La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00049


This item is only available as the following downloads:


Full Text













La


LATtN AMERICAN COLLECTION
UNIVERSITY OF FLORIDA


Lo com onora
REVISTA DE POLITICAL, CIENCIAS, LITERATURE Y BELLAS ARTES


,r


.r .= ---c
--


I


.A .,


.*1
AI~
.1 .









J"






























































It





























5


















21'vista be Politica,
Director y Redactor: Felipe Estrada Paniagua.
Admilistrador- J. Aleiaudro Pacheco H.-2" Aleuida Sur, Niimero 3.


TOMO IV. GUATEMALA, 2 DE ABRIL DE l"'S.


Impresiones de


viaje


Ya traspasaba el horizonte la primer
lu7 de un dia de primavera, cuando al
ganar la parte superior una cuesta, se
ofreci6a mi vista un espectAculo grandio-
so: en el fondo del valle inmediato, entire
vegas sembradas de maiz y campos cu-
biertos de pastes donde se alimentan los
ganados, y cifiendo la base de una
empinada cordillera, se deslizaba silen-
ciosa, come dilatada cinta de plata, la
suave corriente del Motagua, perdiendose
centre un vistoso panorama interrumpido
por pequefios collados cubiertos de fron-
dosos arboles: los maizales de la orilla,
con su dorada cabellera y sus largas
hojis verdes, parecian rubios centinelas
encargados de velar el siieio de aquella
dormida serpiente: sobre las piedras de
la playa comenzaban i salir las deformes
cabezas de los caimanes que bucsaban la
llama vivificadora de los rayos del sol: el
chirrido de la cigarra, el canto de la
urraca y el grito de la cotorra, saludaban
al astro desde los airboles vecinos: cien
palmeras se erguian a lo lejos, y dibuja-
ban su tenue y estrellada sombra en el
limpidocristal de las aguas, que tambien
retrataba confundida la estrellada b6veda
del cielo. Era precise, en aquel momen-
to, ser artist del pincel 6 de la pluma
para copiar el cuadro bellisimo que se
desarrollaba a mis pies basta muy apar-
tado horizonte; pero la fatalidad quiso
que la inspiracidn del pintor 6 del poeta
se hallase muy distant de aquellos
pintorescos lugares para posar, quiza
despues, en el frio coraz6n del viajero, en
otro sitio donde la naturaleza se ostentara
mis imponente y los tristes recuerdos
de la historic conmovieran su alma, al
examiner los inexplicables caprichos del
tiempo y de los hombres.
Despues de andar algunas leguas de
un camino sombreado por grande para-
soles de palmeras, de, cactus y otros
arboles, aparecieron entire las ramas y
las hojas, las ruinas de una poblaci6n
construida sobre unaeminencia y bafiada
por el abnndante caudal de los majestuo-
sos rios. Era Gual n: pueblo de recuer-
dos y de tradiciones, sembrado de mar-
m6reas piedras, cubierto de escombros v


de calcinada arena: (;ualin, en otro tiem-
po emporio de un gran comnercio, y h.y
reducida C insigniHicante aldea en done
de tarde en tarde, aparece un viajjero
que pronto pasa para sepultarse en los
mlortiferos climas de los lavaderos de
oro, 6 perecer entire las pldyas que ali-
mentan gigantescos platauares. Alli hoy
no se vive, se vejeta: un clima abra-.ador
enerva las fuerzas estimuludas por el
trabhdo: detrAs de:paredes medio demn-
lidas y bajo techos medio de.plomados,
snele entreverse el rostro apacille dc
una anciana, dltimo resto de antii-t.a y
rica lamilia, que cuenta a su encantadora,
nieta, las grandezas y el pasado esplen-
dor de su pueblo, que no alcanzaron stii
miradas inocentes: sobre el p,'vo que
amontonaron los tiempos, se dsc :ulbre al
viejo labrador que acaricia su intitil azada
y su hacha enmohecida, recordando epo'.
ens mis felices en que los camp s de -su
pueblo se regaron con los arroyos que
brotaban de su frente y los robustos
troncos ca eron al impulse de su man,-
vigorosa: p r todas parties, Ia soinbra de
la muerte parece que se levanta eutre
os despojos de lo: techos y las paredes,
las columns v pilares que, cargados por
los anos se inclinan bacia el suclo. Aque-
llos campos tan feraces, bendecidos por
la mano misma del Creador, donde era
dificil distinguir las flores de los frutos:
aquellas redondendas colinas donde mu-
gian numerosas partidas de ganado;
aquellas c.uestas y aquellas Ilanuras don-
de trotaban innuinerables inulos, condu-
ciendo por millares las toneladas dti
mercaderias; y aquel grito alegre del
arriero que llevaba en su camino una
gran fortune; todo se ha abandonado,
todo esta oculto en la caverna tenebrosa
del ol\ ido, como si sobre su existencia se
encontraran ya las huellas de mnuchos
siglos: el silencio de un sarc6fago reina
en vez de tanta' armonia, la muerte ha
reemplazado i la 'vida.
Por la tarde de aquel dia en que mi
alma sufri6 las variadas emocicones del
placer y del dolor: en que se agolparon i
mi mente tantos recuerdos y L mis ojos


tantos cuadro_, ;a in'raate.., ya agrada-
bles; con el corazin -delsrarrado ;i la vita
dc tanta misneria, v enorgullecido con la
memorial de tanta raindelza; aqueclla tairde
fuf a de-.cansar la i orilla del Mot ,gin,
para recibir sus brisas y dar alg~in def-a-
hogo a mi fdtigada imaginacidn. Aq.iu'-l
sitio conu ildaba al de-'canlso y me ptl-e ie
examinar cuanto habia in dc,. rr-ed r.
Multitude de pequerias l.nchas, callnoi,
cavuci surcaban la snuave pend-iente tl, 1
rio que, pro:.longindl:se I n lijeras cur\-as
hacia el N.,,rte, par,:cia rep:osar en esma'-
tado lecho de rosas, somTbreado por los
airb.,les *.:, rpulent'- s de los boi:.quit, soli-
taris qute atra ieza. y embal.-.amado por
el aroma de 1.-- fli.res que, como otras
tantas maripo-is, bordan i mil sauces crecidol- en la orilla Ide.iban
caer suits llorows rainma sobre la tran-
quila .upernl. ie de las a.ui. -, como: si
-guardaran alguna tuimla. All i ,.eia pre-
cipitarse Q-obre aqu.-l cauidalo-t rio de
Giualan, corm Insl lagrimas de tn gran
pueblo que paga tribute ;i sus sf r :ires:
aquel arroyo talvez ha arrastrado en su
muda corriente, todas las a manrgul-a-,
todos, los sufrimientos de aquellos que
nacieron entire las ruinas: all a'pagan su
sed v alli depositan sus dolor,-s, alli
cantan sus endechas amioroca- v alli
guardan sus consoladoras es.peranzas:
cada grano de aquella arena y cada pez
de aquellas aguas, cnnser van on secret
,sns recuerdos.
Al terminar cl crepuscul.- de 1., tarde,
y cuianlo el toque de las oraciones se
dejaba oir en la iglesia v-ccina, me decia:
este pueblo, es un puello perdid,) para
siempre; cste pueblo debe abandonar su
sitio y trasladarse Ai regions miy lejios
de aqui; e-'te pueblo ha cumplido su
misidnl; siendo grande de uina vez, hi\
ha muerto v coinic nillcrtn' debe sepultar-
se; este putbl,, e -ieciL e de ,':t\d l er \'i-
viente, que ni- se mniL..ve, quie C;.-i rFn1
vive, debe borrarse dil -mala cm.--mn -
borir.ron lIs nominbreil ilustrc- l d- Nini e,
de Tiro, de Per-Lporlis; e-te putil,, c,.n-
vertido doi cmii ir, iante ion pec.-ad.r,
sigue retrogradan.oi porque la j'es.aca L-


NITI. 5*'.


---


Ra


~t~ssa~lt~zea










La Loconotora 2


el recurso de los pueblos empobrecidos,
como el comercio es el recurso de las
naciones opulentas. El coraz6u sellena
de tristeza al navegar en estas canoas
conducidas muchas veces por mujeres-
hombres que, en tan rudo trabajo, per-
dieron todas las gracias de su sexo, sin
poder adquirir todo el vigcr varonil;
este sistema primitive de navegaci6n
s6lo puede sostenerse por genes que,
cansadas de luchar en el revuelto torbe-
llino de la vida, no encuentran una ilusi6n
para su espiritu, un amor para su cora-
z6n, un ideal para su inteligencia: cada
golpe de remo que se oye es como un
grito de desesperaci6n, como un jay! de
proitesta contra el pasado, quese arranca
de lo mas intimo del alma, como un la-
ment. desprendido dc las tumbas.


Al siguiente dia, muy temprano, qutse
ver si las emociones de la tarde duraban
adn, 6,si el despertar de la naturaleza
despertaba tambivn algunas esperanzas,
y me encamine luego a la orilla del Mo-
tagua. Sentado en la misma piedra y
hollando con mis pies la misma yerba,
mis ideas cambiaron; desvanecida la im-
presi6n primera, el alma tranquil pudo
contemplar mejor, y el cuadro apareci6
con diversos colors: el movimiento de
los barqueros que salian a la pesca, era
grande; mil gritos y silbidos de placer
eran el anuncio del trabajo,-diversi6n;
seis graciosas doncellas que gozaban de
la mafiana, con el negro cabello suelto y
el seno medio velado con muy ligera
gasa, nadaban y corrian como otras
tantas sirenas, entire los espumosos re-
molinos de la corriente; cien Rebecas


por-enir.-No. Este cielo, estos bos-
ques, estos campos, estos rios no estin
colocados al acaso por la Providencia: lo
que nace muere, y lo que muere renace:
tal es laley de la naturaleza. Aqui bajo
este cielo clarisimo, adornado por miria-
das de estrellas: en medio de estos cam-
pos besados constantemente por las
brisas y refrescados por el Ilanto de las
nubes; entire el espeso follaje de estos
Arboles gigan tescos, verdaderamente
tropicales, cuyas races buscan las pro-
fundidades de la tierra y cuyas ramas se
alzan buscando las profundidades de la
b6veda celeste; en esta atm6sfera donde
se ciernen tantas aves y se derraman
tantosperfumes;aqui se puede pensar
como se piensa entire los frios eternos de
Rusia, las brumas e,;pesas de Alemania
y el risuceio cielo de Italia; se puede sen-


El manto oscuro de la noche comen-
zaba a cubrir aquel sombrio cuadro,
cuando blanquecinos rayos de la luna
aparecian en el horizonte y lollenaban de
melanc6lica tristeza: mas de una bella,
con si rostro palido, su graciosa boca y
hechiceros ojos, escondidos entire el arco
negro de sus cejas, que se asomaba a la
ventana a contemplar, como las hijas de
Si6n, los destrozados muros de la ciudad
perdida; el eco debil de su voz Ilegaba
hasta mis oidos entire las \vibraciones de
in rtstico instrument musical: parecia
que los sepulcros rotos daban paso al
alma de alguna Inds que, envuelta en el
blancolienzo de los muertos, bablaba ; su
Tenorio.
Aquella noche me tue casi impossible
c,.nciliar el suefio: tan agitada estaba mi
alma por las iltimas dolorosas impre-
siones.


Entrada A Rfo Dulce.
comenzaban A llegar, con su cAntaro en
la mano, para sustraer del poderoso rio
la savia de vida con que se mitiga la sed
que despierta aquel clima abrasador;
multitud de blancas aves bajaban de las
colinas inmediatas y de los vecinos bos-
ques a mirarse en el claro espejo de las
aguas; el verde-oscuro de los Arboles
contrastaba con el blanco de las aves y
la arena, el iazul claro del ag-ua, el amari-
llo y rojo de la, flores y el negro cabello
de las ninfan; el ambienteo, en aquillas
lioras, estaba fresco y unaromna delicioso
-,e exhalaba dli los camp a s:: la bisa lo
movfiL lijeramente la yerba de los prados;
y las selvas. iiajestLIuo:aS que limitan el
rio permanecian inmn6vile- comtemplan-
do exta-iadas las bellezas de aquel pai-
saje, cu)as delicias no osaban perturbar.
Entonces me dije: cuinto se en-afian
los que por la primer impresida juzgan
todo un pasado y quieren talvez leer el


tir con todo el sentimentalismo oriental
de la India; se puede amar con toda la
pureza y el ardi'r con que Saint Pierre
supone que Pablo amaba a Virginia; se
puede querer A la patria cpmo se queria
un bijo de Esparta; se puede trabajar
como un norte-americano.-Este pueblo
estA Ilamado a un grandiose porvenir;
hay en l su, -elv.as maderas magnificas
quc se explotar6n pot- siglos; hay en el
corazon de -us montafas, riquezas mine-
rales inmensa- que ya la, arrancan los
rior que de ella- se desprenden, como
los polluele-,. .l c1 pelfcano arrancan la
sanire? dt.l pecho de la madre; hay en si
su le 11 mi u.:ha savia y por los desflladeros
de sus montes muchas comunicaciones;
bay en stis manantiales torrentes una
fuerza nmtriz tan poderoso, como el caer
de la catarata del Ni6gara; y hay tambien,
en el dulce, afable v sencillo character de










La Locomotora 3


sus moradores, todos los estirmulos y
todos los encantos de la amistad y del
amor.
Y cuando esto me decfa, me parecio
descubrir, muy lejos, al otro lado de las
multiplicadas cordilleras que se extien-
den hacia el Sur, una espesa column de
humo que penetraba en la- nuitbe-, pro-
yectando un clarisim,. resplaudor: era
la serpiente de humo que se alzaba, en
vertijinosas espirales, de-,de el fond'. de
una caldera que con acelerado movi\i ien-
to, se desprendia del muielli: de San Jose


con direcci6n a Escuintla. MIe figure
ver aquella column acercar-e bacia mi,
con asombrosa rapidez, cruzar el territo-
rioy liundirse en la, olas del AtliAntic:o.
Una nueva espcranza uaci.) en mi coraz6n:
.cref oir sobre micabeza la ioz de algdn
genio que cumo el aguila, batia sus alas
en el cenit, diciendome: pronto llegara
aqtii esa column que ves tan lejos; y en
llegando, traera consigo la vida de este
pueblo, porque a media que esta avanza,
la muerte se retira, la pereza se csptlinta,
el vicio se duerme y el trabajo se des-
pierta; esa column anuncia grandeza,


felicidad y bienestar; a su paso los cam-
pos mnas est&riles se vuelven fecundos,
los bosques se talan, los troncos se icn-
den, los aires -Re mueven, los desiertos
se pueblan, y parece que la naturaleza
enter se agita y se estropea por cootem-
plarla.
Y tomando por realidad aquella ilusi6n.
cref mis esperanzas realizadas y me aleje
deaquellos luIa res, bajando en una canoa
la im perce-ptible pendiente del Mluotagua.
Salvador Escobar.
1879.


A rl...., io i, ., pr. in 1.....-i t.lc., ,il .,1 1 .1 Ci atal 1 .1 ili 'i. 10 i i. ..Li..n.ile f, -i I'1 ,itti,_i.- 'i P i it tcrlnt d i Guaitem ala. Genbe i .i Rubinr Barri.,..


(lute I estalCiad 'l

(3 cral 27. 23fiq1no 3irrioS


De bronce cual it grenio se I. vant i
]a estatua que al ciielr le rellr-enLita,
con el esfuerzo beroiLOo que te alienta
y que alcontrarioen el combateespanta!...
El sol esplendoroso la abrillanta
y al pie del pedestal mudo revienta
el mar del odiv., que en tu dafi intent
matar el numen quc tus bhichs canta...
Pero tt estas alli, como el di\ ino
precursor de la uni6n y la victoria,
iomutable y fatal como el destino! ..
El pueblo vi\-e de tn inmensa gloria,
y te retrata el bronce peregrine
con los misrnos pertiles de ]a Hi-st-ria!
Nicolds A. Gonza.lez


FRAGMENT

I ie I a Lil.it I adlu V ren-rZ I.Jia en l Sil|lu bit.i leN

t. preci-o convl.icnlr Lolu Don RNafa-el
Altamira, notabilisimo critic emipai[.il,
c-n que la primera cualidad del critico
"-,e llama tcner corazi.n." Pero teneL
:co-az6nn, regtn asienta el mimlnl. "'-R i
entirer la belleza, hillese done se hlilc;
es s.er iui.to; ec- anteponer la r',.on de
e-tetica todas las razones liuman;1s; es;
o:1\ idar, pluma on mann, por la p.lsiu. n l i1
arte, las otras, licitas C ilicitas, q4 ec plue-
den perturbarla; es lener la v,,lentia y la
lealtad de declarar en ptiblic'', sicnempre,
1.. que e eel fuero intern e .e aUprueiLI,
auinque sea de un eneinigo; es nM- pensIar
Ii cll ,sot. liib Iii i I ,n 1., t1j n ii tsi c-; no1
liacer-.c ci.',m lic 1,- t Iii ...'n.ur,,,i, / I
.ui tincia, ni de I;as \';anidadies de los
endlisados; es n, poi.i r nuunca la lu..!
Idcbajo del celemin, ni cou-t ntir que ]a
pongan otri)I; uc' nl t Lin r h l'riitiZ lte
estrecho, confinindo-.e siemlpre en i.-
miimnos nombre-., aunque tengan much
mano para ayudar en prop6sitos egoistas
de la particular ilusi5n del critic; es


tcener abierto el esph'rittLi a todos los vien-
tos del arte, v saber orientarlo hacia
los punt, de donde soplan nuevos y
frescos, que suele ser del lado de los
humildes y de losj6vene-; es poner sobre
todt.i los intereses el supremo interns de
la belleza y' del arte, ol\idando lo demas
del muudo como el buen sacerdote olvida,
cuando dice misi, todo lo que no sea de
Dios y para Dios; es ser bueno, indul-
gente, franco, absolutamente franco, lo
mismocuando la franqueza acusa de-
fectos de quienes, por estar muy altos,
pueden crecr que son impecables 4
indiscutibl-., que cuando descubre md-
ritos nuevos, que tambien saben mal, .
veces, I :- que convierten el arte en
coto cerrado; es participar un much de
la enfermedad tle Marcial-el de La
P .s;i,.rrr t-que s' traduice lugo en la
facultad de indignarse por las tropelfas
.... r ili,.,is que otros cometen; es tener
.%iii/ i r .i e gi ,.'iw c0iom dice el vulgo, en
las relaciones i que ubliga la literature;
es, ue fin, no olvidar, en medio de la
irainqueza, ni la corte-ia, ni aquel calor
de humanilad que s6lo los buenos saben
poner, incluso en sus mas several jut-i-
cias."









La Locomotora 4


Moverse brava guerra y agredirse
muchas veces con verdadera saija ique
no ejercer con generosa intencin el
ministerio de la critical honrada v cir-
cunspecta) los bombres de ilustraci6n y
de talent, los que rinden cult feVr\ieute
al ideal, los que hacen la obra magna
-con la sangre de su coraz6n y con la
lumbre de su inteligencia-del perfec-
cionamient,) de los pueblos, pontificando
a diario desde su gabinete por la ci\i-
lizacidn de la Patria; dividirse en grru-
pitos sin cohesion alguna, a fuerza de
menguadas pasiones recelosas. para no
Ilegar jams sino al desorden. A la anar-
qlui; devaastadora, al pujilato indecoroso
de las personalidades. y por consiguiente
a la pro-tituci6n del arte literario; silen-
ciar los mritos ajenos, teniendoarraigadla
la convicci6n de ello-, para s61o buscar la
a;lahan/a de los propios, que miuclias
ieces resultan negativo-i en fuerza ,le la
soberbia luziblica y de la vauidad desa-
tentada; no recorder que de la uni6n de
todas las energias creadoras y de to:das
las ambiciones puras, es de donde pro-
ceden, como en la Grecia antigna., la
grandeza, la begemonia y la perdurable
gloria de las nacionalidades.; tigurarse
ilue los viejis no u-ignifican nada en el


narias, no traen d las naciones sino la
ruina y el descrtdito dJ arte, cuand.j lo
que hacen es r-egenerarlo, tran-ftiundirlo
y enriquecerlo con vigorosa y exqui.ita
saiia nueva .aturada de riquisirmas
fragancias, 6 que lo. mismos jivenes -ojn
los depositarios tinicos de la sahiduria y
los secrets milag'rosio que produce
con su magia el esplcnduii de la belleza;
encastillarse en la pequeiez de inima de
que tanto entire los viej-is, como en las
numerosas falanjes que los ji'venes com-
lionen, no debe haber jamis sino dos 6
tres egidlatras que scan dignos de los
loores de la prensa, de los aplausos delos
pueblos, de los elogios de la.sociedad, de
las alabanzas de na critical y de las
glorificaciones de la hi-.toria; abandonar
la grandeza y serenida,' de las ideas
por las miserias del mundo, el 6ter
por los legamos, el esplendor del ideal
por el fango sombrio de la tierra, la
generosidad que dignitica por el ciego
egoismno que deprime, la humildad bien
entendida que levanta por la soberbia
que desconceptua y abisma; sentir la
honda tristeza de la brillante corona de
laureles que alcanzan los demas en el dia
de la victoria intellectual. y desbordar
esa honda tristeza en sarcasmos e in-


.g ..
.:. ,:"_,;.: -'


es alentar A la barbaric en la tremenda
brutalidad de sus deseos incontinentes,
es trabajar contra los grandes intereses
de la nacionalidad, contra el concept,
contra el becho, contra la rcalidad tangi-
ble de o1 que se llama Patria, la cual vive,
re-pirj y se alimenta no s6lo on la fami-
lia, no s6lo en el santuario del hogar, no
s6lo en la religion, no s6lo en las costum-
bres y en la poesia hablada de lo- dulces
troveros populares, no s6lo en las ama-
bles tradiciones que se oy, n lde los labios
(lel abuelo al rescoldo de la lumbre tn el
solar native, sino tambien en la alegria
lde lalengua yen el tesoro de la literature,
que son la encarnaci6n de tIdos lo-u gran-
des ideales porque suspira y sitre el
hombre en su peregrinacion doliente pr
los tortuosos camino-, de la tierra,
entristecids siempre ipr cl rocio de las
lAgrimas y por la lpalida flor dcl deen-
gonfa.
Gonzalo Pic6n-Febres.

DISCURSO
prouunclado aute el cadaver del General
de Division, don Manuel M. Aguilar, por
el General Juan P. F. Padilla.
SERURES:
Doloroso sentimiento embairga al Go-
bierno de la Reptiblica, en cuyo nombre
me es honroso hablar en esta ocasi6n
solemne y triste, con inotivo tie la muer-


UI.I '.list. dLl .I arribc deil la primeira l:comutora del S.i r A la Capital.--19 de julio de 1884.


estdli, o tie lt litjcraturlI, ctuand._ en la he-
rnci.ia ue de.on djrn ie -u peL-,amiuento es
dole han aprendido y se hau estimulado
para -1 Lten las generaciones po-steriores,
6 qiie 1l'. misimo-' vicjos son lc ot inicos Jquc
tienen el derecho de pen-.ir. de e-;cribir,
de di-,tinguirse, dc brillar y de ser en-
',alzado-, por las multitudes; entender
que los jovenes de alto pensamiento
inspiration hermosa, a pesar de suEs
;Itrevimientos y vehemencias revolucio--


\ectivas contra los nobles y gloriosos
triunfadores; no pensar, como pens6 un
notable escritor venezoldno, que cada
g'eneracion va dlejando una capa de
conquistas en la improba labor de la
civilizacin national; empufiar, en fin, la
piqucta ,lue denmuele y la tea que calcina
para cerrar contra el pasado y arrasurlo,
es mezquindad de coraz6n, es volverse
de espaldas A la confraternidad que re-
dime v purifica, es labor antipatri6tica,


te, por todos tail sentida, de quieii ayer
no m.s era el bizarro divisionarin, Don
Manuel M. Aguilar, y (Iue alio.ra ace ahi
inanimado para siempre .... .
Los grades honoirc-, llt- iinpmnentes
manifestaciones de duelo hechas ante el
cad6ver de un -oldan'T, solamente se
justilican por hechos y merecimientos
que para los profanos entrafiarida verda-
dero sacrificio: unir i la legendaria leal-
tad la abnegaci6u mais absoluta,-en


_ _










La Loco-motora


,cierto modo, la negaci6n del si mismo:-
constancia, inteligencia y dedicaciin al
studio, en pocas palabras, amor A la
carrera y patriotism i toda prueba; y
los que ahora tributamosanteel de quien
fue el General Aguilar, Sefiores, son de
ley, de equidad y de justicia: la Patria
pierde en 61 6 uno de sus preclaros bijos;
el Gobierno un servidor adicto, leal, inte-
ligente 6 instruido; el Ejircito un Jefe
pundonoroso y bajo todos concepts me-
Titisimo.
No vengo a pronunciar *un discurso
laudatorlo con giros sonoros y fHoridos
del lenguaje, que ni el finado necesitara
de ellos ni yo reuno las condiciones que
se requieren para el caso: tampoco puedo
ofrecerle un studio biog-rfico, excelente
y justiciero, ta; como el General Aguilar
se mereciera, porque ni hay tiempo, ni es
ocasi6n, ni tengo tampoco i la mano su


General Manuel NT. Aguilar.
+ 1' de Marszo de Il',S

-estensa y bien nutrida hoja de servicios.
Permitaeme, pues, que solamente
apunte los mas salientes rasgos de su
vida del General don Manuel M. Aguilar,
en lo que se relaciona con su-, servicios
A la Patria: fu6 alumno di-tinguido, hiio
intellectual, como si dijdramos. de la peri
tantos titulos honorable Escuela PolitCtc-
uica; obtuvo allf lno- puertos mas promi-
nentes, sobresaliendo coma es natural,
entire los de CapitAn de la Compafifa de
Cadetes y de Director de la misma Escue-
!a, puesto que desempefid tan dignamen-
te, dejando de esa epoca recuerdos
imperecederos: en su oportunidad se
gradu6 de Ingeniero: desempefi6 du-
rante various periods el cargo de Di-
putado a la Asamblea Nacional: fue Mla-
gistrado a la Corte Marcial: hizo various
viajes A Europa y Norte America en
comisiones honrosisimas del Gobierno,
las cuales desempefi6 satisfactoriamente:
fue durante various ailos Subsecretariode
la Guerra: asisti6 A todas las campaFias


efectuadas desde 1885 para acai y en la
iltima sostenida con el Salvador y Hon-
duras (sin que vaya a creerse que preten-
do herir la mas delicada susceptibilidad)
puso muyalto el honor de lasarmas nacio-
nales. El Gobierno, en los iltimos afos,
confi6 su ilustraci6n, honradez y peri-
cia el important y dificilicimo encargo
de reformar v proveer a nuestro Ej6rcito
de armamento y pertrechos; el resultado
de sus gestiones lo conocemos todoa';
te6rica y practicamente esta demostrado
lo atinado de su elecci6n. Ultimamente
desempeiaba el empleo de Director Ge-
neral de Infanteria y estaba nombrado
para el desenpeiode una comision ante el
Gobierno del Imperio Alemin, en donde
'l habia estado ya, y habfa recibido del
Emperador especiales muestras de consi
deraci6n y estinia.
Repito que la Repiblica toda, en parti-
cular el Gobierno y el Ejercito, con la
muerte del General Aguilar, sufren una
dolorosa perdida. El Presidente de la
Repdblica, Licenciado Don Manuel Es-
trada Cabrera, su vez pierde a un
amigo sincere, admirador y colaborador
de su Gobierno.
Ante el espectAculo de la de.apariciin
de quien tenfa tanto- meritos v mereci-
mientos, ved si no son justos el dolor que
siente el Gobierno por su muerte, y lo-
honores que ha acordado a su cadiver.
Same permitido, antes de concluir, en
el orden puramente personal, consignar
un recuerdo de carifio para quien fue mi
caballeroso v fino amniio.
;Descanse en paz el General Don Mla-
nuel M. Aguilar y sirva su vida ptblica,
active y laboriosa, de ejemplo a los servi-
dores de la Patria!

...------- --1#{ :; -l =- I-t:.l -tltt------


ELEGIA

Er. la muerce del Maectro
in-rilli LUi, Feliie .Aria-
;Oh muua del dolor, dale A. mi lira
Losi ritmos con que el aura blandaimente
Entre las rnma- del sauzal suspira.
Lou- linguidos murnurios de la fuf te,
Que de la roca los requiebros bafia,
Y es cuanto mdi humilde m;s doliente.
Los trinos que deliza en la mo:ntaria
El ave que perd16 la companera
Y ann en su prop li hogar se siente extrafia.
Una nota expresira, plafidern,
Trasunli nio del insondable duelo
)ue pre spre screspones por doqulcra.
Iinplacable el detino. car t6 el vuelv
A un espiritu egregioqule surcaba
Del arte augusto el esplendente cielo.
Lauro inmortal .u frelite coronaba
En plena jurentud: era el ungido
De la divina Euterpe, que le amaba!
Habfa con su numen sorprendido
De la pauta el secret cual minero
Que hall el diamante en el carbon perdido.
Su espfritu genial era un %enero
Ue rica inspiraci6n. Como los trinos
Brotan de la garganta del jilguero


Br.-.taban de -,LI suehos peregrinou
S'.noraa y potentes sinfnoas,
Pulces baladas, canticos dilinos.
Arrancaba sus noble, armoniias
A ia brisa que entona en la floresta
Himnos de amor 6 tristes elegias.
Nat.ra hermo-.a, en su perenne fiesta,
-Ofrendaba a su genio poderoso
Las raras ncta- de una rara orquesta.
Por eso siempre de su ideal celoso
N. buscaba mezquinos manantiales
Para calmar sus ansias de colo-o.
Lleaba hasta las fuenter- inmortales
I'e sacra inspiracidn; alli de hinojos
Unga e e e.sas fuentes sus ideals.
Y apartando del rulgio lao abrojos,
De la tida las cuitais querellas
V':,lria .1 lo alto sus ardientes ojos,


M .L. l:rr.. I .ii; F.-li-p Ar i-..
2. ,1 .M. l:tode I' ...
Y daiba alicit.. i-r .: :n-ii:.i -s hellas
Rec^ogien.lo Cl ;0 .?-I.iritsi pr. funl:.
Tod.a la I iL e to.iL i .i- I .-lrl a'
Extra fi.:, r.a E iOt'r iirin.l R f:cunloi.!
,Cua in Fr..nt., s, apa;.-,r. n 1c.- fil-eores
Con qu,? ntl.- liibr-.b i .*eiL',io on inundo!
Peir: en carlii.u. l.a, ce n ls i.- dol.'res,
Las penas 'nce-.qaitea v crluel
Q ie a bruman1 los d .ra-indc- i'-.adores.
Reposa ell pll', quo e-.'I 3.orie- files
Lloran tu aui-enci.a v in.ian tu memorial:
Euerme sr.bre tu I-'chro dIe I turele'.
A la -.mbra del Arl,.;l .;, l l,-ita'

M. Soto Hall.

----- i -t .* '. j- -


iSobre el escudo!

En la muerte del General
1. Rufiino EBarriai.
Cav6 en el campo el liberal caudillo
cle la Uni6n defendiendo la bandera,
y la gloria volo con siu alma fiera
de s-u mirada al apagarse el brillo!
Desde inpc.tente y tetrico c;astillo
que levant el terror en la frontera,
oculta 1e esperl, torpe y artera
la 'I'raici6n afilando su cuchillo!
Cu;in Lien le conocia!...;Descubierto
el noble coraz6n y alta la frente
se lanz6 como un rayo en la pelea!
Animando A sus huestes rod6 muerto,
y rodaron tambiSn con el valiente
las esperanzas de una gran idea!
Nicolds A. Gonzalez
Guatemala, abril, 1885









La Locomiotoruf 6


Las danzas guerreras


ASUNTO INDIGENA
PARA "LA LOCOMOTORA"

Axopil, elflechero m.s temible y robusto
que conociera el campo y el sol de Nicaragua,
ve Ilegar diez indios con lanzas, en piragua,
y se adelanta A ellos con ademAn adusto.

Nimai-Quiche su padre-cacique ya vetusto-
levanta su penacho que arroja brillos de agua
al argentarlo el Astro, Jehova del indio Nahua,
yaquel var6n ostenta la desnudez del busto.

Con los rostros manchados de afiiles y betunes,
se acerca con sus armas el grupo de Mosquitos
y con salvajes gritas entri-gase a las danzas.

Resuenan atabales y pifanos y tunes
y al prolongar los bosques las misicas y gritos
el sol tile de sangre la punta de las lanzas.


En torrente que ruge entire las brefias,
Elpaul de letal emanacion,
.El vertigo que exhalan entire peiias
Abismos de terrific atracci6n;

La violent y sombria marejaJa
Que el barco no esper6 vencer jams,
La nube que estall6 desenfrenada
Y el huracan feroz quedan atr.-.

Y en la cumbre,-a los languidos reflejos
De entremuriente luz crepuscular,
Contemplo de muy alto y de muy lejos
La cuesta hoscosa y el revuelto mar....

Que importa si es el reino de las sombras
Y trasciende en sus brumas el cipres,
Y march sobre tragicas alfombras
De ensuefnos que murieron a mis pies.

Si evocando aquel h6rrido conjunto
Que por milagro el animo salv6,
Cual siempre al coraz6n "Zsufres?" pregunto
Y al fin el coraz6n contest: "No!"


Lisimaco Chavarria.
(.;, ,'.I, [;m b r ,,).


laria, Cmrt-tu.


VeriuLs India.
Venus morena, en la que el sol ha impreso
El 6sculo voraz de una ansia loca,
Tu muslo, es muslo cincelado en roca,
Th busto, es busto modelado en yeso.
Juega en tus labios el amor travieso,
Y tu alto pecho, que a order provoca,
Es un manjar con que la hambrienta boca
Se deleitara en el festin del beso.
Los requiebros persiguen tu hernmosura.
Como 6 una sierva voladores lazos;
Alguien te enlazar.i por la cintura,
Y entire la flama tropical, entonce
Feliz mancebo en sus robustos brazos
Hara gemir tu doncellez de bronce.

Jose Santos Chldcano.

-- c^-3 s3^ ^;x W9 ?K:K ^g vff a;_


Sr. Lie. don Jos6 Pinto, que entreg6 la Presidencia de la Corte Su-
prema de Justicia al electo para el nuevo perfodo de ley senior
Lie. Cabral, el 15 del mes de marzo iltino.


Descanso


Ya cesaron la lucha y el desvelo,
La duda supliciante y el afan,
Y abandon esfumindo Las ultimas quimeras que se van.

Cual naufrago aventado en su desierto
Por la furia tremenda del cicl6n.
Que en la tristeza adniita de aqiiel puerto
No viera sino amparo y salvaci.'n.

El coraz6n febril hall repose.
Exhausto de agitarse y delirar
En un sopor insipido y brumoso
Que le fine sociego y bienestar.


PENITENTE
PARA "LA LOCOMOTORA"
Desciffe el cord6n tosco, que como una cadena
aprisiona tus flancos con voluptuosidad;
deja el sayal de grana, preciosa nazarena,
desata la sandalia, deja el retiro yi.
Tus ojos y tus lahios son de una Magdalena,
tus labios y tus ojos estan diciendo amad!;
bajo la negra toca que cubre tu faz buena
la sangre entona un himno victorioso y sensual.
El mundo te reclama y el mundo es tu destino.
No fue de los humans sesgar en el camino
que les tocara en suerte, con pena transitar.

Deja el cilicio amargo, y el embozo, y el freno,
-No ves?-En esta vida yo soy un nazareno
y no llevo sandalia, ni cuerda, ni sayal .......


Manuel Cervera.










La Locomotora 7


21ucss-tra f efiora

be Ia 2liacwbalcna

piara 2lianul Cervra.
rNorI,' S&eurra de Mlqdalhmr ..... Es la
callejuela polvosa y andrajosa de casu-
chas en ruinas que memoran los viejos
tieinpos coloniales en que abundaban los
pirates y los salteadores de caminos. Yo
he amado esa epoca de barbarie y de
sangre y be admirado el alma de hierro
de aquellos hombres que asesinaban y
saqueaban con tan inquisitorial impa-
videz.
Hay recogimiento, un sacrosanto reco-
gimiento, en este barrio del amor y la
leyenda. Alli un cbarco, acA un poste
derribado, mAs alli un mont6n de pie-
dras. .... Y todo con un aspect taci-
turno, cuasi Iigubre. Se piensa en
traiedias de pirpura, en inena rables


-unaves. Pienco en ina- noches lejanas
en que yo Ie acariciaba sus orejas,-sus
pequcfiitas orejas. de tersura y flexi-
bilidad de talco-y ella, muy enojada, me
decia; "no, no, no .. ", y me besaba
desmayandose. Pienso, sobre todo, en
la noche que me anunci6 su partida.-
"No me gusta tu tierra. chico, yo me
voy de tu tierra. Tt si eres bueno y
eres noble, pero los dems ... los demAs
son insufribles, chico; yo me voy de tu
tierra". Y una mafana otofial en que
el sol, como tm viejo satiro, ironizaba
cinicamente, se march en un trasatlin-
tico trances, Ilevando un traje blanco y
una sombrilla blanca.
Desde entonces hay una casita solitaria
en el lirico barrio y yo miro con bondo
desconsuelo la puerta, de un azul deste-
flido, que la cierra. Aquel candiLdo im-
perturbable y frio me inspire el mis
feroz de mis idios.


Dle futografia obeqiulada per don Francisco S. Figueroa.

tragedies. Es la misteriosa mansion de A veces la luna, A veces la faz de unai
las hijas de Venus, donde hemos ido chica que vino de lejos, se refleja sobre
todos, despuesde grades privaciones, a las aguas pantanosas que ha vertido el
comprar las primeras caricias y los pri- cielo. A mi se me antoja una postura
meros besos. sentimental la de esa chica que en un
Recuerdo a Mercedes,-la morena del rdstico asiento de cuero, adosado A la.
Tolima, de los ojos abismiticos y ne- puerta de su casita, fuma un cigarro y
gross, de las melenas aterciopeladas y lanza enormes bocanadas de humo, con


la mirada fija en las estrellas, ;quidn sabe
si contando las estrellas! De pronto rfe
burlona, estrepitosamente iestas muje-
res ticneu in modo de reir que no es el
de las demas mujeres): es que pasa un
carruaje con el jovenzuelo de provincias
A quien burlara la otra uoche.--'Esfa-
que seguramente se llamarA Lola, Bri-
gida 6 Margot-, &sa-es de vida alegre",
nos hemos dicho al escuchar la carcajada
estridente, la carcajada incisiva, que,
como el crujido de un trend. crispa los
ner\ ios y eriza los cabelo!s.
Avanzada la noche. los sofiadores del
pals de Bohemia-los que se emborra-
chan y cantan y sueiian-vienen a perfu-
mar el ambient de una orgiAstica
melancolia. Es entonces cuando escu-
chamos una guitarra, una bandola 6 un
violin. Casi siempre una muchacha-la
cabellera suelta y uuos jazmines sobre la
cabellera-canta en e.e moment una
canci6n doliente.
,Comprendeis, sofadores, los aires
nostalgicos de esa guitarra, esa bandola
6 ese violin, 6 la voz de esa muchacha que
canta una cancion dolieute?-Es el alma
del barrio quL llora la muerte de algiin
ideal-acaso la ausencia de la morena del
Tolima-: es el alma del barrio que gime
porque Ilega la hora del amor crucificado.
J. M. de la Vega Vl6ez
Car tagena, Colombia.

Oda a la Missica

Al Senor Presidente de la Repuiblica, Licenciado Don
Manuel Estrada Cabrera. Escrita para el con-
cierto orquestal que se le dedic6 en Ia fecha.
Yo amo la inme,-lidad! Las cosas grandes
donde se pierde el pens-miento ufano;
cormo el candor las cumbres de los Andes,
como el salvaje alcin el Oceano......

Yo adoro Io que es puro! Y poreso
al acercarme ;oh, Patria! a tus altares,
la hermosa Libertad me da su beso
y es el niinen que inspira mis cantares.

Yo busco lo sublime; y abi ahora
ii tL ritmo le. das al arpa mia,
cantare tu dulzura arrobadora
;Oh, Genio sin rilal de la armonia!


T i naciste en cl cielo: de alli vienes;
se conoce en tu reste inmaculada;
en el di-fano nimbo de tus sienes;
en tu sna\e ionrisa y tu mirada .....

T6 naciste en el cielo: mas llegaste
aqul, do esti la humanidad proscrita;
donde no hay dicha que i sus ansias baste
ni pal su inquietud que e- infinita:

D:nde per una leave complacencia,
por un halago de la suerte, lere,
se enmenena, ial\ez. una existencia.
c ,breii la sien los ampos de la n'ere:

do el hombre, puestosin cesar priueba,
se, como Arbol que pierde hoja tra, hoja,
que el huracin sus esperanzas lle'a
y su ilusi6n, al florecer, deshoja;


ah










La Locomolora 8


y seguirlo quisiste en su camino,
arrebatada de ferviente anhelo,
para el rigor templar tie su destino
y brindarle en sua penas un consuelo;

y junto f& 1 sieiupre vas; en la fortune.
como en las hora. die profundo hastio,
desde el borde encantado de la cuna
hasta el lindero del tepulcro frfo.



Abora placentero, ora gra'e
interpretas del alma el sentimiento,
que sin tf no serfa m5s que un ave
que no deja ui un ra tro por el %ienti.

Del santuario del alma a del ruido
libras de un angel ]a nmenloria blanca.
que no borra l:i manro del olido
ni de los anos el turbi6n arranca.

T6 guarda-, cadenciosct.s, en tus notas,
del trovador errant los cantares;
y eternamente por el aire flota ,
come el iocienso puro eni loS altarea.

Preludial: v si quiere, resucitas
del hbroe las einlresas celebrad.s;
y A tu voz, de las playas infinita-,
acuden las edades ya pasaias. ......

Today alma, t' la vida, todo anhelo.
expresidn hallan bella en tui escalas:
que ti les das para sibir al cielo
de paloma blanqiisima In alas .....

Diioinizas del hombre el sufriniento
y el perd6n nace entire sublime hlro;
y si de Dios remedas el laiment-,
te oyen, temblando, lan estrellas de ore.


Tu e-pacio es el insondable espacio;
tu vida el tiempo; tu extension la hi-toria:
las leyendas to forman un palacio:
y A tu clamor despiertase la gloria

Al dulce nombre de la Patria vibras;
y en el estruendo de la lucha fiera,
estremecidas por tu voz sus fibras.
cae el soldado al piede su bandera.


Dios,, decuanto es rttmico 6 de-tella*
del riuefior que en dulce serenata
le dice sus amores a una estrella:
del m.ir. con su orla de zafir y plata;

del viento que los hosques blando mece;
de la borrasca horrisona, sin vallas:
del hter, si sereno resplandece;
y de la humanidad en su, batallas:

G6:ate: deja reposar la, alas.
vive al amparo de la patria mfa
que te ofrenda magnfficas sus galas
y donde tiene culto la armonfa;

El estimuloenciende, que lo encierra
de preclaros maestros el ejemplo,
y tengas otra vez en esta tierra
gloriosos hijos y gloriosotemplo!

Alberto Mencos.

1" de Febrero de 1908.


iOOBIKE TITIN!

Los 6rboles frondosos del Retiro cim-
brean sus copas seculares mostrando
al sol la grama de -us verdts: el verde
azulado de los abetos, el verde obscure
de los pinos, el verde esmeralda de las
magnolias, el verde claro de las acacias,
el verde plateado de los grades Alamos.
Juega el viento entire el encaje de las
hojas, arrancandolas murmullos. susu-
rros y suspiros. En un claro de la arbo-
leda, dormidas en lo hondo, las aguas
mansas del estanque grande reflejan la
luz tersas y limpias como una liminn de
metal brunido.


detiene sobre las hojas, se oyen alegres
carcajadas, gritos de jtibilo, la cadencia
mon6tona y triste de una vieja canci6n:
Yo me que-rfa casar,
yo me que-ria casar,
con un mo-cito barber.
con un mo-cito barbero...
Acodadas sobre los hierros de tin bal-
c6n, dos niuas, dos mujeres ya, conver-
san en voz baja. Detris de ellas, en el
rinc6n del gabinete, suenan linguidas,
perezozas. las notas de un piano v una
voz dice:
-Adelina Maria Eulalia que
hactis ahi?
-Nada, mama. .


Escuela Prdctica de la ciudad de Flores. (Peten).


En la calle los carruajes ruedan rapidos
entire nubes de polo; los tranvias se
deslizan silbando sobre los rides, prece-
didos de un tremolo metilico; los auto-
m6viles pasan veloces atronando el espa-
cio con el resoplido de las miquinas y el
estridente sonar de las bocinaw, mientras
que por las aceras, bajo la fila de irboles,
la gente march pausada y silenciosa en
constant hormigueo.
Tras los gruesos barrotes de la verja
saltan las manchas policromas de los
vestidos infantiles y lasgrandes manchas
blancas de los almidonados delantales de
las nineras. Cuando el estrepito de la
calle cesa un moment y el viento se


-,No os molesta el sol?
-No, main; estamos muy bien.
Las jardineras de los tranvias siguen
pasando llenas de gene; retumban los
coaches; los autom6viles cruzan raudos.
Vagos v confuses Ilegan del Retire los
ecos tristes de la vieja canci6n:
Una tar-de de \erano,
una tar-de de verano,
me saca-ron a paseo,
me saca-ron A paseo. .
Acodadas sobre los hierros, las dos
amigas conversan en voz baja:
-iAngelito!
-No me babies. Ha sido una cosa
horrible. No tienes idea. Es necesario
haberlo visto para comprender!o. Con-


Ad&










La Locomotora 9


chita esta todavia enferma del di-gu-to.
Y yo... yo no puedo aco-rdarnime -in ,iqiL
se me s'altcn las ligrinmas.
iPcer, mujer.,ies posible? iUna .ri atirI;!
-;Aih tie-ns!
--Peo ,;csmo fue?
-Vci'-,s. El chiquillo venia enfermo.
une si esta tisico, que si no esta tisico,
que si el crecimiento, que si los estu-
dios .. El medico aconsej6 que le envia-
sen al campo. Tia Lola nos escribi6
dici6ndonos que si le podriamos teuer
una temporada, y nosotros, ;igtirate ti,
c,n el alma y la vida! Papi en persona
fud buscarle.
Era una criatura encantadora, guapi-
-imo, muy guapo, todo lo que Le diga es
poco, con unos ojazos azules, .... .tti
ves los de Conchita? ;Que mAs quisiera
Conchita! No bay compar;ci6n. Vamos,
vo no he visto en vida ojos mis hermosos.


Cuidado que a casa venian nifios. toda
la cbiquilleria del pueblo; ptues, nada,
como si no. No habfa quien le hiciera
jug-ar mAIs all.i de diez minLiUt:c,. A los
diez minutes de salts y carreras dejabai
a loas amigos y se iba al lado de Conchita.
Conchita era su locura. Por la maiana,
por la tarde, por la noche, a todas h:oras
estaba la criatura pegada ius fal:da-s.
-iJestis y que chico mais sob6n!, decia
ri-indose mi bermana. No me lo puedo
quitar de encima.
Titin entonces se ponia mu. serio, y
clavando en ella sus ojazos azules la decia:
--Te enfada?
Y era su mirada tan dulce, su acento
tan mimoso, su cara tan triste, que Con-
chita no tenfa mis remedio que sentarle
encima de las rodillas y consolarle.
-No, rico. Yo quc me v'oy a entalar
por es.).


ila i buscarle se mo,,traba hosco, hur-ano,
retraido. .. Perdi'. de nuevo las ganas
dc comier y otra vez empez6 A adelgazar.
1Un -iincso inesperado agra\6 la situaci6n
I.l i'nv io de Conchita, Paco Ca-sarv_,, ya le
co. ..... \ino a. pasar dos dias con
uo- -tris. El pobre Titin, que no estaba
enterado de nada, al principio le recibiC'
cn agrado. Pero c uando t e enteri6,
;madre mia del Carmen! ;Ciiando supo
que era el novio de Conchita y que Con-
chita le queria!... IMenudo disgust
nos di6! No vino a comer ni a cenar.
A las nueve de la noche le encontre en
un rinc6n del jardin, debajo de unos
arbustos, llorando a ligrima viva.
Por la noche tuvo una fiebre terrible,
fiebre que ya no le abandon un solo
moment. A los tres dias fuI preciso
avisar a tia Lola, que vino como puede-,
figurarte, ;ide-.:lada! Se llam6 por teld-


~4 ,C'. ._,... ...-...,......... A" '-
t.7
-__ __ -_"_ .,

_.:: t::- :, ...
.'. T%
...... .. .v .M.
;: '-


iTenian una exipresidn tan extrafia, tan
inteligente, tan tri-'te, tan dulce!
Papi confesaba que no podia mirarlos
con tranquilidad. "'Me da pena-decia;--
me hacen pensar en MlPterlinck. Parece
que miran mas alli dc las cosas."
Estaba inuy delgadito y muy palido;
pero esto, lejos de afearle como a otros
nifios, le daba por el contrario un aspect
de elegaucia y distinci6n muy atriayene.
Hablaba poco. reia menos y no jugaba
nunca. Te dign que papa tenia razoin:
daba pena el chiquillo. Sin embar'ro, A
los quince dias de e,tar centre nosotru-,
empez6 a meiorar. Se pus,.) un p.oquitin
mai gordo. perdi6 la palidtle \ r.:ci:br :'l
apetito; en tin, que t-I chiquillo -,e puso
deseconocido. Dcsconocido en la part
filica, ieh?, porque etn lo moral sigui.'. loI
mismo, por no decir peor, cada vez mas
serio, mas pensativo y mas triste.


Esutela Pric. lca C Ir-titutu Njcl',nal dl. I.iccdllenli.

--,iDL verdad?
-De verdad..
-Pues dame un be,-o Ip.'at kv.r lue nM)
estas eufadaila.
-T-'male, vidla mida.
'itin se colgaba de -,u cuello y la b:-sa-
ba con locura, con apasionamiento, con
rabia, de tal modo, que in dia Conchita,
no pudo menos de decir:
-;Caramba con el ninio y quI manera
tiene de bear!
-Es qu eC-.ti coamioradodet ti, contestC
3 o rieudlo
El ent,)nce_ -. e pu-0 m[iVy tnc;irn dJ.,
echbti corii'-r, se ecutnldi y nii .v I\ imnii-
A verle ha--.t a I hora; de cenar. A i-artir
de aquel dia se hi'o cada v, in enilos
expansivo. Huia die todos, incltiso de mi
bermana. Y hasta cuando mi hermiana


fon a dtos medicos de Madrid, hubo
Coiiu.lt. a 'TodI o indtil ... Titin mo-
ria Si le ubiLras \ isto en la cama
con su carita pilida, el pelit pei.ado i
las sicnes, lo, ojos lihI u idos, mnis tristes
que nunca, tijos silcmpre en Conchita.
No hablaba, no decide nada, no hacia man,
lue iirarla .
El dltiimo dla fui horrible. No queria
que nadie estuviese en la alcoba mis que
Conchita. A todos los demis nos echaba.
-- Idos ;Idos!, gritaba frenltico,
las manos convulsas, los dientecitos
apretados .
Y .lucgn, cambiando) de expresi6n,
miiraLndo iC mi hermanii, ':omimndosela con
l]s ujo--:
-TC no, Titina, tri no ... decia
con acento suplicante. reteniendola, suje-
tindola, atrayendola a si. .









La Locomotora 10


Y despues amoroso, apasionado:
-,LMe quieres much, Titina, me quie-
res much?
-Miucho, riti. mfo, much.
-,;Vei-dad que no ij uieres nadie?
-A nadie, vida mia.
-Dame muchos besos, muchos besos.
Y la cabeza de Conchita cafa sobre la
suiya y se besaban como locos .... Vino
cl delirio v el e-tertor. Y Titfn segufa
pidiendobesos. Y Conchita dindoselos.
Y Titin se moria. Y Conchita no queria
marcharse. Fue precise arrancarla a la
fuerza ;Que noche, que noche mis
horrible!


Gebio bominicatl

Hora de g-rata divagaci6n. Una dimi-
nuta esquela color de ensuefo queexhala
un perfume muy tcnue y muy sutil. Es
un d6n de las sonroshdas manecitas de
mi novia: perfumar las cosas. Ella per-
fuma mis cejai cuando hay luna y el
almendro de su casa nos cobija. Aho-
i-a no. Porque estamos en menguante y
ella me tiene un imprescindible miedo
en las uoches tan obscuras.....
Hoy es domingo. Esta mafiana habia
unaabrumadora soledad en el poblado.
Me dieron ganas de salir para distraer
e-ta premature tristeza que me agabia


impdidica y pecaminosa paia mericer de
nuevo las amonestacioncs de mi virgen-
cita.
Sin embargo, no son ldi. amnsii.tac .iil, -
lo que me ha puesti feliiz c:n c.It
fdlicidad que d ella Ia haria ll.r;ir. I'.-
"un detalle ridiculo 6 in-.ignihfi. ntc 1i1c
para mi result encantador: las fall;i. lc
ortografia.-Exotis- mos, extrax.I;'ancias,
oigo que murmuran en la esquin i. M.i,
nohay naila tan aburrido como una mu-
chacha de quince afios que os habla en
frases bien hechas y gasta ortograffa.
Se me antoja lo tinico sincere de las n. -
vias:las cartas mal ,,rtografiadas. Esta
mia me dice de sus ilaciones y terminal
casi siempre con un largo bzo.


~-~~5_ i
-s --
tsr. -- 11111j~ljljj r.
'*~-"


.-


;.. :- < ..
'. .. + .-. .


;~- "


Otra vista de la Escuela Pr.ctica e Instituto Nacional de Occidente.


lMuri6 de madrugada. Contra todos
los consejos, contra todas las adverten-
cias, Concha se empei6 en permanecer
a la cabecera de la cama y recogio el
tiltino suspiro, la tiltima mirada de Titin.
Luego, como es natural, cay6 enferma,
y enterma ha estado quince dias. Y
gracias a que vinimos A Madrid y con el
cambio de vida y las diversions y las
amigas y la visita diariade PacoCasares,
y sobre todo, los preparations para la
confecci6n del equipo de boda, pues ya
sabres que es cosa convenida que se casa
en octubre, vamios poco a poco consi-
guiendo que se distraiga y olvide lo
ocurrido. Si no. se nos muere tainbien.
No tienes idea de lo impresionadisiima
que estaba.

Pedro Mata.


como un lago la bruma. Anduve algu-
nas de nuestras polvosas callejuelas; salu-
de a dos 6 tres amigos,-esqueletosos
unos, panzudos los mas;-vi a unas cuan-
tas muchachas de la parroquia y regre-
se aburrido a mi cuarto.
Estaba triste como pocas veces. -Cuin-
d.., ll1earan las noches de luna?-La
luna tarda. Pcro en cambio ha venido
sigilosamente la cuotidiana esquela de
mi rubia. v me ha trocado el humor.
"E-toy molc-ta contigo por tus iltimos
versos--me iliie;-no hables mis de
"pierna-" y "corpifios." Eso es malo,
ctrazoncito in io.--Despues no gustarA.n
de ti, z -i mi inamalee el peri6dico dira
que tien, raiz:n al asegurar que eres un
perdi.i.. Peru t6 no volver-ls 6 hacerlo
verdad, mi net-rolindo?"
H-Iabria algo tm'-i delicio n que estos
reganos bibilniente mezcladsls con cari-
cia? Maiiana e-cribiri otra pa.gina


Deididamente, amolasincongruencias
burdas, las futilezas infantiles que una
mano pulcra y sedosa traz6. sobre un
aristocritico vitela, en moments difi-
ciles, con el coraz6n puesto en el papel y
la vista azorada a su alrededor, como
desConfiando de aquella inmovilidad
espectralde las paredes. /No son mis
iniiinuas esas lines torcidas, esas pala-
bras interminadas que os sugieren un
cuchicheo en la reja? y ese borr6n mal
enjugado que cay6 junto a la firma como
para recorder aquel lunar que besamos
largamente una noche? y esos besos con
z no son mas intensos, m.s castos y mis
suaves? .. ..

J. M. de la Vega V61Qz.


Carlagcna, Nc:p. de Colombia.









La Locomotora 11


LOS DECADENTISTAS

Bombos mutuos

Los grafoomans decadentistas sc. ban apoderado de la
prensa, formani-, una sociedad international de bombs
mutuoIs.
Han ido paulatinamente corrompiendoel g uto del pidbli-
co, que, aunque nocompra -us libros, lee sucs cr6nicas gongo-
rinas. La falta de critical se'era y culta l.-s ha dado alas y
hoy campan por sus respetos.
Lo qu e pas, de moda en Paris, aquello que huele putre-
facci(n de puro muerto, ha resucitado en Espania y America
al cabo de los afios mil, y casi no hay revista, ni peri6dico
done no aparezcan versus y prosac modernistas, atestados
de disparates sonorous, sin cohesion n nla- ideas, sin sintaxis,
plagados de tic-pantosos galicismos y cle e-rrores de todo
gincio.


Para l lo primordial es decir las cosas al rev6s de como
las.dicen las personas cuerdas, apelando a toda clase de
amaneramientos, de hiperboles, de metafores absurdas, de
resonancias flatulentas.
Acumulan los tales decadentistas palabras sobre
palabras, sin sentido ni conexi6n; se burlan de la
l6gica, de la estetica, de la psicologia. La estetica para ellos
se reduce a decir disparates pintorescos y musicales. Han
leido, pero no ban estudiado. El ideal de todo escritor es
llegar a decir las cosas mas obscuras en una lengua sencilla,
sobria, correct y calida. iCu6antos se ban estrellado en este
escollo! Pues bien, el modernist, que suele ser un dege-
nerado 6 un histerico (y hasta sodomita a menudo), aspira a
lo contrario: a escribir en una gerigonza de negro catedratico,
guiandose s6lo por el oldo. En Francia estos grafomanos
hallaron uua critical inteligente e ir6nica que les tomd elpelo y
un piblico indiferente que no les hizo caso. En Espafia y en
America ban hallado sus imitadores, peri6dicos que publican


Estaci6n de Zacapa.


Hay una enorme diferencia entire ser modern y moder-
nista, la misma que existe entire un h-imbre eleXante ylimpio.
y otro que trajea al odo de un payaso. Ser inoderno equi-
vale A poseer un talent ddctil, amplio, una cultural cientifica
y literaria exenta de \viejos resabios escolasticos, unasensibi-
lidad fina, una mirada aguda y sagaz, un espfritu capaz.de
comprender y explicarse la evolucidn de las ideas, la comple-
jidad del mecanismo social contempor'neo. El artist mo-
derno no necesita, para expresar lo que siente y piensa, dis-
locar el idiomin, in\entando palabras initilev;, violaiido la sin-
tixis, recurriendo a giros nebulosos, a ima5genes sin co-
rrespondencia con la realidad, i colorines chillones.
Taine, Renan, Anatole France, Mirbeau, Maupassant y
otros escritores modernos se expresan con vocablos corrien-
te-. La novedad en ellos no reside en un Ilxicoextravagante,
neol6gico y rebuscado, sinu en la manera personal que tuvie-
ron de dar vida al mundo que llevaban dentro.
El modernist iberoainericano y espafiol se parece al
tartamudo que, no pudiendo hablar de corrido, recurre al
gesto, a la mueca, al ademin simiesco.


cuanto garrapatean, critics ignaros y benevolos que les
aplauden y un pdblico, mas ignorante que los critics, que
les lee,
Yo, que me he pasado la vida luchado por el buen gusto
de que Unamuno abomina porque estdn verdes-no puedo
menos de ver con tristeza esta invasion de la barbarie litera-
ria, esta relajaci6n de la critical que'toma en serio lo que no
puede tratarse sino en broma. Pero esta es otra: esos
modernistas no rien, no saben reir y menos apreciar la risa.
No hay un sdlo espiritu satirico entire ellos; ZC6mo ha de
haberle? iSe sabe de un tonti-loco que de en ser festivo?
La caracteristica del espiritu vulgar y de los asnos es la gra-
vedad, y los modernistas son de una vulgaridad aplastante.
Aunque se esfuerzan en decir cosas inauditas, para asustar a
los burgueses, como ellos creen, no logran expresar un solo
pen'amiento original. Son chatos, pero chatos con las nari-
ces pintadas, ci'ino ciertos salvajes.


Emilio Bobadilla.









La Locomotora 12


Desde que te alejaste


PAI' "L'. Locop.ONliiO j "


Desde que te alejaste, y en Ia tarde t iic-:Ila
No tienen mis pulilas pupilas que mirar,
Con mis melancolia-, enormes de po-.t.,,
Me aflijo en el crepidsculo sentliiidoinme fumar.

Un piano, en el silencio de la hora, interpreta
"El pa.eo A la luz de la luna," y el mar-
Por su letargo 6paio-su'u iere en mi la quiet I
Sensaci6n de dormirme para no despertar.

Luego, el piano se calla y el resplandor se aguta;
En el paisaje huimedo como una fuente, brota
L.a plata de la luna romantic: y estain

Los arboles tan tristes, tan graves y tan frl':-,
Que siento en lo m;'i hondo del alma e-.os vacios
Que dejan i:n el alma las almas qu e e van.

Dmitri Ivanovitch.


HORAS nIIAS


PAR.. JO F. E-.iER',.
PAI. L. LOCoii orix"
En esta. notches frfas y heladas en que el \iento
y los canes no cesan de gemir y ladrar.
me dirijo ;, eso, barrios, que son el sedimento
de la as 'js ciudades done al-ire-ndi A1 .~~ ar.

Alii rondo las tapias ruino'sas del conI veni
trias de las, celosias creyendo ridivinir
e-a alma .lesolada que en mi \ ida presiento
con s'us ritm':s de rezos y su scel dI: besar.

E invo.:ando a\enturas con altas damas ncb;les.
imaginandi, escalas, dando al aire mandl'bles,
como Lin lo:co per-igo mil quimeras de amor,

Y asi pano estas noch-, gla.:ialesc del in\virno
commr'' n nhue,' Mlailira, comn, un Don Juan modern,
iiin clia niergo ni e-paida, -in ..r, y sin \alor.

Jzuli n de Alcantara.
Sevill.,- 1.'"i7


Un divorcio por

exceso de amor


QUESTION DE BESOS

En Chicago acaba de presentars.e ante
las Cortes el case mis raro de divorcio.
Arthur Kohr, notable violinist, ha ocu-
rrido i los Tribunales a pedir que se le
separe legalmente de su e-posa porque
esta Ifo i,,a flewnefa.f lo.
El matrimonio tuvo lugar cl lb de sep-
tiembre de 1I'-17 v el ; de octubre Khlor,
segdn propio testimonio, sali6 buyendo
del domicilio conytgal, persegfuido, de-
sesperado por el amor de su inujer, fas-
tidiado y renegando de ella como un niio
que se harta de bombones. Un reporter
encargado de investigar el asunto encon-
tr6 '. Khor en casa de sus padres y tuivo
con Vl la siguiente conver;acion:
"Sf, \o teiigo que decir alg'o sobre este
asunto-dijo Khor poniendo ti un lado sui
\iolin-mi muier estA diciendo ahora mu-
chas coass de mi, 'y 3, lo que tengo que
manifestar e- qie ella esti loca, comnple-
tamente l)ca.
--Es realmente loca su esposa, le pre-
gunt6 el rel'iorr U incapaz de discurrir
sobre asunto;s que no se relieran I la
persona de Ud?
-Ciertamente que si pnede discurriir
con lucidez sobre todo. pues es muy inte-
ligente. Ella estuvo empleada en la oti-
cina de un corredor de comercio hasta el
dia en que se cas6 conmigo. Su tnica lo-
cura consiste en el amor.


-,Prio ts, locura de amor en general
6 implemented de amor por Ud?
-Es el amor per mi de lo que yo mni
quejo. Tengo la persuai6n complete de
su fidelidad ) aunque cuando noscasamo-
ella tenia cinco ailo' de divorciada de so
primer marido, jamAis se arroj6sobre su
conduct la ma;s lece sospecha. :Cdimo
decirle a Ud. las circunstancias que me
ban compelido a dar el paso de s -licitar
el divorcio? Ud. no habrA \visto ni oldo
cosa igual en lo- dfas de su vida. Dedde
el dia de nuestra union se sentaba en mi~.
piei nas por horas y hora-. Si yo nice,-i-
taba ir A la tienda de enfr lte i comprar
cigarros, no me d-i.ba ir: iba ella misma
y volvia corriendo, porque tcmia que ial
pasar y-i la calle me fuera con otra mujer.
'u conversaci6.n era interminable cadena
tie dulces palabras y de frames amorosas
Cin las cuales meiclaba los besos. Me
besaba done quic-ra que nc. hallaramnosy
hIasta en pliblico tambidn Io hacia. Que-
ria que yola besara de maflana, de dia,
de roche, a todas horas, sin trepua, sin
descanso, v vo no cesaba de ofr ni un so-
lo in-tante el grito apasionadode: Arthur,
dame un best.. En suma yo era un pri-
sionero en In casa de mi muier. La se-
nana quc pai e con ella no gane ,ino 34,20
porque no me dejaba hacer nada. lEn
tal situaci6n, -scilo me quedaba un recur
so: la fuga. Y en la primer oportLnidad
mne escape, me ocult yv no sal sino para
correr a buscar un abogado y poner ante
el Juez la demanda de divorcio. No vol-
vere por ninguna consideraci6ul) la casa


dl mi mujer. Por todas parties me per-
siguesu sombra: en el suefromedan horro-
rosas pe-adillas y aun despierto measus-
to a cada intaute pues me parece ofr una
voz que dice: Arthur, dame un beso."
---------.' -tea- W i^-i *-.H, ---------

Maria Grfz
Con direction 5 Europa parti6 ya la
inspirada y correct poetisa sefiorita
Maria Cruz, bondadosa colaboradora y
e-,timada amiga nuestra.
Que vientos propicios la lleven con
felicidad, y que en el -eno de la ciudad
cerrbrci coran,i6 del mundo, Paris, en
done re-idirA dc preferencia, coseche
los triutnfs a que e-,t, llamada por la
potencialidad de S talent y por todos
su-t merecimientos per,'onales.

Griacias
Va.banle nuestros agradeciniientos al
escritor y amigo don Federico Saenz de
Teiada por el ejemplar elegantemente
impress dela 3' edici6n de su version
espaiola de El Bloq rii d l Pacifico origi-
nal del professor de la Universidad de
Atenas Antonio A. Rontiris.
TESIS
Sobre El C. neri.i roim,, pr'ofesidn para
hi mun r, versa la interesante tesis
presentada por la seflorita F. Evangelina
Sandoval en el acto de su examen pdblico
paraoptaral titulode Tenedor de Libros.
Ag'radecemos a la sefiorita Sandoval el
eieinplar impreso con que nos ha favore-
cido y la felicitamos por la terminaci6n
-atifc- r.-I i'- e d -iW estiidi


La suscripci6n d "La Locomotora"
es solamente de tres pesos al mes.


' +:, I", -.- 7.


















































*N.




































































































:"a







FOTOGRAFIA


IMPERIAL
IMPERIAL


DE EMILIO EICHEMBERGER
GUA7VE[MALdA

Retratos A todos precious, desde los mas baratos.-Grande y magnffica colecci6n de vistas
y tipos del pafs.- RETRATOS DE
TAMARO NATURAL en tinta china 6 acuarela, ejecutados con procedimiento mas
modern y entregados en tiempo mis corto.
En la actualidad hay una grande colecci6n de muestras de estos retratos grandes, grupos de,
families y vistas.-Invitamos al distinguido pdblico visitar el establecimiento.


Elt apato Oreltana
SE USA


, 11 yITEM


DE____


OCEANO


A OCEANO


Y SE CONFECCIONA EN


"LA


UNIVERSAL


Guatemala C. A.


9! CALLE ORIENTED NUM. 11.


FARMACIA Y DROGUERIA
DE

ANGEL B. CORONADO y PACHECO

La Mejor de todas y la que vende mas barato.

Quezaltenango. = Frente d la Jefatura Politica. Calle del Calvario.


Agencia


de "La Locomotora.

TIPOGRAPIA NACIONAl.


i
,~
.~u ..



,,
111111




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ER49NPLDK_UU7G4Y INGEST_TIME 2013-01-23T15:30:24Z PACKAGE AA00011460_00049
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES