La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00003


This item is only available as the following downloads:


Full Text








~~ ~: ~:::.Ti~7\Jr"I'n-


ii


O A.R


5 ,a
-x
ic.

I3~






i-
_)i



`]


-~RY1?S


iceciabo bon MANUTEL L-:'--E .- .:1 C'.', 1-r .E.'- pre iocitpe .olstitlcional be la epibiica be atcinmaa, J E U.E. SUPREMO DEL EJERCITO, O)rianli-zabor
be este .CCt elemclnto be glerrca im oernt i y cs director be la Calrnpafia en la reciente enicryleciau coln cl Salciabor y olIras.



A- ". :- .-




(uafcner la, 4 dc / aqosfo dce 196.


ipS''F*116-~"R
;,k "'
b. 1~ ~


)


; r .


A/



































a















































I4





I













0ecrn0i0rw


2evis ta be political, (iencias, $iteratura y 23ellas Clrtes.

Redactores: Joaquin M6ndez y Felipe Estrada Paniagna.
Colaboradores Literarios: Francisco Anguiano, J. J. Palna, Joss A. Beteta, Francisco Vela, Manuel Valle, Adriin Vidaurre, Ram6n Acefia, Enec6n Mora, Rafael
D. Ponciano, Canuto Castillo, Juan P. F. Padilla, Jos6 Wer, Ricardo Contreras. Lucas T. Cojultin, Enrique Diaz Durdn, J. Antonio Godoy, Virgilio J. Valdds,
Casimiro D. Rubio, Carlos Arellano Torres. J. Luis Vega B., Pedro Zamora Castellanos, Manuel Lemus.-Colaboradores Artisticos: Manuel Maria Girdn,
Alberto G. Valdeavellano, Josd C. Morales, (Mon Crayon), Prudencio Ddivila, Fabidn Rodriguez, Rafael Alvarez, Ram6n Gouzilez, Luis Felipe Arias, Victor
Manuel Figueroa, Oermdin Alcdntara.
Administrador: J. Alejandro Pacheco H.--2 Avenida Sur, Ntimero 3.

ANO I. GUATEMALA, 4 DE AGOSTO DE 1906. NUM. 3.


CI R I ICA
DEL INGRESO DEL EJERCITO DE CAMPANA A LA CAPITAL


El 25 de julio, aniversario de la fundaci6n de la
ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, empcz6 a
ingresar a la capital de la Reptblica, el ejdrcito que peled en
las fronteras de El Salvador y Honduras.
Parecia que el vecindario estaba asistiendo a una nueva
fundaci6n: tal era el entusiasmo que de stibito anim6 a las
gentes por haber desaparecido el horroroso cuadro que
presentaba el invasor al hollar con sangre y fuego nuestros
territories limitrofes.
*
Asi queda explicado por qu6 desde el Ayuntamiento,
entidad juridica, hasta los distintos grupos existentes en
nuestra sociedad 6 individuos particulars se prepararon a
recibir con afecto y regocijo a quienes habian ido a exponer
su vida en defense de la patria y del gobierno que la repre-
senta.
Y las calls se vieron cuaja-
das de arcos de lienzos, do flo-
res y de luces; y las palmas y
victories de los niflos llenaban
los aires, y los poetas acorda-
ron sus citaras para entonar ,
sus cantos y las coronas de
laurel cayeronsobre las frentes
de nuestros bravosluchadores.
Los arcos empezaban desde .
la conjunci6n de la 18 Calle y *
7V Avenida con el que la Hono- -
rable Corporaci6n Municipal*-
mand6 construir alli, obra del ,
artistaitaliano Giovani Granay, i,
por valor de seis mil pesos.- '
En la 12 Calle se levantaba ..
otro, hechopor el mismoartista
en la esquina de la casa del
seflor Presidente de la Repfi-
blica. MI


En la 10 Calle flameaba el construido conlienzos de diver-
sos colors por cuenta de las compaifas ferrocarrileras.
En la 9" Calle se veia el de los Bancos.
En la esquina Sudeste de la Plaza de Armas el del
Comercio.
En frente del Palacio Municipal, el del Juzgado de Policia
y Ornato.
Y en la 6" Avenida Norte, camino para el Hip6dromo, el
de los agricultores.
Entre la multitud que llenaba ebria de placer las called,
circularon varias composiciones en verso, que en otras colum-
nas de este mismo peri6dico tenemos el gusto de publicar.

*


Cerca de la misma casa so
contemplaba el primoroso arco
de flores naturales del Club
"La Juventud Liberal."
En la 11 Calle se admiraba
otro de luces de colors, de la
Empresa Electrica del Norte.


A. G. Ialdea~velan.o.-Folo.
Las tropas presentando las armas al Sefior Presidente de la Reptblica, frente al Palacio Nacional,


;a~ta








LA LOCOMOTORA


Bajo ce aquellos arcos y entire aquellos victories, hizo su
entrada el General Flores, aquel que al empezar su combat
en las alturas de "La Isleta," dijo que Guatemala protestaba
con la voz de sus cafiones contra la guerra cruel que se le ha-
bia declarado; frases que demuestran que los sentimientos
humanitarios no estan refiidos con la bravura del soldado.
Con este joven General entraron el Teniente Coronel Pablo
Gonzalez, al mando de un batall6n de Mazatenango que result(
disciplinado y aguerrido, el Coronel Miguel L6pez al mando
del batall6n Pinula que hizo su peregrinaci6n triunfal desde
los primeros combates de Mongoy hasta los uiltimos de "El
Platanar," y el Coronel Echeverria con un batall6n del
Quiche combatiente en "Las Escobas" y que alaba el arrojo
del Comandante Juan L6pez Avila en cuya fuerza se hall
Adolfo Herrera, uno de tantos avanzados por los salvadorefos
quienes le propusieron pingfie sueldo para hacer fuego contra
su patria, a lo cual, rompiendo su espada, contest: "Como
avanzado, estoy en poder del enemigo que puedc hacer de mi
lo que le plazca; pero soy guatemalteco y antes dare mi vida
que traicionar a mi patria; jams tomard las armas contra
ella."


S E. Eirhenb,'gr'r.-Falo.
General de Brigada Jos6 Fdlix Florea.

Cuando tl General Flores pas6 a descansar a su habita-
ci6n, el Club Liberal "2 de Abril" le esperaba para darle la
corona de laurel que habia sabilo ganar en los campos de
batalla.
Vivamente emocionado contest A las frases que el Pre-
sidente de dicho Club le dirigi6, trayendo con oportunidad, A
cuenta, la memorial inolvidable de Justo Rufino Bairrios, a
quien guard nn amor tan grande solamente comparable con
el que profesa 4L su actual Jefe sefior Licenciado E'trada
Cabrera.
sta corona, dijo el General Flores, servirn para que
en el porvenir me consagre con mais ahinco, valor v entu-
siasmo, a la defense de mi Patria y de mi Jefo."
Igual corona de laurel fud dada A los jefes de los batallco-
nes de Pinula, Quich6 y Mazatenango, en sus respectivos
cuarteles.
*
*

El 26 lleg6 en brioso corcel guerrero el gallardo General
Larrave quien tuvo que pelear contra fuerzas mns numerosas
que las de 61, como aconteci6 a casi todos nuestros Generales,
con la agravante de que en "El Platanar" se hallaba el
enemigo bien fortificado desde el principio de la guerra.


Con e1 entr6 otro batall6n de Mazatenango comandado
por el Coronel Abraham Taracena, uno de Escuintlaal mando
del Coronel Rafael Avila y un batall6n de Amatitlan bajo las
6rdenes del Teniente Coronel Salvador Alarc6n de quien se
hacen honrosas apreciaciones por su arriesgado combat en
Contepeque.


A. G. Vtaldfeavellruo.-Fota.
General de Brigada Miguel Larrave.


Una comisi6n del Club "2 de Abril," sali6 al encuentro
de esta fuerza, coronando con una.guirnalda de laurel A su
denodado Jefe, cerca de la estatua del General Miguel Garcia
Granados en el paseo de La Reforma. Uno de los heroes del
71 presenciaba en aquel acto la apoteosis de uno de los mas
valerosos soldados de 1906.
Acto id'ntico verificose con los Jefes de Batall6n de esta
fuerza, en la Plaza de Armas.

*
El 27 en la mariana vino el Coronel Felipe S. Pereira
quien desconcert6 A los derrotados de Mongoy cortandoles la
retirada por Atescatempa y casi inhabilitandolos para entrar
de nuevo al combat. No pudo disimular Pereira la emoci6n
que desde La Reforma y por la septima Avenida Sur hasta la
plaza del Centro Ie embargaba al escuchar los victories de sus
antiuuos compafieros de studio y de la Compaiia de Caba-
lleros Cadetes de la cual fue Capitin. Con e1 llegaron el
Coronel Dighcro al mando de las fuerzas de Santa Rosita, el
Coronel Juirez con fuerzas de Totonicapam y el Coronel
Cuyin con fuerzas de la Antigua quo hicieron recordar el
mismo valor que demostraron alli por el aiio 1871.
En mcdio de aquellas demostraciones de entusiasmo. el
Club "2 de Abril" cumpli6 ofreciendoles coronas de laurel a
los Jefes de dichas fuerzas, en frente del Parque de la Fede-
raci6n, coronas que fucron por ellos aceptadas con la modes-
tia que les caracteriza y que les vali6 mas aplausos y mnis
victories por part de los miilares de espectadores que habian
acudido a presenciar la entrada.

*


~_ I








LA LOCOMOTORA


En.la tarde ingres6 el General Sanchez, leal y dispuesto
a ofrendar, su vida en aras del deber. Tambi6n con 1l supie-
ron cumplir los socios del Club "2_de Abril," obsequiAndolo
con una sencilla guirnalda como recuerdo de la campana de
1906, en la que 61, dado el caso, habria sabido llenar su deber
con el heroismo legendario que hace recorder con orgullo t
su malogrado hermano General Cayetano Sinchez.












F..
--P!







A. G .


,i








A. G. J'/ldearveloto.-F-dl" .
General de Brigada Mariano Sanchez.

Y prcsent6se en seguida el modesto pero valiente y
audaz General Chaj6n quien se me antoja uno de aquellos
increibles Generales japoneses que en la Manchuria traspa-
saba las hondonadas mas profundas y escalaba los abruptos

1


















&
'- ,





















A. G. Ve/devellano.-Folo,
General de Brigada J. Claro Chaj6n.
General de Brigada J. Claro Chajdn,


picos miLs altos y sufria todo los contratiempos imaginables;
pero con ojo avizor digno de envidiarse, vigilante hasta repa-
rar en los mas pequefos detalles del enemigo, salia siempre
victorioso, dedicando sus triunfos a la Patria y a su ilustre
Jefe. Vinieron con 61 fuerzas de Jalapa al mando del Coronel
Lucero; de San Raymundo al mando del Coronel Eleuterio
Estrada; de Sanarate con el Coronel Pacheco y de Solola al
mando del Teniente Coronel Fernando Archila, el ihroe del
Cerro de Arrayanales, Atescatempa y Jicaro y de quien se
refieren tales hazafias que mis parece heroe de novela que
existente en la realidad. Necesario es que un testigo presen-
cial relate lo acontecido al Teniente Coronel Archila, durante
la present guerra, para que no figure como leyenda el hecho
de que, con un centenar de soldados, en una mala posici6n,
haya amedrentado a mas de mil enemigos, y alli se haya
sostenido, sin auxilio alguno, merced a su audaz estrategia,
hasta que recibi6 orden de combatir en otro campo.
Merecida corona de laurel fue entregada al General
Chaj6n en el boulevard "30 de junio;" y los Coroneles Apoli-
nario Ortiz, Lucero, Estrada, Pacheco y Archila, quienes lo
acompafaban, la recibieron en la Plaza de Armas.
*
*
El 28 hizo su entrada en medio de las aclamaciones de la
multitud, el grueso de nuestra artilleria al mando del Gene-
ral Jos6 Maria Lima reconocido por su incuestionable valor
desde que empez6 a tomar parte en hechos de armas hace ya
alg-n tiempo. No hay duda qu. el General Lima infunde


A. G. ieddeacrellano.-Faoo.
General de Brigada Jose Maria Lima.

confianza a sus tropas y esto basta para que lleve ganada de
antemano la mitad de la victoria cada vez que se present en
los cam pos de batalla. En los triunfos de la present cam-
pafia le correspond un lugar muy distinguido y por el
informed que di6 de haber terminado con feliz exito la primera
parte de la lucha, se adivina cuinto debe sentir el que ella no
haya continuado para seguir alcanzando victorias; pero que
le consuele la idea de que si son gloriosos los triunfos de la
guerra, especialmente cuando llevan por fin hacer respetar
los derechos y la soberania de los pueblos, mas gloriosos son
los triunfos que se alcanzan en la paz con la meritoria labor
del pensamiento puesto al servicio de la libertad, de la civili-
zacidn y del progress.








4- LA LOCOMOTORA

Ingresaron con el General Lima:el Coronel Linares con
el mando de un batall6n del Quiche; eI Coronel Coradm,. de
Escuintla; el Teniente Coronel Jose Maria Antill6n, con.
fuerzas de la Antigua, que se distinguieron por su arrojo en
1o0 combates de los dias 7,.8 y 9 de julio el Teenieite Coronel
Perdomo, de Salama, combatitnte en Contepeque; la fuerza .
de Sija al mando del Teniente Coronel Ernesto Carrera, uno
de los heroes de "El Jfcaro", el Coronel.Mariano Taracena
con Fl,-rza del Quichea, combatientes en las alturas de "La
Soledad"; un batall6n de NM.-.mon-tcnangoi con el Coronel Teo-
doro Cifuentes, quien atxili' al Coronel Rosalfo L6pez Jimenez
entire 'El Jicaro" y C(. nt epeICue; unafuerza de Quezaltenango
con el Coronel Marcos R. Calder6n, quien no desmiente que
corre por sus venas la sangre valerosa de Justo Rufino
Barrios, y que si sabeser funcionariol. progresista en las
ciudades, tambien sabe ser energico en los campos de batalla;
el Coronel Cruz Ari na. cuni un batall6n de Canales combatiente
en Chimalapa, y cl Coronel Manuel de. J. Monroy con el
grueso de la Caballeria cuyas secciones desempefiaron tan
in-t;able papel en los combates.
El Gen,- al Lima fuei coronado en el:paseo de La Reforma
cerca de la estatua' del'.General Justo Rufino Barrios, en
medio de la'- dianas que le toc6 la Banda MIilitar de su fuerza;
y :,-, h-alien i, Jefes que lo acom pafiaban recibieron la corona
entr. t.e d 1 I Parqic de "Lta Federaci6i," entire las aclamacio-
ne-. irtu-ia-.ta-, de las multitudes.


Dsp,:., d, todas est-ia fueria. ingres6 el senior General
don 1M:1iul Mar1 i Ag-uilar a quien el Jefe Supemino del Ejtr-
cito conlii Id.s operaci:,nea s de 'la- zona ;central" de Oriente.
Pesaba sobre el la- gra-ve-responsa-bilidad de, la- campana en
esta zona que fu6 de las ma's azotadas por la guerra, y just A. G. .vaeamrana .-. Foo.
es felicitarle por haber concluido la lucba azarosa que, si General de Dirisi6n Luis Ovalle.

Tambien ingresaron esta tarde los Coroneles Flavio Ovalle
y Enrique Haeussler que combatieron en Contepeque.
El Club "2 de Abril" entreg6 A todos una guirnalda. de
laurel en recuerdo de la Campaiia de 1906.

El 29 lleg6 el General Ismael.Chavarria, hombre mo-
desto, sincere, valiente y patriota, convencido de que
cuanto hace es en cumplimiento de su deber y por amor
A Guatemala. Lo acompafiaban el Teniente Coronel Paz, el
.3 Teniente Coronel C6bar con fuerzas de Chimaltenango, el














A. G. Valdea7re/ano.-Foto.
General de Di. i-i.'i Manuel M. Aguilar.

como no es de dudarse, le prop' r"CiioI amnarrI, debe 0
tambien Ilenarle de sitisfacci6nt por el 6xito alcam;1ad. v p)r
]a convicci6n debahber cumpilido cin susdeberes de military.
Una com ii.'n- dl1 Club "2 de Abril" cumpliimiint6 at
General Aguilar en su casa de habitaci6n, obsequi'ndulo con
una hermosa corona de laurel, en recompensa de sus mere-
cimientos.

En la misma tarde ingres6f el General Luist Ov alle, Jefe
de la zontia SudOeste, con su. elegant Estadi- Maydor encabe-
zado por el C,:jrn l E nricque Aris. El Generil OCyale es uno
de nuestros veterans quien no. arredra Ia guerra y cumn-
pli6 permaneciendo en Retalhuleu desde las invasions por
Oc6s y Ayutla y ct la espectativa de nuevos movirnientos por A. C. -'irldeailano.-Foto.


General de Brigada Ismael Chavarrfa.


ese rumbo.









LA LOCOMOTORA


Teniente Coronel Angel Arana con fuerza de Canales que
pele6 en Chimalapa y el Teniente Coronel Victor Duran con
fuerza de San Juan Sacatepequez. Duran fue de los que no
s6lo pele6 bien, sino que tuvo en jaque al enemigo en Chima-
lapa, segtin el decir de su jefe el General Duarte.
Una Comisi6n del Club "2 de Abril" sali6 al encuentro de
estas fuerzas hasta la Villa de Guadalupe, en donde en medio
de vivas y salvas, les fue entregada 6 los Jefes una guirnalda
de laurel que siempre les recordara su buen comportamiento
hacia la Patria.
*
a* *

El 31 las 7 de la noche, el Director General de Teld-
grafos y Tel6fonos Nacionales, Coronel don Manuel C. Mir6n,
obsequi6 con un esplendido banquet en el amplio y lujoso
Sal6n de Sesiones de la Municipalidad 6 los empleados del
ramo que asistieron la campafia.
Nada mis just que hacer una demostraci6n de carifio y
entusiasmo a esos humildes pero importantes obreros que si
en tiempos de paz abrevian las comunicaciones entire las
gentes distantes, en tiempos de guerra son las palancas
primordiales que hacen que los ejercitos se muevan con
rapidez hacia los puntos en que mas se les necesita.
Y no solo por la reserve y la prudencia que deben ser
inherentes a6 dichos empleados, sino por el valor que ban de
tener y el heroism con que han de servir en medio de los
fuegos y de los estruendos del combat, se hacen dignos
de la mas just consideracidn y encomio.
Todo esto tuvo en cuenta, sin duda, el Coronel Mir6n, ya
que e1 mismo permaneci6 en fatiga dia y noche durante
la campafia.
Cortos fueron para los conmensales aquellos preciosos
instantes por la natural simpatia y confraternidad existentes
entire ellos, por lo esquisito del mend y por lo armonioso de la
mtisica que con la batuta de Alc6ntara transport en no
comprendidos extasis.
El meni fue:
Soupe de cervelle A l'imperial.
Poison sauce capres.
Sabu6 de Pigeons.
Cottelettes aux petits pois.
Mouton sauce aux truffes.
Puch la romaine.
Dindon roti.
Salade a la marine.
Asperges sauce holandaise.
I esserts:
Bisquit glace 6 l'americiine.
Croquets bouche petits choux.
Caf6.
Vinos:
Jerez dos palos cortados superior.
Chateaux Iquen.
Pierre Chabanneau & Cfa.
Nuits C. G. Louis Babin.
Champagne C. G. Mumm.
Elixir de Garus y
Cognac Martel V. V. S. 0. P.

La Mdsica:
Himno Nacional.- Cavalleria Rusticana.-Crisanthema.-Recuer-
dos de Zarzuela.- Oleadas de Alegrfa y otras'mAs que hicieron el
encanto de la concurrencia hasta la media noche.

*
*

El 19 del corriente en la tarde entr6 el General Orellana,
Jefe de operaciones en la zona Nordeste de la Reptiblica,
acompatiado de la artilleria que se habia colocado por aquel
rumbo.
Guatemala tiene la gloria de contar entire sus buenos
hijos a uno de los mejores estrategicos: el General Orellana.
Hombre humilde, hasta el extreme de ser excesiva su
modestia, no parece que su alma encerrara cualidades tan


-" q L '
..'
I&4^


A. G. VI, a ea'rdcllao.-
General de Brigada Leopoldo Orellana.


bellas como las que posee; pero se le conoce en cuanto se
empieza A tratarlo revelando desde luego todo un caracter,
un coraz6n entero y sano, una clara inteligencia y conoci-
mientos no comunes en los distintos ramos del saber.
*
Con e1 vino el hbroe de Metapan, el General Manuel Duarte
quien desde "El Cerro delas Campaias" amilan6 al enemigo
hasta al punto de obligarlo pedir la paz, firmindose un
armisticio en "La Puerta de Chimalapa" el 16 de julio.


i ""
'4- ?F


A. G. Valdeavelhano.-Foto.
General de Brigada Manuel Duarte.








LA LOCOMOTORA


Tambien' 1 acompafnan los valerosos Coroneles Antonio
Monterroso, Salvador Cuellar, Manchame y Orellana que
con fuerzas de Verapaz y Zacapa obraron sobre Metapan;
el Coronel Padilla que con un batall6n de Canales mantuvo en
jaque al enemigo como el Teniente Coronel Duran, segin
lo ya dicho por el General Duarte quien dirigia la acci6n; los
Coroneles Higinio Portillo y Angel I. Calder6n vencedo-
res en Santa Fe, Tolo v Machaca, en la frontgra de
Honduras, desde donde hicieron correr al enemigo basta
Ocotepeque; el Coronel Cord6n, notable en la pelea, lo mismo
que el Coronel Rodolfo Aguilar Batres, de quien se dice que
tiene el arrojo del le6n para el combat.
Vai':s miembros del Club "2 de Abril" llegaron a
encontrarlos hastael puente del rio de "Las Vacas" en donde
pusieron coronas de liurel A 1.s Generales Orellana y Duarte
y Coronel Padilla en media de los vivas de los patriots.
En el mismo lugar se distribuy6 coronas y painuelos
con mim.i.ra i, \:, de la ci mpafina a los -oldads q u iicn-\ ivar on
al sefior Presidente de la Repdblica y a sus Jefes entiando
con el mia ,.r entusiasmo 6 la capital.
Alos demis Jefes, de quiiiies no se sabia que vinieran,
les fui 'cutregadla ]a corolm en sus cuarteles.
*
Recordemos ahora a quienes hanu vnido aisladamente 6
han quedado en sus respectivos domicilios: son el General
David B;iaientrs Ruiz, quien combati6 en "El Pajonal" y el


gratas palabras aquellos valientes que habian hechonmorder
el polvo de la derrota a sus contrarios. Poetico tambien,
en otro sentido, era el cuadro de la esposa arrojandose
en brazos de su bien amado y presentandole el recien nacido
que sentia el calor de los besos del padre vuelto un heroe;
de la madre que al buscar ansiosa el adorado fruto de sus
entrafas y al encontrarlo, derramaba lIgrimas de regocijo;
de los hermano-, de los parientes, de los hijos, que iban y
venian; con gran locuru, jadeantes y con ojo avizor, hasta dar
con el miembro de su fanilia y estallar en stibitas demostra-
ciones de febril entusiasmo.
*
Despues, un banquet opiparo obsequiado y servido por
entusiastas y distinguidos caballeros les esperaba en los her-
mosos y amplios salones del Hip6dromo y de alli salian llenos
de gozo hacia sus respectivos lares -con el deseo patri6tico
de entrar de nuev0 en:la "-.iciha si los intereses de la Naci6n
lo exigen.
He aqui el menfi vi.1r idl en los preciosamente adornados
salones del Hip6dromo.








tanue1 (straba a ^ -a

presibente Constitucional
be la epfiblica i 3efe Spremno
+ bel (j6rcito +


A los valientes---
JEIFES Y OFICIAL-ES
del Ejeroito Nacional.


TIP. NATIONAL.


A. G. Tanldeav'elano.--Fol.
General de Brigada David Barrientos.

Valle de las Flores; el Coronel Contreras, honra del ejercito,
hijo predilecto de Jutiapa que en A1 ve L una de sus espadai
mas valerosas; los Coroneles Vicente N. Lemus y Pioquinto
Barillas que empezaron su lucha desde Asunci6n Mita y
Mongoy y por ultimo el Coronel Rcsalio L6pez Jimenez, uno
de los heroes de la campafa, quien estuvo casi al habla con
el enemigo y vi6 caer al General Fegalado en "El Entrecijo."
*
Cuadro digno del mejor de los artists era el que presen-
taban los soldados en la Plaza de Armas al devolver cada
batall6n, sin mancha y con honra, la bandera que se le habia
entregado para ir al combat y las armas con que triunfaron.
Alli se les obsequiaba, en medio de aplausos y dianas, con la
medalla conmemorativa de sus her6icos hechos. En ese acto
el Sefior Presidente de la Reptiblica felicitaba en nombre de
la Patria a los Jefes y Oficiales que se habian distinguido por
su lealtad, discipline, valor y arrojo, emocionando con sus


Sopa
Do[au=vent be sesos
itamaIes
Pollos en salza
beefsteak
Ensalaba
fruta, bulce, cafe
Dinos, erveza B icores

mnala, 3idli be 9o06.


Me R







LkA tocomoiio1oA


A. G. Naldear'iathno.-Folo,
General de Brigada Jos6 Reyes.
No terminaremos esta cr6nica sin dejar de hacer cum-
plida justicia a quien la merece.
El General Jose Reyes, encargado durante la campafia,
de la Comandancia de Armas de este departamento no se did
punto de reposo para facilitar de todos modos, los transported
militares siendo una de sus mejores medidas de administra-
ci6n la de haber conseguido que los que no fueron a la
campafia se ocupasen en tender las siembras delos soldados,
por cuya causa estos encontrarAn sus sementeras en perfect
buen estado y produci6ndoles como si ellos mismos las
hubiesen asistido.
Cosa andloga hizo respect de la consecuci6n y conducci6n
de viveres el Coronet Juan P. F. Padilla, actual Jefe Politico
del Departamento de Guatemala.


El Mayor General del Ejercito, don Vicente Orantes,
dechado de lealtad, permaneci6 fire en su puesto y alerta
para lo que pudiese ocurrir.
*
El Ministro de la Guerra, General Luis Molina, recono-
cido hace ya much tiempo, como competent no solo en las
labores administrativas sino en los detalles concernientes al
ramo de Guerra, ejerci6 de eficaz vigilante en todos los asun-
tos de la campafia y debemos felicitarle por la gloria que el
ejdrcito y su Jefe Supremo conquistaron en ella.


A. G. Valdeav.l/ano.-Foto.
General de Divisidn Luis Molina, Ministro de la Guerra.

Por uiltimo esbozaremos un detalle significativo para
cerrar estas notas.
El Jefe Supremo del Ejercito, Licenciado Manuel Estrada
Cabrera, al saber que se aproximaba alguna de las fuerzas
salia A encontrarla. Se situaba en el hermoso edificio conocido
con el nombre de "El Nuevo Cuartel de Artillerfa" en el
bulevar "30 de Junio," done en la actualidad- funcionan
los talleres de la Escuela PrLctica y allf recibia a cada uno
de los Jefes expedicionarios: con un efusivo saludo empezaba
su felicitaci6n que seguia con frases patri6ticas, entusiasticas
y congratulatorias por el exito que cada uno de ellos habia
alcanzado en los cam pos de batalla, iC6mohubieraqueridoeste
Jefe carifioso tener siquiera un instante de platica con cada
uno de todos sus soldados, con todos esos bravos defensores
de la Patria que, A la vez, habian ido A dar su existencia por
61 que esla representaci6n de la misma Patria, y a quien ellos
quieren y aclaman como al primero de nuestros conciuda-
danos! Y ic6mo se retrataba en el semblante del digno
Magistrado la emoci6n sentida al apreciar de cerca el heroismo
y todas las demirs grandes virtudes del pueblo que le ha
confiado sus destinos!
Por eso desde que cualquier cuerpo de ejercito entraba
no era abandonado por 41, lo acompailaba hasta que habia
dejado su pabell6n y sus armas y despues hasta que estaban
licenciados para regresar at seno de sus hogares, dirigiendo-
les ya en la Casa Presidencial 6 yendo a los lugares donde los
batallones estaban acuartelados, las tiltimas palabras de feli-
citaci6n por su heroismo en la campafia y alentandolos para
que ya sin pena y sin cuidado se dedicasen A sus cuotidianas
faenas en medio de la paz que sabria mantener, asi como en la
hora necesaria supo sostener la guerra.
Tiene 41 muchos aplausos y much afecto para sus solda-
dos y estos se los retornan con su lealtad, su amor y su
patriotism. Ambos se completan.
Para ambos nuestras felicitaciones.


A. G. Valdearellano.-Folo.
General de Divisi6n Vicente Orantes.


Guatemala. 4 de junio de 1906.


eanuto Eastiffo.








LAL OCOMOTORA


TRIUINFIAL

Valientes que en la lid encarnizada
guardasteis, como heroes, la frontera,
y volv6is con la ropa destrozada,
mas vestida de lauros la bandera;
SEntre lluvia de flores perfumada
y entire la luz de oro de su esfera,
Guatemala os recibe engalanada;
V asf os dice, al miraros, placentera:
"Las huestes debelisteis enemigas!
Vuestro deber cumplisteis. ; Habdis hecho
que el Quetzal se remote refulgente:
"Id, ahora, a olvidar vuestras fatigas,
con la cruz de los bravos en el pecho
y mi beso de madre en vuestra frente!"
3ulio=o906.
Alberto MVencos


i Salve, libaro triunfante,
Que flames 5 la brisai
Paz, tu blanco simboliza;
Tu celeste, libertad.


Emblema eres misterioso
Del afecto mts sagrado
Que sin pena, profanado
Vi6 janlms la humanidad !


SDesde nifio al-ver izarte
Del cafi6n al estampido,
De entusiasmo estremecido
Palpit6 mi coraz6n;
Que aprendi desde p.-'.li'.e:.
Que en la calma y la tormenta,
Orgulloso represent
A la patria el Pabell6n !


Magestuoso cuando flotas
Bajo el ambito del cielo,
; C'mo evocas un anhelo
Qne no mi s dormido estai;


+ aC i (jIrcito

La ciudad viste de f igente gala.
Hoy que retorna 6 su dichoso seno
Dc la honra y el powder de Guatemala
El bravo defensor.
Que sus torres altivas den al viento
La voz del brorce alegre y vibradora,
Y en las almenas oigan el aliento
Rugiente del caiion!
.La manos blancas de sus hijas bellas
Borden de mirto y de laurel coronas;
Salgan los nifios a ceibir con ellas
La frente al vencedor.
Himno triu fal la mfisica levante,
Gloria, trae el artist en letras de oro,
Y que il poeta, de la Patria cante
Al inclito campedn!
.Guatemala, julio de 1906.
mZanutl Dalle.


AFL EJERCITO



iGloria, soldados! .... Pues la paz amable
se pregona desde hoy a la Naci6n:
tomad la azada, abandoned el sable,
y el rugir del vapor calle al cafi6n.


Y del hbroe que en brazos de la gloria
a la voz del deber cayd venci-lo,
sus hazaiias grabemos en la Historia
y que sea su nombre enaltecido.

Volved presto, volved a. los cortijos
donde esta vuestra dicha va cifrada,
y alli inspired a vuestros caros hijos
del amor patrio la leccidn s;igrada.


Y que al vcrte, santa ensefia,
Por un extraiio insultada,
Como en Rivas y en Granada
Otra vez despertard!


i Salve insignia inspiradora
De entusiasmo y heroismo !
; Cuinta hazaila el patriotisn:o
Realiz6 portu virtid! .
A tu sombra se adormecen
Rencores y disenciones,
Ante ti en los corazones
S61o hay fuego y juventud,!


Tan modest coTo el ave
Que en tus pliegues se dibuia,
Que tu seda ; bien no cruia
Sobre otro suelo, triunfal;
Pero aqui, en esta tierra
A la que sirves de egida.
Te veremos siempre erguida
SOh, Bandera Nacional!

Q[rbrto q.encos.


Ensefiadles el culto i li; Bandera
de azules franja4 y de limpio armifi,;
SCorred !.... que en el hogar ya se os espera
con las palmas benditas del carifio.



iSalve oh soldados de la Patria mia!
; Salve legi6n de luchadorcs whales!
iCon qu6 gusto mi musa os formaria
arqueria triunfal de robledales!



pebro 3amora castellalios.


Guatemala, Julio 25 de 1906.


------------------ ---- --- ---------- ---- --- ----` -- ---


~--*9----- ------------------------ -------*-. ~


(1f Paberr@ln laciosarl


c~b~ c~t


c~i&








LA LOCOMOTORA


Guatemala, 26 de julio de 1906.
Sefior Don X. X.
Present.
Mi estimado amigo:
En mi anterior me propuse demostrar a Ud. que, dada
la naturaleza de la guerra modern, puede un hombre civil
superiormente dotado, dirigir con exito una campafia, al
igual que un military; y en presencia de los hechos, sefialo
como ejemplo al Licenciado Estrada Cabrera, en el filtimo
conflict.
La guerra que'Guatemala acaba de sostener, constitute
un esfuerzo gigantesco que, por ahora, no todos estan quiza
en el caso de apreciar.
Inici6se la recien pasada emergencia con la simplicidad
de una lucha civil en que, al parecer, no se tenia mas propd-
sito que derrocar la situaci6n political presidida por el Licen-
ciado Estrada Cabrera y consolidar en el gobierno a cual-
quiera que se aviniese a ser instrument ciego, fiel ejecutor
de la voluntad y designios del conservatism.


..'

4:.
!
'i /.*
*-1 *.' '' -


A. G. Valdeavellano.-Foto.
El primer tren del Ferrocarril de Guatemala, saludando el regreso de las fui
del boulevard "30 de Junio."

Aun despues de consumados los hechos, sobran indivi-
duos que finjan no darse cuenta de la horrible trama con que
se pretendia humillar y sojuzgar a Guatemala.
En el comienzo de las operaciones militares, parecia que
s6lo el Occidenee de la Repuiblica se hallaba amenazado, y
que inicamente en dicha region habia de localizarse la con-
tienda. Bajo esa creencia, muchos se extrafiaban de que el
President de Guatemala levantara numeroso ejercito, po-
niendo en juego gran cantidad de los elements con que
el pais cuenta para su defense national. Pero los que mos-
traron esa estrafieza, llevados tal vez de sus esperanzas y qui-
meras, no veian mas que una asonada, una conmoci6n interior,
favorecida con mayor 6 menor descaro por un poder vecino;
y pensando de ese modo, no se explicaban por que el Gobier-
no hacia grandes preparativos, como si no se tratase de una
guerra civil, sino de un peligro formidable.
Imbuidos, repetimos, en ese modo de ver las cosas, cen-
suraban la magnitude de los esfuerzos de defense, calificando
de oneroso lo que en realidad era exigencia de una previsi6n,
comprobada mas tarde por los hechos.


Y en efecto, el odio piinico que asechaba a Guatemala,
halag6 y arm6 los rebeldes en Oriente no para favorecer
con lealtad su causa, sino para envolver a la Repuiblica en
una conflagraci6n que, i la vez que debilitase nuestras armas
lamando por diversos puntos la atenci6n del ejercito, man-
tuviese tambien a los rebeldes en el error de que s61o se
trataba de patrocinar su empefio, ayudandoles realizar sus
aspiraciones.
Mas el Presidente de la Repiblica, asf como no incurrid
en el absurdo de concentrar en Occidente la mayor parte de
sus tropas, cuidando tan s6lo de modo secundario de los
demas departamentos y plazas; asi tampoco, por lo que se
desprende de los hechos, crey6 ni un solo instant que en la
recien pasada lucha se trataba, al principiar, linicamente de
una guerra civil, sino de una celada mas grave, preparada
con encono y aconsejada por insensata emulaci6n. Era, pues,
la autonomia de Guatemala la que se hallaba perfidamente
amenazada de muerte.
Los sucesos nos muestran que el General Regalado, me-
tido al parecer h incansable protector de los rebeldes que
operaban en Oriente, en realidad
---. ,, T s61o tomaba la guerra civil como
.. : un medio.de provocar una invasion
.;' El Salvador y atraerse asi el sen-
timiento ptiblico de aquel pais en
favor de su capricho, 6 bien para
fatigar las tropas guatemaltecas y
arrojarse sobre nuestro ejercito ex-
tenuado, con el fin de alcanzar,'
favorecido por el cansancio de los
nuestros, una victoria de oropel,
una victoria ruidosa quelo convir-
tiese en Arbitro de Guatemala, que
lo enalteciese como a guerrero in-
comparable y le diese titulo bastan-
te para colocarse nuevamente, con
Sbarniz constitutional, pero en rea-
lidad con la fuerza del pretorianis-
mo, en la presidencia de ElSalvador.
El General Regalado, para quien
fu' siempre un culto el odio callejero
a Guatemala, pretendi6 con malas
artes ser entire nosotros el Breno
inexorable y ejercer un poder in-
contestado, dando a Santa Ana la
capitalidad de Centro-America.
Por desgracia para e1, y por for-
tuna para El Salvador y Guatemala,
aparte de su muerte, que natural-
mente no pudo entrar en la previ-
si6n de nadie, todas sus perfidias,
astucias y combinaciones, como su
febril ardimiento de iltima hora,
fueron superiormente contrarres-
tados por el proceder lento y dis-
erzas en el viaducto creto del hombre civil a quien en
vano pretendio desorientar y ador-
mecer.
Por que, se decia, levanta el Presidente de Guatemala
numerosas tropas, cuando s6lo se trata de debelar una fac-
ci6n que ni siquiera ha traspasado los departamentos fronte-
rizos? Por que, no habiendo encontrado eco la guerra civil
en el pueblo de Guatemala, se apresta un verdadero ejercito?
Los acontecimientos nos han dado elocuentemente la res-
puesta. La guerra civil, tomada A lo serio por los que al
emprendieron, anhelada y expensada sigilosamente por los
conservadores de Guatemala, no era mas que el pr6logo
de una asechanza contra nuestra autonomia, asechanza san-
grienta, preparada como tal en la sombra.
ZCay6 el Sefior Estrada Cabrera en el lazo de provocacidn
que le tendi6 el General Regalado? No, y consagrado siem-
pre a mantener en buen pie nuestras tropas, neutralizando
cuanto le fue possible los rigores de la intemperie y las dificul-
tades de su aprovisionamiento, logr6 conservar su entereza
moral y resistencia; y el General Regalado, que pensaba
haberselas con soldados moribundos, extenuados por la
inclemencia de las lluvias, por las privaciones y las fatigas de








LA LOCOMOTORA


la guerra civil; el General Regalado, que sofiaba con una
victoria teatralmente epica, pero en su sentir librada contra
soldados agonizantes; vino A estrellarse contra la resistencia
de nuestras tropas, resistencia ejemplar, caracteristica del
soldado guatemalteco, cuidadosamente ayudada, como nunca
se habia visto entire nosotros, por el Presidente de la Reiblica.
Y despues de precaver al pals de tales asechanzas y de
rechazar la sorpresa del enemigo de Guatemala, se ha pac-
tado la paz, con manifiesta lealtad, con evidence apego a la
concordia y sin lastimar en un Apice el sentimiento de centro-
americanismo, sentimiento que todos los directors de la
cosa ptiblica, debian en Centro America mantener vivo e
intacto, como garantia de nuestra comdin subsistencia
p)litica.


Felicito muy sinceramente A nuestros valientes soldados
por los triunfos alcanzados y al Licenciado Estrada.,Cabrera
por el tino y cordura con que supo dirigirlos: si la direcci6d
del ejercito ha de manejarse como ha obrado en esta emergen-
cia el Seiior Estrada Cabrera, debemos confiar siempre en el
exito de nuestras armas.
Tal es mi leal opinion, deducida de hechos que bien
pronto alcanzara.n notoriedad hist6rica. Seguro de que Ud.
ha de admitir la sinceridad con que la expongo, me despido
hasta la prc'xima, subscribiendome su muy atento y seguro
servidor.
Juan P. F. Padilla.


a$ a3anbera n acional

AL EI]JEEOITO

En un libro, recientemente publicado, ha dicho un nota-
ble escritor: "La bandera national es el emblema de la
Patria. No tiene ningiin objeto tActico; su napel es much
mayor. En ella estan vinculadas las glorias de nuestra
querida Guatemala y sus dias de mayor esplendor.
Todos los pueblos de la tierra, desde la mAs remota
antigiiedad, han sido amantes del simbolismo en sus mil
manifestaciones, como un recurso supremo hacia la conden-
saci6n de sus deseos, aspiraciones y creencias.
El alma humana queriendo siempre materializar el ideal,
como una necesidad de su esencia misma, ha venido dando


formas tangibles a sus tendencies y, a veces, hasta sus
desvarios, en su sed insaciable por lo.desconocido. Formas
que, con el transcurso de los siglos, el mundo ha aceptado
como la representaci6n indiscutible de todo aquello que s61o
existe en el fondo de la conciencia, como concepci6n abstract
6 metafisica.
Asi, la bandera que probablememente principi6 por ser,
en la tribu errante, el pedazo de lienzo clavado en el palo mas
alto de la tienda n6mada, para ser divisado desde lejos y
sefialar el punto de reuni6n, fue posteriormente, llevado
tambien a la lucha con igual objeto.
Los colors variaron para distinguir a los amigos de los
enemigos; la tela se cort6 en distinta forma y, cuando esos
colors se agotaron por su reducido nimero, se recurri6 a
combinaciones 6 se pint6 en el fondo una ave, un cuadrfipedo,
un pez 6 un signo cualquiera, real 6 imaginario, para evitar
la confusion.


EL TRIUNFO
Mt-~c ^w nC/rW za/~c^.


"__I, ::-. I ~l lf Y~.pp


yaou


[Esta composici6n es in6dita.]








LA LOCOMOTORA


Esas, sefiales -de tienda 6 pabell6n, nacidas con un fin de
agrupamienito, fueron lentamente extendiendo sus pliegucs
y tranformandose en insignias de autoridad supreme, basta
identificarse con el jefe mismo y su familiar, la que de ese
modo vino, a ser la heredera legitima del mando, y la posee-
dora del lienzo que lo representaba.
El temor de ser aniquilado por families 6 tribus mas
poderosas, fue reuniendo unas a otras y subordinando pendo-
nes a pendones, hasta former pueblos, sobre los que reinaba
el jefe de mas poder y audacia, quien portaba en su diestra,
como distintivo de autoridad, los mismos colors de su anti-
gua tribu, pero ya camo suyos por el derecho de la fuerza.
El dominio de unos pocos se iba extendiendo sobre mayor
niimero de series humans cada dia, basta Ilegar a la edad
media, en la que cada jefe se llam6 Bar6n, Conde, Duque, Rey
6 Emperador. Y esa es talvez la raz6n por que la mayor
parte de las monarqufas de la Europa modern, carece lioy
de lo que justamente debe llamarse Banderas Nacionales,
pues las que tienen no son otra cosa que las insignias de la
familiar reinante, que creciendo en poder afio tras- aid, ha
sometido A su dominion a otros pueblos que antes fueron libres.
El pueblo mas fuerte, el que ,iju/d6 A losiotros, teniendo-
siempre frente a sus ojos aquel simbolo del poder de su amo


estampar mis tarde aquel soldado-rey, las poteites Aguilas
que pase6 triunfantes por toda la Europa, hasta encontrar
digna tumba, a sus ensuenos gigantescos en los hist6ricos
campos de la aldea de Watterloo.
Aites de'eso, las coldnias Inglesas del Norte de America,
luchando pqr su independencia, se habian dado su propia
bandera, al rededor de la cual se agruparon aquellos nobles
hijos de la victoria para luchar y vencer en batalla campal,
a la ya entonces poderosa Inglaterra.
Siguieron despues, aquel ejemplo, las regions de
Hispano America, y de aquel movimiento colosal, nacieron
ala vida aut6noma multitud de naciones, cada una de ellas,
con bandera national legitima, bautisada con el humo de cien.
combates y con la sangre de millares de patriots y valientes,
cuyos hijos reverencian hoy aquellos lienzos empolbados, en
cuyos fondos ain no se han extinguido las oscuras manchas
de aquel liquid rojo, que hizo-alentar a sus antepasados.
Es por eso que America, exceptua-ndo Francia, es por
excelencia el grupo de raises que. tieneh genuinea bandera
national,. pues.en.todos, ella.representa "las glorias de la
Patria' 6 sea del conjinto de.sus hijos sin distinci6n alguna.
Los cubre a todos y 4 cada uno, .porque.cada uno .tiene'
tambien, sin6 por l mismo, por sus abuelos, padres, hermanos
6 hijos, un recuerdo, un hecho, una nota cualquiera relacionada
con aquel lienzo simbolico de su tierra bien amada.


A. G. Ialadcavellano.-Folto.
Plaza de Armas.-- Regreso de una Brigada.


bajo cuya sonibra ha gozado 6 combatido, ora en la paz, ora
en la guerra, ha llegado naturalmente a confundir en su
espiritu la idea de Patria con la idea de su Soberano. De ahi
unhecho curioso: que esos pueblos de la civilizada Europa
sigan el estandarte propio de su rey, no el de la naci6n, pues
no lo tiene; lleven 6 cabo los actos de mayor heroismo en sus
luchas envueltos en sus ondas; veneren sus colors y su
escudo, lo defiendan y lo amen como si real y positivamente
fuera el alma de la patria misma.
En cambio, las banderas verdaderamente nacionales son
hijas legitimas de las grandes revoluciones de los pueblos.
No de esas intentonas criminals de unos pocos, sino del
grito potente y vigoroso del conjunto que quizi ha vivido
sufriendo por siglos ]a afrenta de un despotismo sin leyes y
sin freno.
La Francia es un ejemplo, en Europa, revelandose
furiosa como un tigre herido, y cambiando el lienzo blanco de
las flores de lis, que representaba la opresi6n Borb6nica, por
la bandera tricolor, emblema verdadero de la Reptiblica, del
Gobierno del pueblo y para el pueblo, sobre la que vino a


La bandera es para todos, pero el.ejercito la coInoce mejor
y la ama mas quiza, porque es el encargado de defenderla
ain a costa de su propia vida. Perderla es deshonroso
porque, a veces, significa cobardia, y siempre es dejar en
manos del contrario un gir6n de nuestra misma Patria.
Tiene raz6n el distinguido escritor que al principio cita-
mos, al afirmar que ese delito s6lo puede pagarse, tomando
al enemigo dos de sus banderas; y sin embargo, A tal punto
se ha llevado el celo en los ejercitos, tratandose de esa
insignia, que no resistimos al deseo de citar un episodio de las
guerras napole6nicas.
En una de tantas batallas, un Coronel de regimiento se
present despues del triunfo con menos de la mitad de sus
soldados. El Emperador al no distinguir las aguilas en
aquellos lienzos ennegrecidos por la p6lvora, le grit6 airado:
L)6nde est4 la bandera que os entregue? El Coronel se le
acerc6 temblando y le mostr6 dos, cogidas al enemigo y
acribilladas por las balas .... A pesar de eso, el regimiente
perdi6 su lugar en linea y su puesto de honor en las batallas!!


Rafael D. Ponciano.







LA LOCOMOTORA


Salubo at fjIrcito

Sean bienvenidos los celosos defensores de la Patria.
Coronas de inmarcesibles laureles ci'~an sus frentes
serenas por la satisfacci6n del deber cumplido.
Antes de partir a la pelea juraron triunfar 6 sucumbir
como valientes al pie de la bandera; y fieles a su juramento
han puesto bien alto el honor de la Naci6n.
Vengan los aguerridos Jefes, Oficiales y soldados a gozar
de las alegrias y la tranquilidad en sus hogares, y sirvanse
aceptar todos ellos nuestro saludo muy afectuoso y entusiasta.
Y el Jefe Supremo del Ejercito, Licenciado Estrada
Cabrera, reciba nuestros parabienes por el acierto que ha
tenido en conservar la dignidad national y por el restableci-
miente de la paz en los patriots lares.

Virgilio J. Valdes.
Guatemala, julio 26 de 1906.



PAZ

La Patria esta de placemes.
La guerra injusta a que la provocaron sus enemigos, se
ha terminado por un pacto honroso para la dignidad national,
y la Paz se supone stable y duradera, porque es un bien
inapreciable a que aspiran todos los pueblos cultos de la tierra,
para el desenvolvimiento de sus intereses y para el process
de su existencia.
Asi tenia que ser. Las buenas causaspara serdefinidas
y depuradas, necesitan atravesar un pielago de tempestades,
violentando los elements que sirven para su defense y auin
para convencer a los rehacios. Tal acaba de suceder en
nuestro suelo; mientras el Gobierno del Ilustre senior Estrada.
Cabrera se hallaba entregado i la sublime labor de nuestra
prosperidad 3 en!raind.c;nmiento, un pufiado de aventureros
de la political centro-americana, invade el territorio national,
traspasando las fronteras y qometiendo actos vandalicos de
crueldad y de pillaje. Tras estos visionarios y detentores,


se hallaba la mano de un caudillo, como ellos iluso, que los
empujaba al crime, jugando con el nombre y credito de un
pueblo hermano del que habia podido aduefiarse, mediante
depresiones y astucias censurables.
Los perturbadores sus c6mplices, sintiendo luego el
horrendo castigo de sus desmanes en la invasion guatemalteca
y bajo el panico y la descepci6n de alcanzar ni un solo triunfo,
deshechos y acorbardados, apelaron a su hnica esperanza,
esto era pisotear el derecho, la honra, la quietud y la condici6n
del pueblo salvadorefio, para sacrificarlo luego en aquella
causa injustificada y fementida que ha costado sangre de
hermanos, sangre inocente que clamara muy alto contra sus
victimarios y profanadores.
El pueblo guatemalteco, jams podia esquivar la lucha a
que le provocaron, y sus armas, su dignidad, y su soberania,
salieron inc6lumes en las cruentas refriegas que sostuvo con el
ardor del patriotism, siempre fue dolorosa su victoria por
que comprendi6 de antemano, que si se le oponia la fuerza
esta tendria que ser siempre debil, cuando no descansaba en
los fueros de la raz6n y la justicia.
Las armas nacionales, dignas de todos los triunfos y de
que siempre irradie sobre ellas el sol de la victoria, esta vez
ban pregonado ante el mundo, el irresistible empuje del brazo
secular que vela por su honra, y nuestro Ejercito que
abandon los campos de batalla para entrar en la ruda, pero
meritoria lucha del trabajo, recibe palmas y flores de la
Patria agradecida, en cuya defense inmolara siempre, su
sangre, su porvenir y su vida, como toca al deber del
patriotism.
Con el entusiasmolegitimo de abra-zar a nuestros compa-
triotas hermanos y amigos, con la satisfacci6n del deber
cumplido que hace palpitar aquello, corazones de valientes
y cuyo nombre ha quedado muy alto enl pinaculo de la gloria,
vayan nuestros sinceros parabienes al Ejercito de la Naci6n,
que tuvo el orgullo de proclamar las. virtudes que le distin-
guen, y que en su seno s61o cuenta campeones denodados,
pundonorosos y leales servidores de las buenas causes, pero
nunca traidores y menguados.

Rafael Yaquian


S Ibum gstraba gabrera +


Al Seflor Lic. Don Manuel Estrada C.


En el aniversario de su natalicio


Aparte del respeto a superiores, hay la subordinaci6n,
obediencia y discipline y la moralidad del Ejercito.
Estas virtudes militares son tan necesarias a la vida del
Ejercito, como la Higiene a la conservaci6n de la salud.
Suelen confundirse, pero si se reflexiona que lasubordi-
naci6n es de caracter regular y reglamentario y la obediencia
al contrario, sale de la esfera reglamentada y ordinaria.
Y que la subordinaci6n y obediencia son individuals,
mientras que la discipline tiene caracter colectivo y habitual.
La confusion cesara inmediatamente.
Justamente la discipline es la subordinaci6n y obediencia
dentro de la confraternidad del llamado espiritu de cuerpo 6
tacto de codo moral, para servirnos de una expresi6n de la
Tactica.


En cuanto al respeto es tan esencial ain a igualdad de
categoria 6 jerarquia en la vida.civil como en la military.
La moral del Ejercito y la moral civil difieren en que
aquella se contrae la confraternidad patri6tica y confrater-
nidad de cuerpo.
Y en que numerosos y juntos los hombres, en la familiar
military, se impone al Jefe el alerta continue, el ojo avisor, el
ofdo acucioso, porque una chispa de indisciplina 6 de inmora-
lidad, puede producer un incendio disociador.
Se ha dicho: "Sin discipline no hay Ejercito. "
Penetrado de esta verdad, el digno Jefe del Partido
Liberal, de la Naci6n y del Ejercito, ha dictado acertadas
disposiciones a fin de impedir en el militarism, faltas que no
s6lo minan por su base al Ejercito, sino que le deshonran,
hacienda del military, que debe ser prototipo de correcci6n e
hidalguia, un simple paisano vestido de uniform, empleando
la frase feliz de Banis.

Guatemala: 21 de noviembre de 1905.


Luis Molina.








LA LOCOMOTORA


*
Empefio constant en introducir en la Reptiblica todos
los adelantos de la modern civilizaci6n.
Dedicaci6n constant al studio de los problems sociales
que pueden afectarnos.
Laboriosidad incansable que se despliega en todos los
diversos ramos administrativos, sin aceptar el descanso sino
como indispensable necesidad.
La acci6n obediente a la inspirada voz de una inteligencia
sana y enriquecida con valiosos tesoros cientificos y amplf-
sima, base de ilustraci6n.
Amor a la Patria no desmentido, predominando sobre
todo sentimiento, como para servir de guia a los actos.
Esto es en sintesis lo que observer puede cualquiera en
el actual Gobernante de Guatemala, Licenciado don Manuel
Estrada Cabrera.
Para emitir un juicio sobre su labor political se necesita-
ria llenar muchas paginas y no son mis aptitudes las que
pudieran llevar adelante tal empresa.
El Licenciado don Manuel Estrada Cabrera ha sido ya
apreciado y juzgado por muchas personalidades eminentes,
nacionales y extranjeras.
iQue podria afiadir A todo ello la pluma de un soldado?...
Guatemala, 21 de noviembre de 1905.
Dicente ratese.


Tengo formado un concept tan elevado del Sefior Presi-
dente de la Reptiblica, Licenciado don Manuel Estrada
Cabrera, que temo que mis palabras no llegaran A expresar
todo lo que 61 vale como patriota. Sus obras son el lenguaje
mas elocuente de lo much que ama A su Patria; contemple-
moslas y admiremoslas con justicia, porque son muy dignas
de admiraci6n 6 inclin6monos ante el con el mis profundo
respeto, llevandole en nuestros corazones los sentimientos
mas sinceros de nuestra gratitud y cariio.
Para el Sefior Licenciado Estrada Cabrera, su-Patria es
su Diosa que adora hasta el fanatismo; su querida madre es
su inapreciable tesoro de amor y de ternura; sus hijos, son
su encanto; su pueblo, el objeto de todos sus afanes y sacrifi-
cios por su bienestar y engrandecimiento; para sus amigos
es un dulce consuelo, una hermosa esperanza y su orgullo y
honor mis legitimo, asf como para sus adversaries, es
enemigo poderoso, pero de alma grande y generosa para
perdonarles. A sus amigos t6canos el deber de velar por su
conservaci6n y de honrarlo con nuestro buen proceder.
Viva mil aiios el eminente hombre pdiblico, el hijo modelo;
el padre y el amigo benefico y carifoso.
i Viva Estrada Cabrera!
Guatemala: noviembre 21 de 1905.
Leopoldo Orellana.


A. G. Valdeavellano.- Fobo.
Regreso de una Secci6n de Artillerfa.- Boulevar "30 de Junio. "


PENSAMIENTO
Hombre grande es aquel que se sacrifice por el bien de
la humanidad, mas que por si mismo; aquel que lleva a la
practica las ideas de LIBERTAD e IGUALDAD, y que trata
del perfeccionamiento moral de las masas sociales.
Hombre grande es el que, con carActer de Gobernante
de una Naci6a, impone la ley, la hace respetar y cumplir,
mantiene la paz, y lucha, politicamente, hasta en medio de los
fen6menos de la naturaleza.
Hombre grande es el que se fortalece para conservar la
tranquilidad de los pueblos, y abre ancho campo al progress
y a la reform.
Y, hombre grande es el ilustre amigo, Benemerito de la
Patria Licenciado don Manuel Estrada Cabrera como posee-
dor de todos estos meritos.
Guatemala esta de plAcemes por el cumpleafios de su
probo Gobernante.
Guatemala: noviembre 21 de 1905.
Miguel Larrave.


*
Es incuestionable, y puede sostenerse sin esfuerzo, que
el Lic. don Manuel Estrada Cabrera es, en la Historia de
Guatemala, el Gobernante que en si solo ha Ilevado al Poder
la mayor suma de talent y de experiencia en los negocios
ptblicos, virtud unida a una laboriosidad que le es ya habi-
tual e inquebrantable.
Por virtud de tan eminentes cualidades es C' en conse-
cuencia, el Gobernante que mayor afan ha dedicado al
porvenir de la Reptiblica, y el que con menores elements y
en circunstancias mIs adversas legara mayores beneficios
a su Patria.
Apelo a los hechos, si mi modest pero sincera afimaci6n,
suscita detractors.
Guatemala, noviembre de 1905.

Juan P. F. Padilla.








LA LOCOMOTORA


iL ] zOs !F 1


OCuantas classes de amor hay?
Existen el amor a la Patria y el amor a la familiar.
Hay otras classes de amor que no es del caso mencionar
para nuestro objeto.
El amor a la Patria, que hemos puesto en primer lugar,
engrandece a quien verdaderamente esta animado de tan
bello sentimiento y que muchas veces le conduce a ejecutar
acciones heroicas en sumo grado.
Si que el amor a la familiar, entrando en primer lugar
el de la madre, ese ser abnegado y cariiioso que nos ha
llevado en sus entrafias y nos ha nutrido con su propia
sangre.
El hijo que verdaderamente ama a su madre y que no
vacila en sacrificarse por ella, tiene, si permitida es la
frase, un pasaporte para ser feliz durante su existencia.
El Seffor Licenciado don Manuel E-.trdda Cabrera,
actual Presidente de la Reptiblica, es un patriot bien co-
nocido, amante, como el que mas, de su querida Guatemala.
Pero lo que resalta de un modo notable en el Sefior
Estrada Cabrera es su acendrado amot a su idolatrada,
virtuosa y respectable madre, por lo que le auguro, como
gobernante y particular, dias felices durante su existencia,
y yo, que le aprecio y estimo en sumo grado, le dedico
estas lines creyendo que le seran gratas cl dia de su
natalicio.
Guatemala, 21 de noviembre de 1905.

Andres Tellez.



En el ciumpeenios dlel

Senior Lie. Don M ianuel Estrada Cabrcra,
President Constitucional de la i~lepiblica
y Jefe Supremo del Ej&ritu


La guerra es el gran depurador hi-t6rico.
Ella da al fuerte el bautismo de sangre victoriosa dcrra-
mada en holocaust de li Patria.
Ella revela en la hora de prueba la debilidad de las
fuerzas agotadas vanamente en lujo nauseabundo de ui-ic:rI;-,
de pasiones, de concupicencias, de co)licia.4.
Ella estampa el sello del vencido -obre la humillada
frente de los pueblos envilecidos por el vicio, corroidos por
la lima implacable de las pasiones d -bidrJ;dal- n n el vtso
precioso de la vida. gastado sin ta.s. con desirecio de la
virtud, del trabajo, de la temnplanza.
Ella produce el sollozo de arrepentimiento o:n el vencido
y lanza luego como consul, suprcmro la pr'ote-ta redentora,
de enmienda para el Porvenir.
La guerra es regeneradora.
La guerra just es noble y santa.
Preparar la guerra por la paz, es deber de todo gober-
nante avanzado. El olvido de esa preparacidn, crime de la
Patria. La imprevisi6n conducira a la inconsciencia en la
lucha; la inconsciencia la derrota lamentable.
Comprendiendolo asi, el Presidente Estrada Cabrera,
no ha tenido punto de reposo y, al mismo tiempo que su
political y diplomacia, es guardador celosf-imo de la Paz.
fecunda para el trabajo y la virtud. Su admini-traci6n, mal
que pese alas penurias econ6micas debidas a causes anterio-
res, ha sabido acumular elements belicos modernisimos;
nuestro acero de guerra es mas que oro puro por su merito
indiscutible y el Ejercito, lejos de ser maquina inerte, es
organismo activisimo en grande maniobras, certamenes de
tiro, labores de Estado Mayor, trabajos de Ingeniero.
Select es hoy el cerebro del Ej6rcito, potente su
maquina, facil su organizaci6n y movimiento: tremendo sabra
ser su choque cuando la Patria lo exija.
Guatemala: 21 de noviembre de 1905.
J. M. Letona.


Los guatemaltecos que rinden culto a su pais no pueden
menos que reconocer los'esfuerzos del ilustre estadista que
rige los destinos de la Naci6n.
A sus desvelos debe en gran part Guatemala ser cond-
cida en el mundo como Naci6n culta. La posteridad le hara
justicia.
Felipe S. Pereira.



SMVanuel Estrada Gabrera.


Soy admirador apasionado del Jefe Supremo de la Repfi-
blica ; reconozco su patriotism nunca desmentido, su honra-
dez acrisolada, su habilidad political y su tacto diplomatico;
su sincere empeflio por el progress de Guatemala, su amor a
la ensefianza de la juventud, su laboriosidad sin limited y su
consecuencia inquebrantable como correligionario y como
amigo; pero admiro mis en el Licenciado Estrada Cabrera,
el character.
El President de Guatemala por su caracter, firme y
justiciero, y por su probidad, es todo un hombre.

Enrique Aris.


*. *

Si el Go:bcrnante que dicta nmcid,-, encaminadas al
bienestar del pueblo, si el que corona. emnpr,.-as grades y
provechosas se hace acreedor a la 4ratitud de sus conciuda-
danow; el Lic. Estrada Cabrera :nerecc coni justicia ocupar
prominent lugar entire ,os GL..bernalnte- de America; para
confirmar lo dicho, abhi -stn sus obras que tanto interest
dlt-pierian por sus fines esn(i almeni pr- icii.:', ahb estan
todas sus disposiciones dictadas en di c-r-a-s epocas y circuns-
tancias, recibidas con general agrado., no-'1, p:orlaoportunidad
con que se dictaron, sino p7rqIuLe son el fruto dela meditaci6n
v del talent, de ese talent superior que.l s hombres impar-
ciales admiran y aplauden cuaind o no es estcril y si fecundo i
los intereses del progress y de la dem:-ciicria bien entendida.
Guatemala, 21 de noviembre de 1905.
Ramon Alvarado.



*
El esfuerzo encaminado a former un pueblo instruido y
educado, es digno del mayor encomio y es labor meritisima la
de crear un ejercito disciplinado para el sostenimiento 6
integridad de la patria.
La civilizaci6n modern hacambiado por complete la
indole y las causes de la guerra. Hoy para lograr el exito
en un combat se necesita mas que la superioridad numerica,
la superioridad moral, la que depend de la instrucci6n del
soldado y de la idea que tenga del honor y de la patria.
El soldado debe saber por que pelea, debe comprender
que es lo que defiende, en uua palabra: debe tener conciencia
de si la causa que defiende es just 6 injusta.
El dia que 6sto suceda, Guatemala puede estar segura de
que, cuando peligre su honor 6 su independencia todo un
ejercito de valientes correra. defenderla y al pie de su
bandera formtada por hermosos girones de cielo derramara
hasta la iltima gota de su sangre antes queretroceder cobarde.
Ese dia espero que no estara lejano, dadas las condiciones
actuales de la instrucci6n y qducaci6n que la juventud y la


.*:' *







LA LOCOMOTORA


nifiez reciben. Inculcar en el corazon del nifio el amor la
Patria y los deberes del soldado a la vez que instruirle en las
verdades de la ciencia, francamente, es una idea noble, digna
del mayor encomio porque ninguna edad mas propia para la
instrucci6n military como la juventud, No sucede lo mismo
cuando el joven ya es hombre, porque entonces tiene esposa,
talvez hijos y no ve con agrado la milicia, ni aprende la
instrucci6n que se le de. Por esto es que yo siempre he
alabado y alabo la idea del Jefe Supremo de la Naci6n, por
que esa idea es de caracter puramente prActico y de verdadera
utilidad para Guatemala. Cuando todos esos escolares que
en las fiestas de Minerva con grande satisfacci6n hemos visto
maniobrar con fusiles diminutos, lleguen a ser hombres,
podremos decir: Guatemala tiene ejercito. Porque debido
a la iniciativa y proteccidn del digno Presidente de la Repu-
blica, hoy se forman en la escuela ciudadanos honrados y
laboriosos para la paz; soldados valientes 4 instruidos para la
guerra."
iBien haya el que asi se interest por el engrandecimiento
y progress de nuestra querida Patria!
Guatemala noviembre de 1905.

Mateo F. Morales.


PENSANIENTO

Al seiior Licenciado don Manuel Estrada Cabrera

La juventud constitute el nervio de los pueblos; en ella
se reflejan la ilustraci6n y el adelanto de las naciones. Aquel
que dedica sus energia y actividad a formarla digna de la
Patria y a prop6sito para que cumpla los grandes ideales de
las modernas generaciones y prosigalas tareas de investigaci6n
cientifica. El que estimula al Maestro, linterna que despeja
de buenas la inteligencia del niBo, amplia los horizontes de su
tierna vista y le ilumina en el oscuro camino de la vida. Ese,
merece bien de la Patria y puesto distinguido en la Historia.
Por eso, just fue la representaci6n national cuando di6 al
Licenciado don Manuel Estrada Cabrera el titulo de Benem6-
rito de la Patria; justos han sido los Soberanos que han
adornado su pecho, de honrosas distinciones y just fue el
pueblo de Guatemala cuando le reeligi6, como Presidente de
la Repdblica, dandole asi, la mayor prueba de cariflo y de
confianza.
Adolfo Garcia Aguilar.
Gnatemala. 21 de noviembre de 1095.


A. G. Valdeavellano.-Foto.


Regreso de una Brigada.


LICENCIADO DON MANUEL ESTRADA CABRERA

En el horizonte de la Patria se destaca, con diifanos res-
plandores, la magestuosa figure de este egregio ciudadano que
en todos los ramos de la Administraci6n Pdblica ha hecho sen-
tir su benefica influencia, y es, al mismo tiempo que el fire
sosten de nuestras libres instituciones, el infatigable paladin
de la civilizaci6n y el progress. Justo es, pues, que en el ono-
mistico de tan insigneRepiblico los guatemaltecos todos baga-
moslos mas fervientesysinceros votos porque cumpla muchos
y muy felices afios quien de tal suerte, ha sacrificado los
mejores de su vida al engrandecimiento de la Naci6n que, en
buena hora, le confiara sus destinos.
Solold, noviembre de 1905.
Aurelio Recinos.


Al Senior Presidente de la Requiblica,

LICENCIADO DON MANUEL ESTRADA CABRERA



Napole6n en la campafia de Egipto dijo a su Ejercito "de
lo alto de esas piramides cuarenta siglos os contemplan."
Estrada Cabrera puede decir la juventud estudiosa: Palas
Atenea desde las columns de su temple en todos los siglos
os contemplara."


J. Salome Chavarria.


Guatemala, 21 de noviembre de 1905.






LA LOCOMOTORA


Pagina


UNA TI


Alegre.-


RINIDAD ORQUESTAL


A TEMPO.


Sabeis que nadie como yo os admiral;
Sabeis que nadie como yo os comprende;
Sabdis que lo que digo no es mentira,
Que os habla quien del Arto un poco entiendo
Y por el Arte con amor suspira: ,
Si encontrais quo' mil;ipiz os ofende,
Maestros, conceded vuestro perd6n
A vuestro buen amigo,
21oniu(Eragon!


PIANISSIMO .....


i ATENCION !









~alabarteria a-


"--um__ 29... Ril
se ^: *WniroV~AN------, VA T
6? aoeniba Sur, nMmero 29. GRAN SURTI


3unto al Zltes6n be Santa Clara.


cI


mrorales >-
DO DE TODAY
LASE DE MONTURA8


t -ARTICULOS DE VIAJE
NO OLVIDAR QUE ES DONDE SE COMPRA MAS BARATO Y DE MEJOR CALIDAD
MAN SPRICHT DEUTSCH


Fotografia


Unica Fotografia premiada con


de Oro


en las dos tltimas exposiciones nacionales.


Retratos de todas classes, precious y tamanios.-Especialidad en Postales en esmaltes y colors.


Valdeavellano y Gia.
ENGLISH SPOKEN


JIQBOTA DE ORO
( 6 a ueniba Sur, 2Yt 29.
o o0


+ Oran (dirica be


*CALZADO*


be


0
z

rJ



Z

C,)


pif nYoraLfs.


--* p* e-------_
II3ta Fhrica es la Ilunada a la conMpetecia por la calidad de sus
MATERIALES Y BARATURA DE SUS PREGIOS


Medalla


wwvvwvwvwv~vvrwvw,


~~~pp lp~

I'


W








Esablemento de primer orden.
Estableeimiento de primer orden.


WASHINGTON
4 4 6a Jv. Sur, N. 19 -Tele'fono.


_-+__
Esterilizaci6n y desinfecci6n de todos los tiles
Sinstrumentos del servicio.- Venta de perfumeria fina, aguas de tocador y
ARTICULOS PARA CABALLEROS
Servicio a domicilio. Antisepsia complete. Aseo esmerado. Apartados especiales.

+ boras be servicio: be 7 r 30 a. m. i 9 p. m. +


D)E


ADMINISTRATION


La suscripci6n mensual A "La Locomotora," vale 4 ,
N6mero Suelto ,4 4 4 #4 4 -4 4 4 4


Se adrriten avisos a precious convencionales.
2 Chveniba 5ur rZim. 5.


ALMANAQUE


ILU8TRA DO


3Dentro de poco. aparecerk4 esta
publicaci6n dlei sImo interest anto.
por s bien arreglado santoral,, c~r
por toaS hermosos fotograbados y
la gxcetente lecture can que sera
l'ustrad:o.


Este: -rlmana qi- tamnbi haarL cargo de la publicacir6n de
arriseos de las easas com eialies
gy desmas personas que 10o solicite-n.
TODO "ARTE NUEVO"
para precious, entenberse con Dictor Coronabo 4.
2. aoveniba Sur, nimero 5.


TIPOGRAFIA NATIONAL.


$3.00
1.00


C- -JL


------~----1 --"-m--Tn




Full Text







TRINIDAD ORQUESTAL


LA L~OCOMIOTORA


A TEMPO.


Sjabd~is que nadie como yo os adm~ira;;
Sabdis que nadie como yo os comprendo;
Sabd'is qlue lo que dign, no os mentira,
Que os habla quien dlel Ar~to uin poco entiendo~
Y por el Arte coni amor suispira:
Si encontr~iis quo mi Ihipiz o~s ofe~nd~,
Maestros, i con ceded vueIIstro( pordin
A vunestro buoni amigo,,
m~on===irayon!i


PIANISSIMIO ..


; ATENCION !


a 1


Pai in

UNA


Ale we~















I


iJ "





.9 Ep,~s~\;ld~
~:a


11 1


ID 10


ma. "


:


Islr


..ilREEE i


PRBJOMO D)EL EJTERCIT 1. nci


I I

4
















2Revi ta be polftica, Oiencias, literatura y 23ellas Cartes.

Reductores: JToaquin MIAndez y- Felipe E~stradi a Paniangu.
colaboradores Literarios: Francisco Auguiatto, J. J. Panlmta, Jos6 A. Beteta,. Francisco Vela, Manuel Vallc, Adridn Vidaurre, 4arndn1 Acefia, Etteccdu Morn, Rafaelc
D). Poncinao, Canato Castillo, Juan P'. F. Padilla, Jose Wer, Rlicardo Contreras. Lucas T. Cojultin. Enrique Diaz DurdS, J. Antonio Godoy, Virglilio J. Valdds,.
casimiro D). Rubio, Carlos Arellano Torres, J. Luis Vegan B., Pedro Zamora Castellanos, Manucl Lemus.---Colaboradores Artisticos: Mannuel Maria Giirdu,l
Alberto G. Valdcavellano, Jos6 C. Mlorales, (Mlon Crayotr Prudencio D~lvila, Fabidn Rodrignez, Rafael Alvarez, Randin Gonziilez. Lulis Felipe Ariias, V'ictor
Manuel Figzueron, Germadn Alcantara.
Administrador: J. Alejandro Pacheco H.--gr Avenida Sur, Namtero 3.

ANO I. GUAT MA LA, 4 DEi AGOSTO'` DE' 1900r. NUMh. 3.


En la 10 Calle flam caba el construido con lienzos dec di ver-
sos colors por cuenta de las compaiiifas ferrocarrileras.
En la 9" Calle se vela el de los Bancos.
En la esquina Sudeste de la Plaza de Armas el del
Comercio.
En frente del Palacio Municipal, eldel Juzgado de Poliefa
y Ornate.
Y en la 6" Avenida Norte, camino par-a el Hipddromo, el
de los agricultores.
Entre la multitud que 11enaba ebria. de plalcer Ilas calles;,
circularon varias composiciones en verso, que on otras colum-
nas de este mismo peri6dico tenemos el gusto de pub~licar.
t *I


C3IRO.~N-I CA
DEL INGR;ESO DEL EJ ERCITO DE CAMPANA A LA CAPITAL


El1 25 de julio, aniversario de la fundaci6n de la
ciudatd de Santiago de los Caballeros de Guatemala, em pez6 &
ingresar A la capital de la Reptiblica, el ejdrcito que peled en
las fronteras de El Salvador y H-onduras.
Parecia qlue el vecindario estaba asistiendo r' una nueva
fundacido: tal era el enthusiasm qune de sdibito anim6 i. las
gentes por h~aber desaparecido el horroroso cuadro qune
presentaba cl inv-asor al hollar con sangre y fuego nuestros
territories himitrofes.

Asi queda explicado por quC desde el Ayuntamiento,
enltidad juridica, hasta los distintos grupos existentes en
nuestra sociedad 6 individuos particulars se prepararon &
recibir con afecto y regocijo Q quicoes habian ido j exponer
su vida en defense de la patria y del gobierno qlue la repre-
senta.
Y las calls se vieron cuaja-
das de arcos de lienzos, de flo-
res y de luces; y las palmais y
victories de los niiios 11enaban
los aires, y los poetas acorda-
ronl sus citaras para entonar
sus cantos y 1as coronas de ~?d
laurel cayeron sobre las frentes
de nuestros bravos luchador es.
Los arcos empezaban desde
la conjuncidn de la 18 Calle y
/" Avenida con el qlue la H-ono- -
r-able Corporacidn Municipal .~ P
mand6 construfr alli, obra del
artistaitaliano Giovani Grannay,
por valor de seis mil pesos.
En la 12 Calle se ]levantaba
otro, hecho por el mismoartista
en la esquina de la casa del
senior Presidente de la Repdi-
blica.
Cerca de la misma casae so
contemplaba el primoroso arco
de flores naturales del Club,
"'La Juventud Liberal."
. En la 11 Calle se admiraba
otro de luces de colors, de laIc rnvia..so
Empresa E14'ctrica del Norte. Las tropas presentandl


o las armas al Setior Presidente de la Repitblica, frente al Palacio Nacional.


OCOMO 0%&


a








LA LOCOMOTO)RA


:i:


Los gruatemaltecos qune rinden culto i't su pals no p~ueden
menos que reconocer los etsfuerzos del lustre estadlista qlue
rige los destines de la Naci6n.
A sus desvelos debe en gran parte Guatemala ser cono-
cida en el mundo como Nacidn cult. La posteridad le har6
justicia.
Felipe S. Pereira.



fillanuel Estrada C~abrera.


Soy admirador apasionado del Jefe Supremo de la Repti-
blica; reconozco su patriotism nunca desmentido, su honra-
dez acrisolada, su habilidad political y su tacto diplomjtico;
su sincere empe-iio por el progress de Gua~temala, su amor a
la. ensei'ianza de la juventud, su laboriosidad sin ifmites y su
consecuencia inquebrantable como correligrio~nrio y- como
amigo; pero admire mris en el Licenciado Estrada Cabrera,
el carricter.
El President de Guatemala por su caricter, firme y
justiciero, y por su probidad, es todo un hombre.

Enrique Aris.


*
Si el Gobernante qlue dicta medideis encaminadas al
bienestar del pueblo, si el qlue corona empresas grandes y
provechosas se bace acreedor r'i la gratitud de sus conciuda-
tlano; el Lic. Estrada Cabrera merece can justicia ocupar
prominent lugar entre los Gobernantes de America; para
confirmar 10 dicho, ahi estin sus obras que tanto intercds
despiertan por sus fines esencialmente przictios, abf estr'Ln
todas sus disposiciones dictadas en diversas hpocas y circuns-
tancias, recibidas con general agrado no s610 por la opor tunidadd
con que se dictaron, sino porque son el fruto de la meditaci6n
v del talento, de ese talent superior que los bombres impar-
ciales adm iran y aplauden cuando no0 es estiril y si fecu ndo i
los intereses del progrreso y de la democracia b~ien entendida~.
Guatemala, 21 de noviembre de 19)05.
Rarnon Alvarado.





El esfuerzo encaminado r; for mar un pueblo instruido y
educado, es digno del mayor encomio y as labor meritisima 1la
de crear un ej~rcito disciplinado para c1 sostenimiento e
integridad de la patria.
La civilizaci6n modernahacambiado por complete la
indole y 1as causes de la giuerra. Hoy para lograr el e'xito
en un combat se necesita mjs qune la superioridad numdrica,
la superioridad moral, la que depend de la instruccicin del
soldado y de la idea que tenga del honor y de la patria.
El soldado debe saber por qud pelea, debe comprender
quc: es 10 que defiende, en una palabra: debe tener conciencia
de si la causa que defiende es just 6 injusta.
El dia que isto sucedla, Guatemala puede estar segura de
qlue, cuando peligre su honor 6 su independencia todo un
ejircito de valieutes correrd i defenderia y al pid de su
bandera formada por hermosos girones de clelo derramara
hasta la tiltima gota de su sangre antes queretroceder ccharde.
E~se dia espero qune no estarj lejano, dadas 1as condiciones
actuales de la instruccida y educaci~n qlue la juventud y la


iCuintas classes de amor hay?
Existen el amor 2'< la Patria y e1 amor ri la familiar.
Hay otras class de amor que no es del caso mencionar
para nuestro objeto.
Ell amor 6 la Patria?, qlue hemos puesto en primer lugrar,
engrandece rA quin verdaderamente esti animado de tan
bello sentimiento y que muchas veces le conduce 6 ejecutar
acciones becoicas en sumo grado.
Si que el amor c' la familiar, entrando en primer lugar
el de la madre, ese ser abnegado y carii50so que nos ha
Ilevado on sus entraiias y nos ha nutrido con so propia
sangre.
Eil bijo que verdadera~mente ama di su madre y que no
vacila en sacrificarse por ella, tiene, si permitida es la
frase, un pasaporte p~ara ser feliz durainte su existencia.
El Sea~or Licenciado don Manuel Estrada Cabrera,
actual Presidente de la Reptiblica, es un patriot~a bien co-
nocido, amante, como el qlue mis, de su querida (?uatemala.
Pero 10 qlue resalta de un modo notable en el Sefior
E~strada Cabrera es su acendrado amor a su idolatrada,
\irtuosa y respectable madre, por 10 que le augure,, crlmo
ro~bernante y particular, dias felices diurante su existencia,
yo,0 que le aprecio y estimo en sumo graldo, le dedic~o
estas lines creyendo que le serin gratas cel dia de so
natalicio.
Guatemala, 21 de noviembre de 1905.

Ancirds Tillez.



811 61 Clmpletiios (101

SCITOT LiC. D011 Millltlel Estraid~i t 1il)Cril,
f'reshlente Constitutional die laI Iteptibic~a
y Jefe Suipremo del Ejdrcitl


La guerra es el gran depurador hict6rio.
Ella da al fuerte el b-autismo de sangre victoriosa der~ra-
mada en holocaust de la Patria.
E11la revela en la hora de prucha la deb~ilidad de 1ts
focrzas agotadas vanamente en lujo nauseatbundo dLe mriscriuls,
de pasiones, de concupicencias, de collicia.
EClla estampa el sello del vencido sobre 1la humillada
frente de los pueblos envilecidos por (l vicio, corroidos p~or
la lima implacable de ]ar: pasiones desbor-dadas en el vas~o
pr'cioso de la vida. gastado sin tasa con deslirecio de la
virtud, del trabajo, de la tem plaza.
E1lla produce el sollozo de arrepentimiento on f1 \-encido
v lauza luego como consuelo supremo la protest redentora,
de enmienda para el Porvenir.
La guerra es regeneralora.
La guerra just es noble y santa.
Preparar la guerra por la paz, es deber de todo gober-
nante avanzado. E~l 01vido de esa preparacidn, crime de la
Patria. La imprevisi6n conducint i a ihconsciencia en la
lucha; la in7conscien cia i la derrota lam en table.
Comprendidndolo asi, el Presidente Estrada Cabrera'
no, ha tenido punto de repose y, al mismo tiempo qlue su
political y diplomacia, es guardadior ctolosf-imo de la Paz.
fecunda para el trabajo y la virtud. Su admini tracing mal
que pese a las penurias econdmnicas debiidas 21 causes anterio-
res, ha sabido acumular elements bclicos modernisimos;
nuestro acero de gue~rra es masqaue oro puro por su mirito
indiscutible y el Ej~rcito, lejos de ser maquina mnerte, es
organismo activisimo en grandes maniobra certjmenes de
tiro, labores de Estado Mlayor, trabajos de Ing-enieros.
delecto es boy el cerebro del E~jercito, potente so
m~iquina, fticil su organizaci6n y movi miento: trem endo sabri
ser su cheque cuando Ja Patria lo exija.
G~uatemala: 21 de noviembre de 1900.
J. M. Letona.








LA LOCOMIOTORA


se hallaba la manor de un caudillo, como ellos iluso, qlue los
empujaba al crimen, jugando con el nombre y crc'dito de un
pueblo hermano del qlue habia podido aduefiarse, mediante
depresiones y astucias censurables.
Los perturbadores sus c6mplices, sintiendo luego el
horrendo castigo de sus desmanes en la invasion guatemalteca
y bajo el pinico y la descepcidn de alcanzar ni un solo triunfo,
deshechos yr acorbardados, apelaron it su kinica esperanza,
fsto era pisotear el derecho, la boura, la quietud y la condicidn
del pueblo salvadoretio, para sacrificarlo luego en aquella
causa injustificada y fementida qlue ha costado sangre de
hermanos, sangre inocente que clamarg muy alto contra sus
victimarios y profanadores.
El pueblo guatemalteco, jams podia esquivar la lucha &
qlue le provocaron, y sus armas, su dignidad, y su soberania,
salieron inc61umes en las cruentas refriegas qune sostu vo con el
ardor del patriotism, siempre fu4 clolorosa su victoria por
que comprendid de antemano, que si se le oponia la fuerza
ista tendria que ser siempre d~bil, cuando no descansaba en
los fueros cle la razdu y la justicia.
Las armas nacionales, dignas de todos los trianfos y de
que siempre irradie sobre ellas el sol de la victoria, esta vez
banl pregonado ante el mundo, el irresistible empuje del brazo
secular que vela por su honra, y nuestro Ejercito que
abandona los campos de batalla par-a entrar en la ruda, pero
meritoria lucha del trabajo, recibe palmas y flores de la
Patria agradecida,, en cuya defensa inmolar5 siempre, su
sangrre, su porvenir y su vida, como toca al deber del
patriotism.
Con el entusiasmo legitimo de abrazar d nuestros compa-
triotais hermanos y amigos, con la satisfaccidn del deber
cumplido qlue bace palpitar aquellos corazones de valientes
y cuy~o nombre ha quedado muy alto en el piniculo de la gloria,
vayan nuestros sinceros parabienes al Ejircito de la Naci6n,
que tuvo el orgullo de proclamar as virtudes qune le distin-
gruen, y qlue en sul seno s610 cuenta campeones denodados,
pundonorosos y leales servidores de las buenas causes, pero
nunca traidores y meoguados.

Rafael Yaqul~in


+~ glbum (stralba ~abrera +t


En cuanto al respeto es tanl esencial alin a igualdad de
categoria 6 jerarqlufa en la vida civil como en la military.
La moral del Ejdrcito y la moral civil' dificren en que
aquilla se contrae B la confraternidad patridtica y confrater-
nidad de cuerpo.
Y en que numerosos y juntos los hombres, en la famila
military, se impone al Jefe cl alerta continue, el ojo avisor, el
oldo acucioso, porqcue una chispa de indisciplina 6 de inmora-
lidad, puede producer un incendio disociador.
Se ha dicho: "Sin discipline no hay Ejircito. "
Penetrado de esta v-erdad, el digno Jefe del Palrtido
Liberal, de la Naci6n y del Eje'rcito, ha dictado acertadas
disposiciones h tin de impedir en el militarismo, faltas qlue no
s6lo minan por su base al Eje'rcito, sino qlue le deshonran,
haciendo del military, qlue debe ser prototipo de correcei6n d
hidalgula, un simple paisano restido de uniform, empleando
la frase feliz de Bandis.

Guatemala: 21 de noviembre de 19)05.


Sean bienvenidos los celosos defensores de la Patria.
Coronas de inmarcesibles laureles cifiian sus frentes
serenas por la satisfacci6n del deber cumplido.
Antes de partic B la pelea juraron triunfar 6 sucumbir
como valientes al pie de la bandera; y fieles j su juramento
han puesto bien alto el honor de la Naci~n.
Vengan los aguerridos Jefes, Oficiales y- soldados B gozar
de 1as alegrfas y la tranquilidad en sus hogares, y sfrvanse
aceptar todos ellos nuestro saludo muy afectuoso y entusiasta.
Y el Jefe Supremo del Ejdrcito, Licenciado E~strada
Cabrera, reciba nuestros parabienes por el acierto qune ha
tenido en conservar la dignidad national y por el restableci-
miente de la paz en los patriots lares.

Virg~ilio J. Valclis.
Guatemala, julio 26 de 1906.



PAP

La Patria esti de plaicemes.
La guerra injusta ;I qlue la provocaron sus enemigos, se
ha terminado por un pacto honroso para la clignidad national,
y la Paz se supone estable y duradera, porque es un bien
inapreciable i. que aspiran todos los pueblos cultos de la tierra,
par-a el desenvolvimiento de sus intereses y para el process
de su existencia.
Asi tenia que so. ZLas buenas causaslpara ser~definidas
y depuradas, necesitan atravesar un pidlago de tempestades,
violentando los elementos que sirven para su defensa y auin
para convencer B los rehacios. Tal acaba de suceder en
nuestro suelo; mientras el Gobierno del 11ustre sel~or Estrada
Cabrera se ballaba entregado B'1a sublime labor de nuestra
prosperidad y .la:l~ndgra~ind.c:mint. un pufiado de aventureros
de la political centro-americana, invade el territorio national,
traspasando las fronteras y cometiendo actos vandilicos de
crueldad y de pillaje. Tras estos visionaries y detentores,


Al Sei~lor- Lic. Donl Manuel Estrada C.


811 e1 8111YCTrSaTi0 (e st n11 1818110


Ap~arte del respecto d superiors, hay la subordinacidn,
obediencia y discipline y la moralidad del E~jdrcito-
Etstas virtudes militares son tan neccesarias 6 la vida del
Ejdrcito, como la Higiene si la conservacidn de la salud.
Suelen confundirse, pero si se reflexiona que la~subordi-
nacidn es de carbcter regular y reglamentario y la obediencia
al contrario, sale de la esfera regvlamentada y ordinaria.
Y que la subordinacidn y obediencia son individuales,
mien tras qne la discipline tiene canicter colectivo y habitual.
La confusion cesarj. inmediatamente.
Justamente la discipline es la subordinaci6n y obediencia
dentro de la confraternidaLd del llamado espiritu de cuerpo 6
tacto de codo moral, para servirnos de una expresidn de la
Tjictica.


Luis Molina.












6" aveniba Sur, 2~cimezro 2).
Junto ol 21les6n be CSanta Clara.


say n ---- ARTICULOS DE VIAJE
NO OLVIDAR QUE ES DONDE SE COMPRA MAS BARATO Y DE MEJOR CALIDAD
MIANV SPRICHT DEUTSCH


Valdeavtellano y tia.
ENhGLSISH SPOKEN


DE


+ Ealabarteria +
~-- --- d


Jl"oralese 3:-


rrec,
.,~-: Tc~~t;S


\;I i


P


'd
)-*4


Unica Fotograffa premiada con


Vieda110 de Orto
en las dos i'dtimas exposiciones nacionales.


Retratos de todas classes, precious y tamaffos.--Especiali dad en Postales en esmaltes y colors.


+g ~rant M"irica b~e
-CALZADO-


cgil


g~orates.


w----


---------A:-


~a F~Br~ica es


la flaPad~a a la conmpetencia por la -calidadi de sus


11@TERI~-lrE- S Y B3ARATURA DIE SUS


PREGIOS


~lnericc~


CeL


GR AN SURT100 DE TODA
CL A8E DE MONTUR A8


Foto ra la


~BO TA DE 080
S61 aueniba Sur, He 29). 4




















_YI_ _I~_ _I I __


__ _~~_ __ __ ________II _~


LA LOCO).IOTORA


Bajo do aquellos arcos y entire aquellos victore, bizo, su
entratda el General Filores, aquel qlue al empezar su combate
en las alturas de "La Isleta, dijo que Guatemala protestab~a
con la voz de sus raiiones contra la. guerra cruel que se le ha-
bla declaradlo; frases que de~muestran que los sentimientos
humanitarios no estrin reliidos can la bravuran del soldado.
Con este jovecn Gener-al entraron el Tcniente Coronel Paiblo
G;onz~lez, al mando de un h~atall~n de Ma~zatenango que resultti
disciplinado y aguerrido, el Coronel Mliguel L~tpez al1 mando,
del baitalltin P'inula que bizo so peregrinalci6n tr-iunfal deadel
los primeros combates de MIongoy haistai los 111timns~ do "El:
Platanar," y el Coronel E~chever-ria con un1 ha;tillinl del'
Qunichi co~mbaitiente on "la~s liscobais" y qule aL;laba C1 arrOjo)
del Coma;ndante Juian r~L'pez Av\ila en cu?a fuerzal io hland
AZdolfo Hecrrera, u no die tan tos av~anzados por los sal vadcore iias
qu ienes le prop u-i eron pi ngi e sueldo pa ra hacel- r ue coc cn tra
su patr-ia,; 21 1 c~ual, rompiendo so espaida. contests;: "~Como
aanzadlo, estoy! on poder del enemig, q ue p~uede hacer- de mni
lo que le plazeat; pe'Sro soy guatemalteco y" antes dardi- mi \ida~

e~lla."


Con~ 1 entr6 otro batall6n de Mazatenango coman~dado
por el Coronel Ab~rahlam Taracena, uno de Escuintla al mando
del Coronel R~afael Avila y un bata116n de Amatitlrin baijo las
dridenes del Teniente Coronel Salvadlor Alarccin de qluien se
11aicen hoarocsas apreciacio~nes p'or s" arriesgaldo combat o~n
Cnntopcque.


General de B~rigtda MIiguel Larrave.

Una comisadan del Club "2 de Ab~ril," salid al encuentro
de esta fucrza, coronando con una guirnalda de laurel ri su
denodado Jefe, cerca de la estatua del G:eneral Mliguel G;arcia
:ran~ados on el pasco dle LaL Reforma. Uno de los heroes del
7l1 pesenciaba; on aquel acto la apotheosis de uno, de los mi rs
\alerosos soldados de 1()06.
Acto idcdntico \erificose con los Jefes de Batal~idn de esta
f~uc rza, onla PlazaL%; de Armasti.


El~ 27 en la mafi7ana v.inc el Coronecl Fe~lipe S. Pereir-a
quien des~concert 6 r lo-; derrotado s de M~ongo- co.rtindloles la
retir-ada P'`r A~c~itesctmpa y casi inlhabilit;;ndolcas parn entrarl
do nuero al combatec. No pudo disimular P'ereira; la emocitin
qu~e desdle La; Reform~a y ?- I" ;La "ipima Avecnida Sur- hasta 1la
plaza del Centro 10 emb~ar-gaba; al escucha~r los v-ictores die sus
antiguos comy;atieros do estudlio y de la Comparii ta e Cab~a-
Ieros Cladetes de lai cuall fuC Calpitinl. Con 17 ~ liegalron el
C~orontl D~igherlo al m~ando de las fuerzas de Sa~ntal Nosita, el1
Coronel Juircz ca~n fuerzas die Totonicapam y el C~ro~nel
Suyti~n can~l fuerzas de la Antigual que bicieronl rcordlar- el
naismo valorl qlue demo-trarlon allAi per el a~i5 1871l.
En medi;, de aqluellas demostraciones de entusiasmo. el
Clu "2de bri" cuimpliid ofrecidndloles coronas de laurel :1
10s Jefes de dlichas lfurzas, en fr-ente del P'arque de la Fecde-
racitin, coro~nas que fuler-on per' ellos aceptaidas can la modes-
tia qu~e les calrac~teriza y que les valic; mits aplausos y mris
victores por parte dc los miilures de espectadorecs que babian
acudidlo r presenciar la entrada.


General de B~rigadta Jos6i Edlix F'lorea.


Cu~ando~( (l -neral Fi]lores poI'~( a defscalnuar~ ;I~ su haLital-
cio~n, el Club TLiberal "(2 dle Abril'( le esper-aba, para d~rkl la
corona de laurel qure habllia C;;lido IganarI onl 10s camp)os de
batalla.
V'ivamente 1mocionado c~ontestd I; las frases que el Pre- -
sidenlte de dicho C3lub le dlirigidi, tr-apendo can ,oportunidadt, {
enuent~, la memor-ia ino~lvidnble de Julsta, ula Bacrr;lIios,.a
quien gurdUL~ a 1n am~lor tatn gr-ande solamente Com1palrable, can1
el que profess ;i so a~ctual Jefe scfior Lice~nciaido E trada ~

E s~ta corona, dlijo e~l Gecneral FloDres, servin-r pa)ra que1
on el p~orrenir me conwagre-e con mis ahinco, vanlor \ entu-
siasmo, ri lai defensa de m i Paitrial v de m17i Jefe..
Iguall coronal de Inlurel fud dadal A los jefes de lo~s ha;tall:-
nes dle P'inula, !Quic~hc: y Mazatenang~o, en sus respectives o-
ouarlte~les.


El 26 11egc6 en brioso, corcel gCuerrecro el gallardo Gecneral
Larrave\ q u ien t wo qiuec polear~l co~ntr f- u erzas mis n um11erIosas
que las de i01, come, acontecid ai casi to~dos nuestros Generlles,
con la agrav-ante de que en "El1 Platanar" se hallahla el
enemigo bien fortificado desde el principio de la guerran.


* *














































DVOC


U
't L. II tZ. 1 *

f









I _!. !I t.,,,


Y ~C U rjj J~, pp
--~ Jf


jLAS LOCOM~OTORA


AL EJEl CITO

En un libro, recientemen~te publicado, ha dicho un nota-
ble escritor: "La bandera national es el emblema de la
Patria. No tiene ningth objeto trictico; su c7apel es much
mayor. E~n ella estiln v-inculadas las glorias de nuestra
querida Guatemnala y sus dias de mayor esplendor.
Todos los pueblos de la tierra, desde la mris remota
antigiledad, hanl sido amantes del simbolismo en sus mil
manifestaciones, como0 un reurso supremo hacia la conden-
saci~n de sus deseos, aspiraciones y creencias.
El alma humana queriendo siempre materializar el ideal,
como una necesidad de su esencia. misma, ha venido dando


la guerra civil; el G~eneral Regalado, que sofiaba con una
victoria teatralmente 4pica, pero en su sentir librada contra
soldados agonizantes; vino A estrellarse contra la resistencia
de nuestras tropas, resistencia ejemplar, caracteristica del
soldado guatemalteco, cuidadosamente ayudada, como nunca
se habia vistoecntre nosotroc, por el Presidente de la Reliblica-
Y despu~s de precaver al pafs de tales asechanzas y de
rechazar la sorpresa del enemigo de Guatemala, se ha pac-
tado la paz, con manifiesta lealtad, con evidence apego r; la
concordia y sin lastimar en un ripice el sentimiento de centro-
americanismo, sentimiento ~que todos los directors de la
cosa ptiblica, debian en Centro Ame'rica mantener vivo 4
intact, como garantia de nuestra comlin subsistencia
p ditica.


trv~o


[Esta composicidn cs inddlitai.]


formas tangibles & sus tendencies y, r' veces, hasta sus
desviarios, en su sed insaciable por 10 desconocido. Formas
que, con el transcurso de los siglos, el mundo ha aceptado
como la representaci6n indiscutible de todo aquello que s61o
existe en el fondo de la conciencia, como concepcidn abstract
6 metaffsica.
Asi, la bandera qjue probablememente principi6 por ser,
en la tribu errante, el pedazo de lienzo clavado en el palo mis
alto de la tienda admada, par-a ser divisado desde lejos y
sefialar el punto de reunion, fud posteriormente, 11evado
tambide A la lucha con igual objeto.
Los colors variaron para distinguir A los amigos de los
enemigos; la tela se corto en distinta forma yr, cuando esos
colors se agotaron por su reducido mimero, se recurri6 d
combinaciones 6 se pint6 en el fondo una ave, un cuadnipedo,
un pez o un signo cualquiera, real 6 imaginario, para evitar
la confusion.


Felicito muy sinceramente g nuestros valientes soldados
por loa trianfos alcanzados y al Licenciado EstradanCabrera
por el tino y cordura con que supo dirig~irlos: si la direccida
del ej~rcito ha de manejarse como ha obrado en esta emergen-
cia el Senor E~strada Cabrera, debemos codi~ar siempre en el
4xito de nuestras armas.
Tal es mi leal opini60, deducida de hechos que bien
pronto alcanzarin notoriedad hist6rica. Seguro de que Ud.
ha de admitir la sinceridad con que la expongo, me despido
basta la pr<'xima, subscribidudome su muy atento y seguro
servidor.
Juan P. F. Paclilla.


EL TRIUNFO











gratas palabras & aquellos valientes que habian hecho morder
el polvo de la derrota A sus contracts. Poitico tambida,
en otro sentido, era el cuadro de la esposa arrojrindose
en brazos de su bien amado y presentjndole el recidu nacido
que sentia el calor de los besos dlel padre vuelto un hLdroe;
de la madre que al buscar ansiosa el adorado fruto de sus
entra~ias y al encontradlo, derramaba ligrimas de regocijn;
de los hermanos, de los pariente, de los hijos, que iban y
venian, can gran locura, jadeantes y con ojo avizor, hasta dar
con el miembro de su familiar y estallar en siibitas demostra-
clones de febril entusiasmo.

Despuds, un banquet opiparo obsequiado y servido por
entusiastas y distinguidos caballeros les esperaba en los her-
mosos y amphios salones del H-ipodromo y de alli salian 11enos
de gozo hacia sus respectivos lares con el deseo patri6tico
de entrar de onevo en la brecha si los intereses de la NI\acidn
lo exigen.
He aqui el menti servido on los preciosamente adornados
salones del Hip6dromo.








nairnel estraba a0bsets

presibelute Constitudon~al
be la Reptiblica y1 Jefe Sulpremno
+i bel Gjibrcito +-


A los v-alientesY--
JEFES Y OFICIALES
del Ej~rcito Nacional.


Tambidn 10 acompailan los valerosos Coroneles Antonio
Mlonterroso, Salvador Cuellar, Manchami y Orellana qlue
con fuerzas de Verapaz y Zacapa obraron sobre Metapin;
el Coronel Padilla nle con un batall6n de Canales mantuvo en
jaque al enemigo como el T~eniente Coronel Duria, segrin
10 ya dicho oor el General DuaLrte quien dirjigl la accidn; los
Coroneles H-iginio Portillo y Angel I. Calderdu vencedo-
res en Santai Fe, Tolo v M~achaca, en la frontera de
H-onduras, desde donde hicieron correr al enemnigo basta
Ocotepeque; el Coronel Cord6n, notable en la pelea. 10 mismo
que el Coronel Rodolfo Aguilar Batres, de quien se dice qlue
tiene el arrojo del le6n para el combate*
Varies miembros del Club "2 de Abril" Ilegaron &
encontrarlos hasta el puente del rio de "LLas Vacas" en donde
pusieron coronas de laurel i los Generales Orellana y Duarte
y Coronel Padilla en medio- de los vivas de los patriots.
En el mismo lugar se distribuy6 coronas y pailuelos
conmemora tivos de aIr cam pana a los soldados q uienes vivaron
al sofior Presidente de la. Reptiblica yag sus Jefes entrando
con el mayor entusiasmo a la capital.
A los demris Jefes, de quienes no se sabia qlue vinieran,
les fud entregada la corona en sus cuarteles.


Recordemos abora & quienes han venido aisladamente 6
ban quedado en sus respectivos domicilios: son el General
David Barrientoss Ruiz, quien combati6 en "E~1Pajonal" y el


TIP. NATIONAL.


General de Brigada David Barrien~tos.

Valle de 1as Filores; el Cor-onel Contreras, boura del ejdrcito,
hijo predilecto de Jutiapa que en C1 ye it una de sus espada ;
mis valerosas; los Coroneles Vicente N. Lemus y Pioquinto,
Barillas qlue empezaron su lucha desde Asucci6n Mita y
Mlongoy y por tiltimo el Coronel Rosalio L6pez Jimenez, uno
de los heroes de la campatia, quien estuvo casi al habla con
el enemigo y vi6 caer al General Regalado en "El E~ntrecijo."
*
Cuadro digno del mejor de los artists era el que presen-
taban los soldados en la Plaza de Alrmas al devolver cada
batall6n, sin mancha y con honra, la bandera que se le habia
entregado para ir al combat y las armas con qune triunfaron.
Alli se les obsequiaba, en medio de aplausos y dianas, con la
medalla conmemorativa de sus her6icos bechos. En ese acto
el Senior Presidente de la Reptiblica felicitaba en nlombre de
la Patria 8 10s Jefes y Oficiales que se babian distinguido por
su lealtad, discipline, valor y arrojo, emocionando con sus


Dol~auvent be sesos
Camrales
pollos on salza
neefsteak~
Eutsalaba

fruta, bulic, cafi
D3inos, (Ecrueza y ficores

(Snatemlala, Z3uli? be Iwoh.



,I


LA LOCOMR~OTORA




xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EZUL7425H_OZXO2C INGEST_TIME 2012-10-18T19:06:04Z PACKAGE AA00011460_00003
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES






LA LOCOM~O'IORA


Y en efecto, el odio priico que asechaba A Guatemala,
balag6 y arm6 & 10s rebeldes en Oriente no para favorecer
con lealtad su causa, sino para envolver B la Reptiblica en
una conflagraci6n que, B la vez que debilitase nuestras armas
11amando por diversos puntos la atencide del ejercito, man-
tuviese tambidn B Jos rebeldes en el error de que s61o se
trataba de patrocinar su empeiio, ayudjndoles i realizar sus
aspiraciones.
1\as el Presidente de la Reptiblica, asi como no incurrid
en el absurdo de concentrar en Occidente la mayor part de
sus tropas, cuidando tan s610 de modo secundario de los
demis departamentos y plazas; asi tampoco, por lo que se
desprende de los hechos, creyd ni un solo instant que en la
reci~n pasada lucha se trataba, al principiar, tinicamente de
una guerra civil, sino de' una celada mris grave, preparada
con encono y aconsejada por insensata em ulacidn. Era, pu es,
la autonomia de Guatemala la que se hallaba pirfidamente
amenazada de muerte.
Los sucesos nos muestran que el General Regalado, me-
tido al parecer at incansable protector de los rebeldes que
operaban en Oriente, en realidad
s61o tomaba la guerra civil como
Sun medio de provocar una invasion
g El Salvrador y atraerse ast el sen-
timiento plriblico de aquel pal's en
favor de su capricho, 6 bien par-a
fatig-ar las tropas guatemaltecas y
arrojarse sobre nuestro eje~rcito exv-
tenuado, con el finl de alcanzar,
favorecido por el cansancio de los
nuestros, una victoria de oropel,
~una victoria ruidosa que 10 convir-
tiese en rirbitro de Guatemala, que
lo enalteciese como i guerrero in-
comparable y le diese titulo bastan-
te para colocarse nuevamente, con
barniz constitutional, pero en rea-
lidad con la fuerza del pretorianis-
mo, en la liresidencia de E1lSal vador.
El General Regalado, para quien
fad siempre un culto el odio callejero
B Guatemala, pretendid con malas
artes ser entire nosotros el Breno
inexorable y ejercer un poder in-
contestado, dando i Santa Ana la
capitalidad de Centro-Amirica.
Por desgracia para k1, y por for-
tuna para El Salvador y Guatemala,

mente no pudo entrar en la previ-
sion de nadie, todas sus perfidias,
astucias y combinaciones, como su
febril ardimiento de illtima hora,
fueron superiormente contrarres-
tados por el proceder lento y dis-
erzas en el viaducto creto del hombre civil a quien en
vano pretendio desorientar y ador-
mecer.
iPor qucd, se decia, levanta el Presidente de Guatemala
numerosas tropas, cuando s610 se trata de debelar una fac-
cida que ni siquiera ha traspasado los departamentos fronte-
rizos? iPor quC, no habiendo encontrado eco la guerra civil
en el pueblo de Guatemala, se apresta un verdaldero cejdrcito?'
Los acontecimientos nos han dado elocuentemente la res-
puesta. L~a guerra civil, tomada A lo serio por los que al
emprendieron, anhelada y expensada sigilosamente por los
conservadores de Guatemala, no era mis que el pr610go
de una asechanza contra nuestra autonomia, asechanza san-
grienta, preparada como tal en la sombra.
a Cay6 el Seaor Estrada Cabrera en el lazo de provocacidn
que le tendi6 el General Regalado? No, y consagrado siem-
pre B mantener en buen pie' nuestras tropas, neutralizando
cuanto le ful possible los rigors de la intemperie y las dificul-
tades de su aprovisionamiento, logr6 conservar su entereza
moral y resistencia; y el General Regalado, que pensaba
babirselas con soldados moribundos, extenuados por la
inclemencia de 1as 11uvias, por 1as privaciones y 1as fatigas de


Guatemala, 26, de julio de 106b.
Senior Don X. X.
Present.
M~i estimado amigo:
En mi anterior me propuse demostrar 6 Ud. que, dada
la naturaleza de la guerra modern, puede un bomnbre civil
superiormente dotado, dirigic con 4xito una campax~1a, al
igual que un military; y en presencia de los bechos, sefialo
como ejemplo al Licenciado Estrada Cab~rera, en el tiltimo
codficto.
La guerra que Guatemala acaba de sostener, constitute
un esfuerzo gigantesco qlue, por abora, no todos estjn quizg
en el caso de apreciar.
Inicidse la reci~n pasada emergencia con lai simplicidad
de una lucha civil en qlue, al parecer, no se tenia mts propd-
sito que derrocar la situacidn political presidida por el Licen-
ciado E~strada Cabrera y consolidar en el gobierno B cual-
quiera que se aviniese g ser instrument ciego, fiel ejecutor
de la voluntad y designios del conservatism.


El primer tren del Fer~rocarr~il de Guatemala, saludando el regrleso de 1as fu
del boulevar "30 de Junio."

Aun despuks de consumados los hechos, sobran indivi-
duos que finjan no darse cuenta de la horrible trama con que
se pretendia humillar y sojuzgar B Guatemala.
En el comienzo de las operaciones militaries, parecia que
sdlo el Occidenee de la Reptiblica se hallaba amenazado, y
que rinicamente en dicha region habia de localizarse la con-
tienda. Bajo esa creencia, muchos se extral~aban de que el
President de Guatemala levantara numeroso ejtrcito, po-
niendo en jueg-o gran cantidad de los elements con que
el pais cuenta para su defense national. Pero los que mos-
traron esa estraileza, 11evados tal vez de sus esperanzas y qui-
meras, no ve ian masqcue una asonada, una conmoci6n ititerior,
favorecida con mayor 6 menor descaro por un poder vecino;
y pensando de ese modo, no se explicaban por quh el Gobier-
no hacia grandes preparativos, como si no se tratase de una
guerra civil, sino de un peligro formidable.
Imbuidos, repetimos, en ese modo de ver las cosas, cen-
Ssuraban la magnitude de los esfuerzos de defense, calificando
de oneroso 10 que en realidad era exigencia de una prevision,
comprobada mis tarde por los bechos.










picos mris altos y sufria todo los contratiempos imaginables;
pero can ojo avizor digno de envidiarse, vigilantee haLsta repa-
rac en los mris pequefios detalles del enemigo, salia siempre
victorioso, dedicando sus triunfos si la Patria vai su 11ustre
Jefe. V'ineron con c'1 fuerzas de Jalapa al mando del Coronel
Lucero; de San Raymundo al mando del Coronel Eleuterio
E~strada; de Sanarate can el Coronel Pacheco y de Solol~i al
mando del Teniente Coronel F'ernando A~rchila, el hcdroe del
Corro de AZrrayanalesc, Atescatempa y Jicaro y die quien se
refieren tales hazailas que mais parece hc'roe de novela qlue
existente on la realidad. Necesario es qlue un testigo presen-
cial r-elate 10 acontecido al Ten~iente Coronel Archila, durante
la present guerra, para qlue no figure como leyenda el hecho
de que, can an centenar de soldlados, en una mala posicidn,
haya Imedlrentado r'1 mis die mil enemigos, y alli se haya
sostenido, sin auxilio alguno, merced 21 su audaz estrategia,
hasta que recibid orden de combatir en otro c~amp~o.
Moerecida corona de laurel fud entregvada al General
Cha~j6n enl el boulevard "30 de junio;" y los Coroneles Apoli-
nlario O)rtiz, Lucero, Estrada, Pacheco y Archila, quienes 10
acom paiiaban, la recibieron en la Plaza de Armas.

El 28 bizo su entrada en medio de 1as aclamaciones de la
multitud, el grueso de nuestra artilleria al mando del Gene-
ral Josd Mlaria Lima reconocidlo por su incuestionable valor
desde qlue empez6i 2 tomar parte en hechos de armas hace y'a
algth tiempo. No bay duda qiue el General 'Lima infunde


*iWui-;u;~~~----i;P----LC-~


General de Sr-igrada Jo~sC 11arfa Lima.

confianza r; sus tropas y esto basta par-a qlue 11cve ganada de
antemano la mitad de la victoria cada vez qlue so presenta en
los cam pos de batalla. Eln los triunfos de la present cam-
patia le corr-esponde un lugar mnuy distinguido y por el
in~forme que did de haber terminado con feliz exito la primera
parte de la lucha, se ad ivina cuinto debe sentic el que dlla no
haya continuado para seguir alcanzando victorias; pero qlue
le consuele la idea de que si son gloriosos los triunfos de la
guerra, especialmente cuando 11evan por fin hacer respetar
los dlerechos y la soberania de los pueblos, mas gloriosos son
los triunfos qlue se alcanzan en la paz con la meritoria labor
del pensamiento puesto al servicio de la libertad, de la civili-
zacion y diel progreso.


LA LOCOM~OTORA


En la tarde ingvres6 el General1 Srinchez, leal y dispuesto
21 ofrendar su vida en aras del debefr, Tambidn con t1 supie-
ron complir lo~s socios del Club "2Ide Abriil," obsequiriLndc-lo
can una sencilla cruirnalda como recuerdo de la campana ie
1906, en la que C1 dado el caso, habria sab~ido 11enar su dlebr
con el heroismo legrendacio que hace recordar con orgullogi
su malog~rado hermano General Cavetano, Stnchez.


F 9


z ~'r"







IrL!' U



1


~:L.,.


General de Briigada M~ariano Sinchez.

Y p'resentise on seiluida el modesto pecro valien~te y
audaz General Chajon quin so me antojai uno de aquielos
increibles G;enerales japaneses que en la Mlanchuria traspa-
saLba ;~ las hadonadals ma1s profunldaS y escalabai los abrupto s


i./





General de Brigada J. Claro Chaj6n,


M3
*r~,. c~
~P


~9~
t




































~-r~--~--rr~---~-rrn------- ----~------ --..- -~--~- ~...._ _~-r_-~--~--~--- ~h


~ ,,z~a,~L--;---aa~-ar;n~~lll~rrr~rrmr


LA LOCOMIOTORA


TRIUI~FltAt

Yalientes que oni Ja lid encarnizatda
guaradsteis, como hlaroes, la frontera,
y volvdis con la ropan destrozada,
mas \estida de laur-os la bandera;
Entre 11utria de foloes perfumala
y entre la1 luz die or-o die su esferal,
Guar~tema~la os reccib~e engalanada;;
\ ast as dlice, al mniraros, pla~cen~tera:
"'Las huestes debel~isteis enemigns!
Y'uestr-o deberl camplrfste ls. ; Habdis hecho
que' el Quetzal se remonte refullgent-e:
"'Id, abornl, 4 olv-ida;r \-uestrals fatigns,
con~ la crulz de los bravlos en el plech~o
\ mi b~eso der madrlle en7 vuejltra frenltei ,,


Alberto fleDCOS


Y que al verIte, san~ta elsefia,
Por un7 extrlilo inlsultadaL,
Como on, Rivas y en Grandad
Otra verz dlesp~er-tarti


; Salve insignia inspirad~ora
De entusiasmo y heroismo !
; Cuinta~ hazaila el patriotisn~o
Rearliz6 Ior au viru i 1ee

Roncores y disienciones,
Ante ti en los corazones
Sdlo hay fuego y juv.entud !


,TI Tanmodesta co To el are
Que en tus pliegues se dibuia,
Que to sedla ;bien no cruja
Sobre otro suelo, triun~fal;
Pero aquf, en esta tierra
A la que sires de egid~la.
'Ie veremlos siemp~re erguida
; Oh, Blandera Nacional!

Giberto glacos.s


; Salve, 16baro triun~fante,
Que 11ameas 9 la brisa;
Pax, tu blanco simnboliza;
Tu celeste, libertai.
Emblema eres misterioso
Del afecto mris sagrado
gue sinl pena, profanado
Vid jam Bs la human idad !


Desdle nii~o al ver izarte
D~el caid~n al estamnpido,
D~e entusiasmo estremecido
Palpit6 mi corazda;
Que ap~rendi desde pequefio
Que en la calma y la tormental
Orgulloso represent
A la patria el Pabelldn!


M~agestuoso cua~ndo Ilotas
Ba;jo el rimbito del cielo,
; Cf1mo ev)caLs un1 anbelo
Oue no mnis Glormnido estri;


I1:nseiiarles el culto A 1.I Balndera
de azules fralnjaw~ y de iim pioanrmiln s;
;Corre-d !.... que oen el hlofar- ya se os esper-a
con Ias pal~Imas benditas~ del carifio.



i Salve oh soldados de la Patria m i!
; Salve legit'n de luchadlores hales!
;Con que gusto mi musa~ os formar-ia
arqueria triun fal d e roblediales!







Guatemala, Julio 25 de 1906.


An EtJERCeITO



;Gloria, soldados!i.... Pues la paz amable
se pregona desde hoy A la Nacidn:
tomad la azada, abandoned el sable,
y el rug~ir del vapor calle al cafidn.


Y' del bir-oe que en brazos de la glor-ia.
r lal voz del dleber cayo \-en-ide~,
sus Iliaznas gr-,themnos on ]a H-istoria
3' que "'ea su nombrie enaltecddo.


VolVed presto, volved & los cortijos
dondle estal vuestra dicha !n cifrada,
y alif inspired g vuestros caros hrios
del amor patrio la leecid~n sagbrada.


011 Pabelle n 1a ml


c~d& tt~


t~dt. cZXt:


La; ciudad~ viste dle f Ogecnte gala-
Hoyr qlue retorna :1 su dlichoso seno
I)0 la houral y el ploder de G;uatemala
El1 brav~\o dlefensor.
Que sus torres altivas d~en ;11 viento
La; v-ox del br~orce alegre y v-iblradorn,
Y en lIns almienas oigan el aIliento
Rug~iente del caiion!
Lan ma;noi blauncas de rus hijais hellas
Biorden dle mir-to y de laure-l corona;s;
Sa~lga~n ks nillo~s 11 celilc con~ ellls
La frecnte al \encedlo r.
H~imno trimr fail lai muisica Ic\anlte,
Gloria,, trae c1 artistaa en letras de oro,
Yi que <1 poeta, die la Patria caiie
Al incito compecn !
G~uatemala, julio de 1906.

1110111101I DaIe.











4 LA LOCOMlOTORA

Inilresaron con el General Lima el Coronel Linares can
ell mndonl de un batallin del Quichej; el Coronel Corado, de
E~szuintial; el Teniente Cor-onel Jose Maria Antill6n, con i*
fuer-zas die la Antigua, que co distinguieron por su arro~jo en..
10-1 colmbates de los dias '7, 83 y 9t de julio; el Teniente Coronel
PerdNomo,, de Salami;, combatien~te en Contepeque; la fuerzai
det Sija al mando de~l Teniente Coronel Ernesto Carrera, uno
die los~ hroes de "Kl' JIcaro", el Coronel Mlariano T'aracena .-
cain fuerzas del Qjuichf, combatientes en las alturas de "'La LIC
S,ledad";'' uin batall~n de Momostenango con el Coronel TJeo- .
dor-o Cifulen teP, quIien atixilidi :1 Coronel Rosalfo L~pez Jimcnezt:F
entire Icl Jica~ro" y Contepeque; una fuerza de Q~uezaltenan googi
cain el Corone~ol Manrcos Ni. Calderdin, quien no desmiente que.
cocrre pe(r Sus venas la sangre v-alerosa de Justo Rufino
I:;rr-io, y que si sabe ser fu~ncionario progresista en las
c i ndadtes, tam biCdn sabe ser energico en los campos de batalla;
el Coronel7d Cru AI rana, con unI baitall6n de Canales com batien te .K.
en Chimallapa, y el Coronel Manuel de J. Monroy con el
grue~so de lai Cabazlleria cuyas secciones desempefiaron tan
notable papel en los co~mbaites.
El: G~ene ral L~ima fu e coronado en ei paseo d~e LJa IReforrma
cerCaL de la estatua del General Justo Rufino Barrios, en
medio die las dianas qlue le toc6 la Banda Mlilitar de su fuerza;i
y. los~ valientes Jefes que 10 acompafiaban recib~ieron la coronal
on1fre nte dlel parq ue de "'La Fedcrac idn,"' entire 1as acl am aci o-
nes enthusiasts de las multitudes.


Decspuds de todas estas fuerzas ingresd el senior Gener;ll
donl Manuel MIaria Aguilar i quien el Jefe Supreino del Ejdr--
cito confi6 las operaciones le la zona central de Orientc..
Pesuba sobre di la~ grave responsabilidad de- la campailan on
esta zona que fu4e de las mis azotadas por la guerra, y just" sraa.o.
es felicitarle por baber concluido la lucha azarosa que, si General det Dilisi6n Luis Oralle.

TamI7bidl i ngresaron esta ta rdet los Coron eles Flav ~io O valle
y E~nrique Haeussler qlue combaltieron en Contepeque.
El Club "2 de Ab~ril" entrcgo ;i todos una guirnalda de
laurel en rEcuerdo de la Ca m pa~ia de 1906.

IEl 29) 11eg6 el General1 Ismael. Cha\-arria, hombre mo-
..desto, sincere, valiente y pa;triota, convencido de que
cuanto hace es en cump~limiento do sul deber yp por amor
a Guatemala. Lo acompaiilaban el TIeniente Coronel Paz, el
I ~~Teniente Coronel C~barl conl fulcrzas de Chimalltenango, el
















General de Divisicjn Man~uel M. Aguilalr.

como, no es de dudarse, le proporcion6 amargu raw, ,,,debe r t'%C l'~
tambicdn Ilenarle do satisfaiccidn por el Cxito alcanzadl o v por j
la co0nvi.iedn de haber cump~lido con sus deberes de m~ililar. *i *
IUna comisidn del Club "L2 de Albril" cumplimecnt 6 al .
Gcnerall Aguilar en so~ casaL do habitacida, obsequiandale, ca~n
uina hermnosa corona de laurel, en recompensa de sus mere-
CilcntOS.

En, la1 mis~ma tarde ingr~res6 el G~eneral L~uis Ova;lle, Je~fe -
dle la zonaL Sud-Oeste, con so elegant Estado M~ayor eniabe-
zado por el Coronel E~nriqlue Aris. El General Ovalle es uno
do nuestros veteranos r' quien no arredra la guerra y cum-
plidi permaneciendo en Retalhulou desde 1as invasions por
`Occds y A'yutla y it la espectaitiva de nuevos mov-imientos por "" n.so
ese rumbo. General de Brigada~ Ismael Chavarria.




xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EI12VE59Q_9HCGBU INGEST_TIME 2013-01-23T16:05:34Z PACKAGE AA00011460_00003
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES



jL


---l-Rh---l ----~-m------


Esterilizaci6n y desinfeccicin de todos los irtiles
& instruments del servicio.- Vienta de perfumeria fina, aguas de tocador y
ARTICULOS PARA CABALLEROS
& domicilio. Antisepsia complete. Aseo esmerado. Apartados especiales.


Servicio


+ 1boras be servicio: be 7 2 30 E1 a. m. 9 p. m. +t


c&


e&


Se adrryiten avisos ei precious convencionales.

2" Che~ni~ba Sur thZim., 5.


Dento d poco~ apas~rece esta
pu~~blfcraciinnn~ de~ sunro intlerds, tanto
por sa bliesi akrregd'ao wsaranktera, ~conso (
por los hern~iE soses fo og rabad'os. y
las ecel~ente- Iectura; cano cle gsera
%?nistrade.


Este APlm~anaque tam~bi~1n se
1l~ard5 cargo dEs la publicaeic5Yn de
avisos de 1as easas eomrcialesJ~
y- dem~is perso~nas que 10 soliciten1.
TODO "ARTE NUEVO"
para precious, entenberse con Dictor Coronabo E.
24 Goeniba Sur, miimero 3-.


TIPOGRAFIA NATIONAL.


Estableeimiento de primer orden. ct


c& 67 Av. Sar, PP 19 Teleon


~3T)E


D~MINISTIR AGIO N


La suscripci6n mensual P "La Locomotora," vale ~at a $3.00


NL~~imero Suelto c


1.00


I1USTRADO




































-- -- -- ---- ------------- -- --- ---------~--- ~' ~1


LA LOCOMO0TORA


E~sas seriales de tienda 6 pabell6n, nacidas con un fin de
agrupamiento, fueron lenfamente extendiendo sus pliegues
y tranformindose en insignias de autoridad supreme, basta
identificarse con el jefe mismo y su familiar, la qlue de ese
modo vino, A ser la heredera legitima del mando, y la posee-
dora del lienzo que 10 representaba.
El temor de ser aniquilado per familias 6 tribus mis
poderosas, fued reunietido unas ri otras y subordinando pendo-
nes i pendones, basta former pueblos, sobre los qlue reinaba
el jefe de mfis poder y audacia, quien portaba en su diestra,
como dlistintiv-o de autoridad, Tos mismos colors de su anti-
gua" tribu, pero ya como suyos por el derecho de la fuerza.
El dominio d e u nos pocos se iba extendienio sobre mayor
miimero de series humans cada dia, basta 11egrar i la edad
media, en la que cada jefe se 11arn6 Bardtn, Conde, Duque, Rey
6 Emperador. Y esa es talvez la raz6n por quC la mayor
parte de lais monarquias de la Europa modern, carecen hoy
de 10 que justamente deb'e liamarse Banderas Nacionales,
pues las que tienen no son otra. cosa qlue las insignias de la
familiar, reinaote, qlue creciendo en poder afio tras afio, ha
sometido i su dominion i otros pueblps que antes fueron libres,
EI pue"blo mis fuerte, c1 q~ue Rojuzg-6 6 los otros, teniendo
siempreE frente & sus ojos aquel simbolo del poder de su amo


estampar mis tarde aquel soldado-rey, las potentes Aguilas
que pase6 triunfantes por toda la Europa, basta encontrar
digrna tumba, a sus ensuefios gigantescos en los historicos
campos de la aldea de Watterloo.
Antes de eso, las colonies Ingrlesas del Norte de Ambrica,
Juchando por su independencia, se habtian dado sol provia
bandera, al rededor de la cual se agruparon aquellos nobles
hijos de la victoria par-a lucbar y vencer en batalla campal,
a la ya entonces poderosa Ingrlaterra.
Siguieron despue's, aquel ejemplo, las regihnes de
Hispano Amdrica, y de aquel movimiento colos~al, nacieron
rAla vida aut6rioma multitud de naciones, cada una de ellas,
con bandera nacional legitima, bautisada con el humo de cien.
combates y con la sangre de miliares de patriots y vatlientes,
cuyos hijos reverencian hoy aquellos lienzos empolbados, en
cuyos fondos atin no se hanl extinguido las oscuras manchas
de aquel liquid rojo, que bizo alentar A sus an~tepasados.
SEs por eso que Amirica, exceptuando I Francia, es por
excelencia el grupo de raises qtie tienen genuina bander-a
nacionarl,. pues en.todos, ella represent "Jas glorins de la
Patria" 6 sea del conjunto de sus hijos sin distinci6n algruna.
Los cubre 5 todos y cada uno, .porque .cada uno tiene
tambic'n, sin6 por 1 mismo, por sus abuel-os, padres, hermanos
6 hijos, un recuerdo, un hecho, una nojta cualquiera relacionada
con aquel lienzo simb61ico de su tierra bien amnada.


.1. G. I abicare/Anto.-Fo/o.


Pla~za de Armtas.


Re~greso de una B3rigadal.


bajo cuya sombra ba gozado 6 combaltido, ora en la paz, ora
en la guerra, ba 11egrado naturalmente 5. confundir on su
espiritu la idea de Patria con la idea de su Soberano. De abi
un hecho curioso: que esos pueblos de la civilizada E1uropa
sigan el estandarte propio de su rey, no el de Ila naci6o, pues
no lo trene; eleven 4 cabo los actos de mayor heroismo en sus
luchas env-ueltos on sus ondas; veneren sus colors y su
escudo, 10 defiendan y 10 amen como si real y positivamente
fuera el alma de la patria misjma.
En cambio, las handeras verdaderamente nacionales son
bijas legitimas de las grandles revoluciones de los p~uebles.
No de esas interitonas criminals de unos pocos, sino del
grito potente y n-goroso del conjunto, que quizi ha vivido
sufriendo por siglos Ja afrenta de on despotismo sinl le yes y
sin freno.
La Francia es un ejemplo, en Europa, revelindose
furiosa como un tigrre herido, y cambiando el lienzo blanco de
las florets de lis, que representaba la opresion Borbbnica, por
la ban~dera tricolor, emblema verdadero de la Rep~iblica, del
G~obierno del pueblo y para el pueblo, sobre la que vino a


La banldera es para todos, pero el~ ejircito la conoce mejojr
y la arna mi~s quiz1, porque es el encargado de defender-la
atin ri costa de su propia vida. P~erderia es deshonroso
porque", a veces, significa cobardia, y stempre es dejar en
naanos del contrario un gir6n de nuestra misma Patria.
Tiene raz6n el distinguido escritor qlue al principio cita-
mos, al afirmar qune ese delito s61o puede pagarse, tomando
al enemigo dos de sus banderas;~ y sin emlbarg-o, i tal punto
se ha 11cr-ado el celo en los ejercitos. tratandose de esa
insignia, que no resistimos al deseo de citar un episodio de las
g~uerras capoleon~icas.
En una die tantas batallas, un Coronel de regimiento se
present despubs del triunfo con menos de la mitad de sus
soldados. El Emperador al no distinguir Ias agfuilas en
aquellos hienzos ennegrecidos por la polgora, le grito airado:
el)6nde esti la bandera qlue os entregue?? El Coronel se le
acerc6 temblando y le mostr6 dlos, cogidas al enemigo y
acribilladas por las balas .. A pesar de eso, el regimlento
perdio su lugar en linea y su puesto de honor en 1as batallas!!


Rafael D. Ponciano.


b
.JcC:~~
~~3
P
.. ;El;i~s4~
~;t~ ~cli
,,
:e. I:








LA LOC(,IOTORA


Emperio constant en introducir en la Reptiblica todos
los adelantos de lai modern civilizacidjn.
Dedlicacidn constante al studio de los problems sociales
qune pueden afectar-nos.
Laboriosidad incansable qlue so despliega en todos los
diversos ramos administratic-os, sinl aceptar el descanso sino
como indispensable necesidad.
La acci~n obediente at la inspirada voz de unai inteligencia
sana y coriquecida con valiosos tesoros clentificos yI amplf-
sima, base de ilustraci6n.
Amor d la P-atria no dlesmentido, predominando sobre
todo sentimiento, como para ser\-ir die gula zi los actos.
E~sto es en statesis lo que obserrar puede cualquiera en
el actual Gobernante de Guatemala, Licenciado doln Manuel
E~straLda Cabrera.
P~ara emitic un juicio sobre su labor political so necesita-
ria Ilunar muchas pilginas y no son mis aptitudes 1as que
pudieran Ilevar adelante tal empresa.
El: Licenciado don Manuel Estrada Cabrera ba sido ya
apreciado y juzgado por muchas personalidades eminentes,
nacionailes y extranjeras.
iQud podria ailadir i todo ello la pluma de un soldado?...
G:uatemala, 21 de noviembre de 1903~.
Dicenrte rantse.


Tengo formado un concept tan elevado del Setior Presi-
dente de la Reptiblica, Licenciado don M~anuel Estrada
Cab~rera, que temo que mis palabras no 11eg-arin r expresar
todo lo que 1 v-ale como patriota. Sus obras son el leagunje
mis elocuente de lo much que ama~i su Patria; contempl<'-
moslas y admire~moslas can justicia, porque son muy digna~s
de admiraci6n i: inclindmonos ante el con el mas profundo
respoto, 11evrindole en nuestros corazones los sentimientos
mais sinceros de nuestra gratitud yI cariiio.
Para el Scrior Licenciado Estrada Cabrera, su P-atria es
su Diosa que adora hasta el fanatismo; su querida madre es
su inapr~eciable tesoro de amor y de ternura; sus hijos, son
so encanto; sul pueblo, el objeto~ de todos sus afanes y sacrifi-
cios por sul bienestar y engrandecimniento; par-a sus amigos
es un dulce consuelo, una hermosa esperanza y so org-ullo y
honor mis legitimo, ast como par-a sus adversarios, es
enemigio poder-oso, per-o de alma gr-ande y generosa para'
perdonarles. A sus amigos t~canos el deber de velalr por su
conservacidn y de honrarlo con nuestro buen proceder,
Vi va m il afios el eminen te hombre ptiblico, el h ijo modlelo;
el padre y cl amigro bendfico v carlioso..
i Viva Estrada Cabrera!i
Guatemala: noviembre 21 de 1903S.
Leopoldo Orellana.


Regreso de una Seccidn de Artillerfa.-- Boulevar "L30 de Junio. "


Es incuestionable, y puede sostenerse sin esfuer-zo, quec
el Lic. don Mlanuel Estrada Cabrera en, on la H-istoria de
Guatemala, c1 Gobcr-nante que en si solo ha 11evadto al Ploder
Ja mayor suma de talent y de experiencia en los negacios
priblicos, virtudl unida r' unit laboriosidad que le es ya; habi-
tual C inquebrantable.
Por virtud die tan eminentes cualidades as it en conse-
cuencia, el G:obernante que mayor afin ha; dedicadO all
porr-enic de la Refptiblica, y el que con menores elementos y
en circuustancia s mr's adversas legardl mayores beneficios
it su PaLtria.
Apolo r; los hechos, si mi modest pero sincera afimacidn,
suscita detractors.
Guatemala, noviembre de 1905.

Juan P. F. Padilla.


H-omb~re grrande es aquel qlue se sacrifice por el bien de
la humanidad, mas que por si mismo; aquel que lcaievaa a
praictica las ideas de LIBERTAD d IG:UALDAD, y que trata
del perfeccionamiento moral de las masas sociales-
Hombre grande es el qlue, con caricter de Gobernante
de una N~acida, impone la ley, Ja bace respetair y cump~inr
mantione la pat, y lucha, politicamente, hasta en medio de los
fendmenos de la naturaleza.
Hombre grande es el que se fortalece para conserrar la
tranquilidad de los pueblos, y abre ancho campo al progress
ya la reform.
Y, hombre grande es el ilustre amigo, Benemf'rito de la
Patria Licenciado don IManuel Estrada Cabrera como posec-
dor de todos estos me'ritos.
G;uatemala estal de plicemes por el cumpleailos de su
probo G~obernante.
Guatemala: nov-iembre 21 de 19)05.
Miguel Larrave.


PENSAMVIENTO











Teniente Coronel Angel Arana con fuerza de Canales qlue
peled, en Chimalapa y el Teniente Coronel Victor Durzin ca~n
fuerza de San Juan Sacatepiquez. D~urrin fud de los que no,
s61o peled bidn, sino qlue tuvo en jaque al enemiao on Chima-
lapa, segiin el decir de su jefe el General Duarte.
Una Comisidn del Club "2 de Abril" sali6 al encuenltro de
estas fuerzas hasta la Villa de Guadalupe, en dondn en medio
de vivas y salvas, les fuC entr-egada' los Jefes una guirnalda
de laurel qlue siempre les recordari su buen comportamiento
hacia la Patria.


El1 31 Al]as 7 de la noche, el Director General de Teld-
gra fos y T'elcfonos N~acionales, Coronel don M~anuel C. M~ir6n,
obsequid con un espldndido banquet en el amplio y lujoso
Sal6n de Sesiones de la Municipalidad ;1 los empleados del
ramo qlue asistieron J la cam paila.
Nada mis just qlue bacer una demostracidn de carillo v
entasiasmo r; esos humildes pero importantes obreros que si
en tiempos de paz abrevian lals comunicaciones entire 1as
gentes distantes, en tiempos de guerra son las palancas
primordialles qlue hacen qlue los ejhrcitos se muevan con
rapidez hacia los puntos on qlue mris se les necesita.
Y no0 solo por la reserva y la prudencia que debecn ser
inherentes r2 dichos empleados, sino por el va;lor que ban de
tener y el herolsmo con qlue han de servir en medio de los
fueg~os y de los estruendos del combat, se bacen dianos
de la mais just consideracidn y encomio.
Todo esto tuvo en cuenta, sin duda, el Coronel Mirdn, ya
que Ct mismo permanecid en fatiga dia y noche durante
la campa~xa.
Cortos fuerou para los conmlensales aquellos preciosos
instaintes por la natural simpatia y confraternidad existentes
entire ellos, por To esquisito del menti .y por 10 armonioso de la
mtisica que con la batuta de Alclintara transport en no
comprendidos dxtasis.
El menri fuC:
Soupe de cervelle ;i 1'imnperial.
Poison sauce capres.
SabuC de Pigreons.
Cottelettes aux; petits p~ois.
Mouton sauce aux truff~es.
Puch & Ja romaine.
Dindon raoti.
Salade 5 la marine.
Asperges sauce holandaise.
Iresserts:
Bisquit glace i l'amnericainc.
Croquets bouche petits choux,

Vi nos:
Jerez dos palos cortados superior.
Chateaux Iquen.
Pierre Chabanneau & Cia.
Nuits C. G. Louis Blabin.
Cham~pagnee C. G. Mlumm.
Elixir die Ga;ruls y
Cognac Martel V. V. S. O. P.
La Mtisica:
H-imno Nacionsal.- Cavatlleria Rusticana.-Crisantheema.-N ecuer-
dos de Zarzuela.-01leadas de Alegrfia y otrals mis que hicieron el
encanto de la concurrencia hasta la media noche.



El 1"' del corriente en la tarde entrd el General Orellana,
Jefe de operaciones en la zona Nordeste de la Reptiblicai,
acompatiado de la artilleria qlue se habia colocado por aquel
rumbo.
Guatem-ala riene la gloria de contar entire sus buenos
bijos 6 uno de los mejores estratigicos: el General Orellana.
Hombre humilde, hasta el1 extreme de ser excesiva su
modestia, no parece qlue su alma encerrara cualidades tan


General de B~rigada Leopoldo Orc11ana.

bellas como las que posee; pero se le conoce en cuanto sc
emp'ieza A tratarlo revelando desde lucgo todo un carricter,
un1 coraz6n entero y sano, u~n clara inteligencia y conoci-
mientos no comunes on los distintos ramos del saber.

Con 1 vino el h:Croe de Me~tapin el General ManuclDuarte
quien desde "El Cerro de las Cam palas" amiland al enemigo
hasta al punto de obligarlo 6 pedir la paz, firmindose un
armisticio en "La Puerta de Chimnalapa" el 16 de julio.


General de Brigada iManuel I~ar ciarine -oo


LA LOCOMOTORA


i~: '~;: '' ..

-i ;
tr -~.

.' -Icnrrr ..rrpa








LtA LOCOM~iOTORA


nifiez reciben. Inculcar en el coraz6n del niflo el amor g la
Patria y los deberes del soldado i a vez que instruirle en las
verdades de la clencia, francamente, es una idea noble, digna
del mayor encomio porque ninguna edad mis propia para la
instrucci6n military como la juventud, No sucede lo mismo
cuando el joyen ya es hombre, porque entonces tiene esposa,
talvez bijos y no vi con agrado la milicia, ni aprende la
instrucci6n qlue se le dd. Por e'sto es que y-o siempre he
alabado y alabo la idea del Jefe Supremo de la Naci6n, por
qu~e esa idea es de caricter puramente prjctico y de verdadera
utilidad para Guatemala. Cuando todos esos escolares que
en Tas fiestas de Miiner va con grande satisfacci6n hemos visto
maniobrar con fusiles diminutos, 11eguen i ser bombres,
podremos decir: Guatemala tione ejdrcito. Porque debidro
A la iniciativa y proteccidn diel digno Presidente de la Repu-
blica, hoy se forman en la escuela cindadanos hourados y
laboriosos para la paz; soldados valientes k instruidos para la
gu erra." '
;Bien baya e1 qlue asi se interest por el engrandecimlento
y progreso de nuestra querida Patria!
Guatemala noviembre de 190j.

NlateO F. NlOraleS.


Ai. G. Tidefea~r(lrd/no-o.Fao


Regreso de una Brigada.


^1 seiior pensiente de la lielhbneo,

LICENCIADO DON MANUBEL ESTRIADA CABRIElA



Napole6u en la campaila de E-cgipto dijo 6 su E~jcrcito "de
10 alto de esas pirimides cuarenta silos os contemplan."
Estrada Cabrera puede deckr r' la juventud estudiosa: Palas
Atenea desde las columns de su temple en todos los siglos
os contemplard."


J. Salorni Chavarria.


LICENCIAI)0 DON MANUEL ESTRADA CABRERA

En el horizonte de la Patria se destaca, con djafanos res-
plandores, la magestuosa figure de este egregio ciudadano que
en todos los ramos de la Administracidn Pdblica ba hecho sen-
tir su bendfica influencia, y es, al mismo tienripo que el firme
sostdn de nuestr-as libres instituciones, el infatigable paladin
de la civilizacion y e1 progreso. Justo es, pues, que en el ono-
mistico de tanl insigncRepdiblico los guatemaltecos todos baga-
mos los m~is ferv ientes ysi nce ros votos porq ue cu mpla m uchos
y muy felices anos quien de tal suerte, ha sacrificado los
mejores de su vida al engrandecimiento de la Naci6n que, en
buena hora, le confiara sus destines.
Solol6, noviembre de 1905.

Aurelio Recinos.


Guatemala, 21 de noviembre de 190j.


PE [\S A \E NTO

Al Seller Licenciado don Mlanuel Estrada Cabrera

La juventud constitute el nervio de los pueblos; en ella
se reflejan la ilustracidu y el adelanto de las naciones. Aquel
qlue dedica sus energia y actividad A formarla digna de la
Patria y 6 propbsito para que cumpla los grandes ideales de
las modernas generaciones y prosigalas tareas de in vestigacida
clentifica. El que estimula al Maestro, linterna que despeja
de buenas la inteligencia del nitio, amplia los horizontes de su
tierna vista y le ilumina en el oscuro camino de la vida. Ese,
merece bien de la Patria y puesto distinguido en la H~istoria.
Por eso, justa fuk la representaci~n national cuando did al
Licenciado donl Manuel Estrada Cabrcra el titulo de Benemi-
rito de la Patria; justos hanl sido los Soberanos que banl
adornado su pecho, de honrosas distinciones y just fud el
pueblo de Guatemala cuando le reeligid, como Presidente de
la Repdblica, dandole asf, la mayor prueba de carillo y de
confianzal.
AdOl O arcia Aguilar.
Gnatemala,, 21 de noviembre de 1095j.








L;A. Locoh/olto RA 7

El Mavor General del Ejercito, don Vicente Orantes,
dechado de lealtad, permanecid firme en su puesto y alerta
ps-, para lo que pudiese ocurrir.

El Ministry de la Guerra, General Luis M~olina, recono-
.. r:. cido bace ya muncho tiempo, como competente no0 solo cu las
rT, labores administrativas Sino en los detalles concermientes al
ramo de Guerra, ejercid de eficaz vigilante en todos los asun-
~9~tos de la campafia y debemos felicitarle por la gloria que el
ejdrcite y sol Jefe Supremo conquistaron en ella.












A. G.iader/no-o








General de Br~iKgada Jose Reyes. .
N~o terminaremos esta crdnica sinl dejar de hacer cum- .
p~lida jucticia aL quin lai merece. j
E~l General Joscd Neyes, oncargado durante la campaila,
de laI Comnda17lrncial de Armas de este departamento no0 se did
pu11n to de repose para facil itar de todos mo7dos, los transportes
militares siendo una de sius mejores medidas de administra-
cibn la de haber conseguido qlue los que no fueron i la
campatia se ocup~asen on atender las siemb~ras de los soldados,
por cuya causa estos encontraran sus sementeras en perfect
buen estado y producie~ndoles como si ellos mismos las
hu blesen asistidO* .G .dadao-oa
Cosa anhloga hizo respect de la consecuci6n y conducci6n General de D~ivisidn7 Luis Molina, 11linistro de la Gu~elrr.
de viveres el Coronel Juan P. F~. Padilla, actual Jefe Politico
del Departamlento de Guatemala.
Por 41ltimo esbozaremos un detalle significaLtivo para
cerrar estas notas.
I ~El Jefe Supremo del Ej~rcito, Licenciado Manuel E1stradal
.3 Cabrera, al saber que se aproximaba alguna de las fuerzas
: salia 6 encontrarla. Se situaba en el hermoso edificio conocido
con el nombre de "'El Nuevo Cuartel de Artillerfa" en cl
.. .bulevar "L30 de Junio," donde en la actualidad funcionan
P ~los talleres de la Escuela Pr~itica yT alli recibia d cada uno
de los Jefes expedicionarios: con un efusivo saludo empezaba
su fe~licitaci6n que segiula can frames patri6t icas, entusitisticas
y congratulatorias por el kxito que cada uno de ellos baibiai
( ~~~alcanzado en los cam pos de batarlla. ;Cdmo hubiera queridoecste
n ~Jefe carilloso tener siquiera un insta~nte de phitica con cadla
uno de todos sus soldados, con todos esos bravos defensores
de la. Patria qlue, i la vez, hablan ido & dar su existencia por
:: ~~1 qlue esla representaci6n de la misma Patria,, ya quin allos
quieren y aclaman como al primero do nuestros concinda-
~il:~~u;llll~ BT~` Z4, Idanos! Y ;c6mo se retrataba on el semblante del digrno
Magristrado la emoci6n sentida al apreciar de cerca el heroismo
y todas las demahs grandes virtudles del pueblo que le hia
conflado sus destines!
Por eso desde qune cualquier cuerpo de eje'ccito entraba
'i no era abandonado por 1, 10 acompaiiaba hasta qlue habia
dejado su pabell~n y sus arms y despu~s hasta qlue esta~ban
licenciados par-a regresar al seno de sus hogar-es, dirigidndo-
l es va en la Casa Presidtencial 6 yendo si los lugares don~de los
batallones estaban acuartelados, las Liltimas palabras de felf-
citacidn por su heroismo en la campaila y alentr'indolos para
qune ya sin pena y sin cuidado se dedicaspn j sus cuotidianats
faen~as en medio de la paz qlue sabria manteneir, asi como en la
hora necesaria supo sostener la guerra.
Tiene e'1 muchos aplausos y much afecto, para sus solda-
`CPF~ii~*~dos y Pstos se los retornan con su lealtad, su amor- v su
patriotism. Ambos se completan.
Para ambos nuestras felicitaciones.
J1. G. Tialdea~r//ans.- Folal .
General de Divisi6n Vicente Orantes. Guatemala. 4 de junio de 1906(. @amnto @Gastiff


-~--~- -(~~- .


J