La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00030


This item is only available as the following downloads:


Full Text






`'5-'


I')


gepiprpPa


URC CiV-1'
Ri!eiLAI I
'43j


Guatemala,


15 de Julio


de 1907.


0
















































































-. itte














2rvita be pooltica, liemncias, iteratuira y1 2ellas Jrte_.

Director y Redactor: Felipe Estrada Paniagua.
Administrador J. Alejandro Pacheco H.-2' Aleuida Sur, Nimero 3.


ANO III.


GUATEMALA, 15 DE JULIO DE 1'47.


NUM. 3-.


,19M9PLE AI [


A,. LOCOMOTORA cumple hoy un afio
(-de existencia.
Naci6 cuando la patria se vio herida en su
honra y amenazada en sus fronteras, para
ofrecer su entusiasta cuanto humilde conculrso
di la causa national.
Como publicaci6n political dijo que estaria
nuestra pluma, como est.in nuestro cereblro y
nuestro coraz6n, con el corazuin del pueblo,
alert siempre d salvar la diignidad y la bandera


Frente del Edificio de la Tipograffa Naci


de la Patria, teniendo como oguia la mirada
certera. y el pensamienrto profunldo, la voz
alentadora y el amor patriitieo del Jefe de la
Reptiblica Senor Licenciado don Manuel Es-
trada Cabrera. Jefe de nuestro :partido; y como
publicacidn cientifica. artistic y literaria, se
Ipropuso la verdad v la. 1)elleza manifestadas
del mnodo (que mris se conlforma con la natu-
raleza material, intellectual y mo-ral.
Si no henmol podid<, dar el lleno debido d
nuestro program, tenemos 6 lo menos la
intima satisf-ac-
cihin de liaberlo
p ro u ra do.
AplaIus(.s, los
hemos recibido
m Liy exPres i vos
y frecuentes de
la prensa del
exterior, y he-
mos r.jido mlen-
eionados ho n-
rosamente por
inuestros aipre-
ciables colegas
de la. Hepifblica.
Vayan para.
ellos, junto c-in
nuestro snludo
de eabo de a cs,
nuestros agra-
deeirnientos, lo
'll i S 1110(I ( I. HOQU 1para,
i nustrPos nume-
rosos lectores.
Seug uirem o
la misma send
S- 1que nos hemos
trazado 3y lpro-
Cu. raremos i n -
I- troducir siem-
S-pre las mejoras
-. .- y7..'. quie la. cultural
de national v
la aspiraci6n
S public deman-
onal, den.


4a


P~tanr~a-sla~~ff








La Locomotora 2


__No___ -- f-.


SNTRE todos los infortulnins humans hay
u. 1uno "que atecta al miismi tiempo a o1
que existed de mis noble, de nmas preciado y de
mis misterioso en el hombre y que, por lo tanto,es
el que causa mayor perturlaciun: v ese infortunio
es la locura.
Y per eso. en todas las epocas, en todos los
pueblos Ny bajo el dominion de toda.t las creencias.el
loco ha inspirado siempre los sentimientos mias
diversos, desde un respeto pin:loso y un superiti-
cioso temor hasta la aversion v el desprecio.
Si en la antigiledad, el loco era considerado,
ya como un inspirado de los dioses, va como una
victim de su cholera v so venganza; si en la edad
media v en los tiempos mode-rnos, se le ha tratado
como un ser imptiro, como un poseiido (el 'demonio;
v aun poco hace que cierta esculela mndica v filo-
s6fica veia en 4l1 n pecarlor que expiaba sus faltas
con la perdida de su libortad moral.
"Por el cerebro pensamos, gozamos v sufrimos,
decia ya Hip,.crates; y tambien por el cereblro
es/aiitos locos, deliramos;" y hoy es un Ipunto,
completamente esclarecido 'que la locura es una
perturbaci6n producida on las funcione-s del 6rgano
cerebral. Pero comoi esta perturbaci6n no puede
referir-.e siempre ai lesions determinadas de la
sustancia cerebral, necesario ha sido senalarle un
lugar en la gran familiar patol6gica que comprende
los cles6rdenes funcionales de todos los, modos de
la actividad clel sistema nerviosio. v esta familiar es
la de las neurosis.
oCuAl es el limited entire la locurn v In raz",n:'
H4 aqui el problema que aun no se ha podlido
resolver cientificamente y q lie se resolvera s6lo
cuando se pueda encontrar la line divisoria entire
la salud v la enfermedad.
Mlas ,o cierto es que cada dlia es mayor, segcin
las investigaciones de la 'iencia, la sombl'ra funesta
que la degeneraciun proyectta scibre la especie
ihumana v que el Arbol genealt'gicu de la familia
iteuropd.ica result infinite, fructificando en sus
mis bajas ramas el crime, en las medias la locura
y en la cfispide el genio.
Hay dos 6rdenes I'.'igicos de degeneracion
psiquico-fisica, la i feri'o', que tiende A relajar la
fisonomia moral del indiviluo, V comiprende desde
el monstru1o, el loco v el idiota, hasta el escrofuloso
y el criminal nato, v la superior( que, pese A las
lesiones murbidas fisiolhgicas, tiende A exaltarle.
Para el vulgo, que no tiene siquiera idea de los
mil aspects que pueden revestir las perturbaciones
del espiritu, no son locos verdaderos sino los que
aparecen desnelenados v que hac'en contorsiones a
traves de un calabozo sucio y oscuro, y si visit
un manicomio se asombra de que los reclusos
que ve, vayan, vengan, hablen y vistan como


nos-otros'; period su asombro no reconoceria limited
si pudiese notar que tiene ante sus ojos, al alcance
de su mano, a seres sensatos v exteriormente
correctos, que son, en su fuero interno, juguete cle
sugestiones intelectuales irresistible, de ideas
fijas, de escripulos ridicules, de temores absurdos
y de obsesiones impulsivas, causes Cde las mis
terribles torturas morales y de calamidades para
la socied'ad en que se agitan.
Pinel observe en Bicitre A algunos individuos
que noofrecian ninguna lesi6n del entendimiento,
sino meramente perversicones afectivas e impul-
siones peligrosas: ahos despues Prichard llam6 la
atencidn hacia otros heclos en que la pert urbacii'n
mental se referia en especial al character, A las
ifet'eioines v ai los hAbits, respetando, por Ilomenos
en apariencia, la- facultades mentales: y otros
munchos sabios alienistas, entire ellos Esquirol, hacen
notar A su vez, que hay series que no desvarian,
cuvas ideas conserva'n sus relaciones naturales,
cuyos razonamientos son lugicos, sus discuirsos
consecuentes much; veces vivos e ingeniosos ,
que, por lo contrario, sus acciones son opuestas A
suls afectos, A sou interests v a las costumbres
sociales; y que, en medio de ser desordenadas
sus acciones, se justifican siempre por motives
mins I', menos plausible, y se puede decir de ellos
cqle son locos razoaitbles: es decir, son los mismos
lo,-cos de Trelat, pero que no lo parecen, porque se
expresan con lucidez: son locos en sus actos mis
que elt n 'us- palabras: su locura es lIicida.
Paria los cases en Cque predominaba el desorden
dle los acts, se crearon los 0nomb1res de iman i[ V
,/onomofnif ra.:'onud(ora, locria de los actos, locura
ldcidal; para los caracterizados por el desorden de
las inclinaciones v de la sensibilidad afectiva, los de
mania de cordicer, locura moral: y para los sujetos en
qiienes la sensibilidad lo misma. ique la inteligencia
parecia intact, pero que sufrian !a olbsesi.;n de
las ideas fiias v de las impulsiones, v presen-
ciaban impotentes, aunque con conciencia, ese
automatismo rlesarregladoc de sus funciones psi-
quicas, se forlmd el grupo de la locura conscience.
Este iltimo tipo, pasoentre el sulperhombre y el.
inferhomlbre, constitute el legenerado medio, el
psettdno no rial, el 4egeneraldo psiqtlico, que tiene por
caracterisca de so desequilibrio e el e.lhibciornismo
que 1o impulsa a lo ridicule yv lo absurd, A la
falsia y A la ambici6n desatentada y brutal.
A este sin duda se refiere Bunge cuando excla-
ma: \'Yo hall algo vago del mathoide en todos
los tartarines de los pauses del \lediodia. Ellos
son los mis terribles enemigos del orden social.
iProt'jannos los dioses contra sus entusiasmos,
bolas de jab6n que surgeon y desaparecen y resur-
gen aqui y allA, para condensarse alguna vez en








La Locomotora 3


forma de infecciones epidimicas de ideas absurdas
v tumultuarias! Deber de patricios es oponer, en
esos cases, dique al torrent devastador."
Fisicamente, el degenerado melio, 6 simple-
mente degenelrado, no llama la atenci6n general, ni
por sus inonstrilosidades hiioligicas, como el infer-
hombre, ni por su contextura casi pertfecta, como
ocurre con frecuencia en el superhombre, y es,
aparentemente, un termino medio, semejante al
neo-normal; v no es sino A la suspicacia le ciertos
psiquitras de grande experiencia a la rque no se


S- 1-,-


sehalar A alguien que por sus aventuras y su
mendacidal y falsia se hace cilebre en los anales
cent roamericanos.
';\ qCl es el daltonismo moral? se dirA. Pues
nada means e una nenua de las psiquis qlue present
un degeneradro, como rasgo in\'ariable: la falta de
sentido moral, el demasiado go en su cosmos, y el
desconocimiento del bien y del mal. "El simple
degenerado, dlice la ciencia, no sl6o tiende bacia el
bienr, por sus fuerzas mir-biilas, sino que no lo
distingue congenitamente; solo la education puede


. a-

_ .,'_ I _" --.'
''a
,, -. .. .

"' _. e'--
.,+., ,+,


Frente del Edificio del Ministerio de Fomr-nto.


escapan algunos rasgo-, son-,aticos clenunciadores
del mal, que, por otra part, alguna vez tambien
pueden presentarse en indivi,-lduos sanos y medio-
cres: salvo ciertas confo-maciones del craneo, un
ligero pregnatismo, la polidactilia, el paladar alo-
vedado, la oreja en asa, asimetria y estrabismo etc.,
siu morlbidez cong4nita estA radicada en el sistema
nervioso y caracteriza su p)siquiis.
Entre las cualidades ipiqtuicas. i'in:pulsvidaed,
e:d-/, bic/i o, sis'o, sUgest ionalidad y desvrrollo irregu.-
lar, que son tipicos en el degenerado de que trata-
mos, habliremos por ahorn nada mAs que del
daltonisiu moneral, y como ejemp, l de 61 pudieramos


hacerle adq ril -'r ideas que no le son inniatas v
lnunca le .-eran netas."
"Se had:icho q.ue los degenerados son pequelos,
rencorosos entviiosos, infatuados ...... Todo ese
sc.limento de bajezas podriaa englobarse en una
sola 'condiciin: su most r.loso, su m'>Irbido eg-oismo:
su egoismo de antropCide, de cinocefaln,, de bestia
carnicera. Y precisamente, ese egoismo es lo q.ue
constitute, por las tendencies altruistas que hacen
las bases de nuestra 6tica filosufica, lo que se llama
dallonismo moral, falta de sentido moral, locura
moral."








La Locomofo'a 4


"Engafilan, period ......... iDes-conflad de csos
degeneradcs que naparentan las f'ormas del neo-
miir.-l y la li-uhas internea- del ,lper-holnbre! Son
los ma l: peli g;roSlS, pi:orclie en el memento menos
pensado,. salta si liebre. Si tienen ambiciones se
disf'ra;an v a utosu 'estiocinan hasta que ocupan altos
puestos, n- si' entones, slces, si no iallaan
contra:pesos, se rex'elan en actos absurdos 6 inco-
herentes (ie presentan al p lblico comio medidas
de salvaci'iin social. Nadla mins arriesgado que
confiarles el timin .tde cualui.iier nave casaa co-
mnercial, institiucioncs, gobierno. Estad:!) porque en
algunos le los \e rt i-os de su im pul.sividad,:i virando
mal de repen te, la harin extraviairse, encallar, nau-
fi' ga r."
"Son c6'mic-_-.s, bmlirt. f'r, qe nio han de morir A
lo Goet he piid ienlo nI' in,- sino) exclamando A lo
Augiist,: i;Aphlttifud, c /ldo hi'ln mi COwomed:1! Sin -er :randes h'loml:,res los
parodian, no en las intenciones, -inco en la palabra,
en la actitiid. en el g'eto; y atwncq-ile hiciueran el
bien, si lo pudicran, no s-eria justo 'liue recogieran
los lareles poIrqu.ie no sutfrcn 'i -us batallas. Casi
siempre son audaces- en la form.:, ca-i nunca prigi-
nales en la idea. Imitan al sup.er-liombre, asf como
retratan al infe- -hnomibre, dentro de los barrotes
de sii jaula, el orangutan, ,iue los antiguos llama-
ron ho0br)n6, die a..- sclrI ,, ISon al suiper-hombre lo
que el orangut n e- al homibre!
'-Todo un abisnio 'de condlcta ce abre entire el
neo-super-honil:bre v el tipo del degenerado ambi-
cioso, si pseudo-.nmuilo. Aquel vuelve, rigida, su
mirada liacia el futuro, en unestado pasionista que
es casi la inconsciencia del sonAmbulo; 6ste obra
para el present, en pro de efectos teatrales y 6xitos
inmediatos. Aqun1 suefia en las consecuencias
lejanas; este jamAs las preve-, pi.lIes
le basta el aplauso del moment. El
uno detest, singularizarse en las ex-
teriiori,'de, peor lo q ie el profa no suele .
c liiCc.- rlo: de imodi.~lo el ,:itro adora esas


-Ricardo Jimnez


ST-TAS palabrais acaba de pronuncia
L .,cribir en San Jo-i: de Costa-R
dirigicudose al Prc.id1.ntc Zelay'av
Li..: nciado Ricardo Jinienez, con motivo
Iriunfl' dei aqui'l c.br-e e-l GAliierno del G(
rul Vamnuvl B nilih.
Me iha herido ba-,tinte aquclla frase
tan cinc:i-a, tan honrosa para el enermigo
fun-.,to de Centro-Amn'rica. y me pri-
pu4e indiwgar sobre la person;lidad del
-ci,,r JImnnez y su saber, su i,.liosin-
cracia y su caricter.
Me conte-.taron que es un verdadero
hombre ptil-lico costarricense, incapaz
de tributar clogios con la e,_peranza de
una recomrpensa.


sing iiar'iz.:i.-'ines. iu'. -1 el v ulgo emibaiicado mui.ipone
sint:'m in,, de gvti o. El uno lleva, abstraido en si
mismo, encastillado en su propia alrna,, rum.o:-
fijos hacia la estrella polar del ideal de siu vid u; el
otro cambia como veleta, seguln los vientos del
favor del pueblo 6 del poderoso. El uno, si a vece.-s
;Inhela la popularidad, es rhis como un medic quie
como un fin; el otrobuscala popularildadi mn A cqrmo
un fin que como un medio. El uno es inexpugnable
toirei',n que se alza solitario en una- cumbre; el
otro un desierto de arenas movedizas .....
Los locos son una reumora para el lprogre,-o
positive de las sociedades y-un peligro para la
humanidad. Precisamente hoy hace un a io qi.i
en este mismo peri6dico dijimos que para los locos
estA el manicomio 6 la cuchilla de la lev. seglin lus
actos y consecuencias de la locura, y ahora -ratih-
camos nuestro dicho, porque en material de dege-
neracidn, mas que en otra lagunaa puede alirmnarse
que el present prepare el porveir; y que no es
s6lo para garantizar su seguriidad actual, sino
para asegurar ademis su tran tqilirdad future, para
lo que la sociedad dele defenders de los degene-
rados cuando legan a hacer-e noc'iv.'s.
Si admiti,'ramLsini la teoria de Fouille. de jque
la idea fuerza de la libertad constitute la liberta1l,
deberiamos considerar como mas en posesi'in de su
libre albedrio, de su responsabilidad p:recisamenite
A los mis impulsivos, a los mis instintivo-, a los
mis inconscientes.
La ciencia no da hoy, como expone Ch. Fer.,
fuera del crime, del acto peri llicial, ningiln hecho
objetivo capaz de diferenciar al criminal; no per-
mite tampoco establecer ninguna distincidn entire
los criminals fundada en la existencia del libre
albedrio, que no es hipot6tico, sino materialmente
impossible. Todos son nocivos, contra los que la
sociedad tiene el derecho y el deber de proteger-
se. Si, como dice Vauvenargues, debe tratarse
A los criminals como enfermos, hay enfermos
de los que es necesario defenders.


G(ri ral Jos6 Santos Zelaya, Presidente
de Nicaragua.


Tal revelaci6n produjo en mi animo
mayor sorpresa. Jamas hiihiera creido
que hubiese var6n honrado y de alma
sincera capaz de hablar asi del hombre
que mayor perjuicio causa i Centi-O-
Am1rica. One una conciincia just
tribute un elogio semejante v en una
occasion tan solemne, es en verdad mrntivo
para quebrar la cabeza y sentir enerva-


I/



SPresidente Zelaya
licaragua fla tenibo una causa,
un pueblo B un manbatario.
Nicarbo 3imnthez.

ento, cansancio, decepci6n y pesimismo.
un golpe que la conciencia cen troa mericana
esperaba, que la justicia nuncahubiera pre-
to, que el deber jams habria comprendido.
vacilado mi convicci6n, mi profunda
convicci6n, durante varias horas; pero
despues de todo, hice una nueva pre-
gunta:
-gEl senior Jimenez es un Abogado?
-Es un Abogado.
Unaclaridad bienhechora irradi6 en-
toncesen micerebro. Esque los abo-
gados en cierta manera tienen una
conciencia, un criteria y un ideal muy
distintos quelosdelrestode los mortales.










La Locomotord S


El Abogado tiene su alma, su conciencia,
su cerebro petrificados en el derecho,
en las formulas de la ley, en las apa-
riencias de las cosas y no en la verdad.
Sacudi entonces mi extrafeza y encon-
Ire' iiy natural y 16gica la admiraci6n
del senior Jim4nez. El ha ofdo decir que
Zelaya defendfa A su PATRIA, como hubiera
podido ofr decir a un Juez que emitia
-sentencia conforme a derecho, no
conforme A la conciencia; y crey6 natu-
'almente que era muy just el motive
de la guerra y que Nicaragua habia
tenido una causa, un pueblo y un man-
datario.
Air6 el senior J.im 'nez la palabra PAT'IIA
y no el fondo, el objetivo de la guerra,
la aviesa ambici6n, el innoble atentado
contra ls derechos y privile-ios de un
pueblo hermano. NMir6 el derecho, la
mi-tificaci6n del derehlio, v no el deber,
el santo deber de la frateruidad.
Este falso criteria es la enfermedad
que nos hiere desde hace silghs, desde
que impera entire nosotros la education
romnan el juicio abogadil, tan tario y
superficial, tan ocasionado A injusticias y
delitos co.ntra el sentido moral.
Es uIna falta de criteria moral, una
anemia moral que nos, obliga ; ver C-.mo
causas 'nobles, con tal d : que se revistan
con aurle'_ ropaje, I.ls venciianzas v ruin-
dades d- los hombres, el culi'.o de las
pasioiie, la difusi6n del mal. A est',
llama.ir el grand Z.,la un atavi-rmo del
derecho. Es el ariete que nos demuele
sin micericordia, que nos conn ierte Len
raza tde'einerada, fi-.ica v moralmente.
incapa.' talvez de seutimient-os y de
reflexi6n: pero muy capaz dle IrgulI:lo,
insensatl.
Me parece ver levantarse del fondo de
las palabrat, del senor Jimenez la uoninbrifa
silueta del Tali6n, la eithie de Drac6n
que por todo sentenciaba A muerte. En
ese aplaU-.' dlel sefor Jimenez veo la
sentencia dcl pueblo rebelado: contra las
virtues de Aristides, A quien conde-
naron al ostracismo porque tenfa con-
ciencia inmaculada. Veo la llaga, la
llaga corrupitade la instituci6n que con el
nombre de criteria legal adultery nuestra
conciencia, haciendo de los hombres
justos, la \ictima del endiosado v afor-
tunado verdugo tie mi patria. Entre-
veo, adivin.o A la humanidad destilando
veneno mortal par todos los poros de la
piel, a cau-.a de haber dichn uo dia un
letrado que el hombre no debe atenerse
A la lctra sino al espiritu de la le\.
_Ou Inmensa corrupcida se sembrd en
el mundo desde que labios mortales
pronunciaron tan cruel sentencia, san-
ci.:ildando el derecho de interpretaci6n.

Supongo que el Licenciado Jimenez
profesa en esto el mismo criteria que
profesd el Doctor Madriz v que le empuj6
tristemente en obscure y perpetuo
eclipse. Al ofr pronunciar la palabra


PATPIA, con poca reflexi6n se fueron del
lado de la injusticia, confundiendo el
simbolo con la virtud que obli6 A
Numancia i perecer bajo las llamas,
con la noble virtud del patriotism, que
hizo de los griegos y los romano, grades
y soberanos pueblos.
,Ouien amena.6 la libertad y la inte-
gridad de Nicaragua? ,Hay acaso quien
pueda amenazarla y corromperla mis
que Santos Zelava? ,Podra haber en
Centro-Amirica otro Dionisio de Sira-
cusa?
,Habri pensado Jimenez en la charca
sangrienta y en la ruina que se ocultaba
detris de esa impia invocaci6n de la
palabra PATRIA?
Yo comprendo el orgullo national como
el orgullo personal. Si me anienazan con
arrebatar mi propiedad, offender mi
honor, secuestrar mi libertad, me con-
..idero obliga.lo A la heroic defense;
pero consider indigno de toda defeusa
humana, social I divina A todo aquel
que por amnbicion ataca 6 aniquila los
derechos agenos y se expone a la muerte,
cono se expusieron los nicaragienses, de
,rden de Zelava en Los Calpule-.
El criminal no piede invocar la patria
ni la dignidad humana. Al pretender
Solar 1-, derechos agenr s, \iola los
-uy os propios y no debe lamarse a
honra, ni a integridad ni A derecho
alguno. Todo to pierde en el asalto que
hizo A la libertad del pueblo hermano,
que ha \i'.ido hacienda desde el ailo
de 1S'I 4.
El sc-i:'r Jimr nez tendria exciua si la
vierionzoza intervencin' present de
Zela\a en Honduras, no fuera el segundo
y quiis el tercer capitulo. El libro se
abrid can paginas sanguinolentas cl afioc
de 1I-c4, auxiliando a Policarpi- Binilla y
a otruos que han tenido qup pagar -u
yerio. con sangre y lagrima., derrama-
das A fuerza de esterminio por el alevoso
invasor, en Namasigiie y Maraita.
El libro se abrid desde hace tiempos y
continue abierto, para mientras se des-
pierta de verdad, rebelde y conscience,
la dignidad del pueblo bondurefo.
Si un Gobernante, albusando de la
lealtad v la ainistad del Gobierno vecino,
con quien Ie ligan pactos internacionales,
le envia agents diplomaticos que no son
sino agents revolucionarios; si ese mis-
mo agent lleva claves y planes de cons-
piraci6n para los enemigos de aquel Go-
bierno; si remueve la tranquila \ida del
pueblo hermano, lanzandole la guerra,
tan s61o porque el Mandatario no se
presta a maquinaciones tenebrosas. Si
despues, con el pretext de vigilar la
frontera, envia elements y fuerzas para
protege la revoluci6n y da carta blanca
a los emigrados para que entren y salgan
y se muevan y agiten contra su adver-
sario. Si prepare cautelosa y alevosa-
mente una celada, fuerzas que ponen un
pie en tierra hondurefia y otro en tierra


nicaragiense, de manera que no sea
possible combatir sin atacar la tropa del
Gobierno vecino, ni penetrar en tierra
agenda; si tal Gobernante falta asi a sus
deberes, y viola e1 primero todos los
derechos y todos los tratados. ,con que
just motivo podri llamarse A orgullo y a
sus conciudadanos A la plea? Fue 1,
solamente 61 el alev\oo provocador del
pueblo hermano, el conspirador, el
violador de la fe de los tratados v de las
leye- internacionales. ,Con qut' derecho
podra hablar v reclamar en nombre de
su patria? Esa patria que ha iufamado
debia tender honor, pero no el honor que
el Gobernante le conceda; tiene digniidad,
pero no en las manos de un perjury. La
tiene en si misma, en la conciencia de
-sus ftleros: y los fueros violados y estig-
inatizado., violad'js fueron por el que
ilegitimamnente -e llama su mandatariu.
De el es de quien ha\ que vindicarlos y
no del inocente, es decir, del pueblo
amigo y hermano, que ha <.ido otra vic-
tima, otra de tantas \fctiinas inmoladas
en aras de ambiciones desenfrenadas v
corvrupto-ra<. Ho.nduras es un desierto, y
ese de-ierto Zelaya o1 ha fabricado, talan-
do riqL eza-; v conciencia-., idas y hacien-
daQ. ;.Por qu,- se el.iia esa ruindad con
palabras que salen de boca de un \ar6n
ju-to? ,Se ha p'crdido a.:aso aquella her-
mosa virtud de la justicia, que los
hombres amnaro-n comrn- emnblema de Dios,
como -imbolo del Di,, hbecho hombre bajo
las palmer, de Galilea? Se ha muertola
c:oncieni:ia, la ha corromnpido para siepre
el derecho, ya no: h iay decor'., sino que
solamentc imp era cnii horribljl deformi-
daid el Dios Exit''.
iCon que derecho invo:ca Zelaya el
nombre de .LI patria? ,Acaso hay otra
cosa que no vientre en e-a caja de
Pandora. comr decfa u1n Jose Madriz
qtiUe se ha muerto para siempre en la
conciencia centro-americana?
,Con que derecho habla el senior
Jimunez de una causa, tn puelo y un
mandatario, ,-i los despotas no tuvieron
nunca cauna, pueblo ni mandate? Para
esos hombre., henchido-s de pasio:nes y
abominaciones, colamente existed el mal.
La virtud ha huido de esa-; almas, como
hu\e la sombra al aparecer la cabellera
del sol brillando tras la montafia.
Este criteria dcl senior Jimunez v de
Jos MNIadriz so halla, por desgracia,
mLuy extendido entire los letrados. Es
criteria enfermo a fuerza de buscar en
el ifmholo y en las palabras el poder,
la fuente oculta de las cosas. El sofima
se ha petriticado en esos cerebros y
dificilmente pueden raciocinar de otra
manera. A fuerza de habituarse A falsos
razonamientos dan en tomar por verdad
los errorss de su inteligencia. Buscan la
luz en la sombra de los c6digos y la inter-
pretaci6n. Buscan la justicia en la palabra
y no en los bechos.










fat Locoi,.otorta 6


Por causes como las que Ricardo
Jimenez admiral se ha ensangrentado
siempre la humanidad, y hombres de la
clase de Mlacaulay, de Spencer. Carlyle
y Tolstoy ban llanado i eso salvajismo
y de ninguna manera orgullo national.
Hay orgullos que son hijos de la te.tid
humana y no de un es.piritu civilizado,
y casualmente ese orgullo insane es uno
de los quc el seiior Jimenez admira con
ins6lita admiraciin.
,Por quc ha de sancionar la iusticia,
con su voto augusto y venerable, las
provocaciones del pendenciero de oticio,
antor de ruinas y becatomnbes?
El mismo Zelaya, por ejemplo, ha
hechoodiosos allanamientos en territori.o
costarricense; v sin embargo. yo lamare
siempre varones eminentes a los hom-
bres piblico- de nuestra hermana que
no ban considerado esos atropellos como


Esa lepra, esa espantosa lepra, ha
admirado el Licenciado Jimenez, tenien-
do en su propia tierraheroes que mercen
no s,6lo palabras, sino estatuas de bronc, ,
cinceladas con cinceles ie diamante,
para quienes talvez..no ha escrito, una
palabra, 61 que tan bien la- sabe escribir.
Nicaragua ha teuid oun pueblo. Que
loloroso criterio! Nicaragua no tiene
nada. El desierto reverbera tambidn
en la hermosa tierra de los lagos. Las
cenizas de su libertad se esparcen al
viento por las manos mismas de los
Ilamados liberales. Hace dias. muchos
dias, lariuisim,-s 4 interminable dias
que el despotismo demuele todas las
irtudes. Los corazones de mis conciu-
dadanos se e~tan envenenando segunJdo
a seg'undo, con horror de los que quisie-
ramos alcanzar otra vida, arreglada a la
justicia v al deber. El torbel'ino -e agita


Mercado 'Es' rail. Cabrera" en FTichitrcidIijI,:..


just motivo para llevar a su pueblo A la
matanza. Los ho:imbres justos ban tole-
rado esas brutalidades del agresor, no
por cob3rdia, lo creere siempre, porque
jalmns hcmno v\ist, en Centr:,-America
valor corn'el d-:l' ,-. Juan. d ft,,l y JY ,.q fuin
Mora, es decir, cl \alor cO~i ciente, el
valor heroic. La tierra que ha prodiu-
cido esos gr.li anes hbombres, no. cn i'.er-
dad, no) prod.JcircJ cobardes por niis que
lo dingn ;y soteLngan escrit-_ire- qIue
nunca alcaazarin el goce de un buen
criteri,1 justoi impartial. Esee -el valor
que debiamos piner como ejempli a las
generacineoe-s; y no, como el senor Jimenez
lo bace, el de e.os gurerreros desalmados
que sin motivo loaible ni ideal alguno
allanan tierras, degliellan hombres, y
asuelan pobtaciones cunl un sal\ajismo
asisitico.


sobre el dorso' de la ticrra nicaragiien- ',
sedienta de libertad y de paz, como las
tierras biblica-.
Mire el senior Jimenez si podri ser
pueblo, un pueblo encadenado, sin pro-
piedad y sin hogar. Ya no exite allia
rinc6n en donde pueda chisporrr- tear L1
f eL'o sairado, libr e de :oncu Iicencias y
horrors. Mire el senior Jimiaez si
tendrii una cau-;ia el pueblo. cuL ,i concien-
cia .ace encadeuada, su alma entfleria,
su libre albedrio inuerto en la esclariitud,
bajo el gobierno desp6tico de utn bombre.
Mire el senior .Jiminez si sera p.iible
que tenga mandatario un pueblo que no
elige, que desde hace catorce aius por
comicios tiene la impostura y el escarnio.
Ya no es una patria esa tierra de Ni-
caragua, esa santa tierra de nuestros


rnmyore-., de :o r. seno hollado y envile-
ci.I: qui-iera arrancar las huellas que
dtjie cuando niflo, las ultimas gotas de
sudor que arroj surcando sus campos.
Alli no -.,f vice sino) que se muere. El
cora.Li6n del hombre libre padece cruel-
mnite, h)otigado potr los sides.
El senior Jiminez debia tocar un poco
a los puertas de su .conciencia y preirun-
tarse si no ha coimetido un grave delito
al pretender sancionar l :.- desafueros,
la-s venganas de Caio, el odio de Cain
cii el peso de su autoridad indiscutible,
r1c-onL.cida en Costa Rica y en Centro
America. Debia preguntarse si no ha
traiti ,nado la honra misma y los intere-
ses Jde .u propia patria, que no debe
consentir tamanos elogios al delito, por-
que mariana ese delito podri caer como
castig-. so-bre ella misma, sobre su virtud
y su h-enfica paz de naci6n libre y civili-
zad-a. El senior Jim6-
nez endiosa t Zelaya
y parece que quiere
6 desea para su pa-
tria un Gobernante
igual. iTriste deseo
que no envidio, sino-
que deploro como el
mis espantable ye-
rro que haya podido
cometer un hombre
cuerdo, un hombre
honrado!
Dicen que el senior
Jim nez pertenece al
credo liberal. De-
ploro por esto ma-
quormente su cegue-
Sra porque todos losp
liberals debieramos
estar interesados en
arrojar lejos de noso-
tris esa mancha, en,:
.a cudiresecontagio,
.en purgar nuestra
conciencia de toda
comuniun con los
insensatos. que ha-
biendo tornado el pu-
ro lienzo del deber
social lo arrojaron al
cieno, y sacAndolo de nuevo, estrujAn-
dolo y escupidndolo, como los judios con
la tdaica del Cristo, lo hanr arrojado mas
hondoatin, enel abominable cieno.
Ya no nos queda hilacha pura y cris-
talina que recoger. El liberalism se ha
Iiu'erto', centre nosotros, y toca los cora-
Lrn-,n honrados como el del seiior Jim6-
ne.: asistir alentierro y darle honrosa
epuLltura, en medio de los buenos, al s6n
d.: Il's tiltimos clamores de la libertad
de.pavorida.





Parece que no solainente Ricardo
Jimenez admira v aplaude a Zelaya en
C'ota Rica. La sernilla se riega y nace










La Locomotora 7


porque encuentra surco albnado, tierra
fecunda y himeda de pasiones.
iN:o solamente Ricardo Jimcnez, sino
tambien todos ios enemigos del Gobierno
de GonzAlez Viquez! Impera la secta
ante-, que la Patria!
Las pasiones political derraman ya
su veneno mortal sobre el hij.odel trahajo,:
tl costarricen-fe puro de la estirpe de
los Moras. Comiennza i derramarse sobre
la fecunda tierra tica el virus de las
pasiones y flota en su atm6stera el aire
de las dictaduras. El bongi' venenoso
brota.
T6quiense el alma eso. iuals hijo.> de
Costa Rica y no tribute mis aplauso al
crime. Recuerden lh que Zelaya cuetta,
i propios y extrafios. La tierra centro-
americana se cansa de producer para ese
pulpo.
Los costarricences ya no pueden poner
el pie en la tierra de los lagos, porque
sombrias c4rceles se abren para ellos y
Zelaya se entretiene en crear cachorros
ticos, que mas tarde lanzarA, como
aluvi6n, sobre la tierra prolifica y ben-
decida.
Tdquense el alma y lIlimense A con-
ciencia en en esta hora en que los grajos
graznan de tin modo siniestro sobre
nucestras cabezas!
A ese paso, dentro de diez aiios, Costa
Rica !viirA como el resto de Centro-
America. Apenas la muerte rompa la.s
cabezas canas y virtuosas, que hoy
defienden de la plaga ii la tierra tica, se
alzarA la guillotina y comenzarain reinar
con danza macabra los sectarios de
Gilmez y Vergara. .._- ------........


No tnme a mal el senior Jimenez lo que
re'-,pcctl de cl he dicho. C>n solo saber
ilie e- hombre honrado teugo bastante
para tributarle respeto reliioiso. Repare
su yerro y no junte mas su nombre al de
J.:-: Santos Zelaya.
J. Maria Moucada.



CONT LUJNT1

P \. i "r I LIOCOMOTORA"

J '.)" a rt.i.Iarr.e -ta n...ii. en .l ue l. lin.a es rata
C-.n ;i.i,_ diai d iu Je d ,,l v. elil-'. .,\.? >c :riTiirn.,_.
V .', ) n 'l' rro .t he .-[u.-; 11-,I- e'' ow iar,.i.:..
Han u,.ri a pili,,ra r en I... r". .- *1- I -1 i ,a.
V nPe in runi..r leir n..m. una I-rrEhi.t
-Ue nr-i eocu,_i'tra In, rela-. .!'lie; .a ,'il ->.nl.l; i-` i'-,;
Y dinje ,' que cIlaCe Ie t..l b i..' I ,..'l i.r
V I.- do'rmnan, la -aii!rre Lra.-i, lrenie l ta .
No 4. V.,z -. un L.ardlo tie ar .r ..ra-.i a lii.2-
uLie ,:'prim i uluih..z talle; i L, i, ITi hu.h ,,iba .c -,
.\ h.an.oen el ajenip Ia grau hip l di- u i.eri:
Y ab.'ra. ya jn I:.h hi ,h s de la-s i.' as iai.
Llet'a, dnlienwe y _rawe. hata t u clh.,iir .
Pi.rque Tru4l .j. s ll:n rl ue ere -er. -, ble 3 bueni ...
Dnitri h'anc''itch.


LA LOCOMOTORA


PARA "LA LOCOMOTORA"


... Y en el silencio de la noche que
pesabasobrela campi'ia se 0o' un rumor.
El lugar estaba solitario, ninguna
rifaga movia las ramas de los airboles
que dormia en pie el cansancio de todo
un dia de borrasca. Por donde quiera
que se inclinara el oido quietud, siempre
quietud; la vista hallaba soledad eterna.
Mas un instant los ojos escudrifiado-
res vi-lumbraron en lontananza tin punto
quese movia. De entire los fuertes robles
surgi6 una luz, primero ddbil como de
lucilrnaga, luego mayor como un lucero
y al fin un poco grande, potent, que
incendid con rojos resplandores la super-
ficie de una extension que se agrandaba.
Un rumor sordo de tormenta lejana
que se avecina alter el silencio del
paisaje.
Y con un tragin de fiera en-adenada
pas6 ondulante sierpe envuelta en densa
humareda.
*

La Locomotora atraves6 paisajes.
Una planicie dorada por el sol; bosque
sombrio de donde laluz ahuyenta. rios
anchos, caudalosos que llaman al espiritu.
Las horas son distintas. Alborea el
dia; en el espacio recortan figures las
tintas matinales, escapan sombras a lo
largo de la tierra como en dia-, nublosos,
por doquier se adivinan perfiles de obje-
tos que se ensanchan con hervores de
v\ida.
El astro rey esta encendido en el fondo
delos cielos. Hace calor. El aguacanta
pretiritas histories y A los leji:os en rumor
perdido teje futuras levendas. Luego
llega el crepisculo; es suave, dulce, lacd-
nico, nostilgico: Poniente se incendia de
rojos resplandorie, dibiijanse siluetas
que se tifien de rosas y si hay nuibes bay
castillos con sus almenas y sus capiteles,
y quizas palacios de ventanas ojivales con
sus damas y sus bardos.
Pero no todas las estaciones son igua-
les. -Hay fuego de volcin y hay frios de
never; hay vida que comienza en un
amanecer primaveral Y acaba en un
atardecer de otofio.
En el campo haY' ni-'.e, en el monte
hay nieve, en el rio hay nieve. Los
arl.oles tiritan; las aves no .:nmudecen,
que se han ido, el agua se hiela.
Y entire flores, y entire frutos, y entire
hojas que se lde.prenden y viento que todo
1o barre, la Loconmotora rija, negra, blan-
ca, ferrea, inconmovible -igue ti march
imperterrita, -.erena, ine:.orable como el
destino.
Federico Ferrer,
E-pa i:,l.
Redactor de "El Miiindo Latino.'"


DIANA



"PARA L., LOCOMOIORA"



N NOMBRE purisimo y cristalino
como el beso de una palida,-el
mismo nombre de una hermana muerta
que recuerdo en la lejana \agruedad de
mil ensuefios.

Flotaba un halito de cosas viejas y tris-
tes. El Hijo del Hombre babia expirado
ese dia y la figure del macilento Crucifi-
cado marchaba, marchaba paso A paso a
los acordes de una mii-ica apagada y
ftinebre. Las secas plegarias de los cle-
rigo- tenian en mi coroz6n un eco piadoso.
Sentiame como nunca, borracho de ese
inefable y supremo vino que se llama el
misticismo, \ino que di la tinica embria-
guez deliciosa y saludable,-la embria-
guez divina.


... Porque pense en mi hermana. Y
mi hermana era un albfsimo espfritu que
una hostia humanamente simboliza.



Bajo la dulce castidad de la dolorosa
remembranza, am a;. la \irgen que reza-
ba. Vestia de blanco; sobre la nivea
espalda caian sus cabellos sedo-os. per-
fumados, y negro-, tra(gicamente negros.
Aquellos sus diafanos ojos-tan melan-
c6licos, tan catblicos,-rodeados de sus
,bs.:uras ojeras, simulaban dos pequeii-
nes huevos que reposaran asi, plicida-
mentc, s.bre- el tibio plum6n de un nido.
Su. ariz a,_;uilefia crame una obsesi6n.
Dirfase-sobresaliendo con aristocrtico
,pudor de la correccidn de :su cara-la sila-
ba dem:is en un verso verlanniano.




Sn nombre lod a.' rigur ini.s tlare: Dia
na. Un nombre puriz.imo Y cristalino
como el beso de una palida: el mismo
nombre de una hermana muerta que
recuerdo en la lej;na vnauedad de mil
ensuefios...
*

Dianaiba enrolada en el laberinto de
una comunidad de colegialas de la parro-
quia. Muchas '.eces despues he visto
a sus comp paeras v he tratado en vano
de hallaraquellcs diafanos ojos-tan me-
lanc6licos, tan cat6licos...Sus miradas;
mis miradas. Fueron talvez indiscretas
las mias porqueyo no s fingir ... Y la
maestra, v el confesor ..... Pero, apesar
de todo: Zc6mo no ser cat6lico?

J. M. de la Vega Vdlez,










La Locomotora 8


Durante una noce be tenimpstab


.I1E PRONTO, pas6 una cosa ex-
Straia. La mancha vaga de la
ventana se ilumin6 con un fulgor azuloso
y fosforecente, que creci6 y se extendi6
ripidamente hasta las paredes del cuarto.
Y, en aquella luz azul que Ilenaba la
pieza, apareci6, viniendo no se de ddnde,
una nube espesa, blanquecina, fumosa,
sembrada de chispas que parecfan ojos
Su manos,oscilando estrafinmente, y comeo
bajo la influecia de un impulso mistcrioso.
Aquello daba vueltas y caia, se hacia
mis transparent, se desgarraba en
pedazos, me helaba de espanto y de frio,
me parecia infinite, amenazante, y de
aquel pavor, salia on ruid,, semejante
A un murmullo irritado. Despuns, se
desprendian gironesdistintos. Visibles
bajo la radiacidn azul, qu e los i m pregnaba,
giraban lentamente y tomaban, poco a
poco, formas conocidas, familiares i mini
ojos.
--De ddude vienen esas smbras v
quienes son? se pregilnt6 mi espiritu,
Ileno de asombro y de terror.
--CQuidnes ,somos y de d.nde venirmo-:
dijo una voz grave., Lun vo.: que resonaba
lenta y friLL.. Acnurdte. ;No no?- reco-
noces?
Movie silenciosamente la cabe;a, negan-
do tuda relacidu possible con aquellas
sombras. Y estas vacilaban ampliimen-
le en el aire, como si mimear eu tn l.'aile
solemn, rimad:' por el viento. Siluetas
apenas perceptibles, semitransparenteu-,
se agrupaban sin ruido delante de mi.
De pronto, distinguil entire ellas A un
anciano, ciego, sosteniendo por la cintura
i una mujer de bastante edad. jorobada,
que me miraba con ojos liens de reprio-
che. Sus harapos estaban cubiertos de
copos de un brillo re-plandeciente y
esparcian frio en su rededor. Y:i sabia
lo que eran; pero, por que se hallaban
all? .
--jNos recon,_ices abora?
Yo no sabia si era la \oz del huracen
la que acaba de oir, ( la de mi conciencia;
pero aquella voz tenia utn acento imperio-
so, que me subyugaba.
-Asi, has visto quienes soiflls, conti-
nu6. Y los otros son tambi n los heroes
de tus cuentos; nifos, mujeresy hombres
que has bhecho sufrir por el placer de los
que te leen. Abre los ojos, mira, van A
desfilar por delante de ti y podris juzgar
cuin numerososy lamentable son esos
products de tu imaginaci6n.
Entonces las sombras pasaron, y sal
primeras eran un joven y una ninita, se-
mejantes a dos grandes flores de nieve,
que derramaban una claridad lunar.
-He aquf, desde luego, dos niios que
has hecho morir bajo la ventana de una
casa, en donde brillaba un Arbol de


Navidad. Acuerdate: ellos lo contem-
plaban, temblando de desco, y alli que-
daron, helados, inmovilizadosi!
Mis pequeuios heroes pasaron silencio-
samente por delante de mf y se de-\ane-
cieron en la radiacin rzul. En sa lugar,
apareci6 una mujer extenuada, de rostro
livido.
-Esta es la madre, annio-camnente
esperada, quien, en la noclie de Navidad,
tambien, se apresurlba por llegar 6 su
aldea, para llevar a sus hiipc- pubres-
regalos, buscados muy lejo.s, que
desfallecid en el camino.
Yo miraba la s'ombra con terror v
piedad. Y el cortejo continuaha pa.and.o,
La voz inexorable nombraba a lor hlr-:es
de mis obrias de tri-teza. Y aquellos
heroes-fantasmas tlotaban ante mi. ondu-
lando -ui h blanca- \e. tidurai ; \ ten tn l.i-


siempre su melancolico estrihillo y des-
pertaba en mi alma un sentimiento de
rebelidn. Acababa de considerar todas
aquellas fantasmagorfas en silencio o
com A travds de la niebla del sueno;
pero ahora, algo bahia surgido en mi y
y queria hablar. Las sombras se reu-
nieron de nuevo en un solo grupo y
formaron conmo una nube confusa, en la
que vislumbre dos ojos de todos colors,
lo- ojos de mispersonajes'que me miraban
con anlustia. E.taba mis v mnis desa-
zonado bai aqurllas miradas inertes y
m u ert -s.
La temprtc-tad ceso de mugir, y todos
los ruidoscallaron con ella. No oi mis
el tic-tac nion6totn del reloj, ni el rumor
de la nieve, ni la v: 'que me babia ha-
blado. El silencing era complete, v la
\-i 6n permaneci' -'.iispendida en nel aire


- ... .


'F ,<


l',.i da dc l., Bit tilld.- 14 Ld-: i,.u de 17 '.


b-T bajo el fri) que emaiinaba le aquellas
s-ombras ldgubres y silienio-as .... Sus
movimientonto s y la agonia iniecible
de sus vagas miradas, me oprimiia. .
,Qud querian de mi? Cuil era el sentido
de aquella aparici6n?
El tiltimo, el viejo ciego, de Irgidilos
andrajos de nieve, lleg, lentnente ante
min y me fij sus ojos, marclhits, grande-
mente abiertos;. Toda su barba rbrespln-
decia de escarcha, y pendian timpanos
del hueco de su boca. El anciano tenia
la sonrisa venturosa de un nifo: pero
aquella sonrisa estaba coagulada, conge-
lada en las arrugas impasibles de las
mejillas.
Por tiltimo, los espec'tros desaparecie-
ron en los'aires; pero el huracin cantaba


y parecfa elperar alguna sell imilerio-
sa. Y yo tambicn e-.peraba, con todas
las fu-rIas que quedaban en mi alma
acgotada.
AqLuello durd largo tiempo, y yo no
lpidi'a arrancar mis miradas de la arlari-
ciin, ihast: qu': grite por tiltimo:
DiO,. mini' E-t: o P.i r 1qu4L? !QLie'
significa t-',do ei t. ?
Enti.nce-. la ./ 1.:.-nta : impasible
resonci de nue\.':
-Cointesta ti miIs.io i tus preguntas,
;Por que has escrito todas esas cosas?
,Por que, no content con las desdichas
reales, con el infortunic tangible y visible
de la vida, has inventado nuevas torturas
y bablas A las gentes esforzindote pir
pintar tus fantasias ligubres, como si














Y 06(
.D < 6J


<1 4


iC
..1


L ,r


wt

,Iy'


15 DE
JULIO DE
1907
*


i\A L PATRa 0oo vPREZ IfR
SAGRADECIOA ALO. v'LIEwtf 5
SA US PREDILEDo05 E SUCUMBIE I
'- S *hlIJ05 CONA(M o, f 3
..- GRATO-o,\ uNDEl%-


LIC IciMO TANUHR 1eTRADAl


-I- ---- ---- ---I --Y~--- i"-~~~~Y-pp


-


~jc4kl~


I


" _f 3 _; T-. "_ q iy ,
{^^M. '


"L"


Vi u"


" (~h '~~
:'ie~.~
x









La Locomotora 10


bubiesen realmente existido? ;Qii pre
tender? LMatar los restos de valor quo
quedan cu los hombrec, pnivarlos de today
espcranza de mejoramiento, mostrandio-
les exclusivamiente l mal? 'Eres, acaso,
un enemigo de In luz )y de la esperanza y
te complaces en forjar deI la mnii possible
negrura v triste/a para afiadirlas- -,in
descanso al desaliento de la humanidad?
0 bien, es que odias A los bor.ibrcs 3v
quieres destruir en .lloa el deseo tde
vivir, represcntindoles la esi-tcncia co-
mo una prueba sin tcrmino? CuLl e-s
ti ubjeto? Dilo.
Yo cstaba con-;ternado. :Extranfis re-
pro:hes, vcerdad? Todoel cmund.i e piea
el mii-i mo proccdimiento para scribir,
sobre t'i.l., cuirlndo s- trata de cuenti-,


Un movimiento extrallo y terrorifico)
se produjo entire l:.tI -,mbras. Yo las
miraba estuipicacto, .-in comprender.
Giraban en una ronda silenciosa, como si
un access de fiebre las hubiese sobreco-
cido. So torcian como para luchar con-
tra el torbellinoqueqiuisieraarrebatarlas.
desgarrarla-. Y el huracan aullaba,
silbaba, rina, n ugia. Y las sombras se
extreinccian: sus ojos inmuertos continua-
ban muertos, aunque los dc'balec contor-
nos de sus rostros estuvicsen crispados
por horrible muecas de anutasmas. La
luz fosforece-nte y azulosa vacilaba en
alquella danza silenciiisa e incomprensible
de las s inbra-;.
Un sLidolr frij inund6 mi cuerpo y mis-
cabellus se erizaron.


La risa muda de las sombras continua-
ba; me parecia que no terminaria nunca,
y que hasta el dia de mi muerte la verfa,
Ileno de espanto. La tempestad reia
tambidn cinicamente'y me ensordecia, y
la voz impasible bablaba, hablaba .
Quise escapar de la obsesi6n. Me
envolvf on obscuridad, lleno de dolor y
de c6lera.
De pronto, rodando de mi lecho, su-
mergi la cabeza, primer, que todo, en un
sombrio abismo por el cual resbalaha,
asfixiado por la rapidez de la cafda.
Silbidos, ahullidos y la risa descarada de
las sombras me perseguian. Tuve la
impresi6n, a traves de las tinieblas, de
lque me miraban fijamtnte.


I **
,, "-


IManii.bras de Infanteria haciendo fuego por descarg-as.


de Navidad. Se tjoma n pobre mucha-
chito 6 una pubre nifita, bajo las conta-
nas de una casa opulenta, cii ]a que brilla
cl arbol iluminado. Es una costumbre.
vo la he seguido: he ahi todo. Me sentia
justiticado ante lia vo y me decidf a
explicarle el -entiidode mi-s cuentos de
de Navidad.
-Escucha, comence, \ono s6 quien
ere', ni quiero saberln. Me has pregun-
tado. Bien, voy cont- ttar, despuds de
1o cual,espero que no me negaras por mas
tiempo el derecho de dormir tranquil el
re.to de la noche. Pintando esas misne-
vias. esas agonias,. no pienso sino en
despertar en el projimo sentimientos de
compasi6n, de humanidad. v trato de
enternecer corazones, a menudo, lay!
s"CO-' v duroas.


-Ricn, dijo la.oz impasible.
-,De qud? proguntt con voz apenas
perceptible.
-,1Por qu raizdn?
-A causa de la candidez de tus dis-
cursos in fantiles. .Representando des-
gracias imaginarias, quieres despertar
buenos sentimientos en los corazones
humans, para los cuales las desgracias
reales son un especticulo demasiado
frecuente! Figtirate! Cuandola misera
realidad no conmueve a los hombres, ni
toca su alma, ,preteodes que tus fanta-
sias iluminen ]a conciencia de esos bom-
bres? .Crees triunfar? ;Tienes al-
guna esperanza?


Al amanecer, desert, con violent
dolor de cabeza y una sensaci6n de angus-
tia. NMi primer movimiento fue desga-
rrar la-, hojas en done babia escrito la
aventui-a del viejo ciegn y de su pobre
compafiera. Las rompi sin reelerlat..
Arroj6 los pedazos por la ventana y se
dispersaron al soplo de la maiana. Asi
habfan volado, bacia poco, hijas de una
alucinaci6n nocturna, las visions que
habian hecho pasar ante mis ojos todas
las tristezas, todosos s sLfrimientos, todas
las opresiones, cuya inagotable historic
quise referir.
Maximo Gorki.









La Locomotora 1i


NOCTURNO

(DDE EUGENIO DE CASTRO


Je suis cellui au coeur vestu dte li..Ir
CH. D' ORLEANS


N la viudez de la alameda
por el drido suelo
pasaban bojas secas danzando.....
Paisaje vago como al trav's de una seda........
Eriales que el crepidscnlo mulle de terciopelo.


Como Princesas despoj.das
en la selva por los ladrones,
las encinas acongojadas
que repelan los aquilones,
Iloran en coro de aflicciones,
yertas, medrosas, erizadas.......
Todo en redor es ceniciento,
es ceniciento.......


Unas fueutes Ilaman a otras.....
Como lanzas hostile, al viento
tiemblan las caias del cafiaveral;
y unas fuentes l1aman a otras
como ciegas perdidas entire un pinal;
cual esbeltas Emperatrices
barbaramente destronadas,
las encinas acongojadas
rfgidas lloran v erizadas.....


Se desmoronan sus races.
sus almas hieren site espadas.
reinas que el abrego cobija,
pobres reinas de herido pecho,
,de cuil de vosotras sera hecho
el lecho angosto de mi hija?
Surge la luna de cabellos blancs ......
A su fulEor los montes cifcn doradas fajas......
Y se ponen los muertos a secar sts mortaias....
La luna ric-g-a sIu cabellos blanco.


Por las desiertas avenidas
largas, tristisimas, profundas,
las encinas adoloridas
son como santas moribundas....
-Arboles negros cuyo sdn
\viene a espirar en mi coraz6n:
;cuil con tierna solicitud
serviri para mi atatid?


Call el viento.....del Ater tluye dorado rio.....
Como una afable, timida enfermera,
inclinase la luna sobre la cabecera,
de las aguas dolientes de un pantano sombrio....


Muerto, cansado de sus giros,
huv6 el viento a la soledad;
las encinas acongojadas
va no Iloran, s6lo suspiruo-
dln ;' la yerta claridad.

-Oh sedientas de la maiana!
oh sedientas de luz radios!
0d6nde \iv irj. vuestra bermana,
la que verdecer.i en nli fosa?

G uillermo Valencia.


I D ID EN 'I



H-! Fue en la Primavera que iun bell dia
por la verde avenida nos encontramo,:
con su raro misterio nos atraia
el paraje mirilico que admiramos.


Era dulce la brisa del man-so Oe,'te;
azul, limpio de nubes, estaba el cicl:;
y en su nido, en las ramas dc uin tilc agreste.
vaciaba un ave en notas -.1u ritorinelo,


Al \'-r que yo intelntaba copier a ueillos
paraj,:-s, dando al lienzo i. da a colore,
reian con la risa de sus deltellos
ilnos. 0jji,:s obsc i rio dc-sli m I u rnal. I'rs.


El piar de los pic-lones, al dese. nvuelto
g'orc-Ie de la nmadre. tierno :, s unfi
cuando l i's separano';. Ay! no hei ,. \ iielto
.I coii ltrarno mias nuinca, d--de aiqi l ilia.


Y ahora, cuandro, solo, per la aveniida
i.-,recida y romantica me paset,.
los cautos de las ave-, him nol de vida
y de ainor, abren alas A min deseo.


La alondra confidente que nos oia
form con lo que hablanmos_ una romanza,
y hoy mezcla en s sselvxtica melodia
nuestra remote v diilcida remnembranza.


Y cantan la roman/a todas las aves
que pueblan la vecina, riente pradera,
pues evocan alegres, con trinos sua-es,
ese adorable dia de Primavera.


Max Enriquez Urefia.









La Locomotora 10


PAPA "LA LocOi, lOORA"

TL,
L'A HUNIILDE plazoleta provinciana
duerme, bafiada en lun, al sol tendida;
es la plaza deforme y recogida,
guardadora del alma -.evillana.. ..

Reina una brisa enervadora y sana;
la madre-selva artistfca trepida
en giros de espiral, entremetida
por los hierros en flr de una ve-ntana.

iSuen un toque vibrante de campanla:
es el himno de amor que se desgirana
del alminar de la arabesca torre;-

Sonrie fcbricitante la mainana
mientras una ansia exstica y lejana
en raudus giro-. largamente corre. .. .
R Lasso d Ila le.ja.
En Se. ila, j 1'iC7.


Manos teiiidazs tde rosa
por la sangrc de los be os
en los tremantes excess
de un vibraciu'n nerio-a.
Maanos en que no rep.isa
el ave de la pasiun;
nanos sobre el coraz6n,
manos tcfidas de rosa.

Manos agiles de hada
que pasan por el piano
como utn en--iSefi lejano
de la vida 6 de la nada;
manos. ~xprisi6n alada
de un suspiro i :' d- a;lgun g'Lrilt
que fljtaba en lo infinito....
manos agiles d, hada.

Manos d1- ebtirnea blancura
que en la sombra del mant6n
ilumina la i:rac in:
con luz sideral y pura;
manos entire cuya albura
la cam;'ndula Jdein -rana
toda la de-l ich;la Il u an.,;
mano-ide .bdlriien blancura.


manos llenas de preguntas,
de aspiraciones y anhelo;
manlosi tenmidas al cielo,
manos pilidas, difuntas.

Manos de la bendici6n,
inanos del tremulo anciano
que emergen del Oceano
en intitil -blaci6n;
manos del Papa Ledn
en que la hostia divina
se deshace en la ncblina ..
inanis de la bendici,:'.n.

Mans que einpufian espada
3 un cetrr, han hecho en la guerra,
y l que Ilenaron la tierra
c:1n l;i iangre derramada;
nainos de la plebe armada
en la rifia 6 el combat,
rojas manos de magnate,
manos que empufian espada.
Manos dura-, vy -angrientas
que abren el surcE enL l suelo
arido y tri-te, que el vuelo
no ienten de horas cruentas:
las que m'ueven las imprentas,


* 2


Personal.-Escuela Pulitecnica en el Campo de PrActica.


Iltifaba bLe mi no5 lls



,A-1ANOS-capullos en flor-
de nifios buscando el seno
en el pihlago sereno
de una mirada de amor.
En inetable fulgor,
manecitas de Jes-i.,
bafadas en leche y luz .
manos-capullos en for.


IManos de laCaridad
que a la noche del hambriento
llevan consuelo y sustento-
pan de esperanza y verdad-
manos de eterna bondad.
nobles v misticas manos.-
Al! todos somos hermanos. ....
manos de la Caridla..
Manos palidas, difuntas
en el amor 6 el martirio,
petalos del mismo lirio,
manos abiertas 6 juntas:


las que el taller extremecen,
las que en las minas perecen....
manos duras y sangrientas.
Manos hechas al trabajo,
fuertes manos de hombre libre;
cuando en el espacio vibre,
lo imismo arriba que abajo,
moviendo el mundo de cuajo,
de la Justicia la ira ....
vosotras tendreis la lira,
manos hechai al trabajol
Jesd s E. Valenzuela.









FOTOGRAFIA


IMPERIAL


DE EMILIO EICHEMBERGER
('JUATV ItMALvA
Retratos a todos precious, desde los mAs baratos.-Grande y magnffica colecci6n de vistas
y tipos del pafs.-RETRATOS DE TAMAIO NATURAL en tinta china
6 acuarela, ejecutados por LAMBERTO EICHEMBERGER con procedimiento mas
modern y entregados en tiempo mts corto
En la actualidad hay una grande colecci6n de muestras de estos retratos grandes, grupos de
families y vistas.-Invitamos al distinguido pdblico visitar el estaclecimiento.


JOSE


COUNOIRD


6" Av. Sur, N? 7, frente a la Casa de Schwartz y Cia.
6' Av. Sur, N" 7, f rente ci la Casa de Schwartz y Cia.


Gran Almacen de Vinos, Licores,


+ y Abarrotes +
importados de las principles


Conservas


Casas


de


Europa y Estados Unidos, a precious reducidos


Faerza de Accion_


ITN libro dtil


de ideas practices


+ + "PoR


1\AXI NI IANO


AVIiES + +


$1.00 Oro el ejemplar, 6 su equivalent en billetes


de banco


PIDASE IrA OBRA A ESTA FREDAGGION


TIPOUNAFIA N4CIONAI


4.


I *


--




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EJ8CG5VZ7_UFQD14 INGEST_TIME 2013-01-23T14:53:49Z PACKAGE AA00011460_00030
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES