Colección de actos internacionales en vigor

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Colección de actos internacionales en vigor
Uniform Title:
Treaties, etc.
Physical Description:
2 v.22 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Peru
Publication Date:

Notes

General Note:
para la República del Perú. Recopilados por Alfredo Benavides. Vol. 1 contains indexes; vol. 2, 117 treaties with separate pagination
General Note:
Peru Foreign relations Treaties Benavides, Alfredo,1881-

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier:
aleph - 24156046
oclc - 22500036
System ID:
AA00013086:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text
0^ U

COLECCION DE ACTOS INTER-
NACIONALES CELEBRA1)OS
POR LA REPUBLICAN DEL PERU.


TRATADO DE AMISTAD, COMERCIO
Y NAVEGACION
CON LA GRAN BRETANA
LONDRES-1850











RECOPIrADuOS POu AIFREI)O BENAVIDES Y DIEZ CANSECO,
JEFE I)E LA SECC16O DIPLOMATICA.-1915.

































LATIN
AMERICA














TRATADO DE AMISTAD, COMERCIO

Y NAVEGACION

ENTIRE EL PERU Y LA

GRAN BRETASNA ('


JOSE RUFINO ECHENIQUE

PRESIDENT DE LA REPUBLICAN DEL PERU &.

Por cuanto, entire la Repfblica del Periu y S. M. la Reina
del Reino Unido de la Gran Bretafa e Irlanda, se celebr6
por los respectivos Plenipotenciarios el dia 10 de Abril de
1850 el siguiente:

Tratado de Amistad, Comercio y Navegaci6n

La Repfblica del Peri y S. M. la Reina del Reino Unido
de la Gran Bretafia e Irlanda, deseando mantener y fomen-
tar la buena inteligencia que felizmente existed entire ellas, y
promoter el comercio entire sus respectivos ciudadanos y
s6bditos,.han considerado convenient celebrar el siguiente
Tratado de Amistad, Comercio y Navegaci6n; y con este
objeto han nombrado sus respectivos Plenipotenciarios, a
saber:


(1)--Este Tratado fue canjeado en Londres el 15 de octubre de 1852.-
El Peri desahuci6 el art. 5, con fecha 23 de enero de 1863 y los artfculos
3., 4'. y 60. en 10 de abril del mismo afio.-Los demAs articulos que com-
pletan el tratado se hallan vigentes,







-4-


S. E. el Presidente de la Repiblica del Perfi, a Don Joa-
quin Jose de Osma, Ministro Plenipotenciario de la Repihli-
ca del Peru cerca de S. M. Britanica; y S. M. la Reina del
Reino Unido de la Gran Bretafia e Irlanda, al muy honora-
ble Enrique Juan, Vizconde Palmerston, Bar6n Temple; Par
de Irlanda, Miembro del muy Honorable Consejo Privado
de S. M. BritAnica, Miembro del Parlamento, Caballero
Gran Cruz de Ia mtvy H-onorable Orden del Bafio v Princi-
pal Secretario de Estado de S. M. Britinica en el Departa-
mento de Relaciones Exteriores, y al muy Honorable Enri-
que Labouchere, Miembro del muy Honorable Consejo Pri-
vado de S. M. BritAnica, Miembro del Parlamento v Presi-
dente de la Comisi6n del Consejo Privado para los negocios
de comercio v de las Colonias.
Los que habiendose comunicado sus respectivos plenos
poderes, y hallndolos en buena y debida forma, han con-
venido en los articulos siguientes:

ARTICULO I.

Habri perpetual amistad entire la Repfiblica del Peril v
Su Magestad la Reina del Reino Unido de la Gran Bretafia e
Irlanda, sus herederos y sucesores, y entire los respectivos
ciudadanos y sfibditos.

ARTICULO II.

HabrA reciproca libertad de comercio entire los territo-
rios de la Repiblica del Peri y los dominios de su Magestad
Britanica. Los ciudadanos v s6ibditos de ambos paises, res-
pectivamente, gozarfin de plenn libertad y seguridad para
entrar con sus buques y cargamientos en todos los lugares,
puertos, y rios de los territories del otro en que se permit,
o se permitiere el comercio con otras Naciones. PodrAn esta-
blecerse y residir en cualquier punto de los dichos territories
respectivamente, alquilar y ocupar las casas y almacenes
que necesiten, y traficar por mayor o menor en toda clase
de-producciones, manufactur is, y mercaderias de licito co-
niercio, gozando de las misnmas exenciones y privilegios que
los ciudadanos o sfibditos naturales, someti6adose sin em-
bargo, a las mismas leyes, decretos, y usos establecidos, a
que los ciudadanos o s6bditos naturales esten sujetos.
De la misma manera, los bu(ues de guerra y correos de
cada pais respectivamente, tendran libertad de entrar en
todos los puertos, rios y lugares de los territories del otro,





-5-


en que se permit, o se permit entrar a los buques de gue-
rra y correos de otras naciones, y podrAn fondear, permane-
cer, y repararse en ellos, sujetAndose siempre a las leyes y
reglamentos del pais respectivo-
No se comprende en este articulo el comercio de cabota-
je, que ambos paises se reservan para si respectivamente, y
que arreglarin segni sus leyes peculiares.


ARTICULO III.


Las dos Altas Partes Contratantes convienen en que
cualquier favor, privilegio o exenci6n respect de comercio
o navegaci6n que hayan concedido, o puedan conceder en
adelante, a los ciudadanos o suibditos de otro Estado, se ha-
rA extensive a los ciudadanos o sibditos de la otra Parte
Contratante, gratuitamente, si la concesi6n en favor del
otro Estado ha sido gratuita, o mediante una compensa-
ci6n equivalent, si la concesi6n hubiese sido conditional.


ARTICULO IV.


No se impondrAn otros o mns altos derechos a la impor-
taci6n en la Republica del Perti de cualquier articulo, pro-
ducci6n o manufacture de los dominios de Su Magestad Bri-
tanica, ni se impondran otros o mis altos derechos a la im-
portaci6n en los dominios de Su Magestad BritAnica, de
cualquier articulo, producci6n, o manufacture de la Rep6bi-
ca del Pert, que los que se pagan o pagaren por el mismo
articulo, producci6n o manufacture de cualquier otro pais
extranjero; ni se impondran otros o mas altos derechos en
los territories o dominios de cada una de las Partes Contra-
tantes, a la exportaci6n de cualquier articulo para los terri-
torios o dominios de la otra, que los que se pagan o paga-
ren por la exportaci6n del mismo articulo para cualquier
otro pais extranjero.-No se prohibira la importaci6n de
cualquier articulo, producci6n o manufacture de los territo-
rios de cada una de las Partes Contratantes en los territo-
rios de la otra, sin que la prohibici6n se extienda igualmente
a la importaci6n del mismo articulo, producci6n o manufac-
tura de otro pais cualquiera; ni se prohibira la exportaci6n
de ningin articulo de los territories de cada una de las Par-
tes Contratantes a los territories de la otra, sin que la pro-
hibici6n se extienda igualmente a la exportaci6n del mismo
articulo para los territories de todas las otras naciones.




-6-


ARTICULO V.

No se exigir in otros o mais altos derechos en raz6n de
toneladas, faro, puerto, pilotaje y salvamento en casos de
averia o naufragio, ni otros impuestos locales, en los puer-
toS de la Rep6blica del Perfi a los buques britanicos de mas
de doscientas toneladas que los que pagaren en dichos puer-
tos los buques Peruanos del mismo porte; ni en los puertos
de los territories de Su Magestad Britinica a los buques pe-
ruanos de mis de doscientas toneladas, que los que pagaren
en los mismos puertos los buques britanicos de igual porte.

ARTICULO VI.

Los mismos derechos se pagarin por la importaci6n en
la Repfblica del Peri de cualquier articulo que puede ser im-
portado legalmente, si dicha importaci6n se hace en buques
britinicos, que si se hace en buques peruanos; y los mismos
derechosse pagaran porla importaci6n en los dominios de Su
Magestad Britanica de cualquier articulo que pueda ser im-
portado legalmente, si dicha importaci6n se hace en buques
peruanos, que si se hace en buques britinicos.-Los mismos
derechos se pagarin, y los mismos descuentos, primas y
franquicias se concederin a la exportaci6n de la Repfiblica
del Peri, de cualquier articulo que pueda ser exportado le-
galmente, si dicha exportaci6n se hace en buques britanicos,
que si se hace en buques peruanos; y los mismos derechos se
pagarain y los mismos descuentos, primas y franquicias se
concederan, por la exportaci6n de los dominios de Su Ma-
gestad Britanica de cualquier articulo que pueda ser expor-
tado legalmente, si dicha exportaci6n se hace en buques pe-
ruanos, que si se hace en buques britanicos.

ARTICULO VII.
Los negociantes, capitanes de buques, y todos los ciuda-
danos o sihditos de ambos paises respectivamente, tend rAt
en los territories del otro, plena libertad para manejar por
si sus negocios, o encomendarlos a la persona que quieran
emplear como agent, corredor, factor o intprprete, y sin que
esten obligados a emplear otras personas que las que em-
pleen los naturales del pais, ni a pagar a las que emplearen
mayor salario o remuneraci6n que paguen, en iguales casos,
los mismos naturales.





-7-


Los ciudadanos peruanos en los dominios de Su Mages-
tad Britinica, y los sfbditos de Su Magestad Britinica en
el Peri, gozarAn plena libertad, como la que actualmente go-
zan, y la misma que en adelante gozaren los naturales de ca-
dapas respectivamente, para comprar y vender a quien quie-
ran, los efectos de licito comercio y fijar los precious que les
parezca, sin que puedan ser pejudicados por ningfn privile-
gio concedido a otros particulares para comprar o vender;
sujetAndose sin embargo, a las contribuciones o impuestos
generals establecidos por la ley.
Los ciudadanos y sfbditos de cada una de las Partes
Contratantes gozaran en los territories de la otra, la mAs
eficaz protecci6n en sus personas y propiedades; podran acu-
dir a los tribunales de justicia para reclamar lo que conven-
ga a su derecho; y podrAn emplear en todas sus causes los
abogados, procuradores o agents de cualquier especie, que
juzguen convenient, gozando a este respect los mismos de-
rechos y prerrogativas que los ciudadanos o sfbditos natu-
rales.

ARTICULO VIII.


En todo lo que tiene relaci6n con la policia de los puer-
tos, carga y descarga de los buques, dep6sito y seguridad de
sus mercaderias, products y efectos, sucesi6n de bienes mue-
bles, por testament o de otra manera, y libre disposici6n
de cualquiera propiedad mueble por venta, donaci6n, permu-
ta, o por testamento, o de otro modo cualquiera, asi como
por lo que hace a la administraci6n de justicia, los ciudada-
nos o sfibditos de cada una de las Partes Contratantes go-
zaran en los territories o dominios de la otra, los mismos
privilegios, franquicias y derechos, que los ciudadanos o sfib-
ditos naturales; y no estarin sujetos en tales casos a pagar
otros o mas altos derechos que los que pagan o pagaren los
respectivos ciudadanos o sfbditos naturales, sujetandose
siempre a las leyes y estatutos locales vigentes en dichos te-
rritorios o dominios.
Si algfn ciudadano o s6bdito de una de las Partes Con-
tratantes muriese ab-intestato en los dominios o territories
de la otra, el C6nsul General, C6nsul o Vice-C6nsul de la Na-
ci6n a que el difunto haya pertenecido, en beneficio de los le-
gitimos herederos o acreedores,y en cuanto las leyes de cada
pais lo permitan, podra hacerse cargo de los bienes que el
difunto haya dejado, hasta que se nombre un albacea o ad-
ministrador conforme a las leyes del pais en que el falleci-
miento haya tenido lugar.





-8-


ARTICULO IX.


Los ciudadanos de la Repiblica. del Perui en los dominios
de Su Magestad Britinica, y los sfibditos de Su Magestad
Britinica en la Repfiblica del Perf,, estarin exentos de todo
servicio military forzoso, sea en tierra o por mar; y de todo
prestamo, exacci6n o requisici6n military; y no podran ser
obligados a pagar, bajo ningfin pretexto, ni otros ni mis al-
tos impuestos, o contribuciones ordinarias, que los que pa-
gan o pagaren los ciudadanos o sfibditos naturales.


ARTTICLO X.

Cada una de las dos Partes Contratantes convienen en
no tomar con conocimiento a su servicio o retener en 1l, los
ciudadanos o s6bditos de la otra que hayan desertado del
servicio naval o military; y por el contrario en que los despe-
diri de su servicio siempre que sea requerida por la otra pa-
ra hacerlo.
Convienen ademas, que si cualquier individuo de las tri-
pulaciones de los buques de guerra o mercantes de una de las
Partes Contratantes desert mientras tales buques se hallan
en algin puerto del territorio de la otra Parte, las autorida-
des de dicho puerto y territorio estarin obligadas a prestar
todo auxilio que depend de ellas para la aprehensi6n de ta-
les desertores, siempre que scan requeridas con este objeto
por el C6nsul de la parte interesada, o quien haga sus veces;
y ninguna corporaei6n, de cualquier especie que sea, podrA
protege a tales desertores.
Y convienen ademis y declaran, que cualquier otro favor
o concesi6n que con respeeto a la aprehensi6n de los deserto-
res, ambas Iartes Contratantes respectivamente hayan he-
ch o hicieren en adelante a otra Nacion, sera concedido res-
pectivamente a la otra Parte, como si dicho favor o conce-
si6n se hubiera estipulado en el present Tratado.

ARTICULO XI.

Cada una de las Partes Contratantes, para la protec-
ci6n de su comercio, podra nombrar C6nsules que residan en
los dominios o territories de la otra; pero antes de ejercer su
cargo, el C6nsul nombrado deberA obtener, en la forma





-9-


acostumbrada, la aprobaci6n y exequatur del Gobierno cer-
ca del cual ha sido acreditado; y ambas Partes Contratan-
tes podran exceptuar de la residencia de tales C6nsules aque-
llos puntos o lugares en que cada una de ellas no tenga por
convenient admitirlos.
Los Agentes diplomfiticos y C6nsules de la Republica del
Peri en los domninios de Su Magestad Britinica, gozarAn de
todos los privilegios, exenciones e inmunidades que gozan o
gozaren en ellos los Agentes de ignal elase de la Naci6n nais
favorecida; y del mismo modo, los Agentes Diplomniticos v
C6nsules de Su Magestad Britanica en la Reyplblica del I'eru
gozarAn de todos los privilegios, exenciones, c inmunidades
que gozan o gozaren en ella losAgentes DiplomAticos v C6n-
sules de igual clase de la Naci6n mas favorecida.

ARTICULO XII.

Para la mayor seguridad del conercio entire los ciudada-
nos de la Rep6blica del Perf y los slbditos de Su Alagestad
Britfnica, se conviene en que si desgraciadamente alguna
vez cesasen sus buenas relaciones o tuviese lugar un rompi-
miento entire las Partes Contratantes, los ciudadanos o s6b-
ditos de cada una de ellas que residiesen en las costas, goza-
ran seis meses, y un afto los que residieren en el interior, pa-
ra arreglar sus cuentas y disponer de sus bienes; y se les do-
rA un salvo conduct para que se embarquen en el puerto
que eligiesen. Todos los ciudadanos o sfibditos de cualquiera
de las dos Partes Contratantes establecidos en los territo-
rios o dominios de la otra, de cualquier profesi6n que fuesen,
podran permanecer en el pais y continuar sus ocupaciones,
sin que sean molestados, y serin protegidos en el pleno oce
de su libertad v de sus bienes, mientras se conduzcan paicfi-
camente y observen las leyes; y sus bienes y efectos, de cual-
quier clase que sean, ya esten en su poder ya confiados a
otros individuos o al Estado, no estariin sjetos a embargo
6 secuestro, ni a pagar otros impuestos que los que se exigie-
ren de iguales bienes o propiedades pertenecientes a los ciu-
dadanos o suibditos naturales. En el nnsmo easo. ni las den-
das entire particulars, ni los fondos pullicos, ni las acciones
de compafias, estarin sujetos a confscaci6n, secuestro o
embargo.

ARTICULO XIII.

Los ciudadanos v s6bditos de ambas 'artes Contratan-
tes que residan en los territories o dominios de la otra, con-





-10-


tinualrn gozando como hasta aqui, de la protecci6n del Go-
bierno en sus personas, casas y bienes.
Asi mismo los ciudadanos y sfibditos de ambas Partes
gozarin en los dominios o territories de la otra, respectiva-
mente, plena libertad de conciencia, sin que puedan ser mo-
lestados por su creencia religiosa, con tal que respeten las le-
yes y usos establecidos; y aquellos que muriesen en el terri-
torio de la otra Parte, serin enterrados en los cementerios
piblicos, o los lugares de costumbre, con el decoro y respeto
convenient.

ARTICULO XIV.

En caso que un buque de guerra o mercante de cualquie-
ra de las Partes Contratantes naufragare en las costas de
la otra, dicho buque, o cualquiera parte de el, sus efectos y
todo lo que le pertenezca y los articulos o mercaderias que
se salvasen de I6, o el product de los mismos si se vendie-
sen, serin entregados fielmente a sus duefios cuando lo re-
clamen directamente, o por medio de sus agents autoriza-
dos al efecto; y si no se presentan los duefos o sus agents
en aquel lugar, los articulos y mercaderias, o su product,
asi como todos los papeles hallados abordo del buque nau-
fragado, se entregaran respectivamente al C6nsul peruano o
brit~nico en cuyo distrito aconteci6 el naufragio; y el tal
C6nsul, duefios o agents, pagarAn uinicamente los gastos
hechos para conservar los efectos, y los derechos de salva-
mento que hubiera pagado en semejante caso un buque na-
cional; y los articulos y mercaderias que se salvaren no esta-
ran sujetos a pagar derechos de importaci6n, a no ser que se
introduzean para el consume.

ARTICULO XV.

La Repfiblica del Peri se compromete a cooperar con Su
Magestad BritAnica para la aboliaci6n total del trafico de
esclavos, y a prohibir a todas las personas que habitan el
territorio de la Repfiblica o que estAn sujetas a su jurisdic-
ci6n, de la manera mds eficaz, y por medio de leyes penales,
que tomen parte en este trafico.

ARTICULO XVI.

Con el objeto de que ambas Partes Contratantes tengan
en lo sucesivo la oportunidad de tratar y hacer otros arre-





-11 -


glos que propendan a extender su comercio reciproco, y al
fomento de los intereses de sus respectivos ciudadanos y s6b-
ditos, convienen en que en cualquier tiempo despu6s de siete
afios contados desde la fecha del canje de las ratificaciones
del present Tratado, cualquiera de las Partes Contratantes
tendri el derecho de notificar a la otra su intenci6n de can-
celar los articulos 30., 4., 50. v 6'. del present Tratado; v
que a los doce meses de que dicha notificaci6n de una de las
Partes hava sido recibida por la otra, los referidos articulos,
y todas las estipulaciones contenidas en ellos, cesarAn de ser
obligatorias para ambas Partes.

ARTICULO XVII.


El present Tratado sera ratificado por el Presidente de
la Rep6blica del Peri con autorizaci6n del Congreso, y por
Su Magestad la Reina del Reino Unido de la Gran Bretafia e
Irlanda; y las ratificaciones se canjearan en Londres en el
termino de dos afios, o antes si fuese possible.
En fe de lo cual los respectivos Plenipotenciarios lo han
firmado y sellado.
Hecho en Londres, hoy, diez de Abril del afno de Nuestrn
Sefior de mil ochocientos cincuenta.

JOAQUIN J. DE OSMA.
(L. S.)
PALMERSTON.
(L. S.)
H. LABOUCHERE.
(L. S.)

Por tanto: v habiendo el Congreso aprobado esteTrata-
do el 13 de Noviembre de este afio, en uso de las facultades
que la Constituci6n de la Repiblica me concede, he venido
en aceptarlo, y ratifica.rlo, teni6ndolo como ley del Estado v
comprometiendo para su observancia el honor national.
En fe de lo cual, firm la present ratificaci6n, seilada
con el sello de la Repfblica y refrendada por el Ministro de
Estado del Despacho de Relaciones Exteriores, en Lima a
primero de Diciembre del aio del Sefor de mil ochocientos
cincuenta v uno.

JOSE RUFINO ECHENIQUE.

BARTOLOMIur HERRERA






COLECCION DE ACTOS INTER-
NACIONALES CELEBRADOS
POR LA REPUBLICAN DEL PERU.





2



CONVENTION FLUVIAL
SOBRE COMERCIO Y NAVEGACION
CON LA REPUBLICAN DEL BRASIL
LIMA-1851


RECOPILADOS I'OR ALFREDO BENAVIDES Y IIEZ CANSECO,
JE'El Dil E1A SECCION DIPLO.MATICA.-1915,



















CONVENTION FLUVIAL


SOBRE COMERCIO Y NAVEGACION

CON LA REPUBLICAN DEL BRASIL (1

LIMA-1851


JOSE RUFINO ECHENIQUE

PRESIDENT CONSTITUTIONAL I)E LA REPUBLICA DEL PERU.

Por cuanto, entire la Rep6blica del Peri y S. M. el Empe-
rador del Brasil, se celebr6 por los respectivos Plenipoten-
ciarios el dia veinte v tres de Octubre de este afio la siguiente
Convenci6n v articulos separados sobre comercio y nave-
gaci6n fluvial:

EN EL NOMBRE DE LA SANTISIMA E INDIVIDUAL TRINIDAD.

La Rep6blica del Peri y S. M. el Emperador del Brasil
igualmente animados del deseo de facilitar el comercio y na-
vegaci6n fluvial por la frontera y rios de uno y otro Estado,
han resuelto fijar, por una Convenci6n especial, los princi-
pios y el modo de hacer un ensayo que d6 a conocer mejor
sore qud bases y condiciones debera estipularse despues de-
finitivamente ese comercio y navegaci6n, y con tal fin han
nombrado sus respectivos Plenipotenciarios, a saber:

(1) Esta Convenci6n fue desahuciada por el Peru, quedando, no obstan-
te, en vigencia el articulo 7. referente a limits, que tiene caricter perpetuo.





-4-


S. E. el Presidente de la Repiblica (lel Peri, al Sr. D.
Bartolome Herrera, Ministro de Estado en el Despacho de
Gobierno y Encargado interinamente del de Relaciones Ex-
teriores;
Y S. M. el Emperador del' Brasil, al Sr. Duarte da Ponte
Ribeiro, de su Consejo, Comendador de la Orden de Cristo v
Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario cerca
de las Rep6blicas del Pacifico: los cuales, despues de haber
canjeado sus plenos poderes, cue hallaron en buena y debi-
da forma, han convenido en los articulos siguientes:


ARTICULO I.


La Repiblica del Peri y S. M. el Emperador del Brasil,
deseando promoter respectivamente la navegaci6n del rio
Amazonas y sus confluentes por barcos de vapor, que, ase-
gurando la exportaci6n de los inmensos products de esas
vastas regions, contribuyan a aumentar el nimero de sus
habitantes y a civilizar las tribus salvajes, convienen en que
las mercaderias, products y embarcaciones que pasaren del
Per6 al Brasil o del Brasil al PerG por la frontera y rios de
uno y otro Estado, est6n excentos de todo y cualquier dere-
cho, impuesto o alcabala, a que no estuvieren sujetos los
mismos products del territorio propio, con los cuales que-
dan del todo igualados.


ARTICULO II.


Conociendo las altas parties contratantes cuan dispen-
diosas son las empresas de navegaci6n por vapor, v que nin-
guna utilidad podrAi dar en los primeros anos a los empre-
sarios la destinada a navegar en el Amazonas desde su
desembocadura hasta el litoral del Perlu, que debe pertene-
cer exclusivamente a los respectivos Estados riberenios, con-
vienen en auxiliar durante cinco ahos con una cantidad pe-
cuniaria la primera empresa que se establezca; la cual canti-
dad no bajarA de veinte mil pesos anuales por cada una de
las altas parties contratantes; pudiendo una aumentar di-
cha suma, si asi conviniere a sus interests particulares, sin
que la otra parte est6 obligada a contribuir con igual
aumento.
En articulos separados se declararAn las condiciones a
que deberAn sujetarse los Empresarios por las ventajas qcue
se les conceden.





-5-


Los demas Estados riberefios que, adoptando los mis-
mos principios, quisieren tomar parte en la empresa bajo
las mismas condiciones. contribuiran tambien a ella con al-
guna cuota pecuniaria. (1)


ARTICULO III.


La,s dos altas parties contratantes se obligan a entregar-
se mutuamente los incendiarios, pirates, asesinos alevosos,
falsificadores de letras de cambio, escrituras o monedas,
quebrados fraudulentos, tesoreros o depositarios piblicos y
otros reos de crimenes atroces, cuando sean reclamados por
el Gobierno de la una Naci6n al de la otra, con copia certifi-
cada de la sentencia definitive, dada contra los reos por el
Tribunal ojuez competent. Sin embargo, aun antes de pro-
nunciarse la sentencia definitive, la una de las dos altas
parties contratantes podra pedir a la otra la prisi6n de cual-
quiera de los reos de los indicados delitos, y se acceder5 a
este requerimiento, siempre que se presented pruebas tales
que, ajuicio de los Tribunales de la Naci6n en que se hallare
el reo, puedan dar mnrito a que se ordene su prisi6n; bien
que no podrd permanecer preso por mAs de un afio, pasado
el cual, serA puesto en libertad, sin perjuicio del derecho de
pedir su extradici6n cuando se haya pronunciado la senten-
cia condenatoria. Los gastos de la prisi6n v extradicion se-
ran pagados por el Estado que las solicit.


ARTICIULO IV.


Atendiendo las altas parties contratantes ala peculiar cir-
cunstancia de ser limitrofes por una iarga y desierta fronte-
ra done tienen guarniciones militares, convienen en que los
desertores del ej(rcito o de la marina, que pasaren del Perui
al Brasil o del Brasil al Per6, sean mutuamente entregados
a los respectivos comandantes o a las autoridades de la
frontera que los reclamaren. Mas a los desertores asi resti-
tuidos se les aplicarA siempre la pena inmediata mas suave,
sefialada en las respectivas ordenanzas al delito de desercion


(1) Este articulo y el anterior quedaron sin efecto en virtual del articu-
l,I 18 de la Convenci6n Flivial que se inserta nmis adelante.




-G-


ARTICULO V.


No se permitirA la introducci6n de negros esclavos del
Perf al Brasil, ni del Brasil al Per6. Los que pasaren de uno
a otro Estado fugados, o conducidos furtivamente, seran
devueltos al Estado de done hayan salido.

ARTICULO VI.


Las dos altas parties contratantes se obligan respectiva-
mente a no permitir que los indigenas sean arrebatadosy con-
ducidos del territorio de la Rep6blica del Per6 al Imperio del
Brasil, o del territorio de 6ste a la Rep6blica del Perl; y los
que fueren Ilevados de este modo violent, serAn restituidos
a las respectivas autoridades de la frontera luego que sean
reclamados.

ARTICULO VII.

Para precaver dudas respect de la frontera menciona-
da, en las estipulaciones de la present Convenci6n, aceptan
las altas parties contratantes el principio uti possidetis, con-
forme al cual serin arreglados los limits entire la Repiblica
del Perfi y el Imperio del Brasil; por consiguiente reconocen,
respectivamente, como frontera la poblaci6n de Tabatinga,
v de 6sta para el Norte la line recta que va a encontrar de
frente al rio YapurA en su confluencia con el Apaporis, y de
Tabatinga para el Sur el rio Yavary, desde su confluencia
con el Amazonas.
Una comisi6n mixta nomblrada por ambos Gobiernos
reconocerA conform a.l principio uti possidetis, la frontera,
y propondrA, sin embargo, los cambios de territorio que cre-
yere oportunos para fijar los limits que sean mas naturales
y convenientes a una y otra Naci6n.


ARTICULO VIII.


Las altas parties contratantes estipulan que los articu-
los 1", 2', 39, 4" y 59 de esta Convenci6n. tengan vigor por
espacio de seis anos, que prineipiaran a correr desde el can-
je de las ratificaciones, y pasado este t6rmino subsistirA








durante las negociaciones para su renovaci6n o modifica-
ci6n, o hasta que una de las altas parties contratantes noti-
fique a la otra la cesaci6n de cichos articulos.

ARTICULO IX.

La present Convenci6n serA ratificada por las altas
parties contratantes, y las ratificaciones seran canjeadas en
Rio Janeiro en el plazo de un afio, o antes si fuere possible.
En fe de lo cual Nos, el Plenipotenciario de la Reptblica
del Perfi v el de S. M. el Emperador del Brasil, en virtud de
nuestros plenos poderes, firmamos la present Convenci6n,
poniendo en ella nuestros sellos.
Hecha en la ciudad de Lima, a los veinte y tres dias del
mes de Octubre del aio del Sefior de mil ochocientos cincuen-
ta y uno.

BARTOLOME HERRERA. DUARTE DA PONTE RIBEIRO.
(L. S.) (L. S.)


ARTICULOS SEPARADOS

Para mayor explicaci6n del articulo 20 de la Convenci6n
firmada en este dia, las altas parties contratantes convienen
ademAs en los articulos siguientes:

ARTICULO I.

Los Empresarios de la Navegaci6n por vapor, de que
trata el articulo 29 de la Convenci6n celebrada en esta fe-
cha, deberin sujetarse a las condiciones siguientes:
1V En el primer afio haran los barcos de vapor tres via-
jes: en el segundo cuatro y en el tercero, cuarto y quinto seis
viajes por lo menos, Cuando no pueda hacerse este nfimero
de viajes por circunstancias provenientes de la larga distan-
cia, de la obstrucci6n del rio, de experiments para su nave-
gaci6n, de falta de combustible, o de otras graves razones,
recibirAn los empresarios finicamente cinco mil pesos por ca-
da viaje que hicieren los barcos en los dos primeros afios v
tres mil pesos en cada uno de los que hicieren en el tercero,
cuarto y quinto.


-7-





-8-


2" Conducirin gratuitamente las valijas del Gobierno y
del Correo, y las entregaran en los lugares riberefios por
donde pasaren hasta el termino de su viaje.
3" Tanmbihn llevarAn grattitamente en cada viaje hasta
cuatro empleados civiles, militares o eclesiAsticos que fueren
en servicio de cada Gobierno; los equipajes de estas perso-
nas, que deben ser iguales a los de cualquier pasajero; y las
cargas que cada Gobierno por su parte quiera trasportar,
no pasando de dos toneladas.
4 Estarin obligados a llevar en los barcos de vapor o
a remolque las tropas, las municiones, los press y los gene-
ros que los dos Gobiernos quisieren enviar, mediante una
gratificaci6n equitativa, que se fijarA cuando la experiencia
hubiese demostrado el monto del gasto necesario para efec-
tuar este servicio.
5" La Empresa convendrA con ambos Gobiernos sobre
los respectivos puntos del rio Amazonas o Marafi6n hasta
donde deberan navegar los barcos de vapor y sobre los puer-
tos en que han de tocar; y se sujetarA a los reglamentos fis-
cales v de policia, no obstante la exenci6n que ha de gozar
de today clase de impuestos.


ARTICULO II.


Se concedera a la empresa por cada uno de los Gobier-
nos, la propiedad de un cuarto de legua cuadrada en los lu-
gares done fuere precise establecer su dep6sito de combus-
tible, no perteneciendo a particulars el terreno; pero perde-
rA dicha propiedad si no cumpliere durante los cinco afios
las condiciones seiialadas. Podra cortar en terrenos baldios
madera para combustible, y abrir minas de carbon de pie-
dra y aprovecharse de ellas.


ARTICULO III.


Los Agentes del Gobierno Imperial con los del Gobierno
Peruano, debidamente autorizados, contratarAn la Empre-
sa en los terminos indicados en estos articulos.
Los Empresarios convendrAn con los dichos Agentes en
el modo y el lugar en donde han de recibir las correspondien-
tes cantidades. Ambos Gobiernos velarAn en sus respectivos
territories sobre la observancia de las condiciones ajustadas





-9-


ARTICULO IV.

Los presents articulos separados tendrAn la misma
fuerza y valor que si se hallasen insertos palabra por pala-
bra en la Convenci6n firmada en esta fecha.
En fe de lo cual Nos, el Plenipotenciario de la Rep6blica
del Peril y el de Su Majestad el Emperador del Brasil, firma-
mos los presents articulos separados, en Lima a los veinte
v tres dias del mes de Octubre del anio del Se~or de mil ocho-
cientos cincuenta y uno. (1)

BARTOLOME HERRERA.
(L. S.)
DUARTE DA PONTE RIBEIRO.
(L. S.)

Por tanto: y habiendo el Congreso aprobado esta Con-
venci6n y articulos separados el quince de Noviembre de es-
te afio, en uso de las facultades que la Constituci6n de )a Re-
pfblica me concede, he venido en aceptarlos, aprobarlos y
ratificarlos teniendolos como ley de Estado y comprometien-
do para su observancia el honor Nacional.
En fe de lo cual, firmo la present ratificaci6n, sellada
con el sello de la Repfblica y refrendada por el Ministro de
Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores, en Lima, a
primero de Diciembre del afio del Sefior de mil ochocientos
cincuenta y uno. (1)

JOSE RUFINO ECHENIQUE
BARTOLOME HERRERA


(1) Estos Articulos separados quedaron sin efecto en vista del articu-
lo 18 de la Convenci6n Fluvial que se inserta en su lugar respective.






COLECCION DE ACTOS INTER-
NACIONALES CELEBRADOS
POR LA REPUBLICAN DEL PERU.





3



DECLARACION PARA REGULARIZAR
ALGUNOS PUNTOS DE DERECHO
MARITIME
CONGRESS DE PARIS-1856











RECOPILADOS POR ALFREDO BENAVIDES Y DIEZ CANSECO,
JEFE DE LA SECCI6N DIPLOMATICA.-1915.



















DECLARACION PARA REGULARIZAR

ALGUNOS PUNTOS DE DERECHO

MARITIME

CONGRESS DE PARIS-1856



Los Plenipotenciarios que han firmado el Tratado de
Paris, del 30 de Marzo de 1856, reunidos en Conferencia.

Considerando:

Que el Derecho Maritimo, en tiempo de guerra, ha sido
durante largo tiempo objeto de discusiones deplorables;
Que la incertidumbre del derecho y de los deberes en se-
mejante material, di lugar, entire los neutrales y los belige-
rantes, a unas divergencias de opinion de que emanan series
dificultades y aun conflicts:
Que, de consiguiente, es de much utilidad establecer
una doctrine uniform sobre tin punto de tanta importan-
cia;
Que los Plenipotenciarios, reunidos en el Congreso de
Paris, no podran corresponder mejor a las intenciones que
abrigan sus Gobiernos, que procurando introducir en las re-
laciones internacionales principios fijos hacia este respect;
Debidamente autorizados los susodichos Plenipotencia-
rios han convenido concertarse acerca de los medios de al-
canzar ese objeto; y habi6ndose puesto de acuerdo han de-
cretado la siguiente y solemne Declaraci6n:
1. El Corso estA y queda abolido.
2. La bandera neutral cubre la mercancia enemiga, con
excepci6n del contrabando de guerra.







-4-


3. La mercancia neutral, salvo el contrabando de gue-
rra, no debe secuestrarse bajo la bandera enemiga.
4. Para ser obligatorios los bloqueos, deben ser efecti-
vos; es decir, mantenidos por una fuerza competent que
pueda realmente impedir el acceso del litoral del enemigo.
Los Gobiernos de los Plenipotenciarios que suscriben se
obligan a poner esta Declaraci6n en conocimiento de los Es-
tados que no han sido llamados a tomar parte en el Con-
greso de Paris y a invitarlos a que se adhieran a ella.
Convencidos de que las miximas que acaban de procla-
mar no pueden dejar de ser acogidas con gratitud por el
mundo todo, los infrascritos Plenipotenciarios no dudan que
los esfuerzos de sus Gobiernos para generalizar su adopci6n
sean coronados del mejor exito.
Esta Declaraci6n no es ni serA obligatoria sino para las
potencias que se hubieren adherido a ella.
Fecha en Paris, a 16 de Abril de 1856.


CONVENTION NATIONAL



LA CONVENCli6 NATIONAL

Decreta:

Articulo 1" Se aceptan por la Repfiblica los cuatro prin-
cipios de derecho maritime acordados por el Congreso de
los Plenipotenciarios de la Gran Bretafia, Austria, Francia,
Prusia, Rusia, Cerdefia y Turquia, en Paris en su declarato-
ria de Abril de 1856, a saber:
1" El Corso estA y queda abolido.
2" El pabell6n neutral cubre la propiedad enemiga, a
excepci6n del contraband de guerra.
39 La propiedad neutral, exceptuando el contraband
de guerra, no esta sujeta a confiscaci6n bajo pabell6n ene-
migo.
40. Los bloqueos para ser obligatorios deben ser efecti-
vos; es decir, mantenidos por fuerza suficiente, capaz de im-
pedir realmente toda aproximaci6n a la costa del enemigo.
Articulo 20. Cualesquiera clausulas de los Tratados pi-
blicos celebrados con potencias que hayan aceptado o acep-
ten los cuatros principios dichos, quedan modificadas en el
sentido de eilos; y en adelante no se hara Tratado alguno o
estipulaci6n en contrario.
Comuniquese al Poder Ejecutivo para que disponga lo
necesario a su cunplimiento.






-5-

Dada en la Sala de sesiones, en Lima, a 3 de octubre de
1857.
FRANCISCO QUIROZ, Presidente.-Pio B. MESA, secretario
-FERNANDO CISPEDES ESCUDERO, Secretario.
Al Excmo. Consejo de Ministros, Encargado del Poder
Ejecutivo.



Lima, a 5 de Octubre de 1857.

Imprimase, publiquese y desele el debido cumplimiento.
Tres ribricas de S. E. el Consejo de Ministros.

ZEVALLOS.






COLECCION DE ACTOS INTER-
NACIONALES CELEBRADOS
POR LA REPUBLICAN DEL PERU.


4


CONVENTION FLUVIAL


CON LA REPUBLICAN DEL BRASIL

ACUERDO Y DECRETO REFERENTES
SLIMA-1858











RECOPILADOS POR ALFREDO BENAVIDES Y DIEZ CANSECO,
JEFE DE LA SECCI6N DIPLOMATICA,-1915.






















CONVENTION FLUVIAL

CON LA REPUBLICAN DEL BRASIL



ACUERDO Y DECRETO REFERENCES

LIMA-1858


EL LIBERTADOR RAMON CASTILLA,

PRESIDENT CONSTITUTIONAL DE LA REPfTBLICA.

I'or cuanto, entire la Repfiblica del Per6 y el Imperio del
Brasil se celebr6 por los respectivos Plenipotenciarios el dia
22 de Octubre de 1858 la siguiente:

Convenci6n Fluvial

EN EL NOMBRE DF LA SANTISIMA t INDIVIDUAL TRINIDAD.

La Rep6blica del Peri y el Imperio del Brasil, igualmen-
te animados del deseo de estrechar y fortificar las relaciones
de amistad y buena inteligencia que por fortune existen en-
tre los dos paises: penetrados de la necesidad y conveniencia
de protejer y desarrollar, en beneficio reciproco, los intereses
comerciales v de navegaci6n que los ligan; y reservAndose
celebrar un Tratado definitive y que contenga estipulacio-
nes permanentes en vista de datos mis exactos y seguros y
con mejor conocimiento de las necesidades del Comercio de






S ,1. I
..P

amlbos pueblos.,,mqdjante, el studio practice de su, desarro-
Ilo y progress; han resuelto ajustar una nueva Convenci6n
Fluvial que llene por ahora aquellos importantes objetos,
atendidas las actuales circunst4ncias y condiciones de los
Estados contratantes., Para este fin han conferido plenos y,
bastantes poderes, a saber:. .
.; El Excmo. Consejo de Ministros, Encargado del Poder
Ejecutivo de la Repiblica, al Sr. Dr. D. Manuel Ortiz dc Ze-
vallos, Ministro de Estado en los Depqrtamentos de .RYea-
ciones Exteriores y de Hacienda y Comercio;
Su Majestad el'Eirierador del Brasil al Sr. D. Miguel
Maria Lisboa, de su Consejo, Dignatorio de la Orden Impe-
rial de la Rosa, Comendador de la-de Cristo del Brasil, y su
Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario cerca
del Gobierno del Perfi;
Quienes, despues de haber canjeado, examinado y hallai
do en debida forma sus respectivos plenos poderes, han con-
yenido en los articulos siguientes:

ARTIfCULO I.

;La Repblica'del Per6 'el I'mpero delerasil convieren
en'declarar libres las comunicaciones entire sus Estados por
cualesquiera vias terrestres o fluviales que den paso del uno
al otro territorio, y en; que el transit, de las personas y de
sus equipajes por la frontera est6 excento de todo impuesto
national o municipal, sujetAndose finicamente dichas perso-
nas o sus equipages t los irreglamentos fiscales-y:de policia-
que cada Gobierno establetiere en su respective; territorio.
(-1) .* A. .

ARTICULO II.
.7( 1 *' I : I : ; .

Su Majestad el Emperador del Brasil, conviene en per-
mitir icomno concesi6n especial,- que jas eaiibar.caeionesiperua--
nas, registradas6eh foaraia piedan pasar libremente del Peltu
al' Brasil, y vice-versa, por el rio Amazonas o Maraion, y
salir por el mismo rio al Oceano y vice-versa, siempre que se
sujeten a los reglamentos fiscales y de policia establecidos
por la autoridad superior Brasilera. (1)

(1) VWase a continuacidn el Acuerdo Diplomatico ajustado en Rio Ja-
neiro en 23 de Octubre de 1868 y el decreto supremo de 17 de Diciembre
de 1868.






-0-


ARTICULO III.


En reciprocidad y compensaci6n, ]a Repuiblica del Perfi
convene tambien en permitir, como concesi6n especial, que
las embarcaciones brasileras; registradas en forma, puedan
pasar libremente del Brasil al Peri, y vice-versa, por el ex-
presado rio Amazonas o Marafon, siempre que se sujeten a
los reglamentos fiscales y de policia establecidos por la au-
toridad superior peruana.


ARTICULO IV.


Estos reglamentos deben ser los mns favorables a la na
vegaci6n y comercio de los dos paises.


ARTICULO V.


Las dos altas parties contratantes, de comun acuerdo,
adoptarin, en la extension del rio Amazonas que respecti-
vamente les pertenece, un sistema de policia fluvial y los re-
glamentos fiscales que tengan a bien establecer en los puer-
tos habilitados para el comercio, guardando la possible uni-
formidad, en cuanto sea compatible con las leyes especiales
de los dos paises. (1)


ARTICULO VI.


Para los efectos de esta Convencion serAn consideradas
como embarcaciones peruanas o brasileras, aquellas cuyos
duefios y capitanes sean respectivamente ciudadanos del Pe-
rlu o sfibditos del Brasil, cuyos roles de tripulaci6n, licencias
y patentes acrediten en debida forma que han sido matricu-
ladas con sujeci6n a las ordenanzas y leyes de sus Naciones
y que enarbolen legalmente sus banderas.

(1) VWase decreto y Reglamento expedido por el Gobierno del Brasil en
colecci6n Aranda T II pig. 531





-6-


ARTICULO VII.


Las embarcaciones a que se refieren los articulos prece-
dentes podran comerciar libremente en los puertos del Peri
o del Brasil, que para ese objeto se hallen habilitados, o se
habilitaren en lo sucesivo por los Gobiernos de las dos par-
tes contratantes.

ARTICULO VIII.


Ademns de los puertos habilitados, las partes contratan-
tes designaran otros lugares donde puedan arribar los bu-
ques que siguiendo su viaje, necesiten reparar sus averias o
proveerse de combustible o de otros objetos indispensables.
La arribada solo se extenderA al tiempo.preciso para el ob-
jeto que la motivase, y las a;utoridades del lugar exigirin
durante ella la exhibici6n de rol de tripulaci6n, la lista de
pasajeros y el manifiesto de la ca.rga y visaran gratis todos
o cualesquiera de esos documents.
Ningun pasajero podrA desembarcar en los lugares de-
signados en este articulo, sin obtener antes licencia de la au-
toridad respective, a la que con ese fin, presentard sus pa-
saportes que serin visados por ella.

ARTICULO IX.


El Gobierno de la Rep6blica del Perd y el de Su Majes-
tad el Emperador del Brasil, se darin reciproco y oportuno
conocimiento de los lugares que designed para las comuni-
caciones con tierra, previstas en el articulo anterior; y si
cualquiera de ellos juzgase convenient hacer alguna modi-
ficaci6n a ese respect, se verificari con acuerdo mfituo y
previa noticia del otro con la anticipaci6n necesaria.

ARTICULO X.

Today comunicaci6n con tierra, no autorizada, o por lu-
gares no designados y fuera de los casos de fuerza mayor.
serA castigada con multa, sin perjuicio de imponerse ade-
mis a los delincuentes las otras penas en que por tales in-





-7-


fracciones incurran con arreglo a la legislaci6n del pals en
en que se cometan.

ARTICULO XI.

Fuera de los puertos fluviales habilitados para el comer-
cio, solo se permitira desembarcar el todo o parte de su car-
ga a los buques que por causa de averia, o por otro inciden-
te fortuito y exraordinario, no puedan continuar su viaje.
En este caso, el capitin de la embarcaci6n debera previa-
mente dirigirse a los empleados fiscales, y a falta de ellos a
las autoridades del lugar mAs inmediato, sujetAndose a las
medidas que dichos empleados o autoridades juzguen nece-
sarias conforme a las leyes del pais, para impedir el contra-
bando.
Los capitanes de las expresadas embarcaciones, solo po-
dran salvar los requisitos antes puntualizados, cuando lo
exija indispensablemente la inminencia del peligro; pero en
todo caso deberin comprobar que fu6 ese el inico medio de
salvar la embarcaci6n o su carga. Las mercaderias que, por
estas circunstancias extraordinarias sean puestas en tierra,
no pagarAn derecho alguno si son reembarcadas.

ARTICULO XII.

Toda descarga o trasbordo de mercaderias hechos sin
previa autorizaci6n, o sin las formalidades prescritas en los
articulos anteriores, estaran sujetos al pago de una multa,
sin perjuicio de las demis penas que en sus casos respecti-
vos, conform a las leyes del Peri o del Brasil, deban impo-
nerse a los que cometen el delito de contraband.

ARTICULO XIII.

Siempre que, por haberse infringido los reglamentos fis-
cales o de policia concernientes al libre transito fluvial, se
hubiesen embargado mercaderias o los buques o embarca-
ciones menores que las conduzcan, las dos parties contratan-
tes estipulan, que bastara para ordenar que sea alzado tal
embargo, la prestaci6n de una fianza o cauci6n suficiente
para asegurar el valor de los objetos embargados. Del mis-
mo modo, cuando la infracci6n eometida no merezca mAs
pena que la de multa, se permitira al infractor la continua-





-8-


ci6n de su viaje, asegurando el valor de dicha multa y su
efectivo pago dentro de an plazo competent.

ARTfCULO XIV.

Si algin buque de una de las dos altas parties contra-
tantes, naufragase, sufriese averia o fiese abandonado en
las riheras de la oira, se carAi a dicho buque y su tripula-
ci6n toda asistencia y protecci6n posibles; y el buque, cual-
quiera parte de 61, todo su aparejo y pertenencias y todos
los efectos y mercaderias que se salvaren, o el product de
ellas si se venden, seran fielmente entregados a sus duefios o
agents debidamente autorizados; y si no hay propietario o
agents, serAn entregados al respective C6nsul o vice-C6n-
sul, pagando finicamente los gastos ocasionados en la con-
servaci6n de la propiedad, i otros que se paguen en iguales
casos por buques nacionales naufragados; y se permitirA, en
dicho caso de naufagio o averia, descargar, si fuese necesa-
rio, las mercaderias o efectos que se hallen a bordo, sin exi-
gir por esto ningun derecho, a no ser que se destinen a la
venta o consume en el pais en que se hubieren desembarca-
do.

ARTICULO XV.

Cada uno de los dos Estados podrA establecer derechos
destinados a los gastos de faros, balizas y cialesquiera otros
auxilios que preste a la navegaci6n; pero tales derechos solo
gravaran a los buques que directamente se dingen a sus
puertos, o a los que entren en ellos por escala (salvo los ca-
sos de fuerza mayor) si estos alli cargaren o descargaren.

ARTICULO XVI.

Fuera de los derechos a que se refiere el articulo ante-
rior, el trinsito fluvial no podra ser gravado direct ni indi-
rectamente con impuesto alguno, sea cual fuere su denomi-
naci6n.

ARTICULO XVII.

La Repfiblica del Peru y Su Majestad el Emperador del
Brasil, convienen en nombrar dentro del plaz' de doce me-





-9-


ses, contados desde la fecha del canje de las ratificaciones
de la present Convenci6n, una comisi6n mixta, que, en los
t6rminos del articulo 7" de la de 23 de Octubre de 1S51, re-
conozca y deslinde la frontera de los dos Estados.

ARTICULO XVIII.

Quedan sin efecto los articulos 1 y 2. de la mencionada
Convenci6n de 23 de Octubre de 1851 y los separados a que
dicha Convenci6n se referia. (1)

ARTICULO XIX.

La present Convenci6n permanecera en vigor por el ter-
mino de diez afios, contados desde la fecha del canje de las
ratificaciones, concluidos los cuales, continual hasta que
una de las altas parties contratantes notifique a la otra su
deseo de darla por terminada,, y cesarA doce meses despues
de la fecha de esta notificaci6n.

ARTICULO XX.

Esta Convenci6n sera ratificada por S. E. el Presidente
de la Repiblica del Perui y por S. M. el Emperador del Bra-
sil, en la forma constitutional de cada Estado, y las ratifica-
ciones canjeadas en el menor tiempo posiltle en Lima, Rio
Janeiro fi otro punto que oportunamente y de comun acuer-
do se design.
En f6 de lo cual, el Plenipotenciario de la Repiblica del
Peri y el de S. M. el Emperador del Brasil, firmaron la pre-
sente Convenci6n y la sellaron con sus respectivos sellos.
Hecha en Lima, a los veinte y dos dias del mes de Octu-
bre de mil ochocientos cincuenta y ocho.

MANUEL ORTIZ DE ZEVALLCS.
(L. S.)
MIGUEL MARIA LISBOA.
(L. S.)

Por tanto: y habiendo el Congreso aprobado dicha Ccn-
venci6n fluvial el diez de Diciembre del mismo afo, en uso de
las facultades que la Constituci6n de la Repfblica me conce-

(L) VWase Acto N. 2.





-10-

de, he venido en aceptarla, aprobarla y ratificarla, tenien-
dola como ley del Estado, y c'omprometiendo para su oh-
servancia el honor national.
En fe de lo cual, firm la present ratificaci6n, sellada
con las armas de la Repfiblica y refrendada por el Ministro
de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores, en Lima,
a 1" de Abril de 1859.
RAMON CASTILLA.

Josi FABIO MELGAR,
Ministry de Relaciones Exteriores













PROTOCOL


(SUCESOS QUE TUVIERON LUGAR EN LAS PROVINCIAS DEL PARA
Y AMAZONAS CON LOS VAPORES "MORONA" Y "PASTAZA")

Habiendo manifestado el Sr. Dr. D. Buenaventura Seoane,
Ministro Residente de la Repuiblica del Per6, la conveniencia
de reunir en un solo acto, las diversas declaraciones y esti-
puilaciones constantes de los Protocolos del 15 y 22 de Ene-
ro, y de los arreglos del 24 de Enero y dc 23 de Abril del pre-
sente afio, por los cuales fueron restablecidas entire el Perfi y
el Brasil, las buenas relaciones que habian sido interrumpi-
das, a fin del anio filtimo, por los conflicts que tuvieron lu-
gar en las provincias del Para y Amazonas con los vapores
"Morona" y "Pastaza", pertenecientes a aquella Rep6blica:
y adhiriendose a este deseo del Sr. Seoane el Exemo. Sr. Mar-
ques de Abrantes, Ministro v Secretario de Estado de los
Negocios Extranjeros, han acordado quc las referidas decla-
raciones y estipulaciones se resuman del modo siguiente:
1. El Sr. Dr. D. Buenaventura Seoane declare: que, aun-
que hubiese habido falta de prudencia en el comandante del
"Morona", en salir del puerto, no obstante la intimaci6n
que le habia hecho el Presidente de la provincia del Pari, de
que protestaria contra su salida sin licencia, no hubo en ese
acto Animo deliberado de violar los reglamentos, ni de faltar
al respeto debido a la Presidencia, ni de desconocer la sobe-
rania territorial del Brasil, sino el deseo de evitar ia respon-
sabilidad en cue juzgaba incurrir para con su Gobierno, si
como comandante de un buque de guerra, hubiese pedido
esa licencia; pues tenia la convicci6n de que, el hecho de Ile-
var mercaderfas por favor, no le hacia perder sus inmunida-
des respect de la Aduana.
29 El Exemo. Sr. Marquis de Abrantes declara: que en
los actos practicados por las autoridades del Para, a conse-
cuencia de la salida del "Morona" del puerto de Belen, lle-
vando mercaderias, sin sujetarse a los reglamentos fiscales
del Imperio, no obstante las advertencias e intimaciones que






- 12-


le fueron hechas repetidamente, no solo por el Presidente de
la provincial y su ayudante de 6rdenes, sino tambien por el
vapor "Belen" y por la fortaleza de Obidos, dichas autorida-
des no hicieron mais que cumplir con su imperioso deber, de
conformidad con lo dispuesto en el articulo 495 del Regla
mento de Aduanas que dice:
"Ninguna embarcaci6n podrA salir del puerto en que es-
tuviere anclada sin obtener de la competent oficina, un pa-
se en el despacho fiscal, bajo la multa de cien mil a un million
de reis."
"Unico.-Las fortalezas, embarcaciones de guerra esta-
cionadas en el puerto o en el crucero, y los registros de en-
trada, obligarAn al embarcaci6n a retroceder, empleado la
fuerza si fuere necesario."
39 En cuanto al procedimiento que tuvo con el vapor
"Morona" eljefe'de escuadra, Parker, en fin de Diciembre 6l-
timo, declara el Excmo. Sr. Marqu6s de Abrantes, que este
procedimiento no fue sino la consecuencia necesaria del mis-
mo conflict; que el jefe brasilero procedi6 de conformidad
con las instrucciones que le expidi6 el Gobieno Imperial en
11 de Noviembre del afio pr6ximo pasado, esto es, en el mo-
mento y bajo la impresi6n de la noticia official delmodo irre-
gular con que procedieron en el puerto del Para los coman-
dantes de los vapores "Morona" y "Pastaza"; y cuando no
tenia el Gobierno Imperial en Rio Janeiro con quien eilten-
derse por parte de Ia Repfblica del Perfi a este respect; por
hallarse ausente el Sr. Seoane, que s61o casi dos meses des-
pu&s regres6 a esta Corte; que no podian, por tanto, tales
instrucciones dejar de ser ejecutadas por eljefe Parker, desde
que, co o queda dicho, ignoraba la existencia del acuerdo
celebrade y no habia recibido las nuevas instruciones que en
consecuencia le fueron expedidas: finalmente, y que en el re-
molque dado al "Morona" por haber su comandante resisti-
do a la intimaci6n que le hizo el jefe brasilero para que regre-
sara a la capital del Para a fin de satisfacer alli a los regla-
mentos fiscales, fue siempre respetada la bandera que dicho
vapor llevaba izada.
4 Despues de haber aceptado reciprocamente en nom-
bre de sus Gobiernos, las explicaciones que preceden, y ani-
mados del deseo de poner termino alas cuestiones que se ori-
ginaron de los mencionados acontecimientos, y de establecer
reglas fijas para que no se reproduzcan, convinieron en lo
siguiente:
5 La navegaci6n del Amazonas queda, desde luego, fran-
queada a los buques mercantes del Perfi y del Brasil, con la
condici6n de que dichos buques se sujeten a los reglamentos
fiscales y de policia actualmente en vigor, hasta que sean
promulgados los reglamentos especiales de que habian los





-.13 -

articulos :2, 49 y 59 de la.Convenci6n fluvial de 22 de Octu-
bre de 1858, debiendQ cada. uno de los Estados tratar con
Ja possible brevedad de la organizaci6n de dichos reglamen-
tos,especiales en los terminos dq.la Convenci6n.
6 Aunque en los articulos de la citada,Convencio6, no,
se hace referencia alguna a los buques de. guerra,. ni.puede
sostenerse, conforme al Derecho de Gentes, que las concesio-
nes, otorgadas a los buques mercentes, sean aplicables a
4quellos, sin pr6vio y expreso consentimienta, los buques de
guerra peruanos podran surcar por el Aiazonas brasilero,
en Teciprocidad de igual permisi6n por part de la Republica-
a los buques de,guerra brasilerps que;,bubieren de nayegar:
por el Amazonas peruano; quedando reservado a cada uno
de los Estados,el derecbp de limitar el nimero delos buques
de guerra que hayan de gozarde esta concesi;n; y sujetAndp-
se a los reglamentos fiscales y de policia,. en caso de que se
propusiesen recibir mercaderias en los puertos respectivos.
79,La cuesti6n,pqndiente entire la Compania.de navega-
ci6n del Amazonas y el Gobierno del, Peri, sera resuelta de,
conformidad con las eyes de la Repiblica er donde se hizo et
contrato.
8 Habiendo asegurado el Sr. Seoane que, tanto el Go-
bierno del Per6, como su Legaci6n, en,este Imperio, han re-
comendado a las respectivas autoridades del Alto Amazo-
nas, que traten con las debidas c.onsideraciones a los buques.
brasileros ,que vayan a,los puertos, de la Repfblica; .el Go-
bierno Imperial insinuara y recomendard; a dicha, compafiia
de, navggaci6n, el trasportei ipmediato,- por sus justos pre-,
qios hasta Nauta, de tpdos los pasajeros y mercaderias que,
a consecuercia dqe los iltimos acontecimientos, se hallen de-
tepidos en. el Para Q er cualesquiera otros puertos.del Impe-
rio con destibo a la..Repfblica., '
S9 En ~pontentamiento, comfn de este acuerdp que ,pone,
fin a,las; cuestiones pendientes entire la Rep'blica y el Impel.
rio, consid6ranse como no ocurridos los sucesos que produ-
jeron los conflicts, y el "Morona" harA una salva que serA
correspondida por la fortaleza de Obidos.
Los infrascritos reconocen, que las declaraciones y esti-
pulaciones que anteceden, son las contenidas en los diversos
actos referidos, y en su consecuencia han acordado darles la
present forma y firmar dos ejemplares de igual tenor, en
ambos idiomas,'en Rio de Janeiro, a 23 de Octubre de 1863.


BUENAVENTURA SEOANE.


MARQUES DE ABRANTES.






- 14 -


Lima, Enero 11 de 1864

Teniendo en consideraci6n que, por decreto de 29 de Ju-
lio del alo tltimo, se aprobaron como bases las estipulacio-
lies contenidas en el Convenio ajustado entire el Ministro Re-
sidente del Peri en el Brasil y el Ministro Secretario de Ne-
gocios Extranjeros de ese Imperio, para el arreglo de las
cuestiones originadas por los sucesos que tuvieron lugar en
las provincial del ParA y Amazonas con los vapores "Moro-
na" y "Pastaza"; que por dicho decreto y por las instruccio-
nes que se trasmitieron al referido Agente DiplomAtico, se
dispuso que se tratara de dar a dicho arreglo una forma re-
gular y de hacer algunas modificaciones en el exigidas por el
decor national; y en atenci6n a que 6stas han sido practi-
eadas a satisfacciOn del Gobierno, como aparece del Conve.
nio concluido y firmado en Rio Janeiro, a 23 de Octubre de
1863, entire el Dr. D. Buenaventura Seoane y el Marquis de
Abrantes; apru6base dicho Convenio.
Comuniquese, registrese y publiquese.
Rfbrica de S. E.
RIBEYRO.


DECRETO

JosA BALTA J. A. BARRNECHEA

PRESIDENT CONSTITUCIONAL DE LA REPITBLICA DEL PERT

Considerando:
Que el desarrollo y el engrandecimiento del pais no pue-
den obtenerse sino mediante la libertad, la inmigraci6n ex-
tranjera y la prestaci6n de todas las facilidades necesarias
al comercio del mundo;
Que uno de los medios para obtener estos fines es abrir
la navegaci6n de los rios a todos los buques extranjeros de
cualquiera nacionalidad que sean;
Que el finico obstaculo que pudo existir en un tiempo pa-
ra hacer prActica esta resoluci6n, respect del rio Amazo-
nas, ha desaparecido con motive de la libertad de la nave-
gaci6n que, en la parte que le toca de dicho rio, ha decreta-
do el Gobierno del Brasil y que ha comenzado a regir desde
el 7 de Setiembre de 1867; (1)


(1) VWase colecci6n Aranda Tomo II pAgina 531




-15-


Que, aun cuando por la ley de 31 de Diciembre de 1862
se declar6 a los vapores mercantes extranjeros los mismos
derechos que a los nacionales, no existe ninguna disposici6n
explicit relative a la navegaci6n de los rios por buques
extranjeros;

Decreto:

ARTICULO I.

Queda abierta la navegaci6n de todos los rios de la Re-
pfiblica a los buques mercantes cualquiera que sea su nacio-
nalidad.

ARTICULO II.

For los respectivos Ministerios se expedirin las 6rdenes
y reglamentos necesarios.
El Ministro de Relaciones Exteriores queda encargado
del cumplimiento de este decreto.
Dado en la casa de Gobierno en Lima, a 17 de Diciembre
de 1868.


JOSE BALTA






COLECCION DE ACTOS INTER-
NACIONALES CELEBRADOS
POR LA REPUBLICAN DEL PERU.


5


TRATADO PARA LA ABOLICIO


N


DEL PEAJE DEL ESCALDA

CONFERENCIA DE BRUSELAS
1863


RECOPILADOS POR ALFREDO BENAVIDES Y DIEZ CANSECO,
JEFE DE LA SECCI6N DIPLOMkTICA.-1915.


.-N


11



















TRATADO PARA LA ABOLICION

DEL PEAJE DEL ESCALDA

CONFERENCE DE BRUSELAS '--1863


S. E. el Presidente de la Repiblica del Peri; S. M. el Em-
perador de Austria, Rey de Hungria y de Bohemia; S. M. el
Rey de los belgas; S. M. el Emperador del Brasil; S. E. el Pre-
sidente de la Repuiblica de Chile; S. M. el Rey de Dinamarca-;
S. M. la Reina de Espana; S. M. el Emperador de los france-
ses; S. M. la Reina del Reino Unido de la Gran Bretafia y de
Irlanda; S. M. el Rey de Hanover; S. M. el Rey de Italia; S.
A. R. el Gran Duque de Oldemburgo; S. M. el Rey de Portu-
gal y de los Algarbes; S. M. el Rey de Prusia; S. M. el Em-
perador de todas las Rusias; S. M. el Rey de Suecia y de No-
ruega; S. M. el Emperador de los Otomanos y los Senados
de las ciudades libres y anseAticas de Lubeck, Bremen y
Hamburgo.
Igualmente animados del deseo de libertar para siempre
a la navegaci6n del Escalda, del peaje que pesa sobre ella, de
asegurar la reform de los derechos maritimos percibidos en
Belgica, y de facilitar de este mbdo el desarrollo del comer-
cio y de navegaci6n de sus Estados respectivos, han resuel-
to concluir un Tratado a este efecto y han nombrado por,
sus Plenipotenciarios, a saber:

(1): "Con fecha 23 de Junio de 1862, el C6nsul General de Belgica, en
Lima, dirigi6 al Ministro de Relaciones Exteriores del Peril una comunica-
ci6n, trasmitiendo copia de otra que habia recibido de su Gobierno, invi-
tando al del Perf a que contribuyese con la suma convenient para la abo-
lici6n del peaje del Escalda.
Por supreme resoluci6n de 2 de Octubre del mismo afio, acept6 el Go-
bierno del Peru la invitaci6n, ofreciendo contribuir con una suma de 5 a
6.000 francos.





-4-


S. E. el Presidente de la Rep6blica del Peri, a D. Manuel
Irigoyen, su Encargado de Negocios cerca del Gobierno de
S. M. el Rey de los beigas;
S. M. el Emperador de Austria, Rey de Hungria y de Bo-
hemia, al Sr. Carlos Bar6n de Hugel, Caballero de la Orden
Imperial y Real de la Corona de Hierro de primer clase.
Caballero de la Orden Imperial y Real de Leopoldo de Aus-
tria, Gran Cruz de la Orden de San Jose de Toscana, Gran
Cruz de la Orden de San Gregorio Magno, Senador, Gran
Cruz de la Orden Constantiniana de San Jorge de Parma,
Caballero de la Orden de Cristo de los Estados Pontificios,
Comendador de la orden Real de Danebrog de Dinamarca
y de la Real Orden de Wasa de Suecia, Oficial de la Real Or-
den de Leopoldo de Belgica, Caballero de la Orden del Agui-
la Roja de Prusia, etc., Doctor en derecho de la Universidad
de Oxford, individuo efectivo de las Academias Imperiales de
Ciencias de Viena y de la Leopoldina--Carolina, Presidente
de la Sociedad Imperial de Horticultura de Viena, individuo
honorario y efectivo de muchas sociedades doctas, su Con-
sejero intimo actual, su enviado extraordinario y Ministro
plenipotenciario cerca de S. M. el Rey de los belgas;
S. M. el Rey de los belgas, al Sr, Carlos Rogier, Gran
Official de su Orden de Leopoldo, condecorado con la Cruz
de Hierro, Gran Cruz de la Orden de Carlos III, Gran Cor-
d6n de la Legi6n de Honor, Gran Cruz de la Orden de San
Mauricio y San LAzaro, Gran Cruz de la Orden de la Estre-
lla Polar, Gran Cruz de la Orden de la Rama Ernestina de
la Casa de Sajonia, Gran Cruz de la Orden de nuestra Sefio-
ra de la Concepci6n de Villaviciosa, Gran Cruz de la Orden
del Aguila Blanca, Gran Cruz de la Orden del Aguila Roja,
su Ministro de Negocios extranjeros.
Y al Sr. Augusto, Bar6n Lambermont, Oficial de la Or-
den de Leopoldo, Caballero de primera clase de la Orden de
San Fernando de Espaia, Gran Cord6n de la Orden de San

El Gobierno belga, al que se comunic6 esta resoluci6n por conduct de
su C6nsul General, invit6, con fecha 14 deJunio de 1863, al eneargado de
Negocios del Perui en Bruselas, Don Manuel Irigoyen, para que asistiese a
las conferencias que iban abrirse con el objeto de Ilevar a cabo el proyecta-
do rescate, manifestAndole que el hecho de la aceptaci6n del Perl, lo auto-
rizaba suficientemente para concurir aunque no habia recibido plenos po-
deres al efecto.
La firma del Tratado tuvo lugar el 16 de Juilo de 1863. y el sefor Iri-
goyen remiti6 el ejemplar correspondiente al Perd para su ratificaci6n, que
no ha llegado a darse. El texto del Tratado no lleg6 a ser soinetido al
Congress y tampoco se halla publicado. Sin embargo, el Gobierno del Peri
pot resoluci6n de 27 de Marzo de 1864, orden6 que se remnitiese a la Lega-
ci6n en Belgica, la cantidad de 4,320 francos, cuota seialada a la Rep6bli-
ca." [Los Tratados del Per6 por E. Bonifaz-1874 ]






-5-


Estanislao, Gran Oficial de la Orden de la Legi6n de Honor,
etc., Secretario general del Ministerio de Negocios extran-
jeros.
S. M. el Emperador del Brasil, al Sr. Joaquin Tomas de
Amaral, Comendador de la Orden Imperial de la Rosa, Co-
mendador de la Orden de Francisco I de Napoles, su Minis-
tro resident cerca de-S. M. el Rey de los belgas;
S. E. el Presidente de la Rep6blica de Chile, a D. Manuel
Carvallo, su Enviado extraordinario y Ministro Plenipo-
tenciario cerca de S. M. el Rey de los belgas;
S. M. el Rey de Dinamarca, al Sr. Francisco Preben, Ba-
r6n de Bille-Brahe, Caballero de la Orden del Danebrog,
Official de la Orden de Leopoldo de Beigica, Caballero de las
Ordenes de la Estrella Polar de Suecia y del Aguila Roja de
Prusia, Chambelin y Montero de su Corte, su Ministro re-
sidente cerca de S. M. el Rey de los belgas,
S. M. la Reina de Espafia a D. Diego Coello de Portugal
y Quesada, Caballero Gran Cruz de la Orden de Isabel la
Cat6lica, Comendador de la de Carlos III, Gran Cruz de la
de San Mauricio y San Lazaro, Gran Cruz de la de San Jor-
ge de Parma, Oficial de la Legi6n de Honor, Caballero de
la Orden de San Juan de Jerusalen, Diputado a Cortes, su
Enviado extraordinario y Ministro plenipotenciario cerca
de S. M. el Rey de los belgas y cerca de la Confederaci6n
suiza,
S. M. el Emperador de los franceses, al Sr. Jose Alfonso
Pablo, Bar6n de Malaret, Ofcial de la Legi6n de Honor, Co-
mendador de nfmnero extraordinario de la Orden de Carlos
III de Espafia, Gran Cruz de la Orden de los Giielfos de Ha-
nover, Gran Cruz de ia Orden de Enrique el Le6n de Bruns-
wick, su Enviado extraordinario y Ministro plenipotencia-
rio cerca de S. M. el Rey de los belgas;
S. M. la Reina del Reino Unido de la Gran Bretafa e Ir-
landa, a Carlos Augusto Lord Howard de Walden y Sea-
dorf, Par del Reino Unido, Caballero Gran Cruz de la muy
honorable Orden del Baio, su Enviado extraordinario y Mi-
nistro plenipotenciario cerca de S. M. el Rev de los belgas;
S. M. el Rey de Hanover, al Sr. Bodo, Bar6n de Hodem-
verg, condecorado con la cuarta clase de la Orden de los
Giielfos de Hanoberg, Comendador de la Orden del Le6n
neerlandis, Ministro resident cerca de S. M. el Rey de Ha-
nover, cerca de SS. MM. el Rey de los belgas y ei Rey de los
Paises Bajos;
S. M. el Rey de Italia, al Sr. Alberto Lupi, Conde de
Montalto, Gran Cruz de la Orden de San Mauricio y San
LIzaro, Gran Cruz de la Orden del Le6n neerland6s, su En-
viado extraordinario y Ministro plenipotenciario cerca de
S. M. el Rey de los belgas;





-6-


S. A. R. el Gran Duque de Oldemburgo, al senior Geffcken,
Caballero de segunda clase con placa de la Orden de la Co-
rona de Prusia, Oficial de la Orden Imperial de la Rosa del
Brasil, Caballero de la Iegi6n de Honor, Doctor en Derecho,
su Enviado extraordinario y Ministro plenipotenciario cer-
ca de S. M. el Rey de los belgas;
S. M. el Rey de Portugal.y de los Algarbes, al Sr. Jos6
Mauricio Correa Henriquez, Vizconde de Seisal, individuo
de su Consejo, Gran Cruz de la Orden de Cristo, Comenda-
dor de la Orden de Nuestra Sefiora de la Concepci6n de Vi-
laviciosa, Gran Cruz de la Orden de Leopoldo de Belgica,
Gran Cruz de la Orden del Le6n neerland&s de los Paises Ba-
jos, Gran Cruz de la Orden de San Mauricio ySan LAzaro de
Italia, Gran Cruz de las Ordenes de Santa Ana y San Esta-
nislao de Rusia, Gran Cruz de la Orden de la Corona de Hie-
rro de Austria, Gran Cruz de Alberto el Valeroso de Sajonia,
Comendador de la Orden del Danebrog de Dinamarca, con-
decorado con la Orden Imperial Otomana del Nichani Yfti-
jar de primera clase, su Enviado extraordinario y Ministro
plenipotenciario cerca de S. M. el Rey de los belgas y cerca
de S. M. el Rey de los Paises Bajos;
S. M. el Rey de Prusia, al Sr. Carlos Federico de Savig-
ny, Caballero de la Orden del Aguila Roja de segunda clase
con placa, Gran Cruz de la Orden del Le6n de Zaberingen de
Baden, Gran Cruz de la Orden de Alberto de Sajonia Real,
Gran Cord6n de las Ordenes de la ramna Ernestina de la ca-
sa de Sajonia de Anhalt, etc., etc., su ChambelAn y Conseje-
ro privado actual, su Enviado extraordinario y Ministro
plenipotenciario cerca de S. M. el Rey de los belgas:
S. M. el Emperador de todas las Rusias, al Principe Ni-
colas, Orloff, Caballero de la Orden San Wladimir de tercera
clase con espadas, Caballero de la Orden de Santa Ana de
segunda clase, Caballero de la Orden de SanJorge de cuarta
clase, Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalen, Ca-
ballero de la Orden del Aguila Roja de Prusia de tercera cla-
se, Caballero de la Orden de Wutemberg de tercera clase,
Caballero de la Casa Sajonia Ernestina de tercera clase, Ca-
ballero de la Orden de Leopoldo de Austria de segunda cla-
se, Caballero de la Orden de la Corona de Hierro de Austria
de segunda clase, Comendador de la 6rden del Halc6n Blan-
co de Sajonia Weimar, su Ayudante de Campo general, su.
Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario cerca
de S.-M. el Rey de los belgas.
S. M. el Rey de Suecia y Noruega, al seno-r Aldalberto de
Malisbach, Caballero de la Orden 'de San Olaf de Noruega,
Caballero de la Orden del Ianebrog de Dinamarca, Caballe-
ro de la Orden de.San:Juan de Jerusalen,iCaballero de la Or-.
den del Aguila Rbja de Prusia de tercera clase, Caballero de





-7-


la Orden del Merito civil del Reino de Sajonia,su Chambelan
y Ministro resident cerca de S. M. el Rey de los belgas.
S. M. el Emperador de los Otomanos, a Musurus-Bey,
funcionario del rango de Bala de su Gobierno Imperial, con-
decorado con la Orden Imperial del Osmanie de seguuda cla-
se, condecorado con la Orden Imperial de Medjidie de prime-
ra clase, Gran Cruz de la Orden de Leopoldo de B6lgica,
Gran Cruz de la 6rden de la Cruz del Sur del Brasil, Gran
Cruz de la Orden San Mauricio y San Laizaro, Gran Cruz
de la Orden del Le6n neerlandes, Gran Comendador de la
Orden del Salvador de Grecia, su Embajador Extraordina-
rio y Ministro Plenipotenciario cerca de S. M. el Rev de los
belgas;
Los Senados de las ciudades libres y anseAticas de Lu-
beck, Bremen y Hamburgo al senior Geffsken, Caballero de
segunda clase con placa de la Urden de la Corona de Prusia,
Official de la Orden Imperial de la Rosa del Brasil, Caballero
de la Legi6n de Honor, Doctor en Derecho, Enviado Extra-
ordinario y Ministro Plenipotenciario de dichas ciudades
cerca de S. M. el Rey de los belgas;
Quienes despu6s de haber canjeado sus plenios poderes,
hallados en buena y debida forma, han convenido en los ar-
ticulos siguientes:

ARTICULO I.


Las altas Partes contratantes toman nota:
1. -Del Tratado concluido el 12 de Mayo de 1863 entire
B6lgica y los Paises Bajos, que quedarA anexo al present
Tratado y por el cual S. M. el Rey de los Paises Bajos re-
nuncia para siempre al peaje establecido sobre la navega-
ci6n del Escalda y de sus diferentes bocas, por el pArrafo
tercero del articulo 99 del Tratado de 19 de Abril de 1839, y
S. M. el Rey de los belgas se compromete a pagar el capital
del rescate de este peaje, fijado en 17. 141,640 florines.
20. -De la declaraci6n hecha en nombre de S. M. el Rey
de los Paises Bajos el 15 de Julio de 1863 a los Plenipoten-
ciarios de las altas Potencias contratantes, manifestando
que la supresi6n del peaje del Escalda consentida por S. M.
se aplica a todos los pabellones, que este peaje no podrA .ser
restablecido bajo forma alguna, y que esta supresi6n en
nada perjudicarA a las otras disposiciones del Tratado de
19 de:Abril de 1839, declaraci6n que sera considerada como
insert en el present Tratado, al cual quedari igualmaente
aaexa.





-8-


ARTICULO II.

Su Majestad el Rey de los belgas hace en lo que le con-
cierne la misma declaraci6n que la mencionada en el pArrafo
segundo del articulo precedent.


ARTICULO III.

Su Majestad e! Rey de los belgas adquiere tambina, res-
pecto de las otras parties contratantes, los compromises si-
guientes, que empezarAn a tener fuerza de ejecuci6n el dia en
que cese de ser percibido el peaje del Escalda:
13 -Elc derecho de tonelada exigido en los puertos bel-
gas serai suprimido.
20. -Los derechos de pilotaje en los puertos belgas y
en el Escalda se reducirAn:
En 20 por ciento para los buques de vela.
En 25 por ciento para los buques remolcados.
En 30 por ciento para los buques de vapor.
3 -Se disminuira en su conjunto el tipo de los dere-
chos locales impuestos por la ciudad de Amberes.
Queda entendido que el derecho de tonelada asi suprimi-
do no podra restablecerse, y que los derechos de pilotaje y
los impuestos locales asi reducidos no podrAn volverse a au-
mentar.
La tarifa de los derechos de pilotaje y de los impuestos
locales de Amberes, rebajadas como queda dicho, serAn in-
cluidas en los protocolos de la conferencia que ha ajustado
el present Tratado.

ARTICULO IV.

En consideraci6n a las disposiciones que preceden, S. E.
el President de la Repfiblica del Peru, Su Majestad el Em-
perador de Austria, Rey de Hungria y de Bohemia, Su Ma-
jestad el Emperador del Brasil; S. E. el Presidente de la Re-
piblica de Chile, Su Majestad el Rey de Dinamarca, Su Ma-
jestad la Reina de Espafia, Su Majestad el Emperador de los
franceses, Su Majestad la Reina del Reino Unido de la Gran
Bretaiia e Irlanda, Su Majestad el Rey de Hanover, Su Ma-
jestad el Rey de Italia, Su Alteza Real el Gran Duque de 01-
demburgo, Su Majestad el Rey de Pdrtugal y de los Algar-
bes, Su Majestad el Rey de Prusia, Su Majestad el Empera-





- 9 --


dor de todas las Rusias, Su Majestad el Rey de Suecia y de
Noruega, Su Majestad el Emperador de los Otomanos, y
los Senados de las ciudades libres y anseaticas de Lubeck,
Bremen y Hamburgo, se comprometen a pagar a Su Majes-
tad el Rey de los Belgas, por la parte que les correponde' en
el capital de rescate del peaje del Escalda que Su Majestad
se ha obligado a pagar por entero a Su Majestad el Rey ie
los Paises Bajos, las cantidades indicadas a continuaci6n, a
saber:


Francos

Por la parte alicuota del Peri ................... 4,320
Por la de Austria.... .......... .. ................ 549,360
Por la de Bremen................................... 190,320
Por la del Brasil................... ......... ... 1,680
Por la de Chile........................... ........... ... 13,920
For la de Dinamarca................................ 1.096,800
Por la de Espafia....................... ...... 431,520
For la de Francia............................... 1.342,720
Por la de la Gran Bretafia....... ................. 8.782,320
Por la de Hamburgo............... .................. 667,680
Por la de Hanover.............................. 948,720
Por la de Italia........................ ..... ...... 487,200
Por la de Lubeck .................... .................. 25,680
For la de Noruega................... ................. 1.560,720
Por la de Oldemburgo............................ 121,200
For la de Portugal......................... 23,280
Por la de Prusia ...................................... 1.670 640
Por la de Rusia....................... .......... 428,400
For la de Suecia....................... ................. 543,600
Por la de Turquia .................................. 4,800

Queda convenido que las altas Partes contrata,ntes no
serin responsables eventualmente mns que de la parte de
contribuci6n que corresponde a cada una de ellas.


ARTICULO V.


En lo que concierne a la manera, lugar y epo'a del pago
de las diferentes parties alicuotas, las altas pAirtes contra-
tantes se remiten a los arreglos particulares que se hayan
concluido o se concluyeren entire cada una de ellas y el Go-
bierno belga.




-10-


ARTICULO VI.

La ejecuci6n de los compromises reciprocos contenidos
en cl present Tratado, esta subordinada, en cuanto fuere
necesario, al cumplimiento de las formalidades y reglas es-
tablecidas por las leyes constitucionales de aquellas de las
altas Partes contratantes que necesitan solicitar su apli-
caci6n, lo que se obligan a hacer en el ms breve plazo po-
sible.

ARTICULO VII.

Queda bien entendido que las disposiciones del articulo
30. no ser.in obligatorias mis que con respect a las Poten-
cias que han torado parte o se adhieren al Tratado de este
dia, siendo asi que. Su Majestad el Rey de los belgas se re-
scrva expresamente el derecho de arreglar el trato fiscal y
aduanero de los buques, pertenecientes'a las Potencias que
han quedado, o queden en lo sucesivo, fuera de este Tratado.

ARTICULO VIII.

El present Tratado sera ratificado, y las ratificaciones
se canjearan en Bruselas antes del 10. de Agosto de 1863, o
tan pronto coro sea possible, espirando este termino.
En f6 de lo cual los Plenipotenciarios, respectivamente,
lo han firmado y sellado con sus armas.
Hecho en Btuselas el 16 de Julio de 1863.
(L. S.)-M. IRIGOYEN.
(L. S.)-BoN. CH. HUGEL
(L. S.)--CH. ROGIER.
(L. S.)-BoN LAMBERMONT.
(L. S.)-J. T. Do AMARAL.
(L. S.)-M. CARVALLO.
(L. S.)-P. BILLE-BRAHE.
(L. S.)-DIEGO COELLO DE PORTUGAL Y QUESADA.
(L. S.)-MALARET.
(L. S.)-HOWARD DE WALDEN Y SEAFORD.
(L. S.)-VoN HODEMBERG.
(L. S.)-CTE. DE MONTALTO.
(L. S.)-VTE. DE SEISAL.
(L. S.)-SAVIGNY.
(L. S.)-ORLOFF.
(L. S.)-ADALBERT MANSBACH.
(L. S.)-GEFFCKEN.,
(L. S.)-C. WUSURUS.





-11 -


Tratado del 12 de Mayo de 1863 entire B6lgica y
los Paises Bajos. Anexado al Tratado General
del 16 de Julio de 1863.


Su Majestad el Rey de los Belgas y Su Majestad el Rey
de los Paises Bajos, Gran Duque de Luxemhurgo, habi6ndo-
se puesto de acuerdo, sobre las condiciones del rescate, por
via de Capitalizaci6n, del peaje establecido sobre la nave-
gaci6n del Escalda y de sus embocaduras por el parrafo 3
del articulo 9 del Tratado de 19 de abril de 1839, han re-
suelto concluir un Tratado especial a este respeeto y han
nombrado, como sus Plenipotenciarios;
Su Majestad el Rey de los Belgas:
Al Sefior Aldefonso, Alejandro, Felix Bar6n de Sardin,
Comendador de la Orden de Leopoldo, Condecorado con la
Cruz de Hierro, Comendador del Le6n Neerlandes, Caballero
Gran Cruz de la Corona de China, Gran Cruz y Comenda-
dor de muchas otras 6rdenes, Su Enviado y Ministro Pleni-
potenciario cerca de Su Majestad el Rey de los Paises Bajos.
Su Majestad el Rey de los Paises Bajos:
El SnFor Paul Vander Maesen de Sombreff, Caballero
Gran Cruz de la Orden de Nichan Iftihar de Tunez, Su Mi-
nistro de Negocios Extranjeros; Al Sefori Juan Rodolfo
Thorbecke, Caballero Gran Cruz de la Orden del Le6n Neer-
landes, Gran Cruz de la Orden de Leopoldo de Bl6gica y de
muchas otras Ordenes, Su Ministro del Interior,.y al Sefior
Gerardo, Heuri Betz, Su Ministro de Finanzas, los cuales
despu6s de haber canjeado sus plenos poderes, y haberlos
encontrado en buena y debida forma, han convenido en los
articulos siguientes:
Art. 19 -Su Majestad el Rey de los Paises Bajos renun-
cia para siempre, mediante una suma de diesiciete millones,
ciento euarentiunmil seicientos cuarcnta florines de los Pai-
ses Bajos, al derecho percibido sobre la navegaci6n del Es-
calda v sus desembocaduras en virtud del pArrafo 3 del Art.
9 del Tratado de 19 de Abril de 1839.
Art. 2-Esta suma sera pagada al Gobierno Neerlandes
por el Gobierno Belga de Amberes o en Amsterdam, a esco-
ger de 6ste filti'md, calculando el franco a 47 y 4 centimo de
los Paises Bajos, en esta forma.
Un tercio tan pronto como se haga el cambio de las ra-
tificaciones de este Tratado, y los otros dos tercios en tres:
plazos que se venceran: el 1o de Mayo de 1864, el 1Q de Ma-
yo de 1865 y el 10. de Mayo de 1866.





- 12-


Seri dejado a la voluntad del Gobierno Belga anticipar
los referidos plazos.
Art. 30.-A partir del pago del primer tercio, el.peaje de-
jarai de ser percibido por el Gobierno de los Paises Bajos.
Las sumas que no han sido inmediatamente canceladas
percibirAn un interns del 4 % al afio en provecho del Tesoro
neerlandes.
Art. 4. -Es entendido que la capitalizaci6n del peaje no
llevarA ningana dificultad a los compromises que resulten,
para los dos Estados, de los tratados en vigor en lo concer-
niente al Escalda
Art. 5. -Los derechos de pilotaje actualmente percibi-
dos sobre el Escalda se reduce:
en 20 % para los buques de vela
en 25 % para los buques remolcados
y en de 30 % para los barcos a vapor.
Queda convenido, ademis que los derechos de pilotaje so.
bre el Escalda no podrAn jams ser mAs elevados que los de-
rechos de pilotaje percibidos en la desembocadura del Mosa.
Art. 60. -El present Tratado serA ratificado. Las rati-
ficaciones serAn cambiadas en La Haya en el plazo de cua-
tro meses, o antes si fuera possible.
En f6 de lo cual los Plenipotenciarios mencionados lo
han firmado y sellado con sus sellos.
Hecho en la Haya el 12. de Mayo de 1864.
(LS) Bar6n du Jardin
(LS) P. Vad Der Maesen de Sombreff
(LS) Thorbeck
(LS) G. H. Bets

Protocolo Anexo al Tratado de 16 de Julio de
1863.

Los Plenipotenciarios suscritos habiendose reunido en
conferencia para determinar el Tratado General relative al
rescate del peaje del Escalda, y habiendo juzgado fitil antes
de formular-esta regla, esclarecer el alcance del Tratado con-
cluido el 12 de Mayo de 1863, entire B61gica y los.Paises Ba-
jos, han resuelto invitar al Ministro de los Paises Bajos a
tomar parte, para este efecto, en la conferencia.
El Plenipotenciario de los Paises Bajos ha aceptado gus-
toso esta invitaci6n y ha hecho la aclaraci6n siguiente:
El suscrito, Enviado Extraordinario y Ministro Pleni-
potenciario de Sun Majestad el Rey de los Paises Bajos, de-
clara, en virtud de, los poderes especiales que le han sido
conferidos, que la supresi6n del peaje del Escalda, consenti-





- 13 --


da por su augusto soberano en el Tratado de 12 de Mayo,
se aplica a todos los pabellones, que este peaje no podra res-
tablecerse bajo cualquiera forma y que esta supresi6n no im-
porta ninguna traba a las otras disposiciones del Tratado
de 19 de abril de 1863.

Bruselas, 15 dejulio de 1863.

(LS) Bar6n Gericke d' Herwynen

,, Se ha tornado acta de esta declaraci6n, que serA inser-
tada v anexa al Tratado General.

Hecho en Bruselas el 15 de julio de 1863.


(LS) Bar6n Gerick d' Hewyenn
,Bar6n de Hugel
,J. T de Amaral
,M. Carvallo
,P. Bille Brahe
,D. Coello de Portugal
,H. Y. Sanford
,Malaret.
,Howad de Walden et Seaford
,Von Hodemberg


(LS) Orloff
,Adalbert Mansbach
,C. Musurus
SGeffken
SCh. Rogier
,Bar6n Lamrbermant
,Conte de Montalto
,Man. Yrigoyen
,Visconde de Seisal
,, Savigni






COLECCION DE ACTOS INTER-
NACIONALES CELEBRADOS
POR LA REPUBLICAN DEL PERU.


6


TRATADO DE PAZ Y AMISTAD
CON LA
REPUBLICAN DE BOLIVIA
LIMA-1863


RECOPILADOS POR ALFREDO BENAVIDES Y DIEZ CANSECO,
JEFE DE LA SECTION DIPLOMATICA-i915.


















TRATADO DE PAZ Y AMISTAD

CON LA

REPUBLICAN DE BOLIVIA

JUAN ANTONIO PEZET

PRESIDENT CONSTITUTIONAL DE LA REP6BLICA DEL PERi

Por cunnto entire esta Republica y la de Bolivia, se ha cele-
brado en esta capital, por los respectivos Plenipotenciarios, en 5
de Noviembre de 1863. el siguiente

Tratado de Paz y Amistad

Las Repiblicas del Peru y de Bolivia, deseosas de poner pron-
to t&rmino a las diferencias que desgraciadamente, se habian sus-
citado entire ellas, y convencidas de que sus verdaderos interest.
exigen ijar una amistad sincere y constant, formando vinculo;
,strechos, no s61o entire los Gobiernos de ambos pauses, sino en-
tre los mismos pueblos, afianzando los principios que sirven de
base a sus instituciones y que deben former el fundamento del de-
recho pfiblico americano; han convenido en celebrar un Tratado
de paz y amistad. Con este fin, S. E. el Presidente Constitucio-
nal de la Repiblica del Per6, General D. Juan Antonio Pezet, ha
nombrado por Ministro Plenipotenciario al Presidente del Conse-
jo, Ministro de Relaciones Exteriores Dr. D. Juan Antonio Ri-
beyro; y S. E. el Presidente Constitucional de la Rep6blica de
Bolivia, General D. Jose Maria Acha al Dr. D. Juan de la Cruz
Benavente, asistidos del official Mayor del Ministerio de Relacio-
nes Exteriores del Peri, Dr. D. Jose Antonio Barrenechea como
Secretario; los que, despu6s de haber canjeado sus respectivos
plenos poderes y encontrAndolos en buena y debida forma, han
convenido en los articulos siguientes;








ARTfCULO I

Quedan relegados a perpetuo olvido los agravios que se ha-
yan inferido ambos pauses, declarandose satisfechos con las expli-
caciones reciprocas que se han dado los Plenipotenciarios a nom-
bre de sus respectivos Gobiernos. Y habiendo manifestado el Ple-
nipotenciario peruano que habia una ofensa especial hecha al pa-
bell6n de la Repiblica por un jefe del ej4rcito de Bolivia, expuso
el Plenipotenciario boliviano, y qued6 mutuanente convenido y
aceptado: que, ese acto, segun se comprende por los mismos docu-
mentos que se le han presentado, tuvo lugar en una 6poca anor-
mal para su pals, y fu6 obra exclusive de la impremeditaci6n de
un funcionario military subalterno en que Bolivia no tom6 part:
que, muy al contrario, la Repuiblica y su actual Gobierno lo tenian
altamente desaprobado, dando despu6s de tan desagradable suce-
so, pruebas inequivocas de su benevolencia y cordial amistad por
el Peru y su Gobierno.

ARTICULO II

Por consecuencia de las declaraciones contenidas en el articu-
lo anterior, quedan restablecidas entire ambas Repiblicas las rela-
ciones de paz, amistad, armonfa y buena inteligencia necesarias
para su comun prosperidad, y se comprometen a afianzarlas por
todos los medios que est6n a su alcance.

ARTICULO III

Las dos altas parties contratantes, convencidas de qte sui inde-
pendencia y el mantenimiento de las instituciones americanas, son
condiciones indispensables para su conservaci6n y su progress, de-
claran: que cualquier ataqie exterior dirigido contra algunos de
aquellos inestimables bienes respect' de la una, sera mirado poi
la otra, como un ataque dirigido contra ella misma; y estipulan
que se ayudarAn reciprocamente p.ra salvar su independencia y
sas instituciones fundamentals.

ARTICULO IV

Atnbas parties c'ontratantes, deseosas de estrechar tamblen las
relaciones civiles de sus respectivos ciudadanos, y de establecer
entire ellas ana uni6n intima en provecho comun, declaran: qu'e


-4-





-5-


las resoluciones en material civil, expedidas por los Tribunales y
juzgados de la una,serin cumplidas por la otra;y por consiguiente,
que las sentencias definitivas en material civil, con fuerza de cosa
iuzgada, dadas por los Tribunales peruanos serAn ejecutadas en
Bolivia, y reciprocamente las de Bolivia en el Peru, con tal de
que dichas resoluciones o sentencias no se opongan, ni en cuanto
a las cosas, ni en cuanto a las personas, a la Constituci6n y a las
eyes del pais que deba hacer la ejecuci6n, y de que se hallen de-
bidamente legalizadas. La ejecuci6n podrA hacerse a solicitud de
parte, o a mirito de comisiones rogatorias de las autoridades res-
pectivas.
ARTICULO V

Los ciudadanos de cada una de las altas parties contratan-
tes tendran en los terretitorios de la otra, respectivamente, enter
libertad para efectuar sus compras y ventas, transaciones y demAs
contratos y para establecer sus condiciones legales y fijar el pre-
cio de los articulos, mercaderias 1i otros objetos naturales, manu-
facturados o industriales, sean nacionales o importados y ora los
vendan en el interior o los destinen a la exportaci6n; pero con-
formindose invariablemente a las leyes y reglamentos del pais.

ARTICULO VI

Los ciudadanos de cada una de las dos Rep6blicas tendrAn
dentro de la jurisdicci6u de la otra, el derecho de adquirir, poseer
y disponer por compra-venta, testamento, donaci6n, cambio, ma,
trimonio o de cualquier otro modo, bienes muebles e inmuebles,
derechos y acciones; y sus herederos o legatarios que lo fuesen por
testamento o ab-intestato, podrAn entrar en posesi6n de la herencia
sin impediment alguno y disponer de ella a su voluntad, sin pa-
gar otros o mas altos derechos de sucesi6n o de otra especie, que
aquellos a que, en casos semejantes, estuvieren sujetos los nacio-
nales del pais en que los hienes se encuentren. A falta de herede-
ros o representantes, la propiedad sera tratada de la misma mane-
ra que en circunstancias iguales, lo serian las propiedades perte-
necientes a nacionales.

ARTICULO VII

Los ciudadanos de cada una de las altas parties contratantes,
estarin en los territories de la otra excentos de todo servicio per-
sonal, asi en el ej6rcito y armada, como en las guardian o milicias
nacionales, y de toda otra contribuci6n de guerra, empr6stito for-





-6-


zoso, requisiciones o servicios militares, cualesquiera que sean: en-
todo caso no estarkn sujetos por sus propiedades a otras cargas,
exacciones o impuestbs, que aquellos a que estAn sometidos Ics
ciudadanow del pais.

ARTICULO VIII

Los individuos de tropa peruanos, enrolados en el ej6rcito de
Bolivia y los bolivianos en el del Peri, podran retirarse del servi-
cio para permanecer en el pafs o retirarse a su patria, tan luego
como manifiesten su voluntad de hacerlo: salvo los contratos a
que se hubiesen obligado.

ARTICULO IX

Los ciudadanos de las dos Repfblicas gozarAn en ambos
pauses, reciprocamente, de la mks amplia y constant protecci6n
en sus personas y propiedades, lo mismo que en el ejercicio de su
industrial y comercio; tendrAn en consecnencia, libre y facil access
a los Tribunales de Justicia para la demand y defense de sus
derechos, en todas las instancias y en todos los grades estableci-
dos por las leyes; tendrAn libertad de emplear los abogados, man-
datarios; agents e int6rpretes que juzgeh convenient; finalmente,
gozaran en el particular, de los mismos derechos y privilegios,
que estin o fueren concedidos a los nacionales, quedando someti-
dos a las mismas condiciones que estos.

ARTfCULO X

Los ciudadanos de cada una de las parties contratantes, no
podrin pretender indemnizaci6n de la otra, por accidents casua-
les,acaecidos sin culpa de las autoridades constituidas, ni por
p6rdidas que sufran, mezclAndose en los negocios politicos del
pals en que residan, ni por la prisi6n, sometimiento a juicio o de-
mAs consecuencias que pudieran sobrevenirles, si se presentasen
a servir a jefes revolucionarios con sus personas o con sus bienes.
En los casos de prisi6n illegal, deberkn dirigirse a los Tribunales
para obtener de ellos las reparaciones e indemnizaciones conve-
nientes contra los que la hayan ocasionado y decretado.

ARTICULO XI

Ni por las causes anteriores, ni por cualesquiera otras, se ha-
ran ni admitiran reclamaciones diplomaticas por una de las par-






-7-


tes contratantes contra la otra, durante el seguimiento legal de los
juicios, y concluidos definitivamente y agotados los recursos ordi-
narios y extraordinarios que reconocen las leyes, solo tendran lu-
gar, en los casos en que conforme a ellas y los principios del de-
recho, haya injusticia notoria.

ARTICULO XII

Las parties contrantes convienen en entregarse reciprocamen-
te los incendiarios, piratas,asesinos alevosos, falsificadores de mo-
neda, de escrituras piblicas o de documents de comercio, que-
brados fraudulentos, ladrones famosos, funcionarios pfblicos per-
seguidos por sustraci6n de fondos del Estado, y en general los
reos de crimenes atroces, cuando sean reclamados por el Gobierno
de la una Repdblica al de la otra, por conduct del Ministerio de
Relaciones Exteriores, con copia certificada de la sentencia defini-
tiva dada en dltima instancia por Tribunal competent. Queda
convenido que, cuando el reo deba ser sometido a juicio por otro
delitc cometido en el pais donde se hubiese refugiado, no se veri-
ficarA la extradici6n hasta despu6s de pronunciada y ejecutada la
sentencia.

ARTICULO XIII


Ambas parties contratantes se comprometen a no conceder
asilo a los que traicionando la causa de la America, atacasen o
celebrasen pactos con el objeto de destruir la independencia y las
instituciones fundamentals de cualquiera de las Repdblicas
hispano-americanas, con tal de que haya recaido sobre tales reos
sentencia definitive pronunciada en l6tima instancia por los Tri-
bunales de justicia de dichas Rep6blicas.

ARTICULO XIV

La Repdblica de Bolivia se compromete a no emitir moneda
feble; y ambas parties contratantes a ejecutar unicamente sus ilti-
mas leyes monetarias de 14 de Febrero de 1863 y de 29 de Julio
del mismo afio que se hallan establecidas sobre id6nticos princi-
pios y condiciones.
Se deja para una negociaci6n posterior el exAmen y discusi6n
de las reclamaciones sobre indennizaci6n pecuniaria a que el Peri
alega derecho contra Bolivia, a consecuencia de las estipulaciones
que contuvo el Tratado de Arequipa.





-8-


ARTICULO XV

D6jase igualmente para una negociaci6n posterior, el exAmen
y discusi6n de las reclamaciones hechas por el Pcru a Bolivia
sobre el pago que aquel alega tener derecho por los gastos verifi-
cados en la independencia comun.

ARTfCULO XVI

Si a pesar del sincere prop6sito de ambas parties contratantes,
de no ocurrir jamrs a las armas para terminar las diferencias que
pudieren sobrevenir, y de las estipulaciones del present Tratados
legase desgraciadamente a turbarse la paz entire ambas Naciones,
queda convenido: que los ciudadanos de una de ellas que residan
en el territorio de la otra, ejerciendo el comercio o cualquiera otra
profesi6n o industrial, podrAn permanecer y continuar sus nego-
cios, en tanto que vivan pacificamente y no cometan ofensa alguna
contra las leyes. En caso de que su conduct los hiciese justtaen-
te sospechosos y perdiesen asi aquel privilegio, los respectivos
Gobiernos, si juzgasen oportuno mandarlos salir del pais, les con-
cederan el t4rmino de dos a seis meses, contados desde la publi-
caci6n o intimaci6n de la orden, para que en 61 puedan arreglar
sus intereses y retirarse con sus families, efectos y propiedades, a
cuyo fin se les darA el necesario salvo-conducto.

ARTICULO XVII

Debe no obstante, entenderse que a las personas asi sospecho-
sas pueden tambi6n los Gobiernos respectivos trasladarlas dentro
de sus propios territories, a los lugares que tengan por convenien-
te designer y que no sean insalubres; pero s6lo por el tiempo que
fuese indispensablemente necesario y en el caso de que ellas no
prefieran dejar el pais.

ARTICULO XVIII

Si a pesar de las estipulaciones del present Tratado, una de
las parties contratantes declarase la guerra a la otra, las propieda-
des o bienes de cualquiera naturaleza que sean, de los ciudadanos
respectivos, no podrAn someterse a ning6n genero de confiscacio-
nes o secuestro, ni a otros cargos o impuestos que los que se exi-
jan a los nacionales. Durante la interrnpci6n de la paz, tampoco








podrAn ser tomadas, secuestradas ni confiscadas las cantidades que
se les deban por particulares, ni los cr6ditos pdblicos, las acciones
de Bancos, ni otras que les pertenezcan.

ARTICULO XIX

Cada una de las parties contratantes podrA dar asilo a los de-
sertores de la otra; pero debera devolver el armamento, caballos y
equipos que 6stos Ileven consigo, debi6ndolos entregar, para el
efecto, a ]a primera autoridad fronteriza del Estado a que perte-
nezcan.
ARTICULO XX

Ninguno de los dos Estados dari servicio bajo su pabell6n a
los desertores de que habla el articulo anterior.

ARTICULO XXI

Ambas parties contratantes en el prop6sito de alejar todo mo-
tivo de mala inteligencia entire ellas, se comprometen a arreglar
definitivamente los limits de sus respectivos territories, noni-
brando, dentro del termino que de comfn acuerdo se design, des-
pups del change de las ratificaciones del present Tratado, una
Comisi6n mixta que levante la carta topogrAfica de las fronteras y
verifique la demarcaci6n, con arreglo a los datos e instrucciones
que se darAn oportunamente, por ambas parties y cuyos trabajos
se tendrAn presents para un Tratado de limits que serA desp.uks
prontamente celebrado.

ARTICULO XXII

Mientras se realice lo dispuesto en el articulo anterior, se re-
conocerin y respetarAn los actuales limits.

ARTICULO XXIII

Ambas parties contratantes se comprometen a celebrar, con-
cluido que sea el present Tratado, y cuando mas tarde dentro de
cuatro meses despu6s que lo hayan firmado los Plenipotenciarios,
uno de comercio y de aduanas, en el que se incluirA una Conven-
ci6n Consular, teniendose, desde ahora, entendido que se permit




- 10 -


el establecimiento de C6nsules, lo mismo que se hace con las Na-
clones mas favorecidas, y con sus respectivos empleados consu-
la res.
Convienen igualmente en prestar -la mas Amplia libertad pa-
ra el comercio reciproco de ambos paises y en establecer complete
exenci6n de derechos para los products naturales de las dos.
Por consecuencin, se cobrari s6lo los que se conocen con el nom-
bre de municiales,como peaje,pontazgo y demAs que se reputan co-
ino retribuci6n de los servicios que recibe el comerciante, y no
comno impuestos.
ARTICULO XXIV

lientras se hnce el Tratado de comercio, las relaciones mer-
cantiles se mantendran en el estado en queactualmente se encuen-
tran, y continuarI, por consiguiente, para Bolivia la absolute li-
bertad de transit, que hoy disfruta por Arica para todos los
products de su suelo e industrial que export al exterior, asi com.o
para Ins mercaderias de ultramar que se internan a Bolivia por
aquella via.
ARTICULO XXV

Ambas parties contratantes se comprometen tambi6n a cele-
brar una Convenci6n Postal que facility y asegure la correspon-
dencia epistolar entire las dos Naciones.

ARTICULO XXVI

Las RepFblicas del Perd y de Bolivia, obedeciendo a sus
comunes antecedentes sociales,a las exigencias de la actualidad y
a los principios que deben regir en todos los pueblos de Am6rica,
declaran: que las cuestiones que pudieran desgraciadamente sus-
citarse entire ellas, bien sea por la mala inteligencia de alguno de
los articulos del present Tratado, o por cualquier otro motivo,
no se decidirin jams por la fuerza armada. Declaran: que la-
guerra no ser el medio de liacerse reciproca justicia, ni de obli-
garse al cumplimiento de este Tratado, ni de los que en adelante
se celebren; y, en el caso de que desgraciadamente legase a inte-
rrumpirse la buena armonia que existe, y que procuraran conser-
var por todos los medios posibles, se dirigirin una exposicion fun-
dada que contenga las exigencias de la una contra la otra; y, si
ni ain asi se obtuviese la debida reparacion, convienen, uesde
ahora, en someter la decision de las diferencias que sobrevinieren
al arbitraje de algunos de los Gobiernos de este o del otro conti-
nente; y, si no pudiesen convenir en cuanto a la election de arbi-




- 11 -


tmo, cada una de las dos Republicas designarA el suyo para que
ambos Arbitros resuelvan la cuesti6n y escojan el tercero dirimente
que, en caso de disco rdia ponga trmnino a ella.
Se obligan solemnemente, desde ahora, las dos altas parties
contratantes, bajo la garantia del honor national, a cumplir i1
resoluci6n arbitral sin opener excepci6n alguna.

ARTICULO XXVII

Las mismas parties contratantes declaran y estipulan, que, si
uno o mis ciudadanos de una u otra Repfiblica quebrantasen al-
guno o algunos de los articulos contenidos en el present Tratado,
dichos ciudadanos serAn personalmente responsables de la infrac-
ci6n, sin que por esto se interrumpan la buena armonia y la reci-
proca amistad de ambas Naciones, las que se obligan a no proteger
a aquellos infractorea.

ARTICULO XXVIII

El present Tratado se observara y estara en pleno vigor cua-
renta dias despues del change de ratificaciones, y se observara por
tiempo indefinido y s6lo dejarA de existir diez y ocho meses des-
puds de la fecha en que una de las altas parties contratantes noti-
fique a la otra la resoluci6n de terminarlo.

ARTICULO XXIX

El canje se verificarh en Sucre, sesenta dfas despues de la
ratificaci6n.
En fi de lo cual, los Plenipotenciarios respectivos ban firma-
do y sellado el present Tratado.
Hecho por duplicado en Lima, a los cinco dias del mes de
Novietnbre del afio de mil ochocientos sesenta y tres.
JUAN ANTONIO RIBEYRO.
(L. S.)
JUAN DE LA CRUZ BENAVENTE.
(L. S.)
-Jos. A. Barrenechea,
Official mayor.

Por tanto, y habiendo 'el Congreso del Perd aprobado cste
Tratado en 23 de Noviembre de 1864, bajo el principio de que l~




- 12 -


solicitud de la extradici6n de reos de crimenes atroces de que se
ocupa el articulo 12? se efectuara seg6n las eyes penales de cada
una de las parties contratantes; en uso de las facultades que la
Constituci6n de la Repiblica me concede, he venido en aceptarlo,
aprobarlo y ratificarlo, con la restricci6n indicada, teni4ndolo
como ley del Estado; y comprometiendo para su observancia el
honor national.
En f6 de lo cual firmo la present ratificaci6n, sellada con las
armas de la Rapdblica y refrendada por el Ministro de Estado en
el Despacho de Relaciones Exteriores, en Lima, a los veinte dias
del mes de Enero del aiio del Seflor, de mil ochocientos sesenta y
cinco.
JUAN ANTONIO PEZET.
PEDRO JOSE CALDER6N.




ACTA DE CANJE

En la ciudad de Lima, capital de la Repdblica del Peri, a los
veintiun dias del mes de Enero del ano del Sefior de mil ocho-
cientos sesenta y cinco. reunidos en el sal6n de audiencia del Mi-
nisterio de Relaciones Exteriores, los Excelentisimos Sefiores D.
Pedro Jos4 Calder6n, Ministro de dicho ramo, y D. Juan de la
Cruz Benavente, Ministro Plenipotenciario del Gobierno de la Re-
piblica de Bolivia, cerca del de 6sta y al Congreso Americano,
con el objeto de proceder al canje de las respectivas ratificaciones
del Tratado de paz y amistad concluido en esta capital, por los
Plenipotenciarios de ambos Gobiernos en 5 de Noviembre de 1863;
despues de haberse manifestado los plenos poderes del caso, y
encontrAndolos en buena y debida forma, el Excmo. Sr. D. Pedro
Jose Calderon expuso que: el Congreso peruano habia aprobado el
Tratado material del canje, no s6lo con la exclusion del articulo 19
del proyecto primitive, hecha por el Congreso de Bolivia, sino,
ademas, bajo el principio de que la solicitud de la extradicion de reos
de crimenes'atroces de que se ocupa el articulo 12?, se efectuara se-
gfin lo prescriban las leyes penales de cada una de las parties con-
tratantes; disponiendo que esto Altimo sea declarado asi por me-
dio de cartas reversales. Y habiendo el Excmo. Sr. D. Juan de la
Cruz Benavente aceptado esta exposition, y reconocido que la
resolution del Congreso del Peri es conforme al espiritu que ani-
m6 a los Plenipotenciarios de las parties contratantes y al objeto
que se propusieron al estipular el citado articulo 129, qued6 con-
venido, que la referida extradicion de reos de crimenes atroces se
solicitari y concedera respectivamente por el Per6 y Bolivia, se-





13 -

gun lo que disponen, o en adelnnte dispusieren las leyes de cada
Estado; lo cual se declararA asi, a mayor abundamiento, y segin
la resolution del Congreso peruano, por mediode cartas reversales,
que serAn canjeadas oportunamente.
En seguida, procedieron a la lectura y confrontation de los
instruments material del canje, y, habi6ndolos hallado exactos y
en perfect conformidad, verificaron el mencionado acto.
Eri f6 de lo cual, los infrascritos redactaron la present acta,
firmAndola por duplicado,y poniendo en ella sus correspondientes
sellos, en Lima, a los veintiun dias del mes Enero del afo del
Sefior de mil ochocientos sesenta y cinco.

PEDRO JOSE CALDERON.
(L. S.)
JUAN DE LA CRUZ BENAVENTE.
(L. S.)





COLECCION DE ACTOS INTER-
NACIONALES CELEBRADOS
POR LA REPUBLICAN )EL PERU.


7



CONVENTION POSTAL
CON LA
REPUBLICAN DE BOLIVIA
LIIMA-1864


RECOPILAPOS POR ALFREDO BENAVIDES Y DIEZ CAMSECO,
JElE p LB. SKECC6N DIPLOMATICA.-1915,

















CONVENCION POSTAL


CON LA

REPUBLICAN DE BOLIVIA

LIMA-1864

JUAN ANTONIO PEZET,

PRESIDENT CONSTITUTIONAL DE LA REPUBLICAN DEL PERfT.


Por cuanto, entire las Repuiblicas del Perui y de Bolivia
se ha celebrado en esta capital por los respectivos Plenipo-
tenciarios en 25 de Mayo de 1864 la siguiente Convenci6n
Postal:
Deseando los Gobiernos del Peri y de Bolivia estrechar
mis los vinculos de amistad que felizmente los unen, y exten-
der sus relaciones internacionales de una manera convenien-
te a los interests y necesidades de ambos paises, han resuel-
to ajustar una

Convenci6n Postal.

que satisfaga las exigencias del comercio, facility la corres-
pondencia tanto official como privada y garantice el secret
inviolable de las cartas; y al efecto han nombrado por sus
Pienipotenciarios, a saber: S. E. el Presidente Constitucional
de la Repfblica del Peri, General D. Juan Antonio Pezet al
Sr. Dr. D. Juan Antonio Ribeyro, Vocal de la Corte Suprema
de Justicia. I'residente del Consejo de Ministros y Ministro





-4-


de Relaciones Exteriores; y S. E. el Presidente Constitucional
de Bolivia General D. Jose Maria de Achi al Sr. Dr. D. Juan
de la Cruz Benavente, Plenipotenciario para el Congreso
Americano y abogado de Bolivia y del Peri: los que despues
de haberse comunicado sus respectivos plenos poderes y en-
contrdndolos en debida forma, han convenido en los articu-
los siguientes:

ARTfCULO I.

La correspondencia de particulares que de cualquier otro
punto del territorio de Bolivia y la que de Bolivia se dirija
al Peri, franqueada en la administraci6n de correos de su
procedencia respective, circularA libremente y se entregara
sin ning6n gravamen ni porte adicional en la estafeta de su
destino.

ARTfICLO II.

La correspondencia official entire Bolivia y el Perfi serA
libre de porte y de todo otro derecho de conducci6n, tanto
en las oficinas de su procedencia como en las de su destino.

ARTICULO III.

Entre la correspondencia official se considerarAn no s61o
los despachos que los dos Gobiernos se envien respectiva-
mente, los que estos dirijan a sus Agentes DiplomAticos y
Consulares y los que reciban de ellos, sino los oficios que,
para el mejor servicio, se escriban entire si dichos Agentes o
por medio de las autoridades de sus respectivos paises.

ARTICULO IV.

Convienen igualmente las altas parties contratantes en
la libre conducci6n, por sus correos respectivos, de peri6di-
cos, folletos, publicaciones de documents oficiales y de cual-
quier otro impreso destinado a la circulaci6n.
Por ningfin motive se detendrA n los paquetes de impre-
sos en las oficinas de correos y cuando las valijas de los de
tierra no sean suficientes para darles pronta direcci6n, em-
plearan los Administradores respectivos los medios supleto-




-5-


rios que sean mis oportunos para darles curso con toda
regularidad.

ARTICULO V.

Las correspondencias official y particular franqueadas en
la oficina de su procedencia y los paquetes de impresos que
se dirijan de una de las dos Republicas contratantes a un
tercer Estado en transito por las estafetas de la otra, serdn
encaminadas a su destiny con toda prontitud y sin ningin
gravamen. (1)

ARTICULO VI.

Ambas parties contratantes, persuadidas del fin altamen-
te social de respetar el secret de la correspondencia episto-
lar, se comprometen a velar por su conservaci6n inalterable,
conforme con los principios de moral y sus respectivas leyes
na,cionales, procurando que no se detenga carta alguna en
su curso ni se manifieste direct o indirectamente su conteni-
do, contra la voluntad de sus legitimos duefios.

ARTICULO VII.

La march de los correos de ambas Repfiblicas estarA
constantemente arreglada al movimiento de los vapores, a
fin de procurar que Ileguen al Peri el dia anterior al desig-
nado para el arribo de 6stos, y regresen a Bolivia al siguien-
te de la partida de cada vapor.

ARTICULO VIII.

Las dos altas parties contratantes, con el fin de que las
estipulaciones que contiene la present Convenci6n, tengan
exacto cumplimiento, se obligan a dar las 6rdenes conve-
nientes para el mejor servicio de las postas en sus respecti-
vos territories y muy especialmente para que se construyan
las que fuere necesario establecer entire Tacna y las ciudades
de Oruro y La Paz.
Se comprometen tambidn a conservar expeditas y segu-
ras sus vias de comunicaci6n y a proteger, de acuerdo con

(1) Este articulo ha sido reformado. El protocolo respective se inserta
mis adelante.




-6-


sus instituciones e intereses peculiares, todas las empresas
que contribuyan al mejoramiento del important ramo de
correos, considerAindose en 6stas muy especialmente el esta-
blecimiento de lines telegrdficas, de ferro-carriles y navega-
ci6n fluvial.

ARTICULO IX.

Tan luego corno las exigencias del comercio hagan indis-
pensable la adopci6n de medidas para facilitar la comunica-
ci6n por la via de Oruro a Tarapaca, hoy poco transitada,
los dos Gobiernos, previo acuerdo, expedirin las 6rdenes ne-
cesarias para el establecimiento de las postas convenientes
en sus respectivos territories.

ARTICULO X.

La present Convenci6n durara por cinco afios. Si feneci-
do el termino, ninguna de las altas parties contra tantes hn-
biese notificado a la otra su voluntad de que termine, conti-
nuarA vigente hasta que la notificaci6n tcnga lugar. En este
caso cesardn sus efectos doce meses despu&s de que 6sta se
hava efectuado.

ARTICULO XI.

El canje de las ratificaciones se verificarA en Lima o en
Sucre, sesenta dias despu6s de la filtima aprobaci6n, y que-
dara esta Convenci6n en pleno vigor y fuerza a los cuarenta
dias de realizado el canje.
En f6 de lo cual, los infrascritos Plenipotenciarios firma-
ron y sellaron por duplicado la present Convenci6n, en Li-
ma a los veinticinco dias del mes de Mayo del afio del Sefior
de mil ochocientos sesenta y cuatro.

JUAN ANTONIO RIBEYRO.

JUAN DE LA CRUZ BENAVENTE

Por tanto, y habiendo el Congreso del Peri aprobado
esta Convenci6n en 23 de Noviembre del citado ano de 1864;
en uso de las facultades que la Constituci6n de la Repfiblica




-7-


me concede, he venido en aceptarla, aprobarla y ratificarla,
teniendola como ley del Estado, y comprometiendo para su
observancia el honor national.
En f6 de lo cual firmo la present ratificaci6n, sellada
con las armas de la Rep6blica y refrendada por el Ministro
de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores, en Lima,
a los veinte dias del mes de Enero del aio del Sefior de mil
ochocientos sesenta y cinco.

JUAN ANTONIO PEZET

PEDRO JosE CALDERON





ACTA DE CANJE

En la ciudad de Lima, capital de la Repfiblica del Per6,
a los veintiun dias del mes de Enero del afo del Sefor de mil
ochocientos sesenta y cinco, reunidos en el salon de audien-
cia del Ministerio de Relaciones Exteriores, los Excmos. Se.
iores D. Pedro Jos6 Calder6n, Ministro de dicho ramo, v D.
Juan de la Cruz Benavente, Ministro Plenipotenciario -del
Gobierno de la Repiblica de Bolivia, cerca del de ista y al
Congress Americano, con el objeto de proceder al canje de
las respectivas ratificaciones de la Convenci6n Postal con-
cluida en esta capital por los Plenipotenciarios de ambos
Gobiernos en 25 de Mayo del afio pasado de 1864, despu6s
de haberse manifestado los plenos poderes del caso, y encon-
trAndolos en buena y debida forma, procedieron a la lecture
y confrontaci6n de los instruments material del canje, y ha-
bi6ndolos hallado exactos y en perfect conformidad, verifi-
caron el mencionado acto.
En f6 de lo cual, los infrascritos redactaron la present
acta, firmindola por duplicado, y poniendo en ella sus co-
rrespondientes sello-, en lAim a fos veintiun dias del mes de
Enero del afio del Sefior de mil ochocientos sesenta v cinco

PaDRO JosE CALDERON
(L. S.)

JUAN DE LA CRUZ BENAVENTE
(L. S.)





-8-


PROTOCOL



REFORMA DEL ARTICULO 50. DE LA CONVENTION POSTAL
DE 1864)


En la ciudad de Sucre, capital de la Repiblica de Bolivia,
a los veinte dias del mes de Diciembre de mil ochocientos
ochenta y siete, reunidos en el sal6n del despacho del Depar-
tamento de Relaciones Exteriores, el Ministro del Ramo Dr.
D. Ladislao Cabrera y el Sr. Enviado Extraordinario y Mi-
nistro Plenipotenciario de la Rep6blica del Perf Dr. D. Ma-
nuel Maria del Valle, con el objeto de fijar un acuerdo relati-
vo a la reform del articulo 5. del Tratado Postal, celebra-
do entire las Rep6blicas de Bolivia y el Peri, en veinticinco
de Mayo de mil ochocientos sesenta y cuatro.
El Excmo. Senor Ministro del Peri expuso: que su Go.
bierno estimaba necesario fijar de una manera convenient
el procedimiento que debia observarse para el trasporte
de la correspondencia originaria de Bolivia con destino a
otros paises, por intermedio de sus oficinas; que la Conven-
ci6n Postal celebrada entire Bolivia y el Perf en veinticinco
de Mayo de mil ochocientos sesenta y cuatro no estaba de
acuerdo en su articulo 5 con el 49, 59, 69 y 79 de la Uni6n
Postal Universal, que s6lo impone a los paises contratantes
la obiigaci6n de trasportar la correspondencia por medio
de los servicios maritimos y terrestres propios de un pais
de la Uni6n o dependientes de 61, rigierido s61o bajo este
supuesto, de una manera invariable, la tarifa establecida
por el articulo 49
Si para mayor esclarecimiento fuese necesario recorder
el texto de alguno de los articulos mencionados, bastaria
tomar nota de lo dispuesto en el 39, que al calificar los servi-
cios de trasporte establece expresamente: "que salvo arre-
glo contrario, se consider como servicio de tercero, los
trasportes maritimos efectuados directamente entire dos pai-
ses por medio de paquetes o.buques dependientes de uno de
ellos." La administraci6n peruana, carece precisamente de
esta clase de servicios, para el trasporte maritime, en las
aguas de su litoral, para encaminar la correspondencia que
recibe en transito de Bolivia. No teniendo el Peru un servicio
maritime dependiente de la Uni6n, ni sujeto a sus disposi-





-9-


clones, no hay justicia en lo estatuido en el articulo 5 del
pacto vigente, que le impone el deber de dirigir a su destino,
sin ningfn gravamen, la correspondencia official y particular
de Bolivia franqueada en la oficina de su procedencia y los
paquetes de impresos que dirija a, un tercer Estado, en trin-
sito por sus estafetas.
Fl trasporte de la correspondencia por el Pacifico, impo-
ne a la Administraci6n peruana gastos considerable, tefiien-
do ademas que abonar a los praises intermedios el trAnsito
maritime y terrestre, con sujeci6n a la tarifa establecida
en la Uni6n Postal Universal.
El Gobierno del Representante que habla, animado del
vivo deseo de prestar a la Repfiblica de Bolivia todo genero
de facilidades en los diversos ramos de su administraci6n,
anhela tambien continuarle prestando los de su servicio pos-
tal a tenor de la Convenci6n vigente; pero necesita resguar-
dar sus intereses fiscales, hoy s6riamente comprometidos, y
establecer en el pacto la perfect reciprocidad que da siempre
a los de su especie el atributode justicia que debe presidirlos.
El Ministro del Peril se veria obligado a desahuciar el
articulo 5 de la Convenci6n Postal de veinticinco de Mayo
de mil ochocientos sesenta y cuatro, y si este procedimiento
ofreciere alguna dificultad, ajuicio de la Cancilleria de Boli-
via, desahuciaria la Convenci6n misma; pero ha querido an-
tes su Gobierno intentar la modificaci6n del articulo 50, en
el sentido de que la correspondencia escrita, asi como los di-
versos objetos franqueados en la oficina de su procedencia,
que se dirijan de una de las Rep6blicas contratantes a un
tercer Estado, en trAnsito por las estafetas de la otra, sea
enviada a su destiny por la via mas rApida y con arreglo a
las disposiciones de laiUni6n Postal Universal.
Asi el articulo, material de las observaciones del Plenipo-
tenciario del Perfi, concilia los reciprocos y bien entendidos
intereses de ambos paises y estA en perfect acuerdo con el
Pacto Universal, que dispone el pago de los servicios del
trinsito, conforme a una tarifa general.
El Ministro del Per6 reclama todala consideraci6n del Sr.
Ministro de Relaciones Exteriores, hacia la necesicdad y con-
veniencia de la reform que le propone y con la cual puede la
Repiblica de Bolivia mantener fAcilmente su comunicaci6n
con todos los paises de la Liga, quedando por lo demas en
vigencia las otras importantes disposiciones del pacto, que
seguiran prestando el 6til servicio de la comunicaci6n pos-
tal entire los dos pauses.
El expresado Plenipotenciario concluye insinuando la
reform del articulo en estos terminos:





-10-


ARTICULO V.

"La correspondencia escrita, asi como los "diversos ob-
jetos", franqueados en la oficina de su procedencia, que se
dirijan de una de las dos Rep6blicas contratantes a un ter-
cel" Estado, en trAnsito por las estafetas de la otra, sera en-
Viada a su destiny con toda prontitud por la via mis r.Api-
da y con arreglo a las disposiciones de la Uni6n Postal
' universal "
El Senior Ministro de Relaciones Exteriores, defiriendo a
las razones aducidas por el Excelentisimo Sefior Ministro
del Peri a nombre de su Gobierno, y teniendo en cuenta los
cordiales vinculos de fraternidad existente entire ambos pai-
ses, acept6 la indicada reform en los t&rminos propuestos;
dejando por tanto nulo y sin ning6n valor el articulo 5" del
citado pacto de mil ochocientos sesenta y cuatro.
Este acuerdo sera sometido A la consideraci6n de la
pr6xima Legislatura de ainmas Naciones para que sea apro-
bado.
En f6 de lo cual, los Excelentisimos Sefiores Ministros de
Relaciones Exteriores de Bolivia y Enviado Extraordinario
y Ministro Plenipotenciario del Peri, debidamente autoriza-
dos por sus respectivos Gobiernos, firmaron y sellaron en
dos ejemplares del mismo tenor el present Protocolo.

MANUEL MARIA DEL VALLE, LADISLAO CABRERA,
(L, S.) (L. S.)

Cesar A. Snavedra, Guillermo Sangin6s
Secretario. Secretario.




Lima, Octubre 24 de 1888

Excmo. Senior:

El Congress ha aprobado la reform del articulo 59 de
la Convenci6n Postal de 25 de Mayo de 1864., en los termi-
nos que aparecen del Protocolo celebrado el 20 de Diciembre
de 1887 entire el Plenipotenciario del Peru y el Ministro de
Relaciones Exteriores de Bolivia.




- 11 -


Lo comunicamos a V. E. para su inteligencia y fines con-
siguientes.

Dios guard a V. E.


MANUEL MARIA DEL VALLE,
President del Congreso


Leonidas Cardenas,
Secretario del Congreso.


Daniel de los Heros,
Secretario del Congreso.


Al Exemo. Senior Presidente de la Repfiblica.


Lima, Octubre 30 de 1888,


Cfimplase, comuniquese, registrese y publiquese.

Rfbrica de S. E.


ALZAMORA








COLECCION DE ACTOS INTER-|
NACIONALES CELEBRADOS
POR LA REPUBLICAN DEL PERU.










CONVENTION PARA MEJORAR LA

SUERTE DE LOS MILITARES HERI-

DOS EN LOS EJERCITOS EN

CAMPANA. CONFERENCE DE

GINEBRA-1864


RECOPILADOS POR ALFREDO BENAVIDES Y DIEZ CANSECO,
JEFE DE LA SECCI6N DIPLOMATICA.-1915.









































































































1
















CONVENTION PARA MEJORAR LA

SUERTE DE LOS MILITARES HERIDOS

EN LOS EJERCITOS EN CAMPAIA

CONFERENCIA DE GINEBRA-1864 t


La Confederaci6n Suiza, Su Alteza Real el Gran Duque de
Baden, Su Majestad el Rey de los Belgas, Su Majestad. el
Rev de Dinamarca, Su Majestad la Reina de Espafia, Su Ma-
jestad el Emperador de los Franceses, Su Alteza Real el Gran
Duque de Hesse, Su Majestad el Rey de Italia, Su Majestad
el Rey de los Paises Bajos, Su Majestad el Rey de Portugal
V de los Algarves, Su Majestad el Rey de Prusia, Su Majes-
tad el Rey de Wiirtemberg, animados por igual deseo de sua-
vizar, en cuanto de ellos depend, los males irreparables de
la guerra, de suprimir los rigores infitiles y mejorar la suerte
de los militares heridos sobre el campo de batalla, han re-
suelto concluir una Convenci6n con este objeto y han nom-
brado sus Plenipotenciarios, que son:
La Confederaci6n Suiza, al senior Guillermo Enrique Du-
four, Gran official de la Orden Imperial de la Legi6n de Ho-
nor, General en Jefe del EjBrcito Federal y miembro del Con-
sejo de los Estados.

(1) El 6 dejulio de 1906 se firm6 en Ginebra una nueva Convenci6n, a
la que el Perfi no ha prestado aun su aprobaci6n Constitucional. En con-
formidad con el Art. XXXI de la Convenci6n de 1906 (vaase Cong. Conf.
Inter. T. 4 pig. 438) la Convenci6n de 1864 debe considerarla vigente
el Peril hasta que la denuncie o apruebe la de 1906.
Vease Acto N. 50
Vease en el T. I. de Cong. y Conf. Inter. de Aranda las conferencias I. de
Paris de 1867; II de Berlin de 1869; III de Ginebra de 1884 y II de Carrl-
sruhe de 1887.






-4-


Al senior Gustavo Moynier, Presidente del Comit6 Inter-
nacional de Socorros para los militares heridos y de la Socie-
dad Ginebrina de Utilidad piblica, y al sefor Samuel Leh-
mann Coronel Federal, Medico en Jefe del Ej&rcito Federal,
miembro del Consejo Nacional.
Su Alteza Real el Gran Duque de Baden, al senior Rober-
to Volz, caballero de la Orden del Le6n Zaehritgen, doctor en
medicine, Consejero medico en la Direcci6n de asuntos mn-
dicos;
Y al senior Adolfo Steiner, caballero de la Orden del Le6n
de Zahringen, medico Mayor.
Su Majestad el Rey de los Belgas, al senor Augusto Vis-
chers, official de la Orden de Leopoldlo, Consejero del Conse-
jo de Minas.
Su Majestad el Rey de Dinamarca,, al senior Carlos Emi-
lio Fenger, Comendador de la Orden de Danebrog, conde-
corado con la Cruz de plata de la n-isma Orden, Gran Cruz
de la Orden de Leopoldo de B6lgica. etc., etc., su Consejero
de Estado.
Su Majestad la Reina de Espahia, al senior don Jose He-
riberto Garcia de Quevedo, Gentil hombre de su Cimara en
ejercicio, caballero de la Gran Cruz de Isabel la Cat61ica,
Comendador Numerario de la Orden de CArlos III. Caballe-
ro.de primer clase de la Orden Real y Militar de San Fer-
nando, Oficial de la Legi6n de Honor de Francia, su Minis-
tro Residente cerca de la Confederaci6n Suiza.
Su Majestad el Emperador de los Franceses, al senior
Jorge Carlos Jagersehmidt, official de la Orden Imperial de
la Legi6n de Honor, official de la Orden de Leopoldo de Bel-
gica, caballero de la Orden del Agnila Roja de Prusia de ter-
cera clase, etc., etc., subdirector en el Ministerio de Negocio.
Extranjeros;
Al senior Enrique Eugenio Seguineau de I'rwval, calalle-
ro de la Orden Imperial de la Legi6n de Honor, condecorado
con la Orden Imperial del Medjidie de cuarta clase, Caballe-
ro de la Orden de los Santos Mauricio v Lizaro de Italia,
etc., etc., subintendente de primera clase;
Al senior Martin Francisco Boudier, official de la Orden
Imperial de la Legi6n de Honor, condecorado con la Orden
Imperial del Medjidi6 de cuarta clase, con la medalla del va-
lor military de Italia, etc., etc., Medico principal de segunda
clase.
Su Alteza Real el Gran Duque de Hesse, al senior Carlos
Augusto Brodriick, Caballero de la Orden de Felipte ei .Mg-
nAnimo, de la Orden de San Miguel de Baviera, official de la
Orden Realf,!d San Salvador, etc., etc., Jefe de Batall6n le
*Estado Mayor.






-5-


Su Majestad el Rey de Italia, al senior Juan Capello, Ca-
ballero de la Orden de los Santos Mauricio y Lizaro, su
Consul General en Suiza, y al senior Felix Baroffio, caballero
de la Orden de los Santos Mauricio y LAzaro, Medico de Di-
visi6n.
Su Majestad el Rey de los Paises Bajos, al senior Bernar-
do Ortuino, Teodoro Enrique Westenberg, Oficial de su Or-
den de la Corona de Roble, Caballero de las Ordenes de Car-
los III de Espafia, de la Corona de Prusia, de Adolfo de
Nassau, doctor en Derecho, su Secretario de Legaci6n en-
Francfor.
Su Majestad el Rey de Portugal y de los Algarves, al senior
Jos6 Antonio Marques, Caballero de la Orden de Cristo, de
Nuestra Sefiora de la Concepci6n de Villa-Viciosa, de San Be-
nito de Aviz, de Leopoldo de Blgica. etc., doctor en Medici-
na y Cirujia, Cirujano de Brigada, Subjefe del Departamen-
to de Sanidad en el Ministerio de la Guerra.
Su Majestad el Rey de Prusia, al senior Carlos Alberto
de Kamptz, Caballero de la Orden del Aguila Roja de segun-
da clase, etc., etc., Su Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario cerca de la Confederaci6n Suiza, Consejero
privado de Legaci6n.
Al senior Godofredo Federico Francisco Loeffler, Caballe-
ro de la Orden del Aguila Roja de tercera clase etc., doctor
en Medicine, M6dico General del primer cuerpo de Ejercito,
y al senior Jorge GermAn Julio Ritter, Caballero de la Orden
de la Corona de tercera clase,'etc., etc., Consejero privado
en el Ministerio de la Guerra.
Su Majestad el Rey de Wurtemberg, al senior Cristobal
Ulrico Hahn, Caballero de la Orden de los Santos Mauricioy
LAzaro, etc. doctor en Filosofia y Teologia, miembro de la
Direcci6n Central y Real para los establecimientos de bene-
ficencia.
Quienes, despues de canjear sus poderes, y encontrados
en buena y debida forma, han convenido en los articulos si-
guientes:

ARTICULO I.

Las Ambulancias y los-Hospitales .Militares serin reco-
nocidos neutrals, y, como tales; protegidos.y respetados
por los beligerantes, mientras haya ,en ellos enfermos y
heridos. ,,
Wrj'a neutralidad cesard si-estas. Ambulancias u Hospita-
les estuvieren guardados por una fuerza military.





-6-


ARTICULO II.

El personal de las Ambulancias y de los Hospitales, in-
cluso la Intendencia, los servicios de sanidad, de administra-
ci6n, de trasporte de heridos, asi como capellanes, participa-
rAn del beneficio de la neutralidad, cuando ejerzan sus fun-
ciones y mientras haya heridos para recoger o socorrer.


ARTICULO III.


Las personas designadas en el artfculo anterior, podran,
afin despu6s de la ocupaci6n por el enemigo, continuar ejer-
ciendo sus funciones en el Hospital y Ambulancia en que sir-
vau, o retirarse para incorporarse al cuerpo a que pertenez-
can.
En este caso, cnando estas personas cesen en sus funcio-
nes, serfn entregadas a los puestos avanzados del enemigo,
quedando la entrega al cuidado del ejrcito de ocupaci6n.


ARTICULO IV.


Como el material de los Hospitales Militares queda suje-
to a las leyes de la guerra, las personas agregadas a estos
Hospitales no podrin, al retirarse, llevar consigo inls que
los objetos que sean de su propiedad particular.
En las mismas circunstancias, por el contrario, la Am-
bulancia conservari su material.


ARTICULO V.

Los habitantes del pais que presten socorro a los heri-
dos serin respetados y permanecerin libres.
Los generals de las potencias beligerantes cuidarin de
advertir a los habitantes del llamamiento hecho a su hu-
manidad y la neutralidac que por sus servicios adquieren.
Todo herido, recogido y cuidado en una casa, servira a
esta de salvaguardia. El habitante que hubiera recogido he-
ridos en su casa, estara dispensado del alojamlento de tro-
pas, asi como de.una parfe de las contribuciones de guerra
que se impusieren.





-7-


ARTICULO VI.

Los militares heridos o enfermos serin recogidos v cui-
dados, sea cual fuere la Naci6n a que pertenezcan. Los co-
mandantes en jefe tendrAn la facultad de entregar inmedia-
tamente a las avanzadas enemigas los militares enemigos
heridos durante el combat, cuando las circunstancias lo per:
mitan, y con el consentimiento de las dos parties.
Seran enviados a su pais los que despues de curados fue-
ren reconocidos inutiles para el servicio.
Tambidn podrAn ser enviados los demis, a condici6n de
no volver a tomar las armas mientras dure la guerra.
Las traslaciones, con el personal que las dirija, serin
protegidas por una neutralidad absolute.


ARTICULO VII.


Se adoptarA una bandera distintiva y uniform para los
Hospitales, Ambulancias y traslaciones, que en todo caso,
ira acompaiada de la bandera national.
Tambidn se admitir utn brazal para el personal conside-
rado neutral; pero la entrega de este distintivo serA de la
competencia de las autoridades militares.
La bandera y el brazal llevaran "Cruz Roja" en fondo
blanco.


ARTfCULO VIII.


Los comandantes en jefe de los ej6rcitos bhligerantes fija-
rAn los detalles de ejecuci6n del present Convenio, segin las
instrucciones de sus respectivos Gobiernos, conforme a los
principios generals enunciados en esta Convenci6n.


ARTICULO IX.


Las Altas Partes contratantes quedan convenidas en co-
municar la present Convenci6n a los Gobiernos que no han
podido enviar Plenipotenciarios a la Conferencia Internacio-
nal de Ginebra, invitandolos a adherirse a ella; el protocolo
quedara abierto, con este objeto.






-8-


ARTICULO X.


La present Convenci6n seri ratificada, y las ratifica-
ciones se canjearin en Berna, en el termino de cuatro meses
o antes si fuese possible.
En fe de lo cual los respectivos Plenipotenciarios la han
firmado y sellado con el sello de sus armas:
Dado en Ginebra, el dia veintidos de Agosto de 1864.

(L. S.) GENERAL G. H. DUFOUR
G. MOYNIER.
DR. LEHMANN.
DR. ROBERT VOLZ.
STEINER.
ISCHRS.
,, FENGER,
,J. HERIBERTO GARCfA DE QUEVEDO.
CH. JAEGRSCHMIDT.
S. DE PREVAL.
BOIUDIER.
BRODRUCK.
CAPELLO.
F. BAROFFIO.
WERTEMBERG.
,, Jos ANT. MARQUEZ.
DE KAMPTZ.
,, LOEFFLER.
RITTER.
DR. HAHN.




Acta de canje


Los infrascritos, habiendose reunido para proceder al
canje de las ratificaciones, por sus Soberanos respectivos, de
la Convenci6n para el mejoramiento de la suerte de los mili-
tares heridos en campafia, concluida en Ginebra el 22 de
Agosto de 1864, entire los Ilenipotenciarios de los Altos Go-
biernos de Baden, B6lgice Dinamarca, Espafia, Francia,
Hesse (Gran Ducado), Italia, raisess Bajos, Portugal,.Pru-
sia Suiza y Wurtemberg.
Y habiendoi, despu6s de examen, hallado en buena y de-
bida forma los instruments de ratificaci6n producidos, ha





-9-


sido operado dicho canje, de tal manera que, cada Estado
ha. remitido a cada uno de sus altos contratantes una acta
de ratificaci6n, en cambio de los ejemplares que vuelven a su
poder.
Al mismo tiempo, y vista la disposici6n del articulo 9"
de la Convenci6n, estableciendo que para la adhesi6n de los
Gobiernos que no han podido hacerse representar en el Con-
greso, quedaba abierto el protocol, se ha convenido que es-
te temperament se adoptara alas adhesiones subsiguientes.
Estas adhesiones permanecerAn en los archives de la,
Confederaci6n Suiza, la que expedirA copia de ellas, debida-
mente certificada y sellada, a cada una de las Potencias con-
tratantes y cada Potencia responderi ministerialmente en
nombre de su soberano.
En f6 de lo cual, los infrascritos han levantado la presen-
te acta, y han estampado en ella el sello de sus armas.
Hecho en Berna en octuplicada expedici6n, el 22 de Di-
ciembre de 1864.
Los Plenipotenciarios: de la Confederaci6n Suiza, (firma-
do) doctor J. Dubs.
Del Gran Ducado de Baden, poi- el Plenipotenciarioba-
dense, (firmado) de Kamnptz.
Del Reino de B1lgica, (firmado) G. Greindl.
Del Reino de Dinainarca, (firmado) L. A. Schmid.
Del Reino de Espafia, (firmado) G. Heriberto Garcia de
Quevedo.
Del Imperio de Francia, (firmado) Furgot.
Del Reino de Italia, (firmado) L.Joanini.
Del Reino de los Paises Bajos, (firmado) Dr. J. Dubs.
(El C6nsul General Faesy, hallAndose por indisposici6n
en la imposibilidad de asistir personalmente ala Conferencia,
ha enviado sus plenos poderes a Mr. Dubs, Presidente de la
Confederaci'n que firma en su nombre.)



El Consejo Federal de la Confederaci6n Suiza

Vista la declaraci6n, fechada en Paris, el 22 de Abril de
1880, por la cual Su Excelencia el Sefor Toribio Sali', En-
viado Extraordinario Ministro Plenipotenciario del IPerfi en
Paris, obrando en nombre de su Gobierno v hacienda uso de
la facultad reservada en el articulo 9" de la Convenci6n In-
ternacional concluida en Ginebra el 22 de Agosto de 1864
para mejorar la suerte de los militares heridos en los ejrci-
tos en campaia declare que el Gobierno del Peru accede a
esta Convenci6n, cuya declaraci6n es del tenor siguiente:







-10 -


"Habi&ndose impuesto el Gobierno -del Perfi de la Con-
venci6n firmada en Ginebra, el 22 de Agosto de 1864, entire
la Confederaci6n Suiza, su Alteza Real el Gran Duque de Ba-
den, Su Majestad el Rey de los Belgas, Su Majestad el Rev
de Dinamarca, Su Majestad'la Reyna de Espafia, Sn Majes-
tad el Emperador de los Franceses, Su Alteza Real el Gran
Duqu e de esse, Su Majestad el Rey de Italia, Su Majestad
el Rey de los lPises Bajos, Su Majestad el Rey de Portugal
y de los Algarves, Su Majestad el de Prusia y Su Majestad
el Rey de Wurtemberg, para mejorar la suerte de los milita-
res heridos en los ejercitos en campafia, Convenci6n cuyo te-
.nor es el siguiente: (1)



"El infrascrito Enviado Extraordinario v Ministro Ple-
nip otenciario del Perl cerca del Gobierno le la Repfiblica
FrAncesa, provisto de poderes especiales para este caso, de-
clara por la present que el Peril accede a la mencionada
Convenci6n.-En f6 de lo cual ha firmado la present decla-
raci6n y puesto el sell.

Paris, 22 de Abril de 1880.
TORIBIO SANZ

Un sello.

Declara por las presents:
En virtud de la disposici6n final, del process verbal de
canjede las ratificacionse de la expresada Convenci6n, fir-
mada en Berna el 22 de Diciembre de 1864, aceptar di-
cha.adhesi6n, tanto en nombre de la Confederaci6n Suiza,
comno en el de los Estados contratantes, cuyo acto queda
saneiopnado por la present declaraci6n.
En 16 de lo que
Las presents han sido firmadas por elVicepresidente del
Consejo Federal y el Canciller de la Confederaci6n y selladas
con el sello federal en Berna el 30 de Abril de 1880.
En nomhre del Consejo Federal Suizo.

El Vicepresidente.-ANDERWERT.


(1) Anteriormente inserta







COLECCION DE ACTOS INTER-
NACIONALES CELEBRADOS
POR LA REPUBLICAN DEL PERU.





9



CONVENTION POSTAL
CELEBRADA CON LA REPUBLICAN
DEL ECUADOR-LIMA 1869


RECOPILADOS POR ALFREDO BENAVIDES Y DIEZ CANSECO,
JEFE DE LA SECCI6N DIPLOMkTICA.-1915.




















CONVENTION POSTAL CELEBRADA

CON LA REPUBLICAN DEL ECUADOR

LIMA-1869

MANUEL PARDO

PRESIDENT DE LA REPUBLICAN

Por cuanto, entire la Repiblica del Peri y la Repiblica
del Ecuador, se celebr6 por los respectivos Plenipotenciarios
en 31 de Agosto de 1869, la siguiente

Convenci6n Postal

La Rep6blica del Perui y la Repfiblica del Ecuador, deseo-
sas de fortificar sus relaciones de amistad y comercio y de fa-
cilitar y extender sus comunicaciones postales, han resuelto
celebrar, a este efecto, una convenci6n, y han nombrado par
sus Plenipotenciarios, a saber:
S. E. el Presidente de la Rep6blica del Peru, al Dr. D. Jose
Antonio Barrenechea, Ministro de Relaciones Exteriores;
El Excmo. senior Encargado del Poder Ejecutivo del
Ecuador, al Doctor D. Antonio Flores, su Enviado Extraor-
dinario y Ministro Plenipotenciario en Lima.
Los cuales Plenipotenciarios, despues de haber canjeado
sus respectivos plenos poderes, encontrendolos en buena y
debida forma, han convenido en los articulos siguientes:






-4.-


ARTICULO I.

La correspondencia que se cambie entire la Repfiblica del
Perf y la del Ecuador, sera necesariamente franqueada en la
Naci6n de su procedencia y circularA libremente y exenta de
todo porte por las estafetas de la Naci6n a que vaya dirigida.


ARTICULO II.


Si las cartas y demis correspondencia que de cualquier
punto de una de las Repfblicas contratantes se dirigieren en
transito por el territorio de la otra para ser encaniinadas a
una Naci6n extranjera, tienen la nota de francas, las Admi-
nistraciones de Correos de la Rep6blica en que giren en trin-
sito, estarin obligadas a dirigirias, por mar o por tierra, a
la Administraci6n de su propio territorio que se hallase mis
cerca del lugar de su destiny o tuviere mis facilidades para
hacerlas llegar a 61; y dicha Administraci6n deberA remitir-
las por mar o por tierra, en primera oportunidad, sin costo
ni gravAmen alguno.

ARTICULO III.

La correspondencia official de los dos Gobiernos y la de
sus respectivos Agentes Diplomiticos y Consulares, las pu-
blicaciones oficiales, folletos y peri6dicos, serAn libres de
franqueo obligatorio y estarAn exentos de todo porte en la
Naci6n a que fueren destinados.

ARTICULO IV.

La present convenci6n durard cinco afios contados des-
de el dia en que se haga el canje de las ratificaciones. Pero si
un afio antes de espirar el expresado t6rmino no hace saber
una de las parties contratantes a la otra su intenci6n de po-
ner fin a la convenci6n, esta seguira en toda su fuerza y
vigor por un afo mas despues de la espiraci6n de los cinco
anios, y asi sucesivamente, siendo en todo tiempo requisite
indispensable para la terminaci6n de ella, la notificaci6n in-
dicada, con un afo de anterioridad.





-5-


ARTICULO V.

Esta convenci6n sera sometida a la aprobaci6n de los
respectivos Congresos de las altas parties contratantes, y
sus ratificaciones canjeadas en Lima o en Quito, dos meses
despues de la fecha de la uiltima ratificaci6n, o mas tarde, a
juicio de los respectivos Gobiernos, si se presentare alguna
dificultad.
En f6 de lo cual, los infrascritos Plenipotenciarios han
firmado y sellado con sus respectivos sellos la present con-
venci6n hecha por duplicado, en Lima, a treinta y uno de
Agosto del afio de mil ochocientos sesenta y nueve.

J. A. BARRENECHEA. A. FLORES.
(L. S.) (L. S.)

Por tanto:yhabiendo el Congreso Nacional aprobado la
preinserta Convenci6n Postal en 5 de Diciembre de 1870, en
uso de las facultades que la Constituci6n de la Repfblica me
concede, he venido en aceptarla, aprobarla y ratificarla, te-
niendola como ley del Estado y comprometiendo para su
observancia el honor national.
En f6 de lo cual, firm la present ratificaci6n, sellada
con las armas de la Rep6blica y refrendada por el Ministro
de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores, en Lima,
a 26 de Febrero de 1873.
MANUEL PARDO.
J. de In Riva-Agiiero.

ACTA DE CANJE
Reunidos los infrascritos, debidamente autorizados por
las respectivas parties contratantes, con el objeto de canjear
los actos de ratificaci6n de la Convenci6n Postal entire el Pe-
ru y el Ecuador, firmada en Lima, en 31 de Agosto de 1869,
procedieron a comparar con cuidado dichos actos, y habi6n-
dolos hallado enteramente conformes uno al otro, se hicie-
ron cane y mnitua entrega de ellos.
En fe de lo cual, firmaron en double original el present
protocolo, sellAndolo con sus sellos respectivos.
Hecho en Lima, a los seis dias del mes de Marzo de
1873.
J. DE LA RIVA-Ac-CERO. JOSE FALIX LIUQUE
(L. S.) (L. S.)






COLECCION DE ACTOS INTER-
VACIONALES CELEBRADOS
POR LA REPUBLICAN DEL PERU.





10



CONVENTION CONSULAR


CON LA
REPUBLICAN DE COLOMBIA
LIMA-1870


RECOPILADOS POR ALFREDO BENAVIDES Y DIEZ CANSECO,
JEFE DE LA SECCI6N DIPLOMATICA.-1915.

















CONVENTION CONSULAR

CON LA

REPUBLICAN DE COLOMBIA

LIMA-1870


MANUEL PARDO.

PRESII)I'ENTI, CONSTITUCIONAL DE LA REPUTBLICA.

Por cuanto entire la Repfiblica del Peri y los Estados
Unidos de Colombia se celebr6 por los respectivos Plenipo-
tenciarios, en veinte de Enero de mil ochocientos setenta, la
siguiente

Convenci6n Consular

Habiendo reconocido la Repiblica del Peri y los Esta-
dos Unidos de Colombia, la conveniencia de establecer re-
glas precisas respect de las prerogatives y atribuciones
que deban tener en ambos paises sus respectivos C6nsules
Generales, C6nsules, Vice-C6nsules y demias empleados de
cada Consulado, han resuelto celebrar una Conv-enci6n so-
bre la, material.
A este efecto, han nombrado sus Plenipotenciarios, a sa-
ber:
El Peri a Mariano Dorado, Ministro de Relaciones Ex-
teriores;
Y los Estados Unidos de Colombia a Teodoro Valenzue-
la, Ministro Residente en las Rep6blicas del Pacifico.





-4;-


Quienes habiendose comunicado sus respectivos poderes,
que canjearon en copia aut6ntica y hallaron en debida for-
ma, convinieron en los articulos siguientes:

ARTfCULO I.

Las Repfiblicas contratantes tendran derecho de nom-
brar y mantener C6nsules Generales, C6nsules, Vice-C6nsu-
les y Agentes consulares en las ciudades, puertos y lugares
en que sea permitida la residencia de estos funcionarios. En
la inteligencia de que si una de ellas exceptuase como puede
hacerlo alguna ciudad, puerto o lugar donde no le parezca
convenient la residencia de tales empleados, delera hacer
esta excepci6n comi6n a todas las Naciones.

ARTICULO II.


El nombramiento de Consules Generales, C6nsules, Vice-
C6nsules y Agentes consulares podra recaer en individuos
del pais a que sirven, de aquel en que vayan a residir o en
otros extrangeros. Los individuos nombrados podran ejer-
cer la profesi6n de conierciante o cualquiera otra.

ARTICULO III.

No se reconoce en los C6nsules Generales, C6nsules y Vi-
ce-C6nsules caricter diplomAtico, y por tanto no gozaran
de las inmunidades concedidas a los Agentes pfblicos. Sus
personas y propiedades quedan sometidas a las leyes del
pais como la de los demfis particulares, en todo aquello que
no concierna al ejercicio de sus funciones, y no gozaran de
otras exenciones que las que express esta Convencion.

ARTICULO IV.

Los Cnisules Generales, C6nsules y Vice-C6nsules .pre-
sentarain al Gobierno en 2tuyo territorio hayan, de residir,
sus letras patents o de pr.., ,ji,.a a finle que ste .expida,
si lo tiene a bien, el exequatur necesario para el ejercicio de
las funciones consulares, sin cobrar por esto derecho alguno.
Tan luego como el C6nsul exhiba este document a las au-






toridades superiors del lugar en que vd a residir, estas cui-
darin de que se le reconozca en su empleo y de que goce en
el distrito consular de las exenciones y prerrogativas corres-
pondientes.

ARTICULO V.

Los Gobiernos de las dos Repfblicas tienen derecho de
rehusar ei exeqnatul, asi como el de retirarlo despues de ex-
pedido; pero en uno v otro caso, expresarAn al Gobierno a
quien sirve el C6nsul, los justos motivos que les hayan indu-
cido a obrar de esta manera.

ARTICULO VI

Los C6nsules Generales, C6nsnles y Vice-C6nsules, para
que puedan ejercer debidamente sus funciones, gozaran de
las siguientes prerrogativas:
1'.' La correspondencia, los archives v papeles de los
Consulados serAn inviolables, y no podrAn ser ocupados ni
examinados por las autoridades del pais en que se hallen.
El archivo v papeles particulares del C6nsnl, deberan es-
tar separados de los oficiales.
2. Los C6nsules Generales, C6nsules, Vice-C6nsules v
Agents consnl;ares en todo lo que sea exclusinvamente relati-
vo al ejercicio de sus funciones, serAn independientes de la
Replbilica en cuvo territorio sirVen.
3" Los C6nsules Generales, C6nsiles, Vice-C6nsules v
Agcntes consulares estaran exentos de todo servicio piblli-
co, de contribuciones personales y de las extraordinarias.
4'-' A fin de que las habitaciones de los C6nsules Gene-
les, C6nsules y Vice-C6nsules sean conocidas, 6stos tendrin
derecho de colocar en la puerta exterior de ellas el e:scudo de
arenas de la Naci6n a que sirven con una inscripcion que ex-
prese su empleo. Tambien les sera permitido enarbolar las
banderas en las ocasiones en que esto se acostumbra.
5'? Siempre clue se estime necesaria la asistencia de los
C6nsules Generales y Vice-C6nsules a los tribunales y juzga-
dos de la Republica en que ejercen funciones, se les citarA por
medio de un oficio y se les darA en ellos un asiento de prefe-
rencia.

ARTICULO VII.

De las exenciones concedidas en el inciso tercero del arti-
culo anterior, no gozarin los C6nsules Generales, C6nsules,




-6-


Vice-C6nsules y Agentes consulares que fueren ciudadanos
de la Naci6n en que resident, o que ejerzan el comercio u otra
industrial, aunque sean ciudadanos de la Naci6n a que sir-
ven.

ARTICULO VIII.


Los C6nsules Generales, C6nsules, y Vice-C6nsules, ad-
mitidos al ejercicio de sus funciones en cada una de las Re-
piblicas contratantes, tendrin las facultades que se expre-
san en los articulos siguientes.


ARTICULO IX.


PodrAn dirigirse a las autoridades del distrito de su re-
sidencia y ocurrir en caso necesario al Gobierno Supremo,
por medio del Agente diploniftico de su Naci6n, si lo hubie-
re, y directamente en caso contrario, a fin de reclamar con-
tra cualquiera infracci6n de los tratados existentes o contra
los abuses que cometan los empleados y autoridades del
pais en perjuicio de la Naci6n a que sirve el C6nsul. PodrAn
tambi6n apoyar a sus conpatriotas ante las autoridades
del pais, en las gestiones que entablaren por actos abusivos
cometidos por algfin funcionario.



ARTICULO X.



Las averias que las naves o los efectos o mercancuas que
condujeren, experimentaren al levarse a los puertos de una
de las Repfblicas contratantes, serin arreglados por los
C6nsules respectivos, siempre que no haya estipulaci6n con-
traria entire los armadores, cargadores y aseguradores. Si se
hallaren interesados en tales averias habitantes del pais en
que sirve el C6nsul, que no sean ciudadanos de la Repfblica
a que pertenezca la nave, conoceran y resolverin sobre la
averia las autoridades locales, y el C6nsul s6lo podrA inter-
venir como representante de los intereses de sus conciudada-
nos. Tambien conocerAn las autoridades locales si los inte-
resados en la averia fueren de la Naci6n a que pertenezca el
C6nsul y relamaren la intervenci6n de elias.




- 7-


ARTICULO XI.

Los C6nsules decidiran las diferencias suscitadas en alta
mar, siempre que no figure en ellas un ciudadano o national
del pais en que sirva,entre el capitAin y oficiales u otros indi-
viduos de la tripulaci6n. Intervendran asi misnmo en la poli-
cia interior de las naves de comercio de su Naci6n surtas en
los puertos, y conocerin de las quejas o cuestiones entire ca-
pitanes y marines sobre contrato de enganche o salaries.
Las autoridades locales conocerAn aun en los casos de que
habla este articulo:
19 Si los des6rdenes ocurridos a bordo de la nave sur-
ta en el puerto perturbaren la tranquilidad piblica, sea en
tierra o a bordo de otras naves.
2. Si en ese desorden, aun cuando no league a pertur-
barse la tranquildad, se hubieren mezclado individuos que
no pertenezcan a la tripulaci6n; y
39 Si fueren requeridos a intervenir o si medicare queja
por actos que importen un grave abuso por parte de las per-
sonas encargadas de la policia interior de la nave.
El juzgamiento y castigo de los crimenes y delitos que se
cometan en las naves de comercio surtas en los puertos, cor-
rresponde a la autoridad territorial.

ARTICULO XII.

Los C6nsules podran tambi6n componer amigable y ex-
trajudicialmente las diferencias que sobre asuntos mercanti-
les se susciten entire sus conciudadanos. Las resoluciones que
como Arbitros amigables elegidos por los interesados expi-
lieren, serin respetadas por las autoridades de la Repfiblica
en que se hallen.

ARTICULO XIIT.

Toca a los C6nsules dirigir las operaciones relatives al
salvamento de las naves de su Naci6n naufragacas o enca-
lladas en las costas del distrito consular. La intervenci6n de
las autoridades locales s61o tendrA lugar para mantener el
orden, dar seguridad a los efectos salvados, garantir los in-
tereses de los salvadores en caso de no ser de las tripulacio-
nes naufragas y para asegurar la ejecuci6n de las disposicio-
nes que deben observarse en la entrada y salida de las mer-
cancias salvadas. En ausencia y hasta la llegada del C6nsul,






-8-


las autoridades locales tomarAn las medidas precisas para
la protecci6n de los individuos y la seguridad de los efectos
salvados.

ARTICULO XIV.

En el caso de faliecer un individuo de la Naci6n del C6n-
sul, sin dejar heredero ni albacea en el territorio del distrito
consular, le correspond la representaci6n en todas las dili-
gencias para la seguridad de los bienes, conforme a las leyes
del pais en que resida. Podra cruzar con sus sellos los pues-
tos por la autoridad local y deberA ocurrir en el dia y hora
que aquella indique cuando fuere del caso quitarlos. La fal-
ta de asistencia del C6nsul el dia y hora fijados, con una
espera prudent, no podra suspender los procedimiemtos le-
gales de la autoridad local.

ARTICULO XV.

Cuando muera intestado algfin national suyo podra el
C6nsul intervenir en la formaci6n de los inventarios, en los
avalios, nombramientos de depositarios y otros actos se-
mejantes que tiendan a la conservaci6n, administraci6n y
liquidaci6n de los bienes. El C6nsul serA de derecho represen-
tante de todo compatriota suyo que pueda tener interns en
una sucesi6n, y que hallandose ausente del lugar en que esta
se abre, no haya constituido mandatario. Como tal repre-
sentante, ejercerA todos los derechos del mismo heredero,
menos los de recibir los dineros y efectos de la sucesi6n, pa-
ra lo cual serA siempre necesario poder especial. Dichos dine-
ros y efectos, mientras no hubiere este poder, deberAn depo-
sitarse en una area ptiblica o en una persona a satisfacci6n
de la autoridad local y del C6nsul. El juez, a petici6n del mis-
mo C6nsul, podrA ordenar la venta de los bienes muebles he-
reditarios que estuvieren expuestos a deterioro, y el dep6si-
to de su precio en una area pfiblica o en una persona abona-
da. Podra adoptarse igual disposici6n respect de cualquie-
ra otra clase de bienes, si pasados cuatro afios desde el falle-
cimiento no se hubiere presentado heredero.

ARTICULO XVI.

En caso de que fallezca en alta mar un individuo de la
Naci6n del C6nsul y los bienes de la sucesi6n o parte de ellos




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EGDZTM1JZ_IN7MW1 INGEST_TIME 2013-04-08T20:59:23Z PACKAGE AA00013086_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES