La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00077


This item is only available as the following downloads:


Full Text



a I


iu:
.I



































































IO




























I














Ocr Cocomolora

Ivuista de politiea, Cierqias, ijteratura y Bellas prtes.

Director. Redactor y Administrador: Ticente Chinchilla.-2 Arenida Sitr, Nli'ierl'o ..

Tomro VI. GUATEMALA, 2S DE MAYO DE 1909. NIAIERO S1.


Pdigina fb'itorial

Procedentes de los Estados Unidos del
Norte ban Ilegado A esta Capital las perso-
nalidades cientificas v financiers, Mr.
William Carlyle Herbert, Abogado de la
Universidad de Jorge Washington, miem-
bro de una muy acaudalada familiar del
Estado de Virginia y socio de la respectable
Sociedad commercial Rollins & Rollins de
Nueva York; Mr. William Sulzer, estadista,
orador, periodista, exploradur, decano de
los Diputados al Congreso de Washington
Sfundadlor de la ponderosa Compahia que
con tan brillante exito explota las miias
de Alaska; Mr. Archibald E. Spriggs. gra-
duado Ingeniero en la Academia de lMineria
de Rochester poseedor de igual titulo de
la Escuela Tecnica de Valparaiso, ex-Di-
putado A la Legislatura de Montana, ex-
Senador del nismo Estado, actual Jete
del partido refo:rmista de Montana v Pre-
sidente del Comite Ejecutivo de la Sociedad
de qlue forman parte todos los duclen de
minas v miner-os del referido Estado; v el
Doctor don Jos- Antonio Frias, professor de
Derecho Admninistrativo de la Universidad
de la Habana, prominent jurisconisulto,
Secretario dcel Senado cubano durante todo
el primer period de la Repiblica Cubana,
propietario de extensos v valiosisimos te-
rrenos en las villas de Cuba e interesado
en los ferrocarriles que ahora se cons-
truven en aquella Provincia.
Deseamos a tan distingnidos huIs-
pedes la mas agradable permanencia entire
n osotros,a I mism i otieinpoclue nos cinmplace-
mosen enviarles nuestro saludo respetuoso.
*.
Los dilatados campos de Pamplona
tuvieron iltimamente una explosion de
alegrfa con la presencia de millares de
nihos que con encantadora garrulidad se
exparcieron en una gran extension y hen-
dieron la tierra para depositar sobre la
herida fecunda el vAstago que, andando el
tiempo, ha de convertirse necesariamente
en fuente de salubridad y de riqueza.


La Fiesta del Arbol, iniciada por la
ilIunicipalidad de la Capital, fu6 patrc-
cinada por el senor Presid:ente de la Repi-
blica'Sr. Lie. don Manuel Estrada Cabrera.

Las puerltas del Teatro Colo:n han sido
abiertas para ]a Compania en que trabaja
la egregia aitista Maria Guerrero v su es-
poso el notable actor ldon Fernando Diaz de
Mendolza. El entusiasmoes indescriptible.
*
En \VashinLigton ha sido descubierta
con gran solemniclad,.i na magnifica estatua
de bronce, del mas popular de los poetas
norte-a mericanos, ator del sentido poema
"Eva ngelina."
Alillares de personas contribuyeron a
la erecci6n de ese monu0ment)o echo a
iniciativa de la Asociaci6n Nacional Con-
memnoradora.
El acto fue presidido por el Presidente
lie la Suprenma Corte dejusticia -le la Na-
ci i'n, una nieta del inspiraldo bardo ha sido
qruiend lescrriG el velo quecubriala estAtua.
RNluv just ha sidI el tribute rendido
al iliustre cantor de "Haiwata."
,*
La agencia de "Modas y Fasatiempos,"
revita iluistradla, recreativa v guia para la
confecciun de trajes modernos, ropa y
lalbores mianuales, (q-le estia crgo dle los
Sehores P. [. Guirola & Cia., ha tenido A
I:,ien enviarnos de dicha revista, la entrega
ce:rresponcliente al mes de julio. El resu-
men de esta entregn e-, corn: de costumbre,
tan complete, como variado c" interesante.
De l6, solo mencionaremos, sin que ello
signiCique que el demAs contenido sea de
menos valor, los tiguirines que representan
las iutimas creaciones de la modci pari-
siense, extensamente descritos; la preciosa
e interesante novela. "Sin picdad gira ]a
rueda" (Episorlio de los dias del Terror)
por M. Dunckeel v el hermoso cuadro de
arte, "Hijas septentrionales., en deliciusos
colors. "Modas y fasatiempos" se publi-
ca en el sexto afo y durante este tiempo
ha conquistador las simpatias de todas las
seforas, mujeres de su casa.


I











La Locomotora 2



+ Urna @bra be Importancia +



NUlEST ROI FERRO-R=CaRRI' L L SRLVEDOR


Decididamente marchamos a panos desmesu-
rados bacia un verdadero progress y nos agitamos
deseosos de coronar los mas bellos ideales, reno-
vando y constrnyendo elements que son fuente de
segura riqueza V que nos darn la garantia en
nuestra vida del maiana.


Don Pascual C,.rtera y Topete, Vice-.lmirant.-
de la armada espafi:la. falleiijo en CAdiz, el
Smes de atrll iltimo,

Para confirmar la realidad de mis palabras
expongo como just aseveraci6n de lo dicho, nuestra
via f'rrea en conotrucci6n a El Salvador, que ella
sola basta para demostrarlas Y 6i la ve/ el esfuerzo
del Gobierno, que no omite ningun medio de su
alcance para procurar el engraudecimiento de la
Reptblica; c indudablemente -ue la clave del pro-
blema planteado hace ya tiempo, para mejorar
nuestra situaci6n econ6mica, se resolve, y por
complete, cuando nuestro suelo floreciente lo crucen
por doquier durmientes y carries sobre donde
pasan jadeantes de trabajo las gigantes locomotoras
qne al alarido colosal de su pitazo despiertan al


zagal y alas aldeanas para que les eleven en sus
bermosas cabezas rubicundas el fruto del cafe, que
lo conducen, veloz y arrebatadas a muy distantes y
distintos pueblos. Y en verdad los ferrocarriles
dejan por donde pasan, regueros de luz, de paz y
bienestar: ellos transforman como las hadas de la
apologia 'a la selvas, en done la pantera es la
amenaza del labriego, en ricas sementeras 6 en
ciudades emporios de riquezas.
Los ferrocarrilcs, en efecto, nos aseguran nue-
vos derroteros para llevar a los pueblos la gloria
y la'idea de su feliz realizacion '. lugares de impor-
tancia, nos debe procupar como asunto de primor-
dialinteres por que el dia en que Centro-America
estj unida fclizmente por las cintas s6lidas de
hierro, lo estari en su moneda, en su comercio y
por raz6n del trifico continue las almas de sus
honrados moradores seran una y aunque sus es-
tados continue separados, la antigua Patria serai
reconocida por todos los ultra patriots centro-
americanos y elgrito de union que enardeci6 los
pechos de Morazan y Barrios y que prorrumpe la
juventud al pie de los retazosde la bandera federal,
sera repetido entonces por los manes que la
sostubieron desde la. luminosa oscuridad de sus
fozas, junto 6 los pitazos de cien locomotoras que
cubrir6n con la column de humo de sus pequefias
chimenea. el espacio manchadopor eldelos dispa-
ros mortiferos de las baterias modernas en las
guerras fratricidas.
El comercio que sin ]a facilidad del transport
no puede ensancharse y tomar el desarrollo que en
Guatemala se bace necesario, tender con el ferro-
carril i El Salvador, una ayuda de las mns eficaces
el cambio de products con nuestra Rep6dlica
hermana aumentaria en cantidad; crecimiento que
no da lugar a dudas, porque muclos de los pueblos
de Oriente esencialmente comerciales, darian asi
facil salida sus produclos naturales.
La agriculture adquiriria una amplitud nece-
saria y su desarrollo en las siembras del tabaco
y algod6n propios de la zona cruzada por esta via,
aumentaria con provecho y ya que nuestros frutos
sementales como el cafe y la banana tienen en los
mercados de Europa y America muy especialacep-
taci6n, facil seria aprendiendo a elaborar estos
otros, tener con dichas plazas de comercio, nuevos
y ventajosos cambios.
El resto de los pueblos de Oriente, con la
construcci6n de esta line, entraria de lleno I la
practice de nuevas industrial y la inteligencia de










La Locomotora 3


sus moradore-, se cultivaria, con las ensefianzas
que difunde la inmigraci6n -ana que lleva a done
pasa el ambiente del trabajo intellectual y muscular
que en ella prepondera.
Otra ventaja mas.
La ruptura de bostilidades entire Guatemala y
El Salvador ya concluida esta via, es un caso impo-
sibl- por que ella a semejanza del Cri-to de bronce
que pucieron chilenos y argentino, en uno de lo-
picos mis elevados de los Andes como sefial de
eterna paz, acabaria para siempre con las perjudi-
ciales tendencies belicas que taLto se interponen a
la buena march del progress y ya que nuestras
disputes puede dirimirlas sabiamente, nuestra
Corte Suprema de Justicia Centro-Americana, po-
demos desde ahora y con mayor raz6n al finalizarse
la obra a que me vengo refiriendo, dar el adios. a
los triunfos de la espada que nada significant ante
los de la pluma y el martillo conquistadors en los
campos del saber y de la industrial.
Ya no sera Centro Am.rica por fin lugar para
campos de combates y sus pequeflos y florecientes
Estados, se convertirAn en un todo unido y armo-
nioco duero de la paz y del progress.
Quiera el cielo que esta magna empresa se
lleve a su termino feliz en breve tiempo y que
Guatemala di.frute por largos anos sus inmensia
ventajas para que aprecie asi como es debido al
bombre que en buena bora la iniciara que con
raz6n merece ser de esta bella Patria una de sus
mas legitimas glorias inmortales.

Carlos Orellana.




(Buarba esta flor...



Guarda erta flor .. la brisa de la tarde
abri6 sus hoja-, vaporosa y leda,
y unas tremulas gotas de diamante
rodaron en sus petalos de seda.

La vi nacer en el ocaso triste,
su faz tranquila levant6 la noche,
y]a sinti6 esta floor. y estremeciendose
abri6 a' la luna el nacarado broche.


Nada se oy6, mi pensamiento y ella
se contemplaron en solemne calma,
y yo deje en su ciliz entreabierto
las mis amargas ligrimas de mi alma.


Guardala hi. no lleva entire sus hojas
suspiros tristes de mi pecho opresos;
pero t lleva el contact de mis labios
y te lleva el aliento de mis be-sos.

Ella talked cuando la noche venga
recogiuddose en mi alma con su sombra,
y pierda mis palabras y mis versos
el labio carifioso que te nombra.

Y en mi alma se levante otro santuario,
y arda otra luz. y broteni otras flores,
ella talviz te traiga con su aroma
el recuerdo tenaz de mis amores.


Mohamed V. nuero Sultan de rurqufa, cuya coroaacl6n
n, hace muchos dias qu e e erific6. Arriba Abdul
Hamid, SultAn depuesto.

Y si la mano del pesar derrama
sus negrisimas sombras en tu mente,
mi mustia flor tendri para tu duelo
su corona de gotas en la frente.

Y si eres feliz, no la abandones
que en tu felicidad este contigo,
que no entraie sus ramas en tu pecho
sino que encuentre cariioso abrigo.

Y si nos separamos, si el destino
quiere al dejarte que mi ser sucumba;
sea esta floor, la que tu mano deje,
en las letras mobosas de mi tumba.


Daniel Guerrero C.










La Locomotora 4


LA GANONIZAGION DE JUANA DE ARGO


Diario de Roma, de 30 de Abril, dice lo que
sigue:
Con toda solemnidad y pompa -e celebr6 boy
en la Basilica de San Pedro la canonizacin de la
beroina francesa Juana de Arco.
Desde las primeras boras de la mafitna los
alrededores del Vaticano estab.an ocupad.os por
enorme mucbedumbre, quc trataba de colocar-se
en los mejores puesto-, para no perder un solo
detalle de la imponente ceremonial que moments
mis tarde comenz6.
Al abrirse la Basilica al piblico, fue ocupada
totalmente por peregrinos de today clase de nacio-
nalidades, aunque estaba n en mJyoria los proce-
dentes de Francia.


El mejor retrato de Juana de Arco.

En la ceremonies de la maiana no hizoacto de
presencia el Sumo Pontifice, siendo las funcioues
religiosas dirigidas por el ex-Secretario de Estado
de Le6n XIII Mlonsefor Rampolla del Zindaro c el
Cardenal Martineli.
En medio del mAs respetuoso silencio e di6
lectura al breve de Pio X, en el que exalta la- \vir-
tudes de la doncella de Orleans, declarandoel crado
divino de sus acciones y los milagros que la Iglesia
ha reconocido iltimamente.
Terminado esto expusieron ptiblicamente las
reliquias de la nueva santa, que ban sido cuidado-
samente conservadas.
Al hacerse esto, la enorme concurrencia se
puso de piee, y en esta actitud permaneci6 un
buen rate.


Un excelente coro de cantores, acompafiados
de una orquesta compuesta por lo mejor de los
muisicos que tiene Roma. enton6 un solemn T(-
.O:i.m, revistiendo una grandiosidad tal como diff-
cilmente registran otras los anales de la Iglesia
cat6lica.
Dccpuls se celebr6 una misa oticiada por un
Cardenal, A la terminaci6n de la cual se desaloj6
nmomentineamente el gran temple.
Por la tarde continuaron con mis brillo atin, si
es posihle, las ceremonies de la beatiticacion.
No bien dieron comienzo, el Papa abandon su,
habitaciones del Vaticano y entroi en San Pedro a
pie sin la cisica silla gestatoria.
Acerc6se al luear en que estabau expuestas las
reliquias y arrodillindose ante ellas las ador6 largo
rato con t.oda uncion.
Durante esta formula rodeaban al Puntifice las
cortes eclesiAsticas y laicas.
Terminadas las funciones, todas las iglesias
de Roma echaron A vuelo sus campana., anuncian-
do al orbe enter que la Santa Sede babia recono-
cid Orleans.




ROMA Y CARTAGO

(Por Victor -Iugo

Traduccir n de Felipe A bMr ralii

Rmiiia, semejante al Aguila, si formidable sim-
bolo, extiende sus poderosas alj mnuestra su-
garras, se apodera del rayo y \uela Cartago es
el sol del mundo y es sobre Cartago donde se fijan
sus ojos. Cartago es duefia del ociano, dueia de
las naciones. Es una ciudad ma~grniica llena de
splendor y de opulencia, radiant con el brillo de
las extraias artes del Oriente. Es una sociedad
complete, concluida, perfect, A Ia cual no fdlta ni
trabajo, ni tiempo, ni hombres. E<, en fin, la me-
tr6poli del Africa en el apogeo de su civilizacion: no
puede subir mas v cada progress en adelante seria
una decadencia. Roma al contrario no tiene nada,
es medio salvaje, mediobirbara. Tiene que hacer
aun su educaci6n y su fortune. Todo delante de
ella: nada detris.
Largo tiempo los dos pueblos se miran frente
a frente. El uno descansa en sui s-plcndor, el otro
crece en la sombra. Pero poco a poco el aire y el
espacio faltan A ambos para desarrollarse. Roma
empieza a oprimir a Cartago. Hace tiempo que
Cartago importuna a Roma. Asentadas sobre las
do.; riberas opuestas del Mediterraneo las dos
ciudades se miran A la cara. Este mar no basta
a separarlas.
La Europa y el Africa pesan la una sobre la
otra. Como dos nubes cargadas de electricidad, se
flanquean demasiado cerca. Van a mezclarse para











La Locomotora 5


producer el rayo. Aquf esta la peripecie de ese gran
drama. ;Que actors se encuentran en presencia!
dos razas; 4sta de comerciantes y mariners, aqu6lla
de labradores y soldados; dos pueblos. el uno rei-
nando por el oro y el otro, por el bierro; dos rep6i-
blicas, la una teocratica, la otra aristocratica: Roma
y Cartago; Roma con su ej5rcito, Cartago con su
flota; Cartago, vieja, rica, astuta; Roma joven, po-
bre y fuerte: el pasado y el provenir; el espiritu de
descubrimiento y el espfritu de conquista; el genio
de los viajes y del comercio; el demoniode la guerra
v de la ambici6n; el Oriente y el Mediodia de una
part, el Occidente y el Norte de la otra; en fin, dos
mundos, la civilizacidn del Africa y la civilizacidn de
Euro)a.
Las dos se miden con los ojos. Su actitud an-
tes del combat es igualmente formidable; Roma
que no cabe ya en lo que conoce del mundo. reune
todas sus fuerzas y todos sus pueblos. Cartago,
que trae consigo la Espafa, la Armdrica y esa
Bretaia que los romanos crefan en el fondo del
universe; Cartago ha arrojado ya su ancora de
abordaje sobre Europa.
La guerra estalla. Roma copia groseramente
la marina de su rival. La guerra se enciende
desde luego en la peninsula y en las islas. Roma
topa A Cartago en aquella Sicilia donde ya la Grecia
ha encontrado a Egipto, en aquella Espaia donde
mis tarde lncharin otra vez la Europa y el Africa,
el Oriente y el Occidente, el Mediodia y el Sep-
tentri6n.
Poco A poco el combat se empefa; el mundo
prende fuego. Los colosos se atacan cuerpo A cuer-
po, se agarran, se sueltan y vuelven a agarrarse.
Sebuscan y se repelen! Cartago franquea los Alpes;
Roma pasa los mares. Los dos pueblos personi-
ficados en dos hombres, Anibal y Scipidn, se
estrechan y encarnizan para acabarse. Es un
duelo final, un combat A muerte. Roma tiembla
y lanza el grito de ang-ustia: Anibal d las prftrls. ...
Pero se yergue, agota sus fuerzas para el golpe, se
arroja sobre Cartago y la borra del mundo.


LO QTJE ES L. FPLU TIf.o

Haz de fulgores que encanta,
encendido por la Idea
que, como la luz febea,
dora, matiza, abrillanta.
Su misi6n es noble y santa:
educa, corrige, ensefa,
deleita, suspira, sueia,
vibra, ruge y se desata
como horrenda catarata
desde lo alto de la pena.
Citara que reproduce
del bardo la fantasia,
con estCtica armonia
-que al espiritu seduce;
ya el eco sonoro cruce
v languidezca en el viento,
va se torne en rudo acento
y penetre el alta nube
que se inflama, estalla, sube
y estremece el firmamento.
Dardo sutil que no yerra
en las vengadoras manos
que arma contra los tiranos,
y despotas de la tierra.
Rayo olimpico que aterra
A los que rabian 6 gimen
en las torturas del crime,
a los que el puilal ocultan,
6 a la sociedad insultan
y a los dcbiles oprimen.


RIMA


Arbol de mi pensamiento,
Lanza tus hojas al viento
Del olvido.
Que al rolver las primaveras
Haran en ti las quimeras
Nuevo nido.
Y saldran de entire las hojas,
En vez de amargas conE2ojas
Las canciones
Que en otro mayo tuvistes
Para consuelo de tristes
Corazones.

Julian DEL CASUAL.


Lo. actuales descendientes director de Juana de Arco.
En el centro del grupu la seborita Marcela de Arc 6
Ivo Lauery de Arc.











La Locomotora 6


Pincel de vivos colors
que el Arte mismo adereza
para expresar la Belleza
con un caudal de primores.
En deliquio; seductores
el alma en il se desliza,
dibuja, copia, matiza,
graba, esmalta, y, soberana,
anima la forma humana,
la encumbra y la inmortaliza.

Cincel que el marmol repica,
y al tajo que lo desmedra,
chispas de luz da A la piedra,
y el aire en perlas salpica;
el golpe se multiplica;
v va la imagen naciente
tomando forma creciente;
y al fin, cuando la retoca,
parece la herida roca
que palpita, y habla, y siente.

Escalpelo agudo y tino
que analiza, juzga y toca
la verdad, que, cual la Roca,
mana un raudal cristalino.
El es tambi:o peregrine
del saber y de la gloria;
y aun en la esteril escoria
busca lo bello, lo cierto,
por el campo, siempre abierto,
de la Critica y la Historia.


Ramo de flores que aroma
y engalana los proscenios
en donde brillan los genios
y el sol de la gloria asoma.
Laurel, medalla diploma
gana quien del hondoabismo
salva del oscurantismo
las bellas artes, la ciencia,
la virtud y la conciencia,
el honor y el patriotism.


iOh pluma! eres libre y grande,
pues naciste de las galas
del candor que abre sus alas
sobre las cimas del Ande;
del iguila que alli expand
su vuelo en cumbre lejana;
del pavo real que engalana
los prados por donde pisa,
cuando el ancha cola irisa
con la luz de la mafiana.

Tuercen tu destiuo eu vano
la soberbia que se espouja,
la mentira, la lisonja,
la envidiam el placer liviano.
;I6feliz ser el human
que, debil y sin valor,
baja A la sima, al error,
olvidaudo que mancilla
cuanto vale, cuanto brilla
en la Verdad y el Honor!

Sisoes Fino.


Y2. -"


Ante un nido



En un alero de mi humilde estancia,
sobre un dosel de rosas purpurinas,
un albergue ideal, dos golondrinas
ban fabricado con sin par constancia.

Desde lejos la dulce resonancia
se escucha de sus notas cristalinas,
cuando llegan las pilidas neblinas,
y apaga el sol su hoguera A la distancia.

Es un hogar alado, que bendigo,
lecho de amor de prole voladora,
que s6lo tiene al cielo por testigo!

IAlli la noche sus endechas llora;
y en tan repuesto y apacible abrigo,
su aljdfar vierte, al despertar, la aurora!


ctl rcgrc0o




Es ella (no es cierto? di,
ZSon esos los claros ojos
Oue vi muchas vece- rojos
de tanto llorar por mi?


;Es ]a frente que bess,
El alma, toda carinfo,
Pijaro en manos de niflo,
Que en mis juego-, torture?


,Es la misma a la que yo
Of suspirar ;te quiero!
Y si te marchas me muero!.....
-Y ya ves, no se murio.


Elias Corpancho.


--~----------------~-- ~:+


F. A. de Icaza.













La Loconotora 7


El preiente cartel fui impreso en colcres en la Tipograffa Nacional, de orden del Seilor Presidente de la
Repdblica, Liceuciadodon Manuel Et-trada Cabrera, para uao de las E.cuel.ia, Colegios deGuatemala.











La Locomotora 8


HOMBRES Y DIOSES



DON QUIJOTE


FRAGMENTT)

Las obras, como los hombres, cambian a veces
con el transcurso del tiempo de fisonomia y de
caricter. El libro de Cervantes fu, admirado
much tiempo como obra maestra de pura gracia,
y en la actualidad nos conmueve como un drama
her6ico-trigico. Cuanto mis retrocede hacia el
pasado D. Quijote, mas aparece simpitico y grave.
En su alta triste tigura saludamo la tiltima apa-
rici6n de la caballeria.
No puedo career queesa metamorfosis sea una
ilusi6n de hora y de 6ptica. Si D. Quijote no fuera
mAs que una caricature, no hubiera encarnado
tanto en la afecci6n de la humanidad. La ima-
ginaci6n bumana es en el fondo triste y seria.
De los scres ficticios s61o admite en su intimidad
A los que la conmueven 6 A los que la ennoblecen.
Los bufones que tienen genio, son con frecuencia
favorites suyos;como los reyes dela Edad Media,les
permit toda clase de licencias, y su compaffia le
complace; pero aunque son sus favorites jamAs
Ilegan a ser sus amigos. La alegria que inspiran
esti mezclada de desprecio; alegran el espiritu,
pero el coraz6n permanece cerrado para ellos.-La
desgracia sdbita que sobreviene al viejo Falstaff
no enternece i nadie;aunque se ahogase Panurgo
con sus carneros, nadie se conmoveria, y aunque
la agonia de Scapin, en la comedia de Moliere, fue-
ra real en vez de ser fingida, no entristeceria un solo
instant la alegria de los demas personajes. Lo
contrario sucede cou D. Quijote: nos conmueve
distrayendonos; se bace respetar haciendonos
reir, y los burlones mas endurecidos comparten
secretamente sus infortunios.
Es porque el bravo caballero de la Mancha
oculta el alma de un heroe bajo la aparencia de un
loco y porque sus actos mAs absurdos no son mas
que desviaciones de una idea sublime. Proteger
A los debiles, castigar A los malvados, enderezar
entuertos, abatir al crime y ejercer la magistra-
tura de la espada vengadora y de salvaci6n en
todos los grandes caminos de la vida humana; tal
es el program de su empresa. Sus quimeras
tienen el vuelo de las Aguilas, la locura se cierne
sobre 6l con las alas de la victoria. Su tinico error
consiste en baber nacido trees sigflos demasiado
tarde. El MiJst.rio de la caballeria babia terminado
ya bacia much tiempo; los moros se habian escon-
dido ya tras los bastidores del Africa; los gigantes
habian tomado la estatura media de la especie
humana; los carros arrastrados por dragones que-
daban ya reservados para las maquinas de lienzo y


de carton pintado; y e1, solo en la desierta escena
se obstina en continuar un papel sin contestaci6n
y esrrime sus armas en el vacio contra fantasmas
Paladin incalificable, retrato fabuloso que buscaba
su cuadro en un tiempo pasado, e- D Quijote
anacronismo vivo del Cid 6 de Bernardo del Carpio.
Despojad sus ilusiones de las formas extra\a-
gantes de que lasreviste v encontrarei e en ellas las
mas altas virtudes. El celo del bonor le devora, la
sed de la equidad turba su raz6n. la fiebre del
entusiasmo le hace delirar. El mundo para ese
viejo nilo, grandiose y candido, se divide en dos
zonas rigidamente cortadas: en la una estan las
princess Ilorosas, las reinas cautivas, los amantes
encantados y perseguidos; en la otra, los colosos
feroce, loIs hechiceros p6rfidos, lo, tiranos per-
versos. No hay para el nada entire las dos zonas,
y se le escape el termino mediode la vida real. S61o
concibe cl bien bajo las formal sublime 6 reales;
el mal s6]o se Ie aparece en figura de bestia 6 de
monstruo. Su ideal de la justicia se cierne por
encima de las instituciones y de laslees bumanas.
No conoce al alcalde, no comprende al alguacil; la
vara del corregidor le parece un junco irrisorio, y
la Santa Hermandad cree que hace a la caballeria
errante indigna concurrencia. La idea que le
absorbe de un derecho espontaneo v libre, resul-
tado de inspiraci6n superior, le convierte en hostile
a cualquiera magistratura establecida. Como J1
mismo dice, "to ii, Or olra leIy qii s, spada ni otro
rliqo qiif 6st i'olttial.'" En menos tiempo que un
Caditurcoempleaendictar una sentencia,decide don
Quijote de lo just y delo injusto, del derecho y de la
sinraz6n, de !a culpabilidad 6 de Ja inocencia de los
personajes que encuentra. Como las aves en el
cielo augural, segtin volaban a derecha 6 A izquier-
da juzgaban una causa 6 solventaban una duda, las
ideas felices 6 siniestras que pasan por su cerebro,
le hacen condenar6 perdonar i su capricho. Algu-
nas palabras de confesi6n le bastan para absolver
a un presidio entero, y fraternizar con los bando-
leros por odio A la policia regular. El caballero de
Dios da un abrazo A los caballeros del diablo por
encima de los tribunales y de los jueces.
Su amor no es menos arbitrario que su egofs-
mo. Como el escultor que de un bloc informed
extrae una diosa, D. Quijote, por operaci6n de su
espiritu, saca una belleza celeste de una maciza
aldeana. Poco Ie importa su personalidad material,
porque ni aun esta muy seguro de que exista; el
creador duda A veces de su criatura. Cuando el
duque le pregunta si Dulcinea es una dama fantas-
tica:-"Sobre eso hay much que decir, le res-
ponde D. Quijote.-Dios sabe si existed 6 no en el
mundo una Dulcinea y si es o no fantAstica. Eso
son cosas que convene no examiner muy A fondo.
No engendr6, ni di a luz A mi dama, pero la veo
y la contemplo con mi espiritu tal como debe ser
una dama para reunir en ellas las virtudes que la
hagan famosa entire todas." cQu falta le hace











La Locomotora 9


la vida grosera de la care y de la sangre at idolo
de su alma? Dulcinea debe ser impalpable, como
las divinidades; la sefiora de sus pensamientos de-
caeria convirtiendose en esposa de su cuerpo.-
"Para lo que quiero de Dulcinea-dice tambijn i
Sancho-vale tanto como las altas princess de la
tierra...... me figure que esisteen ella todo lo que
digo; y la pinta mi imaginaci6n tal como la deseo,
no s6lo respect a sus atractivos, si que tambien
respect A su nobleza, de manera que ninguna
mujer la iguala, ni Helena, ni Lucrecia, ni ninguna
heroina de los siglos pasados, griega, roman 6
barbara."
Tal es don Quijote: el ideal encarnado, la ab--
tracci6n becha hombre. En la visera de su gru-e-
ro casco leva escrito este desaffoal mundo exterior:
".Que hay de comdn entire vos yyo?"-La realidad
se venga del desprecio con que la trata con cruelest
represalias: hace tropezar con los mis viles obsta-
culos sus mAs orgullosos impetus y disipa en polvo
sus mas bermosas fascinaciones.
Todos sus pensamientos abortan, todas sus
visions se afean y se desfiguran. Toma 6 una
venta s6rdida por un palacio magnifico v i la
repugnante Maritornes por fascinadora sultana.
Cada una de sus hazafias terminal como empresa
mal concertada; conquista una bacia, proi'oca 4 los
molinos de viento; decapita pellejos de vino, asesina
titeres y derrota a monjes y A mayordomos. El
peligro, cuando es real, le desdefia: los leones,
cuandoabre sus jaulas, le vuelven la espalda desde-
fosamente; el rio en el que se arroja, escupe sobre
'1 y le arroja A los bordes; los toros le huellan sin
tocarle con los cuernos-"que te acuchillen en otra
parte," parece que le dicen los series y las cosas
queprovoca. La fatalidad contest con bastonazos;
a sus lanzadas; busca emires y encuentra arrieros.
Las cimitarras arabes que ve centellear se estre-
llan humeando sobre su cr-neo, y en vez de heridas
s6lo recibe pufietazos. Siempre molido, pero
nunca hendido, tiene que ponerse emplastos, pero
nunca hilas. Le sucede mis todavia; como -iem-
bra beneficios absurdos, recoge ingratitude-
merecidas. Lasvictimas i las que se sacritica,
vuelven contra $1 los rostros irritados; el niio que-
libra del latigo de su amo, le colma de injuries; los
condenados a galeras, cuyas cadenas 61 rompe, le
cazan A pedradas; viola uncs funerales creyendo
salvar A un cautivo. A Sancho le mantean durante
una bora, mientras que Don Quijote, desde el
principio al fin de su cruzada, saltando hacia lo
sublime, cae de Ileno sobre el ridicule.
Y sin embargo, el caballero de la Mancha
permanece noble y grande, a pesar de las decep-
ciones de que es victima. Acribillado por el
ridicule, permanece no obstante, invunerable al
desprecio. Todo miente alrededor de el, menos
su valor. Si son ap6crifas sus aventuras, su
intrepidez es verdadera, y si el peligro le mistifica
eso no es culpa suya. Si los molinos de viento


hubiesen sido gigantes, si el rebailo de corderos
hubiese sido un ej'rcit. pagano lo mismo se hubie-
ra lanzado sobre ellos con la adarga en ristre. Se
moja con la sangre de los pellejos de vino con el
ber6ico furor de un paladin del Romancero, v cae
sobre el suelo de un zaquizami con tanta grandeza
como sicayese sobre un campo de batalla. Cuando
al moment de lanzarse hacia el ruido que o)e y
atribuye choque de lanzas se encuentra delante
de seis martillos de batan. y Sancho suelta una
carcajada, tocindole con la contera de su adarga, le
dice: "Por ventura te parece que si esos martillos
de batan hubiesen -ido una peligrosa aventura, no
manifie-to en mi suticiente valor para emprenderla
y terminarla? ,Y estoy obiigado, siendo como soy
caballero, a distinguir de sonidos y a apreciar si el
ruido que digo lo produce 6 no los martillos de
batan?"
Paul de Saint- Victor.




EN UN EEIlNO...,

(Dr EDGARD POI:)

En un rtino bafiado por el mar, 'ivia hace
much, much tiempo, una nifia llamada Anabel
Lee.
Vivia tan s51o p;ira amarme y ser mi amada.
Era yo un nilo y ella una nifia, v nos ami-
bamos con un amor misgrande queelamor mismo.
En este rcino baaado por el mar, \o y mi
Anabcl Lee nos amabamos con un amor. que en el
cielo, did envidia a los alados serafines.
Por eso, hace much, much tiempo, en este
reino baflado por el mar, salid el viento de una
nube y mato de frio A mi bermosa Anabel Lee.
Sus nobles padres vinieron de muy lejos, y, en
ausuncia mif, la encerraron eu un sepulcro, que
esta en este reino baaildo por el mar.
Todos los saben en este reino bafiado por el
mar: los Angeles no eran en el cielo tan felices
como nosotros y, ies claro! aquella noche tuvo que
salir el viento de la nubey llevarse la vida de mi
hermosa Anabel Lee.
Pero, nuestro amor se hacia mais grande con
la distqncia y con los afos: ni los Angeles de arriba
del cielo, ni los demonios de debajodel mar habrian
jams podidc desunir mi alma del alma de mi her-
mosa Anabel Lee.
Nunca se ha elevado la luna sin traerme en
suefios A mi hermosa Anabel Lee.
Las estrellas nunca ban brillado sin recor-
darme los brillantes ojos de mi hermosa Anabel
Lee.
Permanezco inm6vil toda la noche al lado de
mi amada, mi novia y mi vida, que duerme en una
tumba, arrullada por las olas, en este reino bafiado
por el mar.
A. P. M.










La Locomotora 10









DIRECTION DE SANIDAD -

'' l l. > ,I -I Lt i. .. Il" t" L '"a -.' '&. 'T^ ..,



D I fll a JL ~i s ..o. i 1 ri ate : ^d
.. ..rm. ...s u ... ... .- .









































El rci.-ntc cartel, 'o mel anterior, fu; inipreso en colores en la Tipograffa Nacranal, de arden del
LSe rcio de ani
A '' :: ... ..


,.L, Jt:..,. s tcl .-r
Lo Sl ." ,I}l l ." d[Cs.',rrA ll. r u 1












.-....... .. .'






El prE nt crtel, com. el anteit-, iu impreo en colors n la Tipogra a Nac onal, de orden del.






,Servici de Sanidad del Norte.
E1 pesene c~rte, ,tm,:,el ateror, u(-'impr:. en oh:,es e laTtporafi Nacona,.I deorende
C e..or Prsdne onttcoa dela "epdhca Licecaodo Maue .tad Carra, pr
Serticio"'''"' deS nda e N re










La Locomotora 11




+ aa Daia bel Clbanico l3anco +


Tchuang, del pais de Soung, era un bombre
sabio que Ilevaba su sabiduria basta cl desprendi-
miento absolute de todas las cosas perecederas, v.
como buen chino, tampoco crefa en las cosas eter-
nas.
S61o le quedaba, para satisfacer sus necesida-
des espirituales, la conciencia de bacerse superior
a los comunes errors de los hombres, que se afa-
nan por adquirir initiles riquezas 6 vanos bonores.
Pero era precise que esta satisfacci6n fuese
muy grande, porque cuando Tchuang murid, le
consideraron feliz y digno de envidia.
Mientras estuvo en el mundo, gracias i lo ge-
nios desconocidos que le permitieron vivir bajo un
cielo verdoso, entire arbustos en tfor, olmos y bam-
bdes, acostumbraba a pasar sofiando por regions
de ensueio.
Una mafana en que va!gaba a la ventura, se
encontr6 de pronto eo el sitio en que reposaban
los muertos, segtn la costumbre del pais, bajo los
monticulos de tierra removida. Ante las innume-
rables tumbas que se estendian hasta perderse de
vista, el letrado se puso A meditar en el human
destino.
-iAy!-se dijo-he aquf el punto central y fi-
nal en donde todo conclude: los que alli Ilegan, aqui
se eternizan.
Esta idea no es muy buena; pero resume per-
fectamente-la filosofia de Tchuang Tseng y la de
los chinos. Los chinos no conocen mas que una
vida: aquella en que florece el sol de las peonias.
La igualdad de todos en la muerte les con-
suela, 6 les desespera, segln que se incline A la
sinceridad 6 A la melancolia. Ademas, tienen para
distraerse, una multitud de dioses verdes 6 rojos,
que suelen resucitar A los difuntos y ejercer una
magia muy divertida.
Pero Tchuang Tseng perteneciente A la secta
orgullosa de los fil6sofos, no pedia consuelo i los
dragones de porcelana. Paseando de esta manera
su pensamiento traves de los sepulcros, se en-
contr6 de repente con una joven sefora vestida de
luto. Sentada juntoA una tumba, agitaba un aba-
nico blanco sobre la tierra. fresca todivia, de un
cerillo funerario.
Impaciente por conocer los motives de un be-
chotan extraio Tchuang Tseng, salud6 la joven
con gran cortesia.


-MNe atrever6, sefiora, a preguntaros quien es
la persona que aquf yace y por que os incomodais
con ventilar la tierra que cubre sus despojos. Soy
fil6sofo; inquiero las causes, y esta causa me es-
quiva.
La joven siguid moviendo su abanico. Se son-
roj6, baj6 la cabeza y murmur algunas palabras
que no pudo entender el sabio. Renov6d ste varias
veces la pregunta, eu vano. La joven no se preo-
cupaba lo mis minimo de su presencia, parecia que
su alma bubiese pasado por entero A la mano con
que movia el abauico.
Tchuang Tseng se alej6 pesaroso. Sentia una
curiosidad malevola, vivisima. Prosigui6 lenta-
mente su paseo, volviendo la cabeza para ver el
abanico, que batfa el aire como si fuera el ala de
una gran maripoa, cuando de pronto, una vieja a
quien hasta entonces no habia visto, le bizo sefa de
que la siguiese, llev61e A la sombra de un monteci-
11o mayor que los otrs y le dij..:
-He oildd la pregunta que bicisteis a mi ama v
que e.ta dejdu ,in contestar. Pero yo satisfare
vuestra curiosidad, porque espero que en recom-
pensa me dareis con qu6 comprar A los sacerdotes
un papel magico que prolo-ngara mi vida.
Tchuang Tseng sac6 de su bolsa una moneda
y la vieja babl6 en estos terminos:
-Esta seiora que habeis visto, es la seiora
Lu, viuda de un hombre de letras apellidado Tao,
que murid bace quince dias despuds de una larga
enfermedad, y esta tumba es la de su marido. Se
amaban los dos tiernamente. Adn en el moment
de expirar, Tao no podfa decidirse A abandonarla,
y la idea de dejarla en el mundo, en la flor de su
edad y su belleza, drale de todo punto insoportable.
Se resign al tin sin embargo, porque tenia un ca-
racter muy dukce, y su alma se sometfa a las leyes
fatales.
Llorando A la cabecera del lecho de Tao, sin
haberle abandonado un moment durante la dolen-
cia, Lu ponfa por testigos A los dioses, de que ella
no le sohreviviria, y que habfa de compartir su a-
tatd, asi como babia compartido su tilanmo.
Pero Tao le dijo:
-Sefiora, no jurdis.
-Por lo menos,-repuso ella,-si be de sobre-
viviros, si los genios me condenan i veer la luz del
dia cuando vos ya no podiis verla, sabed que no










La Locomotora 1-


consentire jams en ser la mujer de otro hombre,
y que s6lo tendre un marido, como tengo una sola
alma.
Pero Tao le dijo:
-Senora, no loju rir.
-;Oh! senior Tao, senior! permitidme jurar
siquiera que antes que se cumplan cinco afos, des-
de el dia de vuestra muerte, no me volvert a casar.
Pero Tao le dijo:
-Seniora, no jureis tampoco eso. Jurad sola-
menie que permanecereis fiel A mi memorial, mien-
tras no est4 seca la tierra del monticulo que eleva-
ran sobre mi tumba.
Y la seiiora Lu. lo jur6 de muy solemne modo.
Y el buen Tao cerr6 los ojos para "in a&ternum"....
La desesperacidn de la seinora Lu, traspas6 todos
los limits de lo imaginable. Quemaron sus ojos
abrasadoras lIgrimas. se arafiaba con los cuchilli-
tos de sus uias las mejillas de porcelana. Pero
todo pasa, y el torrente de dolor se agot6. Tres
dias despues de la muerte de Tao, la tristeza de
Lu se habia humanizado bdstante.
Supo que un joven discfpulo de su esposo de-
seaba darle el pesame, y crey6, con razou, que no
podia dejar de recibirlo. Le recibid suspirando.
Ese joven es muy elegant y de muy buena figure:
le babli un poco de Tao y much) de ella misma, le
dijo que la amaba, yella le dej6 decir. Prometi6
volver.
Mientras vuelve, la seiiora Lu, sentada junto A
la tumba de Tao, se pasa todo el dia tratando de
secar la tierra del monticulo iinebre con el aire
que despite su abanico.
Cuando la vieja hubo dado fin a su relate, el
sabio Tchuang Tsen, pens6:
-La juventud es breve; el atuij6n del deseo
presta alas A los jovenes. Despues de todo, la se-
flora Lu es una persona decent, que no quiere
faltar A su palabra.
Brindemos el ejemplo a las mujeres de Occi-
dente.
Anatole France.


'n el piano.



Deja que el lirio de tu blanca mano,
tu linda mano perfumada y breve,
sobre el teclado de marfil del piano
retoce como un pajaro en la nieve.

Regalame el ofdo con la nota
suave, sentimental, languida y pura,
que al beso dulce yidelicado brota,
que le da tu blancura a otra blancura.

Tradiicele A mi numen de poeta
el alma universal, quiero escucharte;
tu inspiraci6n es maga que interpreta
la eterna clave divinal del arte.

Quiero un hermoso y esplendente broche
de arpegios que hagan la tristeza mia
huir, como la sombra de la noche
al asomar en el Oriente el dia.

Trasp6rtame al pais de las quimeras
de la sublime miisica en las alas;
sonar quiero en la luz de otras esferas
llevado por cromaticas escalas;

Embriagarme de aroma y de colors
donde lo bello sin cesar persiste,
y segar en mi viaje muchas flores
para tu frente pudorosa y triste.

Comienza ya por fin. Tu mano blanca
me dari la ventura apetecida,
si de tu piano con terneza arranca
unaria melanc6lica y sentida!


S. R.. Berenguel.


"Jardin de Candelaria"

GUAIEMN1A LA

Telefono particular Num. 522.-Avenida Central Ndm. 110.-Calle de Candelaria
Ndim. 14 y Avenida del Colfo Ndm. 73.


Se liacen coronas de todas clauses, Cruces, Ancoras, Corazones, Ramos, Ramilletes,
Canastas y toda forma de flores y adornos. Venta de flores y legumbres. --Se
remiten pedidos y las obras d domicilio.


El tranvia pasa frente a la puerta de entrada NiMmero 14 de la
Calle de Candelaria




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E4LQP2GFG_72OBPZ INGEST_TIME 2013-01-23T13:49:04Z PACKAGE AA00011460_00077
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES