Anales del Ateneo del Uruguay

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Anales del Ateneo del Uruguay
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
Ateneo del Uruguay
Place of Publication:
Montevideo
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

General Note:
Año 1, tomo 1 (sept. 5 de 1881)-año 4, tomo 10 (marzo de 1886) = No. 1-no. 55 Uruguay Intellectual life Periodicals Ateneo del Uruguay Anales del Ateneo

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
System ID:
AA00013044:00006


This item is only available as the following downloads:


Full Text

ANALES


DEL




ATENEO DEL URUGUAY


PUBLICATION MENSUAL


TOMO VI


MONTEVIDEO
IMPRENTA Y ENCUADERNACION DE RIUS Y BEOOHI
CALLE DE SORIANO, NUMEROUS 152 Y 154
1884



























LATIN
AEPJ CA








ANALES DEL ATENEO

DEL URUGUAY


O III--TOMO I MONTEVIDEO, ENERO 5 DE 1884 xJIEIi 29



Curso de Derecho Constitucional

POR EL DOCTOR DON JUSTINO J. DE ARICHAGA



SEGUNDA PARTE

ORGANIZATION POLfTICA


CApiTULO III

SISTEMAS ELECTORALES

(Continuacion)

SUMARIO-Modificacion del sistema de Borely que salva su ufnico inconve-
niente-Su esposicion-Sus resultados--Otras importantes aplicacio
nes que pueden recibir los estados generates que se proponen como
complemenro del sistema de Borely---Las comisiones receptoras de
votos y escrutadoras---Las comisiones inscritoras y los jurados de
tachas que intervienen en la formacion de los Registros Civicos-
iEs praticable la modificacion qne se propone?--Demostracion de su
practicabilidad---Otra modificacion del sistema del voto double simul-
taneo propuesto por el Dr. don Luis V. Varela---Su esposicion--And-
lisis y critical del procedimiento electoral ideado por el Dr. Varela
---No responded este plan a las exigencias de un buen sistema elec-
toral.

Para evitar el Anico inconvenient que ofrece en la practice el
sistema de Borely, es necesario encontrar el medio de impedir que
los electores de un partido politico inscriban en sus listas de can-
didatos el lema que haya sido adoptado por los electores de otro
partido. Consigui6ndose esto, no pudiendo la mayoria votar con
los lemas de las minorias, no tiene aquella el medio de obtener
fraudulentamente la election de todos los representantes de la cir-
cunscripcion, que es en lo que consist el defect que, segun se ha
visto anteriormente, tiene en realidad este sistema electoral.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Y ese medio lo he encontrado, y es tan sencillo y practicable
como eficaz-Es una nueva pieza agregada al mecanismo ideado
por Borely, que, sin complicarlo y sin desvirtuar en lo mas minimo
sus buenas cualidades, opone invencible resistencia A sus movi-
mientos desordenados, A su funcionamiento irregular-La ligera
modificacion que introduzco en el sistema del voto double simul-
taneo, para perfeccionarlo y hacerlo practicable, consiste en lo si-
guiente: dias antes de verificarse, en cada period, las elecciones
generals, cada conjunto de ciudadanos que adopted para sus listas
de candidates un mismo lema, deberA presentar a la autoridad lo-
cal que determine la ley un estado general que contenga:
1.0 El lema adoptado para las listas de candidates.
2. El nombre de cada uno de los ciudadanos de la circunscrip-
cion que forman el partido politico 6 la agrupacion electoral que
ha adoptado el lema que se indique en el estado general.
3.0 El nimero de la balota de inscripcion en el Registro Civico
de dichos ciudadanos.
4.0 El departamento y seccion en que esti domiciliado cada
elector.
Esos estados generals se formularian segun el siguiente modelo:

LEMA ADOPTADO LIBERTAD >


Ndimero de inscrip-
Nombres cion en el Regis- Departamento Seccion
tro Civico.

A. .. 12 Montevideo 2.&
B. 48) >
C .. .200 1.
D. .. 180 4.a
E. 30 >)
F. 76 I 5.a
S. 120 a 7.&
etc etc. etc. etc.


Si se presentaran dos 6 mas estados con un mismo lema por dis-
tintas agrupaciones electorales, la autoridad local encargada de
recibirlos citaria inmediatamente A las personas que se los hubie-
ran entregado, les haria conocer esa circunstancia y les ordenaria
que sus respectivos partidos modificaran los lemas adoptados, A fin
de que, en cada estado general, aparezca un lema diferente-Esta





CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 5

media es indispensable, pues do lo contrario, el partido que con-
tira con un ndmero mayor do electores, inscribiendo en su estado
general el mismo lema adoptado por la minoria, haria completa-
mente ineficaz la presentation de los estados generals, como me-
dio de impedir el fraud electoral ya esplicado, y podria conseguir
la election de todos los representantes de la circunscripcion.
Al verificarse el escrutinio, ademas de practicar todas las opera-
ciones requeridas por el sistema de Borely, la comision escruta-
dora tendria 4 la vista los estados generals presentados por cada
partido, confrontaria con ellos todas las listas de candidates de-
positadas en las urnas, y anularia las que Ilevaran un lema distinto
del que aparece en el estado general en quo figuran los nombres
de los ciudadanos que han votado con ellas.
Es esta la modification, 6 el element complementario del sis-
tema de Borely que propongo para salvar su 4nico inconvenient.
Hemos visto ya que, si en una circunscripcion existen dos parti-
dos, el partido A, por ejemplo, con 6000 adherentes, y el partido
B, con 4000, y deben elejirse 10 representantes, los electores del
partido A, pueden conseguir la election de todos los representan-
tes, tan s61o con inscribir en sus listas de candidates el lema
adoptado por el partido B. Pero si se pone en prActica la modifi-
cacion que acabo de indicar, si antes de verificarse las elecciones
cada partido present A la autoridad local un estado general de
todos sus adherents, y se establece en la ley que sera nula today
list de candidates cuyo lema sea distinto del que aparece en el
estado general en quo figure el nombro del cindadano que la haya
depositado en la urna electoral, entonces toda posibilidad de frau-
de desaparece, pues los miembros de una agrupacion electoral no
podrAn poner en sus listas el lema adoptado por otra agrupa-
cion sin ver completamente anulados sus votos, perdiendo asi la
election, tanto de los diputados que fraudulentamente pretendie-
ran usurpar A sus adversaries, como de los que legitimamente le
correspondieran.
El medio propuesto es pues enteramente eficaz. Pero, es necesa-
rio todavia ovitar un peligro que ficilmente se prev6. Es possible
que un partido politico, para hacer anular muchas de las listas de
candidates depositadas en las urnas electorales por los miembros
de otro partido, con el objeto de disminuir el ndmero delos votos
de este y obtener en consecuencia, una part mayor en la distribu-
cion proporcional de los representantes, inscriba en su estado ge-






i ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

neral los nombres de algunos electores que formen part de otra
agrupacion electoral. Si, por ejemplo, el partido A inscribe en su
estado general el nombre del elector X, que pertenece al partido B,
la lista de candidates con que hubiese votado ese elector seria
anulada, porque su lema seria distinto del que aparece en el estado
general presentado por el partido A, en el cual figure su nombre.
Para imposibilitar este fraud, so estableceria en la ley que los es-
tados generals presentados por todos los partidos fueran coloca-
dos por la autoridad local en un parage public, A fin de que todos
los ciudadanos pudieran examinarlos y pedir que se eliminaran de
un estado general los nombres de los ciudadanos que pertenecie-
ran A otra agrupacion electoral. El ciudadano cuyo nombre figurara
indebidamente en un estado general, con s6lo exhibir su balota de
inscripcion en el Registro Civico, obtendria inmediatamente de la
autoridad local la eliminacion de su nombre.
Ademas de servir los estados generals ya indicados para salvar
el inico defecto real del sistema de Borely, tienen tambien otras
ventajas de considerable importancia. Si es necesario, para que el,
R6gimen Representativo democrAtico sea una verdad, dar repre-
sentacion proporcional A todas las opinions, libertad electoral A
todos los ciudadanos y accion eficaz 6 independiente A todos los
partidos, es indispensable tambien rodear de garantias el ejercicio
del sufragio. De nada serviria la aplicacion del sistema electoral
mas just y perfeccionado, si las mesas receptoras de votos y las
comisiones escrutadoras, formadas exclusivamente por ciudadanos
que pertenecen A un mismo partido politico, 6 que responded A las
miras del Poder PAblico, siempre ilegitimas en estos casos, pudie-
ran cometer impunemente todo g6nero de fraudes y de atentados
para falsificar el voto popular en provecho de su comunidad poli-
tica 6 de los hombres del Poder. El modo de constituir en nuestro
pais, y en la generalidad de las sociedades regidas por el sistema
representative, las comisiones receptoras do votos y escrutadoras
no ofrece ningun g6nero de garantias A los partidos que intervie-
nen en ]a lucha electoral, y entraiia en grande escala todos los pe-
ligros que acabo de indicar. Pero si se adoptara el sistema de Bo-
rely con la modification 6 el complement que propongo, habria
un medio seguro de constituir esas comisiones, cuya intervention
en las elecciones es indispensable, de una manera adecuada para
obtener siempre justicia 6 imparcialidad en sus procedimientos,
corrijiendo asi uno de los mas graves vicios del regimen electoral






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


de todos los pueblos libres. En efecto; para la election de los
miembros de las mesas receptoras de votos y de las comisiones en-
cargadas de verificar el escrutinio general en cada circunscripcion
electoral, se podria adoptar el siguiente medio: dos 6 tres dias an-
tes del seiialado para las elecciones, el funcionario municipal que
la ley designara, elejiria dos ciudadanos de cada uno de los estados
generals ya mencionados para fo mar part de cada una de las
comisiones receptoras que se establecieran en las diversas secciones
de la circunscripcion, y otros dos para integrar la comision escru-
tadora. Al mismo tiempo, y siguiendo el mismo procedimiento, se
elejirian los suplentes de los miembros de dichas comisiones. Y
para evitar que el funcionario municipal encargado de elegir el
personal de estas comisiones, tomara de los estados generals pre-
sentados por varies partidos individuos que, por su carActer y por
su escasa inteligencia, pudieran ser facilmente dominados 6 enga-
iiados por sus adversaries, se estableceria tambien que s6lo se ten-
drian en cuenta, para la composicion de las mesas receptors y de
las comisiones escrutadoras, los primeros 50 6 60 nombres de cada
estado general.
De esta manera, en el seno de las comisiones receptoras de votos
y escrutadoras todas las agrupaciones electorales estarian igual-
mente representadas, y su personal procederia, indirecta pero fiel-
mente, de la voluntad popular. No seria possible entonces que se
cometieran los fraudes y los atentados quo al present, con la im-
perfecta y viciosa organization do las comisiones que intervienen
en las diversas operaciones electorales, so emplean comunmente por
los partidos y por los Poderes Pdblicos para alterar en su pro-
vecho el resultado definitive de las elecciones. Los estados gene-
rales que indico como modificacion 6 complement del sistema de
Borely, tendrian pues tambien esta important aplicacion, servirian
para rodear de positivas y eficaces garantias el ejercicio del dere-
cho de sufragio.
Todo lo que acabo de indicar con respect a las comisiones en-
cargadas de recibir los votos de los ciudadanos y de verificar el
escrutinio general en cada circunscripcion electoral, es tambien
aplicable A las que se constituyen para la formacion y depuracion
de los Registros Civicos. Do los estados generals presentados en
un period electoral, se elijirian, en la forma anteriormente indica-
da, los ciudadanos que en el period siguiente deben former part
de las comisiones inscriptoras y de los jurados de tachas.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Tales son las tiles 6 importantes aplicaciones que tiene la mo-
dificacion que introduzco en el sistoma electoral ideado por Borely.
Preveo, sin embargo, una objecion. Esos estados generals que
deben ser formados por cada agrupacion electoral, seran quizAs
mirados como una obra irrealizable; y partiendo de este dato, se
harAn talvez numerosas observaciones con el objeto de demostrar
la impracticabilidad del procedimlento que propongo. Pero, en mi
concept, la formation y presentation de los estados generals no
pueden ofrecer dificultades de ningun g6nero. Desde luego hay que
observer que se armoniza perfectamente con los habitos electorales
de nuestro pais el medio quo he indicado paracomplementar el sis-
tema de Borely, pues que, en cada period electoral, los partidos
que intervienen en la lucha, tanto para conocer el nimero de sus adhe-
rentes y el de sus adversaries, como para poder depurar los Regis-
tros Civicos en los juicios de tachas, forman siempre, por medio de
sus comisiones departamentales y seccionales, estados generals, anA-
logos A los que he indicado antes. No seria pues dificil, como no lo
es al present, que las comisiones auxiliares crealas en las diversas
secciones del territorio de la Repdblica por los centros directives
de cada partido, formaran estados parciales de los eloctores do-
miciliados en las respectivas seccionos y los remitieran A una Comi-
sion Central que se encargara de hacer, con todos ellos, un estado
general.
El sistema del voto double simultineo ha sido tambien modificado
en otra forma, por el Dr. D. Luis V. Varela; y en la Provincia de
Buenos Aires, por ley promulgada en 23 de Octubre de 1876, se
adopt dicho sistema electoral, con las modificaciones propuestas
por ese autor, salvo algunos detalles de escasa importancia. (1)

(1) En esa ley de la Provincia de Buenos Aires se establece el sistema de
Borely, modificado por el Dr. D. Luis V. Varela, en la forma que indican los
siguientes articulos: .... Articulo 57. Para deterninar los Senadores 6 Dipu-
tados electos, se procedera del modo siguiente:
IP Se dividirA el ndmero de sufragantes que el escrutinio arroje en cada
Seccion, por el nfimero de Senadores 6 Diputados que le correspond segun la
convocatoria.
2P Si uno 6 mas candidates figurisen en diversas listas con un nlimero de
votos igual 6 mayor a1 cociente electoral, seran proclamados electos, deducidn-
dose a cada list el nuimero proporcional de votos, con relacion A los que hubie-
re obtenido, hasta igualar el cociente electoral.
3? Hecha la deduccion a que se refiere el inciso anterior, el resto de los vo-
tos emitidos a favor de cada list se dividird por el cociente obtenido en la
operation a que se refiere el inciso p.
4? El resultado de estaoperacion determinarA el ndmero de candidates que
se debe tomar de cada list para integrar la representation de la Seccion.






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


((Pienso quo cualquiera nueva combination quo se haga, dice el
Sr. Varela, tomara siempre como punto de partida la base funda-
mental del sistema de Borely, la double representation del partido
y del elector, hecha por medio de un solo veto. En el m6todo
que yo he ideado, part precisamente de ese punto, 6, por mejor
decir, persigo precisamente ese objeto. Si no me ciega la passion de
autor, creo que lo he conseguido, sin que para ello sea menester
complicar demasiado el sistema electoral. Toda mi tarea so ha re-
ducido A procurar combinar el mecanismo electoral de manera que,
cualesquiera que sean las evoluciones y las maniobras de los par-
tidos politicos, siempre se obtenga el resultado que se busca con
tanto anhelo. >
((Para conseguir esto, lo primero que procuro es averiguar la
opinion individual de cada elector, con el objeto de que su voto
pese en favor del partido A que 61 pertenece. gCuil sera el medio
de conocer esa opinion ? Mr. Borely estableco que el elector lo
diga, escribiendo el nombre de su partido al frente de su boletin
de voto. Ya he demostrado los peligros pricticos que hay en esto.
Yo busco descubrir la opinion del elector por la opinion de los
diputados por quienes 61 vota, y para esto bastaria declarar como
pertenecientes al mismo partido, todas las listas que apareciesen en
la urna conteniendo dos terceras parties de nombres iguales A al-
gunas de las lists que, priviamente, los partidos deberian haber
depositado. >
< Este dep6sito se haria en poder de una autoridad que la ley
designaria, rodeindolo de todas las garantias de publicidad y de
precaution que lo pusieran al abrigo de todo fraud possible. )

Art. 5S. Se proclamara electos a los candidates de cada list que hubieran
obtenido mayor suma de votos, hasta el nimero que a cada list correspond.
Entre los que tuvieren igual nfimero de votos se procederh por sorteo hasta
completar la representation correspondiente a la list.
Art. 59. Para los objetos de los articulos anteriores, se consideraran como
listas iguales, aquellas cuya mayoria de candidates sean los mismos.
Art. 60. Si resultare a favor de alguna 6 algunas listas un escedente de votos
que no alcance a former una cuota de proporcion, se considerara como cuota
valida la mayor aproximacion; y para integrar la representation se proclamara
electo candidate a quien correspond segun lo prevenido en los articulos ante
riores.
Art. 61. Cuando haya dos 6 mas escedentes de votos iguales entire si se pro-
clamara electo un candidate del partido que hubiere obtenido menor represen-
tacion en la operation principal.
Art. 62. De la misma manera sera preferida, en igualdad de circunstancias
aquella fraccion de los electores que no hubiere obtenido representation alguna
en el primer calculo de las cuotas electorales,i






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


< Sup6ngase, por ejemplo, que se trata de elejir seis diputados,
La lista que un partido politico recomienda se compone de los
candidates A, B, C, D, E, F. Cada elector, al votar, tiene el
deber de poner en su lista cuatro de esos seis nombres, es decir,
dos terceras parties; pero todos no tienen el deber de poner los
mismos cuatro nombres. Uno podria votar por A, B, C, D, n, h,
mientras que otro votara por E, F, A, C, k, m. >
Si el dep6sito de la lista no se hubiese hecho, esos dos electores,
que son del mismo partido politico, no podrian haber sido consi-
derados tales, porque s6lo dos nombres iguales (A y C) figuran en
sus listas; pero como en la depositada figuran tambien B, D, E, F,
que A la vez figuran en las de los electores, result la evidencia de
que ellos pertenecen al mismo partido politico, puesto que la ma-
yoria de sus candidates respectivos son los que sostiene un par-
tido determinado. >
( Tenemos pues, que las primeras bases de la nueva combination
de que me ocupo podrian reducirse A las siguientes: Primera-Cada
partido depositarA, antes de la election, la lista integra de sus
candidates, en poder de la autoridad que la ley design, y con las
formalidades que ella establezca; ....... Segunda- Para echar
la clasificacion de las listas depositadas en la urna, se reputarin
como pertenecientes al mismo partido politico todas aquellas que
tengan dos terceras parties de candidates iguales entire si, 6 iguales
A los que figuran en algunas de las listas depositadas. Es natural
que, si entire los electores hubiese algunos grupos que presentasen
listas con dos terceras parties de candidates exactamente iguales,
aunque ellos no hubiesen depositado prdviamente list alguna, se
les debo considerar como partidos politicos, con la sola diferencia
que ellos habrian alterado m6nos su lista primitive. >
tasen listas de candidates completamente distintos A los que su
partido sostenia, no habria razon alguna para considerarles afilia-
dos A un bando del que se separaban y contra el cual luchaban en
el moment de la election. Sus votos se reputarian independientes,
y en el escrutinio se les computaria como tales. >
< Hecha la clasificacion de todas las listas, segun las prescrip-
ciones indicadas, todos aquellos votos que so hubiesen dado sin
sujetarse A las listas depositadas (6 sin tener dos terceras parties
de candidates iguales) se reunirian y se considerarian como perte-
necientes a un mismo partido, a fin de que tomasen part en lare-






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


particion proporcional de los diputados A elegirse entire todos los
partidos electorales. >
< Antes de hacer 1e reparto proporcional de los diputados entire
los partidos, dividiendo el nimero de sus votos por el cociente
electoral, los escrutadores tienen que ver cuales son los candidates
que figuran en varias listas y que alcanzan al cociente. Los candi-
datos que figuran en varias listas y alcancen al cociente deben ser
considerados electos, atribuy6ndoselos A la representation de los
independientes. >
< En cuanto A los partidos que han contribuido A esa election,
sus votos tendrin que disminuirse en proportion A los que hayan
dado por el candidate electo de esa manera, pues si asi se lo hi-
ciera resultaria que los votos de los electores que habian votado
por 61 se contaban dos veces, una por el candidate elejido, y otra
por algun otro de la lista de su partido. Esa deduction de los votos
de cada partido, se haria, como es natural, antes de hacerse el re-
parto de los diputados, inutilizandose al efecto tantas balotas cuan-
tas fuesen necesarias (1).
Asi explica el autor de la Democracia Prdctica las modificacio-
nes que hace al sistema de Borely. Un ejemplo prActico harA mis
clara esa explicacion. Sup6ngase que en una circunscripcion deben
ser elejidos seis diputados por 12000 electores divididos en las si-
guientes agrupaciones: 6000 electores forman el partidos A, 4000
el partido B y los 2000 restantes son electores independientes que
votan aisladamente. Dias antes del seiialado para las elecciones, el
partido A deposit una lista de candidates en la que figuran C, D,
E, F, G, H. Llegado el moment do la votacion, los 6000 adhe-
rentes del partido A votan de la manera siguiente:

2000 1500 1500 1000
por esta lista por esta lista por esta list por esta lista
--- r-- r--1 -t r--
C C H C
DD G E
E F C G
F G D H
a m p r
b n q s
.- L .-I-- L --I

(I) Luis V. Varela "La Democracia Practica". PArrafos extractados del
cap. vii.





ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


El partido B no verifica, previamente A la election, el dep6sito
de su list de candidates, pero en las listas de sus 4000 adheren-
tes figuran dos terceras parties de candidates id6nticos. Vota pues
este partido en esta forma:

1000 1500 1500
por esta list por esta list por esta list
r --t ---- i r-r-
J J J
K K K
L L L
M M M
d e t
s f u
L.-- 4 --- L--

Los 2000 electores restantes, no constituyendo un partido poli-
tico, ni estando tampoco de acuerdo para former accidentalmente
una agrupacion electoral votan aisladamente y por distintas listas
de candidates, de modo que, cada uno do estos, s6lo consigue un
ndmero insignificant de sufragios.
Verificada la election en esta forma, al practicarso el escrutinio
general se procederia en el 6rden siguiento: Determinado el cocien-
te electoral, que en este caso estA reprosentado por 2000 votos, so
veria ante todo si algunos candidates figuran en las listas de
varias agrupaciones electorales y si los votos qne se han emitido
en su favor alcanzan al cociente para ser proclamados electos. El
candidate s se encuentra en estas condiciones, pues aparece en
1000 listas del partido A, y en otras 1000 del partido B. Luego
resultaria electo, y se inutilizarian para las subsiguientes operacio-
nes del escrutinio, las 2000 listas que han servido para su election.
En seguida se procederia A la clasificacion de las demis listas de-
positadas en las urnas electorales, reputandose como pertenecientes
A un mismo partido todas aquellas que tengan dos terceras par-
tes de candidates igualos entire si, 6 iguales a los que figure en al-
guna de las listas depositadas antes de la election. Las 6000 lists
del partido A tienen dos terceras parties de candidates iguales A
los que aparecen en la list que este partido deposit antes de
practicarse las elecciones y, por consiguiente, se forma con ellas
un grupo de 5000 listas, pues mil ya han sido inutilizadas al ser
(lecto el candidate s. El partido A pues, cuenta con un numero de






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 13

votos igual a dos veces el cociente electoral y ademis tiene un so-
brante de 1000 votos; por consiguiente tiene derecho a elegir dos
diputados, que lo serAn los dos candidates que tengan mayor nli-
mero de sufragios. Las 3000 listas que le quedan al partido B,
despues de haber sido inutilizadas las 1000 que sirvieron para ele-
jir al candidate s, tienen dos terceras parties de candidates iguales,
pues en todas ellas figuran J, K, L y M; f6rmase tambien con ollas
un solo grupo que, por alcanzar al cociente y tenor ademis un so-
brante de 1000 votos, tione derecho a elejir un diputado. Quedan
ahora las 2000 listas depositadas en las urnas por los electores in-
depeudientes. No obstante existir entire todas ellas la mas complete
diferencia en cuanto a los nombres de los candidates, se deben
tambien reunir en un solo grupo; y como alcanzan al cociente elec-
toral, obtienen la election de un diputado, que lo ser4 el candidate
que haya conseguido mayor ndmero de votos.
De modo pucs que, prescindiendo del candidate s y de las 2000
lists quo han servido para su election, el escrutinio produciria
este resultado:

Agrupaciones electorales Votos Diputados electos Votos sobrantes

Partido A. ... .5000 2 1000
I B. 3000 1 1000
Electores independientes. 2000 .. 1 -

10.000 4 2000

Y como son seis los diputados a elejirse, y s61o han resultado
electos cinco, el diputado que falta, corresponderia al partido que
tuviera un sobrante de votos mayor. Pero como en este caso los
dos partidos A y B tienen igual nwmero de votos sobrantes perte-
neceria la election del diputado al partido B, por habcr conseguido
un nimero menor de representantes.
Tal es el mecanismo ideado por el Dr. Varela para modificar el
sistema de Borely. Es acceptable este plan? ~Responde a todas
las exigencias de un buen sistema electoral? No puedo responder
afirmativamente a estas preguntas, y creo por el contrario, que sus
imperfecciones son bastante graves.
Con este procedimiento electoral se obtiene indudablemente la
mas estricta proporcionalidad en la representation, y se impide que
la mayoria pueda emplear el medio fraudulent que ofrece el sis-





ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


tema de Borely para usurpar A las minorias su parte proporcio-
nal en la representation. Pero estas ventajas se consiguen A caro
precio, pues en cambio de ellas se priva completamente A los ciu-
dadanos de la libertad electoral.
Y lo repetir6 una vez mis, porque esta verdad debe tenerse siem-
pre present; no se resuelve satisfactoriamente el fundamental pro-
blema politico de la reform electoral, tan solo con distribuir pro-
porcionalmente la representation entire todas las opinions y entire
todos los intereses sociales; tambien es necesario hacer del sufragio
una verdad; tambien es necesario buscar el medio de colocar a los
ciudadanos en condiciones de poder votar con entera libertad A fin
de que, las listas de candidates que depositen en las urnas impor-
ten la verdadera y legitima manifestacion de sus opinions y de
sus preferencias. Destrdyese completamente la libertad electoral
con el mecanismo ideado por el Dr. Varela, porque, estando obli-
gado todo elector, para que su voto sea eficaz, A poner en su lista
dos terceras parties de sus candidates tomados de una lista formada
y depositada antes de verificarse las eleccioncs por el comit6 6 el
gefe de su partido, los candidates que en cada agrupacion elec-
toral conseguirAn mAs votos y resultarAn, por consiguiente, electos,
seran siempre los que figure en esas listas formadas por los gefes
de los partidos 6 per sus respectivos comit6s. En el ejemplo
puesto anteriormente para explicar este sistema esti plenamente
comprobada esta verdad. En efecto; los 6,000 electores del partido
A, tienen derecho A elegir tres diputados, porque el cociente estA
representado por 2,000 votos, y los tres candidates que han conse-
guido mayor nuimero de sufragios son C, D y G, que figuran en la
lista depositada antes de verificarse las elecciones por el comit6
del partido A. Ni uno solo de los candidates libremente designa-
dos per los ciudadanos result pues electo; luego, los representan-
tes no son elegidos en realidad por el pueblo, sin6 por los centros
directives de cada comunidad political. Ejercido en esas condicio-
nes, el derecho de sufragio es una mentira y una formula engaiiosa
la soberanfa popular.
Y obs6rvese que, para que este procedimiento electoral produz-
ca los resultados que ha tenido en vista su autor al formularlo, el
numero de candidates que cada elector debe tomar necesariamente
de la lista formada y depositada por el comit6 de su partido, tiene
que ser considerable. Si en vez de establecerse, como lo establece
el doctor Varela, que todos los electores que pertenecen A un mis-





CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 15


mo partido politico deben votar por listas, cuyas dos terceras par-
tes de candidates sean iguales A los que figuran en la list depo-
sitada, so dijera, por ejemplo, que cada elector s61o debe inscribir
en su lista una cuarta part do dichos candidates, la mayorfa po-
dria cometer el mismo fraud que permit el sistema de Borely
para conseguir, con perjuicio de la minoria, mis representantes de
los que legitimamente le corresponderian, segun el principio de la
proporcionalidad. Para demostrar esta observacion, sup6ngase que
8,000 electores, divididos en dos partidos, A con 4,500 adherentes,
y B con 3,500, deben elegir 8 representantes. El partido B depo-
sita, antes de la election, una lista con los siguientes candidates.:
C, D, E, F, G, I, I, J, y sus 3,500 adherentes votan en esta forma:


VOTOS DEL PARTIDO B

3,500 votos


Candidate C
2 F
> a
> b
> c
d
e
S f


El partido A, no deposit list alguna, y sus 4,500 electores vo-
tan por la siguiente lista, en la que aparece una cuarta parte de
candidates iguales a los. que figuran en la lista depositada por el
partido B:

VOTOS DEL PARTIDO A

4,500 votos


Candidate F
D
m
>)
> r
s
t
> U
.L-_-4





ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Al practicarse el escrutinio general, despues de determinado el
cociente electoral, que esta representado por 1,000 votos, se proce-
deria a la clasificacion de las listas, y como en todas elias aparece
una cuarta parte de candidates iguales a los que figuran en las
listas depositadas por el partido B, serian consideradas como per-
tenecientes a una misma agrupacion electoral. Los escrutadores
establecerian, en consecuencia, que a las 8,000 listas correspondtan
los 8 diputados a elegirse, y proclamarian electos los 8 candidates
que tuvieran mayor ndmero de votos. Esos ocho candidates serian
F, que ha obtenido 8,000 votos, y D, m, n, r, s, t, u, que han con-
seguido 4,500 votos cada uno. Todos estos candidates son los que
figuran en las listas del partido A, pero F y D, pertenecen al par-
tido B. Luego pues, el partido A elige seis diputados y dos el
partido B. Y este resultado es enteramente injusto y despropor-
cional, pues siendo 1,000 el cociente electoral, los 4,500 electores
del partido A s6lo tienen derecho a cuatro representantes. Quie-
re decir pues que, con este sistema, no es possible reducir el ndme-
ro de los candidates impuestos A los electores sin correr el riesgo
de que la mayoria usurpe una parte, mis 6 m6nos considerable, de
la representation que legitimamente correspond A la minoria.
Establece el Dr. Varela en su mecanismo electoral que, al prac-
ticarse el escrutinio, deberin ante todo tenerse en cuenta los can-
didatos que figuran en las listas de diversos partidos para ser de-
clarados electos si alcanzan al cociente electoral. Y este es otro
de los m~is graves defects del sistema que examine. He demos-
trado ya, al impugnar las objeciones que se oponen al sistema de
Borely, que no es possible admitir que en una election, verificada
con arreglo al principio de la proporcionalidad, un mismo candi-
dato aparezca en las listas de distintas agrupaciones electorales, y,
por consiguiente, es innecesario que vuelva A ocuparme de este
punto. Pero quiero suponer que me equivoco; quiero suponer que
ese hecho se produce, quo generalmente figuran en las listas de
varias agrupaciones electorales unos mismos candidates. Y par-
tiendo de esta suposicion, facil es demostrar que la aplicacion del
procedimiento indicado por el Dr. Varela tiene necesariamente que
producer los mis falsos 6 injustos resultados.
En efecto, sup6ngase que 8,000 electores, divididos en tres par-
tidos, A con 4,000 adherentes, B con 2,000 y C con 2,000, deben
elegir ocho diputados, y votan en la forma siguiente:






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 14

Partido A-1,000 votos Partido B-2,000 votos Partido C-2,000 votos
r---------r-- ^ r- -----
P D I
Q E J
R F K
S G L
T H M
U a N
V z a
X b b
_____J _J LLI

Aplicando en este caso el procedimiento propuesto por el doctor
Varela, al practicarse el escrutinio se tendria en cuenta, ante todo,
los candidates a y b que figuran en las listas de los partidos B y
C; y como el cociente electoral esta representado por 1,000 votos
( 8,000 : 8 1,000) y cada uno de dichos candidates ha conseguido
4,000 sufragios, se declararian elects, inutilizindose 1,000 listas de
cada partido. Con las otras 1,000 lists que quedan a cada uno
de ellos elegirian dos candidates, el partido B al candidate D y el
partido C al candidate I. Este seria el resultado que producirfan
las elecciones en el present caso. Y bien; yo digo que, si se tiene
present que, segun este sistema electoral, los candidates deben
colocarse en las listas por orden de preferencia, no es possible
desconocer que semejante resultado es enteramente falso 6 injusto.
El candidate a, per ejemplo, no ha obtenido 4,000 votos para ser
electo diputado; el candidate a ha obtenido 2,000 votos para ser
el sexto candidate del partido B y 2,000 para ser el septimo del
partido C. Pero como cada uno de estos partidos s6lo tiene dere-
cho A elegir dos diputados, sus respectivas listas deben servir para
la election de los dos candidates que en cada conjunto de ellas
figure en primera line. ( Desde quo se establece en las listas un
6rden de preferencia, los votes no pueden aplicarse igualmente d
todos los candidates, > pues los que figuran en filtimo t6rmino no
son realmente los candidates que desean ver electos los ciudadanos,
sin6 que se ponen en las listas para cumplir con una exigencia de
la ley, para aparecer votando por tantos candidates como repre-
sentantes correspondent 6 la circunscripcion. Los 2,000 electores
del partido C, que colocan A los candidates b y a al fin de sus
listas, y que votan sabien Jo que no pueden elegir mas que dos 6
tres diputados y que deben poner sus candidates por 6rden de pre-
ferencia, manifiestan evidentemente que no quieren elegir 6 a y b.
69 TOMO VI






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Pero; aplicando el sistema del Dr. Varela, los votos del partido C
se aplican preferentemente A los candidates a y b. Luego pues, se
desconoce, se contraria la voluntad de los electores, privandoles
de sus legitimos representantes, y destinando sus votos a la elec-
cion de candidates que, generalmente, s6lo por llenar una formali-
dad inscriben al pi6 de sus listas.
Este sistema electoral tiene tambien otro defecto grave. -Desco-
nociendo el Dr. Varela el principio de la proporcionalidad, y la
action del cociente electoral, establece que, si un grupo de ciuda-
danos que no constituyen un partido politico, ni forman acciden-
talmente una agrupacion electoral, vota por distintas listas de can-
didatos, de modo que cada uno de 6stos, represent distintas opi-
niones, 6 diferentes interests sociales, todas esas listas serAn reu-
nidas en un solo grupo y determinaran la election de uno 6 mis
candidates si alcanzan una 6 mks veces el cociente electoral. Si
siendo 1,000 el cociente, por ejemplo, 4,000 electores votan sin
ponerse de acuerdo, y por candidates completamente distintos, que
profesan diferentes opinions political; esos electores, segun el Dr.
Varela, deben elegir 4 representantes, quo lo serian los candidates
que hubiesen obtenido mayor nimero de votos. Esto importa, en
primer t6rmino, mantener para una parte do los electores, el in-
justo sistema de la representation exclusive de la mayoria, al mis-
mo tiempo que se establece el principio de la proporcionalidad
para el resto de los ciudadanos; absurdo amalgama de elements
contradictorios que produce el efecto de dividir A la sociedad en
dos campos, en uno de los cuales roina la justicia, mientras que an
el otro se mantiene un regimen electoral que altera profundamente
la naturaleza del derecho politico de sufragio.
Por otra part, como el derecho de representation es un derecho
colectivo, esos ciudadanos que votan aisladamente, sin ponerse de
acuerdo con otros electores para former una agrupacion igual, por
lo m6nos, al cociente electoral, no pueden legitimamente llevar ni
un solo diputado al seno de la asamblea representative; y esto
principio; < esta justisima limitacion del derecho de sufragio, im-
puesta por la naturaleza de las cosas,, (1) ha sido desconocido
por el Dr. Varela al establecer en su sistema la media que critic.
En vista de estas observaciones, necesario es pues concluir que
el plan del Dr. Varela, no es acceptable, que 61 no responded A todas
las exigencias de un buen sistema electoral.

(1) E. Naville-- cLa Questoin Electorale en Europe et en An2erique.i






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 19

Puede pues afirmarse, con toda seguridad, que s6lo Borely ha
dado la verdadera solution de este problema. El procedimiento
electoral ideado por este autor es just, racional y de muy fAcil
aplicacion. Tiene, sin embargo, un defect que puede producer
perniciosos resultados en la prActica; pero creo haberlo salvado
con la modification anteriormente indicada, que complement su
mecanismo sin complicarlo y sin alterar en nada sus excelentes
cualidades. La ciencia Constitucional ha Ilenado pues su mission A
este respect; toca ahora A los pueblos que amen las instituciones
libres emprender la fecunda tarea de incorporar estos principios A
su legislation political.











Los escritos del Dr. Avellaneda


POR EL DOCTOR DON JOS& SIENRA CARRANZA

(Conclusion)

VII

El Dr. Avellaneda es un hombre de Estado, lo hemos repetido.
Lleg6 a ]a virilidad para tomar centre sus manos una carter mi-
nisterial de la Provincia de Buenos Aires; la comprobacion prAc-
tica de su m6rito le llev6 luego A un ministerio de la Nacion, y
recoji6 en seguida el baston presidential, que le sirvi6 de indice
para sefialar, hacia la frontera, 6 hacia el corazon de la Repdblica,
lo que habia que dar como complement a la obra del gobierno en
que habia colaborado, y al que le tocaba reemplazar.
No ha tenido las amarguras ni las ansiedades de la lucha con
los poderes desp6ticos 6 retr6grados.
Ha estado asi privado de la experiencia personal del infortunio,
y do las nobles agitaciones del ideal, que golpea en el cerebro hu-
mano dentro de los muros de un calabozo, 6 Ilena las vigilias del
destierro, bajo las persecuciones de la tirania y el espectAculo del
pueblo esclavizado y de la patria despedazada.
No tiene c6mo comprender 4 Mazzini; y habria estado con la
aristocracia contra los Gracos, y contra Bruto y Casio con Octavio
y Marco Antonio.
c Los pueblos de raza latina llevarin siempre consigo la plebe
roman; > y es esta su esplicacion de la estatua de Mazzini eriji-
da por los Italianos sobre la orilla del Plata.
Segun el, nuestro hombre es Cavour, el primer ministry, que vive
en los esplendores de la corte y funda la unidad de ]a Italia y el
regimen parlamentario
Segun 61, Cavour es el hombre de Estado, y Garibaldi el h6roe.
Mazzini resultaria el actor c6mico, rcvestido de una austeridad tea-
tral, sin influjo apreciable en los sucesos.





LOS ESCRITOS DEL DOCTOR AVELLANEDA 21

Esta es para 61 la historic contemporAnea vista y sentida desde
el Plata.
Entremos en algunas reflexiones.
Si la ereccion de la estitua de Mazzini fuese obgeto de discussion
bajo un punto de vista mas gen6rico, si se cuestionase la mayor 6
menor propiedad con quo el bronco 6 el mirmol eternizan una
figure humana en tierras lejanas de la patria donde se desarroll6
su action emancipadora, estariamos acaso del lado del ilustre pen-
sador argentino.
La guerra de nuestra independencia fu6 una lucha continental,
sin lines geogrificas que deslindasen el interns de los combatientes.
No hay, efectivamente, una guerra de la independencia argentina, y
otra guerra de la independencia de Colombia. La Am6rica y la
Espafia peleaban, lo mismo en Boyaca y on Chacabuco;--y el il-
timo caiionazo de Ayacucho marc6 la emancipacion del continent.
Bolivar, San Martin, Sucre, Belgrano, son los generals de la
guerra de Am6rica; y todo pedazo del suelo americano libertado
por sus esfuerzos solidarios, puede ofrecerse en pedestal de sus es-
tituas alzadas como testimonio de la gloria de la patria comun or-
gullosa de sus heroes.
Tal seria el significado de la estitua de Bolivar 6 de Sucre en
Buenos Aires, come lo es el de la de San Martin sobre la tierra
chilena.
Porque una estatua es, mas que un homenage A la memorial de
un hombre, un signo de la propia grandeza, que la nacion que lo
levanta en su plaza pAblica 6 en el vestibulo de su comunicacion
con los demds pueblos del mundo, exhibe A los estrafios y lega A
la posteridad, en legitimo honor de sus glorias de la paz 6 de la
guerra. -Es la reencarnacion imperecedera del personage insigne,
que la tierra de la patria ostenta sobre su polvo despues que la
muerte ha puesto el polvo del hombre bajo la tierra, para que con-
tinie irradiando la luz y siendo su orgullo ante los presents y los
venideros.
Es asi como comprendemos el monument pdblico, y la satisfac-
cion con que el cicerone Ileva de la mano al viagero para que so
imponga ripidamente del genio de un pueblo, representado en el
mirmol y on el bronce.
Asi se esplica el pensamiento de la Francia inmortalizando su es-
piritu analitico en la estAtua de Voltaire, la oratoria revolucionaria
en las estAtuas de Mirabeau y de Vergniaud, el heroismo caballe-





ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


resco y republican en la de Hoche, la elocuencia forense y parla-
mentaria en la Berryer.
Pero el monument de Gambetta 6 el de Thiers en Italia, el de
Mazzini 6 el de Cavour en Francia, son obras sin sentido, que
apenas se conciben.
La estitua de Mazzini recibiendo en la entrada de la ciudad de
Buenos Aires a las multitudes quo Ilegan de la Europa, de Es-
pafia, y de Francia, y de Alemania, -- convocadas por el llama-
miento de una democracia asimiladora que les ofrece las garantias
de derecho, el hogar, y el campo, para la vida, para el bienestar y
la riqueza, es un fen6meno curioso, cuya esplicacion no podria ha-
Ilarse acaso sino en la especialidad de este cosmopolitismo que man-
tiene todas las patrias, m6nos aquella que abre su ub6rrimo seno,
y pide su fecundidad al amor y al interesado y legitimo afan de
las muchedumbres desbordantes 6 desheredadas del viejo mundo.
El concept de quo la colonizacion por nacionalidades, el colo-
niage, concluye donde empiezan la independencia y la soberania de
una nueva nacion, queda contradicho por la idea incipiente y tole-
rada de que en el Rio de la Plata no se avecindan italianos 6 es-
paiioles, sino que existen la colonia Espaiiola, y la Francesa, y la
Italiana.
Pero la colonia es un cuerpo politico que represent y reproduce
la nacionalidad de que procede, y que imprime al suelo que habitat
el sello de la patria de origen, trasladando A 61 sus tradiciones y
el sentimiento de su gloria.
Un ciudadano frances rendirA discretamente culto A los grandes
hombres de su pais, colocando en su hogar sus bustos 6 sus esti-
tuas, sea cual fuere la zona del globo en que habite;--pero s6-
lo en la tierra do una colonia Italiana 6 Espaiiola debiera servir la
plaza pdblica para que se levante la column de Riego 6 la de
Daniel Manin, reflejando la honra de.la patria.
Sin embargo, no es este, como so ha visto, el aspect bajo el
cual examine la question el Dr. Avellaneda.
Su critical de la estitua de Mazzini, reposa sobre la idea de la
superioridad del papel desempefiado por Cavour en la grande obra
de la unidad Italiana.
Es este tambien nuestro punto de desacuerdo.
Los Italianos de Buenos Aires son los hijos de aquel pueblo
que no vivi6 entire el fausto y las pompas de la corte, sin6 que
sufri6 la tirania de los Borbones de Nipoles, el oprobio de la domi-





LOS ESCRITOS DEL DOCTOR AVELLANEDA 23


nacion Austriaca, las derrotas de Roma y de Venecia, las humilla-
clones de la intervention estrangera, y el espect6culo de la nacio-
nalidad fraccionada en holocaust A las grandezas agenas.
Cavour sera siempre grande, no por la conception de un ideal
que estaba en todos los espiritus, sin6 por el talent y la perseve-
rancia con que manej6 los medios oficiales de la political hasta
convertir en Rey de Italia al monarca del Piamonte.
Es alta su gloria; pero no fu6 su passion la suerte del pueblo,
sin6 el ensanchamiento de la monarquia; su m6rito fu6 de inteli-
gencia,-y de corazon tambien, por que lo hay en todo lo que ele-
va el poder de la patria, pero n6 de abnegacion 6 sacrificio.
Cavour tiene la grandeza de Bismark; pero si los pueblos sien-
ten mayor veneracion por las figures formadas en el molde de Maz-
zini, es porque en ellas encuentran, no s6lo la potencia del talent
bienhechor, sino tambien aquella identification del infortunio, de las
aspiraciones y del esfuerzo, aquella comunidad del dolor y del sa-
crificio, que constituyeu el mAs estrecho vinculo del hombre con el
hombre.
Pero, no es s6lo el sentimiento el que establece este iman de la
simpatia entire las muchedumbres y el agitador revolucionario de la
estirpe de Mazzini. Ese sentimiento es, A la vez, la obra de un
instinto m6nos engafioso que la razon mAs ilustrada.
Hay en today nation dos elements diversos cuya perfect armo-
nia s6lo so realize bajo el sistema republican. Es el Gobierno,
6 para seialarlo con una palabra mis alta, es el Estado, y es
el pueblo.
Cavour sueiia con la unidad de la nation, que debe dar al Rey
y al hombre de Estado una potencia de primer 6rden entire las po-
tencias de Europa, al pueblo y al Gobierno una gran patria.
Entretanto, es necesario contemplar A la Italia unificada. Cavour
ha presentido la necesidad do que continue y se acentie la alianza
de la casa de Saboya con la de la causa liberal; y esta alianza
que, hasta hoy, retira dia A dia del parlamento y del gabinete A los
partidos reaccionarios 6 simplemente conservadores, que un dia ha-
ce retroceder A Visconti Venosta, y otro dia A Minghetti, hasta
llevar A los consejos del Rey al partido democrAtico, que hace
intervenir en la estabilidad y los destinos de los ministerios y de
los parlamentos la question del impuesto sobre las moliendas, y todo
lo que afecta al alimento y al bienestar del pueblo, es lo que,
con la unidad de la Italia modern, la coloca en el mas elevado
n ivel entire las naciones libres y grandes de la tierra.





ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Cavour ha presentido su necesidad y la ha servido. Pero la gra-
titud mayor del pueblo no serA para el que ha servido A esa alian-
za; porque sus grandes bienhechores son los que crearon 6
agrandaron aquella necesidad. Son los agitadores revolucionarios
que se mezclaron en la vida del pueblo, fomentando en medio de
las persecuciones, de los presidios y del destierro, el double senti-
miento de la patria y de la libertad, apasionando al pueblo con el
odio A todas las tiranias, y con el amor de sus propios derechos,
y armandolo soldado, bajo el prestigio del republican Garibaldi,
con las divisas de Mazzini: Dio e popolo -pensiero ed azione!
Asi, Cavour puede ser un grande hombre de la Italia. Pero los
idolos del pueblo Italiano serAn siempre Mazzini y Garibaldi.
Ah ante la existencia atribulada de Mazzini, ante aquel pensa-
miento f6rvido 6 inquieto quo se refugia en la bohardilla de L6n-
dres 6 se aventura en las entradas furtivas A las ciudades Italianas,
el espiritu del doctor Avellaneda se manifiesta trabajado por la
duda, recordando que < la austeridad suele tambien ser teatral, y
< verdadera 6 falsa, nacida de sentimientos sinceros, 6 sostenida so-
e bre los hombros como un manto, es casi siempre un medio segu-
< ro de penetrar en el corazon de los contemporaneos. >
i CuAn divers criterio del que se emplea A prop6sito de Berryer,
el gran senior de las pomposas fiestas del castillo de Augerville,
votado por toda la vida A la inanidad de la consecuencia con el
Rey legitimo, eliminado por la fuerza del progress victorioso y por
las decisions del destiny, de toda combination prActica de la poli-
tica y de la suerto de la Francia, en el present y on el porvonir!
Timon, que admiraba la elocuencia de Berryer y que juzgando
la alta oratoria como la mAs preclara manifestation del genio, lle-
gaba segun nos lo ha contado recientemente MAximo du Camp en
Lca Revue de Deux Mondes, hasta considerarlo el mas grande
hombre de su tiempo, -no sabia ocultar su pensamiento acerca de
la censurable esterilidad de aquel talent petrificado de rodillas so-
bre las gradas de un trono abandonado, en tanto que los intereses
palpitantes de la vida real flotaban en los vaivenes de la political
modern.
< Lastima es que Berryer, que ese poderoso orador no combat
< en nuestras filas A la cabeza del partido popular! a C6mo es que
< un entendimiento semejante no conoce el vacio de las doctrinas
Sde la legitimidad? a C6mo no trabaja con nosotros para allanar
Sel camino de la libertad y de la emancipacion del g6nero hu-
Smano .... ,






LOS ESCRITOS DEL DOCTOR AVELLANEDA


No pueden ser mis merecidos los reproches dirijidos a aquel
hermafroditismo quo se aisla, que se coloca fuera dol mundo vi-
viente, en medio de las brillantes satisfacciones de su infecundidad.
Pero el mismo Cormenin nota los accidents de esa estrafia y es-
cepcional actitud.
< Acaso tambien observe el cl6ebre follotista ese sentimiento
c de indulgencia que, sobre todo en una asamblea francesa, circuye
(< un atleta animoso que lucha 61 solo contra un batallon de
< adversaries, ha sido mis ventajoso para Berryer que lo hubiera
> sido la adhesion do un partido numeroso. Acaso la misma difi-
cultad de csa position extraordinaria ha dado A su talent m6s
< energia y brillo, a manera que el surtidor de agua se lanza con
Smks fuerza cuanto mas estrecho cs el tubo quo lo contiene. >
Asi la suspicacia tendria asidero para imponer expiacion al genio
que reniega sus ben6ficos destinos, con una interpretacion desfavo-
rable y verosimil de su an6mala conduct.
Pero este ilustro delincuento que defrauda A la humanidad de los
frutos de su genio, limitindose a los arrobamientos del culto reci-
bido, arrancado a los deslumbramientos de su auditorio, sin influ-
jo alguno sobre la suerto de la sociedad cuyos impulses refrenarfa
hasta hacerlos retroceder al absolutismo monarquico, es el gran
senior, de vida galante y hibitos aristoordticos, A quien no se le
echari en cara como una falta contra la ley de la vida su nega-
cion de servicios 6 las exigencias do su 6poca, sin6 que se le reco-
nocerA por el doctor Avellanoda < << que hay en despojarse por la fidelidad A un recuerdo, de esas
<< pasiones absorbentes del mando que otros ejercian tal vez 6
< su vista con capacidad escasa, y que son el verdadero alimento
< de la vida pliblica. >
El doctor Avellaneda conoce la objecion sagaz 6 malovolente, y
se apresura A contrariarla.
OigAmosle todavia.
c 6Era todo esto un arreglo de escena, para quo el artist de
< palabras pudiera mostrarse 5 la sombra de los mayores presti-
gios ? No puede ser llevada la sofistiqueria tan lojos. N1o hay
o arte que suprima la naturaleza humana, y donde quiera que
< se muestre un sacrificio debe senalarse una virtad. Berryer,
c es decir, el primer orador de la Francia, renunciando a las gran-
z dezas del poder por ser leal con una causa perdida, sera siempre
c un noble y alto ejemplo en todo tiempo y para cualquier pais. >





ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


i Hay, pues, dos leyes de la naturaleza humana :- la que seniala
una virtud en todo sacrificio, y que se aplica al caso del gran se-
for que limita sus satisfacciones al esplendor de los triunfos parla-
mentarios y A las fiestas brillantes del castillo de Auvergille, renun-
ciando A las grandezas del poder por la fidelidad A la causa del
oscurantismo;--y la que entra en la pobre bohardilla de L6n-
dres 6 en los furtivos refugios de las ciudades Italianas en que se
juega la cabeza del proscripto, auxiliAndose con la antorcha de las
desconfianzas que debe alumbrar todos los rincones, para saber si
la austeridad que desafia las iras de los d6spotas y remueve las ca-
pas de Ia sociedad con la predicacion del ideal perseguido, es sin-
cera 6 teatral, nacida de nobles sentimientos, 6 llevada sobre los
hombros como un manto, puesta sobre el rostro como un antifiz
que ahonde los surcos del pensamiento y el dolor, dando A la figu-
ra de Mazzini aquella melanc6lica expression que lo hace venerable
en los retratos, y con la cual est6 retratado en el corazon de todo
Italiano amante de la libertad!
No es asi como comprendemos la ecuanimidad ni lus juicios de
la historic.
Tenemos por nuestra la regla juridica que descansa sobre la dig-
nidad humana imponiendo ]a presuncion de la buena f, y admi-
ramos A Berryer, y amamos A Mazzini; y comprendemos las
predilecciones de los Italianos que en las riberas del Plata levantan
la estAtua del gran revolucionario, del gran ap6stol perseguido,
antes que la del gran ministry cuya accion se ha desarrollado entire
el fausto y los elplendores de la corte.
Hasta la muerte de Garibaldi, no podia haber quien disputara el
palmo de tierra al monument de Mazzini. Ahora, donde una es-
tAtua se levante, caben las dos, como los dos cupieron en la lu-
cha por la libertad, por la independencia y por la unidad do la
patria, completandose en la obra en que uno fu6 el brazo y el otro
el pensamiento, siendo ambos la personificacion del pueblo que su-
fre la servidumbre y anhela la emancipacion, que acoje el designio
y se arroja A realizarlo, que combat y alcanza la victoria!

VIII

Hemos dicho nuestras impresiones sobre este primer volhmen de
la coleccion del doctor Avellaneda.
Ocup6monos del autor por un moment.






LOS ESCRITOS DEL DOCTOR AVELLANEDA


Conocemos los mas diversos juicios acerca de su importancia co-
mo literate y orador.
Nuestra opinion estA revelada en las lines que acaban de leerse.
SIncurrimos en error atribuydndole un puesto eminent entire los
oradores y escritores del Rio de la Plata, sin que conozeamos
quien le super bajo uno A otro punto de vista, y ain creyendo
discutible que haya quien alcance los grades de su elocuencia?
Hemos oido los juicios, y sabomos que se ha ilegado hasta afir-
mar que es simplemento u: zurcidor de bellas frases.
Para nosotros es este el mayor de los errors.
La magia del discurso del doctor Avellaneda, no estA en su for-
ma tanto como en su fondo. La palabra es galana 6 sonora, pero
el atractivo, la seduccion, el imporio sobre el auditorio, emanan del
pensamiento.
Es ese el secret de su elocuencia: el talent superior que le
presta el vocablo, y el giro, y la estructura del pArrafo, de modo
que no haya una voz sup6rflua ni una inflexion indtil en la mara-
villosa concrecion de las ideas quo salen de su cerebro.
No establecemos comparaciones, pero decimos que no es concebi-
ble el defecto de la fraseologia en una oratoria que no busca, ni
acaso encontraria, la pomposa afluencia de los discursos de Cas-
telar.
La elocuencia del doctor Avellaneda admira, al contrario, mas
quo por el recargo do las palabras, por su sobriedad, que A veces
pareceria deficient para la complete expression del pensamiento,
siempre intense y profundo.
Es su talent, es su espiritu de observation, su conocimiento de
los hombres y de las cosas adquirido en el studio do los libros y
on la experiencia de la vida, es su meditacion sobre los problems
sociales y politicos, y la seguridad de su criterio privilegiado, lo
que pone en sus labios 6 en las piginas de sus escritos, esos jui-
cios y esas afirmaciones que arrastran por su verdad 6 sorprenden
por su sagacidad al lector 6 al auditorio.
Es, sin duda, armonioso y pulido el period veces m6nos
nervioso que conciso- pero siompre rebosante de pensamiento. -
Habria pueril inocencia en suponer que la frase brota cincelada,
sin esfuerzo ni preparation mas 6 m6nos laboriosa. Entre tanto,
nada hay que descubra el rebuscamiento de la palabra 6 la metA-
fora, que aprisiona la idea, amoldandose, y no amolddndola, A su
forma, para que aparezca trasparente en su cristal; 6 sirviendole de






28 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


artistic engarce que concentre y avive los rayos de la luz en la
chispa del diamante.
Pero no es eso el rasgo sobresaliente, ni lo quo da su sello A la
elocuencia del doctor Avellaneda. Su potencia reside, ya hemos di-
cho nuestra opinion, on la intensidad del pensamiento.
Bella es la forma; pero tan 14jos esta de constituir el m6rito del
discurso, que, antes bien, autoriza frocuentemente las observa-
clones.
So hall generalmente distant de ser castizo el estilo de los es-
critores del Rio de la Plata, formado en medio de sociedades cos-
mopolitas y en el studio de libros estrangeros. Y el estilo del
doctor Avellaneda se distingue, Aun, por la acentuacion de ese rasgo.
El solecismo, el galicismo, se encuentran A cada instante'en sus
escritos; se dirfa que no conoce mas sintAxis que la francesa,
pudiendo agregarse que A veces la palabra, el vocablo mismo, se
ha pensado en el idioma de Voltaire y traducido testualmente al do
Cervantes.
< Pero, senior, decia en cierta occasion y refiri6ndose A esto mismo
g un caballero espaiiol, si esto no es castellano, si en castellano
a no so entiende lo que quiere decir la simplicidad tocante do
<< que habla el doctor Avellaneda, si eso es frane6s puro, que
< necesita traducirse para quo signifique claramente una conmove-
< dora sencillez. >
La fraseologia del doctor Avellaneda! es la part insignifican-
to, es el lado invisible do su oratoria, que debe ser magnifica por
el pensamiento, para cubrir victoriosamente tal defecto.
iPobre gran orador si su m6rito consistiese en la frase. aQu6
gran escritor es este que describe: < Gomez tiene el don de la de-
cmostracion-esta calidad supreme del maestro-y so ]e toca
< cast. >
a Qu6 quiere decir esto > Qu6 es lo que se le toca casi ?.
Y sin embargo, el que eso describe es nn gran escritor, es el pri-
mer orador del Rio de la Plata.
4Por qu6? aPor la frase, por la fraseologia?
Por qu? .... lo homos ya dicho, y no debemos fatigar con
nuestras repeticiones al lector.
En el mismo desatino grammatical quo acabamos de apuntar se
encierra la belleza de un pensamiento que se toca, aunque la forma
extrinseca autorice la critical que le hemos dirigido.
Gran escritor y gran orador, el doctor Avellaneda es necesaria-






LOS ESCRITOS DEL DOCTOR AVELLANEDA


mente cultor, y eximio, del estilo pero su estilo esta fuera de las
reglas de su idioma, y a6n se podria decir de today regla.
Lima 61 sus frases a su manera, y hemos visto hace un moment
c6mo suelen resultar inferiores al poder de la idea que las salva.
La ficcion de la naturalidad que arrastra a tan felices estravios,
llega A veces al extreme que la haria imperdonable.
Incurre el doctor Avellaneda en abandonos, en descuidos de for-
ma, que no se disculparian al mas modesto principiante.
Emplea, por ejemplo, la primer persona del plural en el studio
sobre el maestro Antonio Gomez.
Habla y dice: < Traducimos literalmente, para que no se disuel-
Sva en polvo, etc.
En otro parrafo se expresa asi: eEl maestro Antonio Gomez se
Sencuentra do esta suerte en posesion do una reputation ya tres
, etc.
Sin embargo, en el mismo escrito se tropieza con lo siguiente:
SOigamosle, porque no creo y aun lo afirmo, etc.
SQui6nes son los que en un parrafo dicen: hemos creido,- en
otro: Traducimos; y qui6n es el que en otro ha puesto: porque
no crdo y ain lo a/irmo? ....
La unidad exijia otra cosa; y nuestra conviction t este respect
es tal, que, aunque sepamos que el doctor Avellaneda se halla fuera
de la jurisdiccion en que so ocha bolilla negra 6 los j6venes prin-
cipiantes, nos atrevemos 6 aseverar que su fama nada perderia con
la supresion de las negligencias de este g6nero.
Y ya que en estas observaciones nos hemos internado, molesta-
remos la atencion del lector con algunas lines m6s, insistiendo en
nuestra t6sis acerca de lo que constituyo el talent del orador ar-
gentino.
Traza sus imigenes con el pincel de Miguel Angel, 6 las esculpe
en mArmol de Carrara;-son espl6ndidas. iEspl6ndidas imigenes-
y sin embargo, tampoco esta su secret en la riqueza de la imagi-
nacion.
En uno de los eruditos trabajos sobre los jurisconsultos espaiio-
les, se lee lo siguiente: c dor del maestro Gomez, 6 inscribir su nombre.... con el titulo
< un poco resonant del Pavorde don Juan Sala, catedrAtico de
Sprima en la Universidad de Valencia > ....
Se nos ocurre preguntar: apor qu6 es un poco resonante el ti-
ulo de que se trata ? Lo habria sido m6nos, si en vez del Pa-






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


vorde hubiera sido el Decano, y en vez de catedritico de prima
hubiese sido catedratico de visperas,-teniendo, en este caso, mis
rango en el puesto, y m4s esdrdjulos en l'adresse ?
La resonancia es un fen6meno que no se sefiala a cada instant
en el relato de los hechos 6 en la description de las cosas.
Se leen libros y libros, sin que se tropiece con nada resonant.
Venimos notando, sin embargo, de algun tiempo a esta part,
c6mo este altisonante adjetivo se injiere en casi todas las produc-
clones del doctor Avellaneda.
No lo tenia en la mano en 1864.
Pero ha debido sonar bien A sus oidos (Martinez de la Rosa in-
terrumpia frecuentemente a sa amanuense para leer cada period
que dictaba y preguntar con su acento andaluz: 8 qu6 tal? zuena
bien?) y no lo ha abandonado desde el dia en que se apoder6
de 61.
Asf, en el studio sobre Berryer tenemos esto: < Nada se perde-
Sri--ni un pormenor de sus fastos de gran senior ni la vibra-
< cion de su voz siempre resonate ....
A las dos piginas esto otro: < < elocuencia amplia y resonate.
Asf, son resonates el titulo del Pavorde Sala, la diccion de
Berryer, la elocuencia de Bossuet.... En el juicio critic sobre el
libro del seiior Fontana, hallamos el mismo accident, algo volatili-
zado ya, puesto que se present en un espiritu, como va a verse
por el texto; < 1 Cun profundamente diferente es el m6todo de Pe-
lleschi, que acaba de darnos otro libro sobre el Chaco, con su
c alma contemplative 6 resonante ....
El doctor Avellaneda se pone de pie, 6 coloca en esta postura a
sus personages con una frecuencia inusitada.
Ha indicado el peligro que la publication de los discursos importa
para la gloria de Berryer, y exclama, refiri6ndose 4 las escritoras
de sus biografias:
cLas tres mujeres, movidas por el mismo sentimiento, se ponen
c de pie ....
A las pocas piginas se trata de Berryer mismo, conmovido pro-
fundamente por todo lo que interest a la Francia, < aunque deba
Sponerse de pie para saludar A la convencion....
Berryer se debate en la tribune contra el tumulto que lo impide
hablar, se defiende ardientemente interrogando cual haya sido la
injusticia que no ha encontrado en 61 un adversario, y concluye





LOS ESCRITOS DEL DOCTOR AVELLANEDA 31

afirmando que tal conduct es el honor y la sola fortune de su
vida.
< La asamblea estall6 en aclamaciones calurosas, y Odillon Ba-
t rrot se puso de pie'....
En el studio sobre el maestro Gomez, en la bella y animada des-
cripcion de la lucha entire aquel y el doctor Velazco, se llega a la
proclamacion del resultado del escrutinio favorable A este filtimo:
(< El maestro Gomez se puso de pie, exclamando ....
El elogio p6stumo del Padre Esquid esta hecho, pero el autor no
lo deja de mano sin agregar un hermoso pArrafo final.
a Hemos querido ponernos de pie al ver pasar esta tumba ....
Andrade ha dado a luz su < Prometeo El doctor Avellaneda
le dirije su bella carta, que empieza asi:
< Las fuentes del entusiasmo no so hallan adn agotadas en mi, y
enecesito invenciblemente ponerme de pie ....
Las cenizas del doctor Agiiero son repatriadas, y el doctor Ave-
Ilaneda describe:
< Es un deber ponerse de pie para saludarlas....
Hemos dicho que las imAgenes son espl4ndidas, pero que el autor
no sobresale por la riqueza de la imaginacion.
Esas repeticiones de un epiteto poco usual (hay diccionario de la
lengua que no menciona la palabra resonate) 6 de una formula
dada para expresar un movimiento sicol6gico, y adn fisiol6gico, que
tiene diversas manifestaciones, constituyen un defecto que hay raz on
para atribuir a poca abundancia de recursos que lo eviten. La ri-
queza de la imaginacion se ostenta en otra forma.
Hemos leido hace un aiio un discurso del doctor Avellaneda,
pronunciado en Rio Janeiro. Se referia en cierto passage A un sena-
dor hijo de otro senador ilustre, y le cumplimentaba aseverando
que podia repetir con el nieto de Hortencio: < la elocuencia, es de-
c cir, el don hereditario de mi familiar >.
En este voliimen, hablando de Diego Gomez de Cornejo, < que
s se proclamaba nieto de Antonio Gomez y reclamaba el derecho de
( redactar comentarios a las leyes de Toro, como una herencia ,,
agrega el doctor Avellaneda:
SEl nieto de Hortencio habia escrito tambien estas palabras: la
< elocuencia, es decir, el don, etc.
Son sintomas de escasez de imaginacion.
Este iltimo caso de repeticion podria, sin embargo, ser atribuido
por la malicia a otra causa.






32 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

En el folleto sobre el Ensayo del senior Groussac, refiriendose a
su noble padre, lo hace el orador en estos t6rminos: < Aquel Mar-
c co Avellaneda que sus condiscipulos de Buenos Aires lamaban
(< desde nifio Marco Tulio, porque Dios le habia dado el double
< don del corazon conmovido y de la palabra que trasmite sus pal-
c pitaciones. >
Y aquel simp6tico 6 infortunado caudillo de los elements cultos
de Tucuman, que la historic conoco por don Marcos Avellaneda, no
vuelve A tener en este libro del preclaro heredero de su apellido,
otro nombre quo el de Marco, que baja hasta 61 desde el de Cice-
ron, atribuidole por sus condiscipulos, adoptando asi la diccion
romana, conservada en el idioma italiano, y repudiando el nombro
helenizado del evangelista que se mantieno en la lengua castellana.
Puede bien, ent6nces, el hijo repetir otra vez, y a double titulo,
las palabras del nieto de Hortencio: < la elocucncia, es decir, el don
( hereditario de mi familiar. >
Agreguemos, para ser justos, que el doctor Avcllaneda, como 61
mismo lo consign en sefialada occasion, es uno de los hombre que
haya buscado m6nos la protection do los manes auspiciosos de un
conspicuo ascendionte para veneer los obsticulos y las competencias
que ponen 6 prueba la energia y el talent en la vida de las de-
mocracias.
Debe este antecedente servir a desarmar 6 A neutralizar las iro-
nias de la malignidad.
Para que quedase bicn en los l6bios del doctor Avellaneda la fra-
se del nieto de Hortencio, s61o existed el inconvenient de la repeti-
cion con que la ha ofrecido a la vanidad agenda. Seria lamentable
la reproduction, auin en propio boneficio.


Hemos empezado este articulo bibliogrAfico bajo el temor de ser
arrastrados al exceso del elogio, y lo concluimos con el recelo de
haber sobrecargado la consura.
Nos daria esta consideration la oportunidad de blasonar de im-
parciales,-pero colocamos arriba do este m6rito el deber de la
sinceridad;--y confesamos que, mas que al prop6sito de hacer re-
saltar los lunares, ciertamente diminutos, quo accidentan los escritos
del doctor Avellaneda, hemos obedecido al intent de comprobar
nuestra t6sis acerca de la indole de su g6nio literario y oratorio.
No es la palabra, no es la frase, ni la ret6rica, ni, much m6nos,






LOS ESCRITOS DEL DOCTOR AVELLANEDA 33

la gramatica, no es, en fin, la forma hueca 6 rebuscada, lo que lo
caracteriza 6 lo hace deslumbrante. Ahi estAn las muestras de su
incorreccion y sus descuidos.
~Por que es, ent6nces, el escritor atrayente y el admirable ora-
dor ?
Lo que seduce en sus escritos, lo que abrillanta y vigoriza sus
discursos, no estU tanto en la pulimentada estructura de los perio-
dos, como en la elevacion de la idea jams extraviada en una
vulgaridad, en la intensidad del pensamiento meditado que da, con
formula concisa, las sintesis inesperadas 6 irrefutables, en la ori-
ginalidad y la exactitud del juicio que se impone sin resistencia, -
en la belleza y la profundidad del concept, que rompe a veces la
envoltura imperfecta de la oracion para penetrar rApidamente en la
inteligencia, en la imagination, 6 en el corazon del auditorio.
Tal es nuestro juicio sobre la indole literaria y oratoria del doc-
tor Avellaneda, cuyas obras podrian llevar la inscripcion latina:
Res non verba.


IOMO VI












Cartas intimas sobre la America del Norte

TRADUCIDAS Y ANOTADAS

POR DON AGUSTIN DE VEDIA


(Continuacion)

XI

New York, 23 Junio 1810.
Fui i casa de M. de la Forest A hablarle de varies asuntos que
estoy encargado de seguir y de patrocinar. Decididamente el con-
sul es un buen hombre, pero una cabeza sin seso, tal como me lo
habian pintado. Hemos hecho juntos una series de visits. Entregu6
A M.M. Martinet y John Livingston, parientes de Bresson, algunas
carias de que me habia encargado para ellos; son personas hono-
rables. Llev6 tambien A M. Goodhue las cartas de Baths; es uno
de los hombres mis ricos de New-York, y solido, lo que es aqui
cosa escepcional. Al dejarle, pas6 A casa de M. James King, co-
rresponsal de Hottinguer. Este M. James King, tiene un hermano
mayor, Cirlos King, muy distinguido por su talent, y con quien
tambien he hecho conocimiento. Ambos son hijos de un M. King
y que M. de Talleyrand habia conocido much, que habia sido
amigo de Washington, y durante cuya presidencia habia sido mi-
nistro de Am6rica en L6ndres. Desde la muerte del general Was-
hington todos los King figuran en la oposicion, que se llama aqui
whig, es decir, aristocrAtica; es la que sostiene que la forma de
gobierno actual es demasiado democrItica; que se ha desfigurado
la obra de Washington y de sus amigos, los fundadores de la Re-
prblica. M.M. King figuran, pues, entire los principals de ese par-
tido, que es muy violent contra el gobierno. Se reconoce unifor-
memente su m6rito personal. M. James King, que es el jefe de la
casa, me ha invitado A comer con 61 pasado mariana, en el campo,
A dos leguas de New-York, y i Ilevar conmigo i M. de la Fosse.






CARTAS INTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE 35


Comi en mi casa con M. de la Fosse, y por la noche vino M.
de la Forest A conducirnos A casa de M. y madame F. segun
61, la inica familiar francesa respectable que habitat New-York; 61
pasa su vida en medio de esta familiar. El marido parece very
vulgar; la mujer que es mejor, y que debe haber sido linda, es
sobrina segunda de M. de Szze. Tiene cinco seiioritas y dos varo-
nes.
Segun dice el consul, son todas personas agradables quo no tie-
nen otro defecto quo el de ser muy pobres. Una de las cinco j6-
venes cant6 de una manera notable; ha tenido el mismo maestro
que madame Malibran, quo so ha estrenado en New-York. Esas
sefioras me han referido las proezas de la condesa Merlin, que ha
hecho hablar much de ella, cantando, y sin cantar; ha partido
para la Habana, anunciando la intencion do pasar el invierno pr6-
ximo en los Estados-Uuidos.

XII

New-York, 26 Junio 1810.
Fui anteayer con M. de la Fosse, A hacer una detestable comida,
muy cara, en la mejor posada de New-York, y por la noche, para
distraernos fuimos al Niblo's Garden, el Tivoli de esta ciudad,
muy inferior a la cabafia de Montparnasse.
El campo de M. King esta situado en el Estado de New-Jersey;
en el parque, bastante estenso, A la manera inglesa, la patata reem-
plaza A menudo el cesped; es necesario siempre quo el Americano
se haga notar algo,- aln en su lujo .-La casa edificada con her-
mosas piedras grises, es un pabellon cuadrado rodeado de una ga-
leria sostenida por columns; en seguida de la casa, se penetra en
invernAculos, organizados A la inglesa. El interior de la casa esta
distribuido y amueblado igualmente A la inglesa. So v6 que todos
los models vienen de alli, pero reducidos en la ejecucion. Hasta
ahora la AmBrica y los Americanos me dan la idea de una Ingla-
terra y de Ingleses de second y third rat; sobre todo, descendien-
do del nivel de la familiar en cuya residencia comi ayer, y que pa-
sa por la mAs aristocrAtica del pais.
La duefa de la casa, de edad de cuarenta aios, esta marchita
como se esti en Europa A los sesenta; se adivina sin embargo
que ha debido ser linda. Madame Duer, su hija, es gruesa y fres-
ca, pero su cufiada, miss Duer, de edad de veinte ailos, y seme-






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


jante A6 madame de Marescalchi, esta ya completamente descolorida.
Hace diez y ocho meses pasaba por scr la mis bella, no s6lo de
New-York, sino de todos los Estados-Unidos. Parece esto es propio
de las mujeres americanas: muy lindas generalmente de los diez y
seis A los diez y ocho afios, pierden muy pronto sus dientes y su
color, y A los veinte afios parecen tener el double. Se cree ver la
causa de eso en la extrema variabilidad del clima.
Los otros convidados de la comida eran M. M. Thon y Charles
king, hermanos del duefio de la casa, Mr. Duer, su yerno, y padre,
hermoso anciano do setenta afios; Mi. Astor, yen fin, M. de la Fo-
rest, M. de la Fossey yo. Todas esas personas dejan muy buena
impression, pero son siempre ingleses de segundo 6rden; y sin em-
bargo, son los gentlemen m6s rafined de este pals. Se v6 que
quieren parecer bien, pero se observe que no es esa su manera
habitual, y que so violentan, (1) 6 escepcion sin embargo de M.
Duer, padre, que, A la political de los antiguos tiempos, une una
fisonomia y maneras distinguidas. Conoci6 A los oficiales france-
ses que vinieron A Am6rica con M. de La Fayette hace cincuenta
afios; vi6 A M. de Talleyrand; en fin, es un hombre do otra 6po-
ca, y el tiempo march do prisa en Am6rica,-El fnico placer que
esperimento desde mi Ilegada i oste pals, es observer que M. de
Talleyrand ha dejado aqui profundos recuerdos. (2) A mi regreso
A New-York, ver6 A M. Galatin, que vive todavia; tiene ochenta
ailos, y so dice que habla much de M. do Talleyrand.-Volvamos A
la comida, que era siempre una malisima comida inglesa, con exesivo
gasto de pimienta; el cubierto elogante y el servicio deplorable, lo
quo parece general en Am6rica en los Estados donde esti abolida
]a esclavitud. Aqui se tiene un gran trabajo en hallar y on retener
criados, 6 mas bien ayudantes, ((helps ), como so los llama. Se be-
bi6 moderadamente, y los Gentlemen quedaron poco tiempo solos

? (1) Creemos que esa impression de M. de Bacourt se desvaneci6 mas tarde,
comprendiendo mejor que la calidad 6 el defect que mas caracterizaban al
Americano era una franqueza inexorable, generalmente de mal efecto para el
refinado diplomatic franeds.
N. del T.

(2) M. de Bacourt lisonjea aqui sin pensarlo, bajo el punto de vista de sus pro-
pias inclinaciones, a la sociedad americana. No debia estar a un nivel tan infe-
rior cuando era apta para hacer justicia al genio en quien idolatraba el antiguo
secretario de la embajada de L6ndres.
N. del T.






CARTAS INTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE


despues de la partida de las damas; pero yo creo que la presen-
cia de tres Frenchman contribuy6 A apresurar la salida de la
mesa. En esa comida aristocrdtica, todos los convidados eran de
la oposicion, pues el gobierno esti tornado en la democracia pura.
Al salir de la mesa, se me condujo al jardin, en el que goz6 de
una vista admirable: de lo alto de una montania cubierta de pre-
ciosos Arboles, A doscientos pids sobre el nivel del rio Hudson, se
contempla en toda su longitud la peninsula de New-York, y on
lontananza, el rio del Este y el Long Island; A la derecha, diez
mills do la corriente del Hudson, que descionde majestuosamente
do una comarca bien poblada, y a la derecha today la bahia do
New-York animada por contenares do buques de todos tamanios;
ese cuadro era iluminado por un sol resplandeciente, A lo que so
unia una agradable brisa do mar.
A las nueve me despedi, volviondo A tomar la chata que sirve
para pasar el rio del Norte; atravesamos una selva llena de rodo-
d6ndros en flor quo crecen aqui en los bosques, y de gramineas
sobre las que brillaban una espocie de moseas que se llaman lu-
cioles, y cuyas alas son doradas. La noche era soberbia; el cielo
de una pureza desconocida en Europa, se fu( alumbrando poco A
poco de estrellas infinitamente mIs brillantes quo en nuestros cli-
mas. Antes de volver A casa, hicimos una visit A madama F ....
que me pareco ocupa particularmente el corazon de M. de la
Forest.
Parto maiana para Filadelfia; de alli ir 6 Baltimore, donde pa-
sara la nocho del 30, y llegar6 A Washington el i1. de Julio.-Iba
A olvidar una ane6dota caracteristica de la Am6rica, que se conta-
ba ayer en la mesa.-Una j6ven de mala conduct se habia casa-
do hacia dos afios en New-York, y continuaba su g6nero do vida
precodente. Su padre, hablando de ella, dijo quo era mujer >; ella le persigui6 por difamacion, y acaba de obtener, por
la sentencia del jury, una indemnizacion por p6rdida.s 6 interoses de
mil dollars,-cinco mil francos.-Se protende quo ha suplicado A
su padre que continuase hablando mal do ella.

XIII

Filadelfia, 27 Junio 1810.
Hasta ahora, no me he apasionado de ningun modo por la ma-
nera de viajar de los Estados-Unidos, y m6nos adn por el arreglo






38 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


de las posadas, lindas on apariencia, donde reina un aspect de
limpieza que seduce A primera vista, pero donde falta lo mAs ele-
mental de las comodidades. En medio de muebles bastante hermo-
sos, no se hall en parte alguna ni un buen sillon, ni una mesa
de noche, ni otros objetos, en fin, do primera necesidad para el
tocador y el bienestar. Si se piden, se oye responder groseramente
que no los hay, y que nadie se sirve aqui de esas cosas. Los
criados son insolentes; los viajeros americanos no les dan jams
gratificacion alguna, y ellos sirven on consecuencia.
Ayer me trasport6 con toda mi colonia- pues somos cinco : M. de
la Fosse, yo y nuestros criados-A la mArgen del Hudson, donde
tomamos el vapor que nos condujo al otro lado del rio, on el Es-
tado de New-Jersey.--Al desembarcar, es necesario precipitarse
para hallar asientos en los cars del rail-road que Ilega A la ri-
bera; esa operation se hace con toda la rudeza americana, que no
tiene consideration por nadie, except por las mujeres que tienen
un car a parte. Los ferro-carriles americanos son poco s6lidos y
sujetos a frecuentes accidents; tienen el m6rito de ir muy de prisa,
pero para esa ventaja hay una infinidad de inconvenientes: en pri-
mer lugar, por la mala organization de las mismas vias, y de las
maquinas, calentadas con madera, cuya llama esparce en todas par-
tes carbones que a menudo incendian los puentes de madera que se
atraviesan; esos carboncillos penetran on los cars, de manera que
uno estA negro como carbonero cuando sale de ellos. La rapidez
con que so viaja no permit detenerse ni para comer, ni para cual-
quiera otra cosa. Otra particularidad que se relaciona sin duda
con la forma tan pondorada del gobierno, es la ausencia total de
today policia, y la certidumbre do estar rodeado de ladrones; digo
la certidumbre, pues hay en los angulos do todos los establecimien-
tos anuncios concebidos en estos tdrminos: ( Beware of the pick-
pockets) (1), y la administration no gara te do ningun robe.
Tampoco debe olvidarse que todos los americanos que est6n alli
mascan tabaco y espectoran sin interruption en torno suyo y que
no hay medio de librarse do todas esas suciedades. Un francs que

(1) Todavia pueden leerse esas inscripciones en los ferro-carriles y tram-
ways. No debe suponerse que la policia mejor organizada bastase para preve-
nir el robo de i bolsillos *. En cambio el sistema norte-americano, que no es-
cluye la policia, hace de cada individuo, en definitive, el mejor guardian de si
iIsmlo.
N. del T.






CARTAS INTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE 39


habia viajado conmigo en el Grest Western, fu6 despojado de su
carter y de todo su dinero en esa misma via f6rrea que record
ayer, y he observado que los americanos, advertidos de ese peligro,
tienen los bolsillos de sus trajes abiertos interiormente, y no hAcia
fuera, como es costumbre en todas parties.
Todo el territorio que hemos recorrido es hdmedo, sembrado de
lagunas, lano, rodeado do rios, mal cultivado, y mezquino en apa-
riencia; durante el invierno esti siempre inundado, y no mejora
sin6 aproximAndose A Filadelfia, gran ciudad de dos cientos cua-
renta mil almas, que pasa por la mis bella de la Union (1). Las
casas son aqui en efecto algo mejor edificadas que en New-York,
pero siempre de ladrillos rojos; las veredas son tambien de ladri-
llos; hay algunos hermosos monuments en granite. El aspect de
la ciudad os m6nos active y m6nos commercial que en New-York; es
la capital cientifica del pais; so dice quo la sociedad, m6nos ocu-
pada del comercio, es mis agradable aqul que on otra parte.
Habia heeho retener aposentos en la hospederia de la Union por
nuestro c6nsul M. Mauricio d'Hauterive, yerno de M. de la Forest;
esperaba star bien alojado, y no he hallado sino un pequefio y
mal bed room, en el que escribo sobre mis rodillas; se me pro-
mete a parlour en el curse del dia. Fui A casa de M. d'Haute-
rive, A quien so tiene come c6nsul distinguido, pero como hombre
poco amable; me he penetrado ya de eso; encontr6 alli a M. Pa-
geot, hasta aqui nuestro encargado de negocios on Washington;
dice haber venido A mi encuentro y me garante una buena acogida
del gobierno, del cuerpo diplomAtico y de la pequefia sociedad,
que tiene por otra parte pocos recursos.
Toda Filadelfia estaba on movimiento para ir A ver A Fanny
Elssler, que bailaba aquella noche. Habita en ]a misma hospe-
deria que yo. He quedado muy satisfecho de su bailey, pero lo que
me ha divertido otro tanto al m6nos era ver el teatro Ileno y ver
los aplausos apasionados y mis redoblados que on L6ndres y en
Paris, y eso on Filadelfia, la capital de los quakers; de los cud-
keros, entusiasmados por la bailarina Fanny Elssler. El teatro

(1) Filadelfia, la segunda ciudad de los Estados-Unidos, per su poblacion,
cuenta segun el uiltimo censo (1880) 847,170 habitantes. Fuo capital del Estado
de Pensylvania y capital de la Nacion. Se estima en 100.000,000 de pesos fuertes
el capital invertido en las diferentes fibricas que cuenta esta ciudad, la mts
industriosa de los Estados-Unidos.
N. del T.






40 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


no es espacioso ni bien repartido; habia en la primer fila damas
bastante interesantes, j6venes todas, y tan uniformemente vestidas que
se hubieran podido tomar por hermanas si estuvieran on menor
nAmero.

XIV

28 Junio 1810.
Tenia deseos de fijarmo inmediatamente en Washington, pero M.
Pageot me afirm6 que seria peligroso, en el estado de mi salud,
pasar alli los tres meses pr6ximos, tan abrumante es el calor que
se siente; lo lamento, pues esta vida do parade me es odiosa. Hi-
ce una visit A madame Pageot, larga americana, de una altura
desmedida, flaca, y que muestra mis de lo regular sus malisimos
dientes; su marido se cas6 hace algunos afios con ella, a causa de
su notable bolleza. Al mismo tiempo de conocerla, me despedi de
ella; permanecerA en Filadelfia hasta su partida para Europa, que
tendrA lugar el 1.o do Agosto por el steam boat el Bristish Qu-
een; su marido me acompaila A Washington para hacerme entrega
de la Legacion.
M. H. Raincy, el abogado mAs distinguido de Filadelfia, antiguo
miembro del congress A quien Bates me habia recomendado, vino
A verme y me ha hablado much de nuestro querido Labooch6re.
He visitado la casa municipal y la sala donde se firm el 4 de
Julio de 1776, (1) la famosa acta de la independencia de las colonies
sublevadas contra la Inglaterra. So v6 alli una estatua en madera
del general Washington y dos grandes retratos en pi6, uno de Fran-
klin otro del general Lafayette. La mayor part de los signatarios
del acta de la indepondencia eran hombres virtuosos que creian
obrar consultando la felicidad de su patria. Desde entonces, los
tiempos y los hombres han cambiado much aqui come entire nos-
otros, donde las nobles y generosas ilusiones de la Asamblea cons-
tituyente han sido reemplazadas por las debilidades de la Camara
de Diputados.
Al volver a mi posada, solicit ver A la seniorita Elssler; me ha
espresado muy galantemente su pesar por no haber hecho la tra-
vesia conmigo. Creo que sus triunfos en Estados-Unidos le son muy

(1) El original contiene un error de fecha que dejamos salvado.
( N. del T. )






CARTAS INTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE 41


proveehosos. De cerca es en estremo pasada, sus feisimos dientes
perjudican su sonrisa. SeguirA todavia durante una semana en Fi-
ladelfia, y darA enseguida cuatro representaciones en Washington,
donde espero volver A verla. Parto mafigna A las seis de la mafia-
na, en steam boat para Baltimore.

XV

Baltimore, 29 Junio 1810.
Como veis, continio adelantando en mi viaje hicia mi capital, a
donde me habr6 transportado pasado mafiana 6 medio dia. Quiero,
Antes de volver A tomar mi relate, agradeceros una invitacion reci-
bida en New-York, y de que aturdidamente habia olvidado hablaros.
El j6ven Alejandro Hamilton que habeis visto en Valangay me ha
traido la vispera de mi partida una amabilisima carta de su padre
invit6ndome A ir A pasar algunos dias A Nevis, campiia en que
reside, a veinte y cinco millas de New-York A orillas del Hudson;
me describe que, sin una indisposicion, habria venido 61 mismo a
verme 6 New-York, inmediatamente do recibir nuestra carta, tenien-
do el mas vivo deseo de ejecutar the wishes of his illustrions
friend the duchess. He espresado mi agradecimiento al j6ven Ha-
milton, que es muy gallardo, inteligente, y habla muy bien francs;
al regresar A New-York ir 6a Nevis. La familiar Hamilton, es muy
considerada en este pais, en memorial del general. El quo habeis
conocido en Francia, y que era un grande amigo de M. Van Bu-
ren, se ha cnojado con 61, y ha llegado A ser uno de sus mis en-
carnizados opositores, A causa de su restitution del puesto de co-
lector de Aduana en New-York, donde habia cometido algunas
malversaciones, lo que, por otra part, nada quita A la considera-
cion aqu(; la da, por el contrario, notablemente, el million de fran-
cos que ha amontonado durante los cinco aiios que ha ocupado su
puesto. Se dice que su familiar, y su intimidad son muy agrada-
bles; gracias, pues, una vez m6s, por vuestra benavola introduction.
Anteayer, domingo, fui A ver en Filadelfia una iglesia edificada
exactamente bajo el mismo modelo que la que habia visto en New-
York; es el modelo general de todas las iglesias aquf: un largo
edificio plano; de cada lado galerfas sostenidas por columns de
madera; en el fondo un solo altar sin coro, y el 6rgano encima
de la puerta de entrada. Los oficios se hacen muy bien en Filadel-
fia; los cantos son m6nos mundanos que en New-York, y los hom-
bres son tan numerosos como las mujeres.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


M. d' Hauterive vino a buscarmo para visitar la ciudad, que os
muy linda, y lo seria mas sin cl color demasiado vivo do los la-
drillos rojos; todos los marcos de las puertas y de las venta-
nas son de mArmol blanco1 lo mismo que todas las graderias; las
calls regulars y en Angulos rectos cstdn plantadas de Arbo-
les. He visto A Washington square, que es el square elegant;
despues A Francclin square, que es el popular, muy lindo por
otra parte, sembrado de juegos do agua y de preciosos arboles;
el vecindario que se paseaba apesar de la solemnidad del domingo
no parecia demasiado reprimido. He visto tambien un magnifico
mercado cubierto, de una milla y media de largo, notablemente
cuidado. Filadolfia se asemeja 6 mis queridas ciudades de Holanda:
la misma regularidad, verdor por todas parties y una tranquilidad
sepulcral. M. d' Hauterive dice que la sociedad es alli verdadera-
mente distinguida; me ha hablado de una mujer de much ing6nio
que Ileva el nombre grotesco de ( Cigogne>> (1) Criolla, francesa
de origen, so retir6 aqui despues de los desastres de nuestras co-
lonias y estableci6 un colegio en el que, desde hace treinta ainos,
se han educado todas las seoioritas de la primer clase. Ella ejer-
ce influencia en la sociedad, da fiestas y comidas; todo eso bien
entendido, fuera de su colegio, quo sigue siempre adelante, y del
que se ocupa en sus mementos perdidos. Mi predecessor, M. Pontois
va frecuentemente a su casa, y como ha manifestado deseos de ver-
me, se ha convenido en que le ser6 presentado en mi pr6ximo pa-
saje A Filadelfia.
Me embarqu6 ayer A hordo do un vapor, come so dice en Paris.
M. Pageot me acompailaba; descendimos el Delaware hasta Freench
Town, pequeiia villa donde dejamos nuestro buque para tomar un
rail-road que nos trasport6 en una hora 6 Elk Towon, otra villa
pequefia situada a orillas de la Chesapeake, bahia c6lebre en los
fastos de la independencia -americana. Alit nos embarcamos de nue-
vo y seguimos la Chesapeake hasta Baltimore. Todas esas mudan-
zas se efectuan con una rapidez y un 6rden increibles; ningun rui-
do y ninguna dificultad; los botes son, por otra parte, escelentes
y bien atendidos.
Durante el trayecto he conversado much con M. Pageot quien
me puso al corriente de los detalles de mi legacion y de la orga-
nizacion de mi casa; parece que la mayor dificultad de la mission


(1) Cigiiefa.






CARTAS INTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NOTE 43


es hallar material para los despachos. M. Pageot es un espiritu
sensato pero entorpecido por diez aiios de residencia en Am6rica;
se vuelve A Europa muy descontento de la larga duracion de su
destierro. Continue ayer su camino para Washington, donde tuvo
la galanteria de preparar mi alojamiento en la posada, y yo me
detuve aqui en una gran hospederia que se llama a Exchange Hou-
se, > edificada por Ger6nimo Bonaparte, hijo de la seiiorita Pat-
terson, que habitat Baltimore, donde se ha casado.
Despues de la comida recibi al conde de Menou, antiguo secre-
tario de la Legacion de Francia en Washington, destituido bajo la
Restauracion por no haber escrito una sola vez A su gobierno du-
rante diez y ocho meses que fu6 Encargado de Negocios en Esta-
dos-Unidos. Esta reducido a la miseria y se ocupa en lo que pue-
de para vivir; le he prometido el apoyo que todos mis predeceso-
res le han prestado; es un espiritu original; conoce bien el pais y
me ha suministrado buenos informes. En la noche, me llev6 A ver
la ciudad que contiene mis de cien mil almas. (1) M6nos bella que
Filadelfia esti situada en anfiteatro; posee algunos grandes monu-
mentos, entire otros la column elevada al general Washington por
el Estado de Maryland. Esta column en mirmol blanco, coronada
per la estAtua del general, se asemeja A un cafion de 6rgano. Otra
column ha sido erijida en honor de los americanos muertos cer-
ca de la ciudad, en 1814, en la guerra contra los ingleses. La ca-
tedral, muy ponderada, es horrible; es una especie de mezquita
con cipula en rotonda y minaretes desairados, el todo mitad gra-
nito y mitad ladrillos, formando un conjunto sobremanera vulgar.
La arquitectura es, en los Estados-Unidos, de un gusto detestable.
En este memento, los desastres financiers han llegado A su col-
mo en Baltimore, y las personas ricas ayer, se hallan hoy en los
mayores apuros. Esta ciudad es el asiento de un arzobispado; con-
tiene un seminario de sulpicianos y un convento de la Visitacion.
Inmediatamente despues de haber hecho mi visit al Arzobispo,
visit ese seminario; este proyecto de que habl6 A M. de Menou
le caus6 estrafieza; me dijo que eso produciria muy buen efecto;
le respond que no era ese mi objeto, sine mi gusto personal, lo
que redobl6 su asombro.
El Estado de Maryland,- en el que me hall ahora, es un Estado

(1) Baltimore, la septima ciudad en poblacion de los Estados-Unidos, cuenta
hoy 332,313 habitantes. El Estado de Maryland de que forma parte y que en
1860 tenia 687,049 habitantes, cuenta hoy 931,632.






44 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


de esclavos ; los negros son muy numerosos y mis civilizados que
en los Estados done la eselavitud esta abolida; me cuesta habi-
tuarme A esas figures negras y aceitosas; me inspiran una repul-
sion injusta talvez, pero seguramento invincible.
He visto ayer un animal muy curioso quo se llama el ( perezoso ;
es una mezcla del gato y del mono, y por consiguiente no es lindo;
trepa sobre un Arbol, come todas sus hojas, luego se deja caer de
pereza, y no sale de su aturdimiento sino cuando esta aguijoneado
por el hambre; el que yo vi tenia el aspect muy cross de estar
encadenado. Veo aquli rboles magnificos que no son en Europa
sino arbustos raquiticos, tales como el catalpa, el erable do azucar,
el rodod6ndro, etc., etc.
Sin mi mala salud, me interesaria vivamente en todas esas cosas
nuevas para mi, pero el sufrimiento todo lo hace palidecer, y yo
me sionto tan cross como el < perezoso, a y retenido como 61 por
una cadena que me agobia.
Las posadas son on todas parties de Am6rica de un precio es-
cesivo; no haciendo nada de estraordinario, no llego A gastar m6-
nos de cien francs por dia.

XVI

Baltimore, 30 Junio 1810
Vengo de casa del Arzobispo, que me ha recibido muy bien; es
un lindo hombre, como de cuarenta arfos, que tiene las facciones
m~s interesantes que haya visto hasta ahora en un Americano. An-
tiguo sulpiciano, hace diez arios estuvo en Issy, cerca de Paris,
dos aios; habla muy bien francs, y so ha informado con interns
dtl fin cristiano de M. de Talleyrand, al que no parecia prestar f6
en un principio. Pero enseguida so mostr6 encantado de lo que yo
le decia al respect, y me suplic6 que lo repitiera al director de su
seminario, que debo visitar esta tarde, y que atribuye much im-
portancia, al parecer, A esto asunto. Hablamos tambien de M. de
Forbin Janson, que se hall desde hace ocho meses en los Estados-
Unidos. Aprovech6 esta circunstancia para suplicar al Arzobispo
que indujera A M. de Janson a moderar su lenguaje sobre la Fran-
cia y su gobierno actual, pues he sabido que en New-York y en
Nueva Orleans, se ha espresado en la cAtedra do la manera mis
violent contra nosotros, acus.ndonos de ser ateos por orden. El
Arzobispo acoji6 bien lo que le dije y me respondi6: <





CARTAS INTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE


son es un hombre de talent, pero algo vehement; compete el error
de mezclar la political A sus sermones; yo lo evito siempre en este
pais, donde sin embargo cada uno tiene, adn los sacerdotes, el de-
recho de decir lo que piensa. Nacido en AmBrica, y tan buen repu-
blicano como cualquier otro, no voy A votar en las elecciones, y
no intent jams influenciar A mis files respect de sus votos; no
lo haria sino en el caso en qac se quisiere atentar A la libertad de
mi culto, en cuya occasion sabria reclamar mis derechos de ciuda-
dano americano. He recomendado ya la moderacion A M. Janson,
pero no es estraiio que se apart A veces de su tema, pues predica
demasiado, figuraos que ha predicado doscientas veces en cuatro
meses. Hace tanto mis mal en atacar al rey de los franceses, cuan-
to que ese soberano se muestra favorable A la religion, y no ha
hecho, desde que reina, sin6 excelentes elecciones de obispos etc, etc.>
El Arzobispo me habl6 tambien de los progress del catolicismo
en Am6rica, y Aun en el Estado de Massachusetts, donde no habia
dicz families cat6licas hace treinta aios; se encuentra ahora alli
mis de cuarenta iglesias cat6licas y un obispo en Boston, la ciu-
dad mas puritana de los Estados-Unidos. Hay numerosas conver-
siones en todas parties, y casi todas los emigrados irlandeses y ale-
manes son cat6licos; los progress se hacen sentir tambien en los
Estados de la Nueva Inglaterra donde los protestantes desplegan
sin embargo un ardor extraordinario ; en una palabra, hay ya en
Estados-Unidos catorce obispos, y se habla de la creacion de dos
nuevas Sedes : la poblacion catdlica alcanzarj en breve A la cifra
de un million de almas. El aumento de los obispos y la construc-
cion de las iglesias, son hechos tanto m6s notables, cuanto que las
rentas del clero y todos los gastos del culto son cubiertos por las
suscriciones y por el alquiler de los bancos do las iglesias. (1)

(1) Actualmente la poblacion cat6lica escede de ocho millones de almas. Hay
once arzobispos con asiento en Baltimore, Boston, Cncinati, San Francisco (Ca-
lifornia), San Luis, Milwaukee, Nueva Orleans, New-York, Oregon, Filadelfia, y
Richmond (Virginia). El arzobispo de New-Yo'k fue hecho cardinal. Esos arzo-
bispados comprenden cincuenta obispados 6 diicesis. Segun el censo de 1870,
hay 4127 comunidades catdlicas, que cuentan 3,806 edilicios, 1.990,514 asientos y
cuyas propiedades se avalian en 60.985,566 dollars. Solo la propiedad de los
metodistas super a la de los cat6licos, teniendo aquellas 21,337 edificios de
iglesias. Debe advertise que el nmiero total de los asientos de las iglesias,
segun el censo, es sdlo de 21,665,062, lo que demuestra que esa estadistica, en
una nation de mius de cincuenta millones de habitantes, caracterizada por su
espiritu esencialmente religioso, aunque dividida en veinte y slete sectas prin-
cipales, no puede tomarse como el c6mputo del numero de fieles. Aquella cifra
comprende s6lo los fieles inscriptos regularmente y que forman part de las
asambleas 6 congregaciones.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


El Arzobispo me llev6 a su cathedral, cuyo interior es de tan
mal gusto como el exterior, pero esta may orgulloso de ese monu-
mento que ha costado much dinero A los cat6licos.
Acabo de regresar cocido y asado! Ah! qu6 calor bajo este
hermoso cielo !


XVII

Washington city, 2 Julio 1810.

Esta vez, os escribo de mi capital, 6 por mejor decir, de mi fu-
tura penitentiary.
Anteayer, antes de abandonar A Baltimore, fui A buscar al con-
de Menou y nos dirijimos al seminario de San Sulpicio, que se
compone de diez sacerdotes y cuenta tres cientos alumnos, de los
cuales la mitad son protestantes. El abate Chauch, que esta al
frente de ese colegio, naci6 en Baltimore. Es un hombre distingui-
do en su conversation y modales. El seminario fu6 fundado en 1791
por cinco sulpicianos franceses que vinieron A los Estados-Unidos
huyendo de las persecuciones; han tenido que luchar con mil difi-
cultades que han superado con grande energia, y mas tarde han
estado en aptitud de fundar el colegio, mAs pr6spero que el semi-
nario, para el cual no pueden reclutar sino extranjeros, pues los
americanos tienen poco gusto por la vida contemplative; su acti-
vidad febril no se acomoda A una existencia uniform y mAs que
pacifica.

Escribiendo hace quince ailos decia M. Jonveaux: < A principios de este siglo
no tenian en Nueva-York (los catilicos) mas que dos 6 tres insignificantes esta-
blecimientos religiosos; hasta 1808 no se establecid alli el obispo, y en el dia la
di6cesis cuenta 8s iglesias, 23 capillas, 1 seminarios, 23 academias 6 colegios,
sin incluir en ese nimero las escuelas anexas a cada parroquia; 16 conventos
11 hospitals, etc.* Segun el mismo autor la sola di6cesis de Nueva-York tenia
entonces cerca de cincuenta millones de dollars en propiedades inmuebles.
Hippau cuenta en 1869 treinta y dos establecimientos catolicos de ensefianza
superior en Estados-Unidos y quince seminaries. Los jesuitas, dice tambien
tienen establecimientos florecientes en New-York, Baltimore, Washington, Cin-
cinati, San Luis, Nueva Orleans y Mobila.
Hablando de las instituciones religiosas en general, en 1870 estima Laveleye
que las contribuciones voluntarias de los fieles para el salario de los pastores
se elevan a 130,000.000 Se calcula el valor total de los 48,000 templos existentes en
600 millones; se edifican anualmente 1,200 iglesias que cuestan de 40 a 50 millo
nes. Uniendo a eso 40 millones para obras pias de toda naturaleza, se Ilega a
un total de 210,000,000 anuales.
N. del T.






CARTAS INTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE 47

El principal dcl seminario es un abate Delnol; nacido en el Viva-
rais, vino aqui hace veinte y cinco afios; m6nos distinguido que el
abate Chauch, lo creo muy sutil bajo su apariencia bastante co-
mun. Es 61 quien se interesaba tanto en el fin cristiano de M. de
Talleyrand; sabia ya lo que con ese motive habia dicho yo por la
mariana A monsefior Eccleston, el arzobispo; se mostraba conten-
tisimo de ello, y hablaba con enternecimiento del San Sulpicio de
Paris, del abate Garnier, de M. Emmery, etc Todos esos bue-
nos sacerdotes me han mostrado el seminario en todos sus deta-
lles, el colegio y su capillita de estilo g6tico, que vale infinitamente
mAs que la cathedral. Me han referido un hecho bastante singular,
relative al establecimiento de los obispos cat6licos en Estados-Uni-
dos: el promoter de la fundacion de la primer sede, fu6 Jeffer-
son, que, segun ellos, era ( un impio >. Observando que todos los
cat6licos americanos se dirijian al clero cat6lico ingl6s, adn despues
de la separation do los Estados-Unidos de la metr6poli, vi6 en ello
graves inconvenientes, y hallindose de ministry en Paris, en 1789,
despues de haber hecho adoptar su opinion al gobierno americano,
fu6 autorizado para negociar con el nuncio del Papa en Paris y
obtuvo la ereccion de Baltimore en obispado; asi es que vino A
ser mis tarde la metr6poli de los Estados-Unidos y que cont6 muy
pronto quince sufragantes.
Segun lo que me dijo M. de Menou, el arzobispo se mostr6 muy
satisfecho de mi visit, que atribuye A un objeto politico, a una
instruction dada per el rey; yo rogu6 A M. de Menou le asegura-
se que el paso dado por mi no era sino el resultado de mis senti-
mientos personales.
Dej6 a Baltimore ayer, y el rail-road nos trasport6 en dos ho-
ras y media A Washington, A trav6s de un hermoso territorio po-
blado y mas habitado de lo que habia visto hasta entonces. I.
Pageot y el conde de Montholon, mi adjunto remunerado, me espe-
raban y me condujeron al Gadsby's hotel, done me he instalado
per una quincena de dias. M. Pageot escribi6 al secretario de Es-
tado, M. Forsyth, para preguntarle cuando queria recibirme: una
hora despues le respondi6 M. Forsyth que me recibiria hoy a me-
die dia. Despues de esta audiencia sabr6 el dia de la presentation
de mis cartas credenciales al president.
Invit6 4 comer a M. M. Pageot y de Montholon; este dltimo tiene
mancras sencillas, suaves y corteses y su conversation es muy ra-
zonable. Mi predecessor, M. Pontois, pretendia que el titulo de con-





48 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

de de M. de Montholon le colocaba a 61, Pontois, en una position
inferior A los ojos de los americanos, muy impresionados, al pare-
cer, por los titulos de nobleza.
Despues de la comida, en el moment en que salia con esos se-
fiores, encontr6 A mi puerta al baron de Mareschall, ministry de
Austria, que venia muy galantemente y contrariando el uso estable-
cido, a hacerme la primera visit, y 4 invitarme a comer hoy con
toda mi legacion. So acord6 de haborme visto, hace dos aiios en
casa do la princess Schonbourg, que ha querido, lo mismo que la
condesa Appony, escribirle en t6rminos amables a mi respect; me
manifest tambien con naturalidad y franqueza el deseo de mante-
ner conmigo relaciones intimas; se dice que es el hombre mis dis-
tinguido del cuerpo diplomatico de Washington; parece de una
edad de cincuenta aiios y ha servido much como military y diplo-
matico ; naci6 en el ducado de Luxemburgo en la 6poca en que ese
pals era austriaco.
Visitamos la ciudad que se compone en realidad de una sola ca-
lie, llamada la avcnida de Pensylvania, que va del Este al Oeste;
tiene tres millas de largo; en una de sus estremidades se encuen-
tra el capitolio, el mis hermoso monument de los Estados-Unidos;
A la otra estremidad esta la casa del Presidente, rodeada de todas
las administraciones. La avenida de Pensylvania esta cortada por
dos calls transversales, cada una de las cuales tiene apenas cinco
6 seis casas edificadas; otras calls convergen hicia la casa del
President, pero no estin mis adelantadas en su construction que
las calls transversales; de manera que de todos los lados, dando
quinientos pasos, se hall uno en el campo. La avenida es la mitad
mis larga que la calle de la Paix; esti plantada de irboles y ro-
deada de veredas de ladrillos; el centro macadamizado y nunca
regado, es un terrible monton de polvo en el verano y un loda-
zal en el invierno. Las otras calls no son empedradas tampoco,
pero tienen veredas. El aspect do la ciudad es bastante lindo en
esta estacion, a causa del verdor, pero cuando los Arboles estin
despojados de sus hojas, debe ser todavia mis triste que Carls-
ruhe; las casas de un solo piso y todas de ladrillos rojos, tienen
una apariencia pobre; estan demasiado esparcidas para los veinte
y cinco mil habitantes que contienen (1).

(1) Washington tiene por el iltimo censo decenal 147,293 habitantes. 41 nacio-
nes se hallan representadas en la capital de la Union por agents diplomaticos
6 por simples c6nsules.
( N. del T.)






CARTAS INTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE


XVIII

Washington, 3 Julio 1840.
Muy cificil es obtener casa en este interesante pals; las casas
terminadas estin ocupadas por sus propietarios, 6 por inquilinos
anteriormente inscriptos que entran en el goce de ellas A la salida
de los obreros constructors; la instalicion de mi predecessor no
puede convenirme bajo ningun punto de vista; no hay comercian-
tes en muebles, y no puedo comprarlos ni arrendarlos, de manera
que tendr6 que contentarme con alquilar su casa amueblada, haci6n-
dome suministrar los viveres. Hay aqui dos franceses que practican
la industrial de tener asi casa de hu6spedes, procurando albergue y
alimento A las families sin asilo, 6 A un pobre diablo come yo que
no sabe donde abrigarse. Uno de esos hombres tiene una buena
casa, pero, habiendo hecho fortune, es insolente, descuidado y su-
cio; la casa del otro es pequefia, mal amueblada; pero como su
fortune estA por hacerse y yo tendr6 el placer de contribuir a ello,
serA probablemente d6cil y atento; me incline hacia este iltimo que
se llama Galbrun. Habria hecho ayer un arreglo con un arrendador
de oequipajes para proveerme del mio; el negoeio estaba absolu-
tamente concluido, y esta maiiana ha venido A decirme que no de-
bia contar con 61 sin6 agregando una tercera parte mas al precio
convenido; en este pais se vuelve A tomar la palabra dada sin ce-
remonia alguna; no se respeta sin6 lo que esti firmado.
Fuimos ayer con M. Pageot A ver A M. Forsyth, el Palmerston
de aqui, A quien se tiene comunmente por duro, poco cumplido y
Sgeneralmente burlon; me recibi6 bien, sin embargo, esforzdndose
por veneer la frialdad de su caracter poco ambble; era facil ver que
eso le costaba.
Despues de haber hecho una visit A M. Vail, A quien habeis
conocido en L6ndres y que va A partir para Madrid, fui A comer A
casa de Mareschal que habia invitado, to meet me: M. Forsyth, el
Secretario de Estado, M. Fox, el ministry de Inglaterra, hombre ex-
traio, que tiene segun se dice much talent, pero que afecta una
grande escentricidad; bastante j6ven, parece, por su compostura y
talante, tiene por lo m6nos cincuenta aiios; el ministry de Rusia,
M. Bodisco, un verdadero original, que conoci en otro tiempo en
Stockolmo; al reves de M. Fox, trata de rejuvenecerse; yo lo habia
dejado hace diez y echo afios con cabellos grises, y le encuentro
o1MO VI 71





50 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

con una cabellera negra y risada, y con patillas y bigotes impreg-
nados de una tintura espesa; A los sesenta aiios, acaba de casar-
se con una americana de diez y seis! Qu6 le haga buen prove-
cho!-Es en suma, un senior ridicule, vulgar y fastidioso; me han
dicho que tenia gran recelo de mi, lo que no me estraiia, pues sabe
que conozco sus antecedentes; M. Martini, ministry de los Paises-
Bajos, hombre inofensivo y very indifferent; en fin-M. Vail y
mi legacion-Se jug6 al whist despues de la comida, y volviendo
A mi habitacion, hall una carta anunciAndome que el president
me recibiria el dia siguiente A las dos.

XIX

Washington, 4 Julio 1840.
Hoy es la gran fiesta national, el dia aniversario de la procla-
macion de la independencia; hace de eso sesenta y cuatro afios.
Cel6brase en toda la AmBrica, si no con una solemnidad conve-
niente, al m6nos con un ruido prodigioso. Se pretend aun que ese
dia no esti uno garantido en New-York, pero aqui es mdnos ruido-
so y menos peligroso.
Estuve ayer antes de las dos A ver al president en la casa que
se llama Execution Mansion, lindo palacio rodeado de un jardin
& la inglesa y de una verja de hierro; las habitaciones son espa-
ciosas y bien decoradas El Secretario de Estado que debia pre-
sentarme se habia retardado, y pocos minutes despues de mi lie-
gada vi entrar A M. Van Buren, A quien me cost reconocer, tanto
ha engrosado. Tenia un sencillo traje negro, pantalon gris y botas;
me console ent6nces enteramente de no Ilevar mi uniform, que to-
davia no ha Ilegado.
Despues de la ceremonia de los discursos, M. Van Buren me di6
un apreton de manos, y conduciendome hicia un canap6, me dijo
que estaba complacido de recibirme, no habiendo olvidado nuestro
encuentro en L6ndres. Me pidi6 en seguida noticias vuestras con los
mayors detalles, haci6ndome preguntas tambien sobre los iltimos
instantes de M. de Talleyrand, en los tArminos mis galantes. La
audiencia fu6 larga, y M. Van Buren se espres6 admirablemente
hicia el rey, la Francia, etc. .. M. Pageot, present A mi recep-
cion, me dijo que no habia visto una tan amable desde hace diez
afios que se hall aquf.-Hice mis visits por tarjeta, A los miem-
bros del Congreso. La election del president se harA dentro de cinco





CARTAS iNTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE 51


meses; se pretend que la reeleccion de M. Van Buren seria una
calamidad para el pais, porque es el jefe del partido ultra-demo-
crAtico; lo que hay de cierto es que el pais so halla en el mis
deplorable estado bajo el punto de vista de la hacienda. Olvidaba
deciros que se llama aquf A M. Van Buren el Talleyrand america-
no; debe creerse que eso le lisonjea; pues hablAndome de nuestro
querido principle, me ha repetido al m6nos diez veces wonderful-
man. Se reconoce much habilidad A M. Van Buren, pero mis en
lo que se relaciona con su position personal que en lo que toca 6
la direction de los negocios del pais.

XX

Washington, 5 Julio 18.10.
Acabo de concluir con Galbrun, quien se envanece de haber tra-
bajado durante dos anos en las cocinas de M. de Talleyrand, bajo
las 6rdenes de Luis Esbrat; alquilAndome su casa, se encarga de
templarla, de alumbrarla, de alimentarme, etc .... asi como A M.
de la Fosse y todos nuestros criados, por tries cientos dollars al
mes; apenas lo pasar6 convenientemente, pero libre de los cuidados
de la casa; no podr6 entrar en lo de Galbrun antes de tres me-
ses; de aqui alli hay que aceptar la vida de fonda.
Hice ayer una cuarentena de visits con M. Pageot, al Cuerpo
Diplomatico y A una part de los miembros del Senado A los cua-
les es de uso que los ministros extranjeros hagan en este pals la
primer visit. No hall sin6 A M. de Martini y M. Bodisco, quo
resident en Georgetwon, pequefia poblacion que forma parte de Was-
hington, cuyo puerto es, propiamente, pero que sin embargo se
hall A distancia de dos millas. Vi tambien A M. Clay, Senador,
gefe del partido de la oposicion, el grande orador de este pais, y
cuyas inclinaciones son muy francesas. En una entrevista do al-
gunos minutes, no he podido juzgar sin6 su exterior, que es
el de un farmer ingl6s. Me recibi6 muy bien y me invit6 A ir A
verlo durante el verano A su campo, que esti A seis cientas millas
en el Kentucky.
Fui A una tertulia A casa de M. Paulding; no permaneci en ella
sin6 media hora, pero esa media hora bast6 para diez 6 doce in-
troductives, las mas fastidiosas cargas de un estremo diplomatic:
es necesario tratar de retener las cars, luego los nombres, luego
poner esos nombres en esas cars; eso es sencillo y sobre todo






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


violent por el temor de los mistakes. Vi alli a madame Bodisco,
que tiene la belleza del diablo y un aire sencillo. M. y madame
Paulding, los duefios de casa, son personas de edad, enteramente
insignificantes, y el resto de la sociedad me pareci6 como en las
demAs ciudades americanas: English people of second and third
rate. Acaso reaccione contra esa primer impression cuando haya
conversado con algunas personas distinguidas y penetre bajo la
primer cortoza.
La pequeia iglesia cat6lica, entire cuyos parroquianos me cuento
es may neat y bien arreglada. La misa, A que -acabo de asistir,
aunque inferior, dur6 mAs de una hora, A causa de un pequefio ser-
mon y del gran nimero de comulgantes, de los cuales la mitad, al
menos, eran negros y negras.- La legacion de Francia tiene en
esta iglesia un banco que se paga anualmente; ocho dias antes de
mi Ilegada, el cura envi6 A tomar el semestre del precio del banco A
casa de M. Pageot, haci6ndole decir por el bedel que el banco no
me seria de ninguna utilidad pues yo era protestante; habian leido
eso en un diario-- Dada la seguridad del bedel, M. Pageot lo crey6
y di6 part de ello A algunas personas; ya veis que las noticias
falsas 6 verdaderas, se propagan de la misma manera A ambos la-
dos del AtlAntico. Con este motivo os dire quo M. de la Fosse es
calvinista, pero no tendremos uno con otro querellas religiosas.
Tenemos A medio dia calories abrumadores, y por la mafiana y
la noche una frescura glacial.

XXI

Washington, 6 Julio 1840.
Continue mis visits A los miembros del Senado; fui recibido por
M. Benton, fogoso dem6crata, uno de los principals sostenedores
de la administration y el amigo particular de M. Van Buren; se le
tiene por instruido, elocuente y habil; es Senador del Estado de
Missouri, que se ha formado de una portion de la Luisiana, cuya
poblacion es en part francesa; sus tierras estan cerca de San Luis
donde va A pasar sus vacaciones at d thousand miles de aqui,
bagatela! Me ha hablado much del estado moral y religioso de
esta antigua poblacion francesa de la Luisiana, que parece haber
llevado un camino opuesto al que ha seguido la del Canad6, obs-
truida en sus hAbitos y on sus costumbres de hace sesenta aiios; la
de la Luisiana, por el contrario, se ha adiestrado en medio de los





CARTAS INTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE


anglo-americanos, y mas rica, mAs moral y mas honest, rivaliza en
actividad con ellos.- Me ha dicho tambien M. Benton que en to-
dos los Estados nuevos que se forman en el Oeste, hay un inmen-
so nAmero de conversions entire los protestantes que, plegAndose A
la unidad cat6lica, tratan de salir del estado de incertidumbre en
que les arroja la indefinida multiplicacion de las sectas protestan-
tes. Los j6venes protestantes son educados en los colegios cat6li-
cos; sus padres les confian con toda seguridad A la probidad libe-
ral 6 ilustrada del clero cat6lico americano.
He examinado la ciudad en sus pormenores; el exterior de la
casa del president es lo mejor que he visto en los Estados-Unidos;
ese hermoso palacio tiene una fachada de retonda con columns
que dan al jardin y al campo. Desde alli se descubre una part
bastante estensa del curso del Potomac; el pleasure pround esta
bien plantado, bien cultivado y abierto al piblico; el todo tiene
muy buen aspect; se v6 poco la pretendida ciudad de Washington,
que no es realmente ciudad ni pueblo: son casas arrojadas A de-
recha 6 izquierda con alineamientos ficticios; eso tiene una vista
desolada, pobre, que, apesar del verdor de la vejetacion, inspira
compassion! Juzgad lo que serA con la lluvia, la nieve y el hielo.

XXII

Washington, 7 Julio 1810.
A media que adelanto, no descubro en torno mio sino inconve-
nientes y disgustos, sin la menor compensation. Mas tarde, cuando
me halle al cabo de los negocios y de las costumbres del pais, po-
dr6 daros cuenta de las observaciones que me inspiren; temeria hoy
former juicios demasiado aventurados; no quiero imitar en eso a
mis compatriotas que, al cabo de ocho dias todo lo ban juzgado,
y habitualmente, condenado todo.
Hoy hace cuarenta y cinco dias que el paquebot que trae mis
balijas parti6 del Havre, y no tengo la menor noticia de 61. Pare-
ce que, esceptuando la primavera y a veces el otoiio, en que los
vientos favorables impulsan A los paquebotes en veinticinco dias,
el resto del afio no puede contarse con regularidad alguna en los
de vela que vienen del Havre.
M. Pageot esta de tal modo lastimado por el olvido en que se
le ha dejado consumirse aqui sin darle el menor testimonio de sa-
tisfaccion, que acaba de decidirse A enviar su division en t6rmi-






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


nos may fuertes. Yo le predico, trato de calmarlo, pero en vano.
Hago complete justicia A su capacidad y A sus servicios; co-
noce el pals como nadie; su correspondoncia es escelente; se ha li-
brado de circunstancias dificiles; pero todo eso no basta para ob-
tener justicia: se requieren circunstancias felices para adelantar, y
A veces tambien se requieren desfavorables, como la que me ha
empujado aqui.
Ful al Congreso. El Capitolio, donde celebra sus sesiones, es un
hermoso monument, situado en una eminencia; domina una gran
extension del pintoresco valle de Patomac y se compone de tres
secciones distintas que se ligan sin embargo: en el centro es una
rotonda cuyas proporciones son bellisimas. En frente de la gran
puerta se abre la biblioteca; A la derecha la sala del Senado; A la
izquierda la de los representantes. La distribution de las dos salas
es la misma, en pequeiio, que la de nuestra CAmara de Diputados;
los adornos son sencillos y de buen gusto. En la sala del Senado,
un solo retrato, el del general Washington; en la otra se le encuen-
tra tambien, pero teniendo por compofiero al general La Fayette;
cualesquiera que sean los errors que se hayan podido reprochar
A La Fayette, ver su retrato en semejante sitio es seguramento un
homenage muy honroso para mi.
En la rotonda, hay doce marcos preparados para recibir cuadros,
pero hasta ahora solo cuatro se han cubierto. El primer cuadro re-
presenta la declaracion del acta de independencia, en 1776; el se-
gundo, la derrota de Santoya en 1777, en que el general ingl6s,
Bourgayne, entreg6 su espada al general Washington; el tercero,
una revista despues de ]a victoria de York Town; las tropas fran-
cesas y americanas ocupan los dos lados del cuadro, los franceses
con sus cucardas blancas y su bandera blanca, teniendo A su ca-
beza al general de Rochambeau; los americanos mandados por M.
de La Fayette; en el centro, el general Washington, el cuarto, en
fin, represent la session del congress en la que el general Washing-
ton se despoja del mando del ej6rcito. Como pinturas, esos cuadros
no son mejores ni peores que la mayor part de los que vimos
juntos hace tres meses en Versalles.
Las dos cAmaras celebraban session : el Senado, que se compone
do cincuenta y dos miembros, es muy decent (1); la Camara de

(1) El Senado se compone de dos miembros por cada Estado, de modo que ha-
bidndose incorporado a la Union doce Estados mas, 6 siendo estos actualmen-
te 38, los Senadores deben ser hoy 76.
N. DEL T.






CARTAS iNTIMAS SOBRE LA AMERICA DEL NORTE 55


Representantes es algo menos; no hablo del uso del sombrero pues-
to, importado de Inglaterra, pero muchos miembros alzan las pier-
nas al aire, y otros, estendidos duermen como en su cama. Lo que
me ha chocado mas es el ruido causado por una espectoracion per-
p6tua; esta sucia costumbre es comun a los miembros de ambas
CAmaras, como a todos los hombres de este pafs; todos escupen
por todo y sobre todo, lo que nace de un hkbito mis odioso to-
davia, el de mascar tabaco; apenas he visto que el president est6
exento de 61.
So dice que en el Senado hay varies oradores distinguidos; ningu-
no hablaba ayer, pero podr6 verles el invierno pr6ximo, pues pa-
rece que las sesiones del Congreso son aqui la grande y Anica
distraccion.
En el Senado fua introduced & M. Buchanan, antiguo ministry
de Am6rica en Rusia, que se acuerda de haber comido en L6ndres
con el principle de Talleyrand, vos y yo, en casa de la princess do
Lisven. Tambien conoci A mi colega el ministry de Prusia M. de
Roun, Ilegado hace dos dias. Me dijo may amablemente que habia
recibido un despacho de M. de Werther, que le felicita por las re-
laciones que tendr6 oportunidad de entablar conmigo, agregando
que se ha sentido mi separation en Carlsruhe; ese sentimiento es
bien reciproco.
La biblioteca del Capitolio, compuesta de veinte mil volimenes,
esti a la disposition del Cuerpo Diplom6tico.
PaseAndome por la ciudad, encontr6 A MiV. de Mareschall; al user,
me agrada m6nos; es hablador y burlon: efecto tal vez do esa resi-
dencia enervante y desalentadora, lo que me infunde terror per mi
mismo.

XXIII

Washington, 11 Julio 1840.
Hice ayer una visit 6 mi pArroco, americano de nacimiento pe-
ro educado en Lieja; regres6 a Am6rica durante la Revolucion
francesa; vine a Washington, que empezaba a edificarse, y juzgando
que esta localidad podria llegar A ser una ciudad important, com-
pr6, con su dinero, un estenso terreno; en treinta y cinco aiios
que han transcurrido, con el auxilio de suscriciones cat6licas, ha
levantado en ese terreno una linda iglesia, un presbiterio, un pe-
quefio hospital, en que varias hermanas de caridad socorren A los





56 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


enfermos, y por Altimo, una escuela en que cincuenta nitios pobres
son educados gratuitamente. Me parece que este abate Mathens, es
un hombre excelente, sin otra distinction que la de la caridad, pero
que es tal vez la primera de todas. Me dijo que habia ahora en
Washington tres iglesias y mis do seis mil catdlicos; es el tercio
de la poblacion.












Institute Sanitario Uruguayo, calle Soriano, 71 -Montevideo.

Sofior Presidente del Ateneo del Uruguay, Dr. D. Luis Melian
Lafinur.

Muy senior mio:

Tengo el honor de remitirle incluso una traduccion sobre el efecto
curative del vapor de Eucaliptus Gldbulus, en el tratamiento de
la difteria, y en el de otras enfermedades contagiosas, escrito en
ingl4s por el doctor en medicine Murray Gibbes.
Ha habido epidemias en este pais, que han dejado families nu-
merosas sin un s6lo hijo; el Departamento de Paisandd por repe-
tidas ocasiones se ha visto diezmado por ellas. Hoy mismo las hay
en San NicolAs de los Arroyos y en el Rosario de Santa-Fe, y es
probable que publicando los ANALES DEL ATENEO este trabajito, lo
copien los diaries de la vecina capital y los de la campaiia, para
hacer mis difuso el conocimiento del modo de curar la terrible
enfermedad, pues segun la description del Dr. Murray Gibbes, cual-
quier particular inteligente puede hacer la aplicacion en caso de
faltar un m6dico, y ayudado 'por la familiar en la asistencia, que
tiene que ser constant y asidua.
Una recomendacion a los diaries de esta capital tendria proba-
blemente buen 6xito en aumentar el bien que se puede hacer.
Creo que mejor modo que el que recomienda el Dr. Gibbes, se-
ria producer el vapor hacienda hervir agua destilada de Eucaliptus
globulus, de cuyo articulo tengo siempre a disposicion de los se-
nores facultativos que des6en hacer el ensayo, gratis, la cantidad
que precisaran para un caso, como tambien la Esencia destilada de
Eucaliptus que puede mezclarse al agua en una tetera, cuyo vapor
se dirijirfa por tubos A la cama cubierta del enfermo.
Sin mis por ahora, le saluda su affmo. S. S. Q. S. M. B.

J. MOENCKEBERG.
Director del Instituto Sanitario Uruguayo.













El vapor de eucaliptus gl6bulus


EN EL TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS

POR DON J. MURRAY GIBBES

Doctor en Medicina, M. B. C. N. de Nueva Zelandia

TRADUCIDO POR DON J. MIOENCKEBERG, DIRECTOR DEL INSTITUTE SANITARIO
URUGUAYO MONTEVIDEO

Mi objeto en estos renglones es, primero descubrir un tratamien-
to de difteritis, que he encontrado de muy buen 6xito; y segundo
A sugerir que un tratamiento semejante podria probar de igual
buen 6xito en otras enfermedades infecciosas.
El tratamiento es por la permanencia del enfermo en una atm6s-
fera de vapor de eucaliptus.
Es un hecho probado que tenemos en el eucaliptus un desinfec-
tante natural muy perfect y no artificial, sin6 uno dado por la
propia naturaleza, uno quo tenemos siempre a mano, desde que el
eucaliptus crece en climas templados. Las hojas verdes colgadas en
un dormitorio lo mantienen con aire bueno; las hojas puestas en
una herida, el vapor inhalado de 61, 6 su infusion bobida, todo se
demuestra igualmente curativo. El professor Lister habla muy en
favor del aceite de eucaliptus, para la aplicacion en heridas, como
tambien en reumatismos.
No tiene este remedio un olor desagradable, y casi todos lo to-
leran bien.
En enfermedades infecciosas, quiero decir, aquellas que son
producidas por microorganisms, pues lo tengo por un hecho esta-
blecido que la fiebre tifoidea, la viruela, roseola, la tos convulsa,
la tuberculosis, la escarlatina, etc., son causadas por g6rmenes fun-
goides, 6 microorganisms, sabemos que se introduced en el cuerpo
por medio de polvo que vuela 6 nada en el aire, por ]a leche, por
el agua que se bebe y por alimentos de toda clase que so toman.
Despues que han tenido entrada en el organismo, se multiplican






EL VAPOR DE EUCALIPTUS GL6BULUS 59

hasta producer su efecto especifico. Pasan fuera del cuerpo en
miriades por medio del aliento, de la traspiracion, de esputos y
otros descargos.
Infection quiere decir el envenenamiento por estos g&rmenes y la
incubacion de una enfermedad es el tiempo requerido y transcurri-
do per su propagation en suficiente cantidad para poder intervenir
en la salud, y cste tiempo parece que se acorta 6 se alarga segun
la cantidad introducida, la peculiaridad do los diferentes g6rmenes
6 el estado del sistema 6 tambion del organismo al tiempo de re-
cibirlos.
Que un g6rmen especifico solo puede producer una enfermedad
especifica, es una maxima establecida.
Habiendo, pues, probado, que ciertos g6rmenes produce ciertas
enfermedades, se present la question, G c6mo pueden ser destruidos?
y no solamente come podemos curar la enfermedad, sin6 tambien
como debemos prevenir su difusion? v. gr., tenemos un caso de
escarlatina en una ciudad que habia sido libre de esta enfermedad.
Como podemos prevenir su difusion en el pueblo: la contestacion
seria naturalmente por isolacion y desinfectantes y esta respuesta
seria perfectamente just desde que los desinfectantes destruyen los
germenes.
Es A este punto quo quicro llamar la atencion; quiero decir, al
mejor y m6s active me'todo de usar los desinfectantes, de manera
que los g6rmenes pueden ser destruidos Antes que hagan daiio
mayor.
Ya espuse que el aliento, la transpiracion y demAs descargas de
un enfermo que sufre de una enfermedad infecciosa, est6n cargadas
con g6rmenes prontos A hacer mnal.
Hoy dia estan en use lavados, gArgaras, inhalaciones y medici-
nas internal, todos desinfectantes; A mis so desinfectan las descar-
gas de los enfermos. Todo esto es bueno, pero el aliento esta car-
gado con g6rmenes y la transpiracion asiste tambien A envenenar
la atm6sfera del cuarto.
Para esto se acostumbra ventilar la pioza del enfermo? qu6 so
hacen los g6rmenes ?
Se dispersan en la atm6sfera externa A levar la enfermedad A
otros organisms en todas direcciones, y aqui es donde llegamos A
la raiz de la material, 6 A mi principal objeto.
Si deseamos atajar las epidemias y quo no so difundan, no s6lo
debemos desinfectar todas las emisiones del enfermo, pero debemos






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


al mismo tiempo destruir todos los g6menes que salen del cuerpo,
sea por el aliento 6 de otro modo, y para hacer esto con 6xito,
debemos tener al enfermo en una atm6sfera desinfectada
Esto debe hacerce en toda enfermedad producida por microor-
ganismos, y hasta que esto no se haga, jams podremos atajar
epidemias. Es el inico m6todo verdaderamente cientifico de tratar
la enfermedad.
SY c6mo podremos hacer esto del mejor modo possible? Los des-
cubrimientos hechos durante los Altimos aios y meses, me han re-
velado la causa de tantos 6xitos malos en la curacion de estas en-
fermedades y los m6todos poco cientificos, que se recomendaban
generalmente.
Tenemos remedies de los que ignoramos el medio y por qu6 cu-
raban enfermedades, pero hoy la ciencia ha hecho vastos pasos res-
pecto a much que antes era oscuro y so hace la luz; hemos Ilegado
al fondo de la question y A pesar de que no conocemos ain en
muchos casos el c6mo se orijina la enfermedad, tenemos ya un co-
nocimiento s61ido por d6nde principia. El professor Lister hizo una
revolution en el tratamiento do las heridas cuando invent su mo-
do de sanarlas en una atm6sfera desinfectada. Los g6rmenes cau-
san enfermedades, por consiguiente t6nganlos distantes, dijo 6l, y
el mundo se incline ante su dictado, hallando que habia dado en
la verdadera clave del asunto.
SSi esto producia 6xito en heridas por qu6 no habia de ser lo
mismo en las enfermedades infecciosas ?
Despues de estudiar los discursos leidos ante el Congreso inter-
nacional de 1881, yo me convenci de que el inico tratamiento efi-
caz de enfermedades infecciosas, seria el tener al paciente durante
algunos dias en una atm6sfera desinfectada, y tuve occasion do en-
sayar mi tratamiento antes que lo esperaba, pues en Octubre del
mismo aiio estall6 una epidemia de difteritis en el pueblo New-
Plymouth, unas 16 millas distant de aqui.
Yo habia hecho ensayos durante algunos anios pasados, con Eu-
caliptus gl6bulos, que dieron resultados muy satisfactorios, princi-
palmente en leucorrea, y otras emisiones, en gonorrea, y en la ti-
tulada tisis de la laringe, en el crup y en la bronquitis etc. Mi
experiencia con vapor desinfectante desde ]a referida epidemia di6
los resultados mas alentadores. Treinta y siete cases en que el
tratamiento fu6 seguido, sanaron sin ningun mal sintoma como lo es
la paralisis, y sin medicamento alguno exceptuando el de Ri-






EL VAPOR DE EUCALYPTUS GL6BULUS 61

cini, y sin estimulante alguno, lo que por ahora prueba la contra
indication del uso de cantidades de alcohol en la Difteritis.
El desinfectante que yo empleaba lo hacia echando agua hirvien-
do sobre hojas verdes de Eucaliptus, (adonde puede conseguirse
agua destilada y hervirla en un reverbero grande introduciendo el
vapor por un caifo que est6 puesto en ]a tapa del aparato, es me-
jor).
Los pacientes fueron tenidos durante various dias en la atm6sfera
himeda. Yo alfofif6 (limpiar con un trapo) la garganta cada ocho
horas con una solution diluida do perclorato de fierro y glicerina
y en seguida cubria la faringe con flor de azufre.
Esto lo hice en muchos casos, pero adonde no lo hice sanaron
igualmente bien. Dos seioritas j6venes, lanzaron por medio do la
tos pedazos enteros quo cubrian los bronquios grandes. Una seiio-
ra anciana, despues que le habia limpiado una vez la garganta se
rehus6 A que volviera A hacerlo; ella tenia una placa muy gruesa
en el fondo y en las agallas derechas, las glindulas del pescuezo
estaban muy hinchadas y blandas, el pescuezo muy crecido y el
aliento muy ofensivo.
Al tercer dia, la mitad de la membrana se habia soltado en pe-
dazos pequefios, como granos de arroz, el aliento estaba bueno y
la hinchazon del pescuezo casi habia desaparecido, en fin, san6 per-
fectamente. La epidemia fu6 inusitadamente several y grave, juzgan-
do por el numero de muertos de aquellos que fueron tratados
por otros medios.
Los filtimos casos que ocurrieron tuvieron lugar en dos families
muy ligadas, cinco nifios y su nifiera estaban atacados.
Yo atendi dos de los nifios (el primero y el illtimo de los ataca-
dos) ellos sanaron mientras que los otros tres que fueron atendi-
dos por un colega, por otros medios, murieron.
Remedies locales son muy buenos pero s6lo forman una part
del tratamiento. No podemos mantener continuamente inhalaciones
A la garganta de los nifios por moverse estos de continue de un
lado al otro de la cama. Tenemos sin embargo que forzar la cura
en ellas, y esto s6lo puede hacerse por medio del vapor. Mi modo
de proceder es muy sencillo. Yo echo agua hirviendo sobre hojas
de Eucaliptus gl6bulus en un balde, tina it otra vasija que hago
poner al lado de la cama y que se cambia cada media hora.
Si un solo niiio esti enfermo en el cuarto, improvise una espe-
cie de carpa sobre su cama, ya sea colocando un paraguas abierto





62 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

con sibanas colgadas por encima 6 poniendo sibanas por los cua-
tro costados de la cama y encerrar asi la cama.
Da gusto ver como desaparecen como per encanto y en poco
tiempo el dolor en la garganta y la hinchazon, como tambien la
fiebre. Dolor de est6mago es el primer sintoma que sentian la ma-
yor parte de los enfermos ain antes de estar afectada la garganta.
Primero us6 una mistura simple contra la fiebre, pero la hall
innecesaria, porque el cdtis accionaba mis 6 m6nos en correspon-
dencia con la cantidad de vapor usado. Los pacientes fueron aptos
de comer pan con manteca, desde que la garganta no estaba lla-
gada pues no la habia quemado, que es el tratamiento bArbaro re-
comendado per algunos. En la difteritis, la garganta nunca estU
muy lastimada sin6 se aplican cAusticos. En casos sencillos muchos
remedies servirAn; pero una vez que llegue la enfermedad a la la-
ringe 6 mis abajo, ningun remedio puede llegar A ella tan bien
come el vapor.
El laringoscopio mostr6 pedazos en las cuerdas vocales y la res-
piracion prob6 que habia llegado mas abajo, y en algunos casos
en que la sofocacion parecia inminente, el sintoma desgraciado se
aliviaba repentinamente despues de lanzar pedazos de membranes
por medio de la tos. Una seiiora j6ven observe, el vapor me salv6
la vida.
Sin embargo que el Eucaliptus me ha servido tan bien, no es s6lo
el remedio que quiero recomendar a los colegas, sin6 el principio
del tratamiento seguro do que si so hace el ensayo con todo empe-
io no podri hallarse otro tratamiento que diera resultados tan sa-
tisfactorios.
Y si es bueno en difteritis, es precise convencerse que serA igual-
mente bueno on otras enfermedades infecciosas.
En fiebre tifoidea, la temperature bajaria, el cutis so conservaria
himmedo y los intestines no tendrian que hacer un trabajo double.
En pertussis (tos convulsa) aliviaria la irritacion de la muco.sa
de los bronquios del mismo modo come lo hace en bronquitis, crup
y asma. En escarlatina la congestion del farinx y del citis seria
aliviado.
En las tisis de las larinjes ha dado los resultados m6s felices.
En influenza la infusion de eucaliptus gl6bulus es un remedio muy
popular, y se sabe que es una de las enfermedades mis infecciosas.
Si el vapor de eucaliptus fuese adoptado como desinfectante 6
cualquier otro desinfectante como preservative en el Hospital, en-





EL VAPOR DE EUCALIPTUS OL6BULUS 63

tonces yo colocaria una caldera fuera de 61 con cafios comunicando
al interior, por medio de pequefios agujeros para que saliera el
vapor, teniendo laves para regular la cantidad del vapor; un pico
podria haber tambien con conductors de goma para que pudiesen
inhalar los enfermos quo sufren de enfermedades de la garganta.
La caldera pudiera star puesta en un baiio de Maria para regu-
lar mejor el calor del agua. Las hojas podrian ser puestas en una
red en el agua y se les podria cambiar cuando fuese necesario. En-
tre las ventajas del vapor de eucaliptus, no es la menor el que
cualesquiera puede hacer su aplicacion.
Un chacarero de F. Korangi lo emple6 en site casos de difteri-
tis y los cur6. En uno de los casos la membrana volvi6 tres veces,
pero al fin fu6 curada A las tres semanas completamente.











Juicio sobre los Vaucheria Montevideanos

POR DON P. MAGNUS


A nuestro ilustrado amigo D. CArlos Berg, debemos la comuni-
cacion del juicio critic que mis abajo insertamos sobre los Vau-
cheria Montevideos.
Cuando el Sr. Magnus haya publicado el trabajo que anuncia
sobre las algas que ha tiempo mandamos al Sr. Pringsheim, com-
pletaremos el nuestro, sefialando el caricter sistemitico que omiti-
mos entonces.
De la Botanische Zeituny* nfim. 38, 21 de Setiembre de 1883 p. 627 y 628

LITTERATUR

LOS VAUCHERIA MONTEVIDEANOS BY J. ARECHAVALETA

( A1nS CANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY )

El autor que investiga con diligencia las Algas de Montevideo,
di en el trabajo citado, una Smonografia de los Vaucheria que ha
observado alli. Narra al principio la formation vegetativa y la re-
produccion asexuada y la sexuada segun sus propias observaciones
sobre una forma que 41 denomina V. ramosa, que pudiera ser la
V. racemosa, Hass., y esplica las figures dibujadas segun sus
propias observaciones en la lam. V. Luego enumera 8 species de
Vaucheria consideradas por 61, como species nuevas, provistas de
nombres; describelas 6 indica sus paraderos, las 6pocas en que se
encuentran y las represent en dos liminas.
Aunque el autor dice, que hasta hoy solo se conocian la V. te-
rrestris y la V. dichotoma de la Am6rica tropical segun Martius.
Fl. Bras. vol. I. pars prior, debemos observer que G. Zeller in-
dica la V. sessilis var. Sub-articulata Zell., en su obra Algae-
brasiliensis circa Rio de Janeiro a Dr. Glazion collectae (en
c Videns Kabelige Meddelelser fra den naturhistoris ke Forening







EL VAPOR DE EUCALYPTUS GLOBULUS


Kj5beuhawn > 1876); y creemos que esta especie se halla probable-
mente en Montevideo tambien.
En cuanto A la description y A las figures de las ocho species
nuevas, debemos decir, ante todo, que desgraciadamente no se encuen-
tra indicado un character sistemAtico muy important, pues, escep-
tuando la V. ramosa Arech, no se averigua nada respect al ori-
gen de la o6gona, que distingue muchas species muy parecidas
como por ejemplo V. sessilis y V. pachyderma Wal, V. gemi-
nata y V. hamata, V. aversa, Hass. y V. sericea, Lyngb.
Ademas, algunas de las species enumeradas, no se pueden con-
siderar como verdaderamente nuevas, por ser conocidas ya. En este
caso pueden encontrarse la V. ramosa, Arech. V. racemosa Hass.;
V. macrocarpa y V. Spegazzini V. terrestris cuyo modo do vi-
da, A la sombra sobre la tierra himeda, correspond bien. La V.
humilis, puode ser la V. sessilis (6 V. pulchella A la seri-
cea de Lyngb (6 V. aversa Hass?
Nuevas pueden ser, tal vez, la V. erecta, que se distingue de la
V. qeminata por las o6gonas sentadas, la V. pedunculata y so-
bre todo la interesante V pendula, cuyas o6gonas y anteridias,
estin como en el V. racemosa pero retorcidas (zuzi'ckewandt), 6
inclinadas (zugewandt) al hilo materno del fruto (Fruchtstand').
Nos agrada much saber que el autor sigue prestando su aten-
cion A las Algas de agua dulce de los alrededores de Montevideo,
y le saludamos gratamente. El Sr. N. Wille y el referente han es-
tudiado una coleccion do algas hecha hace aiios por el Sr. Arecha-
valeta en Montevideo y que debemos A la amabilidad del Sr. pro-
fesor Preingsheim. El resultado del studio llegara en breve A la
publicidad.
En ella se encontraban muchos Vaucheria, como por ejemplo la
V. geminata, muy numerosa la V. geminata var. racemosa (Hass.),
Y. pachyderma Walz V. terrestris Syngb, y dos species nuevas
de las cuales ninguna es igual 6 las formas enumeradas, y de las
que hemos dedicado una al author, que tanto lo merece por sus tra-
bajos sobre las Algas de su pais.

P. MAGias.


10MO VI












Desenvolvimiento de los vegetables


CONFERENCE LEIDA EN LA ASOCIACION RURAL


POR DON J. ARECIIAVALETA




CONSIDERACIONES GENERALS

En la evolution de las materials organicas, los vegetables ocupan
el primer rango. Ellos son los que, por los procedimientos de la
vida transforman los elements inorganicos de la naturaleza en sus-
tancias organizadas. Para verificar esta sintesis primordial sin la
que no seria possible la vida de los demAs s6res, s6lo necesitan al-
gunos gases que toman A la atm6sfera, agua, y unas cuantas sales
que recogen en la tierra.
La celulosa que constitute la mayor parte de sus aparatos celu-
lares, el almidon, az6car y los cuerpos grasos, los construyen re-
duciendo un cierto nimero de mol6culas de Acido carb6nico y de
agua. Con el nitr6geno que bajola forma de amoniaco y de Acido
nitrico encuentran en el aire y en la tierra, edifican las sustancias
orgAnicas mas complejas: gluten, albuminas y caseinas vegetables.
Otros muchos elements que tambien figuran en sus tegidos, co-
mo la cal, la sosa, potasa, el hierro, fluor y f6sforo, los toman de
la tierra, que los contiene siempre, en mayor 6 menor cantidad, en
estado de fosfatos, sulfatos carbonatos y cloruros.
Las fuentes del Acido carb6nico, son inagotables. La cantidad
que de este compuesto existed en el aire, se mantiene en un cierto
equilibrio, debido por una parte, al funcionamiento de los animals
que queman por medio de combustiones lentas, las sustancias ela-
boradas por las plants, y devuelven A la atm6sfera, el carbon
fijado por ellas, en el mismo estado que lo encontraron, y por otra,
A las acciones quimicas, que el oxigeno, obrero incansable, verifica
fuera de los organismos. Los s6res en descomposicion, la selva quo






DESENTOLVIMIENTO DE LOS VEGETABLES


arde, original corrientes incesantes de Acido carb6nico que afluyen
necesariamente, en gran parte hAcia la atm6sfera y derraman sobre
el mundo de las plants, nuevos elements de vida.
La sosa, la magnesia, el hierro etc., abundan tambien en todos
los terrenos, de tal manera, que los organismos vegetables, se hallan
provistos siempre de estos cuerpos, en cantidades mAs que suficien-
tes para su desenvolvimiento.
Pero, no sucede lo mismo con otros elements, indispensables
para el process orginico de las plants.
El Acido fosf6rico, la cal y los nitrates, solo existen en propor-
ciones limitadas, dependientes de la naturaleza de las rocas, a cuya
desagregacion se deben las tierras, y como cada cosecha, de cual-
quier naturaleza que ella sea, les arrebata una part de aquellos
compuestos, su cantidad disminuye fatalmente, hasta que por fin
llegan A ser insuficientes, en cuyo caso es indispensable, restituir-
selos bajo una forma convenient, a trueque de que se agoten y se
esterilicen completamente, dejando ent6nces, de producer los frutos
que de ellas se esperan.


La ignorancia de esta verdad, conocida hoy con el nombre de
ley de restitution de las tierras, fu6 causa de decadencia para
muchos pueblos de la antigiiedad. Las llanuras que baiian el Tigris
y el Edfrates, hoy est6riles y desiertas, fueron en otros tiempos,
f6rtiles y pobladas de ciudades florecientes.
La actual Tanesia, donde fue la antigua Cartago, y la Judea, de-
ben su decadencia al agotamiento de su suelo. En la decadencia
quo la Espatia esperiment6 despues de la espulsion de los moris-
cos, pesa mis esta causa, que lo que generalmente se cree.
Sin ir tan 16jos. No hace much tiempo, que aqui entire noso-
tros, como en la pampa argentina, una extension dada de campo,
nutria mayor ndmero de animals que la que puede alimentar hoy.
El fcn6meno es pequefio todavia, mas siguiendo las cosas como
van, puede agrandarse, revestir proporciones alarmantes, cuyas pri-
meras manifestaciones so esperimentan en esas mortandades llama-
das epizootias.
Porque, es necesario tener present, que el fosfato de cal de
nuestros huesos, la albdmina, la caseina, la fibrina, la grasa de
nuestros tejidos, el f6sforo de nuestro cerebro, han side elabora-
dos per los vegetables con elements inorgAnicos extraidos del aire






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


y de la tierra. Los herbivores los hallan, bajo una forma asimila-
ble, en el past de los campos, el hombre, en el pan, en la leche y
en la care.
Esos cargamentos de huesos que diariamente Ilegan de la cam-
pafia para ser esportados a remotas tierras, es material indispen-
sable elaborada por las plants para la construction del andamio
orginico del animal.
Este dato solo, basta para llegar a comprender, cuanto nos im-
porta conocer las leyes eternas que rigen la material.
Conviene pues, a nuestro progress, ilustrarnos en esos hechos que
nos suministran las ciencias y aprovechando las lecciones several
de la historic tratar A la tierra como A madre cariiiosa, en cuyo
seno fecundo, se edifican las sustancias que el hombre transform
en ideas.


8C6mo se desenvuelven, y de que mantra organizan la material
los vegetables? aEn d6nde reside este poder?
H6 aquf una question interesante, un problema atrevido, que com-
prende los fen6menos principals de la nutrition de las plants, y
que nosotros, vali6ndonos de la ley que sobre 61 proyectan las cien-
cias, pensamos abordar en esta .s6rie de conferencias, a fin de de-
mostrar hasta done se ha conseguido penetrar en este vasto do-
minio de la biologia.
Empezaremos por el desenvolvimiento con cuyo titulo encabeza-
mos esta primera conferencia. Este studio, es necesario, si desea-
mos adquirir una idea general, de los procedimientos de la vida,
en la organization de la material.
El conocimiento de los elements del organismo funcionante, de
su arreglo y composition, de las fuerzas misteriosas que impulsan
en continue torbellino A las particular de los cuerpos, despierta en
nosotros sensaciones vagas, emociones agradables que nos elevan,
nos fortalecen para la lucha serena de la vida.


Las species vegetables que pueblan la superficie de nuestro glo-
blo, presentan una variedad tan grande de formas que su studio
seria impossible, si al mismo tiempo no existieran entire ellas, ana-
logias profundas que permiten esclarecer sus caract6res fundamen-
tales.





DESENVOLVIMIENTO DE LOS VEGETABLES 69

Todas las plants crecen, se desenvuelven, y se multiplican, em-
pleando en el cumplimiento de estas funciones esenciales de la vi-
da, aparatos y m6todos distintos, diferentes en la forma, pero
iguales en el fondo. De manera que elijiendo una plant cualquie-
ra como objeto de studio, ella nos enseilarA lo mis important y
general de las demis.
Para estudiar el desenvolvimiento de los vegetables, tema de esta
conferencia, elejiremos el trigo, por ser una de las species quo es-
ti al alcance de todos y por ser la mAs itil tambien.
El grano de trigo, es un individuo de la numerosa generation
que so desprende de la espiga, despues de madura. Este ser vivo,
es una plant en miniature que consta de un pequeiisimo eje (el
tallo y la raiz) y de una hojita, el todo envuelto por una canti-
dad regular de sustancia nutritiva recogida alli para que sirva de
alimento A la j6ven plant en los primeros dias de su desenvolvi-
miento. Este alimento s6lido 6 insoluble, quo las fuerzas quimicas
trasformardn despues on liquid azucarado, es para la plant del
grano que so desenvuelve, lo que la leche para el nifio de su pri-
mer edad.
La vida de este ser, dormita, aguardando las condiciones pro-
picias que deben sacarlo de su letargo momentineo y ponerlo en
actividad. Observado A la simple vista, parece formado por una
masa simple, homog6nea, sin estructura alguna; pero no sucede lo
mismo si despues de haberlo sometido A una ligera maceracion,
verificamos en 61 un corte delgado y lo miramos como un fuerte
aumento en el microsc6pio. En este caso, nos aparece como un agre-
gado de pequeinas cavidades muy semejantes A los alveolos de un
panal de miel, llenas de una sustanoia blanquecina (Protoplasma)
y de innumerable granulos de almidon. Si el corte comprende una
parte de la j6ven plant, (embrion) vemos que 61 tambien esti for-
mado por elements semejantes, con corpisculos refringentes (el nl-
cleo). Cada masa de protoplasma, esti rodeada por una pared del-
gada, especie de saco cerrado por todas parties. El conjunto se llama,
c6lula. Si para mayor claridad se enumeran en 6rdon y partiendo
de afuera, todas sus parties, hallamos: 1. una pared delgada, tras-
parente (la membrana cellular 2.0 una masa semifluida, blanque-
cina (el protoplasma). 3.0 Un corpdsculo pequefio refringente (el
ndoleo). Ademis, en la masa protoplasmitica de toda c6lula en via
de desenvolvimiento, existen espacios ocupados por un jugo llama-
do cellular; los espacios se denominan vacuolos.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


La membrana cellular cstA formada por celulosa, sustancia com-
puesta de carbon y agua en proporciones tales que si se evapora
esta Ailtima, queda el carbon puro.
El protoplasma es la part active de la c6lula y do la cual de-
rivan todas las demAs. Las particular t6nues que contiene, estan en
incesante movimiento, debido A las fuerzas fisico-quimicas que con-
tinuamente actdan sobre ellas; atracciones y repulsiones, fon6menos
vitales misteriosos cuyo resultado final, es la trasformacion do las
materials que llegan del exterior, en sustancias propias; es a trav6s
de la membrana cellular que las materials disueltas en el agua pe-
netran en su interior, por el fcn6meno fisico de la end6smosis.
Por estos procedimientos de la vida, la c6lula crece, se desen-
vuelve, hasta que alcanza su crecimiento normal; despues se divide
en dos. Quisi6ramos describir este fen6meno maravilloso en todos
sus detalles, mas esto nos llevaria demasiado lejos. Nos limitaremos
para mayor brevedad, A decir, que la division empieza por el nl-
cleo, cuyas mol6culas estan agitadas, en este instant, de movi-
mientos en sentidos contrarios, diriji6ndose las unas A un polo, las
otras al opuesto, hasta que acaban por atraer hAcia si, la mitad de
la masa, de tal manera, que forman dos pequeifos nicleos.
En este estado, cada uno de los nucleos hermanos, arrastra hi-
cia sf, el protoplasma que lo envuelve y lo rasga en dos mitades
iguales. Al mismo tiempo y simultinoamente A estos fen6menos, se
forma una pared do celulosa, un tabique transverse, on medio de
la cavidad, quo la divide en dos, conteniendo, cada una de ollas,
su nficleo, con su part de protoplasma, resultando on definitive
dos c6lulas hermanas, que seguiran creciendo y se desarrollarin
hasta alcanzar al estado adult, para dar lugar, A su vez, A los
mismos fen6menos que acabamos de describir.
Todos los 6rganos de las plants, raices, tallos, hojas y pelos
constant de la agregacion de c6lulas quo se multiplican de esta ma-
nora y su crecimiento ripido se debe A estos fen6menos. La forma
de las c6lulas de cada agregado, correspond A la function que es-
tin destinadas A desempefar.
Cuanto mAs elevada en organization, es una plant, tanto mayor
es el nfimero de estos agregados. En una palabra, hay division del
trabajo fisiol6gico. Las celulas, 6 agregados de c6lulas esternas,
protege A las internal. De estas, las unas acarrean jugos, las otras
los elaboran, crecen, se multiplican se diferencian para las funciones
de la reproduction.







DESENVOLVIMIENTO DE LOS VEGETABLES


No sucede asi en los vegetables inferiores, en los cuales hay una
sola forma de c6lulas, encargadas de desempeioar todas las funcio-
nes de la vida. No existed en ellos, en una palabra, division de tra-
bajo fisiol6gico.
Nuestro grano de trigo no se hall en este iltimo caso. No es
una masa simple, sino un compuesto complejo formado de elemen-
tos diferentes destinados A desempefiar distintos papeles.
Sa anAlisis quimico, nos di, por un lado, compuestos hidro car-
bonados, celulosa, almidon, azdcar y cuerpos grass; sustancias pro -
teicas, azoadas; albumuina, gluten, caseina, etc., principios inmedia-
tos elaborados por los procedimientos de la vida; y por el otro,
cuerpos minerals, sales de potasa, cal, f6sforo, hierro, fluor, silicon
y una proporcion considerable de agua.
Es en virtud de estos elements que el grano de trigo, dark lugar
A una plant semejante A la que le di6 el ser.
Pero, para que esto se verifique, para que la vida consorvada en
61 al estado latente se ponga en movimiento, es necesario la rea-
lizacion de ciertas condiciones.
Todo el mundo sabe que si so siembra en la tierra hdmeda un
grano de trigo, al poco tiempo aumenta de vol6men, y el embrion
rompiendo las envolturas aparece a la luz. En la parte inferior y
en direction al centro de la tierra, la raicilla. En la opuesta, el ta-
llo con una hoja, 6 cotiledon que se elevan hAcia el cielo y la luz.
El tallo, pequeiisimo al principio, sigue creciendo. A la primer
hoja, sucede otra y otras, que tambien crecen, se alargan hasta
alcanzar un vollimen y un peso miles de veces mayor que el del
embrion. Blancecino amarillentas al principio, se enverdecen mks
y mis y se proven de pequeios poros, los estomas 6 bocas respi-
ratorias, cuyo papel como lo veremos en otra conferencia es de los
mas importantes.
La primer raiz, sigue creciendo junto con otras que aparece a su
lado. A. nacer, rompe una pequefa caperuza llamada la coleoriza
que protegia su extremidad. Si la observamos con un lente, notare-
mos que esti provista de pequoeios pelos destinados A absorver los
jugos de la tierra y su extremidad envuelta en un estuche particular,
especie de coraza que le permit insinuarse a trav6s de las grietas
de la tierra penetrar en sus anfractuosidades. Este estuche so usa en
este trabajo rudo, pero otro lo reemplaza en esa function. Entre la
extremidad radicular y la zona de los pelos hay una region des-
nuda.




72 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

Cuando el aparato radicular ha alcanzado su complete desarro-
Ilo, el tallo, a su vez, se ha alargado en una cafia, Ilevando de
espacio en espacio nudos vitales quo la dividen en otras tantas
cavidades. De cada uno de estos nudos nace una hoja. La extre-
midad del tallo se terminal por fin en una espiga de flores, tanto
mis numerosas cuanto mis propicias hayan sido las circunstancias
que concurren a su desarrollo.
Cada flor, es un conjunto de 6rganos, que tienen por objeto la
formacion del fruto.
La espiga del trigo consta de un eje principal que no es mis
que la extremidad alargada del tallo llevando en sus flancos, ejes
secundarios, espiguillas sobre las cuales estin sentadas las flores.
Si examinamos una de estas pequeilas espigas, veremos primera-
mente dos flores, bien desarrolladas, que se miran por sus caras
internal. En el espacio comprendido entire estas dos primeras, exis-
ten otras dos 6 tres y A veces cuatro, much mis chicas.



Cada flor lateral consta 1.0 de una hojita externa dura, escariosa,
Ilamada gluma 2.0 de dos mas internal opuestas, las glumelas; una
de estas dos filtimas, solo tiene un nervio medio quo en algunas
razas do trigo, como en el triticum polonium se prolonga en una
larga arista, la otra present dos nervios que corren paralelamente,
3.0 dos escamitas muy pequeilas, situadas en la parte delantera de
la flor, las glumelillas, 4.0 tres estambres cuyas anteras seinclinan
y penden al exterior, 5. de un 6rgano hueco el pistilo, terminado
por el estigmato.
Las flores pequeiias del centro, carecen de algunas de estas par-
tes que acabamos de enumerar. Las unas no tienen pistilo, A las
otras les faltan estambres, las mis internal no tienen, ni pistilo ni
estambres.
Los estambres, son los 6rganos masculinos y contienen en sus
anteras, (las bolsitas que coronan el filamento) el polen, grano
microsc6pico, destinado A fecundar el pistilo.
El pistilo que se encuentra en el centro de cada floor es el 6rga-
no femenino. En su interior se hall un huevecillo, formado por
varias capas conteniendo un saco, el saco embrionario, y una ve-
sicula, la vesicula embrionaria.
La vesicula embrionaria, es una c6lula, compuesta de los mismos
elements que mas arriba hemos descrito.






DESENVOLTIMIENTO DE LOS VEGETABLES


Por si sola, la vesicula embrionaria, c6lula hembra, es incapaz
de desenvolvimiento ulterior, pero tan pronto como la sustancia del
grano polinico que jermina sobre el estigmato y penetra hasta la
cavidad ovariana, se fusiona con ella, un fen6meno notable se pro-
duce en su seno. Se divide en dos, despues en cuatro, en ocho y
asi sucesivamente hasta que llega a former un agregado de c6lu-
las muy poco diferentes al principio; pero que se diferencian mas
tarde hasta constituir un embrion contenido en las capas del hue-
vecillo que tambien se han multiplicado y provisto de inmensos
granos de almidon. El conjunto queda encerrado en el pistilo, la
ciscara del trigo, y adherido al tallo, hasta su complete madurez.
Por esta s6rie de procedimientos, bosquejados A grandes rasgos,
el grano que nos ha servido de punto de partida da lugar, A una
generation de individuos contenidos en la espiga madura; cada t6r-
mino de esta s6rie, es una fase del desenvolvimiento del vegetal,
tanto mis compleja, cuanto mis adelantada se halla.


El trigo cuyo origen se pierde en la noche del tiempo, pertenece
A la familiar de las Gramineas en la que figuran otras plants, no
menos litiles al hombre, como la caiia de azicar, el centeno, la
cebada, el maiz, arroz etc., y una infinidad de otras species que
vegetan primorosamente en los campos uruguayos y que constitu-
yen la base de sus pastos, que es al mismo tiempo, la de su prin-
cipal riqueza.
Todas las Gramineas tienen raices numerosas cortas que se es-
tienden sobre la tierra, 6 se introduced mas 6 m6nos oblicuamente en
ella A 10 6 15 centimetros todo lo mis de profundidad. En esta
capa de tierra, jams removida por la mano del hombre, es en
donde encuentran los elements minerales que necesitan para su
desenvolvimiento.
Entre estos elements figure en primera linea, por su importan-
cia, el fosfato de cal.
Aunque no conozcamos la cantidad de sales calcareas que en-
cierran las tierras Uruguayas, podemos afirmar, que por rica que
sea esa fuente, se agotarA un dia sin6 se le devuelve bajo alguna
forma lo que continuamente, y en cantidades fabulosas se le estraen.
Cuando en una de las conferencias pr6ximas, tratemos de la asi-
milacion de las sales por las plants, nos estenderemos sobre este
t6pico que interest tanto, segun nuestro juicio, al progress future
de este pais.











Los Fosfatos


POR DON J, ARECHAVALETA


El Sr. Mellado, director de La Colonia Espanola, preocupado
con la esportacion ascendente de huesos para el extranjero, ha creid o
hacer bien al pais, formulando un plan de studio sobre los fosfatos
como material fertilizante. Este plan es como sigue: Los fosfatos
contenidos en los huesos, cenizas y otros restos de animals quo se
esportan para el extranjero, son material necesaria y fertilizante para
las tierras donde se han formado ?
-Los terrenos del Uruguay en su generalidad son ficiles para la
diluicion de los fosfatos minerales contenidos en ciertas capas inte-
riores 6 en las superficies ?
SLa esportacion ascendente que se ha determinado, puede dar
origen A una decadencia y empobrecimiento de las tierras ?
i Se notan sintomas ya determinantes de estos efectos?
4 Qu6 importancia tienen los fosfatos procedentes de la trituracion
de los huesos como abono fertilizante de las tierras?
g Cuales son los medios mis habiles para emplearlos en la mejora
de los terrenos dedicados al pastoreo y cuales para los terrenos de
agriculture ?
A Qu6 Arbitros aconsejan para combatir la esportacion ascendente
de esta material industrial ?
4El recargo del impuesto de esportacion seri eficaz y bastante
para aminorar los embarques ?
<< Cual es el c6mputo estadistico de la esportacion en el dltimo
decenio comparado con el anterior ? >
Este plan abraza hechos de biologia, de quimica agricola y de
economic.
El Dr. Pena con la competencia que todos le reconocen, haci6n-
dose cargo de la question, la encara de una manera general en lo
que se relaciona con la biologia y la quimica y especial en la eco-
n6mica. Public datos muy interesantes sobre la esportacion de
huesos y conclude diciendo:






LOS FOSFATOS 75

< Que contestadas las primeras preguntas por ge6logos y quimi-
cos, el economist y el hombre de Estado podrAn abrir opinion so-
bre las tiltimas interrogaciones.
La otra part de la question, la quo se relaciona con los fosfa-
tos como material fertilizante, hace much tiempo que esti resuelta
en sentido afirmativo por los trabajos de Liebig, Molesehott, Saus-
sure, Boussingault, Chevreuile, Grandeau, Peligot, etc., de manera
que todo lo que a oste respect puede decirse, ademAs de ser una
repeticion, seria muy pAlido al lado de lo que han escrito estos c6-
lebres autores.
Sin embargo, como el senior Ordofiana se ha pronunciado en
contra do esos quimico-agr6nomos, conviene refutarlo con razones,
que no por ser viejas dejan de ser mejores.
Dice el Sr. Ordoiana que ( fatos no debe preocuparnos, que los huesos no son elements in-
dispensables de reconstitucion entire nosotros, y se recojen y se
venden como materials de estorbo en las superficies de los campos.
iNegocio de buhoneros! Que no es una necesidad de actualidad la
de embarazar en cualquier concept la esportacion de ese material
de reconstitucion quo tanta falta haca en los suelos frios y agos-
tados del Norte de Europa. Que los fosfatos procedentes de los
huesos no los necesitamos por hoy ni los necesitaremos por mu-
cho tiempo, porquo tenemos otras fuerzas ;restituyentes, otros
elements de inagotacion, muchas fuerzas vivas que actdan man-
teniendo las renovaciones que se ocultan A la teoria en el misterio
de la vida vegetal.
Todo esto lo avanza sin adelantar ningun dato cientifico en su
apoyo.


Las plants estan ligadas materialmente a la tierra y no pueden
sustituir para la f6brica de sus 6rganos, una sustancia por otra.
Ni la silice, ni la magnesia, ni el hierro, ni ningun otro cuerpo
pueden reemplazar la cal y el acido fosf6rico que las gramineas ne-
cesitan para la formation de sus frutos.
La tierra se agota, si no so le devuelve, bajo una forma 6 otra,
los materials quo las cosechas le arrebatan. El carbonate de po-
tasa es un abono excelento para la remolacha porque aumenta su
cantidad de azicar. Sin sosa y sin potasa, la viia, las papas, etc.
darin frutos miserable que no resarcirin el trabajo del agricultor'





ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


La tierra abonada con fosfatos de amoniaco, de cal 6 de magne-
sia, dari cosechas espl6ndidas de granos de cereales, ricos en glu-
ten y en Acido fosf6rico. En una palabra:
Las diversas species de plants piden a la tierra elements de-
terminados y cuando les faltan es necesario afiadirlos artificial-
mente.
El agricultor Europeo y el Norte-Americano saben esto perfecta-
mente y hoy cuando las cartas de Liebig sobre la Quamica son
viejas ya, no es permitido ignorarlo.
Los huesos que de aqui se esportan como los fosf6ritos que se
extraen de los ricos yacimientos de Logrosan en Extremadura y de
Westfalia, no tienen otra aplicacion que la de servir de abonos pa-
ra las tierras A que se important.


La base de los pastos de nuestros campos la forman las grami-
neas. Estas plants necesitan como elements de construction para
sus 6rganos, ademus de los elements gaseosos que hallan en la
atm6sfera, sales que recojen de la tierra. Entre estas, figure en
primera line, el fosfato de cal que es extraido de la superficie de
los terrenos por medio de sus raices. Y por ricas en sustancias
calcereas y en Acido fosf6rico que sean las tierras, es indudable
que, mis tarde 6 mis temprano, acabarin por agotarse si no se
les devuelven bajo alguna forma estos elements. El agotamiento
se manifestard por la escasez de los frutos.
El suelo de Inglaterra, esterilizado, di6 esplendidas cosechas des-
de que se le abon6 con polvo de huesos. Conviene saber que
un kil6gramo de fosfato de cal contiene tanto Acido fosf6rico, co-
mo un hect6litro de trigo.
Los animals construyen su esqueleto, con el fosfato de cal de
los pastos y si este element llegi a A faltarles, no tienen la fa-
cultad por si mismos de formarlo con ninguna otra sustancia, ni
son capaces tampoco, de asimilarlo directamente de la naturaleza
inorganica; es necesario que Antes, pase por los 6rganos de los
vegetables.
No se conoce la composition de los terrenos Uruguayos, (lo
que es de lamentar,) los suponemos muy ricos en sales calcareas,
y la prueba de esto, la tenemos en la abundancia de sus pastes.
Pero como lo dejamos dicho, por ricos que sean, se agotarin A la





LOS FOSFATOS


larga si la esportacion de huesos continda como hasta aquf. (*).
Ahora bien, como la palabra del senior Ordoiiana por la position
que ocupa y la especialidad de sus conocimientos, puede llegar A
convencer a los estancieros que los huesos quo se yen en la super-
ficie de los campos son un estorbo, conviene A los intereses per-
manentes del pais, segun nuestro juicio, hacerles saber : que lejos
de ser un estorbo como se asegura, son un element indispensable
y de reconstitucion, que es necesario dejar A la action poderosa de
las influencias atmosf6ricas, que en vez de endurecerlos como se
dice, los reduce A polvo y devuelven al seno de la naturaleza don-
de de nuevo los encuentran las plants, continuando de esta mane-
ra la circulation de la material, en el torbellino de la vida que
roza, como dice Wurtz, (sobre la superficie del globo como un
fuego fdtuo sin apagarse jamss>
Las fuerzas misteriosas de la vida vegetal que se invocan, no
pueden actuar sin6 tienen aquellos elements a la mano y precisa-
mente con la esportacion de huesos, se los estamos arrebatando de
una manera insensata.





















(') De,1869 inclusive a 1882 inclusive, han salido de la Repiblica para el
extranjer6 176.271 toneladas de hzesos y cenizas de huesos sin contar los gilla-
res de cafnillas que forman renglon apart en los cuadros de la estadistica ofi-
cial, y cuyo c6mputo no he podido hacer.>
SLos fosfatos como fertilizantes. Reminiscencias de estudiante. Carta al Di-
rector de La Colonia Espanola, D. Jose Mellado, por el Dr. D. CArlos M. de
Pena.








Mpungu


POR DON FEDERIDO SUSVIELA GUARCH

El gran intcr6s que anima al mundo estudioso desde la era del
Darwinismo sobre los monos antropol6gicos, atrajo con razon sobre
el gorilla Mpungu, el primero conocido en Europa, la atencion no
s6lo del piblico de Berlin y de L6ndres, sin6 tambien la de mu-
chas personas sabias de Berlin, donde aquel hu6sped se aloj6
adquirido por el Aquarium en la suma de 20,000 marcos. Hoy
queda tan s6lo de su recuerdo el busto que cuenta en su museo la
section de Ciencias Naturales del Ateneo.
Atacado Mpungu por diferentes enfermedades y muerto al fin tras
de corta vida, no nos ha dejado studios antropol6gicos hechos so-
bre su persona. Los inicos que hemos podido conseguir, tomados
de la Biblioteca, se reficren A sus enfermedades y causa de la muer-
te, acaecida en Diciembre de 1877. Nos limitaremos, pues, A dar do
esto Altimo una idea, tomando algunos datos del informed presen-
tado por el Dr. Broesike, quien realize la autopsia en presencia de
un numeroso pfblico y de los profesores Virchoso, Reschert y
Hartmann. Confiamos en quo tendrA algun interns; acompafiada de
datos anamn6sticos, es la ianica por ent6nces conocida en Europa.
Por comunicaciones que el doctor Broesike tuvo de parte del se-
fior m6dico military Falkenstein, A quien fu6 regalado el mono a la
edad de 1 '/, afios, se sabe que lleg6 a su poder despues de haber
pasado bajo las m6s p6simas atenciones en un carreton durante
tres meses. HallAbase Mpungu en el estado mis desesperante y s6lo
los cuidados mis preferences volvibronle a un estado antropol6gico fa-
vorable. Como consecuencia se deja comprender que aquel period de
carreton debia dejar en Mpungu toda clase de loci minoris resisten
tiae, que adn viviendo bajo otras condiciones, habian de obrar sobre
su existencia como puntos de apoyo para las influencias oxteriores.
Asi, pues, tres meses m6s tarde enferm6se el gorila por primer
vez, de una afeccion no diagnosticada, con lijeros sintomas de fie-
bre. Restablecido, enferma de nuevo gravemente do una enfermedad
al parecer incurable, que se introdujo con dipsnea, sin espectora-
cion, pero que present pronto el carActer de una do aquellas in-
fecciones graves, propias de los tr6picos Malaria. Fiebre intermi-
tente, constipacion de vientre, inflamacion del baso, A veces ataques
convulsivos, despues de beber algunas gotas de agua, son los sin-





MPUNGU


tomas que a6n recordaba el senior Falkenstein. Bajo la constant
aplicacion de Quinina y Calomel, restableci6 Mpungu tras de seis
semanas de grave enfermedad. Hasta su traida y durante su perma-
mencia en Europa, es decir, hasta Julio de 1876, se encontr6, man-
tenido A la par del hombre, en perfect salud. El senior Falkenstein
lo regal6 ent6nces A la Sociedad africana, quien lo vendi6 al Aqua-
rium.
Las noticias patol6gicas de Mpungu, desde esa 6poca hasta su
muerte, las debo el doctor Boresike al doctor Martini, lbajo cuyo
tratamiento m6dico pas6 el gorila el tercer period de su vida, pe-
riodo al que debe su fama y popularidad europea.
Poco tiempo despues de su instalacion on el Aquarium, le tene-
mos de nuevo preso de una bronquitis, con tos y espectoracion
mucosa, fiebre y ruidos crepitantes difusos en ambos pulmones.
Tras de la bronquitis curada, sufre una afeccion contagiosa, en-
t6nces general en otros monos. Restablecido de esta filtima, que
termin6 con muchos de sus compafieros, le visit un catarro intes-
tinal, combinado con una gran sensibilidad del abd6men. En la
region inferior del pulmon izquierdo constat6 el doctor Martini una
percucion sorda desaparecida durante cuatro dias bajo grandes d6-
cis de Quinina y quo so refiri6 A una fuerte inflamacion del baso.
Goz6 Mpungu, tras de esta afeccion de cinco A seis semanas, de
perfect salud, la que se conserve inalterable durante su marcha
triunfal A L6ndres, hasta que vuelto de su viaje hicia el fin de
Setiembre, contrajo su altima y mortal dolencia. Los sintomas fue-
ron poco alarmantes, alguna tos sin espectoracion, falta de apetito,
y durante los dltimos catorce dias, constipacion de vientre, termi-
nada tres dias antes de su muerte en copiosas evacuaciones. La
temperature tomada cuasi siempre al medio dia, pocas veces de tar-
de, se mostr6 rara vez, y poco elevada sobre la normal. Durante
la noche gran inquietud y ataques convulsivos. La muerte ocurri6
bajo ataques espasm6dicos de una manera repentina.
La autopsia ilustra de la manera mejor los datos hist6ricos co-
municados. Reasumiendo, diremos que ol pericardium, provisto de
una cantidad moderada de liquid seroso, mostraba sus hojas pa-
rietal y viseral adheridas por fibras duras de tejido conjuntivo -
aparentemente un recuerdo de aquella grave infection malaria acom-
pafiada de dipsnea en Africa. El diafragma presentaba algunas ad-
herencias febrinosas, mayors 6 menores can los pulmones, y la
pleura aqui y alli el aspect de un principio de pleuritis. Los pul-






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


mones mostraban en las parties de aspect normal, un lijero edema.
Ademas se mostraba en el derecho, en la part inferior del lobulo
superior, en la parte media y superior del lobulo inferior, hepatisa-
ciones caseosas de diferente tiempo, en parties aisladas, en parties
confluentes, pero todas ordenadas de manera que quedaban hicia
la pared torAcica, ocultas por tejido pulmonar provisto de aire pe-
ro s6lo lijeramente edematoso. En el lobulo inferior del pulmon iz-
quierdo mostrAbase el mismo cuadro, la misma limitacion de las
hepatisaciones, donde sin embargo el preceso estaba mis adelanta-
do; finalmente una caverna con contenido blando caseoso que se
estendia hasta la base adherida al diafragma.
Considerada bajo el punto de vista patologo-anat6mico, aparece
la afeccion mencionada como la forma rara pero pura de una
Pneumonia caseosa, aguda con invasiones regulars. En ninguna
part pudo constatarse induraciones cr6nicas 6 tub6rculos, process
irritativos bronquiales 6 peribronquiales! En evidence contradiccion
con el cuadro anat6mico de esta tisis galopante, esta el dato anam-
n6stico de que Mpungu jamAs habiera tenido fiebre; sin embargo
ante la pureza de su enfermedad, debo admitirse que las conocidas
exacerbaciones febriles de la tisis en la noche, ocurrieron regular-
mente A Mpungu cuando el animal mostraba gran inquietud yata-
ques convulsivos, cuando precisamonte no le fueron observadas sus
temperatures.
La Gastroenteritis aparecida en los iltimos dias, tan frecuente
como complicacion de la tisis, parece finalmente haber traido una
extenuacion del organismo, que obrando sobrelas invasiones pneu-
m6nicas, oper6 la reaction del edema pulmonar, mortal.
Los clinics como los anatomo-pat6logos, deducirAn de este es-
tudio algunas observaciones. Muy important es la de que las con-
vulsiones presents casi on cada enfermedad, revelaban en Mpungu,
una extraordinaria irritabilidad del sistema nervioso central. Por
otra parte aumentara el nimero de aquellas analogias, que tanto
hacen meditar cuando se contempla al Chimpans6 6 al Gorila pri-
sionero, ora dominado y pensativo como sufriendo la nostalgia de
la tierra lontana, ora revelando tantos caract6res, antes reservados
s6lo al hombre.
En fin, el cuadro que se ha desarrollado, demuestra A cuinto se
espone una de estas criaturas libres de la naturaleza, cuando se le
obliga A penetrar en los encantos de la civilization, y podri acaso
servir para library A un segundo Mpungu en dia de Reyes de
una part de tantos peligros.









ANALES DEL ATENEO

DEL URUGUAY


AO III -TOMO I MONTEVIDEO, FEBRERO 5 DE 1884 MERO 30



Curso de Derecho Constitucional

POR EL DOCTOR DON JUSTINO J. DE ARtCHAGA



SEGUNDA PARTE

ORGANIZATION POLITICAL


CAPiTULO III

SISTEMAS ELECTORALES

(Continuacion)

I

SUMARIO Eleccion direct y election indirecta-Error en que incurren ge-
neralmente los tratadistas a este respecto-Ventajas de la election
direct Asegura, en cuanto es possible, la mis genuina espresion
de la voluntad popular-Crea estrechisimos vinculos entire los elec-
tores v los electos Hace possible la aplicacion de un sistema electo-
ral qde dd representation proporcional is todas las opiniones--Difi-
culta la corruption, el fraud y las violencias en las operaciones
electorales- Crea y fortifica en los ciudadanos las cualidades indis-
p]ensables para el 'funcionamiento del regimen representative De-
fectos de la election direct Produce el efecto de llevar al seno de
las asambleas representatives individuos poco preparados para las
funciones pitblicas -Favorece la election de los ciudadanos que
profesan opinions estremas-Ventajas de la election indirecta--
Depuracion del sufragio-Eleccion mits acertada cuando se requie-
re en los candidates conocimientos especiales y cuando hay que or-
ganizar instituciones moderadoras-Objecion que se hace a la elec-
cion indirecta El mandate imperative Refutacion-Mledios de
impedir que el mandate imperative desnaturalice la election indi-
recta- Defectos de la election indirect.

En todas las sociedades regidas por el sistema representative de
gobierno, la election peri6dica del personal de los Poderes Pibli-
cos no se verifica siguiendo en todos los casos un procedimiento
uniform. En nuestro pais, por ejemplo, los Diputados son elejidos






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


directamente per el pueblo, los Senadores por un colegio elector,
constituido en cada departamento por el voto director de los ciuda-
danos, el Presidente de la Repiblica y la Alta Corte de Justicia
por las dos COmaras Legislativas, reunidas en Asamblea General, y
los Tribunales de Apelaciones y los Jueces de primera instancia
por la Alta Corte de Justicia. Esta misma diversidad en el modo
de elejir los altos funcionarios pfblicos se establece en las Cons-
tituciones political de los demis pueblos que practican las institu-
ciones libres. Quiere decir pues que, para la provision de los car-
gos publicos, se procede de dos maneras distintas, 6 por election
direct 6 poreleccion indirect.
Cuil de estos dos procedimientos electorales sea mis ventajoso
y mns apto para producer el efecto de que cada rama del Poder
Piblico se organic de mode que pueda realizar ampliamente los
fines especiales de su institution, es una question que no admit
una solution general, pues, como lo demostrar6 oportunamente, si la
election direct es una imperiosa exigencia del regimen representa-
tivo en algunos casos, tales como el de la election de los miembros
de la Camara de Diputados, en otros, en la election de los Ma-
gistrados Judiciales, por ejemplo, en la de Senadores y en la de
President de la Repiblica, s6lo la election indirecta puede dar
convenientes resultados. Incurren, por consiguiente, en lamentable
error la generalidad de los tratadistas de Derecho Constitucional,
que formula esta question en t6rminos abstractos, prescindiendo de
las condiciones particulares de cada rama del Poder Pdblico, de las
cualidades especiales que debe poseer cada categoria de funciona-
rios y de los distintos resultados que en la election de cada una de
ellas deben perseguirse, y le dan una solution general, adoptando
exclusivamente y para todos los casos un solo procedimiento elec-
toral, el procedimiento director, los que exageran las virtudes de la
democracia, los que miran como una verdad perfect esta paradoja
de Montesquieu, que el pueblo es admirable para elegir a los que
debe confiar su poder soberano >, y el procedimiento indirecto los
que exageran los peligros de la accion inmediata del pueblo, los
que piensan con Tocqueville que hay en la democracia una ten-
dencia irresistible a alejar de la vida piblica los ciudadanos mis
independientes 6 ilustrados.
Ambos m6todos de election tienen ventajosa y lejitima aplica-
cion; y para proceder [con acierto al determinar en cada caso cuil
de los dos es el que debe practicarse, conviene sobre manera estudiar







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 83


los resultados positives de su funcionamiento y las ventajas quo
cada uno de ellos ofrece.
Uno do los m6s importantes efectos de la election direct es el
de asegurar, en cuanto es possible, la mas genuina espresion de la
voluntad popular. Cuando el derecho de sufragio es ejercido direc-
tamente por los ciudadanos, cuando entire los electores y los fun-
cionarios pdblicos no exist intermediario alguno, si se adopt un
sistema electoral perfeccionado, y se garante la libertad de sufra-
gio A todos los miembros de la sociedad y no se ponen en jue-
go las influencias ilegitimas comunmente empleadas para falsear
los resultados del voto popular, en el seno do las asambleas asi
elegidas se encontrarAn siompre fielmente representados todos los
interests, todas las ideas y todas las pasiones que existen en la
sociedad y constituyen el poderoso agent de su vida y de su de-
senvolvimiento progresivo. Una asamblea representative, de esa
manera constituida, sera siempre infaliblemento una imagen redu-
cida pero perfect de la Nacion, 6, comolo ha dicho un distingui-
do publicist, < un mapa politico del pais, reducido segun una es-
cala, cuyos grades se calculen por el ndmero de representantes que
la formen. (1) >- Fuera de la election direct, ningun otro m6to.
do, ninguna otra combination electoral puede producer tan impor-
tantes resultados.
Emanando los funcionarios pdblicos directamente de la voluntad
del pueblo, so crean espont6neamente entire este y aquellos estre-
chisimos vinculos que determinan una s6rie de hechos de incalcu-
lables ventajas para la libertad y para el funcionamiento regular
de las instituciones representatives democriticas. Bajo el imperio
de ideas y aspiraciones comunes, identificanse ciudadanos y gober-
nantes, y de esta manera las instituciones political vienen A ser
< ca pasa A ser voluntad pdblica (2) Y asi como los funciona-
rios, por efecto de su origen popular, se someten sin resistencia al
poder de la pdblica opinion, los ciudadanos depositan plena con-
fianza en sus mandatarios, desapareciendo en consecuencia esos fu-
nestos antagonismos entire la sociedad y los Poderes Pdblicos que
tan hondos males ocasionan.
So ha visto ya que la representation proporcional de todas las

(1) Emilio Girardin La Presse 1845.
(2) Lieber--La Libertad Civil y el Gobierno Propio* tome 1.0 pAg. 211.







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


opinions y de todos los intereses sociales es un principio de in-
dispensable aplicacion para quo las asambleas representatives est6n
legitima y convenientemente organizadas. Pero esa teoria de la re-
presentacion de las minorias, quo es A just titulo considerada co-
mo uno de los mis grandes progress realizados por la ciencia
Constitutional en nuestros dias, s6lo puede ser fielmente practica-
da A condition de que se adopted para las elecciones el m6todo di-
recto. Estableci6ndose agents intermedarios entire el pueblo y sus
representantes, por medio de cualquiera combination electoral; de-
legando la masa general de los electores en un reducido nimero
de ciudadanos el derecho de elejir sus mandatarios, no es possible
esperar que estos representon otras opinions y otros interests que
las opinions y los intereses de los quo han recibido el encargo de
elegirlos.
Otra de las ventajas que ofrece el m6todo de election direct es
la siguiente: < que han de tomar part en una election, hay mecesariamente ma-
yor dificultad para reunir un nAmero de voluntades suficiente para
elegir una persona que cuando ese nimero es reducido. Sea que se
empleen promesas 6 didivas para ganar los sufragios, sea que se
rate de obtener estos por el temor, m6nos probable es que tales
medios tengan suceso sobre un gran nlmero de individuos que so-
bre uno pepuefio. Si se quiere emplear el dinero para comprar los
votos, el que sea bastante rico para comprar centenas 6 miles de
electores, no podria hacer lo mismo con centenares de miles, 6 con
millones de ellos. Dido Juliano, a pesar de su inmensa fortune, no
habria podido comprar en Roma A los que lo elijieron emperador,
si en lugar de algunos miles de pretorianos, que se habian abroga-
do el derecho de disponer del trono imperial, hubiese tenido que
comprar los sufragios de la mayoria de millones de ciudadanos ro-
manos. Si se pretend seducir a los electores con promesas de ven-
tajas personales, m6nos probable es todavia que tal cosa pueda rea-
lizarse con 6xito siendo el cuerpo electoral muy estenso, que cuan-
do este es limitado. Varian tanto las aspiraciones individuals de
cada hombre, que apenas puede concebirse que haya quien se pro-
ponga contentar A miles de ellos, ni que pueda disponer de medios
para ello. >
( Queda s61o la intimidation como medio eficaz de hacer prevale-
cer sobre un gran nimero de electores la influencia de los que, por
fines particulars, quieran dominar su voluntad 6 inducirlos A ha-







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


cer una election de acuerdo con sus deseos. En efecto, el temor
puede obrar de la misma manera sobro un gran ndmero que so-
bre uno pequeiio para uniformar la voluntad de los que lo formen,
segun sean los medios que est6n A disposicion de los que lo em-
pleen para hacer efectivos actos de violencia. >
SPero esto quiere decir quo no deben ponerse en manos de nin-
gun individuo medios de ejercer esos actos de violencia; que los
que dispongan de la fuerza piblica no puedan intervenir para na-
da con ella en las elecciones, ni emplearla para violentar A los
electores. .
< siempre mds dificil ejercer la presion violent sobre la voluntad de
los electores formando estos un cuerpo numeroso, de todos los que
tienen el encargo del sufragio, que cuando este cuerpo s6lo se
compone de unos pocos elejidos por aquellos. Ejerciendo el sufra-
gio muchos individuos, y siendo direct la election, por necesidad
hay que dividir los electores en diferentes grupos, distribuidos en
todo el pals, para que la votacion sea possible; y el que quisiera
violentarlos, tendria que hacer obrar la fuerza en muchos puntos,
y disponer de medios para ello en todas las localidades. Cuando
no hay que obrar sin6 sobre un colegio electoral, escogido para
hacer las elecciones, y el sufragio esti restringido A muy pocas per-
sonas, la posibilidad de que la violencia pueda emplearse y pro-
duzca su efecto, crece inmensamente. >
para facilitar la espresion genuina de la voluntad popular, es tam-
bien el que da lugar A tomar mejores precauciones contra las in-
fluencias siniestras que pueden desnaturalizar las elecciones (1).
Examinado el m6todo de election direct bajo otro punto de vista,
desebrese ficilmente en 61 otra de sus mis excelentes cualidades.
Se ha dicho con sobrada razon, que el regimen representative de-
mocrAtico es la mejor forma de gobierno porque, A la vez que ase-
gura mAs s6lida y eficazmente que cualquier otro sistema de or-
ganizacion political la libertad y el 6rden social, es tambien una
verdadera escuela de education political y de virtudes civicas para
los ciudadanos. Pero para que el regimen representative de gobierno
realize tan importantes fines, para que no se desnaturalice por
complete y se convierta en un instrument de opresion, que ponga

(1) Florentino Gonzales Lecciones de Derecho Constitucional, pAg. 132.







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


en verdadero y perenne peligro las libertades pdblicas, es indispen-
sable que la vida political se halle difundida por todo el cuerpo
social, que todos los ciudadanos se interesen en la direction de los
negocios pdblicos, que penetrindose de la elevada importancia de
sus derechos politicos, pongan empeiio en ejercerlos, y quo fiscali-
cen sin descanso la conduct de los Poderes Publicos, ya para
contenerlos en sus avances, ya para alentarlos y fortalecerlos cuan-
do proceden con estricta legalidad y luchan por el triunfo del de-
recho. Las instituciones libres inicamente viven y prosperan A cos-
ta del csfuerzo continue, de la incesante actividad political de los
ciudadanos; s61o el despotismo es conciliable con la inaccion y el
letargo de los pueblos. Ahora bien; a escepcion del pequefio nd-
mero de individuos que desempeiian los cargos pliblicos, la inmen-
sa mayoria de los ciudadanos s6lo participa de la vida political de
la sociedad por medio del sufragio, y esa participation es consi-
derable 6 insignificant segun el m6todo electoral que se practi-
que. Asi, si para el ejercicio del derecho del sufragio se adopta el
m6todo indirecto y, en consecuencia, la masa general de los elec-
tores v6 reducida su mission a designer las personas que deban ele-
gir los funcionarios piblicos, no es possible esperar que function tan
insignificant tenga el poder de avivar el espiritu piblico y pueda
convertirse en un medio de education political para los ciudadanos,
porque, como lo observe Stuart Mill, ese proccdimiento electoral
exige que los electores primaries no so preocupen de opinions ni
de medidas political ni de hombres piblicos, y si s61o de busear
las personas de su confianza en quienes deban delegar el derecho
de elegir el personal de los Poderes PAblicos. Por el contario,
aplicindose el m6todo de election direct, se acuerda 4 todos los
miembros de la sociedad una function important, propia para des-
arrollar la inteligencia political de los electores y para interesarlos
vivamente en la gestion de los negocios pfblicos. El ejercicio direc-
to del sufragio coloca A los ciudadanos en la necesidad de conocer
los hombres pidblicos, do estudiar sus opinions y sus tendencies
para poder votar con acierto, y los hace entrar de Ileno en el
movimiento general de la political con el auxilio de la prensa y de
las reuniones populares. El voto director pues, ofrece tambien la
considerable ventaja de crear y fortificar enlos ciudadanos las cua-
lidades intelectuales y morales indispensables para el funcionamien-
to regular de las instituciones representatives democriticas.
Tales son los mAs importantes y ben6ficos resultados que produ-







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


ce el m6todo de election direct. Veamos ahora sus defects y sus
inconvenientes, que son tambien considerable. Puede establecerse
en t6rminos generals que este procedimiento electoral, siendo, como
lo ha dicho Lieber, un seguro medio de que la opinion pdblica
pase a ser voluntad pdblica, refleja todos los vicios y todos los
defects del pueblo que lo practice. Cualquiera que sea el grado
de cultural a que haya llegado una sociedad, es indudable que sus
classes inferiores, que constituyen siempre la mayoria de la pobla-
cion, A pesar de la instruction political que puedan adquirir mediante
el mis Amplio ejercicio de todas las funciones do soberania que co-
rresponden A los ciudadanos en los pueblos libres, y de la instruc-
cion literaria que se les ofrezca en las escuelas, so encontraran en
un estado mis 6 m6nos considerable de atraso y de ignorancia. Y
como entire los electores y los electos existen las mismas relaciones
que entire las causes y sus efectos, la action direct de esas masas
populares, manifestada por medio del sufragio, s6lo puede producer
el efecto de levar al seno de las asambleas representatives indivi-
duos de escasa cultural intellectual y poco aptos, por consiguiente,
para el desempefio de las delicadas funciones piblicas que se les
confian. Estudiando Tocqueville las instituciones political de los
Estados-Unidos, no pudo dejar de ver este defecto del m:todo de
eleecion direct, y consign en La Democracia en America las
siguientes observaciones, que vienen A comprobar lo que acabo de
decir. < Cuando entrais en la sala de Representantes en Washing-
ton, os sentis impresionado por el aspect vulgar de esta gran
asamblea. La mirada busca A menudo en vano un hombre e6lebre
en su seno. Casi todos sus miembros son individuos oscuros, cuyos
nombres no traeu ninguna imagen al pensamiento; la mayor part
de ellos son abogados de aldea, comerciantes y tambien hombres
que pertenecen 6 las iltimas classes. En un pals done la instruc-
cion esti ca-i universalmente distribuida, s3 dice que los represen-
tantes del pueblo no saben i veces escribir correctamente. A dos
pasos de alli se abre la sala del Senado, cuyo estrecho recinto en-
cierra una gran parte de las celebridades de Am6rica. Apenas si se
v6 alli un solo hombre que no traiga A la memorial la idea de una
ilustracion reciente. Forman el Senado abogados elocuentes, distin-
guidos generals, hbiles magistrados y hombres de Estado conoci-
dos. Todas las opinions que se emiten en esta asamblea harian
honor a los mis grandes debates parlamentarios de Europa. ,Cuil
es la causa de este singular contrast? aPor qu6 lo mis select de







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


la nation se encuentra en esta sala y no en aquella? Porque la
primera asamblea reune tanto element vulgar, cuando la segunda
pareoe tender el monopolio de los talents y de las luces? Una y
otra emanan, sin embargo, del pueblo; una y otra proceden del
sufragio universal y ninguna voz se ha elevado hasta el present
en Am6rica para sostener que el Senado sea enemigo de los inte-
reses populares. De d6nde procede, pues, tan enorme diferencia?
Yo no veo sin6 un solo hecho que la esplique: la election que pro-
duce la cimara de representantes es direct, el Senado emana de
la election de dos grades., (1)
Ofrece tambien otro peligro el m6todo de election direct, que
ha sido indicado con toda precision por un distinguido publicista
contemporkneo. < celle Seneuil, la election de los hombres que profesan opinions es-
tremas; porque, entire las masas ignorantes de la poblacion, son
siempre las opinions estremas, 6 mas bien, los temperamentos vio-
lentos, los que, en cada partido, adquieren mayor popularidad 6
influencia. Las opinions medias, los hombres moderados, dispues-
tos a las transacciones, que son tan necesarias para el juego regu-
lar de las instituciones libres, son olvidados generalmente en las
elecciones directs. >
Pasando ahora al studio del m6todo de election indirecta, co-
menzar6, como lo he hecho anteriormente, por indicar las ventajas
que su aplicacion practice puede producer. Los espiritus mas deci-
didamente opuestos A este falso principio que sientan los enemigos
de la democracia: que el pueblo es completamente incapiz de cons-
tituir, de una manera regular y convenience, los Poderes Piblicos
por medio del sufragio, no dejarin, sin embargo, de reconocer que,
entire la cultural y las aptitudes political de las capas inferiores de
la sociedad y las de las classes superiors existed una diferencia enor-
me; que mientras aquellas obedecen en sus movimientos a vagos
instintos y A sentimientos mal definidos, pudiendo on consecuencia
estraviarse fAcilmente, 6 ser victims de la esplotacion y de la in-
triga, estas proceden generalmente de una manera s6ria y reflexiva
y guiadas por inspiraciones propias, y que, por consiguiente, si la
masa general de los ciudadanos, en vez de elejir directamente el
personal de los Poderes Phblicos, delegara el ejercicio de ese de-
recho en un colegio electoral do segundo grado, que naturalmente


(1) De la Democratie en Amerique ", tome segundo, pag. 52.







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 89

seria formado por ciudadanos de las classes superiores, la election
de los gobernantes se verificaria con much mas acierto y compe-
tencia. Un colegio electoral de segundo grado, siempre que sea li-
bremente constituido por los electores primaries, estarA formado,
sinu por las primeras ilustraciones del pais, al menos por ciudada-
nos cuya instruction y demis condiciones personales les coloquen
muy por encima del vulgo, pues, a no ser asi, carecerian de la po-
pularidad suficiente para reunir el ndmero de votos requeridos pa-
ra ser electos miembros del Colegio. El m6todo indirecto pues, es
un mecanismo apto para depurar el sufragio, eliminando los ele-
mentos inferiores de la sociedad y confiando la function electoral so-
lo A ciudadanos competentes. Luego sus resultados prActicos, mi-
rados bajos el punto de vista de la mayor ilustracion 6 idoneidad
de los funcionarios pdblicos, tinene indudablemente que ser muy
superiors a los que produce la election direct.
Hay muchas y muy importantes funciones ptblicas que fnica-
mente pueden ser desompefadas por personas especialmente prepa-
radas para ellas por medio de una s6lida instruction cientifica.
Confiar la election de estos funcionarios al voto director del pueblo
seria incurrir on un gravisimo error, do muy funestas consecuen-
cias para la sociedad, pues apreciar los conocimientos t6cnicos que
pueda poseer un individuo es una tarea bastante dificil, para la
cual no son nada competentes las masas populares. En estos ca-
sos, la election indirecta, no solamente es mis ventajosa, sino que
tambien su aplicacion es de imprescindible necesidad; porque, solo
confiandola election de esta clase de funcionarios A un cuerpo se-
lecto de ciudadanos, que scan bastante ilustrados para poder juz-
gar de las aptitudes de los candidates, habri la posibilidad de que
tales cargos pdblicos se proven con algun acierto.
<(La election direct, se ha dicho, refleja de una manera viva y
estremada los movimientos sibitos del pensamiento piblico, las ca-
prichosas impresiones de la prensa y todo lo que hace prevalecer la
part ardiente y m6vil de la opinion sobre sus elements fijos y
reflexivos (1). > Por eso, cuando se quiere organizer una institu-
cion political destinada A corregir las veleidades y los estravios de
la opinion pdiblica, A moderar los excess de la democracia y a
dar estabilidad A la political y unidad A la action de los Poderes

(1) L. de Carn6-- Estudes sur 1'Histoire du Gouvernement Reprdsantatif,
- tome segundo, pag. 316.






90 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

PAblicos, come para todo esto es necesario que esa institution re-
presente los elements fijos, reflexivos y, por consiguiento, modera-
dores de la opinion pdblica, solo puede aplicarse el m6todo de
election indircta, que evita los inconvenientes del m6todo director,
que acabo de indicar, debilitando considorablemente la action de la
multitud en la function electoral.
Estas son las ventajas que ofrece la aplicacion del procedimiento
electoral indirecto. Niegan, sin embargo, la generalidad de los tra-
tadistas, que estas ventajasse realicen en los dominios dela vida
prActica y so declaran adversaries de la election a dos grades, ob-
servando que este m6todo electoral, aun cuando la ley lo establez-
ca, no se practice jams; que los electores de segundo grado reci-
ben siempre mandate imperative de los electores primaries para vo-
tar por determinados candidates y que, en consecuencia, todas las
elecciones son directs y produce iddnticos resultados. < A media
que los partidos so organizan y se disciplinan, dice Duvergier de
Hauranne, (1) la eleeccion A dos grades no conclude per confun-
dirse con la election direct ? -Los electores de segundo grade,
no recibiran mandates imperatives que reducirin sus funciones al
cumplimiento de una formalidad maquinal, al dep6sito material de
un boletin de voto dictado de antemano per los mismos que los
han elegido ? Para qu5 serviria entonces la election A dos gra-
des ? El Anico m6rito de este sistema consist en permitir que los
electores se reunan, se pongan de acuerdo, discutan las cuestionos
political del dia y aprecien libremente los mdritos do los diversos
candidates. Para qu6 esta discussion contradictoria, este cambio de
opinions, esto acuerdo pr6vio, si cada uno esti ligado de antema-
no per 6rdenes terminantes de sus comitentes y llega al colegio
electoral, no solamente con una opinion formada, sine que tambien
con una mission formal que cumplir ? > En comprobacion de estas
observaciones, citan los adversaries de la election indirecta muchos
ejemplos practices, tales come el de la election presidential en los
Estados-Unidos en la que, much tiempo antes de star constitui-
dos los colegios de segundo grado en todos los Estados de la
Union, los electores primaries ya han designado los candidates per
quienes deberAn votar aquellos, y hacen notar al mismo tiempo
que el mandate imperative, ese element estralegal agregado al me-
canismo de la election indirecta, 16jos de debilitarse, ira adquirien-


( 1 ) < La Republique Conservatrice pag. 237.







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


do mayor fuerza 6 importancia i media quo la actividad po-
litica se vaya desarrollando y se fortifique el espiritu plblico, pues
quo entonces, interesindose vivamente los ciudadanos en la direc-
cion de los intereses colectivos, no veran satisfechas sus aspiracio-
nes sin6 ejerciendo la mayor influencia direct posiblo en la elec-
cion de los gobernantes.
Antes de entrar A examiner el merito de estas objeciones, con-
viene establecer que las eleciones indirectas pueden verificarse, y
se verifican, de dos maneras distintas, para indicar separadamente
los medios que, en cada una de ellas, pueden emplearse eficazmen-
te con el fin do impedir que ol mandate imperative se manifieste.
La election en segundo grado puede confiarse, 6 i una corpora-
cion ptiblica que no haya sido constituida con ese objeto, sino con
el de desompefiar otras funciones de caracter permanent, como su-
cede, por ejemplo, con la cleccion presidential en nuestro pals, que
ha sido confiada a la Asamblea General Legislativa, 6 a un cole-
gio, compuesto do un ndmero de miembros mis 6 menos reducido,
y creado con el exclusive fin de ejercer, por delegation de los ciu-
dadanos, la atribucion electoral, como el que so forma centre nos-
otros en cada departamento para verificar las elecciones senatoria-
les. Hecha esta distinction, cuya utilidad 6 importancia justificardn
las subsiguientes observaciones, examinare en primer termino si es
cierto que las elecciones indirectas de la primer categoria, en vir-
tud de mandates imperativos impuostos por los electores primaries
A los do segundo grado, pierden siompre su carActer propio y se
convierten en elecciones directs.
Estudiando los efectos que esta clase de elecciones indirectas
produce en nuestro pals so pueden observer ficilmente los siguien-
tes hechos: on las elecciones presidenciales que, como se sabe, es-
tAn confiadas A la Asamblea General Legislativa, los electores de
segundo grado reciben sicmpre mandates imperatives; los senado-
res y representantes son elejidos teniendose principalmente en cuen-
ta su calidad do electors presidenciales, y con el compromise de
votar por determinados candidates; y de esta manera, no solamen-
te la election indirecta se desvirtia por complete, sino que, al mis-
mo tiempo, se constitute p6simamente el Poder Legislative, pues
sus miembros son elejidos prescindiendose de las aptitudes que pue-
dan tender para desempeiiar el cargo de legisladores. Por el contra-
rio, en la election de miembros del Tribunal Superior de Justicia,
que tambien es hecha por la Asamblea General Legislativa, proce-






92 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

de esta con cntera independencia, no recibiendo jams del pueblo el
mandate imperative de votar por determinados candidates. La ob-
servacion de lo que A este respect ocurre en otros paises suminis-
tra dates id6nticos. En los Estados-Unidos y on la Repfblica Ar-
gentina, por ejemplo, el Senado Federal es elejido per las Legisla-
turas de los Estados 6 Provincias, y mientras en aquel pals la elec-
cion es realmente indirecta, no influyendo para nada en ella los
electores primaries, en 6ste solo se llevan A las CAmaras Provincia-
les individuos que se comprometen A votar, en las elecciones sena-
toriales, por candidates determinados. Quiere decir pues que, en
las elecciones indirectas en que el colegio de sogundo grado es una
corporation pfiblica constituida principalmente con el objeto de
desempeiiar otras funciones de car'cter permanent, el hecho, afir-
mado por sus adversaries, do quo pierden siempre su caracter pro-
pie y se convierten en elecciones directs, no es un hecho general
y constant, pues que, en muches cases, los electores de segundo
grade votan con enter independencia.
No obstante, come es innegable que hay tambien cases en que
las elecciones indirectas de esta claso se desnaturalizan per comple-
to y se convierten en directs; y come entonces, al mismo tiempo
que no se consiguen las ventajas que de este procedimiento electo
ral so esperan, se sacrifice indtilmente la buena organization de las
corporaciones pdblicas que ejercen las funciones do colegios electo-
rales de segundo grade, es necesario averiguar per qu6 motive un
mismo m6todo electoral produce resultados tan opuestos, A fin de
establecer un criteria seguro para determinar cuando y en qu6 con-
diciones puede dar buenos resultados su aplicacion.
Es notorio que en nuestro pals, la election de Presidente do la
Repfblica es la que mis vivamente interest A todos los ciudadanos,
y que, per esta razon., no levan al Poder Lejislativo sin6 A las
personas que voten per el candidate presidential de su preferencia,
aun cuando comprendan que procediendo asi eligen CAmaras Le-
gislativas ineptas para el desempeio de sus importantisimas funcio-
nes. Es tambien indudable que mira el pueblo al Poder Legislati-
ve con much mis interns que al Poder Judicial y que, per este
motive, al elejir sus representantes, para nada tienen en cuenta la
circunstancia de que 6stos son tambien electores de miembros del
Poder Judicial. Si en la Repdblica Argentina ]a election del Sena-
do National, per efecto del mandate imperative que reciben las
Cimaras Provinciales, es en realidad una election direct, mientras







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 93

que en los Estados-Unidos las Legislaturas de los Estados ejercen
con toda independencia esa misma function electoral, conservando
asi su caricter indirecto, esa diferencia de resultados se esplica por
la distinta importancia que en cada uno de esos pueblos tienen los
gobiernos locales. En la Confederacion Argentina las funciones le-
gislativas estin casi completamente confiadas al Congreso Nacional;
corresponde exclusivamente A esto dictar los C6digos Civil, Comer-
cial, Penal, etc. que han de regir en todo el pais. El Poder Legis-
lativo Provincial tiene una esfera do action muy limitada y muy su-
balterna. Por eso, como tiene much mas importancia para los ciu-
dadanos la election del Senado Nacional que la de las CAmaras
Provinciales, al elejir el personal de estas solo buscan electores se-
natoriales y no personas aptas para el desempeiio de las funciones
legislativas. En la Union Norte Americana sucede lo contrario por-
que, como las Legislaturas de los Estados tienen atribuciones muy
importantes y una esfera do accion casi ilimitada, y el Congreso
Federal solo legisla sobre objetos limitadisimos, los ciudadanos se
interesan mis por la election del Poder Legislativo del Estado en
que resident, que por la de miembros del Senado Federal.
Todas estas observaciones demuestran pues, que, cuando la cor-
poracion pdblica que ejerce las fancio es de colegio electoral de
segundo grado tiene m6nos importancia para los ciudadanos que
el funcionario cuya election so le confia, el m6todo indirecto se
desnaturaliza completamente y no es en manera alguna acceptable,
pues ademas do no ofrecer ventajas de ningun g6nero, tiene gra-
visimos inconvenientes; y que en el caso contrario, conserve su
verdadero caracter de election A dos grades, permitiendo entonces
que con su aplicacion prActica se obtengan buenos resultados. Lue-
go, pues, para determinar cuando esta clase de elecciones indirectas
puede aplicarse ventajosamente es necesario adoptar este criterio:
la corporation pdblica que ejerza las funciones de colegio electoral
de segundo grado, debe tener mis importancia 6 interesar mis vi-
vamente A los ciudadanos que el funcionario A elegirse.
Bajo estas condiciones, ]a election indirecta no puede dejar de
producer excelentes resultados. Stuart Mill, A pesar de ser partida-
rio de la election direct, ha juzgado el m6todo electoral de que
me ocupo en los siguientes tdrminos: ( El caso en que la election
A dos grades da buenos resultados prActicos, es aquel en que los
electores no son elegidos inicamente como tales, sin6 para desem-
peilar tambien otras funciones importantes, pues asi dejan de ser






94 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


elegidos tan s6lo para cmitir un voto particular. Una institution
americana, el Senado de los Estados-Unidos, ofrece un ejemplo de
esta combination de circunstancias. Se estima que esta asamblea,
la cimara alta, por decirlo asi, del Congreso, no represent al pue-
blo directamente, sin6 A los Estados, y debe ser el defensor de esa
portion do sus derechos soberanos a que no han renunciado. Como
la soberania interior de cada Estado es, por la naturaleza de una
federation igual, igualmente sagrada, cualquiera que sea la exten-
sion 6 la importancia de un Estado, cada uno envia al Senado el
mismo nimero de miembros, ya sea el pequeiio Delaware 6 el Es-
tad,-Imperio de Nueva York. Esos miembros no son elejidos por el
pueblo, sin6 por las legislatures de los Estados, que proceden de
la election popular. Pero, come todas las tareas ordinarias de una
asamblea legislative, la legislation interior y el control del Ejecu-
tivo, correspondent a esas corporaciones, son ellas elegidas teniendo
mis en cuonta el pueblo ostas funciones qua la do elegir senadores;
y asi, al nombrar dos personas para que represented al Estado en
el Senado Federal, procedon generalmento por inspiration propia.
Las elecciones hechas de esta mantra han dado excelentes resulta-
dos. y son evidentemente las mejores de todas las elecciones en los
Estados-Unidos, pues el Senado esti invariablemente formado por
los hombres mas distinguidos, entire los que so han hecho conocer
suficientemente en la vida piblica. Despues do este ejemplo, no pue-
do decirso que la election popular indirecta no es jamaIs ventajosa.
Mediante ciertas condiciones, es el mejor sistema que se pueda adop-
tar. > (1)
En cuanto 6 las elecciones indirectas verificadas por medio de un
colegio formado con ese solo objeto, la objecion que vengo exami-
nando es perfectamente fundada. El mandate imperative se mani-
fiesta invariablemente en ellas y las convierto en verdaderas eleccio-
nes directs; lo quo sucede en las elecciones presidenciales en los
Estados-Unidos y en las senatoriales en nuestro pais, se verifica
tambien en todas las demAs elecciones de este g6nero. DeberA en-
tonces rechazarse en absolute este procedimiento electoral? No creo
que sea possible adoptar esa modida sin graves peligros para la
buena organization de los Poderes P.blicos. Esta clase de eleccio-
nes indirectas tiene en algunos casos que ser aplicada necesaria-
mente, como lo demostrar6 cuando me ocupe de la organization de

(1) John Stuart Mill--"Le Gouvernement Representatif", pag. 220.







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


ciertas instituciones political, y en consecuencia, lo que debe ha-
cerse es buscar los medios de impedir que los electores primaries
puedan desnaturalizarla por medio del mandate imperative.
Creo firmemente que se anularian los efectos del mandate impe-
rativo, conservando, por consiguiente, el m6todo indirecto su ver-
dadero carkcter, si so adoptasen los siguientes modios:
1.0 Quo los electores de segundo grado sean elegidos por medio
de un sistema que d6 representation proporcional a todos los par-
tidos 6 agrupaciones de electors primaries. 2.0 Que el colegio elec-
toral de segundo grado no est6 formado por un nimero muy redu-
cido de miembros; y 3. que un candidate no pueda resultar electo
sino reuniendo, por lo m6nos, la mitad m6s uno do los votos do
todos los miembros del colegio de segundo grado.
Eligi6ndose el colegio electoral de segundo grado en la forma que
acabo de indicar, todos los partidos, 6 todas las agrupaciones elec-
torales, estarian en 61 representados proporcionalmente 6 su impor-
tancia num6rica; y como en todas las sociedades que practican las
instituciones libres los ciudadanos estAn divididos en varies parti-
dos y ninguno de ellos constitute, por regla general, la mayoria
absolute del pais, resultaria que, en el seno del colegio electoral,
cada fraccion political solo contaria con un nimero de miembros
menor del que es necesario para former mayoria absolute. Si en un
departameuto dG la Repiblica, por ejemplo, se eligieran los electores
de senador por medio de un sistema proporcional, y tomaran part
en la votacion Nacionalistas, Constitucionalistas, Blancos y Colora-
dos, ninguno de estos partidos conseguirfa la election de la mitad
m.s uno de los miembros del colegio de segundo grado, porque
ninguno esti formado por la mayoria absolute de los ciudadanos
de este pais. Pero, para que en el colegio estuvieran representados
proporcionalmente todos los partidos, seria tambien necesario que
el nfmero de sus miembros no fuese muy reducido, pues cuanto
mayor 61 fuera, menor seria la suma de votos requerida para elegir
un candidate, y mks probabilidades tendrian, por consiguiente, las
pequeiias agrupaciones electorales de elegir uno 6 mas miembros del
colegio de segundo grado. Ahora bien; constituido en esta forma el
colegio de segundo grado, ain cuando todos sus miembros hubiesen
recibido, al ser elegidos, mandate imperative de los electores prima-
rios para votar por determinados candidates, ningun efecto tendria
esa imposicion si se estableciera que un candidate solo puede resul-
tar electo reuniendo, por lo m6nos, la mitad mas uno de los votos






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


de todos los miembros del colegio. Con un ejemplo sera mis ficil
la demostracion de esta verdad. Sup6ngase que en el departamento
de Montevideo debe formarse por election popular, y empleando un
sistema proporcional, un colegio electoral compuesto de 25 miem-
bros. Ycrificada la election, cada partido politico obtiene el siguien-
te resultado:

El partido Nacional elije. ... .10 miembros del Colegio electoral.
El partido Constitucional .. 4 >)
El partido Blanco . 3
El partido Colorado 8 >

25

Instalado el colegio, cuya mission es, por ejemplo, la de elejir un
senador, los diez miembros nombrados por el partido Nacional vo-
tan por el candidate A, que les ha sido impuesto por los electores
primaries; los cuatro nombrados por el partido Constitucional votan
por B, en virtue de mandate imperative que han recibido; y per
razon idEntica, los tres miembros elejidos por el partido Blanco
votan por C, y los ocho del partido Colorado por el candidate D.
Pero, como se necesita mayoria absolute de votos para que un can-
didato result electo, y como esa mayoria, que esta representada por
13 votos en el present ejemplo, no ha sido obtenida por ninguno
de los cuatro candidates impuestos por los electores primaries a los
de segundo grado, se ven 6stos en la imprescindible necesidad de
abandonarlos y de votar por otros hasta que consiga alguno, por
lo m6nos, la mitad m6s uno de todos los votos. Y como este resul-
tado solo puede obtenerse a condition de que un candidate sea
aceptado por un nimero suficiente de miembros del colegio que per-
tenezcan A distintos partidos politicos, la eloccion seria generalmente
muy acertada y ventajosa, pues los grupos mis numerosos de elec-
tores de sogundo grado, para atraerse las minorias quo existieran
en el sono del colcgio, levantarian las candidaturas mis aceptables,
produciendose as[ entire aquellos una especie de competencia suma-
mente provechosa, De mode, pues, que verificindose en esta forma
la election indirecta, al mismo tiempo que se anulan los efoctos del
mandate imperative, se consiguen excelentes resultados.
Enumeradas todas las ventajas que ofrece el m6todo de election
indirecta, debo ahora indicar sus defects. < Ofrece muchas mas fa-







CURSO DE DERECHO CONSTITUCIONAL 97


cilidades para la corruption, dice Lord Brougham (1), un colegio
electoral do reducido n6mero de miembros, que el cuerpo entero de
los electores. Cuando la masa de los ciudadanos elige un pequefio
nimero de individuos para que ejerzan exclusivamente la function
de elegir otros a su vez, 6stos so convierten en el objeto de todas
las tentativas de corruption. Es evidence que los electores de segun-
do grado son generalmente personas m6nos dignas de consideration
que las que hubiesen sido directamente elegidas como representantes,
pues el cargo que se les confia es inferior A 6ste y require m6nos
capacidad. Por otra part, sus funciones son temporarias y la res-
ponsabilidad que les incumbe no es grave, per lo mismo que no
tiene casi duration. En virtud, pues, de esto, los electores de se-
gundo grade estin espuestos a todo g6nero de tentaciones y son
poco capaces de resistir A ellas. > < Pero no es este solo el in-
conveniente, agrega otro author '(2). Otro mas grave nace de la adop-
cion do este sistema. Los que tienen las cualidades requeridas para
ser electores de la segunda categoria, y que saben que, designados
para ejercer el sufragio en este segundo grado, pueden servirse de
61 para promo ver sus intereses particulares, se esforzarA.n en corrom-
per a los sufragantes de la primera categoria en cada localidad,
para quo los designed a ellos para la segunda. Se crean asi esos
intereses que Bentham llama siniestros, y dan una tendencia aviesa
a los actos de los que estan encargados de ellas. >
Al ocuparme de la election direct, indiqu6 ligeramente otro de
los defects del m6todo indirecto. Observ6 que, come la election a
dos grades reduce la mission de los electores primaries a designer
simplemente las personas que deben elegir los funcionarios piblicos,
no era possible esperar que function tan insignificant sirviera para
avivar el espiritu pdblico y para desarrollar la inteligencia political
do los ciudadanos, por cuanto ni interesaba a 6stos en el movi-
miento politico de la sociedad, ni les colocaba en condiciones de
tender que preocuparse de las cuestiones political, ni de los hombres
pdblicos para poder desempeiiarla. Y este es uno de los mis graves
inconvenientes que tiene la aplicacion del procedimiento electoral
indirecto, pues que, come ya so ha dicho, las instituciones political
no solamente deben responder al fin director y primordial de su or-
ganizacion, sine que, al mismo tiempo, deben ser una verdadera

(1) "De la Democratie et des Gouvernements Mixtes ", pag. 79.
(2) Florentino Gonzalez--" Lecciones de Derecho Constitucional", pag. 127.
TOMO vi 74







98 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

escuela de education political y de virtudes civicas para los miem-
bros de la sociedad.
Tales son las ventajas y los inconvenientes que ofrecen los m6-
todos electorales director 6 indirecto. Al ocuparme especialmente de
la organization de cada una de las ramas del Poder Pdblico esta-
blecer6 cuAl do ellos debe ser aplicado con preferencia, teniendo en
cuenta las precedentes observaciones.












Cartas intimas sobre la America del Norte

TRADUCIDAS Y ANOTADAS

POR DON AGUSTIN DE VEDIA

(Continuacion)


Fui en la noche a la comida del president. Nos sentamos a la
mesa a las site y nos levantamos a las diez! QuB jornada! Como
la comida era para mi, me tocaba el puesto de honor, aunque to-
do el cuerpo diplomitico estaba present; es una atencion que se
tiene aqui con los que llegan. Cuando se anunci6 la comida, el
president me tom6 del brazo y me condujo al comedor, bellisima
habitacion, bien adornada, donde me hizo sentar a su derecha. La
mesa de cuarenta cubiertos, hubiera podido bastar para ciento
veinte convidados. El servicio, para la Am6rica, era select y la
comida buena.- El cocinero francs refiri6 6 mi ayuda de camara
un hecho curioso que es el siguiente: desde hace algunos meses,
la election del president es la gran question A la 6rden del dia;
pres6ntanse sin cesar en su casa personas que vienen sin cumpli-
miento a pedir de almorzar y de comer, y que amenazan votar
contra 61 si no se les atiende. El cocinero dice que pasa todas las
penas del mundo para contentarlos, y que le devuelven a veces lo
que les sirve, pidiendo otra cosa, A pretesto de que es malo; con
ese motive, mi ayuda de camara decia gravemente: es muy agradable ser president! >
M. Van Buren ha estado amabilisimo conmigo; me dijo que per-
manecia todas las noches en su casa y que le complaceria verme a
menudo. Es viudo con cuatro hijos; el mayor es casado; su esposa
ha ido a tomar los bafios. M. Van Buren, hijo de un tabernero, y
que ha sido 61 mismo buhonero, ha adquirido hibitos de una ma-
nera asombrosa; es culto, y tiene cierta soltura que le hace supe-
rior, como hombre de mundo, a aquellos compatriotas suyos que
he visto hasta aquf.







100 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Se hallaban en esa comida, ademrs del cuerpo diplomitico, los
miembros del gabinete, los jefes de ]a alta administration y various
senadores de la oposicion, entire otros M. Clay, que es su jefe (1).
Conoci A M. Woadbury, ministry de marina: insignificant; y 4
M. Poinsett, ministry de la guerra, que me agrada bastante; co-
noce la Europa y habla bien francs; le prefiero infinitamente 4
M. Forsyth, chocarrero, y dificil en los negocios, segun se dice.
La noche estaba magnifica, y el cuadro que se desarrolla delante
de la casa del Presidente, espl6ndido bajo los plateados destellos
de una admirable claridad de luna; el cielo ostenta en este pais
una pureza desconocida en nuestro hemisferio.

XXIV

'Washington, 12 Julio 1810.
Asisti ayer en casa de M. Bodisco A la mis est pida comida del
mundo, 6 hice alli probablemente una figure muy tonta. Invita-
dos para las site, nos sentamos A la mesa A las ocho, despues de
haber visto al duefo de easa entrar y salir varias veces, como si
preparase 61 mismo la execrable comida que tenia la bondad de
ofrecernos. Nos amonton6 on seguida, en nimero de treinta y seis,
en un pequefio comedor donde nos sofocamos hasta las once de la
noche. Estaba yo sentado entire madame Forsyth, que me hablaba
ingl6s, y su hija, madame Shaaff, que me hablaba frances: las dos
al mismo tiempo! Yo estaba demasiado contrariado para hablar
una lengua cualquiera.-Esa comida era el complement de lo ri-
diculo: la mesa, un verdadero almacen de porcelanas, de cristales
y de bronze sin valor alguno ni buen gusto, ostentados como ador-
nos, y que en su mayor part no tenian ningun objeto de utilidad.
Los convidados se burlaban sin escripulo del duefio de la casa y
cada uno compadecia a la desgraciada nifia convertida en esposa
de ese feo anciano.
Habiendo agotado todo lo que traje de lectura para mi viaje de
Paris aquf, rogue6 Mi. de Montholon que me prestase un libro y
me trajo el viaje A Am6rica de M. de Chateaubriand, que se em-

( 1) Hecho digno de ser observado 6 imitado, en los pueblos donde la poli-
tica abre abismos insalvables entire el Poder pliblico y los partidos de oposi-
cion, destinados h no encontrarse jams, ni en el terreno neutral de las mis
grandes 6 de las mas inocentes aspiraciones nacionales!
N. del T.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E55IY0H6B_2GVIDC INGEST_TIME 2013-02-14T15:30:11Z PACKAGE AA00013044_00006
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES