La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00044


This item is only available as the following downloads:


Full Text























"Ng
.4 4)





I.
4'. 3
/i
/j


P~I~ r


,0


vi


FA7
rI;t it

~Rgvi 1~


4~j4


)1


;I TIGCA


E I A I'
KSE I:AsIV1 I f +":.5.:d \.


.... ..'- -^ s ^ ^ ...... .. "- 7 -_2;" ..... ,*..

-.:- "-."^ -/> .y "- '- -'"- -
... ... .. ... .. .- j .
r + t ,' -. .". ..- '
... ~c ... + ..., ......


/ ,, ,\ .. ..*.... ...... .,..
,--J ... I. s .. .. .-.. -. '-- .Q



p /* 2 *:* -. '"







C--L
P. -j % Vx
f--- ^~::---_ 44LDI'T- *-
i\ '- .. 7--











:--. *--.F "t F- .--. r ...J' "-
...- .;...... .............. "L
'*,: *}1- -'N ., -7 ,- ..".. -1 C


Guatemala 24 de Diciembre de 1907.

.,


* 1f


* ,;
.:J.


*-



' .



'A'-., *



i.


'
I

I
.


,'i



I.r
It




*
A'


4'

'A


C'"


i


., .


>'.


~r





































































































































































































































































































gt..


















2Nevista be political, diencias, iiteratura y 23ellas Crtes.


Director y Redactor: Felipe Estrada Paniagua.
Administrador: J. Alejandro Pacheco H.-2- Avenida Sttr, Ntimero 3.


TOMO III. GUATEMALA, 24 DE DICIEMBRE DE 1907. NUM. 53


osasbdbia


Dice "El Coinercio" de Quezaltenango
que una de las principles calls. de
aquella ciudad va a denominarse "Estra-
da Cabrera" y otra "Cirilb Flores".
*
De 278 paginas consta la obra Moral y
Educacidn Militares que iiltimamente ha
dado a la publicidad nuestro estimado
amigo el Teniente Coronel don Adolfo
Garcia Aguilar.
Ya hace various afios que el senior
Garcia Aguilar trabaja active y fructuo-
samente en el periddico y en el folleto,
ya como propagandist de las ideas
liberals, ya como escritor cientifico, y
con su uiltimo libro vienea confirmar la
buena opinion .a que se biciera acieedor
en el terreno de las letras.
E-e libro, no lo dudamos, sera de
utilidad practice parael Ejercito y para
todos cuantos sepan aprovechar sus
ens fianzas.
Felicitamas a su ilustrado autor y le
agradecemos el ejemplar que se sirvi6
dedicarnos.
*
Despues de mas de seis meses de
ausencia de Guatemala, en viaje por
Europa, se encuentra entire nosotros
nuestra estimaday simpatica amiga doia
Juanita Jacoby de Keller..
Viene por corto tiempo, pues luego de
arreglar asuntos de familiar regresara a
Suiza en donde radica su esposo y caba-
lleroso amigo nuestro don Alfredo Keller.
Damos la bienvenida a dofia Juanita y
al corresponder a. su afectuoso saludo,
hacemos votos porque su permanencia
en esta le sea muy grata.
e
*
*
Nuestro compatriota el Doctor don
Mannel Saravia, ha publicado reciente-
mente en Tegucigalpa, una interesante
obra sobre educaci6n, que se intitula
Manual de Gimnasia.
La excelente ediccidn esta ilustrada al
final con grabados aliusivo, a la material.
Dicha obra, ha sido'objeto de muy
buenos juicios literarios y cientificos y
fue ya declarada de texto en las escuelas
de Honduras. :


Al dar las mas expresivas gracias al
Doctor Saravia por ]a dedicatoria y el
obsequio de un ejemplar, le enviamos
nuestrascongratulaciones por el brillante
4xito que ha obtenido.
*
** *
Cbn el mejor orden verificironse ya las
elecciones de Pre-idente y Magistrados
de la Corte Suprema de Justicia y de
Magistrados de las cinco Cortes de Ape-
laciones de la Repiiblica.
Jl perif'do conistitucional delos nuevos
miembros del Poder Judicial, comenzar6
el 15 de marzo de 1908 y terminara en
igual fecha de 1'1 2.
Tambi e se 'vetficaron las elecciones
de los Dipu tados q ie. debern integrar la
Asamblea Legli-lativa .el 1:. de marzo
pr6ximo entrante.
.* i
En la Tipografia "El Pais" de Quezl-
tenango, edit6 don Ricardo G. Abrill, un
folletito de 37 paginas que se intitula
El-A B -~de la-Teosofia;--G-racias--por-~el
ejemplar con que fuimos favorecidos.
*
*
Los seniores Rossbach y Co. ban puesto
en la Antigua A disposici6n de los consu-
midores, los products de su fabrica de
Aguas Minerales y Gaseosas, para las cuales
emplean maquinaria.y materials de lo
mejor que al present se fabric en
Eu ropa.
El vino espumoso que ya pusieron a6 la
venta, a $10 la botella entera, dicen que
es exquisite tanto por su sabor como por
sus condiciones higienicas.
Que obtengan pingiies ganancias Ros-
bach y Co.
** *
lumnnen es el nombre de un nuevo y
simpatico colega de literature y varie-
dades que nos ha visitado iltimamente
en suprimer nuimero. Es Director de 1l
don Jose G. Rivera y. Redactor y Admi-
nistrador don Jose Gopnzalez Campo.
Deseamos feliz exito a Laniei y con gusto
corresponderemosal canje.


En la actualidad la casa editor de
Maucci y Cia. de Barcelona, es una de las
que mas libros produce en el mundo:
todo cae bajo el dominio de sus prensas,
la literature, la pblitica, la religion, la
filosoffa, las artes y las ciencias, y no hay
autor de, fama que por ella no sea
reproducido. Sus ediciones tienen una
ventaja, la modicidad en los precious que
las ponen alalcance de todas las fortnnas.
Ultimamente hemos visto entire sus
obras muchas de indiscutible valor lite-
rario y de.gran novedad.
*
Editado por la imprenta "La Reph-
blica" y con el nombre de Electra, apare-
cera a principios del mes entrante una
revista de literature, ciencias y artes.
Sus redactores seran los sefiores
Licdos. don Adri6n Recinos, don M.
Martinez Sobral, don Jose Rodriguez
Cerna y el senior don Joaquin Garcia
Salas.
Agradecemos la galante invitaci6n que
para colaborar en ella se nos ha hecho.
*
*
Con gran lucimiento obtuvo don Sa-
muel Laines el tftulo de Medico y
Cirujano. La tesis, que es trabajo de
much m6rito cientifico, y pone de
relieve la competencia de su author, trata
de Morfinismo y Morfinomania. Felicita-
mos al senior Lainez por la terminaci6n
de.su carrera y le deseamos el mejor kxito
en el ejercicio de ella, lo mismo que al
senior don Celerino Guillen que tambien,
con notable brillantez, obtuvo dias antes
que el senior Laines, el titulo facultativo.
*
"LaPerla" de GerminPorcher y Hno.,
tan famosa por la excelente calidad de
sus articulos de joyeria y de tan exqui-
sito gusto artistic para todas sus im-
portaciones, tambien es en extremogalan-
te y obsequiosa con sus clients y amigos.
En estos dias, como recuerdo de Navidad
y afio nuevo, ha regalado pequefios
cromps, que son copia de cuadros de
pintores celebres de Europa.
Mil gracias por los dos preciosos ejem-
plares con que fuimos obsequiados.


*^*:M


$~esPna~aa~eff









La Loco motora 2


Una Medalla, Un Diploma

y un Monumento.

En la prensa quezalteca leemos to
siguiente:
"A moci6n de uno de los sefiores
Concejales del Ayuntamiento, este dis-
puso ofrecer al Senor Presidente de la
Reptiblica una medalla de oro, acompania-
da de un diploma; la primera llevarA al
reverse: "Al Lic. Don Manuel Estrada C.
-Benemrnito de la Patria;" y en el
anverso: "El Pueblo de Quezaltenango
agradecido por la introducci6n del agua
de Santa Rita." El diploma tambien
contendr.r una significativa leyenda.

*

La Municipalidad en su tiltima sesi6n,
hizo propia la idea de erigir un monu-
mento al ilustre guatemalteco don Cirilo
Flores, y nNombr6 una comisi6n encarga-
da de realizar este proyecto, compuesta
de los seflores Concejales Lima, Busta-
mante, Madrid y Mijango-, quienes se
han abocado con el senior E;cotti para
que present un proyecto y presupuesto.
El arquitecto nombrado tiene ya la
idea, y consiste en un pedestal de 7 6 8
metros de elevaci6n, sobre el que se
colocari una estatua representando 6
Flores, y que se erigiri en la Plaza de
Centro Ame'rica."



Nunca mas Nacimiento.


B ESDE el 24de Diciembre.comienzo
a experimentar la benefica influencia de
estos dias, que quizi por lo mismo que
son tan agradables, son pocos yvicnen
ya al despedirse el afo, como para ense-
fiarme que lo bueno lrga siempre tarde
y pasa brevemente. La misa del gallo;
los aItiales 1 de la madrugada; las
corridas de toros; los Ywaciieitos, con
ese peculiar y agradable olor de las fru-
tas de la estaci6n y de las flores, y las
novenas, con sus pitos de agua y sus
cbinchines, forman un conjunto si geniris
y national, cuya falta nada alcanzaria a
suplir. Una sola vez en mi vida (y no
bace much tiempo,) me ha tocado pasar
esta epoca del afio lejos de mi pais. en
una de esas grades ciudades, centros
del comercio, del movimiento y de la
actividad de un pueblo rico, pr6spero y
poderoso. Pues bien; ni los espect.cu-
los ptiblicos; ni la novedad de las cos-
tumbres; ni el bullicioso trajin de una


(1) Bollos de maza de mafz ccn care.


poblaci6n de 800,000 almas; ni los ant-
mados cfrculos sociales reunidos en
derredor del vistoso Christmas Tre;:
nada podia consolarme de la ausencia de
tantos objetos ligados A los mas grates
recuerdos de mi vida. En uno de esos
palacios de cristal destinados a conser-
var, por medio de un calor facticio, las
plants de las mas opuestas latitudes,
acerte a encontrar, en medio de un gran
grupo de Arboles tropicales, el de la.tlor
de pascua, pobre arbusto que parecia
esforzarse, en aquel clima extrafio y gla-
cial, por ostentar sus esplendidas floreF,
como si se empefiara en dejar bien puesto
el honor de nuestro pabell6n. Confieso
que la vista de aquel Arbol querido, que,
como yo, echaba de menos su suelo natal,
estuvo a punto de hacerme saltar las
lagrimas; lo cual me habria sucedido. a
no haber acudido en mi ausilio la raz6n,
que me record ser de mal tono el ceder
uno a los impulses del sentimiento. Pero


Fellpito Augusto Estrada Paniagua.

dejemos estas reminiscencias que, dema-
siado personales. A nadie sino a mi pue-
den interesar, y ramos al objeto del pre-
sente articulo.
Hande saber mis lectures que yo tengo,
entire otras cargas concejiles, la de un
compare, que es uno de los entes inas
originales que pueden encontrarse en
este pais bendito, en donde abundan las
originalidades. Y no lo llamo carga
porque me coma medio lado, que para
muchos es la tnica manera en que puede
decirse, figuradamente, que un pr6jimo
cargasobre otro. No; mi compare, el
maestro Pascual Pacaya, honradfismo
zapatero de segundo 6 tercer orden, gana
con su oficio lo suficiente para proveer a.
sus escasas necesidades y las de su
hijo Pastor, mi ahijado. Carga sobre mf,
en cuanto me visita con mis frecuencia
de la que yo quisiera y me hace oir siem-
pre ciertas interminables variaciones


sobre el mismo tema: a saber: la injus-
ticia del gobierno de permitir la intro-
duccind de zapatos ingleses, (mi compare
no conoce mas extranjeros que los hijos
de Albi6n, y para e1 la expresi6n ingls,
es generica, y signifca persona 6 cosa
que no es de Guatemala;) por lo cual,
dice, no corre el oficit y todo anda perdido.
Mi compare ha tenido el raro capriebo
de no poner a Pastorcito en los estudios,
y le ha hecho aprender su mismo oficio,
por lo cual lo tengo declarado el m6s
extrafio de los zapateros de la America.
Pero, i ved las debilidades de las almas
grandes! Mi compare, a quien consi-
dero, bajo muchos respects, como un
hombre verdaderamente superior, tiene
tambien su lado flaco. Trabaja todo el
affo como un blanco, y no teniendo vicio
alguno, ni aun el del cigarro, los peque-
fios ahorros que i fuerza de economfa
logra reunir, se emplean irremisible-
mente en este tiempo ;en que dirjis? en
construir uno de los mas curio-os NVtri-
mientos que pueden verse en la ciudad.
Hasta aquf no encontrareis quiza nada
de extrafio en el destiny que da a. sus
ahorros mi compare. Peroloincreible
es que despues de trabajar un mes 6 mis
en el Nacimiento, como dice que no ten-
drfa gracia si no se meneara, el pobre
Pascual, desde la Nochebuena, se mete
como un hur6n debajo del tablado y se
entretiene todo el dia y parte de la noche
en mover la maquinaria para que elmeneo
ande listo y los ociosos se diviertan.
Ahi come, ahi duerme, ahi esta sepultado
desde el 24 de Diciembre hasta el 6 de
Enero siguiente, ese modelo de abnega-
ci6n y de civismo. iY luego hay quien
tenga valor de hablar de sacrificios en
favor del pliblico! Mientras tqta test
agazapado tirando de las cuerdas, Pastor
cuida de que les amateurs no se lleven la
fruta 6 a sus tocayos de barro 6 de ma-
dera que adornan el Nacimiento; pues,
para vergiienza de la especie humana, es
necesario confesar su propensi6n a devol-
ver mal por bien y a corresponder con-
ingratitud a los que se prestan a servirla
con desinteres.
Tres dias hace, me hallaba yo muy
ocupado, cuando, sin previo anuncio,
entro en mi cuarto el hijo de mi compa-
dre, que por la cuarta vez me traia el
mas expresivo mensaje de su progenitor,
suplicandome fuese veer el Nacimiento.
No pude negarme las instancias del
respectable artesano, y acompafiado de
aquel 6 qpien saque de pila, y a quien me
ha tocado despues sacar de otras parties,
(del cuartel en cuenta,) me dirigf a su
casa, situada en uno de' los barrios mis
populosos de la ciudad. No fue poco el
trabajo que nos cost penetrar por entire
la masa compact de gente que sitiaba la
puerta del zapatero, esperando que los
que ya habian visto, dejasen libre la
entrada A los que rabiaban por ver. "Con
la cuarta parte de esta concurrencia que








La Locomotora 3


acudiese A la 6pera, decia yo entire mi, se
salvaba la empresa." Pastor me prece-
dia; y apartando A este, empujando A
aquel, y pidiendo lantita licencia al de
mis alli, al fin logramos introducirnos
en el patio, donde estaba armado el Naci-
miento. Imaginaos un poligono irregu-
lar, levantado como una vara del suelo, y
sobre el cual estAn figurados, por medio
de tablas y trozos de madera, cubiertos
de papel pintado, Ilanuras, montes, vol-
canes, barrancos, y todo esto adornado
con Arboles y flores artificiales, con casi-
tas, con figures de trapo, de barro y de
madera, y con otra multitud de objetos
cuya descripci6n exacta exigirfa acaso
tanto tiempo como el que se ha necesi-
tado para armar todo aquello. Ver-is



: ". r
}-:: : "<-: -- .:-^ '^ -:..:^ ...--.
























Salome Jil.
(J.4 MiiUa y Vidaurre.1

ahi confundidos los terrenos pritnarios,
con los .c',a(dariris y los terciarios; la
lujosa vegetaci6n del tr6pico, al lado de
las plants raquiticas de la zona frigida;
hoiubres Y mujeres mis altos que las
casas, vestidos con trajes de todas las
epocas y ocupados en oficios harto dife-
rentes de aquellos A que se dedicaban los
sencillos pastores que fueron a rendir
homenaje al Salvador recien nacido. Ya
se ve quii puede saber mi pobre com-
padre de Geologia. de Historia natural,
de Nuevo Testamento ni de nada? Y
aun cuando fuera una Enciclopedia am-
bulante, si habia de hacer un Vacianiflto
que agradase al ptiblico, por fuerza debia
contener todas aquellas anomalfas.
El maestro Pascual babia tenido este
afio la ocurrencia, que puedo Ilamar des-
venturada, de poner el tablado que con-
tenfa el Yacimiento, encima de una pila de
muy regulars dimensions que en su
patio tiene; aprovecbando su abundante
chorro de agua para former una casca-


dita, un arroyo y una laguna, todo ello
al natural y bien dispuesto. En una
tabla, que atravesaba la pila, se colocaba
mi compare A menear los cordeles de
sus muiecos. La tarde en que, por mi
desgracia fui lamado y rogado A ver el
dicho Ytcintieito, la concurrencia era,
como tengo dicho, inmensa; tanto que,
no pudiendo una parte de ella alcanzar a
ver con comodidad, ocurri6 a unos tres 6
cuatro muchachos amigos de Pastor,
trepar A un esplindido naranjo que hay
en el patio, y una de cuyas ramas se
balanceaba precisamente sobre el yaci-
niielo. A poco de haber yo entrado,
comenz6 el meneo. La plaza de toros, el
rolador, los tfteres, Peruchillo, que se
tomaba con el ptblico ciertas licencias
poco respetuosas, (ni mis ni
77 menos que si fuera un verdadero
actor,) carruajes en movimiento,
molinos en ejercicio, gente que
va y.viene, tal.:era el aspect que
presentaba aquel animado pano-
rama, en medio del jtbiloy admi-
raci6n de los espectadores, cuan-
; do oimos un chirrido penetrante
como el de una rama que se
desgaja; j instantineamente, los
cuatro escolares que cabalgaban
sobre la del naranjo, (que era en
efecto la que se desprendia,)
caen a plomo sobre el Nac'imoito.
La tarima, que estaba sentada
sobre unos trozos de madera,
colocados en el borde de la pila,
S se conmueve con el cimbreo y
con el peso; bambolea y viene
abajo, baciendo caer al fondo
del agua a mi compare, que,
echando espuma de rabia, logra,
no sin dificultad, desembarazar-
se del pesado maderamen, y
rasgando el papel pintado,asoma primero
la cabeza y despues el cuerpo, (mojade
completamente,) por el hueco que habia
formado la laguna en el despedazado
Yocilminto. Ahi fuc la grita, la rechifla
y la burla de toda aquella gente maligna
y desagradecida, hasta que el desgra-
ciado zapatero logr6 abrirse paso y fue i
meters en la cama, abrumado de dolor
v de vergiienza.
Al siguiente dia fui A hacer una visit
a mi infeliz compare. La casa estaba
desierta, por supuesto, como la plaza de
toros en un miercoles de ceniza, y en el
patio se conservaban todavia las sefales
d& I cataclismo de la tarde anterior. Todo
era confusion y desorden; montaias,
casas, arboles y animals, estaban ahi
hacinados y maltrechos, como me figure
yo quedaria la Tierra despues del dilu-
vio; y en cuanto a los pslores, vi que los


de barro habian caido al fondo de la pila,
mientras que los de trapo sobrenadaban
en la superficie del agua.

Apparent rari nantes in girgiie rasto.

Es, precisamente, dije para mf, lo con-
trario de lo que sucede en las grandes
catastrofes sociales; pues en ellas las
gentes menudas y de poco valer se van
al fondo, y las de peso 6 de pesos, se sal-
van y sobrenadan. Mi compare estaba
sentado sobre los escombros de su Naci-
miento, como Mario sobre las ruinas de
Cartago. Quise dirigirle algunas pala-
bras de consuelo; pero todo fue en vano;
el desdichado loraba la perdida de lo
dnico que Ie halagaba en esta vida. y
repetia, en voz abogada y compungida:
"NONCA IAS NACIArnENTr." Me pareci6
prudent respetar su dolor y me retire a
mi casa a hacer esta descolorida descrip-
ci6n de aquella escena pat6tica y con-
movedora.
Salomie Ji.
iJose Milla v Vidaurre.i




l (Eicinepvo XcJO


LA NOCHE BULENA.--L NACIMIFNTO.-LOS
VILLANCICOS.-LOS MAES1ROS ANTIGLOS.



Eta nocbe cs ncihe bLeiia
Y iI..el nc:he de dormir
Oue ba parido la easanqiiera
Un coi FOLK LOLi.

EN TODO el orbe cristiano la noche
del 2- de diciembre es la noche cliaica
del bogar, la fiesta por exctlencia de los
ninios.
Naturalmente que las manifectaciones
de alegria, cambian con las razas y los
climas.


















del Dr. don Ramin A. Salazar.

En el Norte, "Weinacht" es una fiesta
semi cristiana y semi pagana. El field
Eckart esti en la memorial de todos los
ninios. Con el clima frio de aquellas lati-
tudes septentrionales, las families se


.








La Locomotora 4


congregan at home, reuniendo en torn
del inico arbol que conserve su verdor
en la cruda estaci6n, a la parentela y a
los amigos intimos; y entire luces, risas y
alegrfas se celebra la simpitica fiesta.
Un comercio desconocido entire nosotros
los latinos, y muy productive en Alemaa-
nia, es el de loslibros de "Noche buena."
Libros riquisimamente ilustrados y que
porlo general contienen baladas, cuentos,
leyendas fantasticas de Ondinas, Trolls,
Korriganas y todo aquel mundo portico
dela mitologia de la Edad Media alemana.
Nada se diga de los innumerables ju-
guetes que penden de las ramas del
arbol de Noel, para cuya invenci6n tra-
bajan todo el afio los que a esa industrial
se dedican.
;Cuan distinto aquello, de nuestras
fiestas, del traditional nacimiento, de los
pastores y las zagalas!
Sinembargo, el hombre no puede pres-
cindir de su raza ni de las impresiones
y recuerdos de la nifiez. Por eso, aunque
yo he gozado en casas amigas en Alema-
nia de aquella fiesta atractiva, senti
siempre que mi coraz6n estaba en mi-
pais, en noche como esta, .y no falt6
furtiv'a l6grima por la' patria lejana y
los que en ella se divertian y cantaban al
rededor del pesebre del buen Jesus.
El mes de Diciembre es de los mis
agradables y alegres en Guatemala. Con
sus noches trasparentes en que se siente
un frio confortante, con la luna mas bella
que luce en nuestro cielo, y las canciones
de Concepci6n y las luces de los rezados,
y el olor de las flores y de las frutas
propias de la estaci6n, y los repiques y
los pitos, y tambores que anuncian las
fiestas paganas en que se rinde culto a
la belleza no de la Madona, sino de la
Virgen, el alma esta predispuesta para-
la alegrfa y la felicidad. De seguro que
el extranjero no la siente, porque lay!
q'ue es muy triste recorder el hogar y la
familiar ausente, y sentir frfos el alma y
elcuerpo, cuandotodos rfen y cantan .. .
En dias como este, yo tambide me
acuerdode mis nostalgias y es cuando
con mas cariflo saludo a mis amigos
extranjeros.
Mas sea de eso lo que fuere, uquien no
sabe entire nosotros lo' que es "un naci-
miento"? No es un altar por cierto. No
es tamp6co un monument. Es una obra
de arte, sin rito, sino antecedentes ni
consecuentes. La imaginaci6n de nues-
tros niifos bace nacer i Jesuis de Bethlem
entire riscos y montafias, al pie de volca-
nes gigantesc.os, y sobre pc-ini- y bre-
iales.
Ved un nacimiento cualquiera y obser-
vareis anacronismos deleitables.
En el mismo camino encontraieis A los
tres Reyes Magos, seguidos de sus
elefantes y camellos, y alindio Kachiquel
6 Zotuhil, con su carga de, cacharros al
bombro; yo he visto por un lado, fusila-
mientos, por el otro suplicios de la cruz,


por el otro guerras de prusiano. y fran-
ceses, por el de mas alli maquinas de
vapor en un huerto parecido al de Jetse-
mani; indios vestidos de moros y cristia-
nos con el traje de sayones.
ZPero, que significant esos anacronis-
nismos ingenuos s6lo Aotados por los
que transpasamos ya la edad dichosa,
ante los dulces recuerdos que despiertan
las fiestas de Navidad?
Nacimientos sin hojas de pacaya, sartas
de manzanillas y de hiliscoyoles no se
comprenden y menos. sin villancicos ni
entremeses.
El villancico y el sonecito tienen sabor
de la tierruca,- y constituyen nuestra
mdsica regional. Figuraron a fines del
siglo pasado y a pincipios del present
algunos maestros, cuyos nombres no
debemos olvidar, a no ser ingrates.
Modestos eran aquellos hombres y
carecian del aliento del genio, y sin
embargo, nos han dejado una herencia
de canticos, tonaditas, coplas, folfas
y coros que ban causado el deleite de
varias generaciones.
r---- ----------- ---- --







I *







r .. ___






GENERAL JOSE MARfA REYNA BARRIOS,
Ex-Presidente de la Repdblica de Guatemala.
Hoy es dfa del anivefsari6 de su nacimiento
y con tal motivo sus amigos. han adornado
las b6vedas de la Catedral en- donde estAn
sepultados sus restos.'

Eran esos buenos viejos, mtisicos y
poetas 'a la vez; malos poetas, poetas
infantiles. Amaban tiernamente, al modo
con que los-pastores adoran a suszagalas.
Cantaban a los values risuefios, a las
fertiles laderas y a los sombrios boscajes.
Era la edad en que vivieron, una edad
envidiable; era la edad en que al s6n
de la guitarrilla de tres cuerdas, de las
flautas, chirimias y rabeles, celebraban
la felic'idad de la vida, .la inocencia y
sencillez de costumbres de la colonia.
Ain resuena.en mis oidos la canci6n
que, siendo.nifo, of cantar a. dos viejos
amigos de mi casa, y que dice:


Cuando al: campo salgo
Y a mi Nisa encuentro,
Alegre la digo
Yo soy vuestro dueflo.
Mas ella me responded
Con airado ceilo
Yo ya no soy tuya
Pues.tengo otro duefo.

Por entonces no estaban en uso la
desesperaci6n ni los dolores sin consuelo.
No se era ni clasico, ni romantico, ni
decadente, sino pastoril ingenuo: por
eso eran felices aquellas gentes, pues no
sintieron los nervios, no conocieron la
desesperaci6n; y como no se habia im-
portado el pesimismo, alabaron a Dios
cristianamente por sus dolores, y no
recurrieron al suicidio para aliviarlos.
Los represententes de esa edad fiiron
los Maestros Mtisicos Juan de Jesis
Fernandez, Vicente Saenz, los Andrinos,
el Maestro Eulalio.
Ellos compusieron "villancicos", que
ain se cantan en el dia; ellos fueron
autores de aquellas deliciosas "pastore-
las" en que figuran zagales, negros,
indios y nifios que cantan acompafiados
con pitos de agua, formados con cafiue'-
las semejantes las que usaban los
pastores de la Arcadia con "chinchines"
"tamboriles," "sambombas," resultando
del conjunto de aquellos instruments
primitivos un ruido muy semejante a
aquel que debi6 ofrse en los carmenes,
en donde los hombres pasaban su vida
al cuidado de sus numerosos rebafios.
He dicho que no podrfa elogiarse la
letra de los villancicos como documents
literarios, No asi la misica que sabe
a hojuelas, aromatizadas con p'talos de
rosa y endulzadas con miel blanca, la
-golosina de la-estaci6n.
A guisa de piezas hist6ricas, y para
contribuir al Folklore voy a insertar
algunas. De las ma's antiguas y mis
populares son las .siguientes, que se
entonaron'al principio al nifio Jestis, y
despues, pasaron en todo el pais a ser
el canto con que las madres y las nodri-
za adormec'an a los nifos en la cuna:

Dormite nifiito
Que tengo que hacer.
Lavar tus pafiales
Sentarme a coser

UTna camisita
Yo te dark
-El dia de tu Santo
Al amanecer.

Sefiora Santa Ana
.Por que Ilora:el nifio?
-Por una manzana
Que'se le ha perdido.

-Que no llore pues,
.Yole dare dos,
Una para el nifio
Y otra para-vos.









La Locomotora 5


Dormite niffito
Que viene giagiua
Y si no te dormis
El te comerA.

El siguiente, es un villancico que se
canta por un indio:

Ahora si nifio Dios
MRs que lost mas impermo
Vamos A cantar un poco
Para que los das un remedio.
Ya no queremos estar
Alla con los empermero
Porque much los jiringa
Ya no se aguanta el trasere'
Todos los dias se viene
Este don Roman Cacere. (1)

(1) Caceros, discipulo predilecto del Dr. Flores y Cirujano
-del Hospital de San Juan de Dios A principios del present
'ipln


Chale jiringa con 41
Cada rato esta diciendo:
Mis pior esta don Jos6,
Viene con su lanceto
Porque no me muera, dice,
Otro sangria esta bueno
Todo este sos jaragin,
Mis que te vas al impierno
Por ti cuenta se mori6
Mucha gente de mi pueble.
Aquel otro Parrajiosa. (2)
Este espafiol lo queremos
Porque va 'A dar conmigo
Su caldo y atol muy bueno,
Pero quiza no me aguante
Lo cantamos otro verso.
Dayo un remedip niiio
Porque duele mi cagiiezo.

(2) Esparragoza, uno de nuestros mis c~lebres Medicos,
autor de varias obras y sucesor del Dr. Flores en el Pro-
tomedicato.


Ya me figure a uno de mis critics,
censurandome el quebaya publicado eS.ta
composici6n. Vaya, me diran; tii, cantor
de "Tata Bucho," has descendido hasta
elogiar y dar A conocer la canci6n de un
indio. Th prostituyeslas letras, Estis
perdido. No eres digno de nuestro
Olimpo.
Pues bien, sea; no entrar a Ila mansi6n
de los inmortales, pero al menos me
proporciono el gusto de publicar ese
juguete de un pueblo infantile, ese
canto ingfnuo de un pobre indio cerca
de la cuna del "Niiio-Dios"
Y asi como esa poseo otras tantas que
junto con algunas tonadas, loas y entre-
meses, publicare algtin dia en forma de
Folk-lore guatemalteco.

Ramon A. Salazar.


RIPIOS

PARA "LA LOCOMOTORA"

En los hermosos suefios de mi ventura,
Dandote formas de hada mi fantasia,
Se me aparece siempre tu imagen pura
Para paliar mi amarga melancolia.

Bella como la aurora de la mariana,
Yo te contemplo en rico trono de flores;
Y en tus labios tan rojos como la grana,
Bebo el nectar divino de tus amores.


Estrechote en mis brazos, tu me sonries;
En mis ojos se fijan tus ojos bellos
Y sobre mi, amorosa, viertes rubies,
Al agitar los bucles de tus cabellos.
Sentados A la sombra del bosque umbrio
Mientras amor eteruo me estas jurando,
Murmira la floresta, murmura el rfo
Que A nuestras plants cruza serpenteando.
lMientras las emociones de tu alma pura,
Voy leyendo en tus ojos arrobadores,
Dan al viento sus trinos en la espesura
Sinsontles y jilgneros y ruisenores.


Tus frases de carifio mi alma recrean
Endulzando mi amarga melancolia;
Y cuando tus palabras mi oido orean,
Hacen sofiar de nuevo mi fantasia.

Y al despertar, temiendo que por amarte
De mis angustias crueles te estes burlando,
Despechado y celos-, quisiera odiarte
O atravesar la vida siempre sofando.

Jesus Cobidn de Roffignac.

Guatemala, 6 de diciembre de 1907.


LOA DEL BESO

Dame un beso: uno solo, hermosa mia,
crees tt que mi boca mancharia
tu boca pura al estamparla un beso?
No es la pureza como fragile hoja
porque la roza un ala, no, no es eso....

Teme el amor callado y pensativo
que ocultamente su sendero labra:
mientras se lleva el viento fugitivo
el suspiro y el beso y la palabra ....

Una es la forma de besar, y en ella,
ya al anciano, ya al nifio, 3 a a la bella,
impulse caben de divers instinto;
porque saltando asi de boca en boca,
como una abeja que las flores toca,
el beso es uno y el placer distinto.

ZY sabes ti por que si el beso es uno,
el placer es distinto, amada mfa?
ZY sabes ti por que yo con ninguno
de mis besos mancharte lograria?

Es que el beso no mancha lo que toca
ni quebrar puede la virginia palma:
porque si al parecer lo da la boca,
nunca lo da la boca sino el alma!


Jos6 Santos Chocano.


..S'--


~~ ~3~ ~ ~ ~~









La Locomotora 6


Margarita Torandell

3oven escritora ibNrica.

on vivo placer hemos visto en uno
de los tiltimos numeros del "Diario
de Centro-America" una producci6n lite-
raria que hallamado por manera especial
nuestra atenci6n. Su prosa vibrant y
sonora mas tiene de las Aureas notas de
un clarin que suena al soplo fuerte de un
adalid guerrero que no de las blandas
notas de la flauta de crystal que estilan
por lo corriente las mujeres de letras, y
que si bien halagan y hasta impresionan,
falta les hacen la energia y el aliento
Vital que son precisos para cantar las
glorias de un pais fecundo y los meritos
.de un hombre grande.


Los parrafos se desarrollan con cierta
impetuosidad de torrente y asi como la
onda marina va creciendo al acercarse a
la playa hasta rematar en una fragoro-
sidad atrayente y hermosa.
Grato es y debe ser para todo coraz6n
patriota que una joven, porque tal es la
escritora a que nos referimos, que un
alma en el arranque de la vida, cuando es
nuestro cerebro, estuche de grandes
ideales, envie desde la her6ica Espafia,
la tierra de los Corteces, Pizarros y
Alvarados, un recuerdo a una de las
perlas que a trav's de los oceanos encon-
trara Col6n y que la espada bizarre de
los conquistadores, orfebres en acero,
puso a la vista del mundo para que fuese
admirada de todos. Y grato mas arin
que una hija de la hidalga Iberia conozca
la march progresiva de esta tierra y
haga justicia desde lejano pais al jefe que
sacrificado en el taller del pensamiento,
con energies semejantes & las de los
tiempos her6icos, hace la felicidad de su


patria convirtiendo en tangibles realida-
des, ideales por los grandes cerebros
concebidos y por las almas nobles
anhelados.
Esta simpatica joven escritora es
maestra titulada y asi no es extrailo que
fijase sus ojos en el pais donde se rinde
culto a Minerva como un astr6nomo los
clava en un astro brillante y nuevo que
resplandece en el infinito.
Como escritor, como guatemalteco y
como amigo del arte felicito a la joven
Torandell y le agradezco los concepts
galantes que dedica a nuestro patria y a
nuestro jefe.
M6ximo Soto Hall.


La canci6n de Fortunio.

(DE ALFREDO DE MUSSET).
Si de la que amo con tal misterio
pensais que el nombre revelard,
sabedlo todos: por un imperio,
por un imperio no lo dire.
Pero si os place cantad en coro
que soy discreto, que soy leal;
que yo la quiero, que yo la adoro,
y que es tan rubia como el trigal.
Cuanto proyecte, cuanto decide
mi caprichosa, sumiso hare;
si necesita toda mi vida,
gustoso y pronto se la dare.
Quien ha mirado'mi oculto llanto?
ZQuien mis amores pudo advertir?
Padezco a solas y sufro tanto,
Que de callarlo voy a morir.
Mas no por eso penseis que os diga
a quien consagro mi amante fe:
la vida y alma doy por mi amiga;
mas nunca inunca la nombrare!
Manuel Gutiirrez Nijera.


PECADO MORTAL

-Y dice, hermano, que conoce a Sor
Agueda de la Cruz?
-Al pasar, bajo las alas de la toca, he
creido reconocer a una buena amiga de
la adolescencia. Se llam6 en el siglo
Ascensi6n Marin y la llamaban la alondra
porque siempre estaba cantando. iHa
pasado tanto tiempro!... Pero tal vez s6lo
se trate de una singular semejanza.
-Pues si quiere cerciorarse puede
hablarle que nuestro reglamento no lo
impide.
Y Ia hermana, doblando humilde la
cabeza, ech6 a andar, con las manos
exangiies y amarillas como la cera de los
exvotos, trenzadas dulcemente sobre la
cruz oxidada del rosario.-


Cruzaron las salas blancas, llenas de
lechos iguales en cuya cabecera habia un
nimero y la imagen nimbada de algin
santo. Una religiosa leia con voz salmo-
diadora y monoritmica, milagrosos pasa-
jes de santoral; las viejas incurables &
quienes el mal no retenia en el lecho,
sonrefan con beatitud bajo elbuen sol que
besaba piadosa su pobre came lacerada,
lamentable de lacras y de vejez. Las
galerfas llenas de sol, cafan sobre un
jardin simetrico con un estanque muerto
en cuya lamina verdosa el sol parecia una
refulgente moneda de oro.
-Hela alli, hermano, al final de la sala
de San Fernando, junto a la escalerilla
del jardin; alli encontrarai Sor Agueda.
iQue el Sefior sea en su coraz6n!
Y se alej6 con paso silent, como una,
sombra; el blancor de la toca resplandecia
al pasar por la aurea escala de sol que
entraba por los ventanales y el lino delays
alas se agitaba como una paloma cautiva.
El joven avanz6. Sor Agueda hacia las
particiones de pan para el yantar nocher-
niego y escanciaba el vino de claro color
de rubi en pobres cubiletes de metal.
Realizaba su humilde menester, con
unci6n evangelica, como si preparase la
sangre y el cuerpo simb6licos para el
sagrado sacrificio.
Al oir las pisidas del visitante alz6 los
ojos y le mir6 sin sorpresa, dulcemente,
mientras sonreia ingenua y fraternal.
-Confiaba en que vendrias; te he cono-
cido al pasar, cuando tocahas el 6rgano
en la capilla. Me agrada much verte;
hablame de tu vida, de las amigas de
Burgos, la melanc6lica y querida ciudad
de mi adolescencia. Dime si eres feliz.....
Yo te he recordado much en la oraci6n.
El habl6 de su vida, una vida vulgar,
de pena resignada, mansa como la co-
rriente de un rio mon6tomo y triste. Se
habia casado y dos niios rubios ponian
un poco de sol en las ruinas de su vida
truncada; por lo demas, amarrado al
grillete de un existir abrumadoramente
cotidiano, siendo triste jornalero de su
divino arte para ir viviendo.... Si, tocaba
el piano en un cafe donde iban unas gen-
tes absurdas, grotesca y a veces crueles
que exigian cosas antimusicales, aullan-
do y dando patadas. iQue idea tienen
ciertas gentes de la armonia! Aquello
era muy triste; 41 tocaba resignado, sin-
tiendo c6mo algo muy bello se moria en
su alma. La vida amarga de los artists
pobres, de los tristes fracasados; aquello-
era una espantosa catastrofe moral, el
derrumbamiento de su juventud.
--Te acuerdas cuando ibas al Conser-
vatorio? Hablabamos todas las tardes;.
los can6nigos pasaban para ir a coro y
cantaban las campanas de la cathedral.
Me hablabas de tus futures conciertos en
todo el mundo, de tus triunfos en Paris.
iOh, Paris era tu gran delirio! Querfas
Ilevarme contigo para que viese como te
aplaudian...... Aquel era un buen tiempot









La Locomotora 7


Inclin6 la cabeza toda blanca como una
gran camelia sobre la estamefia burda y
hosca de su rop6n. El acariciado por la
magia evocadora de aquella voz, que
parecia sonar muy lejana, escuchaba las
aureas trompetas de sus glorias, y la
adolescencia marchita resurgia del fondo
de su vida, milagrosa y magnifica como
una apote6sis.
Ella tambien habl6 de su vida. Muerta
su pobre madre, ya no volvieron a sonar


canciones de alondra en las salas vetustas
del viejo caser6n provinciano. Sus dias
fueron muy tristes en la soledad, sus
ojos se morian en la austeridad de la
vision perenne; las campanas doblaban,
doblaban eternamente, de todos los rin-
cones surgian tristes sombras evocado-
ras, esas vagas sensaciones extrahuma-
nas que flotan en las viejas casas
deshabitadas, en los lugares por donde
ha pasado la Muerte. Su juventud se


mustiaba en aquel ambiente de velada y
venerable vejez, y para las llagas de su
coraz6n busc6 alivio en la profunda y
dulce palabra de Teresa de Jesuis, la
celeste doctor. Sinti6 en su voluntad
una suave y pia inclinaci6n, y su mano,
como la ungida mano de Santa Isabel, fue
paloma de gracia en las lacerfas de los
llagados y de los miserables.

Emilio Carrere.


SIEBEL

Siebel coloca su haz de flores
Que el aire fresco de su alba grita
Mientras irradian los resplandores
En los cristales de mil colors
De la ventana de Margarita.
Sobre las tapias la enredadera
Cruje y ordula cual verde falda,
Y asida al muro corre ligera
Hasta que torno de la vidriera
Prende festones como esmeralda.


Ya en los jardines que se embellecen
Bajo las frondas las aves trinan, .
Y un misterioso contrast ofrecen
Con las estrellas que palidecen
Los horizontes que se iluminan.
Cae el rocio sobre la grama,
Sobre los pajaros que aletean,
Sobre las hojas de la retama.
Y va cayendo, de rama en rama,
Entre los pinos que cabecean.
Y mientras Fausto, con sus dolores,
Vela, suspira, llora y media,
Se inunda el cielo de resplandores,
Y Siebel deja su haz de flores
En la ventana de Margarita.
Luis G. Urbina.


RECORDANDO

Desde que me falta mi madre querida
no se lo que tengo.
Me siento tan triste, tan triste y tan solo,
que temo a los vivos y envidio a los muertos.
Y voy en la vida como nave rota
sin rumbo ni puerto;
y estoy sin apoyo, sin ese yo mismo
donde se asilaba mi espiritu enfermo.
Pobre viejecita
de blanco cabello,
tan dulce, tan triste,
tan debil de cuerpo,
iquien imaginara que fuera de un hombre
su apoyo y su fuerza, su luz y su genio!
Porque eramos uno:
un ser muy sensible fundido en dos cuerpos;
y esta el uno solo,
cansado y enfermo,
y el otro reposa
misterioso y mudo en el cementerio ....
Voy a los teatros, busco a los amigos,
con todos converse;
pero no me rio ni me siento alegre,
ni en ninguna parte lo que busco encuentro;
porque no me entienden
ni yo 6 nadie entiendo;
porque s6lo ella, ella solamente
supo comprenderme leyendo en mi pecho.
Y a mi dulce esposa, la field compafiera
de penas y goces, mi mas hondo afecto,
no es just amargarle
la vida con parte de aquel sufrimiento.
Y mis pobres nifios
no saben mis luchas, ni entienden mis versos;
pero aunque entendieran como ella, seria
crueldad espantosa turbarles sus juegos
con el solo nombre
de la viejecita de blancos cabellos
que me estA aguardando
en el cementerio.
Vale mas que ignoren lo que sufro solo;
que me crean content,
mientras ocultando les voy mis tristezas
como quien oculta los remordimientos.
Vale mas alegre mostrarme por fuera
mientras poco a poco me muero por dentro;
mientras que a mis solas
converse y converse
con mi viejecita
de blancos cabellos
que nunca se amafia sin estar conmigo,
que me esta llamando desde el cementerio.

Adolfo Le6n G6mez.









La Locomotora 8


LA FELICIDAD

CUENTO ORIENTAL.

AYS-BEN-AZIM esta triste; recli-
nado en los cojines de brillante
seda, sostiene con una mano la hermosa
frente; sus ojos sofiadores estAn entorna-
dos, y en el semblante serio destacanse
sus pestaia a largas y sedosas, negras
como la noche del destino; su fiera barba
encrespada, hundida en el pecho, oculta
el gesto de ansiedad, el pliegue de amar-
go desaliento que su boca dibuja, al
coUtra-rse. Sus ojos negrisimos y pene-
trantes clavalos con tenacidad en el
capricboso mosaico, donde las incrusta-
ciones de jaspes, 6nix y nacar pintan un
rico tapiz. El sonsoneo de los grifos,
que vierten sobre la taza oct6gona de
mnrmnol sus arqueados chorros cristali-
nos, no le vuelve de su postraci6n, antes
le sumerge mas y mas en su amodorra-
miento. No distrae su imaginary con los
mil diminutos espejos y medias lunas que
decoran el artesonado de oro y vivos
colors; no se recrean sus ojos en la
contemiplaci6n de tantas riquezas espar-
cidas por la amplia camara, no descansan
en los valiosos tapices persas de compli-
cada trama, no se detienen en las lam pa-
ras de cobre de Bagdad, que brillan
con vivos reflejos. En vano el chibukyi
cargla lapipa favorite con el aromatico
latakia del Libano y la ofrece con solici-
tud respetiuosa a su senior; Cays-ben-
Azim sigue inm6vil. Sobre el scanlet,
incrustado de nacar y con filetes argen-
teos, hay una bandeja llena de dAtiles,
dulces secos de Damasco y conservas de
rosas de Constantinopla; los muerzzides
ban entonado el dolor; los rayos del sol
ar diente caen verticales sobre los blancos
minaretes que no dan sombra, y todavia
el impavido musulmam no se ha dignado
tocar aquellas frutas. Qud tiene? iQud
ausiedad le antristece? Nadie lo sabe.
En su harem enervan con aburrimiento
el voluptuos.o cuerpo cien mujeres her-
mosisimas como las huries del Profeta;
no esperan mis que una orden de su
senior para rendirle un amor obediente y
prodigado sin trabas; la nubia, de ojos
dulces de antelope y broncfneo pecho,
sueila entire gasas y adormecedores
pehetes con su bosque adorado; sin em-
bargo, a una sola palabra de la vieja
esclava, la seguirfasumisa hasta postrar-
se ante su seflor. La circasiana de niveos
brazos donde los brazaletes brillan aureos,
taie el conun y entona canci6n melodiosa;
m6s pronto; enmudeceria para cefiir con
ellos la cabeza de su amado senior. El
pecho de ebano de la etiope se levanta a
impulses de una pasi6n ardiente, y ansia
una sola palabra de su amo para postrar-
se i sus plants y acariciar su rostro con
el abanico de brillantes plumas de aves-
truz. Todas correrian ansiosas despre-
ciando los sones dulces del nay y de la


A7
-4 nI I

Ii 'H frC ~ *


guzla que entonan ambulantes cantores
al otro lado de la cortina, guardada por
eunucos, para brindar con los dones de
su hermosuraalpoderosoCays-Ben-Azim;
pero el musulmin triste y melanc6lico,
no es eso lo que apetece.
Impenetrable como una esfinge, su
figure, inm6vil entire los cojinetes del


divan, no parece sino un mont6n de telas
y gasas, sobre las cuales destacase el
turbuch rojo de larga borla.
Sigilosamente avanza ante el una vieja
esclava, y vierte en sus oidos estas
palabras:
-Seinor, entire tus mujereshay una que
conoce tu mal y puede remediarlo.


inPL G ~ti~ e6.








La: Locomotora 9


Cays-Ben-Azim levanta lentamente la
cabeza; en sus ojos bay dos circulos
moradbs: son las huellas del ioromnio.
Cla;i sus pupilas negras en las negras
pupilas de la vieja, y empufiando su
yagatin amenazador pregunta:
--No mientes?
-Senor, permit Alab que me entie-
rren viva en tu jardin, bajo los rosales,
si no te digo la verdad.
-Bien, sea; traeme a esa mujer.
La esclava se retire, y \ uelve seguida
de una mara'villosa hermosura que viste
lujoso traje turco: dorman de verde ter-
ciopelo, sembrado de adornos de seda,
oro y alj6far; una gasa listada, de Mosul,
sujeta 6 ]a garganta con dos esmeraldas,
deja traslucir el seno nacarad' como las
rosas de Alejandria; cendal de seda blan-
ca de Alepo, salpicado de medias lunas
de plata, sirvele de cintur6n, y sus bom-
bachos de muselina caen en amplios
pliegue. hasta sus pies, diminutos como
las flores del granado, que se esconden
en babuchas, de tafilete rojo cubiertas de
pedreria.
-Al blando rumor de sus pasos, alza
Cays-Ben-Azim de nue-\o su cabeza, y su
p'lido semblante palidece aun m6s la
presencia de la doncella. La hermosa,
entretanto, rinde su saludo colocando las
manos sobre su pecho y cabeza en serial
de sumisi6n.
-Acercate. 'Quien eres? UC6mo mis
ojos no se han abrazado en los tuyos hasta
ahora?.....susurra el mu-iulmnau mientras
con un gesto manda a. la vieja que se'
retire.
-Senor, yo naci en Chio; mis padres
sucumbieron al filo de las cimitarras


turcas; recogidme un rico hebreo, que
me vendi6 por unos cuantos cequies a un
poderoso musulman. Un dia que mar-
ch.bamos por el desierto, fue asaltada su
caravana por los beduinos, que me oba-
ron y trajeron Damasco para hacerme
la mas fiel de tus esclavas.
--Cuil es tu nombre?
-Freya.
--Y c6mo conoces el afin que me
atormenta?
-Porque fui dotada de una penetraci6n
mas que humana.
-Puesto que lo sabes, dime cual es mi
pena.
-Tu pena es no poder gozar de una
felicidad que aisias con today el alma y no
sabes d6nde encontrarla.
S-Y tui lo sabes?-interrbga de nuevo,
admirado el musulman.
-Lo se.
-Dilo pronto.
-Sigueme y lo sabrAs.
El musulman hacese transportar en
pos de la hermosa griega, que se detiene
en la amplia galeria desde la cual domi-
nase la llanura en que se asienta Damas-
co. No ha llegado la hora del mogreb;
unaluminosa diafanidadllenael ambiente
embalsamado por los aromas de azahares,
rosas y jazmines. La gran ciudad, la
perla oriental, la hermosa odalisca de los
poetas 6rabes, que exhala el perfume del
Paraiso, esta llena de rumors.
En la galeria, entire cojines blancos y
suaves, Freya y Cays-Ben-Azim remon-
tan su vista por encima de otras azoteas
lejanas, entire cuadros de verdura y esbel-
tos alminares. De pronto con voz dulcisi-
ma, exclama la griega:


F i
*. IJ .



r -+I' +,, .


--,Ves, senior, el caserlo de Damasco,
tu vieja ciudad que ain no duerme?
-Si, mi hermosa Damasco.
--Ves sus huertos floridos con sus
limoneros y naranjos, con susi granados
y arrayanes, con sus tenebrosos cipreses,
con sus palmeras flexibles?
-Los veo.
--Ves mas allia el rio, el Bared rumo-
roso, con sus siete canales, que serpea
como franja de plata?
-Si, Freya; no agotes mi ansiedad.
--,Vesla llanura de Gutah, la hermosa
vega; la montafia de Salbie, y alli a lo
lejos la campifia, azul por la distancia?
Levanta mas los ojos. iVes la muralla
del Libano, que cierra el espacio y blan-
quea sobre las nubes?
--E1 Libano! iLa montafia sagrada
de los maronitas! Si, veo su imponente
cresta.
-Alli esta tu felicidad.
-iAlli mi felicidad! No te comprendo.
En tus ojos veo un extrafio mirar. Algo
me dice que no mientes. 1Ah si mintie-
ras!-ruge empufiando de nuevo el da-
masquinado alfange. -Pero no; no
mientes, y, sin embargo, dudo.
Entonces el desconfiado Arabe presen-
cia en la griega una transformaci6n mara-
villosa. El cuerpo de la joven hacese
diafano y luminoso. Un carbunclo brilla
poco a poco sobre su frente, y de sus
espaldas, m6rbidas como un vaciado
heleno, comienzan a brotar alas tenues y
tornasoladas.
--Dudas ahora?-interrog6le la ex-
trafia caiatura.-Yo no me llamo Freya;
yo no ful vendida por tus beduinos; yo
no soy tu esclava, soy una Perf.
Cays-Ben-Azim pasase la mano por los
ojos y queda como asombrado.
-iOh Perf!-surrurra con dulzura,--
Tuyo soy en cuerpo y alma. Dime que
debo hacer.
La maga sefiala, sonriendo, las crestas
del Libano y habla asf:
-En las gargantas de aquella montafia
hay un valle escondido; por el tienes que
remontar hasta una fuente; en ella has de
hacer tus abluciones a la hora del feyer y
a la hora del mogreh, durante siete dias
consecutivos. Despues subiras a la
region donde blanquea la nieve, y de la
no pisada por el hombre, has ne modelar
una forma de mujer para colocarla sobre
la arena de tu jardin. Asi lograrAs la
felicidad que tanto apeteces. Esto dice
la Peri, y poco a poco va desvaneciendo-
se sin que pueda evitarlo el musulman.
II
Por la puerta Bab-Tuma sale de Da-
masco una vistosa caravana; los drome-
darios de perforada nariz van caminando
en larga reata, unos cargados de cofres y
fardos, otros con los odres de agua, tan
necesarios en el polvoroso camino del
desierto. Algunos llevan el tartanin 6
litera donde las mujeres son condtucidas
en conjunto balance.









La Locomotora 10


En una yegua de larga cola monta
Cays-Ben-Azim, seguido de abigarrada
escolta de bedufnos.
La caravana atraviesa la llanura salpi-
cada de risueios buertos; toma el camino
de Beirut y avana lentamente hacia el
Libano. La caravan sigue y sigue por
entire bosques de moreras, buscando el
valle invocado pcr la Peri. Cays Ben-
Azim desfallece cien vece-i bajo el ardien-
te sol, v otras cien reanima su espiritu a
impulses del afin que le persigue. Ha
descubrierto el escondido rinc6n donde
mana la fuente. Su caravan hace alto y
'1 solo asciende hasta mirarse en las
cristalinas aguas. Siete veces la estrella
Aldebazia ha brillado en la diifana b6ve-
da, y el otras tantas ha hecho las ablucin--
ciones obligadas. Atin le resta recoger la
nieve sin mancha; con ella carga algunos-
de sus dromedarios, y ya tom a la crava-
na hacia su amada ciudad de Damasco.
En el barrio de los cri-tianos busi--a afa-
nosos artifices que sepan modldar la
nivca material, aprende con us manos
delicadas que no puedene re-sitir el friu
contact.
En vano csfuierzase -on former la esta-
tua de mujer; cl soplo abrazador del
desierto derrite su obra cuanto niis y
mas se afana, y cuando ve consumida
toda la nie\e,cae tn amargoabatimientoy
esclama:-lNo puedo ser feliz!-y en un
p ipiro traza e~ta ,entencia:
"La felicidad e- una mujer de nieve
que se disipa apenas se ha encontrado."
Manuel L.assu.

HOJEANDO ESTAMPAS VIEJAS

Dime: ten cual de tus nobles catedrales
liace ya muchos siglo.,, ioh sefiora!
silencioso4, moivicndo los vitrale..
unimos nuestras manos fraternales
en la paz de una tarde enscifladora?

Dime: en cuil de lo.s rbole; copudos
deste bosque, medrosos y de-nudos
sentimos, en los viejos milenarils,
ruzir a los leones solitario-,
roncar a los chacalc testarudos?

DDi si en esa enigmitica ribera
me esperabas, antario, compaiiera,
teniendo s6lo en noches invernales
por chal para tus -.enos virginales
la htmeda y salobre cabellera?

Di: .en cual de esos torneos tL' colors
Ileve, v en cual castillo, tus loores
entonaron mis labios balagtiefis?

Y si nunca te \ i ni te arne viva,
Ppor qu hoy ay a vienes pensati\a
por la bruma de nicar de mis sueflos?

Amado Nervo.


LOS OJOS VERDES
(RI.MA')

ORLTE son, nifia, tus ojos
Verdes como el mar, te q uejas:
Verdes los tienen las nayades,
Verdes los tunvo Minerva,
Y verdes son las pupilas
De las huris del Profeta.
El verde es gala y ornato
Del bosque en la primavera.
Eotre sus siete colors
Brillante el Iris lo ostenta.
Las esmeraldas son verdes,
Verde el color del que espera,
Y las ondas del Occano,
Y cl laurel de los poetas.
Es tu mejilla temprana
Rosa de escarcha cubierta,
En que el carmin de los petalos.
Se ve al traves de las perlas.

Y sin embargo,
Sd que te quejas,
Porque tus .i.,s
Crees que te afean:
Pues no Io c-reas.

One parecen tus pupilas
Htimedas, verdes 6 inquietas,
Tempranas bojas de almendro
Que al soplo del aire tiemblan.
Es tu boca de rubies
Purptirea granada abierta,
Oue en el esti '- ionvida
A apagar la sed en ella.
Y sin embargo,
Sc que te quejas
Porque tus ojos
Crees que te afean;
Pues no lo creas;

fue parecen, si enojada
Tus pupils cenitellean,
Las olas del mar que rompen
En las cantabricas pefias
En tu frente que corona
Crespo el oro su ancha trenza
Nevada cumbre en que el dia
Su postrera luz refleja.

Y sin embargo,
Se que te quejas
Porque tus ojos
Crees que te afean:
Pues no lo creas;

Que entire las rubias pestaias
Junto a las siencs, semejan
Broches de esmeralda y oro
Oue un blanco armi&io semejan.


LOS DOS PECADORES

'Ti pecas porque me adoras,
Y yo peco por gozar;
Y eu tan divers pecar,
Yo rfo cuando tti Ilora-..
; Maldig... mis dulces horas,
Y bendigo tu tormento!
PodriJ tu remordimiento
Llevarte a un dJichoso estado:
i Yo -i que soy desdichado,
I Que peco y no me arrepiento!

R. de Campoamor.



LA MUJER CAIDA

i Nunca insultei. A la i mujer caida!
Nadie sabe qu5 peso la agobi-',,
ni cuantras pruebas soportd en la vida
hasta que al fin capy6.

LQuien no ha visto mujeres sin aliento
asirse con afAn I la virtud,
y resistir del vicio el duro viento
con serena actitud?

Gota de agua pendiente de una rama
que el viento agita y hace extremecer;
perla que el caliz de la for derrama,
y que es lodo al caer.

Pero atn puede la gota peregrina
su perdida pureza recobrar,
3 resurgir del polvo, cristalina,
y ante la luz brillar.

Dejad amar A la mujer caida,
dejad al polvo su vital calor,
porque todo recobra nueva vida
con la luz y el amor.


Gustavo A. Becquer.


Victor Hugo.









La Locomotora 11


Cicucia v literature de los

hebreos.


0r-no de los pueblos cu a bistoria,
ciencia y literature, tienen su orf-
gen en la mis remote antigiledad, es el
pueblo hebreo.
Los libros santos hablan de los origi-
nes del inundo y del hombre, de las
tradiciones antiguas y de hechos que los
descubrimientos modernos ban venido A
comprobar.
Aunque consideremos tan s61o dichos
libros bajo el aspecto literario, es precise
convenir en que compiten por la belleza
del estilo, con los poetas Ifricos de mas
fama, y en las narraciones con los escri-
tores que a la novedad de los pensamien-
tos, han sabido unir el sentimiento
practice que influye en la- costunmbres
publicas y domesticas.
La importancia de dichos libros bajoel
aspecto fisl,6 ico, es indiscutible; pues
han sido traducidos al samaritan, griegro
caldeo, siriaco, Srabe, persa y eti6pico 6
copto.
Estas versions que pueden esami-
narse en la Poliglota de Londre,. han
conservado los idiomas antiguos de los
pueblos orientales. Jacobi Altingi, Fran-
forti (1747 i escribid un epitome de las
gramiticas de dichas lenguas yv la
expresada Poli'glota acompana el corres-
pondiente diccionario.
Seria nece.ario escribir algunos arti-
culos si trataramos de esplicar la historic
de algunas de estas versions. Prescin-
diremos piles de asunto tan important
y continuaremos hablando de los escri-
tores hebreos.
Ademas de los ezcritores sagrados,
aparecieron gran n6mero de -abios,
citaremos algunos de ellos: Antigono,
Natnn de Arvela, Sim6n Semeyas, Ava-
talidn y otro,, figuraron como maestros
excelentes, pero el mas notable fue Hillel,
de cuya escuela salieron Jonathan Uciel
Juan Zaqueo, Sim6n el Justo.
Ademis florecieron antes de Jesucristo
Aristobulo, til56ofo judfio, R;,hi Sim6n y
el ya citado Jonathan Ucirl que tradUijo
la lengua caldea los escritos del Antiguo
Testamentr.
Esta version Luc muy apreciada por
los hebreos, 3y ,e referia la libula de que
cuando Jonathan escribia su version,
cualquiera mosca 6 volitil que se,'parara
ya fuera sobre il 6 sobre el escrito' era
milagrosamente consumida por el fuego.


Tambien fue muy bien recibida la
version A la lengua caldea hecha por
Onkelos. En tiempos mis recientes
aparecen Jil6n, Josefo, Rabi, Hacanas y
otros.
Con la compilaci6n de los escritos de
los rabinos y las tradiciones orales, se
form el Talumd Jerosolimitano escrito


en hebreo siriaco. Mls adelanta Raib
Asser, reuniendo algunas otras tradicio-
nes form el Talumd Babil6nico.
Estas obras aunque contienen doctri-
nas tiles, se hallan en ellas fibulas y
errors opuesto-Z al cr-itianismo. Con
los comentarios que se han becho al









La Locomotora 12

Talumd puede formarse una biblio-
teca de algunoc centenares de v6lumenes
en folio.
Parte integrante del Talumd son los
escritos de Iss Kalalistas.
Hablaremosbrevemente de esteasunto
porque lafidole de unartfcnilo no permit
entrar en profundas investigaciones so-
bre cuestiones de tanta importancia.
La palabra Kabala etimol6gicamente
hablando significa tradici6n. En el len-
guaje comrn se da el nombrede KIbala a
las distintas combinaciones que se hacen
para obtener un buen Vxito en un asunto
determinado.
Los hebreos la definen diciendo: La
Teologia secret y simb6lica comunicada
por Dios g Mloises y trasmitida y ense-
fiada a los ancianos y a sus suceros.
Crefau los Kabalistas que existi6 en
tiempos antiguos una ciencia oculta, en
cuya virtud podia efectuar el que ]a
poseyera los prodigi: s obradoh por los
Magos del Fara6n.
El espfritu amae-trado en las combi-
naciones Kabalisticas, seg6n los hebreos
adquiere una luz superior para conocer
todas las cosas future., para sobrepo-
nerse a la naturale2a y relacionarse
directamente en la present vida con los
espiritus angelicos.
El e.tudio de los Kabalistas demues-
trala profu nda meditaci'dn de sus autores
y el esfuerzo supremo del entendimiento
human, pri-tendiendo descubrir los se-
cretos que hoy tiene velalos el Omnipo-
tente al miserable mortal.
Dividen la Kabala en teirica y practice:
la tetli'ica consiste en comprender las
cosas intelectuales mas rec6nditas. La
practice, la curre-.pondi ncia entire las
cosas espirituales y las materials, con el
objeto de cons;tgulr la felicidad possible
en la present vida.
Por raz6n de los asuntos que sirven
de base a !a interpretaciL5n y conocimien-
tos de las cosas, la dikiden en varias cla-
ses: unas veces dan valor nimerico a las
letras 6 palabra, para encontrar la fecha
de un acontecimiento future.
Otras veces dan valor de palabra 6 idea
complete a las leeras de una dicci6n para
explicar un acontecimiento future. De
este sistema se sirvi6 Damiel para expli-
car las tres palabras que escribi6 una
mano oculta de cuyo acontecimiento habla
largamente la Escritura.'
La Kibala te6logica 6 mistica versa
-obre el studio de la divinidad. Los
hebreos dan muchisima importancia a
esta Kabala; dicen que s61o aquellos
hombres que ban dominado sus pasiones
y saben meditar, pueden penetrar en los
sublime arcanos que encierra.
Daban muchisima importancia al nom-
bre de Dios designindole ccn la palabra
Jehb,-v,-. Los hebreos decian que era el
que mejor expresaba la divinidad y sus
operiaciones. Este nombre tan s61o lo
pronunciaba el Sumo Sacerdote en el
temple al bendecir al pueblo.


Rabbi Iaccados, al cual los hebreos
daban el nombre de santo, preguntado
por el C6nsul Antonio sobre la signiflca-
ci6n de dicho nombre, contest: Debo
manifestarte que no es possible atribuirle
un nombre a Dios porque no conocemos
su esencia, y de conocerla seriamos
iguales a el. Por consiguiente no pode-
mos tener conocimiento de un nombre
que lo signifique por complete, y como el
nombre de Tetragrammato 6 Jehova.
indica las operaciones que son propias A
la divinidad y sus perfecciones, es el mas
aprop6sito para indicarle hasta donde
llegan nuestros facultades. De este
nombre proceden todos los demas que
puedan darse a la divinidad.
Con este nombre no tratamos de expli
car la esencia divina, pero en la limitaci6n
de nuestra inteligencia llegamos hasta
donde le es dado penetrar a nuestro
entendimiento limitado. Los hebreos no
atreviendose a pronunciar el nombre de
Jehova, le sustitufan con el de Adonai
que significa senior.
Explicanluego la doctrine a de losSefiros
6 sean manifestaciones de la divinidad, y
hacen varias combinaciones de las letras
que comprenden el nombre Jehova para
explicar multitud de asuntos. Por tilti-
mo en la parte referente la Astrologfa,
pretenden encontrar relaciones entire los
distintos cierpupo de la naturaleza, los
Angeles y el Hombre, para curar las
enfermedades y explicar acontecimien-
tos futures.
Hemos dado tan s61o una ligerisima
idea de la Kabala; en el tomo III de la
obra de Derecho Can6nico se ha tratado
este asunto con mas extension.

Juan Juseu y Castanera.


LA CONFESSION

-Por que no te confiesas? dijo el cura,
y el enfermo call por vez tercera.
-Mira que Dios tu salvacidn espera,
y como te confieses es segura.-
Hubo una breve pausa. La voz dura
Del sacerdote, se torn ya fiera,
y exclam6 estremecido:-Considera
Que el inferno va a ser tu sepultura!-
Se incorpor6 el enfermo poco a poco,
y con acento entire iracundo y tierno,
Le dijo al capellan:--Padre, estoy loco!
Ella... muri6 en mis brazos este invierno.
No se pudo salvar.... pues yo tampoco.
iQuiero volver a verla en el infierno!-
Constantino Gi'


"Gran Hotel Uni6n"

En el present ndimero publicamos
una vista del Edificio que ocupa el "Gran-
Hotel Uni6n", uno de los mejores de la
capital, tanto por su amplitud, buen
servicio, cuanto por el fino trato con que
son atendidos todos sus numerosos favo-
recedores, los que se componen no s61o
de personas de la Capital sino de foraste-
ros, los cuales encuentran un buen
servicio a la carla con habitaci6n 6 sin
ella 6 solamente habitaci6n.
Recientemente ha sido dotado de un
amueblado, venido de los EstadosUnidos,
que es de inmejorables condiciones.
Para concluir damos la enborabuena
al senior Marinelli, propietario de dicho
establecimiento y le deseamos pingiies
ganancias.

El idilio de los viejos

Ella tiene el aire antiguo
de un labrado camafeo;
ojos de color ambiguo
y apagado centelleo.
Su final cabeza breve
semeja en el busto vago,
un gardenia de nieve
sobre la margen de un lago.
El tiene rostro severe
de un anciano general,
y se adivina al guerrero
ante su paso marcial.
A lo lejos se oye un canto
evocador de otros dias,
que mas bien parece el llanto
de dulces melancolias.
-ZRecuerdas, mi Juan? murmura
la viejecita con calma;
vibra en su voz la ternura,
se asoma en su rostro el alma.
El ]a contempla un instant,
y como cuando era bello,
imprime un 6sculo amante
en su nevado cabello.
Y proyectadas sus sombras,
en los brumosos espejos,
sin ruido, por las alfombras,
vinse alejando los viejos.
Leopoldo Diaz.

"EL GOLFE
Todo golpe es fecundo: el de laazada
Hace a la flor resucitar del snelo;
El del cincel traslada del modelo
La linea por el marmol indicada;
Triunfa en la lid refiida el de la espada,
El del llanto en la tierra da consuelo,
Y el de la gota que desprende el'cielo
Deja la verde espiga elaborada.
Labran los de las fabricas grandiosas,
Forjan los de figures luminosas
Euando en los yunques el martillo bate:
Y al entablar la lucha con la vida,
Es el alma por los golpes combatida
La m6s dura y mejor para el combat.
Salvador Rueda.











C

















































































































4,
.*





















































































r'






FOTOGRAFIA


IMPERIAL


DE EMILIO EICHEMBERGER
4 T ATE lBl ALA
Retratos a todos precious, desde ios mAs baratos.-Grande y magnifica colecci6n de vistas
y tipos del pafs.-RETRATOS DE TAMANlO NATURAL en tinta china
6 acuarela, ejecutados por LAMBERTO EICHEMBERGER con procedimiento mAs
modern y entregados en tiempo mAs corto.
En la actualidad hay una grande colecci6n de muestras de estos retratos grandes, grupos de
families y vistas.-Invitamos al-distinguido public visitar el establecimiento.


La Revista ilustrada y de mayor circulaci6n en Guatemala


LOCOMOT ORT"


se esta haciendo cargo de la publicaci6n de


avisos


del


Comercio,


Empresas,


Talleres, Fabricas


todas aquellas


casas


que


deseen


anunciarse.


PRECIOUS


MODICOS


FARMACIA Y DROGUERIA
DE
ANGEL B. CORONADO y PACHECO
La Mejor de todas y la que vende mas barato.

Quezaltenango. Freate i il Jfatiira Poliliia. Calle del Calvaio.
Agencia de "La Locomotora."

TIPOGRAFIA NACIONAI


"LT 7




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ER17N4VZ3_4TMIVJ INGEST_TIME 2013-01-23T16:20:31Z PACKAGE AA00011460_00044
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES