La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00067


This item is only available as the following downloads:


Full Text






Locomotora


1Revista ,e + +
EPolitica + + +
Ciencias + + + +
ILiteratura
Iellas ttrtes


25 de Diciembre de 1908.

Hi,- m


La


- I" -L


Ilr w


I


1


!



















LJ


Senor Buchanrin. Sefior Creel.
Dr. Ucles. Dr. Gallegos. Lie. Asttia Aguilar, Lic Bocanegra. Dr Madriz.
Magistrados de la Corte de Justicia Centro-arnercana


LICENCIADO DON CARLOS SALAZAR,
Abogado de Guatemala en la Corte de Justicia Centro-americana.






















r'ista -be political, iencias, iitcratura j 23elas artes.


Director y Redactor: Vicente Chinchilla.
Administrador. J. Alejaudro Pacheco H.-2a Aenida Sur, Nimero 3.

TOMO V. GUATEMALA, 25 DE DICIEMBRE DE 1908. NUM. 79.





CONTESTACION

del Sefior Doctor don Carlos Salazar, Abogado de la Repiblica de Guatemala, ante la Corte de
Justicia Centro-Americana, al alegato escrito del Senor Doctor don Salvador Corleto,
Abogado de la Republica de Honduras ante la misma Corte.


Seifor Presiden te:


Seiiores Magistrados:


Ayer nos'regal6 el Exelentisiinu, senior Doctor Corleto con una
magnifica pieza oraoi ia que gratameite et-i-,iulamos. Nos contaba
con toda mcdcstia su competencia en el i -ertcho Internacio.nal y sus
profundos conocivmiento- hi-t6riics. Per.:.. ah..ra '-, qui lci no ns habfa
dicho toda la verdad: nos ha Sorprendid, c:.n Ic pro:di-igio de su
erudicidn y de su el'ocue-C:i-a. YVeo con agr.doi q.ie l lia sido propicia
la tregua en que ha dejado el sable y el fusil revolu.:ionario p._ra
convertirse en pacifista predicador de la pa., crire l..- hombres.
Yo tengo que rendir al seior Corleto expresi.-.,, agradeciniiLntos
por las frases de benerola caridad con que se sir' i', f'lvorecerme; pero
mi humilde per's:nalidad no ei t a debat.- in este -I.,runto.
Ayer se afiliaba mi ilustrado contndlite i la ese iela que ;l
laimaba inglesa, en acerba oposici6n d la de l.- peripatrtic.s y de IciQ
rct.iricos griegos. El procedimiento Ai la ingale-a nos Ia liicr-ho pjcc,:;ia
re\elaciones. Nos ha dad', a saher que ha sido test~igo de muchos act...s
y de muchos hechos que trees de la- Repiblica- Cerntro-.nmericanas
ban tenido que e.cuchar de sus labios los sanos consey:-s ile s. priden-
cia y recibir el efiuer,o podercso de .u brazo. Tengo.- pu-., eli trente
un temrble adversario A quien combatir. He venido hoy a estos 'olem-
nes debates en la creencia de que habfa de discutir de palabra l.i
respionsabilidad que A mi pa:ria deduce la demand, porque a. e'o nos
invitaba el auto de la Corte de Justicia Centro-A.mericna: 1t los
debates. Pero, el senior Corleto nos ha sorprendido con una br;llante
pieza juridica escrita en que ha revelado ademAs de .iu dotes de
jurista los del soldado que sorprende al enemigo. Esta pieza tiene su
gestaci6n desde hace cuatro meses. No estoy preparadi para contestarla:
me parece que el procedimiento no ha sido leal. Dispnns.eme el senior
Corleto que le increpe de esta manera, pero al menos, para hacerle lo.
honors que merece, habrfa deseado ver el alegato en la Secretaria, ya
que no para intentar combatirlo, para contestarlo palmo a palm:., frase
por frase, palabra por palabra, golpe por golpe, siguiendo la ley del
tali6n, que muchas veces entrafia la supreme espre.si6r de la ju-.ticia.
Desgraciadamente no puedo hacerlo, porque a pesar de mis esfuerzos
no he podido seguirle en el intrincado laberinto de su peroracion.
Intent tomar algunos apuntes, al correr de la pluma, de las princi-
pales argumentaciones que contiene; pero, francamente, he de decir
que me fu6 impossible, y no quiero career que ese ha sido un prop6sito
preconcebido. iUn alegato de tanta extension no puede contestarse de
improviso, y, sobre todo. por persona do tan escasos merecimientos
como el que habla! Sin embargo, procurar6 hacerme cargo de sus
arguments.
El Sefior Presidente de la Curte.-Ya habfa tenido el honor de
manifestar 6 las respetables personas que le precedieron en el uso de
la palabra que podfan sentarse: lo aviso al senior Representante de
Guatemala, por si quiere hacer uso de la prerrogatira.
El Orador -Gracias, Sefor Presidente. Estoy cual corresponde
al respeto que la Corte se merece.


El seior Corleto refiri6ndose i la prueba contra el Gobierno
sa.l .adore5i, la corroboraba con el valor de su testimonio: "yo vf, yo
dije, yo hice. "-Me complazco en reconocer la sagacidad del acusador
y estoy verdaderamente confundido para c..ntestarr a quien ha sido
testiao de tantos sucesos. Sin embargo, el ataque de hoy difiere del
de a\er. Ha sido abandonado el metodo ingl6s de discurrir, de que
hizo uso tan brillantemenite el representante de la acusaci6n y ha
ruelt.jo la escuela peripa;ttica que conden6 con toda la energ(a de su
caracter. Ha cafdo en el defecto que censuraba. Pero, en fin, yo no
seguire este (.' l :.tro mrntodo. No he lefdo tanto, apenas he podido
adquirir los esca isim,. recursos intelcctuales que mi posici6n y mi
corta intcliencia han perm;lido.
No trai-..i ml.:,,3c.s, no tra i.:, mas que un ardiente patriotismo y
la c;:nciencia del .uumplimiento de mi deber, informada por altos
sentimientoc- de justicia. El senior Corleto ha venido como acusador,
pero como acusador implacable; mejor dicho, 61 no acusa, fulmina. El
conoce y sorprende los secrets de los Gobiernos y de las Cancillerfas
centro-americanas. Estara en lo cierto; pero no podemos creerlo bajo
.-u palab:ra. pr mais q<.ie A mf memerezcataiito crJdito.
El -ei.:.r Corleto, de un modo ernfAtico, atribuye al Gobierno de
Guatem-ala la direcci6n de la empre-a revlucicirl.nria. Por qu6?
l',,'nde estin las pruebas? Quidn lo (ii,:;-Lo digo yo, responded el
senior Corleto, y deber6is creerlo?
Seiiores: serfa una potencia s.hlreluman.i el senior Estrada
Cabrer. si en realidad ejecutara todo lo que le atribuye el senior
Corleto: ;puede po.er y derribar Preside:ites, influir en esta 6 aquella
political Yv ace de su persona el Arbitro de los destinos de Centro-
Amijrica! La afirmaci6n del .elor Corleto n-, de-tcansa mas que en
sus palabras.
Tuve la pena de escuchar, (y rue;o al seor Presidente: que si
en mis palabrae se de.lluara. como no 1.:. espero. alguna frase que
pudiera lastimar la respetabilidad del Tribunal, se sirva llamarme
al orden y tendr6 much gusto en :acatar en el acto su indicaci6n).
Lecia que tuve la pena de escuchar que el eihor Corletotrafa incidentes
ajen:.-s i la cuestidcn; incidents prenoufsimo:s; ha traido 6 aiscutir
personalidades en su af.n de acusar A todu trance. Pretende aludir
al incidente del sior Dor ctr Oquell Bustillo: no lo eeguire por ese
camino. :
Yo trat6 respetuosamente este punto en mi contestaci6n A la
demand y dije que estaba pendiente de la discusi6n diplo.mtica en
las Cancillerfas de Honduras y Guatemal;a, y parece indicado no traer
esto al debate, porque es ajeno a e1 y no esti suL-.,',.iice. "
No s6 si pueda recorder todos los puntos que comprende el
alegato que hemos ofdo leer, liAbilment_ preparado. Procurar6 inten-
tarlo y entro en material,
Esit para concluir este litigio con la sentencia que en 61 ha de
dar este Alto Tribunal; y esa sentencia ha de ser justfaima cual
cumple al elevado character de la Corte Centro-Americana. y por lo
mismo, altamente reparadora.
Todo lo que el acusador llama la prueba, esa acumulaci6n de
datos que nos ha presentado hbbilmente su dialectica, no es mds que un
castillo de naipes que se desploma al mis leave soplo. Ha 'agotado
todos los recursos el Gobierno acusador, todos los de que podfa dispo-


IA


orpam" l a










La Locomotora .


ner parajustificar su demand. He admirado tamaio esfuerzo: el
esfuerzo y el atrevimiento de lanzar al mundo el grito del esc.ndalo
que reper-cute de uno al otro extreme del continent contra los pueblos
centro-americanos, presentindolos incapaces de vivir la vida del
Derecho y permanecer en un orden de armonia international.
Considerando que estos cargos son sumamente graves para el
honor y buen nombre de Centro-Amdrica. Se cierne sobre nuestras
cabezas la espada de Damocles que puede cortar el asta de nuestra
hermosa bandera. No podemos dejar de comprender que esta clause de
escAndalos centro-americanos concitan las malas voluntades sobre
nuestros pueblos, atraen todas las miradas y nos seialan con aridez
para marcar el instant en que debe cesar la autonomia de nuestra
patria comtn. Esta ingrata tarea, sefiores Magistrados, produce en
mi Animo hondisima impresi6n.
Volviendo a la cuesti6n de las pruebas os dir6 que las de la
part que represent han sido plenfsimas.
Estoy seguro, tengo la conricci6n, como los seSores Magistrados
la tendrin tambi>n, de la inculpabilidad absoluta del Gobierno de
Guatemala en la pasada retuelta de Honduras.


existia un traidor lapatria. El paso estaba dado; no podia retro-
cederse, y se present ante los ojos espantados del senior Ministro, este
terrible dilemma: 6 se entrega un culpable, 6 el senior Ministro lo era
del delito de festinaci6o y de imprudencia, con lo cual no se lavaba
tampoco la negra mancha en la inmaculada bandera del ejdrcito
francs.
Hubo de inventarse el culpable, pues quiza no existfa ninguno y,
vosotros sabiis, y el mundo ha sido testigo del drama dolorosfsimo de
la pobre victim de la Isla del Diablo. Me refiero al process Dreyfus.
Vuestras conciencias de hombres de bien y vuestro juicio probo
y just habrin fulminado una maldicidn tremenda contra los burla-
dores de la justicia. Pues bien, sefiores Magistrados, el Gobierno de
la Repdblica de Honduras ha traido esta acusaci6n que tiene alguna
analogfa y much parecido con aquel caso: la festinaci6n, la no
existencia del culpable, el interns en inventarlo.
No lo digo yo, lo dicen los autos: costa en ellos el telegrama del
Exceleunt~imo senior Presidente de Honduras en que se dice: "no puedo
acusar a nadie, no tengo pruehas de la culpabilidad" y. al mismo
tiempo formulab.i. el tilegrama de la injusta acusaci6n contra Gua- *


Desfle de las Escuielas Col.:gi,:s de la Capital en direcc6n al lugar d.ode se repartiL el luncli --Festas dJ Ml;ner\a de 1908.


La rev,:luciu'a honduieia dc julio Ila sido la resultante del estado
especial en que se encontraba aquel pais: perdido el principio de
autoridad, anarqui'ado, como lo dijo el senior Presidente DAvila: una
corriente migratoria que pugnaba por volveral seno delhogarbhurfano
y desierto: el ostracismo punzaba con poderoso acicate i la reconquista
del terrufio, y, no me toca calificar, de ningdn modo, el por qu6 una
generosa amnistfa no habia dbicrto las puertas de la patria al
proscT ito.
.1o puedo aciusar d nadie, decfa el senior Presidente de Honduras
en elmismo moment en que firmaba el telegrama de acusacidn ante
la Corte de Cartago, contra el Gobierno de Guatemala, y, estoy seguro,
rindiendo alta justiticicidn al Excelentisimo senior Presidente de
Honduras, que hoy mismo repetirfa aquella ingenua confesi6n, si los
interests de alta polillica, que no me es dado sondear. pero que, en mi
humilde concept. pugnan con la neutralidad pactada en Washington,
no se Io impidiera de modo poderoso.
PromcAida esta demand ha debido sostenrla, y sostenerla con
les6n y ardoroso empeiiu.
Tendia que entregarnos un culpable, decia ferozmente Paul de
Casagnac al General Mercier, lMinietro de la Guerra frances, cuando,
A consecuencia de algunas ligerezas y festinaciones de este Ministro se
lanz) al mundo la noticia de que en el Estado Mayor del ej&rcito


temala, que ha provocado este juicio y estos debates. Emprendido el
'mal camino no es possible retroceder: debe seguirse adelante y el Go-
bierno de Honduras no se detuvo y puso en manos del Doctor Corleto
la direcci6n de aquella empresa. El ha venido aquf con la anticipa-
ci6n necesaria y nos ha hecho una campaiia de prensa con el objeto
de impresionar vuestros sentidos presentando a mi patria, que fu6 la
suya, como la arena ensangrentada del circo romano, 6 como una
hoguera perpetua del Santo Oficio; v, por iltimo desmayando las
fuerzas, todos visteis c6mo ha convocado una junta de distinguidos
jurisconsultos, ante quienes me inclino reverente, para que examinara
el caso y diera el diagn6stico 6 la medicine a este pobre enfermo que
se llama acusaci6n, como se convoca la junto de m6dicos cuando la
gravedad de la dolencia hace temer un desenlace fatal. Pero todo ser.
indtil, pues el Gobierno de Guatemala no ha faltado A sus deberes
internacionales; no ha violado la neutralidad, que s61o ha sido violada
en la ardiente fantasia de mi querido excompatriota el senior Doctor
Corleto.
El Gobierno de Honduras ha producido dos classes de pruebas:-
Una que llama su prueba documental: telegramas y despachos de los
empleados del Gobierno de Honduras; y la prueba testimonial: testi-
monios recogidos despu6s de la toma de Choluteca por los Consejos de
Guerra. Una y otra no son m's quepruebas testimonials, porque el











La Locomotora 3


que este Com daante 6 aquel Gobernador trasmitiera sus impresiones
personales 6 de refeiencia al Presidente de la Reptiblica, por medio
de un telegrama 6 despacho, no pasa de ser mds que el dicho de
aquella persona que, por cierto, esta muy lejos de ser un testigo
imparcial 6 id6neo.-jQu6 calor tienen estas pruebas?-La solidaridad
de todos los empleados que constituyen el organismo del Estado es
indudable: la pasividad de quien recibe salario no es un secret.
Si la prueba es producida por el Estado acusador y recibida por
sus empleados, es peligroso para los fines de la justicia admitir que
produzca efectos a. su favor. Es como si una persona siendo actor en un
juicio hiciera sus pruebas y las presentara en prode su accl6n. Dejo
para otro lugar de este desalifiado discurso la consideraci6n acerca de
la prueba testimonial.


El Orador.-Presclndo de este Incidente: yo recogf con mi laplz
la frase, llevando la palabra al senior Corleto, y es fdcil haya podido
equivocarme d oido mal; pero afortunadamente tenemos un auditorio de
personas honorables que podrho confirmar mi aserto. De todos modos,
como mi memoria es frigil y mi pluma puede errar, ruego que se sus-
penda el incident, mientras las notas taqulgrtficas nos revelan la
'erdad.
Decft que los seiiores Ministros Diplomiticos no vieron el ejdrcito
de veinti,:uatro mil hombres. Yo no soy mAs que un modesto soldado,
pero si que \einticuatro mil hombres es un ejercito considerable para
Centro-America, que no se puede ocultar A la vista de nadie: y. las
comunicaciones dirigidas por diez y ocho 6 veinte personalidades del
Cuerpo Diplomitico y Consular acreditado en Guatemala, desmienten
la ase\eraci6n de los testigos del Gobierno de Honduras.


Honorables personas encargadas de obtsEcquiar el-lunch I los.nifos de las Escuelas y Colegios de la Capital.-Fiestas de Minerva de 1908.


Se acusa al Gobierno de Guatemala de haber .Icantado un ej6r-
cito de veinticuatro mil hombres para invadir & Honduras. El Doctor
Corleto. que es expert General. sabe muv bien que vienticuatro mil
hombres no se pueden ocultar; y los Excelentisimos sefiores Ministros
lliplominticos de las nacionesextranjeras acreditad.s en Guatemala, no
han visto un solo soldado, fuera de las guarniciones corrientes. Es'
verdad que el Excelentfsimo sefior Corleto se atreve A decir que los
sefiores Ministros Diplomiticos acreditados en Guatemala deseaban
tener propicio al Gubierno de la Repiblica par a la ccuserracin de sus
puestos.
El Doctor Corleto.- Pido la palabra.
El Orador.-Apelo a los seiiores taquigrafos, y, si no estoy mal
informado, deben estar escritaslas frases vertidas pues elacusador lefa
su alegato.
El Doctor Corleto.-Yo recurro A la honorabilidad de la Corte y
de todos los oyentes para que digan si es cierto que yo he dicho que
todos los empleados Diplomdticos deseaban conservar sus puestos.
SEl se/dor Presidente de la Corke.-Indicaba el senior Corleto que
los sefiores Ministros deseaban ser gratos al Gobierno de Guatemala.
El Doctor Corleto.-El Cuerpo Diplomatico desea ser grato a
donde quiera que esti acreditado.


No quiso mi Gobierno traer pruebas test;moniales, porque esas
pruebas son falaces y desacreditadas. Mi Gobierno pudo presentarlas,
pues le hubiera sido muy ficilobtener el testimonio de muchas personas
honorables para oponerlo A los dichos de los empleados del Gobierno
hondurefio y de los prisioneros de guerra. Pero no ha hecho esto
porque no necesita de testigos: le basta con la manifestaci6n irrecusable
de los miembros del Cuerpo Diplomhitco y Consular extranjero, cuyos
.informes obran en los autos, habiendotenido la honra de presentarlos
en su oportunidad. La leyenda de reclutamiento de venticuatro mit
hombres result completamente absurda 6 inexacta: para invadir a
Honduras no se sitdan tropas en la frontera mexicana. La imagi-
naci6n del senior Corleto le ha hecho sonar con la invasion de Honduras.
En cuanto al aumento de guarniciones en las plazas fronterizas,
debo decir que se ha impuesto siempre como una necesidad para el
mantenimiento del orden y la paz interiores. cuando la guerra se ha
encendido en las Repdblicas hermanas y recinas. Tan es asf, que el
senior Corleto se contradice. Si, seiiores, secontradice: Zpor qut acusa
A. Guatemala de haber cubierto su frontera y al Gobierno del Salvador
porque no habfa cubierto la suya?
Acusa al Gobierno de Guatemala porque los que traspasaron la
frontera fueron red ucidos A prisi6n por las autoridades y reconcentrados
en Zacapa, en cumplimiento de los deberes de neutralidad, y, al mismo
tiempo, acusa al Gobierno del Salvador por no haber apresado A los
que preparaban la revoluci6n, a excepci6n del General CArcamo. Eso
es inconsecuente, absurdo.












La Locomotora 4


Dije-que era indispensable necesidad, como media precautoria,
la colocaci6n de fuerzas para conservar el orden p6bliro. Pero, tambien
era un derecho indiscutible del Estado, y el ejercicio del derecho no
puede imputarse como ilegitimo. mientras no lastime el de terceros. No
hay poder alguno en la tierra que pueda limitar el uso de la soberanfa
de las naciones independientes y aut6nomas.
El senior Corleto ha venido uniendo grano por grano de arena y
ha levantado una muralla, pero sin cimientos: los actos que en si
mismos no tienen nada de hostile contra Gobierno alguno, la diligent
perspicacia del senor Corleto ve en ellos lazos tenebros que se tienden.
La historic de las reroluciones de Centro-America demuestran
la necesidad de esas providencias de precauci6n; si ellas hubieran sido
tomadas por el Gobierno guatemalteco el aii de mil novecientos sels, el
senior Corleto no hubiera pasado l1. frontera, espada al into y rifle en
mano como revolucionario, ante- de atiliarse al pacifismu y cuando era
uno de los eenigrados que solicitab in apoyo de Gobiernos vecinos para
llevar la guerra y la muerte al coraz6n de la patria. No...............


Dice el e-crito de acusaci6n que Guatemala viold el articulo XVII
del Tratado General de Paz y Amistad de Washington, de cuya viola-
ci6n le acu-a Honduras. Ese articulo fu6 debidamente cumplidopor el
Gobierno de Guatemala, y para probarlo, no hard uso de mis aprecia-
clones personales porque nada %alen. IOjala valieran lo que las de mi
ilautrado contendicate! Me \'aldrt de los propios testigos de la parte
acusadora.
Segir, el articulo. XVII, estaba obligadu el Gobierno de Guate-
mala A concentrar en el interior de la Reptiblica a today persona que
iniciara trabajos revolu.:ionarios contra alguna de las otras Repdblicas
de Centro-Am4rica. Pues bien, Guatemala, cumpliendo extrictamente
con este de-ber, orden.d hi7I la coni:entraci6n. No lodigo yo. no lo dice
el G.:.blern de Guatemrnla: o1 dicen lo- test-gos propuestos por el Go-
biern.._ de H.:ndiuras. No emplearA el i;r'!odh i .'c'.s al citar los despachos
de lAs autorltdad.':b irteri: dec HcOniluras dirigidos al senior Presidente


Cab:ille .*, l-'ignado.: p.art obseqular lo-. alumnus tnt- di;tinguido-, de 1~- Escuilas :. Colerivu.--Fiesta- de Minera de 1911S.


E.' s-..'. Posil/', d: C : I .'. .-LlamI,: la iatd nchi.'i del Doctor
Salazar, Representante de Guatemala, A fin de que -.? abstenga de
hacer alu-iones personales.
El. Djtrlr Cict ,,..--Y.,: a:cepto.: todo esto: no creo I1i c:,niiidero
sagrado A ningoin Presidente ni muLcho menos a mi mismo.
El sei.,r PresidJ;e. d- 'a ir:, --El Tribun il n pu.ede a.dmitirilo,
pues se rige por otras inspiracioIne: otro es el sentiinient.: de sus
deberes. No puede permitir apre :iclon.-?s per-:.nales y ruego al s-fior
Salazar s1e .iria o.nitirlas.
/'l ('ra.:l'r. --Agradeco al f.eor Presidente su indicaci6n. Pro-
curare quc mi palabra sea dig,.t dcl alto respeto que la Corte se
merece
No iba yo, en manera algunj. a ..fender al Doctor Corleto: aludfa
5 las ensefianoas de la hist.:.rt : no estA en mi .inimo hacerlo ni lo
permitirlan nuestros antecedente-s de ieja amistad, unida al recuerdo,
de nuestra juventud que se oculta ya tras las colinas del pasado. No
puedo, ni acostumbro proferir expresiones que hieran a nadie y much
menos a un querido excompatriota, y, por desgracia, representante de
la acusaci6n.
Iba yo inquirir .....pero temo incurrir en nuevas alusiones
personales y prescindir, de mi deseo.


de la Repdblica, presentAndolos mutilados para que sirvan A mis
prop6sitos y al objeto de mi discurso. No, yo les dard lectura textual-
mente para que. desponados de todo ropaje y comentario que yo pudiera
hacer, podais vosotros apreciarlos tales como son, en todas sus conse-
cuencias.
Dice el -ef-.,r don Francisco A. L6pez, Gobernador del Departa-
mento de Santa Barbara: (Leerd con permiso del Tribunal.)
"Santa Barbara, junior diez de mil novecientos ocho.-Seiior
President, Teguci.:alpa.-Anozhe regres6 un espfa que se mand6 a la
frontera de Guatemala y dice que el lunes pasaron dos trenes con gente
armada para Puerto Barrios y que hay tropas escalonadas en la
frontera. Se teme que otro espfa lo han capturado. Los hondurenos
que llegan alld los reconcentran reducidos d prisidn en Zacapa*-Su
afectfsimo, (firmado) Francisco A. L6pez."
Esta dltima parte del telegram se sirvi6 omltirla, por olvido
involuntario, el senior Corleto; per.., yo la tenia muy present porque en
ella confiesa el Gobierno de Honduras que Guatemala di6 debido
cumplinmiento al artfculo XVII del Tratado.
Ouiere decir, que el Gobernador del Departamento de Santa
BArbara. empleado del Gobierno de Honduras. confiesa que el Gobierno
de Guatemala. reconcentraba A losquepasaban lafronterareduci6ndolos
a prisidn en Za.:apa. No son, pues, testigos de Guatemala, sino la
parte acusadora, quien iene A rendir el ibomenaje A la verdad en
este punto, como no podfa menos de hacerlo: el articulo XVII del
Tratado se cumplia religiosamente.










La Locomotora 5


'*Santa Barbara. dieciseia de julio de mil riovecientos ocho.--
Sefior Presidente, Tegucigalpa.-Me informant de Macuelizo que lleg6
ayer un americano de Morales y dice que la situaci6n en Guatemala es
desconsoladora y lastimera. Hay mil hombres entire Puerto Barrios
y Lfvingston; mil quinientos en Zacapa; quinientos en la Capital
y otros tantbs en la frontera de Mexico. Estos estin muridndose
de hambre por la escasez de aquel lugar. Los individuos que se escapan
y traspasan lafronlera se dirigen J la Costa Norte en. busca de trabajo
y huyendo de aquellas calamitades --S, S. (firmado) Francisco A.
L6pez."
jQuer6is una confesi6n mis ingenua y paladina de que el Gobierno
de Guatemala no favorecfa la revoluci6n. de que nuestras tropas no
traspasaban la frontera en s6n de guerra?
Si algunos la traspasaron fueron desertores, segdn confiesa la
alta parte actor por medio de su testigo y Gobernador. Iban A Hon-
duras A buscar trabajo en la Costa Norte, buyendo de las penalidades
del servicio.
Otro telegram que trajo el senior Corleto, como una catapulta
formidable, es el que voy A leer integramente, pues una fracci6n fu6
olvidada por el representante de la acusaci6n cuando le di6 lecture.
"Ocotepeque: junio diecisiete de mil novecientos ocho.-Sefor
Presidente.-Tegucigalpa.-Personas venidas de Zacapa de transito
para el Salvador aseguran que en aquel lugar hay fuerzas considerable
y que suponen sean para invadir A Honduras. En las fronteras se nota
Iranquilidad. Ya no regresaran los hondureios, por lo menos A
Esquipulas. Le comunicare lo mis que sepa.-S. S. (firmado) Tomis
Arita." '
Siempre las suposiciones....!'
Si la frontera estaba tranquila, si no habfa amenaza de invasion,
Ide quA modo este telegram puede ser prueba de que Guatemala
estuviera faltando la neutralidad? iEra porque personas proce-
dentes de Zacapa sttontan que las tropas se destinaban para invadir
d. Honduras?-Serfa una suposici6n tan gratuita y tan falta de sinderesis
como las glosas y comentarios que hemos escuchado en e-te recinto al
leerse la acusaci6n.
"Santa Barbara, veintiuno de junior de mil novecientos ocho.-
Selor Presidente.-Tegucigalpa. --.Asegirase que el General J, B.
Padilla pas6 para este lado entire Playitas V Quebradas en esta
Reptblica con fuerza armada, y regres6 con ella desarmada y que alii
mismo han estado emigrados. Tambien fortifican Zacapa. Recogerd
mejores datos por distintos medios..-De usted servidor.-Francisco A.
L6pez '
Siempre el *dfcese," el "asegdrase," el "susdrrase," algo que
Tn: se avlene con la responsabilidad de quien afirma lo cierto; algo que
se acerca al anunimo: salgC qiu mancha ,, huye de la jusficia. Pero, por
fortuna, la propia part se desmiente por si misma. El senior General
Juan B. Padilla, dfcese, que pas6 con armas hacia el interior de
Honduras y que regres6 sin ellas. e DJnde estin esas armas? Los
rebeldes caNeron en poder del General DUAila, y, si lo de las armas de
Padilla no fuera una leyenda, habrfan cafdo tambi4n con los brazos
que las portaban, en poder del Gobierno vencedcrr. iSe han esfumado
como el humo!
Pero una de las prucbas mi~ graves que afectan Imi Gobiernoes
estetremendo trelegrama del senior General don Tomas Arita: "Ocote-
peque, junior primero de mil n:.vecientos ocho.-Sefior Presidente.-
Tegucigalpa.-En estos m..mentos meavisael Comandantede Cone -pcidn
que en La Brea, frontera de Guatemala, esta una comisi6n de Esq u ipulas
haciendo un rancho nacicaal, con orden de estar concluido hoy mismo,
Le avisar6 lo mas que averigiie. Su afectisimo amigo, (firmado) Tomis
Arita."
SUn rancho con la orden de estar conclufdo en veinticuatro horas!
iQuer6is mAs pruebas de la culpabilidad de Guatemala?
Creo haber tocado A la ligera los puntos referentes al cargo hecho
por el sefor Corleto en su alegato de que Guatemala no cumpli6 el
el artfculo XVII del Tratado, y creohaber demostrado todo lo contrario
con sus propios testigos. Pero, ademis, hay otras consideraciones que
har6 de un modo breve.
El apoyo A la revoluci6n es algo tangible, que se traduce en
h'echos, que se palpa y no se escapa A los sentidos como un suefio.
D6nde estin los caiiones? D6nde el dinero? Ddnde los oficiales del
ejdrcito de Guatemala que fueron A. engrosar las filas de la revolucidn?
D6nde los soldados. y las masas de tropas? En ninguna parte: no se ha
atrevido la acusaci6n A seiialarlos, ni podria hacerlo, porque serfa
realizar un impossible. Creer que el apoyo que un Gobierno presta A.
una revoluci6n es algo que no puede tomarse y presentarse A la ver-
giienza pdblica, es t:reer una utopfa, un absurd.
Son pues las propias autoridades de Honduras quienes justifican
la conduct del Gobierno de Guatemala y me han proporcionado la
altfsima honra de defender A mi patria con las mismas armas que he
recogido de los que se presentan como enemigos suyos.
Otros despachos de los empleados subalternos del Gobierno de
Honduras suponen al de Guatemala intenciones de invadir con fuerza
armada. iSuposici6n siempre! que no tiene conprobante alguno ni
antecedente possible en el process. Guatemala se ha defendido siempre.
No ha declarado la guerra; no ha sido agresora.


Es verdad que el senor Corleto nos ha regalado con una narracidn
histdrica de treinta aaos hi. No s6 que relaci6n tengan aquellos
sucesos hist6ricos que se han hundido enlas sombras del pasado y que
juzgari la Historia como juez inapelable, con loa hechos actuales, que
son la material de esta lid ante la Corte de Cartago.
No ha podido el Senor Corleto, no hapodidoel Gobierno acusador,
.efialar un solo hechoque significara apoyo a la revolucidn. Si se crey6
en ese apoyo porque lo supuso el sefor Francisco L6pez, 6 porque lo
imaein6 el senor TomAs Arita, 6 porque se hizo un rancho en veinticua-
tro horas, tendri que confesarmi contendiente que la acusaci6n no tiene
base. Y, Ztodas estas pruebas sumadas quiere que den la prueba
acumulativa en contra de su antigua patria? No sere yo quien formule
la respuesta.
En el lejano ndmero diecisdis de las pruebas de Honduras encon-
tramos otra denuncia semejante A las anteriores que viene 6 constituir
parte de la prueba principal acriminante: esta es la denuncia que el
senior P. P. DAvila, desde Santa Rosa, hace el seis de julio.
Santa Rosa, julio seis de mil novecientos ocho. -Senor Presidente
-Tegucigalpa- Ha llegado d dsta Jose Le6n Mendoza, hondureio que
salidde dsta el primero demayo de este ado. Esle informa que el General
Figueroa como que patrocina d los emigrados hondurenfos. porque
Augusto Coello llego del Salvador, procedente de Guatemala, con dinero.
Estefuesed Guatemala, pues el ieror Presidente Estrada Cabrera palro-
cinarta la revolucin. Ademds, el General Manuel tBoiz! a invadird
por Las Quebradas 6 Quimistdn. Espero sus 6rdenes. /irmnado) P. P.
Ddvila.
Sabido es el significado de la frasc de inseguridad. "como que
patrocina a los emigrados." "El senor Estrada Cabrera palrocinarfa
la revoluci6n." Frases equivocas, inseguras, que hieren y no presentan
blanco. Aquf el "patrocinio" se supone porque Coello lleg6 del Salvador,
con dinero, procedente de Guatemala.- 'Cu.nto? Cincuenta centavos?
Cincuenta mil pesos? La pregunta se impone y la respuesta es intere-
sante, porque la protecci6n pecuniaria del Gobierno para hacer la
guerra debe hacer algo que no se confunda con el dinero del bolsillo.
Los caudillos de la revoluci6n fueron capturados y no se les encontrd
ese dinero. El hecho no tiene comprobacidn.
Es inadmissible pretender castigar i alguien por un delito sin
existir el cuerpo del delito.
Ese testigo no asegura, no afirma, deja el veneno y se escapa
pronto.bajo nuestros pies. como la vibora. ZAcogeri la Corte, como
element probatorio, el dicho de testigos que no dan razdn de lo que
aseguran?
S**
Otro de los puntos 6 capftulos de acusacion es el de las supuestas
relaciones del senior Presidente Estrada Cabrera con el General don
Manuel Bonilla. Pretende probar la part acusadora e.te aserto con
tres telegramas que diccn ai:
.Belice, diecijcho de mayo de mil novecientos ocho.-Senor Pre-
sidente. Tegucigalpa.-Enteudido de su,. dos telegramas seis y ocho
cifrad.:.. Hasta hoy todo bien. Aun no ha salido don Mianuel; pero
tengo datos fidedignos de que esti en comunicaci6n con Cabrera. para
lo cual, ademis del vapor correo que sale todos los lunes, tiene una gran
canoa con su capitin Cipriano Fuentes, quien entrega su cor responden-
cia en Puerto Barrios. Lleg6 Alfredo Ord6i5ez. Respetuosamente
(firmado) P. G. de Peralta."
"Puerto Cortes, primero de julio de mil norecientos ocho.--Sefior
Presidente.-Tegucigalpa.-El Cdnsul de Hondnras en Belice me
inform por carta que el General Guatemalteco S. Monterrosa ileg6 A
Belice para entenderse con Bonilla, habiendo cambiado su nombre por
el de O. Mendez. El Cdnsul cree convenient much vigilancia. Su
afectisimo (firma) E. Berens."
Si el senior Peralta tenfa datos tan fidedignos es listima que no
los haya comunicado A sujefe superior A quien seguramente interesarfa
saberlo, y, si ni A su jefe superior da las razones en que funda su
criteria, ic6mo ha de admitir y dar cr6dito la Corte A ese testimonio
bajo la palabra frAgil del testigo?
Las mismas observaciones he de hacer sobre el telegram del
senior E. Berens de Puerto Cort6s relative A que el General Monterroso,
guatemalteco, habia cambiado de nombre y 1legado para entenderse con
Bonilla. iC6mo lo supo el testigo; quidn le dijo el objeto del viaje; qud
razones tuvo para afirmarlo?
iCuil es esa intuici6n admirable que revela los secrets de la
conciencia y penetra en los arcanos del pensamiento?
La correspondencia es algo tangible, que se revela por la palabra
escrita, y, no puede creerse en ella sin que 1lguien la haya visto 6 lefdo,
y ese alguien no sea un dependiente del Gobierno interesado en
hacernos daio.
Otro telegram es el del senior don JosA Idiaquez. Es anAlogo al
anterior y no fatigar6 con su lectura laatenci6n benevolentedel Tribunal.
Yo quiero suponer que algdn individuo guatemalteco hubiera ido
A Belice A entenderse con el senor Bonilla, de su propia cuenta, puesto
que no hay pruebas de que fuera por cuentadel senior Estrada Cabrera.
Quiero suponer que hubiera ido alli el senior Monterrosa. El Gobierno










La Locomotora 6


de Guatemala no tendrfa ninguna responsabilidad por esos actos de
particulares: no recibi6 denuncia de esas comunicacione-, ni de esal
entrevistas. El Gobierno no puede Ilevar su acci6n hasta el territorio
inglCs de Belice.
A este respeto leer6 la doctrine que Martens sustenta sobre el
particular: Dice- (tomo tercero, pigina ciento quince)
"No debe concederse autorizaci6n por tomar parte en las opera-
cione- mil;tares. Pero, no puede deducirse de aqui que deba privarse
A loI particulares de combatir en la; filas de los ejercitos beligerantes;
silo estd obligado impedir esto i todos lo, que e-tin al sericiodel
Estado. Sabido es que Garibaldi tom6 part en la gucrra de mil ocho-
cientos sateuta con un cuerpo de diezciocho mil voluntarios .
Durante la guerra de Oriente combatid gran nomero de oficiales
ingleses en los regimientos y ~i bordode los buques turcos contra Rusia."
Igual Loctrina enccntrarnos en Calro, (tomo 2', pagina 735:)
"E. impossible exigir re.ponsabilidad a ningin Gobierno porque uno 6-
muchos de los que deben acatar ,us leyes, tomen 6 hayan torado parte
actia en la guerra. a no -er que Io hubieren verificado con su aproba-
ci6n, 6 que ;e tratara de un alltamienit en masa, que e-taba en SLus
manos impedir."'


de abril 4ltimo: el enojosisimo incident del sefior Oqueli Bustillo; en
fin, se ha trafdo todo lo que pod(a impresionar el inimo, todo lo que
podfa torcer la conciencia, todo lo que podia sembrar el descrtdito en el
extrangero contra mi patia, explotando el odio lugarefo que aleja A
los pueblos centroamericanos, los divide y los aparta del sendero por
done debfan encaminar sus pass para alcanzar la mas alta a-piracidn
del patriotism: la uni6n, que nos harA grandes y felices!
Los seiores Delegados de Honduras y Nicaragua en la Conferen-
cia de Washington se lameotabai de que la mayoria no hubiera
aceptado el proyecto de uni6n centroamericana por ellos presentado.
En el dictamen de dicha mayoria se leen estas doloroTas palabras:
"No es dable pasar rapidamerite de la lucha i la uni6n pacifica y
-incera.
A e-te respect decian aquellos seiores T)elegadu-. "Esas
palabras parecen denotar que nuestras reclentes contiendas han dejado
profundus resentimientos en el animo de los pueblos de Centro-America:
lamentariamos, -i asi fuese, que la discordia hubiera r..toe.as cadenas
que ban unido nuestra suerte en el pla-ado % que db rri.n iiiirnos ma
estrrhchamente ei el porrenir.


Grupo de sefioiitas que rprcsentaron a las ciuoe Republicas en un elegant carro aleg.rico.-Fiesta le Miner'a de 1908.


Sin embargo, esas droctrinas que tendrian aplicaci6n en el caso
de que personas guatemaltecas hubieran auxiliado la revoluci6n, 6
comunicindose con sus caudillos, huelgan en este juicio, porque no hay
prueba ni sindicaci6n de nadie, deque 61guien baya torado las armas
6 ejercido acts de hostilidad contrael Gobierno de Honduras.
Las supuestas comunicaciones del General Bonilla con el Presi-
dente de Guatemala no existieron y, aunque hubieran existido, no consta
que tuvieran por objetc violar la neutralidad.

**

Otro cargo con que se pretend inculpar al Gobierno de Guatema-
la, es el relative A que instaba al Gobierro del Salvador para que
fomentase la revoluci6n.
No puede bastar a la conciencia de los sefiores Magistrados, el
que se lance esa afirmaci=n por personas an6nimas, que siempre se
escudan tras las conocidas frases que dicen: "persona venida del
Salvador asegura," "fulano supone." La instigaci6n debe traducirse
en algo prActico, en hechos demostrables. La suposidi6n nacida de las
pasiones political no puede ser element para llevar conviccidn A vues-
tras conciencias.
Aquf se han traido como antecedentes, asuntos que nada tienen
que %er con la asonada de julio: cuestiones de ifmites pendientes entire
Honduras y Guatemala en mil novecientos site: hasta el process de
sedici6n military surgida en el Cuerpo de Guardia de Palacio el veinte


Nosotros lamentamos tambidn con profunda amargura y desalien-
to, desde el fondo de nuestro coraz6n de unionistas, que los bastardos
intereses que engendra el egofsmo, no desmayen en su loco afan de
dividir para triunfar, de posponer lo grande A lo pequefio, de ahondar
las heridas, en vez de restaiiarlas, y no dejar que "se despejen los
nublados del dfa," como dice pintorescamente la frase regional de
Costa Rica.
Ayer se tenfa especial empefio en que el juego de la political
personal de sofiadas grandezas convirtiera el suelo de Centro-Am6rica
en el Campo de Marte; y hoy se pretend que ese juego sea el juego de
la justicia. Imposible! Vosotros no lo consentir6is: vuestra conciencia
clarividente de jueces justos y serenos no permitiri el triunfo de la
iniquidad!
Sin embargo, dira la alta parte acusadora, cruzada de brazos,
la pupila fija en la vfctima propiciatoria: ahf estAn los testigos! Sf,
all~ estAn: en el fondo de las circeles de Honduras, bajo la presi6n
formidable de los Consejos de Guerra A que estan sometidos. A ese
arsenal de testigos, sefiores Magistrados, ha acudido la acusaci6n,
testigos que, en virtud del movimiento espontaneo del dolor y de la
humana flaqueza, testificarin, al borde del sepulcro que se abre ante
sus ojos de prisioneros rebeldes, la culpabilidad de los Gobiernos
demandados.
Lee Roy Cannon, el gran testigo, el hombre que, al decir del
acusador, ha confundido & la parte demandada, es el menos A propdsito
para fundar los cargos formulados.










La Locomotora 7


Quien es Lee Roy Canon? Es un individuo natural de Pensylva-
nia, enganchado A la revoluci6n por Manuel J. Vargas, segdn dijo ante
el Consejo de -Gueria reunido en Choluteca. Interrogado por el
Consejo acerca de los m6vile, de su ingerencia en la revuelta hondu-
refa, contest, que se habia afiliado A ella porque loinvit6 Vargas, sin
interns alguno, y s61o porque la guerra era alegre.
Vuelve A la prisi6n el testigo: pasa tres dias en el fondo de su
calabozo; lo trae despu6s el Consejo ante sfy prestauna nueva declara-
ci6n, que admirablemente ha explotado el senior Repre-entante del
acusador. Esta vez declar6 todo lo contrario de lo que antes habia
donfesado. Se dice confidence del senior Presidente Estrada Cabrera, a
quien no conoce: acusa tener correspondencia con 61, y no la present
para no confundirnos; ...,. hace General al Presidente de Guate-
mala, que no es sino soldado, como guatemalteco; acerca i la frontera
las ciudades de Escuintla y Jutiapa, que distan de ella muchas leguas;
inventa la leyenda her6ica de que aquel Gobernante es conquistador
que llega, ve y triunfa, como CUsar, que "acude, corre, vuela, traspasa
la alta sierra, ocupa el Ilano ..." invade & Honduras, depone A.
Divila, hace surgir A Bonilla, pasa marchando a Nicaragua, derriba A
Zelaya ...... Es el efeeto saludable de los tres dfas en el fondo de
la carcel, iOh prodigio, oh progress del Derecho procesal y de la
ju-ticla de los hombres!


Hagamos in ligero anilisis y veamos de d6nde viene la creencia
de esos prisioneros. El General Ortez nos revelard este secret. Al
declarar, nos dice que Manuel J. Vargas y Augusto Coello le manifes-
taron que, en el event de un fracaso, contaban con la frontera de
Guatemala, pues el Gobierno de aquella Repdblica daba apoyo indirecto
. la revoluci6n. V6ase, pues, en qu6 este jefe revolucionario hacfa
consistir.el apoyo de Guatemala.
SEs este un cargo?. Pues lo acepta sin reparo la parte acusada
que represent. Si; en el event de un fracaso, contaban con la frontera
de Guatemala, como podian contar con la de cualquier pals civilizado,
porque serfa necesario que mi patria fuera un pafs de birbaros, si en
61 no encontraran asilo y amparo. los vencidos contra las iras del
vencedor, despu6s de la derrota.
A este respect ensefia Martens, hablando de los deberes de los
neutrales: "Deben desarmar los destacamentos de tropas beligerantes
que franquean la frontera de un pafs y alejarlos cuanto sea possible del
teatro de los acontecimientos militares" (Tomo III, pigina 312.).
Guatemala babfa cumplido textualmente esos deberes de neutra-
lidad, como los cumpli6 reconcentrando y reduciendo d prisidn en Zacapa
a los que pasaronla frontera al iniciarse la revoluci6n,segdn lo confiesan
los testigos de la parte acusadora.


;-;


i.**E........
'. A

V' i.r A1I b' .A 6


Maniobras de Artillerfa en el Campo de Minerva por los alumnos del Hospicio.-Fiestas de Minerva de 1908.


El senior Presidente de Guatemala no es un conquistador.
Abraham Culebro, Matfas Molina, Mariano Ortez, Jacoba Briceio,
Juan J. Valladares, Jesds Argefial, CAndida Pinel, y otros mas pertene-
cientes al mont6n; todos son prisioneros sujetos 6 procedimientos de
.campafia, y, por lo mismo, sin libertad ffsica ni moral. No obstante
esa circunstancia,ninguno declara constarle personalmente el hecho del
supuesto apoyo que Guatemala diera d la revoluci6n.
Todos los testigos son empleados 6 prisioneros, por lo cual no son
hombres libres para testificar: estin cohibidos en su voluntad. Sin
embargo, el General Ortez, el caudillo revolucionario y persona impor-
tante por el puesto que ocupaba en la ciudad de Choluteca, alto empleado
military, nos descorre algo el velo y permit ver mas claro en lo que se
refiere A la culpabilidad atribuida al Gobierno de Guatemala.
Todos estos testigos dijeron que contaban con el apoyo de
Guatemala, porque asf se los dijo esta 6 aquella persona. Y cada uno
repetfa, de su propia cuenta, que crefa en el apoyo propalado.


Guatemala no viol6, pues, la neutralidad. Si la protecci6n en
que crefan los jefes del movimiento era la de permitfrseles pasar la
frontera despu6s de fracasado, era porque comprendfan que en Gua-
temala se realizan los hermosos principios de la caridad universal.
Y, si como es 16gico, esta idea repercutia en los subalternos, no
es extrafio que estos repitieran que contaban con el apoyo de Guatemala.
Por otra parte, es natural que el jefe revolucionario alentara 6
sus tropas con la esperanza de un auxilio, aunque ese auxilio no
existiera. La estragema y la audacia pueden mis que los cafiones.
Sobre este particular much sabe, por experiencia, el senior Doctor
Corleto.
Es muy legitimo entire las arterfas de la guerra, la de jactarse
de que se cuenta con esta 6 con la otra ayuda; con estos 6 con aquellos
elements poderosos...









La Locomiotora 8


Si los jefes dijeron que contaiban con los Gobiernos de Guatemala
y el Salvador, dado su papel de revolucionarios, hicleron bien; estaban
en su terreno, aunque el hecho fuese also. Era 16gico que se jactaran
de poderosos, pues seria necesario negarles toda sagacidad, si de manera
ingenua, rayana en idiotez, les dijeran a suL partiddrio. : "s6lo
contamos con doce 6 catorce hombres cuyos pechos serin el seguro
blanco de las balas enemigas; lucharemos sin contar con otro auxilio
que el de nuestra voluntad esforzada, y ast derrocaremos un Gobierno
fuerte, un Gobierno constituido". Esto serfa el colmo de la candidez de
un revolucionario!
Muy penoso es para mf aludir. Alas condiciones en que se
encuentran los testigos de la acusaci6n: yo tengo que pedir excusas al
honorable Tribunal, si en mis palabras hay algo que pueda traducirse
en menoscabo de la honorabilidad del Gobierno de Hotduras, honora-
bilidad que reconozco y aprecio. Pero, cumple A mi theber, seilalar las
tachas de los testigos y las calidades que los inhabilitan para q-ue
puedan ser crefdos.
Esos testigos estan en las carceles militares, fuera de la ley
humana del Derecho; excomulgados del siglo XIII, para ellos no hay
caridad, no hay leyes. No lo digo yo, sefiores Magistrados, lo dice e
Gobierno de Honduras. Y. para que no se crea que comento A mi sabor
las palabras de aquel respectable Gobierno, voy A leer los siguientes
telegramas que encuentro en "La Prensa," peri6dico de Tegucigalpa,
que ayer nos dijo el senior Corleto, que era el peri6dico semi-oficial de su
Gobierno. Yo no lo sabfa!l
Segdn el propio peri6dico, la Repdblica de Honduras habia vuelto
al regimen constitutional: se habfa levantado el estado de sitio. "La
Prensa" nimero 744.
"Santa Rosa: veintid6s de octubre de mil novecientos ocho.-
Comandante General de la Repdblica.-Tengo el honor de poner en
conocimiento de usted que la Corte de Apelaciones de Santa BArbara,
en auto de ia misma fecha, ha ordenado A este Juzgado, la exhibici6n
personal del Licenciado Ismael GonzAlez, Ram6n S. Coto, y casi todos
los que se encuentran eh estas carceles por haber atacado esta plaza el
diecisiis de julio. Ya paso los antecedentes al senior Comandante de
Armas de este Departamento, A quien la Corte ha nombrado Juez
ejecutor [firmado] Daniel Casaca."
[Respuestal.-"Palacio, veintitres de octubre de mil novecientos
ocho.- Sefior Comandante de Armas. -Santa Rosa, La providencia de
la Corte de Santa Barbara, ordenando la exhibici6n personal de los
traidores A la Patria, A mis de ser una violaci6n de la Ley, es una
nueva traicion: por consiguiente ordeno i usted que ese decreto no se
cumpla.- Su afectft.imo [firmado] MIiguel R. Divila."
Palacio, veintitres de octubre de m'l inovecentos ocho.--Seior
Comandante de Armas.- Gracias.-Veocomoun atentado contra la Ley
el auto de la Corte de Santa Barbara, en favor del reo Galeano Trejos;
y, en e-e concept, ordeno A used que se abstenga de cumplir tal
decreto.- Su afectisimo [6frmado] Miguel R. Divila."
Una nueva traicuSn'!.... r'e quidn? De los seiiores Magistrados
de la Corte de Apelacioles de Santa Birbara. No son mis palabras:
es el Excelentfsimo senior Presidente de Honduras, quien califica de
traidores A os seiore-e Magistrados que administran la justicia. C6mo
no ha de calificar de violadores de la Ley Internacional A nuestros
Gobiernos trafdos por 61 al banco de los acusados! Me abstengo de
todo com.Tntario.
Hay un echo que no quiero dejar pasar inadvertido. Me reflero
A cierta prueba testimonial que ha traido la alta parte acusadora.
En una de tantas declaraciones se hace alusi6n A que un senior
Federico Rodeino se entendia con el Comandante Armas de Chiquimula,
Coronel 6 General Cu6llar, para los efectos de la revoluci6n, en conni-
venencia con el Gobierno de Guatemala.
El hecho es falso. El sefor Cu6llar no es Comandante de Chi-
quimula. Voy A leer en el peri6dico semi-oflcial de Guatemala un
pasaje que demuestra mi aserto.
"Palacio del Poder Ejecutivo.-Guatemala, siete de septiembre
de mil novecientos ocho.-El Presidente Constitucional de la Repdblica
-Acuerda:-Que mientras dure la licencia concedida al General de
Division, don Manuel Duarte, se hagacargo de.1a Jefatura Politica del
Departamento de Chiquimula el Coronel don Jesds Flores.-Comuniquese,
-[firmado] Estrada Cabrera.-El Secretarlo de Estado en el Despacho
de Gobernaci6n y Justicia [firmado] J. IM. Reina Andrade."
Pero, se dirA: esto pasaba en septiembre y los acontecimientos se
realizaron en junior.
No, seiores, desde el mes de mayo estaba ya el General Duarte
*al frente de la Comandancia de Chiquimula segdin consta del informed
dirigido con feclia ocho de mayo al Ministro de Gobernaci6n y Justicia.
Es largo el informed y se refiere A acts de iadministraci6n departmental,
por lo que no molester` la'atenci6n de la Corte con su lectura; pero esti
firmado por el General Duarte, es decir, dicho senior era el Comandante
de Chiquimula y no lo era el senor Cuellar, como dijo el testigo: en
consecuencia, no mereee ser apreciado como id6neo y veridico.


De un modo completamente intempestivo, A mi, modo de ver, sin
derecho, la alta part actora ha presentado nuevas probanzas y, no
content con eso, nos acaba de amenazar con que traerA otras. Como
no las conozco no puedo rebatirlas y defenderme. Se estard cum-
pliendo el Tratado?
Aducir tan graves cargo A una Naci6u y guardarse lo que se
llama prueba para presentarla en el moment en que no es possible
contestarla, es, seniore-, no dire una deslealtad, pero sf una falta de
confianza en la causa que sustenta el litigante.
Me concretare A dos de las pruebas presentadas intempestiva-
mente, y tratar6 de examinarlas en este moment, porque antes no habfa
tenido oportunidad legal de hacerlo. Son las declaraciones de don
Manuel Lardizabal y un document curiosfsimo, sin precedent en la
Jurisprudencia, que se sirve presentar la parte acusadora.
Esa declaraci6n de don Manuel LardizAbal fu6 prestada el doce
de septiembre ante un Consejo de Guerra. Dicho senor es un caballero
de Honduras, resident en Guatemala desde hace algdn tiempo.
Declara que desde hace un aio se hallaba en Guatemala radicado.
Eso no es exacto, porque hace muchos afios que vive alia, donde ha
hecho fortune y formado su hogar, y, aunque esto no parezca ser muy
interesante, tiene much importancia, para probar que el testigo no
dice la verdad.
Continda diciendo que fu6 preso por orden del Presidente en raz6n
de creerlo complicado en la sedici6n del Cuerpo de Cadetes, en conni-
vencia con el Exceletisimo senior Doctor Oquelf Bustillo.
Sali6 de Guatemala el veintinueve de agosto, supo de modocierto,
por referencia de personas honorables, que habia circulado una proclama
impresa de orden ministerial en la tipograffa "La Mafiana" suscrita
por Ram6n Morales, en que anunciaba la guerra contra Honduras.
Tambidn supo, por hab6rse:o manifestado, personas que le merecen
entero crddito, que habia circulado otra proclama firmada por Timoteo
Miralda, fechada en Belice, pero realmente impresa en Guatemala. Tuvo
conocimiento [?] del viaje de Antonio Monterroso A Belice para
ofrecer elements de guerra al General Bonilla en nombre del Presidente
de Guatemala.
LQuienes son esas personas honorables que informaron al testigo
y que le merecen entero crddito?-No lo dice-es una referencia sin el
referido.-La honorabilidad y el crddito los debe calificar, noel testigo,
sino el Tribunal. Las opinions del senior LardizAbal sobre hechos
que no vi6, ni le constant personalmente, no tienen valor alguno. La
orden ministerial no la di6 nadie, y, no fu6 vista, porque no ha existido,
El viaje de Monterroso tampoco le consta, se lo dijeron. Los elements
de guerra no resultaron.
Tal es la declaraci6n que, A iltima hora, nos ha trafdo el senior
Representante de la acusaci6n.
Realmente, debo confesarlo, el senior Laadizibal estuvo preso en
Guatemala, porque se le sindicaba como partfcipe en el atentado del
veinte de abril. Con raz6n 6 sin eila, [no me toca juzgarlo], fu6 sometido
A juicio, y, era natural, que se averiguara lo cierto. Si el senior
Lardizabal era inocente, y, sin embargo, fu6 preso y acusado por grave
delito, es 16gico que el resentimiento hava nacido en su coraz6n, porque
el odio es esencialmente human, 4 incita A la venganza y perturba la
serenidad y el criteria.
C6mo no ha de sentirse herido profurndamente en su amor propio
y en su conciencia de hombre e bien el sefor Lardizabal, si acaso fue
inocente, al verse confundido con los culpables y sometido A un juicio
injusto contra Su personal
Su dicho tiene que ser parcial,porque se informa en resentimiento
pasional que se desborda; y, si no fu6 inucente, sino culpable, y por las
veleidades de la fortune, ha salido libre de la prisi6n, menos puede
aceptarse su dicho como bueno.
Hablo en el campo de las suposiciones, pero, en uno d otro caso
el testigo es inhAbil, aparte de la circunstancia de que ha sido presen-
tado en inoportunidad que me dificultaba presentar prueba en contrario.
En cuanto al document, s61o me concretar6 A leer el mote con que
ha sido presentado.
"Fragmentos de una carta dirigida d un amigo resident en
Tegucigalpa, por una persona respectable y de indiscutibe posici6n social."
Esta persona que no firma, hace apreciaciones acerca de la
intervenci6n de Guatemala en el asunto de Honduras; pero la carta no
tiene data, ni fecha, ni firma, ni direci6n. Es verdad que esta auten-
ticada por dos Notarios de Honduras, peroyo no puedo explicarme c6mo
puede legalizarse un-... an6nimo.
No s6 qu6 valor puedan tener esos documents tan peregrinos.
Quizds los z progresss del derecho procesal," de que nos ha
hablado el Excelentisimo sefnor Corleto, hagan que mi criteria sea un
criteria rezagado. Quien habia de career que la Alta Parte Actora
hubiera de llevar su ceguedad y su safia al extreme dolorcso de traer
ante la Corte, como testigos, A los procesados de sus cArceles y, no
bastandole e-o. trae tambidn el arma prohibida del an6nimo!
He fatsgado vuestra atenci6n, seiores Magistrados. Espero tran-
quilo la sentencia que poadra fin a este li igio en el que vosotros habreis
apreciado ya, con el recto criteria de vuestra conciencia de hombres de
bien, los verdaderos m6viles de la acusaci6n.
Que vuestro fall, inspirado en altos sentimientos de justicia, no
permit que el santuario de la Corte Centro-americana sea profanado
por los que suefian en convertir este temple de la paz en un nuevo campo
de combat para Centro-America.


NOTA:-Es traducci6n fiel del discurso pronunciado por el seffor Doctor don Carlos
Salazar, en Cartago, ante la Corte de Jnsticia Centro-ariericana, el martes primero de
diclembre de mil novecientos ocho, de to cual damos fe los taquigrafos que suscribimos.-
Josh Msrmuro L-Jost TOMAs SosA SAA.









La Locomotora 9


Alcance al Nnm. 33, Tomo LXVI
DE


EL GUATEMALTECO

Diario Oficial de la Reptblica de Guatemala en la America Central,


GUlATEMALA, 23 DE DICIEMBRE DL 14OS.


SENTENCIA ABSOLUTORIA



El Gobierno cumple con el grato deber de llevar al conoci-
miento piblico que, segtin cablegrama recibido del Represen-
lante y Abogado Defensor de Guatemala, en la demand ins-
taurada por el Gobierno de Honduras, la Corte de Justicia
Centro-Americana resident en Cartago, dict6 fallo absoluto-
rio en favor de nuestra Patria querida.
Tan halagadora noticia es motive de regociji patri6tico y
pone de maniicsto el espfritu de equidad y de justicia que do-
mina en a.uel Alto Tribunal de Arbitraje.


ENTUSIASMO


Guyau, un tierno pensador, aniquilado en germen, pre-
sintiendo su muerte prtmatura, describi6 con acentos pate-
ticos la caida del viajero agotado sobre la arena del desierto.
Esti ya resignado ~ la muerte y al abandon; no puede
resistir las pcquefas sacudidas de la march ni la vida,
y, tendido s.ubre la tier-ra abrasadora, nublados yalosojos por
la tiebre, 1e mismo pide a sus compafieros que kl olviden, que
marchen sin el hacia el fin lejano, hacia el mi-terioso hori-
zonte sin media, queoculta las misterios;i- regions quic e1
ya no vera.
!Con que ardor, con que noble entusiasmo emprendemos
la march cuando alli en los albores de la vida sentimos en
la frentelas ebulliciones de la idea, en el coraz6n el amor a
todo o1 grande y en los labios ese inmaterial beso con que el
amor sin objeto aun nos inspira cuanto pensamos y sentimosl
Despules.. ----aluchaes larga, desigual y penosa. Vemos
a los demas, aun aquellos a quienes juzg6bamos menos
fuertes, adelantarnos sonrientes hacia la luz; mientras nos
circunda una sombra mas densa, surgen en n'estras sienes
los cabellos blancos y el desaliento en nuestro coraz6n. Y
un dia, melanc6licos, desalentados, tremulos, doblamos la
rodilla como el vencido atleta, y mirando i lo lejos aquel
temple en que t6nto teniamos que decir, aquellos surcos
en que into pensabamos sembrar, decimos resignados y
tristes una sola y concisa frase: iNo llegart!


-------------- *----------:--- --- *9 it Q* ig g -- --------- ---


TUI1. plantaci6n'de banan aen Livingston.









La Locomotora 10


E ISOL UCION


San Josi de Costa Rica, 2i de diciembre dei ]'90 -
Recibido en Guatemala. a las 11 h. 50a. m. del 21.-Excelen-
tisimo sefor Ministro de Relaciones Esteriore.--Guatemala.
De conformidad con el articu l 24 de la Convenci6n para
establecimiento de uha Corte de Justicia Centroamericana,
tengo la honra de comunicar V. E. que en sesi6n celebrada
por el Tribunal las 9 de la mafiana de ayer, dispuso iste, a
moci6n del senior Magistrado Presidente, adoptar para la
votaci6n en el fallo en el juicio pendiente entire las Repiiblicas
de Honduras. El Salvador y Guatemala, a reserve de lo que
como media general para casos iguales se disponga en la
ordenanza procesal, las siguientes reglas:
1*-Los votos se darn conforme al cuestionario que fija
elPresidente: el cuestionario debe referirse separadamente
. todos los puntos de los derechos contravertidos conforme
las conclusions de las parties y podra ser modificado por
acuerdo de la Corte mediante moci6n hecha por un Magis-
trado en el acto de presentarlo el Presidente.
2--Los votos recaer n sobre lo que debe ser parte
resolutoria del falloy se consignarin en un libro que llevara
el nombre "Libro de Votos," la diligencia expresara la
hora y fecha de la votaci6n, sera subscrito por todos los
Magistrados y Secretario en la misma sesi6n, se tendra como
fallo del litigio, si hubiere acuerdo de unanimidad 6
mayoria y se notificara a las parties reserve de lo dispuesto
en el articulo siguiente.
3".-Pasada esa votaci6n, ha de sefialarse un plazo que
sera a lo sumo de tantos dias como falten del termino legal
para sentenciar, a fin de que la forma. de la sentencia votada,
con su relaci6n y motives, se present por quien correspond,
y previa aprobacidn de su contenido sea insertada en el
cxpediente y en un titulado "Libro de Sentencias" con
la fecha de la votaci6n indicada en el articulo anterior y debi-
damente notificada 6 las parties.
4"-Los votos separados por el fondo, por el fundamento
6 por la forma, se insertaran tambien con su retracci6n y mo-
tivo si el Magistrado desidente lo quiere, en eldicho libro de
sentencias y deberan ser igualmente pre-entados a la Secre-
taria en tal caso dentro del t6rmino a que se refiere el articulo
3. Asimismo tengo la bonra de comunicar a Vuestra Exce-
lencia, que a. folios 1" al 3 del Libro de Votos de la Corte,
se encuentra el acta que literalmente dice: "En la ciudad de
Cartago, Costa Rica, A las doce de la noche del 19 de diciem-
bre de 1908. En virtud de haberse tenido por terminadas
las deliberaciones del Tribunal para fallar en la demand
entablada por el Gobierno de Honduras contra las Repd-
blicas del Salvador y Guatemala _obre responsabilidad que
aquel les atribuye con motive de la revolucidn babida en la
primer de dichas Repiiblicas en el mes de julio del corriente
aflo, el senor Magistrado Presidente propuso el siguiente
cuestionario para la votacion del fallo que ha de decidir la
controversial.
1"'-Debe declararse sin lugar la exccpcidn de la inadmi-
sibilidad de la demand interpuesta por el Representante de la
Reptblica de Guatemala, sobre la alegacidn de haberse ella
intentado sin que se hubieran agotado las negociacioues de
avenimiento entire las respectivas Cancillerias?
2--Debe de clararse conlugar la excepcidn opuesta por la
mihma part, de insuficiencia del libelo para incoar el juicio
por la circunstancia de no baberse acompafiado a l1 las prue-
bas repectivas al darse el primer traslado?
30--Esta demostrado, y asi debe declararse, que el Go-
bierno de la Repiblica de El Salvador ha violado el articulo
17 del Tratado General de Paz y Amistad concluido en. Was-
hington el 20 de diciembre de mil novecientos siete, no con-
centrando y sometiendo a juicio a los emigrados hondurefios
que amenazaban la integridad de su Patria'


4'9-Esta. demostrado, y debe asi declararse, que el Go-
bierno de la Reptiblica de El Salvador, viol6 el articulo 2'
de la Convenci6n Adicional dicho Tratado, protegiendo 6
fomentando el citado movimiento de insurrecci6n?
5?-jEsti demostrado y debe declararse asi, que el Go-
bierno de la Reptiblica de El Salvador ha contribuido a la
realizaci6n de dicho atentado politico por falta culpable?
6?--Debe, en consectiencia, declararse la acci6n contra el
Gobierno de El Salvador, y por tanto condenarse a. ste a la
indemnizaci6n de daffos y perjuicios demandados?
7-Esta demostrado, y debe asi declararse, que el Go-
bierno de la Repdblica de Guatemala ha violado el articulo
17 del Tratado General de Paz y Amistad concluido en Was-
hington el 20 de diciembre de mil novecientos siete, no con-
centrando y sometiendo a juicio a los emigrados hondurefios
que amenazaban la paz de su Patria?
8?-.Esta demostrado, y debe asi declararse, que el Go-
bierno de la Republica de Guatemala viol6 el articulo segundo
de la convenci6n adicional a dicho Tratado, protegiendo 6
fomentando dicho movimiento de insurrecci6n?
99--Esta demostrado, y debe declararse asf, que el Go-
bierno de la Repiiblica de Guatemala ha contribuido a la rea-
lizaci6n de dicho atentado politico por falta culpable de dili-
gencia?
10.--Debe, en consecuencia, declararse procedente la
acci6n establecida al Gobierno de la Reptiblica de Guatemala
y por tanto condenarse a esta a la indemnizaci6n de daffos y
perjuicios demandados?
11.--Debe condenarse en las costas del juicio a la parte 6
parties perdidosas?
Tomada la votaci6n, did el siguiente resultado:
Primer punto, contestaron negativamente los cinco Ma-
gistrados.
Segundo punto, contestaron negativamente los cinco
senores Magistrados.
Tercer punto, contestaron negativamente los Sres. Ma-
gistrados Gallegos, Bocanegra y Astria; y afirmativamente,
los sefiores Magistrados Ucles y Madriz.
Cuarto punto, contestaron negativamente los sefiores
Magistrados Gallegos, Bocanegra, Madriz y Astria, y afirma-
tivamenteel senior Magistrado Ucles.
Quinto punto, contestaron negativamente los sefiores
Magistrados Gallegos,Bocanegra y Astia, y afirmativamente
los sefiores Magistrados Ucles y Madriz.
Sexto punto, contestaron negativamente los sefiores Ma-
gistrados Gallegos, Bocanegra y Astda, y afirmativamente
los sefiores Magistrados Madriz y Ucles.
Septimo punto, contestaron negativamente los sefiores
Magistrados Gallego-, Bocanegra, Astia y Madriz y afirmati-
vamente el senior Magistrado Ucles.
Octavo punto, contestaron negativamente los sefiores
Magistrados Gallegos, Bocanegra y Astdia y afirmativamente
el seflor Magistrado Ucles.
Noveno punto, contestaron negativamente los sefiores
Magistrados Gallegos, Bocanegra, Madriz y Astlia y afirtiva-
mente el sefior Magistrado Ucles.
Decimo punto, contestaron negativamente los sefiores
Magistrados Gallegos, Bocanegra, Madriz y Astlia, y afirma-
tivamente el MagistradoUcles.
Undecimo punto, contestaron negativamente los sefiores
Magistrados Gallegos, Bocanegra, Madriz y Astda, y el Ma-
gistrado Ucles en el sentido de que se pronunciase lacondena-
toria en contra de los Gobiernos de las Reptiblicas de El Sal-
bador y Guatemala. De la votaci6n anterior, seguin queda
expuesto, result fallado el juicio, desestimando, en cuanto a
las dos Altas Partes demandadas, la acci6n contra ellas esta-
blecida, sin condenaci6n en coatas.
Firman: JoseAstia Aguilar, Salvador Gallegos, AngelM.
Bocanegra, Alberto Ucles, Jose Madriz, Esnesto Martin, Se-
cretario.
Me es grato reiterar V. E. el testimonio de mi consi-
deraci6n muy distinguida.
Ernes to Martin.









La Locomnototi 4i1


SHELLEY.

DEFE"NSAl DE LUA POESIA.


(Fragmento].


El placer 6 el bien, en sentido general,
es lo que busca la conciencia de todo ser
sensible e inteligente, y una vez hallado,
asiente a. ello. Hay dos generos de pla-
cer: uno duradero, universal y perma-
nente, el otro transitorio y particular.
Utilidad puede significar, tanto los me-
dios de producer el primero, como el til-
timo. En el primer sentido, todo aque-
16d que fortalece y purifica los afectoq,
ensancha la imaginaci6n y afade espiri-
tu la -ensacidn, es" titil. Pero pue-
de asignarse a la palabra utilidad
un sentido m6s estricto, limit6ndola-
a expresar lo que suprime la molestia
de la- nec(e-idades de nuestra naturaleza
animal. lo que rodea al hombre con segu-
ridades de vida, lo que deshace las mas
groseras ilusiones de la superstici6n, y
lo que concilia entire los hombres aquel
grado de benevolencia mutual, que es
compatible con las miras del adelanto
personal.
Indudablemente, los promovedores de
utilidad, en este limitado sentido, tienen
marcado su oficio en la sociedad. Siguen
las huellas de los poetas y copian los
bocetoa de sus creaciones en el libro de
la vida comun. Hacen espacio y dan
tiempo. ,Su; fuerzas son del mas alto
valor, en tanto que limitan su adminis-
traci6n a los intereses de las facultades
inferiores de nuestra naturaleza, dentro
de los lmites debidos 'a las superiors.
Pero mientras el esc6ptico destruve las
supersticiones groseras, guArdese de bo-
rrar, como algu nos de los escritores fran-
ceses lo ban echo, las eternas verdades
grabadas en la imaginaci6n de los hom-
bres. Mientras el mecanico abrevia y
el economist combine el trabajo, cuiden
de que sus especulaciones, por falta de
correspondencia con aquellos primeros
principios que parecen a la imaginaciin,
no tiendan, como ha sucedido en la Ingla-.
terra modern, a exasperar a un'mismo
tiempo los extremes del lujo y de la nece-
dad. Han hecho realidad el dicho "a
aquel que tiene, mas le sera dado: y a
aquIl que no tiene, hasta lo poco que po-
see le sera quitado." Los ricos se han
echo mas ricos, los pobres mis pobres;
y la nave del Estado navega entire el
Scylla y Caribdis de la anarquia y el des-
potismo. Tales son los efectos que
siempre ban de originarseen el limita-
do ejercicio de la facultad calculadora.
Es dificil el placer en su mas alto sen-
tido, porque la definiciin envuelve bas-
tantes paradojas aparentes. Porque,
por una inexplicable falta de armonia en
la constituci6n de la naturaleza humana,


el surrimiento de la parte inferior de
nuestroser estl frecuentemente unido
con los placeres de la superior. Pena,
terror, angustia, hasta desesperaci6n,
son a menudo las expresiones de una
aproximaci6n al mas alto bien. Nuestra
simpatia hacia la ficci6n trigica depen-
de de este principio: la tragedia deleita
porque trae una sombra del placer que
existe en el dolor. Este es tambien el
origen de la melancolia, que es insepara-
ble de la melodfa ma's dulce. El placer
que esta en la tristeza es mas dulce que
el placer del placer mismo. Y de ahi
el dicho "es mejor ir a la casa del luto
que a la casa del gozo." No es que esta
altisima especie de placer este necesaria-
mente ligada al dolor. El deleite del
amor y de la amistad, el 4xtasis de la
admiraci6n de la naturaleza, el gozo
de la percepci6n y aun mas, de la crea-
ci6n de la poesia, estan a menudo libres
de toda mezcla.
Poseemos mas sabiduria moral, poli-
tica e hist6rica, de la que sabemos redu-
cir a la practice: poseemos mas conoci-
mientos cientificos y econ6micos de los
que pueden acomodarse al just reparto
de la producci6n que ellos multiplican:
la poesia en estos sistemas de pensamien-
to, esta oculta por la acumulaci6n de he-
chos y de procedimientos de calculo. No
faltan conocimientos respect a lo que
es mas prudent 6 mejor en moral, en
gobierno, en economfa 6 al menos de lo
que es mas prudent mejor que lo que
ahora practican y soportan los hombres.
Pero podemos decir "no me atrevo i es-
perar lo que quisiera," como el pobre
gato de la fabula. Nos falta facultad
creadora para imaginar lo que conoce-
mos: nos falta impulse generoso para
realizar lo que imaginamos; nos falta la
poesia de la vida: nuestros cilculos ban
ganado la delantera a nuestra facultad
de concebir; hemos comido mas de lo que
podemos digerir. El cultivo de aquellas
ciencias que ban ensanchado los limits
del imperio del hombre sobre el mundo
exterior ha. circunscrito proporcional-
mente, por falta de facultad poetica, los
limits del mundo interior, y el hombre,
que ha esclavizado los elements, perma-
nece esclavo tambien. iA que, si no al
cultivo de las artes mecanicas, en un
grado que no guard proporci6n con la
presencia de la facultad creadora, puede
atribuirse el abuso de todas las investi-
gaciones para extremar la desigualdad
entire los hombres? JDe que otra causa
proceden estas, si no de los descubri-
mientos que, aunque hayan iluminado,
han afiadido peso al castigo impuesto
sobre Adan? La poesia y el principio
de la propiedad, del cual es la moneda
encarnaci6n visible, son el Dios y el
Mamn6n del mundo.
Las funciones de la facultad poetica
son dos: por la una crea nuevos materia-
lesde conocimiento, de fuerza y de placer;


por la otra engendra en el animo deseo
de reproducirlos y arreglarlos con suje-
ci6n a cierto ritmo y orden que puede
llamarse belleza y bien. El culivo de la
poesia nunca es mas deseable que en
los periods en que por exceso del prin-
cipio egoista y calculador, la acumu-
laci6n de los materials de ia vida exter-
na excede a la cantidad del poder de
asimilarlos a las leyes internal de la
naturaleza humana. El cuerpo entonces
Ilega 'a ser pesado en demasia para el
espiritu que le anima.




El canto del risuenor


-___-.El risuefor cantaba. Al co-
mienzo fue como una explosion de alegria
melodiosa, un chorro de arpegios ficiles
que se despefiaba como un sonido de per-
las, rebotantes contra el cristal de un
"arm6nico." Primera pausa. En se-
guida elev6se un trino de agilidad mara-
villosa, extraordinariamente sostenido,
del que se desenlazaba como una energfa
en ensayo, un arrebato de valor, un desa-
ffo enviado i un rival desconocido. Se-
gunda pausa. Despues un tema de tres
notas, de una expresi6n interrogadora,,
desarroll6 la cadena de sus variaciones
ligeras modulada como en una delgada
flauta de cafia, en un caramillo de pas-
tor. Tercera pausa. El canto se torn
alegria; se desenvolvi6 en tono menor;
se hizo lInguido como un suspiro, des-
mayado como una queja, tradujo la tris-
teza de un amante solitario, la desolaci6n
del deseo, de la esperanza irrealizada;
lanz6 un llamamiento final, desofdo, pun-
zante como un grito de angustia y se
extingui6. Otra pausa mas prolonga-
da. Entonces fueron acentos nuevos,
que no parecian brotar de la misma gar-
ganta; y eran unas veces humildes, ti-
midos, imploradores, y eran otras seme-
jante.s a murmullos de p6jaros recien
nacidos, i pios de pequefios gorriones.
Luego, con una flexibilidad admirable,
estos acentos setransformaron en un tur-
bi6n de notas cada vez mas compactas,
que deslumbraban en chisporroteos de
trinos, vibraban con tremulos ofuscan-
tes, ductilizaban en periodos audaces,
descendian, se elevaban, enlazabanse en
alturas prodigiosas.
El cantor se embrigaba en sus can-
tos. Con pausas tan breves que dejaban
a las notas apenas el tiempo de extinguir-
se, esparecia el su embriaguez en una
melodia sin cesar, variada, apasionada
y linguida, rota y vibrant, ligera y gra-
ve, entrecerrada de pronto por debi-
les gemidos y sliplicas quejumbrosas, de
pronto por bruscos arrebatos liricos,
por supremas abjuraciones. El jardin
mismo parecia escucha-, el cielo parecia
inclinarse sobre el arbol venerable cuya
copa abrigaba al poeta invisible que de-
rramaba aquellos torrentes de poesia, y
la floresta tenia una respiraci6n profun-
da y silenciosa.

Gabriel D'An unzio.









La Locomotora 12


El maestro don

Salvador Iriarte

Profunda impresi6n de dolor caus6 en
todos los circulos sociales el fallecimiento
del Maestro don Salvador Iriarte.
Fu6 un esforzado lidiador en la lucha
por la existencia y sali6 triunfante, por
la bondad de su caracter, por la solid.
de sus conocimientos en el hermoso Arte
A que se dedic6 y, sobre todo, por su
trabajo perseverante y su acrisolada
honradez.


La Filarmonia nucional echarA -iem-
pre de menos la ausencia eterna de su
estimado y feliz cultivador v suq nume-
rosos discipulos recordarin siempre con
gratitude carifosa al Maestro en todas
oca-iones solicit y jovial.
Paz a sus restos!
Resignacian para su familiar!

---..--... t.a. aW 'ti-. : ..;--



ME GhSO MANNA!
t DUS CARTAS INI'ERCEPTADAS)

Lola querida:
Mafiana me caso. ,;Recuerdas C6mor
nos imagin6bamos a nuestros esposos, el
uiltimo afio que pasamo- en el colegio?
Yo lo deseaba elegante, guapo, bailador,
que monta-.e muv bien d caballo. y fuera,
en fin, lo que los hombres Ilaman un
"sportman." Pues mi primer novio, que
seri manana mi marido, es una especie
de hur6n trite. Tiene 24 anios y no
sabe bailar.
De la alegria excesiva pasa r`pidamen-
te al mis profundo abatimiento; despues
de sus quehaceres no hace mis que leer,
,mirarme fijamente 6 ver al cielo, v cuan-
do habla de la sociedad me aterra, pues
asegura que las costumbres de ella son
*su hipocresia. Dice que los series a
quienes verdaderamente ama son los
desgraciados, que estima a los buenos y
desprecia i los malos y A los imbeciles.


A pesar de sus extravagancies, le amo Cuchillo, pues! Me amputo la grari
much, cada dfa "siento amarle' mas. part enferma y me quedo con una peque-
Ayer me espet6 un latinazo que no cor- nfisima. pero sana.
prendi hasta que me lo tradujo asf: "De- Ademas, falta que nos pongamos de
see vivir en un rinc6n con mis libritos y acuerdo con ladefinici6n del ideal. Cuan-
contigo. para alimentarme el cerebro y do salimos del colegio, nuestros ideales
el corazin." no cabian en todo el espacio contenido
Una noche que nos paseabamos juntos, por nuestro sistema planetario; y nos
enmudeci6 repentinamente, y largo rato crefamos series por encima de lo vulgar;
se qued6 mirando al cielo, ylueg o me hoy mi ideal cabe en tun porta monedas y
bes6 con frenesi los cabellos y las manos. en el "pot-au-feu."
Despues de aquello, cuando cref que A grandes rasgos te hare el retrato de
iba 6 decir una de tantas frases apasio- mi novia. Esta perfectamente sana de
nadas como me dice (porque si no sabe cuerpo y alma; tiene diez y nueve afios y
bailar, por lo menos cuando me habla de nunca ha tenido tratos de ninguoa e.fe-
siu amor, siento que me acaricia con pa- cie con medicos ni con clerigos. Su
labras hasta lo mas intimo mi ser) cuan- "petit roman de l'infini," consiste en
do esperaba yo, pues, palabras de. amor, career que despues de la muerte, "no se
,sabes.que me dijo? muere uno," que ante Dios basta tener
-Imaginate, Luisa, murmur, que im- coraz6n puro, para salvarse y nada mias.
portancia pueden prestarle a nuestros Esguapa, sin ser una belleza extraordi-
amores y imis amarguras, los habitan- naria yen literature s6lo conoce a Pe-
tas de aquel astro. ZNo crees que es rrault y a don Jose Rosas.
ridicule dramatizar la vida, siendo esta Ademas de amarla, la admiro con entu
nada mas comedia banal 4 insipida?.--- ciasmo; pues posee en alto grado una
Te repito, Lola, que le amo much, 6 facultad poco estimada y poco conocida:
detod eso, no conozco s pasado; la bondad. He Ilegado a career que sobre
pear de todo eso, no conozco s pas a belleza y sobre el talent, esta la
pero debe haber sufrido much, tiene ya bondad.
algunas canas sobre las scenes, y cuando Con mi orgullo necio de mach., me he
me mira con fijeza, me inquieta. Sus mi- creido siempre superior A todas las mu-
radasson escudrifiadores y tristes. Hay jeres bellas "bas-bleus" que he amado;
I pero frente a esta me crei inferior desde
en ellas dolor:y desprecio; no se porqu6, peo fe expermentar en si alma.
que pude experimentar en siu alma.
pero me parece encontrarme frente a un Me mire interiormente, mire su inte-
enfermo quien voy a curar. rior y tuve que cerrar los ojos de mi
Una vez me asegur6 que yo era la pri- espiritu.
mera mujer de alma blanca a quien ama- Aco.stIumbrado como estoy a las conti-
no pude menos que reirmenuas sombras que envuelven el mio
ha, yno pude menos que reirme me deslumbr6 la radiante claridad del
-TAi vez el color del alma?- le pre- suyo.
gunt Quiza esta sea la iltima que te escriba.
Algunas veces,-me contest si En lo sucesivo probablemente no tendre
vieras yo que olbcura la tengo. ganas ni tiempo.
r lo cnfo. Ttii sabes bien que como Kempis, n
Ese dia tu e miedo, lo confieso. por todas parties de la ciudad. "in ang,:llo
Ya te escribir6 con frecuencia lo que cum libellos" y .... con ella, la primera
vaya sucediendome y los sintomas del mujer bucna que amo, y que va aser mi
alivio de mi enfermo; entire tanto re- esposa manana.
cibe muchos besos de tu ex-condiscipula Voy a dormir, a pensar como dice
Nacho: Loyola, en sus ejercicios e;Iiri-
y amiga que te quiere tuales .lo recuerdas? que nuestro lecho
LTrs.;. puede ser nuestro atatid, y esperando
II tranquilamente a esa Novia con la cual
"Mi querido Ram6n: toclo debemos contraer matrimonio un
qdia i otro, se despite de ti tu amigo.-
Me caso maiana -.Te acuerd;a de ADOLO."
aquella frase de Thomas GrainJorge: Por la copia.
"De vingt a trente ans l'homme etran- Alb-rto Leduc.
gle son ideal?" Voy muy pronto a llegar
a esa edad del extrangulamiento complete BARRO
del ideal:... y me caso.
Mi Margarita Gautier result Sapho, y Pensamiento de Schiller:
no pudiendo ser Armando Duval, ni re- -' re, Ambar?- dijo un sabio
solviendome a ser Gaussin, me "embur- a un trozo de arcilla tosca
zrueso. que hall al borde de la fuente.-
Tenias raz6n en llamarme Quijote del Debes serlo, pues tu aroma
tiene infinita dulzura
sentimiento: las almas enfermas no sanan y fragaucia sed uct ra.
jamais. TtL, que como personaje de Gal-
d6d, eres un primer espada de la medi- -Soy barro-dijo la arcilla,
cina, me aconsejaste alguua vez la espada con la humildad de la escoria.-
de laciruga sentimental. "Cuando el can- Soy barro, barro mezquino,
pero, en edad no remota,
cer invade el corazon, me dijiste, se guarded, siendo tosco vaso,
amputa toda la parte cancerosa, por inn ramillete de rosas!
grande que sea, para siquiera salvar un .
pequefio fragmento." M. R. Blanco Belmonte.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ERWRLKX5W_SXBRV7 INGEST_TIME 2013-01-23T13:42:11Z PACKAGE AA00011460_00067
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES