La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00021


This item is only available as the following downloads:


Full Text




:~~c--


iw


/, W-


/~


/~~..Th


'I)


-Th


EII iF


II


*
-A-


I.I- m.-T-iL A) Z'


4 4
*


- Y E TLLA\-' I


,ucatereig lei, lS ee t eipt e .


.ff `V


''


O


r
~i


~11. LP J 1 Ic~-


3


t:
..,.
6: "
r)i
e~i;e~r~ ~


.-Y
r ;r


1
~
c 7


La


~21


































































































* '.' .9











Lar


0,eCm01t0ra


Pevista be poltica, kicncias, fiteratura y j ellas artcs.

Director y Redactor: Felipe Estrada Paniagua.
Administrador: J. Alejandro Pacheco H.--2' Avenida Sur, Nmtero 3.

ANO II. GUATEMALA, 15 DE MARZO DE 1907. NUM. ,28


CONSTITUTION Y PROGRESS


Bajo la Administraci6n del senior Licenciado don Manuel
Estrada Cabrera, el aniversario de hoy tiene altisima y double
significacion: es la muerte de la anarqufa conservadora, que
el 9 de febrero de 18S intent erguir su monstruosa cabeza,
y el triunfo de la Constituci6n que nos legaron los paladines
de la Revoluciln liberal de 1871, y encarna el progress de la
Repliblica en su triple aspect material, moral 6 intellectual.
Por eso el ambiente guatemalteco se ilumina hoy con ]a
luz de la alegria y una ola gigantesca que recorre el pais,
revienta en hosannas a la Patria y en manifestaciones de
cariio y de adbesi6n al cultisimo Gobernante actual: porque
41, por sobre todas las traiciones y las apostasias, mantuvo
en pie la bandera de la Ley y porque A1 le brinda progress y
buen nombre a la Naci6n.
"La Locomotora" se asocia a los justos y piblicos
regocijos y tiene la honra de saludar muy respetuosamente
al Benemerito de la Patria y Jefe del Partido Liberal senior
Licenciado Estrada Cabrera.
*
Entre las manifestaciones de que es objeto hoy el senior
President de la Repuiblica, figure en primer termino la
entrega de la Gran Cruz, en sesi6n solemne de la Augusta
Representaci6n Nacional.
Es esa condecoraci6n un tribute de gratitud y justicia
al energico y sabio defensor de la soberania 6 integridad
national y al heroe de la paz.
El Decreto que consagra tal manifestaci6n dice asi:

Decreto numero 697


La Asamblea Nacional Legislativa de la Repiblica
de Guatemala.
CONSIDERANDO:
Que los servicios prestados por el Licenciado Manuel
Estrada Cabrera, en su caracter de Jefe Supremo del Ejerci-
to, salvaron al pais de los conflicts que lo habrian envuelto
sin la acertada direcci6n y sin la inteligencia y el patriotism
que tan distinguido ciudadano despleg6 en la iltima campana.
Que si es cierto quc tal conduct es ajustada a los deberes
que la Constituci6n impone al Gobernante, no lo es menos
que las circunstancias dificilisimas en que aquella conflagra-
ci6n general lo coloc6, hacenfigurar dichos servicios entire
los que estin comprendidos en el inciso decimo del articulo
54 de la Constituci6n misma, ya que por otra parte hariase
patente la falta de equidad al no conceder un merecido honor
pdblico al Jefe Supremo del Ejercito Victorioso, cuando se
ha concedido a los demas militares que se distinguieron en
la campania.
POR TANTO,
DECRETA:
Articulo I-Confierese un Gran Cruz de Honor al Jefe
Supremo del Ejercito Licenciado Manuel Estrada Cabrera
para que la use en las solemnidades p6blicas.
Articulo 2--Esta insignia le sera entregada previa la
alocusi6n que corresponde por el Presidente de la Asamblea
en sesi6n especial de la misma el quince de marzo pr6ximo.


Articulo 3'-Las leyendas de dicha insignia seri6n: en eI
anverso, LA ASAMBLEA LEGISLATIVE HONOR AL MtRITO, y el
reverse, CAMPANA NATIONAL DE 1906.
Pase al Ejecutivo para su publicaci6n.
Dado en el Palacio del Poder Legislative: en Guatemala,
los catorce dias del mes de septiembre de mil novecientos
seis.
Arturo Ubico, Presidente; Jose A. Beteta, Secretario;
Fernando Arag6n D., Secretario.
Palacio del Poder Ejecutivo: Guatemala, catorce de
septiembre de mil novecientos seis.
Publiquese.
El Consejo de Ministros:
Juan Barrios M., Secretario de Estado y del Despacho
de Relaciones Exteriores, Encargado del Ministerio de
Fomento; J. A. Mandujano, Secretario de Estado y del
Despacho de Instrucci6n Piblica; Juan J. Argueta, Secreta-
rio de Estado y del Despacho de Gobernaci6n y Justicia;
G. Aguirre, Secretario de Estado y del Despacho de Hacienda
y Credito Puiblico; Luis Molina, Secretario de Estado y del
Despacho de la Guerra.
*
Progress material, por lo que respect al ornato
y embellecimiento de esta ciudad, y progress para las ciencias
medicas y la salubridad pdblica, es la inauguraci6n que se
verifica hoy del Desinfectorio Nacional.
Partidario ferviente el Sefior Licenciado Estrada Cabrera
del aforismo que dice que La salud piblica es la supreme ley,
desea mejorar el estado sanitario del pais, y asf puso todo su
empeiio y prest6 su valiosa cooperaci6n para el estableci-
miento del Desinfectorio, cuyas son las vistas que, entire otras,
ilustran este numero.
Antes de ahora, los facultativos tropezaban con grades
dificultades para poder luchar, cual lo aconseja la ciencia,
contra las enfermedades infecto-contagiosas, pues de los dos
elements con que cuenta la profilaxis-la desinfecci6n y el
aislamiento s6lo de este iltimo podia hacerse uso gracias a
la creaci6n del Hospital de Epidemias, obra tambien de la
actual Administraci6n.
El saneamiento se realizara, pues, entire nosotros, de
hoy en adelante, en gran parte, no s6lo por descansar sobre
bases s6lidas y cientificas, sino por la energia y el interns con
que se ha llevado & cabo empresa de tanta utilidad 4 impor-
tancia.
*
*
Tambien en una cabecera departamental-Amatitlan-
se verifica boy un acto por demis trascendental y simpitico: la
inauguraci6n de la Escuela PrActica. Este ha sido justamen-
te dedicado a su ilustre iniciador el senior Licenciado Estrada
Cabrera y promete ser muy solemne y festejado. Aquella
obra es de las primeras que se inauguran en la Repfiblica,
y se debe a la protecci6n del insigne Educador que magis-
tralmente nos ha descrito el brillante literate Joaquin Mendez,
,y 6 la actividad del General Larrave, Jefe Politico de aquel
Departamento.







La Locomotora 2


lna pdaina para la afistoria



Situaci6n econ6mica.-El ejercito de Guatemala.-EI resto de la Repiblica durante la guerra.-Recepci6n de las
tropas.-Suscripci6n popular.-Actitud general del pais.-Aceptaci6n de la paz.-La Prensa.--Honores y
respetos al Jefe enemigo muerto.-Resumen.


Esti circulando actualmente un folleto en el que se. da
cuenta a la sociedad, de la suscripci6n popular que inici6 la
sefiora dofia Joaquina Cabrera.
Tenemos en nuestra mesa un ejemplar de dicho folleto,
que lefmos detenidamente y que nos ha obligado a consignar
nuestra opinion sobre los iltimos acontecimientos que se
verificaron en Centro America, el aip memorable que acaba
de pasar.
Las apreciaciones que haremos en.este articulo, estin
escritas con la imparcialidad que acostumbramos en todos
los actos de la vida, van desprovistas del ropaje que podrfa
prestarles la literature y la poesfa; pero al mismo tiempo
evitamos la palabra soez, agresiva e insultante que usaron


': .'.' .' -' ',. *

... *.;', .'' : ,.' ..' :' .



W.,
'. Il 'r.. ': ^.^ 'A, ; .. ,


En el Hip6dromo N ac [onalI. E seen as del regreso de'las tropas de la guer

A: Add A d: A 1


trataba de arrebatarles preciosos derechos y garantfas cuales
son las de resolve por si solos, sin interveuci6nde ninguna
potencia extrafia, los problems importantes y trascendenta-
les de su vida political y social, se unieron como un solo
bombre, como una sola fuerza, como una sola voluntad. Y
entonces pudimos presenciar uno de esos cuadros de herois-
mQ y de grandeza innatos en el coraz6n del individuo que
ama con sublime fe al pedazo de tierra que lo vi6 nacer;
entonces pudimos comprender una vez:mis cuanto vale el
patriotism que cubri6 de gloria a Benito JuArez por la
intervenci6n de Maximiliano en Mexico; y a Espaia por la
ir.tervenci6n francesa en la epoca memorable de Napole6n.
Con la celebri.lad possible y que demandaban las circuns-
tancias, una part del ejercito
ocup6 las fronteras y el resto de
S de la Reptiblica se consagr6 altra-
bajo, a proveer de viveres A las
Stropas, A sembrar las tierras para
que no faltaran articulos de pri-
mera necesidad, A mejorar las
S vias de comunicaci6n y alaborar
en esa multitud de detalles que
.. en circunstancias verdaderamen-
"" te dificiles y apremiantes para
..l" os pueblos, son tan indispen-
sables para la salvaci6n de la
honra y de ]a integridad national.
Y -desde el Jefe supremo del
Ejercito que dirigi6 la campana,
hasta el humilde soldado que lu-
chaba en el campo, todos cum-
plieron con su deber y Guatemala
pudo cefiirse una hermosa corona
de gloria que prepararon sus
hijos con lashliojas de laurel que
recogieron en el campo de la
inmortalidad.
Se disip6 el humo de la p61-
vora, ya no se escucha el estam-
pido del cafi6n, despues de tres
meses de cruentos y amargos
sacrificios sufridos por el ejercito
ra del alio prdximo pasado. con el valor que da el patriotism,
en climas malsanos, con lluvias
torrenciales y otros sufrimien-


LcI e- Ia 1 uucuo, ucscuu!uu .11 ;Licuuya ya que no puuieron tos inherentes al so
lograr el triunfo en el campo de las ideasni en el campo de un enemigo que es
batalla. alerta para pasar sin
Negar que la situncidn econ6mica de Guatemala era volvi6 al estado de paz;
diffcil ante; de la guerra, serfa negar una verdad que esta en clones que ascendiero
la conciencia plblica; ocultar igualmente que esa situaci6n econ6mica no ha sufri
se agrav6 desde el moment en que se nublaron los horizontes continuado .con tender
de la Patria, serfa ocultar un becho que todos sentimos de abundancia y baratura
manera palpable por relacionarse directamente con ]a exis- En seguida de la
tencia v con la vida de los pueblos y de los individuos. tremol6 triunfante poi
Sin embargo de esto, al oirse los primeros disparos de la tuvo lugar el regreso d
fusileria. en las fronteras del pais, al comprender los guate- honorees como morecidE
maltecos la injusticia de la guerra, al cerciorarse de que se sus sacrificics y por su


Idado, pero mas que todo contra
taba en su casa descansado y
fatigas al sitio del combat, el pais
y sin embargo de lasfuertes eroga-
n a mas de $12.000,000, la situaci6n
do alteraci6n sensible, el cambio ha
icia a la baja; y existe actualmente
de los articulos de primera necesidad.
victoria, cuando la Bandera Nacional
r todos los Ambitos de la Repiblica,
el ejercito y se le bicieron esplendidos
Smanifestaci6n de reconocimiento por
valor en defense de ]a honra national.









La Locomotora 3


Arcos de triunfo, gratificaciones, ascensos, banquetes,
secorros, condecoraciones, nada falt6 a los jefes, oficiales y
soldados que volvieron a sus bogares satisfechos de haber
cumplido con su deber.
Sin embargo de que el Gobierno atendi6 con fuertes
sumas a las viudas, huerfanos y beridos que quedaron de la
guerra, la seflora doia Joaquina Cabrera que como madre
ha sabido cumplir dignamente con su mision; y que como
guatemalteca, posee sentimientos altamente altruistas, inici6
una suscripci6n para levar un auxilio inms i las victims de
la emergencia recidn pasada; y esa idea nobilisima encontr6
eco en todas las classes sociales sin distinci6n de colors
politicos, produciendo la suma de $217.423.6b pesar de la
diffcil situaci6n de que bemos hecho m:rito.
Esa cantidad fue depositada en el Banco Americano; los
Jefes politicos con presencia de los cuadros respectivos,
enviaron A la capital a las viudas, huerfanos v beridos,
suministrAndoles fondos para el viaje; y en la casa particular
del senor Presidente de la Reptiblica, previo el otorgamiento
de un recibo, se les entregaba cheque contra el Banco
aludido, de la suma que se les a-ignaba, con vista de las
circunstancias especiales de cada familiar.


Doctor don Sal\ador Ortega,
Director TWcnico del Desinfectorio
National.


El folleto aludido da cuenta de la pulcridad y honorabili-
dad con que fueron manejados esos fondos, y terminada la
distribuci6n qued6 un saldo de $548.66 que se entreg6 al
Hospital Militar.
Entrar al studio de las causes que originaron la iltima
guerra, seria demasiado extenso, tal vez impolitico, dada la
circunstancia de que estan muy recientes los sucesos; y, por
otra parte, no tenemos en nuestro studio una multitude de
importantes documents que darian much luz en el asunto;
tarea seri esta de otra ocasi6n, cuando la calma complete
vuelva a los Animos, cuando en las altas esferas oficiales se
nos permit la lectura de documents que a la vez que guien
con toda imparcialidad nuestro criterio, sean comprobantes
fidedignos para enrostrar i gobiernos y particulares la cul-
pabilidad que les correspond en la lucha que una vez mais
cnsangrent6 el suelo de Centro America.
Por abora solamente nos podemos referir a la actitud
general del pais durante la guerra; solamente podeiuos con-
signar con el orgullo que presta el patriotism, el hermoso
especticulo que present el pals ante el mundo, al desafiar
las tormentas, al contribuir cada uno en la esfera que le
correspondia al cumplimiento de su deber, al partir unos a
la frontera y otros a diversas classes de trabajos para la
salvaci6n pdblica, sin distinci6n de colors politicos, puestos
pdblicos 6 gerarqufas sociales.


Y esto tiene una explicaci6n muy natural: la Reptiblica
camina, aunque de una manera lenta pero segura, por el
camino de su engrandecimiento; la instruccidn se difunde; la
mayoria de sus habitantes conoce sus derecbos; boy hasta el
recino delas mis apartadas regions tikne conciencia de que
solamente a los guatemaltecos corresponde resolver los
vitales problems de su political interior. Pero al observer
que poderes extraaios, con las armas intentaban arrancarle
una de las mas preciosas garantias conquistada costa de
inmensos sacrificios, una sola voz se dej6 oir en toda la
Repiblica y una sola protest: Irechazar la intervencidn!
El enemigo fue deshecho en las memorable acciones de
armasde "Mongoy," "El Jicaro," "Metapin," "Contepeque,"
"Las Escobas" y "El Platanar;" y con el deseo de que no
se continuara el derramamiento de sangre, los sefores
Presidentes de los Estados Unidos de Norte Amirica y de
Mexico, ofrecieron su amistosa mediaci6n, que aceptada.
puso termino a la guerra con el tratado que se celebr6 6
bordo del crucero americano "Marblehead."
Digna de mencionarse es la actitud de la prensa: ni una
sola injuria, ni una sola palabra ofensiva aparece en los
periodicos de esa epoca, para los enemi-gos del pals, dando
ast una prueba evidence de alta cultural y de ilustraci6n.
En la conciencia ptiblica eti. tambien otro echo digno
de consignarse: nos rcferimoe. a los honors y respetos
tributados al Jefe enemigo que ca%6 en el campo de batalla;
cualquiera que haya sido su opinion en el terreno de la
political y sin embargo de sus ideas contra Guatemala, estaba
muerto, habia caido para no levantarse mas, y ante el cadaver,
debian cesar todos los odios; ante la tumba de uno de los
causantes de la guerra, se acallaron los resentimientos y una
s6lo voz se escuch6 en todo el pais: lel olvido!
Al cadaver del General don Tomas Regalado se le tribu-
taron los honors que le correspondfan por el alto puesto que
ocupaba en su patria, futdebidamente embalsamado y se
traslad6 a la capital, donde estuvo en las b6vedas de la iglesia
de Santo Domingo, hasta el dia en que su familia lo recogi6
para darle sepultura en el Cementerio de Santa Ana, de la
Repdblica de El Salvador..
Para concluir: just es reconocer que el ejercito de la
vecina y hermana Naci6n ha obtenido verdaderos adelantos;
que el soldado salvadorefio es valiente; que tiene jefes distin-
guidos y pundonorosos; pero tambien es just reconocer que
los jefes y soldados guatemaltecos son tambien heroes, con
modesto y sincere patriotism en defense de la honra
national; que saben encontrar gloriosa muerte en el campo
de batalla, cumpliendo con su deber; y que en esta ocasi6n
como en otras varias, el destino incline a balanza de la justi-
cia en favor de, Guatemala, obteniendo un triunfo glorioso
contra los.poderosos enemigos que intentaron manchar su
honra; no obstante el valor, discipline, niimero y dem.s
condiciones de bondad del ejercito salvadorefio.
Una pagina, pues, y muy gloriosa, merece que se le
consigne en la Historia, al Jefe Supremo que supo defender
a la patria y al ejercito que cumpli6 con su deber: los aconte-
cimientos que a grandes pincelados hemos sefialado deben
servir de ensefianza i los Gobiernos y a los pueblos y demos-
trarles que no impunemente se ataca y se hiere la soberania
de un pals.
Guatemala vi6 momentaneamente interrumpido su cami-
no, pero ese ligero parentesis en su evoluci6n social, le ha
servido para cobrar nuevas energies y seguir su marcha
progresiva en busca del adelanto en todas sus hermosas
manifestaciones
Que sus hijos se inspiren en los bellisimos ideales de un
verdadero patriotism, para que el pafs respectable y respe-
tado ocupe siempre puesto distinguido y realice sus destinos
en el porvenir.
(De "El Comercio" de Quezaltenango."








La Locomotora 4


La educacion itil es el cimiento de la grandeza iacional


xtraczto de "CS-Ca,. de F ccsi6Z."


Hemos sido favorecidos conla cartay el articulo que
reproducimos en seguida, y damos las gracias al senior
Aviles por su brillante colaboraci6n para "La Locomotora."

MAXIMILIANO AYILtS

82 Wall St., New York, U. S. A., Febrero 13 de 1907.
Seffor don Felipe Estrada Paniagua,
Guatemala.
Muy senior mfo:
Indiceme a escribirle, la publicaci6n de su obra tan dtil,
"Algo sobre Educaci6n," de la cual se sirvi6 Ud. enviar un
ejemplar a "El Comercio" de esta ciudad, periddico de que
he sido redactor por largo tiempo.
Me permit acompafiarle algunas piginas de mi obra en
prensa "Fuerza de Accidn" con el objeto de que se sirva Ud.,
si gusta, darle publicidad en "La Locomotora."
Veo que felizmente coincidimos nosotros en lo que
respect a los verdaderos factors de ]a organizaci6n y
engrandecimiento de los pueblos.
Juzgo que si todos 6 parte de los brillantes escritores de
nuestros pauses latino-americanos dedicasen su actividad y
sus studios a cuestiones como las que desarrolla Ud. en
"Algo sobre Educaci6n," no habria ciertamente, el desorden
social, ni la falta de prosperidad y desarrollo econ6mico que
existe hoy en casi todos los pueblos de la America Latina.
Vengo publicando con gran &xito articulos sobre estas
cuestiones en la prensa latino-americana y en algunas publi-
caciones de Madrid y Nueva York. Los articulos de "Fuerza
de Acci6n" que he adelantado al pdblico han merecido
comentarios favorables por parte de muchos periodistas y
pensadores de nuestros pauses.
Con todo aprecio me ofrezco de Ud. como su muy Atto.


yS. S.


Maximiliano Aviles.


I.

Reconocida ya la necesidad imperiosa de educar A nues-
tros pueblos, tracemos un program de acci6n. Un program
fire, un program titil. Estudiemos el problema:
-iQue tienen nuestros pueblos latino-americanos? Por
que son grandes? GC6mo es que ban de conquistar ese alto
puesto en el certamen de las naciones modernas? jEn. que
consiste su fuerza? zC6mo ban de resistir el empuje de los
pueblos \igorosos?
-Nuestros pueblos heredan la grandeza de razas alta-
mente civilizadoras. De razas potentes, altivas, grandes.
Nuestros pueblos, extendiendose por casi todo el continent
americano, la tierra mis fertil y mas bella y mas rica de todos
los continue ntes, poseen inmensas riquezas naturales, suscepti-
bles de un desarrollo colosal. Nuestros pueblos sbn amantes
de la civilizaci6n. Nuestros pueblos ansfan el progress del
mundo, son factors valios;simos en la obra universal.
Tienen un idioma sublime, una historic gloriosa, un porvenir
brillante.
Su fuerza consiste en la vitalidad que les es innata. En
el talent de nuestraraza. En la fertalidad de nuestro suelo,
en el mineral de nuestros montes, en la fuerza que pueden
generar nuestros rios y nuestras cascadas. Podemos, pues,


.resistir las tendencies invasoras, utilizando nuestra propia
vitalidad, usando como'armas cortantes la fuerza de nuestros
recursos, Ia actividad de nuestro ingeuio.
LQu6 mas hay en nuestros pueblos?
Errores transitorios. Picos altfsimos y arrogantes,
pero esteriles, y abismos negros, hondos, temibles. Ideales
sublimes, ensuefios bellfsimos, vuelos de aguila, rugidos de
le6n, y luego ignorancia, analfabetos, gentes descalzas,
hombres raquifticos, metodos anticuados, un pesimismo
denigrante. Tenemos, pues, que armonizar niiestras ideas,
echar abajo esas cumbres de grandeza initial y rellenar las
terrible hondonadas. Mientras seamos esclavos de nuestros
propios errors, no seremos libres. La equidad nos ha de
salvar.


Fachada del Desinfectorio Nacional.


Y la equidad s6lo se alcanza por medio de la educaci6n.
No puede haber democracia sin la instrucci6n de las masas,
sin la educaci6n del pueblo. S61o es libre el que sabe ser
libre. El analfabetismo es la esclavitud m;s abyecta. Es
un borr6n en la historic de los pueblos modernos. Nuestras
repdblicas haran breve su obra de engrandecimiento y
predominio national, iniciando una campania energica para el
fomento de una educaci6n itil y practice. Es necesario que
la idea de la instruccion se arraigue en todos los cerebros,
que circle por nuestros campos inmensos como el viento,
que penetre en la choza de los campesinos y en la morada del
jornalero: que no respete classes, ni posici6n social: que
germine en el coraz6n de los hombres de gobierno, en las
instituciones pdblicas y religiosas, en todos los circulos
activos de la naci6n.
La ignorancia es peligrosa. Conformamonos con el
brillo de algunas luces esplendentes en nuestras grandes
ciudades y olvidamos con frecuencia el destiny de las grandes
masas que arrastran una vida triste, servil. Parece impossible
career que exist un numero tal de analfabetos. Luego bus-
camos la causa de revoluciones inoportunas, de arranques
yiolentos de males cr6nicos, y no comprendemos que todo
consiste en la falta de instrucci6n.
Porque los resabios, los errors, la docilidad criminal de
las masas en los pueblos y de los campesinos en las montafias,
son consecuencia de la ignorancia. Un analfabeto no puede








La Locomotora 5


juzgar inteligentemente. No sabe apreciar los m.ritos de
las cuestiones que se le presented. Juzga y obra por
instinto. De aquf los sacudimientos sociales, las luchas
sangrientas, el atraso material. De aqui que un grupo de
hombres ingeniosos y despiertos, consigan las mis de las
veces satisfacer sus ambiciones bastardas, diri-ir las cues-
tiones pdblicas 6 su antojo, y estrellar contra el suelo,
haciendolo trizas, el mecanismo delicado de la maquinaria
social.


-L IN .


.,-
"" ';; i ": "' '/ :- ': '" "
? .'.-" '. 7.' & ';' ', ... -
". .; .:. ; .' ::";'. i ; "'. ..


J;.., .:-. -, ,


Interior de la Sala de Aparatos.


Es innegable que en nuestros )ueblos existen influencias
mortiferas. fuerzas retrogadas, ideas que nos quedan de las
-civilizaciones pasadas como trastos inotiles. Y que tampoco
se puede, en el estado actual de cosa,c consumer una obra
grande, ficil en la teoria, dificil en la practice. He aqui
donde encuentra aplicaci6n energica el individuo. Habran
de vencerse los obsticulos y se venceran. La educaci6n,
probado ecstj, va cambiar la faz de nuestros passes, va a
elevarlos, A hacerlos fuertes: va a corregir defects, a
destruir los males tran-itorios que existen en nuestras
sociedades enfermas.
Planteado ya el problema, pasemos a su resoluci6n.
Que los gobiernos, la, instituciones ptiblicas, las socieda-
des doctas, los c[rculos comerciales 6 industriales se tomen
empeio ea la obra educacionista de nuestros pauses. Que
los intelectuales en los grandcs centros, con la autoridad de
su saber, pongan 6 la idea el sello de lo grande y itil. Que
los hombres de profesi6n, apoyados en la preponderancia
que ejercen sobre las clauses debiles, hagan patente la necesi-
dad que estas tienen de educarse para poder ascender en la
-escala social. Toda iniciativa es titil. Todo esfuerzo, parta
de done parta, sera fecundo. Cierto es que los gobiernos,
como las instituciones mas importantes en las sociedades
modernas, tienen mis. que otras, el deber de Ilevar a cabo
estas obras de necesidad comtin. Pero la iniciativa individual
puede ejercer quizAs una influencia tan grande, y dar segu-
ramente un ejemplo mas saludable que las iniciativas guber-
namentales. De modo que todo hombre previsor y progre-
sista, ya en su hogar, ya en la tertulia, 1a en el desempefo
desus funciones publicas 6 privadas, puede dar gran impulso
a la obra de la educaci6n en su comarca.
El primer paso prictico que debe darse, es propagar la
idea de la instrucci6n general, como una necesidad latente,
como medio de hacer el pais grande la comarca rica. Efec-
tivamente, en una region donde predominan las classes igno-
rantes, es impossible de todo punto dar cuerpo y forma a las
ideas de adelanto general. Y si por el esfuerzo de un extrailo
livanse a cabo los proyectos que se inicien, el lucro y la


gloria van 6 parar A manos de extrafos. Y en vez del
estimulo del triunfo, queda el despecho y el rencor de la
derrota. Es, pues, necesario que se propague la idea de la
educaci6n, como la prictica salvadora, como el medio mis
factible de dar nueva vida A la comunidad.
Los bombres instruidos, las entidades activas de toda
ciudad. de todo pueblo, de toda aldea, tienen ioeludiblemente
que echar sobre sus hombres el pesn de la carga. Asi, sen-
cilla, humilde, pacifica, ha de comeuzar la obra santa y
redentora de educar a la turba rahez, A Ins timidos campesi-
nos, al pueblo indiferente. Aquellos hombre hallarin un
obst6culo terrible: el analfabetismo. ,;C6mo dar educaci6n
ttil a individuos que, va en cu edad madura. no ban logrado
atn obtener el primer aprendizaje?
-Por medio de conferencias ptiblicas. Hablando a[
pueblo en masa como se le habla en las horas de entusiasmos
politicos. DAndole el ejemplo sano de la perseverancia, de
la fe, del trabajo constant. Instandole para que estudie,
anhele, luche. Indicindole el derrotero que debe seguir,
orientzindoo,, facilit L dole los medios Je educarse, con el
esfuerzo combinado del protector y protegido. Una vez
iniciada la labor no debe tm-rminar en frases de aliento. Debe
persistirse, hasta ver los re.ultados practices de la predica.
Toda persona emprendedora, todo grupo de hombres altruis-
tas'que tomen como suya la causa de la educaci6n popular,
ha de ver, tarde 6 temprano, remunerada su labor generosa.
Porque cambiando la Provincia 6 el E-tado sus sombras
negras poor rayos de luz, toda iudustria se robustece, toda
empresa adquiere mavores impetus, todo individuo conquista
un sitio mis elevado como hombre v como patriot. Las
conferencias ptiblicas, despues de terminada la labor diaria
son realizables, asi como tambidn adecuadas al temperament
de nuestra juventud fogosa. Bien organizadas, pueden dar
fructiferos resultados. Si se lograse que todo pueblo contara
con iina agrupaci6n cuyo lema fuese el adelanto national,
perseguido por la via educativa, los paises latino-americanos
podrian asombrar A la humanidad enter por la rapidez de su
adelanto intellectual v material, siendo este consecuencia del
primero. La mente no puede concebir un plan mis sencillo,
mis viable, mis patri6tico que el de former grupos activos
que trabajen generosa y constantemente por dar impulso a.
la labor educativa del pals.


Interior de la Secccidn en donde se desinfectan los objeto-
que pueden soportar el vapor 6 presidn.

En nuestros paises meridionales, de climas tan apacibles,
esta prActica de conferencias nocturnas, iniciada por espiri-
tus emprendedores y llevada a cabo por una juventud pro-
gresista significaria un hAbito tan titil como agradable.









La Locumotoora" 6


Podrian hacerse estas conferencias pdblicas siguiendo
el mismo sistema que siguen los partidos politicos en la
4poca de propaganda. De nada vale el deseo vehlemente, la
idea salvadora 6 el sentimiento altruista de educar A los
hombres de una comarca, si los que dirigen la empresa no
emplean aquellos medios practicos-y aplicables a la vida
comud que decide sieinpre el 4xito de todos los empeffos.
Cuando se arraigue en un cerebro la idea de que el
individuo por iniciativa propia, puede hacer cambios favora-
bles en las condiciones sociales de una region, es su deber,
como entidad valiosa de aquella misma sociedad, dar forma
palpable al penamiento. Y esto se logra por medio de la
acci6n. Buscando adeptos, organizando voluntades, propa-
gando la misma idea, perseverando en el empefio y utilizando
las lecciones que nos ofrece la historic contemporanea. No
es.preciso sondear los mares del saber humano, ni escalar
las cimas de la oratoria dominante,- para fomentar una orga-
nizaci6n sencilla, para restablecer una prActica itil, como es
el fomento de la instrucci6n regional. De aquf que todo
individuo, ya en los altos circulos sociales, ya en el taller
humilde, ya en los campos lejanos, puede contribuir de una
manera efidaz a la obra educativa de su pais.




..dDso y ojsodI ai aridos
Iat den*/*ed/eSr/ dr /i /.
D



de Cass di locales f
o0on d iniados [


,dfo dae 47e o/t adI de



PianoGenera del Desin fe torio











Estas conferencias pliblicas, sistema empleado en ]as
grades naciones para esparcir sanas ideas y tiles conoci-

ento, deben efectare para bien del p ico en general.
Poque todalls tdas ledades, son necesarias

indkpensables en a vida proresista del pis. s ues,
1V AVENIDA SUB
Plano General del Iesinfectorio.





Estasurge convocar al mayor blicas, sistema empleado en lasyor
grandes naciones para esparcir sanas ideas y tiles conoci-
mientos, deben efectuarse para bien del publico en general.
Porque todas las classes, todas las edades, son necesarias e
indispensables en la vida progresista del pais. Asi, pues,
urge convocar al mayor nimero de individuos, al mayor
contingent de personas, para que se den, desde el comienzo,
clara idea de los fines de la organizaci6n y se empapen bien
de la necesidad que hay en la comunidad de alcanzar un
grado mas alto en la escala educativa. Y pronto acudiran a
instruirse los obreros del taller, los empleados del comercio,
los jornaleros honrados, quienes se encargaran A su vez de
impulsar luego por el camino correcto los indolentes, a los
imbeciles, A los retr6gados.


Nada de frases bellas ni elegancias de leng-uaje en esas,
horas que deben ser de trabajo met6dico, y de labor itil.
Los conferencistas deber6n tratar de aquellas cuestiones
que puedan interesar al nombre de su propia localidad, que
puedan dar nuevas ideas al obrero en su taller, al industrial
en su empresa, al empleado en su labor diarla, A la sociedad
entera en su empeino de perfeccionarla moral 4 intelectual-
mente.
Alguien ha de lanzar la prim era piedra. Sin una inicia-
tiva firm, no puede haber obra itil. La idea del fracaso, el
temor de no hallar eco en la opinion pdblica, las sombras del,
indiferentismo que existesiem pre en las sociedades atrasadas-
no deben amedrentar A nadie. Todos esos temores se redu-
cen A nada. Huyen avergonzados ante la voluntad potente,.
la resoluci6n inquebrantable, el empefio decidido. Esas-
mismas dificultades son las que luego enaltecen la obra.
Esos mismos obstaculos, ya vencidos, son los que conquistan
al iniciador la corona del triunfo. El miedo es fantasia de
los cerebros d4biles. EL valor es una conjunci6n briosa:de
todo lo que es grande y sano en el espiritu del hombre. Todo
lo que existe hoy es product del valor y de la audacia. Ni
los grandes imperios, ni las potentes repdlblicas, ni las colo-
sales empresas industriales del dia present, fueron la obra
de hombres pusilamines. El valor es fecundo. Ser cobarde
es ser retr6gado. El patriotism s61o se demuestra por las
obras practices que hagamos en bien de la patria.
Y el verdadero valor es el del dominio propio, el de la
concepci6n buena, el de la practice sabia y iitil. Existen a
millares corazones valientes, organismos ansiosos, j6venes
Avidos de emplear las luces de su talent, la pl'tora de su
vida. Y quizas por falta de fina percepci6n 6 por culpa de la
atm6sfera estrecha en que viven y se agitan, dejan morir sus
entusiasmos, dejan extinguir sus anhelos de acci6n y de
lucha. Y entire tanto, abi existen oportunidades infinitas
para emplear sus actividades. Ahi tenemos un poblema
inmenso, un problema que exige voluntades, que pide defen-
sores, que necesita acci6n.
Dese prisa al trabajo educativo por medio de conferencias
plblicas. Los profesionales de sada comunidad pueden
iniciar este sistema de ensefianza popular y adquirir un exito
asombroso en sus generosos empefios. Sencilla, facilmente,
se puede dar principio a una obra inmensa, de resultados
fecundos.
Y cuando haya torado incremento la obra, cuando la
iniciativa del individuo crezca en forma gradual y evolutiva,
hasta llegar A formarse una institudi6n national de empuje y
fuerza, el impulse de una obra tan esplendida habra, hecho
desaparecer las asperezas de la ignorancia, los desatinos del
poder injusto, los signos de miseria y atraso. Porque la
educaci6n no s6lo refina la inteligencia, sino que induce a
vigorizar el cuerpo, contribute al progress material del pais,
y produce pueblos cultos, sanos en sus morales, firmes en
sus creencias y grades por sus actividades.
A las conferencias puiblicas seguira una organizaci6n
extensa y adaptada i las circunstancias de la comunidad 6
del pais. Lo que precisa es la acci6n del individuo, iniciando-
la obra.
Nueva York, Febrero de 1907.


Maximiliano Aviles.









La Locomofora 7,


Quel giorno non pid legemmo avante.

I

Sofiando visitaba mis macetas
una enlutada de ojos sobrehumanos;
la delgadez aciaga de sus manos
desfloraban las mustias violetas.

-"Es tu alma," sugirieron los pianos
ocultos en las in timas glorietas;
mi alma llorando no se que incompletas
nostalgias de episodios muy lejanos.

Hacia dafio su espectral blancura
de flor palustre y por lo cual malsana.
Ti que tanto temias su hermosura


IV

En las arrugas del cresp6n severe,
1bajo el breve temblor de la pestana,
nublabanse sus ojos con la hurafia
desolaci6n de un pajaro extranjero.

Son6 de pronto con angustia extrafia,
tras los olmos paganos del sendero,
el lejano balido de an cordero
que estaban degollando en la montafia.

En estupor trocaronse los duelos
ante ese debil grito de agonia;
y mientras con esteriles consuelos

el lirio insomne delamor se abria,
doblamos lentamente los pailuelos
y no 1loramos mas en aquel dia.


Leopoldo Lugones.
de amazona colerica y lozana,
vieras!: si es una fragil criatura
tan triste, que podria ser tu hermanal / w w


II

Moja mos el silencio gota a gota
en esa angustia. La primer estrella
agrav6 nuestra lhigubre querella
con su presencia impavida y remota.

Lloraba tanto en la ocasi6n aquella
mi alma, que al verla por el llanto rota,
me preguntaba con tes6n idiota
c6mo pudo caber tanta agua en ella.

La fAcil agonia de las horas
se acongoj6 sobre el lindante prado
que arrebujan neblinas impostoras.

Entonces, atrayendola a mi lado,
la dije: jOh alma mial por que lloras?
y ella a mi: ;Que hondamente "la" has llorado!


III

Mi alma.sufria un sordo mal. Su frente
por los cabellos 16bregos vencida,
pensaba entire stis manos de fluida
palidez, hondamente y largamente.

La tarde de moare se ahog6 en la fuente.
y en su serenidad inconmovida
de claro marmol, sonri6 dormida
junto al agua, la niyade yacente.

Y con mi alma llore y era tu encanto
lo que lloraba en mi con ese llanto,
y era en mi alma el escuAlido reflejo

de tu dicha fugaz lo que Iloraba,
y el perro de la quinta nos miraba
piadosamente, como un ayo viejo.


A.IlaE8 3DEL O3ESQTJTE



Era una tigre joven de piel final y lustrosa;
Sus dientes eran triunfo del marfil y la albura,
Y en sus fauces mostraba la sedosa tersura
Y el rosado apasible de una palida rosa!

Oculta en lo mis hondo de la montafia hojosa
Vivia la vida ficil de su caverna oscura
Hasta que fascin6la de un tigre la hermosura
Y se torn6 una fiera neur6tica y celosa!

Sinti6 celos un dia y busc6 A su adorado
Bajo la paz del bosque y en las cavernas mudas
Y al hallarlo dormido con otra tigre al lado,

Un rugido, doliente como un sollozo, exhala;
Y luego hunde sus dientes y sus garras agudas
En el lustroso cuello del tigre de Bengala!

Y sigui6 por los montes fatigando los ecos
Con el s6n plafiidero de sus tristes rugidos
Que vibrando en las ramas de los 6rboles secos
Despertaban del bosque los silencios dormidos!

Y una tarde en que estaban los Arboles floridos,
Bajo unos rojos cdmbduos que adornaban con flecos
Las parssitas blancas, cerr6 los ojos secos
Para dormir el suefio de los largos olvidos!

--- --- --- -- -----------------

Y yo al mirarte ajena y entire placeres vanos,
Quisiera tener dientes de tigre entire mi boca,
Y felinos instintos y garras en mis manos

Para poder vengarme, y por perjura y mala
Destrozar tu garganta, como esa tigre loca
Que despedaz6 el cuello del tigre de Bengala


C. Saavedra Zirate,








La Locomotora 8


CURIOSIDADES NATURALES



LA GRUTA DE SAN PEDRO MARTIR


Uno de los paseos mais frecuIentado y preferidos por los
temporadistas que Ilegan anualmentea esta ciudad, de Guate-
mala, Amatitlan. la Antigua y otras poblaciones de la Repd-
blica, es el lugar done se encuentra la gruta de San Pedro
MNrtir, curiosidad natural mu.v digna de observaci6n y
studio.
En dias pasados, y por invitaci6n de algunos amigos
capitolinos, resolvimos emprender viaje de recreo haciaaquel
pintoresco sitio, rodeado de todo-z los poCticos y apacibles
encantos de nuestra Naturaleza. Nlontados en un jameljo de
regulars carne-, de lo- que aqui tiene A buen recaudo el
senor Gomar, no tan e-sconii.drlio como graticamente los llama
Martinez Sobral en su nodela Los de Pprlla, ni tan flamante
como el famoso mulo que acompa'i a FPigiro en su celebre
excursion al tra\v's de los Pirineoz., si de suficientes libras
para una humanilad como la nuestra, ) parauna jornada re-
lativamente cort;i, ftcil y sCe ura.


Primer puente de tronc:s de Arboles para llegar la Gruta.

El camino para la curiosa bist6rica gruta es el mismo
que ser\ia anteriormente para los viajeros que antafno
transitahan entire Guatemala y el Puerto de San Jose, y vice-
versa cuando todavia la Empresa ferroviaria del Sur no habia
despertado con los silbidos de sus locomotoras los habitan-
tes de la muy Noble y muy Leal ciudad de Santiago de los
Caballeros.
Aunque un poco pedregosoy un tanto cenagoso, debidoal
abandon en que ha quedado desde bace algda tiempo, se


Ilega sin ninguna dificultad basta la aldea de San Pedro, per-
teneciente al departamento de Amatitlan. Esa aldea es de
poca importancia, y se compone de unas cuantas casitas
situadas a unoy otro lado del camino, en abigarrada y confusa
aglomeraci6n. Alli hay una seffora que atiende a los visitan-
tes con much educaci6n y cortesia, suministrindoles todo lo
que pueden necesitar para un fia de campo y de agradable
romerfa.
La perspective que se abarca desde el punto mis domi-
nante de la aldea es en extremno pintorc-sca, variada y risuefia:
por su posici6n topografica, por su belleza de.-c'-llante diriase
que es la puerta por donde se penetra A la honrosa, y esplen-
dida costa del Pacifico, cefida al Norte por las montafias an-
dinas, coronadas por los enhiestos y elevados picos de los
volcanoes de Agua, Fuego y Acateniango; ai Oriente, por el
Pacaya y al Sur, poruna dilatada llanura cubierta de lujosa
vegetaci6n y limitada alli a lo lejos por el Oceano, en su mag-
nifica reverberaci6n de colore;., donde el observador se detie-
ne at6nito A contemplar las maravillas eternas de la creaci6n.
Siendo desconocidos para nosotros los vericuetos i6 sende-
ros que dirigen para la gruta, el Auxiliar del pueblo, que es
un hombre servicialy atento, nos proporcion6 un buen gufa
para que nos encaminara al limited de nuestra escursion.
El cicerone nos result por fortune un poco listo, pues trat6 de
hacernos mas amena y mas provechosa la ruta, explicAndonos
A su modo, y en su lenjuaje peculiar, todo lo que se ofrecfa A
nuestra vista extasiada y escrutadora. Despues de haber
caminado como quinientas varas hacia el Oriente de la aldea,
cruzamos A la izquierda y comenzamos A descender por una
pendiente bastante pronunciada, en algunas de cuyas sinuosi-
dades nos vimos obligados forzosamente a desmontar de
nuestras cabalgaduras, caminando un regular trecho A pie.
Llegamos, por fin, A la orilla del rio, el que atravezamos por
enmedio de un raquitico y endeble puente de madera, que va-
cil6 bajo nuestras plants, pues esti formado de unos cuantos
Arboles que se colocan alli en 4pocas de temporada para los
paseantes y exploradores. Colocados de cara hacia el Occi-
dente nuestras miradas se fijaron en una inmensa cascada
que forma el Michatoya, salto de agua bellisimo que se des-
prende de nueve 6 diez varas de altura, en medio de un lecho
encajonado de piedra, y va a caer en remolinos bulliciosos y
agitados y giros veitiginosos, al pie de la mole, continuando
despues con su misma majestad su curso rapido y caprichoso
rodeado de Arboles gallardos y frondosos, y embellecido y
perfumado por el aroma y el color de los lirios y adelfas que
crecen en abundancia y engalanan sus preciosas mirgenes.
El panorama que alli se contemp:a es majestuoso e imponen-
te, y convida a meditar sobre las excelencias de la Naturaleza,
la obra maestra del arte, en todas sus variadas y esplendidas
manifestaciones.
Dirigiendonos a la izquierda del rio, en el punto donde
concluye la ebullici6n del agua formada por el salto, nos en-
contramos bajo una inmensa b6veda, formada de gigantescas
piedras de color gris, colocadas en frammentos, sin metodo ni
arte, y mas bien en un des6rden y en una posici6n que pare-
ciera que van a sepultar bajo sus enormes arcadas a los can-
didos 6 audaces que se atreven a visitar sus contornos. En el
suelo hay colocados, tambien sin orden ni metodo, grades
trozos de piedras, caidos del techo 6 arrastrados probable-
mente por el rio en sus fuertes crecientes y avenidas. Esas








La Locom.otora 9


piedras son alli de much u tilidad. pues'sirven de mesas para
los que van a pasar a la gruta sus dias de campo y gozar de
aquel delicioso espectaculo.
El nombre de gruta, que Ileva la de San Pedro, no corres
ponde geogrificamente a su forma y estructura natural-
Pareceria antes de conocerla, que va uno a sepultarse en una
caverna 6 concavidad oscura, estrecha y misteriosa, donde
son escasos la luz y el aire y donde el silencio es el rey que
impone su desp6tica voluntad. Nada de eso: la gruta es
amplia, c6moda y goza de much perspective y extenso
horizonte.
En afios pasados visitamos la gruta de Cunin situada .a
una legua del pueblo del mismo nombre, en el departamento
del Quiche. Aquella maravilla natural es muy diferente de
la de San Padro; tiene en realidad una apariencia de caverna


vando la parte superior de la gruta en donde mas cargaba,
quitandole asi una parte de delante y de un lado, hasta que
se encontr6 con la pared anterior de ella. Result natural-
mente de lo que habia sucedido, como primer efecto, que la
caverna quedase dividida y desmembrada, quedando la parte
de ella que subsiste, solamente i causa de la extraordinaria
solidez con que esta formada; y como segundo efecto la casca-
da 6 caida que hace el rio de la parte alta la inferior, de la
que hoy es media caverna 6 media gruta."
El mismo escritor que nos referimos, despues de narrar
con pluma facil y castiza, las impresiones de su visit a la-
gruta de San Pedro, concluye con este grifico e intencionado
acapite:
"En San Pedro pasamos a decirle adi6s al Alcalde; este,
con bastante interns, nos pregunt6 sobre nuestro viaje, y que


Gruta y Cascada de San Pedro Mdrtir.


cerrada, estrecha y oscura, a la que se penetra por una pe-
quefia puerta, que apenas da paso a una persona. De sus
paredes fluye constantemente una agua pura, helada y crista-
lina, y se forman con frecuencia primorosas estalactitas, que
un artist de merito convertiria en figures y objetos elegan-
tes y de fantasia, que lucirian en el adorno de los salones de
buen tono y en el boudoir aristocratico de las damas.
Un escritor cientifico que visit hace cincuenta afios la
gruta de San Pedro, dice acerca de su formaci6n lo siguiente:
"Hace siglos, en su principio, debe haber sidoestagruta
una caverna 6 cavidad subterranea, de esas tantas otras que
existen en la naturaleza, uno de esos grandcs poros, cuyo
origen debe datar desde el enfriamiento de la tierra. Quiso
la casualidad que pasase exactamente encima de ella una
corriente de agua. Esta, con el tiempo, debe haber ido ca-
---- -~ ---------------------2a ss 2!


si no habiamos visto el escrito que habia en la gruta. Le res-
pondimos negativam'ente. Hay, sin embargo, uno, nos dijo,
que dej6 Cipriano Mendez cuando se lo llev6 el duefio de la
gruta.--C6mo asi?,-le preguntamos.--Este Cipriano, nos
contest, era vecino de este pueblo, e iba con frecuencia a la
gruta pescar camarones.-Una vez, viendo que se dilataba
mis de lo ordinario, y que no volvia, su mujer y otros vecinos
fueron 6a buscarle; pero initilmente, no aparecieron ni sus
sefales--S61o vieron escrito en una piedra que el Sefior de la
gruta se lo habia llevado, y nunca mas se ha vuelto saber
de 1e; y desde ent6nces, afiadi6, ninguno se atreve a ir s61o a
la gruta."
Justo Castelln h,


Escuintla, Febrero.de 1907.


Ternma: a-Fal y L etras"


Prueba, Licori; prueba, amada mia,
del pan con que te sirvo fresco y sano:
trio del huerto que plant mi mano
junto a mi choza, al margen de la rfa.
Vigile-su saz6n dia tras dia
y hoy por ti lo amase, de gozo ufano;
ravaba en el altura el sol temprano
y la hogaza como e1 resplandecia,


No rechaces, Licori, aunque mezquino,
el d6n que ofrezco i tu gentil belleza;
primicia de mi afan de campesino.
Y en pago de mi rtistica fineza,
graba despues el nombre de tu Alcino
de amigo roble en la vivaz corteza.

Ud6n A. P&rez.








La Locomotora 10


Nobles Prop6sitos



(De "Las Novedades" de Nueva York)


Asf nos diera la prensa centroamericana menos libros de
versos flojos:y menos proclamas revolucionarias, para en-
viarhos en cambio volimenes de tanta savia y tan buena
doctrine como el que con el titulo de '"Algo sobre Educaci6n"
acaba de publicar en Guatemala don Felipe Estrada Pania-
gua. Por el luminoso pr6logo de don Joaquin M6ndez que
lo precede, pT6logo escrito con todo el cariflo del amigo y los
entusiasmos del admirador, sabemos que es dicha obra la
recopilaci6n de una series de articulos publicados por el senor
Estrada Paniagua en uno de los diarios de aquella capital.
Y es de aplaudir que esos trabajos hayan torado asi forma
mis duradera y obtenido publicidad mayor que la ofrecida
por la columns de un periddico, por muy leidas que 6stas
sean.
Es el autor campe6n decidido de la educaci6n popular; no
hay pa.gina de su libro que no lo revele ni conclusion que no
lo proclame. Hombre ala modern, estudioso 6 investigator,
abandon los limits relativamente estrechos de la vida
naciLnal para buscar en la historic y en las vidas de otros
pueblos lecciones provechosas y aplicables al suyo propio,
para, comparar los resultados obtenidos y deducir que no
hay progress verdaderamente s61ido si no esti fundado en
la educaci6n del pueblo.
El ha comprendido que educar es progresar, que la
educaci6n mejora al hombre y por consiguiente Alos gobiernos
y las naciones, que estamos en una epoca de educaci6n
social. Por eso aboga con ahinco a favor de cuanto puede
contribuir al despertamiento intellectual de su patria, base la
mis firm para la prosperidad future del pais; por eso
tambien pide con empefio y de coraz6n aplaude la creaci6n de
escuelas, colegios y academias, la propagaci6n del libro, la
ensefianza inteligente, moral y practica. "El porvenir (son
sus palabras) no es de los anglo-sajones, de los germanos, de
los griegos ni de los latinos; sino de los mas sabios, los mis
industriosos y los mas morales."


La publicaci6n de obras como esta que nos ocupa es reve-
ladora de las circunstancias que hoy predominan en Guate-
mala. No es en epoca de revoluciones y alarmas cuando se
escriben articulos y libros sobre educaci6n ni se piensa en
abrir escuelas. Ante los disparos del fusil calla la pluma, la
voz del cabecilla impide ofr la del maestro y el peligro y la
amenaza cierran las aulas. Por fortune para Guatemala sus
hijos van olvidando los motines de otras 6pocas y aspiran a
un present tranquilo y un porveni'r venturoso; desde las
alturas del poder les llega en vez de 6rdenes arbitrarias la
voz del Gobernante que expon'e su program de escuelas y
ferrocarriles, la voz del Educador que dej6 la citedra uni\-er-
sitaria para asumirlas responsabildades del estadista. Y
ese alto ejemplo del Presidente senior Estrada Cabrera, del
hombre que en un mensaje i la Legislatura confesaba prefe-
rir los edificios escolares a. los palacios de poder, cunde y
hall imitadores por todo el pais y se refleja en las ideas del
periodismo, en la tribune parlamentaria y en los products
de Ia imprenta.
Uno de estos es el libro de que tratamos,salido a la luz
ptiblica en los comienzos de un aiio que por feliz coincidencia
promete ser fecundisimo en resultados para la educaci6n
popular en Guatemala; afio que se inicia con inauguraci6n de
las Escuelas PrActicas en toda la Repiiblica, creaci6n predi-
lecta del actual Gobernante, objeto al que ha venido dedicando
atenci6n preferente 6 incesantes esfuerzos.
Nuestro deseo es que el mas complete 6xito los corone,
que la tranquilidad del pais siga proporcionando al actual
President otros muchos auxiliares tan convencidos y tan
valiosos como el autor de este libro, y que con el aumento de
los centros de educaci6n renazca Guatemala, y para siempre,
de la agitada vida material a la vida mas noble y elevada del
coraz6n y de lainteligencia.

-sll StK SS---------------------- ___


ilki be las serpicntcs


Eran dos cascabeles en una mafiana azul......
Ella se enrosc6 al tronco de un castafio y trep6 moviendo
febrilmente sus caderas cambiantes. Arriba se columpiaba
el nido de los mirlos. Era joven y hermosa, agil y voluble.
El permaneci6 al pie del castaflo mirando Avidamente la
caza de su companies ra; era ya viejo, y no podia trepar. Arriba
se columpiaba el nido de los mirlos. Mas..... l era viejo y
no podia trepar.
A q nella mailana azul las dos serpientes rifferon .....
Ella sigui6 enroscandose altronco de los castailos, y tre-
paba moviendo ftebrilmente sus caderas cambiantes. Arriba


se colulmpiaba el nido de los mirlos. El, echado entire losjun-
cos secos, soff6 escanciar en el petalo de una margarita la san-
gre roja de los polluelos implumes.
Cuando despert6, ya el sol se iba hundiendo tras el tupido
ramaje de los castaaios, y entonces mir6 avidamente la calda
del sol. Arribaya nose columpiaba elnido de los mirlos y su
compafiera habia traspasado el boscaje.


Charles Baudelaire.









La Locomotora 11


Tres baladas de Paul fort

I

3DTArTA.

Escuinala ain. Violetas de la tarde, c6sped, embalsamado musgo, tierra que yo:aspiro,
amortiguad laesperanza en mi alma de pa.tor'
C oando ml oido dtmgueaue ue aque mi curaz6n murmura, Diana esti.cerca de mi. Que
en el zeno de la tierra mi irenre y mis brazosse sumerian con error!
"oy en busca del Infierno. Ella persiAue mi coraz6n, este corazdn que le adora y apenas
ciee en e-os luegi9 driinos que perigUuen liS pastores.
Diana de enuelve en loS cendales de las nubesy desde alli me acaricia. Desnudo entire
ellJ&, palpita 6u sen: S.,liciame la dio..a?
Ipnoro acaso las mentlras de H&:ate ;ob velos diafanos! cuando, malrecatadopor vosotros
espejea ,u cuerpo de-nudo, propicio a mi- sentide-?
Si una nube obscureciese un poco esos velos flotantes ioh tierra! yo me levantaria. Escucha
desde tu altura balar mi voz de zagal!
Yo la adoro, noche de estio; es verdad que la adoro! La adoro y debo morir. Tierra
obsicura. nochle de etiiio. porque la adoro, ay! debo morir.
Per.iguiendo de Plutn las llama a y el misterio quemaravilla, busco el reino sombrio, en
estos prados de violeras La adoro y debo morir!
Ah cuAn esquiva! Ella reclama mi corazdn, este corazdn, que la adora y apenas cree en
esos fuegos divinos que persipruen lcs paore .....
Ya la e-cucb.h y ia reo; huye luminia en pos del alma mia. Sobre el suele nocturne riman
los pass de Diana, iOh eucaristica noche!


Avenida de la Reforma.

II


FILOIVIELA-

Canta en. el alma del silenclo ;oh risueflor oculto! Todas las rosas del jardin se inclinan
para escucharte.
Vaga apenas el ala 1itil *Je un ra' j de luna. Por qub no agita un halito estas rosas donde
canta Filomela?
Ni un seplo sobre estas rosas, cuyo perfume les hincha el seno, torque anhelan tender el
alma hacia aquella voz.
Elcantodelruiseriorsuenaenlanocheserena comoun reclamo los dioses del reino subterrAneo
Un rosal se deshoja fyhace mAs pesado el silencio.
El silencio cruzado de relmpagos, como una tempestad, luego mecido blandameute como
una nube ligera por este himno aterciopelado, puro, estridente, cristalino, en que Filomela
exhala su alma al fulgor de la luna.
Es de un ave esta voz inmortal? Su embelezo deberia perdurar eternamente.
Viene de los abismos esa voz inmortal? Es ella un soplo para que muera en seguida?
Ysinun oplo, cuantasmetamorfosis! Elrayo dela lunaacompafala agona delasrosas.
Los rosales declinan y pasa una racha de corolas en vertigo, atemorizadas par tus cantos
ioh ruiselor oculto!
Un largo estremecimiento de temor deshoja el jardin. La luna cambia de antifaces, brilla
y se extingue.
Escuchad. Es una voz que viene del fondo de la sombra. Es el coraz6n del mundo que
palpita bajo el jardin?
Suena un golpe sordo, dos, tres golpes que suben de las profundidades, y otros precipitados
y sonoros que suben siempre.
Prisionero de la tierra, su coraz6n se aproxima: entire la hierba menuda 6yese el latido deun
coraz6n inmenso.
Los prtalos se arremolinan; la tierra se alborota. Entre los rosales, lividos bajo la luna, la
eterna diosa, la formidable Cibeles alza con suavidad la frente y escucha el canto de
Filomela.

Ill

BALADA DEjL COIOTIJO

M uno 1 la pobrecilla, mur46 en el tiempo de sus amores. Trajeronla y posaronla sobre el cesped
6 lou primeroi ra)os del Col.
AIll, bajo la tierra, la abandonaron, .:eflida en ,yalas: ahora duerme muy sola, sola en el-
fondode su ataaid.
.lonualmene. con r;,as Irancas, lo; del o.:.rtijc. regrenar..n....Todavia en elclarocielo dardea-
ba el sol.
Cantaron luego: "Es el de-tino de cada cual: la pobrecilla muri en el tempo de sus
amores" .....
Despu6s, cual slempre, cada uno :orn.. A su valle y i au labor.
V. M. Londoao.


EL Al]TlhOMIuT$J

:P.A.IRRA O 52
El cristianismo estA en contradicci6a con toda rectitud
intellectual; la raz6n enferma es la tinica raz6n cristiana. Se
pone al lado de todo lo que carece de inteligencia, pronuncia
el anathema contra el espiritu, contra la soberbia del espiritu
sano. Y como la enfermedad es parte escencial del cristianis-
mo, es forzoso tambien que el estado tipico cristiano, la f4, sea
una forma m6rbida, es precise que todos los caminos rectos,
leales, cientificos, que conducen al conocimiento, sean repudia-
dos por la Iglesia como sendas prohibidas. La falta complete
de limpieza psicol6gica, en el sacerdote-que se delata en su
mirada-es un efecto de la decadencia. Observese a las mu-
jeres histericas y a los niios raquiticos, y se vera c6mo la
falsedad por instinto, el placer de mentir por mentir, la
incapacidad de mirar cara a cara y de an-
dar derechos son sintomas de decadencia.
.' La fe es querer ignorar lo verdadero.
El creyente pio, el clesiAstico, de uno y
otro sexo, es falso porque esta enfermo,
su instinto le exige que la verdad no
recobre en parte alguna sus derechos.
"Lo que hace enfermar es bueno, lo qne
se desborda en plenitud de potencia es
malo," asi piensa el creyente. En la
restriccidn de la mentira conozco a los
te6logos predestinados. Otra serial dis-
tintiva de los te6logos es su incapacidad
filoldgica. Al hablar de filologia me re-
fiero, en general, a un sentido muy am-
plio del arte de leer bien, de saber dis-
tinguir los hechos sin falsearlos con
interpretaciones, sin perder, en el deseo de comprender
la precauci6n, la paciencia ni la sagacidad. La filologia coma
ephexis en la interpretaci6n, tratese de libros 6 de noticias de
peri6dico, de destinos 6 de fenomenos meteorol6gicos, para no
mentar la salvacidn del alma. La manera que tiene un te6logo,
lo mismo en Berlin que en Roma, de explicar una frase de la
Biblia 6 bien un acontecimiento cualquiera, por ejemplo, la
victoria del ejercito national a laluz de los salmos de David,
es siempre tan osada que saca de sus casillas A los filol6gos.
Y c6mo contenerse cuando las gentes pias y otras vacas de
tierra de Suabia ven en su misera existencia cotidiana y se-
dentaria una manifestaci6n del dedo de Dios, un milagro de la
gracia, de la providencia, de la misericordia? El mas minimo
esfuerzo del pensamiento, y hasta del decoro, deberia conven-
cer a estos interpretes de la puerilidad e indignidad de seme-
jante abuso de la destreza divina. Si poseyese siquiera una
dosis pequefisima de piedad, un Dios que cura a tiempo un
fuerte constipado 6 que hace encontrar un coche cuando Ilueve
a chaparr6n, tin Dios tan absurdo deberia ser suprimido dado
que existiera. Se concluye por hacer de este Dios domestico
mozo de recados, vendedor ambulante, buhonero, la expresi6n
del mas necio de los azares. La providencia divina, tal como
todavia la admite la tercera parte de la culta Alemania, resulta-
ria un argument contra Dios much mAs fuerte que cuanto
pudieramos imaginar. Y en cualquier caso es un argument
contra los alemanes.


Federico Nietzsche.







FOTOGRFIA


NUIEVO"


Unica Fotograffa premiada con


Retratos


Aledalla de Oro-
en las dos ultimas exposiciones nacionales
de todas classes, precious y tamaios.-- Especialidad
en esmaltes y colors.


en Postales


Man Esprischt Deutsch.


Si Parla Italiano.


English Spoken.


On Pale Francais.


VAlDEAVEIhAIO &


Counord


y Gia


Se ha trasladado A la hermosa casa de dos pisos de la 6a. Avenlda Sur, nimero 7, frente a la
casa de Schwartz & Co.
---- -+-~-
Grandes Depositos de Vinos y hicores de las mejores maeas.
=E ----
Champagnes.-Cremas de todas classes de la gran casa CUSENIER & Co.-
Gran surtido de aperitivos italianos y franceses.-Cervezas inglesas, dulces,
ciruelas, pasas de Malaga, etc., etc.-Whiskys escoceses.-Aguas minerales.-
Conservas frescav. Siendo representantes de varias de las principles casas
extranjeras, ofrecemos a los consumidores precious muy reducidos, sobre los que
hacemos considerable descuentos a los comprad res por mayor.


Ferza de ecion _


--------------i


LN libro


dtil de ideas practices


+ + POR MAXIMILIANO AVILES + +
.00 Oro el exemplar, -- su equivalent en billets de banco
$1.00 Oro el ejemplar, 6 su equivalent en billetes de banco


---b-0@----O~


--m---.


PIDASE LA OBRA A ESTA REDAGGION


TIPOGRAPIA NATIONAL.


J.


Cia.


S


S


--


~ -~-~---~-----


"RTE


l




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ECGNCU6NN_L3F14P INGEST_TIME 2013-01-23T16:31:10Z PACKAGE AA00011460_00021
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES