La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00006


This item is only available as the following downloads:


Full Text





Cuercfedmrler, 10 ele jifirbr e iJ6.


'Al











(~ -- --I~ I' -

IJL
A( A qV -p A-


\*.~. i: I

A-\ or_
,, L.
fro











n' .,j T
-con 0
1. 7 O v.' A 5')1



ely "Jr.i o a i er
nu~J~ Ft B,
i jog

- -







-~~W f


. 7"- el pr m ( o~ a 1ri o l C l mb a c y a \is ecb cq j jil q af m a a


\ \\\"\\

%::--~i" ... ,,-
'.3




el--y "J .g




"-------- --'














OLhIO JOIBZ_.

el prim e ( poe, a lirico de Colom bia, cuya Vis[ recipe coq j6bilo quaemaa,





Ij



/


i

/


/"

' '





*
!-











































/

















;crista be poIitica, Ciencias, sitcratura y ^elIas trtis.;


Iedulactore,1: Joaquin M4ndez y Felipe Estrailn Parningua.
Colanboradorce Li erarijS: Francisco Anyguiano, J. J. Palma, Jos5 A. Beteta, Francisco Vela, Manuel \alle. Adrian Vidaurre, Ram-in Acefia, Euccrn Mora, Rafael
D. PoUciano, Canulo Cas.lilo, Juan P. F. Padilla, .Jos6 Wer, Ricardo Contrera. Lucas T. Coiultin. Eurique Diaz Dursfl, J. Antonio Godoy, Virgilio J. Valdds,
Ca-imiro D. Rubin, Carlo, Arcllano Torrc-. J. Lniii Vega B., Pedro Zamora Castcllano'. Manuel lemus, Jos6 Rodrfpuez Cerna.-Colaboradores Artisticos:
Minu2l Mari:a Gir.in, Alberto G. \ aldcaellano, Jo,-e C. Mo.rales, (Mon Crayon), Prudcniio Djiila, Fabian Rodriguez, Rafael Alvarez, Ram6n Gonzflez, Ltis
Felpce Ariai, \ictor Manuel Figucroa. German Alcantara, Emiliano Alegria.
Administraddr: J. Alejandro Pacheco H.-02 Avenida Sur, Natmero 3.

ANO I. GUATENIALA, I' DE SEPTIENIBRE DE 1906. N1I'M. 7.


Uno de los puntos del program del
Comite Central de Caballeros, organizado
para secundar la noble y filantr6pica
iniciativa de la seffora dofia Joaquina
Cabrera de Estrada, fue la publicaici6n
de una obra literaria, con material de
autores nacionales. Encargironse de
ella Jcaquin MkIndez, Alberto Mencos,
Manuel Valley Felipe Estrada Paniagua,
y una vez concluida, esmeradamente
impresa, se ha puesto a la venta bajo el
patrocinio de los Comites de Sefforas.
El senior Presidente de la Reptiblica,
Lic. Estrada Cabrera, ha acusado recibo
de los ejemplares que se le enviaronpara
el y su seifora madre, en los terminos
siguientes:

Guatemala, 24 de agosto de 1906.

Seniores Licenciados ianuel Valle y Alberto
Mencos, Joaquin Mendez y Felipe Es/radal
Paniagua.

Estimados amigos :

Con la apreciable carta de U. U. fechada
el dia de boy, tuve el gusto de recibir
cuatro -jemplares del folleto literario por
U. U. publicado para ponerlo a la venta y
contribuir con su prod ucto al auxilio de
las viudas y huerfanos de los muertos en
la campaila.
Tanto mi madre como yo agradecemos
A U. U. el inter's filantr6pico que se ban
tomado para favorecer a las families de
quienes supieron morir en defense de
la Patria y ellas tambien les quedaran
reconocidas al saber su generosidad.
Deseo el mas feliz 4xito en la realizaci6n
de la obra, y de nuevo me repito de U. U.
afectisimo amigo y S. S.


M2. 5str


Oba 0.


*
Hace muchos dias que se anunciaba la
venida A esta Reptiblica del primer poeta
lfrico de Colombia Julio Fl6rez, y a ia
verdad que entire la intelectualidad gua-
temalteca habiase despertado much
interns por conocer al laureado viajero.
El 29 del corriente lleg6 Julio Fl6rez
a esta ciudad por el tren de la tarde, y
fue recibido en la estaci6n por algunos
de nuestros mejores literatos, quienes
pondran todo su empefio en hacerle agra-
dable la permanencia entire nosotros,
colmandole de las atenciones y animan-
dole con el carifio a que es acreedor tan
distinguido como simpatico huesped.
"La Locomotora" saluda al genial
artist y le agradecera se sirva honrar
sus columnas con las notas de su lira con
tanta gallardia pulsada y tan justamente
aplaudida..
*
El senior Comisario de la pr6xima Ex-
posici6n del 15 de Septiembre, don Gui-
llermo Garcia Salas, nos ha honrado con
la nota que en seguida publicamos, mer-
ced a la cual hemos citado a los periodis-
tas residents en la capital, para una
reunion que se verificara hoy y de cuyo
resultado informaremos oportunamente.

Guatemala, 30 de agosto de 1906.

Sefiores Directores de LA LOCOMOTORA
don Joaquin Mendez y don Felipe Es-
trada Paniagua.
Presentes.
Muy sefiores mios:
En conmemoraci6n y para festejar la
Independencia Nacional, se estan orga-
nizando los torneos cientificos, literarios
y artisticos a que se refiere el Decreto
Gubernativo nimero 663; y siendo el
periodico un factor important en la
cultural y civilizacion de los pueblos, fin
que persigue la disposici6n referida,
tengo el honor de invitar a ustedes para


que a su vez lo hagan a la prensa national,
a fin de que tome participaci6n en los
actos A que aludo al principio de este
oficio.
Ruego a ustedes se sirvan comunicar
A esta Comisaria General, antes del dia
10 del mes de septiembre pr6ximo, lo
que acordare la prensa de la Capital, para
incluirlo en el program respective.
Soy de ustedes con particular aprecio
atento servidor.
(Buillermo (5. Salas.
*
Concluimos, con la inserci6n de la si-
guiente carta que recibi6 el Dr. Juan J.
Ortega, respect al embalsamamiento del
General Regalado, practicado en Jutiapa.

Santa Ana, 17 de agosto de 1906.
Querido maestro:
. Si particular agrado es para mi escri-
birle, mayor cuando tengo un motive de
felicitarlo.
Cuantos medicos ban presenciado la
abertura de las cajas que contenfan el
cadaver del General Regalado, reconocie-
ron que la preparaci6n y el m4todo
seguido merecen los mas altos elogios.
No ha faltado uno que otro pero engen-
drado por la envidia, ban quedado sin
eco ante la uniform opinion de los medi-
cos y la incontrastable imposici6n de los
hechos.
El cadaver del General se encuentra
expuesto al aire libre desde su legada y
esta en perfect estado, juzgo que asi
podria permanecer ain much tiempo
mas.
Si sus ocupaciones lo permitieran,
agradeceria a usted y al doctor Mencos
me dijeran el metodo que higuieron, las
sustancias y el titulo de lTs soluciones
que emplearon. Este seria otro motivo
de gratitud que vendria a comprome-
terme mas de lo que estoy por sus gene-
rosos comportamientos conmigo.
Reciba usted los afectuosos recuerdos
de Catalina y los mfos para Conchita y
nuestras mas sinceras felicitaciones.
Con el mayor respeto, me suscribo su
agradecido discipulo y Atto. S. S,

Sfrancisco Ramirez Sacasa.


-s IOTg DE A(DTULM]D)E g


kgjoawjrf-wA








LA LOCOMOTORA


Una pdgina be nrique (nmez Carrillo


Enrique Gi6mez Carrillo siempre tiene la atenci6n de
enviarnos los libros que public, y nosotros siempre tenemos
el orgullo de leerlos, de darlos i nuestros amigos y de guar-
darlos en nuestra biblioteca.
Ahora, debemos agradecerle La Rusia Contenmpordnea y
De Marsella d Tokio, dos nuevas revelaciones del observador
y del viajero, que engrandecen el brillante renombre del
artist guatemalteco.
El primero nos recuerda a Gautier, y el segundo supera
a Pierre Loti.
Del dltimo bouquin, reproducimos una pagina, como todas
las de Enrique, llena de vida, plena de interns y jocunda en
verdadera poesia.
Es nuestro genial escritor un escritor de raza. Jamas la
ley del atavismo tuvo mejor confirmaci6n que en el. Enrique
G6mez Carrillo es Ignacio G6mez, quintesenciado por la
evoluci6n superorganica; a traves de su fisonomia literaria,
aparece lleno de nueva vida, Clitauro Itacense; si diplomintico
el nieto, el abuelo trasladado de Roma a Berlin; si poeta y
escritor, viviendo la vida artistic y luminosa de Paris; pero
viviendola tan intensamente, que con suma dificultad babria


Io EL C Oi I\T PL IDE S TTEZ -
UJsT_. LECCTIOw XE EDRe3AST z2CaL


A PRIMERA impresi6n es
deliciosa. El buque pasa entire
Fasuntuosasarboledas. Alolejos,
f los minaretes se destacan, blan-
cos, esbeltos, en la atm6sfera
azul. Y durante veinte minu-
tos, el encanto dura. Pero en cuanto
las riberas se estrechan y el verdadero
canal principia, la vista no descubre, 'a
uno y otro lado, sino arena, seca y aurea
arena, arena incendiada por soles mons-
truosos. A la izquierda es la soledad
asiatica, Peldisium, El Ambek, Saluf-el-
Terrabeb, Ain Naba. Del otro lado, el
yermo africano, Nefisheb, Serapeum,
Fayid, Genefeh, Ajrud, las tierras legen-
darias y ardientes. De vez en cuando,
en la playa, un beduino salta haciendo
gestos que visiblemente piden limosna.
Dos 6 tries galgos flacos lo siguen. Lue-
go la soledad comienza de nuevo; la sole-
dad asoleada que dura horas enteras y
que s6lo interrumpe a lo lejos la escualida
silueta de un camello, 6 en el agua misma,
el ruido de las dragas que sacan arena
del fondo para aumentar la arena del de-
sierto.
La vista no abarca lo colosal de la obra.
i Es necesario acudir a recuerdos de anti-
gua lectura, para comprender cuan
gigantesca fue la labor!
; Es precise evocar aquellas legiones
de felhas que durante anos y anos, pena-
ron bajo este sol, para abrir el camino del
Extreme Oriente! "Nada entire lo que
ban hecho los hombres-dice Flaubert
-parece mas estupendo." Y es cierto.
Pero yo creo que, m6s que la obra mate-
rial misma, 10 epico fue la obra de ener-
gia del gran frances cuya estatua acaba-
mos de saludar a nuestro paso por la rada


cronista parisiense que con mayor gallardia reflejara el polvo
de oro del boulevard y las palpitaciones de aquel coraz6n de
Europa que impulsa la arteria del Sena.
Cuintos libros lleva publicados G6mez Carrillo? Lo
menos diez; pero no es lo mas plausible la cantidad, sino
que a pesar de'ella, la calidad sea constantemente la misma.
La que nunca abandon el espirit, la que nace del talent, del
verdadero talent; la que sabe ballar semejanzas entire lo apa-
rentemente discorde; lo que forma del 6palo del ajenjo el
reflejo de cambiantes de la rive gauche y del espejismo de
tonos glaucos, otras aguas que asi refractan la silueta de las
estituas mediovales de Nuestra Sefiora, como el perfil gracil
de las almitas ambulantes que por tiltima vez pasan el Puente
Nuevo y truecan el paraiso del Ode6n por el palco de la
Grande Opera, bombonera de fundentes animados, donde
cada escala musical es una escala idealisima para ascender a
la locura de un moment.
Nuestros lectures nos agradecerin, estamos scguros, el
obsequio que hoy les hbacemos.
Helo aquf:


voluntad tenaz, en su lucha ardiente con-
tra los enemigos del proyecto, en su
incredible actividad, y, sobre todo, en su
fe tan inquebrantable y tan profunda, que
pudo sostenerlo aun en los largos dias en
que la batalla parecia perdida. iY que
batalla! Era un hombre solo contra todo
un imperio.
El 30 de noviembre de 1854 Mohamed-
Said, jedive egipcio, promulg6 un firmin
"acordando a. su buen amigo Ferdinand
de Lesseps el poder exclusive para for-
mar y dirigir una compafiia con el objeto
de abrir un canal por el itsmo de Suez
entire el mar Mediterraneo y el mar
Rojo."
En cuanto la noticia fue conocida en
Europa, el gobierno ingles hizo saber al
verdadero soberano del Egipto, elsultan
de Turquia, su intenci6n decidida de no
permitir de ningiin modo que el proyecto
se realizase.
El gran frances, sorprendido por este
ultimatum, se dirigi6 a Constantinopla v
consigui6 que el visir Reschid-Pacha,
jefe de todos los protectorados otomanos,
le diese una carta para el jedive. En el
acto volvi6 a embarcarse, lleno de jilbilo,
pero al l'egar a Alejandria supo que el
embajador britanico, conocedor del acto
del visir, babia exigido y obtcnido su
destituci6n.
Entonces Lesseps quiso tratar de ne-
gociar directamente con su enemigo y se
embarc6 en un buque ingles con rumbo a
Londres. "Me dirigi a todo el mundo-
dice en una carta escrita much mas tar-
de-me dirigi al parlamento, a las com-
panias navieras, a los comerciantes, y
precise es confesar que a pesar de la
hostilidad national contra el proyecto, el
instinto del negocio hacia comprender a
aquella gente que se trataba de algo que
debia series muy itil. S61o el gobierno
no entr6 en estos detalles. El jefe del
ministerio era lord Palmerston, enemigo
de Napole6n y de Francia." Desde el
primer moment, este ministry hizo sa-
ber no s6lo al interesado directamente
en el asunto, sino tambien al gobierno de
Paris, que Inglaterra consideraba como
un acto hostile el proyecto de Suez.'


de Port Said. Esta no es labor humana.
Es lucha titinica. El bombre s6lo con
su idea, tenia enfrente, como enemigo, al
imperio britainico. Las fuerzas eran
desiguales. ;No importa! La voluntad
suplia la fuerza.
iOh, aquella voluntad! Si yo fuera due-
fo de la instrucci6n pdblica en pauses
como los vuestros, j6venes y llenos de
porvenir, harfa leer en las escuelas la
historic de Fernando de Lesseps, que
contiene, sin sangre, mds batallas y mis
conquistas que las vidas de los cesares.


ENRTOUE G6OMEZ CARRILLO
Literato Guatemanleco.
El proyecto de abrir un canal en el
istmo de Suez habia ya sido acariciado
durante various siglos por califas sofiado-
res. En las leyendasantiguas del Egipto,
se encuentran vestigios remotos de la
idea. Asi, el gran frances, como adn se
le llama en estas latitudes, no tuvo en un
principio mas merito que el de ver de un
modo prActico lo que otros habian con-
templado como un miraje. Su verdadero
genio, su merito admirable, reside en suo








LA LC);COM~OTQRa


El Tim,,s y la Jlevisia de Ediuburi)/o.,
habiondose eco del gabinete de Saintt
James, aseguraron que aquel conflict
podia muy bien provocar una guerra,
pues la Gran Bretaifa no consentirfa que
una empresa francesa fuese duefia de
una ruta privilegiada entire el Medite-
rraneo y las uIdia-.
En el acto Lesseps concibio una idea
que. a su entender, debia servir para
calmar los temores britinicos. Form6
una sociedad international y envi6d a
Egipcio una comisi6n de ingenieros de
toda Europa. Cuando esta comision, en
una memorial detallada y entusiasta, hizo
el elogio del proyecto, firm6se en Londres
un acta en que se reconociala neutralidad
de la obra.
*-Creeis que con esta concesi6n las lu-
chas ban terminado? En realidad ape-
nas principian. El gobierno Ingles,
impasible, no quiso ni aun enterarse de
los nuevos arreglos. The Ti-n', en un
articulo muy largo, asegur6 que, obrando
asi, el gabinete no bacia mas que obede-
cer i la opinion pdblica que era contraria
a .los deseos sospechosos de Francia.-
"Si los directors de la nueva empresa
quieren tener much apoyo-terminaba
asegurando el gran diario-deben diri-
girse al pueblo mismo." Al pueblo se
dirigieron. En Londres, en Liverpul,
en Glasgow, en Edimburgo. en todas las
grandes ciudades, organizaronse mee-
tings y conferencias. El alma de la em-
presa fue el alma de aquella campafia.
Durante various meses corri6 de poblaci6n
en poblaci6n explicando su proyecto.
"Los que mejor aprovecharan el canal-
decia-sereis vosotros, puesto que eco-
nomizareis mis de 5.000 millas en vues-
tros viajes a la India." Su exito fue
grande. Las cimaras de comercio aplau-
dian y ofrecian su apoyo. El pueblo,
entusiasmado, firmaba actas en favor de
Suez. Ante tal movimiento, lord Pal-
merston no tuvo mas remedio que acudir
al parlamento para contrarrestar la agi-
taci6n popular. Su discurso fue muy
breve. Helo aquf:
"El gobierno de su majestad no puede
de ninguna manera emplear su influencia
para inducir al sultan a permitir que se
abra el canal, puesto que desde bace
quince afios todos sus esfuezos ban ido en
sentido contrario.
"En efecto, nos hemos opuesto y nos
opondremos a tal proyecto, que desde el
punto de vista commercial no es sino una
tentative de blr,7,7, contra la candidez de
los capitals no%-eleros. Ademis todos
los ingenieros ingleses saben que fisica-
mente la obra es impracticable, a menos
de emplear sumas tan enormes, que el
negocio resultaria ruinoso. En suma,
esta cam paiia es una de las tentativas de
engano mas formidable que se ban
visto en los tiempos modernos."
Ante esta actitud hiriente, el gobierno
de Napole6n III crev6 de su deber interve-


nir; y asfel discurso que, segdn la apini6n
de los hombres politicos, debia mnatar los
grandes proyectos, fue el que les di6 ma-
yor vida. El emperador dirigi6 a Le
sseps una carta afectuosa felicitandolo
por su tenacidad y auguraindole un buen
resultado final. Al mismo tiempo elgabi-
nete de Paris escribia al de Londres
diciendo que si la Gran Bretania no tenia
contra el canal mas razones que las ex-
presadas por lord Palmerston, lo mejor
.era dejar al porvenir el cuidado de
contestaT.
Esta y otras varias notas que se cruza-
ron en poco tiempo, determinaron la
conclusion de un acuerdo anglo frances,
segiin el cual ambas potencias se com-
prometian a no em plear influencia ningu-
na en favor ni en contra del proyecto, y a
dejar a' los gobiernos de Turquia y de
Egipto pronunciarse libremente. Pero
ya se sabe lo que un acto como este sis-
nifica. Apenas firmado, uno y otro pais
daban n suiseinbajadoresla-in.trLIcciones
que correspondian a sus deseos. El re-
presentante ingles en Constantinopla,
menos discreto que el frances, aseguraba
A quien queria ofrlo, que jams se le
permitiria al sultan aprobar la concesi6n
del jedive.
Sin embargo, desde el punto de vista
financiero, aquel arreglo international
tuvo un resultado excelente, pues permi-
ti6 la formaci6n de la sociedad civil con
las bases siguientes:
1' Construir un canal maritime de
gran navegaci6n entire el mar Rojo y el
Mediterraneo, de Suez al golfo de Peltise.
29 Construir un canal de navegaci6n
fluvial y de irrigaci6n, que reuna el Nilo
al canal maritime del Cairo y al lago
Timsah.
39 Construir canales de derivaci6n.
49 Explotar los dicbos canales y las
diversas empresas consiguientes.
59 Cultivar 6 explotar los terrenos con-
cedidos.
Las acciones fueron divididas en lotes,
correspondientes a los diversos paises
de Europa, con el objeto de dar a la em-
presa un caracterinternacionaldefinitivo.
Todos aceptaron su parte, menos In-
glaterra que no subscribi6 ni una sola de
las 85.000 acciones que le habian sido
reservadas. El jedive de Egipto, que
en el fondo veia la obra como la realiza-
ci6n del ensueflo de sus mis gloriosos
antepasados, compr6 integro el lote in-
gles.
Lesseps, sin esperar la firma delsultin,
tuvo una idea arriesgada. Reuni6 a sus
ingenieros, A sus principles accionistas,
y solennemente el dia 25 de abril de 1859,
declare abiertos los trabajos del canal.!
Mas le hubiera valido estarse quieto! En
el acto Inglaterra pidi6, no s6lo que se
suspendiese todaobra, sino hasta que se
desposeyese al jedive. iQue hacer? Na-
pole6n estaba en guerra con Austria en
los campos italianos. El embajador de


la Grati Blretaia en Constantinopla amrc-
nazaba con un ultimatum. El jedive,
pAlido de miedo, no queria ni aun vir
hablar del asunto. Y asi en Europa
todo el mundo pens6 que la obra habia
fracasado.
iTodo el mundo menos el! El, el gran
frances que entonces fue mas adn, pues-
to que fue un gran hombre; 61, siempre
seguro de si mismo, siempre animado
por la fe mas flrme; el, no dud6, no temi6.
La realidad apareci6 ante sus ojos como
los campos de batalla ante los generals
esforzados. Para luchar reuni6 todas
sus energies. La prensa inglesa, cada
vez mas "anticanalista," cual a la saz6n
se decia, publicaba diariamente articulos
amenazadores.
Segun ellos, no se trataba s6lo de im-
pedir la construcci6n de una via peligrosa
para el poderio britanico, sino tanbien de
impedir un gran crime human. Los
veinte 6 treinta mil egipcios necesarios
a la labor material, en efecto, debian ser-
vir en virtud de la ley de corvee 6 trabajos
obligatorios. Acaso no se parecia aque-
llo 6 la esclavitud? Y era en vano con-
testar que la propia Inglaterra habia,
poco antes, recurrido al mismo medio
para construir su ferrocarril de Alejan-
dria al Cairo. En el ardor de la propa-
ganda, los periodistas ministeriales de
Londres no aceptaban razones de ningu-
na especie.
Para colmo de desgracias, el 18 de
enero de 1863, muri6 el jedive Mohamed
Said que habia promulgado el firmin
relative al canal. Su sucesor Ismail Pa-
cha, hizo, al subir al trono, la sigu'iente
declaraci6n: "Soy partidario del canal,
pero quiero que el canal sea para Egipto
y no Egipto para el canal." Qun sig-
nificaban aquellas palabras? Lesseps,
que estaba en Francia, acudi6 en el acto;
habl16; prob6 su buena fe; triunf6. El
firmin anterior fue confirmado.
Pero aun faltaba la aprobaci6n de la
Puerta, sin la cual todo era nulo. Legio-
nes de felhas trabajaban ya. El canal
de agua dulce del Nilo al lago Timsho,
estaba terminado. En caso de un triun-
fo definitive de la diplomacia inglesa, los
accionistas se arruinaban! Y era tan na-
tural que Inglaterra triunfase! El mis-
mo duque de Morni, brazo derecho del
emperador, lo decia en voz alta. Cuando
Lesseps se empefiaba en defender su
proyecto, los politicos series tratibanlo
de ciego y de loco:
-i No ve Ud. le decian que Is-
mail no puede nada; que sus concesiones
son nulas; que una palabra del sultan
basta para que las .tropas impidan que
se prosigan los trabajos que usted llama
preparatorios.!










4 II f s ende r Bieyj ^

A RAFAEL POMBO

% N UNA roca de la sierra umbria
Vive un candor ya viejo y desplumado,
A sQue contempla la b6veda vacia
Con tan honda y tenaz melancolia,
Cual si estuviera alli pertrificado.
Ya no puede volar, y cuando empieza
La blanca nube a coronar la altura,
Envidioso la mira, y con tristeza
Inclina taciturno la cabeza
Sobre su roca inconmovible y dura.
Sirve de escarnio a los demas cofndores
Que anidan en las cumbres de granite,
Y que, del hondo espacio trianfadores,
Barian su cuello en mares de colors
Al desgarrar la aurora el infinito.
En la noche, en los hondos agujeros
De su peiion, donde ]as brisas suaves
Se refugian, el suefia cosas graves:
Ya, que eleva en el aire i los corderos
Ya, que agarra en las nubes a las aves.
Mas, se mira las alas compungido,
Y no halla en ellas ni siquiera rastros
De aquel tiempo que hubiera hasta podido
Colgar su enorme y silencioso nido
De las rubias'pestafias de los astros.
Cuando, allanzarse en inauditos vuelos,
Rozaba con el arco de sus plumas
Los brufiidos cristales de los hielos,
Al hundirse en el polvo de las brumas
Bajo el safiro inmenso de los cielos;
Cuando, al rugir el rey de los titanes;
El hondo mar que eterna rabia alienta
Llegaba a los ignivomos volcanoes
Por sentir estertores de torment
Y escuchar aleteos de huracanes;
Cuando, Avido deluz y ambientes puros,
Del sol siguiendo el luminoso paso,
Desde los altos pefiascales duros
Iba a alumbrar sus ojos verdi-oscuros
E~n los rojos incendios del ocaso.....

Yo conozco un poeta desplumado
Como el c6ndor aquel cuya presencia
Es un misero escombro del pasado.
;Ya no puede volar! Hoy vive atado
A la roca fatal de la impotencia.

Eso pens4 de ti; mas boy que he visto
Que tu, viejo condor, con rudo aliento
Subes atin rasgando el firmamento,
Me espanto de mi error y me contristo,
Presa del mas atroz remordimiento.
El mismo eres de ayer. La artera bala
Que cierto cazador dispar6 un dia
Contra ti, no logr6 romperte el ala;
No eres momia ambulante todavia:
Tu espiritu inmortal vigor exhala!
Perd6name, poeta, si atrevido
Quise herirte tambien; f ilgidos rastros
Nos dejas al volar; no estas vencido!
Puedes ain colgar tu enorme nido
De las rubias pestafnas de los astros.

3u111io 0lorez.


tA LOCOMO^'ORA


0









YJ



U



U














*s
Is










4








& *f






















4- ,
$2i
'3^B/
Q















dagf


LOS SEMBRADORES


Esta bien; el reposo del sembrador es just
despu6s de la fatiga; que el ademan augusto
con que 6 la tierra arroja serenamente el grano
es bello, mas, a veces, llega a cansar la mano.

Esta bien; un instant de calma reflexiva,
no de abandon ii'itil ni de pereza altiva.

*
Cuando el guerrero pasa, tras el combat rudo,
las gentes que a lo lejos miran brillar su escudo,
resplandecer sus armas, y en el tropel sonoro
sienten venir en triunfo bajo un polvo de oro,
agitan en el aire banderas y laureles
y enfloran el camino de carros y corceles.
Y todo vibra entonces: las almas y la tierra,
y el cielo se empurpura como vision de guerra.

La muchedumbre, en impetus de mar, se encrespa y brama,
y con el regocijo de la victoria, clama:
"ve a reposar, guerrero; recibe nuestra ofrenda,
y haya amor en tu vida, y haya paz en tu tienda."
Y el heroe llega y hace, tras el combat rudo,
un cabezal del casco y un lecho del escudo.

*
Cuando el artist vuelve, pensativo y risueilo,
cual se vuelve de un extasis, del pais del ensueino,
y esconde entire la angustia que su vida sofoca
un anhelo en el alma y un 6sculo en la boca;
cuando arranc6 al misterio de la Eterna Belleza
una obra perdurable de goce 6 de tristeza,
una obra milagrosa de bien y de confianza,
una obra sacra y pura de amor y de esperanza,
la multitud se acerca, curiosamente muda,
y en la casta madona y en la Venus desnuda,
a los pies de la arcada que se eleva hasta el cielo,
en la pagina abierta donde tienden el vuelo
las divinas estrofas, 6 pende de una estrella,
el hamaca de suefio de una miisica bella,
pone su beso, como si una oraci6n ferviente
dejara en el; y cifie la luminosa frente
que bajo la melena, que es como la negra espuma
brilla con los reflejos del sol entire la bruma;
y dice: "eres el genio, merecen la corona
tu mtisica, tu verso, tu Venus, tu madona."

Entonces, conmovida, la multitud exclama:
"es hora del reposo; si la quietud te llama,
tras la labor profunda, tras el bregar sereno,
artist, duerme y sueila sobre ese blando seno."
Y asi es como se dobla, como al viento la espiga,
el artist rendido de gloria y de fatiga.

*
*
Mas nosotros no hemos concluido la tarea;
nos detenemos para tomar aliento; sea;
despues, en march, que urge seguir sembrando granos
de verdad en los tristes y hondos surcos humanos.

Una turba de almas recie'n nacidas late
en torno nuestro; es fuerza aprestarla al combat.
Nuestro oficio es humilde, pero tiene sus galas:
es el de abrir los calices y desplegar las alas;
es el mismo trabajo que hace la Primavera....
y una turba de aves y flores nos espera.
Apresurad las manos, no habra fuerza perdida,
la turba esta impaciente por conocer la vida.








A.. LOCOMOTORA


N.i detenerse, en march; la Primavera nunca
abandon el trabajo ni deja labor trunca;
que no'seran bastantes los pajaros que vuelen,
las rosas que per fu m en, ni las alas que anhelen amor y luz.

Precisa que dejemos abierta
de par en par, y a todos los vientos, nuestra puerta,
temple que abriga dulces profundos cariffos,
v un culto: la inefable religion de los nifios.
Aquel que entire nosotros desmaye 6 desaliente;
aqudl a quien no imported que la rosa reviente,
ni pugne siempre porque la nueva vida vibre
feliz, radiante, pura, dominadora y libre;
aquel de entire nosotros que no sienta el anhelo
de abrir botones de almas, de preparar el vuelo
a espiritus que apenas se asoman al obscure
abismo dc la vida, curiosos de future;
aq uel que no posea la fe, la fe bendita,
la fe que entona y salva, la fe que resucita;
no siembre con nosotros, su esfuerzo sera vano;
que la semilla santa no ocupe mas su mano:
nunca a los sembradores del porvenir les falta
la fe que santifica, la fe sublime y alta.

*

Pasa, guerrero altivo; retemblara la tierra
bajo los duiros calls de tu corcel de guerra;
recdge te en tu tienda, tras el combat rudo,
y haz cabezal del casco y haz lecho del escudo.

Pasa, inspirado artist, pensativo y risuefio,
que llegas como en extasis del gran mundo del suefio;
inmortal es tu gloria, la multitud te ama,
reposa dulcemente; si la quietud te llama,
tras la labor profunda, tras el bregar sereno,
artist, duerme y suefia sobre ese blando seno.

Descansa en tu epopeya, guerrero; a ti, laureles;
duerme en tu olimpo, artist; a ti, espiritus fieles.
Nosotros no podemos reposar; nos aguardan;
daffaremos la vida si las manos se tardan;
si el afan se entorpece, si se van los anhelos ....
en las ramas hay flores y en los nidos bay vuelos.

Nuestro oficio es humilde, pero tiene sus galas:
es el de abrir las-rosas y desplegar las alas;
eso mismo que hace la gentil Primavera ....
quicnes somos? tenemos abnegaci6n sincere;
si nos yen desde abajo, desde torpes empeffos,
entonces nos desprecian porque somos pequeni-s.

Si nos ven desde arriba los que piensan y aman,
entonces somos grandes y entunces nos aclaman.
Somos los sembradores; arrojamos lo granos
de verdad en los tristes y hondos surcos humanos;
sembramos, y la espiga brota rubia y derecha:
Dios iiega los sembrados y el porvenir cosecha.

No hemos labrado marmoles, ni hemos alzado arcadas,
ni en estrofas divinas, ni en mdisicas aladas
nuestro ideal pusimo;; somo' los sembradores,
los que despliegan alas y van abriendo flores.
Guerrero, artist, el alma nuestra gloria no anhela;
de par en par abrimos las puertas de la escuela
v all( rendimos culto, con fervor de cariffo,
A una piedad supreme: la religion del niilo.

Sin embargo, no hemos concluido la tarea;
nos detuviimos para tomar aliento; sea....'
Despues en march, amigos, que hay que ir echando granos
de amor vr de esperanza por los surcos humans.
Luis G. Urbina.


a?
ji?






-4
w




*?
C'




**
4


I














rL






















4







4
"I
^1
4
.
^?h
2^~s,
BsaP)C
.aa














fHU
e\


A DESCUELGA la noche sus cortinas;
en la sombrala tarde se desmaya;
y a traves de las palidas neblinas,
se ven las juguetonas golondrinas
volar sobre la arena de la playa.
En la comba turqui del firmamento
las estrellas derraman sus fulgores;
y las nubes, con tardo movimiento,
taciturnas, se cuentan sus amores
sobre las alas del callado viento.
En su lecho de perlas y corales
sacude el mar sus encrespadas olas;
y Rlegan, con las brisas estivales,
envueltos en aromas tropicales,
ecos de moribundas barcarolas.
Soledad y silencio a un tiempo mismo
se enlazan bajo el manto de las brumas,
y el hondo mar, el proceloso abismo,
con rudo y estent6rio paroxismo
avienta en el espacio sus espumas.
Y yo, tranquilo ante el fulgor del cielo,
miro del mar los seculares rastros,
y en las alas azules de mi anhelo,
se remonta mi espiritu a los astros
con inaudito y poderoso vuelo.
Y me complazco en contemplar a solas
los gigantescos mundos que gravitan
en ese mar esplendido, sin olas,
y cuyos rayos al bajar palpitan
y dan besos de amor a las corolas.

Ven imi adorada, el astro reverbera;
la blanca nube en el espacio gira;
no vaciles: la noche nos espera,
sacude la flotante cabellera,
y hacia el abismo de los cielos mira!
Ven jcontempla las limpidas estrellas,
su tibia luz y sus eternas galas
siempreimponentes, comosiemprebellas;
mira las nebulosas: son las buellas
que i-mprimen los querubes con las alas!
La blanca luna en el Oriente asoma,
y el mar va hinchando su convulse seno;
ya su voz es arrullo de paloma
y no fragor de formidable trueno
que en las alas del aire se desploma.
Ven; y mitiga con tu dulce acento
este pesar que el coraz6n devora!
Esta dormido en la montalfa el viento,
y estai leno de luz mi pensamiento
como el espacio, al despuntar la aurora.
Ven ;y amemos a Dios cuya pupila
todo el fulgor del Universo absorve;
cuyo poder los astros aniquila,
y a cuya plant se suspended el orbe;
punto de luz que a su mandate oscila!
Amemonos! la noche encantadora
ostenta su lujoso panorama;
el cielo brilla .... el cefiro enamora ..
brinda la floor su esencia embriagadora...
el ave duerme .... y el torrente bramal


Julie Florey.








LA LOCOMIOTORA


a la vez un patrimonio seguro para los
agricultores de la localidad y una recrea-
ci6n amena para los innumerables


L EPARTA NI EN T U dc este viajeros que diariamente atraviesan el
territorio en el Ferrocarril.
hombre, favorecido por su inine-
diaci6n la capital de la Las frutas, no s6to hacen las delicias
Reptiblica y por el active deltranseunte que siempre halla placer
en levar buenos recuer-
dos a su casa, sino que
ayudan considerablemen-
S te al sosten de la masa
popular, pues su produc-
to, calculado en diez 6
quince mil pesos al aflo,
unido al de las contituiras
y otras golosinas que lu-
cen en todas las fiestas
nacionales, contribuyen al
movimiento que sostiene
aquel departamento.
La producci6n departa-
mental se valu6 el aiflo pa-
sado en ocho millones de
pesos, moneda national, y
se espera que con el au-


Fotofrafea "Arte iAuevc.
trafico del Ferrocarril Central que cruza
por toda su jurisdicci6n hasta que llega A
la de Escuintla, es indudablemente delos
que resultan mejor dotados por la natu-
raleza, en cuanto a la variedad con que
se hallan los elements favorables 'a la
agriculture, la industrial y el comercio,
bases fundamentals de riqueza y bien-
estar.
Su territorio, com parade con el de otros
departamentos, parece reducido; pero
posee mas de 700 caballerfas cultivadas
y una considerable reserve en donde
tiene bosques riquisimos y grandes
colinas cubiertas de plants forrajeras
naturales, que boy aprovecha la ganade-
ria, mientras la agriculture exige una
extension mayor.
Esta dividido el departamento, en seis
municipios, con una poblaci6n total de
cincuenta mil habitantes, coritando ade-
mas, con la poblaci6n transeunte que
entretienen las cinco estaciones del
Ferrocarril, dentro de su jurisdicci6n,
por el continue trafico entire la capital y
los departamentos, pueblos y puertos
del Pacifico.
El centro del departamento est6a en el
municipio de Amatitlin y en la ciudad
del mismo nombre se ballan constituidas
las autoridades, con oficinas suficiente-
mente ampliai..
El mnovimient.o commercial, se sostiene
con los products agricolas de cada loca-
lidad, sobresaliendo el cafe, del cual se
remiten cada afio unos cincuenta6 sesenta
mil quintales al exterior; la caila de azdcar
se cultiva en el departamento con el
mayor esmero, produciendo aziicar bueno
y panela que siempre se vende con pa-
tente de imperiosidad, alcanzando los
mejores precious.
Las siembras de maiz, de frijol, de
garbanzo, tabaco, legumbres, etc., son


vaaidenav noy c/ mento y mejora de los


fi/^. :

~ .. .
^ L^,..,... -^. ___ ^


Fotografta "Arte ANuevo."
cafetales nuevos del mu-
nicipio llamado San Vi-
cente Pacaya, las cifras
creceran.
Tambien est& en pers-
pectiva el incremento de
la industrial; hay pedreras,
cuya explotaci6n ahora
comienza y ya casi se im-
pone la necesidad de sus
poroductos en la capital,
con precious fabulosos.


hRMATITLT\1


Las minas de salitre,
de azufre, de plomo, plata,
hierro y otras, que boy
correspondent a la reserve
de la producci6n departa-
mental, habran de causar Fojogrqfii AP Nnevo. T'adev'rllanoy Cta'.
algiin movimiento mas en tiempo no existen pantanos en dlonde pc(rmanece el
lejano, pues el estimulo ha comenzado 'a agua putrefacta, evaporAindose por la
remover los elements dormidos en que acci6n del sol y reponivndjsoe pior las
abunda toda la region. filtraciones de las vecinas alturas: esta,
La iniciativa presidential ha Ilegado en fin, el pintoresco la'go, adorno precio-
a ese departamento con el exito ma;s sisimo, lleno de poesia, figurando en sus
satisfactorio en cuanto a. las escuelas. contornos un gran mapa en done pueden


r


..


praiticits, a cuyo efecto, el actual Jefe
Politico, senior Rodrfgue, active la cons-
trucci6n del edificio en que se ha de
establecer formalmente la primer de la
jurisdicci6n.
Amatitlan es un dechado en el que se
halla todo lo que mn professor pudiera
desear para Ilevar a :la periccci n el
studio en cuestiones geogrzloicas. ge,].i.o'-
gicas y agricolas.
La variedad de climas favorece la
variedad de los products; en la parte
baja, marca el bar6metro mil metros de
altura sobre el nivel del mar; en Palin,
son mil ciento veinte; en Amatitlan, hay
ciento veinticinco metros mas; en El
Moran, principio del territorio departa-
mental, al lado Norte, marca, mil
doscientos cincuenta y tres; en San
Vicente, sube hasta mil quinientos cua-
renta; en las alturas del Pacaya, llega
a dos mil quinientos cuarenta metros.
Por eso se produ'cen igualmente bien
las patatas y el trigo, que el cafe y que la
cafia de azdcar.
Si se trata del suelo, en Amatitlan hay,
desde el piano mas per-
fecto, basta las pendien-
tes mas escarpadas y ru-
gosas.
Asimismo la tierra
varfa en todas las propo-r
cones de su combinaci6n
S ,^ .con buenos y malos ele-
mentos.
1 El agua se encuentra
allay, naciente, limpia y
pura; tambien hay co-
rrientes precipitadas dc
agua sucia y rinchuiuvl-
en donde se desliza casi
imperceptible 'el trans-
parente liquid: hay aguas
m inerales,,sillfurosas,
lana y C frias, calientes y tibias;


Vtadeave








LA LOCOMOTORA


los alumnos conocer practicamente con
una ligera explicaci6n, lo que es un cabo,
una peninsula, un estrecho, un golfo, una
ensenada, una bahia.
Hay arroyos que entran al lago, como
el de "El Moran," el de "Villalobos";
filtraciones que caen casi directamente
al agua, como se ve en la linda gruta de
"Los Organos" y el rio "Michatoya" que
despuds de salir tranquilamente de la
masa-comuin, recoge various desagiles y
se precipita en bellisimas cascadas desde
el llamado "El Salto" de Palin, hasta el
que cae junto a la gruta de San Pedro
Martir, no sin haber prestado importan-
tes servicios como fuerza motriz para
various beneficios de cafia y de cafe',
dejando en movimiento dos turbines de
mil caballos cada una para el alumbrado
electrico y poniendo A la disposici6n de la
agriculture y de la industrial, el inmenso
poder de sus caidas.
A pesar, de todo lowexpuesto, el lago de
Amatitlin no seria una novedad, porque

* -`^


Fotogrtffa "Arte N'rrvo." I
mente, llevando sobre si el gran penacho
gris. Esa es la serial que el impaciente
viajero aguarda en la pr6xima estaci6n y
lo que causa el alegre alboroto, antes que
el sonoro silbato anuncie la Ilegada.


k,


J--


Fotograffa "Arte Nuevo."


Desembocadura del rfo Michatoya.


son detalles repetidos enotras localidades
los que hemos descrito acerca de l1; pero
en sus contornos de belleza irresistible,
se imponen verdes colinas que Ilevan sus
faldas hasta rozarse con la espuma, como
deseando ver, c'uriosas, lo que hay en el
fondo de sus aguas.
Caus-an grata impresi6n los picarescos
barquicbuelos, que, audaces, atraviesan
la tersa superficie, sin vela, sin tim6n,
sin buenos remos siquiera, atenidos las
mis veces a un sencillo canalete. -
Admirable espectaculo proporciona
junto al pintoresco lago, la pesada locomo-
tora que ia paso de yankee, atraviesa sus
profundas aguas sobre un simple mont6n
de piedras arrojadas al acaso, y que
siguiendo ligera y coquetona casi entire
el agua, por toda la margen meridional,
dejindose retratar a veces y a veces
ocultandose, cambia. de rumbo brusca-


Fotograqfa "Arte Nuaevo."
Mil doscientos cuarenta metros marca
el bar6metro de diferencia entire el nivel
del lago de Amatitlan y el del oceano;


,--


pero hay otro dep6sito
alli en las alturas del
Pacaya en una cumbre
l1amada "Calderas," que
bace subir el bar6metro
hasta 2,514 metros.
Amatitlan tiene tierra,
y agua tan altas como po-
cos departamentos, cir-
cunstancia quele favorece
inucho para el desarrollo
de la agriculture.
Enlasmontafias de este
rupo se produce maiz tan
grande, que se ha dis-
tinguido en las exposi-
ciones, comparado con
muchos y muy buenos,
vreianoy cAa. procedentes de localida-
.s afamadas por su maiz.
Al pie de esas montafias estai la pobla-
5n de San Vicente, disfrutando de un
ima delicioso, con una vista bellisima.
Dentro de su jurisdicci6n hay una mina
hulla, inexplotada y casi desconocida
davia.
En el departamento de Amatitlin hay
cas muy buenas de cafia y de cafe; no
ta ganado para el servicio local y aun
iede remitir a la capital todos los dias
[a considerable cantidad de leche fres-
quesos, mantequilla, etc.
En material de caminos, puede Amati-
.n ostentar su variedad como para un
tudio practice; las montafias, colinas y
sigualdades del suelo, ban obligado
emplear todos los recursos del ingenio;
y muy buenas carreterras, como hay
mbien caminos de herradura y en
gunos casbs ha sido indispensable adop-
r las veredas que los indigenas estable-
n sobre las altas y rocallosas montafias
ie descienden hastalos bajos de la costa.
La via ferrea que atraviesa el depar-
mento, ya por amplias extensions
:rfectamente plans, en donde s6lo ha
do necesario tender los durmientes y
avar los rieles, ya nivelando las depre-
ones de un suelo irregular, tambie'n
ofrece a la vista,
interesantes varia-
clones de cuyo estu-
dio tendran que sa-
car provecho los
alumnos de las es-
cuelas pricticas.
Alpasar la estaci6n
Sde Palin, hay profun-
das cavidades que la
exigencia del nivel
para la via ferrea ha
hecho pasar audaz-
mente sobre puentes
& ,de apariencia senci-
11a, pero de solidez
que garantiza la se-
guridad de los viaje-
aiwd'eavennoy Ciu. ros y luego, al des-
nder por las rugosas faldas del gran
no Ilamado Volcan de Agua, el ferro-
rril ha .tenido que describir curvas.


,--
i 5

6C~I
1~r
-1-
+ -
:*i~-L
urrc~s








LA LOCOMOTORA


tan violentas y quie aceptar declives, que
s6lo caben en las empresas norteame-
ricanas que siempre ban de marcar la
energia y la firmeza de aquella raza, como
especialidad para lo grande, para lo
gigantesco, para lo inverosimil en mate-
ria de trabajo.
No han faltado, sin embargo, elements
ad versos al bienestar de Ainatitl'i, con
motive de su in nediacin .al lago, dandole
fama de malsano; pero contra lo. q:e pueda
existir de cierto a ese respeto,e podadenos
asegurar qufe casi en todo el mg.ndto hay
localidades y -.pocas ee que las circuns-
taqcias mas bieon que la iatniraleza perju-
dican ia Islubridad.


se dice que los Jesuitas
ilegaron alli con mira-
especulalativas, fun-
dando lo que se llama
todavia "Ingenio de la
Compaflia."
Mas tarde, y con
elements de ese pri-
mer centro de pobla-
ci6p, se comenz6 a for-
mar otro en el lugar
denomtinado '"Puente
la Virgen" cuyos atrac-
tivos., si bien eran hala-
gadores desde el pun to


Foio. "Arte uevo."
* de vista agricola, no
lo fueron para la cons-
trucci6n, porque aquel
suelo humifero,.suma- t
mente elastico, a los
primeros sacudimien-
tos producidos por el
vecino volcin, facility'
la caida de los inmjores
edificios.
Con tal motivo, los
habitantes emigraron
buscando garantias
para sus families


Valdeavellano y C/a
lel comercio del afil y cochinilla, hacien-
do viajes fuera del pals.
Asi conocio varias poblaciones de la
Repuiblica vecina del Norte, a done se
traslad6 con su familiar y encontrando en
Oaxaca el centro mas favorable para sus
:ransacciones comerciales, fij6 alia su
residencia y alli fund su hogar.
Con ese fundamento y porotros detalles
de tradicci6n familiar-que pueden muy
Aien ser simples, aunque son raras las
coincidencias-los sefiores Diaz de Amati-
;lan, abrigan la creencia de que a ese de-
partamento cupo la honra de contar entire
sus huespedes distinguidos, al senior don
Manuel Jose Diaz y entire sus hijos
?redilectos, al padre del General Porfirio


Foa. "Arte Nuevo."
En favor de Amatitlan tenemos mu-
chios, muchisimos casos de longevidad
queprueban-mucho mas que las palabras:
doffa Leandra de Carpio, dofia Simona
L6pez, don Fulgencio Mazariegos, don
Zeferino L6pez, don Anastacio Castella-
nos y otras mauchas personas conocidas,
han pasado de los cien afios y hasta de
ciento diez y ciento veipte; dofia Ana
Maria Dard6n, que naci6 el dia primero
de enero del *primer ailo del siglo diez y
nueve, alcanz6 todavia cuatro affos del
siglo veinte y como ella y como las perso-
nas mencionadas, hay en Amatitlan mu-
chas, que responded con su salud y con
sus anos de que el clinmaes.malo alli para
los raquiticos, para los desarreglados,
para los qine ab-sando de la salad 6 de la
edad coineten mil .ecesos.
Tenemos fundamento para career, que
el departamento de Amatitlan con todas
las ventajas que -ofrece la variedad de su
suelo, Ia abundancia del agua, sus -mine-
rales, sus maderas, su ferrocar-ril y la
proximidad y buena comuanieaci6n con
la capital y con los puertos del Pacifico,
esta llamado *a *un porvenir de riqueza y
bieanestar, por medio de la agriculture
y de la industria que alli cuentan -con los
mas valiosos elements.
Hay tambien noticias b ist6ricas curiosas
y por lo mrismo dignas de menci6n espe-
cial relatives al departamento .que nos
ocupa; por ejemplo: al bablar ,de los
habitantesprimitivos de aquellalocalidad,


Valdeavellano y Cia.
y asi se trasladaron al
lugar en que hoy se balla
la ciudad de Amatitlan,
centro del comercio local .w am .
y asiento de las auto-
ridades departamentales.
Entre los primeros po-
bladores de la nueva Ama-
titlan, en donde se radi-
caron algunos espaioles,
figure la familiar Diaz, Foto. "Arte Nue'
de la cual existen todavia al.uno- miem-
bros. Fueros los fundadores, don Ma-
nuel Jose Diaz su Sefiora y un hijo
llamado Jose, que a su tiempo se ocup6


Foto. "Aete Nuevo" V"a


o.," Valeiavellanoy Cfa.


Diaz, actual president de los Estados
ILTnidos Mexicanos. a cuya valiosa inter-
venci6n, de.bera Centro America, en gran
part, su tranquilidad future.
S Dela fam ilia Diaz, existe
todavia en Amatitlan, do-
iia Mercedes y don Maria-
noRKeinosa Diaz, hijos de
dofia Dolores; tambien
vive don Benito Diaz, que
dice ser primo de don
Porfirio, con quien tiene
admirable parecido.
Todo eso, unido al reco-
nocimieto popular y al
orgullo tradiccional de la
familiar, justifica la satis-
facci6n de los habitantes
dellugar .en done screen
que se meci6 la cuna de
don Jose F. Diaz, padre
d' -de una de las figures
Spoliticas notables de :la

keavellano y Ca. Enrique Diaz Durin.


Irus;~6~Ll~i~*l~'~i~,~C~pa~~r~gyJi~_l


. *N

'` .'s. .,'' *








0 LA LOCOMOTORA


Europa en la epoca del Descubriiiento y Colonizaciin de America


(Fragmento de Vna Monografia sobre Literatura y Bellas Artes Nacionales, escrita para el Congreso Pan Americano
reunido actualmente en el Brasil.)


tJ STAMOS en los umbrales del
siglo XV. Quedase atras la Edad
Media, y en el nublado cielo
de Europa alborean ya dos
tentativas de reform: la una dirigida
por la aristocracia eclesiastica y repre-
sentada por los concilios; y la otra, salida
del pueblo, violent y apasionada, con
Juan Huss y sus sectarios.
Una centuria tenia el Viejo Mundo de
estar ardiendo y de ser testigo del espec-
ticulo de la guerra en que se agotaban
el imperio feudal de los Hohenstaufen y




y O PRASUt

/






/C




























el Papado; y ese especticulo, que no era
sino el de un cisma inaudito, trastornaba
las conciencias y la credulidad de los
espiritus, pues ya Avifi6n, ya Roma, se
lanzaban una it otra sus, pontifices, por
pecado, lucro y simonia.
Las costumbres con que se presentaba
el siglo d4cimo quinto, no eran propias
para elevar las conciencias; pero tampoco
&e oponian al'desarrollo social.
/\ .
el/pd;yeeepetclqen r
/ioe eu im nuio rsonb


Luis XI en Francia y Ricardo III en
Inglaterra, exclamaban a la vez: "Per-
fidia es virtud de bombres de Estado;"
mientras que los Borgias hacian gala en
Italia de sus costumbres infames a los
ojos de un Jer6nimo Savonarola, y el
Concilio de Constanza declaraba que la
palabra dada a un heretico podia ser
legitimamente violada, y hacia morir en
la hoguera, junto con el salvo conduct
del emperador Segismundo, a Juan Huss
y a Jer6nimo de Praga.
Italia hballabase entregada a la anarquia;
pero aunque.las rivalidades de sus prin-

\ \\ \ \\ \ \ \ \ 1 1 \ \ \







































cipes y sus ciudades, y las irrupciones
continues de los ejercitos extranjeros
reducfanla a un extrailo grado de debi-
lidad, su facultad creadora no sufria
ningdtn eclipse y antes bien las obras
mas delicadas no cesaban de producirse
alli; y satisfacia, de modo divers, las
mil necesidades del mundo civilizado,
dandole sucesivamente sus ingenieros,
sus capitanes, sus hombres de Estado,


sus banqueros, sus profesores de elocuen-
cia, sus pintores, sus escultores y sus
arquitectos.
La civilizaci6n francesa, considerada
desde el terrible siglo XIV, en nada se
habia despojado de todas sus apariencias
brillantes. La corte de los Valois segufa
siendo el centro mas distinguido del
mundo, el centro de las fiestas, de los
torneos, de las costumbres caballerescas,
el lugar de cita preferido de los principles,
no obstante que el peso de las desgracias
plUblicas abrumaba a las poblaciones
sedentarias de las ciudades y los campos
y que el decaimiento social era notable.
Habia poetas y artists que hacian las
delicias de los reyes, mas ni las asperezas
de Felipe el Hermoso, ni la ligereza de
los Valois, ni la poca seriedad de los
nobles, ni el espiritu mezquino y la vio-
lencia general de la burguesia, eran de
lo mas a proposito para favorecer el
renacimiento artistic.
Desgarrada Inglaterra por las luchas
intestines de las casas rivals de York y
de Lancaster, primero, y mas tarde por
las empresas de los lollars y los ensayos,
prematuros sin duda, de socialismo de
Wat Tyler y de Jack Cade, casi no tenia
tiempo para empujar alto su literature
y sus artes, a pesar de que la imaginaci6n
britanica estaba presta a seguir las hue-
las extranjeras en que le habia iniciado
Chaucer, y a lanzarse a los campos de la
invenci6n.
En Flandes era en donde entonces
florecian pequefias reptiblicas casi inde-
pendientes, que formaban otros tantos
focos propicios al desarrollo de las escue-
las locales, al vuelo de toda iniciativa
individual y de toda originalidad.
Constantino Pale6logo, el l1timo de los
emperadores romanos, habia caido bajo
los muros de Constantinopla, vencido por
el cortante alfanje de Mahomet II, sin
que se operase el milagro de bajar del
firmamento un angel exterminador para
detener la invasion de los barbaros, que
el mismo dia de su triunfo proclamaron
sobre la mas alta de las torres de Santa
Sofia, la dominaci6n del islamismo.
La invenci6n de la imprenta hacia 1436,
vino a proporcionar a todos recursos
inesperados, de tal manera que a fines
del siglo XV, sinti6se por doquiera un
admirable fervor de investigaci6n y de
trabajo.
El Renacimiento y la Reforma son los
dos grandes hechos hist6ricos que arrai-
garon en las entraiias de ese tiempo: a la
vez son su manifestaci6n y su fuerza, ya
que nada se realize fuera de ellos y que
todo en ellos terminal.








LA LOCOMOTORA


El Cristianismo habia impulsado a los
espiritus fuera de la naturaleza y contra
la naturaleza; y cansados al fin de la
eterna violencia, no esperaban mas que
la ocasi6n para dar libre acceso a las
nuevas ideas y sacudir el yugo de la
escolastica y de sus gastados reglamen-
tos. El Papado no ilusionaba ya las
conciencias, y en las academias y las
universidades, se le juzgaba libremente
segiin su naturaleza humana. Italia es-
taba Ilena de irreligi6n; al mismo tiempo
que la universidad de Padua pasaba por
atea y que en Pulci mostrabase incre-
dulidad zumbona y alegria sensual y
atrevida, se cerraban las academias de
M6dena y de Venecia, por hereticas.
Erasmo y Lutero: he aqui los dos
nombres celebres que llenan y dominant
el primer period del siglo XV. El uno
es el precusor, y el otro el profeta de la
Reforma: en medio de ellos hay un
tercero: Felipe Melanchton.
Hubo un hombre en el siglo XVI-dice
Audin- que cont6 entire sus cortesanos
papas y reyes, que tenia correspon-
dencia con Enrique VIII, Carlos V,
Francisco I, Maximiliano de Sajonia, al
cual recibian las ciudades de Alemania
bajo arcos de triunfo, que tuvo por
admiradores a Tomas Moro, Bembo,
Sadolet, Melanchton, Ulrico de Hutten,
Julio II; a. quien se escribia: "Al Prin-
cipe de las letras," 6 "al Astro de Ger-
mania, al sol de los studioss" sin temor
de que la carta se extraviase 6 no llegase
a su destino, porque no habia mas que
Erasmo que mereciera estos titulos. "
El monje agustino Martin Lutero
quem6 en la plaza mayor de Wittemberg
las bulas de Le6n X y se separ6 pdiblica-
mente de Roma, y desde ese moment,
toda la Europa dividi6se en dos campos:
catolicismo y protestantismo; y hasta en
los paises adversos a la acci6n de la
Reforma, el Renacimiento triunf6, vol-
viendose al paganismo en las ideas.
Hubo, pues, una ruptura manifiesta
con el pasado en la enseffanza religiosa y
literaria del Viejo Mundo: la Reforma no
s6lo deslig6 los espiritus y las lenguas,
sino que habituaba a las discusiones
libres tanto en el orden de los intereses
materials como en el de las ideas espiri-
tuales, sin que existiese una esfera de la
actividad humana en que no penetrara
la universal interrogaci6n ni un element
.popular en que no se fuesen infiltrando
las teorias democraticas; aunque por un
contrast que no es raro en la historic,


el siglo XVI es, a la vez, la aurora de las
aspiraciones y de las conquistas del
mundo modern y el foco de aparici6n de
sus instituciones mas autocraticas y cen-
tralizadoras.
Como los espiritus superiores y bien
templados se adhiriesen a .la Reforma;
como muchos nobles dignatarios simpa-
tizaran abiertamentamente con ella y
varies gobiernos la declarasen su apoyo,
no se hizo esperar much, mas ardiente,
mAs tenaz, mas empefiosa que nunca, la
contra-reforma social y religiosa: los in-
tereses amenazados se levantaron y la


ante la defeccidn de sus tributaries, sino
que repleg6se y apel6 a todas sus fuerzas,
las cuales, renovadas y fortalecidas, puso
en acci6n dirigi6ndose A aquellos de sus
defensores que conocia de antemano
animados del celo mas ciego y brutal.
Y era Espana, "reino sacerdotal y.
fnaci6n santa," la naci6n que bien
pronto iba a llenar el mundo con la gran-
deza de sus hazaias y la epopeya de sus
conquistas, la mas escogida para venir
en su ayuda y reclutar A su servicio una
milicia enteramente especial.
Su pensamiento, desde hacia largos


*11111111111111111111111111111111111111111111111 llllr ~1 lll11111111111111111111IIIIIIllIllll IIIIII llIIIlllln llill







~~mc













V
C.











--
In ln suliillIIIII~litIII IIIIlutnn niIIIII~ lIIIIIIIII~ lIII~ liIIIIIIIIllnt IIIII


autoridad trat6 de reparar sus perdidas
y de imponerse de nuevo ciega y cruel-
mente, levantando, para esto, en los
pobres cerebros cat6licos, el espanto de
las transformaciones que se preparaban.
Ginebra era el reino teol6gico de
Calvino como Escocia el de Juan Knox;
y sucesivamente, una parte de Alemania,
Suecia, Noruega, los Paises Bajos e
Inglaterra, por convicci6n, por corrup-
ci6n 6 por codicia, separaronse de Roma.
Trance terrible para el Papado. No
desmay6, sinembargo, ni se acobard6


siglos, se hallaba sometido completa-
mente a la autoridad de sus sacerdotes;
y, como asienta Federico Loliee, i mis
del pueblo de monjas, qne viviendo de su
care y de su sangre, no tenfa, i cambio
de sus larguezas, otra labor que mante-
nerla en celo religioso-sus escritores,
sus poetas, sus autores dramaticos que
en su mayor parte pertenecian al estado
eclesi stico en los siglos XVI y XVII-
Alarc6n, Rojas, Solis, Calder6n, Espinel
y Moreto, Lope de Vega, president de
una congregaci6n de eclesiasticos y fiscal







LA LOCOMOTOR A


71k.
A

0K


r' J









'W1
Fl.VII. ~E













.1lz
L' Y. 0Y 1


de la Camara ap-stol-ic- del Arzobispado
de Toledo, Mira de IMescua, Capellan de
Felipe III y Felipe IV, Tirso de Molina,
etc., y cuyo talent se empleaba en exal-
tar en sus autoslos preceptosdogmiticus,
los santos 6 los mArtires de la Iglesia;
sus principles, en fin, que con su propia
devoci6n estimulaban la de sus suibditos;
todos habian ayudado a estrechar las
cadenas de su servidutmbre voluntaria.
Habia visto al mis grande de los monar-
cas, Carlos V, cansado de su gloria,
encerrarse en una celda del mnonasterio
de Yuste, someterse a la regla mas
au-tera, rccibir con la mas extrema
humildad las reprensiones del prior, y
no parece sino mas honrado por esto.
Vefa a Felipe II Ilevando una existencia
mas ruin que la de un monje, pasando su
rosario en tanto que daba 6rdenes a sus
verdugos, asociando la corte 4 sus peni-
tencias y enterrandose vivo en la cripta
del Escorial, menos un palacio que un
sepulcro.
"Esta Espafia, fija en su devoci6n
cruel y que se enorgullecia, como del
ejercicio de in deber patriotico, de una
religion sin piedad, estaba perfectamente


designada para ser el brazo y la espada
de la Iglesia apost6lica y romana. De su
seno va a salir una orden poderosa nue-
vamente fundada por el caballero mistico
de la Virgen, argumentador sutil y
visionario exaltado, Ifligo de Loyola y
Siez, y que no tendra otra divisa que la
guerra hasta el extreme para el mante-
nimiento absolute de la autoridad."
En el catnpo de las letras babiase visto
pasar la original figure de Juan Ruiz,
Arcipreste de RHita, con la hermosa
carga de sus numerosos poemas, sin
continuidad ni concerto en lo general,
empezando siempre en el nombre del
Padre, del Hijo y del Espiritu Santo,
entrecortados frecuentemente por fabu-
las, ejemplos, cinticos, invocaciones a
doffa Venus, himnos a la Virgen, escenas
de amor, cuadros licenciosos y locuras
de toda clase terminadas por un serm6n
en el desorden de sus invenciones bur-
lescas, que revelan i aquel como al mis
extr-aiffo y mas fantastico escritdr que
haya producido Espana.
Juan II di6 tan gran impulso Alalitera-
tura de Castilla que sus efectos se dejaron
sentir en los demas Estados en que se


hallaba dividida la Peninsula, especial-
mente en Arag6n y Navarra. Sombrio
cuadro es el de la historic de don Juan
II y de Enrique IV de Castilla. Habia
entonces notable afici6n a la poesia y 4
la mifsica; pero mientraslos reyes y los
grandes elevaban estas artes muy alto
con su protecci6n incondicional; mientras
en la Corte se desenvolvia un lujo cada
vez mayor y se procuraba sobresalir en
los festejos, no s6lo por el brillo y la
riqueza, sino tambien por las ingeniosas
invenciones y los juegos caballerescos;
mientras la caballeria se habia tornado
de feudal en aristocratica, cortesana y
galante y procuraba seialarse por el
boato exterior y el fantastico rendimiento
i las mujeres; mientras los inventories y
los trovadores, llegaron a ser los impres-
cindibles compafieros de aquella sociedad
y los heroes de sus fiestas; la monarquia
marchaba a pasos agigantados por el
camino de la perdici6n.
Desaciertos, pusilaminidad y mal go-
bierno: esta es la trinidad que hacia la
ruina de aquel reino a la vez que engran-
decia a los astutos y ambiciosos favorites
de sus d4biles mcnarcas.
Una mujer fuerte y her6ica, Isabel,
fue proclamada reina de Castilla y Le6n
en 1474. Casada con Fernando, principle
de Arag6n, lleg6se a la unidad de estos
reinos, mas los de Asturias, Galicia y
Catalutia, al mismo tiempo que se triun-
faba definitivamente sobre Portugal y
que, sometidos los magnates rebeldes,
celebr6se la paz con esta nacion.
Es, pues, el regimen de los reyes
cat6licos, con el que se abre una era de
grandeza para Espafia; con la unidad
national, empieza tambien a fundarse la
unidad de su cultural, y las letras toman
el gran vuelo que preludia el pr6ximo
advenimiento de su siglo de oro.
La nobleza tan turbulenta e inquieta
durante los reinados anteriores, sonmtese
a la autoridad de la monarquia; regulari-
zase la .administraci6n civil y de justicia
y la hacienda es reorganizada; y asi pudo
fijarse la vista en la vida intellectual de
los pueblos.
Pero en medio de tanta claridad se ven
aparecer, como queriendo extinguirla,los
resplandores de la inmensa hoguera de
la inquisici6n, calda en desuso y hasta
olvidada en los dominios espaifoles, pero
en mala hora restablecida por la intole-
rancia bija del mas exajerado, 1tigubre y
sanguinario celo religioso de los cat6licos
reyes.








ILA LOCOMOTORA


tina porci6n considerable del territorio
espaiiol, hermosa y rica, estaba acupada
ain por los sectarios de Mahoma, y el
ardiente catolicismo de Fernardo e
Isabel exigia la expulsion de los infleles
y el aniquilamiento de los judios.
Despues de her6ica lucha, Granada, el
litimo baluarte de los moros, cay6 bajo
el poder de las armas cat6licas; pero si
esta caida fue un echo feliz y un triunfo
admirable para el patriotism espaniol,
sus efectos primeros no fueron sino
nefastos para las artes y las letras.
"En 1492, describe Loliee, cuando los
reyes cat6licos hubieron tornado Granada
y quemado, en un solo dia, nn mill6n
quinientos mil vollimenes de literature
Arabe, fue un auto de fe gigantesco,
digno compaffero del incendio que babia
prendido, dicese, sin ser visto, la mano
sacrilega de Omar, 6 mas bien de su
lugarteniente Amru, para arrojar en el
todos los tesoros de la biblioteca de
Alejandria, 6 digno del acto no menos
barbaro del primer arzobispo de Mexico,
quemando en el siglo XVI, en la plaza


/
/
7
/
/
/
7
7
/
/

/
/
7
/
/
7
/
/
7
7
/
/
7

7
/
7
/
/
/


Un auto de fe en Sevilla.


del mercado de esta ciudad, una idmensa
colecci6n de manuscritos aztecas, docu-
mentos inapreciables de las viejas civili-
zaciones americanas!"
"El genio de Arabia se eclipse comple-
tamente en esta tierra de adopci6n, a la

\ \\ \ \ \ \ \ \ \ \
/






/













Sr*
.6P r '/











> v~J/
il~l/


11.1\r/


I :7


\ \..\ \ ... \ \ \.


que habia enriquecido con su antigua
sabidurfa y dirigido por la poesia, la
arquitectura, la ciencia. El espiritu de
intolerancia y el fanatismo, que impuls6
a los espaioles a no ver jams en los
moros sino enemigos que exterminar,
los llev6 igualmente a despreciar los
tesoros de que les eran deudores. Casi
en todas parties las obras Arabes, mutila-
das 6 destruidas, fueron reemplazadas
por secas cr6nicas de monasteries, y la
cat6lica Espafia pensaba ganar much en
el cambio. Asi los herederos de Carlos
V, al expulsar pacificos agricultores, los
descendientes de una raza infiel, creyeron
purificar el suelo de la patria y no hicie-
- mas que arruinarla."
Tres meses despues de la ocupaci6n
de Granada, el mismo exagerado y fana-
tico celo religioso que habia restablecido
la inquisici6n, dict6 y llev6 a cabo con
inhumane rigor, otra ley monstruosa,
tan contraria a los principios de justicia
como a los intereses econ6micos del pais:
la expulsion de los dominios espaffoles de
todos los judios que en el termino de
cuatro meses no adjuraran su religion y
recibieran el bautismo.
Tales acontecimientos se desarrollaban
en Espaia cuando Crist6bal Col6n se
present A los Reyes Cat6licos en deman-
da de auxilio para emprender la empresa
de mas resonancia y de mayor trascen-
dencia del tiltimo tercio del siglo XV, y
de mas gloria para la her6ica Isabel: el
descubrimiento de un continent, que si
no fue el sofiado por aquel genio inmor-
tal, siempre es un suceso digno de la
epopeya, por el valor, la constancia, la fe
y los trabajos con que se llev6 a termino








LA LOCOMOTORA


El 12 de octubre de 1492 es el punto de
partida en una nueva existencia en la
historic de America.
Espafia entr6 desde luego en posesi6n
de las tierras descubiertas por Col6n y
ejerci6 soberania en ellas, con el derecho
de su fuerza al principio y mas tarde con
el de la famosa bula inter ceatera del Pon-
tifice reinante Alejandro VI, en que
confirmaba a aquella naci6n en el dominion
y posesi6n de las tierras descubiertas y de
las que en lo sucesivo descubriese en el
oceano occidental.
Ya sabemos que a la venida de los
espafioles existian en el Nuevo Mundo
civilizaciones avanzadas y de origen tan
antiguo que se ha perdido su historic
verdadera, como sucedi6 con la de Babi-
lonia y de Ninive; civilizaciones que en
breve fueron ahogadas por el yugo del
conquistador.
Un historiador nuestro, don Jose Milla,
dice "que desde los primeros dias la
opresi6n y los vejamenes marcaron los
pasos de los descubridores en el suelo de
America; y que atin el ilustre y bondadoso
Col6n, pagando tribute a las ideas de su
tiempo, no vacil6 en enviar a Espana
como esclavos a algunos de los habitantes
de las islas, so pretexto de canibalismo;"
y el autor de la Historia de las Literaturas
comparadas, se expresa asi: Se arrojaron-
los conquistadores- sobre estas her-
mosas regions, Avidos de presa y de
matanza. En nombre del Evangelio y


de un Dios de mansedumbre y de paz, no
cesaron durante dias y meses, de matar,
de degollar, de robar. Rios de sangre
inundaron las poblaciones. Razas ente-
ras desaparecieron."
La conquista de America y su coloni-
zaci6n no pudo verlas concluidas la reina
Isabel; pero muerta e-ita, continu6se
durante la regencia de don Fernando,
bajo el pasajero reinado del Archiduque
don Felipe, marido de dofia Juanalaloca,
mientras gobern6 el reino el gran Carde-
nal Cisneros, y termin6 A los primeros
afios del gobierno de Carlos V.
El poder de la Corona no era absolute
en Espafia, sino que lo compartia para
legislar con las Cortes, que representa-
ban las diferentes classes de la sociedad;
pero Carlos V, despues de sofocar una
formidable insurrecei6n que estall6 con-
tra l1, mat6 las libertades constituciona-
les y estableci6 el mas absolute de los
gobiernos; y por esta raz6n se pregunta
Milla que si los espafioles europeos eran
regidos desp6ticamente podrian haber
esperado mejor suerte los americanos?
En material literaria notabase un gran
florecimiento en Espafia, pues, siguiendo
los huellas de Italia, babia entrado en
la march del Renacimiento.
Su atm6sfera de heroismo y de exalta-
ci6n piadosa, de visions y de milagros,
la habian detenido much tiempo en su
advance hacia el progreso; mas al fin se
dejaba ganar por el gusto nuevo: la inter-


minable leyenda del Cid y el Romancero
van a dormir para ceder el puesto a una
escuela enteramente impregnada del
sensualismo italiano; y la seriedad caste-
liana se ablanda ante el exito de los
ripsodas ambulantes, que vagan por las
poblaciones de la peninsula cantando las
poesias de Ariosto 6 declamando las
estrofas de Tasso.
El idioma castellano adquiere extraor-
dinario vuelo, triunfando por complete
de los demas romances hablados hasta
entonces en Espafia; y son Boscan y
Garcilaso de la Vega quienes adoptan los
metros de Petrarca, del author de Orlando
furioso y de Sanazaro. El verso es
entonces en Espafia, por decirlo asi, el
lenguaje corriente, y los poetas ya no se
cuentan, afirma un buen critic, porque
son innumerables. Si nos elevamos por
encima de la muchedumbre y no consi-
deramos mas que a los maestros, puede-
se reconocer que se entra en el siglo de
oro de la peninsula Iberica, el de Cervan-
tes y Hurtado de Mendoza, el de fray
Luis de Le6n y Teresa de Ahumado, de
Montemayor, del gran historiador Maria-
na, de los alegres novelistas picarescos,
y del inagotable Lope de Vega y Calde-
r6n de la Barca, para caer despues en el
sombrio despotismo que encerr6 los
espiritus en el dominio estrecho de las
palabras y de las frases sin ideas, repre-
sentado por el talent creador de Luis
de G6ngora.
Felipe Estrada Paniagua.


+ apoteosis 5 +


L SOL, desde el cenit, resplandeciente,
disparando las flechas de su frente
en campoabierto, azul, limpiodegalas:
cual si hubiesen barrido los querubes
los espesos encajes de las nubes
con los blancos plumones de sus alas!

El aire quieto; allA en la lejania,
muda la gigantesca serranfa;
abajo, el verde mar de la sabana,
y en medio A tanta luz, Aspera y fuerte,
anunciando en los Ambitos tu muerte,
la mon6tona voz de una campana.

Td, muerta, en los carmines de la vida
sin una decepci6n, sin una herida
td, la hermosa, la flor no deshojada,


ti, la dulce, la timida, la pura,
cayendo en la medrosa sepultura!
Ser luz, ser fuego y convertirte en nada?

Imposible! jamAs! si tu moriste,
el cielo no es un mito, el clelo existe,
y hacia el alzaste el poderoso vuelo!
No se concibe el mar sin el rugido,
no se concibe el ave sin el nido,
no se concibe el Angel sin el cielo!


Y allA te miro! Alli sigo tus huellas!
Contemplo tu ascensi6n A las estrellas
y vislumbro las'misticas escalas:
por eso en el espacio los querubes
barrieron los encajes de las nubes
con los blancos plumones de sus alas.


e OJ\]atura


Sorda K-


FOMO cerros vibrantes, coronados de nieve,
'sealzanlasnegrasondastapizadasdeespuma,
y bajo el velo enorme de la borrosa bruma,
mi barco cruge al golpe de la borrasca aleve.

El huracAn sacude su gran latigo, en breve.
y ronco y rebosante de su c6lera suma,
de la gaviota eriza la inmaculada pluma
y Acastigar al monstruoque seencrespa, se atreve.

Y se empefia la lucha de los ciegos gigantes:
el uno trae el soplo y el otro aporta el tumbo;
el rayo vuelca el carro de los truenos sonantes;

y mientras que se escucha del cicl6n el retumbo,
al cielo alzo, contrito, mis manos suplicantes,
pero mi barco sigue sin velas y sin rumbo!


JULIO FLOREZ.


Julio F16rez.







LA LOCOMOTORA


+ Ilbum straba 'abrera +


Para el senior Licdo. don Manuel Estrada Cabrera mis
sentimientos de la mas respetuosa consideraci6n, de simpatia
personal y sincera admiracion, no de ahora en que ocupa el
elevado puesto de Presidente de la Repiiblica y en que mis
palabras pudidran tomarse quiz6 por pura adulaci6n, que no
acostumbra ni cuadra con mi character; sino de muy atrAs,
cuando el modesto, pero notable abogado, confundido entire
sus conciudadanos, ejercia con brillo su profesi6n y ensefiaba
con desinteres el derecho a los cursantes de la Facultad de
Occidente. Entonces, en que humilde hijo del pueblo, estaba
lejos de asumir la Autoridad Suprema de la Naci6n y de
ocupar el solio Presidencial que 6 otros de meritos sin
tenerlos, el tenia ya sus propios meritos y muy elevados que
colocandolo muy por encima del comin de los hombres, le
hacian acreedor al aprecio y estimaci6n general.






*^..
^;:?^: -.:. ^^, ,*,. *


La inmensa labor del senior Licdo. don Manuel Estrada
Cabrera por el engrandecimiento de la Reptiblica, le hace
acreedor a la gratitud national.
Y cuando llegue a esta ciudad lalocomotora del Atlaintico;
se concluyan las vias ferreas de los Altos y de Oc6s a Caballo
Blanco, y los Presidentes de Guatemala y Mexico pongan el
uiltimo clavo en el ferrocarril que ha de unir ambas Naciones;
cuando el pais se haya repuesto de sus quebrantos econ6mi-
cos, desapareciendo la crisis que ha tiempo le aflige, y veamos
en alto grado de prosperidad y florecimiento la agriculture y
la industrial; realizar las trascendentales reforms que hoy se
inician en la ensefianza; embellecida la capital con obras d&
utilidad y ornato que ya reclaman su importancia y pro-
greso reciente, como la construcci6n de los Palacios del


Fotograffa Imperial. Eicienberger j' C0.
GRUPO DE ALGUNOS JEFES OUE ASJSTIERON A LA CAMPARA NATIONAL DE 1906.
De derecha a izquierda: Teniente Coronel Ernesto Dfaz; Coronel Cornelio Bolafios; Coronel Teodoro
Cifuentes; Coronel jos6 Marfa Letona R.; Coronel Marcos R. Calder6n; un ayudante; sentado
en el centro, Coronel Rodolfo Aguilar Batres.


Eso era notorio y nadie que recuerde al Licdo. Estrada
Cabrera en sus tempos anteriores, a su vida puiblica, podrai
asegurar lo contrario sin faltar a la verdad.
Su advennimiento, pues, al poder, fue uno de aquellos
acontecimientos, no comunes en la vida, en que la justicia, se
abre paso dando al Cesar lo que es del Cesar, y su presencia
en tan elevado como merecido puesto, muy apesar de lo que
]a envidia pueda pregonar, ha sido y es una garantia para la
paz y el progress de la Reptiblica.
Por eso tengo fe en que su obra patri6tica con tan buen
exito iniciada en pro del adelanto del Pais en todas sus
manifestaciones, sera en no lejano dia una hermosa realidad.
Asi lo deseo de todo coraz6n.
Guatemala, 21 de noviembre de 1905.

J. Antonio Mendez.


Gobierno, del Poder Legislativo, de la Municipalidad, &. &.;
cuando Quezaltenango vuelva a su antiguo esplendor y se
reconstruyan las poblaciones que sufrieron en las recientes
catistrofes; cuando laboriosa inmigracidn extranjera pueble
nuestros desiertos, contribuyendo al, incremento de la
riqueza pdblica; cuando esto y much mas que anhela para su
Patria el senior Presidente Estrada Cabrera, pueda levarse
a feliz termino durante su administracidn, tendr6 la gloria de
haber hecho una obra mayor quela de ningin otro Presidente
de Guatemala; y si por encima de todo se eleva el ciudadano
en el pleno goce de sus derechos y resplandece el sol de la
justicia habra conquistado el notable estadista nuevos titulos
para figurar entire los grandes hombres de America.


Elfego J. Polanco.
Guatemala, 21 de noviembre de 1905.







LA LOCCOMOTORA


;A.DELANTE!

i Adelante! Asi le decimos al senior Licenciado don
Manuel Estrada Cabrera los que apreciamos la labor patri6ti-
ca por l4 emprendida.
Acaban de pasar las fiestas consagradas al Magisterio y
a la Juventud estudiosa, creadas por -1 y por 41 llevadas a
cabo con la mayor espendidez. como que ban tenido resonancia
en las naciones mas civilizadas de Europa.
Justo -es que en reconpensa de sus afanes prolijos en pro
de la causa de la educaci6n pripular, se le festeje con vivido
entusiasmo en su dia onomastico.
A 1el van dedicadas estas lineas que son la e.\presi6n
sincera de nuestro modo de sentir.
Adelante, Licenciado Estrada Cabrera; seguid vuestra
obra con la firmeza inalterable de vuestro caracter!
La via ferrocarrilera del Atlantico vendra a aumentar
vuestros prestigious. Os tocara la inmensa satisfacci6n de
ser el Gobernante que la Ileve a feliz termino; y ojala que la
alborada del 21 del Noviembre de 1906, sea estrepitosamente
saludada por el silbido.de l; locomotora, que atravezando las
selvas virgenes del Norte, lieguce anuestra ciudad capitolina,
trayendo regueros de civilizacion y grandeza.
;Adelante!
V 1ir7ifo 3. lal .

Amatitlan, Noviembre 21 de 1905.



a *
El buen Gobernante que ama la justicia, la instrucci6n y
las libertades bien entendidas, hace la felicidad de su pueblo;
y como en el actual Presidente de nuestra Rep6blica, Lic.
don Manuel Estrada Cabrera se reunen esas virtudes, hay
sobrada raz6n para que todos los guatemaltecos lo admire,
respeten y saluden con entusiasmo y cariflo hoy dia de su
natalicio, haciendolo muy e-.pcecialmtcnte su siempre invariable
amigo y afectisimo servidor.
IVliguel Flores.
Guatemala, 21 de noviembre de 1'4115.



*
Para mi la personalidadl del Lic. don Manu-el Estrada
Cabrera, como hombre public, es de alia .ignificaci6n en
nuestra patria, por virtud de s.u apoyo a la in-truc'i.in y al
ensanche de las vias ferrocarrileras y no dudo que con su
buen criterio, en el transcurso de su segundo period consti-
tucional como Presidente de la Repuiblica, seguira prestando
igual apoyo A los demas importantes ramos de la industrial y
de la agriculture en general.

LUCIANO BARRIOS.
Guatemala, 21 de noviembre de 1905.



*
El Arte debe al senior Presidente Estrada Cabrera
estimulos generosos que perdurarin en .la Patria y en su
Historia. La personificaci6n de la Sabiduria, Minerva,-ha
inspirado bellas notas a Ilos Maest ro-, y es seguro que en ese
enjambre de nifios que todos hemos saludado con jiibilo, viva
en germen la armonia como el aroma entire el capullo. Traigo
i esta hoja in recuerdo, para saludar y felicitar en su cumple-
afios al ilustre Jefe de la Naci6n.
G. Alcantara.
Guatemala, 15 de -noviembre de 1905.


*
Justo Rufino Barrios, instruinento de la providencia que
hizo nacer Guatemala a la Libertad, creando instituciones y
abriendo vias hacia al progress.
Jose Maria Reyna Barrios, preparaba la nueva sociedad
que sobre esas bases habria de formarse.
Manuel Estrada Cabrera, redime al pueblo guatemalteco
del atraso en que le sorprende un nuevo orden de cosas,
promoviendo de mil maneras el desarrollo de todos los germe-
nes de actividad que abundan en l1, atra endo a la juventud
estudiosa con profusion de halagos, hicia ese sol luminoso y
bello, en cuya constituci6n triple-educaci4n, instrucci6n,
ilustraci6n-se descubre a sus ojos las uinicas vias que lo
conduciran a su felicidad.
Labor digna s6lo del genio, que para verse realizada en
su plenitud es la vida del hombre muy corta, pues que
desgraciadamente le detienen en su carrera obsticulos
engendrados siempre por el odio, la envidia y, mayormente, la
ignorancia. Por tanto, deseamos a nuestro actual Gobernan-
te una vida larga y feliz, acentuada por muchisimos cumple-
afos como el de boy, para que no s6lo sea como es, creador de
nuestra future felicidad, sino que tambien sea de 4sta su
sosten el mas firme y mas constant.
Como admirador de las Bellas Artes, yo, desde mi peque
flfsima esfera, agradecido y feliz de aprovechar esta ocasi6n,
aunque de tan inmerecida honra para mi verdaderamente,
felicito con toda voluntad y fervor en su cumpleafios a
nuestro ilustre Presidente Constitucional, Sefior Licenciado
don Manuel Estrada Cabrera, repitiendo mis votos por una
vida larga y dichosa a fin de que a las Bellas Artes
tambien, en especial i la Mdisica, no falte su mejor estimulo y
apoyo.

211. (spino3a.

Guatemala, noviembre 21 de 1905.


*
* *


Napole6n Primero Ilamado el Grande, como guerrero se
hizo celebre por que supo triunfar en las famosas batallas del
Viejo Mundo, pero de esa celebre grandeza conquistada sobre
campos de cadAveres y surcados por arroyos de sangre que
bienes ha reportado la humanidad?
El ilustre genoves se conquist6 la esplendente aureola de
la inmortalidad, lanzandose a ignotos mares en busca de tierra;
y por el feliz exito de su atrevida empresa, hoy le bendicen
millones de habitantes de que esta poblado el Nuevo Mundo.
El Benemerito Gobernante de Guatemala, Licenciado Don,
Manuiel Estrada Cabrera, con sus relevantes dotes de habil y
atinado estadista, ha sabido demostrar con la 16gica de los
hechos, que para prepararle a su patria un lisongero porvenir,
no nececita de salir en busca de napole6nicos laureles, ni cree
indispensable para la realizaci6n de su patri6tico anhelo
arrostrar los peligros que el audaz marino supo veneer
afortunadamente para inmenso bien de la humanidad.
El sefior Estrada Cabrera ha comprendido muy bien
que las risuefias esperanzas de la Patria estan hoy cifradas en
la nifiez que se educa y en la juventud que se ilustra; y he aqui,
el hermoso ideal en que acertadamente ha sabido inspirarse el
Jefe Supremo guatemalteco para la emisi6n del importantisi-
mo Decreto N? 604 que establece los simpiticos y aplaudidos
Festivales de Miner va.

afenca Guba".


Guatemala, 21 de noviembre de 1905.






PELUQUERIA


WASHINGTON


Establecimiento de primer orden. 4 4 6! Av. Sur, $o 19 Telefono.
Esterilizaci6n y desinfecci6n de todos los Uitiles
e instruments del servicio.- Venta de perfumeria final, aguas de tocador y
ARTICULOS PARA CABALLEROS
Servicio a domicilio. Antisepsia complete. Aseo esmerado. Apartados especiales.

+ 1boras be servicio: be 7 V 30 a. m. a 9 p. m. +


DT)E


ADMINISTRAGION


La suscripci6n mensual a "La Locomotora,"


Ntmero Suelto


Se adnr?iten avisos a
2. dvenibi




\ A NIA

VO\ I


precious convencionales.
$ur hium. 5.


C I914Eale


vale ,


$3.00


1.00


4 4 4 4









-,- Ealabarteria -


mlorales}


6" C&ieniba Sur, Ztilnero 29,
I3unto atl 2les6n be Santa lara..


GRAN SURTIDO DE TODAY
GLASE DE MONTURAS


m ARTICULOS DE VIAJE
NO OLVIDAR QUE ES DONDE SE COMPRA MAS BARATO Y DE MEJOR CALIDAD
MAN SPRICHT DEUTSCH


la


Unica Fotografia premiada con


de Oro


en las dos uiltimas exposiciones nacionales.

Retratos de todas classes, precious y tamafios.-Especialidad en.Postales en esmaltes y colors.


Valdeavellano y Cia.
ENGLISH SPOKEN


JNBOTA DE 0 20
600 Ctleitbia S rI' 2(). (X 5
0 ( 00


"t
'* '


-- CALZADO*


b4 e -


rsta fabrica es la Ilalqada a la coMpetepcia por la calidad de sus
NtaTERIALrES Y BARATURA DE SUS PREGIOS
TIPOORAFIA NACiONAL.


Medal la


tr1


z
ra
za
U)


~rruriclhu


4 Oraoit 76taica be


DE c


F0


* '
I




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EPWEOTPTA_N054ZE INGEST_TIME 2013-01-18T14:20:49Z PACKAGE AA00011460_00006
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES