m6dica, ha de ser
menos cientifica que si recibe su direcci6n de un grupo en el cual en-
tren por iguales parties los m6dicos, los ingenieros, los jurisperitos
y los literatos? MAs bien deberfa presumirse lo contrario. Cuando la
Facultad de Derecho, por ejemplo, envia delegados A la Universidad, su
mandate no los convierte en universitarios capaces de juzgar por sf las
necesidades de las ciencias naturales, fisicas 6 matemAticas, y asi de los
demas, pasando lo que con acierto hace notar el senior diputado Oliver;
esto es, que llegan A regir forzosamente bien cuatro minorias alternati-
vamente, 6 bien mayorias menos competentes que las minorfas.
Se ha dicho que, teniendo mayors entradas y relativamente menos
gastos, la Facultad de Derecho, y contribuyendo aqu6llas en parte al
sostenimiento de las demas, habrfa egofsmo en que partiera de ella la
idea de la separaci6n. No se concibe aquf la palabra egofsmo, porque








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


no es egofsta quien defiende una idea de progress. Si la situaci6n eco-
n6mica del pals y la financiera del gobierno fuesen tales que las otras
Facultades debiesen sufrir con esa separaci6n, esta comisi6n oiria la
voz de una necesaria solidaridad y los mismos estudiantes de derecho
aceptarian que sus cuotas sirviesen en parte para sostener A otras Fa-
cultades en las que se cultivan otros ramos de la ciencia que concurren
con ella A la alta cultural y al progress y bienestar del pals. Pero no es
ese el estado econ6mico y financiero nuestro, ninguna dificultad hay
para que el erario ayude A las Facultades que lo necesiten y 6stas mis-
mas ban de preferir recibirla en esa forma y no en la de una especie de
impuesto sobre los estudiantes de las que tienen mayores entradas,
como ya lo hizo notar esta Facultad hace cuatro aflos.
La mejor prueba de que el rectorado y consejo superior son una
creacidn artificial entire nosotros es que, cuando se necesitan informes
en el Conorable Congreso, no se piden A aqu6llos sino & las Faculta-
des por su conduct, como ahora, 6 bien directamente como sucedi6
en 1900.
Estamos, pues, decididamente con el proyecto Oliver sobre este
punto de partida.
El segundo punto que se present es el de c6mo se ha de gobernar
cada Facultad, si ha de ser como ahora una academia de quince miem-
bros, cooptativa y vitalicia, presidida por un decano nombrado por ella,
6 si ha de ser regida, legislativamente diremos, por el numeroso cuerpo
de sus profesores, titulares y suplentes, 6 si se ha de adoptar algfin t6r-
mino medio.
Aquf estamos, no frente A una creaci6n artificial, sino A una entidad
de existencia real, la Facultad, 6 sea, el centro vital de una ensefianza
superior dada. Por lo mismo es de estricta aplicaci6n el procedimiento
evolutivo y no la march por saltos.
Actualmente cada academia debe tener por lo menos un tercio de
sus miembros que sean profesores. Esta Facultad, por pura previsi6n
y antes de que se iniciaran las exigencias exteriores de reforms, habfa
propuesto que esos acad6micos-profesores fuesen elegidos por el cuer-
po docente.
Creemos que se podrfa dar un paso mIs, estableciendo que sean
siete y no mas los profesores acad6micos y que toda elecci6n de aca-
d6mico, sea professor 6 no, se verifique por una asamblea compuesta de
los acad6micos y de los profesores titulares y suplentes.
Las razones que hemos tenido para formular esta reform son las
siguientes: El ((claustro), es hoy impracticable, como sistema de elec-
ci6n, al menos en esta capital, cualquiera forma que se le quiera dar;
pero es asequible su fin por otros medios. Los profesores de una Fa-
cultad no constituyen la summa de la ciencia de su ensefianza, muy es-
pecialmente en derecho y ciencias sociales y en filosoffa y letras y tam-
bi6n en lo que Ilamamos ingenierfa. SerIa injusto y nocivo el no dar
acceso A las academias A historiadores, literatos, publicistas, ge6grafos,








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


investigadores cientfficos,'ingenieros de fama, abogados y jueces juris-
consultos, A estadistas y legisladores que han aplicado 6 dictado leyes
que nos rigen; y no basta que sean elegibles, sino que tengan un lugar
especialmente reservado, para que los profesores no caigan involunta-
riamente en una exclusion de hecho, seducidos por los m6ritos de al-
gunos colegas A quienes forzosamente tendrfan mds presents.
Una limitaci6n de edad nos parece un error y un medio disfrazado
de deshacerse de algfin acad6mico sin mas trdmite. La edad tiene efec-
tos muy distintos en unos hombres y otros. Obras inmortales hay y di-
recciones decisivas de los mas arduos asuntos pfiblicos llevadas A cabo
por septuagenarios y octogenarios, siendo notorio que las tareas de
nuestias academias no son pesadas. Hallarfamos mas acertado y mAs
adecuado en un pafs republican, el que los acad6micos fueran nom-
brados por cinco afios y reelegidos sin limitaci6n. Siendo vitalicia la
alta distinci6n, se corre el peligro de que alguno que ha perdido el
afecto al honroso cargo siga siendo acad6mico, tal vez por ruego de sus
compafieros, y desatienda en algo sus obligaciones, lo que produciria
sensible efectos sobre la discipline de la casa.
Otro punto vital es el del nombramiento de profesores titulares y
suplentes. A primera vista parece mAs democrAtica la elecci6n de ellos
por la asamblea de acad6micos y profesores titulares y suplentes; pero
en realidad no es asi, porque los ocho acad6micos tomados de fuera de
la casa para representar lo que Ilamaremos el element intellectual y
moral externo, quedarfan absorbidos por los de adentro en esa misi6n,
que es sin duda alguna la mAs trascendental de la academia. NombrAn-
dose los profesores por acad6micos que representan en parties iguales
al element interno y al externo, creemos que se consigue sencilla-
mente, y dentro del modo de ser modern, el legitimo objeto que se
busca al tratar de hacer renacer en alguna forma el antiguo claustro
universitario.
Sin que la honorable comisi6n de instrucci6n pfiblica tenga resuel-
tos esos tres primeros puntos, es diffcil expedirnos sobre detalles. In-
formar sobre los de una organizaci6n que no fuese al fin la que adopted
la honorable comisi6n, seria infitil; informar sobre los detalles de todas
las organizaciones posibles dentro de los proyectos extremes, no serfa
hacedero en el breve espacio de tiempo que desea la honorable comi-
si6n. AdemAs la honorable comisi6n sabe que esta Facultad (como las
demAs), sus comisiones y sus miembros estarAn siempre dispuestos A
informar sobre cualesquiera de los puntos de detalle.
Agregaremos tan solamente que serfa convenient que el honorable
congress dictase poco A poco para cada Facultad un plan de studios,
de manera que, sujetandose A ellos como A un minimo, pudiesen sur-
gir facultades libres. Por de pronto creemos que la ley deberfa dejar A
las actuales facultades una gran autonomia econ6mica y didactica, pero
encargAndoles especialmente la formaci6n de un buen cuerpo de pro-
fesores, lo que se puede conseguir de dos maneras: obligando A los su-








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


plentes A dar cada afio un curso suplementario (remunerado), de tres
meses, por ejemplo, como iba a suceder desde este afio en las classes de
civil, y dando acceso A sus aulas a profesores libres, como tambi6n su-
cedi6 en aios anteriores en esta Facultad.
Terminaremos nuestro cometido con una consideraci6n. No es por
cierto exclusivamente la instrucci6n la que debe determinar la forma-
ci6n de hombres destinados A actuar en posiciones directives; la recti-
titud de los sentimientos, el vigor de la iniciativa, la firmeza del carAc-
ter, en parte se adquieren por hdbitos, bajo la sugesti6n moral del
maestro y sobre todo del ejemplo, que es seguramente la lecci6n mAs
elocuente. Esta parte de la educaci6n no puede ser objeto de progra-
mas 6 reglamentos minuciosos, mAxime en esta altura de la ensefian-
za. Esta necesita moverse con la mas amplia libertad, pero por lo mis-
mo ella debe obrar de una manera constant por todos los elements
que constituyen el medio en que se desenvuelve.
Por eso creemos firmemente que nadie mejor que el cuerpo mismo
encargado de la direcci6n de la ensefianza cientffica puede velar por la
elevaci6n de los studios, manteniendo el sentimiento de la responsa-
bilidad colectiva y del honor comfn.

R. WILMART. ANGEL S. PIZARRO.



Buenos Aires, Junio 23 de 1904.

De acuerdo con lo resuelto por la Facultad en sesi6n de hoy, el6-
vese este informed, acompafiado del que produjo la Facultad sobre esta
misma material el 7 de Agosto de 1900, al Rectorado.

M. OBARRIO,
E. Navarro Viola.




INFORMED DE LA FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS


Buenos Aires, 30 de Junio de 1904.

Sefor Rector de la Universidad, Dr. D. Leopoldo Basavilbaso:

La Facultad de Filosoffa y Letras ha considerado detenidamente los
proyectos del P. E. y de los sefiores diputados Cant6n y Oliver, relati-
vos A la reform universitaria, sobre los que el sefior Rector se ha ser-
vido pedirle opinion en sus notas de 20 y 23 de Mayo; y en la sesi6n de







ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


27 de Junio ha adoptado las siguientes conclusions con arreglo A las
cuales convendria, A su juicio, modificar la ley vigente:
1.a Se debe mantener la unidad uhiversitaria.
2.a Respecto de la autonomfa universitaria:
a) En lo econ6mico se debe: 1.0 Aceptar el artfculo 3.0 del Pro-
yecto del senior diputado Cant6n; 2.0 Reemplazar la subven-
ci6n actual por una suma igual en su porcentaje sobre una
renta permanent, por ejemplo, la importaci6n aduanera; y
3.0 conservar los derechos universitarios;
b) En lo didActico se debe reservar A la Universidad la sanci6n de
los planes de studio y el nombramiento de profesores en la
forma que determinan los Estatutos;
c) En lo orgAnico la Universidad debe dictar los Estatutos, de con-
formidad con las bases que la ley establezca.
3.a La Asamblea Universitaria debe componerse de quince delega-
dos por cada Facultad. Los delegados deberAn ser elegidos en cada Fa-
cultad por los Acad6micos y los profesores titulares, suplentes y libres,
reunidos en Asamblea.
4.a Deben 'ser atribuciones de la Asamblea universitaria, dictar y
reformar los Estatutos y elegir rector de la Universidad.
5.a El Consejo Superior debe componerse, como actualmente, del
Rector, de los Decanos y de los Delegados por cada Facultad.
6.a El Decano y los Delegados de cada Facultad deben ser elegidos
por los Acad6micos y los profesores titulares, suplentes y libres de la
misma, reunidos en Asamblea.
7., Debe corresponder al Consejo Superior:

a) Crear nuevas Facultades;
b) Nombrar A los profesores A propuesta unipersonal de las Fa-
cultades, y removerlos A solicitud de las mismas Facultades.
8.1 Las Facultades deben dictar los planes de studios, sin perjuicio
de las limitaciones que resulten de la Ordenanza de Presupuesto.
9.a La ley en vigor debe quedar subsistente en lo que no sea afec-
tada por las conclusions anteriores.
Saludo atentamente al senior Rector.
N. PIRERO.
R. Castillo.








BEVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


RESOLUCIONES DEL CONSEJO SUPERIOR


Sesi6n del 16 de Julio


Con asistencia de los Consejeros Dr. Leopoldo Basavilbaso, Ingenie-
ro Eduardo Aguirre, Dr. Indalecio G6mez, Ingeniero Luis M.a Huergo,
Dr. Manuel F. Mantilla, Dr. Norberto Pifiero, Dr. Rafael Ruiz de los Lla-
nos, Dr. Benjamin Victorica y Dr. Eufemio Uballes, se tomaron las si-
guientes resoluciones:
-Conceder licencia, sin goce de sueldo, A los Dres. Pedro Lagleyze,
professor de Clinica Oftalmol6gica en la Facultad de Ciencias M6dicas, y
al Dr. Adalberto Ramaug6, professor de Medicina Operatoria en la misma
Facultad; al primero desde el 25 de Julio hasta el 15 de Marzo de 1905,
y al segundo por un afio desde la fecha.
-Acordar, de conformidad con lo pedido por la Facultad de Ciencias
Exactas, Ffsicas y Naturales, la substituci6n de los dos puestos vacan-
tes de ayudantes de laboratories y gabinetes, con 80 pesos de sueldo
cada uno, por un puesto de Director, con 150 pesos mensuales.
-Expedir al Dr. Pedro Lagleyze la credencial de Delegado de la Fa-
cultad de Ciencias M6dicas al Congreso Internacional de Oftalmologfa,
que se reunira en Lucerna, de acuerdo con la nota de aquella Facultad
que comunica ese nombramiento.
-Derogar, de acuerdo con el pedido de la Facultad de Derecho y
Ciencias Sociales, el decreto de 26 de Marzo de 1904, para que se abran
las classes el l.o de Agosto en aquella casa.
-Elevar al Ministerio de Instrucci6n Pfiblica, en vista de la resolu-
ci6n anterior sobre apertura de classes, la nota de la Facultadde Dere-
cho y Ciencias Sociales que solicita que se despachen las renuncias
de profesores.
-Pasar A informed de la Facultad de Ciencias M6dicas, la nota del
Ministro de Instrucci6n Pfiblica sobre ensefianza de la vacuna.
-Pasar & Comisi6n de Ensefianza el Plan de Estudios del Instituto
Libre de Segunda Ensefianza.
-Pasar al P. E. la siguiente terna remitida por la Facultad de Filo-
sofia y Letras, para la CAtedra de Geograffa fisica (segundo curso): se-
flor Julio Lederer, senior Enrique A. S. Delachaux, senior Rodolfo
Hauthal.
-Pasar & la Comisi6n de Presupuesto y Cuentas el proyecto de Bi-
blioteca Universitaria, para incluirlo en el Presupuesto de 1905.
-Pasar A informed de la Facultad de Ciencias M6dicas las cuentas








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


del Pensionado del Hospital de Clinicas, en la parte correspondiente A
las entradas.
-Aprobar la rendici6n de cuentas de la partida de taria)), pasada por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.
-Aprobar las cuentas de la Facultad de Ciencias M6dicas, corres-
pondientes A la inversi6n de las sumas recibidas en 1901 y 1902 por de-
rechos de trabajos prActicos.
-Acordar la suma de $ 200.000 A la Facultad de Ciencias Exactas,
Ffsicas y Naturales para ampliaciones del edificio de la Facultad.
-Acordar A la Facultad de Filosoffa y Letras, la suma de mil fran-
cos para ayudarla A costear los gastos de representaci6n del doctor
Lehman Nitsche, delegado al Congreso de americanistas que se reu-
nirA en Sttutgart.
-Autorizar al Rector para integrar comisiones, que lo fueron en la
siguiente forma:
Ensefianza: Dres. Victorica y Mantilla.
Peticiones: Dr. Wernicke.
Presupuesto y Cuentas: Dr. Penna.
-Efectuar en la sesi6n pr6xima la elecci6n de Vice Rector.



Sesi6n de 1 de Agosto


Con asistencia de los Consejeros, Dr. Leopoldo Basavilbaso, Inge-
niero Eduardo Aguirre, Dr. Indalecio G6mez, Dr. Jos6 Penna, Dr. Nor-
berto Pifiero, Dr. Rafael Ruiz de los Llanos y Dr. Roberto Wernicke,
se tomaron las siguientes resoluciones:
-Comunicar A la Facultad de Filosoffa y Letras el nombramiento
hecho por el P. E. del Sr. Enrique A. S. Delachaux, para professor titu-
lar de Geograffa Ffsica (20 curso).
-Comunicar A la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales la acep-
taci6n de las renuncias de profesores, hecha por el P. E., con excep-
ci6n de la del Dr. Juan A. Garcfa (hijo) que no fu6 aceptada.
-Pasar A Comisi6n de Ensefianza el pedido de la Facultad de Cien-
cias Exactas, Fisicas y Naturales, de que se acuerde diploma de inge-
niero civil honors causa al Sr. Augusto Ringuelet.
-Crear un premio para campeonato de remo entire los alumnos de
las Universidades Nacionales.
-Pasar A Comisi6n de presupuesto y Cuentas, la nota de la Facul-
tad de Ciencias M6dicas sobre gastos de la Maternidad.
-Elevar al P. E. la siguiente terna para professor titular de Fisiologia
Experimental en la Facultad de Ciencias M6dicas: Dres. Horacio G.
Pifiero, Mariano Alurralde y Domingo S. Cavia.
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOKO 6








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


-Elegir Vice Rector. Hecha la votaci6n result electo por unani-
midad el Dr. Benjamin Victorica.
-Pasar & la Comisi6n de Presupuesto y Cuentas la nota del Direc-
tor de la REVISTA dando cuenta de la inversion de fondos en la publica-
ci6n del primer tomo.
-Pasar al Contador Tesorero la cuenta de la Facultad de Ciencias
Exactas Fisicas y Naturales correspondientes a 1902.
-Aprobar la rendici6n de cuentas de la partida "gastos y alumbra-
do)) hecha por la Facultad de Filosofia y Letras.







FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES


Sesi6n de 14 de Julio


Con asistencia de los Acad6micos, doctors Benjamin Victorica, Ma-
nuel Obarrio, Wenceslao Escalante, Baldomero Llerena, Jos6 E. Uriburu,
Emilio Lamarca, Federico Pinedo, Bernardino Bilbao, Jos6 M. Garro
y Jose N. Matienzo, se tomaron las siguientes resoluciones:
-Proceder al nombramiento de Decano de la Facultad, recayendo la
designaci6n en el Dr. Benjamin Victorica.
-Postergar la consideraci6n de la renuncia presentada por el Aca-
demico Dr. Oliver, en vista de las razones expuestas en ella.
-Poner nuevamente A concurso las suplencias de las cAtedras de
derecho civil y derecho commercial, sefialandose al efecto el dia 12 de
Agosto, advirti6ndose que en caso de no presentarse aspirantes, serdn
provistas por nombramiento director.
-Prorrogar los exAmenes pendientes, designados para el 15 de Ju-
lio, hasta el dfa 15 de Septiembre.
-Integrar la comisi6n de Ensefianza, con los doctors Garro y Ma-
tienzo, teni6ndose present la manifestaci6n hecha por este filtimo, de
que la Academia debfa ocuparse sin p6rdida de tiempo, de la reorgani-
zaci6n 6 reform de la ensefianza.
-Elevar una nota al Rectorado, manifestando la conveniencia de
abrir las classes el 1 de Agosto y la inscripci6n de alumnos, que se man-
tienen clausuradas por resoluci6n de 26 de Marzo.
-Integrar la comisi6n de vigilancia con los Dres. Lamarca y Bilbao.
-Pasar una nota al Rectorado para que exprese al Poder Ejecutivo
la conveniencia de que sean despachadas las renuncias de profesores,
con objeto de facilitar la organizaci6n del cuerpo docente.








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


FACULTAD DE CIENCIAS MEDICAS


Sesi6n de 21 de Julio


Con asistencia de los Academicos doctors Eufemio Uballes, Roberto
Wernicke, Jose T. Baca, Eliseo Cant6n, Gregorio N. Chaves, Rafael
Herrera Vegas, Pedro Lagleyze, Manuel Blancas, Jacob de Tezanos
Pinto, Luis Gi(emes y Jos6 Penna, se tomaron las siguientes resolu-
clones:
-Elevar al Consejo Superior, la siguiente terna para Profesor
de Fisiologfa: Dres. Horacio G. Pifiero, F. M. Alurralde y Domingo
Cavia.
-Llamar al Dr. Juan D. Pifiero, en vista de la nota elevada por 61 y
de los sucesos ocurridos en el Hospital San Roque, para pedirle deta-
lles sobre ello, y comunicarle la resoluci6n tomada por la Facultad, de
llamar al professor suplente Dr. Francisco Llobet, para que dicte un
curso suplementario de anatomia descriptive en el Anfiteatro del Hos-
pital de Clinicas.
-Llamar A los Profesores substitutes Dres. Leandro Valle y Te6-
filo A. Moret, para dictar las catedras que ocupan como titulares los
Dres. Adalberto Ramaug6 y Pedro Lagleyze, A quienes se ha concedido
licencia, segfin la nota pasada por el Consejo Superior.


Scsi6n del 4 de Agosto


Con asistencia de los Acad6micos Dres. Eufemio Uballes, Roberto
Wernicke, Eliseo Cant6n, Luis Gilemes, Gregorio N. Chaves, Rafael He-
rrera Vegas, Manuel Blancas, Leopoldo Montes de Oca y Jos6 Penna, se
tomaron las siguientes resoluciones:
-Elevar al Rectorado, favorablemente informada, una nota del doc-
tor Juan D. Pifiero pidiendo licencia por dos meses.
-Nombrar al Dr. Abel Ayerza, miembro del Jurado para dictaminar
en el premio al mejor trabajo en el pafs, cuyo puesto habia quedado
vacant por renuncia que hizo el Dr. Domingo Cabred.
-Aprobar el program presentado por el Dr. Gregorio Araoz Alfa-
ro, para el curso de semiologia.
-Conceder al mismo professor la suma de 500 pesos para instala-
ci6n de un pequefio laboratorio de investigaciones en la Sala de Clf-
nicas.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


-Determinar como local para las classes de semiologia, la sala 9 del
Hospital de Clfnicas.
-Designar, A moci6n del Acad6mico Dr. Montes de Oca, como hora
reglamentaria para las reuniones del Cuerpo Acad6mico de la Facultad,
la de las tres p. m.
-Tratar de preferencia en la pr6xima sesi6n, la resoluci6n de si
deben abrirse 6 no los concursos para profesores suplentes, cuyos
puestos se encuentran vacantes.
-Conceder matricula de primer afio de Odontologfa al Sr. Cariolino
Brea, en vista del dictamen de la Comisi6n, fundado en tratarse de maestro con largos servicios prestados al pats y, por lo tanto, de una
persona de cierta ilustraci6n t6cnica,.




En esta Facultad ha terminado el curso libre de diagn6stico quirtr-
gico y pequefia cirugfa, que daba el Dr. Daniel J. Cranwell.
Se dictan, ademas, los siguientes cursos libres:
Esporozoarios en general y gregarinas, por el Dr. O. Greenway.
Medicine operatoria del abdomen, por el Dr. Francisco Llobet.
Otorinolaringologfa (te6rico prActico), sobre enfermedades del ofdo,
por el Dr. Eliseo B. Segura.
Anatomfa patol6gica en sus relaciones con las enfermedades menta-
les, por el Dr. Jos6 Borda.
Fisiologfa experimental, por el Dr. Mariano Alurralde.








FACULTAD DE CIENCIAS EXACTAS, FISICAS Y NATURALES


Sesi6n de 25 de Julio


Con asistencia de los Acad6micos Ing. Eduardo Aguirre, Ing. Luis
A. Huergo, Ing. Juan Pirovano, Dr. Atanasio Quiroga, Dr. Rafael Ruiz de
los Llanos, Ing. Emilio Palacio, Ing. Carlos M. Morales, Ing. F. Shary,
Dr. J. J. J. Kyle 6 Ing. Santiago Brian, se tomaron las siguientes reso-
luciones:
-Nombrar Director de aula del Gabinete de ensayo de materials,
al senior Cayetano Perrone.








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


-Nombrar Delegado por la Facultad al Congreso de Ingenieria de
San Luis (E. U. A.), al Acad6mico Ing. Luis A. Huergo.
-Elevar at Consejo Superior una nota pidiendo le sea otorgado el
diploma de Ingeniero civil al senior Augusto Ringuelet, diplomado en
la Escuela de Artes y Manufacturas, de Paris.
-Acceder al pedido del Circulo de la Prensa, en que se solicita de
la Facultad la donaci6n de obras para la biblioteca de la Asociaci6n de
la Prensa, en formaci6n en Roma.




En esta Facultad se dictan los siguientes cursos libres:
Quimica-fisica, por el Dr. Julio J. Gatti, los dias lunes, de 5 6 p. m.
Construcciones navales de cabotaje, por el Dr. Francisco Alba (el
program ha sido publicado en el tomo I, p. 267), los dias jueves y sA-
bado, de 6 d 7 p. m.








FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS


Sesi6n del 6 de Julio


Con asistencia de los Acad6micos Dr. Norberto Pifiero, Dr. Lorenzo
Anad6n, Dr. Indalecio G6mez, Sr. Samuel A. Lafone Quevedo, Dr. Jose
Nicolas Matienzo, Sr. Rafael Obligado, Dr. Ernesto Quesada y Dr. Esta-
nislao S. Zeballos, se tomaron las siguientes resoluciones:
-Autorizar al Decano A que disponga del fondo propio de la Facul-
tad, para la compra de libros para la biblioteca.
-Aprobar los programs de Literatura Griega 6 Historia Universal.
-No hacer lugar & la solicitud de los estudiantes que pedian la ce-
saci6n del professor de Ciencia de la Educaci6n, Dr. Berra.
-Convocar al cuerpo de profesores a una reuni6n con la Academia,
para tratar de la indole y m6todos de la ensefanza de sus respectivas
asignaturas.
-Autorizar al Decano para nombrar Delegado de la Facultad al
XIV Congreso Internacional de Americanistas. En vista de esta autori-
zaci6n el Decano design al Dr. Roberto Lehmann Nitsche, jefe de la
secci6n antropol6gica del Museo de la Plata.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Sesi6n del 15 de Julio


Con asistencia de los Acad6micos Dr. Norberto Pifiero, Dr. Lorenzo
Anad6n, Dr. Miguel Cand, Dr. Francisco L. Garcfa, Dr. Indalecio G6mez,
Sr. Samuel A. Lafone Quevedo, Dr. Manuel F. Mantilla, Dr. Jos6 N. Ma-
tienzo, Sr. Rafael Obligado, Dr. Ernesto Quesada y Dr. Rodolfo Rivarola,
se tomaron las siguientes resoluciones:
-Autorizar al Decano para nombrar la Comisi6n que deba informar
sobre la monograffa presentada por el Dr. Jos6 Ingegnieros, quien opta
A la suplencia de la cAtedra de Psicologfa Experimental. En vista de
esta autorizaci6n el Decano design A los profesores Dr. Francisco
A. Berra, Dr. Horacio G. Pifiero y Sr. Antonio Porchietti.
-Aceptar la renuncia que present el Dr. Rafael Castillo, del cargo
de Secretario de la Facultad, y nombrar en su reemplazo al Dr. Hector
Julianez.
-Reformar el articulo 4. de la Ordenanza sobre nombramiento de
profesores suplentes. (V. t. I, p. 175), en la forma siguiente:
((Art. 4.o Si el dictamen de la Comisi6n fuere desfavorable, resolverA
la Facultad.,


Despu6s de pasar i cuarto intermedio, contini6 la sesi6n en 3 de
Agosto, resolvi6ndose:
-Elevar al Consejo Superior la solicitud de licencia por el mes de
Agosto, que present el professor de Historia Argentina, Dr. Joaquin
Castellanos.
-No aceptar la renuncia presentada por el professor suplente de
Historia Argentina, Dr. D. David Pefia.


En esta sesi6n el decano ley6 para fundar la ordenanza que va A con-
tinuaci6n, la siguiente carta del professor de Literatura de Europa meri-
dional:

Senior Dr. D. Norberto Pifiero.

Distinguido doctor y amigo:
La fundaci6n de un Museo literario adscrito A la Facultad de Filoso-
fia y Letras, de que habl6 A Vd. hace algunos dias, tendrfa por objetos
fundamentals former en los alumnos de la Facultad y en los amigos
de las letras en general, un gusto literario serio, por medio de audi-
clones sucesivas y bien combinadas de las obras maestras, antiguas y
modernas, de las principles literaturas; mantener vivo el culto y la








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


tradici6n de los grandes escritores; preservar A las nuevas generacio-
nes de los peligros que ofrece el exclusive conocimiento de los autores
del dia, de las frivolidades de la moda, siempre poderosa; y por filtimo,
dar base indispensable y amplia, por el conocimiento prActico previo,
A la ensefanza histdrico-critica de las literaturas en los cursos respec-
tivos de la Facultad.
El gusto se forma gustando y comparando, no con teorfas 6 histo-
rias, que s61o tienden A razonarlo. Aplfquese en buen hora la historic
A las cosas pasadas; las grandes obras maestras del arte son cosa present
y viva, y lo important, lo verdaderamente fecundo es promover y di-
fundir su contemplaci6n inteligente. No es otra la principal acci6n de
los museos de escultura y de pintura, y no veo por qu6 no hemos de
hacer lo mismo con las letras, que lo permiten much mas fAcil y eco-
n6micamente. En material de arte, yo doy, pues, much mayor valor
educativo d la contemplaci6n 6 audici6n direct, en condiciones ade-
cuadas, que A los cursos hist6ricos; lo cual no significa negar la utilidad
de 6stos, si se les subordina completamente a aquel fin. Yo entien-
do que la misi6n de una Facultad de Letras consiste, ante todo y sobre
todo, en crear, de hecho, y como fuerza viva, el gusto est6tico-literario,
con toda su trascendencia intellectual y moral, y no el de former doc-
tores mas 6 menos bien informados de los principles hechos literarios
del mundo.
En cuanto A los medios de poner en prdctica esta idea, serfan, A mi
juicio:
1.o Organizar al principio de cada afio universitario una series bien
combinada de lectures artisticas semanales de obras maestras, 6 frag-
mentos, de las principles literaturas.
2.o Confiar las lectures A lectores capaces de darles verdadero atrac-
tivo por medio de una artfstica interpretaci6n. Este requisite tiene, en
mi concept, capital importancia, por cuanto el lector, al interpreter
artisticamente la obra, la complete con su expresi6n y su acento, y en
cierto modo colabora en ella. El real valor artistic de una obra no
puede apreciarse de otro modo, ni producirse la emoci6n est6tica, que
es, en mi plan, lo esencial.
3. Hacer preceder la lecture de una somera explicaci6n, hecha por
el lector, 6 por professor de la Facultad, sobre la obra, su autor y su
6poca. Esta explicaci6n, mAs 6 menos amplia segdn los casos, tendrfa
por finico objeto el facilitar la inteligencia y la apreciaci6n de la obra,
la cual ocuparIa siempre el primer plano, mostrAndose por si misma de
cuerpo entero. Se pondrfan tambien de relieve, con breves indicacio-
nes, sus principles bellezas.
4. Las obras francesas, italianas y portuguesas se leerfan en sus
originales. Las alemanas, inglesas y otras igualmente poco accesibles
en sus lenguas originales, se leerfanpor ahora en las mejores traduccio-
nes castellanas, italianas 6 francesas. Las griegas y latinas podrian
leerse A la vez en sus originales y en buenas traducciones.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Con tal motive, me es grato repetirme su muy atento servidor y
amigo.
CALIXTO OYUELA.
Mayo 26 de 1904.



ORDENANZA

SOBRE LECTURES DE OBRAS EN LA FACULTAD


La Facultad de Filosoffa y Letras,


RESUELVE:

1.o Organizar, durante el primer semestre del aiio universitario, lec-
turas y comentarios de las obras maestras de las principles litera-
turas.
2.0 Las lectures serAn semanales y se confiarAn a lectores de reco-
nocida competencia.
3.o Cada lectura serd precedida por una sucinta explicaci6n hecha
por el lector 6 por un professor de la Facultad, sobre la obra, su autor
y su 6poca.
N. PIfERO.
Hector Julidnez.




En esta Facultad se dictan los siguientes cursos libres:
Antigiiedades romanas, por el Sr. Antonio Porchietti, los dfas lunes y
viernes, de 4 a 5 p. m.
Psicologia experimental, por el Dr. Ernesto Lozano, los dias jueves
de 4 a 5 p. m.
Ademis, el Dr. Arturo Reynal O'Connor ha sido autorizado para dar
cuatro conferencias sobre literature argentina, de las que ya ha dado
las dos primeras. Los sumarios de las cuatro conferencjas son los si-
guientes:

1.a Conferencia:
Dr. Juan Baltazar Maziel.-Reseiha de la vida colonial.-El Clero Ar-
gentino.-Vida del Dr. Maziel.-Su actuaci6n.-Sus empleos.-Sus dis-
cursos.-Su literatura.-Sus poesfas.-Su figuraci6n en el clero y en la
instrucci6n piblica.-Su destierro.-Su muerte. Consideraciones ge-
nerales.








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES 89

2.a Conferencia:
Dr. Manuel S. de Labarden. El poeta Labarden no es el Dr. Juan
M. de Labarden sino su hijo.--Su vida y escritos. Su influencia en la
fundaci6n del teatro national en la literatura.-Sus poesias y sus dra-
mas.-Su desaparici6n y muerte.

3.a Conferencia:
Dr. Pantale6n Rivarola.-Es el poeta de las invasiones inglesas.-Su
vida y escritos.-Sus romances y su influencia social y literaria.-Apre-
ciaciones generals sobre sus escritos.-Su muerte.

4.' Conferencia:
Fray Cayetano Jose Rodriguez.-Su vida y educaci6n.-Su ensefianza
en el Convento de San Francisco y en C6rdoba. Sus sermones. Su
liberalismo.-Su influencia en la revoluci6n de Mayo y posiciones po-
liticas.-Asamblea del afo XIII.-CongresodeTucuman.-Su literature.
-Sus poesfas.-Su retire de la vida pfiblica y su muerte.



















BIBLIOGRAFIA


(Infornaliva, sin juicios crilicos)





17. Bibliotheque international de l'enseignement superieur,publide sous
la direction de M. Francois Picavet, vol. IX.-Une nouvelle conception des
etudes juridiques et de la codification du droit civil par ALEXANDRE ALVAREZ,
docteur en droit de la Facult6 de Paris, dipl6mb de 1'Ecole des Sciences
politiques, professeur de 16gislation civil compare h l'Universit6 de
Santiago du Chili, avec une preface de M. JACQUES FLACH, professeur
d'histoire des legislation companies au College de France, professeur
h l'Ecole des sciences politiques. Paris, 1904, v+234 ps.
(Enviado por el autor al director de esta REVISTA).
Dividese la obra en cuatro parties: I. La codificacidn francesa, Sus ba-
ses, Sus principios, Su accidn. Examina en ella, sucesivamente: la in-
fluencia de las doctrinas filos6ficas del siglo xvii sobre la legislaci6n
francesa de la 6poca revolucionaria; la influencia de las doctrinas filo-
s6ficas y econ6micas del mismo siglo sobre las bases y los principios que
sirvieron A la codificaci6n actual; luego la influencia social de la codi-
ficaci6n, principalmente en lo que atafie al derecho positive; de la mis-
ma sobre la filosofia del derecho privado y sobre la ciencia juridica en
general; de la codificaci6n civil sobre las ciencias polfticas; de la codi-
ficaci6n francesa sobre los pauses europeos y americanos. Termina esta
parte con la exposici6n de las bases y principios de las legislaciones no
codificadas, de las que es tipo el derecho ingl6s, y con una comparaci6n
entire este derecho y el codificado. II. Reacci6n contra los principios y los
efectos de la codificaci6n. En esta parte trata la obra, del derecho codi-
ficado ante la opinion corriente en el siglo xix; de las tentativas de re-
novaci6n de los studios de derecho privado; renacimiento de los estu-
dios juridicos, sistemas propuestos para resolver los inconvenientes de
la codificaci6n y critical de estos sistemas. Pasa luego en revista los
efectos de las transformaciones de la sociedad modern sobre la legis-
laci6n codificada; los efectos juridicos de las transformaciones politi-
cas, de las transformaciones econ6micas, de las nuevas doctrinas socia-








BIBLIOGRAFfA


les principalmente del socialismo, del solidarismo y de la doctrine
democrAtica, y las conclusions que se desprenden del studio de las
precedentes transformaciones. III. Nueva orientacidn que debe darse d
los studios de derecho privado. Trata de los defects del sistema actual
de la ensefanza del derecho privado, del studio de la historic del de-
recho, del studio del derecho privado, de la interpretaci6n del derecho
privado del studio de la legislaci6n comparada. A La ciencia juridica
no puede fundarse sino en la observaci6n juiciosa de las instituciones
A trav6s del tiempo y del espacio, y de la influencia ejercida sobre ellas
por los fen6menos ambientes... La nueva cienciajuridica proporciona-
rd asi un verdadero ideal juridico... El ideal jurfdico que proporcio-
nard la nueva ciencia, no tendrd un carmcter abstract y absolute como
antes, sino positive y relative, dependiente del tiempo y del espacio,
y serd siempre susceptible de mejorarse A media que se alcance.n Se
logrard con esto otros tres fines, segin el autor: iluminar el lado in-
ternacional de las relaciones juridicas y su mejor reglamentaci6n; dar
una orientaci6n precisa al legislator, presentandole los diversos tipos
de legislaci6n existentes en otras parties, indichndole sus ventajas 6 in-
convenientes; y por iltimo, dar al int6rprete y al juez un auxilio pre-
cioso que les gufe en la aplicaci6n de la ley national. IV. El porvenir
de la codificaci6n. Examina sobre este punto dos teorias, la de los juris-
tas franceses, que reclamaria una revisi6n mds 6 menos complete de
los c6digos, adaptadas entretanto por la jurisprudencia A las nuevas
necesidades sociales, y la del jurista suizo M. Roguin, quien concluye
que (,el Anico medio possible, racional, que no tiene ningin inconve-
niente, y que evite los peligros de la inmovilizaci6n y de la osificaci6n
del derecho civil, consiste en reformar periddicamente la codificacidn en
conjunto.n)
Los dos hechos que recuerda sobre este punto son el C6digo Civil
Espaiol y el C6digo Civil AlemAn.
El primero en cuanto dispone en sus articulos adicionales que (el
President del Tribunal Supremo y los de los tribunales de apclaci6n
dirijan, al fin de cada afio, al Ministerio de Gracia y Justicia, una rela-
ci6n de los vacfos y dificultades que se hubieren notado en la aplica-
ci6n del C6digo, indicando con detalles las cuestiones y puntos contro-
vertidos, lo mismo que los artfculos del C6digo 6 sus pretericiones, que
hubieran originado controversias.n Estos informes iniciarfan el proce-
dimiento para la reform decenal del C6digo (1). En cuanto al C6digo


(1) El aulor advierte que westa organizaci6n creada por el C6digo espafiol, marca, sin duda,
un gran progress en la via de la Codificacin: pero no es completamente original Recuerda con
este motivo que el C6digo Civil Chileno contiene disposiciones andlogas aunque menos completas,
desde 1855. Puede agregarse, I titulo do mera informaci6n, lo que he recordado en mis Institu-
ciones del Derecho Civil Argentino, nmoero 31: En la misma ley (29 de Septiembre de 1869 ,
se tuvo una previsi6n important para las futures reforms de la legislaci6n civil, que fud en se-
guida totalmente olvidada y que nadie parece recorder. El articulo 2.o dispuso que la Suprema
Corte de Justicia y Tribunales Federales de la Naci6n dieran euenta al Ministerio de Justicia, en








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


AlemAn, ((no ha resuelto el problema de las bases de la codificaci6n: no
podria de este punto de vista, propon6rsele como modelo de las legis-
laciones futures: aunque marca un progress, es de temerse que enve-
jecerA pronto, y harA renacer los mismos inconvenientes de la legisla-
ci6n francesa.n DespuEs de esto el autor trata de los principios de la
codificaci6n future: ,,La misi6n del legislator es, pues, distinta de
la que era A principios del siglo xix. No se trata ya de consolidar un
estado social y de unificar y afirmar reglas jurfdicas. Tampoco puede
negarse que la evoluci6n creciente de la vida jurfdica alcanza A trans-
formar el regimen actual en otro de diferente naturaleza: al contrario,
esta evoluci6n debe servirle de punto de partida y debe proponerse se-
guirla. Es menester que la codificaci6n se ajuste A este nuevo punto
de partida y debe proponerse seguirla. Termina la obra con la indica-
ci6n del m6todo que debe seguirse en la reform de la codificaci6n: or-
ganizaci6n de una comisi6n preparatoria que estudie las bases de la co-
dificaci6n del porvenir; comisi6n compuesta de juristas y de profesio-
nales interesados en la material A codificar, y se dividird en secciones,
segin las instituciones; las secciones harAn enqudtes profundas; des-
pu6s de ellas se elaborard el proyecto de ley entregado A la mayor pu-
blicidad para ser sometido A la critica; entonces, corregido 6 no por la
Secci6n, pasarA al Parlamento. Sancionado el C6digo se comenzard de
nuevo el mismo trabajo de investigaci6n y studio de que se darA cuen-
ta cada cinco 6 diez afos.
Tal es sucintamente expuesta, como lo require estanoticia, la ma-
teria del libro que el Dr. Alvarez ha escrito con ocasi5n del centenario
de la promulgaci6n del C6digo civil francs.
R. R.

18. DR. CARLOS OCTAVIO BuNGE.-CatedrAtico suplente de Introduc-
ci6n al Derecho, en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, y Pro-
fesor de Ciencia de la Educaci6n en la Escuela Normal de Profesores.
Educacidn de la Mujer. Monograffa presentada Ala Facultad de Filosofia
y Letras para optar A la suplencia de la CAtedra de la Educaci6n.-
Buenos Aires, 1904. 80 ps.
Hace el autor un examen de la condici6n social de la mujer en las
diversas 6pocas hist6ricas; de la educaci6n de la mujer en la edad mo-
derna; de un anAlisis comparative de los sexos en sus tres fases, biol6-
gica, fisio-psicol6gicay sociol6gica, complementado con la teoria que el
autor llama del mimetismo sexual; trata luego de la educaci6n especial

un informed annual, de las dudas y dificultades que ofreciere en la prActica la aplicacidn del C6digo,
asi como de los vacios que encontraren en sus disposiciones para presentarlos oportunamente al
Congress: y el articulo 3.', que el Poder Ejecutivo recabara de los Tribunales de la Provincia,
por conduct de los respectivos Gobicrnos, iguales informes para los mismos fines. Si estas dispo-
siciones hubieran sido cumplidas, habria hoy un caudal de observaciones, que cualquiera que fue-
se so acierlo y merito cientifico no serian initiles para el jurisconsulto y el legislator."
R. R.








BIBLIOGRAFIA


femenina, de la educaci6n professional de la mujer, de la admisi6n de
la mujer en las Universidades, de la coeducaci6nde lossexos, dela mu-
jer docente y de la educaci6n de la mujer, y del salario; y Ilega a las si-
guientes conclusions: "l.o La teoria del feminismo absolute, es decir,
la teoria de la equivalencia de los sexos en capacidad intellectual y
econ6mica, es contraria A la verdad biol6gica y sociol6gica; 2.0 La ten-
dencia feminist relative, 6 sea el feminismo oportunista, es sin em-
bargo convenient y 4til, por cuanto lleva a una mas amplia division
del trabajo social y propende A aumentar, con la cultural y la produc-
ci6n de la mujer, la cultural y la producci6n generals; 3. Por consi-
guiente, todas las profesiones deben ser accesibles a la mujer; 4.o La
coeducaci6n de los sexos es el mejor sistema de educaci6n integral pero
su aplicaci6n exige una reglamentaci6n adecuada y especiales precau-
ciones. Y si quisiera sacar todavia una fltima conclusion de orden
prActico y de aplicaci6n inmediata para la Repiblica Argentina, esa
conclusion seria la siguiente: a modo de ensayo, el Ministerio de Ins-
trucci6n Pfiblica deberfa crear una escuela mixta modelo de coeduca-
ci6n de los sexos, entregdndola a los docentes mis idoneos de que dis-
pongan, para que la reglamenten y dirijan con toda la prudencia y
parsimonia que lo exigen la naturaleza y las costumbres de la educa-
ci6nn.

19. LucAs AYARRAGARAY.-La anarquia argentina y el caudillismo. Es-
tudio psicol6gico de los origenes nacionales, hasta el afio xxix. Buenos
Aires, 1904, 8 + 353.
(Enviado por el autor).
El asunto del libro esta expresado en la Introducci6n: ((La investiga-
ci6n hist6rica de nuestras ideas y habitos politicos, ofrece un vasto
tema al studio. Al sorprender en su primera germinaci6n los elemen-
tos psicol6gicos que presidieron el desarrollo de los origenes naciona-
les, apenas nos detendremos en las formas externas y aparentes de los
acontecimientos, pues nuestro'objetivo sera buscar las causes esencia-
les de los mismos. Si abrigamos elhonesto prop6sito de reformarnues-
tra mentalidad de ciudadanos, es menester discernir el pasado sin los
prejuicios y los lugares comunes de la mitologfa political argentina.
Contribuir a disipar errors y exageraciones, frutos de la subversi6n
moral y del simplismo andrquico de las edades heroicas, es moralizar
el juicio pfiblico, y quizAs ofrecer al renacimiento de los espiritus, el
resort que les falta...n "Poseemos un sugerente pasado para salvar las
fronteras narrativas de los anales patriots, y esbozar leyes. Y si estudia-
mos la anarqufa y el caudillismo, asistiremos al funcionamiento posi-
tivo de nuestros sistemas politicos, vale decir, A la constituci6n real de
los origenes hist6ricos.n
Para el autor, 'las modalidades que desde sus origenes revel6 nues-
tro espiritu politico, sustentAbanse en la constituci6n hereditaria, y sus
rasgos fundamentals en la complexion hist6rica espafiola y colonial.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Allf se encuentran los sedimentos graniticos que dieron el declive defi-
nitivo d las disposiciones de nuestra mentalidad de ciudadanos, (p. 2).
((Basta, nos parece, la exposici6n casi esquemAtica de algunas de las
rebeliones de la 6poca colonial para determinar elsentido hist6rico de
la anarqufa y del caudillismo argentino, que persistieron con sus ten-
dencias primaries hasta hacer infitiles las aleaciones subsiguientes de
leyes y estatutos que no alteraron el metal originario. El caudillismo
fuW siempre nuestra constituci6n positive, y en vano la impostura de
los partidos 6 la ingenuidad de los te6ricos pretendieron cubrir con
instituciones importadas las monstruosidades congenitas de nuestra
constituci6n polftica), (p. 17). Al iniciarse la revoluci6n de Mayo existia
lo que llama el analfabetismo civico,lacompleta ignorancia delasfuncio-
nes polfticas, ((tan profunda que, afn muchos de los iniciados en las
teorias de la organizaci6n gubernamental por lectures fragmentarias
hechas sin m6todo y sin la saz6n que imprime la experiencia y un am-
biente de cultural political, ignoraban casi en absolute lo que era poder
ejecutivo. Este analfabetismo colosal nos oblig6 A la importaci6n de
instituciones sin afinidad con nuestra naturaleza y propensiones here-
ditarias, 6 con el grado de evoluci6n de nuestras ideas, y fu6 uno de
los mas poderosos motives de los fracasos de las tentativas de orga-
nizaci6n, (p. 40 y 41). Asi, el sufragio universal: ((En esta demo-
cracia demag6gica, el sufragio universal, el mis inadecuado
de todos los sistemas, consolid6 la subversi6n de ideas y de cla-
ses y excit6 la demencia anArquica y el caudillaje militaris-
ta, (p. 55). Estudia en el Capitulo IV los carActeres de la
anarqufa, y traza un esbozo del estado social, econ6mico y politico
del afio x al 29; expone en los siguientes las tendencies cong6nitas al
personalismo, y sus antecedentes; estudia la psicologia del caudillo
violent 6 manso y la evoluci6n del caudillismo de las formas violentas
y musculares A las formas astutas 6 intelectuales, con los elements 6t-
nicos y morales concurrentes en la constituci6n del carActer del caudi-
llo. ((La corrupci6n bajo el caudillo manso, no se desborda ruidosa;
corre por canales previamente trazados, para invadir, como el agua de
las ci6nagas, la conciencia de los colaboradores que previamente reci-
bieron la depresi6n moral para la gran complicidad (p. 166). Examina
luego la psicologfa del unitarismo, del federalismo y del autonomismo.
En el fondo de las formas multiples asumidas por el espfritu partidista,
no existed otro element real y positive que la adhesi6n personal al cau-
dillo, en el cual se reflejan como en un espejo las rudas 6 informed
tendencies de la ficci6n que encabeza (p. 169). En la sensibilidad de los
partidos aparece la tendencia & lo exagerado y heroico, a la violencia y
al sacrificio desechando los recursos regulars y comunes, lo que A su
vez original la caudilleria andante. El sectarismo por los heroes violen-
tos, que como los del romancero pasaban la vida limpiando la tierra de
tiranos y malandrines, di6 A la t6cnica de nuestra historic y al criterio
para juzgarla una modalidad esencialmente mitica... La consagracidn y








[BIBLIOGRAFIA


el predominio anacr6nico del mito, es una de nuestras modalidades re-
trospectivas, y mientras no disipemos el espejismo puesto delante de
nuestros ojos por el culto caudillesco, cuya acci6n tuvo por resort in-
timo la usurpaci6n y la violencia, las races del regimen dictatorial y
pretoriano estarAn siempre vivaces y apenas cubiertas por un ligero
sedimento constitutional (p. 187). Por otra parte, ((la hip6rbole fu6 y
es el defecto national por excelencia; A su impulso surgieron las orga-
nizaciones constitucionales fastuosas y desmedidas en relaci6n con la
exigiiidad de la poblaci6n 6 intereses reales Ilamados A proteger. Al-
deas y comarcas desiertas, sin los elements mas rudimentarios para el
gobierno propio, tuvieron todos los aparatos clisicos que los tratadis-
tas indican te6ricamente para democracies superiores y robustas, ca-
paces de constituir por sus riquezas y sabiduria grandes organizaciones
political), (p. 192). De otro lado, el concept heroico de la misi6n de
los partidos y del poder, engendran una political de legislaci6n radical e
instableyqueno tieneasiento en las costumbresnacionales; el fanatismo
del dogma legal c(fomenta A su vez el humor burocratico y absolutista
de la acci6n official, y el mismo temperament, inspirador de los desma-
nes del caudillo, fomenta en el legislator la creencia del providencia-
lismo del Estado, (p. 207). Contra el caudillismo y el militarismo apa-
rece desde la revoluci6n de Mayo,la oposici6n intellectual, personificado
el primero en Saavedra y la segunda en Moreno. Destina el Capitulo X
A examiner la evoluci6n y desarrollo de las ideas constitucionales, A
traves de los ,alibretos, constitucionales que los especialistas en derecho
brindaron al pais antes de la tiranfa para restafiar sus heridas (p. 248).
El Capitulo XI, al examen de la composici6n de la poblaci6n argenti-
na: ,,Nuestra incapacidad civica es, en definitive, un problema de psi-
cologfa biol6gica, y en la mentalidad del hibrido estA en gran parte el
enigma de la anarquia criolla. Al determinismo del cruzamiento, re-
fidrense nuestras deficiencies mas fundamentals de carActer,, (p. 276).
Excepci6n A los caracteres generals dominantes en America y A la
vez, argument en pro de las consecuencias political del cruzamiento,
es Chile, cuya poblaci6n casi en su totalidad de origen vascongado, se
mezcl6 menos con los aborigenes, y su estado politico sufri6 esa in-
fluencia (p. 279). Termina la obra con el studio de un factor impor-
tante en toda evoluci6n social: el de la instrucci6n pfiblica: (,A qu6
disciplines intelectuales estuvieron sometidos los espiritus cuyas moda-
lidades hemos estudiado? iQu6 disposiciones determinaron en los mis-
mos los m6todos didActicos y los institutes coloniales de alta cultural? En
sintesis, iqu6 instintos profundos y qu6 corrientes doctrinarias promo-
vieron?n A este capitulo correspondent tambi6n las vistas del autor sobre
el concept social y politico de la inmigraci6n y de su obra: c(Necesita-
mos poblar el pals, pero no en absolute armonia con el concept euro-
peo militarista, que estriba todo el problema en la multiplicaci6n inde-
finida de elements utilizables para la guerra, sino dirigidos por un
pensamiento politico social, acorde con nuestro destino, vale decir, fo







96 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

mentando una poblaci6n bien distribufda, bien nutrida, bien seleccio-
nada y bien orientada, por m6todos didActicos y de cultural universita-
ria, que corrijan los vicios de la escolAstica colonial. La acci6n del ex-
tranjero fu6 trascendental desde nuestros orfgenes en la evoluci6n y
desarrollo de la civilizaci6n political argentina. Promovi6 regular y me-
t6dicamente un cierto estado de conciencia pfiblica, rudimentario en
verdad, pero bastante contra el desborde de la anarqufa criollan (p. 339).
Tal es el resume que puedo dar del libro del Dr. Ayarragaray, que
he recibido en moments de cerrar la composici6n de esta entrega de
la REVISTA. No es adelantar un juicio critico en esta secci6n, que deli-
beradamente los excluye, expresar un voto porque nuestros pensado-
res y escritores honestos, no dejen dormir el asunto de esta obra, si
puedo expresarme asi, y el studio perseverante de nuestros vicios y
de sus causes, alumbre la via que aun tenemos que andar.

R. R.


















LA INDEPENDENCIA ARGENTINA


Y LA DIPLOMACIA NORTEAMERICANA


(Fragmento del Capitulo La diplomacia americana durante la administracidn de Monroe.
de la obra in6dita *Historia Diplomftica de los Estados Unidos) )



Hasta 1816, la cuesti6n del reconocimiento de la independen-
cia de las Provincias Sudamericanas no se habia agitado en los
Estados Unidos. El asunto era considerado premature, pues en
la 6poca inmediatamente anterior, los movimientos insurreccio-
nales habian sido sofocados en casi todas las secciones del con-
tinente, con excepci6n de Buenos Aires. En Enero de 1817, tuvo
lugar una interesante discusi6n en la Camara de Representantes,
con motive de un proyecto de ley para fortalecer la neutralidad de
los Estados Unidos. Por medio de aquella ley, cualquier individuo
que armara en guerra un buque privado, con intenci6n 6 conoci-
miento pr6vio de que 6l seria empleado como crucero 6 para come-
ter actos de hostilidad contra los sabditos, ciudadanos 6 bienes de
cualquier Estado que estuviera en paz con los Estados Unidos, se-
ria castigado con una fuerte multa y diez aflos de prisi6n. Mr. For-
syth inform6 favorablemente dicho proyecto que despert6 una gran
oposici6n en el Cuerpo Legislativo. Entre sus impugnadores figura-
ron el representante de New-York, Mr. Root, y Henry Clay, de Ken-
tucky, que en aquella epoca era el Speaker de la Cdmara y que ini-
ci6 de una manera brillante la larga campafla parlamentaria en fa-
vor de la Independencia Sudamericana que debia hacerlo famoso
vinculando su nombre para siempre a la causa de la emancipaci6n
political de medio continent (1).

(1) PAXSON. The Independence of the South-American Republics. 1903.
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO II 7







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


En el curso de su elocuente alegato, Mr. Root sostenia que si;
las leyes en vigencia habian sido satisfactorias para el gobierno
britAnico mismo, no habia raz6n para que no lo fueran para Es-
pafia. Comprendia que el gobierno espaflol exigiera el castigo de
los que violaran la neutralidad; pero no que se exigiera la promul-
gaci6n de leyes preventivas y se pidiera A una naci6n neutral que
mantuviera A sus ciudadanos bajo la obligaci6n de dar fianzas en
prueba de que no pensaban violar dicha neutralidad. Mr. Root sos-
tenia que rechazando dicho proyecto, los Estados Unidos se atrae-
rian la afecci6n del pueblo de SudamBrica y absorberian el comer-
cio de aquella inmensa region. Si el monarca de Espafia queria em-
prender una guerra con los Estados Unidos, con el pretexto del
rechazo de la ley, que lo hiciera de buen grado. MAs bien que so-
meter A los Estados Unidos A aquella degradaci6n, preferiria re-
cibir al embajador que habia estado esperando ser admitido du-
rante meses, de las Provincias Unidas de Sudam6rica.
Mr. Clay fu6 todavia mAs lejos levantando el cargo hecho al
pueblo de SudamBrica de que era incapaz por la ignorancia y la
superstici6n que prevalecia en 61, de conquistar la independencia
y gozar de la libertad. iA que causa debia atribuirse aquella ig-
norancia y superstici6n? 4No eran debidas ellas A los vicios de su
gobierIio anterior, A la tirania y A la opresi6n, gerArquica y polf-
tica, bajo la cual habian crecido sus poblaciones? Si Espafia con-
seguia remacharles de nuevo sus cadenas Lacaso no se perpetua-
rian aquellos males? Por su parte, 61 deseaba la independencia
Sudamericana. Era el primer paso para un mejoramiento de la
condici6n de aquellas Provincias. Debiamos dejarlas tener un
gobierno libre si eran capaces de gozarlo; pero en todos los casos
debiamos ayudarlas A conquistar su independencia. Si, desde
to mIs profundo de su alma, deseaba su independencia. Podia ser
acusado de una declaraci6n imprudente de sus sentimientos en
aquella oportunidad, pero poco le importaba; cuando la indepen-
dencia, la felicidad, la libertad de todo un pueblo estA en juego y
ese pueblo es nuestro vecino, es nuestro hermano, ocupa una
porci6n del mismo continent, imita nuestro ejemplo y participa
de nuestras simpatias, no tenia obstAculo en manifestar sus sen-
timientos y sus deseos en su favor aunque pudiera imputArsele
una conduct poco prudent. A pesar de aquellos esfuerzos, laley
prohibiendo la venta de buques armados para ser usados contra







LA INDEPENDENCIA ARGENTINA


poderes amigos, pas6 el 29 de Enero de 1817 por un voto de 83
contra 62. ()
Poco tiempo despues, se recibieron en los Estados Unidos no-
ticias mas favorables sobre la revoluci6n sudamericana y entire
ellas fueron acogidas con especial simpatia las que se referian al
Congress de Tucuman y a la Declaraci6n de la Independencia de
las Provincias Unidas del Rio de la Plata, hecha el 9 de Julio
de 1816. El manifesto de dicho Congreso era publicado en los Es-
tados Unidos y por medio de 61 se sabia que Buenos Aires habia
mantenido una independencia complete por el tdrmino de seis
anos. El anuncio de las victorias de San Martin en Chile, fortale-
cia la fe en la causa de los patriots, y su march gloriosa A
trav6s de los Andes, despertaba el entusiasmo de los partidarios
de la emancipaci6n de las Colonias espafiolas. En Abril de 1817,
el President decidi6 enviar un agent A Buenos Aires y ofreci6
aquella misi6n a Mr. Poinsett que acababa de entrar en la Legis-
latura de Sud-Carolina y que renunci6 el cargo. En vista de este
rechazo, el Presidente resolvi6 enviar una comisi6n compuesta de
CUsar A. Rodney y John Graham para que se trasladara al Rio de
la Plata y pudiera informarlo de las condiciones que prevalecian
en aquellas provincias. La partida de Rodney se retard6 por algu-
nos meses. Al fin, el 4 Diciembre, la comisi6n, aumentada por
Theodorick Bland y H. M. Brackenridge, en calidad de secretario,
sali6 de Hampton Roads A bordo de la fragata (Congress)).
Dos dias antes, en su Mensaje al Congreso, el Presidente se
referia a las Colonias hispanoamericanas como sigue: a(Se pre-
vi6 desde sus comienzos que la lucha entire Espafia y las Colo-
nias llegaria a ser altamente interesante para los Estados Unidos.
Era natural que nuestros conciudadanos simpatizaran con acon-
tecimientos que afectaban A sus vecinos. Parecia probable tam-
bidn que la prosecuci6n del conflict A lo largo de nuestras costas
y en paises contiguos interrumpiria ocasionalmente nuestro co-
mercio y afectaria en otras formas A las personas y bienes de
nuestros ciudadanos. Aquellas previsiones se han cumplido. He-
mos sufrido perjuicios de individuos que actuaban bajo la auto-
ridad de ambas parties y. su reparaci6n en muchos casos ha siido


(1) Abridgment of the Debates of Congress from 1789-1856, by Thomas H. Benton. Vol.
V.-1813-1817.







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


negada. A travds de cada etapa del conflict, los Estados Unidos
han mantenido una neutralidad imparcial sin dar ayuda A ningu-
na de las parties en hombres, dinero, buques 6 municiones de
guerra. Han considerado la contienda no como una insurrecci6n
6 rebeli6n ordinaria, sino como una guerra civil entire parties casi
iguales y poseedoras de iguales derechos de parte de los poderes
neutrales..Nuestros puertos han estado abiertos A ambos; y cual-
quier articulo, product de nuestro suelo 6 de la industrial de
nuestros ciudadanos que se ha permitido tomar a la una, ha es-
estado igualmente libre A la otra. Si las Colonias establecen su
independencia, es propio declarar ahora, que este gobierno ni
busca ni aceptaria de ellas ninguna ventaja commercial 6 de otra
clase, que no fuere igualmente ofrecida A todas las otras naciones.
Las Colonias, en aquel event, Ilegaran A ser Estados indepen-
dientes, libres de cualquier obligaci6n 6 vinculaci6n con nosotros
que no este en su interns former sobre la base de una just reci-
procidad,. (Diciembre 2 de 1817.)
En las instrucciones preparadas para los comisionados por
Richard Rush, que era entonces Secretario de Estado, con fecha
16 de Julio de 1817, seles decia lo siguiente: (La contienda entire
Espafia y las Colonias espafolas de la parte sud de este continen-
te, desde su comienzo, ha sido por muchas causes altamente in-
teresante para los Estados Unidos. Como habitantes del mismo
hemisferio, era natural que sinti6ramos solicitud por el bienestar
de los colonos. Sin embargo, era nuestro deber mantener con im-
parcialidad un carActer neutral y no permitir que se concedieran
privilegios de ninguna clase A una de las parties que no fueran
ofrecidos A la otra. El Gobierno de Espana, considerando las Colo-
nias en un estado de rebeli6n, ha tratado de imponer A los Pode-
res extranjeros en sus relaciones con ellas, las condiciones aplica-
bles A aquel estado. Esta pretensi6n no ha sido aceptada por este
Gobierno que ha considerado la lucha como una guerra civil en la
cual las parties eran iguales. Existe la convicci6n de que nuestras
vistas a este respect han sido correctas y que los Estados Unidos
han satisfecho ampliamente cualquier just reclamo de Espafia.
En otros respects hemos sentido los progress de aquella con-
tienda. Nuestros buques han sido capturados y condenados, nues-
tros ciudadanos apresados y nuestro comercio legal, ain lejos del
teatro de la guerra, ha sido interrumpido. Obrando con imparcia-