Tratados, convenciones, protocolos,

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Tratados, convenciones, protocolos,
Physical Description:
11 v.28 cm
Language:
Spanish
Creator:
J. A. Alsina
Publication Date:

Notes

General Note:
Congresses and conventions.Argentina Foreign relations.Argentina Foreign relationsTreaties.
General Note:
Centeno, Francisco.Argentina.Ministerio de relaciones exteriores y culto.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier:
aleph - 23485808
oclc - 183412884
System ID:
AA00013088:00005


This item is only available as the following downloads:


Full Text












TRATADOS,

CONVENCIONES, PROTOCOLOS, ACTOS
Y ACUERDOS INTERNACIONALES











REPUTBLICA ARGENTINA


')g1


TRATADOS,


CONVENCIONES, PROTOCOLOS, ACTOS


Y ACUERDOS INTERNACIONALES


PUBLICATION OFFICIAL


TOMO V











BUENOS AIRES
IMPRENTA Y CASA EDITOR cJUAN A. ALSINA*
259 CALLE ALBERTI 259














INDICE





CONGRESS INTERNACIONALES

PIG.

1899. Julio 28. Primera Conferencia de la Paz de La Haya.
Arreglo pacifico de los conflicts internacionales. Leyes
y costumbres de las guerras terrestres. Adaptaci6n A la
guerra maritima de los principios de la Convenci6n de
Ginebra de 22 de Agosto de 1864 ..................... 5
1904 -1909 Febrero 26. Arreglo Internacional relative a la ,Tra-
ta de blancas,. Adhesi6n del Gobierno Argentino ....... 56
1905. Junio 7. Conferencia Internacional de Roma para el Insti-
tute de Agricultura ................................ 65
1905. Junio 12. Adhesi6n al convenio sobre subscripci6n A dia-
rios y publicaciones peri6dicas, que forma part de la
Uni6n Postal Universal ............................. 105
1906. Mayo 26.-Convenci6n Postal Universal de Roma ........ 107
1906. Julio 6. Convenci6n para el mejoramiento de las condicio-
nes de los heridos y enfermos en los ej6rcitos en campana. 439
1906. Julio 6. Protocolo final de la conferencia de revisi6n de
la Convenci6n de Ginebra de 1864 .................... 459
1906. Agosto 13 y 23. Tercera Conferencia Internacional Ame-
ricana de Rio de Janeiro, Junta do Jurisconsultos y ciu-
dadanos naturalizados .............................. 471


(Los Connresos Internacionales contindan en el Tomo VI).





























CONGRESS INTERNACIONALES

































































""

sz~
a
4/r pi




r faaa~-.















CONGRESS INTERNACIONALES


1899. Julio 28- Primera Conferencia de la Paz de La Haya.
Arreglo pacifico de los conflicts internacionales. Le-
yes y costumbres de las guerras terrestres. Adaptaci6n
4 la guerra maritima de los principios de la Convenci6n
de Ginebra de 22 de Agosto de 1864.


1904 -1909. Febrero 26. Arreglo Internacional relative A la
,Trata de blancas,. Adhesi6n del Gobierno Argentine.


1905. Junio 7.--Conferencia iL ;ernaactbnal de Roma para el
Institute de Agricultura.


1905. Junio 12. -- Adhesi6n al convenio sobre subscripci6n 4
diaries y publicaciones peri6dicas, que forma part de
la Uni6n Postal Universal.


1906. Julio 6. Convenci6n para el mejoramiento de las con-
diciones de los heridos y enfermos en los ej6rcitos en
campafla.


1906. Julio 6. Protocolo final de la conferencia de revision
de la Convenci6n de Ginebra de 1864.










4 CONGRESS INTERNACIONALES


1906. Agosto 13 y 23.- Tercera Conferencia Internacional
Americana de Rio de Janeiro. Junta de Jurisconsultos
y ciudadanos naturalizados.






(Los Congresos Internacionales continlian en el tomo VI).













PBIMERA CONFEBRENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA DE 1899


Buenos Aires, Mayo 26 de 1906.


Al Honorable Congreso de la Naci6n:

La Republica ha sido invitada A concurrir A la segun-
da Conferencia de la Paz, que se reunirA en La Haya con
el objeto de ampliar y completar la obra de codificaci6n
realizada en 1899, que abarca tres convenciones, titu-
ladas asi:

1. Convenci6n relative al arreglo pacifico de los con-
flictos internacionales.
2. Convenci6n referente A las leyes y costumbres de la
guerra terrestre.
3. Convenci6n para la adaptaci6n A la guerra mari-
tima de los principios de la Convenci6n de Ginebra, de
22 de Agosto de 1864.
Para tomar part en los trabajos de la pr6xima con-
ferencia, es indispensable que la Repfiblica se adhiera A
las convenciones indicadas, que servirAn de base y punto
de partida para aquellos.
En cuanto A la primera, su articulo 60 establece: condiciones en las cuales las potencias que no han esta-
do representadas en la Conferencia Internacional de la
Paz podrAn adherirse A la present Convenci6n, serdn
objeto de un acuerdo ulterior entire las Potencias Contra-
tantes.>> Este acuerdo no se ha realizado ain; pero, con
el fin de salvar la dificultad, el Gobierno Imperial Ruso










6 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

ha propuesto que, en el moment de inaugurarse la se-
gunda conferencia, se fire el siguiente protocolo: (Los
representantes en la segunda conferencia de los Estados
signatarios de la Convenci6n de 1899, relative al arreglo
pacifico de los conflicts internacionales, debidamente
autorizados d este fin, han convenido en que, en casos
en que los Estados que no habian estado representados
en la prilpera Conferencia de la Paz, pero que han sido
convocados A la Conferencia actual, notificarAn al Go-
bierno de los Paises Bajos su adhesi6n la Conferencia
arriba citada, ellos serian considerados inmediatamente
como adheridos A la misma. >> Si la idea se adopta, la ad-
hesi6n argentina podria prestarse en esa oportunidad.
En cuanto A la segunda Convenci6n referente A las
leyes y costumbres de la guerra en tierra, la Republica
podria adherir inmediatamente de acuerdo con el texto
de su articulo 4. concebido asi: natarias son admitidas d adherir A la present Conven-
ci6n. A este efecto, tendrAn que hacer conocer su adhe-
si6n A las Potencias Contratantes, por medio de una
notificaci6n escrita, dirigida al Gobierno de los Paises
Bajos y comunicada por este A las demas Potencias Con-
tratantes.
En cuanto la tercera Convenci6n, para la adapta-
ci6n A la guerra maritima de los principios de la Con-
venci6n de Ginebra de 22 de Agosto de 1864, tambien
podria la Rep6blica adherir inmediatamente, pues su
articulo 13 dispone: (Las potencias no signatarias que
hubieren aceptado la Convenci6n -de Ginebra de 22 de
Agosto de 1864, son admitidas A adherir A la present
Convenci6n. ,
A este efecto, tendrA que hacer conocer su adhesi6n
A las Potencias Contratantes por medio de una notifica-
ci6n escrita, dirigida al Gobierno de los Paises Bajos y
comunicada por este A las demas Potencias Contratan-












MAYO 26 DE 1906 7

tes. La Repliblica acept6 la Convenci6n de Ginebra por
la declaraci6n de 25 de Noviembre de 1879, firmada por
el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario
D. Mariano Balcarce y aprobada por la ley numero
1926, dictada en i." de Junio de 1887.
Consider el Poder Ejecutivo que la Reptblica Ar-
gentina, llamada A tomar part en los trabajos de am-
pliaci6n de la codificaci6n de 1899, debe hallarse en
actitud legal para adherir, en el moment oportuno, a
la Convenci6n relative al arreglo pacifico de los conflic-
tos internacionales, y debe adherir desde ahora, como lo
ha pedido el Gobierno Imperial Ruso, en su nota de in-
vitaci6n A las otras dos Convenciones, relatives A las
leyes y costumbres de la guerra terrestre y A la adapta-
ci6n A la guerra maritima de los principios de la Con-
venci6n de Ginebra.
De esta manera, la Republica, no solo cumpliria el
deber que nace de la invitaci6n aceptada en principio,
sino que se incorporaria al noble movimiento que tiende
A condensar en reglas precisas, universalmente admiti-
das, muchos de los preceptos de derecho international.
Tales son los fundamentos y prop6sitos que mueven al
Poder Ejecutivo A solicitar de Vuestra Honorabilidad la
aprobaci6n del adjunto proyecto de ley.
Dios guard A Vuestra Honorabilidad.

J. FIGUEROA ALCORTA.
M. A. MONTES DE OCA










8 PRIMER -CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA


CONVENCI6N QUE CONTIENE LAS LEYES Y COSTUMBRES
DE LAS GUERRAS TERRESTRES


Su Majestad el Rey de los Belgas, Su Majestad el Rey
de Dinamarca, Su Majestad el Rey de Espafa y, en su
nombre, Su Majestad la Reina Regente del Reino, el
President de los Estados Unidos Mexicanos, el Presi-
dente de la Repiiblica Francesa, Su Majestad el Rey de
los Griegos, Su Alteza el Principe de Montenegro, Su
Majestad la Reina de los Paises Bajos, Su Majestad Im-
perial el Shah de Persia, Su Majestad el Rey de Portugal
y de los Algarves, Su Majestad el Rey de Rumania, Su
Majestad el Emperador de Todas las Rusias, Su Majes-
tad el Rey de Siam, Su Majestad el Rey de Suecia y de
Noruega, y Su Alteza Real el Principe de Bulgaria;

Considerando que al mismo tiempo que se buscan los
medios de conservar la paz y de prevenir los conflicts
armados entire las naciones, es important preocuparse
igualmente del caso en que el llamamiento a las armas
fuera provocado por sucesos que sus cuidados no hubie-
ran podido evitar;
Animados por el deseo de servir todavia, en esta hip6-
tesis extrema, los intereses de la humanidad y las exigen-
cias progresivas de la civilizaci6n;
Apreciando ser important, con este objeto, revisar
las leyes y costumbres generates de la guerra, sea con
el fin de definirlas con mayor exactitud, sea 6 fin de tra-
zar A las mismas ciertos limits destinados A disminuir,
dentro de lo possible, sus rigores;
InspirAndose en las vistas recomendadas hoy, como
hace 25 afios cuando la Conferencia de Bruselas de 1874,
por una sabia y generosa previsi6n;











JuLIO 28 DE 1S99


Han adoptado, en este espiritu, un gran nimero de
disposiciones que tienen por objeto definir y reglamentar
las costumbres de la guerra terrestre.
Segfin las vistas de las Altas Partes Contratantes,
estas disposiciones, cuya redacci6n ha sido inspirada por
el deseo de disminuir los males de la guerra, dentro de
lo que lo permitan las necesidades militares, estAn desti-
nadas A servir de regla general de conduct A los beli-
gerantes, en sus relaciones entire ellos y con las pobla-
ciones.
No ha sido possible, sin embargo, concertar, desde
ahora, estipulaciones que se extiendan A todas las cir-
cunstancias que se ofrecen en la prActica.
Por otra parte, no podia entrar en las intenciones de
las Altas Partes Contratantes que los casos no previstos,
fuesen por falta de estipulaci6n cierta dejados A la apre-
ciaci6n arbitraria de las personas que dirigen los ej6r-
citos.
Esperando, pues, que un C6digo mAs complete de las
leyes de la guerra pueda ser proclamado, las Altas Partes
Contratantes juzgan oportuno constatar que, en los casos
no comprendidos en las disposiciones reglamentarias
adoptadas por ellas, las poblaciones y los beligerantes
quedan bajo la protecci6n y bajo el imperio de los prin-
cipios del derecho de gentes, tales como ellos resultan de
las costumbres establecidas entire naciones civilizadas,
asi como de las leyes de la humanidad y de las exigen-
cias de la conciencia pfblica.
Ellas declaran que es en este sentido que deben inter-
pretarse especialmente los articulos 1." y 2. del regla-
mento adoptado.
Las Altas Partes Contratantes, deseando concluir una
convenci6n A este objeto, han nombrado sus plenipoten-
ciarios.










10 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

Articulo 1.-Las Altas Partes Contratantes impartirAn
a sus ej6rcitos de tierra instrucciones que estarAn de
acuerdo con el Reglamento referente d las leyes y costum-
bres de la guerra terrestre, anexa a la present Con-
venci6n.
Art. 2.-Las disposiciones contenidas en el Regla-
mento de que se habla en el articulo 1. no son obligato-
rias mAs que para las potencias contratantes, en caso de
guerra entire dos 6 varias de entire ellas.
Estas disposiciones cesarAn de ser obligatorias desde
el moment en que, en una guerra entire dos potencias
contratantes, se reuniera a uno de los beligerantes una
potencia no contratante.
Art. 3.--La present Convenci6n sera ratificada a la
mayor brevedad possible.
Las ratificaciones serAn depositadas en La Haya.
Se levantarA acta del dep6sito de cada ratificaci6n,
y una copia de esta acta, certificada conforme, sera remi-
tida por la via diplomAtica a todas las potencias con-
tratantes.
Art. 4.-Las potencias no firmatarias podrAn adhe-
rirse a la present Convenci6n.
Con este fin, tendrA que hacer conocer su adhesi6n a
las potencias contratantes mediante una notificaci6n
escrita dirigida al Gobierno de los Paises Bajos y comu-
nicada por 6ste a todas las demAs potencias contra-
tantes.
Art. 5.-Si ocurriera que una de las Altas Partes Con-
tratantes denuncian la present Convenci6n, esta denun-
cia no producira sus efectos hasta un atio despues de la
notificaci6n hecha por escrito al Gobierno de los Paises
Bajos y comunicada inmediatamente por 6ste A todas las
demAs potencias contratantes.
Esta denuncia no producira sus efectos sino respect
de la potencia que la haya notificado.









JULIo 28 DE 1899 11

En fe de lo cual los plenipotenciarios han firmado la
present Convenci6n y le han aplicado sus sellos.
Hecha en La Haya, el 28 de Julio de 1899, en un solo
ejemplar que quedarA depositado en los archives del
Gobierno de los Paises Bajos y del cual se remitirAn copias,
certificadas conformes, por la via diplomAtica A las
Potencias Contratantes.

Por B6lgica.-(L. S.) A. BERNAERT. (L. S).
CONDE DE GRELLE ROGIER.--(L. S.) CH.
DESCAMPS.
Por Dinamarca.--(L. S.) F. BILLE.
Por Espafia.-(L. S.) EL DUQUE DE TETUAN.
(L. S.) W. R. DE VILLA URRUTIA.--(L. S.)
ARTURO DE BAGUER.
Por los Estados Unidos Mexicanos.-(L. S.)
A. DE MIER.-(L. S.) J. ZENIL.
Por la Republica Francesa.-(L. S.) LE6N
BOURGEOIS.-(L. S.) G. BIHOURD.-(L. S.)
DESTOURNELLES DE CONSTANT.
Por Grecia.-(L. S.) N. DELYANNI.
Por Montenegro.-(L. S.) STAAL.
Porlos PaisesBajos.-(L. S.) V. KARNEBECK.
-(L. S.) DEN BEER. PORTUGAEL.-(L. S.)
T. M. C. ASSER.-(L. S.) E. N. RAHUSEN.
Por Persia.-(L. S.) MIRZA RIZA KHAN, AR-
FA-UD DOVLEH.
Por Portugal.-(L. S.) CONDE DE MACEDO.
-L. S.) AGTJSTiN D' ORNELLAS DE VAS-
CONCELLOS.-(L. S.) CONDE DE SELIR.
Por Rumania.-(L. S.) A. BELDIMAN.-(L.
S.) J. N PAPININ.
Por Rusia.--(L. S.) STAAL.-(L. S.) A. BA-
SILY.
Por Siam.-(L. S.) PHYA SURIYA NUVATR.
-(L. S.) VISUDDHA.










12 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

Por los Reinos Unidos de Suecia y de No-
ruega.-(L. S.) BILDT.
Por Bulgaria.--(L. S.) D. STANCIOFF.-(L.
S.) MAYOR HESSYPTCHIEFF.







ANEXO A LA CONVENTION

REGLAMENTO REFERENTE A LAS LEYES Y COSTUMBRES
DE LA GUERRA TERRESTRE

PRIMERA SECOI)ON

DE LOS BELIGERANTES

CAPITULO PRIMERO

De la calidad de los beligerantes

Articulo 1.--Las leyes, los derechos y los deberes de
la guerra no so aplican solamente al ejercito, sino tam-
bien A las milicias y cuerpos de voluntaries que reunan
las condiciones siguientes:

1." Tener A su frente una persona responsible por sus
subordinados;
2. Llevar un sign distintivo fijo que pueda ser reco-
nocido A distancia;
3.0 Llevar las armas abiertamente;
4. Conformarse en sus operaciones A las leyes y cos-
tumbres de la guerra.
En los paises en los que las milicias 6 cuerpos de volun-
tarios constituyen el ejercito 6 forman parte del mismo,
ellos estarAn incluidos bajo la denominaci6n de









JULIO 28 DE 1899 13

Art. 2.-La poblaci6n de un territorio no ocupado
que, al acercarse el enemigo tome espontAneamente las
armas para combatir las tropas de invasion sin haber
tenido tiempo de organizarse de acuerdo con el articulo
primero, sera considerada como beligerante si respeta
las leyes y costumbres de la guerra.
Art. 3.-Las fuerzas armadas de las parties belige-
rantes pueden componerse de combatientes y no com-
batientes.
En caso de capture por el enemigo, unos y otros
tendran derecho al tratamiento de prisioneros de guerra.


CAPITULO II

De los prisioneros de guerra

Art. 4.-Los prisioneros de guerra se hallan en poder
del gobierno enemigo, pero no de los individuos 6 de los
cuerpos que los hubieren capturado.
Deben ser tratados con humanidad.
Todo lo que'les pertenece personalmente, excepci6n
hecha de las armas, los caballos y los documents mili-
tares, queda de su propiedad.
Art. 5."-Los prisioneros de guerra pueden ser some-
tidos a la internaci6n de una ciudad, fortaleza, campa-
mento 6 localidad cualquiera, con la obligaci6n de no
alejarse mAs alla de ciertos limits determinados; pero
no pueden ser encerrados sino como media de segu-
ridad indispensable.
Art. 6.-El Estado puede emplear, como trabajado-
res, a los prisioneros de guerra segdn su grado y sus
aptitudes.
Estos trabajos no serAn excesivos y no tendran rela-
ci6n alguna con las operaciones de guerra.










14 PRIMER CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

Los prisioneros pueden ser entregados a trabajar por
cuenta, 6 particulares, 6 por su propia cuenta.
Los trabajos hechos para el Estado, son pagados se-
grin las tarifas en vigencia para los militares del ej6rci-
to national que ejecuten los mismos trabajos.
Cuando los trabajos se realicen por cuenta de otra
Administraci6n piblica 6 para particulares, las condi-
ciones serAn arregladas de acuerdo con la autoridad
military.
El salario de los prisioneros contribuirA a endulzar su
posici6n y el excedente les sera abonado en el memento
de la liberaci6n, despues de deducidos los gastos de ma-
nutenci6n.
Art; 7.--El gobierno en cuyo poder se hallan los pri-
sioneros de guerra, esta encargado de su manutenci6n.
A falta de convenio especial entire los beligerantes,
los prisioneros de guerra seran tratados, para su alimen-
taci6n, dormitorio y vestuario, sobre el mismo pie que
las tropas del gobierno que los hubiera capturado.
Art. 8.-Los prisioneros de guerra estAn sometidos a
las leyes, reglamentos y ordenanza~s en vigencia en el
ejercito del Estado en cuyo poder se hallen.
Todo acto de insubordinaci6n autoriza, respect de los
inismos, las medidas de rigor necesarias.
Los prisioneros evadidos, que fueran capturados nueva-
mente, antes de que se hubieran reunido a su ej6rcito 6
antes de abandonar el territorio ocupado por el ej6rcito
que los hubiera capturado, serAn pasibles de penas disci-
plinarias.
Los prisioneros que, despues de haber logrado evadir-
se fueran hechos prisioneros nuevamente, no son pasibles
de pena alguna por la evasi6n anterior,
Art. 9.-Cada prisionero de guerra estA obligado a
declarar, si fuera interrogado al respect, sus verdade-
rQs nombres y grado y, en caso en que infringiera esta










JULIO 28 DE 1899


disposici6n, se expondrA& una restricci6n de las venta-
jas concedidas a los prisioneros de guerra de su cate-
goria.
Art. 10.-Los prisioneros de guerra pueden ser pues-
tos en libertad bajo palabra, si las leyes de su pais les
autoriza para ello, y, en este caso, estan obligados, bajo
la garantia de su honor personal 6 llenar escrupulosa-
mente, tanto respect de su propia persona como del que
los ha hecho prisioneros, las obligaciones que hubieran
contraido.
En el mismo caso, su propio gobierno esta obligado a
no exigirles ni aceptar de ellos ning-dn servicio contrario
a la palabra empefiada.
Art. 11.-Todo prisionero de guerra puesto en liber-
tad bajo palabra, y vuelto A tomar con las armas en la
mano contra el gobierno con el cual habia contraido
compromise de honor, 6 contra los aliados de 6ste, pier-
de el derecho del tratamiento de prisionero de guerra y
puede ser llevado A los tribunales.
Art. 13.--Los individuos que siguen un ejercito, sin
former directamente parte del mismo, comno los corres-
ponsales y reporters de diarios, vivanderos, proveedores,
que cayeran en poder del enemigo y que 6ste juzgara
fitil detener, tienen derecho al tratamiento de prisioneros
de guerra, A condici6n de que est6n provistos de una le-
gitimaci6n de ]a autoridad military del ej6rcito que acom-
pafaban.
Art. 141.-Desde el principio de las hostilidades queda
constituida en cada uno de los Estados beligerantes, y,
en caso ocurrente, en los paises neutrales que hubiesen
recogido los beligerantes en su territorio, una Oficina de
informaciones sobre los prisioneros de guerra. Esta Ofici-
na, encargada de contestar todas las preguntas que a
ellos se refieran, recibe de los various servicios competen-
tes todas las indicaciones necesarias para powder estable-










16 PRIMER CONFERENCE DE LA PAZ DE LA HAYA

cer un expediente individual para cada prisionero de
guerra. Estard al corriente de las internaciones y cam-
bios, asi como de los ingresos A hospitals y falleci-
mientos.
La Oficina de informaciones estA encargada tambi6n
de recoger y centralizar todos los objetos de uso personal,
valores, cartas, etc., que se hallaran en los campos de
batalla 6 fueran dejados por prisioneros fallecidos en los
hospitals y ambulancias, y de transmitirlos A los intere-
sados.
Art. 15.-Las sociedades de socorros para los prisio-
neros de guerra, regularmente constituidas de acuerdo
con las leyes de su pais y que tengan por objeto ser los
intermediarios de la acci6n caritativa, recibirdn de parte
de los beligerantes, para ellas y para sus agents, debida-
damente acreditados, toda facilidad dentro de los limits
trazados por las necesidades militares y las reglas admi-
nistrativas, para desempehiar eficazmente su tarea hu-
manitaria. Los delegados de estas sociedades podrdn ser
admitidos A distribuir socorros en los dep6sitos de inter-
naci6n; asi como en los puntos de etapa de los prisioneros
repatriados, mediante un permiso personal otorgado por
la autoridad military, y comprometi6ndose por escrito A
someterse a todas las medidas de orden y de policia que
dicha autoridad prescribiera.
Art. 16.-Las Oficinas de informaciones gozan del libre
franqueo de correos; las cartas, giros y articulos de plata,
asi como las encomiendas postales destinadas A los prisio-
neros de guerra 6 remitidos por 6stos seran libres de today
tarifa postal, tanto en los paises de origen y destiny como
en los intermediarios.
Los regales y socorros en articulos destinados A los
prisioneros de guerra seran admitidos libres de todo de-
recho aduanero y otros, asi como de las tarifas de trans-
porte por las lines f6rreas explotadas por el Estado.









JULIO 28 DE 1899


Art. 17.-Los oficiales prisioneros podrAn recibir el
complement que les correspondiera, del sueldo que les
estA destinado en esta situaci6n por los regiamentos de
su pais, a cargo de reembolso por parte de su gobierno.
Art. 18.-Se deja amplia latitud A los prisioneros de
guerra para el ejercicio de su religion, incluida la asis-
tencia a las ceremonies de su culto, con la Anica condi-
ci6n de conformarse a las medidas de orden y de policia
prescriptas por la autoridad military.
Art. 19.-Los testamentos de los prisioneros de guerra
son recibidos 6 extendidos en las mismas condiciones que
para los militares del ej6rcito national.
Se seguira tambi6n las mismas reglas en lo que se re-
fiere A los docunientos referentes A la constataci6n de los
fallecimientos, asi como para la inhumaci6n de los pri-
sioneros de guerra, teniendo en cuenta su grado y su
rango.
Art. 20.-Despu6s de concluida la paz, la repatriaci6n
de los prisioneros de guerra se llevar a, cabo A la mayor
brevedad possible.


CAPiTULO III

De los enfermos y heridos

Art. 21.-Las obligaciones de los beligerantes respect
al servicio de los enfermos y de los heridos estan regla-
mentadas por la Convenci6n de Ginebra de 22 de Agosto
de 1864, salvo las modificaciones de que dicha Conven-
ci6n podrd ser objeto.


T. v.










18 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA


SEGUNDA SECCI6N
DE LAS HOSTILIDADES

CAPITULO PRIMERO

De los medios de perjudicar al enemigo; de las sitios y bombardeos

Art. 22.--Los beligerantes no tienen un derecho ilimi-
tado en cuanto A la elecci6n de los medios de perjudicar
al enemigo.
Art. 23.-AdemAs de las prohibiciones establecidas
por convenciones especiales, queda especialmente prohi-
bido:

a) Emplear el veneno 6 armas envenenadas;
b) Matar 6 herir a traici6n individuos pertenecientes A
la naci6n 6 al ej6rcito enemigo;
c) Matar 6 herir al enemigo que, habiendo depuesto las
armas 6 no teniendo ya medios de defense, se hubiera
rendido A discreci6n;
d) Declarar la guerra sin cuartel;
e) Emplear armas, proyectiles 6 materials apropiadas
para causar males superfluos;
f) Usar indebidamente el pabell6n de parlamentario,
el pabell6n national 6 las insignias militares y del uni-
forme del enemigo, asi como las sefiales distintivas de
la convenci6n de Ginebra;
g) Destruir 6 apoderars.e de las propiedades enemi-
gas, excepci6n hecha de los casos en que estas destruc-
ciones 6 tomas de posesi6n fueran imperiosamente im-
puestas por las necesidades de la guerra.

Art. 24.-Los ardides de guerra y el empleo de medios
necesarios para procurarse informaciones sobre el ene-
migo y sobre el terreno son considerados como licitos.










JULIO 28 DE 1899 19

Art. 25.-Queda prohibido atacar 6 bombardear ciuda-
des, aldeas, habitaciones 6 edificios que no est6n defen-
didos.
Art. 26.--El comandante de las tropas atacantes, an-
tes de iniciar el bombardeo y excepci6n hecha del caso
de ataqu6 de otra fuerza, deberA hacer todo lo que de
61 depend para dar aviso de ello a las autoridades.
Art. 27.-En los sitios y bombardeos, se deberA tomnar
todas las medidas necesarias para ahorrar, dentro de lo
possible, los edificios dedicados a los cultos, a las artes,
a las ciencias y a la beneficencia, los hospitals y luga-
res de reuni6n de enfermos y de heridos, A condici6n de
que ellos no sean empleados al mismo tiempo con un fin
military.
El deber de los sitiados es designer dichos edificios 6
lugares de reuni6n con signos visible especiales que se-
ran notificados de antemano al sitiador.
Art. 28.-Queda prohibido entregar al saqueo hasta a
una ciudad 6 localidad tomada por asalto.


CAPITULO II

De los espias

Art. 29.-No puede ser considerado como espia mAs que
el individuo que, procediendo clandestinamente 6 bajo
falsos pretextos recoja 6 trate de recoger informaciones
en la zona de operaciones de un beligerante con la in-
tenci6n de comunicar]as a la parte contraria.
De modo que, los militares no disfrazados que han pe-
netrado en la zona de operaciones del ej6rcito enemigo,
con el fin de recoger informaciones, no son considerados
como espias; del mismo modo no son considerados como
espias: los militares y los no militares, que eleven a cabo
abiertamente su misi6n, encargados de transmitir despa-











20 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

chos destinados sea a su propio ej6rcito sea al eje6rcito
enemigo. Pertenecen tambi6n a esta categoria los indi-
viduos enviados en globo para transmitir los despachos
y, en general para mantener las comunicaciones entire
las varias parties de un ej6rcito 6 de un territorio.
Art. 30.-El espia sorprendido in fraganti no podra ser
penado sin juicio provio.
Art. 31.-El espia que habi6ndose reunido al ej6rcito a
que pertenece, fuere capturado mas tarde por el enemigo,
sera tratado como prisionero de guerra y no tiene res-
ponsabilidad alguna por sus actos anteriores de espio-
naje.

CAPITULO III

De los parlamentarios

Art. 32.-Es considerado como parlamentario el indi-
viduo autorizado por uno de los beligerantes para entrar
en negociaciones con el otro y que se present con ban-
dera blanca. Tiene derecho a la inviolabilidad asi como
el clarin, el trompeta 6 el tambor, el porta-estandarte y
el int6rprete que lo acompanaren.
Art. 33.-El jefe a quien se envia un parlamentario no
estA obligado a recibirlo en todas circunstancias. Puede
tomar todas las medidas necesarias a fin de impedir que
el parlamentario aproveche de su misi6n para recocrer
informaciones.
Tiene derecho en caso de abuso, de detener tempora-
riamente, al parlamentario.
Art. 34.-El parlamentario pierde sus derechos de in-
violabilidad si se probara de una manera positive 6 irre-
cusable, que ha aprovechado de su posici6n privilegiada
para provocar 6 cometer un acto de traici6n.










JULIo 28 DE 1899


CAPITULO IV

De las capitulaciones

Art. 35.-Las capitulaciones cambiadas entire las Par-
tes Contratantes deben tener en cuenta las reglas del
honor military.
Una vez fijadas deben ser observadas escrupulosamen-
te por ambas parties.

CAPITULO V

Del armisticio

Art. 36. --El armisticio suspended las operaciones de
guerra por un acuerdo mutuo de las parties beligerantes.
Si su duraci6n no estuviera fijada, las parties beligerantes
pueden reanudar en cualquier tiempo las operaciones,
siempre que el enemigo fuera avisado de ello con el
tiempo convenido de acuerdo con las disposiciones del
armisticio.
Art. 37. El armisticio puede ser general 6 local. El
primero suspended en todas parties las operaciones de
guerra de los Estados beligerantes; el segundo las sus-
pende tan solo entire ciertas fracciones de los ej6rcitos
beligerantes y dentro de un radio determinado.
Art. 38. El armisticio debe ser notificado oficial-
mente y en tiempo itil A las autoridades competentes
y 6 las tropas. Las hostilidades quedan suspendidas in-
mediatamente despu6s de la notificaci6n 6 dentro del
plazo fijado.
Art. 39. Depende de las parties contratantes, fijar
en las clAusulas del armisticio, las relaciones que podrian
trabarse, en el teatro de la guerra, con las poblaciones
y entire ellas.










22 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

Art. 40. Toda violaci6n grave del armisticio, come-
tida por una de las parties, da derecho A la otra parte
para denunciarlo y hasta, en caso de urgencia, para rea-
nudar inmediatamente las hostilidades.
Art. 41.--La violaci6n de la clausula del armisticio
por. parte de particulares que proceden por su propia
iniciativa, da derecho tan solo A reclamar el castigo de
los culpables y, en caso ocurrente, una indemnizaci6n
por las p6rdidas sufridas.



TERCERA SECCI6N

DE LA AUTORIDAD MILITARY SOBRE EL TERRITORIO DEL ESTADO ENEMIGO

Art.- 42. Un territorio es considerado como ocupado
cuando se encuentra colocado de hecho bajo la autori-
dad del ej6rcito enemigo. La ocupaci6n no se extiende
mAs que A los territories donde esta autoridad estA es-
tablecida y puede ser ejercida.
Art. 43.--La autoridad del poder legal, encontrAn-
dose de hecho entire las manos del ocupante, 6ste toma-
rA todas las medidas que dependent de 61 fin de resta-
blecer y asegurar, dentro de lo possible, el orden y la vida
p6blicos, respetando, excepci6n hecha de los casos de
impediment absolute, las leyes en vigencia en el pais.
Art. 44. Queda prohibido obligar la poblaci6n de
un territorio ocupado a tomar parte en las operaciones
militares contra su propio pais.
Art. 45. Queda prohibido obligar Ia poblaci6n de
un territorio ocupado A prestar juramento A la potencia
enemiga.
Art. 46. --El honor y los derechos de la familiar, la
vida de los individuos y la propiedad particular asi co-
mo las convicciones religiosas y el ejercicio de los cultos









JULIO 28 DE 1899 23

deben ser respetados. La propiedad privada no puede
ser confiscada.
Art. 47. Queda especialmente prohibido el saqueo.
Art. 48. Si el ocupante percibe en el territorio ocu-
pado los impuestos y peajes establecidos en provecho del
Estado, lo harA, en lo possible, segdn las reglas del re-
partimiento de contribuciones en vigencia y tendrA la
obligaci6n de proveer A los gastos de la administraci6n
del territorio ocupado en las medidas en que estaba
obligado el gobierno legal.
Art. 49. Si ademAs de los impuestos de que se ocu-
pa el articulo anterior, el ocupante percibe otras contri-
buciones en efectivo en el territorio ocupado, ello sera
solamente para las necesidades del ejercito 6 de la ad-
ministraci6n de dicho territorio.
Art. 50. Ninguna pena colectiva, pecuniaria 6 de
otro g6nero podra ser dictada contra las poblaciones por
razones de hechos individuals de los cuales no podrian
ser considerados comno responsables solidariamente.
Art. 51. -No se cobrarA ninguna otra contribuci6n
sino en virtud de orden escrita bajo la responsabilidad
de un general en jefe.
No se procederA dentro de lo possible A este cobro sino
segufn las reglas del repartimiento de contribuciones en
vigencia. Se otorgarA A los contribuyentes un recibo por
cada contribuci6n.
Art. 52. -No se podrAn reclamar de las comunas ni
de sus habitantes requisiciones en articulos Ai otros ser-
vicios sino para las necesidades del ej6rcito de ocupaci6n.
Estas requisiciones y servicios estarAn en relaci6n con
los recursos del pais y serAn de tal naturaleza que no
impliquen para las poblaciones la obligaci6n de tomar
parte en las operaciones de guerra contra su patria.
Estas requisiciones y estos servicios serAn reclamados
solamente con la autorizaci6n del comandante de la lo-
calidad ocupada.










24 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

Las prestaciones en articulos seran en lo possible, paga-
das al contado; en caso contrario quedarA constancia de
ellas mediante recibos.
Art. 53.-El ej6rcito que ocupa un territorio no podrA
embargar mas que el efectivo, los fondos y los valores
exigibles pertenecientes al Estado, los dep6sitos de armas,
medios de transportes, dep6sitos de municiones y, en
general, toda propiedad mobiliaria del estado de natu-
raleza apropiada para servir A las operaciones de la
guerra.
El material de ferrocarriles, los tel6grafos terrestres,
los tel6fonos, los buques a vapor, y otros, excepci6n hecha
de los casos regidos por la ley maritima, asi como los
dep6sitos de armas y en general toda clase de municio-
nes de guerra, a6n pertenecientes a sociedades 6 a per-
sonas privadas, son igualmente medios de naturaleza
apropiada a servicio A las operaciones de la guerra, pero
tendrAn que ser devueltos y las indemnizaciones se arre-
glarAn al hacer la paz.
Art. 54.-El material de ferrocarriles procedentes de
Estados neutrales, que pertenezca a dichos Estados'6 a
sociedades 6 a personas privadas, les sera devuelto en
cuanto sea possible.
Art. 55.-El Estado ocupante no se considerarA mas
que como administrator y usufructuario de los edificios
piublicos, inmuebles, bosques y explotaciones agricolas
pertenecientes al Estado enemigo y que se hallasen en
el pais ocupado. DeberA proteger estas propiedades y
administrarlas de acuerdo con las reglas del usufructo.
Art. 56.-Los bienes de la comuna, los de los estableci-
mientos destinados A los cultos, a la caridad y a la ins-
trucci6n, a las artes y a las ciencias, aun cuando perte-
nezcan al Estado, seran tratados como la propiedad
privada.










JULIO 28 DE 1899


Todo embargo, destrucci6n 6 degradaci6n intencional
de estos establecimientos, documents hist6ricos, de
obras de arte y de ciencia, esta prohibido y debe ser
perseguido.


CUARTA SECCI6N

DE LOS BELIGERANTES INTERNADOS Y DE LOS HERtIDOS CUIDADOS POR NEUTRALES

Art. 57.-El Estado neutral que recibe en su territorio
tropas pertenecientes A los ej6rcitos beligerantes, los
internarA tan lejos como sea possible, del teatro de la
guerra.
PodrA conservar dichas tropas en campamentos y hasta
encerrarlas en fortalezas 6 en sitios apropiados & este
objeto.
ResolverA si los oficiales pueden ser dejados en liber-
tad, comprometi6ndose bajo palabra de honor A no aban-
donar el territorio neutral sin autorizaci6n.
Art. 58.-A falta de convenci6n especial, el Estado
neutral facilitarA A los internados los viveres, el vestua-
rio y los socorros ordenados por la humanidad.
Al concluir la paz se abonarAn los gastos causados
por la internaci6n.
Art. 59.-El Estado neutral podrA autorizar el trAn-
sito por su territorio de los heridos 6 enfermos que perte-
nezcan a los ej6rcitos beligerantes, bajo la reserve de
que los trenes que los traigan no transportaran ni perso-
nal ni material de guerra. En este caso el Estado neutral
esta obligado A tomar las medidas de seguridad y de
contralor necesarias A este objeto.
Los heridos 6 enfermos traidos en estas condiciones A
territorio neutral por uno de los beligerantes, y que per-
tenecian A la parte contraria, deberAn ser guardados por
el Estado neutral de manera que no puedan de nuevo










26 PRIMER CONF]ERNCIA DE LA PAZ DE LA RAYA

tomnar parte en las operaciones de guerra. Este tendrA
los mismos deberes en cuanto A los heridos 6 enfermos del
otro ej6rcito que le fuesen confiados.
Art. 60.-La Convenci6n de G-inebra se aplica A los
enfermos y A los heridos internados en territorio neutral.
Es traduci6n.-B. DE SPELUZZI, Director de la secci6n
traducciones.







C(ONVENCI6N PARA LA ADAPTACI6N k LA GUERRA MARITIMA
DE LOS PRINCIPIOS DE LA CONVENCI6N DE GINEBRA DE
22 DE AGOSTO DE 1864.


Articulo 1.-Los buques hospitals militares, es decir,
los buques construidos 6 adaptados por los Estados espe-
cial y *nicamente con el fin de ilevar socorros A los
heridos, enfermos y nAufragos y cuyos nombres hubieran
sido comunicados A la apertura 6 durante las hostilida-
des, y en todo caso antes de ser empleados, A las poten-
cias beligerantes, son respetados y no pueden ser captu-
rados mientras duren las hostilidades.
Estos buques no estAn tampoco asimilados A los buques
de guerra del punto de vista de su estadia en un puerto
neutral.
Art. 2.-Los buques hospitals equipados en su tota-
lidad 6 en parte A costa de particulares 6 de sociedades
de socorro, oficialmente reconocidos, son igualmente res-
petados y exentos de capture si la potencia beligerante
de que dependent les han confiado una misi6n official y ha
notificado sus nombres A la potencia enemiga al iniciar-










JULIO 28.DE 1899


se 6 durante las hostilidades y en todo caso antes de ser
empleados.
Estos buques deberan ilevar un document de la auto-
ridad competent que declare que han estado sometidos
A su contralor durante su preparaci6n y su salida final.
Art. 3.--Los buques hospitals equipados en su totali-
dad 6 en parte a costa de los particulares 6 de socieda-
des oficialmente reconocidas de los paises neutrales, son
respetados y exentos de capture, si la potencia neutral
de que dependent les ha dado una comisi6n official y ha
notificado sus nombres A las potencias beligerantes al
iniciarse 6 durante las hostilidades y en todo caso antes
de ser empleados.
Art. 4.-Los buques A que se refieren los articulos 1."
2. y 3., llevarAn socorros y asistencia A los heridos, en-
fermos y nAufragos de los beligerantes, sin distinci6n de
nacionalidad.
Los gobiernos se comprometen A no utilizar estos bu-
ques con ning6n fin military.
Estos buques no deberan molestar en manera alguna
los movimientos de los combatientes.
Durante y despu6s del combat ellos procederAn d su
riesgo y peligro.
Los beligerantes tendrdn sobre ellos el derecho de con-
tralor y de visit; podrAn rechazar su concurso, ordenar-
les que se alejen, imponerles una direcci6n determinada,
poner a su bordo un comisario, y hasta detenerlos si la
gravedad de las circunstancias lo exigiera.
Dentro de lc possible los beligerantes anotarAn en el
diario de abordo de los buques hospitals las 6rdenes que
les impartieran.
Art. 5.-Los buques hospitals militares se distingui-
rAn por la pintura exterior blanca con una faja horizon-
tal verde de un metro y medio de ancho mins 6 menos.
Los buques A que se refieren los articulos 2." y 3. se









28 PRIMERA CONFERENCE DE LA PAZ DE LA HAYA

distinguiran por la pintura exterior blanca con una faja
roja horizontal de metro y medio de ancho mas 6 menos.
Las embarcaciones de los buques que se acaban de
citar, como los pequetos buques que pudieran destinarse
al servicio de hospital, se distinguiran por una pintura
analoga.
Todos los buques hospitals se haran reconocer izando
juntamente con su pabell6n national el pabell6n blanco
con cruz roja prescripto por la (onvenci6n de Ginebra.
Art. 6.-Los buques mercantes, yates 6 embarcacio-
nes que lleven 6 recojan heridos, enfermos 6 naufragos
de los beligerantes, no pueden ser capturados por el
hecho de este transport, pero quedan expuestos a la
capture por las violaciones de la neutralidad que pu-
dieran cometer.
Art. 7.-El personal religioso, m6dico y de hospital
de todo buque capturado es inviolable y no puede ser
hecho prisionero de guerra. LlevarA al abandonar el
buque los objetos 6 instruments de cirujia que fueran de
su propiedad particular.
Este personal continuarA desempefando sus funciones
mientras sea necesario y podra luego retirarse cuando
el comandante en jefe ]o juzgara possible.
Los beligerantes deben asegurar A este personal, caido
en su poder, el goce integro de su tratamiento.
Art. 8.-Los marines y militares embarcados heridos
6 enfermos, a cualquiera naci6n que ellos pertenezcan,
seran protegidos y cuidados por los que llevaran a cabo
la capture.
Art. 9.-Son prisioneros de guerra los naufragos, heri-
dos 6 enfermos de un beligerante que caen en powder del
otro. A 6ste corresponde decidir, segun las circunstan-
cias, si es convenient guardarlos 6 dirigirlos a un puerto
de su naci6n, 6 a un puerto neutral 6 tambi6n a un puer-
to adversario. En este 6ltimo caso los prisioneros asi de-
vueltos no podran servir mientras dure la guerra.










JUL1o 28 DE 1899


Art. 10.-Los nAufragos, heridos 6 enfermos que fueren
desembarcados en un puerto neutral, con el consenti-
miento de la autoridad local, deberan, A menos de existir
un arreglo contrario entire el Estado neutral y los Esta-
dos beligerantes, ser guardados por el Estado neutral,
de manera que no puedan tomar parte nuevamente en
las operaciones de la guerra.
Los gastos de hospital 6 internaci6n serdn soportados
por el Estado de que fueran suibditos los naufragos, heri-
dos 6 enfermos.
Art. 11.-Las reglas contenidas en los articulos que
anteceden no son obligatorias mas que para las naciones
contratantes, en caso de guerra entire dos 6 varias de
ellas.
Dichas reglas dejarin de ser obligatorias desde el mo-
mento en que en una guerra entire potencias contratan-
tes se reuniera A uno de los beligerantes una potencia no
contratante.
Art. 12.-La present Convenci6n sera ratificada den-
tro del mis breve plazo possible.
Las ratificaciones se depositardn en La Haya.
Se levantard acta de la disposici6n de cada ratifica-
cio(n, una copia de la cual certificada conforme, serat
remitida por la via diplomdtica A todas las Potencias
Contratantes.
Art. 13.--Las potencias no firmatarias que hubieren
aceptado la Convenci6n de Ginebra de 22 de Agosto de
1864 estAn admitidas a adherirse a la present Conven-
ci6n.
A este fin ellas deberan hacer conocer su adhesion A
las Potencias Contratantes mediante una notificaci6n es-
crita, dirigida al gobierno de los Paises Bajos, y comu-
nicada por 6ste a las otras Potencias Contratantes.
Art. 14.--Si ocurriera que una de las Altas Partes
Contratantes denunciara esta Convenci6n, esta denuncia










30 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

no produciria sus efectos hasta un afio despu6s de la noti-
ficaci6n hecha por escrito al gobierno de los Paises Ba-
jos, y comunicada inmediatamente por 6ste A todas las
demAs potencias contratantes.
Esta denuncia no producer' sus efectos mis que res-
pecto de la potencia que ]a hubiera notificado.
En fe de que, los Plenipotenciarios respectivos han fir-
mado la present convenci6n,. y le han aplicado sus sellos.

Hecha en la Haya, el 29 de Julio, en un solo ejemplar
que quedarA, depositado en los archives del Gobierno de
las Paises Bajos y del cual se remitirAn copias certifi-
cadas conformes por la via diplomintica A las potencias
contratantes.

Por B6lgica.-(L.S.)A. BERNAERT.-(L. S.)
CONDE DE GRELLE ROGIER.-(L. S.) CH.
DESCAMPS.
Por Dinamarca.-(L. S.) F. BILLE.
Por Espafia.-(L. S.) EL DUQUE DE T:-
TUiN.-(L. S.) W. R. DE VILLA URRUTIA.
-(L. S.) ARTURO DE BAGUER.
Por los Estados Unidos Mexicanos.--(L. S.)
A. DE MIER.-(L. S.) J. ZENIL.
Por la Repuiblica Francesa.-(L. S.) LEON
BOURGEOIS.-(L. S.) G. BIHOURD.- (L. S.)
D'ESTOURNELLES DE CONSTANT.
Por Grecia.-(L. S.) N. DELYANNI.
Por Montenegro.-(L. S.) STAAL.
Por los Paises Bajos.-(L. S.) V. NARNE-
BEOK.-(L. S.) DEN BEER PORTUGAEL.-
(L. S.) T. M. C. ASSER.-(L. S.) E. N.
IAHIUSEN.
Por Persia.--(L. S.) MIRZA RIZA KHAN,
ARFA-UD-DOULEH.










JULIO 28 DE 1899 31

Por Portugal.-(L. S.) CONDE DE MACEDO.
(L. S.) AGUSTIN D'ORNELLAS DE VASCON-
CELLOS.-(L. S.) CONDE SELIR.
Por Rumania.-(L. S.) A. BELDIMAN.-
(L. S.) J. N. PAPININ.
Por Rusia.-(L. S.) STAAL.-(L. S.) A.
EASILY.
Por Siam.-(L. S.) CHYA SURIYA MUVATR.
-(L. S.) VISUDDHA.
Por los Reinos Unidos de Suecia y de No-
ruega.-(L. S.) BILDT.
Por Bulgaria.-(L. S.) STANCIOFF.-(L. S.)
MAYOR IIESSAPTCHIEFF.

Es traducci6n: B. DE SPELUZZI, Director
de la secci6n traducciones.









CONVENCI6N PARA EL ARREGLO PACIFICO DE LOS CONFLICTS
INTERNACIONALES (BUENOS OFICIOS, MEDIACION, ARBITRAJE)


TITULO PRIMERO

DEL MANTENIMIENTO DE LA PAZ GENERAL

Art. 1.0-A fin de prevenir dentro de lo possible el
recurso de la fuerza en las relaciones entire los Estados,
las potencias firmatarias convienen en emplear todos sus
esfuerzos A fin de asegurar el arreglo pacifico de las dife-
rencias internacionales.










32 PRIMERA CONFERENCIA) DE LA PAZ DE LA HAYA


TfTULO II

DE LOS BUENOS OFICIOS DE LA MEDIAOI6N

Art. 2.-En caso de disenci6n grave 6 conflict, antes
de recurrir A las armas, las potencias firmatarias con-
vienen en recurrir, en tanto que las circunstancias lo
permitan, A los oficios 6 A la mediaci6n de una 6 de
varias potencias amigas.
Art. 3.-Independientemente de este recurso las po-
tencias firmatarias juzgan litil que una 6 varias poten-
cias extrafias al conflict ofrezcan de su propia iniciati-
va, en tanto que las circunstancias se presten A ello,
sus buenos oficios 6 su mediaci6n A los Estados en con-
flicto.
El derecho de ofrecer los buenns oficios 6 la media-
ci6n pertenece a las potencias extrafias al conflict, ain
durante el curso de las hostilidades.
El ejercicio de este derecho no puede ser considerado
jams por una i otra de las parties en litigio como un acto
poco amistoso.
Art. 4.0-El rol de mediador consist en conciliar las
pretensions opuestas y en apaciguar los resentimientos
que pueden haberse producido entire los Estados en con-
flicto.
Art. 5.-Las funciones de mediador cesan desde el mo-
mn ento en que se ha constatado, sea por una de las parties
en litigio, sea por el mediador mismo, que los medios de
conciliaci6n propuestos por 61 no son aceptados.
Art. 6.--Los buenos oficios y la mediaci6n, sea por el
recurso de las parties en conflict, sea por la iniciativa de
las potencias extrafas al conflict, tienen exclusivamen-
teel caracter de consejos y jams el de fuerza obliga-
toria.
Art. 7.--La aceptaci6n de la mediaci6n no puede te-










JULIO 28 DE 1899


ner por efecto salvo convenci6n contraria, el interrum-
pir, retardar 6 dificultar la movilizaci6n A otras medidas
preparatorias de la guerra. Si ella intervene despu6s de
abiertas las hostilidades, no interrumpe salvo conven-
ci6n contraria, las operaciones militares en curso.
Art. 8.-Las potencias firmantes estan de acuerdo para
recomendar en cuanto las circunstancias lo permitan, la
aplicaci6n de una mediaci6n especial bajo la forma si-
guiente:
En caso de diferendo grave que comprometa la paz,
los Estados en conflict escogeran respectivamente, una
potencia a la cual ellos conferiran la misi6n de entrar en
relaciones directs con la potencia elegida por la otra
parte a efecto de prevenir las rupturas de las relaciones
pacificas.
Durante el plazo de este mandate, cuyo t6rmino, salvo
estipulaci6n contraria, no puede exceder de treinta dias,
los Estados en litigio cesan toda relaci6n direct a pro-
p6sito del conflict, el cual se consider como diferido ex-
clusivamente a las potencias mediadoras.
Estas deben aplicar todos sus esfuerzos para arreglar
el diferendo.
En caso de ruptura efectiva de las relaciones pacificas,
estas potencias quedan encargadas de la misi6n comiin
de aprovechar de toda ocasi6n para restablecer la paz.


TITULO III

DE LAS COMISIONES INTERNACIONALES DE EXAMEN

Art. 9.-En los litigios de orden international que no
comprometan el honor ni los intereses esenciales y que
provengan de una divergencia de apreciaci6n sobre pun-
tos de hechos, las potencias firmantes juzgan Atil que las
parties que no hubiesen podido ponerse de acuerdo por
Tv. 3











84 PRIMER CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

la via diplomAtica, instituyan, en cuanto las circunstan-
cias lo permitan, una comisi6n international de examen
encargada de facilitar la soluci6n de estos litigios, acla-
rando por un examen imparcial y concienzudo, las cues-
tiones de hecho.
Art. 10. Las-comisiones internacionales de examen
son constituidas por convenci6n especial entire las par-
tes en litigio.
La convenci6n de examen precisa los hechos por exa-
minar y la extension de los poderes de los comisarios.
Ella da las reglas de procedimiento.
El examen se hace de un modo contradictorio.
La forma y los plazos que deben observarse, si 6stos no
son fijados por la convenci6n de examen, son determi-
nados por la misma comisi6n.
Art. 11.-Las comisiones internacionales de examen
estAn formadas, salvo estipulaci6n en contrario, de la
manera determinada en el articulo 32, de la present
convenci6n.
Art. 12.-Las potencias en litigio se comprometen &
procurar A la comisi6n international de examen en la
mayor amplitud que ellos juzguen possible, todos los me-
dios y todas las facilidades necesarias para el conoci-
miento complete y la apreciaci6n exacta de los hechos
en cuesti6n.
Art. 13.-La comisi6n international de examen presen-
ta A las potencias en litigio' su informed firmado por todos
los miembros de la comisi6n.
Art. 14.-El informed de la comisi6n international de
examen, limitado A la constataci6n de los hechos no tie-
ne de ninguna manera el carActer de una sentencia ar-
bitral. Deja A las potencias en litigio una erntera libertad
para las conclusions que deben darse & esta constata-
ci6n.











JULIO 28 DE 1899 35


TfTULO IV

DEL ARBITRAJE INTERNATIONAL

CAPITULO PRIMERO

De la justicia arbitral

Art. 15.-El arbitraje international tiene por objeto el
arreglo de los litigos entire Estados, por jueces designa-
dos por ellos y sobre la base de respeto del derecho.
Art. 16.-En las cuestiones de orden juridico, y en pri-
mer lugar en las cuestiones de interpretaci6n 6 de apli-
caci6n de las convenciones internacionales, el arbitraje
es reconocido por las potencias firmantes como el medio
mAs eficaz y al mismo tiempo mas equitativo de arreglar
loslitigios que no ban sido resueltos por las vias diplo-
mdticas.
Art. 17. La convenci6n de arbitraje se hace para
diferendos ya producidos 6 para diferendos eventuales.
Ella puede referirse A todo litigio 6 solamente A liti-
gios de una categoria determinada.
Art. 18. La Convenci6n de arbitraje implica el
compromise de someterse de buena fe a la sentencia
arbitral.
Art. 19 Independientemente de los tratados gene-
rales 6 particulares que estipulan actualmente la obli-
gaci6n de recurrir al arbitraje para las potencias firman-
tes, estas potencias se reservan concluir, sea antes de la
ratificaci6n del present actor sea posteriormente, acuer-
dos nuevos, generals 6 particulares, en vista de exten-
der el arbitraje obligatorio a todos los casos que ellas
juzguen possible someterlos.










36 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA


CAPITULO II

De la Corte permanent de arbitraje

Art. 20. Con el objeto de facilitar el recurso inme-
diato al arbitraje para los diferendos internacionales que
no han podido ser solucionados por la via diplomatica,
las potencias firmantes se comprometen a organizer
una Corte permanent de arbitraje, accessible en todo
tiempo, y funcionando, salvo estipulaci6n contraria de
las parties, conforme A las reglas de procedimiento ins-
criptas en la present Convenci6n.
Art. 21. La Corte permanent serA competent para
todos los casos de arbitraje, A menos que no haya acuer-
do entire las parties para el establecimiento de una juris-
dicci6n especial.
Art. 22.--Una Oficina international establecida en
La Haya sirve de secretariat a la Corte.
Esta Oficina es la intermediaria de las comunicaciones
relatives a las reuniones de la Corte.
Ella tiene el cuidado de los archives y la gesti6n de
todos los negocios administrativos.
Las potencias firmantes se comprometen a comunicar
a la Oficina international de La Haya una copia certifi-
cada y conforme de toda estipulaci6n de arbitraje con-
venida entire ellas y de toda sentencia arbitral que les
concierna, dada por jurisdicciones especiales.
Ellas se comprometen asi mismo a comunicar a la Ofi-
cina las leyes, reglamentos y documents que constaten
eventualmente la ejecuci6n de las sentencias expedidas
por la Corte.
Art. 23.- Cada potencia firmante designara, en los
tres meses que sigan a la ratificaci6n por ella del pre-
sente acto, cuatro personas a lo mas, de una competencia










JULIO 28 DE 1899


reconocida en las cuestiones del derecho international,
que gocen de la mas alta consideraci6n moral y dispues-
tas a aceptar las funciones de arbitros.
Las personas asi designadas serdn inscriptas, con el
titulo de miembros de la Corte, en una lista que sera no-
tificada d todas las potencias firmantes por medio de la
Oficina.
Toda modificaci6n en la lista de los arbitros es puesta,
por intermedio de la Oficina, en conocimiento de los
firmantes.
Dos 6 mas potencias pueden ponerse de acuerdo para
la designaci6n en coming de uno 6 varies miembros.
La misma persona puede ser designada por potencias
diferentes.
Los miembros de la Corte son nombrados por un t6r-
mino de seis afios.
Su mandate puede ser renovado.
En caso de fallecimiento 6 de retire de un miembro de
la Corte, 61el es reemplazado segiun el modo prescripto
para su nombramiento.
Art. 24. Cuando las potencias firmantes quieran
dirigirse a la Corte permanent para el arreglo de un
diferendo producido entire ellas, la elecci6n de los arbi-
tros llamados a former el tribunal competent, para es-
tatuir sobre este diferendo, debe ser hecha de la lista
general, de los miembros de la Corte.
En defecto de la constituci6n del tribunal arbitral por
el acuerdo inmediato de las parties, se precede de la ma-
nera siguiente:
Cada part nombra dos arbitros y 6stos eligen conjun-
tamente un drbitro tercero.
En caso de division de los votos, la elecci6n del arbi-
tro 3.V es confiada a una tercera potencia, designada de
comuin acuerdo entire las parties.
Si el acuerdo no se estableciese a este respect, cada










38 PRIMER CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

parte designarA una potencia diferente, y la elecci6n del
Arbitro 3.V sera hecha de concerto por las potencias asi
designadas.
Compuesto de este modo el tribunal, las parties noti-
ficardn a la Oficina, su decision de dirigirse a la Corte,
y darAn los nombres de los Arbitros.
El tribunal arbitral se reune en la fecha fijada por
las parties. Los iniembros de la Corte, en el ejercicio de
sus funciones y fuera de sus paises, gozan de los privile-
gios 6 inmunidades diplomAticas.
Art. 25.-El tribunal arbitral reside de ordinario en
La Haya. Su asiento no puede ser, salvo el caso de fuerza
mayor, removido por el tribunal, sino con el consenti-
miento de las parties.
Art. 26.-La Oficina Internacional deLa Haya estA
autorizada para poner sus locales y su organizaci6n a dis-
posici6n de las potencias firnantes, para el funcionamien-
to de toda jurisdicci6n especial de arbitraje.
La jurisdicci6n de la Corte permanent puede ser
extendida, en las condiciones prescriptas por los re-
glamentos, a los litigios que existan entire potencias no
firmantes, 6 entire potencias firmantes y potencias no fir-
mantes, si las parties convienen en recurrir a esta ju-
risdicci6n.
Art. 27.-Las potencias firmantes consideran como
un deber en el caso que un conflict agudo amenazase
estallar entire dos 6 varias de ellas, el recordarles que ]a
Corte permanent les esta abierta. En consecuencia ellas
declaran que el hecho de recorder a las parties en con-
flicto, las disposiciones de la present Convenci6n y el
consejo dado, en el interns superior de la paz, de dirigir-
se a la Corte permanent, no pueden ser considerados
sino como acto de buenos oficios.
Art. 28.-Un Consejo Administrativo permanent com-
puesto de representantes diplomaticos, de las potencias












JULIO 28 DE 1899 39

firmantes acreditadas en La Haya, y del Ministro de
Relaciones Exteriores de los Paises Bajos, que hard las
funciones de president, serA constituido en esta ciudad
lo mas pronto possible, despu6s de la ratificaci6n del pre-
sente acto por nueve potencias a lo menos.
Este Consejo estara encargado de establecer y de or-
ganizar la Oficina Internacional, la cual quedarA bajo su
direcci6n 6 inspecci6n.
El notificara A las potencias la constituci6n de la
Corte y proveerA A la instalaci6n de 6sta.
El dictarA su reglamento de orden asi comno los demAs
reglamentos necesarios.
El decidira sobre todas las cuestiones administrativas
que puedan originarse, relacionadas con el funcionamien-
to de la Corte.
TendrA todo poder para el noinbramiento, suspension
6 revocaci6n de los funcionarios y empleados de la Ofi-
cina. Fijara los emolumentos y salaries e inspeccionarA
los gastos generals.
La presencia de cinco miembros en las reuniones para
las cuales hayan sido debidamente convocados, es sufi-
ciente para permitir al Consejo deliberar con validez.
Las decisions son tomadas A mayoria de votos.
El Consejo comunicarA A las potencias firmantes los
reglamentos adoptados por 61. Les dirigira cada afio una
Memoria sobre los trabajos de la Corte, sobre el funcio-
namiento de los servicios administrativos y sobre los
gastos.
Art. 29.-Los gastos de Oficina serAn sufragados por
las potencias firmantes en la proporci6n establecida por
la Oficina Internacional de la Uni6n Postal Universal.










40 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA


CAPiTULO III

Del procedimiento arbitral

Art. 30.-En vista de favorecer el desarrollo del arbi-
traje, las potencias firmantes han fijado las siguientes
reglas que serAn aplicables al procedimiento arbitral en
cuanto las parties no hayan convenido en otras reglas.
Art. 31.-Las potencias que recurran al arbitraje
firman un acta especial compromiseo) en la cual estAn
netamente determinados el objeto del litigio asi como la
extension de los poderes de los arbitros.
Este acto implica el compromise de las parties de so-
meterse de buena fe A la sentencia arbitral.
Art. 32.--Las funciones arbitrales pueden ser conferi-
das A un arbitro Aunico 6 A varies arbitros designados A
su gusto por las parties 6 elegidas por ellas entire los
miembros de la Corte permanente de arbitraje estable-
cida por el present acto.
En defecto de la constituci6n del Tribunal por el acuer-
do inmediato de las parties, se precede de la manera si-
guiente:
Cada part nornbra dos Arbitros y estos eligen conjun-
tamente un Arbitro 3.0 En caso de division de los votos
la elecci6n del Arbitro 3." es confiada A una tercera po-
tencia designada de comiin acuerdo por las parties. Si el
acuerdo no se estableciese A ese efecto, cada parte desig-
na a una potencia diferente, y la elecci6n del Arbitro
3. es hecha de concerto por las potencias asi determi-
nadas.
Art. 33.-Cuando un Soberano 6 un Jefe de Estado
es elegido como arbitro, el procedimiento arbitral, es
dictado por 61.










JULIO 28 DE 1899 41

Art. 34.-El arbitro 3. es de derecho president del
Tribunal. Cuando el Tribunal no esta formado con un
arbitro 3., nombra por si mismo su president.
Art. 35.-En caso de defunci6n, renuncia 6 impedi-
mento por cualquier causa que sea de uno de los &rbitros,
se provee d su reemplazo segfn el modo fijado para su
nombramiento.
Art. 36.-El asiento del Tribunal es designado por las
parties. En efecto de esta designaci6n, el Tribunal se
reunirA en La Haya. El asiento asi fijado no puede ser
cambiado, salvo el caso de fuerza mayor, por el Tribunal,
sino por el consentimiento de las parties.
Art. 37.-Las parties tienen el derecho de nombrarcerca
del Tribunal delegados 6 agents especiales, con la misi6n
de servir de intermediaries entire ellas y el Tribunal.
EstAn ademas autorizadas a encargar la defense de sus
derechos 6 intereses ante el Tribunal, a consejeros 6
abogados nombrados por ellas a este efecto.
Art. 38.-El Tribunal decide sobre elecci6n de idio-
mas de que 61 hara uso, y cuyo empleo sera autorizado
ante 61.
Art. 39.-El procedimiento arbitral comprende, en
regla general, dos fases distintas: la instrucci6n y los
debates.
La instrucci6n consiste en la comunicaci6n hecha por
los agents respectivos a los miembros del Tribunal y a
la parte adverse, de todos los actos 6 impresos 6 escritos
y de todos los documents que contengan los medios invo-
cados en la causa. Esta comunicaci6n se hara en la
forma y en los plazos determinados por el Tribunal en
virtud del articulo 49.
Los debates consistent en el desenvolvimiento oral de
los medios invocados por las parties ante el Tribunal.
Art. 40.-Toda pieza producida por una de las parties
debe ser comunicada a la otra parte.










42 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

Art. 41.-Los debates son dirigidos por el president y
no son publicados sino en virtud de una decision del Tri-
bunal, tomada con el asentimiento de las parties. Son
inscriptos en actas redactadas por Secretarios que nom-
bra el Presidente. Estas actas tienen solamente carActer
aut6ntico.
Art. 42.-Cerrada la instrucci6n el Tribunal tiene el
derecho de eleminar del debate todos los actos 6 docu-
mentos nuevos que una de las parties quisiera someterle
sin el'consentimiento de la otra.
Art. 43.-El Tribunal es libre de tomar en considera-
ci6n los actos 6 documents nuevos sobre los cuales los
agents 6 consejeros de las parties hayan llamado su
atenci6n. En este caso el Tribunal tiene el derecho de
requerir la presentaci6n de estos actos 6 documents,
salvo la obligaci6n de dar conocimiento de ellos a la
parte adversa.
Art. 44.-El Tribunal puede ademAs requerir de los
agents de las parties la presentaci6n de todos los actos
y de pedir todas las explicaciones necesarias. En caso de
negaci6n, el Tribunal toma nota.
Art. 45.-Los agents y los consejeros de la parte
estAn autorizados para desarrollar oralmente ante el Tri-
bunal todos los medios que juzguen tiles para la defen-
sa de su causa.
Art. 46.-Tiene el derecho de interponer excepciones
6 incidents.
Las decisions del Tribunal sobre estos puntos son
definitivas y no pueden dar lugar A ninguna discusi6n
ulterior.
Art. 47.-Los miembros del Tribunal tienen el dere-
cho de poner cuestiones A los agents y consejeros de las
parties, y de pedirles esclarecimientos sobre los puntos
dudosos. Ni las cuestiones indicadas, ni las observacio-
nes hechas por los miembros del Tribunal durante el










JULIO 28 DE 1899


curso de los debates, pueden ser miradas como la expre-
si6n de las opinions del Tribunal en general 6 de sus
miembros en particular.
Art. 48.--El tribunal estA autorizado para determinar
su competencia interpretando el compromise asi como
los otros tratados que pueden ser invocados en la mate-
ria y tomando en cuenta los principios del derecho inter-
nacional.
Art. 49.-El Tribunal tiene el derecho de dictar orde-
nanzas de procedimiento para la direcci6n del process,
de determinar las forms y plazos en los cuales cada parte
deberd tomar sus conclusions y de proceder A todas las
formalidades relacionadas con la administraci6n de las
pruebas.
Art. 50.-Una vez que los agents y los consejeros de
las parties hayan presentado todos los esclarecimientos y
pruebas en apoyo de su causa, el president pronuncia
la clausura de los debates.
Art. 51.-Las deliberaciones del Tribunal son secre-
tas. Toda decision es tomada por mayoria de los miem-
bros del Tribunal. La negative de un miembro de tomar
parte en el voto debe ser constatada en el acta.
Art. 52.-La sentencia arbitral acordada por mayoria
de votos es motivada. Es redactada por escrito y firmada
por cada una de los miembros del Tribunal. Los miem-
bros que hayan quedado en minoria pueden dejar cons-
tancia, al firmar, de su disentimiento.
Art. 53.-La sentencia arbitral es leida en sesi6n
pSblica del Tribunal, estando presents debidamente
llamados los agents y los consejeros de las parties.
Art. 54.-La sentencia arbitral debidamente pronun-
ciada y notificada A los agents de las parties en litigio,
decide definitivamente y sin apelaci6n, sobre la contro-
versia.
Art. 55.--Las parties pueden reservarse en el compro-







44 PRIMEHA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

miso el derecho de pedir la revision de la sentencia arbi-
tral. En este caso y salvo convenci6n en contrario, la pe-
tici6n debe ser dirigida al Tribunal que ha expedido la
sentencia. Ella no puede ser motivada sino por el descu-
brimiento de un hecho nuevo que puede ser de tal natu-
raleza, que ejerza una influencia decisive sobre la sen-
tencia, y que A la 6poca de la clausura de los debates era
desconocido del Tribunal mismo y de la parte que ha
pedido ]a revisi6n.
El procedimiento de revision no puede ser abierto sino
por una decision del Tribunal, en que se constate expre-
samente la existencia de un hecho nuevo, reconoci6ndole
los caracteres previstos en el parAgrafo precedent y de-
clarando que A este titulo la petici6n es admisible.
El compromise determine el plazo durante el cual
debe ser formulada la petici6n de revision.
Art. 56.-La sentencia arbitral no es obligatoria sino
para las parties que han concluido el compromise.
Cuando se tratare de la interpretaci6n de una con-
venci6n en la cual han tornado part otras potencias que
las que estAn en litigio, 6stas notifican A las primeras el
compromise que han concluido. Cada una de estas poten-
cias tiene el derecho de intervenir en el process. Si una
6 varias de ellas han aprovechado de esta facultad, la
interpretaci6n contenida en la sentencia es igualmente
obligatoria A su respect.
Art. 57.-Cada parte soporta sus propios gastos y una
porci6n igual de los gastos del Tribunal.










JULIO 28 DE 1899


DISPOSICIONES GENERALS

Art. 58.-La present Convenci6n sera ratificada en
el mAs breve plazo possible.
Las ratificaciones serAn depositadas en La Haya.
Se levantard una acta del dep6sito de cada ratifica-
ci6n, y una copia certificada conforme, sera entregada
por la via diplomAtica, a todas las potencias que han
sido representadas en la Conferencia Internacional de la
Paz de La Haya.
Art. 59.-Las potencias no firmantes que han estado
representadas en la Conferencia Internacional de la Paz,
podran adherirse a la present Convenci6n. A este efecto
ellas har&n conocer su adhesi6n a las Potencias Contra-
tantes por medio de una notificaci6n escrita dirigida al
gobierno de los Paises Bajos y comunicada por este a
todas las otras Potencias Contratantes.
Art. 60.-Las condiciones bajo las cuales las Poten-
cias que no han sido representadas en la Conferencia In-
ternacional de la Paz, podrAn adherirse a la. present
Convenci6n, seran objeto de un acuerdo ulterior entire
las Potencias Contratantes.
Art. 61.-Si sucediese que una de las Altas Partes Con-
tratantes denunciase la present Convenci6n, este denun-
cio no producirai sus efectos, sino un afio despu6s de la
notificaci6n hecha por escrito al gobierno de los Paises
Bajos y comunicada inmediatamente por 6ste A todas las
demAs Potencias Contratantes. Este denuncio no produ-
cirA sus efectos sino en lo que tocase a la potencia que
lo hubiere notificado.

En fe de lo cual los Plenipotenciarios respectivos han
firmado la present Convenci6n, aplicAndole los corres-
pondientes sells.










46 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

Hecho en La Haya, el 29 de Julio de 1899, en un solo
ejemplar, el cual quedara depositado en los archives del
Gobierno de los Paises Bajos, y cuyas copias certificadas
conformes, serAn enviadas por la via diplomAtica A las
Potencias Contratantes.

Por Bl6gica-(L. S.)A. BEERNAERT-(L. S.)
CONDE DE GRELL RoGIER.-(L. S.) CH.
DESCAMPS.
Por Dinamarca.-(L. S.) F. BILLE.
Por Espafia.-(L. S.) EL DUQUE DE TE-
TUAN.-(L. S.) W. R. DE VILLA URRUTIA.
(L. S.) ARTURO DE BAGUER.
Por los Estados Unidos Mexicanos.-- (L. S.)
A. DE MIER.--(L. S.) J. ZENIL.
Por la Repiiblica Francesa.--(L. S.) LE6N
BUORGEOIS.-(L. S.) G. BIHOURD.-(L. S.)
D'ESTOURNELLES DE CONSTANT.
Por Grecia.-(L. S.) N. DELYANNI.
Por Montenegro.-(L. S.) STAAL.
Por los Paises Bajos.-(L. S.) V. KARNE-
BEEK.-(L. S.) DEEN BEER PORTUGAEL.-
(L. S.) T. M. C. HASSER.-(L. S.) E. N.
RAHUSEN.
Por Persia.-(L. S.) MIRZA RIZA DHAN,
ARFA-UD-DOVLEH.
Por Portugal.-(-L. S.) CONDE DE MACEDO.
-(L. S.) AGUSTiN D'ORNELLAS DE VAS-
CONCELLOS.-(L. S.) CONDE DE SELIR.
Por Rumania.-(L. S.) A. BELDIMAN. -
(L. S.) J. M. PAPININ.
Por Rusia.-(L. S.) STAAL.-(L. S.) A.
BASILY.
Por Siam.-(L. S.)PHYA SURIYA NUVAIR.--
(L. S.) VI SUDDHA.










JULIO 28 DE 1899


Por los Reinos Unidos de Suecia y Noruega.
-(L. S.) BILDT.
Por Bulgaria.-(L. S.) D. STANCIOFF.-(L.S.)
Mayor HESSAPTCHIEFF.

Es traduccion: B. DE SPELUZZI, Director
de la secci6n traducciones.








ACUERDO ACEPTANDO LA INVITACI6N PARA CONCURRIR
A LA SEGUNDA CONFERENCIA DE LA HAYA


Departamento de Relaciones Exteriores y Culto.

Buenos Aires, Abril 23 de 1907.

CONSIDERANDO:

1. Que ha sido aceptada por el gobierno argentino la
invitaci6n presentada el 6 de Noviembre de 1905, por el
representante diplomatico del gobierno de Rusia, para
que la Repdblica tome parte en la Segunda Conferencia
International de la Paz, que debe reunirse en La Haya;
2. Que el Ministro Residente de los Paises Bajos,
cumpliendo 6rdenes de su gobierno, ha comunicado el 9
del corriente que la fecha designada para la celebraci6n
de dicha Conferencia, es el 15 de Junio pr6ximo, 6 invi-
ta al gobierno argentino A nombrar los delegados res-
pectivos;
3.0 Que la invitaci6n dirigida A los paises que no to-










48 PRIMERA CONPERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

maron parte en la Conferencia de 1899, para que ad-
hieran A los convenios sancionados en ella, referentes A
las leyes y costumbres de la guerra terrestre, y A la
adaptaci6n A la guerra maritima de los principios de la
Convenci6n de Ginebra de 22 de Agosto de 1864, asi
como de la que trata del arreglo pacifico de los conflic-
tos internacionales, cuyos documents fueron sometidos
por el Poder Ejecutivo al Honorable Congreso, en cum-
plimiento de la prescripci6n constitutional, expresando
la conveniencia de la aprobaci6n de los mismos, A fin de
que la Repiblica Argentina llamada A participar en los
trabajos de ampliaci6n de la coodificaci6n de 1899, se
encontrara en actitud legal para adherir en oportuni-
dad, cuya sanci6n solamente ha sido prestada por el
Honorable Senado;
4. Que es convenient que la Repeblica esOt repre-
sentada en la Conferencia de La Haya y tome parte
en las deliberaciones tendientes A robustecer la cordiali-
dad international y A vigorizar el sentimiento de la paz.


El President de la Republica, en Consejo General de
Ministros,
ACUERDA Y DECIETA:

Articulo 1.--Aceptase la invitaci6n definitive que
S. E. el Ministro de los Paises Bajos, dirige al gobierno
argentino en nombre de su gobierno, para que design de-
legados A la Segunda Conferencia de La Haya, que debe
celebrarse en esa misma ciudad el 15 de Junio pr6ximo.
Art. 2.-Mientras el Honorable Congreso de la Naci6n
no sancione los Convenios sometidos d su aprobaci6n, re-
ferentes A las leyes y costumbres de la guerra terrestre;
d la adaptaci6n A la guerra maritima de los principios de
la Convenci6n de Ginebra de 22 de Agosto de 1864; y










JULIO 28 DE 1899 49

el del arreglo pacifico de los conflicts internacionales,
el Poder Ejecutivo adhiere A ellos en forma condicional,
la que sera ratificada cuando el Honorable Congreso
apruebe dichos Convenios.
Art. 3.-Por decreto separado se designarA el perso-
nal de la delegaci6n argentina, debiendo imputarse los
gastos ocurrentes de representaci6n y viAtico al pre-
sente acuerdo.
Art. 4.-Por el Departamento de Relaciones Exterio-
res se agradecera la cort6s invitaci6n poniendose en co-
nocimiento de S. E., el Ministro Residente de los Paises
Bajos, en la forma de estilo, copia del present decreto.
Art. 5.-D6se cuenta oportunamente al Honorable
Congress, comuniquese, publiquese y dese al Registro
Nacional.
FIGUEROA ALCORTA.
E. S. ZEBALLOS.
M. A. MONTES OCA.
FEDERICO PINEDO.
M. R. FRAGA.
ONOFRE BETBEDER.
E. RAMOS MEXIA.
MIGUEL TEDiN.


T. v.












60 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA


LEY 5082


Departamento de Relaciones Exteriores y Culto.

Buenos Aires, Junio 22 de 1907.

POR CUANTO:

El Senado y Cdmara de Diputados de la Naci6n Argen-
tina, reunidos en Congreso, etc., sanciona con fuerza de-

LEY:

Articulo 1.'-Autorizase al P. E. para adherir A las
convenciones de 29 de Julio de 1899, sancionadas en La
Haya y references A las leyes y costumbres de la guorra
terrestre y a la adaptaci6n A la guerra maritima de los
principios de la Convenci6n de Ginebra de 22 de Agos-
to de 1864.
Art. 2.- Autorizasele, igualmente, para adherir en
su portunidad d la Convenci6n para el arreglo pacifico
de los conflicts internacionales >, sancionada tambien
en La Haya el 29 de de Julio de 1899.
Art. 3.- Comuniquese a] P. E.

Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino,
en Buenos Aires, A diez y nueve de Junio de mil nove-
cientos siete.--BENITO VILLANUEVA.--B. Ocampo, Secre-
tario del Senado.-JUAN ORTIZ DE RosAs.-Alejandro
Sorondo, Secretario de la C. de D. D.











JULIo 28 DE 1899


POR TANTO:

Thngase por Ley de la Naci6n, comuniquese, publi-
quese en el Boletin Oficial y dese al Registro Nacional.

FIGUEROA ALCORTA.
E. S. ZEBALLOS.







DECRETO ADHIRIENDO A LAS CONVENCIONES REFERENTES
A LEYES Y COSTUMBRES DE LA GUERRA TERRESTRE
Y MARITIMA, ETC.


Departamento de Relaciones Exteriores y Culto.


Buenos Aires, Junio 22 de 1907.


Vista la Ley nimero.5082, sancionada por el Honora-
ble Congreso de la Naci6n, con fecha 19 del corriente y
promulgada en el dia de hoy, por la que se autoriza al
Poder Ejecutivo a adherir definitivamente A los conve-
nios suscriptos en la Primera Conferencia Internacional.
de la Paz, reunida en La Haya en 1899, A saber: Conven-
ci6n referente d las leyes y costumbres de la guerra te-
rrestre; convenci6n relative A la adaptaci6n A la guerra
maritima de los principios de la Convenci6n de Ginebra
de 22 de Agosto de 1864 y Convenci6n referente al arre-
glo pacifico de los conflicts internacionales, y











52 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA


CONSIDERBANDO:

Que por decreto fecha 23 de Abril 6ltimo, el Poder Eje -
cutivo adhiri6 en forma condicional A dichos convenios
por career entonces de la autorizaci6n legislative nece-
saria para hacerlo con cardcter definitive.
Que esa adhesi6n fu6 comunicada por nota de la misma
fecha al gobierno de los Paises Bajos, por intermedio de
su Legaci6n aqui acreditada.

El President de la Repftblica,

DECRETA:

Articulo 1.-La Republica Argentina adhiere defini-
tivamente A las convenciones suscriptas en la Primera
Conferencia Internacional de la Paz, reunida en La
Haya en 1899, referentes a las leyes y costumbres de la
guerra terrestre; la adaptaci6n A la guerra maritima
de los principios de la Convenci6n de Ginebra de 22 de
Agosto de 1864, con exclusion de su articulo 10 y al arre-
glo pacifico de los conflictos internacionales.
Art. 2.--En consecuencia se procederA a hacer efecti-
va esta adhesi6n ante el Gobierno de los Paises Bajos,
en la forma que corresponde y con arreglo & las clausulas
que al respect contiene dicho convenio.
Art. 3.-Comuniquese, publiquese en el Boletin Ofi-
cial y d6se al Registro Nacional.

FIGUEROA ALCORTA.
E. S. ZEBALLOS.










jumIo 28 DE 1899 53


DESIGNANDO ARBITROS PARA LA CORTE PERMANENT
DE ARBITRAJE


Departamento de Relaciones Exteriores y Culto.

Buenos Aires, Agosto 6 de 1907.


De conformidad con lo que establece el articulo 23 de
la Convenci6n para el arreglo pacifico de los conflicts
internacionales concluida en la Primera Conferencia In-
ternacional de la Paz que tuvo lugar en La Haya en
1899 y A la que adhiri6 definitivamente la Repifblica
Argentina con fecha 22 de Junio del corriente afio,

El President de la Repzblica,

DECRETA:

Articulo 1.--Designase para desempefiar las funcio-
nes de drbitros como miembro de la XCorte Permanente
de Arbitraje, creada por el articulo 20, capitulo II,
titulo IV de la citada Convenci6n A los Sres. Doctor
D. Estanislao S. Zeballos, Ministro de Relaciones Exterio-
res y Culto y Profesor de Derecho Internacional Privado
en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la
Universidad de Buenos Aires; Dr. D. Roque SAenz Pe-
na, ex-Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, En-
viado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de la
Republica en Italia y Suiza, y Delegado Plenipotencia-
rio A la S egunda Conferencia Internacional de la Paz;
Diputado Nacional Dr. D. Luis Maria Drago, Ex-Minis-
tro de Relaciones Exteriores y Culto, Delegado Plenipo-










54 PRIMERA CONFERENCIA DE LA PAZ DE LA HAYA

tonciario A la Segunda Conferencia Internacional de la
Paz; y Dr. D. Carlos Rodriguez Larreta, ex-Ministro de
Relaciones Exteriores y Culto, Profesor de Derecho Cons-
titucional en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales
de la Universidad de Buenos Aires y Delegado Plenipo-
tenciario A la Segunda Conferencia Internacional de la
Paz;
Art. 2.0-El present decreto serA refrendado por el
Ministro Secretario en el Departamento del Interior.
Art. 3.-Comuniquese A quienes corresponda, publi-
quese en el Boletin Oficial y dese al Registro Nacional.

FIGUEROA ALCORTA.
M. A. MONTES DE OCA.







TRIBUNAL PERMANENT DE LA HAYA


Departamento de Relaciones Exteriores y Culto

Buenos Aires, Octubre 17 de 1910.

Siendo incompatible con el ejercicio de la Presidencia
de la Naci6n el cargo de Arbitro del Tribunal Permanen-
te de La Haya, por cuanto podria exigir la residencia
temporaria del magistrado en la sede del Tribunal, y
siendo necesario integrar el n6mero de miembros desig-
nados por decreto de 6 de Agosto de 1907, para former
parte de la Corte Permanente de Arbitraje, creada por
el articulo 20 de la Convenci6n de LaHaya de 1899, para
el arreglo pacifico de los conflicts internacionales.







JULIO 28 DE 1899


El President de la Naci6n Argentina,

DECRETA:

Articulo 1. DeclArase vacant dicho cargo.
Art. 2.--Designase en reemplazo del Dr. Roque
Saenz Pefa', para integrar el ndimero de miembros de la
Corte Permanente de Arbitraje A que se refiere el articulo
23, Cap. II, Tit. IV de la Convenci6n, al Sr. Dr. Joaquin
V. GonzAlez, Senador Nacional, Presidente de la Uni-
versidad Nacional de La Plata, ex Ministro en los De-
partamentos del Interior, de Relaciones Exteriores y
Culto, y de Justicia 6 Instrucci6n Publica, ex Diputado
Nacional, etc., etc.
Art. 3."- Comuniquese A quienes corresponda, publi-
quese en el Boletin Oficial y d6se al Registro Nacional.

SAENZ PENA
EPIFANIO PORTELA














ARREiLO INTERNATIONAL


Relative a la "Trata de Blancas". AdhesiOn del Gobierno Argentino

Buenos Aires, Febrero 26 de 1904.

Sefor Ministro :

Habiendo manifestado la Intendencia Municipal de la
Capital la conveniencia que el Gobierno Argentino adhi-
riera A la Convenci6n y arreglos concluidos en la Confe-
rencia de Paris para buscar los medios de asegurar la
represi6n international de la Trata de Blancas ,, me
dirijo A V. E. fin de que de acuerdo con lo establecido
en el articulo 7 del proyecto de arreglo y 8 del proyecto
de la Convenci6n, que trasmito por separado, haga llegar
A conocimiento del gobierno frances los deseos del argen-
tino en adherir A la Convenci6n y arreglos concluidos
en dicha Conferencia.
Debo comunicar ademAs A V. E. A titulo de informa-
ci6n que la Legaci6n de Francia aqui acreditada puso
oficialmente en conocimiento de este Ministerio que el
Ministro de Relaciones Exteriores de Francia facilitaria,
con sumo gusto, si el caso se presentase, al Gobierno
Argentino, el cumplimiento de las formalidades indica-
das en los articulos antes citados.
Por consiguiente, consider oportuno como acto de
cortesia, que V. E. al manifestar la adhesi6n del Gobierno
Argentino recuerde el ofrecimiento hecho por ese Minis-
terio de Relaciones Exteriores el que se ha tenido muy
present y agradecido debidamente.










FEBREBO 26 DE 1904 57

Convendria asimismo que V. E. enviara tan pronto
como le fuera possible varies ejemplares de las conclusio-
nes A que arrib6 dicha conferencia, pedido que ya se
hizo A esa Legaci6n en nota N. 91 de 28 de Agosto
de 1902.
Con tal motive reitero a V. E. las seguridades de mi
consideraci6n distinguida.
J. A. TERRY.


A S. E. el Sr. D. Carlos Calvo, E. E. y Ministro Ple-
nipotenciario de la Repftblica Argentina en Francia.







Legaci6n de la Repdblica Argentina.

Paris, Abril 8 de 1904.

Senor Ministro:

Tengo el honor de acusar recibo d V. E. de su nota
N." 16 de 26 de Febrero ppdo. en la que se sirve comuni-
carme que el Superior Gobierno ha resuelto adherir A las
conclusions de la Conferencia Internacional para la
represi6n de la trata de blancas.
Con esta misma fecha hago saber a S. E. el Sefior
Ministro de Negocios Extranjeros esta decision agrade-
ciendole de. antemano la notificaci6n que de ella debe
hacer A los dem's Estados Contratantes.
Por correo y en paquete recomendado remito A ese
Departamento tres folletos del Libro Amarillo, uinica
publicaci6n hecha, hasta hoy, sobre este asunto y de la









58 ARREGLO INTERNATIONAL RELATIVO A LA TRATA DE BLANCAS

que ya remiti dos ejemplares con fecha 28 de Octubre de
1902, segen anunciaba en mi nota N.0 102 de aquella fe-
cha, que acompafo en copia.
Retiro al Sefior Ministro, las seguridades de mi mas
alta consideraci6n.
CARLOS CALVO.


A. S. E. el Sr. Ministry de Relaciones Exteriores y
Culto.






MENSAJE

Buenos Aires, Septiembre 24 de 1909.

Al Honorable Congreso de la Naci6n:

De acuerdo con los deseos expresados por la Intenden-
cia Municipal en su nombre y en el de la Honorable Co-
misi6n Municipal, el Poder Ejecutivo adhiri6 el 8 de
Abril de 1904, por intermedio de la Legaci6n de la Re-
piblica en Francia, alas conclusions de la Conferencia
International que se reuni6 en Paris del 15 al 25 de Julio
de 1902 con el objeto de buscar los medios para la repre-
si6n international del trAfico criminal conocido con el
nombre de prenden:
a) Un proyecto de Convenci6n international para la
represi6n mans eficaz del trafico mencionado, y
b) Un proyecto de arreglo administrative con el fin
de impedir este trafico por medio de medidas conveni-
das entire los Gobiernos representados.










FEBRERO 26 DE 1H04


Como se trataba de proyectos de convenios, el Poder
Ejecutivo aceptando el ofrecimiento hecho por el Gobier-
no de Francia, de facilitar la adhesion del Gobierno Ar-
gentino dentro de los terminos del articulo 7.V del pro-
yecto de Arreglo y 8. del proyecto de Convenci6n, con-
sider6 obra de humanidad y civilizaci6n asociarse, desde
luego, A tan simpatica idea, adhiriendo A los proyectos
de la referencia.
Posteriormente, el 18 de Mayo de 1904 se firm en
Paris entire Francia y varias Potencias el Arreglo Inter-
nacional que traducido se acompafia, con el objeto de
asegurar una protecci6n eficaz contra el trAfico de blan-
cas. Este Arreglo cuyo texto es el unismo del citado Arre-
glo Administrativo, suscripto en la Conferencia fu6 rati-
ficado el 18 de Enero de 1905, por los siguientes Esta-
dos: Francia, Alemania, Dinamarca, Gran Bretaha, Ita-
lia, Rusia, Suecia-Noruega y Suiza, y adherido a 61 en
la propia fecha Austria-Hungria, debiendo entrar en
vigor el 18 de Julio del propio aio, de acuerdo con las
disposiciones de su articulo 8..
Como por el articulo 7. del mismo, los Estados signa-
tarios son admitidos A adherirse, la Legaci6n de Francia
aqui acreditada comunic6 dicho pacto a este Gobierno
con fecha 19 de Septiembre de 1905, y se le contest que
pr6ximamente seria sometido A la consideraci6n de V. H.
En tal virtud el Poder Ejecutivo inspirado en los sen-
timientos humanitarios de que se ha hecho referencia
estima oportuno y convenient adherir en forma defini-
tiva, al Arreglo Internacional firmado en Paris el 18 de
Mayo de 1904 y ratificado el 18 de Enero de 1905 en
vista de la facil practicabilidad de sus disposiciones.
En cuanto al Proyecto de Convenci6n firmado en el
Congress Internacional de 1902 el Poder Ejecutivo no
tiene conocimiento aun de que haya sido ratificado por
los Gobiernos signatarios, y tratAndose ademas de dispo-










60 ARREGLO INTERNATIONAL RELATIVE A LA TRATA DE BLANCAS

siciones de cardcter legal & las cuales corresponderia
adaptar nuestra legislaci6n, piensa que no es la oportu-
nidad de ratificarla.
En consecuencia, solicita de V. H. quiera dignarse
prestar su aprobaci6n al proyecto de ley acompafiado.
Dios guard A V. H.

J. FIGUEROA ALCORTA.
V. DE LA PLAZA.







ARREGLO


El President de la Republica Francesa; Su Majestad
el Emperador de Alemania, Rey de Prusia, en nombre
del Imperio Alemdn; Su Magestad el Rey de los Belgas;
S. M. el Rey de Dinamarca; S. M. el Rey del Reino Uni-
do de la Gran Bretafia 6 Irlanda y de las posesiones bri-
tAnicas allende el Oc6ano, Emperador de las Indias; S.
M. el Rey de Italia; S. M. la Reina de los Paises Bajos;
S. M. el Rey de Portugal y de los Algarves; S. M. el
Emperadar de todas las Rusias; S. M. el Rey de Suecia
y Noruega; el Consejo Federal Suizo; deseosos de asegu-
rar g las mujeres mayores de edad engafiadas A obliga-
das, asi como A las mujeres y nifias menores de edad,
una protecci6n eficaz contra el trAfico criminal conocido
bajo el nombre de <,, han resuelto
concluir un arreglo con el fin de concertar las medidas
apropiadas para lograr este fin, y han nombrado sus
Plenipotenciarios d saber:










FEBRERO 26 DE 1904 61


El President de la Repudblica Francesa: S. E. el Sr.
Theo Delcass6, Diputado, Ministro de Relaciones Ex-
teriores de la Repudblica Francesa.

S. M. el Emperador de Alemania, Rey de Prusia: S.
A. S. el Principe Radolin. su Enviado Extraordinario y
Ministro Plenipotenciario ante el Presidente de la Repi-
blica Francesa.

S. M. el Rey de los Belgas: el Sr. Conde F. de Reven-
tlow, su Enviado Extraordinario y Ministro Plenipoten-
ciario ante el Presidente de la Republica Francesa.

S. M. el Rey de Espafia: S. E. M. F. de Le6n y Casti-
llo, Marqu6s del Muni, su Embajador Extraordinario y
Plenipotenciario ante el Presidente de la Repudblica
Francesa.

S. M. el Rey del Reino de la Gran Bretafia e Irlanda
y de las posesiones britdnicas allende los mares, Empe-
rador de las Indias: S. E. Sir Edmun Monson, su Em-
bajador Extraordinario y Plenipotenciario ante el Pre-
sidente de la Repu6blica Francesa.

S. M. el Rey de Italia: S. E. el Conde Tornielli Bru-
sati di Vergamo, su Embajador Extraordinario y Pleni-
potenciario ante el Presidente de la Republica Francesa.

S. M. la Reina de los Paises Bajos: el Sr. Caballero de
Stuehs, su Enviado Extraordinario y Ministro Plenipo-
tenciario ante el Presidente de la Repflblica Francesa.

S. M. el Rey de Portugal y de los Algarves: el Sr.
T. de Souza Roza, su Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario ante el Presidente de la Republica
Fracesa.










62 ARREGLO INTERNATIONAL RELATIVE A LA TRATA DE BLANCAS

S. M. el Emperador de todas las Rusias: S. E. el
Sr. de Nelidow, su Embajador Extraordinario y Plenipo-
tenciario ante el Presidente de la Repiblica Francesa.

S. M. el Rey de Suecia y Noruega: por Suecia y por
Noruega el Sr. Ankernan, su Enviado Extraordinario y
Ministry Plenipotenciario ante el Presidente de la Repi-
blica Francesa.

El Consejo Federal Suizo: el Sr. Carlos Eduardo Lar-
dy, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario
de la Confederaci6n Suiza ante el Presidente de la Re-
pudblica Francesa. Quienes, habiendo canjeado sus Plenos
Poderes hallados en buena y debida forma, han conveni-
do en las disposiciones siguientes:

Articulo 1.- Cada uno de los gobiernos contratantes
se comprometen a establecer 6 a designer una autoridad
encargada de centralizar todas las informaciones sobre
enganche de mujeres en vista del libertinaje en el exte-
rior, esta autoridad tendrA la facultad de mantener co-
rrespondencia direct con el servicio similar establecido
en cada uno de los estados contratantes.
Art. 2." -- Cada uno de los Gobiernos se compromete
A hacer ejercer una vigilancia en vista de buscar, espe-
cialmente en las estaciones, puertos de embarque y du-
rante el viaje, los conductores de mujeres 6 niias desti-
nadas al libertinaje. Se impartirn instrucciones con
este objeto A los funcionarios y a toda otra persona que
tuviera caricter a este efecto, para que procuren, dentro
de los limits legales, todas las informaciones de tal na-
turaleza que pongan sobre los rastros de un trifico cri-
minal. La llegada de personas que parecieran evidente-
mente ser los autores, c6mnplices 6 victims de un trafico
semejante sera sefialada en caso ocurrente, sea a las au-
toridades del lugar de destiny, sea a los agents diplo-









FEBRERO 26 DE 1904 63

mAticos 6 consulares interesados, sea toda otra autoridad
competent.
Art. 3.-Los gobiernos se comprometen A hacer re-
cibir, en caso ocurrente y dentro de los limits legales
las declaraciones de las mujeres 6 nifias de nacionalidad
extranjera que ejercen la prostituci6n, A fin de estable-
cer su identidad y su estado civil, y de averiguar quien
las determine A que abandonaran su pais. Las informa-
clones recogidas serAn comunicadas A las autoridades
del pais de origen de dichas mujeres 6 nifias en vista de
repatriaci6n eventual. Los Gobiernos se comprometen
en los limits legales en lo que sea possible, A confiar A
titulo provisorio y en vista de una repatriaci6n eventual,
las victims de un trAfico criminal, cuando estas est6n
desprovistas de recursos, a instituciones de asistencia
piiblica 6 privada 6 A particulares que ofrezcan las ga-
rantias necesarias. Los gobiernos se comprometen tam-
bi6n, dentro de los limits legales y en lo possible, A reen-
viar A su pais de origen A aquellas mujeres 6 nifias que
solicitaran su repatriaci6n 6 que fueran reclamadas por
personas que tuvieran autoridad sobre ellas. La repa-
triaci6n no se efectuarA sino despu6s de comprobada la
identidad y la nacionalidad, asi como el lugar y la fecha
de llegada A las fronteras. Cada uno de los Paises Con-
tratantes facilitarA en trAnsito por su territorio. La co-
rrespondencia relative a las repatriaciones so hara, en
lo possible, por la via direct.
Art. 4.-En caso que la mujer 6 nifia que se debe
repatriar no pudiera pagar ella misma los gastos de
transport y que no tuviera marido, ni padre, ni tutor
que pagaran por ella los gastos ocasionados por la re-
patriaci6n estarAn A cargo del pais en cuyo territorio
reside, hasta la pr6xima frontera 6 puerto de embarque
en ]a direcci6n del pais de origen, y el resto A cargo del
pais de origen.
Art. 5. Las disposiciones de los articulos 3. y 4.









64 ARREGLO INTERNATIONAL RELATIVE A PA TRATA DE BLANCAS

que anteceden no derogan las convenciones particulares
que pudieran existir entire los gobiernos contratantes.
Art. 6.-Los gobiernos contratantes se comprome-
ten, dentro de los limits legales, A ejercer, en lo possible,
una vigilancia sobre las oficinas 6 agencies que se ocu-
pan de la colocaci6n de mujeres 6 nifias en el extranjero.
Art. 7. Los Estados no firmatarios estan admitidos
& adherirse al present arreglo. Con este objeto, notifi-
caran su intenci6n, por la via diplomatica, al gobierno
francs, que lo pondra en conocimiento de todos los es-
tados contratantes.
Art. 8. El present arreglo entrara en vigencia seis
meses despu6s del canje de las ratificaciones. En caso en
que una de las Partes Contratantes lo denunciara, esta
denuncia no tendra efecto mas que respect A esta parte,
y tan solo doce meses despu6s del dia de dicha denuncia.
Art. 9.--El present arreglo sera ratificado y las
ratificaciones serAn canjeadas en Paris, a la mayor bre-
vedad possible.
En fe de que, los Plenipotenciarios respectivos ban fir-
mado el present arreglo y le han aplicado sus sellos.
Hecho en Paris, el 18 de Mayo de 1904, en un solo
ejemplar, que quedara depositado en los archives del
Ministerio de Relaciones xteriores, y de la qae se otor-
gara copia conforme d cada potencia contratante.
(L. S.) DELCASSk.--(L. S.) RADOLIN.-(L. S.)
A. LEGHAIT.-(L. S.) F. REVENTLOW.-
(L. S.) F. LE6N Y CASTILLO.-(L. S.)
E. MONSON.--(L. S.) TORNIELLI.-(L. S.)
A. DE STUERS.-(L. S.) DE SOUZA. ROZA.
-(L. S.) NELIDOW.
Por Suecia y por Noruega.-(L. S.) AKER-
MAN.-(L. S.) LARDY.

NoTA.-Pende amn este document de la sanci6n del
H. Congress.














CONFERENCE INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AiBICULTURA

Legaci6n de Italia.

Buenos Aires, 13 de Marzo de 1905.

Senor Ministro:

S. M. el Rey ha dirigido la siguiente carta d S. E. el
cab. Juan Giolitti, president del consejo de ministros.

Unidos de America, el Sr. David Lubin, me exponia,
con ese calor que precede de los sinceros convencimien-
tos, una idea que me pareci6 providencial y buena, y que
por ella recomiendo a la atenci6n de mi G-obierno.
Las classes agricolas, generalmente las mas numerosas
y que tienen en todas parties una gran influencia sobre
los destines de las naciones, no pueden viviendo separa-
das, proveer de una manera suficiente ni a mejorar y
distribuir segun las razones del consume los vatios culti-
vos, ni a tutelar sus propios intereses en el mercado que,
por las mayores producciones de la tierra, se va haciendo
siempre mnas universal.
De notable ayuda resultaria, pues, un Instituto inter-
nacional, que, despojado de todo fin politico, se propu-
siera el studio de las condiciones de la agriculture en
los various paises del mundo, indicando peri6dicamente la
importancia y la calidad de las cosechas, de manera que
facilitara su producci6n, hiciera menos costoso y mas
rapido el comercio, y obtuviera una determinaci6n mas
Tv. 5










66 CbNFERENCOIA INTERNATIONAL PARA ETi INSTITUTE DE AGR1CULTURA

convenient de los precious. Este Instituto procediendo
de acuerdo con las varias oficinas nacionales ya creadas
con este objeto, facilitaria tambi6n noticias exactas sobre
las condiciones de la mano de obra agricola en los dis-
tintos lugares de manera que los emigrantes tuvieran una
guia Atil y segura; fomentaria acuerdos para la defense
comifn contra aquellas enfermedades de las plants y
del ganado, contra las cuales result menos eficaz la
defense parcial; ejerceria en fin una acci6n oportuna
sobre el desarrollo de la cooperaci6n rural, de los seguros
y del cr6dito agrario.
De un Instituto de esta clase, 6rgano de solidaridad
entire todos los agricultores y por ello element poderoso
de paz, se multiplicarian sin duda los efectos beneficos.
Seria del mismo digna sede augural la ciudad de Roma,
en donde deberian reunirse los representantes de los
Estados adherentes y de las mayores asociaciones intere-
sadas, de manera que procedieran de comnn acuerdo las
autoridades de los gobiernos y las libres energ[as de los
cultivadores del suelo.
Tengo fe en que tan alto objeto sabra hacer veneer las
dificultades de la empresa.
Su afectisimo primo.
VICTOR MANUEL,.



Al escribir esta carta y al hacerse cargo de esta inicia-
tiva Su Majestad el Rey fu6 movido por la idea de ayu-
dar A la numerosa clase agricola de los propietarios y de
los campesinos A fin de conseguir aquel mayor bienestar
A que han llegado las otras clases productoras.
Es cierto que lo vasto de la superficie sobre la cual se
ejerce la industrial agraria, la gran variedad de los cul-
tivos especiales y de los m6todos, refuerzan mAs bien los










JUNIO 7 DE 1905 67

lazos centre el hombre y su tierra, pero ordinariamente
debilitan los lazos centre hombre y hombre, entire propie-
tario y propietario, entire campesino y campesino.
Los agricultores, viviendo asi aislados y diseminados
se han mostrado menos apropiados para establecer y
mantener relaciones reciprocas directs y continues, para
procurarse noticias prontas y seguras sobre la produc-
ci6n, sobre el consume, sobre los precious, sobre las cos-
tumbres de los varies mercados del mundo, donde un
tercero llega muchas veces A ser arbitro de sus destinos
negociando los products de su trabajo.
Esta separaci6n de las classes agricolas provoca ante
todo una producci6n normal no dividida segin las con-
diciones de clima y de tierra no arreglada A las razones
de consume. De ahi una p6rdida de capitals y de ener-
gia con perjuicio director de estas classes 6 indirecto de
todas las demas.
Esta separaci6n, deja luego muchas veces A los agri-
cultores indefensos contra la prepotencia de sindicatos
que se constituyen en la industrial de los transportes y
de la compra y venta de sus products, y que deducen
precisamente su mayor fuerza de la falta de todo control
de part de los que tendrian el mayor interns en ejercerlo.
Ahora bien, asi la defense contra los sindicatos, de la
cual las leyes son en su mayor part impotentes para
proveer A las classes agricolas, como las ayudas para
mejorar la producci6n, podrian ellas encontrarlas en sus
propias fuerzas, oportunamente iluminadas y dirigidas.
Su Majestad el Rey y su gobierno tienen por objeto
ese just equilibrio que debe proceder del desarrollo
simultdneo y paralelo de las varias energies producto-
ras, de modo que cada uno conquiste la part de bienes-
tar propio que en equidad le corresponde y dG a la comu-
nidad social la mayor contribuci6n de riqueza y de paz.
Asegurando, en el interior de cada Estado, un just










68 CONFERENCIA INTERNATIONAL PAHA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE

equilibrio de intereses entire las varias classes producto-
ras, y estrechando siempre mas entire los various paises
los lazos que se forman del acuerdo de intereses comunes
que pasan las fronteras political de los Estados, se darAk
tambien un nuevo contenido econ6mico A las aspiracio-
nes ideales de la paz, porque una nueva case, la mas
numerosa y hasta ahora la mas separada, entrarA tan
luego en el movimiento por la paz, la cual estAn liga-
dos, en las sociedades actuales, los intereses siempre ma-
yores del capital y del trabajo.
Para llevar A la prActica el pensamiento de Su Majes-
tad, es necesario proceder A un acuerdo international,
solicitando la cooperaci6n de los Estados amigos.
En efecto, el Instituto deseado por Su Majestad, para
que result eficaz, no puede dejar de ser international,
puesto que ya es mundial y inico el mercado de la mayor
part de los products de la tierra, como es mundial la
division territorial de los cultivos; y tambi6n porque, en-
sanchando los objetos y la acci6n, podrAn ilegar A ser
mas numerosas y mas be6neficas las asociaciones agrarias
nacionales y locales.
La constituci6n de un Instituto international de agri-
cultura, formado por representantes de las grandes aso-
ciaciones agricolas, y por delegados de los various gobier-
nos, parece ser un medio sencillo y natural de lograr el
fin deseado.
Esta entidad central facilitaria no solo el conocimiento
director y reciproco de las condiciones de las varias regio-
nes agricolas, de los m6todos de producci6n, de los mer-
cados y de los precious, sino tambien de los obstaculos
que el comercio de los products agricolas encuentra por
defects de leyes 6 de las tarifas 6 por falta 6 por costo
excesivo de los transportes, etc.
Un Institute international semejante, de informaciones
rapidas, seguras y generals, dadas en tiempo Atil y en










69


forma apropiada por los interesados mismos y contralo-
readas por las autoridades que formarian parte del mis-
mo, es ademas la condici6n esencial para lograr various
fines, entire los cuales bastarA indicar:
1. La instituci6n de bolsas agricolas y de oficinas de
trabajo que distribuyan de mejor manera la oferta de
products agricolas y de la mano de obra, reglamenten
y vigilen mejor los transportes y las corrientes de la emi-
graci6n.
2. El studio preparatorio de proposiciones legislati-
vas y administrativas, para los casos en los cuales la uni-
formidad de las prescripciones y una mas amplia apli-
caci6n de las mismas fueran indispensables para el buen
6xito, como acontece con las enfermedades de las plan-
tas, y de los animals, para el seguro contra los acciden-
tes, y para las falsificaciones y mezclas.
3. Una coordinaci6n oportuna de la cooperacion rural,
la cual, para las compras y las ventas colectivas, y para
los seguros mutuos y para el cr6dito, podrA desarrollarse
tanto mejor cuanto mAs amplia sea su base.
4. La defense contra los sindicatos de transportes y
de abarrotamiento, contra los cuales no result eficaz la
ley, en tanto que basta casi siempre el conocimiento
complete que tengan los productores y los consumidores
de las condiciones reales del mercado.
De ahi que el Instituto Internacional de Agricultura
no implica la guerra las grandes organizaciones y con-
centraciones del capital y del trabajo; sino que significa
una defense eficaz, y la sola eficaz, contra todo exceso.
No quiere reemplazar al intermediario, pero si contra-
lorear su acci6n.
De cuanto antecede result clara la ventaja para los
gobiernos a los que se dirige la present invitaci6n para
que tengan delegados propios en el Instituto Internacio-
nal de Agricultura cuya instituci6n se propone, y ventaja


JUNIOR 7 DE 1905











70 CONFERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE

ahn mayor para aquellos paises que, como la Argentina,
tienen precisamente sus mayores fuentes de riqueza y de
prosperidad en la industrial agricola y pastoril cuyo asom-
broso progress constitute para este pais un titulo de le-
gitimo orgullo.
A este Instituto se confiaria el studio preparatorio de
las multiples cuestiones que atafien A la legislaci6n agra-
ria, pero sin perjudicar en ]o mas minimo, bien entendido,
la independencia y las atribuciones de los poderes legis-
lativos nacionales, puesto que no podria 6 deberia otor-
garse jamAs A dicho Instituto una facultad coercitiva.-
EstarA el Instituto libre de estudiar y de proponer dispo-
siciones de interns agricola general, y A su vez los go-
biernos estarAn libres de adoptarlas, haciendo de ellas
objeto de leyes nacionales 6 de acuerdos internacionales.
Es fundado en estas razones que en nombre del Go-
bierno del Rey tengo el honor de dirigir al Gobierno de
la Repiblica una invitaci6n para que participe con dele-
gados propios A una primera reuni6n la que se efectuarA
en Roma en el pr6ximo mes de Mayo, con el objeto de
preparar la reglamentaci6n de la nueva Instituci6n.
Esperando que la Argentina tendrA A bien con su de-
seado concurso y con su iluminado consejo cooperar al
alto fin que dicha reuni6n se propone, aprovecho con
placer la oportunidad para ofrecerle, Sr. Ministro, las
seguridades de mi mAs distinguida consideraci6n.

COSTA.


A S. E. el Sehor Ministro de Relaciones Exteriores.










JUNIO 7 DE 1905 71


ACTA FINAL DE LA CONFERENCIA PARA EL INSTITUTE
INTERNATIONAL DE AGR1CULTURA


Roma, 7 de Junio de 1905.


La Conferencia para el Instituto Internacional de Agri-
cultura, convocada bajo los auspicios de Su Majestad el
Rey de Italia por el Gobierno Real Italiano, se reuni6
en Roma, en el Palacio Corsini el 28 de Mayo de 1905.
Los Estados mas abajo enumerados han tornado parte
en la Conferencia para la que habian designado los dele-
gados que siguen (los delegados de Bulgaria, que habia
adherido A la Conferencia, no asistieron a las sesiones):


Por Alemnania:

S. E. el Conde de Monts, Embajador de Alemania
cerca de S. M. el Rey de Italia;
Sr. Dr. Thiel, Director en el Ministerio Real Prusiano
de Agriculture, Consejero Superior Intimo de Gobierno,
actualmente;
Sr. Bar6n de Cetto, propietario, Director del Banco
Agrario de Munich;
Sr. Principe G. de Schonaich-Carolaht, propietario,
Miembro de la Presidencia de la Asociaci6n Agricola
Alemana, Presidente de la Asociaci6n Internacional para
la formaci6n de los precious de los trigos;
Sr. Consejero Steiger, propietario;
Sr. Consejero Intimo de Gobierno Haas;
Sr. F. Brettreigh, Consejero Ministerial en el Depar-










72 CONFERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTUBA

tamento BAvaro del Interior (por el Gobierno de Ba-
viera);
Sr. Consejero Winkelmann, propietario;
Sr. Dr. Roesicke, propietario;


Por Argentina:

Sr. Dr. E. Ramos Mexia, ex Ministro de Agricultura y
de Comercio, ex Presidente de la Sociedad Rural Argen-
tina, Miembro honorario de la Sociedad Real de Agricul-
tura de Inglaterra, representante de las Sociedades Ru-
rales confederadas de la Republica Argentina;


Por Austria y por Hungria:

S. E. el Conde H. Liitzow, Embajador de Austria-Hun-
gria ante S. M. el Rey de Italia;


Por Austria:

S. A. S. el Principe F. Lobkowitz, Presidente del Con-
sejo Agricola de Bohemia;
Sr. Dr. Caballero H. D. Schullern de Schrattenhofkn,
Consejero Aulico, Rector magnificus de la Escuela Supe-
rior de Agricultura;


Por Hungria:

S. E. el Conde R. Zelenski, Vicepresidente de la Socie-
dad de Agricultura Nacional Hungara, Miembro de la
CAmnara de Diputados;
Sr. I. de Ottlick, Consejero Ministerial en el Ministerio
Real HIngaro de Agricultura;









JUNIO 7 DE 1905 73


Por B6lgica :

Sr. Verhaeghe de Naeyer, Enviado Extraordinario y
Ministro Plenipotenciario de B1lgica ante S. M. el Rey
de Italia;
Sr. F. Braffort, Director General de Agricultura;
Sr. J. Manneback, Jefe del Gabinete del Ministerio de
Agriculture;

Por Brasil:

S. E. el Sr. de Mello e Alvim, Enviado Extraordinario
y Ministro Plenipotenciario del Brasil ante S. M. el Rey
de Italia;
Sr. Bar6n H. de Mello, ex Ministro de Estado;


Por Chile :

Sr. R. Silva Cruz, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de Chile ante S. M. el Rey de Italia;
Sr. E. ErrAzuriz Urmeneta, Senador, ex Presidente del
Consejo, ex Ministro de Relaciones Exteriores;
Sr. V. Orez, 1.er Secretario de la Legaci6n de Chile en
Roma;

Por China :

S. E. Hsu Kioh, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de China ante S. M. el Rey de Italia;
Sr. Li Yuying, 1.er Secretario en el Ministerio de Agri-
cultura en Pekin, 1.r" Secretario de la Legaci6n de China
en Paris;
Sr. Tchai-Tching-Soung, Secretario Interprete de la
Legaci6n de China en Roma;
Sr. Hsu-Muh-Young, Agregado de la Legaci6n de
China en Roma;











74 CONFERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE


Por Costa Rica:

Sr. R. Montealegre, Encargado de Negocios de Costa
Rica ante el Gobierno Italiano;


Por Cuba:

Sr. Dr. C. de Pedroso, Abogado, Profesor de Fisica y
de Quimnica en el Instituto Oficial de Pinar del Rio;


Por Dinamarca:

Sr. Conde de Moltke, Encargado de Negocios de Dina-
marca ante el Gobierno Italiano;
Sr. Chambelan K. Schested, ex Ministro de Agricul-
tura, Presidente de la Sociedad Real de Agricultura;


Por Ecuador :

Sr. J. T. Mera, C6nsul General del Ecuador en Am-
beres;

Por Espaa a:

S. E., D. A. de Castro y Casaleiz, Embajador de Espafia
ante S. M. el Rey de Italia;
Sr. P. Soler y Guardiola, I.er Secretario de la Emba-
jada de Espana en Roma;
Sr. I. Girona y Vilanova, Presidente del Instituto
Agricola Catalan de San Isidro;
Sr. Conde de Montorn6s;









JUNIo 7 DE 1905


Por Estados Unidos de Amdrica:

S. E., M. H. White, Embajador de los Estados Unidos
de Am6rica, ante S. M. el Rey de Italia;
Sr. A. F. Woods, de la Oficina de Patologia Vegetal
en el Departamento de Agricultura;
Sr. W. F. Hill;

Por los Estados Unidos Mexicanos:

Sr. G. A. Esteva, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de los Estados Unidos Mexicanos ante
S. M. el Rey de Italia;
Sr. S. B. de Mier, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de los Estados Unidos Mexicanos en
Paris;
Sr. H. Cdmara, Agricultor;

Por Etiopia:

Sr. Profesor J. Cuboni, Director de la Estaci6n de
Patologia Vegetal de Roma;


Por Francia:

S. E., Sr. C. Barrere, Embajador de Francia ante S. M.
el Rey de Italia;
Sr. Daubr6e, Consejero de Estado, Director General
de Aguas y Bosques;
Sr. Vassiliere, Director de Agricultura;
Sr. Dabat, Director de Obras HidrAulicas;
Sr. Foex, Inspector General.
Sr. Lesage, Jefe de Servicio de los studios t6cnicos
de la Oficina de Informes Agricolas en el Departamento
de Agriculture;










76 CONFERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE


Por Gran Bretania:

S. E. Sir Edwin Henry Egerton, C. C. M. G. K. C. B;
Embajador de Gran Bretafia ante S. M. el Rey de Italia.
Conde de Jersey, G. C. B. G. C. M. G.;
Conde de Minto, G. C. M. G.;
Sir TomAs Elliott, K. C. B., Sec'retario en el Ministerio
de Agricflltura;
Sr. T. P. Gill, Secretario en el Departamento de Agri-
cultura por Irlanda;
Sir Eduardo Buck, K. C. S. I. (por el Gobierno de la
India);

Por Grecia:

Sr. H. C. Mizzopoulos, Encargado de Negocios de Gre-
cia ante el Gobierno Italiano;


Por Guatemala:

Sr. T. Segarini, C6nsul General de Guatemala en Roma;


Por Italia:

S. E., M. T. Tittoni, Senador del Reino, Ministro Se-
cretario de Estado por las Relaciones Exteriores;
S. E., M. P. Carcano, Diputado al Parlamento, Ministro
Secretario de Estado por el Tesoro;
S. E. el Sr. Profesor L. Rava, Diputado al Parlamento,
Ministro Secretario de Estado por la Agricultura, la In-
dustria y el Comercio;
Sr. Conde E. Faina, Senador del Reino;
Sr. G. Malvano, Senador del Reino, Secretario Gene-
ral en el Ministerio Real de Relaciones Exteriores;










JUNIOR 7 DE 1905


Sr. Profesor L. Luzzatti, Diputado en el Parlamento;
Sr. B. Chimirri, Diputado en el Parlamento;
Sr. Marques R. Capelli, Diputado en el Parlamento,
President de la Sociedad de Agricultores Italianos;
Sr. Dr. E. Ottavi, Diputado en el Parlamento;
Sr. G. C. Siemoni, Director General de Ngricultura;
Sr. Profesor G. Montemartini, Director de la Oficina
de Trabajo;
Sr. Profesor M. Pantaleoni;


For el Jap6n:

S. E., M. T. Ohyama, Enviado Extraordinario y Minis-
tro Plenipotenciario del Jap6n ante S. M. el Rey de Italia;
Sr. Profesor Yahagi;


Por Luxemburgo:

Sr. Verhaeghe de Naeger, Enviado Extraordinario y
Ministro Plenipotenciario de B6lgica ante S. M. el Rey
de Italia;
Sr. F. Braffort, Director General de Agricultura en
Belgica;
Sr. J. Manneback, Jefe de Gabinete en el Ministerio
Belga de Agricultura;

Por Montenegro:

Sr. E. Popovich, C6nsul General de Montenegro en
Roma;

Por Nicaragua:

Sr. J. Giordano, duque de Oratino, C6nsul de Nicara-
gua en NApoles;











78 CONPERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE


Por Noruega:

Sr. Vollert Konow, agricultor;
Sr. Kai Moeller, agricultor;


Por el Paraguay:

Sr. F. S. Benucci, gerente del Consulado del Paraguay
en Roma.

Por los Paises Bajos:

Sr. Bar6n Gevers, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de los Paises Bajos ante S. M. el Rey
de Italia;
Sr. Caballero A. H. S. H. Michiels van Kessenich,
miembro de la Primera CAmara de los Estados G-enerales;
Sr. H. J. Lovinck, Director General de Agricultura;
Sr. P. J. A. de Bruine, Presidente del Comit6 Holan-
d6s de Agricultura;

Por el Pert:

Sr. G. de la Fuente, 1 .' Secretario de la Legaci6n del
Per6 en Paris;

Por Persia:

S. A. el Principe Malcom Khan, Enviado Extraordi-
nario y Ministro Plenipotenciario de Persia ante S. .M.
el Rey de Italia;
Sr. Principe Freydoun Khan, EdecAn de S. M. I. el
Schah;
Dr. Castaldi, ex medico de S. M. I. el Schah;









JUN1O 7 DE 1905


Por Portugal:

S. E. Sr. de Carvalho e Vasconcellos, Enviado Ex-
traordinario y Ministro Plenipotenciario de Portugal
ante S. M. el Rey de Italia;
Sr. Consejero F. A. de Oliveira Feijao, president de
la direcci6n de la Asociaci6n Real de Agricultura Por-
tuguesa;
Sr. S. Monte Pereira, professor en el Instituto de Agro-
nomia y Medicina Veterinaria, Presidente de la Co-
misi6n Directiva del Mercado Central de Productos
Agricolas;

Por Rumania:

Sr. M. Soutzo, ex gobernador del Banco Nacional de
Rumania;
Sr. Zamfiresco, Consejero de la Real Legaci6n de Ru-
mania en Roma;
Sr. G. Cantacuzene, Diputado propietario;
Sr. C. Roman, Director de la Estaci6n Agron6mica de
Bucarest;

Por Rusia:

Sr. A. Kroupensky, Encargado de Negocios de Rusia
ante el Gobierno Italiano, Consejero de Estado actual-
mente, Chambeldn de S. M. el Emperador de Rusia;
Sr. Polenoff, Jefe de Secci6n de la Economia Rural en
el Ministerio de Agricultura y de los Dominios, actual
Consejero de Estado;

Por el Salvador:

Sr. G. G. Guerrero, C6nsul General del Salvador en
Italia;










80 CONFERENCE INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE


Por Servia:

Sr. Dr. IM. Milevanovitch, Enviado Extraordinario-y
Ministro Plenipotenciario de Servia ante S. M. el Rey de
Italia;
Sr. Miloutine M. Savitch, ex Jefe de Divisi6n en el
Ministerio de Agricultura y Comercio;
Sr. M. Avramovitch, Director General de la Uni6n
Rural de Servia;

Por Suecia:

Sr. T. von Ditten, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de Suecia y de Noruega ante S. M. el
Rey de Italia;
Sr. H. J. B. Juhlin-Dannfelt, Secretario de la Acade-
mia Real de Agricultura de Estocolmo;
Sr. C. F. Lundin, Miembro de la Academia Real de
Agriculture de Estocolmo;


Por Suiza:

Sr J. B. Pioda, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de Suiza ante S. M. el Rey de Italia;
Sr. F. Mueller, Jefe de la Divisi6n de Agricultura en el
Departamento Federal de Comercio, de Industria y de
Agriculture;
Sr. E. Chuard, Profesor de la Universidad de Lausan-
ne, Jefe de la Estaci6n Viticola del Cant6n de Vaud;


Por Turquia:

S. E. MustafA Rechid Bey, Embajador de Turquia ante
S. M. el Rey de Italia;









JUNIOR 7 DE 1905


Dajamil Bey, Miembro de la Comisi6n Thcnica ante
el Ministerio de Agricultura;
Hussein Effendi, professor en la Escuela Agricola del
Villayet de Khudavendighiar;


Por Egipto:

S. E. Boghos Nubar Pacha;
Sr. Foaden, Secretario General de la Sociedad Khedi-
vial de Agricultura;

Por el Uruguay:

S. E. J. Cuestas, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario del Uruguay ante S. M. el Rey de Italia.

En la series de reunions, que se efectuaron del 29 de
Mayo al 6 de Junio de 1905, en las cuales los delegados
arriba citados han estado constantemente animados por
el deseo de realizar, en la mayor amplitud possible, la
idea en que se ha inspirado la iniciativa de S. M. el Rey
de Italia, la conferencia ha convenido en el texto siguien-
te de una Convenci6n que llevarA la fecha fija de este
dia, 7 de Junio de 1905, y que sera sometida a la aproba-
ci6n de los Gobiernos respectivos, en caso de aceptaci6n,
por los Plenipotenciarios nombrados A este efecto:

Articulo 1.-Cr6ase un Instituto international perma-
nente de agriculture, con sede en Roma.
Art. 2.-El Instituto international de agriculture
debe ser una instituci6n de Estado, en la cual cada po-
tencia adherente sera representada por delegados de su
elecci6n.
El Institute se compondrA de una asamblea general y
de una comisi6n permanent, cuya composici6n y atribu-
ciones estAn determinadas en los articulos siguientes.
T. v. 6










82 CONFERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE

Art. 3.-La Asamblea general del Institute se compon-
drA de las representaciones de los Estados adherentes.
Cada Estado, cualquiera que sea el numero de sus dele-
gados, tendrd derecho en la asamblea a un numero de
votos que sera determinado por el grupo a que pertenez-
ca, y de que se hablarA en el articulo 10.
Art. 4.-La Asamblea general elige de su seno para
cada sesi6n un Presidente y dos Vicepresidentes.
Las sesiones se realizaran en fechas fijadas power la ulti-
ma Asamblea general y sobre un program propuesto
por la comisi6n permanent y adoptado por los Gobier-
nos adherentes.
Art. 5.-La Asamblea general tiene la direcci6n supe-
rior del Institute Internacional de Agricultura.
Aprueba los proyectos preparados por la Comisi6n per-
manente referente 6 la organizaci6n y al funcionamiento
interno del Institute; fija la suma total de gastos, contra-
lorea y aprueba las cuentas.
Present a la aprobaci6n de los Gobiernos adherentes
las modificaciones de toda especie que important un au-
mento de gasto 6 una extension de las atribuciones del
Institute; fija las fechas en que se realizaran las sesiones,
dicta su reglamento.
La presencia en las Asambleas generals de delega-
dos que represented dos tercios de los votos de los Esta-
dos adherentes, sera necesaria para la validez de las
deliberaciones.
Art. 6.0-El Poder Ejeeutivo del Instituto queda con-
fiado a la Comisi6n permanent, que, bajo la direcci6n y
el contralor de la Asamblea general, ejecutada sus delibe-
raciones y prepare las proposiciones que le deben ser so-
metidas.
Art. 7.-La Comisi6n permanent se compone de
miembros designados por los Gobiernos respectivos. Cada
Estado adherente sera representado en la Comisi6n per-










JUNIO 7 DE 1905 83

manente por un miembro. Sin embargo, la representa-
ci6n de unEstado puede ser confiada a un delegado de
otro Estado adherente, a condici6n de que el numero
efectivo de los miembros no sea inferior A quince.
Las condiciones de voto en la Comisi6n permanent
son las mismas que las indicadas bajo el articulo 3 por
las Asambleas Generales.
Art. 8.-La Comisi6n permanent elige de entire sus
miembros, para un period de tres anos, un Presidente y
un Vicepresidente, los que son reelegibles. Dicta su re-
glamento interno; vota el presupuesto del Instituto, en
los limits de los cr6ditos puestos A su disposici6n por la
Asamblea general; nombra y revoca los funcionarios y
los empleados de su Oficina.
El Secretario general de la Comisi6n permanent des-
empefia las funciones de Secretario de la Asamblea.
Art. 9.0-El Instituto, limitando su acci6n al dominio
international, debera:

a) Concentrar, estudiar y publicar a la mayor breve-
dad possible las informaciones estadisticas, t6cnicas 6 eco-
n6mnicas, que se refieran al cultivo, a las producciones
tanto animals como vegetables, al comercio de produc-
tos agricolas y a los precious realizados en los diferentes
mercados;
b) Comunicar a los interesados, en las mismas condi-
ciones de rapidez, todas las informaciones citadas mas
arriba;
c) Indicar los salaries de la mano de obra rural;
d) Hacer conocer las nuevas enfermedades de los ve-
jetales, que aparecieran en un punto cualquiera del
globo, con la indicaci6n de los territories afectados, la
march de la enfermedad y, si fuera possible, los reme-
dios eficaces para combatirla;
e) Estudiar las cuestiones referentes a la cooperaci6n,










84 CONPERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE

el seguro y el cr6dito agricola, bajo todas sus formas,
recoger y publicar las informaciones que pudieran ser
Tiles en los various paises para la organizaci6n de obras
de cooperaci6n, de seguro y de cr6dito agricola;
f) Presentar, siempre que ello proceda, & la aproba-
ci6n, de los GCobiernos, medidas para la protecci6n de los
intereses comunes A los agricultores y para mejorar sus
condiciones despu6s de haberse rodeado previamente de
todos los medios de informaci6n necesarios, tales como:
votos expresados por los Congresos internacionales 6
otros Congresos agricolas y de ciencias aplicadas A la
agriculture, Sociedades agricolas, Academias, Cuerpos
cientificos, etc.
Todas las cuestiones que se refieren A intereses econ6-
micos, & la legislaci6n y A la administraci6n de un Estado
particular deberAn ser excluidas de la competencia del
Institute.

Art. 10.-Los Estados adherentes al Instituto seran
clasificados en cinco grupos, segdn el lugar que cada uno
de ellos crea deberse atribuir.
El ndmero de votos de que dispone cada Estado y el
numero de las unidades de cotizaci6n serAn establecidos
segun las dos progresiones siguientes:

Grupos de Estados Nimero de votos Unidades de cotizaci6n
I 5 16
II 4 8
III 3 4
IV 2 2
V 1 1


En todo caso, la contribuci6n correspondiente 6 cada
unidad de cotizaci6n no podrd jamAs exceder la suma
de 2.500 francos como maximum.










JUNIO 7 DE 1905 85

A titulo transitorio la cotizaci6n para los dos primeros
alos no podran exceder la suma de 1500 francs por
unidad.
Las colonies, a petici6n del Estado de que dependent,
podran ser admitidas a former parte del Institute en las
mismas condiciones que los Estados independientes.
Art. 11.-La present Convenci6n sera ratificada y
las ratificaciones seran canjeadas a la mayor brevedad
possible mediante dep6sito hecho al gobierno italiano.

En fe de que los delegados que han intervenido en la
sesi6n final de este dia, han firmado la present acta.

Hecha en Roma, el 7 de Junio de 1905, en un solo
ejemplar, que sera depositado en el Ministerio de Rela-
ciones Exteriores de Italia y del cual se otorgaran copias
certificadas conforme, a todos los Estados representados
en la Conferencia.

Por Alemania, A. MONTS, D. THIEL.
Por la Argentina, EXQ. RAMOS MEXiA.
Por Austria y por Hungria, II. LtTZOW.
Por Austria, D. H. V. SCHULLERN.
Por Hungria, J. DE OTTLIK.
Por Bl1gica, L. VERHAEGHE DE NAEYER,
BRAFFORT, JOS, MANNEBACK.
Por Brasil, JULIO H. DE MELLO E ALVIM,
BARAO HOME DE MELLO.
Por Chile, R. SILVA CRUZ, VICTOR GREZ.
Por China, Hsu KIOH, LI-YU-YING,
TOHHAI THING SOUNG.
Por Costa Rica, RAFAEL MONTEALEGRE.
Por Cuba, DR. CARLOS DE PEDROSO.
Por Dinamarca, CONDE MOLTKE SE-
HESTED.










86 CONFERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE


Por Ecuador, J. T. MERA.
Por Espafia, A. DE CASTRO Y CASALEIZ,
P. SOLER, IGNACIO GIRONA, EL CONDE
DE MONTORN]S.
Por los Estados Unidos de America,
HENRY WHITE, ALBERT F. WOODS,
WM. FREE HILL.
Por los Estados Unidos Mexicanos, G. A.
ESTEVA.
Por Etiopia, GIUSEPPE CUBONI.
Por Francia, CAMILLE BARRERE, L.
DAUBRfIE, L. VASSILLIERE, DABAT,
DARIAC, G. FOEX, MAURICE LESSAGE.
Por Gran Bretafia, EDWIN H. HEGERTON,
JERSEY, INTO, T. H. ELLIOT, T. P.
GILL, EDWARD BUCK.
Por Grecia, CH. H. MIZZOPOULOS.
Por Guatemala, TOMiS SEGARINI.
Por Italia, TOMMASO TITTONI, PAOLO
CARCANO, LUIGI RAVA, EUGENIO FAINA,
MALVANO, L. LUZZATTI, BRUNO CHIMI-
RRI, IRAFFAELLO CAPPELLI, G. CARLO
SIEMONI, G. MONTEMARTINI, M. PAN-
TALEONI.
Por el Jap6n, T. OHYAMA, YEIZO YA-
HAGI.
Por Luxemburgo, L. VERHAEGHE DE
NAEYER, BRAFFORT, JOS. MANNEBACK.
Por Montenegro, EUGENIO POPOVICH.
Por Nicaragua, GIORDANO DI ORATINO.
Por Noruega, KoNow, KAI MOELLER.
Por el Paraguay, F. S. BENUCCI.
Por los Paises Bajos, GEVERS, A. MI-
CHIELS V. KESSENICH.
Por H. J. Lovink, GEVERS, P. J. A. DE
BRUINE.











JUNIOR 7 DE 1905


Por el Periu, GUSTAVO DE LA FUENTE.
Por Persia, MALCOM NEZAM OND DOVLEH.
Por Freydoun, MALCOM NEZAM OND
DOVLEH.
Por el Dr. Castaldi, MALCOM NEZAM AND
DOVLEH.
Por Portugal, M. DE CARVALHO E VAS-
CONCELLOS, FRANCISCO AUGUSTO DE
OLIVEIRA FEIJAO, SERTORBIO DE MONTE
PEREIRA.
Por Rumania, MICHEL C. SOUTZO, DUI-
LIUS ZANFIRESCO, C. ROMAN.
Por Rusia, A. KROUPENSKY, POLENOFF.
Por el Salvador, J. GUSTAVO GUERRERO.
Por Servia, M. MILOVANOVICH, MILOUTI-
NE, M. SAVITCH, MICHEL AVRAMOVICH.
Por Suecia, V. DITTEN, H. JUHLIN
DANNFELT, K. F. LUNDIN.
Por Suiza, J. B. PIODA.
Por Turquia, M. RECHID, M. DJEMIL,
HUSSEIN.
Por Egipto, BoaGHos NUBAR.
Por el Uruguay, JUAN CUESTAS.


Copia certificada conforme con el original, depositado
en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia,
Roma, 10-de Junio de 1905.

(L. S.) El Jefe de la Secretaria. V. MACCHI DI CELLERE.










88 CONFERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE


Departamento de Relaciones Exteriores y Culto.


Buenos Aires, 31 de Agosto de 1905.


Aprobado.-Som6tase A la consideraci6n del Honora-
ble Congreso.
QUINTANA.
C. RODRiGUEZ LARRETA.






CONVENCI6N INTERNATIONAL DE AGRICULTURE


Roma, 17 de Octubre de 1905.


Manuel Quintana, Presidente Constitucional de la RepA-
blica, Argentina, a todos los que la present vieren:

iSalud!

Por cuanto: Con fecha diez y siete de Octubre de mil
novecientos cinco, se firm6 en Roma, por el Plenipoten-
ciario ad hoc don Baldomero M. Fonseca, la Convenci6n
concluida por la Conferencia Internacional para la crea-
cion de un Instituto Internacional de Agricultura en
aquella ciudad, cuyo tenor es el siguiente:

Dans une s6rie de reunions, enues a Rome, du 29 mai
au 6 juin 1905, les del6gues des Puissances intervenues










JUNIO 7 DE 1905 89

a la Conf6rence pour la creation d'un Institut Interna-
tional d'Agriculture ayant arrete le texte d'une Conven-
tion avec la date fixe du 7 juin 1905, et ce texte ayant
6t6 soumis h l'approbation des Gouvernements qui ont
pris part a la dite Conference, les soussign6s, munis de
pleins pouvoirs trouv6s en bonne et due forme, sont con-
venus, au nom de leurs Gouvernements respectifs, de ce
qui suit:
Article 1"r.--Il est cr66 un Institut International per-
manent d'Agriculture ayant son si6ge a Rome.
Art. 2.--L'Institut International d'Agriculture doit 6tre
une institution d'Etat, dans laquelle chaque Puissance
adh6rente sera repr6sent6e par des d6l6gu6s de son choix.
L'Institut sera compose d'une Assembl6e general et
d'un Comit6 permanent, don't la composition et les atri-
butions son d6finies dans les articles suivants.
Art. 3.-L'Assembl6e g6n6rale de l'Institut sera com-
posee des representations des Etats adherents. Chaque
Etat, quel que soit le nombre de ses d6ele6gu6s, aura, dans
l'Assembl6e, droit a un nombre de voix qui sera d6termi-
ne par le group auquel il appartient, et don't il sera fait
mention a l'article 10.
Art. 4.-L'Assembl6e g6n6rale 1lit dans son sein pour
chaque session un Pr6sident et deux Vice-Pr6sidents.
Les sessions auront lieu a des dates fixes par la der-
ni6re Assembl6e g6enrale et sur un programme propose
par le Comit6 permanent et adopt par les Gouverne-
ments adherents.
Art. 5.-L'Assembl6e g6n6rale a la haute direction de
l'Institut International d'agriculture.
Elle approve les projects pr6par6s par le Comit6 per-
manent relatifs a l'organisation et au fonctionnement
int6rieur de l'Institut. Elle arr6te le chiffre total des d6-
penses, controle et approve les comptes.
Elle present a l'approbation des Gouvernements ad-










90 CONFERPNCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE

herents les modifications de toute nature entrainant une
augmentation de depense ou une extension des attribu-
tions de l'Institut. Elle fixe la date de la tenue des ses-
sions. Elle fait son r6glement.
La presence aux Assembl6es generales de d6legues
representant deux tiers des voix des Etats adherents sera
requise pour la Tvalidite des d6lib6rations.
Art. 6. -Le pouvoir ex6cutif de l'Institut est confiM
au Comit6 permanent, qui, sous la direction et le contr6-
le de I'Assemblee general, en execute les deliberations
et prepare les propositions h lui soumettre.
Art. 7.-Le Comit6 permanent se compose de mem-
bres designs par les Gouvernements respectifs. Chaque
Etat adherent sera repr6sent6 dans le Comite perma-
nent par un membre. Toutefois la representation d'un
Etat peut Utre confide h un d6ldgu d'utn autre Etat ad-
herent, h la condition que le nombre effectif des mem-
bres ne soit pas inf6rieur A quinze.
Les conditions de vote dans le Comit6 permanent sont
les m6mes que cells indiqu6es h l'article 3 pour les
Assemblies generales.
Art. 8.--Le Comit6 permanent 6lit parmi ses membres
pour une p6riode de trois ans un Prdsident et un Vice-Pr6-
sident qui sont re6ligibles. II fait son 15glement int6-
rieur; vote le budget de l'Institut, dans les limits des
credits mis h sa disposition par l'Assembl6e general;
nomme et r6voque les fonctionnaires et les employes de
son bureau.
Le Secretaire-ge6nral du Comit6 permanent remplit
les functions de Secretaire de l'Assembl6e.
Art. 9.-L'Institut, bornant son action dans le domai-
ne international, devra:

a) concentrer, 6tudier et publier dans le plus bref d6-
lai possible les renseignements statistiques, techniques









JUN1o 7 DE 1905


ou 6conomiques concernant la culture, les productions
tant animal que vegetale, le commerce de products
agricoles et les prix pratiqu6s sur les different marches;
b) communiquer aux interesses, dans les m6mes condi-
tions de rapidity, tous les renseignements don't il vient
d'etre parle;
c) indiquer les salaires de la main-d'oeuvre rural:
d) faire connaltre les nouvelles maladies des v6egtaux
qui viendraient a paraitre sur un point quelconque du
globe, avec l'indication des territoires atteints, la mar-
che de la maladie et, s'il est possible, les remedes effi-
caces pour les combattre;
e) 6tudier les questions concernant la cooperation,
l'assurance et le credit agricoles, sous toutes leurs former,
rassembler et publier les informations qui pourraient
etre utiles, dans les different pays, a l'organisation
d'oeuvres de cooperation, d'assurance et de credit agri-
coles;
f) presenter, s'il y a lieu, a l'approbation des Gouver-
nements des measures pour la protection des interets
communs aux agriculteurs et pour l'amelioration de leurs
conditions, apres s'etre prealablement entour6 de tous
les moyens d'information necessaires tels que: vceux ex-
primes par les Congres internationaux ou autres Congr6s
agricoles et de sciences appliques h l'agriculture, Socie-
tes agricoles, Academies, Corps savants, etc.
Toutes les questions qui touchent les int6rets 6cono-
miques, la legislation et administration d'un Etat parti-
culier devront etre exclues de la competence de l'Institut.

Art. 10.-Les Etats adherents l'Institut seront clas-
ses en cinq groups selon la place que chacun d'eux croit
devoir s'attribuer.
Le nombre des voix don't chaque Etat dispose et le
nombre des unites de cotisation seront 6tablis selon les
deux progressions suivantes:










92 CONFERENCIA INTERNATIONAL PARA EL INSTITUTTO DE AGRICULTURE

Groupes d'Etats Nombres de voix Unites de cotisation

I 5 16
II 4 8
III 3 4
IV 2 2
V 1 1


En tout cas, la contribution correspondent h chaque
unite de cotisation ne pourra jamais d6passer la some
de 2.500 francs au maximum.
A titre transitoire la cotisation pour les deux premie-
res ann6es ne pourra d6passer la some de 1.500 francs
par unit.
Les colonies, sur la demand de l'Etat don't elles
dependent, pourront Atre admises h faire parties de l'Ins-
titut aux m6mes conditions que les Etats ind6pendants.
Art. 11.-La pr6sente Convention sera ratifiee et les
ratifications seront changes le plus t6t possible moyen-
nant d6p6t aupres du Gouvernement italien.

En foi de quoi, les Pl6nipotentiaires respectifs ont
sign la pr6sente Convention et y ont appos6 leurs
cachets.
Fait a Rome, le 7 juin mil neuf cent cinq, en un seul
exemplaire, d6pos6 au Ministere des Affaires Etrangeres
d'Italie, don't des copies, certifies conformes, seront
remises par la voie diplomatique aux Etats contractants.

Pour l'Italie (L. S.): TITTONI.
Pour le Mont6n6gro (L. S.): GENERAL
-MITAR MARTINOVICH.
Pour la Russie (L. S.): KROUPENSKY.
Pour la Re6piblique Argentine: BALDO-
MERO M. FONSECA.










JUNIO 7 DE 1905 93


Pour la Roumanie (L. S.): NICOLAS FL]VA.
Pour la Serbie (L. S.): M. MILOVANOVITCH.
Pour la Belgique (L. S.): L. VERHAEGHE
DE NAEYER.
Pour le Salvador (L. S.): J. GUSTAVO
GUERRERO.
Pour le Portugal (L. S.): M. DE CARVAL-
HO E VASCONCELLdS.
Pour les Etats-Unis Mexicains (L. S.):
G. A. ESTEVA.
Pour le Luxembourg (L. S.): L. VERHAE-
GHE DE NAEYER.
Pour le Conf6deration Suisse (L. S.):
J.B. PIODA.
Pour le Perse (L. S.): N. MALCOLM.
Pour le Japon (L. S.): T. OHYAMA.
Pour l'Equeteur (L. S.): J. T. MERA.
Pour la Bulgarie (L. S.): D. MINT-
CHOVITCH.
Pour le Danemark (L. S.): Cte. MOLTKE.
Pour 1'Espagne (L. S.): Duc DE ARcos.
Pour 1'France (L. S.): CAMILLE BARRERE.
Pour la Suede (L. S.): BILDT.
Pour les Pays-Bas (L. S.): JONKHEER VAN
DER GOES.
Pour la Grace (L. S.): CHRIST. MIZ-
ZOPOULOS.
Pour l'Uruguay (L. S.): JEAN CUESTAS.
Pour l'Allemagne (L. S.): A. MONTS.
Pour Cuba (L. S.): CARLOS DE PEDROSO.
Pour l'Autriche et pour la Hongrie (L.
S.): H. LtjTZOW, Ambassadeur d'Autri-
che Hongrie.
Pour la Norvege (L. S.): CARL LOVENS-
KIOLD.













94 CONFERENCIA INTERNACIANAL PARA EL INSTITUTE DE AGRICULTURE

Pour l'Egypte (L. S.): Azz IZZET.
Pour la Grande-Bretagne et Irlande (L.
S.): EDWIN H. EGERTON.
Pour le Guatemala (L. S.): THOMAS SE-
GARINI.
Pourl'Ethiopie (L. S.): GIUSEPPE CUBONI.
Pour le Nicaragua (L. S.): JEAN GIORDA-
no Duc DE ORATINO.
Pour les Etats-Unis d'Amnrique (L. S.):
HENRY WHITE.
Pour le Br6sil (L. S.): BARROS MOREIRA.
Pour Costa-Rica (L. S.): RAFAEL MON-
TEALEGRE.
Pour le Chili (L. S.): VICTOi GREZ.
Pour le Perou (L. S.): ANDROS A. CiCERES.
Pour la Chine (L. S.): HOUANG KAO.
Pour le Paraguay (L. S.): F. S. BENUCCI.
Pour la Turquie (L. S.): M. RICHID.


Copie conforme d l'original existant dans l'Archive du
Ministere Royal des Affaires Etrangeres d'Italie.

Rome, ce ler Juin 1906.

r (L. S.) Le Secretaire G6enral du Ministere des Affaires
Etrangeres.
MALVANI.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EYNC19L7L_Q6JU3S INGEST_TIME 2013-02-07T18:00:16Z PACKAGE AA00013088_00005
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES