<%BANNER%>
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Main body
 Indice del tomo primero


DLOC UFLAC



PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Revista de la Universidad de Buenos Aires
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013094/00001
 Material Information
Title: Revista de la Universidad de Buenos Aires
Physical Description: v. :ill. ;27 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Buenos Aires
Publisher: La Universidad,
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1904-1923
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
General Note: Description based on: t. 41, no. 142 (July/Sept. 1919) Series 1 in 2 parts: Artículos originales; Actos y documentos officiales Vols. for 1904-31 called also año 1-29 and no. 1-158; ser. 4, v. 3-13 (July 1948-53) called also ser. 4, no. 7-18, no. 337-52, and año 44-49.
General Note: 1924-25 in sections 1-8; 1926-31 in sections 3-8.
General Note: Publication suspended Nov. 1931-June 1943.
General Note: Text in Spanish with summaries in English and French. Vol. 1-51, 1904-23, in ser. 3, v. 1; ser. 4, v. 1-9, 1947-51, in ser. 4, v. 9 pt. 2. Section 1-2, 1924-25, superseded by the University's Archivos, v. 1, 1926. Universidad de Buenos Aires. Archivos de la Universidad de Buenos Aires (boletín informativo de la Revista de la universidad)
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 21176032
oclc - 01537609
System ID: AA00013094:00001

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 422a
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
    Indice del tomo primero
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
Full Text



















REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE
BUENOS AIRES













REVISTA

DE LA



UNIVERSIDAD

DE

BUENOS AIRES


Publicada por orden del Consejo Superior de la Universidad


DIRECTOR: RODOLFO RIVAROLA


"La REVISTA debe ser lo que sea la Universi-
dad; y no lo que sea su Director..
(Circular para su fundacidn.)



ANO I TOMO I











BUENOS AIRES

IMPRENTA .D1DOT. DE FELIX LAJOUANE Y C.-
143 Calle Perd 143
1904




















(M
IATIN








Buenos Airea










REVISTA DE LA UNIVERSIDAD
DE
BUENOS AIRES








EN LUGAR DE PROGRAM


TEMAS UNIVERSITARIOS



La aparici6n de esta REVISTA obedece A la ordinaria mutaci6n
de las cosas bajo la accidn del tiempo: son los Anales de la Uni-
versidad de Buenos Aires ('), de publicacidn tardia y circulaci6n es-
casa, que al amoldarse A un plan nuevo, abandonan la forma y
nombre antiguo.
Surge con algo mAs que anhelos de transformaci6n complete;
con algo mAs que esperanzas de abundar en informes, comunica-
ciones, estadisticas y datos oficiales de la instrucci6n superior,
si bien prestara el mayor cuidado A este capitulo. Aspira, si ha de
cumplir los votos con que fu6 auspiciada, A reflejar la ciencia y el
pensamiento de la Universidad, A estimular el studio de los gran-
des problems de la educaci6n national, A reunir fuerzas disgre-
gadas 6 perdidas, en la area comun de trabajar la propia institu-
ci6n, y a cimentar en la estimaci6n reciproca y en la just
apreciaci6n del m6rito individual, el sentimiento de solidaridad,
no siempre manifesto en los accidents de la vida universitaria.
Nace, si se quiere, con mayor oportunidad que la que pudo
atribuirle su iniciador, el Dr. D. Norberto Pifero, cuando a media-

(1) Los ANALES DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES constant de quince vohimenes publicados
anualmente desde 1888 hasta 1902. El primero contiene la HISTORIA DE A UNIVERSIDAD DE BUENOS
AIRES, por los Dres. Norberto Pifero, Secretario General de la Universidad, y Eduardo L.
Bidau, prosecretario de a mnisma, un Apendice y un indice Analitico de la Historia, que
ocupan 432 piginas. El resto, hasta 542 paginas, lo forman documents oficiales de 1886 a 1888.
El tomo XV, correspondiente al ano 1901, publicado en 1902, costa de 180 paginas inclusive el
Indice. Fuera de los documenlos oficiales s6lo contiene un trabajo cientifico. Ensefanza actual
de la psicologia en Europa y Amdrica., por el Dr. D. Horacio G. Pifero, y los discursos de la Co-
Incifn de radioss de 1901 en la Facultad de Derecho. de los Dres. Weieel Mufioz v Colmo.







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


dos del lltimo afio, express en sesi6n del Consejo Superior, el
voto en que le acompafnaron otros Consejeros, de substituir con
ella los Anales. Con mayor oportunidad ain que la que pudo asig-
narle el mismo Consejo Superior, cuando discutidos sucesiva-
mente dos proyectos para su ordenanza, puso en vias de realizaci6n
la idea inicial. Todo ello ocurri6 antes del 10 de Diciembre, y es
notorio que desde aquella fecha, el caso de la Facultad de Dere-
cho, ha estimulado la discusi6n, sugerido proyeclos, y suscitado
juicios mAs 6 menos precipitados, y mas 6 menos pr6ximos al
error 6 la verdad, muchos de ellos cubiertos con el an6nimo habi-
tual de la prensa.
El acontecimiento ha sido magnificado en todo sentido, para
hac6rsele digno de soluciones extremes. LSe quiere un ejemplo?
El haber quedado en minoriamomentaneamente el Cuerpo Acade-
mico de aquella Facultad, di6 pie para afirmar su definitive diso-
luci6n y su extinci6n total. Tal conclusion supone el olvido de un
hecho de observaci6n comin: los hombres pasan; las institucio-
nes quedan. Si en la organizaci6n institutional no esta previsto
el procedimiento para la reposici6n de los hombres, el remedio es
muy sencillo: bastara preverlo. La omisi6n de los Estatutos en este
detalle, fu6 de tiempo atrds, advertida, para considerArsela en la
reform tramitada por el Consejo Superior durante 1903. Si la re-
forma se hubiera anticipado, 6 retardado el conflict, habria fal-
tado tema para la conclusion disolvente.
Pero, si el precitado incident y las discusiones y proyectos,
apoyan la oportunidad de esta REVISTA, bueno es que exprese
que el honor con que me ha favorecido el voto del Consejo Supe-
rior, confiandome el encargo de fundarla, me obliga A prestar ma-
yor atencion A los interests permanentes de la Universidad, que
A un pleito incidental que debe resolverse con la prudencia y mo-
deraci6n con que deben contemplarse estos asuntos.
No se entienda por ello que la REVISTA buscara inspiraciones
en el espiritu conservador que mira con veneraci6n las constitu-
ciones y reglamentos. Lejos de ello: pienso que la discusi6n oca-
sional de las instituciones se torna fAcilmente desordenada y con-
vulsiva: pone en el peligro de las resoluciones violentas, casi
siempre ineficaces. Agrego que las instituciones deben ser conti-
nua y constantemente trabajadas por la discusi6n, frente A la ex-
periencia diaria. Es ilusorio presumir formas definitivas en asun-







EN LUGAR DE PROGRAM


'tos institucionales, porque ellas requeririan de moment A mo-
mento identidad de circunstancias, mudables como contornos de
nubes. S61o que es menester que se distinga entire las cualida-
des permanentes y las accidentales 6 accesorias, y admitir en 6stas
las variaciones sucesivas, antes de suprimir aqu6llas. Si una ma-
quina no funciona con perfecci6n, admitiremos dos hip6tesis: 6
no ajusta con exactitud alguna pieza, 6 toda la mAquina es initil.
Ningfn mecAnico medianamente razonable, tendria por cierto el
segundo sin verificar al primer supuesto. En el orden politico
observe que el mecanismo constitutional no funciona & satisfac-
ci6n de todos. No insist en el hecho por demAs notorio. Pero
advierto que la generalidad supone que las leyes son excelentes,
las costumbres malas, y los hombres p6simos. Algunos admi-
ten la misma calificaci6n de hombres y costumbres, pero juz-
gan que tambien existen defects de organizaci6n constitutional,
y que 6sta es susceptible de reforms. Nadie sostiene que se deba
disolver la nacionalidad, abolir la Constituci6n, sin reemplazarla
por otra, 6 suprimir el gobierno. La uni6n national, una consti-
tuci6n y un gobierno son ideas fundamentals, que subsistirAn a
trav6s de todas las modificaciones accidentales que pudieramos
imaginar, y que salvan inc6lumes, a pesar de toda la critical y de
todo el desagrado que suscita su aplicaci6n. La opini6n se siente
mAs inclinada A atribuir todos los vicios de funcionamiento al
maquinista, que a suponer siquiera que pueda asimismo concurrir
el mal ajuste de alguna pieza. Recuerdos hist6ricos, ingratos, de-
muestran, sin embargo, que no seria impossible la idea 'de la diso-
luci6n national. Dificultades transitorias 6 duraderas; violaciones
del derecho; tiranias; ambiciones y prepotencias de caudillos, po-
drian en cualquier moment sugerirla; pero la mayoria estimaria
siempre, pensamiento mas cuerdo y just, el remover dificulta-
des, restablecer el derecho, destruir la tirania y abatir las prepo-
tencias caudillescas, antes que destruir la idea y el hecho funda-
mental: la naci6n.
Traslado el razonamiento A la Universidad. La cuesti6n de si
6sta debe 6 no subsistir es para mi analoga A la de si debe sub-
sistir la Naci6n. Hay, empero, espiritus ilustrados que no pondrian
dificultad en admitir la disoluci6n. Aparece un desequilibrio en-
tre ingresos y presupuestos de las Facultades; produce 6stas
fuera de proporci6n profesionales mAs pr6ximos A la industrial que







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


A la ciencia; alt6rase la discipline en un institute sin que la auto-
ridad acierte A impedirlo y contener el desorden, y estos y otros
incidents de menor entidad bastan para afirmar la idea disolvente.
iPuede ser la disoluci6n de la Universidad el remedio de aquellos
males? En verdad, el desequilibrio entire recursos y presupuestos
parciales, no aparece ligado por relaci6n alguna de causalidad
al desequilibrio entire meros profesionales y hombres de ciencia.
Este Altimo hecho puede ocurrir por igual en Facultades que
ingresan mAs y gastan menos, como en las que ingresan menos
y gastan mas. Esta contradicci6n se opone al supuesto de la rela-
ci6n antedicha. Si el professor vitalicio, anico y exclusive en su
ensefanza, con el solo criterio de las aplicaciones practices, indi-
viduales; sin aspirar A las sintesis 6 alcanzar los principios; sin
preocupacidn de la forma, en pos de la cual el pensamiento mis-
mo se trabaja y produce mas y mejor, como la tierra cultivada;
si plasma en su propio modelo a sus alumnos, y si es refractario
A toda preocupaci6n de m6todo pedag6gico idiremos que tales
defects se convertipan en cualidades opuestas, con modificar el
sistema econ6mico de la instrucci6n superior? iNo seria preferi-
ble suponer que la provision del profesorado require nuevo
regimen? Si de pronto fuesen interrogados todos nuestros profe-
sores, tan competentes en sus respectivas asignaturas, sobre el
objeto y fin de la ensenanza universitaria, 6 siquiera de la facul-
tativa, es possible que mas de uno fuera sorprendido por una
cuesti6n que no le hubiera preocupado mas que cualquiera otra
extrafla A la ensefianza. Parece, sin embargo, que ignorAndose
los fines dificilmente se acertarA en los medios. La ensenanza
particular de una asignatura debe guardar relaci6n con el con-
junto de las ensefanzas, y con su fin ulterior. Lo contrario, seria
como buscar los prodigios de la armonia permitiendo A cada mfi-
sico de la orquesta que hiciera sonar ad libitum su instrument.
No veo de qu6 manera la unidad universitaria haya creado un
obstAculo A la discusi6n de estas cuestiones en los cuerpos acad6-
micos 6 haya impedido el colegio de profesores para dilucidarlas.
En cambio, el proyecto de organizaci6n del cuerpo de profesores
para tratar de los intereses generals de la ensefianza estA inclui-
do en uno de los proyectos para la reform de los Estatutos, que
el Consejo Superior pas6 A informed de las Facultades durante eli
afio iltimo, con sujeci6n al trAmite establecido para aqu6lla.







EN LUGAR DE PROGRAM


En dos ocasiones durante el mismo afio, se han producido, des-
graciadamente, alteraciones de la discipline en distintas Faculta-
des, que por igual han podido hallar reparaci6n en el funciona-
miento normal de las respectivas autoridades. Silos reglamentos
han omitido la previsi6n de los actos colectivos de indisciplina,
no aparece tampoco A la luz de la raz6n, qud relaci6n de causali-
dad medie entire aquellos actos y la unidad universitaria, ni de
qu' manera pueda 6sta crear obsticulos i la previsi6n, cuando el
espiritu de imitaci6n extiende el sistema y el nombre de las huel-
gas, del orden industrial y econ6mico, al de las relaciones de
alumnos con maestros y autoridades docentes.
Los que al juzgar los hechos producidos, sin complete conoci-
miento de antecedentes y circunstancias, atribuyen al Consejo Su-
perior la culpa grave de haber fomentado la indisciplina, al reco-
nocer la justicia que asistia A los estudiantes en su apelaci6n,
presumen, sin demostraci6n, que de haberse mantenido la Facul-
tad en su resoluci6n y los estudiantes en su obstinaci6n, que su-
pondre injusta, habrian pasado las cosas por mejor vereda. Olvi-
dan que la resistencia colectiva, con el anexo de amenazas de
violencia A los alumnos que intentaran presentarse A examen, pre-
cedi6 A la resoluci6n del Consejo. Olvidan tambion que si la ley
universitaria no atribuyera al Consejo la jurisdicci6n de apelaci6n,
6sta corresponderia al Ministro, al Presidente, al Congreso, 6 A
la Corte de Justicia, que en el caso podrian haber fallado tambi6n
en el mismo sentido.
No recuerdo estos incidents parajuzgarlos en su valor moral:
los contemplo inicamente en la ausencia de toda relaci6n 16gica
con las consecuencias atribuidas y el remedio propuesto.
No ha faltado tampoco la ocasidn de imputar un cierto descen-
so, retroceso 6 estagnaci6n de la ensefianza A la falta de autonomia
econ6mica de las Facultades para proveerse de todas las catedras
necesarias, 6 que juzgan tales. La expresi6n sincera de este pensa-
miento, procede de un hombre de ciencia y just prestigio adqui-
rido por ella, y por las prendas de un carActer altivo: (, Desespe-
rado por ese estadode cosas, tuve el honor de iniciar en la Facultad
de Derecho el establecimiento de algo que se acercara A los altos
studios de las ciencias politics, creando cursos especiales de
doctorado que trataran el grupo de asuntos ya indicado.... La
Facultad acept6 el pensamiento, si bien modificando detalles. Hace







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


ya various aflos que el proyecto, pasado al Consejo Universitario,
del cual depend en su parte financiera, duerme en alguna carpeta
extraviada. Surgieron no se qu6 dificultades. Las rentas no al-
canzaban: habia que crear toda entera una escuela de arquitec-
tura. Al fin el asunto fu6 enviado al Congreso, que no sabe que
hacer de el.... >
No intent replicar un discurso en que hallo algunas afirmacio-
nes 6 las que prestare mi adhesion: pongo el caso como ejemplo
de un juicio anticipado al complete conocimiento de los hechos.
No fu6 la parte financiera sino la sancion de un nuevo plan lo
que correspondia al Congreso, y por ello le fu6 remitido el pro-
yecto. Pasemos este error y la contradicci6n entire las dos afir-
maciones de que el proyecto duerme en una carpeta olvidada
del Consejo, y fu6 remitido al Congreso.
Recientemente se ley6 en session del Consejo Superior el expe-
diente del presupuesto de la Facultad de Derecho, con provision
de cAtedras conforme d la ampliaci6n de los studios. Al pie del pro-
yecto, dos informes de comisi6n de la misma Facultad subscriptos
cada uno por un miembro de la Comisi6n en disidencia con el otro,
y a continuaci6n un decreto teniendo por resuelto lo aconsejado
por la Comisi6n. Ante la ambigiiedad de la providencia, la Comisi6n
de Presupuesto del Consejo solicit del senior Decano, doctor Car-
ballido, una rectifici6n, y 6ste la di6 en el sentido de que la Facul-
tad habia resuelto no proveer por ahora las cAtedras en cuesti6n.
La Universidad require de cada uno de sus miembros, estu-
dio constant de las cuestiones siempre vitales de su organiza-
ci6n studioo que no es facil sin un 6rgano especial de informa-
ciones); y en todo caso el cuidado de no anticipar los juicios defi-
nitivos al conocimiento de los hechos, y no inducir con el presti-
gio de la propia autoridad, en errors A la opinion espectante,
fAcilmente impressionable A la primer afirmaci6n.
A los prop6sitos expuestos, entire otros igualmente elevados,
respondera esta REVISTA, si merece el favor de todo el que ocupa
una posicion en la Universidad.
A la especial dedicaci6n A la ciencia debe agregarse el examen
de los propios fines de la Universidad en los destinos del progress
y de la cultural national. Deben procurarse los medios de realizar
el pensamiento, muchas veces emitido con elocuencia, de que
tiene aqu6lla una alta funci6n que Ilenar en la sociabilidad argen-







EN LUGAR DE PROGRAM


tina, & la vez que se deploraba que tal misi6n no hubiera sido lle-
nada 6 lo fuera s6lo en modo imperfecto, manteniendo la ense-
inanza pr6xima al nivel de los meros egoismos profesionales.
No basta enunciar en t6rminos generals el prop6sito: es me-
nester pensar en los medios de lograrlo. iCuAles son?. iBastara
*elevar de ano en afio el nOmero de asignaturas? iBastarA aumen-
tar la intensidad de la ensefanza? ,Bastard constituir en cursos
especiales los diversos capitulos de cada rama cientifica? iBastarA
seleccionar por la exigencia creciente de los examenes? ,Habra que
former especialistas? ,C6mo conciliar este prop6sito con la exigen-
cia & cada alumno de todas las asignaturas ensefiadas? ,No hay
contradicci6n en el concept de especializarse en todas las cien-
cias? iBastara agregar al conocimiento de la rama particular de
la ciencia, la noticia mAs 6 menos complete de su progress evo-
lutivo? Cuando hayamos alcanzado el mayor crecimiento de los
planes de studio, la mayor intensidad en la enseianza de todas
las materials; cuando exijamos cada vez mas los prodigiosos es-
fuerzos de memorial, y hagamos del examen un cernidor estrecho
por el que solo pasen los mas agudos, ipodremos contemplar satis-
fechos nuestra obra, y decir que hemos formado la clase dirigente,
y con ella el future hombre de ciencia y el future hombre de es-
tado? ZNo habremos quebrado aptitudes positivas, sofocado al-
tos anhelos, extraviado inteligencias, inutilizado hombres, des-
truido generaciones? ,Con qu6 seguridad podremos afirmar que la
redenci6n intellectual y moral se encuentra en el studio de los
progress particulares de ciertas ciencias, 6 de ciertas institucio-
nes que intenten comprobar la hip6tesis de la evoluci6n?
Puede admitirse la posibilidad de mejores vias para el fin pro-
puesto. Aceptemos, desde luego, que la Univeridad no produce
jamAs el hombre de genio. Si hasta ahora podemos considerar
que es 6ste product excepcional de lanaturaleza, no alteremosla
definici6n para darle origen directamente universitario. Confor-
memonos con admitir que la difusi6n general de las ciencias y de
las artes, puede former el ambiente y proporcionar los medios ade-
cuados A la aparici6n del genio, y la Universidad contribuir indi-
rectamente A su existencia. Pero llegan por decenas & las Facul-
tades los j6venes de clara inteligencia, percepci6n rapida, memorial
fAcil y exposici6n feliz. Llegan entire centenares de oyentes A
la cAtedra en que el professor expone, si se quiere con brillo, un







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


tema de su ciencia, correspondiente al program. Puede ocurrir
que el brillo mismo haga difuso y vago el lenguaje tecnico, habi-
tual en el maestro. Las demas lecciones siguen por el mismo mo-
delo; la erudici6n del maestro deslumbra A los alumnos; la meta A
que les conducirA cAusales secret espanto; el temor del examen
comienza, y con l1 la lectura afanosa, los libros y los libros, los
volimenes que desfilan, la memorial que almacena palabras t6cni-
cas, definiciones, experiments, teorias, cifras, nombres; y luego
la area de distribuir y acomodar todo esto en tantas exposicio-
nes parciales correspondientes al nilmero inacabable de bolillas...
Otro professor tiene el concept de una misi6n cuasi supreme. No
le preocupan ni el propio brillo ni sus conquistas en la ciencia, ni
su reputaci6n. Sus alumnos deben entenderle sin perder una pa-
labra; nunca repetirle sin entenderle; deben descubrir, inducir, ex-
plorar, compulsar hechos, razonar, mrs bien que recorder y repe-
tir, aunque sea entendiendo. La naturaleza y con ella la vida estAn
fuera de los libros. Lejos de su idea el pregonar el abandon de
los libros y de la acumulaci6n de la ciencia ajena. Pero, Ic6mo se
entienden y adivinan, cuando uno los reune siquiera con un pe-
queiio caudal de experiencia propia! i Cuan abstrusos y dificiles pa-
recen, cuando hablan el lenguaje de cosas que nunca hemos visto!
Entre estos dos models de maestros caben muchos otros. El
que limita la enselnanza A un texto, propio 6 ajeno, y cifra el me-
rito de sus alumnos en la mejor repetici6n del mismo; el que pe-
netra en el detalle mas intimo de las cosas, y busca la verdad fuera
de las ideas generals; el que ha concebido su sistema propio, 6
adoptado como propio el sistema ajeno, y fija en el linde del sis-
tema el limited de la verdad y el error; el que poseido por ocupa-
ciones profesionales 6 political, no presta A la catedra mAs que una
atenci6n secundaria; el que guard en el alma la convicci6n de que
las cosas no andan por los caminos que debieran y, A merced de
su propio escepticismo, deja que todo siga por donde quiera, mien-
tras no llega el dia de sus ideales.
Se trata de una sola misi6n coman concebida de distintas ma-
neras. Cada cual tiene en esta material el derecho de career que la
raz6n le asiste; pero no le asiste el de guardar silencio sobre su
propio concept de la ensenanza, sobre sus metodos, sobre la me-
jor aplicaci6n de sus esfuerzos, y sobre los resultados obtenidos
con ellos. Si estA convencido de la bondad de su metodo: si tiene







EN LUGAR DE PROGRAM


una definici6n propia de la ensefianza y de sus fines, debe decirla
y demostrarla, para que otros la juzguen, la rectifiquen si estA
equivocada 6 la imiten si es verdadera. La presentaci6n de los pro-
gramas podria ser la oportunidad de las exposiciones de motives.
Se disenarian en ellas las diversas teorias y principios, que admi-
tirian clasificaci6n, y ulteriores discusiones y experiencias. No
puede aspirarse con seguridad A constituir la alta cultural sin exa-
men y studio de los medios adecuados. La tarea exigirA sin duda
algin trabajo y podrA aparejarsele alguna contrariedad. La ha
causado alguna vez algon ensayo expontaneo, fuera de los hAbitos
comunes. Pero no todo se logra por caminos fAciles, y el cumpli-
miento del deber reclama mas de una molestia.
Por otra parte, ha sido sefialado muchas veces un hecho pecu-
liar de nuestra instrucci6n superior y secundaria, cuya relaci6n
con las frecuentes observaciones pesimistas no debe descuidarse.
El profesorado ha sido y es para la generalidad un accesorio de
ocupaciones profesionales. La excepci6n es el professor que hace
de la ensenanza una carrera que no existe, y que no puede existir
sin adecuada y just retribuci6n. El amor A la ensefanza 6 al es-
tudio; el honor que tienen 6 el que la imaginaci6n les atribuye; el
sentimiento de que se debe ser de alguna manera itil A los demAs,
y tantos otros motives pueden retener en la cAtedra al professor de
afici6n 6 devoci6n, remunerado con igual paga asi el primer mes
como despues de veinte 6 mAs anos de ensefianza.
Alguna relaci6n habra de reconocerse entire las aptitudes del
artifice y la obra de arte; entire las del cultivador y los products
de su tierra; entire el maestro y los discipulos. i,BastarAn la cien-
cia y el talent para producer la obra de arte, el fruto 6 el disci-
pulo, si la atenci6n solicitada por otras necesidades y estimulos,
no puede consagrarles el tiempo que requieren? ,HabrA que des-
truirse el concept de la unidad universitaria, paralelo al de la
unidad de la ciencia, y abandonar los ideales de la alta misi6n
social que corresponde A la Universidad, antes de ensayar el pa-
saje de un sistema de profesorado provisorio al definitive, que
vendrA alguna vez?
Se reconoce una alta misi6n universitaria, y se agrega el la-
mento de que no se haya cumplido. Aunque la queja s6lo fuera en
parte justificada, ensayemos otros caminos para el fin propuesto,
mejores que la sola reform de planes y recargo progresivo de









14 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

cAtedras, antes que abandonar el ideal y destruir la Universidad.
Dejb con esto enunciado algunos temas dignos de especial exa-
men, que someto A la consideraci6n ilustrada de cuantos se inte-
resan en las graves y grandes cuestiones de educaci6n. Solicito
para las pAginas de la REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
el honor de publicar el fruto de tales studios.

RODOLFO RIVAROLA.

















DISCURSO


DEL SENOR RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES DOCTOR DON LEOPOLDO P
BASAVILBASO EN LA FIESTA INAUGURAL DE LA ESTATUA DE FRAY FERNANDO DE
TREJO Y SANABRIA.



SEOHRES:

Mi presencia en este acto como representante de la Universi--
dad de Buenos Aires, responded al deseo de afirmar la uni6n con
su hermana la de C6rdoba, de honrar A los que esta honra y de
establecer la mancomunidad de prop6sitos y de fuerzas en bien
de la ensefianza superior.
Estoy persuadido de que iguales anhelos animan A las altas
autoridades de esta Universidad, porque al invitarme a tan sim-
patica fiesta, se anticiparon A manifestar con fina atenci6n, que
mi presencia contribuiria A fortalecer las relaciones entire ambos
institutes.
No seran vanas estas palabras; las aspiraciones comunes que-
daran realizadas, y las dos Universidades, fraternizando y coinci-
diendo en sus ideales, marchardn unidas hacia sus grandes desti,
nos, inspirando siempre a la juventud estudiosa la ciencia y la
probidad.
Movida por el sentimiento de la gratitud, propio-de las almas
delicadas, la Universidad de C6rdoba lleva a cabola idea.de hon-
rar a su fundador, el Ilmo. Obispo fray Fernando de Trejo y Sana-
bria, con este monument que perpetuara su memorial; la de Bue-
nos Aires no puede dejar de asociarse a este homenajei ella se
complace tambidn en pagar sus deudas de reconocimiento, y las
tiene para con la Universidad, que aqu6l fundara, porque mAs de
una de sus glorias le llevaron el contingent de las luces y del
ejemplo que recibieran en sus claustros..







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Modesta fu6 en un principio la instituci6n debida al despren-
dimiento de los bienes de su fundador; la escasez de los medios y
la direcci6n que le impuso, obstaron A que sus primeros 6xitos
fueran brillantes; el studio de la filosofia y de la teologia predo-
minaban en aquella 6poca, y esta filtima tenia la preeminencia
sobre las demAs ciencias.
Pero si modest fu6 la obra del fundador, grande fue el propo-
sito que la anim6; el de educar y civilizar, aunque acomodandose
al espiritu de ese siglo, bajo la autoridad, que exigia la sumisi6n
de la inteligencia 6 impedia el ejercicio natural y libre de la raz6n.
De esa obra, sin embargo, surgi6 despues la alta Universidad
que di6 renombre A C6rdoba, y en la cual se formaron muchos
hombres eminentes, colaboradores de nuestra emancipaci6n poli-
tica y de nuestra organizaci6n como naci6n libre 6 independiente.
Tuvo ella sus dias nebulosos, que felizmente no fueron largos;
sus antecedentes de gloria y de honor prevalecieron, y volviendo
sobre su pasado, entr6 de nuevo en el camino, que antes recorrie-
ra y que le vali6 el prestigio, de que merecidamente gozara por la
solidez de su enseflanza y la seriedad de sus autoridades.
Este paso fu6 indispensable para prepararla A los grandes des-
tinos a que esta llamada en unidn con su hermana, la Universidad
de Buenos Aires.
El progress de las ciencias es indiscutible; el prolesor no puede
ser ya el repetidor de un texto; tiene que seguir dia por dia A la
ciencia en sus evoluciones; la ensenanza no debe quedar. ence-
rrada dentro de limits estrechos; la ignorancia no se suple ya
con la imaginaci6n. Todo se somete a la observaci6n y a la expe-
riencia, y no se abandon el trabajo, mientras se espera la luz,
que disipe las tinieblas de lo desconocido y del error.
Nuevos problems sociales se plantean; nuevas doctrinas con-
mueven las leyes antiguas y tradicionales; hoy se reclaman dere-
chos que nunca fueron ejercitados y que mirados en un principio
con desd6n, preocupan ahora A las naciones civilizadas, que reco-
nocen la necesidad de estudiarlos y resolverlos.
Las ciencias m6dicas se desarrollan en los laboratories; la qui-
mica y la bacteriologia atraen A los espiritus selectos, persuadidos
de que s6lo en ellas han de encontrar los elements para las in-
vestigaciones, cuyos 6xitos sorprenderAn A la humanidad.
Las ciencias fisicas ocupan hoy un lugar prominent; sus in-







DISCURSO DEL SENOR RECTOR DOCTOR DON LEOPOLDO BASAVILBASO 17

ventos se suceden con rapidez asombrosa; la inteligencia del hom-
bre ha sometido de tal modo las fuerzas de la naturaleza, que las
hace servir A sus necesidades, A sus conveniencias y aun A los ca-
prichos de su imaginaci6n.
Las Universidades deben abarcar los principios de estas cien-
cias y seguirlas en sus evoluciones y progress; no pretend que
formen sabios, pero si que den A sus alumnos la preparaci6n nece-
saria para que se desenvuelvan por si solos, empleando sus apti-
tudes en el studio profundo de la ciencia, A que les lleven sus
propias inclinaciones.
A esto deben tender nuestros esfuerzos, sin desalentarnos hasta
ver a las dos Universidades hermanas en la cima A que han llega-
do las grandes instituciones cientificas de la Europa y de los Esta-
dos Unidos del Norte.
La inteligencia de los argentinos facility esta tarea; abundan
los hombres estudiosos, que desean dedicarse al cultivo de las
ciencias por amor a ellas finicamente; procuremos satisfacer estas
legitimas y honrosas ambiciones, sin olvidar las letras, que A la
vez que sirven de solaz al espiritu, tienden a dirigir el coraz6n,
fuente de los sentimientos, que ennoblecen al hombre.
Y no olvidemos tampoco aquella antigua regla universitaria,
siempre verdadera y siempre hermosa, que proclama como ((pri-
mordial deber de la capacidad de un professor el de unir A la pu-
reza de la doctrine y al arte de ensefiar bien, una probidad sin
mancha y el buen ejemplo de las costumbres, para imprimir en los
espiritus y en los corazones de sus discipulos los principios y los
sentimientos de todos sus deberes con tanto 6 mAs cuidado, que
para instruirlos en los principios y las verdades de las artes y de
las ciencias,). Magistros studiorum, doctoresque excellere oportel
moribus primum, deinde facundia.
Para terminar, sefiores, permitidme que cumpliendo con un
encargo de la Universidad de Buenos Aires, entregue en este acto
al sefor Rector de la de C6rdoba, la placa que aqu6lla dedica al
Illmo. Obispo fray Fernando de Trejo y Sanabria, como un home-
naje A sus m6ritos y virtudes, haciendo votos porque este modesto
bronce conserve el recuerdo de la fiesta que ha dado ocasi6n A que
las dos Universidades queden unidas en sus prop6sitos y aspira-
ciones y realicen en breve tiempo el ideal de las grandes Univer-
:sidades: Ciencia y probidad.
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AllES TOMO

















LOS EXAMENES EN LA FACULTAD DE CIENCIAS MEDICAL



EXPOSICION DE MOTIVOS

CON QUE FUE PRESENTADO EL PROYECTO DE ORDENANZA ACTUALMENTE EN VIGENCIA (1)



.HONORABLE ACADEMIA:

Pienso que es necesario y oportuno modificar el sistema de
exameles que rije en la Facultad de Ciencias Medicas, hacien-
dolo adaptable al espiritu que anima la ensefianza, al nfmero de
materials que constituyen su plan y d la afinidad de conocimien-
tos que debe servir de base para vincularlos.
Pruebas excesivamente numerosas, sin cohesion suficiente,
sujetas a igual criterio para lo fundamental y lo accesorio, impri-
men A los examenes un caracter fatigoso, retr6grado y hasta ana-
crdnico, que no se armoniza con el desarrollo que tienen hoy los
studios ni con las tendencies de sus nuevos m6todos.
Sobre estos defects que serAn analizados en este informed, se
destacan dos hechos notables que important una verdadera aberra-
ci6n. y que s6lo por un piadoso y casi mistico respeto por prActi-
cas del pasado, vienen sucediendose A pesar de las critics tan
desfavorables como justificadas que aflo por ano despiertan en!
profesores y alumnos: me refiero A los examenes generals y a la
forma de clasificaci6n usada para ponderar el grado de prepara-
ci6n del examinando.
Los examenes generals pudieron tener explicaci6n satisfacto-
ria en 6pocas ya remotas, en que studios muy cortos y deficientes
en todos sentidos, permitian la sintesis para refrescar conocimien-

(1) VSase Anales tie la Universidad de Buenos Aires, tomo XV, pagiua 94.







LOS EXAMENES EN LA FACULTAD DE CIENCIAS MEDICAS


tos y encuadrar en un marco pequeflo el reducido arsenal del
professional de entonces. Pero hoy, con la difusidn de materials,
con los infinitos detalles en que 6stas se diluyen, con la enciclope-
dia, casi puedo decir, que comportan en la actualidad los estu-
dios m6dicos, es una tarea no s6lo impossible para la generalidad
de las inteligencias sino tambien improba para todos, dados los
terminos perentorios en que se impone por la necesidad de termi-
nar una carrera de suyo larga y penosa.
La clasificaci6n que hasta hace pocos afios, oscilaba dentro de
una escala de veinte divisions, se redujo tiltimamente, por una
transacci6n con -exigencias sanas A la mitad; sin que el criterio
err6neo con que habia sido creada permitiera llevarla A la con-
centraci6n que ya ha alcanzado en la enseflanza secundaria, don-
de la referida escala ha sido discretamente reducida A cinco grades.
Clasificar con aquellas diferencias, importa atribuir A los exami-
nadores un poder de observaci6n demasiado sutil para que sea
justiciero, y a losexaminandos una transparencia de conocimientos
que permit dibujarse matices de muy ligeros tintes, precisamente
en una situaci5ln en que la inteligencia se encuentra oscurecida
por fatigas y emociones.
Me he preguntado, mAs de una vez, si las apreciaciones que
dejo expuestas serian exageradas, y he buscado una sanci6n en el
studio comparative de las principles Universidades. Ese estu-
dio ha confirmado mis vistas respect de la necesidad y venta-
jas de la reform.
Antes de comentar el proyecto que he formulado y tengo el
honor de presentar, me voy A permitir pasar en revista, para mas
precisa ilustraci6n, la march que siguen en los moments actua-
les las escuelas de mayor importancia en Francia, Alemania, Aus-
tria 6 Italia.

FRANCIA

Tiene dispersos sus studios medicos en Facultades y Escuelas de
Medicine, dentro de un plan orgAnico que ofrece su desarrollo comple-
to en las primeras y llega a un total perfeccionamiento en la Facultad
de Paris.
En Paris, los studios m6dicos se realizan en tres grandes grupos:
biol6gicos, mddicos quiruirgicos y clinics, dispuestos para cinco grandes
examenes, si asf pueden liamarse, que con el de Tesis son las finicas
pruebas exigidas para obtener el titulo de Doctor en Medicina.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


H6 aqui su distribuci6n:
jer Examen
Anatomia descriptive.

20 Examen
Histologla.

Fisiologfa Qica biol6gicas


3er Examen

Medicine Operatoria
Primer Parte Anatomia Topografica
Pmera Parte atologia Externa
Partos

Patologfa General Parasitos Microbios
Segunda Parte Paollogia Interna y prueba practice de Anatomfa
Patol6gica.

4 Examen
TerapButica.
Higiene.
Medicine legal.
Farmacologfa, con aplicaciones de ciencias fisicas y naturales.

50 Examen

la Parte. Clfnica external y clinic obst6trica.
2a Parte. Clinica interuia.

Tesis


El grupo de studios biol6gicos fundamentals, comprende, pues,
los dos primeros examenes: en el 1 Anatomia descriptive toda y disec-
ci6n; en el 20 Histologia, su complement y Fisiologia, dentro de la cual
deben darse ffsica y qulmica biol6gicas que son sus bases esenciales.
Al tercer examen corresponde, en su primer parte, el grupo qui-
rirgico: Anatomia Topogrdfica, que se da con Medicina operatoria; Pa-
tologia Externa y Partos. La segunda parte es medical; Patologia gene-
ral, Patologia internal y prueba prActica de Anatomia Patol6gica.
El cuarto examen comprende, puede decirse, materials de program
6 de instrucci6n m6dica: Terapeutica, Higiene, Medicina legal y Farma-
cologia.
Por fin, el quinto examen es el de las clinicas: Quiruirgica y Obste-
trica, primeramente, y Clinica Medica en la segunda parte.
La tesis terminal estos studios con los requisitos conocidos.








LOS EXAMENES EN LA FACULTAD DE CIENCIAS MEDICAS 21

Se ve, pues, la tendencia A agrupar las materials afines y A vincular
su studio solidariamente ante una prueba final de conjunto en el he-
cho del examen; pero que puede disgregarse en la forma, recibi6ndose
el exAmen por material, aunque clasificandose siempre el examen total
ante una sola mesa examinadora.


ALEMANIA

En Berlin s6lo hay dos examenes y el de Doctorado que esta regla-
mentado aparte. El primero comprende ciencias biol6gicas y se llama
examen fisico: Anatomia e Histologia; Fisiologia; Fisica; Quimica; Botdni-
ca y Zoologia. Se exigen cuatro semestres de asistencia y certificados
cnmprobatorios de los profesores para ser admitido A examen. Despues
viene el segundo examen 6 de estadio: Anatomia y Fisiologia (repaso
y aplicaciones) Patologia General y Anatomia Patol6gica; Cirugia y
Oftalmologia; Clinica Medica; Ginecologia y Partos 6 Higiene. No hay
medicine legal para el examen, porque se debe dar examen pericial para
obtener el titulo de perito-legista.
Para rendir este segundo examen se exige la asistencia comprobada
de cinco semestres y la aprobaci6u del primer examen fisico, lo que
da nueve semestres de asistencia 6 sean cuatro aios y medio de estu-
dios. En estas condiciones se puede obtener el titulo de Doctor en Me-
dicina, exigi6ndose: a) nueve semestres de studios; b) prueba escrita,
bajo clausura. ante el Decano. que se llama tentamen medium y no se
exige a los medicos prActicos que no siguen el Doctorado. Agr6gase A
esta prueba el rigurosum oral sobre T6picos M6dicos, ante el Decano y
cinco profesores ordinarios; y por fin, una disertaci6n impresa (de 2
cuadernillos) que es la Tesis A sostenerse en pfiblico para determinar
la promoci6n A Doctor.
Existe en Berlin lo que tuvimos tambien entire nosotros hace
muchos afios: m6dicos y doctors; pero s61o hay dos examenes para
los primeros y tres para la terminaci6n total de los studios. Estos se
hacen en grupos de materials afines ante un solo jurado para cada exa-
men, que debo hacer constar es por material separada, con su clasifica-
ci6n propia y durando el examen un cuarto de hora salvo los clinics
que se dan en mayor tiempo y de un modo especial obligando al
candidate A seguir un enfermo, dos, tres y hasta ocho dias, para llevar
un diario clinico, tratarle, y hasta practicar la autopsia si la muerte
ocurre; pruebas que se exigen ain en el studio de la Oftalmologia, en
la que debe seguirse el enfermo durante tres dias, curarle y llevar la
historic clinic diariamente ante el professor.
Asi son tambi6n las pruebas de medicine: historic y diario clfnico
de ocho dfas bajo el control del professor, recetas y prescripciones die-
t6ticas, disertaci6n sobre farmacologfa, toxicologfa, etc. Para Partos y
Ginecologia se exige lo mismo y la asistencia A uno 6 dos parts, bien
comprobada.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Hd aqul la distribuci6n de las materials y examenes:

1. Examen fisico
Anatomfa 6 Histologia
ae Fisiologfa
S Ffsica .
6 Quimica
Botdnica
| Zoologia comparadas

S2. Examen estadio
S ,s Anatomfa r
S Fisiologfa epa
ta Anatomia Patol6gica y Patologia General
d Cirugia y Oftalmologia
Clinica Medica
Ginecologia y Partos
Higiene.
No hay Medicina legal sino examen pericial especial.

Doctorado
Prueba escrita ante el Decano bajo clausura, y oral ante profesores y
el Decano, sobre t6picos m6dicos.
Tesis

AUSTRIA

Viena, tiene ordenados sus studios de modo andlogo a Berlin,
aunque existen algunas modificaciones provocadas por el decreto de 21
de Diciembre de 1899. Exige, por ejemplo, tres grandes examenes, tres
rigurosum, 1, 20 y 3, sin tesis ni doctorado especial que estan com-
prendidos en estos.
El ler Rigorosum comprende siempre las materials biol6gicas funda-
mentales y el examen finico es te6rico para Biologia general: (Anato-
mfa y Fisiologia comparadas, Ffsica y qufmica); y te6ricoprActico para
Anatomia, Fisiologia e Histologia. Este grupo de materials afines se cursa
en dos afios (cuatro semestres) y se rinde el examen ante un jurado de
profesores ordinarios 6 extraordinarios que el Decano nombra anual-
mente, y que clasifican como distinguido, suficiente 6 insuficiente el con-
junto del examen, indicando la repetici6n de 6ste en el t6rmino de dos
meses, cuando ha sido declarado insuficiente,
El 2.0 Rigorosum dispone una especie de segundo curso 6 repaso de
Anatomia y Fisiologia, pero agrega: Anatomia e Histologia patol6gicas,
Patologia general y experimental; Farmacologia y Arte de recetar e Hi-
giene. Consider interesante expresar las condiciones que se exigen a
los candidates que solicited rendir este segundo examen:








LOS EXAMENES EN LA FACULTAD DE CIENCIAS MEDICAS


.a) haber sido aprobados en el 10 examen.
b) comprobar haber asistido, despu6s de la aprobaci6n del 1, A
6 semestres de una Facultad, en los que se dicten por lo
menos 20 horas de classes semanales.
c) comprobar haber asistido tres semestres, de los 6 exigidos, A
lecciones de Clinica quirdirgica 6 internal; A dos de Ginecolo-
gia y Partos y a uno de Oftalmologfa. Estos certificados deben
ser otorgados por los profesores oficiales 6 docentes, con ser-
vicio propio, autorizados por la Facultad.
d) certificado de asistencia al curso de laringologfa, otiatria y
dentisteria, por lo menos seis semanas, y una al de vacuna-
ci6n, debiendo 6stos tener cinco horas de ensefianza semanal.
Como se v6, si hay reducci6n notable del nimero de los examenes A
rendir, agrupando materials conexas, domina la ensefianza intensive y
prdctica rigurosamente comprobada por la Facultad.
Para ser admitido el estudiante al examen del tercer Rigorosum, debe
haber sido aprobado en el segundo y presentar certificado de haber
concurrido A seis semestres de una Facultad m6dica despu6s de haber
aprobado el eor Rigorosum (Contando el tiempo del 20).
El 3er Rigorosum comprende: Medicina Interna, Cirugia, Ginecologia
y Partos; Oftalmologia; Especialidades Clinicas (Psiquiatria, Pediatria,
Dermatologia y Sifilis, de las que se dan tres pruebas en un solo acto)
y Medicine legal. De las dos primeras: medicine y cirugia se toman prue-
bas te6ricas y prActicas separadamente y en las restantes las pruebas
son te6ricopricticas A la vez.
Las pruebas te6ricas no pueden recibirse de mAs de seis candidates
por sesi6n, durando un cuarto de hora por materia-salvo en Histolo-
gfa y especialidades clinics que pueden prolongarse.-Las pruebas de
medicine internal y Cirugia duran dos dias, en los que el candidate
comprueba su suficiencia con el enfermo, el maniquf 6 el chdaver.
VIENA tiene asf dispuestos sus tres grandes examenes:

Ier rigorosum

Biologia general- Anatomfa y Fisiologia comparadas.
Te6rico Ffsica M6dica.
Qufmica M6dica.
Te6rico Anatomia
Prtico Fisiologfa 4 semestres
Practice Histologia

20 rigorosum
Anatomfa N
nFioloa Irepaso y 20 curso
Anatomia 6 Histologia Patol6gicas m
Patologfa General y Experimental 9
Farmacologia y arte de recetar $
Higiene








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


3er rigorosum

Medicine Interna: asistencia 3 semestres
Cirugia id. 3 id.
Partos y Ginecologia id. 2 id.
Oftalmologia id. 1 Id.

Especialidades clinics

Psiquiatria-Pediatria-Dermatologfa y Sffilis-(3 pruebas en eli
mismo acto).

Medicine legal

Cada semestre debe tener 16 A 20 horas de classes semanales.

ITALIA

Acaba de reformar sus reglamentos para los studios m6dicos si-
guiendo las ideas del ex ministry y professor Baccelli, que el actual mi-
nistro de Instrucci6n Pfiblica H. Nuncio Nasi, ha hecho efectivos por
decreto de 13 de Marzo de 1901. Estas modificaciones ban producido ex-
celente impresi6n dentro y fuera del reino, A estar A las publicaciones
m6dicas Altimamente recibidas.
Las nuevas disposiciones dividen los seis afios de studios en tres
tdrminos bienales y el acceso de uno A otro lado es permitido previa apro-
baci6n del anterior.
Se estatuye la laurea 6 sea el Doctorado y ademAs las escuelas ane-
xas a la Facultad 6 Institutos cientificos, que pueden frecuentar los m6-
dicos y doctors para obtener diplomas especiales.
TratAndose de una reform recientisima, patrocinada por un esta-
dista y maestro como Baccelli, es pertinente indicar sus puntos princi-
pales, que son los siguientes:
Tit. I.-Las Facultades M6dicas, dice el decreto real, tienen por
objetivo:

1.0 Ensefiar y promover el cultivo de las ciencias vinculadas A la
biologla humana.
2.0 Habilitar para el ejercicio professional de la Medicina y Cirujia.
3.0 Preparar la obtenci6n de diplomas especiales.

Tit.-II. Los cursos son: preparatorios, fundamentals y complemen-
tarios.
Son PREPARATORIOS los siguientes: Fisica, Quimica orgdnica 6 inor-
gdnica, Botdnica, Zoologia y Anatomia comparadas.
Son FUNDAMENTALES: Anatomia humana normal; Fisiologia, Materia
Medical (farmacologia y toxicologia) Patologia General, Anatomia Pato-
ldgica, Patologia especial mddica, Patologia especial quirirgica, Medi-
cina legal, Higiene y Policia medical, Clinica quirnirgica y medicine ope-








LOS EXAMINES EN LA FACULTAD DE CIENCIAS MADICAS


ratoria, Clinica obstdtrica y ginecol6gica, Clinica oculistica y dermo-
sifilopdtica, Clinica de enfermedades nerviosas y mentales.
Son COMPLEMENTARIOS: embrislogia, quimica fisioldgica, bacteriologia,
anatomia topogrdfica, medicine operatoria.
Tit. IV.-Los cursos de ffsica, anatomfa, fisiologia y anatomia patol6-
gica son bienales. Los de clinic m6dica y quiruirgica trienales y los de-
mas anuales.
Tit. VIII.-La ensefianza de la Facultad se desarrolla en seis afios.
divididos en tres bienios (de aprobaci6n sucesiva).
He aquf la distribuci6n:

Ir" Bienio

Quimica inorganica y orgAnica.
Fisica.
BotAnica.
Zoologla y anatomia comparadas.
Anatomfa humana normal.

20 Bienio
Fisiologfa.
Anatomfa patoldgica.
Patologfa general.
Patologia especial m6dica.
Patologia especial quirirgica.
Materia M6dica (farmacologfa y toxicologia).

30 Bienio
Clfnica Medica.
Clinica Quirirgica.
Clinica de enfermedades nerviosas y mentales.
Clfnica oftalmol6gica.
Higiene y Policia m6dica.
Medicine legal.
Clinica dermo-sifilopAtica.
Clinica obstetrica y ginecol6gica.

Se rinde examen especial de cada material, oral y practice si el casoo
exige, durando el examen 20 minutes.
Pueden englobarse uno a mAs exAmenes por acuerdo entire profeso-
res y autorizaci6n de la Facultad, pero siempre con el mismo tiempo
para cada examen y clasificaci6n aparte, y ante mesas formadas por
5 miembros: 3 profesores de la material 6 materials afines y dos libero-
docentes.
En los cursos de mAs de un afio, se harAn A fin del afio coloquios en
los que el professor de la material aprobarA 6 desaprobarA por sf, pero
cuyo resultado no influirA en la p6rdida del afio.
El nfmero de examenes a rendirse es de 21, en lugar de 20, cuando
se busca la Laurea, cuyo examen consiste en una discusi6n ante una
Comisi6n examinadora, de una disertacidn escrita sobre un tema elegido.







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


entiree las materials fundamentals 6 complementarias. La Comisi6n la
forman once miembros, ain de otras facultades si el tema corresponde
a materials en ellas ensefiadas y la discusi6n dura 1 hora.
Agr6gase A esto el perfeccionamiento y la especializaci6n de la en-
sefianza en Institutos 6 Escuelas de perfeccionamiento (asf llamadas) con
un reglamento interno y direcci6n de profesores oficiales que despu6s
de un aflo de studios expiden titulos especiales que el Gobierno con-
trola y prefiere en la provision de empleos tecnicos.
Son estas, en concrete, las lineas generals del nuevo reglamento
italiano, las cuales me permiten apuntar estas tres cuestiones resuel-
tas, de la mayor transcendencia:
1" reducci6n del numero de exdmenes; 2 agrupacidn de materials afi-
nes que deben rendirse ante un solo jurado para cada grupo; 3 examen
especial del doctorado; 4 diplomas de competencia en las especialidades
m6dicas, t6cnicas, etc.


El studio que antecede pone de manifiesto los defects y
y deficiencies de que adolece nuestra escuela en lo que se
refiere a examenes, y sirve de base al proyecto que present, en
el que he procurado incorporar lo nuevo y Itil dentro de estas li-
neas principles: reduccidn del numero de exdmenes; agrupaci6n
de materials afines; mayor seriedad en laspruebas de clinics funda-
mentales.
Dicho proyecto no perturba la march actual de la ensefianza;
ni modifica propiamente el plan de studios vigente; no suprime
materials ni cambia programs. Las agrupa tan solo para el exa-
men, alli donde pueden unirse por lazos y objetivos comunes, y
reduce de ese modo el nimero de mesas examinadoras, de veinte
y ocho que deben funcionar actualmente, a diez y seis, muy poco
mas de la mitad.
En las Facultades Francesas, Alemanas, en las de Austria (Vie-
na), en las Italianas, como hemos visto, las pruebas finales se rin-
den por grupos 6 t6rminos. En ninguna de ellas se exige exame-
nes por afios, y en ninguna tampoco se rinden examenes genera-
les. La media que propongo puede, pues, apoyarse en la practice
actual de las Facultades mAs adelantadas.
Con la supresi6n de exAmenes en el 1 y 50 afio, al fin del pre-
sente curso escolar, las tareas se alivian ya en el aflo corriente,
facilitAndose la agrupaci6n de materials conexas para el afio pr6-
ximo, en que la sucesi6n de los exAmenes debera responder A los
t6rminos propuestos en este proyecto, analogos A los que rigen en







LOS EXAMENES EN LA FACULTAD DE CIENCIAS MADICAS


las Facultades europeas. Tendremos dos terminos de Ciencias
Biol6gicas y tres t6rminos de Ciencias M6dicas, de los que los ulti-
mos seran, uno para materials quirirgicas de ensefianza clinic, y
el otro para las materials m6dicas de igual prop6sito. Todo esto
sin violentar la sucesi6n que actualmente siguen los studios.
No temo que esta simplificaci6n en los examenes debilite las
exigencias de preparaci6n. Se trata de materials afines, y por la ra-
z6n de su engranaje reciproco el juicio que forme el jurado que
debe recibirlos se podrA desarrollar con mAs amplitud, movidndose
en un campo menos limitado. El alumno, A su vez, encadenando
conocimientos ligados entire si, se sentird mas seguro para mostrar
su competencia.
Propongo para las materials asi agrupadas, en cada mesa de
examen una sola clasificaci6n, desde que sus puntos de contac-
to excluyen la posibilidad de una desaprobaci6n parcial sin que
la material dominate del examen pueda considerarse deficien-
te. Un alumno que desconozca en absolute una especialidad
quirtrgica no puede pretender titulo de suficiencia en patologia
externa, como no puede pretenderlo en Fisiologia el que desconozca
la Fisica Biol6gica 6 en Patologia internal el que no demostrase
preparaci6n en enfermedades nerviosas y mentales.
La inica excepcidn que establece el proyecto es la referente A
Zoologia y Botanica que, aunque agrupadas en unsolo examen,
no tienen entire si tales relaciones que la deficiencia en una de ellas
imported la desaprobaci6n de la otra. Deben por esta causa clasi-
ficarse parcialmente.


Podra objetarse para esta agrupaci6n de materials afines,
que la prueba de ciertas especialidades clasificadas en conjunto
traera como consecuencia, menor preparaci6n en cada una. Es
possible que eso ocurra, pero no debemos olvidar que nuestro prin-
cipal prop6sito debe ser former m6dicos que puedan especiali-
zarse, y no especialistas que carezcan de preparaci6n medica fun-
damental. La especializaci6n, como condici6n de 6xito en la lucha
professional, cuando 6sta tiene lugar en los grandes centros, viene
por si sola y la Facultad puede y debe estimularla, pero sin me-
noscabo de las clinics fundamentals. A este efecto propongo que
la Facultad otorgue certificados de competencia A los m6dicos que,







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


concluida su carrera, cursaran durante un aflo alguna de las es-
pecialidades y rindieran al fin del curso un examen ante la Co-
misi6n que aquella designara. La suficiencia en una especialidad
tendria para el piblico una garantia que hoy no ofrece; y las cli-
nicas especiales serian frecuentadas sobre todo por m6dicos dota-
dos de un espiritu de trabajo 6 investigaci6n, que redundaria tanto
en beneficio de estos como en el de la misma especialidad que cul-
tivaran. Todo esto se halla, pues, muy lejos de dificultar el des-
arrollo, ni atn la creaci6n de nuevas especialidades. Ellas son la
consecuencia obligada de todo progress cientifico; pero exigen
siempre, como base, la ilustraci6n general que debe en todos los
casos precederlas y que ha de ser siempre el objetivo primordial
de toda escuela'de medicine.
La excepci6n hecha con la oftalmologia, ubicandola aparte, esta
justificada por la importancia de esta especialidad, por sus vincu-
laciones frecuentes con la clinic general y por la misma tradi-
ci6n, no s6lo entire nosotros, sino aun en las principles Faculta-
des Europeas. Se ha visto que en Viena y Berlin, mientras las
otras especialidades son objeto de un examen comin, la oftalmo-
logia lo es de un examen propio y las formalidades requeridas
para dste en cuanto a la asistencia A la clinic y d las exigencias
de la prueba, le atribuyen igual valor que a la obstetricia y gine-
cologia.



Siendo nuestra principal misi6n former medicos, creo en cam-
bio que el examen de clinic general tanto quirargica como medica,
debe presentar un cardcter de seriedad y estrictez que no corres-
ponde exigir A las especialidades comprendidas en aqu6llas. Los
examenes de clinic duran en Viena y Berlin various dias, en los
que los alumnos justifican de diversos modos su suficiencia ante
el professor, Ilevando diaries clinics, levantando histories y pro-
tocolos de autopsias y sujetAndose a los interrogatorios perti-
nentes.
Es, pues, de real interns prActico modificar entire nosotros esta
prueba, de manera que ofrezca al alumno la oportunidad de exte-
riorizar su preparaci6n y a los examinadores los elements de jui-
cio necesarios para juzgarlo con plena conciencia.
Propongo, por tanto, que los exAmenes de clinic se inicien







LOS EXAMENES EN LA FACULTAD DE CIENCIAS MEDICAL


con ejercicios continuados por una semana ante el professor, reali-
zando los trabajos clinics y respondiendo A los interrogatorios
en analoga forma A la prescripta en aquellas Facultades. Esta
prueba continuada y visada diariamente por aquel, habilitarA al
alumno para rendir el examen de clinic ante la comisi6n respec-
tiva, la que podra servirse de la misma documentaci6n 6 bien exi-
gira el studio de nuevos enfermos, si asi lo estimate necesario.
La prueba inicial ante el professor sera rendida por grupos pro-
porcionales al nAmero total del curso, A fin de que pueda verifi-
carse en breve tiempo. Y como la asistencia a las clinics dura
dos afios, el professor debera exigir tambi6n esa misma prueba al
fin del primer afio, lo que acentuarA mAs a0n la seriedad del exa-
men, imitando asi lo que exige el reciente reglamento de las Facul-
tades italianas que estatuye, como he indicado, pruebas similares
anuales con el nombre de coloquios.
Esta manera de rendir las pruebas clinics vendria hasta cierto
punto a confirmar la relative libertad que la ordenanza sobre ins-
cripci6n ha establecido, para no hacer exclusive la asistencia de
cursos numerosos a las clinics oficiales; libertad plausible, por-
que no se debe desconocer que muchos servicios de los hospitals
municipales, a cuyo frente estan profesores de la escuela, pueden
constituir importantes centros de ensefianza clinic.


Los cinco t6rminos en que resultan agrupadas todas las mate-
rias dan A cada examen cierto carActer de generalizaci6n que im-
plicitamente contiene una sintesis de los conocimientos que A cada
t6rmino correspondent. Si A esto se agrega las consideraciones ex-
puestas al principio de esta nota y se recuerda la seriedad con que
trato de rodear los exAmenes de clinic, se comprendera sin es-
fuerzo cuan innecesarios 6 initilmente fatigosos serian los ext-
menes generates. Pienso que no necesito hacer mayores comen-
tarios para justificar su eliminaci6n.
Pero si los examenes generals deben suprimirse, no sucede lo
mismo con el de tesis que, por el contrario, conviene rodear de for-
malidades que hoy no tiene. Sin que 6stas sean de aparatosa so-
lemnidad, es necesario sin embargo que revistan tal importancia
que por si mismas inviten al alumno A prestarle mayor atenci6n.
Persiguiendo este prop6sito dispone el proyecto que los alumnos







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


presented en la secretaria de la Facultad en 6pocas fijas, el tema
sobre que versara la tesis y un program sumario del trabajo A rea-
lizar. Y como se establecen ademfs terminos para su presentaci6n
definitive, mediara entire 6stos y aquella declaraci6n un lapso de
tiempo que permitirA al alumno dentro del compromise moral
contraido, desarrollar su tema sin las limitaciones en que hoy in-
curre con frecuencia. Recibida la tesis pasard a studio de una co-
misi6n especial, tal como hoy sucede; pero esta fijarA las proposi-
ciones accesorias tomAndolas del texto mismo del trabajo presen-
tado a fin de que la argumentaci6n del examen sirva al alumno
para sostener las ideas de su propia tesis. La defense de 6stas en
acto pablico, ante una mesa de la que los miembros de la Comisi6n
formarAn parte, contribuird finalmente A dar A este acto la seriedad
requerida para encauzar esfuerzos que hoy se pierden por falta de
un ambiente propicio.


De acuerdo con lo manifestado en la primera parte de esta nota,
he procurado condensar en limits racionales la apreciaci6n que
las pruebas de los examinandos merezcan de los jurados, redu-
ciendolas A dos expresiones aprobatorias-distinguido y sufi-
ciente--y A una desaprobatoria: insuficiente. Me parece que esta
modificaci6n consult la relatividad de nuestros juicios que no
permiten, sin probable injusticia, aquilatar numericamente los re-
sultados de un examen. Este temperament encuadra mejor en las
tendencies que animan la ensenanza Universitaria, en las que la
clasificaci6n debe comportar mas que un estimulo, la demostra-
ci6n de la propia suficiencia, por la naturaleza de los studios y
por la epoca de la vida en que son emprendidos.
Ya he dicho que al suprimir el examen parcial de las especia-
lidades, incorporAndolo A la prueba de las materials fundamentals,
no ha sido de ninguna manera mi intenci6n propender A debilitar
la importancia de esas catedras; y he manifestado, por el contra-
rio, sin reticencia alguna, que juzgaba convenient A los progre-
sos de la escuela no s6lo el prestigio de aquellas, sino aun la crea-
ci6n de otras para conformar la ensefianza al concept indiscutible
de que el adelanto de la ciencia exige la division del trabajo.
Con este motive he significado tambien una idea que compar-
ten conmigo muchos miembros de la Escuela al pensar que la







LOS EXAMENES EN LA FACULTAD DE CIENCIAS MEDICAS


educaci6n mndica del alumno debe ser fundamental y de conjunto,
dAndole competencia general para el desempeflo de sus funciones
profesionales y colocAndolo en condiciones de robustecer despues,
con una especializaci6n de studios, los conocimientos preferidos.
De ahi que crea ventojoso dejar cierta libertad para que los alum-
nos apliquen sus aptitudes despues del Doctorado A la especiali-
zaci6n que mAs se armonice con sus tendencies, estableciendo un
examen que solicitarian nuestros medicos 6 los revalidados des-
pu6s de haberse inscripto y cursado durante un ailo alguna de las
especialidades clinics. Este examen tendria por objeto acordar-
les un certificado expedido por la Facultad en el que se acredite
su dedicaci6n especial A la material.



Mgs de una vez he avanzado ideas respect de la liberalidad que
la Facultad debia ofrecer en los examenes de revAlida A los diplo-
mados extranjeros, creyendo que asi acentuaria sentimientos ecua-
nimes de nuestro propio gremio y se corresponderia A los altos
prop6sitos contenidos en los principios de libertad que han inspi-
rado nuestra constituci6n political.
La altura que ha alcanzado la Escuela, la comuni6n de ideas
cientificas que con el extranjero mantiene nuestro cuerpo m6dico,
y la misma reputaci6n que preferentemente acuerda el public A
los m6dicos argentinos, invitan A no abrigar ningln sentimiento
egoista y A desvanecer toda sospecha de monopolio exigiendo al
m6dico extranjero tan s6lo lo indispensable para justificar su
preparacion, ya que no podemos todavia abrirle ampliamente las
puertas.
Pienso, por consiguiente, que debe suprimirse para este el
examen parcial y colocarlo en las mismas condiciones en que
queda el alumno de nuestra escuela por el adjunto proyecto de
exAmenes.
La Facultad, en virtud de la autonomia relative que le acuerdan
los estatutos Universitarios, tiene atribuciones para reglamentar
los exAmenes en la forma que crea mas convenient. Esta autori-
zaci6n, tan discretamente acordada, me permit pedir A la H. Aca-
demia se sirva prestar su sanci6n al proyecto que acabo de ana-
lizar. Si las proyecciones de 6ste, como iniciativa, son bien mo-
destas, en cambio tienden & satisfacer premiosas necesidades y &









32 REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

servir de punto de partida para continuar innovaciones que, ha-
-ci6ndolas extensivas en oportunidad & las escuelas de Farmacia,
Odontologia y Obstetricia, nos permitiran llegar, sin sacudimien-
tos bruscos, A un plan rational que concierte arm6nicamente
nuestra enseflanza.
E. UBALLES.
Decauo de la Facultad de Ciencias Md&icas

















ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPMBLICA ARGENTINA


(A prop6sito de una publicaci6n reciente del Minislerio de Instrucci6n P6blica)





La escuela, como la divinidad de Ernesto Renan, estA sujeta
a continue elaboraci6n y transformaci6n; se renueva constante-
mente; lo que se explica, pues debe preparar las j6venes gene-
raciones para una existencia cuyas condiciones varian incesan-
temente, para la vida que diariamente se modifica. Cuanto mas
rapidas y profundas son las transformaciones del mundo y de la
sociedad, tanto mayor es la responsabilidad de aquellos A quienes
incumbe la misi6n de dirigir la necesaria evolucidn de la escuela,
y mas dificil su tarea. En cualquier parte del mundo civilizado,
las mismas causes han producido los mismos efectos: en todas,
el progress de las ciencias, los cambios econ6micos y politi-
cos han hecho sentir su influjo en la vida material, intellectual
y moral de las naciones, y doquiera, desde hace un siglo, las
reforms escolares han sucedido A las reforms, los programs
A los programs, los metodos A los m6todos. Empero como en
la sociedad, A la par de la naturaleza, el progress no se rea-
liza por saltos y no se afirma por demoliciones repetidas, se-
guidas de perpetuas renovaciones, ha acontecido que los cambios
aportados a la ensenanza, sobre todo en estos dltimos cincuenta
aflos, en los various paises, han sido tanto mAs fecundos en bue-
nos resultados, por cuanto fueron introducidos con un conoci-
miento mas complete de los verdaderos m6ritos de la educaci6n
antigua y una percepci6n mAs clara de las necesidades reales
presents 6 futuras de la sociedad, y puestos en prActica con ma-
yor espiritu de orden 16gico.
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO I 3







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


No creo sean inoportunas estas consideraciones generals al
empezar estas paginas dedicadas al pesado volume de documen-
tos, publicado recientemente por orden del Ministro de Instruc-
ci6n Pfiblica, bajo el titulo: <(Antecedentes sobre enseflanza se-
cundaria y normal en la Repdblica Argentina, presentados al Ho-
norable Congreso de la Naci6n, en Noviembre de 1903, y con cuyo
studio previo, se han dictado los decretos de Enero 17 y 28 de
este mismo aflo, reorganizando la instrucci6n secundaria y
normal,.
Este titulo, por si solo, hace el elogio, sino de los decretos de
Enero de 1903, por lo menos del espiritu ardientemente progre-
sista, y, sin embargo, curioso de las tradiciones, del ministry
que los ha dictado y de los colaboradores que le han ayudado A
establecerlos. Con s6lo recorrer el libro y leer sus conclusions, se
puede ver con que cuidado se ban estudiado aun las experiencias
hechas 6 los programs seguidos en el extranjerc; en Francia,
Alemania, hasta en Suecia, en material de ensefanza secundaria:
en otros paises, y sobre todo en Norte America, para la normal.
El hecho de haber puesto todos estos documents al alcance
de los miembros del H. Congress de la Naci6n y del pfblico cul-
to, equivale A un llamamiento A la discusi6n leal, que honra mu-
cho A su autor y se lo agradecerAn hasta los adversaries de los
decretos de Enero. Hay, ademas, en este libro abultado, un ci-
mulo de noticias que facilitarA much la tarea de quien un dia,
sin duda, querra redactar, en una forma mAs legible, mejor
ordenada y mas sobria, la historic de la ensenanza primaria y
normal y la de la ensefianza secundaria y preparatoria en la
Argentina.
El caracter Universitario de la REVISTA, 'para la que escribi-
mos, explicarA el que prestemos preferente atenci6n A la part
de la publicacidn ministerial y A los planes de studio, antiguos.
y nuevos, relatives a la instrucci6n secundaria y preparatoria.


I

Es una tendencia bastante comAn, aunque poco inteligente y
cientifica, la de juzgar las instituciones y los hechos del pasado con
las ideas del present, y en comparaci6n con las instituciones con--
temporAneas, nacionales 6 extranjeras, qcue conocemos. Tanto val-







ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


dria reprochar a nuestros padres el haber ignorado la existencia de
los rayos X y N, el no haber aprovechado la telegrafia sin hilos 6
explorado el fondo de los mares con un submarine: en fin, el ha-
ber sido nuestros padre, en vez de nuestros hijos 6 nietos. Para
juzgar el estado de los studios secundarios en la Argentina, en el
siglo pasado, hay que desechar ante todo este criterio pueril y re-
cordar, al contrario, por una parte, cudl fue el medio social, poli-
tico y econ6mico argentino en las diversas 6pocas de dicho siglo;
por otra parte, cuales eran los programs y la organizaci6n de los
studios secundarios en Europa en las mismas epocas. Tomando
por base este punto de vista, el s6lo equitativo, no se podra desco-
nocer que el plan de studios del Dean Fines para la Facultad de
artes de C6rdoba, era sensiblemente equivalent A los planes de
studios de los colegios de Espafa, Francia, Suiza, Italia 6 Alema-
nia, en la misma Apoca. En todas parties, los studios eran esen-
cialmente clasicos, frecuentemente limitados al latin, con exclu-
si6n del griego y de las lenguas extranjeras; las matematicas y la
fisica te6rica ocupaban un pequefo lugar al lado de la filosofia, en
las classes superiores, cuando, todavia, estas classes existian. Es,
sin embargo, un hecho incontestable, que de estos colegios, que
nos parecerian hoy deplorablemente insuficientes, salieron hom-
bres eminentes en todas las ramas de la sabiduria humana, y en
casi todos los paises. Francia, Italia, Inglaterra y Alemania han
tenido, de 1830 a 1870, una pl6yade de oradores, poetas, histo-
riadores, m6dicos, naturalistas, fil6sofos, ingenieros y estadistas,
de la que pocos periods hist6ricos ofrecen una semejante; y to-
dos habian pasado por los bancos de un colegio estrictamente
clAsico. Sin salir de la Argentina, no seria dificil citar hombres de
alto merito y que han honrado grandemente A su pais, le han
prestado los mAs eminentes servicios en el campo politico, judi-
cial, military, diplomAtico, cientifico y educativo, en la mAs vdsta
y noble acepci6n de la palabra, cuya juventud ha sido dedicada a
studios clasicos, segln el program del Dean FAnes, mAs 6 me-
nos modificado, en la misma C6rdoba, por Baigorri en 1823, y, en
Buenos Aires, por Rivadavia, cuando organize la ensefianza se-
cundaria en la propia Universidad.
Si hay que juzgar el arbol por sus frutos, hay que reconocer,
pues, que estos studios secundarios clAsicos, tan impugnados en
nuestros dias, han sido, sin embargo, en este mismo pais, de al-







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


guna utilidad. Hay que admitir tambidn que habrian sido much
mas provechosos, si no se hubieran coligado en su contra dificulta-
des inherentes A la organizaci6n de un pais nuevo y al estableci-
miento de un nuevo regimen; necesidades de la lucha para la con-
quista y conservaci6n de las libertades cilicas en el interior y de
la libertad national para el -exterior; lucha contra el desierto, la
inmensidad, los indios, la escasez de capitals, la distancia de
los centros financieros y ricos de recursos intelectuales. Conse-
cuencias inevitable de todo esto, debieron ser la falta de tran-
quilidad de espiritu favorable A los studios, insuficiente numero
de maestros, falta de homogeneidad en su preparacidn y ense-
fianza, escasez de los recursos necesarios pAra aumentar la can-
tidad y mejorar la calidad llamAndolos del extranjero a. ofre-
ciendo A un escogido grupo de j6venes del pais la perspective de
una carrera suficientemente segura y considerada, para exigirles
el esfuerzo de una preparacibn especial, larga y laboriosa.
A la vez que, en cuanto A programs de studios secundarios,
las dos Universidades del pais seguian, desde lejos y en la media
que las circunstancias del ambiente permitian, la rutiria pedag6-
gica de Europa, una nueva evoluci6n se iniciaba, tendiente A
substraer la enseflanza secundaria A la tutela de las Universidades.
Mucho tiempo habia pasado ya, desde que en Europa las fa-
cultades de artes de las antiguas Universidades habian renun-
ciado A ser tan s6lo una especie de vestibulo de las otras facul-
tades, para transformarse, ellas tambi6n, en centros de libre
investigaci6n cientifica, de elevados studios filos6ficos, literarios,
hist6ricos, matemAticos, fisicos y quimicos, de elevados studios
de las ciencias llamadas naturales. A la par que su objeto, cam-
biaron sus nombres, llamAndose, en Alemania, facultades de filo-
sofia; en los paises latinos, facultades de letras y facultades de
ciencias. La preparaci6n para los studios teoldgicos, juridicos 6
m6dicos, que estaba anteriormente A cargo de ellas, fu6 confiada
A institutes especiales, Ilamados, segfn los paises, gimnasios, li-
ceos 6 colegios. Estas nuevas instituciones, que ya no tenian como
fin exclusive la preparaci6n de sus discipulos para los studios
universitarios, ensancharon sus programs y atrajeron en nfimero
siempre mayor, A los j6venes, de los cuales una parte important
ni pensaba dedicarse A las carreras llamadas liberals. Durante
much tiempo, siguiendo el ejemplo de las facultades de artes







ENSEINANZA PREPARATORIA EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


de las que emanaban, contribuyeron A dar a las classes acomoda-
das de la sociedad, sin distinci6n alguna entire los discipulos, una
educaci6n verdaderamente clAsica, cuya mayor parte era consti-
tuida por el studio de las lenguas y civilizaciones latina y griega,
de la historic y literature national y de la religion 6 filosofia.
Las lenguas extranjeras y las ciencias matemAticas y naturales fi-
guraban apenas en los programs.
Pero poco A poco, y especialmente en los uiltimos sesenta afios,
se afirmaron nuevas exigencias. Debi6se esto & la importancia
enorme que adquirieron las carreras tecnicas, industriales y co-
merciales, gracias, sobre todo, A la creaci6n de nuevas vias de
comunicaci6n rapida; al desarrollo y resultados practices inespe-
rados de los studios cientificos; A la propagaci6n del lujo y del
confort barato, con su consecuencia, la materializaci6n de las
aspiraciones; A la filosofia materialista que invadi6 los espiritus.
Desde entonces, se exigi6 en el ambiente burgues una orientaci6n
mAs directamente prActica de los studios secundarios, y fud para
satisfacer este deseo que Duruy cre6, en los mismos liceos de Fran-
cia, la enseflanza llamada modern, por medio de una bifurcaci6n
de las classes superiores. Suiza, Alemania, Austria y otros passes,
se guardaron de imitar este ejemplo y, afin ensanchando un poco
en sus gimnasios clasicos el studio de las ciencias y lenguas ex-
tranjeras, prefirieron no alterar la unidad de sus escuelas clasi-
cas, y crear, en diferentes 6pocas, escuelas especiales llamadas
reales, tecnicas, industriales 6 comerciales. Casi contemporAnea-
mente, una evoluci6n analoga se inici6 en la Argentina. Se orga-
nizaron colegios particulares, provinciales, luego nacionales, inde-
pendientes de las Universidades y en various puntos del territorio,
para que el pais entero disfrutase en mayores proporciones, de los
beneficios de una instrucci6n mAs elevada.
Es interesante y hasta conmovedora la historic de muchas de
estas instituciones y de sus dificiles comienzos en locales inc6-
modos, con recursos insignificantes y un personal en gran parte
mal 6 nada preparado para su misi6n. Esta lucha de la luz cgntra
as tinieblas 4no es, bajo sus varias formas, el verdadero, el vital
interns de la historic de los pueblos, como de los hombres, que
mAs honraron A la humailidad?
Los programs de estos establecimientos fueron en el prin-
cipio muy diferentes; dominaba la tendencia literaria y clAsica;







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


pero generalmente se procuraba dar suficiente cabida en ellos A
los conocimientos cientificos, tan evidentemente necesarios en un
pais cuyo organismo econ6mico estaba todavia por crearse. Fu6
bajo la presidencia del General Mitre, que empez6 A darse forma
y orden A aquel caos; A el y a su ministry de Instruccion Phblica,
Dr. D. Eduardo Costa, corresponde el honor de haber echado los
cimientos de la educaci6n secundaria national.
Fueron ellos poderosamente ayudados en esta tarea, por la
ciencia y abnegaci6n de Amedee Jacques. Hombre de vasta cul-
tura y espiritu abierto, ex alumno de la Escuela Normal Superior
de Paris, doctor en letras y licenciado en ciencias, ex professor del
liceo Louis-le-Grand en Paris, establecido desde tiempo atras en la
Argentina, donde habia dirigido, durante algunos afos, con brillan-
tes resultados, el colegio de Tucuman, Jacques se hallaba admi-
rablemente preparado por las circunstancias para establecer, con
perfect conocimiento de causa, un plan de studios secundarios
en armonia con las necesidades del tiempo y del ambiente.
Este plan, publicado en 1863, debia reglamentar los studios
secundarios durante siete afios. Estableci6 en un principio, como
duraci6n del period de studios, el t6rmino de cinco anios; pero,
desde el ano 1865, el mismo Jacques fu6 el primero en reclamar
un sexto afo. Durante estos site afios-de 1863 A 1870-el idio-
ma national ocupaba, en las varias classes de los colegios naciona-
les, un total de 11 horas y 3/4 semanales; las lenguas extranjeras,
25 horas; el latin, 18 horas y 45 minutes; la geografia 6 historic,
13 horas y 45 minutes; las matematicas 33 horas y 3/4; las ciencias
naturales, 20 horas; la filosofia 7 horas y '/,; la instrucci6n civica,
2 horas y el dibujo, 5 horas. Era este un plan en que las dos
corrientes, clAsica y modern, que se disputaban el dominio de la
enseflanza secundaria, se hallaban oportunamente combinadas,
con relaci6n A la dpoca.
En 1870, bajo la presidencia de Sarmiento, se introdujo una
primera reform al program, Ilevando, por fin, de cinco A seis
los afios de studios, aumentando al mismo tiempo las horas des-
tina as a las lenguas extranjeras (32) y disminuyendo las del la-
tin (11). Las ciencias matemAticas y naturales sufrieron tambi6n
una pequena disminuci6n de horas en beneficio del dibujo (10) y
de la m6sica (6).
Desde entonces, Ilovieron A granel las reforms y contrarrefor-







ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPIBLICA ARGENTINA


-mas, pues cada nuevo ministerio--en 33 afios, de 1870 A 1902,
hubo 36 ministerios!-llevaba consigo sus ideas, 6 se dejaba lle-
var por las de los profesionistas de su predilecci6n, y en ambos
casos, procuraba ponerlas en prActica. Los afilos 1874, 1876, 1879,
1884, 1888, 1891, 1893, 1898, 1900 y 1901 vieron todos surgir
nuevas organizaciones de los studios secundarios. En general,
las modificaciones consistian en reducir cada vez mAs el tiempo
destinado A los studios clAsicos y del latin-hasta suprimirlo-
en beneficio de las ciencias, de la gimnasia, de los trabajos ma-
nuales, y aun sin ninglfn aumento por otro lado; lo que se
verific6 en el plan de 1898, que reducia A cinco afios los studios
de los colegios nacionales, y A 100 horas el total semanal de
todas las classes en junto, cuyo total habia sido de 137 en 1863,
132 en 1870 y 118 en 1893.
Seria tarea infitil y molesta la de entrar en los detalles de es-
tos cambios perpetuos; seria inhumane insistir sobre el mal que
han hecho A los studios secundarios. No se puede negar que
Francia ha dado un ejemplo analogo y que en los 6ltimos 24 aiios
ha ganado el record europeo de la instabilidad de los programs
de los liceos, mediante un total de 9 reforms. Hay que notar,
sin embargo, que aquella naci6n disponia de un personal docente
,que conocia A fondo su oficio, fuertemente armado de ciencia, pro-
fundamente desinteresado y dedicado A la juventud, y esto tanto
en los liceos del estado como en los establecimientos libres. No
hay duda que estas condiciones podian salvar muchos inconve-
nientes. ,No es un hecho fuera de discusi6n, que las instituciones
valen menos por si mismas que por los hombres que las aplican?
Si algtn grito de alarma se ha hecho oir A veces en Francia, res-
pecto del descenso de nivel de los studios, la decadencia del ba-
chillerato, el predominio de la enseflanza primaria sobre la secun-
daria, por lo menos nunca se ha visto una facultad proclamar
oficialmente, como lo hizo en 1901 la facultad de letras de Buenos
Aires, que temia verse obligada & declarar absolutamente insufi-
cientes, para ingresar A sus cursos, los certificados de studios
expedidos por los colegios nacionales.
Ya es tiempo, pues, que se busque una soluci6n, no definitive
- no puede haberla en este campo,-sino equitativa, del actual
problema de la ensenanza secundaria argentina, y se la ponga por
.una ley, casi de tanta autoridad como la Constituci6n, al abrigo








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


de los decretos revolucionarios de ocasi6n, 6 de las hazailas des-
cabelladas de los profesionistas en busca de una gloria facil y
provechosa. Es esto lo que procura realizar el actual ministry y
es, segtin se dice, para iluminar la conciencia del legislator, que
ha dedicado al Congreso el grueso volume de que nos ocupamos.
Sin duda alguna, si los miembros de la alta Asamblea se toman la
molestia--no pequefia, por cierto, pero la afrontaran por el bien
del pais- de leer este conjunto de documents, y si tienen con-
ciencia, lo que estA fuera de duda, de las necesidades intelectua-
les y morales de una gran naci6n, se convencerAn de la urgencia
de la ley que se les pide. Hay, en este pais, una cuesti6n respect
del aprovechamiento racional y sistemAtico de los recursos inte-
lectuales de la juventud, sobre todo en las classes acomodadas
de la sociedad, que no es menos vital, y puede ser ain mds
grave para el porvenir de la Naci6n, que la del saneamiento de
la moneda 6 de la valorizaci6n de las tierras, unas por la cana-
lizaci6n, otras por el desmonte, todas por la colonizaci6n.
No nos queda mas que examiner el proyecto de organizaci6n
de la ensefianza secundaria, para el cual el Ministro de Instrucci6n
Pfiblica pide la sanci6n legislative, y compararlo con otros dos
proyectos formulados, uno por la comisi6n universitaria de 1901,
el otro por la facultad de ciencias exactas en 1902. Los puntos
que examinaremos en articulos sucesivos son los siguientes: 10 la
idea que los autores de estos diversos programs tienen respect
del fin de la ensefianza secundaria; 2 los medios que se proponen
emplear para conseguir este fin-caracter desinteresado 6 utilitario
de los studios, ciclos, polifurcaci6n, etc.; 30 en lo que se refiere al
proyecto ministerial, reclutamiento y formacidn del personal docen-
te; 40 diremos, por tiltimo, una palabra sobre las respectivasven-
tajas del internado y externado bajo el punto de vista tanto de la
educaci6n como de la instrucci6n de los nifios, en un ambiente
social como el en que vivimos.
C. MOREL.
Doctor en Letras.


















LA MEDICINE Y LA ENSENANZA MORAL Y CIVICA


(Capitulo de La Conception morale et civique de l'enseignement, por A. FouillMe, traducido.
para la REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES) (1)




I. La gran tradicion m6dica, desde los griegos, y desde las
obras maestras ain vivientes de Hip6crates, el Arist6teles de la
medicine, fu6 siempre contemplar el arte m6dica como dependien-
te d la vez de las ciencias naturales y de las ciencias morales: mens
sana in corpore sano. En su acci6n sobre el cuerpo, el m6dico in-
fluye tambi6n en lo que se llama el espiritu, en (lo moral)); en:
su acci6n sobre el espiritu influye sobre el cuerpo. No pueden
serle extraflas la psicologia y sus anexos, aunque s6lo sea para
comprender las enfermedades nerviosas y cerebrales, 6 para uti-
lizar, llegado el caso, el hipnotismo y la sugesti6n mental. Nume-
rosos problems morales se le presentarAn en su practice profe-
sional, y con frecuencia asumira terrible responsabilidades. Sera
un consejero, para muchas families, en mil situaciones delicadas.
Frecuentara los medios sociales mas cultos, A la vez que consa-
grarA sus cuidados A los mas pobres: para ello debe tener 61 mis-
mo la mas alta cultural moral si no quiere reducirsele A ser, en la
opinion de las families, un industrial, explotador de la vida y de
la muerte. ,No es, 6 no debiera ser la medicine la ciencia aplicada
A la abnegaci6n? No se trata de saber si el griego 6 el latin son 6 no
necesarios para entender los t6rminos de la medicine i triste ma-
nera de ver las cosas por sus lados mas pequefios! Se trata, lo

(1i Contrariamente A la preocupaci6n de que las Revistas s6lo deben coutener trabajos ori-
ginales, la Ordenanza que crea la present dispone que publique traducciones. Esta disposicidn se
funda en muy buenos motivos, que no es del moment exponer; por abora se da cumplimiento A.
lo ordenado. (N. DE LA D.)







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


repito, de saber si la mas alta cultural conviene A las mAs eleva-
das misiones, A las misiones filantr6picas, y si la sociedad no tie-
ne derecho, para garantizar A sus miembros contra la explotaci6n
,de los charlatanes, y ((morticultores,), de imponer A sus m6dicos
la mejor educaci6n literaria y filos6fica. Esta educaci6n es tam-
bi6n el Anico contralor que el p(blico tenga A su respect: yo no
puedo verificar el valor t6cnico del m6dico de mi familiar: que el
Estado establezca, pues, las garantias de su valor social, y en
consecuencia professional.
Un correspondiente me describe que el m6dico pierde su auto-
,ridad si no sabe latin como el cura de su parroquia, consideraci6n
que importa poco: el griego y el latin no valen sino como instru-
mentos de cultural intellectual. Pero lo que es verdad, es que el
medico pierde su autoridad y su acci6n sobre las families, si se
sabe que no ha recibibo la mas alta educaci6n literaria y filo-
s6fica.
En cuanto A la cirugia, todos sus historiadores han descripto
su achatamiento mientras quienes la ejercieron, simples barbe-
ros 6 cortadores de piernas, fueron extrafios A todo cultivo de las
letras y de la filosofia. (cCuando surgi6 La Peyronie, dice M. Re-
veill6-Parise, todo cambi6 de faz, especialmente despu6s de la
famosa declaraci6n del Rey, en 1743, sobre la ensenanza de la
cirugia). El celebre cirujano Louis, de quien se dijo que era
cigualmente apto para la pluma y el bisturin, inaugur6 el tipo
nuevo. Los cirujanos no han Ilegado A ser definitivamente iguales
A los m6dicos sino por el studio de las letras y de la filosofia,
mejor dicho, por una educaci6n mas humanista, mAs literaria
que antes. ,Se quiere hoy que los cirujanos no sean mas que
simples operadores, de gran espectaculo, hasta con cinemat6gra-
fo 6 invitaciones a la prensa?

II. Pasamos ahora del punto de vista social al punto de vista
intellectual.
La medicine prActica es una ciencia de observaci6n, y de
observaci6n individual, concrete, que exige espiritu de agudeza,
y no espiritu de geometria. Preguntad A Pascal si son las ciencias
ingurgitadas en dosis macizas, las que desarrollan ese espiritu.
,Preferis el testimonio de los mismos m6dicos? El exdecano de
.la Facultad de Medicina, M. Brouardel, os responderA que la pre-








LA MEDICINE Y LA ENSENANZA MORAL Y CIVICA


tendida enseflanza cientifica de las llamadas secciones cientificas
y modernas ahoga (las cualidades de reflexi6n y de precision,,,
necesarias al m6dico. Dice M. Brouardel en su deposici6n en la
enquite parlamentaria sobre la ensefianza: ,(Se han presentado
cerca de doscientos licenciados en ciencias (dispensados del ba-
chillerato en letras) en los iltimos diez aflos (eran alumnos de
la enseflanza moderna. Y bien; he podido comprobar que sus
notas de examen son muy inferiores A la media de los alumnos.
Mas aun; ano Ilegan al internado; para nosotros es este un crite-
rio important, pues muchos estudiantes aspiran, y pocos alcan-
zan el nombramiento)). LQue sucederA cuando se trate, no ya de
licenciados, sino de simples bachilleres en ciencias, 6 bachille-
res de la ensefianza francesa modern, especialmente orientados
hacia la industrial, con cuatro aflos de studios primaries en el
primer ciclo, tres aflos de studios casi primaries en el segundo,
con solo tres horas de frances por semana, y tres de 16gica y mo-
ral en el ltimo aflo; consagrado el resto a los studios especiales
y tecnicos de lenguas y de ciencias? () iC6mo exigirles espiritu
de reflexi6n y de observaci6n!
M. Brouardel, muy conmovido ante la comprobacibn hecha
de la inferioridad de los licenciados en ciencias, habl6 del asunto,
con muchos de sus colegas, y auin con profesores de la Facultad
de Ciencias de Paris, principalmente con M. Dastre. Es este ilti-
mo, uno de los discipulos de Claude Bernard, cuya Introduction a
la medicine expdrimentale, figure en el program de las classes de
filosofia. M. Dastre, refiriendo su propia historic, dice & M. Brouar-
del que de simple bachiller en ciencias, entr6 primero ella Escuela
Normal (en la secci6n de ciencias) donde obtuvo todos los diplo-
mas de orden cientifico; y agrega: ((cuando sali de la Escuela Nor-
mal y abord6 los studios medicos, durante dos afios no pude
comprender lo que se me queria enseflar. Cuando sali del hospi-
tal me lamentaba de no haber aprendido nada,.
Es que el m6todo de trabajo en medicine, repite con eSte mo-
tivo M. Brouardel, es un mdtodo de observaci6n que no es el de
las ciencias puramente te6ricas. ((Ningun enfermo se parece a

(1) Nada de psicologia, de la concomitancia constant y de los caracteres propios de los he-
chos psicol6gicos y de los hechos fisiol6gicos; nada sobre la percepci6n, la memorial, sobre las
grandes doctrinas relatives A la naturaleza de la material y de la vida, sobre la teoria de la evolu-
ci6n, hoy ensefada por todos los profesores de filosofia (N. EL. A.)







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


otro; es menester acumular nociones sobre nociones, y en mo-
mento dado, hacer la sintesis de lo observado en detalle y sin or-
den). Esta sintesis exige espiritu psicol6gico y filos6fico, no ma-
te matico. M. Brouardel anlade una comparaci6n interesante entire"
los ((cientificos, y los (literarios). Al contrario de los cientificos
dispensados de letras ((los candidates que hemos dispensado del
bachillerato en ciencias, dice, pero que son licenciados en letras
6 en derecho, han sido alumnos excepcionalmente distinguidos..
M. Lippmann refiri6 A M. Brouardel el hecho siguiente: ((Algunos
j6venes han obtenido brillantemente el doctorado en ciencias sin
haber hecho studios literarios. Recibidos de doctors dejan de
trabajar y nada descubren; guiados, marchan bien; pero para an-
dar solos no tienen suficiente gimnAstica. Carecen de iniciativa)).
Estos hechos revelan de paso la falta imperdonable en que ha in-
currido la Universidad, que para complacer a un ex ministry, de-
cidido partidario de los modernos, ha permitido y permit ainn
qu e alumnos sin cultural literaria, lleguen al licenciado en letras,
al doctorado y A la seccion de ciencias de la Escuela Normal. Ima-
ginase, quizAs, que se aumentard asi el namero de sabios 6 inven-
t ores; pero no se aumenta mAs que el de jornaleros 6 imitadores.
Creese que la memorial puede suplir la iniciativa y el m6rito per-
sonal; no, el recargo de la memorial es el mejor medio de ahogar
la raz6n; la hipertrofia de la una engendra la atrofia de la otra; no
es menester recorder esta ley a los fisi6logos.
He recibido de M. Brouardel, miembro del Consejo Superior de
Instrucci6n Publica, una carta muy interesante, provocada por un-
articulo que publiqu6 en la Revue Scientifique, en la que llama mi
a tencidn sobre los hechos que acabo de citar, que son significati-
vos, y me pide que les d6 la explicaci6n filos6fica para ilustrar a
la vez a nuestros reformadores y al ptiblico entendido.
((He sido decano de la Facultad de Medicina durante quince
afios, dice M. Brouardel. He visto todos los expedientes (dossiers)
de los alumnos... Para los studios m6dicos lo que mds importa
no es el bagage risico quimico, sino el espiritu de observaci6n. El
arte m6dica consiste en saber, en presencia de un enfermo, cuA-
les son las causes multiples (y son numerosas las desconocidas),
por las cuales este enfermo no reacciona, como el enfermo inme-
diato, atacado de la misma afecci6n. No se le puede considerar
como una probeta en que los mismos agents quimicos darn'







LA MEDICINE Y LA ENSENANZA MORAL Y CGVICA


siempre las mismas reacciones. He visto muchos tifoideos y mu-
chos tuberculosis en mi vida: no he hallado dos con enfermedad
id6ntica,. M. Brouardel afiade que no sabe por qu6 las humanida-
des desarrollan ((el espiritu de observaci6n en el medico, pero es
un hecho innegable...) ((Es sobre este punto, concluye, que me
permit llamar la atenci6n de usted, que sabra mejor que yo dilu-
cidarlo 6 impedir quizAs la ruinia de los studios medicos.
M. Brouardel, que ha expresado tantas cosas decisivas ante la
comisi6n parlamentaria, me honra, sin duda, demasiado. La cues-
ti6n propuesta por el eminente m6dico, se reduce A saber, desde
luego, c6mo puede ser que el studio de las ciencias en el liceo
no desarrolle el espiritu de observaci6n, ni siquiera el de andlisis,
ni aun el de inducci6n, ni el de aplicaci6n A la realidad individual;
en seguida, c6mo puede ser que las humanidades y la filosofia
desarrollen precisamente tales cualidades particularmente nece-
sarias al m6dico. La respuesta es sencilla, y se refiere A un punto
que he abordado frecuentemente. En el liceo se aprende la cien-
cia hecha, no la manera de hacer la ciencia. MAs ain; se almace-
na pasivamente los resultados en la memorial, sobre todo cuando se
trata de ciencias naturales, quimicas y fisicas.
En matemAticas se es menos pasivo, por cierto, por ser me-
nos considerable, aunque todavia enorme la parte de lamemoria.
En cambio se razona finicamente por deducci6n y sobre lo abs-
tracto. Es por ello que, frecuentemente, si algdn ge6metra espe-
cula fuera de sus dominios, sobre la vida y sobre la realidad, el
razonamiento excluye la raz6n. El asunto se ha hecho trivial des-
pues de las observaciones de Descartes, Pascal y D'Alembert. No
insist, pues. Volviendo A las ciencias llamadas de observaci6n,
su studio en el liceo en nada desarrolla en el alumno el espiritu
de observaci6n porque no es el, ni siquiera el professor quien ob-
serva. Las observaciones han sido hechas por los sabios, y se las
entrega pasivamente a la memorial: esto es todo. No hacen los
experiments los alumnos sino los profesores que los presentan en
espectaculo, y se limitan A repetir mecanicamente experiments
ajenos. No se ejercita la inducciin. Transmitense las leyes descu-
biertas, en un orden de encadenamiento deductivo mAs bien que
inductivo. No se desarrolla el espiritu de analisis: Zqu6 tiene el
alumno para analizar? No es el, por ejemplo, el que hace los ana-
lisis quimicos. No adquiere el espiritu de analisis sino en los pro-







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


blemas de geometria 6 de fisica, analisis completamente especial,
abstract, que en nada se parece al analisis concrete, individual,
que debe hacer el medico en presencia del enfermo. En una pala-
bra, el studio de las ciencias en el liceo no desarrolla sino poco
6 nada el espiritu cientifico. Arist6teles dijo con profundidad: sa-
ber, es hacer. En el liceo no se hace nada; se escucha 6 se lee;
no se sabe: no se alcanza A un verdadero sabio, ahn en ciernes,
como se puede ser un literate en pequeflo, cuando se ha escrito
una composici6n original. El recargo de ciencias y de lenguas vi-
vas, aprendidas con fines prActicos, lejos de desarrollar el espiritu
del medico, conduce exactamente al extreme opuesto. Los utili-
tarios en educaci6n son grandes ingenuos: toman por fitil lo inu-
til 6 perjudicial.
Al contrario, el studio de las humanidades y de la filosofia,
ejercita y perfecciona, no ya la memorial, que alcanza pronto sus
limits naturales, sino el raciocinio; no ya el espiritu de la geome-
tria, sino el de agudeza que hemos reconocido como particular-
mente necesario al m6dico. ZQue inteligencia desenvuelta no se
require para comprender A un autor latino y traducirlo? Es como
resolve un problema complejo por un m6todo que nada tiene de
matemAtico. Es menester con frecuenciaadivinar, inducir, apoyarse
en lo conocido para pasar A lo desconocido. Es precise inducir
en lo vivo, no en lo abstract; es precise sobre todo analizar,
darse cuenta de los detalles de un pensamiento personal; ensayar
un sentido, y otro, y otro mAs, en cierta manera experimental.
Hay alli algo del diagndstico. La version latina es, much mAs que
la alemana y la inglesa, un criterio seguro de delicadeza de espi-
ritu, de penetraci6n, de arte de adivinar y de inventor, de activi-
dad personal 6 iniciativa. Un alumno inteligente puede aprender
botanica 6 historic natural: le desaffo a hacer una buena tra-
ducci6n.
Para que demostrar la importancia que puede tener la diser-
taci6n filos6fica, en analisis de problems cada vez mas comple-
jos, para aprender a inducir, deducir y poner en orden las ideas;
en suma, para adquirir espiritu de m6todo, hAbitos de reflexi6n, de
circunspecci6n, de prudencia, cualidades esenciales al medico.
Cuando un buen alumno de humanidades y filosofia estudia
medicine, lleva a ella un espiritu active, ingenioso, habituado a
hallarse entire las cosas mAs complicadas, sin ese mecanismo rec-







LA MEDICINE Y LA ENSENANZA MORAL Y CIVIC


tilineo y simplista que desarrolla el studio mecanico, mnem6nico
y exclusive de las ciencias. A la cabecera del enfermo, no se trata
de ser te6rico sino practice. El espiritu "(alimentado con las le-
tras y la filosofia), como dijo Descartes, provisto a la vez de los
conocimientos cientificos necesarios, sera el finico espiritu prac-
tico, capaz de ir no de lo general a lo general, de una a otra ley,
como en las classes de ciencias, sino de lo general a lo individual.
Los griegos dijeron con raz6n que no se cuida una enfermedad,
sino un enfermo. La medicine es, como la political, un arte, no sola-
mente una ciencia. Se require tanta sutileza para ser medico, como
para ser hombre de estado 6 diplomatic, y no son los studios de
geometria 6 de quimica los que aguzan el espiritu de adivinaci6n.
No me asombra, pues, que segIn la observaci6n de M. Brouar-
del, los simples bachilleres en letras, y con mayor raz6n los
licenciados en letras 6 en derecho (!) hayan triunfado en los eslu-
dios medicos sobre los licenciados en ciencias, sin cultural litera-
ria 6 filos6fica. Una vez mas, no es aprendiendo ciencias que se
llega a sabio.
Es propio de la ensenanza secundaria, ha dicho por su parte
M. Bouchard, no ser utilitarian. Lo que se pide A esta ensenanza no
es un abarrotamiento cientifico, ((sino que prepare hombres, que
forme caracteres, que eleve la moralidad del niflo, que le haga
entrever un ideal, afinar el gusto, desarrollar sus facultades inte-
lectuales, ensefarle a utilizarlas, darle un m6todo,. En este punto,
el eminente miembro de la Academia de ciencias demuestra la im-
portancia que tienen el studio de las literaturas, el ejercicio de
la version y del tema: ((El alumno no sabra ni griego ni latin; perQ
sabra pensar, sabra manejar el instrument mas precioso, la fa-
cultad de pensar). Ya tendrd tiempo, mas tarde, de manejar el
escalpelo y el bisturi. Concluyen, pues, M. M. Brouardel, Dastre,
Lipmann y Bouchard, que las letras y la filosofia son aptas para
desarrollar el espiritu de iniciativa, de investigaci6n personal, de
reflexi6n met6dica, de observaci6n propia y de los demas, Ala vez
de amplitud y delicadeza, de agilidad te6rica y practice. Las cien-
cias aisladas tienen el peligro de no favorecer mas que un espi-
ritu de razonamiento unilateral, que viendo las cuestiones mds
complejas por un solo lado, llega con frecuencia a desrazonar.
iGuardenos Dios de kos m6dicos ge6metras! ;Ellos si que nos en-
terrarian segtn las leyes de la ciencia!







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


El descenso de los niveles para el ingreso A las Facultades de
medicine no podria excusarse sino cuando faltaran candidates.
Sucede todo lo contrario. ((Producimos ya demasiados m6dicos,
ha dicho M. Brouardel; estAn hambrientos, y el hambre es mala
consejera. ,Para qu6 fabricar todavia mAs y mAs baratos? ((Las
mismas observaciones de parte de las Facultades de Derecho.
iPor qu6 aumentar el nmmero de los enredistas de asuntos lega-
les y A menudo turbios, 6 de los Creones en busca del mejor dis-
curso para enganar a Demos? () Todavia, los abogados tienen su
(( Consejo del Orden ) (') que puede censurarlos y excluirlos, cuando
incurren en extravios contrarios al honor de la profesidn. Los me-
dicos no tienen un Consejo anAlogo; raz6n mAs para elegirles en la
dlite. Las Facultades de Medicina no deben, pues, admitir, sino
por dispensa especial 6 individual, alumnos que no hayan cursado
psicologia y filosofia general, puesto que los studios m6dicos
bordean continuamente los studios psicol6gicos, morales y afin
sociales.
Cuando la Facultad de Medicina fu6 consultada, hace algunos
aflos, de treinta y cuatro profesores, dos solamente opinaron por
la asimilaci6n de la ensefianza modern A la ensenianza clasica;
otro, M. Bouchard, espiritu tan prudent como tolerante y amplio,
se reserve esperar que hubiera dado pruebas de servir de instru-
mento de cultural general. En aquella 6poca, en efecto, la ense-
fianza modern establecida por M. Bourgeois, se presentaba como
humanista, y acordaba una buena parte A las humanidades fran-
cesas y antiguas. Hoy se trata de organizer una ensenanza fran-
cesa, estrictamente cientifica y tecnica, muy por debajo de la an-
tigua; much menos humanista y literaria que la de M. Bourgeois;
ensenanza que pierde cada vez mas sus titulos para representar la
verdadera cultural general; no es mas que una ensefianza primaria
perfeccionada y extendida. EncontrarA en ella la Facultad de Me-
dicina la preparaci6n natural para las cualidades tan variadas y
elevadas que exige la medicine te6rica y practice? i,Se dejara en-
gafiar por la pretendida igualdad de las sanciones establecida por la
incompetencia de la Cdmara? ,TomarA una bandera political por
una realidad cientifica y moral? He demostrado que la igualdad

(i) En Francia, como aqui, elproblema es el mismo. No alribuyamos, pues, exclusivamenle
A nucstra Universidad no haber realizado toda su misi6n. (N. DEL T.)
(2) Quo Lanto falta entire nosotros. (N. DEL T.)







LA MEDICINE Y LA ENSENANZA MORAL Y CfVICA


bruta de las sanciones para studios de diferente destiny, es la
iniquidad de las sanciones. Los igualitarios no se preocupan de la
educaci6n general, de las condiciones literarias y filos6ficas de
toda cultural elevada: si un herrero sabe forjar ipor qud exigirle
literature y latin? La medicine y la jurisprudencia son (oficios,;
el que sabe su oficio se enriquece; los otros mueren de hambre:
tal es la concepcidn demag6gica de nuestros pretendidos dem6-
cratas. Hablan de formerar hombres prActicoso, formula que to-
man de los ((modernos)). ,De que manera preparara mejor para la
vida y la acci6n, su ensefanza primaria superior que da access A
las Facultades de derecho y medicine? ZA que vida? iA que
acci6n? Cargarse la memorial de ciencias mal digeridas, y de len-
guas vivas mal asimiladas (como un future portero de hotel) ,es
haberse metamorfoseado en hombre practice? No; no basta re-
nunciar A pensar, para ser capaz de obrar. En cuanto A hablar, es
notorio que muchos descuellan, sobre todo en la Cinara, sin ha-
berse tornado el trabajo de pensar. Pero es precisamente para
remediar este abuso, que importa someter A los futures juriscon-
sultos y abogados, como A los futures medicos, A los studios que
proporcionan A la vez ideas y m6todo para pensar. Importa, pues,
no abrir de par en par las Facultades de derecho y de medicine.
Habria tal inmoralidad en no exigir ni psicologia, ni filosofia ge-
neral, ni completes studios literarios para ser magistrado 6 mi-
dico, para representar en el seno de la sociedad la salud mental y
fisica, que no hard & las Escuelas de medicine y de derecho la in-
juria de creerlas capaces de prescindir de ellos. Para las profe-
siones liberals, studios liberals; para las profesiones de cien-
cias aplicadas A la industrial, studios cientificos 6 industrials:
nunca saldreis de esta regla de justicia, de adaptaci6n cientifica,
de division del trabajo.


REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES- TOMO I

















ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


CONSEJO SUPERIOR

REFORMS A LOS ESTATUTOS
PROYECTO PRESENTADO AL CONSEJO SUPERIOR POR EL SENOR RECTOR DE LA UNIVERSIDAD


1.0 Reemplazar en el art. 12, inciso 5. fijar la 6poca de la
expedici6n de las matriculas, lan por lo siguiente: (fijar las epo-
cas de inscripci6n y...
2.0 Substituir el inciso 9. del mismo art. 12, por el siguiente:
((aprobar 6 modificar los planes de studios proyectados por las
Facultades en lo concerniente a las materials de ensefianza que
comprendan y A la creaci6n de grades academicos, mientras el
H. Congress no dicte el plan de instrucci6n universitaria).
3. Suprimir el inciso 12 del art. 12.
4.o En el inciso 18 del art. 12, poner ((sancionar el) en vez de
formularar el proyecto de)).
5.o En el inciso 21 del art. 12, agregar despues del pArrafo 1.0
((salvo que, por razones especiales, y con el voto de las dos terce-
ras parties de sus miembros, el Consejo resuelva acordar el goce
de sueldo por mayor tiempo, el cual, en caso alguno, podrA exce-
der de seis meses,.
6.0 En el inciso 6.0 del art. 18, suprimir desde la palabra ((na
cional) hasta el fin, reemplazAndola por las siguientes: ((de la
Naci6n Argentina, los fondos pertenecientes al Consejo)n.
7. En el inciso 8.0 del art. 18, suprimir las palabras desde
((Ley) hasta el fin, y substituirlas por las siguientes: ((Ordenanza
de presupuesto y la de arancel asignen al Consejo Superior y A las







ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


Facultades, y ordenar los demas pagos que el mismo Consejo au-
torice ).
8. En el inciso 15 del mismo articulo, suprimir las palabras:
(y distribuirlos en la forma establecida por estos Estatutos,.
9. En el art. 23, eliminar las palabras: crimemn 6)).
10. En el art. 31, en vez de: ala ley de Presuptiesto General),
(la ordenanza de presupuesto,.
11. En el inciso 9. del art. 36, poner: ((inscripciones)) en vez
de (matriculas).
12. En el inciso 18 del mismo articulo, suprimir la palabras:
((pudiendo formar parte de estas, los miembros honorarioss, y
reemplazarlas por las siguientes: ((pueden, tambi6n, former parte
de 6stas los miembros honorarios, los que dicten cnrsos en las
mismas Facultades y con su aprobaci6n, y los que desempefien
en ellas cargos para los cuales se exige competencia cientifica en
el ramo sobre que versen los exAmenes).
13. En el inciso 22, poner: ((octubre)), en vez de ((marzo ).
14. En el inciso 23, en vez de: ((fondos universitarios), poner
( derechos de laboratories y biblioteca y de los fondos... ,
15. En el art. 37, despues de la palabra ((validos), agregar:
((salvo lo dispuesto en el art. 51,.
16.
17. En el art. 40. inciso 6.0, poner: ((inscripciones), en vez de
((matriculas),.
18. En el art. 51, reemplazar las palabras: debiendo el Deca-
no, etc.), por las siguientes: ((debiendo el Decano convocar a la
Facultad para la elecci6n del reemplazante. Si, despues de tres
citaciones la Facultad no se constitute por falta de nimero, la elec-
ci6n sera hecha por los presentss.
19. En el art. 56, agregar como inciso 3.0, el siguiente: (,El
ejercicio del profesorado por mas de un ailo en institutes de ense-
fianza superior, nacionales 6 extranjeros)).
20. Suprimir el art. 58.
21. En el art. 60, agregar al final del primer parrafo lo si-
guiente: ( quien llamarA al sustituto para que lo reemplace)).
22. En el art. 61, inciso 1.0, suprimir la palabra (crimenn.
23. En el inciso 4.0 del mismo articulo, agregar: (6 por mas
tiempo del que se les hubiese concedidon.
24. En el art. 63, agregar: si existiendo causa para la separa-







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


ci6n, la Facultad no la pidiere, podra ser propuesta al P. E. por
el Consejo Superior).
25. Suprimir el inciso 1.0 del art. 65.
26. En el art. 72, agregar: ((cuando fuesen creadas nuevas ca-
tedras, el t6rmino se contara desde el dia del nombramiento del
titular)).
27. En el art. 77, en vez de ((matriculas de las materials del),
poner, (inscripciones para el,; y, en lugar de ((6 examen), ((6
para el,.
28. En el art. 78, suprimir on el inciso b: alos cuales seran
elevados, hasta el fin.
29. En el inciso c, suprimir desde las palabras: ( debiendo los
reglamentos ) hasta el fin.
30. En el art. 84, reemplazar: ((los exdmenes del tltimo afio,
los generals y el de tesis,, por lo siguiente: alos examenes de
los dos tiltimos anos y los generals y de tesis, si fuesen exi-
gidosn.
31. En el art. 90, inciso 2.0, poner, oinscripci6nn, en vez de
matricula); suprimir, ((oficiales,), y agregar, ((habilitaciones y
legalizaciones ).
32. En el inciso 3., suprimir, ((examenes libres y".
33. Suprimir el art. 91.
34. En vez del art. 92, el siguiente: ((Los derechos de exame-
nes libres y el 50 %/o de los derechos de revalidaci6n seran distri-
buidos entire los miembros de las mesas examinadoras de cada Fa-
cultad .
35. Suprimir los arts. 93, 94, 97, 98, 99 y 100.
L. BASAVILBASO


EXPOSICI6N Y PROYECTO
PRESENTADOS AL CONSEJO SUPERIOR POR EL CONSEJERO DOCTOR RODOLFO RIVAROLA

I
EXPOSITION
SENIOR RECTOR:

La trascendencia de las reforms contenidas en el proyecto
que ha leido el senior Secretario, y mi temor al proponerlas, sin







ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


la ciencia y experiencia con que el senior Rector y los seflores
Consejeros tratan de los asuntos universitarios, me han inclinado
A poner por escrito, pero brevemente, algunas razones que puedo
invocar en su apoyo.
La bondad del senior Rector y de los sefores Consejeros es tan
grande que s6lo con ella cuento para ser escuchado.

ANTECEDENTES.
1. El pensamiento de una revision general de los Estatutos,
propuesta por el sefor Rector, es una muestra mas de su atenci6n
cuidadosa en los intereses de la instrucci6n superior. Su discre-
ci6n, su prudencia, su conocimiento de las dificultades que pre-
senta toda innovaci6n, le han decidido, quiza, a limitar su proyec-
to a una series de reforms que, aunque numerosas, conservan en
su integridad la organizaci6n universitaria de los actuales Esta-
tutos.
Pero la revision asi limitada conduce, en mi sentir, A la conclu-
si6n de que no se manifiestan hasta hoy positivas conveniencias
de reform; 6 de que dentro de la ley actual no es possible tender
mejor las necesidades reveladas por la experiencia.
Que la organizaci6n actual no satisface a la opinion mAs auto-
rizada, lo demuestra, A mi juicio, la nota de fecha 12 de Junio de
1899, dirigida por el senior Rector en nombre del Consejo Supe-
rior, A la Comisi6n de Instrucci6n Ptblica de la CAmara de Dipu-
tados de la Naci6n. La nota expresaba la opinion del Consejo en
favor del proyecto de ley namero 3 (Anales de 1899, pag. 67).
Basta recorder uno de los articulos del Proyecto para comprobar
mi afirmaci6n. El articulo 40 establece que (cada Facultad se
compondra de quince miembros titulares, de los cuales una tercc-
ra parte sera nombrada por el Cuerpo de Profesores titulares y
suplentes y las dos terceras parties restantes, por los mismos
miembros de la Facultad ). La antedicha nota del senior Rector
dice tambien que el Consejo Superior (creconoce que debe darse
representaci6n al cuerpo docente tanto en la Asamblea como en
la composici6n de las Academias).
El Proyecto nimero 1 lleva la firma, como diputado, del hoy
sefor Consejero doctor Cant6n, y propone en el articulo 70 que
todos los Academicos sean en lo sucesivo elegidos por la Asam-
blea compuesta de Academicos y Profesores titulares. El numero







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


2, del ex-diputado doctor Scotto, proponia en el articulo 60 que
las Academias se constituyeran por quince miembros titulares, de
los cuales dos terceras parties pertenecieran 6 hubieran pertene-
cido al profesorado; y serian nombrados por los Profesores titu-
lares y suplentes de cada Facultad, y una tercera parte por los
graduados en la misma Facultad cuyos diplomas tuvieran mds de
cinco ailos de antigiiedad.
Saben los seflores Consejeros que podria invocar tal vez la
opinion personal de cada uno de ellos y muchas opinions de fue-
ra del Consejo en el sentido de alguna reform fundamental en la
organizaci6n de la Universidad, con lo que tendria una solucidn
afirmativa esta primera cuesti6n, A saber: si es convenient la
reform universitaria.
Seria ocioso examiner en este moment hasta d6nde debiera
llegar la reform de la ley. La mejor demostraci6n de que cabe
dentro de ella la satisfacci6n de aspiraciones 6 intereses muy le-
gitimos, consiste en proponer la reform del Estatuto, sin tocar
la ley. Este es mi pensamiento.

EXTENSION DE LA REFORM.
2. Las cuestiones A que puede referirse la reform universi-
taria se enumeran asi:
a) Atribuciones respectivas del Consejo Superior y de las
Facultades;
b) Composici6n de los Cuerpos Acad6micos en el sentido
de acordar alguna representaci6n 6 intervenci6n al pro-
fesorado;
c) Constituci6n del protesorado como cuerpo que influya
en los rumbos de la ensefianza;
d) Representaci6n de los intereses de estudiantes;
e) Libertad de ensefiar;
f) Libertad de aprender.

a) ATRIBUCIONES RESPECTIVAS DEL CONSEJO SUPERIOR Y DE LAS FA-
CULTADES.
3. La ley ha fijado las bases de las atribuciones respectivas
del Cdnsejo Superior y de las Facultades, en los incisos 3, 4 y
6 del articulo o1, y en el articulo 30. Las bases enumeradas no
compreiden toda la autoridad indispensable para el gobierno de







ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


la Universidad. La ley no dice A quien corresponderAla suma del
poder no comprendido en la enumeraci6n. El articulo 12, inciso
24 de los Estatutos resuelve la cuesti6n en favor del Consejo Su-
perior.
EstA asi, A mi juicio, bien resuelta.
No dudo de que tal es el espiritu de la ley vigente. Esta ha en-
comendado al Consejo Superior la redacci6n de los Estatutos. El
articulo lo, inciso 3, contiene la enumeraci6n de atribuciones que
en ningfin caso el Consejo Superior podrA confiar A las Faculta-
des; el inciso 40, la enumeraci6n de las atribuciones de que en
ning6n caso pueden aqu6llas ser privadas. Si la ley encomienda
al Consejo Superior dictar los Estatutos, es para mi evidence que
le acuerda la autoridad no reservada A las Facultades.
Las atribuciones que 6stas reciban deben ser taxativamente
indicadas: transferir A las Facultades la disposici6n general seria
renunciar A una jurisdicci6n. Toda jurisdicci6n pertenece al car-
go y nunca al funcionario que lo desempenia, y no puede renun-
ciarla.
Los Estatutos distribuyen juiciosamente las funciones respec-
tivas del Consejo Superior y Cuerpos Acad6micos. Tiene el Consejo
Superior el encargo y la responsabilidad consiguiente, de velar
porque las Facultades existan, y debe, en consecuencia, reverse,
sea por una disposici6n de sus Estatutos, sea por la reglamenta-
ci6n de una disposici6n ya establecida, lo que deba hacerse cuan-
do la mayoria de Acad6micos de una Facultad impida con su in-
asistencia reiterada, no s6lo el funcionamiento normal de la misma,
sino'la reintegraci6n del personal que debe constituirla. Este caso,
seflor Rector y seflores Consejeros, no es imaginario: se ha pro-
ducido (1) y a ello obedece mi proposici6n de que en tales circuns-
tancias la Facultad sea intervenida por el Rector A efectode reem-
plazar A los que por su inasistencia hayan incurrido en caducidad
del cargo.

b) REPRESENTATION E INTERVENTION DEL PROFESORADO EN LAS ACA-
DEMIAS.
4. La intervenci6n del profesorado en los Cuerpos Academicos
no estA suficientemente prevista en los Estatutos. La ley ha dis-

(1) No se refiore A la Facultad de Derecho: la exposici6n es anterior al caso producido en
esLa 6llima. (N. DE LA D.)







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


puesto que en la composici6n de las Facultades entire A lo menos
una tercera parte de los Profesores que dirijan sus aulas; y ha
acordado a la Facultad respective el nombramiento de todos los
miembros titulares. Por otra parte, los Estatutos declaran vitali-
cio el cargo de Acad6mico.
Los Profesores que son nombrados Acad6micos no pueden de-
cirse representantes del profesorado, por el origen de su nombra-
miento. Impiden, por la duraci6n de su cargo, el acceso en el
Cuerpo Academico de las aspiraciones y del pensamiento de los
otros Profesores. La renovaci6n de los Cuerpos Acad6micos es
lentisima, al rev6s de lo que ocurre en el Consejo Superior, de
constant renovaci6n. Un Profesor de Facultad puede envejecer
en ella, sin tener ocasi6n de llevar al Cuerpo Acad6mico la expre-
si6n de un pensamiento sobre la ensefianza: un Acad6mico de
cualquiera Facultad puede siempre esperar el moment en que lo
traera A este Consejo.
Se ha entendido indicar la soluci6n de la dificultad en la elec-
ci6n de los Acad6micos por los Profesores. Esto require la re-
forma de la ley, y por ella queda fuera de mi prop6sito.
Las misma aspiraci6n puede satisfacerse por otros medios:
lo la elecci6n del Decano por Asamblea de Acad6micos y Profeso-
res; 2 el nombramiento por t6rmino limitado de los Acad6micos
Profesores.
La ley no ha fijado reglas para la designaci6n del Decano. Sus
funciones no estAn limitadas A la presidencia del Cuerpo Acad6-
mico. Es el jefe de cada institute de enseflanza, como result de
los incisos 50 al 90 del art. 40 de los Estatutos. Puede realizarse
en 1l, en parte, la representaci6n del profesorado.
La segunda media provee A la intervenci6n sucesiva de todos
los Profesores en el Cuerpo Acad6mico. El procedimiento de elec-
ci6n no es mas que un medio de realizar por un mandatario la
aspiraci6n propia. A falta de ese procedimiento, 6 mejor que 6l,
sera el de hacer valer por si mismo la aspiraci6n que se confiaria
al mandatario. Todos los Profesores podrian ser sucesivamente lla-
mados al Cuerpo Acad6mico por orden de antigiiedad 6 en cual-
quier otra forma. Pero la ley require otro procedimiento (art. oi
inciso 5). Las Facultades en cada caso deben nombrar a los miem-
bros titulares. Propongo que la Academia elija cada afio un Pro-
fesor Acad6mico, con la limitaci6n de no ser elegido el cesante,







ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


para que el prop6sito no deje de cumplirse por una continue ree-
lecci6n.

c) CONSTITUCI6N DEL CUERPO DE PROFESORES.
5. El tercer objeto de esta reform es el de constituir el profe-
sorado de cada Facultad en un cuerpo que tenga alguna influencia
en los rumbos de la enseflanza. El sistema actual del profesorado
se caracteriza por la absolute talta de cualquiera vinculaci6n en-
tre los profesores de una misma Facultad. Los Estatutos y orde-
nanzas no reunen dos Profesores sino en la mesa de exAmenes, y
en esta ocasi6n, el voto secret de clasificaci6n los separa en el
mismo moment en que el examen los reune. Cada Profesor esta
encargado de su clase con entera despreocupaci6n de lo que se en-
seifa en las demAs. La extension e intensidad de la enseflanza; la
coordinaci6n de las diversas materials; la fundaci6n 6 supresi6n
de cAtedras; los m6todos de exposici6n 6 investigaci6n; las diver-
sas cuestiones relacionadas con la 6tica professional, y tantos otros
asuntos darian ocasi6n A que el profesorado de la Universidad se
elevara de un estado que con poca exageraci6n diriase analogo A
la servidumbre, para constituir un cuerpo, un 6rgano de pensa-
miento, en bien de la ensefianza.
El proyecto de ley recomendado por el Consejo Superior, ad-
mite la existencia de un cuerpo de Profesores, con atribuciones
exclusivamente electivas.

d) REPRESENTACION DE INTERESES DE ESTUDIANTES.
6. Larepresentaci6n delos intereses de estudiantes me parece
una necesidad muy sentida. En el hecho, los estudiantes de dis-
tintas Facultades han constituido ya asociaciones mas 6 menos
organizadas, pero que no tienen oficialmente personeria para la
gesti6n de aquellos intereses. El Decano de una Facultad no puede
admitir A la Comisi6n Directiva de una asociaci6n como mandata-
ria de los estudiantes. El caso es reciente y justisima la soluci6n
que di6 el senior Decano de la Facultad de Medicina. No queda,
entonces, sino la petici6n colectiva, en masa, fAcilmente turbu-
lenta, y en cualquier moment sediciosa.
La ley, los Estatutos y las ordenanzas han pensado muy pronto
en armar al Consejo Superior, al Rector, A las Facultades y A los
Decanos, con atribuciones disciplinarias; han levantado la ame-







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


naza de la pena, pero no han pensado en allanar el camino de la
justicia. Antes que el motin de estudiantes que vocifera y rompe
los vidrios; que extiende el desorden A otras facultades; que pro-
mueve la huelga en toda la Universidad; que congrega manifes-
taciones en las calls, y que trae una petici6n al Consejo Superior
reclamando la destituci6n de un catedratico, prefiero la organiza-
ci6n representative, que aleja los impulses de las malas pasiones,
y aproxima al sentimiento de la justicia en que domina la raz6n.
Por otra parte, si en la penosa y lenta organizaci6n de nuestro
pais aspiramos al gobierno de la democracia representative, que
realize la justicia por la conciliaci6n de la libertad y el orden, la'
Universidad, esta realidad pensante de nuestra Reptblica, no debe
descuidar ocasi6n alguna en que le sea possible influir en la educa-
ci6n de aptitudes propias para former hAbitos donde existen ins-
tituciones escritas, y no costumbre de practicarlas.
Muchos y muy buenos resultados en aquel sentido podrian
esperarse de una adecuada organizaci6n de las Corporaciones de
Estudiantes de hoy, de donde saldrAn los hombres directives de
mafnana.
Para atreverme A esta iniciativa, acepto el modelo de un pais
en que el hAbito de la libertad es tan antiguo como las institucio-
nes que la permiten: mi proyecto sobre Corporaciones de Estu-
diantes estA casi literalmente traducido de los Estatutos de las
Universidades suizas.

e) LIBERTAD DE ENSERAR.
7. El reconocimiento de la libertad de ensefiar, como princi-
pio fundamental de las instituciones liberals, no se discute. Pero
los 6rganos del Estado no hacen todo lo conducente A la realizaci6n
del principio, si en lo possible no cooperan A que esa libertad en-
cuentre ocasi6n de ejercerse. La instituci6n del Profesorado libre,
tiene en nuestra Universidad un antecedente inmediato: una or-
denanza de la Facultad de Filosofia y Letras sobre admisidn de
profesores suplentes.
Pienso que la disposici6n debe ser de carActer mAs general, y
para esta parte de mi proyecto he tenido A la vista aquella orde-
.nanza y los antedichos estatutos de las Universidades suizas.
La ensefanza libre puede ser remunerada, y A ello provee el
proyecto.







ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


f) LIBERTAD DE APRENDER.
8. La libertad de aprender, asunto que ha sido objeto de tan-
tas discusiones en nuestro pais, estA positivamente restringida en
nuestra enseflanza superior. La ley de 27 de Septiembre de 1895
no permit A los estudiantes libres la ordenaci6n voluntaria de sus
studios, merced A la cual (puedo recordarlo) logr6 obtener mi
grado universitario.
En este punto no es possible, con la sola reform de los Esta-
tutos, tomar ejemplo de las Universidades suizas y alemanas, en
que todo estudiante organize libremente el orden de sus cursos.
Las restricciones de aquella ley se explican por la responsabi-
lidad que asumen las Facultades que expiden titulos profesiona-
les. Entretanto, el beneficio de la catedra no se extiende A todo el
que quiera aprender por la ciencia misma, 6 por inclinaci6n A una
especialidad determinada: la cAtedra puede abrirse A estas nobles
aspiraciones, salvando la disposici6n de la ley; todo el que quiera,
puede aprender; s6lo el aprendizaje met6dico dara opci6n al ti-
tulo professional.

CONCLUSION: LA REFORM DENTRO DE LA LEY ACTUAL.
9. EstA cumplido, senor Rector y seniores Consejeros, en lo
que pueden mis escasas fuerzas, mi prop6sito de fundar muy breve-
mente, como corresponde al respeto que debo A esta corporaci6n,
la iniciativa de reforms que conceptio fundamentals y posibles
dentro de la sabia ley que inspirara el espiritu fecundo del gran
estadista que pas6 de la Presidencia de la Repiblica al Rectorado
de la Universidad y leg6 a nuestra historic un nombre que el
tiempo acrecienta en veneraci6n: Avellaneda.
Si esta iniciativa es digna del trAmite reglamentario, pido para
6ste el voto del seflor Rector y de los sefores Consejeros. He
dicho.

II
PROYECTO DE REFORMS DE LOS ESTATUTOS

COMPOSICI6N DE LAS FACULTADES.
Art. 28. Cada Facultad se compondrA de:
1o Un Decano;
2 Ocho Acad6micos titulares. ad-vitam:







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


30 Seis Acad6micos profesores titulares, por seis afios;
4 Los Acad6micos honorarios;
5 Los Acad6micos corresponsales.
Art. 29. (Suprimirlo).

CUERPO DE PROFESORES.
Art. 30. La reuni6n de los Profesores titulares y Profesores
suplentes, bajo la presidencia del Decano 6 Vice Decano en ejer-
cicio, constituira el Cuerpo de Profesores.
El Cuerpo de profesores celebrara sesi6n ordinaria en la se-
gunda quincena de Noviembre de cada afo. Se ocupard 1nica-
mente: de todas las proposiciones relatives A la ensefanza que
hubieran sido comunicadas al Decano antes del 1o de Noviembre.
Toda proposici6n votada por el Cuerpo de Profesores, cuando
requiera sanci6n de la Facultad, sera puesta por el Decano en co-
nocimiento de 6sta en su primera sesi6n, 6 comunicada al Rector
si requiriese la sanci6n del Consejo Superior 6 una resoluci6n del
Poder Ejecutivo 6 del Congreso. Si la Facultad 6 el Consejo Supe-
rior no aceptaran la proposici6n del Cuerpo de Profesores, estos
no podran insistir sino en la sesi6n ordinaria del afio 6 aflos sub-
siguientes.

ATRIBUCIONES DE LAS FACULTADES.
Art. 36. Corresponde a las Facultades:
1o La elecci6n de Delegados al Consejo Superior y Acad6-
micos titulares con 6 sin catedra, honorarios y corres-
ponsales.
60 (Suprimirlo).
180 Designar cada aflo de entire sus Acad6micos titulares y
honorarios y Profesores titulares, suplentes 6 libres, las
personas que deben componer las Comisiones examina-
doras.
Proponer al Consejo Superior toda media conducente
a la mejora de los studios 6 regimen de las Facultades.

ELECTION DE DECANO.
Art. 38. Para ser elegido Decano se require ser ciudadano
argentino; tener grado universitario 6 titulo de profesi6n cientifi-
ca, expedido por alguna de las Universidades Nacionales, con seis







ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


afios de antigiiedad por lo menos, y residencia habitual en la Ca-
pital 6 en sus inmediaciones.
Art. 39. El Decano sera elegido por el t6rmino de cuatro afios,
en Asamblea General de Acad6micos y Profesores titulares y su-
plentes, convocada con quince dias de anticipaci6n y presidida
por el Decano 6 Vice Decano, y en su defecto por el Acad6mico de
mayor edad.
La elecci6n se hara por mayoria absolute de votos. Si despu6s
de una segunda votaci6n no resultare un candidate con mayoria
absolute, se hara la tercera entire los dos candidates que hubieren
alcanzado mayor numero de votos.
Si el elegido fuese Acad6mico, la Facultad en su sesi6n inme-
diata elegira un Acad6mico suplente por todo el tiempo que el ele-
gido Decano desempefie este cargo.
El Decano cesante ejercera las funciones de Vice Decano en el
period siguiente al de su ejercicio.
Art. 42............
En los tres iltimos casos el Vice Decano convocara, dentro de
los quince dias de producida la vacant, a la Asamblea General de
Acad6micos y Profesores para la elecci6n de un nuevo Decano,
por el t6rmino fijado en el articulo 39.
DE LOS MIEMBROS ACADIMICOS.
Art. 48. Suprimir ((sin perjuicio de las condiciones que exijan
las Faculades en sus reglamentos respectivos,.
Art. 50. La elecci6n de Acad6micos ad vitam puede recaer en
cualquiera persona que reuna las condiciones del articulo 48, sea
6 no Profesor de la Facultad. Los Profesores Acad6micos son de-
signados por 6 afios, eligi6ndose cada aflo un Profesor Acad6mico.
La elecci6n no podra recaer inmediatamente en el Profesor Aca-
demico cesante.
Art. 51. Agregar: El Consejo Superior dictara las medidas
conducentes a la mejor observancia de este articulo.
DESEMPEIO DE VARIAS CATEDRAS.
Art. 57. Ningfn Profesor podra desempenar mas de una cate-
dra en una Facultad, except que se dedique linica y exclusiva-
mente a la ensenanza, y medien, ademAs, consideraciones espe-
ciales que induzcan A la Facultad respective y al Consejo Superior
a autorizarle para el desempefio de dos 6 mas catedras.







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


CAPiTULO XIV
CORPORACIONES DE ESTUDIANTES

Art. Todo estudiante inscripto formara parte de pleno de-
recho y mientras dure la inscripci6n, de una Corporaci6n de alum-
nos de la Facultad 6 Facultades A que corresponda su inscripci6n.
HabrA una sola corporaci6n en cada Facultad.
CorresponderA exclusivamente al Comite Directivo de la Cor-
poraci6n toda gesti6n de un interns comfin de los alumnos de una
Facultad 6 de cualquiera de los cursos de la misma.
Los Estatutos de las Corporaciones serAn sometidos a la apro-
baci6n de la Facultad respective, lo mismo que cualquiera modi-
ficaci6n que se introdujere en ellos.
Los Estatutos de la Corporaci6n fijarAn la cuota de cada alum-
no, que no podrA exceder de dos pesos por aflo. Las cuotas serAn
percibidas por la Tesoreria de la Universidad, conjuntamente con
los derechos de inscripci6n. El Tesorero de la Universidad serA el
cajero de las Corporaciones.
Art. Toda Corporaci6n elegira cinco Delegados. La reuni6n
de todos los Delegados constituira el Comit6 Central de la Univer-
sidad. El Comit6 Central dictarA su reglamento que sometera, lo
mismo que toda modificaci6n ulterior, A la aprobaci6n del Con-
sejo Superior.
CorresponderA exclusivamente al Comit6 Central de la Uni-
versidad:
a) La gesti6n de todo asunto de interns comtin para los
alumnos de la Universidad, sea ante el Consejo Supe-
rior 6 ante cualquier otro poder 6 autoridad adminis-
trativa.
b) Establecer las reglas de conduct concernientes A la dig-
nidad y moralidad que debe observer todo alumno,
fuera de los casos de la jurisdi:ci6n disciplinaria de las
Facultades y del Consejo Superior.
c) Proveer lo concerniente al uso y retire de insignias y
distintivos de los alumnos de la Universidad.
d) La resoluci6n inapelable de todo conflict interno de
cualquiera corporaci6n.







ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


Art. El Comite Central y las Corporaciones y sus Comitds
directives podran sesionar en el local de cualquiera Facultad, pre-
via autorizaci6n que les sera acordada por el Decano. Mientras
permanezcan en la casa de la Facultad, los miembros de los Co-
mit6s 6 de la Corporaci6n estarAn sujetos a la autoridad discipli-
naria del Decano de la misma. Si el caso de jurisdicci6n recayese
en un alumno de otra Facultad, la pena impuesta sera comunicada
para su ejecucidn al Decano de la Facultad a que perteneciese el
alumno.

CAPITULO XV
DE LOS PROFESORES LIBRES

Art. Todo el que aspire al titulo de Profesor libre de una Fa-
cultad, debera dirigirse al Decano de la misma, designando la
material 6 materials en las cuales quiera obtener el titulo, y acom-
pafiara:
1. La justificaci6n de ser ciudadano argentino, salvo si esto
fuere notorio para los miembros de la Facultad;
2. Una noticia sobre su vida y studios;
3. Un ejemplar de cada uno de sus trabajos cientificos;
4. Una tesis de habilitaci6n;
5. Grado universitario 6 titulo professional expedido 6 re-
validado por una Universidad Nacional.
Art. En cada caso la Facultad decidira sobre la convenien-
cia de admitir al candidate A las pruebas de suficiencia.
Art. La tesis de habilitaci6n versara sobre la material 6 ma-
terias del profesorado a que aspire el candidate. La tesis debe ser
inedita. Por excepci6n y autorizaci6n de la Facultad, el candidate
puede presentar como tesis de habilitaci6n uno de sus trabajos
anteriores, no siendo la tesis del doctorado.
Art. La tesis de habilitaci6n sera examinada por una comi-
si6n de tres Profesores titulares, que informaran sobre su m6rito
en el t6rmino de treinta dias inmediatos a su nombramiento. Si el
dictamen de la comisi6n fuere desfavorable, el aspirante quedara
rechazado y s6lo podrA presentarse nuevamente despu6s de un
afio. Si fuere favorable, la Facultad nombrara otra comisi6n com-
puesta de cinco Acad6micos, en cuya presencia el candidate darA
en sesi6n pdblica una lecci6n de apertura, anunciada por aviso ofi--







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


cial del Decano. Esta lecci6n versara sobre uno de los tres temas
presentados por el candidate. La comisi6n resolverA eligiendo
uno de ellos 6 pidiendo al candidate otros temas para elegir uno.
Previo informed de la comisi6n de Acad6micos que presenciara la
lecci6n, la Facultad resolverA si acuerda 6 no el titulo de professor.
Art. Los Profesores libres podrAn ser llamados a reempla-
zar a los titulares A falta de los suplentes: podrAn dictar cursos
libres previa autorizaci6n de la Facultad, y desempefarAn las co-
misiones que la misma les encomiende.
Art. El Profesor libre que fuere autorizado para dictar un
curso en una Facultad, podra fijar los emolumentos que de-
ban pagar los alumnos y oyentes que se inscriban en su curso.
Los emolumentos seran satisfechos en la Tesoreria de la Univer-
sidad y corresponderan el 80 por ciento al Profesor y el 20 por
ciento al fondo universitario.
Cualquier professor titular 6 suplente podra dictar un curso li-
bre, previa autorizaci6n de la Facultad, siempre que no se halle
en ejercicio de una catedra official.

LIBERTAD DE APRENDER
Art. Toda persona que lo solicite sera inscripta como oyente
en cualquier curso de cualquiera Facultad, sin mAs requisite que
la justificaci6n del pago proporcional de los derechos de inscrip-
ci6n de alumno regular.
Todo oyente podrA presentarse & examen mediante la compro-
baci6n de haber asistido a los dos tercios de las classes dadas en el
curso de su inscripci6n.
Los examenes rendidos por oyentes no darn opci6n a grado
alguno universitario.
Las Facultades expedirAn el certificado de examen y de clasifi-
caci6n del oyente que lo solicite.

CAPITULO XVI
DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Art. Los actuales Decanos continuarAn en el ejercicio de
sus funciones por el t6rmino de su nombramiento.
En las Facultades en que hubiera mas de ocho Acad6micos sin
cAtedra, se sortearAn los que deban salir por exceso de numero.
Se sortearAn asimismo los Acad6micos profesores que deban








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


cesar sucesivamente para los seis primeros nombramientos de
Profesores Acaddmicos por seis afnos.
En seguida de sancionados los Estatutos, los Decanos dispon-
dran los medios para la organizaci6n de las Corporaciones, que
podrAn tener por base las asociaciones de estudiantes hoy exis-
tentes.
Para la Facultad de Filosofia y Letras, si el nlmero de profe-
sores en condiciones de ser elegidos Acaddmicos, fuese insufi-
ciente, la Facultad designarA cualquiera persona que Ilenare las
condiciones reglamentarias. El nombramiento sera por seis aflos.
Julio de 1903. RODOLFO RIVAROLA.
APtNDICE
PROYECTO DE REGLAMENTACION DEL ART. El DE LOS ESTATUTOS

El Consejo Superior resuelve:
Articulo 1.0 Los Decanos de las Facultades enviarAn al Rector
de la Universidad, el primero de Junio y el primero de Noviem-
bre de cada afio, un informed que exprese: a) el ndmero y fecha
de las sesiones que haya celebrado el respective cuerpo acad6mico:
b) la n6mina de los acad6micos que hayan estado presents en
cada sesi6n.
Art. 2.0 Si del informed remitido por el Decano resultare que
alguno 6 algunos acad6micos hubieran cesado en sus cargos en ra-
z6n de lo dispuesto por el art. 51 de los Estatutos de la Universi-
dad, el Rector requerira inmediatamente del Decano la convoca-
cidn del Cuerpo Acaddmico dentro del tdrmino que fije. para la
elecci6n del reemplazante 6 reemplazantes de los que hubieren
cesado.
Art. 3.0 Para la elecci6n a que se refiere el articulo anterior,
y previa citaci6n de los Acad6micos que no hayan cesado, las Fa-
cultades podran celebrar sesi6n con cualquier nomero de Acadd-
micos que asista.
Art. 4. Si el Decano de la Facultad no diere cumplimiento a
la requisicidn del Rector en el t6rmino fijado, el Rector convocarA
directamente a los Acad6micos, y presidira la sesi6n de la Facul-
tad respective, al solo efecto de la antedicha elecci6n, y de comu-
nicar y poner en posesi6n de sus cargos A los nuevos Acaddmicos.
Art. 5. Comuniquese, etc.
R. RIVAROLA.


REVISTA DE LA UNIVEtSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO I








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


ANTECEDENTES DE LA FUNDACION DE LA REVISTA DE LA UNIVERSIDAD

EXTRACT DE ACTAS DEL CONSEJO SUPERfOR

Buenos Aires, 17 de Agosto de 1903.
... Se di6 cuenta de un despacho de la Comisi6n de Anales que daba
forma A la idea del Sr. Consejero Pifiero aceptada por el Consejo Su-
perior, de crear, en reemplazo de los Anales de la Universidad, una re-
vista quincenal.
El proyecto fu6 aprobado en general y en particular, con las si-
guientes modificaciones: suprimir la parte final del inciso 5. del art. 4.o
y agregar como art. 5.o el siguiente:
avisos serAn fijados por el Rector,.
Por indicaci6n del Sr. Consejero Pifiero se acord6 postergar hasta la
sesi6n pr6xima el nombramiento del Consejero Director y la fijaci6n
del sueldo que se creaba por el art. 3.

Buenos Aires, Septiembre 1.0 de 1903.
...Se procedi6 a nombrar Consejero Director de la Revista Univer-
sitaria, recayendo la elecci6n en el Consejero Pifero, quien agradeci6
la designaci6n, pero, haciendo renuncia del cargo, se acord6 postergar
la consideraci6n de 6sta hasta la sesi6n pr6xima.

Buenos Aires, 1.o de Oclubre de 1903.
... Habiendo insistido el Sr. Consejero Pifiero en renunciar el cargo
de la Revista Universitaria, se le acept6 la dimisi6n, eligi6ndose en su
reemplazo al Sr. Consejero Rivarola. El electo manifest que con la
reglamentaci6n vigente para la Revista no creia possible fundar la publi-
caci6n y asegurar su existencia, por lo que no aceptaria el cargo A me-
nos que la ordenanza respective fuese revista y modificada.
Sigui6se un cambio de ideas, al cabo del cual se resolvi6 encomen-
dar el proyecto de reforms al mismo Sr. Consejero Rivarola, quien lo
presentaria en la sesi6n pr6xima.

Buenos Aires, 3 de Noviembre de 1903.
...Se di6 lectura al proyecto de Ordenanza para la Revista de la
Universidad presentado por el Sr. Consejero Rivarola por encargo del
Consejo Superior.
Fundado por su autor, fu6 aprobado en general sin discusi6n.
En la discusi6n particular se modific6 en la primer parte del art. 1.0
la denominaci6n de la Revista, aprobandose la siguiente: "(Revista de
la Universidad de Buenos Aires)).
En el mismo articulo se substituy6 el inciso 9. que decia mas reformados, por 6ste: programsms nuevos 6 reformados,.








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


El art. 4.0 se sancion6 en esta forma: ((El Secretario general y los
Secretaries de las Facultades estan obligados A remitir al Director de la
Revista los datos que solicite para su publicaci6n.
El art. 6.0 di6 lugar a un largo debate, resolvi4ndose suspenderlo
hasta la sesi6n pr6xima a fin de dar una forma que consultara las ideas
predominantes.
Buenos Aires, Noviembre 16 de 1903.
... Se continue la discusi6n interrumpida de la ordenanza para la
Revista de la Universidad.
Cambiadas algunas ideas se acord6 sustituir los articulos 6 y 7 del
proyecto por el siguiente:
((La publicacidn de la Revista sera costeada con la subvenci6n annual
que fije la ordenanza de presupuesto y el product de la suscripci6n y
avisos relacionados con la ensefanza.
El Director rendira cuenta anualmente de la inversi6n de los fondos.
Al final de cada afio y en vista de los resultados obtenidos con la
publicaci6n de la Revista, el Consejo fijarA la remuneraci6n del Direc-
tor de la misma.
El Director nombrard los empleados que necesite y les fijara la re-
muneraci6n que hayan de tener.
El articulo 90 fu6 aprobado suprimi6ndose en el las palabras y ad-
ministracion.
El articulo 10 fuM suprimido.

ORDENANZA PARA LA REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
El Consejo Superior
ORDENA:
Articulo 1. Los Anales de la Universidad serdn reemplazados
por una Revista que aparecerA quincenal 6 mensualmente, con mi-
nimum de 32 pAginas; se denominara Revista de la Universidad de
Buenos Aires, y contendrd:
a) Articulos originales correspondientes A las materials de
ensefianza universitaria y preparatoria, cursos libres y
conferencias dadas en cualquiera de las Facultades.
b) Articulos originales sobre pedagogia de la enseflanza se-
cundaria y superior.
c) Traducciones y reproducciones de trabajos publicados en
el extranjero, sobre las materials indicadas en los incisos
precedentes.
d) Bibliografia national y extranjera.
e) Boletin official y cr6nica universitaria. Esta secci6n con-
tendrA:







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


1.0 Las leyes y los decretos relatives a la ensefianza
secundaria y superior; 2.0 Las ordenanzas del Consejo
Superior y de las Facultades; 3. Las Memorias del Rec-
torado y de las Facultades; 4.0 Los balances mensuales
y anuales de la Universidad; 5. El resume de la co-
rrespondencia y actas del Consejo Superior y de las Fa-
cultades, siempre que no tengaV character de reservadas;
6.0 N6mina de graduados y premiados; 7. Discursos
que se pronuncien en las fiestas de colaci6n de grades
y distribuciones de premios; 8.0 Articulos biograficos
y necroldgicos sobre funcionarios de la Universidad;
9.o Programas nuevos 6 reformados; 10. Las demAs
noticias de interns universitario.

Los trabajos A que se refieren los incisos a y c, podrAn publi-
carse en cuadernos separados, segfn la division cientifica de las
materials.
Art. 2.0 La Revista se publicard cada ario desde el 1. de Marzo
hasta el 31 de Diciembre. Las entregas correspondientes A cada
afio formarAn uno 6 mas tomos con indice general y con fndice
alfab6tico, observAndose en este l6timo la convenient prolijidad.
Art. 3. La Direcci6n de la Revista estara A cargo de un Aca-
d6mico 6 de un Profesor titular. La designacidn del Director la
hara el Consejo Superior por cuatro aflos. El Director podrA ser
removido en cualquier tiempo por el Consejo Superior. El Rector
podra hacer al Director de la Revista todas las indicaciones y ad-
vertencias que juzgue convenientes.
Art. 4. El Secretario General y los Secretarios de las Faculta-
des estan obligados A remitir al Director de la Revista los datos
que este solicite para su publicaci6n.
Art. 5. Los miembros del Consejo Superior, los Academicos y
Profesores, Secretarios y Prosecretarios de la Universidad y de las
Facultades tendrAn derecho A un ejemplar de cada entrega.
Art. 6.0 La publicaci6n de la Revista sera costeada con la sub-
venci6n annual que fije la ordenanza de Presupuesto y el product
de la subscripci6n y avisos relacionados con la enseflanza.
El Director rendira cuenta anualmente de la inversion de los
fondos.
Al final de cada aflo, y en vista de los resultados obtenidos con








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


la publicaci6n de la Revista, el Consejo fijara la remuneraci6n del
Director de'la misma.
El Director nombrara A los empleados que necesite y les fijarh
la remuneraci6n que hayan de tener.
Art. 7.0 Las publicaciones que la Revista obtuviese en canje
pertenecerdn A la Universidad.
Art. 9.0 La Direcci6n de la Revista se instalarA en la casa del
Consejo Superior, en el local que el Rector design, con el mobi-
liario adecuado.
BASAVILBASO.
E. L. Bidau,
Noviembre 16 de 1893. Secretario.




LA QUESTION DE LA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES

PRIMER SOLICITUD DE LOS ESTUDIANTES Y RESOLUTION DE LA FACULTAD

Buenos Aires, Noviembre 12 dc 1903.

Al Seiior Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.
Los abajos firmados, estudiantes regulars y libres de la Facultad
de Derecho y Ciencias Sociales, se presentan al Sefior Decano para ro-
garle tenga A bien poner a la consideraci6n del H. Cuerpo Acad6mico
el siguiente pedido:
Que se nos permit rendir en la 6poca de exAmenes de Marzo no
s6do dos sino todas las materials del curso, fundAndonos para ello en
que muchos alumnos, por encontrarse en mala situaci6n econ6mica,
no pueden abonar sus cuotas en la 6poca reglamentaria de Diciembre,
y tienen que perder su curso, aunque en Marzo puedan abonarlas y se
hallen en excelente estado de preparacidn.
Por esta y otras razones, como enfermedad, luto, etc., nos permiti-
mos solicitar la derogaci6n de la disposici6n prohibitive que existe en
el reglamento.
Es justicia.
Saludamos al Seior Decano con nuestra consideraci6n distinguida.
(Siguen 445 firmss.

Buenos Aires, Noviembre 12 de 1903.

De acuerdo con lo resuelto por la Facultad, en sesi6n de hoy, no ha
lugar y archives.
J. CARBALLIDO.
Hilaridr Larguia.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


SEGUNDA SOLICITUD DE LOS ESTUDIANTES Y RESOLUCI6N DE LA FACULTAD

Buenos Aires, Noviembre 27, de 1903.

Sefaor Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Dr. D. Juan
Carballido.

Los abajo firmados, estudiantes de esta Facultad, en uso de las atri-
buciones que nos confiere el Reglamento de la misma, de presenter
peticiones al H. Cuerpo Acad6mico, A V. S. exponemos:
Que habiendo sido desechada nuestra anterior solicitud en la que
peticiondbamos, entire otras cosas, se permitiese por este afio el poder
rendir un afio complete 6 mas de la mitad de las materials en los exa-
menes complementarios de Marzo, y teniendo en cuenta los mismos
poderosos arguments que aduciamos en favor de nuestra petici6n; la
carencia de medios en los mIs para abonar los exorbitantes derechos
de examen; la falta de tiempo para dedicar al studio en muchos que
tenemos otras ocupaciones que tender; mil obstaculos fortuitos, im-
posibles de prever y menos de impedir; y otras muchas causes que an-
teriormente hemos puesto de relieve en la anterior solicitud aludida;
asf como las opinions favorables expresadas por algunos sefiores Aca-
d6micos en pr6 de nuestro justisimo pedido, nos inducen a reiterar
nuestra anterior solicitud, pidiendo especialmente se permit por este
afio poder rendir todas las materials de un curso, 6 mAs de dos; petici6n
que esperamos serd favorablemente atendida, dado el alto y ecuanime
criterio que debe regular los actos de los dignos maestros encargados de
infundir en lajuventud los elevados principios y las sanas doctrinas de
la moral y del derecho.
Sera justicia.

(Siguen 106 firmas).

Buenos Aires, Noviembre 27 de 1904.

De acuerdo con lo resuelto por la Facultad, en sesi6n de hoy, no ha
lugar.
J. CARBALLIDO.
Hilari6n Larguia.


SOLICITUD DE LOS ESTUDIANTES AL CONSEJO SUPERIOR

Buenos Aires, Noviembre 30 de 1903.

Al Honorable Consejo Superior Universitario:

Los estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, que
suscriben, tienen el honor de presentarse ante ese H. C., por si y por








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


todos los estudiantes, que plblica y unAnimemente se han adherido A
este movimiento, solicitando de esa Corporaci6n una resoluci6n general
sobre las reglamentaciones que han motivado este conflict, Ilamando
especialmente la atencidn de V. H. en lo que se refiere A la ordenanza
restrictive de los exAmenes de Marzo, que no tiene igual en las otras
Facultades.
A fin de que V. H. pueda apreciar las mfiltiples razones que fundan
las solicitudes presentadas A la Facultad de Derecho, pedimos especial-
mente que dichas solicitudes sean agregadas a esta petici6n, con lo
cual V. H. podrA ademas cerciorarse del namero de estudiantes que
anhelan estas reforms, y cuyas firmas no han podido, en su totalidad,
inscribirse en la present por la premura del tiempo disponible.
Respecto A los exAmenes de Marzo, podremos agregar ain, que so-
lamente se presentan & ellos los alumnos que, por motives siempre jus-
tificados, no han podido completar sus cursos en Diciembre; y en
cuanto A los que inician cursos en Marzo, no existed raz6n ninguna para
prohibirlo, pues en todo caso, el 6xito depend de la preparaci6n, y se-
rfa injusto coartar legitimos anhelos en vez de proporcionarles facili-
dades y estimulos.
Por otra parte, la ley nim. 3271, referente A exAmenes universita-
rios no califica los de Marzo como complementarios de los de Diciem-
bre, de modo que la reglamentaci6n existente en la Facultad de Dere-
cho, que no ha sido imitada por las demas Facultades, es contraria A
una ley de la Naci6n.
En consecuencia, pedimos A V. H.:
1.o La acumulaci6n de las solicitudes presentadas A la Facultad de
Derecho y cuyo rechazo ha motivado el conflict actual.
2.0 La resolucidn favorable, por los medios que ese H. C. estime
convenientes, de las solicitudes referidas.
3.0 El pronto despacho de este pedido por hallarnos en el period
de los examenes.
(Siguen 87 firmss.
Buenos Aires, 30 de 1903.
En virtud de lo resuelto por el Consejo Superior, en su sesi6n de la
fecha, pase A informed de la Fatultad de Derecho y Ciencias Sociales.
Rep6nganse los sellos.
BASAVIILBASO.
E. L. BIDAU.

INFORMED DE LA FACULTAD

SENOR RECTOR:
El informed que se pide habria podido reducirse A acompafiar las dos
solicitudes A que se hace referencia en esta, sino hubiera recibido es-








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


special encargo de exponer al Consejo Superior, siquiera sea somera-
mente, los antecedentes y consideraciones que la Facultad de Derecho
y Ciencias Sociales ha tenido en cuenta al resolver desfavorablemente
aquellas peticiones.
El sefior Rector sabe que de acuerdo con el inciso 70 del articulo 36
de los Estatutos, A las Facultades corresponde dictar sus respectivos
reglamentos, facultad exclusive que le ha sido reconocida y ratificada
por la ley 3271 de 27 de Septiembre de 1895.
En uso de esa prerrogativa, la Facultad de Derecho y Ciencias Socia-
les dict6 su Reglamento en 5 de Septiembre de 1902, estableciendo en
el art. 147 lo siguiente: ((queda fijada como linica 6poca official para
los examenes parciales la que empieza el to de Diciembre de cada aflo.
Esto, no obstante, los alumnos que hubiesen sido reprobados en uno 6
dos de sus examenes parciales y aquellos A quienes falte una 6 dos ma-
terias para completar el curso de un aflo, podran rendir examen de
ellas en la 6poca que empieza el 10 de Marzo de cada afo, y que, por
tal causa, se consider complementaria exclusivamente,.
Fij6, pues, una sola 6poca official de examenes parciales aplicando
asf la terminante atribuci6n que le fija el incised 13 del art. 36 de los
Estatutos cuando dice que- ,determinard las 6pocas y el orden de los
examenes y reglamentarA la forma en que deben rendirse,. Es a esta
6poca, ainica de examenes, que es la official, a que tiene que referirse
la aplicaci6n de la ley 3271 A que los estudiantes aluden. Esa ley dice:
((Las Facultades recibirAn examenes, en las dpocas oficiales que fijan sus
reglamentos, a los estudiantes regulars 6 libres que lo soliciten y del
nfimero de materials sobre que pretendan someterse A prueba, debiendo
observarse para estas pruebas el orden indicado en los reglamentos
respectivos,.
Hoy los estudiantes pueden rendir en Diciembre, todos los exame-
nes de las materials que quieran 6 aquellas para que est6n preparados,
sin otra restricci6n que la de seguir el orden dentro del plan de studios.
La 6poca de Marzo, que pudo no haberse establecido, ha sido una
verdadera concesi6n en beneficio de aquellos estudiantes que por un
accident desgraciado 6 por falta de preparaci6n, no alcanzaren A com-
pletar uno 6 mas cursos en Diciembre. Facilmente se comprende que
el espacio de tiempo que media entire la terminaci6n de los exAmenes
de Diciembre y el comienzo de los de Marzo -dos meses escasos no
puede buenamente bastar para preparar examenes de cursos completes,
y apenas si bastan para preparar exAmenes complementarios.
La Facultad no habrfa, pues, podido sefalar racionalmente la 6poca
de Marzo para la aplicaci6n de la ley 3271, porque habria incurrido en
algo que no se puede realizar y que serfa contrario a todo principio de
ensefianza, y por eso ha declarado que la finica epoca official de exAme-
nes es la de Diciembre.
La libertad de studios que implica la ley 3271, se cumple cn la me-
dida que ha querido marcar esa ley, permiti6ndose que en Diciembre








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


los alumnos de la Facultad rindan todos los examenes que quieran 6
que puedan, habi6ndose mejorado notablemente la situaci6n respect
de aquella en que se encontraban antes de la referida ley fijada por la
de 1885.
Ya esta Facultad, senior Rector, suspendi6 A principios del afo co-
rriente, y por una finicavez, la aplicaci6n del articulo 147 en la parte
que se refiere A los exAmenes de Marzo. Pero eso se hizo porque siendo
la primera vez que iba A aplicarse el Reglamento, la Facultad temi6
herir algdn interns que no habla previsto, como sucede en todo mo-
mento de transici6n.
Pero hoy que el Reglamento tiene mAs de un afio de vigencia, la
Facultad ha entendido que no procedia la suspension pedida, porque
esa concesi6n habria importado destruir el concept y el criterio que
envuelven sus disposiciones reglamentarias. Y para adoptar la resolu-
ci6n de que los estudiantes reclaman, puedo asegurarloal senior Rector,
ha mediado la rememoraci6n in extenso de todos los antecedentes que
brevemente expongo. Por eso la resoluci6n de (no ha lugaro), cuyo la-
conismo parece haber dado lugar A que algunos alumnos hayan creido
encontrar mala voluntad 6 poca dedicacidn A sus reclamaciones, no
debe atribuirse sino A un hAbito de secretarfa, que podrA ser criticable
si se quiere, pero que estA muy lejos de tener la significaci6n que se le
atribuye.
No terminar6 este informed sin poner en conocimiento del Sr. Rector
que en el dia de la fecha los alumnos de la Facultad se han declarado en
huelga, resueltos segfin su manifestaci6n, A no rendir su examen, ni A
dejarlos rendir A aquellos que no participan de sus ideas de resistencia.
Es lamentable que la juventud universitaria recurra A estos extremes
sin precedentes, no s6lo porque su actitud ha de traducirse siempre en
desprestigio de nuestra Facultad, que ellos que aprenden y nosotros
que ensefamos estamos en el deber de evitar, sino tambi6n porque
quieren justificar un movimiento con un asunto que nada tiene que ha-
cer con los examenes que actualmente deben rendirse.
Es cuanto tengo que informar al Sefior Rector.

Buenos Aires, Diciembre 1.0 de 1903.
J. CARBALLIDO.
E. Navarro Viola.



RESOLUCI6N DEL CONSEJO SUPERIOR


Buenos Aires, Diciembre 2 de 1903.

Considerando:
1. Que los alumnos de la Facultad invocan el derecho que acuerda
la ley nim. 3271 de dar ( examenes en las 6pocas oficiales que fijen los








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


reglamentos a los estudiantes regulars 6 libres que lo soliciten y del
niumero de materials sobre que pretendan someterse A prueba,;
2.0 Que al dictarse la ley existian y habian existido como 6pocas re-
gulares de examenes las de Diciembre y Marzo, y debe suponerse que la
ley se did en el concept de lo que era usual, 6 sea que las 6pocas de
examen serian, por lo menos, dos, sin perjuicio de que las Facultades
resolviesen las fechas en que tendrian lugar;
3.0 Que, en consecuencia, el art. 147 del Reglamento de la Facultad,
invocado por la misma en su informed, al dar A los examenes de Marzo
el carActer de meramente complementarios, con limitaci6n del nimero
de materials de que puedan rendirse, es contrario 6 restrictive a los de-
rechos declarados por la citada ley;
4.0 Que, ante la disposici6n de la ley, no es del caso apreciar las ra-
zones que pudieran aconsejar una distinta soluci6n, por muy atendibles
que fueran;
5.0 Que al Consejo Superior correspond, en ultima instancia el pro-
nunciamiento sobre este punto, A m6rito de lajurisdicci6n que le acuer-
da el art. 1.0, inciso 3. de la ley de 3 de Julio de 1885 y del art. 12 de
los Estatutos de la Universidad.
Por tanto, el Consejo Superior

RESUELVE:

Articulo 1.0 Declarar que los alumnos de la Facultad de Derecho y
Ciencias Sociales pueden presentarse A los examenes de Diciembre y de
Marzo d otras 6pocas que designase la Facultad, sin mIs limitaci6n que
la que reconoce la ley citada.
Art. 2.0 Las Facultades de Derecho y de Ciencias M6dicas investigarAn
las injuries y actos de violencia producidos en el dfa de ayer por algu-
nos estudiantes y les aplicaran las penas establecidas en la Ordenanza
respective.
Art. 3.0 Comunfquese, publiquese y archivese, previa reposici6n de
las fojas.
BASAVILBASO.
E. L. Bidau.



EXTRACT DE LAS ACTAS DEL CONSEJO SUPERIOR REFERENTES AL MISMO ASUNTO


Noviembre 30 de 1903.

.... Solicitud de un grupo de estudiantes de la Facultad de Derecho,
que pedia que el Consejo Superior revocara las resoluciones de dicha
Facultad que les negaban rendir examen de mIs de dos materials de un
curso en la 6poca de Marzo y la supresidn de los examenes generals.








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


DespuBs de un largo debate se acord6: pasar la solicitud A informed
de la Facultad, encargar al Rectorado, que cite al Consejo para el mi6r-
coles A las 9,30 de la mariana, en el caso de que la Facultad remitiera
antes el informed pedido, y autorizarlo, igualmente, para suspender los
examenes en toda la Universidad, si la huelga anunciada se producia
y tomaba carActer general.

2 de Diciembre de 1903.

Presentes: Sr. Rector.- Delegados de la Facultad de Derecho: Con-
sejeros Carballido, Victorica y Gim6nez; idem de la Facultad de Me-
dicina, Uballes y Del Arca; idem de la Facultad de Ingenieria, Aguirre
y Ruiz de los Llanos; idem de la Facultad de Filosoffa, Cane, Rivarola
y Pifiero; ausentes sin aviso, Ramos Mejfa y Cant6n.
En Buenos Aires, A 2 de Diciembre de 1903, reunido el Consejo Su-
perior de la Universidad, con asistencia de los sefiores Consejeros ins-
criptos al margen, el Sr. Rector declare abierta la sesi6n A las 10 a. m.
Leida, firmada y aprobada el acta de la sesi6n anterior, se pas6 A la
orden del dia, que era la solicitud de un grupo de estudiantes de la Fa-
cultad de Derecho que pedia se revocara la resoluci6n de esa Facultad
sobre examenes en la 6poca de Marzo.
Se di6 lectura al informed con que la Facultad acompafiaba las dos
solicitudes A ella presentadas por los estudiantes, y daba las razones
en que se fundaba la resoluci6n negative.
El Consejero Rivarola, dijo que para dar una base concrete de dis-
cusi6n, habia preparado dos proyectos: uno, para resolver la cues-
ti6n pendiente, y otro, con el objeto de prevenir la repetici6n de las
huelgas ().
Manifest6 que sus previsiones se habian cumplido, pues los estu-
diantes, para defender su causa, que 61 consideraba just, habian pro-
vocado un movimiento general en la Universidad, imponiendo A todos
la abstenci6n de rendir examen mientras no se obtuviera una resolu-
ci6n. Agreg6 que los hechos producidos, seguramente condenables, no
tenfan castigo en la ordenanza sobre discipline vigente, porque si bien
los vejAmenes A acad6micos y profesores podlan considerarse compren-
didos en ella, no lo estaba la presi6n ejercida sobre muchos estudian-
tes para obligarles A no presentarse A examen.
Leido y puesto en discusi6n el primero de los proyectos, el Consejo
pas6 A cuarto intermedio para que el Sr. Rector oyera A una comisi6n
de estudiantes que en nombre de sus compafieros reunidos en la puerta
de la casa del Consejo, venian A reforzar las razones expuestas en la
solicitud.
Vueltos A sus asientos los sefiores Consejeros, el Sr. Rector les ex-
puso que la Comisi6n deseaba hacer su manifestaci6n verbalmente

(1) Vdase en la pig. 79.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


desde los balcones de la casa, a fin de que los estudiantes pudiesen
oirlos.
El Sr. Consejero Victorica se opuso a este procedimiento, indicando
que lo procedente era que se hiciese la exposicidn al Sr. Rector en su
despacho y que despu6s se retiraran los manifestantes.
Asi se resolvi6, pasAndose de nuevo A cuarto intermedio.
Reanudada la sesidn, el Sr. Rector di6 cuenta de que la resoluci6n
del Consejo habia sido acatada y cumplida.
Despu6s de leerse la exposici6n de la representaci6n estudiantil, el
Sr. Consejero Ruiz de los Llanos, dijo: que si bien en el fondo los es-
tudiantes podIan tener raz6n, la forma tumultuaria con que habian
realizado su gestidn era un motivo suficiente para que no se tomara en
cuenta su apelaci6n mientras no volvieran A las aulas, acatando las
disposiciones de la Academia de Derecho, y agreg6 que de hacerse lo
contrario, aquel cuerpo sufrirfa en su prestigio y autoridad con detri-
mento de la discipline.
Por otra parte, no es urgente el despacho del asunto puesto que se
trataba de la amplitud 6 limitaci6n de los exAmenes de Marzo.
La moci6n fu6 aprobada y sostenida por el seflor Consejero Pifiero.
Los Sres. Consejeros Rivarola, Uballes y Cane emitieron su opinion
favorable A una decision inmediata.
El Sr. Consejero Carballido manifest6 que, a su juicio, la Facultad
habia obrado ajustandose A su reglamento, el cual no era violatorio de
la ley, y agreg6 que el movimiento habia asumido grandes proporcio-
nes y que en 61 se habian mezclado elements extrafios A la Universi-
dad, no siendo aventurado pensar que sin una resoluci6n radical y
rdpida las cosas.podrian ir muy lejos.
Cerrado el debate, se puso A votaci6n la moci6n del senior Consejero
Ruiz de los Llanos. Fu6 rechazada y se entr6 enseguida A discutir en
general el proyecto del Consejero Rivarola. El sefor Consejero Carba-
Ilido hizo uso de la palabra diciendo que no era su Animo provocar un
debate y que por lo tan to se limitaba A referirse al informed de la Facul-
tad que habfa ejercido en el caso una atribuci6n privativa. Rectific6
brevemente al Sr. Rector: la atribuci6n es privativa, dijo, pero con su-
jeci6n A la ley y a los estatutos y era menester admitir por lo menos
como dudosa la legalidad de la disposici6n del articulo del Reglamento.
El Sr. Consejero Ruiz de los Llanos, dijo que aparte de los funda-
mentos del proyecto del Dr. Rivarola, tenfa en cuenta para decidirse
por la ilegalidad de la mencionada prescripci6n, el debate de la ley
de 1895, en el cual el diputado Garz6n habia dicho expresamente que
el proyecto importaba el derecho de un estudiante de dejar todos sus
examenes para Marzo.
Puesto A votaci6n el proyecto, fu6 aprobado contra tres votos: los
de los sefiores Consejeros, Carballido, Victorica y Gim6nez.
En la discusidn en particular se modific6 el art. to por indicaci6n del
sefor Consejero Uballes; se introdujo el art. 20 por moci6n del senior








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


Rector y se alter6 la forma del tercero, A propuesta del autor del pro-
yecto quedando acordada la resoluci6n en estos t6rminos: (Siguen los
transcripts en la pdgina 73).
Se acord6, igualmente, que el segundo proyecto se publicase y pa-
sase Ala Comisi6n de interpretaci6n.
Se hace constar que en la sesi6n anterior el senior Consejero Riva-
rola hizo moci6n para que se suspendieran los exAmenes en toda la
Universidad, en previsi6n de los disturbios que podia producer la huelga
anunciada.
Con lo que se levant6 la sesi6n, siendo las 12 m.



11 de Diciembre de 1903.

Presentes-Sefiores: Rector, Obarrio, Uballes, Cant6n, del Arca,
E. Aguirre, Ruiz de los Llanos, Cane, Pifiero, Rivarola.
En Buenos Aires A 11 de Diciembre de 1903, reunido el Consejo Su-
perior Universitario en sesi6n extraordinaria, con asistencia de los se-
fiores Consejeros inscriptos al margen, el senior Rector la declare abierta
A las 5 p. m.
El senior Consejero Can6 record que el Consejo habia resuelto pu-
blicar el proyecto del Consejero Rivarola sobre represi6n de las huelgas
y pidi6 que el senior Rector manifestara las causes que habian impedido
esa publicaci6n.
El senior Rector dijo que el secretario habia entregado copias A los
reporters de algunos diaries, pero que 6stos no las habian insertado.
El senior Consejero Can6 propuso entonces que se insistiera en ello,
haciendo la inserci6n, si fuera necesario, en la secci6n solicitadas.
Asi se resolvi6.
En seguida el senior Rector da cuenta de los hechos de pfiblica noto-
riedad ocurridos en la Facultad de Derecho, despu6s de la resoluci6n
del Consejo en la reclamaci6n de los estudiantes.
En vista de la gravedad de los hechos y no obstante no haber lle-
gado al Rectorado ninguna noticia de ellos, habia crefdo de su de-
ber, A su regreso de C6rdoba, convocar al Consejo para que si 6ste
lo estimaba convenient, adoptara medidas tendientes A remediar una
situaci6n que afectaba A la Universidad entera.
Pensaba, por su parte, que el Consejo debfa dirigirse A la Facultad
incitandola A reunirse A fin de adoptar las medidas concernientes al or-
den y discipline del establecimiento que la ley le encomienda, y a pro-
seguir sus tareas suspendidas, primero por la huelga de los estudiantes
y despu6s por los actos de violencia realizados por algunos en el local
de la Facultad.
En consecuencia y para que sirviese de base A la discusi6n, si su
pensamiento fuese aceptado, en general, habia preparado el siguiente
proyecto de nota:








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Al Sr. Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.

Ha Ilegado A conocimiento del Consejo Superior, por informaciones
de los diaries y otras extraoficiales, que algunos de los sefiores acad6-
micos han presentado sus renuncias A consecuencia de los actos ofen-
sivos cometidos por un grupo de alumnos contra el Decano de la aca-
demia y en su misma casa.
Comprende el Consejo Superior todo lo grave 6 injustificado de la
ofensa; pero estA plenamente persuadido de que ella no es la obra de
la gran mayoria de los estudiantes de esa Facultad, que estiman y res-
petan con raz6n A sus acad6micos y profesores, y de que las opinions
de unos po'cos descontentos, que se esfuerzan en imponerse A los otros
por medio de amenazas y violencias, no pueden prevalecer sobre el jui-
cio sensato y la cultural de los mAs. Ni pueden tampoco conmover de
tal modo A la academia, que lleguen A alcanzar su disoluci6n, y con
ella probablemente la del cuerpo de profesores, porque esa Facultad
es la obra de veintiocho afios de studios y trabajos, en la cual han co-
laborado y colaboran los mas distinguidos jurisconsultos de la capital;
debe ella ser conservada en bien de la juventud estudiosa y si fuere
razonable pensar en mejorarla, no lo es dejar que sea destruida por la
violencia y la imprevisi6n.
Penetrado de estos sentimientos el Consejo Superior, me ha encar-
gado de invitar al senior Decano y A los sefiores acad6micos A que, ve-
lando por la existencia necesaria de esa academia y por la integridad y
unidad de la instituci6n universitaria, que se siente afectada por todo
lo que lastime A una de sus facultades, se constituyan y sesionen A fin
de adoptar las medidas concernientes al orden y discipline del estable-
cimiento, que la ley le encomienda y proseguir sus tareas en bien de la
ensenanza.
Saludo, etc.
El senior Consejero Pifiero manifesto su complete conformidad con
el proyecto de nota, que obtuvo el apoyo de todo el Consejo, y expuso
las entrevistas que habia tenido con various de los Acad6micos renun-
ciantes, de los cuales la mayor parte habian prometido retirar proviso-
riamente sus renuncias para la soluci6n del conflict.
Despu6s de un breve cambio de ideas el Consejo aprob6 por unani-
midad y sin modificacidn el proyecto de nota del sefiior Rector.
Con lo que se levant6 la sesi6n A las 6 p. m.

NOTA DEL DOCTOR OBARRIO EN EJERCICIO DEL DECANATO DE LA FACULTAD

Buenos Aires, 26 de Febrero de 1904.

Al seiior Rector de la Universidad, doctor don Leopoldo Basavilbaso.

Tengo el agrado de comunicar al senior Rector que habiendo obte-
nido de los academicos doctors Emilio Gim6nez y Baldomero Llerena








ACTOS Y DOCUMENTS OFICIALES


el retire de sus respectivas renuncias, la situaci6n de la Facultad ha
quedado normalizada, encontrAndose en condiciones de funcionar con
su quorum legal.
En su consecuencia celebrara su primera sesi6n ordinaria el 5 del
entrante Marzo, en laque tomarA en consideraci6n entire otros asuntos,
las renuncias pendientes.
Con este motivo reitero al senior Rector las seguridades de mi mayor
consideraci6n.
M. OBARRIO.
E. Navarro Viola.

PROYECTO DEL CONSEJERO DOCTOR RIVAROLA SOBRE REPRESI6N DE LAS
HUELGAS DE ESTUDIANTES ()
El Consejo Superior
RESUELVE:
Art. 1i Todo alumno regular 6 libre que incitare a la deserci6n
colectiva de las aulas 6 de los exdmenes, sea que diere a la deserci6n
el nombre de huelga, resistencia 6 cualquier otro, no sera admitido A
inscripci6n ni examen en la Universidad por el t6rmino de cinco
anos.
Art. 2 Los que tomaren parte en una deserci6n colectiva no serAn
admitidos A examen durante el afio y el siguiente.
Art. 30 Producida la deserci6n colectiva, todo alumni del curso 6
de la Facultad en que se produzca 6 se propague la hpelga, que no se
adhiera a la deserci6n, deberA comunicarlo por carta al Decano de la
Facultad respective desde el moment en que la deserci6n se antncie
6 se produzca. Omitiendo esta formalidad incurrirA en la pena del arti-
culo 2.
Art. 5" Comuniquese, etc.
R. RIVAROLA.

Buenos Aires, 2 de Diciembre de 1903.

En virtud de lo resuelto por el Consejo Superior en su sesi6n de la
fecha, pase A la Comisi6n de interpretaci6n.
L. BASAVILBASO.


ORDENANZA SOBRE APERTURA ANNUAL DE LOS CURSOS

El Consejo Superior
ORDENA:
Artfculo 1.0 Los cursos se abrirAn en todas las facultades el 16 de
Marzo, hayan terminado 6 no los examenes, y se clausurarAn el 15 de

(1) Presentado conjuntamente con el proyecto de resolucidn de la solicitud de los estudian-
tes; vWase pigina 73.








REVISTA DE LA UNIVERSIDAb DE BUENOS AIRES


Noviembre, aun cuando el professor hubiese conclufdo antes de este dia
el program de su asignatura.
Art. 2.0 Si el professor titular no se presentase el 16 de Marzo & abrir
y continuar su curso, el Decano convocarA inmediatamente al suplente;
si 6ste tampoco se presentare, dard cuenta en seguida al Rector, quien
mandarA suspender el pago del sueldo desde el 16 de Marzo hasta el dia
en que concurra A abrir su curso, sin perjuicio de las medidas que el
Consejo Superior crea deber adoptar con arreglo A las disposiciones de
los artfculos 61 y 68 de los Estatutos.
Art. 3.0 El professor suplente que concurriese A dictar la catedra,
por no haberse presentado el titular el dia de la apertura de los cursos,
la seguirA dictando por lo menos durante un mes, aun cuando el titular
concurriese antes de ese t6rmino, y gozarA del sueldo correspondiente
al professor.
Art. 4.0 El professor que clausure el curso antes del 15 de Noviem-
bre quedarA suspendido sin goce de sueldo desde el dia en que deje de
concurrir hasta el 1.o de Diciembre en que empiezan los examenes.
Art. 5. Comuniquese, etc.
BASAVILBASO.
E. L. Bidau.
i.o de Junio de 1903.





ILTIMAS RESOLUCIONES DEL CONSEJO SUPERIOR

En su filtima sesi6n de fecha 7 del corriente, el Consejo Superior
procedi6 A la elecci6n de Vice-Rector de la Universidad, resultando
electo el Dr. D. Benjamin Victorica. En seguida el Consejo resolvi6:
aceptar la invitaci6n de la Asociaci6n Patri6tica Espaflola para designer
un tema y asignarle un premio en los Juegos Florales que tendrAn lu-
gar en esta ciudad el 12 de Octubre pr6ximo, y encomend6 al Rector
determinar el tema y el premio. Resolvi6 asimismo restablecer la ter-
cera cAtedra de clinic quirfirgica, suprimida en el iltimo presupuesto,
y elevar al Poder Ejecutivo las dos ternas enviadas por la Facultad de
Medicine para las dos cAtedras vacantes de aquella material. Componen
la primer terna enviada los Dres. Decoud, Justo y Corbellini, y la se-
gunda los Dres. Justo, Corbellini y Cramwell. Resolvi6 asimismo el
Consejo contribuir con cien mil pesos de los fondos de la Universidad
para la construcci6n de la Morgue.

















LA REFORM UNIVERSITARIA


LiMITE DE LA INTERVENCION LEGISLATIVE





Las universidades deben ser obra colectiva de sus miembros,
y no obra individual ni de entidades indirectamente interesadas.
Deben, ademas, tener bastante elasticidad para ajustarse de mo-
mento A moment a la incesante variedad de circunstancias: nada
bueno se funda contrariando el orden natural de las cosas.
Con sujeci6n a estos principios, cuya justificaci6n seria facil
establecer, la reform universitaria debiera: 1.0 ser la obra de to-
dos los que se interesan en la instituci6n; 2.0 procurar una orga-
nizaci6n tal que, en todo moment, fuera rapidamente possible la
adaptaci6n A nuevas necesidades.
La ley actual es relativamente buena: su defecto mayor con-
siste en mantener ligaduras y restricciones que han impedido 6
impiden la evoluci6n normal de la instituci6n.
Esta proposici6n no es una conjetura. Lo prueba un ejemplo:
el proyecto de reform universitaria enviado por el Consejo Supe-
rior al P. E. en 1899 (Anales, tomo XIII, p. 67), contiene este ar-
ticulo 4.0: ((Cada Facultad se compondra de quince miembros ti-
tulares, de los cuales una tercera parte serd nombrada por el Cuer-
po de Profesores).
Este proyecto, que reconoce la existencia de un Cuerpo de Pro-
fesores con atribuciones electivas, tendria ya cinco aflos de anti-
giedad si su sanci6n hubiera dependido inicamente del Consejo
Superior. El obstAculo estaba y estd en la ley de 1885, que acuerda
A las Facultades exclusivamente el derecho de nombrar sus miem-
bros acad6micos.
REVISTA DE LA UNIVEISIDAD DE BUENOS AIRES- TOMO I 6







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Otro ejemplo. La misma ley dice: ((Los Estatutos dictados por
los Consejos Superiores, serAn sometidos A la aprobaci6n del.
P. E.). Esta disposici6n, ha impedido e impide hasta hoy, la vida
del Instituto Libre de Ensefanza Preparatoria, cuya mayor utili-
dad consistia en libertar una parte de la ensefanza de la instabili-
dad y accidents de los planes ministeriales. Cuando las disposi-
ciones pertinentes fueron incorporadas a los Estatutos, el proyecto,
del Consejo Superior decia: ((Que (en los Institutos Libres) la en-
seflanza sea dada con arreglo al plan de studios y a los programs.
que el Consejo Superior de la Universidad dicte relativamente A
las materials que las respectivas Facultades determine como ne-
cesarias para el ingreso en sus aulas ). El Ministro en aquella
6poca agreg6: <(los cuales serdn elevados al Ministerio de Instruc-
ci6n Ptiblica, por el drgano del Rector, para su aprobacidn y demds
fines consiguientes). Con esta ligadura qued6 herida la instituci6n.
Dar a las Universidades una complete articulaci6n legal, es
preocuparse de poner trabas donde deben quitarse. La reform no,
puede consistir en substituir el plan actual por otro mas cientifico
6 mAs artistic: no se trata de construir un edificio material, sino
de permitir la expansion de la vida; se trata de instituciones que
escapan A la estAtica y s61o pueden ajustarse a las leyes de la
dinamica, 6 mejor afin, que tienen su raiz uiltima en la biologia,
A la que debe acudirse en busca de lecciones y fundamentos.
La ley universitaria debe ser en cierto sentido constitutional;.
fundamental; no reglamentaria.
Para que las Universidades nacionales dieran de si todo lo
que pudieran dar, y la reform legislative no comprometiera los
destinos de la ensefianza superior, debiera limitarse A desatar las
ligaduras actuales: dar al cuerpo de profesores de cada Facultad
la atribuci6n de elegir los acaddmicos por tiempo limitado, y d
los Consejos Superiores la de reformar los Estatutos sin depen-
dencia de la ulterior aprobaci6n del P. E. Lo demas vendria como
debiera venir.
Las aptitudes del Parlamento, cuerpo esencialmente politico,
no son las mAs indicadas para penetrar en el detalle de la organi-
zaci6n universitaria. Cualquier error que se descubriera al ensa-
yar la reform seria tan dificil de reparar como lo es hasta hoy la
ley de 1885. Nada digo de la falta de estimulo, de la indiferencia
que nace ante las dificultades que parecen insuperables. Nada digo&










LA REFORM UNIVERSITARIA 83

de la necesidad de que las reforms institucionales sean product
de la discusi6n y del convencimiento de aquellos A quienes afec-
tan; y no consecuencia de la indisciplina y del motin..
En este punto de mi razonamiento, intentan escapar de la plu-
ma las consideraciones que lo apoyan; pero la regla de la 6poca
es ser breve, y A ella me ajusto.
Quedan aqui fijados los t6rminos de una cuesti6n que debe
interesar A todos los miembros de las Universidades Nacionales.
Ruego A todos ellos se sirvan comunicarme su opinion, favorable
6 adversa d mi tesis, en la seguridad de que en un pr6ximo articulo
dare cuenta de todas ellas con igual imparcialidad.

R. RIVAROLA,
Miembro del Consejo Superior (1).

(1) Piensa el Director de esta REVISTA que en gracia de la actualidad del tema se le discul-
para la colocaei6n que ha dado A este escrito.

















ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPOBLICA ARGENTINA


(A prop6sito de una publicaci6n reciente del Ministerio de Instrucci6n Pdblica) (i)





En una nota del mes de Agosto de 1902, el Ministro de Instruc-
ci6n Piblica expresaba A los Rectores de las dos Universidades
Nacionales, su deseo ((de tener muy en cuenta la opinion de las di-
versas Facultades en la pr6xima reorganizaci6n de los studios
correspondientes A la ensenfanza secundariai,, y les pedia en conse-
cuencia, que solicitaran de dichas Facultades ((las condiciones que
cada una tenga fijadas para el ingreso de alumnos en sus aulas,
asi como tambi6n, las reforms que en material de instrucci6n pre-
paratoria para la especial universitaria, juzguen oportuno intro-
ducir, consultando los intereses de la ensenanza que le correspond
subministrar o.
Este deseo del Ministro estaba doblemente justificado. Com-
puestas de profesores de la ensenanza superior y de notabilidades
intelectuales del pais en los diversos dominios del saber, las Facul-
tades no eran acaso las instituciones nacionales mejor calificadas
para dar con pleno conocimiento de causa una opinion, no sobre
la metodologia especial de la ensenanza secundaria 6 del funcio-
namiento interior de los colegios. sino sobre la organizaci6n ge-
neral, la orientaci6n y la extension de los studios secundarios en
los colegios nacionales, via de acceso ordinaria, casi inica, A toda
cultural intellectual superior?
Por otra parte, los colegios nacionales casi no pueden pres-
cindir de la preparaci6n de la juventud dedicada A los studios

(1) V6ase pigina 33.







ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPUBLICAN ARGENTINA 85

universitarios; pero la constituci6n fundamental de las Univer-
sidades nacionales, la ley sancionada por el Congreso el 25 de
Junio de 1885, dice a su vez que ((cada Facultad... fijara las
condiciones de admisibilidad para los estudiantes que ingresen
a sus aulas.)) Por lo tanto, mientras la ley universitaria conserve
su valor, parece inadmisible que una organizaci6n de los studios
Ilamados preparatorios sea sancionada, y aun menos reciba fuerza
de ley, sin tener en cuenta las legitimas exigencias de las Fa-
cultades, en material de inscripci6n en sus registros de matri-
culas.
El requerimiento del Ministro era por lo tanto muy natural; y
sorprendi6 tanto menos A las Facultades cuanto que un Ministro
precedent les habia dirigido otro parecido en 1901, al que la
Universidad de Buenos Aires habia dado curso, encargando A una
Comisi6n compuesta de representantes de todas las Facultades,
redactar su plan de studios para la ensefanza preparatoria.
El plan fuW entregado al Ministro a fines del mes de Julio
de 1901, bajo la forma de un proyecto de program acompa-
fiado de un informed explicativo y justificativo, al final del cual,
entire otras firmas, figuraba la del Dr. Juan R. Fernandez, enton-
ces decano de la Facultad de Medicina.
Como sucede generalmente en toda asamblea algo numerosa,
las opinions estuvieron divididas en el seno mismo de la Comi-
si6n universitaria, y los programs elaborados por ella, fueron
en sus detalles, como el informed en sus conclusions generals,
((el resultado de votaciones por mayoria de personas), <(por lo
cual, agregaba el informed, se consider reservado a cada uno de
los miembros de las comisiones, exponer ante las respectivas
Facultades las disidencias fi observaciones manifestadas en el
curso del trabajo comuin).
A raiz de estas divergencias de miras, no tard6 en aparecer un
segundo plan de studios, acompafiado de otro informed, adopta-
dos uno y otro ((casi por unanimidad) por la Facultad de Cien-
cias Exactas, Fisicas y Naturales.
Ninguno de de estos dos planes de studios preparatorios res-
pondia a las esperanzas del Ministro, que los habia solicitado.
Este, en efecto, habia empezado por suprimir de hecho los Cole-
gios Nacionales.
En un decreto de 27 de Febrero de 1901 declare que (da ense-








REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


fianza secundaria no puede ser confundida con la preparatoria
para las carreras profesionales, sino mero complement, siempre ele-
mental, de la instruccidn primaria... que es menester, en conse-
cuencia, organizer independientemente la ensefanza propiamente
preparatoria segdn las exigencias peculiares al studio facultativo
que ulteriormente elija la real vocaci6n de los alumnos,.
Partiendo de estas consideraciones, el Ministro de 1901 habia
creado, bajo el nombre de studios generals secundarios, una pro-
longaci6n de la escuela primaria, en cuatro aftos de studios. Lo
que pedia A las Universidades era la creaci6n de programs espe-
ciales para los studios preparatorios de cada Facultad. Su de-
seo era ver estos programs A continuaci6n de los cuatro afios
de studios primaries superiores de que acabamos de hablar,
y habria, en seguida, anexado A las dos Universidades nacio-
nales los establecimientos en que rigieran aquellos programs:
((una vez organizados dichos studios, los establecimientos
preparatorios serAn anexados A las respectivas Universidades,.
En resume, prolongaci6n de los studios primaries de los ifios
hasta cerca de los 18 aflos; despu6s, especializaci6n" inmediala en
vista de las diversas carreras A que conducen los studios acad6-
micos.
La comisi6n universitaria de Buenos Aires, rehus6 asociarse A
esta obra. El plan de studios preparatorios emanado de ella, hace
abstracci6n de los cuatro ailos de studios primaries superiores y
supone una verdadera ensenianza secundaria liberal, repartida en
seis afios 6 inmediata a los seis cursos de la escuela primaria (1).
AdemAs se aparta del deseo que habia expresado el Ministro, en
cuanto prev6 los studios comunes para todos los alumnos (2), en
lugar de secciones especiales correspondientes A cada una de las
facultades, ( plan de studios preparatorios a cada una de las Fa-
cultades,, seg6n la expresi6n del mismo decreto.
El plan presentado por la Facultad de Ciencias se acercaba
mas A lo que deseaba el Ministro, en el sentido de establecer dos ci-


(1) La Comisi6n no determine explicitamente esta conexi6n de los studios secundarios con
los primaries, pero se puede deducirla de su silencio y de los decretos que regian en aquella
dpoca. Expresamente consulladas las Facultades, habrian resuelto seguramente la cuesti6n en el
sentido de un comienzo menos tardio de los studios secundarios.
(2) Salvo el establecimiento, en el sexto afio, de algunos ramos particulares para cada Facul-
tad: 4 horas sobre u. total de 32 semanales.







ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPIBLICA ARGENTINA


clos sobrepuestos, en que uno, de cuatro anos, tuviera como pro-
grama, mAs 6 menos el de los cuatro afios de studios secundarios
generals establecidos por el Ministro (); otro, de tres afios, que
debia llevar el titulo de preparatorio para studios universitarios;
pero que habia sido de hecho tan utilitario en sus programs
como el primer ciclo.
Existian, sin embargo, divergencias fundamentals entire las
opinions de la Facultad de Ciencias y la del Ministro. La Facul-
tad pedia que los alumnos empezaran los studios del primer ci-
clo, no despues de terminar sus seis afios de studios primaries,
es decir, cerca de los 14 aflos, sino despues de tres anos sola-
mente, es decir, alrededor de los 10 d 11 anos. AdemAs ella esta-
blecia un plan inico de studios preparatorios para las carreras
universitarias para todos los alumnos del segundo ciclo.
A este punto habian llegado las cosas, cuando sobrevinieron
cambios en el Ministerio, A consecuencia de los cuales todos estos
proyectos de organizaci6n de los studios secundarios quedaron
letra muerta, y los estudiantes que se preparaban para entrar en
las Facultades tuvieron que contentarse con programs provi-
sorios.
Hemos dicho, al principio de este articulo, que un ano mAs
tarde, en Agosto de 1902, el Dr. FernAndez, nombrado Ministro
de Instrucci6n Pdblica, reanud6 de nuevo la cuesti6n por medio
de su nota Alas Universidades; declare que deseaba tener muy en
cuenta la opinion de las diversas Facultades en la reorganizaci6n
de los studios correspondientes A la enseaanza secundaria, y quiso
conocer, ademas de las condiciones de admisidn fijadas A los es-
tudiantes por cada una de ellas, las reforms que cada una juz-
gaba oporluno introducir en la ensefianzapreparatoria, ((consul-
tando los intereses de la enseflanza que le corresponda sumi-
nistrar).
Las Facultades de C6rdoba respondieron sumariamente A esta
invitaci6n, insistiendo cada una por su cuenta sobre la necesidad
de reforzar los programs en un punto especial, juzgado mAs im-
portante por cada una de ellas. La Facultad de Derecho proclam6
la utilidad del latin, la de Medicina insinu6 la gran importancia
que esta Facultad da al studio de los idiomas frances 6 ingles,


(1 Salvo una importancia mayor atribuida 6 las lengnas vivas.







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


como asimismo al ramo de higiene y ciencias naturales en general;
finalmente, la de Ciencias Exactas hizo observer que el program
de matemAticas podia recibir una ligera modificaci6n en prove-
cho de la aritm6tica y del Algebra y en perjuicio de la trigono-
metria.
La Universidad de Buenos Aires no crey6 deber reducir & este
punto la cuesti6n, ni tener que volver sobre su conclusion del afno
anterior. La Facultad de Derecho y la de Filosofia y Letras res-
pondieron reiterando su adhesi6n al program llamado de la Comi-
si6n universitaria; la Facultad de Ciencias Exactas hizo lo mismo
en favor del program que habia elaborado y del informed que
habia unido.
En cuanto A la Facultad de Medicina, evit6 formular su adhe-
si6n explicit A las ideas de la Facultad de Ciencias, como tam-
bi6n desprenderse formalmente de la solidaridad de las otras Fa-
cultades relativamente A los programs de la Comisi6n; se li-
mit6 A opinar ((que el plan de studios vigente para la ensefianza
secundaria en los colegios nacionales, basta como preparaci6n
paraeel ingreso A la Facultad de Ciencias M6dicas, teniendo en
cuenta que en el propio plan de studios de 6sta figuran cAtedras
de fisica, quimica 6 historic natural, suficientes para complemen-
tar la instrucci6n de los alumnos en estas materials .
Todas estas respuestas Ilegaron al Ministerio A fin de Noviem-
bre 6 principio de Diciembre de 1902.
El 17 de Enero de 1903 aparecieron los decretos organizando
los colegios nacionales sobre la base de siete aflos de studios,
sucesivos al quinto afio de la escuela primaria y divididos en dos
ciclos, uno de cuatro anos, llamado de instrucci6n general, y otro
de tres afos, llamado de instrucci6n preparatoria universitaria.
Este lltimo esta dividido A su vez en cuatro secciones destinadas
A preparar los futures alumnos de cada una de las cuatro faculta-
des universitarias. Sin embargo, estas cuatro secciones conservan
entire si numerosos puntos de contact, es decir, numerosas ense-
flanzas comunes.
El cuadro sint6tico y comparative que hemos trazado, permiti-
ra al lector observer las lines generals de cada urio de los pla-
nes de studios de los cuales hemos hablado hasta aqui, notar
sus armonias y divergencias, y proporcionard puntos de mira
para la discusi6n que va seguir.







Planes del Ministerio y de la Facultad de ciencias exactas
Plan de la Comisi6n PRIMER CICLO SEGUNDO CICLO
Universitaria
ASIGNATURAS FAG. DE CIENCIAS MINISTERIO FAC. DE CIENCIAS MINISTERIO
Sc.A y B See. C Sem. D
I II IIIIV VI II III IV I II II IV V VI VII --I--- -- -----
SI I V IVI VI I V I VIII V VI VII

Latin ........................ 5 5 5 5 () (8) () 12 12 12
Griego ........................(6) (6) 6)
Filosofia...................... 8 6 8 3 8 3 8 3
Instrucci6n civica............. 3 2 1
Introducci6n al derecho.. (4)1 38 3 3
Castellano.................... 4 4 3 4 3 3 8 3 3 6 6 6 6 3 3 3
Historia de la civilizaci6n..... 2 2 2 2 2 2 2 2 2
Estudios literarios ............ 8 6 6 6 6 6 6
Historia del arte........ ....
Idiomas...................... 3 3 8 6 6 62 7 8 6 6 6 6 8 8 8 3 (6)' (6) (6) 6 6 6 6 6 6
Historia general. ............ 4 4 4 2 2 4 4 8 8 8 4 4 4 4
Historia Argentina ............ 2 2 4 4 4
Geograffa general............. 8 3 2 2 2 2
Geografia Argentina.......... 8 8 2
MatemAticas.................. 5 5 5 4 4 (8) 5 5 4 5 5 5 8 4 4 6 6 8
Contabilidad........ ...... 2 2
Cosmografla y topografia..... 4 2
Fisica ....................... 83 5 83 3 3 8 3 3 3 8 8
Quimica .................... 8 8(+4) 8 8 8 8 3 3 3 8 3 3
Historia natural .............. 3 3 8 3 8 3 3 8 3
Higiene ..... ................. 2
Trabajos cientificos ........... 6 6 6 6 6 6
Caligrafla, Dibujo............ 8 2 3 3 2 2 2 2 2 2 8 3 3 3 2 2 2 3 3 3
Estenografa .................. 1 1 1
26 26 26 28 30 128(+4)24 24 27 28 24 26 26 0 24(3) 24(8) 24(3)86 36 36 8 6 8686 86 86 86
(1) Estas cuatro horas estAn destinadas a los futures alumnos de derecho y de letras; las cuatro de quimica analitica 6 los futures alumnos de medicine;
las tres de matemiticas especiales A los candidates de la Facultad de ciencias exactas.
(2) Plan de las comisions: frances en los tres primeros afios; ingl6s 6 alemin, despuds;
Plan do la Facultad de oiencias: francis 6 inglds en los dos primeros afios; francis, inglis y alemAn en el tercero; ingl6s y alemin en el cuarto; alemin solo
en el segundo cielo;
Plan del Ministerio: franeos 6 italiano 6 ingl6s, 6 eleci6n, en el primer ciclo; alemAn en el segundo ciclo para todos, A excepci6n de los futures estudiantes
de letras, que estudiarnn el griego.
(3) El latin estA mencionado aqui pro forma, A titulo de curso facultativo. Despuds de leer el informs adjunto al plan de studios propuesto por la Facul-
tad. se consideraria esta menci6n como a hors d'ceuvre ,.







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Para juzgar equitativamente una instituci6n cualquiera, y
-especialmente un plan de studios, hay que darse cuenta exac-
ta, ante todo, del fin pretendido, 6 al menos del fin que sus autores
se han propuesto alcanzar. Entonces solamente podrAn pasar al
tamiz de la discusi6n, los. medios de que se ha dispuesto para al-
canzar este fin. Discutir el segundo punto sin haberse puesto
previamente de acuerdo sobre el primero, seria penetrar en un
terreno inseguro, donde el pie pierde su apoyo, y & cada esfuerzo
lo hace hundir en vez de adelantar.
En nuestros dias, Acontinuaci6nde unaenojosa, pero iay!, muy
common disminuci6n de respeto a la propiedad de los t6rminos y
A la precision del pensamiento, hay en todos los dominios dema-
siadas discusiones pantanosas para que nos tiente el deseo de au-
6mentar su nfmero.

A) Veamos que fin se han propuesto los autores de los tres
.planes de studios para los colegios nacionales, de que nos ocu-
pamos. Tratemos de apreciar sus diversos concepts respect a
.lo que deben ser esos colegios, aclarando los principios genera-
les que dominant la cuesti6n y teniendo en cuenta las necesida-
des especiales de tiempo y de lugar que se trataba de satisfacer.
iLa ensefanza secundaria es, como deciael Ministro Magnasco,
en el decreto que hemos citado mas arriba, substancialmente dis-
tinta de la ensefianza preparatoria y mero complement, siempre
elemental, de la instrucci6n primaria? iEs, por el contrario, subs-
tancialmente distinta de la ensefianza primaria y deber& confun-
dirse con la ensefanza preparatoria de los studios y de las ca-
rreras superiores de today naluraleza?
En esto esta toda la cuesti6n. Sea que se adopted la segunda 6
la primera de estas hip6tesis, el plan de la Comisi6n universi-
taria 6 el de la Facultad de Ciencias primeroo y segundo ciclo) se
hallan justificados por sus grandes rasgos.
En cuanto al plan ministerial, veremos en seguida que trata
de seguir una via media, 6, mejor dicho, inaugurarla, porque en
ninguna parte, que nosotros sepamos, por lo menos, ha sido
probado un program andlogo al del decreto de Enero de 1903,
para los colegios nacionales argentinos, en los colegios 6 institu-
*tos de un estado, pequeno 6 grande. Las semejanzas que parece
ihaber entire los programs argentinos y el nuevo program de los







ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


colegios y liceos de Francia, son mAs superficiales que reales.
La ensefanza primaria es forzosamente una ensefianza pura-
mente prActica en su fin, instintiva y autoritaria en sus m6todos.
Al niflo de 7 Ai 8 afios que se Ileva ignorante, d6bil, casi carnal
y amoral, incapaz de abrirse camino en la sociedad compli-
cada que le rodea, el maestro deberA en seis anos darle parte
en las principles conquistas que la humanidad ha hecho al tra-
v6s de los siglos, y ponerle en condici6n de sostener la lucha por
la vida que pronto deberA afrontar. Sin perjudicar la salud de
este niio, y apesar de la debilidad de sus pocos anos, el maestro
debera ensefiarle A leer y escribir uno y hasta dos idiomas, con-
tar, inculcarle los principios esenciales de la moral individual y
social, hacerle conocer las tradiciones 6 las convenciones religio-
sas, political y otras que liguen su familiar y su pais con el pasado
que 61 hereda, con el suelo que pisa y con la humanidad de la que
es miembro. DeberA darle las nociones esenciales de geografia,
cosmografia, fisica, quimica, botAnica, zoologia, economic dom6s-
tica, higiene, sin las cuales el niflo no conoceria el medio en que
vive y no podria sacar provecho, ni vivir c6modamente y llegar
A ser un factor de la prosperidad y del bienestar de las personas
que lo rodean y de su pais.
Tal es el fin de la enseflanza primaria, fin al cual debe llegarse
antes que el niio cumpla los 14 aflos, porque la ley no puede exi-
gir una ensefianza mAs prolongada A los niflos del pueblo. No cabe
aqui mAs que una ensefianza prActica y autoritaria, sobretodo si
se tiene en cuenta el grado de aptitud intellectual de la mayoria
de los nifios que frecuentan la escuela primaria y de la poca ayuda
que el maestro recibe de la mayoria de los padres para el cumpli-
miento de su obra de instrucci6n y ain de educaci6n. A pesar de
tal falta y de tal teoria, y de todos los m6todos pedag6gicos, la en-
sefianza primaria no es, ni puede ser otra cosa que ese (catAlogo
de conclusions, para emplear los t6rminos del informed de las co-
misiones universitarias, que afirma hechos sobre la autoridad del
maestro 6 del libro), "(una series de conclusions que nada expli-
cann, una ensefianza superficial.
A esta ensefanza primaria, comin A nifos de ambos sexos, de-
biera suceder generalmente para el joven una ensefianza profesio-
nal, agricola, industrial 6 commercial, combinada, si es possible, con
un aprendizaje practice del oficio que haya elegido 6 que las cir-







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


cunstancias le hayan impuesto, al cual, en la mayoria de los pai-
ses, se le agregarA una educaci6n military.
Esta ensefianza professional, que tiene un fin puramente especial,
prdctico, resultarA ser de la misma naturaleza que la enseflanza pri-
maria. Hara tambien del alumno un dep6sito mental de nociones
prActicas, en vez de hacer de 6l un hombre culto en todo el sentido
de la palabra. Sin embargo, la edad del alumno, el desarrollo mas
adelantado de su espiritu, permitiran A un professor, verdadero
maestro en la material y verdaderamente digno de su funci6n,
desarrollar en l1, en cierta media, el gusto y sentido de investi-
gaci6n y experimentacidn, el deseo de ver claro en las cuestiones
relacionadas con su profesi6n y, por consiguiente, ver tambien
claro en las cuestiones religiosas, political, sociales, artisticas y
hasta cientificas, de las cuales es necesario, que un hombre, animal
racional, moral y social, se preocupe alguna vez, quiera 6 no.
De este modo los alumnos llegarAn A ser, no como general-
mente se oye decir, los brazos del cuerpo social, por oposici6n A
su cerebro, sino los miembros conscientes y fecundos de esas
democracies inteligentes y laboriosas que son 6 que tienden A ser
todos los estados modernos de nuestra raza blanca.
Basta esto para un pais? No, seguramente!; y diremos no,.
aun A quien nos cite el ejemplo de algunos grandes hombres
que son el orgullo de cada pueblo, que han empezado asi, pero
que no pudiendo contentarse de ser honrados contramaestres,
se han elevado A las mIs altas esferas del saber y a las mas altas
situaciones, A fuerza de trabajo, de energia... y de genio; pero el
genio no se adquiere ni corre por las calls.
AdemAs esa enseflanza primaria de naturaleza directamente
prdctica y que basta para la mayoria, A condici6n de completarla
con una enseflanza professional igualmente practice, es necesaria en
todo pais civilizado una ensefianza secundaria de otra naturaleza.
La raz6n de esto es que en todo pais civilizado existen funciones
liberals, profesorado, sacerdocio, derecho, medicine, bellas artes,
ej6rcito, y funciones cuasi-liberales, como la de los jefes 6 directo-
res de grandes empresas financieras, industriales, comerciales, vi-
tales para un pais, cuya misi6n no es absolutamente social como
la de las funciones liberals propiamerite dichas, pero que no est,,
sin embargo, limitada al servicio de intereses puramente individua-
les. Esas funciones liberals Ilevan consigo la necesidad de profe-







ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


siones liberals que, A la inversa de las profesiones no liberals i
oficios, interesen directamente a la sociedad. Los individuos que
las ejercen (diremos mAs tarde cuAles son los deberes de la socie-
dad A su respect) tienen, sin duda, derecho de vivir de ellas; pero
lo que import ante todo, no es que vivan 6 se enriquezcan con su
profesi6n, sino que la sociedad posea con ellos y en ellos pionniers,
interpretes 6 guardianes de la verdad, de la ciencia, de la moral,
de la justicia, de la salud ptblica, del ideal y de la belleza; en
una palabra, de todos los intereses primordiales sin los que no
hay sociedad organizada possible, ni verdadero progress social. Un
magistrado corrompido, un sacerdote simoniaco, un hombre de
estado concusionario, un medico codicioso, un professor sin abne-
gaci6n por la ciencia y por sus discipulos, son la vergiienza de su
profesi6n y los peores elements de desmoralizaci6n para un pais.
La consecuencia de esto es que el candidate A las funciones lla-
madas liberals, tiene necesidad, con respect A su carrera,*de
una formaci6n completamente distinta de la de la gente de oficio;
que la instrucci6n y educaci6n que reciben deben acostumbrarlos
A no considerar como fin de sus studios, la adquisici6n de cierto
nimero de conocimientos tiles A su future profesi6n y a su pro-
pia fortune, sino A ver en estos conocimientos s6lo un media de
realizar un fin superior A ellos.
Este es el primer argument de naturaleza moral en favor del
cardcter desinteresado que deben tener los studios que conducen
A las profesiones liberals. No lo pensarAn asi, sin duda, ciertos
detensores de la ensefianza secundaria y preparatoria puramente
utilitaria. No por eso dejara de tener su valor absolute, lo mismo
que los colors que no lo que son menos, a pesar de las alteracio-
nes del drgano que no los perciba 6 los perciba mal. A lo mAs, se
podra objetar que el argument se aplicaria mejor A los studios
superiores directamente preparatorios A las profesiones liberals
que A la ensenanza secundaria preparatoria de aquellos studios.
Nada de esto: porque los studios superiores, desde que son direc-
tamente preparatorios al ejercicio de las profesiones liberals, no
pueden, ni deben tener en su conjunto un caracter completamente
desinteresado haciendo abstracci6n de su aplicaci6n inmediata.
Antes bien, el estudiante debe recibir esta formacion de toda el
alma, espiritu y coraz6n, en vista de su future misi6n social. Esta
formacion moral, si no es adquirida desde la infancia, desde la







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


adolescencia al menos, no se adquirird mas tarde, y se ver.
muy A menudo, en perjuicio del pais y de la dignidad humana,
salir de la Universidad, en vez de hombres de ley, profesionales
de embrollo; en vez de hombres de estado, explotadores del pais;
en vez de funcionarios, presupuestivoros roedores de contribu-
ciones; en vez de m6dicos, matagentes; en vez de oficiales edu-
cacionistas de sus hombres, guard cArceles; en vez de grades
iniciadores de empresas tiles y fecundas, espumadores de bolsa
y aves de rapina ().
Pero no faltan otras razones para defender, abstracci6n he-
cha de los detalles de program, el cardcter no utilitario, desin-
teresado y hasta cldsico, de una parte de los studios secundarios,
tal como una experiencia antigua y casi universal en Europa los
habia hecho establecer como preparaci6n A todos los studios su-
periores y hasta (era el caso en Francia, especialmente en los dos
filtimos siglos) a toda vida en condici6n social un poco ele-
vada. Bastard recorder una sola aqui, bien conocida pero A
menudo mal entendida, de la eficacia especial de los studios se-
cundarios liberals para madurar el espiritu del niifo y prepararlo
6 los studios superiores.
Son muchos los que imaginan (vease el informed de la Facultad
de Ciencias) que el fin esencial de los studios de latin y griego,
por ejemplo, es aprender a leer de corrido, ; escribir y hasta ha-
blar dichos idiomas. Tanto valdria sostener que la gimnasia y los
ejercicios fisicos en general no tienen utilidad educativa, que sola-
mente son buenos para former acr6batas, merodeadores, esgrimis-
tas 6 remeros de profesi6n. Otros atacan la filosofia, que estiman
como un ruido de palabras vanas por no haber penetrado jamAs en
el dominio superior del pensamiento. Aceptan como dinero al con-
tado la conocida burla: ncuando dos personas conversan y una no
comprende lo que le dice la otra, seguro es que se entretienen
en filosofia; si llegan hasta el punto de que ni la que escucha,
ni la que habla entienden lo que dicen, entonces es meta-
fisican. No se fijan en que esta burla, por spiritual que sea,


(1) No lentmos la ilusidn de career que todos los j6venes que cursen los esludios liberals
sacaran de ellos todo el provecho moral possible. Pero no es esa la cuesti6n. Estos estudios son
comparable A una buena semilla que cac sobre terreno de valor igual. Depende del duefio del
campo no sembrar tierras Aridas; y es tambidn la fatalidad que sobre terrenos buenos, las malas
yerbas se mezclen & las buenas, pero por esto no se renuncia A sembrar buen grano.







ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPUBLICA ARGENTINA


podria expresar tambien el estado mental de una china vieja que
escuchara, embobada, nuestras conversaciones sobre cualquier
punto de ciencias, literature 6 arte. Pero, sobre todo, descono-
cen la importancia educativa, extrema, irremplazable, del estu-
dio de las cuestiones filos6ficas; atn sin considerar la adopci6n
de ninguna soluci6ri precisa. De la filosofia puede decirse verda-
deramente que (el gustar de ella es el mejor provecho,, porque
ningtn studio despierta y desarrolla mas que 6ste, el espiritu
verdaderamente cientifico; ese espiritu que caracteriza la refle-
xi6n y la prudencia en las afirmaciones, la ingeniosidad en las
pesquisas y las hip6tesis, la fineza y la penetraci6n en el examen
de todos los aspects de una cuesti6n, el orden en las ideas: el
arte de inducir y deducir. ((Cuando un alumno os present una
disertaci6n de filosofia bien conceptuada, bien ordenada, cualquiera
que sea el tema-naturaleza y juego de las facultades, material y
fuerza, substancia y accidents, causalidad, libre arbitrio u otros
-con una argumentaci6n seria, expresada en un estilo claro y
sencillo, tennis el derecho de decir ipso facto: he ahi un espiritu
original y seguro. He ahi un alumno que tiene talent y fondo;
si le agrada un dia hacer quimica 6 cualquier otra cosa, mostrard
su valer.... Supongamos que un, alumno enumere, sin equivo-
carse, las propiedades del metano, gas incoloro, inodoro, insipido,
su densidad es de 0,559, es poco soluble en el agua, ha sido liqui-
ficado, etc., etc. Vuestro parecer sera que este alumno tiene
memorial y sabe quimica. Pero si os preguntan si este alumno
tiene espiritu original y elevado, no podr6is responder absoluta-
mente nada. Se puede haber estudiado quimica y quedar con espi-
ritu median 6 casi nulo).
Hemos torado estas lines del excelente y nuevo opuisculo de
M. Fouill6e, (La concepci6n moral y civica de la ensefianza), del
cual, el nimero precedent de esta REVISTA, reproducia tradu-
cido, un capitulo maravilloso por su buen sentido ('). Hay que
leer todo el libro y meditarlo; como los ejemplos se hallan adjun-
tos A los preceptos, se veri lo que una larga experiencia de la en-
sefianza m6dica y de ciencias ha ensefiado a los mas ilustres
maestros franceses, tales como Brouardel, Lippman, Bouchard,
Dastre; se les oird afirmar que entire sus alumnos, los de menor


(1) Pagina 41: La medicine y la ensefianza moral y civic .







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


valer cientifico han sido siempre los que no tenian formaci6n lite-
raria y filos6fica. Se encontrara alli la prueba de que Alemania,
no obstante todo lo que se haya escrito por algunos autores que
la conocen poco 6 la conocen mal, se guard bien y se guar-
darA todavia por much tiempo de disminuir la amplitud de
los studios clasicos que exige de sus futures profesores, m6di-
cos, juristas, te6logos; y de que favorece poderosamente la cul-
tura liberal de sus futures profesores de ciencias 6 de lenguas
vivas, de sus .oficiales 6 ingenieros. Se encontrarA esta declara-
ci6n extractada de los planes de studios alemanes: <(Los gimna-
sios deben former hombres; solo las escuelas reales han de
former prActicos)).
Despues de esto, no extrafiara la patri6tica inquietud del gran
universitario frances ante el erudito salvajismo de los especialis-
tas, A quienes los pseudo pedagogos parlamentarios y minis-
teriales de Francia, han entregado mas y mas la ensefianza secun-
daria de su pais. M. Fouill6e se asombra, sobre todo, al ver que
las demostraciones prActicas y los raciocinios mejor conducidos,
no conmueven de ningtn modo a los pedagogos en cuesti6n:
((todo lo que se describe contra ellos no sirve para nada, no oyen
nada). Es porque se persuade, sin prueba y contra toda expe-
riencia, de que el studio de las lenguas vivas puede reemplazar
al de las lenguas clAsicas, especialmente al latin; que el studio
de la historic, de las matemAticas y de las ciencias, basta por si
solo para la formaci6n intellectual de lo ma8 select de la naci6n.
Ven la utilidad cuotidiana, innegable, de los conocimientos del
poliglota, del naturalista, del matematico; notan en los mejores
maestros de estos studios, un espiritu maravillosamente sagaz y
despejado, y concluyen que en ellos la ciencia professional ha
creado las cualidades del espiritu, lo que es contrario A la verdad.
Como consecuencia; no creen que pueda darse A los j6venes,
destinados A vivir en nuestro siglo de mecAnica y de actividad
industrial, en nuestra sociedad contemporanea, deslumbrada por
los prodigies de las ciencias aplicadas, preparaci6n mejor que la de
hacerles almacenar todos los resultados obtenidos por sus antece-
sores. Es esta una via falsa, porque en el colegio, el studio de las
ciencias naturales no puede desarrollar ni el espiritu de andlisis
y de fineza, ni el de observaci6n, ni el buen gusto, ni el de in-
ducci6n, sin los cuales no hay cultural elevada possible en ningun







ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPUBLICAN ARGENTINA


sentido. Debe decirse mIs 6 menos lo mismo de la historic y
de la geografia. En estos ramos, se aprende en el colegio la cien-
cia hecha, se almacena pasivamente los resultados adquiridos
aun en el caso en que, teniendo un laboratorio complete, el maes-
tro repite ante sus alumnos las experiencias descubiertas por otros:
En cuanto A las matematicas, si bien su m6todo riguroso es propio
para afirmar el juicio y acostumbrar el espiritu i una several
y rigurosa discipline, es necesario reconocer que se limitan A ra-
zonar por deducci6n sobre lo abstract y en sentido unilateral.
Quedan las lenguas vivas. Aprendidas como lo son, ante todo,
con un fin practice, no se comprende c6mo llegarian A tener sobre
el colegial una virtud educativa que no tienen sobre los porteros
de hotel. Quedaria, sin duda, el recurso de enselarlas del mismo
modo que las lenguas clAsicas; pero entonces, los alumnos llega-
rian A hablarlas como nuestros padres 6 nosotros mismos en la
mayor parte, hablariamos el latin, y tal no puede ser el prop6sito.
Sin duda, la version y el tema ingles, aleman 6 francs obligan,
tambien, A medir cada palabra, determinar su valor 6 buscar su
equivalent, a notar las relaciones de las ideas respectivamente,
de las palabras entire si y adivinar el sentido oculto del texto,
de tal manera, que el alumno deba rehacer por su cuenta la
obra del pensador y del escritor. ,Pero cuAl es la lengua mo-
derna que present un organismo tan regular como el latin 6
el griego? ,En cual hallariamos en igual grado la media per-
fecta de la expresi6n, el orden l6gico de la frase, la concision
vigorosa del estilo? Es justamente por esto que el studio de la
construccidn gramatical del latin constitute un curso de 16gica
prActica y un instrument de cultural intectual admirablemente
adaptada a la formaci6n met6dica de la inteligencia de la juven-
tud. Agreguemos A esto el contact hecho possible con la ci-
vilizaci6n antigua, fuente y origen de las modernas, con sus tra-
diciones y sus ideas generals, por las cuales el present se une
al pasado, por las cuales se relacionan las literaturas diversas y
se establece la continuidad intellectual entire los pueblos.
Latin, y luego filosofia, tal es, creemos, para todos los pueblos
del Occidente, la verdadera, la finica via moral de acceso A los
studios superiores, A las carreras liberals, y, en general, & toda
cultural superior, porque s61o estos studios pueden, por su natu-
raleza, despertar y desarrollar las cualidades de carActer y de espi-
REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES TOMO I 7







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


ritu que conviene al element select en el orden intellectual y
social de una naci6n. Es indudable que a la vez serA necesario
cultivar en alto grado las ciencias, las lenguas vivas, la historic,
la geografia. Los partidarios de los studios liberals son dema-
siado humanistas para desconocer la necesidad humana y social
de este otro ramo en la educaci6n del dia; serian los primeros en
defenderlo si Alguien lo amenazara. Pero el interns mismo de es-
tos studios exige que el primer lugar se reserve A la cultural
literaria y filos6fica. Al contrario, el 6xito de la educaci6n secun-
daria sera tanto mAs complete y seguro cuanto los maestros en-
cargados de enseflar las lenguas vivas con su literature, la geo-
graffa, la historic, las ciencias mismas, tengan tambi4n ellos una
cultural liberal mAs elevada. Pero esto es un punto sobre el cual
volveremos en un pr6ximo articulo.



B) Tenemos ahora que concluir este, es decir, aplicar los
principios expuestos, A los tres planes de studios que nos inte-
resan aqui.
Los dos primeros 6 sea el de las comisiones universitarias v
el de la Facultad de Ciencias, no nos detendrAn much tiempo.
Se parecen en un solo punto, tienen un progama unico; uno
y otro pretenden servir para la formaci6n intellectual secundaria
y preparatoria de todos los candidates a studios universitarios
sin distinci6n de Facultad. En esto nos parece que estAn en lo ver-
dadero, ya que consideramos el colegio ante todo como un lugar
de educaci6n moral superior y un gimnasio, es decir, un lugar
de gimnasia intellectual donde el niflo fortifica las facultades de su
espiritu, donde adquiere un vigor y una flexibilidad, cuyo empleo
especial professional determinard mAs tarde, segln las circuntan-
cias 6 su vcluntad.
El program de la Comisi6n es un program continue de seis
afios; el de la Facultad de Ciencias al contrario,.admite dos ciclos;.
uno de instrucci6n general de cuatro aflos, y otro de tres, califi-
cado, no se sabe por que, de preparatorio (), pues A excepci6n de
un curso muy reducido de filosofia de dos aflos, a raz6n de tres.


(1) Este t1rmino significaba hasta ahora preparatorio A los studios y a las profesiones libe
rales, muy diferentes de los oficios de m6dico, professor, 6 otros.







ENSENANZA PREPARATORIA EN LA REPUBLICA ARGENTINA 99

horas por semana, es s6lo la continuaci6n de la ensefianza utili-
taria, cientifico-poliglota del primer ciclo. El latin, que figure en 61
A tres horas por semana, A titulo de concesi6n A las Facultades de
Derecho y de Letras, es facultativo, y ni siquiera estA incluido en
el total de las horas semanales de los cursos. Nuestras simpatias
estan resueltamente por el program continue, pues habi6ndose es-
tablecido una diferencia de naturaleza entire la ensefianza primaria,
aunque sea primaria superior y la secundaria, pensamos que el
colegio no debe ser involucrado, ni aun parcialmente, por la
ensefianza primaria. Alemania, A cuyo ejemplo se recurre A me-
nudo en materials de ensefianza, separa cuidadosamente sus gim-
nasios clasicos y progimnasios (latin y ciencias), de sus escue-
las reales. En la Repdblica Argentina conviene, segan nos parece,
luchar en6rgicamente contra el prejuicio funesto que conduce
i las bancas del colegio, A numerosos j6venes que ni por su con-
dici6n social, ni por sus aptitudes intelectuales sobre todo, estan
predispuestos A los altos studios, candidates precoces al pro-
letariado intellectual de donde no serAn nunca capaces de salir,
6 bien torpes de espiritu que ningdn professor desenlodara ja-
mAs de su mediocridad, ni hara capaces de studios superiores.
Seria para otras escuelas muy distintas que su interns bien enten-
dido, y el de su pais, llamaria A esos niflos. Suiza lo ha compren-
dido ya; para tres millones de habitantes, todos personalmente
convencidisimos de la necesidad de la instrucci6n, tenia en 1902,
14 institutes agricolas y 394 escuelas comerciales y profesiona-
les, sin que ello le impidiera contar con mIs de 15 colegios can-
tonales florecientes, y 7 universidades pr6speras, a las cuales,
mAs de la mitad de los estudiantes, les llegan del extranjero.
En fin, el program de la Comisi6n es un program cldsico-
cientifico, mientras que el de la Facultad de Ciencias es un pro-
grama de ciencias y lenguas vivas. Despu6s de lo que hemos dicho,
estos dos t6rminos bastan para manifestar nuestro pensamiento.
Agregaremos, no obstante, que el primero ganaria, segln nuestro
parecer, aumentAndolo un aflo, con un ante-primero destinado A
recibir A los niflos de 11 afios, mAs 6 menos, que hubieran cursado
tres aflos de la escuela primaria. El program de esta clase po-
drfa estar constituido por S horas de latin, 5 horas de castellano,
2 horas de francs, lo necesario de historic, de geografia, de arit-
m6tica, de <(moral, urbanidad, 6 instrucci6n civica) (A falta de







REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


algo mejor) para suplir A las ensefianzas omitidas de la escuela
primaria. Esto permitiria, sin duda, aumentar de 3 A 6 el numero
de horas de filosofia desde el pendltimo afto de colegio, sin cam-
biar el total moderado de horas de clase semanales, pero por
medio de una ligera modificaci6n en la repartici6n annual de los
ramos. Ya hemos dicho que el dogma de la conexi6n de los pro-
gramas de la escuela primaria con los de los colegios, no nos pa-
rece del todo intangible A pesar de las autoridades pedag6gicas
que lo enseflan. Lo creemos tan nefasto para los studios secun-
darios como la doctrine de la cual emana, A saber, que los es-
tudios secundarios no sean mAs que ((el complement siempre
elemental de la ensefianza primaria,.
4Qu6 diremos ahora del plan ministerial? No lo examinare-
mos mAs que los otros dos; no vamos A estudiarlo en todos sus
pormenores, critical la sucesi6n de esta ensefianza A aquella, 6 la
de aquella A esta, 6 la extension relative dada A los programs
de los diversos ramos. Estos son detalles que tienen por cierto
su importancia, pero una importancia secundaria fAcil de reme-
diar, y que un just mArgen de libertad dejado a los rectores y
profesores y al talent professional de 6stos, -bastard para A me-
nudo corregir si hay necesidad. Lo que nos interest por el mo-
mento es la orientaci6n dada A los studios secundarios y pre-
paratorios X las lines fundamentals del plan de realizaci6n. El
lector que haya tenido la paciencia de seguirnos hasta aqui y que
d& una ojeada al cuadro adjunto, se darA cuenta facilmente de que
ni la division en dos ciclos, ni la eleccidn de los studios del pri-
mero de estos ciclos nos parece que respondan mejor en el plan
ministerial que en el plan de la Facultad de Ciencias, al concept
que creemos verdadero, de la enseflanza secundaria. Encontrare-
mos asimismo la agravante de que despuds de cinco afios de es-
cuela primaria y cuatro del primer ciclo del colegio, el nifio llega
A los diez y siete aios (') sin haber tratado ningfn studio de na-
turaleza verdaderamente liberal (2). Para justificar la instituci6n y


(1) Supongo siempre que el niio entra con 8 ailos en la escuela primaria, to que praclica-
mente tiene que ser lo mis frecuente, sobre todo, fuera de las ciudades.
(2) El studio de la lengua materna y de su literature contemporAnca, sabiamente aumentada
& 6 horas por semana, podria, sin embargo, en rigor, y en cierta media solamente, por raz6n de
la edad y poca preparaci6n de los alumnos, ser considerada como un studio liberal. Esto depen-
der& del professor que debe ser lanto educador como especialisla.