<%BANNER%>
HIDE
 Title Page
 Frontispiece
 Al lector
 Introduction
 Prontuario
 Leyes y circulares
 Modelos
 Indice
 Back Matter


DLOC UFLAC



xml version 1.0 standalone yes
Volume_Errors
Unscanned
PreviousPageID P494


PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Manual consular colombiano
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013082/00001
 Material Information
Title: Manual consular colombiano
Physical Description: 342 p. :ill (some col.)
Language: Spanish
Creator: Tall. Tip. de M.A. Rodríguez
Publication Date: 1915
 Notes
General Note: por José Manuel Pérez-Sarmiento. Colombia Diplomatic and consular service.
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: UF Latin American Collections
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 25068043
oclc - 24556138
System ID: AA00013082:00001

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
        Page 1
        Page 2
    Frontispiece
        Page 3
        Page 4
    Al lector
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Introduction
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 16a
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Prontuario
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 32a
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 48a
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 64a
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 80a
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 128a
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 196a
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Leyes y circulares
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 208a
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
    Modelos
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 288a
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
    Indice
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
    Back Matter
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
Full Text
















MANUAL CONSULAR COLOMBIANO















* :
* 0


MANUAL


* :
* 0


I


4'


~iI- ~ '


CONSULAR COLOMBIANO

POR

Jose Manuel Perez-Sarmiento,
Antiguo Jefe de Seccl6n en el Minlsterlo de Relaclonea Exterlores
de Colombia,
C6nsul General de la Repdblica en Andalucia,
Correspondlente de la Academia Naclonal de Historla de Colombia,
&c., &c.


EDITADO POR
Pelayo Quintero Atauri,
Vlcec6nsul de Colombia en C6diz,
Correspondlente de la Academia Nacional de Historia de Colombia,
&c., &c.



CADIz: 1915
Talleres Tipogr6flcos de Manuel Alvarez Rodrlguez
Calle Feduchy, ngm. 12 /









LAI IN
AMEfl


ES PROPIBDAD


















:::::Los pedidos dirfianse-a

Don Pelayo Quintero Atauri,

Benjumeda, 1. Cadiz (Espafia)







.
^$
16I
^^^^^^^BB^^^^^A






















AL LECTOR



I honor que me dispensed el Gobierno de la Repfblica
de Colombia al designarme como Vicecdnsul en Cddiz; la
amistad muy sincera que me liga at Cdnsul General en An-
dalucia, Sr. Pdrez-Sarmiento; ml admiracidn, antigua e in-
variable por aquel pals, y mi anhelo entusiasta de servirle
en todo lo que de mi depend, de acuerdo con mis aptitudes;
todo ellb me ha movido con desinterds absolute, con la me-
jor buena voluntad, a editor el present libro, convencido,
por otra parte, de que con la publicacidn de esta obra se
presta un servicto positive a Colombia y a los funcionarios
consulares de ella.
Respecto del autor, bien conocido es el Sr. Perez-Sar-
miento para que necesite presentarlo y hacer su encomio.
Tan solo recordarO que hizo sus studios en Derecho y
Ciencias Politicas, en Bogotd; ingresd en el Ministerio de
Relaciones Exteriores como Subjefe de la Seccidn 4."; poS-
teriormente, y en dos ipocas, ha sido Jefe de la Seccidn.de







-6-
Fronteras, que es una de las mds importantes, toda vez que
los litigios de limits no han sido por complete solucio-
nados.
En la carrera consular-seguida por el con carifio y en-
tusiasmo-ha servido los Consulados en Caracas, en Mara-
caibo y el General del Tdchira, o sea, el de la frontera de
Venezuela, cargo de conflanza y muy diflcil de desempefar
airosamente. En la actualidad, ejerce las funciones de Cdn-
sul General en Andalucia, Alicante y las Islas Canarias, con
residencia en Cddiz. En esta ciudad tiene muchas simpatlas,
y de ella, no may tarde, ascenderd, como es de justicia es-
tricta, a puesto mds alto. Realiza desde su venida a Espafla
una active y patridtica propaganda por Colombia, y traba-
ja, al mismo tiempo, por la intimidad hispano-americana,
con perseverancia y fe. Con tal objeto public una revista,
COLOMBIA, que es ya may solicitada y tiene bastante cir-
culacidn.
Estd suficientemente preparado el Sr. Pdrez-Sarmiento
para estudiar los asuntos consulares, y ast lo comprenderd
el lector al consultar este libro, que Ilena un vacio, y, lo re-
pito, presta un buen servicio, oportuno y eficaz, a Colombia
y a sus empleados consulares. Muchos de dstos, comerciantes
dedicados a las especulaciones propias de su medio de vivir,
ignoran principios rudimentarios, y-son raras excepcio-
nes, pero existen-los hay que desconocen la situacidn geo-
grdflca, el adelanto intellectual y material de aquella prds-
pera y bella RepTblica-una de las mds espafiolas de Ame-
rica-con an suelo riquisimo e hijos suyos, inteligentes y
cultos, bastantes de los cuales han sobresalido, gloriosa-
melte, en diversos ramos del saber humano'







-7-


Ignoran esos funcionarios que Colombia es una de las
pvcas Repiblicas americanas donde la paz es un hecho in-
dudable, pues estd perfectamente gdrantizada por los parti-
dos politicos que colaboran con sus pfrsonalidades mds dis-
tinguidas, en la Administracidn; cuyo Presidente, el Doctor
Josd Vicente Concha, es ilustre escritor, jurista afamado y
orador parlamentario elocuentlsimo. Siendo digno de ano-
tarse el hecho de que los colombianos han preferido siem-
pre elegir para la Jefatura del Estado a hombres civiles,
y no militares, en muchas ocasiones sin ilustracidn ni
cultural.
Si este MANUAL CONSULAR, como lo espero, sirve para
que los Cdnsules puedan cumplir mejor sus deberes y hacer
un poco de propaganda a favor de Colombia, habremos
cumplido, el autor y yo, nuestra inica aspiracidn.


,Jelayo Quintero /laur- ,
Picecdnsu de Cofombia en Cddiz.


Cddiz (Espafia) Agosto de 1915.























INTRODUCTION




A SPIRAMOS, con la publicaci6n de este MANUAL CON-
SULAR COLOMBIANO,a prestar un servicio a nuestros
compafieros y a nuestra Patria, siempre querida, nunca
olvidada.
El Sr. Vicec6nsul de la Repiblica en Cidiz, Ilustri-
simo Sr. D. Pelayo Quintero Atauri, entusiasta admira-
dor de Colombia, constant y convencido propagandista
de la uni6n hispano-americana, por la cual trabaja, acer-
tada y patri6ticamente como Director de la Real Acade-
mia Hispano-Americana de Ciencias y Artes, y por otra
parte, buen amigo nuestro, con quien nos une afecto
firme y perdurable, ha visto que esta obra es realmente
fitil, y deseando ayudarnos en nuestra labor y servir al
pais, ha hecho esta edici6n, esmerada y elegant, por
su cuenta y en los acreditados talleres del Sr. D. Manuel
Alvarez.






10 -
Por nuestra parte, le hemos cedido gratuitamente
nuestros derechos, ya que nunca nos pasara por nuestra
imaginaci6n obtener una ganancia, sino facilitar el tra-
bajo a los empleados consulates de la Reptiblica.
Damos, pues, ante todo, las gracias a nuestro distin-
guido amigo y colega el Sr. Quintero Atauri, quien ha
querido coadyuvar de manera tan decisive y con abso-
luto desinteres en nuestra aspiraci6n. Deseamos since-
ramente que alcance a colocar suficiente nfimero de
ejemplares para reintegrarse en los muchos gastos que
ha db tener la edici6n de esta obra.
Al dejar constancia del nombre del Sr. Quintero
Atauri, lo recomendamos putblicamente y desde estas pi-
ginas. El sabe preocuparse por corresponder a las dis-
tinciones que se le hacen y es un apasionado de Ameri-
ca, tierra privilegiada cuya historic conoce como el que
mis y por cuyo engrandecimiento lucha a diario.,
Y conste que nosotros-que nunca hemos recibido
ningin servicio personal de este amigo-podemos ha-
blar sin vacilaciones ni temor: nadie podra decir que
nuestro aplauso es interesado y nuestro elogio reci-
procidad, egoista empefio. Nuestras palabras son justas,
nada mAs.




La Repfblica de Colombia es una de las mins ricas,
cultas y florecientes de la America espafiola; empero,
hay necesidad de decirlo, es tambi6n, al propio tiempo,
una de las mas ignoradas.
Cuando se viaja fuera del territorio national, pensa-
mos encontrar en todas las ciudades y puertos impor-






11 -
tantes funcionarios consulares suficientemente informa-
dos: triste es confesarlo, pero no sucede asi.
Hay caballeros, muy honorables y distinguidos, sin
duda alguna, que' ostentan el cargo consular, pero no
ejercen las funciones que les son anexas; no cumplen sus
deberes como fuera de desearse.
No hay que culparlos a ellos. Se les concede el honor
-que lo es muy grande, aunque algunos se mofen,-
pero no se les pide a cambio, siquiera, que se interesen
algo por el pais que representan.
La responsabilidad es de quienes proponen al Minis-
terio los riombres de comerciantes-muy activos con las
cuestiones que afectan a su negocio, pero indiferentes a
lo que no se relacione con 6ste-sin preparaci6n, que
nos ponen en ridicule en niuchas ocasiones; que nos ex-
hiben como pais miserrimo, incapaz de hacerse repre-
sentar dignamente en el exterior.
Por eso es tan desagradable la impresi6n que recibi-
mos los colombianos cuando visitamos ciertas ciudades
de los Estados Unidos o de Europa, pues podemos pal-
par el triste, el doloroso convencimiento de que Colom-
bia-tan rica y tan pr6spera-es desconocida del mun-
do entero.
Y ic6mo puede ser de otra manera, si muchisimos
C6nsules ignoran d6nde esta situada; no saben de sus
necesidades y de sus recursos?
Es muy corriente hoy dia el que ciertas personas,
aprovechaidose del descuido con que miran algunos
paises hispano-americanos su servicio consular, ejerzan
en grande escala el negocio de representarlos en los
puertos donde ellas tienen establecida su industrial o co-
mercio.
Si los servicios que.pudieran prestar redundaran en






12 -
bien del pais que representan, nada tendriamos que de-
cir; pero es lo cierto, que los comerciantes que piden un
Consulado lo hacen para propio provecho, olvidando el
objeto principal de esas representaciones.
Agentes de paises que poco o nada se.han preocupa-
do de estudiar; cuya historic, geograffa political, indus-
tria y comercio ignoran, lamentablemente, aquel cargo
no tiene mis objeto que el de ostentar un pabell6n que
sirva de reclamo a su negocio, les granjee consideracio-
nes, les exima de determinados cargos y les produzca
una pingile utilidad. Personas conocemos que represen-
tan cinco o seis-Repiblicas americanas-que confunden
lastimosamente-de las que se burlan, por esa ignoran-
cia crasa que de nosotros se tiene en Europa. Hemos
hablado con un C6nsul de Colombia (!) que se admi-
raba de que en Sevilla sintieramos calor en el verano
(540), pues nos manifestaba, tan tranquilo, que mis,
seguramente, habria en Bogota!!
Conocemos tambien a un individuo-que dice ser
aficionado a peri6dicos y cosas de America-que nos ha
dicho, ante varias personas, que el dia mas feliz de su
vida sera aqu61 en que logre colocar en los balcones de
su casa (un cuarto piso) ocho o diez escudos y astas.
Este senior tiene monomania consular: colecciona Vice-
consulados, como si fueran-sellos de correo.
Hablando de estas irregularidades, decia El Nuevo
Tiempo, de BogotA, en un bien pensado y muy patri6-
tico editorial:
.... pero hay algo mas grave que incita a conseguir
dichos Consulados a ciertos comerciantes europeos, y
que, hay que decirlo sin rodeos, porque, desgraciada-
mente encierra un abuso; lo que quieren ganar es el se-
creto del negocio de sus cbmpetidores del comercio de






13 -
la plaza. Ya en algunos pauses, como en Alemania, en
Europa, y Venezuela;en America, estA terminantemente
prohibido a los C6nsules ejercer el comercio con el pafs
que representan, y asi lo hacen constar al dar los exe-
quatur; con esto se evita el que, por los conocimientos
y facturas y demis documents consulares, se enteren
personas interesadas (que en este caso resultan ser los
mismos C6nsules) y se viole de esa manera el secret
commercial. Es un toque de arrebato, la muerte, la enfer-
medad o la ausencia de algin C6nsul de alguna de las
diez y ocho Repfiblicas americanas. Al primer rumor de
vacant, se ponen en movimiento las tres cuartas parties
de. los comerciantes, comisionistas, corredores, agents
y acesantes, de la plaza, poniendo en juego todos ods
medios que su actividad les sugiere. Apenas hay tiempo
para leer en las-Cancillerias de los respectivos pauses las
cartas de recomendaci6n que los aspirantes hacen diri-
gir por personas influyentes, que les sirven de padrinos,
a los Ministros y Encargados de Negocios. El preten-
diente, antes de conseguir un mapa o libro de Historia
y Geografia para aprender lo que con seguridad ignora
del pais que aspira a representar, lo que trata de inqui-
rir es si en la Repfblica en cuesti6n impera el jesuitis-
mo, la masoneria o la Banca judaica, para obtener el
padrinazgo de los obispos de la di6cesis, si se trata de
los primeros; o de los grandes orientes respectivos, si
se trata, de los segundos; o de los Rostchild, Dreyfus o
Hirsch, si se trata de los fltimos.
Una vez obtenido el Consulado, el C6nsul no vuelve
a acOrdarse del pais que le ha hecho el honor del nom-
bramiento, sino para adular, por medio de regales, a las
personalidades salientes del pafs, si se cree en peligro
de cesantia. iDesgraciado del ciudadano que lame a la






14 -
puerta de un Consulado!: los C6nsules no estgn en casa,
o reciben con desvio a sus representados, haci6ndoles
saber que no ganan sueldo y que lo Consulados no les
produce sino gastos. Largo de enumerar serian los
abuses que a diario se cometen; y para concluir, no de-
jaremos pasar por alto la costumbre de dar, sin privile-
gio de inventario, los emolumentos como sueldo a los
dependientes de la casa de comercio o la de cregalar, el
Consulado a algtin pariente pobre.
Ha llegado el moment de que nuestros Gobiernos
terminen con esos abuses y eviten el ridicule de estar
representados por individuos que no ven en aquellos
puestos sino el lucro y el provecho propios; los Consu-
lados son oficinas de informaci6n; exigen de las' perso-
nas que los desempefien patriotism, actividad y conoci-
miento exacto de los intereses de los pauses respectivos;
la emigraci6n mal podrAn fomentarla los comerciantes
extranjeros, cuando va en perjuicio de sus intereses lo-
cales y cuando contribute, por la despoblaci6n de su
territorio, a la decadencia de sus paises natales,.
Es claro, que las anteriores lines se refieren a los
C6nsules comerciantes que, una vez nombrados, no
vuelven a preocuparse para nada del pais que represen-
tan y se dedican a obtener la mayor entrada, cobrando
estrictamente sus emolumentos. Hay que distinguir en-
tre esos C6nsules-de los cuales tambien hay honrosas
excepciones y muchos que no comercian con Colombia
-y los C6nsules extranjeros, algunos acreditados en
ciudades del interior, y que son amables, atentos con los
colombianos; que quieren al pals; que se desviven por
con6cer todo lo que a el se refiera; que lo estudian en
libros, revistas y peri6dicos; que salen a su defense
cuando lo atacan; que saben corresponder a la confianza







15 -
que la Naci6n deposit en ellos, y honran el cargo, enal-
tecen el nombre colombiano. Sabemos de various y po-
demos citar entire 6stos los nombres que acuden a hues-
tra memorial, los primeros, del Sr. Walter Mac Lellan,
C6nsul General en Madrid; D. Henry Jalhay, C6nsul
en Bruselas; del C6nsul en Venecia; del Sr. Josd Cande-
la Albert, de Valencia; de los Sres. Torre Setien, el Mar-
ques de Meritos; Boissier, etc., etc., y el respectable senior
Rubio y Lluch, anteriormente C6nsul General en Bar-
celona.
Y respect de los C6nsules colombianos, puede de-
cirse, si recordamos lo que sucede en otros paises igua-
les al nuestro, que debemos sentirnos satisfechos plena-
mente, pues no hay uno solo que a lo menos no haya
vestido frac en el curso de su vida, es decir, que no sea
caballero.


*


Deber es de nuestros C6nsules prestar cuidado es-
pecial a la propaganda del pals. No hay para qu6 decir
la urgencia de activar, en forma prdctica y sin econo-
mias mal entendidas, un esfuerzo constant, con el fin
de hacer conocer a Colombia. En Europa, especial-
mente, donde se tienen ideas tan curiosas de lo que ella
es, hay quien la supone una provincia de la Argentina,
y quien cree, lo hemos oido de labios de persorialidad
muy respectable, que Sabanilla es la capital de. la Nueva
Granada.
Piensan que vivimos en constantes batallas, dedica-
dos al antiguo sport national, que dijo nuestro humo-






16 -
rigta D. Evaristo Rivas; que en su territorio, de un calor
insoportable, habitan muchisimos negros, y algunos de
ellos-antrop6fagos. Esta es una verdad dolorosa..., pero
es una verdad que nadie podrd negar.
Para que la aeci6n sea acertada; para que el;C6n-
sul tenga fuentes de information irrecusable,, s hiace
necesario que el Gobiernop por su parte, le ervie, ade-
ris.del biario Oficial-que para el efecto, de;poco o
nada girve-revistas, libros y diarios colombianos; bo-
letines de estadistica; informes de los Ministros y Admi-
nistradores de Aduanas, etc.
El C6nsul debe estar muy bien informado del movi-
miento commercial, industrial y agricola y tener a la mano
publicaciqnes que demuestren la exactitud-de los datos
que sumitistre. Quien pide un iftforme, exige publica-
ciones con datos estadistidos comipletos y recientes, fo-
Iletos y libros que dena idea exacta del .pais'con e cual
piensgn establecer negocios.
En una excelente'revista del Cdnsul del Ecuador en
Buideos, Sr. Nieanor A. Correa, dirigida al Ministerio
de: Relaciones Exteriores, y tratando del mismo asunto,
leemos:
*Exageradas, y a veces rinjustas, son.las acusaciones
diarias de la prensa contra los. C6asules; como es also
aquel-concepto general de que.Ios Consulados no son
si!io.sinetuias con que el' jobierno premiaa inepfts y
ociosos, quienes, al tomar posesi6n de ellas, pierden,por
el mismo hecho todo sentimiento de patriotism y de
dignidad y se convierten en'explotadores de oficio, me-
recedores de todas las desconfianzas. Y por lo que res-
pecta al importantisimo problema de la propaganda,
imaginar que los C6nsules-ellos exclusivamente-pue-
dan hacer toda la labor, en.sus mtiltiples y variadas for-
















































BOLIVAR EN 1810






17 -
mas, es igualmente err6neo. Si se quiere que 6sta d6 re-
sultado provechoso, hay que verificarla ampliamente,
sirvi6ndose de los mismos medios que emplean las na-
ciones a quienes ella report ya 6pimos frutos, es decir,
preparando los elements indispensables de que hoy
carecemos, para efectuarla. Solo poseyendo 6stos, po-
dran ser los C6nsules agents auxiliares fitiles y hacer
labor practice y eficaz. H6 aqui los medios de que se
vale, para hacer su propaganda en Francia, la Argenti-
na, naci6n la mas conocida y apreciada en Europa entire
las ibero-americanas, que recibe 300.000 inmigrantes al
afio y cuyo desarrollo commercial aumenta de manera sor-
prendente:
1.0 Envia escritores y literatos argentinos,-sus
agents d'dlite, como podriamos calificarlos-, para que
escriban en la gran capital latina sobre la cultural inte-
lectual y progress de su pais.
2.0 Paga a escritores de diaries de gran circulaci6n
en Paris, como El Figaro, para que hagan publicacio-
nes de propaganda relatives a tal o cual asunto que el
Cobierno de la Plata juzga necesario hacer conocer en
Francia.
3.o Subvenciona en la misma capital a tres diaries
netamente argentinos: Le Courrier de l'Argentine, Le
Argentine, Les Annonces Argentius, que son verdaderos
6rganos de informaci6n para cuanto se relaciona con la
vida social, political y econ6mica de aquella Repiblica.
4.0 Sostiene en la Sorbona de Paris un Pr'ofesor de
Historia y Geografia de la Argentina, el cual gana una
renta annual de 12.000 francos.
5. Envia a sus representantes diplomdticos y con-
sulares variados y numerosos opfisculos-exclusivamen-
te destinados a la propaganda-que edita todos los afios






18 -
el Ministerio de Agricultura en cinco idiomas: espafiol,
frances, ingles, alemin e italiano, para que sean reparti-
dos profusamente. Entre los que ha recibido el afio pa-
sado el C6nsul argentino en este puerto, citard los si-
guientes: L' Argentine rurale, L' Argentine comme
pays d' agriculture et d' inmigration, Le Commerce Ar-
gentin International, Chiffres qui demontren son pro-
grds, La Republique Argentine en 1911, Resume ,agri-
cole, zootecnique, industrial et economique, L'Argen-
tine Agricole, Le Coton Argentin, Buenos Aires, sou-
venir du centenaire de la revolution de Mai, 1810-1910;
amen de innumerables cartas geogrAficas y de estadistica
rural y de tarjetas postales, con cifras sobre superficie
(cultivada y no cultivada), poblaci6n, importaci6n, ex-
portaci6n, ferrocarriles, establecimientos industriales,
instrucci6n pfblica, correos, telegrafos, etc.; y
6. Tiene establecidas en muchas oficinas consula-
res exposiciones permanentes de products nacionales;
clasificados y anotados rigurosamente por la Oficina de
Estadistica Agricola y Economia rural de Buenos Aires.
Estos se exhiben en frascos de cristal y con sus respec-
tivos r6tulos sobre especie, calidad, zona productora,
monto de producci6n y precio corriente de cada uno de
ellos.
El Brasil tiene tambien en Paris una Oficina de In-
formaciones, que edita su Boletin Oficial de 16 pAgi-1
nas, en 10.000 ejemplares, que se envian gratuitamente
a las CAmaras de Comercio, Asociaciones comerciales,
agricolas e industriales y a los importadores y exporta-
dores de Francia y del Brasil.
Chile y Mexico, en una u otra forma, hacen igual-
mente buena labor de propaganda.
Asi como la creciente concurrencia commercial en el






19 -
globo obliga hoy a los industriales y fabricantes de to-
das las naciones a hacer gastos de reclamo-inventando
nuevas formas cada dia-, para dar a conocer sus pro-
ductos, asi tambi6n, en la concurrencia de los pueblos
ibero-americanos, .que buscan brazos y capitals para
sus ricos y extensos territories, hay que acudir a esa
forma modern de propaganda, a fin de obtener el apre-
cio de la mercancia en los pauses desbordantes de oro y
poblaci6n.
Es indispensable, por otra parte, que los C6nsules de
Colombia, colombianos o extranjeros, se convenzan de
que su deber no se limita a firmar facturas, legalizar fir-
mas y cobrar los emolumentos; hay que trabajar un poco
mis por el pais que representamos. Las publicaciones
europeas, o no mencionan a Colombia, o apenas la ci-
tan a la ligera, como si se tratara de Liberia o Haiti. Te-
nemos que empaparnos bien de nuestra misi6n, de tal
manera, que aqu6l nombre, mediante esfuerzos nuestros,
sea respetado y conocido como lo merece.
Y por lo que respect al Gobierno y al Congreso, ila-
mados a reorganizar convenientemente la carrera diplo-
mitica y el servicio consular, creemos que ya es tiempo
de que se expida una ley clara, complete, en la cual se
encuentren recopiladas disposiciones vigentes hoy re-
partidas, que .estimule y aliente en su profesi6n a los
funcionarios que a ella dedican sus energies, viviendo
en tierra extrafia, lejos de la familiar, expuestos a multi-
tud de contingencies inesperadas.
Elogiar la reorganizaci6n de la carrera, nos parece
impertinencia. Nosotros, por el hecho de haber desem-
peiiado diversos cargos consulares, estamos colocados
en condiciones especiales para poder apreciar sus venta-
jas, si pensamos en lo que sucede con otros pauses infe-






20 -
riores en recursos y en todo al nuestro. Lo cierto es, que
s6lo da resultados prActicos la misi6n de ciertos C6n-
sules de carrera, o enviados, como los llama el Sr. Tra-
jano Mera. Y que diremos del prestigio que trae a un
pais una respectable representaci6n consular? Que digan
quienes hayan salido de Colombia sirviendo algdn car-
go diplomitico, o como C6nsules, si no es una verdad
inconcusa que los Gobiernos europeos, las Autoridades
de los puertos, los comerciantes y exportadores, miran
con indiferencia, con algo de desden, a los C6nsules de
algunas Repdblicas americanas, que son removidos a
cada cambio de Ministro, o destituidos y abandonados
por complete a cada revoluci6n. Los tales, la mayoria de
las veces, son-personas sin preparaci6n, sin cultural, sin
habitos para acostumbrarse a los usos y costumbres del
pais a donde van a vivir.





Con la publicaci6n de este libro, no hemos querido
sino dar una base-muy modest, por cierto,-para que
nuestros compafieros tengan a la mano todas las dispo-
siciones y leyes relacionadas con el servicio consular de
tal manera que, en cualquier ocasi6n que se les presen-
te, puedan dar informes sobre la Repfblica que repre-
sentan y resolve las dudas que tengan en el desempefio
de sus funciones.
Esta es una obra para los que quieran servir a Co-
lombia y la ignoren; para los que principian la carrera.
Es un Prontuario, una recopilaci6n, un extract, si
se quiere, de publicaciones similares, arreglado sin ma-







21 -
yores pretensiones, que humildemente y con carifio de-
dicamos a todos nuestros compafieros, sin excepci6n al-
guna, pidi6ndoles que laboren siempre por Colombia,
que es Repfblica agradecida.
Que la gratitud no es plant ex6tica en nuestra Pa-
tria, Io dice su mismo nombre-que repara una injusti-
cia universal-, lo dice su historic gloriosa.
Y ella sabrd recompensar a quienes la sirvieron con
desinterds, entusiasmo y abnegaci6n.


J 7 ..s.





















PRONTUARIO




















A



Abordaje.

Cuando el abordaje ocurre entire barcos de una mis-
ma naci6n,estd obligado el C6nsul a practicar una minu-
ciosa investigation de las causes que produjeron el acci-
dente, tomando declaraciones claras y detalladas a los
Capitanes, tripulantes y pasajeros, y designando peritos
que determine la clase y gravedad de las averias.
En vista del dictamen pericial, hard lo possible por
inducir a los Capitanes para que Ileguen a una transac-
ci6n, sirviendoles de Arbitro, si lo aceptaren, para evitar
que los daiios y perjuicios se aclaren por la via judicial.
A falta de conciliaci6n, no le quedard al C6nsul otro re-
curso que dejar a los Capitanes seguir aquella ante la
Autoridad competent de la naci6n, para lo cual enviarA
a 6sta,declaraciones, reconocimientos y otros documen-
tos que arrojen suficiente luz.
Cuando el abordaje se efectda entire buques de la na-
ci6n que el C6nsul represent y del pais en que reside,






26 -
o de otro, tratard el C6nsul de buscar una soluci6n amis-
tosa, pero vali6ndose de medios oficiosos, pues en este
caso la Ilamada a conocer es la autoridad local. El C6n-
sul se limitard a ejercer una active vigilancia.
Cuando el abordaje es producido fortuitamente y
por fuerza mayor los dafios son reciprocos, estdn _com-
pensados y no hay lugar a reclamaci6n.
Cuando el abordaje result por falta de cuidado o
negligencia de uno de los Capitanes, los dafios son pa-
gados por el culpable, o por los dos Capitanes si la cul-
pa es mutua, debiendo cada uno soportar los dafios cau-
sados a bordo de su buque.
Cuando el abordaje proviene de causa dudosa, deben
pagarse los dafios producidos por parties iguales. Y como
por lo general los abordajes son fortuitos, el Capitin
que lo dudare debe establecer las pruebas que confir-
men su creencia, para resolver segtin el caso, ya plena-
mente aclarado el punto.

Aceptaci6n.
Para que los C6nsules puedan ejercer sus funciones
y gozar de los derechos y prerrogativas consiguientes,
se require la aceptaci6n expresa del Gobierno del pafs
de la residencia que se les ha sefialado, al cual se comu-
nicard el nombramiento directamente por el Ministe-
rio de Relaciones Exteriores, o por medio del Agente
Diplomitico de la Repfblica, cuando lo haya.
El individuo que fuere nombrado C6nsul, al recibir
la nota del Ministerio comunicAndole el nombramiento,
debe apresurarse a contestarla, oficialmente. Tambien
debe escribir, dando las gracias, al Presidente de la Re-
pdblica. Si residiere en Bogota, es de obligaci6n una vi-






27 -
sita de cortesia al Ministro y otra al Presidente, lo mismo
que despedirse al emprender su viaje, de dichas autori-
dades.

Actos que puede ejercer antes de recibir el Exe-
quatur.
Llegado al lugar de su destiny y relacionado con las
Autoridades locales, el funcionario consular podrd,mien-
tras recibe el Exequatur y cuando la costumbre lo per-
mita, ejecutar los actos de caracter urgente destinados a
producer sus efectos exclusivamente en Colombia, tales
como certificaci6n de facturas y sobordos, expedici6n
de pasaportes y patentes de Sanidad, etc.

Actos de que deben abstenerse los C6nsules.
Los actos de caricter urgente que puede ejecutar el
C6nsul antes de recibir el Exequatur, no podrA ejercer-
los cuando en la localidad exista otro funcionario a
quien vaya a sustituir.
Estd terminantemente prohibido a los C6nsules:
Aceptar el nombramiento de C6nsul de otra naci6n,
sin previo permiso del Gobierno de Colombia. Los C6n-
sules de carrera no podrAn desempefiar por ningdin mo-
tivo otro Consulado.
Empero, en los casos previstos por las leyes y la
costumbre, muerte o ausencia de un colega, los funcio-
narios consulares pueden desempefiar transitoriamente
otro Consulado y hacerse cargo del Archivo, comuni-
cindolo oportunamente al Ministerio de Relaciones Ex-
teriores.
Ejercer el comercio con Colombia dentro de los li-
mites de su jurisdicci6n.






28 -
Ser Agentes o Consignatarios de Compafifas de Na-
vegaci6n que trafiquen en las costas colombianas.
Aceptar poderes de particulares, a menos de estar
debidamente autorizados por el Ministerio de Relaciones
Exteriores.
Comprar objetos provenientes de naufragios, que
hagan vender en las Oficinas o por medio de oficiales
ministeriales, corredores o notarios del pais.
Comprar objetos provenientes de sucesiones admi-
nistradas o liquidadas por ellos o de dep6sitos que se
les hubieren hecho a cualquier titulo.
Ausentarse sin la debida licencia.
Permitir la venta de un navio hipotecado.
Permitir que sean descargadas las mercancias de un
buque, antes que el CapitAn present su informed.

Actos oficiales.
Los C6nsules y dependientes de los Consulados de-
ben conducirse con la mayor circunspecci6n en todos
sus actos oficiales y privados, guardando absolute res-
peto a las leyes-y costumbres del pais de su residencia,
usando de toda consideraci6n y urbanidad- hacia las au-
toridades locales y concurriendo a solemnizar las de-
mostraciones piiblicas que se verifiquen,'siempre que no
tengan relaci6n alguna con cuestiones de partidos poli-
ticos o diferencias internal, en cuanto las disposiciones
de la Rep6blica no limited esa concurrencia.

Administradores de Hacienda.
Se conceptian como Administradores de Hacienda
los C6nsules que prestan fianza y rinden directamente
sus cuentas a la Corte respective.






29 -
Estos Consulados son los que a continuaci6n se ex-
presan, y las fianzas hipotecarias que deben prestar para
tomar posesi6n, las sefialadas:


Nueva York
Liverpool.
Southampton .
El Havre.
Saint Nazaire.
Burdeos .
Hamburgo
Maracaibo
Barcelona.


. . fianza de $5.000 oro
S 5.000 .
S2.000 ,
S3.000 *
S2.000 ,
2.000 ,
S2.000 ,
S. 1.000 *
S . 2.000


Ninguno de los designados para ejercer estos cargos
puede principiar a desempefiar sus funciones sin haber
prestado la fianza legal.
Cuando por disposici6n del Gobierno se asimilen
otras oficinas consulares a Administraciones de Hacien-
da, la fianza que hayan de prestar los empleados nom-
drados se fijarin por asimilaci6n.

Agentes Consulares.
Los C6nsules y Visec6nsules pueden nombrar bajo
su responsabilidad, Agentes consulares para aquellos lu-
gares en donde lo estimen convenient, como auxiliaries
de sus trabajos y para dar protecci6n a los colombianos
y sus intereses. En cualquiera de estos casos debe darse
aviso oportuno a la autoridad superior legal y comuni-
car el nombramiento al Ministerio de Relaciones Exte-
riores por el inmediato correo, a fin de que alli sea apro-
bado o improbado.
Las funciones de los Agentes consulares no podrAn
ser otras que las designadas al hacerles el nombramien-






30 -
to, y en ningin caso ni bajo pretexto alguno excederin
los limits de las funciones ordinarias de los C6nsules
particulares.
Los Agentes consulares no tienen facultad de diiigir-
se directamente a las Autoridades del pafs en que fun-
cionan, ni podrAn disfrutar de las prerrogativas, exen-
ciones y privilegios concedidos a los C6nsules, salvo el
caso de que asi estuviere establecido por el us o la cos-
tumbre del pais en que funcionan.
Para la validez y el merito legal de los certificados,
autorizaciones de firmas y demas documents expedi-
dos por un Agente Consular, se require indispensable-
mente el visto bueno del C6nsul que hizo el nobnbra-
miento.

Aprobaci6n de nombramientos.
Se ha establecido que los nombramientos de C6nsu-
les deben ser aprobados por el Consejo de Ministros,
quien resuelve, igualmente, sobre los fiadores y los
acepta en definitive o los rechaza.

Archivo.
Los Consulados estaran provistos de las colecciones
de leyes de la Repfiblica y de los Decretos y reglamen-
tos ejecutivos correspondientes a las funciones que ejer-
cen: su Archivo seri independiente del particular del
C6nsul o Vicec6nsul y en el se depositarin el pabell6n
national y el sello consular.
Los Archivos consulares, asi como los sellos, escudo
de armas, banderas y demas muebles y enseres que figu-
ren en el inventario de la oficina, y los que se adquieran






31 -
despues de la formaci6n de 6ste, son propiedad inviola-
ble de la Naci6n, y su custodia estA encomendada a los
C6nsules, quienes cuidarin de que se conserven en buen
estado y en convenient arreglo.
Toda oficina consular deberA poseer:
Un ejemplar del MANUAL CONSULAR COLOMBIANO.
Un ejemplar de la Oula Consular, de D. Aquilino
Angel y D. Carlos Tamayo.
Un ejemplar del C6digo Fiscal.
Un ejemplar del C6digo Civil.
Un ejemplar del C6digo de Aduanas.
Un ejemplar del C6digo Judicial.
Un ejemplar del C6digo de Comercio maritime.
Un ejemplar del C6digo de Comercio terrestre.
Un ejemplar del C6digo de Minas.
Un ejemplar de los Anales Diplomdlicos y Consu-
lares, dirigidos por el Dr. Antonio Jose Uribe.
Un ejemplar del Decreto sobre contabilidad de la
Hacienda national.
Un ejemplar del Decreto sobre Timbre national.
Un ejemplar de la Recopilaci6n de leyes y disposi-
ciones sobre tierras baldias.
Un ejemplar de la Gufa postal de la Repfblica.
Una colecci6n de leyes nacionales.
Una colecci6n del Boletin del Ministerio de Rela-
clones Exteriores.
Una colecci6n de Decretos de caricter legislative.
Una colecci6n del Diario Oficial y de los reglamen-
tos y Decretos ejecutivos correspondientes a las funcio-
nes de su cargo.
Los sellos necesarios para el servicio del Consulado.
La bandera national y el escudo.
En el Archivo se formaran los siguientes legajos:







32 -
Correspondencia del Ministerio de Relaciones Exte-
riores.
Correspondencia del Ministerio de Hacienda.
Correspondencia del Tesorero General de la Repfi-
blica.
Correspondencia del Agente Fiscal y C6nsul Gene-
ral (en Londres o Nuevw-Vork, seg6n el caso).
Correspondencia de la Corte de Cuentas.
Correspondencia de diversas autoridades de la Re-
ptiblica.
Co'rrespondencia de la Legaci6n y Consulado Ge-
neral.
Correspordencia de otros Consulados coloibianos.
Correkpondencia de las autoridades del pais donde
resident.
Gotrespondeicia de particulares.
1Manifiestos y conocinientos relatives a la exporta-
cidn con destino a Colombia.
Documents various pn enumterados anteriormente.

Fuera de los libros de contabilidad, sellevardn en el
Consulado los siguientes.
De inventarios-de la oficina.
De actas de visit.
De registro de matriculas.
De colombianos no matriculados.
De actas de nacimientos, matrimonios y defunciones.
De actos notariales.
De pasaportes expedidos o visados por el funciona-
rio consular.
De registro de los oficios recibidos y expedidos.
De certificados, en el que se transcribirin todos los
que se expidan.






President Constitucional de la Reptiblica de Colombia.


#' -n
67fje "~neC ec






33 -
De legalizaci6n de firmas.
De registro de todos los documents, contratos, pa-
saportes, declaraciones, protests y demas diligencias
que autoricen.
De estadistica mercantil.
De documents, dinero recibido en dep6sito, etc., o
confiados a la administraci6n del funcionario consular.
Copiador de la correspondencia official dirigida al
Ministerio de Relaciones Exteriores.
Libros del censo national.
Copiador de la correspondencia official y confiden-
cial que dirijan a otras autoridades y a particulares so-
bre asuntos oficiales.
Libro de recortes y copias de leyes, Decretos y reso-
luciones que se dicten en la Rep6blica con relaci6n al
servicio consular.
Los C6nsules que resident en puertos llevardn, ade-
mis, estos:
Registro de roles de tripulaci6n.
Registro de pasaportes expedidos y cambio de ban-
dera.
Registro de desembarcos, fallecimiento o deserci6n
de mariners colombianos.
Copiador de los manifiestos de cargamentos proce-
dentes de la Repiblica con destino a puertos de la ju-
risdicci6n consular, y los demis que las necesidades de
la oficina exijan o que, a juicio del C6nsul, sean conve-
nientes para el mejor servicio de ella.
En el primer mes de cada afio se hari un indice de
los oficios o documents contenidos en cada uno de los
legajos antes enumerados y se archivarin juntos con su
indice y en carpetas convenientes para su mejor conser-
vaci6n y consult.






34 -
Deben los C6nsules hacer encuadernar por semes-
tres el Diario Oficial, debidamente coleccionado.
Cuando un C6nsul tenga que dejar el Archivo y no
haya quien lo reemplace, lo entregarA bien acondicio-
nado al C6nsul de una Naci6n amiga, o, en su defect,
a un compatriota respectable, vecino del lugar; y a falta
de este a un extranjero de reconocida honorabilidad,
exigiendo en cualquiera de estos tres casos el correspon-
diente recibo y consultando la designaci6n de la perso-
na que haya de recibir el Archivo al C6nsul General, a
la Legaci6n o al Ministerio de Relaciones Exteriores,
acompafiando el recibo.
El Archivo de un Consulado es inviolable. Debe es-
tar separado del particular del C6nsul.
(VWase Biblioteca).

Archivo de una Naci6n amiga.
Previo aviso al Ministerio de Relaciones Exteriores
y a la Legaci6n de Colombia o Consulado General,.pue-
den los funcionarios consulares recibir en dep6sito el
Archivo de una Naci6n amiga y extender su protecci6n
a los stbditos o ciudadanos de ella, por ausencia y a pe-
tici6n del C6nsul en propiedad; y tambien pueden en-
cargarse, mediante solicitud semejante de un C6nsul
amigo, y por via de reciprocidad, de sus funciones, por
impediment o corta ausencia; pero no podrAn prestar
sus servicios a naturales de una Naci6n amiga que no
tenga representante consular constituido. En este caso,
pedirAn 6rdenes e instrucciones:al Gobierno.

Arribada forzosa.
Las protests que los capitanes de buques colombia-






S- 35 -
nos formalicen por arribada forzosa, serAn recibidas y
registradas por el C6nsul del puerto de su jurisdicci6n,
de conformidad con lo que establece el C6digo de Co-
mercio maritime.
La declaraci6n del Capitan y la contradeclaraci6n de
tripulantes y pasajeros, es lo que se llama protesto de
avertla.
En la protest especificard el Capitan las causes de la
arribada, las p6rdidas o averias de la nave o del carga-
mento y por qu6 fueron ocasionadas.
El C6nsul dard al CapitAn certificado de que cumpli6
lo dispuesto anteriormente, lo mismo que la fecha de
salida del buque y arribo al puerto y visard el Diario de
Navegaci6n. Tambi6n podrd autorizar la descarga de
mercaderias cuando esta fuere precisa para hacer repa-
raciones en el buque o cuando se reconozca que 6ste ha
sufrido averias, siendo los gastos de descarga y recarga
de cuenta del cargamento y de la nave, como lo dispone
el C6digo de Comercio maritime.
Cuando el informed de los peritos manifieste que el
buque puede ser reparado y continuar viaje, el Capitin
solicita del C6nsul autorizaci6n para ejecutar las repa-
raciones. El C6nsul no puede autorizarlas sino despues
de estar convencido de la gravedad del caso, de que las
averfas provienen de fortune de mar o de defects pro-
pios del barco, y a condici6n de que los peritos por l6
nombrados hagan constar expresamente su opini6ti en
el informed que rindan, quedando al Capitan el derecho
de pedir un nuevo reconocimiento cuando el primero
opine que las averias son debidas a antigiiedad del bu-
que, a negligencia o manejos fraudulentos. El C6nsul,
en este caso, conserve el derecho de nombrar los nue-
vos peritos. Si los dos reconocimientos dieren.un resul-






36 -
tado contradictorio, podra ordenarse un tercero, hecho
por todos los peritos reunidos; pero el acta, en este nue-
vo caso, ha de ser mis detallada y expresara, no la opi-
ni6n colectiva, sino la motivada de cada uno de ellos.
Despues de los reconocimientos puede el Capitin
proceder a las reparaciones, terminadas las cuales soli-
citard que los mismos peritos informen sobre la manera
c6mo los trabajos se han verificado. El C6nsul no puede
negarse a ello.
Si el barco de esa manera reparado pudiese navegar,
el C6nsul dard su autorizaci6n al respect; pero si la de-
claraci6n de los peritos manifestare que las reparaciones
son insuficientes y que el buque no se halla en estado de
salir al mar, ordenard nuevamente que se perfeccionen
y termine la reparaci6n.
Es convenient que el C6nsul observe, como se ha
dicho, una vigilancia escrupulosa, y que consulate con
los Agentes de Seguros, quienes pueden asistir como
testigos en todas las operaciones que se efectien.
Ya reparado el navio, y para pagar los gastos de la
arribada, puede el Capitdn, cuando no tuviere dinero
para ello, solicitar un pr6stamo a la gruesa o vender
parte de la carga. Como estos dos recursos son delica-
dos, no se debe apelar a ellos sino en extrema necesidad,
y asi lo hard constar el Capitdn en un acta firmada por el
y los principles empleados del buque, solicitando, al
propio tiempo, la autorizaci6n del C6nsul para el em-
prestito o la venta.
El prestamo a la gruesa no puede efectuarse sin auto-
rizaci6n del C6nsul, y puede hacerse de varias maneras:
con la simple firma privada, por acto pfiblico o por re-
mate ante un Corredor del pafs, o, si los usos lo permi-
tieren, por contrato celebrado ante el mismo C6nsul. De






37 -
cualquier manera, el C6nsul hara que la operaci6n se
efect~e en las mejores condiciones.
Si se prefiere la venta de una parte de las mercan-
cias, tambi6n es indispensable la autorizaci6n del C6n-
sul, pero la intervenci6n de 6ste en la venta no es nece-
saria.
En el caso de que el barco-segin declaraci6n de
los peritos-no pueda ser reparado, ya porque el pais
no ofrezca los recursos necesarios y falten elements, ya
porque el presupuesto sea excesivo, e procedimiento
que debe seguirse es 6ste:
Si es por innavegabilidad por fortune de mar, el bu-
que puede ser abandonado a los aseguradores, por me-
dio de acta de abandon, expedida por el C6nsul.
Aunque esto no sucede, sino rara vez, pues el asegura-
dor no se halla casi inunca en el lugar, y el Capitin no
tiene poderes o ignora si el buque ha sido objeto de un
nuevo seguro despues de su salida del puerto de origen.
Tampoco el C6nsil tiene facultad para aceptar el aban-
dono por cuenta del asegurador.
Lo que sucede, frecuentemente, es que despues de
probada la innavegabilidad, el Capitan requiera la ven-
ta por cuenta de los interesados, como ocurre en el caso
de naufragio.
El Capitan huyo barco hubiere sido condenado por
causa de innavegabilidad, tratarA de alquilar otro para
transportar las mercancias al lugar de su destiny, y si no
le fuere possible obtenerlo, el viaje se considerarA inte-
rrumpido por fuerza mayor: esta circunstancia hace ne-
cesaria la reglamentaci6n de las averias, lo que general-
mente se hace en el puerto de destino.
Y respect de las mercancias, o quedan a bordo, o
son desembarcadas. Si ocurre lo primero, hay que ase-






38 -
gurarse de si se encuentran en buen estado de conser-
vaci6n, y si podrin continuar el viaje sin peligro de de.
terioro, lo cual se hard constar en el infortre de los pe-
ritos que practicaron el reconocimiento, los cuales deben
decir. si las mercancias estAn averiadas en todo o en par-
te, y las causes a que debe atribuirse su deterioro: el
agua de mar, defecto de atraque, etc. El C6nsul tomard
las medidas necesarias para hacer separar las mercan-
cias averiadas de las que no lo estuvieren, y, Ilegado el
caso, ordenard el desembarque y venta de las primeras.
Si las mercancias fuesen desembarcadas, es necesario
verificar su estado y tomar medidas para evitar su ulte-
rior deterioro, durante el tiempo que est6n depositadas
en tierra, o a su reembarque.

Asilo,en los Consulados.
Tanto en lo civil como ,en lo criminal y en los deli-
tos contra las leyes del pafs, los C6nsules y sus bienes
estan sujetos a la jurisdicci6n del Estado en que resident
-salvo el caso de que por Convenciones o Tratados es-
peciales se les conceda exenci6n a este respecto-y, por
lo tanto, no tienen ni deben pretender el derecho de
asilo en sus casas, careciendo de la facultad de sustraer
a las pesquisas de los Jueces a los individuos que resi-
dan o se refugien en aqu6llos.
El escudo de armas y el pabell6n national no tienen
otro objeto. que el de indicar la residencia consular, y
en ningfin caso se entiende que la casa u oficina consu-
lar pueda servir de asilo a cualesquiera criminals, aun-
que sean ciudadanos colombianos, ni de obstAculo a las
diligencias de citaci6n o ejecuci6n de la justicia del pais.
Los buques de guerra pueden prestar asilo a las per-






39 -
sonas que se refugiaren en ellos, asi como las autorida-
des territoriales pueden prestarlo a los que huyeren de
tales barcos; pero este asilo es transitorio, pues tan pronto
como una parte pida la extradici6n la otra debe apresu-
rarse a concederla. S61o es efectivo. el asilo por delitos
politicos; pero es convenient, de todos modos, que el
C6nsul aconseje al Comandante la mayor circunspec-
ci6n al respect. La autoridad local debe dar entera fe a
la palabra del Comandante acerca.de si existen a bordo
de su buque refugiados, y no puede por ning6n motive
hacer investigaciones, pues si pretendiere hacerlas, vio-
lando de esa manera la jurisdicci6n de aquel, puede ser
rechazada por la fuerza, y el C6nsul debe velar para
que aquel caso no Ilegue a efectuarse.

Averias.
Estas consistent en el demerito que sufre una mercan-
cia por accident ocurrido durante la conducci6n, desde
el moment de su embarque hasta inmediatamente antes
de descargarse el buque.
En otro lugar reproducimos los articulos del C6digo
de Comercio respect de ellas.
Las averias son simples o gruesas (las simples se Ila-
man tambien particulares, y las gruesas, comunes), se-
grin se trate de dafios involuntarios y accidentales o de
dafios voluntariamente causados en vista de la salvaci6n
de la nave y las mercancias. Los gastos extraordinarios
constituyen una averia simple cuando han sido hechos
solo enr vista de la conservaci6n del barco, o solo de las
mercanclas, y gruesa cuando han tenido por objeto-la
salvaci6n del navio y las mercancias conjuntamente.
Los C6nsules recibirAn el protest de las averias que






40 -
los Capitanes estin en la obligaci6n de presentarles, pero
para su clasificaci6n y reglamentaci6n, sus poderes no
siempre son bien determinados, debiendo atenerse en
todo caso a las disposiciones del C6digo de Comercio.
La intervenci6n del C6nsul esta muy limitada cuan-
do se trata de averias simples, pues los Capitanes tienen,
por lo general, amplios poderes para resolverlas: cuan-
do se trata de averias comunes no sucede lo mismo, y
en 6stas tiene el C6nsul que intervenir necesaria e ine-
ludiblemente.
Cuando el arreglo de averias corresponda a las auto-
ridades locales y haya uno o mis interesados colombia-
nos que no tengan representante legal, el funcionario
consular tendrA especial cuidado de intervenir en las di-
ligencias de inventario, venta, remate o convenio que se
practique.
Cuando se forme expediente con motivo de averfas
darin los C6nsules, a petici6n de los Capitanes de bu-
ques, copia autorizada de aquel y de sus documents
justificativos.
Las protests formuladas a bordo sobre averias,echa-
z6n o cualesquiera otra clase de p6rdidas, serAn recibi-
das del Capitin por declaraci6n jurada ante el C6nsul y
se inscribirAn en el registry especial que debe Ilevarse
al efecto. Los pasajeros y tripulantes seran interrogados
sobre la verdad de los hechos, teniendo present el Dia-
rio de Navegaci6n, si este no se hubiere perdido.
Cuando un Capitan, sin haber sufrido ningtin si-
niestro, temiere que la carga de su barco se hubiese ave-
riado por el mal tiempo, el agua de mar u otras causes,
puede dirigirse al C6nsul y pedir el nombramiento de
peritos para que hagan constar que los dafios no le son
imputables.







41 -

Ausencias del C6nsul.
Ningin C6nsul podrA ausentarse de la ciudad donde
ejerce sus funciones, sino por razones justificadas y
durante breves dias, previa autorizaci6n que para ello
debe obtener de la Legaci6n.
Cuando un C6nsul necesitare ausentarse por corto
tiempo del lugar de su residencia, dard aviso de ello con
la debida oportunidad al C6nsul General y a la Lega-
ci6n, proponiendo la persona que deba reemplazarlo, si
no estuviere determinada de antemano.

















B


Bandera
La bandera national de Colombia consta de tres fa-
jas horizontales de color amarillo oro la de laparte supe-
rior y de un ancho igual a la mitad de la bandera; las
otras dos fajas, cada una de las cuales mide la mitad del
ancho de la parte-amarilla, son de color rojo encendido,
la fltima, y azul la del centro.
La bandera, asi como el escudo, sirven finicamente
para indicar la residencia consular. Debe izarse en los
dias de fiesta national de Colombia, en los del pais don-
de reside el C6nsul, y en las fechas solemnes, si es cos-
tumbre, de los pauses amigos que tengan su representan-
te en la localidad.

Banquetes
Un C6nsul, sea casado o no, puede dar en el Consu-
lado banquetes o recepciones oficiales en dias solemnes
para Colombia: 20 de julio, 7 de agosto, 1. de enero, o







43 -
cuando sea oportuno por otra causa; llegada de alguna
autoridad colombiana, civil, eclesiAstica o military; con-
memoraci6n de algfin aniversario glorioso, etc. Si el
C6nsul es soltero, lo acostumbrado es que suplique a la
esposa de su Vicec6nsul, o, en su defecto, a la del De-
cano del Cuerpo, haga los honors de la casa.
El puesto de honor de una mesa, cualesquiera que
sea su forma, es el centro de ella, frente a la parte prin-
cipal del comedor. Como dicho puesto lo ocupa, por lo
general, el duefio de la casa, el primero a su derecha, y
los demAs siguiendo el orden de derecha a izquierda,
son concedidos a los invitados de distinci6n.
En los banquetes a que asistan sefioras, los puestos
a derecha e izquierda de la sefiora que haga los honors
y ocupe puesto frente al duefio de la casa, son los de
preferencia, siendo el de la derecha el de honor.
Es muy usada hoy dia para las grandes comidas ofi-
ciales la mesa en forma de herradura. El centro de 6sta,
en la parte exterior, debe ser ocupado por el duefio de
la casa y la distribuci6n es igual a la de las mesa ordi-
narias.

Biblioteca
AdemAs de los libros del Archivo, aconsejamos a los
C6nsules que quieran former una pequefia biblioteca de
consult, la adquisici6n de las obras que a continuaci6n
mencionamos.
A los C6nsules que no tengan relaciones en Colom-
bia, les recomendamos dirigirse a la Libreria America-
na, del Dr. Jos6 Vicente Concha, Bogoti; o a la Libre-
ria Colombiana, de los Sres. Camacho RoldAn y Tama-
yo, Bogota; que ellas seguramente los dejarAn satisfe-






44 -
chos, los atenderin en sus deseos con la mejor buena
volunfad. Es convenient que al dirigirse a ellas, el so-
bre se extienda asf:
Librerfa....
Bogota
Reptiblica de Colombia
America del Sur


Historia de Colombia, por Henao y Arrubla.
Compendioqe Historia de Colombia,por J. J. Borda.
Geografia de Colombia, por Francisco J. Vergara y
Velasco.
'Compendio de Geografia de Colombia, por Angel
M.a Diaz Lemus.
Por el Sur de Colombia, del Dr. Miguel Triana.
Al Meta, de[Dr. Miguel Triana.
Bolivar et I'emancipation des Colonies espagnoles
des origenes a 1815, por Jules Mancini.
Cr6nicas de Bogotd, por Pedro M. Ibfiez.
El 20 deJulio, por Eduardo Posada.
Obras de Caldas, por Eduardo Posada.
Colombia, por V. Levine.
De Bogotd al Atldntico, por Santiago Perez Triana.
De Paris al Amazonas, por Cornelio Hispano.
La evoluci6n del principio de arbitraje, por Fran-
cisco J. Urrutia.
Sermones y discursos, del Dr. Rafael Maria Carras-
quilla.
Los Anuarios de la Academia Colombiana de la
Lengua.
El libro del Centenario.
El libro del Congreso Eucaristico.






45 -
Un Parnaso Colombiano.
Diccionario Geogrdfico, por Zamora.
Apuntaciones critics al lenguaje bogotano, por
Rufino J. Cuervo.
Las minas de oro y plata de Colombia, por V. Res-
trepo.
Tratado de Hacienda pfblica, por Climaco Cal-
der6n.
La Republique de Colombie, por EnriqileJalhay.
Riqueza mineral de Colombia, por Fortunato Perei-
ra Gamba.
Viajepor Colombia, por M. Cane.
Colombia en la mano, por El Porvenir, de Carta-
gena.
Industries en Colombia, por B. Dickson.
Pdginas de la Historia de Colombia, por J. M. Ri-
vas Oroot.
Sobre Fronteras y Consulados, por J. M. Perez Sar-
miento.
La Colombie Economique, por Rend Roger.
Peregrinaci6n de Alpha, por Manuel Ancisar.
Reminiscencias, por Juan Francisco Ortiz.
Reminiscencias, por J. M. Cordov6s Moore, y otras
no menos importantes.
Deben tomar una suscripci6n a una revista colom-
biana y a uno o dos diaries, para estar al corriente de
los asuntos de Colombia.
(Vease Archivo).

Boletas de los Bancos
Es necesario que los C6nsules remitan al Consulado
General (en Londres, o en Nueva York, seguin el caso),






46 -
junto con sus cuentas, las boletas de los Bancos donde
hayan comprado los cheques o letras, pues ellas consti-
tuyen comprobantes que es menester remitir a la Corte
de Cuentas, toda vez que en esas boletas o volantes se
indica el tipo del cambio y se menciona la cantidad pa-
gada por el cheque o letra.

Buques nacionales
Los C6nsules prestarAn a los buques colombianos,
en todos los puertos de su jurisdicci6n, protecci6n y
apoyo, procurando que se les otorguen los derechos,
franquicias y exenciones que las leyes, Tratados pdbli-
cos y practices vigentes les concedan; pero esta protec-
ci6n solo se otorgarA a los buques cuya nacionalidad
este plenamente comprobada.
Deben igualmente velar por que los buques nacio-
nales cumplan en su navegaci6n las leyes y demis dis-
posiciones colombianas a este respect, y por que no
violent los reglamentos locales de los puertos a donde
atraquen. De toda infracci6n o irregularidad que obser-
ven en este sentido darin cuenta al Ministerio de Rela-
ciones Exteriores, comprobando la verdad del denuncio.
Los Capitanes de buques nacionales que por prime-
ra vez Ileguen a un puerto extranjero, serin instruidos
por el C6nsul de la localidad de todo lo que necesiten,
para obrar de conformidad con las leyes o reglamentos
del pais.
Tati pronto como un buque national fondee en puer-
to extranjero o sea admitido a libre plitica, el C6nsul
hara present al Capitan la obligaci6n de hacer conocer
en el Consulado, dentro de las veinticuatro horas, el
Diario dela navegaci6n, el puerto y dia de su salida,






47 -
itinerario recorrido, peligros que haya corrido y dafios
sufridos por la nave, accidents o sucesos de importan-
cia ocurridos en la travesia y las medidas empleadas para
prevenirlos o corregirlos y comprobarlos.
De esta declaraci6n se dejara constancia en los libros
que para tal efecto se llevaran en el Consulado, y sera
firmada por el Capitin del buque y el funcionario con-
sular, quien visara el Diario de la navegaci6n.
Dentro del plazo de veinticuatro horas exigiri la en-
trega de los siguientes papeles y documents del buque,
que quedarAn en dep6sito en el Consulado hasta que
zarpe nuevamente.
1.0 Documentos justificativos de la propiedad del
barco.
2.0 Pasaporte del buque o patente de navegacidn.
3. Rol de la tripulacion.
4. Documentos que acrediten el buen estado de
la nave.
De estos documents dari el C6nsul recibo al Capi-
tan y se los devolverd cuando el buque est6 listo para
zarpar y se hayan cumplido las siguientes disposiciones:
I.1 Que en el rol de la tripulaci6n se hayan hecho
constar todas las modificaciones que 6ste hubiere su-
frido.
2.a Que se hayan cubierto los gastos ocasionados
por la tripulaci6n.
3.a Que se haya dado cumplimiento ante las auto-
ridades competentes a las formalidades requeridas para
que el buque pueda salir del puerto.
Es condici6n indispensable, para que se preste al bu-
que y a su tripulaci6n protecci6n consular, que se haya
hecho el dep6sito de los documents antes enumerados,
y si este no se hiciere, se dard cuenta de ello al Ministe-






48 -
rio de Relaciones Exteriores para que imponga al Capi-
tin, sobre quien recaeri today la responsabilidad, las pe-
nas a que hubiere lugar.
Los C6nsules tendrAn especial cuidado de que los
buques nacionales que naveguen entire puertos extranje-
ros o entire 6stos y puertos colombianos, se mantengan
en buenas condiciones de navegabilidad, y est6n provis-
tos de embarcaciones menores, aparatos de salvamento,
pertrechos, viveres, aparejos, e instruments necesarios.
Para lograr este fin, los C6nsules nombrarin por
cuenta del buque, dos o mis peritos que practiquen el
reconocimiento del casco, los cuales serAn elegidos entire
los Capitanes o constructores que se encuentren en el
puerto, y en vista del informed que 6stos rindan, el C6n-
sul expedira el certificado.respectivo.
Sin perjuicio de la prActica del.peritazgo de que an-
tes se trata, cuando un buque colombiano surto en puer-
to extranjero tenga que hacer larga travesfa, serd exami-
nado antes de que el.C6nsul devuelva al Capitan los
papeles, por dos peritos, uno de los cuales nombrara el
C6nsul, para que 6stos, de acuerdo, decidan si la nave
estA en buenas condiciones para la navegaci6n y la esti-
ba del cargamento convenientemente dispuesta.
Los buques de cabotaje que hagan el servicio inter-
nacional solo depositarin sus papeles y documents en
el primer viaje que hagan, y despu6s no llenarAn este
requisite sino cada seis meses; pero si presentarAn siem-
pre al funcionario consular el libro de navegaci6n, para
que lo vise, y rendiran la respective declaraci6n.
Cuando el puerto a que llegue un buque colombia-
no est6 bloqueado, o amenazado de peligro de combat,
o infestado de enfermedad contagiosa, el C6nsul debe
ponerlo en conocimiento del Capitin del buque tan











Ministro de Relaciones Exteriores de la Repfblica de Colombia.


SR. DR. MARCO FIDEL SUAREZ






49 -
pronto como pueda comunicarse con el, y le hard saber
laS disposiciones que con tal motive se hubieren dictado.
Si estallare una revoluci6n en la Reptblica o en al-
gunode los pauses de escala o destiny despues de que
un buque haya salido de puertos nacionales, el funcio-
nario consular del primer puerto extranjero en que el
buque toque le dard cuenta del hecho,haciendole las in-
dicaciones que consider necesarias para la seguridad
de la embarcaci6n y de la carga.
Cuando lo juzguen convenient, pueden los C6nsu-
les examiner los libros y papeles de la nave para saber
si hay alguna parte de la carga que no haya pagado los
correspondientes derechos de exportaci6n, lo que hard
saber al Ministro de Hacienda, indicando el nombre del
buque y de su Capitin, la fecha en que sali6, el puerto
de partida, la fecha de arribo al puerto de su jurisdic-
ci6n y la carga que no pag6 los derechos.
Si a este examen se opusiere el Capitan, el C6nsul
dard cuenta al Ministro de Relaciones Exteriores, expo-
ni6ndole los motives que tuviera para practicar el examen.
El Capitan presentarA al C6nsul la Patente de sanidad
en los puertos donde las autoridades locales no la exi-
jan, y en 6sta debe constar si ha habido enfermos en la
travesfa, qu6 tratamiento se les ha dado, qu6 medios de
curaci6n se han empleado y los demis hechos relacio-
nados con la salubridad del buque.
Las alas y bajas que ocurran en el rol de la tripula-
ci6n deben anotarse con la firma de los Capitanes, y asi
cuidarin los C6nsules de que se haga, y prestarin a
aqu6llos su auxilio para el enganche de las plazas que
faltaren.
Las diferencias que ocurran entire Capitanes de bu-
ques colombianos o entire uno de 6stos y los tripulantes,






50 -
serin amigablemente arregladas por el C6nsul, quien
autorizari los nuevos contratos de enganche.
Igualmente pueden los C6nsules decidir las cuestio-
nes que se presented entire el Capitan y los pasajeros
con relaci6n al pasaje, salvo que 6stos quieran poner el
asunto en manos de las autoridades judiciales.

Buques de guerra
Al llegar al puerto un buque de guerra colombiano,
el.C6nsul se apresurard a ir a 61 y acompaiado del Co-
mandante del barco, y de uniform, visitari al memento
a las Autoridades locales.
Una vez anunciado el barco, el C6nsul hard lo posi-
ble para que la recepci6n sea lo mds cordial e informa-
ri al Comandante de los honors que psta obligado a
rendir a' la plaza en virtud de los reglamentos y la cos-
tumbre y le instruirA de lo que se haya hecho con bar-
cos o escuadras de otras Naciones.
Para las visits entire los C6nsules y los Comandan-
tes de los barcos de guerra, hay que tener present que
aqueIlos estdn equiparados a los filtimos, de esta ma-
nera: si el Jefe del barco o de la escuadra tiene un grado
inferior al del C6nsul, es 6ste quien debe hacer la pri-
mera visit; pero si el C6nsul es de grado igual o supe-
rior, el Jefe en cuesti6n es quien visitarA primero.
La equivalencia, generalmente, es 6sta:
C6nsul General: Capitin de Navio de I.a clase.
C6nsul: Capitan de Navio.
Vicec6nsules: Tenientes de Navio.
El C6nsul va a bordo en un bote que el Comandan-
te pone a su disposici6n, y al Ilegar al barco 6ste dispa-
rard los cafionazos de ordenanza.
En Francia, segfin De Clercq et de Vallat, los C6i-






51 -
sules Generales son recibidos por el Comandante, los
oficiales y -guardias-marinas en lo alto de la escala, en
presencia de la guardia, que conserve las armas en des-
canso, y con las cornetas y tambores prestos a sonar.
Los C6nsules lo son por el Comandante y la guardia
con las armas en descanso, en la escala de popa, y los
Vicec6nsules por el segundo de a bordo, igualmente en
popa, y sin que la guardia se halle piesente.
Al dejar el barco los C6nsules Oenerales, son des-
pedidos por nueve cafionazos, por siete los C6nsules y
cinco los Vicec6nsules.
Estos mismos honores-que son los generalmente
acostumbrados en todos los pafses-se les rinden cuan-
do se embarcan para viajar eh el barco, o cuando des-
embarcan en el lugar en donde van a ejercer sus funcio-
nes, a menos que no.haya a bordo un Agente diploma-
tico o de grado superior.
Los C6nsules deben cuidar escrupulosamente de que
los barcos de guerra o escuadra sean tratados con el
respeto debido al pabell6n y de que se les acuerden to-
dos los honors, inmunidades y privilegios concedidos
por el Derecho de genes o por los Tratados pfiblicos.
El mAs esencial es el de la extraterritorialidad, y como
consecuencia 16gica, la exenci6n de toda visit de justi-
cia, de aduana o policia.
El Comandante del barco no puede autorizar el des-
embarque de gente armada en un puerto extranjero, si
el C6nsul no se hubiere entendido antes con las autori-
dades locales para permitirlo o justificarlo.
Tampoco puede desembarcar y dejar en tierra a nin-
guna persona que tuviese a bordo, sin haberlo consul-
tado previamente con el C6nsul, y sin haber obtenido
su permiso por escrito.

















C

Cambio.
Los derechos consulares se pagarAn siempre en pe-
sos oro. El C6nsul-podrd aceptar moneda del pais don-
de reside, al tipo que tenga el cambio el dia en que el
pago se verifique.

Cancilleres.
Canciller, del latin, cancellarius, es el empleado que
se halla en los Consulados al frente de la Cancilleria.
Son empleados que ayudan al C6nsul en sus funciones;
como secretaries, en las euestiones political y adminis-
trativas; como escribanos, notarios o alguaciles, en las
judiciales; como cajeros o tesoreros, en las de Hacienda.
Deben de ser, de consiguiente, de la absolute confianza
del C6nsul.
La naturaleza de sus funciones require, que sean
nacionales del pals a cuyo servicio estdn. Empero, en
algunos Consulados de poca importancia, pueden nom-
brarse extranjeros.






53 -
Todos los C6nsujes de Colombia pueden solicitar
del Gobierno la creaci6n de Cancilleres cuando lo juz-
guen necesario para la buena march de sus oficinas, y
pedir la asignaci6n de sueldo para dichos Cancilleres;
pero si el Gobierno no accediera a esta solicitud, po-
dran ser nombrados por los C6nsules bajo su respon-
sabilidad y pagados de su propio peculio.
Los Cancilletes de los Consulados colombianos, tie-
nen estas obligaciones:
Auxiliar al C6nsul en todo lo concerniente al despa-
cho de la oficina, preparando los documents y notas
oficiales que 6ste les determine.
Llevar los libros que de antemano les indique el Jefe
de la oficina y arreglar el Archivo en-la forma estable-
cida.
Acompafiar al C6nsul en los actos oficiales para los
cuales tanto 6ste como el Canciller hubieren sido invita-
dos, o en todos aquellos actos en que no siendo necesa-
rio este requisite, sea de cortesia o costumbre en la lo-
calidad el hacerlo.
Hacer los studios comprendidos dentro de la mi-
si6n consular que les sean encomendados por el C6nsul,
presentando por escrito el correspondiente informed.
En ausencia de los C6nsules, podrAn legalizar con
su firma los documents que con tal fin se le presented,
siempre que su despacho sea urgente; pero en ningin
caso podrAn firmar notas ni actas notariales, pues los
C6nsules no pueden delegar esta facultad.
PodrAn tambidn representar por delegaci6n al C6n-
sul en aquellos actos que requieran la intervenci6n per-
sonal de 6ste fuera de la oficina, cuando los Tratados,
leyes o pricticas locales lo autoricen.
El Poder Ejecutivo nombra actualmente, por con-






54'-
curso entire los alumnos de las Universidades, Cancille-
res con sueldo para algunas Legaciones y Consulados.
Ellos perfeccionan sus studios de Jurisprudencia en
las Universidades europeas y prestan sus setvicios en las
oficinas respectivas. Entre otros, tienen sueldo los de
Bruselas, Londres, Nueva York, Paris, etc.
Los Cancilleres sin sueldo disfrutan de los emolu-
mentos que correspondent a los C6nsules, cuando 6stos
lo tienen.

Cartas remisorlas.

Deben remitirse, por duplicado, al Consulado gene-
ral en Londres o Nueva York, segin el caso, una remi-
soria del producto.neto del Consulado en el mes y otra
de lo recaudado por venta de estampillas. Debe constar
claramente en las dos el imported de la remesa en pesos
oro. En las cartas remisorias no debe tratarse de otro
asunto; si el C6nsul desea hacerlo, debe escribir una
carta separada.

Categoria.

Los individuos que forman el Cuerpo Consular de
Colombia en el extranjero, estAn subordinados unos a
otros asi:
Los C6nsules generals al Agente DiplomAtico.
Los C6nsules pirticulares a los C6nsules genera-
les; y
Los Agentes consulares a los Vicec6nsules.
Los funcionarios consulares seran subrogados, en
caso de ausencia o impedimento, por los respectivos
Cancilleres, y cuando 6stos no existan, por el funciona-






55 -
rio consular que en el orden de categories establecido
resida a la saz6n en el mismo lugar. Cuando no sea po-
sible Ilenar las condiciones anteriores, el que se ausente
o este impedido puede encargar de sus funciones interi-
namente al C6nsul de una naci6n amiga, a un colombia-
no de reconocida honorabilidad y competencia o a un
extranjero que reuna las mismas condiciones, dando de
lo ocurrido cuenta'inmediata al Agente diplomatic co-
lombiano, si lo hubiere, al C6nsul General, al Ministe-
rio de Relaciones Exteriores y a la primera autoridad
local, designatndo la persona que debe reemplazarlo.
Cuando en una region hay dos C6nsules, uno co-
lombiano y otro de nacionalidad extranjera, se entiende
de mayor categoria el colombiano. Cuando los dos son
colombianos, el de mayor jurisdicci6n tiene la mayor
categoria. Lo mismo puede decirse de los C6nsules Ge-
nerales.
Los C6nsules que devenguen sueldo fijo serin siem-
pre ciudadanos colombianos y se preferirdn en todo caso
los que esten dedicados al servicio ptiblico diplomatico
o consular.
La designaci6n de C6nsules ad honorem puede re-
caer en nacionales o extranjeros, prefiriendo siempre los
nacionales, y de los extranjeros a los que tengan intere-
ses en Colombia o la hayan visitado.
Los C6nsules Qenerales podrAn asumir el carActer
de Encargados de Negocios, por disposici6n del Poder
Ejcutivo, disfrutando de las mismas inmunidades y
sueldo a que estos-tienen derecho.
Los C6nsules Generales, a falta de Agentes diplona-
ticos, podran dirigirse al Gobierno del pais en que resi-
den para tratar asuntos que se les hayan confiado oficial-
mente. A los demAs empleados consulares no les serd






56 -
permitido hacerlo sino en casos urgentes en que sus
gestiones hayan sido desatendidas por las autoridades
subalternas. En los paises donde haya acreditados dos o
mrs empleados consulares, solamente podrA tratar con
las autoridades el de mayor categoria.
Todos los C6nsules, cualquiera que sea su categoria,
dependent directamente del Ministerio de Relaciones Ex-
teriores o de la Legaci6n.
Los funcionarios consulares estAn asimilados asi:
C6nsul General: Ministro resident; Jefe;Superior de
Administraci6n; Brigadier; Capitdn de Navlo de prime-
ra clase.
C6nsul: Secretario de Legaci6n; Jefe de Administra-
ci6n; Coronel; CapitAn de Navio.
Vicec6nsul: Secretarios de segunda clase; Oficiales
de Administraci6n; Capitanes; Tenientes de Navio.

Censo.
El C6nsul, con el mayor celo, formarA el censo de
los colombianos, en la ciudad donde reside o regi6n
hasta donde alcance su jurisdicci6n, del cual remitiri
copias al Ministerio de Relaciones Exteriores, al Minis-
terio de Gobierno y a la Direcci6n de Estadistica en Bo-
gota.

Certificados de origen.
Este consiste en una declaraci6n official del prodic-
tor o fabricante de un articulo, o persona autorizada por
1l, ante la autoridad local del lugar de producci6n o de-
p6sito en la naci6n productora, de que las mercancias a
que se refiere el certificado son de su fAbrica o product
de su indugtria.






57 -
El certificado debe expresar nfmero, marcas, nume-
raci6n y peso bruto de los buttos, y la material y clase de
mercanciai consignando de manera terminante, en euan-
to a los hilados y tejidos, si son de algod6n, cdfiamo o
lino, lana o seda, o mezcla de estas materials.
Debe legalizar el C6nsul este document.

Cobro de derechos.
Se cobran los derechos y emolumentos'en pesos oro
y deben pagarse en el mismo moment en que se hace
entrega de los documents legalizados.
(Vease Derechos).

Comerciantes.
Ningfn funcionario consular de Colombia podra
ejercer el comercio conella dentro de los limits de su
jurisdicci6n, ni ser Agente consignatario de Compafifas
de navegaci6n que trafiquen en sus costas.
Empero, si podrin ejercer la profesi6n de comer-
ciantes, los que presten su servicio ad honorem, en el
lugar de su residencia, siempre que en el ejercicio no se
presten protecci6n con las funciones pfiblicas de que
estAn investidos.
Los C6nsules Generales no podran ejercer las fun-
iones relacionadas con el conercio y la navegaci6n
cuando 6stos esten adscriptos a otros establecimientos
consulares existentes en lugares del pafs o territorio de
su jurisdicci6n.

Comercio.
Una de las obligaciones a que deben prestar mis
ateinci6n los C6nsules colombianos, es a la de trabajar,






58 -
por cuantos medios est6n a su alcance, por aumentar el
comercio de Colombia con el pais a donde estAn acre-
ditados.
Para cumplir esta misi6n, es convenient que los
C6nsules se relacionen con importadores, exportadores
y productores; que se pongan en intimo contact con
ellos. Deben, pues, suministrar cuantos informes se les
pidan; aconsejar en la designaci6n de Agentes o Repre-
sentantes; facilitar el envio de muestras y articulos de
propaganda; velar, en fin, por los intereses del comer-
cio, dentro de las facultades propias de su cargo.
Tambien debe remitir, con la mayor frecuencia, re-
vistas comerciales que indiquen la clase de articulos que
pudiera exportarse o importarse de Colombia; facilida-
des concedidas; vias aparentes para remitirlos; precious y
descuentos, etc., etc.; procurando tener siempre al co-
rriente al Ministerio de Relaciones Exteriores de todas
las leyes, Decretos, reglamentos u ordenanzas que se ex-
pidan y que de cualquier modo interesen al comercio o
contribuyan a la subsistencia o incremento de la produc-
ci6n de la Repfiblica.

Condecoraciones.
Para aceptar los funcionarios consulares de Colom-
bia una condecoraci6n de algiTn Gobierno extranjero,
deben previamente solicitaf el permiso del Ministerio de
Relaciones Exteriores, si estan fuera del pais, o del Mi-
nisterio de Gobierno, si se encuentran en territorio co-
lombiano.
Las condecoraciones deben usarse dando la prefe-
rencia a las nacionales, y luego a las del pafs donde se
resida.






59 -
Cuando se usen sobre el frac, deben Ilevarse las ban-
das bajo el chaleco, de derecha a izquierda; las places al
costado izquierdo y las cruces al cuello. Las cruces de
Caballero no se usan sino con el uniform, a menos que
sean en miniature, en el ojal izquierdo, llevando una o
mis reducciQnes pendientes de una cadenilla.
Muchos usan en el ojal izquierdo del frac, en la so-
lapa, el bot6n con los colored nacionales.

Conocimientos.

Los conocimientos de embarque (manifiestos) de las
Compafiia de navegaci6n, no es indispensable que sean
legalizados por los C6nsules.

C6nsules Generales

Los C6nsules Generales son los Jefes del personal
consular establecido en un Estado o en regions deter-
minadas por las Letras Patentes; es decir, pueden tener a
su cargo una ciudad, una o varias Provincias o Depar-
tamentos, o la Naci6n toda.
Los C6nsules, Vicec6nsules, Cancilleres y Agentes
consulares de la region de su jurisdicci6n, les estAn su-
bordinados.
Si bien es cierto que la jefatura es nominal y de ca-
tegoria simplemente, pues los Jefes, en realidad de ver-
dad, son los Diplomdticos, la superioridad de los C6n-
sules Generales sobre los demis, es innegable: estA esta-
blecida en las disposiciones vigentes sobre la material.
Los C6nsules Generales, en su carActer de Jefes y su-
periores de los demis empleados consulares, deben vi-
gilar e inspeccionar la conduct que observen sus su-






60 -
bordinados en el cumplimiento de sus atribuciones, les
prescribirgn la estricta observancia de las leyes, Decre-
tos y resoluciones dictadas con el servicio consular.
Los C6nsules Generales informarin, por lo menos
una vez al aiio, sobre el modo c6mo cumplen sus debe-
res los C6nsules y Vicec6nsules de su dependencia y
trasmitirin a 6stos las 6rdenes y resoluciones que.ema-
nen del Ministeiio, las cuales cumplirAn y harAn cum-
plir; resolverin las dudas que se presented, con obliga-
ci6n de ponerlas en conocimiento del Ministerio para
su definitive resoluci6n; darkn instrucciones a los C6n-
sules y Vicec6nsules para el mejor servicio de sus ofici-
nas, y los informaran oportunamente sobre Jodo lo que
pueda ser de interns para la Repfiblica y que, a su juicio,
afecte al servicio consular.
Corresponde igualmente a los C6nsules -Generales
velar por el cumplimiento de los Tratados de Comercio
y Navegaci6n celebrados por Colombia con los paises
donde resident, y cuidardn de que los funcionarios de su
dependencia informen a este respect, para trasmitir sus
opinions at Gobierno y a la respective Legaci6n, con
el objeto de que se inicien las gestiones a que haya
lugar.
Los reglamentos o leyes de cada pais determinant las
condiciones requeridas para llegar al grado de C6nsul
General. En Francia, segfin De Clerq et de Vallat (Gui-
de practique, Tit. I, pAg. 39), alos C6nsules Generales
son escogidos, primero por via de permuta entire los
Subdirectores del Departamento de Relaciones Exterio-
res (Direcciones political y commercial y segundo, pot
via de ascenso entire los C6nsules y los Secretarios de
Embajada de primera clase que contaren, por lo menos,
tres afios de servicio en este grado, quienes han de ser
mayores de 35 afios.e






61 -
En las otras naciones tambien se llega por ascenso a
la categoria de C6nsul General.
Con miucha raz6n dice el Sr. TrajanoMera (C6nsu-
les y Consulados, pAg. 86), hablando del derecho que
se reservan algunos Gobiernos, especiahnente america-
fios, de nombrar C6nsules Generales a personas que no
pertenecen a la carrera, media que queda justificada
cuando obedece a una necesidad ineludible o a un prin-
cipio de justicia, no disgusta ver un C6nsul General
asi improvisado, si ha hecho su carrera en otro ramp de
la Administraci6n, o se ha distinguido por su saber, sus
merecimientos y sus aptitudes especiales en material co-
mercial, sus servicios a la Patria, etc.; lo que si disgus-
ta, agrega aquel, es el procedimiento de ciertos Gobier-
nos que de una plumada hacen C6nsules Generales a
personas que ni porsu edad, ni por sus antecedentes, ni
por nada, estAn a la altura del cargo de que se les invis-
te, raz6n por la chal son miradas con desconfianza, ya
que no con desdefiosa indiferencia, por sus colegas, por
la sociedad en que viven y por los mismos Gobiernos
extranjeros, los cuales las aceptan a la fuerza y apenas
las toleran.
Los C6nsules Generales pueden ejercer, por dispo-
sici6n del Gobierno, las funciones de Encargados de
Negocios. Algunos paises los nombran Ministros resi-
dentes, en cuyo caso forman una categoria intermedia
que participa a la vez de la diplomAtica y la consular.

C6nsules particulares

Los C6nsules particulares son nombrados para algu-
nas poblaciones importantes, en las cuales ejercen juris-
dicci6n, la cual puede extenderse a otros distritos, pre-






62 -
via resoluci6n del Ministerio de Relaciones Exteriores.
Los C6nsules tienen bajo su dependencia a los Vice-
c6nsules, Cancilleres y Agentes consulates que existan
en el territorio de su jurisdicci6n.
Son libres e independientes en el desempefio de su
cargo, y su subordinaci6n a los C6nsules,Generales no
disminuye en nada sus derechos y prerrogativas.

C6nsules de carrera.

Se consideran C6nsules de carrera, a los enviados o
missi, nacionales del pais 'que representan, necesaria-
mente; susceptibles de traslado y de ascenso. Por lo ge-
neral, tienen sueldo fijo o gozan de un tanto por ciento
de las entradas del Consulado. No pueden dedicarse a
ninguna industrial, oficio o profesi6n. Son C6nsules, y
nada mas que C6nsules. Tampoco pueden estar ligados
al pafs donde estin acreditados, por ningin vfnculo po-
litico, econ6mico o fiscal. No pueden servir empleos del
pais donde resident. Son enviados por sus Gobiernos
para representar sus intereses comerciales.

C6nsules no enviados.

Los C6nsules no enviados, negociantes, ad honorem
o electi son, por lo general, stibditos de la naci6n don-
de sirven su empleo, no gozan de sueldo y pueden ser
comerciantes o industriales y ocuparse de cualquier
profesi6n u oficio. El Consulado es para ellos un simple
titulo honorifico. Pueden servir empleos pfblicos.
Empero, muchos de ellos, no ejercen el comercio ni
intervienen en la political.
Segin algunos autores, nada hay que se oponga al







63 -
nombramiento de estos C6nsules. Rivier dice que thay
casos en que un C6nsul comerciante es mds competent
que un C6nsul funcionario, y es precise que Yos Go-
biernos puedan aprovecharse de la capacidad y la abne-
gaci6n de los conciudadanos y aun de los particulares
extranjeros,; que -el Consulado de carrera debe ser
considerado como la regla, pero no debe negarse a nom-
brar C6nsules no enviados, en casos de real utilidad.
En la practice, sin embargo, la cuesti6n es muy con-
trovertida, y, sobre todo, en los iltimos afios, una gran
corriente adversa a los C6nsules comerciantes se ha rha-
nifestado, no solamente entire los tratadistas especiales
de Derecho consular y en las regions oficiales, sino aun
en,la prensa y la opini6n pdblica. Algunas Naciones de
las mas importantes, Francia entire ellas, los han supri-
mido ya, reemplazAndoles, en casos de absolute necesi-
dad, por simples Agentes consulares; otras, Alemania,
Espafia, Belgica e Italia, por ejemplo, han conservado el
sistema mixto, obligadas por necesidad de presupuesto,
pero con tendencies a reducir gradualmente el cuadro
de Agentes no enviados. Suiza no tiene C6nsules de ca-
rrera propiamente dichos, pero exige, en los que nom-
bra, la condici6n di nacionales, por lo menos en los
puertos y ciudades de importancia. (1)
El Sr. Enghelardt, que ha tratado este asunto magis-
tralmente, propuso al Instituto de Derecho Internacio-
nal suprimir el titulo de C6nsul dado a los no enviados
y Ilamarles simplemente Agentes comerciales o consu-
lares, conservando el titulo de C6nsul solo para los de
carrera. Lehr y de Bulmering son del mismo parecer.
Los econsiderandos, de Enghelardt son tan notables,

(1) Trajano Mera: Cdnsules y Consulados.






64 -
que no podemos menos de transcribirlos in extenso,
siguiendo el ejemplo de Rivier, que los copi6 en su Tra-
tado de Derecho international, tanto mAs cuanto que
ellos resume, clara y met6dicamente, todo cuanto pue-
de decirse en contra de esta instituci6n.
Dicen asi:
*Considerando que los C6nsules son de dos espe-
cies, unos eriviados misss) funcionarios nacionales,cuyo
nombramiento y ascensos jerarquicos estan sujetos a re-
glas mis o menos fijas, que no se consagran al comercio,
y no estan ligados al pais en que resident por ningin
lazp politico, econ6mico ni fiscal; y otros elegidos en las'
mismas plazas en que resident, negociantes por lo ge-
neral;
Que por diferentes que sean en raz6ri de su origen,
caricter y destiny principal y poi las garantias inheren-
tes a su investidura, los Agentes de estas dos categories
llevan el mismo titulo, ocupan oficialmente el mismo
rango y ejercen en general los mismos derechos;
Que-esta triple asimilaci6n, contraria a la equidad,
acar-rea series inconvenientes;
SQue, en efecto: 1., acumulando los C6nsules las
funciones mis diversas, un negociahte, por diligent que
sea y por buenas disposiciones que tenga, no puede, por
falta de tiempo y de instrucci6n especial; llehar debida-
mente los deberes para los cuales un C6nsul de carrera,
exclusivamente consagrado a su oficio, ha sido prepara-
do por una educaci6n a la vez te6rica y prActica; 2.0, que
en lo-que concierne especialmente a las decisions que
deben tomar y a las actas que deben expedir los C6nsu-
les en su calidad de jueces, oficiales de estado civil, no-
tarios, administradores, magistrados de policia, etcetera,
etcetera; decisions y actas que pueden tener para sus










Secretario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.


DOCTOR DON ANTONIO G6MEZ RESTREPO






-65-
nacionales las mas graves consecuencias, un magistrado
improvisado C6nsul no puede tener la misma compe-
tencia ni ofrecer las mismas garantias de seguridad que
un Agente elevado a esta categoria, despu6s de largos
studios preliminares y de escalas sucesivas; 3., que en
cuanto a las cuestiones de orden puramente econ6mico
el negociante no es mas apto y aun presta menos servi-
cios que un C6nsul enviado, puesto que, en los asuntos
que caen dentro de su especialidad no se puede esperar
que los trate con entera imparcialidad y se haga compe-
tencia a si mismo, ya sea como consejero, ya como juez
o conciliador; 4., que no siendo regularmente retribuf-
do el C6nsul negociante, busca, como es natural, fuera
de sus trabajos consulares un empleo mis fitil a su acti-
vidad, mientras que el enviado, seguro como estA de un
sueldo fijo y remunerador, se consagra por complete a
sus trabajos consulares; 5., que para el C6nsul nego-
ciante el comercio es una ocupaci6n principal y el Con-
sulado un accesorio, mis afn, que el titulo de C6nsul
no es buscado por el sino como un medio de aumentar
el cr6dito de su firma; 6.0, que expuesto a todos los aza-
res del comercio y la especulaci6n, el C6nsul negociante
puede quebrar, sufriendo asi una vergiienza personal
capaz de comprometer la dignidad del Gobierno de cuya
confianza es depositario;
Considerando que esta paridad de titulos, rango y
derechos da lugar a incesantes conflicts de orden de
presencia en los centros mercantiles maritimos y pro-
vinciales, en donde los C6nsules forman un Cuerpo mis
o menos reconocido;
Que es principio condenado casi por unanimidad
por los jurisconsultos y los experts;
Que, aunque en las clAusulas que la mantienen, los








66 -
Tratados reproduce invariablemente las mismas f6rmu-
las, este uso parece remontar a una 6poca en la cual la
carrera consular, accessible, como dice Vatel, a simples
comisarios, habia caido en descr6dito, y en la cual no se
veia en los C6nsules sino unos meros agents comercia-
les, consagrados al negocio y pertenecientes, casi siem-
pre por su nacionalidad, al pais en que residian; esta
circunstancia no se acuerda ya con la prictica, hoy ge-
neral, de los Consulados efectivos;
Que, en fin, bajo el punto de vista especial de la
equidad, no es possible desconocer que en todo Estado
regularmente organizado, un empleo official es ordina-
riamente un premio estimado en raz6n de los esfuerzos,
la inteligencia y las aptitudes que ha debido deinostrar
y la inspecci6n que ha debido sufrir el que lo ocupa,
de suerte que, si el beneficiario de este empleo lo ha ob-
tenido sin llenar estas condiciones, la opinion piblica
consider su investidura como una usurpaci6n...etc. (1),

C6nsules honorarios.

Los C6nsules ad honorem, aunque no tienen sueldo
fijo, disfrutan de un tanto por ciento de las entradas. Los
C6nsules honorarios, a los cuales no hay que confundir
con aqu6llos, son los que, habi6ndose separado honora-
blemente de la carrera, o la han coronado hasta obtener
su jubilaci6n, tienen el titulo de C6nsul honorario. Esto
es costumbre, en algunos paises. En America se concep-
tian iguales los C6nsules honorarios que ad honorem.

(1) Rivier: Princlpes da Droit des gens. Tomo I. Pig. 527.






- 67 -


Contabilidad y rendici6n de cuentas.

Para cumplir con las disposiciones vigentes, los C6n-
sules llevarAn las cuentas de las operaciones que practi-
quen por pesos oro y mil6simos, segin el sistema de
partida double, en un Libro General de Cuenta y Raz6n,
que comprendera todos los elements de descripci6n.
Este libro irA dividido en folios, y cada pigina de
folio en nueve columns, tanto para el Debe como para
el Haber, asi:
1.a Afio y mes.
2.a Dia del asiento.
3.a Ngmero del asiento.
4.' Folio de las cuentas acreedoras en el Debe y de
las deudoras en el Haber.
5.' Nombre de las cuentas acreedoras y narraci6n
del asiento en el Debe; y nombre de las cuentas deudo-
ras, inicamente en el Haber.
6.' Partida de cada cuenta acreedora en el Debe y
de cada deud'ora en el Haber.
7.a Valor de cada asiento.
8.a Sumas mensuales; y
9.a Saldos d6bitos en el Debe y saldos cr6ditos en
el Haber.
Fuera de este libro llevaran todos los auxiliares que,
a su juicio, sean necesarios y precisos para la mayor
claridad de sus cuentas.
Toda operaci6n descrita en las cuentas debe tener su
correspondiente comprobante, que el C6nsul exigirA
por duplicado, para enviar un ejemplar a la Corte de
Cuentas y conservar el otro en su oficina.
Los C6nsules deben Ilevar la cuenta de derechos






68 -
consulares, la cual se afectari como lo establece el capi-
tulo XIV del Decreto sobre Contabilidad.
Atenderan con la existencia en Caja al pago de los
gastos que tengan adscritos, de conformidad con los De-
cretos ndmeros 605 de 1906 y 292 de 1907, y el sobran-
te lo remitirdn al Consulado general de Londres, los de
Europa, y al de Nueva York, los de America, como mis
adelante se expresa.
Al Ministerio de Relaciones Exteriores deben enviar
todos los meses el estado de Caja y la relaci6n de pro-
ductos y gastos del Consulado; y los C6nsules penera-
les, ademis, copia de las diligencias de visit que prac-
tiquen, de las cuales remitirAn otra copia a la Corte de
Cuentas.
Los C6nsules pagadores exigirAn para las operacio-
nes que hayan de hacer, la presentaci6n por triplicado
de la n6mina, si fuere para el pago de sueldos, o de la
cuenta respective, cuando se trate de otros servicios.
Los Consulados Administraciones de Hacienda ha-
ran los gastos de personal y material, y al fin de cada
mes remitirin a los Consulados de Londres o Nueva
York, que son las Administraciones principles de Ha-
cienda para Europa y America, respectivamente, un es-
tado de Caja, o sea una relaci6n de las entradas y salidas
de fondos que hayan ocurrido durante ese mes; y en los
primeros cinco dias del mes siguiente, a mas tardar,
pondran a disposici6n de aquellos Consulados los so-
brantes o existencias que resulten de la cuenta.
Los C6nsules de la Repfiblica en Europa que no es-
t6n asimilados a Administradores de Hacienda national,
pero que en su carActer de empleados remunerados o
ad honorem recauden fondos, tienen el deber de Ilevar
una relaci6n mensual de los derechos consulares que






69 -
hayan cobrado y recaudado, y de pasar al C6nsul gene-
ral de Londres o Nueva York copia de esa relaci6n, y
una vez deducido de las entradas el valor del sueldo fijo
o de los emolumentos a que tengan derecho, como lo
haya dispuesto el Poder Ejecutivo national, remitirAn al
principio de cada mes a los Consulados los sobrantes o
existencias que tengan, y aquellos tenkdrn el deber de
reclamar los estados de Caja o los sobrantes cuando no
les sean remitidos.
Recibidos por el C6nsul general en Londres o en
Nueva York los estados de Caja acompafiados del reci-
bo del C6nsul remitente, por el sueldo fijo o los emolu-
mentos eventuales que les hayan correspondido, una vez
examinados esos documents y hallados corrientes, les
dard entrada como dinero, lo mismo que a las remesas
que Se hayan hecho en efectivo. Cuando no hubiereen-
tradas en el Consulado, se le informard esto a aquellos
funcionarios, los cuales cubrirdn en su totalidad o en la
parte que fuere necesario, el sueldo fijo que haya sefia-
lado la ley o el Poder Ejecutivo, no siendo ad honorem.
AdemAs del pago de sus gastos de personal y mate-
rial (arrendamiento de local, mobiliario y fitiles de es-
critorio), el Consulado general en Londres, por Europa,
y Nueva York, por America, atenderAn al pago de los
gastos diplomiticos y consulares y de otros que en su
oficina radique el Poder Ejecutivo, el cual apropiard del
Presupuesto de gastos la suma que sea necesaria para
tales objetos, y los proveerA de fondos cuando las exis-
tencias no bastaren para el pago de lo ordenado.
Esos C6nsules generals tienen las funciones de Vi-
sitadores fiscales, y como tal, pasarAn visit cada mes,
por lo menos, en uno de los Consulados asimilados a
Administraciones de Hacienda en Europa y en otro ti






70-
otros de los que aunque no tengan ese carActer y recau-
dan fondos. De tales visits, que se extenderin ademds a
los otros ramos del servicio encargado a los Consulados,
se formarin diligencias, que serdn firmadas por ambos
C6nsules. El Visitador informari mensualmente del re-
sultado de estas visits a los Ministros de Relaciones Ex-
teriores y de Hacienda y Tesoro.
Los C6nsules responsables del Erario remitirAn a la
Tesoreria general de la Rep(blica, cada mes, Estados de
Caja por duplicado, en que se especifiquen las causas de
los ingresos y egresos desde la fecha de la salida del co-
rreo anterior y la existencia que tengan en consecuen-
cia. Igualmente remitirdn al fin de cada mes al Ministe-
rio de Hacienda noticia del product bruto y de los gas-
tos causados del respective Consulado, expresando lo
que provenga de certificaci6n de facturas, con separa-
ci6n de lo correspondiente a sobordos, y del mismo
modo en cuanto a los demAs documents y a los gastos
del Consulado.
La Tesoreria general pasard sin demora a la Corte
de Cuentas los duplicados de los Estados de Caja, para
que los tengan presents en el examen de los Consula-
dos, y reservarA los otros ejemplares para lo que en ella
haya lugar, en cuanto a la estadistica de caudales pit-
blicos.
El Ministerio de Hacienda irA formando con las re-
laciones de products y gastos los cuadros estadisticos
de la renta mensual y annual en cada uno de sus Consu-
lados, y de sus gastos, de lo cual pasard mensualmente
un resume al Ministerio de Relaciones Exteriores, para
lo convenient en el, sobre provision de Consulados.
Sobre las sumas con que se pagan los viaticos y
sueldos correspendientes a los empleados diplomAticos






71 -
o consulares, la Repfblica no abonarA gastos de riesgos
y de remisi6n y cambio de moneda, sino en el caso de
que ellas sean realmente remitidas al lugar donde el in-
teresado ejerza sus funciones diplomdticas o consulares.
Los Ministros diplomAticos y los C6nsules generals
de la Repdblica en el exterior, estdn obligados a procu-
rar el cumplimiento de las disposiciones fiscales y de
Contabilidad del servicio diplomAtico y consular.

Contrabandos.

Constituye contrabando, segin el articulo 175 y si-
guientes del C6digo Fiscal, el hecho de introducir en el
pais products de procedencia extranjera, o el tratar de
ejecutarlo, con Animo de no pagar el impuesto de Adua-
na, o de pagar und menor, o de violar una prohibici6n
constitutional y legal.
Constituye tambien contrabando el hecho de expor-
tar, o tratar de hacerlo, products gravados con impues-
to por raz6n de esa operaci6n commercial, o con animo
de violar una prohibici6n de las classes indicadas.
Son actos de contrabando, independientemente de
otros que se ejecuten con los fines ya indicados, los si-
guientes:
a) La importaci6n de products de procedencia ex-
tranjera que, haci6ndose por puertos que no sean fran-
cos, no pasen por la Aduana respective.
b) La exportaci6n de products nacionales o ex-
tranjeros nacionalizados, por puertos no habilitados para
ese comercio.
c) La importaci6n o exportaci6n de los products
respectivos, dAndoles en las facturas o demAs documen-
tos de los que deban presentarse a las Aduanas, denotmi-






72 -
naciones diversas, o hacienda declaraciones distintas de
las que correspondent, con la mira de. no pagar el im-
puesto ode.pagar uno menor.
d) La introducci6n fraudulent de ciertos produc-
tos que'pagan un impuesto mayor, en bultos que, segin
esos documents, dicen contener products que pagan
uno menor, o que no pagan impuesto.
e) La introducci6n de artfculos de prohibida im-
portaci6n.
Independientemente de las penas que puedan corres-
ponder a los contrabandistas, en virtud de otras leyes,
quedan ellos privados, en beneficio del Estado, de la
propiedad de los objetos que hayan introducido o ex-
portado o pretendido introducir o exportar fraudulenta-
mente.
Cuando se haga una importaci6n o una exportaci6n
de articulos clasificados en las tarifas, de modo distipto
al manifestado por el importador o 6xportador, y no
pueda imputarse a 6stos la comisi6n 'del delito de con-
trabando, por falta de voluntad o malicia, quedan a tales
importador o exportador expedite el derecho de recla-
mar contra el aforo practicado por el Administrador de
la Aduana a este mismo, y el de apelaci6n subsidiaria
ante el Jurado de Aduanas.
Entretanto se decide el recurso, el interesado debe
pagar el impuesto liquidado por el Administrador, con
derecho a su devoluci6n en el caso de que el Jurado en-
cuentre admisibles sus pretensiones.
Cuando se denuncie al Gobierno o al Administrador
de Aduanas que se han introducido .mercancias sin pa-
gar derechos de importaci6n, puede exigir del introduc-
tor que exhiba la factura original de dichas mercancias






73 -
y la liquidaci6n de la Aduana, en la cual conste que ha
pagado los derechos respectivos.
Si del examen y comparaci6n de los documents con
las mercancias no resultare que se han satisfecho los de-
rechos de importaci6n, se debe proceder a la instrucci6n
del sumario correspondiente.
Para evitar el contrabando, los C6nsules estin en la
obligaci6n de dirigirse,. por tel6grafo, a las autoridades
colombianas del puerto respective, anunciindole la sa-
lida de algtin barco sospechoso de Ilevarlo.

Cuadro del movimiento de estampillas.

El cuadro del movimiento de estampillas debe remi-
tirse por duplicado al Consulado general en Londres o
Nueva York, acompaiiado del cheque product de las
estampillas vendidas en el mes anterior.

Cuentas de cobro.
Las cuentas de cobro deben presentarse por duplica-
do y acompafiadas de los comprobantes respectivos.
Las cuentas de cobro deben acompailar siempre a los
giros que hagan los C6nsules contra oficinas pagadoras
por valor de sus sueldos, etc.
(VWase Contabilidad).

Cuerpo Consular.

La doctrine del' Ministerio de Estado, de Espafia, es
la siguiente:
SLos C6nsules extranjeros solo constituyen < un Cuer-
po Consular* con personalidad propia y atribuciones






74 -
peculiares y distintas de las que compete a los indivi-
duos que lo integran, en los paises sometidos al regimen
de capitulaciones y en virtud de Tratados o Acuerdos
internacionales. Fuera de estos casos, no trene aquella
frase otra significaci6n que la de designer la totalidad de
los representantes consulares acreditados en una locali-
dad, y aunque Ilegue a formarse entire ellos una agrupa-
ci6n amistosa solo este carActer puede atribuirse sin que
la entidad asi constituida tenga derecho a ningfin reco-
nocimiento official. En nada contradice este aserto el he-
cho de que en ciertos actos oficiales de cortesia se en-
cargue uno de los C6nsules, en calidad de Decano y con
el beneplicito de los demis, de Ilevar la representaci6n
de la colectividad.,
En los Estudios de Derecho Consular, del Sr. Tra-
jano Mera, libro publicado bajo los auspicios del Go-
bierno del Ecuador, leemos lo siguiente, que nos parece
muy acertado:
aPor desgracia, no en todas parties es el Cuerpo con-
sular lo que debiera ser, pues el celo, a veces exagerado
de unos, la indiferencia de otros, la presencia de miem-
bros poco respetables o simplemente ineptos, y la in-
transigencia de los que no quieren confundirse con los
no enviados, ha hecho dificil su organizaci6n, resultan-
do de aufi la formaci6n de centros o camarillas que no
guardian armonia ni con la dignidad del cargo, ni con
las prdcticas internacionales; los C6nsules de las grandes
potencias se reunen entire si y proceden como si los de-
mAs no existieran; los americanos forman un grupo
aparte y los ad honorem otro, no juntindose sino en ra-
risimas e inevitable pcasiones. En estos casos, puede
decirse que el Cuerpo consular no existe. Por el contra-
rio, hay lugares en donde estd perfectamente organiza-







75 -
do, teniendo sus reglamentos, sus fechas peri6dicas de
reunion, sus Decanos, Tesoreros, Secretarios, etc. Los
reglamentos dicen todos, mis o menos, que la reuni6n
de los C6nsules tiene por objeto la cordialidad entire
ellos, al mismo tiempo que su agrupaci6n protocolar
para asistir a las ceremonies oficiales y recepciones pi-
blicas, e imponen a sus miembros el deber de pagar una
cuota o contribuci6n, ordinariamente annual, para gastos
de escritorio, correo, etc.l

















D


Deberes de los C6nsules.
1. Favorecer, en cuanto est6 a su alcance, el co-
mercio y navegaci6n de la Repdblica de Colombia con
la naci6n donde ellos resident.
2.0 Cuidar del buen nombre y de los intereses ge-
nerales de la Rep6blica, hacer respetar su pabell6n, y
proteger los derechos de sus ciudadanos con arreglo a
las leyes del pais, a los Tratados ppblicos y al Derecho
de Gentes.
3. Prestar la cooperaci6n possible al Gobierno de
que dependent, para el buen 6xito de sus negociaciones
en el exterior.
4. Suministrar los datos que adquieran relatives al
progress de las ciencias, la industrial, las artes y demis
elements de la prosperidad-pdblica.
5. Transmitir con regularidad, al Ministerio de
Relaciones Exteriores, las noticias peri6dicas sobre es-
tadistica mercantil y demis cuyo conocimiento sea fitil
y convenient.






77 -
6. Auxiliar con sus informes y advertencias a los
ciudadanos de la Reptblica, a sus negociantes y comi-
sionistas residents en el territorio consular o transeun-
tes, para la legalidad y acertado giro de sus negocios.
7.0 Conocer y decidir en las cuestiones de intere-
ses o discipline que se susciten entire los Capitanes de
buques nacionales y los empleados subalternos y tripu-
laciones de los mismos.
8.0 Visitar los buques nacionales que'lleguen, a los
puertos.
9. Proveer sin demora, yen cuantoest6 a su al-
cance, al-suministro de todos los auxilios necesarios en
el caso de arribada forzosa o de naufragio de un buque
national en las costas de su distrito, y adoptar todas las
medidas conducentes al salvamento de las personas y de
los intereses y al dep6sito de la carga.
10. Autorizar las actas de nacimiento, matrimonios
y defunci6n de los colombianos en el distrito de su
competencia y en aquellas capitals donde los Agentes
diplomiticos los comisionen al efecto.
11. Presenciar como Notarios pdblicos el otorga-
miento y apertura de testamentos.
12. Intervenir en las mortuorias de los colombianos
que fallezcan sin dejar en el pais representante leg(timo,
socios en negocios mercantiles o albaceas testamenta-
rios.
13. Recibir toda especie de protests y declaracio-
nes de los colombianos o extranjeros que, por raz6n de
intereses, tengan por convenient hacer ante ellos.
14. Autorizar contratos y poderes, lo mismo que
los Notarios o Escribanos pfiblicos, siempre que los in-
teresados nacionales o extranjeros ocurran ante ellos.
15. Llevar la matricula de todos los colombianos
residents en el lugar donde ejercen sus funciones.







78 -
16. Expedir pasaporte a los colombianos y a los
sibditos de las naciones amigas que lo soliciten, a falta
o por comisi6n de los Agentes diplomAticos.
17. Dar fe pdblica de todos los actos que autoricen
y que deban quedar debidamente registrados en su ofi-
cina.
18. Disponer la venta en almoneda de bienes in-
ventariados o depositados que, conforme a la ley, deban
enajenarse; y
19. Las demis sefialadas o que les sefialen las leyes
fiscales.
Debe el C6nsul,,demas, hacer una active propagan-
da del pafs, dar a conocer su adelanto, salir a su defense
cuando lo ataquen. (1)
Por algo ha dicho Engelhardt en su studio Consuls
et Diplomates, publicado en la Revue d'histoire diplo-
matique, que los C6nsules son el factotum de sus nacio-
nales.
Y Talleyrand decia, al hacer el elogio de un C6nsul,
el Conde de Reinhardt, que ellos estin en el caso de
ejercer dentro de los t6rminos de su jurisdicci6n, y con
relaci6n a sus compatriotas, funciones de jueces, arbi-
tros, conciliadores; con frecuencia son oficiales de Esta-
do civil; Ilenan las funciones de Notarios y algunas ve-
ces administradores de la Marina; vigilan y hacen cons-
tar el estado sanitario; son ellos quienes por medio de
sus relaciones habituales pueden dar una idea just y
complete de la situaci6n del comercio, la navegacidn y
la industrial de los paises en que residen.-(De Cussy:
Rdglements Consulaires, pig. 15).
Los articulos 41 a 56 del C6digo fiscal imponen a los


(1) VWase la Circular del Dr. Carlos Martinez Silva.






79 -
C6nsules deberes muy importantes con relaci6n al co-
mercio de importaci6n a la Repdblica; y el articulo 322
del mismo C6digo ordena el envio mensual al Ministe-
rio de Hacienda, de lo siguiente: (1)
1.0, relaci6n de los buques mercantes que hayan sa-
lido en.el mes anterior con destiny a los puertos de la
Repfblica, expresando el nombre, porte y bandera de
cada buque, y un dato lo mAs aproximado possible de la
naturaleza y valor de su carga y de las casas mercantiles
a que salieran consignados. Los C6nsules de Curacao,
San Thomas y Maracaibo remitirin ademAs un extract
de la parte de los sobordos relative a la carga que se di-
rija al puerto de Cdcuta por la via de Maracaibo; 2., de
las importaciones hechas en los respectivos puertos de
articulos originarios de esta Repfiblica, con los porme-
nores mencionados respect de las exportaciones; 3.,
los documents oficiales que se publiquen en las respec-
tivas naciones, siempre que en ellos se encuentren datos
relatives al consume de la Repdblica; 4.; todas las de-
mis noticias que puedan servir, a juicio de los C6nsu-
les, para la formaci6n de la estadistica mercantil de Co-
lombia.
Los articulos 89 (ordinal 8.), 98 (ordinal 17), 99 (or-
dinal 8.*), 100 (ordinal 12) y 122 del C6digo de Comer-
cio maritime, sefialan las atribuciones de los C6nsules
relacionadas con la navegaci6n de buques colombianos;
y los articulos 435 y 472 del mismo C6digo fijan los de-
beres de estos empleados en lo tocante con el seguro
maritime.
Fuera de los deberes antes enumerados y de la ren-
dici6n de cuentas de la manera que se expresa en capi-

(1) VWase la Circular del Dr. Carlos Martinez Silva.






80 -
tulo aparte, los empleados consulares deben comunicar
al Gobierno datos precisos sobre producci6n, beneficio,
exportaci6n y precious de venta en otros paises y merca-
dos del cafe, el caucho, el algod6n, la sarrapia, el tabaco,
el fique o henequen, la tagua, la quina y demis produc-
tos colombianos que se cultivan o se han cultivado con
provecho; hacer indicaciones relatives a las nuevas plan-
tas o animals que puedan aclimatarse provechosamente
en Colombia; dar noticias sobre la organizaci6n de la
ensefianza primaria, secundaria y professional; sobre los
m6todos y sistemas de ensefianza; solicitar de los direc-
tores de revistas y peri6dicos, especialmente de caricter
cientifico, hist6rico, commercial e industrial, el envio de
sus publicaciones a la Biblioteca Nacional; procurar el
canje de publicaciones oficiales de Colombia con las de
los paises de la residencia de cada C6nsul; enviar los
peri6dicos y folletos que publiquen algo sobre Colom-
bia; dar en las revistas consulares datos sobre ferrocarri-
les (especialmente de los de montafia); sobre caminos ca-
rreteros y de herradura, sobre navegaci6n y canalizaci6n
fluvial, y todo lo-que pueda'tener interns; sobre el papel
moneda y los medios que se hayan empleado en otros
paises para su amortizaci6n; vigilar con especial cuida-
do e impedir que agitadores y revolucionarios colom-
bianos o extranjeros perturben el orden interno del pais
o atenten de cualquier modo contra la soberanfa de la
Reptibica; evitar las tentativas de falsificaci6n de bille-
tes o estampillas postales y de timbre national, y en ge-
neral todo fraude que en cualquiera forma pueda per-
judicar a las rentas de la Repfblica; tender y cumplir
las 6rdenes que reciban del Ministerio de Hacienda y
Tesoro y suministrar los informes y datos que soljciten
de ellos directamente los demis Ministros, las Goberna-















































SILUETA EN RELIEVE
DE COLOMBIA : : :






81 -
ciones de los Departamentos, la Oficina de Estadistica,
etc., etc., y consignar en los primeros dias de cada mes
los products correspondientes al Tesoro national en el
mes anterior, a los empleados o entidades que disponga
el Ministerio de Hacienda y Tesoro.

Decano.

El Decano del Cuerpo consular debe ser, como su
nombre lo indica, el mis antiguo de los C6nsules, por
exequatur y dentro de la mayor categoria. Se Ilega a De-
cano como se Ilega a mayor edad.
Empero, en algunas ciudades acostumbran a elegir
el Decano, lo cual se presta a diferencias y disgustos en-
tre los C6nsules.
es el Decano. Ocupa este puesto aqu6l de los C6nsules
generals enviados, cuyo exequatur es mAs antiguo; y
solo un caso conocemos, dice el Sr. Trajano Mera, en
que se ha derogado esta tradici6n diplomitica y se ha
nombrado un Presidente, elegido todos los aiios, pero
siempre entire los C6nsules generals de carrera.,
En algunos pauses musulmanes, donde el Cuerpo
consular tiene organizaci6n propia y ejerce a veces fun-
clones colectivas, la presidencia es ocupada por turno y
por periods cortos, por todos los C6nsules de carrera.
El reglamento expedido por el Congreso de Viena el
19 de marzo de 1816, que fija el rango y la precedencia
de los Agentes diplomiticos, se aplica tambi6n a los
C6nsules.
Segiin el articulo 4., el orden serfa 6ste:
C6nsules generals de carrera, segin la antigiiedad
de sus respectivos exequatur.






82 -
Si hay uno o mis de igual fecha de exequatur, el de
jurisdicci6n mas extensa.
C6nsules de carrera, en el mismo orden de antigile-
dad.
Vicec6nsules.
C6nsules ad honorem en el mismo orden.
En algunas ciudades se ha llegado a este acuerdo:
C6nsules generals de carrera, orden de antigiiedad
de exequatur y extension de jurisdicci6n.
C6nsules generals ad honorem.
C6nsules de carrera.
C6nsules ad honorem.
Vicec6nsules de carrera.
Vicec6nsules ad honorem.
Empero, siempre hay desavenencias y no se ha po-
dido llegar a una soluci6n general y perfect.
Nosotros indicariamos algo que demuestra por qu6
es entire los C6nsules de carrera donde debe escogerse
el Decano: la hospitalidad. Lo indicado, lo que impone
la cortesfa, es que los stibditos de un pafs, por compa-
fierismo, cedan el puesto a un colega extranjero, que es
su huesped.

Declaraci6n jurada de los grades de alcohol de
vinos y licores.

A toda factura por vinos y licores debe de acompa-
fiarse, necesariamente, una declaraci6n jurada del pro-
ductor en que consten los grades de alcohol de aquellos,
de la cual presentari dos ejemplares firmados y sellados.
El C6nsul los legalizari, remitiendo uno a la Aduana
respective y dando otro al interesado.






- 83 -


Defunciones.

De toda defunci6n ocurrida en su distrito darin los
C6nsules inmediato aviso al Ministerio de Relaciones
Exteriores, enviando copia de la respective acta y los
demas datos que fueren oportunos.

Defunci6n de tripulantes colombianos.

Cuando un tripulante de nave colombiana falleciere
despues de zarpar el buque, en pais extranjero, por con-
secuencia de enfermedad contrafda o accident ocurrido
a bordo, el funcionario consular de la jurisdicci6n pa-
gara por cuenta de la nave los gastos del entierro, y si
tuviere en su poder dinero que el CapitAn hubiera de-
jado para los gastos y sueldo del enfermo, con 1l se
atenderi a lo que cueste el entierro, y si quedare sobran-
te se entregard con todo lo demas de propiedad del di-
funto a sus herederos o se remitira al Ministerio de Re-
laciones Exteriores para que se le de el destiny a que
haya lugar.

Delitos a bordo de buques colombianos.

Si el buque colombiano a cuyo bordo se cometiere
un delito tuviere que partir a otro destino y no hubiese
embarcaci6n que conduzca los reos a Colombia, el C6n-
sul solicitart de las autoridades locales la custodia en
una circel piblica hasta que haya oportunidad de remi-
tirlos para su juzgamiento, cuidando de observer lo que
al respect establecen los Tratados y leyes del pals.
Como a las autoridades de Colombia corresponde el






84 -
juzgar los delitos cometidos en alta mar a bordo de un
buque national, el C6nsul reclamard cuando las autori-
dades locales intenten el conocimiento de dichos delitos;
pero si 6stos se hubieren perpetrado en aguas territoria-
les extranjeras, permitird que los Tribunales del pais
obren con absolute libertad, sin perjuicio de solicitar,
cuando sea oportuno, que con los enjuiciados se cum-
plan las disposiciones legales.
Los C6nsules estdn investidos de autoridad para
mantener el orden y policia interior de los buques mer-
cantes nacionales surtos en puertos extranjeros, y para
ejercer los actos de protecci6n o autoridad a que hubie-
re lugar: tendri como colombianos a los extranjeros que
presten servicios en buques nacionales.

Demora de una-gesti6n.

Siempre que la intervenci6n de los C6nsules sea
ineficaz, o que el asunto de que se trata est6 sometido a
las autoridades del pafs, dejardn de obrar por si solos
cuando la demora en el despacho de aquel sea excesiva,
y darn cuenta al 'Ministerio de Relaciones Exteriores.

Dependencia.

Los empleados consulares de Colombia dependent
directamente del Ministerio de Relaciones Exteriores,
sin perjuicio de obedecer y acatar las 6rdenes de la Le-
gaci6n de la Repfiblica acreditada en el pais donde re-
siden, asi como las del Consulado general respective, a
quienes recurrirAn cuando las necesidades del servicio
lo exijan. La dependencia de los C6nsules y Vicec6nsu-






85 -
les al Consulado general y a la Legaci6n, no altera la
autonomia propia en los actos de su empleo.

Derechos a colombianos pobres.

A los nacionales pobres de solemnidad no se les co-
braran derechos de ninguna clase.

Derechos consulares.
Por la certificaci6n de facturas, el 3 por 100 de su
valor, en pesos oro.
Por la certificaci6n de sobordos, el 18 por 100 del
valor del sobordo, en pesos oro.
(VWase Facturas y Emolumentos).

Derechos de los C6nsules.
(Vease Prerrogativas).

Derechos extraordinarios.

En cualesquiera servicios de caracter consular, exi-
gidos por nacionales o extranjeros, a falta de convenio
previo, pueden cobrar los C6nsules los derechos legales
que por diligencias anilogas Ilevarian en el mismo lu-
gar otros C6nsules o los Escribanos y Notarios pfiblicos.

Desertores,

En el easo especial de deserci6n de mariners, pro-
cederan los C6nsules con sujeci6n a las estipulaciones






86 -
que a este respect consigned los Tratados celebrados
por Colombia. A falta de tales estipulaciones deberdn,
sin embargo, solicitar la aprehensi6n y entrega del de-
sertor, dejando a salvo el derecho que tienen las autori-
dades del pafs para negarse e informando al Ministerio
de Relaciones Exteriores de su consentimiento o negati-
va, como base~de reciprocidad.
De los sueldos devengados o que en lo venidero de-
venguen, que serAn entregados al C6nsul por el Capi-
tin, se harAn los gastos que ocasione la capture, encar-
celamiento y manutenci6n en tierra de los desertores y
su transport al puerto de la matricula, cuando lo auto-
ricen los Tratados o leyes vigentes.
Los C6nsules entregarAn a los Capitanep a la salida
del buque, y previa la declaraci6n de aquellos, un certi-
ficado de los mariners que no hayan podido ser apre-
hendidos o entregados.
El Capitan depositary en el Consulado, antes de la
salida del buque y bajo riguroso inventario, los efectos
pertenecientes al marinero desertor que afin no haya
sido aprehendido y los sueldos que hubiere devengado.
Estos bienes, despues de transcurrido un afio, serAn ven-
didos en pfiblica subasta, y su product ingresarA en la
Caja de auxilios de colombianos pobres, si la hubiere, y
si no la hubiere, se remitirA junto con los respectivos
comprobantes al Ministerio de Relaciones Exteriores.


Dias en los-cuales debe Izarse el pabell6n.

Los dias clAsicos o de fiesta national en que debe
izarse en los Consulados el pabell6n national, siempre
que las leyes del lugar lo permitan, son los siguientes:







- 87 -


AfMo


Mes

Enero. .



Mayo. .

Julio

Julio .

Agosto .

Agosto

Octubre .

Octubre .

Noviembre.


AdemAs, donde sea costumbre, en las siguientes fies-
tas nacionales:
Enero 1.-Haiti.
D 27.-Alemania.
Febrero 27.-Repfiblica Dominicana.
Abril 8.-Belgica.
Mayo 14.-Paraguay.
S 17.-Noruega.
18.-Rusia.
S 20.-Cuba.
S 25.-Argentina.
Junio 3.-Gran Bretafia.


Sucesos que se conmemoran

Dia fijado para dar testimo-
nio pdblico de reconoci-
miento y adoraci6n al To-
dopoderoso.
Insurrecci6n de los Comu-
neros.
Independencia de la Repf-
blica de Colombia.
Natalicio del Libertador Si-
m6n Bolivar.
Victoria de Junin.

Victoria en el Puente de Bo-
yaci.
Descubrimiento de America

Dia de San Sim6n.

Independencia de Cartagena


1781

1810

1783

1825

1819

1492

1783

1811


~








Junio

Julio


31
Agosto
*



Septiembre









Noviembre

Diciembre
>


88 -
5.-Dinamarca.
16.-Suecia.
4.-Estados Unidos de Norte America.
5.-Venezuela.
14.-Francia.'
28.-Perii.
6.-Bolivia.
10.-Ecuador.
18.-Austria-Hungrfa.
25.-Uruguay.
31.-Pafses Bajos.
15.-Guatemala.
15.-Costa Rica.
15.-El Salvador.
15.-Nicaragua.
15.-Honduras.
16.--Mjico.
18.-Chile.
18.-Portugal.
20.-Italia.
3.-Turquia.
15.-Brasil.
24.-Grecia.


En Espafia:
Enero 23.-Dfa de S. M. el Rey D. Alfonso XIII.
Dia de S. A. R. el Principe de Astu-
rias.
Febrero 12.-Santo de la Infanta Eulalia.
Mayo 2.-Fiesta national, en conmemoraci6n de
/ los heroes de la Independencia. Pro-
cesi6n civica en Madrid.
10.-Cumpleafios del Principe de Asturias.






89 -
Mayo 17.-Cumpleafios de S. M. el Rey.
> 30.-Dia del Infante D. Fernando.
Junior 22.-Cumpleaiios de la Infanta Beatrfz.
23.-Cumpleafios del Infante D. Jaime.
Julio 21.-Cumpleafios de S. M. la Reina D." Ma-
ria Cristina.
24.-Santo de S. M. D.a Maria Cristina.
S 25.-Santiago Ap6stol, Patr6n de Espafia.
S 25.-Santo del Infante D. Jaime.
29.-Santo de la Infanta Beatriz.
Octubre 24.-Cumpleafios de S. M. la ReinaVictoria
Noviembre 4.-Santo del Infante D. Carlos.
10.-Cumpleafios del Infante D. Carlos.
S 12.-Cumpleafios de la Infanta Maria Cris-
tina.
19.-Santo de la Infanta D.a Isabel.
Diciembre 8.-La Purisima Concepci6n, Patrona de
Espafa.
20.-Cumpleafios de la Infanta Isabel.
S 23.-Santo de S. M. la Reina Victoria.
Se izara el pabell6n a media asta, en los dias de luto
national del pais donde residan, ateniendose los C6nsu-
les en cada caso, a la etiqueta acostumbrada.
Cuando muera algin Jefe de Estado, siempre que la
noticia haya sido oficialmente comunicada por el C6n-
sul respective, se izard a media asta por un tiempo no
mayor de tres dias.
Cuando muera un C6nsul, sus colegas izarAn los pa-
bellones a media asta desde que se conozca la noticia
hasta que el entierro se haya verificado.


















E


Emigraci6n e inmigraci6n.

Los C6nsules deben prestar preferente atenci6n a
cuanto concierna a !a emigraci6n hacia la Repdblica, y
cuidaran especialmente de difundir el conocimiento de
las leyes, Decretos y reglamentos en vigencia sobre la
material, asi como de dar estricto cumplimiento a sus
disposiciones.
ProyectarAn los medios mAs convenientes para fo-
mentar y favorecer la emigraci6n hacia la Repdblica, e
informarin sobre las cualidades y aptitudes de los indi-
viduos que esten en condiciones de emigrar.
Al fin de cada trimestre enviardn informes especiales
y detallados sobre el moyimiento emigratorio de sus
respectivas jurisdicciones, comprendiendo los puntos
siguientes, sin perjuicio de toda otra circunstancia digna
de menci6n.
1. Causa de la emigraci6n y de la inmigraci6n.






91 -
2.0 Nuimero de emigrantes e inmigrantes, su pro-
cedencia y destino.
3. Nacionalidad, sexo, edad, profesi6n, grado de
instrucci6n y condiciones de los mismos.
4.0 Puertos de embarque.
5. Gastos de transport desde el lugar de proce-
dencia hasta el puerto de embarque y hasta el lugar de
sV destino.
6. Causas que influyen en la elecci6n del pais de
destiny de los emigrantes.
7. Facilidades acordadas en los paises a los cuales
se dirige de preferencia la emigaaci6n.


Todoextranjero que Ilegue a los puertos de Colom-
bia y que quiera entrar al pais debe traer consigo un
pasaporte en debida forma, visado por el Ministro o
C6nsul colombiano del pais o puerto extranjero de pro-
cedencia. En el pasaporte deben constar la nacionalidad
del extranjero, su profesi6n, antecedentes y buenas cos-
tumbres. (Decreto legislative nimero 38 de 1906).
La inmigraci6n estA sujeta en Colombia a las dispo-
siciones reglamentarias del Decreto nimero 496 de 18
de noviembre de 1909, y segfin el'cual, se consider co-
mo inmigrante a todo extranjero, jornalero, artesano, in-
dustrial, agricultor o professor, menor de sesenta afios y
mayor de diez, de buenas aptitudes y moralidad, que
Ilegue al territorio national para establecerse en 6l.
Los inmigrantes se dividen en tres classes: 1.a, inmi-
grantes libres; 2.", contratados por el Gobierno; y 3.",
contratados por Empresas particulares. La Repiblica no
admite como inmigrantes a los locos, idiotas, imbeciles,
ciegos o sordomudos, vagabundos, invAlidos, procesa-






92 -
dos por delitos comunes, pr6fugos, anarquistas, atacados
de enfermedades cr6nicas o contagiosas y mayores de
sesenta afios.
Los inmigrantes contratados disfrutan de las ventajas
estipuladas en los respectivos contratos y estAn exentos
del pago de los derechos consulares, del de todo impues-
to director y del servicio military. Pueden introducir libre-
mente por las Aduanas prendas de su uso personal, mue-
bles de servicio domestico, sus instruments de agricul-
tura y los titiles del arte u oficio que ejerzan.
La extension de tierras baldias que se concede en
propiedad a los inmigrantes es material de Decretos es-
peciales, de acuerdo cou las leyes vigentes del ramo.
Estas otorgan al Gobierno facultades que le permiten
hacer a los colonos concesiones tan amplias como las
que concedan las legislaciones mAs liberals de los pai-
ses americanos.
Elinmigrante tiene complete seguridad personal para
viajar por cualquier region del territorio national; y
tanto en las poblaciones como en los campos, es recibido
con toda suerte de atenciones, pues la hospitalidad es
una de las cualidades caracteristicas de los hijos del pais.
Los inmigrantes deben Ilevar.su pasaporte refrenda-
do por el C6nsul del puerto donde embarquen, quien
no les cobrarA derecho alguno, y les facilitard toda clase
de informes para que no encuentren tropiezos al Ilegar a
Colombia.
Ademas, deben proveerse de una certificaci6n del
C6nsul en que conste que ante l6 se presentaron a ma-
nifestarle, bajo juramento, que se dirigen a Colombia
con animo de residir alli; y la factura de los objetos que
piensan introducir por la Aduana, igualmente legalizada
por aquel funcionario.






- 93 -


Emolumentos.
La ley fiscal de la Reptblica de Colombia permit
que los empleados del servicio consular de la Repiublica
puedan exigir bajo recibo, por sus actuaciones, los ho-
norarios o emolumentos que a continuaci6n se expre-
san:
Por la visit, personal o no, de un buque national,
cinco pesos ($ 5) oro.
Por tender fuera de la oficina consular, en los ca-
sos de grave averia o naufragio, cuatro pesos diaries, a
ma de las expenses del viaje.
Por autorizar un testamento, cinco'pesos ($ 5).
Por presenciar su apertura, cuatro pesos ($ 4).
Por el registro de todo document y de la primera
copia que se expida a los interesados, tres pesos ($ 3).
Por las demas copias, un peso cincuenta centavos
($ 1-50).
Por cada boleta de nacionalidad ,a favor de los co-
lombianos, tres pesos veinte centavos ($ 3-20).
Por protests y declaraciones en expedientes parti-
culares, tres pesos ($ 3).
Por la expedici6n de un pasaporte, dos pesos ($ 2).
Por legalizar cualesquiera otros documents con su
firma y el sello consular, dos pesos ($ 2).
Por el registro de los actos de nacimiento, un peso
($ 1).
Por el registro de los de matrimonio,dos pesos ($ 2).
Por los de defunci6n, ochenta centavos (# 0-80).
Por la copia de estas diligencias, cuarenta centavos
(S 0-40).
Por su intervenci6n en avallios y en ventas pfblicas,
medio por ciento (1/a %).