La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00074


This item is only available as the following downloads:


Full Text


* .;.


I)
Q~
I,



O
1 ..


*'* ,,- :, .,,!, :% -
y^' i '. .
'y- i v Y.'


t~4J4,


*


La Locorotora -


(^JC
I-1 5) (9 jI
I~ M-5Q
LD, C7)


Revvisa de Polittca -

Ciencias Liiterarara


Bell'as rires .


-. -~ .~Th~iiii.


G-Cuitenmala, 2 de abril de 190O


.,


_r __


;


-USTro PUF\'


01 ''


i /


4


--


TF. r.CCOr AL


LN


0000


















































































I



































"D














































t










































































i















Ca LCocomotora

iquista de politiea, Cieqrias, (iteratura y BellaS prtes.

Director y Redactor: Vicente Chinchilla.
Adminislrador: J. Alejandro Pacheco H.--2 Avenida Sur, Nuniero 3.


ToMO VI. GUATEMALA, 2 DE ABERL DE 1909. NLMERO 86.


"Laea


lRovebabee"


1D N.W YORK


ZELAYA CONTRA LOS ESTADOS UNIDOS

Un telegrama de la ciudad de Mxsico comunica
que continiian haciendose, aun en mayor escala,
preparativos de guerra en la America Central.
Segin un despacho recibido en esa ciudad, el Pre-
sidente Zelaya se ha enterado de que el Presidente
Divila, de Honduras, que antiguamente era aliado
de aquel, se ha unidoal president Estrada Cabrera
de Guatemala y al Presidente Figueroa del Salva-
dor, para uno coalicci6n que se ha formada con el
objeto de aislar a Nicaragua.
La movilizaci6n de 6,000 soldados sobre las
fronteras de Honduras se ha echo con el prop6sito
de atemorizar al president Davila, a tin de que
reanude su antigua alianza. Se asegura que el
president Zelaya tiene el proyecto de colocar al
Dr. Domingo Alfaro en la Presidencia del Salvador
y si logra conseguirlo, como se propone, reanudarA
sus ataques contra su antiguoenemigo el presiden-
te Estrada Cabrewa y tratara de aislar a Guate-
mala.
El President de Nicaragua ha manifestado
que no teme a la intervenci6n de los Estados
Unidos y que en caso de que la infanteria de la
marina americana haga un desembarco, los nicara-
giienses se batirAn hasta sucumbir en la ultima
trinchera.
Nicaragua tiene ahora ocho mil bombres sobre
las armas, cuenta con mil piezas de artilleria y dos
cafones de dinamita y puede reunir, sies necesario,
12,000 soldados disciplinados.
Tambien en Washington se ha recibido no-
ticias en que se asegura que continue la actividad
military en Nicaragua y es este pais la causa udica
de las dificultades que bay en la America Central.
El Secretario de la Legaci6n americana en
Managua, senior Gregory, se encuentra en camino
para Washington de donde ha sido llamado para
una conferencia respect 4 la situaci6n de las
reptblicas centroamericanas.


Se hacen gestiones para que durante hl quince-
na pr6xima celebren una conrerencia los Presiden-
tes de Nicaragua, Honduras, El Salvador y
Guatemala, con el objeto de ponerse de acuerdo
para evitar una intervenci6n en la America Central,
removiendo toda causa que pudiera dar lugar A
ella. El despacho en que se comunica esta noticia
agrega que hay grande agitaci6n en esa parte de la
America, ante la posibilidad de una intervencidn
armada por part de los Estados Unidos.
Result, pues, que a pesar de las protests del
president Zelaya hechas bajo su propio nombre,
de que el pais esta en calma y que no se abrigan
prop6sitos algunos de guerra, 6l conspira abier-
tamente contra la paz de la America Central y
tiene un plan lleno- de intrigas political, para
dominar la situaci6n entire las repdblicas bermanas,
vengar sus agravios y satisfacer ambiciones
personales. Es l1 el solo responsible de !a peli-
grosa situaci6n a que van caminando esos paises y
que puede costarles un grave menoscabo de su
autonomfa national.
Ante las mentecateces y arogancias del Pre-
sidente de Nicaragua y sus tendencies revoltosas,
no parece desprovisto de fundamento el paralelo
que de ei se ha hecho con el celebre dictador de
Venezuela que acaba de caer.
---------ab: a$? as m:. ag ps as----
NICARAGUA Y LOS ESTADOS UNIDOS
El sefor don Rodolfo Espinosa, Ministro de
Nicaragua, esta en espera de instrucciones del
President Zelaya, segin corn unican de Washington
para saber si firma el protocolo relative al asunto
Emery, tal como ha sido preparado por la Secre-
taria de Estado, 6 si debe proponer otro protocolo
por parte del gobierno de Nicaragua. La situaci6n
entire los dos gobiernos se ha complicado iltima-
mente por las noticias de temores de revoluci6n en
la provincia de Le6n, de la Reptiblica nicara-
giiense.


Te










La Locomotora 2


Se teme que la Asamblea Nacional de Nica-
ragua-cuya sanci6n require cualquier convenio
que haga con el gobierno de Washington-no
apruebe el protocolodeclarandoque hasidofirmado
por el Presidente Zelaya bajo la presiiu de las
atcuales circunstancias. Se cree possible tambien
que el Senado americano tomari cartas en el asunto
y que querri enterarse de la correspondencia que
se ha cambiado con motivo de las negociaciones.
La opinion dominate en los circulos diploma-
ticos es que el Presidente Zelaya, A consecuencia
de su actitud belica, se encuentra comprometido, y
que los Estados Uuidos estin dispuestos a aprove-
charse de las circunstancias para imponer su
voluntad.


SEL CUERVO

TRADUCIDO LIBREMENTE DE EDGARD A. POE

Reina la media noche: calma finebre
se estiende en pos de recio temporal:
cansado al fin de recorrer voliimenes,
de mi estancia en la triste soledad,
al suefo me rendia cuando stbito
un sonido me viene A despertar.
"Alguien esti llamando en el vestfbulo:
;importuna visita" exclamo. "ivah"
Ser, algin necio, amigo de farAndulas,
un necio y nada mis."


Edgard Allan Poe.

Pasado ya el turbidn, en ayes Idgubres
de lejos se oye al viento suspirar:
sobre el tapiz imigenes fantisticas
arroja la luz tremula del gas.
Vanamente en los libros un narc6tico


Hay ya pocas probabilidades de que Nicaragua
ataque A sus vecinas de la Am6rica Central. Segin
las iltimas noticias, el Presidente Zelaya esti
inclinadoa cambiar de actitud para arreglar las
dificultades pendientes sin perdidas tan grades.
El embajador de Mxsico ha celebrado entrevistas
con el secretario de Estado, en Washington, y se
dice que espera ver los pasos que da el Presidente
Zelaya antes de adoptar resoluci6n alguna respect
de los acontencimientos centroamericanos.
Un despacho de Managua dice que. as noticias
ptblicas en los Estrdos Unidos relatives A serial
complicaciones entire Nicaragua y el Salvador y
algunos de los otros passes centroamericanos,
carecen de todo fundamento; que no ha habido
declaraci6n alguna de guerra; que la situacidn
international no puede causar alarma alguna, y
que en Nicaragua reina la paz.


a mi acervo dolor pense encontrar,
que hasta mi sueflo acibar6 la p6rdida
de esa adorada, angelica beldad,
que al cielo para siempre huy6, dejindome
tormento, y nada mis.


Meditando seguf: el rumor del cefiro
las cortinas de seda al agitar
me hacia estremecer, 7 un terror panico
tenfanie clavado en mi sitial
repitiendo con aire incierto, estdlpido,
sin dominar por ella mi ansiedad,
sin dar yo mismo a mis palabras credit;
"es Alguien que me viene A visitar
v toco suavemente en el vestibulo:
eso es, eso es no mis".


De repente senti llenarme de inimo,
y esforzando el acento mis y.mAs,
Caballeroo 6 sefiora", grite impavido,
"alli voy: usted ha de dispenser:
es el caso que estaba yo durmiendome
cuando de su venida la seifal
confusa y debil resond en mi timpano:
fue tan suave, que usted comprender. ..
Alli voy" y la puerta abri con impetu...
iTinieblas, nada mis!


Largo tiempo mire el espacio lobreg6,
receloso, temblando al comenzar,
absorto al fin en sueiio atrevidisimo
cual nunca lo sofiara otro mortal.
Reinaba hondo silencio por los ambitos
del universe, en calma sepulcral:
s6lo mi voz lo interrumpi6, ;Felicitas!
Gritando en la vacia inmensidad,
do un eco debil repiti6 iFelicitas;
Un eco y nada mis.


Y' ~'"C ~" Y''s. ~--'r u- u.
r. ~.~ r..- rl~ rrr .~ i.~











La Locomotora 3


A mi estancia volvi cual ciego aut6mata
con s6lo. un movimiento maquinal,
y al punto al sonar vuelve toque rfspido
que su origen traz6 con claridad"
"iVaya, vayal" exclame, "no en el vestibulo,
por la ventana alguno quiere entrar.
Veamos. que no tocan los espiritus
de ese modo, el misterio penetrar
es precise; de espantos ya dej6monos:
sera el viento no mis."


cuervo mas viejo que Saturno, pr6fugo
del reino de la Noche, dime ya
cuAl es tu nombre en la region plut6nica.
Y l respondi6: "Jamis."

A tan clara respuesta quedd at6nito
de un cuervo no pudiendola esperar,
si bien al pronto pareci6me birbara,
sin sentido, 6 sin much urbanidad;
pues en verdad no pudo figurarseme


El senior Ministro de la Guerra, General don Luis Molina, recibiendo at Contra-Almirante Swinburne
y su Oficialidad, en la Comandancia del Puerto de San Jos.


En esto A la ventana lleg6 rapido
y de golpe la abri de par en par,
a poco revolando entr6 en mi cimara
negro cuervo de aspect funeral.
y sin mas ceremonia ni preambulo
que un vuelo silencioso circular,
sobre un busto de Palas, grave, titrico.
pardse en filos6fico ademain;
posado alli qued6 con aire est6lido,
posado y nada mis.

Tan serio continent en aquel pAjaro
pareci6me fingida gravedad.
Y su actitud risa provocindome,
asi con desenfado empeced hablar:
"por tu calva y tu gesto mitol6gico
te reconozco al fin, ave infernal:


que un adverbio de tiempo y nada mis
bastara i contestarme, 6 que el ridicule
avechucho que hiciera pedestal
del sacro busto de una diosa olimpica,
se nombrara "Jamas."

En cuanto el cuervo, taciturno, trtrico,
qued6 sin otro acento articular,
cual si el que lo animaba negro espiritu
en un vocablo comprendiera ya.
Ni un movimiento en su plumaje de dbano,
ni un rumor descubria al animal;
hasta que dije con acento lang-uido:
"lo hare mi amigo y pronto volara;
me dejara cual me dejaron perfidos-...."
el prorrumpid: "Jamas."









La Locomotora 4


Asustado al oir tan pronta replica,
que ya no pareci6 casualidad,
"talvez (dije) la ciencia de este pajaro
tiene esa voz por inico caudal,
y la aprendi6 de un loco, 6 de una victim
del infortunio. .. I Misero trov.ar!
QuizA no pudo su canci6n mon6tona
sin esa muletilla, y por final
de cada estrofa recalc6, fatidico
ese "jamAs, jamsas"








w *W,
A . .


Z'








A


En medio aquel delirio, ni una silaba
dejaba yo A mis labios escapar;
miraba al cuervo, y su mirar flamigero
convertia mi mente en un volcan.
Debil, eshausto, mi cabeza linguida
reclinaba en la pluma del sofi,
y 6 su contact mi cerebro m6rbido
evocaba una image celestial.-
En vano; ya el divan su forma angelica
no ha de oprimir jams,


Visita de los marines de la Escuadra Americana del Pacifico a Guatemala.-
Arco del Gobierno en el Puerto de San Josd.


Asi pens4 y el misterioso cirabo
volvid mi fantasia a recrear,
y A contemplar me puse busto y pajaro,
tendido muellemente en un divAn,
imaginando en posici6n tan c6moda
cuanto pudo la mente cavilar,
sin penetrar en el sentido mistico
(ni siquiera entendi el gramatical)
que daba A su graznido el ave ex6tica
al repetir: jamsas"


Mas al punto un aroma preciosisimo
de inciensio comenz6me a circundar,
y el eco me arrull6 de blanda mdsica
que ahuyentaba del seno todo afin.
" iDesdi:hado! clame "el Sefor benefico
te envia con sus Angeles la paz:
apura, apura el delicioso balsamo,
y cese tan continue lamentar;
olvida para siempre A tu Felicitas .... "
Grit6 el cuervo: "Jamis."










La Locomotora 5


;Profeta del dolor, inmundo oraculo,
ministry aterrador de Satanas,
ora te envie Belcebd del Tartaro
y te arrojara aqui la tempestad
para engalarme con falaz pron6stico,
6 el destiny infalible revelar,
dime, exclame: por compasi6n A un misero
respoude: .tendra termino mi mal ?
Yo te conjuro por tu dios, resp6ndeme."
Y 61 contest: "Jamas."


*
***



*







*




*



*



e*
.
S






S
S..







S


";Esta sea," grit5, "la prenda dnica
de nuestra despedida, ave infernal !
Hdndete pronto en el profundo baratro,
tumbos dando al furor del huracan.
No dejes ni una pluma que en mi cAmara
me recuerde tu hor6scopo fatal-
vuela ya de ese busto y del vestibulo;
suelta, suelta; tu garra pertinaz
mi alma rompe: retirate, retirate.. "
#


*
*S*
*






*
e*e
*






*
*$*
*






*
*@*
*


Visita de los mariuos de la Escuadra Americana del Paciffico Guatemala.-
Arco del Ej6rcito, frente al Asilo "Estrada Cabrera."


"Profeta del dolor, inmundo oriculo,
ministro aterrador de Satanas,
por ese cielo de esplendor magnific.,
por su dios, que obedecen tierra y mar,
dime si de la tumba tris el limited,
en la region de inmensa claridad,
al fin he de encontrar a mi Felicitas
y, absorto en su belleza virginal,
a par de los querubes darle un 6sculo. ...
El respondi6: "Jamas."


Y desde aquella noche, el cuervo 16brego
posado allf, clavado siempre esti
sobre ese busto de la diosa, pilido,
que le sirve de eterno pedestal.
Fiero demonio vigilando al r6probo,
no aparta de mi un punto su mirar.
Larga sombra arrojando, negra, flinebre,
do muere el sol y el luminoso gas. ....
IAy! de esta sombra que enlut6 mi espiritu,
;No he de salir?- Jamis!
Ignacio Mariscal.
Washington, Marzo 30 de 1867.









La Locomotora 6


CARBON Y MIRRA

Antes de ingresar en el convent, antes de dar
un adi6s al mundo para abismarse en las soledades
del claustro;. Carmela manifest deseos de visitar
los para ella desconocidos talleres tipogrificos,
propiedad de la familiar de la future religiosa.
No fue s6lo curiosidad la determinant del
deseo que acariciaba Carmela; era algo mas deli-
cado, mas tierno. La nina sabia que los talleres
fueron cuna de sus padres, solar de sus abuelos,
horno en el que, entire negruras de tinta ygolpetazos.
de miquina impresora, se amas6 el pan de tres
generaciones. Y por saber esto Carmela, quiso
despedirse de la imprenta, al modo que las bijas
se despiden de la paterna casa cuando se aprestan
A constituir nueva familia.. ,
El administrator del establecimiento tipo-
grifico, veteran cajista, se prest6 gustoso a servir
de ciceronee" a la doucella.


MIfiguel Plicido de la Concepcidn Valdis,
poeta y manrir de la Libertad de Cuba,
cuyo centenario se celebr6 el in de
marzo Lltimo.

Carlos, hermano de Carmela y alumno de la
Escuela de Ingenicros, acompafi6 i la visitante, y
con ademanes de suficiencia y elocuentes frases le
fue explicando menudamente todas las operaciones
por virtud de las que, la palabra garrapateada en
cuartillas pasa a ser pagina de periddico 6 capitulo
de libro.
Los chibaletes, las cajas, el componedor, las
versales y las regletas, los tipos egipcio y erzevi-
riano, los espacios finos y lasglleradas, pasaron ante
los ojos de la nifa, admirada de la celeridad y des-
treza con que los cajistas componian palabras,
formaban lines, que agrupadas en columns, iban
a la estereotipta.
Luego Carlos le explicaba el procedimiento de
hacer el molde y de imponerlo en las miquinas.
Ante la platina de Marinoni y ante el abanico de la
rotativa, junto a la guillotina, al lado de la piedra
litogrAfica y en el departamento de encuadernaci6n,


el incipiente ingeniero puso de manifesto las gran-
dezas de la industria, las victorias del trabajo, las
conquistas del human progress.
Carmela ofa, callaba y, i lo sumo, asentfa A los
dichos de su hermano con una leve inclinac6n de
cabeza.
Ante el generador de vapor, frente A la gran
miquina, que era al taller lo que la sangre al
cuerpo, Carlos exclam6:
-Hermana, "Voluntad" es el nombre de esta
maquina; ella es el 6rgano de este temple; incien-
salo el humazo de la chimenea; ad6rnanlolas blusas
azules, como trozos de cielo; el rodar del volante y
el golpeteo de los tmbolos corean la plegaria del
trabajo. Aquf esta la vida, la vida fecunda llena
de luchas. Este es el convento del siglo que em-
pieza. Los tipogrifos son sacerdotes del progreso-
y merced a ellos surge de aqui, para esparcirse por
el mundo, la eucaristia de la vida intellectual.
Respetable es tu vocaci6n; pero aunque respectable,
es infecunda.
Call6 Carmela, y s6lo un leve suspiro sirvi6 de
protest y queja ante la hostile afirmaci6n del posi-
tivista ingeniero.
A todo esto, el buen administrator de la im-
prenta dijo:
-Ha terminado la visit: ya ban visto ustedes
c6mo, gracias a su familiar, trescientas families
encuentran el sustento en esta casa.
Sigui6 callando Carmela, y Carlop acab6 su
discurso arrojando un trozo de carb6n al encendido
hogar y murmurando.
-;Asi hemos de ser! Pocoimportan negruras
si de ellas salen luz y calor, vida y movimiento
ditil.. ......


Pocos dias despues, en el locutorio del convent
hablaron los dos hermanos.
-Hermosa es la iglesia, pero es triste-decia
Carlos.-Grande es el edificio, pero es tan mudo....
Carmela, vestida con tuinica mis blanca que las
azucenas del jardin conventual, nada respondi6.
Sond a lo lejos el 6rgano, y juntandose sus
acordadas notas, se alz6 mistica plegaria.
--Por qud rezan?- pregunt6 el ingeniero del
porvenir.
-Por los que en el mundo sufren, Iloran,
trabajan y no rezan-respondi6 Carmela.
Pero, aunque asi sea-objet6 Carlos sin darse
por convencido-siempre esta vida es de vida
ociosidad.
-Por pequefo que sea-repuso la novicia-el
ejemplo siempre es ejemplo. Alli vosotros ense-
nais imprimiendo libros, nosotras ensefiamos
balbuciendo oraciones. Vosotros proclamAis la
ciencia: nosotras ensalzamos la f'. El mundono es
s6lo tierra; sobre l se alza lo que nosotras com-
templamos A toda bora: el cielo eterno y fulgu-
rante.




















































































Jos6 Batres Montdfar, poeta guatemalteco, cuyo centenario se celebr6 el 18 de marzo uiltimo.-
Dibujo al 61eo de don Rafael Beltranena y fotograbado de don A. Herbruger.


























r'








































































































i















~aL














r











































































o











La Locomotora 7


Lentamente, con callado ipso, una religiosa
taraves6 el locutorio llevando en la diestra argen-
tado incensario.
Carmela abandon su sitial, detuvo a su
hermana en religion, y tomando unos. granos de
mirra, los arroj6 sobre las encendidas ascuas.
La resina crugi6 al contact del fuego, llor6
sobre la lumbre una ligrima rubia, y al fin se
deshizo en nube de aroma que en azul espiral, y
trasando caprichosas volutas fue a besar los pie.
de un crucifijo, obra maestra de Alonso Cano.


Carlos, silencioso, empezaba a comprender.
Carmela dijo asi:
-No todos hemos de ser trozos de carbon: la
tierra produce tambi6n granos de incienso. Unos
serin calor y fuerza; los otros son perfume mis
puro que el humo de las fabricas. Mira, hermano-
concluy6-no pidas que el incienso ilumine, pero
convencete de que el carb6n no embalsama!....


M. Weist.


Visita de los marines de la Escuadra Americana del Pacffico A Guatemala.-
5S Avenida Sur adornada.


ESPADA Y LIRA

A Jose Balres Montdiar.
Brot6 de un chispazo de dos espadas Agiles
que prueban en los yelmos ser ddciles, no fragiles:
dijerase un testigo que improvis6 la suerte
A un duelo quijotesco, llevado a sangre y muerte
por nobles bijodalgos,
-el uno caballero de la region ib6rica
y el otro de los campos floridos de la America,-
batidndose A la luz pdblica
por femenil dilema: la regia Monarquia
6 la sin par belleza que Ilaman la Rep6blica,
que Sancho duolidara:-La Noche con el Dfa....

Jo-s Batres Montifar
- flote en mar de dudas cual cindido nenufar
movido por las ondas de rachas indecisas-
fue sfmbolo de una epoca de llantos y de risas.


Frisaba en casi un lustro su coral6n de nifio,
y-flor de Aristocracia-
erguiase entire flores que holi6 la Democracia,
con rumbo A lo magnffico
y e.squiva del carilo
materno de la tierra de allende el mar Pacffico.
El supo de lo triste de un sol agonizante
cuando ctro sol inicia su luz en el Levante;
vi6 al hombre de casaca, de encajes, de tricornio,
calz6n a las rodillas,
mallas de seda y oro, y zapatos con hebillas
de plata; y mir6 al hombre de sencillez galante
retando al arist6crata,
sin arrojarle el guante,-
porque es desnuda y Aspera la mano del dem6crata.
Sus ojos melanc6licos-midiendo el horizonte-
las nubes contemplaron alzarse cual un monte
fantastico que acrece,
que ruge huracanado, que oscila y que parece


r.


-':-- -- u'C '- -r ~-
-..~ -.~.- -.~.~ c..~ ~F











La Locomotora 8


-bajo la inmensa comba
del pi6lago celeste-la horripilante tromba
que rota por la base de mole gigantesca-
rotunda desvanece
su amenazante forma, como vision dantesca .

La idea deslumbrante,
-relampago de un foado
de oscuras lejanfas,-el bardo hiri6 muy hoodo
del alma consternada.
El trueno rerumbante
de aquella tempestuosa y omnimoda cruzada,
tuvo eco resonant
del rate dentro el pecho,
en donde se batian su Honor y su Derecho!


Fue mnrsico en el verso,-donde orquestd el sonido
cual pajaro que arpejia sofando nuevo nido
con la embriaguez de aromas, de arrullos y de miles:
artist fue en el verso;-su toque de pinceles
jugaba con la luz sobre el color del lienzo:
orfebre, hizo del verso- con mdgicos cinceles-
el cAliz superfine
donde escauci6 el nephente de las angustias crueles,
cual mirtir que promiscua las lIgrimas y el ino.


Su libro es un estuche de artistic tesoro
que guard los jo\eles que engarzan corr en oro
las perlas y brillantes


'p 7 A N1 i
a ... ..
.. .
-" .. ,, i -,.
.. ., : = -- ;.


A''


.. .. .. .---, -


Sala Municipal, donde cenaron los marinos de la Escuadra Amcricana del Pacfficu, la noche
del bailey que les ofreci6 la Sociedad de Guatemala.


La eterna carcajada de aquel dunce poeta
ondula en sus estrofas, sarcAstica. y discreta,
como una sierpe ifrica de rdrtebras dolientes
que al irbol de la vida
se anuda fascinate, si plAcida convida
i idilicos poemas, mostrando fluos dientes
que saben de la pulpa-carnosa cual profana-
de aque tentadora y edtnica manzana ..


Su risa cervantesca fue gama de armonias,
disuelta en un lirismo de eternas melodfas,
que alegremente dicen de las tristezas hondas
que hieren el cordaje
de sensitivos nervios,-asi como el ramaje
movible de las frondas
que cruge sus congojas
y todos sus dolores
cantando himnos al viento que arranca mustias hojas
y esparce las corolas de las marchitas flores.


del mis senlido Iloro.
Su libro es relicario qne el tiempo no consume
y aun tiene del perfume
de arcaicos peluquines, de fores y de guantes.
Su libro es Isagoge de Cr6nica, de Historia,
y de Filosofia.
Su libro, baz de laureles y nimbos de la Gloria,
sonora carcajada
que vibra todavfa
sobre la tumba ignota
que hubiera de una lira sobre una espada rota!.


Manuel Alvarez Magafla.


San Salvador, 18 de marzo de 1909.









La Locom2otora 9


iLAS COSAS DE POE!

La luz, oculta bajo la roja pantalla, prestaba a.
los muebles un tinte ensangrentado, dando al apo-
sento aspect extrano.
Acababa de leer un espeluznante cuento de
Poe.
Uu ligero estremecimiento subia desde mis
pies a la raiz de mis cabellos.
Tenfa miedo inconsciente de algo, pero no
sabia de qud.
Sobre el hermoso almobad6n de color obscure
descansaba mi minino blanco como un copo de
algod6n.


Lazos sutiles, pero fortisimos, me ataban de-
jandome inerte. ... y los terrible ojos crecian y
creciao y el gato tambidn.
Era ya mas grande que yo.
Y me rodeaba con su cuerpo suave, flexible,
felpudo; y me envolvia, me estrechaba poco i poco
ahogAndome suavemente. iba a morir!
En un espasmo supremo de terror rompi mis
ligaduras y mire con horror a todas parties ...
El minino. chiquito, blanco como un copo de
algod6n precioso, sobre el obscure cojin, me mi-
raba carifioso, grunendo suavemente; el aposento
estaba en calma bajo los discretos rayos de luz que
amortiguaba la pantalla roja.
Y a mis pies los espeluzantes ciientos mos-
trando sus blancas piginas Ilenas de letras negras.
;Cosas de Poe!
Mary Faith,


La quinta de Fordham INueLa York) en que habit Edgardo AllAn Po, desde 1844
hasta 1849, adornada con banderas con motivo del centenario del nacimiento del poeta.


Y me miraba, me miraba con sus ojos carifio-
sos, verdes, partidos por una raya amarilla. Sin
mover el cuerpo, me segufa con su mirada soca-
rrona.
Mi miedo aumentaba, y me sentia mal bajo
aquella mirada que me envolvia como helada cari-
cia. Cerre los ojos para sustraerme a ella.
Los tintes rojos del aposento se babian obscu-
recido y el gatito se babia vuelto negro; sus ojos
crecian, crecian y me miraban como acechaudo el
moment oportuno de lanzarse sobre mi.
Sin dejar de mirarme, y creciendo siempre se
arqueaba, gruiifa, alargaba sus garras hacia mi y
maullaba de modo horripilante.
A veces se contrafa para saltar... .Yogritaba
loca, desesperada, muriendo de terror.... Y los
gritos se me ahogaban en la garganta.
El enorme y temible gato se plant de un salto
tan junto A mi, que sentia su aliento sobre mis
manos, sobre mis mejillas, sobre mis ojos ....


24 ANIVERSARIO.

El 24 aniversario de la gloriosa muerte del
Caudillodela Uni6n Centro Americana, General
Just Rufino Barrios, fue solemnizado por el
Club "2 de Abril" de esta Capital con una manifes-
taci6n sencilla pero expresiva ante la Estatua
Ecuestre del Heroe, que se levanta en el paseo
La Rcforma, habiendose Ilevado A cabo con toda
correcci6n los actos preparados con anterioridad
por aquel Centro Politico.
El lugar en done se verificaron estaba ador-
nado con buen gusto y fueron muchas las coronas
que los admiradores del Reformador enviaron tanto
al monument como A latumba del General Barrios,
demostrando asi que cada dia esti mas vivo el
respeto, admiraci6n y afecto que profesa el Partido
Liberal a su memorial.










La Locomotora 10


POR UN CABELLO........

AMT HIJA VICTORIA.

Era Lola una guapisima morena de 18 afios,
hija de padres que posefan regular fortune. Siendo
la dnica de aquel matrimonio, se puso bastante es-
mero en instruirla, pero se descuid6 en parte su
educaci6n. Jamis pudo dominarse en ella cierta
altivez y altaneria, que tenia origen en la demasiada
contemplaci6n de que era objeto por part de los





; F. ; F'. j.

-' _. ', i t. .^





r'*. *' -'' .



SA LA ESCUS
.
C .. '
7 T' 7


bondadoso y a pesar de sus 20 aflos, ya ocupaba el
important puesto de cajero de una respectable
casa de comercio.
Alfredo, pues, fu' el que tuvo, en apariencia,
la fortune de baberse conquistado el coraz6n siem-
pre altivo de la ingrata Lola. A pesar de las
observaciones que le hicieron sus padres, sus
amigos y cuantas personas le querfan, Alfredollev6
Aefecto sus relaciones con Lola, pues estaba preso
completamente en las redes de aquel desdichado
amor. Ella no Ie amaba bastante, pero como satis-
facia todos sus caprichos, aquel jdveo era su esclavo.


e 'o,


Clot C~


La


0.01


Arco de los nifius de las Escuelas A los marinos de la Escuadra Americana
del Paclfico.-Avenida de Minerra.


autores de sus dias, sus mas ligeros caprichos 6
deseos, eran satisfechos al moment, por consi-
guiente, fue habituindose dominarlo todo, y tenia
moments de exasperaci6n cuando alguna de sus
amtigas era objeto de atenciones 6 galanteos de
parte de sus amistades; era ademis celosa en grado
superlative; no obstante Lola tenia admiradores y
pretendientes numerosos, entire los que se contaba
Alfredo, muchacho simpitico, bien educado y aun-
que de modest fortune, era altamente estimado
por cuantos le trataban, pues tenfa un caracter


Lo acept6 como marido y la boda se llev\6 A cabo a
pesar de cuantos se opusieron a ella por afecto i
Alfredo, v muy especialmente de sus padres de
quienes ei era el dnico sostin y apoyo.
Pas6 el tiempo ..... y sigui6 el marido siendo
el esclavo de aquella mujer. Era una vida atroz,
insoportable, pero Alfredo la sobrellevaba con re-
signacidn y hasta con herofsmo, no teniendo mas
goces que los que le proporcionaban las sonrisas
de su hijo primogenito, lindisima criatura de dos
anos a quien, como es natural, amaba entrafable-










La Locomotora 11


mente, pues en el habiase reasumido todo su amor,
todas sus esperanzas. Lola era siempre la misma,
siempre altiva, siempre celosa, A tal grado que un
dia teniendo Alfredo A Enrique, su nifio, sobre las
rodillas y con el frente hacia 6l, le enseflaba a pro-
nunciar "Papi, te quiero mucho" El nifioen fuerza
de repetirlo aprendi6 A decir-Papd, le qiclo mnciho.
Alfredo gozaba inmensamente v en un arranque de
entusiasmo llama a Lola y le dice: oye a nuestro
Enrique e hizo que el nilo repitiera-Papti, Ir. fqailo
much; pero esta vez, el nifo coloca sus manecitas
sobre las mejillas de Alfredo y al mismo tiempo le
imprime sonoro beso, Lola siempre celosa, arranca
al nifio bruscamente de las rodillas de su padre y
le dice: a ver Enrique, di-M-ami te quiero mas;
pero, fueron las maneras con que lo tom6, 6 la im-
ponencia con que se lo dijo, que el nifo hacienda
un gesto de llanto, pronuncio-no quelo Lola, pAlido
de coraje, tira de los cabellos del nifto y lo arroja
fuera de"si, lo que di6 lugar naturalmente a largo
Ilanto de-Enrique y una herida mis al coraz6n del
amoroso padre. Asi continue Alfredo, siendo un
mirtir y'soportando con paciencia aquella .'ida, por
amor a su hijo.


'on Baltasar lonz6n P.

No salia jams de casa fuera de las horas de su
empleo y muchas veces sorprendi6o LolaespiAndolo
al traves de los vidrios de so oficina. Rara vez iba
de paseo, siempre con ella. A nadie vela, A nadie des-
pedia y apartaba los ojos de las damas como del
espiritu maligno, pues si se atrevia A verlas, ya
tenia encima los ojos de la arpia, con las recrimi-
naciones consiguientes, jamas asistia a ninguna
reunion, baile 6 cosa por el estilo, porque era para
aquel desdichado un nuevo motivo de sufrimiento;
sin embargo, una vez, le fue presiso, indispensable,
por gratitud, por deber 6 por lo que se quiera,
asistir a una reunion que se di6 en casa de su
principal, el sefor de Lessy, con motivo del cum-
pleaflos de la sefora de este. Era ella una hermosa
dama, rubia, joven distinguida y culta. Una provo-
cadora sonrisa asomaba siempre a sus nacarados
labios, y con ella contestaba siempre amable, dofia
Alicia, al respetuoso saludo que una que otra vez,
]e dirigian los empleados de la casa y cuantas
personas la trataban. Jamas el orgullo domino su
espiritu A pesar de su alta posici6n social y pecu-


niaria; cualidades que le hacian cada vez mas apre-
ciable y simpatica. Lola la conocia y la envidia y
los celos mortificaban su coraz6n, he aquf la causa
de su espionaje en las oficinas del senior Lessy.
Ya emos dicho que le fue impossible a Alfredo,
dejar de asistir A aquella reunion, A pesar de la
oposici6n de Lola, que A tiltima hora se fingi6
enferma. Lleg6 solo, acusAndola de ligera indispo-
sici6n, y se ocupd en ayudar i su principal a pro-
digar las atenciones de la casa. Por fin penetr6 al
sal6n y se sent en el hueco de una ventana desde
donde vefa deslizarse las parejas, felices, bullicio-
sas, en el vaiven de arrebatadores valses.
Imbuido en sus recuerdos de otros tiempos
asi .... alegres, felices para 6l, comparando su
dichoso pasado con su negra y triste suerte del
present, estaba el infeliz Alfredo, cuando sinti6
repentinamente que le tocaban por un brazo y una
argentina voz le dijo;-Alfredo, estA usted triste?
;Por que no baila?-Era dofa Alicia, la hermosa ru-
bia, esposa de su principal, que del brazo de uno
de los invitados le dirigia la palabra. Ah!. Sefiora!
dijo Alfredo todo aturdido, es. que. hay mu-
chas parejas, en el pr6ximo vals voy A bacerlo,
gracias!
Continue la seniora del brazo del caballero, y
se perdi6 en el laberinto del bale. Los ojos de
Alfredo siguieron el busto de la rubia dama, di-
ciendo para si, jqu6 bondad de sefiora iqu6 educa-
ci6n tan esmerada! ;que feliz es el sefnor Lessy!
-No me ird de aquf sin demostrarle mi reconoci-
miento!. Asi continue haciendo tristes compara-
ciones. ......
De este estado lo sac6 una alegre pareja que
se acercaba, pues el vals habia termido y hubo de
levantarse para ceder el asiento......
Pobre Alfredo! Si e1 hubiera podido fijarse
que al trave6s de los vidrios de aquella misma
ventana habfa dos ojos negros que despedian
fosforecente luz, y que irritantes se fijaban en el y
en cuanto A su alrededor pasaba, habria reconocido
los de Lola, que le espiaba desde la calle; en tanto
que su pobre Enrique Iloraba amargamente, solo,
en su casa, v en brazos de unasirviente.
Lola, pues, observ6 perfectamente el moment
en que dofa Alicia le dirijiera la palabra a Alfredo
con su habitual sonrisa; y con la maldad de sus
celos, interpreta de distinta manera la cortesia de
aquella digna sefiora-Ay de ti miserable, decia y,
crispaba los pufios-Y pegada A la reja, continua-
ba observando. Poco despues, toca la orquesta
otro delicioso vals y Alfredo, deseoso de corres-
ponder A las indicaciones de doia Alicia, recorre el
sal6n, la busca, la er.cuentra v respetuosamente la
dice-Sefiora LFuera used tan bondadosa, bonran-
dome con bailar un moment? Con much gusto,
Alfredo, le contesta- Ya nos habia extranado
verlo triste. Sin dnula la indisposici6n de su
esposa everdad? Tiene usted raz6n! v en animada
conversaci6n continuaron bailando.....
Entre tanto, Lola segufa espiando.
Termin6 el vals y siendo hora avanzada de la
noche, Alfredo sali6 del sal6n V se dirigi6 al cuarto
de abrigos para tomar el suyo y marcharse, pero en
61 encuentra dormida sobre un sotA v sin su aya, a
Consuelo, preciosisima niia de cinco afos, de
cabellos largos y dorados como los de su madre
dofaa Alicia. Al verla sola, dormida y expuesta al
frio de la noche, la toma en sus brazos, la abriga
con su sobretodo y se dirige A las babitaciones
interiores donde coloca i la nifia cuidadosamente.
Se cala el sombrero, se abriga v sin depedirse de
nadie sale de aquella casa dirigiendose a la suya.











La Locomotora 1.


Llega: pone el llavfn en la cerradura y empu-
ja, pero la puerta no cede, vuelve a empujar,
tampoco! por fin se decide a llamar y por toda
contestaci6n se abre la ventana del dormitorio de
Lola, que le dice:-Que quieres? ZPor qun llamas?
-Vete, indigno, infame! De aquella boca s6lo salian
improperios 4 insultos-El suplica, da satisfaccio-
nes, jura, nadal A la voz de su padre despierta
nuevamente Enrique y empieza su llanto. Llama
a su padre, pero la infame Lola le dice-Oye, llora
por ti, pero tt no entraras. Se alborota la servi-
dumbre y se da cuenta de lo que ocurre. Por fin
una sirviente compadecida del nifio, abre la puerta
a Alfredo, 6ste penetra al dormitorio; se establece
alli una lucba terrible, 4l por abrazar i su hijo ella
por evitarlo. El niflo asustado llora mis. De
repente Lola arroja de sf al niio y se lanza enfure-
cida sobre Alfredo y le dice: Defi6ndete abora
infame! Aqui esti la prueba! Mis sospechas se
confirman. Te he espiado y despu6s de lo que he
visto, esta, esta es la prueba, y le arranca del
bot6n del frac un hermosfsimo cabello largo y
rubio como el oro. Niega abora que la has
tenido en los brazos .... miserable! Ahl pero
esto seri tu perdici6n y la de Alicia! De manera
violent se introduce en sus habitaciones y cierra
bruscamente. Absorto. pensativo, exasperado,
con los brazos cruzadcs sobre el pecho, se qued6
Alfredo en medio de la estancia. Quiso dar
algunos pasos para seguir 4 Lola, pero no pudo. Se
dej6 caer en un sill6n y alli permaneci6 con la fren-
te apoyada en ambas manos. Estaba anonadado!....
Entre tanto Lola se abriga y sale veloz i la
calle dirigiendose 4 casa del senior de Lessy, a
quien por desgracia encuentra en el port6n, despi-
diendo a los tiltimos invitados. espera que se
marchen, y le dice unas cuantas palabras en secre-
to ..... Less no acab6 de oir; .va fuera que los
vapores del vino no le permitieran refleccionar, 6
-que el aguij6n de los celos lo pusiesen insensato,
ello es que sigui6 4 Lola hasta su casa. Alfredo
continuaba en aquella estancia pensativo, Derre-
pente oye una voz que dice: D6ride esti? se
levanta, y cuil seria su sorpresa al ver a su
principal que le dice: miserable! used ba des-
honrado mi nombre y mancillado mi honor. Todo
lo se! Su esposa misma lo acusa y defiendase
porque yo he de lavar con su sangre tamaiia
ofensal y al mismo tiempo estampa en el rostro
de Alfredo terrible bofetadal Alfredo sintid que
toda su sangre se le subia al rostro, la ira lo
cegd y echindose sobre el senior de Lessy lo
derriba al suelol El escindalo subi6 de punto,
intervienen los criados, piden auxilio, ocurren
los vecinos y por tiltimo la policia, que separ6 a
aquellos dos hombres y cargan con el desgraciado
Alfredo a la carcel ....
Entre Lessy y Lola se con vino en no revelar 4
nadie la verdadera causa de aquel escandalo, sino en
acusar i Alfredode hurto de albajas i su principal,
las cuales le habian sido estraidas por el propio
Lessv en aquellos mementos. Declar6 laservidum-
bre de Lola contra el propio Alfredo en aquel
sentido. Se sobornan otros tantos miserable que
hunden a Alfredo y por ultimo la ley lo declara reo
de hurto y abuso de confianza, imponiendole la
pena de diez aflos de prisi6n en la carcel publica.....

De la casa de Lessy huy6 la dicha y la tran-
quilidad para siempre, en el seno de la intimidad
le bizo recriminacionesA la inocente Alicia. Aquella
pobre dama, se defendi6 dignamente, pero sin
embargo la espina de la duda mortificaba el coraz6n


de Lessy, y asi vivfan, en aparencia unidos y feli-
ces, pero en realidad separados y en desgracia....

Pasaron algunos afos y Alfredo no pudiendo
resistir tamafiadeshonra ni la vida cruel de presi-
dario, pens6 un dia en el suicidio, y s6lo lo detenia
la imagen de su adorado Enrique a quien amaba
cada vez mas, pero por fin la lucha se hizo imposi-
ble...... y una manana el carcelero encontr6 en la
bartolina, el cadaver de Alfredo y junto a 61, esta
carta escrita con su propia sangre.
"Enrique, hijo de mi alma, voy a morir! La
existencia en este antro borroroso i donde me ha
conducido la imprudencia de una mujer, me es
insoportable. S61o me detenia tu image y la
esperanza de verte hecho hombre algun dia y
dedicarme i tu cuidado; pero ay! hijo querido, no
puedo mis! .....
Sobre mi frente esti grabado el estigma del
criminal, del ingrato, y juro a Dios y 4 los hombres
que soy inocente! Esta herida cruel ha minado mi
existencia, ha concluido con mi raz6n. Estoy al
horde de la tumba y desde alli te despido para
siempre! Esta carta escrita con la sangre de mis
venaste revela mi bistoria, corta si, peroespantosa.
Gribala en tu mente y sin revelarla jamas a nadie
llivala contigo hastala eternidad.
En mi juventud fui feliz, pero un capricho, una
pasi6n insensata me hizo unirme a una mujer que
aunque instruida, no la habian educado-el coraz6n.
Era altiva 6 impetuosa, y los celos 10h.! los
celos injustos, son la causa de que te quedes sin
padre, moral y materialmente. Esa mujer es tu
madre.
Enrique, imala porque te di6 el ser, yo la
perdono en mis tiltimos instances porque no es ella
tan culpable como los que no supieron educarla.
Le pongo fin a mi vida porque me horroriza la
idea de que un dia te avergiiences de que tu padre
haa sido presidiario y quiero evitarlo, pero yo
Enrique, no soy, no ie sido jams un criminal.
Jamas he robado, y la causa de mi prisi6n y mi
desbonra ha sido linicamente un arrebato de celos,
una locura de tu madre, secundada por el senior de
Lessy, 4 quien sorprendi6 en los primeros
moments.
Los demis detalles de esta historic te los
revelari dofa Alicia de Lessy a quien le pido en
nombre de mi inocencia y de la de ella que te
proteja. Adids.-No te arrepientas de haber sido
mi bijo, ni maldigas mi memorial, porque no lo
merezco. Yo he sido un martirl Pero antes
escucha mi tillimo consejo, quiero decirte lo
siguiente: eres hombre y tarde 6 temprano el fuego
del amor nacera en tu coraz6n; pero antes de
entregarte, estudia i la mujer, sondea su coraz6n.
Si no esta educada, si es celosa, no te cases jams
Enrique porque serias tan desgraciado como lo
fui tu pobre padre que te abraza. ALFREDO.
Este fue el fin del desdichado Alfredo! Lola
vive atin en un Asilode Dementes, puespersuadida
de la inocencia de su esposo, los remordimientos
la hicieron perder la raz6n. El senior de Lessy no
pudo tampoco soportar aquellas impresiones, tanto
mis cuanto la verdad con todo su esplendor hizo
mis brillante la inocencia de Alfredo y de su
esposa-Una afecci6n del coraz6n puso fin i su
existencia.
Dofia Alicia, viuda ya, es la protectora del
desdichado Enrique.
Madres! Madres! educad A vuestras hijas!
Baltasar Monz6n P.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E1GGIAAQU_0L59BN INGEST_TIME 2013-01-23T16:03:00Z PACKAGE AA00011460_00074
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES