La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00042


This item is only available as the following downloads:


Full Text




I'- -i


pi~-
41 Th~~f4'
Y\r */'2


r :'' -..-- ,: ." ., .-
,.-I-'-- ?*.- r'.' -- .. ....




,i i
i. .-. .. -.' ---


.- l".' t., ,,..,"^----,

^ / ,* d-.; ", -- ',- ",' ".'-.*'- L'', ....; o *., ,. "','*,-' ip..'_ _--'- .
'"\ \* \ ^ -,- --=---"-,.' /--- ^ ==',.-----. _-' -- ---.--------. --. -. <

,'''1 *', 'r -- ._. ,..,. --,
., ,' --., -. '- -., .-
i '"::::-, '".." .V ; -"':- --- '" '-'- Fg"";:: '" '- ''.: ': --" '- ""'," ""


*es ut-Q>d sr-w


I


Uil-sp--


-v



















































































































































lst













2Revista be political, (iencias, fiteratura y 3e[las Ctrtes.

Director y Redactor: Felipe Estrada Paniagua.
Administrador: J. Alejattdro Pacheco H.-2-2 Avenida Str, N4tmero 3.


TOMO III. GUATEMALA, 1 DE DICIEMBRE DE 1907. NUM. 51


EXAMINES


Comenzaron los examenes de la Escuela Practica de
Sefioritas, de esta Capital, el 22 del mes pr6ximo pasado.
Como soy aficionado A la ensefianza y como entire todas
las escuelas admiro y aplaudo especialmente la escuela para
mujeres, tuve particular empefio en asistir, dia por dia, A jas
pruebas mencionadas.
Consider que en el hogar comienza y conclude la
verdadera y buena educaci6n humana, y que las virtudes que
una madre no es capaz de inspirar, menos podra inspirarlas
otro ser en el mundo, ni por voluntad sobrenatural ni por
destino. Puse, por eso, el pie en la puerta del Estableci-
miento con devoci6n, como creyente, como asistente tervoroso
al oficio divino de la misa. Llamo oficio divino, mas divino
que todos, el oficio de la escuela, cifra y resume de todas
nuestras aspiraciones, ideales y esperanzas, porque en ella se
forja la htmanidad de lo porvenir, sofiada y santificada por
los maestros del genero human.
Me refiero A la escuela verdaderamente educativa, en la
cual predominan las virtudes y se respira la atm6sfera del
hogar puro y inico, en donde la mujer se desarrolla con
voluntad y perseverancia para conseguir el triunfo del deber
sobre la tierra.
En la maffana del 22 se examine la clase preparatoria,
que se halla a cargo de la sefiorita Mercedes Andreu, una de
las distinguidas profesoras con que cuenta Guatemala. No
necesito encomiar el resultado, pues los concurrentes lo
palparon,aplaudiendo la dedicaci6n y el metodo de la profesora
y los conocimientos de sus alumnas.
Presencie en ]a tarde los examenes de Gramatica Caste-
l1ana y de Frances, a cargo, la primera, del professor don
Manuel Valle, y de la sefiorita Emma Deblocq, el segundo.
El dia 23 por la mafiana presencie las pruebas del 10 y 2
curso de Aritmetica, A cargo del Profesor Francisco Vela.
Permitaseme hablar con entusiasmo de este examen. Elo-
giando a los buenos profesores cumple el periodista con un
deber inalienable. Vale esto mas que aplaudir al politico por
el triunfo de sus planes, porque los triunfos de la escuela no
tienen precio. Cuando se mira un verdadero rayo de luz que
irradia en el cerebro de los niflos, todos los buenos corazones
se conmueven y se ilumina el recinto de la catedra. Ese rayo
de luz lo enciende el maestro, el buen maestro, ese que como
el sefior Vela vale mas que mil maestros medianos, pues sabe
sembrar, sabe alumbrar, sabe cosechar.
El senior Vela gradda, desarrolla la inteligencia de los
nifios con habilidad singular. No les da conocimiento, no
pronuncia una palabra que ellos no puedan digerir. Qu8 mis
se puede afirmar en honor de un maestro?
En la tarde acaeci6 el examen de Botanica, A cargo de la
Ssefiorita Amalia Letona Batres, habil profesora que supo dar
direcci6n y metodo a la asignatura, conocimientos practices
A las alumnas en dos meses de trabajo, porque ella tambi'n,
como la sefiorita Deblocq, recibi6 la clase A fines del curso.


El dia 24 comenzaron los ejercicios con la clase de Histo
ria Universal, clase que francamente no debiamos dar a las
niffas, sobre todo cuando se trata de histories, narraciones de
guerras y matanzas. El alma de la mujer no se forja para esos
quebraderos ni oleadas del mundo social, sino para la belleza
y la virtud, para la paz y la fraternidad.
De 9 A 11 se examine la clase de Geografia Universal, A
cargo de la seffirita Octavia G6mez, muy competent profe-
sora, dedicada y met6dica. Las nifias respondian con
propiedad y claridad.
Por la tarde presenciamos las pruebas de caligraffa y
dibujo, en el cual hay varias nifias bastantes adelantadas,
dignas de su professor senior Penedo.
El dia 25 se procedi6 al examen de Historia de Guatemala,
en las primeras horas de la manana y luego al de Geograffa
de Guatemala, que se halla a cargo del senior Vela. Merece
el senior Vela por esta clase los mismos elogios que mereci6
en la de Aritmetica. Di6 a la Geograffa una orientaci6n
verdaderamente modern y cientifica, clara y sencilla al


/ .


4,. ..






Sefiorita Isabel Letona Batres,
Director de la Escuela Prictica de Sefloritas.
mismo tiempo. Las alumnas saben y comprenden lo que es
un mapa, conocen las escalas, trazan y calculan las diferentes
zonas del pais, establecen los cultivos propios de cada zona,
sefialan los distintos lugares de la Repiblica por medio de un
mapa en relieve construido por el mismo professor.
Por la tarde hubo lavado y aplanchado, corte y confecci6n,
Vimos a las nifias trabajar durante largos ratos. A diferencia
de lo que acaece en ciertas escuelas en donde se juzga por
adornos, encajes y bordados que el examinador no ha visto
fabricar, en la Escuela Practica, tanto en estas classes como
en las de bordado y costura blanca, en presencia nuestra
trabajaban las nifias, cortando, cosiendo, sino con entera
maestria, por lo menos con propiedad, con la habilidad
correspondiente a los primeros ensayos. Hemos visto
vestidos, encajes y bordados en los cuales se ve claramente
la mano de la alumna, bajo la direcci6n de la maestra.


7a


b~kna~za







La Locomotora &,


De la misma manera procedieron en los dias 26 y 27, por
la tarde, en las classes de cocina, pasteleria y panaderfa.
Junto al humo, el fuego y el horno estuvimos presencian-
do los examinadores y la Comisi6n del Ejecutivo, compuesta
de los sefiores Contreras, Estrada Paniagua y Sandoval, las
pruebas de las alumnas. Amasaban el pan, preparaban los
components de cada plato. el lomo, los pavos, con mano ya
practice en !os oficios domesticos.
A las seis de la tarde de los dias 26 y 27 los concurrentes
fuimos servidos, en opipara mesa, por las alumnas, de las
viandas, pasteles y dulces preparados, condimentados y coci-
dos por ellas mismas, habiendo salido todos gozosos y satisfe-
chos de que asi se gaste el dinero, en forjar a la mujer
virtuosa y buena, modelo y belleza del hogar.
*
*
No hay obra como esta. Se llenaran voltimenes sobre la
ciencia y los descubrimientos, el mundo asistira maravillado,
sobre vehiculos y globos dirigibles, a las regions superiores
de la atm6sfera, se levantaran y feneceran grades imperios;
pero nada habra nunca mis bello ni mas grande que la
educaci6n de la mujer, que la virtud de la mujer. La belleza
de su alma ha de resplandecer sobre todas las cosas de la
tierra, y de la misma manera resplandecerin los gobernantes,
los ministros, los maestros, los pensadores que a ella se


dediquen. Para la perfecci6n humana no hay mis que una
escala, bella pero frigil hasta ahora: la mujer. Corresponde
al hombre fortalecerla, dignificarla, consagrarla con pasi6n y
perseverancia, infundiendo en su coraz6n nuevas fuerzas y
abriendo su cerebro a nueva luz.
Antes de concluir debo mencionar a la Directora del
Estalilecimiento, Sefiorita Isabel Letona Batres, distinguida
y culta, cuya labor se comprende por el carifio con que la
miran sus alumnas, en el arreglo y compostura de ellas, en la
plena salud de que gozan, en su laboriosidad y en la cortesfa y
modales que demuestran al tratar y recibir los extrafos.
Tributo al mismo tiempo por deber y por estimulo el mas
sincere aplauso al creador y fundador de esta hermosa
Escuela PrActica de Sefioritas, Licenciado Don Manuel
Estrada Cabrera; asi como deploro, como centroamericano y
como hombre, que todavia no haya en nuestras sociedades
entusiasmo y amor hacia esta clase de obras, en las cuales
descansa el porvenir y de las cuales brota a raudales la fecun-
da semilla de la fraternidad.
En ninguno de los actos pas6 de treinta, contando con
profesores y examinadores, el nimero de concurrentes. No
hubo ojos abiertos para esas pruebas; y por eso quisiera,
con double empefio, dar mayor valor a mi modesto aplauso y
much significaci6n a mis palabras.
Josi Maria Moncada.


Momento en que se pronunciaron las alocuciones dirigidas al Sefior Presidente de la Repdblica, por los alumnos
Antonio L6pez y Elvira Tejeda, en el Altimo dfa de las fiestas de Minerva, pr6ximo pasadas.


ALOCUCION

pronunciada por la alumna Hortensia Garcia al principiar los eximenes de la Escuela PrActica de Sefioritas.


Sefiores:
Si distinguidos oradores vacilan al ocu-
par la tribune donde s6lo el talent tiene
derecho para dirigirse a un pdiblico tan
ilustrado como lo es el que en estos ins-
tantes honra con su presencia a este
recinto; y si hombres de saber llegan aquf
y principian por suplicar la benevolencia
de ]a culta sociedad que los escucha; con


mayor raz6n debo hacerlo yo que, joven
aun, principio mis studios y llego reve-
rente al temple de la Ciencia, ofuscada
por tantas claridades, conmovida ante la
luz resplandeciente y purisima que hoy
derrama la verdad.
No es pues, en mi, una vana ostenta-
ci6n, 6 una f6rmulaindispensable en todos
los discursos, pedir como pido respe-


tuosa a la sociedad, que se sirva acoger
mis pobres palabras, con la generosidad
que le es caracteristica.
Y si reclamo benevolencia para esta
peroraci6n, la ruego tambien para mf y
para mis compafieras de studio durante
las pruebas escolares que van a princi-
piar y con las cuales pondra termino los
trabajos del present afio la Escuela
Prictica de Sefioritas.







La Locomotora 3


SMucho, Sefiores, se ha escrito sobre
un tema tan important de la ensefianza
como lo es el examen.oral; bien se sabe
la poderosa influencia que ejerce en los
alumnos la presencia de una respectable
sociedad y de un tribunal ilustrado; esto
unido a la natural timidez de la mujer,
timidez que proviene de su organizaci6n
fisica y del medio ambiente en que se ban
deslizado los primeros dias de su vida,
hace que muchas veces vacile al dar res-
puesta a las cuestiones que se le pre-
sentan.
Sin embargo de esto, si por un momen-
to se ofusca nuestra inteligencia y si la
palabra huye de los labios sin poder
coordinar la frase, aqui estan por fortune
la Sefiorita Directora y el cuerpo de Pro-
fesores que, severos e imparciales, darin
el informed justificativo de nuestra aplica-
ci6n en las classes, y eso por lo menos
sera la mejor justificaci6n.
Designada para llevar la palabra en
estos solemnes moments, cumplo gusto-
sa con el deber de presentar en nombre
del Establecimiento, nuestros votos de
gracias a las personas que se sirven asis-
tir .A los exAmenes, rogindoles a la vez
que, benevolas y generosas, disculpen
los errors en que podamos incurrir, ya
por los afios 6 por la poderosa influencia
que ejerce en nuestro animo la presencia
de esta culta Sociedad.
HE DICHO.


Dr. don Salvador Ortega.


tecuerbos be la

epoca colonial

INTERESANTE EPISODIO


No encontraba el apoyo debido en las
.autoridades, en tiempo del brigadier
Estacherfa, la educaci6n popular, empe-
fiadas, sin duda, en el adelanto de las
construcciones que en la nueva metr6poli
absorbian la atenci6n. Doliendose de
ello el sindico del Ay-untamiento, y ele-
vandose por encima de la candente esfera
del trabajo material a que todos se entre-
gaban, present en 1788 a la Corporaci6n


de que formaba parte, una amplia y bien
pensada iniciativa para que se aumentase
el ndmero de escuelas piiblicas, de las
que tan s6lo una existia y era la estable-
cida en el convento de Belen.
Mlas de c0atrocientos alumnos contaba
ese centro escoiar, y habia muchos nifios
que no hallaban d6nde ediucarse, en una
poblaci6n compuesta de unos veinte mil
habitantes.
Tenia raz6n el sindico municipal al
emprender esa campafia, que no otro
nombre puede darse A la iniciativa por 61
formulada, y cuya realizaci6n demandaba
no pocos trmmites en tiempos del inter-
minable expedienteo, en los que era menes-
teracudir a menudo, al monarca, hasta
para el despacho de asuntos que hoy nos
parecerian de la exclusive competencia
del gobierno colonial.
Alguna voz habia de alzarse para com-
batir la indolencia del pliblico y el aban-
dono de las autoridades en lo que A ese
ramo administrative concierne; y algin
beneficio habia de obtenerse, aunque no
todo el que el sindico sefialaba, de llevarse
A cabo su patri6tico proyecto.
Como todos saben, son organismos de
cultural intellectual las casas de primera
ensefianza, cuando en ellas se adopt y
Ileva fielmente A la practice un amplio y
bien combinado program, calculado
para difundir los conocimientos indispen-
sables A la vida civilizada, y cuya falta no
podria repararse despu6s, llegado, el
hombre A cierta edad, por las exigencias
del rudo trabajo del campo 6 del taller,
A que tiene que entregarse para el sosten
de la existencia material; pero con s6lo
el aprendizaje que en aquellos tiempos se
hacia, de la lectura, la escritura y la
doctrine cristiana, no era dable alcanzar
sino muy a media los importantes resul-
tados que el sindico anhelaba.
Decia este en su escrito, que, ademas
de aprender los alumnos esos ramos,
se les daban en la escuela instrucciones
y ejemplo para vivir arregladamente, y
se les imbufa en las maximas de civilidad,
sociedad y cortesia, en que por sus afios
eran susceptibles de versarse; y agre.
gaba: "Con esto se les imprime en el
fondo del coraz6n cierta moderacidn y
rectitud, qae como primer sello conser-
van. indeleble el resto de su vida; de
suerte que es visible la diversidad de
mo.ales entire los que logran esta median
instruccidn y los que de ella carecen en
lo absolute: nacidos estos tiltimos y
educados en un ambiente de tenebrosa
ignorancia de los deberes del hombre y
del cristiano, no ofrecen, cuando son
mayors, otros distintivos que los de la
rusticidad, la inhabilidad Fara todo, la
groseria, la desvergiienza y ,la audacia;
y de abi provienen losrepetidos crimenes,
que tanto llora el pais, y la multitud de
holgazanes, viciosos y ladrones, que lo
infestan."


Hasta cierto punto asistiale raz6n al
hablar asi, porque algo habia de conse-
guirse por medio de tan raquitico apren-
dizaje; pero era menester que el maestro
fuese suficientemente apto para former
hombres tiles al pais, con s61o las
explicaciones calculadas para instruir a
los.alumnos en sus derechos y en sus
deberes en la vida civil.
Es la escuela el principal element
educador, no hay que dudarlo; pero si en
ella no se trata de despertar el gusto por
el studio, si la palmeta y las disciplines
y otros degradantes castigos que enton-
ces se aplicaban retraen de las aulas i
la nifiez, no es dado aguardar del apren-
dizaje los anhelados frutos, y menos
cuando domina el exclusive cultivo de
la memorial y prevalecen, como en aquel
tiempo sucedia, los esteriles procedi-
mientos rutinarios.


Dr. don Jos6 Azurdia


Sin embargo, como quiera que sea,
siempre es de aplaudir el celo del concc-
jal autor de la moci6n, porque s6lo el
saber leer, aunque no seaprendiera mas,
ya era un germen de adelanto, que podia
despues desenvolverse 6 media que
fuera surgiendo en el espiritu el anhelo
de instruirse con la lectura de'libros
iitiles.
No s6lo el establecimiento de cuatro
escuelas abrazaba la moci6n, sino tambi6n
el de otras dos citedras de latinidad, por
no ser suficiente para la ensefianza de
ese idioma la que existia en el colegio
seminario; y a este respeto decia el sin-
dico: "Ni la religion tendra ministros,
ni los tribunales jueces ni abogados, ni
medicos la salud puiblica, mientras no
se abra esta puerta tan indispensable
para la adquisici6n de las ciencias."
"Las 6rdenes religiosas (agregaba) casi
han cerrado sus noviciados por falta de
pretendientes. El clero no puede reclu-
tar los ministros que necesita. Los
padres de familiar claman y se lamentan
de que no hallan como proporcionar a sus
hijos ]a instrucci6n debida. Y no puede
el patriotism mirar con ojos enjutos la
desolaci6n de las aulas de teologia, juris-
prudencia y medicine, procedente, sin
duda, de que no hay donde se ensefie la
gram atica latina."







La Locomotora 4


Concedase que era un bien el clerre
del noviciado, porque la abundancia de
conventos habla llegado desde tiempo
atras, a tal extreme que algunos de los
monarcas recomendaron a las supremas
autoridades.de este pais, como a las de
las otras colonies del nuevo mundo, que
excogitaran y le propusieran los medios
de impedir el aumento del monacato, tan
perjudicial a la vida econ6mica de los
hispanos dominios. Pero, por invero-
simil que hoy parezca a los espiritus poco
reflexivos, no era dable que nuestros
mayoresaceptaran esa verdad fundada
en sabios principios de economfa political.
Estaba en el ambiente que se respiraba
el mirar al clero regular como a element
necesario la vida temporal y a la espi-
ritual. Era el resultado l6gico de las ideas
dominantesel career que debfan robuste-
cerse los institttos monasticos, no bas-
tando a las necesidades del alma un
ndmero limitado de clerigos seculares,
ilustrados y virtuosos. El fanatismo
era una muralla dificil de salvar en
aquella epoca, y continue siendolo por
largo tiempo despues. La mcral evan-
gelica, libre de nubes que empafien su
brillo, no era comun entonces.
Para el sosten de las proyectadas
escuelas no se contaba con los necesa-
rios recursos, y habia que pedir al rey,
por medio del Consejo de Indias, que
sefialara el fondo de que pudieran tomar-
se; pero para costear las c.tedras de
latinidad estaba destinada una parte del
tribute que cubrian anualmente los abo-
rigenes, y sin embargo, desde alguin
tiempo antes de 1788 no se disponia ya
de esa renta denominada Ramo de Pre-
ceptores, ignorAndose el motivo de la
suspension de ese pago, pues el sindico
aseguraba no conocer las reales 6rdenes
6 regias cedulas que al efecto existiesen.
Manifestaba aquel concejal que no
habia en Espafia pueblo alguno 6 lugarejo
sin una 6 mas escuelas, en proporci6n
del respective vecindario, en tanto que
en la ciudad'de Guatemala estaba redu-
cido el aprendizaje de 'primeras letras a
Ia dirigida por los religiosos belethmitas.
Algo hiperb6lico se nos antoja lo que
en orden a la madre patria afirmaba, ya
que boy mismo, sintiendose el ansia del
saber en aquella hidalga tierra, en la que
dominant los principios liberals, hacen
falta las escuelas en no pocos pueblos de
escaso vecindario, y son muchos los
preceptores que se quejan de retraso en
el pago de sus sueldos: compruebanlo
autorizados 6rganos de la prensa de
Madrid, quelamentan el mal que en tal
sentido se padece.
Triste pintura, como se ha visto por
uno de los pasajes antes transcritos,
hace el sindico de la situaci6n que en
material de criminalidad guardaba la
ciudad capital de este pais. Holgazanes,
viciosos yladrones vagaban por las calls,
alarmando las gentes con sus fechorias,


y no menciona el sindico los delitos de
sangre, que no escaseaban, por desgracia.
Era una endemia dificil de curar.
Las escuelas, en efecto, sirven podero-
samente para reprimir la criminalidad;
pero no estan s6lo en ellas vinculados la
trama y engranaje del orden moral; hay
que poner a contribuci6n otroselementos,
porque sin agents de policia, verbigra-
cia, que vigilen y capture los malhe-
chores, y sin eficaces penas, rigurosa-
mente aplicadas por los jueces, no es
dado aguardar la correcci6r apetecida.
No contaba la metr6poli guatemalteca
con guardianes del orden pdblico durante
el dia, y por la noche encomend6base la
vigilancia a una patrulla de veinticinco
soldados con un official, que recorrian la
poblaci6n, y a la ronda de indigenas
armados de garrote y latigo, y que no
siempre se conducian con la debida
rectitud; golpeaban a veces, con cual-
quier pretexto, a infelices transeuntes
pertenecientes a infimas classes sociales;
porque en tratandose de principles
vecinos 6 empleados ptiblicos, dispensi-
banles siempre respetuosas considera-
ciones. Huelga afiadir que no habia
alumbrado en las calls y plazas; s6lo se
percibia la mortecina luz de los candi-
lejos ante las imagenes de santos, coloca-
das en nichos 6 cavidades en lo alto de
las paredes exteriores de unas cuantas
casas de importancia.
La criminalidad era considerable en el
llamado pueblo bajo, que se burlaba de
los preceptos legales; y las medidas de
precauci6n tomabanse s61o por medio de
las rondas nocturnas, insuficientes al
anhelado objeto.
El uiltimo suplicio estaba en vigor.
La horca, que lleva tristes ideas la
mente y pavorosas impresiones al alma,
se alzaba de cuando en cuando en la
plaza ptiblica 6 en el lugar mismo que fue
teatro del crime, y no bastaba a escar-
mentar los malvados. Cabe recorder
a este respect, que esta hoy tratandose
en Francia de restringir las conmutacio-
nes y aplicar la pena de muerte, que la
experiencia demuestra indispensable, no
obstante el estado de civilizaci6n de que
goza aquel pais, con las fuerzas materia-
les y morales que posee y que parece
debieran rodear de garantias a la sociedad
El mismo Rossi, partidario de la abolici6n
de la pena capital, la acepta como recurso
extreme de justicia, declarando que no
debe emplearse sino con gran reserve.
Cumple volver la vista al expediente
iniciado por el patriota edil. Pasado i
dictamen del oidor fiscal, pidi6 este que
informaran los ministros generals de
Real Hacienda; y esos tuncionarios dije-
ron que el Ramo de Preceptores se
formaba con una parte de los tributes de
los indios del valle de Guatemala y de
various lugares de la provincia de San
Salvador, invirtiendose una porci6n de
esos fondos en el pago de sueldos de


algunos empleados y en la cuota annual de
uno de los padres curas del mismo valle,
*el que comprendia muchos pueblos de
aborigenes; remitiase ,el sobrante a
Espafa para el estipendio de los minis-
tros del Consejo de Indias.
Con ese informed volvieron las diligen-
cias. al oidor fiscal, y este dijo que,
caiteciendo de recursos las cajas del
Ayuntamiento para el sosten de las
cuatro escuelas y de las dos classes de
latinidad y siendo forzoso crearlas en ob-
sequio de la nifiez y de la juventud, como
base tambien de la vida moral, pertur-
bada por tantos delitos que se cometfan,
era de parecer, ya que sobre la Real
Hacienda pesaban ademas tantas obliga-
ciones reagravadas por el cambio de
sitio de la ciudad capital, que se apelara
a los generosos sentimientos del sobe-
rano, remitiendose a Espafia testimonio
duplicado delays diligencias.
Con la simpatfa que merece todo
esfuerzo bien intencionado, debeacogers'
el proyecto del sindico municipal. No es
dado decir si alcanz6 favor en el atnimo
del monarca, a quien fue en definitive
elevado en consult el expediente (ndme-
ro 17, legajo 28, Superior Gobierno); pero
como poco despues se estableciesen las
dos escuelas fundadas por el ben6fico
arzobispo Francos y Monroy, sostenidas
con los reditos de los veinte mil pesos
que para cada una de ellas plugo a su
munificencia legar, es muy possible que
no se haya llevado a la practice la pro-
puesta del edil, que ha dado merito a
este relate hist6rico.
Redimir del atraso intellectual al hom-
bre en la edad en que ha de instruirse
en ciertos ramos, inspirarle afici6n al
studio, iniciarle en la idea del deber,
inculcandole respeto a la ley 4 iimplan-
tando en su alma el germen de la probi-
dad, base de la existencia individual y
colectiva, fue el objeto que se propuso el
sindico.
El fundar escuelas es obra de cultural
moral, de piedad, de orden, de amor al
pr6jimo, y garantia de que las masas,
educadas y bien dirigidas, son otras
tantas substracciones que los gobiernos
hacen a los nticleos de la ignorancia, de
la miseria mental, si podemos expresar-
nos asi, y que son una amenaza para el
sosiego pfiblico y para el dominion efec-
tivo de las virtudes sociales.
Ojala que en los papeles que sirven
para -trazar los fastos coloniales, se
encontraran a menudo, en las varias
esferas del gobierno local, iniciativas
como esa, en la que hay reflejos de alma
noble y de puro y desinteresado amor
patrio, organismo de felicidad para las
sociedades.

A. Gomez Carrillo.







La Locomotora 9


DIPLOMATICOS
En nuestra edici6n de hoy publicamos
los retratos de don Jose Carrera, de don
Antonio Valenzuela Moreno y don Fran-
cisco de Arce.
El primero de dichos sefiores sirvi6
durante mas de treinta afios, a Guatemala,
representandola con el elevado caracter
de Ministro Plenipotenciario ante los
gobiernos de Espafia y Portugal,


La muerte vino a interrumpir sus
meritorias e importantes labores y son
conocidas en nuestra Patria las solemni-
dades con que el gobierno de Su Majestad
Don Alfonso XIII dispuso que se verifi-
cara la inhumaci6n de su cadaver, dando
asi una nueva demostraci6n de la cordia-
lidad de las relaciones que felizmente
cultivamos con la Madre Patria,


Ha sido reemplazado por el senior don
Francisco de Arce, que con el character
de Encargado de Negocios, representara
a Guatemala ante las Cortes enunciadas.
Don Antonio Valenzuela Moreno ocupa
el important' puesto de Encargado de
Negocios de Guatemala en Francia y nos
complace tambien honrar las columns
de "La Locomotora" con su fotografia.


it A .
r ^-' (A ---' ./'


Tipo indfgena de San Raimundo, departamento de Guatemala.


I -. -~ ---- I


i.
!







La Locomotora 6


EL FERROCARRIL


ANZ6 a los vientos su pend6n de fuego,
rasg6 los aires su silbido agudo;
su aliento de humo es el fecundo riego
que anima el seno del desierto mudo.

;Miradlo! va trazando las distancias;
parece apenas que la tierra toca,
y devorado por febrilesjnsias
nubes vomita por su ardiente boca..

iMiradlo! es el guerrero del present,
el genio armado de la nueva idea;
la luz del porvenir brilla en su frente
y su penacho de vapor.. -ondea!

IMiradlo! es el centauro del Progreso,
es el audaz conquistador modern,
esta de sangre su pend6n ileso,
su gloria brilla con fulgor eterno!

La barbarie se esconde amendrentada
al divisar su ensefia brilladora,
como las sombras de la noche helada
al centellar un rayo de la aurora.

Los tiempos del future que dormitan
del desierto en virgenes entrafias,
a su acento despiertan y palpitan
cual palpita el volcan en las montafias.

Es el Progreso la primer aurora
que irradia en esta tierra bendecida,
en esta tierra siempre vencedora,
en esta tierra hidr6pica de vida.

IEs el acento de ]a audacia bumana,
que crece, se duplica, se agiganta,
y pone de la vida en la mafiana
las alas del relimpago a. su plant!


DJa Juan e ne ideo)p,
-a1-fs3 i- --.-- *f. *r.s -=* l. -- 'E -fya a =

(Pensamiento de Baude.'aire)

L JOYEL diamantino en el sombrero,
Sla espada al cinto, el cuello de oro y blondas,
.surca don Juan, gallardo y altanero,
en finebre bajel las negras ondas.


Mujeres, perigrinas hermosuras,
de ojos de luz y formas nacaradas,
abiertas las flotantes vestiduras,
detras del seductor gimen airadas.


Su padre, ensangrentada la mejilla,
a la legi6n terrible y clamorosa
de los muertos que vaga por la orilla
muestra al hijo con mano temblorosa.


La dulce Elvira, triste y demacrada,
oculto el rostro con las trenzas de oro,
al lado de su amante va sentada,
vertiendo, silenciosa, amargo Iloro.


Y en el tim6n la mano poderosa,
una estatua de marmol, impasible,
traza, cortando el agua tenebrosa,
de los infiernos el camino horrible.


Mientras, don Juan, tranquilo, indiferente
a tantas desventuras y dolores,
los ojos clava en la fatal corriente
y lanza al viento una canci6n de amores.


Olegario Andrade.


Manuel Reina.


3uvwntub, Chmor, 21latrimonio


ON frecuencia nosquejamos Acausa
del amor y de la juventud, y por
esto conviene escuchar las objecciones de
la raz6n. Mientras no haba para la mujer
una ley que fije la edad de veintiin afios
para casarse, puede hacerlo arrostrando
desde liegolas consecuencin, ... Ayer
escuchamos repicar lascampanas gozosas
y alegres del himeneo.... Casemonos j6ve-
nes, en la plena fuerza del deseo, de la
ilusi6n, de los miraje-. iNada de trabas,
de impedimentos! Hay que respetar al
amor generoso, aunque sea impresivo y
temerario. Si cometemos una torpeza,
somos nosotros quienes la pagamos. Se
casa uno para si y no para los otros.
Mis he aquf que ahora escuchamos la
otra campana, y su acento de Angelus
repercute lento, melanc6lico. Nosuena


alegre, sacudida por juveniles, impacien-
tes manos. Tiene el sonido grave.de la
experiencia y el timbre levemente gasta-
do de la vida.-iOye!-nos dice-El
tiempo ha cambiado. Los padres no son
ya los tutores escuchados; los hijos igno-
ran la sumisi6n confiada. En adelante
veremos a nuestros hij )s e hijas, al salir
de a adolescencia, arriesgar su suerte a
ciegas. Con una venda en los ojos, em-
briagados por la locura del anhelo, se
casaran con una ligereza culpable ....
Pero, en este caso, que comprometan su
responsabilidad y no la nuestra. Y si
cometen una torpeza, que la paguen y no
nosotros! ....

Tales recriminaciones son muy razona-
bles... ZNo os parece que es just que se
establezca legalmente que cuando se


efectde un matrimonio sin el consenti-
miento de los papas, debe cesar la obliga-
ci6n de ellos respect del hijo 6 la hija?
Convengamos en que esto seria equi-
tativo.
-Papi, dice una nifia credula y enamo-
rada:-estoy resuelta & casarme con ese
joven. Presiento que me moriria si no
me casara con el. bo adoro.
-Perfectamente, hija mia-debiera
contestar el padre.-Te he aconsejado,
sermoneado lo nms possible. Tengo la
convicci6n de que no seras feliz. aQuieres
casarte? Pues casate, hija. Pero te
advierto que no cuentes mas conmigo
parareparar tu imprevisi6n y tu error....
Porque cuando los padres ban dado .
sus hijos toda la instrucci6n, toda la
educaci6n que sus medios les permiten y
los ban puesto en estado de luchar en la
vida, ban cumplido con todo su deber
paternal.









En todas parties, los hijos cdentan de-
masiado con la fortune de sus padres.
Acreedores insaciables, les parece no ha-
ber recibido nunca lo bastante; hasta la
herencia que les asegura la ley provoca
su irrespeto. Para decirlo todo de una
vez-y ya lo ha dicho nuestro eminente
amigo Paul Adam-es la cuesti6n del di-
nero lo que dafia los matrimonios. En
verdad, la belleza del amor consiste en su
desinteres; pero los padres no deben de
ser responsables de ese desinter6s, a
veces imprevisto.
Sin embargo, en Francia, con sus cos-
tumbres, pueden los j6venes enamorados
estar tranquilos respect su porvenir
matrimonial. Tambien en los demas
pausess latinos los padres los socorren
siempre, en su obstinada ternura, en su
amor vigilante, tan distinto de los despe-
gos e indiferencia'anglo-sajones.


Jos6 Carrera, Ministro Plenipotenciario
de Guatemala en Madrid.

Y entire tanto, oigamos la campana que
convida a las nupcias con su repique claro
y vivo; que convida saborear exquisita-
mente el aire primaveral. Gustemos de
su timbre juvenile y ardiente, que nos
impulsa a derrochar todas las vigorosas
savias de nuestro organismo... Pero
sepamos escuchar tambien la otra cam-
pana, la de la experiencia, grave y mesu-
rada, que mezcla los repiques fogosos
de la campana del amor, los presentimien-
tos series y las advertencias impreviso-
ras de la raz6n.
Es precise que la alegrfa de los despo-
sados no tenga, como contrast, la amar-
gura de los viejos padres, y que a las
inevitable armonias entire los corazones,
en la intima vida conyugal, no se agre-
guen las penosas disensiones, triviales y
disolventes, de los intereses. Bien es que
aspiramos plenos pulmones la primave-
ra de nuestra vida, que nos envolvemos
en ella como en un manto radioso y fra-
gante; que infunde calor en las almas y
entusiasmo en el cerebro; mas bueno es
prever que la belleza objetiva de los ru-
bios trigales debe convertirse en trigo,
para llenar los graneros, y de esta suerte
no falte nunca en el hogar el pan, sobre
todo del espiritu, veces mas necesario y
milagroso que el del cuerpo.

Paul Margueritte.


LA LIRA ENCANTADA

IEN otro tiempo habitaban la Tracia
animals salvajes y algunos hom-
bres amedrentados.










Y- :





Francisco de Arce, Encargado de Negocios
en Espaina y Portugal.

Los animals eran muy hermosos:
habia leones rojos como el sol, tigres
rayados como la tarde y osos negros
como la noche.
Los hombres, enanos y chatos, mal
encubiertos de viejas pieles, armados de
marcas toscas y arcos groseros, se ence-
rraban en las concavidades de las monta-
fias tras monstruosos bloques que ellos
rodaban trabaj )samente. Pasaban la vida
cazando y corria la sangre en los bosques.
Era tan 1digubre el pais, que los dioses
lo habian abandonado. Cuando salia
Artemisa delOlimpo al clarear la mafia-
na, jams segufa camino que Ilevara al
Norte. Las guerras alli no inquietaban
a Ares; la falta de flautas y de citaras
alejaba Apolo, y solamente brillaba la
triple Hecate como una cara de Medusa
sobre un paisaje petrificado.
Entonces fue6 habitar alli un hombre
de una raza mas feliz quien no vestia pie-
les come los salvajes de la montafia.
Usaba larga tinica blanca, que le arras-
traba un poco. Gustaba errar un poco .
la luz de la luna por los mullidos claros de
los bosques, llevando en la mano un pe-
quefio carapacho de tortuga, en el que
habia clavados dos cuernos de oro, entire
los que se tendfan tres cuerdas de plata.
Cuando tocaba con sus dedos las cuer-
das, muisica deliciosa las recorria, much
mas dulce que el murmurio de las fuentes,
que las frases del viento entire los arboles
6 que la modulaci6n de las aves. La pri-
mera vez que toc6 despertaron los tigres,
tan prodigiosamente encantados, que
lejos de causarle algfin mal, se le aproxi-
maron lo m6s que les fue possible, y se
retiraron cuando ces6. Fueron mas los
que acudieron al dia siguiente, asi como
lobos, hienas, y serpientes que se para-
ban sobre la cola.
Y tanto fue asi, que poco despues iban
los animals mismos a suplicarle que les
tocase, sucediendole con frecuencia que
un oso llegara junto a 61, y con tres acor-


La Locomotora '

des maravillosos se marchara content.
En cambio de sus complacencias, las fie-
ras le proporcionaban alimento y le pro-
tejian de los hombres.
Pero le fatig6 su fastidiosa vida. Tan
convencido lleg6 '. estar de su genio y del
placer que daba las bestias, que ya no
se esforz6 en tocar bien, y las fieras con
tal que 61 lo hiciera quedaban siempre
satisfechas. No tard6 en negarse ain a
concederles ese gusto, y dej6 de tocar por
indolencia. Toda la selva qued6 triste,
mis no por ello escasearon la puerta del
muisico los trozos de care ni las frutas
sabrosas.
Continuaron alimentandole y le amaron
mas, porque el coraz6n de los animals es
asi.
Un dia, sin embargo, que apoyado en
su puerta miraba como descendia el sol
tras de los arboles inm6viles pas6 cerca
una leona. Di6 61 muestras de entrar,
cual si temiese molestas solicitudes; pero
la leona, sin cuidarse de ,6, pasa tranqui-
lamente.
Ent6nces le pregunt6 sorprendido:
-- Por que no me ruegas que te toque?
Ella le contest que no deseaba.
Dijole 6l:
_.No me conoces?
Y ella le respondi6:
-Td eres Orfeo.
Agreg6 6ste:
__Y no quieres oirme?
-No quiero, repuso ella.
---IOb, exclam6 el mdsico, cuan digno
soy de lastima. Ti eres por quien hu-
biera tocado. Eres much mas bella que
las demas y debes de comprender mejor;
que me escuches una hora solamente; yo
te dare cuanto sofiares.
Ella respondi6:


Antonio Valenzuela Moreno, Encargado de
Negocios en Francia.

_.Te pido que robes las carnes frescas
que tienen los hombres de la lanura. Te
pido que asesines al primero que encuen-
tres. Te pido que te apoderes de las
victims ofrecidas a tus dioses y que
todo lo deposits a mis pies.
El le agradeci6 que no pidiera mas e
hizo lo que le habia exigido.
Durante una hora toc6 delante de ella;
pero despues rompi6 su lira y vivi6 como
si estuviera muerto.


Pierre Louys.







La Locomotora 8


3nvitac.i6n
En celebraci6n del cumpleafios del
Seffor Presidente de la Repiblica hubo
en Coban un suntuoso baile el 21 de
noviembre tiltimo.
-Agradecemos al seffor Coronel don
Jorge Ubico, Jefe Politico y Comandante
de Armas del Departamento de que es
cabecera aquella important ciudad, la
invitaci6n con que se sirvi6 favorecernos.

(iracias
Numerosas invitaciones recibimos de
todos los pueblos de la Reptublica para


los actos con que fue celebrado el dia
onomastico del Sefior Presidente de la
Repdblica.
A todos rendimos las gracias por su
atenci6n.
Salubo
El muy estimable caballero don Ansel-
mo Valdes, nuestro Encargado de Nego-
cios en la Repdblica de El Salvador, se
encuentra en esta ciudad desde hace
various dias, en uso de licencia que le
concedi6 el Gobierno.
Tenemos el gusto de saludarle afec-
tuosamente.
_.-----*^ i W k ,! i-----


HONROSO NOMBRAMIENTO

Debiendose hacer representar nuestro
Gobierno por medio de Delegados en la
Tercera Con ferencia San itaria Pan-Ame-
ricana, que se verificara en la Capi-
tal de Mexico, el present mes, el
Sefior Presidente Constitucional de la
Reptiblica, nombr6 para el desempefno
de tan honrosa comisi6n a los sefiores
Doctors don Salvador Ortega y don
Jose Azurdia, de quienes tenemos el
gusto de publicar los retratos en el
present ntmero.


A MANUEL S- PICHARDO.


FL VIEJO mirto amado,
nacido en Grecia, su esplendor envia
en un dulce arrullar enamorado
a las almas que suefian todavia.

Y en esta noche de pasi6n inquieta,
el rondel de los lauros florecientes
busca en las finas orlas dql poeta
nido para sus misicas lucientes.

Y se detiene, pensativa, un hada
que aprisiona un jazmin entire los labios
y una dulce esperanza en la mirada:
b6lsamo para todos los agravios.

iOh tristes desconsuelos infinitos
de la gris existencia de los cantos,
quebrantad la cadena de los ritos
del mal, en esta noche de amarantos!

Y abrase el coraz6n en una orquesta
de muisica triunfante y milagrosa
y ante el hechizo azul de la floresta
de un hermano, pongamos nuestra rosa!

Y saludemos con amor profundo
el Aguila que sube hasta los cielos
y desde alli contempla todo un mundo
que adora y suefia sus pujantes vuelosl

Las Aguilas no mas fijan sus ojos
para mirar mejor la caravana
de las estrellas, cuando van de hinojos
a las nupcias del sol con la mafiana!

Y en ese instant de supreme cita
cuando toda la vida se compendia,
sobre la inmensa b6veda infinita
en caliz de oro que se incendia:


peregrina en la vaga lontananza
el ave azul de sofiacidn ungida
anunciando A los soles la esperanza
de un nuevo sol de bien sobre la vida!

El lejano horizonte se vislumbra
con mas intense luz en esta hora
y se escucha un rumor en la penumbra
cual si luchase por venir la aurora!

Y ese rumor que ois, alla A lo lejos .. -
1o sabeis? es Marti que esta oficiando
en el altar azul de cirios viejos
por este gran amor que esta reinando!

iOh sublime y genial! La patria espera
tu coraz6n en sus atardeceres,
fecindale una eterna primavera
oh, tti, que desde alla siempre la quieres!

Oh pastor de las almas que encendiste!
ipor que no me responded desde el cielo
si estoy hablando de tu Cuba triste
y estoy como llorando tu desvelo?

Forjador de sublimes epopeas,
quien ante tu dolor deja de amarte,
si recogen tus lloros las estrellas
y se visten de luto al escucharte?

*

Pareceme que siento
su noble voz atravesar la noche
en este dulce y bienhedhor moment
en que la gloria desenvuelve el broche.

iBenditos los que suefian en la cumbre
y de su pueblo alcanzan los blasones, *
y benditos los pueblos que en la lumbre
magnifican sus grandes corazones!

0Oh, trovador, el viejo mirto amado,
en vuestra lira su caricia enflora
y el esplendido cielo enamorado
coloca en vuestro ojal la gran aurora
como un caliz de gloria eternizado!


OsValdo Bazil.













































































3'
















- ,.,' ..


Retr-t., at i. s :os, r-' *s -. -ande y "n co ecci6n de

y ':;I.,.. deA p .. 'AT. T .A ; TU en tinta china

6 acuarela, ejecutados Dr ,'- R con .- "miento mis

modern y entregados en tiem ) mds corto.

En la actualidad hay una col'ecci6n de muestras de estos retraos ndes,

families y vistas.- nvitamos al dis"' _'uido pdblico visitar eestabiecimiento.


P B F


A,


avi rss


,-


S'


- h
I. -, *.


( -


*IP~1BFI$I NACOh AI


_____


-" T


~Sr~~ li~r~nrr ~~~L-~,~


e


.?.
I
:r.
~ji r~i~c~-


IaliIri T11 rn i ~ t
r ? mE~ i "1 ii
n 11




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EHTPD1FCZ_RBP8DM INGEST_TIME 2013-01-23T15:38:33Z PACKAGE AA00011460_00042
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES