ERROR LOADING HTML FROM SOURCE (http://ufdc.ufl.edu//design/skins/UFDC/html/header_item.html)
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Foreword
 Introduction
 Formalidades preliminares
 Instalacion
 Recepcion oficial en Alemania
 Recepcion oficial en Espana
 Recepcion oficial en Estados...
 Recepcion oficial en Francia
 Recepcion oficial en Inglaterr...
 Recepcion oficial en Italia
 Recepcion oficial ante la Santa...
 Practicas diplomaticas Hispano...
 Misiones Ordinarias
 Misiones extraordinarias o...
 Etiqueta en las funciones oficiales...
 Derechos
 Casas soberanas de Europa. Su origen...
 Formulario oficial
 Formulario privado
 Termino de Mision
 Nociones de practica consular
 Leyes y reglamentos consulares...
 Table of Contents
 Indice alfabetico por materias














xml version 1.0 standalone yes
Volume_Errors
Errors
PageID P116
ErrorID 3
P436
3
P692
3


Manual diplomático y consular hispano-americano
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00011462/00001
 Material Information
Title: Manual diplomático y consular hispano-americano
Physical Description: 463 p. : illus. ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Barceló, Simón ( comp )
Publisher: Tipografía de la casa editorial Maucci
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1909
 Subjects
Subjects / Keywords: Diplomatic and consular service, Latin American   ( lcsh )
Diplomacy   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: France
Venezuela
 Notes
Statement of Responsibility: comp. y redactado por D. Simón Barceló ...
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15130620
lccn - 10022822
ocm15130620
Classification: lcc - JX1661 .B3
System ID: AA00011462:00001

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Foreword
        Page 11
        Page 12
    Introduction
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Formalidades preliminares
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Instalacion
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Recepcion oficial en Alemania
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Recepcion oficial en Espana
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Recepcion oficial en Estados Unidos
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Recepcion oficial en Francia
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Recepcion oficial en Inglaterra
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Recepcion oficial en Italia
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Recepcion oficial ante la Santa Sede
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Practicas diplomaticas Hispano-Americanas
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Misiones Ordinarias
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Misiones extraordinarias o especiales
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Etiqueta en las funciones oficiales y privadas
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Derechos
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Casas soberanas de Europa. Su origen y tratamiento
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Formulario oficial
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
    Formulario privado
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
    Termino de Mision
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
    Nociones de practica consular
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
    Leyes y reglamentos consulares Hispano-Americanos
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
    Table of Contents
        Page 455
        Page 456
    Indice alfabetico por materias
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
Full Text










MANUAL DIPtouMnTIo Y CONsuLAR
HIISPAN(O-AMIERICANO










M~ A N UA L


DIR1O1UTICO YCONSULA

HISPANOZAMERICANO

COMPIlADO Y REDACTADO
POR

D SIM6N BARCEL6

EX-ENCARGADO DE NE(10CIOS 1)E VENEZU~ELA EN FRANCIA


BARC ELONA
Tipograffa de la Casa Editorial Maucci
Gran medalla de oro en la Exposici6n de Viena de 1903
CALLE MALLORCA 166
1909










eM'














-w~ ggS PROPIEDAD DE LA
CASA EDITORIAL MATCCI
DE BARCELONA ag-












DEDICATORIA

















LEGA CI6N DE YIENEZUELA
EN
15, Avenida Victor Hugo
FRANCIA Pa~ris: /i de Ereero de 1901.



Excelentisimo Sehior Don Antonio de Castro y Casaleiz, Em-
bajador de Su Majestad el Rey de Espaaa, Gentil-hombre de
Cgmara con ejercicio; Senador del Reino; M~iembro correspon-
diente de la Real Academia de Ciencias, Morales y Politicas; ex-
Diputado A Cortes.
Madrid .



Amigo y Maestro:
Ni la adm~iracidn que mze inspir-an su finto talenzto y vasta
erudici~ln, ni la simpatia personal y verdadera amistad que ci
ulsted me ligan son la causa de qule su nombre figure hoy al fren-
te de estas lines: esta dedicator~ia es obra de restitucidn y de
justicia.
El Manual del Diplomitico Hispano-Americano inspairado
por su imponderable Guia prictica del Diplomitico Espahol, mi
obra preferida de consullta, le pertenece di used. Destinado di cir-
cular en este mundo amzericanzo donde con tanto aplauso ha re-
presenztado usted anzte diversas naciones los intereses de la glorio-
sa Madre Patria, mli confrantga enz su inagotable benevolencia
r-eclama del amnigo y del maestro el uso de su nombre, tan yenta-
josamzente conocido, que ha de abr-ir di m7i humilde trabajo todas
las puertas y ha de captarle la bulena voluntad de todos cuantos
hayan tenido la suerte de acercarse d ulsted, ya haya sido duran-





8 DEDICATORIA

te alguna de sus permanencias en el suelo americano, ya enz Ma-
drid, en el Ministerio de Estado, ya en alguna otra core euro-
pea. En toda circunstancia y enz toda 4poca se ha distinguido
used por su afecto d los descendientes americanos de la noble
raga ibera.
Acepte usted este modesto homsenaje de un trabajo que en gran
poarte le pertenece. Si mds tarde mis estudios y mi deseo de ser
t'stil di mi Patria y d mi r-ata me Ilevant d publicar algo que por
complete mze pierteneqca, crea usted que no serd un sentimiento de
justicia, sino la expresidn sincera de mni personal admziracidn, lo
que me obligardi d dedicarlo al escr-itor brillante, estadista eru-
dito y saga y^ amigo contsecuente y bondadoso, don Antonio de
Castr~o y Casaleig.
B. S. M.
Sm~6N BARCEL6.
El~ncargdo de Negocios de Venezuela, en Franzcia.












EMBAJADA DE ESPARA
ROHA it de Agosto de1905j.
Palacio Barberini




Mi distinzguido amigo:


,>Estimo comno gran honra la que m~e dispensa usted al dedi-
carme un trabajo que, comzo suro, serdi bueno; 1- me apresuro d
enviarle estas linzeas cont la expresidn de m~i agradecim~ienzto por-
.su fina atencidn.
>En el extr~emo limzite y mds alta posicidn de m~i ya larga
carrera, aprecio mds que nunca todo lo que tienda d contribuir
di su mayor ilustracidnz y realce, y por lo fanto aplaudo mnucho
lad buena idea de usted sumamzente satisfecho de ver figurrar mi
mzodesto nombre al frente de un tr-abajo hispano-americano, si-
.quiera esta distincidn la deba d la bondad de used yd m~i no
corta edad mis que di mis escasos merecimzientos.
>>Al dar d usted las gracias por su buen recuerdo, me es g~ra-
to repetirmze de usted, siempre afectisimzo amigo y s. s.
q. b. s. m.
A. DE CASTIRO Y CASALEIZ.
Senor 'D. Siz6n Barceld.





3\(ota: Mi carta-dedicatoria no le flc comunicada al SeLlor
de Castro y Casalety sino en Julio de 1905, al tener ya resuelta
la publicacidn de esta obra.
S. B.



















El deseo de dirigir personalmente la publicaci6n
de esta obra, me ha impedido realizarla antes. Ter-
minada en 1905, ha sido cuidadosamente revisada
en 1909 y aun cuando por su indole no se encuentre
sujeta A modifica.ciones sustanciales, he procurado
ailadirle cuanto pueda contribuir Q su mejoramiento
y utilidad.


















INCTRODUCCION



El nombre mismo qlue universalmente se concede 5 la clen-
cia qlue trata de las relaciones internacionales: diplomacia, dle-
rivado sin duda alguna del vocablo latino < el cual se designaba y se design a6n en castellano el estudio
de los diplomas, indica qlue el diplomitico es aquel sujeto qlue
consagra sus esfuerzos ,i redactar, interpreter y conservar fe
escrit-a, leyes aprobadas por las naciones, qlue sirven pa3ra igua-
larlas y hacer posibles las relaciones y comercio entre ellas,
sinl detrimento de los d~biles y con resguardo de sus dlerechos,
obteniendo en cambio de las vrentajas qlue otorgan, concestones
beneficiosas i su vida political y econdmica. La ley interna-
nal, mis bien qlue como ley, aceptada por las grandles potencias
como principio 6 regla moral qlue sirva para equnilibar sus
intereses, deja i la habilidadl del negociador un campo, sino
libre, por lo menos amplio y capaz de procurar ventajas ,y
beneficios para sus representados. El derecho international
no puede 11amarse ley, en el sentido absolute de la palabra,
ya qlue la aplicacibn de su cbdigo depend en much de la
fuerza de las parties contratantes y de los motives qlue las
obliguen B respetar ii olvidar principios qlue, como lo asienta
Sir R. Phillimore, expresan < de cosas qlue son < y en tal sentido las comprometen>,.
Aparte de la costumbnre de comunicarse los pueblos por me-
dio de enviados, existente desde los tiempos mis remotos, cos-
tumbre qlue necesariamente hubo de crear formulas yr leyes
paral la seguridad de estas comisiones y estipular la respon-
sabilidad qlue de sus actos 6 de los sucesos por su causa
acaecidos cupiera i la nacibn qlue las enviaba 6 ~e~cibia, es





INTRODUCCION


nuestro humilde criterio, sumindonos A la opinicin de sabios
historiadores, qune el modern c naci6 y fij6 sus
primeras leyes en los dias del Imperio romano, cuando on su
polit-ica. de. dominacibn universal se vid precisado aquel poder
:i instituir una pauta qlue regularizase Ias relaciones de los
pueblos t-ributarios sometidos g su vroluntad y fijase clara-
mento lo qune podian esperar de 61, y lo qlue tenian qlue con-
ceder 8 sus dominadores, y B las naciones vecinas que se en-
contraban en condici6n igual B la suya. En aq~uellos tiempos
en qlue la fuerza bru ta dominaba g la razbn y er~a lodo el
derecho, sinl preocuparse los dominadores, como lo hacen hoy,
de revestir sus actos de un tinte legal por m~edio de pactos
mais 6 mnenos impuestos a los pueblos vencidos, se necesit6 dle
un gran poder para lograr qlue pueblos educados en la gtuerra
y connaturalizados con la vida military se sometiesen 6 discutir
derechos con un vocino d6bil, f~cilmente susceptible de traer
A concesiones ventajosas por medio del irresistible argument
del hierro y el fuego. La lenta desmembraci~n de aquel vasto
imperio cre6 poderes antagbnicos cuyos deseos de existencia
y consolidacibn conservaron las reglas generals del derecho
de gentes y mis tarde, cuando empezaron g surgir en la Edad
Media los diversos Estados qlue hoy constituyen las naciones
llamadas civilizadas, la necesidlad de un c6digo y un :irbitro
se impuso A aquellos batalladores sinl ley pero con fe, y la
Iglesial Romana, poder temporal cuya secret robustez se debia
d sol domninaci~n spiritual de Ias almas, se apresur6 g pre-
dicar la validez de un sistema qlue servia su politica de engran-
decimiento y encadenaba la voluntad de reyes yT pueblos, en-
tregando el derecho de dirimir sus litigios B la Santa Sede.
Reclam6 el Papa jurisdicci6n spiritual sobre las comareas
qlue compusieron un dia el Imperio y las diversas monarq~ufas
cristianas establecidas en aquel vasto territorio, aun cuando no
vacilaban en opener g los decretos del Pontifice la poderosa
argumentacibn de la resistencia armada, muchas veces 11eva7-
ron A Roma su causa y aceptaron su decision. Juan de Ingla-
terra y su rival F~elipe II de Francia presentan un ejemplo
palpable de lo qune podia y solia hacer Roma cuando su uolun-
tad 6 lo qune los Pontifices 11amaban su derecho eran d-iscu-
tidos por los principles cristianos.
La necesidad de conservar por medio de la paz el, equi-





INTRODUCCION


librio politico del mundo, impone a las Grandes Potencias el
respeto A las reglas mis aceptadas del Derecho Internacional.
Sucesivas guerras y conflicts han traido alteraciones sustan-
ciales en la parte material de @ste, pero sus bases esencia-
Ics subsisten y son respetadas y puest-as en vigor cuando se
trata de pueblos cuya organizaci6n political les da el derecho
de contarse entire los 11amados civilizados. La ambicibn de Ias
grandes naciones ha dado independencia en el continent eu-
ropeo j territories qlue mis de una nacibn vecina desearia
anexionarse y muchos pueblos, como la Suiza y la B61lgica,
deben su existencia independiente A sus admirables institu-
ciones. En 1871 peligr6 inminentemente este idlimo pais, sal-
vindose gracias ,i encontradas ambiciones y tambi~n mnerced
6 la habilidad y energia de los hombres qlue manejnron surs
destines en tanl critics mementos.
El studio de los publicistas y la difusibn die sus teorias
basadas en la justicia y tendentes g dirimir los grandes liti-
gios humans por medio de la controversial juridica y de la
exposicibn de los derechos respectivos, ante potencias impar-
ciales cuya unibn garantice una fuerza moral capaz de imponer
el respeto i la decision dictada conforme g dlerecho, as no
s61o una ciencia cuyo studio se hace obligatorio A los repre-
sentantes de los pueblos y B cuantos aspiren ,i serlo (qluienes
s61o por medio de la argumentaci6n reforzada con la cita de
bucnas autoridades pueden ganar sus causes) sino qure 1as
comunidades en general debieran enterarse de sus principios,
difundirlos y procurar para ellos el respeto de los gobiernos.
Mucho bien derivaria de ello B la especie humana.
Albericus Gentilis, ilustre italiano nacido en San Ginesio el
14 de Julio de 1552, autor de la c61ebre defense de Maquia-
velo, est8 considerado como el fundador del modern Derecho
de Gentes. Inspirado en las teorias de los sabios espatoles
(que habian emprendido la vulgarizacibn del derecho desde las
citedras de la Ilustre Universidad fundada en Salamanca, para
gloria imperecedera de Espaila, en 1239, por Fernando iII die
Castilla), ~de los trabajos del jesuita Francisco Su~rez, Fran-
cisco de Victoria, Domingo Soto y Baltasar Ayala, acopi6 pre-
ciosos materials y de la aplicaci6n del <> saco su
hermosa obra < en Londres g fines de 1583.





INTRODUCCION


Hugo van Groot, generalmente conocido con cl nombre de
Grot-ius y fundador de una escuela cuyos discipulos han traido
el Derecho de Gentes iA su actual grado de perfecei6n, naci6
en los Paises Bajos, y su obra de mayor importancia, y Jure Belli ac Pacis>, se public en Paris en 1625.
Todas las naciones civilizadas hanl confirmado por medio
de obras importantisimas, product de sus mis preclaros inte-
lectos, la necesidad de Ilevar el Derecho de Gentes g su mayor
altura de perfecci6n. Los grandes politicos han elegido casi
siempre el campo de la diplomacia como el m~is adecuado
para exhibir su capacidad intellectual y casi todos los grandes
servidores p~iblicos hanl alardeado de extensos conocimientos
en la ciencia humanitarian qlue tiende i hermanar todos los
pueblos, g procurar para el mundo civilizado la soluci6n paci-
fica de los conflicts qlue se original en la monstruosa y bes-
Lial herencia de salvajismo qlue nos legaron las edades pri-
mitivas y qlue todavia ensangrienta el orbe en nombre del
derecho de la fuerza.
Espaila, la madro patria por mil conceptos gloriosa, el
pueblo dominador qlue tuvo reyes y emperadores rigiendo co-
marcas en todos los puntos del orbe y 11a regado ambos hemis-
ferios con sangre do hdroes y legado su literature y su ciencia
g las naciones del norte y del sur, inspirando sus dramas A
Corneille y ensefiando con sus carabelas ;i la Europa. el camino
de las Indias Occidentales, pose una hermosa coleceibn de
obras de derecho pdiblico international qlue se inicia con el
c de Francisco SuB-
rez, se condensa en los < nacional, con explicacibn de todas las reglas qlue constituyen
el derecho international espatiobs, publicados en Madrid por
don Antonio Riq~uelme en 1849 y se perfecciona con las di-
versas fases de la misma ciencia tratadas por Negrin, Viz-
conde de la Vega, Castro yr Casaleiz y una pl~yade de escri-
tores qlue nuestra escasa erudici6n y peor memorial nos im-
pide recorder y consignar en estas pgginas.
Espatioles americanos qlue se han distinguido en el de-
recho international han adqluirido renombre tal, qlue nombrar-
los basta, ya qlue sus obras son familiares g todo diplomitico.
Del venezolano Andr~s Bello, padre de la legislacibn chilena,
dice en su monumental <




INTRODU.CCliN


el argentino Calvo: < suffisance des principles e6mis dans 1'ouvrag~e de Vatte~l et: ait
tent, d'y supliers.
Considerable ha sido la contribuci6n de Norte Amdrica :1
la implantaci~n del derecho de gentes. Inteligencias privile-
giadas han consagrado sus vigilias 21 vulgarizar sus fraternales
dictados y su gobierno, desde los dias iniciales de la Presi-
dencial de Washington y dfel ministerio Jefferson, ha procu-
rado sostener la efectividad de su exristencia. Dice si e~ste res-
pecto el publicista ingl~s Sir Robert Phillimore en su < national Laws, tomo 1.0, pig. 559: < dencia de Washington, dieron una declaracibn de neutralidad
y resistidndose tanto si las amenazas como ti las adulaciones
de su reciente. aliado, se afincaron en sanos principios de de-
recho international y aprobaron su primer estatuto de neutran-
lidad en 1794. El mismo espiritu indujo al Grobierno die estos
Estados, en aquella important crisis cuando las colonies espa-
fiolas de Am~rica rompieron su alianza con la madre patria,
j votar la ordenanza revisada del alistamiento extranjero en
1818; de acuerdo con la cual, durante el siguiente afio, la orde-
nanza britjinica, despu~s de un severe debate y principalmente
por los grandes poderes del senior Canning, fu6 votada per el
parlamenton.
James K~ent, con su famoso Laws; Wheaton, con sus < su cHistory of the Law of Nations in Europe and America:,,
considerada como la obra sobre la cual se fundan suls dere-
chos al titulo de primer publicista norte-americano, Wolsey,
Wharton, Halleck, Field, Freeman Snow, Joseph Story, Tay-lor
y N~orton Pomeroy, bastarian para que se considerase abun-
dantisima la cooperacibn de la gran reptiblica al c y estos no son sino unos pocos nombres recogidos al aIzar y
de memento.
Inglaterra, la naci~n cuyas usurpaciones hayan producido
m:1s conflicts en la historic de las expoliaciones de los pue-
blos d~biles, cuenta una lista respectable de comentadores del
Derecho de Gentes y entire los politicos qune han olvidado los
deberes de humanidad ante la f6rmula inexorable de < Britain,, se encuentran maestros de la ciencia qlue supieron





INTRUD)UCCION


escribir, pero jams pusieron en pr~ctica, las sanas doctrinas
predicadas por Gentili desde su ctitedra de Oxford. En 1650!,
el sucesor del padre del Derecho de Gentes modern, qlue
ocup6i su vacant en el profesorado de Derecho Romnano en
Oxford, doctor Zouch, public su < sive Juris inter Gentes et Qusestionum de codem Explicatios.
Selden public en 1635 su < Rutherforth comenta i Grotius con sus institutes of Natural
Law,, y en, 1757 aparece el < Great Britain in respect to Neutral Nations por Charles Jcin-
ktinson, primer conde de Liverpool.
En 1858 public sir Robert Phillimore su concienzudo 6
inapreciable trabajo < Bentham, el fil6sofo qlue A semejanza de Rousseau sonab~a con
la paz universal, 11ev6 muchas veces la luz de sus op~iniones
d dirimir cuestiones de derecho universal. Wildman, Twiss,
H-obbes, Hall, Dicey y James Lorimer, el autor de constitutes
of the Law of Nations,,, profesan principios qlue p~arecen ema-
nados de la plumal de Y'attel y B3urlamaq~ui, los dlos puLbli-
cistas suizos que con Bluntschli completan la trinidad glo-
riosa de. escritores qlue la peqlueila rep~iblica ha presen~tado
al mundo como su contribuci6n al studio die una ciencia A
la cual mis de una vez habr8 debido la conservacicin die su
mnerecida independencia.
H~einecio, Jorge Federico de Martens, Moser, el f'undtad~or
de la escuela del positivismo, C. de Mlartens, Saafeldl, K~lfther,
Heffter, Samwer, Hopf yr Stoerki, forman una pl~yade brillante
qlue march al frente de los pensadores alemanes y su con-
tribucibn cs demasiado conocida panra atrevernos nosotros ;1
comentar sus mdritos.
F~rancia 6 Italia, las dos grandes naciones qlue con Espaila
representan hoy en Europa las palpitaciones de la raza latina,
no podian permanecer indiferentes al desarrollo de una ley
universal de bondad y de justicia, Ley de Dios, nacida de
aquella frase c61ebre qlue el dogma pone en boca del Aingel
durante la noche cl~sica de Navidad alturas y paz en la1 tierra A los, hombres de buena voluntad!,
Hermanar como la supreme aspiracibn divina, para cl Ser
Supreme la gloria de ser amado, para el hombre de buena
voluntad, la felicidadl de olvidar qlue existe la guerr-a, os amn





INTRODUCCION


tema simp~itico para los pueblos de corazbn noble q~ue no0 han
sabido conservar la paz, ello es muy cierto, pero qlue han
tenido la sana intenci~n de desearla y la han cantado en
verses sobrehumanos que no han logrado igualar los hardos
del Norte. Con Valin, qlue public en la Rochello en 1760 su
< out: 1681> y en 1763 su < Jurisprudence francaise concernant les Prises qlui se font srur
mern, se inicia el movimiento cientifico que habia de darle:
nuevas alas al Derechlo de Gentes y ; la F~rancia un nuevo
triunfo en ese campo de la idea escrita en que siempre han
marchado sus pensadores A la vanguardia del mundo, impo-
niendo lo propio y mejorando lo ajeno. Lo que Francia nio
inventa, se lo asimila perfeccionindolo. No origin6 el studio
del derecho natural, pero al verle importantizarse se aIpoder6
do 61, y prest~ndole su entusiasmo y su idioma lo hizo suyo
por medio de las elucubraciones de Rayneval, Miontesq~uieu,
Garden, F~oelix, Mars6, Pradier Fod~rd, Ortolan, Cauchy y mil
m~s que en los tiempos modernos hanl iluminado las oscuri-
dades que exristian en los antiguos textos y colmado y comen-
tado cuanto habia escapade g la observaci~n de los originals
exponentes de la hermosa material.
Italia, desde Maq~uiavelo hasta Carnazza-Amari y F~iore,
viene imponiendo como < mayor elogio podemos hacer de sus publicistas?
Entre los que se han consagrado al studio de la hlistoria
y literature del Derecho de Gentes, encontramos en primera
linea al popular Laurent, el escritor belga cuya amena < toire du Droit des Gens et des Relations Internationaless, har8
que muchos de nosotros recordemos con menos amargura las
horas pasadas entire los desnudos muros de las salas de la
Universidad.
Recomendamos como obra modern, la publicada on L~on-
dres en 1882 por J. H-osackr, titulada < of the Lawf of N\ations as Established by General usage and
by Treaties from the Earliest Time to the Treaty of Utrecht:>.
Pasarjn varias generaciones antes que el Derecho Inter-
nacional sea una ley y sus dictados se apliquen con la seve-
ridad y parca interpretaci6n que se otorga B los articulos de
un C6digo, pero sus resultados, alin cuando sea su fuerza





INTRODUCCION


Anicamente relative, han sido tan Aitiles i la civilizacicin, qlue
lejos de desaparecer la esperanza de su verdadera implanta-
ci6n con los tiempos positivistas qlue atravesamos, la conve-
niencia general tiende g darle mayor esfera de acci6n y son
aquellos poderes tenidos por autocriticos y 6 los cuales se
atribuye el deseo de crecer y agigantarse en mando yr terri-
torio B expenses del vecino los qlue predican la adaptaci6n de
una f6rmula legal pacifica de dirimir los litigios internacio-
nales, deseosos sin duda de cambiar su political de expansive
absorci6n por un future de paz qlue garant-ice la tranqluilidad
de los pueblos reunidos bajo su imperio.
La fundaci~n relat-ivamente reciente del Instituto de Dere-
cho Internacional y el respect qlue se otorga i sus dictimenes,
ya qlue algunas de sus decisions han sido aceptadas como
pauta de conduct por gobiernos beligerantes 6 en litigio desde
1877 hasta la fecha, sus populares publicaciones y el a2poyo
qlue prestan i este centro los publicistas de t-odas las naciones,
prueban qlue lejos de ocuparnos de una utopia, estamos labo-
rando en .pro de una causa qlue es la causa de todas las
naciones y qlue asi los fuertes como los d6biles nos prcocu-
pamos do sustituir las prjcticas birbaras qlue ailn nos rigen,
por una ley de cordialidad ventajosa para todos.
La historic nos ensefia qlue no hay fuente pequefia cuando
se trata de la creacicin de un grande imperio ni poder qlue
resista al decreto inflexible qlue sefiala la hora de la desmem-
braci6n. Los hijos de una loba reunieron una tribu de pas-
tores y con ella fundaron la Oinica dominacibn qlue haya sido
verdaderamente universal, un soldado audaz, hace apenas cien
afios, con los restos de una monarqlufa fund el imperio mis
glorioso y respetado qlue haya conocido la Europa y. al son
de la Marsellesa 11ev6 g sus soldados B sentarse en los fronos
seculares cuyo origen, anterior g la tradicibn escrita, habria
qlue buscarlo en las canciones de la Saga. Nada es imposibll
para la humanidad y todo cuanto tienda a perfeccionarla y a
< los qlue se preocupan de mejorar las condiciones det la terre-nal
existencia.
So debe el nombre de < cista ingl~s Jeremnias Bentham qlue 10 invent6 can objeto d~e
disminuir la confusion resultante de ser el c(Jus Gentiuma, tra-





INTRODUCCION


ducide por Vattel para su < la ley romana qlue pauta la forma de Ias relaciones de aqluel
poder con otros estados independientes.
No creemos natural, pues q~ue nuestro humilde esfu~erzo nos
ha traido B pasearnos por consideraciones elementales de de-
recho international qlue dedicamos g los estudiantes (ya qlue
ellos, con la generosa indulgencia innata en la juventud, no
verin en estas paiginas sino el sincere deseo de sefialarles un
cursor de est-udios qlue han de profundizar por medio de los
aut-ores qlue indicamos, escogidos entire aquellos q~ue una fama
universal nos ensefia ser los mais meritorios), olvidar la doc-
trina ya c61ebre del Presidente norte-americano Monroe, prin-
cipio de derecho qlue, atin cuando todavia discutido por la
Ahmdrica L~atina (que teme ver en la significacibn qlue le otor-
ganl los legisladores americanos una declaraci6n de protecto-
rado repugnante i pueblos qlue han comprado su independon-
cia al precio de su mejor sangre, derramada en cuatro lustros
de combat) ha dado ya pruebas de ser una ley fundamental
cuyo sostenimiento 11evard si la gran relptiblica del Norte 21
todos los extremes, como si en su aceptaci~n 6 r~echazo se
involucrasen las seguridlades de su future existence p~olitica
y la prosperidadl y el predlominio de los intereses norte-amer~i-
canos en este continent.
Es indiscutible qlue el nacimiento de la conocida dleclara-
ci6n1 < Como resultado de la mada. tambida < ;i 1824 rigi6 los destines de Europa, pacified pueblos y soli-
dific6 monarquias, restituyendo en su trono como monarca. ab-
soluto B F~ernando VII, Inglaterra, qlue creia impossible para
el porvenir la. political de absolutismo y peligrosas las prjc-
ticas de intervenci6a puestas en vigor, dleclar6 antc el Con-
greso de Verona, por medio de su representante el duque de
WIellington, en 1822, < colaborar en una labor cuyos resultados conceptuaha peligro-
sos,. Qued6 en efecto, aislada', y g mediados de 1823, ocupando
el poder el ministerio Castlereagh, la Santa Alianza la hizo
saber que tan pronto como la Francia hubiese logrado resta-
blecer en Espana el absolutismo, en reemplazo de Ias insti-
tuciones revolucionarias existentes para la fecha, se convo-





IrNTODUCCION


caria un Congreso para dar finl g los gobiernlos revoluciona-
rios (16ase rep~ublicanos) de la Amirica del Sur.
N~o obstante la circunstancia de no haber reconocido < factor g estas nuevas naciones, Inglaterra habia celebrado can
ellas mis de una transaccibn y su comercio y esfera do in-
fluencia en las antiguas colonies espafiolas se habian exten-
dido hasta el punto de hacerla tener como un gnran da1~o B
sus intereses un cambio de gobierno qlue viniera ,i hacer dis-
tinto el estado de las cosas. Llamado Canning :' presidir el
Gabinete, su genio busc6 el aliado qlue necesitaba para inuti-
lizar los esfuerzos de la Santa Alianza, y 10 encontr6 en Ame-
rica.
La gran repilblica del Norte, deseosa de fundar un imn-
perio cuya grandeza, creada por artes de paz, sirviese de mo-
delo al orbe y probase ampliamente la posibilidad de f'undlar
instituciones perdurables y garantias efectivas no obstante una
forma de gobierno impersonal y republican, ocupaba en aqlue-
110s mementos todas sus energies en la administracibn. Gran-
diosa organizaci6n cuyo fundador no q~uiso ni siquiera el ti-
tulo de factor do la prosperidad national, qune atribuia siem-
pre al esfuerzo de sus conciudadanos, los hombres politicos
qlue regian sus destines no 11egaron nunca i adquirir la pre-
ponderancia cesirea tan peligrosa para la exristencia de la ver-
dadera libertad. Un hombre indispensable en un pais, signi-
fica la sumisibn de ese pais. Donde existen partidos cuya de-
signacibn se derive de un nombre propio, puedle dlecirse qulce
la libertad, si no ha muerto afin, est8 en la agonia!
Los Estados Unidos no han endiosado i sus hombres emi-
nentes y esa sola circunstancia ha bastado para qlue la Repli-
blica haya sido una verdad en la Am~rica. La colaboraci6n
de todas Ias inteligencias y todos los derechos ha traldo por
resultado la mis avanzada de 1as civilizaciones y la mayor
prosperidad possible.
En esta nacibn, entregada en aquellos mementos 5 conso-
lidar sus labores de paz y enemiga de toda declaraci6n de
guerra, busc6 Canning el aliado qlue necesitaba para o-poner
una valla al advance dominador de la coalicibn mondrqluica
de Europa. Como dice muy bien Alison en su < Europa desde la caida de N~apolebnm, <11amandoo el N\uevo
Mundo ,i la existencia para rectificar la balanza del Viejoa,





IN TRODICCIO6N


el emninente Canning convencid al senior Rush, Mlinistro de~
Norte Amdrica en Inglaterra, de la necesidad en qlue so verianr
tarde 6 temprano los Estados Unidos, en su calidad de pri-
mera nacibn del continent, de regularizar los sucesos poli-
ticos qune en 61 se desarrollasen y, ofreci~ndoles en aquella
oportunidad una cooperaci6n qlue quiz8 no obtendlrian tanl fj-
cilmente mis tarde, le hizo comprender qlue habia 11egado el
memento do opener Ailas ambiciones continentales una nlega-
tiva absolute de future engrandecimiento on Amdrica, dondle,
como pago ,i los servicios de Inglaterra, se proclamaria el
< politico, conservando su independencia las Repti-
blicas y qluedando en su condici6n de tales las colonies qlue
6 Espatia, Francia, Inglaterra, Holanda y Dinamarca perte-
necian.
Tan pronto como el Presidente Monroe recibi6 la corres-
pondencia. donde el senior Rush le dlaba cuenta de la decla-
racibn de la Santa Alianza y de la proposicibn de Canning,
se dirigiG atl ex-presidente Jefferson, retirado die la1 politica
en su posesibn de Monticello y le pidi6 qlue le aconscjase en
aq~uel problema qune surgia amenazante en el camino qule se
proponia recorrer la joven naci6n. El 24 de Octubre decl m7is-
mo aflo contest6 Jefferson una carta contentativa de los sigouien-
tes concepts: c usted me envia es el mis trascendental qlue se ha ofrecido
B mi contemplaci6n dlespuds del de la Independencia. Aq~uc1
nos hizo una naci6n; 6ste monta nuestra brtijula 6 indica el
camino qlue t-enemos qlue seguir :i trav~s del oc~ano die liempo
qlue se abre ante nosotros. Y nunca podriamos navegalr on i61
bajo circunstancias m~is auspicias. Nuestra primera y funda-
mental maxima dlebiera ser nunca enredarnos en los dlisturbios
de Europa; nuestra segunda, jam~is sufrir qlue Europa inter-
venga en asuntos de aq~uende el Atljntico. Amdrica, Norte~ y
Sur, tiene un juego die intereses distinto de los de Europa y
peculiarmente prop~ios. Ella debiera, por 10 tanto, tener un
sistema propio, separado y distinto del de Europa,,. < ci6n, misqcue todas, podlria molestarnos en este prop6sito,
ella ofrece ahora precedernos, ayudarnos y acompailarnos en
61. Accediendo B sul proposici6n la separamos de los bandos,
traemos su poderosa influencia B pesar en la roman' del go-
bierno libre y emancipamos de un gol~pe un continent qlue





INTRODI CCION


de otro modo podria retardarse en dudas y dificultades. La
Gran Bretafia es de todas las naciones del mundo, la que
puede hacernos mas datio Sy con ella g nuestro lado no te-
nemos que temer al mundo entero. Con ella, pues, debidramos
mis. asiduamente preciar una amistad cordial y nada nos 11e-
varia mis B anudar nuestros efectos que encontrarnos peleando
unidos por la misma causa>>. < cernos una pregunta: 7,deseamos recibir en nuestra Co7felde--
racibn una 6 mis de 1as provincias Espatiolas? Cjndidamente
confieso qlue siempre he visto A Cuba como la mis interesante
adicibn que jams pudiese hacerse a nuestro sistema de Es-
tados. El dominio que con la punta de F~lorida nos daria esta
isla sobre el Golfo de M~xico y los paises 6 istmo costaneros
de 61, como tambidn sobre todas las aguas qlue caen cn 61,
11enarian la media de nuestro bienestar politico. Sinl embargo,
como concibo que esta posesibn nunca podrj obtenerse, ni
por su propia voluntad, sino por guerra, y q~ue su inde~pen
dencia, que es nuestro segundo interns (y especialmente su
inedependencia de Inglaterra), puede asegurarse sin clla, no
titubeo en abandonar mi primer deseo g los azares del future
y acept~ar su independencia, con paz yr la amistadl de Ingla-
terra, en vez de agregjrnosla ri expenses de Ja guerra y con
su enemistad>> (la de Inglaterra).
Madison y tCalhoun fueron Lambidun consultados por- c1 jui--
cioso Monroe. El primero aplaudib con entusiasmo el plan
de, Canning, y aconsej6 su inmediata adopcibn sinl reserve
de ninguna especie. El seg~undo, que era entonces ministry de
la G~uerra, opin6 qlue la amenaza de la Alianza se dirigia al
Nuevo Mundlo on general y que despuds de subyugar a Sud
Am~rica quien sabe donde vendrian B ejercer su influencia
las ambiciones de dicha coalicibn. Lleg6 en su deseo de ver
cuanto antes aprobado el plan de Canning, g predecir tras-
tornos civiles en- la Uni6n1 diciendo qlue < se levantarian en este pais, los unos por y los otros en contra
de ellos y tendriamos que luchar en nuestras prop~ias playas
por nuestras instituciones>>.
El dia 2 de Diciembre de 1823 present el president
Monroe al Congreso en mensaje contentivo de las declaraciones
qu~e despu~s se hanl condensado en la doctrine que 11eva gu
nombre. En los primeros pirrafos de este document-o y con





INTRODUCCION 23

motive de la controversial con Rusia respect B terrenos apro-
piados por 6sta en la region americana de Alaskta, inicia el
President su doctrina di~ciendo: ((En las discusiones i qlue
este .asunto ha dado motive y en los arreglos por los cuales
pueda terminarse, la ocasi6n ha sidlo juzgada oportuna para
asegurar, comno un principio en el cual los derechos 6 inte-
reses de los Estados Unidos estin involucrados, qlue los conti-
nentes Americanos, por la libre 6 independiente condici~n q~ue
han asumido y mantienen, deben desde ahora no ser consi-
derados como sujetos B dfutura colonizacibtm> por ninguin poder
Europeo>>.
Ya en Julio de 1823 y con motive die un ucase imperial
de San Petersburgo, donde el Czar reclamaba jurisdicci6n sobre
un terreno qlue Inglaterra y los Estados Unidos se disputaban,
hlabia dicho John Quincy Adams al ministro ruse, -cque non--
otros disputariamos el derecho de Rusia ,i establecer cning~inv
dominio territorial en este continents y qlue asumiriamos cla-
ramente el principio de qlue los continents Americanos no
estin por mis tiempo sujegos B ningthn cnuevo:> establecimniento
colonial,.
Ya para Julio de 1823 la Doctrina de Monroe estaba en
principio adoptada por Monroc y sus comnpatteros. El 2 de1
Julio de ese aiflo, en carta qlue fu6 sometida g la consideracibn
dlel Gabinete de Londres, decia al ministro americano Rush,
e1 mismo Adams qlue acabamos de citar: dos Continentes A~me-
ricanos de abora en ,adelante no estar~in.sujetos g coloniza-
cibn. Ocupados por naciones civilizadas, seria accesibles R los
Europeos y cada uno en esta formal tinicamente, y el Oc~ano
P'acifico, en cada par-te de 61, qluedarg abierto d la navegal-
ci6n1 de todas las naciones dlel mismo modo qlue e1 Atljntico.
Incidental B la condici6n de independencia national y sobe-
rania, los derechos de la navegaci6n interior de sus rios per-
Lenecerjn i cada una de las naciones Amlericanas dentro do
su propio t-erritorio>>.
Volvamos al Mensaje de Monroe, cuyos pjrrafos 48 y 49
reproducimos i continuacibn:
cEn las guerras de los poodores Euro-peos, en asuntos qlue
:i ellos les conciernen, nunca hemos tomado parte ni compete
6 nuestra political el hacerlo. Es 11nicamente cuando nuestros
cderechos son invadidos 6 ser-iamente amenazados q~ue resen-





INTRODUCCION


timos injuries 6 nos preparamos g la defense. Con los movii-
mientos en este hemisferio estamos por necesidad mi1s inme-
diatamiente ligados y por causes qlue serin obvias si todos los
ilustrados 6 imparciales observadores. El sistema politico de
los poderes aliados es esencialmente diferente en este respecto
del de la Amdrica. Esta diferencia precede de la existent-e
entre sus respectivos Gobiernos. Y i la defense dlel nuest-ro,
qlue ha sido logrado con pdrdida de tanta sangre y tesoros, y
mejorado por el juicio de sus mis ilustrados ciudadanos, yr
ba3jo el cual hemos gozado felicidad sin ejemplo, esta nalci6n
enters estil consagrada. Debemos pues, g la sinceridadi y d
las amigables relaciones existentes entire los Estados Unidos
y esos poderes, el declarar qlue considerariamos cualesquier
intent de part-c de ellos de extender su doomianci6n ;i algiuna
porcibn de hemisferio como peligrosa p.ara nuestra p~az y;
seguridad. Con las existentes colonies 6 dependencies (1:
cualquier poder Europeo no hemos intervenido yr no inlelr-
vendremos. Pero con los gobiernos qlue han declarado su
independencia y la hanl mantenitio, y cuya independcnchil
hemos, tras gran consideraci~n y hasados en justos princi-
pios, reconocido, no podriamos ver ninguna interposici6n con
el prop6sito de oprimirlos, 6 dominar en cualesqu~icra otral
manera1 su destiny, por algth poder Europeo, en ninguna otr~a
luz sino como la manifestaci6n de una disposici61n de ene-
mistad hacia los Estados Unidosl. < pecto B Europa, qlue fud adloptada al iniciarse las guerras qlue
durante tanto tiempo hanl agitado esa part del globo, sin em-
bargo permanece en igual forma, qlue es no mezelarnos on
los asuntos internos de ninguno de sus poderes; c~onsidleralr
el gobierno < ciones amistosas con 61 y conservar esas relaciones por medtio
de una political franca, firme y vraronil; atendiendo, on Ltlod
caso, los justos reclamos de t-odo poder, sin aceptar injuries
de ninguno. Pero respect i estos continents, las circunstan-
cias son eminente y conspicuamente distintas. Es impossible
qlue los poderes aliados pudieran extender su sistema politicoj
C1 alguna porci~n de uno ti otro cont-inente sinl amenazar nues-
tra paz yr felicidad; ni nadie podria career que nuestros her-
manos del Sur, si se les dejase opinar, Io adoptaran por su
libre albedrio. Es igualmente impossible, por 10 tanto, qlue nlos-





IN TRODUCCION


otros veamos esa ingerencia, en cualqluier forma, con indife-
rencia. Si consideramos -la comparative fuerza y recursos de
Espai~1a y de sus nuevos gobiernos y la distancia entire una
y otros, seria obvio qlue nunca podr6 dominarlos,.
Demis estj decir qlue esta doctrine no tuvo la aprobacibn
del gabinete ingles y qlue en la Corte de Saint James no con-
taban con tan categ6rica definicibn de los derechos de la her-
mana1 mayor de las reptiblicas americanas. Segrin las notas
afiadidas por Dana g los < de Wheaton, el gabinete ingl~s signified al senior Rush qlue
no aceptaba la apreciaci6n del porvenir del Continente Amle-
ricano bajo el punto de vista del gobierno del Presidente Mlon-
roe y qlue < parties desocupadas de Amdrica como abiertas g sus futuros
establecimientos, en la misma forma qlue hasta entonces>. Esta
forma era la del derecho qlue la prioridad de descubrimiento
y ocupaci6n dia A las naciones sore los nuevos terr1itor~ios as;i
habidos.
Puede considerarse como una afirmaci6n y extension d~e
la Doctrina de Monroe, promulgada en los dias en q~ue 61 era
ministry de Negocios Extranjeros de aquel president, la dle-
claracibn qlue hizo el Presidente Adams en su mensaje espe-
cial al Senado, el 26 de Diciembre de 1825, refiri~ndose Ailas
estipulaciones en qlue debian convenir los representantes al
Congress de PanamB.
En 1845, el Presidente P~olk, en su Mensaje del 2 die Di-
ciembre, cuando con motive de la anexidn de Tejas se temia
la intervencibn euro-pea, fortaleci6 con decisivas declaraciones
el pr~opbsito de la unli6n americana de considlerar tomo
piedra fundamental de su organizacicin la Doctrina p~romull-
gada por Monroe. No solamente habian ya dleclarado los Es-
tados Unidos que no permitirian ningiln nuevo ensay~o de colo-
nizacibn, sino qlue hicieron saber B Europa. que entraba on la
esfera de acci6n de la Doctrina de Monroe y en sus prop6-
sitos el impedir qlue las colonies existentes cambiasen de go-
bierno, siendo desde luego estipulado qlue de su present con-
dici6n no podian pasar sino B la de libres estados americanos.
La declaraci~n de Polk no se referia, como la de Monroe,
lo cual dej'aba un amplio margen g las pretensiones inglesus





INTRODUCCION


qlue fingieron interpreter su sentido como limitado g 6stas y
considerar las < rica como susceptibles de ser colonizadas por sus primeros
exploradores; Polk dijo: < al mundo como nuestra definitive political, qlue ninguna co-
lonia 6 dominio Europeo podr8, con nuestro asentimiento, ser
fundado 6 establecido en ninguna parte dlel continent Nortc
Amler'icano>s.
En 1865 tuvieron otra vez los Estados Unidos ocasibn de
poner en vigor su famosa Doctrina protestando contra~ la
intervenci~n francesa encaminnada B hacer preponderar~ en MC-
jico los intereses imperialists representados por el pequnclio
grupo qlue sostenia al desgraciadlo Miaximiliano, rodeadlo por
las tropas de Juarez y Diaz y reducido al centro de la nlaciin.
Dibse aviso al gobierno de Napolebn III de qlue la amistad con
los Estados Unidos tenia qune cesar- < pudiese. juzgar consistent con su interns y honor desistir de
la continuacibn de la intervencidn armada en M~jico para
derrocar cl gobierno democrjltico revolucionario existent alli
y establecer sore sus ruinas la monarqufa extranjera qlue
so ha intentado inaugurar en la capital de ese pais,,. La guerra
do: secesidn impidi6 al P-residente Lincoln hacer una recla--
maci6n igual qlue en caso de rechazo, habrian tenido qjue
recoger los Estados Unidos, incapaces en toda 6poca de com-
baiir con las potencias unidas de F~rancia, Inglater~ra y1 Es-
paila, inviasoras de M~jico, y peor situados atin en mnomentos
en que la tremenda lucha separatist aniqunilaba en fraternal
hecatombe las energies del N\orte y del Sur. Napole6n III
accedi6 di la intimaci6n .del Presidente Johnson y las des-
cargas de Qlueritaro aInunciaron d Europa que" la comedlia
imperial del engalildo Maximiliano habia degenerado en tra-
gedia.
Reconocida de este modo la facultard de los Estadlos U~ni-
dos: j reclamar para el continent americano el derecho de
dirimir sus contiendas, han procurado siempre sus m~is no-
tables publicistas fortificar este criterio, no solamente en el
cinimo de las naciones europeas Hlamadas :i respetarlo y i
considerarlo como una valla i sus ambiciones colonizadoras,
sino tambidn en el pueblo americano, cuya cont-ribuci6n de





IN FRODUCCION


sangre y de dinero tendria qlue reclamarse para hacer efec-
tiva por medio de la fuerza la vigencia do tal ley.
La notaci~n culminante del convencimient-o de los Estados
Unidos de la necesidad vital en que se encuentran de consi-
derarse como 11amados ,i resguardar la integridad de este he-
misferio y asumir en toda emergencia su mas categ6rica re-
presentacidn tuvo lugar en 1895, cuando el t-alentoso Grover
Cleveland, Presidente de aquella rep~iblica, crey6 necesario ter-
ciar en la aileja dispute existente entire Venezuela y la Gran
Bret-ala, dispute originada en la gradual usurpacibn realizaada
por la potencia europea, de terrenos pertenecientes ;' la repd-
blica sud-americana, adyacentes a la colonia inglesa de la Grua-
yana.
El mensaje especial de Cleveland era casi una declaracibn
de guerra y el pinico en el mercado americano fue inmenso.
Tanto aplauso como critical mereci6 la actitud dlel Presidente,
hasta entonces tenido como partidario decidido de las misio-
nes de paz, pero la mayoria del Congreso y la naci~n acep-
taron como just su pretensi6n de imponer la Doctrina de
Monroe una vez por todas, y el pueblo americano se prepar6
A la guerra.
El gabinete ingle~s obr6 en esta circunst-ancia con singular
tolerancia y no podemos atribuir sino ,i una prudencia muy
justificada su aceptaci6n de someter el litigio ,i un tribunal
de arbitraje. La actitud resuelta del Presidente Clevelandt
al jugar el todo por el todo, puso B prueba l~a discutida capa-
cidad de su naci6n para hacer alarde de cohesi6n y patrio-
Lismo en un momento dado y de esa prueba atrevida 6: ines-
perada salieron los Estados Unidos con una nueva categoria,
no ya de repliblica modelo y de aglomeraci6n de e~nergias
litiles para el trabajo, sino con el titulo suficientemente refren-
dado de pot-encia mundial, de naci6n efectivia en todas sus
fases, con soldados Ilenos de patriotism y dispuestos al com-
bate y al sacrificio.
Y hasta los mis empedernidos opositores de Cleveland ten-
drdn que convenir en qlue, con la aceptaci6n del tribunal de
arbitraje por parte de Inglaterra, la causa de la huma-
nidad did un paso gigantesco. hacia la meta sublime del de-
recho de todos y para todos.
Sentar faz i faz de Inglaterra, la secular expoliadora de





INTRODUCCION


10s d~lbiles, el principio de la competencia de una nacibn po-
derosa para pedir y obtener justicia para un pueblo cuya
Gnica culpa consiste en su debilidad, y hacer eso on pleno
siglo xIx y' obtener para ello la sanci6n del pueblo m71is mone1(-
tizado de la tierra, es obra digna de los quijotescos princi
pios qlue admiramos en la leyenda como gajes de pasadas
6pocas y generosidades pasadas tambidn jay! para no resu-
citar jams en la humanidad envenenada con las modernas
ideas de civilizador egoismo. La accibn de Clevelandl no so
juzg6 en toda suL magnitud en aquel entonces y sus resultados
todavia los desconoce el mundo. H-ora 11egar6, y no muy le-
jana, en qune vuelvan :i resonar con carjcter de oportunidad
las palabras del Presidente Monroe yv para esa hora decisive
debemos p~repararnos los pueblos de la Amdrica, para luch-ar
y vencer bajo la direcei~n de la dnica naci~n cuya protecei~n
no puede humillarnos, porque, como el Derecho de Gentes,
dimlan7a do una fuento natural qlue es Dios mismo y se f'unda
en ejecutorias indiscutibles de apoyo al d~bil, de respcto g su
independlencia, de desinteresada aspiracibn de la integridad
y desarrollo de las republicans hispano-americanas.
En 1903-1904 han probado otra vez los Estados Unidos
su desinteresado propbsito de hacer efectiva la integridad del
territorio americano. La poderosa coalicibn de Italia, Ingla-
terra y Alemania, formada con ulteriores planes de conquista
territorial en Venezuela, tuvo qune conformarse con una suma
muy inferior A la invertida en la realizaci~n de esa mani-
festaci~n naval y la repdblica hispano-americana, 11evando g
sus poderosos contrincantes al Tribunal de la H-aya, obtuvo
un verdadero triuunfo gracias B la D~octrina de. M~onroe, sinl
la cual estaba irremisiblemente Li merced de la rapacidand de
sus contraries.
La Doct-rina de Monroe, es ley reconocida por las Nacio-
nes Europeas. En el conflict surgido en 1908 entire Vene-
zuela y Holanda, conflict creado por la indiscreci6n del mi-
nistro holand~s senior de Reus y por la impaciencia del Pre-
sidente Castro, poco cuidadoso de la formula cort~s q~ue for-
tifica la razbn y atenlia la falta, H-olanda, reconociendo :i los
Estados Unidos su caricter de regulador de los sucesos poli-
t~ices del Continente Occidental, ha solicitado de la Canci-
Ileria de Washington la aprobacibn de sus actos antes die pro-





INTRODUCCION


ceder g un cambio de notas qune puede traer mis tarde me-
didas de fuerza. En esta ocasi~n ha demostrado H~olanda su
deseo de no desconocer un derecho qlue consider establccido
y aceptado como just.
Esta es, hasta el memento de la publicaci~n de esta obra,
la historic de la Doctrina de Monroe. Las reptiblicas centro-
americanas, Cuba y PanamB, darian material par-a interesan-
tisimas consideraciones; pero ellas pertenecen A una historia
modern qlue otros, m~is relacionados qlue nosotros con estos
sucesos recientes, relatar~in con mayor autoridad, con mayor
acopio de datos.
Confundir la ingerencia que los Estados Unidos hayan
creido indispensable tomar (cuando algrin nsu~nto international
surgido entire las rep~iblicas hispanas y las naciones curo-
peas amenaza 11egar "A un Bcasus belli>>), con una significa-
ci6n de 'la Doctrina misma, cs cometer un gravisimo crror.
La Doctrina de M~onroe es una cosa y la tutela norte-ameri-
cana es otra. Aceptemos la primera, ya qlue ella involucra
el ecstatu qluo> politico de este contingent y compromete en
su defense 6 la mis poderosa de las naciones qune lo consti-
tuyen; hagamos impossible la otra creando, como nuestras pro-
gresistas hermanas Argentina, Brasil, Chile y M/lxico, repre-
sentaci6n diplom~itica .que defienda nuestros derechos, haga
conocer la hospitalidad y riqluezas q~ue brinda nuestro suelo
y nos traiga, con una inmigracibn seleccionada y provechosa,
las fuerzas qlue necesitamos para nuestro definitive engan--
decimiento.
De nosotros mismos drepende la conservacibn de esa auto-
nomia absolute tanl grata A nuestro orgullo latino. Las mis de
las veces, esa intervencibn yanktee (qlue lucgo calificamos do
atentado) hemos ido a solicitarla para corregir yerros volun-
taria 6 cuando monos conscientemente cometidos. Haci~ndola
innecesaria nunca tendremos que temer qlue su sombra ame-
nazante 11egue hasta nosotros t
Alarmar constantemente i las Reptiblicas H-ispano-Ameri-
canas con el espectro del imperialismo yankiee y' luegoo iml-
plorar B cada paso la proteceibn y buenos oficios de la Can-
cilleria de Washington concedidndole bajo la presi6n del mo-
mento critic facultades hirientes para la dignidad national,
es political do inconsciencia, desprovista de toda seriedad y





INTRODUCCION


destinada i procurar g los Gobiernos y personalidades qlue
la practiquen merecido desprestigio en donde quiera que, se
conozcan tan torpes cuanto injustificados procedures.
Evitemos recaer en semeja'ntes ignominias estudiando las
necesidadles del future politico de nuestras nacionalidades y
educ~indoonos para fomentar por medio de relaciones diplomA-
ticas hjbilment-e creadas, el respel-o y consideraciones que nos
son debidas.
La circunstancia de practicar hoy las grandes potencias
la political del perro del hortclano, qlue ni come ni deja comer,
garanti~za por algr~in tiempo la independencia de Ias naciones
hispano-americanas, qlue deben aprovechar este interregno para
hacerse fuertes y prbsperas y estar en capacidad de haccr
frente ri los grandes trastornos de un porvenir desgraciada-
mente pr6ximo, si tomamos en cuenta la lentitud con qlue mar-
chamos hacia el mejoramiento do nuestros gobiernos y la es-
casal eficacia de los insignificantes esfuerzos qlue hacemos para
aparecer ante el mundo como pueblos poseedores do insti-
tuciones respetables y respetadas, qlue garanticen la tranqui-
lidad y el bienestar del excedente de poblacibn europea qlue
viene a nuestras playas impulsado por la necesidad die ga-
narse la vida, cada dia mis dificil de sostener en aqluellos
centros demasiado estrechos para el natural aumento de la
raza humana.
Herederos de todas las glorias y todos los defects die un
pueblo qlue ha representado en la H-istoria todos los papeles,
ensayando con negative resultado todas las formas de go-
bierno, sin haber encontrado t-odavia la qlue necesila para su
engrandecimiento, tenemos, como nuestros gloriosos aintepasa-
dos espatioles, el talent, el valor y la resistencia fisica, pero
carecemos de la tenacidad y la d~isciplina qlue hacen admi-
rable al pueblo inglis, pufiado de hombres arrojado sobre una
roca para sevir de ejemplo g la humanidad, simiente de gr~an-
deza qlue ha sabido extenderse sobre la superficie de los mares
y aduefiarse de medio mundo, imponiendo su lengua y sus
costumbres A naciones qlue contaban su existencia por milla-
res de ailors y cientos de millones de pobladores cuando el
primer bret6n clav6 en sus playas el estandarte rojo y azul.
Hace ya. cien aflos qlue Pitt, el mayor, dijo: < no se. volveria i disparar un canionazo sin la aprobac~ibn de





INTR ODUCCIONY


la Gran Bretaiia,, y lo qune entonces se consider6 como una
declaraci6n insostenible, inspirada en un arrebato do orgullo
originado en los Cxitos del memento, cada dia se justifica y~
se hace mis patente, pues el imperio creado en la isla per-
didal en las brumas del Norte, extiende cada ves mis lejos su
dominaci6n y; con ella su prddica de libertad. i Goza die ma-
yores garantias un colono ingl~s qlue un cindadano de las re-
pdiblicas de Am~rica l
Este ejemplo debe animnarnos B trabajar por el future y
misquie possible, inevitable progress de la Amibrica Espnatola.
Varies millones de hombres enedrgicos, inteligentes y: aclimna-
tados ya en la mis hermosa porcibn del orbe, deben realizar
en pocos alixos lo qlue con siglos de perseverancia hanl logrado
los habitantes de la isla europea. Poseemos en nuestras tierras
riquezas inagotables; hagjmoslas triplicar en valor r~espetando
nuestras leyles y creando una confianza q~ue hoy no existe
y cuya falta es la remora qune nos detiene en el camino de
un progress qlue hemos logrado retardar, pero qune t-arde 6
temprano sentarj sus reales en estas privilegiadas comarcas,
creadas por la Naturaleza para albergar pueblos prcisperos de
cindadanos laboriosos y tranquilos. El pueblo norte-americano,
cuyas admirables dotes nos son presentadas B cada mnomento
como un ejemplo de lo qune podriamos hacer, debe su gtran-
deza al orden y discipline de los fundadores de esa demo-
cracia, quienes supieron acallar sus ambiciones y crear insti-
tuciones inconmovibles cuya rut~ina garantiza los intereses y
la vida del extranjero qune 11ega ,i aq~uel pais, hasta donde
humanamente puedan ser garantizadas. Si se exce~ptila la gue-
rra de secesi6n, aquella naci6n afortunada ha visto transcu-
rrir los afios en el seno de la paz y de todos los paises de~l
mundo una vasta corriente de inmigraciijn le ha llevado los
elements qune necesitaba para convertir en jardines los pan-
tanos de la Luisiana; en opulentas ciudades mineras las Airi-
das soledades del Oeste y en granero del mundo las despo-
bladas costas del Pacifico. ci Labor omnia vincit!>> Paz y tra-
bajo harjn de la Am~rica Latina la mis rica y envidiadla
region del planet.
Inculcar estas ideas en la mente de nuestros pueblos yr
gobiernos y obtener para realizarlas el apoyo de las naciones





INTRO UICCIONj


acerca de Ias cuales se encuentre acreditado, t-rabajando ince-
santemente en servicio del engrandecimiento de la P'atrin. debec
constittuir la labor del diplom~itico hispano-americano. Invers-
tido conl la representaci~n de su pueblo, por sus nclos :, pu3-
labras sent juzgado Este y much pesartin en su porvecnir las
simpatias y voluntades qlue para la defense de t-an sag~radtos
intereses haya logrado conquistar.
La labor del diplomitico enviado ti paises exican jeros \
la del qlue desde la Patria agencia las relaciones inter~nacio-
nales son iguales y1 en el fondo una misma. La corlesin, in
afabilidad y la discrecibn, siempr~e dentro de los limiles gIoe
nos trace la idea fija del mejoramiento national, son las con-
diciones mis necesarias al 4xito de toda pretension.
Quisidramos abarcar.en este < que constituyen hi ciencia del Derecho de Gentes, perlo :i ann
laudable prop6sito se oponen, en primer lugar, nuestros con~o-
cimientos, reducidos :i nociones elementales de tanl interesante
studio y en el segundo, la indole die esta obra y la formal
en qlue ha sido compilada, pues ella es el resulindlo d-e las
consultas que hemos tenido qlue hacer cada vez qlue la necE-
sidad nos ha obligado g estudiar un punto q~ue ignorr:ibamos
6 acerca del cual no poseiamos la absolula seguridadlt que
debe tenerse en material de etiquela, ciencia (permitasenos 113-
marla asi) cuyas trivialidades son :i veces causal de impor-
tantisimos incidents favorables 6 adversos :1 misiones tras-
cendentales de cuyo Cxito dependent :i veces los m:\is grandes
intereses.
Suplicamos ti los colegas qlue lean estas priginas recordlar
qlue estjin destinadas at los qlue se inician en una carrer~a
doonde el m:1s claro de los talentos puede traer el mais trisle
de los resultados sino se amolda :i la rutina prescrita plor in1
tradici6n. No se nos debe tachar de fastidiosos si, Rl presen-
tarse el caso concrete, volvemos 21 indicar for-malidadles yna
descritas en otra seceibn del libro. AI desco de scr slitles.
de no defraudar las esperanzas de. cuantos hugan uso de esle
< J Ojabi nos concedan nuestros j6venes compatteros dlel
mnundo hispano-latino, siquiera una parte de la buenla volun-
tad con qlue les dedicamos este humilde trabajo!




















CAPITULO I


FORMALIDADES PRELIMINARES




























Tanl pronto como el agraciado haya recibido notificacibn
verbal de baber sido destinado a algdn cargo diplomitico, debe
ocurric al Ministerio de Negocios Extranjeros a la hora en
que el Ministro acostumbre recibir 6 informarse con los Di-
rectores del dia y hora en que personalmente deba presen-
tarse B recibir su nombramiento y a prestar el juramento
de ley, si es requerido, como generalmente se estila con los
Ministros Plenipotenciarios, Residentes, Encargados de N\ego-
clos y Secretarios de Legacidn. Debe solicitar, sin insistir on
ello, el honor de saludar al Mlinistro y envriar por su 6rgano
el testimonio de su gratitud al Jefe del Estado, afin cuando
sus relaciones particulares con ambos altos funcionarios hayan
dado ya lugar a cumplir privadamente este deber, pues no
est8 de mis el recorder que la carrera diplomitica est8 con-
siderada como la escuela de la cortesia yr que nunca se podrdi
ser demasiadto correct en el cumplimiento de los deberes qlue
ella impone.
Tan pronto como se haya hecho pilblica en el mundo ofi-
cial la designaci6u de un Ministro, 6ste se apresurard A par-
ticiparlo personalmente y algunas horas antes de la publi-
caci6n del decreto (si no hay algin motive poderoso que 10
impida) al rep~rese~ntante del pais a que haya sido !destinado.
Algunos paises extreman su cortesia hasta el punto de con-
sultar previame~nte .si sera 6 no > el sujeto a
quien piensan encomendar su representaci~n, pero la gienera-
lidad de las naciones hispano-americanas no precede en est-a
form a.





CAPiTULO I


En la tarde del dia en qlue se presta el juramento, os de
huen toner dar una comida al Representante de la Nacicin antc
la cual se encuentra acreditado el nuevo Ministro. A esta co-
mida es de rigor invitar A los Secretarios de ambas legaciones,
no siendo obligatorio hacerlo con el resto del personal. Si se
desea celebrar el suceso con algfin festejo, puede seguirse la1
comida con una recepci6n ci la cual serjn invitados, no sola-
mente todas las Legaciones con la totalidad de sus empleados.
sino tambidn los funcionarios del Ministerio die NegSocios E~x-
tranj eros.
Se debc hacer saber al Miinistro de la NTacib n adconle nlos
dirigimos, el dia y hora de nuestro embarque, pues, aun culando
no es obligatorio, es costumbre casi siempre observada, que
concurra con todo su personal i despedir ti la nueva legfacirjn.
Demis est~i decir qlue algunas cartas de presenlacii~n pri-
vada ser~in muy iitiles al nuevo Ministro, pero como e~s unl
deer de cortesia de sul colega el ofrecerlas espontslneamente,
no debe nunca rebajarse B exigirlas.
Corresponde al Secretario de Legacibn recoger Ltodos los
documents necesarios para qlue quede formalmente organi-
zado el archive inicial de la misibn y qlue son, poco mais 6j
menos, los siguientes:
El nombramiento del Seiior Ministro y el suyo p~ropio.
Las cartas Credenciales 6 patentes, copia abierta y or~i-
goinal sellado, del nombrado Mlinistro 6 Encargado de Nego-
CIOS.
Los pasaportes diplomiiticos de todos los miemb~ros die
la Legaci6n.
Las instrucciones privadas referentes ti los asuntos die
qlue haya ,de tratar la misi6n y los documents y pulblica-
ciones qlue puedan ser fitiles y de 1as cuales le informartindl
los Directores respectivos en el Ministerio de Negocios Ex~-
tranjeros.
SLa ley qlue regulariza el procedimiento de los Agen tes
Diplomiticos de la Naci6n y la referente i uniform, use de
escudo y bandera, tratamiento, etc., etc.
Si se trata de un Ministro Residente 6 Encargado die Ne-
gocios, sinl secretario, proceder8 por si mismo B efectuar las
referidas diligencias.
Los pasaportes diplomiticos dleben visarse en dos Lega-





F~ORM4LIDADES PRELIMINARIES 39

clones: extranjeras cuando menos y 6stas deben elegirse seglin
el proyectado rumbo de la misi6n. El Secretario conservant:
el del Sefior Ministr~o y el suyo, si- van` juntos, entregando los:
demtis i sus destinatarios.
Nada obliga i un Secretario -de Legacibn, entidadl enternl-
mente independiente del Ministro ti dirigirse al lugar lie sor
destiny en la misma ocasibn qlue Cste; pero es natural y con-
veniente qlue asi lo haga y qlue desde el memento en qlue
recibal sl ,nombramiento procure hacerse titil y necesario 11
su Jefe inmediato, die quien recibir8 en cambio el aplauso
que ha do adelantarlc en su carrera. Los buenos resulltados
die una1 misi6n reflejan necesariamente sore el Secretario yi
6ste nada tien c que temer de la resonancia qlue adqcuier~a su
Jefe, pues siemlpre le corresponder8 una gran parte de ella,
circunstancia qlue le recomendard singularmente para futures
ascensos. E~n cambio, sus responsabilidades son maly pocas si
la misibn fracasa en la obtenci6n de sus prop6sitos.
Si el Secretario 11eva buenas relaciones do amisltad con
cl Ministro y miembros de la Legacibn de la Naci6n adondo
se dirige, no estti mal visto ni podria tacharse die indelica-
deza cl qlue solicitase de ellos algunas cartas de reccomen-
daci~n personal para empleados del Ministerio de Neg~ocios
Extranjeros. Este paso, que en ninglin caso debe dar el R~e-
presenlante de una Naci6n, le estji permitido ii un subalterno
y' pone on sus manos medios eficaces para servir hien ti su
pais yr facilitar el trahajo de su Jefe por medio de relacio~nes
importance.
Los sueldos de las Legaciones deben radicarse en el lugar
de su residencia. Corresponde al Secretario obtener las 6rdenes
respectivas del Ministro del Tesoro. N~o asi los vi~iticos, que
cada cual cobrarti independientemenlte.
Las Comlpaniass de Vapores concederlin generalmente 1
Cuerpo Diplom~tico .una rebaja de 30 O/0 sobre el montan~te
dte sus pasajes. D~ichan rebaja no se hace extensive d su~ fa-
milia ni :1 1ans personas de su servicio particular, sino at p~er-
sonal de la Legaci6n. Igual cosa sucede en Europa y Nor~te
Aim~rica en muchos hoteles de primera categoria. Algunas veces
se obtiene qcue estas franqluicias se extiendan i la totalidadl
de las misiones qlue vinjan con el Mlinistro. Los Cbnsules gozan
tambidn de ellas.





CAPITUL.O I


Los bultos qlue constituyen el eqluipaje de la Legaci6n d~e-
ben simplemente marcarse con el letrero siguiente: L~egacian
X... y el lugar de su destiny, impreso en letras gordas. Cada
individuo marcarj ademis especialmente los bultos qlue .le co-
rresponden para distribuirlos segdn su deseo, con unas ini-
ciales poco 11amativas que no quiten su importancia al letrcro
mencionado qlue servir8 para qune los empleados de Aduana
no pretendan abrir los bultos sin necesidad de entrar A expli-
carles qune Don Fulano de Tal pertenece g la Legaci~n. E~n
Francia y Espana es convenient aIvisar al Ministerio de Ne-
gocios Extranjeros la pr6xima llegada de la Legacibn para
qune la Aduana de arr~ibo est6 notificada y no se haga nece-
sario exigirle el libre paso del equipaje.
Por si acaso el 1Winisterio de Negocios Extranjeros haya
olvidado notificar g las Aduanas, es bueno qlue los C6nsules
seau informados anticipadamente con exactitud, pues tienen
autoridad suficiente para allanar inconvenientes de esta natu-
raleza. Es bueno qlue el Secretario .se ocupe de enviar este
aviso sin confiar en la acuciosidad del departamento d-e. Rela-
ciones Exteriores, generalmente recargado de trabajo y pro-
penso ti olvidar estos detalles qlue consider sin mayor impor-
tancia inmediata.


















CAPITULO II

INSTA LACION



























El dia de su 11egada ti la capital die la Nacd6n anite la
cual ha sidlo acreditado, el nuevo Mlinistro enviari una c~arLa
al M~inistro de Negocios Extranjeros, poco mis 6 menos igual
21 la qlue so encontrar:1 en el F~ormulario, Capitulo XVI, anun-
ciando su arribo y -pidiendo una audiencia.
EslR muy bien visto qlue el Secretario de la Legaci~n Ilevee
personalmente esta carta yr on ese caso, enviarli junto canl
ella su tarjeta personal, donde debe constar su calidad. Es
muy probable que el Jefe del P-rotocolo 6 el Secretario delr
Mlinistro se apresuren ,i recibir su visit, qlue estimaan como
una especial cortesia de su pare. El Secretario debe vestic
de levita, con sombrero de copa y pantal6n y guanies de color-,
segin la est-aci6n.
Los Encargados de Negocios procedenin de igual mancron,
pidien~do una audiencia para entregar sus credenciales al1 Mi-
nistro, pues generalmente no son recibidos en audiencia so-
lemne por el Jefe del Estado. Despubs de examinadlas las le-
tras patentes se apresurartin 21 expresar su deseo die conocer~
al Jefe del Estado y1 con tal objeto obtendrtin una nudlienc~in
particular, en la mailana, concurriendo :i ella de levrita, som-
brero de copa y\ pant-albn de color y sin ser acompailados p~or
ninguno de sus empleados, ya qlue en algunos casos yr por
revestir caricter de Agente Fiscal 6 cosa por el .estilo, suelen
algunos Encargados de Negocios tener Secretarios o agregadlos.
A la audiencia del MCinistro concurrirti la L~egaci6n o~n
cuerpo. Los Secretarios y agregados permanecertin en efl SaI-
16n de espera y el Ministro pasar8 al dlespacho, ti menos qu~e





cAPITULO H1


una orden del Introductor de Embajadores, qlue suele estar
present, disponga lo contrario. Al salir de la audiencia, cl
Ministro aprovechard la oportunidad de presentar su p~erso-
nal al Ministro de Negocios Extranjeros que vendra acompa-
fiindole hasta la puerta del salbn de espera.
Esta audiencia es corta y no debe tratarse de negoociado
alguno, por urgente que sea la misibn qlue se procure desem-
pefiar. El nuevo representante se limitar8 ,i entregar sus cre-
denciales y d manifestar su vivo deseo de presentar sus res-
petos al Jefe del Estado. Es 10 corriente qlue durante esta
audiencia se fije el dia y hora de la recepcibn priblica.
Ese mismo ,dia, 6 g mis tardar, i la mariana siguiente,
el Introductor de. Embajadores 11eva personalmente. una carta
a la morada del Ministro, fijando para la recepcibn el dlia
y hora estipulados y se pone A la disposicibn del Secretario
para informarle del ceremonial de estilo en esa ocasi6n.
Ni el Jefe del Estado ni el Ministro de Negocios Extran-
jeros vrisitan las Legaciones, como no sea correspondiendo ti
alguna invitacibn especial.
Tan pronto como se haya despedido el Int-roductor die Emn-
bajadores, se le envia al Ministerio de Negocios Extranjeros,
en pliego cerrado, la alocuci6n qlue se intent pronunciar on
la recepci6n ptiblica, acompatiada de una carta por el estilo
de la qlue dams como modelo en el Capitulo XVI.
De los detalles de la recepci6n oficial en cada pais, nos
ocuparemos det-enidamente en los capitulos destinados at of'ecto.
El mismo dia en qune la recepci~n haya tenido lugar, uno
6 mis empleados de la Legaci~n debe proceder a depositar
tarjetas de todo su personal en casa de cada uno de los Mi-
nistros Plenipotenciarios 6 Residentes, dejando tambidin tar-
jetas para los Secretarios y Agregados. Los Ministros corres-
ponderjn con una visit qlue hay qlue devolver.
A los Embajadores se les pedirsi audiencia por medio do
una esq~uela por el estilo de la qlue trae 'el Formulario. Sc
les hard una visit qlue suelen devolver sin ser ello de rigor.
Los Encargados de. Negocios se limitarin A depositar tarjetas
y no deben contar con ser visitados.
Cada vez qlue se incorpore i la Legaci6n un nuevo Secre-
tario 6 Agregado, proceder i enviar sus tarjetas al C~uerpo
Diplomitico. Estas incorporaciones se notificar~in por ofBicio atI





INSTALACliN


Ministro de Negocios Extranjeros y se aprovechard la primera
fiesta official para presentar estos nuevos funcionarios, Lanto
R dicho Ministro como al Jefe del Estado.
Al referirse A los miembros de la Legaci6n 6 al present-ar
alguno de ellos, debe el Ministro abstenerse de decir cretario>>, <>, pues en ningin caso los referidlos
empleados lo son de su persona sino de la Nacibn qlue los
ha nombrado y la cual representan aun cuando sea en mcis
humilde escala. Esta falta, en qlue incurren con much f're-
cuencia los personajes hispano-americanos improviisados do
golpe- y porrazo Jefes de misibn, es motive de burla y aIcerba
critical entire los diplom:1ticos europeos, siempre atentos ;i la
forma y deferentisimos con sus subalternos.
El Ministro debe instalarse con todo el lujo qlue la cate-
goria de su Naci6n reclame. Las Naciones cuya rent-a no per-
mite sufragar los crecidos gastos qlue req~uiere en Europa tan
elevada representacibn diplomtitica, debieran escoger p~ara. este
servicio personas cuya posicibn monetaria fuese una garantia
do la forma en qlue habrin de representar ;i su pais 6 a~bs-
tenerse de cargar con la cruz de una Ple~nipotencia Li un ser-
vidor pfiblico cuyas virtudes yr talento no bastargn para, que
sea brillante una representacibn cuyo carctictr social reviste
tanta importancia como su lado politico. Un Enca~rgado de
Negocios puede hacer t-anta labor political como un Enviado
Extraordinario y su instalacibn puede hacerse con decencia
en una escala infinitamente mis modest. La vida de las cla-
ses elevadas en Europa es costosisima y muchas veces han
venido g comprenderlo asi nuestros representantes, yva tarde,
cuando se han encontrado lejos de la Patria, cargados can
una familiar cuyos gastos han crecido desproporc~ionadamente,
y contando, por toda entrada, con un sueldo qlue result mnez-
qluino ante las innumerables exigencias de una posici6n ofi-
cial que ni siq~uiera permit agenciar con negocios el aumento
de dicho sueldo, pues toda labor seria deprimente on el re-
presentante de una Nacibn. Sueldos qlue en la Amidrica Espa-
fiola bastan para qlue viva con lujo un alto funcionario, apenas
cubririan el alquiler de casa y un coche modesto en Paris.
Si no se poseen los recursos necesarios para instalar con
lujo la imorada del Ministro, es 10 m~is decent celebrar un





CAPITULO HI


arreglo con a igfn hotel de primera categoria y montar una
oficina en lugar c~ntrico, instalando alli la Cancilleriia.
La diferencia qlue existe entire la vida europea y in\ qu~e
11evramos en la mayor parte de las capitals hispano-:nmeri-
canlas es muy notable. Para qlue se tenga una ligera idea dec
los gastos de la vida ordinaria en Paris, anotamos Li conti-
nuaci6n algunos detalles de presupuesto, amoldados ti la cale-
goria official yr privadta qlue necesitan sostener los diplomi~tios
en la < como generalmente se la 11ama.
Oln matrimonio qlue viva con cierta decencia, en alguna
de las calls adyac~entes al Arco del Triunfo de la Estrella,
q~ue son las preferidlas por el cuerpo diplomitico y por los
extranjeros en general, tendr8 los siguientes gastos:

Alq~uiler de un entresuelo 6 primer piso, compuesto do
sal6n, antesala, dos dormitorios, un cuarto-tocador, co-
medlor, cocina, batio, etc. y alojamiento para dos cria-
dos, calentado de Octubre ,i Junio. . . . 350
El mismo, amueblado modestamente. .. .. . . 550
Servricio compuesto de cocinlera-sirvrienta, es decir, que
barre todas las piezas que no sean el salbn y cuarto
de la sefiora, y'se entiende con los bailos; de una dlon-
cella-camarera que sirve. 5 la mesa, y de un criado de
casaca para los dias de recibo, cuatro al mes, B cinico
francs diaries. Las dos mujeres ganan cincuenta franz-
cos y diez de vino. . . . . . . 140
Gasto de mesa, qune se contrata con la cocinera i siete.
francs los dueilos, si no pasan de tres personas y :i
cinco francs de tres en adelante y B tres francs los
criados, 20 francs 6 sean al mes, incluyendo frutas,
dulces, vino y cafe. 4 . . . ... 600
Alumbrado normal. . . .. 15
Lavadlo. . ... . 80

1.735

Tenemos pues, calculando los gastos verdaderamente natu-
rales, tula erogacibn mensual de mil setecientos treinta y cinco





INSTALACION


francs, 6i sean trescientos cuarenta y siete dollars, o~ro ame-
FI-CRHO.
El apartamento d qlue nos referimos es sinl duda decent
yv esti6 situado en una calle escogida entire las mis aristocr8-
Licas de Paris, pero dista much de ser la morada d~e una
persona qlue vive con lujo. Si se trata de un piso amueblado,
hay que hacer constar qlue por un precio de 550 francs s610
se obtendr8 10 estrietamente necesario para no of ender Li la
dlecencia y qlue generalmente la arrendadlora de esta clase do
ap1-artamentos es la conserje de la casa qlue ha formadlo ese
c total > recorriendo todas las tiendas de objetos usados y com-
p~rando aqjui un sill6n y acki una poltrona y mis allR unn
otomana qlue tiene con los anteriores un vago aire de familiar
y con todo ello logra combinar un conjunto mis 6 menos
presentable pero siempre caprichoso y repugnante al huen
gusto. Por ochocientos 6 mil francs se consigue algio mis
elaborado como mobiliario, pero siempre peqluefio en cuanto B
ntimero de piezas, pues el alquiler en Paris es sumamente cos-
toso y en los buenos sitios un regular apartamento flucttia
entire 10, 12 y hasta 18.000 francs al anio!
El servicio de coaches es excelente y i toda hora puede
pedirse por pledio del tel~fono (q~ue en Ias casas modernas
exuiste siempre en la vivienda de los porteros) un coche de
lujo, qlue cuesta vreinte francs por cuatro horas y treinta si
ha de ser con pareja y <>. El carruaje por mes,
con un solo caballo, cuesta de 550 B 700 francs, amin de
propinas, y con dos caballos, hasta 1.200. Es mis juicioso pe-
dlirlo cada vez qlue se necesite y contratando el servicio con
alguna de las grandes empresas, puedle obtenerse qlue el ca-
rruaje traiga el monograma que se desee y ai~n una librea
especial los que 10 sirven.
Los gastos de la vida social en Paris son muy crecidos.
OTn traje de mailana para sefiora, hecho por un buen sastre
qlue todavia no haya llegado B la categoria de Redfern 6 Paquin,
cuesta 3 6i 400 francs. Un traje de soiree~e> elegant ;y que
no provenga de la rue de la Paix 6i del Faubourg St. HonorC,
no deja de costar sus quinientos 6 seiscientos francos y un
sombrero corriente, bien vale de 60 g 120 francs. La indu-
mnentaria masculina es mis econbmica, pero de todos modos
mnucho mis costosa qune en nuestras capitals.





COPITULO II


Los teatros de primera categoria cuestan de siete ,i veinte
francs el puesto correspondiente A las personas de sociedad.
Una comida con vino en un restaurant A la moda, costar8,
como minimum doce francs por cabeza y no citamos el mixi-
mum para no adquirir entire nuestros compatriotas una repu-
taci6n de prodigalidad que les impida volver B honrarnos con
la representacibn national. Una manzana, una pera de las qlue
so colocan en Ias vidrieras de los buenos restaurants para
tentar al transeunte, valen veinte y hasta cuarenta centavos
una. Una libra de dulces casa de Boissiere cuesta cinco fran-
cos y un c La economic en estas minuciosidades es impossible y estas in-
significancias tienen su importancia en la vida social y for-
man un item importantisimo en un presupuesto reducido qlue
hay qlue equilibrar al fin de cada mes.
Basta la proporci6n indicada para que se haga el c~lculo
de lo qlue puede costar la vida de una familiar de relative
posici6n social en centros como Paris, Londres 6 Washington.
En Alemania, Italia y Espaiia son mis econ6micos los alqui-
leres de casa y los criados, pero las demis partidas quedan
poco mis 6 menos iguales i las indicadas y en la Madre-
Patria. hay que contar con la retribucibn natural, aun cuando
no solicitada, qlue necesitar8 la hospitalidad generosisima qlue
extienden las personas de su mejor sociedad i los diplom8-
ticos hispano-americanos. La alta sociedad espatiola es muy
gastosa y el frecuentarla impone ademis los gastos crecidos
de < un mismo circulo de personas cuya mayor preocupacibn con-
siste en lucir la filtima cccreacidiv> y qlue hacen especial estu-
dio de la stenue> del vecino.
Seglin la categoria de un representante diplomigtico, crece
en Paris (tomemos siempre g la simpjtica capital como mo-
delo) la de los criados qlue le ofrecen sus servicios. El trata-
miento de < gar de cien francs para arriba y si habla un par de idiomas
extranjeros, su precio entouces es < nero de uno d otro sexo qlue posea recomendaciones de otra
< y en la misma proporci6n aumentan sus sueldos los ayudas
de cimara, doncellas y hasta pinches de cocina!





INSTALAC~iON


Insistimos en inuestro consej~o de q~ue los gobiernos qlue
no puedan pagar crecidos sualdos y: no tongan i su servricio
personas de posicibn desahogada- que 'ingresen en la carrera
diplomitica por gozar de las preeminencias anexas d ella, se
abstengan de nombrar Miriisteros Plenipotenciarios y se con-
formen con Encargados de Negotios, ~tan aptos como aquellos
para lograr el arreglo de .sus mjs_: inportantes cuestioncs y
much menos atormentados por las nlecesidades de una vida
social qlue les impone la categoria del cargo, categoria qune
con un pequeflo sueldo result mortificanto y que no puede
rechazarse, porq~ue .ello seria~ deprimente para la patria.
Es de mis satisfactorios resultados una dlecencia modest
y natural, < inspire el respeto y la consideraci6n qlue son siempre e1 pre-
mic de todo lo discretamente combinrado, qlue una ostentaci6n
barata cuyas costuras no escapar~nl Alas mniradas exper~tas
de qluienes conocen las apariencias de la verdadlera riqlueza.




Toda Cancilleria bien organized debe cont-ar en el not-
inero de sus empleados alguno, que posea perfectamente la
ortografia francesa, ya qune esta lengua contintia siendo el idio-
ma official de los diplomjticos. Muchas personas qlue hablan
tolerablemente el frances, no 10 poseen gramaticalmente y: lo
escrib~irian de un modo ridicule, con desdoro del cargo qlue
desempefian. Es pues, eserricial, qlue: todas Ias personas qlue
se dediquen i la carrera diplomdtica sepan el frances y ade-
mis, qlue si no tienen la seguridad .de escribirlo bien, se pro-
curen un escribiente cuya competeaicia no admita duda alguna
sobre el particular. Nadie est~i obligado i saber el r~uso, e1
danes 6 el servio, pero en San Petersburgo, Copenhague 6
Belgrado quedaria como un einte il'etr~gd el diplomlitico qlue
ignorase el frances. EstB tart aceptatio el uso de esta lengua,
qune hay naciones como la Turq~ufa,ln 1 talia, B61gica y Suiza,
que dirigen la mayor parte de sus notans, g sus propios repre-
sentantes. en frances.

41





CAP'ITULO) II


La Cancilleria debe estar provista die los: siguiientes ar-
ticulos que son de primera nec~esidad:
Un sello para lacre, conl el escudo national y la inscr~ip-
ci6n Legacibn de... en...
Un sello de caucho, con escudo 6! inscripci~n.
Un sello en blanco, con la misma inscripcibn.
Papel de oficio, ordinario, rayado, timbrado can el mate
<>
Papel de oficio, de lujo, con escudo do armas, mote comlo
el anterior y sin rayar.
Papel de esqluela con mote, peq~ueiio asi: Legaci6n die...
Papel de cartas, de pliego, con mote, pequeilo asi: Legaci6n
de...
Sabres <>.
El sello de caucho Se usarg para los paqu~etes de perid-
dicos, publicaciones oficiales, etc., etc., que envien cl M~inistro
6 sus empleados.
El timbre en seco 6 blanco, so usard en los dlocumentos
6 notas firmadas por el Ministro y on los sabres que por su
tamatio excepcional no existan en el archivlo con el mote co-
rriente litografiado. Siempre debe sellarse en blanco las c~omu~-
nicaciones al Ministerio de Relaciones E~xteriores si no ha\
papel con mote impreso 6j grabado, q~ue es lo nuis usual.
Nada podemos aconsejar sobre iltiles de escritorio, pues
cada cual en esta material sabe lo que necesita, s610 recomen-
damos al Secretario, si .no tienle prjctica de oficina, p~ro-
veerse de unas cuantas carpetas donde pcoleccionar por su or-
den de fechas y por sep~arado, :In correspondencia official y
la privada del Ministro y separar do ambas, cuidadosamentc,
la qune haya de conservarse en lel Archivo de la Legaci6n, te-c
niendo siempre a la orden aqluellos papeles qlue la1 ley perl`-
mite conservar a un Ministro que Lormnina su inisibn.
Todo el tiempo que so dediq~ue al studio de los archivros
de la Legaci6n sera poco si pe callcula el inmenso beneficio
que. de ello se deriva. Si ,al encargarnas de una oficina nos
encontramos sinl ningain compaiiero qune conozca los asuntos
pendientes que cursan el. ella y la forma en qlue han vrenido
tratindose i, A qu6 otra fuente podemos acudir qu~e no sea cl
studio de los respectivos expedicates?
Si por casualidad la misi6n precedent ha terminado ba~jo





INSTALACION


malos auspicios, debemos procurar qlue nuestros primeros alctos,
cualesquiera qlue sea el caricter de los asuntos que hayamos
de tratar, revelen una cordialidad complete y la mejor volun-
tad de arreglarlo todo sin 11egar nunca g un terreno desagra-
dable. El verdadero negociador no debe exaltarse nunca, A
menos qlue, como el gran Bismarck, use de la c61era como
do un resort para precipitar la realizaci6n de un plan pre-
concebido, asustando B enemigos vencidos qlue, m~sqcue 6 dis-
cutir condiciones, venian g recibirlas. Los diplomiticos de Hlis-
pano-A~m~rica debemos recorder qlue vivimos en una 6poca onl
qlue el derecho ha muerto y la diplomacia habla por boca
de los callones, y qyue, muchas veces, la buena amistad per-
sonal con sujet-os influyentes, ha evitado un at-ropello y dlado
lugar B arreglos vrentajosos para las naciones mis d~biles. Hoy
no se discuten puntos de derecho en lo qlue. B derecho so re-
fiere. Del alltiguo Derecho de Gentes se ha conservado la1 parte
qlue nosotros, en nuestro graifico castellano 11amamos d~irica
y;, si se code todavia el paso al Nuncio y se le considecra co0mo
decano, es por no hacer lo mismo con una Naci6n podcr~osa
do las qlue so disputan a cationazos el respeto de la huLma-
nidad. Los jueces del- Tribunal de la Haya le hran puesto su!
lipida g la Justicia y la fuerza bruta rige el Orbe. Un poco
de tacto y much energia personal encaminada Li ganar vo-
luntades al pais qlue se represent son los finicos resorts que
puede tocar el representante de una Naci6n sinl escuadra. Crear
intereses antagdnicos es asegurar la independencia f'utura do
nuestras Reptiblicas, poni~ndolas i cubierto de la ambicibn
extranjera.
Cuanto antecede no quiere decir qlue el conocimiento de
los tratados sea innecesario en la diplomacia modern, antes
por el contrario, sin consagrar i tan ardua material largas
horas de studio, jams lograr8 sefialarse en la carrera, diplo-
mjtico alguno. Conocer g fondo la historic political de las Na-
ciones y las f6rmulas usadas para conservar, romper yv reanu-
dar sus relaciones; poder citar con propiedad los diversos con-
venios c61ebres qlue pautan los tratados modernos; aplicar las
miximas siempre oportunas del viejo Vattel, de WTicquefort,
de .Martens, de nuestro insigne Calvo, es tan necetsario B un
diplomitico novel qlue aspira g frecuentar la sociedad de sus
colegas, como la aritm~tica elemental a un aspirants al estu-





CAPITULO HI


dio del algebra. Del derecho q~ueda la tradicibn, conservada
por algunos diplomiticos de la vieja escuela y Ja juventud
ilustrada de los paises donde la carrera existe, se complace
en emprender con toda seriedad esos studios y on hacer gala
de ellos, como se complace un latinista on manejar la ya di-
funta lengua de Tgcito y Cicerbn.
Las formalidades para con Ta Naci~n representada depen-
den en much de las instrucciones y circunstancias referentes
A la misibn y el buen criterio ensefiardi mgsqcue todo cuanto
se pueda indicar aqlui. Es costumbre entire los gobiernos euro-
peos, qune tan pronto como el nuevo ministry ha sido recibido
oficialmente, 10 participe i su pais, por tel~grafo primero y
por medio de una extensa nota despuibs, asi como tambhidn
B sus colegas, los representantes de la misma nacibn acre-
ditados en el extranjero. Generalmente se envia tambien esta
circular g los C6nsules dependientes de la Legaci6n.
Las notas cruzadas con el Ministerio de Negocios Extran-
jeros, referentes A asuntos pendientes que se tratan < rendulw>, es decir, en espera de qlue el Gobierno contratante
conozca de ellos y los apruebe, pueden ser confidenciales y
sin carjcter de compromise formal. Es convenient en estos
casos, indicar al margen, bajo el membrete de la Legaci~n,
por medio de la palabra confidentialel>,, la indole del escrito.
Las notas verbales para notificar asuntos de poco interids,
se redactan en tercera persona y no se firman ni se enca-
bezan con el nombre propio del Ministro B q~uien vayan dliri-
gidas. El sobrescrito se redacta asi:

Monsieur le MIinistre des Affaires Etrang~res.

(La direcei6n.)

Las notas confidenciales y todas aquellas qlue revistan al-
guna importancia, se dirigen en la siguiente forma:
Son Excellence Monsieur N. N.

Ministre des Affaires Etrangares.


(La direcei6n.)





INTRODUCCi6N


T5 se encabezan:
Monsieur le Ministre: lo cual no impide el otorgarle el
tratamiento B qlue tenga derecho en el cuerpo del escrito. Si
el ministry tiene un titulo nobiliario, es mis distinguido el
encabezar la nota haciendo uso de dicho titulo, ya qlue le
esti personalmente dirigida yr en tal caso, se dice < le Duce, 6 <:Monsieur le Comnte,,, etc.
No es correcto. empezar una nota con la palabra < 11ence,,. Esto se usa solamente en las notas dirigidas al VTati-
cano, al tratar con el Cardenal Secretario de Estado yT se dlice
entonces < En toda nota debe dejarse un amplio margen 5 la iz-
quierda. Los models incluidos en el formulario indican el
modo de encabezarlas y su terminacian.
Eistando hoy muy aceptado el tratar los asuntos < rendlumb por medio de cartas que no forman parte dlel archiveo
de las Legaciones 6 Ministerios si en el cursor de una misii~n
no so solucionan las cuestiones pendientes, es bueno recorder
qlue indica poca cultural el hacer uso de postdatas en eartas
qlue no sean de confianza.
La Biblioteca de una Legaci~n debe constar de las siguien-
t-es obras:
< Gaceta 6 < Diario Oficiah: de la Naci6n representada:
Sus C6digos.
Sus Leves do inmigracian.
Su Censo Oficial.
Sus Memorias de Negocios Extranjer-os.
Sus Boletines Estadisticos.
Sus Leyes y Decretos.
< Diario Oficiah, del pais donde se reside.
Estadisticas del pais donde se reside.
Cbdigos dlel pais donde se reside.
Y', como biblioteca de consult, amin de los diccionarios,
enciclopedias y manuales que cada cual estime necesarios, Ja
siguiente list, qlue copio de la excelente obra < del Diplomgtico Esp~afilo, publicada en Madrid, por el emi-
nente hombre de Estado don Antonio de Castro yr Casaleiz,
obra qlue, en ini humilde concept, no debe faltar en ninguna
biblioteca bien organizada:
Aiggeberg.--Le Congrds de Vienne et les traits do 1815.





CAPITULO II


AmB.--Etudes sur les tarifs de douane et sur les trails de
commerce.
Amiand.--Apergu de l'etat actuel des 16gislations civiles de P'"u-
rope et de 1'Am~rique.
Batbie.--Pricis du course de droit public et administratif.
Billot.--Trait4 de 1'e~xtradition.
Bluntschli.--Le droit international codifid.
Bougeat. Histoire des guerres qui priced&rent- le traits; de
WGestphalie.
Block.--Dictionnaire de l'administration.
Balbic et Laferriibre.-Constitutions de P'Europe el:t e I'l' Am-
rique.
Bouillet. -Di~ctionnaire d'histoire et de geographic.
Bescherelle.-Dictionnaire usuel do tous les verbes franC:isr
entiiarement conjuguds.
Cussy (de).--Dictionnaire ou Manuel Lexique dlu Diplomate et
du Consul.
Cauchy.-Le droit maritime international.
Calvo, Ch.--Le droit: international the6riq~ue et prtictique.
Calvo, Ch.--Dictionnaire de Droit international public et privd.
Clergy (de).--Recueil des traits de Firance.
Constant, Ch.--De I'6xecution des jugements 6trangers dans
les divers pays.
Eysette, Alexandre.--Dictees francaises.
Foelix et Demaugeat.--Trait6 de droit international priv46.
Funcki-Brentano et Albert Sor~el.--Pricis du Droit dles Gens.
Flassan.--Histoire du Congrias de Vienne.
Flassal.--Histoire g~ndrale et raisonn~e de la d-iplomnatie fran-
caise, depuis la foundation de la Monarchie jusqu'ik la fin
du ri~gne du Louis XVI.
Gessneer.-Droit des Neutres en Mer.
Guillaumin.-Dictionnaire de I'Economie Politiq~ue.
Heffter, S. G.--Droit: International public de 1'Europe.
Hautefeuille.-Histoire des origins, des progribs et des viaria1-
tions du droit: maritime international.
H~imly.--Histoire de la formation territ-oriale des Etats de I'E~u-
rope central.
Kltiber.--Droit des Gens moderne de l'Europe (anold par Ott).
Knchl et Schoell.--Histoire des traiteis de paix.





INSTALACION


La.wrence.--Comm~entaires sur les 61Cments du droit inter~na-
tional de Wheaton.
Larousse, P.--Dictionnaire complete de la Langue F~rangaise (erl
Larousse pequerilo).
Mack Edouard.--De I'Habeas Corpus.
Martens, Gr. F. -Pr~cis du dlroit des gens moderne (annold par
Vergg6.
Martens: (Bar6n Gr.).---G;uide Diplomnatiq~ue.
M~oreau (F.).--Effets internaltionaux des jugements en matiere
i~vile.
Grehaut, M.-G(rammaire Euphoniq~ue, analytique et sintaxiqlue
de la langue francaise.
Noiil et Chapsal. Grammaire F;rancaise.
Ortolan.--Regles internationales et diplomalie de la mer.
Pistoye et D~uverdy.--Trait6 des prises maritime.
Reclus, Elysde.--NTouvelle G~eographie univrerselle.
T'~tot.--Repertoire des traits.
Stielers.--Hand Atlas.
Y'attel.- Le droit: des gens (annot6 par Pradier-Fod~re).
Vega (B. G. de la).-GTuide pratiq~ue des agens politiqlues.
WVeber.--Histoire Universelle.
WVheaton. -Elements de Droit International.
W'icqluefort. L,'Ambassadeur et ses fonetions.
Perthes, Justus.--Almanach de Gotha.
Existen en el idioma ingl~s algunas obras, ya referenles
al Derecho de G~entes, ya tratando puntos hist6ricos qlue con
P1 se relacionan, muy convenientes para el estudlio y mejores
aiin para la consult por su estilo claro y concise y la imp~ar-
cialidad de criterio que gieneralmente priva en su rediacciain.
A continuaci6n dlamos la lista de algunas qlue nos son fami-
liares: incluyendo tambidn cierlas obras qlue no tr-ae la lista:
de Castro y Casaleiz (q~ue consideralmos m~isqcue suficientc
para servir todas las necesidades de una Cancilleria) no obs-
tante estar en ot-ros idioms y qlue insertamos por si acaso so
present ocasi6n do adquirirlas y porqlue su reconocido md~-
rit-o y nuestro deseo de ayudar en cuanto nos sea possible ai
nuestros Jjvenes colegas nos obligan g hacerlo:
Alison, sir Archibald.--Todlas sus obras hist6ricas.
Annuaire de l'Institut de Droit International.





CAPITUL.O 11


Archives Diplomnatiques.= Recueil de diplomatic et d'histoire.
Paris 1861-1870.
Azuni, D. A.--Systihme universal des principles du droit mari-
time de I'Europe, traduit de l'italien avec des additions
du m~me auteur, par J. M. Digeon, 1799.
Hlay de esta excelente .obra una edicicin norte-amlericana,
traduccibn inglesa de William Johnson, publicada en Nueval
York en 1806.
Baker, sir Sherston.--Halleck's International Law.
Baker, sir Shorston.--First- steps in International Law.
Barbeyrac, Jean.--Traduction frangaise des oeuvres de Gro-
tius, Puffendorf et Bynktershock, avec commentaires.
Bar. Karl Ludwig von.--Das Internationale P~rivat und Stra-
frecht.
Bello, Andri~s.--Principios de derechio de gentes.
Bernard-Montaigne.-Todas sus obras.
Bertodano.-Colecei6n1 de tratados de paz, do alianza y de neu-
tralidad, desde 1598 g 1700. Publicado en Mladrid en 17410.
Bigelow, John.-FIrance and the Confederate Navy.
Broglie, due do.--Sur la piraterie. Ecrits.
Bryce, James.--Holy Roman Emnpire.
Bryce, James.- The American Commonwealth.
Bury.-La Neutralit6 de la Suisse.
Caratheodory, Etienne.--Du droit international concernant les
grands course d'eau.
Carnaza-Amari.--Trait6 de Droit: International Public.
Chalmers.-Collection of Treaties.
Clarke, E.-A treatise upon the Law of Extradition.
Creasy, sir Edward S.-FTirst. Platform of International Law.
Curtis. George Ticknor, The case of the Virginius, considc-
red with Reference to the Law of Self defense.
Dall6z, D.--R~pertoire m~thodiqlue et alphabitique de 16gis-
lation.
D~aru, P. AZ., Comte de.--Histoire de V'enise.
Davis. George B.--Outlines of International Law.
Davis, J. C. Bancroft.--Notes on Treaties of the United States.
Dicey, A. V.--The Conflict of Law, with notes on American
cases, by John Bassett Moore, London 1898.
Elliot, J.-The American Diplomatic Code.
Field, David Dudley.--Outlines of an International Code.





INSTALACI6N


F'iore, P.-Nouveau droit international public.
Fiore, P.--Droit International Codifid.
Foster, John Wl.--A Century of American Diplomacy. Iios-
ton, 1900.
Garden, Comte de.--Todas sus obras.
Geffcken, Friedrich H.-Notes in Heffler's Voilkerrecht.
Ghillany: F. G.--Manuel Diplomatiqlue.
Glass.--Marine International Law.
Glen, Edwhin F.--Handbook< of International Law.
Hall, W. E.--A Treatise on International Law~.
Halleck, H. WV.-Elements of International Law.
Hertslet-, sir Edward.--The Map of Europe by Treaty-, Showing
the Political and Territorial Changes since the Gecneral Pca-
ce of 1814.
Hertslet, Lewis.--A complete collection of the treaties subsis-
ting between Great: Britain and foreign powers.
Holland, Thomas Erskine.--Todas sus obras.
Holls, F~rederickWV.--The Peace Conference at the Hagnlue. New
Yorki, 1900.
Hosack.--The Rise and Growth of the Law. of Nations.
Hiibner, Martin von.-De la Saisie des Batiments neutres.
K~amarowskti.--Le Tribunal International.
Kleen, Richard.-Contrebande die guerre.
Laurent, F.--Histoire de droit de gens, etc.
Lawrence, T. J.--The Principles of Internationall Law~.
Lyman, Theodore.--Diplomacy of the UCnited States.
Martens.-Todas las obras del Barbn Ch. de Martens, de G.
F. de Malrtens y de Fedor F'edorovritch Marteus.
Mass6, M. G.--Le Droit Commercial, etc.
Merlin, P. A.--Rdpertoire universal el raisonni de .Iurisprn-
dence.
Miles, General Nrelson A.---Mlilitary Eur1ope.
Moore, John Bassett.--Monograph on M~onroe Doctrine.
Negrin, Don Ignacio de.--Estudios sore el Derecho Internn-
cional Maritimo.
Nys.-LL'Histoire litteraire et Dogmatiqlue du Droit Int-ernatio-
nal en Anglbt-erre.
Pando, J. M. de.--Elementos del Derecho Internacional.
Phillimore, sir Robert.-Todas sus obras.





CAPITULO HI


Pinheiro Ferreira, Sylvestre.-Commentaires sur le < Droit: des Gens de Martens>,.
Pitt-Cobbett. -Leading Cases and Opinions on International Law.
Poison, Archer.--Principles of the Law of Nations.
Pomeroy, John Norton.--Lectures on International Law.
Pradier-Fod~rC, P.-Todas sus obras.
Riquelme, Don Antonio.--Elementos de derecho p~lblico inter-
nacional.
Revue de Droit International et de L~gislation Comparee.
Rivier.--L'Affaire de I'Alabama et le Tribunal arbitral de G;e-
n~ve.
Ronard de Card.-Les Destindes de l'Arbitrage International.
Smith, F. E.--International Law. London 1900.
Snow, Freeman.-Cases and Opinions on International L~aw.
Spear, Samuel S.--A Treatise ou Extradition.
Twiss, sir Travers.--Todas sus obras.
Vidare, Ercole.--Del rispetto della propietg private fra gli stali
in guerra.
Walker, T. A.-The Science of International Law.
Walpole, Spencer.--Foreign Relations.
Wharton, Francis.--A Digest of the International Law of the
U. S.




El uniform debe adqjuirirse siempre en la casa mins acre-
ditada y su precio no debe discutirse, haciendo solamente saber
al proveedor que se desea obtener los mejores materials 6
no se recibird la prenda. El uniform de un Ministro Pleni-
potenciario cuesta unos mil quinientos francs. Si ademis tiene
dicho funcionario el grado de general, habr8 que numentar-
doscientos francs mis por la faja, compuesta de los colors
nacionales, tejida g la manor en seda y con borlas de or~o
fino. Adquiriendo las charreteras para usarlas on su oportu-
nidad, se obtiene un uniform de gala que servirj on todlo
tiempo. Un uniform de Encargado de Negocios, Secretario de
Legaci6n 6 C6nsul General, vale mil cien francs y uno de
Agregado 6 C6nsul, ochocientos fr~ancos. Quedan comprendidos
en estos precious el sombrero, el espadin con las armas nacio-
nales en la empuitadura, el porta-espadin, dos chalecos blan-





INSTALACION


cos con dos juegos de botones, un pantal6n de corte, de seda
negra, ademis del corriente de paflo, igual i la casaca y una
caja de metal, especialment-e construida para guardar este
equipo.
Los uniforms son mgs costosos en Inglaterra qlue en F~ran-
cia y en orden de baratura siguen Italia, B61gica, Holanda,
Espana. y Alemania. En este ~iltimo pais son muy baratos,
pero los materials, A menos qlue se pague tanl caro como enl
Londres, son de mala calidad y el uniformle queda inservrible
6 los dos 6 tres afios de uso. En Francia se obtienen los me-
jores materials y si se paga sinl regatear a una casa respe-
table, so puede contar con varies aflos de uso, pues tanio cl
hlilo do oro como el patio empleados son mejores qlue los qlue
so obtienen en otros paises.
La3 casaca debe ser holgada, pues con el much peso qule
la comunican los bor~dados, botones y las condlecoraciones mais
6 menos numerosas qlue se posean, resulta intolerable si es
estrecha; ademis, siendo la pieza m~is costosa, pues ella vale
tanto como el resto del eq~uipo, no es f~icil reemplazarla con
frecuencia y nada hay m~is ridiculo qlue un indlividuno cuyos
movrimientos teangn qlue subordinarse AI la estrechez de una
camisa de fuerza galoneada. Al miedir, dlebe exigirse qune la
casaca cierre bien holgada, de moodo qlue si las earnes nu-
mentan, pueda usarse abiertla sinl incomodlidad.
Con el uniform es de rigor el guante blanco R toda hora
del dia y cualesqluiera qlue sea el act-o i qlue se concurra y,
si el tiempo reqluiere abrigo, el capote military, forma Me K~in-
tosch es el m~is adecuado.
No estamnos de acuerdo con la costumbre, muyT corrienic
en Europa, de 11evar hast6n 6 paraguas t-rayendo espada al
cinto. Esto puede tolerarse en un anciano cuyos achaques re-
q~uieran la proteccibn de uno i1 otro utensilio; pero roba ga-
11ardia y majestad B la figure dlel qlue lo usa.























CAPITULO III

RECEPOI6N OFrICIAL EN ALIE1WANIA



























Tan pronto como el Mliinistro de Negocios Extranjeros hla
recibido la notificaci~n de la 11egada del nuevo M~inistro Ple-
nipotenciario, se apresura i enviarle un saludo de bienvenida
por medio de uno de sus Secretarios, quien verbalmente fija
el dia y hora de la recepci6n para la verificacibn de las cre-
denciales. A esta recepci6n concurre el Ministro Plenipoten-
ciario de levita, acompatiado de su Secretario, quien 11eva los
duplicados abiertos de sus Let-ras Patentes.
El M~inistro de Relaciones Exteriores fija el dia en qune
S. M. el Emperador recibir8 al nuevro Plenipotenciario. Estas
recepciones tienen un cargcter familiar y tienen lugar en el
P-eqjuefio Palacio. A ellas concurre el Plenipotenciario, de uni-
forme, en su propio coche y acompalladlo i'inicamente por el
Introductor de Embajadores. L~a Guardia de Palacio no pre-
senta armas.
El personal de la Legacion se present al Emperador y
:i la familiar Imperial durante una especie de recepci6n pri-
vada que se concede al Cuerpo Diplomitico antes de las gran-
des fiestas que se celebran en el Gran Palacio 6 Schloss y
que con tal motive denominan Circulo Diplomicitico. Al incor-
porarse A la Legaci6n algi'n nuevo Secretario 6j Agregado, se
comunica esta circunstancia al Gran Maestro de Ceremonias
y si han venido acompaiiados de sus esposas, se avisa tambi6n
Ai la Camarera Mayor de la Emperatriz, pues muchas veces
tienen lugar pequefias recepciones A las cuales son invitadas.
L~a mis notable de estas fiestas ocurre el 21 de Enero y en





64 CAPLTULO III

ella se presentan al Emperador las personas qlue durante el
transcurso del afio se hayan incorporado B la Legaci6n. En
este dia son presentados al Emperador, por el Ministro de
Negocios Extrangeros, los Ministros Residentes y Encargados
de Negocios.
Los Jefes de Misi6n presentan sus subalternos al Empe-
rador y miembros de la familiar imperial. La esposa del De-
cano del Cuerpo Diplomitico presenta las damas g S. M. la
Emperatriz y ilas Princesas. En su defecto, la Camarera
Mayor '6 la esposa del Ministro de Negocios Extranjeros pue-
den prestar este servicio.
La Familia Imperial no visit, pero suele aceptar invita-
clones para grandes fiestas organizadas en su obsequio.
Los Encargados de Negocios se entienden con el Ministro
de Negocios Extranjeros, y no tienen derecho B audiencia del
Emperador i quien son presentados en la primera fiesta B
qlue concurran.


















CAPITULO IV

RECEPTION OFFICIAL EN ESPA1~A





















Hiecha la notificacibn de estilo al Ministro de Estadlo y
revisadas por este funcionario, en audiencia privada, las copies
de las Cartas Credenciales, queda encargado de oblener au-
diencia p~iblica de S. M. el Rey.
I'ijados dia y hora con tal objeto, se comunicarti al Mlinis-
tro, de Estado el discurso qlue acompaianrti la entrega de las
Cartas Credenciales A S. M. el Rey.
Con alguna anticipaci~n 11egarB A la casa del Plenipoten-
ciario, en un carruaje de la Real Casa, el Introdu~ctor die Em-
bajadores. Este coche servird para conducir i P'alac~io al per--
sonal de la Legaci6n.
Otro coche, de gala, acompailado de Caballerizo de Campo,
Correo yr Palafreneros i caballo, conducird al Ministro. El Mli-
nistro invitarj al Introductor de Embajadores :i subir c~on E1
en este coche. Caso de ser muy numeroso e1 personal de la
Legacibn, es bueno avisarlo al Introductor de Embajadores
para que provea mayor n~imero de carruajes. El Caballerizo
de Campo ir8 siempre i la izquierda del carruaje del Pleni-
potenciario.
Parte primero el coche en que vino el Introductor de Em-
bajadores, conduciendo .al personal de la Legaci6n, sigfue c1
Correo y viene luego el coche de gala, qlue al Ilegar i Palacio,
so detiene ante la puerta principal.
El otro coche pararj ante una de las puertas laterales.
El Plenipotenciario ;entra con toda su comitiva ;y espera
algunos mementos, mientras el Introductor de Embajadores
da aviso g S. M. el Rey de su 11egada. Regresa el Introductor
y pasan 6 la antec~mara donde se encuentra el Rey, acompa-
flado del rMinistro de Estado y de los altos funcionarios de
Palacio, de servicio aquel dia.





CAPITULO IV


Despuds de ser anunciado por el Introductor, el Plenipo-
tenciario entra, haciendo tres reverencias B diferentes distan-
cias y dirige g Su Majestad un corto discurso. El Rey con-
testa, recibe las credenciales y las entrega al Ministro de Es-
tado.
El Rey cambia algunas frases de cortesia con el MIinistro
qlue pide i Su Majestad permiso para presentarle el personal
de la Legacibu y, terminada esta presentaci~n, se despide,
regresando g su morada con el mismo ceremonial y orden,
despidiendo al Caballerizo y coche en qlue ha concurrido ,i la
audiencia.
Es muy corriente informarse con el Ministro de Estado
si, terminada la audiencia de S. Ml. el Rey, podr8 obtener el
Plenipotenciario la honra de ser presentado i S. Ml. la Reina.
Si la respuesta es favorable, expresar8 este deseo al Rey, q~uien,
acompatiado del Ministro de Estado, 11evar8 al Plenipotenciario
g las habitaciones de la Reina, presentgndole alli ,i su Augusta
Esposa.
Los Encargados de Negocios no tienen derecho Li audien-
cia del Soberano, pero no est8 mal visto qlue la pidan y en
tal caso, la obtienen privada, en la mafianal.
Tan pronto como el Plenipotenciario regrese A su morada,
cambiar8 el uniform por la levita y visitarg i los Selnores
President del Consejo de Ministros y Ministro de Estado.
Los Secretarios y Agregados son presentados a SS. MMh.
en el circulo diplomitico qlue se organize despu~s de 1as re-
cepciones y las seiloras, en las recepciones qlue con tal objeto
tienen lugar en Palacio.
Siempre que se desee. una audiencia del Rcy, sea para
presentar las cartas de retire, para despedirse antes de una
larga vacant 6 para presentar algouna comunicaci6n especial,
se solicitar8 6sta dlel Ministro de Estado.

















CAPITULO V

RECEPGI6N OFICIAL EN
LOS ESTADOS UNIDOSS
























Las formalidades preliminares son iguales ,ilas usuales
en todos los paises.
Enterado el Secretario de Estado de las credenciales cuya1
copia le corresponde, precede ,i comunicar con el Presidente
para que fije el dia y hora de La entrevista official. Esta fecha
se participa al Plenipotenciario por medio de una comunica-
ci6n en la cual el Secretario de Estado le suplica qlue pase
j reunirse con 61 en el Departamento de Estado para acom-
paiiarle y presentarle al supremo magistrado.
Generalmente el coche del Plenipotenciario 6 el privado
del Secretario se usan para trasladarse ,i la Casa Blanca donde
sinl aparato alguno son introducidos B ~un salbn. Pocos ins-
tantes despuds 11ega el Presidente acomp~atiado de su Secre-
tario General y pronunciados los discursos de ordenlanza y
despuds de algunos minutes de conversaci6n, se retire el Ple-
nipotenciario acompafiado del Secretario de Estado qlue gene-
ralmente 10 despite en su morada.
No obstante la absolute prescindencia del aparato y los
honors qlue en otros paises caracterizan esta ceremonia, se
exigie el uniform para esta visit qlue casi podriamos Ilamar
audiencia privada.
Es potestativo del Plenipotenciario el hacerse acompatiar
del personal de la Legaci~n.
La linica diferencia introducida en estas audiencias en ho-
nor de los Embajadores consiste en qlue el Presidente los en-
via g buscar en su propio coche con uno* de sus ayudantes de
campo. Los Embajadores tienen el derecho de ser r~ecibidos
por el Presidente hastando para ello haccrse anunciar. L~os





72 CAPITULO V

Ministros Plenipotenciarios necesitan obtener antes una audien-
cia por medio del Secretario de Estado.
Los Encargados de Negocios no son recibidos por el Pre-
sidente. Pueden serle presentados por algi'm colega 6 por el
Secretario de Estado en alguna fiesta official 6 sinl ceremonia
alguna en cualquier acto social, pues el Presidente frecuenta
la sociedad.
Las franquicias y prerrogat-ivas otorgadas al Cuerpo Di-
plomitico son las mismas que se estilan en los demis paises.



















CAPITULO VI
RECEPCldN OFICIAL EN FRANCIA






















A su 11egadla i Paris, el Enviado Extraordinario y MIinis-
tro Plenipotenciario enviar8 uno de los miembros de la Lega-
ci6n, de preferencia un Secretario, A saludar al Jefe de G;abi-
nete del Ministro de Negocios Extranjeros, can el encargo de
fijar dia y hora para visitar B este funcionario.
A dicha visit, qune se hace generalmente i las diez de la
mariana, debe concurrir el Enviadlo Extraordinario y Mlinistro
Plenipotenciario de levita, acompailado del personal de la Lec-
gaci6n en igual traje. No es de rigor semejante acompaiiamiento,
pero estli muy bien visto en F~rancia donde se estima como
una manifestaci6n .del deseo del personal de la Legticidn die
ser presentado al senior Miinistro.
En esta visit, qlue debe ser muy corta y en la cual nio
se tratarjn, por urgentes q~ue sean, :i menos do exigencia 6
insinuaci6n especial del Ministro de Negocios Extranjeros, nin-
guno de los asuntos qlue tenga pendientes la Legacibn, se on-
tregarjn las copias de las cartas-credeenciales. Al salir del des-
pacho privado, el Envriado Extraordinario present al iMinis-
tro el personal de la Legaci6n, qlue hahr8 permanecido en cl
sal6n1 de espera.
Llena esta formalidad, es precise estar dispuesto Li la re-
cepci6n official que se fija de acuerdo con los compromises
social~es 6 politicos que previamente contraidlos, tenga pendien-
tes el seilor Presidente de la Repilblica. El Introductor die
Embajadores va personalmente Ai la Legacibn B comunicar al
setior Ministro .Plenipotenciario el dia y hora fijados por el
senior Presidente ~para la audiencia y ponerse i su dispo-
sici~n.
De temerse algfin inconveniente para la puhtual asisten-





CAPITULO VI


cia Ai esta ceremonia, es bueno avrisar con tiempo al Minis-
terio de Negocios Extranjeros. Seria tan ridicule como dles-
cortis el hacerlo saber al Introductor de Embajadores el dlia
de su visit, pues probablemente quedaria bajo la impresibn
de que, si no se present en la Legaci~n, los miembros de 6sta
qluizB no se habian ocupado de prepararse para la recepci6n
official, haciendo de esta un asunto de menor cuantia.
Llegado el dia y hora fijados por el Presidente, el cortcjo
se. organize de acuerdo con la costumb-re en uso del pais que
represent el Enviado. Si en su pais se acostumbra enviar
carruajes de Gobierno al Ministro de F~rancia, tambi~n le se-
r~n enviados. En estos illtimos aflos se estila con los Enviados
de Hispano-Ambrica el ceremonial usado para con B61gica, Hio-
landa, Suecia yr otros paises europeos que no tienen EImba-
jada en F~rancia. El Introductor de Embajadores, acompailado
de un pelot~n de caballeria (coraceros),y en los coaches die la
Presidencia, pasa A buscar al Env'rado. El Secretario de la
Legaci~n debe recibirlo en la puerta de 6sta y conducirlo al
sal6n donde ya listo para seguirle le espera el senior MIinistro.
Si el personal de la Legaci6n no excede de cuatro personas,
ademis del Ministro, es de rigor que el primer carruaje 10
ocupe el Enviado, Ilevando i su izqluierda al Introductor die
Embajadores. La comitiva se organize en la siguiente forma:
Un pelotbn de caballeria.
Primer carruaje.
Segundo carruaje.
Un pelot6n de caballeria.
Al 11egar i la morada del Presidente, el Introductor hlace
pasar al Ministro y su comit-iva al sal6n1 Ilamnado de Embaja-
dores y de 6ste i otro donde se encuentra el Presidente acom-
paliado del Jefe do su casa military, del Oficial 6 Edecjn die
servicioj y algunas veces de su Secretario general.
El Introductor presenta al Enviado, el cual entrega el ori-
ginal de sus credenciales, pronunciando 6 leyendo una. ~corta1
alocuci6n, g la cual contest el Presidente. Estos discursos
no se publican, como en Sud Amdrica, en la < Este honor, asi como el de hacerles presentar las armas por
la guardia de la morada presidential, tocandlo la banda cl
himno del pais representado, est8 reservado para los Emba-
jadores.





RECEPCION OFFICIAL EN FRANCIA


Despuds de cambiados los referidos discursos, el Enviadlo
y el Presidente cambian algunas palabas de cortesia y el E~n-
viado pide permiso y precede i presentar los miembros de
la Legaci~n. El Presidente le invita i sentarse y debe acep-
tar. Al Enviado corresponde ponerse de pie para dar la seiial
de qlue ha terminado la visit.
Los carruajes yr la guardlia de caballeria 10 acompalian
j su, morada.
Es muy correct dar una propina al pelot6n de coraceros
y unal cada uno de los cocheros y lacayos de la Presidlencia.
De esto debe encargarse g alglin empleado subalterno de la
Legacibn.
Inmediatamente hace una visit, en traje de calle, es dle-
cir, levita yr pantalbn de color, al M~iinistro de Negocios Exs-
tranjeros, deja tarjeta suya y' del personal de la Legaci6n ;j
los demas Ministros P'lenipotenciarios, M~inistros con carter~a
y Presidentes del Senado y Cjmara de Diputados y pidle por
medio de una esqucla audiencia d los Embajadores.
La alocuci6n qlue se pronuncia en el Eliseo debe enviarse
prev-iamente, por 6rgfano del M~inistro de Negocios Extranje-
ros y con nota cuya forma indicamos en el formulario. Tam-
bidn se encontrar8 alli un modelo de la esquela pidiendo aiu-
diencia g los Embajadores.
Los Miinistros Resident-es, despuds de ponerse de acuerdo
con el Introductor de Embajadores, van al Eliseo cl dlia y
hora fijados al efecto, en su propio coche. El Introductor los
pres~enta y sinl necesidad de discurso entregan sus credecncia-
les al Presidente. Generalmente, cuando no se usa uniform,
se asiste g esta clase de audiencias de frac y corbata blanca.
El Introductor de Embajadores se encargard de obtener
de la seilora esposa del Presidente el permiso de haceria una
visit A este acto se. concurre de levita. Las sefioras de la
Legaci6n son presentadas durante la primera fiesta oficial i
qlue sear, invitadas, con cuyo finl es necesario qlue se entregue
al Ministerio de Negocios Extranjeros, qlue la pedir8, una lista
donde consten con sus nombres y apellidos, pues las invi-
taciones son generalmente individuals y cada tarjeta 11eva el
nombre de la persona i qluien estj destinada, 10 cual le co-
munica el caricter de intransmisible. N\uestra sencilla f6rmula:
Senor Donl Fulano de Tal y familiar, tan c6moda y sat-isfac-





CAPITULO V'I


toria, no se usa en Europa y tiende B desaparecor axin entre
nosotros mismos, ya que, menos hospitalarios qlue nuestros
mayores, vamos adoptando la costumbre de celebrar las fies-
t-as <>, excluyendo a las pobres families ami-
gas qlue se distinguen por demaasiado numerosas.
Solicitando una audiencia p~or medio del Introdunctor de
Embajadores, pueden las sefioras de la Legaci6n ser preseni-
tadas i la sefiora del Presidente, pero como dlicha for~ma-
lidad no es necesaria para obtener invitaciones d las fiestas
del Eliseo, nos parece mis oportuno anunciar B dicha seilora,
al ser presentados i ella, que durante la primera ficsta Ai
qlue concurramos tendremos el honor de presentarle las damas
de la familiar.
Esta presentaci6n puede hacerse ripidamente, al entrar,
si el desfile ante el Presidente y su esposa es lent-o y lo
per~mite, para lo cual debemos asistir temprano. En ningiln
caso deben detenerse las seiloras yr emprender una conver-
saci6n1 que lobligaria g la sefiora, en mementos en qlue con-
testaL los saludos de sus invitados, g aparecer desatenta 6 dlis-
traida. Si el desfile es rdp~ido i causa de la liegada de los
invitados, se esperarj una ocasi6n mis oportuna, como por
ejemplo, el memento en que la sefiora visite el sal6n reser-
vado al Cuerpo Diplomjtico.
L~os Encargados de Negocios, cuyo nombramiento dimana
del Ministro de Negocios Extranjeros y los acredita ante el
de la N~aci6n1 donde sean nombrados, no son recibidos en au-
diencia ptiblica y entregan al Ministro de Negocios Extran-
jeros sus credenciales, solicitando al efecto una audiencia. Tanl
pronto como hayan 11enado esta formalidad, que reviste un
caricter privado y se reduce Ai una visit-a, en la mariana, re-
cibiendo el Ministro en su d~espacho, deben solicitar del Intro-
ductor de Embajadores la honra de ser presentados al P~resi-
dente de la Rep~iblica. Esta presentaci6n tambie~n est-, des-
pojada de toda formalidad y tiene lugar en la mariana, siendo
la levita el traje adecuado.
Si el Encargado de Negocios tiene familiar y desea presen-
tarla 8 la esposa del Presidente de la Rep~iblica, no debe,
como el Ministro Plenipotenciario, obtener con tal objeto una
cita por medio del Introductor de Embajadores ni tampoco
presentarla en el cursor de una fiesta official. Es mejor obtener





RECEPCION OFICIAL EN FRANCIA 79

de algiin colega qune ocupe elevado rang en el cuerpo diplo-
mitico acreditado en el lugar, qlue nos dispense este favor.
Esto se practice con frecuencia.
Una propina d tiempo es muy convenient tratindose de
los ujieres y porteros del Ministerio de Negocios Extranjeros
y morada presidential en Francia.





















CAPITULO VII
RECEPCI6N OFICIAL EN INGLATERBA

























Por medio de una comunicaci6n escrita al primer Secre-
tario de Estado en el Despacho de Negocios Extranjeros avisa
cl Plenipotenciario su Ilegada pidiendo al mismo tiemlpo qlue
se le fije lugar y hora para la presentaci6n2 de su:; creden-
ciales.
Las recepciones tienen lugar en Londres 6 en alguna de
las residencias reales, A las cuales con much frecuencia son
invitados los Ministros extranjeros. En Londres recibe el Macs-
tro de Ceremonias. F~uera de la capital lo hace alguno d~e
los funcionarios de la corte qlue estg de servicio y toda la
ceremonia estj desprovista de aparato yr tiene lugar con suma
sencillez.
A esta recepciba concurre de uniform, sin acompaliamiento
y' enl su propio coche el Plenipotenciario. El personal de la
Legaci6n cs presentado g los Reyes durante alguna de las
fiestas qune con frecuencia da la Corte.
Conviene informarse en el Ministerio de Negocios Extranl-
jeros del m~imero de visits de rigor, asi como tambidn de
quienes son las personas de la Real F~amilia g quienes hay
que pedir audiencia por medio de sus Chambelanes.
Los Ministros Plenipotenciarios son recibidos de id~ntico
modo qlue los Embajadores y la preeminencia de estos tilti-
mos, qlue consiste en la facultad de pedir directamente al So-
berano y g la Real Familia las audiencias qlue necesiten, en
nada eleva la categoria de los demjs miembros de la Lega-
ci6n qlue president. Tienen, como es natural, preference de paso,





CAPiTULO VII


y siguen, en los actos y ceremonies oficiales, inmediatamente
despuds de la Familia Real.
No dams aqui la nota de las personas -de la Real Fa-
milia i quienes se hace oblligatorio visitar, porqlue con los
cambios de Soberano varia esta nomenclatura, perdiendo este
derecho, segdn su grado de parentesco, algunos principes y
adquiri~ndolo otros.
Son siempre de rigor Ias visits a los Secretarios de Es-
tado y al Maestro de Ceremonias. Este 61timo, que en parte
reemplaza al Jefe del Protocolo, de F~rancia, puede siemprc
aconsejar sobre puntos de etiqueta.
La Reina do Inglaterra tiene dias de recepci~n solemn
que 11evan el nombre de < 6 <. En estas
ocasiones le son presentados los Secretarios y Agregados por
el Plenipotenciario y por la esposa de 6ste las damas de la
Legaci~n.
La esposa del Plenipotenciario hahrd sido presentada :i
la Reina, sea por la esposa del primer Secretario 6Ministro
de Negocios Extranjeros 6 por la Camarera Mayor de Su MCa-
jestad. Una vez que haya obtenido audiencia de Ias Princesas
de la F~amilia Real, serj presentada 5 Sus Altezas Reales por
la respect-iva Dama de Honor de servicio.
Es obligatorio visitar i las esposas de los altos funcio-
narios.
Los Encargados de Negocios no tionen derecho g audtien--
cia del Rey, pero como son invitados :ilas fiestas de palacio,
deben exigir dlel Ministro de Negcocios Extranjeros, para si
y para su familiar, la honra de scr presentados i Sus M~ajes-
tades y Altezas Reales.
Es de rigor visitar de cuandlo en cuando las casas de
Sus Altezas Reales inscribiendo su nombre y el do s~u -spoa
en los registros que al efecto se encontrarin .i la entrpdal y
de los cuales suelen extractarse las invitaciones para las fiestas
qune 6staS dan.
Damos B continuacibn el ceremonial aprobado por Su MaI-
jestadl la Reina Victoria en Junio de 1837i.
1.n Los Embajadores, Ministros y demn~s individluos dlel
Cuerpo Diplomitico extranjero en la Corte de Su Majestad,
son recibidos en las recepciones y besamanos (< wing-rooms,) de Saint James, y en los Circulos Diplomit~icos





RECEPCION OFFICIAL EN INGLATERRA


de una recepcibn general (before the General Circle). Los Em-
bajadores, los Mlinistros y los Encargados de Negocios q~ue
representan Cortes Extranjeras, son recibidos por la Reina so-
glin el orden de su procedencia diplomitica, y deben presenl-
tarse acompatiados de los extranjeros de distinci~n yr de los
Secretaries y Agregados de cada Corte respectivamente. Sus
sofioras son recibidas en los besamanos por el mismo o~rden,
inmediatamente antes de los Embajadores y de los Mlinistros.
El privilegio de la Entrada Privadla (Private Entrec). en
la Corte, les es concedido con el objeto de asegor~itris cl
pronto acceso ,del Soberano en un Circulo Diplomzitico, pero
ninguno de ellos tione permiso de Ilevar i la <,,
ni al. Circulo Diplomjtico, m~is personas que aqjuellas d l qie-
nes los Embajadores, Miinistros 6 Encargados de NeTgocios, 6
las scr~oras do cualesquiera de ellos, deseen presentar al1 So-
herano on el Circulo Diplomitico extranjero, en con~formi7dad~
conl las reglas siguientes, consignadas enl el Ceremoniall para
la presentaci6n de extranjeros de distinci~n en la Corte.
Recepci6n y presentaci6n de los Embajadores yi Embaja-
doras, do los Enviados y Mlinistros acreditados cerca decl So-
berano, y sus sefioras, y de los E~ncargados de Negocios.
2.2! Los Embajadores extranjeros y las Embajadora~s tie-
nenl el privilegio de pedir audiencia directamente al Soberano,
concedidndose tambi~n e1 mismo privilegio ti los Enviados Ex-
traor~dinarios y M~inistros Plenipotenciarios. L~as seiioras de los
Enviados y de los M~inistros no tienen este priv~ilegio, pero
son presenutadas al Soberano en c1 Circulo D~iplomtitico die los
Besamanos (D~rawing-Room).
Los Encargados de Negocios, como no estin a'creditados
cerca del Soberano, no tienen tampoco este derecho, siendlo
presentados i Su Majestad en el Circulo Diplomitico de las
recepciones y besamanos. (< Las sefioras de los Encargadlos de N~egocios son prTesentadas
B la Reina de la misma manera.
Los Encargados de N\egocios son presentados :i Su Majes-
tad por cl M~inistro de Est-ado en el Departamento de Nego-
cios Extranjeros y las seiioras de los M~inistros Plenipotencia-
rios y las de los Encargados de Negocios por la sefiora delc
Ministro de Estadlo; y en caso de no hlaberla, por la seilora





CAPITULO VII


qlue Su Majestad design al electo 6j por la Embajadora 6j el
Encargado de Negocios de cualquier pais, cuya Corte sc < 11e en buenas relaciones,, con la de la seliora qlue desen pre-
sentarse.

orTRAS P'RESEN IACIONEtS DE ES fRANJEROS EN EL
CIRCULO D)IILOIMA flCO

3.n Los Embajadores y Ministros acreditadlos cer~ca dlel So-
berano, tienen el privilegio de prcsontaric en e1 C~ircula D~i-
plomitico, en recepciones y en besamanos: sus parientecs cer-
canos, los Secretarios de Embajada 6 de L~egacibn y los A~gre-
gados diplomiticos, asi como tamb~idn los extranjeros de dlis-
tincibn qlue esten al servicio de sus respectivos paises j navrales, militares 6, civilessi) yr que se hallaren de paso on la
Cortc.
Las Embajadoras y las sefioras die los Ministr~os Plenipo-
tenciarios, tienen tambidn el privilegio de presentar al Sobe-
rano en el Circulo Diplomitico 6 en 10s besamanos, las sefioras
del Cuerpo Diplomjtico extraniero 6 las seiioras extranjeras
de distinci6n qlue se hallen de paso, lo mismo si son de la
Corte. de la sefiora qlue las present, qlue si son de otra Corte
extranjera qlue se halle en relaciones amistosas con la del
pais de la sefiora qlue present, siempre qlue el Embajador,
M\inistro 6 Encargado de Negocios respect~ivo no tenga seniora.
Los Encargados de Negocios, aunqlue no estlin acredlitados
cerca del Soberano, estin autorizados sin embargo, durante
la ausencia de los Embajadores 6 de los Mvinistros de sus
propias Cbrtes, g presentar en el Circulo Diplomsitico ti Su
Majestad, aq~uellas personas qlue hubieran tenidlo el privilegio
de presentar, seglin estas reglas, sus mismos Embaindlores 6i
Ministros.
Las sefioras de los Encargados de Nlegocios estin igual-
mente autorizadas por la misma raz6n ,i presenlar al Sobe-
rano en el Circulo Diplomitico, aquellas sefioras qlue huhieran
tenido el privilegio de presentar sus Embajadoras 6 las sefio-
ras de sus Miinistros si hubieran esl-tao present-es on la Corte.
Las Embajadoras y Ias Sefioras de los Ministros, y en ausencia
de astas~ las Seiioras de los Encargados de Neg~ocios, tendrin
cuidado de no presentar al Soberano, en el Circulo Diplomitico





RECEPCION OFFICIAL EN INGLATERRA


ninguna seilora cuyo marido (si fuese casada) 6 cuyo padre
(siendo soltera) no pudiera ser presentado por su Embajador,
Ministro 6 Encargado de Negocios respective.
El privilegio 6 el permiso de haccr presentaciones :i Su
Majestad en el Circulo Diplom~itico extranjero, est8 limitadlo
B las personas de distincibn y considleraci6n de todos los pai-
ses, y qlue hayan sido ya recibidas por su propio Soberano en
Ias solemnidades p~iblicas 6 en las ceremonies de su pois.
Los Embajadores y Embajadoras y los M~inistros P'leni-
potenciarios y sus sefioras, qlue tengan el privilegio doe hacer-
estas presentaciones al Soberano, en el Circulo Diplomlitico
extranjero; y los Encargados de Negocios y sus sefioras, qlue
estin autorizados i ejercer este privilegio, son responsables:
ante Su Majestad de las qlue hagan; yr no tienen necesidadt
de pedir permiso anticipado para la presentaci6n de cualquier
persona en cl Circulo Diplomsitico; pero es indlispensablec pe-
dirlo para las qlue tengan este dlesco en una Recepei6n Ge-
neral (General Circle).

PR~ESENTACION~ DE EX FRANJEROS EN EL GENERAL CIRCLE

4.o Todos los demtis extranjeros no mencionados qlue va-
yan g la Corte, ya sean transeuntes 6 residences on la misma,
entran en el < (General Circle) yr son presentadcos en la misma formal y con
las mismas reglas qlue los stibditos ingleses (estas reglas fue-
ron reformadas por el Lord Chamberlain of the Househ]old);
y' deben enviar su nombre, asi como el de la persona qlue ha
de presentarlos y bajo cuya responsabilidad ser~in presentados
g Su Majestad mandando tod~o i la oficina del Lord Cha:m-
berlain con dos dias por lo menos do anticipaci6n, para poder
obtener el permiso 6 la aprobacibn del Soberano; y si no les
ha sido trasmitida por el Lord Chamberlain ning~una objeci6n1
6 desaprobacibn, van con su~s dos tarjetas :i la Entrada Gec-
neral (General Entrde) y ti la Recepci6n G;eneral, donde el
Lord Chamberlain lec su tarjeta, en la qlue va escrito cl nom:-
bre de la persona qlue hace la pr~esentaci6n; p~ero no es nece-
sario qlue esta persona le acompaf~ic-basta el qlue asista sola-
mentc (1 la misma recepcibn.-E~l extranjero qlue sea presen-
tado en la Recepci~n General p~uede serlo bajo los auspicios





CAPiTULO VIl


de su propio E~mbajador, de su Ministro 6 de su Encargadlo
de Negocios, y, en 61timo caso, de un sdbdito ingl~s qlue le
conozea personalmente y qlue 61 mismo haya sido presentado
al Soberano en una ocasi6n anterior.
5.n No debe esperarse qlue ningdn extranjero bese la mano
de la Reina al ser presentado. (It is not to be expected that
any Foreigner on presentation should kiss the Queen's handl.) (1)
6.0 Se entiende qlue, en virtud de las reglas citadas, no
pueden ser presentados al Soberano en el Circulo Dip~olomitico
m~sqcue las personas cicadas en el articulo 3.0 y todas Ias
demis serin presentadas en la Recepci6n General. Los extran-
jeros qlue hayan sido presentados en el Circulo Diplomgtico,
pero qune no tengan car~icter diplomatico y qlue prolonguenl
su estancia en esta Corte despuds de un aiio de su presenl-
taci6n, no conservan el privilegio de la < asistir 6 las <> y <> en el < cle>>, tambidn como los stibditos ingleses.
Los Secretarios privados y Agentes de cualcquier clase qu~e
sin ser diplomjticos, pueden pertenecer ,i cualqluier Embajudla
6 Legacibn, van :1 la < el <
PRESENTACION DE CONSILrlES GENERALS Y OTIROS
C6NSULEFS EXTRANJEROS EN EL CiRCULD( GENERAL (GENrEPAL CIRCLE)

'7.n Los C6nsules y Cbnsules generals no tienenl earicler
diplomitico y como no son transcuntes (visitors), son consi-
derados como extranjeros residents en el pais y van :1 Ja
<> y son presentados enl el <
MIEMORAND)UM

Las sefloras y caballeros presentedoss en el Circulo Diplo-
mjtico, en Ias < los representantes de sus respectivos paises al pasar delante
de Su Majestad.

(1) Nos parece algo ambipuo el sentido de este artlcullo pues parece? insinuanr qlue nlo debe
eulperorse: que ningren extranljer~o etc 10 cual parent demostr~ar que estar costumlbre existed paraa
los nacionales. gSe estiman el rnforido twsamanos como un fa~vor que s oconcedle 6 como una obli-
gacidn lue se imroone? Trutiindose de la Reina~ debemlos or~cer le p~rimsrro y segurnmente se refiere,
no I la M~a2estad sino g la I~ama, puosy e[ presente reylomento data del reinado de la Reina Vlcto-
rin. El besamauros efectivo estal abolido halce ya tiempo por los Soberanos del sexo masculine y
on Inglalerra, s610 so usa en el acto solamente die jutar pleilo-homnenuje al Rey, los Grazndes y
P'relados, inmedliatamento drspu~s de su C:oronaci6n y como complement de esta.





RECEPCION OFFICIAL EN~ INGLATERRA


8Q


Si un extranjero es presentado i la Reina por c1 Repre-
sentante de otro pais en ausencia de su Ministro, pasardi igual-
mnente delante de Su Majestad acompatiando ,i dicho Repre-
sentante.
Si est8 presentado por el Ministro de Estado, pasar8 dec-
lanto de Su Majestad inmediatamente despubs del l'lltimlo in-
dividuo del Cuerpo Diplomjtico. Los extranjeros asi presen-
tados, tomar~n la precedencia entire ellos segrin la q~ue lengan
sus respectivas Legaciones.
Si una seiiora extranjera es present-ada por la seiloral de
un Representante de otro pais, en el caso de qlue su MIinistro
no sea casado, 6 en ausencia de la seflora de Este, pasarAi
d~elante de la Reina con la persona que la ha presentado d
Su Majestad.
Si una seilora ha sido presentada por la esp~osa del Mi-
nistro de Estado, pasardi delante de la Reina inmediatamlenle
despuds de la Ailtima sefiora dlel Cuerpo Diplonuitico, arre-
glando el orden de preferencia por el de la Legac~ibIn de su
pals.
Las sefioras y los caballeros presentados de este modo
no permanecerjn en el Sal~n del Trono despuds de haber
pasado por delante de la Reina. (It is not expected that La-
dies ant Gentlemen so presented, should remain in the Throne
Room after they have passed The Q~ueen.)
Lord Chamberlain's Office.
Junio. 1861.






















CAPITULO VIII

RECEPCI6N OFFICIAL EN ITALIA























Cuando 11cga un Enviado Extraordinario y Ministr~o P~le-
nipotenciario, 6 un IMinistro Residente, visit al Ministro de
Negocios Extranjeros y le entrega la copia de estilo de sus
Cartas credenciales, pididndole la correspondiente audienlcia
para entregarlas a Su Mlajestadl el Rey.
El Mlinistro informa al Excelentisimo Seiior Prefecto, Gran
Maestro de Ceremonias de Palacio, de esta peticibn, y previas
las 6rdenes de Su Majestad, avisa por medio de una cart
al Ministro Extranjero, del dia y hora de la audiencia, previ-
nii~ndole qlue se pondr8 6 su disposici6n un coche de gala, y
qlue un Maestro de Ceremonias ir8 g buscarle para acompa-
11arle a la audiencia Real.
Tambidn se participardi la hora y el dia de la recepci6n
al Ministro de Negocios Extranjeros.
Al ir a Palacio, el Maestro de Ceremonias se colocar8 en
el coche a la izqluierda del MLinistro.
A4 su Ilegada a Palacio el MRinistro sera acompatiado por
el Maestro de Ceremonias hasta los salones de gala, donnde
encontrar8 reunidos el Cunrto military y la Casa civil del Rey,
y sera recibido por el Prefecto de, Palacio qlue 10 presentardi
a Su Majestad, retir~indose despu~s qlue el Ministro ha hocho
la segunda reverencia.
El Ministro, despu~s de la tercera reverencia, y haber sa-
ludado a Su Majestad, le present sus Credenciales, conver-
sando hasta qlue el Rey lo despida.
Si acompatia al Ministro alguno de los individuos de la
Legaci6n qu~e no est6 presentado g Su Majestad, pedird al
Rey', antes de terminar la audiencia, el favor de poderlo pre-
sentar', y previo el consentimient-o de Su Majest-ad, 10 pre-
sentar8 61 mismo.





CAPITULO VH1I


Terminada la recepcibn, se acompax~1a al Ministro con cl
mismo ceremonial i su casa.
A la 11egada y g la salida se le rendirin los hlonores mnili-
tares correspondientes.
El Prefecto de Palacio hard publicar en Ja <
la recepci~n.



PHESENTACION Ai SU MAJES L'AD LA REINA

Despuds de haber sido recibido por Su Majestadl cl Rey,
el Ministro pedirj al de Negocios Extranjeros el favor de ser
presentado i Su Majestad la Reina, de 10 que se informarki
al Prefecto de Palacio, quien g su vez avisarj al Caballero
de honor de Su Majestad, y 6ste, despuds de tomar las 6r-
denes de la Reina, participa directamente al Ministro extran-
jero, el dia y la hora que se ha sen~alado para esta audiencia.
El dia fijado, el Ministro extranjero, de uniform, va on
su coche al Palacio Real, siendo recibido en las Reales habi-
taciones por el Caballero de honor que e's qluien 10 present
g Su Majestad.
A esta recepcibn asisten las Damas de servicio y el Caba-
11ero de honor.
A la 11egada y d la salida del Ministro Plenipotenciario se
le tributan los honors militares correspondientes.

III.a
PRESENTATION A SUS ALTEZAS REALES

El Ministro extranjero p~edir8 audiencia por medio del Mii-
nistro de Negocios Extranjeros, quien se dirige al Prefecto
de Palacio, Gran Maestro de Ceremonias, que lo participa al
Jefe de la Casa de Sus Altezas Reales, y Bste avisardi direc-
tamente al Ministro extranjero el dia y hora de la audiencia,
comunicjndolo tambi~n al Prefecto de Palacio y al Ministro
do Negocios Extranjeros.
El Ministro extranjero ir8 de uniform en su coche al
Palacio de los Principes, siendo recibido en las habitaciones
por el Jefe de la Casa de Su Alteza Real el Principe 6 Ja
Princesa y Cste Io presentarj i Sus Altezas Reales.





RECEPCliN OFICIAL ENV ITIALIA


A est-a recepcibn asisten las Damas de servicio y el Caba-
11ero de honor.
A la 11egada y salida los centinelas rendir~n los honors
militares.
Nota: este Ceremonial es para las Mlisiones qlue no tieneu
el caricter de Embajada, pero Su Majestad puede, por reci-
procidad. 6 en casos excepcionales, dictar otras dlisposiciones.

IV."
PRESENTACION A SU .MAJESTAD LA REINA DE LAS SENJORAS
DE LOS MINISTROS

La petici~n de audiencia se harj siempre por medio del
Ministro de Negocios Extranjeros, qlue la participa al Prefecto
de Palacio, para qlue 6ste la traslade al Caballero de honor
de Su Majestad, que previa la venia de la Reina, avisa dlirec-
tamente al Ministro extranjero y al Prefecto de Palacio para
que informed al Ministro de Negocios Extranjeros del dia y
hora de la audiencia.
El dia fijado, la sefiora del Miinistro extranjero irj R Pa-
lacio en su coche y serB recibida y presentada A Su Majestad
por la Dama de honor 6 por la Dama do servicio que asiste
A la audiencia.

V.a
PRESENTACION A SUS ALTEZAS REAL.ES DE LAS SENORAS
DE LOS MINISTROS

La audiencia pedida siempre por conducto del Ministro
die Negocios Extranjeros qlue la participa al Prefecto de Pa-
lacio 6 al Jefe de la Casa de Su Alteza Real, es notificada
directainente al Ministro extranjero.
La sefiora del Ministro ir8 en su coche B la audiencia,
siendo recibida y presentada g Su Alteza Real la Princesa
por la Dama de honor 6 por la Dama de servicio qlue asiste
A la audiencia.
Roma, 31 de Mayo de 1881.
El Prefecto de P-alacio
Gran Maestro de Ceremonias
M. Pamissera




















CAPITULO IX

RECEPCION OFICIAL ANTE
LA SANTA SE=DE



























La especial situacibn qune ocupa dentro dlel reino yr en la
misma capital italiana el Sumo Pontifice de la Santa Iglesia
Cat61ica, soberano cuyo estado se reduce hoy al recinto del
V'aticalno, ? las relaciones algo tir~antes qlue existen entre c1
Q2uirinal y el Vaticano, crea en una misma ciundd dos Cuer-
pos Diplom~ticos y obliga :1 muchas naciones :i sostener onr
la Ciudad Eterna dlos Legaciones, pues ni el Rey ni el Panpa
aceptarian qlue un solo represeniante asumiese las dlos atlri-
buciones y desempeniase ante ambos la1 representacibn de suI
pais.
Es denmasiado conocida la posici6n que ocupa el Pontifice
para que entremos nosotros ,i definirla. Citaremos B conti-
nuaci6n algunos ,de los articulos q~ue rigen en la material y
qune h~astarjn para resolver alg6n punto elemental de cliquela
6 derecho que no reqluiera autoridad mis caracterizadla q~ue
este modesto manual.
Dice asi la Ley de Garantias promulgada por Victor Ma-
nuel II en 13 de Mayo de 1871:

ARTICULO TERCERO

< torio del Reino, los honors Soberanos, y le conserve las pree-
minencias honorificas reconocidas por los Soberanos cat61icos.
El Sumo Pontifice tiene la facultad de conservar e1 nil-
mero ordinario de Gruardias para la custodia de su persona





CAPiTULO IX


y de sus palacios, sin perjuicio de los deberes y obligaciones
qlue resulten ,i estos Guardias, de nuestras leyes vigentes.>>

ARTICULO ONCENUO

< cerca de Su Santidad gozarin en el Reino de todas las p~re-
rrogativas 6 Anmunidades pert-enecientes A los Agentes Diiplo-
miticos, segfin el Derecho Internacional.
La sanci~n para las ofensas contra estos Representanles,
ser~i la misma qlue se aplicaria para las de los Enviados ex-
tranjeros acreditados cerca del Gobierno italiano.
Los Enviados de Su Santidad cerca de los Gobiernos ex-
tranjeros tendrjn, dentro del territories del Reino, las pr~erro-
gativas 6 inmunidades de costumbre, segiln el mismo dlerecho,
tanto al ir g su destiny como al volver.>>

Las diversas interpretaciones que ha tenido esta Ley? y
las discusiones qlue con motive de ella so hayan suscilado
entire el Gobierno y el Papa bastarian para 11enar con su
relate un hermoso volume cuyas dimensions podrian aumecn-
tarse g varies tomos seglin la disposicibn qlue d comen-tar~las
tuviese. el compilador. Anotados los dos articulos anteriores,.
diremos qlue el Gobierno los ha respetado y qlue nuncat h~n
dejado de star en vigor, garantizando :i los Enviados ex-
tranjeros, no s6lo el libre ejercicio de sus funciones, sino el
goce de las franquicias ;y preeminencias concedidas general-
mente B los diplomjticos; cosa tanto mds natural cuanto q~ue
la mayoria de los diplomiticos acreditados ante la Santa Sede
10 son ((de carrera yr en nada se dliferencian de sus colegas
acreditados ante la Corte, pues, 10 mismo qlue eistos, han ser-
vido cargos importantes en las principles capitals de Eu-
ropa.
A su 11egada 8 Roma, el Ministro Plenipotenciario anun-
cia su presencia al Cardenal Secretario por medio del Secre-
tario de la Legaci6n, quien debe ir provisto de las copias
de las Cartas-credenciales y solicitar en estaL audiencia qlue
se fije la oportunidad de presentar solemnemente al Santo
Padro los originales. Si se trata de un Encargado de N~ego-
cios, debe. visitar personalmente al Cardlenal Secretario y- pre-




ERROR LOADING HTML FROM SOURCE (http://ufdc.ufl.edu//design/skins/UFDC/html/footer_item.html)