<%BANNER%>
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 De la misma biblioteca
 Frontispiece
 Title Page
 Dedication
 Prologo
 Capitulo I: Genealogia
 Capitulo II: Biografia
 Accion social
 Capitulo III: La organizacion eclesiastica...
 Capitulo IV: El obispado del Tucuman...
 Capitulo V: Trejo y la libertad...
 Capitulo VI: El iltmo. Trejo y...
 Capitulo VII: El primer sinodo...
 Capitulo VIII: Encomiendas y reducciones...
 Accion religiosa
 Capitulo IX: El iltmo. Trejo y...
 Capitulo X: El iltmo. Trejo y Sanabria...
 Capitulo XI: El cabildo eclesiastico...
 Accion cientifica
 Capitulo XII: El iltmo. Trejo y...
 Index
 Back Matter
 Back Cover














Fray Fernando de Trejo y Sanabria
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00012157/00001
 Material Information
Title: Fray Fernando de Trejo y Sanabria fundador de la Universidad
Series Title: Biblioteca del tercer centenario de la Universidad Nacional de Córdoba
Physical Description: 2 v., 2 leaves of plates : ports. (front.), facsim. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Liqueno, José M ( José María ), 1877-1926
Cárcano, Ramón J ( Ramón José ), 1860-1946
Publisher: Imprenta Cubas
Place of Publication: Córdoba Argentina
Publication Date: 1916
 Subjects
Genre: bibliography   ( marcgt )
individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Argentina
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: por fray José María Liqueno ; con un prólogo del Dr. Ramón J. Cárcano.
General Note: Appendices (v. 2, p. 269-452): A. Testamento del capitán don Hernando de Trejo.--B. Cartas del Iltmo. Trejo y Sanabria a Su Majestad.--C. Sínodos del Iltmo. Trejo y Sanabria.--D. Información jurídica sobre el proceder del Iltmo. Trejo y Sanabria.
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 11898304
lccn - 33035505
ocm11898304
Classification: lcc - LE21.C713 T75
System ID: AA00012157:00001

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title
    De la misma biblioteca
        Section
    Frontispiece
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Prologo
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
    Capitulo I: Genealogia
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Capitulo II: Biografia
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Accion social
        Page 37
        Page 38
    Capitulo III: La organizacion eclesiastica en America
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Capitulo IV: El obispado del Tucuman y el iltmo
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Capitulo V: Trejo y la libertad de los indigenas
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Capitulo VI: El iltmo. Trejo y Sanabria y la ciudad de Cordoba
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Capitulo VII: El primer sinodo del iltmo. Trejo y las obras sociales del Tucuman
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Capitulo VIII: Encomiendas y reducciones en el Tucuman
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    Accion religiosa
        Page 217
        Page 218
    Capitulo IX: El iltmo. Trejo y el Seminario diocesano del Tucuman
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Capitulo X: El iltmo. Trejo y Sanabria y los institutos monasticos en Cordoba
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
    Capitulo XI: El cabildo eclesiastico y el iltmo. Trejo y Sanabria
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
    Accion cientifica
        Page 311
        Page 312
    Capitulo XII: El iltmo. Trejo y Sanabria y los centros educacionales del Tucuman
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
    Index
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
    Back Matter
        Back Matter 1
        Back Matter 2
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text






























FiRAY FEIRNANDO DE TREJO Y SANABRIA




















DE LA MISMA BIBLIOTECA




Universitarios de Cordoba-Los del Congreso de Tucu-
mdn.- Primera series. Por el Pbro. Dr. Pablo Cabrera, Jefe
de la Secci6n Manuscritos. C6rdoba, Repiblica Argenti-
na, 1916.

Vida del venerable sacerdote Don Domingo Muriel. Reli-
gioso un tiempo de la abolida Compafiia de Jesfis y tltimo pro-
vincial de su provincia del Paraguay. Escrita por un discipulo
suyo, sacerdote de la misma Compafiia.- C6rdoba, Repiblica
Argentina, 1916.



















































FraylFERNANDO DE TREJO Y SANABRIA
Fundador de la Universidad









BIBI.OTWOA DML TERlCIR OHNTMNAJRIO
Di L.A UNIVMIBIDAD NATIONAL DR O6RDOBA


Fray FERNANDO DE TREJO Y SAHABRIA



FUIDIDOR DR LA UIIRBBSIDAD




POR

FRAT JOS] MARIA LIQUZNO


CON UN PmR6LOO DBL DR. RAM6N J. CAm ONO








TOMO PRIMERO










CORDOBA
R]PIBLIZOA ARGENTOINA

1916


W tN'STY OF FLWIRA tit" S

























































parent Cub, 27 de Abri, 121 C6rdoba





Imprenta Cubas, 27 de Abrll, 121 Cbrdoba






























A S. S. ILTMA. Y RMA.

Dr. Fr. ZENON BUSTOS Y FERREYRA

OBISPO DIOCESANO DE C6RDOBA



Reconocimiento, gratidud y respeto





















EL OBISPO TREJO Y SANABRIA


PR6LOGO

El pueblo de C6rdoba cultiva con amor y gratitud, el re-
cuerdo del fundador de su Universidad histdrica. Su nombre
resuena constantemente en las academias y los temples, es
familiar en todos los hogares, estd siempre vivo en la mente
popular de la ciudad de las torres altas, que se levantan del
hondo valle, buscando mayor extension de horizonte, plenitud
de aire y de luz.
El recuerdo del obispo Trejo y Sanabria constitute un
ambiente de C6rdoba. 'as instituciones nacidas de su esfuerzo,
se conservan intactas, robustas e irradiantes, aplicadas a travis
de tres siglos al mismo objeto de su creaci6n. Las generaciones
se suceden en los claustros de sus conventos y las aulas de sus
colegios; aprenden a admirar la obra y amar la memorial de
su fundador, convertida hoy en culto popular, tranquilo y con-
sistente, afianzado por el tiempo que en este caso no destruye,
sino que agranda y consolida.
No se conocia, sin embargo, al famoso obispo del Tucu-
mdn. Los escritos y discursos consagrados por el respeto y
simpatia contempordneos, s6lo descubren una parte de su cons-
trucci6n social, rellenada siempre por el elogio fdcil y vanal,
lanzando a vuelo la campana sonora de la hipirbole, cuyos ecos
pasan con la honda de aire que los Ileva.








VIII


Un libro bien nutrido acaba de publicarse, que enseia :!
hombre y a su obra, exacts, reloc::icada y complete. Su author
es el P. Liqueno, un modesto religioso de la orden franciscana,
con la instruccidn y discipline mental adquiridas en su convent
de C6rdoba. Entre las congregaciones antiguas o recientes,
residents en el pais, la orden de San Francisco es una escuela
de buena cultural. Al lado de la teologia y los cdnones, de los
ritos y prdcticas del culto, se aprenden matemdticas y ciencias
naturales, ciencias econ6micas y sociales, filosofia e historic
cultivadas con esmero. No faltan los laboratories y experien-
cias, y junto a la especulaci6n abstract, a las tinieblas inson-
dables del misterio, se penetra sinceramente en la verdad
manifiesta de los hechos y relaciones de la vida. El aula est6
abierta para todos los conocimientos y orientaciones del espi-
ritu contempordneo, que se afrontan y analizan sin miedos ni
alarmas, seguros de hallar en los descubrimientos modernos
la confirmacidn de las antiguas creencias. Se concilian las ver-
dades aprendidas con las tradiciones eternas; "se ama a la vez
la obediencia y la independencia", y de esta admirable armonia,
result la paz y extension de los studios.
La orden de Asis registra una tradici6n luminosa en la
historic de Sud-America. Ha disputado a la orden de Loyola
su influencia social e intellectual, el prestigio y dominion de la
enseianza pdblica. La lucha fu6 dura y continue. La iltima
batalla, franciscanos y jesuitas, la libraron en los claustros de
la Universidad de San Carlos. Durante la conquista y la colo-
nia, San Francisco Solano, Rivadeneira y Trejo y Sanabria,
encabezan la peque~a legion incorruptible y civilizadora;
Castaneda sirve las ideas de orden y libertad con su pluma de
acero esgrimida como una espada libertadora; Esquig y Bus-
tos, llenan sin fatiga los deberes de su investidura, con acci6n
humana y viviente, y realizan una labor intellectual, valiosa y










desinteresada. Aquillos han hecho obra americana; istos han
hecho obra argentina.
La legion que viene detrds es numerosa y meritoria. Hoy
se destaca el joven P. Liqueno. No desaparece en la comuni-
dad; es uno de la comunidad que march adelante. Trae alas
en el cerebro, y la noble ambici6n que las mueve y agita. Estd
siempre sediento, y no se aparta de la fuente luminosa que
derrama el saber en su espiritu. Tiene pasiones: la fe, la inves-
tigaci6n, la verdad, la justicia, todas servidas por ardiente
sinceridad. No significa su fuerza tanto por lo que ya es, sino
por lo que puede ser, si las pasiones no se enfrian y las alas
se baten siempre en las alturas.
Atestigua el P. Liqueno una instruccidn positive; una pro-
lija y honda curiosidad, que le lanza en la fronda silenciosa
del pasado, buscando noticias y documents que revelen y con-
firmen sus asertos. La narraci6n aparece siempre robustecida
por la prueba. Hdllase ista mds que en las propias reflexiones,
en las notas copiosas de cada pdgina, muchas de las cuales
podrian incorporarse al texto por su enter ligaz6n al desen-
volvimiento del asunto. La exposici6n y el juicio, conducen en
su propio bajel los instruments de contralor. Las ideas y los
hechos escalonados por orden cronol6gico, agrupados en classes
regulars, son explicados en su origen y movimiento. Cuestio-
nes de legislaci6n, administraci6n e interpretaci6n, se exponen
y resuelven con sana e ilustrada conciencia. No hay hip6tesis
arbitrarias, ni afirmaciones improbadas. El encadenamiento de
las parties ajustadas sin violencia, mantienen continue el factor
dominant, y afirman la solidez de conjunto. Las lines son
rectas, las distancias medidas, los objetos estdn en lugar ade-
cuado, las personas circulan c6modamente; todo aparece dis-
puesto con metodo y cuidado.
El estilo del P. Liqueno, guard armonia con la dignidad
y elevaci6n del asunto que estudia. Circunspecto, uniform,










sin llamaradas i desfallecimientos; la imaginaci6n nunca se
inflama, ni se recargan los colors, ni se precipitan las acti-
tudes. Procede con una fire confianza en las virtudes del
obispo; las expone sencillamente, sin la pretension de impre-
sionar, y con un sentimiento de generosidad inadvertida. Lleva
a su hiroe en el coraz6n antes que en el cerebro, y entonces
result la obra una historic apologitica antes que una historic
critical. No guard el tono de un razonador, sino de un entu-
siasta. Las declamaciones frecuentes del elogio superfluo,
perjudican la factura, pero no alteran la fidelidad del relato.
La narraci6n o el andlisis, siempre empieza o terminal con la
apologia. No deja en este sentido libertad de juzgar.
El sentimiento religioso invade y domina todas las p6ginas.
Es un sacerdote que estudia a otro sacerdote. El mismo fuego
interior, enciende las dos aimas. Ha pretendido pintar anica-
mente a un ilustre gerarca de la Iglesia, y ha pintado tambiin
en la misma figure a un eminente hombre de gobierno, por las
ideas que enuncia, las influencias que desarrolla, las obras que
construye. Los dos poderes, eclesidstico y civil, estdn en su
mano, por la superioridad individual que domina en su am-
biente, sin resistencias ni disputes.
La vida de Trejo absorbe una ipoca de la colonia. Conocer
al hombre es penetrar en el estado colectivo.



II

Naci6 Trejo y Sanabria en San Francisco, de la costa del
Brasil, poblacidn fundada por su padre (1553), y despoblada
un afio despuis, trasladdndose sus fundadores a la ciudad de
la Asunci6n. Descendia de ilustre prosapia en sus dos ramas.
"Adelantados y virreyes, gobernadores y presidents de audien-
cia, fundadores de pueblos, capitanes y prelados, hdnse for-










mado en el molde de esa estirpe". Hermano mayor del famoso
Hernandarias de Saavedra, a los vinculos traidos de Espaila,
ailadieron los creados en el nuevo continent, entire las nobles
families expedicionarias. Herndn Cortes, Juan de Garay, Ca-
brera, Sudrez de Toledo, Tejeda, Mendoza, Ponce de Le6n,
Salazar, los marqueses de las Rosas, para nombrar inicamente
a los nombres m s ilustres, estaban entrelazados a la familiar
de Trejo y Sanabria. En la rudimentaria sociedad de Asunci6n,
representaba las tradiciones hidalgas, el poder, la influencia,
la riqueza, las ambiciones, cultural y vida mds elevadas.
Trejo pas6 la nifez a orillas del Paraguay. Cuando nece-
sit6 ampliar sus studios, fu6 enviado a Lima, metrdpoli enton-
ces de la Nueva Espaia, renombrada "por sus maestros escla-
recidos y sus centros educacionales florecientes, done acudia
a formarse la nobleza criolla".
La 6poca era de frailes y caballeros, y para todos "la vida
es milicia", active, dura, peligrosa y absorbente. Al joven Trejo
le atraia la Iglesia, obedeciendo a sentimientos de familiar, a
impulses del ambiente, a la propia vocacidn. A los quince ahos
ingresd al colegio franciscano de Lima. "Los studios conven-
tuales, en las disciplines pertinentes, no eran, bajo ningtn con-
cepto, inferiores a los que se cursaban en la entonces famosa
Universidad de San Lucas". A los 23 aios recibid las sagradas
6rdenes, y se consagr6 a la catequizaci6n de los indigenas, en
forma sistemdtica y eficaz; su nombre se volvi6 popular en el
Pert como inteligente e incansable misionero. La ponderaci6n
de su espiritu, la circunspeccidn de su cardcter, la conduct
irreprochable, le conquistaron todos los respetos y le levaron a
las mds altas posiciones dentro de la comunidad franciscana.
Fuk el primer provincial "criollo" de la orden, lo que aparte
de miritos excepcionales, anuncia en su accidn al defensor de
su raza. "Promovid la discipline regular en los conventos;
encendi6 el celo en los operarios evangilicos; visit varias veces








XII


la extensa provincia con sus custodias anexas, Tucumdn y
Paraguay, que formaban entonces en la jurisdicci6n del Peru".
Las visits constituian misiones n6mades, peligros y Pe-
nurias, en medio de dispersas poblaciones indigenas, pero re-
presentaban un instrument seguro de studio sobre el estado
y necesidades de la tierra.
El esfuerzo acertado e infatigable, la ilustraci6n recono-
cida entire los espiritus mds altos, las energies morales, la salud
intacta en las mayores fatigas, el ardiente sentimiento ameri-
cano que animaban la predicacidn y los actos, eran condiciones
salientes que impusieron a Trejo a la consideraci6n y respeto
de los hombres, y le hicieron "el fraile mas popular, y presti-
gioso y amado de su tiempo". Su reputaci6n domino tambiin
en la corte sobre las demds influencias. Felipe II, no desdeiando
la terna de su Consejo de Indias nombr6, "motu propio", obispo
del Tucumdn al "devoto provincial fray Hernando Trexo y
Sanabria" (1592). La native altivez del abnegado fraile, no
se reprimid entonces: hizo constar en su respuesta al rey, que
no habia gestionado el obispado en forma alguna, direct o
indirecta, y declaraba que lo aceptaba, porque su fe le hacia
ver la voluntad de Dios.
Trejo ascendi6 al obispado a los 40 ahos, con las energies
de su cuerpo sano y fuerte, habituado al rigor de la intemperie,
con el criteria madurado por la experiencia, con la autoridad
moral de una conduct invulnerable. El hombre habia desen-
vuelto y completado las aptitudes reveladas en la adolescencia.
"Como estudiante dice Liqueno, siguiendo a un cronista, -
era de grande y capaz entendimiento, admirable juicio, mode-
rado, claro y desembarazado. Pensaba y pesaba primero lo que
habia de hacer y decir, y asi en los consejos y discusiones esco-
lares valia much su voto, por ser de ordinario el mas acertado
y el que mejor daba en el punto del asunto. Se le estimaba
una ilustraci6n entire los hombres ilustrados de su tiempo,








XIII


especialmente versado en las ciencias eclesidsticas". Sus me-
moriales, pastorales, providencias y cartas, son sencillas y fdci-
les; las cosas est6n bien observadas, expuestas con dlaridad y
concision; las conclusions son categdricas; habla a todos,
empezando por el rey, con una gran franqueza y sinceridad.
La predicaci6n constant habia desenvuelto su palabra, nutrida
por el studio y por la vida. Naci6 y se form para el sacerdocio
militant y catequista, y dominaba en la tribune, adaptando su
exposici6n al nivel del auditorio. Todos le comprendian y por
eso todos le admiraban. "Tedlogo eximio, le llama su bi6grafo,
consumado canonista y famoso orador".
La di6cesis del Tucumdn le hall bien armado para el tra-
bajo y las reforms de costumbres e instituciones, que recla-
maban su acci6n piadosa y adelantada. Empez6 a ejercer las
funciones de su mando con ideas hechas y concluidas; nada
ignoraba, porque de todo estaba personalmente informado;
nada tenia que improvisar, porque todo habia sabido calcular;
y asi principi6 su gobierno, desarrollando un plan extenso de
labor, aplicado con seguridad y conciencia propias. Cuidaba de
la complete armonia y cordial convivencia del poder civil y
eclesidstico, y no sdlo hacia obra de pastor, sino tambi6n obra
de estadista.
Los antecedentes de la erecci6n del obispado del Tucum6n,
su organizaci6n eclesidstica, el concept y relaciones del real
patronato, los primeros obispos, la reform acometida por Tre-
jo, la multiplicidad, magnitude, dificultades y resultados de su
obra, constituyen los capitulos mds nutridos y i~tiles del ensayo
del P. Liqueno. Su entusiasmo a veces no se comprime, y la
frase calurosa recarga y obscurece el relate. Es sensible que en
la breve noticia sobre los obispos antecesores de Trejo, haya
confiado en el juicio de los panegiristas mal documentados del
obispo Victoria, y contribuya, sin quererlo, a mantener a su
respect una opinion enteramente opuesta a la realidad. El








XIV


tinico recuerdo tolerable sobre aquel prelado, es la piedad del
silencio, pero nunca el perd6n de la historic, y menos dentro
de su Iglesia (i).
Cuando el obispo Trejo penetr6 en Tucumdn despues de
consagrarse en Quito, encontrd su didcesis en un estado de
abandon y miseria impresionantes. "La cathedral sin ministro,
el cabildo sin dignidad ni prebendas", el clero honest perse-
guido, las parroquias esquilmadas. "No hay hombre que pueda
subir al pilpito y responder a un punto de conciencia". En los
fieles habia desaparecido toda vida moral y spiritual.
El P. Liqueno es exacto en la situacidn que describe, pero
no en las causes concurrentes que la produce. Todavia gravi-
taba la acci6n del P. Victoria, el prelado fugitive.
El obispo Trejo desarroll6 rdpida y eficazmente la tarea
reparadora. En medio de las fatigas de su visit pastoral, con-
voc6 a una asamblea general y amplia, el primer sinodo del
Tucumdn, destinado a "concretar e individualizar los cdnones
generals; former leyes y constituciones para concurrir a las
necesidades particulares de los feligreses; disponer y ordenar
la evangelizaci6n y propaganda religiosa; organizer la disci-
plina y el culto; proponer medios para conservar y tutelar la
pureza de la fe y buenas costumbres; unificar, en fin, los esfuer-
zos y los corazones en la obra civilizadora que iba a empren-
derse". Todas las poblaciones y ciudades de la di6cesis enviaron
delegados eclesidsticos o civiles, y dos sinodos mds convocados
sucesivamente, completaron la obra iniciada con 6xito. "El con-
cilio de Trento, el concilio tercero de Lima y las constituciones
sinodales", formaron el cuerpo de derecho ptblico, general y
particular, "con que definitivamente qued6 organizada la Iglesia
del Tucumdn a fines del siglo xvi".


(1) V6ase nuestro ensayo sobre "Las primeras luchas de la
Iglesia y el Estado", enr el Tucum&n.- La Biblloteca, 1898.










Realizada esta obra primaria y fundamental, la iniciativa
civilizadora del obispo se siente en toda su provincia. Fund6
seminarios y colegios para crear sobre bases duraderas un clero
diocesano y propio; estimul6 el establecimiento de comunidades
religiosas; la construcci6n de iglesias e instalaci6n de escuelas,
y atrajo de todas parties sacerdotes, disciplinados y animosos,
que le secundaran en su gran campaia. Concluy6 con las mi-
siones n6mades y transitorias, y dividi6 la di6cesis en reduc-
ciones, doctrinas y curatos de servicio active y permanent, y
reglament6 las relaciones de feligreses y pdrrocos.
Impresionado por la situaci6n de la poblaci6n indigena,
victim del trabajo personal y de la tirania del encomendero,
Trejo, con su alma americana, se consagr6 a defender y liber-
tar a los hombres de su pais, que para el eran hombres de su
raza. Ejecuta obra de pastor y de estadista, pretendiendo man-
tener y aumentar la poblaci6n, y por su medio acrecentar el
bienestar y la riqueza.
En otra ocasi6n he estudiado ampliamente el estado de la
poblaci6n native en la 6poca de Trejo, cuando emprendi6 su
liberaci6n. Los indios eran la gente de trabajo; pero los enco-
menderos, en vez de hacerles cultivar los campos, cuidar de los
cnimales, desarrollar las rudimentarias industries que la nece-
sidad y la incomunicaci6n habian creado, encontraron un sis-
tema mds fdcil y reproductive de explotarlos. Alquildbanlos
como mulas de carga, en tropas de diez a veinte, para viajes
a Potosi y Chile, violando las humanitarias disposiciones de
las reales cidulas, y sin retribuci6n por su trabajo, desnudos
y mal tratados, cruzaban el desierto sumisos y jadeantes. El
abuso alli muchas veces no paraba. Sus amos, para vestirse,
llegaban a venderlos por paios y sedas, como negros angolas.
La fortaleza del indigena podia resistir a todos estos ex-
cesos de servidumbre, pero existian todavia excess de cruel-
dad, donde concluia la vida tras de largo martirio. En ocho








XVI


ainos disminuy6 en diez mil la poblacidn indigena. La colonial
perdia sus hombres de trabajo. De aliados, de c6mplices y es-
clavos, se crearon enemigos irreconciliables. A las tribus indo-
mables que hasta entonces no habian sido conquistadas, se
agregaron los indios reducidos, que en la ciudad o encomienda
vivieron con espaiioles, y conocian sus costumbres, sus armas,
sus medios de guerra, los secretes de su fuerza, y prestaban,
con la experiencia e informaci6n adquiridas, servicios valiosos
en la lucha de resistencia a la conquista.
Esta situaci6n obligaba a los vecinos a encontrarse siempre
preparados para el ataque y la defense, y por circunstancias
imputables a ellos mismos, carecian del indio de trabajo, en
un territorio donde las rudimentarias industries, ganadera y
agricola, constituian la riqueza y principal recurso de la vida.
La naturalesa, como si se asociara a los factors de un mo-
mento angustioso, habia prolongado durante various aios una
sequoia horrible. Las corrientes de agua se agotaron, y como sdlo
sembraban en las costas baiadas por los rios, se esterilizd el
cultivo de la tierra. La miseria invadi6 al fin today la provincia,
y los articulos de uso alcanzaron precious desconocidos. "Hace
cuatro ajios que se produce gran necesidad de comida". Y
hablando Velasco de los servicios por los indios, agrega: "Han
de sembrar y criar la comida de su casa, criados y soldados que
recogen a ella, porque no hay carniceria en ningin lugar de
esta gobernaci6n, ni plaza donde se venda pan, ni vino, ni fruta,
ni otra cosa". En otra parte afiade: "En toda esta tierra no hay
molinos, si no es un lugar, por la llanura de la tierra, e no los
pueden hacer en los rios. Usaban unos molinillos de mano o
morteros, que los pobres naturales molian a fuerza de brazo
lo que sus amos habian de comer, con excesivo trabajo".
El indio manso, aguantador y laborioso, era el inico que
echaba su almud en el granero.
Por eso dice Liqueno: "sin esperanza de tener la libertad








XVII


en ningiin tiempo ni edad, se oponian a ser catequizados y
aborrecian al misionero, porque hablaba el mismo idioma y
pertenecia a la misma raza de espaioles; se desterraban otros
interndndose en los desiertos, y otros, en fin, los indios de gue-
rra, preferian morir que dar la pas".
A esta situacidn de presi6n, de miseria y barbarie, Trejo
opuso esta pridica ardiente: "La ley de Dios y la ley de las
naciones prohiben la esclavitud, y por eso los indios son decla-
rados hermanos nuestros". Siempre reclam6 para su propia
satisfacci6n y ejemplo de los demds, haber sido el primero que
escribi6 y reclam6 por la abolici6n del servicio personal. Sus
principios los proclam6 enirgicamente en todo el pais. A los
que despojasen a los naturales de sus haberes, les negasen el
derecho de propiedad, les apartaran de sus mujeres e hijos, a
todos los que desconocieran la igualdad de sus derechos dentro
de la especie humana, los redujeran a la servidumbre, cualquie-
ra que fuese la forma en que esta se aplicara, les castig6 con
excomuni6n, especialmente reservada "ipso facto". Fueron
declaradas ilicitas por su gesti6n las crueles ordenanzas de
Gonzalo de Abreu sobre el trabajo indigena. Ocurri6 a la au-
diencia del Per4 y del Plata en demand de reparaci6n y jus-
ticia, y por fin lleg6 hasta el rey en tono vibrant y perentorio.
"0 se suprime la tirania de los pobleros, le decia, el servicio
personal de los naturales, o aceptan mi renuncia de prelado,
que mds vale estar en un rinc6n desconocido que presenciar
tanta humillaci6n de sus hermanos".
Su memorable campaifa, tan insistente como continue, ful
una de las causes principles y determinantes de la misi6n del
oidor Alfaro. El obispo le secund6 eficazmente en sus studios,
pero se realize la ley del contra-golpe. La exageraci6n del mal
produjo la exageraci6n del remedio. La liberalidad de las
nuevas ordenanzas ocasion6 la dispersion y ociosidad del indio
en los campos desiertos y la miseria desesperante en los centros








XVIII


poblados; por distintos motives y procedimientos, se mantenia
la barbarie y extinci6n de la raza que pretendian detener.
Trejo trabaj6 entonces con igual empeio porque la re-
forma se redujera a tirminos sensatos, acomodados a las cir-
cunstancias, que guardara el equilibrio de todos los intereses.
Las ordenanzas de Osorio fueron el resultado, especialmente,
de la inspiraci6n y esfuerzo del obispo. Acredit6 una vez mds
su penetraci6n y su tacto, el perfect conocimiento de su medio,
para resolver como hombre de gobierno la cuesti6n social y
econ6mica mds grave de su tiempo.
Es vista, al lado de sus servicios de la instrucci6n ptiblica,
la pdgina mds hermosa y simpdtica de la vida de Trejo, que le
destaca como uno de los espiritus mds amplios y adelantados
entire sus contempordneos.
La justicia, las industries, el comercio, el tr6fico, desper-
taron tambiin vivamente el studio e iniciativas del eminent
americano. Sostuvo la conveniencia de crear una audiencia en
Cdrdoba, como punto central del territorio y la poblaci6n dise-
minada, y su resistencia impidi6 que el Tucumdn dependiera
de la audiencia de Chile. En las primeras reducciones que
fund estableci6 la industrial de colors, y coloc6 a los primeros
defensores de menores hugrfanos y pobres. Obtuvo "navios
de permisi6n" para aliviar la pobreza de la provincia; trabaj6
desde el primer dia por la libertad de comerciar con las costas
del Brasil, Guinea y Angola, transportando harina de trigo y
maiz, vizcochos, sebos, cueros, lanas, cerda y demns products
de la tierra, en cambio de mercancias y negros, como elemen-
tos mejores para el trabajo y prosperidad colectiva. Los indios
ibanse concluyendo, como pasaba en Cuba y Puerto Rico; en
cincuenta afos, segi n los padrones existentes, habian dismi-
nuido en nueve dicimas parties de su poblaci6n. Era necesario
reponer las fuerzas tiles y fecundas, en previsi6n de ruina y
miseria. En todas las cuestiones que debatia, el obispo intere-








XIX


saba a la poblaci6n del Tucumin. Predicaba, conversaba, ins-
taba, el y sus misioneros; solicitaba juicios de los principles
vecinos, verificaba reuniones, asambleas, hasta llevar el con-
vencimiento y decision a los espiritus. La poblaci6n de la pro-
vincia pensaba como el pensaba, y le secundaba en su obra con
sincere entusiasmo. En una gpoca de gobierno personal y teo-
crctico, Trejo, con extraordinario tacto, buscaba las simpatias
y concurso deliberado de la opinion. El aislamiento y desam-
paro de la tierra, germinaba el espiritu americano y el senti-
miento del gobierno propio.
El P. Liqueno expone y estudia las ideas y principios, las
instituciones y hechos, los origenes, causes y resultados del
movimiento que produce el pensamiento y acci6n constructive
del obispo, con abundancia de antecedentes y documentacidn.
El estado existente y las reforms, las luchas de la justicia y
los intereses, de la moral y las costumbres, se descubren a su
investigaci6n erudita y penetrante, y sufren su andlisis minu-
cioso y recto, todo siempre imbuido del espiritu eclesidstico,
un resort constantemente en funci6n, sin perjudicar la verdad
fundamental de los sucesos.



III


En las comunicaciones de los primeros gobernadores del
Tucumdn, se encarece siempre al rey la necesidad de casas de
instrucci6n. En los conventos, ordinariamente, se abria la es-
cuela para los nifos principles de la ciudad. Los franciscanos,
en sus casas de Santiago y C6rdoba, iniciaron la noble cos-
tumbre. Puede decirse que el P. Rivadeneira fuW el primer
maestro de la colonia, y basta este hecho de una vida tan llena
y itil, para que se recuerde su nombre con honor en la historic.
Las siplicas por la multiplicaci6n de los centros de ins-








XX


trucci6n, llegaban de todas parties al monarca y autoridades
coloniales. Obispos, misioneros, gobernadores, cabildos y pue-
blos se empeiaban por alcanzar este beneficio. "Desde que entri
a este obispado, decia Trejo, esta ha sido mi principal preten-
si6n: fundar colegios de todos studios en la parte y lugar que
m6s conviniere, y por esto pretend aplicar todos bienes"...
Realiza esta aspiraci6n hasta en los mismos monasteries que
establece, imprimiendoles un cardcter educational. Fund6 el
seminario de Santiago, y en C6rdoba el colegio convictorio de
San Francisco, continuaci6n del primero, y organizado dentro
del regimen del famoso de San Martin en el Peru. En realidad
fug un internado y dependencia de la Universidad. El colegio
real de San Felipe y San Marcos, fundados en Lima por el
virrey Toledo; el colegio San Martin por Henriquez, y el de
Santo Toribio por el arzobispo Mogrovejo, "tambidn eran otros
tantos internados que enviaban sus alumnos a las facultades
de la Universidad regia" de la capital de los virreyes.
En material de instrucci6n p$blica, Trejo sentia las influen-
cias de las circunstancias; su conciencia estaba hecha por
las necesidades y ambiente dominates. La fundaci6n de la
Universidad de C6rdoba, no aparece como una improvisa-
ci6n, ni una inspiraci6n mistica, ni la sugesti6n accidental
de los jesuitas, como pretend Lozano, tan parcial y apa-
sionado cuando se trata de los intereses y prestigious de su
orden, y tan fdcil para asignar la intervenci6n de fuerzas sobre-
naturales a los menores actos de los hombres. La fundaci6n
de la Universidad ful una idea desarrollada lentamente en el
espiritu del obispo, requiri6 meditado studio de sus dificul-
tades y medios de vencerlas, y adquiri6 forma material y
definitive, como obra deliberada y consistent, destinada a
crecer en los siglos. Representa la realizaci6n de una aspiracidn
general y colectiva, servida por la iniciativa y energies de us








XXI


hombre, que en aquel moment encarnaba el pensamiento ame-
ricano.
La Universidad fuk teoldgica en el regimen de los estu-
dios, porque la epoca era teol6gica en su orientaci6n intelec-
tual. Concebirla con otro cardcter y tendencies, hubiera sido
concebir una instituci6n revolucionaria que habriase ahogado
en la misma iniciativa. Las modificaciones se producirian en el
tiempo por la evolucidn progresiva del estado mental de la
colonia.
Los dos conocidos y valiosos documents, la escritura de
fundacidn y el testamento del obispo, aducidos por el P. Lique-
no, establecen el origen, el process de la idea, los medios y
soluciones buscadas, las conclusions definitivas, y cierran las
controversial suscitadas sobre puntos principles de informa-
ciones y dudas, y discusi6n secular. Los dos documents fundan
y concluyen el edificio: son el cimiento y la czpula.
Las cuestiones secundarias nacidas en diversas dpocas,
por distintos motives e intereses, la magnitude del concept de
Trejo, la situacidn legal de la Universidad, el cardcter y supe-
rioridad de los studios, la transmisidn de bienes del fundador,
Liqueno las esclarece aportando abundante y decisive documen-
tacidn inidita. Ampliamente informado, dominando el asunto
en todos sus pianos, cngulos y aristas, analiza y dilucida todos
los puntos. Proscribe la declanmacin superflua que en otras
ocasiones ha hinchado su relate; la exposici6n es sobria, el
razonamiento sdlido; multiplica la prueba, no se cansa de ro-
bustecerla con nuevos datos y reflexiones; ardiente y penetran-
te, toma el hilo de la trama, desata los nudos, aclara las confu-
siones, y reduce el valor de las cosas y caracteres a su verdadera
media.
En esta parte de su ensayo, me parece Liqueno superior
a los demds (cap. xii y sig.); camina mds seguro y desen-








XXII


vuelto, sin que vegetaciones exuberantes e initiles debiliten las
claridades de su rumbo. Se siente triunfante y acentila el tono
de polmica y energia de convicci6n. El expositor o historiador
no estd fuera de la lucha. Ha sido envuelto en la refriega, y
sus sentimientos y tendencies estdn dentro del debate. La
verdad estd de su lado, porque la verdad ha venido a su lado.
Sospechamos que si la raz6n no hubiera estado con el obispo,
Liqueno, con toda sinceridad y buena fe, habria realizado el
mayor esfuerzo para que la raz6n estuviera con el obispo. El
autor h6llase, como antes anotg, completamente seducido por
la personalidad de su hkroe, y por fortune la personalidad es
dominant y seductora. Quiero exponer con esto, que es muy
peligrosa, por no decir inadmisible, la historic apologitica.
Como studio y conocimiento consistent y itil del pasado, s6lo
puede existir la simple cr6nica o la historic critical, colocdndose
el observador fuera de la linea de fuego. La historic no es
polemica, ni elogio, ni ataque: es simplemente la verdad. Pero
el elogio de Trejo significa verdad, de donde result que su
apologia es tambikn historic. El hombre ha cubierto el sistema
de juzgarlo.
No participo del criteria del P. Liqueno en diversas cues-
tiones de derecho eclesidstico y economic social, y disiento
tambien en la apreciacion de algunos hombres y sucesos his-
t6ricos que ha necesitado mencionar por exigencias del mitodo
expositivo. Pero mi disidencia incidental, y la de cualquier
otro, como mis observaciones de otro cardcter, no disminuyen
el mkrito positive del ensayo del joven e inteligente franciscano.
El studio de Trejo y su 9poca, cualquiera que sean las defi-
ciencias que pudieran apuntarse, es la monografia m6s com-
pleta que hasta ahora se ha escrito. Hay investigaci6n de
primera mano, noticias, conclusions definitivamente adquiri-
das. "Una fecha felizmente fijada, alguien ha dicho, una cir-








XXIII


cunstancia de un hecho important descubierta, un suceso
obscure esclarecido, tienen mds valor que volumenes enteros
en el ginero de los que se intitulan frecuentemente "filosofia
de la historic". Los trabajos mds tiles son los que revelan
fuentes originales. Las construcciones especiales son los silla-
res de las construcciones generals, que sin ese material no
pueden levantarse resistentes y duraderas.
La copiosa monografia del P. Liqueno nos enseia a Trejo
en todo el desenvolvimiento de su vida llena y fecunda, de
notable irradiaci6n sobre las ideas y condiciones sociales de
su ipoca. Alto de talla y fuerte de misculos, habituado a la
sobriedad franciscana y endurecido en la intemperie del cate-
quista, recorre durante veinte afios la gobernaci6n del Tucumdn,
como prelado y misionero. Lleva en la cabeza una doctrine y
en el coraz6n la bondad paternal; sabe d6nde va y lo que quiere;
tiene su plan de trabajo y su actividad es incesante. Altivo en
su conciencia y humilde en sus deberes; el cardcter generoso,
paciente y conciliador, se vuelve de resistencia y combat en
defense de la justicia y de la fe. No piensa en si mismo, porque
s6lo piensa en los demds. En ningtn moment cambia su san-
dalia de peregrine y trabajador; realize una unidad continue
y l6gica, de ideas, sentimientos, conduct y acci6n; es, al decir
del gobernador Osorio, "un prelado de ejemplar vida y sustan-
cia de religioso". Posee la mayor ilustraci6n can6nica y civil
de su tiempo; describe y habla, persuade y arrastra. Encuentra
a la poblaci6n indigena miserable, perseguida y rebelde; a la
escasa sociedad colonial, concupiscente, licenciosa, holgazana y
cruel. Alivia, moraliza, consuela, corrige, eleva, seiala rum-
bos, cuida de las almas y decor de los hombres, y ofrece la
sugesti6n de su propio ejemplo: es un misionero.
En presencia de un estado social y eclesidstico, reune
asambleas, dicta leyes, confecciona y observa un c6digo sinodal.








XXIV


Organiza la Iglesia, su jurisdiccidn y los medios de obrar;
fomenta y discipline el clero y las congregaciones, establece los
cabildos, levanta templos y monasteries; cuida de la dignidad
del culto: es un constructor.
Combate el servicio personal de los indios, sostiene la re-
muneraci6n de su trabajo y la necesidad de emanciparlos de
la condicidn servil; contribute a modificar las ordenanzas, pre-
dica la moderacidn y humanidad de los encomenderos, para
evitar la emigraci6n y conservar la raza indigena: es un liber-
tador.
Estimula el cultivo de la tierra, la ganaderia y agriculture,
el mismo establece nuevas industries, solicit "navios de permi-
si6n", y al comercio clausurado en el Tucumdn, busca nuevas
vias y puertos de expansion: es hombre de gobierno.
Funda escuelas, colegios y universidad, costeados con su
patrimonio; aplica todos sus bienes a estas creaciones y vive
y muere con el silicio de la abnegaci6n, en la mayor pobreza,
al extreme de que su entierro y funerales se abonan por sus-
cripci6n p$blica: es un educador.
Persigue inquebrantable sus prop6sitos; lucha con el obis-
po Vergara, con el gobernador Rivera, con la audiencia, con
valedores poderosos en Lima, en la corte y hasta con el propio
cabildo de su cathedral. Sufre la intriga, la impostura, process
y persecuciones. Absorbido gnicamente por el bien colectivo y
sostenido por sus convicciones, a todo resisted, no pierde la sere..
nidad y energia, se defiende y triunfa al fin: es un americano,
el primer americano cuya alma regional resplandece y vence en
la colonia.
Mejor que todas las denominaciones, su vida luminosa en
todos sus aspects, se concrete en una palabra: es un civili-
zador.
Asi vivi6 y trabaj6 por su pueblo, de Asunci6n a Lima,








xxv

llevando en el pensamiento y la conduct, la sentencia que
resume toda la ambici6n de la cultural humana, el ideal de la
vida progresiva.
"Paz entire los hombres de buena voluntad."


RAM6N J. CARCANO.

Diciembre, 1916.





















CAPITULO PRIMERO


GENEALOGIA



SUMARIO: Figura hist6rica del Iltmo. Trejo. -Plan general.
Expedicionarios del Rio de la Plata.- Su acci6n.--La expedici6n
Sanabria.--La importancia social de la misma.--Origen de la
"nobleza criolla".--Las families Sanabria y Trejo en el Plata.-
Ramificaciones de las mismas.--Datos cronol6gicos. -Matrimonio
Trejo-Sanabria.- Fr. Hernando Trejo. -Lugar y fecha de su naci-
miento. Su traslaci6n a la Asunci6n del Paraguay.



I


La personalidad mis saliente de la historic colonial, sin
duda, es la de Fr. Hernando Trejo y Sanabria.
Sobre el fondo obscure de la colonia, el ilustre fraile
asoma su angelical figure como fulguraci6n de espiritu sobre-
humano en la joven raza de America, y de sus labios desciende
el soplo de vida, de libertad y de progress, y de su frente
baja el rayo de suave luz en que se bafia el nuevo mundo:
la suave luz de la ciencia'que redime y de la verdad que re-
genera.
Desde entonces, los corazones son suyos; le pertenecen
por el double titulo de la paternidad y del amor. Su recuerdo
es perfumado con el aroma de gratitud y carifios y su memorial








-2-


seri querida y bendecida siempre, como la memorial del padre
que la muerte arranca del seno del hogar, pero no del fondo
de los corazones, que eternamente la evocarin en sus latidos.
Para la Am6rica, y para la Argentina particularmente,
Trejo y Sanabria es el sol mis brillante nacido en el seno de
su historic.
Sin esfuerzos, todas las manos se extienden para suscribir
esta verdad; y si acaso hubiese discrepancia, ella permanecera
fire, sin embargo, sobre los variables criterios humans, co-
rroborAndose a si misma, a la manera que perpetuamente se
muestran sobre las cumbres blanqueadas los picos salientes de
la montafia.
Si es verdad que la vida del insigne obispo se transparent
en la florescencia de obras memorables que le dan influjo deci-
sivo en los destinos de la raza; si es verdad que el fundador
del Tucumin intellectual encarna en si, con los principios 6ticos
y sociales, las fuerzas hist6ricas de la naci6n, la vida del inmor-
tal personaje, sin embargo, no ha sido escrita.
Las cr6nicas que nos hablan de sus virtudes y heroismos,
apenas si nos declaran en sintesis deficiente el valor real e
intrinseco de esa vida fecunda que siglos ha espera al artist
del pensamiento y de la palabra para revelarse en un cuadro
de just y merecida resonancia.
Y mientras el artist llegue y encare la monumental pro-
ducci6n, con pobreza de pensamiento y pilidas palabras, ensa-
yar6 trazar siquiera los rasgos salientes de su fisonomia moral,
que lo hacen de inolvidable renombre en la historic y le sefialan
un lugar inconfundible y propio en las filas del talent y de la
gloria.
Como plan general de estos apuntes hist6rico-biogrificos,
delinear6 su acci6n en la triple division de social, religiosa y
cientifica; las tres manifestaciones mis interesantes de la vida
colectiva y que, inspiradas en los ideales puros de la verdad








-3-


y del bien, forman las mAximas y principios vitales de la civi-
lizaci6n, las tres grandes fuentes de prosperidad y progress
para los pueblos.
Para el intent, investigare las mejores fuentes hist6ricas,
dando preferencia a los datos que registran las cartas, memo-
riales e informes del mismo obispo, ineditos unos y poco cono-
cidos casi todos.
El studio de estas fuentes, nos convince de que la docu-
mentaci6n complete del personaje debe existir, tal vez olvidada,
en rincones de bibliotecas y archives; y si hoy, a pesar de los
esfuerzos hechos, no tenemos el honor de ofrecerla en su inte-
resante integridad, consignamos la esperanza de que, manos
mis experts y mejores y mas detenidas investigaciones,
podrin presentarla complete, sobre la vida y obras del ilustre
fundador de la Universidad de C6rdoba, y de la que el present
ensayo s6lo podria servir de preAmbulo.
Asi, pues, el studio de las obras que forman la consagra-
ci6n de la vida gloriosa del Iltmo. Trejo y Sanabria, seri la
material del present ensayo, en la triple division sefialada,
lamentando solamente, a la par de la escasez de documents,
la pequefiez del instrument para realizarlo y su impericia en
el arte literario, para darles todo el alcance que ellas tienen y
sefialar las proyecciones inmensas que la filosofia de la historic
les reconoce.


II

El esfuerzo de los expedicionarios del Plata, extendia
paulatina y eficazmente el dominio de la monarquia de Espafia
sobre este extenso territorio, descubriendo tierras y fundando
pueblos.
La acci6n her6ica de esos ap6stoles de la nueva regenera-
ci6n venia a-suplantar los largos siglos de idolatria y de bar-








- 4 -


barie, a romper la interminable cadena de errors y vicios que
aprisionaba al espiritu indigena.
La hora de redenci6n habia llegado para America.
Y una pl6yade de abnegados ilustres se desparrama por
toda la extensa region, con el alto prop6sito de reproducir en
ella los prodigies de la Judea, arrancando al Nuevo Mundo del
seno del gentilismo, con su martirio unas veces, con abnegaci6n
y constancia siempre.
Es cierto que hubo abuses; pero los disculpa la grandio-
sidad de la empresa. Era la obra demasiado grande para supo-
nerla fruto exclusive de venalidades culpables.
Desde el descubrimiento de Sebastian Gaboto, habianse
intentado varias y c6lebres expediciones hasta 1547, en cuya
fecha la conquista del Rio de la Plata aparece seriamente
comprometida.
Los turbulentos sucesos del Paraguay, provocados por
las insidias de Irala; la primera efervescencia revolucionaria
en la Asunci6n y el espiritu de anarquia que caracterizaba al
movimiento, reclamaban, como media reaccionaria, la presen-
cia de un hombre capaz de dominar las facciones y los partidos,
y que supiese, por sus cualidades de gobierno, colocarse a la
altura de las necesidades critics del moment.
Se ha dicho que el hombre individuo ha salvado siempre
a la sociedad y no la sociedad al individuo, y se ha dicho bien.
Se necesitaba, en la 6poca que nos ocupa, un hombre para
salvar a la conquista y en la conquista a la raza de los Incas.
El gobierno de la Metr6poli encuentra al hombre en el ilustre
Don Juan de Sanabria; le inviste con el titulo de "Adelantado"
y organize la nueva expedici6n, celebrando con 61 capitulacio-
nes honrosas.
Desgraciadamente, Sanabria falleci6 antes de salir de
Espafia; y su hijo, a quien se confiri6, con el titulo, la expe-
dici6n de 1547, naufrag6 antes de llegar a su destino, y s61o








- 5 -


part de la armada que debia conducirle, arrib6 a las costas
meridionales del Brasil, fundando en el puerto de San Fran-
cisco, situado entire la Cananea y Santa Catalina, la ciudad de
este nombre.
Sin embargo, si la expedici6n de Sanabria politicamente
no tuvo resultados, los tuvo propicios socialmente y de impor-
tancia capital para estas gobernaciones, por la distinci6n y
alcurnia de las personas que la componian, siendo de lo mis
encumbrado de la aristocracia espafiola que venia a extender
el Arbol geneal6gico de su nobleza.
De ella pudierase decir ser el punto inicial de la nobleza
americana, el origen de los apellidos ilustres y de abolengo
que honran a esta parte del continent y se imponen con el
prestigio de sus meritos y la aristocracia de la sangre; porque,
a pesar de las leyes igualitarias que nos rigen y la propagaci6n
de una democracia por otros titulos apetecida y grande, la
aristocracia de la sangre tendri siempre lugar preferente en
las apreciaciones humans y seri timbre de honor y de gloria
cuando no se la profana con hibitos incultos y acciones in-
dignas.
A esta expedici6n debe su origen, entire otras, la ilustre
familiar Trejo y Sanabria, de que es vistago el Rmo. Obispo
y en cuya corona, por muchos titulos gloriosa, engarzara con
sus propios m6ritos la perla tal vez mfs preciosa y luciente de
su legendaria estirpe.
Political y socialmente, en la vida de la colonia, Trejo
y Sanabria es el tronco mis fecundo en personajes ilustres;
la familiar mis clasica que haya abierto su hogar en esta parte
de America.
De esta cepa y de este hogar naci6 Fr. Hernando Trejo
y Sanabria, cuya genealogia, educaci6n, estado y dotes perso-
nales vamos a trazar--en la forma incomplete a que nos
obliga la escasez de datos conocidos, para apreciar por la








-6--


grandeza del personaje la honra de la estirpe, y por la grandeza
de la noble estirpe la honra del personaje.
Y entrando, desde luego, en el studio de nuestro asunto,
no es fuera de caso encabezarle con las palabras del cronista
de la Provincia franciscana del Peri, quien, hablando de los
personajes ilustres que en ella florecieron, dice textualmente:
"El Reverendisimo Fr. Hernando de Trejo y Sanabria,
de nobilisima prosapia, criollo, natural de la Assumpci6n del
Paraguay, hijo de esta Provincia de los doze Ap6stoles, donde
fue provincial por los afios del Sefior de 1588 y guardian de
Lima. Por sus muchas parties fu6 assumpto y consagrado obispo
del Tucumin" (i).
Sin duda que en esta breve sintesis hist6rica, C6rdoba y
Salinas teje el mis acabado elogio del mis insigne de los
prelados americanos. En ella se encuentra, como en infora
de alabastro, el compendio de su genealogia, de su educaci6n
y estado.
Si consiguiera desarrollar con altura los pensamientos
encerrados en ese cuadro sintitico, tendria desde luego la sa-
tisfacci6n de hacer conocer, si no toda su descollante figure,
al menos la fisonomia moral y los rasgos preeminentes del
ilustre e inmortal personaje.


De nobilfaima prosapia.

La nobleza de la descendencia de Trejo y Sanabria, por
el double titulo, el de la aristocracia de la sangre y el de los m6-
ritos adquiridos, es traditional en la historic de la conquista de
America. Adelantados y virreyes, gobernadores y presidents
de audiencias, fundadores de pueblos, capitanes y prelados


(1) Diego de C6rdoba y Salinas: Cr6nica de la Provincia del
PerO, lib. VI, cap. VIII, pAg. 574.









-7-


hanse formado en el molde de esa estirpe, hinse desprendido
de ese arbol fecundo, para gastar sus energies en la consa-
graci6n asidua y eficiente a la obra social y political de la con-
quista (2).



(2) Carta del Iltmo. Trejo a S. M., fechada en Lima a 3 do
enero de 1594:
"Me ofreseo, dice, de servir a Dies y a Vuestra Alteza y espero
hard lo que pudiere en este real servicio; pues, mis antepasadoe
emplearon en esto suB vidas, haziendas y honras..."- Archive Ge-
neral de Indias, Eat. 122, caj. 3, leg. 5.
Recuerda estos mismos antecedentes del servicio de familiar en
muchas otras comunicaciones oficiales a la Metr6poli.
Igual cosa hace mras tarde su hermano Hernandarlas Saavedra,
interesando en su favor a los reyes de Espafia con el recuerdo de
los mdritoe contraldos por sus antepasados en la conquista del Rio
de la Plata.
En una de sue cartas fechada a 30 de enero de 1600 y dirigida
a S. M., dice:
"En otra he dado cuenta a V. M. c6mo toda mi vida he ocupado
en su real servicio... imitando a mis antepasados, a mi padre y a
mi suegro el general Juan de Garay."
Una informaci6n de los m6ritos de Martin SuAres de Toledo,
hermano tambidn de Trejo, levantada en 1605 para dbtener merced,
invoca, en la primera pregunta, los antecedentes de familiar, los
grandes servicios prestados a la conquista desinteresadamente por
sus antepasados y los que entonces estaban prestando Hernandarias
en la gobernaci6n del Paraguay y el obispo Trejo en el TucumAn. -
Archivo de Indias, Est. 75, caj. 6, leg. 4.
En un memorial del general Gonzalo de Solis Holguin, pidiendo
merced del gobierno de Tucuman, Santa Cruz de la Sierra o Rio
de la Plata, se lee: "A V. M. suplica que tenlendo consideraci6n...
a los muchos y muy grandes servicios que hicieron el adelantado
Juan de Sanabria y Dofia Mencfa Calder6n, abuelos de eu mujer,
y Cristobal Sahavedra su suegro, conquistando y allanando tantas
provinclas, y a los que 41 ha hecho... on los reynos del Peri, y








-8-


Es de lamentar que los documents antiguos arrojen una
confusion tal de apellidos que vuelve dificil de apreciar a
ciencia cierta los grades de parentesco que los enlaza; por
otra parte, la forma usual de aquella ipoca de adoptar los
hijos indistintamente apellidos de parientes y afines en cual-
quiera de las lines geneal6gicas, recta o lateral, nos ahonda
rmis la dificultad.
Por la linea paterna, Trejo entronca con los nobles de
este nombre: caballeros de la Corona, dignatarios, marqueses
y otras personalidades de resonancia hist6rica; magistrados del
Estado y purpurados de la Iglesia, forman la series de sus as-
cendientes ilustres.
Mendoza, Ponce de Le6n, Salazar (3), marqueses de las
Rosas, Manrique (4), de la Cerda, Moscoso (5), Figueroa,
Caravajal (6), Ziiiiga, Herrera, Montoya (7), son otros tan-
tos ilustres apellidos entrelazados con Trejo.


poblado dos ciudades con muy gran costa de su hazienda..."-
Arch. Gral. de Indias, 74-3-25.
(3) Testamento del capitAn Hernando Trejo, fechado en la
Asunci6n, ante el escribano pfblico Juan Valdera, el 15 de octubre
de 1557.- Archivo de la Asunci6n del Paraguay.
(4) "Isabel Trejo, casada con Antonio Villalba, caballero de la
Orden de Santiago, regidor de Plasencia, hija de los marqueses de
las Rosas y sobrina del cardenal D. Gabriel de Trejo, president
de Castilla; en segundo matrimonio con D. Pedro Manrique." Vilar:
Diccionarlo Hist6rico, t. IV, pag. 287.
(5) En el testamento del capitAn Trejo, a prop6sito de su pleito
con Callo de la Cerda, se lee: "el dicho auto por Callo ques my so-
brino y la psna. con quien yo mas deudos thengo en Espafia, estA
casado con la Sefiora Dofia Isabel de Moscoso, ques mi prima her-
mana..."
(6) En el codicilo afiadido al dicho testamento, se lee: "Digo
q. en una clausula del dicho testamento... dexd ordenado y man-
dado q. 1. dote q. Dofla Catalina Caravajal, mi madre, tenta y le









-9-


En la linea materna adn parece mis interesante la noble
estirpe: Calder6n, Cortes (8), Garay, Cabrera (9), Saavedra,


fud dado con mi padre Hernando de Trejo, no fuese pedido ni
demandado..." En otro lugar del testamento habla de las grande
posesiones en la tierra de CAceres, en Plasencia, pertenecientes a
D. Andr6s Figueroa, su abuelo materno.
(7) En el testamento del Iltmo. Trejo, se lee: "Item: declare
que el Padre Alonso de la Camara... me hizo instancia para que
le diese licencia de ir a Lima a traer de all, a dos sefloras deudas
mias, llamadas Dofia Cathalina de Herrera y Dofia Clara de Mon-
toya, y como ellas ni yo tenfamos necesidad de su hida, se lo con-
tradije diversas veces...- Arch. Gral. de Indias.
En otra part del mismo document, dice: "y en el Colegio de
Santiago (quanto de mi part) doy licencia para que sean ente-
rrados en la capilla mayor mi sobrino Don Rodrigo de Trejo y Dofla
Elena de ZUfiiga, su mujer..." Hace tambidn menci6n de Gonzalo
de Luna y Ana de Garay, sus parientes.
(8) "Juan de Sanabria, caballero principal de Trujillo, primo
hermano del famoso conquistador de la Nueva Espafia, Herndn
Cortds, marquis del Valle..."-Lozano: Historia de la Compartia,
lib. VIII, cap. XX, pag. 794.
(9) Segln datos registrados en la Reviata del Archivo de Bue-
nos Aires, t. II, consta que Juana de Saavedra, mujer de Juan de
Garay, nombra por albaceas a su marido y a Cristobal y Bernab6
de Garay, sus hijos; herederos: a Fr. Juan de Garay, franciscano;
a los dos hijos dichos, y a Isabel de Garay, mujer del capitAn Her-
nando Tejeda y Mariana de Sanabria, hija de Maria Sanabria y
Suarez de Toledo, mujer del capitAn Juan de Cabrera y Zdfliga, ve-
cinos de la ciudad de C6rdoba.
En el archivo de Santa Fe se encuentra constancia de la dona-
ci6n hecha en la Asunci6n, el afio 1614, por Maria de Sanabria
(madre del obispo), de una cuadra a los jesultas, lindando con
otras que diera a Juan de Garay, marido de su hija legltima Juana
de Sanabria.
Con estos antecedentes, dice Cervera (Historia de Santa Fe,
t. I), podemos former una genealogia exacts..., donde apareces








- 10 -


Suirez de Toledo, Tejeda, Contreras, Solis Holguin (io), Mi-
rabal, Becerra, Luna, son las principles ramificaciones de la
familiar Sanabria.
Si es cierto que muchos de estos vinculos de afinidad y
de sangre vinieron trayendo su origen desde Espafia, no lo es
menos que aqui en el continent se aumentaron grandemente
y crearonse otros nuevos, entrelazindose entire si las nobles
families de los expedicioriarios.
Todos ellos forman una sola inmensa constelaci6n, cuyo
origen primitive en el pais es debido, como hemos consignado,
principalmente a la expedici6n de Sanabria y cuyos miembros,
ilustres y numerosos, se repartieron toda la acci6n fecunda de
la conquista, organizaci6n y cultural de estas regions.
La posteridad le es deudora de las grandes obras sociales
y cientificas de la colonia, que luego, por la ley hist6rica de
transformaciones y evoluciones progresivas, habian de habili-
tar a la raza para la vida civil y convertir sus poblaciones y
pobres villorrios en ciudades florecientes y en pueblos inde-
pendientes y soberanos.



mezclados y unidos entire si los descendientes de Juan de Sanabria
con los de Juan de Garay y Ger6nimo L. de Cabrera, adelantado
del Rio de la Plata y fundadores de Buenos Aires, Santa Fe y C6r-
doba, respectivamente. Guifiazd: Juan de Garay, pfg. 226.
(10) En el testament de Ger6nimo Contreras se enumeran con
parentesco cercanos los apellidos de Luis de Cabrera, Garay, Sana-
bria, Becerra, Mendoza, Ramirez de Velasco, Tejeda, Mirabal y otros
de figuraci6n hist6rica. Archivo de Santa Fe, tomos I a IV, Expe-
dientes civiles, y tomos I a III de Escrituras pflblicas. Guifiazl:
Obra cit., pAgs. 224 y siguientes.
En un memorial fechado en 1610, se dice: "El general Gonzalo
de Soils Holguin, casado con Dofla Mencla Calder6n, nieta de Juan
de Sanabria..., hija del capitAn Cristobal de Sahavedra..."-Ar-
chivo Gral. de Indias, 74-3-25 (manuscrito).








- 11 -


III


"Criollo, natural del Paraguay".

Procedentes de la ciudad de Plasencia y de la de Mede-
llin, ambas en la region espafiola de Extremadura, llegaronr
en las primeras naves de la dicha expedici6n, con la madre
del adelantado Dofia Mencias Calder6n, dos hijas, hermanas
de Diego de Sanabria, juntamente con various hidalgos y nobles,,
entire los cuales se distinguian Don Cristobal Saavedra, Becerra,
Salazar, Hernando de Trejo, caballero principal de Trujillo
y otros, que en el puerto de Sanlf'car de Barrameda se hicie-
ron a la vela a principios del afio de 1552; y despubs de arribar
a Canarias, dice Lozano, navegaron pr6speramente hasta el
Brasil, desde donde vinieron a la isla de Santa Catalina (II).
La expedici6n lleg6 felizmente al puerto de San Francisco,
dirigida por el capitin Hernando de Trejo (12), quien, en
cumplimiento de una de las cliusulas estipuladas por Sanabria
de fundar "dos pueblos, uno en el puerto de San Francis-
co (13) y otro a la entrada del Rio de la Plata futurea Buenos-



(11) Conquista del Rio de la Plata, t. II, cap. XV.
(12) "En los navios se encendieron algunas discordias, dice-
Lozano, entire el piloto mayor y el comandante Juan de Salazar;
y prevaleciendo el partido de aqu61, depusieron de su cargo a Sala-
sar y nombraron por cabeza y superior al capitAn Trejo." HJstorla
del Paraguay, t. II, pAg. 377.
(13) Hablanse despachado varias cedulas a los gobernadoree
del Rio de la Plata, ordenando la fundaci6n de esta ciudad, que-
consideraban necesarias para la facilidad y seguridad de la nave-
gaci6n.









- 12 -


Aires), en la parte que parecia mas c6moda" (14), empez6
desde luego la primera fundaci6n en dicho puerto, situado



(14) Colecci6n Torres de Mendoza: Capitulacl6n, t. XXIII,
pig. 120, clAus. 2.a.
He aqui, en stntesis, las clAusulas estipuladas por el adelantado,
abuelo materno de nuestro obispo, y que consignamos para dar
una idea aproximada de la importancia de la exped4ci6n y de la
alcurnia e influencia de las personas:
Juan de Sanabria, caballero rico natural de Medellin, quien
porque se le hiciese merced de la gobernaci6n y capitania general
del Rio de la Plata, hizo en 22 de junio de 1547 asiento con el
emperador.
Oblig6se lo primero a que conducirla a sue expenses cien fa-
milias para poblar en dicha provincia, fuera de doscientos cincuen-
ta soldados que prosiguiesen la conquista. Lo segundo, que fundarla
dos pueblos: uno en el rio de San Francisco junto a la isla de
Santa Catalina, y otro a la entrada del Rio de la Plata, en la part
mas c6moda, segan resolviesen personas practices de esta nave-
gaci6n, cuyo parecer debia oir sobre el caso. Lo tercero, que llevaria
todas las semillas necesarias y las repartiria graciosamente para
el cultivo de la tierra.
Lo cuarto, conduciria el vestuario y los g6neros necesarios
como ropa, hierro, acero, rescates para socorro de los conquista-
dores, a quienes lo fiarla con tal que se mancomunasen de dies en
dies a pagArselo a los precios que llevaba tasados por el consejo.
Lo quinto, que daria buque en sus naos para que pasasen oficiales
de todas las artes mecanicas con las herramientas e instruments
,de sus oficios, sin llevar por el flete mas de ocho ducados por cada
persona y seis por cada nifio, concedidndoles a cada uno lugar para
una caja.
Lo sexto que habia de llevar a su costa ocho religiosos fran-
ciscanos para que promoviesen el culto divino y entendiesen en la
conversion de los indios; y este fud el capitulo mAs encomendado
por S. M., mandando que de su real hacienda se lee diesen orna-
mentos muy cumplidos fuera del matalotage necesario y el aceite
para las limparas y vino para celebrar el santo sacrifcio, todo en









- 13 -


entire la Cananea y Santa Catalina, de apacible clima y abun-
dantes recursos.


tal cantidad que fuese suficiente para seis afos; que siempre hide-
ron mas fuerza en su piedad austriaca los aumentos de la religion,
que ruido en su cuidado los intereses temporales que gastaba con
generosidad propia de monarca, en cuanto pertenecia al culto divino.
Lo sdptimo, que para efectuar todo lo dicho, aprestaria a su costa
cinco navfos con bastimentos suflclentes no solo para la navegaci6n,
sino para ocho meses despuds de arribar al Rio de la Plata, y lle-
varia tambidn cuatro bergantines deshechos que se pudiesen armar
luego que llegasen al primer puerto de aquella provincial.
Debajo de estas condiciones se le confiri6 a Juan de Sanabria
la merced de adelantado del Rio de la Plata, dAndole licencia para
poblar y hacer nuevos descubrimientos en los cuales obtuviese la
tenencia de las fortalezas que fundase y el alguacilazgo mayor de
las poblaciones con los acostumbrados salaries, y concedi6sele fa-
cultad para repartir caballerfas de tierras a los vecinos. MandO en
esta ocasi6n el emperador que en el pueblo donde residiese el
adelantado no hublese mAs de doce regidores y que los alguaciles
no percibiesen por los derechos de las esacciones arriba de cinco
por ciento.
Ajustados en esta forma los negocios de Juan de Sanabria, se
parti6 dste de la corte a Sevilla, a dar calor en el apresto de las
naves y lo demas necesario para la jornada. En ese tiempo lleg6
a noticia del emperador Don Carlos que el rey de Portugal despa-
chaba copioso nimero de portugueses a fundar nuevas colonies en
el Brasil, como de hecho sali6 de Lisboa el dia 1.0 de febrero de 1549
el gobernador Tomd de Sosa con mAs de mil hombres para ese fin,
por lo cual mand6 S. M. imperial se le advirtiese esta novedad al
adelantado Sanabria, para que apresurase su viaje e impidiese que
los lusitanos no ocupasen palmo de tierra que perteneciese a la
demarcacifn de Castilla y por consiguiente a su goblerno, que part
t6rminos por el oriented con el Brasil; pero cuando con mayor em-
peflo solicitaba su jornada, hubo de hacer la de la eternidad, sepul-
tando con su muerte las esperanzas que se hablan concebido de
poner orden en las inquietudes del Rio de la Plata.









- 14 -


Hecha la repartici6n de solares en los primeros dias del

Con todo eso mand6 el emperador, por proviBi6n de 12 de
-marzo de 1549, se le advirtiese a su hijo Diego de Sanabria, que si
.queria continuar el asiento ajustado con su padre, se le confirmarian
las mismas mercedes. Aunque lo acept6, no pudo aprestar mis de
dos navios, con otro que por su cuenta arm6 el capitan Becerra,
-con Animo de hacer la misma jornada; pero ofreciendosele al ade-
lantado Diego de Sanabria ciertos litigios en la corte, le fum forzoso
Ir a seguirlos personalmente, y en el Interin encomend6 al capitAn
Juan de Salazar Espinosa, que volvia al Rio de la Plata provisto
tesorero general de dicha provincia, atendiese el apresto de cuanto
fuese necesario para el viaje.
Como se dilatase el adelantado en la corte, dl6 orden que a
cargo del mismo tesorero, persona muy pr&ctica de aquella navega-
ci6n y benemdrita, partiesen los dos navios y el del capitan Becerra,
porque 61 los seguirla luego que se desembarazase de los pleitos
*referidos en otro tercer navlo, como lo ejecut6 dos aflos despu6s;
pero con tan poca fortune, que erraron los pilots el rumbo, y la
fuerza de una torment, al querer montar el cabo de San Agustin,
arrojO la nave a Cartagena, de donde volvi6 a Castilla, y nunca
mAs pens6 el adelantado venir al Rio de la Plata, no obstante que
lleg6 por segunda vez al Peril, donde murid en Potost.
En las dos naves, pues, que conducia Salazar, se embarc6 dofia
Mencia Calder6n, seflora principal de Sevilla, viuda del adelantado
Juan de Sanabria, por seguir a su hijo el adelantado Diego de
*Sanabria; asimismo paearon various caballeros e hidalgos notorious,
-entre los cuales fueron Don Cristobal de Saavedra, natural de Se-
villa, hijo del correo mayor de aquella ciudad; Don Hernando de
"Trejo, caballero principal de Trujillo; los hijos y mujer del capitin
Becerra y otros que en el puerto de Sanlflcar de Barrameda se
hicieron a la vela a principios del aflo 1552, y despuds de arribar
:a Canarias navegaron pr6speramente hasta el Brasil, en cuya costa
tocaron en el puerto de San Vicente, de donde vinieron a la isla
de Santa Catalina y deapu6s a la laguna de los Patos, en cuya barra
zozobr6 el navfo del capitan Becerra, perdiendo cuanto llevaba y
solo se salv6 la gentle, que cay6 en manos de los naturales del pals
-y 6stos los cautivaron, sin poder ser socorridos.








- 15 -


afio 1553, empez6se la edificaci6n, bajo la hibil y active direc-
ci6n del capitin Trejo (15).
Era el capitan Hernando de Trejo noble hidalgo, hijo de
Don Hernando de Trejo y Figueroa y de Dofia Catalina Cara-
vajal; viido de Dofia Ana de Mendoza, de quien tuvo various
'hijos (16), todos muy celebres en la Metr6poli, en los comien-
zos mismos de la fundaci6n de San Francisco, en 1553, y sin
ser possible precisar el dia, contrajo segundas nupcias con la
hermana del adelantado, Dofia Maria Sanabria (17).
Bendijo la uni6n matrimonial, la primera que se realizaba
en la nueva poblaci6n, que por traditional devoci6n al Pa-
triarca de Asis llamara de San Francisco, un padre francis-
cano, tal vez el superior de los ocho que vinieron en esa expe-
dici6n (18).
Asi se form la familiar Trejo-Sanabria en la dicha pobla-
.ci6n y en el dicho afio de 1553, la que al finalizarse el afio


(15) Con esta determinaci6n, el capitan Trejo recogi6 todos
los soldados que pudo y di6 principal, al entrar de 1553, a un pueblo
,en el puerto de San Francisco... Fuese continuando la fabrica de
edificios con asistencia de Hernando de Trejo, quien en ese tiempo
cas6 con Dofia Maria Sanabria, y de este matrimonio naci6 en aquel
pueblo el Iltmo. Fr. Hernando Trejo y Sanabria.- Loc. cit., p. 379.
(16) Testamento de D. Hernando Trejo. Archivo de la Asun-
.ci6n del Paraguay.
(17) Hija de Menclas Calder6n y Juan Sanabria, habia sido
la prometida de su primo hermano Martin Cortes, primog6nito de
HernAn Cortes, que falleciera al mismo tiempo que el padre de ella,
decidiendo su viaje a Amdrica, per lo mismo, en compafita de su
hermano y de su madre.-Lozano: Historia de la Compaflia, t. n,
-pg. 794.
(18) Torres de Mendoza, lugar citado, cl&usula 6.a: "que habia
de Ilevar a su costo ocho religiosos franciscanos para que promo-
-veeen el culto divino y entendiesen en la conversion de indioe, y
,este fuN el capitulo mis encomendado per Su Majestad".








- 16 -


o en los comienzos del siguiente de 1554, tuvo como primer
fruto de bendici6n al ilustre obispo de Tucumin, Fr. Her-
nando.
Un afio despubs o dos, como dice Estrada (19), por cau-
sas diversas y circunstancias secundadas por la perfidia de
los portugueses, interesados en estorbarla, y la desuni6n de
los fundadores se despobl6 y abandon la fundaci6n (20),
pasando los colonizadores a la ciudad de la Asunci6n del Pa-
raguay (21), donde se estableci6 definitivamente la familiar
Trejo y Sanabria.


(19) Fragmentos Hist6ricos, t. V, conf. II.
(20) Carta de Irala, fechada en 1555; id. de Juan de Salazar,
en 1556. Tomo I, Revista de la Biblioteca.
(21) La travesia fu6 harto penosa; el historiador del Para-
guay la reflere de la siguiente manera:
"Conformandose facilmente los demAs con el parecer de su
capitan, resolvieron se embarcasen las mujeres en canoas y balsas,
con suficiente escolta, y subiesen por el rio Itaburd, y el resto mar-
chase por tierra, con orden de juntar su alojamiento todas las no-
ches en un mismo sitio con los que navegaban por rio, despachando
antes los dos navios por el Rio de la Plata al Paraguay.
Ast caminaron muchas jornadas, siguiendo la derrota que llev6
Cabeza de Vaca, pero no con la misma felicidad, porque separindose
del cuerpo de los demas unos treinta y dos soldados, a buscar por
los bosques alguna comida, se alejaron tanto, que perdieron el tino,
no acertaron a incorporarse con los compafleros y 6stos los halla-
ron difuntos, a los pies de los arboles de palmas, a donde parece
se acercaban en busca de algln alimento.
M&s cautos con esta desgracia, trataron los demas de caminar
muy unidos, hasta subir por las serranfas a los dilatados campos
de su cumbre, cuyos naturales los recibieron con demostraciones
de regocijo: llegaron al Iguazd y a la Tibajiba, donde se concedie-
ron muchos dias al descanso de las excesivas fatigas, a que convi-
daba la fertilidad amena del pals y agasajo de los paisanos, cuyo
principal cacique, Suraband, lee provey6 de vituallas con abundan-








- 17 -


Pasados los primeros desagradables mementos, provoca-
dos por Irala contra el capitan Trejo, a raiz del abandon,
de la fundaci6n iniciada y solucionada la cuesti6n en la Me-
tr6poli favorablemente a 6ste, que se le declaraba libre de la
prisi6n a que le habia sometido Irala, Trejo, en la calma apa-
cible de la virtud, empefiosamente procur6 former su hogar;,
y lo consigui6, formfndolo cristianamente glorioso.
Al morir, en 1559, dejibalo formado de tres hijos, siendo
el primero nuestro obispo.
En 1561, Maria de Sanabria pas6 a segundas nupcias con,
el entonces gobernador de la Asunci6n del Paraguay, Martin
SuSrez de Toledo, cuyo primer fruto fu6 el famoso Hernan-
darias de Saavedra, continuindose asi la noble y virtuosa es-
tirpe (22).


cia generosa y les di6 gulas hasta el rio Ubay, donde hicieron otra.
larga mansi6n en un pueblo de guaranies, que llamaron en adelante
el aslento de la iglesia, porque Don Hernando de Trejo fabric aqul
una casa de oraci6n, en que se juntaban los indios de la comarca
a olr de boca de los religlosos la divina palabra y ser instruidos en
los misterios de la fe.
Bajando en .balsas y canoas por Ubay a cierto pueblo de indios.
llamado Aguara6, fud en 61 afn mas prolija la demora de esta gente,
porque el sitio les pareci6 muy acomodado para fundar un pueblo
de espafloles, en que convinieron todos, con tal que lo aprobase el
general Irala, a quien dieron aviso de su designio; pero slendo
negative la respuesta, marcharon hacia la Asunci6n, donde, aunque
los recibi6 Irala con grande sefiales de alegria, hizo con todo eso
grave cargo al capitan Trejo, por haber abandonado el puerto y
poblacl6n de San Francisco; y no satisfaciendo su descargo, lo
mand6 prender y tuvo privado de todoe empleo, hasta que sobre er
caso hubo result de la corte y fud dado por libre.
(22) Hernandarlas, nacido en 1561, hijo de Martin Suarez de
Toledo y de Maria Sanabria Calder6n, hija dsta del adelantado Juan
de Sanabria Calder6n, segfin Ruiz Diaz (Hist., lib. II, caps. I y LXV),








- 18 -


IV


De estos antecedentes, y aunque no con sentencia defini-
tiva, podemos colegir cuAl fuera el lugar del nacimiento del
obispo Trejo.
Unos le han sefialado la ciudad de la Asunci6n; otros la
de San Francisco, ciudad fundada por el padre y en la que
contrajera matrimonio. Nos inclinamos a esta iltima sentencia,
En general, por los cronistas se fija el afio 1554 para el
nacimiento de Trejo y Sanabria, esto es, al afio despues de
haberse iniciado la fundaci6n de la ciudad. Ahora bien; todos
estin contests en afirmar que la duraci6n de dicha fundaci6n
fu6 a lo menos de un afio; y por lo tanto, el nacimiento de
Trejo hubo de coincidir en ese afio, antes o al tiempo de la
despoblaci6n, que se efectu6 en 1554.
Con mayor raz6n si se admite la sentencia de otros, que
atribuyen un bienio de duraci6n a la ciudad de San Francisco,
nos convencemos de la fecha y lugar del nacimiento de Trejo.
Tambien es comfin entire los cronistas sefialar este lugar
y la fecha del comienzo de 1553, a la celebraci6n del matri-
monio Trejo-Sanabria; siendo esto un argument mis que
nos afianza en el aserto de ser la ciudad de San Francisco y
no la Asunci6n la cuna del Iltmo. Trejo; lo que, por otra parte,


era sobrino del capitAn Cristobal de Saavedra y Ruiz Diaz Melga-
rejo. En el tomo IV de Escrituras pfiblicas aparecen unos Saave-
dra vecinos de la Rioja y Santiago del Estero que compran hacienda
en Santa Fe y creemos, dice E. Ruiz Guifiazfi, descendientes de
esta Maria de Sanabria.- Garay, obra cit., pAg. 227, not. 2. En la
misma obra se dice que los descendientes de Saavedra-Sanabria
se encuentran en Salta, Buenos Aires y PotosI: pAg. 228, not. 3.*.








- 19 -


afirman en t6rminos absolutos Lozano (23) y Ruiz Diaz de
Guzmin (24).
Trasladado a la ciudad de la Asunci6n en la alborada de
la infancia, pas6 en ella su nifiez, mientras la transitoria ciu-
dad de su cuna desaparecia hasta del recuerdo; y 6sta, sin
duda, fu6 la causa por qu6 cronistas como C6rdoba y Haroldo,
pusieron la Asunci6n como ciudad de nacimiento de nuestro
obispo (25).
De todos modos, lo que podemos afirmar con certeza his-
t6rica, es la inexactitud de la sentencia de Gil Gonzalez de
que naciera Trejo en la ciudad de Lima (26), dando asi oca-
si6n de errar a no pocos autores antiguos y modernos que le
siguieron, sin mayores investigaciones.
Llegada la edad propicia para la educaci6n y formaci6n
intellectual del joven Hernando, y considerando la falta de
colegios apropiados en la Asunci6n, la calidad de la persona
y la pingiie fortune que heredara preferentemente (27):


(23) Historia de la Conquista del Paraguay, t. II, cap. XV;
item: Historia de la CompaRia, lib.. VIII, cap. XX, pag. 794.
(24) Argentina manuscrita, lib. II, cap. XV.
(25) C6rdoba y Salinas: Cr6nlca del PerO, lib. VII, cap. VIII;
Francisco Haroldo: Lima Limata, p&g. 193.
(26) Theatro EclesiAst. de la Iglesia del Tucuman, fol. 52.-
Estrella de Lima, pag. 2, paragrafo 9.
(27) El capitAn Trejo habla asegurado el porvenir de su hijo
Hernando, en un codicilo afiadido a su testamento, en el cual dis-
pone: "OtrosI digo y declare q. como dicho thengo, Dios Nro. Seflor
me ha dado en la dicha Dofia Maria my mujer a Hernando Trejo
y a Dofia Maria de Sanabria mis hijos, los q. les son pequefios...
y para mejor se puedan alimentar y sustentar mando e mejoro al
dho. Hernando Trejo my hijo en el tercio de todos y cualesquiera
blenes y haziendas, dros. y acciones que yo he e thengo e tuviere
y me pertenecieren asy en esta dha. prov.a como en los reynos de
Castilla, y por su muerte hago la dha. manda e mejoro a la dicha








- 20 -


unido todo esto al just renombre que adquiria la ciudad de
Lima -Metr6poli entonces de la Nueva Espafia,--por sus
famosos maestros y sus centros educacionales florecientes,
donde acudia a formarse la nobleza criolla, Hernando fu6
enviado a cursar sus studios a esta ciudad, pr6ximamente el
afio 1567, a los catorce afios de edad.
Y fuese de la casa paterna, llevado por la vision de un
ideal grande y noble, para no volver a ella sino a los muchos
afios de ausencia, cargado ya de meritos y de fama, tal vez
el afio 1598, acompafiando a su hermano Hernandarias, en la
entrada triunfal que hacia a la ciudad de la Asunci6n, el
19 de julio de ese afio, donde por muerte de Juan Ramirez
de Velasco, fue nombrado gobernador y capitAn general.
Aunque no oportuno, es dulce el recordarlo, y mirar en el
recuerdo de la historic a los dos eximios personajes, que, des-
pu6s de muchos afios, se presentan a la casa materna para
alegrar con su presencia la veneranda ancianidad de la distin-
guida y virtuosa Dofia Maria Calder6n de Sanabria.
Es interesante la narraci6n de esta entrada triunfal de
los dos hermanos en la Asunci6n. Los vecinos sinti6ronse ani-
mados por entusiasmo indescriptible y se mezclaron en festive
acompafiamiento para former corona a los dos mAs celebres
paraguayos de aquel entonces.
LlevAronles procesionalmente, bajo palio, hasta la iglesia
en que les diera la bienvenida el provisor general, Ortiz Mel-
garejo, y desde alli a la casa materna, donde les esperaban los
suyos (28).


Dofia Maria de Sanabria, mi hijo y su hermana... hordeno e mando
por aqlla. y forma q. de dro. mejor aya lugar, que ansi es mi deter-
minada voluntad." Vid Ap6nd.
(28) He aquf c6mo un document perteneciente al archivo de
la Asunci6n del Paraguay, reflere el acontecimiento:









- 21 -


Recebimto. del Sefor Govdor.

En diez y nueve dias del mes de Julio de mill y quitos. y no-
venta y ocho afios, lleg6 a esta cibdad de la Asunci6n Su Seofa. el
Sefior Govdor. Hernandarias de Saavedra y junto con el Remo. Sefior
D. Fray Hernando de Trejo, Obispo de Tucuman, y a la entrada desta
ciudad fud puesta una puerta con su cerradura y llave donde estava
la just. y regimto. della, y como llegaron acompaflados con la ma-
yor parte de los vezinos y moradores desta ciudad, en cumplimiento
de lo q. Su Magest. mand6, Su Sefia. hizo la solenidad del juramento
que es uso y costumbre blen y cumplidamente, por el qual prometi6
61 guardar y cumplir todas las provisions reales y privilegios q. Su
Magest. y sus antecesores tienen fechas y concedidas a esta ciudad
y governn, y ansi fecho el juramento, el allrd. po. Sanchez Bal-
derrama le fu6 a dar la llave de las dhas. puertas y Su Sa. le man-
d6 q. las abriesen y ansi fueron abiertas y entraron en esta cibdad
acompaflados con los vezinos y moradores della, acavallo y fueron
hasta la Yglesia y casa del sefior San Slas, patr6n desta ciudad,
y a la puerta dellas estava un altar donde hicieron oraci6n y fueron
recebidos del Rdo. P. Provisor General deste obispado, Ro. Hortiz
Melgarejo con toda la clerecia y debajo de palio q. para ello tenlan
aparejado, Ilevaron en procesi6n al Rmo. Obispo hasta la Yglesia
Catedral desta dha. ciudad, con la reverencia y acatamto. q. se
require, donde hicieron oraci6n y ffea. el Sefior Reverendisimo
did y ech6 la bendici6n de prelado a todos los que se hallaron
presents y de alli fueron acompafiados hasta las casas de la mo-
rada de la Sefiora Dofia Maria de Sanabria, su seflora y madre,
donde quedaron con el placer y content q. se puede sinificar y
porque conviene q. en todo tpo. conste en c6mo en esta ciudad se
hace y hard lo q. Su Magest. manda, como leales vasallos suyos, lo
puse aqui por memorial en este libro de cabildo, como esflo. del y
su sena. del dho. Sefor Govdor. lo firmo de su nombre, por lo que
toca al juramento q. hizo a la entrada desta ciudad y ansi mismo
la just. y regimto. q. aqui firmaron sus nombres en como lo avian
e obieron por recebido al dho. ofo. y cargo de su Gobernador y
CapitAn General y Justa. Mayor en nombre de Su Magest. y de sus
reales poderes no embargante q. ya estara recevido en su nombre
el Capitan Don Antonio de Afiasco, su Tente. General de Govdor.,









- 22 -


por virtud de un traslado de sus poderes q. en este Cabildo pre-
sento en veynte y trees dias del mes de Abrill de mill y quitos. y
noventa y ocho afios, en fd de lo qual lo flrmd de mi nombre

Hernandarias de Saavedra
Don Antonio de Afiasco
Po. Sanchez Valderrama
Lucas de Balbuena
Po. de los Rios
Go. Diaz Adorno
Ino. Garcia de Villamayor
Agustln Cantero
Ante mi: Ino. Cantero
Eno. Pllbco. y Cabdo.

Con fallecimiento del Gobernador Juan Ramlrez Velasco, fud
nombrado Gobernador y CapitAn General interino Don Fernando
Arias de Saavedra, que fud recibido con much pompa, en compa-
fiia de su hermano uterino el Sefior Trejo, Obispo de TucumAn, el
19 de Julio de 1598.



















CAPITULO II


BIOGRAFIA



"Hijo desta Provincia, donde fue provincial".


SUMARIO: Caracteristica de la familiar Trejo y Sanabria.-
Indole moral del joven Hernando.-La educaci6n en Lima.-Vo-
caci6n eclesiastica. Ingreso de Fr. Hernando en el Instituto
Franciscano. Profesi6n. Virtudes que le distinguen.- Sus estu-
dios en Lima. Progresos en los mismos. El sacerdote. El
catequista.--El orador de fama.--Sus xitos oratorios. -El te6-
logo y canonista. El provincial. Su acci6n en este oficlo. El
capltulo franciscano de 1593 y Trejo.- Real c6dula de su promo-
ci6n al obispado de TucumAn. Conclusi6n y resume.



I


Entre los titulos que tiene al merecido elogio la familiar
Trejo y Sanabria, el mAs honroso es el de la piedad.
Como los individuos, las families tienen una nota carac-
teristica, una historic dom6stica, pequefia o grande, que se
trasmite en herencia y que forma el caricter y la psicologia
de los descendientes.
Para admirar esta cualidad, esta virtud dom6stica, no son
necesarios los detalles minuciosos; los pocos que se conocen








- 24 -


*de la familiar Trejo y Sanabria tienen la virtud de los prin-
,cipios que ilustran y explican los hechos y produce verdadera
satisfacci6n a los que piensan que la principal riqueza del
ehogar es la piedad, que encuentra su formal apoyo en el temor
de Dios, que a su vez es perfecci6n del hombre.
Ella, que levant6 iglesias en su trinsito a la Asunci6n,
.que construy6 oratorios en Plasencia (I), que fund pingiies
capellanias en Indias como en Espafia (2), fue modelo de
virtudes y de piedad que legaron a sus hijos, como herencia
sagrada y perpetua.
De esta piedad fu6 el joven Hernando una fulguraci6n;
ella fu6 luz que ilumin6 sus pasos, fuerza que le animara en las
grandes acciones de su vida.
Por eso, no es extrafio que respondiese con Animo generoso
a las inspiraciones de la vocaci6n religiosa y que se entregase
a ella desde que vino a la ciudad de Lima, ingresando en la
familiar franciscana de la Provincia del Peri, c6lebre entonces
por las virtudes her6icas de sus frailes y por los progress
que realizaba en la predicaci6n evangelica y catequistica de
los indigenas.
Asi, el que viniera a Lima a cursar studios, impulsado
fuertemente por la psicologia de su alma serifica y de su co-
raz6n candoroso y puro, hizo de la austeridad y privaciones
franciscanas la norma de su vida; y del claustro del Perut,
el confidence de sus casts amores.


(1) En el testamento de Trejo, se lee: "Item: digo q. por
cuanto mi madre md6. hazer una hermit de Ntra. Sefiora de las
Nieves en el lugar de las casas de Milan e para ello md6. no mis
q. cinco mill mars. e yo no lo hize por su poco dinero y no se poder
hacer nada con ello, mando que se den pa. con que hacer la dicha
hermit otros diez mil mars. demas de los cinco mill".
(2) Clausulas primeras del testamento del capitAn Trejo.








- 25 -


La abundancia y los tapices del alcazar paterno, no habian
despertado en 61 amor al refinamiento ni al goce de la vida;
y se encontr6 bien entire las estrecheces monasticas.
Las cr6nicas nos hablan de sus primeros afios de religion,
,de su vida de estudiante, de sus fervores y celo insuperables
por la conversion de los infieles.
Nos dicen que, transportado a la contemplaci6n de los
misterios en el nuevo estado que abraz6 a la edad de quince
afios, fu6 vidente, amigo de las almas, enamorado de Dios,
,celosisimo de la observancia regular y que, todo 61, como se
dijo luego, fu6 perfecto religioso".
Estas apreciaciones de la condici6n moral del nuevo levita,
vislumbran ya la actuaci6n decisive y benefica que tendra en
la orden a que ingresa; nos convencen de que ella fue de alto
ejemplo y estimulo para sus compafieros de habito y de altas
y positivas ventajas para el institute serifico.
Es cierto; en su infancia no se encuentran huellas de
defectso, ni de claudicaciones y ligerezas en su juventud. Las
luchas para adquirir el dominio y el gobierno de si mismo, se
lo habian dado pleno sobre las fragilidades de la naturaleza,
y a su joven edad no sentia mas pasi6n que la muy generosa
*de la virtud y de la ciencia.
Aunque con datos escasos y fechas aproximadas--pues
no hemos tenido la suerte de conseguirlos mis abundantes y
explicitos, podemos reconstruir el primer period de la vida
religiosa y cientifica de Fr. Hernando.
El convento franciscano de Lima, fundado en el afio
de 1535 (3), era a la saz6n muy c6lebre y en todas las gober-


(3) Hablando de la fundaci6n de este cdlebre convento, el
cronista Salinas dice: "Luego que Don Francisco Pizarro fundara
a Lima el aflo 1535, vinieron nuestros frailes franciscanos de Pa-
'chacana (donde ya tenlan convento cuando Pizarro estaba en Xau-








- 26 -


naciones del Peru se le reconocia, con general aplauso, como
seminario de varones santos y sabios, cuando solicit su admi-
si6n en 61 el joven Trejo. Recibi6le en calidad de aspirante
el entqnces guardian Fr. Diego de Medellin- despues pro-
vincial y obispo de Chile, haciendo luego el aiio de probaci6n
bajo la direcci6n del P. Juan de Mora, de ilustre prosapia y
de eximias virtudes, las que supo infundir en sus novicios (4).
Fu6 admitido a la profesi6n el siguiente aiio de 1569, por
el provincial Juan de Campo, siendo comisario general del
Perui el P. Luis Zapata.
La humildad, el celo, la observancia y las prActicas del
espiritu fueron las virtudes salientes que caracterizaron la
primera etapa de la vida religiosa del joven, que en la edad
madura debia poseerlas profundamente arraigadas.
Con la profesi6n empez6 a cursar los studios superiores,
en su convento.
"Como estudiante, dice un cronista (5), era de grande
y capaz entendimiento, felicisima memorial, admirable juicio,
moderado, claro y desembarazado. Pensaba y pesaba primero
bien lo que habia de hacer y decir; y asi en los consejos y
discusiones escolares valia much su voto, por ser de ordinario
el mAs acertado y el que mejor daba en el punto del asunto."
Estas palabras del ilustre Haroldo, transcripts por Gon-
zaga, son un trasunto de la superior inteligencia y extraordi-
nario talent de Fr. Hernando, presagiando desde luego lo


xa) y el P. Francisco de la Cruz pidi6 sitio y habidndoselo dado
y sefialado, el marquis edific6 un convento apartado de la primer
plant de la ciudad, y segtn el arzobispo Gonzaga, se traslad6 at
centro de la ciudad el afio siguiente 1536, mediante la diligencia
del P. Custodio desta provincial, Fr. Francisco Marchena".- H isto-
ria del Peru.
(4) Diego de C6rdoba y Salinas: Cr6nica del Perl, lib. II.
(5) Francisco Haroldo: Lima.








- 27 -


que seria mis tarde, cuando a la aplicaci6n y al studio pu--
diese afiadir la experiencia de la vida.
Los studios, de reciente fundaci6n en el convento de
Lima (6), estaban florecientes, bajo la direcci6n de sabios y
experimentados profesores; cursaban estudiantes talentosos y
de renombre hist6rico, como los hermanos Or6 y con ellos
media Trejo su intelectualidad, sobresaliendo con lucimiento
en los actos escolares y acad6micos.
Es, pues, muy acertada la afirmaci6n de algunos cronis-
tas, que dicen lleg6 a ser "int6rprete y hombre de consejo"
cuando s6lo le faltaba la autoridad de las canas. Versado en-
las ciencias eclesiAsticas como en el espiritu de la legislaci6n
que regia, sobresalia por su criterio recto y riguroso en la.
aplicaci6n de los cAnones.
Las pocas letras y pastorales suyas que al present se
conocen; sus informes, memoriales y cartas a la Metr6poli;_
las diversas providencias dadas en el gobierno de su di6cesis,
comprueban la just y renombrada fama de la intelectualidad.
superior del joven estudioso, que entonces se le clasific6 con
la expresiva y honrosa nota de "te6logo eximio, consumado
canonista y famoso orador".
Los studios conventuales, en las disciplines pertinentes,
no eran, bajo ningfn concept, inferiores a los que se cursaban,
en la entonces famosa Universidad de San Marcos; ellos estu-
vieron representados con perfecci6n en todas las asignaturas
que la 6poca reclamaba.
Esto nos convince una vez mas de que los conventos no
han sido nunca refractarios al progress cientifico, ni han omi-
tido diligencia para obtener la complete formaci6n moral e
intellectual de sus miembros, en los conocimientos y disciplines.
que las exigencias cientificas de cada epoca reclamaban; y,

(6) C6rdoba y Salinas: Cr6nica, lib. II, cap. VI, pig. 28.








- 28 -


-pudieron asi educar talents como Trejo y Sanabria, consu-
*mados sabios como Antonio y Diego Or&.



II

Con intuici6n y conciencia de elegido, fuese preparando
para el desempefio honroso del ministerio sacerdotal.
Trejo habia nacido para el sacerdocio. Su inclinaci6n, las
aptitudes y disposiciones morales que le caracterizaban, su
indole, su piedad y su educaci6n, todo forma un conjunto de
arguments morales que nos advierten su vocaci6n eclesiks-
,tica; que el altar, que el pontificado era la misi6n del ilustre
fraile.
La naturaleza y la profesi6n se hallaron en armonia y
-tan perfect e indisolublemente que se vuelve dificil separarlas,
-ain con el pensamiento, sin destruir al personaje y volver
infecundos sus talents.
Cuando ascendi6 al altar, el joven levita era ya consu-
mrado en la virtud del estado sacerdotal; llevaba el alma satu-
rada con el perfume de Aar6n y penetrada con el fuego del
ap6stol, que es civilizador y es abnegado, que es instrument
,de progress y centro de reacci6n y de cultural social.
Orden6se en Lima en el afio 1576, pr6ximamente.
Desde luego, su acci6n preferente fu6 la catequizaci6n de
los indigenas, en forma sistemktica y eficiente y con tan 6pti-
mos resultados, que los cronistas han recogido el eco de su
,acci6n catequista para divulgarla en la posteridad, como tim-
bre de gloria del nuevo sacerdote y como ejemplo digno de
imitaci6n para los que, como Trejo, han Ilegado a realizar su
vocaci6n en la consagraci6n sacerdotal.
Ahora, como entonces y como siempre, la catequesis-
-que es la divulgaci6n del Evangelio en forma clara y con-








- 29 -


cisa forma un articulo principal en el catilogo de los deberes.
del sacerdote y una exigencia imperative de su divina misi6n.
De ella depend la suerte de la religion en los pueblos y-
la suerte de los pueblos en la Historia.
Entre los educadores del pueblo que forman la noble
asamblea de artists que han de modelar los sentimientos y-
dibujar el alma popular, ninguno sobresale tanto como el cate-
quista, que, por la indole de su misi6n, vacia las almas de las
muchedumbres en el molde de la verdad que liberta y de la'
virtud que regenera y engrandece.
Esta noble y beneficiosa tarea, si le preocupaba, no le dis-
traia del studio, del que siempre fu6 amante.
El finis studiorum misce, no reza con el P. Trejo.
Amaba la soledad de su celda y en la soledad el studioo.
el cultivo de las ciencias, que, al lado de la virtud, serin siem-
pre el principal y honroso adorno del sacerdote.
Era Trejo, al decir de Haroldo, novicio, profeso y sacer-
dote, ejemplar de observancia y modelo de virtudes. Var6n
de rara prudencia y soledad, guard siempre en la religion,
un mismo estilo de vida observante y alcanz6 gloriosas vir-
tudes de si mismo con actos her6icos de mortificaci6n y humil-
dad. Por ello, al decir de Lozano, lleg6 a ser el mejor flor6n,
y honor grande de la orden serAfica en su famosa provincia de
los doce Ap6stoles del Perti.
El studio, unido a las cualidades superiores de su espi-
ritu, hicieron del P. Trejo y Sanabria un eximio y famoso
orador.
Los autores antiguos y no pocos documents, le presen-
tan como el mejor de los oradores sagrados de aquel tiempo.
Para ello poseia preparaci6n vasta y erudici6n profunda;-
conocimiento y experiencia de los insondables misterios del co-
raz6n del hombre y, sobre todo, idea cabal de la condici6n y
necesidades de los tiempos y de la sociedad en que vivia.








- 30 -


De vida ejemplar y alma celosa, de palabra fAcil y llena
,de unci6n, concurre en la persona del P. Trejo la nota clisica
Sdel elogio con que los antiguos clasificaban y engrandecian al
orador. Es el vir bonus dicendi peritus del preceptista latino.
La suya fu6 la catedra mis alta de su tiempo.
Alma virtuosa y buena, perito y hAbil en el decir, arrastra
las muchedumbres con su palabra inspirada; y, llevado en alas
,de la fama por las cAtedras de las principles ciudades del
Peri, le siguen atraidos por el imin de su notable oratoria.
Lima, Quito, Potosi son el teatro de sus mejores triun-
-fos oratorios; testigos del entusiasmo que suscitaba en las
almas el verbo inspirado y elocuente del insuperable orador
colonial del siglo XVI.
A estas cualidades, unia las dotes oratorias exteriores;
*su porte sefiorial y distinguido, modales cultos y nobles, su
estatura alta, flexible, su voz sonora, armoniosa y grave, el
aspect majestuoso y venerable, los ojos grandes y vivaces, la
frente espaciosa, eran otros tantos atractivos con que subyu-
-gaba los espiritus, otras tantas cualidades en que las cr6nicas
colocan el secret de sus 6xitos oratorios.
La nota distintiva, el verdadero comprobante de la fruc-
,tuosa predicaci6n evangelica, son las transformaciones morales
*que se realizan en los oyentes, las reacciones saludables hacia
la honestidad, la virtud y la pureza de costumbres.
La catedra de Trejo, que fue la mas alta de su tiempo,
'aparece sefialada con esta corona que, al propio tiempo que
la dignifica, convince de que el sacerdote que la ocupa es
digno del renombre hist6rico que le sefiala eximio orador y
religioso genial.
Trejo predicaba a Cristo, segin la norma trazada por el
ap6stol; Cristo renacia en las almas por la palabra fecunda
,.del orador.
El orador tiene una voz que no se empafia ni quebranta








- 31 -


en las rifias mundanas y apasionadas; que no se presta sino
para ser instrument de poder y persuasion divinas en las
almas; una voz a quien nadie responded sino inclinando la
frente o enjugando lAgrimas; que no se refuta ni se contra-
dice aunque asombre o hiera; que no habla en nombre de la
opinion que es fugaz, ni en nombre de la filosofia que es
variable y discutible, ni en nombre de la political que apasiona,
sino en nombre de Dios, contra el cual no se puede murmurar
sin impiedad, ni protestar sin blasfemia.
En esto est', sin duda, la raz6n del 6xito; pero no es
possible desconocer los dones divinos, las prendas sobrenaturales
que habilitan al sacerdote para que esa su palabra sea fecunda
y sus pensamientos penetren y conmuevan los espiritus.
Los problems que la organizaci6n social de la colonia
habia creado, la avaricia de los colonizadores y la inhumanidad
para con los indigenas, eran arguments preferidos por la
oratoria del P. Trejo, que si heria las pasiones de los unos,
sentia la satisfacci6n de ver moderados los excess y susti-
tuido a la forma opresora un trato mas humanitario en los
otros.

III

El nombre del P. Hernando de Trejo, al decir de Herrera,
era muy conocido y divulgado en el Peri; la fama de su
oratoria y el celo con que se empefiaba en la catequizaci6n,
le hicieron la persona mas popular de la region peruana.
La provincia franciscana, consagrando las altas cualida-
des que le distinguian, le eligi6 por superior en el capitfulo
celebrado el afio 1588, bajo la presidencia del comisario Pedro
de Molina.
No s6 que antes del provincialato, Trejo haya ejercido
otro oficio en la orden; presumo, sin embargo, por indicios








- 32 -


que se traslucen de las noticias de las cr6nicas, que ejerci6
el lectorado, para el cual, por otra parte, era de notoria capa-
cidad.
El provincialato, a que le Ilevaron sus mmritos, si era
honroso y eminente oficio, era tambi6n de grandes responsa-
bilidades, en aquellos tiempos sobre todo, en que reclamaba
excepcionales energies para organizer misiones, dividir doc-
trinas, former operarios y tender a las muchas y graves obli-
gaciones que el derecho indiano le imponia.
Sucesor de un prelado Ileno de actividad, cual lo fuera
el P. Juan de Vega, Trejo tenia que continuar la series de
provinciales que habian ilustrado y edificado la provincia fran-
ciscana del Peri, desde su fundaci6n en 1531.
Era el d6cimosegundo de la series de prelados y el primero
de la series de los provinciales criallos.
Este hecho habla grandemente en favor del P. Trejo.
El criollo habia sido excluido de los puestos piublicos, ecle-
siasticos y civiles; la opinion general y no pocas providencias le
consideraban de inferior capacidad que a los de la Metr6poli;
y ain hubo obispos, como los de M6jico, que dudaron si po-
drian admitirse al sacerdocio; y escritores como Acosta y La
Puente que le disputaron la habilidad y competencia hasta
para catequizar y ensefiar a los indios (7).


(7) Llamabase criollo, al nacido de espafioles; mestizo, al
nacido de espafiol e india; mulato, al nacido de espafiol y negra.
Referente al primero, Sol6rzano, hacienda la defense de sus
derechos y privilegios, refuta la sentencia contraria: "Y conviene
notarlo, dice, para convencer la ignorancia o mala intenci6n de
los que no quieren que los criollos participen del derecho y esti-
maci6n de espafioles, tomando por achaque que degeneran tanto
en el cielo y temperament de aquellas provincias que pierden
cuanto bueno les pudo influir la sangre de Espafla, y apenas los
quieren juzgar dignos del nombre de racionales, como lo sollan









- 33 -


Por eso es doblemente honroso para nuestro personaje el
que, siendo criollo, le discernieran la primera prelatura de la
provincial.


hacer los judios de Jesusalfn y Palestina, teniendo y menospre-
ciando por bArbaros a los que naclan o habitaban entire gentiles...
Pero yo no quisiera que varones tan doctors y prudentes hablaran
facilmente con tanta generalidad. Porque aunque no ignore que
las costumbres de los hombres suelen, como las plants, responder
al habito y temperament de las regions en que se crian y que
hay vicious que parecen estAn particularmente repartidos en las
mas de ellas... Bien se puede negar que las Amdricas tengan tan
comfin y absolutamente los muchos que las imputan... Fuera de
que, asi como entire cardos y espinas se dan rosas y de las bestias
fleras muchas se amansan, asi tambien no hay tierra, por destem-
plada que sea y malos climas, que no haya dado y dd muchas veces
Insignes y claros varones en virtudes, armas y letras, y que puedan
ser y hayan sido exemplo de las mas estimadas, como por palabras
express lo ensefi6 Juvenal, y ahora nueva y mas dilatadamente un
modern que escribi6 un libro de las costumbres o retratos de
todas las naciones, donde concluye diciendo: No hay region ilus-
trada de tan pr6spera o maligna estrella en cuyos naturales no se
ayan hallado a vezes asi vicios como virtudes en abundancia. Por-
que a cada uno de los mortales le concede algo propio o particular
el Autor de la Naturaleza, sobre lo que influye la de su patria...
Y si vale algo mi aflrmaci6n, puedo testificar de vista y de ciertas
oldas, de muchos criollos que en mi tiempo y en el pasado han
salido insignes en armas y letras y lo que mfs import, en lo s6lido
de virtudes heroicas exemplares y prudenciales, de que me fuera
facil hazer un copioso catalogo si ya otros no lo hubieran torado
a su cargo..."- Politica Indiana, lib. II, cap. XXX, pAg. 246.
Antes habla dicho: "Y llegO esto a tanto, que un obispo de
Mdjico puso en duda si los criollos podlan ser ordenados sacerdo-
tes... Y no parece que estuvo lexos de este sentir el P. Juan la
Puente, segln los males que de ellos dize, atribuydndolo a la cons-
telaci6n de la tierra, la cual juzgaba ser mejor para criar yerbas
que hombres de provecho... Algo de esto les imputa tambidn el








- 34 -


Respondi6 Trejo con honor a la confianza que depositaran
en su persona y tuvo la gloria de hacer revivir, bajo su go-
bierno, los entusiasmos y fervores serificos de los primitivos
tiempos.
Promovi6 la discipline regular en los conventos; encendi6
el celo de los operarios evang6licos; visit varias veces la
extensa provincia y sus custodias anexas, siendo 6stas las de
Tucumin y Paraguay, que entonces formaban en el catAlogo
de las del Peri.
Estas visits can6nicas, por el celo del provincial, eran
mis bien misiones n6madas, que en todas parties iban culti-
vando la moral evangelica, bautizando y ensefiando a los in-
digenas.
Tenia entonces la provincia varones ilustres en santidad
y ciencia: Francisco Solano en el Peri, Bolafios en el Para-
guay, Campo en Lima, eran otros tantos iluminados colabo-
radores del provincial Trejo y Sanabria, que se habia pro-
puesto, y lo obtuvo, hacer de la acci6n franciscana la acci6n
preeminente de la 6poca, el brazo mis vigoroso de la evange-
lizaci6n.
Asi se impuso a la consideraci6n y respeto de los hombres
de pensamiento y acci6n que dirigian la conquista; y fu6 el
fraile mAs popular, y prestigioso, y amado de su tiempo.
El valor real y positive de sus meritos y cualidades per-
sonales, su justamente difundida fama de orador de alto vuelo
y de eximio te6logo y canonista, su acci6n saliente en el pro-
vincialato, divulgaron su nombre dentro y fuera del conti-
nente.
El rumor de sus grandes triunfos, acompafiado con el
cAlido elogio y la celebrada fama de sus virtudes, Ilegaron a los


P. Jos6 de Acosta, diciendo que maman en la leche de los vicios..."
Loc. cit., t. I, pig. 245.








- 35 -


oidos del cat6lico monarca Felipe II, quien, interesado por el
bien general de estas gobernaciones y siguiendo el parecer del
Consejo de Indias que le presentaba ternas para proveer de
obispo al Tucumin, elige, como acto de reconocimiento y jus-
ticia a los meritos y altas cualidades, "al devoto provincial
Fr. Hernando de Trexo y Sanabria".
Son dignas de recordaci6n las palabras con que el consejo
de la Metr6poli present al monarca la meritoria persona de
Trejo; ellas encierran el mejor elogio del personaje y la mis
halagadora esperanza de engrandecimiento y progress de estas
regions.
Despues de constatar la vacant del Tucumin y recor-
dando las personas aptas y dignas para el desempefio del obis-
pado, en primer lugar, dice:
"Fray Hernando de Trejo, provincial de la orden de San
Francisco del Perb, letrado y predicador y de muy loable vida
y costumbres y que save la lengua natural de aquella provincia
y el virrey Don Garcia de Mendoza aprueba much su per-
sona" (8).
Las cedulas reales de la promoci6n al obispado, fu6ronle
despachadas el afio de 1592; cuando Ilegaron a su destino,
dos afios mis tarde, Trejo habia concluido el t6rmino de su
mandate provincialicio, que espiraba precisamente ese afio
de 1592.
El capitulo franciscano celebrado entonces en el Peri,
en la imposibilidad de reelegirle para un segundo trienio, que


(8) El afio 1592, el consejo present al rey Felipe II su pa-
recer y voto en favor de los RR. PP. Antonio Delgado y Alonso de
Miruefia, ambos franciscanos, para ocupar la silla de TucumAn,
racante por renuncia del Iltmo. Victoria; nombra S. M. a Fr. Her-
nando de Trejo y Sanabria, en Madrid, el dia 30 de mayo.- Archi-
vo Gral. de Indias, cat. S. Monteros, nilm. 7039.








- 36 -


al parecer lo vedaban las providencias existentes, le elige y
nombra Guardian de San Francisco de Jesfs de Lima, el con-
vento mis interesante y principal que poseia entonces la pro-
vincia del Peru. En 61 se educaban los novicios en several
discipline y los profesos cursaban los studios completes de
la carrera eclesiistica; alli florecian los mejores talents y
se cultivaban las her6icas virtudes religiosas; era el centro de
la vida serifica, el centro donde afluian las huestes francis-
canas para desparramarse luego en todo el vasto continent.
Trejo, colocado a la cabeza de este celebre convento, le
representaba laudable y dignamente cuando llegaron a sus
manos, en 1594, las c6dulas que le acreditaban obispo electo del
Tucumin, en cuya Silla su personalidad se transfiguraria, re-
produci6ndose en una series de obras altamente regeneradoras,
las que le enaltecen en la historic de America.

*

Tales son los origenes, a grandes rasgos delineados, del
Iltmo. Trejo y Sanabria.
Nacido de una estirpe noble por sangre y por virtudes, a
la sombra del claustro franciscano-bajo cuyo sayal milit6
con honor, form su espiritu y cultiv6 su talent; fu6 ejem-
plar religioso, sacerdote de alta alcurnia y vastisima prepa-
raci6n, active y celoso en el desempefio del alto ministerio,
orador notable, eximio te6logo y canonista.
Su personalidad se ilumina en la propia luz de su espiritu
superior y genial, y ocupa un lugar preeminente en el con-
cierto de los prelados provincial, guardian y obispo, de
la jerarquia eclesiAstica en que la justicia distributiva le colo-
cara, para ilustrarlos en vida con sus talents e iluminarlos.
despues con la lumbre esplendorosa de sus obras.























ACCI6N SOCIAL























CAPITULO III


LA ORGANIZACI6N ECLESIASTICA EN AMERICA

OBISPADO DEL TUCUMAN



SUMARIO: Conquista spiritual de Amdrica.-Elogio.-Orga-
nizaci6n de la jerarqula eclesigstica de Indias.- Fundaciones.- El
Regio Patronato; su origen y extensi6n.- El Patriarcado de Indias.
Autores regalistas y concept real del Patronato.- Evoluci6n ecle-
siastica. Primera organizaci6n: arzobispado de Lima y sufraga-
neos.-Plan de reform presentado por el Iltmo. Trejo y Sanabria.
Memorial famoso. Trejo autor de la nueva organizaci6n de la
Iglesia americana.- Resumen de esta misma.- Queda en vigencia
el plan de Trejo.- Erecci6n del obispado del Tucum&n; su Bula.-
San Miguel del Tucuman, cabeza del obispado. Litigio con San-
tiago del Estero.--Los trees primeros obispos.-Noticlas biogr&fl-
cas. Testamento del Iltmo. Ger6nimo de Albornoz.--El seflor
Victoria y sus obras. Sue contradicciones y trabajos; se destierra.
Su defensa.- Elecci6n del Iltmo. Trejo y Sanabria.-Documentos
ilustrativos.


I


Consecuentes con la indole y naturaleza de la conquista
de America por Espafia, la evangelizaci6n y cultural religiosa
de estas vastas regions se impuso a la conciencia de los reyes
como un grave precepto, que ellos, escrupulosa y sinceramente,








- 40 -


respetaron. Cumplimentando este deber, constituyeron el ca-
ricter especial de una conquista que pueden, y con orgullo de
la hidalguia de Espafia, presentar como modelo de conquista.
El espiritu espafiol, eminentemente active; espiritu de fe,
de religion y patriotism, se vaci6 con el ardor de los cruzados
en esta expedici6n religiosa mis que political, cristiana mis
que commercial; encuadrada en el molde de los ideales de un
espiritualismo que regenera y civiliza y no precisamente en los
mezquinos sentimientos de intereses y especulaciones humans.
El testamento de la que pudi6rase Ilamar madre de Ame-
rica, Isabel la Cat6lica, es todo una comprobaci6n de estos
antecedentes; 61 s61o forma el grandiose cuadro de una reina
que, despu6s de entregar generosa y her6icamente sus joyas
para la expedici6n, entrega las joyas ain mis preciosas de su
alma, que son las virtudes fe, esperanza y caridad,- para
que se derramen como lluvias de civilizaci6n y cultural moral
entire los indigenas, poseedores de una tierra flamada a ser la
esperanza de la libertad political y social en el future: la tierra
de promisi6n para la humanidad, adonde agruparian sus hoga-
res todas las razas (i).


(1) Las frases que constitulan parte del testamento de la
Reina y fueron luego el texto de la ley primer, titulo diez del
libro sexto de la Recopilaci6n de Leyes de Indias, son del tenor
siguiente:
"Cuando nos fueron concedidas por la Santa Sede Apost6ica
las islas y tierras firmes del mar Oceano, nuestro principal intent
fud de procurar inducir y traer los pueblos de ellas y los convertir
a nuestra santa fd cat6lica, y enviar prelados y religiooso, cldrigos
y otras personas doctas y temerosas de Dios para instruir los veci-
nos y moradores de ellas y los convertir a nuestra santa fM cat6lica.
Suplico al Rey mi Sefior, muy afectuosamente, y encargo y mando
a la princess mi hija, que asi lo hagan y cumplan, y que bate sea
su principal fin, y en ello pongan much diligencia y no consientan








- 41 -


Es excusado traer documents en comprobaci6n de lo que
esti en el ambiente hist6rico y ha pasado a la posteridad como
timbre de gloria para conquistadores y conquistados.
Asi debia ser, dado el caricter y la educaci6n de la Espa-
fia del siglo XVI, y la indole de las concesiones que le hicieran
los Pontifices Romanos, que, al decir del marques de Lema,
hablando de Alejandro VI, "concedi6 a los Reyes Cat6licos
el seiiorio de las Indias y la posesi6n de los diezmos que alli
se percibiesen, siempre que asegurasen la satisfacci6n de las
necesidades religiosas en las colonies y la dotaci6n previa de
sedes e iglesias catedrales suficientes y proveyesen de medios
a los ministros del culto". Con el establecimiento y conserva-
ci6n de esas sedes episcopales debia quedar, por consiguiente,
realizado el fin que persiguieran los Reyes Cat6licos, en lo que
se refiere al orden religioso (2).


ni den lugar a que los indios vecinos y moradores de dichas islas
y tierras firmes, ganados y por ganar, reciban agravios algunos en
sus personas y bienes; mAs manden que sean bien y justamente
tratados; y sl algdn agravio han recibldo, lo remedien y proven
de manera que no se exeda cosa alguna lo que por las letras apos-
t6licas de la dicha concesi6n nos es inyungido y mandado..."
Con el mismo sentimiento escribla el Rey Felipe IV, un siglo
y medio mas tarde, al Virrey de Mdjico:
"Quiero que me deals satisfacci6n a mi y al mundo del modo
de tratar esos mis vasallos; y de no hacerlo, con que en respuesta
de esta carta vea yo ejecutados ejemplares castigos en los' que
hubieren exedido en esta parte, me dar6 por deservido; y aseguraos
que aunque no lo remedleis, lo tengo de remediar y mandaros hacer
gran castigo de las mas levels omisiones en esto, por ser contra
Dios y contra ml y en total ruina y destrucci6n de esos mis reinos,
cuyos naturales estimo y quiero que sean tratados como lo merecen
vasallos que tanto sirven a la monarqula y tanto la han engran-
decldo."- Recopilacl6n de Indias: ley 23, tltulo X, lib. VI, R. I.
(2) Marquds de Lema: La Iglesia en la Am6rica Espafola.








- 42 -


Y asi se explica el por que los reyes espafioles estos
"vicarios apost6licos", como se constituyeron de nombre y de
hecho se esmeraran en la organizaci6n del poder y jerarquia
eclesiistica en Am6rica; en fundaciones y dotaciones de igle-
sias, sostenimiento del culto y operarios evangelicos, abriendo
con profusi6n y largueza el tesoro del Estado, que nunca fu6
corto en estos desempefios.
Nos explicamos igualmente el por qu6 del Patronato regio
que se extendia a "todas las iglesias, metropolitanas, catedra-
les, colegiales, abadias, prebendas y beneficios" (3).
Asi se formaron los obispados y los distritos de jurisdic-
ci6n eclesiistica en America, cuyos limits los prelados queda-
ban obligados a respetar (4); y asi tambien la munificencia
regia echaba los cimientos al amplio derecho de patronato,
que las leyes can6nicas le acuerdan y que el Pontifice Julio II
le declar6 en posesi6n (5).


(3) Recopilaci6n de Indias: Lib. I, titulo VII, leyes 2 y 3.
(4) Obra cit., lib. I, tit. II, leyes 1, 2 y 3.
(5) Bula: Universalis Ecclesiae, 28 de julio de 1508.
Apuntes hist6ricos: La Iglesia espaflola estuvo regida por un
derecho que no era el comlin de la Iglesia, sino especial y propio,
y que bien puede apellidarse derecho eclesiistico hispano-america-
no. El punto sustancial de esta legislaci6n es el regio patronato,
sostenido no solo por las reglas comunes y ordinarias que rigen
dichas relaciones, sino tambidn por las concesiones y gracias ema-
nadas principalmente de los Papas Alejandro VI, Julio II y Cle-
mente VIII, en favor de los Reyes Cat6licos espatfoles.
Alejandro VI public trees bulas en este sentido: la primer eI
4 de mayo de 1493, concede a los reyes de Espafla el domino y
sefiorlo del Nuevo Mundo; la segunda, en la misma fecha, exten-
diendo a ellos las gracias, privilegios e indultos concedidos a los
reyes de Portugal sobre sus tierras conquistadas en el Africa, pot
la Santa Sede; y la tercera, del 14 de noviembre de 1501, por la
cual le concede perpetuamente la propiedad de los diezmos en









- 43 -


Como origen y fundamento, pues, del patronato, se reco--
noci6 aqui el aforismo can6nico: "Patronus faciunt: dos, cdi-
ficatio, fundss.


America y aun la facultad de gravar las rentas eclesisticas conw
pensions determinadas.
Julio II, en 1508, concede el derecho perpetuo de presentaci6n
a todos los beneficios mayors de Amdrica, prohibiendo la ereo-
ci6n de iglesias, monasteries, etc., sin el consentimiento expreso'
de los mismos soberanos.
Clemente VIII, por su bula de 1594, renueva, confirm y recuer-
da todos estos privilegios.
Desde el descubrimiento hasta principios del siglo XVII, se-
habian sucedido en el trono de Castilla s6lo cuatro monarcas, y
Felipe III que subia al trono en ese tempo, encontr6 el uso y
derecho de patronato perfectamente reglamentado por aquellose
antecesores.
Celosos en alto grado de sus prerrogativas, los monarchs es-
pafioles, para evitar hasta la posibilidad de su menoscabo, dispu-
sieron que los virreyes y presidents de audiencias vigilasen para
no consentir ni en el mAs leve agravio a estas regalias. Y de aqun
nacieron dos instituciones al parecer legales--como consecuencia
de ese amplio patronato,-y que luego fueron causa occasional de,
abuses y desacuerdos entire los dos poderes, eclesiAstico y civil, con
escandalo piblico de los habitantes: El exequatur y la apelaci6n ab
abusu, que se llam6 recursos de fuerza.
La una impedla la publicaci6n de bulas, breves y otros docu-
mentos eclesisticos sin el beneplAcito, conocimiento y pase de los:
reyes, mientras la otra autorizaba a todas las personas que se cre-
yesen perjudicadas para apelar de la sentencia del juez eclesiAstico
a un juez civil o a las audiencias, bajo pretexto de resarcir los;
agravios ocasionados por aqud1.
Ambas disposiciones, nacidas con el esplritu de precauci6n
para conservar inc61ume la autoridad absolute en America, al'
principio fueron simplemente medidas preventivas y prudenciales
que la Iglesia lleg6 a tolerar por considerarlas nacidas de un celo-
cristiano y recta intenci6n de los monarcas; pues, sin maniflesta-








- 44 -


Derivando de la edificaci6n, dotaci6n y fundaci6n de igle-
sias, tomadas en conjunto o separadamente estas tres fuentes
can6nicas, como tambien de las amplias y especiales concesiones
hechas por la Santa Sede a los reyes, ejercitaron este derecho
amplia y extensamente, respetando solo al dogma y a la moral.
Toda otra manifestaci6n eclesiAstica se regia por el patronato,
,que, si al principio fu6 carga que los reyes llevaron con alta
dignidad y honrosamente, luego, como en todo lo human, no
estuvo exento de extralimitaciones que reducian al Pontifice casi
a la condici6n de extrafio en su propia casa y con los recursos
de fuerzas, paralizaban de hecho la acci6n de los tribunales y
prelados eclesiisticos.
Exceptuando lo puramente spiritual, todo caia bajo la
acci6n de los reyes; nombraban obispos, y sin aguardar su
confirmaci6n los enviaban a administrar su di6cesis; creaban
y deslindaban 6stas y a veces las hacian funcionar antes que
llegase la instituci6n y erecci6n can6nica de las mismas.
Estos hechos son importantes, principalmente para la
apreciaci6n de detalles cronol6gicos, en las erecciones de di6-
cesis y nombramientos de obispos.
Al rey, y no directamente al Papa, presentaban los obis-
pos sus dudas y asuntos; al rey enviaban sus renuncias y sus
,quejas y el rey tenia derecho a aceptarlas, reprenderlos o tras-
ladarlos de sedes.
Tal era la extension del regio patronato, y fu6 tal vez esta
la causa que no consintieran los pontifices en la creaci6n de

injuria, no es possible afirmar que los monarcas espafioles, tan aman-
tes del derecho y la justicia, tan respetuosos como defensores sin-
ceros de las libertades de la Iglesia y sus poderes jurisdiccionales,
pretendiesen sostener el absurdo de que su autoridad regia fuese
superior a la autoridad spiritual de la Iglesia, ejercida por el Papa
y los obispos- que es lo-que en sintesis signiflcan en derecho esas
prerrogativas "del exequatur y recursos de fuerzas".








- 45 -


un patriarcado efectivo en las Indias, temerosos de un cisma
que, como el de Oriente, dividiese la unidad de la Iglesia.
Pio V concedi6 al rey Fernando la gracia de un patriar-
cado ad honorem, bajo condici6n expresa de que el Patriarca
estuviese en la corte de Madrid, con prohibici6n de pasar a
las Indias.
Sobre la extension y naturaleza del region patronato escri-
bieron con criteria regalista, muchos antiguos y no pocos mo-
dernos. Entre los primeros sobresalen los eruditos Sol6rzano,
Rivadeneyra, Villarroel, Covarrubia y otros (6); entire los
segundos, muchos de los mejores talents del pais (7).
Espiritus conservadores y conciliadores 6stos, hAnse em-
pefiado en el campo de las ciencias juridicas y sociales, en.
sostener el patronato como un medio efectivo de concordia
entire la Iglesia y el Estado y como un resort que perpetua-
mente ha de evitar conflicts entire los dos poderes, o, como
escribia el historiador Vicente L6pez: "el fnico medio conci-
liador que consideramos una necesidad moral y political de
los pueblos... El patronato le deja al dogma puro su 6rbita
de acci6n en las conciencias y pone en manos de la soberania
national lo que le corresponde, que es la superintendencia y la
designaci6n de las personas y agents humans y subalternos
de la Iglesia..." (8).
No hay que perder de vista que la Iglesia, al establecer
sus concesiones y consignarlas en el cuerpo de su legislaci6n,
para que sean estables y perpetuas, s6lo manifiesta su corres-


(6) Sus obras respectlvamente: Politica Indiana; Compendio
del regio Patronato Indiano; Goblerno eclesiAstico y pacifico y unl6n
de los dos cuchillos: pontlficio y regio; Los recursos de fuerzas.
(7) V. Quesada: Anales de la Academia de Filosofia y Letras,
tomo I, cap. II.
(8) Historia de la Reprblica Argentina, t. I, p&g. 387.








- 46 -


pondencia hacia los bienhechores, entendiendo siempre que son
aquillas meramente graciosas.
No esta, pues, el derecho de patronato enumerado entire
los derechos naturales, esenciales, inherentes e inadmisibles del
Estado como el regalismo defiende; ni ain entire los dere-
chos adquiridos con titulo de perfect y omnimoda transfe-
rencia, que indica la p6rdida absolute del mismo en la persona
*que transfiere.
El regio patronato habilitaba a los reyes de Espaiia a la
*organizaci6n de la jerarquia eclesiistica en Am6rica. Como se
comprende, desde luego, era necesario much tiempo para
realizar esta organizaci6n en que la Iglesia dejaba de regirse
,anormalmente more missionum, para establecerse regularmente
more can6nico.
Con laudable y empefioso celo, la Metr6poli realize esta
*obra, y cual si fuera su inica preocupaci6n e intent, extendi6
un plan de evangelizaci6n y organizaci6n complete y admi-
,rable, creando arzobispados, obispados, cabildos y curatos.



II


El gobierno eclesiAstico sigui6 la evoluci6n que el progress
*de las colonies hacia indispensable, exigiendo nuevas creacio-
,nes, dividiendo y subdividiendo obispados y vicarias, de acuer-
do con las necesidades geogrAficas y topogrAficas de las comar-
cas y armonizando en lo possible con la division political del
territorio.
Hasta el afio 1600, habia en toda esta region un arzobis-
pado con su sede en Lima, que extendia su jurisdicci6n a
toda la America, y que desde luego debia ser muy poco sen-
tida la acci6n metropolitan en las regions apartadas. Desde
4Quito al Paraguay, que comprendia el Rio de la Plata, s6lo








- 47 -


habia seis obispados, tan extensos, que se hacia impossible casi
la atenci6n spiritual de los habitantes y las visits pastorales
de los prelados, que, por mis fervientes y abnegados, se les
volvia dificultoso el recorrerlos; dificultad que venia a aumen-
tar la carencia de medios de transport, lo peligroso de los
caminos y lo despoblado de las tierras.
Por esta nuestra di6cesis del Tucumin, que se extendia
por mis de cuatrocientas leguas de sud a norte, y tocaba con
los limits del Paraguay y Chile, de naciente a poniente (9),
puede calcularse si era possible su atenci6n spiritual, sin que
el pastor se revistiese de fuerzas her6icas para entregarse a
la abnegaci6n y al sacrificio mis penoso, en aras del bien espi-
ritual de sus diocesanos.
Y no me pondria a recorder estos antecedentes de la his-
toria eclesiastica de America, si no fuese Ilevado por la nece-
sidad de establecer los origenes del obispado del Tucumin y
su condici6n, y por el prop6sito de constatar y hacer resaltar
como un timbre de justiciera gloria, la obra ben6fica y grande
realizada por el Iltmo. Trejo y Sanabria en el importantisimo
asunto de divisions y creaciones de sedes y di6cesis en Ame-
rica, que lo hacen acreedor al reconocimiento y veneraci6n de
toda la inmensa region americana.
S6 que con esta referencia rompo el hilo de la narraci6n
del personaje, precipitando los sucesos; el lector sabri discul-
par la digresi6n, que, si cronol6gicamente adelanta los hechos,
hace mis explicit el orden l6gico y la comprensi6n del asunto
que nos ocupa. Creo ser permitido alterar el orden cronol6-
gico, cuando la claridad y la 16gica lo reclaman.
El Iltmo. Trejo es el autor de la organizaci6n eclesiastica
de Sud-America, que, desde el afio 1609, ha regido cerca de
dos siglos, en que las necesidades inducidas por nuevas pobla-


(9) Lozano: Historia del Paraguay, lib. II.








- 48 -


ciones y el nuevo regimen politico, han modificado el plan del
gran obispo.
Por el afio 1600, mis o menos pues el document de
referencia estA sin fecha,-en descargo de su conciencia, afli-
gida por los inconvenientes que traia la organizaci6n eclesiis-
tica de entonces, nuestro obispo envia un memorial al Consejo
de Indias- document amplio en que con miradas de aguila
sintetiza, con la geografia del extenso territorio y su situaci6n
topogrAfica, el estado politico, econ6mico, social y eclesiistico
de todo el continent (o1).
En el dicho memorial, despu6s de asegurar que sus afir-
maciones tienen el valor de un testigo de visu, que habla como
que tiene experiencia de estas tierras y sus condiciones, por
haberlas recorrido, como provincial franciscano primero y
como obispo despues, desde Quito al Paraguay y al Rio de
la Plata y viceversa, traza, con profundo criterio, el nuevo plan
de organizaci6n de la jurisdicci6n eclesiAstica.
En este plan entra la creaci6n de seis obispados sobre los
existentes, que se dividen y subdividen; la creaci6n de un
nuevo arzobispado en Charcas; y a cada obispado y arzobis-
pado se sefiala su poblaci6n, limits y ciudades que compren-
den, bajo un criterio que respondia a la mejor evangelizaci6n
de los habitantes y a la facilidad de los prelados para sus visi-
tas y trabajos pastorales.
En resume: la jurisdicci6n spiritual quedaba organi-
zada asi: "a los arzobispados de los charcas y Lima serdn su-
fragdneos: a los de Charcas cuatro obispados que son el de
Ariquipa, Chuquiabo, Tucumdn y Rio de la Plata, y al de
Lima seis obispados, que son Cuzco, Chile, Trujillo, Quito,


(10) Memorial del obispo TreJo al Rey. Arch. Gral. de In-
dias, Est. 122-3-5.









- 49 -


Panamd y Nicaragua, y desta manera estardn bien acomodados
y sin tan prolijos biases" ( I).
Deseoso de conocer las impresiones producidas en la Corte
por su memorial y no habiendo obtenido respuesta hasta el
afio 1607, interesado por el ixito de esta causa que concep-



(11) Memorial citado. He aquf lo pertinente:

Plan de organizacl6n eclesistica presentado por el Iltmo. Trejo
y Sanabria, y puesto en practice desde 1609
"Befior:
Por aber caminado toda la tierra del Perd desde Quito, donde
me consagre por no aber en otra prouincia obispo hasta el Rio de
la Plata que son cinco obispados y arcobispado de Lima y tambien
siendo Provincial de la orden de mi padre San Francisco y despues
de obispo aber confirmado desde Quito hasta el obispado del Para-
guay y en todos estos dichos obispados tener tanto cursso y expe-
riencia de toda la tierra me a parecido no descargar mi conciencia
si no daua auisso a vuestra magestad para poder diuidirse en
obispados acomodados conforme a su dignidad y descargo de vuestra
rreal conciencia y aunque otros abran dado memoriales ablaron
de oydas y si de vista sera alguna part de los dichos obispados
y ninguno puede dar mas entera relazion que yo ablando de vista
de todos ellos y asi me parezio que la division que se hizo del
obispado de las Charcas en el de Chuqulabo y Sancta Cruz hicieron
siniestra relazion a vuestra magestad, por quedar los obispados
muy cortos y pobres para poder sustentar la dignidad episcopal y
stguiendo este memorial creo sera mas acertado.
Lo primero que del obispado de las Charcas y del Cuzco arco-
bispado de Lima y parte del obispado de Quito se pueden hazer
seis obispados muy acomodados, asi en la distancia de las leguas
para que puedan ser visitados de los obispos, como para que puedan
sustentarse conform su dignidad.
Y porque la metropoli de Lima esta muy distant de los obis-
pados de Tucuman y Rio de la Plata, de que resultan muchos in-
convenientes, podria vuestra magestad acudir otra metropoli con
los obispados sufraganeos que por su orden pondre, abiendose de









- 50 -


tuaba de urgente necesidad, el 12 de mayo de ese afio, en una
'carta al rey, entire otras cosas, dice:
"Me pareci6 no cumplir con mi conciencia si dejaba de
dar aviso de lo que alcanzaba a entender de la organizaci6n


azer la division que en este digo: el obispado de las Charcas se
aga arzobispado, quedandole de tierra y distrito las prouincias de
los Charcas, villa de PotosI y las fronteras del valle de Misque,
Tarija, Tomina y Chicas, como lo tiene al present por aquesta
part y por la del mar Porco Atacama y el puerto de Arica, con
la costa de acia Chile, y Carangas, Quillacas y Toma Abes, y que-
-dara un arcobispado muy bueno para que el arcobispado lo pueda
visitar y descargar vuestra Real conciencia.
Otro obispado en la ciudad de La Paz con todos sus distritos,
que son: Pacajes, prouincia de Omasayo, los Andes, la Recaja y
valles de Chuquiabo, minas de Orior que entran en el corregimiento
de Paria y valle de Cochabamba y pueblo de Pocona con todos sus
Andes y los trees pueblos que estAn poblados en la Barranca, que son:
San Lorenzo de la Frontera, Santa Cruz de la Sierra y otro que
fund vuestro fiscal de la rreal audiencia de la Plata, y si la cathe-
dral se fundase en la villa de Oropesa, valle de Cochabamba, seria
mas acertado por estar mas en medio de su distrito.
Otro obispado en la ciudad de Ariquipa, que aunque a estado
todos estos afios trauajosa rrespecto del bolcan que rrebento, ya
ba con much mejoria y esperanca de que boluera a su ser: a este
.obispado se le pueden aplicar las prouincias de Chucuyto y pueblos
de Collas que confinan con la dicha prouincia, desde Paucar Colla
acia Canafia y Cananilla, ques distrito de Ariquipa desde Arica
exclusive asta la nasca exclusive, donde entra el ball de Moquegua,
Camana y los demas.
Otro obispado ques el de Cusco, con todo su distrito que tiene,
quitado lo que se da Ariquipa y queda con el restante del Collao,
Canas y Canches, Carauya, con el distrito de Guamanga, Cotabam-
bas, Omasayos, Parina, Cochas, con todo lo demas que confina con
el arzobispado de Lima.
Otro el arzobispado de Lima con toda la costa de la Nasca
asta Santa y la sierra, como lo tiene el dicho arzobispado y las








- 51 -


eclesiastica y division de obispados, como persona que ha cami-
nado muchas veces todas estas provincias...; y considerando
la disposici6n de la tierra y la comodidad que en esa disposi-
ci6n puede haber, he querido enviar memorial a V. A., acomo-
dando los distritos de manera que los obispos cumplan con
sus obligaciones; y aunque algunos puedan en esto dar su
parecer, pienso que ninguno como yo, por haberlo visto todo
- como por ser el obispo mis antiguo de todas las Indias. -
Porque habi6ndose de dividir, como digo, es muy grande inco-
modidad no haber mis de una metr6poli, me parece que se
haga otra en la ciudad de la Plata y sea arzobispado el de
las Charcas; sujetos a 61 los obispos que aparecen en mi me-
morial; y de esta suerte estarin c6modos y podrin con breve-
dad los pleiteantes seguir sus causes y buscar su justi-
cia..." (12).


prouincias de yangos Jauja, con la ciudad de Guancico y su distrito
asta confinar con Guamanchuca y Cajamarca.
Otro obispado en la ciudad de Truxillo con los llanos todos y
costa de la mar desde Santa hasta Payta y Tumbe ynclusibe y la
sierra, que son las prouincias de Guamanchuco, Cajamarca, Caja-
marquilla, Chaupiyungas y ciudad de Chachapoyas con todo su dis-
trito y pueblo de Moyobamba y la ciudad de Santiago de las Mon-
tafias, la qual con los llanos de Jayanca asta Payta y Tumbos so
quita a el obispado de Quito por estar mas cerca del de Truxillo.
El obispado de Quito se queda con todo lo que tiene quitada
la part que se sefiala y con esto quedan muy acomodados.
Y para los obispados sufraganeos que se an de hacer a los
arzobispados de las Charcas y Lima seran: a los Charcas quatro
obispados que son el de Arequipa, Chuquiabo, Tucuman y Rio de
la Plata, y a el arcobispado de Lima seis obispados que son: Cusco
Chile, Truxillo, Quito, Panama y Nicaragua y desta manera blen
acomodados y sin tan prolijos biajes."
(12) Carta del obispo del Tucuman a S. M., fechada en San-
tiago del Estero.- Arch. Gral., Est. 74, caj. 6, leg. 46 (manuscrlto).








- 52 -


Al pie de este document se encuentran los Ilamados con
que los oficiales de la Corte, al leerle, indican las providencias
que se tramitaban en el asunto contenido en el primer memo-
rial de Trejo y se manda juntar esta nota con el dicho me-
morial; se testifica igualmente que es asunto estudiado y se
consigna la resoluci6n de suplicar a S. S. expida las bulas a la
division a hacerse.
No conozco mis respuesta a este memorial de Trejo, que
las cedulas reales producidas poco despues, el afio 1609, hacien-
do efectivo todo lo que en 61 se contiene: creando los diez
obispados y el arzobispado de Charcas, con los sufraganeos
arriba sefialados (13).



III


El afio 1570, a instancia del rey Felipe II, el Papa Pio V,
por su bula "Super specula", erigia el obispado del Tucumin,
sujeto a la jurisdicci6n de Lima primero y a Charcas des-
pues (14).
Segin esta bula, emanada el 14 de mayo del afio dicho
y cuya traducci6n insertamos (15), la sede episcopal fue eri-


(13) J. Hernmez: Coleccl6n de bulas, breves y otros documen-
tos, t. II, secci6n 4.a.
(14) Hern&ez: obra citada.-Morelli: Fasti Novis Orbis, pa-
gina 23 y siguientes.
(15) Bula de erecci6n del obispado del Tucuman. Pio obis-
po, siervo de los siervos de Dios, para perpetua memorial. Colocadoe
por divina disposition, aunque sin mdritos proporcionados, sobre
la atalaya de la Iglesia militant, dirigimos continuamente las mi-
radas reflexivas de nuestra consideracion a todas las provincias y
lugares del orbe, principalmente a aquellos que por la misericordia
de Dios Todopoderoso han sido conquistadors del poder de nacionea









- 53 -


gida en Tucumin, ciudad del mismo nombre de la Provincia,

infleles y bArbaras por medio de los reyes y principles cat6licos y
prestamos gustosos nuestro eflcaz auxilio y diligencia, ya para que
en los mismos lugares, decorados con ttulos mas dignos, se im-
plante la religion cristiana, ya tambien para que sus moradores
robustecidos por la autoridad y doctrine de venerable pastores,
adelanten en la fe y no carezcan en lo spiritual del incremento
que han alcanzado en lo temporal. En efecto, como entire otras
provincias descubiertas en las islas de las Indias del mar Oceano,
bajo los auspicios de Carlos V, emperador de los romanos, de escla-
recida memorial, que entonces vivia, se encuentre una llamada Tu-
cuman, en la provincia del Peri, cuyos naturales carecen del cono-
cimiento de la ley divina, en la cual, aunque habitan muchos cris-
tianos, sin embargo, no se hall erigida ninguna iglesia cathedral, y
como nuestro carlsimo hijo en Cristo, Felipe, Rey cat6lico de las
Espaias, desee con piadoso afecto que en la dicha provincia sujeta
*a su dominion temporal por razon de los reinos de Castilla y de
Leon se ensanche el culto del glorioslsimo nombre de Aquel de
quien en el orbe de la tierra y su plenitud y todos los que habitan
en 61, y que los predichos naturales sean conducidos a la luz de
la verdad, y que se atienda a la salud de las almas, y que por
tanto el pueblo l1amado Tucuman, en la misma provincia, sea eri-
gido en ciudad y en ella se instituya una iglesia cathedral.
Nos despues de haber tenido una madura deliberacion sobre es-
tas cosas con nuestros hermanos, siguiendo el consejo de ellos a
m6rito de las humildes stplicas del susodicho Rey Felipe sobre
este particular; para alabanza y gloria de Dios Todopoderoso y
honor de su gloriosisima Madre Maria y de toda la corte celestial,
y para exaltacion de la misma fe catdlica, con autoridad apost6lica,
por el tenor de las presents, erigimos e Institulmos perpetuamente
el predicho pueblo en ciudad, que se Ilamara Tucuman y en ella una
iglesia cathedral, bajo la advocacion de Pedro y San Pablo para un
obispo que se ha de Ilamar del Tucuman, que haga construir la
*dicha iglesia y en ella y en su ciudad y di6cesis procure que se
predique la palabra de Dios, y convierta a sus naturales infleles
al culto de la fe ortodoxa e instituya y confirm en la misma fe
a los convertidos, y les imparta la gracia del bautismo, y tanto a









- 54 -


que entonces se conocia con el nombre de San Miguel, segin

los asl convertidos como a todos los demas infeles que more en
la tal ciudad y di6cesis o que a ella pasaren, administre y haga y
procure que se administren los sacramentos de la Iglesia y demas
bienes espirituales, y pueda por lo demas en la predicha Iglesia,
ciudad y didcesis, ejercer libremente la jurisdiccion, potestad y
autoridad episcopal; y erija e instituya dignidades, canonicatos,
prebendas y otros beneficios eclesidsticos, con y sin cura de almas,
y conflera y establezca las dem&s cosas espirituales segun enten-
diere convenir el aumento del culto divino y a la salud de las almas
de los demas habitantes; y que en cuanto al derecho metropolitan
estd sujeto al arzobispo de la ciudad de los reyes (que es el mas
vecino), quo por tiempo existiere; y que de todos los proventos
que allf hubiere en cualquier tiempo (fuera del oro, la plata y otros
metals, perlas y piedras preciosas, que decretamos queden libres
a favor de los reyes de Castilla y de Leon que por tiempo exis-
tieren) pueda libre y licitamente exigir y percibir los diezmos y
primicias que correspondent por derecho, y asimismo los demas
derechos episcopales segun lo perciben los otros obispos en las
Espaflas por dereclio o costumbre; con sede y mesa y demas insig-
nias y jurisdicciones episcopales, como tamblen con las inmunidades,
privilegios y gracias que las otras iglesias catedrales y sus obispos
en las mismas Espafias, por derecho o costumbre, usan, poseen
y gozan o pueden usar, poseer y gozar de cualquier modo en lo
future.
Y a la misma Iglesia le concedemos por ciudad el predicho
pueblo asI erigido; y por di6cesis la part de dicha provincia, que
el mismo Rey Felipe estableciere y mandare establecer, fljando
limits (cuya mudanza como, cuando y cuantas veces pareciere
convenir la reservamos a Nos y a nuestros sucesores, los Romanos
Pontifices); y por clero y pueblo los naturales y habitantes de la
misma ciudad y di6cesis.
Asimismo a la mesa episcopal predicha le aplicamos y apro-
piamos por dote la rental annual de doscientos (200) ducados de oro
de cAmara, los que habran de ser asignados por el mismo Rey
Felipe de las rentas anuales que a 61 pertenecen en dicha Provin-
ela, hasta que los frutos de la misma mesa asciendan al valor de








- 55 -


el autor de los Fastos (16) y otros cronistas antiguos, como el
P. del Techo y Charlevoix.
Siguiendo la forma usada en las Indias en la erecci6n de
las di6cesis, primeroo se declaraba ciudad, luego en ella se
erigia la silla episcopal", la poblaci6n de San Miguel fue decla-
rada ciudad primera que ninguna en estas provincias: "Ac
propterea, dice la Bula, oppidum Tucuman nuncupatum, in
eadem Provincia, in civitatem et in ea Cathedralem Ecclesiam
erigi et institui. ." (17).


tales doscientos ducados desde ahora, como desde entonces y para
despues que hayan sido asignados.
Y ademas, con el mismo consejo y autoridad y segun el tenor
predicho, reservamos, concedemos y asignamos perpetuamente al
predicho Felipe y al Rey de Castilla y de Leon, que por tiempo
existiere, el derecho de patronato de presentar dentro del aflo, a
causa de la distancia del lugar, personas id6neas, para la susodicha
Iglesia erigida, cuantas veces ocurriere su vacant en lo sucesivo,
except esta primer vez, al Romano Pontifice, que por tiempo
existiere, para que por 1l, en virtud de esta presentation, haya de
ser institufda la persona presentada en obispo y pastor de la misma
Iglesia; come tambien para las dignidades, canonicatos, prebendas
y beneficios que se hayan de erigir, tanto desde su primer erec-
cion, despues que hayan side erigidos, come los que desde entonces
y en los sucesivos tiempos vacaren, al obispo de Tucuman que por
tiempo existiere, para que del mismo modo, a virtud de esta presen-
tacion, hayan de ser instituldos por 61 en lae respectivas dignidades,
canonicatos, prebendas y beneflcios.
A ninguno, pues, sea l1cito quebrantar o contrariar temeraria-
mente esta pagina, etc... (Es la conclusl6n ordinaria de las Letras
Apost6llcas en esta material .
(16) Morelli: obra citada, anotaciones, p&g. 239 y siguientes.
(17) "Esta poblaci6n de San Miguel dispute much tiempo a
la de Santiago el ser capital del TucumAn. Debia nu origen a Juan
Nlfiez de Prado, que la cre6 en 1550, treinta aflos antes que naciera
Santiago. Mas, habiendo sido destrulda por las inundaciones, cobr6








- 66 -


La ciudad de San Miguel, la que en los tiempos modernos
un president llamara "jardin de la Repfiblica, y en los antiguos
fuera denominada "ibotin" por los indios y por los primitivos
espafioles "tierra de promisi6n", siempre ha tenido grande y
reconocida importancia; la Iglesia no acostumbra establecer sedes
en poblaciones menores (18).

mA.s importancia la otra. De modo que a San Miguel correspondi6
la antigiiedad y a Santiago el regir la provincia."-P. Techo:
Historia de la Provincia del Paraguay, t. II, cap. XXVI, pAg. 119.-
"La ciudad del Barco tuvo su asiento en San Miguel y era recono-
cida por capital de la gobernaci6n; pero como no subsisti6 se tras-
lad6 esta dignidad a Santiago, y de aquf naci6 la porfta con que
los tucumanos pretendleron por largos afios que San Miguel era la
cabeza del TucumAn; el uso y el tiempo decidieron en favor de
'Santiago."-Lozano: Historia del Paraguay, lib. V, cap. X, p. 104.
(18) ,De d6nde proviene el nombre de TucumAn? Hay varie-
dad de sentencias, sin poderse comprobar con exactitud ninguna de
*ellas.
El senior Groussac ensaya, despuds de tantas, una nueva explica-
ci6n. La radical de TucumAn es utuc, designaci6n quichla, de algod6n,
y la desinencia- mn, que significa lado, hacia, de d6nde. UtucmAn
o Tucuman, seria de esta suerte el pats del algod6n. iPrevalecerS
esta version sobre la tan vulgarizada, que hace derivar el nombre
del pals del de uno de sus caciques prestigiosos del valle de Cal-
chaqul? Admiremos antes de todo la sabidurfa de Moussy, cuando
dice: "Tucumanhao dej6 su nombre a la provincia, ya desde antiguo
designada bajo el nombre de Tucuman." TucumAn, opina nuestro
auto, no puede venir de Tucumanhao, porque el compuesto serfa
en tal case mLs corto que el radical.
Es muy diffcil poner paz en estas discordias, cuando son in-
ciertos los tOrminos mismos en que se las planted. Escribase de
otro modo el nombre del cacique, y se escapa a la refutaci6n ante-
rior. Oigamos a otro author: "Tucuman, dice, deriva su nombre de
un cacique Tucman, que di6 el de Tuconanhahao a su pueblo, com-
puesto del suyo propio y de ahaho, que en la lengua de los calcha-
cques significa pueblo." Nuestro amigo el doctor LArsen, que ha








- 57 -


Con el merito de la antigiiedad, poblada por vecinos de
alta significaci6n, con f&rtiles campos y hermosos edificios (x9),
se distinguia preeminentemente entire las antiguas ciudades de
la Provincia.
Pero, situada en una region fronteriza de tribus belicosas,
que hacian dificil la seguridad personal y la tranquilidad de
los habitantes, perdi6 .en sus contiendas con Santiago del Es-
tero, que si aim no era declarada ciudad (20) ejercia, sin em-
bargo, superioridad y preponderancia, amparada en el derecho
que le asistia como cabeza de gobernaci6n. Por estas razones
y las diligencias y empefios de sus habitantes, Santiago del Es-
tero lleg6 a ser tambi6n cabeza del obispado.



IV


Establecida asi la sede del obispado del Tucumin en San-
tiago del Estero, pas6 much tiempo, un largo decenio, hasta

publicado con excelentes advertencias el Vocabularlo de la lengua
lule del Padre Machoni, se adhiere entire tanto a la etimologia que
hace derivar Tucuman de TucuimAn, que signifca frontera, por
cuanto Tucuman lo era para el imperio de los Incas.
Aventuremos por nuestra part otra etimologia, que nos fu6
sugerida en clerta ocasi6n por una persona competent: Tucu, sig-
nifica luz; y se lHaman popularmente "tucus" las lucirnagas que
bordan con sus brillantes chispas el manto azulado de la noche en
los tr6picos; imin es cabeza. Tendriamos de tal manera en Tucul-
man: Cabeza de luz o Cabeza luminosa, y que el caudillo de los
calchaquIes fu6 saludado con este nombre. Los idiomas indios, por
au caracter mismo aglutinante, son a veces singularmente expre-
sivos.-Avellaneda: Obras completes, tomo I, pAg. 127 y sig.
(19) P. Charlevoix: Historla del Paraguay, t. I, lib. III.
(20) Fud declarada ciudad por c6dula real, dada el 22 de mar-
zo de 1577.- Arch. Gral., Est. 122, caj. 3, leg. 5 (manuscrito).








- 58 -


la legada de su primer prelado efectivo, que toma la posesi6n
material y canonica.
E4n el afio 1566 llegaron las primeras cedulas reales at
cabildo y al franciscano Fr. Jer6nimo de Villacarrillo, comu-
nicando haber sido presentado para el obispado del Tucumdn
(que aimn no existia) y facultindole para que, mientras se
gestione su confirmaci6n, pudiese administrar dicha di6ce-
sis (21).
Es un caso de extension del regio patronato: se indica


(21) C. R., dada en 1566--Arch. GL de Indias, Est. 122, caJ. 3,
leg. 5. He aqul el texto:

EI Rey:

Venerable Dean y Cabildo de la Cathedral, Yglesia y obispado
de la Provincia de Tucuman: sabed por la buena relacion que tuvi-
mos de la persona, vida y letras de fray Geronimo de Villacarrillo,
de la orden de San Francisco, le auemos presentado a Su Santidad
para oblspo de ese obfspado y sus bullas se quedan despachando
y se las mandaremos ynbiar con toda breuedad para que se pueda
consagrar y hazer enteramente su oficio pastoral, y porque en el
entretanto convene al servicio de Dios nuestro Seflor que aya per-
sona propia que se ocupe y tenga cargo de gouernar las cosas
de ese obispado que no fueren de horden y el dicho fray Geronimo
de Villacarrillo lo podra hazer con la comodidad y cuydado que
se require. Vos encargo que queriendo el dicho eleto obispo encar-
garse dello le reclbays y dejeis gouernar y administrar las cosas
tocante a ese dicho obispado que no fueren de horden como dicho
es y le deis poder para que pueda exercitar todas las cosas que
vosotros podiades hazer sede vacant y le acudais y hagays acudir
con los frutos y rrentas del no embargante que no sean benidas
sus bulas ni por Su Santidad este confirmada nuestra presentation
que dello tendre contentamiento de Sant Lorenco, a XVI de abrit
de mill y quinientos y sesenta y seis aflos.-Yo el Rey.-Por
mandado de su magestad, Antonio de Eraso, sefialado de los del
Consejo.








- 59 -


el obispo, se sefiala di6cesis, sin estar afin sta erigida can6ni--
camente y aquel confirmado!
Y asi se explica la aparente paradoja cronol6gica en los
origenes del obispado del Tucumin, que cuatro afios despuis
de nombrado su primer obispo, se promulga reci6n la bula de
erecci6n de la di6cesis, por Pio V.
El P. Fr. Jer6nimo de Villacarrillo-primer obispo electo,-
natural de Villacarrillo, en la Mancha de Espafia, pas6 al Peri-
al principio de su conquista, como custodio de su orden. Des-
embarc6 en Payta y fu6 a pie hasta el Cuzco. Hombre de acri-
solada virtud y prodigiosa vida (22), reprodujo en Lima los,
prodigios del Paduano, con el tirano Mosse de Campo.
Predicador famoso, prelado discreto y pfudente, ocup6,
los altos puestos de la orden en su custodia; organizador y
fundador de dos provincias franciscanas, las de Lima y Char-
cas, era el hombre mis apreciado en el Peri, a quien todos
lamaban el Padre santo. No admiti6 las c6dulas reales que lo
acreditaban obispo del Tucumin, dice el P. Salinas, y renun-
ciando tambien el oficio de comisario general, se recogi6 en-
una celda de San Francisco de Jesus de Lima, donde perse-
verante en los ejercicios de contemplaci6n y virtudes, entreg6.
su espiritu al Creador el afio de 1588 (23).
Hizo su elogio el Iltmo. Francisco Gonzaga.
Al Iltmo. Villacarrillo sucedi6 Fr. Jer6nimo de Albornoz,-
hombre de figuraci6n saliente y amplia preparaci6n que le
habilitaba a desempefiar con ventajas los altos puestos ecle-
siAsticos, como los habia desempefiado en su orden; no alcanz6
a llegar al Tucumin donde, dada su competencia indiscutible,..
habria hecho un obispado hist6rico.
Hijo de Espafia, ingres6 en la orden franciscana desde

(22) P. Salinas: Cr6nica del Peri, lib. II, cap. X, plg. 38 y sig.
(23) Obra cit., pAg. 41.








- 60 -


nmuy joven; hizo sus studios con aplauso y, Ilamado a Roma,
desempefi6 los mejores puestos de la orden.
Recibi6, por los afios 1572, la cedula real que lo acredi-
dtaba obispo electo del Tucuman, se consagr6 al parecer en
Roma, y emprendi6 viaje para el Peru, donde falleciera en la
.ciudad de Lima (24).
Preparando el auto de erecci6n de la nueva di6cesis, ob-
tuvo de la Santa Sede algunos privilegios en su favor, entire
.ellos (25) el de proveer las prebendas y dignidades en miem-
bros del clero regular; privilegio que sus sucesores utilizaron.
En su coraz6n de Pontifice habiase abierto una fuente
dde tierno afecto y exquisite carifio para sus fieles. Y como no
zplugo al cielo que estuviese entire ellos, les envi6 desde el Perf,


(24) Informacl6n de Juan Albornoz. -Arch. Gral. de Indlas,
Est. 122, caj. 3, leg. 5 (manuscrito). He aqul el texto:
El Rey:
Nuestros oficiales de los reyes de las provin-
Al dicho obispo. class de el Peru: sabed que Su Santidad, por la
satisfaccion que tuvo de la persona, letras y sufl-
-ciencia de Don Fray Geronimo de Albornoz, de la orden de San
Francisco, por nuestra presentation le hizo gracia y merced de el
,obispado de la Provincia de Tucuman de el Peru y le mandamos
la Plata de los charcas, para que no le Ilegando a quinientos mill
maravedis los frutos que le pertenescen con el dicho obispado, se
los suplan de la dicha quantidad de nuestra rreal hazienda........
.......fecha en el Pardo, a diez de diciembre de mill y quinientos
.y setenta y tres afios.-Yo el Rey.-Refrendada y sefialada de los
ddichos.
(25) Trajo consigo site sacerdotes franciscanos, nombrados
ya en dignidades de su Iglesia: DeAn, Arcedefn, Chantre y can6ni-
gos; los que a su muerte quedaron en el convento de Lima, adonde
estaban de paso.-Salinas: Cr6nloa del PerOi, lib. VI, cap. VIII,
,pAg. 574.








- 61 -


en una amorosa cliusula testamentaria, el mensaje de su ca-.-
rifio con las bendiciones paternales, adjuntando, como heren-
cia, dones para sus iglesias y no poco dinero para las necesi--
dades de las mismas.
El P. Juan del Campo fu6 el encargado de este mensaje
del Iltmo. Albornoz y cuya herencia la ciudad de San Miguel
de Tucumin, en 1583, reclamara solemnemente ante las auto-
ridades de Lima, por intermedio de su apoderado Don Manuel'
Rodriguez Guerrero (26).
A la muerte del Iltmo. Albornoz y en consideraci6n a stri
empefioso celo en organizer la nueva di6cesis por el entusias-
mo con que disponia las cosas para el exito feliz de su gobier-
no en ella, el rey, en reconocimiento o como descargo, mand6
entregar a la familiar del difunto obispo la mitad de los frutos


(26) Otorgaci6n de poder.- "Sepan cuantos esta carta vieren,.
como nos el cabildo, justicia y regimiento desta ciudad de San
Miguel de Tucuman... damos y otorgamos poder cumplido segun
lo habemos y tenemos derecho a vos Manuel Rodriguez Guerrero,.
para que parescais ante el S. Visorrey y Santo Consilio de Lima...
.......al pedir e sacar el traslado de una clausula del testamento
que otorg6 el Sefior Obispo Fr. Ger6nlmo de Albornoz, que gloria.
aya, en que se contiene que deja y mand a las iglesias desta go-
bernacion much cantidad de pesos de oro para el hornato de las
dichas iglesias, como mas largamente constart y parecera por la
dicha clausula quel dicho testamento esta en poder del Rdo. P. Juan
del Campo, e sacado el dicho traslado autorizado lo pueda traer
o embiar a esta ciudad y sobre lo susodicho podais hacer y poner
cualquier demand, pedimentos y rrequirimientos e juramentos...
e presentar testigos y escritura y hacer cualquier execuciones, em-
bargos e prisiones... e atos judiciales e extrajudiciales que com-
vengan ser hechos..."-Firmados: Diego de Cera, Diego Sanchez,,.
Juan de Espinosa, Gonzalo Nuflez, Juan Garcia, etc.--Marzo 2'
de 1583.-Informaci6n manuscrita: Arch. Gral. de Indias, Est. 74,
caj. 4, leg. 19.








- 62 -


-de esta iglesia del Tucumin, producidos en el tiempo de su
vacancia y el total de los beneficiales que le pertenecieran desde
su nombramiento hasta el dia de su fallecimiento (27).




V


El tercer obispo del Tucumin preconizado, segfin algunos,
antes que el P. Villacarrillo, fu6 el P. Francisco Belmonte, fran-
ciscano del convento de Jerez, donde fuera guardian. No se
sabe ni si viniera a Indias ni si se consagrara (28) hasta el


(27) R. C. de 1576- Arch. Gral., Est. 122, leg. 5, caj. 3.
(28) Generalmente, los autores antiguos han colocado dos obis-
pos preconizados antes del Iltmo. Victoria; los modernos, sin duda,
por haber ido copiAndose el dato sin sospechar su inexactitud, han
aeincidido en el mismo error. Autores graves, como el cronista
Torrubia y el historiador Marcelino Civezza, prueban haber sido
tres los obispos electos; todos tres de la orden franciscana. El
tercero, que ellos colocan en primer lugar, fud el Rmo. Francisco
Belmonte, preconizado en el consistorio de mayo de 1570. Las fuen-
tes de esta informaci6n son las "Actas consistoriales" registradas
por Torrubia y el "Indice general de los papeles de Indias", leidos
por Civezza.-Torrubia: Cr6n.ica Serafica: Ap6ndice de los obispos
-del Tucumfn, pag. XVIII.-Civezza: Historia de las misiones fran-
ciscanas, 2.a series, tomo VII, pag. 96. Como en estos autores se
eefiala un orden opuesto al que hemos consignado, transcribimos
-sus palabras: "Obispado del Tucuman: El Sefior S. Pio V, en un
acto consistorial de diez de mayo de mil quinientos y setenta,
erigi6 esta iglesia a instancia del Rey Cat6lico y siendo Ponente
-el Excmo. Sefior Cardenal Pacheco. Present6se en el mismo Con-
*sistorio para este obispado la persona del Iltmo. Sefior D. Fr. Fran-
.cisco Belmonte, de nuestra serafica religion, como consta del mismo
acto consistorial. En consistorio de 24 de octubre del mismo afio,
,consta que por muerte del dicho Iltmo. Belmonte present su ma-
gestad al Iltmo. Seflor D. Fr. Geronimo de Albornoz, siendo Po-








- 63 -


afio de 1577, en que se produce las primeras cedulas en favor
del Rmo. Fr. Francisco de Victoria, de la orden dominica-
na (29).
El senior Victoria, portugues educado en el Peri, de
donde fue enviado a Roma como procurador de su orden. Sus
raras dotes de virtud y ciencia hici6ronle apreciar por los altos
dignatarios eclesiisticos y distinguir por el Pontifice Pio V, de
su misma orden; por Gregorio XIII fu6 confirmado obispo del
TucumAn.
Celoso por la evangelizaci6n, empez6 desde luego a orga-
nizar sus trabajos pastorales, visitando una de las principles
ciudades del obispado.
Procur6 con empefio el establecimiento de la Compafiia
en su di6cesis, enviando cartas suplicatorias al Brasil y al
Perui, desde donde vinieron los primeros jesuitas que, en uni6n
a las demAs comunidades existentes, trabajaron en la obra de
instruir y convertir a los indigenas a la fe de Cristo.
Poco antes de gestionar la venida de los padres jesuitas,
consigui6 introducir en la di6cesis a los padres teatinos, que
en nimero de. ocho vinieron del Brasil, en un navio expresa-
mente enviado por el obispo (30).


nente el Excmo. Cardenal Esforcia. Se present por el Rey, por
muerte del Iltmo. Albornoz, la persona del Iltmo. Sefior D. Fr. Ge-
r6nimo Villacarrillo... a quien se di6 el fiat en consistorio de mil
quinientos y setenta y siete, diez y ocho de marzo."
Al pie de esta cita de Torrubia, describe el P. Civezza: "Lo
mismo, como he dicho, encontrd yo en el archive de las Indias de
Sevilla."- Historia de las mislones franciscanas, cap. I, pag. 97.
(29) R. C. de 1577--Arch. Gral., Est. 122, caj. 3: "Ejecuto-
riales del obispo del Tucuman Fr. Fr. de Victoria", dadas en Madrid
el 31 de Julio de 1578; ibid.
(30) Carta del obispo a S. M., dada en Santiago el 2 de di-
ciembre de 1586-Arch. Gral., Est. 74, caj. 6, leg. 46.








-64-


La acci6n del Iltmo. Victoria fue, como convenia al pri-
mer obispo del Tucumin, beneficiosa en alto grado y lo habria
sido inmensamente mis si dificultades superiores no vinieran
a entorpecer su obra.
El period del senior Victoria fue agitado y Ileno de la-
mentables incidencias, las que-en parte al menos--malo-
graron las energies de este esforzado y valiente dominicano.
La legislaci6n y moral de la Iglesia tiene much de severe
y no seria errado colocar en esto la causa de la resistencia y
oposici6n de que el prelado fuera victim, especialmente de
parte de los gobernadores Lerma y Velizquez.
Empez6sele a obstaculizar en la persona de su goberna-
dor delegado, Don Francisco Salcedo; y luego, a su Ilegada a
la di6cesis, hubo de soportar el descomedido tratamiento del
licenciado Lerma (31).
No era rara esta oposici6n y descortesia de parte de los
gobernadores, en la provincia del Perl; los Iltmos. Obispos Ca-
rranza, Pedro de la Torre, Alonso Guerra y otros saben much
de estas molestias, las que, al propio tiempo que infligian agra-
vios a las dignisimas personas de los obispos, obstaculizaban su
ministerio, creando conflicts perjudiciales y desedificantes para
las feligresias (32).
El obispo Victoria, hombre de experiencia, conocia el
dafio spiritual que esto producia en sus files y aborreciendo
el escAndalo opt6 por expatriarse, mientras acudia al Consejo
en demand de seguridad para su persona y de libertad para
su acci6n pastoral.
Desde Potosi, donde pasara las horas amargas de su des-
tierro y el desconsuelo de verse separado de su grey, denuncia


(31) Lozano: Historia del Paraguay.
(32) Expediente presentado en 1599, por el obispo del Rio de
la Plata.-Arch. GraL de Indias, Est. 74, leg. 6 (manuscrito).








- 65 -


a los hombres que encabezaban su persecuci6n, midiendo sus
acciones culpables y el valor moral de sus personas.
Lerma, Ramirez, Vizquez, T6llez y otros son sindicados
severamente por el obispo como que no tenian mis ley que su
voluntad; echando ante la Historia la tremenda responsabilidad
sobre sus conciencias, de impedir la obra civilizadora y el ejer-
cicio pastoral de un obispo celoso y active (33).
Asi se defiende este gran obispo, que si no consigui6 hacer
un gobierno hist6rico, por las causes apuntadas, consigui6 al
menos expurgar el ambiente, denunciando a los hombres de
mala voluntad y preparando el camino a una acci6n pastoral
mis eficiente y mas pacifica.
Naturalmente, debia encontrarse molesto en su di6cesis;
y esta fu6 la causa de que, desde el primer afio de su llegada,
importuna con sus insistencias para que le admitan la renuncia
del obispado. Pedro de Cartagena, Manuel Guerrero, Domingo
de Orive fueron los encargados sucesivamente de gestionarla
ante el rey y el Pontifice, y que, al fin, parece fuele aceptada,
segfn indica una comunicaci6n del embajador espafiol en Roma,
fechada el 4 de septiembre de 1587, dando cuenta de que Su

(33) Carta del obispo del Tucuman a S. M., fechada a 6 de
abril de 1584. Despues de referir concretos de la persecuci6n que
es objeto, dice: "y viviendo en semejante oproblo y vidndome
con solo trees sacerdotes en toda la provincial por aver prendido el
gobernador a los demAs y embiAdolos por tierra de guerra con gri-
Ilos y cadenas a los charcas, me determine salir huyendo con doe
solos compafieros cien leguas por tierra de guerra, por donde cin-
quenta pasan con gran peligro, teniendo por menor ynconveniente
morir a manos de paganos que vivir en tanto oprobio centre chris-
tianos vasallos de V. M..."-Firmado: El obispo del TucumAn.-
Arch. Gral. de Indias, Est. 74, caj. 6, leg. 46 (manuscrito).
Item.-Otra carta del mismo, fechada en PotosI a 15 de marzo
de 1589, nombra y califica a sus perseguidores. -Arch. Gral., Est. 74,
leg. 46 (manuscrito).








- 66 -


Santidad accede a que S. M. le haga presentaci6n del sucesor
del obispo dimisionario del Tucumin, Don Fray Francisco de
Victoria (34).
Siguiendo, sin embargo, las escasas noticias que se tienen
de aquellos tiempos, el Iltmo. Victoria obtuvo por fin venia
de presentarse al Consejo de la Metr6poli para defender su
causa, como lo hiciera en el Perit ante la Audiencia y el Con-
cilio de Lima. De la defense que hiciera nos hablan elogio-
samente algunos autores.
Desde lejos no olvid6 a los suyos, enviando, en testimo-
nio de sincere afecto, prendas valiosas y hermosas imigenes,
las que amin se conservan en distintas iglesias del antiguo obis-
pado (35).
Falleci6 en Madrid, en su convento de Atocha, en 1592.
Este mismo afio Ilegaron al Periu las primeras c6dulas fe-
chadas en NAjera, que acreditaban al R. P. Hernando Trejo
y Sanabria, obispo electo del Tucuman.
El R. P. Trejo, sorprendido por esta inesperada como
honrosa cedula, dud6 al principio de la resoluci6n, que luego,
buscando luz en la oraci6n y en el consejo fraterno, tomara,
ofreciendo sacrificar su persona al servicio de Dios, de los
fieles y del rey, que tanto valia ser obispo en aquel entonces.
Su gobierno fu6 largo, meritorio y modelo. Pas6 por el
vasto territorio de su di6cesis haciendo el bien; abriendo el
genesis de la regeneraci6n religiosa y political de la raza ame-
ricana.
La pequefia resefia hist6rica contenida aqui, del comienzo

(34) Texto de la renuncia Arch. GraL de Indlas, Est. 74,
caj. 6, leg. 46.
(35) La Catedral de Salta conserve el "Cristo del Milagro", y
la iglesia de PP. Dominicos de C6rdoba la imagen milagrosa de
Nuestra Seflora del Rosario; ambas imagenes enviadas por el Se-
flor Victoria.








- 67 -


y condici6n de la di6cesis del Tucumin y de sus primeros obis-
pos, Ileva el prop6sito de arrojar luz sobre la importancia de la
actuaci6n pastoral del Iltmo. Trejo en esta silla, en.que era
de necesidad crearlo y organizarlo todo, dependiendo de la acti-
vidad del prelado la march y consistencia de las instituciones
que se formaran.
Desde luego, y usando la potestad jurisdiccional a que le
daba derecho su reciente promoci6n, con un acto de alta pru-
dencia, resolvi6 desde el Peru la grave dificultad en que se en-
contraba envuelta su di6cesis, originada por un caso can6nico
que, si ahora es de fAcil soluci6n, entonces y en el Tucumin
constituia una cuesti6n insoluble.
Este acto potestativo del obispo y que vino a resolver las
dudas, fu6 designer y enviar poderes a Don Francisco Salcedo,
tesorero entonces de la Catedral y obispo de Chile despues,
constituy6ndole por su vicario y gobernador de la di6cesis,
hasta su Ilegada.
El caso can6nico se habia originado, dice Lozano, porque
el rey habia concedido su beneplAcito al senior Victoria para
que nombrase cuatro beneficiados, los que a su vez podrian
nombrar provisores que sirviesen al altar y al coro, pero que
en 6ste no tuviesen silla, ni voz en el Cabildo; y como muriendo
el Sefor Victoria afn no habia nombrado S. M. prebendado
alguno, hubo grande controversial sobre si dichos beneficiados
podrian nombrar provisor y vicario general, y no se termin6 por
haber entonces pocas personas en esta di6cesis que pudiesen
resolver la material, hasta que consultados te6logos y canonistas
doctors del Peru, respondieron lo que es Ilano en derecho: que
podian proceder a dicha elecci6n, y Ilegando al mismo tiempo
los poderes del nuevo prelado, se le entreg6 el gobierno a su
podatario (36).

(36) Conquista del Rfo de la Plata, t. V, cap. XIII, p&g. 321.








- 68 -


Asi, aquietadas las conciencias y hecha la paz en los espi-
ritus anarquizados por esta controversial, que fu6 cilebre y
que mantenia a la di6cesis sin gobierno efectivo, el Iltmo. Trejo,
que habia resuelto las dudas, como canonista y te6logo de re-
nombre, se prepare para hacer su ingreso en la vasta di6cesis,
que la Providencia le sefialaba por campo a su actividad y
a su celo. Hizo, despues de consagrado, su ingreso, al parecer
por el valle de Lerma, que era la entrada casi obligada de los
que pasaban del Periu al Tucumin.
Lleg6 al Tucuman por los afios de 1595.



VI

Serie de los obispos del TucumAn, segin Hernaez:
1.0 Don Fr. Jer6nimo de Villacarrillo, franciscano, comi-
sario de las provincias del Peri, nombrado en 1570 (37), no
admiti6.
2.0 Don Fr. Jer6nimo Albornoz, franciscano, tambien
comisario general, nombrado por renuncia del anterior el mis-
mo afio de 1570, muri6 antes de tomar posesi6n (38).
3.0 Don Fr. Francisco de Victoria, dominico, portugues,
electo en 1576, se consagr6 en Sevilla, donde hizo la erecci6n
de su iglesia en 1578, fund en C6rdoba el convento de Santo
Domingo, llam6 a la Compafiia de Jesis y entraron en las
misiones de los indios cinco padres del Brasil y cuatro del
Peril. Asisti6 al primer Concilio de Lima. Volvi6 a Espafia
para hablar con S. M. y muri6 en Madrid, en su convento de
Atocha, en 1592.


(37) El texto de la c6dula que lo acredita estA fechado en 1566.
(38) Debe insertarse en el tercer lugar al Iltmo. D. Fr. Fran-
cisco Belmonte, obispo electo que muri6 antes de tomar posesi6n.








- 69 -


4.0 Don Fr. Hernando Trejo y Sanabria, franciscano,
natural del Paraguay, primer criollo que obtuvo la dignidad
de provincial en Lima, fu6 electo para el Tucumin en 1592,
fu6 consagrado en Quito por el Iltmo. Solis, tom6 posesi6n
en 1595, fund el Seminario de Santiago del Estero, donde se
hallaba la Catedral, erigi6 la Universidad Pontificia de C6r-
doba y celebr6 tres Concilios diocesanos. En su tiempo se
fund el convento de Santa Catalina y muri6 en 1614. Fu6 se-
pultado en el temple de la Compafiia de Jestis.
5.0 Don Fr. Alonso Pacheco, agustino, natural de Lima,
en donde fue provincial, electo obispo del Tucumin, no ad-
miti6.
6.0 Don Julian de Cortazar, nacido en Durango de Viz-
caya, electo en 1618, fue consagrado en Santiago del Estero
por el Iltmo. Don Lorenzo Perez, que pasaba para el Cuzco,
trasladado del Paraguay. Fu6 promovido al arzobispado de
Bogott en 1625, en donde muri6 en 1630.
7.0 Don Fr. Tomas de Torres, dominico, natural de Ma-
drid, donde fu6 consagrado obispo del Paraguay, siendo prior
del convento de Atocha por los afios de 1618 y trasladado al
Tucumfin en 1626. En su tiempo se fund el convento de Car-
melitas Descalzas, y muri6 en Chuquisaca asistiendo al Conci-
lio provincial.
8.0 Don Fr. Melchor Maldonado y Saavedra, agustino,
natural de Rio de Hacha, en Nueva Granada, tom6 el hibito
en Sevilla y fue electo obispo del Tucumin por los afios de 1632;
gobern6 treinta afios este obispado y muri6 en 1662, de 82 afios.
9.0 Don Francisco de Borja, biznieto de San Francisco
de Borja, dean y provisor de Charcas, electo para esta silla
en 1665, fu6 consagrado en Santiago del Estero por el Ilus-
trisimo Don Fr. Gabriel Guillestigui, que pasaba a La Paz
trasladado del Paraguay, el mismo dia en que fu6 canonizado







- 70 -


su bisabuelo San Francisco de Borja. Fue despues trasladado
a Trujillo en 1679, en donde muri6 a 13 de abril de 1689.
io. Don Fr. Nicolas de Ulloa Hurtado de Mendoza,
agustino, natural de Lima; fu6 consagrado obispo del Tucu-
man en 1679; tuvo much celo por la conversion de los indios
y grande aprecio a los misioneros. Muri6 lleno de virtudes
en 1686 y fue sepultado en Santo Domingo.
11. Don Julian Bravo Divila y Cartagena, fu6 can6nigo
y arcediano del Cuzco y despues electo obispo del Tucuman.
Fue consagrado en Charcas por el Iltmo. Posada, tom6 pose-
si6n y muri6 al poco tiempo en Santiago del Estero, el afia
de 1691, y fue sepultado en Santo Domingo.
12. Don Fr. Manuel Mercadillo, dominico, natural de
Daimiel en Toledo, electo en 1694; al afio siguiente se consa-
gr6 en Madrid y tom6 posesi6n en 1698. En su tiempo se
traslad6 la Catedral del Estero a C6rdoba por letras apost6li-
cas de Inocencio XII. Muri6 en 1704 y fu6 sepultado en Santo
Domingo.
13. Don Manuel Gonzalez Virtus, clerigo secular, muri6
en Sevilla antes de salir, en 1710.
14. Don Juan Laiseca, clerigo secular, fu6 trasladado a
Popayan, en 1711, antes de tomar posesi6n de esta silla.
15. Don Alonso del Pozo y Silva, magistral arcediano
y dean de la Concepci6n de Chile, su patria, electo para el
Tucuman en 1711 y trasladado a Santiago de Chile en 1723.
Fue promovido al arzobispado de Charcas, pero le renunci6 y
se retire a Santiago, donde muri6 en 1745, y fue sepultado
en la Compafiia de Jesius. Su cuerpo qued6 flexible, y dej6 fama
de gran limosnero.
16. Don Juan de Sarricolea y Olea, natural de Huanuco,
fu6 penitenciario de Lima, electo para el Tucumin en 1724,
para la silla de Chile en 1731 y para la de Cuzco en 1736,
donde muri6 en 1740.