La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00063


This item is only available as the following downloads:


Full Text
Y4


Locomotora


Guatemala, 2


i'
A


-NOW-


1Revieta be + +

political + + *

Ciencias + + + +

Literature

3Bellas Brtes


de Octubre


--..x"


no


de 1908.




S Tr


1
wt













Sciomaiftr


2evista be political, (iencias, fiteratura y 3eIIas Cartcs.


Director y Redactor: Gerardo Gordillo Taboada.
Adminaitrador: J. Alelandro Pacheco H.-24 Avenida Sur, Nimero 3.


TOMO V.


GUATEMALA, 2 DE OCTUBRE DE 190S.


(1 b6cimo anivercario

De t:cdos 1-.). arnbitos de la Repi'iblica v por motives j isti-imnio, es felicita-
:1do en este dia, el Primer lefe e de la Naci'in Licenciadclo Don Mlanuel
Estrada Calbr.:-ra, qui en de manera decidida v atinad:a ha re.gido los destinos
del plais durante diez afoos. .9 a. .4 .* ,4 4~
El caindidiat sali,. triunfante y la Asanml.'lea Nacional Legislati\va prii:cedi',
z ,laNe d ,:i.sA_-i:in del puesto que le liablia sidc designad,-,, siendo ,li',' motive: ,
es-te d.e quie el :piieb],:,, 11enio de jUbil,-i v satisf,,-tu ci,'fn demi-strara ina vez
I -_s c'-in sis i- mile- de felicitaciones al Sr fh r Presidente de la Rep blica,
-l alto. i-.'rado de carin o ,i-le ICe prroesa v la adlic.-s'in v t1 l fra i.,_;:, e A se
ha k:i-ij ) [ ronjviistar. ^ 4 4 .4 $ t$
"La Loc:'im:itoira," adicta sincera v s ervidora leal de las caisa.s nobles,
uine, a las miiuchas felicitac:iones que ha recibido hoi, del.imo anivxersario
lde la toniIa de po,-es-i6n ,dIe la Presidencia die la Republica, el Licenciado
Don iMainuel Estrad:a Cabrera, la sa'va, v le pre t.nta res-petiiosa, las
de:smo-tracine-s de lealtad v adhesi-'n. ,, ,& & 4 -A


LA ACADEMIA FRANCESA
Y LOS GRANDES HOMBRES.

En la "Revue Hebdomadaire" encoutramos unas.notas
curiosas sobre las relaciones de la Academia Francesa con
Victor Hugo y con Balzac.
Victor Hugo necesit6 cuatro tentativas para lograr
entrar en la Academia; era el jefe del romantisi-mo triunfan-
te, y la Academia se resistia A abrirle ]as puertas. La
primer vez lucbd contra Mignet y la senora Desgirandin
escribi6 dando cuenta del fracaso: "El grand escndalo de la
semana es la preferencia dada por la Academia A Mignet
sobre Victor Hugo; Mignet tiene talent, sin duda, pero
Victor Hugo es un geuio; los acadenmicos se ocupan poco del
aspirante, s6lo se cuidan de las conveniencias."
La segunda vez, en 1836, tambidn fut rechazada su
candidatura, venciuedole el periodista Dupaty. ,Por tercera
vez volvi6 a presentarse contra Flourens y Berryer, siendo
elegido Flourens, por lo que Alfonso Karr exclam6: Sefor
Hugo, sefor Hugo. es vuestro reino de este mundo? Firme
en su prop6sito-;debilidades de grande hombre!-insisti6
por la cuarta vez luchando con el vaudevillista Angelot, v al
pedir su voto a Dupin, este le dijo: "Hay dos Academias,


una chica y otra grande; la grande est. en favor de ustcd;
en cuanto a mi, nunca digo por qluicn voto." iCuidado!
contest Victor Hugo, que me loacata usted dedecir." S61o
a la quinta vez logr6 entrar en la Academia, y para eso por
diez y siete votos contra quince.
Balzac tuvo todavia pear suerte. Present su candidatu-
ra, y no tenfa ni siquiera un voto. Paseando por la calle de
Saint Honoret vi 6 Victor Hugo que pasaba en coche; Balzac
corri6 bacia 61 y Ie dijo:-Maestro, iba verle A usted.-Le
levo en el coche, suba usted.-Presento mi candidatura para
la Academia y me atrevo a contar con su voto.-IMuy bien
hecho! Cuente usted conmigo.-Victor Hugo llega a la
sesi6n cuando se estaba discutiendo la candidatura de Vatout
(,qui4n sabe boy quin es Vatout?i; el acadimico Pongerville
estaba a su lado y escribia el nombre de Vatout en su pape-
leta.-Ruego usted, le dijo Victor Hugo al oido, que escriba
"Balzac. "-Pongerville escribi6 "Balzac," pero luego A punto
de votar, vacila, con una papeleta en cada mano, sin saber
por quien decidirse. iBalzac 6 Vatout? Victor Hugo le di6
un golpe en la mano que tenia el nombre Vatout, y la pape-
leta cay6 en el suelo; s6lo as se decidi6 Pongerville a echar
en la urna el nombre de Balzac. Y gracias esto, el autor de
"La Comedia Humana" tuvodos votos para la Academia.


NUM. 74


"';'"- '~
3
L1


,to




_____- as-..r `' '


La Locomotora 2


VALSES



-Sefiora-le dije A la amable dama madura, madre de
tres sefioritas, que encontraba todos los dias A las 6!' en el
kiosco del establecimiento-sefiora, permitame que, como
dicen losrep6rters, le tome una conversacion. Se habla much
en el casino de aquf, reputado por ser muy "en familiar "
maravilla, en el efecto, ver reunidos tantos j6venes de los
dos sexos. .
-Eso se debe-sefior-- que las aguas son A la vez arse-
nicales y ferruginosas.
-Precisamente. De manera que esos adolescents,
convenientemente impregnados de hierro y de arsenico, se
entregan de noche con brio al placer del baile ......
aQue piensa Ud., seiora, del baile?
La dama madura comenz6 por tomar asiento, como para
darle A sns reflesiones una base mas s6lida, y luego me con-
test6:
-Pues ...... el baile es un excelente eiercicio, me pare-
ce; un sport, en dnico que puede practicarse en un salin.
La juventud tiene necesidad de movimiento. Nada mri-
acertadoque educar el ritmo de los movimientos, con\ir-
ti.'ndolos en algo gracioso y sociable r la \ez. -,Nole parece
a ui-ted?


-A decir verdad, sefiora, no tengo al respeto ideas muv
claras, y es precisamente por eso que la consult. Me ban
chocado dos hechos. El primero es que respetables madres
de familiar. en Suiza, ban formulado recientemente una pro-
testa contra el vals, tal como se practice hoy. Lo acusan de
cien desaguisados, y, especialmente, de influir de un rmodo
pernicioso sobre la salud de sus hijos de los dos sesos. El
segundo becho es mas caracteristico todavia. Un maestro
de bailey londinense, poco satisfecho de las maneras actuales
de valsar, acaba de inventar un ralse nuevo. que ha denomi-
nado Cecil Valse .
--Y en que consiste?
-En valsar separados el bailarin v la bailarina durante
docecompases sobre diez y seis, y a no unirse sino en loscua-
tro iltimos. Parece que durante cLatro compass, ninguna
conversaci6n culpable podria ser llevada a buen fin. ,Que
opina Ud?
-.De las sefioras suizas 6 del maestro de baile ingles?
La dama madura hizo una mueca ir6nica.
Francamente, seaor, el bailarfn me parece digno de las
matronas. A q ue rldetornilladoz se les puede ocurir que el
bailey juvenile puede ser otra cosa que un zangoloteo acompa-
sado? Esas -on idea-, del Ejercito de salvacion. Por lo que
se refiere a mis hijis, al meno-. Ud. convendra que puedo
hablar con conocitniento_ de causa. Pues bien, mis nifias,
que me cuent;an tod.... me dicen a menudo: "MamA, no nos
pregunt.-s c6mo enco:ntramos A tal 65 cual de uuestros compa-
fieros de bale, fiicamente ni intelectualmente. No momos
capaces de darte informed. No se
mira ni se escucha A un bailarfn. Pue-
S-:> de ser fen 6 tonto: (que importa, si
.; ";.,"'. bail a bi Simuos para el valse es simplemente
.'''" el que baila mejor. Concluido cl valse,
1_l, o l\ iamos ..... ..Asi bablan mis
hijas.
S-: -.tL -Su hijas son mu% inteligentes.
-E5 ciLrto. TPor quc dice uSted

-Po:rque loS imforimes que le dan
S'son a pl'op6 it -: para tranquilizarla, v
Sport lotanto, para garantizar la libertad
I de sus diversiones. Sin embargo, se-
Silra, permitame que le haga ctra pre-
guuta. ,Usted habraL hailado cuando
era ,vuorita?
-S-egaramente.
S-F'ues bien! Rememore sus re-
u cuerdos. ,Era solamente el gusto del
zangoloteo acomrpaado lo que la inci-
taba A bailar? ,No saboreaba used al
mismo tiempo un placer, un inocente
placer de "firt"?
-;i)h! io era much mAs sentimen-
tal que mis hijas. Estas nifias, no se
imagine used lo pricticas que son!
En mi tempo el espfritu de las jdvense
no era prActico. Entonces, evidente-
mente, la atmdsfera de los bailes, la
mu.sica, las luces, y. ..... que quiere
usted, el ir abrazados, las galanterias
susurrada. ...... .conieso que todo
eso producia cierta emocin .y
S- que las muchachas sofaban un poco,
....a 'i l volver a sus casas! Pero le ga-
rantizo que mis hijas no suefian des-
pues de baile. Ni antes tampoco, por
lo demis. Esta generaci6n no tiene piz-
ca de sensibilidad. Nada conmneve


Arco del Asilo de Convalecientes "Estrada Cabrera," at V Congreso M1dico Pan-Americano.
Construido bajo la direccidn de Don Felipe MArquez.









La Locomotora 3


Y ademAs, las costumbres ban cambiado. En mi tempo los
j6venes y las niflas no se encontraban sino en lI-'s bailey.
Fuera del bailey, apenas tenian el derecho de hablarse, y lue-
go, bruscamente, en el baile, se arrojaban A las muchachas
en los brazos de los jdvenes. En nuestros dias, los mozos y
las seioritas pasan juntos todos los dias de vacaciones.
Tennis, paseos en bicicleta, diabolo, ahora todolos aproxima:
se entregan juntos i sus diversiones. Nose les impone la
misma vigilancia que antes. En el baile, por ejemplo, las
madres ya no planchan, espiando celosamente los gestos y
palabras de su progenitora. La juventud moderua quiere
libertad. Se la concede. Entonces, no teniendo ciertas
cosas el encanto de lo prohibido las sobreexcita menos la
imaSginacidn. De abf procede quiz6s esa especie de indife-
rencia sintimental que nos sorprende en nucstran hijas.
,No piensa used lo mismo?


Mluelle del Puerto de San Jose.


-Hasta cierto punto. Pienso que era absurdo separar,
como antafio, a los j6venes de los dos sesos para sdlo dejarlos
reunirse en el baile. Pero pienso que no es menos absurdo
el seguir dando educaciones morales diferentes A los jdvenes
y alas niiias, si se los hace divertirse juntos cada vez mas.
Se pretend mantener la ficcidn de la pequefia innorante de
antaio y constantemente se mezcla 6 esas ovejitas con los
lobos. He dicho, con los lobos. Porque Ud. no ignorari,
supongo, cual es la preocupaci6n constant de esos jdvenes
bachilleres en vacaciones: no piensan como buenos franceses
que son, sino en el amor; no sueflan sino en tener "exito",
v los esitos con que suefau no son del bachillerato. ,EstA
usted segura de que entire ellos no haya algunos pequefnos
aprovechadores muy resueltos, que barAn uietzscheisnmo de
balneario espensas de sus ignorantes compafieras de juegos?
Porque ustedes quieren que sean i-norantes, vy i,en realidad,
muchas de ellas no lo son, a pesar de ustedes, la mayor par-
te siguen estando lo bastante mal informadas como para no
star armadas, como estA realmente armada una joven sueca,
danesa, americana y aun inglesa, de nuestros dias.
Mi interlocutora medit6 un moment. El kiosco iba
quedando vacio. EstAbamos casi solos con algunos retar-
dados.
-Es indudable-dijo, poniendose de pie, la madre de las
tres encantadoras jdvenes.-que hay, no pocas incoherencias
en la educaci6n modern. Pero eso no impide que el valse
sea un placer inocente y que las matronas suizas merecen
que les den duchas, asi como el inventor ingles del Cecil
Valse.
-Seilora- le repliqu6,-en la dpoca en que usted bailaba,
.no tuvo usted nunca que hab6rselas con algidn atrevido?


Se sonroj6 un poco y desvi6 la mirada.-Eso acontece
.... .-respondi6-Pero entonces una pretexta que esti
cansada y se hace conducir A su sitio.
-Si; pero el insolente ha echo obra de insolentes y no
reconduce sino despuis A la compafiera. Enrique Heine
observa con exactitud que Lucrecia, la propia Lucrecia, no
se hiri6 el seno sino despues del hecho.
-Eso no viene a cuento.
-Asi es, en efecto. En revancha, mientras la acom-
paio basta su hotel, voy a contarle, sefiora, una pequeia anec-
dota que tiene una relaci6n direct con nuestra conversacidn.
Cuando era polit6cnico, bailaba desaforadamente. Tristin
Bernard ha obsorvado que, en la mayor parte de los bailes,
hay un politecnico sudoroso y jadeante. Yo era ese politic-
nico. Verdaderamente, bailaba por bailar, como usted desea
que bai!en sus hijas. Nada preserve ]a pureza del corazdn y
la tranquilidad de los sentidos como las matemiticas, toma-
das en altas dosis ..... .Asi fue como participe, sudando y
jadeante, en el baile de lo, antiguos discipulos de la escuela
politcuiica, que se daba entonces en el palacio de la Legidn
de Honor. Se imagina used la composicind several de esa
fiesta, nada mas Lque families de militares y de inzenieros.....
Me puse a descansar un inomcnto en el antepecho de una
ventana, cuando of hablar cerca de mi 6 dos seforas, eviden-
temente de la cana.
-Y que decian?
-La de muis dad Ie decia a la otra sin el menor dejo de
soirprea ni de reproche: "MI be e ikto obligjda A cerrar las
piezas de los alt,-o. T ,do el inuudo -ubfa alli para besarse..
. .. ." Kso fue lo que of, selfora. Por supuesto que mi
virtue de polit'cnico no se escandaliz6 sobremnanera; yo pen-
sab., comno dice el proverbio ingle., que un beso no es peca-
do. Pero, con todo, eso me abri6 nuevos horizontes. Y
quizas fue por eso que abandoned las matematicas para estu-
diar la sutileza femeniua: "Lasciare la matematica estudiare
le donee"
Marcel Prevost.



LA ALONDRA
El pajaro de los campos por escelencia, el pajaro del
labrador, es la alondra, su compafera asidua, que 61 encuen-
tra siempre en el pesado surco para darle valor, para soste-
nerle, para cantarle la esperanza. Esperanza, era la vieja
divisa de los galo., por eso era por lo que habian tomado por
divisa a este humilde pajaro, tan pobremente vestido, pero
tan rico de coraz6n y de canto.
La naturaleza parece haber tratado severamente a este
pajaro. La disposici6n de sus uias la hace incapaz de trepar
pnr los arbole -, anida en la tierra, cerca de la pobre liebre,
sin mas abrigo que el surco. ;Que vida tan precaria y
aventurada cuando esti empollando! iQue de cuidados v de
inquietudes! Un s6lo terr6n la defiende del perro, del mila-
no 6 del balc6n, y guard el dulce tesoro de esta madre.
Empolla de prisa y hace volar precipitadamente la temblorosa
nidda; esta Infortunada participa de la inquietud de su
triste recina Ia liebre.
Pero por el contrario, por un milagro inesperado de
alegria y de olvido ficil, la ligereza si se quiere, de indife-
rencia francesa, el pajaro national, apenas fuera de peligro,
recupera today si serenidad, su canto y su indomable alegrfa.
Otra maravilla, sus peligros, su vida precaria, sus prutebas
crueles, no endurecen sn coraz6n; es tan buena como es
alegre, sociable y confada. Ofreciendo un modelo bastante
raroentre los pajaros de amor fraternal, la alondra como Ja
golondrina, en caso de necesidad, nutre a sus bermanos.
El menor rayo de luz basta para arrancarle un canto. Es
la hija del dia. Luego que este comienza, cuando el borizonte
se cubre de purpura, y cuando el sol va a aparecer, parte del
surcocomo una fecha, llevando al cielo el bimno de la alegria.
iSanta poesia fresca como el alba, pura y alegre como un
coraz6n de nifo! Esta voz sonora, poderosa, da sefial A los
segadores. Es necesario partir, les dice el padre, jno escu-
chais A la alondra? Ella los sigue, en las horas calidas, les
invita al reposo, destruye los insectos, y sobre la cabeza
inclinada de la joven medio dormida, vierte torrentes de
armoria.
MICHELET.









La Locomotora 4


LUCIA


(De Alfredo de Musset.)


Estabamos sentados juntos: ella
Inclinaba su frente, y sobre el piano
Dejaba en tanto, pensativa y bella,
Al capricho vagar su blanca mano.
No era miis que un murmullo: parecia
La tenue voz de un c5firo distant
Que al ave implume despertar temia,
Y entire los juncos revolaba errante.
Los delirios, las ansias voluptuosas
Que en horas melancdlicas brotaron,
Salieron del capullo de las rosas
Y A fuego lento el corazun quemaron.
Mecid su rama mustia el ruble aliose,
La e'trellla del pesaar rasg6 su velo,
Y al gemir de la noche, en el reposo,
Nos parecid que n-... hablaba el cielo.
Entraba por la:i rejas entreabiertas
El olor virginal de los collados.
Estaban las praderas ya desiertas,
Y estibamos los dos enamorados.


Estabamos asi meditabundos,
Solos v tristes, y en la edad florida
En que se van las almas a o-tros mundos,
Y aspiran lo inmortal de la otra vida,
Yo me puse A mirarla: era Lucia
En 1o infinito del dolor un astro:
Era rubia, y el rostro lo cubria
La suave palidez del alabastro;
Nunca otros ojos, en mayores duelos,
Buscaron mis la luz en lo future,
Sondearon mis lo inmenso de los cielos,
Ni refejaron un azul mis puro.
Yo me embriagaba en su hermosura, y tanto
La castidad solemniz6 sus gracias,
Oue en ella ball por tin mi afecto santo
Una hermana de dichas y desgracias.
Pasaban en silencio los moments;
Y viendo yo que su semblante ardia
En la llama de ocultos pensamientos,
Cogi su mano y la estrech6 en la mia.
Y entonces comprendi que en los enojos
De la fortune, s61o dan la calma
La juventud de unos hermosos ojos
Y la apacible juventud del alma.
Levant6se la luna en el Oriente
En medio de la atm6sfera serena;
Y ella, al sentir la luz sobre su frente
Sonri6 cual angel y cant6 su pena:


IOh diosa del dolor! ;Dulce armonial
Idioma del amor y del consuelo,
Oue Italia nos prest6 con la poesia
Y que la Italia recibi6 del cielol
;Lengua del coi az6n, sublime acento,
Idealidad, que va en la nube esbelta,
Espacio en que no teme el pensamiento


Pasar cual virgen en su velo envuelta!
Obi quien puede saber cuantos halagos
Siente la joven que infeliz delira,
Y lo que dice en los suspiros vagos
Que nacenn e el aire que respira?
ibnuiou lo puede saber? Uno sorprende
Una mirada: y Ic derfils lo ignore
La multitud, porque jams entiende
Lo que en la noche y en los bosques flora.


Los dos c contemplaruos u:no pusimos,
Y estrecho su horironte la esperanza,
Y dentro el pecho retemblar sentimos
El eco angelical de su romanza.
Elli inclined ln mi seno su cabeza


Miuelle de Puerto Barrios.

Y comenz6o gemir ;oh, mi qpuerida!
.Sentiste dentro el alma, en to tristeza,
Sollozar A Desdemona afligida?
;Td Ilorabas, mi bien! Tu bocanmustia
Mi boca comprimi,; su duro-peso
Sobre tu cuello descargd la augustia,
Y fun el dolor quien recibi6 mi beso.


A )i yo te best, pAlida y verta:
;Ay! dos meses despues ;oh, nifa mfa!
Estabas ya bajo la tierra, muerta,
Y yerba vil sobre mi amor crecia!'
No fun muy duro tu existir: al verte,
Te proteg.i' risuefa la fortuna:
Y una maiiana, al despertar, la muerte
V'oli hacia Dios v te llev6 en la cuna.
;Oh' dulce hogar que hospeda A la inocencia!
iCantos, sueiios de paz, glorias doradas!
iOb augusta soledad, santa creencia,
Sonrisas de placer, tristes miradasl
iY tti tambi6n, pasion conmovedora,
Que en el umbral de Margarita'hacias
Temblar a Fausto!. donde estais ahora,
Dulce candor de los primeros dias? .
IDuerme por fin en-paz! iDuerme, Angel mfo!
;Paz profunda A tu alma! ;Adids! Tu mano
Ya no mis en las noches del estio
Podri vagar sobre el marfil del piano...


Juan Clemente Zenea.










Let Locowotora 5


La Filosofia de los Pefumes




Baudelaire vino a la poesia modern para introducir un
sentido nuevo, el seatido del olfato: "Como el alma de ntrno
bombres revolotea sobre la mtsica. la mia ;ob mi amor!danza
sobre tu perfume.... Zola y los Goncourt. con tndos Ins
naturalistas, reforzaron las sen'aciones olfativas, dandnles
carta de ciudadania en la urbe del Arte. Pero les sali6 la
criada respondona,.en form de doctor aleman. con el nnmbre
de Max Nordau. que les demoitrd apodicticamente c6mo
eran unos degenerados y unos erot6manos. desde el moment
en que se complacfan con las representaciones sensible
suscitadas por los 6rganos olfaciales.
Mr. Carlos Regismanset, distinguido publicista francs,
ba escrito recientemente un curioso tratado: "Filosofia de los
perfumes." Empieza por anotar la pobreza de la lengua
francesa para expresar adverbialmente la sensaci6n official.
"Aparte ciertos ti-minos del vocabulario grosero de nuestra
lengua, no tenemos palabras para expresarnoscon propiedad
la funci6n fisiol6gica que correspond al olfato. Decimos
"sentir;" la generalidad de esta expresi6n revela la pobreza
de nuestro analisis y de nuestra facultad de disociacidn en
material de perfumes. Sin embargo, parece que nuestra
facultad de "sentir" el (oler espaFol)se ha desarrollado en el
concurso de los siglos, dicen los comentaristas franceses;
nuestra literature -actual ha tratado de notar imA.-enes
odorales. Pero no es possible expresarlas con palabras
directamente; igual ocurre con las imagenes auditivas; loque
se puede representar solamente es el grado de excitaci6n
que nos dan y el matiz de esta excitaci6n. Asi hemos clasiti-
cado los perfumes en dos categoria,, los agradables y lo-;
desagradables, es decir. favorables6 desfavorables A nue-tro
organismo.


Distrito de las Minas de San JosJ.-Alotepeque.


Mas ;por que no hemos reglamentado y orquestndo los
olores como los sonidos? Esta idea ha seducido A algunos
sabios y poetas, y si estas tentativas no dieron resultado, es
que no corresponding a nada itil ni possible. Hay una gama
bien establecida de colored y sonidos, pc'o no se puede medir
tin perfume por su intensidad hacienda abstracci6n del ser 6;
de la plant de que e. product. Luego hay imposibilidad
de crear una gama, base de una mnisica adorada. U'na sin'o-
nia de colors no seri jams sino un ramillete de flore4.
diferentes.
Ciertamente percibimos los ofores mas sutiles, v apenas
hay sensacion visual, auditiva 4 tActil que no vaya acormp a-
lada de una sensaci6n olfativa. Un novelist no puede dar,
en la descripci6n de tn paisaje, el olor particular de un bos
que, de no jardin; pero el lector lo, sple, si bay una memori;i
odoral. Francis Jammes ha escrito:". ... las flores de


cinco horas," indicando asi el color y el olor especiales de las
flores a esa bora del dia. Conozco el color de las lila-; con los
ojos cerrados, si me bacen respirar un manojo de esas flores.
pronunciar4 inmediatamente: lilas. Pero me es impossible en
ese moment erocar esactamente ese perfume Las ima-
genes odorales no nos obedecen como las imigene- visuals.
Nuestra concepci6n del mundo es, por lo dems. casi
exclusivamente visual. Una pintura. un dibujo mi-mo, una
fotografia. nos restituye integramente tin paisaje. Para
muchos individuos, las impresiones imusicales se traducen
muchas veces en imaienes \visuales; escuchan una sinfonia y
ven paisaje.-: y en quc consiste el oicio de la critical musical
si no en transponer eo imagenes visuals sensacioes
auditivas? Ademis, -;61o por el antliiss se puede aislar las
sensaciones, y no las hav en realidad que sean puramente
visuals, odorales 6 tactiles. Y si como expone R6gi-manset
en este tratadito los olores tiuenen sobre todo. una influencia
de excitaci6n sexual, es porque despiertan en nootro- todas
las sensaciones que provocan el deseo.
"Sea lo que quiera de esto-dice-la acci6n de los per-
fumes no debe ejercer.,e solamente en el dominion de la
sensibilidad. Debe acontecer con los perfumes como con los
colored, algunos de los cuales, como el azul. incitan al ueiio v
A la melancolia y otros como el rojo la c61era y i la acci6n."
El autor conclu) e con que "en el concerto de la Natura-
leza" los perfumes desempenian un oficio considerable,
impulsan al hombre a perpetuarse, i conservar su vida .. .
Pero este oficio de los perfumes, ,no l, hemos perfeccionado
en el amor como en la preparacidn de los alimentos? Las
mujeres saben atraer a los bombres por medio de perfumes
artificiales. los cocineros saben escitar nuestro apetito por
medio de la. combinacinnes sahores perfumados. En esto
consi,-te el arte. Y verdaderamente hemos desdefiado basta
ahora la cultural de nuestro olfato.
Pedro Gonzdlez Blanco.

~~~-------^ Kt 4a: if. 'w- ---

CAMINO ADELANTE


I

--AL MARCHAR--

.Abril al ravar el Alba. Por una sentla abierta entire
sembrados, dehe-as, olivares y almendroi en flor va un
peregrino adAlescente, contemplando con ext;tica ingenuidad
el fulgor del lucero matutino).
U N LABH .DOR i/lf i1tnP''lbti if .', ftl i tll(I S llSI ie r itv'lI s'. lvti*tl1.,
d Ilirtr el campii).

;Oh, senior tan joven, de oir- de esperanza!
;Diinde vaik andando? \'ais a algdn lua-ar?

Er. PEREGIINO

;i'oy a-correr el mundo!

EL LABRADOR

;Sin arnel ni lanza?
;Uh, senor tan joven, de nji:, de esperanza,
penas y mi-erias pronto habrci-. de hallar!

UNA \'IFJ-VCI IA ( I.:'i tlfhlllifte)

;Oh, senior, tan joven, de ojo- inocente-,
id con rn gr prudencia para caminar'

EL PI-HFEGRINO
Viy ldomar mon-truos. a mintar serpiente .. ..










La Locomnotora 6


LA VIEJECITA
iOh, sefior, tan joven, de ojos inocentes,
ved que los dragons os pueden matarl

UNA CAMPESINA JOVEN (ilnds adelaide)

Ob0, senior, tan joven, de ojos encantados!
,:Vais, con la maiana, para algin pomar?

EL PEREGRINO
Voy tras los Destinos, A descubrir Hados .

LA CAMPESINA

;Oh, sefor, tan joven de ojos encantado-s,
negros bechiceros os van A hechizar!

UNA PASTORCITAA (Wids a(ddlntfe')
;Oh, sefior, tan joven de ojos tan brillantes!
dicen vuestros ojos que os \ais a casar .

EL PIREGRINO
Voy s hallar tesoros, A coger diamantes .

LA PASTORCITA
;Oh, senior, tan joven, de ojos tan brillantes,
Ved que los bandidos, muerte os pueden dar!

UN MEINDIGO ( .iitds Iad-la te

;Oh. efior, tan joven, de ojos cual la llama!
Vuestros, ojos arden como luz solar .

EL PEREGRINO

;Voy a inventar mundos, quiero gloria y fania!

EL MENDIGO

;Ob, senior, tan joven, de ojos cual la llama
sube A las alturas, cruza el ancho mar!

LA ESTRELLA MATLUTINA

iOh, inocencia dulce, de ojos como cielo;,
por intiernos dejas tu feliz lugar!

EL PEREGRINO (doJslparJ(rietd ti l, Iij/'s

;Flores son las piedras para mis anhelns!
iLlevo laz de soles, cantos de chicuelos.
ri;sa de ,ls viejos. y calor de hugar! ..


I I

-AL VOLVER--


(Noviembre, al anochecer. Por la senda,
vcrdores, va andando, harapiento y exangiie, un
triste y apoyado en su bAculoi.


EL POBRecir o (awlntdndo si mp)re I

;Ay. qui6n me diera para ventura,
lo ing6nuo y santo de tu Ilusi6n!

UN. CAMPESINA i'oliieindo de la o'endiraia).

Mendigo de ojos cual bechizado,
busca en mis vifias babitacidn,
miel, vino, leche, pan muy dorado. ....

EL POBKECITO

;Tu goce ingenuo, nunca turbado
en vano busca mi coraz6n!
UNA PASTORCILLA
Mendigo de ojos cual la tristeza,
;.,uieres merienna? Toma el zurr6n;
el queso es bueno, y en su probreza .
EL POBRECITO iaildando .iinmpre i.
Dame tu risa toda pureza,
lirio campestre de la region!
UN PORDIOSERO
Mendigo de ojos cual la agonia.
toma mi manta, toma el bord6n,
nada mA- lle.o, la noche es fria.


Mlinas de "La Soledad."-Alotepeque.


EL POBRrEC.I'TO ,tu-llHlano sie prllir).
;.-\lgo ma-I lleva-s! Yo desearfa
tu ,anta y dulce re..ignacidn!
LA ESTREL.LA VESPEr:TINA
Alma de loco, df. sofiadora.
;.qu6 es de tus -ueios, si .uefios son?
ebrio de luces, como una aurora
te vi marchando. v anliano ahora
andar no puedes sin el bordi6n.
Tus ojos siempre vi enamorados
y entire sonrisas y entire pasion
siempre lucieron entusiasmados,
peru otras veceS los vi nublado-
por llanto, fiebre 6 indignaci6n.
Al fin regresas al patrio suelo;
vuelve A ]a lasuobra con su misi6n,
y con la i ista puesta en el cielo.....
deja que duerma cual pequeinuelo.
deja que duerma tu corazon.
EL POBRECITO (llora11d)u
;S61o ti, estrella, me hasconocido!
En mis dolores y en mi aflixi6n,
-dola, tti sola nunca hasdormido;
tt. mis plegarias, siempre has oido .. ..
;porque es de cielo tu coraz6n!
Guerra Junqueiro.


fria y sin
pobrecito


UN LABKADON (di ('i,,n f(i's, rbltlSIo (il, en la pueriff le rCnserin,)

Mendigo de ojos sin esperanza,
teme en la sombra tu perdicion;
entra en mi albergue, duerme v descansa .

Kli POBRECIOI O i, fl t1lda o i i',l r')

;Dame la calma divina y mansa
que guarda. anciano, tu corazon!

UN.\ VIF CI I'A i rO(mn do, h f la / hl/r'otl dell t imiiliJi i.

Mendigo de ojos d d desventura
en el molino tengo un jerg6o,
duermne tranquilo, goza la hartura .


.'.." ,', .!.:.








La Locomotora 7


CANTAN LOS GRILLOS


Hay un grillo debajo de este balc6n; hay otro grillo en el
balc6n cercano; y alli, muy lejos, tal vez en la ventana .de
una buhardilla, hay otro grillo ademas. Los tres grills
rantan mas y mejor. Uno de ellostiene la voz convulsiva, y
el que esti en la buhardilla tiene el acento atiplado y pene-
trante: en cambio, el que canta debajo de mi balc6n, canta con
voz grave y tendenciosa.
Es noche cerrada; es esa hora silenciosa en que la pri-
mavera, cansada de su germinaci6n de todo el dia, duerme
sosegadamente. Vienen desde el campo saves rifagas que
traen olores de heno segado. La luna navega en el ciel:o.


M ,a; el "Tajo de Montenegro.-- Alotepeque.


Las estrella- guifian sin cesar su guifio luminoso. Y los
grilles no cesan de cantar. ;Qut canta aquel grillo de la
buhardilla, con su vibrante voz atiplada? Parece un canto
de impaciencia, do ira, de rebeli6n; acaso estarA removidn-
dose en su jaulita, buscando la libertad, soiando corn el
monte. Y el grillo de la voz convulsiva, qud canci6n serA
la suya? ,No es el canto de la desesperaci6n, del odio hacia
sus crueles carceleros?
El otro grillo...... Pero este grillo que canta abi cercano
parece un grillo sesudo; tiene su acento las diversas modula-
ciones de la mis honda pena, de la tristeza-.mAs resignada;
indudablemente es un grillo que ha llegado A comprender lo
estiril de la protest, lo vano de la rebeli6n. Esta resignado
con su suerte. Ha visto que su carcel tiene las barras muy
gruesas, y que nunca podrA libertarse. Su patria, su agreste
montafia qued6 all lejos, perdida para nunca mas. Y sacando
aliento de su misma tristeza, canta melanc6licamente esa
canci6n ritmica, que Ilena el descanso de la noche con su
acompasado martilleo. iCri, cri, ri..... !
Pobre grillo desconsolado; yo comprendo muy bien su
melancolia. Su mal es el mal de la esclavitud y la nostalgia.
Comprendo su mal, porque sin duda es semejante al mio.
En efecto, ,que somos nosotros, los hombres, sino auimales
campestres, encarcelados en jaulas de civilizaci6n? El
hombre es originaria y naturalmente campesino: la civili-
zaci6n nos ha arrebatado la libertad y la amplitud de las
praderas, de las montafas, de los matorrales. Nuestras
jaulas, pobre grillo. son inis doradas. que las tuyas; pero
jaulas sor. al fin. Cuatro paredes nos oprimen y agobian:
aqui dormimns, aqui trabajamos. aqui morimos, dentro de
la carcel. Unicamente, al enterrarnos es cuaudo nos resti-
tuyen al fondode la madre tierra.... Pobre grillo: a ti te
aprision6 algiin muchacho, sacandote de la madriguera con el
falaz engailo de una pajita, te meti6 en la jaula y te obliga a
cantar; a nosotros los hombres nos sacaron del seno de la
Naturaleza, con el engaio del poder, de la gloria. del dinero,
de unas cuantas ilusiones falaces. Pero el grillo de la voz
grave y sesuda ha dejado de cantar; s6lo a ratos mueve sus
elitros con un apagado balbuceo; ha Ilegado a su mAsimo de
resignacidn y repose. Y entire tanto, ha llegado la media
noche, y suena el canto de un gallo en la lejanfa, y las estrellas
parpadean sin numero, como diminutos ojos 6 como puntos
de diamante.


J. M. Salaverria.


POR LA ALEGRIA



No se quien dijo que toda obra buena de literature, deja
en nosotros una impresidn triste; la observacidn es exacta,
y seguramente que todos hemos pasado por esa tristeza
legada por la lectura de un buen libro.
Esto tiene su explicasidn contundente, rotunda: la vida
es triste, v no debemos olvidar que el arte es el reflejo de la
vida.
Analizad toda alegria, todo impulso jocundo, que por una
hora, ensancha nuestro coraz6n v iste el alma de rientes
colorines, en todo regocijo encontrar'is, al final, un yaci-
miento de amargura, de desaliento maleaote, al que estamos
condenados todos los humanos.
Se ha llamadoal mundo valle de lagrimas, por ser mu-
chos los que en e1 Ilorau y por ser mis los que, sin llorar, en
lagrimas Ilevan ahogados todo sus entusiasmos.
Asi nos repiten los mldicos diariamente: "Hay que
reirse: bay que sujetar el alma, volandera de suvo v\ c.ntri,-
tada. a un metodo hig-inico de vida. Es precise reifr."
Y no rei'mos. ,Por que? Porque es inevitable: el mun-
do no tiene esa cualidad supreme de lo gratamente comico,
que hace refr con ganas. Nuestra rica es enferma, v algu-
nas veces Ilega a parecernos luctu,:-sa, porque llegamos a
rer'mn del propio dolor.
Todo esto lo pensaba yo levendo ayer un libro alegre
como un cascabeleo, uno de esos lihros regocijados que, desde
el CQujate aca, ban existido siempre como espantajo. de los
mals ratios. Es admirable que un autor, un hombre sujeto a
todas las miserias y A todo, los pesares, aguce el ingenio
para bacer reir al pr6jimo: sin duda hay moments de franca
abnegacidn en todo el genero humane.
Yo amo esos libros risuenos que parecen burlarse de la
vida, que logran hacernos olvidar co-as hurafias y que nos
traen la salud con su regocijo espontAneo, optimista, de mo-
dermos ap6stoles.


Minas de '*San JuliAn."-Alotepeque.


Hoy nadie se atreve a predicar el ayuno y la penitencia
,Para que? La humanidad es doliente, se queja sin descan-
so; v todos tenemos el deber ineludible de ser humanitarios.
E; un principio cristiano: "AmarAs al prdjimo como it
mismo.
Por tanto, al pr6jimo debemos darle alegrfa, much ale-
g.ia, que es gran abono de salud; y evitarle, en lo possible, to-
da idea funesta de pesimi.mo, todo iinpulso desesperado,
porque bay que tener siempre en cuenta que las malas obras
se hacen enlos instantes angustiosos de la desesperacidn.
En toda biblioteca bien surtida, las obras reideras son
indispensable. Nuestros clasicos, grandes artists y gran-
des observadores, fueron siempre riuefios, glorificando al
que mAs ingenioso se mostraba en sus dichos y en sus obras.
Qui 'n ha logrado hacernos reir mas que Cervantes? ,Puede
darse ingenio mas agudo que el de nuestro inmortal D. Fran-
cisco de Ouevedo?
No desprecieis nunca esas lectura- donde es todle rsa;
sana; son necesarias, y algunas veces .abe mejor un libro de
Luis Taboada, sencillo y alegre, que otro de Pio Baroja,
conceptuoso y liigubre.
Es verdad que la vida e- triste, si; pero la tristeza es una
enfermedad que bay que combatir sin tregua; no leiis mu-
chos libros tristes.
Jos6 Escofet.


- *--.-








La Locomotora 8


UN HOMBRE QUIMICO


INTERiOGACION AL MISTERIO

De yodo, y bromo, y cloro, de cobre y de silicio,
nitr6geno y magnesio, carbon, sodio y calcio,
y cien misterios qurmicns su mando un haz ca6ticc,
esta el cuerpo latente de un hombre modelado.
Como una pajarera que da A los cuatro vientos,
esta su cuerpo quimico, y en el viven los Atomo-s,
saliendo couvertidos en girmenes que vuelan,
y entrando en diferentes principios transformados.
Y en ese gran trasiego de efluvios y moleculas
que un vals maravilloso y eterno estia bailandn,
semejan chamarices. canarios, ruisefiores,
los Atomos hirviente s igual que por un juego de fragile \arillas
jugando estan pardillos. jilgueros y camachob,.
en hervidero loco que aturde los sentidos
al ver tantos plumajes sus ttinicas trenzandn.
y hay de esa jaula humana tambi-n en el recinto
un Acido que acecha con avidez de gato,
el acido sulftirico, terror, esp:into, y muerte
de toda ]a bandada de los restantes acid,-..
Este perpetuo drama de todas las molculas
es el vivir inquieto de todo el cuerpo human,
dinde unos leaves germenes devoran a utros germenes
\ liganse y desliganse sus fuerzas entramando.
Y ese trajin enorme, y ese luchar frenitico
de elisires l impulses que bullen sin descanso,
es lo que engendra y mueve la maquina asombrosa,
la fAbrica estupenda del cuerpo que habitamos.
En ella hay cien tejidos de nervios impulsores,
canales vigorosos de arteries trabajando,
tirantes y cruceros de mtisculos potentes,
tejidos que se mueven en juegos combinado-.;
v a todo da su march la fuerza tngendradora


del coraz6n, grandioso motor de empuje bravo
que obtiene cual la cuua y el pendulo, su ritmo
del sistole y diastole latiendo acompasados.
Y todos estos haces de activas herramientas,
de components quimicos, sublimes operarios
que estan como manojos de trrmulos buriles


de la material humaua la forma modelando
,labran tambion su espiritu? Jlabran tambicn su mente?
;labran lde su conciencia los luminosos rasgos?
,1abran tambien la brtijula de su intuicidn divina
y su abanico interuo que se desplega en rayos?
iOh! del amor sublime la esencia milagrosa,
,se oculta en el magnesio? ,se encierra el potasio?
;-e esconde en el carbon? ,radica en el hidrigeno?
;sale de la cadena de yodo aleteando?
El arrebato inmenso del heroism, ;hlrita
del seno del azufre? .sale de cloro rar,
el sacrificio noble tle resi tencia estoica',
,If.b ta el amor eterno lel :bre c- omliinal...?


Idie:s elaborando faja,


,.urge de los hervores del icido sulftirico
la inspiraci6u del genio, trocada estrofa 6 mirmol?
iO)h elixires supremos! ;oh claves! Iob palabras!
iol hermeticos idiomas de signs enigmaticos!:
abl-'ro cual las has s de libros que se entiendan,
abrios como bocas, moveos como labios,
rasgios como fl-'re- que ensefien los pistilos,
vertjios como biicaros 6 cAlices volcados,
y hablad. decid: iencienden vuestros activos gprmeues.
cuando formiis unidos el haz del cuerpo bumano,
la luz de Dios? jos deja de su divina lumbre
cner cuando os ve juntos, un beso, tin brillo, un lazo? ...
No sois de Dios la esencia, pero amasais el hombre,
no sois de Dios la esencin, pero' formris su arcano,
lno s0ois de Dios la esencia, mas t6l s baia en lumbre
al desprender la llama desde ;;us ojos cla-rs.
Eo el desierto enorme del piano de los sigloz,
-oij quimicas etfin tes que repleiAis, callando
cual alas inabribles de piedra 6 de terco brouce,
viuestros secrets hondos, eternaniente huraFios.
Como se eleva a uin hom6rc, i un ,enio, A un marmol inclito
-,s alcen monuments de triunto los humans,
puesto que sois substancia de que se forma el hombre,
pucsto que sois materiat'de su estupendo vaso.
Alzad, hombres, al Yodo su esplhndido obelisco,
su noble estatua al Sodio, su cdipula al Potasio,
su tempo al Bromo, al Cloro, al Hierro \, al A7ufre,
al Calcio misterioso v al F6sforo inflamado.
Ellos haran las frentes alzarse A lo inlinito
al ir hacia el eterno las sombras desgarrando,
y surgiran los pueblos y razas que mediten
;mirando esos enigmas alzarse en los espacios!

Salvador Rueda.


Una pltitaci>.n de c ft..







El zapato Orellana se usa de Oo a Oceano y se conlecciona en



1 .ORELLAA4
C LCAN .C PI__ I DAD




_LTIMA _
*; <( ,
<<'Lc^ "
: 1 ---- -. ,"; ". ;
I,~~~ ~ F '1,-.t / ': -.
e s"- _, \ -,.,,,,.. _-"..: ," o.s
,.. ,',-
-U




" I. ."


GRIAN HOT'IL UJIONi

9" AVENIDA NORTE y 8" CALLE ORIENTE-TELEFONO 147
*---^^--. *

RiSTAURANTE

Para mejor comodidad de los sefiores pasajeros que se hospedan en este Hotel, hay
establecido un
SRestauAranrte i la Carta

admitidndose pensionistas con habitaci6n 6 sin ella, 6 solamente habitaci6n, para lo cual
podrAn entenderse con el senior Administrador 6 el propietario.
Este establecimiento ha sido dltimamente dotado de un ELEGANTE MOBILIARIO trafdo
de los Estados Unidos.


*t '. "-. .-,^:,



-\' c .^A ^ ..^ "^^
A ] N; A '-'-

.,.
.4 ;, -,
.:. .. ... ... .. .,," .. ,! -
"- '" '-- '- d a "' J"" ,t .r. .,"* .'t


i -*

: r .
4-
. I... .,


* .. Tf
, .- .*.. f


.. ~ ^ '''a ... '- .. .'*.
St. '...

r l.; -.. -. .... ,
'4 ,
Ai .


-z ...Z
g^ 'WI^ ^-^ ;- ^--S'^M


Es hoy el mas recomendable en la Capital, para families, viajeros y comi-
sionistas, contando con amplios Salones donoa podran exhibir sus muestras
____U- *


El lema de la Casa es siempre
pasajeros con PRONTITUD,


servir A los sefiores
ESMERO y ASEO


SalCn6 de Billares --IVE

Cantina surtida de los mejores VINOS y LICORES de reconocidas MARCAS.


Antonio Marinelli,
PROPI TA RIO.


I -


I


," "..:- .'
-.. F "
l,


r lsllbl,.i '-*'-
!*'


d~'
.-r ~.e
.C~' *i
r'
~i~Ti
: I


~Bli




*4u *L












































r.












* I *


ada.C ..-




Sa.
;i d


- *~'. .,,


Sastreria


"El Uniforme


de FRANCISCO D- ECHEVERRIA


8' C. ORIENTED


NUMERO


Contando con


un inmenso


surtido de enseres para paisanos y


militares,


me hago cargo de


cualquier obra


concerniente al ramo,


garantizando los materials por


al gusto
de Paris,


del client y de acuerdo con las mas recientes


modas


Alemania y Espana, de donde cada mes recibo inmenso


surtido de Catalogos.


Precios los ms bajos possible


Fabrica de Rodillos y Esteriotlpos

S2 Av. Sur Num. 3 y I. Av. Norte Num.' :28


4 .u A~'
Ellsefo "ir~i


Fabricante


de rodillos


de Imprenta


y esteriotipos, se pone A las


ordenes de los impresores


de la Repu'blica, garantizaqdo su trabajo,


tanto por la buena calidad de los materials ilti
Nueva York, como por los mu Aa s


V.~ # e .-,~~l
1^ hiionaI.


-I.


__


Su. Buena


,~aPI


*rL ..


i. ..


I
I
~.-D .


Calicdadc,




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EKWRX3SS7_RDP244 INGEST_TIME 2013-01-23T16:13:41Z PACKAGE AA00011460_00063
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES