La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00052


This item is only available as the following downloads:


Full Text









p









SCoeomotora-







REVISTA DE POLITICAL

lCIENCIAS & LITERATURE

Y BELLAS ARTES V|


AJ GUATEMALA, 10 DE MAYO DE 1908








R
:,.~~~ ~~ ;.:S ,,..._ ,,,. .



































































A.
P












La


ac metora


TOMO IV.


Novista be political, (iencias, titeratura y 23ellas CTrtes.

Director y Redactor: Felipe Estrada Paniagua.
Admiulstrador: J. Alejaudro Pacheco H.-2- Aveuida Sur, Niimero 3.
GUATEMALA, 10 DE MAYO DE 190.q.


3usticia; vencanza no!


Aunque ya algunos drganos de nuestra prensa
diaria han dado a conocer el articulo que con el titulo
de E/ crime de los cadeles guatemal/ecos, did a
luz El Heraldo, de MIxico, no podemos nosotros
menos de reproducirlo, porque este. salindose del
fango nauseabundo en que infamemente rastrean mu-
chos de sus colegas, analiza con amplitud de miras y
con la filosofia de la ciencia political, el atcntnadj mons-
truoso y sin precedent en la historic, dcsarrollado el
20 dcl nmes de abril iiltiimo.
Hace constar El Heraldo que e-e he.:hlo en uelve
double 6 triple crime, despuds de practical la vivi-
seccidn de 6ste, lanza su tremendo anateina sobre los
rcprobos que, impotentes y cobardes para obrar por
si mismos, sembraron la semilla del mal en el corazdn
de la juventud y con halagos villanos la sugestionaron
hasta el extremo de Ilevarla a la traicidn y al asesinato.
Habla en nombre de la moral y manifiesta que
los crimenes politicos tramados aquf y consumados
donde el azar lo quiere, como products morbosos de
un estado de avanzada y profunda corrupci6n en
cierto circulo social, han de asumir siempre mons-
truosas proporciones v formas horrendas, que hacen
estremecer de espanto v de repugnancia al mundo
ci\ilizado.
Reconoce que los cadetes culpables fueron vic-
timas mas que de la propia de la agena maldad; mas
no por esto discute la responsabilidad del delito, v, si
bien les compadece, en iltima instancia condinalos v
repruebalos explicit y categ6ricamente, pues "el
soldado sin honor y sin discipline, es la calamidad
social peor que puede concebirse, ya que "cuando un
hombre de honor no quiere 6 no debe seguir militando
bajo la bandera A que jurd fidelidad, debe devolver su
espada antes de rebelarse; porque el que se rebela a


traicidn y ataca con la propia armnna que se I conlid, es
un canalla digno de ser destruidi sin miramiento
alguno,"
Conclude el citado colega mexicano con la a firma-
tiva de que aqui se ban efectuado fusilamientos sin
formacidn de causa y sin viso alguno de legalidad, y
diciendo que en ese caso las ejecuciones s. le antjan
tambien feroces represalias, arrebatos(i de ven~-anza y
crimenes sobre crimenes.
En la multiplicidad de delitos Cque hubo en el
actor del atentado, no debe, por ldgica, por justic.ia v
por amor d la razdn y i la verdad, envolverse al Seinor
Pre-idente Etrada Cabrera; pues el, 1magninimo y
coinpaivo tanta tata tantas otras 'eces, ahora tu\o que
sobrepuner a su corazdn los fueros augustos pero
inexorables de la ley y se vid compelido a poner sobre
sus sentimientos de misericordia la razdn de Estado y
la tranquilidad national.
No hubo, pues, vengana sino justicia; no hubo
represalias sino acatamiento A la ley; no hubo, en fin,
crime sobre crime, sino el deber del prime M\agis-
trado de la Republica y la misidn de nuestros Tribu-
nales de Justica.
Y si asi no fuera, nunca la Asamblea Legislativa
habria manifestado A los pueblos de la Repi6lica que
se hacia solidaria de los actos del Ejecutivo con motivo
de aquel crime, ni el propio Poder Judicial hubiera
felicitado al -ehor Licenciado Estrada Cabrera, ni el
clamor de todos los ordenes sociales estuviera en su
apoyo y en su defense.
La ley es dura, pero es la ley, y &sta se ha apli-
cado just y severamente.
Y asi, no ha habido venganza, porque la venganza
no cabe en pechos generosos como el del Jefe de la
Repiblica guatemalteca: la justicia ha obrado, y esto
es todo.


NUM. 62









La Locomotora 2


El crimen de los eadetes guatemaltecos




No fueron istos los mas culpablas, sino los que los impulsaron a delinquir


(Del "Heraldo", de Mexico.)


Aquellos que por ambici6ot 6 por ligereza no prefieren
cortarse la mano 6 arrancarse la lengua antes que sembrar
ideas subversiva- en las almas juveniles, debieran aprove-
char la tremenda ensefianza que les ofrece el double 6 triple
crime perpetrado en la capital de Guatemala y del que
fueron a la vez reos y principles victims los cadetes de la
Escuela Politecnica de esa naci6n.
He alli a d6nde conduce recta y fatalmente la inadverten-
cia 6 la infamia de turbar la augusta serenidad de la juventud
con odios, ambiciones y rencores prematuros. Ojala que
nunca se olvide entire nosotros ese tragfico ejemplar, cuya
trascendencia excede en much plaque la prensa le ha con-
cedido.
Porque escrito esta que los crimenes politicos sin cesar
tramados en Guatemala y contu m udos donde el azar lo quiere,
como products morbosos de un estado de avanzada y
profunda corrupci6n social, han de asumir siempre mons-
truosas pro:porclo.nes y formas horrendas, que hacen estre-
mecer de espanto y de repugnancia al mundo civilizado.
Asi, practicando la vivisecci6n de este iltimo atentado,
con gran tie to porque hay positive riesgo de contaminarse,
de'ciibrcn-e enormidndes que aterran.


Un crime no se castiga con otro crime, ni una injusticia
con otra iujusticia; y un partido que acude a la corrupcilSn, al
asesinato y a la felonia para lograr sus fines, por loables y ele-
vados que estos sean en si, prueba con tales hechos que es
indigno del triunfo y del interest de las gentes honradas. En
uiltimo caso ipor que corromper a la juventud; por que com-
plicarla en sombrias conspiraciones y en crimenes irritantes;
por que olvidar que la juventud es la inica esperanza de re-
generaci6n y de mejoramiento moral que los pueblos tienen
para el mariana?
Pues considerando aislada 4 intrinsecamente la acci6n de
los cadetes, tambien debe condenarse y reprobarse sin pie-
dad. El soldado sin honor y sin discipline, es la calamidad
social peor que puede concebirse. Cuando un hombre de.ho-
nor no quiere 6 no debe seguir militando bajo la bandera a
que jur6 fidelidad, debe devolver su espada antes de rebelar-
se; pero el que se rebela a traici6n y ataca con la propia arma
que se le confi6, es un canalla digno de ser destruido sin mi-
ramiento alguno.
Los infortunados cadetes guatemaltecos pagaron ya su
culpa. Descubramonos ante su tumba puesto que fueron
victims de su inexperiencia y de la ajena maldad, mas que
de la propia, y sufrieron ya su castigo.


.- "
-


A orillas del rfo Motagua.


La primera y mis reprobable de ellas a cargo de quienes
no supieron respetar el fuego sagrado de la juventud, y con-
virtieron a los cadets, A los futures guardadores del honor
patriot, en asesinos y, lo que es peor, en traidores.
Nunca como en este lamentable caso se patentiz6 mejor
que el fin no justifica los medios. Por just y por noble que
sea la cauia de los instigadores de este nefando crime, de
hoy para siempre llevara sobre si esta mancha de sangre
inocente, que no podrA la\varse ni con todo el agua del oceano,
porque es de la misma naturaleza indeleble de aquella otra
mancha de que nos habla Lady Macbeth.


Que es la tiltima y no la menos negra de las faces de este
crime, que por eso llamamos triple. Esos fusilamientos sin
formaci6n de causa, sin viso alguno de legalidad, carecie-
ron del sello augusto y respectable que las justicia di a sus ac-
tos, y por tanto, se antojan tambien feroses represalias, arre-
batos de renganza, crimenes sobre crimenes, en suma.
Cuando se romperd, por fin, la siniestra y creciente ca-
dena de atentados que arrastran, al parecer, sin esperanza de
redenci6n, la infeliz uaci6n hermana?


_


i~









La Locomotora 3


ANOCHECEE


(DE TORRES ABANDERO)

Auras deamor, deluz y de armonia,
relampagos de dichas lisonjeras.
esperanzas del alma mensajeras,
mariposas de fuego y poesia;

afectos de dulcisima ambrosia,
ilusiones y gratas primaveras,
imagenes hermosas y hechiceras
me acariciaron iay! tan s6lo un dia!

Todo pas6 como cendal de espuma ....
Ya nada miro en mi destino incierto;
vago sin rumbo como:, debil pluma;

contemplo mi camino.... i esti desierto !.
me miro el alma.... !su frialdad me abrama....!
me toco el coraz6n... y lo hall muerto !


La tarde huy6 como invertida aurora
Arra>trando su tdnica defuego,
Y fu' extendiendo por los campos luego
El cresp6n de la noche sofiadora.

Los verdes prados que el Abril color
Entregaron su espiritu al sosiego,
Y volvi6 de los montes el labricgo
Echando al aire su cancion sonora.

Vibraron en los valles las esquilas.
El grillo preludi6 bajo la mata
Y las auras qued.ronse tranquilas.

Pleg6 la luz sus vuelos de escarlata,
Y al apagar el cielo sus pupilas
iRod6 una perla de brillante plata !


Salvador Rueda.


Mdsica de Lfvingston.


AMANECER
Abri6 su c.liz la naciente aurora,
Como una flor en bicaro de grana;
Cual sonrefr, sobre la mar lejana
Se disip6 la luna sofiadora.
Los verdes prados que el Abril color
Se cifieron la frente soberana
De esas perlas que Ileva la mafiana
En el rubio cendal que se evapora.

Rasg6 el Oriente su rosado velo,
Lanz6 la tierra su cantar sonoro,
Y huY6 la noche con medroso vuelo.

Verti6 la luz su virginal tesoro,
Y en sus pupilas al mostrar el cielo,
Se desliz6 una ligrima de oro!


wa Mtdi

Contemplaban tus ojos centellautes
La palma de cristal, la linfa pura
Del surtidor que vierte en la espesura
Su polvo de zafiros y diamantes.

Cuando enferma, con pasos vacilantes,
Se acerc6 una mujer todo tristura,
Y te pidi6 limosna con dulzura,
Fijando en ti miradas suplicantes.

La perla que en tu mano refulgia
Diste a aquella mujer pobre y doliente,
Que se alej6 Ilorando de alegria.

Yo, entonces, conmovido y reverente,
No te bese en los labios, cual solfa,
ISino en la noble y luminosa frentel


Manuel Reina.


el\p@ at'eW








La Locomotora 4


2Tluert repentina be bmunbo be micis


Gran poeta y novelist italiano

Luto national en el reino

Ultimas palabras del poeta


A las tres de la maiana, del 11 de marzo falleci6 repen-
tinamente en Bordighera, elconocido escritor Edmundo de
Amicis, poetay novelist italiano. El hecho ha causado im-
mensa impresi6n. Se declar6 luto national.

Detalles del fallecimiento

He aquf las noticias exactassobre a muerte de Ed m undo
de Amicis. El 10 de marzo pas6 el dia de excelente humor,
habiendo dado un largo paseo al medio dia. Por la tarde
visit el gabinete de radingraffa de un medico amigo suyo.
Por la noche platicaba con algufios amigos, entire ellos elcono-
cido tenor De Nlarchi. De pronto declared que sefitia un lige-
ro dolor de costado, pero que A pisar de sentirse malo regre-


Escelent(simo Sefior don C. Nagar, Ministro de Italia en Guatemala

saria i Turin, en dondeile esperaba su hijo Hugo. Se retire
a dormir cerca de media noche, y pocos moments despues
toda la familiar era despertada por los grit-is de De Amicis.
El medico, que fu' Ilamado inmediatamente, comprendi6 que
el estado del celebre novelist era desesperado. Las extre-


midades estaban yafrias, la respiracino fatigosa. A pear de
los esfuer-zos de la ciencia y de las numerosas bolsas de oxi-
geno que se Ilevaron, pues secrefa que solamente'se trataba
de una opresi6n del pecho, la salud del novelista se extinguia
por moments. Sus iltimas palabras fueron: "Saluden '.
mi hijo. No le volvere a ver." A las tres en punto de la
madrugada expiraba el conocido y sentido poeta. Se telegra-
fi6 i la casa real y acudieron various ministros y el sindico del
pueblo de Bordighera.
Se improvis6 una camara ardiente en el sal6n de la casa
de De Amicis, en donde se colocaron numerosas coronas de
claveles y margaritas, las flores preferidas de De Amicis.
El rostro qued6 sonriente. Llegaron centenares de te-
legramas y entire los primeros, el de la reina Margarita y del
Ministro Giolitti. En todas las escuelas del reino se hicieron
conmemoraciones en honor del ilustre extinto. Pocas horas
despues lleg6 el hijo del fallecido, Hugo de Amicis, el cual
inmediatamente quiso ver los restos de su padre. La cimara
ardiente fue poco despues abierta al ptblico. El Municipio
ha decidido colocar cuanto antes una lapida conmemorativa
en la casa natal del poeta ilustre y dar su nombre a la calle en
que se encuentra.

Mais sobre la muerte de De Amicis
Las escuelas se enlutaron en todo el reino.
El grupo parlamentario socialist decidi6 publicar un
manifesto invitando a todos los partidos a celebrar en el Par-
lamento una sesi6n extraordinaria en honor del ilustre
extinto.
Varias sociedades de periodistas han enviado telegra-
mas a la familiar decidiendo igualmente hacer una solemniii-
ma velada fuinebre. La extrema izquierda de la Camara
envi6 una hermosa corona.
Los peri6dicos dedicaron paginas extra. Muchas banderas
italianas ondearon a media asta. El viernespor la mafian sea
efectuaron los funerales en presencia del Ministro de Ins
trucci6n Pdblica, Honorable Rava.
Los despojos mortales fueron llevados '. Turin. El rey
Victor ha declarado que es una desgracia para toda la Naci6n.



El Senor Ministro de Italia

Eu uso de una licencia que le concedi6 su Gobierno
partirA mafana con destino a Europa el Excelentisimo Caba-
llero Don C. Nagar, Ministro Residente de Italia en Gua-
temala.
Que el distinguido Diplomatico tenga feliz travesia y
grata permanencia en el viejo mundo.










La Locomotora 5


LA SOLTERONA

Juana iba casarse con su primo Jorge, A quien conocia
desde la infancia. Una y otro se habian educado juntos y
desde nifios tenfan conciencia del amor que mas tarde debfa
unirlos para siempre.
Cuando fueron mayores, se realize el presentimiento, y
Juana y Jorge llegaron A adorarse con delirio.
La madre y las dos tias de la muchacha (Alberta y Elisa'i
estaban muy satisfechas de aquellas relaciones, y esperaban
con ansia el dia de la ceremonial nupcial. La tia Elisa se
emocionaba siempre al verlos.
Era tsta una solterona entrada en afios que hablaba muy
poco, no bacia ruido nunca y se presentaba tan s6lo a la h,-ra
de comer para encerrarse luego en un cuarto donde perma-
necia encerrada sin cesar. Estaba siempre triste, y la
familiar jams contaba con ella para nada.
Las dos bermanas, que eran viudas, la consideraban
como un ser insiniticante y la trataban con bumillante
insignificancia v casi con desprecio.
Los nifios no iban a su cuarto, donde s6lo entraba la
doncella con obj,:to de limpiar el aposento.


Pdco 6 poco habia subido la luna i tra\ Vs de los Arboles
ascendiendo en medio de las estrella,. cuva luz eclipsaba,
difundiendo por el mundo ese resplandor melanoclico donde
flotan esos albores y esos ensu-efi':s tan cars a las almas
tiernas. a los poetas y A los enamorados.
Los j6dvnes couteruplaron aquel grandiose o spectaculo
de la Naturaleza, y asidos de la mano bajiron al jardfn,
dirigitndose hacia el estanque done se reflejaba la luz de la
Luna:
Al caho de un rato la madre de Juanita y su hermana
Alberta, rendidas de suefio, tuvieron ganas de acostarse;
-Hay que Ilamar a los chicos-dijo una de ellas.
-D6jales pasear. ;Esti tan hermosa la noche! Elisa
les esperara. .No es verdad, Elisa?
La solterona alz6 los ojos y dijo con timido acento:
-Sf, los esperare.
Y las dos bermauas se fueron A a cotar.
La tia Elisa se levant, y dejando en In silla su Cempi'ezda
labor, su lana v su aguja, corri6o asomarse il la ventana,
deseosa de admirar el especticulo dc aquella delicisa noche.


I
~~~-1
---. -. I


Muelle d: Lf'inpyst.:n.


La tfa Elisa era una de esos borrosos que permanecen
come desconocidos basta para los parientes mis pr6ximos, y
que mueren sin que su perdida signifique nada en una casa;
uno de esos series que no ban sabido entrar ni en la existen-
cia, bi en las costumbres, ni en el carifio de los que \ iven a
,u lado.
El matrimonio de Juana y Jorge debia celebrarse i lines
de mayo.
La primavera estaba en todo su splendor y el astro del
dia babia removido toda la savia de la tierra realizando el
milagro de abrir los ojos y de esparcir por doquierp el olor
exquisito de los primeros brotes y de la,. primeras flores.
Una noche, despies de baber comido los dos amantes, se
asomaron a una de las ventanas de la sala, donde las tres
bermanas, se entretenfan en sus labores la luz de un quin-
que colocado sobre un velador.
La luna iluminaba el jardin y rielaba en las aguas del
cercano estanque, comunicando al cuadro un aspect magico
y encantador.


Los dos amantes iban y venfan del entanque A la puerta
de la casa y desde e-te punto al estanque cogido- de las
manos y sin decir-e una palabra, como identificados con la
poesia visible que se exhalaba de la tierra.
Juana not6 de pronto en el marco de la ventana, la siluela
de la solterona dibujada por la claridad del quinqu6.
-;Calla!--xclam6 la joven. La tia Elisa nos esti mi-
rando.
Jorge levant6 la cabeza y' dijo:
-Es verdad ipobre mujer!
Y los j6venes prosigui.ron su paseo, sofiando despiertos
en el sonriente porvenir que les aguardaba.
Peroel rocio cubriala hierba y los amantessintieron frio.
-Entremos en casa,- dijo Juana.
-Entremos.
Cuando entraron en la casa la tfa Elisa babia reanudado
su trabajo, con la frente inclinada sobre su labor.
-iQuiere usted que nos vayamos ; acostar?
La solterona volvid los ojos, que estaban rojos como si la
infeliz bubiera Ilorado.









La Locomotora 6


Jorge y su prometida no hicieron caso de ello, y se dieron
la mano para despedirse.
De pronto not6 el joven que los zapatos de Juana estaban
inojados y con este motivo dijo con gran interest a su amada:
-iTienes frfo en los pies, hermosa mfa?
Al ofr estas palabras la tia Elisa se puso a temblai- con
tal fuerza, que se le escape la labor de las manos y la media
de lana rod6 por el pavimento.
La solterona ocult6 bruscamente su rostro entire las ma-
nos y se ech6 Illorar, lanzando convulsivos sollozos.
Los dos j6venes -.e precipitaron sobre ella y Juana, des-
pues de haberle separado los brazos, le pregunto:
-iQue tienes tia Elisa?
--OQu te pasa?
La pobre vieja contest con los ojos inundados de lagri-
mas:
-Me he afectado much cuando Jorge tc ha preguntado
ZTienes frfo en los pies, hermosa mia? iNadie me ha dicho
en mi vida estas cosas, nadie absolutamente!
Guy de Maupasant.


Cierto dia oy6 el Czar, que papaba por delante de una po-
bre choza, que en su interior alguipn esclamaba:
-Gracias A Dios, he trahbiauo i .oitlno q idl1 ..
,Qu6 me falta?
El hijo del Czar sintiose lleno de alegrfa: inmediatamente
mand6 por la camisa de aquel hombre, a quien en cambio ha-
bia de darse cuanto dinero quisiera.
Los enviados presentaronse a toda prisa en casa del
hombre feliz para quitarle la camisa; pero el hombre era tan
pobre, que ni esa prenda usaba.
Le6n Tolstoy.

(1 nsucefio be un Pintor,

Buscaba incesante el pintor medios de animar su paleta,
de calentar los tons, de abrillantarlos. Parade afte los es-
caparates de mineralogia, con prop6sito de despojar 4 la
naturaleza apoderindose de las luces multicolores de las pe-
trificaciones y cristalizaciones relampagueantes, seembelesa-


'13r
,- .



R:j
"4.""
r ,. r ,- ... ; i.--
'.- ,. ,- '., : ,% : .'o" ) i:"
"': :-f:. C' '. ..:. .. ". ""
....~t.* .. ,, -k V" y ? -. ... :
~2 ". i ,. -- "-
, .,. z" .,, "." ...:, ., :'-..., '" ,.


Rfo Sarstin,


La camisa del Czar


Un Czar, hallandose enfermo, dijo:
Daria la mitad de mi reino .a quien me curase!
Entonces todos los sabios se reunieron y pusieronse de
acuerdo para curarle, mas no hallaron el remedio. Uno de
ello., sin embargo, declare que podia curarse el Czar.
-Si sobre la ti6erra se encontrase un hombre feliz, dijo,
quitEsele su camisa y que se le ponga al Czar. Quedari' cu-
rado.
El Czar hizo que por el mundo se buscara un hombre
feliz. Los enviados.del Soberano se esparcieron por todo el
reino, mas no hallaron lo que buscaban. Ni un bombre a(
quien su suerte satisfaciera se encontr6.
El uno estaba rico, pero enfermo; el otro estaba bueno,
pero pobre; aquel rico y sano quejaibase de su mujer; este de
sus bijos; todos deseaban :lgo.


ba con los azules de azurita, de un azul de esmalte chino; con
los languidos azules de los cobres oxidados, con el celeste de
la azulita, que pasa del azul real al azul marino. Seguia toda
la escala del rojo, desde los mercurios sulfurados, acarmi-
nados y sangrientos, hasta el negro rojizo de la hematites, y
sofiaba con el amalito, color perdido del siglo XVI, entona-
ci6n cardenalicia, verdadera piirpura romana. De los
minerales se trnsladaba .a las conchas, a las coloraciones ma-
dres de la suavidad e idealidad deltono, atodaslas varielades
del rosa en una fundici6n de porcelana, desde la ptirpura
sombrfa hasta el rosa desmayado y el nacar donde el prisma
se bafia en leche. Inventariaba todas las irisaciones y
opalizaciones del arco iris. En su pupila recogia el azul del
zafiro, la sangre del rubf, el oriented de la perla, las aguas del
diamante. Crefa ei pintor que para pintar necesitaba de
cuanto brilla v arde en tierra, mar y cielo .


Edmuundo y Julio de Concourt.









SLa Locomotor' 7


+ 9(otas tLisctdnicas +


PARA QUE NO LLOREN LOS NINOS

Los nifios de Alaska no loran. Y no ciertamente por
imposibilidad fisica, sino por convicci6u. Al principio se
deogafiitan y desgarran los oidos familiarescomolos nifnos de
otro pais cualquiera, pero de seguida se encargan las madres
de convencerlos amablemente, poniendoles de manifiesto la
incooveniencia de tan molesto hbbito. Sevalen para ello de
un sencillo procedimiento que consiste en tomar un buche
de agua y espurrear la cara del niio en cuanto empieza a
liorar, y mientras mars sube de punto en su llanto m.s
frecuentes y copiosos son los espurreos. De seguida ponen
en relaci6n los nifios el llanto con el molesto espurreo de agua
fresca y convencido intimamente de que ambas cosas son
inseparables por esistir entire ambas una relaci6n de causa 6
ef'ecto, e decide a suprimir el Ilanto.


SHUNDIMIENTO DE ISLAS

Las.islas Obispo Norte, Obispo Sur y Cayo Nuevo han
desaparecido, hundiendose en las aguas del mar del Golfo,
frente a las costas de Yucatan.
La causa, indudablemente, se encuentra en los tiltimos
fen6menos geol6gicos en aquel litoral.
Uno de los concesionarios para explotar el guano de
dichas islas, comunic6 la desaparici6n de ellas a la Secretarfa
de Fomento de Mexico.


EL EUCALIPTUS CONTRA LA DIABETES

El doctor A. G. Gauld, de Glasgow, (Inglaterra) ha hecho
experiments, con gran exito, de un nuevo tratamiento de la


Rio Dulce.


LEY NECESARIA


El Senado Americano ha ratificado una ley que define y
limita la ciudadanfa norteamericana de los individuos que la
gozan v resident en lo, Estados Unidos. El pr6posito es po-
ner fin al fraud de "la ciudadania professional" consistent
en obtener legal 6 ilegalinete titulo de ciudadano de este
pail y bajo el amparo de esa investidura mezclarse en la
politica de otros passes, especialmente de la America hispana
y lo, Balkanes, y abusar en general de las leyes del pais de
residencia. La nueva ley limita a dos afios el lapso de la
emigraci6n; al cabo de este bienio aquellos que no puedan
justiticar el motivo de la prolongacidn de su ausencia
perderan sus derechos de ciudadanos. Nuestros tr6picos
estin plagalos de esos sujetos para quienes la ciudadania es
un paroguas. Mientras dura el buen tiempo se estain las
maduras y pescan en cl agua revuelta, cuando Ilueve abren
el paragu-s, se proclaman extrangeros y siguen pescando.


diabetes, que esti ocupando la atenci6n de los medicos
europeos y que le comunic6 un amigo suyo que acaba de
llegar de Nueva Zelandia.
El remedio empleado es el siguiente: En medio litro de
agua, se hierve una cucharada de hojas secas de eucaliptu',
se cuela y se endulza al gusto.
De este cocimiento se toma la mitad por la mariana y la
mitad por la tarde.
El tratamiento se sigue por various dias hasta la curaci6n
complete.

LA RELIGION DE LOS OBSTACULOS

Una nueva religion y de las mas raras que pueden
imaginarse, acaba de aparecer en Rusia. Se trata de la fe de
los obstaculos, y esti atrayendo numerosos proselitos.
La base de la doctrine de los obstaculisitas, es que today;
las cosas facilcs y agradalles de esta vida constitunen un









La Locomotora S


pecado; de este modo preteuden los nuevos sectarios
simbolizar las dificultades que la humanidad ha de encontrar
en este camino de la regen-raci6n moral. En cierta aldea,.
convertida toda ella A la nueva religion, los vecinos han
destrozado la carretera para hacer mis dif(cil el paso de sus
propios carros. Las autoridades ban becho reparar el ca-
mino y entonces aquellos faniticos se ban construido para su
propio uso una carretera en pesimas condiciones y Ilena
de espinos y enormes pedrejones.
Los obreros y artesanos que ban aceptado esta nueva fi,
trabajan con una mano atada a la espalda; los carpinteros
usan solamente herramientos melladas, y muchas herreros
se han negado a continuar su oficio, alegando que los pro-
ductos del mismo estin todos destinados a facilitar el trabajo
bumano.


MENSAJE

Flor de Amirica, amada, al traves del Atlantico,
vuela A ti-mira el cielo-como un ave, mi cantico.
En sus alas te lleva un mensaje romAntico.

&Estaris cuando llegue, de tu cofre escondido
releyendo las cartas con el pecbooprimido
y pensando en el novio a desbora partido?

Vas al campo? Atra iesas en tu overo los prados?
Ves ordefiar? Echaron a pacer los ganados?
Resentales y chivos trizcan alborotados?

Caen mangos de oro picados de azulejos?
Pasa nube estridente de pericos at lejos?
Los chupa-flores lanzan metalicos retlejos?


La Palmilla.


Mu'sica Amarga


Si ontendiestmos lo que dicen los p.jaros al cantar cau-
tivos en la jaula, escuchariamos de seguro palabras de una
tri-tvza infinita. Creemos que porque cantan estin alegres;
creemo- que son estrofas de amor las que cantan A gritos;
creemos que es alegria lo que quiza es el impulse mas tierno y
la queja mis sutil de las fibras del dolor. Mirad al hombre:
cuando el hombre, bajo el peso de una gran tristeza, rompe-
ria en palabras ininteligibles para lo-,otros, cuando suifre una
nostalgia, cuando siente que por sus nervio. suben sus li-
grimas A los ojos, sin poderlas contender; cuando necesita
echar de si la tri-teza, tormento de su alma, y teme que esa
tristeza choqule con la alegrhi de los demas; cuando se ve solo
y ha de hablar consigo mismo, entonces A media voz dice
cantando ho que no podria decir; deja que asome sus labios
la niebla que le prime y cont'ia a la m6sica la expresi6n de
sus pesares. Talve. los p,'ijaros dicen tambien eso mismo
dentro de la jaula; tal vez cantando desabog-an su tristeza; tal-
vez por eso, cinando algin mal\ado les arranca los ojos y los
deja cieg-o, como no tiencn mIs triateza que cantar, cantan
mejor que nunca.


Deshojas margarita? En vago anhelo ut6pico
ves near los jazmines sobre el estanque hidr6pico
durante la modorra de la siesta del tr6pico?

Escucharas, si es noche, que In turiara canta
como en arabe cuento: y como si la plant
tuviese una invisible, mel6dica garganta?
Te quedaste en la urbe? Cruzas la calle a prisa?
Ensayas, al espejo, la gracia de tu risa
para el pr6ximo baile 6 el salir de la misa?
-ui n 1o supiera todo: lo que ves; to que piensas ...
Pero el mensaje escucha: melancolfas deunas
ensombrecen mi alma. Qu, pueriles! Qut intensas!
Temo que Ilegue un dia cuando mi pensamiento
no ruele A ti, mAs rapido que las alas del viento,
a arder, como un granite de mirra, en tu aposento.
Temo que league un dia cuando ya no me turbe
tu paseo en el campo, tu bailey de la urbe
ni el ignorar la idea que tu cabeza curve.
Temo que Ilegue un dfa cuando mi coraz6n
oh, amada! te recuerde sin temblar de emoci6n;
e indiferente busque tu nombre en mi canci6n.

R. Blanco Fombona
II fle /.lflu..


Santiago lusiflol. Scheveningen.







FARMACIA


Y DROGUERIA


FD- "


Angel


B.


Coronado


y


Pacheco


La mejor de todas y la que vende
SMAS BARATO


Quezaltenango, frente a la Jefatura Politica
Calle del Calvario c

Agencia de "LA LOCOMOTORA"

c^dE c^Sy wyr ^Sy


e.46 eiC4 eAZ -






FOTOGRAFIA


IMPERIAL


DE EMILIO EICHEMBERGER
OUAT EMALA

Retratos a todos precious, desde los mas baratos.-Grande y magnffica colecci6n de vistas
y tipos del pafs.- RETRATOS DE
TAMAI4O NATURAL en tinta china 6 acuarela, ejecutados con procedimiento mas
modern y entregados en tiempo m~is corto.
En la actualidad hay una grande colecci6n de muestras de estos retratos grandes, grupos de
families y vistas.-Invitamos al distinguido pdblico visitar el establecimiento.


1 3apato Orellana
SE USA


.Mg


SDE____


III liii


OCEANO


A OCEANO


Y SE CONFECCIONA EN


"LA


UNIVERSAL]'


Guatemala C. A.


9. CALLE ORIENTED NUM. 11.


Sastreria "EL UNIFORM"


de Francisco


D. Echeverria.


8" CALLE ORIENTED, NUMERO 18
Contando con un1 inmenso surtido de enseres para paisanos y militares. me hago
cargo de cualquier obra concerniente al ramo, g'arantizando los materials por Su Buena
Calidad, al gusto del client y de acuerdo con las rnms recientes modas de Paris, Alemania
y Espalia, de donde cada mes recibo inmenso surtido de CatAlogos.
Precios los mas bajos posibles.

TIPOOH AFIA NACIONAI.


a -


I




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E5HW47J57_JFLJRK INGEST_TIME 2013-01-23T15:21:37Z PACKAGE AA00011460_00052
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES