<%BANNER%>
HIDE
 Title Page
 La ley y su reglamentacion
 El consejo central de sociedades...
 Aplicacion de la ley 10.903
 Indice


DLOC UFLAC



xml version 1.0 standalone yes
Volume_Errors
Unscanned
PreviousPageID P68


PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Los tribunales de menores en la República Argentina
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00013038/00001
 Material Information
Title: Los tribunales de menores en la República Argentina su organización en la capital federalpor la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, de acuerdo con la ley no. 10.903 de patronato de menores
Physical Description: 2 p. l., 3-141 p.23 cm.
Language: Spanish
Publisher: L.J. Rosso y Cía, Impresores
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1922
 Notes
General Note: At head of title: Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital.
General Note: Delincuencia infantil, la nueva ley de menores y su funcionamiento, por el doctor Ricardo Seeber": p. 3-16. Juvenile courtsArgentina.
 Record Information
Source Institution: UF Latin American Collections
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: aleph - 28178430
oclc - 08525042
System ID: AA00013038:00001

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    La ley y su reglamentacion
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    El consejo central de sociedades protectoras de menores y las demas gestiones del tribunal
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Aplicacion de la ley 10.903
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Indice
        Page 139
        Page 140
        Page 141
Full Text


IcMARA DE APELAGIONES EN LO CRIMINAL Y CORRECHIONAL DE LA CAPiTAL








Los Tribunales de Menores

en la


Repliblica Argentina


-U ORGAN -CI6N EN LA CAPITAL FEDERAL POR LA C.AMA.A DE
APELACIONES EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL,
DE ACUERDO CON LA LEY No 10.903
DE PATRONATO DE MENORES




PUBLICACION OFFICIAL






BUENOS AIRES
L. J. ROSSO Y cfA., IMPRESORES
1922










1T .

m Tm
Bsaei























I

LA LEY Y SU REGLAMENTACION













DELINCUENCIA INFANTIL


LA NUEVA LEY DE MENORES Y SU FUNCIONAMIENTO

Por et doctor Ricardo Seeber




El problema de la infancia delincuente y abandonada reviste una
tras'endencia social indiscutible. En los iltimos tiempos y en todas par-
tes, en las grande ciudades sobre todo, la delincuencia infantil ha au-
mentado progresivamente, y tambien, como una marea inquietante, la
masa incalculable de nifios indisciplinados, vivero de esa delincuencia y
de todas las taras fisicas y morales de una parte de las futuras genera-
eiones. Los medios para reprimirla y prevenirla empleados hasta hace
poco, han sido, no s61o ineficaces, sino aun contraproducentes. Prejuicios
doctrinarios por una parte, por la otra errors de procedimiento, "desco-
nocimiento del aspect social de conjunto, desidia inexplicable y, lo que
es peor, ignoranci.a, en los hechos, de la psicoLogia infantill y idle as con-
clusiones de la ciencia m6dica.
Hoy, por fortune, las leyes y los concepts han cambiado. Pero la
aclti6n es compleja, y ella exige el concurso ilimitado del gobierno, de las
instituciones pliblicas y privadas, de los funcionarios y de los particula-
res, en una coordinaei6n perfect y cientifica del esfuerzo. Conviene, por
lo tanto, divulgar la ley que pone en manos de la justicia un aspect fun-
damental de la soluci6n, su funcionamiento actual y future y la expan-
si6n possible de sus disposiciones.


EL PROBLEMA PENAL Y EL PROBLEMA SOCIAL
La cuesti6n planted dos problems, ligados mas intimamente de lo
que pudiera creerse. Por una parte, la legitimidad y la conveniencia de
mantener el principio de la responsabilidad penal de los menores delin-
euentes y de someterlos a las sanciones legales y de hecho que se aplican
a los criminals adults, y por la otra la forma de obrar sobre la masa
desarreglada, substraida a la discipline social.






-4-


Respecto al problema penal y carcelario, los jueces se encontraban
frente a una legislaci6n anacr6nica y a procedimientos de uepresi6n ab-
surdos. Nifios hasta de diez afios podian y debian ser declarados respon-
sables criminalmente y sufrir penas carcelarias. Sin embargo, no obstante
el prejuicio mantenido por siglos, nifio delincuente no es responsible
de sus actos. Ha sido pervertido .o mal educado, tiene o no malas ten-
dencias, ies un normal o esti enfermo, pero ni es un criminal, ni puede
ser encarcelado en prisiones que lo pervierten en lugar de correpIrlo~No
es que la justicia este siempre desarmada ante los errores de las leyes
o ante !as que weaceionan sobre el organismo social y sobre los indivi-
duos, hiriendo sentimientos de humanidad o de justicia. El juez debe
abandonar el sistema clasico de investigar las supuestas intenciones le-
gislativas o los dogmas doctrinarios, que s6lo sirven a veces para con-
denar, en virtud de sutilezas juridicas a desgraciados o para salvar de
todo el rigor de la ley a criminals empedernidos, y sustituirlos por el
concept de justicia y necesidad actuales, baciendo entrar en la 6tica de
la ley las contingencies nuevas y las modificaciones de la conciencia pfi-
bliea sobre el fondo mismo del problema moral. Pero hay casos en que
el procedimiento cede ante la ley expresa e inflexible, o ante las conse-
cuencias para la defense social de una jurisprudencia de equidad. Y ese
era lel caso en la delincuencia infafitil, porque se planteaba en un dile-
ma: o el absurdo de la responsabilidad y el castigo del nino con proce-
dimientos inadecuados, o la impunidad absolute, la devoluci6n del menor
al medio que lo habia pervertido o lo estaba pervirtiendo, manteniendo
la poblaci6n de los indisciplinados delinquibles.
Y aqui el cuadro result soimbrio en toldlas parties, especialamente entire
nosotros. Respecto a las cerceles basta recorder ligeramente los horrores
que se han descrito hasta en documents oficiales. Calabozos de la policia
en un entrepiso, donde, en celdas en que cabrian veinte personas, sin aire
y sin luz, se aglomeraban hasta 120 criaturas en peores condiciones que un
rebafio, y de donde salian pervertidos y contagiados de todas las enferme-
dades imaginables En otras prisiones especticulos semejantes. En el de-
p6sito de contraventores, galpones done con 300 criminals, de los mhs
empqdernidos, se mezelaban niflos de doce, de diez y hasta de seis afos, y
no delincuentes, ni siquiera contraventores: dulees e inocentes criaturas
qie no habian cbmetido otro delito que el de career de padres Y asi, per
afios: apenas si puede recordarse 1 iniciativa del ex ministroloctor Ibar-
guren instalando un local special para menores.






-5-


S'En las calls afin puede verse desgraciadanmente, aunque disminuido,
el espect~culo desolador de siempre. Nifios de todas edades vendiendo dia
rios y adquiriendo, asi-la oostumbre de jugar, de pelear y ain de robar. No
para ganar, su vida, sino la de otros, y no la de padres indigentes, sino. la
de quienes los explotan, asi sean sus mismos padres. 0 que lustran botines
o aparentan servicios, o mendigan direetamente con los mismos resultados,
y eso de dia y de noehe, hasta las 3 o 4 de la mafiana. Multitud lamentable
que recorre las,calles, que tirita de frio en los umbrales de las puertas, quc
aprende todas las turpitudes, que pasaba por esos calabozos, done per-
feccionaba sus vicios; cientos de niios por. afio, como procesados o contra-
ventores, miles que ambulan como vendedores o mendigos, y que han de
ser, por la fuerza de una fatalidad inexorable, el ejrcito future del dpliLo:
]i horda de los degenerados, los,delincuentes de oficio y los asesinos de
manana.
i- l-uticia ha reclamado constantemente contra esta situacion inon-
cebible, y la cmara de apelaciones en lo criminal solicit mfs de una vez,
cspecialmente desde 1913, la sanci6n de leyes modernas sobre la delineven-
cia'infantil y la reform inmediata de las chrceles, y provoc6 la sanci6n de
la ley 10903, cuyo proyeeto, redactado en el tribunal, secundaba la persis-
tente iniciativa del doctor Agote on estas cuestiones.
No quiere esto decir que nada se hiciera. El Estado tiene la colona'
de Marcos Paz y el Instituto Tutelar de Menores, el Asilo de Retardado.s
de Torres, y esta por habilitarse la colonia de Olivera, debidos estos dos
filtimos a la infatigable actividad del doctor Cabred. Nadie ignora la ex-
tensi6n y la eficacia de la acci6n official que realizan, con abnegaci6n,' as
sefioras de la Sociedad de Beneficencia. Y las sociedades particulars, con.
o sin ayuda del Estado, con poca ayuda sin duda, laicas o religiosas, mul-
tiplican sus esfuerzos con resultados apreciables. Hay en Buenos Aires
(mas de doscientas sociedades que protegen la infancia; y los menores asi-
lados o que reciben ensefianza gratuita, suman millares y millares. La ac-
ci6n de quienes 'as dirigen, 6espedialmente de las distinguidas damas que
son su mayoria, es digna de elogio. Se trata de un esfuerzo sincere, por el
'bien comiin, de resultados eficientes, y hay, donde el vulgo suele no ver
sino un "diletantismo", el conocimiento perfect del mecanismo y de los
objetivos, y una dedicaci6n met6dica.
SPero con todo, eso era y es insuficiente. Insuficiencia de medios por
falta de recursos y por falta de coordinaci6n, y sobre todo, y aqui'se entra
en el fondo del problema, ineficacia de los procedimientos para llegar pre-






-6-

eisamente a esa poblaci6n ya envuelta en la marea del delito o an plena
desorganizaci6n e indisciplina.
SEsos nifios estAp alli porque ellos o sus padres o los que los guardian
o explotan, no quieren aeudir a la aq~6n social o se sustraen a ella4 Con-
tentos con su existencia maleante, todo esfuerzo indirecto y todadIposi-
ci6n de las leyes civiles, de acci6n lenta, habian de ser y son impotentes.
La soluci6n ha venido de Norte Am6rica con resultados tan fecundos
y visible que en poco tiempo se ha difundido por el mundo entero. La ley
de tribunales de menores del Estado de Illinois, copiada per los demas
de la Uni6n, es hoy, en el fondo, la ley de menores de casi todas las nacio-
nes civilizadas.

LAS LEYES NORTEAMERICANAS DE T91CBUNALES DE MENOREE

Faltaria espacio para explicar esas leyes en todos sus detalles, pero,
en resume, pueden reducirse a dos postulados fundamentals: 1. La so-
luci6n para obrar sobre la poblaci6n de nifios delineuentes o abandonados
en peligro moral, esta en la justicia del -crimen. Teniendo que ser direct
la acci6n, s6lo el juez con imperio criminal puede llegar rApidamente ihas-
ta el nifio, que tarde o temprano, ceando estA desorganizado, serA un con-
traventor o un delinouente. Los resorts policiales de que dispone la jus-
ticia son multiples y eficaces, y el juez del crime prescinde de los formu-
lismos civiles y de'los derechos del padre o tutor en las medidas de preven-
ei6n, que son inmediatas, y al imponer sus sanciones. 2. El procedimiento
cambia por su base.\Desaparece, por, una part y en absolute para la ma-
yoria de los casos la esponsabilidad penal del menor y al mismo tiempo-
concepto parad6jico en apariencia todo lo malo que hace el nifo: delin-
quir, frecuentar sitios o eompafias indebidas, jugar, vagar, ejereer ciertos
oficios, hasta decir malas palabras, y hasta recibir malos ejemplos o ser
victim de delitos o de males tratos, se convierte en una transgresi6n a la
ley imputable al mismo nifio, que da al juez facultades omnimodas para
usar desde el eastigo hasta el consejo, por todo el tiempo que quiera, mien-
tras el menor no league a la mayor edad Y ello nueva paradoja para
que ese magistrado, armado de todas las armas de la ley, deje instantanea-
mente de ser juez y se convierta, con ese instrument formidable, en otra
cosa distinta: una especie de padre de familiar para el nino que roba o que
hiere o que es vicioso o que simplemente esta en peligro de e En el r6-
gimen represivo, los m6todos de educaci6n en lugar de la pena, el secret
4






--7 -


para evitar el mal ejemplo y el bald6n future, y, como instituci6n nuevaj
la libertad vigilada.
SComo lema de estos nuevos y curiosos tribunales del crime puede es-
erj5trse: "La ley que aqui se aplc'a es ley de educaci6n y no de castigo".
Y en ello todos estan de acuerdo.
La rafaga de huma arismo que sopla en todas partiess puede discu-
ti En materia penal s6lo se habla de nuevas orientaciones.I .la susti-
tuci6n de la idea de responsabilidad per una imputabilidad de otro g6ne-
ro; la individualizaci6n de la 'pena y supresi6n del concept preventive de
la misma; la irresponSabilidad o responsabilidad atenuada de los anorma-
les, de los semilocos, de los amorales; la reform del delineuente; los m6-
todos carcelarios mis saves, la condena condicional y la supresi6n de la
pena de muerte.
No es possible negar los grandes resultados aloanzados por la cieneia,
la verdad de algunos de esos nuevos concepts, ni todo lo que hay de gene-
rose en la tendencia. La justicia no esta refida con la indulgencia; hay
represiones excesivas, delincuentes por aturdimiento y otros reformables.
Y m6s de una vez los jueces han debido torturar la ley para hacer entrar
en ella un principio de perd6n, de indulgencia o de equidad.
Pero es evidence, en cambio, que todo ello, just en el fondo, se hace
servir easi exclusivamente para suprimir o atenuat las penas, y que,
mientras tanto, la delincuencia aumenta y tambi6n la audacia de los cri-
minales. Se olvida demasiado que la indulgencia es disolvente cuando no
as el product de una recia discipline; que si el determinismo es irrefuta-
ble filos6ficamente, la ilusi6n del libre' albedrio es el eje de todas nuestras
acciones y de todo concept de 6tica individual o colectiva; que el delin-
cuente de oficio no se reform o que se reform dificilmente; que hay de-
litos atroces que exigen sanciones inexorables y hacen revivir el conicepto
ancestral del castigo, que estA en el fondo de la naturaleza humana y es
legitimo; que continfa siendo exacto el concept clasico de la pena como
medio preventive; que aun alli donde la reform es possible, ella s6lo lo es
a base de severidad y a veces de dureza y, Aobre todo y por fin, que una
exseiva indulgencia legal y judicial no s6lo aumenta la audacia del delin-
cuente, sino que es susceptible de relajar la conciencia colectiva, asi como
la severidad de la justicia reacciona sobre ella para darle una s6lida ar-
maz6n moral.
En cambio, en el terreno de la delinieencia infaritil, todo sentimenta-
lismo es admisible y todas las teorias coinciden Lo nifos no son delin-






-8-


cuentes, todos son reformables por obra de la discipline, del maestro o del
medico.


LA LEY ARGENTINA Y SU REGLA2*ENTACI6N

La ley de patronato de menores, en sus articulos 14 y siguientes, de-
riva de esas, leyes norteamericanas y establece de hecho el sistema de los
tribunales de menores.
No ha dispuesto sobre la responsabilidad penal porque es una cues-
ti6n de fondo que ya estaba proyectada en el nuevo e6digo penal reciente-
mente promulgado. Siguiendo el regimen norteamericano, no ha creado
tribunales nuevos, porque la base del sistema es la elecci6n de un juez ya
avezado, que asuma sus funciones con un interns especial, y no ha estable-
cido la acci6n judicial direct sobre todo menor de mala conduct o moral-
mente abandonado, porque la falta de asilos y de otros elements que era
necesario rear, habria producido una aglomeraci6n de casos imposibles de
resolver.
En cambio, acuerda facultades i'imitadas a los jueces correccionales
deinstrucci6n y del crime, para disponer preventive o definitivamente
de todo menor de 1, aoirs acusado de delitos o contravenciones o victim
de ellos, que se encuentre en abandon material o moral o en peligro mo-
ral, considerando peligro moral la venta de peri6dicos y otros oficios calle-
jeros. Ha atribuido a la justicia correccional el conocimiento de todas las
contravenciones imputadas a menores de diez y oeho afios sustrayendolos
a la acci6n policial. Ha autorizado tambien a esos mismos jueces a impo-
ner penas disciplinarias a los padres culpables de negligencia.?grave con
sus hijos. Y atribuye a la cimara de apelaeiones la designaci6n.de jueces
especiales dentro de eada jurisdicci6n para entender en estos process, lo
que import rear los tribunales de-menores.
Dentro del regimen de la ley basta que un menor sea acusado: de cual-
quier contravenci6n y con mayor raz6n de un delito, para que preventive
e inmediatamente el juez pueda disponer del mismo si se encuentra en pe-
ligro moral y definitivamente, si lo absuelveL medida que se han creado
los 6rganos necesarios, han aumentado y aumentarAn los process, sobre
todo por contravenciones, en los cuales el juez absuelve porque tiene al
haeerilo mis facultades y mis tiempo para corregir al menor, que conde-
nandolo.






-9-


Pero la disposici6n legal que es tipica de nuestra ley,' que ha asegu-
rado su 6xito inmediato y que estk produciendo resultados quizAs no pre-
vistos, es aquella que autoriza a la Cimara de apelaciones a reglamentar
el procedimiento policial y judicial, y a organizer la cooperaci6n de las
sociedades de beneficencia y de los particulares en general. La camara de
apelaciones, por la naturaleza de la misi6n que ejerce, la autoridad que le
conceden las leyes en sus atribuciones de control sobre la policia y la ex-
periencia que le da su vinculaci6n con los 6rgano's administrativos, refleja
en general su acci6n mas alli de la sola administraci6n de justicia en cada
caso particular. En este, con mayores faeultades, y desvinculada de todo
interest particular, puede y debe servir de centro de unificaci6n de los es-
fuerzos para 1l cumplimiento de los prop6sitos de la ley, y ain mis, para
abordar el problema de la infancia en su conjunto, convirtiendose en un
organismo de alta y eficaz coordinaci6n.
En la reglamentaci6n, la c6mara ha repetido los principios ya expues-
tos sobre el car6eter educativo de la ley. El articulo 1.0 de la acordada re-
glamentaria dispone recorderr a los funcionarios encargados de la aplica-
Sci6n de la ley y a los particulares o instituciones colaboradores de aqu&-
llos, que ella es de edueaci6n y no de eastigo; que debe considerarse, ante
todo, la salud fisica y moral de los menores que se hallen en la situaci6n
prevista por la misma; que deben evitarse todos los actos que depriman
moralmente al menor, sobre todo los realizados en pfiblico; que las autori-
dades judiciales y policiales deben tender a inspirar conflanza y no temor,
tanto a los menores como a su familiar, y que los procedimientos de estimu-
lo, dentro de una several discipline son superiores a los represivos"; y el
articulo 6. que salvo el caso en que fuere estrictamente necesario, po la
gravedad del delito, por la temibilidad del menor, por la imposibilidad de
averiguar de otra manera el domicilio del menor y de su familia, o por no
existir otro medio de obtener la comparencia del menor y de sus padres,
tutor o guardador al tribunal, p6drd el menor ser detenido para ser pues-
to inmediatamente a la disposici6n del juez".
Establece mfs adelante la necesidad de una alcaidia especial para me-
nores, la forma de dumplir la disposici6n de la ley respect a la venta de
peri6dicos en las calls, prev la creaci6n del cuerpo de delegados honora-
rios, la forma de realizar las informaciones respect a cada menor, el pro-
cedimiento, a base del secret, en los juzgados respectivos, y el concurso
de las instituciones privadas, de la prensa y del pfiblico en general.






- 10 -


SSe nombrAron al mismo tiempo los jueces y fiscales especiales para ca-
da jurisdicci6n, los cuales han establecido una organizaci6n forzosamente
distinta a la comuin. De estos juzgados es evidence que el correctional a
cargo del doctor Oribe result de hecho el verdadero tribunal infantil,
puesto que la mayor parte de las trasgresiones cometidas por menores de
diez y ocho aflos, important contravenciones policiales o delitos de la juris-
dicci6n correccional.
La colaboraci6n de la policia tan necesaria en estos casos y que exige
tambi6n de los funcionarios un celo especial, ha sido obtenida inmediata-
mente. La policia install una alcaidia para menores donde se aplican los
procedimientos educativos y de observaci6n necesarios, y el cuerpo espe-
cial de delegados realize con minuciosidad los trabajos de informaci6n so-
bre los menores traducidos ante los jueces. Ello no obstante, el local de la
alcaidia result insuficiente, asi como el nfmero de empleados; y la acci6n
sobre los menores en la via pfiblica, por esa causa y por otras que deben
subsanarse, es lenta todavia a pesar de las continues incitaciones de la
justicia.


LA COLABORACI6N DE LAS SOCIEDADES DE BENEFICENCIA Y EL CONSEJO
CENTRAL DE SOCIEDADES


La obra reeducativa de los menores abandonados no ha podido ser
emprendida en sus exigencias inmediatas, ni podrA serlo en su desarrollo
future, sin el concurso de las sociedades de beneficeneia. Este concurso so-
licitado por la Camara ha sido prestado con una buena voluntad digna ;'e
elogi.. No obstante los inconvenientes que para esas sociedades implica la
internaci6n de menores de mala conduct, todas las convocadas han abier..
to sus puertas en la media de sus medios. Se obtuvieron gratuitamente
150 plazas de interns y muchas mas para externos. Contra el pago de loa
gastos de alojamiento, se han prometido hasta 450 piezas, habiendo la cA-
mara, obtenido del Congreso los fondos necesarios para ello. En virtud de
acuerdos proyectados, el nimero de menores a internarse en sociedades
particulares, podra pasar dentro de dos meses de 1.000, con un gasto muy
inferior, al que impondria un establecimiento piblico. Debe agregarse que
se ha fundado a raiz de la sanei6n de la ley la Asociaci6n Tutelar de Me-
nores, destinada exclusivamente a alojar los menores de que dispongan los






- 11 -


jueces en virtud de aqu6lla, cualquiera que sea su conduct, y gracias a la
cual desde el primer moment, ha podido disponerse de las menores mu-.
jeres pervertidas para las cuales no habia ni hay instituciones en situa-
ci6n de recibirias, pues las pocas que lo hacen carecen actualmente de
espacio.
Pero si la colaboraci6n de esas instituciones particulars contribuye a
resolver las necesidades urgentes, es evidence que su acci6n en el conjunto
del problema y en el future, tiene proyecciones mas vastas. La asistencia
que prestan es menos onerosa que la administrative, y de una eficacia que
surge, tanto de la gran experiencia adquirida por las seforas y sefores
que las dirigen, como de su indiscutible abnegaci6n. Lo que es necesario
para el mejor aprovechamiento de un esfuerzo tan amplio, es la coordina-
ci6n, un studio mfs precise de los principios cientificos que rigen el pro-
blema de la reeducaci6n de la infancia, y una ayuda mayor y mejor estu-
diada por parte del Estado.
En este sentido la cimara propuso a las sociedades que asilan meno-
res, la creaci6n de consejo central destinado a vincularlas con la justi-
cia y a estudiar el problema de la infancia, coordinar los esfuerzos y cen-
tralizar en lo possible su acci6n social. Aceptada la idea sin reserves, ese
consejo ha quedado constituido bajo la presidencia de la camara, por de-
legados de las sociedades y con la incorporaci6n al mismo de distintos un-
cionarios, que son, por hoy: los jueces y fiseales especializados, los defen-
sores de menores, el intendente municipal, el president del concejo deli-
berante, del consejo national de educaci6n, el jefe de policia, el.subsecre-
tario de justicia y los directoree de institutes oficiales.
Cuinpliendo uno de los prop6sitos y el mis important. de los estatu-
tos, se ban nombrado comisiones para el levantamiento de un censo de los
menores en abandon o peligro moral, y el studio. de la sociedades exis-
tentes y de sus medios de acci6n, las cuales formularin sobre esas bases el
plan general de asistencia, fijando la orientaci6n de la protecci6n a reali-
zarse, las sociedades adecuadas a su mayor desarroUo en cada caso,,los're-
cursos Aeeesarios .y la contribuei6n del Estado para la construeci6n o am-
pliaci6n de los institutes de reform. y-de asistencia m6dica necesario.
SA los efectos del funcionamiento. del consejo,,de esoa y otros eatudios,
y de la construcci6i inmediata de un institute en la capital.para la observa-
ci6n, ensefianza preparatoria y distribuci6n de los menores detenidos, se
ha sdlicitado de la municipalidad la creaei6n de un impuesto, en el pr6-
ximo presupuesto, que daria los recursos exigidos.






- 12 -


LA LIBERTAD VIGILADA Y LOS DEIEGAPOS HONORARIOS

En los tribunales infantiles de Norte America el sistema aplicado con
mfs frecuencia y que pareee haber dado resultados excelentes, es el de la
libertad vigiladaConsiste en dejar al menor en poder de sus padres, pero
bajo las obigaciones impuestas per el juez respect a la conduct y educa-
ci6n del menor y aun a la conduct de los mismos padres. \ I menor queda
en esta forma bajo la vigilancia del tribunal, ejercida per medio de un de-
legado, quien lo visit peridica~mente, aeonseja, ordena, e informa luego
al juez; el cual, en cualquier moment, puede levantar la vigilaneia o con-
vertirla en reclusi6n si lo juzga necesario.
Entre nosotros no es possible formular coonlusiones respect a la efi-
eacia del sistema. El exige un nfimero considerable de delegados honora-
rios puesto que no existen funcionarios para ello. En este sentido el 6xito
es complete, pues se han inseripto en el tribunal mis de 300 seforas y se-
fiores dispuestos a asumir la funci6n de delegados. El doctor Unsain, pre-
sidente del department del Trabajo, ha ofrecido la colaboraci6n del mi-
mo y hay mis de 40 de esos delegados que se hallan prontos a realizar la
tarea penosa de las informaciones sobre cada menor acusado. De 600 y
tantos menores de que ha dispuesto el juzgado correctional en un tiempo'
determinado, mis de 300 se hallan bajo libertad vigilada. Pero es menes-
ter reconocer que muchos de ellos no han sido internados por falta de esta-
blecimiento, y que el tiempo trascurrido no es vuflciente para juzgar sobre
el efecto del regimen en la conduct y reform de los menores vigilados.
Algunos easos aislados, sin embargo, de exito complete o relative,
hasta en la familiar del menor, abren perspectives interesantes. Con el nii-
mero actual de delegados es possible someter a la libertad vigilada a una
cifra aproximada de mil menores, El cuerpo de delegados se halla bajo la
direcei6n del senior Ernesto Nelson, nombrado por la cAmara a efectos de
su instrucci6n y de metodizar su acci6o, sin perjuicio de la subordinaci6n
direct y finiea de cada delegado al juez que lo haya designado. Con este
objeto y el de divulgar la ley y los principios fundamentals de la ciencia
y la experiencia en estas euestiones, se realizan actualmente conferencias
pfiblicas en el Palacio de Justicia, organizadas por la CAmara.






- 13 -


LA.S DEMAS COOPERACIONES Y LA ACCI6N OFFICIAL

La Camara solicit por intermedio de la Sociedad Rural Argentina el
concurso de los estancieros para que 6stos recibieran en sus establecimien-
tos menores remitidos por los jueces, comprometi6ndose a educarlos y a
darles ensefanza agricola y ganadera. Esta elase de educaci6n para me-
nores que no sean viciosos o de dificil correcci6n, present ventajas indis-
cutibles si el estanciero se hall dispuesto a ejercer su influencia, tanto so-
bre la ednoaci6n professional del menor, como sobre su reform moral.
L-Existen actualmente 72 estancieros que han aceptado esas funciones para
un conjunto de.107 nios, el sistema ha dado buenos resultados en aque-
llas estancias donde su duefo reside con frecuencia. Cabe observer que el
namero podria ser mayor y que algunos propietarios de fortune podrian
perfeccionar esta iniciativa instalando pequehas escuelas-granjas para 10
o 15 nifis.
El concurso del consejo national de educaci6n, solicitado oportuna-
mente, es necesario para la mejor vigilancia en las escuelas de los menores
sometidos a los jueces. Su acci6n, sin embargo, con la ayuda de los pode-
res pfiblicos, podria ser de una amplitud exceptional.
La difusi6n de la cnsefianza elemental, practicada en el'limite nece-
sario, solucionara, en gran parte, el problema. Un pais que desee evitar el
future robaio de los niios degenerados, viciosos o delincuentes, necesita
flevar a la escuela a toda la poblaci6n en edad escolar y mantenerla en
ella no por unas horas, sino durante el dia entero. El niio en la escuela
no vaga por las calles, no vende diaries, no juega, no pelea y no roba. Pe-
ro la escuela primaria debe ser, como en Estados Unidos, un verdadero
centro de atracci6n de las families, tener biblioteca, sala de reunion o club
para los padres y los nifios, sala de especticulo, gimnasio, y hasta consul-
torio m6dico, y el regimen de educaci6n debe modificarse en sus bases: la
igualdad de la instrucci6n comporta un error evidence. Los nifos tienen
que ser clasificados y es neceiario career escuelas especiales para d6biles,
retardados y anormales. La elasificaci6ri debe comprender tambien las
aptitudes, y en virtud de todo ello se impone la reform del criterio de
eaefianza general. La mayor parte de los alumnos estin destinados a ser
hombres de trabajo. Hay que instruirlos y educarlos, pero orientandolos.
haeia la preparaci6n t6cnica que serA su medio future de vida. Lo cnal
quiere decir que gradualmente el nifio pasara, segfin sus inclinaciones :y






- 14 -


aptitudes de la instrucci6n tal como hoy se ;oncibe, a la enefianza pro-
fesional, prActica y eficaz.
Tambi6n es indispensable el concurso gratuito m6dico, dada la can-
tidad de menores que debieran ser examinados antes de resolver sobre sa
destino. Por el- moment, se ha obtenido la colaboraci6n del Departamento
National de BHigiene.
Las industries. importantes de la capital podrian instalar cursos de
.ensefianza t6cnica con alojamiento para esta clase de menores, sobre la ba-
se naturalmente de un acto de exclusive beneficencia, que descartara. today
possible confusion entire el prop6sito de ensefanza tecnica y la utilizaci6n
del trabajo del menor. Este plan, por otra parte, podria ser realizado por
el Estado en sus establecimidntos tecnicos, ampliando la iniciativa del Pre-
.sidente de la Repuiblica sobre los menores que fueron enviados al Arsenal
de Guerra.
No es possible olvidar el apoyo entusiasta de la prensa de la capital
especialmente de sus grandes diaries, que han realizado una propaganda
.aetiva en estas cuestiones y han secundado todas las iniciativas de las CA-
maras, asegurando asi su 6xito. La totalidad de los diarios jyrevistas con-
sultados por .el Tribunal sobre las medidas adoptadas para impedir, de
acuerdo con la ley, la venta de peri6dicos en la calle per menores de 18
afios, manif6staron su conformidad y ofrecieron su concurso. Si el edicto
policial dictado con ese objeto, y.que exige para todo vendedor de diarios
un carnet especial, no se cumple todavia no es seguramente ni por falta de
,exigencias de la justicia, ni per oposici6n de la prensa.
Dentro de este plan de colaboraci6n privada y gracias a otras inicia-
tivas que pueden surgir se ha pro-eido a lo mis urgente, y la obra inicia-
.da es susceptible de una ampliaci6n sucesiva, pero. es evidence que ella nc
puede resolver sino en parte el problema de la delinuuencia infantil. Que-
da una categoria muyInumerosa de menores fuera de la acci6n possible de
las sociedades particulares, y otra que depend exclusivamente de la cien-
cia medica y de los establecimigntos de curaci6n. Los mehores viciosos o
temibles o delincuentes profesionales o rebeldes no pueden ser enviados a,
las instituciones donde se carece de medios eficaces de reeducaci6n y donde
perturbarian la moral de los demAs asilados.
SPor el moment los establecimientos puiblicos se hallan completes,
aunque pronto serA inaugurada la Colonia de Olivera, con capacidad para
1.000 menores. En ]a Colonia Marcos Paz es. menester instailar un ,am-
;plio -riformatorio respondiendo .a un regimen severe, de, correc&i6n, pero






- 15 -


gradual y educativo, que permit la sucesiva atenuaci6n del rigor initial
presentado como una recompensa al menor que cede ante el castigo. Hasta
seria convenient para aquellos menores aparentemente irreducibles, la
creaci6n de eseuelas disciplinarias en un buque de la armada y en estable-
-cimientos militares que, ademis de corregir, proporcionarian cabos de ca-
non, meenicos y aun suboficiales.
En cuanto a los menores enfermos, tuberculosis sobre todo, o anorma-
les, puede decirse que nada existed actualmente, fuera de la Colonia de To-
rres, que es para retardedos profundos. Un menor tuberculoso de mala
conduct. y aun de buena no puede ser atendido. Es indispensable
crear establecimientos de observaci6n, sanatorios especiales para tubercu-
losos, hospitales, y escuelas para anormales. Mientras tanto seria urgente
hlabilitar en Marcos Paz un local para esos enfermos graves, y otro para
mujeres, aunque fueran provisionales. Los casos que se presentan ante los
jueces son angustiosos e insolubles.
A esta acci6n direct sobre la educaci6n y correcei6n de los menores
y su preparaci6n para el trabajo honest, es forzoso agregar la protecci6n
del menor liberado. Ella puede ejercerse direetaimente por cada estaiblei-
miento, y tambi6n per medio de un organismo central que podria ser la
seci6n de menores del Patronato de Liberados.


EL TRIBUNAL DE MENORES

L En resume el Tribunal de menores desde que funciona la ley ha
'entendido en 4.000 causes por delitos o contravenciones de menores o de-
litos contra menore
De ellos, s6lo han sido condenados alrededor de J habindose dis-
pueeto, en-eambio, por tiempo indeterminado, de 839 menores de ambos
sexos, varones en su mayor parte. De estos ~I3 han sido internados: 356,
enn diversos asilos particulares; 98, en estancias; algunos, en Marcos Paz;
385 sometidos a libertad vigilada. Por la Alcaidia de Menores, que hoy no
:: es una creel, sino un asilo especial y de clasificaci6n, han pasado mas de
.800 menores. Las cifras demuestran que cerca de 1.000 ninos que antes
vagaban andrajosos y enfermos, vietimas del vieio, o entregados al robo,
algunos de los cuales vivian casi permanentemente en los vergonzosos ca-
labozos de antes, siendo past los mAs de la corrupei6n de la calle y del
eonventilo, estan hoy en via de regenerare Si algunos se han fugado do






- 16 -


Marcos Paz y de las estancias, los mis permanecen sometidos a la vigilan-
cia del juez, que ha sido levantada en algunos casos, lo que demuestra e0
&xito, partial por lo menos, del sistema.\
Los condos que vot6 el Congreso han permitido obtener, en distintas-
sociedades y en locales especiales, respect del ajio en curso,. asilo e ins-
trucci6n para cerca de 800 nifios, con s61o un gasto mensual que no exc;--
dera de 80 pesos por cada menor durante los primeros doce meses, muy
inferior, sin duda, a la erogaci6n que impone cualquier institute official. Y
ese gasto podra ser reducido a 40 pesos por mes en' los afos subsiguientei,'
rigiendo siempre la superintendencia de la CAmara en el sistema de adwmi
si6n, educaci6n e instrucci6n de los nifios. Dentro de dos meses Se instala-
rin fna escuela-taller en la capital y dos escuelas agricolas para mujeres-
y varones en los alrededores.
Si se piensa que al sancionarse la ley existian iinicamente 20 plazas:
en la colonia de Marcos Paz, que era el Ainico asilo de menores delincuen-
tes; y si se recuerda, al propio tiempo, que entonces se carecia de bases
para instalar tribunales do menores, se apreciara, en toda su magnitude, lo
que significa haber conseguido en tan poco tiempo asilar cerca de 500 ni-
fios mas o menos rebeldes, poner bajo libertad vigilada a 350 y hallarse en;
situaci6n de poder asilar casi inmediatamente a 800 m.s y de proteger efi-
cazmente otros 500, sin perjuicio de la aplicaci6n de m6todos modernos y
cientificos.
La relaci6n forzosamente concrete de la vasta obra iniciada por la
CAmara de Apelaciones, demnuestra, sin duda, no s6lo lo comnplejo de los
problems planteados, sino tambidn sus infinitas proyeeciones, Demuestra,
qobre todo, cuan intima y necesaria es la colaboraci6n de todos los orga-
nismos sociales. Felizmente, el coneurso reclamado se obtiene fioilmente.
La obra es simpAtica y noble, y el sentimiento pidblico no se engafia en-
cuanto a su enorme trascendencia actual y future. Los recursos financieros.
aunque importantes, no estAn fuera del alcance del Estado y de la caridad'
pfiblica, y sobre los medios a emplearse no existen divergencias de fondo.
En realidad, la dificultad mayor reside en la coordinaci6n perfect del es-
fuerzo, sobre la base de un studio de conjunto que seguramente ha de-
realizarse.
















LEY DE PATRONATO DE MENORES N." 10.903


LEY :

Articulo 1. Der6gase el articullo 264 d&l C6digo Civil y sanci6nase
en su reemplazo el siguiente:
Art. 264. La patria potestad es el conjunto de derechos y obligacio-
nes que correspondent a los padres sobre las personas y bienes de sus hijos,
desde la concepei6n de 6stos y en tanto sean menores de edad y no se ha-
yan emancipado.
El ejercieio de la patria potestad de los hijos legitimos correspond al
padre; y en caso de muerte de 6ste o de haber incurrido en la p6rdida de
la patria potestad o del derecho de ejercitarla, a la madre.
El ejercicio de la patria potestad del hijo natural corresponde a la
madre o al que reconozea al hijo o a aqu6l que haya sido declarado su pa-
dre o su madre.
Art. 2.0 Der6gase el articulo 305 del C6digo Civil y sanci6nase en
su reemplazo el siguiente:
Art. 306. La patria potestad se acaba;
1.0 Por la muerte de los padres o de los hijos.
2.0 Por profesi6n de los padres, o de los hijos, con autorizaci6n
de aqullos, en institutes monasticos.
3.0 Por llegar los hijos a la mayor edad.
4.0 Por emancipaci6n legal de los hijos.
Art. 3."-Dercganse los artieLlos 307, 308, 309 y 310 dei C6digo Civil
y sanci6nanse en su reemplazo los siguientes:
Art. 307. La patria potestad se pierde:
1.0 Por delito cometido por el padre o madre contra su hijo o hi-
jos menores para aqu.l que lo cometa.
2.0 Por la exposici6n o el abandon que el padre o madre\hiciera
de sus hijos, para el que los haya abandonado.
3. Por dar el padre o la madre a los hijos, consejos inmorales o






- 18 -


colocarlos dolosamente en peligio material o moral, para el
que\lo hiciera.
Art. 308. El padre o la madre que haya sido condenada por delito
grave o que haya sido objeto de varies condenas que demuestren que se
trata do un delincuente professional o peligroso, pierde el ejercieio de la
patria potestad.
La madre que contrajere nuevas nupeias pierde el ejercicio de la pa-
tria potestad de los hijos de los matrimonios anteriores, pero enviudando
lo recupera.
Art. 309. El ejercicio de la patria potestad queda suspendido en
ausencia de los padres ignorAndose su paradero, y por incapacidad men-
tal, en tanto dure la ausencia o la ineapacidad.
Los jueces pueden suspender el ejereicio de la patria potestad, si el
padre o la madre tratasen a sus hijos, sin motive, con excesiva dureza; o
si por conseeuencia de su ebriedad consuetudinaria, inconducta notoria o
negligencia grave, comprometiesen la salud, seguridad o moralidad de los
hijos.
Esa suspension puede durar decade un mes, hasta que el hijo menor
Ilegue a la mayor edad.
Art. 310. En los casos de p6rdida de la patria potestad (Art. 307)
o de su ejercieio (Art. 308), los menores quedan bajo el Patronato del Es-
tado Nacional o Provincial.
En los cases de suspension (Art. 309) quedan durante 6sta tambi6n
bajo el patronato del Estado Nacional o Provincial.
Art. 4. El patronato del Estado Nacional o Provincial se ejercerA
por medio de los jueces nacionales p provinciales, eon la concurrencia del
ministerio pfiblico de menores. Ese patronato se ejercerf atendiendo a la
salud, seguridad, educaci6n moral e inteleotual del mentor, provexaudo a
su tutela sin perjuicio de lo prescripto en los articulos 390 y 391 del 06-
digo Civil.
Art. 5.0 Der6gase el articulo 329 del C6digo Civil y sanci6nase en
su reemplazo el siguiente:
Art. 329. Lo dispuesto en los articulos 306, 307 y 309 del-C6digo Ci-
vil se aplicara a la patria potestad de los hijos naturals, sin perjuieio de
lo prescripto en el articulo 330 del mismo C6digo.
Art. 6.0 Modificase el articulo 393 del C6digo Civil en la siguiente
Art. 39. Los juices no pod proveera tutel salv que se tra-
Art. 393. Los jueces no podrin proveer la tutela, salvo que se tra-







- 19 -


tase de menores sin recursos o de parientes de los mismos jueces, en socios
deudores o aereedores snyos, en sus.partentes dentro del 4. grado, en'
amigos intimos suyos o de sus parientes hasta dentro del 4. grado, en so-
cios, deudores o acreedores, amigos intimos o parientes dentro del 4. gra-
do de los miembros de los Tribunales Nacionales o Provinciales, que ejer-
dieran sus funciones en el mismo lugar en que se haga el nombramiento,
ni proveerla dando a una misma persona varias tutelas de menores de di-
ferentes families, salvo que se tratase de filantropos reconocidos pfiblica-
mente como tales.
Art. 7 Der6gase el articulo 457 del C6digo Civil y sanci6nase en
su reemplazo el siguiente:
Art. 457. Los jueces podran remover los tutores por incapacidad o
inhabilidad de 6stos, por no haber formado inventario de los bienes del
menor en el termino y forma establecidos en 1la ley, y porque no cuidasen
debidamente de la salud, seguridad y moralidad del menor que tuviesen
a su cargo o de su educaci6n professional, o de sus bienes.
Art. 8.0 Todo menor conflado por sus padres, tutores y guardadores
a un establecimiento de beneficencia privada o pfiblico quedarA bajo tute-
la definitive de la direcci6n de ese establecimiento.
Art. 9. Los menores sobre euya situaci6n se haya dispuesto de
acuerdo con--los articulos anteriores, quedaran bajo la vigilancia del De-
fensor de Menores, quien deberA controlar la acci6n de los respectivos tu-
tores o guardadores, e inspeccionar, por lo menos cada trimestre los esta-
blecimientos privados o piiblicos respectivos, tender las reclamaciones de
los menores y poner en conoeimiento del juez lo que juzgare convenient.
Art. 10. Las denuncias sobre los hechos mencionados en los articu-
los anteriores, podrAn ser presentadas a los defensores de menores por
cualquier persona capaz, debiendo el defensor iniciar uha informaci6n su-
maria y someterla al Ministerio Pfiblico de Menores, para la iniciaci6n del
juicio, en el cual deberA ser citado el Defensor de Menores a efectos infor-
mativos.
Art. 11. Cuando el juez lo consider convenience, la resoluci6n po-
drh limitarse a la privaci6n de la tenencia del menor y en tal caso podrA
ser entregado a una persona, pariente o nb, o al defensor de menores.
Art. 12. -Los padres privados del ejercieio de la patria potestad o
suspendidos en l1, o de la tenencia de sus hijos en virtud de esta ley, po-
drAn solicitar que la media se deje sin efeeto, si hubieren transcurrido






- 20 -


dos aios desde la resoluci6n definitiva y probaren que se hallan en situa-
Ici6n de ejercer convenientemente sus obligaciones.
Art. 13. La p6rdida de la patria potestad, la suspension de su ejer-
cicio o la p6rdida de la tenencia de los hijos en virtud de esta ley, no im-
porta liberar a los padres de las obligaciones impuestas por los articulos
265, 267 y 268 del C6digo Civil, si no fueren indigentes. A ese efeeto el
juez establecera el monto de los alimentos y la forma de suministrarlos.
Art. 14. Los jueces de la jurisdicci6n criminal y correctional en la
Capital de la Repuiblica y en las prov.ncias y territories naeiona"es, ante
quienes eomparezca un menor de diez y ocho afios acusado de un delito o
como -victima de un delito, podrAn disponer preventivamente de ese me-
nor si se encuentra material o moralmente abandonado o en peligro moral
entregAndolo a una persona honest pariente o no, o a un establecimiento
de beneficencia privado o pfiblico, o a un reformatorio pfiblico de meno-
res. A ese efecto no regirin en los Tribunales Federales, ordinarios de la
Capital y de los territories nacionales, las disposieiones legales sobre pri-
si6n preventive, la que s6lo serA decretada cuando el juez lo juzgue nece-
sario y se c.umplirA d6nde y c6mo 41 mismo loo indique. Podran tambi6n
dejarlos a sus padres, tutores o guardadores bajo la vigilancia del tri-
bunal.
La resoluci6n judicial sera susceptible de los recursos de revocaci6n
y apelaci6n en las mismas condiciones prescriptas en el articulo 19.
Art. 15. Los mismos jueces cuando sobresean provisoria o definiti-
vamnente respect a un menor de diez y ocho afios, o cuaindo ao absuweviai
o cuando resuelvan definitivamente en un proceso en que un menor de
diez y ocho afos haya sido victim de un delito, podrAn disponer del me-
nor por tiempo indeterminado y hasta los veintifin afios si se hailare ma-
terial o moralmente abandonado, o en peligro moral y en la misma forma
establecida en el articulo anterior.
Art. 16. Los jueces correccionales en la justicia national de la Ca-
pital y en los territories nacionales, entenderan en primera y finica ins-
tancia, en todos los casos de faltas y contravenciones imputadas a meno-
res de diez y ocho afios y aplicarhn las disposiciones de los articulos ante-
riores.
Art. 17. Todo menor de que hayan dispuesto los jueces indicados en
los ties articulos anteriores, quedarf bajo su vigiliancia eelusiva y ne-
cesaria.
Art. 18. Los mismos jueces en los process a que-se refiera el articu-






- 21 --


io 14 podran imponer en cada caso a los padres, tutores o guardadores que
aparezcan eulpables de malos tratos o de negligencia grave o continuada
con respect a los menores a su cargo y que no importen delitos del dere-
,cho penal, multas-hasta la suma de doscientos pesos o arrest hasta un
mes, o ambas penas a la vez.
Estas condenas podran suspenderse si los culpables dieran segurida-
des de reform quedando prescriptas en el plazo de dos afios si no ineu-
Trieren en hechos de la misma naturaleza.
Art. 19. Los padres o tutores de los menores de quienes hayan dis-
puesto definitivamente los jueces de la jurisdieci6n criminal o correccio-
n1al, o que hayan sido condenados en virtud del articulo anterior, podrAn
solicitar revocatoria de esas resoluciones dentro de cinco dias de la noti-
ficaci6n de las mismas. Esta oposici6n se substanciara en una audiencia
verbal, con-las pruebas que ordene el juez o indique el recurrente, si el
juez lo juzgare pertinent.
La resoluci6n sera apelable en relaci6n.
Art. 20.. Los tribunales de apelaci6n en lo criminal y correctional
de la justicia national ordinaria de la Capital y Territorios Nacionales,
,designarAn si lo juzgan convenient, uno o mis jueces para que entienda
exclusivamente en sus respectivas jurisdicciones en los process en que se
.acuse a menores de diez y ocho afios; reglamentaran la forma de la coope-
rativa policial en los sumarios e informacionos respectivas, la cooperaci6n
de los particulars o establecimientos particulares o piblicos que se aven-
gan a coadyuvar gratuitamente en la investigaci6n y en la direcci6n y edu-
caci6n de los menores; asi como tambien la forma de la vigilancia que co-
rresponde-a los jueces en virtud de lo dispuesto en los articulos 14 y 17.
Art. 21. A los efectos de los articulos anteriores, se entenderA por
abandon material o moral, o peligro moral, la incitaci6n por los padres,
tutores"o guardadores a la ejecuci6n por el menor de actos perjudiciales
a su salud fisica o moral; la mendji.idad o la vagancia por parte del me-
nor, su frecuentaci6n a sitios inmorales o de juego, o con ladrones o gente
viciosa o de mal vivir, o que no habiendo cumplido 18 afios de edad, ven-
dan peri6dicos, publicaciones u objetos de cualquier naturaleza que fue-
ren, en las calls o lugares piiblicos, o cuando en estos sitios ejerzan oficios
lejos de la vigilancia de sus padres, guardadores, o cuando sean ocupados
en oficios o'empleos perjudiciales a la moral o a la salud.
Art. 22. El Poder Ejecutivo presentara el plan general para la
Construcci6n, en la Capital y en las Provincias y Territorios Nacionales,






- 22 -


de eseuelas especiales para los menores expuestos o abandonados y para
la detenei6n preventive de los menores delincuentes o de mala condueta,
y la construcci6n de reformiatorios para menores delincuentes o de mala
conduct, con imputaci6n a la present ley.
En estas eseuelas y reformatories regirk el trabajo de taileres y agri-
cola como principal element educativo de los menores reolusos quienes:
seran part en el beneficio pecuniario de esos trabajos.
Las colonias-escuelas y las colonias-reformatorios ubicadas cerca de
las ciudldes o en pleno canpo serAn ell tipo prefernidlo de estas easas de'
prevenei6n y reform de los menores.
Art. 23. Los asilos, eesuelas primaries gratuitas y generals y espe-
ciales y particularmente las de prfctica t6cnica, como los demas estableci-
mientos de beneficeneia privados, que reciban nifios, subvencionados pr-
el Estado, estan obligados a recibir en secciones que podrAn ser especiales,.
un nimuero determinado de menores, remitidos por los jueces en virtue de
esta ley, de acuerdo con la subvenci6n recibida,,la naturaleza del estable-
cimiento y la reglamentaci6n que establezca el Poder Ejecutivo.
Art. 24. Los .parientes de los menores y las instituciones de benefi-
cencia o de patronato de nifos, podrAn denunciar las transgresiones de
esta ley, si se tratase de los jueces a los cuerpos encargados de acusarlos
o de juzgarlos, y si se tratase de los defensores o asesores de menores, a
los funcionarios con facultad para controlarlos o removerlos.
Art. 25. Comuniquese al Poder Ejecutivo.

LUia GARCIA. AARTTJ o GOYENECHE..
Adolfo J. Labougle. Carlos G. Bonorino..

Riegistrada bajo el nimero 10.903.
Direcci6n de Justicia. Buenos Aires, 21 de Octubre de 1919.
TUngase por Ley de la Naei6n, comuniquese,. publiquese, d~se al Re-
gistro Nacional y.archivese.

IRIQOYEN.
J. R. SALINAS..
















REGLAMENTO DE LA LEY DE PATRONATO DE MENORES
(N." 10.903)

En Buenos Aires, a 24 dias del mes de Octubre de 1919, reunidos los
Sefiores Voeales de la Exema. Camara de Apelaciones en lo Criminal y
Correccional en Acaerdo Extraordinario a efectos de reglamentar la Ley
N.0 10903 de conformidad con lo dispuesto en el Art. 20 de la misma y pa-
ra la aplicaci6n de los articulos 14 al 21 resolvieron:
1.0 --Recordar a los funcionarios encargados de su aplicaci6n y a
los particulares o instituciones colaboradores de aquellos, que esta ley es
de educaei6n y no de castigo; que debe considerarse ante todo la salud fi-
sica y moral de los menores que se hallen en la situaci6n prevista por la.
misma; que deben evitarse todos los actos quo depriman moralmente al
menor, sobre todo, aquellos realizados en pfiblico;lue las autoridades ju-
diciales y policiales deben tender a inspirar confianza y no temor, tanto a
los menores como a su familiar, y que los procedimientos de estimulo den-
tro de una several discipline son superiores a los represiyvo
2.0 Los funcionarios de policia, cuando instruyan sumarios contra
un menor de diez y ocho aieos acusado de un delito o contravenci6n, o en
los casos en que un menor de esa edad aparezda victim de un delito, pro-
cederan sin demora a levantar una informaci6n respect a la situaci6n del
menor y su familiar, que remitirin al Juez de la causa. Este informed po-
drf ser reemplazado por el de los inspectors que se designed.
3. La informaci6n importara una relaci6n sintetica pero complete
del mediofamiliar en que se desarrolla la vida del menor, de sus antece-
dentes y conduct; de los antecedentes y condueta de sus padres, tutores
o guardadores, y el juicio del informant sobre la situaci6n del mener, en
relaci6n con la educaei6n que recibe, debiendo gervir como guia, a efectos
de los hechos a averiguar, ja circular que este Tribunal remiti6 con feeha
18 de abril de 1918.
4. Siempre que fuera possible, la Jefatura de Policia designari de-






- 24 -


terminados funeoonarios para que se ocupen de la averiguaii6n de los he-
lchos pravistos en la expresada ley.
5. A los efectos del Art. 21, en su filtima parte, recomidndase a
la Jefatura de Policia la conveniencia de la formaci6n de un registro de
menores que ejerzan oficios en la via pfiblica, registro que a la vez que se
utilizaria para ir reuniendo todos los elements de juicio que fuera posi-
ble para ser remitido en moment oportuno al Sefior Juez en lo Correc-
-cional, tendria por objeto proveer a aquellos de una credential con la que
justificarian en un easo dado que estan dentro de las condiciones de la ley.
6. SaFvo .1 caso en que fuere estriietamente necesario, por la gra-
vedad del delito, por la temibilidad del menor, por la imposibilidad de
.averiguar de otra manera el domicilio del menor y de su familiar, o por no
existir otro medio de obtener la comparencia del meaor y de sus padres,
tutor o guardador al Tribunal, podrA ser el menor detenido para ser pues-
to inmediatamente a la disposici6n del Juez. Ain en esos casos la deten-
ci6n durard el tiempo estrictamente necesario. Cuando los agents de po-
licia deban intervenir en la via pliblica, se tratara de evitar al menor la
publicidad del hecho y los actos que lo depriman, sea durante la averigua-
*ci6n de los hechos y la conducci6n del mismo al lugar de detenci6n o re-
.clusi6n o a su easa y durante la reclusi6n. En los otros easos, y como regla
general, la autoridad policial se limitard a citar al padre, tutor o guarda-
odor, para que se present con el menor al dia siguiente a mis tardar ante
*el juez competence, de acuerdo con las horas de audiencia que 'a Camara
'o los jueces comuniquen a la Jefatura.
7.0 La detenci6n se hark efectiva siempre que fuere possible en el
Institute Tutelar de Menores y la Policia habilitarh a la mayor brevedad
mina alcaidia especial, separada de otro lugar de reelusi6n, para aquellos
que no pueden ser reieluidos en dicho instituto.
8. -- Los funcionarios policiales deberAn prestar ayuda eada vez que
Ie sea solicitada a los inspectors cuya lista se comunicard peri6dicam'ente
.a la Jefatura por este Tribunal y a los efectos de la cooperaei6n que a es-
tos corresponda en las informaciones.
9. En los casos de faltas o contravenciones hallandose reemplazada
la jurisdicci6n del Jefe de Policia y las autoridades municipales, como
.jueces de primer inst.ucia por la de los Tribunales Correccionales, la in-
tervenci6n policial de las autoridades, policiales o municipales, serA de
prevenci6n, debiendo sujetarse a lo dispuesto ,en los articulos anteriores
y remitir las actuaciones al Juez dentro de las 24 horas. Los sefiores Jue-






- 25 -


tees Correeeionales aplicarfn las disposiciones de los articulos 587 y 588
del C6digo de P. y las demis del mismo que correspondan, segin el caso.
10. A las audiencias ante los Jueces del Crimen y Correecionales
.en que figuran menores de 18 afios como acusados, que seran secretas, s6lo.
podrin de acuerdo con el articulo 479 del C. de P. concurrir, fuere de las
parties y sus defensores, las personas que el Juez indique, o los funciona-
rios judiciales o administrativos que deseen coadyuvar a los prop6sitos de
la ley.
LJ Si el Juez encontrare a la terminaei6n del process, que es-del
caso aplicar las disposiciones de la ley, desglosarA del expediente las
actuaciones que se refieren a la conduct y antecedentes del menor, y de
sus padres, tutores y guardadores, dejando las constancias necesarias en
la causa y aquellas servirAn de cabeza del nuevo expedient .sas aetua-
*ciones serAn secrets, y salvo con respect a la aplicaci6n de las disposicio-
nes de esta ley, no podrAn ser invocadas en otro process.
12. -- La libertad vigilada a que se refiere el articulo 14 en su lti-
:ma parte, serA aplicada por los Jueces por intermedio de los inspectors
ad honorem que este Tribunal inscriba, o los inspectors oficiales que pu-
dieran nombrarse mas adelante, o los funcionarios policiales que la poli-
cia pudiera dedicar a este objeto, o en ausencia de ellas por los medios que
J1 Juez juzgare convenient.
13. Las funciones de los inspectors consistirAn en observer la con-
dueta del menor e informar al Juez tanto en esos casos como en los que
se refiere el articulo 2.0 de esta acordada. En los casos'en que los menores
se hallen internados, estas informaciones serAn suministradas peri6dica-
mente al juez, por la direcei6n de los establecimientos.
14. Sin perjuieio de la resoluci6n que correspond al P. E., de
.auerdo con el Art. 23, el senior Presidente del Tribunal solicitara sin de-
anora de todos los establecimientos piblicos destinados a menores, de las
sociedades de beneficencia y eacuelas o asilos, que reciban subsidios.del
.Estado y alojen menores, y de otras sociedades de beneficencia que reciban
menores se sirvan comunicar al Tribunal el nimero de menores a dispo-
sici6n de los Jueces del Crimen, de Instrucei6n o Correccionales en virtud
de esta ley, que est6n dispuestos a recibir en sus establecimientos, a cuyo
Sefeeto se formaxr una lista en el Tribunal, que serA comunicada peri6di-
eamente a los Jueces.
15. Tambi6n solicitarA de las sociedades de beneficencia la designa-
ci6n de aquellos de sus miembros, varones o mujeres, que deseen ccadyu-






- 26 -


var en la reedueaei6n de los menores, desempeiianud las funciunes de ins-
peetores, a efecto de averiguar la situaci6n de los mismos dentro 'Ie siis
families, y de vigilar la conduct de aquellos de que dispongan los Jueces,
y tambi6n la de toda persona honest que se avenga a desempefiar esas
funciones.
16. Solicitarf igualmente el concurso de los M6dicos que con el
mismo alto prop6sito deseen prestar su ayuda cientifica, concurriendo a
las audiencias y examninando la salud de los menores en situaci6n de ser
reeducados.
17. Solicitara asimismo la colaboraci6n del Consejo Nacional de
Edueaci6n, de los Directores de escuela y de los maestros, a efecto de la
educaci6n de los retardados y de la cooperaci6n en la vigilancia de los me-
nores cuya concurrencia a la escuela sea ordenada por los Jueces.
18. Solicitaar de igual modo la inseripei6n de aquellas personas
honestas que se hallen dispuestas a tomar a su cargo bajo la vigilaneia del
Juez a los menoresk de que el mismo disponga.
19. Las disposiciones complementarias respect a la cooperaei6n
de instituciones o particulares, de acuerdo con lo expuesto en los articu-
los anteriores quedari a cargo del Presidente de la Camara.
20. En todos los casos en que los menores so hallaren en edad es-
oolar, o cuando no tuvieren suficiente instrucei6n y no fueran remitidos
a un establecimiento, el Juez exigirA la concurreneia regular del menor
a la escuela.
21. Los jueces podran convocar peri6dicamente a todos los meno-
res que so hallen bajo su vigilaneia y no se eneuentren en un estableci-
miento, a una reunion a la que podrAn invitar a sus padres, tutores o
guardadores y a los inspectors que deseen, a efectos de las indicaciones
convenientes a la direcci6n y educai6n de los menbores.
La CAmara, teniendo en cuenta que el nrimero de menores de que
deberan disponer los juecees ser considerable, que son insuficientes los
estableeimientos piblicos y privados para alojar menores que deban ser
recluidos, que por las condiciones de nuestro ambiente la libertad vigila-
da no podra aplicarse con la extension con que lo ha sido en otros paises,
y que por consiguiente la obra efieaz de reeducaci6n y de tegeneraci6n
s6lo podra hacerse por medio de escuelas industrials y agricolas y de
reformatorios dedicados exclusivamente a menores, a disposici6n de los
jueoes; llama la atenci6n de los poderes piublicos sobre la necesidad de
arbitrar recursos para la construcci6n inmediata de los establecimientos






- 27 -


que prove el articulo 22, y exhorta a las personas y a las instituciones
*en situaci6n de coadyuvar al progress social y de ejercer eficazmente y
-on alta finalidad la beneficencia pfiblica, a la fundaci6n de esos estable-
cimientos dentro y fuera' de la capital de la repfiblica y a prestar en otra
forma su ayuda euniaria, por intermedio de los jueces respectivos o a
solicitud de 6stos. Y siendo una de las bases del 6xito future de los reedn-
,cados el secret absolute sobre todo procedimiento de que hayan sido ob-
jeto durante su infancia, solicitase de la prensa de la capital, la supre-
si6n en las noticias sobre hechos cometidos per menores, de los nombres
mismos y de toda indicaei6n que tienda a individualizarlos,
Con lo que termin6 este, Acuerdo que flrmao sie ores Vocales
por ante mi: E. F. Newton, Daniel J. Frias, Ricardo Seeber, O. Gonzdlez
iotura, S. T. Vdsquez, J. H. Frias. Manuel A. Romero, Secretario.

Acordada designando los jueces especiales.
En Buenos Aires, a los 28 dias del mes de octubre de 1919, reunidos
los Sres. Vocales de la Exema. CNrmara de Apelaciones en lo Criminal y
(Correecional en aeuerdo extraordinario, y de acuerdo con lo dispuesto en
el Art. 20 de la Ley 10903, acordaron:
Designer. al Senfor Juez Correccional Dr. Francisco I. Oribe. para
-que entienda. exclusivamente en los process de menores de 18 alos, de-
biendo aetuar como Agente Fiscal el Dr. Jorge E. Coll.
,Designar a los Sres. Jueces de Instrucci6n y del Crimen, Dres. Iri-
-goyen y ,lartinez, respectivamente, sin perjuicio del turno que les co-
rrEesponda, para que entiendan en los mismos process dentro de sus ju-
risdieciones, actuando en todos ellos como Fiscal el Sr. Agente Fiscal
Dr. Coll.
En los process en que intervengan menores, el Sr. Juez Dr. Oribe,
-en caso de impedimento, sera reemplazado por el de igual elase Dr. Obli-
gado, el de Instrucci6n Dr. Irigoyen, por el Sr. Juez Dr. Luna Olmos, el
.Sr. Juez del Crimen Dr. Martinez, por el Dr. Ramos Mejia y el Sr.Agen-
te Fiscal Dr. Coll, per el de igual elase Dr. Costa.
-Las disposiciones de la present acordada empezarin a regir desde
el dia 1.0 de noviembre del afo en curso, debiendo continuar entendiendo
-en'las causas aetualmente en trfmite, en que intervengan menores, los
Sres. Jueces ante cuyos Juzgados se encuentren, hasta dictarse la provi-
dencia de autos, debiendo en esa oportunidad remitirse a los Sres. Jue-
oes designados al efecto.






- 28 --


Con lo que termin6 este acuerdo que firmaron los Sefiores Vocales,
por ante mi: E. F. Newton, Daniel J. Frias, Ricardo Seeber, 0. Gonz6tlez
Roura,.S. F. Vdsquez. Manuel A. Romero.

NOTA: Con fechas 8 y 22 de junio del afio 1920, fueron designados7
en reemplazo de los Dres. Irigoyen y Coll, los Dres. Ortiz de Rozas y
Costa, debiendo ser substituidos en caso de impedimento por el primer,
de los nombrados magistrados y por el Sr. Agente Fiscal Dr. Garcia
Rams respectivamente.


Acordada encargando al Vocal Dr. Ricardo Seeber ol cumplbimieto de.
la Ley.
En Buenos Aires, a 19 de diciembre de 1919, reunidos los sefiores.
vocales de la Exema. CAmara de Apelaciones en lo Criminal y Correc-
cional en acuerdo extraordinario resolvieron modificar, dado el cfimulo-
de trabajo que pesa sobre la presidencia del tribunal y a los fines de la
mejor aplicaei6n de la Ley N.o 10903 el Art. 19 de la acordada de oCtu-
bre 24 del corriente afo, en la siguiente forma: Art. 19. Las disposicio-
nes complementarias respect a la cooperaci6n de instituciones o par-
ticulares, quedarh a cargo del senior vocal que la cAmara design y euyas
funciones duraran por el thrmino de un afo. El senior vocal designado,
en todos los casos emergentes de esa ley tendrA la representaci6n del tri-
bunal. Publiquese.
Con lo que termin6 este acuerdo que firmaron los sefiores vocalss.
por ante mi: E. F. Newton, Daniel J. Frias, O. Gonzklez Roura, S. F.
VAsquez, J. H. Frias; ante mi: Manuql A. Romero.
En Buenos Aires, a 19 de diciembre de 1919, reunidos los sefiores.
vocales de la Exema. CAmara de Apelaciones en lo Criminal y Correc-
cional en acuerdo extraordinario, resolvieron. En cumplimiento de la
acordada de la fecha, designer, a los efectos del Art. 19 del reglamento
de Ca ley de Patronato de Menores al senior vicepresidente del tribunal
doctor Ricardo Seeber. Comuniquese.
Con lo que termin6 este aeuerdo que firmaron los sefiores vocals,
por ante mi: E. F. Newton, Daniel J. Frias, O. GonzAlez Roura, S. F-
VAsquez, J. H. Frias. Ante mi: Manuel A. Romero.






- 29 --


Acordada dispoiiendo la inversion de los foraos para aplicacin dec
la Ley.
En Buenos Aires, a cinco de abril de 1921, reunidos los sefiores vocales
de la Etcma. CAmara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional leni
acuerdo extraordinario a efecto de la inversion de la partida de 250.000 pe-
sos asignada a esta Camara para la aplicaci6n de la Ley N.0 10903, resol-
vieron: Autorizar al vicepresidente doctor Ricardo Seeber, eneargado de la.
representaci6n del Tribunal en los casos a que ne refiere la ley mencionada,
o en su defecto al vocal que ejer'za la presidencia de la Camara, para retirar
en su totalidad o en parte los fondos mencionados y distribuirlos:
1. En gastos que demanden la internaci6n de menores.
2.0 En gastos de publicaciones que la presidencia juzgare convenient,
a los efeetos del conocimiento, difusi6n y aplicaei6n de la ley.
3. En gastos de la aplicaci6n de la ley por los distintos juzgados es-
pecializados que la presidencia juzgue indispensables o convenientes.
4. En general los demas gastos necesarios o convenientes para la apli-
eaci6n de la ley, sea directamente, sea por intermedio del Consejo Central
de Sociedades Protectoras de Menores o de sociedades particulares que-
cooperan o cooperarin en las funciones derivadas de la ley.
Con lo que termin6 este Acuerdo que firmaron los sefiores vocales, por
ante mi: E. F. Newton, Daniel J. Frias, Ricardo Seeber, O. GonzAlez Rou--
ra, J. H. Frias, F. Ramos Mejia. Ante mi: Antonio L. Beruti.

















EDICTOS DE POLICIA


Seci6n juldiGial de mwnores.
De acuerdo con lo dispuesto en la Ley N.o 10903 y las instrueeciones de
la Exema. Camara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, que an-
teceden,

SE RESUELVE:

L, 1. Habilitar, dependiente de la Divisi6n Judicial, una oficina enear-
gada del cumplimiento de las disposiciones coAtenidas en la Ley 10903 y su
reglamentaci6na Esta nueva secci6n serA dotada del personal necesario y el
.aefior Jefe e Divisi6n Judicial darf las instrucciones convenientes para
la mayor eficacia de sus funciones.
2.0 Las Comisarias Seccionales, al producirse un delito de eualquier
jurisdioei6n, o contravenei6n de carfeter policial o municipal, en que inter-
venga como acusado, o en que aparezca como victim de un delito, un me-
nor, que no haya cumplido 18 afios, procederAn a la instrueci6n del suma-
rio para comprobar el hecho, dando euenta del mismo por tel6grafo y en
forma reservada. Las actuaciones producidas serAn elevadas a la Superio-
ridad en el menor tiempo possible y siempre que no se tratare de heohos cuyo
conocimiento correspond a la justicia de instrucci6n. En este caso las
-actuaeiones se elevaran, .como es de prActica, al senior Juez de Instrucci6n
que correspond. Llenadas con today urgencia y discreci6n esas diligencias,
1l menor, si hubiera sido detenido, serk entregado a los padres o tutores con
orden de presentanlo oportunamente a la autoridad judicial que intervenga
en la causa. S61o en el caso determinado en el articulo 6.0 de la reglamen-
tacin y en las condiciones establecidae en el mismo, podra mantenerse de-
tenido al menor aeusado, hasta tanto se habilite un lugar especial de reclu-
si6n. Se consultara, en cada caso, 'a la Divisi6n Judicial, el destino que se
darA al manor. Cuando en el hecho hayan torado parte personas mayores
de edad y menores, el procedimiento, con respect a aqu611os seri el que se








- 31 -


sigue ordinariamente. En lo que se refiere al menor se observarin estas
instrucciones.
3.o a Divisi6n Judicial se hari cargo:
a) De la informaci6n de los antecedentes del menor, requerida en
el articulo 2.". Procurara reunir en ella los elements indicados
en el mismo, debiendo tener present a ese efecto ]a disposici6n
de la Exema. CAmara dictada en acuerdo feeha 18 de Abrijl de
1918, que se public;
b) De la identificaci6n del menor, haci6ndole comparecer y devol-
viandole a sus padres o guardadores, o sitios de detenci6n o re-
elusi6n;
c) De la presentaci6n al Juzgado de los menores, detenidos en los
lugares indicados y su reintegro al mismo establecimiento;
d) Del diligenciamiento de las 6rdenes de jueces, relacionadas con
el comparendo de los acusados, que gozan de libertad vigilada y
el de sus padres, tutores o guardadores;
e) De la revisaci6n y remisi6n al juzgado de los sumarios y expe-
dientes contravencionales, relatives a menores;
f) Del cumplimiento de tods orden o comisi6n relacionada con los

lE1 personal asignado a esta nueva dependencia, vestirk de
civil por la indole diaireta de sus funione
4.0 Encomi6ndase a la Divisi6n Investigaciones la confeeci6n del re-
gistro de monores que ejerzan oficios en la via pfiblica y el otorgamiento de
certificados de acuerdo con el art. 5. de la reglamentaci6n.
5.0 Quedan derogadas todas las disposiciones que se opongan a esta.
Los Comisarios de Seeci6n darn instrucei6n convenient al personal, para
que observe la mayor prudencia en el arrest de menores, teniendo en cuen-
ta los prop6sitos que informan esta Ley.
(Fdo.) ELPmIo GONZALEZ.


VENTA DE DIARIOS
Buenos Aires, agosto 7 de 1920.

Al ,Seor Presidente de la Asociai6n Grdfica, don Ezequiel P. Paz.
Confirmando lo expuesto a Vd. verbalmente dias pasados tengo el agra-
do de dirigirme por su ihtermedio a la Asociaci6n Grafica solicitando el
apoyo de la prensa de esta Capital, para las medidas que la Policia de






32 -

acuerdo con este Tribunal, tiene la intenci6n de adoptar a efeetos de cum-
plir con lo dispuesto en el art. 21 de la ley 10903, en cuanto se refiere a la
venta de peri6dicos en la via pfiblica por menores de 18 afios.
Es bien sabido que uno de los prop6sitos de la Ley, para prevenir la
delincuencia infantil, o el desarreglo moral en los nifios, es la prohibici6n
de las profesiones que los obligan o incitan a permanecer en la via puiblica.
La forma en que los menores de corta edad venden los peri6dicos y las
malas comp.afiias y malos hlbiteG que result de su aglomeraci6n en La via
pfiblica, fomentan sin duda alguna, y en graves proporciones, la delin-
cuencia y el vicio entire ellos.
Por otara parte, es bien sabido que la mayoria de los menores ven-
dedores de diaries, no consiguen ganar su subsistencia, ni ayndar a ella,
eon ese oficio, pues o se hallan bajo la dependencia pecuniaria de extrafios
que explotan su trabajo o de sus padres, parientes o guardadoresLAin su-
'poniendo lo contrario. no conviene a ellos por su porvenir material y moral,
ni a la socieadd en general, que ese sea el trabajo con que han de ganar su
vida o aprender a ganla.a
La Jefatura de Policia proyecta dictar un edicto, exigiendo a cada
vendedor de diarios un earnet habilitante que se entregari a los que no se
hallen en el caso del art. 21 eitado, considerando la venta sin autorizaci6n
como una contravenci6n. La cooperaci6n de los peri6dicos en eualquier
forma que se juzgue convenient, asi fuera simplemerte moral, contribuir*
al mayor 6xito de estas'disposiciones, y aseguraria uno de los prop6sitos
esenciales de la ley.
Saludo al sefor Presidente con mi consideraci6n mis distinguida.

Ricardo Seeker. R. B. Nichoison.



Edicto.
En cumplimiento a lo dispuesto por la ley de patronato de menores
(N.0 1.0903), art. 21, su reglamento, pdrrafo 5., y la nota del sefor Presi-
dente de la Excelentisima CAmara de Apelaciones en lo Criminal y Correc-
cional de la Capital, haciendo saber a esta jefatura el conoeimiento y apro-
baci6n manifestados por la Asoeiaci6n Grhfica, respect a la formaci6n del
registry de vendedores de diaries y habilitaci6n indispensable, que otorga-
rA la policia,



(






- 33 -


El\Jefe de Policia,
DISPONE:

1.0 Desde el 1.0 de diciembre pr6ximo, ningfn menor de 18 afos de
edad podrA dedicarse a la venta o distribuoi6n de diarios, peri6dicos u otras
publicaciones, objetos o avisos, en la via o parajes pfiblicos o al ejercieio
de ofoiois lejos de la vigilancia de sus padres a guardadores, sin la habilita-
ci6n correspondiente.
2.0 Esta habilitaci6n se hard constar por medio de una credencial ex-
pedida por la policia de la capital y con una plaqueta numerada, que el
menor habilitado deberf colocar.en lugar visible de sus ropas, a la altura
del pecho y a la izquierda. Es obligatorio tener siempre consigo la cre-
dencial y la plaqueta correspondiente, mientras desempefie su cometido.
3. Los trAmites para su obtenci6n y el document, serfn enteramente
gratuitous.
4. La oficina ante la cual deben presentarse los interesados, funciona
todos los dias hdbiles de horas 8 a 18 y se hall ubicada en la calle Moreno
1620. Es necesaria la presentaci6n de documents que acrediten !a edad
del solicitante.
5. Los que se ocupen de la venta o distribuci6n de diaries, publica-
ciones en general, objetos o avisos o ejercieran oficio en las condiciones ex-
presadas en el art. 1.0 sin la habiilitaci6n a que el present edicto se refiere,
ineurriran en $ 30 de multa o diez dias de arrest.

Buenos Aires, noviembre 3 de 1920.
ELmPID GONZILz.
Jefe de Policia.
Es copia:
E. C. Diaz.



Buenos Aires, noviembre 22 de 1920.

Sefior Jefe de Policia de la Capital, doctor Elpidio Gonzdlez.

Tengo el agrado de dirigirme a V. S. acusando recibo a su atenta nota
de fecha 4 del corriente en ]a que me acompaia copia de la resoluci6n dic-
tada por esa Jefatura en cumplimiento a la disposici6n contenida en el
art. 21 de la Ley 10903 y articulo 5. de la Acordada de este Tribunal.






- 34 -


El Tribunal debe entender que al expresar ese edicto que ninguin me-
nor de 18 ailos podri dedicarse a la venta o distribuci6n de peri6dicos en la
via pfiblica sin la autorizaoi6n correspondiente, ha querido referirse a los
menores de 18 afos cumplidos, desde el moment que lo contrario impor-
taria autorizar oficialmente la venta de peri6dicos en la via pidblica por
menores de 18 aios, es decir, preeisamente, violando la Ley 10903 en su ar-
ticulo 21, cuyo cumplimiento fu6 objeto del art. 5. de la Acordada citada,
de lo convenido verbalmente con V. S. y de la gesti6n realizada por el in-
fraseripto ante la prensa de la Capital, a efecto del mayor 6xito de la me-
dida a tomarse.
Como en la terminologia de la ley penal la expresi6n "menor de 18
afios" se toma en el sentido de menor que no los haya cumplido, consider
necesario y urgente que se aclare el art. 1.0 del mencionado edicto, agre-
gando la palabra "cumplidos" a continuaci6n de "mayor de 18 alos de
odad'.
Salado a V. S. con mi consideraci6n m6s distinguida.
Ricardo Seeber. -- R. B. Nicholson.



Buenos Aires, diciembre 1.0 de 1920.

A S. E. el seFior Presidente de la Excma. Cdmara de Apelaciones en lo
Criminal y Correccional.

Acusando recibo del atento oficio de V. E. fechado el 22 de noviembre
ppdo., referente al Edicto de Policia circulado en eumplimiento a la dispo-
sici61_contenida en el art. 21 de la Ley 10903, me es grato dirigirme al se-
fior Presidente haci6ndole saber que, en efecto, esta jefatura se ha referido
a los menores de 18 afos cumplidos, y en consecuencia, se ha hecho la ada-
racdin consiguiente en La Orden del Dia de fecha 24 del mes ppdo.
Al mismo tiempo Excmo senior, acompafo para conocimiento de ese
Tribunal, copia de las instrucciones impartidas al personal para facilitar
la misi6n eneargada a las personas anotadas como "Delegados Inspectores
del Tribunal de fMenores".
Saludo a V. E. con mi consideraci6n mks distinguida.
ELPIDI GONZiLEZ.







- 35 -


Buenos Aires, Julio 19 de 1921.

Sefor Jefe de Policia de la Capital, doctor Elpidio Gonzdlez.

Tengo el agrado de comunicar a V. S. que en virtud de convenios rea-
lizados y a realizarse con distintas sociedades de beneficencia, este Tribu-
nal, haeiendo uso de las facultades que le acuerda el art. de la Ley 10903,
Sha conseguido arbitrar los medios para internal de inmediato si fuera ne-
cesario un niimero aproximado de trescientos menores los que se aumenta,
rian en poco tiempo hasta ochocientos. En atenci6n a ello y ejercitando la
acci6n de superintendencia que la ley y articulo citados le confieren, hago
present a V. S. la conveniencia de intensificar la acci6n policial sobre los
menores de 18 afios que se encuentran en las condiciones de la Ley y, sobre
todo, aquellos que venden peri6dicos en la via piublica, vagan o mendigan,
sea directamente, sea sopretexto de prestar servicios sin importaneia. En
este sentido y al reconocer el celo con que la Policia de la Capital acept6 y
cumpli6 las indicaciones del Tribunal, recordando especialmente la
creaci6n de la .lcaidia de menores, cuya administraci6n es digna de en-
comio y al trabajo de informaci6n que realizan los empleados de la secci6n
de menores, aunque con demoras que es necesario subsanar, -debo expre-
sar, sin embargo, la falta de eficacia de la acci6n direct de los agents po-
liciales en general sobre los menores en la via D lica Si bien esta Jefatura
orden6 por circular que no se permitiera a los menores vagar, mendigar o
merodear por las calls, el hecho es que un nfimero considerable de ellos
mendigan y merodean en las inmediaciones de las estaciones, hip6dromo y
espeeticulos pfblicos, sin que los agents de policia'parezcan preocuparse
de ello. Tambi6n debo agregar que muehos menores de corta edad, no obs-
tante el edicto policial que V. S. comunic6 a esta Chmara, venden peri6di-
cos en la via p6blica.
Este especthculo que debi6 haber cesado hace tiempo en virtud de la
Ley 10903 y de las disposiciones tomadas por esta Camara y esa Jefatura,
no puede ni debe continuar, desde el moment que existen los medios lega-
les y materials para evitarlo. La poca capacidad de la Alcaidia de Meno-
res, en la cual no pueden alojarse m6s de cien asilados, no seria una raz6n
para detener la acci6n polieial, puesto que en la mayor parte de los casos
no sera necesario detener al menor y si s6lo, enviar el sumario, si fuere el
caso, al senior Juez eneargado del Tribunal de Menores.
En cuanto al recargo de trabajo, por el nimero de informaciones a






- 36 -


nacerse, debo agregar que me he dirigido a los delegados honorarios solici-
tando su concurso para ello.
Con este motive, me es grato saludar al senior Jefe de Policia con mi
consideraci6n mas distinguida.
Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.




COOPERATION DEL DEPARTAMENTO NATIONAL
DEL TRABAJO Y DEPARTAMENTO NATIONAL DE HIGIENE

Buenos Aires, agosto 23. de 1921.
A S. E. el senior Ministro del Interior, doctor Ramnn Gomez.

Como Presidente de la Cimara de Apelaciones en lo Criminal y Co-
rreccional, en los casos de aplicaci6n de la Ley 10903, tengo el-honor de
dirigirme a V. E. solhitando la cooperaci6n del Departamento Nacional
del Trabajo y del Departamento Nacional de Higiene en la obra de refor-
ma y reeducaci6n de los menores delincuentes o material o moralmente
abandonados que se encuentran en manos de los Jueces de la jurisdicci6n
criminal y correctional y de esta Cimara en virtud de la ley citada.
Tanto para la informaci6n sobre los menores acusados o victims de
delitos o contravenciones, y la acci6n de prevenci6n sobre los mismos, como
para la vigilancia de aquellos sometidos a la jurisdicci6n de los jueces y
dejados por ellos con" sus padres o guardadores bajo el regimen de la li-
bertad vigilada, es.necesario un cuerpo numeroso de delegados inspectors
de que no puede proveer la policia en nuimero suficiente j por cuya raz6n
la Camara ha inscripto y utiliza la cooperaci6n honoraria de personas ab-
negadas que ban aceptado esas areas. Los inspectors del Departamento
National del Trabajo que controlan la vida industrial de millares de nifos,
serian por su experiencia y competeneia, de una -ayuda inapreciable y el .
senior Presidente del mismo Dr. Alejandro M. Unsain, me ha asegurado
verbalmente que ese concurso es possible.
En cuanto a los m6dicos del Departamento Nacional de Higiene que
examinan hpy todos los niflos que el Departanento del Trabajo les envia,
podrian si V. E. asi lo resolviera hacer lo propio con una cantidad mueho
menor que les serian enviados por los jueces finicamente en los casos necee
sarios.






- 37 -


S. V. E. encuentra aceptables estas indicaciones, rudgole quiera dispo-
ner se autorice a ambas reparticiones para que asuman las funeiones indi-
cadas e impartir las 6rdenes del case.
Con este motive saludo a V. E. con mi mis alta consideraci6n.

Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.




Buenos Aires, octubre 10 de 1921.

Al s .-or Presidente de la Cdmara de Apelaciones en lb Criminal y Correc-
cional. Patronato de Menores.

Tengo el agrado de dirigirme al senior Presidente comunicndole en
copia legaflizada, la resoluci6n de fecha 13 de Septiembre ppdo., referente
a la cooperaci6n que a esa Camara deberan prestar el Departamento Na-
cional de Trabajo y Departamento Nacional de Higiene, a los efeetos de la
Ley 10903.
Saludo al senior Presidente con mi consideracibn distinguida.

R. Gomez.




Buenos Aires, septiembre 13 de 1921.

Visto lo solicitado por el sefior Presidente de la Camara de Apelacio-
nes en lo Criminal y Correccional de la Capital, para que el Departamento
Nacional del Trabajo y el Departamento Nacional de Higiene cooperen en
la obra de reform y reeducaci6n de los menores delincuentes o moral o ma-
terialmente abandonados que se encuentran en manos de los jueces de la
jurisdicci6n criminal y correctional y de dicha Cimara, en virtud de la
Ley 10903; el primero para informaci6n sobre los menores acusados o vie-
timas de delitos o contravenciones, y la acci6n de prevenci6n sobre los mis-
mos, como para la vigilancia de aquellos sometidos a la jurisdicci6n de los
jueces y dejados por ellos con sus padres o guardadores bajo el regimen .de







-- 38 -

la libertad vigilada; y el segundo, para el reconocimiento medico de los
menores que a efectos de dieha ley le sean remitidos por los jueces.en easos
necesarios;

El Ministro del Interior

RESUELVE:

1.o El Departamento Nacional del Trabajo y el Departamento Nacio-
nal de Higiene prestarfn su cooperaci6n, a los efectos de la Ley 10903
y de acuerdo con el preimbulo de esta resoluci6n, a la CAmara de Apela-
ciones en lo Criminal y Correccional de ]a Capital.
2.0 HBgase saber y archives.

R. Gomez.


Buenos Aires, octubre 21 de 1921.
Senior Juez.

Tengo el agrado de comunicar a V. S. que de aeuerdo con lo solicitado
por este Tribunal, el Departamento Nacional de Trabajo y el Departamen-
to Nacional de Higiene prestaran su cooperaci6n en la ejecuci6n de la
Ley 10903.
El Departamento Nacional del Trabajo pone a la disposici6n de los
jueces respectivos, el servicio de sus inspectors, tanto para realizar las in-
formaciones respeoto a los menores, como para la aplicaci6n de la libertad
vigilada. De acuerdo con lo convenido con el sefor Presidente del mismo
Dr. Unsain, cada vez que los jueces respectivos crean convenient la cola-
.boraci6n de sus inspectors, deberin dirigirse a dicho Presidente, quien
indicara el empleado en situaci6n de aceptar la funci6n conferida.
En cuanto al Departamento Nacional de Higiene, procedera a exa-
minar los menores que le remitan los jueces por medio de los m6dicos de
la repartici6n, en la forma que este Tribunal convendra con el Presidente
del mismo y que oportunamente comunicarx a V. S.
Saludo a V. S. atentamente.


Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.
















ORGANIZATION DEL CUERPO DE INSPECTORS


Buenos Aires, julio 11 de 1921.

Teniendo en cuenta que el niimero de empleados policiales encarga-
dos de las informaciones a que se refiere el art. 2.0 de la .Reglamentaci6n
de la Ley N.0 10903, es escaso en relaci6n a la labor impuesta, y que los
delegados inspectors honorarios podrian coadyuvar en esas funciones, lo
que se halla previsto en dicho articulo, y siendo convenient para la ma-
yor eficacia de la acci6n de los delegados 'en general su coordinaci6n y di-
recci6n de la obra de reeducaci6n de los menores sometidos a su vigi-
]ancia,
SE RESUELVE:

1.0 Solicitar el concurso de los delegados, a los efectos indicados
mas arriba;
2.0 Nombrar al Dr. Ernesto Nelson Inspector General de los delega-
dos de los Tribunales de Menores, facultindole para proponer la organi-
zaci6n del cuerpo, reunir a los delegados cuando lo juzgue convenient,
a los efeetos de las indicaciones o ensefianza necesaria, y solicitar la
cooperaci6n de las personas que consider aptas para las funciones pre-
vistas por la ley y su reglamentaci6n;
3. Distribuir entire los delega,dos inspectors como normas de direc-
ci6n adoptadas por el Tribunal, las indicaciones redactadas por el doc-
tor Nelson, a cuyo efeeto se procederA a la impresi6n de las mismas;
4.0 En todos los casos el Inspector General procederi de acuerdo
con los sefores Jueces encargados de la aplicaci6n de la Ley 10903.
HAgase saber. -- Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.















CONTRAVENCIONES POLICIALES Y MUNICIPALS
MAS COMIfNES EN LA APLICACION DE LA LEY

Cortravenciones policiales.
Llevar armas en las called y parajes, con excepci6n de los casos auto-
rizados o sin permiso de la autoridad (Junio 10 de 1889, Enero 31
de 1912).
Violar las prescripciones reglamentarias por las cuales se autoriza su
uso. Las de fuego deben llevarse descargadas (Junio 10 de 1889 y Enero 31
de 1912).
Los que hagan uso de armas de fuego, bajo cualquier pretexto y en
cualquier ocasi6n que sea, en el interior de la Ciudad, aunque fuere en pa-
seos, jardines o cereados (Julio 10 de 1889 y Enero 31 de 1912).
Los que en las calls, patios o jardines o por ventanas de casas, por
cualquier causa u ocasi6n que sea, hagan explotar bombas, cohetes, petar-
dos u otr.os juegos de artificios (Julio 10 de 1889, Enero 31 de 1912. -
Ver art. 196 del C6d. Municipal, orden 18 Diciembre de 1883).
Los que cazan con armas de fuego dentro de los limits del Municipio
(Julio 10 de 1889, Enero 31 de 1912. Ver art. 197 del C6d. Municipal,
orden 24 Febrero de 1871).

Desorden
Refiir piiblicamente sin hater uso de armas y sin inferirse lesions
(Julio 10 de 1889).
Ebriedad
Los que se encuentren en estado de ebriedad manifiesta, en las calls,
caminos, plazas, caf6s, almacenes, tabernas u "otros despachos de bebidas o
parques o parajes pfiblicos (Julio 10 de 1889).
Toda persona que saque o destruya el Edicto de Policia sobre ebriedad
(Julio 10 de 1889).






- 41 -


Escdndalo

Los que ofendan pfiblicamente el pudor con palabras, actos, ademanes
obsceos (Julio 10 de1889). (Ver arts. C6d. Municipal 206,208, 209 y 210).
Verter en p-iblico palabras indecentes u obscenas (Abril 4 de 1896,
Abril 7 de 1905). (Ver nota anterior).
Los que orinen en la via puiblica sin miramiento por los transeuntes y
vecinos y en sitios y horas en que el hecho produzea esecndalo. (Hay casos
en que no hay lugar a procedimientos). (Octubre 18 de 1897). (Ver C6d.
Municipal, art. 209).
Exhibir figures, estampias o tarjetas obscenas u ofrecer libros revistas,
fiminas o dibujos que las constituyan (Octubre 21 y 25 de 1897, Mayo 14
de 1903, Juiio 25 de 1907). Ver art. 128 del C6d. Penal Nuevo y C6d. Mun.
Bafiarse en lugares pfiblicos quebrantando las reglas de decencia y de-
coro (Julio 10 de 1889). Ver art. 210 C6d. Municipal. Comparecer desnu-
do pliblicamente (Julio 10 de 1889).

Mendicidad

Ejereer la mendicidad en la via pilblica (Mayo 30 de 1889). Ver ar-
ticulo 205, C6d. Municipal.

Toque de Pito

Hacer uso de los toques de pito reservados exclusivamente a la Poli-
cia, con excepci6n de los de auxilio o incendio que puedan darse en caso
necesario (Febrero 8 de 1897, Reglamento 20 de Abril de 1885).


Contravenciones municipales.

S"Ordenanza del 28 de Diciembre de 1908

Art. 8. Los que extraigan resaca o cascajo de la ribera de la parte
que corresponde al Municipio, sin permiso escrito de la Municipalidad
(Ord. 3 de Septiembre de 1857. Art. 71, Ord. General de Impuestos).
Art. 70. Los que arrojen desde sus casas aguas a la calle o aguas







- 42 -


servidas o desperdicios y materials putreccibles a las bocas de desagiie y de
tormenta (Ord. 20 de Marzo de 1872 y 8 de Octubre de 1880). ,
Art. 119. --Los que en la ribera laven ropas, lanas, eueros, lonas o
cualquier otro objeto o extraigan agua para el consume de la pobl1aci6n
(Ord. 15 de Junio de 1870, 6 de Octubre de 1868, y decreto del.D. E. de
22 de Septiembre de 1890).
Art. 124. Los que arrojen en la calzada o vereda basura, desperdi'
cios, legumbres, papeles u otros residues (Ord. 8 de Agosto de 1882).
Art. 125. Los que -escupan sobre las veredas (Ord. 21 de Agosto
de 1902).
Art. 170. Los que daFien o deterioren los bancos, asientos o verjas
colocados en las plazas y paseos piblicos (Deereto del D. E., 26 de Enero
de 1877).
Art. 174. Toda persona que saque, destruya o altere la posici6n de
las chapas de referencias o de nivelaci6n del Territorio de la Capital
(Ord. 5 de Diciembre de 1894).
Art. 182. -- Los vendedores ambulantes o personas que al ejercer su
oficio en la via pfiblica violent las ordenanzas sobre toques de campanas, sil-
batos o producci6n de ruidos inc6modos en las calls del Municipio
(Ord. 21 Junio de 1905).
Art. 184. Los que en las plazas, caminos o paseos piblicos arranquen
ramas y gajos, o damen de cualquier modo que sea los drboles, plants o flo-
res en ellos colocados; los que pisen o daiien el cesped o la parte que no es
camino; los que lleven perros sueltos u otros animals en los paseos cerca-
dos con verjas o dentro del recinto de 6stos vendan frutas o pasteleria y los
que daRen o perjuddiquen los caminos (Deereto del D. E. de 26 de Enero
de 1877).
Art. 185. Los que eleven perros sueltos sin bozal (Deereto del D. E.
de 7 de Mayo de 1889).
Art. 186. Los que jueguen o permitan en sus casas el juego del ba-
rril-ete (Ord. 21 Mayo 1907).
Art. 187. ...... Los que extraigan c6sped o juncos de la ribera en
parajes prohibidos y los que hagan fuego en el bosque y ribera contravi-
niendo los reglameutos (Ord. 7 de Julio de 1902).
Art. 188. Los que en el interior de un teatro anuncien en alta voz
]a venta de program, libritos, flores o cualquier otro objeto (Ord. 7 Julio
de 1892).
Art. 190. Los que obstaculicen el trmnsito, interceptando la circu-






- 43 -


laci6n aun conversando en la vereda y rehusindose la intimaci6n de la
autoridad y los que transiten por las veredas con cargas u objetos que por
su volume o naturaleza pueda molester a los transeuntes y los que se ins-
talen en aquellas o en recobas y plazas para la venta de cualquier objeto
(Ord. 3 Agosto de 1897, 29 Diciembre de 1905).
Art. 194. ..... Los que jueguen en las calies, veredas y paseos a
los cobres, barriletes u otras diversions que puedan dificultar el tr.nsito;
los que se estacionen como vendedores ambulantes en la via pfiblica......
(Ord. General de Trafico).
Art. 196. Los que queen cohetes voladores y bombas de estruendo
(Ord. 18 Diciembre de 1883).
Art. 197. -- Las personas que cacen aves o pijaros dentro del Muni-
cipio (Ord. 24 de Febrero de 1871).
Art. Los vendedores ambulantes, pregoneros de mercaderias c
repartidores de avisos que efectian la venta en los coaches de Tramways
(Ord. 15 de Julio de 1902).
Art. 205. -- Los que sin permiso de la Intendencia ejerzan por si o
por medio de ntro la mendicidad (Ord. 3 de Septiembre de 1858).
Art. 206. Los que inciten al libertinaje, entendidndose por tal in-
citaci6n, las palabras, gestos o acciones, que notoriamente tiendan a pro-
vocario, cometidas en la via puiblica o locales que reciban concurso pfiblico
(Ord. 6 de Agosto de 1907).
Art. 208 Los que viertan en pzblico palabras obscenas (Ord. 4 de
Abril de 1872);
Art. 209. Los que orinen en la via piblica (Ord. 4 de Abril
de 1872).
Art. 210. Los que se bafien en la ribera o parajes prohibidos
(Ord. 4 Abril de 1872).


























II

EL CONSEJO CENTRAL. DE SOCIEDADES PROTECTORAS
DE MENORES
Y LAS DEMAS GESTIONES DEL TRIBUNAL





I

















NOTAS A LAS SOCIEDADES


Seflor Presidente

De acuerdo con lo dispuesto en la Acordada de este Tribunal regla-
mentando la ley sobre Patronato de menores, cuya copia acompaflo, tengo
el agrado de dirigirme al sefor Presidente (o sefiora) rogAndole, sin per-
juicio de lo que mis adelante resuelva el P. E., de acuerdo con el art. 23
de la ley citada quiera comunicar a este Tribunal cual es el nimero de
menores en las condiciones de la ley que Psa sociedad estaria en situaci6n
de alojar por el moment.
Como dentro de los objetivos de la ley, a efecto de la reeducaci6n de
los menores de mala conduct o en peligro moral, existe no solo la reclu-
si6n de ellos en establecimientos adecuados, cuya insuficiencia actual es
notoria, sino tambi6n la aplicaci6n de la libertad vigilada para lo cual
es necesario el concurso personal de particulares y sociedades y tambien,
en ciertos casol, la.ayuda privada de los mismos a favor de families cuya
miseria es la inica o principal causa de la inconducta de los hijos, me
permit solicitar tambi6p del senior Presidente quiera manifestar si esa
sociedad podria prestar su concurs en forma de inspectors; hombres o
mujeres, a los fines que tambien expresa la acordada citada, o en general
el abnegado concurso de esa sociedad o de sus miembros en la forma que
se juzgue m6s convenient y dentro de los altos prop6sitos de la legisla-
ci6n dictada.
Con el objeto de cambiar ideas respect de esa cooperaci6n de la so-
ciedad, de cuya buena voluntad no duda este Tribunal, y de intentar
una possible coordinaci6n- de esfuerzos entire las distintas asociaciones,
euyos prop6sitos es la protecci6n de la salud fisica o moral de los meno-
res, tengo el honor de invitar al senior Presidente y a los demis miem-
bros de esa sociedad, cuya presencia juzgue fitil a una reunion en la Sala






- 48 -


de Acuerdo de la Excma. Camara de Apelaciones en lo Criminal y Co-
rreceional, para el dia 12 del corriente a las 3. p. m.
Saludo al senior Presidente con mi consideraci6n distinguida.

Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.




Buenos Aires, 14 de noviembre de 1919.

Refirindome a la reunion celebrada el dia 12, me es grato dirigir-
me al senior Presidente recordindole los punts que se convino someter
a la consideraci6n de la Sociedad que Vd. dignamente dirige y que son:
]. Nfimero de .menores, edad y sexo, que la Sociedad podrf alojar inme-
diatamente; 2. Niumero de menores que podra alojar en sus actuales es-
tablecimientos si recibiera los recursos necesarios para el sostenimiento
annual de cada menor; 3. En este filtimo caso, suma mensual o annual ne-
eesaria para eada menor; 4.0 Carfcter de la protecci6n que la sociedad
presta; 5. Si la sociedad puede ofrecer inspectors, .en qu6 forma y can-
tidad; 6.o Creaci6n de un consejo central de soeiedades de acuerdo\,con
las ideas generals expuestas en la reunion y que serian:
a) Formaci6n de un comit6 central, con dos o tres delegados de
cada sociedad, a efecto de coordinar la acci6n de las socieda-
des respectivas, segin sus distintos prop6sitos o actividades.
b) Este comitW tendria exelusivamente funeiones consultivas y
de consejo, sin intervenci6n en la march de ninguna de las
sociedades y sin que sus decisions obligaran a ninguna de
ellas.
c) El comity se ocuparia de gestionar ante los poderes pfiblicos
para obtener reeursos o la ayuda legislative o administrative
que se juzgare necesaria, a los fines comunes de las sociedades
federadas.
d) El comit6 distribuiria entire las distintas sociedades, los fon-
dos que obtuviere por su gesti6n direct de los poderes pii-
blicos.
e) El comit6 siempre que lo juzgare oportuno serviria de 6rgano
de las sociedades ante los jueees respectivos en la aplicaci61n
de la ley de patronato de menores.






- 49 --


f) Por dos tercios de votos admitiria nuevas sociedades.
En cuanto al punto 6.0 si esa sociedad aceptare la idea en principio,
me permit indicar la conveniencia de nombrar al misino uno o various
delegados autorizados ,para constituir el consejo o comitf central en for-
ma definitive.
Al mismo tiempo deseo manifestar que el Tribunal necesitaria con
urgencia la decision de esa sociedad respect al primer punto, dado que
existen ya various menores en condiciones de ser asilados.
Aprovecho esta oportunidad para agradecer al senor Presidente 'en
nombre del Tribunal la adhesi6n prestada, que no es sino una prueba
mis de la noble abnegaci6n con que esa sociedad realize los fines benefi-
cos que son su objetivo.
Quiera Vd. aceptar las seguridades de mi consideraci6n distinguida.



Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.

Buenos Aires, enero de 1920.

Sef~or

Tengo el agrado de acusar recibo de su atenta nota contestando a las
preguntas formuladas a esa Sociedad oportunamente per este Tribunal.
En nombre del mismo me apresuro a agradecer muy especialmente
el interns con que la sociedad ha atendido las solicitaciones del Tribunal
y el esfuerzo realizado por la misma para cooperar a la obra social de
reeducaci6n de menores que la jurisdicci6n criminal de acuerdo con la
Ley ha resuelto emprender sin omitir esfuerzo alguno y que solo seria po-
sible gracias al generoso concurso que la Sociedad que Vd. preside y las
demks requeridas se han apresurado a ofreeer, no obstante el esfuerzo
que ello significa dentro de las tareas que las absorben y los recursos de
que dispone.
Al mismo tiempo y habiendo sido aeeptado por todas las sociedades
protectoras de menores consultadas al respect la formaci6n de un Con.
sejo central de las mismas dentro de las ideas esbozadas prT el suseripto,
me es grato invitar a las personas que esa Sociedad desee indicar, a efec-
tes de la constituci6n definitive de ese Consejo, provista de la autoriza-






- 50 -


ci6n suficiente para formular las bases de ella, a una reunion en la Sala
de acuerdos de la Chmara de Apelaciones en lo Criminal, el dia 5 de fe-
brero pr6ximo a las 4 p. m. En caso en que hubierb cualquier inconve-
niente por parte de las personas designadas o a designarse agradeceria
a Vd. se sirviera comunicarlo a la brevedad possible.
Saludo a Vd. con mi consideraci6n mfs distinguida.

Ricardo Seeber. -- R. B. Nicholson.




En Buenos Aires, a 2 de junio de 1920, se reunieron en la Sala de
Acuerdos de la CAmara. de Apelaciones en lo Criminal y Correceional,
bajo ]a Presidencia del doctor Ricardo Seeber, con el objeto de dejar
constituido el ConsejQ Central de Sociedades protectoras de menores, se-
gin el proyeeto formulado anteriormente por este Tribunal y aceptado
por diehas sociedades, los sefores Delegados que a continuaci6n se expre-
san: Por la Sociedad de San Vicente de Paul, las sefioras Lucia P. de
Duhalde, Carolina Arana de'Castilla, Ana B. de Lacroze, Angelica L. de
Garcia, Malvina G. de Lanari y Dolores A. de Elortondo. Por la Socie-
dad de Misericordia, las sefioras Celina A. de Batilana y Carolina L. de
Arge~ih.l-P r--Sociedad Damas de Caridad, las seforas Carolina E.
de M.artinez, Carmen Castro Videla de Ramirez y Sara E. de Vilate.
Por las eseuelas Salesianas, las seforas Mercedes B. de Casares, Merce-
des C. de Alvear, Ernsii'na B. de Mosqu'eray, Celina L. de Emery, y
presbitero senior Pagliere. Por la Asociaci6n Tutelar de Menores, el doc-
tor Luis Agote. Por *el patronato de Liberados, el doctor Manuel B. Gon-.
net. Por la Asociaci6n Colonia Escuela Argentina, el doctor Gregorio
Arioz Alfaro, por el ptatronato de la Infanbia,.,el doctor Ram6n J. Car-
cano y sefiora Elvira de la Riestra de Lainez. Por la Casa del Niiio, el
doctor Paseual y sefior Enrique 'Ewing y por las Esulas yPatronatos,
losPfiores del Carril y Lacroze.
Abierto el acto por el sefior Presidente da lectura a las bases por 61
expuestas en la nota dirigida a las sociedades con fecha 14 de noviembre
del aiio ppdo. y a los agregados propuestos por el Patronato de la Infan-
cia. a) Scada sociedad, a efecto de coordmar la acci6n de las sociedades respec-
<.tivas, segfin sus distintos pro'p6sitos y actividades b) Este comit6 ten-






- 51 -


< dria exclusivamente funciones consultivas y de consejo sin intervenci6n
< en la march de ninguna de las sociedades y sin que sus decisions obli-
garan a ninguna de ellas c) El comity se oeuparia de gestionar ante
los poderes p-iblicos para obtener recursos o la ayuda legislative o ad-
< ministrativa que se juzgare necesaria a los fines comunes de las socie-
dades federadas. d) El comity distribuiria entire las distintas socieda-
des los fondos que obtuviera para su gesti6n direct de los poderes pi-
blicos. e) El comity siempre que lo juzgare oportuno, serviria de 6rgano
< de las sociedades ante los jueces respectivos en la aplicaci6n de la ley
< de patronato de menores. f) Por dos tercios de votos admitiria nuevas
< sociedades.
Los agregados propuestos por el Patronato de la Infancia son los si-
guientes:' a) Disponer de fondos 'propios que podrian constituirse por
c un impuesto especial, como en parte disfruta el Consejo Nacional de
< Educabi6n, para distribuirlo segin el caso, dentro de las sociedades fe-
< deradas. b) Obtener que las asociaciones federadas, gocen en el transpor-
Ste ferroviario de materials y personas, de las mismas franquicias que
correspondent al Gobierno de la Naci6n, puesto que desampefan servicios
< que son de la incumbencia del Estado. c) P.r la misma raz6n conseguir
< que los inmuebles y servicios piblicos de 'las asociaciones federadas, no
< paguen ningfin impuesto, ni dereeho, ni contribuci6n national, provin-
< cial y municipal. Si desempefian funciones de Estado, no es 16gico que
< paguen impuestos al Estado. d) Las gestiones administrativas y judi-
< ciales que necesitaran realizar las sociedades federadas estarian a cargo
< del Consejo Central, sin perjuicio de la acci6n particular de la sociedad
< respective, que naturalmente seria concordante. e) Las donaciones y le-
gados a favor de las sociedades de menores, deberfn equipararse a las
< que se destinan al Estado y Municipalidades, con fines de educaci6n.
< Estas y-otras condiciones que podrian concentrar el Consejo proyeetado,
< bastarian para que solicitaran espontAneamente su inscripci6n las socie-
< dades protectoras de la infancia como medio de hallarse favorecidas por
< ventajas positivas que facilitarian el desarrollo de su beneficio comun.
< El Consejo Central, no seria un cuerpo inicamente consultivo, de necesi-
dad y efica:cia discutibles, sino un organism animado, viviente, de fuerza
< material, moral y mental, capaz de infundir un criterio cientifico, y man-
Stener una labor coordinada. teniendo en cuenta los resultados del studio
< meditado y hondo de las necesidades sociales. El Consejo Central adqui-
< ririLa el vigor y legitima influencia respect a su organismo superior y






- 52 -


< t6enico, sin menoseabar en lo minimo la independencia y libertad de las
< sociedades federadas.>
Concedida la palabra al doctor Ram6n J. Circano, haee indicaci6n
para que se forme una Comisi6n que redacte en forma definitiva las bases
expuestas, cuyos miembros serian designados por el senior president.
El Doctor Gregorio Ar-oz Alfaro, se adhiere a lo manifestado por el
Doctor Circano, formulando igual moci6n.
Despubs de un cambio de ideas en las que intervienen el doctor Agote
y las Sefioras de Elortondo y Emery, se resuelve: declarar constituldo el
Consejo Central de Sociedades Protectoras de Menores, facultar al Sefior
President de la Asamblea, Doctor Ricardo Seeber, para que nombre una
Comisi6n de cinco o mas miembros que debera estudiar y formular las
bases definitivas.
Con lo que termin6 el acto, firmando el Sefior Presidente y los Sefiores
Delegados presented: Ricardo Seeber, Lucia P. de Duhalde Dolores
Anchorena de Elortondo Carolina Arana de Castilla Ana B. de La-
croze Angl6ica L. de Garcia Carolina L. de Argerich Malvina G.
de Lanari-Celia L. de Emery-Mercedes Elortondo de Alvear-Ernes-
tina B. de Mosquera Mercedes B. de Casares Carolina Estrada de
Martinez Sara Estrada de Villatte Carmen C. V. de Ramirez -
Esteban E. Pagliere Ram6n J. Carcano M. F. Pascual Luis Agote
- Gregorio Airaoz Alfaro Mario del Carril Manuel B. Gonnet.















ESTATUTOS DEL CONSEJO CENTRAL DE SOCIEDADES
PROTECTORS DE MENORES

Objeto,. composici6n del Consejo

Articulo 1.0 El objeto de la creaci6n del Consejo Central de Socieda
des de Menores, es cooperar a la buena aplicaci6n de la Ley N.0 10.903, y
coordinar el procedimiento y acci6n de las sociedades, que lo constituyen,
segin sus distintos prop6sitos y las necesidades generals de cada aso-
ciaei6n.
Art. 2.0 Las resoluciones del Consejo Central seran obligatorias por
la adhesi6n o consentimniento espontineo de cada una de las sociedades.
Art. 3. El Consejo Central se compondra de tres delegados por cada
una de las entidades sociales representadas en el mismo, y en sus delibera-
ciones se computaran los votos en raz6n de uno por cada delegaci6n, y
no por cada delegado.
Art. 4. Formaran taanbi6n part del Consejo por razones de su cargo,
con voz pero sin voto, los jueces y agents fiscales en lo criminal y correc-
cional, designados especialmente para la aplicaci6n de la ley 10.903, los
asesores y defensores de Menores; el Intendente Municipal, el Presidente
del Consejo Nacional de Educaci6n, y el Jefe de Policia de la Capital, o las
personas con quienes se hagan representar; el Sub-secretario de Justicia
del Ministerio de Justicia e Instrucci6n Pfblica; el Director de la Asisten-
cia Pibliea; los Directores del Instituto Tutelar de Menores, de la Colonia
de Menores de Marcos Paz; los Directores de los institutes oficiales del
mismo genero que puedan fundarse.
El Consejo Central podrA ampliar o restringir estas representaciones
segin 1as circunstaneias del caso.
Art. 5. El capital social lo constituyen los bienes que obtenga el con-
sejo por suseripciones, donaciones, legados o per cualquier otro titulo.
Art. 6.* El Consejo durarA mientras no se resuelva por el mismo. la
disoluci6n. En este ciso los fondos del Cqnsejo seran distribuidos por el





- 54 -


mismo entire las distintas sociedades que lo componen y en la forma y pro-
porei6n que se juzgue mks 6til a la acci6n social comiin.
Art. 7." Para'realizar sus fines, el Consejo por intermedio de su Presi-
dente o de quien lo reemplace, tendril capacidad para adquirir por compra,
permuta, cesi6n, donaci6n, legado o cualquier otro titulo oneroso o gra-
tuito, sin limitaci6n alguna, toda clause de bienes inmuebles, muebles, se-
movientes, acciones o valores, estando facultado para enajenar o gravar
por cualquier titulo, sin limitaici6n alguna, sea oneroso o gratuito, los bie-
nes, de la referencia.
Art. 8.0 El Consejo podri delegar cuando lo juzgue convenient al-
gunas de sus funciones en un Comit6 Ejecutivo, cuya composici6n la deter-
minara el mismo Consejo.
Art. 9. Las reuniones del Consejo serin convocadas por el, Presidente
de acuerdo con lo que disponga el reglamento. Anualmente en la segunda
quincena de Julio se reunirA una asamblea de todos los delegados para
aprobar el balance y memorial anuales al 30 de Junio. Esta asamblea fun-
cionrra con el qu6rum de la mitad mas uno de los delegados en la primera
citaci6n hecha con quince dias de anticipaci6n y con cualquier niimero en
la segunda.
Las resoluciones de ]a asamblea para aprobar .el balance y memorial
se tomarin por mayoria' de votos de los delegados presents.
Art. 10. El quorum del Consejo Central para sesionar, sera el de la
representlci6n de seis sociedades adheridas, y todas sus decisions seran
tomadas por mayoria de votos.
Art. 11. El Sefior Vocal de la Camara de Apelaciones en lo Criminal
y Correccional, designado por dicho tribunal a los efectos del articulo 19
de la Acordada de feeha 24 de Octubre de 1919, sera el Presidente del
Consejo Central por raz6n de su cargo con voz y voto. en sus deliberaciones.
El Consejo designard de su seno tres Vice Presidentes por su orden
respective, un Tesorero y Pro-Tesorero y un Pro Secretario, los que dura-
ran dos afios pudiendo ser reelectos.
Desempefiarf las funciones de Secretario, el Pro-Secretario del Tri-
bunal, .eneargado de la aplicaci6n de la ley N.0 10.903.

Del Consejo Central

Articulo 12. Son deberes y atribuciones del Consejo Central:
a) Relacionar y concordar la acci6n de las asociaciones protectors
de menores, de manera que eleven su servicio social con una





--- 55 ---


orientaci6n cientifica y prdctica capaz de satisfacer las necesi-
dades de divers orden de la infancia desvalida.
b) Preparar un studio por intermedio de las Sociedades adheri-
das, de las condiciones, circunstancias y estado de la nifiez que
deba amparar de manera de poder confeccionar un (plan general
de concordancia y unidad respect de la proteoci6n a desarro-
llarse.
c) Disponer de los fondos que obtenga, en la forma y modo que
Las circunstancias aconsejen de acuerdo. con el plan de acci6n
adoptado y las necesidades de cada una de las sociedades.
d) Asumir las gestiones judiciales y administrativas que consider
convenient en beneficio de la aplicaci6n de la ley N.0 10.903, y
del interns coming de las sociedades adhenidas, sin perjuicio de
la acci6n de cada una de ellas.
e) Indicar a las Sociedades adheridas las medidas que considerara
mis acertadas para la aplicaci6n de los incisos a) y b).
f) Procurar obtener de los poderes pfiblicos y de las empress par-
ticulares, en favor de las Sociedades adheridas, las concesiones
y franquicias posibles, especialmente respect del transport
de las personas y materials destinados a sus servicios.
g) Gestionar la excepci6n de todo impuesto y retribuci6n de servi-
cios nacionales, provinciales o municipales, sobre bienes aplica-
dos al servicio p-iblico de las Sociedades -adheridas.
h) Establecer una oficina de informes para el pfiblico que requiera
la protecci6n social y evacuar los informes e. indicaciones que
soliciten los poderes del estado, las sociedades adheridas y los
particulares.
i) Nombrar los empleados que consider necesarios.
j) Admitir las nuevas sociedades que soliciten adhesi6n.

Del Presidente


Articulo 13. Corresponde al Presidente:
a) Ser el representante legal de la Asociaci6n.
b) Presidir las sesiones ordinarias o extraordinarias del Consejo
Central, y decidir con su voto en caso de empate.
c) Convocar al Consejo cuando lo consider necesario.
d) Autorizar con su firma todos los actos del Consejo.






- 56 -_


.e) Resolver provisionalmente las medidas de cardcter urgente, de-
biendo dar cuenta de ello en la primrera sesi6n al Consejo.
f) Cumplir y hacer cumplir los estatutos, reglamentarios y dispo-
siciones del Consejo.
g) Disponer y aplicar los fondos de conformidad con las resolu-
ciones del Consejo, debiendo las 6rdenes del caso ser firmadas
ademAs por el Secretario y Tesorero.
h) Verificar y firmar los balances y disponer su publicaci6n annual.
Art. 14. Los Vice Presidentes reemplazarhn al Presidente en easo de
impedimento, teniendo ademis del voto de empate, el que les correspond
como delegados.

De los dem6s funcionarios

Art. 15. El Secretario y Tesorero, desempefiarin las funciones que
correspondent a esos cargos, de acuerdo al reglamento interno y disposicio-
nes que dicte el Consejo.
Art. 16. El Prosecretario y Protesorero, reenmpllazardn al Secretario
y Tesorero en caso de impedimento.

Disposici6n transitoria

Art. 17. E1 Presidente del Consejo se encargara de gestionar la per-
soneria juridica del Superior Gobierno de la Naci6n, autorizkndosele para
adnitir las modificaciones que fueran indispensables a ese efecto y firmar
la eseritura de protocolizaci6n de la misma.



En Buenos Aires, a 16 de septiembre de 1920, se reunieron en la Sala
de Acuerdos de la CAmara .de Apelaciones en lo Criminal y Correceional,
los sefiores Delegados de las Sociedades Protectoras de Menores que a con-
tinuaci6n se expresan: por la Asodacia n Tutelar de Menores, la sefiora
Silvia Victorica de Garcia y el doctor Luis Agote; por las Damas de Ca-
ridad, las sefioras Carolina Estrada de Martinez y Sara Estrada de Vi-
late; por la Sociedad de la Misericordia, las sefioras Celina Atueha de
Battilana, Adela Atucha de Gramajo y Virginia Alzaga de Blaquier; per
la Asociaci6n Nacional Colonia Escuela Argentina, el doctor C6sar Viale
y senior Enrique E. Ewing; por la Casa del Niflo, los doctors Ernesto






--- 57 --


Nelson y Manuel F. Pascual; por las Escuelas Salesianas, las selioras
Mercedes Elortondo de Alvear, Ernestina Bullrich de Mosquera y el pres-
bitero Esteban E. Pagliere; por el Patronato de Liberados, el doctor'Ma-
nuel B. Gonnet; y por la Sociedad Escuelas y Patronatos, el doctor Julio
Lacoste.
Abierto el acto por el senor Presidente, manifesto que el Consejo de-
bia designer sus autoridades de conformidad a lo dispuesto en el articu-
lo 11, 2.* parrafo de los estatutos, resolviendo los sefiores Delegados nom-
brar para esos cargos a las siguientes personas: Vicepresidente 1.*, doe-
tor. Ram6n J. CAreano; Vicepresidente 2., doia Dolores Anchorena de
Elortondo; Vicepresidente 3.*, dofia Ernestina Bullrich de Mosquera; Te-
sorero, don Luis E. Zuberbulher; Protesorero, sefor Guillermo J. White,
y Prosecretario, a la sefierarm aulina Frers de Pellegrini.
Habiendo manifestado el senior Presidente la necesidad de nombrar
una comisi6n que estudiara las condiciones, circunstancias y estado de la
nifiez que las Sociedades adheridas deben amparar, de acuerdo a lo pre-
ceptuado por el art. 12, inciso B de los estatutos, los sefores Delegados
resolvieron autorizar al Presidente, doctor Seeber, para nombrar dicha
comision.
Con lo que termin6 el acto, que firm el senior Presidente y el senior
Secretario autorizante.
Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.




Buenos Aires, octubre 20 de 1920.

De conformidad a la autorizaci6n conferida por los sefiores Delega-
dos, y de que instruye el acta que precede, el que suscribe resuelve: de-
signar para que formen esa Comisi6n, a las sefioras Celia Lapalma de
Emery y Carmen Castro Videla de Ramirez y a los sefores, doctor Ram6n
J. Circano, doctor Ernesto Nelson, doctor Luis A. Costa, sefidr Guiller-
mo White (h.), presbitero, Esteban E. Pagliere, doctor, Luis Agote, doc-
tor Gregorio Arhoz Alfaro y sefor Enrique E. Ewing.


Ricardo Seeber. B. B. Nicholson.






- 58 -


En Buenos Aires, a trece de junio de mil novecientos veintiuno, re-
unidos en la Sala de Acuerdos de la Camara de Apelaciones en lo Crimi-
nal ,y Correccionhl, los sefores miembros de la Comisi6n nombrada, con
fecha 20 dde octubre del afio pr6ximo pasado, resolvieron:
1. Que para el mejor studio de la situaci6n actual de la asistencia
social a los menores, y de la estadistica complete de los menores aban-
donados o en situaci6n de ser asilados o educarlos o reeducarlos, existences
en esta Capital, asi como para proyectar la coordinaci6n de los esfulerzoa
"de las sociedades adheridas o a adherirse, intensificaci6n de su acci6n y
ereaci6n de establecimientos necesarios, asi como la obtenci6n de la ayuda
official, convenia el nombramiento de una comisi6n encargada de estudiar
las sociedades y establecimientos existentes, su esfera y motodo de acci6n,
capacidad financier y tcenica, nfmero de menores que asilan, nfimero de
menores en condiciones de ser asilados que cada una o una de ellas se yea
obligada a rechazar por falta de local o de recursos y nfimero aproximado
de menores tuberculosis, avariosos, pre-tublerculosos u otros que necesiten
un tratamiento especial, indicando los medios y establecimientos adecuados
y su capacidad necesaria, y por filtimo, el juicio sobre aquellas sociedades
o establecimientos cuya acci6n deba ser amparada y en que media.
2.' Varias Comisiones que recorriendo cada una un radio determina-
do del municipio, levanten con ayuda de la policia y de la Municipalidad,
cuyo concurso se. solicitari, un censo, lo mhs complete possible, del nfmero
de menores abandonados o en situaci6n de ser amparados, segfin su edad
y sexo, e indiquen g6nero de asistencia convenient.
3." Que de acuerdo con lo resuelto, en la reunion de fecha 16 de sep-
tiembre del afio pr6ximo pasado, corresponde al seflor Presidente nom-
brar esas comisiones.
Con lo que termin6 el acto, que firm el sefior Presidente y el sefor
Secretario autorizante.

Ricardo Sember. R. B. Nicholson.
















NOTA A LA SOCIEDAD RURAL ARGENTINA


Buenos Aires, noviembre 26 de 1919.

Setor Presidente de la Sociedad Rural Argentina, doctor Joaquin S. de
Anchorena.

Refiri6ndome a las ideas expuestas a Vd., verbalmente por el sefor
vocal de este Tribunal, doctor Ricardo Seeber, respect a una possible
ccoperaci6n de los sefores miembros de la Sociedad Rural Argentina,
duefos de -establecimientos de eamnpo, en la aplicaci6n por los jueces res-
pectivos de la ley de patronato de menores recientamente promulgada,
tengo el agrado de dirigirme a Vd. para someter por su intermedio a la
Comisi6n directive las proposiciones aludidas y solicitar de la misma, si
las encuentra aceptables, quiera presentarlas ante los sefiores socios en la
forma que estime mts conveniente.
Como lo tiene manifestado el Tribunal en la Acordada cuya copia ad-
junto, la acci6n de reeducaci6n de los menores en peligro moral s61l ser.
possible cuando se construyan los establqeimientos necesarios, con-
tando con la amplia y generosa colaboraci6n de las instituciones privadas
y del piblico en general, coopeaaci6n que el Tribunal debe organizer por
disposici6n de la ley y que como es notorio trata de hacer por todos los
medios adecuados que encuentra.
Dentro del nfmneto considerable de menores de que deben disponer
los jueces a media que la nueva ley desarrolle su acci6n protectora, una
gran part de nifios en peligro moral no necesitan ser internados o no po-
drAn serlo, por no tratarse de sujetos incorregibles, sino simrplemente
abandonados material o moralmente por sus padres o perturbados por el
medio pernicioso en que viven. Dentro del regimen de la libertad vigilada
a que esos menores puedan ser sometidos el Tribunal opina que para mu-
chos de ellos, la ubicaci6n en un establecimiento de campo donde puedan
aprender los principios esenciales de las tareas agricolas o ganaderas, so-






- 60 -


bre la base de una solicited especial para con ellos per parte del propieta-
rio, dispuesto este acto de abnegaei6n, seria altamente convenient y so-
lucionaria en part, si los referidos estancieros respondieran ampliamente
al pedido, una situaei6n que debe considerarse como langustiosa.
En este sentido el Tribunal invita a la Sociedad Rural Argentina y
por su intermedio a los sefiores duefios do establecimientos de campo a
asilar uno o varies menores absueltos o sobreseidos por los jueees y de
que ellos resueIvan disponer en virtud de la ley 10.903, remiti6ndolos a
estos establecimientos bajo la autoridad del juez.
Conviene especifiear las condiciones en que esta invitaci6n se haria
para evitar confusiones posibles-
La aeeptaci6n de la proposici6n por parte de un estanciero, no im-
portaria inicamente la admisi6n del menor en el establecimiento. La
contribuci6n deberf ser algo mis amplia e impondria sin duda un sacri-
ficio relative al propietario. La admisi6n del menor implicaria 16gica-
mente la intenci6n de aquel de prestarle una solicitud especial en el sen-
tido de contribuir a que aprenda el mayor nfimero possible de elements
de la industrial respective; si hubiera. escuela cerca, atendida per nifios
de los mismos establecimientos, de obtener su concurrencia-a la misma y
asumir la tarea de informal peri6dieamente al juez sobre la conduct del
menor y los progress que hiciere.
Todo ello naturalmente, como una aeci6n moral sobreentendida y
dentro de los limits en que pueda desarrollarse un program de esta
naturaleza en una estaneia y por intermedio, forzosamente, no siempre
del mismo propietario, sino de sus empleados.
En cambio es entendido que los jueces no enviarAn en easo alguno
menores mks o menos ineorregibles o viciosos, que pudieran crear dificul-
tades series; que no podria responder el estanciero de la permanencia
del menor en el establecimiento y que, si la conduct del menor lejos de
mejorar empeorase, seria retirado p6r el juez al simple pedido del estan-
ciero. En resume dada la calidad de las personas a que me refiero, una
vez de acuerdo sobre la naturaleza de la ayuda a prestar, la ejecuci6n
de este acto de beneficencia, quedaria librada l6gicamente a la buena
voluntad de ellas.
No deseo insistir sobre la trascendencia de una acci6n como e6ta que,
realizada en gran escala, salvaria el porvenir de una parte considerable
de da poblaci.n infantil hey al borde del delito o del vieio y que es nece-
sario salvar por ellos y por la sociedad misma. Si esa Comisi6n Direetiva






61 -

asi lo entiende,'me atrevo a rogarle le quiera hacer conocer el pedido a
los sefiores socios y comunicar a este tribunal el nombre y domicilio de
aquallos que acepten el ni4mero de menores que eada uno recibiria y la
naturaleza de los trabajos a que serian dedicados.
Agradeciendo al sefor president y a la Comisi6n Direetiva de ante-
mano, su generosa ayuda y rogindole quiera disculpar la molestia que
ella le produzca, le ruego acepte las seguridades de mi consideraci6n mAs
distinguida.
Eduardo Newton. Manuel A. Romero.

















NOTA AL CONSEJO NATIONAL DE EDUCATION


Buenos Aires, noviembre 3 de 1919.

Se or Presidente, del Consejo Nacional de Educaci6n, doctor Anget
Gallardo.

Como result del art. 17 de la Acordada, cuya copia incluyo, regla-
mentando la Ley sobre patronato de menores, la COmara que presido ha
resuelto solicitar el concurso del Consejo Nacional de Edueaei6n y de los
directors y maestros de escuela, a efecto de mejor educaci6n de los me-
nores retardados y de la cooperaci6n en la educaci6n de los menores de
que dispongan los jueces en virtud de la Ley citada.
Con este motive no necesito recorder al senior president la impor-
tancia que pueda tender la concurrencia de los menores a la escuela por or-
den de los jueces y en esos easos la buena voluntad de los directors y
maestros en el sentido tanto de la admisi6n en cualquier 6poca del afio,
como de la vigilancia y dedicaci6n especiales del maestro en la instruc-
ci6n y tambi6n la educaci6n del menor. No dudando que esos puntos de
vista esbozados, serfn aceptados por el sefor president y H. Consejo y
por todo el personal docente, me apresuro a solicitarle quiera tener a bien
hacer saber a esta Camara si existen escuelas especiales para menores re-
tardados y en ese caso su eapacidad actual, a los efectos de nuevas admi-
siones, y tambi6n la forma y alcance del concurso que pudieran prestar,
tanto los 6iganos directives; como el personal docente de la instrucci6n
primaria.
SA esos efectos me permit indicar la utilidad de realizar una confe-
rencia con el senior president y los miembros de ese Consejo y los direc-
tores y maestros o representantes de asociaciones de los mismos, que el se-
fior president juzgare! oportuno indicar.
Saludo al senior president con mi consideraci6n mis distinguida.
Ricardo Seeber. Manuel A. Romero.
















CIRCULAR A LA PRENSA


Buenos Aires, noviembre 3 de 1919.
Senior Director del diario...:
Tango el agrado de remitir al senor Director un ejemplar de la Ley
sobre Patronato de Menores y la reglamentaci6n de la misma, en cuanto
a la, jurisdicci6n criminal se refiere, dictada por el Tribunal que presito.
Como podrA notar el sefor Director,. el Tribunal ha resuelto, exhortar
a la prensa de la Capital a guardar el secret sobre los nombres, o indica-
ciones que permitan individuallizarlos; de los menores acusados de delitos
o contravenciones, porque entiende, de acuerdo con los principios acepta-
dos hoy, que ese secret, es una de las bases del exito de la obra judicial
de reeducaci6n. No dudo que el senior Director con el mismo interns que
tiene el Tribunal en la obra a emprenderse aceptard esta indicaci6n que
el mismo formula.
Como el Tribunal se halla empefado, no s6lo en cumplir estrictamen-
te con las obligaciones que la Ley le impone, sino en no ahorrar esfuerzos
c iniciativa de cualquier g6nero, a efectos de llevar al maximum de su des-
arrollo la obra vasta y compleja de iprotecci6n y de reeducaci6n de la in-
fancia moralmente abandonada, cuya importancia y urgencia no necesito
recorder al senior Director, puesto que ha sido motive de constant pro.
paganda por su autorizado peri6dico, aprovecho! esta circunstancia para
pedir en general su inapreciable concurso en una acci6n que solo puede
tener un 6xito complete si en ella colabora la sociedad entera por medio
de sus representantes mas caracterizados.
El Tribunal no ignore que la poblaci6n infantil en peligro moral y
de que deberan disponer los jueces en virtud de la nueva ley alcanza a
cifras considerable y que no soe ni medianamente suficientes los estable-
cimientos que hoy existen. Los jueces necesitaran, por lo tanto, haeer uso
de la libertad vigilada, ain en los casos donde aparezca insuficieate, por
falta de otros medios mas efioaes, y esperar para ello y para la construc-






S- 64 -


ci6n de establecimientos, el concurso de los particulars y de las socieda-
des, ya sea personal o pecuniario, sin perjuicio de la acci6n necesaria de
los poderes pilblicos. La libertad vigilada, s6lo puede ejercitarse, por el
memento, por medio de inspectors honorarios, particulars, o miembros
de sociedades de beneficencia, y la ayuda pecuniaria en forma de creaci6n
de establecimientos o de socorros a families en la miseria, es una necesi-
dad inmediata y de caricter permanent.
Para obtener una y otra cosa nada puede ser mis eficaz que el con-
curso, generoso de la prensa difundiendo estas ideas e incitando, en una
propaganda constant, el concurso abnegado de funcionarios, institucio-
nes y particulares.
En este sentido me permit indicar por ejemplo la conveniencia de
que se haga conocer al piiblico la Ley de Patronato de Menores y su re-
glamentaci6n en sus parties principles, asi como el alcance de algunas de
s-s disposiciones y el hecho.de haberse abierto un registro en este Tribu-.
nal para la inscripcin ,de sociedades o particulares que deseen coadyuvar
a esta obra social urgente.
Rogandole al senior director quiera tener a bien considerar estas
ideas que simnplemente sugiero; y agradeci6ndole de antemano el concurso
de su prestigiosa publieaci6n, me es grato saludarle con mi mayor consi-
.deraci6n.

Ricardo Seeber. Maamuel' A. Romero.
















NOTA AL SENADO DE LA NATION

Buenos Aires, febrero 13 de 1920.

Al senior Presidente de la Comisi6n de Presupuesto del Honorable Senado,
Dr. Francisco Castafieda Veca.
Como president de la Cimara de Apelaciones de lo Criminal y Co-
rreecional en los casos de la Ley de Patronato de Menores (Ley N. 10903),
tengo el honor de dirigirme al sefor Presidente, solicitando, por resoluci6n
del Tribunal. la inclusin-en el Presupuesto de gastos para el afo corrien-
te de una partida do $ 250.000 a los efectos de lenar en parte y en los
casos de mayor a.rgencia,lo-s altos propositos sociales que la ley citada ha
tenido en vista.
Habiendo dispuesto la ley que a la CAmara de Apelaeiones inoumbe
no s6lo la reglamentaci6n del procedimiento en los process contra meno-
res de 18 afios y la aplicaci6n de sus disposiciones respect a la reeduca-
ci6n de los menores, sino tambi6n y muy especialmente la organizaci6n y
direcci6n de concurso de los particulares y las asociaciones privadas en la
vasta tarea que el problema de la delincuencia o abandon infantil plan-
tea, el Tribunal como es publico y notorio, ha torado sin prndida de
tiempo medidas de todo g6nero destinadas a obtener el mayor concurso
pfiblico y privado, personal y pecuniario.. El Tribunal no ignoraque el
problema para su mejor soluci6n exige la construcci6n de reformatorios
y asilos escuelas, de distintos tipos, pfblicos y privados, pero tampoco
que ello exige ingentes sumas de dinero que hoy no podrian obtenerse ni
el tiempo relativamente largo que importara la construcci6n de esos ins-
titutos. Mientras tanto, es indispensable aplicar las disposiciones de la
ley inmediatamente a un nfimero crecido de menores, que delincuentes o
abandonados, necesitan la internacion, sin perjuicio de otros medios que
la lpy acuerda y que podrfn dar resultado en casos tambi6n numerosos.
Atento esos problems, he solicitado el concurso abnegado de las so-
ciedade-s que asilan menores y ellas han respondido no s6lo dentro de la
media de sus recursos y capacidad normales, sino haciendo un esfuerzo






- 66 -


generoso para coadyuvar con entusiasmo en la obra de conjunto que la
Camara de Apelaciones ha emprendido.
A este efecto, sabiendo que la mayor parte de las sociedades carecen
de recursos para aumentar sus asilados, asi pedi se me indicara el nimero
de menores que podrian asilar sin ampliar sus establecimientos, siempre
que recibieran ]a cantidad necesaria mensual para el mantenimiento de
cada menor. Como podrA ver el seinor president por la list que acompa-
fio, todas ellas, sin exigir los gastos de instalaci6n ni de ampliaciones ne-
cesarias y calculhando finicamente la suma que a cada una importa la ali-
mentaci6n de sus asilados, suma muy reducida por cierto, han aceptado
la indicaci6n.
Con este procedimiento, con un' gasto que oscila alrededor de treinta
pesos mensuales por menor, podrian asilarse inmediatamente 440menores
por la cantidad global de $ 186.500 al aiio, es decir, lo que construyendo
un asilo, s6!o podria obtenerse. con un gasto minimum de un mill6n de pe-
sos y una cantidad annual para su sostenimiento que puede calcularse en el
double de la de $ 200.000 indicada, a lo que debe agregarse que la utiliza-
ci6n del asilo o escuela serA inmediata en el eas
Debo agregar, senior president, que en virtud de las atribuciones que
me confieren la ley y la acordada respective de la Camara, he propuesto
a las sociedades que asilan o se ocupan de menores abandonados o delin-
cuentes, la constituci6n de un consejo central de las mismas y todas ellas
han aceptado la idea, debiendo reunirse sus delegados el 25 del corriente,
bajo la presideneia de la Camara. El objeto de la creaci6n de ese consejo
es organizer y metodizar la acci6n de las sociedades particulares en su
obra de beneficencia y establecer una relaci6n intima y direeta con la jus-
ticia, y per lo tanto., abordar problems de conjunto como es 1e que he
propuesto a las sociedades y cuya realizaci6n exige la ayuda pfiblica que
solicito.
Con esta observaci6n se relaciona, la situaci6n especialisima en que
se hall colocada la Cimara en lo Criminal, y los jueces especgales de
menores que ha designado para la ejeouci6n de la ley, tanto en su conjun-
to como en .eada caso particular.- La Camara al organizer la cooperaci6n
de las asociaeiones privadas debe hallarse en dontacto intimo con las mis-
mas, y s6lo tpueden cooperar aquellas que la Cimara acepte o invite. Los
jueces al disponer de cada menor y tambihn para conocer el limited de la
capacidad de disposici6n de las mismas deben entenderse directamente
con esas sociedades, y con la Camara que recogera por intermedio del con-






- 67 -


sejo central observaciones o indicaciones ritiles, entire ellas, la capacidad
de cada una, que varia constantemente.
Esta aparente disgresi6n que he tratado de hacer lo mas concisa po-
sible tiene por objeto expresar al senior president, para el caso en que los
recursos solicitados fueran concedidos por el H. Congress de la Naci6n,
que seria casi indispensable que ellos se entreguen a la .CAmara de Apela-
ciones en lo Criminal y Correccional para ser administrados por ella, sea
directamente, sea por intermedio del Consejo Central de sociedades a que
me he referido. S61o con la seguridad de la internaci6n inmediata de un
menor, pueden proceder los jueces en muchos casos respect del mismo, y
esa seguridad en cuanto a las sociedades particulars, s6lo puede produ-
cirse obteniendo sin demora la indemnizaci6n mensual convenida y no
existiria si la entrega de fondos dependiera de otra autoridad cualquiera
sin contact director con los jueces especiales y las sociedades de beneficen-
cia, y de trkmites administrativos mis o menos icomplicados.
Por ello solicito tambi6n, que en caso de incluirse la partida aludida,
se establezca que ella se entregarA a la C6mara, a efectos de la aplica-
ci6n de la ley N. 10903, o al Consejo Central de Sociedades a crearsa pre-
sidido por la Cimara. Si me referi a la suma de $ 250.000, es porque pro-
bablemente podri obtenerse el concurso de otras sociedades y porque se-
ria necesaria una cierta cantidad menspal para su administraci6n y en
algunos casos fondos para traslaci6n de menores y para la mejor aplica-
ci6n del regimen de la libertad vigilada.
Saludo al senior president eon mi :ebnsideraci6n mis distinguida. (1).

Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.













(1) De conformidad a lo solicitado el H. Congress vot6 la suma de $ 250.000 al afio
para la aplicaci6n de la ley 10.913.
I-P















NOTA AL CONCEJO DELIBERATE MUNICIPAL


Buenos Aires, octubre 6 de 1921.

Al sefor Presidente del Concejo Deliberante Municipal, doctor Alfredo
L. Spinetto.

Sefior Presidente:

En representaci6n de la Camara de Apelaciones en lo Criminal y
Correccional y como president del Consejo Central de Sociedades Pro-
tectoras de Menores,-cuyos estatutos acompafo, y con el prop6sito de alle-.
gar recursos a la obra de reeducaci6n de los menores delincuentes y aban-
donados en la Capital Federal, de acuerdo con la ley 10903, tengo el honor
de dirigirme ,a V. S. solicitando del H. Concejo Deliberante sanci6n de
una ordenauza estableciendo un impuesto de 5 olo sobre las entradas dia-
rias blutas y los abonos, en teatros, cinemat6grafos y salas o sitios de es-
pefetpculos pfiblicos, destinado a la construcci6n de uno o various reforma-
torios models y para cumplimiento de los fines del Consejo Centrail y sa
sostenimiento.



La ley 10903 de Patronato de Menores al acordar la facultad de dis-
poner, por parte de los jueces de crime y co'rreccionales, de todo menor
Omaterial o moralmente abandonado, que se encuentre bajo su jurisdicci6n
como acusado de dlitos o contravenciones o victim .de los mismos, ha es-
establecido de hecho la acci6n direct e inmediata de la justicia criminal
sobre la masa flotante y numerosa de los menores abandonados, desarre-
glados o ejerciendo oficios inconvenientes en la Capital Federal y dispo-
niendo que la Camara de Apelaciones en lo Criminal reglamentarA la ley
en cuanto a la especializaci6n de los jueces, al procedimiento judicial y
policial y a la organizaci6n de la cooperaci6n de los institutes de reclu-






- 69 -


si6n, sociedades de beneficencia y particulares, ha convertido al Tribunal
en un organismo de alta y eficaz coordinaci6n.
En ese sentido, y fupra de otras medidas de caraxter inmediato que
han dado por resultado la posibilidadde disploner de mAs de mil menores
la CAmara entendi6 que para la mejor cooperaci6n privada y a los efec-
tos de una constant expansion de la obra colectiva tendiente a la solu-
ci6n total y adecuada del problema, convenia la creaci6n de un organism
directive a base de la Federaci6n de las Sociedades protectoras de meno-
res, bajo la alta direcci6n de la Cimara y con la incorporaci6n de diversos
funcionarios pfiblicos. Aceptada unfnimemente la inieiativa, se ha creado
ei Consejo Central de Snoiedades Protectora de Menores, bajo la presi-
dencia del senior Vocal de la Chmara, encargado de la aplicaei6n de la
ley 10903 y con el objeto principal de contribuir al cumplimiento de la
ley, de coordinar !a acci6n protectora y social de las sociedades centrali-
zadas y contribuir al studio y resoluci6n del problema en general de la
infancia abandonada en la Capital.
- En ese sentido, tanto la Camara como el Consejo Central, opinan
que sin perjuicio de tales objetivos, urge cons truir sin demora un refor-
matorio modelo para un nimero no inferior a 500 menpres con toda elase
de talleres y ensefianza de granja, el cual tendria por objeto principal el
studio de los menores alojados, su ensefianza preparatoria, y su ubica-
ci6n definitive, segin sus inclinaciones y la clase ide capacidad t6cnica que
hayan demostrado. Al mismo tiempo, ese o los demas reformatorios, serian
las verdaderas alcaidias para los menores que la justicia o la policia se vea
obligada a detener y que no deben estar en lugares de detenci6n comunes
sino en escuelas talleres.
Ese o esos reformatorios quedarian bajo la direcei6n tecnica en cuan-
to al regimen interno, de la Cimara de Apelaciones en lo Criminal y Co-
rreecional y serian administrados por el Consejo Central.
Todbs los edificios y construcciones pasarian a poder de la Municipa-
lidad de la Capital en caso de disoluci6n del Consejo o si dejaran de ser
lugares para asilos de menores.
Ademis necesita el Consejo de fondos para desarrollar la acci6n que
preven sus estatutos y para su sostenimiento..
El impuesto que solicito, produciria una suma algo mayor al 50 ojo
del impuesto municipal sobre las entradas de los teatros y especthcul6s
piblieos.






- 70 -


Con ese product y los demis fondos que obtendra el Consejo, la ciudad
de Buenos Aires se solucionar, por si sola y en poco tiempo la parte mis
important del problema-de la infancia, y ello sera grato sin duda al amor
propio bien entendido de las autoridades y de los habitantes de la metr6poli.
'Debo. agregar.que consultado verbalmente por mi el senior Intenden-
te Municipal, ha manifestado su conformidad con la idea expuesta en t6r-
minos generals.
Tengo entendido por manifestaciones diversas, que los empresarios no
se opondrian al impuesto, dados sus fines, y el hecho de no recaer sobre
cllos la nueva contribucion.




Las formas de imponerlas, sobre la base de ser un impuesto al pfibli-
,co que concurre a los teatros se reducirian a mi juicio a tres:
Primero: Cobro director del cinoo por ciento en toda localidad vendi-
da. Es a primera vista la mas simple y el control resultaria de los talona-
rios de cada empresa y sus anotaciones. Tiene el inconvenient de la sub-
divisi6n en centavos y del cambio, que molestaria al pfblico y a las em-
presas, las cuales alegarian que se les obliga a obtener sumas relativamen-
te grades en monedas de cobre, aunque bueno es recorder que en la Caja
de Conversion existen segfin se me informa 1.500.000 pesos en moneda de
cobre acufiadas.
Segundo: Impuesto minimo a las localidades y abonos de cinco cen-
tavos a las de menor valor de $ 1.50, de 10 centavos de 1.50 a 2.50, de
quince centavos de 2.50 a 3.50 y'asi sucesivamente, y cinco por ciento a
los abonos. El inconvenient de ese sistema seria que plara localidades de
poco valor podrian las empresas encontrarlo excesivo.
-Tercero Impuesto de cinco por ciento a las entradas brutas diarias
sobre abonos de.todo teatro o cinemat6grafo o sala de especticulo pfibiico
pudiendo las empresas elevar el preeio de sus localidades haciendo saber
que es para el pago del impuesto y sin que ese aumento se tome en cuenta
para el cobro del impuesto municipal en la siguiente forma: localidades
hasta un peso, cinco centavos; de uno a 1.99, diez centavos; de 2.00 a 2.99,
quince centavos y asi sucesivame'nte.
En esta forma se cobraria el impuesto directamente en los teatros' y
cada empresario podrd resolver por si, si le conviene aumentar en 5, 10,






71 -

o 15 centavos sus precious, sin disminuir su piiblico o si le conviene cobrar
simplemente el 5 o!o muni6ndose de moneda divisoria.
Creo que este uiltimo sistema seria el mas ventajoso. Los empresarios
no sufririan perjuicios y el pfiblico pagaria sin' inconvenient sumas pe-
quefias para cada individuo con un fin simpftico y generoso.
El Consejo Central podria encargarse del cobro del impuesto o reci.
birlo de la Municipalidad, la cual en ese caso podria cobrar sus gastos de
percepci6n con el mismo.
Esperando que el H. Concejo encuentre acceptable este proyecto, ten-
go el honor de saludar al senior Presidente con mi consideraci6n mas dis-
ting lua.
Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.















NOTA A LA CAMERA DE DIPUTADOS SOLICITANDO AUMENTO
Y ACLARACION DE LA PARTIDA ASIGNADA

Buenos Aires, Diciembre 21 de 1921.

Al Seaior 'Presidente de la Comisi6n de Presupuesto de la Honorable
Cdmara de Diputados, Doctor Carlos J. Rodriguez.

Sefior Presidente:
Confirmando las observaaiones verbales que tuve el agrado, de sumi-
nistrar a esa Comisi6n respect a la partida de $ 250.000 para aplicaci6n
de la Ley 10.903, atribuida a esta Camara, me apresuro a adjuntar copia
de la Aeordada del Tribunal rebatiendo las observaciones de la Conta-
duria Nacional a los contratos proyeletados a base de la partida indi-
calda.
Aun ,cuandca el Tribunal no duda que esti en sus atribueiones pro-
oeder en la forma manifestada en esa Acordada y que 'la Contaduria asi
ha de reconocerlo, surge evidentemente la conveniencia de aelarar en el
Presupuesto lios terminos de la partida, rpor cuanto s6lo con Ia mas
amnplia libertad respect a la aplieaci6n de esos fondos, y sin perjuicio
del conitralor necesario y convenient de La Contaduria, podrA este Tri-
bunnal hacer servir (los fondos a los altos prop6sitos que han informado la
inclusion de esa partida.
F.uera de las razones expuestas en La Acordada y a que me remito,
debo insistir en la naturaleza especial y de urgencia inmediata para cada
caso y en general de los gastos que origana la intenaici6n de menores. La
acei6n judicial de la Ley 10.903 sobre los menores delineuentes o .en pe-
ligro moral, no puede intensifiaarse sino contando con el alojamiento pre-
ventivo y definitive de los menores, y ello de inmediato, sea contemplando
cada caso particular, sea abarcando el problema general de la poblaci6n
flotante actual de nifios delincuentes o en p.eligro de eerlo. La construe-
ci6n de lasilos, reformaterios y hospitals, exige sumas cuantiosas de di-






- 73 -


nero, un lapso de tiempo considerable y la preparici6n de un plan com-
pleto previo el studio del problema, que esta CAmara estA en vias de
realizar por intenmedio, del Consejo Central de Sociedades Protectoras
de Menores. Mientaas tanto, y ese es el objeto de la partida, es menester
disponer del mayor ndimero possible de menores en las institueiones exis-
tentes y coma estas carecen de local y de fondos, por hailanse integra-
mente oeupados por otros menores, result necesario no solo abonar los
gastos ,de alojamiento, sino tambi6n los que la instalaci6n y ampliaciones
de taleres, etc. exigen, y ello a media que se presented Iols casos, cuyo
nimero y ocasi6n no ,es possible prever. En este sentido, opino que podria
agreganise a la Ley de Presupuesto un art culo' en los t6rminos que me
pernmito ,aeompaniair por sepanado, con la incilusi6n de una partida de
otrlo fondos, que por el moment no tienen destino.
r Convendria tambi6n, ya que con los contratos a celebrarse con-
tratos que no obligan al Tribunal ,se conseguirA en poco tiempo aloja-
miento para mhs de mil menores, que eciai partida fuera aumentada a
$ 400.000. Hago present que con e~sos convenios, el Tribunal obtiene e!
contralor y superintendencia sobre las Sociedades particulares, lo cual
import un paso mis en el sentido de la coordinaci6n de la acci6n privada
y su vigilancia.
Apro-v-c~ E tambi6n esta oportunidad para hacer present a esa Co-
misi6n, que es indispensable la creaci6n de una nueova Alcaidia con capa-
cidad para 200 menores, instalada en un edificioi y terreno amplios, y que
por ello convendria incluir en el presupuesto de la Policia de la Capital
la suma faproximada de $ 200.000. Seria tambien necesaria la creaci6n de
otra Alcaidia para 50 menores mujeres.
Saludo al Sefior Presidente con mi consideraci6n mis distinguida..


Ricardo Seeber. R. B. Nicholson.





































































S






















III

APLICACION DE LA LEY 10.903


















































*













I






































k
/
















FUNCIONAMIENTO DEL TRIBUNAL DE MENORES


INTERROGATORIO DEL MENOR

Recibido en Seeretaria el eqpediente que la Policia ha instruido a
un mentor se le interroga empleando el formulario n.0 1 que permit al
Juzgado realizar un primer examen director del menor, conocer el grado
de instrueci6n que posee, tener una idea de su afectividad, tendencias,
ocupaci6n, etc.
FORMULARIO N.0 1
En la capital federal, el dia .........................................
del m es de ..................................................................
del afio mil novecientos ... ............................................
siendo las ...................... ............................ se hizo compa-
recer a .................... menor, e interrogad........... pr S. S., respondi6
al cuestionario siguiente:
PERSONALIDAD DEL MENOR
iC6m o se llam a Vd.? .....................................................
ACuAl es su domicilio?......................................................
ZEn qu6 lugar y fecha naci6? ..............................................

-Cual es su nacionalidad y c6mo se llama su patria? ..........................

ZSabe leer, escribir y sacar cuentas? .......................................
iVa a la escuela? ...... ..................... ..................
SCuil es la causa por la cual no concurre a la escuela? .......................

iHasta qud grado curs6? ....................... ................. .....
FiQuiere a sus padres y hermanos? ..... ......... ......

iI.Que deberes tiene Vd. para con sus padres? ............................

<& Cual es su diversion preferida? ... ...............................
Va al bi6grafo.........................................................
,Va al bi6grafo? .........
iJuega en la calle? ........................
SFuma? ..................... ............. ................
iToma bebidas alcoh61icas? .....................
iLe gusta la vida de ciudad o de campo? ................... .....
,Acostumbra a bafiarse, lavarse tddos los dias y cepillarse los didntes?......

FFalta alguna noche a dormir a su casa? ............................

AD6nde lo hace? ..................................................... .








- 78 -


iEn qud le agradarfa trabajar? .....................................

Trabaja en la actualidad..............................................
Trabaja en la actualidad? .... ..................... ............................
.E n d .nde? ................. .................................................
tECun to gan a? ................................ ...............................
iEn que emplea el dinero que gana? .........................................

iA qu6 edad empez6 a trabajar? ................ .. ..........................

- i&Sabe Vd. lo que significa ser honrado? .....................................

I
FAMILIAR

iC6mo se llaman sus padres? ................................................

iQud naicionalidad tienen? .... ......................... ..............

LSabe Vd. que edad tienen sus padres? ........... .....................

LEn qu4 trabajan? .......... ............................................

iCuantos hermanos tiene Vd.? ... .......................................

iCuAntos trabajan? .... ...............................................

SCuntas personas duermen en su pieza? ...................................


PARA MENORES ARGENTINOS

J C6mo se llama su patria? .....................................
,Sabe qud deberes tiene para con ell'a? ......... ...........................

ZiSabe qud hizo el General San Martin? ..................................

LPor qud se festeja el 25 de Mayo y 9 de Julio ..............................
S .................... ............. * * ....... ........... ..........
SiSabe el himno national? ........... ......... .......................
Describa la bandera y el escudo argentino ...... ........................
............. .............................................................



I Cu&l es la Capital de la RIepdblica Argentina? ..........................
Cuales-son las provincias Argentinas? .......................................


,Qu6 forma de goblerno tiene la Naci6n Argentina? ..........................

.... ......................................................... ....... .........



........... .......... I ............... .. ............ ; ........................







- .79 -


INFORMED POLICIAL

Acto continue, se encomienda a un delegado de la Divisi6n de meno-
res de la Policia adscripta al Tribunal, una informaci6n sobre los antece-
cia de aquel, sus anteeedentes judiciales y policiales y los de sus padres
asi como acerca de la profesi6n que 6stos han desempefiado y desempenan,
nacionalidad .dg los mismos, su conduct, situaei6n general. de la familiar,
,enfermedades que hayan tenido los hermanos y conduct que observe
informes de los Directores y Profesores de los colegios a don e aya con-
currido el menor, ocupaciones que 6ste ha desempefado y desempefia,
ambient en que ha vivido el menor desde su nacimiento y todos aquellos
.datos que puedan contribuir a form'ar una idea clara de la situaci6n del
-menor en el moment de resolverse. sobre su tenencia.
FORMULARIO N.0 2
IPOLICIA DE LA CAPITAL
DIVISION JUDICIAL
SECCION MENORES

LEY NGm. 10.903


INFORMED DEL DELEGADO








- 80 -


N ." .............

Buenos Aires ...................... de 192....

GENERALIDADES

N om bre ....................... ..... ............................................
(otros nombres que use y apodo) ...........................................
..-d ........ .. ........ ..... .............. ........ ..... . ................. ..
Edad ................... sexo..................................
raza, (blanco, negro, mulato, indio meztizo) .................................
Domicilio actual y precedentes .................. ... ........ ..............


Nacionalidad ............................ .........
regi6n o provincia de su nacipiento ........................................
Tiempo de residencia ........................ ..... ... ............... ....
Acompaiado de quien vino al pals ........................................

Nfnmero de ficha dactilosc6pica ......................................
Antecedentes policiales y judiciales ........ ...............................




ANTECEDENTES DE LOS PADRES

(1) Si alguno de los padres hubiese fallecido se hard la anotaci6n en la segunda.
column, pero se buscarA no obstante. la informaci6n de sus antecedentes.
Si fuere desconocido, por ser el menor hijo natural, se hard en la primer.
colihnna la anotaci6n respective.

SITUATION DE FAMILIAR

Nfimero de hijos varones y mujeres y edad de cada uno ......................


.Viv... todos n........ ...a... .. ..... ......... .. ..... ... ........... ...........
..... ................ L .............................. ......... I...'''' '''''' "
ZViven todos en fam ilia? ...................................................
Padre o madre fallecido: su causa, en done y cuanto tiempo hace............
.................... ... .. ................... ... ..... ................... .. o


Hijos o hijas fallecidos y sus causes .........................................
.. .. . ... ...................... ......................... ... ... ........
....................................................................

SELnfermedades anteriores o actuales de los padres ..........................

Enfermedades anteriores o actuales de los hijos ..............................
.......... I,.. .. ............. ...o....... ....... .............. ..........
ZEn que establecimiento sanitario se atfenden? ..............................
iLos hijos saben leer o escribir o concurren a la escuela? .....................
iContribuyen con su salaries al sostdn del hogar? ....... iCuales y con cuanto.?

iAlgluno de ellos fud procesado o condenado? ...............................








-81 --


N aturaleza del delito .........................................................
Edad -en el moment del delito ...............................................
r 'Alguno de los padres es alcoholista o se le conocen otros vicios? .............
t .......... ..... o . . oo .. .. ............... ........ r. ........... .... ........
j2Alguno de los hijos es alcoholista o se le conocen otros vicious? ...............
.. . . I ................. ...-. . ..... oo.... .. .... ., .......... ... ..... ....
Condiciones morales de la familiar ............. iestAn separados o divorciados?
................... ...... desde hace cuanto tiempo? ..........................
SViven en concubinato? ........ jdesde hace cuanto tiempo? ................. ..
iExiste concordia doindstica? ........ Lrespeto conyugal y sentimientos filiales?
.............. ... ............ ............................ I. ........ . .o............
LJdeas religiosas o sociales de la familiar .....................................
L--:a habido en la familiar locos, imbeciles, criminals, viciosos? .................
_Datos econ6micos y sociales de la familiar .................................
i es ahorrativa? .............. pobre? ............. ,indigente? ..............
__ Trabajan los padres o los hijos fuera de la casa o en el mismo hogar? ........

,C6mo llenan sus deberes inherentes a la patria potestad? ......................
T.ienen otros hijos abandonados o sustraidos judicialmente a su potestad? ......
....... ............................................................
_A Qu6 penitencias o castigos infligen a sus hijos? informede detallado) ..........

** .. .. ........ ...... .... .. .. . o . I .... ... ............. ... ...
LPuede pagar una pension mensual y de cuanto? ........................
iDisponen los padres de otros recursos ademis de sus sueldos o salaries? ......

.Tipo de vivienda en que habitat la familiar ........................... cuantas
piezas ocupa? ...................... alquiler mensual ....................
cuanto tieimpo hace que vive en ella ......................................
p ~Ofrecen los padres garantfas suficientes de moralidad, energia y capacidad eco-
namica para que el menor les sea entregado comprometi6ndose a hacer todo lo
possible para educarlo? ,Qu4 piensan hacer con tal prop6sito? ..............
.-........ ............................. ....... ...................... .. .
En caso de destinarse el menor a un establecimiento pfblico o de beneficencia
o a su colocaci6n en familia, 6quieren los padres continuar viendo a su hijo o se
desinteresan de 41 por complete ? ............................................


DEL MENOR EN PARTICULAR

_Con quidn habitat? ..........................................................
CiEalta a dormir a casa? ............... ...... ... ... .......................
iPor temporadas se ignora su paradero? .................................
\Qu6 medidas ha tomado la familiar para evitar la fuga del menor? ............

f/-Qu6 sitios frecuenta y con quienes se junta? Sus camaradas son mayores que
61, son vagos y pervertidos? .................... ............................
6--Cu1 l es su carActer, moralidad, hdbitos e inclinaciones? LEs cruel, violent, hip6-
crita, timido, egoista, generoso, viril, afeminado, charlatan, silencioso, taimado,
desobediente, haragdn, inclinado al hurto o al robo, pendenciero, deshonesto o
_ --vieioso? ............................ ..........................................
LEs afectivo con sus padres o hermanos? .....................................
iEs inclinado al alcohol? .....................................................
iEs inolinado al juego? .......................................................
Q jFuma? ...........c . ..... .... ..... ..... .......................









-82 -


( iSeduce a otros muchachos, haciendo de cabecilla, es fcilmente dominado o en-
do por los otros? ............ ..**........................................
SFrecuenta la calle? ....... ,Concurre a algdn club de juegos atl4ticos? .......
Si-uIiTinguattje-eeerrecto o usa expresiones de los bajos fondos ? ...............
CuMles son susttT preferidas? ......................................
Es descuidado en el y en la limpieza personal? .........................
iHa ii Tt en o en las Comisarias, por causes leaves? ......................
..... .. .. ..................... ............ ..... "....... ....... .. ......
zCual es el concept que en la vecindad se tiene de 41? iBueno o malo? ........
.......................................... o.. o...oo ..... . o** o .. ..*


INFORMED DE LOS DIRECTORS O PROFESORES SOBRE SU CONDUCT,
APLICACION, CHARACTER Y ASISTENCIA A LA ESCUELA

...... o .......... I.. ............... ... .......................

....................... .... .. .. ..... .. .. .... ......... ..........*
S......................... ................... .. ..... .. .... ........ ...........



Saba leer y scribir.............. ........... .................. ............... .....
oncurro a cncurrido a la scul..... a.......................................


Squ clas de................... escuela.......................................................
4Sabe. leer y escribir? ........................................................
iConcurre o a concurrido a la escuela? ....: ....................................
ZA qud clase de escuelas? .............................................. ....
zDesde y hasta qud edad? ...... .........................................
LLo hacia con regularidad? .... ........................................
AQu6 grades lleg6 a cursear ......................... .................
iPor qu6 lo sacaron de la escuela? ............ ........................
zPor qud no fud a la escuela? ................................................

DATOS RELATIVES AL TRABAJO

Ocupaciones que ha desempefiado y desempeoa ............................
S..... .......... ........ .. ; .. ..... .............................. ............
6A q~ui edad se inicid en el trabajo? ...................................
Ha sido consecuente en el trabajo? .......................................
aHa vendido peri6dicos, lustrado de calzado o desemIpefado alguna ocupaci6n en
la via piblica? ........................... ........................................
o~ hizo con el consentimiento de la familiar o de su guardador? ................
iPor qud lo consintieron? ............................. .... .................
aPor qud sali6 del taller o emnpleo? ...........................................
6Tenia autorizaci6n del Departamento Nacional del Trabhjo? ..... ...........
zEn cuales establecimientos o con ,qu patrons ha trabajado? Domicilios: ......


Qui6 salarios ha ganado? ....................................................
lEntregaba a su famMlia lo que ganaba? .....................................
,Cudnto le daba dsta al menor para sus gast~ s y diversions? ...............

Opinion que los patrons o compasleros de trabajo tienen de dl .................
:.... ............................ .............................................







- 83 -


INDICACIONES DIVERSAS QUE NO ENCUADRAN EN EL ANTERIOR
CUESTIONARIO Y CONCEPT DEL DELEGADO

.* * * * * * * * * * * * * *............................ * * * * * * * * * * * * *


.. ........... ..... .......... .....................................
........... ................. .......... ...... ............ ...........





Si el menor fuese hudrfano o habitara con alguna persona a cuyo cargo es-
tuviese, se tomarAn todos los datos perscnales de dsta y del medio ambiente,
sobre su moralidad y situaci6n econ6mica, de acuerdo con las preguntas del
anterior cuestionario, haciendo el informed lo mAs detallado possible.
Fuente de inform aci6n .................. ....................................




...... ................ ...... ........... ...... ................... ..... .....
T estigos .............. ......................................................




Buenos Aires, ...................................

........... 11 ...............................

Delegado del Tribunal


EXAMEN MEDICO DEL MENOR


Los datos e informes recogidos en los formularios nfimeros 1 y 2 se
complementan con un estudioo fisico y psiquico que del menor efectian
los defiores M6dicos de los Tribunales, studio que es completado por otro
que lleva a cabo el m6dico de la Alcaidia de Menores despues que el pre-
venido ha permanecido un tiempo en esa Alcaidia.
En posesi6n de todos estos dates se convoca al senior Agente Fiscal
y despubs de oida suo opinion, se resuelve sobre el process instruido al
menor y sobre si correspond o no aplicar las disposiciones de la ley 10903.






- 84 -


FORMULARIO N., 3

TRIBUNAL DE MENORES

PALACIO DE JUSTICIA Buenos Aires,..................de 192..
(6.0 piso)
Buenos Aires


A los Sefiores Medicos de los Tribunales, en Turno

Sirvanse Vds. reconocer al'menor .......................................
.............................................................. que se domicilia
........................................ e informar al Juzgado sobre su es-
tado fisico y psiquico ................................ ................. ...
Saludo a Vds. atentamente.

FORMULARIO N. 4

TRIBUNAL DE MENORES

SPALACIO DE JUSTICIA Buenos Aires,..................de 192..
(6.0 piso)
Buenos Aires

A los Sefiores MEdicos de los Tribunales, en Turno

Sirvanse Vds. reconocer al menor ...................................
.................... ............... ......... .... que se encuentra detenido en
la Alcaidfa de Menores e informar a.este Juzgado sobre su estado fisico y
psiquico.
Saludo a Vds. atentamente.

TENENCIA DEL MENOR


Cuando el Tribunal dispone de la tenencia del menor, el expediente
pasa a la Subsecretaria que tiene a su cargo el movimiento de los expe-
,dientes relatives a menores de los que dispone el Juzgado y alli en una fi-
cha, (formulario n. 5) se reunen y concretan en resume todos los datos
y anteeedentes de eada menor con su respeotivo retrato y luego se da
entrada al expediente en el libro.general y libros auxiliares que se utili-
zan en dicha Subsecretara en los que se haee constar todo traslado o cam-
bio de destino del menor, fecha en que deben ser enrolados, de su mayoria
de edad, fugas, internadiones en hospitals, fechas en que deben ilegar al
Juzgado los informed, de los guardadores, delegados y establecimientos







- 85 -


sobre la salud y conduct de los menores y todos aquellos datos que en
cualquier memento pueden ilustrar al Juzgado sobre el menor y su si-
tuaci6n.


Nombre .............................. ..

Ticha N. ..........

Letra ..............

Aflo 192... Retrato

Expediente N. ...




Apodo ...... Otros nombres ver fichas N.o...

Edad .... afios. Nacionalidad .............

Sitio de nacimiento .......................


FORMULARIO N.* 5
ANTECEDENTES DEL MENOR

Y SU FAMILIAR

Informed del delegado sobre su conducts y moral

.......,...... ............................

Informed midico sob're su salud y discernimiento



Fu6 procesado anteriormente ..............
Fu6 detenido por contravenciones? ..........
ObServaciones ..........................
**** **** **** **** **** **** **** * *


Residencia .... aflos. Profbsi6n ............ tombre de ls padres lacioalidad n Estad Id Res.


Profesiones anteriores ....................

Lee y escribet .... Hasta que grado fu6 a la

esauela.l ........

Procesado por ...........................

Victims del delito de ....................

Resultado del process .... ................

SEC. POLIOIAL



SITUATION ACTUAL DEL MENOR

Detenido en .............................
D esde el ................................
Puesto on libertad el .....................
Entregado a su ........ el ...............
Tnternado en ............................
D esde el .................................
Be confi6 su tenencia a...................


Informed del delegado sobre la familiar ......





OTRAS OBSERVACIONES

Fecha en que debe enrolarse ...............
Fecha en que debe ingresar al Ejircito ......
Fecha en que cumple 21 afis ..............
Fecha en que el Juzgado le levant definitiva-
mente la vigilancia ......................
Observaciones -generales ...................


Domiciliado on ........................... ................... ..
oesde el ................................ ............... ....... ....................







- 86 -


Va a la escuela, .........................
De qu6 trabajal .........................
Cun nto gana ............................
Cuanto dan los padres para su educaci6nt ...
Devuelto al juzgado el ....................
Per ....................................
Fug6 el ..................................
Detenido nuevamente el ...................
Fu6 internado en ........................
Fn6 conflado a ...................**......*
Desde el ................................
Domiciliado en ...........................


................. ....... .............* ..
................... ....................
... ..... ........ .................... ...
....... ..... ................. ........ ...
....... .................. . ........ ..

. ... .... . .. .... .... ...... .. . .. ....

.... ............ .. ... ......... .... ......

................................
..... ....... .. ..... .. ....... ... ..... ..
Delegado official ...........................
Delegado honorario ......................


MENORES CONFIADOS A PARTICULARS


Al confiarse un menor a particulares o a instituciones privadas, se
procede a labrar el Acta de tenencia respective (Formulario n.0 6) exi-
gi6ndose del guardador la promesa de proteger al menor que se le confie,
contribuir a que adquiera el mayor namero de conocimientos relatives.
a las areass a que se le aplica y hacerle adquirir el minimum de instruc-
ci4n obligatoria, asignarle una retribuci6n si ocupa sus servicios que de-
positara en la Caja de Aihorros Postal, dar cuenta si el menor fuga de su
guard e informal al Juzgado trimestralmente o en periods mfs cortos
en algunos casos sobre la situaci6n y condueta de aquel, empleando para
ello formularios especiales que se le entregan al firmarse el acta de
tenencia (Formulario n.* 7).

FORMULARIO N.o 6.


Exped.: ..........
Secret. A........
Secret. B........
Subse.........


JUZGADO DE LO CORRECCIONAL
TRIBUNAL DE MENORES
(LEY 10903)

ACTA DE TENENCIA


En la Capital Federal, el dia ............................................
del mes de ................ .......... del afio ...............................
compareci6 ante S. S., Don ................ .................................
de ........... aoies de edad, ...................... y domiciliado en la calle
... .........................' .................... y de acuerdo con lo resuelto,
en el expediente N.0 ...................... acept6 tomar a si cargo al me-






- 37 -


nor ................................................ de ..............
ailos de edad a quien tendrd a su guard en ..................... ......

El compareciente oesard en la tenencia del menor cuando asi lo solicite o
lo resuelva el Juzgado; cuando corresponda al menor incorporarse como cons-
cripto al Ejdrcito Nacional o cuando llegue aquel a los 21 afios de edad.
D on ............ ..........................................................
acepta la tenencia del menor, ofreciendo:
1. Proteger al menor que se le confia y satisfacer sus necesidades en lo
relative a su manutenci6n, vestidos, habitaci6n, asistencia y gastos de enfer-
medades.
2.0 Contribuir en cuanto lo conslentan las circunstancias y medios de que-
disponga a que el menor adquiera el mayor nfimero de conocimientos relatives.
a las tareas a que se aplica y hacerle adquirir, si no lo posee, el minimun de
instrucci6n obligatoria.
3. Asignar una retribuci6n al menor si ocupa sus serviclos, cuyo imported
aplicard en primer tdrmino a satisfacer las necesidades de aqudl y el excedente,
Slo depositary en Caja de Ahorro Postal a nombre del menor y a disposici6n
del Juzgado.
4. Informar al juzgado acerca del cambio de residenoia del menor y sobre
su situaci6n, en los formularios que en dste acto se le entregan y en los perio-
dos de tiempo que en ellos se expresan.
5.* Presentar al menor en el local del Juzgado o entregarlo a la persona.
autorizada por el mismo, cuando por cualquier circunstancia, cese en la tenen-
cia de aqudl.
6. Dar inmediato aviso al Juzgado, si el menor fuga de su guard.
7. En el caso a que se refieren los articulos precedentes, enviar al juzgado.
las pertenencias del menor y la libreta de ahorro postal en su caso.
S 8. Suministrar los datos que le requiera la persona a quien el Tribunal
design como delegado, ouyo nombre se le harA saber por el Juzgado y siempre-
que le acredite aquel su identidad con el carnet policial.
Con lo que termin6 el acto y previa lectura de la present, se ratified ean
su contenido firmando con S. S., por ante mi doy fe.


... .......................... ..... ......... .. ......... ......................


El acta que precede, ea copia fiel de la que obra a s. .............. .... .
del expediente N. .......... Secretaria ................. Conste ...........




.- !; r FORMULARIO N. 7


cdO




oDe acuerdo con las indicacicrnes qu debo suministrar' al
'g o c







ca 4
. |. ............ ... .... .. ....... .............. de 92.....
' a o1














. or Jue...........................................



osC) d0
S ......... .. .......de mnor ...................................









* 'i S intor ................... ....................... ................
Sg.. .... ....... ......................... ........










> d a) O
.d o'

g o' l ......... . . . . ... .. .. .. .. . . . .










o0 B









^ s .......... .. ...... ... .. ......................................





A O. t 's .............................................................
.. a.
4 0 . . .
Cd cS a Q a


ca j d | |d .. .. ......... . ........ ............... .... ................ ..
^ 1 i ,C .......... .. ........ .............. ................... ........


W ........ .. .. ......... ... ..... ............. ... .................






a | .............................................................

"^f a*
..... ......***.. *****.***..*.....****














RELACIONES DEL MENOR CON EL TRIBUNAL


Al confiarse la teneneia de un menor a particulars o institueiones
privadas, se le hace comparecer al Tribunal. Se le exhorta a que observe
buena conduct y aplicaci6n y aplicaei6n al trabajo. Se le provee de un
earnet con diversas indicaciones (Formulario n." 8) con su retrato y de
una series de formularios (N.o 9) a fin de que dB noticias en elos al Tri-
bunal, sobre la situaci6n en que se eenuentra, cada dos meses por lo regu-
lar, la forma en que emplea su tiempo y el trabajo a que se dedica, como
asimismo si estA content de su situaci6n o n6. En este caso se le eambia
d& destino previa una investigation de la veracidad de sus informaciones.

FORMULARIO N.0 8
JUZGADO CORRECCIONAL
TRIBUNAL DE MENORES



IMPRESSION DIGITAL



RETRATO






SELLO DEL JUZGADO
Don :... ................... ..........................

Vd. se encuentra bajo la protecci6n de Don .........................
.................................. que generosamente se ha ofrecido a ayudarlo,
y por disposici6n de este Juzgado; estA obligado a portarse con moralidad y
correcci6n, ser obediente y aplicado al trabajo.
Cualquier queja sobre gu situaci6n debe remitirla inmediatamente al Sefior
Juez
Dr. .................... .................................... .



/






90 -


PALACIO DE JUSTICIA
CAPITAL FEDERAL
Asimismo estt obligado a enviar al Sefior Juez cuando menos cada dos
meses una carta hacidndole saber su situaci6n. Si no recibiera inmediata res-
puesta del Juzgado, debert escribir en seguida y avisar a la persona mayor a
cuya guard -estd momentAneamente conflado y a quien debert requerir lo ne-
cesario para su correspondencia con el Juzgado.
Debe comparecer al Juzgado cada vez que reciba orden de hacerlo, sea de
su protector sea del Juzgado mismo.
Si su conduct o aplicaci6n al trabajo no fuera buena, si fuga del domicilio
y escape a la vigilancia de su protector o no cumple con las obligaciones con-
tenidas en esta cddula, el suscripto library& orden de arrest y detenido en cual-
quier part donde fuere hallado se le internart en un establecimiento correc-
cional por el tiempo que el suscripto crea convenient, pudiendo serlo hasta
que Vd. cumpla veintlln afios de edad.
Buenos Aires ............................ de 19...









FORMULARIO N. 9

S....................................... ...... de 192...
-co

SSefior Juez de lo, Correcciolal.


SDe acuerdo con las instrucciones recibidas, de informar a ese



Juzgado, sobre la situaci6n en que me encuentro, hago saber a


V. S. que: ...............................................




o




S..... *..................... ............................................






*0


S...................................................................
4*
0


S- ..... ...... .............. ....................................








.. ..................................................... ............



-,; ..... ...... ............. ........... .o.o,,,,





0 o:0 ........................................
o.:..................................................................







.............. .. ...................... ..................... .
.. ........ ..... .... .. ....... . ... ... ................. .. ...






:.,. ..... ......... .......... ...... .... ..........................


.... ............ ........,... .....................................



S- -...... .............................-...........................

o.:,-. o.*.. ... ............ .. ... .......... .. ......................... ...




0 ". .. ........ ... . ............ ...................

.................................................................
......................................................













LIBERTAD VIGILADA


Cuando el menor es dejado en poder de los padres o tutores, bajo la
vigilancia del Tribunal, se hace comparecer a (stos y se les explica dete-
nidamente sus obligaeiones; se les advierte que se designara un delegado
del Tribunal para la vigilancia del menor al que deberf suministrar todos
los datos que les requiera respect de la situaci6n del vigilad~,-haceindo-
seles comprender, que el Juzgado ejereita per intermedio de esos delega-
dos, funciones de protecci6n y prevenci6n y n6 Ide castigo y que deben
ver en aquellos, consejeros y amigos del menor y de ellos mismos. Al
menor tambien se le haoe compareeer al Tribunal y se le 'exhorta a un
buezi comportamiento, requiri6ndole la promesa formal de conducirse-
correctamente y se le provee del carnet a que se refiere el formwlario
nimero 10.r

FORMULARIO N." 1M

Tribunal de Menores


/ cuyo retrato va al margen, hijo de ..........


de ........ afios de edad y domiciliado en laI

RETRATO calle ..................... N.O ........ al
expedirsele esta cddula, se encuentra bajo el
patronato del Tribunal de Menores.
Se recomienda a la autoridad policial dd in,
mediator aviso a este Juzgado si el referido mea
nor fuese detenido expresando la causa de su
detenci6n y que en igual form le suministrea
todos aquellos informes o datos que puedan in-
Steresar a la acci6n del Tribunal respect de la1
Svigilancia y tenencia en que el menor se en-
cuentra.


Buenos Aires, ................. de 192...


Sub. N.o ............... .....


















DESIGNACION DEL DELEGADO


Al designarse un delegado se le comunica su nombramiento por me-
dio del formulario n. 11. Para efectuar esta designaci6n se tiene em
cuenta que el domieilio del delegado est6 lo mas pr6ximo al del vigiladi
para cuyo efecto en la Subsecretaria existe un plano mural de la ciudadi
donde por medio de banderitas con el nombre y apellido de los delegados
estA indicado el domicilio de cada uno de ellos. Esto facilita la designa-
ci6n en cada caso y contribute al 6xito de la misi6n que se le confia dado
que necesariamente conoce las costumbres del barrio, los sitios que fre-
cuenta el menor, los amigos que tiene, las casas donde trabaja y en sua
caso, el colegio a que concurre, etc.

FORMULARIO N.O 1i

SUB-SECRETARIA
del
TRIBUNAL DE MENORES

PALACIO DE JlSTICIA
(5.0 piso)
Buenos Aires


Sefior



Por disposici6n del Sefior Juez del Tribunal de Menores Dr. Francisco I.
Oribe, tengo el agrado de dirigirme a Vd. para poner en su conocimiento que-
se le ha confiado la vigilancia de la libertad concedida a ....................

A los efectos de la aceptaci6n del cargo ruego a Vd. quiera concurrir a
esta Subsecretaria tan pronto como le sea possible y para el caso en que por-
cualquier circunstancia no pudiera aceptar la misi6n que se le confia lo haga
aM saber, verballmente o por escrito a este Tribunal.
Saludo a Vd. con mi distinguida consideraci6n.





















FORMA EN QUE SE EJERCE LA VIGILANCIA


Cuando el delegado honorario designado, concurre al Tribunal a
.aceptar el cargo, se le suministran todas las informaciones que se poseen
respect del menor y se le provee de una series de formularios (N. 12);
en ellos debe informar al Tribunal en 6pocas que en cada caso se le sefia-
lan, sobre la situaci6n y conduct del menor, su aplicaci6n al studio y
al trabajo, ambient en que vive y conveniencia de mantener o modi-
ficar la situaci6n en que se encuentra. Cuando la opinion del delegado
Ses desfavorable al menor o a sus padres, el Tribunal ordena inmedia-
tamente su internaci6n en una colonia, colegio o asilo correctionall

FORMULARIO N.o 12

TRIBUNAL DE MENORES

Informedel Delegado del Tribunal

Don .................. ............ ........ ........ ..............
Sefior Juez:
Tengo el agrado de comunicar a V. S. que durante el mes en curso he
visitado ..... ................................................ al menor
..... ................................ I .................. .... ........ ..... .
en su dom icilio ................................................. .............
y solicitado la informaci6n respective de sus guardadores, maestros o patrons
o. ... ... .. .. .o. . ...... . ............ I ...... ,, .........................

con el siguiente resultado: ......................... .. .....................
Salud ... ................ ........................... ... ..............
zTiene asistencia mddica? ...................................................
-Conducta .....................********* .. .............. ......... ...........
.......... ............. * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *.
.......... .............. .. ..... ........... ..................................
.................. .. .. ... ....* *** .......... * ...... *... ........ .......
.. .................... .............................. ..........................
Aplicaci6n al studio o al trabajo .......................................
.................... ... . ... ....... .............. .... ...................
...................... .............. ...............; o ................... ........
.zHa faltado a la escuela o al trabajo? ......................................
.iPor qud causes? ................................................ ..........
*. . . . . *' t . * * *;*- ~ '**** * ** *** *








- 95 -


.Qud hace los dias de fiesta? ............................ ..................
............................................. ..... ................... ........

.Est& content de su situaci6n? ..........................................
.iPercibe salario? cuAl es su imported? .......................... ..... .....
,Tiene libreta en Caja de Ahorro Postal? ...............................
Monto del salario que se le asigna ...... ...............................
iC6mo se dispone de 61? .............. .. ...............................
Opinion del delegado sobre el menor con respect al ambient en que vive, a
-sus condiciones morales e intelectuales y a la conveniencia de mantenerlo on
la situaci6n en que se encuentra actualmente, ...........................

........ ....... ............ .............................. ....... .............





Buenos Aires, ............................. de 192...


Aceptado el cargo por el delegado honorario se le comuniea su de-
Olignai6n all Comisairio de la secei6n de policia adondu e reside el meior re-
quiri6ndpseile su cooperaci6n y ayuda para el caio que el delegado tuviera
necesidad de ella (Formulario N.0 13). Igualmente se hace saber a los
padres del menor por medio del formulario n.o 14 la designaci6n de dele-
gado y se les recuerda la obligaci6n de suministrarle todos los datos
.que les requiera. '~uando los informes sucesivos del delegado son neta-
mente favorables al mentor y su familiar, el Tribunal ordena el levanta-
iniento de la vigilancia previas advertencias que se hacen al menor de
-que cesa de ser vigilado por haberse hecho aereedor a ello y se le ex-
liorta de nuevo a que persist en su buena conduct.
-- FORMULARIO N. 18
SUB-SECRETARIA
del
TRIBUNAL DE MENORES

PALACIO DE JUSTICIA
(5. piso)
Buenos Aires


Sefior Comisario de la Secci6n

Por disposici6n del Sefior Juez del Tribunal de Menores Dr. Francisco I.
)ribe, tengo el agrado de comunicar a Vd. que el menor .....................
.................................................. domiciliado en jurisdiccid6
d







-96 -

se encuentra bajo vigilancia de este Tribunal que se ejercita por insermedio del
delegado honorario Dn. ............... ...................... ....... .........
domiciliado .............................. .................................. ..
Ruego al Sefor Comisario quiera dar inmediato aviso a este Juzgado si el
referido menor fuese detenido expresando la causa de su detenci6n y que en
igual formal le suministre todos aquellos informed o datos que puedan interesar
a la acci6n del Tribunal respect de la vigilancia y tenencia en que el menor
se encuentra.
Saluda a Vd. atentamente.



FORMULARIO N. 14-

SUB-SECRETARIA
del
TRIBUNAL DE MENORES


PALACIO DE JUSTICIA
(5. piso)
Buenos Aires


Sefior




Por disposici6n del Sefior Juez Dr. Francisco I. Oribe, comunico a Vd. que
para la vigilancia de .........................................................
se ha designado al delegado de este Tribunal Don ...........................
............... .......................... a quien Vd. debera suministrar
todos los informes que acerca del referido menor le requitra.
Saludo a Vd. atentamente.
















LA ALCAIDIA DE MENORES


SU ORGANIZACI6N Y DESENVOLVIMIENTO

I

Art. 7. de la reglamentaci6n de la Ley 10903, dietada por la exce-
lentisima Chmara de Apelaciones 'en lo Criminal y Correccional.
"La detenci6n se harA efectiva siempre que fuere possible, en el
Institute Tutelar de Menores y la Policia habilitara a la mayor breve-
dad una Alcaidia especial, separada de todo otro lugar de reclusi6n,
para aquellos que no puedan ser recluidos en dieho Instituto".
Es en virtud de la anterior disposici6n, que la Policia preeur6 un
local apropiado que reuniese comodidad, higiene y seguridad y no ha-
lifndolo, se vi6 en la necesidad de desalojar la Comisaria 4.a que pas6
a una finca particular, y en el edificio fiscal que ocupaba aqu6lla depen-
dencia en la calle Tacuari 770, previas las mejoras que le fueron intro-
ducidas y que aproximadamente costaron cincuenta mil pesos, se install
la Alcaidia de Menores.', Su- capacidad es para 100 nifios, habi6ndosele
dotado de amplios salones dormitorios, bafios frios y calientes; aulas
para escuela y conferencias; comedores, patios de recreo, terraza para
esparcimiento y bafios de sol, sala de reconocimiento m6dico con ins-
trumentos suficientes de cirugia y odontologia; enfermeria con cuatro
camas para tender pequefias indisposiciones y los servicios necesarios
de higiene, cocina y carniceria.

II

L E1 1. de Mayo de 1920 se habilit6 el Establecimiento que por su
situaci6n especial de construcci6n, s6lo permiti6 dos divisions, una
para los mayores y reincidentes y otra para los mis pequefios- y de pri-
mera entrada.







- 98 -


III

Los servicios de la Alcaidia, son atendidos por un Director, que
ademis de las funciones inherentes a su empleo y la clasificaci6n de lo1
menores de acuerdo a su edad y condiciopes personales, mantiene rela-
ci6n direct, con los seiores Jueces encargados de aplicar la Ley, coope-
rando al cumplimiento de todas sus disposiciones.
Un m6dico, un practicante y dos enfermeros, para el cuidado en
todo moment de la salud de los menores, el reconocimiento de los mis-
V mos, al ingresar al Establecimiento a fin de comprobar si lo hacen en
buenas condiciones fisicas' o disponer su inmediata hospitalizaci6n y la
informaci6n psiquica-fisica, document de valor para la apreciaci6n
judicial.
Dos auxiliares y tres escribientes que permanecen en la Oficina,
turnfndose, desde la hora 8 a las 20, para controlar el procedimiento
judicial relacionado con los menores, vigilar su recepci6n, conduct,
educaci6n, discipline y buenas costumbres; despachar el tramite admi
nistrativo y resolver en ausencia del Director, cualquier dificultad o
novedad que se produzca en el Establecimiento, como asi tambi6n hacer
cumplir los mandates judiciales, relacionados con traslados, hospitali-
zaciones, comparendos, allanamientos, entrega de menores a los padres
o a tenencia de otras personas, enrolamiento de los que han llegado a
la edad reglamentaria y el cuidado en la alimentaci6n e higiene.
Tres ayudantes que prestan servicio de guardia permanent, para
cooperar con los auxiliares en las funciones ya mencionadas vigilar
con especialidad en las horas de la noche el cumplimiento de los de-
\beres impuestos a los celadores, tender a la seguridad de los menores,
a su desayuno e higiene y mantener la discipline en ausencia de sus
superiors.
Diez y siete celadores. La funci6n principal de estos empleados es
Sla de vigilar y eduear a los menores que estin a su cuidado a cuyo efec-
to reciben instrucciones frecuentes de acuerdo con las modalidades y
tendencias que se manifiestan en aquellos. Son los encargados de acom-
pafiar a los menores en todas las diligencias que se disponen fuera del
Establecimiento y de la Capital, cuando son entregados a teneneia de
alguna persona.
Quince Delegados para el servicio informative de vida y costum-
bres de los menores y sus families.