La locomotora

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La locomotora
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Guatemala

Subjects

Subjects / Keywords:
Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Guatemala

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began with Año 1, no. 1 for July 15, 1906.
Numbering Peculiarities:
Vols. for 1907- also called Año 2-
General Note:
"Revista de política, ciencias, literatura y bellas artes".

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 30858255
lccn - 2011229543
ocm30858255
System ID:
AA00011460:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text




Guatlenlef,


15 d Julio elea 16.


Le COLLECTION
UNIVERSITY OF FLOMMA ,


,,,. :lr, 'rimirra pdhina ron el retrato bel ti'r ficenciabo Don mnlueil (straba abrera, presibente Constitucional be i la Repiblica y 3rfe SupreFno bel fjlrcito, firmanbo el acta
ber olocaci6n bel primer Nil Del Serrocarril be O unatemala en la Capital, en mnbio bel estabo bp guerra, pi 21 be iunio pr6ximo pasibo.



1 !- : ,


~;I~=~=~Jc~c,
~6Etmmrr~--c,


i
r


;r

L

_Illjl














































I
(,


















2~vista be political, diencias, Iiteratura g 3ellas Ctrtes.


Rledactores : Joaquin M3ndez y Felipe Estrada Paniagua.
Colaboradores Llterarios: Francisco Anguiano, J. J. Palma, Josd A. Beteta, Francisco Vela, Manuel Valle, Adridu Vidaurre, Ram6n Acefia, Enecdn Mora, Rafael
D. Ponciano, Canuto Castillo, Juan P. F. Padilla, Jose Wer, Ricardo Contreras, Lucas T. Cojulnu, Enrique Diaz Durda, J. Antonio Godoy, Virgilio J. Valdds,
Casimiro D. Rubio, Carlos Arellauo Torres. J. Luis Vega B., Pedro Zamora Castellanos.-Colaboradores Artisticos: Manuel Maria liro6, Alberto G. Valdca-
vellano, Jos6 C. Morales, (Mon Crayon), Prudencio Di ila, Faiijn Rodriguez, Rafael Alvarez, Ratu6n Gonzdlez, Luis Felipe Arias, Victor Manuel Figueroa.
Administrador: J. Alejandro Pacheco H.--2 Avenida Sur, N4tmero 3.


ANO I. GUATEMALA, 15 DE JULIO DE 190b. NUM. 1.


Es caracteristico de la vida modern que dentro
de lo que parece un trastorio y hasta un desastre
brotan los elements de vida para lo porvenir. No
queremos ni necesitamos traer ejemplos en corrobo-
raci6n de este que es ya un axioma.
Nosotros concebimos la idea de fundar una hoja
periddica y dar en ella nuestro entusiasta cuanto
humide concurso a la causa national, en la hora que
la patria se vi6 herida en su honor y amenazada en sus
fronteras; y al instant surgi6 el pensamiento de unir
A esa labor la del estimulo para cuanto signifique
accidn piblica.
A esta idea responded el nombre de "'La
Locomotora" que hemos dado A


nuestra publicacidn: fuerza, accidn,
movimiento, que asi conduce mate-
riales de guerra A los almacenes
militares y ejdrcitos al combat,
como importa y export los cereals
que alimentan, las joyas que enga-
lanan, el libro que instruye y la
obra de arte que deleita.
'
En la parte poli'tl-a qtara nues-
tra pluma, como estan n tLst ro cere-
bro y nuestro coraz6n, con el corazdn
del pueblo, alerta siempre A salvar
la dignidad y la bandera de la
Patria. Como gufa tenemos la
mirada certera, el pensamiento
profundo, la voz alentadora y el


amor patridtico del Jefe de la Repuiblica, Jefe
de nuestro partido. Esta palabra no la invocamcs
hoy como t&rmino de division y de combat, mas
si como una satisfaccidn de los vinculos indestruc-
tibles que nos ligan al B'nem6rito sefor Licenciado
don Manuel Estrada Cabrera.
En Ciencias, Letras y Artes, nuestro criteria es el
mis amplio: la verdad y la bel!eza manifestadas del
modo que mas se conforme con la naturaleza material,
intellectual y moral.
OjalA que nuestros compatriots reciban con
indulgencia los esfuerzos y trabajos de nuestra Revista
y que pronto, despues de las victorias obtenidas


por el valiente Ejdrcito de Gua-
temala, brille en sus amplios ho-
rizontes el sol de la paz, fecun-
dando con sus rayos la vida prdspera
y feliz A que esta l1amada Centro-
America.
Por lo que hace ai nuestros
colegas de dentro y fuera de la
Rep6blica, no solamente los saluda-
mos con fraternal agrado, sino que
desde hoy les protestamos que nos
atrae la discusidn serena que ilustra
y la union estrecha de la Prensa
en las grades solemnidades A que
Ia acci-n del progress la convida.


ha Redaccion.


A Guatemala! a Gua-
temala! Este fue el
grito de Regalado en su
ultima barbaridad, como
fue el de "A Berlin! a
Berlin!" el ciltimo dispa-
rate del talent de Napo-
le6n III.
Y los acontecimientos
estain demostrando que
solamente existe en el
Mundo un ser que pueday
deba decir con funiamen-
to y 6xito: 'A Guatema-
la! a Guatemala!" Es la
1 comotora del Atlintico.
JOAQUIN MENDEZ.
---- --- -


- 1-. 11~...1 -11,


PI-- -- ;... .... ~ 41


Of' Al, ci Itl R


PROPOSE ITOS








LA LOCOMOTORA


PROCLAMA



MANUEL ESTRADA CABRERA

President Constitucional de la Republica y Jefe Supremo del Ejercito,

A LA NATION Y A SUS LEGITIMOS DEFENSORES:
Todos mis conciudadanos se hallan al corriente ya de los acontecimientos que vienen verificandose en el pafs y a los
cuales se refiere el Manifiesto que en su oportunidad les he dirigido.
Mis esfuerzos para mantener el estado de paz de que hasta ahora habia disfrutado la Repidblica, tenfan que estrellarse
y se ban estrellado en la felonia de los enemigos de Guatemala.
Estamos, pues, en el precise moment en que la Patria necesita que todos sus hijos, absolutamente todos, nrs
agrupemos en torno del Pabell6n Nacional, Fara defender en la gloriosa y sagrada ensefia, la autonomia, la honra y el
docoro de la Reptiblica.

COMPA TRIOTAS:
Se han inferido a la dignidad national gravisimas ofensas, y s6lo una satisfacci6n amplisima y cumplida puede
repararlas. Tenemos que exigir esa reparaci6n con las armas en la mano.
El gobierno caduco del Salvador, en complete oposici6n al buen sentido de aquel pueblo, ha lanzado facciones contra
Guatemala para impedir la pr6xima terminaci6n de nuestro Ferrocarril del Atlantico y para alejar el arreglo de nuestra
situaci6n econ6mica.
La envidia y la codicia de aquel element decrepito, quiere decidir de nuestra suerte en contraposici6n de nuestras
aspiraciones, de nuestros intereses, de nuestros derechos y hasta del destiny manifiesto con que la misma naturaleza halaga a
nuestro porvenir.
Ha agotado la falsia para tratar de adormecernos y engafiarnos; ha suscrito compromises personales y pactos de naci6n
a naci6n, para tendernos lazos infames; nos ha agasajado con promesas fraternales para herirnos luego por la espalda; y
diltimamente, mientras el diplomatico salvadorefio entire nosotros pretendia sorprenderme felicitindome por el triunfo de
nuestras armas en Oc6s, su propio Presidente hacia insultar al representante de Guatemala en la Casa Blanca de San Salvador,
y su gobierno armaba y protegia nueva facci6n de guatemaltecos desnaturalizados para lanzarla, como lo ha hecho, apoyada por
sus tropas de line, contra Guatemala, iniciando la invasion con el cobarde asesinato de una indefensa mujer y con otros actos
de crueldad y de pillaje que reclama, junto con los demas ultrajes, el mas ejemplar de los castigos.
Deshechas por complete las criminals invasiones que nos han lanzado los individuos que actualmante se hallan por
desgracia al frente de los destinos del pueblo salvadoreflo, desaffan nuevamente y con el mas grosero insulto a nuestro
aguerrido Ejercito y A la soberania de la Reptiblica, habiendo invadido ayer de nuevo nuestro territorio con fuerzas
considerable del Gobierno del Salvador y poniendonos en el caso de hacer de la defense national, la causa en que nuestro
patriotism debe probar toda su altura moral y el inmenso prestigio que acompaiia siempre A toda causa just y grande.
Hemos agotado la prudencia que jams se separa del coraz6n de los hombres sensatos y valientes; y asi, aceptamos con
singular beneplacito los amistosos buenos oficios que el Excelentisimo senior Presidente de los Estados Unidos de America se
sirvi6 interporier en obsequio de la paz, a solicitud del gobierno salvadorefio, cuando este vi6 A sus huestes despedazadas en
nuestra frontera y en nuestro suelo, en virtud del indispensable uso de nuestros medios de defense para contrarrestar las
constantes hostilidades que venia procurandonos.
Mas como nada puede la cordura ante la insensatez, y como la mala fe del gobierno salvadorefio ha imposibilitado todo
arreglo decoroso, no obstante nuestros deseos y a pesar de mediaci6n para nosotros tan respectable como simpitica, nos
encontramos en la necesidad ineludible de confiar al exito de las armas la resoluci6n de estos conflicts, que no hemos provocado
y que debemos resolver para la fuerza, ya que nuestro adversario no ha querido arreglarlo por manera mas digaa y civilizada.
Las ofensas con que infamemente se nos provoca, son dirigidas todas al honor de la Naci6n, y la Naci6n debe star y
esta conmigo para defenderla y 'vengarla. Desaparecen en este instant divisions political, y el sentimiento que nos une a
todos es el de la indignaci6n national. No hay en las presents horas de prueba del patriotism, enfrente de nosotros sino
enemigos y traidores, y entire nosotros s6lo guatemaltecos dispuestos a sacrificarnos por el honor de la Patria.
Jefes, Oficiales y Soldados del Ejercito de la Repiblica: Os acompailo y acompafiare personalmente en vuestros
sacrificios y en vuestros triunfos. Sacrificios, no pocos, todos, absolutamente todos los reclama y los merece la Patria.
Triunfos, si la justicia y el patriotism son la garantia ingente de la victoria, pronto, muy pronto colocaremos nuestros laureles
en aras de nuestra amada Patria.
Acudamos, pues, a laI frontera para continuar defendiendo el Pabell6n Nacional y hacer que siga mereciendo el respeto
de propios y extrafios. Los colors de nuestra hermosa bandera son el emblema de nuestra santa causa; mantcngamos
intactas sus franjas azules que simbolizan nuestra liberal, y juremos que permanecera inmaculado su centro blanco que
simboliza tambien el honor national.

GUATEMAL TECOS:
Probemos una vez mAs que somos dignos de constituir un pueblo soberano, independiente y libre ; y castiguemos las
ofensas que se nos han hecho, sepultando a nuestros enemigos en el lodo de su propia deshonra!
i Viva Guatemala!!
i Vivan los defensores de la Patria!!
aternaia, 10 de JtuElio de S 1906.

MANUEL ESTRADA CABRERA.







LA LuCOhN0IMORA


hoA .iw : 7'e Cr b I r "' ia tl v OIt



PIANO J m _"-= f
.... -', I I


HIAJS^o T\cIOAr
DE GUATEMIALA

Guatemala feliz!...... ya tus aras
No ensangrienta feroz el verdugo;
Ni hay cobardes que laman el yugo,
Ni tiranos que escupan tu faz.
Si maliana tu suelo sagrado
Lo profana invasion extranjera,
Tinta en sangre tu hermosa bandera
De mortaja al audaz servira.
CORO
Tinta en sangre tu hermosa bandera
De mortaja al audaz servira;
Que tu pueblo con anima fiera
Antes muierto que esclavo sera.

De tus viejas y duras cadenas
Tui fundiste con mano iracunda,
El arado que el suelo fecunda,
Y la espada que salva el honor.
Nuestros padres lucharon un dia
Encendidos en patrio ardimiento,
Te arrancaron del potro sangriento
Y te alzaron un trono de amor.
CORO
Te arrancaron del potro sangriento
Y te alzaroo un trono de amor,
Que.de-patria ellenergico.acento
Muere el crime y se bunde elerror.


Es tu ensefia pedazo de cielo
Entre nubes de nitida albura,
Y jay de aquel que con mano perjura
Sus colors se atreva a manchar!

Que tus hijos valientes y altivos
Ven con gozo en la ruda pelea,
El torrente de sangre que humea
Del acero al vibrant chocar.

CORO
El torrente de sangre que humea
Del acero al vibrant chocar,
Que es tan s6lo el honor su presea
Y el altar de la patria, su altar.


Recostada en el Ande soberbio,
De dos mares al ruido sonoro,
Bajo el ala de grana y de oro
Te adormeces del bello Quetzal:

Ave indiana que vive en tu escudo,
Paladi6n que protege tu suelo,
iOjali que remote su vuelo
Mas que el c6ndor y el Aguila real!

CORO
iOjala que remote su vuelo
Mis que el c6ndor y el aguila real,
Y en sus alas levante hasta el cielo,
Guatemala, tu nombre inmortal!






4 LA LOCOMOTORA

,DECRETO NUMERO 662.


MANUEL ESTRADA CABRERA

President Constitucional de ia Repiiblica de Guatemala,

CONSIDERANDO:
Que ]a Reptiblica ha sido invadida por fuerzas del Gobierno del Salvador, y que es indispensable acudir a la defense
del territorio national;
POR TANTO,

DECRETO:
Articulo --Todos los guatemaltecos que no tienian legitima excepci6n, mayors de dieciocho aiios y menores de
cincuenta, se presentaran al dia siguiente de la publicaci6n de este Decreto, al cuartel de su domicilio, y en su defecto al de la
pob!acion mas inmediati, para prest.ir servicio military.
Artfcu'o 2- Los que no cunmplieren esta disp sicidn seran declarados traidores a la Patria y juzgados como tales en la
forma establecida por las leyes militares.
Articulo 39-La Secretaria de la Guerra queda encargada de la ejecucidn de este Decreto.
Comuniquese y publiquese.
Dado en el Palacid Nacional'de Guatemala, A los diez dias del mes de julio de mil noveci:ntos seis.

MANUEL ESTRADA C.
El Secretario de Estado y del Despacho de El Secretar"o de Estado y del Despacho de
Gobernacidn y Justicia, .Instrucci6n Pdblica,
JUAN BARRIOS M. J. A. MANDUJANO.
El Secretario de Estado y del Despacho de El Subsecretario General del Gobierno, encargado
Gobernacidn y Justicia, del Ministerio de Fomento,
JUAN J. ARGUETA. JOSE FLAMENCO.
El Secretario de Estado y del Despacho de El Secretario de Estado y del Despacho
Hacienda y Credito Pdiblico, de la Guerra,
GUILLERMO AGUIRRE. LUIS MOLINA.


rresentacidn de ciudadanos para el servicio de las armas,el dfa 11 de julio corriente.







LA LOCOMOTORA


Conplemento de la vista de la pdgina anterior.


El 11 de Julio


Desde que el odio insano y la ambici6n desatentada alteraron la paz national, muchos de nuestros conciudadanos
empuparon el arma y corrieron a nuestrais fronteras a castigar la osadia de los invasores, y aquellos a quienes no les cupo la
honra de ir a. batir al enemigo, se apresuraron ofrecer al digno Jefe Supremo del Ejercito, Licenciado Don Mlin Lul Estrada
Cabrera, sus servicios en el orden military. Esos patri6ticos ofrecimientos llegaron de todos los nmbitos de la Nacia' y
constant en los numerosos boletines que ban visto la luz piiblica en forma de alcance a "El Guatemalteco," diario official del
Gobierno.
Pero cuando ]a c6lera popular hizo explosion y el grito unanime de ;d las armasi repercuti6 con vibrant entusiasma, fue
en las primeras horas del dia 11 del corriente, al tenerse noticia por la hermosa proclama del seffor Presidente de la Reptiblica,
de que el territorio national habia sido nuevamente invadido por fuerzas considerable del gobierno salvadoreiio.
Entonces el espectacu:io fue verdaderamente soberbio y esplendido: miles de ciudadanos agruparonse en los cuerpos
militares en demand de ser alistados para marchar al teatro de la guerra y cada cual pugnaba por ser el primero en el
alistamiento; y aunque el Decreto N9 662 s6lo llamaba los comprendidos entire los 18 y los 50 afios de edad, muchos que
-olbrcpasabtan 6a cta y que no Ilegaban a .aquella, hasta acudian a la suplica para que se les permitiese tomar las armas en
defense de la patria.
En esos moments no habia divisiines political ni diferentes classes sociales: el casi nifio y el anciano, el conservador
yel iberal, el acaudaladoy elpobre, elhombredeletrasy el artesano, todos e.staban fijosten una misma idea y un mi-mo
sentimiento: lavar a afrenta inferida 6 la Nacidn y castigar al infame y audaz invasor.
Hoy piiblicanim:s dos glrabadsi: que ricpresehtan ese moment histdrici:. :
_'_ __ F .P


N OTA


I EIrOICA


Si es oraride la sntisfaccidii que exp-ri-
menita quien d& ftindic-indo una cauiia n oble
y just, escuhn en sLu fa\or la:sanci6n
del mundo en'tero, ina\or todaviaha de
ser lade u n patriots Gobernante que, 'a
la del 6xito agreiga la d.I que, por el mismo
hecho, su labor, 6pima en frutos, se ha
comprn p Iil;bad_ de manera brillante, corres-
p.)nii;.-ndo los aielantis del Ejercito i la
mas legitima de las glorias nacionales.
Nue-tr,. Ilui tre Jefe .eiior Esttrada
Cabrera, Pre-idente lene ncmrito de Gua-
temala, ha trabajado con patriotico celo
por la iustrLuccii u military de nuestro,


pueblo, ha estimulado al soldado, ha
enaltecido el honor de los oficiales con
merecidos ace n.is y haprovisto nuestros
depo6itos belico-; de las mejores anrma
y muy abundautes municiones, redun-
dando hoy todo en el esplendido triunfo"
con que se.ha coronado de gloria nuestra I
bandera en los campoc, de combat.
Los timbres de honor que esta conquis-
tando la Patria en la actual injulsta con-
tienda queI le provoc6 el iniien-ati
Gobierno del Salvador, son debidos al
aciertoy patriotism que universalmen-
te'se le reconocen a nuestro Presidente,


y no de otra manera habia de suceder,
cuando :e, con la prudencia y cordura
quele son caracterfsticas, -antes que se
tornaraen mas atentatoria la ofensa que
nos infirieron, procure tantas veces por
una reparaci6n pa.ciica pero a laa vez
honrsa y diana de los estados contend.j-
res, invocaindo todo el valor de la justicia
que le ai.s-te y .h aqlul por que hasta la
Providencia esti y'estara siempre de su
parte.
3. luis Dega U3.








LA LOCOMOTORA


&l generall Francico Ql. Gillela


"El Guatemalteco'' enluta, sus coluimina-. prr la elerna
desaparici6i de uno de los ciududanol- mri, dclistinguido., con
que el pais se vanagloriaba.
Nacido ai mediados del siglo XIX, estaba ya en el pleno
uio de sus facultadc, cuando los clarinis de la revolucif'in de
1S71 anunciaban el 30 de Junio en la capital de a Reptiblica que
habfa empe2ado una era. de renova-
ci6u y transformaci6n conipleta en
today cla-e de elements politicos y
socials incrced ailas ideas de liber-
tad, igualdI, .l v fraternidad que ve-
nian esc, ias iien lowI pliegue,- deazuly
blanco de alIquella li-rina r a bandera.
Can una clrovi,.lenciai que siem-
pri ilumind ,us pasu i y con el
entusia-~mo natural de la juventud,
aflilise ;' li>, bell., ideales-de la .
revolilcii'ln a los que siempre sirvio
con fi y amrnr, con lealtad e hidal-
tgua, con vall.r intelivencia.
FIui por esto muy a;preciado ydis-
tinguido por el General Justo Ru-
ti no Barr iois q u i en le co n ti d el mando
del Fuerte de San Jose durante
much tiempo.
Templ6 su alma en la epoca de la
Reform y reve16 un gran caracter
en todos los instante- de su vida.
Fue un rayo de luz en medio de la
sombra tormentosa que cubri6 al -
pafs despues de la catastrofe cen-
troamericana del 2 de abril de 1885.
En 1877 recibi6 el titulo factilta-
tivo de Abogado y Notario, cuy3os
conocimientos habrian de servirle
en su honorable existencia principalmente para llegar con
paso fire v resuelttoal cscal6n mas alto de la carrera military.
En 187.'; irvii. el Juzgado de 1" Instancia de Jalapa.
En 1880 fue electo Magistrado Suplente de la Sala 5* de
la Corte de Justicia.


En 1881 recibid el nombramiento de Comandaute de
Armas de Jalapa y poco decpuli el grado de Coronel.
En 1884 se hizo cargo de la Gobernaci6n del
Fuerte de'San Jose.
En 1885 fue electo Diputado por Izabal.
En 1lS'i desempeni6 el maudo politico y military de la Alta
Yerapaz, tom6 part en la acci6n de
T.- arnasde"EI Tem pisque"comri-con-
secuencia de la guerra con El Salva-
dor y ascendi a General de Brigada.
En 1891 recay6 en 61 la eleccih'n
de 2? Designado para la Presidencia
de la Repfiblica.
SEn junio del mis:no, fie llainadl,
Sal desempeifio de la Cartera de Go-
I, .- bernaci6n y Justicia.
S.-. En 1S'Ib fuii nombradoVocal Mili-
tar de la Corte Marcial en la Sala 6"
de la Corte de Apelaciones.
En 1898 fu6 nombrado Jefe de
Operaciones del ejercito de los de-
partamentos de Oriente.
En 1902 fue elevado 'a la categoria
de General de Divisi6n, el grado
mas alto de nuestro ejercito.
S Y por uiltimo, en el ailo corriente,
fue designado Jefe de Operaciones
Militares del Ejercito en la zona
Nordeste de la Republica, cuyo cuar-
tel general reside en Chiquimula,
puesto en donde la muerte lo ha
sorprendido, victim de enfermedad
grave del coraz6n.
En tan limpia hoja de servicios
resplandece la utilidad del ciuda-
dano, desde el comienzo de su vida
social hasta la hora en que exhal6 el
dltimo aliento, fire en el cumplimiento del deber y en el ser-
vicio de la Patria.
La desaparici6n es, por eso, un verdadero pesar para
todo el pais, y el Gobierno como representante de este,
hace ptiblica su sincera manifestacidn de duelo.
(De "El Guatemalteco," nimero 95, de 7 de julic corriente.)


iGUERRA!


;Guerra .... ;Funesta proclama
que en nuestra patria se escucha!
marchemos pronto ]a lucha
la Patria asi lo reclama.
Al traidor. que nos difama
y quiere saciar los fines
de sus ambiciones ruines,
cantad en gritos prolijs:'-:
iGuerra A los espureos hijos!
iGuerra a esos crueles Caines!

,PPor lqui insultar el honor
de nucstra noble altivez....
Guatemala. acaso no es
hermana del Salvador? ...
Pero.. ya esti! El vencedor
graba su nombre en la Historia,
cuyas p6ginas de gloria
son Mongoy, Moutiifar, Mita....
mas, si el olivo marchita
crece el laurel de victoria


jAdelante! Labandera
que en los combates tremola,
hagamos tremolar, sola,
m 1s al, de la frontera;
iHosanna.... Para el que muera
bajo nuestro patrio cielo,
sobran tumbas en el suelo
que se cubrirAn de flores...
;Adelante, oh vencedores,
satisfaced vuestroanhelo!

iHurra.... Lanzad los-bridones
si por nuestro honor es todo!
iQue sepulten dentro el lodo
al traidor iiu,-,tros canione-,!
Cesen ya las di% isiunes
political de e.-ta tierra
jy, desde el llano a a sierra,
contra enemnigos malvados,
no existan mas que soildZdos
grilando: '"iVenganza y guerra!" '


Que esos hijos de Cain
dejen los campos cubiertos,
que sobre sus cuerpos muertos
los cuervos hagan festin.


SMarchemos! iSuene el clarin!
Con nuestra bandera fieles,
soldados, armas, corceles,
al regresar vencedores
tendran coronas de flores
y coronas de latreles.


pebro 3amora Castellanos,
Ingeniero y Comandante de Artileria.


Guatemala, julio 11 de 1906.








LA LOCOMO)TORA

EL GENERAL REGALADO


La figure qui apareci6 con ese nomubre uiltimamente en
la political Centro-Americana, comehnz6 tomar forma en el
Salvador, su patria, al calor de la revolucidn acaudillada en
1.'9-4 por el General Guti-rrez para derrocar la adminuiiltracoln'
Ezeta.
Antes de esa epoca, Regalado era un militarcito de poca
signiiicaci6n.
Parecia un hombre serio, pero su seriedad s61o estaba en
el semblante; su \vida ptblica estuvo plagada de ridicul.eces
que no caben en la -,ensatez de un
'hombre que tenga el juicio sano. La
/ falta de circunspecci6n en asuntos
internacionales, fuIl la debilidad que le
caracteriz6, dejando huella funesta en
.- la- fouteras de su pafs y germene-,
revolucionarios por todos sus alre-
dedores.
Y esto, no fue cuesti[,n de circuns-
tancias: el aspect fisico del General
Regalado, presentaba un conjui to hbar-
REOALAIO EN IhoS to incorrect para :alojar cualidades
distingguida-.
Sobre tn cuerpo enjuto y ties, se vefa una cara huesosa
con piel bronceada sumamente lisa; la boca era demasiado
grande y le servia poco; estaba cubierta por un bigotito pcbre
de color oscuro.
Los oj-is, algo saltones,, may abiertos y con su fondo ama-
rillento, pasaban largo., ratos en complta inmobilidad, como
los de un loco que no acierta 6 fijarse en nada. El cabello
de General, era escaso y lacio; se lo peinaba con coqueteria,
formandose un gran colocho sobre la frente.
Comia frugalmente y v.estia con harta sencillez: eso lo
vimos perfectamente nosotros, en febrero de 1'012 cuando,
caballero en mula, result por aca de tal manera, que fue
necesario mandarle inmediatamente un sastre que le pusiese
presentable, para que sus amigos lo reconocieran.
Peroen medio de tantas vulgiridades, gastaba preten-
siones de grande hombre de Estado, de guerrero invulnerable,
de politico infalible, y estascualidades, cantadas a todobombo
por la prensa salvadoreia, lo fueron ofuscand,' hasta el extrc-
mo de que, no hallaudo uua ocasi6n propicia para exihibir s.us
pretendidos meritor jug6 su porvenir y las glorias de sus
hazatias bilicas, en una aventura quij)tesca, injuStificada-,
desastro.a.
Guatemala, entretenida como siem pre en el mejoramiento
del pais y en la education del pueblo, ama la paz, porque s61o
bajo su protection funcionan con regularidad los factors del
progress; pero los malos gobierno, de El Salvador, eiupe-
nados en su infame tarea de interrumpr el bienestar de su
bermana v amiga, forman 6 permiten que se acumulii en
su seno los germenes de la inquietud continue que hai de
responder al entorpecimiento de nue .tros ideales de adelanio,
que seguramrente han de traer provecho para la., otras
seccioues del itsino Centro-Americano y particularmic nte,
para ese pais. cuyo estrecho territorio, situado sobre la costa
del Oceano Pacifico, no puede, sin e-,trechar la manno r
Guatemala, aspirar las brisa., europeas por el lado d.rl
Atlintico.
Kl prurito de rEvolucionar f'u la nota saliente de' la
Administracidn presidida por el General Pegaladl y 1o que
le precipit6 a invadir intempesti\a y caprichosamento nuestro
territorio, rindiendo la uiltima jornada de Ia vida, co:mo un
guerrillero ristico, vulgar, sin gloria para su patria, sin
honor para su espada y llenandocon balddn la tiltina p.1_.ina
en el libro de su historic.
Guatemala fe-teja hor el triuofo de sus armas., porque
e-.a es la practice natural en todo el mundo para estimulaIr el
\alor y el heroismo del soldado; pero lament muy devera-
el triste suceso que ha sido necesario para restablecer el
orden y regularizar la march de nuestrc.r progre-oi uaciu-
nales. Mil veces habriamos preferido pagar tribute al
arbitraje para arreglar esas difereucias; antes de ahora lo
hemos demostrado e\adiendo, basta done el decoro de la
Naci6n lo ha permitido, esas ridiculas contiendas: pero 11 lo
busc6; el mismo vino a cavar aqui su tumba!.. ...-


Desde que el General Regalado tuivo en sus manos las
riendas del Gobierno salvadorefio, el Gobernante de Guate-
mala le busc6 para estrechar su mano, porque tenia empeino
en que la prosecucidn de la fraternidad y el mantenimiento de
la paz fuesen un hecho provechoso para todo Centro-Am6-
rica: puso cuanto estuvo de su parte el sefnor Estrada
Cabrera, para desvanecer los odios, recelos v descontianLas
que los enemigos del orden, por sustentar ambiciones perso-
nales, habian :ogrado establecer de pueblo a. pueblo.
Durante alguin tiempo, y mediante alguna, explicaciones
amistosas, se consigui6 reanudar las buenas rilaciones de
Gobernante a Gobernante; pero aquel
period de paz dur6 muy poco; a raiz de
sus protests de cordialidad y de fran-
queza, el General Regalado comenz6 A
faltar a su palabra y a manifestarse
adic to it los des6rdenes.
En suma, durante su epoca legal de
Gubernante y aun a traves de la pantalla
de E-caldn, ha tenido Guatemala que REG~L.%DO EN 190Q
vivir en las fronteras -rechazando tentativas de in\;isidn,
desatendiendo en parte otros asuntos de importlncia y
distrayendo recursos que invertidos en el f.omento d-l
progress national, habrfan hecho avanzar un paso ma-, a
este pafs.
La acci6n provocative de nuestros vecinos, no pudo sin
embargo, bacer que la Naci6n traspasara los limits de su
propia dignidad, hasta que el mismo instigador, constituyen-
dose en actor de los des6rdenes, puso fin i su loco afan,
siucumbiendo.A la cabeza de las huestes invasoras.
COjal6 que el pueblo salvadorenio, aprovechando esta dura
lecci6n, tome esperiencia y que, inspirandose en un ideal de
paz y de fraternidad, pase sus ratos de ocio entretenido en
el adelanto material del pais y en su moralidad; porque el
ruido de los cainones y el humo de la p6lvora, en vez de atracr
provecho estos pauses, ahuyentan mas y mas los elements
de progress.
El General Regalado pudo bacer feliz al pueblo salvado-
refio, sin molestar a nadie, aprovechando la simpatia que
inspire en 61 con sus primeras hazafias militares, dedicando
sus energies y los recursos nacionales al progress material.
Si la pequefiez del territorio del Salvador, comparado con
'los de Nicaragua y Honduras, le causaba escozor y eladelanto
de Guatemala sublevaba su anhelo por ver a su pequefia
patria en iguales condiciones, nada mas razonable que buscar
el equilibrio hacienda aparecer grande al Salvador por su
moralidad, por su cultural, por el mej.)r y mas perfect
aprovechamiento de sus tierras, por el fomento de sus mrilti-
ples industrial.
Pero, que un pequefio quiera igualarse con los nrandes
destruyendo su grandeza 6 trastornando con maquiavdlicas
argucias la march progresiva que dirige una administraci6n
prudent y estudiosa, eso es risible, es practicamente irreali-
zable, porque una paja no puede contener el impetu a\'asa-
llador de un grantorrente; porque el granodearena, erguido
sobre un riel, desaparece aplastado por el enorme peso de la
locomotora; porque la malicia inconsciente, no puede compe-
tir con el talent, ni el desbarajuste con el orden, ni la ciega
temeridad con el valor moral.
El General Regalado, mas que valiente, fue temerario en
la pelea; como gobernante progresista, empl'ed mal su inicia-
tiva en levantar temples y basilicas; como ilustiado, ,;que?
Ni habl6 ni escribid nada que diera la mna liviana idea de
sus conocimientos; hizo viajes al extranjero, como el de
Mlanuel Lisandro Barillas despucis de sus dias presidenciales,
a. drse gusto trasnochando por Ios suburbios de las grande
ciudades.
Los desbarros, excess y quijotadas en que abundd la
vida pbiblica del malogrado General, demuestran que no era
como algunos sostenian, un buen gobernante, y seguramente
su nuevo ascenso al solio presidential, habria sido la reinci-
dencia de la irregularidad, con perjuicio del pueblo salva-
dorefio.
Tiempo es hoy de que meditenlo que les con viene, que
sin duda no sera continuar fomentando la discr'rdia entire
pueblos que ban sido y deben ser hermanos por sii origen,
por sus costumbres, por su posici6n geografica y pr- L su
conveniencia.
Enrique aDif Durin.








LA LOCOMOTORA

S.EFLEX ION EM OS-


Ya es tiempo que los hombres sobre
quienes pesaran las responsabilidades
hist6ricas, mediten y maduren el examen
de los acontecimientos que se suceden
en Centro-America, porque afectan no
solamente a una secci6n en lo particular
considerada, sino que trascienden a las
otras hermanas del Itsmo influyen por
manera poderosa, en el destino comuin,
en el buen nombre y prestigious de estos
pueblos, sobre los que estan fijas las
miradas de muchas naciones que obser-
van paso a paso su march evolutiva.
Nuestrainfancianodebe ser indefinida,
a menos de exponernos a un tutelaje,
que procederia, si faltos de juicio, no
abandonaramos esa send tortuosa que
conduce a la ruina, en vez de imitar
a otros, pueblos que se engrandecen dia a
dia; nuestras bellisimas teorias sobre
unificaci6n sirven de irrisoria insensatez,
si los hechos nos separan mas y may's,
alejAndonos hasta desconocernos y se-
fialan nuestras fronteras con una cinta
de sangre, que recordara constantemente
. las futuras generaciones, nuestros
pasados odios y miserias.
A con tar delfraccionamiento de Centro
America, se verifican los mismos sucesos,
por iguales tendencies, por id4nticas,
absurdas rivalidades, por mass que los
personajes sean distintos. Las minorias
vencidas apelan las armas y con la
fuerza por derecho, pretenden reivindicar
lo que les ha negado la opinion piblica;
el odio personal se transform en odio de
partido y bajo este disfraz subvierte
el orden del Estado; la ambici6n apar-
tandose del trabajo honrado como base
de producci6n y riqueza, se sacia en las
fuentes de la political; y, aquellos odios

SIN:T TB.A.NIIDEIF.A

Ya el pueblo guatemalteco tiene su
criteria formado so:bre los iiltimos acon-
tecimientos polftico.s que han interrum-
pido la paz de la Repiblica. Acostum-
brado este pueblo al trabajo: y al goce del
progresoefecti vo que im pulsa y desarrolla


y aquellas ambiciones, desangran a los
pueblos, envilecen su espiritu y apagan
sus energies.
Y como si estos medios disolventes, no
fuesen lo bastante para mantenernos en
continue agitaci6n, algunos malos hijos
de Centro-America, traspasan los mares,
y en la prensa y por todos los recursos,
pregonan la deshonra, ponderan los vicios
de nuestraorganizaci6n political, y descon-
tentos siempre, llevan el descredito de si
mismos a pauses extranjeros, cual si
pretendieran ahogarnos en el fango del
desprecio.
D.sde que el brazo del Reformador
se tendi6 sobre el horizonte y seffal6 a
Guatemala el porvenir, emprendimos la
peregrinaci6n y alli vamos, dejando en
las sinuosidades del camino muchos
desencantos; pero llenos siempre del
conocimiento de nuestro destino, destino
que no cambiari, porque las maquina-
ciones de la envidia, son impotentes ante
el empuje de la voluntad de todo un
pueblo, que fuerte en su derecho, sabra
sobreponerse hasta que el exito corone
sus esfuerzos.
Establecida por la revoluci6n de 1871
la forma democrAtica, hemos seguido con
celo patri6tico la send Constitucional, v
el voto libre de los pueblos ha dado vida a'
los supremos Poderes de la Repdblica,
a la inversa de la transitada en otros
Estados, en done el g-olpe de mano crea
una situaci6n political e improvisa perso-
nalidades, que por lo mismo que son
ilegitimas en su origen, tienen existencia
precaria; pero este encarrilamiento en el
orden, fue sin duda, una de las causes
que han movido a los enemigos de Gua-
temala, a pretender separarnos de la via

el digno y patriota Gobernante, es natural
que condene todo aquello que tienda a
perturbar su pacifica march al buen
porvenir que le deparan, no s6lo su
indole excepcional.i no tambien la brillan-
te posici6n geografica que ocupa en el
Mapa del Mundo.
La riqueza del suelo que habitamlos, por
un lado, y por otro, el aguij6n de solucio-


Trabajos del Ferrocarril del Norte.


legal de nuestros Gobiernos y a perturbar
la paz ptiblica, cuyos frutos, son el tinico
alimento del progress.
Ni se conmovieron en presencia de
nuestras desgracias, ni los esfuerzos de
la labor constant de Guatemala en pos
de su porvenir, que lo es tambi6n de
Centro-America, han reprimido su odio,
ni calmado el furor de sus pasiones. Con
la misma infamia con que nos prepararon
la guerra cuando creyeron hallarnos gi-
miendo bajo las erupciones volcanicas,
invaden nuestro territorio, en los pre-
cisos moments en que el pais entero
consagra sus energies a la terminacion
del Ferrocarril del Atlantico; y mientras
que Naciones extrafias, nos auxiliaban
en la desgracia y nos alientan en la
empresa del engrandecimiento Patrio,
se fundian las balas fratricidas para
herirnos a traici6n y en escandalosas
orgias se decreta la mas injusta de las
guerras, el mas inicuo de los atentados
contra un pueblo que se llama amigo y
hermano.
Pero habia de llegar- y lleg6 al fin. la
hora de la reparaci6n.
Se quiso llevarnos al extreme de ser
los jueces de nuestra propia causa, y
con las armas en la mano hemos comen-
zado a ajusticiar a los que osados profa-
naron el suelo querido de la Patria; se
ha sometido a la ultima prueba la pru-
dencia de este noble pueblo, y el Ejercito
Nacional, sabra castigar la afrenta, lavan-
do con sangre enemiga, las manchas de ]a
injuria: es este, el combat del bien con
el mal, el triunfo estara del lado de
la justicia!
briidtt igibaittrr.

nar por el propio esfuerzo national la
crisis econ6mica que amenaz6 nuestra
prosperidad, han contribuido para que
todo buen guatemalteco consider la paz
como un imdi,., necesario y fatal para el
logro del gran prop6sito de constituirnos
en un pais rico y civilizado.
Y iqu6 mejor perspective que esa de la
paz, unida al hecho
evidente del aumento
de la producci6n que,
en los iltimos afios, so-
brepasa al consume; a
la casi realidad de la
conclusion de la via
ferrea interoce nica,
que va a despertar a
las dormidas regions
del Norte y a unir los
mares para traer la
emigraci6n honrada y
robusta que nos ayude
y ensefie a x pl:,ta r los
elements de rfqueza;
y 6 la atenci6n y esfuer-
zo para el desarrollo de
todos los ramos de la
actividad con que se
mueva Guatemala!
Todo eso es el cua-
dro de la paz que pudo
haberse cambiado- por
S otro de tintes fatidicos,
--- por el cuadro de la
anarquia y de la guerra
civil con que quisieron








LA LOCOMOTORA


debilitar A la Reptblica, si el patriotism
v la previsi6n no hubiesen obrado de
consuno, hoy como ayer, para detener el
gran mial.
Una vez mis se ha comprobado con los
recientes acontecimientos revoluciona-
rios que Guatemala no es teatro propicio
para vivir representaudo la tragedia de
luchas intestines que debilitan la nacio-
nalidad para provecho de los estralios.
A ese respect nuestro pals ya puede ser
una escepci6n honrosa entire algunos de
]os pueblos revoltosos de Hispano Ame-
rica. Y es que el guatemalteco, sobrio;
trabajador y valiente, on lo general, tam-
bin es practice para no perder 1o que ha
conquistado con sus esfuerzos de muchos
aflos. El sostiene el caro bien del pro-
greso, que es una fuerza sociol6gica inelu-
dible que perfecciona las ideas y las
cosas, y ama la libertad obtenida que
garantiza el Gobierno civilizador que dos
veces se ha alzado por la unaniime volun-
tad popular.
El arado y el Temrplo de Minerva sin-
tetizan nuestras aspiraciones: el arado
que escarba la tierra, para conseguir la
multiplicaci6n de la cantidad y calidad
del fruto que alimenta el cuerpo, y el
tenlplo, que nos traera la multiplicaci6n
de las inteligencias cultivadas, que son
tambien valioso fruto para el espfritu
patio, preparandose de ese modo para
el advenimiento de los grandes sucesos
de la civilizaci6n intense que viene.
Para caracteritar la injusticia de los
m6viles que impulsaron los enemigos


de Guatemala a ensangrentar este suelo,
impacientes por el fracaso de la guerra
civil, fracaso que tendra que repetirse
siempre, quiero esta vez poner de relieve
una de las faces luminosas del ideal poli-
tico del Jefe invicto de la-Patria, que
sostiene la bandera nacioual altivay sin
mancha.
Guatemala, en Centro America, brilla
por la luz de sus escuelas v son ellas las
que ejercen la verdadera hegemnonfa mo-
ral den uestra Patria en el Itsmo. Aunque
pese a muchos miopes,la escuela. laica
que implant la Revoluci6n, despuds
de muchos ailos de impartir la ense-
fianza sana y vigorosa que la caracteriza,
ha ejercido y seguira ejerciendo decisive
influencia en estas sociedades tan nutrit
das hasta no hace much de preocupacio-
nes; pero tan aptas para el desarrollo del
progress y de la libertad.
La escuela, que disipa la ignorancia,
que inculca el republicanismo en los
hombres del mariana, que enseffa el him-
no de la Patria al nifio, intensamente sen-
tido, porque al vibrar en su labio la estro-
fa her6ica repercute en su coraz6n en
forma del mas dulce y puro sentimiento
por la Patria, que nose"puede concebir
sin la Independencia; que alza en trofeo
nuestra bandera para saturar la imagina-
ci6n con el azul y el blanco, que son auto-
nomia y que son laRevoluci6n, pero Re-
voluci6n social y generosa que la implan-
t6; que ensefialos conocimientos.practicos
para sobrellevar con decoro la vida; que
desarrolla el cerebro paralelamente con


el desarrollo dei cuelpo y de a voluntad
para que el hombre sea equilibrado en las
facultades con que lo dot6 1a naturaleza;
que imparte el conocimiento de la Geo-
graffa Historia de la Antiguia Patria
corn in, de un modo extenso, general, sin
restriccion de localismos que empeque-
fiecen, inculcando asi ideas de solida-
ridad political y de fraternidad para con
Centro Am6rica, que algunas veces des-
conoce ese sentimiento noble que difunde
con exito la escuela guatemalteca; y, en
fin, que inculca hasta el carifo al arma que
en manos del nifio no hiere; pero que en
los del soldado es fuerza que defiende el
honor de la Bandera Patria, palanca des-
tructora del equilibrio de la vida del que
osa suponer desmembrarla.tierra en que
nacimos, destruir'a independencia jurada
6 eliminar de nuestro problema politico
ese dato cierto y evidence que esia liber-
tad, que tanta sangre cuesta a Guatemala.
Esa es la escuela, bajo el amplio y
generoso program administrative del
senior Licenciado Estrada Cabrera, y esta
una de las primeras conquistas civiliza-
doras que, al triunfar, habria destruido
la facci6n que anonad6 el potente esfuerzo
del valiente, leal y aguerrido Ejercito
guatemalteco.
La guerra actual no es mas que el epi-
logo del suceso de la facci6n liberticida
que, con toda clase de elements extrafios
y adversos, quiso destruir nuestras
instituciones.
Por eso no debemos tener ma.s que
este lema: Guatemala y Estrada Cabrera.

Jes6 Tje'r.


ha hosomotora

DEL NORTE

Por via del **"P nt,,"
en una buena cabalga-
dura, se puede llegar aI
Guastatoya caminando
doce horas, de suerte- s .
que habiendo llegado la
locomotora del Norte .a
dicho pueblo, estamnos
i un dia de la estaci6n
actual mis pr6xima; y
otro tantosuceder6 res-
pecto de Sanarate, con
la ventaja de que las
dil;t/ ci(.rlpuedan llegar
basta el rioAqa B.ln ,c1a. ,
a dos pass del iltimo
lugar, c6dio quien dice.
Para los guatemal-
tecos, cada milla de
advance de la obra hacia
in estra q uerida ciudad, r
esydebesercausade re.
goijo; pero steseconvierteen verdaderoentusiasmo, cuando
las etapas del trabajose marcan cn las Villas-y en los Puelilos,
c, uando los habitantes de cada uno de los lugares del transito
que se siente impresionado por el saludo del tren que llega,
levanta un coro de alegrfa y a su vez saluda al Gobernante que
ha sabido dar aliento a la obra redentora, cuando nuestros
amigos residents en esos puntos nos participan por telegrafo


'eirocarril del Norte en coinstruccior.


sus vivas impresiones y sus legitimas esperanzas de mejora-
miento social y econimico de los distritos donde trabajan y
luchan por la \vida.
Hoy nuestras felicitaciones se dirigen los guastato-
yanos: maiana seran para los hijos de Sanarate v los agri-
cultores de la fecuinda comarca.
MANUEL VALLE.








i0 LA LOCOMOTORA


MIAGN ANGIIMIDHD

Como consecuencia de la revoluci6n desencadenada en 1897 Hay que fijar bien la atencidn en estos dos hechos notables:
contra el entonces Presidente de Guatemala, General Reina que inmediatamente despues de la ofensa inferida a la Rep i-
Barrios, muchisimos de nuestros compatriotas se, vieron blica ydelos males ocasionados al pais, vino el perd6n amplio
obligados a traspasar las fronteras de la Repdblica y a y franco, y que tras el perd6n vino la dadiva generosa.


demandar hospitalidad en
nuestras vecinas orientales y
-del Occidente.
-Quien de aquellos emigra-
dos no recuerda adn, posefdo
de espanto, las amarguras del
ostracismo? Quien, al volver
la vista hacia esos dias de
sufrimiento, no siente posarse
sobre su frente una nube
sombria y cree que la nostalgia
de la patria hinca su diente
venenoso en su coraz6n?
Alla, en extrafia tierra, en
-vano gemia nuestro compa-
triota, nuestro amigo, nuestro
hermano querido.... y en vano
dirigia su anhelante y angus-
tiosa mirada hacia su suelo
natal. Una barrerainfranquea-
ble se oponia su paso y el frfo
de la miseria y de la ausencia
sustitufa al calor del hogar y a
las caricias de la familiar.
Muri6 el General Reina Barrios
y su sucesorlegitimo, el Licen-
ciado don Manuel Estrada Ca-
brera, se hizo cargo del poder
en las mas dificiles circuns-
tanciasque registralaHistoria.
Y el Licenciado Estrada
Cabrera volvi6 los ojos hacia
nuestros expatriados compa-
triotas y los llamo, rodeandolos
de toda clase de garantias y
devolviendoles los bienes que
les habian sido confiscados.
En diciembre de 1899, el
gobierno salvadorefio, sin mas
justificaci6n que su deslealtad,
protegid una revolucion contra
Guatemala, y despues de ser
debelada, que hizo el sefor
Licenciado Estrada Cabrera,
sino emitir un nuevo decreto
de amnistia general para todos
los guatemaltecos comprome-
tidos en esa injusta intentona?
En 1903 la actitud del mismo
gobierno salvadorefio volvi6 a
ser marcadamente hostile, y los
emigrados se armaron y ame-
"""""""'""" ,,, ^..


"A los Guatemaltecos Expatriados.

CONCIUDADANOS:
Vivir lejos del pedazo de tierra en donde por primera vez
vimos la luz del dia y estan los series que, por la amistad 6 por
los vinculos de la sangre, son el objeto de nuestras mis caras
afecciones, es un mal grave aun cuando la expatriaci6n sea
espontanea.
Pero ese mal tiene caracteres mas dolorosos, si la
adversidad 6 la falta de bienes de fortune 6 de trabajo nos
obligan g buscar en extrafias tierras, los medios de satisfacer
las necesidades de la existencia.
He considerado por eso que la acci6n bienhechora de los
Gobiernos no debe limitarse a proteger los intereses de los
habitantes de la Naci6n, sino que tambien debe velar
por los de los hijos del mismo suelo que viven en la expa-
triaci6n y tienen, por lo menos, igual derecho i la protecci6n
del poder pliblico, asf por su condici6n, acaso incierta y
precaria, como porque donde quiera que residan conservan
siempre, con el inextinguible afecto al pais de origen, los
derechos que la Ley Nacional les reconoce en su calidad
de ciudadanos, ya que ellos no se pierden por el solo cambio
del domicilio international.
Fundado en estas consideraciones, he resuelto poner en
practice los medios que han de permitiros el regreso a la
Patria, con la seguridad de encontrar los recursos necesarios
para restablecer en ella el hogar extinguido.
Paraeste efecto he dispuesto que a todo guatemalteco
emigrado, que manifieste el prop6sito de radicarse de nuevo
en la Rep-iblica, se le adjudique en propiedad un lote de
terreno, ya sea de las tierras nacionales, ya de las adquiridas
por mi Gobierno con tal objeto en las diversas zonas agricolas
de la Reptiblica, sea cual fuere, por otra parte, el Depar-
tamento en donde fijen su residencia.
Para determinarme a proceder asi, no me he fijado en las
erogaciones cuantiosas que mi resoluci6n ha demandado,
adquiriendo al efecto en propiedad la hacienda "Las Monjas"
en el departamento de Jalapa, la de "San Jer6nimo" en el de
la Baja Verapaz, "La Grande" entire el de Suchitepequez
y Solola, y se distribuirin tambien los terrenos nacionales de
Uspantan, en el del Quichb: ante todo, he obedecido al impulso
de mis sentimientos patri-ticos y al vivo deseo de readquirir
para la patria, virtudes, inteligencia y energias que laboran
en la emigraci6n sin provecho para ella, hoy que necesita
de la reintegraci6n de todas sus fuerzas para elevar sus
gloriosos destinos a la altura que seialan su historic y sus
riquezas naturals.
Si este llamamiento que hago A vuestro amor patrio,
que estoy seguro vive encendido en vuestros espiritus en
donde quiera que residais, encuentra eco en vuestros cora-
zones, quedaran colmados los deseos de vuestro amigo,
MANUEL ESTRADA CABRERA.


uJtadiiz u uue-s i a i ol t ia orien-
tal; y en seguida de la celebra- C atmala, 8 d
cidn de la paz, vino otro decreto de amplia y general
amnistia 6 indulto, y la magnanimidad del senior Presidente
de la Repiiblica subid hasta el punto de hacer el llamamiento
que encierra el hermoso document siguiente:


Le agosto cde 10eo."


ZVolvieron los emigrados al
seno de la Patria? Muchos de
ellos si, y hoy son propietarios;


y en las actuales circunstan-
cias, files a la bandera guate-
malteca y agradecidos al ilus-
tre senior Estrada Cabrera,
estan con el arma al brazo de-
fendiendo la integridad y el
honor nacionales.
Pero algunos de ellos, obse-
sionados con la idea de adue-
fiarse de la Presidencia de la
Reptiblicay avidos de riquezas,
en su impotencia para conte-
nerse, para vencer sus deseos,
para resistir a sus pasiones,
para refrenar sus malos instin-
. tos, sufrieron en sus facultades
morales una desorganizacion
profiu da y con su egofsmo po-
deroso sofocaron todo senti-
miento noble: la mano genero-
sa que se les tendia los exalt6
hasta la neuro-zsis. y, en su ima-
ginacion de reprobos, tomaron
por debilidad lo que no era sino
un sentimiento ,ondadoso y
noble.
Quieanquiera que lea el lla-
mamiento del senior Presiden-
te de la Repliblica a los guate-
maltecos expatriados, tendra
forzosamente que aplaudir la
conduct prudent y a todas
luces generosa de aquel, y que
condenar por ingratos, por
desleales y traidores a la Patria
a los que, aliados con elements
extralios, hollaron en son de
guerra nuestro territorio y
ensangrentaron nuestros cam-
pos.
La fatidica obsesi6n acaso
habria acabado por llevarlos a
una casa de orates; pero su
temeridad y su infamia hizo
que aquella mano generosa que
intentaban tronchar, fuera la


misma que les infligiera tremendo castigo.
Tal es el fin de los neur6patas, el manicomio 6 el
cadalso.
Felipe Estrada Paniagua.


MILITARES Y CIVILES


Guatemala, Julio de 1906.
StLono DON X. X.
QUESIDO AMIGO:
Ampliando la conversaci6n que tuvimos sobre las
condiciones que se requieren para el mando de un ejercito,
paso i exponerle brevemente el parecer que he profe.sado y
profeso con firmeza.
Ha prevalecido muchas veces, con todos los prestigious de
una doctrine, la creencia de que los hombres civiles son


incapaces para manejar con buei exito los intereses militares
de un pals y, principalmente, para dirigir las operaciones de
la guerra.
Hombres nacidos y educados para la lucha armada ban
crefdo asimismo, por una especie de engreimiento, que la
victoria s61o puede ser de los Capitanes que tienen larguisima
experiencia de la guerra 6 que se fallen familiarizados con los
azares y peligros de la brega.
En tiempos remotos, cuando los combatientes luchaban
cuerpo A cuerpo, 6 cuando la imperfecci6n de las armas haciap









LA LOCOMOTORA


del valor y del impetu del soldado la primera condici6n de la
victoria, tal modo de pensar pudo ser admisible; y pudo serlo
tambien cuando la fuerza de cohesi6n y discipline en el ejercito
provenia del cauditiaje 6 del ascendiente moral que, en el
fragor de la pelea, sabia ejercer un jefe astuto, con ejemplos
de temeridad 6 de herofsmo, en el animo de sus subordinados.
Pasaron aquellos tiempos, pasaron para no volver. Hoy,
transformada por la cienciala carrera de las armas, no privan
ya losCapitanes legendario-, los heroes de poemas nacionales,
personajes mas bien fantisticio que verdaderos y que s6lo
sir'ven para deleitar la imaginaci6n infantil de las multitudes
inconsultas. Hoy, tales alardes de herofsmo, son, imposibles
6 ridiculous, casi siempre desastrosos para el interns de una
naci6n, yen rigor military, absurdos y proditorios para la causa
de los pueblos.
Napole6n, refrenando su caballo para que debajo de 1l
estallase una bomba enemiga, la cual s6lo mat6 el caballo y
destroz6 las botas del ins6lkto guerrero, es un brillante
ejemplo del modo de guerrear antiguo para estimulo de los
bison.os; pero es hoy procedimiento insensato, pasado ya de
moda y condenado por el m6s vulgar sentido.
Y precisamente, es una neces-idad military imperiosa, que
los directors de la guerra se encuentren alejados de toda
zona peligrosa. Esta nece-idad, esta obligaci6n estricta, tan


S -.--.
-
., .. *. -... :: ., .- ..

S,' -o .' "
^r:^^^W-


Puente de hierro sobre elfrio Agua Caliente.-C


Tiempos atras las guerras seimprovisaban y las dificul-
tades que ofrecian, se iban allanando a media que se
pre.entaban; y he aqui la raz6n por qud la guerra s6lo podian
dirigirla ind.li:iduis avezados a ella. En el dia, la guerra
debe hallarse previa y virtualmente compendiada, con minu-
ciosidad analizada y dotada de los recursos consiguientes;
pues dado el sistema modern, la guerra debe estar hecha de
antemano en el gabinete directive, llamese Estado Mayor
General, Ministerio de la Guerra, etc., pues sin esta condici6n
un exito -.iqiiera mediano es impossible. Asi proceden las
grandes y poderosas naciones y no se comprenderfa por que
no pueden y deben proceder de igual modo las pequefias.
Dadas las condiciones 'anotadas, surgiran, es verdad,
irregularidades y discrepancies no previstas, pero serin
siempre no muy dificiles de remediarse para encarrilar los
sucesos por el camino trazado de antemano.
Para los partidarios del sistema antiguo, es inconcebible
que una guerra este intelectualmente hecha con anticipatcic'.n
y que su ejecuci6n no venga a ser sino un esfuerzo secundario,
una forma externa de las combinaciones tecnicas y laboradas
cn el silencio del gabinete. Imposible para las gentes de


s6lo tiene adversaries entire necios y valentones que desco-
nocen por complete auin los mas someros rudimentos del arte
military. .;
Una fcrrea discipline, que infunda en todos los individuos
ciego respeto i la superioridad gerargica; una instrucci6n
eficiente de jefes y soldados; m:iquina-, de guerra'dotadas de
personal tecnico para el manejo; apr,:, isiiona n iecnto bastante
y oportuno; abundantes y rapidos medios de transport y
comunicaci6n; numeroso cuerpo de individuos avezads-> al
servicio de confidencia; conocimiento extrategico del terreno
propio y enemigo, y perspicacia para combinar dichos ele-
mentos en un moment dado; todo esto, y no un heroismo
arcaico y extravagant, es lo que debe exigirse y lo que deben
preparar los directors de la guerra. Con tales condiciones,
la victoria, afin dadas las incertidumbres de la lucha, no sera
sino el resultado 16gico de una preparaci6n suficiente y
aceptada.
Y acaso esta labor intellectual puede estar forzosamente
negada a un hombre civil? No; de ninguna manera.
Llegar la concepci6n de las grandes sintesis de una
guerra, a hacer la selecci6n entire various planes de campafia,
preveer dentro de lo probable las contingencies super vinien-
tes en caso de lucha armada; pieparar el ejercito hasta el
grado de que reuna las condiciones inherentes; estudiar y
medir al enemigo computando sus recursos, sorprendiendo
en cuanto caben sus
ocultos prop6sitos,
apreciandose en exa-
geraci6dn sus deficien-
cias y flaquezas; todo
esto, que es tan s61o
una labor intellectual
pacifica, viene a ser
como la clave del buen
6xito de una contienda.
Y 'por cierto, para
Sesa jimennia labor no
es necesario star fo-
gueado sino familiari-
zado con los consejos
de la ciencia military
de la administraci6n.
Y he aquf por qu6 un
hombre civil, superior-
mente dotado, Ileno de
S; ,. experiencias adminis-
trativas, h6bil para
descubrir d6nde esta
el acierto entire la di-
rtv ergencia de sus cola-
Sboradores e impulsado
por un genuine patrio-
tismo, sera stempre un
incomparable director
arretera del Norte. de una contienda ar-
mada.
antafio career que una guerra, con sus variadas peripecias,
pueda reflejarse en un mapa, como puede el astr6domo
reflejar sobre una cuartilla de papel el mundo cideral.
Allfesta, contra ese descreimientoel Convencional Carnot,
que desde Paris dirigia los Generales de la primer
repuiblica francesa y encadenaba mate miticamen te la victoria.
No lo olvidemos: los directors de la guerra modern no
son los valentones de la brega antigua sino los pensadores
aleccionados por los consejos de la ciencia. Para conducir y
movilizar un ejercito no se require la robustez y temeridad
dtl lidiador sino la severidad y studio de los pensadores; y
para la labor intellectual serin preferentes los hombres civiles
que con fien en la ciencia.
Mientras la guerra no esti subordinada al rigor cientifico,
el porvenir de los pueblos depender4 del acaso.
Usted, amigo mfo, que como yo tiene la alta honra de
pertenecer al Ejercito, convendra conmigo en los anteriores
concepts, y si no, segaro estoy de que acepta la imparcialidad.
y entera convicci6n con que los expongo.
Hasta la pr6xima se despite de Usted su afecti- Ino.

3uant Q. f. pabila.


-;~.~c
~
..








12 LA LOCOMOTORA


fI (leaeral l@mafs egeiaisd@


Sut temperament to, pintado por uno de sus aduladores.-Sus piginas militares.-Sus positives victi-
mnarios.-Su principal consejero.-Su participacidn el 94 en la Revoluci6n de Abril.-Su fin.


Copia mos ai continuacion algunos parra-
fos tomados del articulo de fondo intitu-
lado "El General Regalado visto por
dentro,' el cual aparece publicado en el
n imero 33 de "El Radical," de Sonsonate,
con fecha primero de abril del aio en
curs'o.
Este peri6~ico ("El Radical") es 6r-
gano de los interests de Rafael Vergara
Albis, un colombiano que, en tiempos de
los Ezetas ya habia
principiado su carre-
ra de adulaci6n baja y
ridicula, la que con--
tiniin en favor del ex-
Presidente don Rafael
Antonio Gutierrez, del
General Regalado, de
don Pepe Escal6n y,
probablemente de .
el que le siga a este
uiltimo.
Diceasi"ElRadical:"
". ... Como es'pro-
b.ble que no lo conozca
Ud. de cerca, voy a.
hacerle de 61 una espe-
cie de retreat:. : un
poco m6as que- de me-
diana estatura, enjuto,
enhiesto sieinpre y con
natural altivez; de piel
algo morena, frente an-
cha y despejada, barba
escasa y boca grande y
franca: su mirada fija y
sostenida. atrozmente penetradora, siem-
pre de frente y de magne'tica, fuer-
za, una mirada que no soportarfa
segturamente el culpable (Suponemos que
Vergara Albis no la soportaria, con toda
seguridad;) tienen sus ojos expresiones
indecibles. i. veces de supreme indife-
rencia, de desprecio; a veces de extraif-
sima ternura, jams una mirada de odio
ni de venganza, ni de pa-i6n baja y ruin.
. La injusificable guerra que nos trajo a
Guatemala, es una prueba ,,';(itle de lo
apuntado por la carta de Pedro J. Paz
Vergara Albis. '
Continueinos:
.. S contestura de hierro le per-
mite hiacer grandifimas jornadas y asi
sus criados y ayudantes, a. veces, no lo
pueden alcanzar; bien es verdad que el
tal vez lo bace por alejarse de ello.., por-
que no gusta de esa oficio-idad baja y
servil con que algunos pretenden ejercer
el'oficio. (Como lo cjerce el c6lebre colom-
biano Vergara Albis, desde que lleg6 al
Salvador. Estamos, pues, al corriente


de que Regalado no veria jams con bue-
nos ojos al intruso adulador, por su oficio-
sidad, servil, ruin y baja); .... que la tor-
lillt debe salir de tantas onzas de maiz,
en proporci6n al valor del grano, y, sobre
todo, conforme con la necesidad de ali-
mentar bien al mozo .."
(Si el General Regalado hubiera leido
este parrafo, es probable que Vergara
estuviera en la carcel, por desacato a la
autoridad.)
"A veces, y seguramente.en busca de


Vista del Ferrocarril en el trayecto de Escu

uuna distracci6n que desligue su animo de
tantas cosas; en busca de algo que pueda
atenuar el peso de ajenas cuitas y de las
responsabilidades political y sociales que
lleva sobre sf, busca entire sus amigos
alguna de esas expansiones naturales en
todo hombre, y entonces se le ye confun-
dirse con elpueblo." (Reincide el desacato,
senior adulador!) .... "No juega: de vez
en cuando lo hace por complacer a algin
amigo, y como no le mueve interest alguno
en la partida, que es siempre insig-
nificante, lo regular es que result
perdiendo."
Hablando Pedro Paz por poca de Ver-
gara, 6 como si dijdramos, por boca de
ganzo, dice, con referencia al amor de
Regalado A su esposa:
".... No se tratan de 'tti" y ella,
cuando se refiere l1, usa tales palabras
de respect y veneracion que es como en
el concept de un ser superior que se ha
impuesto ella misma. en su bello coraz6n
de mujer."


(De manera, pues, que la sefiora de Re-
galado, cuando este legaba a su hogar,
despues de haberse coinf, iididl con el pueblo,
se cuadraba militarmente ante su supe-
rior; de donde se colije que "el General
era dichoso en su vida intima," segtiu
ese par de aduladores: Paz y Vergara
Albis.
... Cuando era mas joven, estaba
trabajando en el trapiche y guiando per-
sonalmente los bueyes para mover una
antigua maquinaria para fabi icar azdcar:


uintla 6T Mazatenango. "

el jovenI Regalado ay udbale a6 su padre
y, de repente, un torpe mo\imniento de
los bueyes, un descuido, algo, ocurri6,
quedando Regalado cogido de la mano
izquierda entire los dos cilindros; y dicese
por muchos que lo vieron que, con
inaudito estoiscismo, deseq aiiu el ma-
chete con la otra mano que le quedaba
libre y se amput6 A1 mismo la mano
que la maquinaria habia comenzado i
triturar. .." "Su capital, que yapasa
los li,,ies ordinarios, es el natural resul-
tado de esa vida llena de trabajo y previ-
si6n y economic" (iNaturalmente!)
Nos abstenemos de seguir estractando
otras frases del articulo aludido, por
respeto y consideraci6n, inicamente, al
que fue Gobernante de El Salvador; pues
no se oculta al criterio mas obtuso que
Vergara Albis, importindole muy poco
el nombre de un pais que no es su patria,
con tal de sacar el vientre de mal ailo, no
se biciera cargo de su baja y rastrera








LA LOCOMOTORA


adulaci nyde las consecuencias inmedia-
tasde tan inicuo proceder,ttoda \ e que los
pirrafos transcritos, lejos de ser enco-
miasticos para el General Regalado, son
espada de dos filos, habilmc-nte manejada
por enemigos que, en la apariencia, pa-
recen partidarios de aquel y no hacen
otra cosa que daiarlo en todos concepts.
Hace mis dafio la adulaci6n ciega y torpe,
que los enemigos declarados.

II
Conocedores nosotros del verdadero
General Regalado, vamos A poner las
cosas en su lugar, sintiendo que la
franqueza nuestra tenga que ser un
tanto dura y clara.
La vida military del General Regalado
data del afio de 1883, en cuyo afio y el
siguiente fue ayudante del Doctor Zaldi-
var, con el grado de subteniente.


guerra al Salvador, Regalado no tom6
ninglin participio en ella, como muy bien
lo dicen y lo saben cuantos lo conocen.
No fue sino hasta el afio de 1894 cuando
apareci6 en la palestra el senior Regalado,
ya con ese titulo, sin haber pasado, como
es muy natural, por riguroso escalaf6n,
ni tener, como antes hemos dicho, una
sola pagina que le valiera el generalato.
Mas como en El Salvador, pais revo-
lucionario por temperament, es lo mis
facil del mundo hacerse visible, poco
trabajo tuvo Regalado para que el hondu-
reffo R6mflo Luna, instrument del
celebre don Jesis Gallegos, lo llamara
El Fenix de la Guerra, por el hecho casual
de que un pufiado de santanecos al mando
de este, hirieran al General Antonio
Ezeta, el tres de mayo deaquel afio, en la
Barranca de "Carranza," por impru-
dencia y falta de talent military de Ezeta.


.- t L.... -
." r : '
,-
T -


Entronque de los ferrocarriles Occidental y del Sur.-Mazatenango, 21 de noviembre


El afio de 1885, despues de la campafia
.de la Uni6n Centroamericana, proclamada
por el General Barrios, fue ayudante del
de hoy dia General Potenciano Escal6n,
cuando el inolvidable y honrado General
don Francisco Menendez fue a derrocar
al Doctor Zaldivar 6 sea al General don
Fernando Figueroa, en quien Zaldivar
depositara el mando, A rafz de esos
suiceoCs.
Nadie, ni adi los mejores amigo,, del
que fue General Regalado, pueden darnos
datos de alguna acci6u de armas, en
esa fecha, que pudiera dar a conocer al
military de alta escuela, de talent 6 dotes
indispensable para un glorioso por' enir.
El aio de 1S'i9, cuando el General
Barillas declare su estiipida 6 injusta


Pues s61o a una persona poco conocedora
del Arte de la Guerra se le ocurre querer
entrar a una plaza ocupada por revolu-
cionarios, a la cabeza de su fuerza, en
rigurosas y compactas filas, olvidando
basta los mas triviales principios de
Estrategia.
Heridocasualmente don Antonio Ezeta,
las fuerzas de linea que lo acompafiaban
en su supuesta entrada triunfal, se
declararon en derrota y salieron en pre-
cipitada fuga para Coatepeque, dejando
en el campo abandonado al General
Granillo.
Esta es toda la gran participacion de
Regalado en aquella.epopeya de sangre
que di4' en tierra con un Gobierno nacido:
delatraici6n, para dar paso a otro Go-


13

bierno de vergiienza, bandolerismo y
pillaje.
Decian Luna, Francisco Martinez, Joa-
quin Trejo y los otros redactores del
Boletin de la Guerra, en aquella 4poca tan-
tas falsedades y tales embustes, que mu-
chos daban por cierto que Regalado era
el Napole6n, el Leonidas, el von Molke
del Salvador; pues asi se estila por aque-
llas tierras, entire periodistas de est6-
mago.
El movimiento que diera mejor resul-
tado a esa revoluci6n, fue la interceptada
de los hermanos Ezetas, saliendo una
fuerza de Santa Ana al mando de los
Generales don Maximo Cerna (guatemal-
teco) y Tomas Regalado. Este movi-
miento fue propuesto por los Generales
Cerna, Rodriguez, don Jose N. (tambidn
guatemalteco) y el Doctor don Prudencio
Alfaro, secundado, fnicamente por Rega-
lado, A quien le toc6 en
suerteejecutarlo. Pero
Spara que se vea que
SRegalado no tenfa nin-
S .-; g n. talent military,
como sus paniaguados
.se lo atribuyen, basta
recorder el disparate
cometido por Regalado,
mandando al General
Cerna6 que intersecta-
ra, con un puflado de
hombres, al General
Antonio Ezeta, en el lu-
gar lamado "El Chila-
matal," A efecto de cap-
turarlo, Ilevando 'ste,
en su vergonzosa fuga,
mas de tres mil hom-
bres y el deseo de
salvar elpellejo. Como
de 1903. consecuencia inmedia.
ta, A pesar de la oposi-
ci6n del General Cerna, quien fue a sacri-
ficar hombres por honor military, pero en
contra de sus convicciones y copocimien
tos tActicos, el resultado fue una intltil
carniceria, porque Ezeta pas6 y no se
detuvo hasta llegar a refugiarse A la
caiionera americana Benington, fondeada
en el Puerto La Libertad.
Si hemos de ser imparciales y por lo
tanto justos, el 4xito de aquella revoluci6n
se debe, en gran parte, al pueblo santa-
neco y a los generals Jos6 N. Rodri-
guez, Estanislao Perez, Maximo Cer-
na, Gallardo, Montalvo, Hurtado, A-realo
y otros treinta generals mis, cuya list
no recordamos.
Lo que mas contribuy6 al triunfo de
los santanecos, A mas del claro talent








LA LOCOMOTORA


de Prudencio Alfaro y Camilo Arevalo,
dos verdaderos liberals de aquella Repii-
blica, fue el desacuerdo, el mutuo recelo
y la inaudita desconfianza que se tenian
entire si los hermanos Ezetas; y mas que,
todo, su absolute falta de popularidad y
sus escasos conocimientos militares.
Esta es la part expositiva de lo que.
pas6 en aquella epoca que nosotros pre-
senciamos en el campo de los sucesos,
de donde se desprende, en consecuencia,
que el General Regalado no era como lo
pintan sus id6latras aduladores.
III

SC6mo subi6 al poder el General Rega-
lado?
Por medio de un cuartelazo, como es
de ley en aquella Repdiblica, en donde
por un pufiado de pesos se vende un
cuartel y los gene-
rales, con poqu'-
simas y honrosas
excepciones, se
cotizan al precio ia
que se improvi-
san.
Estando para .
terminar el pe-
riodo para que fue
electo el pseudo-
Caudillo de la Re-
voluci6n de Abril,
General don Ra-
fael Antonio Gu-
.tierrez, los dife-
rentes partidos se
empezaron aorga-
nizar para la lucha
eleccionaria. Mas
como el General
Regalado, en vista
denohaberpodido Saludo al Pabell6n
triunfar -n su can-
didatura de Vice-
Presidentede la Repiiblica, cuando laelec-
ci6n de Gutierrez, por su "juventud,
inexperiencia, etc., etc." (como dijo Ru-
ben Rivera en la casa de Antonio Ezeta,
en aquel ent.'nce-,), se puso de acuerdo
con el referido General Gutierrez, para
asaltar' el -Poder, en previsi6n de una
future derrota, no tan probable como
segura.
En efecto, en un banquet que di6
Gutierrez a Regalado en San Salvador,
la uoche del 5 de junio de 1898, al que


FACSIMIL DE LA FIRMA


asistieron, entire otros, el General santa-
neco don Narci.o Aviles (quien debe. al
General don Rufino Barrios su capital),
diplisose, entire otras. cosas, la entrega
de la Presidencia al General Regalado, el
13 de noviembre de ese afio, previo un"
simulacro de rev.uelta, para lo cual era
necesario el cambio de autoridades depar-
tamentales en Ahuachapan, Sonsonate,
La Libertad, Santa Ana, etc., etc.
Habra quien se atreva A negar los
hechos relacionados?
Aqui cabe apuntar una broma del Ge-
neral Monedero. A prop6sito del General
Gutierrez:
"Yo he conocido muchos traidores en
ese pais, decia el senior Monedero, (ha-
blando del Salvador); traidores a su
Gobierno, traidores a su Patria, traidores


Nacional por los alumnos de la Escuela Prictica


a sus principios; pero nunca, jams, a si
mismos."
IV
Concluiremos estas lines, no sin antes
decir dos palabras mas, para que se sepa
quienes son los verdaderos victimarios
del General Regalado.
La lista de sus aduladores, del tiempo
de la Revoluci6n de Abril de 1894, es la
siguiente: R6mulo Luna, Francisco Mar-
tinez, Joaquin N. Trejo, bajo la direcci6n
de Jesis Gallegos. Esta vez no apareci6
DE Vergara Albis,
porque pocos cre
yeron eneltriunfo
de la aquella re-
voluci6 n, perma-
.neci6 alejado y
escondido encasa.


del sastre espaiol don Fernando Caubet,
hasta que el resultado se torn6 en contra
de sus protectores los Ezetas, A quienes
despues insult, sin gratitud al cafdo.
En su Gobierno, tuvo Regalado como
factor principal y consejero decidido, al
sefior don Eugenio Araujo, El Hombre
Culebra, como le Ilaman alli y cuyo apodo
le viene como anillo al dedo.
Despues sigue la interminable lista de
sacrificadores, descollando entire ellos el
colombiano de marras, Rafael Vergara
Albis, Pedro J. Paz y otros embusteros
que hicieron al pobre General que cre-
yera en cosas imposibles.
Y como remate A tanto mal, todos y
cada uno de los revolucionarios de Gua-
temala, que lo precipitaron en una guerra
fratricida, en la que lo bicieron pagar
cara su audacia y hacer hist6rico el nom-
bre de una aldea de Guatemala: "El
Jicaro."
El colombiano
.. VergaraAlbis nos
S* |' di6 un esplendido
', "General Regala-
do por dentro,"
S' tal vez como una
profesia siniestra
de que los ciru-
janos del pais que
menos daio le ha
hecho, lo vieran
efectivamente por
dentro.
V
Una rara coinci-
S .. dencia que iodos
S- hannotado, es: que
.. cuando Regalado
.: :' empez6 6 figurar
en la political del
S, i' Salvador fue,cuan-
S do abiertas las
'Estrada Cabrera." puertas del cuar-
tel de Santa Ana,
previous diez milpe-
sos que recibi6 el teniente de la guardia,
Miguel Angel Cortes, apareci6 en el
nimer.: de los 44 famosos derrocadores
del Gobierno de Ezeta; y en las noticias
del Guatemalteco, le cor'rsponde el
boletin numero 44.
Por el retrato hecho en el peri6dico de
Vergara Albis, en sus parrafos trans-
critoa, se ptiede calificar mejor el tempe-
ramento y demas prendas morales del
General Regalado, quien sintetizaba, a
nuestro juicio, ese odio inveterado, in-
justo y antipatri6tico de cierta clase del
pueblo bajo salvadorefio, en contra del
pueblo guatemalteco.
Como guatemaltecos, lamentamos ]a
desaparici6n de un centroamericano, y
ante su tumba venimos a olvidar las
gratuitas ofensas que le causara a nues-
tra querida Patria, sin mas raz6n que la
falta de cordura y de buen juicio.
Casimiro D. 21ubio.








LA LOCOMOTORA


Pagina


Gomiea


SILAUE2TA DIFLONXATICA


El President de El Salvador ha Ilamado para que
desempefie la Cartera de Relaciones Exteriores LA quien,
creeran ustedes?; pues nada menos que al celebre doctor,
Fortin, el mismisimo que fue Charge d' Affaires (esto es
chino para Fortin,) de aquella Repiiblica en Guatemala, de
donde sali6 con tantas facilidades, como que sali6 provisto de
los pasaportes de estilo . .
Y el Presidente de allende el Paz, en recompensa de sus
importantes servicios, en compensaci6n de los disgustos que
le ocasionara su gesti6n diplomatica y para que aquf veamos
cuanto le aprecian por alla, le ha echo su Ministro de
Relaciones Exteriores.
lQue bofetada para los chapines! se habra dicho Escal6n.
Y nosotros decimos, que escaso de entendimiento y de
sentido comdn esta don Perucho; porque quien es, que vale,
que significa Fortin?
En Guatemala nada hizo de notable; nada, absolutamente
nada, que demostrara su talent, su tacto, ni siquiera el mis
minimo conocimiento en achaques diplomaticos.
Lo cual quiere decir que nadie mas que el, Fortin, podia
ser el Ministro de Relaciones de El Salvador en las actuales
circunstancias y para acabar aquel Gobierno de ponerse en
ridicule.
Muchos de nuestros lectores, despues de haber leido la
important documentaci6n que ha hecho publicar nuestra
Cancilleria, juntamente con el contenido de la nota circular
que la misma ha dirigido al Honorable Cuerpo Diplomatico
acreditado en Guatemala, querran, sin duda, conocer algunas
particularidades del doctor Fortin, del diplomatico cuyos
embustes le han valido el titulo de Excelencia que no le
regatearemos en lo sucesivo.
Pues bien: voy a tener el gusto de satisfacerlos; pero me
veo en el caso, para ello, por insuficiencia de mi pluma, de
recurrir a mon crayon, a mi lpiz, con el cual me ayudare todo
lo possible.
S. E. no es un diplomatico en el fondo; mas lo que es por
encima, ya veran lo que result.
Celebrabase el aio pasado el 15 de Septiembre, y 'sabido
es que ese dia hay recepci6n del Cuerpo Diplomatico y del
Consular; y mas sabido es aun el traje que en tal ocasi6n se
lleva. Sinembargo, S. E. lo ignoraba, y cuando todos los
Representantes diplomaticos y consulares extranjeros lucian
uniforms flamantes 6 fracs impecables, S. E. tuvo a bien
presentarse en los salones tal y como se ve en el dibujo, dando
lugar a la mas just critical de cuantos le vieron.


S. E. asisti6 en Guatemala a various banquetes y sin duda
pens6, que despues de darse buenos atracones por cuento
de otros, no seria malo hacerlo por la propia. .... Pero
esto para S. E. era cosa muy grave, muy dificil, y nque direis


que hizo?-Pues ocurrir a nuestra Cancillerfa a indagarse
exprofesa y personalmente de c6mo se daba un banquet!
Se le contest, por supuesto, que Mr. Jallade podria
informarle y se le envi6 ademas a un porter del Ministerio
para que le diera las explicaciones relatives a su consult
diplomatica.
Me imagine A S. E. tomando las lecciones del portero y a
este haciendo uso del sombrero de copa de S. E. para
explicarle c6mo se hace una sopa de rabioles 6 una ensalada
con tomillo. en la forma que abajo se ve.


En material de buenas formas y de costumbres sociales,
S. E. era, como es de suponerse, un hombre originalismo y
amigo de las innovaciones. Por eso, al entierro del
Honrable senior Harrison, Encargado de Negocios de
Inglaterra, S. E. asisti6 de levita, cuando todos los concu-
rrentes vestian de frac.
No dej6 de echar de ver que se habia equivocado, y S. E.
aguard6 impaciente que falleciera algdin otropersonaje notable
para ponerse el frac que ya se habia mandado a hacer. Por
desgracia, muere el Licenciado don Manuel J. Dard6n y
entonces S. E. meti6se dentro de su frac, que estaba ansioso
de probarse y asi present6se para asistir al entierro; hallando,
con gran sorpresa suya, que esta vez todo el mundo
llevaba levita cerrada, lo que le pareci6 embrollo de los
diplomaticos ..
Al fin, S. E.
algo aprendi6
de estas cosas y
algunavez tenia
que ypresentar-
se :correcta-
mente. .. Esta
fun cuando, pa-
saportes bajo el
brazo y llevan-
do en .la otra
mano su propia
valija, que le
sentaba A las
mil maravillas,
se encamin6
mas corriendo
que andando a
la Estaci6n del
Ferrocarril
Centralde Gua-
temala para lar-
garse con la .
music a otra
part.
Para concluir, transcribo las siguientes lines que me
escribi6 un amigo y que dicen:
Cierto fil6sofo vi6
La figure de Fortin,


E incontinent exclam6:
Que raz6n tiene Darwin!



i


21on Cragon.


::
~ ." Il~fi~W; c.

:.. ---L__.~;___3i~i__~_=-I-
.--~------ ----e
LC__C---- --2_ CC_~--_
-~f~l~=-~--~-L"""~'~
-i------trL
~7~-~t-k,;---;;;E~t~-li__=T~~===--.
--I
--~_---~5~-SC~x- ----fst
---
u~._l








ALMAN iQUE


ILUSTRi DO


lDeftr de poco apareeer& esta
publicaci6n de umcmi interest. tanto
par iuS ble n arreglade saflntaraf, cormo
por !oa hbermosos fotograbados y
Ia excele3nte Iectura con qute serA
IUlistradeo.


Este: Arlnnaanaque tam2bicn se
1hara cEargo d(e la pu-blieaci6ri5 de
avisos de las easas cor~ rciales
y dem s personas qtL io soliciten.
TODO "ARTE NUEVO"
para precious, entenberse con Dictor (oronabo f.
21 Cveniba 5ur, mimero 3.


MAN SPRICHT DEUTSCH


O
z






(,O
it



1-^


Foto rafia .






Unica Fotografia premiada con O

IVedalla de Oro
en las dos ultimas exposiciones nacionales.

Retratos de todas classes, precious y tamafnos.-Especialidad en Postales en esmaltes y colors.
Valdeavellano y Gia.
ENGLISH SPOKEN


0
z





.n


DMINISTRAGION


La suscripci6n mensual
Nimero Suelto 4


"La Locomotora,"
& & <^ &


vale
4


$2.00
0.50


Se adrpiten avisos ei precious convencionales.
2" c enlibal 5ur Xlimn. 5.
Tip. de Carlos C. Amos.


1. k> d.k


_~________1 ___~______


SI-




Full Text

LA LOCOMOTORA


el cesarifollo del cuelyho; cr e la voluntad
para que el hombre sea equilibrado en las
facultades con que 10 dot6 la naturaleza;
que im parte el conocimiento de la Geo-
graffa C Historia de la Antigua Patria
comiia, de un modo extension, general, sin
restriccidn de localismos que empeque-
fiecen, inculcando ast ideas de solida-
ridad political y de fraternidad para con
Centro Amkrica, que algunas veces des-
conoce ese sentimiento noble que difunde
con kxito ja escuela guatemalteca; y, en
fin, que inculca hasta elcariflo al arma que
en mans del niflo no hiere; pero que en
los del soldado es fuerza que defiende el
honor de la Bandera Patria, palanca des-
tructora del equilibrio de la vida del que
osa suponer desmembrarla tierra en que
nacimos, destruirla independencia jurada
6 eliminar de nuestro problema politico
ese dato clerto y evidence que eslaliber-
tad, que tanta sangre cuesta g Guatemala.
Esa es la escuela, bajo el amplio y
generoso program administrative del
senior Licenciado Estrada Cabrera, y ista
una de 1as primeras conquistas civiliza-
doras qune, al triunfar, habria destruido
la faccion que anonado el potente esfuerzo
del valiente, leal y aguerrido Ejdrcito
guatemalteco.
La guerra actual no es mis que el epi-
logo del suceso de la faccidn liberticida
que, con toda case de elements extra~ios
y adversos, quiso destruir nuestras
institu cion es.
Por eso no debemos tener m~s que
este lema: Guatemala y Estrada Cabrera.

J055 GPa.


debilitar B la Repltiblica, si el patriotism
y la previsida no hubiesen obrado de
consuno, hoy como aver, par-a detener el
gr-an mal.
Una vez mcis se ha comprobado con los
recientes acontecimientos revoluciona-
rios que Guatemala no es teatro propicio
para vivir representando la tragedia de
luchas intestines que debilitan la nacio-
nalidad para provecho de los extra~ios.
A ese respect nuestro pals ya puede ser
una excepci6n honrosa entire algunos de
los pueblos revoltosos de Hispano Amk-
rica. Y es que el guatemalteco, sobrio,
trabajador y valiente, en lo general, tam-
bidn es prhctico para no perder 10 que ba
conquistado con sus esfuerzos de muchos
aiios. El sostiene el carol bien del pro-
greso, que es una fuerza sociol6gica inelu-
dible qlue perfecciona las ideas y las
cosas, y ama: la libertad obtenida que
garantiza el Gobierno civilizadlor qlue dos
veces se ha alzado por la unanime volun-
tad popular.
El arado y el Templo de Minerva sin-
tetizan nuestras aspiraciones: el arado
que escarba la tierra, para conseg-uir la
multiplicaci6n de la cautidad y calidad
del fruto que alimenta el cuerpo, y el
temple, qune nos traer6 la multiplicaci~n
de 1as intelig-encias cultivadas, qlue son
tambika valioso fruto para el espiritu
patrio, preparindose de ese modo para
el advenimiento de los grandes sucesos
de la civilizaci6n intense qlue viene.
Para caracteri~ar la injusticia de los
m6viles que impulsaron A los enemigos


de Guatemala i ensangrentar este suelo,
impacientes por el fracaso de la guerra
civil, fracaso que tendri que repetirse
siempre, quiero esta vez poner de relieve
una de 1as faces luminosas del ideal polf-
tico del Jefe invicto de la Patria, que
sostiene la bandera national altiva y sin
mancha.
Guatemala, en Centro Ame'rica, brilla
por la luz de sus escuelas y son ellas 1as
que ejercen la verdadera hegemonia mo-
ral de. nuestra Patria en elltsmo. Aunque
pese a muchos miopes, la escuela.1aica
que implant6 Ia Revoluci6n, despu~s
de muchos affos de impartir la ense-
fianza sana y vigorosa que la caracteriza,
ha ejercido y seguirS ejerciendo decisive
influencia en estas sociedades tan nutri-
das hasta no hace much de preocupacio-
nes; pero tan aptas para el desarrollo del
progress y de la libertad.
La escuela, que disipa la ignorancia,
que inculca el republicanismo en los
hombres del mariana, que ensefia el him-
no de la Patria al niflo, intensamente sen.
tido, porque al vibrar en so labio la estro.
fa her6ica repercute en su coraz6n en
forma del mis dulce y puro sentimiento
por la Patria, que no se~puede concebir
sin la Independencia; qune alza en trofeo
nuestr-a bandera para saturar la imagina-
ci6n con el alzul y el blanco, que son auto-
nomia y que son la Revoluci6n, pero Re-
voluci6n social y generosa que la implan-
t6; que ensefialos conocimientos~pr-icticos
para sobrellevar con decor la vida; que
desarrolla el cerebro paralelamente con


Ferrocarril del Norte enl conlstruccidn..

sus vivas imnpresiones y sus legitimas esperanzas de mejora-
miento social y econdmico de los distritos donde tr-ab-ajan y
luchan por la vida.
Hoy nuestras fehicitaciones se dirigen B los guastato-
yanos: mailana seran para los bijos de Sanarate y los agri-
cultores de la fecuncla comarca.
MANUEL VALLE.


hea hosomototra

DEL NORTE

Por via dlel fPzuenbte,"
en una buena cabalga-
dura, se puede 11egar r ,
Guastatoya caminando p
doce horas, de suerte *~i;
que habiendo llegado la
locomotora del Norte A
dicho pueblo, estamos
iA un dlia de la estacidin :
actual mgs pr6xima; y ~ : r~
otro tan to sucederi res-
;pecto de Sanarate, con
la ventaja de que 1as
dili~encirs puedan I1egar ,~
basta el rfoAguaaBlnnaca
6 dos pasos del dtitimo -..
lugar, copi~o qluien dice. ~ .
Par-a los guatemal- ,-
tecos, cada milla de '.
advance de la obra hacia
n uestra querida cindad, I
esy deb'eser crusade re-
gocijo; pero iste se convierte en verdadero entusiasmo, cuando
las etapas del traba~jo se marcan en 1as Villas~y en los Pueblos,
co uando los habitantes de cada uno de los Ingares del triusito
que se siente impresionado, por el saludo del tren que 11ega,
levanta un coro de alegrlia y a su vez salada al Gobernante que
ha sabido dar aliento a la obra redentora, cuando nuestros
amigos residentes en esos puntos nos participan por tel~grafo








12 LA LOCOMOTORA





Su tem2peramento, pintado por uno de sus aduladores.--Sus piginzas militares.--Sus positivos victi-
marios.-1Su principal consejero.--Su participacida el 94 en la Revolucidn de Abril.--Su fin.


de que Regalado no vreria jamis con bue-
nos ojos al intruso adulador, por su oficio-
sidad, servil, ruin y baja);. .. que la tor-
tilla debe salir de tantas onzas de maiz,
en proporci6n al valor del grano, y, sobre
todo, conforme con 1a necesidad de ali-
mentar bien al mozo. .."
(Si el General Regalado hubiera letido
este pirrafo, es probable que Vergara
estuviera en la circel, por desacato B la
autoridad.)
"An veces, y seguramente.en busca de


(De manera, pues, que la sefiora de Re-
galado, cuando kste 11egaba B su bog-ar,
desylmes de hraberse con~fundrido conr el puleblo,
se cuadraba mili~tarmente ante su supe-
rior; de donde se colije qjue "el General
era dichoso en su vida intima," segth
ese par de aduladores: Paz y Vergara

".... Cuando era mis joven, estaba
trabajando en el trapihel~ y g~uiando per-
sonalmente los bueyes para mover una
antigua maquinaria para fabricar azlicar:


Copiamos g continuaci6n algunos pirra-
fos tomados del articulo de fondo intitu-
lado ''El General Regalado visto por
dentro," el cual aparece publicado en el
ntimero 33 de "E1 Radical," de Sonsonate,
con fecha primero de abril del afio en
cursor.
Este peri6dico ("El Radical") es dr-
gano de los intereses de Rafael Vergara
Albis, un colombiano que, en tiempos de
los ]Ezetas ya habia
principiado su carre-
ra de adulacido baja y
ridicula, la que con-
tinu6 en favor del ex-
Presidente don Rafael
Antonio Gutikrrez, del
General .Regalado, de
don Pepe Escal6n y,
probablemente de...
el que le siga a este
Liltimo.
Diceasf"'E1Radical: "
"' .. Como es pro-
bable que no lo conozea
Ud. de cerca, voy &
hacerle de 61 una espe-
cie de retrato: .. .. un
poco mas que de me-
diana estatura, enjuto,
enhiesto stempre y con
natural altivez; de p~iel
algo morena, frente an-
cha y despejada, barba
escasa y boca grande y
franca: su mirada fija y
sostenida, atrozmente penetradora, siem-
pre de frente y de magntitica fuer-
za, una mirada que no soportaria
seguramente el culpable (Suponemos que
Vergara Albis no la soportarfa, con toda
seguridad;) tienen sus ojos expresiones
indecibles. j veces de supreme indife-
rencia., de desprecio; d veces de extrafif-
sima ternara, jams una mirada de odio
ni de veng~anza, ni de pasi6n baja y ruin.
(La injustificable guerra que nos trajo I
Guatemala, es una prueba evidenite de 10
apuntado por la carta de Pedro J. Paz A
Vergara Albis.)
Continuemos:
.:. .Su contextura de hierro le per-
mite acer grandisimas jornadas y asi
sus criados y ayudantes, B veces, no lo
pueden alcanzar; bien es verdad que g]
tal vez 10 bace por alejarse de ellos, por-
que no gt~sta de esa oficiosidad baja y
servil con que algunos pretenden ejercer
el oficio. (Como lo ejerce el ce'lebre colom-
biano Vergara Albis, desde que 11eg6 al
Salvador. Estamos, pues, al corriente


V'r


.0


lintla & Mazatenango.

el joyenj Regalado ayudibale g su padre
y, de repente, un torpe movimiento de
los bueyes, un descuido, algro, ocurr-id,
quedando Regalado cogido de la manor
izquierda entire los dos cilindros; y dicese
por muchos que 10 vieron que, con
inaudito estoiscismo, dese vaind el ma-
chete con la otra manor que le quedaba
libre y se amput6 41 mismo la manor
que la maquinaria habia comenzado B
triturar .. ." "'Su capital, quelp Ua pasa
los limzites or~dinarios, es el natural resul-
tado de esa vida 11ena de trabajo y previ-
si6n y economia" (iNaturalmente!)
Nos abstenemos de seguir estractando
otras erases del articulo aludido, por
respeto y consideracida, tinicamente, al
que fuC Gobernante de EI Salvador; pues
no se oculta al criterio mis obtuse que
Vergara Albis, importbndole muy poco
el nombre de un pais que no es su patria,
con tal de sacar el vientre de mal ailo, no
se biciera cargo de su baja y rastrera


Vista del Ferrocarril en el trayecto de-Escu

una distracci6n que desligue su inimo de
tantas cosas; en busca de algo que pueda
atenuar el peso de ajenas cuitas y de las
responsabilidades politicas y sociales que
lleva sobre sf, busca entire sus amigos
alguna de esas expansiones naturales en
todo hombre, y7 entonces se le ce confuln-
dlirse conL epl peblo."' (Reincide el desacato,
senior adulador!) .. "LNo juega: de vez
en cuando lo bace por complacer a algrin
amigo, y como nole mueve interns alguno
en la partida, que es siempre insif-
nificante, 10 regular es que result
perdiendo."
Hablando Pedro Paz por poca de Ver-
gara, 6 como si dijdramos, por boca de
ganzo, dice, con reference al amor de
Regalado B su esposa:
L. .. No se tratan de -"tti" y ella,
cuando se retiere B e'1, usa tales palabras
de respect y veneraci6n que es coino en
el concept de on ser superior que se ba
impuesto ella misma, en su bello coraz6n
de mujer."








LA LOCOMIOTORA


La figure que aparecid con ese nombre tiltimamente en
la political Centro-Americana, comenz6 & tomar forma en el
Salvador, su patria, al calor de la revoluci6n acaudillada c11
18914 por el General Gutidrrez para derrocar la administraci6n
Ezeta.
Antes de esa kpoca, Regalado era un militarcito de poca
sig-nificacidn. -
Parecia un hombre serio, pero su seriedad s6lo estaba en
el semblante; su vida pitblica estuvo plagada de ridiculeces
que no caben en la sensatez de un


Desde qune el General Regalado tavo en sus mans las
riendas del Gobierno salvadoretio, el Gobernante de Guate-
inala le busc6 para estrechar su manor, porque tenia emperio
en qlue la projecuci6n de la fraternidad y el mantenimiento de
la pa~z fuesen un hecho provech~oso para todo Centro-Ami-
rica: puso cuanto estuvo de su parte el senior Estrada
Cabrera, para desvanecer los odios, recelos y desconfianzas
qlue los enemigos del orden, por sustentar ambiciones perso-
nales, habian logrado establecer de pueblo i pueblo.
.Durante algth tempo, y mediante algunas explicaciones
amistosas, se consiguid reanudar las buenas relaciones de
Gobernante 6 Gobernante; pero qaqel
periodo de paz dur6 muy poco; d raiz de
sus protests de cordialidad y de fran-
queza, c1 General Regalado comenz6 i
faltar i su palabra y i manifestarse
adicto A los des6rdenes.
En suma, durante su 4poca le gal de
Gobernante y aun i travis de la pantalla
de Escaldn, ha tenido Guatemala qlue REGALADO EN 1906
vivir en 1as fronteras rechazando tentativas de invasion,
desatendiendo en parte otros asuntos de importancia y
distrayendo recursos que invertidos en el fomento del
progress national, habr-ian hecho avanzar un paso mais a
este pais.
La acci6n provocative de nuestros vecinos, no pudo sial
embargo, bacer qlue la Nacidu traspasara los limits de su
propia dignidad, hasta que el mismo instigador, constituydn-
dose en actor de los des6rdenes, puso fin i su loco afdn,
sucumbiendo~i la cabeza de 1as huestes invasoras.
Ojalrl que el pueblo salvadoret~o, aprovechando esta dura
lecci6n, tome experiencia y qlue, inspirandose en un ideal de
paz y de fraternidad, pase sus rats de ocio entretenido on
el adelanto material del pal's y en su moralidad; porque el
ruido de los cationes y el humo de la polvora, en vez de atraer
provecho i estos paises, abuyentan mas y mis los elements
de progress.
El General Regalado pudo bacer feliz al pueblo salvado-
reflo, sinl molestar a nadie, aprovechando la simpatia que
inspire en k1 con sus primeras hazafias militares, dedicando
sus energies y los recursos nacionales al progress material.
Si la pequefiez del territorio del Salvador, comparado con
'los de Nicaragua y Honduras, le causaba escozor y el adelanto
de Guatemala sublevaba su anhelo por v-er i su pequefia
patria en iguales condicionesj, nada mar razonlable qlue buscar
el equilibrio haciendo aparecer grande al Salvador por su
mloralidad, por su cultural, por el mejor y mis perfect
aprovechamiento de sus tierras, por el fomento de sus miilti-
ples industries.
Pero, qlue un pequefio quiera igualarse con los grandes
destruyendo su grandeza 6 trastornando con maquiavcilicas
argucias la march progresiva que dirige una administraci6n
prudent y estudiosa, eso es risib~le, es pr~cticamente irreali-
zable, porque un~a paja no puede contener el impetu avasa-
11ador de un aran torrente; porqcue el grano de arena, erguido
sobre un riel, demaparece aplastado p:,r el enorme pe~so de la
locomotora; porque la malicia inconsciente, no puede compe-
tir con c1 talent, ni el desbarajuste con el orden, ni la clega
temeridad con el valor moral.
El General Regalado, mhs que valiente, ful temeratio en
la pelea; como gobernante progresista, empled mal su inicia-
tiva en lev-antar temples y basilicas; como ilustrado, Ccqud?
Ni habl6 ni escribid nada qlue diera la mis liviana idea de
sus conocimientos; hizo viajes al extranjero, como el de
Ma~nuel Lisandro Barillas despues de sus dias presidenciales,
r& durse gu~sto trasnochando por los suburbios de las grandes
ciudades.
Los desbarros, excess y quijotadas en qlue abund6;la
vida ptiblica del malogrado General, demuestran qlue no era
como algunos sostenlan, un buen gobernante, y seguramente
su nuevo ascenso al solio presidential, habri~a sido la reinci-
dencia de la irregularidad, con perjuicio del pueblo salva-
doretio.
Tiempo es boy de que mediten 10 qlue les conviene, qlue
sinl duda no sera continuar fomentando la discordia entire
pueblos qlue ban sido y deben ser hermanos por su origen,
por sus costumbres, por su posicion geogrifica y por su
convenincia.
Einvique DRiaz TDurin.


hombre qlue tenga el juicio sano. La
falta de circunspeccidn en asuntos
internacionales, ful la debilidad que le
caracteriz6, dejando huella funesta en
1as fronteras de su pais y g~rmenes
revolucionarios por todos sus alre-
dedores.
Y esto, no fuC cuestidn de circuns-
tancias: el aspect fisico del General
Regalado, presentaba un con-junto har-
to incorrect para alojar cualidades
distinguidas.


REGALADO EN 1898


Sobre no cuerpo enjuto y tieso, se vefa una cara huesosa
con piel bronceada sumamente lisa; la boca era demasiado
grande y le ser via poco; estaba cubierta por u n bigotito pobre
de color oscuro.
Los ojos, algo saltones, muy abiertos y con su fondo ama-
rillento, pasaban largos rats en complete inmobilidad, como
los de un loco qlue no acierta i fijarse en nada. El cabello
del General, era escaso y lricio; se 10 peinaba con coqueteria,
formi~ndose un gran colocho sobre la frente.
Comia frugalmente y vyestia con barta sencillez: eso lo
vimos perfectamente nosotros, en febrero de 19)02 cuandto,
caballero en mula, result por ack de tal manera, qlue fu4
necesario mandarle inmediatamente un sastre qune le pusiese
presentable, para que sus amigos lo reconocieran.
Pero en medio de tantas vulgaridades, gastaba preten-
siones de grande hombre de Estado, de guerreco invulnerable,
de politico infalible, y estas coalidades, cantadas a todo bom~bo
por la prensa salvadorefia, 10 fueron ofuscando hasta el extre-
mo de qlue, no haliando una ocasi6n propicia para exibibic sus
pretendidos meritos, jug6 su porvenir y las glorias de sus
hazatias bilicas, en una aventura qui30tesca, injustificada,
desastrosa.
Guatemala, entretenida como siempre en el mejoramiento
del pais y en la educacida del pueblo, ama la paz, porque s61'o
bajo su protcceidn funciionan con regularidad los factors del
progress; pero los malos grobiernos de El Salvador, empe-
nados en su infame tarea de interrumpic el blenestar de su
hermana y amiga, forman o permiten qlue se acumulen en
su seno los germenes de la inquietud continue que ban de
responder al entorpecimiento de nuestros ideales de adelanto,
que seguramente han de traer provecho par-a la7s otras
secciones del itsmo Centro-Americano y particularmente,
para ese pais, cuyo estrecho territorio, situado sobre la costa
del Ociano Pacifico, no puede, sin estrechar la manor A
Guatemala, aspirar las brisas europeas por el lado d~l
Atlintico.
Eli prucito de revolucionar fu4 la nota saliente de la
'Administraci6n presidida por el General Regalado y 10 qlue
le precipito a invadir intempestiva y caprichosamente nuestro
territorio, rindiendo la tiltima jornada de la vida, como un
guerrillero rtistico, vulgar, sinl gloria par-a su patri-a, sin
honor para su espada y 11enando-con bald6n la tiltima p~igina
en el libro de su historic.
Guatemala festeja boy el triunfo de sus armas, porque
esa es la prjctica natural en todo el mundo para estimnular el
valor y el heroismo del soldado; pero lamenta muy deveras
el triste suceso que ha sido necesario para restablecer el
orden y regularizar la march de nuestros progresos nacio-
nales. Mil veces habriamos preferido pagar tribute al
arbitraje para arreglar esas diferencias; antes de abora lo
hemos demostrado evadiendo, hasta donde el decor de la
Nacidu lo ba permitido, esas ridiculas contiendas; pero Il lo
busc6; 41 mismo vino it cavar aqui su tumbaL_ .- --. __ -- ___


EL GENERAL REG~ALADO








LA LOCOMIOTORA


PRZOCLAAM



M A NUJEL EST RADA CAB3R E RA

President Constitucional de la Reptiblica y Jefe Supremo del Ejircito,
A LA NACION Y A STIS LEGITI1VOS DEFENSORES:
Todos mis conciudadanos so hallan al corriente ya de los acontecimientos qlue vienen verific~indose en cl pais y g los
cuales se refiere el Manifiesto qlue en su oportunidad les he dirigido.
Mlis esfuerzos para mantener el estado de paz de qlue hasta abora habia disfrutado la Reptiblica, tenian que estrellarse
y se bani estrellado en la felonia de los enemigos de Guatemala.
Estamos, pues, en el precise memento en que la P~atria necesita, que todos sus hijos, absolutamente todos, ncs
agrupemos en torno del Pabell6n Nacional, para defender en la gloriosa y sagrada enseila, la autonomia, la bonra y el
docoro de la Reptiblica.

COM~PA TRIO TA S:
Se b~an inferido d la~ dignidad nacional gravisimas ofensas, y sdlo una satisfacci6n amplisima y cumplida puede
repararlas. Tenemos que exigir esa reparacidn con Tas armias en la manor.
Etl grobierno caduco del Salvador, en completa oposici6n al buen sentido de aquel pueblo, ha lanzado facciones contra
Guatemala par-a impedir la pr6xima terminacidn de nuestro Ferrocarril del Atlintjco y para alejar el arregflo de nuestra
situacion economtca.
La envidia y la codicia de aquel element decripito, quiere decidir de nuestra suerte en contraposici6n de nuestras
aspiraciones, de nuestros intereses, de nuestros derechos y hasta del destiny manifesto con qlue la misma naturaleza halaga 8
nuestro porventr.
Ha agotado la falsfa para tratar de adormecernos y engafiarnos; ha suscrito com promises peysonales y pactos de naci6n
A naci~n, para tendernos lazos infames;~ nos ha agasajado con promesas fraternales para herirnos luego pdr la espalda; y
111timamente, mientras el diplom;'tico salvadorefio entire nosotros pretendia sorprenderme felicitjndome por el trianfo de
nuestras armas en Oc6s, su propio Presidente hacia insultar al representante de Guatemala en la Casa Blanca de San Salvador,
y su gobicrno armaba y protegia nueva facci6a de guatemaltecos desnaturalizados para lanzarla, como lo ha hecho, apoyada por
sus tropas de linea, contra Guatemala, iniciando la invasion con el cobarde asesinato de una indefensa mujer y con otros actos
de crueldad y de pillaje qlue r-eclama, junto con los demis ultrajes, el mis ejemplar de los castigos.
Des~hechas por complete las criminales invasiones qune nos han lanzado los individuos que actualmolnte se h~allan por
desgracia al frente de los destines del pueblo salvadoreiio, desaffan nuevamente y con el mas grosero insulto 5 nuestro
ag-uerrido Kijidrcito y B la soberaniia de la Reptiblica, habiendo invadido aver de nuevo nuestro territorio con fuerzas
consid'erables del Gobierno del Salvador y poniendonos en el caso de hacer de la defense national, la causa en qlue auestro
patriotismo debe probar toda su altura moral y el inmenso prestigio qlue acom paila siempre g toda causa just y grande.
Hemos agotado la prudencia que jama's se separa del coraz6n de los bombres sensatos y valientes; y asi, aceptamos con
singular benephicito los amistosos buenos oficios que el Eixcelentisimo senior Presidente de los Estados Unidos de Amdrica se
sirvi6 interponer en obsequlo de la paz, r' solicitud del g~obierno salvadoretio, cuando dste vi d sus buestes despedazadas en
nuestra frontera y en nuestro suelo, en virtud del indispensable uso do nuestros medios de defense para contrarrestar las
constants hostilidades que vemia procurindonos.
Mas como nada puede la cordura ante la insensatez, y como la mala fe del grobierno salvadoreiio ha imposibilitado todo
arreglo decoroso, no obstante nuestros deseas y at pesar de mediaci6n para nosotros tan respectable como simpitica, nos
encontramos en la necesidad ineludible de conflar al 4xito de 1as armas la resolucida de estos conflicts, qlue no hemos provocado
y que debemos resolver para la fuerza, ya qlue nuestro adversario no ha querido arreglarlo por manera mis digoa y civilizada.
~Las ofensas con que infamemente se nos provoca, son dirigidas todas al honor de la Naci6n, y la Nacidn debe es-tar y,
est:' conmigo para defenderla y vengarln. Desaparecen en este instant div-isiones political, y el sentimiento qlue nos une a
todos es el de la indignaci~n national. N'o hay en 1as presents horas de prueba del patriotism, enfrente de nosotros sino
onemigos y traidores, y entire nosotros s610 guatemaltecos dispuestos A sacrificarnos por el honor de la Patria.
Jefes, Oficiales y Soldados del E~j~rcito de la Reptiblica: Os acompailo y acompatiark personalmente en vuestros
sacrificios v en vuestros triunfos. Sacrificios, no pocos, todos, absolutam-ente todos los reclama v los merece la P-atria.
Triunfos, si la justicia y el patriotism son la garantia ingente de la victoria, pronto, muy pronto colocaremos nuestros laureles
en aras de nuestra amada Patria.
Acudamos, pues, g la frontera para contain uar defendiendo el P-abellon N'acional y hacer que siga mereciendo el respeto
de propios y extratios. Los colors de nuestra hermosa bandera son el emblem de nuestra santa causa; mantengamnos
intactas sus franjas azules que simbolizan nuestra 11bertadl, y juremos qlue permanecerri inmaculado su centro blanco qlue
simboliza tambicn el honor national.

G UATEIMAL TECOS:
Probemos una vecz mis que somos dignos de constitair un puchlo sob~eranuo, independiente y lib~re; y- castig~uemos 1as
olensas qlue so nos han hecho, sepultando r; nuestros enemigons en7 el lodo de~ su propjia deshonra!i
T1 iva Guatemala!!
; V'ivan los defensores de la Patria !!
lu~aternala, 10 de Julio de 1808.


MAN UEL ES TRA DA


CABRERA .








10 L;A LOCOMIOTORA


plrcyRNA]IIyllDAD

Como consecuencia de la revolucidn desencadecada en 189'7 Hay que fijar bien la atencidn en estos dos bechos notables:
contra el entouces Presidente de Guatemala, General Reina que inmediatamente despuds de la ofensa inferida 6la Repti-
Barrios, muchisimos de nuestros compatriotas se vieron blica y de los males ocasionados al pais, vino el perd6n amplio


obligados g traspasar 1as fronteras de la Reptiblica y &
demandar hospitalidad en


y franco, y que tras el perd6n vino la didiva generosa.


LT~olvieron los emigrados al
seno de la Patria? Muchos de
ellos si, y boy son propietarios;
y en las actuales circunstan-
cias, fieles 5 la bandera guate-
malteca y agrandecidos al ilus-
tre senior Estrada Cabrrera,
estjn con el arma al brazo de-
fendiendo la integridad y el
honor nacionales.
Pero algunos de ellos, obse-
sionados co~n la idea de adue-
11arse de la Presidencia cle la
Reptiblicay gvidos de riquezas,
en sul impotenciaL para conte-
nerse, para veneer sus deseos,
para resistir A sus pasiones,
para refrenar sus malos instin-
tos, su frieron enu susa fac ultades
morales una desorganizacida
profunda y con su egoismo po-
deroso sofocaron todo senti-
miento noble: la manor genero-
sa que se les tendia los exalt6
basta la neurosis, y, en su ima-
ginacida de reprobos, tomaron
por debilidad lo que no era sino
un sentimiento bondadoso y
noble.
Quien quiera que lea el 11a-
mamiento del senior Presiden-
te de la Reptiblica ri los guate-
maltecos expatriados, tendril
forzosamente que aplaudir la
conduct prudent y i todas
luces generosa de aquCl, y que
condenar por ingratos, por
desleales y traidores ri la Patria
i los qlue, aliados con elements
extratios, hollaron en son de
guerra nuestro territorio y
ensangrentaron nuestros cam-
pos.
La fatidica obsesi6n acaso,
habria acabado por 11evarlos A
una casa de orates; pero su
temeridad y su infamiai bizo
que aquella manor generosa que
intentaban tronchar, fuera la


nuestras vecinas orientals y
del Occidente.
ieuida de aquellos emigra-
dos no recuerda adn, poseido
de espanto, las amargaras del
ostracismo? i~uie'n, al volver
la vista bacia esos dias de
sufrimiento, no sionte posarse
sobre su frente una nube
sombria y cree quela nostalgia
de la patria blnca su diente
venenoso en su coraz6n?
A\1lli, en extrafia tierra, en
vano gemia nuestro compa-
triota, nuestro amigo, nuestro
hermnano querido.... y en vano
dirigia su anhelante y angus-
ticsa mirada hacia so suelo
natal. Una barrer-a infranquea-
ble so oponia 6 sul paso y el frro
de la miseria y de la ausencia
1 s itic al 1ao 1e logar yd
Murid el General Reina Barrios
y su sucesor legitimo, el Licen-
ciado dlon Manuel Estrada Ca-
brera, se hizo carg~o del poder
en 1as mas dificiles circuns-
tan17cias qu eregistra la I-istoria.
Y el Licenciado Estrada
Cabrera volvi6 los ojos ba~cia

nrio~ yos loT m6,a rdeicn m o
de toda clase de garantfas y
devolvidndoles los bienes que
les habian sido confiscados.
En diciembre de 1899, el
gobierno salvadoreiio, sin mis
justificacida que su deslealtad,
protegi6 una revoluci6n contra
Guatemala, y despue's de scr
debelada, jqud hizo el senior
Licenciadlo Estrada Cabrer-a,
sino emitic un nuevo decreto
de amaistiia general para todos
los gvuatemaltecos comprome-
tidos en esa injusta intentona?
En 190(3 la actitud del mismo
gobierno salvadorefio volvid &
ser marcadamente hostile, y los
emigrados se armaron y ame-
nazaron nuestra frontera orien-
tal; y en seguida de la celebra-


misma que les infligiera tremendo castigo.
Tal es c1 finl de los neur6patas, el manicomio 6 el
cadalso.
Felipe Estrada Paniagua.


ci6n de la paz, vino otro decreto do amplia y general
amnistia 4 indulto, y la magunnimidad del senior Presidente
de la Reptiblica subid hasta el punto de bacer el 11amamiento
que encierr-a el hermoso document siguiente:


incapaces para manejar con buen dxito los intereses militares
de un pals y, pr-incipalmente, par-a dicigic las operaciones de
la guerra.
Hombres nacidos y educados par-a la lucha armada ban
c(-eldo asimismo, por una especie de engreimiento, que la
victoria solo puede ser de los Capitanes que tienen larguisima
experiencia de la guerra 6 que se hallen familiarizados con los
azares y peligros de la brega.
En tiempos remotos, cuando los combatientes luchaban
cuerpo a cuerpo, 6 cuando la imperfecci~n de las armas bacian


Gu~atemala, Julio de 1906.
SEiZoR DoN X. X.
(?rERIDO AMIGO:
Ampliando la conversacidn que tuvimos sobre 1as
condiciones qlue so requieren par-a el mando de un ejcrcito,
paso g exponerle brevement-e el parecer que he profesado y
profeso con fir-meza.
Ha prevalecido muchas r-eces, con todos los prestigios de
una doctrine, la creencia de que los hombres civiles son


A l0S Glate1118t6cOS EXpatriados.

CONGIUDADANOS^^^^^^^
Vivir lejos del pedazo de tierra en donde por primera vez
vimos la luz del dia y estin los series que, por la amistad 6 por
los vinculos de la sangre, son el objeto de nuestras mis caras
afecciones, es un mnal g-rave aun cuando la expatriacion sea
espontjnea. .
Pero ese mal ti one caracteres mis dolorosos, si la
atdversidad 6 la falta de bienes de fortune 6 de trabajo nos
obligan 6 buscar en extral~as tierras, los medios de satisfacer
las necesidades de la existencia.
He considerado por eso qlue la accibn bienhechora de los
Gobiernos no debe limitarse A proteger los intereses de los
babitantes de la Naci6n, sino que tambidn debe vrelar
por los de los hijos del mismo suelo que viven en la expa-
triacion y tienen, por 10 menos, igual derecho a la proteccion
del poder ptiblico, asi por su condici6n, acaso incierta y
precaria, como porque donde qutera que residan conservan
siempre, con el inextinguible afecto al pais de origen, los
derechos qlue la ~Ley Nacional les reconoce on su calidad
ictcudmadauos year cl ellos no se pierden por el solo cambio
'uadado en estas consideraciones, he resuelto ponler en
practica los medios qlue han de permitiros el regreso a la
I atriaa, con la segvuridad de encontrar los recursos necesarios
par-a restablecer en ella el hogar extinguido.
Para este efecto he dispuesto que ri todo guatemalteco
emigrado, que manifieste el prop6sito de radicarse de nuevo
en la Reptiblica, se le adjudique en propiedad un lote de
terreno, ya sea de las tierras nacionales, ya de las adquiridas
por mi Gobierno con tal objeto en 1as diversas zonas agricolas
daemlat eepu li e s riacualr iere, pr otra parte, el Depar-
Par-a determinarme g proceder asi, no me he fijado en las
erogaciones cuantiosas qlue mi resoluci6n ha demandado,
adquiriendo al efecto en propiedad la hacienda "Las Monjas"
en el departamento de Jalapa, la de "LSan Jordnimo" en el de
la Baja Verapaz, "La Grande" entire el de Suchitep~quez
y Solold, y se distribuiria tambie'a los terrenos nacionales de
Uspantdn, en el del Quichd: ante todo, he obedecido al impulse
de mis sentimientos patridticos y al vivo deseo de readquiric
para la patria, virtudes, inteligencia y energies que labor-an
en la emigraci6n sin provecho para ella, hoy qlue necesita
de la reintegraci6n de todas sus fuerzas par-a elevar sus
gloriosos destines ri la altura que sefialan su historic y sus
riquezas naturals.
Si este 11amamiento qlue hago & vuestro amor patrio,
que estoy seguro vive encendido en vuestros espiritus en
donde quiera que residdis, encuentra eco en vuestros cor-a-
zones, quedaraln colmados los deseos de vuestro amigo,
MaANUEL ESTR~ADA CABRESA.
G~uatemala, 8 cle agosto cle 1803.


MILITARES Y CIVILES









LA LOCOMOTORA


del valor y del impetu del soldado la primera condici6n de la
victoria, tal modo de pensar pudo ser admisible; y pudo serlo
tambidn cuando la fuerza de cohesi6n y discipline en el ejdrcito
provenia del caudillaje 6 del ascendiente moral que, en el
fragor de la pelea, sabia ejercer un jefe astato, con ejemplos
de temeridad 6 de heroismo, en el inimo de sus subordinados.
Pasaron aquellos tiem pos, pasaron para no vol ver. Hoy,
transformada por la ciencia la carrera de 1as armas, no privan
ya los Capitanes legendarios, los heroes de poemas nacionales,
personajes mis bien fantisticos que verdaderos y- que s61o
sirven para deleitar la imaginacidn infantil de 1as multitudes
inconsultas. Hoy, tales alardes de heroismo, son imposibles
6 ridiculos, casi siempre desastrosos para el interds de una
naci6n, y en rigor military, absurdos y proditorios para la causa
de los pueblos.
Napole6n, refecnando su caballo para que debajo de 41
estallase una bomba enemigra, la cual sblo mat6 el caballo y
destroz6 Jas botas del ins611to guerrero, es un brillante
ejemplo del modo de guerrear antiguo para. estimulo de los
bisofios; pero es hoy procedimiento insensato, pasado ya de
moda y condenado por el mris vulgar sentido.
Y precisamente, es una necesidad military imperiosa, que
los directors de la guerra se encuentren alejados de toda
zona peligrosa. Esta necesidad, esta obligaci6u estricta, tan


s610 tiene adversaries entire necios y valentones qlue desco-
nocen por complete atin los mis someros rudimentos del arte
military.
Una firrea disciplina, queinfunda en todos los individuos
ciego respeto i la superioridad gerjrgica; una instrucci6n
eficiente de jefes y soldados; miquinas de guerra dotadas de
personal ticnico para el manejo; aprovisionamiento bastante
y oportuno; abundantes y ripidos medios de transport y
comunicacibn; numeroso cuerpo de individuos avezados al
serytcio de confidencia; conocimiento extrate'gico del terreno
propio y enemigo, y perspicacia par-a combinar dichos ele-
mentos en un memento dado; todo esto, y no un heroismo
arcaico y extr-avagante, es 10 qlue debe exigirse y 10 qlue deben
preparar los directors de la guerra. Con tales condictones,
la victoria, afin dladas las incertidumbres de la lucha, no seri
sino el resultado 16gico de una preparacidn suficiente y
aceptadla.
Y jacaso esta labor intellectual puede estar forzosamente
negada g un hombre civil? No; de ninguna manera.
Llegqar i la concepcidn de 1as gr~andes sintesis de una
guerr-a, a hacer la selecci6n entire varies planes de campaiia,
preveer dentro de10o probable las contingencias superymnien-
tes en caso de lucha armada; preparar el ejercito hasta el
grado de qlue reuna las condiciones inherentes; estudiar y
medir al enemigo computando sus recurso, sorprendiendo
en cuanto caben sus
ocultos propdsitos,
apreciindose en exa-
g-eracidn sus deficien-
.eclas y flaquezas; todo
esto, qune es tan sdlo
una labor intellectual
pacifica, viene i. ser
como la clave del buen
dxsito de una contienda.
Y por cierto, para
g esa inmenca labor no
~.(uj:. es necesario estar fo-
gueado sino familiari-
-r zado can los consrjos
de la clencia military y
de la administracin.
Y he aqui por quk un
hombre civil, superior-
mente dotado, 11eno de
:~ experiencias adminis-
-- .* trativas, hilbil para
-- descubric d6nde esti
"Y.;-_~rg~rrasaael, acierto entire la di-
~'*c~vergencia de sus cola-
''1 boradores 6 impulsado
por un1 genuine patrio-
tismo, sera stempre un
incomparable director
arretera del Norte. de una contienda ar--
mada.
antailo career que una guerra, con sus variadas peripecias,
pueda reficjarse en un mapa, como puede el astr6oomo
reflejar sobre una cuartilla de papel el mundo cideral.
Alli estj, contra ese descrei miento el Con vencional Carnot,
qune desde Par-is dirigia 6 los Generales de la primera
reptiblica francesa y encadenaba mate mgticamen te la victoria.
SNo1 01 ovidemos: los directors de la guerra modern no
son los vialentones de la brega antigrua sino los pensadores
aleccionados por los consejos de la clencia. Para conducir y
movilizar un ejdrcito no se require la robustez y temeridad
dt-11idiador sino la severidad y studio de los pensadores; y
par-a la labor intellectual serrin preferentes los hombres civiles
qlue confien en la clencia.
M ientIras la gruerra no estb subordinada al rigor cien tifico,
e1 porvenir de los pueblos dependeri del acaso.
Usted, amigo mfo, que como yo tiene la alta bonra de
pertenecer al Ej~rcito, convendr6 conmigo en los anteriores
concepts, y si n6, seguro estoy de qlue acepta la imparcialidadi
y enter con vicci6n con qlue los expongo.
Hasta la pr6xima se despite de Usted su afectisimo.

3\tan P. pabilla.


Puente de hierro sobre el rio Agua Caliente.--C


Tiem pos atrris las guerras sesimprovisaban y 1as dificul-
tades que ofrecian, se iban allanando i medida que se
presentaban; yr he aquf la razbn por qud la guerra s610 podian
dirigirla individuals avezados & ella. En el dia, la guerra
debe ballarse previa y virtualmente compendiada, con minu-
ciosidad analizada y~ dotada de los recursos consiguientes;
pues dado el sistema modern, la guerra debe estar hecha de
antemano en el gabinete directive, 111mese Estado Mayor
General, M/inisterio de la Guerra, etc., pues sin esta condici~n
un Cxito siquiera median es impossible Asi proceden las
grandes y poderosas naciones y no0 se comprenderia por qud
no pueden y deben proceder de igual modo las pcquefias.
Dadas las condiciones ~anotadas, surgirin, es verdad,
irregularidades y discrepancies no previstas, pero se rin
siempre no muy dificiles de remediarse para encarrila~r los
sucesos por el camino trazado de antemano.
Para los partidarios del sistema antigno, es jinconcebible
qune una guerra esti intelectualmente hecha con anticipacidn
y que su ejecuci6n no venga d ser sino un esfuerzo secundario,
uhna forma externa de las combinaciones ticnicas y laboradas
en el silencio del gabinete. Imposible para las gentes de





i G U ERR F ~


LA LOCOMIOTORA


1 (enieral Firancisco el. Gillela


En~ 1881 recibid el nombranmento de Comandante de
Armans de Jalapa y poco defspuds el grado de Coronet.
E~n 1884 se hizo cargo de la Gobernacidn del
Fiuerte de~ San Jos4.
En~ 1885 ful electo Diputado por Izabal.
E~n 1890 desempet~6 el mando politico y militar de la Alta
Verapaz, tom6 parte en la acci6n de
armas de"'E1Tem pisquLe" com ocon-
secuencia de la guerra con El Salva-
dor y ascelldid ii Gener-al de Brigalda.
En 1891 recay6 en 1 la eleceidn
de 2? Designado para la Presidencia
de la Reptiblica.
:I I ~En junio del mismo, fue liamado
al desempeiio de la Cartera de Go-
bernacidn y Justicia.
En 1896 fue' combrado Vocal Mlili-
tar de la Corte Marcial en la Sala 6'
de la Corte de Apela clones.
En 1898 fuk nombrado Jefe de
Operaciones del ejdrcito de los de-
partamentos de Oriente.
En 19)02 fuk elevado j1a categoria
de General de Divisibn, el grado
.. .mis alto de nuestro ej~rcito.
.,. Y por tiltimo, en el ailo corriente,
-- .. '* fuk designado Jefe de Operaciones
Militares del Ejercito en la zona
Nordeste de la Reptiblica, cuyo cuar-
tel general reside en Chiquimula,
puesto en donde la muerte 10 ha
sorprendido, victima de enfermedad
grave dlel coraz6n.
Eo tanl limpia boja de servicios
resplandece la utilidad del ciuda-
dano, desde el comienzo de su vida
social hasta la hora en que exhal6 el
tiltimo aliento, firme en el cumplimiento del deber y en el ser-
vicio de la Patria.
La desaparicidnn es, por eso, un verdadero pesar par-a
todo el pais, y el Gobierno como representante de e'ste,
11ace ptiblica su sincera manifestacidn de duelo.
(De "E~l G~uatemalteco," mimero 95, de7i de julic corriente.)


";El Guatemalteco" enluta sus columns por la eterna
desaparicidn de uno de los cindadanos mts distinguidos con
que elpais se vanagloriaba.
Natcido i mediados del siglo XIX, estaba ya en el pleno
uso0 de sus facultades cuando los clarines de la revolucida de
1871 annunciaban el 30 de Junio on la capital de la Repdtblica que
habia empezado una era de renova-
ci6n y transformacida complete en
toda clape de elements politicos y
sociales merced Bilas ideas de liber-
tad, igualdlad y fraternidad que ve.
nian escl i tas on los pliegues de azul y
blanco de aquella he~rmosa bandera.
Con una chnrovidenciai que siem-
pre ilumind sus pasos y con el
entusiasmo natur-al de la juventud'
afili6se r' lo~s belllos ideales de la
revoltici6n & los que siempre sirvid d
con fi y amor, can lealtad k hidal- I 1
gula, con valor C inteligencia. .


Fiud por esto muy apreciado y dis- i.
tinguido por e1 Gen~eral Justo Ru. .
fano Barrios quien le confide el mando
del F'uerte de San Josd durante
muchio tiempo.
Templ6 so alma en la epoca de la (
Reforma y revels un gr~an carigcter -t'
en todos los instantes de su vida.
FLuk un rayo de laz en medio de la
sombra tormentosa qlue cubrid al
pals despubs de la catistrofe cen-
troamericana del 2 de abril de 1885.
En 187i7 recibi6 el titulo faculta-
tivo de Abog-ado y Notario, cuy-os ,
conocimientos habrian de servirle
en su honorable existencia principalmente para 11egar con
paso firme y resuelto al escal6n mis alto de la carrera military.
En 1878 sirvid el Juzgado de 1" Instancia de Jalapa.
Ein 1880 fuC electo Mangistrado Suplen~te de la Sala 5' de
la Corte de Justicil.


Que esos hijos de Cain
dejen los campos cubiertos,
que sobre sus cuerpos muertos
los cuervos bagan festin.


i Marchemos!i ; Suene el clarin!i
Con nuestra bandera fieles,
soldados, armas, corceles,
al regoresar vencedores
tendrin coronas de flores
y coronas de laureles.


pebro 3111000 &asteIlatlos,
Ingenierol y Comandatlnte dte Artilleria.


Guatemala, julio 11 de 1906.


; Guerra....! ;Funesta proclama
que en nuestra patria se escucha!
marchemos pronto 6 la lacha
la Patria asi lo reclama.
Al traidor, que nos difamna
y quiere saciar los fines
de sus ambiciones ruines,
canltad en gritos prolijos:
i Guerra B los espureos hijos!
i Guerra & esos crueles Caine! i

LPor qud insultar el honor
de nuestra noble altivez....
Guatemala, acaso no es
hermana del Salvatdor?...
Pero.. .. i ya" esth! El vencedor
graba su nombre en la Historia,
cuyas pi'ginas de gloria
son Mongoy, Mon~ttfar, Mita....
mas, si el olivo marchita
crece el laurel de victoria


; Adelante! La bandera
que en los combates tremola,
hagamos tremolar, sola,
mis allj de la frontera;
;H-osanna....!i Para el que muera
bajo nuestro patrio cielo,
sobran tumbas en c1 suelo
que se cubrirdn de flores....
;Adelante, oh vencedores,
satisfaced vuestro anbelo!

;Hurra....! Lanzad los bridones
si por nuestro bonor es todo!
;Que sepulten dentro el lodo
al traidor nuestros callones!
Cesen ya las di\isiones
political de esta tierra
y, desde el liano i la sierra,
contra enemigos malvados,
no exisitan mis que soldados
gritando: "T Venganza y guerra!i"









LA LOCOM4OTORA


I~I r EFiL E X IONIG MOS.-


y aquellas ambiciones, desangran i los
pueblos, envilecen su espiritu y apagan
sus energias.
Y como st estos medios disolventes, no
fuesen 10 bastante para mantenernos en
continue agita~cion, algunos malos bijos
de Centro-America, traspasan los mares,
y en la preusa y por todos los recursos,
pregonan la desbonra, ponderan los vicios
de nuLestraorganizacidn political, y descon-
tentos siempre, 11evan el descredito de si
mismos i pauses extranjeros, cual si
pretendieran ahogarnos en el fango del
desprecio.
D~sde que el brazo del Reformador
se tendid sobre el horizonte y sefial6 &
Guatemala el porrenir, emprendimos la
peregrinacida y alli vamos, dejando en
las sinuosidades del camino muchos
desencantos; pero 11enos siempre del
conocimiento de nuestro destiny, destiny
que no cambiari, porque 1as niaquina-
ciones de la envidia, son impotentes ante
el empuje de la voluntad de todo un
pueblo, que fuerte en su derecho, sabra
sobreponerse hasta que el 4xito corone
sus esfuerzos'
Establecida pojr la revoluci6n de 1871
la for-ma democratic, bemos aeguido con
celo patri6tico la senda Constitucional, v
el voto libre de los pueblos ba dado vida &
los supremos Poderes de la Reptiblica,
g la inversa de la transitada en otros
Estados, en donde el golpe de manor crea
una situaci~n politica e improvisa perso-
nalidades, que por 10 mismo que son
ilegitimas en su origen, tie~nen existencia
precaria; gero este encarrilamiento en el
orden, fue sin duda, una de 1as causes
qlue banl movido & los enemigos de Gua-
temala, A pretender separarnos de la via

el digno y patriota Gobernante, es natural
que condene todo aquello que tienda &
perturbar su pacifica march al buen
porvenir que ]e deparan, no solo su
indole excepcional, sinotambien la brillan1

Mliapa del Mundlo.
La riqueza del suelo que babitamos, por
un lado, y por otro, el aguij6n de solucio-


I~~~~ ~ ~ ~ ": 1(...


lefal de nuestros Gobiernos y 6per-turbar
la paz publica, cuyos frutos, son el tinico
alimento del progress.
Ni se conmovieron en presencia de
nuestras desgracias, ni los esfuerzos de
la labor constant de Guatemala en pos
de su porventr, que 10 es tambika de
Centro-AmiCica, h~an reprimido su odio,
ni calmado el furor de sus pasiones. Conl
la misma infamia con que nos prepararon
la guerra cuando creyeron ballarnos gi-
miendo bajo las erupciones volcinicas,
invaden nuestro territorio, en los pre-
cisos mementos en que el pal's entero
consagra sus energi'as i la terminaci~n
del Fierrocarril del Atlintico; y mientras
que Naciones extrailas, nos auxiliaban
en la desgracia y nos alientan en la.
empresa del engrandecimiento Patrio,
se fundian las balas fratricidas para
herirnos A traici6n y en escandalosas
orgias se decreta la mjis injusta de 1as
guerras, el mis inicuo de los atentados
contra un pueblo que se 11ama amigo y
hermano.
Pero habia de 11egar y 11eg6 al fin la
hora de la reparaci6n.
Se quiso 11evarnos al extreme de ser
los jueces de nuestra propia causa, y
con 1as formas en la manor hemos comen-
zado i ajusticiar i 10s que osados profa-
naron el suelo iquerido de la 'Patria; se
ha sometido A la uiltima prueba la pru-
dencia de este noble pueblo, y el E~jercito
Nacional, sabri castigar la afr-enta, la van-
do con sangre enemiga, las manchas de la
injuria: es este, el combat del bien con
el mal, el triunfo estari dlel lado de
Jla justicia!
vfbit'iti fibirtin't.

nar por el propio esfuerzo national la
crisis econdmica que amenaz6 nuestra
prosperidad, hanl contribuido p~ara que
todo buen guatemalte~co con~sidere la paz
como un medio necesario y fatal par-a el
logro del gran prop6sito de constituirnos
on un pal's rico y civilizado.
Y;que mejor perspective que esa de la
paz, unida al hecho
evidence del aumento
de la produccisn que,
ca los tiltimos ailos, so-
brepasa al consumo; i
Sla casi realidad de la
-"~ conclusion de la via
1 firrea interoceinica,
que va d despertar 6
las dormidas regiones
del Norte y i unir los
mares para traer la
emigraci6n honrada y
robusta que nos ayude
y enseiie A explotar los
elements de r~queza;
y ;( la atenci~n y esfuer-
zo para el desarrollo de
t,dos los ramos de la
actividatd con que se
mueva Guatemala!
TLodo eso es el cua-
~ 455~LICB~dro' de la paz que pudo
baberse cambiado- por
otro de tintes fatidicos,
por el cuadro de la
anarqufa y de la guerra
civil con qune quisieron


Ya es tiempo que los hombres sobre
quienes pesaran 1as responsabilidades
histdricas, mediten y maduren el examen
de los acontecimientos que se suceden
en Centro-Amirica, porque afectan no
solamente A una seccidn en 10 particular
considerada, sino que trascienden g las
otras hermanas del Itsmo 4 inflayen por
manera poderosa, en el destiny comtin,
en el buen nomnbre y prestigious de estos
pueblos, sobre los que estan fljas las
miradas de muchas naciones que obser-
van paso d paso su march evolutiva.
Nuestra infancia no debe ser indefinida,
i menros de exponernos a un tutelaje,
que procederia, si faltos de juicio, no
abandoniramos esa send tortuosa que
conduce i la ruina, en vez de imitar
i otros pueblos que se engvrandecen dia A
dia; nuestras bellisimas teorias sobre
unificaci~n sicven de irrisoria insensatez,
si los bechos nos separ-an mis y mjs,
alejrindonos hasta desconocernos y se-
flalan nuestras fronteras con una cinta
de sangre, que recordat i constantemente
B las futuras generaciones, nuestros
pasados odios y miserias.
A contar del fraccionamiento de Centro
Amirica, se verifican los mismos sucesos,
por iguales tendencies, por id~nticas,
absurdas rivalidades, por m~s que los
personajes sean distintos. Las minorias
vencidas apelan i las armas y con la
fuerza por derecho, pretenden reivindicar
10 que les ha negado la opini6n priblica;
el odio personal se transfor-ma en odio de
partido y bajo este disfraz subvierte
el orden del Estado; la ambici6n apar-
tindose del trabajo honrado como base
de produccidn y riqueza, se sacia en las
fuentes de la political; y, aquellos odios


Ya el pueblo guatemalteco tiene su
criterio formado sobre los tiltimnos acon-
tecimientos politicos que hanl interrum-
pido la paz de la Reptiblica. Acostum-
brado este pueblo al trabajo y al goce del
progresoefectivo que impillsa ydesarrolla


Trabajos del Ferroca~rril del Norte.

















































Desde que el odio insane y la ambici6n desatentlda alteraron la par nacional, mnuchos de onestros concindadanos
empuitaron el arma y corrieron ri nuestrits fronteras ;i castigfar la osadia de los invasores, y aquellos AL quienes no les cupo la
honra de ir B batic al enemigo, se apresuraron C ofrecer al digno Jefe Supremo del Ejircito, Licenciado Donl Manuel Estrada
Cabrera, sus servicios en el orden military. Esos patri6ticos ofrecimientos 11egaron de todos los Ambitos de la Nacida y
constant en los numerosos boletines que ban visto la luz ptiblica en forma de alcance a "LEl Guatemalteco," diario official del
Gobierno.
Pero cuando la c61era popular hizo explosion y el grito uninime de fa' las armast, repercutid con vibrant entusiasma, fud
on las primeras horas del dia 11 del corriente, al tenerse noticia por la hermosa proclama del seilor Presidente de la Reptiblica,
de que el territorio national babia side nuevamente invadido por fuerzas considerable del gobierno salvadoreiio.
Entonces el especticulo fud verdaderamente soberbio y espldadido: miles de ciudadanos agrupirouse en los cuerpos
militares en demand de ser alistados para marchar al tfatro de la guerra y cada cual pugnaba por ser el primero en el
alistamiento; y: aunque el Decreto N" 662 s61o 11amaba g los comprendidos entre los 18 y los 50 ailos de edad, muchos que
sobrepasaban a esta y que nolIlegaban & aquella, basta acudian g la stiplica para que se les permitiese tomar las armas en
defense de la patria.
En esos mementos no babia divisiones political ni diferentes classes socials: el casi nitio y el anciano, el conservador
y el liberal, el acaudalado y el pobre, el hombre de letras y el artesano, todos estaban fijos; en una misma idea y un mismo
sentimiento: lavar la afrenta inferida i la Nacida y castigar al infame y audaz inva~sor.
H-oy publicamos dos grabados que represebtan ese memento hist6rico.
F. E. P.


LA LOCOMOTORAA


Complemnento die la vista d- la pdgina anterior.


El 11 de Ju~lio


~ME rO:~I C A C3


Si es grande la~ satisfaccibn que experi-
menta quien defendiendo una causa noble
y just, escucha en su favor la. sanci6n
del mundo entero, mayor todavia ha de
ser la1 de un patriots Gobernante que, a .
la del dxito agrega la de que, por el mismo
hecho, so labor, 6pimna en frutos, se ha
comprobado de mnanera brillante, corres-
pojadiendo los adelantos del Ejkrcito A la
mais legitima de las glories nacionales.
Nuestro Ilustre Jefe senior Estrada
Cabrera, P'residente Benemirito de Gua-
. temala, ha trabajado con patri6tico celo
por la instrucci6n military de nuestro


puetlo, ba estimulado al soldado, ha
eualtecido el honor de los oficiales con
merecidos acenkos y ha provisto nuestros
dep6sitos bilicos de las mejores armas
y muy abundantes municiones, redun-
dando hoy todo en el esplindido triunfo
con que se ha coronado de gloria nuestra
bandera en los campos de combat,
Los timbres de honor que esti conquis-
tando la Patria en la actual injusta con-
tienda 5 que le provoc6 el insensato
Gobierno del Salvador, son debidos al
acierto y patriotismo que universalmen-
te se le reconocen A~ nuestro Presidente,


y no de otra manera habia de suceder,
cuando C1, con la prudencia y cordura
que le son caracteristicas, antes que se
tornara en mis atentatoria la ofensa nle
nos infirieron, procure tantas veces por
una reparacidn pacifica pero I la vez
honrosa y digfna de los estados contendo-
res, in vocando todo el valor de la justicia
que le aqside; y hd aq~ui por qud hasta la
P-rovidencia estiL y estari siempre de su
par ~te.
~\. r(uis U044 23.


NOTA ~ i









__________________


Dent~ro d~ pioeo aparc~ecord esta
pu~blicacion de sumo %interesJ tanto
por Su Ibles- arrag~lado santer~all, cono
per los he~rmosos foto gra ba dos y
lIn exceti~ent lectura ca~n que~ src~a~
il'ustradlo


Este .A.1mnanaqu tam~bidn se
hardL ergo de la -publicaeibn. de
aLviSOS de 1LaS easas eomreriales
yT dem~s personas qu~e 10 solicitesn.
TODO "ARTE NUEVO"
~para precious, entenberse con Dictor Coronabo 7.
21 aoeniba Sur, nmimeo 3.


O
2:
'd
3,




.n


La suscripci6n mensual A "La Locomotora," vale 4t c
Niimero' Suelto c4t cZ ~ cdat cat c 4 cd c

Se adnrpiten avisos 01 precios c~onvencionales.
2" Clveniba -Sur Thim.~r 3.
Tip de Galos C Amo


ALMANAQUE


I1USTRADO


1MAN SPRICHT DEUTSCH


~oto ra la,






Unica Fotograffa premiacla con
IVIedalla de Oro
en las dos t'dtimas exposiciones nacionales.

Retratos de todas classes, precious y tamaFios.--Especiai dad en Postales en esmaltes y colors.
Valdeavellano y tia.
ENGLISH SPOKEN


D3MINISTR AGIONO1\


$2.00
0.50
























































_is,~;;;;~;1~-'~_;'*C~;~;''-
--;- ~;,..


!'rteentacidnl dc Cieludada~nos paria el serv-icio de 1asd armas,el dlia 11 de1 julio corrienitc'.


~_ I_ ___ ____ __


~


LA LOCOMOI",TlR


DSECRETO NUMERO 662.



Mi~A NUELESRAA ABER

President Constitctcional de la Rcpiniblica de Guatema~ld,

CONSIDERANDO:
Quee ]la ;Repdlica ha ido invadida por fueirza'i de! Gob~lirrno del Salvador, y que es indlispensable acu lir ri ia defensa
del territorio naciotnal;
POR TANTO,

DECRETO:

Articulo lo-Tol'dos los goaltemaltecos que no0 tengan legitima excepcid~n, may!ores de diediochlo ahs~ y menores de
cincuenta, re presentarrin al dia iguiente de la pub~licacidn7 die este DecreCto, al cuartel de su domicilio,, y on so defecto al die laI
pob!acidn mis inmecdiatn, pa;ra presta~r servicio militar.
Articu'o 2o-- Los que no cumpliere~n esta disp -,ician ser~in declarades traidores a la Patria y juzgados3 como tales on la
fo~rma establecida por las le~yes militares.
Articulo 3'-- La Secretaria de la Guerra~ queda encarganda de la ejecucidn de este Decsreto.
Comuniqluesey publiqoese.
Dado en el Palacio Nacional de G uate mala, ri los diez dias del m es de julio, de mil nove~ci.ntos seis.

MIAN"UEL ESTRADA C.


El Secretairio det Estado y del Despachio de
G;obernatci6n y Justicia,
JUAN BARLRIOS MI.

El Secretario de Estado y del Despacho de
Gobernacidn y Justicia,
JUAN J. ARGUE1TA.

El Secretairio de Estado y del Despacho de
Hacienda y Crddito Pdblico,
GUILLERMOO AGUIRRE.


El Se-retar'o le E~staloo y dlel Despacho de
Inistruccidn Piiblica,
J. A. MANDUJANO.

El1 Subsecretario General del Goblerno, encargiado
dlel Ministerio de F~omento,
JOSE F~LAMllENCO.

El Secretario de Estadlo y dlel Despacho
de la Guerra,
LUIS MOLINA.








LA LOCOMOTORA


que bizo?--Pues ocurrir jnuestra Cancilleria A indagarse
ex-profesa y personalmente de c6mo se daba un banquet!
Se le contest, por supuesto, que Mr. Jallade podria
informarle y se le envio ademas a un portero del Ministerio
para que le diera las exIplicaciones relatives a su consult
diplomitica.
Me imagine it S. E. tomando las lecciones del portero y it
iste baciendo uso del sombrero de copa de S. E=. para
explicarle cdmo, se hace una sopa d~e rabioles 6 una ensalada
con tom 110. .. .. en la forma que aba 0se vc.







i~c~e=----




-- -

En material de buenas formas y de costumbres sociales,
S. E. era, como es de suponerse, un bombre originalismo y
amigro de 1as innovactones. or eso, al entierro del
Hourable sexnor Harrison, Eacargado deNeoosd
Inglaterra, S. E. asisti6 de levita, cuando todos los concu-
rrentes vestian de frac.
No dej6 de echat de ver que se habia equivocado, y S. E.
aguard6 impaciente que fallecieraa alglin otropersonaje notable
para ponerse el frac que ya se habia mandado g hacer. Por
desgracia, muere el Licenciado don Manuel J. Dard6n y
entonces S. E. meti6se dentro de su frac, que estaba ansioso
de probarse y ast present6se para asistir al entierro; hallando,
con gran sorpresa suya, qune esta vez todo el mlindo
11evaba levita cerrada, lo que le parec 6 embrollo de los
diplomiticos.. ....
Al fin, S. E.
algo aprendid
de estats cosas y
alguna vez tenia
que (presentar-
se ) correcta-
mente. .. Esta/
f~ue cuando, pa-
saportes bajo el
brazo y 11evan-
do en la otra
manor su propia
valija, que le
sentaba A las
mil maravillas,
se encamino
mis corriendo
que andando &'
la Estaci6n del
Fi`erroca rri1
Centralde Gua- --
temala paralar-
garse con la -~
musical r; otra
parte.
Para concluir, transcribe las siguientes lineais qlue me
escribid un amigo y que dicen:


El President de- El Salvador ha 11amado para q~ue
desempefie la Carter-a de Relaciones Exteriores ii quin,
creerin ustedes?; pues nada menos qlue al cclebre doctor
Fiortin, el mismisimo qlue fuk Charge d' Affaires (4sto es
chino para F'ortin, ) de aquella Reptiblica en Guatemala, de
donde salid con tantas facilidades, como qlue sali6 provisto de
los pasaportes de estilo. .
Y el Presidente de allende el Par, en recompensa de sus
importantes servicios, en compensacidn de los disgustos qlue
le ocasionara su gesti~n diplomittica y para qlue aqui veamos
cuinto le aprecian por alli, le ba, hecho su Minist~ro de
R~elaciones Eixteriores.
iQud bofetada para los chapines! so habr6 dicho Escal6n.
Y nosotros decimos, qlue escaso de enten~dimiento y de
sentido comtin esti don P~erucho; porque iquidn es, qud vale,
qud significa Fortin?
Ein G:uatemala nada hizo de notable; nada, absolutamente
nada, qlue demostrara su talent, so tacto, ni siquiera el mis
minimno conocimiento en achaques diplomiticos.
Lo cual quiere decir qlue nadie masqcue el, Fortin, podfa
ser el IMinistro de Relaciones de El Salvador en las actuales
circunstancias y para acabar aquel Gobierno de ponerse en
ridiculo.
Miuchos de nuestros lectores, despu~s de haber leido la
important documentacidn qune ha hecho publicar nuestra
Cancilleria, juntamente con el contenido de la nota circular
que la misma ha dirigido al Honorable Cuerpo Diplomitico
acreditado en Guatemala, querran, sin duda, conocer algunas
particularidades del doctor Fortin, del diploma~tico cuyos
embustes le hanl valido el titulo de E~xcelencia qlue no le
regratearemos en 10 sucesivo.
Pues bien: voy i tener el gusto de satisfacerlos; pero me
veo en el caso, para ello, por insuficiencia de mi pluma, de
recurrir a m~an cr~aloni, a mi lipiz, con el cual me ayudare todo
lo possible.
S. E,. no es un diplomitico en el fondo; mas 10 que es por
encima, .. .. ya veran 10 qune result.
Celebribase el afio pasado el l5 de Septiembre, y 'sabido
es qlue ese dia hay recepcion del Cuerpo Diplomiltico y del
Consular; y mis sabido es aun el traje que en tal ocasi6n se
11eva. Sinembargfo, S. E. 10 ig-noraba, y cuandlo todos los
Representantes diplomiticos y consulares extranjeros luctan
uniforms flamantes 6 fracs impecables, S. E. tuvo a bien
presentarse en los salones tal y como se ve en el dibujo, dando
lugar i la mis just critical de cuantos le vieron.


C- ~
-- _

- --


Cierto fil6sofo vid
La figura de Fortin,
E incontinenti exclam6:
Qud raz6n tiene Darwin!i


S. E. asisti6 en Guatemala B varies banquetes y sin duda
pensd, que despubs de dare buenos atracones por cuento
de otros, no seria malo hacerlo por la propia. .. .. Pero
esto para S. E~. era cosa may grave, muy dificil, y iqnd direis


Gd~mica


Pagina


IUETA DI F>LO fk~IAT I C A


Zl7011 Orayo01.








LA LOCOMOTORA


guerra al Salvador, Regalado no tom6
ningrlin participio en ella, como may bien
10 dicen y 10 saben cuantos 10 conocen.
No fud sino basta el atio de 1894 cuando
apareci6 en la palestra el seiior Regalado,
ya con ese titulo, sinl haber pasado, como
es muy natural, por r-iguroso escalaf6n,
ni tener, como antes hemos dicho, una
sola pigina que le valiera el generalato.
Mas como en El Salvador, pafs revo-
lucionario por temperamento, es lo mjs
ficil del mundo bacerse visible, poco
trabajo tavo Regalado para que el hondu-
refio R6mulo Luna, instrument del
ce'lebre donl Jestis Gallegos, 10 11amara
E! ~Flini r de 1 flaGe~rra,, por el hecho casual
de que un pufiado de santanecos al mando
de e'ste, hirieran al General Antonio
Ezeta, el tres de mayo de aquel allo, en la
Barranca de "Carranza," por impru-
dencia y falta de talent military de Ezeta.


bierno de vergfienza, bandolerismo y
pillaje.
Decian Luna, Francisco Martinez, Joa-
quin Trejo y los otros redactores del
Boletin de la Gucerrac, en aquella kpoca tan-
tas falsedades y tales embustes, que mu-
chos daban por cierto que Regalado era
el Napole6n, el Leonidas, el von Molke
del Salvador; pues ast se estila por aque-
11as tierras, entire periodistas de estd-
mago.
El movimiento que diera mejor resul-
tado 5. esa revolucidan, fue' la inter ceptada
de los hermanos Ezetas, saliendo una
fucrza de Santa Ana al mando de los
Generales don Miximo Cerna (guatemal--
teco) y Tomis Regalado. Este movi-
miento fuk propuesto por los Generales
Cerna, Rodriguez, don JosC N. (tambikn
guatemalteco) y el Doctor don Prudencio
Alfaro, secundado, unicamente por Rega-
Jado, B quien le toc6 en
suerteejecutarlo. Pero
pnra. que se vea que
Regalado no tenia nin-
gdu talent military,
como sus paninguadlos
ora se lo atribuyen, basta
... rpcordar el disparate
cometido por Regialado,
mandando at General
Cernaa que intersecta-
:B~ta$B~ s% ra, con un puflado de.
hombre s, al General
A~ntonio Ezeta, en el lu-
gar 11amnado "El1 Chila-
matal," B efecto de cap-
turarlo, 11evando e'ste,
,:~ ~t=Y ~ en su vergonzosa fuga,
Inies de tresdmile hom-

salvar- el pellejo. Como
de 190?. consecuencia inmedia-
ta, g pear de la oposi
ci6n del General Cerna, quien fud B sacri-
ficar hombres por honor military, pero en
contra de sus convicciones y conocimien
tos ticticos, el resultado fu4 una intitil
carniceria, porque Ezeta pas6 y no se
deturo hasta 11egar a refugiarse 6 la
canionera americana Benington, fondeada
en el Puer-to La Libertad.
Si hemos de ser imparciales y por 10
tanto ju stos, el ixito de aquella revolucidn
se debe, en gran parte, al pueblo santa-
neco y B los generals JosC N. Rodri-
guez, Estanislao Perez, Mbximo Cer-
na, Gallardo, Monltalvo, H-urtado, Arivalo
y otros treint'a generals mis, cuya lista
no recordamos.
Lo que mis contribuyd al triunfo de
los santanecos, g mis del claro talent


adulacidn y de las consecuencias inmedia-
tas de tan inicuo proceder, toda vez que los
pirrafos transcritos, lejos de ser enco-
midsticos para el General Regalado, son
espada de dos filos, hibilmente manejada
por enemigos que, en la apari'encia, pa-
recen partidarios de aque'l y no hacen
otra cosa qlue datiarlo en todos concepts.
Hace mis daio la adulaci6n ciega y torpe,
qune los enemigos declarados.



Conocedores nosotros del verdadero
General Regalado, vamos A poner las
cosas en su lugoar, sintiendo que la
franqueza nuestra tenga qlue ser un
tanto dura y clara-
La vida military del General Regalado
data del afio de 1883, en cuyo ailo y el
siguiente fu4 ayudante del Doctor Zaldi-
var, con el grado de subteniente.


Entronqlue de los ferrocarriles Occidental y del Sur.--Mazaztenango, 21 de noviembre (


Pues s610 g una persona poco conocedora
del Arte de la Guerra se le ocurre querer
entrar ri una plaza ocupada por revolu-
cionarios, g la cabeza de su fuerza, en
rigurosas y compactas filas, olvidando
basta los mris triviales principios de
Estrategia.
H-eridocasualmente don Antonio Ezeta,
1as fuerzas de linea que 10 acompatiaban
en su supuesta entrada trianfal, se
declararon en derrota y salieron en pre-
cipitada fuga para Coatepeque, dejaudo
en el campo abandonado al1 General
Granillo.
Esta es toda la gran participacidn de
Regalado en aquella epopeya de sangre
que did en tierra con un Gobierno nacido
de la traici6n, para dar paso 6 ctro Go-


El afio de 1885, despuis de la campana
de laUnida Centroamericana, proclamada
por el General Barrios, fud ayudante del
de hoy dia General Potenciano Escal~n,
cuando el inolvidable y honrado General
don Francisco Menindez fuk d derrocar
al Doctor Zaldivar 6 sea al General don
Fernando Figueroa, en quien Zaldivar
depositara el mando, B raiz de esos
suce sos.
Nadie, ni axin los mejores amigos del
que fuC General Regalado, pueden darnos
datos de alguna accida de armas, en
esa fecha, que pudiera dar i conocer al
military de alta escuela, de talent 6 dotes
indispensables para un glorioso por venir.
El ailo de 1890, cuando el General
Barillas declar6 su estripida 4 injusta


ea.: "- '

















Atl/VLOr~n~ bo~XitotO710& L~c~~to:el/EVVL^C



idtaUP wim r i0 31a vae



14'nN ( I ml J


a 1,2.

i ii
ii nPar~br~r `,~-.~uL _.2~
?*1 3( \nJS- tn_


I I i II_ I


r


(Tt~-~--~-li CI~-~LiC--i----I--L


~.T )


L;A LOCOMIOTORA


E~s tu ensefia pedazo de cielo
Entre nubes de nitida albura,
Y ;ay de aquil qlue con manor perjure
Sus colors se atreva ft manchar!

Que tus hijos valientes yr altivos
Ven con gozo cu la ruda pelea,
El: torrente de sangare qlue humea
Del acero al vibrante chocar.

CORO

El torrente de sangre que hu mea
Del acero al vibrate chocar,
Qlue es tan s61o el bonor su presea
Y el altar de la patria, su altair.


Reccstada en el Ande soberbio,
De dos mares al ruido sonoro,
Bajo el ala de grana y de oro
TIe adormeces del bello Quetzal:

Av-e indiana que vive en tu escudo,
I aladidn qlue protege to suelo,
iOjah's que remote sol vuelo
M~s que el c6ndor y c1 Agruila real!

CORO

;Ojalr' qlue remote su viuelo
M~s que el c6ndor y el Bguila real,
Y en sus alas levante hiasta el cielo,
GuatemaLla, tu hombre inmo7rtal!


:a(l

v~ /Y P-
~ut .r~V Y Y Y
i--
;-TT--;--~--~--iP 5i I Ir b
ipf


FlrIfINlO NACIOAIlR



Guatemala feliz!...... ya tus aras
oe~n an reta fero el vredu 0

Ni tiranos que escupan tu faz.

Si mariana tu suelo sagrado
Lo profana invasi6n extranjera,
Tinta en sangre tu hermosa bandera
De mortaja al audaz servird.
CORO

Tinta en sangre tu hermosa bandera
De mortaja al audaz serviraL;
Que tu pueblo con inima fiera
Antes muerto qlue esclavo serrA.


De tus v:iejas y duras cadenas
Tri fundiste con manor iracunda,
El1 arado que el suelo fecunda,
Y la espada que salva el honor.

Nuestros padres lucharon un dia
Encendidos en patrio ardimiento,
Te arrancaron del potro sangriento
Y te alzaron un trono de amor.

CORO
Te arrancaron del potro sangriento
Y te alzaron un trono de ainor,
Que~de patria el endrgico acento
M~uce el crimen y se hunde el error.


I II

















2Revista be political, &iencias, \citeratura y 23ellas Clrtes.


Red~uctor~es: Joaqluin Mndecez yr Ielipe Estradl a Panliaguln.
Golaboradores Littearaios: Francisco Angigniao, J. J. Palma, Jos6 A. Beteta, Francisco Vola, Manuel Valle, Adlridin Vidaurre, 11amdcu Aceita, Enecdn Mlora, Rafael
D. Ponciano, Canato Castillo, Juan P. F. Padiill, Jos6 Wer, 9icar~do Contreras, Lucas T. Cojulsin, Enrique Diaz Dxtrdst, J. Antonio Godoy, Virgilio J. Valdds,
Gasimniro D. Rubio, Garlos Arellanlo Torres. J. Luis Vega B., Pedro Zamuora Gastellanos.-Colarboradores Artisticos: Mlanuel Maria Girdsu, Alberto G. Valdca-
vellan~o, Jos6 G. Morales, (Mlon Cray~on), Prudoticio Djvila, Fabidn Itodrigatez, Itafael Alvarez, Itatund Gonzdlez. Luis Felipe Arias, Victor Mn~ouel Figneron.
Admainistrador: J. Alejandr~o Pacheco Hi.-20" Avenida Sur, Nrimcr~o 3.


ANO I. GUArTEMIA LA, 15 DE JULIO DE~ 1906. N"\UM. 1.


- s -~ ~ ~ -~


A Guaitemala! B Gua-
te~mala! .. .ste~ fuk el
gnito de Regalado en su
) n Ida arbaridBd rcom
Ber-lin!" el 111timo dispa-
r-ate dlel talento die N~apo-
106n III.
Y los acontecimientos
ectria demostrando que
solamente existe on el
MIu nd o u n s~r qlu e p ue day
deba decir can funllamen-
to sinto: '1A Guatema-
la! ;i Guatemala!" ~s la
1 sccmotora del Atlintico.
JOAQUIN MENDEZ.


~~-~a


E~s caracter-istico de la vida modlerna qlue dentro
de To qlue parece un trastontlo y hasta un desastre
brotan los elements de vida p~ara lo porrenir. No
queremos ni necesitamos traer ejemplos en cor-robo-
racidn de este qlue es ya un axiom.
N'osotros concebimos la idea de fundar una hoja
periddica y dar en ella nuestro entusiasta cuanto
humilde concurso ,i la causal national, en la hora qlue
la patria se v-id herida en so honor y amenazada en sus
fronteras; y al instante surgi6 el pensa~miento de unir
ri esa Ilabor la del estimulo para cuanto signifique
accian pibl.,lca.


amor patridtico del Jefe de la Reptiblica, Jefe
de nuestro partido. Esta palabra no la inv-ocames
hoy como tirmlino de division y de comzbate, mas
si como una satisfaccidn de los vinculos indestruc-
tibles que nos ligan al B~nemirito senior Licenciado
don Mlanuel E-1strada Cabrera.
En Ciencias, Letras y Artes, nuesitro cr-iterio es el
mcis amplio: la verdad y la belleza manifestadas del
modo qlue m1i~s Se con7forme con la naturalexa material,
intellectual y moral.
O)jalri que nuestros compatr-iotas recibann can
indulgencia los esfuerzos y trab~ajos de n uestra Revista


A esta idea reponldee el nomb
Locomotora" qlue hemos dladc 21
nuestra publcci: fura acd,
movimiento, que asi conduce mate-
riales de guerra ri los almacenes
militares y ej~rcitos al co~mbate,
como imports y exportaa los cereales
qlue alimentan, las joy'as quel e7na-
lanan, el libro qlue instruye y la
obra de arte qlue deleita.
100 la parte politiica I_-tarai nues-
tra pluma, como est~in nuestro cere-
bro v nuestro corazdin, can el corazdn
del pueblo, alerta siempre ti satlvar
la dignidad y la bandera de la
Patria. Como gula tenemos la
mirada certera, el pensamiento
profundo, la v-ox alentadora y el


d~e "' La


y qu~e pronto,


de~spul~ s de las v.ictorias ob~tenidas
por` el valiente E~jdrcito de Gua-
temaln, br-ille en susj amplios ho-
rizontess el sc01 de la puaz, fec un -
danido catn sus rayos la vida~ prds~pera
y feliz r1 qlue estri liamadla Centro-

Por ]o qIue bace El nuestros
colegras de dentr-o yr fuera de la
Reptibhica, no solamenite lo~s saluda-
mo7s con fraterna l agradc, smio que
lesde boy les protestamoss cue nos
atrae la discusioin serena q De jiustra
v la uniidn estr-echa de la Prensa
en las gTrandes soClemn71dades~i -1 quen
In acc1 n del progress la convida.


R


Of 01 0 Or a


PROPOSITOS


-ta R~edaccidn.




xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E86TWH5KN_T8NPHI INGEST_TIME 2012-10-18T18:47:46Z PACKAGE AA00011460_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES


9
e


G uate~n)alou


ZI ` ''
~-Z~C s,
~---


s IIuI(1Itrel1(~ rurza lltl pdpu ca e rtra~te be Cfl cor ficenciabo Donl 1anluel IEstraba Jjabreta, presibenlte COnstimcolll nal be 11a Srpibii tca 9 rie Suprrrenw bel jEircoo, flnrawnbo el actao
br colocaci~n bel primer Lid bl de frrocarril be 6iuate~lntal on la dapital, on mobio bel estabo lie currra, rI hri juint prB~xinwC fpasabo.


13 cic julio cle 1906.


r?~ ~ CO6LLECTC ~IO
(MRVERSITY OF~ FLOFWM6~~k




xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EXWBSWQVS_VY75NF INGEST_TIME 2013-01-23T15:58:23Z PACKAGE AA00011460_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES





















































pr BJ p~' "




..



Saludo al Pabelldn Nacional por los alumnos de la E:scuela Prictica "Estrada Cabrer-a.,,


LA LOCOMIOTORA


de Prudencio Alfaro y Camilo Are'valo,
dos verdaderos liberals de aquella Repi-
blica, fuC el desacuerdo, el mutuo recelo
y la inaudita desconfianza que se tenfan
entire si los hermanos Ezetas; y mis qlue
todo, su absolute falta de popularidad y
sus escasos conocimientos militares.
Esta es la parte expositiva de 10 qlue
pas6 en aquella epoca qure nosotros pre-
senciamos en el campo de los sucesos,
de donde se desprende, en consecuencia,
qlue el General Regalado no era como 10
pintan sus id61atras aduladores.
7 7 7

a C6mo subid al poder el General Rega-
lado ?
Por medio de un cuartelazo, como es
de ley en aquella Reptiblica, en donde
por un puitado de pesos se vende un


asistieron, entire otros, el General santa-
neco don Narciso Avilds (quien debe al
General don Rufino Barrios su capital),
displisose, entire otras cosas, la entrega
de la Presidencia al General Regalado, el
13 de noviembre de ese a~io, previo un
simulacro de revuelta, para 10 cual era
necesario el cambio de autoridades depar-
tamentales en Ahuachapjn, Sonsonate,
La Libertad, Santa Ana, etc., etc*
iHabri quie'n se atreva Q negar los
hechos relacionados?

Aqui cabe apuntar una broma del Ge-
neral Monedero. A prop6sito del General
Gutidrrez :
Yo he conocido muchos traidores en
ese pais, decia el senior Monedero, (ha-
blando del Salvador); traidores i su
Gobierno, traidores it su Patria, traidores


del sastre espat~101 don Fernando Caubet,
basta que el resultado se torn6 en contra
de sus protectores los Exetas, j quienes
despuds insult, sin gratitud at caldo.
En su Gobierno, tuvo Regalado como
factor principal y consejero decidido, al
seilor donl Eugenio Araujo, El H~onlbre
Cul~ebr,n como le 11aman alli y cuyo apodo
le viene como anillo al dedo.
Despu~s sigue la interminable list de
sacrificadores, descollando entire ellos el
colombiano de marras, Rafael Vergara
Albis, Pedro J. Paz y otros embusteros
que hicieron al pobre General que cre-
yera en cosas imposibles.
Y como remate 5. tanto mal, todos y
cada uno de los revolucionarios de Gua-
temala, que 10 precipitaron en una guerra
fratricida, en la que 10 bicieron pagar
cara sul audacia y bacer hist6rico el nom-
bre de una aldea de Guatemala: "El
Jicaro."


cuartel y los gene-
rales, con poqul-
simas y honrosas
exceperones, -se
cotizan al precio it
que se improvi-
san.
Estando para
terminar el pe
riodo para que fue
electo el pseudo-
Caudillo de la Re-
voluci6n de Abril,
General don Ra-
f'ael Antonio GI-



empezar-on a orga-
nizar para la lucha
eleccion~ari .e Mas

Regalado, en vista
d e no hab erpod ido
triun-far en su can-
didatura de Vice-


El colombiano
Vergara Albis nos
did un esplindidlo
''General Regala-
do por dlentro, "
tal vez como una
profesia siniestra
de que los ciru-
janos del pais que
muenos dailole ba
hecho, 10 vieran
efectivamente por


Una rara coinci-


cuando Regalado
empez6 6 figrurar
11 da plitic 4 u
do abiertas 1as
puertas del cuar-
tel de Santa Ana,
previios ciez mli~l e-


Preside nte de la Repti bl ica, cua ndo la ele c-
cidn de Gutidrrez, por su "'juventud,
inexperiencia, etc., etc." (como dijo Ru-
bia Rivera en la casa de Antonio Ezeta,
en aquel entonces), so puso de acuerdo
con el referido General Gutidrrez, para
asaltar el Poder, en previsi6n de una
future derrota, no tan probable como
segu ra.
Eu efecto, en un banquet que did
Gutidrrez A Pegalado en San Salvador,
la noche del 5 de junio de 1898S, al que


6 sus principios; pero nunca, jams, r' si
mlismos."
IV
Concluiremos estas ifneas, no sin antes
decir dos palabras mis, para que se sepa
quienes son los verdaderos victimarios
del G~eneral Regalado.
La lista de sus aduladores, del tiempo
de la Revolucidn de Abril de 189)4, es la
siguiente: R6mulo Luna, Francisco Mar-
tinez, Joaquin N. Trejo, bajo la direccidn
de Jestis Gallegos. Esta vez no aparecid
DE Vergara Albis,
porque pocos cre
yeron en eltriun fo
de la aquella re-
voluci60, perma-
necid alejado y
escondido encasa


sos que recibi6 el teniente de la guardian,
Miguel Angel Cortis, aparecid en el
mimero de los 44 famosos derrocadores
del Gobicrno de Ezeta; y en las noticias
del Guatemalteco, le corresponde el
boletin ntimero 44.
Por el retrato hecho en el periddico de
Vergara Albis, en sus pirrafos tr-ans-
critos, se puede calificar mejor el tempe-
ramento y demiLs pr~endas morales del
General Regalado, quien sintetizaba, g
nuestro juicio, ese odio inveterado, in-
justo y antipatridtico de cierta clase del
pueblo bajo salvadoreiio, en contra del
pueblo guatemalteco.
Como guatemaltecos, lamentamos la
desaparici6n de un centroamericano, y
ante su tumba venimos A olvidar Ias
gratuitas ofensas que le causara d nues-
tra querida Patria, sin migs raz6n que la
falta de cordura y de buen juicio.
Oastiniro D. Ktibio.


FACSIMIL DE LA FIRMA