Tratados, convenciones, protocolos,

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Tratados, convenciones, protocolos,
Physical Description:
11 v.28 cm
Language:
Spanish
Creator:
J. A. Alsina
Publication Date:

Notes

General Note:
Congresses and conventions.Argentina Foreign relations.Argentina Foreign relationsTreaties.
General Note:
Centeno, Francisco.Argentina.Ministerio de relaciones exteriores y culto.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier:
aleph - 23485808
oclc - 183412884
System ID:
AA00013088:00007


This item is only available as the following downloads:


Full Text










TRATADOS,

CONVENCIONES, PROTOCOLOS, ACTOS
Y ACUERDOS INTERNACIONALES





























































of

c
4 "
r c
rj
rl:
-s
1




L tes~







REPUBLICAN ARGENTINA


TRATADOS,


CONVENCIONES, PROTOCOLOS, ACTOS


Y ACUERDOS INTERNACIONALES


PUBLICATION OFFICIAL


TOMO VIl[












BUENOS AIRES
IMPRENTA Y CASA EDITORA 259 CALLE ALBERTI 259




















INDICE





CHILE

Pio.

1812. Octubre 23.-Contrata celebrada entire la Junta Guberna-
tiva de las Provincias Unidas del Rio de la Plata y la
del Reino de Chile para cambiar azogue por p6lvora.... 11
1819. Febrero 5.-Tratado particular entire el Estado de Chile y
el de las Provincias Unidas del Rio de la Plata para li-
bertar al Perd .................................... 14
1819. Abril 14.-Aprobando el convenio con Chile sobre sostin
de invAlidos................................. "... 18
1826. Noviembre 20.-Tratado de Amistad, Alianza, Comercio y
Navegaci6n entire las Repiblica de las Provincias Uni-
das del Rio de la Plata y la de Chile .................. 20
1855. Agosto 30.-Tratado de Paz, Amistad, Comercio y Navega-
ci6n con la Repiblica de Chile........ .............. 28
1865. Marzo 14.-Protocolo para el arreglo de los reclamos de la
Legaci6n de Chile ................................. 54
1865. Abril 5.-Convenci6n con Chile para determinar y comple-
tar algunas estipulaciones del Tratado de 30 de Agosto
de 1855 ........................................... 56
1866. Octubre 9.-Mediaci6n de Chile en la guerra contra el Go-
bierno del Paraguay ................................ 62
1869. Julio 3.-Conferencia protocolizada, Frias-Santa Maria,
sobre extradici6n y comercio ....................... 65
1869. Julio 9.-Convenci6n de Extradici6n, entire la Repdblica
Argentina y la de Chile......................... 79
1869. Julio 9.-Convenci6n Postal celebrada entire la Repiblica
Argentina y la de Chile......................... ... 88









- VI -


PiG.

1878. Enero 21.-Protocolo Elizalde-Barros Arana, sometiendo A
arbitraje la cuesti6n de la 1878. Diciembre 6.-Protocolo y Convenci6n para nombrar dos
ciudadanos argentinos y dos chilenos, que formarian
Tribunal, el que resolveria las cuestiones relatives al do-
minio de los territories disputados, entire ambas Nacio-
nes........................ ............ ......... 95
1879. Abril, Mayo y Junio.-Protocolos y Convenio final, Mon-
tes de Oca-Balmaceda, para resolver las cuestiones de li-
mites per arbitraje 6 para arribar a cualquier otro arre-
glo............... .. ............................. 104
1881. Julio 23.-Tratado de limits con la Repfblica de Chile... 118
1885. Mayo 30.-Protocolo sobre la cuesti6n de la p6rdida de la
aJeanne AmBlie, y destrucci6n del establecimiento ((Rou-
quand, ........................................... 128
1885. Julio 31.-Protocolo sobre la cuesti6n de la perdida de la
quand............................................ 130
1887. Octubre 17.-Convenci6n con la Repdblica de Chile para
el trAfico por ferrocarriles.......................... 132
1888. Agosto 20.-Convenci6n con Chile para ejecutar lo estable-
cido en el Tratado de Limites de 23 de Julio de 1881... 144
1893. Mayo 1.0-Protocolo adicional y aclaratorio al Tratado de
Limites con Chile de 23 de Julio de 1881.............. 151
1894. Febrero 8.-Convenio con Chile para la construcci6n y con-
servaci6n de un camino carretero por Uspallata........ 160
1894. Febrero 8.-Convenio con Chile sobre canje de publicacio-
nes............................................... 165
1894. Febrero 8.-Convenio para unir las lines telegrAficas de
ambos paises por Uspallata ....... .................. 168
1894. Marzo 15.-Protocolo celebrado con Chile sobre extradici6n 171
1895. Septiembre 6.-Acuerdo con Chile para la continuaci6n de
los trabajos relatives A la demarcaci6n de limites....... 182
1896. Abril 17.-Acuerdo con Chile para facilitar las operaciones
del deslinde territorial. (Vease (Sentencias Arbitrales>). 184
1898. Enero 12.-Convenio con Chile para el transport de la
correspondencia diplomdtica ......................... 188









- VII -


PAG.

1898. Septiembre 15, 17 y 22.-Actas para asegurar la fiel eje-
cuci6n de los tratados y ajustes internacionales vigen-
tes entire la Repdblica Argentina y Chile, con motivo de
la presentaci6n de la linea general de frontera por los
Peritos de ambos Paises ............................. 190
1898. Noviembre 2 y 25.-Actas para celebrar una conferencia de
Delegados en Buenos Aires, con el objeto de trazar la
linea divisoria entire los paralelos 230 y 260 52' 45" en
cumplimiento del acuerdo de 17 de Abril de 1896 ...... 212
1899. Marzo 1."-Actas de las Sesiones de la Conferencia de Bue-
nos Aires de 1.0 y 9 de Marzo de 1899. (Demarcaci6n de
la Puna de Atacama)............................... 232
1899. Marzo 21.-Actas de los demarcadores designados en la se-
gunda part del Convenio de 2 de Noviembre de 1898
para trazar de una manera definitive la linea divisoria
entire los paralelos de 230 y 260 52' 45". (Puna de Ataca-
m a; ......................................... .. 245
1900. Abril 30.-Acuerdo adoptado por los Gobiernos de la Re-
puiblica Argentina y de Chile para la redacci6n de las
actas de erecci6n de hitos que deben colocarse en la linea
divisoria por las Comisiones Demarcadoras de Limites
de ambos Paises ................................... 257
1900. Diciembre 29.-Acta con Chile para dar por terminadas las
reclamaciones de ambos Gobiernos sobre los Territorios
litigiosos.......................................... 259
1901. Diciembre 25.-Actas Portela-Yifiez sobre trabajos practi-
cados por Comisiones de Limites ..................... 262
1902. Mayo 28.-Tratado General de Arbitraje y Acta adicional
entire la Repiiblica Argentina y Chile ................. 267
1902. Mayo 28.-Convenci6n sobre limitaci6n de armamentos na-
vales .................................... ........ 277
1902. Mayo 28.-Acta pidiendo al Arbitro el nombramiento de
una Comisi6n que fije en el terreno los deslindes de la
Repdblica Argentina y Chile........................ 286
1902. Julio 21.-Tratado relative al ejercicio de profesiones libe-
rales ............................................. 288









VIII -

PAG.

1903. Enero 9.-Convenio para la fijaci6n de hits en la Puna de
Atacama.......................................... 291
1903. Enero 9.-Convenio para hacer efectiva la discreta equiva-
lencia de las escuadras argentina y chilena............ 293
1903. Enero 9.-Convenci6n con Chile sobre diligenciamiento de
comisiones rogatorias ............................... 297
1903. Febrero 6.-Convenci6n telegrafica y Protocolo adicional
entire la Repdblica Argentina y Chile ................ 299
1903. Noviembre 5.-Acta sobre fijaci6n del limited entire los pa-
ralelos de 230 y 260 52' 45".......................... 319
1904. Mayo 2.-Convenio para fijar la posici6n geogrifica de los
hitos colocados por la Comisi6n Arbitral nombrada por el
Gobierno BritAnico ................................ 321
1904. Mayo 2.-Convenio de instrucciones para las Comisiones
que deben demarcar los limits entire la Repdblica Ar-
gentina y Chile en la Puna de Atacama.............. 323
1904. Mayo 2.-Convenio destinado A salvar las dificultades sus-
citadas por las Comisiones de Limites de la Repiblica
Argentina y Chile en las secciones 3 y 5, sobre coloca-
ci6n de varies hitos ................................ 327
1904. Mayo 2.-Convenio determinando el limited definitive entire
la Repiblica Argentina y Chile, al Norte del paralelo 230
de latitud Sur...................................... 331
1904. Mayo 2.-Convenio autorizando A los Peritos demarcadores
para proponer A sus Gobiernos la substituci6n por limi-
tes naturales de las lines rectas fijadas por el laudo ar-
bitral de 1899 ..................................... 334
1904. Septiembre 7.-Convenio relative A la Exposici6n de Obras
en los salones de Bellas Artes de Buenos Aires y Santiago 338
1905. Abril 14.-Demarcaci6n de limits de la Puna de Atacama 344
1907. Febrero 12.-Convenio sobre canje de publicaciones en
sustituci6n del de 8 de Febrero de 1894............... 349
1907. Febrero 12.-Convenio con Chile sobre falsificaci6n de mo-
neda. ........................................... 353
1908. Octubre 28.-Decreto sobre transit por ferrocarriles de
mercaderias extranjeras destinadas a Bolivia y Chile... 355









- IX -


PA G.

1910. Septiembre 7.-Comercio de trAnsito con las naciones veci-
nas. Decreto reglamentario ......................... 368
1910. Septiembre 12.-Tratado de extradici6n con Chile ...... 400


CUBA

1902. Julio 22.-Reconocimiento de la Reptblica de Cuba ...... 415


DINAMARCA

1841. Enero 20.-Reconocimiento de la Independencia de la Re-
pdblica Argentina por el Reino de Dinamarca......... 423
1882. Diciembre 27.-Convenci6n para el reconocimiento mutuo
de Patentes de Arqueo de buques de comercio de la Re-
pdblica Argentina y de Dinamarca................... 431
1883. Enero 9.-Declaraci6n entire la Repitblica Argentina y Di-
namarca sobre propiedad de Marcas de FAbrica y de
Comercio ........................................ 435


ECUADOR

1901. Diciembre 2.-Convenci6n Consular entire la Repfblica Ar-
gentina y la del Ecuador ........................... 441

























CHILE


















CHILE



1812. Octubre 23.-Contrata celebrada entire la Junta Guberna-
tiva de las Provincias Unidas del Rio de la Plata y la
del Reino de Chile para cambiar azogue por p6lvora.


1819. Febrero 5.-Tratado particular entire el Estado de Chile y
el de las Provincias Unidas del Rio de la Plata para li-
bertar al Perd.


1819. Abril 14.-Aprobando el Convenio con Chile sobre sost6n
de invilidos.


1826. Noviembre 20.-Tratado de Amistad, Alianza, Comercio y
Navegaci6n entire las Republicas de las Provincias Uni-
das del Rio de la Plata y la de Chile.


1855. Agosto 30.-Tratado de Paz, Amistad, Comercio y Navega-
cidn con la Repuiblica de Chile.


1865. Marzo 14.-Protocolo para el arreglo de los reclamos de la
Legaci6n de Chile.


1865. Abril 5.-Convenci6n con Chile para determinar y comple-
tar algunas estipulaciones del Tratado de 30 de Agos-
to de 1855.








4 CHILE


1866. Octubre 9.-Mediaci6n de Chile en la guerra contra el
Gobierno del Paraguay.


1869. Julio 3.-Conferencia protocolizada, Frias-Santa Maria, so-
bre Extradici6n y Comercio.


1869. Julio 9.-Convenci6n de Extradici6n, entire la Repdblica
Argentina y la de Chile.



1869. Julio 9.-Convenci6n Postal celebrada entire la Repiblica
Argentina y la de Chile.


1878. Enero 21.-Protocolo Elizalde-Barros Arana, sometiendo
a arbitraje la cuesti6n de la (Jeanne Am6lie>.



1878. Diciembre 6.-Protocolos y Convenci6n para nombrar dos
ciudadanos argentinos y dos chilenos, que formarian
Tribunal, el que resolveria las cuestiones relatives al
dominion de los territories disputados, entire ambas
Naciones.


1879. Abril, Mayo y Junio.-Protocolos y Convenio final, Mon-
tes de Oca-Balmaceda, para resolver las cuestiones de
limits por arbitraje 6 para arribar A cualquier otro
arreglo.


1881. Julio 23.-Tratado de Limites con la Repdblica de Chile.


1885. Mayo 30.-Protocolo sobre la cuesti6n de la p6rdida de la
,Jeanne Am6lie> y destrucci6n del establecimiento
oRouquand>.








CHILE


1885. Julio 31.-Protocolo sobre la cuesti6n de la perdida de la


1887. Octubre 17.-Convenci6n con la Reptiblica de Chile para el
trafico por ferrocarriles.



1888. Agosto 20.-Convenci6n con Chile para ejecutar lo estable-
cido en el Tratado de Limites de 23 de Julio de 1881.



1893. Mayo 1.-Protocolo adicional y aclaratorio al Tratado de
Limites con Chile de 23 de Julio de 1881.



1894. Febrero 8.-Convenio con Chile para la construcci6n y con-
servaci6n de un camino carretero por Uspallata.



1894. Febrero 8. -Convenio con Chile sobre canje de publica-
ciones.



1994. Febrero 8.-Convenio para unir las lines telegrAficas de
ambos Paises por Uspallata.



1894. Marzo 15.-Protocolo celebrado con Chile sobre extradici6n.



1895. Septiembre 6.-Acuerdo con Chile para la continuaci6n de
los trabajos relatives a la demarcaci6n de limits.


1896. Abril 17.-Acuerdo con Chile para facilitar las operaciones
del deslinde territorial. (VYase Sentencias Arbitrales).








CHILE


1898. Enero 12.-Convenio con Chile para el transport de la
correspondencia diplomitica.


1898. Septiembre 15, 17 y 22.-Actas para asegurar la field ejecu-
ci6n de los Tratados y Ajustes Internacionales vigen-
tes entire la Repyiblica Argentina y Chile, con motive de
la presentaci6n de la line general de frontera por los
Peritos de ambos Paises.


1898. Noviembre 2 y 25.-Actas para celebrar una conferencia
de Delegados en Buenos Aires, con el objeto de trazar
la line divisoria entire los paralelos 23" y 260 52' 45"
en cumplimiento del acuerdo de 17 de Abril de 1896.


1899. Marzo 1.o-Actas de las Sesiones de la Conferencia de
Buenos Aires de 1.0 y 9 de Marzo de 1899. (Demarcaci6n
de la Puna de Atacama).


1899. Marzo 21.-Actas de los demarcadores designados en la se-
gunda parte del Convenio de 2 de Noviembre de 1898
para trazar de una manera definitive la line divisoria
centre los paralelos de 230 y 260 52' 45". (Puna de Ata-
cama).


1900. Abril 30. -Acuerdo adoptado por los Gobiernos de la Repi-
blica Argentina y de Chile para la redacci6n de las
actas de erecci6n de hitos que deben colocarse en la
line divisoria por las Comisiones Demarcadoras de Li-
mites de ambos Paises.


1900. Diciembre 29.-Acta con Chile para dar por terminadas las
reclamaciones de ambos Gobiernos sobre los Territo-
ries litigiosos.








CHILE


1901. Diciembre 25.-Actas Portela-Yafiez sobre trabajos practi-
cados por Comisiones de Limites.



1902. Mayo 28.-Tratado General de Arbitraje y Acta adicional
entire la Rep6blica Argentina y Chile.


1902. Mayo 28.-Convenci6n sobre limitaci6n de armamentos
navales.



1902. Mayo 28.-Acta pidiendo al Arbitro el nombramiento de
una Comisi6n que fije en el terreno los deslindes de la
Repdblica Argentina y Chile.


1902. Julio 21.-Tratado relative al ejercicio de profesiones li-
berales.



1903. Enero 9.-Convenio para la fijaci6n de hitos en la Puna de
Atacama.


1903. Enero 9.--Convenio para hacer efectiva la discreta equiva-
lencia de las escnadras argentina y chilena.


1903. Enero 9.-Convenci6n con Chile sobre diligenciamiento de
comisiones rogatorias.


1903. Febrero 6.-Convenci6n telegrifica entire la Repiblica Ar-
gentina y Chile y Protocolo adicional.



1903. Noviembre 5.-Acta sobre fijaci6n del limited entire los pa-
ralelos de 23 y 260 52' 45".








CHILE


1904. Mayo 2.-Convenio para fijar la posici6n geogrifica de los
hitos colocados por la Comisi6n Arbitral nombrada
por el Gobierno Britinico.



1904. Mayo 2.-Convenio de instrucciones para las Comisiones
que deben demarcar los limits entire la Repuiblica Ar-
gentina y Chile en la Puna de Atacama.



1904. Mayo 2.-Convenio destinado 4 salvar las dificultades sus-
citadas por las Comisiones de Limites de la Repuiblica
Argentina y Chile en las secciones 3 y 5; sobre coloca-
ci6n de various hitos.



1904. Mayo 2.-Convenio determinando el limited definitive entire
la Repfiblica Argentina y Chile, al Norte del paralelo
230 de latitud Sur.



1904. Mayo 2.-Convenio autorizando A los Peritos demarcadores
para proponer 4 sus Gobiernos la substituci6n por
limits naturales de las lines rectas fijadas por el
laudo arbitral de 1899.



1904. Septiembre 7.-Convenio relative 4 la Exposici6n de Obras
en los salones de Bellas Artes de Buenos Aires y
Santiago.



1905. Abril 14.-Demarcaci6n de limits de la Puna de Atacama.



1907. Febrero 12.-Convenio sobre canje de publicaciones en
sustitucidn del de 8 de Febrero de 1894.









CHILE


1907. Febrero 12.-Convenio con Chile sobre falsificaci6n de
moneda.



1908. Octubre 28.-Decreto sobre trinsito por ferrocarriles de
mercaderias extranjeras destinadas a Bolivia y Chile.



1910. Septiembre 7.-Comercio de trinsito con las naciones veci-
nas. Decreto reglamentario.


1910. Septiembre 12.-Tratado de extradici6n con Chile.
















CONTRATA


Celebrada entire la Junta Gubernativa de las Provincias Unidas del Rio de la Plata
y la del Reino de Chile, para cambiar azogue por p6lvora.

Buenos Aires, 23 de Octubre de 1812.

Se incluye la adjunta contrata celebrada por este Go-
bierno con el de ese Reino por medio de su Diputado en
esta Capital, A efecto de que impuesto Vd. de ella, pro-
cure su inmediata ratificaci6n, y remesa del articulo con-
tratado, cuya falta exige en el dia toda la actividad y
eficacia propia de su celo en obsequio de los intereses de
estas Provincias. El asunto se recomienda en si mismo
por su importancia; y este Gobierno espera practicarA V.
cuantos medios est6n A los alcances de su prudencia y
representaci6n, A efecto de que la citada contrata tenga
su mAs breve y cabal cumplimiento. Dios guard A V.
muchos afios.-Buenos Aires, Noviembre 12 de 1812.-
JUAN JOSE PASO.-FRANCISCO BELGRANO.-DR. ANTONIO
ALVAREZ DE JONTE.-Juan Manuel de Luca, Secretario
de Gobierno interino.


Al Diputado de este Gobierno cerca del de Chile.



Habiendo solicitado el Diputado del Superior Gobier-
no de Chile, que se realizase el convenio hecho con el
Sr. D. Bernardino Rivadavia, sobre el cambio de azogues
por cantidad igual de p6lvora, y debiendo formalizarse
la negociaci6n con la distinci6n y solemnidad que exije








12 CONTRATA CELEBRADA PARA CAMBIAR AZOGUE FOR P6LVORA

la naturaleza del Tratado y dignidad de ambos Gobier-
nos. se encarg6 inmediatamente esta comisi6n al Dr.
D. Antonio Alvarez Jonte vocal del actual Gobierno Su-
perior de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, quie-
nes previa la comunicaci6n official, y reunidos en esta
fortaleza, despu6s de acreditarse reciprocamente los pd-
deres respectivos, convinieron en los articulos siguientes:

1. El Gobierno de las Provincias Unidas entregarA en
Mendoza un quintal de azogue, y recibirA en la misma
ciudad un quintal de p61vora.
2.o La cantidad determinada para las reciprocas en-
tregas no sera sino de mil quintales que harA conducir
cada parte contratante al punto indicado.
3.o Al tiempo de las entregas se harAn los reconoci-
mientos por las Comisiones nombradas al efecto, debien-
do la p6lvora ser de la mejor que exista en Chile a prueba
de morterete, i otra prueba de ordenanza que acredite
su potencia y buena calidad.
4. Cualquiera alteraci6n que sobrevenga despu6s de
las reciprocas entregas sera fuera de todo cargo y respon-
sabilidad A las Partes Contratantes.
5. El present convenio serA ratificado a la brevedad
possible, y las ratificaciones serAn canjeadas en Buenos
Aires, A los cuarenta y cinco dias contados desde la fecha
de la conclusion del Tratado.

Fecho en Buenos Aires A veinte y tres de Octubre de
mil ochocientos doce.-Es copia.-Luca.








OCTUBRE 23 DE 1812 13


COPIA DE LA RATIFICACI6N DEL GOBIERNO DE CHILE


Santiago de Chile, 21 de Noviembre de 1812.


Se ratifica este Convenio variando solo e] articulo 3.
con ventajas de ambos Gobiernos en el lugar designado
para las pruebas de la calidad y potencia de la p6lvora,
que se ejecutarA en la misma fabrica A presencia del co-
misionado por aquella Junta Gubernativa, y A satisfac-
ci6n de los facultativos que elija, con lo que se evitarA
el embarazo de practical el examen en Mendoza, acaso
por personas menos id6neas, el abrir los barriles 6 cajo-
nes, y sobre todo, el de tener que traer A esta ciudad la
p6lvora, si resultase initial, perdi6ndose en vano el tiem-
po, y las costas de su envio y regreso. Se remitirA copia
autorizada al Diputado de este Gobierno en Buenos Aires
y al de aquel cerca de este. Prado.-Portales.-Salas, Se-
cretario.-Es copia.-Salas, Secretario. Es copia.- Vera.








TRATADO PARTICULAR


Entre el Estado de Chile y el de las Provincias Unidas del Rio de la Plata,
para libertar al Peru


Buenos Aires, 5 de Febrero de 1819.


El Exmo. Sr. Director Supremo del Estado de Chile y
el Exmo. Sr. Director Supremo de las Provincias Unidas
del Rio de la Plata, en uso de las facultades que les con-
ceden las Constituciones provisorias de sus respectivos
Estados, deseando poner t6rmino A la dominaci6n tira-
nica del Gobierno Espaiol en el Perl, y proporcionar A
sus habitantes la libertad 6 independencia de que tan
injustamente se hallan despojados, todo por medio de
una expedici6n dirigida en la forma y t6rminos mis con-
venientes al logro de esos importantes objetos, han
resuelto proceder A la conclusion de un Tratado particu-
lar sobre el asunto.
Por lo cual, las Partes Contratantes han nombrado
por sus Plenipotenciarios a saber:

El Exmo. Sr. Director Supremo del Estado de Chile
al Sr. Coronel D. Antonio Jos6 de Irisarri, Sub-Oficial de
]a Legion de M6rito de Chile y su Ministro de Estado;
Y el Exmo. Sr. Director Supremo de las Provincias
Unidas del Rio de la Plata al Sr. D. Gregorio Tagle,
Ministro de Estado en los Departamentos de Gobierno y
Relaciones Exteriores.

Los cuales, despues de haber canjeado sus Plenos Pode-
res, y hallAndolos en buena y debida forma, han acor-
dado los articulos siguientes:








FEBRERO 5 DE 1819


Articulo 1.- Conviniendo ambas Partes Contratan-
tes con los deseos manifestados por los habitantes del
Peri, y con especialidad por los de la Capital de Lima,
de que se les auxilie con fuerza armada para arrojar de
alli al Gobierno Espariol, y establecer el que sea mas
anAlogo a su constituci6n fisica y moral, se obligan dichas
dos Partes Contratantes A costear una expedici6n, que
ya esta preparada en Chile con este objeto.
Art. 2. -El ejercito combinado de Chile y de las Pro-
vincias Unidas, dirigido contra los mandatarios actuales
de Lima, y en auxilio de aquellos habitantes, dejarA de
existir en aquel pais, luego que se haya establecido un
Gobierno por la voluntad libre de sus naturales, A me-
nos que por exigirlo aquel Gobierno, y siendo conciliable
con las necesidades de ambas Partes Contratantes, se
convengan los tres Estados. de Chile, Provincias Unidas
y Lima, en que quede dicho ejercito por algun tiempo
en aquel territorio. Para este caso deberAn ir autorizados
los Generales i otros Ministros de Chile y de las Provin-
cias Unidas para tratar sobre estepunto con el Gobierno
que se establezca en Lima, sujeta siempre la ejecuci6n
de aquellos tratados a la ratificaci6n respective de las
Supremas Autoridades de Chile y de las Provincias
Unidas.
Art. 3.- Para evitar todo motive de desavenencia
entire los dos Estados Contratantes y el nuevo que haya
de formarse en el Peri, sobre el pago de las costas de la
Expedici6n Libertadora, y queriendo alejar desde ahora
todo pretesto, que pudieran tomar los enemigos de Ame-
rica, para atribuir d esta expedici6n las miras intere-
sadas que le son m&s extranas, se convienen Ambas Par-
tes Contratantes en no tratar del cobro de estos costs
hasta que pueda arreglarse con el Gobierno indepen-
diente de Lima; observando hasta entonces el ejercito
combinado la conduct convenient A su objeto que es el







16 TRATADO PARTICULAR PARA LIBERTAR AL PERI

de protejer, y no el hostilizar A aquellos habitantes.
Sobre todo lo cual se darAn las 6rdenes mAs terminantes
por ambas Cortes A sus respectivos Generales.
Art. 4.0-Las cuentas del costo de la Expedici6n Li-
bertadora y de la Escuadra de Chile que la conduce,
despu6s de haber franqueado el mar Pacifico al efecto, se
presentarAn por los Ministros 6 Agentes de los Gobier-
nos de Chile y de las Provincias Unidas al Gobierno
independiente de Lima, arreglando con 61 amigable y
convenientemente las cantidades, plazos y t6rminos de
las pagas.
Art. 5.0-Las dos Partes Contratantes se garantizan
mutuamente la independencia del Estado que debe for-
marse en el Perui, libertada que sea su capital.
Art. 6.0-El present tratado serA ratificado por el
Exmo. Senior Director Supremo del Estado de Chile, y
por el Exmo. Sefior Director Supremo de las Provincias
Unidas del Rio de la Plata, dentro del t6rmino de se-
senta dias, 6 antes si fuere possible.

Fecho y firmado en la ciudad de Buenos Aires, A cinco
de Febrero de mil ochocientos diez y nueve.

(L. S.) ANTONIO Jost DE IRISARRI.


(L. S.) GREGORIO TAGLE.








FEBRERO 5 DE 1819 17


RATIFICACI6N


Por tanto, habiendo visto y examinado los referidos
seis 'articulos y oido el dictamen del Exmo. Senado, he
venido en aprobar y ratificar cuanto contienen, como en
virtud de la present lo apruebo y ratifico; todo en la
mejor y m6s amplia forma que puedo, prometiendo so-
lemnemente cumplirlos y observarlos y hacer que se
cumplan y observen enteramente. En fe de lo cual man-
d6 despachar la present, firmada de mi mano, sellada
con el sello del Estado y refrendada por el infrascrito
Secretario de Estado en el Departamento de Gobierno y
Relaciones Exteriores.

Dada en el Palacio Directorial de Santiago de Chile, A
quince dias del mes de Marzo de mil ochocientos dieci-
nueve afios, segundo de nuestra Independencia.

BERNARDO 0' HIGGINS
JOAQUIN ECHEVERRIA.





NOTA.-La recopilaci6n official de la Colecci6n de Tra-
tados de la Repdblica Argentina, edici6n de 1863, no
trae la ratificaci6n de ninguno de ambos Gobiernos. La
ratificaci6n Chilena que lleva este document, se ha to-
mado de la recopilaci6n Bascufian Montes.-Ed. de 1894.


T. vII.













APROBANDO


El Convenio con Chile sobre sostin de invilidos


Buenos Aires, Abril 14 de 1819.

Conformado el Exmo. Director Supremo con el Con-
venio ajustado entire el Gobierno de Chile y el Diputado
de estas Provincias cerca de 61, para que los sargentos,
cabos y soldados del Ej6rcito de los Andes, inutilizados
en funciones de guerra desde la batalla de Chacabuco,
y que en lo sucesivo se inutilicen en defense de aquel
territorio, disfruten sus invalidos sobre la Tesoreria de
dicho Estado adn cuando residiesen fuera de 61, debien-
do dispensarse igual gracia por parte de este Gobierno A
los individuos de las expresadas classes que, dependientes
del ej6rcito de Chile, se inutilicen en servicio de estas
Provincias, tengo el honor de ponerlo en noticia de V. S.,
de supreme orden para su inteligencia y fines consi-
guientes.
Dios guard A V. E. muchos afios.




(Rtbrica de S. E. al margen).

MATIAS DE IRIGOYEN.


Senor Secretario de Estado en el Departamento de Ha-
cienda.








ABRIL 14 DE 1819


Buenos Aires, Abril 19 de 1819.


T6mese raz6n en el Tribunal de Cuentas y Cajas Ge-
nerales.

(Hay una rubrica de S. E.).

GASC6N.


Tom6se raz6n en el Tribunal de Cuentas.

Buenos Aires, Abril 21 de 1819.

MARTINEZ.














TRATADO


De Amistad, Alianza, Comercio y Navegaci6n entire las Repfblicas de las Provincias
Unidas del Rio de la Plata y Chile


Santiago de Chile, 20 de Noviembre de 1826.


El President de la Repiblica de las Provincias Unidas
del Rio de la Plata.


Por cuanto entire las Repdblicas de las Provincias Uni-
das del Rio de la Plata y Chile ha sido concluido y fir-
mado en Santiago de Chile A veinte de Noviembre del
aio de mil ochocientos veintiseis, por medio de los respec-
tivos Plenipotenciarios, suficientemente autorizados al
efecto unTratado de Amistad, Alianza, Comercio y Na-
vegaci6n, cuyo tenor, palabra por palabra, es como sigue:

Siendo convenient A los intereses de las Repdblicas
de las Provincias Unidas del Rio de la Plata y Chile so-
lemnizar y regular por medio de un Tratado las relacio-
nes de Amistad, Alianza, Comercio y Navegaci6n que
naturalmente han existido entire ambas Rep6blicas desde
su gloriosa emancipaci6n. Y habiendo a este efecto nom-
brado los respectivos Plenipotenciarios; A saber:

El Excelentisimo Sr. President de la Repiblica de las
Provincias Unidas del Rio de la Plata al Sr. General








NOVIEMBRE 20 DE 1826 21

D. Ignacio Alvarez y Tomds, su actual Ministro Plenipo-
tenciario cerca del Gobierno de Chile, y el Excelentisimo
Sr. Vice-Presidente de esta Repiblica a D. Manuel J.
Gandarillas, Ministro de Estado en los Departamentos
del Interior y Relaciones Exteriores.

Quienes, habiendo canjeado sus respectivos Plenos Po-
deres y hallAndose estos extendidos en debida forma, han
concluido y convenido en los articulos siguientes:

Articulo 1.-Las Republicas de las Provincias Uni-
das del Rio de la Plata y Chile, ratifican de un modo so-
lemne y A perpetuidad, la amistad y buena inteligencia
que naturalmente han existido entire ambas Repiblicas
por la identidad de sus principios y comunidad de sus in-
tereses.
Art. 2.-Las Repiblicas de las Provincias Unidas del
Rio de la Plata y Chile contraen Alianza Perpetua en
sost6n de su Independencia contra cualquiera domina-
ci6n extranjera.
Art. 3.-Las Repuiblicas Contratantes se obligan A ga-
rantir la integridad de sus territories y obrar contra
todo poder extranjero que intent mudar por violencia
los limits de dichas Repitblicas, reconocidos antes de su
emancipaci6n, 6 posteriormente, en virtud de Tratados
especiales.
Art. 4.-Las Repiblicas Contratantes se comprometen
A no celebrar Tratado de Paz, Neutralidad ni Comercio
con el Gobierno Espafol, si no precede el reconoci-
miento por parte de dicho Gobierno de la Independencia
de todos los Estados de la America antes Espanola.
Art. 5.--En el caso de la Alianza se regular la coope-
raci6n conforme & las circunstancias y recursos de cada
una de las Partes Contratantes.








22 TRATADO DE AMISTAD, ALIANZA, COMERCIO Y NAVEGACI6N

Art. 6.-Las relaciones de Amistad, Comercio y Nave-
gaci6n entire ambas Repiblicas, reconocen por base una
reciprocidad perfect, y la libre concurrencia de la indus-
tria de los ciudadanos de dichas Rep6blicas, en ambos y
cada uno de los mencionados territories.
Art. 7.-Consiguientemente los ciudadanos de las
Repiblicas contratantes gozaran en cualquiera de los
dos territories, de los mismos derechos y privilegios que
conceden las leyes, 6 en adelante concedieren A los
naturales del pais en que residan, y no se les impondrA,
ni exigird mAs contribuciones y derechos que los que se
impongan y exijan A los mismos naturales.
Art. 8.o"-Las propiedades existentes en el territorio
de las dos Rep6blicas Contratantes que pertenezcan A
ciudadanos de ellas, seran inviolables en paz y enguerra
y gozarAn de las inmunidades y privilegios que conceden
las leyes A los naturales del pais donde existan.
Art. 9. Los ciudadanos de cada una de las Repd-
blicas contratantes estaran exentos en el territorio de
la otra de todo servicio military obligatorio en los cuerpos
de linea 6 armada; de todo empr6stito forzoso, 6 requisi-
ciones militares.
Art. 10.-Los articulos de producci6n, cultivo 6 fabri-
caci6n de cada una de las Repiblicas Contratantes que
se introduzcan 6 estraigan por los puertos de mar del
territorio de la otra, no pagarAn mas derechos que los
que se pagan, 6 en adelante se pagaren por los mismos
articulos siendo de producci6n, cultivo 6 fabricaci6n de
la naci6n mAs favorecida.
Art. 11. Todos los articulos de producci6n, cultivo
6 fabricaci6n de las dos Repdblicas Contratantes, que se
introduzcan por tierra del territorio de la una al terri-
torio de la otra, serin libres de todo derecho; y tanto en
su transito, como A su exportaci6n a otro pais, serAn








NOVIEMBRE 20 DE 1826 23

considerados para la imposici6n de derechos, como si fue-
sen de producci6n, cultivo 6 fabricaci6n del territorio en
que se hallen.
Art. 12.--Los articulos que no sean de producci6n,
cultivo 6 fabricaci6n de alguna de las dos Repuiblicas
Contratantes; y que se introduzcan por tierra del terri-
torio de la una al territorio de la otra, pagaran un diez
por ciento sobre el avaldo de la Aduana del pais A don-
de sean introducidos.
Art. 13. -La ejecuci6n de los articulos 11 y 12 no al-
tera las restricciones que tienen los efectos actualmente
estancados en alguna de las Reptblicas Contratantes.
Art. 14. No se impondrA prohibici6n alguna A la in-
troducci6n 6 extracci6n de los articulos de producci6n,
cultivo, fabricaci6n 6 procedencia de cualquiera de las
dos Republicas Contratantes, que no comprenda igual-
mente A las demAs Naciones.
Art. 15. -Los buques pertenecientes A ciudadanos
de cuialquiera de las dos Repfiblicas Contratantes goza-
rAn de la franqueza de llegar segura y libremente A to-
dos aquellos Parajes, Puertos y Rios de los dichos terri-
torios A donde sea permitido llegar A los ciudadanos 6
sftbditos de la naci6n mas favorecida.
Art. 16. -Los articulos de producci6n, cultivo 6 fa-
bricaci6n de las Repflblicas Contratantes que se intro-
duzcan 6 extraigan por los Puertos de cada una de ellas,
pagaran los mismos derechos y gozarAn de unas mismas
cuncesiones y privilegios, siempre que se introduzcan 6
extraigan en Buques Nacionales de cualquieva de las
dos Reptblicas Contratantes.
Art. 17. Los Buques de las dos Repiblicas Contra-
tantes, y los cargamentos que en ellos se introduzcan
6 extraigan, no pagarAn mis derechos por raz6n de tone-
lada, fanal, puerto, pilotaje, salvamento en caso de ave-








24 TRATADO DE AMISTAD, ALIANZA COMERCIO Y NAVEGACI6N

ria 6 naufragio, ni otro alg1Ln derecho local, que los que
pagan, 6 en adelante pagaren los buques de la Repfblica
en cuyo territorio se haga ]a mencionada introducci6n 6
extracci6n.
Art. 18. Cada una de las Partes Contratantes esta-
rA facultada para nombrar C6nsules en protecci6n de su
Comercio en el territorio de la otra; pero antes que nin-
gin C6nsul pueda ejercer sus funciones, deberA en la for-
ma acostumbrada ser aprobado y admitido por el Go-
bierno de la Repeblica cerca del cual sea enviado; y ca-
da una de las Partes Contratantes podrA exceptuar de la
residencia de C6nsules aquellos puntos de su territorio
que juzgue oportuno.
Art. 19.-- Siempre que en el territorio de algunas de
las Repiblicas Contratantes muera un ciudadano de la
otra, sin haber hecho su 6ltima disposici6n testamenta-
ria, el C6nsul General respective 6 en su ausencia el que
lo representare, tendra derecho A nombrar por si solo cu-
radores que se encarguen de los bienes del expresado ciu-
dadano A beneficio de sus legitimos herederos y acreedo-
res, dando cuenta A las autoridades respectivas de una y
otra Repdblica.
Art. 20. -El present Tratado sera ratificado en el
modo y forma que establecen las leyes de las respectivas
Repdblicas, canjeandose las ratificaciones en esta Ciudad
dentro de cuatro meses 6 antes si fuera possible.

En testimonio de lo cual, los respectivos Plenipoten-
ciarios lo han firmado y sellado con los sellos correspon-
dientes.








NOVIEMBRE 20 DE 1826


En Santiago de Chile el dia veinte de Noviembre del
a:fo de mil ochocientos veintiseis, y diez y siete de la
libertad de ambos Estados.

(L. S.) IGNACIO ALVAREZ.
(L. S.) J. M. GANDARILLAS.







El Congress General Constituyente de las Provincias
Unidas del Rio de la Plata, ha acordado y decreta la
Ley siguiente:

Articulo Anico.-Queda autorizado el Presidente de
la .Repdblica para ratificar el Tratado de Amistad,
Alianza, Comercio y Navegaci6n, celebrado en Santiago
de Chile A veinte de Noviembre del afio pr6ximo p asado
de mil ochocientos veinte y seis, por los respectivos Ple-
nipotenciarios de las Repdblicas de las Provincias Uni-
das del Rio de la Plata y Chile.
Y de orden del mismo se comunica A V. E. para su
conocimiento y cumplimiento.

Sala de Sesiones en Buenos Aires A 30 de Enero
de 1827.
Jost MARIA ROXAS,
President.
Alexo Villegas,
Secretario.


Al Excelentisimo Se&for Presidente de la Rep'iblica.








26 TRATADO DE AMISTAD, ALIANZA, COMERCIO Y NAVEGACION


Buenos Aires, 31 de Enero de 1827.


En virtud de la present Ley, expidase el competen-
te instrument de ratificaci6n y proc6dase segfin corres-
ponde.

(Rdbrica de S. E.)
CRUZ.







Por tanto habiendo visto y considerado el referido
Tratado de Amistad, Alianza, Comercio y Navegaci6n,
y obtenido en virtud de la ley de treinta de Enero del
present afo, la competent autorizaci6n del Congreso
General Cohstituyente para ratificar y confirmar dicho
Tratado; el Presidente de la Reptblica, por el present
acto, lo ratifica y confirm en toda forma, y del modo
mAs solemn; prometiendo y oblig&ndose A nombre de
las Provincias Unidas del Rio de la Plata al field cumpli-
miento 6 inviolable observancia de todas las estipulacio-
nes y obligaciones contraidas en virtud del mencionado
Tratado.

En fe de lo cual se ha expedido el present instrumen-
to de ratificaci6n, firmado por el Presidente de la Repfi-
blica, sellado con el grand sello de la Naci6n y refrendado
por el Ministro Secretario de Estado en el Departamento
de Negocios Extranjeros.








NOVIEMBRE 20 1826 27

En Buenos Aires A primero de Febrero del afio de mil
ochocientos veintisiete.

BERNARDINO RIVADAVIA.
FRANCISCO DE LA CRUZ.




NOTA:-Este Tratado como se ve, aparece ratificado por
el Gobierno Argentino solamente. El Chileno no lo hizo
debido A la oposici6n que le hacia el Congreso, que lo dis-
cuti6 con tes6n, pues se decia que era perjudicial para
el comercio; mds la raz6n principal quizAs seria la pr6xima
guerra de la Argentina con el Brasil. Puede verse el
tomo 14 de las < 'la Repuiblica de Chile >.














TRATADO


De Paz, Amistad, Comercio y Navegaci6n con la Repdblica de Chile


Santiago, 30 de Agosto de 1855.

Nos, Salvador Maria del Carril, Vicepresidente de la
Confederaci6n Argentina en ejercicio del Poder Ejecu-
tivo. Hacemos saber a todos los que el present instru-
mento de confirmaci6n vieren: que A los treinta dias del
mes de Agosto del afio de mil ochocientos cincuenta y
cinco, se eoncluy6 y firm6 en la Ciudad de Santiago en-
tre la Confederaci6n Argentina y la Repbblica de Chile,
debidamente representadas, un Tratado de Paz, Amis-
tad, Comercio y Navegaci6n, cuyo tenor y forma es como
sigue:

En el nombre de la Santisima Trinidad. Habiendo exis-
tido intimas relaciones de amistad y comercio desde que
se constituyeron en naciones independientes la Repfbli-
ca de Chile y la de la Confederaci6n Argentina, se ha
juzgado sumamente 6til favorecer su desarrollo y perpe-
tuar su duraci6n por medio de un Tratado de Amistad,
Comercio y Navegaci6n, fundado en el interns comln de
los dos paises, y propio para que los ciudadanos de am-
bas Repdblicas disfruten de ventajas iguales y recipro-
cas. Con arreglo A estos principios y a tan laudables
prop6sitos, han convenido en nombrar Ministros Pleni-
potenciarios, A saber:








AGOSTO 30 DE 1855 29

Su Excelencia el Presidente de la Confederaci6n Ar-
gentina, a su Encargado de Negocios, el Sr. D. Carlos
Lamarca.
Y Su Excelencia el Presidente de la Repdblica de
Chile al Excelentisimo Sr Presidente del Senado, don
Diego Jos6 Benavente.

Los cuales, despu6s de haberse comunicado sus Plenos
Poderes, canjeado copias aut6nticas de ellos, y habi6n-
dolas encontrado bastantes y en debida forma, han con-
venido en los articulos siguientes:

Articulo 1.-Habra paz inalterable y amistad perpe-
tua entire los Gobiernos de la Rep6blica de Chile y el de
la Confederaci6n Argentina, y entire los ciudadanos de
ambas Repiblicas, sin excepci6n de personas, ni de lu-
gares por la identidad de sus principios y comunidad de
sus intereses.
Art. 2.0 -Las relaciones de Amistad, Comercio y Na-
vegaci6n entire ambas Repfblicas, reconocen por base
una reciprocidad perfect y la libre concurrencia de las
industries de los ciudadanos de dichas Repiblicas en
ambos y en cada uno de sus territories.
Art. 3.-Los argentinos en Chile, y los chilenos en la
Confederaci6n Argentina, podran reciprocamente, y con
toda libertad, entrar con sus buques y cargamentos en
todos los lugares y puertos y rios de los Estados que es-
tan 6 estuvieren abiertos al comercio extranjero.
PodrAn como los nacionales en los territories respec-
tivos, viajar 6 morar, comerciar por mayor 6 por menor,
alquilar y ocupar casas, almacenes y tiendas de que tu-
vieren necesidad, efectuar transportes de mercaderias y
dineros, recibir consignaciones, tanto del interior como
de los paises extranjeros, y en general, los comerciantes y
traficantes de cada naci6n respectivamente, disfrutarAn








30 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMERCIO Y NAVEGACI6N

de la misma protecci6n y seguridad para sus personas,
comercio 6 industrial, que las que se dispensan A los
nacionales, siempre con sujeci6n A las leyes y estatutos
de los paises respectivos.
SerAn enteramente libres para evacuar sus negocios,
presentarse en las aduanas y en todas las oficinas pdibli-
cas, ante los tribunales y juzgados. PodrAn tambien
hacerse representar por otras personas, conformAndose
a las leyes vigentes de los paises respectivos.
SerAn igualmente libres en todas sus compras como
en todas sus ventas para establecer y fijar el precio de
los efectos, mercaderias y objetos cualesquiera que sean,
de licito comercio, tanto importados como nacionales,
sea que los vendan en el interior 6 que los destinen & la
exportaci6n, conformandose siempre a las leyes y regla-
mentos del pais en que residan.
Ni estarAn sujetos en ninguna cosa A otros 6 mAs fuer-
tes derechos, impuestos 6 contribuciones que los pagados
por los ciudadanos 6 suibditos de la naci6n extranjera
mas favorecida.
Art. 4.-Lcs ciudadanos de ambas Repilblicas ten-
dran libre y fAcil acceso A los Tribunales de Justicia,
para la prosecuci6n y defense de sus derechos; serAn arbi-
tros de emplear en todas circunstancias los abogados,
procuradores 6 agents de todas classes, que juzgaren A
prop6sito: en fin, gozaran bajo este aspect de todos los
derechos y privilegios concedidos A los nacionales mis-
mos.
Art. 5.-Los nacionales de cada una de las Repdbli-
cas Contratantes estaran exentos en el territorio de la
otra de todo servicio personal en los ej6rcitos de tierra
y armada, y en las guardias 6 milicias nacionales, lo
mismo que de todas las contribuciones de guerra, pres-
tamos forzosos y requisiciones militares, con cualquiera
motivo que se exijan.








AGOSTO 30 DE 1855


Sin embargo, los chilenos 6 argentinos con domicilio
establecido y que tuvieren mas de cinco afios de residen-
dencia en una ciudad 6 villa de cualesquiera de los dos
paises respectivamente, estarAn obligados a prestar sus
servicios en protecci6n de las personas y propiedades de
sus habitantes, cuando corran algfin peligro director 6
inminente.
Art. 6.o-Las propiedades, muebles 6 raices existen-
tes en el territorio de las dos Rep-iblicas Contratantes,
que pertenezcan A ciudadanos de la otra, seran inviola-
bles en paz y en guerra, y no podran ser ocupados ni
tomados por la autoridad piblica, ni destinados a ningdn
uso cualquiera que 6ste sea, contra la voluntad de su
duefio, ni por la circunstancia de pertenecer a chilenos
6 argentinos dejaran de gozar de todas las exenciones,
protecci6n y seguridad que las leyes respectivas de cada
pais acuerden A la propiedad de sus nacionales.
Los ciudadanos de una de las Partes Contratantes que
residan en el territorio d- la otra, no seran sujetos a
visits 6 registros vejatorios, ni se hard examen 6 ins-
pecci6n arbitraria de sus libros. Y en caso que la visit,
registro 6 inspecci6n hubiere de practicarse por exigirlo
asi la averiguaci6n de un crime 6 delito grave, debera
procederse a ella por orden de autoridad competent y
verificarse con las formalidades legales de cada pais, y
no se procedera A estos actos de otra manera respect
de los chilenos 6 argentinos que respect de los mismos
nacionales. El C6nsul 6 Vicec6nsul de la Naci6n a que
pertenezca el reo podrd presenciar la visit, registry 6
inspecci6n, si concurriere al acto en la oportunidad seia-
lada por la autoridad que la decretare.
Art. 7.0-Los argentinos en Chile y los Chilenos en
la Confederaci6n Argentina, podrAn adquirir toda espe-
cie de bienes por venta, permuta, donaci6n, testament
6 por cualquier otro titulo, de la misma manera que los








32 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMERCIO Y NAVEGACI6N

habitantes del pals, y del mnsmo modo conservarAn los
que hasta ahora tengan adquiridos.
Los herederos 6 legatarios no estarAn obligados A
pagar sobre los bienes que adquieran por herencia 6
legados, otros 6 mAs altos derechos que los que en casos
anAlogos se pagaren por los nacionales mismos.
Art. 8.-Los ciudadanos de la una y de la otra Repfi-
blica no estaran respectivamente sujetos A ningfin
embargo ni podrAn ser retenidos con sus naves, carga-
mentos, mercaderias 6 efectos, arreos de ganados 6 baga-
jes, para una expedici6n military cualquiera, ni para
algin uso piblico 6 particular que vaya unido A un ser-
vicio pdblico 6 urgente, sin una indemnizaci6n previa-
mente ajustada y consentida con los interesados y sufi-
ciente para compensar ese uso y para imdemnizarlos de
los dafios, perdidas, demoras y perjuicios que pudieran
resultar del servicio a que fueren obligados.
Art. 9."-El comercio chileno en la Confederaci6n
Argentina y el comercio argentino en Chile, se sujetarA
A las reglas de reciproca igualdad. En consecuencia, no
se impondrA A los buques chilenos en los puertos de la
Confederaci6n Argentina, ni A los buques argentinos en
los puertos de Chile, otros 6 mas altos derechos por
raz6n de tonelada, faro, anclaje 6 otros que afecten al
cuerpo del buque, que los que en los mismos casos se
cobraren a los buques nacionales.
Art. 10.-Se ha convenido igualmente que en la im-
portaci6n de mercaderias 6 efectos que es 6 pueda ser
.licito importer en los territories de cualquiera de las Par-
tes Contratantes, se pagarAn los mismos derechos, ya sea
que la importaci6n se haga en buques chilenos 6
argentinos, y que en la exportaci6n de mercaderias 6
efectos que es 6 pueda ser licito exportar de los territo-
rios de cualquiera de las Partes Contratantes, se pagarAn








AGOSTO 30 DE 1S55


los mismos derechos, ya sea que la exportaci6n se haga
en buques chilenos 6 argentinos.
De la misma manera, las rebajas 6 exenciones que se
otorgaren a las mercaderias importadas 6 exportadas. en
buques nacionales, se entenderA otorgadas A la importa-
ci6n 6 exportaci6n en buques de cada uno de los paises
contratantes respectivamente.
Ninguna prohibici6n, restriction 6 gravamen, podrA
imponerse al comercio reciproco de ambos paises, sino en
virtud de disposici6n general aplicable al comercio de
todas las otras naciones. Y si esta prohibici6n, restricci6n
6 gravamen recayeren sobre la importaci6n 6 exporta-
ci6n, no quedarAn sujetos A ella los buques de los respec-
tivos paises si no se aplica tambi6n A la importaci6n 6
exportaci6n en buques nacionales.
Art. 11.-La Repdblica de Chile se obliga A eximir
de todo derecho la introducci6n que por tierra se hiciere
en su territorio de articulos de producci6n, cultivo 6 fa-
bricaci6n de la Confederaci6n Argentina, A no gravar
con derecho alguno, sea en provecho del Estado 6 de
cualesquiera localidad, los articulos de producci6n 6 fa-
bricaci6n chilena, que se exportaren por tierra para la
Confederaci6n Argentina, y A eximir igualmente de
todo derecho al comercio de trAnsito que por tierra se
hiciere desde su territorio con la Confederaci6n Argen-
tina, de articulos 6 efectos de producci6n 6 fabricaci6n
extranjera. La Repfiblica Argentina se obliga por su
parte, A no gravar con ning6n derecho la introducci6n
que por tierra se hiciere de Chile en la Confederaci6n
Argentina, de articulos 6 efectos de producci6n, cultivo
6 fabricaci6n chilena, A eximir de todo impuesto 6 de-
recho, sea que se pague A favor de la Confederaci6n en
general 6 de alguna Provincia en particular, los arti-
culos de producci6n, cultivo 6 fabricaci6n argentina
destinados A introducirse en Chile, y A eximir igual-
T. vI. 3








34 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMEROIO Y NAVEGACI6N

mente de todo derecho al comercio de trAnsito que por
tierra pudiera hacerse con Chile, de articulos 6 efectos
de producci6n extranjera.
La exenci6n de derechos estipulada en este articulo
no se aplicarA A los derechos de peaje y pontazgo, que
para la conservaci6n 6 mejora de caminos y puentes se
cobraren en los respectivos paises.
El tabaco en rama 6 manufacturado, y los naipes, que
mientras exista el estanco, no son de libre comercio, se
exceptuardn de lo estipulado en este articulo, pero go-
zarAn de la exenci6n de derechos acordada A las impor-
taciones 6 exportaciones que se hicieren de cuenta del
Gobierno Chileno.
Art. 12.-El comercio de trAnsito de articulos de pro-
ducci6n extranjera que la Repiblica de Chile se obliga
A permitir libremente por su territorio, podrd hacerse
desde todos los puertos mayores en que haya establecido
dep6sitos de mercaderias extranjeras; pero su interna-
ci6n en la Confederaci6n Argentina, deberA precisa-
mente verificarse por los puertos secos de Uspallata y
boquetes de Paipote y Pulido, Ai otros que el Gobierno
de Chile designare mAs adelante para este comercio.
La internaci6n 6 exportaci6n de products 6 manufac-
turas de cualquiera de las Partes Contratantes en los te-
rritorios de la otra, podrA hacerse por cualquiera de los
boquetes 6 casinos de la Cordillera que al present se
practican; pero deberAn siempre presentarse los pases
libres de la respective aduana, a los empleados del res-
guardo 6 aduana del pais en que se internen.
Art. 13.-Con la mira de impedir que las mercancias
extranjeras despachadas en trAnsito por tierra para la
Confederaci6n Argentina, se destinen al consume inte-
rior de Chile con defraudaci6n de los derechos de inter-
naci6n; 6 se internen clandestinamente en el terrritorio
de la Confederaci6n con defraudaci6n respect de ella,








AGOSTO 30 DE 1855 35

de los mismos derechos de importaci6n, se estipula: que
ambos Gobiernos podrAn disponer que los Agentes Con-
sulares que tengan respectivamente en los puerto chi-
lenos de donde se despachan las mercaderias en trAnsito,
6 en los puertos 6 ciudades argentinas en que deban ma-
nifestarse para su internaci6n, intervengan en el des-
pacho a mAs de los funcionarios de aduana de cada pais,
y visen las piezas 6 ducumentos despu6s de verificados
los reconocimientos necesarios para cerciorarse de la
exacta conformidad entire las mercaderias despachadas
y las internadas.
Dichos Agentes se conformarAn A las instrucciones de
los respectivos Gobiernos y ejercerAn su intervenci6n de
una manera amplia sin poner embarazos ni causar re-
tardos al comercio.
La intervenci6n de los Agentes Consulares en el des-
pacho serA provisoria y mientras por acuerdo de los dos
Gobiernos se establezcan aduanas comunes para los dos
paises en los puertos de Cordillera por donde se hiciere
la internaci6n en la Rep6blica Argentina. Estas adua-
nas se compondrdn de empleados nombrados por mitad
por ambos Gobiernos, y los gastos que exijan serAn tam-
bi6n satisfechos por mitad. Establecidos que sean, bas-
tara su intervenci6n en el comercio de trAnsito.
Respecto de los otros puertos secos en que pudiera
aplicarse el establecimiento de una aduana comrn para
regularizar el comercio, se emplearA la intervenci6n de
los C6nsules 6 de Agentes Consulares designados por los
respectivos Gobiernos.
Art. 14.-Los buques pertenecientes A ciudadanos de
cualquiera de las Repiblicas Contratantes,. gozarAn la
franqueza de Ilegar segura y libremente A todos aquellos
puertos y rios de los dichos territories A donde sea per-
mitido llegar A los ciudadanos 6 sfbditos de la naci6n
mas favorecida.








36 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMEROIO Y NAVEGACI6N

Art. 15.-Habiendo la Confederaci6n Argentina en
ejercicio de sus derechos soberanos, permitido la libre
navegaci6n de los rios ParanA y Uruguay, en toda la
parte del curso que le pertenece, A los buques mercantes
de todas las naciones, queda Chile en posesi6n de este
mismo derecho como la naci6n mAs favorecida, pero su-
jeto A los reglamentos sancionados 6 que en adelante
sancionaren las autoridades nacionales de la Confe-
deraci6n.
Art. 16. SerAn considerados como argentinos en
Chile y como chilenos en la Confederaci6n Argentina,
los buques que naveguen bajo sus respectivas banderas
y que lleven los papeles de mar y documents requeridos
por las leyes de cada uno de los paises, para la justifi-
caci6n de la nacionalidad de los buques mercantes, para
lo cual se comunicarAn sus leyes repectivas de nave-
gaci6n.
Art. 17.-Los buques, mercaderias 6 efectos, perte-
necientes A los ciudadanos respectivos que hayan sido
tornados por pirates y conducidos 6 encontrados en los
puertos del uno 6 del otro pais, serAn entregados
A sus propietarios (pagando, si en efecto los ha ha-
bido, los costs de represa que sean determinados por
los Tribunales respectivos), habiendo sido probado el de-
recho de propiedad ante los Tribunales, y A consecuen-
cia de reclamaci6n que deberA hacerse, durante el lapso
de dos afios por las parties interesadas, 6 por sus apode-
rados, 6 por los Agentes de los Gobiernos respectivos.
Art. 18.-Los buques de guerra, y los paquetes del
Estado de la una de las dos potencias, podrAn entrar,
morar y carenarse en los puertos de la otra, cuyo acceso
es permitido A la naci6n mAs favorecida. EstarAn alli su-
jetos A las mismas reglas, y gozarAn de las ventajas.
Art. 19. Si sucede que una de las dos Partes Con-
tratantes est6 en guerra con alguna tercera naci6n, la








AGOSTO 30 DE 1855


otra parte no podrd en ningin caso autorizar A sus na-
cionales A tomar ni aceptar comisiones 6 letras de marca
para proceder hostilmente contra la otra, 6 para inquie-
tar el comercio 6 las propiedades de sus ciudadanos.
Art. 20. -Las dos Partes Contratantes adoptan en
sus mntuas relaciones, el principio de que el pabell6n cu-
bre las mercaderias. Si una de las dos Partes permanece
neutral cuando la otra esta en guerra con alguna tercera
potencia, las propiedades cubiertas con el pabell6n neu-
tral, tambi6n se reputan como neutrales, adn cuando per-
tenezcan A los enemigos de la otra Parte Contratante.
Se conviene igualmente en que la libertad del pabe-
16n asegura tambien la de las personas, y que los indi-
viduos pertenecientes A una potencia enemiga que hayan
sido encontrados A bordo de unbuque neutral, no podrAn
ser hechos prisioneros A menos que sean militares y ac-
tualmente alistados en el servicio enemigo.
En consecuencia del mismo principio sobre la asimila-
ci6n del pabell6n y de la mercaderia, la propiedad neu-
tral encontrada A bordo de un buque enemigo, serA con-
siderada como enemiga, A menos que haya sido embarca-
da en tal buque antes de la declaraci6n de guerra, 6 antes
de que se tuviese noticias de la declaraci6n en el puerto
de donde zarp6 el buque.
Las dos Partes Contratantes no aplicarAn este princi-
pio por lo que concierne A las otras potencias, sino A las
que igualmente lo reconocieren.
Art. 21. En el caso de que una de las Repiblicas
Contratantes estuviere en guerra con otra naci6n, los
ciudadanos de la otra Repiblica podran continuar su co-
mercio y navegaci6n con ella, except en las ciudades y
puertos que estuvieren realmente sitiados 6 bloqueados,
entendi6ndose que esta libertad no comprende A los arti-
culos llamados de guerra, 6 usados para ella.
Es entendido tambien que s61o se reconoce que un








33 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMERCIO Y NAVECI6N

puerto estA bloqueado cuando tiene A su frente fuerzas de
guerra para sostenerlo y para poder notificar al buque
que intent entrar.
Art. 22. Para la mayor seguridad del comercio entire
los ciudadanos de las dos Partes Contratantes, se estipu-
la, que en cualquier caso, en que por desgracia aconte-
ciere algunainterrupci6n de las amigables relaciones de
comercio, 6 un rompimiento entire las dos Naciones Con-
tratantes, los ciudadanos de cada una, residents en el
territorio de la otra, tendrAn el privilegio de permanecer
y continuar su trAfico sin interrupci6n alguna, en tanto
que se conduzcan pacificamente y no quebranten las leyes
del pais de su residencia en manera alguna, y sus efectos
y propiedades, ya fueren confiados A particulares 6 al Es-
tado, no estarAn sujetos A embargo ni secuestro, ni A nin-
guna otra exacci6n que aquellas que puedan hacerse A
igual clase de efectos 6 propiedades pertenecientes A los
naturales del Estado en que dichos ciudadanos residieren.
En el mismo caso las deudas entire particulares, los
fondos piblicos y las acciones de compaiias, no serAn
nunca confiscados, secuestrados 6 detenidos.
Ambas Partes Contratantes en el deseo de dar amplia
protecci6n al comercio y garantias A la propiedad de los
ciudadanos respectivos, adoptan entire si el principio de la
abolici6n del corso, y declaran que los contraventores se-
rAn tratados como pirates.
Art. 23. PodrAn establecerse Agentes Consulares de
cada uno de los paises en el otro para la protecci6n del
comercio. Estos Agentes no entraran en el ejercicio de
sus funciones sino despu6s de haber obtenido la autoriza-
ci6n del Gobierno Nacional.
Art. 24. Los C6nsules, sus Secretarios y Oficiales, es-
tarAn exentos de todo servicio pfblico, y tambi6n de toda
especie de derechos, impuestos y contribuciones, excep-
tuando aquellos que estAn obligados A pagar por raz6n








AGOSTO 30 DE 1855 39

de comercio, industrial 6 propiedad, y a los cuales estan
sujetos los nacionales y extranjeros del pais en que resi-
den, quedando en todo lo demis sujetos a las Leyes de
los respectivos Estados.
Los C6nsules, sus Secretarios y Oficiales, gozaran de
las demas franquezas y privilegios que se concedan 6 los
de las mismas classes de la Naci6n mas favorecida en el
lugar de su residencia.
Art. 25. Los archives, y en general todos los papeles
de los Secretarios de los Consulados respectivos, seran
inviolables, y bajo ningin pretexto ni en ningin caso
podran apoderarse de ellos, ni visitarlos las autoridades
locales.
Art. 26.-En el caso de fallecer un ciudadano de la
naci6n del C6nsul, sin albacea ni heredero en el territo-
rio de la Repiblica, le correspondera la .representaci6n
en todas las diligencias para la seguridad de los bienes,
conform a las Leyes de la Reptblica en que reside. Po-
dra cruzar con sus sells las puertas por la autoridad lo-
cal, y debera ocurrir en el dia y hora en que aqu6lla indi-
que cuando fuere del caso quitarlos. La falta de asisten-
cia del C6nsul al .dia y hora fijado, con una espera pru-
dente, no podra suspender los procedimientos legales de
la autoridad local.
En el caso de morir intestado algun compatriota suyo,
podri el C6nsul intervenir en la formaci6n de los inven-
tarios, en los avalfos, nombramiento de depositario, y
otros actos semejantes que tienden ala conservaci6n, ad-
ministraci6n y liquidaci6n de los bienes. El C6nsul sera
de derecho representante de todo compatriota suyo que
pueda tener intereses en una sucesi6n, y que hallandose
ausente del lugar donde esta se abre, no haya constitui-
do mandatario. Como tal representante, ejercera todos
los derechos del mismo heredero, menos el de recibir di-
neros y efectos de la sucesi6n, para lo cual sera siempre








40 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMERCIO Y NAVEGACI6N

necesario mandate especial. Dichos dineros y efectos,
mientras no hubiere este mandate, deberan depositarse
en una area publica 6 en manos de una persona A satis-
facci6n de la autoridad local y del C6nsul. El Juzgado a
petici6n del C6nsul, podrA ordenar la venta de los bienes
muebles hereditarios que estuviesen expuestos A deterio-
ro, y el dep6sito de su valor en una area pitblica; pero
no podra adoptarse igual disposici6n respect A los otros
bienes, sino despu6s de transcurridos cuatro afios conta-
dos desde el fallecimiento, sin haberse presentado here-
dero.
Art. 27. -Los Agentes Consulares tendrAn facultad
de requerir el auxilio de las autoridades locales para la
prisi6n, detenci6n y custodia de los desertores de los bu-
ques, y para este objeto se dirigiran A las autoridades
competentes, y pedirAn los dichos desertores por escrito
y con documents comprobantes de que es tal desertor, y
en vista de esta prueba no se rehusarA la entrega. Seme-
jantes desertores luego que sean arrestados se pondrAn
A disposici6n de dichos Agentes Consulares, y pueden
ser depositados en las prisiones piblicas A solicitud y ex-
pensas de los que los reclamen, para ser enviados A los
buques A que correspondan 6 A otros de la misma naci6n,
pero si no fueren enviados dentro de dos meses contados
desde el dia de su arrest, serAn puestos en libertad y no
volveran A ser press ni molestados por la misma causa.
Art. 28.-Todas las operaciones relatives al salvamen-
to de los buques naufragados 6 encallados en las costas
de los paises respectivos, serAn dirigidas por los C6nsu-
les. La intervenci6n de las autoridades locales, tendra
solamente lugar en ambos paises para mantener el orden,
garantir los intereses de los salvadores si 6stos no fueren
del nimero de la tripulaci6n nAufraga, y asegurar la eje-
cuci6n de las disposiciones que deben observarse para la
entrada y salida de las mercaderias salvadas. En la








AGOSTO 30 DE 1855 41

ausencia y hasta la llegada de los Agentes Consulares,
las autoridades locales deberAn tomar todas las medidas
necesarias para la protecci6n de los individuos y la con-
servaci6n de los efectos naufragados.
Se establece ademAs que las mercaderias salvadas no
estarAn sujetas A ningin derecho de aduana, A menos
que se destinen al consume interior.
Art. 29.---Se conviene entire las Partes Contratantes,
que independientemente de las estipulaciones que prece-
den, los Agentes DiplomAticos y Consulares, los ciuda-
danos de todas las classes, los buques, los cargamentos y
mercaderias del uno de los dos Estados gozardn amplia-
mente en el otro de cualquiera franquicia, inmunidades
y privilegios que se concedan 6 concedieren en favor de
la naci6n mAs favorecida, gratuitamente si la concesi6n
es gratuita, y con la misma compensaci6n si la concesi6n
es conditional.
Art. 30.-Ambas Partes Contratantes reconocen el
principio de la inviolabilidad del asilo de los acusados 6
refugiados por causes 6 crimenes politicos, pero dichos
refugiados serAn obligados A respetar la protecci6n de
esa garantia, absteni6ndose de atentar contra el orden
interior del pais que les d6 el asilo, ni de hacer armas
contra el de su nacionalidad.
Art. 31.-Igualmente han convenido que siendo reque-
ridos entire si respectivamente, 6 por medio de sus Minis-
tros 6 de sus Oficiales pdblicos, debidamente autorizados
al efecto, deberan entregar A la justicia las personas acu-
sadas de los crimenes de homicidio alevoso, de incendio
voluntario, de fabricaci6n, introducci6n 6 expendio de
monedas falsas, 6 de sellos pAblicos, de substracci6n de
valores cometida por empleados 6 depositarios piblicos,
6 efectuada por cajeros de establecimientos p6blicos 6 de
casas de comercio, cuando las Leyes senfalen A este crime








42 -TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMERCIO Y NAVEGACI6N

pena aflictiva 6 infamante, y los acusados de bancarrota
fraudulent.
Ademis, se estipula expresamente que la extradici6n
no tendra lugar sino exhibi6ndose por parte de la poten-
cia reclamante documents tales, que segin las Leyes de
la naci6n en que se hace el reclamo, bastasen para apre-
hender y enjuiciar al reo, si el delito se hubiese cometido
en ella. Recibidos estos documents, los respectivos ma-
gistrados de los dos Gobiernos, tendran poder, autoridad
y jurisdicci6n para, en virtud de la requisici6n que al
efecto se les haga, expedir la orden formal de arrest de
la persona reclamada, a fin de que se la haga comparecer
ante ellos, y de que en su presencia, y oyendo sus des-
cargos, se tomen en consideraci6n las pruebas de crimina-
lidad, y si de esta audiencia resultare que dichas pruebas
son suficientes para sostener la acusaci6n, el Magistrado
que hubiere hecho este examen, sera obligado a mani-
festarlo asi a la correspondiente Autoridad ejecutiva
para que se libre la orden formal de entrega. Las costas
de la aprehensi6n y entrega serAn sufridas y pagadas
por la parte que hiciere la reclamaci6n y recibiere al
fugitive.
Cuando el delito por que se persiga a un reo en Chile,
tenga pena menor en la Confederaci6n Argentina, y
vice-versa, cuando el delito de un reo en la Confedera-
ci6n Argentina tenga pena menor segin las Leyes chi-
lenas, sera condici6n precisa que los Juzgados y Tribu-
nales de la naci6n reclamante sefialen y apliquen la pena
inferior.
Si el reo reclamado por Chile fuere argentino, 6 si el
reo reclamado pot la Confederaci6n Argentina fuere
chileno, y si el uno 6 el otro solicitase que no se le entre-
gue, protestando someterse A los Tribunales de su patria,
]a Repiblica a quien se hici6re el reclamo, no sera obli-
gada a la extradici6n del reo, y sera 6ste juzgado y sen-








AGOSTO 30 DE 1855 43

tenciado por los Juzgados y Tribunales de dicha Repd-
blica, segfn el m6rito del process seguido en el pals
donde se hubiere cometido el delito, para cuyo efecto se
entenderAn entire si los Juzgados y Tribunales de una y
otra naci6n, expidiendo los despachos y cartas de ruego
que se necesitaren en el curso de la causa.
Art. 32.--Ambas Partes Contratantes, teniendo en
sus fronteras hordas de bArbaros que las hostilizan, ro-
bando su propiedad, y sacrificando la vida de sus ciuda-
danos, han convenido en que mientras acuerdan entire si
algin medio eficaz de remediar este gran mal definiti-
vamente si emprendiesen alguna expedici6n military, se
den previo aviso para tomar las precauciones convenien-
tes A su seguridad.
Art. 33.-Para dar facilidad y fomentar las comunica-
ciones por correos de tierra entire ambos paises, se ha
convenido en que las cartas y demas correspondencia
que desde cualquiera punto del territorio de Chile se
dirigieren A cualquiera punto del territorio de la Confe-
deraci6n Argentina por dichos correos, y que las mismas
cartas y correspondencia, que desde cualquier punto del
territorio de la Confederaci6n Argentina se dirigieren A
cualquier punto del territorio de Chile, y que tuvieren
la nota de francas puesta por la Administraci6n de Co-
rreos del lugar de donde hubieren sido despachadas,
correrAn libres de porte por los correos de tierra de cada
pais respectivamente.
Art. 34.-Si las cartas 6 correspondencia que desde
puntos de uno de los dos Estados se dirigieren por los
correos de tierra, en transito por el territorio del otro,
para ser encaminadas A un pais extranjero, fueren fran-
queadas en la forma que expresa el articulo anterior, las
Administraciones de Correos del pais en que giraren en
transito, seran obligadas A dirigirlas por los correos inte-
riores a la Administraci6n de Correos de su propio terri-








44 TRATADO DE PAZ, AMITAD, COMERCIO Y NAVEGACI6N

torio que se hallare mds cerca 6 tuviera mas facilidades
para hacerlas Ilegar A su destino, y serA obligada esta
iiltima Administraci6n A remitirlas en primera oportuni-
dad por los correos i otros medios en que no fuera indis-
pensable el franqueo previo para que sean conducidas.
Art. 35. -Las cartas 6 correspondencia & que se refiere
el articulo anterior deberAn ser remitidas por los medios
que mas expedita y prontamente las hagan Ilegar a su
destino, aun en el caso de ser necesario pagar previa-
mente el porte 6 una parte de 61.
La Administraci6n de Correos Chilena 6 Argentina
que en este caso despachare la correspondencia Argen-
tina 6 Chilena para un pais extranjero, anticiparA el pago
del porte con cargo A la Administraci6n Argentina 6
Chilena de que las hubiere recibido.
Los cargos mituos 'que respectivamente se hicieren
las Administraciones Chilenas 6 Argentinas, se liquida-
rAn por trimestres, y la Administraci6n que apareciere
deudora, remitirA A la otra, en la forma que acordaren los
respectivos Gobiernos, el saldo que resultare A favor de
6sta.
Lo estipulado en el present articulo, s6lo empezarA A
tener efecto desde que los Gobiernos de los respectivos
paises se hayan comunicado la tarifa de porte de los va-
pores que tocaren en sus puertos y que conduzcan corres-
pondenciapara elextranjero, y se hayan comunicado estas
tarifas A las diversas Administraciones de Correos que
hubieren de intervenir en el despacho de la correspon-
dencia chilena 6 argentina remitida en trAnsito para el
exterior.
Art. 36.-Para quc lo convenido en el articulo anterior
surta los efectos que desea, cada pais se obliga A regula-
rizar el servicio de sus correos de tierra que hubieren de
conducir correspondencia venida por los vapores para el
otro pais, 6 que haya de remitirse para ser conducida por








AGOSTO 30 DE 1855


los dichos vapores, de manera que los correos de tierra
garden correspondencia con la llegada 6 salida de los
vapores, para que los ciudadanos de uno y otro pias pue-
dan aprovecharse de este medio de comunicaci6n.
Art. 37.-Se obligan igualmente ambos paises d cos-
tear por mitad los gastos que exigieren los nuevos correos
que habrdn de establecerse entire las ciudades de Chile
mis inmediatas A la frontera y que estuviesen en direc-
ci6n A un puerto mayor desde el cual pueda hacerse cl
comercio de transito, y la ciudad de la Confereraci6n
Argentina designada por el Gobierno de esta Repdblica
para manifestar 6 inspeccionar la introducci6n de las
mercaderias extranjeras conducidas en transito. Las ciu-
dades que en virtud de este articulo fueren centro de las
comunicaciones respectivas de un pais para otro, serAn
ligadas por el Gobierno en cuyo territorio estuvieren, con
las otras ciudades A que se extendieren las relaciones del
comercio de ambos paises, por medio de correos regular-
mente establecidos.
Art. 38.-SerA libre la conducci6n por los correos de
tierra de ambos paises, y circulardn libremente por todos
los correos de tierra del pais A que van dirigidos, los ofi-
cios 6 comunicaciones oficiales de los respectivos Gobier-
nos y sus Agentes DiplomAticos.
Lo serAn igualmente los diaries 6 peri6dicos, las publi-
caciones de documents oficiales de uno y otro pais, las
revistas, folletos 6 otros impress destinados a la circu-
laci6n.
Art. 39.-Ambas Partes Contratantes, reconocen como
limits de sus respectivos territories, los que poseian como
tales al tiempo de separarse de la dominaci6n espafiola
el afio 1810, y convienen en aplazar las cuestiones que
han podido 6 pueden suscitarse sobre esta material, para
discutirlas despu6s pacifica y amigablemente, sin recu-
rrir jams A medidas violentas, y en caso de no arribar








46 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMEROIO Y NAVEGACION

a un complete arreglo, someter la decision al arbitraje
de una naci6n amiga.
Art. 40.-El presence Tratado durard doce anos, con-
tados desde el dia del canje de las ratificaciones, y si doce
meses antes de expirar este t6rmino, ni la una ni la otra
de las dos Partes Contratantes, anuncia por una decla-
raci6n official, su intenci6n de hacer cesar su efecto, el
dicho Tratado serA todavia obligatorio durante un ano,
y asi sucesivamente hasta la expiraci6n de los doce me-
ses que siguieren & la declaraci6n official en cuesti6n,
cualquiera que sea la 6poca en que tenga lugar.
Bien entendido que en caso de que esta declaraci6n
fuere hecha por la una 6 por la otra de las Partes Con-
tratantes, las disposiciones del Tratado relatives al co-
mercio y A la navegaci6n, seran las dnicas cuyo efecto
se consider haber cesado y expirado, sin que por esto el
Tratado quede menos perpetuamente obligatorio para las
dos Potencias, con respect A los articulos concernientes
A las relaciones de paz y amistad.
Art. 41.-Elpresente Tratado serA ratificado y las ra-
tificaciones seran canjeadas en el t6rmino de doce meses
6 antes si fuere possible en esta ciudad de Santiago.

En fe de lo cual, nosotros los infrascriptos Plenipoten-
ciarios de la Confederaci6n Argentina y de la Republica
de Chile, hemos firmado y sellado en virtud de nuestros
Plenos Poderes el present Tratado de Paz, Amistad,
Comercio y Navegaci6n.

Hecho y concluido en esta ciudad de Santiago de Chile,
el dia treinta del mes de Agosto del ano del Sefor de mil
ochocientos cincuenta y cinco.

(L. S.) CARLOS LAMARCA.
(L. S.) D. J. BENAVENTE.








AOOSTO 30 DE 1855 47

Y teniendo present el mismo Tratado cuyo tenor
queda preinserto, y bien visto y considerado por Nos, y
habiendo sido aprobado por el Congreso Legislativo de
la Confederaci6n Argentina por su Ley Soberana de 20
de Septiembre de 1855, aceptamos, confirmamos y rati-
ficamos dicho Tratado, para ahora y para adelante, ofre-
ciendo y prometiendo cumplirlo y hacerlo cumplir, asi
en el todo como en cada una de sus estipulaciones usando
para el efecto de todo el poder y medios A nuestro al-
cance.

En testimonio de lo cual, firmamos el present instrn-
mento de ratificaci6n, sellado con el Sello Nacional y re-
frendado por el Ministro Secretario de Estado en el De-
partamento de Relaciones Exteriores.

Dado en el Palacio de Gobierno en la Ciudad del Pa-
ranA, Capital provisoria de la Confederaci6n Argentina,
A los treinta y un dias del mes de Enero, del aflo del Se-
fior, de mil ochocientos cincuenta y seis.

SALVADOR MARIA DEL CARRIL.
JUAN MARiA GUTIERREZ.


Ypor cuanto el Congreso Nacional ha dado sui aprobacidn
al Tratado preinserto:

POR TANTO:

Vistas y examinadas por mi parte todas las estipu-
laciones que contiene, de conformidad con el articulo
82 de la Constituci6n de la Repiblica y en virtud de
la indicada aprobaci6n del Congreso, acepto, ratifico
y confirm en todas sus parties dicho Tratado, segdn y
como aparece arriba copiado; empefiando en consecuen-








48 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMERCIO Y NAVEGACI6N

cia mi palabra y el honor national al fiel y exacto cum-
plimiento de todo lo estipulado.
Al efecto mand6 expedir la present ratificaci6n, fir-
mada de mi mano, sellada con el sello de las armas de la
Rep-iblica y refrendada por el infrascripto Ministro de
Relaciones Exteriores.

Dada en la Sala de mi despacho en Santiago, A cinco
de Abril de 1856.

MANUEL MONTT.

ANTONIO VARAS.








AGOSTO 30 DE 1855 49


LEY N.o 55 APROBANDO EL TRATADO PRECEDENT

El Senado y Cdmara de Diputados de la Confedera-
cidn Argentina, reunidos en Congreso, sancionan con
fuerza de-

LEY:

Articulo 1.-Apruebase el tratado de Amistad, Na-
vegaci6n y Comercio, celebrado entire el Presidente de la
Confederaci6n Argentina y el de la Repiblica de Chile,
por medio de sus respectivos Plenipotenciarios, en la
ciudad de Santiago de Chile, el dia treinta del mes de
Agosto del afio del Sefor de mil ochocientos cincuenta
y cinco.
Art. 2.-Comuniquese al Poder Ejecutivo.

Sala de Sesiones de la CAmara de Diputados en el
ParanA, A 26 de Septiembre de 1855.-Jose Benito Gra-
fa, Presidente.-Daniel Araoz, Diputado Secretario.


Ministerio de Relaciones Exteriores.
Parana, 1.0 de Octubre de 1855.


Thngase por ley de la Confederaci6n Argentina, co-
muniquese, publiquese y d6se al Registro Nacional.

CARRIL.

JUAN MARIA GUTIERREZ.


T. vu.








50 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMERCIO Y NAVEGACI6N


ACTA DE CANJE DE LAS RATIFICACIONES


Reunidos los infrascriptos Plenipotenciarios en el Mi-
nisterio de Relaciones Exteriores de Chile con el fin de
canjear la ratificaci6n del Tratado de Amistad, Comer-
cio y Navegaci6n, celebrado entire la Confederaci6n Ar-
gentina y la Repiblica de Chile, en 30 de Agosto del
ano pr6ximo pasado, y habiendo los infrascriptos leido
y examinado cuidadosamente las respectivas ratificacio-
nes de dicho Tratado, procediendo al canje y lo practi-
caron en la forma acostumbrada.

En fe de lo cual, firman el present certificado de
canje, por duplicado, y lo sellan por sus respectivos sellos.

Fecho en dicho Ministerio en Santiago A veinte y nueve
de Abril de mil ochocientos cincuenta seis.

(L. S.) CARLOS LAMARCA.


(L. S.) ANTONIO VARAS.








AGOSTO 30 DE 1855 51


NOTA DE LA LEGACION DE CHILE COMUNICANDO EL CESE
DE LOS EFECTOS DEL TRATADO


Legaci6n de Chile en las Repdblicas del Plata.

Buenos Aires Octubre 25 de 1866.


Al Excmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores de la Re-
pzblica Argentina, Dr. D. Rufino de Elizalde.


El Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotencia-
rio de la Replblica de Chile, tiene el honor de dirigirse
al Excmo. Sr. Ministro de Estado del Departamento de
Relaciones Exteriores de la Repdblica Argentina, para
anunciarle que S. E. el Presidente de la Repdblica de
Chile, en cumplimiento de lo estipulado en el articulo 40
del Tratado vigente entire ambas Repdblicas, ha acordado
hacer cesar los efectos de dicho Tratado al vencimiento
del t6rmino fijado, el cual debe contarse desde el dia 29
de Abril de 1856, en que fueron canjeadas las respecti-
vas ratificaciones en la ciudad de Santiago de Chile. El
infrascripto espera que el Excmo. Sr. Ministro de Es-
tado, a quien se dirige, se sirva poner esta denuncia en
conocimiento del Excmo. Sr. Vicepresidente, encar-
gado del Poder Ejecutivo Nacional y le ruega se dig-
ne aceptar las consideraciones de distinguida estima-
ci6n con que se subscribe -su obsecuente servidor.


J. V. LASTARRIA.








52 TRATADO DE PAZ, AMISTAD, COMERCIO Y NAVEGACI6N


Ministerio de Relaciones Exteriores.

Buenos Aires, Noviembre 7 de 1866.


Al Sr. D. Guillermo Blest Gana, Encargado de Negocios
de la Repbblica de Chile.


DespuBs de la partida del senor Enviado Extraordi-
nario y Ministro Plenipotenciario de Chile, doctor don
J. V. Lastarria, he tenido el honor de recibir la nota que
con fecha 25 del pr6ximo pasado, me ha dirigido anun-
ciAndome que S. E. el Sr. President de aquella Re-
pfiblica, en cumplimiento de lo estipulado en el articulo
40 del Tratado vigente entire ambas Rep6blicas, ha acor-
dado hacer cesar los efectos de dicho Tratado al venci-
miento del t6rmino fijado, el cual debe contarse desde
el dia 29 de Abril de 1856, 6poca del canje de las ratifi-
caciones en la ciudad de Santiago.
Me he apresurado A llevar dicha comunicaci6n al co-
nocimiento de Su, Excelencia el Sr. Vicepresidente en
ejercicio del Poder Ejecutivo Nacional, segin los deseos
manifestados por esa Legaci6n.
Aprovecho esta oportunidad para reiterar A S. S. las
seguridades de mi mAs distinguida consideraci6n y apre-
cio.---RUFINO DE ELIZALDE.




NOTA.-Siendo Ministro Argentino en Santiago Don
Felix Frias y titular de la carter de Relaciones Exterio-
res el Sr. Miguel Luis AmunAtegui en 1869, inici6 ne-
gociaciones para la celebraci6n de un nuevo Tratado de








AGOSTo 30 DE 1855 53

comercio en reemplazo de este ajuste, el cual, por otra
parte, ya habia sido desahuciado por el Ministro de Chile
Sr. Lastarria, el 25 de Octubre de 1866, cuyas gestiones
no dieron resultado, debido A que el Gobierno Argentino
no aceptaba la pretensi6n del Chileno, de que el princi-
pio del libre cambio, que se aplicaba A las aduanas te-
rrestres, se extendiera a las aduanas maritimas.













PROTOCOLO


Para el arreglo de los reclamos de la Legaci6n de Chile

Buenos Aires, 14 de Marzo de 1865.


Reunidos en la Secretaria del Ministerio de Relacio-
nes Exteriores, los Excmos. Sres. Ministro Secretario de
Estado de Relaciones Exteriores, Dr. D. Rufino de Eli-
zalde y Enviado Extraordinario y Ministro Plenipoten-
ciario de la Repiblica de Chile, Dr. D. Jos6 V. Lastarria,
con el objeto de tomar en consideraci6n los reclamos de
la Legaci6n de Chile ante el Gobierno Argentino, que
constant de la adjunta minute, despu6s de tomarlos en
consideraci6n, acordaron: 1.0 Que el expediente de recla-
mo del C6nsul de Chile, en San Juan, D. Antero Barri-
ga, se remita al Juez de Secci6n de aquella Provincia
para que A la mayor brevedad proceda con arreglo A las
leyes, hasta hacer cumplida justicia sobre el negocio.
2. Que el expediente sobre ultraje hecho al C6nsul in-
terino de Chile en Mendoza, D. Jos6 Santos Contrera,
por D. Victor Labourace, pasaria A la Corte Suprema de
Justicia para que procediese segin fuere de Derecho.
3. Que el reclamo de D. Matias Tapia, por exacciones
sufridas el 1.0 de Diciembre de 1858 en la Provincia de
San Juan, se remitiria A ]a Comisi6n encargada de los
reclamos extranjeros para su examen y reconocimiento
en la forma establecida para los reclamos de igual natu-
raleza de otros extranjeros, debiendo presentarse opor-
tunamente A la aprobaci6n del Congreso la suma que








MARZO 14 DE 1865 55

llegase A reconocerse como deuda ptiblica de la Naci6n.
4. Que el reclamo de D. Benito Morales por exacciones
sufridas en la Rioja en 14 de Marzo de 1863, se remitiria
al Ministerio de la Guerra para la resoluci6n correspon-
diente, A donde deberA ocurrir el interesado por si 6 por
apoderado legitimo. 5. Que siendo el reclamo de don
Jose Maria Jaranillo, de la naturaleza de los que se man-
daron reconocer por la ley de Noviembre 13 de 1863, y
habiendo expirado el plazo que para su presentaci6n fij6
el Decreto de 17 de Noviembre del mismo afo, dicho
reclamo deberi elevarse con las demas solicitudes ana-
logas que existen, a la consideraci6n del Congreso Na-
cional, A fin de que resuelva lo que estime convenient.
6.0 Que el reclamo de D. Pedro Antonio Lobo, por el
saqueo que sufri6 el 21 de Abril de 1862, por los suble-
vados al mando de Pefialoza, en la invasion que hicieron
A la Provincia de San Luis, no es atendible, por proce-
der de actos de fuerzas sublevadas contra la autoridad
del pais: y conformes lo firmaron en Buenos Aires, A 14
de Marzo de 1865. -RUFINO DE ELIZALDE. J. V. LAS-
TARRIA.

Buenos Aires, Marzo 15 de 1865.

Aprobado.
MITRE.


RUFINO DE ELIZALDE.














CONVENCI6N


Con Chile para determinar y complemenlar algunas estipulaciones del Tratado de 30
de Agosto de mil ochocientos cincuenta y einco

Buenos Aires, 5 de Abril de 1865.

El Gobierno de la Repuiblica Argentina y el Gobierno
de la Repdblica de Chile, reconociendo la necesidad y
conveniencia de fomentar y desarrollar las relaciones de
ambas Repdblicas, han resuelto celebrar una Convenci6n
especial, que tiene por objeto determinar y complemen-
tar algunas estipulaciones del Tratado vigente de 30 de
Agosto de 1855; y al efecto han nombrado por sus Minis-
tros Plenipotenciarios, a saber: S. E. el Sr. President
de la Republica Argentina al Excmo. Sr. Enviado Ex-
traordinario y Ministro Plenipotenciario cerca del Go-
bierno Argentino, Dr. D. Jose Victorino Lastarria; los
cuales despuds de haberse canjeado sus Plenos Poderes,
y encontrandolos en buena y debida forma, convinieron
en los articulos siguientes:

Articulo 1.-Las leyes de cada uno de los Estados
Contratantes sobre ciudadania serAn las que sirvan para
determinar la calidad de ciudadano argentino 6 chileno
respectivamente, cualesquiera que sean las eyes de otra
naci6n que el ciudadano pretendiera invocar en su favor.
Art. 2.-Los Argentinos en la Repiblica de Chile y
los Chilenos en la Repfblica Argentina no podran em-
plear en sus gestiones juridicas otros arbitrios 6 recursos







ABRIL 5 DE 1865 57

que los que las leyes conceden A los nacionales: de consi-
guiente, no se podrA entablar reclamaci6n diplomAtica
ninguna contra una resoluci6n definitive de los Tribuna-
les de Justicia, bien que podrA emplearse la gesti6n diplo-
mAtica en caso de denegaci6n de justicia 6 de retardo in-
fundado en la secuela y terminaci6n de los juicios, A efecto
que las leyes sean cumplidas. Tampoco se podrAn entablar
reclamaciones diplomAticas por las violaciones de propie-
dad 6 ataques personales que los ciudadanos de una de las
Republicas Contratantes sufran en la otra por consecuen-
cia de una'conmoci6n intestina, en cuyo caso aquellos
s6lo podrAn emplear las acciones que las leyes concedan
Slos nacionales; pero si tales vejaciones fuesen cometi-
das A ordenadas por agents de la autoridad piblica, los
perjudicados podrAn recurrir al amparo diplomAtico para
obtener la condigna reparaci6n.
Art. 3.-Cada uno de los Estados Contratantes se
compromete A prestar A los ciudadanos del otro las ga-
rantias que sus leyes concedan A los nacionales en segu-
ridad de la propiedad literaria y de los inventos indus-
triales.
Art. 4.-Es convenido que ninguna de las Potencias
Contratantes podrA celebrar con otra tratados que re-
voquen 6 contrarien las precedentes estipulaciones, y ade-
mAs se obligan A no celebrar concordatos individualmen-
te sino de comin acuerdo, para uniformar sus principios
en defense de sus derechos de patronato.
Art. 5.o-Sin perjuicio de las vias de comunicaci6n que
al trav6s de los Andes crean convenient establecer en
adelante los Gobiernos de la Repiblica Argentina y de
de la de Chile, ambas naciones se comprometen A man-
tener expeditas, por ahora, las siguientes: al norte, PAi-
pote y Calder6n; al Centro, Rio Colorado 6 Uspallata;
Portillo y Camino del Feno.








58 CONVENCI6N SOBRE EL TRATADO DE 30 DE AGOSTO DE 1855

Art. 6.h--En el Rio Colorado 6 Uspallata, se construi-
rA una carretera s6lida y segura: y en las restantes se ha-
rAn sendas de herradura, estableciendo en todas ellas
los puentes que seannecesarios. Ambas naciones se com-
prometen a ejecutar todas estas obras, cada una en el
trayecto que le correspond, desde las poblaciones fron-
terizas hasta la cima de la Cordillera, en el t6rmino de
cinco afios, debiendo emprenderse los trabajos desde el
primer ano eu que esta Convenci6n comience A regir.
Tambi6n sera obligaci6n de ambas Naciones Contra.
tantes el construir en las carreteras asi como en las
sendas de Paipote y de Calder6n casuchas :,e cal y la-
drillo, A distancias convenientes, para el amparo de los
viajeros en la estaci6n de las nieves.
Art. 7.-La carretera y las sendas serAn mantenidas
en buen estado A costa de las Repiblicas Contratantes,
cada una en la parte que le corresponda, y ambas se
comprometen A no cnbrar por el trifico sino fnicamente
el peaje 6 pontazgos que sus tarifas respectivas de-
terminen, y dA mantener libre de toda otra contribuci6n
6 patente, de toda requisici6n 6 servicio forzado, los
animals, vehiculos y conductores que se empleen en el
trafico y los establecimientos que se destinen A este ob-
jeto en ambas Repiblicas.
Art. 8.0-Ambas naciones se comprometen A costear
por mitad los gastos de dos correos semanales para la
carrera entire Santa Rosa de los Andes y Mendoza, de
uno semanal para la de Copiap6 A Tinogasta, y de dos
mensuales para la nueva carrera que se establecerA en-
tre La Serena y la ciudad Argentina fronteriza mAs
inmediata que determinard el Gobierno Argentino. Estos
correos deben girar en todas las estaciones del afio, des-
de que est6n habilitados los caminos; y entire tanto se
reducirAn A la mitad desde Mayo A Septiembre inclusive.
Las ciudades fronterizas que sirvan de centro a estas








ABRIL 5 DE 1855 59

comunicaciones, seran respectivamente ligadas con las
ciudades de cada Repitblica por medio de correos, cuya
carrera corresponda exactamente A la de los correos
trasandinos; y si sucediese que por los reglamentos res-
pectivos, hubiese de partir uno de aquellos antes de la
llegada del correo trasandino, en cada ocasi6n que esto
suceda, deberA costearse un correo extraordinario que
conduzca la correspondencia hasta la estafeta mAs in-
mediata donde sea possible darle su curso ordinario, 6
hasta el punto en que se pueda alcanzar el correo ordi-
nario, para que la correspondencia continue su curso.
Art. 9.0-SerAn libres de conducci6n por los correos
de tierra y maritimos de ambos paises y circularAn
libremente por todas las estafetas del pais A que van diri-
gidas, los oficios 6 comunicaciones oficiales de los respec-
tivos Gobiernos y de sus Agentes Diplomaticos y Con-
sulares que lleven los sellos de las Secretarias de Estado,
Legaciones y Consulados; las publicaciones de documen-
tos oficiales, los diaries 6 peri6dicos, las revistas, folletos
y demas impresos, sean nacionales 6 hechos en pais
extranjero; y las cartas y demas correspondencia que
estuviesen franqueadas en el pais de donde lubiesen
sido despachadas.
Art. 10.-Si las comunicaciones, publicaciones y car-
tas antes mencionadas, fueren en transito por uno de los
Estados Contratantes para otra Naci6n y hubiese nece-
sidad de franquearlas con este fin, el franqueo se hara
de cuenta del Gobierno A quien pertenezca el correo de
transito, sin responsabilidad del otro.
Art. 11.-Las cartas certificadas que se enviasen de
uno de los Estados Contratantes al otro, no seran entre-
gadas sino con recibos otorgados por las personas a
quienes van dirigidas, 6 sus legitimos representantes,
los que seran reciprocamente devueltos para comprobar
la entrega A los remitentes.








60 CONVENCI6N. SOBRE EL TRATADO DE 30 DE AGOSTO DE 1855

Art. 12.-Para cumplir con las estipulaciones del arti-
culo 13 del Tratado, se convienen que la Repfiblica Ar-
gentina establezca un empleado que ejerza las funciones
de Vista en cada una de las aduanas de los puertos chi-
lenos de donde se despachan mercaderias en trAnsito, y
que la Repiblica de Chile establezca otro empleado de
igual clase en cada aduana de las ciudades argentinas
en que deban manifestarse para su internaci6n.
Dichos empleados procederAn de acuerdo en el des-
pacho de mercaderias con el de igual clase de la aduana
respective, sujetandose A las leyes del pais donde ejercen
sus funciones para la visaci6n y demAs reconocimientos
necesarios, y A las leyes de sus respectivos Gobiernos para
las certificaciones y demAs papeles que deban expedir
A la aduana de su patria.
Estos empleados estarAn sujetos, sin embargo, al r6-
gimen y discipline de la aduana donde presten sus ser-
vicios, y serAn removidos por sus respectivos Gobiernos
cuando el otro lo pidiese con el informed del jefe de la
aduana.
Sus sueldos serAn cubiertos por mitad, por ambos
Gobiernos, sin que el uno de ellos sea responsible ni
tenga obligaci6n alguna por la parte que al otro corres-
ponda pagar.
Art. 13.-Esta Convenci6n prevalecerA desde su rati-
ficaci6n sobre las estipulaciones del Tratado en ella mo-
dificadas, y regirA perpetuamente por la naturaleza de
sus convenios, except en la part que en adelante fuese
alterada por acuerdo de ambas Repfblicas.
Las ratificaciones serAn canjeadas en Buenos Aires,
seis meses despu6s de la iltima aprobaci6n legislative.

En fe de lo cual, los Plenipotenciarios respectivos lo
firmaron y sellaron con el sello de sus armas. En Buenos








ABRIL 5 DE 1855


Aires, a los cinco dias del mes de Abril del aio del
Seior, de mil ochocientos sesenta y cinco.

(L. S.) RUFINO DE ELIZALDE.

(L. S.) J. V. LASTARRIA.


Buenos Aires, Abril 6 de 1865.

HallAndose el present Tratado concluido y firmado
por mi Plenipotenciario y el de la Reptiblica de Chile
conforme A las instrucciones y prevenciones que al efec-
to fueron dadas a aquel, lo apruebo por mi parte y en
virtud de mis atribuciones, debiendo elevarse A la deli-
beraci6n del Congreso para su aprobaci6n definitive. El
present Tratado sera refrendado por el Ministro de
Relaciones Exteriores.
MITRE.
RUFINO DE ELIZALDE.


NOTA.-No fu6 ratificado.













MEDIACI6N DE CHILE


En la guerra contra el Gobierno del Paraguay

Buenos Aires, 9 de Octubre de 1866.

Reunidos hoy los Exrnos. Sres. Ministro Secretario de
Estado en el Departamento de Relaciones Exteriores del
Gobierno Argentino y Ministro Plenipotenciario de Chile,
con motivo de haberse presentado este Altimo A tratar
sobre la mediaci6n ofrecida en la present guerra del
Paraguay, han convenido ambos en consignar en este
Protocolo la conferencia de hoy y sus antecedentes.
Habiendo ofrecido la mediaci6n el Ministro de Chile
en nota de 20 de Junio de este afo, anunciando que su
Gobierno habia celebrado un Acuerdo con los del Perd,
Bolivia y Ecuador, para ofrecer dicha mediaci6n, y que
oportunamente se haria el ofrecimiento simultAneo A los
cuatro beligerantes, convino verbalmente con el Exmo.
Sr. Secretario de Relaciones Exteriores en que el ne-
gocio se dejaria pendiente esperando una oportunidad
de tratarlo con buen resultado y mientras dicho Exmo.
Sr. consultaba sobre el particular la opinion de los Go-
biernos Aliados del Argentino.
A principios de Agosto tuvieron ambos otra conferen-
cia en la cual el Exmo. Sr. Secretario de Relaciones Ex-
teriores expuso que estaba ya en posesi6n de las contes-
taciones de los Gobiernos Aliados y que ellos con el de la
Repdblica Argentina, no creian hallarse en circunstan-
cias de aceptar la mediaci6n, por cuanto no habian
ocurrido, ni esperaban que ocurriesen, acontecimientos








OCTUBRE 9 DE 1866


capaces de deshermanar A los Aliados en su prop6sito de
continuar la guerra hasta dar fin y exacto cumplimiento
A las estipulaciones de su Tratado de Alianza, y que antes
bien estaban resueltos A continuar la guerra hasta con-
seguir todos los objetos que se habian propuesto. Que en
esta virtud, se prometian celebrar un acuerdo para res-
ponder en este sentido al ofrecimiento de mediaci6n
cuando fuere hecho simultaneamente a los tres Gobiernos
por cuyo motivo el Argentino no podia dar una contes-
taci6n individual al de Chile, y esperaba a que se hiciera
la proposici6n simultanea. El Ministro de Chile expuso
que desde que se le anunciaba esta determinaci6n, 61
debia de abstenerse de hacer tal ofrecimiento a los tres
aliados, y limitarse A pedir que se le contestara su nota
de 20 de Junio, como se tuviera a bien, esperando entire
tanto que concurrieran circunstancias favorables a la paz,
que hicieran variar esos prop6sitos y dieran ocasi6n opor-
tuna A la mediaci6n. Con estos antecedentes, el Exmo.
Sr. Secretario de Relaciones Exteriores le dirigi6 su nota
de 6 de Agosto, ofreciendo transmitirle la resoluci6n do
su Gobierno cuando los aliados de 6ste recibieran el ofre-
cimiento de mediaci6n y diesen a sus representantes en
esta Repdblica las instrucciones necesarias para decidir
lo convenient.
Creyendo hoy el Ministro de Chile que los aconteci-
mientos ocurridos en estos dos iltimos meses podian ha-
ber variado la situaci6n, vuelve A hacer present que esta
conferencia que su Gobierno y sus aliados, movidos por
un interns eminentemente americano, que excluye abso-
lutamente afn la mas remote pretensi6n de influir en los
negocios y en la political de los beligerantes en esta gue-
rra, abrigan todavia la esperanza de poder hacer valer
el decidido interns que tienen en la paz de estos Estados
y movidos del espiritu mas amistoso, desean saber si po-
drian ofrecer en esta ocasi6n su mediaci6n, sin tener que








64 MEDIACI6N DE CHILE EN LA GUERRA CONTRA EL PARAGUAY

lamentar todavia que estos Gobiernos se hallen decididos
A no aceptar su cordial ofrecimiento.
El Excmo. Sr. Ministro Secretario de Estado en el De.
partamento de Relaciones Exteriores dijo: que su Gobier-
no agradecia el paso amistoso dado por el de Chile, pero
que no pudiendo proceder por si solo, sino de acuerdo con
sus aliados, llevaria esta invitaci6n A su conocimiento,
esperando que les fuese igualmente hecha para que se en-
cuentren en situaci6n de dar instrucciones A sus represen-
tantes ante este Gobierno y acordar la respuesta que
debe darse al Gobierno de Chile.
Y lo firmaron por duplicado

RUFINO DE ELIZALDE.
J. V. LASTARRIA.













CONFERENCIA PROTOCOLIZADA


Frias -Santa Maria, sobre extradici6n y comercio


Santiago, 3 de Julio de 1869.


Reunidos en conferencia en la noche de este dia, S. E.
el Sr. D. F61ix Frias, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de la Repiblica Argentina, y S. E. el
Sr. D. Domingo Santa Maria, Ministro Plenipotenciario
de la Repiblica de Chile, comenzaron por ocuparse de
un proyecto de Tratado Postal, que dieron por conclui-
do en los t6rminos que aparece del pliego separado.

Pasaron en seguida a ocuparse de un proyecto de tra-
tado sobre extradici6n, el cual qued6 tambi6n terminado
en la manera que aparece en pliego separado.
Relativamente a este Tratado, el Sr. Santa Maria sig-
nific6 al honorable Sr. Frias que deseaba se consignase
en el Protocolo de la present conferencia, aun cuando
la letra del Tratado era clara y precise, que los reos
politicos no estaban de ninguna manera comprendidos
en 61, pues la Repiblica de Chile se habia hecho siempre
un deber en concederles el mas amplio y seguro asilo;
que a este respect la Reptblica habia guardado una
practice invariable, que casi coincidia con la 6poca de
nuestra emancipaci6n, puesto que el Senado Conserva-
dor de mil ochocientos veinte y tres habia dictado una
ley sobre el particular, consagrando de este modo, en
nuestra propia legislaci6n, los principios establecidos
por el derecho international.
T. vl. 5









66 CONFERENCIA SOBRE EXTRADITION Y COMERCIO

Que evidentemente el Tratado que acaban celebrar
no comprendia A los reos politicos, ya porque en 61 se
expresaba que solo podian ser solicitados y entregados por
los respectivos Gobiernos los individuos considerados
como reos de los delitos nominativamente detallados en
el Tratado, ya porque claramente se estipulaba que no
podrian ser juzgados por delitos politicos anteriores A
aquel que seria de motivo para la extradici6n, 6 que
tuviesen conexi6n con 61.
Concluy6 el Sr. Santa Maria manifestando que ya que
habia legado el caso de levantar un Protocolo de la
present conferencia, puesto que de ]a anterior habida
el dia 8 del mes pasado no habia creido necesario dejar
constancia, le parecia oportuno consignar la exposici6n
que acababa de hacer respect de. la cual estaba seguro,
coincidia en miras y prop6sitos con el honorable sefor
Frias, atendidas las estipulaciones del Tratado y muy
especialmente la ilustraci6n del Gobierno Argentino y
la de su honorable Representante en Chile.

El Ministro Argentino contest que su Gobierno esta-
ba muy distant de pretender se negara en ninguno de
ambos paises el derecho de asilo A los refugiados politi-
cos; que el Tratado de extradici6n, como lo observaba el
honorable Santa Maria, se referia Anicamente A los cri-
minales comunes enumerados en 61 y contra los cuales
era menester que se protegiera la acci6n de la justicia,
burlada por los malhechores, que buscaban la impuni-
dad atravesando las fronteras.

Terminados los Tratados Postales y de Extradici6n,
los Sres. Ministros infrascriptos pasaron A ocuparse de
un Tratado de amistad y comercio.

El Sr. Santa Maria dijo & S. E. el honorable Sr. Frias








JULIO 3 DE 1869


que, consultadas sus instrucciones y creyendo interpre-
tar fielmente las aspiraciones y los deseos del Gobierno
Chileno, proponia A S. E., como base del Tratado que
proyectaban, la complete y absolute liberaci6n de dere-
chos de importaci6n y exportaci6n, tanto en el comercio
maritime como en el comercio terrestre que habia 6
pudiera haber entire las dos Republicas. Que se permitia
recomendar con eficacia esta base A la consideraci6n y
aprobaci6n del H. Sr. Frias, ya como la mas equitativa y
just, ya como el vinculo mas duradero y m1s cierto que
pudiera unir A las Republicas Sud-americanas, hasta
former de ellas una sola familiar, puesto que asi se crea-
ban y desarrollaban intereses comunes. Que A la suspi-
rada uni6n americana debia darse una base como la que
se permitia proponer y recomendar, desde que ella ten-
dia A igualar las condiciones del comercio entire dos pue-
blos hermanos, A dar facilidades A este mismo comercio
y A acabar con el gravoso sistema de impuestos entire
dos paises, cuya principal riqueza consistia en el cambio
libre de sus manufactures y products naturales. Que de
esta manera desaparecian las barreras que mediante el
sistema de impuestos vigentes, tenian que levantarse en
las fronteras 6 en los puertos para cuidar de un interns
fiscal mal entendido, puesto que un pais era tanto mas
rico, cuanto mas se alentaba y aliviaba la producci6n y
se facilitaba el cambio de estos mismos products. Que
en la comunidad de intereses que habia entire los pue-
blos Sud-americanos, no se comprendia que pudiera man-
tenerse en vigencia el cobro de derechos de importaci6n
6 exportaci6n- sobre los products de esos mismos pue-
blos, y que ya que A los infrascriptos se les presentaba la
oportunidad de celebrar un Tratado de comercio, instaba
A S. E. para que las Repdblicas que representaban
comenzasen por dar el provechoso ejemplo de ajustar
Tratados bajo la base que el Sr. Santa Maria proponia.


67








68 CONFERENCIA SOBRE EXTRADICI6N Y COMERCIO

Agreg6 tambi6n que la indicaci6n que hacia al honora-
ble Sr. Frias, tenia sus precedentes en las miras que
habian animado A los Gobiernos en Chile, pues cuando
la RepAblica habia celebrado Tratados con las naciones
europeas, habia procurado hacer una excepci6n respec-
to de las RepAblicas americanas, en cuanto A la igualdad
A que quedaban sometidas aquellas naciones en lo tocan-
te A los favors que Chile concedia 6 que en adelante
pudiera conceder A otras. Que A este prop6sito, en un Tra-
tado celebrado con el Peri en mil ochocientos treinta y
cinco, se habia estipulado que los products naturales 6
manufactures de cualquiera de las dos Rep6blicas, con-
ducidas en buques chilenos 6 peruanos, solo pagarian en
las aduanas de la otra, la mitad de los derechos de inter-
naci6n con que se hallasen gravadas 6 en adelante se
gravasen las mismas 6 equivalentes mercaderias de la
naci6n mAs favorecida. Que si Chile no habia logrado
hasta ahora realizar sus prop6sitos en la extension que
era de desear, creia el Sr. Santa Maria que era llegada
la oportunidad de dar A los Tratados de comercio que en
adelante se celebrase entire las dos Repiblicas america-
nas, la inica base just y legitima sobre que debian
reposar.
Todavia hay mAs, agreg6 el Sr. Santa Maria. Sihubie-
ramos de apelar a la estadistica, bien podria considerarse
por algunos, desventajoo para Chile un tratado ajustado
bajo la base propuesta, puesto que las manufactures y
products chilenos importados en la Repiblica Argentina
por mar 6 por tierra, representan valores muy inferiores
A los que representan los valores argentinos importados
A Chile por cualquiera de esas dos vias. Si el interns fis-
cal hubiera de ser escuchado y atendido por Chile, su
conveniencia le aconsejaria mantener los derechos de
importaci6n y exportaci6n en el comercio terrestre 6
maritime. La Repiblica Argentina es especialmente








JULIo 3 DE 1869 69

productora de ganados, y lo serA siempre, por las condi-
ciones naturales y propias de su suelo.
Verdaderamente esta producci6n no es el resultado de
una industrial, pues ella se desarrolla sin esfuerzos espe-
ciales del hombre y solo mediante A que las grande
masas de ganados no pueden menos de reproducirse en
las extensas llanuras argentinas, que de otro modo serian
improductivas. Este ganado, forzosamente debe traerse
a Chile, como el mercado mas inmediato, mis seguro y
ventajoso, sin que pueda sostenerse que para nosotros sea
absolutamente indispensable, puesto que producimos
tambien ganado y podemos mantenerlo en todos los cam-
pos del Sur y transportarlo fAcilmente al Norte. Asi suce-
de que la mas valiosa producci6n argentina tiene necesi-
dad del mercado chileno para no perderse 6 abaratarse
por complete, mientras que la producci6n chilena, no ha
menester de ese mercado obligado. El interns fiscal chi-
leno podria, en tal situaci6n, consultarse ahora como se
consult en otro tiempo, y por cierto que no tendria el
fisco una pequef~a entrada, si se gravase la internaci6n
del ganado con un impuesto igual 6 mas m6dico de aquel
con que se hallaba gravado antes de mil ochocientos
cincuenta y siete. Chile, sin embargo, abandonarA un
sistema de esta naturaleza, siempre que el Gobierno
Argentino acepte, como base de un tratado, la complete
liberaci6n de derechos en el comercio maritime y terrestre.
Chile quiere que los products chilenos y argentinos
se considered como products naturales de ambos paises,
sujetos A todos los favors que lo est6 la producci6n
natural de cada pais.
El Sr. Frias no niega la excelencia del principio, en
virtud del cual las Repiblicas de Sud-America podrian
adoptar, en sus relaciones comerciales, el libre cambio
de todas sus producciones por las vias terrestres y mari-
timas; y comprende que tal sistema contribuiria A estre-








CONFERENCIA SOBRE EXTRADICI6N Y COMERCIO


char los vinculos de fraternidad que las unen; pero, al
Gobierno Argentino, que tiene que ser fiel A los compro-
misos contraidos con otras naciones, no le es dado con-
signar, en su Legislaci6n aduanera, semejante excepci6n
en favor de los Estados de este continent que comercian
con ella.
Tanto el tratado del afo de mil ochocientos veinte y
cinco con la Gran Bretana, como los que posteriormente
se han celebrado con Portugal, los Estados Unidos, la
Cerdena, la Prusia, el Brasil y la Espafa, obligan A la
Republica Argentina A no imponer las producciones
de esos paises, derechos diferentes ni mayores que los
que se impusieran A la naci6n mrs favorecida. Todas
esas naciones, a6n sin conceder la reciprocidad, estarian
autorizadas para exigir que se extendiera A ellas el bene-
ficio de una innovaci6n como la propuesta por el hono-
rable Sr. Santa Maria. De manera que, abierta la via
maritima A la introducci6n libre de los trigos y harinas
de Chile, habria que abrirla tambi6n para los demAs
paises productores de iguales articulos.
Si el principio del libre cambio se estableci6 en el Tra-
tado que ligaba A las dos Rep6blicas, y que ha cesado de
estar en vigor, sin que ninguna naci6n de las antes cita-
das protestard contra 41, fu6 porque limitaba la aplica-
ci6n de ese principio a las vias terrestres de comercio, y
porque ninguna de ellas podia participar de las ventajas
de aquella mutua concesi6n, lo que no sucederia desde
que se le extendiera A las vias maritimas tambien.
No toca al Ministro Argentino averiguar de que mane-
ra pudiera Chile conciliar el sistema de comercio ameri-
cano, propuesto por el honorable Sr. Santa Maria, con
los tratados que esta misma Repiblica tiene ajustados
con la Cerdefa, la Francia, y la Gran Bretafa, en nin-
guna de los cuales se ha dado A las palabras, naci6n mds
favorecida, la acepci6n contenida en el que en el ano de








JULIO 3 DE 1869 71

mil ochocientos treinta y cinco, se pact6 con el Pert;
pero entiende que la Repdblica Argentina no puede pres-
cindir de tratar de igual modo, en sus aduanas, a todas
las naciones. Ella ha procurado, por lo demis, que su
legislaci6n se conforme con las doctrinas mis liberals
en material de comercio, de lo que ofrecen una prueba los
derechos, relativamente bajcs, con que estAn gravadas
la mayor parte de las producciones extranjeras.

Agreg6 el Sr. Frias, que el estado de la hacienda de la
Repiblica Argentina, cuyos gastos habian aumentado
considerablemente, de results de la guerra que despu6s
de tanto tiempo sostiene con el Gobierno del Paraguay,
no permitia disminuir las entradas de Aduana, principal
fuente de los recursos fiscales de su pais. Habia recibido
pocos dias ha el Mensaje presentado por el Poder Ejecu-
tivo sobre el Presupuesto que debia regir en el ano 1870.
Veia en 61 que los gastos ascendian A catorce millones de
pesos, y que habia que invertir la mitad de dicha suma
en el citado afio en el pago de la deuda pflblica; lo que
dejaba un deficit considerable. Para llenarlo, el Gobier-
no acababa de proponer al Congreso el aumento de 7
por ciento en el derecho cobrado A articulos de much
consume, como eran los aguardientes, licores, vinos, cer-
veza, yerba y tabaco. Cuando el Sr. Frias conocia estos
hechos estaba persuadido que no seria aprobado por su
Gobierno, si daba al principio del libre cambio, en el
Tratado que estaba encargado de celebrar, una latitud
que antes no tenia, y en la que no era possible convenir
en las circunstancias referidas.

El Sr. Santa Maria replic6 al Sr. Frias que las obser-
vaciones que S. E. le hacia no tenian a su juicio la im-
portancia y la gravedad que el honorable Sr. Frias les
atribuia.








72 CONFERENCIA SOBRE EXTRADICI6N Y COMERCIo

En primer lugar, dijo el Sr. Santa Maria, el interns
fiscal argentino no puede invocarse como raz6n decisive,
desde que ese mismo interns podria invocarlo Chile con
mayor ventaja. No se me oculta que la Reptiblica Ar-
gentina pueda haber aumentado los derechos de impor-
taci6n, atendidas las necesidades de la guerra que sos-
tiene con el Paraguay, pero sobre ser exigua y casi
insignificant la suma de que se veria privado el fisco
argentino con la liberaci6n de derechos a los products
y mercaderias chilenas que se internasen por mar, Chile
podria alegar tambien igual raz6n para gravar los pro-
ductos y mercaderias argentinas que se internasen por
tierra y para sostener los derechos sobre las que se in-
ternasen por mar, puesto que no desconoce el honorable
Sr. Frias que la Repuiblica se encuentra agobiada con
una crecida deudi A consecuencia de nuestra guerra con
Espafia; deuda que Chile pagard religiosamente en el
interior y en el exterior, pero que no la consider como
un estimulo 6 una raz6n para alzar los derechos que
se cobran en las adua.nas, sino como un motivo mAs
eficaz todavia para desarrollar la riqueza pfiblica, me-
diante concesiones liberals que hagan mas fAcil el em-
pleo de los capitals y mas expedite el concurso de las
fuerzas individuals. Si el interest fiscal transitorio, hijo
de circunstancias especiales, hubiera de atenderse, seria
Chile el que mas bien podria invocarlo, considerada la
importancia de su deuda, pero pospone ese interns y lo
echa en complete olvido desde que cree que en un tra-
tado de comercio deben consultarse intereses de un ca-
rActer mAs superior, mAs permanentes y ciertos.
Tampoco puede considerarse como un embarazo ver-
dadero el compromise que la Repuiblica Argentina tiene
con otras naciones por medio de tratados vigentes, me-
diante los cuales debe acordarles los mismos privilegios
y exenciones que A la naci6n mAs favorecida; porque si








JULIO 3 DE 18%9


tal embarazo tuviese toda ]a fuerza y todo el alcance
que el honorable Sr. Frias le da, 61 lo seria tambi6n para
Chile que tiene celebrados tratados de igual naturaleza,
en los cuales se encuentran estipulaciones que contienen
id4ntico compromise, pero no es llegado el caso de que
esas estipulaciones puedan representarse ni hacerse valer,
desde que ninguna de las naciones con las cuales se tie-
nen ajustados esos tratados, se halla.n en la especialisima
situaci6n en que se encuentran la Repitblica de Chile y
la Repiblica Argentina. Si esta 6ltima liberal de dere-
chos de internaci6n el comercio maritimo chileno, es
porque la primer liberal tambi6n de iguales derechos el
valioso comercio argentino por tierra. Verdaderamente
se busca una compensaci6n, aun cuando esa compensa-
ci6n no exist extrictamente para Chile, que antes que
todo provecho fiscal momentAneo, desea fijar nna base
equitativa y establecer un vinculo de verdadera frater-
nidad americana.
Ni la Repiblica Oriental, ni el Brasil, ni los Fstados
Unidos podrian elevar quejas justas, desde que al pedir
estas naciones un favor, no podrian, como lo hace Chile,
conceder otro igual y mAs important todavia. Para que
el Brasil, por ejemplo, pudiera solicitar liberaci6n de
derechos para la azfcar y la yerba-mate, seria menester
que pudiese conceder A su turno igual liberaci6n al co-
mercio argentino terrestre, que no lo tiene, y dar todas
las demAs franquicias que Chile otorga al comercio de
trAnsito. Los Estados Unidos podrian menos que otro
Estado producer solicitud alguna. Gravada recientemen-
te la importaci6n de lanas con subidos derechos, han
hecho impossible el comercio argentino con este ramo, y
condenado al comerciante argentino A buscar Anicamente
el mercado europeo.
No hay paridad de condici6n entire ningin otro Estado
y Chile y la Repiblica Argentina. Por este motivo los








74 CONFERENCIA SOBBE EXTRADICI6N Y COMERCIO

tratados celebrados con otras nacionesno son para Chile
un inconvenient, como no pueden serlo tampoco para
la Repiublica Argentina.
Si en iiltimo anAlisis, el inter6s fiscal es el 6nico que
puede invocarse por la Repuiblica Argentina el Sr. Santa
Maria se permite recorder al honorable Sr. Frias algu-
nas cifras con la grata esperanza de que S. E. se persua-
dirA que ese interns s6lo podria representarlo el Gobier-
no de Chile. En el period transcurrido de mil ochocien-
tos cincuenta y ocho A mil ochocientos sesenta y siete,
la importaci6n por Cordillera del comercio argentino ha
ascendido A doce millones seiscientos cuarenta y un mil
novecientos setenta pesos, y la exportaci6n en trAnsitos
durante igual tiempo, A siete millones ochocientos cua-
renta y seis mil cuatrocientos cuarenta y cinco pesos.
Nuestra exportaci6n en ese mismo period, por mar y
tierra, de products nacionales y nacionalizados, ha su-
bido dnicamente A un mill6n cuarenta y dos mil setenta
y siete pesos. De manera que si el Gobierno de Chile hu-
biera de ser seducido por el interns fiscal, deberia abo-
gar por la subsistencia de los derechos de importaci6n y
exportaci6n 6 imponerlos A su vez al comercio terrestre
como un arbitrio para crear recursos. Pero tal procedi-
miento le alejaria de los nobles prop6sitos que le animan
y heriria con 41 los intereses industriales que procura
alentar y desarrollar.
La importaci6n de ganados ha sido durante esos mis-
mos afios de ocho millones trescientos sesenta y nueve
mil seiscientos pesos, y si sobre esta importaci6n se hu-
biera impuesto un derecho de un diez por ciento sola-
mente, el fisco habria recibido ochocientos treinta y seis
mil novecientos sesenta pesos.
En el afio de mil ochocientos sesenta y seis, por ejem-
plo, habria percibido, tomando en cuenta el nimero de
ganado introducido, ciento diez y siete mil seiscientos
ochenta y nueve pesos veinte centavos.








JmLIo 3 DE 1869 75

Y no puede decirse que la imposici6n de tal derecho
habia sido una cosa nueva, y que 61 habia retraido 6 em-
barazado la importaci6n de ganado, porque sobre ser
forzoso A las Provincias Argentinas ultra Cordillera traer
su ganado al mercado chileno, mercado mAs seguro cada
dia y mas fAcil por la radical compostura que se hace, y
se ha hecho ya en gran parte en los caminos chilenos,
ese derecho ha existido hasta mil ochocientos cincuenta
y seis, en que se celebr6 el Tratado denunciado en el ailo
pr6ximo pasado.
Es notorio que los ganados argentinos fueron gravados
en mil ochocientos treinta y tres, A solicited de los mis-
mos hacendados chilenos, que creian ver en la libre im-
portaci6n de ese articulo una ruinosa competencia para
la producci6n de ese mismo articulo en Chile. El ganado
se grav6 entonces en esta forma: un buey, cuatro pesos;
un novillo, tres pesos; una Vaca, tres pesos; un caballo,
dos pesos; una mula, dos pesos.
Mas tarde el impuesto fu6 de cuatro pesos por cabeza.
Un interns econ6mico bien entendido acab6 y puso fin A
ese estado de cosas, en que s61o se miraba el interns fiscal;
y si la Repiblica Argentina quiere coronar la obra y
abrir campo ancho al verdadero interns de ambos paises,
creando A mAs un vinculo de uni6n que los estreche y con-
vierta en una realidad la fraternidad americana, yo rue-
go al honorable Sr. Frias que acepte con entusiasmo la
base-'que por especial recomendaci6n de mi Gobierno he
propuesto y sometido A la aprobaci6n de S. E.

El Sr. Frias, haciendo sus reserves respect de la
exactitud de las cifras citadas por el honorable Sr. Santa
MVaria, que consideraba muy incompletas, sobre todo en
la parte relative A la exportaci6n de los products chile-
nos, replic6 que, como antes lo habia dicho, afn sin con-
ceder la reciprocidad, las naciones A las que la Repdblica








Vi CONFERENCIA SOBRE EXTRADICI6N Y COMERCIQ

Argentina habia prometido tratar como a la minds favo-
recida no podrian ser excluidas en cuanto A los derechos
que pagan sus producciones en las Aduanas, de las ven-
tajas dispensadas A un Estado americano.
Si es cierto que los ganados argentinos de las Provin-
cias vecinas de los Andes tienen su mercado forzoso en
Chile, no lo es menos que la producci6n es insuficiente
en este pais para satisfacer las exigencias de su consume,
principalmente en las Provincias del Norte, y que solo de
la Repiblica Argentina pueden venir esos ganados. Las
necesidades de los que vencen no son mayores que las
de los que los consume; y las medidas que favorecen su
internaci6n libre de derechos han sido dictadas princi-
palmente en provecho de estos Afltimos. Vendedores y
compradores reportan igual bien; y eso es lo que reco-
mienda, como buena doctrine, econ6mica, la que tiende
a derribar las barreras del sistema contrario de derechos
fiscales, A los que los Estados deben recurrir, sin embargo,
en los limits indispensables para la formaci6n de sus
rentas. El Gobierno Argentino estd decidido A no traspa-
sar esos limits.
El tratado que restablezca el libre cambio en el co-
mercio terrestre de las dos Rep6blicas, es ya un gran paso
dado en el sentido mismo de las ideas econ6micas de que
es tan partidario el honorable Sr. Santa Maria. Importa
por lo mismo no retroceder, llegarA quizA antes de much
tiempo el dia en que por medio de una ley, se admitan
en los puertos argentinos libremente los products de
consume general, que Chile y otros paises introduced en
ellos, y que hoy no pueden protejerse con una disposici6n
exceptional contenida en un pacto de comercio.
Conservar lo que es incuestionablemente bueno, es po-
nerse en la via de alcanzar mAs tarde lo mejor.
El Sr. Frias agreg6 que si la clAusula relative a la li-
bre importaci6n de los products de ambos paises por la








JULIO 3 DE 1869 77

via maritima, se presentaba como condici6n indispensa-
ble para el ajuste del Tratado, pensaba que no seria sancio-
nado. A su juicio, esta clAusula podia incluirse, como
conditional, para el caso en que el Gobierno argen-
tino fuera de distinta opinion que su Plenipotenciario.
El creia que habia imprudencia en hacer depended de
ella la suerte de un tratado que indudablemente, como
lo mostraba la luminosa discusi6n del afio anterior en
esta CAmara de Diputados, tal cual habia existido, ha-
bia sido muy provechoso A los intereses chilenos.
El Sr. Frias se creia sobre todo autorizado para afir-
marlo, desde que Chile, poco despu6s de denunciado el
tratado de 1856, se habia apresurado A dictar por medio
de sus leyes internal lo que en dicha Convenci6n estaba
pactado; esto es, la libertad del comercio de trAnsito, y
la libre internaci6n de los ganados argentinos, sin fijar la
condici6n en que tanto insistia el honorable Sr. Santa
Maria, pues los articulos de producci6nnacional que van
por tierra de Chile A la Repdblica Argentina, como los
de igual clase que de ella se traen A este pais, ademAs de
los ganados, son de tan poca importancia que merecen
apenas tenerse en cuenta.
Termin6 el Sr. Frias declarando A S. E. el Plenipoteh-
ciario de Chile que sus instrucciones le prohibian dar al
principio del libre cambio mAs latitud que la del anterior
tratado, y que la misi6n de que estaba encargado era la
de establecer las relaciones comerciales entire ambos
paises sobre las bases que 61 fijaba, y que una experien-
cia de doce afios habia demostrado ser reciprocamente
ventajosas.

Atendidos los motives que el honorable Sr. Frias repre-
senta, dijo el Sr. Santa Maria que creia oportuno suspen-
der las conferencias sobre esta material para dar cuenta
A su Gobierno con el Protocolo que se levantare de ella.








78 CONFERENCIA BOBRE EXTRADICI6N Y COMERCIO

Que segin fueran las nuevas instrucciones que se le co-
municaren, se haria un honor en volver a conferenciar
con el honorable Sr. Frias, A cuya rectitud de intenciones
e ilustradas miras hacia plena justicia, deplorando si, que
sus instrucciones no le permitieran avanzar mAs adelante.
Que Anicamente advertiria A S. E. que los datos estadis-
ticos que hacia valer, estaban torados de los documen-
tos oficiales mAs acreditados y comprobados que poseia
la Repitblica, y que estaba seguro que S. E. abandonaria
sus reserves A este respect, si consultaba una Estadistica
Commercial Argentina, que era de suponer fuese complete
y exacta.

FELIX FRIAS.


DOMINGO SANTA MARIA.











CONVENCI6N


De Extradici6n entire la Repiblica Argentina y la Repfblica de Chile

Santiago de Chile, 9 de Julio de 1869

La Repflblica Argentina y la Repliblica de Chile, de-
seando facilitar la administraci6n de la justicia y ase-
gurar el castigo de los crimenes cometidos en los terri-
torios de las dos naciones, cuyos autores 6 c6mplices
quisieran escapar A la vindicta de las leyes, refugiandose
de un pais en el otro, han resuelto celebrar una Con-
venci6n que establezca reglas fijas, fundadas en una
perfect reciprocidad, para la extradici6n de los acu-
sados 6 condenados por los tribunales competentes por
uno de los crimenes especificados en ella; y han nom-
brado al efecto por sus Plenipotenciarios, A saber:

S. E. el Sefior Presidente de la Repdblica Argentina
al Sr. D. F6lix Frias, Su Enviado Extraordinario y Mi-
nistro Plenipotenciario en la Repfblica de Chile.
S. E. el Sr. President de la Rep6blica de Chile al Sr.
D. Domingo Santa Maria.

Los cuales Plenipotenciarios, despu6s de haber can-
jeado sus respectivos Plenos Poderes, y encontrAndolos
en buena y debida forma, han convenido en los articulos
siguientes:

Articulo 1.0-La Republica Argentina y la Replblica
de Chile se comprometen por la present Convenci6n A
entregarse reciprocamente los individuos refugiados de








CONVENCI6N DE EXTRADICI6N


uno de los dos paises en el otro, que fuesen perseguidos
6 condenados por los crimenes enunciados en el articulo
siguiente.
Art. 2.--Los crimenes que autorizan la extradici6n
son:

1. Asesinato;
2. Homicidio, A no ser que se hubiese cometido en de-
fensa propia 6 por imprudencia;
3. Parricidio;
4. Infanticidio;
5. Envenenamiento;
6." Asociaci6n de malhechores, salteo;
7. Extorsi6n de titulos y de firmas;
8. Incendio voluntario;
9. Robo con violencia, escalamiento, fractures ii otra
circunstancia agravante que le diere el caracter de cri-
men 6 de robo calificado, y que las leyes de ambos paises
castigaren con pena aflictiva 6 infamante;
10. Falsificaci6n de escrituras pdblicas 6 aut6nticas,
de documents privados, de notas 6 billetes de Banco,
de titulos de la deuda p6blica de cada uno de los dos
Gobiernos, de libranzas, vales, pagar6s 6 otros efectos
comerciales; pero no se comprenderAn en dichas falsi-
ficaciones las que segun la legislaci6n del pais en que
se cometieren, no merezcan pena corporis aflictiva 6 in-
famante;
11. Fabricaci6n 6 introducci6n 6 circulaci6n de mo-
neda falsa, falsificaci6n 6 alteraci6n de papel moneda v
de los sellos 6 timbres del Estado en las estampas para
cartas 6 en otros efectos pfblicos, como asimismo, la emi-
si6n 6 circulaci6n de esos efectos falsificados 6 adul-
terados.
12. Falsificaci6n de los curos y sellos del Estado que
se emplean para amonedar 6 sellar species metAlicas;








JULIO 9 DE 1869


13. Sustracci6n de caudales pdblicos y concusi6n, co-
metidas por funcionarios piblicos, pero solo en el caso
que estos delitos merecieren pena corporis aflictiva 6 in-
famante, atendida lalegislaci6n del pais en que se hu-
bieren cometido;
14. Bancarrota 6 quiebra fraudulent;
15. Barateria, siempre que los hechos que la consti-
tuyan y la legislaci6n del pais A que perteneciere la nave,
hagan responsables A sus autores de pena corporis aflic-
tiva 6 infamante;
16. Insurrecci6n del equipaje 6 tripulaci6n de una
nave, cuando los individuos que componen dicha tripu-
laci6n 6 equipaje, se hubieren apoderado de la embar-
caci6n 6 la hubieren entregado pirates;
17. Sustracci6n fraudulent de dineros, species, ti-
tulos 6 efectos pertenecientes A una compafiia 6 sociedad
industrial 6 commercial, i otra corporaci6n, por una per-
sona empleada en ella 6 que tuviese su confianza i obrare
en su representaci6n, cuando esta compafiia 6 corpo-
raci6n es legalmente establecida y las leyes castigan
estos crimenes con pena infamante. La extradici6n se
aplicard a los individuos acusados 6 condenados como
autores 6 c6mplices de dichos crimenes.

Art. 3."-Los criminals podr.n ser reclamados di-
rectamente por los Gobiernos de ambos paises, 6 por me-
dio de los agents diplomAticos 6 consulares, ministros 6
oficiales piblicos debidamente autorizados al efecto.
Art. 4.-La extradici6n no tendrA lugar sino exhi-
biendose por parte la Potencia reclamante documents
que, segin las leyes de la naci6n en que se hace el re-
clamo, bastaria para aprehender y enjuiciar al reo, si
el delito se hubiere cometido en ella.
Art. 5. -No obstante lo estipulado en el articulo an-
terior, cada uno de los dos Gobiernos queda facultado
T. viz. 6








82 CONVENCI6N DE EXTRADICI6N

para poder pedir por la via diplomAtica, el arrest in-
mediato y provisional de cualquier fugitive, presunto 6
reo criminal, comprometi6ndose A presentar en el t6rmi-
no de dos meses, 6 menos, si fuere possible, los documen-
tos justificativos de la demand formal de extradici6n.
Si autorizado el arrest, transcurriere este plazo sin
haberse exhibido los mencionados documents, el reclu-
so sera puesto inmediatamente en libertad.
Art. 6. Si el individuo reclamado se hallare enjui-
ciado por un crime 6 delito que hubiese cometido en el
pais en que se encuentra asilado, la extradici6n sera di-
ferida 6 aplazada hasta que concluya el juicio que se si-
gue contra 61, 6 sufra la pena que se le impusiere. Lo
mismo sucederA si al tiempo de reclamarse su extradi-
ci6n, se hallare cumpliendo una condena anterior.
Art. 7. En ningin caso el fugitive que hubiese sido
entregado a alguno de los dos Gobiernos podrA ser cas-
tigado por delitos politicos anteriores la fecha de la ex-
tradici6n 6 conexos con ella, ni por otro crime 6 delito
que no sea de los enumerados en la present Conven-
ci6n.
Los atentados de asesinato, de homicidio 6 de enve-
nenamiento contra el Jefe de un Gobierno extranjero no
se reputarAn crimenes politicos para el efecto de la extra-
dici6n.
Art. 8.-La extradici6n no tendrA lugar si hubiere
transcurrido el tiempo suficiente para que el perseguido
6 condenado pudiese oponer la prescripci6n de la pena 6
de la acci6n, segfin las leyes del pais en que se hubiere
refugiado.
Art. 9." Si el criminal fuese reclamado por mas de
un Estado, antes de su entrega por los respectivos Go-
biernos, sera atendido con preferencia aqu6l en cuyo
territorio hubiese cometido el delito mayor, y siendo do
igual gravedad el que lo hubiese reclamado primero.








JULIO 9 DE 1869 83

Art. 10. Cuando el delito por que se persigue A un
reo, tenga pena menor en uno de los Estados Contratan-
tes, los tribunales de la naci6n que lo reclama, no po-
drAn aplicarle sino la pena inferior.
Art. 11. -Si el reo fuese ciudadano del pais en que se
ha asilado y prefiriese ser juzgado por los tribunales de
su patria, el Gobierno de ella no estarA obligado A su
extradici6n; y serA juzgado por dichos tribunales, segin
el process seguido donde se hubiese cometido el delito;
para ouyo efecto se entenderAn los tribunales de una y
otra naci6n, expidiendo los despachos y cartas de ruego
que fueren necesarias en el curso de la causa.
Art. 12. Los objetos muebles que el acusado hubiera
hurtado, que hallaren en su poder al tiempo de arrestar-
le, y los que puedan servir de prueba del delito que se le
imputare, serAn embargados en el moment de efectuarse
la extradici6n.
Art. 13. -Los dos Gobiernos renuncian A la restitu-
ci6n de los gastos que ocasionaren la aprehensi6n, deten-
ci6n, manutenci6n y transport del acusado hasta el te-
rritorio del pais en que deba ser juzgado.
Art. 14. La present Convenci6n durarA diez afios
desde el dia del canje de sus ratificaciones; y pasado este
termino se entenderA tAcitamente prorogada aio por aflo,
basta que una de las Partes Contratantes notifique a la
otra su intenci6n de ponerle fin, despues de los doce
meses de hecha la notificaci6n.
Art. 15. Esta Convenci6n serA ratificada, y las rati-
ficaciones canjeadas en Santiago en el plazo de un ato
contando desde el dia present.

En fe de lo cual, los infrascriptos Plenipotenciarios de
la Repiblica Argentina y la Repiblica de Chile, han
firmado y sellado con sus respectivos sellos la present
Convenci6n, hecha en Santiago de Chile A nueve dias








CONVENCI6N DE EXTRADICI6N


del mes de Julio del afio de Nuestro Sefior mil ochocien-
tos sesenta y nueve.

(L. S.) FELIX FRIAS.
(L. S.) DOMINGO SANTA MARIA.



HallAndose la present Convenci6n conforme con las
instrucciones dadas al Plenipotenciario Argentino en
Chile, apru6base y el6vese al Congreso Nacional con el
Mensaje acordado.

SARMIENTO.
MARIANO VARELA.


Y por cuanto la Convenci6n present ha sido aprobada
por el Congreso Nacional.
Por tanto, oido el Consejo de Estado, y vistos y exa-
minados todos los articulos de que ella se compone, en
virtud de la facultad que me confiere la parte 19 del
articulo 82 de la Constituci6n Politica del Estado y de la
indicada aprobaci6n de la Legislatura, vengo en ratificar
como las presents ratifico y confirm solemnemente la
Convenci6n referida, en todas sus parties, tal y como ha
sido copiada arriba; prometiendo en consecuencia guar-
darla y hacerla guardar y ejecutar field y exactamente
para lo cual empefo mi palabra y el honor national.

Dada en la Sala de mi despacho, en Santiago A treinta
dias del mes de Enero del ano de Nuestro Sefor mil ocho-
cientos setenta.-JosE JOAQUIN PAREZ.-MIGUEL LUIs
AMUNATEGUI.








JULIO 9 DE 1869


LEY DE APROBACI6N


Departamento de Relaciones Exteriores.

Buenos Aires, Septiembre 24 de 1869.

POR CUANTO:

El Senado y Cdmara de Diputados de la Nacidn Argen-
tina, reunidos en Congreso, sancionan con fuerza de

LEY:

Articulo 1.-Apru6base la Convenci6n de extradici6n
celebrada el 9 de Julio del present afio entire los Pleni-
potenciarios de la Repiblica Argentina y el de la Repi-
blica de Chile.
Art. 2.-Comuniquese al Poder Ejecutivo.

Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino,
en Buenos Aires, A los veinte y tres dias del mes de Sep-
tiembre de mil ochocientos sesenta y nueve.-ADOLFO
ALSINA.-Carlos M. Saravia, Secretario del Senado.-
MANUEL QUINTANA. -Ram6n B. Mufiiz, Secretario de la
CAmara de Diputados.

POR TANTO:

TUngase por Ley, comuniquese, publiquese, y d6se al
Registro Nacional.
SARMIENTO.


MARIANO VARELA.








CONVENCI6N DE EXTRADICI6N


CANJE DE LAS RATIFICACIONES


Reunidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores,
el Sr. D. Miguel Luis AmunAtegui, Ministro de Relacio-
nes Exteriores de Chile, y el Sr. D. Felix Frias, Enviado
Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de la Repd-
blica Argentina, con el fin de proceder al canje de las
ratificaciones de la Convenci6n Postal, y de la Conven-
ci6n de Extradici6n celebradas entire la Repfiblica Ar-
gentina y la Repfblica de Chile, con fecha 9 de Julio
del ano pr6ximo pasado, despu6s de haber comunicado
sus respectivos Plenos Poderes y encontrAndolos en buena
y debida forma, examinaron cuidadosamente los textos
de las Convenciones, incorporados en las ratificaciones
respectivas, y habi6ndolos hallado exactos y conformes
entire si y con sus originales, verificaron el canje referido.

En testimonio de lo cual, el Sr. Enviado Extraordina-
rio y Ministro Plenipotenciario de la Repiblica Argen-
tina, y el Sr. Ministro de Relaciones Exteriores de Chile,
firmaron y sellaron con sus respectivos sellos la present
acta en Santiago, A tres dias de Mayo del afo de Nuestro
Sefor mil ochocientos setenta.

(L. S.) FELIX FRIAS.


(L. S.) MIGUEL LUIS AMUNkTEGUI.








JULIo 9 DE 1869 87


NOTA.-La present Convenci6n de Extradici6n no
esta en vigor; ella fu6 denunciada en 1886 por la Lega-
ci6n Argentina en Santiago, proponiendo al Gobierno
Chileno, el ajuste de un nuevo Tratado que guardara
conformidad con la Ley Argentina de 25 de Agosto de
1885 sobre la material. En 1888 firmaron los Ministros
Uriburu y Lastarria, un Tratado de Extradici6n, cuyo
document luego de ser aprobado por el Poder Ejecutivo,
fu6 sometido al Congreso. Nuestro Cuerpo Legislativo
le prest6 su sanci6n por Ley 3106; pero hizo una substi-
tuci6n en el articulo 1.0, lo que se comunic6 a la Legaci6n
en Chile, quedando A esta altura paralizadas las gestio-
nes sobre este negociado. De modo que por el moment,
el finico compromise que existe en vigor, es el protocolo
de 15 de Marzo de 1894, toda vez que los respectivos
Congress no ban aprobado ningfin otro Tratado.













CONVENCI6N POSTAL


Celebrada entire la Repiblica Argentina y la de Chile

Santiago de Chile, 9 de Julio de 1869.

La Repiblica Argentina y ]a Repiblica de Chile, de-
seosas de fortificar sus relaciones de amistad y de comer-
cio y de facilitar y extender sus mutuas comunicaciones
postales, han resuelto celebrar a este efecto una Conven-
ci6n, y han nombrado por sus Plenipotenciarios, A saber:

S. E. el Presidente de la Repdblica Argentina, al senior
Don F6lix Frias, Su Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario en la Republica de Chile.
S. E. el Presidente de la Repiblica de Chile, al se-
fior Don Domingo Santa Maria.

Los cuales Plenipotenciarios despu6s de haber canjeado
sus respectivos Plenos Poderes, y encontrandolos en bue-
na y debida forma, han convenido en los articulos si-
guientes:

Articulo primero.-La correspondencia que se cambie
entire la Repflblica Argentina y la de Chile sera necesa-
riamente franqueada en el pais de su procedencia, y cir-
cularA libremente y exenta de todo porte, por las estafe-
tas del pais A que vaya dirigida.
Art. 2.0-La correspondencia official de los dos Gobier-
nos, y la de sus respectivos Agentes diplomaticos y con-
sulares, las publicaciones oficiales, las revistas, folletos y
peri6dicos, seran libres de franqueo obligatorio, y esta-








JULIO 9 DE 1869


rAn exentas de todo porte en el pais A que fueren desti-
nadas.
Art. 3.0-Cuando las correspondencias y las publica-
ciones antes mencionadas, pasen en trAnsito por uno de
los dos paises, estard este iltimo obligado A encaminar-
las a su destino, y si para ello hubiera necesidad de fran-
quearlas, el franqueo se harA de cuenta del Gobierno A
que pertenezca el correo de transito, sin responsabilidad
del otro.
Art. 4.0- Los dos Gobiernos se obligan a sostener igual
nimero de correos, en los dias y por las vias en que con-
vinieren para la conducci6n de las balijas de ambos
paises.
Art. 5.0-La present Convenci6n durard diez afnos
desde el dia del canje de sus ratificaciones y pasado este
termino se entenderA tAcitamente prorrogada afo por
afo, hasta que una de las Partes Contratantes notifique
& la otra su intenci6n de ponerle fin despues de los doce
meses de la fecha de la notificaci6n.
Art. 6.-El canje de las ratificaciones de esta Con-
venci6n se hara en Santiago, en el plazo de un ano con-
tando desde el dia present.

En fe de lo cual, los infrascriptos Plenipotenciarios de
la Repdblica Argentina y de la Repiblica de Chile, han
firmado y sellado con sus respectivos sellos la present
Convenci6n, hecha en Santiago de Chile, a nueve dias
del mes de Julio del afo de Nuestro Senor de mil ocho-
cientos sesenta y nueve.

(L. S.) FELIx FRIAS.

(L. S.) DOMINGO SANTA MARIA.








90 CONVENCI6N POSTAL ENTIRE LA ARGENTINA Y CHILE

HallAndose la present Convenci6n conforme con las
instrucciones dadas al Plenipotenciario Argentino en
Chile, apru6bese y elevese al Congreso Nacional con el
Mensaje acordado.

D. F. SARMIENTO.
MARIANO VARELA.







Y por cuanto la Convenci6n present ha sido apro-
bada por el Congreso Nacional:
Por tanto, oido el Consejo de Estado, y vistos y exa-
minados todos los articulos de que ella se compone, en
virtud de la facultad que me confiere la part 19 del
articulo 82 de la Constituci6n Politica del Estado, y de
la indicada aprobaci6n de la Legislatura, vengo en ra-
tificar, como las presents ratifico y confirm solemne-
mente la Convenci6n referida, en todas sus parties, tal
y como ha sido copiada arriba; prometiendo en conse-
cuencia guardarla y hacerla guardar y ejecutar fiel y
exactamente, para lo cual empenio mi palabra y el
honor national.

Dadas en la Sala de mi despacho, en Santiago A trein-
ta dias del mes de Enero del afio de Nuestro Senor mil
ochocientos setenta.

JOSE JOAQUIN PEREZ.


MIGUEL Luis AMUNATEGUI.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E25SDANP5_B0CEN1 INGEST_TIME 2013-01-22T15:47:02Z PACKAGE AA00013088_00007
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES