Anales del Ateneo del Uruguay

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Anales del Ateneo del Uruguay
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
Ateneo del Uruguay
Place of Publication:
Montevideo
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

General Note:
Año 1, tomo 1 (sept. 5 de 1881)-año 4, tomo 10 (marzo de 1886) = No. 1-no. 55 Uruguay Intellectual life Periodicals Ateneo del Uruguay Anales del Ateneo

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
System ID:
AA00013044:00005


This item is only available as the following downloads:


Full Text



ANALES


DEL



ATENEO DEL URUGUAY


PUBLICATION MENSUAL







TOMO V







MONTEVIDEO
IMPRENTA Y ENCUADERNACION DE RIUS Y BECCHI
PALLE DE SORIANO, N0OM 152 Y 154
1883




















\JcK K


IATIN
AW )GCA









ANALES DEL ATENEO

DEL URUGUAY


ANo 11- Tomo v MONTEVIDEO, JULIO 5 DE 1883 HUMERO 23


Curso de Derecho Constitucional



SEGUNDA PART

ORGANIZATION POLITICAL



CAPiTULO II

EXTENSION DEL SUFRAGIO

(Continuacion)

I


SUMARIO-Diversas soluciones practices que ha recibido la question de a
extension del sufragio-Preceptos constitucionales de various pueblos
i este respecto-Necesidad de establecer un criteria antes de entrar
al studio de esta cuestion--Metodo que para ello debe adoptarse-
No tienen el derecho politico de sufragio los individuos que ejer-
ciendolo, en vez de contribuir h crear una garantia para el 6rden
social constituyeran un peligro para la sociedad--Citritio para de-
terminar la extension del sufragio--Su demostracion---Graves peli-
gros que, para l liabertad political, resultaii de considerar el sufragio
como una function public.

La extension del sufragio es una question que ha recibido tantas
soluciones practices diferentes como pueblos hay sometidos al e6-
gimen representative de gobierno.
Entre la republica de Venezuela, cuya constituceon political con-
sagra el principio democritico del sufragio universal, sin mis rcs-
triccion que la menor edad de diez y ocho aiios, 6 la republica
Francesa y la casi totalidad de los Estados que component la Union






4 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Norto-Americana, que solo niegan el derecho politico de sufragio a
los individuos quo no han cumplido la edad de veinte y un aibos,
(1) y Chile, cuyo C6digo Fundamental, caracterizado por sus muy
marcadas tendencies conservadoras y aristocriticas, exije para el
ejercicio del sufragio las siguientes condiciones exageradamente
restrictivas: veinte y cinco afios cumplidos de cdad, saber leer y
escribir y posoor una propiedad inmueble, 6 un capital, invertido
en alguna especie de giro 6 industrial, cuyo valor so fija de diez
en diez afios por ley especial, 6, en defecto de esto, cl ejercicio do
una industrial 6 arto, 6 el goce do un emploo 6 renta cuyos emo-
lumentos garden proportion con la propiedad inmueblo 6 capital
ya indicados; entire aquellas sociedades que ban conquistado la
mis Amplia libertad political, y 6sta que resisted obstinadamente al
torrent de las ideas democriticas que, con vigoroso empuje so
enseiiorean del espiritu human en nuestros dias, existed una s6rie
casi infinite do soluciones prActicas dadas al fundamental problema
politico de la estonsion del sufragio por todos los pueblos quo
practical las instituciones libros.
Y esta anarqufa no reina solanmente en los dominios de la legis-
lacion positive; tambion los tratadistas de Derecho Pdblico profc-
san a este respect las opinions mis opuestas y contradictorias.
Para penetrar en este laberinto y no porderse entire sus encru-
cijadas se hace necesario un hilo conductor.-Tratar6 'pues, para
ello, do establecer, antes de entrar A los detalles del problema, un
criteria para determinar la extension del sufragio, esto es, para
powder indicar con today precision cutles son las condiciones que
necesariamente debe reunir el elector.
Observar6 desdo luego quo la determination de las condiciones
necosarias para el electorado esti 16gicamcnte subordinada a la
teoria que so adopted sobre la naturaleza del sufragio, 6, mis bien

(1) Si bien han.a hace pocos allows. el s ufra.gto restringido era aplicado en
todos lo. Eslados de la Unioni Norto-Anericana, exigiondosoe para la adquisi-
cion de ln atritbution electirni, nidelnlis de la, edad de veinte y un afios, otras
condiciones, tales collo lat de ser propietario, Ia de ipagar deLermlinados ini-
piuestos, lit de etar ialislfitdo en la imilicia, etc.. etc.: al present, merced it los
perseverlltes esfulerzos del lipartido democrillico, el sufratgio universal se en-
cutentra consagrado en 1ai leoislacion political de Iodos los Eslados, esceptuando
tan solo f los siguientes: El Es;tado de lhlode-lsland, que egeeige par el jer-
cicio del sufragio, admits de la edad yat indicadn, lan posesion de un capital
de 131 dollars, 6 una rental do 7 dollars.---Los Estados de Massachusetts, Gon-
necticut y Missouri que ademAs de ]a edad, exigen al elector que sepa leer
y escribir, y el Estado de la Carolina del Norte que niega el sufragio it los
que niegan la exi.stencia de Dios.







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


dicho, que no es mis que un corolario de esta teoria y que, por
consiguiente, debo sometermo en este caso al mas rigoroso m6todo
deductivo.
Hechas estas indicaciones, entro de lleno 4 la question.
Y s se ha visto en el capitulo anterior que ol sufragio es un
derecho politico, una function de soberania que ejerce la sociedad
como un organismo especial con e eexclusivo objeto de constituir
los centros de autoridad encargados de hacer efectivo el derecho
en el seno de la comunidad political. Pero today function del orga-
nismo social, aun cuando a satisfacer las exigencias de la vida de
este ser colectivo se dirija, tiene indispensablemente que individua-
lizarse en su ejercicio; y es una verdad universalmente reconocida quo
no todas los individuos, que no todas las unidades discretas que
constituyen el organismo social reunen las cualidades necesarias
para poder concurrir A la production de esa action compleja que
tieno por fin la election del personal de los Poderes Piblicos.
No es possible desconocer que, si la intervention en la lucha
electoral de determinada categoria de individuos, 16jos de contri-
buir 4 la creation de Poderes Pdblicos aptos para llenar sus fun-
ciones naturales, para garantir la libertad civil y el 6rden social,
solo pudiera producer el efecto de crear centros de autoridad y de
fuerza que, en vez de una garantia, vinieran A constituir un ver-
dadero peligro para la sociedad, tales individuss, por sus mismas
condiciones personales, no podrian legitimamente ejercer el derecho
politico de sufragio.
Quiere decir pucs, que so requieren ciertas cualidades personales
para que un individuo tenga derecho a intervenir en la function
electoral; que la capacidad, como lo ha dicho Laveleye, es el fnico
titulo al derecho de votar. Y esas cualidades personales indispen-
sables para el electorado pueden reducirse con today exactitud a las
siguientes: inteliqencia e independencia.
Si la capacidad electoral debe estar, como es natural, en estre-
cha relacion con el objeto do esta function social, necesario es re-
conocer que el elector debe poseer la suficiente instruction political
para poder comprender la influencia que su voto ejerce en los
destinos de la sociedad, el papel que los Poderes Pdblicos desem-
peiian, los efectos director de su accion sobre el 6rden pdblico y
la prosperidad de los interests individuals y colectivos, y las con-
diciones generals do moralidad y de competencia de las personas
que hayan de ser llamadas A desempefiar las funciones del Gobierno.







ANGLES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Careciendo el elector de estas condiciones intelectuales no podria
jamAs esperarse que con su voto contribuyera A otro fin que el de
imposibilitar el juego ordenado y regular de las instituciones
libres.
Pero esta primera cualidad no es por si sola suficiente. Es tam-
bien indispensable que el individuo que haya adquirido esa ins-
truccion political que acabo de indicar, goce de independencia per-
sonal, en grado suficiente para que pueda emitir un voto que sea
la espresion verdadera de sus convicciones y no el cumplimiento
ciego de una imposicion estraiia.
Es la voluntad Nacional la que se pone en ejercicio cuando,
por medio del sufragio, se delega el uso de la Soberania en los
Poderes Pdblicos; no pueden pues concurrir A esa manifestacion de
la voluntad colectiva los que se encuentren privados de su volun-
tad individual, los que, por cualquier motive, carezcan totalmente
de independencia personal.
Asi pues, todo miembro de la sociedad que reuna estas dos
condiciones, que tenga suficiente inteligencia para comprender el
objeto del sufragio, para adquirir los datos indispensables A su
ejercicio y que, al mismo tiempo, goce de independencia personal
para poder emitir libremente su voto, debe legitimamente ejercer el
derecho politico de sufragio.
Guiado por este criterio, entrar6 al exAmen de cada una de las
cualidades exigidas por las diversas constituciones politics de las
sociedades modernas, para la adquisicion del electorado.
Pero intes quiero volver sobre una idea ligeramente apuntada
en el capitulo anterior.
No solo es falsa, dije ent6nces, la teoria de Stuart-Mill sobre la
naturaleza del sufragio, la teoria que v6 on el elector un manda-
tario de la sociedad; tambien es ella sumamente peligrosa para la
libertad political. Y estos graves peligros aparecen cuando, par-
tiendo de ese falso principio, se trata de determinar la extension
del sufragio.
En efecto; si el acto por el cual los ciudadanos elijen peri6di-
camente el personal de los Poderes Pdblicos solo importa el cum-
plimiento de un mandate por la sociedad conferido y no el ejerci-
cio de un derecho politico, de una facultad propia del elector, la
ley puede, con toda justicia, establecer las mAs exageradas restric-
clones al ejercicio del sufragio. Porque en este caso no se trataria
ya de averiguar quienes son los individuos que naturalmente po-







CURSO DE DERECHO CONSTITUCIONAL


seen el derecho politico de votar, sino que la sociedad so concre-
taria inicamente A establecer, sin mis criterio que el muy variable
y antojadizo de la conveniencia general, las cualidades que debie-
ran reunir los ciudadanos A quienes ella quisiera confiar el mandate
de elejir los individuos quo han do desempeiiar las diversas funcio-
nes del gobierno.
Y asf como, en virtud del derecho quo tiene la sociedad de or-
ganizar libremente sus instituciones political, esti facultada para
exigir que los funcionarios pdblicos posean las cualidades que ella
juzgue oportuno determinar, sin que ningun ciudadano pueda con-
siderarse agredido en sus derechos por star excluido del desem-
pefio de determinadas funciones pfblicas, asi tambien, si los elec-
tores fueran simples mandatarios de ella, estaria facultada para
no delegar el ejercicio del sufragio sin6 A aquellos individuos que
reunieran las mis elevadas condiciones de moralidad, de inteligen-
cia, de edad y de fortune, porque los electores serian verdaderos
funcionarios pdblicos.
De modo pues, que obrarian con igual legitimidad las socieda-
des political, segun esta doctrine, consagrando el principio demo-
crAtico del sufragio universal, 6 acordando el ejercicio de esta
function de soberania tan solo A un reducido nimero de ciudadanos,
A una estrecha oligarquia.
La doctrine que hace del sufragio un cargo pAblico, una dele-
gacion de la sociedad A los electores, pone pues en serios peligros
la libertad political.






8 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY



II

SUMARIO-Calificacion de instruction para el ejercicio del sufragio-Opinion
de Stuart-Mill A este respecto-Al determinar las condiciones que debe
reunir el elector, la ley debe solamente exigir las que sean absolu-
tamente indispensables y no las que den al ciudadano la mayor
aptitud possible para el ejercicio del sufragio-La instruction elemen-
tal primaria no es una cualidad necesaria para gozar de los dere-
chos de la ciudadania activa-En qud consiste la instruction political
-Opinion de Herbert Spencer sobre esta cuestion-La instruction
political se adquiere con el ejercicio practice de los derechos politicos
---El Gobierno Municipal es la verdadera escuela primaria de la ciu-
dadania---Opinion de Tocqueville sobre las causes de la instruction
political del pueblo Norte-Americano---En Alemania, a una instruction
literaria considerable se une la mAs complete ineptitud politica---Ar-
gumento decisive formulado por el duque de Ayen contra la califi-
cacion de instruction.

Una de las condiciones generalmente exigidas por las Constita-
clones political de las sociedades que practican el R6gimen Repro-
sentativo para adquirir los derechos de la ciudadania active es la
do saber leer y escribir, 6, en t6rminos mis generals, la de po-
seer la instruction elemental primaria.
Y esta prescription legal, restrictive del derecho politico de su-
fragio, es considerada por eminentes pensadores como una de
las mAs justas y sabias disposiciones de la ley electoral.
< persona participe del sufragio sin saber leer y escribir, y agregar6,
sin saber las primeras reglas de la aritm6tica. La justicia exige,
ain cuando el sufragio no depend de esto, que los medios de
adquirir este saber elemental puedan hallarse al alcance de todos,
sea gratuitamente, sea A un precio quo no exceda del que puedan
pagar los mAs pobres, amn aquellos que solamente ganan el pan.
Si fuese asi realmente, no se pensaria jams en dar el sufragio A
un hombre que no supiese leer, de la misma manera que no se ha
pensado nunca en acordarlo A un niiio que no sepa hablar; y no
seria la sociedad quien lo excluiria, sino su propia pereza. Es ver-
dad que cuando ]a sociedad no ha cumplido con su deber, ha-
ciendo accessible A todos este grado de instruction, hay much in-
justicia en cxcluir del sufragio A los que carcen de ella; pero es
una injusticia por la cual es necesario pasar. Si la sociedad ha

(1) Le Gouvernement Repr6sentatif---traduccion de Dupont White--- 2 edic-
cion pig. 191.







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


dejado de cumplir dos obligaciones solemnes, es necesario quo
cumpla primero la mAs fundamental de las dos; la ensefianza uni-
versal debe preceder al sufragio universal. Solamente un hombre
en quien una teoria irreflexiva haya hecho callar el sentido comun,
puede sostener que se podria acordar el podor sobre otro, el poder
sobre today la comunidad, A individuos que no han adquirido las
condiciones mis esenciales para cuidar de si mismos, para dirijir
con inteligoncia sus propios intereses y los de las personas que
les tocan de cerca.>
Se consider pues que los ignorantes, esto es, todos aquellos que
no han adquirido por lo m6nos la instruction elemental primaria,
carecen totalmente de la aptitud intellectual indispensable para el
ejercicio del sufragio.
No obstante la en6rgica censura formulada por Stuart-Mill con-
tra los quo no estAn, A este respect, conformes con sus ideas, me
atrevo A afirmar que se equivocan grandemente los que piensan
que para el ejercicis del derecho politico de sufragio, es indispen-
sable la instruction elemental primaria; y que, por consiguiente,
so compete una verdadera injusticia y so false fundamentalmente el
sistema representative democritico excluyendo de la vida political
al considerable ndmero de individuos que no saben leer y escribir.
Antes de indicar las razones que tengo para pensar asi, con-
viene quo siente el siguiente principio, cuya verdad es incontesta-
ble. Cuando se determinan las condiciones del electorado, el lejis-
lador 6 el publicista no tratan do averiguar cuales son las cualidades
cuya posesion dA A los ciudadanos la mayor aptitud possible para
concurrir A la formation periddica de los Poderos Pdblicos, sin6
solamente que condiciones son absolutamente indispensables para
que un individuo pueda, sin s6rios peligros para la sociedad, hacer
uso del derecho de sufragio. No se toma pues come tipo al elector
perfect para investigar, y consagrar na la ley, las condiciones
que deben reunir los ciudadanos para poder ejercer el sufragio,
sine que, por el contrario, se buscan las condiciones minimas que
deben adornar al elector.
Por consiguiente, para saber si la instruction elemental primaria
es 6 no una de las condiciones necesarias para el ejercicio del su-
fragio, hay que averiguar si los individuos que carecen de esa
limitadisima cultural intellectual no tienen la aptitude indispensable
para el ejercicio regular de ese derecho politico.
Entiendo por mi part que, si bien no puede negarse que la ins-







10 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

truccion adquirida en las escuelas es uno de los mas poderosos
agents dcl desarrollo de la inteligencia humana y que, en tal
concept, seria un bien inestimable para la sociedad que todos sus
miembros, Antes de acercarse A las urnas electorales so hubieran
sentado en los bancos de una escuela, no es possible, sin embargo,
pretender que esa instruction elemental sea una condition indis-
pensable para el ejercicio de los derechos de la ciudadania active.
Y esta es una verdad que faicilmente se comprueba.
En efecto; ya se ha visto cuales son las condiciones intelectuales
que debe reunir el elector; he establecido anteriormente que, para
quo la intervention de un individuo en la lucha electoral no im-
porte un peligro para el juego regular de las instituciones y para
la estabilidad del 6rden social, es indispensable que pose la ins-
truccion political suficiente para comprender el objeto del sufragio,
para alcanzar la naturaleza de las funciones que los Poderes Pd-
blicos estAn llamados A desempeiiar y para poder conocer las con-
diciones de moralidad y competencia de las personas que deban
ser elegidas para el desempeiio de las funcionos del Gobierno.
Y bien, dd6nde adquirirAn los miembros de la sociedad esta
instruction politica?-- Sera acaso en las escuelas de enseilanza
elemental primaria?
No creo que sensatamente pueda encontrarse relacion alguna en-
tre los programs de studios de estos centros de enseiianza y los
conocimientos que debe poseer un elector.
Saber leer y escribir no import otra cosa que poseer un medio,
un instrument para la adquisicion de conocimientos te6ricos; pero
ese instrument de eultura intellectual, en si mismo, no aumenta
en un Apice ni la instruction literaria, ni la instruction political de
los hombres. Y veremos en seguida que no es este el finico ni tam-
poco el mas poderoso y eficaz medio de instruction political para
los ciudadanos. Cuando el Paraguay fu6 inicuamente invadido y
destrozado por los ej6rcitos de la Triple Alianza, todos los habi-
tantes j6venes de ese pueblo mirtir sabian leer y escribir; no obs-
tante esto, la sociedad paraguaya so encontraba en un verdadero
estado de barbaric.
Tener nociones generals de aritm6tica, geografia, gramitica, his-
toria natural etc., aun con toda la extension que se dA A esos
conocimientos en nuestras escuelas de tercer grado, importa sin
duda alguna colocar A los miembros de la sociedad A un grado
muy elevado de cultural intellectual; pero todo ese caudal de cono-






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 11


cimientos de nada sirve al ciudadano para desempeiar conveniente-
mente sus funciones political.
Para comprobar esta verdad, consider oportuno ceder la pala-
bra al eminent Herbert-Spencer. El apasionamiento noble pero
exagerado de los modernos educacionistas, quo abrigan la infantil
illusion de que solo en las escuelas se pueden former los ciudada-
nos, me lleva A presumir, con sobrado fundamento, que la doc-
trina que defiendo solo merecerd el honor do no ser completamente
desdeilada si ella so present prestigiada con el nombre de Her-
bert-Sponcer, cuya autoridad cientifica es reconocida, adu por aque-
llos quo, come yo, rechazan y condenan sus principles filos6ficos.
<(No son, dice Herbert-Spencer, (1) los ejercicios ordinaries de
nuestras escuelas, lo que so necesita para preparar un hombre A
hacer un buen uso de sus derechos politicos. H6 aqui una prueba
decisive: los mis instruidos de todos los obreros son los artesa-
nos, y es de ellos, con sus falsas ideas, quo proceden para noso-
tros los mas graves peligros. La difusion de la education hoy en
use, 16jos do ser un remedio, solo serviria para aumentar el peli-
gro. Elevaria todos los obreros al nivel actual de los artesanos y,
per este medio, amenazaria con dar A estos mis fuerza para hacer
mal en political. Comunmente se cree en la virtud de la lectura, de
la escritura y de la aritm6tica para former verdaderos ciudadanos:
no veo, sin embargo, en qu6 se funda esta opinion.>)
c sas que determinan la tasa de los salaries, no existed relacion al-
guna. La tabla de multiplicacion no os auxiliarA para comprender
]a falsedad de esta t6sis: que la supresion de la propiedad haria
un bien al comercio. A fuerza de prActica se puede llegar A ser
un buen caligrafo, y no comprender sin embargo, esta paradoja,
que las miquinas aumentan el ndmero de los obreros en las indus-
trias en que so aplican. No esti probado que algunas nociones de
agrimensura, de astronomia 6 de geografia formen hombres capa-
ces de penetrar el caricter y las intenciones de los candidates al
Parlamento. En todos estos cases basta con comparar el antece-
dente con la consecuencia, para ver cuin absurdo seria career rela-
cionadas esas ideas. Cuando queremos qne una nifia adquiera cono-
cimientos en misica, la colocamos en un piano, pero no ponemos
en sus manes los avios de pintura, ni esperamos que posea el

(1) Herbert-Spencer---sEssais de Politique,, traduccion francesa de M. Bur-
deau; pagina 250.







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


arte de la misica a fuerza de manejar el lapiz y los pinceles. De-
dicar un j6ven al studio de libros de derecho, no seria segura-
mente el medio de hacer de 61 un ingeniero civil. Si pues, en estos
y en los demis casos semejantes, no esperamos dar a los indivi-
duos aptitudes para una function sin6 ejercitindolos en ella, por
qu6 hemos de pretender former ciudadanos con una education quo
no tiene ninguna relacion con los debcres del ciudadano ? >
S. La verdad que sostenemos, y que es tan singularmente
desconocida, no es al fin otra cosa que una verdad de La Palisse.
No supone today nuestra teoria sobre la education que, para pre-
parar los individuos para la vida political, es necesario darles una
cultural political? Esta instruction sin la cual el ciudadano no puede
desempefiar bien sus funciones pfiblicas, qu6 debe hacer sin6 darle
a conocer los efectos de today actividad pfiblica?
Demuestran pues, estas palabras que acabo de transcribir que
la instruction elemental primaria ninguna relacion direct tiene con
el ejercicio de los derechos politicos. No es ent6nces just ni racio-
nal exijir, para la adquisicion del derecho de sufragio, una condi-
cion que, no solo no es indispensable, sino que ni siquiera tiene
relacion direct con el convenient ejercicio de esa function de
soberania.
Es la instruction political la que se require para que un ciuda-
dano pueda concurrir con su voto, do una manera regular y bend-
fica, 6 la election peri6dica del personal do los Poderes Pdblicos;
y ella solo puede adquirirse mediante el ejercicio practice de todas
las funciones de soberania que correspondent A los ciudadanos en
los pueblos libres.
No es en la escuela, primaria 6 superior, en donde se forman
los ciudadanos; tan grande y fecunda tarea pertenece A otras ins-
tituciones sociales. La verdadera escuela primaria de la ciudadania
es el regimen Municipal. Las instituciones comunales, como lo ha
dicho Tocqueville, son A la libertad political, lo que las escuelas
primaries a la ciencia; ellas la ponen al alcance de todo el pueblo
y le enseiian a practicarla. En efecto; cuando en una sociedad se
encuentra estableeida la libertad municipal, que es base indispen-
sable del Regimen Representative, la capacidad political de sus
miembros se desarrolla de una manera maravillosa. Porque inter-
viniendo todos los ciudadanos en cada uno de los detalles de la
administration municipal, ya como electores, ya como funcionarios,
adquieren ideas claras y prActicas sobre la naturaleza de las fun-







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 13


ciones que cl Gobierno esti lamado A desempeiiar en el seno de
la sociedad, se penetran de la importancia de sus derechos y de
sus deberes politicos, comprenden la influencia que la march or-
denada y regular de los Poderes Piblicos ejerce sobre el bienestar
y la prosperidad individual y colectiva, y consiguen datos positi-
vos con respect A las condiciones de moralidad y de competencia
de los ciudadanos que hayan de ser designados por el voto popu-
lar para el desempefio de las diversas funciones del Poder PA-
blico.
Para la adquisicion do estos conocimientos pricticos, que son los
que dAn aptitud A los ciudadanos para el ejercicio del sufragio,
no es necesaria la instruction elemental primaria. Ella puede, sin
duda alguna, favorecer el desarrollo de la instruction political, su-
ministrando A todos los individuos, con el conocimiento de la lec-
tura, un instrument para poder adquirirla en los libros y en los
peri6dicos. Pero el medio mas director, el mis eficaz y poderoso
instrument de indagacion es el ejercicio frecuente de todas las
funciones de soberania que so manifiestan, primero en el gobierno
Municipal y despues en el gobierno general de la Nacion.
((No puede dudarse dice Tocqueville, (1) que en los Estados
Unidos la instruction del pueblo concurre poderosamente al mante-
nimiento de la repfblica democrAtica. Y pienso que asi sucederA
alli en donde no se spare la instruction que ilumina el espfritu,
de la education que regla las costumbres.>
< Con todo, no doy grande importancia A esta ventaja, y estoy
muy 16jos do career, come piensan muchas personas en Europa, que
basta con ensefiar A los hombres A leer y escribir para former en
seguida ciudadanos.>
< y si no se hubiese habituado poco A poco A los Americanos A go-
bernarse A si mismos, los conocimientos literarios que poseen no
les servirian hoy de muy poderoso auxiliar.>
expresar cuanto he admirado la esperiencia y el buen sentido de
ese pueblo.>
((El habitante de los Estados Unidos os enseilarA cuiles son sus
derechos y de qu6 medios debe servirse para ejercerlos: conoce
como se maneja el mundo politico. Percibireis que las reglas do la


(1) De la Democratie en Amerique---tomo segundo pAg. 338.







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


administration le son conocidas y que es para 61 familiar el meca-
nismo de las leyes. Pero no ha adquirido en los libros esos cono-
cimientos prActicos y esas nociones positivas: su education literaria
ha podido prepararlo para recibirlos; no es ella sin embargo, la
que se los ha suministrado.>
< conocer las leyes; es gobernando que se instruye de las condicio-
nes del gobierno. La gran obra de la sociedad se realize cada dia
ante sus propios ojos y, por decirlo asi, por sus mismas manos.>
Qu6 escasa influencia ejerce la instruction literaria en la con-
ducta political de los ciudadanos, es un hecho que tambien com-
prueba el siguiente dato de una verdad notoria: en Alemania la
instruction popular ha adquirido un desarrollo considerable, tanto
con respect al grado de profundidad de los conocimientos, como
en cuanto al ndmero de los individuos que aprovechan de esa ins-
truccion; no obstante esto, el pueblo Aleman es el que m6nos ap-
titudes tiene para el ejercicio de los derechos politicos.
DemuBstrase tambien de una manera concluyente que la condi-
cion de saber leer y escribir no puede ser exijida por la ley para
el ejercicio del sufragio sin notoria injusticia y sin el falseamiento
m6s complete del sistema representative democrAtico, con el si-
guiente raciocinio formulado por el duque de Ayen y reproducido
por Florentino Gonzalez en sus lecciones de Derecho Constitucio-
nal: Dos son los casos en que puede encontrarse un pais en donde
se establezca el gobierno elective: 6 la gran mayoria de los habi-
tantes saben leer y escribir, y cnt6nces, sin que haya riesgo
de que la mayoria instruida deje de tener el debido ascendiente en
las elecciones, se deja a la minoria ignorant el medio de hacerse
oir, lo que siempre es un freno para la primera; 6 solamento una
minoria posee la calificacion de instruction, y en tal caso, excluirla
del sufragio es falsear completamente cl sistema representative y el
principio de la soberania popular. La soberania reside en la comu-
nidad political y 6sta hace sus manifestacidnes por el voto de la
mayoria. Si el c6mputo de esta mayoria so hace solamente sobre
los que sabon leer y escribir, aunque en el primer caso puede su-
ceder que realmente ella venga a expresar el voto del mayor nd-
mero, siempre sera cierto que se deja A la minoria sin medios de
hacerse oir, y en el segundo se introduciro en la organization cons-
titucional una verdadera oligarquia, con apariencias democrAticas.
Siguese pues, de todo lo opuesto, que la condition de saber leer






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 15


y escribir, 6 en t6rminos mis generals, la de poseer la instruc-
cion elemental, primaria 6 superior, no es indispensable para el
convenient ejercicio del derecho politico de sufragio, y quo su
consagracion en la ley positive import el mis complete falsea-
miento del principio de la soberania national.

III

SUMARIO---Calificacion de propiedad para el ejercicio del sufragio---Razones
invocadas por los partidarios del sufragio restringido para justificar
esta calificacion---La posesion de la propiedad como signo de capaci-
dad politica---Pretendida falta de independencia en las classes no pro-
pietarias, para el ejercicio del derecho de sufragio---Necesidad de que
las asambleas que votan los impuestos sean elegidas exclusivamente
por los que los pagan---La calificacion de propiedad para el ejercicio
del sufragio no es mas que un resabio de las instituciones feudales
y uno de los elements viciosos que acompafiaron al Regimen Repre-
sentativo en su origen---Refutacion de las razones que se invocan
para legitimar esta restriccion al derecho de sufragio---Peligros de
esta restriccion para la libertad political y civil.

Otra de las condiciones que, para la adquisicion de los derechos
de la ciudadania active, se establece en muchas constituciones po-
liticas es la posesion de una propiedad inmueble, 6 de un capital
invertido en alguna especie de industrial, 6 el pago de un impuesto
director mas 6 m6nos fuerte.
La calificacion de propiedad es justificada por los partidarios
del sufragio restringido con razones de distinto 6rden, pero todas
ellas igualmente inaceptables.
Afirman, en primer lugar, que la posesion de la propiedad cons-
tituye la mis eficaz garantia de la capacidad political de los ciu-
dadanos, porque el mero hocho de haberla adquirido hace presu-
mir fundadamente en el individuo cierto desarrollo intellectual,
hAbitos de trabajo, moralidad y apego al 6rden.
Pretenden tambien que las classes no propietarias, las que viven
de su trabajo personal, carecen completamente de la independencia
necesaria para el convenient ejercicio del sufragio.
Y sostienen en fin, que la asamblea que vota los impuestos,
debe ser elejida solamente por los miembros de la sociedad quo
los pagan, pues que de lo contrario, de acordar el derecho del
sufragio A los que, por career de bienes, no tienen quo soportar
esa pesada carga social, se seguiria esta consecuencia injusta y
peligrosa para el interns general: quo los pobres tendrian el privi-
legio absurdo de disponer pr6digamente del dinero de los ricos.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Esta restriction injustificable del derecho politico de sufragio,
universalmente consagrada hasta hace poco tiempo por las leyes
political de las sociedades sometidas al regimen representative, y
que al present va desapareciendo merced Ai la influencia, cada dia
mas en6rgica y preponderance, de las ideas democrAticas, no es
mas que un resabio de las instituciones feudales y uno de los ele-
mentos viciosos con quo apareci6 en el mundo politico el sistema
Representative de Gobierno. En el sistema feudal la soberania
estaba vinculada a la propiedad territorial, y las relaciones del
hombre con la tierra determinaban la mayor 6 menor participation
de aquel en el movimiento politico de la sociedad. Y las primeras
Asambleas Representativas que se constituyeron en el viejo mundo,
no tuvieron, durante much tiempo, mis mission ni mas derecho
que el de votar los impuestos por los monarcas exigidos; por cuyo
motive solo concurrian A la election de csas Asambleas Represen-
tativas los que, poseyendo una propiedad territorial, tenian quo
soportar la pesada carga de los impuestos.
En breves palabras tratar6 de demostrar cuan falsa es la doc-
trina que hace defender el ejercicio del sufragio de la posesion de
la propiedad, 6 del pago de un impuesto determinado.
Que la posesion de una propiedad, cuyo valor arbitrariamento
fija la ley, no puede constituir una garantfa de la capacidad poli-
tica de los ciudadanos, es una verdad que ficilmente se comprende.
U Qu relacion puede existir entire la aptitud de un individuo para
luchar con 6xito en el mundo de los interests econ6micos y su
competencia para alcanzar los fines del Poder Pdblico, para juzgar
de las cualidades que deben adornar A los hombres llamados a
desempeiiar las funciones del Gobierno y para hacer, en consecuen-
cia, un uso convenient y acertado do sus dercchos politicos?
PodrA decirse acaso, que el hecho de haber conseguido una per-
sona una suma determinada de bienes, revela que posee un desa-
rrollo intellectual suficiente para poder ejorcer el derecho de sufra-
gio; pero, fuera de la consideration, diariamente comprobada por
innumerables datos positives, do quo muy A menudo la mayor feli-
cidad en los negocios se encuentra estrechamente unida a la mis
estrema ignorancia, es necesario tener present que los conocimien-
tos, esencialmente practices, que habilitan d los miembros de la
sociedad para el ejercicio del sufragio son de una naturaleza total-
mente distinta de los que so pueden adquirir interviniendo, de una
manera mis 6 m6nos active, en el movimiento econ6mico de la so-







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


ciedad. No puede por consiguiente pretenderse, bajo ningun con-
concepto, que la calificacion de propiedad sea un criterio que
habilite para determinar las personas que tengan la aptitud poli-
tica indispensable para el ejercicio del sufragio.
En cuanto A la falta de independencia, en las classes sociales que
carecen de propiedad y viven del trabajo personal, que es otra de
las razones invocadas per los adversaries del sufragio universal
para justificar la calificacion de propiedad, no creo tampoco que
pueda aceptarse como una verdad.
Ofreceria sin duda alguna s6rias dificultades esta question, para
powder ser resuelta en el sentido democrAtico del sufragio universal,
en aquellos pueblos en que la clase obrera, encontrAndose en la
mis precaria situation econ6mica, se viera oprimida por los capi-
talistas, y, en el memento de hacer use de sus derechos politicos,
se hallara forzosamente colocada ante esta cruel alternative: 6 vo-
tar con entera independencia, perdiendo el trabajo y, con 61, los
medios absolutamente indispensables de subsistencia, 6 someterse
ciegamente A las imposiciones de los capitalistas para no verse
arrastrada al profundo abismo de la miseria mas espantosa. Dados
estos antecedentes, comprendo que much se vacilara Antes de
acordar el sufragio A la clase obrera, aun cuando talvez fuera lo
mis acertado pensar, como un publicista Ginebrino de la escuela
radical (1), que puesto que A los ricos se les reconoce aptitudes
suficientes para el ejercicio regular del derecho de sufragio, ningun
peligro habria para la sociedad on que votaran los pobres, desde
que estos, per su falta de independencia, no harian otra cosa que
someterse A las imposiciones de aquellos.
Pero ni en nuestra sociedad, ni en los demis pueblos de Ame-
rica, ni adn en muches del viejo mundo, las classes trabajadoras
se encuentran en esa desgraciada condition econ6mica que priva al
ciudadano de su independencia de accion y de su dignidad de hom-
bre libre. En los pueblos de Am6rica especialmente, la escasez de
poblacion y la ausencia total de los vicios de organization social,
que han contribuido, come factor principal, A la aparicion del pau-
perismo en las sociedades Europeas, l6jos de colocar al obrero
bajo la dependencia de las classes acomodadas, le da un grade de
independencia mAs que suficiente para que, tanto en el 6rden econ6-
mice come en el politico, pueda siempre obrar con enter libertad.

(1) Alfonse George.-Essai sur la Ddmocratie moderne.
TOMO V 34







18 ANALES DFT ATENEO DEL URUGUAY

De modo pues, que tampoco se justifica la calificacion de pro-
piedad por este medio, desde que las classes no propietarias gozan
de la independencia necesaria para el convenient ejercicio del de-
recho politico de sufragio.
La illtima razon invocada para legitimar esta restriction al dere-
cho de sufragio, es la que mas ficilmente se destruye.
En efecto; si las actuales Asambleas Representativas no tuvieran
mis mission que la de votar los impuestos, como sucedia en los
primeros tiempos del R6gimen Representativo, nada mis just que
acordar el derecho de elejir los miembros de esas asambleas exclu-
sivamente a los que tuvieran los medios de pagarlos, A los que
tuvieran quo sufrir las consecuencias, buenas 6 malas, de las leyes
que esos cuerpos politicos dictaran. Pero no se encuentra en ese
estado embrionario el sistema representative de gobierno en las mo-
dernas sociedades. Las Asambleas Representativas no se ocupan
solamente de dictar leyes de impuestos. Rigen todos los intereses
colectivos de la comunidad; garanten y reglamentan el ejercicio de
todos los derechos individuals; legislan sobre las relaeiones de
familiar, sobre la seguridad general, sobre las relaciones del trabajo
con el capital, etc.; y por consiguiente, si en esas asambleas deben
estar representados los propietarios, porque sus intereses econ6mi-
cos estin sometidos A la autoridad do ellas, tambien deben estarlo
todas las demas classes sociales, porquo i todas sin distinction inte-
resa vivamente la buena march do las Asambleas Legislativas.
Si hay algo que puede viciar profundamente el R6gimen Repre-
sentativo Democritico es la condition de propiedad exigida para
la adquisicion do los derechos de la ciudadania active. Reconoci6n-
dose a los propietarios una superioridad political sobre los demis
miembros de la sociedad, y acordando exclusivamente i ellos el
derecho de sufragio, por ese solo hecho so crearia una oligarquia
mezquina y egoista, puesto que, con relacion al nimero total de
los habitantes de un pais, es siempre muy roducido el nimero de
los propietarios. Ya ent6nces no serian los Poderes Piblicos los
genuinos representantes de la sociedad; esta no se gobernaria por
si misma; dependerian sus destinos de los cAlculos egoistas de una
clase privilegiada siempre inclinada A exagerar sus privilegios,
siempre dispuesta i opener los mayors obsticulos a la elevacion
political de las classes desheredadas. Y una sociedad que asi per-
diera la libertad political, no tardaria en ver tambien confiscada,
en provecho de la clase gobernante, su libertad civil.












Filosoffa de la mfisica (1)


POR EL LUSTRE PATRIOTA DON JOSE MAZZINI, TRADUCIDO DEL ITALIANO
PARA LOS VANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY*


POR DON LUIS GARABELLI


Ignoto numini.

Quien esto describe no conoce la mdsica; solo sigue los impulses
del corazon: pero nacido en la patria del arte, en Italia, donde la
naturaleza es un concento y la armonia se insinfa en el alma con
la primera cancion que las madres cantan cerca de la cuna de sus
tiernos hijos, reconoce su derecho y describe sin studio los dictados
de su corazon, manifestando aquellas ideas que cree verdaderas y
aun no advertidas, conducentes A elevar la misica y el drama mu-
sical A nueva vida y i apartar al g6nio del circulo de imitaciones
en que se halla encerrado por la obra perniciosa de los maestros y
traficantes de notas.
Estos dltimos, abst6nganse de la lectura de estas piginas: ellas
solo son para aquel reducido n6mero de s6res que sienten la ele-
vada mission del arte y conocen la inmensa influencia que ejerceria
en las sociedades si la pedanteria y la venalidad no la hubiesen
reducido A simple mecanismo servil y A vano solAz de ricos llenos
de t6dio--son para los que en el arte ven algo mas que una est6ril
combination de sonidos, sin intent, sin unidad, sin concept mo-
ral; para aquellas inteligencias que no han subordinado el pensa-
miento y la idea A la material y A la forma, y comprenden que
existed una filosoffa para la mAsica como para las demAs expresiones
de la vida; para las almas virgenes que esperan y aman, que admi-
ran las obras de los verdaderos grandes hombres, que gimen al
oir el iltimo pensamiento de Weber y se conmueven al oir el duo

(1) Este articulo ha sido escrito en el anio 1836, habiendo permanecido in6-
dito hasta 1875. (Nota del traductor):






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


de Faliero 6 Israel Bertucci, que buscan un refugio en la armo-
nia cuando su alma se quebranta, y un alivio y la f6 cuando la duda
los oprime-para el ignorado j6ven que tal vez, mientras escribo, se
agita excitado por la inspiration en un rincon de la peninsula guar-
dando dentro de si el secret de una 6poca musical. Talvez A
almas de ese temple la lectura de las presents piginas no les seri
inftil. Ellas indicarAn la send que conduce al concept regenera-
dor, sin el cual podrA la misica llegar A ser artificio mis 6 m6nos
deleitoso, pero n6 alcanzar toda la elevacion de sus nobles desti-
nos; ellas creemos servirAn de estimulo poderoso y darin a lo m6-
nos un largo descanso A las largas angustias que los privilegiados
conocidos con el nombre de g6nios tienen siempre por compaieros
en el trascurso de su vida. Los que comprenden la grandeza del
arte, necesitan, en estos tiempos de prostitucion y escepticismo, de
una voz que protest y los anime, gritAndoles: adelante! y confia.
Entre nosotros no faltan almas grandes capaces de abordar colo-
sales empresas. Falta, si, debido A la letal atm6sfera de materialismo
y prosa que prime las j6venes inteligencias, un rayo de f6 y de
poesia que les haga vislumbrar los senderos de lo future. Falta
quien repita con frecuencia A los ingenios nacientes la frase que un
fil6sofo queria se le repitiera al despertarse con la aurora: < tate, pues debes llevar A cabo grandes obras>. Falta quien grite:
Alli, sobre aquella altura esti la gloria; v6, corre, encontrarAs obs-
t6culos y envidias en ese sendero, pero tu conciencia en vida y la
posteridad mis tarde te vengarAn de la ingratitud de tus contem-
porAneos.
Cuando el element constitutivo de un arte, el concept vital que
lo caracteriza, han Ilegado al mayor grado de desarrollo possible y
a su mis alta expression, sern inftiles los esfuerzos del g6nio para
hacerlo revivir, puesto que se trata de un period agotado. Impo-
sible empresa es el obstinarse en buscar el fundamento exclusive del
arte en aquel'concepto y el vigor y la vida en aquel linico element;
tal tarea demostraria un desconocimiento do las leyes que reglan
los destinos del arte; seria esterilizar nuestros esfuerzos, condenarse
A errar entire cadAveres, mientras la vida y el movimiento se nos
presentan ante nosotros en toda su esplendidez. El arte es inmor-
tal; pero el arte, expression simpAtica dcl pensamiento que debe in-
terpretar la humanidad es progresivo como Asta, no recorre las
sendas ya conocidas, prosper de 6poca en 6poca, ampliando su
esfera, elevAndose A un concept siempre mis elevado y A un prin-






FILOSOFIA DE LA MUSIC


cipio mis nuevo cuando todas las consecuencias del anterior so
hallan desunidas y reducidas A simples aplicaciones. Es ley fatal
que reina en todas las cosas: terminada una Apoca, otra viene A
reemplazarla, tocAndole al g6nio la mission de adivinar y revelar su
secret.
Este es el limited A que creo ha Ilegado la mdsica en nuestros
tiempos. El concept que hasta ahora le ha comunicado vida y
fuerza se hall agotado. So hace necesaria una renovation; pues
mientras los j6venes compositores so obstinen en gastar su activi-
dad en la realization de ese concept, mientras la inspiration no
fluya de un cielo aAn inexplorado, la misica permanecerd deshere-
dada de la potencia que crea, los artists andarin errantes, in-
ciertos entire diversas tendencies, sin objeto y prop6sito deliberado,
sin esperanzas, reduci6ndose A la categoria do simples imitadores, y
como tales, solo acreedores A guirnaldas do efimera vida. Obten-
dremos perfeccionamientos en los m6todos, adornos en la ejecucion,
pero n6 incremento en las facultades creadoras. Tendremos diver-
sidad de estilos y carcncia de ideas nuevas, relAmpagos pasajeros
de mdsica, pero n6 arte, admiradores entusiastas y apasionados,
pero n6 creyentes on el ideal.
Es eierto que hoy la inteligencia vaga entire dos mundos: entire
el pasado y el porvenir; se hall en un period de transition, en-
tre la iltima luz de un sol que muere y la primera incierta de
un sol que nace. Que la poesia se encierra entire el pensamiento y
el recuerdo, el llanto y la plegaria. Quo la literature vA en busca
de una palabra perdida y murmura algo como una esperanza de
nuevos destines. La historic encamina sus pasos A tientas, entire dos
sistemas: entire el simple anAlisis de los hechos y la exposition sin-
t6tica, entire la narracion simple y la demostrativa. La filosofia rae
la tierra y se concentra en la anatomia del individuo, insistiendo
sobre las huellas del siglo XVIII, 6 niega la realidad y la potencia
progresiva de aplicacion para lanzarse A la contemplation de un
ideal absolute quo nunca alcanzarA. Son tentativas iniciadas con el
mayor ardor y abandonados mAs tardo ante el desaliento y la im-
potencia; son inquietudes de la inteligencia que desea entrar on
actividad provechosa y vaga en la incertidumbre en los medios de
aplicacion, aspirando siempre A lo ignoto, a lo desconocido y nunca
A la consecucion do empresas positives.
El espiritu so hall sediento de unidad en todas las cosas, pero
ignore las vias que A ella conducen.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


El romanticismo, como ya se dijo, ha podido destruir y n6 edi-
ficar; fu6 una teoria esencialmente de transition: falt6le un con-
cepto orgAnico. Para dirigir la inteligencia sobre las vias del arte
social, se hacia necesario el libertarla de las tiranias escolisticas y
preceptivas. Los obstAculos que se oponen al desarrollo de la lite-
ratura y del arte los hallamos encarnados en los innovadores timi-
dos 6 inexpertos, en los imprudentes que screen obtener la mis
sublime de las conquistas dentro de la anarquia literaria, en los
ciegos que adoran el dios en el profeta. Cuando el romanticismo
arroj6 en el seno de la literature la manzana de la discordia,
los literatos no eran italianos, no eran europeos del siglo XIX,
sino griegos 6 romanos bastardeados. Todo lo antiguo era d6spota.
El element del mundo modern destruido y cancelado. El arte libre,
el arte human, oprimido bajo los desquicios del mundo pagano.
El romanticismo verific6 su irrupcion sobre aquellas reliquias, ha-
ciendo renacer la individualidad conculcada, murmurando al espiritu
una frase olvidada desde cinco siglos: adelante! el universe te
pertenece. Y entonces empez6 el divagar de los ing6nios: levan-
tando su vuelo, perdianse entire las nubes del misticismo; arras-
trindose, llegaban A las sombras del averno, trayendo marcado en
la frente el sarcasmo satAnico y aquel desaliento sin fin que do-
mina en tan gran parte de la literature francesa; postrAndose ante
las reliquias de la Edad Media, buscaban la inspiration entire las
ruinas de los claustros y monasteries. De todas estas tentativas
inciertas, exclusivas y A veces retr6gadas, se traslucian futures tra-
bajos, nuevos indicios del renacimiento de una potencia: el yo, res-
tituido A su verdadera mission. Como consecuencia de esto, los ing6-
nios podian dar al ser preguntados d6nde se hallaba posada su f6,
la respuesta del birbaro: en nosotros. Pero la desconfianza rena-
ci6 al ver la duracion del vacio y quo los deseos de la creciente
generation no se colmaban con aquellas simples tentativas.


A las artes, las ciencias y todas las doctrinas, falta quien les d6
unidad, concentrandolas en un solo intent y en un pensamiento
social. Solo entonces cesaria la anarquia y las artes se verian colo-
cadas en su verdadero rango, desplegando sus fuerzas, santificadas,
armonizantes, procediendo hermanadas en su glorioso sendero, reco-
giendo laureles y aureolas de inmortalidad.
Nuestras observaciones acerca de las artes, debemos repetirlas






FJLOSOFIA DE LA MUSIC 23

con respect i las letras, n6 por lo desconocidas, sino por lo fre-
cuentemente olvidadas; n6 porque ellas nunca hayan sido expuestas
por espiritus dotados de talent, sino porque en Italia la potencia
del olvido es superior A la potencia, aunque muy grande, de la inte-
ligencia. Pero entire aquellos que de mtisica hablan 6 escriben,
gquidn se ha acordado de observaciones semejantes? jqui6n ha ten-
tado jams de investigar el origen filos6fico del problema musical?
a Qui6n ha advertido el vinculo estrecho que une la misica i las demis
artes? Quidn ha jams pensado que el concept fundamental de la
misica pudiera hallarse comprendido en el concept progresivo del
universe terrestro, y el secret de su desarrollo tuviese que bus-
carse en el desarrollo de la sintesis general de su 6poca; la causa
mis poderosa de su actual decaimiento en el materialismo predo-
minante, en la falta de una f6 social y el period de su resurec-
cion, de su progress, en el renacimiento de esta f6 y en su asocia-
cion con los destinos de las letras y de la filosofia? Quien ha
jams levantado su voz para dirigirse, n6 A los maestros, siempre
incorregibles, sino A los j6venes que desean lanzarse en el campo
del arte, y decirles: y de corazon noble y de elevado carActer debeis ser para merecor
con justicia el nombre de artists. El arte que cultivais se hall
estrechamente ligado con el movimiento general de la civilization, (1)
y puede Ilegar A ser su alma, su sagrado perfume, si sabeis buscar
en las vicisitudes progresivas de vuestra 6poca el origen de vues-
tras inspiraciones, antes que en cAnones arbitrarios, extralios A la
ley que regla todas las cosas. La mnisica es una armonia de la
creation, un 6co del mundo invisible, una nota del acorde divine
que el universe entero esta llamado A expresar; y vosotros, gc6mo
quereis comprenderla y expresarla, si no os dirigis con la fA hicia
las cosas invisibles, abrazando todo lo creado por medio de vues-
tro studio, de vuestra alma y de vuestro amor? gY por qu6 que-
reis permanecer como amonto:adores de notas, trovadores de un
dia, cuando podeis consagraros A ese elevado apostolado que solo
los Angeles, segun la crecncia del pueblo, ejercen e el cielo?
Que yo sepa, semejante Icnguaje nunca fuW hablado. Nadie ha
tentado retraer la mfsica del fango y del aislamiento en que se
hall para volverla A colocar al lado dcl legislator y de la roli-

(1) Al g6nio del ilustre maestro Verdi se le ha atribuido con razon much
influencia en la civilizacion de Italia, y tendencies political mts 6 minos volun-
tarias 6 involuntarias, reales 6 latentes. (Nota del traductor).







24 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

gion, en ese augusto sitio designado por los antiguos, nobles y
grandes, n6 de saber, pero si de sublimes presentimientos. Quiza
haya habido quien tuviese la voluntad y el poder para llevar A
cabo esa obra, pero le habrA faltado la osadia, la audacia necesaria
para triunfar de la tirania de los maestros, (sic) perseguidores de
todos aquellos que poseen g6nio y conciencia; tal vez le haya he-
cho retroceder en su empresa un obst6culo aun mas grave, la mi-
seria, terrible sobre todas las cosas, y martirio potente de today
alma que no sea de temple f6rreo y dantesco. Mientras tanto la
miusica se ha segregado siempre mas del movimiento de la civiliza-
cion, so ha restringido A una esfera exc6ntrica, individual; se ha
acostumbrado a permanecer aislada, sin objeto, except que el diri-
girse a causar sensaciones momentAneas y placeres que se extin-
guen con los sonidos. Entretanto el arte divine que en los simbolos
mitol6gicos se une con el primer pensamiento de la naciente civili-
zacion; el arte quo aun todavia sin forms y en los primeros albo-
res de la vida se le consideraba en Grecia come ]engua universal
y vehiculo sagrado de la historic, do la filosofia, de las artes y de
la education moral, se halla hoy reducida a simple distraction!
Una generation corrompida, sensual y enervada ha hallado en el
artist el improvisador, y exclam6: Apdrtame del tedio, y el
artist obedeci6; di6 formas sin alma, sonidos sin ideas, amonto-
nando un diluvio do notas, ahogando la melodia bajo una confu-
sion indefinible de instruments, saltando de un concept musical i
otro sin desarrollar uno solo, trazando una solution de continuidad
en un motive que debia producer una emocion, per medio de un
mecanismo de trinos, gorjeos y cadencias, que en lugar de despertar
afectos, arrastran a solo admirar una organization privilegiada, con-
siguiendo, si, promover la risa 6 el llanto, sin dar lugar 6 que ni la una,
ni el otro Ileguen hasta el fondo del alma. Es una risa sin paz, un
Ilanto sin virtud; una modifica los rasgos y lineamentos de la fiso-
nomia, pero no quita un solo surco A la frente, no arranca un solo
gemido al corazon; el otro cae, inconsciente, forzado, casi viene 6
recordaros que tennis dentro de vuestra alma tal cosa nacida para
el amor, para la piedad y que la misica podria educar si los hom-
bres no la hubiesen, aislandola, reducido & cadAver.
El arte soberano, byroniano, profundo; el arte de insistir sobre
el concept, con incremento progresivo de fuerza, hasta que pene-
tre en nuestra naturaleza, que se encarne, se una con nuestra per-
sonalidad, se halla descuidada y perdida. Hoy el ing6nio no pro-







FILOSOFIA DE LA MUSIC 25

fundiza, rae la superficie, no agota la sensacion, la bosqueja; se
estudian los efectos, pero a qui6n hace caso del afecto, del afecto
inico, general, predominante, que deberia elevarse irresistible de la
obra y alimentarse de las mil impresiones secundarias diseminadas
por ella? ;Qui6n busca en el drama musical una idea? gQui6n
atraviesa el circulo particular de las varias escenas que componen
una opera para tomar por base un centro comun, un algo que
guard conexion con la idea? No exigirA esto el pdblico hastiado de
fastidio y de t6dio, (1) frivolo, que huye de las impresiones profundas,
que pide A la misica el modo de emplear sus 6cios y el divertirse
de la mejor manera durante dos horas, que toma sus informaciones
antes de la bondad de los artists y luego de la del trabajo. M6-
nos ain el autor de la obra se acordarA de aquel ideal del arte,
envilecido, degradado, embrutecido por la atm6sfera letal en que
respira, por las ideas del pdblico, por la avidbz del lucro, por el
vacio que nota A su alrededor, por la oscuridad en que se ve en-
cerrada su alma. Y pdblico y autor compiten A quin mejor pro-
fana la misica, quitindole su unidad y haciendo nula su sagrada
mission. Las consecuencias son inevitablemente desastrosas. Una dpera
es tal cosa que no tiene nombre: el arcano de las brujas en el
Macbeth, el intermedio del Fausto. Una opera no puede defi-
nirse sino por enumeraciones de parties; una s6rie de cavatinas,
coros, duos, trios y finales, interrumpida, n6 ligada por un recitado
cualquiera que no se escucha; un mosAico, una galeria, una serie
de pensamientos diversos, independientes, sin conexion, que dAn
vueltas como espiritus en un circulo magico; un tumulto, una tur-
bonada de motives, frases y pequefios concepts musicales que nos
traen A la memorial aquellos versos de Dante sobre las almas de
los muertos, sobre parole di dolore, sobre los accenti d'ira, sobre
voces alte e fioche y sobre los aplausos con golpes en las manos
que se oyen en nuestros teatros como A las puertas del inferno.
Se diria que es una danza del dia SAbado; que es la carrera fan-
tistica al travys de lanuras y campifias descrita en una balada de
Biirger, y el caballo infernal llevando A Leonor y a un cadAver--
la misica y el piblico sobre la grupa y lanzado con furia de
playa en playa al sonido de aquella mon6tona cadencia: los muer-
tos caminan de prisa. Hurrah! hurrah! GA d6nde nos dirigimos?
;Qu6 desea esta misica? 6g que conduce? dd6nde se halla la uni-


(1) El original dice svogliato. (Nota del traductor).







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


dad? gpor qu6 no terminar en aquel punto? apor qu6 truncar
aquella idea con esta otra? acon qu6 objeto? aqu6 concept se
tiene en vista al hacerlo? Hurrah! hurrah! Se acerca la hora quo
debe dar fin al espeoticulo. Ya dieron las doce de la noche. El
pfblico no desea mAs que aquel nAmero fijo de motives. Es acree-
dor A ello: adelante. Falta una cavatina, falta el rond6 de la pri-
mera tiple. Hurrah! La hora ha sonado, se aplaude y todos se
retiran. El j6ven que se habia ilusionado creyendo encontrar una
consolacion en la muisica; que creia regresar A su casa con una
idea, con su corazon enriquecido de un afecto mas, se retrae lento
y mudo, con el cerebro fatigado, con un vacio en el alma, y con
las palabras de Fontenelle en los lAbios: musique, que me veux-tu?
A estos limits ha llegado la misica en nuestros dias. Y de la
poesia que se aplica A la misica no hago mention por falta de
Animo (1).
No sA si parecerin exageradas mis observaciones, pero cuando
en las noches do gran especticulo, en las noches de triunfos mu-
sicales, se anuncia un acto de una 6pera, luego el segundo do
otra, se concurre con ansias al teatro.
Y cuando los profanadores no trepidan en poner en escena operas
hechas de trozos de diez autores diversos, el publico aplaude, lo
que viene A demostrar de que manera se busca la unidad de con-
cepto, sin la cual no hay drama, ni misica, ni impresiones durade-
ras, ni santidad en el arte, ni f6 possible. En Paris, centro visible
de todas los cosas que atailen el gusto, se fabrican dramas y
vaudevilles, ideados por cinco escritores!!!.....
A pesar de esto la misica, fnico lenguaje comun A todas las
naciones, el ilnico que trasmite esplicito un presentimiento de hu-
manidad, esta llamada A mAs altos destinos y n6 A entretener di-
vertido A un pequeiio ndmero de ociosos; la misica, que tan
A bajo nivel ha descendido hoy, se ha revelado omnipotent sobre
los individuos y las multitudes, toda vez que los hombres la adop-

(1) Donde las exigencias de los cantantes cortan las alas A la inspiration,
siendo dsta dominada por las conveniencias, acogida con indiferencia por el
piiblico; donde la poesia se halla subordinada en lugar de hermanarse con la
muisica, subordinada A la vez por los caprichos de un auditorio que desea se le
divierta; donde el espiritu de especulacion es lo que domina s impera, jc6mo
es possible escribir? La regeneracion de la poesia musical no puede Ilevarse a
cabo sino paralelamente con la de que hemos ya hablado anteriormente. Hoy
un libreto, como yo lo entiendo, no hallaria tal vez acogida, ni por un compo-
sitor, ni por teatro alguno. (Nota del autor).








FILOSOFiA DE LA MTSICA 27


taron como inspiradora de hechos her6icos, Angel tutelar de pen-
samientos elevados; toda vez que los elegidos, buscaran en ella la
expression mis pura, mis general, mas simpAtica de una f6 social.
En tiempos no muy lejanos de la actual 6poca, un himno de pocos
compass, ha inspirado una grande conquista y una grande victo-
ria (1). Los cantos cristianos ejercian tal influencia sobre algunas
tribus de bArbaros que de exc6pticos se convirtieron on creyentes.
A la misica sagrada, i las melodies religiosas de la Iglesia de
Constantinopla, so deben las primeras conversions de algunos de
los pueblos esclavos. jY qui6n no conoce los prodigios operados
por la mdsica en Grecia, los cuentos singulares que nos refiere la
tradition, inesplicables para el que no trata do investigar sus cau-
sas?-Y necesario es tener present que en material de arte musical
aquel pueblo se hallaba muy atrasado y muy lejos de las alturas
en que nos hallamos colocados. La mdsica es un aura del mundo
modern. Ella naci6 on Italia, en el siglo XVI con Palestrina. Los
antiguos no conocian sin6 el g6rmen de la misica, la sola melodia;
los instruments variados quo poseian solo empleAbanlos para el
simple acompailamiento 6 imitacion de la voz humana. Carecian
absolutamente do potencia creadora. No conocian los misterios del
alma y la mfisica no era para ellos sin6 un 4co, una sombra, un
presentimiento. Pero aquellos pueblos tenian una f6, :cualquiera ella
fuese, y con ella el instinto de la unidad, que es el secret del
genio, y el alma de todas las grades empresas. Debido A aquel
instinto, las artes recorrian juntas su sendero y A pesar de que ]a
impotencia de los artists negaba A la mdsica una conexion con la
unidad social, la hacian compaiera inseparable de la poesia, y la
hacian entrar A lo menos en la education religiosa y national.
Hoy en dia falta la creencia, la luz, la f6, el concept arm6nico,
la virilidad en los afectos, las grandes esperanzas, solo existed el
vacio, la duda, la nada......... Y nuestros antepasados, nuestros
padres, adoraban el entusiasmo, rodeaban su frente de una aureola
de poesia, y de su corazon brotaban inspiraciones llenas de verdad
y el secret de la constancia. Se levantaban cual gigantes, en me-
dio del atraso y de la admiracion de las demAs naciones, sellando
con su nombre los primeros progress del arte. Y vosotros, acor-
daos que el desprecio de tros siglos pesa sobre vuestra cabeza, y

(1) Se refiere a la Marsellesa que si bien no se debe a la fantasia de un ar-
tista, brot6 del corazon de un proscrito, lleno de entusiAsmo por su causn.
(Nota del traductor.)







28 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


que aquellos mismos autores que tratais de imitar os vituperan, os
ridiculizan inspirindole vuestra conduct un sentimiento de pie-
dad (1).
La misica como la mujer, es tan santa y tan pura, que los
hombres, aunque la prostituyan, no podrAn borrar del todo la au-
r6ola de promesa que la corona, y en la de nuestros dias que
tanto vituperan, se siente sin embargo, un soplo de vida que anun-
cia nuevos destinos, nuevo desarrollo, misica nueva y mas elevada.
La imAgen de lo bello y de la eterna armonia empieza A aparecer
en ella en pequeios fragments. Se diria que es un Angel caido en
el abismo y que desde 61, envia ain hAcia la tierra una palabra
tierna y una promesa de esperanza. Talvez A la mujer y A la mi-
sica, les tocarA, en los futures tiempos llevar A cabo la obra de la
resurrection del entusiasmo, y la mdsica prineipalmente, como sim-
bolo de un lenguaje universal, iniciarA un nuevo concept que las
demAs artes desarrollarin sucesivamente. La misica es la f6 de un
mundo, del que la poesia no es mas que la filosofia elevada.
Y las grande 6pocas se iniciaron con la t6. La iniciativa de la
nueva sintesis musical saldrA indudablemente de Italia. Solamente
la Alemania podrA disputarnos esta gloria. Pero la Alemania, ocu-
pada hoy en trabajos de aplicacion, y fatigada de su elevado vuelo
en la teoria de la abstraccion, se siente impulsada por ley natural,

(1) Ahora esta de moda entire la prensa francesa, un movimiento de antipatia
contra la indole y los costumbres de Italia, prorrumpiendo en lamentos acerca
del decaimiento que ha sufrido el arte italiano, y enarbolando su estandarte
en nombre de no se que muisica francesa. Yo que escribo lament, si, su estado
deplorable, pero, escribo con la vista fija en Italia, y con mi pensamiento fijo
en todos sus grandes hechos y en todo lo que afn podra hacer por el desarrollo
musical europeo. Si yo escribiese con la vista fija sobre el teatro y la escuela
francesa, si tal puede Ilamarse, me callaria. A los franceses le hemos ensefiado
la mfisica, 6 aquella part de arte que puede ensefiarse desde los tiempos de
Clodoveo; y sus historiadores deberian recorder los pedidos de aquel fundador
de la nacionalidad francesa, dirigidos a Federico, que ent6nces reinaba en Ita-
lia, y de los cantores italianos que tres siglos despues de Carlo Magno se diri-
gian & Francia en calidad de instructors. Desde los tiempos de Mazzarino y
Lulli, hasta la reform proyectada por Rousseau, ginebrino, y llevada A cabo
en cuanto lo permitian las circunstancias y la epoca, por el italiano Piccini,
hasta nuestros tiempos, no me es dado descubrir un rastro de la tan decan-
tada mfusica francesa. Indudable es que existed el sentimiento de ese arte en
Francia, como en todos los paises, porque en todos ellos, existed una mayor 6
menor potencia de amor y poesia. Pero por causes que deben buscarse en el
carActer de su lengua, de su origen y de su indole national, ella se ha reducido
A algunos cantos populares 6 guerreros, en las simple melodies de las roman-
zas, timidas, man6tonas, aunque dulces y patdtlcas, no elevandose hasta ahora
A proporciones dramaticas. La mfsica francesa estA en embrion y sin esperanza
de pr6ximo progress. (Nota del autor.)







FILOSOFiA DE LA MUSIC 29

A pasar de un estremo A otro, A reaccionar violentamente contra la
tendcncia al misticismo, bajo cuyo dominio se hall hasta los dias
presents. Y la iniciacion de una 6poca, en un arte eminentemente
espiritualista, estA prohibida al que se aproxime al materialismo.
Por otra parte, nosotros nos hallamos en condiciones mis propicias
y oportunas para crear, puesto que A pesar de lo que en contrario se
diga, los principios de las grandes empresas en material de artes,
siempre tendrAn su cuna en Italia. Si suponemos renacida la f6,
desechado el materialismo; si en la hip6tesis de que los ing6nios
fatigados por la est6ril mission que les toc6 en el siglo XVIII, diri-
giesen su mirada al porvenir del siglo XIX; si, renacida la llama
vivificadora del entusiasmo y un pAblico preparado en las debidas
condiciones, cual serA entonces la ruta que debera seguir el g6nio?
gqu6 problema debera tratar de resolver? Gqu6 tendencies tendrA
la nueva 6poca musical? Solo el conocimiento de las actuales ten-
dencias, de las conquistas religiosas, de la parte filos6fica en que se
basa el arte, puede revelar el objeto de la conquista y el secret
de los futures destinos del arte.
Las tendencies son infinitas, pero todas ellas determinadas por
cuestiones de forma y divergentes sobre lo sustancial, sobre el
concept, que es el alma de la misica. Y dirigiendo nuestra mirada
sobre esto, hallamos que todas las tendencies se reduce A dos;
todas se ordenan observando sus respectivos rangos en dos gran-
des series, concentrindose alrededor de sus elements. Son los ele-
mentos eternos de todas las cosas; los dos principios que predo-
minan constantemente en todos los problems de que se ocupa la
inteligencia humana; los dos t6rminos que en todas las cuestiones
se hallan en lucha, y cuyo desarrollo progresivo de siglo en siglo,
sobre dos lines convergentes, sirve de base y argument A la his-
toria: el hombre y la humanidad, el pensamiento individual y el
pensamiento social.
Entre estos dos principios se basa hoy, como siempre, el studio
de la inteligencia y el del arte, que es su manifestation. De las dos
tendencies que se desprenden de esos tirminos, la una gira alrede-
dor del individuo, la otra lo olvida y lo borra entire las vastas
lines del concept de la unidad universal. La una se nutre de
analisis, la otra de sintesis; ambas son exclusivas, intolerantes; han
perpetuado hasta nuestros dias una lucha que agota las fuerzas
humans y opone barreras al progress, puesto que una, no desig-
nando un intent general A los trabajos individuals, el analisis la







BU ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


precipita en el materialismo; y la otra, dirigi6ndose extraviada por
las vias de una sintesis sin aplicacion, gasta sus fuerzas, se evapora
en lo indefinido, en una esfera de misticismo que no conduce A
conquistas reales. El que haga cesar esa lucha armonizando las dos
tendencies para un solo objeto sin negar los t6rminos generadores,
habra hallado la solution del problema. El eclecticismo, que en
estos filtimos tiempos ha ilusionado las mejores inteligencias, no ha
hecho mas que exponerlo.
La demostracion de las dos tendencies en la filosofia, en la his-
toria, en la literature, en las ciencias fisicas, en todos los ramos del
saber human, no se encuadra en la naturaleza de esta exposicion.
El lector puede hacerlo por si mismo, puesto que ella nunca se ha
mostrado tan evidence como ahora. Pero en la misica, donde como
ya he dicho, la accion de la ley general nunca fu6 advertida, ni
indagada, ni sospechada, tales tendencies se muestran con mis evi-
dencia que en los demas ramos del saber. La melodia y la armo-
nia son los dos elements generadores. La primera represent la
individualidad, la otra el pensamiento 'social. Y el secret del
arte, el concept de la mfisica europea, se halla en la armonizacion
de estos dos t6rminos fundamentals y en su aplicacion a un objeto
sublime y A una mission elevada. A estas dos tendencies que sirven
de base i uno 6 A otro de aquellos elements, correspondent dos
escuelas, dos campos, dos zonas distintas: el Norte y el Sud, la
misica alemana y la italiana, linicas que existen con vida propia 6
independiente. La misica italiana es melodic en sumo grado (1).
Ella asumi6 y conserve ese car6cter desde que Palestrina inici6 la
escuela italiana con sus melodias. La individualidad es lo que pre-
domina en nuestra misica; el yo impera desp6ticamente; se entrega
a todos los caprichos; sigue el arbitrio de una voluntad f6rrea,
abandonindose al impulse de sus deseos. No existed una norma pr6-
viamente indicada, rational y perp6tua que conduzca a las fuerzas
unidas 6 un solo objeto. Existe, si, un desahogo violent, un entu-
siasmo rapido, pasajero.
(Continuart ).



(1) Creo initial advertir que mal entenderia el que confundiese la melodia
con la entonacion humana y la armonia con la instrumentacion, aunque es
evidence que la instrumentation puede muy bien ser melddica, como sucede
generalmente en los trabajos de Rossini. (Nota del autor).










El libro de un viajero


DESCRIPTION AMENA DE LA REPiBLICA ARGENTINA POR EL DOCTOR
DON ESTANISLAO S. ZEBALLOS. 1 VOL. 444 PAO. EN 8?; DOS CARTAS GEOGRAFICAS

POR CARLOS MARIA DE PENA

(Continuacion)

Sigamos el itinerario del viagero.
Vamos a penetrar en la Pampa, que ofrece un panorama < n6tono, uniform, denominado mar de tierra por algunos; mar
tranquilo, con ondulaciones extensas, apenas apreciables, cubierto de
gramineas sabrosas, cuyos blancos penachos al coronar las lomas,
recuerdan la espuma de las olas. H6 aqui la Pampa! Ayer debia
ser pavorosa por la soledad, en la cual vagaba la vista sin hallar
un punto de socorro, cuando brotaban los indios de su seno como
salen los avestruces de sus pajonales.
< a la barbarie ha desaparecido para siempre, despues de tres siglos
de sangrientas luchas, la extension esta dominada por el alambre
el6ctrico y silva A su puerta la locomotora, mi6ntras que la Cien-
cia la invade y escudrifia, iluminando sus arcanos. 1H6 aqui la
Pampa regenerada.>
Asi discurria el viagero intes de haber avanzado en el desierto,
cuando habia llogado al arroyo Guamint. La Pampa, la Ilanura
uniform desaparece ent6nces y se ofrece a los ojos del viagero un
pals accidentado y nuevo. Podemos llamarle el pais de Carahue.
<< Plido seria, Sr. Ministro, decia el part de Adolfo Alsina
al hacer en 24 de Abril de 1876 la ocupacion de Carahue,-cuanto
escribiese para dar una idea de la naturaleza, tal como aqui se os-
tenta, bella, y mis quo bella, imponente. Ahora me esplico el amor
y hasta la veneracion de los birbaros por estos lugares, cuna para
ellos de tradiciones inolvidables. CalfucurA agonizante Ilamaba a
sus hijos y les ordenaba que no se dejasen despojar de Carahu6:







32 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

tal fuW su testamento como soberano de las pampas. Bajo el punto
de vista estrat6gico, nada puede concebirse que sea mas admirable.,
La Capital de Carahue lleva el nombre del estadista eminent
que consagr6 sus mAs en6rgicos y meritorios esfuerzos A la ejecu-
cion de un plan de advance de la linea de frontera para conquistar
el desierto A grandes jornadas. El pueblo Adolfo Alsina fua fun-
dado el 76, casi en el centro de la olla pampeana que recibe la
designation de pais del Carahue, cuya extension present diAme-
tros no menores de tres leguas. Durante el period cuaternario de
la creacion, esa olla pampeana fu6 sin duda el asiento de un lago
encantado en la soledad de los desiertos: ostenta en sus bordes
una sucesion de colinas que alzan sus siluetas, blanquecinas por la
greda, 6 amarillentas por los pastes en flor, en todas las direccio-
nes del cuadrante. Las colinas que rodean el valle estAn coronadas
de triples lines de fortunes, situados de diez en diez cuadras los
unos de los otros, formando Angulos entrantes y salientes. Apenas
llega el viagero al valle, su vista busca instintivamente la ancha
pampa que imagine al sudoeste, morada pavorosa, teatro de miste-
rios, de horrores, de cautividad, de sangre y de barbArie hasta
ayer, y cuyas sabanas parecen no tener mAs limited que la calva
frente de los Andes; pero la vista se detiene en las colinas que
cierran el horizonte A aquel rumbo.... Por todas parties la tierra
fertil atrae al poblador, que viene A reemplazar con su casa el toldo
del bArbaro. El tapiz natural del suelo llega A la rodilla del caba-
llo, y las sazonadas y dulces gramineas dan a los ganados rapido
y sabroso engorde. La riqueza aluvional del suelo fecunda las hor-
talizas y las arboledas y todas las semillas .mas preciadas y mis
Tiles de la agriculture. Hay, pues, en Carahu6, conquistado al indio
en 1876, grandes zonas de f6rtil suelo, tapiz abundante de sabro-
sas yerbas, aguas cristalinas y saludables, campos accidentados, po-
blacion floreciente y seguridad complete.

*

Crease, dice Zeballos en la 2.a part de su obra, que la Pampa
era una inmensa sibana tendida entire los Andes y el Atlantico, sin
accidents ni reparos, sin los encantos de la discontinuidad y del
contrast de los paisajes.
El pals de los araucanos en la Am6rica del Sud tenia por limi-
tes en la 6poca de la Conquista, al Occidente las aguas del Oc6ano







EL LIBRO DE UN VIAJERO 33

Pacifico, al Este el lecho mismo del caudaloso Plata, al Norte los
330 de latitude y al Sur el paralelo 400, cuyo inmenso imperio qued6
dividido al Occidente por los Andes, con arreglo i las demarca-
clones political que sucedieron al movimiento glorioso de la eman-
cipacion americana. Asi, los limits del pals de los araucanos en
la Repiblica Argentina fueron sefialados al Oeste por las cumbres
andinas, quedindole una area de veinte mil leguas...... Result,
ahora, que el pals de los araucanos, vulgo la Pampa, no es la
mon6tona y uniform Pampa de los sabios y de los poetas, sino
un territorio en que alternan accidentados aspects y magestuosas
configuraciones, perfectamente delineados por la naturaleza.
La extension que propiamente puede ser denominada la Pampa,
se encuentra dentro de los limits jurisdiccionales de la provincial
de Buenos Aires, entire el 40 meridiano occidental do esta ciudad y
los rios Parana y la Plata y el. Oc6ano Atlfntico. Los accidents
son rarisimos en medio de esa unidad inmensa, imponente y ma-
gestuosa del paisaje.
Sigue a la Pampa un terreno de formation intermediaria por su
constitution detritica, compuesta de materials mineral6gicos giue-
sos, como las arenas de grano mayor y los guijarros. En este ter-
ritorio hay pequefios Ilanos, estrechados por violentos accidents
de variada naturaleza. El element predominante en la tierra es la
arena, y los m6danos ocupan areas considerable de su superficie,
quedando reducidas a excepciones preciosas, a verdaderos oasis los
dep6sitos del humus fecundador. El aspect general es el de un
pais quebrado, no encontrkndose el llano en centenares y aun en
millares de leguas superficiales.
La selva, pobre y est6ril unas veces, rica las otras, es de aspect
y naturaleza diferentes, segun los terrenos. Le siguen los m6danos
en 6rden de extension y de importancia, los m6danos, hijos del
viento y de las arenas superficiales de la formation. Grandes lagos
salados y protuberancias rocallosas. La formation transitoria es una
verdadera franja de terreno que ocupa el centro del territorio ar-
gentino del Sud, con una altitude variable entire 50 metros y 600
metros sobre el nivel del mar, pais de mesetas y colinas que
corre de Norte a Sur en su mayor extension, y cuya area se mide
por miles de leguas. Los limits de esta formacion en la zona arau-
cana son por el Norte el paralelo 330, al Sur el rio Negro, al
Oeste una line sinuosa que corre por entire los meridianos 90 y 100
TOMO V 35







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


do Buenos Aires y al Este otra line igualmente quebrada, com-
prendida entire los meridianos 40 y 50 hasta el paralelo 39.
A los territories de formation transitoria siguen los de la forma-
cion andina, comprendidos en la zona que de Norte a Sur limitan
los Andes argentinos, y de Occidente a Levante se extiende con
las ramificaciones, quo apartindose de la cumbre de la gigantesca
cadena so dirigen al Este y lindan con la formation detritica, cuyos
materials suministraron. Puede darse como limited general al Este
el meridiano 90 de Buenos Aires; algunas cadenas de sierras andi-
nas se internal al Este. Es esta una region hermosa, accidentada,
como su constitution geogn6stica lo ensefia; rica en los dones de
una naturaleza abundante y generosa, cuyo nivel se lovanta desde
los 600 hasta los 4,000 metros sobre el nivel del mar, y en la
cual la nieve blanquea la cabeza do los colosos, y los volcanes cla-
rean los espacios y las nubes sombrias.



No es possible ocuparse de estas formaciones sin que nos asal-
ten las preguntas quo tanto han torturado a los sabios. C6mo so
han producido? 8c6mo so explican?
Ocupindose el sabio professor Doring de la formation pampeana,
(La RepiTblica Argentina, por Ricardo Napp, pig. 175 A 190)
ha dicho que 4todos los indicios conducen la inica suposicion
probable de quo un gran mar, cubriendo toda la planicie, ocasion6
por sus uniforms golpes de olas la formation de la Pampa>>.
Y Zcballos dice: la formation pampeana es una consecuencia del
invierno geol6gico, con cuya afirmacion abrazo ardorosamente, co-
mo mas racional y conform con los hechos contemporAneos a cuyo
desarrollo asistimos, la teoria do Agassiz sobre los grades dep6-
sitos diluvianos del Brasil, dondo, como en la region argentina que
he estudiado, existen el limo rojizo y los mantos detriticos.
El sabio suizo se lanz6 A la Am6rica meridional para estudiar
el period glacial con todas sus particularidades caracteristicas. En
el Brasil, en Montevideo, en Magallanos, observ6 que las masas do
hielo habian escrito su paso en las rocas y dejado sus despojos en
los pliegues de la tierra.
El invierno geol6gico se present en dos faces: aquella en que
los hielos permanecen s6lidos y como los montaiias inconmovibles
sobre la tierra, y la faz en que producida la reaction meteorol6-






EL LIBRO DE UN VIAJERO 35


gica, las grandes masas se conmueven y crugen con indescriptible
estr6pito, como si el planet se partiera pavorosamente en los espa*
cios, y se desagregan y dispersan arrebatadas por las aguas, tra-
zando las seiiales de su marcha con hondos caract6res como las
misteriosas escrituras que la ciencia ha descifrado al trav6s de las
edades. El gran manto continental de hielo ha descendido de Norto
A Sur, cubriendo el enjuto lecho del mar terciario, sobre el cual
alzaban ya sus crestas las sierras de que estin salpicados los
terrenos del Sur. Llegado el dia del derretimiento, las aguas pro-
dujeron el fen6meno quo podemos ver diariamente al correr las
aguas polusionadas: dejan dep6sitos gruesos del limo y piedrecillas
que arrastran. Las aguas desprendidas del derretimiento acaecido
en los Andes y on las altiplanicies bolivianas cayeron por el de-
clive continental al Sudeste. Debilitada la fuerza impulsiva del alu-
vion A media que se alejaba de las alturas, los arrastres eran
m6nos importantes, hasta que cinco grades antes de llegar al Plata,
sobre declines demasiado suaves, corri6 perezosamente arrastrando
solo el limo y los guijarros arrebatados en comarcas lejanas y aun
A las pequeiias sierras, ya trabajadas tambien por el derretimiento
de la nieve local que las envolvia y estriaba y pulia. Los ventis-
queros depositaron los mantos detriticos que se encuentran en los
terrenos de formation transitoria. Sus materials son los mismos de
los Andes y por su manto derruido se lega hasta el coloso nevado
de que partieron. Este fen6meno geol6gico explica tambien la gra-
dual modificacion del clima frio de los tiempos en que se desarroll6
el period cuaternario, modification que pas6 del calor al invierno
c6smico y 6 los ventisqueros reducidos A zonas dadas y de Estos
al estado actual de las nieves andinas, circunscritas A las mAs altas
cumbres y derramadas solamente hasta tres grades al Este de su
colosal laboratorio.

$**

Descendamos de las cumbres y volvamos a Carahub. Penetremos
en los fortunes, que son el monument primitive de la conquista
de los territories argentinos. Son como el ager romano, como el
puckard kechua y como la estacion de las naciones europeas de
Lovante: la base de aldeas, pueblos y ciudades, y ya que en el
desierto no hay piedra y los hacemos de tierra vegetal, dirb--pro-
sigue Zeballos que son el adobe fundamental de la civilization
de las comarcas en que se levantan por vez primera.







36 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

Imaginese un foso circular (20 m. de diametro) de 2 m. de boca
y 2 m. de profundidad, n6 cerrado en toda la circunferencia, pues
siempro queda una garganta de tierra de 0m 50 que sirve de
puente 6 de pasillo, y se sabrA cual es, mis 6 m6nos la base del
fortin. Sobre el borde interior de la zanja un baluarte 6 muralla
de adobe de 2 m. de altura, inclinada en forma de talud para evi-
tar el desmoronamiento, y quedara complete esta fortificacion pecu-
liar de las fronteras argentinas. Como el foso, el baluarte present
una solution de continuidad que da paso A un hombre. El Area
comprendida dentro de la muralla estA terraplenada, de suerte que
aquella sobresale interiormente un metro, y coronando el terraplen,
se levanta la choza 6 la carpa y el fogon del noble veteran, sin
mds ajuar que su recado. Un canyon sobre la explanada. Tal era el
fortin de las Viboras.
La linea de fortines de Guamini difiere de la line de fortines
de Carahu6 por su construction. Consisten goneralmente en un td-
mulo circular de adobe de c6sped con un diAmetro de 10 m. en la
base por 8 m. de diAmetro en la part superior, rodeado de un
foso de 2 m. de boca por 2 m. de hondura, interrumpido por un
and6n de 0m 50 que da acceso A la escalera del tidmulo por el cual
ap6nas puede subir un hombre. Al pi6 del baluarte un pequefio
corral para las bestias de servicio y abasto.
El plan del doctor Alsina consistia en avanzar sobre el desierto
con una line atrincherada; un alambrado que uniera entire si los
fortines, un terraplen coronado de sina-sina, y finalmento una zanja
con muralla interior de cesped. Una muralla china de cien leguas
en la Pampa! Y el doctor Alsina decia: ((Si consideraba utilizable
un foso, con pardon interior, como detalle important de un sis-
tema, pueril habria side por mi part desecharlo, por no aparecer
imitando lo que hicieron los chinos veintiun siglos hA para conte-
ner las invasions de los tArtaros.> La muralla fu6 construida; y
obra tan costosa, empapada con la sangre de millares de argentinos!
La vida en estos fortines era una fatiga sin limits; de dia, en
lucha con el enemigo feroz, astuto, traidor 6 incansable; de noche,
con el pico y la pala, cavando fosos, levantando baluartes, cons-
truyendo otros fortines, como aconteci6 en Carahu6. La leiia era
necesario conquistarla del poder del enemigo, regandola con sangre
sobre el campo de batalla. Ni ropas, ni tiendas, ni fuego A 60 bajo 0!
La alimentacion, escasa y reducida muchas veces A care de yegua.
Las comunicaciones, interrumpidas A cada paso por el araucano







EL LIBRO DE UN VIAJERO 37


vigilante; descubiertas de cinco a seis hombres, inmoladas por sor-
presa. El indio vengativo y sanguinario, airado; al frente!-A la
espalda otro enemigo terrible el desierto! en unas sesenta y cua-
tro leguas hasta' el Azul, linico centro de recursos. La defense
oblig6 4 construir los fortines distantes diez cuadras uno de otro.
Las sendas de uno A otro fortin fueron muchas veces teatro de
escenas her6icas. Cuando los caballos sucumbian al hambre 6 a la
fatiga; cuando el ej6rcito carecia de elements y el indio quemaba
los campos y asaltaba los fortines, los soldados hacian a pid el
servicio de ronda, cruzAndose las descubiortas de las guarniciones,
mientras que los fuegos tambien cruzados de los baluartes los pro-
tegian.



Como A un kil6metro de Alsina so encontraban las tolderias do
las dos tribus indigenas de los caciques Coroneles Manuel Grande
y Tripailav, que prestan sus servicios 4 la Nacion como auxiliaries
de caballeria. Estos indios recibieron elements para construir habi-
taciones, y aun a muchos les fueron dados muy buenos ranchos 6
cabailas pajizas: las destruyeron, prefiriendo hacer con sus maderas
los toldos de cueros opuestos al viento y al sol, en los cuales viven.
Ejercen la poligamia; been extraordinariamente, por herencia etno-
grifica, puede decirse. Primitivamente bebian el pulci, que fabrica-
ban de algarrobo, chafiares, etc. Ahora been aguardiente, que
adquieren en las pulperias en cambio de pluma de avestruz, de
tejidos pampas y otros objetos. Las borracheras duran hasta ocho
dias, segun la fiesta que celebran. La vanidad de estos criminals
enjaulados, pues ap6nas se alejan de los campamentos vuelven a
ser salvajes, si no los acompailan los veteranos,-se siente halagada
con la costumbre de discernirles grado military. Gonerales ha habido
como Catriel, Coroneles como el Indio Cristo y Manuel Grande.
So explica el poder y la influencia de los salvajes cuando se piensa
en el tribute enorme de vacas, yeguas, caballos, dinero, arreos de
plata; yerba, azficar, tabaco, telas, bebidas, que los gobiernos se
veian obligados a darles en homenaje A la paz 6 para utilizarlos
como aliados. Los tiempos han cambiado con la conquista del de-
sierto y la dispersion y cautiverio de las tribus; y van press hoy
al cuerpo de guardia como borrachos de cuartel los Coroneles
Tripailav y Manuel Grande. La indole de estos indios es incorre-







06 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

gible. Los educados desde la infancia, una vez en los toldos, vuel-
ven A ser indios. El hijo del cacique Tripailav, educado en Bue-
nos Aires por cuenta del Estado desde su mas tierna edad, des-
pleg6 inteligencia fulgurante y aprendia todo con facilidad. Su letra
cs irreprochable, describe el castellano ortogrAficamente, posee fran-
c6s 6 ingl6s, y ademis rudimentos de enseilanza preparatoria. Hom-
bre ya, volvi6 A su tribu; el padre le nombr6 lenguaraz y secre-
tario. El doctor Zeballos refiere que lo hall6 habitando otra vez
el toldo primitive, entregado al alcohol, al sensualismo y 6 la hol-
gazaneria. No hay criatura mis humillada que la mujer de estos
b6rbaros. Ellas sostienen los vicios del indio con el mis duro tra-
bajo, sea sembrando, cuidando los ganados 6 tejiendo telas de lana,
muy estimadas en el pais, y al mismo tiempo le d6n do comer,
hacen y reparan el toldo, traen el agua, reunen la lefia, cuidan de
al limpieza, amamantan sus hijos, y sufren los efectos do la mala
bebida.

*

Y ya que estamos en los toldos, dejemos de lado las anbedotas
interesantes, las descripciones, los paisages, los studios metereo-
16gicos, las medidas del trayecto recorrido y los mil incidents del
viage desde Carahub hasta Thrard-Lavquen, para recorrer c las
tolderias solitarias, abandonadas por el araucano aterrado, deca-
yentes y pr6ximas a desaparecer devoradas por las llamaradas del
incendio frecuente, 6 arrebatadas por las rifagas sonoras de los
vientos, soberanos viageros en los espacios de estas latitudes. En
esos toldos ha recogido el autor numerosos utensilios, instrumen-
tos y armas. Los toldos son estensas cabafias, y 6 veces ni eso
siquiera, porque los indios mas pobres y holgazanes no pueden
sostener mujeres, que son las constructoras de las tolderias; pero
hay toldos cuya disposicion internal parece ajustarse A cierto grado
do intuicion artistic.
Los elements de que so compone cl toldo, y su distribution,
son estos:
Los madoros clavados y los cueros que forman el techo y las
paredos; zaguan, sala central, quo sirve para reuniones, labor de
las indias y comodor,-fogon, en dias do temporal; dormitories.
Clavados los maderos del esqucleto del hogar pampeano, las indias
los techan con cueros de potro, mojados 6 frescos, y los ajustan







EL LIBRO DE UN VIAJERO


con guasquilla 6 correas dolgadas del mismo. De la misma ma-
nera hacen las cubiertas laterales y dejan abierta la entrada, quo
es come si lo fuera A una cuova.-Los departamentos interns, 6
dormitories, no estan divididos ,sin6 en esqueleto, y son compara-
bles veridicamente A los pesebres de las caballerizas. Como en un
told viven varies casales, de noche gana cada uno una division y
se aisla de la vecina por una manta 6 per las jergas de recado
que tiende sobre las madras que trazan la division, formando asi
A la manera de un biombo.-Aparte do los cercos de las planta-
clones, los corrales de casi todas las tolderias done no hay
maderas, son de zanja. Forman una circunferencia perfectamente
trazada A lazo, y la tierra de la escavacion, es echada sobre el
horde interior, formando un parapeto revestido do adobon exte-
riormente. Las construcciones de maderas son generalmento corra-
les toscamente hechos con precipitation y holgazaneria. La madera
de los toldos no ha side labrada, sine empleada come sale de la
rama del Arbol.
En el trayeeto de Salinas grades A Thrard-Lavquen ha ido
observando el viagero las ruinas de la poblacion araucana, de sus
aduares, corrales y sembrados. Y entire esas ruinas de una civili-
zacion embrionaria, encontr6 el Oirco, donde los indios celebraban
sus parlamentos, borracheras, y bailes piblicos durante varies dias
y varias noches, en diferentes Epocas del adio, principalmente al
llegar al equinoccio de verano, con cuyo motive se reunia la po-
blacion de los toldos, esparcidos en una Area do miles de leguas.
Este circo era un bonito corral de pale A pique, con grande
troncos pulidos, come palos de goleta, en el centro. En los toldos
de Ranculco' encontr6 el viagero products de'la fabricacion de la pie-
dra y de la alfareria porlos Araucanos, A quien consider en plena edad
de piedra en la escala de la civilization. La alfareria carece de deco-
raciones. El platero era centre estos indios una notabilidad rodeada
de admiration y de respeto, comparable A un obispo centre devo-
tos. Dosde el jaguar del monte hasta la nube de los cielos, desde
el cole6ptero que se oculta on el huano hasta el pescado de los
rios, desde la cruz que es tambien para ol barbaro sign divine,
por tradition modern, hasta el tocado oriental, caracteristico de
las esculturas de origen ario, todo estA representado en las fanta-
sias del platero araucano. Entre los numerosos utensilios 6 instru-
mentos observados per el author, so encuentra un arado de madera
de Calden, tronco do 4 m. 80, timon 0 m. 85, y reja 1 m. 80-







ANGLES DEL ATENEO DEL URUGUAY


El empleo del arado era muy frecuente. Esta revelado per la suce-
sion de huertas, quintas, alfalfares, y trigales que se encuentran en
el trayecto recorrido.

*

Una congregacion de indios era question de muchos dias y de
muchos caballos cansados por los chasquis que recorrian trave-
slas y desiertos intermodios para llevar la citacion A las tolderias,
y por las distancias y contrariedades que habian de arrostrar las
families. La dispersion de la familiar araucana sobre estos desiertos
era inmensa. El territorio lo imponia. Al rededor de una lagunita
se ven dos toldos; diez en una caiiada mas 16jos; 200 6 500 en
treinta leguas A lo largo de un viejo rio. Cada cacique 6 capita-
nejo se instalaba con su grupo on el oasis, es decir, donde habia
paste y agua, proporcionados A sus necesidades. Los indios ran-
cules ocupaban 3,500 leguas cuadradas con 600 toldos, en la
region mas f6rtil de la comarca. Los de Salinas Grandes tenian
mil toldos en 6,000 leguas superficiales. La mayor part de las
tolderias de los fltimos estaban ubicadas en el Rio Cuaternario,
en esa angosta franja f6rtil donde abundan el agua, la lefia y los
pastes, aunque estos no so derraman en zonas estensas.
Las tolderias comunican unas con otras por numerosisimas sendas
que se ramifican con el camino de los chilenos, rastrillada que
mide hasta una milla de amplitud.
Esa gran rastrillada, 6 camino general de las Pampas, es la que
un dia uni6 A Buenos Aires sobre el Plata y el AtlAntico con Yal-
divia sobre el mar Pacifico. Las haciendas arreadas lentamente por
los indios han trillado estas huellas y dejado el hondo rastro que
marcan las sendas; de ahi deriva el nombre de rastrilladas, y han
sido innumerables los ganados robados que durante dos siglos las
han recorrido. Hay sendas que tienen cerca de un metro de hon-
dura, como si hubiesen sido labradas per la rueda pesada de las
carretas. Este camino de los Chilenos unia los prados ganaderos
de la Repiblica Argentina con los mercados consumidores de Chile,
A d6nde los Araucanos iban A celebrar f6rias con los ganados
arrobatados en los malones. Cuatro millones de cabezas fueron
arrebatadas en dos siglos.






EL LIBRO DE UN VIAJERO


Compaiieras inseparables de los toldos son las jaurias de perros, que
por sus formas y aspect se parecen al lobo. Estos perros selvAticos
hoy, que intes fueron dom6sticos, vivian como ahora, en cuadrillas, pro-
pagindose en ilimitado ndmero al lado del toldo del bArbaro, cuyo
hogar defendian con sus ladridos de alarma y con sus dientes afi-
lados; perseguian las aves y los cuadrApedos en las selvas y los
llanos, y eran inmolados en la tumba de su senior el dia del
entierro de 6ste. Hordas de perros cimarrones se encuentran en la
Pampa por do quier, y suelen acechar, famelicos, al viagero, ha-
eiendo presa en la came de yegua que como precioso alimento
asegura el viagero d los tientos.
Y si los perros han salido A cuento, se debe A la importancia y
fantasticos papeles que les han atribuido ge6grafos y viageros in-
signes. Hay quienes aseguren que esos perros cimarrones son una
peculiaridad de la fauna argentina. Parece que en los tiempos pre-
colombianos la civilizacion quichua contaba el perro entire los ani-
males dom6sticos. Asi lo afirma Humboldt; pero en nuestras co-
marcas del Plata el perro fu6 importado de Europa; de las
ciudades se estendi6 A las estancias y A los campos, haciendo vida
semi-salvaje. La raza, comun ahora en los desiertos, data, segun
opina Zeballos, de las invasiones inglesas al Rio de la Plata
(1806-1807) que importaron lebreles para las cacerias en la Pampa.
Dado el clima de la region mediterrAnea, otras razas no han po-
dido conservarse A la intemperie en que viven los indios, y sola-
mente ha vencido el lebrel originario de paises frios, sufriendo las
consiguientes degeneraciones.
( en los iltimos tiempos de miseria y carestia, cuando les era ya
impossible quemar las estancias y robar vacas. Mas tardc, los ve-
teranos argentinos lanzados en pos de los indios A los ignorados
desiertos, A donde no llegaba la administration ni la proveeduria,
comieron perros, leones y viscachas, como yo como ahora palmi-
pedos y loros. >

*s

De Thraurd-Lavquen A Urre Lavquen, la travesia fue penossiima,
pero no tanto que quedase plenamente justificada la denomination
de Pais del Diablo que le dieron los exploradores espaiioles. Urre
Lavquen, es A la verdad una zona pavorosa donde se siente la tris-






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


teza y la palida aridez de la muerte, y se anhela el retorno 6 las
regions done palpitan las alegrias y los esplendores de la vida.
La imagination meridional y po6tica del indio araucano, que no
conocemos sin6 por su faz odiosa, ha creado tiernas y melanc6licas
leyendas sobre UTrre-Lavquen.
Y si las tienen los indios, no m6nos tristes las conserve la cr6-
nica imperfect de los conquistadores. En la segunda mitad del
siglo XVI, Valdivia, conquistador do Chile, arm6 una expedicion
sobre el Cayun _1,,i.', 6 pals de las arenas, buscando al trav6s
de diversos curses de agua un puerto sobre el Atlhntico en la cos-
ta patag6nica. Paroce quo con este objeto fu6 destacado el capitan
Villagra, quien so construy6 dMbiles embarcaciones, lanzdndose en
ellas a la navegacion del Diamanto para caer en el Chadi-Leuvt,
y despues en el inmenso lago Urre-Lavquen, rodeados de tierras
tan salvages como inhospitalarias. Antes de perecer centre las arenas
y las espinas del Pais del Diablo, debieron buscar las mayores
sierras, buscando las aguas dulcos, los animals silvestres, el movi-
miento de la vida. So supone que en las sierras de Lihu6-Calel se
pusieron en contact con los indios. Los indios aniquilaron al fin
A los niufragos de Urre-Lavquen, y so sabe que al cabo do mu-
chos aiios lleg6 a Chile el capitan Villagra sin uno solo de sus in-
tr6pidos camaradas.

*

Hemos atravesado el Pals del Diablo sin ninguna de las angus-
tias y sobresaltos quo esperiment6 el Dr. Zeballos bajo el sol de
Diciembre, sobre la caldeada arena en aquella region desprovista
de sombra, poblada de arbustos achaparrados, cuyas ramas 6 espi-
nas azotaban 6 herian; sin agua para calmar la sed devoradora;
pudiendo en cualquier memento ser sorprendido per los indios;
agotando los caballos su escaso vigor al trav6s de un terreno de-
leznable y fofo (guadal) on que se hunden de manos hasta el en-
cuentro, para caer de hocico, enterrando una pata 6 las dos hasta
arriba del garron; sin encontrar jagiieyes, pequeiios pozos que los
indios han cavado en la tierra buscando cl agua potable, y sin
poder cavarlos porque los pufiales son impotentes on un terreno en
que el humus y el agua alternan con materials primitives compactos
6 acarreados por el aluvion.
Uno de los resultados de la travesia ha sido averiguar que hay







EL LIBRO DE UN VIAJERO 43

comunicaciones centre Urre-Lavquen y el Colorado, y que se opera
por el rio Callvucurd, quo denomin6 asi el viagero en homenage
al mis poderoso de los caciques que antes dominaban esas tierras.
El itinerario indica la Ilegada A Choele-Chel en el Rio Negro;
despues, la salida de este punto y la exploracion del rio Colorado
hasta el paso Mercedes; de aqui, A Bahia Blanca, trayecto Antes re-
corrido y explorado, frecuentado todavia por indios y bandoleros;
y de Bahia Blanca A Carahu6, donde terminal su expedicion esta
caravana do treinta y cuatro viageros, quo con quince remingtons
pasearon inc6lumes las grande distancias que seiiala su itinerario.

**

Queda ahi concluida la primer part de la obra que condensa
las impresiones del viagero, la description fisica del torritorio, las
observaciones metereol6gicas, las operaciones do mensura, los pai-
sages tomados fotogrAficamente 6 A lapiz, y las mil an6cdotas 6 in-
cidentes en medio del Desierto.
La segunda part de la obra es sin duda de mayor importancia
cientifica que la primer. El author, someti6ndose A un procedimien-
to 16gico, espone primero los hechos, las impresiones, las dudas y
las conjeturas. Ordena y analiza despues, concluyendo por studios
sint6ticos 6 inducciones que revelan otros tantos ensayos merito-
rios, destinados A investigar las causes de interesantes fen6menos
fisicos, antropol6gicos y geol6gicos, cuya clave pugna por conocer
la ciencia.
Abriamos esta segunda entrega bibliogrAfica, reproduciendo una
part de los sestudios A que so consagra el author en causes y
teorias. La tercera y iltima entrega compronderA un resdmen so-
mero de la Segunda parte y los rasgos mas dramiticos en la con-
quista del Desierto.










Memoria


PRESENTADA POR LA JUNTA DIRECTIVE DEL ATENEO


Seiiores socios:

Cuando fu6 modificado el Reglamento en la parte que se refiere
A la election de Junta Directiva, estableci6ndose el m6todo de la
renovacion parcial, nada se determine respect de la presentation
de la Memoria.
SCompete esta presentation A los tries miembros de la Junta Di-
rectiva salientes en cada period?
Evidentemente n6, puesto que el Roglamento no ha admitido la
presentation do memories parciales, quo no abracen en sus datos
el movimiento general de la asociacion durante el period de que
se trate. La Memoria, segun el Reglamento y la prActica uniforme-
mente seguida hasta el present, es un document por el cual toda
la Junta Directiva, al finalizar el period de su duracion, da cuen-
ta de sus actos A la Sociedad. La function de presentar la Memoria
es, pues, no un cometido de una minoria de los miembros de la
Junta Directiva, sin6 un cometido do la Junta Directiva integra, 6
sea de la entidad que ejerce el gobierno de la asociacion, con arre-
glo al Reglamento y A las resoluciones de la Asambloa.
Por estas razones so ha renovado peri6dicamente el personal de
la Junta Directiva sin que se haya presentado Memoria.
Ahora estAn restablecidas en todas sus parties, por resolution de
la Sociedad, las disposiciones del Reglamento relatives i la cleccion
de Junta Directiva, y asi es que, habiendo terminado los socios que
componemos esta, nuestro mandate, venimos A presenter esta Me-
moria, que os dara una idea del estado del Ateneo y do su movi-
miento durante el iltimo afio.


El Ateneo cuenta actualmente con 340 socios activos.






MEMORIAL 40

SLas sesiones celebradas durante el period quo hemos presidido,
han sido las siguientes, segun las constancias del libro de actas do
la Sociedad:
21 de Junio. Session ordinaria con el objeto de elegir Biblioteca-
rio, Delegado de la Seccion de Ciencias Morales y Politicas, Dele-
gado de la Seccion de Filosofia y Delegado de la Seccion de Cien-
cias Naturales.
1.0 de Julio. Sesion pdblica, en la que el Dr. D. Julio Jour-
kowski ley6 un trabajo titulado . El doctor
D. Ramon Valdez Garcia ocup6 la tribune en dicha session, reba-
tiendo las ideas emitidas por el disertante.
4 de Julio. Sesion piblica, en la que continue la discussion de la
conferencia del Dr. Jourkowski sobre Medicina y Ilomeopatia.
10 de Julio. Sesion pfiblica, en ]a que el Dr. Jourkowski disert6
sobre el mismo tema de la conferencia anterior.
17 de Julio. Sesion pdblica, en la que el Dr. D. Guillermo Leo-
pold ley6 una conferencia titulada Introduccion d la filosofia de
la medicine.
20 de Julio. Sesion ordinaria, en la que el Ateneo resolvi6 asis-
tir en corporation a la procesion civica organizada en honor del
finado General Garibaldi.
2 de Agosto. Sesion publica, en la que el Dr. D. Juan C. Blan-
co ley6 una conferencia titulada La novel experimental.
9 de Agosto. Velada literario-musical en el salon del Ateneo.
Tomaron parte en ella los Sres. Ricardo Sanchez, Eduardo Var-
gas, Agustin de Vedia, Jos6 de Chirapozu, Santiago Maciel, Abel
J. Perez, Rafael A. Fragueiro, Pablo De-Maria, Jaime Herrera,
Antonio Mula, Luis Garabelli, Juan Garcia Wich, Luis Varela,
Fermin Segui y las seiioritas Rosa y Margarita Carril yAna y Ma-
tilde Mufioz,
29 de Agosto. Sesion piblica, en la que el Dr. D. Secundino
Vifa disert6 sobre < ticular.
En seguida se pas6 6 session ordinaria, en la que so autoriz6 A
la Junta Directiva para celebrar fuera del local de la Sociedad la
conferencia con que anualmente so solemniza el aniversario de la
fundacion del Ateneo.
5 de Setiembre. Tuvo lugar en el teatro de San Felipe la con-
ferencia literario-musical acordada en ]a session del 29 de Agosto.
Prestaron su concurso en ella el Dr. Alejandro Magarifios Cervan-






46 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

tes, D. Agustin de Vedia, D. Alcides De-Maria, D. Jacinto Albistur,
D. Luis Melian Lafinur, D. Jos6 G. Busto, D. Joaquin de Salterain,
D. Leopoldo Marenco y D. Pablo Do-Maria en la part literaria;
los Sres. Garabelli, Soto, Giraud, Floritt, Ledu, Aurelio Berro (hijo).
Garcia Wich y las seinoritas Maria M. Alvarez, Ana y Matilde
Muiioz, en la musical.
18 de Octubre. Sesion piiblica, en la que el Dr. D. Juan C.
Blanco ley6 una conferencia titulada Idealismo y Realismo, con-
tinuacion de la que sobre la Novela experimental ley6 en la se-
sion del 2 de Agosto.
13 de Noviembre. Sesion pdblica, en la que el Dr. Guillermo
Leopold di6 lecture de una conferencia titulada: diagn6stico fisico, combinado con demostraciones del aparato mano-
m6trico de Keening on la tisis incipiente>).
4 de Diciembre. Sesion ordinaria con el objeto de considerar un
proyecto de confederation propuesto por la Sociedad Universitaria.
Fu6 desechado por estar en oposicion con el Reglamento del
Ateneo.
8 de Febrero. Sesion ordinaria on la que la Sociedad decret6
honras finebres al Dr. D. Prudencio Vazquez y Vega, ordenando tras-
ladar el cuerpo de este al salon del Ateneo, velarlo en el mismo
salon, convertido en cAmara ardiente, y asistir al entierro en corpo-
racion. Estas resoluciones fueron cumplidas en todas sus parties
como consta en la publication que se hizo en los Anales del Ate-
neo. La suscricion levantada para cubrir los gastos de las honras
finebres, dej6 un excedente, que exist en Tesoreria y ha sido des-
tinado por la Sociedad a la compra de un retrato del Dr. Vazquez
y Vega, que se colocari en el salon do sesiones.
19 do Abril. Tertulia literario-musical en conmemoracion del ani-
versario de la pasada de los Treinta y Tres. Tomaron part en
ella los Sres. Eduardo Vargas, Carlos Garet, Ruperto Perez Mar-
tinez, el Dr. Manuel Herrero y Espinosa, D. Jacinto Albistur, el
Dr. Luis Melian Lafinur, Daniel Muiioz, Alcides De-Maria, el
Dr. Francisco Gonzalez Barrera, Jose G. Busto y el Dr. Enrique
Azarola, en la parte literaria, y el otteto de la sociedad La Lira
en la part musical.
4 de Junio. Sesion ordinaria, en la que la Asamblea resolvi6
poner en vigencia el articulo 12 del Reglamento que fija las 6pocas
en que debe verificarse la election de Junta Directiva.
15 do Junio. Sesion ordinaria, en la que se eligi6 la Junta Di-
rectiva que debe reemplazar a la que suscribe la present Memoria.






MEMORIAL 47

La Junta Directiva ha celebrado treinta y cinco sesiones du-
rante su period, despachando, los asuntos entrados relatives al r6-
gimen interno del Ateneo.


Han funcionado y funcionan las siguientes aulas: de Qufmica, 6
cargo del Sr. D. Florentino Felippone; de Fisica, a cargo del se-
iior D. Claudio Williman, y de Franc6s 6 Ingl6s, a cargo del senior
Don Lorenzo Pont.
Hace seis aiios que el Sr. Felippone regentea su clase en el
Ateneo. Los sefiores IWilliman y Pons llevan ya dos aiios de ejer-
cicio.
La abnegacion de estos seiiores es digna del mayor encomio, de
parte del Ateneo y de la juventud estudiosa quo acude 6 sus
aulas.
Estando restablecidas en la Universidad las classes de studios
preparatorios, no eran indispensables las que sostenia el Ateneo.
Por esta razon la Junta Directiva no se ha preocupado de hacer
funcionar otras adem6s de las de Fisica, Quimica, Franc6s 6 Ingl6s.
Los estudiantes de Quimica matriculados en la Universidad, uti-
lizan el laboratorio del Ateneo, donde dan clase.
Se han comprado algunos aparatos y sustancias quo se necesi-
taban en el laboratorio, encargAndose otros 6 Europa.


El peri6dico los Anales del Ateneo, que sirve de 6rgano a este
Centro en la prensa, tiene su vida asegurada. Es una publication
que honra A nuestra sociedad en la Repiblica y fuera de ella.
Esti actualmente dirigida por una Comision compuesta por los
doctors Blanco, Melian Lafinur y De Maria. El Sr. D. Jos6 Are-
chavaleta y el Sr. D. Pablo Antonini y Diez, Ministro Oriental en
Italia, merecen una mencion especial como unos de los colabora-
dores de los Anales quo con mayor asiduidad han contribuido A
darles interns 6 importancia.


El Ateneo se ha puesto en relacion con la Academia Nacional
de ciencias establecida en C6rdoba, centro notable por la ilustra-
cion de las personas que lo forman. La nota que de 61 se reci-
bio y fu6 contestada encierra concepts honrosos para nuestra aso-
ciacion.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


La biblioteca del Ateneo cuenta con cinco mil voldmenes.
Se reciben en ella las siguientes publicaciones:
Por donacion-45 diaries y peri6dicos.
Por suscricion-8 idem idem.
Durante nuestro period el nimoro de obras consultadas ha
sido el siguiente: de ciencias 2180; do literature 1040.
El Sr. D. Alejandro M. Mackinnon, s6cio corresponsal del Atene o
en L6ndres. ha enviado cien volAmenes de obras diversas para
nuestra biblioteca, acompaiiadas de la siguiente comunicacion.

L6ndres, 14 Abril 1883.

Seoior Presidente del Ateneo del Uruguay,
Montevideo.
Seiior:

Me es sumamento sensible el gran retardo de la contestacion a
su comunicacion,-debido, en primer lugar, A la imperfect direc-
cion,-anunciAndome quo la Junta Directiva de su digna presi-
dencia me habia honrado nombrAndome su s6cio corresponsal en
csta capital.
Mi ausencia en el continent de Europa tambien ha contribuido
al retardo, para espresar encarecidamento mi gratitud por la hon-
rosa distinction con que he sido favorecido.
En mis alcances har6 siempre cuanto sea possible, en concurren-
cia con los hombres quo se asocian para el progress del pais.
La esperanza de la Junta Directiva, al establecer una ramifica-
cion especial de la sociedad en esta capital, no desmerecera por
causa de mis deseos, sin6 por la competencia que se me atribuye
al conferirme tal nombramiento.
L6ndres es la capital de la ciencia, del adelanto de la humani-
dad, y de la riqueza del mundo.
Una ramificacion en esta inmensa capital, import una via auto-
rizada y direct de comunicacion con este foco de la inteligencia
y del progress human.
Las conquistas que se hacen diariamente sobre las fuerzas y los
secrets de la naturaleza, son los pasos de un fomento rApido 6
indefinido que las sociedades patri6ticas de todas las naciones de-
ben conocer y estudiar para el desarrollo de sus respectivas fuen-
tes y condiciones de riqueza pdblica. No import la admiracion de






MEMORIA 49

esta grandeza, si el espiritu 'prActico no puede distinguir la apli-
cacion de estos adelantos A las condiciones especiales del pais. La
ramificacion de esa sociedad en esta capital, es, pues, una grande
y patri6tica idea, pero cuanta mayor importancia tenga, tanto mis
me preocupa la manera como habr6 de corresponder dignamente
i la esperanza que anima A la Junta Directiva, al establecerla.
Ruego A Vd. senior Presidente, tenga la bondad de interpreter
mis sentimientos de gratitud A la Junta Direetiva, y de aceptar las
seguridades de mi mAs destinguida consideration.
Dios guard al senior Presidente muchos aiios.

Alejandro R. Mackinnon.

Por el vapor ingl6s < Guadiana, envio un cajon de libros para
uso de los s6cios, que espero se dignarin aceptar.

A. R. M.

Hemos contestado al Sr. Mackinnon, agradeci6ndole su valiosa
donacion.


La Junta Directiva tonia el prop6sito de consignar en esta Me-
moria algunos datos relatives al empr6stito que esta levantindose
con el objeto de dotar al Ateneo de un edificio propio. Los ha
pedido por nota A la Comision respective, pero no habi6ndolos
recibido ain, no puede trasmitirlos A los seiiores s6cios como lo
deseaba.
Oportunamente la Comision de Emprestito, cuyos meritorios tra-
bajos han dado ya, segun entendemos, resultados felices, hara
conocer por si misma todo lo relative a la important mission que
le esti encomendada.


Del movimiento y estado de la Tesoreria di cuenta el balance
que so adjunta y debe ser examinado por la Comision Fiscal.


Dejando cumplido lo dispuesto por el articulo 18 del Reglamento,
solo nos resta felicitar al Ateneo por el acierto que ha tenido en
TOMO V Vn






50 ANALES DEL ATENEO 'DEL URUGUAY

la election de los s6cios que deben reemplazarnos en el ejercicio
de los cargos que hace un aiio se nos hizo el honor de confiarnos.

Montevideo, Junio 16 de 1883.


Pablo De-Maria, Presidente Eduardo Acevedo,
Vice-Presidenle (ausente)-Rufino T. Dominquez,
Secretario Agustin Cardoso, Bibliotecario Al-
berto Llamas, Tesorero--Angel Solla, Delegado
de la Seccion de Filosofia Manuel Herrero y Es-
pinosa, Delegado de la Seccion do Ciencias Morales
y Politicas- Florentino Felippone, Delegado de la
Seccion de Ciencias naturales Antonio M. Rodri-
guez, Delegado de la Seccion de Historia.
















Las mujeres de Shakespeare (1)


POR EL DR. D. LUIS MELIAN LAFINUR

(Continuacion)


II

El humouw de los ingleses Becquer humor'ista- La indignacion de Schiller -
El loco, el enamorado y el poeta--La reina Titania; creacion fantAstica --
Miranda: sus alucinaciones-Caliban derrotado-La passion como resort
esc4nico -Las heroinas mhs populares-El entusiasmo de Emerson-Ofelia;
su carActer; acusaciones que se le hacen; las que merece-Lady Maebeth;
su ambicion criminal; sus grandes condiciones Volumnia; el prototipo de
la matrona romana; su altivez y patriotismo-Virgilia; la modestia que no
excluye la energia de carActer.

Tarea harto dificil fuera ain para inteligencia mejor dotada
que la mia, dar idea propia y cabal del humour de los escri-
tores ingleses.
Un humorist Ilora con lo alegre y rie con lo triste; describe
sin tener en cuenta el efecto que podra causar en el lector poco
sagiz, y decora la intima melancolia de que rebosa su alma, con
la exterioridad de una bufoneria 6 de un sarcasmo. ( Los humo-
ristas aman los disfraces, dice Taine, visti6ndole solemn traje
A las ideas mis c6micas, y a las mayormente graves poni6ndoles
casaca de arlequin. >
La frase de Becquer: < tengo alegre la tristeza y triste el vino>,
se le ha ocurrido iltimamente A un escritor de la Nueva Revista
de Buenos Aires, que es frase con alcance suficiente para resu-
mir todo lo que puede decirse sobre el humour. Bien puede ser.
Becquer, A mi juicio, no es mAs que un pensador del norte, que
soiiaba en castellano. Es hermano de Heine, y primo de Byron;
pero pariente muy remote de Nuiez de Arce y de Quintana.

(1) Vease el nimero 28 de los Anales, correspondiente al 5 de Junio.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


Thackeray ha escrito much para exhibir los grandes humoris-
tas de Inglaterra. Swift, Sterne y los demas que componen la ga-
leria del siglo XVIII, no tienen, sin embargo, entire sus rasgos de
humour, nada comparable A la serenidad de espfritu que exige la
escena del cementerio en Hamlet. El juguete es impio: los muer-
tos fueron siempre cosa sagrada. (- dice Vi-
llemain, (las bufonerias de los sepultureros, como lo ensay6 el
actor Garrick:--asistid A esa terrible burla, y vereis el terror y
la risa, recorrer rApidamente un inmenso auditorio .
Necesit6, sin embargo, Shakespeare, llegar A esa edad en que
por dolorosa esperiencia se comprende la vida, para permitirse A
su respect las bromas con que algunos de los personajes de sus
obras se han prestado A despreciarla, 6 por lo m6nos, hacerla blan-
co de mofas alternativamente crueles 6 desgarradoras.
Y lo mismo que precise Shakespeare para sus concepciones: el
contact diario con las asperezas y los abismos del camino de la
vida, eso tambien require el lector de algunas de sus trajedias y
sus dramas.
Yago, Shylock, Ricardo III, solo se comprenden, cuando se ha
tropezado en el mundo con entes que se les parecen: cuando se ha
visto de cerca lo que pueden la envidia, la codicia, el 6dio, la hi-
pocresia, asi que se sefiorean del pecho de un hombre.
Carlyle en su Life of Schiller (Vida de Schiller) transcribe
unas lines auto-biogrAficas, on las cuales confiesa el c6lebre poeta
aleman c que al emprender en los comienzos do su juventud la lee-
tura de Shakespeare, se indign6 ante esa frialdad y dureza de corazon
quo en los mis decisivos moments de la elocuencia dramitica, auto-
riza manifestaciones de locura en las escenas mis culminantes de
Hamlet 6 del Bey Lear. No me hallaba todavia,> agrega Schiller,
ten aptitud de comprender A primera vista d6nde era que estaba
lo natural.)
Esas creaciones colosales on que A lo mejor rebosa el humour
dejando al espectador at6nito, no pertenecen sin6 A la edad ma-
dura del poeta; no correspondent sin6 A las epocas en que tenia
ya mas dudas en el espiritu, y mAs penas en el corazon, que are-
nas llevan los mares y estrellas cuentan los cielos.
Cuando en sus primeros aiios escribia para el teatro, era la ima-
.ginacion ardiente y desbordante, segura y casi exclusive guia de
su pluma; todo era ascender en alas de lozana fantasia, que para
el descenso, bastariale luego simple y amargo contact don las cosas
reales de la tierra.







LAS MUJERES DE SHAKESPEARE


Esti la critical contest en que A midsummer Night's Dream,
(El sueno de una noche de verano) es de las primeras come-
dias de Shakespeare: obra de la fresca imagination de su juven-
tud. Como confiaba 61 ent6nces en el poder de esa peregrina fa-
cultad creadora! El loco, el enamorado, el poeta le hace de-
cir A Theseus en el quinto acto de la citada pieza son pura
ipaginacion. Uno de ellos v6 mas demonios que los que el inferno
entero puede contender; ese es el alienado. El amante, no m6nos
fren6tico que el loco, es capaz de hallar la belleza de Helena en el
rostro de una egipcia. El poeta, mecido por espl6ndidos delirios,
pasea su mirada del cielo A la tierra y de la tierra al cielo; y
como la imagination di cuerpo A objetos desconocidos, la pluma
del poeta imprimeles graciosas formas, y otorga asiento y nombre
i las mis areas ficciones.

The lunatic, the lover, and the poet.
Are of imagination al compact:
One sees more devils than vast hell can hold;
That is the madman: the lover, all as frantic,
Sees Helen's beauty in A brow of Egypt:
The poet's eye, in a fine frenzy rolling,
Doth glance from heaven to earth, from earth to heaven;
And, as imagination bodies forth
The forms of things unknown, the poet's pen
Turns them to shapes, and gives to airy nothing
A local habitation and A name.

Es en esta comedia en que Theseus, como se acaba de ver, mez-
cla A los poetas con los amantes y los locos, donde aparece la
reina Titania, que si bien no era enagenada en la acepcion patol6-
gica de la palabra, en cambio cometi6 la locura imperdonable, -
asi lo creia al menos su esposo el rey Oberon-de permitirse un
adolescent A guisa de favorite 6 amigo intimo, licencia extra-ma-
trimonial que no hall de su agrado el susodicho Oberon, m6nos
complaciente de lo que A Titania se le antojaba. La venganza, em-
pero, del marido, fu6 mis c6mica que trigica, como reducida A que
por arte migico la reina se prendase de un zopenco con cabeza de asno,
que demandaba heno cuando miel so le ofrecia. La cual transformation
de amantes, Ilevada A cabo por el hecho de que, dormida laieina,
se le tocaron los ojos con una flor encantada, parece que se calcul6
para demostrar la ceguera del amor, siendo asi que del cambio
de amante nada harrunt6 Titania por lo pronto.







54 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

La comedia que me ocupa, es creacion puramente fantAstica, mis
notable por la versificacion y el lirismo, que per cualquier otro
motive, siendo hadas y silfos los personajes principals; por lo
cual, como A reina de las hadas pueden perdonarsele A Titania sus
amorosos devaneos, siquiera sea porque de reinas con tales subdi-
tas, nunca tomarin mal ejemplo, las modestas hijas de los tiempos
modernos, que dificilmente han de encontrar silfos seductores, espe-
cie en la actualidad, mAs que rara, escasisima
Es The Tempest (La Tempestad) otra comedia que come la
que exhibe A la reina de las hadas, tiene un fondo fantAstico; pero
entire Titania y Miranda, que en esa pieza aparece, hay un abismo.
Esta iltima es figure completamente humana. Su perfil moral se
destaca entire las mujeres de Shakespeare, exhibiendo desde l6jos,
con los arrobos de un amor candoroso, la virginidad de los sentidos
y del alma.
La sencillez, la ingenuidad, la inocencia, son las condiciones
relevantes, que hacen mas que simpatica a Miranda. Cuando v6 A
Fernando por primera vez, no cree en la proximidad de un ente
real. c Qu6 es? > pregunta A su padre; c un espiritu? Oh Dies!
como mira A su alrededor. Creedme senior; es de un hermoso as-
pecto; pero es un espiritu. >

What is't? i spirit ?
Lord how it looks about! Believe me, sir
It carries a brave form; but't is A spirit!

Esta sorpresa de la j6ven, se comprende ficilmente teniendo en
cuenta que Fernando era el tercer hombre que veia en todos los
dias de su vida, siendo Pr6spero, su padre, y Caliban los dos que
habia anteriormente conocido. Por lo que al tal Caliban, respect,
si bien es cierto que literariamente es una joya, no lo es m6nos
quo para inspirar femeniles simpatias, no lo dot6 el estro del poeta
con las condiciones necesarias. Un monstruo lleno de rudeza y
servilismo, empleando un lenguaje adecuado A su fealdad, en ma-
nera alguna podia ser el precursor de la admiraciorn que en el
alma candorosa de Miranda, caus6 Fernando con su presencia.
Caliban, sin embargo, que A lo que parece no habia tenido noti-
cia de la inscription que rezaba el frontispicio del temple de Del-
fos, hubo de lamentarse de no haber podido mantener relaciones
con la hija de Pr6spero, A fin de asegurar en la isla, la noble
estirpe de los Calibanes; con cuyo motive hay sabrosisimo diAlogo







LAS MUJERES DE SHAKESPEARE 55


entire el monstruo y el candidate para suegro, en el primer acto
de la comedia.
Por lo demis, de las pretensiones de Caliban para nada tenia
que preocuparse Miranda, siempre persistent en su inclinacion
sfbita por Fernando. Cuando quiere el padre persuadirla de que
el amado nAufrago es hombre de care y hueso como cualquier
hijo de vecino, ella contest: Yo puedo llamarle un ser divino,
porque tan noble como 61, jamAs A nadie la naturaleza me mostr6.,

Y might call him
A thing divine; for nothing natural
Y ever saw so noble.

Despues de esta confession g qui6n podri extraiiar que el entu-
siasmo de la amante continue, mixime cuando su ing6nua senci-
Ilez no le sugiere ardid alguno para ocultar su repentina passion?
Asi, sin reticencias de ningun g6nero, hace en breves, pero signifi-
cativas palabras, su ardorosa profession de f6, imponiendo A Fer-
nando del inmenso amor que le tiene. < migo,i le dice, < ser6 tu esposa; si no te casas morir6 soltera on tu
homenage: podrAs rechazarme por compailera de tu vida; pero
quieras 6 no quieras, ser6 tu sierva a

I am your wife, if you will marry me;
If not, I'll die your maid: to be your fellow
You may deny me; but I'll be your servant
Whether you will or no.

Aqui es la passion la inica que habla, Miranda, casada 6 n6 con
Fernando, sera virtuosa; pero no en razon de que haya meditado
sobre la conduct que le conviene observer por el nombre que
Ileva, y que debe seguir por su propia dignidad. Toma la resolu-
cion, que cumplira si llega el caso, porque su corazon no le ates-
tigua la posibilidad de anidar un sentimiento nuevo, que desaloje
la imagen que vi6 por vez primera. Al hombre que ella columbr6
un dia con tan brillantes colors, que Antes se le antoj6 vision
divina que no figure humana, en los trasportes de su amoroso y
delirante entusiasmo, no puede luego concebirlo destronado por
una veleidad, de que no se juzga ella capaz.
No es en la idea clara del deber, no es en la inflexible severi-
dad de las conciencias rectas, que Shakespeare hace encontrar A la
mujer la solution de los conflicts en que la pone siempre. Es







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


tan s61o en la passion, en lo quo fund el desenlace convenient:
en el instinto, modificado por las circunstancias del moment, y
generalmente dirigido y bien encaminado por un prop6sito moral,
cuyo prop6sito, 6 mis bien tendencia, :no naco de un precepto que
se recuerda, ni de un ideal de virtud que se venera, sin6 de una
inspiration feliz, de un noble arranque del alma, que ofrece el
consejo en el instant supremo, y sirve de guia eficaz para salir
del laberinto de sentimientos encontrados.
Miranda es el prototipo de la virgen nacida con esa dichosa es-
trella del destiny, que no con pr6diga mano, sin6 que A veces con
injusto fall, reparte los dones raros do la felicidad anhelada por
el corazon en sus deliquios. A ella se le convierte la vision divina,
que vista por vez primer, forj6 lejana 6 incorporea, en el compa-
fiero de su vida por intuicion elegido, y por reciproco carifio lo-
grado, para seguirla en las peregrinaciones de su existencia so-
iiadora.
Siempre sera Miranda evocada con placer y simpatia, porque
entire las heroines de Shakespeare, ninguna la aventaj6 en candor
ing6nuo, y supo como la que mas hacer honor A las exigencias de
su naturaleza y de su sexo, revelando todas las energies de su
alma, para hacerse amar, sin descender A nada que su rubor com-
prometiese, ni que su honra lastimase en lo mas minimo. Pero como
su vida es un idilio, una vez que ha inspirado simpatias, no aspire
A mas. La imaginacion popular no aclamarA su nombre entire los
nombres predilectos. No son los series felices de li tierra los que
mas facilmente pueden asegurar el recuerdo de la posteridad. Y fuera
Shakespeare m6nos leido, y sus personages m6nos conocidos, sin6
hubiera llegado al fondo de las cosas de la vida, para descubrirlas a
los ojos de la humanidad, que se cansa de reir; pero que jams
podra escusarse de Ilorar.

Sunt lacrimoo rcrum et mentem mortalia tangunt,

dijo Virgilio; y con razon, que los infortunios repercuten en el
alma con mis fuerza, y viven on la mente mas larga vida, que los
efimeros revuelos de la dicha. Por eso, Shakespeare; A Miranda fe-
liz y riente en brazos de Fernando, poco le debe de su inmensa
popularidad; pero Desdemona, ahogada por el negro enfurecido de
celos, y Julieta en la tumba, y Ofelia, la nijia loca, arrastrada por
la corriente de un rio, m6nos impetuosa que el sentimiento quo per-







LAS MUJERES DE SHAKESPEARE 57

turb6 su razon, son figures imperecederas que todos conocemos,
quo nadie olvida, y que, como creaciones en su linea insuperables,
son ya del patrimonio de la humanidad, que en la religion de sus
recuerdos, venera al poeta ingl6s, por arte de sus heroinas desgra-
ciadas, tanto como respeta A los demis grandes hombres, que por
motives diferentes, son tambien objeto de su culto.
A Miranda, apasionada y dichosa, puede servir de contrast Ofe-
lia, impressionable 6 infeliz.
Pobre Ofelia! TA no fuiste como la hija de Pr6spero, la crea-
cion de los dias juveniles en que todo sonreia al poeta. Por el
contrario, to busc6 para inmortalizarte, en las horas amargas de su
vida, cuando ya no era la esperanza, la diosa que habria de recibir
sus confidencias inmortales.
Te toc6 ser la heroina desgraciada del studio sicol6gico mis
perfect que ha podido Ilevarse A la escena. Te sacrifice para com-
pletar la sintesis de una situation exceptional y verdadera.
En efecto: como lo dije ya en otra occasion, tratando id6ntico
asunto al que hoy me pone la pluma on la mano, Hamlet le ha
servido a Shakespeare para desahogar su dolor: ha sido como el
lanto en moments de atroz martirio, un balsamo bienhechor para
sus profundas heridas morales. Consuelo de un dia aciago, en quo
la crueldad de la afliccion hizo vibrar mas fuerte la cuerda del
sufrimiento, Hamlet tiene por testigo de la verdad de sus miste-
riosas agitaciones intelectuales, A la humanidad entera, quo ha res-
pondido con un grito unisono de admiration, i las revelaciones do
lo inteligencia altisima que supo poner de relieve en el teatro, los
problems que reconcentrarAn por la eternidad de los siglos, la
atencion de los que sufren y de los que piensan.
Ofelia, objeto de la solicitud del principle dinamarqu6s, de un
fil6sofo, de un pensador vacilante, que por un lado meditaba
cruda venganza, y por otro no creia en la eficacia de las pe-
nas; la pobre niiia, pendiente de la palabra de un ser indefinible,
mezela de razonador y de manidtico al principio, de creyente
y de eseptico, qu6 podia esperar de an cerebro semi-descom-
puesto, que en organization d6bil, como la -del principle, tenia
que absorver la savia do una vida harto gastada, para que la ca-
beza sin equilibrio no pensase A espensas del corazon? A espensas
del corazon, si, que en aquel cuerpo enfermizo de Hamlet, el 6dio
y la venganza tenian necesariamente que colocar en segundo t6r-
mino todo sentimiento amoroso, y toda idea que no fuese el resul-







58 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

tado director de las alucinaciones que le impusieron el deber de
castigar al asesino de su padre, A la vez que concluyeron mezcla-
das A otras causes, por perturbarle completamente la razon.
Por eso Polonio aconsejaba bien A su hija, cuando le decia que del
principle no se fiase, por mis carifiosas que fuesen sus palabras, y
mis sinceridad que denotasen sus demostraciones. Por eso Laertes se
preocupaba con acierto de la suerte de su hermana, cuando le com-
paraba el capricho amoroso del voluble Hamlet, al perfume pasa-
gero de la violeta. Ofelia prometerA ser cauta en cuanto puede
sorlo una mujer respect del hombre A quien se inclina, y que su-
pone loco por su causa. sa?>-pregunta Polonio A Ofelia-<-Seiior, yo no s6; pero i la
verdad much lo temo. >

Polonio: Mad for thy love ?
Ofelia:-- My lord Y do not know;
But, truly, Ydo fear it.

Aqui la pobre ninfa se atribuia mAs participation on la enferme-
dad de Hamlet, que aquella que en rigor le correspondia, porque
mAltiples, A la verdad, fueron los motives que determinaron la de-
mencia del desdichado principle. Ahora, que ella inconscientemente
contribuyese A aumentarla, no puede negarse, atendiendo A que
amandola con passion, sofoc6 sin embargo sus sentimientos, en aras
de prop6sitos bien altos, para cuya consecucion, queria 6l disponer
de la mis amplia libertad.
Por lo demas, que la queria, es fuera do toda duda. Asi, enfermo
ya, se lo dijo un dia cara A cara, y asi lo repiti6 cuando ella no
podia oirlo, cuando ningun interns le llevaba A mentir, cuando ante
su cadAver exclam6: c He amado A Ofelia, y cuarenta mil hermanos,
con todo su cariino, nunca podrian alcanzar al mio.

Y loved Ophelia; forty thousand brothers
Could not, with all their quantity of love
Make up my sum.

S<4 Qu harias por tu hermana? > le dice A Laertes. ( 6yeme: llorar?
pelear? pasar hambre? despedazarte? tomar amargo brevaje? co-
Smerte un cocodrilo? Todo eso har6 yo. Vienes aqui A lanzar ge-
midos? A desafiarme lanzandote A su tumba? Hazte enterrar vivo
Scon ella. Te acompaiio. >







LAS MUJERES DE SHAKESPEARE


Come show me what thou'It do:
Woo't weep? woo't fight? woo't fast? woot tear thyself?
Woot't drink up eisel ? Eat A crocodile?
Y'll do't.-Dost thou come here to whine?
To outface me with leaping in her grave?
Be buried quick with her, and so will I.

Por lo quo se ve, si bien en vida de Ofelia no estuvo Hamlet
dispucsto A estrechar vinculos con ella, que antes bien, en sefialada
occasion piadosamento le aconsej6 que entrase a un convento, en
cambio, por su memorial se juzg6 resuelto A arrostrar las mayores
penalidades y peligros, inclusos los consiguientes A un enterrado
vivo, cosa que hace parar los pelos, hasta 6 los mismos lectures
entusiastas de ciertos cuentos horripilantes de Hoffman y de Ed-
gar Poe.
Pobre Ofelia! .En todo desgraciada, tu memorial que fu6 digna
de respeto, hasta para Hamlet alienado, no lo ha sido despues para
los que, A pretesto de su sagacidad y su cordura, than arrastrado
al m6s cruel y mas plblico de los anfiteatros, disecando tu alma
sin piedad!
Con el cuento de la admiration que ciertos espiritus superiores
sienten por Shakespeare, le hacen tales descubrimientos en sus dra-
mas, y le encuentran tales rarezas y novedades a los personajes
por 61 creados, que indudablemento A resucitar, tendria el poeta
ilustre que hacer severe escarmiento en el campo de apologistas y
comentadores.
Bien esta que Emerson, con la autoridad de ser el primer pen-
sador norte-americano, afirme < que hoy la literature, la filosofia y
las ideas estin shakespearizadas, siendo el espiritu del poeta
ingl6s el horizonte mis all del cual no so ve nada. > Bien esta el
agregado de que a ningun hombre imaginary nada de superior >,
y es de aceptarse tambien, por unos lisa y llanamente, por otros a
benoficio de inventario, aquello a que lloga Emerson en su entu-
siasmo, de quoe cla metafisica coloca a Shakespeare en la historic
natural como uno de los products superiors del globo, y como
el precursor de nuevos tiempos y progress. > El fervor literario
por un author puede elevar su ologio hasta donde se quiera, que al
fin y al cabo, el mal de la exageracion en punto a elogios no
es irreparable, siquiera tenga a veces el inconvenient de zarandear
demasiado al que es objeto del encomio, produciendo en el vulgo
enfermedades, a la manera de esa que en Espaiia se llama Cervan-






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


tismo, y ha criticado de mano maestra Pereda, escritor tan elegan-
te como discreto en los felices momentos--por desgracia pocos -
en que no huele a sacristia.
Salvando el inconvenient apuntado, bien esta como decia, el
elogio sin limited al autor; lo grave, es cierto espiritu de analisis,
que suele atacar reputaciones, descubriendo defects que antes de in-
dicados no eran siquiera presumibles para la generalidad de los
lectores.
La desventurada Ofelia, como si poco taviese con su locura y su
muerte, ha sido objeto, por lo que A su virtud respect, de discu-
siones mis intrincadas que la que afin por esos mundos se sostiene
sobre la virginidad de Maria.
Los alemanes, tan dados de suyo A esas prolijas investigaciones
que A prueba ponen su indiscutible espiritu analitico, tremenda gres-
ca han armado, y continian divididos desde los tiempos de Goethe,
acerca de la gravisima question, do si las relaciones entire Hamlet
y Ofelia fueron puramente ideales, 6 revistieron la forma m6nos pla-
t6nica, que import infraccion de los mandamientos de la ley de
Dios.
Para plantear y resolver tan vidriosa 6 intrincada question en
contra de Ofelia, se fundan algunos critics, y entire ellos Goethe
nada m6nos, en que da suficientes datos la trajedia, para persuadir
al lector de que cuando Hamlet aconsejaba A su amada el recurso
del convento, ya habia obtenido los favors que ella debi6 negarle
siempre.
Arguyen los detractors ~c6mo Ilamarles sin6? de la desdichada
Ofelia, con que ya loca, sus canciones no eran de lo mas honesto;
lo cual en su sentir, import cierta corruption del alma. Argumen-
tan tambien con que Hamlet en sus conversaciones no la trataba
con el respeto debido A la virgin de sus suefios juveniles; lo cual
screen que importaba por parte del principle, decir que no tenia para
que usar miramientos delicados con quien no los merecia.
Debo declarar francamente, que aunque es grave la question, y
sobre todo tan fuera de mi competencia, como puede serlo el pro-
blema de la santisima trinidad, conserve empero la calma suficiente
para tomar partido por la reputation de la hija do Polonio, sin
apasionarme lo mis minimo, ni rebosar de indignacion.
Las canciones de la niiia loca, opino que no pueden tomarse
como argument contra ella, precisamente por ese estado mental
en que las hacia oir, sin ser responsible de lo que significasen. La







LAS MUJERES DE SHAKESPEARE


frase libre de Hamlet tampoco podia ella evitarla, porque a un loco
con dificultad se le contiene en las circunstancias en que el prin-
cipe se producia malamente, ora en el diAlogo del tercer acto, ora
en la escena del espectaculo; preocupado en un caso con los pre-
liminares de su proyectada venganza, A la pista en el otro del efecto
que la combinada representation iba por sus analogias calculadas,
A producer en el animo del rey incestuoso y asesino.
Lor cargos que yo le hago a Ofelia son los que provienen de su
character indeciso, y de la falta de passion en su carifo. Los conse-
jos de su padre y de su hermano, indudablemente modificaron su
inclinacion por el principle. No hay que dudarlo: esa mujer jams
sinti6 verdadero amor por Hamlet. A haberlo experimentado con
el ardor de Julieta 6 de Desdemona, nadie en el mundo habria
podido persuadirla, de que debia preocuparse de sus conveniencias
y resolverse a negarle toda palabra de aliento y de consuelo al po-
bre j6ven; y eso precisamente en los moments en que, delirante,
con el cabello y ropas en des6rden, corria 61 de un lado para otro,
y mAs que nunca precisaba, puesto que era desgraciado, el calor
de una alma hermana que en su corazon yerto por el dolor y el
desengafio, hiciese revivir la flor de la esperanza.
E1 llevaba como una espina clavada en el pecho la inconstancia
de que con harta razon acusaba a Ofelia. Ah! si; 61 la queria
siempre con delirio; y por eso afu en el moment de su mayor
preocupacion, le hacia amargo reproche en la forma ligera que se
lo permitia una circunstancia casual que aprovechaba sin demora. Al
comenzar la representation preparada por Hamlet, recita un c6mico
pequero pr61ogo. < Es muy breve, senior. exclama Ofelia. < Como
amor de mujer a replica el principle.

Ophelia:- T'is brief, my lord.
Hamlet: As woman's love.

Esa contestacion es un lamento, que con aparente simplicidad, 61
ha arrancado de su alma lacerada. Esa respuesta es una acusacion
i Ofelia: es una triste verdad, que ella, y solo ella, ha hecho germi-
nar en la mente del j6ven que hall desvio 6 indiferencia, cuando
mis necesitaba encontrar un afecto tierno y duradero, que indemni-
zase a su corazon de las hondas penas que tan cruelmente lo la-
braban ya.
La misma insistencia en aconsejar A Ofelia que entrase en un
convento, no es por parte de Hamlet sin6 el resultado de su per-






62 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

sistente inclinacion por ella. Antes que verla en brazos de otro
hombre, prefiere perderla de su vista para siempre; antes que verla
blanco de la vil calumnia, prefiere que escondida, no pueda el mun-
do cebarse en su nombre con indiscreta malicia. < Vete a un con-
vento > la dice ( para qu6 querrias ser madre de pecadores?, < Get
thee to A nunnery; why wouldst thou be a breeder of sinners ?
Y mas adelante agrega: fSi llegas a casarte, toma en dote esta
maldicion: puedes ser tan casta como el hielo, y tan pura como !a
nieve, y adn asi mismo no escapards a la calumnia. Anda a un
convento; adios., for thy dowry.-be thou as chaste as ice, as pure as snow, thou
shalt not escape calumny. Get the to A nunnery, go; farewell.>
La acusacioa inica, pues, que con justicia debe hac6rsele a
Ofelia, es que no comprendi6 toda la intensidad del cariiio de
Hamlet; y no comprendi6ndolo, no pudo corresponderlo dignamente.
Esto por lo que respect & sus relaciones con el principle. En cuan-
to a su caricter, no puede negarse que carece de acentuacion y do
brillo, como quiera que no es una voluntad persistent, ni siquiera
razonadora, ni much m6nos en6rgica, la que preside sus resolu-
ciones. El estado de Hamlet la aflige algo; pero no le arranca a
su corazon ningun latido, ni a su mente idea alguna que pueda en
lo minimo cambiar la situation en que aquel desventurado se en-
cuentra. La locura que se produce en ella despues, tiene por origen
la muerte de su padre, sin6 exclusivamente, al m6nos como la
causa mas inmediata; y entire tanto, su razon habia cruzado serena
por las tempestades morales que desgarraran poco antes el alma
del hombre que, solo respect de ella, se permiti6 promesas de amor.
En la escena primera del tercer acto manifiesta Ofelia asi que se
queda sola, su admiracion por Hamlet, hermoso, valiente, ilustrado;
se muestra tambien compasiva; pero el cariiio intense y dominant,
la passion avasalladora, no los busqueis, no estan en sus palabras.
< dado, sabio; ojo penetrate, palabra, espada! La promesa y la floor
de este hermoso estado; espejo de la moda y modelo de plAstica
belleza. El blanco de toda observacion icaido! Y yo de todas las
mujeres la mis perseguida y desgraciada; yo que sent la dulzura
de su melodiosa voz, ahora veo esa razon antes noble y soberana,
parecerse A una campana destemplada que fu6 dulce, y despues se
torna aspera y se pone fuera de tono. C6mo veo esa belleza in-
comparable y ese rostro juvenile desechos por el delirio! Desgra-
ciada de mi! Ver ahora, lo que antes contempl6 de otra manera!)






LAS MUJERES DE SHAKESPEARE


0, what a noble mind is here o'erthrown!
The courtier's, scholar's, soldier's, eye, tongue,
The expectancy and rose of the fair state,
The glass of fashion, and the mould of form.
The obserd'd of all observers,--quite, quite, down!
And Y of ladies most deject and wretched,
That suck'd the honey of his music vows,
Now see that noble and most sovereign reason,
Like sweet bells jangled, out of tune and harsh
That unmateh'd form and feature of blown youth,
Blasted with ecstasy: 0, woe is me!
To have seen what I have seen, see what I see!

Este es el lenguaje de la admiracion y del respeto; es tambien
el tono del carifio razonado; pero no es ni con much la fraso de
la passion que Shakespeare pone en boca de sus heroinas cuando
quiere exhibirlas dominadas por un amor exaltado 6 impetuoso.
Ofelia, sin embargo, incomplete como carActer, es en sus media-
nas condiciones simpitica criatura, que siempre merecerA' por sus
desgracias, de todo el que se eleve A comprenderlas, el mismo re-
cuerdo que al dolor y la ternura simbolizados en ella le dedic6
otro inmortal de la familiar de los tristes de la tierra, que necesitan
despedazarse y morir para que la fama Ilegue A otorgarles despues
la glorificacion de su memorial.
Pase ante el lector la dulce Ofelia, cantando.... cogiendo flores.
Asi la vi6 Becquer!....

Sfmbolo del dolor y la ternura,
Del bardo ingl6s en el horrible drama,
La dulce Ofelia, la razon perdida,
Cogiendo flores y cantando pasa.

He considerado A la hija de Polonio, exenta de las condiciones
que constituyen los grande caracteres. Mostrarb ahora tratando de
lady Macbeth, c6mo las energies del alma que bien encaminadas,
determinan resoluciones sublimes, son tambien motive, cuando una
passion nefasta las guia, de las mayores aberraciones y de los cri-
menes mas terrible.
La tragedia Macbeth, historic de la ambicion criminal, es al mis-
mo tiempo el analisis de la conciencia bajo el peso del remordi-
miento, ( Despues de las Eumenides de Esquilo- dice Schlegel-
la poesia trigica no ha producido nada mis grande ni mls horrible.>
; Qub mujer es esa que no se para ante la tentacion del crime,






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


para ceiiirse una corona? CuAndo ha vivido? A qu6 6pocas perte-
nece? 6bria de ambicion es capaz de todos los excess, con tal do ser reina;
es la heroina de los Niebelungen, la Brunehilda del poema aleman,
la Brunehault 6 si se quiere la Fredegonda de la historic. Los
cronistas han observado que Donwald y Macbeth fueron arrastra-
dos A la usurpacion y al asesinato por sus mujeres Avidas de
reinar.
Lady Macbeth es la ambicion, pero de un trono que no es para
ella sola: de algo que quiere compartir con su marido. En segundo
t6rmino, pues, hay otro m6vil que el de la pura ambicion: dignifi-
car y enaltecer A los ojos del mundo al compafiero de su vida.
Por eso, cuando Macbeth vacila sobre el asesinato, ella le habla do
su amor. c Desde este moment, le dice, ya empiezo A darme cuenta
de tu amor: gtemes mostrar tus acciones y tu valor A la altura do
tus deseos? >

From this time
Such Y account thy love. Art thou afeard
To be the same in thine own act and valour,
As thou art in desire?

Es ella la que no descansa en el prop6sito del crime que debe
perpetrar Macbeth. MAs auin: ha colocado los pufiales en el sitio
convenient; ha visto al rey Duncan ( A no haber, durmiendo, mostrado parecido con su padre. >

Had he not resembled
My father as he slept, I had don't.

La ambicion arrastra A esa mujer A su p6rdida; pero en el cri-
men mismo, que aconseja esta la revelation de sus excepcionales
facultades. Conjura las vacilaciones de su marido; se huelga de los
honorees que presume en el pr6ximo reinado; todo lo allana y lo prove,
abusando del dominio incondicional que ejerce sobre Macbeth, y
que solo es dado ejercitar A quien como ella tiene carActer sufi-
ciente para disponer de un hombre que 16jos do ser vulgar, tiene
aptitudes suficientes y medios de accion indiscutibles para hacerse
camino de la mis legithna manera, A haber sido mejor influenciado.
El mismo horror de la sangre es un instant en ella menor que
en su marido. a PodrA todo el oc6ano de Neptuno dice Mac-
beth--lavar mi mano de esta sangre? N6, no es possible; fuera







L&S MUJERES DE SHAKESPEARE 65


mi mano ensangrentada la que tifiera antes los inmensos mares,
P convirtiendo su verde color en rojo. > KMis manos-replica lady
Macbeth-son del color de las tuyas; pero me avergonzaria de
que mi corazon to igualase en blancura.

Macbeth- Will all great Neptune's ocean wash this blood
Clean from my hand? No; this my hand will rather
The multitudinous seas incarnadine,
Making the green -one red.
Lady Macbeth- My hands are of your colour; but Y shame
To wear a heart so white.

Habia fiado lady Macbeth en su voluntad y en su dominion mis
de lo que correspondia. Asi, no pasara much tiempo sin que co-
mience el remordimiento A imponerse A su conciencia; y entonces
verA en sus manos las mismas manchas que veia su marido. Su
suefo serA intranquilo; pero despierta 6 dormida, fuera 6 dentro
del cruel sonambulismo que la aqueja, tendrA a Duncan y A Ban-
quo siempre delante de sus ojos. Todavia siento olor A sangre;
y todos los perfumes de la Arabia, dice, jams podrAn lavar mi
pequefia mano.7- Here's the smell of the blood still: all the per-
fumes of Arabia will not sweeten this little hand.
Su invocacion A los espiritus del mal cuando premeditaba fria-
mente el crime, no le hacia entrever en los moments de su deli-
rio homicide, la llegada del dia en que serian su torcedor las con-
secuencias de su ambition. La tragedia no tiene en su lenguaje de
horrores nada mis en6rgico y sublime en su g6nero, que las pala-
bras que a los g6nios mal6ficos dirige lady Macbeth. Mujer alguna
os6 jamAs arrancar de su alma acentos mAs terriblemente conmo
vedores. gVenid, acercaos A mi, exclama, espiritus que inspirais
los pensamientos de muerte; cambiad al punto mi sexo y Ilenadme
de la cabeza A los pi6s con la mas espantosa crueldad. Haced que
mi sangre se torne espesa, y cerrad la entrada y el paso A todo
remordimiento. Procurad que la naturaleza por motive alguno no
venga A hacerme arrepentir ni A desalentarme en mi prop6sito,
dando largas A su ejecucion. Ministros del asesinato, cambiad en
hiel la leche de mis pechos, doquiera que con vuestra sustancia
invisible esperais la oportunidad de hacer el mal. V6n, 16brega
noche, vistete con el manto de las mas negras sombras del inferno,
A fin de que no yea mi puial bien afilado, la herida que haga ni
dame el cielo al trav6s de la densa oscuridad: Detente! Detente!>
TOMO V 37







66 ANALES DEL ATEnEO DEL URUGUAY

Come, you spirits
That tend on mortal thoughts, unsex me here;
And fill me from the crown to the toe, top-full
Of direst cruelty! make thick my blood,
Stop up the access.and passage to remorse;
That no compunctious visiting of nature
Shake my fell purpose, nor keep peace between
The effect and it. Come to my woman's breasts,
And take my milk for gall you murdering ministers,
Wherever in your sigtless substances
You wait on nature's mischief! Come, thick night,
And pall thee dunest smoke of hell,
Thah my keen knife see not the wound it makes;
Nor heaven peep through the blanket of the dark,
To cry, hold, hold!

Pues la mujer que dijo todo eso, enceguecida por su ambition
ilimitada, como era al fin mujer, despues encontr6, segun se ha
visto mis arriba, pretesto en el parecido de su padre con la vic-
tima, para no clavar un pufial en el pecho de Duncan. Pues esa
mujer que en los preliminaries del crime no creia en el remor-
dimiento, carece mis tarde, como tambien se ha visto, del medio
de quitarse de su mano, la perenno mancha de sangre.
g Tienen explicacion tales contradicciones? La tienen sf, y radican
en esto: en Lady Macbeth, el corazon y la cabeza no marchaban de
acuerdo. Cegada por su desordenado afan de ser la esposa de un
rey, no se detiene en el desarrollo del pensamiento de su crime;
pero ante la ejecucion por ella misma, vacila, y ante el crime
consumado desfallece. Es que en su cabeza habia extravio de so-
bra para meditar la infamia; pero en su corazon no habia per-
versidad suficiente para soportarla.
El crime ha producido sus resultados: la reina se ha cefiido
la corona ansiada; y sin embargo, el suefio huye de sus pArpados,
su risa es Antes mascara de sus pesares, que testimonio de sus
placeres, su vida, en fin, es un inferno. 4Por qu6? Por el senci-
1lisimo motive, de que en esa mujer, que no se resigna al peso de
sus resoluciones eficientes, no existia la material prima de los mal-
vados, que aman el crime por el crime. Exager6 el poder de
su voluntad, no contando con la inmediata sanction que la espe-
raba.
Lady Macbeth es la revelacion de un gran carActer extraviado
por una passion criminal. Sin sus execrables ambiciones, la reina
homicide resultaria una mujer excelsa. El amor, la firmeza, el en-







LAS MUJERES DE SHAKESPEARE


tusiasmo, la audacia, eran prendas de su alma que se esterilizaron
en charco horrendo de sangre, porque a la ambition insana le
falt6 el contrapeso de una virtud several, que no se impuso opor-
tunamente en forma preventive, y s6lo como atroz remordimiento
vino A presentarse al fin, para demostrar con las visions fatidicas
que atormentaron los fltimos dias de la reina, cuanto es el poder
de la idea moral que ultrajada, busca asilo en la conciencia, para
desde alli fulminar el anatema, que hace intranquilo el suefio de
los r6probos.
Dejando ya A Lady Macbeth, acompaile la simpatia del lector A
esas dos mujeres liamadas Volumnia y Virgilia, madre la una,
esposa la otra, de Cayo Marcio, mAs conocido por Coriolano, en la
leyenda y en la historic. Es en la trajedia Coriolanus que Ambas
aparecen, y es en Plutarco donde Shakespeare ha encontrado el
argument que necesitaba para llevar con singular acierto A la
escena, tanto al c6lebre caudillo romano, como A las dos mujeres
que tan decisive influencia sobre 61 ejercieran, sobre todo, en un mo-
mento dificilisimo y solemn de su carrera political.
Volumnia es el prototipo de la matrona romana, con su altivez
y con su orgullo dentro del limited de un patriotism ardiente. Es
la madre que no cambia por todos [los tesoros de la tierra, y por
todos los honors de la vida, la gloria para ella incomparable de
tener por hijo al mis her6ico guerrero de la Repiblica.
Virgilia es la modest compailera del soldado ilustre. No tiene
pretensiones, porque consider que A la esposa de Coriolano, por
el solo hecho de serlo, no le queda nada A que aspirar en el
mundo. Harto compensada se juzga con haber sido elegida por el
hijo mimado de la victoria, para perpetuar en Roma la familiar
patricia de los Marcios.
El temple de alma de la esposa no es ni con much igual al de
la madre, adn cuando las dos tengan condiciones relevantes. Mi6n-
tras la una desea que se acumulen mis laureles sobre la frente
del hijo, la otra consider que su esposo ha cefiido ya sus sienes
con demasiadas coronas, para continuar esponiendo en las batallas
una existencia que le es A ella tan cara.
Coriolano va A iniciar una campafia, y Virgilia se entristece.
STe pido, > la dice ent6nces Volumnia, ( que cantes hija mia, 6
por lo m6nos, que no te muestres tan descorazonada. Si mi hijo
en vez de serlo, fuera mi esposo, yo me regocijaria mAs de esta
ausencia en que vi A cosechar honors, que de todos los traspor-







68 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

tes de cariiio de que me hiciese objeto en las intimidades del ho-
gar..Cuando ese inico hijo de mis entraias no era mAs que un
tierno nifio; cuando con sus encantos infantiles atraia todas las
miradas; cuando adn ni por los ruegos de un rey en todo un dia,
otra madre se hubiera de 61 separado, yo considerando solamente
la honra que le esperaba, y que si el aguijon del renombre no
llegare a estimularlo, tanto valdria como el retrato colgado de
una pared, me congratul6 de enviarlo A desafiar aquellos peligros
en que pudiese encontrar glorias. Asi, lo mand6 a una cruenta
guerra, de la que volvi6 con la frente de encina coronada. I pray
you, daughter, sing; or express yourself in A more comfortable
sort: if my son were my husband, I should freelier rejoice in that
absence wherein he won honour, than in the embracements of his
bed where he would show most love. When yet he was but tender-
bodied, and the only son of my womb; when youth with comeli-
ness plucked all gaze his way; when for a day of kings entreaties
A mother should not sell him an hour from her beholding; I, con-
sidering how honour would became sueh A person; that it was no
.better than picture-like to hang by the wall, if renown made it
not. stir, was pleased to let him seek danger where he was like to
find fame. To a cruel war I sent him; from whence he returned,
. .hisibrow. bound with oak.>
Este discurso estA muy bien: es elocuente; pero Virgilia entiende
que ya es tiempo de que Coriolano se deje de correr peligros, y i
ella puramente se consagre. Por eso, todo lo que contest A su
madre political, es: de mi? >-But had he died in the business, madam, how then?,
A sus sentimientos delicados sienta mal tambien todo lo que al
derramamiento de sangre ataiie, A diferencia de Volumnia < que en-
cuentra m6nos hermoso el pecho de H6cuba amamantando A H6c-
tor, que la frente de este, enrojecida por la espada de los griegos
que contra 61 combatian.7

The breasts of Hecuba,
When she did suokle Hector looked not lovelier
Than Hector's forehead when it spit forth blood
At Grecian swords' contending.

No se suponga, sin embargo, que la delicadeza de los sentimientos
de Virgilia, su modestia, su tranquilo amor por Coriolano, signifi-
quen debilidad criminal 6 reprochable egoismo, cuando la oportu-







LAS MUJERES DE SHAKESPEARE b1


nidad exija una actitud definida y en6rgica. Nada parecido a eso.
Ella no tiene la arrogancia de Volumnia, que le dice A un hombre
de la talla de Coriolano: g Tu valor te viene de mi; lo obtuviste
con la leche de mis pechos. D

Thy valiantness was mine; thou suck'dst from me.

No se cree tampoco con la suficiente autoridad para darle con-
sejos A su marido; lo que hacia con much frecuencia su madre
political, partiendo de la base de < que tenia un corazon tan poco
flexible come el de su hijo; pero un cerebro que guiaba en un
sentido convenient los arrebatos del enojo.

Y have A heart as little apt as yours,
But yet A brain that leads my use of anger,
To better vantage.

No tiene, pues, Virgilia las cotdiciones dominantes de Volumnia,
cuyo noble carActer estaba por lo demas impregnado del alcance de
estas maximas: Que la adversidad es la piedra de toque de las
almas; que las gentes vulgares pueden soportar vulgares infortu- /
nios; que en mar en calma todos son buenos pilots; que los goj
pes del destiny cuando hieren cruelmente, solo pueden ser sopqota-
dos por la renolucion de un noble espiritu. 7 :

Extremity was the trier oj spirits;
That common chances common men could bear;
That, when the sea was calm, all boats alike
Show'd mastership in floating; fortune's blows,
When most struck home, being gentle wounded, craves
A noble cunning.

A pesar de tan (til y profunda filosofia, Volumnia, que al fin
es madre, se abate cuando Coriolano desterrado, despidese de ella,
de su mujer y de sus hijos. Pero como le duran poco las postra-
ciones, prbnto retemplard su Animo, para elevarse en alas del mis
puro patriotism, A dictar el consejo del honor y la prudencia que
salve A su hijo de las ignominias de la traicion contra la patria.
Es en ese moment tambien cuando Virgilia, saliendo de su habi-
tual modestia reservada, sabe arrancar de su alma una nota de ci-
vismo que la enaltece, viniendo A robustecer la palabra elocuente y
angustiada de su digna madre political.






70 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

La ofensa inmerecida, la ingratitud perverse, la persecucion in-
motivada, y la pena injusta, con quo ban sido recompensados los
grandes servicios de Coriolano, envenenan su corazon y turban las
ideas en su mente. Una alianza con los volscos para volver sus
armas contra Roma, es promesa en sus horas de amargura, de una
venganza que media en castigo de sus crueles enemigos.
h1 habria desgarrado con su espada, en criminal alianza con el
extranjero, el senb de la patria, por cuyas glorias antes combatiese,
cifi6ndose el laurel de la victoria ; pero su mujer y su madre velan
mis por su honor que lo que el mismo creyera. Ambas se le pre-
sentan; le explican las tristezas que han sufrido durante su des-
tierro; le manifiestan como el placer de verlo, se mezela con el
amargo reproche que deben hacerle de pretender venir A desgarrar
las entraflas de la tierra de su cuna; y despues de extensas re-
flexiones, concluye Volumnia por decirle: invasion de tu pais, tendrAs que pasar por encima del cuerpo de la
madre que te di6 el ser., K Y tambien sobre el mio o, agrega Virgi-
lia, c que di6rate este hijo para perpetuar tu nombre en el porvenir.,

Volumnia:- Thou shalt no sooner
March to assault thy country, than to tread
On thy mother's womb,
That brought the to this world.
Virgilia: Ay! and mine,
That brought you forth-this boy, to keep your name
Living to time.

Es esta eseena, la que define perfectamente el caricter de las dos
mujeres que aparecen en la trajedia Coriolanus. La una, es la
arrogante matrona de siempre, que en esa occasion da el consejo
como en las demos; como estaba acostumbrada A darlo, en razon
de su elevado civismo, de su caricter dominant, y de la f6 en el
acierto de sus pensamientos. La otra, es la tierna compafiera del
guerrero, el angel sumiso del hogar, que jams ha tenido una idea
para contrariar la voluntad de su marido; pero que ante la pr6xima
deshonra de este, se trasforma; y ent6nces se coloca A la altura de
Volumnia, y awin mas arriba, porque atendidos sus modestos antece-
dentes, el estallido de su indignacion debe ser muy grande, y su
amor A la patria muy intense, para que ella, la que siempre le
habia tenido horror A la sangre, y la que nunca habia imaginado
que podria contrariar A Coriolano, se hierga, y ofreciendo su vida






LAS MUJERES DB SHAKESPEARE 71


en expiacion de ajeno delito, se imponga por su actitud en el
supremo instant, deshaciendo los proyectos infames de la traicion
y la venganza.
Despues de haber asistido al desarrollo de las ambiciones que en-
gendraron los crfmenes de Lady Macbeth, es consolador contemplar
A Virgilia saliendo de su modestia, para dar leccion insuperable al
caudillo que habia fanatizado A sus legiones con el ruido de los
triunfos de su espada.

(La tercera part en el pr6ximo nimero).











Belcaro


( TRADUCIDO DEL ITALIANO PARA LOS cANALES DEL ATENEO DEL URUGUAYo )

POR P. ANTONINI Y DIEZ


Belcaro, Ensayo sobre varias cuestiones estdticas, es el titulo
de un nuevo libro recientemente publicado por el escritor (6 la es-
critora?) que, adoptando el nombre de Vernon Lee, lo ha hecho
ilustre y querido A cuantos aman el arte en Inglaterra y en Italia.
Cuando escribi sobre la primer obra de Vernon Lee, Estudios
sobre el siglo XVIII en Italia, hoy tradicida al italiano, y dig-
namente apreciada, tuve ocasion,de hacer notar que lo que esencial-
mente descuella en el ingenio del autor, es la nerviosidad apa-
sionada, con que estudia, interroga 6 investiga el propio sugeto;
analizindolo, escudrifiindolo en su vida intima, y representindolo
con un estilo viviente, pintoresco, de extraordinaria eficacia.
Escribiendo un libro sobre el siglo XVII, el siglo esfinge, de
tanta atractiva para los poetas y los artists, jovial y trAgico, de-
cr6pito 6 iniciador, que todo revuehe y agita en su fatidico seno;
las cancionetas y la guillotine, la estrategia y la msisica, el magne-
tismo y la encyclopedia; el siglo del gran Federico y de Cimarosa,
de Mesmer y de Voltaire, de Metastasio y Robespierre, de Lavater
y de Goethe, de Catalina II y de Madama Roland, de Rousseau y
de Goldoni;-es natural que A una mente abierta A todas las ideas,
A un artist sensible A toda impression, como lo es Vernon Lee, se
presentasen en multitud los mas Arduos problems morales, las mis
complicadas cuestiones est6ticas.
En efecto, escrita apenas la Altima pagina, de los Estudios so-
bre el Setecientos en Italia, el autor empez6 A estudiar y a pro-
fundizar aquellas cuestiones, poniendo en su meditation y en las
tentativas para resolverlas, la misma conciencia, el mismo ardor, esa
carnetness tan rara en los critics ingleses, que habia ya desple-
gado en las paginas de su primer libro.
Belcaro, nombre de una antigua quinta de las cercanias de Siena,






BELCARO Ti

es un titulo fantAstico, premitido al libro, en memorial de un sitio
querido-y de una admirada y predilecta amiga, Maria Robinson, A
quien esti dedicado el volfmen. Este se compone de diez ensayos
critics sobre las mas vitales cuestiones est6ticas concernientes A la
Poesia, la MAsica, la Pintura, la Escultura.... Se dispute de lo
Sobrenatural, de la Moral en el arte, del Ruskinismo, de los pre-
rafaelistas; se habla de Goethe y de Mozart, de Virgilio y de
Hoffmann, de Wagner y del Perugino....
Es un libro eminentemente personal. Aunque se sienta, y alguna
vez aparezca que el autor ha leido y meditado sobre Lessing,
Goethe, H6gel, Reynolds, Ruskin y Taine, es sin embargo un hecho
que muy poco debe A los escritos agenos. Belcaro es un libro de
inspiration individual y de impresiones personales, sentidas en pre-
sencia de las obras maestras del arte, contemplando cuadros y es-
tAtuas, escuchando milsica, leyendo poetas;-es la sincere espresion
do las admiraciones, de las reflexiones, de !as dudas que el autor
ha experimentado, de las discusiones que ha tenido coDsigo mismo
y con pocos amigos; es un libro, casi dire, de critica autobio-
grdfica;-y es.por esto que ha resultado labor independiente y
original, que excita y despierta tan vivamente la inteligencia y la
curiosidad de los lectores.

X

Un pensamiento que con frecuencia asoma en los various Ensayos
de este volumen, es que el hombre recargado de eclectica cultural,
saciado de arte y de critical, de misticismo y de naturalismo, de
hegelismo y de ruskinismo, quiere especular demasiado, refinar y
fantasear con exceso, desfigurando con ideas preconcebidas las mis
vitales cuestiones est6ticas, alterando la fisonomia de los mas conocidos
personages de la historic y del arte, buscando en suma, como dicen
en la Roscana, lucidrnagas en pleno medio dia..... Vernon Lee no
pierde jams de vista una regla est6tica fundamental, con demasia-
da frecuencia olvidada por ciertos critics idealistas; es decir, que
la escultura y la pintura deben ante todo contentar la vista, asi
como la mfisica el oido--que todo lo demis es secundario, ni es
jams categ6ricamente necesario; y que la misma poesia, ain cuan-
do por su naturaleza implique la 6tica, puede en algunos cases ra-
ros, no ser otra cosa sin6 una armoniosa espresion de puras sen-
saciones, sin sombra de concept moral, y ser no obstante excelente
poesia.






74 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

cNuestro modo de apreciar y saborear el grande arte de los tiem-
pos pasados, parece hoy consistir en no cuidarse de ese arte por si
mismo, sin6 por lo que nos pueda sugerir... Los viejos prosaicos
maestros que trabajaban en un cuadro, en una estitua, en una
pieza musical, como un buen zapatero trabaja en un par de botines,
lo m6nos que pensaban era en sugerirnos algo: ellos producian co-
sas sustanciales, intrinsecamente preciosas, figures bien modeladas,
telas ricamente coloreadas, notas poderosamente moduladas: produ-
cir eso, y nada m6s, habia sido su intencion, eso era todo lo que
podian dar, bastando eso a sus contemporAneos, que quedaban satis-
fechos. El arte era su oficio, ejercitado concienzudamente, diligente-
mente, con inteligencia y A veces con ese grado de inteligencia que
nosotros lamamos genio. Ellos mismos eran prosaicos como un ar-
tesano cualquiera, ni encontraban nunca graciosa poesia en sus
obras, ain cuando fuesen el J4piter Olimpico, la Escuela de
Atenas, 6 el Alesias.... Todo lo que veian, era que su obra habia
salido bien, que era hermosa. Por lo demis, esa gente terriblemen-
te prosaica, preocupada de sus intereses mecnicos, de su arte y de
los interests materials de su vida, como se puede constatar leyen-
do despreocupadamente las vidas de Vasari- las biografias de Han-
del, de Bach, de Haydn, de Mozart, y por iltimo, la de Rossini, el
Altimo de los maestros verdaderamente antipo6ticos:-y creo que
lo mismo resultaria de las vidas de los grandes escultores de la
antigiiedad, si de ellas tuvi6ramos exactos conocimientos. a
La teoria es talvez muy atrevida: la afirmacion demasiado abso-
luta; pero hay un gran fondo de verdad en esas palabras. Cuando
se leen ciertas paginas de critical modern sobre los prop6sitos
misticos de Rafael, sobre la filosofia del Don Juan de Mozart, se
encuentra just la asercion de Vernon Lee. Dir6 mis: aunque 61,
naturalmente, no haya comprendido en su juicio las obras literarias,
si se piensa en las fantasias critics recientemente publicadas sobre
la Divina Comedia, de Dante, sobre el segundo Fausto, sobre
los rec6nditos fines del Don Quijote y del Gargantua, da ganas
de estender tambien a las letras ese criteria positive, y de aseverar
decididamente con Goethe, que en el arte, la ejecucion es todo.

X

El autor de Belcaro niega 6 reduce A minimas propc:r.iones,
los resultados de la ensefianza est6tica-y consider la ap,. ad de






BELCARO 75


comprender bien las obras de arte como un don gratuito, como
un instinto natural simil 6 la facultad de producirlas; sostiene que
quien esti dotado de ese raro don, recibe la ensefianza direct,
y finica de las mismas obras maestras, y que una vez inicia-
do, llega 6 comprender todas [las espresiones del arte: Poesia,
Pintura, Escultura, Miisica: y la arm6nica parentela de las imi-
genes, de las formas, de los colors, y de los sonidos. (VWase el en-
sayo titulado The child in the Vatican.)
En las paginas tituladas Quembina se indican con rara pene-
tracion y con un ejemplo tomado de la vida real, y por lo mismo
muy eficaz, los limits de la espresion asignados a cada arte, y es-
pecialmente A la Mu.sica.
El ensayo sobre un bajo relieve representando a Orfeo y Erudice,
es notable por la fineza critical, artistic, y literaria, y por la rara
belleza del estilo. Basten como prueba estas palabras sobre el di-
vino episodio virgiliano. daria gustoso diez Eneidas, estos versos grandiosamente sencillos,
estAn encubiertos entire la suave abundancia del cuarto libro de las
Georgicas, como el fragmento marm6reo esquisitamente esculpido
de algun altar campestre que yace escondido entire las altas yer-
bas y las flores.
En las piginas sobre Fausto y Elena, llenas de ingeniosas,
nuevas, y con frecuencia profundas observaciones, Vernon Lee se
ve reducido como Altima y 16gica conclusion, a dudar, a negar casi,
el caricter sobrenatural tanto en el arte pagano como en el cristiano.
--E1 Cristo, la Virgen, los santos de la escuela de Giotto>--es-
cribe (no son otra cosa, sin6 retratos de hombres y mujeres flo-
rentinas. El Beato Angelico que era un santo, no supo reproducir
el Paraiso sin6 como un hermoso prado lleno de flores, en donde
paseaban bellas damas cubiertas de bordados Un disco
dorado atris de la cabeza es todo lo que indica la beatitud en las
figures de Giotto. Un par de alas bastan A Perugino para
distinguir a su San Miguel de un mortal guerrero--y los m6s
altos misterios del cristianismo, son representados por Rafael con
un triingulo y con un libro abierto que habria podido pintar
igualmente bien el muchacho que le molia los colors .. El
arte define, reform, elimina y escluye de su dominion todo lo que
no cae bajo los sentidos. El verdadero sobrenatural sabeis en
d6nde estaba? Estaba en las celdas de los visionaries febricientes
y en ayunas: en el contagioso terror de la muchedumbre, que caia






7.6 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

postrada A la vista del paiio ensangrentado en la Misa de Bolsena
--all, en esa servilleta manchada estaba Cristo, Dios, el Paraiso--
alli y no en los cuadros de Fra Angelico y del Perugino.
En esa hermosa pagina hay algo de verdad, no lo niego; pero
aAn sin salir del campo de las artes plAsticas, no es exacto decir
que la sola seal de lo sobrenatural en los Santos de Giotto y
del Ang6lico consist en la espresion de la fisonomias, en el aire
de las cabezas, en la espiritualidad de los mismos cuerpos!
Los santos de Bronzino y de Caracci se reconocen por tales por-
que llevan aureola-pero los santos del Ang6lico quedarian santos,
arn suprimiendo los discos dorados. Las virgenes de Rafael son
en general lindas, sanas, primorosas ninfas- estituas griegas per-
fectas vestidas de Virgenes; pero en las virgenes de Alberto Du-
rero y de Rembrandt, dir6 mis, en las mismas negras virgenes
bizantinas y en las de Cimabue, lo sobrenatural esta grabado con
caracteres sagrados de una manera que se sustrae al anAlisis, se
siente y no se puede definir; pero lo sobrenatural existe tambien
con los cuadros y en las estatuas, cuando el pintor y el escultor
cree sincere, profundamente; y falta totalmente adn en obras de
motivo religioso, cuando el artist no cr6e 6 tiene una religiosi-
dad artificial 6 inoculada.
Algunos Cristos de Rembrandt son de un idealismo, no sobrena-
tural como la Beatriz del Paraiso de Dante- y las trAgicas figures
de mujer de Miguel Angel en la capilla de los M&dicis, no fueron
nunca vistas ni.por 6l, ni por otros ojos humans sobre esta
tierra. La expression de aquellas colosales virgenes, desesperadamente
tristes, pertenece A las visions de otro mundo. El artist solitario,
el,lector asiduo de los profetas, de Dante y de Savonarola, las
vi6 en un relampago de divina vision, como vi6 el Moises y las
Sibilas y pudo efigiar en una 6poca y en una sociedad corrom-
pida y teatral, las formidable apariciones de un mundo primitive.

X

En las piginas sobre Ruskin y el Ruskinismo, esta la mis Am-
plia y magistral exposicion que yo conozca de las teorias del ilus-
tre professor, y la confrontation mas ingeniosa que hasta ahora se
ha hecho de ella. Ni Milsand, ni Taine han comprendido mejor 6
combatido con mAs acierto el sistema de Ruskin. Bien s6 que si el
gran critic tomase la palabra, tendria muchas cosas que contestar,






BELCARO


y creo que en muchos puntos haria callar A sus contradictores.
Pero como anAlisis critical, y como dial6ctica, estas paginas de Ver-
non Lee son admirables, y talvez las mis importantes de todo el
voldmen. La confusion que con frecuencia hace Ruskin del bien y
mal morales con la belleza y la fealdad artistic, las forzadas
consecuencias que se v6 arrastrado A deducir, los anacronismos
inevitable que de esa confusion emergen, son indicados con 16gica
precision.
Admirador de Ruskin como pensador, y sobre todo como escri-
tor, Vernon Lee combat su est6tica protestante-espiritualista, ene-
miga de lo pintoresco del sensualismo, del arte pagano, del Rena-
cimiento que quiere la verdad field y escrupulosamente estu-
diada en todos sus detalles, que en toda espresion del arte quiere
que la function est6tica se encamine al bien moral, y haga asi del
arte un apostolado. Y 4 la verdad, la- teoria de Ruskin esencial-
mente protestante 6 inglesa, es mis aplicable a la poesia que A la
pintura: habria podido inspirar las poesias de Wordsworth, pero
no habria dado ciertamente las telas de Delacroix. Admitida la teoria
de Ruskin, seria menester arrojar A la hoguera todos los cuadros
Flamencos, y preferir a esos infieles, las apost6licas telas de Tur-
ner .
La moralidad 6 inmoralidad de un cuadro, conclude Vernon Lee,
algo impaciente, est6 en ser hello 6 feo, en ser hecho bien 6 mal:
el arte tiene en si mismo un valor intrinseco moral: el arte es feli-
cidad-y procurar la felicidad equivale A crear el bien.
Quisiera hablar aqui del concienzudo ensayo sobre la Escuela
Umbra, que encierra bellas, nuevas y justas consideraciones sobre
Perugino, dignas de ser leidas y apreciadas. Pero basta lo que
dejo expuesto hasta aqui para dar una idea del nuevo libro y pro-
vocar su lectura.

X

En conclusion, cimpleme decir que si Belcaro tiene defects,
estos son demasiado inherentes y connaturales al talent del autor,
para poderlos juzgar severamente. Por cierto, el estilo es a veces
demasiado pintoresco 6 grabado, demasiado Ileno de imAgenes y
ofuscador: A veces alli donde bastaria una imAgen, una similitud
para dar luz y fuerza A la idea, hay dos 6 tres que I6jos de aven-
tajar el efecto, lo perjudican: hay abuso en la admirable facultad






AN~AES DEL ATENEO DEL URUGUAY


de representar un concept abstract con una figure sensible: el
autor en algunos Ensayos parece que tenga muchas cosas que
decir; que tenga prisa y quiera decirlas todas de una vez, y las
aglomera y las acumulad de modo, que la mente del lector queda
fatigada y confuse: luego el ver y querer mostrar, y probar el pro
y el contra en tantas cuestiones, da A muchas paginas un aire de
volubilidad, de gimndstica intellectual, que pone en guardia al
lector contra el tono dogmAtico de ciertas otras paginas.
Pero despues de observer todo esto, Ino me atrevo como conse-
cuencia, A aconsejar A Vernon Lee que se guard de esos defects,
porque seria lo mismo que aconsejarle su transformation en otra
persona, y ]a mudanza del organismo de su cerebro. Yo no puedo
deplorar que falte A Vernon Lee la simplicidad y el despejado
6rden de Walter Pater; asi como no haria reproche a Pater por
career del calor apasionado y del vivo colorido del autor de Bel-
caro.
Imaginaos estar conversando con una persona de extraordinario
talent y de la mis variada cultural, que able con competencia,
con celo desinterado, y con inagotable vana jovial y po6tica, de
las mas vitales cuestiones est6ticas sin cansaros jamis-verificando
las Aridas teorias con la luz de la imagination:= figuraos que esa
persona sea una mujer, una j6ven dama--y tendreis una idea ade-
cuada del nuevo libro de Vernon Lee.


Roma 12 Noviembre 1883.











A Mazzini


POR EL DOCTOR D. JOSh SIENRA Y CARRANZA


Mazzini, sobre el f6retro
Que tus cenizas guard,
El sello de los mirtires
De noble f6 gallarda
De inquebrantable espiritu
Grabado quedarg.
Sobre la blanca lIpida
Que tu sepulcro cierra,
La gloria del ap6stol
Que ilumin6 a la tierra
Y el rayo que a los d6spotas
Heria, brillari.


El sentimiento f6rvido
Que trabaj6 tus dias.
Tus dias melanc6licos
Sin dichas ni alegrias,
Pasados en el 6xtasis
De patria redencion,
Marcha triunfante; espl6ndido,
De un alma en otra alma,
Dando a tu g6nio mistico
Del vencedor la palma,
Dando a tu voz prof6tica
Inestinguible voz.


Cuando naciste, finebre
Silencio se estendia






80 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

Del uno al otro limited
De la nation que un dia
Al universe at6nito
Tuviera bajo el pid.
Todo era luto!... misera
Lloraba entire cadenas
La muchedumbre Italica,
El pueblo rey que apenas
La carga de sus lauros
Podia sostener.


Luto y silencio el Arbitro
De Viena decretaba;
La garra de sus Aguilas
Tremenda se clavaba,
Rasgando el cuerpo exinime
De la infeliz nation!
Luto y silencio al VYneto,
Bajo el austriaco yugo !....
Luto y silencio A NApoles
Bajo el vulgar verdugo
Rey, y obediente sitrapa
Del Imperial senior.


i Guay! y do quiera el lIbaro
De esclavitud ondea,
Suena en el aire el lAtigo
Que mata toda idea,
Y entire prisiones 16bregas
Va el g6nio A perecer.
Y vagan de las victims
Los manes insepultos,
Y el alma de Hugo F6scolo
Lleva al exilio ocultos
Los pensamientos t6tricos
De su perdida fM.






A MAzzINI 81

Luto y silencio esti6ndese
Del Tiber al murmurio,
Que mezela A los fatidicos
Recuerdos, el augurio
De otras hogueras h6rridas
Que maten la razon.
Para apurar los Altimos
Resortes de la muerte
La tierra del pontifice
Cae sobre el pueblo inerte,
Y el trueno de los d6spotas
En voz de religion!...



Dias de horror y lagrimas,
De sinsabor y duelo,
Cuando te alzaste, j6ven,
Cual si del alto cielo
Secret designio intimo
Tu alma encerrase ya.
FuE tu palabra mAgica
Voz redentora ent6nces,
Ti derribastes idolos
De mirmoles y broncos
Y consagraste unica
Diosa: la libertad !


Ti combatiste intr6pido,
Toda opresion maldita,
Td, perseguido y pr6fugo,
Leiste en el cielo escrita
La sacrosanta formula
Que encierra el porvenfr.
Fraternidad RepAblica!
Fueron tu insignia y lema,
Y desafiando impavido
La voz del anathema,
En Roma misma at6nita
Tal lema fu6 A brillar.






82 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY



H6roe de luchas santas,
Atleta de la idea,
Entre celajes cindidos
Ya el porvenir clarea,
Ya anuncia rayos filgidos
Tu prometido sol.
Mazzini!.. regocijate,
En tu postrero suefio
Tus hijos, tus discipulos
Renovarin tu empeiio,
Realizarin tu c ntico
De paz y redencion!









ANALES DEL ATENEO

DEL URUGUAY


ANO II-TOMO v MONTEVIDEO, AGOSTO 5 DE 1883 AlERO 24



Curso de Derecho Constitucional



SEGUNDA PARTE

ORGANIZATION POLITICAL



CAPiTULO II

EXTENSION DEL SUFRAGIO

(Continuacion)

IV

SUMARIO-Derechos politicos de los extrangeros-La inmigracion de la po-
blacion exhuberante de las sociedades europeas es una necesidad
imperiosa de los pueblos de este Continente-Considerable poblacion
extrangera en las Republicas Sud-Americanas Deben los extrange-
ros seradmitidos al ejercicio de los derechos politicos?-Igualdad civil
entire nacionales y extrangeros,consagrada por las leyes y las costum-
bres-Los extrangeros son miembros de la sociedad en que residen-
iQud es una sociedad?-Demostracion de que los extrangeros deben
gozar de todos los derechos de la ciudadanla activa-Distincion entire
a nacionalidad y la ciudadania Principios consagrados A este res-
pecto por el Derecho Internacional positivo-Tratados celebrados
por los Estados-Unidos con varias potencias de Europa y Amnrica-
Objeciones que se oponen a la doctrine de los derechos politicos de
Joe e'trin nrn Refutacion de esas objeciones -Altisima conve
... 1.1.. cque para los pueblos de este Continente existe en el
hecho de acordar la ciudadania a los extrangeros Demostracion de
que la ciudadania debe ser obligatoria para los extrangeros Ana-
lisis de nuestras leyes sobre naturalization Legislacion-Norte-Ame-
ricana.

Bajo el imperio del regimen Colonial, el vastisfmo territorio do
la Am6rica Espaiiola permaneci6 cerrado para los extrangeros. El
mantenimiento de la f6 religiosa era el pretesto falazmente invo-
cado por los monarcas espailoles para justificar esa media des-
TOMO V 38







84 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

p6tica que en realidad solo tendia al mantenimiento de un ab-
surdo monopolio mercantil y A privar A las Colonias de poderosos
elements de cultural intellectual, que harian impossible la perpetua-
cion del poder de la Metr6poli.
No podian dejar de desaparecer esas barreras, opuestas al desen-
volvimiento de las nacientes sociedades Sud-Americanas, con el
sistema politico-social que las levantAra. El desierto y la barbaric
se presentaban como obstAculos poderosos A la consolidation de
las nuevas nacionalidades surgidas de la emancipacion de la Am6-
rica Espaiiola, y solo podian salvarse con la inmigracion de la
poblacion exuberant de las sociedades del viojo imundo. Asi lo
comprendieron desde el primer moment todas las Repdblicas Sud-
Americanas, y abriendo de par en par sus puertas al extrangero,
una considerable corriente migratoria so produjo, trayendo desde
ent6nces incesantemente 6 sus dilatados territories los elements
indispensables para su conservation y desenvolvimiento.
Y constituida asi permanentemente la poblacion de los Estados
do este Continente con una masa considerable de extrangeros, ha
adquirido para ellos una importancia escepcional un punto de
legislation political que jams ha preocupado s6riamente i las socie-
dades europeas, Ese punto es el siguiente: ~deben los extrangeros
ser admitidos al qjercicio de los derechos politicos?
Continuando con el examen de las condiciones exigidas pot las
Constituciones political de las modernas sociedades para la adqui-
sicion y el goce de los derechos de la cindadania active, debo en
este moment ocuparme de resolver esa question tan grave como
trascendental.
Es un hecho evident que en nuestro pais, y en las demis Re-
pilblicas Sud-Am6ricanas, los extrangeros, tanto por las leyes
como por las costumbres, gozan de la misma condition civil que
los nacionales.--Antes que el C6digo Civil declarara en su arti-
culo 22 que la ley Oriental no reconoce diferencia alguna entire
nacionales y extrangeros en cuanto A la adquisicion y goce de los
derechos civiles, ya ese principio habia sido consagrado por la
costumbre desde los primeros albores de nuestra Independencia.
Los extrangeros en nuestro pais, y en las demis Repdiblicas Sud-
Americanas, adquieren, sin ninguna restriction legal, propiedades,
tanto muebles como races, y pueden transferirlas A cualquier titulo,
no estando ni habiendo estado jam.is sometidos al absudo derecho
de albinagio, derecho insensato, como le Ilamara Montesquieu, que







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 85

ain conservan muchas sociedades europeas. La libertad de trabajo,
de cambio, de pensamiento, de asociacion, de ensefianza y de con-
ciencia, son derechos quo nuestras leyes reconocen y garanten
igualmente a nacionales y extrangeros. La familiar, los contratos, la
propiedad y, en general, todos los vinculos que ligan estrecha-
mente al hombre con una sociedad determinada, existen con id6n-
tica extension y caract6res tanto para los nacionales como para
los extrangeros.
Todos los hombres que habitan el territorio de la Repuiblica,
cualquiera que sea la patria en quo hayan nacido, estin sometidos
a las mismas leyes, tienen ]a misma esfera de action legal para el
ejercicio de sus facultades personales; sus intereses y sus derechos
son afectados del mismo modo por los fen6menos que se produ-
cen en el seno de la sociedad; y los intereses generals de esta:
la libertad, la seguridad, el 6rden, el progress intellectual, econ6-
mico, moral, etc., tienen la misma importancia y ejercen la misma
influencia sobre los intereses personales de todos los miembros de
la comunidad, sin distinction de nacionalidades.
Quiere decir pues, que los extrangeros que llegan a nuestras
playas y se establecen en el pals, se incorporan 4 nuestra sociedad,
entran A former parte de ella y se convicrten en verdaderos ele-
mentos components del organismo social.
Una sociedad es un organismo formado por un conjunto de
individuos, sometidos A unas mismas leyes, y estrechamente unidos
por el vinculo de interests y de necesidades comunes. Luego, nues-
tra sociedad, asi como todas las de poblacion inmigrante, esta
constituida, tanto por los individuos que han nacido en su territo-
rio, como por los extrangeros que en ella se establecen, pues que
unos y otros estin sometidos al imperio de nuestras leyes, y se
encuentran fuertemente unidos por el vinculo de intereses y do
necesidades comunes.
No es necesario aglomerar mds datos para dar i la question que
en este moment ventilo, una acertada solution.
Los derechos politicos, como lo he demostrado anteriormente, no
son otra cosa que las diversas funciones de soberania ejercidas
por la sociedad. Ent6nces pues, para determinar si los extrange-
ros deben ser admitidos al ejercicio de los derechos politicos, es
necesario pr6viamente averiguar si son 6 no miembros de la sobe-
rania popular.
Y este punto ha quedado resuelto tacitamente en las precedents







86 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

observaciones. Todos los miembros de la sociedad son miembros
de la soberanfa, siempre que reunan las condiciones de inteligencia
6 independencia indispensables para poder ejercer las funciones propias
de esa potestad inicial del Gobierno. Los extrangeros domiciliados en
la Repbilica son miembros de la sociedad Oriental, y en consecuen-
cia, y desde que seria absurdo deducir, del mero hecho de haber
nacido fuera del territorio national, que carecen de las aptitudes
que acabo de mencionar, necesario es reconocer que son tambien
miembros de la soberania social. Forzoso es pues concluir, par-
Stiendo de estas premises de una verdad perfect, que los extran-
geros deben ser admitidos al ejercicio de los derechos de la ciuda-
dania active.
Por otra parte, la igualdad de derechos civiles entire nacionales
y extrangeros, consagrada en toda su amplitud por nuestras leyes,
implica necesariamente la igualdad de derechos politicos, desde que
estos no son mas que una garantia de los primeros. < Las venta-
jas de la democracia sobre cualquier otra formal de gobierno, ha
dicho el publicista Norte-Americano Joel Tiffany, (1) deben bus-
carse en la presencia potential del pueblo en la administration de
la autoridad, por la que aquel esta en aptitud de obtener que se
incorporen sus derechos 6 interests comunes en las leyes que han
de gobernarlo. Pero los derechos 6 intereses populares no estarin
asegurados por un gobierno que no sienta la presencia potential
del pueblo en su administration. > El pueblo, en las sociedades
Sud-Americanas, esti formado en gran part por los extrangeros
domiciliados en su territorio; y no tomando estos una part active
en la political, no concurriendo a la formacion de los Poderes P6-
blicos, todos sus derechos civiles quedarian desprovistos de su
correspondiente garantia, no estarian asegurados por un gobierno
que hubiese sido constituido sin su concurso, que no sintiera, como
lo dice el autor que acabo de citar, su presencia potential en su
administration. Colocados los extrangeros en esta condition < pondrian una gran masa de opinion, de intereses, de elements
sociales y morales, subordinada A la prepotencia de un pequeio
grupo investido, A la manera de los antiguos patricios romanos,
con el derecho pleno de la ciudadania. (2)
Desde que el Estado no tiene m6s mission que la de garantir la

(1) < Gobierno y Derecho Constitucional segun [la teoria Americana. Traduc-
cion de Clodomiro Quiroga--- pAg. 132.
(2) Jose Manuel Estrada---Curso de Derecho Constitucional, pig. 149.







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


libertad civil, 6 el 6rden social, que son t6rminos quo expresan una
misma idea, y administrar los intereses comunes, no es la naciona-
lidad la fuente de los derechos politicos; no es ella la que acuerda
A un individuo el derecho de intervenir en las funciones de sobe-
rania, sin6 el hecho de ser miembro de la sociedad, de poseer dere-
chos civiles y tener participation en los intereses sociales, cuya
garantia y administration al Estado se confian. Y asi, el individuo
que, habiendo nacido en el tcrritorio de la Repablica, abandon
el pais y se domicilia en el extrangero, no tiene ol derecho de
intervenir en la election de los Poderes PAblicos, porque, no obs-
tante su nacionalidad, no forma part ya de nuestra sociedad poli-
tica; mi6ntras que el extrangero que se domicilia en nuestro pais,
incorporAndose por ese hecho A nuestra sociedad, siendo afectados
sus derechos civiles por la accion de los Poderes PAblicos de la
misma manera que los de los nacionales, y adquiriendo, como
miembro de la comunidad, participation en los interests colectivos,
debe concurrir A la formacion de los Gobiernos que van A tutelar
y administrar esos derechos 6 interests.
Nacionalidad y ciudadania son, pues, dos condiciones individuals
completamente distintas; y la iltima no procede de la primer,
sino de la calidad do miembro de una sociedad political. La nacio-
nalidad es un estado permanent de los individuos, que no sufre
alteracion alguna cualquiera que sea el punto de la tierra quo
habiten: la ciudadania es por el contrario variable y se altera con
los distintos domicilios que adquieren los hombres en las diferen-
tes sociedades en que se encuentra dividida la humanidad.
Estas ideas, que encuentran, sin duda alguna, invencibles resis-
tencias levantadas en los espiritus vulgares por un falso y exage-
rado sentimiento de nacionalidad, han recibido, repetidas voces, la
sancion del derecho Internacional positive. Los Estados-Unidos han
celebrado convenios con la Gran Bretaiia, con B61gica, con Ale-
mania y con M6jico, consagrando espresamente el principio de que
la ciudadania procede, no de la nacionalidad, sin6 del domicilio, y
que debe sufrir las mismas alteraciones que 6ste.
En el protocolo suscrito el 9 do Octubre de 1868 por Lord
Stanley, como ministry de negocios extrangeros de Inglaterra,, y
por Mr. Johnson, como ministry de los Estados-Unidos en L6n-
dres, se estableci6 lo siguiente:
lI-Los Sibditos Britanicos que, segun las leyes de los Esta-
dos-Unidos de Am6rica, hayan obtenido f obtengan la calidad de







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


ciudadanos de este pais, serAn considerados por la Gran Bretaiia,
bajo todos concepts, como ciudadanos Americanos, y tratados
como tales.
lReciprocamente, todos los ciudadanos de los Estados Unidos
que, segun las leyes BritAnicas, hayan obtenido f obtengan la
calidad de subditos Britanicos, seran considerados por los Estados-
Unidos, bajo todos concepts, como sdbditos BritAnicos, y tratados
como tales.

( II . .

ciudadano de los Estados-Unidos, estableciera nuevamente su resi-
dencia en las posesiones Britinicas, el gobierno Britanico podrA, A
petition de aquel y bajo las condiciones que juzgue oportuno im-
ponerle, restablecorlo en el carActer y privilegios de un sibdito
Britanico, y on tal caso los Estados-Unidos no lo reclamarAn como
ciudadano Americano por el hecho de su naturalization anterior.
Sigue una estipulacion reciproca con respect A los ciudadanos
Norte-Americanos que, despues de haberse naturalizado en Ingla-
terra, volvieran A establecer su residencia en los Estados-Uni-
dos. (1).
Id6nticas estipulaciones contienen los tratados celebrados por los
Estados-Unidos con Alemania el 22 de Febrero de 1868, con B61-
gica el 16 de Noviembre de 1868, y con M6jico el 10 de Julio del
mismo aino.
De modo pues, que se ha incorporado ya al Derocho Internacio-
nal positiveo el principio de que la ciudadania no procede de la
nacionalidad, sino del domicilio actual de los individuos, y que, on
consecuencia, los extrangeros que se establecen en una sociodad
political y entran A former part de ella, deben gozar do todos los
derechos de la ciudadania active.
Preocupaciones infundadas, alimentadas por pueriles temores, so
oponen, sin embargo, A la realizacion de estas ideas do una ver-
dad te6rica indestructible y de una altisima conveniencia political
para los pueblos libres de este continent.
Entraila un gran peligro para las sociedades Sud-Americanas, se
dice, el hecho de acordar A los estrangeros el ejercicio de los de-

(1) Para comprobar estos y los siguientes datos vease el < Commentaire sur
les Elements du Droit International de Henry Weaton por William V. Law-
rence---tomo III pAg. 229 y siguientes.







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


rechos politicos. Sociedades de escasisima poblacion national, aba-
tidas por incesantes convulsiones political, impotentes para defen-
der su independencia do los ataques que puedan dirigirle las
potencias Europeas, siempro envucltas en gravisimas cuestiones
internacionales, ocasionadas por los mismos estrangeros que resident
en ellas, y que ponen en peligro su autonomia, no pueden conferir
los derechos de la ciudadania active A la masa considerable de
estrangeros quo habitan en sus territories sin correr el inminente
riesgo de ver absorvido el elemento national por el estrangero, de
acordar 4 6ste una influencia, decisive por su nimero, y fatal por
sus tendencies 6 intereses, en la solution de los continues conflic-
tos internacionales que A cada paso ofrecen a los Estados podero-
sos del viejo mundo la oportunidad de llevar a cabo sus mal en-
cubiertas miras de conquista.
Contest A estas objeciones con el siguiente fragmento do una
disertacion escrita per uno de mis mis distinguidos discipulos. (1)
( Siempre he creido exageradas estas afirmaciones, y juzgo, por
el contrario, que haciendo ciudadanos Atodos los extrangeros, dis-
minuirAn en gran part las causes principals de todas esas recla-
maciones odiosas y de esos constantes atentados A la dignidad
national.
(< Se temen las funestisimas consecuencias de esas reclamaciones
diplomiticas entabladas por los gobiernos monArquicos de Europa,
per la influencia perniciosa que ejerceria en el gobierno el ele-
mento extrangero?
< esas pretensions de las potencias europeas, sin6 la maldita distin-
cion establecida por nuestras leyes entire nacionales y extrangeros?
cional, esas reclamaciones escandalosas do la Francia, de la Ingla-
terra y de la Italia, que hoy nos hemos visto obligados 4 recono-
cer, si en vez de ser los reclamantes extrangeros, les hubi6ramos
impuesto la ciudadania?
< Quien sabe cuAntas humillaciones sufriremos todavia si se quiere
mantoner esa distinction odiosa on las piginas do nuestra Consti-
tucion.
< Hemos querido garantirnos de los extrangeros negindoles dere-

(1) El Dr. D. Jos6 Maria Vidal, cuya notable disertacion sobre los Politicos de los Extrangeros,, publicada en La Democracia del 30 de Mayo de
1871, me hago un honor en recomendar a los lectores de los Anales.







ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


chos politicos, y hemos visto que la garaniia se convierte en ame-
naza; hemos temido su inflnencia, peligrosa por nuestras compli-
caciones internacionales, y hemos olvidado que haci6ndolos ciudadanos
desaparecen las' causes de todos esos conflicts y de todas esas
diferencias, en las que siempre perdemos, no porque falten A nues-
tra causa la razon y la justicia, (1) sin6 porque nos obliga A ceder
el fuego do los caiiones europeos.
PPor otra part, si los extrangeros se muestran A veces contra-
rios A nosotros en nuestras propias cuestiones, si aman todavia A
su primitive patria, si conservan vivo el recuerdo de sus primeras
afecciones, nuestra es la culpa, quo los separamos por complete de
la vida public, les negamos toda participation en el gobierno, en
vez de atraerlos hicia nosotros, haci6ndoles amar esta tierra que
los recibe como A sus hijos, sin preguntarles de done vienen, ni
cuAles son sus prop6sitos, identificAndolos en fin con nosotros mis-
mos por las ideas y los sentimientos . .
Ademas, aserA possible entire nosotros, que todos los sibditos
de una nation extrafia, la poblacion italiana 6 la francesa, se
unieran do tal modo que formaran la mayoria de la nation, la ma-
yoria de los sufragantes, y que ellos solos ocupasen el gobierno?
--Es possible la union de todos los extrangeros contra todos los
nacionales, contra todo el pais?
Estos peligros son imaginarios.
cNunca habrA una causa bastante poderosa para former esa
alianza tan temida de todos los extrangeros. En cambio, si pueden
existir rivalidades y 6dios entire los habitantes del pais, ellos solo
existirin entire los sibditos de aquellas naciones que tantas veces
han sido enemigas y se han despedazado en las batallas. Los vie-
jos rencores, originados por las constantes luchas internacionales,
no se extinguen tan pronto en el corazon human cambiando de
aires y transportAndose A lejanas tierras. >
Demu6strase tambien cuAn infundados son los peligros que para
la autonomia national se pretend que encierra'el hecho de acordar A los
extrangeros el ejercicio de los derechos politicos, examinando la
naturaleza de las funciones pdblicas quo A estos corresponderian
una vez convertidos en ciudadanos.

(1) Conviene que se tenga present que estas palabras fueron escritas en
Mayo de 1874.






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 91

Si las sociedades Sud-Americanas se hubieran dado una organi-
zacion political anAloga A la de las antiguas repdblicas Griegas y
Romana, 6 A la quo ain hoy conservan algunos Cantones de la
Suiza; si practicando los principios de la democracia pura, todos
los ciudadanos tuvieran una participation direct, inmediata en la
direction de los negocios pAblicos, y los dorechos politicos no se
redujeran, en consecuencia, A la atribucion electoral y A la fiscali-
zacion de la conduct de los Poderes PAblicos, sin6 que importa-
ran el mAs pleno ejercicio de la soberania popular, cnt6nces no
fueran talvez completamente infundados los temores quo se abrigan
de que peligrara la autonomia national por el hecho de acordar la
ciudadania A la masa considerable de extrangeros quo en ellas resident.
Pero los pueblos de este continent han adoptado el regimen repre-
sentativo de gobierno, regimen que consist, no en el gobierno de
la sociedad por si misma, como se verifica en la democracia direct,
sino en el gobierno de la sociedad por mandatarios que peri6dica-
mente los ciudadanos eligen. Y esta distinction es importantisima
para la question que on este moment examine. En el regimen
representative democrAtico, la ciudadania active no import el ejer-
cicio de funciones de gobierno; inviste tan solo A los individuos
que poseen esa cualidad con la facultad de elegir el personal do
los Poderes PAblicos. Los ciudadanos no tienen el derecho de ocu-
par los cargos pdblicos, y por consiguiente, la sociedad esti legi-
timamente autorizada para exigir que sus funcionarios posean las
cualidades que ella consider oportuno determinar para estar segura
de que desempeiiaran fielmente las atribuciones que les delegue. De
modo pues que, acordando A los extrangeros los derechos do la
ciudadania active, una sociedad no corro el riesgo do ver su go-
bierno en manos de aqucllos, siempro quo establezca s6rias condi-
ciones de elegibilidad en los funcionarios.
Comprendo perfectamente que nuestra Constitucion y las de todos
los [pueblos de America, no consientan que la Presidencia de la
Repdblica sea desempeiiada sin6 por los ciudadanos naturales, y
que exijan, para que un extrangero naturalizado puoda ocupar un
puesto en las Asambleas Legislativas 6 en el Poder Judicial, que
haya ejercido durante muchos aiios la ciudadania. Seria, sin duda
alguna, sumamente peligroso para la independencia national, no
rodearse de estas positivas garantias. Pero no veo peligro alguno'
que surja del hecho de admitir A los extrangeros domiciliados en
el pais al ejercicio de los derechos politicos, una vez que estos






ANGLES DEL ATENEO DEL URUGUAY


solo pueden llevar A los Poderes Pdblicos A los ciudadanos que
reunan las condiciones de elegibilidad que establezca la ley funda-
mental.
Las ideas political de la poblacion inmigrante de las sociedades
Sud-Americanas, inv6canse tambien contra la doctrine que acuerda
A los extrangeros los derechos de la ciudadania active. Las insti-
tuciones political de las naciones Europeas, se dice, son entera-
mente opuestas A la nuestras; los inmigrantes, que proceden casi
en su totalidad de sociedades regidas por el sistema monArquico,
traen consigo las ideas, las preocupaciones y los sentimientos que
las instituciones anti-liberales de su patria ban grabado profunda-
mente en su espiritu. Carecen de hibitos republicans, y por sus
costumbres, por su education y por su ignorancia en cuanto A las
ventajas de las instituciones libres, son enemigos do la democracia.
Admitir pues, los extrangeros al ejercicio de los derechos politicos
seria poner en peligro la estabilidad de nuestras instituciones repu-
blicanas.
Cuan ilusorio es este peligro, demu6strase ficilmente tan solo
con recorder las precedentes observaciones. Circunscritos los dere-
chos politicos A la atribucion electoral, y no pudiendo los extran-
geros naturalizados llevar con su voto A los Poderes Pbblicos sino
A aquellos ciudadanos que, por reunir las condiciones de elegibili-
dad exigidas por la ley constitutional, ofrecen suficientes garantias
de fidelidad al pais y i sus instituciones, no pueden estas correr
riesgo alguno, ain cuando fuera cierto que, al ejercer las funcio-
nes de la ciudadania, los extrangeros estuvieran dominados por
ideas y sentimientos contrarios al espiritu de nuestro sistema poli-
tico.
Por otra part, si el peligro fuera real, si los extrangeros domi-
ciliados en estos paises aspiraran A la modification radical de nues-
tras instituciones republicans y la ciudadania les diera el medio
de realizar sus aspiraciones, no creo que fuera esto un motive
just para negarles el ejercicio de los derechos politicos. No se
han formado las sociedades para los gobiernos, sino estos para
aquellas. Toda sociedad tiene el mAs perfect derecho do crear y
organizer sus instituciones politics de acuerdo con sus ideas, y
nada puede obligar legitimamente A un pueblo que se halla en el
pleno goce de su soberania, A que se subordine perphtuamente A
un sistema determinado de gobierno. Y puesto que los extrange-
ros domiciliados en un pais cualquiera son miembros de la sociedad A







CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL


quo se han incorporado, y son tambien miembros de la soberania, al
mismo titulo qua los nacionales, una vez que la nacionalidad no es la
fuente de la ciudadania, scria bajo todos concepts legitima su
action political, si ella se encaminara A la modification de nuestras
instituciones.
Pero no es possible tampoco admitir que la poblacion inmigrante
de las sociedades Sud-Americanas, que proceda de los estados del
viejo mundo que no practical las instituciones libres, conserve sus
ideas anti-democrAticas despues de haber entrado al ejercicio de
los derechos politicos. < dicho acertadamente D. Jos6 M. Estrada (1) ningun derecho se usa
para perderlo > Los extrangeros que en los pueblos libres de Ame-
rica hayan adquirido la libertad political que en su patria les era
desconocida, que se hayan formado hAbitos republicans y adquie-
ran instruction political mediante el ejercicio de las funciones mu-
nicipales, que deben ofrecerles con toda liberalidad los pueblos que
quieran asimilArselos, que hayan alcanzado las ventajas de las
instituciones libres con el ejercicio de los derechos politicos, no
podrAn conservar sus viejas ideas, ni consentirin en despojarse de
su dignidad de ciudadanos para descender A la humillante condi-
cion de sdbditos. El esclavo emancipado solo recuerda sus cadenas
para maldecirlas.
En los Estados-Unidos, la masa enorme de extrangeros que for-
ma part importantisima de su poblacion, ejerce los derechos de
la ciudadania active; y no obstante la circunstancia de que entire
esos extrangeros so cuenta un nAmero considerable de Alemanes,
si do algo puede acusarse A la sociedad Norte-Americana es de
haber exagerado inconsideradamente las ideas democrAticas.
Y no es cierto, por otra part, que la generalidad de los extran-
geros que so incorporan A los pueblos de esto continent sean
enemigos de nuestro sistema politico. Las ideas democraticas hoy
imperan en el mundo civilizado; y si las instituciones mondrquicas
se conservan ain on las sociedades europeas no es porque cuenten
con el asentimiento popular. Bien sabemos nosotros, por una peno-
sisima esperiencia, c6mo un sistema politico puede conservarse im-
perante A despecho de las mis energicas resistencias populares.
Justo es decirlo, en honor de nuestra poblacion extrangera: no es

(1) Derecho politico de los extrangeros,--Articulo publicado en la Revista
Argentina.






ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


en los pueblos j6venes de Am6rica que han depositado sus prime-
ras ofrendas en el altar sagrado de la libertad.
Demuestran pues estas consideraciones, que el hecho de acordar
A los extrangeros el ejercicio de los derechos politicos ningun peli-
gro ofrece para la autonomia national ni 'para la estabilidad de
las instituciones libres. En cambio, es una verdad, que facilmente
se comprueba, que la naturalization de la poblacion inmigrante es
una media de altisima conveniencia political, mis ain, de impe-
riosa necesidad para los pueblos libres de este Continente.
El distinguido publicista argentino don Jos6 M. Estrada ha
demostrado elocuentemente esta verdad, y voy A servirme de su
palabra autorizada, con gran ventaja, sin duda alguna, para los
lectores.
g6nio de los pueblos, le impulsa en regions tan variables como
son los datos de la esperiencia adquirida en dlversas sociedades y
bajo diversas presiones, y adn cuando se estravie, provoca luchas
fecundas que reaniman todas las fuerzas y acarrean bienestar y
libertad para todos. Para negar la eficacia del estimulo, seria nece-
sario negar la rcalidad del amor propio en la naturaleza del hom-
bre. Algo mis traeria el extrangero A .la vida democrAtica: un
element reacio A las sujestiones de camarilla, resistente A las cegue-
dades que surgeon de la tradition de los partidos; y de esta ma-
nera, doblemente propio para mantener viva la opinion y en6rgica
la fuerza popular, cuya corruption 6 cuya atonia reduce la liber-
tad A un suefio y el derecho A una ficcion pueril ...
( forzosamente inclinaciones conservadoras. Por eso es un buen auxi-
lio para la libertad. Las formas sociales basadas en el derecho
nada pueden temer de su influencia; ni esta puede llegar A poner-
las en peligro, por mns que se pervitiera, siempre que precaucio-
nes racionales y equitativas, garantieran los pueblos contra las
temeridades de advenedizos desmoralizados. La ignorancia de los
extrangeros respect de ciertas cuestiones internal contribuiria A la
civilization y libertad de cualquier pueblo, contribuyendo A refinar
y dignificar los partidos. Por partido entendemos un grupo de
hombres aunados en el servicio de una idea. El prestigio de los
hombres reemplaza al de los principios ficilmente cuando los par-
tidos se reclutan en esferas pequefias, por afinidades personales 6
intereses frivolos: ent6nces olvidan las grandes miras, se entienden






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 95

A media palabra, es decir, no entienden nada, se glorian en recuer-
dos, so comprometen en el pasado descuidando su responsabilidad
y el porvenir, y degenerados en camarillas, tienen calor mi6ntras
luchan, y desfallecen cuando triunfan, porque nada tienen ni saben
qu6 hacer con la fuerza que la victoria les depara. Los partidos
de la Repdblica Oriental podrian servirnos de ejemplo. Un partido
empero que pretendiera reforzarse atrayendo un element libre de
la influencia de sus prohombres vivos y de la idolatria de sus
prohombres muertos, como seria el element extrangero, necesita
poseer con plena claridad su doctrine y esponerla circunstanciada-
mente ante el espiritu de los que desean incorporarse. Ottfrieal
decia con razon, quo el esmero de las formas contribute A pulir y
aclarar el pensamiento. La doctrine evangAlica no aparece tan
luminosa en ninguna esposicion como en las destinadas A iniciar
los ignorantes y los nifios en las profundidades del misterio cris-
tiano; y las disputes escolAsticas habrian podido extraviar el pen-
samiento modern en un d6dalo de interpretaciones sutiles 6 arbi-
trarias, si no se conservara puro y limpido y sonoro, el tema teo-
16gico en el Evangelio y en el catecismo: en el Evangelio, quo es
la leccion dada a los ignorantes de la Galilea, y on el catecismo
que levanta la infancia mas arriba de las cumbres en que reposa
Platon. De esta manera los partidos, imposibilitados de fascinar
con palabras, neccsitarian ideas claras, prop6sitos netos y grandio-
sos: se empaparian en nobles fuentes, y depurados y potentes,
difundirian de un estremo al otro de la sociedad el fuego de la
vida democrAtica.>) (1)
Agregar6, como complement de estas ideas, que las institucio-
nes basadas en el principio de la [soberania popular, solo pueden
conservarse A condition de que los Poderes Pdblicos profesen el
mis profundo respeto A la pdblica opinion, y encuentren en la
sociedad fuerzas bastante poderosas para mantenerlos dentro de
los limits de su legitima esfera de accion. Todo Poder, por su
propia naturaleza es invasor y necesita, en consecuencia, star ro-
deado de barreras insalvables. Pero en nuestro pais, por ejemplo,
mi6ntras que los gobiernos disponon de todas las fuerzas sociales
y las convierten en medios deconsolidacion de su poder, el pueblo
solo cuenta con nuestra escasa poblacion national, impotent para
luchar con los elements de action que el Estado tiene en sus ma-

(1) Derecho politico de los extrangeros, por D. Josd M, Estrada.






t) 'ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

nos. Y este funestisimo desequilibrio de fuerzas, que solo puede
engendrar el despotismo, no tiene mis que un remedio : la incor-
poracion A la soberania popular del considerable ndmero de extran-
geros que resident en el pais. Sin este acrecentamiento de la fuerza
popular, jams nuestra sociedad podri inaugurar el tan anhelado
imperio de las instituciones libres.
La teoria que acuerda a los extrangeros el ejercicio de los dere-
chos politicos es pues, just, de altisima conveniencia para los
pueblos de este Continente, y resist victoriosamente A todas las
objeciones que se le oponen.
Pero, en qu6 condiciones deben entrar los extrangeros al ejerci-
cio de los derechos de la ciudadania active? ~Debe la ley limi-
tarse 6 acordar la ciudadania a los extrangeros domiciliados en el
pais que voluntariamente quieran adquirir esa calidad, 6 por el
contrario, serin forzosamente ciudadanos, una vez que hayan resi-
dido en el pais un period de tiempo determinado y se hayan
incorporado definitivamente a la sociedad en que viven? 8La ciu-
dadania legal debe ser voluntaria i obligatoria?
Las leyes, en todas las sociedades politics en que se ha consa-
grado el principio de la naturalization de los extrangeros, estable-
cen invariablemente que la ciudadania legal es completamente volun-
taria. Bien puede un extrangero residir en un pais cualquiera un
n6mero considerable de afios, vincularse indisolublemente 61l por
los estrechos lazos de la familiar, por la propiedad y por todo g6-
nero de relaciones sociales; si ese extrangero, dominado por incli-
naciones egoistas, 6 por el indiferentismo politico que aqueja
generalmente A los hombres que ignoran las ventajas de las insti-
tuciones libres, no quieren solicitar su naturalization, permanecera
siempre separado del movimiento politico de la sociedad de que
forma parte y no cumplirA con ninguno de los deberes que impone
la ciudadania.
No estoy conforme con esta doctrine; y consider que, partiendo
de los principios anteriormente sentados para justificar quo los
extrangeros deben ser admitidos al ejercicio de los derechos poli-
ticos, la dnica consecuencia que 16gica y racionalmente puede dedu-
cirse es la de que la ciudadania debe ser obligatoria para todos
los extrangeros que se domicilien en el pais y se incorporen a la
sociedad.
Si la nacionalidad no es la fuente de la ciudadania; si no es
ella la que inviste a los individuos con la facultad de ejercer los






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 97

derechos politicos, sin6 el hecho de ser miembros de una sociedad
political, de poseer derechos civiles y tener participation en los
interests colectivos, cuya garantia y administration estan A cargo
del Estado, es forzoso reconocer que ninguna diferencia puede legi-
timamente establecerse entree nacionales y extrangeros, en cuanto al
ejercicio de los derechos y cumplimiento de los deberes de la ciu-
dadania active. Dos son las funciones principles de la ciudadania:
el sufragio y el servicio military; y ambas responded A un mismo
fin: al mantenimiento de las instituciones y A la conservation del
6rden social. Y si el individuo, nacido en el territorio de la Repi-
blica, es forzosamente ciudadano siempre que reuna las condicio-
nes establecidas on la lcy, y tione en consecuencia el deber extricto
de votar, (1) y de prestar el contingent de su brazo para la de-
fensa de las instituciones y la conservation del 6rden pfblico,
Spor qu6 razon el extrangero que se ha domiciliado en el pais y
ha entrado A former parte de nuestra sociedad, no ha de ser tam-
bien forzosamente ciudadano y no ha de ser obligado per la ley,
lo mismo que los nacionales, A concurrir con su voto A la forma-
cion de los Poderes Pdblicos y con su brazo A la conservation
del 6rden social? Si entire ellos no existed mAs diferencia que la de
la nacionalidad, y si esta nada tiene quo ver con la ciudadania
G que razon puede haber para que los nacionales sean forzosamente
ciudadanos desde el memento que adquieren las condiciones esta-
blecidas por la ley, y los estrangeros tengan la facultad de acep-
tar 6 rechazar la ciudadania? Por mas que so investigue no se encon-
trarA ninguna. Solo preocupaciones infundadas pueden invocarse
para mantener tan ilegitima distinction.
La ciudadania pues, asi como es obligatoria para los nacionales,
debe serlo tambien para los extrangeros, desde que para unos y
otros esta condition precede de un mismo origen. Con todo, la
aplicacion prActica de este principio, en las sociedades Sud-Ame-
ricanas, seria indudablemente una question sumamente delicada
Pero, no debo ocuparmo de este punto cuya solution corresponded
A la Politica y no A la ciencia Constitucional.
a Qu6 condiciones exige nuestra Constitucion para que un ex-
tranjero pueda obtener la ciudadania legal?
El articulo 8 de nuestro C6digo Fundamental dice: ( legales son: los extrangeros, padres de ciudadanos naturales, ave-


(1) Vease el cap. I, pArrafo II de estas lecciones,






98 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY

cindados en el pafs antes del establecimiento de la present Cons-
titucion; los hijos de padre 6 madre natural del pais, nacidos fuera
del Estado, desde el acto de avecindarse en 61: los extrangeros
que, en calidad de oficiales, ban combatido y combatieren en los
ej6rcitos de mar 6 tierra de la nation; los extrangeros aunque sin
hijos, 6 con hijos extrangeros, pero casados con hijas del pals,
que, profesando alguna ciencia, arte 6 industrial, 6 poseyendo algun
capital en giro, 6 propiedad raiz, se hallen residiendo en el Estado
al tiempo de jurarse esta Constitucion; los extrangeros casados
con extrangeras, que tengan algunas de las cualidades que se aca-
ban de mencionar, y tres ailos de residencia en el Estado; los
extrangeros no casados que tambien tengan alguna de dichas cua-
lidades y cuatro afios de residencia; los que obtengan gracia espe-
cial de la Asamblea, por servicios notables 6 m6ritos relevantes.
SLa ciudadania legal es obligatoria 6 voluntaria segun esto
precepto constitutional? -Los t6rminos absolutos, incondicionales,
empleados en el articulo que acabo de transcribir autorizan la
opinion de que la ciudadania legal es obligatoria en nuestro pais.
-Ciudadanos legales son, dice nuestra Constitucion, los que
reunen tales 6 cuales condiciones. Pero, considerando que no pudo
ser la intencion de los Constituyentes el imponer a los extrange-
ros la ciudadania, por cuanto en la 6poca en que se sancion6 la
Constitucion, el principio de la ciudadania legal obligatoria ni
siquiera como mera teoria era sustentado, el Poder Legislativo de-
clar6, por ley de 10 de Junio de 1853, que solo serian ciudada-
nos legales los extrangeros que voluntariamente quisieran obtener
la naturalization.
Mas tarde, por la ley de 20 de Julio de 1873, so declar6 obli-
gatoria la ciudadania para los extrangeros que, en calidad de ofi-
ciales, hubieren combatido y combatieren en los ej6rcitos de la Re-
pAblica, y para los hijos de padre 6 madre naturales del pafs,
desdo el acto de avecindarse en 61, y voluntaria para todos los
demas extrangeros. Estos iltimos, para optar A la ciudadania debo-
rAn ocurrir al Juez de su domicilio y solicitar que, con audiencia
del Fiscal, se les admit A justificar que reunen alguna de las
calidades requeridas por el articulo 8 de la Constitucion. Produ-
cida esa justification, y declarando el Juez que el peticionario
reune las condiciones legales quo ha invocado, se le inscribe en el
Registro de ciudadanos legales, ilevado en el Ministerio de Go-
bierno, y se le espide carta de ciudadania, sin necesidad de Ilenar
ninguna otra formalidad.






CURSO DE DERECHO CONSTITUTIONAL 99

Las condiciones exigidas por nuestra Constitucion para que los
extrangeros puedan adquirir la ciudadania legal no resisten, en mi
concept, a la mis ligera critica.-Es ciudadano, segun la Consti-
tucion, el hijo de padre 6 madre naturales del pais, desde el acto
de avecindarse en el. Quiere decir pues, que un individuo, hijo
de padre 6 madre Orientales, que ha nacido en otro pais y que
forma parte de otra sociedad, desde el moment en que pisa el
territorio de la Repiblica esti en el pleno goce de todos los de-
rechos de la ciudadania active. Pero, si la ciudadania es una cali-
dad que solo debe corresponder a los miembros de una sociedad
political que reunan las condiciones de inteligencia 6 independencia
indispensables para poder concurrir al ejercicio de las funciones de
soberania, necesario es reconocer que no pueden ser ciudadanos
legales los individuos que solo tengan la condition quo se acaba
de mencionar. El extrangero que recien Ilega al pais, ain cuando
sus padres sean Orientales, no es auin miembro de nuestra socie-
dad; todavia no ha residido un tiempo suficiente para poderse
presumir que tiene el Animo de permanecer en la Repdblica y de
adquirir, por consiguiente, domicilio en ella; y es muy possible que
solo pueda ser mirado como un mero transeunte. Y no solamente
no puede ser considerado como miembro de nuestra sociedad, sino
que tambien carece necesariamente de la instruction political reque-
rida para el ejercicio de los derechos de la ciudadania active. Qu6
conocimiento puede tener un individuo que recien llega al pais,
de nuestras cuestiones political y de las condiciones generals de
moralidad y competencia de las personas que hayan de ser llama-
das a desempeiiar las funciones del Gobierno? Ninguna. Ent6nces
pues, no tienen la aptitud indispensable para el ejercicio de la
atribucion electoral, que es el primordial derecho de la ciudadania.
-Me esplicaria que nuestra Constitucion acordase la calidad do
Oriental, al hijo de padres Orientales, nacido fuera del Estado,
desde el acto de avecindarse en 61. Seria esto consagrar el prin-
cipio, generalmente aceptado, de la nacionalidad de origen. Pero,
como la nacionalidad y la ciudadania son dos calidades completa-
mente distintas, esta circunstancia no seria suficiente para admitir
al ejercicio de los derechos politicos al individuo que, por su ori-
gen, fuera declarado national.
FundAndome en estas mismas observaciones, no consider tam-
poco just que puedan optar i la ciudadania los extranjeros que,
en calidad de oficiales, han combatido y combatieren en los ej6r-
TOMO V 39






100 ANALES DEL ATENEO DEL URUGUAY


citos de la Replblica.-0 esos extranjeros tienen los aios de resi-
doncia necesarios para poder ser considerados como ciudadanos, y
en este caso, ninguna importancia tendria el hecho de haber com-
batido, en calidad de oficiales, en los ej6rcitos de la Repdblica, 6
carecen de esa condition do residencia, y ent6nces, ni pueden ser
considerados como miembros de nuestra sociedad, ni es possible
presumir que posean los conocimientos politicos indisponsables para
el ejercicio de los derechos de la ciudadania active. Y no se diga
que, siendo un official un empleado pAblico, y no pudiendo ser des-
empefiados esos empleos sin6 por los ciudadanos, es indispensable
acordar esta calidad A los extranjeros que, como oficiales, presten
sus servicios en nuestros ej6rcitos, porque en tal caso, lo just y
racional seria no admitir, como official, en el ejrcito, A ningun ex-
tranjero que no so hubiera naturalizado.
Pueden tambien naturalizarse, segun nuestra Constitucion, los
extranjeros que tengan tres aios de residencia en el pais, si son
casados, y cuatro si son solteros, siempre que unos y otros profe-
sen alguna ciencia, arte 6 industrial, 6 posean algun capital en giro,
6 propiedad raiz.
Si en los casos que acabo de examiner, nuestra Ley Fundamen-
tal peca por una escesiva liberalidad, en este incurred en el defecto
contrario.-No conceptio exagerados los t6rminos de residencia es-
tablecidos, y estimo fundada la diferencia que se hace entire solte-
ros y casados; pero entiendo que solo esa condition de residencia
es suficiente para que los extranjeros puedan ser admitidos al ejer-
cicio de los derechos politicos.- Si un extranjero, por el hecho de
residir en el pais, se incorpora A nuestra sociedad, y se convierte
en element components del organismo social, es miombro de la
soberania popular, sin necesidad de que profese alguna ciencia,
arte 6 industrial, 6 sea propietario 6 capitalista.- Con esta pres-
cripcion constitutional se impide injustamento la naturalization del
considerable nimero de obreros extranjeros que resident en la Re-
pablica.
Pond6rase comunmente la liberalidad de las leyes Norte-Ameri-
canas sobre naturalization, y A ella se atribuye el hecho de que
todos los extranjeros que resident en esa gran Repdblica tomen la
calidad de ciudadanos, misntras que en las Repdblicas Sud-Amori-
canas la ciudadania legal es casi complotamente desdefiada.
Y esta creencia es enteramente falsa. Mucho mis liberal es nues-
tra Constitucion, A este respect, quo la legislation de los Estados-




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EVU8PMICX_6OJDOT INGEST_TIME 2013-02-14T16:33:50Z PACKAGE AA00013044_00005
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES