<%BANNER%>
HIDE
 Title Page
 Main


DLOC



METS:metsxmlns:METS http:www.loc.govMETS
xmlns:mods http:www.loc.govmodsv3
xmlns:xlink http:www.w3.org1999xlink
xmlns:brownmix http:dl.lib.brown.edumdbrownmix
xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance
xmlns:xs http:www.w3.org2001XMLSchema
xmlns:rights http:cosimo.stanford.edusdrmetsrights
xsi:schemaLocation http:www.loc.govstandardsmetsmets.xsd
http:www.loc.govstandardsmodsv3mods-3-3.xsd
http:dl.lib.brown.edumdbrownmixbrownmix.xsd
http:cosimo.stanford.edusdrmetsrights.xsd
LABEL Gobierno de frey Nicolas Ovando en la Espanola OBJID 1289416578250000 TYPE text.books
METS:metsHdr CREATEDATE 2010-11-10T00:00:00.001 LASTMODDATE
METS:agent ROLE CREATOR
METS:name Brown University Library, Center for Digital Initiatives
METS:dmdSec ID DM1
METS:mdWrap MDTYPE MODS
METS:xmlData
mods:mods hait000023
mods:titleInfo
mods:title Gobierno de frey Nicolas de Ovando en la Espanola
mods:subTitle conferencia de D. Candido Ruiz Mariez, pronunciada el dia 8 de Mayo de
1892
mods:name type personal
mods:namePart Ruiz Martinez, Candido.
mods:role
mods:roleTerm authority marcrelator text creator
mods:typeOfResource text
mods:genre aat books
mods:originInfo
mods:place
mods:placeTerm code marccountry sp
Madrid
mods:publisher Establecimiento tip. "Sucesores de Rivadeneyra,"
mods:dateIssued encoding w3cdtf 1892
mods:issuance monographic
mods:language
mods:languageTerm iso639-2b spa
mods:physicalDescription
mods:form marcform print
mods:extent 28 p. 26 cm.
mods:digitalOrigin reformatted digital
mods:subject lcsh
mods:geographic Haiti
mods:topic History
mods:temporal To 1791
Ovando, Nicolas de
date 1460?-1518
mods:relatedItem series
Ateneo de Madrid. [Conferencias publicas ... no. 21]
constituent displayLabel Bound with
Espana en 1492
Lopez, Daniel.
mods:identifier lccn 04013396
host Collection:
Haitian Studies Resources
URI http://library.brown.edu/firstreadings
COLID 64
mods:recordInfo
mods:recordContentSource marcorg DLC
mods:recordCreationDate marc 800924
mods:recordIdentifier source RPB b18883370
local Local call no.: Grh L88
METS:amdSec
METS:techMD AMD1
OTHER MIX
brownmix:BrownMix
brownmix:BasicImageParameters
brownmix:Format
brownmix:MIMEType image/tiff
brownmix:Compression
brownmix:CompressionScheme 1
brownmix:PhotometricInterpretation
brownmix:ColorSpace 2
brownmix:File
brownmix:FileSize 18085924
brownmix:ImageCreation
brownmix:ImageProducer Brown University Library, Center For Digital Initiatives
brownmix:DateTimeCreated 2010-11-10T00:00:00.001
brownmix:ImagingPerformanceAssessment
brownmix:SpatialMetrics
brownmix:SamplingFrequencyUnit 2
brownmix:XSamplingFrequency 300
brownmix:YSamplingFrequency 300
brownmix:ImageWidth 2152
brownmix:ImageLength 2797
brownmix:Energetics
brownmix:BitsPerSample 8,8,8
brownmix:SamplesPerPixel 3
AMD2
image/jpeg
6
2
21628
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
brownmix:ChangeHistory
brownmix:ImageProcessing
brownmix:DateTimeProcessed 2010-11-10T00:00:00.001
brownmix:SourceData 1289416578406250.tif
brownmix:ProcessingAgency Brown University Library, CDI
brownmix:ProcessingSoftware
brownmix:ProcessingSoftwareName ImageMagick
brownmix:ProcessingSoftwareVersion 5.5.7
brownmix:ProcessingActions Derivative JPEG created from original file
AMD3
image/jpeg
6
2
275466
Brown University Library, CDI
2
240
240
428
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416578406250.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD4
image/jpeg2000
65002
brownmix:CompressionLevel 14.36
2
brownmix:Segments
brownmix:TileWidth 1024
brownmix:TileLength 1024
861046
Brown University Library, CDI
1715
2404
brownmix:ResLevels 5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416578406250.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD5
image/tiff
1
2
17968200
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2138
2797
8,8,8
3
AMD6
image/jpeg
6
2
20029
Brown University Library, CDI
2
240
240
94
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416581734375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD7
image/jpeg
6
2
279426
Brown University Library, CDI
2
240
240
454
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416581734375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD8
image/jpeg2000
65002
11.48
2
1024
1024
1169112
Brown University Library, CDI
1839
2433
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416581734375.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD9
image/tiff
1
2
18086444
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD10
image/jpeg
6
2
24360
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416585203125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD11
image/jpeg
6
2
321193
Brown University Library, CDI
2
240
240
426
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416585203125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD12
image/jpeg2000
65002
9.69
2
1024
1024
1278193
Brown University Library, CDI
1712
2411
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416585203125.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD13
image/tiff
1
2
18028940
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2145
2797
8,8,8
3
AMD14
image/jpeg
6
2
28677
Brown University Library, CDI
2
240
240
95
125
2010-11-10T00:00:00.001
128941658815625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD15
image/jpeg
6
2
378745
Brown University Library, CDI
2
240
240
455
600
2010-11-10T00:00:00.001
128941658815625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD16
image/jpeg2000
65002
9.35
2
1024
1024
1452747
Brown University Library, CDI
1852
2444
5
2010-11-10T00:00:00.001
128941658815625.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD17
image/tiff
1
2
18087188
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD18
image/jpeg
6
2
26674
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416591531250.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD19
image/jpeg
6
2
352987
Brown University Library, CDI
2
240
240
427
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416591531250.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD20
image/jpeg2000
65002
11.02
2
1024
1024
1137018
Brown University Library, CDI
1725
2422
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416591531250.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD21
image/tiff
1
2
18028676
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2145
2797
8,8,8
3
AMD22
image/jpeg
6
2
28115
Brown University Library, CDI
2
240
240
95
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416594890625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD23
image/jpeg
6
2
372761
Brown University Library, CDI
2
240
240
457
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416594890625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD24
image/jpeg2000
65002
9.83
2
1024
1024
1389762
Brown University Library, CDI
1862
2445
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416594890625.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD25
image/tiff
1
2
18087048
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD26
image/jpeg
6
2
26602
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416598484375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD27
image/jpeg
6
2
345558
Brown University Library, CDI
2
240
240
427
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416598484375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD28
image/jpeg2000
65002
11.03
2
1024
1024
1123413
Brown University Library, CDI
1715
2409
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416598484375.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD29
image/tiff
1
2
18028724
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2145
2797
8,8,8
3
AMD30
image/jpeg
6
2
27343
Brown University Library, CDI
2
240
240
94
125
2010-11-10T00:00:00.001
128941660231250.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD31
image/jpeg
6
2
362705
Brown University Library, CDI
2
240
240
450
600
2010-11-10T00:00:00.001
128941660231250.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD32
image/jpeg2000
65002
9.84
2
1024
1024
1357723
Brown University Library, CDI
1827
2437
5
2010-11-10T00:00:00.001
128941660231250.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD33
image/tiff
1
2
18087144
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD34
image/jpeg
6
2
26041
Brown University Library, CDI
2
240
240
88
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416606812500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD35
image/jpeg
6
2
345463
Brown University Library, CDI
2
240
240
422
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416606812500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD36
image/jpeg2000
65002
11.71
2
1024
1024
1036431
Brown University Library, CDI
1686
2399
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416606812500.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD37
image/tiff
1
2
17969560
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2138
2797
8,8,8
3
AMD38
image/jpeg
6
2
27252
Brown University Library, CDI
2
240
240
95
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416610562500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD39
image/jpeg
6
2
360908
Brown University Library, CDI
2
240
240
455
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416610562500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD40
image/jpeg2000
65002
9.71
2
1024
1024
1399994
Brown University Library, CDI
1855
2444
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416610562500.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD41
image/tiff
1
2
18087116
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD42
image/jpeg
6
2
26443
Brown University Library, CDI
2
240
240
88
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416613750000.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD43
image/jpeg
6
2
345634
Brown University Library, CDI
2
240
240
424
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416613750000.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD44
image/jpeg2000
65002
11.17
2
1024
1024
1101680
Brown University Library, CDI
1702
2409
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416613750000.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD45
image/tiff
1
2
18028940
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2145
2797
8,8,8
3
AMD46
image/jpeg
6
2
28598
Brown University Library, CDI
2
240
240
95
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416617593750.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD47
image/jpeg
6
2
376306
Brown University Library, CDI
2
240
240
458
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416617593750.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD48
image/jpeg2000
65002
9.33
2
1024
1024
1446119
Brown University Library, CDI
1852
2428
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416617593750.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD49
image/tiff
1
2
18087460
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD50
image/jpeg
6
2
27198
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416621265625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD51
image/jpeg
6
2
352815
Brown University Library, CDI
2
240
240
426
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416621265625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD52
image/jpeg2000
65002
11.45
2
1024
1024
1075462
Brown University Library, CDI
1708
2403
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416621265625.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD53
image/tiff
1
2
18028844
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2145
2797
8,8,8
3
AMD54
image/jpeg
6
2
28381
Brown University Library, CDI
2
240
240
96
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416624203125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD55
image/jpeg
6
2
375164
Brown University Library, CDI
2
240
240
461
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416624203125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD56
image/jpeg2000
65002
9.31
2
1024
1024
1471772
Brown University Library, CDI
1873
2439
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416624203125.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD57
image/tiff
1
2
18087252
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD58
image/jpeg
6
2
26298
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416627812500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD59
image/jpeg
6
2
344796
Brown University Library, CDI
2
240
240
429
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416627812500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD60
image/jpeg2000
65002
11.65
2
1024
1024
1054570
Brown University Library, CDI
1711
2394
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416627812500.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD61
image/tiff
1
2
18028568
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2145
2797
8,8,8
3
AMD62
image/jpeg
6
2
27597
Brown University Library, CDI
2
240
240
97
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416631281250.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD63
image/jpeg
6
2
366778
Brown University Library, CDI
2
240
240
465
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416631281250.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD64
image/jpeg2000
65002
10.07
2
1024
1024
1370829
Brown University Library, CDI
1889
2435
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416631281250.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD65
image/tiff
1
2
18087168
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD66
image/jpeg
6
2
25977
Brown University Library, CDI
2
240
240
88
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416635562500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD67
image/jpeg
6
2
352365
Brown University Library, CDI
2
240
240
425
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416635562500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD68
image/jpeg2000
65002
10.78
2
1024
1024
1134886
Brown University Library, CDI
1699
2401
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416635562500.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD69
image/tiff
1
2
17969992
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2138
2797
8,8,8
3
AMD70
image/jpeg
6
2
27312
Brown University Library, CDI
2
240
240
95
125
2010-11-10T00:00:00.001
128941663915625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD71
image/jpeg
6
2
359701
Brown University Library, CDI
2
240
240
457
600
2010-11-10T00:00:00.001
128941663915625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD72
image/jpeg2000
65002
10.10
2
1024
1024
1344727
Brown University Library, CDI
1858
2437
5
2010-11-10T00:00:00.001
128941663915625.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD73
image/tiff
1
2
18087360
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD74
image/jpeg
6
2
26315
Brown University Library, CDI
2
240
240
88
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416642343750.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD75
image/jpeg
6
2
348796
Brown University Library, CDI
2
240
240
422
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416642343750.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD76
image/jpeg2000
65002
10.89
2
1024
1024
1125584
Brown University Library, CDI
1696
2409
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416642343750.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD77
image/tiff
1
2
17969992
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2138
2797
8,8,8
3
AMD78
image/jpeg
6
2
27599
Brown University Library, CDI
2
240
240
95
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416645484375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD79
image/jpeg
6
2
371183
Brown University Library, CDI
2
240
240
457
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416645484375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD80
image/jpeg2000
65002
9.48
2
1024
1024
1429844
Brown University Library, CDI
1854
2436
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416645484375.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD81
image/tiff
1
2
18087160
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD82
image/jpeg
6
2
26377
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416649140625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD83
image/jpeg
6
2
344669
Brown University Library, CDI
2
240
240
427
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416649140625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD84
image/jpeg2000
65002
11.20
2
1024
1024
1101516
Brown University Library, CDI
1712
2403
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416649140625.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD85
image/tiff
1
2
18087552
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD86
image/jpeg
6
2
27714
Brown University Library, CDI
2
240
240
96
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416652140625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD87
image/jpeg
6
2
373201
Brown University Library, CDI
2
240
240
463
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416652140625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD88
image/jpeg2000
65002
9.00
2
1024
1024
1530187
Brown University Library, CDI
1882
2440
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416652140625.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD89
image/tiff
1
2
18087164
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD90
image/jpeg
6
2
26367
Brown University Library, CDI
2
240
240
88
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416655921875.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD91
image/jpeg
6
2
349039
Brown University Library, CDI
2
240
240
424
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416655921875.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD92
image/jpeg2000
65002
10.75
2
1024
1024
1144541
Brown University Library, CDI
1703
2409
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416655921875.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD93
image/tiff
1
2
17969924
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2138
2797
8,8,8
3
AMD94
image/jpeg
6
2
28325
Brown University Library, CDI
2
240
240
97
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416658984375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD95
image/jpeg
6
2
374014
Brown University Library, CDI
2
240
240
464
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416658984375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD96
image/jpeg2000
65002
9.40
2
1024
1024
1465399
Brown University Library, CDI
1885
2435
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416658984375.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD97
image/tiff
1
2
18087200
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD98
image/jpeg
6
2
26683
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416662156250.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD99
image/jpeg
6
2
349720
Brown University Library, CDI
2
240
240
426
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416662156250.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD100
image/jpeg2000
65002
10.76
2
1024
1024
1139638
Brown University Library, CDI
1703
2400
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416662156250.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD101
image/tiff
1
2
17970016
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2138
2797
8,8,8
3
AMD102
image/jpeg
6
2
28161
Brown University Library, CDI
2
240
240
97
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416665437500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD103
image/jpeg
6
2
370145
Brown University Library, CDI
2
240
240
465
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416665437500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD104
image/jpeg2000
65002
9.82
2
1024
1024
1404358
Brown University Library, CDI
1887
2437
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416665437500.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD105
image/tiff
1
2
18087304
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD106
image/jpeg
6
2
26499
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416668953125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD107
image/jpeg
6
2
342387
Brown University Library, CDI
2
240
240
427
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416668953125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD108
image/jpeg2000
65002
11.30
2
1024
1024
1079251
Brown University Library, CDI
1701
2390
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416668953125.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD109
image/tiff
1
2
18087552
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD110
image/jpeg
6
2
27894
Brown University Library, CDI
2
240
240
96
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416671890625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD111
image/jpeg
6
2
376474
Brown University Library, CDI
2
240
240
463
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416671890625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD112
image/jpeg2000
65002
9.33
2
1024
1024
1471442
Brown University Library, CDI
1879
2436
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416671890625.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD113
image/tiff
1
2
18087224
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD114
image/jpeg
6
2
26023
Brown University Library, CDI
2
240
240
88
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416675687500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD115
image/jpeg
6
2
349775
Brown University Library, CDI
2
240
240
424
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416675687500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD116
image/jpeg2000
65002
10.99
2
1024
1024
1104694
Brown University Library, CDI
1691
2394
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416675687500.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD117
image/tiff
1
2
18028800
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2145
2797
8,8,8
3
AMD118
image/jpeg
6
2
28405
Brown University Library, CDI
2
240
240
97
125
2010-11-10T00:00:00.001
128941667962500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD119
image/jpeg
6
2
375905
Brown University Library, CDI
2
240
240
467
600
2010-11-10T00:00:00.001
128941667962500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD120
image/jpeg2000
65002
9.23
2
1024
1024
1504143
Brown University Library, CDI
1898
2437
5
2010-11-10T00:00:00.001
128941667962500.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD121
image/tiff
1
2
18087244
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD122
image/jpeg
6
2
25773
Brown University Library, CDI
2
240
240
88
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416682437500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD123
image/jpeg
6
2
331154
Brown University Library, CDI
2
240
240
423
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416682437500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD124
image/jpeg2000
65002
11.90
2
1024
1024
1019381
Brown University Library, CDI
1688
2396
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416682437500.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD125
image/tiff
1
2
17777016
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2115
2797
8,8,8
3
AMD126
image/jpeg
6
2
27270
Brown University Library, CDI
2
240
240
95
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416685703125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD127
image/jpeg
6
2
357985
Brown University Library, CDI
2
240
240
455
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416685703125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD128
image/jpeg2000
65002
9.88
2
1024
1024
1387326
Brown University Library, CDI
1862
2455
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416685703125.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD129
image/tiff
1
2
18087332
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD130
image/jpeg
6
2
25750
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416688890625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD131
image/jpeg
6
2
345750
Brown University Library, CDI
2
240
240
426
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416688890625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD132
image/jpeg2000
65002
11.25
2
1024
1024
1086591
Brown University Library, CDI
1700
2396
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416688890625.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD133
image/tiff
1
2
17835676
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2122
2797
8,8,8
3
AMD134
image/jpeg
6
2
27681
Brown University Library, CDI
2
240
240
95
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416692421875.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD135
image/jpeg
6
2
368621
Brown University Library, CDI
2
240
240
458
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416692421875.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD136
image/jpeg2000
65002
9.82
2
1024
1024
1380157
Brown University Library, CDI
1856
2433
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416692421875.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD137
image/tiff
1
2
18087324
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD138
image/jpeg
6
2
27850
Brown University Library, CDI
2
240
240
91
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416696296875.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD139
image/jpeg
6
2
359738
Brown University Library, CDI
2
240
240
437
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416696296875.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD140
image/jpeg2000
65002
10.61
2
1024
1024
1189270
Brown University Library, CDI
1751
2402
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416696296875.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD141
image/tiff
1
2
17835780
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2122
2797
8,8,8
3
AMD142
image/jpeg
6
2
27439
Brown University Library, CDI
2
240
240
93
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416699734375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD143
image/jpeg
6
2
355258
Brown University Library, CDI
2
240
240
447
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416699734375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD144
image/jpeg2000
65002
9.86
2
1024
1024
1363149
Brown University Library, CDI
1827
2451
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416699734375.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD145
image/tiff
1
2
18087392
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD146
image/jpeg
6
2
26496
Brown University Library, CDI
2
240
240
89
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416703390625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD147
image/jpeg
6
2
339568
Brown University Library, CDI
2
240
240
426
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416703390625.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD148
image/jpeg2000
65002
10.62
2
1024
1024
1168804
Brown University Library, CDI
1715
2413
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416703390625.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD149
image/tiff
1
2
17777160
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2115
2797
8,8,8
3
AMD150
image/jpeg
6
2
28045
Brown University Library, CDI
2
240
240
96
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416707109375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD151
image/jpeg
6
2
366572
Brown University Library, CDI
2
240
240
459
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416707109375.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD152
image/jpeg2000
65002
9.97
2
1024
1024
1359714
Brown University Library, CDI
1860
2429
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416707109375.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD153
image/tiff
1
2
18087176
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD154
image/jpeg
6
2
25203
Brown University Library, CDI
2
240
240
88
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416710437500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD155
image/jpeg
6
2
336788
Brown University Library, CDI
2
240
240
424
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416710437500.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD156
image/jpeg2000
65002
11.25
2
1024
1024
1090954
Brown University Library, CDI
1700
2407
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416710437500.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD157
image/tiff
1
2
17835544
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2122
2797
8,8,8
3
AMD158
image/jpeg
6
2
26207
Brown University Library, CDI
2
240
240
94
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416714328125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD159
image/jpeg
6
2
345287
Brown University Library, CDI
2
240
240
452
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416714328125.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD160
image/jpeg2000
65002
9.80
2
1024
1024
1365738
Brown University Library, CDI
1834
2433
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416714328125.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD161
image/tiff
1
2
18087052
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2152
2797
8,8,8
3
AMD162
image/jpeg
6
2
26418
Brown University Library, CDI
2
240
240
91
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416718500000.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD163
image/jpeg
6
2
341408
Brown University Library, CDI
2
240
240
438
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416718500000.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD164
image/jpeg2000
65002
11.51
2
1024
1024
1100707
Brown University Library, CDI
1755
2406
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416718500000.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
AMD165
image/tiff
1
2
17834976
Brown University Library, Center For Digital Initiatives
2010-11-10T00:00:00.001
2
300
300
2122
2797
8,8,8
3
AMD166
image/jpeg
6
2
24526
Brown University Library, CDI
2
240
240
94
125
2010-11-10T00:00:00.001
1289416723796875.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD167
image/jpeg
6
2
333224
Brown University Library, CDI
2
240
240
453
600
2010-11-10T00:00:00.001
1289416723796875.tif
Brown University Library, CDI
ImageMagick
5.5.7
Derivative JPEG created from original file
AMD168
image/jpeg2000
65002
10.55
2
1024
1024
1252874
Brown University Library, CDI
1823
2417
5
2010-11-10T00:00:00.001
1289416723796875.tif
Brown University Library, CDI
Aware J2KDriver
3.5.6.3
Derivative JPEG2000 created from original file
METS:rightsMD RMD1
RIGHTSMD
rights:RightsDeclarationMD RIGHTSCATEGORY PUBLIC DOMAIN
rights:RightsDeclaration
rights:RightsHolder
rights:RightsHolderName Brown University
rights:RightsHolderContact
rights:RightsHolderContactDesignation Center for Digital Scholarship
rights:RightsHolderContactAddress Box A, Brown University, Providence, RI 02912
rights:RightsHolderContactEmail cds_info@brown.edu
METS:fileSec
METS:fileGrp USE thumbnail
METS:file FID1 MIMETYPE imagejpeg SEQ 1 GROUPID GID1 CHECKSUMTYPE MD5 CHECKSUM DE99F219C0A217CD11C29FD91C76730C ADMID
METS:FLocat LOCTYPE URL xlink:href http:dl.lib.brown.edujpegs1289416578890625.jpg
FID2 2 GID2 E94A4C8E42C954801A7FF50CAA168734
http:dl.lib.brown.edujpegs128941658231250.jpg
FID3 3 GID3 C1A9EBF26031D6C5E2918FAD5C1BB57E
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416585453125.jpg
FID4 4 GID4 58B5405A3CA814DF57808A87E50657AE
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416588281250.jpg
FID5 5 GID5 4262920C8ACDC0AFD24FE127B32AB9C1
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416591859375.jpg
FID6 6 GID6 3C472FE290FAE3BD34722E7A07B8F85D
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416595140625.jpg
FID7 7 GID7 32BA37D9A73BC850F334856D693D78A7
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416598937500.jpg
FID8 8 GID8 3E81E545E1E0ED541DF315D208284D02
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416602359375.jpg
FID9 9 GID9 F3D59A36BDCD44EDEA25C6A815A6FEB2
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416607234375.jpg
FID10 10 GID10 7C2AF758149C623CDFEEE2DFEDAF8715
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416610828125.jpg
FID11 11 GID11 71D2AE8DFF653F5DE664D6A0A7A761BF
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416614406250.jpg
FID12 12 GID12 E2439D7D4A9C8E9AF0ADAB3392880AD8
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416617859375.jpg
FID13 13 GID13 34372E70DEE4BAC670FEC88934B5BF7D
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416621546875.jpg
FID14 14 GID14 9E1E53B32417B6A20225985B947F9BAB
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416624468750.jpg
FID15 15 GID15 2B1E6487148C44B7839D93CA0A50A0CA
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416628156250.jpg
FID16 16 GID16 2BF25831C99972B3D89D2F923C06F600
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416631656250.jpg
FID17 17 GID17 96F29BA1A2D0D85B3E6BD7F90ED05DA7
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416635859375.jpg
FID18 18 GID18 57E0831554F7C6ACE1F4ECDB4D71CD7F
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416639296875.jpg
FID19 19 GID19 C8991F92B8BBFCD07C259311BA72B7C0
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416642609375.jpg
FID20 20 GID20 84982BE3FABD5D6D729FB0F251FBFCA9
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416645750000.jpg
FID21 21 GID21 4EF4FA682F8FE0253697694124EE52B6
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416649421875.jpg
FID22 22 GID22 49FE6A38189E457C629A262FD7470979
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416652406250.jpg
FID23 23 GID23 A648B262FB1FF55AEC8BB1A0A3392D07
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416656187500.jpg
FID24 24 GID24 142A501030137F734F105EDB0720F644
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416659250000.jpg
FID25 25 GID25 5B0A17EFEDF7EB44B989C130D97F5E4E
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416662468750.jpg
FID26 26 GID26 7F5D9D2A4DA85B6A28176DA1475E1368
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416665687500.jpg
FID27 27 GID27 B367485D6388022B19CB0419ED485EF2
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416669218750.jpg
FID28 28 GID28 9D1980F14CC89F8202FE72E3D8601992
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416672171875.jpg
FID29 29 GID29 666B6B951266785F3408F0AEE4C9FAA9
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416675968750.jpg
FID30 30 GID30 7803F7ED70E5ECD9216298C01EF3DD53
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416679328125.jpg
FID31 31 GID31 255BE76CF3B951557FFE94F94D54806D
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416682750000.jpg
FID32 32 GID32 18B34AE01985E053C9E23DE8571143FC
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416685984375.jpg
FID33 33 GID33 1A629E0B416B104BF6BD85CE1212013A
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416689359375.jpg
FID34 34 GID34 E0CA40B16BBAEF17C38F1D47B9D1A93B
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416692937500.jpg
FID35 35 GID35 C6689881A490218146515843977D5281
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416696890625.jpg
FID36 36 GID36 8578C4AED508D234BDA484FEB24B3454
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416700234375.jpg
FID37 37 GID37 517A7F1E0EFB64A118F0D04DF3E455CA
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416704156250.jpg
FID38 38 GID38 12E200A727746F93A256190DE553BCF8
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416707609375.jpg
FID39 39 GID39 435AF6048DD318BA11203A42D824C3EF
http:dl.lib.brown.edujpegs12894167110.jpg
FID40 40 GID40 071E2F4BDE18F3AF74470FFCA8FD7C6F
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416715187500.jpg
FID41 41 GID41 DB029AD2B2228EC9BBFF6A8FEA0F314A
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416719343750.jpg
FID42 42 GID42 644CFFFEE7A6F9BDD55E2A4E8E744662
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416724312500.jpg
lowres
FID43 79F6C9C25E556D861AE449D3C196E58C
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416579796875.jpg
FID44 74CCA0B2332F271E5C629EED7A0A6D73
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416582968750.jpg
FID45 0EF602D6DCAE554A0B9593636BB978CF
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416586171875.jpg
FID46 8495CBE44168B93826919E8DA8683C74
http:dl.lib.brown.edujpegs128941658962500.jpg
FID47 020BF8C9A28D6C1BB4444F5C01ECD3CF
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416592734375.jpg
FID48 0F039DEE8909303EA3A6962BA8D0FEEC
http:dl.lib.brown.edujpegs128941659693750.jpg
FID49 DB3440B31881C7E314ADAB0844B551F9
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416599640625.jpg
FID50 9329A6D887CF187357A4C315CE3153B3
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416603234375.jpg
FID51 21CE3204A592441099F00270372F5927
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416607906250.jpg
FID52 0D4536E59582FC267887AA0226279C80
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416611593750.jpg
FID53 76D0CD210534C225B2449CB805448423
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416615281250.jpg
FID54 C2B8798EB32D4E8C6C290C933D47E63D
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416618812500.jpg
FID55 DA4522BA7698F24FC26D824473D84E51
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416622265625.jpg
FID56 17378462E63C9FCF1723D2105784E0D2
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416625359375.jpg
FID57 8FF9A44A4DE626C5CED9A823DD50C9C0
http:dl.lib.brown.edujpegs128941662915625.jpg
FID58 C52A2DAC751276B11E8CDBF7549C8CF2
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416632984375.jpg
FID59 1EBC067E1E1DC57A623BB497AF7BAEE7
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416636703125.jpg
FID60 1F7FBABC86A08006D32411F9480DD476
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416640281250.jpg
FID61 FAFA4D41B75F56B234FCDDA7C201C015
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416643390625.jpg
FID62 D4D846942CC0626E2D17913FD827E5C4
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416646703125.jpg
FID63 C4295B2047DFD8B5C14ECB8EDA4ED4BC
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416650234375.jpg
FID64 7B0647D14172EF62A43453BA255CA87A
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416653375000.jpg
FID65 DA11691B77FA82A7B1843E484CFC7240
http:dl.lib.brown.edujpegs128941665731250.jpg
FID66 60945EAB9668041EDB015806A2B55B3C
http:dl.lib.brown.edujpegs12894166600.jpg
FID67 6FC0D26180E4C59945E1DBD254256CEC
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416663187500.jpg
FID68 8846EF483468257478D2D4B182FEFB64
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416666468750.jpg
FID69 E6172953663D9F53405EE155B3E86A15
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416669937500.jpg
FID70 CAFCC84E7F04B05407F02177D799B2BD
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416673109375.jpg
FID71 36C13033D5E19CA287AD0A618FB1F698
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416676828125.jpg
FID72 32CC812F6F78828123CEC76C5B1A4DAB
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416680296875.jpg
FID73 6E27364DC724DEE4248B67D0E2621E75
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416683640625.jpg
FID74 399122FBC599F9C24D769A93F984234A
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416686734375.jpg
FID75 227E9BAADDFD32CE484454F46F2F3B9D
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416690203125.jpg
FID76 9EF4568F32EA340CBD682DA43771374D
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416693781250.jpg
FID77 4C8912FAB13FE0E4B54BBA5ED3BAADBB
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416697781250.jpg
FID78 AE58CE0ECD158D2E1741D35D2164406D
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416701156250.jpg
FID79 3799B42DE41A340955D753E6ABBCBA06
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416704953125.jpg
FID80 93497A24A13DFAC995A8207CDCB40916
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416708390625.jpg
FID81 9CD9C636E11276898AB5979E8F39C806
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416712109375.jpg
FID82 85ACFBD4013C9F555F07A7BF01856024
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416716437500.jpg
FID83 A89933937C250E4C561D46BB5DAB16AE
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416721468750.jpg
FID84 14F217D2980F76563620BCBD9A992FA3
http:dl.lib.brown.edujpegs1289416725437500.jpg
highres
FID85 imagejpeg2000 E2F9149F079E41C8F7D02D99B08F6D94
OTHERLOCTYPE fileid 1289416580625000.jp2
FID86 DF1956E29AB54A41D3F0682C22CABC63
1289416584203125.jp2
FID87 436A88B8A8DB6B0285E961CF4DB55522
12894165870.jp2
FID88 2F5DB145BE1B1C300FFA510219A70144
1289416590296875.jp2
FID89 85FA3DD556E0833DF1BBCE801A3069AA
1289416593578125.jp2
FID90 E54919455B5E7A8CCBE6472CA75D1BC6
1289416597343750.jp2
FID91 213D8BE249B50C8E4655705F77575912
1289416600468750.jp2
FID92 A7E1D1F2CED1B214554999D7908A81F3
128941660562500.jp2
FID93 D8BE16A3E4551E9239D3A36CEDE39C34
128941660978125.jp2
FID94 7A3E2CC9254080F98B303176207E982B
1289416612562500.jp2
FID95 77F2ECBF50D0CCA3E036ACA4C5CEA6BA
1289416616531250.jp2
FID96 A7492C1ABE8E44C1BC406A307F0F776B
128941662031250.jp2
FID97 6FF5824E0B54C58BA2FBB8E68AF12E55
1289416623125000.jp2
FID98 C297828306361CF8769F40B392788E7D
1289416626625000.jp2
FID99 FDED11A9AD9CE12E9890A8A4AFB67E95
1289416630187500.jp2
FID100 B156CB835B5A4486018DE9A69C3B9E34
1289416634406250.jp2
FID101 6BA796C8A4FB43EEF3ABE7AE0EFBDB60
1289416637921875.jp2
FID102 BF73C50405F1393FB384AA19AAA9AFD8
1289416641203125.jp2
FID103 F8139AF2592B5506BCCA6887A8A28B8C
1289416644328125.jp2
FID104 AE1ECED48D1D03716B547B0E3C017C0A
1289416647937500.jp2
FID105 F7E0E77A56273DCF01BA1A4B2EFF73A8
128941665178125.jp2
FID106 E877540B27EAE4C45C358FCDD0CF0289
1289416654625000.jp2
FID107 6AA867BE96F636DCA50AD119A7B7556D
1289416657875000.jp2
FID108 B0C9D45049CC10BD67E2FB0B700A6CA4
1289416660953125.jp2
FID109 94AEE447DF26AC4FFB23BFBD538DA06B
1289416664343750.jp2
FID110 822A944E8AE819D192183B11C534C233
1289416667734375.jp2
FID111 97E9BF6E33E223F77B393B8DF8DE711A
1289416670812500.jp2
FID112 4F5B31E45E709610FF2EB72346B64293
1289416674375000.jp2
FID113 16ACF4E2A00E99F6E43699094884B19B
1289416677984375.jp2
FID114 290196CECF10ED09A535AF6EC05B6B7B
1289416681234375.jp2
FID115 7A7D8DCAABE7750D6A7C2FC0CD91DB79
1289416684765625.jp2
FID116 9D0777838278F19036A632FC93D29C43
1289416687640625.jp2
FID117 E89922211B5BA5AC2CB0DCF541F88A9C
1289416691328125.jp2
FID118 818BCD5CB83F9A575835A0DE7477E310
128941669531250.jp2
FID119 6E918C6FDA3827C718DDF18123453926
1289416698625000.jp2
FID120 65F2A5E4ECF063B87F600D17E3D7D997
1289416702234375.jp2
FID121 C6461FC14592F6FD235BDC8F4B424785
1289416705796875.jp2
FID122 EE2F3E2225D058DF6269952E033CC8D2
1289416709296875.jp2
FID123 EDAFD15CCE0B1CD3845E67248662E4B6
1289416713265625.jp2
FID124 B11BFDA7C4C98C26832B37AE038EA4BE
1289416717359375.jp2
FID125 207939CD5A9A858EF603D845EAC2CD8E
1289416722703125.jp2
FID126 82E4D0B933AF687459D804A52CE4ADE2
1289416726671875.jp2
master
FID127 imagetiff 8872774D655F52D2F66B1D1C8E173286
1289416578406250.tif
FID128 43C7158F3EF93B898E40ECAF483A2EC8
1289416581734375.tif
FID129 310FD3B9A97CB9454282F6FAB6238709
1289416585203125.tif
FID130 EB85897F197FB17B2AC31DEE4E5AFAA2
128941658815625.tif
FID131 9FEBBB159E077611B0292093929CD49C
1289416591531250.tif
FID132 635A9836E9FF1CD317202D0D9EF9A982
1289416594890625.tif
FID133 C210E2D06FE2263A60358E69DE8C1848
1289416598484375.tif
FID134 B8B909C4BE3EA92F1BE0095AFBBEF971
128941660231250.tif
FID135 A4F508D72515E65B2522A8DCA194FB21
1289416606812500.tif
FID136 6328912C7CEFDF73115050C86F2D1383
1289416610562500.tif
FID137 89CC4C150F678222D97E3A6E52F62651
1289416613750000.tif
FID138 AC385C5CC74C039876E81C20816AAECA
1289416617593750.tif
FID139 7624046B201309A8DFDEA6D9EE9E082C
1289416621265625.tif
FID140 369B417C6B363C9306517B1DB225A50D
1289416624203125.tif
FID141 A12D8C9AEEE3C64372CA6536A80DEC55
1289416627812500.tif
FID142 11064FD7B230449A9300FDB5FD7A841C
1289416631281250.tif
FID143 81F6FE896FC37E37EF485A47AAAC8428
1289416635562500.tif
FID144 E9B247C5B154C76480D71116D197BA9D
128941663915625.tif
FID145 056D60C3B7347202C7D287176E20BA9D
1289416642343750.tif
FID146 879B9ED5F4668C488ACF0123EB670566
1289416645484375.tif
FID147 76FAB1A3DFEFBED783C636799F644A3A
1289416649140625.tif
FID148 978D92C753858516B66B1AA1FAE7E12B
1289416652140625.tif
FID149 03C65356F8DDB4B94E727558B805F6AE
1289416655921875.tif
FID150 19B6AB53D1705794116F23FE182E9E9C
1289416658984375.tif
FID151 E4EDD418BE6B8C4EE252D50CE7F62311
1289416662156250.tif
FID152 1AB225DA4F5AF3E09AA1DF22EF67F5AC
1289416665437500.tif
FID153 9B44DD997BF2921CCA13C27DF74DC312
1289416668953125.tif
FID154 96CB1CAC6EBCB9931C2C643B19103FE3
1289416671890625.tif
FID155 E5B88EBB2E4F3B21CEB13A270AFF7E6B
1289416675687500.tif
FID156 BCF713329696443819F4E46F1ABC8B75
128941667962500.tif
FID157 EE787C4E9D584EFD058531F1E5FA945F
1289416682437500.tif
FID158 7AA06A7043086B0AADF9397FEC9D5471
1289416685703125.tif
FID159 A04F652F0DBD082069AADEB993AAD8CD
1289416688890625.tif
FID160 121401CB985B34EA9F96AE53288F88CC
1289416692421875.tif
FID161 0DEC7B3FBEB8C1E1CFDD9E6350B342E8
1289416696296875.tif
FID162 63B060EAA653C9FAFBBC089AAF08D34C
1289416699734375.tif
FID163 63BDE2EA87D9C7CD658BACBE6532479C
1289416703390625.tif
FID164 B8C62D03D989C4F84C988A19119C05BC
1289416707109375.tif
FID165 04D3DC98DEC8E4FFE8735E4ECD701622
1289416710437500.tif
FID166 F5B463A6D4167F7FD212E1D133E56818
1289416714328125.tif
FID167 7D54347C3786863CD4375621FC5042E1
1289416718500000.tif
FID168 C74CA8A2C5E587FF480CE4850B6C49F3
1289416723796875.tif
METS:structMap physical
METS:div page_images DMDID div1
ORDER page_image div2
METS:fptr FILEID
div3
div4
div5
div6
div7
div8
div9
div10
div11
div12
div13
div14
div15
div16
div17
div18
div19
div20
div21
div22
div23
div24
div25
div26
div27
div28
div29
div30
div31
div32
div33
div34
div35
div36
div37
div38
div39
div40
div41
div42
div43
METS:mets


Gobierno de frey Nicolás de Ovando en la Española
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00010955/00001
 Material Information
Title: Gobierno de frey Nicolás de Ovando en la Española conferencia de D. Cándido Ruiz Martínez, pronunciada el dia 8 de Mayo de 1892
Series Title: Ateneo de Madrid. Conferencias públicas ... no. 21
Physical Description: 28 p. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Ruiz Martínez, Cándido
Publisher: Establecimiento tip. "Sucesores de Rivadeneyra"
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1892
 Subjects
Subjects / Keywords: History -- Haiti -- To 1791   ( lcsh )
 Record Information
Source Institution: Brown University
Holding Location: Brown University
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 06750181
lccn - 04013396
ocm06750181
Classification: lcc - E125.O8 R9
System ID: AA00010955:00001

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
Full Text
ATENEO DE MADRID
ESPAA EN 149
CONFERENCIA
DE
D. DANIEL LPEZ
pronunciada el da 17 de Marzo de 1891
MADRID
ESTABLECIMIENTO TIPOGRAFICO < SUCESORES DE RIVADEKEVRA >
IMPRESORES DE LA REAL CASA
Pasco de San Vicente, Jo
1893




Seores:
Pocas veces, al tener que dirigir la palabra este ilustrado auditorio, me he encontrado con una cuestin tan fcil de tratar, en apariencia, como la que se me ha encargado por la Comisin que dirige los trabajos relativos al Centenario del descubrimiento de Amrica, y sin embargo, pocas veces ha sido mayor mi temor al abordarla, no tanto por las dificultades, para m muy grandes, que pueda encontrar en su desarrollo, cuanto por la enorme y principal de condensar lo ms importante del asunto en el breve espacio que suele concederse una conferencia.
Cuando se trata de buscar solucin un problema de critica histrica, de emitir parecer en una cuestin concreta de las innumerables que estn en tela de juicio, la tarea del conferenciante se presenta ms llana y sencilla. Hay en su trabajo una parte meramente expositiva, destinada presentar ante el auditorio los datos conocidos que, juntos, forman el estado actual de la cuestin. Viene despus lo que podramos llamar parte conjetural, en que la sagacidad y perspicacia del disertante tienen ancho campo donde lucirse, y finalmente, por el proceso lgico de las ideas, sguense las conclusiones que quiere dejar establecidas, las cuales, en rigor, constituyen lo nuevo indito, como si dijramos, el nervio de su trabajo.
En el caso presente, si no hay en realidad problema difcil, si la cuestin est, desde el punto de vista crtico, resuelta hace


tiempo, es tal la suma de materiales, tan grande, tan vasta la tarea y al mismo tiempo tan agradable para tratada entre espaoles, que todo esto reunido produce en el nimo natural confusin, no pareciendo posible hallar medio hbil de disponer y ordenar la copia de datos y noticias reunidos y conservados con religioso celo, por varias generaciones de eruditos, en el limitadsimo espacio de que dispongo. Nunca con tanta propiedad como ahora podra decir que siento flaquear mis dbiles fuerzas ante la magnitud de la empresa, una vez que en este caso hay que tomar la frase en su acepcin literal, esto es, lo grande, lo dilatado y vasto del asunto.
No esperis, por tanto, novedades, en lo que los hechos instituciones se refiere, en la conferencia de esta noche. No vengo comunicaros ningn secreto de erudicin recndita, ni siquiera hacer la crtica de las fuentes para el estudio de la historia de los Reyes Catlicos. Por punto general habr de limitarme exponer sucintamente lo que hace ya tiempo ha sido objeto de la investigacin de los eruditos, evocando el recuerdo de hechos instituciones analizados y puestos en claro ha ms de cincuenta aos, si bien por eso mismo, no tan presentes en la memoria de los amantes de la patria grandeza, como si su conocimiento datara de ms reciente fecha.
Dejando, pues, un lado todo prembulo y entrando desde luego en materia, nada sorprende tanto, al estudiar la situacin de Espaa en 1492, y en general al finalizar el siglo xv, como la consideracin de que el estado floreciente del pas, el orden en la administracin y en la hacienda, los progresos en la organizacin militar sobre la base de la nacin armada, el desarrollo de la marina mercante, y en suma, cuanto puede contribuir la prosperidad nacional en el interior y valer el respeto y temor de las dems naciones, que obra tan gigantesca se hubiera comenzado y llevado feliz remate dentro del reinado de los Reyes Catlicos. En realidad, la mente se resiste admitir que en el breve espacio transcurrido desde la muerte de Enrique IV hasta el ao de la toma de Granada, se haya podido operar transformacin tan completa.
Es regla constante en la historia de los pueblos y de las instituciones, que unos y otras se desarrollen lentamente. A una


honda reforma legislativa no responde sino en el transcurso del tiempo la reforma social que por este medio se quiso introducir. Los frutos de las revoluciones polticas no son de ordinario recogidos por la generacin que las vio hacer. De ah la originalidad y grandeza de un perodo en que se realiza, sin conmociones sangrientas, una revolucin poltica de trascendencia innegable, que en pocos aos cambia de arriba abajo la situacin del pas, trocando una Monarqua dbil y arruinada, en Estado poderoso, cuyas fuerzas exuberantes permiten descubrir un nuevo mundo y extender por Europa la fama y el prestigio del nombre espaol.
Dada la nocin generalmente admitida respecto al desenvolvimiento gradual de los hechos histricos, apenas se explica que el reino de Castilla pudiera pasar de una manera tan rpida de la situacin decadente y vergonzosa en que se encontraba en tiempo de Enrique IV al esplendor y grandeza, la viril expansin del reinado siguiente.
Fenmeno semejante no es frecuente en la historia de los pueblos sino despus de revoluciones sangrientas, que hacen salir la superficie el desacuerdo que existe entre gobernantes y gobernados. Por medios absolutamente pacficos, sin derramamiento de sangre, son muy contadas las revoluciones polticas importantes que han podido hacerse, y cuando as ha sucedido, siempre se encontrar al lado de sucesos que, por circunstancias felices, han iniciado y empujado el movimiento, personalidades eminentes cuyo tacto y habilidad hay que atribuir buena parte del xito. Esto ltimo fu lo que ocurri en Espaa en el perodo que examinamos.
Unidas las coronas de Aragn y Castilla en las personas de Fernando Isabel, y terminada victoriosamente la guerra de Granada, el ao 1492 seala en nuestra historia el principio de una nueva era. Lo que durante siglos haba sido el ideal constante de los monarcas aragoneses y castellanos, vise realizado por un feliz concurso de circunstancias en tiempo de los Reyes Catlicos: reunir en un solo Estado las dos Monarquas cristianas, y con la suma de poder as obtenida, arrojar los mulsuma-nes al otro lado del Estrecho, dando cima con esto la santa obra de la Reconquista.


Claro es que la realizacin de empresa tan grande en espacio de tiempo relativamente breve, no poda menos de producir un cambio radical y profundo en la manera de ser de la Monarqua espaola, y, por consiguiente, en la situacin respectiva de los distintos poderes que la constituan.
La antigua contienda entre las pretensiones de la nobleza y las prerrogativas del poder real qued, por el solo hecho de la formacin de una gran monarqua, resuelta definitivamente en favor de ste. Aquellos seores turbulentos, cuyo poder haba casi igualado el de los reyes, mientras existi la separacin de los Estados cristianos, encontrronse entonces reducidos situacin de inferioridad tan evidente, que toda idea de resistencia la voluntad del soberano hubiera parecido verdadera insensatez.
En sta, que con entera propiedad de lenguaje podra llamarse verdadera revolucin poltica, lo que ms sorprende, como antes he dicho, es la rapidez con que sin necesidad de afrontar graves conflictos se llev cabo. Debise esto en gran parte la prudencia y habilidad, no exentas de energa, desplegadas por los Reyes, y muy especialmente por Isabel, que en su calidad de sucesora del imbcil Enrique IV y del dbil Juan II, encontr al subir al trono ms ensoberbecida que nunca la nobleza, y ms que nunca desprestigiado el poder real.
favor de la anarqua que caracteriz el reinado de Enrique IV, haban extremado los grandes el abuso llevndolo hasta el ltimo lmite. Habanse hecho dueos de todos los cargos importantes, se haban apoderado de buena parte de las rentas reales, y vidos de emanciparse en absoluto de la dependencia del monarca, acuaban moneda como prncipes soberanos, y al abrigo de sus fortalezas, y sostenidos por sus mesnadas, no reconocan en sus dominios fuero ni autoridad superior la suya. En tales circunstancias, fcil es comprender la prudencia exquisita que se requera para reducir cuerpo tan poderoso, y el tacto y habilidad necesarios para no aventurar ninguna medida importante sin la seguridad de tener fuerza bastante para imponer su cumplimiento. Esta fuerza no poda proceder sino del pueblo, del estado llano, tan interesado como


el monarca mismo en poner freno las demasas de los nobles y en afirmar y robustecer el poder real. Tal fu el apoyo que buscaron los Reyes Catlicos, y esto es lo que explica principalmente, no slo las reformas de su reinado, sino la gran revolucin poltica que en la mayor parte de Europa se llev a cabo por este tiempo.
Sabido es, en efecto, que si bien en parte alguna fu tan rpido y definitivo como en Castilla el predominio del poder real sobre la nobleza, casi al mismo tiempo que aqu aparecieron, en Portugal, en Francia y en Inglaterra, monarcas dotados de talento y energa suficientes para sacar partido de las circunstancias en favor del poder real, sustrayndolo para siempre la dependencia en que durante la Edad Media lo haban tenido los nobles. stos, en vez de organizarse, contribuyendo establecer el orden en el Estado, lo cual les hubiera asegurado un papel poltico importante y duradero, se obstinaron en permanecer completamente ajenos al movimiento de progreso que empujaba la sociedad, y como era inevitable, no tardaron en ser arrollados por la corriente general. La toma de Constantinopla por los turcos hizo ver la necesidad de establecer alianzas entre los Estados cristianos como nico medio de combatir al enemigo mortal de la cristiandad. Por primera vez hubo entonces algo parecido lo que llamaramos hoy un sistema poltico en Europa, impuesto por la necesidad de unirse y concentrar las fuerzas que en todas partes se senta. La idea de patria, limitada durante los siglos anteriores la ciudad, al municipio al feudo, hzose extensiva toda la nacin; en fin, el concepto moderno de la nacionalidad apareci entonces por vez primera.
Si en parte alguna haba alcanzado el poder de la nobleza grado tan alto de desarrollo como en Aragn, por la ndole especial de su constitucin, y en Castilla por los abusos y el favoritismo, tampoco en parte alguna cay en menos tiempo que en estos reinos, gracias la constante y hbil poltica de los Reyes Catlicos.
En 1492, cuando la rendicin de Granada termin la guerra de la Reconquista, el orden que de tiempo atrs se haba estable-ido en la Administracin, el respeto la ley y el temor al poder central, cosas todas desconocidas en los reinados anteriores,


- IO -
permitieron los monarcas preparar la nacin para intervenir con xito en la poltica europea, al mismo tiempo que con diligente solicitud atendan favorecer el desarrollo de la riqueza pblica.
Tanto en el orden poltico como en el administrativo y econmico, as en la direccin de las empresas militares como en el impulso dado la industria y al comercio y hasta la cultura general, las principales reformas introducidas en tiempo de los Reyes Catlicos son en su mayor parte anteriores 1492, lo cual es casi tanto como decir que en este ao haban podido ya apreciarse sus resultados.
Desde las Cortes de Madrigal de 1476, convocadas, segn ingenuamente dice Hernando del Pulgar, para dar orden en aquellos robos e guerras que en el reino se facan, se haba tratado con el establecimiento y organizacin de la Santa Hermandad, de poner trmino al estado de anarqua, resultado de los desrdenes pasados. De entonces data la reorganizacin, mejor dicho, la resurreccin de la administracin de justicia, nula en absoluto en el reinado anterior, por carecer de fuerza el poder central para hacer ejecutar sus fallos.
Haba sido frecuente en Castilla, durante la Edad Media, el establecimiento de hermandades confederaciones polticas entre los pueblos, que, por regla general, tenan por objeto velar por la conservacin de los fueros y privilegios de los asociados. La hermandad establecida por los Reyes Catlicos se diferenci radicalmente de las anteriores, en que lejos de limitarse algunas ciudades abraz los reinos de Castilla y de Len, extendindose despus Galicia, Toledo, Andaluca, y ltimamente Aragn, es decir, que fu general, y adems, que por la forma especial dada su organizacin, en vez de servir de instrumento de resistencia al poder real, como haba ocurrido muchas veces, fu, por el contrario, su principal apoyo en la obra de someter la nobleza y afirmar sobre slidas bases el orden en el Estado.
En las Juntas que los Procuradores de Castilla celebraron en Madrigal en 1476, y que prosiguieron en Cigales y Dueas, acordse que cada cien vecinos contribuyeran con diez y ocho mil maravedises para mantener un hombre de caballo, organizndose por este medio una fuerza de dos mil hombres, la


que se dio por general al Duque de Villahermosa, hermano bastardo del Rey. Esta milicia, con sus oficiales, estaba siempre dispuesta acudir donde era llamada, de modo que adems de mantener la seguridad en los caminos y perseguir los malhechores, formaba una especie de ejrcito permanente que servia para tener raya los poderosos amigos de turbulencias. Tambin, en distintas ocasiones, prestaron auxilios de consideracin los Reyes; pagando adems de la contribucin acostumbrada, subsidios extraordinarios para ayuda de los enormes gastos que ocasionaba la guerra de Granada.
La Hermandad subsisti en esta forma hasta 1498, en que restablecidos el orden y el sosiego, revestida de la fuerza competente la justicia ordinaria, consideraron los Reyes que haban desaparecido las razones que se deba su establecimiento. En 1492, por tanto, la encontramos en pleno vigor, siendo la encargada de guardar los caminos y de impedir los actos de bandidaje que al abrigo de sus fortalezas eran tan aficionados algunos seores. Harto haban conocido stos que la nueva organizacin de la Hermandad haba de servir de freno sus demasas, cuando en cierta ocasin, acaudillados por el Duque del Infantado, dirigieron una enrgica representacin los Reyes pidindoles que la abolieran. Pero toda resistencia era intil, y desde que el Conde de Haro, uno de los seores que posean ms extensos dominios en el norte de Espaa, introdujo en sus tierras la Hermandad, muchos nobles imitaron su ejemplo, alcanzando de este modo aquella institucin desarrollo mucho ms grande que el que en un principio se le haba querido dar.
Mucho ms importantes que las Cortes de Madrigal y que todas cuantas se celebraron en tiempo de los Reyes Catlicos, fueron las de Toledo de 1480, donde, segn la pintoresca frase de un contemporneo, se hicieron las leyes y las declaratorias! todo tan bien mirado y ordenado que parescia obra divina para remedio y ordenacin de las desrdenes pasadas ([) No parecer exagerado este elogio despus de leer el Ordenamiento de
(1) Galindez de Carvajal, Anales breves en la Coleccin de documentos inditos, t. xviii, 267.


12
estas famosas Cortes (i), antes habr que reconocer con el erudito acadmico encargado de coleccionar y ordenar los cuadernos de Cortes, que las de Toledo de 1480 bastaran para acreditar los Reyes de sabios legisladores y hacerlos dignos de eterna fama.
Advirtese desde luego en el Ordenamiento citado, la omisin de los nombres de los grandes del reino, as prelados como caballeros, que rodeaban el trono, omisin que no parece casual sino muy meditada, al ms reciente de los historiadores de nuestras antiguas Cortes, pues desterrar la antigua frmula estando y conmigo tiene gran analoga con la abolicin de los privilegios rodados, para demostrar que la potestad real no necesitaba la confirmacin de los prelados y altos dignatarios (2). Por lo dems, estas Cortes asistieron del brazo de la nobleza cuantos pudieron venir, y los que no concurrieron, mandaron su parecer por escrito en materia para unos y otros bien poco agradable, pues se trataba de revocarles las mercedes que injustamente les haban sido otorgadas favor de las turbulencias del reinado anterior.
Del brazo popular fueron llamados los Procuradores de las ciudades y villas, que suelen enviar Procuradores de Cortes en todos nuestros reinos, como dicen los Reyes en el prembulo del Ordenamiento. Eran stas diez y siete en total, que Hernando del Pulgar enumera en su Crnica en el orden siguiente: Burgos, Len, vila, Segovia, Zamora, Toro, Salamanca, Soria, Murcia, Cuenca, Toledo, Sevilla, Crdoba y Jan, que eran las ciudades; y las villas de Valladolid, Madrid y Guadalajara, que son las que acostumbran continuamente enviar Procuradores las Cortes que facen los Reyes de Castilla de Len (3).
Este punto de las ciudades y villas que tenan representacin en Cortes, dista mucho de estar tan claro como de las palabras de Hernando del Pulgar parece deducirse. Menos de un siglo antes de estas Cortes de Toledo, en las de Madrid de 1391, en-
(1) Puede verse integro en las Cortcsdt los antiguos reinos di Len y de Castilla, t. IV, 109, publicadas por la Academia de la Historia.
(2) Colmeiro, Corles de Len y de Castilla. Introd., t. II, 52.
(3) Crnica de los Reyes Catlicos, part. II, cap. XCV.


13
contramos los Procuradores de cuarenta y nueve ciudades y villas, y todava en las de Valladolid de 1440 no est limitado el nmero de ciudades y villas representadas como, segn el testimonio de Pulgar, se hizo despus.
Nada puede dar idea tan completa de las enormes proporciones que alcanz el desorden y la anarqua en tiempo de Enrique IV, como la situacin miserable que en su tiempo se vio reducida la hacienda real. La insensata prodigalidad de aquel monarca haba mermado en tal manera las rentas de la Corona, que al reunirse las Cortes de 1480 apenas llegaban 30.000 ducados, cantidad muy inferior la que disfrutaban algunos particulares, y desde luego insuficiente para sostener el estado real. El descrdito en los ltimos aos del reinado de Enrique IV era tan grande, que los albalaes vales de renta real, situados sobre las alcabalas y dems impuestos, se vendan nicamente por lo que importaba el rdito de un ao. Los apuros del monarca fueron de tal suerte, que, segn testimonio de un contemporneo, lleg carecer hasta de lo necesario al mantenimiento de su persona (1).
En diferentes ocasiones los Procuradores en Cortes haban hecho enrgicas representaciones con motivo de la prodigalidad del Rey, alcanzando de ste una revocacin solemne de cuantas mercedes y donaciones haba hecho desde 1464, sea desde el principio de las turbulencias que ya no cesaron hasta el fin de su reinado, mandando que si tales cartas paresciesen, sean obedecidas y no cumplidas por los concejos y personas quien se dirijan. Imposible sera citar testimonio ms elocuente del grado de rebajamiento que haba llegado el poder real que esta disposicin de Enrique IV.
Conviene, sin embargo, tenerle presente, as como el carcter ilegal de toda enajenacin de las rentas de la Corona, para comprender que el acuerdo de las Cortes de Toledo, de revocar las mercedes injustamente concedidas en el reinado anterior, lejos
(1) Suma de los Reyes de Espaa, escrita en Italia en 1492, y dedicada al reyD. Fernando de aples. Manuscrito de la Academia de la Historia citado por Clemencin. Dice que D. Enrique fines de su reinado, fu venido en tanta pobreza y necesidad, que muchas veces le faltaba para el mantenimiento de su persona.


14
de ser una medida de carcter revolucionario, fu por el contrario eminentemente conservadora. Pero pesar de lo mandado sigui el desorden, siendo para todos letra muerta la resolucin de un monarca que careca de fuerza hasta para hacer respetar su persona.
Los apuros de la Corona venan en ltimo trmino caer en una otra forma sobre los pueblos, lo cual explica la laudable constancia con que los Procuradores no cesaban de pedir siempre que eran convocados en Cortes, que se anularan las mercedes hechas sin justificacin bastante. Vironse realizados sus deseos en 1480, en que los Reyes, de acuerdo con los prelados y grandes, quienes se convoc por llamamiento especial, como antes he dicho, con intervencin del confesor de la Reina, Fray Hernando de Talavera, que por sus virtudes y autoridad inspiraba todos confianza, llevaron cabo la deseada reforma. Hzose sta con tal espritu de justicia, que muchos prelados, y algunos de los nobles que gozaban de ms favor con los Reyes, hubieron de volver la Corona parte considerable de las rentas que disfrutaban.
El estado comparativo que se form de las mercedes que se pagaban y de las que quedaron por virtud de la reforma, se designa con el nombre de Libro de las Declaratorias de Toledo, y de su examen resulta que las sumas que produjeron para el Erario las reformas de Toledo ascendieron 30 cuentos de maravedises, y as tambin lo asegura el escritor Hernando del Pulgar, uno de los comprendidos en ellas, no obstante el puesto de confianza que tenia cerca de los Reyes. Sumando estos 30 cuentos de maravedises, los 30.000 ducados escasos que antes de la reforma importaban las rentas reales, resultan 40 millones de maravedises, cantidad en que pueden calcularse las rentas de la Corona hasta 1480. partir de esta fecha, el aumento que se produjo, gracias al orden introducido en la Administracin, fu tan rpido, que en 1504, ao de la muerte de Isabel la Catlica, ascenda cerca de 342 millones de maravedises, segn el cmputo de Clemencin, ms de 26 millones de reales, aumento muy notable, aun teniendo en cuenta la conquista del reino de Granada.
Entre las primeras y principales providencias adoptadas por


los Reyes para conseguir tan brillantes resultados, hay que contar la que se refiere la acuacin y circulacin de la moneda. Cuando Enrique IV entr reinar haba en sus Estados cinco casas de moneda, donde se labraba la necesaria para las transacciones, con garantas bastantes respecto la ley y al peso, mas los nobles no tardaron en arrancarle permiso para tener sus casas de moneda, llevando el monarca su criminal abandono en esta parte hasta el punto de conceder licencia en el trmino de tres aos para establecer hasta 150 casas de moneda. No hay que decir que el reino se inund de numerario de baja ley, que con sobrada razn nadie quera recibir, pues las oscilaciones en el valor de las piezas as acuadas eran tan enormes, que no haba medio de calcularlas ni preverlas. Las gentes, dice un testigo de tales calamidades, non saban qu hacer, nin cmo vivir, y por los caminos non hallaban qu comer los caminantes por la moneda que nin buena nin mala, nin por ningn precio non la tomaban los labradores; tanto eran cada dia de las muchas falsedades engaados, de manera que en Castilla vivan las gentes como entre guineos, sin ley y sin monada, dando pan por vino, y as, trocando unas cosas por otras (1). Reclamaron enrgicamente los pueblos, pidiendo por medio de sus Procuradores que se pusiera trmino al diluvio de moneda falsa; pero qu remedio podan esperar de un Rey que daba ejemplo de su falta de escrpulos, siendo el primero de los monederos falsos de su reino? Los testimonios que dan fe de hecho tan grave, son de aquellos que no dejan lugar duda. Segn el mismo autor citado, la manera que tena el Rey de atender las justas reclamaciones de los Procuradores era, no slo tolerar, sino mandar labrar moneda falsa, suceso que confirma Alonso de Palencia, que como testigo presencial, asegura que Enrique IV mand al Conde de Benavente que labrara en Villaln moneda de plata y cobre de baja ley y muy mala.
Harto conocan los Reyes que sin una buena circulacin, la vida del comercio, y hasta la satisfaccin de las ms rudimentales necesidades de toda sociedad era imposible, para dejar que se prolongase tal estado de cosas. Desde 1476, en las Cor-
(1) Fr. Liciniano Sez, Tratado de las monedas de Enrique IV, citado por Clemencia.


lo-
tes de Madrigal, acudieron aplicar enrgicos remedios mal tan grave. Suprimironse todas las fbricas de moneda falsa autorizadas por su predecesor, no dejando ms que las cinco casas de moneda que de antiguo sola haber, las cuales estaban en Burgos, Toledo, Sevilla, Segovia y la Corua. Ms adelante se agreg stas la de Granada. Fijse la proporcin de los metales preciosos entre s, y con la moneda de velln, terminando y completando esta serie de disposiciones con la recogida de esta ltima para fundirla de nuevo con arreglo lo mandado en las Ordenanzas. Esto ltimo, sin embargo, no se llev cabo hasta 1497.
Puesto orden en la Hacienda, seguros los Reyes de poder hacer sentir su poder en toda la Monarqua, acudieron restablecer y vigorizar la administracin de justicia, que andaba su advenimiento al trono completamente perdida. Ya en las Cortes de Madrigal de 1476, pero ms principalmente en las de Toledo de 1480, dictaron los Reyes, de acuerdo con lo solicitado por los Procuradores, multitud de leyes y reglamentos, que forman parte principal de las reformas legislativas de su reinado. La reorganizacin del Consejo Real, en cuya constitucin se dio gran mayora los Letrados, contra lo que se haba practicado anteriormente, data de esta poca, asi como la de la Cnancillera Tribunal Supremo de lo civil, dndole residencia fija en Valladolid, en vez de llevarle y traerle de un lado para otro, lo cual ocasionaba gastos y trastornos sin cuento los litigantes. Establecise la visita semanal de los jueces las crceles, obligndoles dar cuenta del nmero de presos con expresin de la causa porque lo estaban; mandse los Jueces despachar brevemente las causas, y fin de que los acusados en ningn caso pudieran carecer de defensa, se instituy el abogado defensor de pobres, con obligaciones anlogas las que tiene al presente.
Tantas y tan grandes novedades en la legislacin, que venan agregarse al enmaraado frrago de las leyes existentes, sugirieron, como era natural, la Reina, la idea de reunir en un solo cdigo la serie innumerable de disposiciones vigentes, cuyo nmero y confusin eran tan grandes, que por punto general fallaban los jueces su arbitrio, seguros siempre de que si fal-


17
taban alguno de los textos legales, otro habra cuya letra cuyo espritu abonase su resolucin. De antiguo databan en Castilla las quejas de los Procuradores, pidiendo que de alguna manera se tratara de poner remedio un estado de cosas que haca interminables los pleitos, y slo serva para inspirar desconfianza en la justicia. Fernando el Santo, y ms especialmente su hijo Alonso el Sabio, haban querido reunir en un cdigo las diferentes colecciones legales, y este efecto compil el ltimo las Partidas que llevan su nombre; mas no supo no pudo ponerlas en vigor, de modo que en la prctica, en vez de cesar los males de que se quejaban los pueblos, casi puede decirse que aumentaron.
En vano pidieron los Procuradores Don Juan II y su sucesor Enrique IV, que se hiciera una compilacin legal que viniera poner orden en aquel caos. Uno y otro monarca, llenos de buen deseo, llegaron mandar, en efecto, que as se hiciera; mas no era empresa esta para llevarla cabo en medio de la inseguridad y continuas mudanzas de aquellos tiempos turbulentos. El Ordenamiento de Alcal, el Fuero Real de las Leyes, las Partidas y los Fueros municipales, con todo lo mandado y establecido por los Reyes en Cortes en la resolucin de los asuntos que ocurran, seguan siendo, al reunirse las Cortes de Toledo de 1480, las diversas fuentes del derecho que rega en Castilla. Muchas de estas leyes, segn observa el Dr. Alonso Daz de Montalvo: haban sido revocadas otras limitadas interpretadas, otras por contrario uso costumbres derogadas, algunas parescen diferentes repugnantes de otras (1).
Para poner trmino tal confusin, dieron los Reyes al autor que acabo de citar, famoso jurisconsulto, Oidor de su Audiencia y de su Consejo, la comisin de formar un cdigo general, siendo ste el origen de las clebres Ordenanzas Reales, cuya primera edicin, que con gran lujo de detalles describe Cle-mencin, se public en Huete en 1484. No fu Montalvo tan venturoso como diligente en su empresa, una vez que no muchos aos despus, en las Cortes de Valladolid de 1523, decan
(I) Montalvo, Prlogo de las Ordenanzas reales.


18
los Procuradores que las leyes del Fuero y Ordenamientos no estaban bien e juntamente compiladas, y las sacadas por ordenamiento de leyes que junt el Dr. Montalvo, estaban corrutas e no bien sacadas (i).
Ordenaron los Reyes, sin embargo, que el libro de Montalvo se tuviera en todos los pueblos de doscientos vecinos arriba, y por l mandaron determinar todas las cosas de justicia para cortar los pleitos, segn asegura el cura de los Palacios, autor coetneo. Todava la insuficiencia del Ordenamiento motiv nuevas disposiciones, que ms adelante se reunieron en un volumen por Juan Ramrez, y que se llama el libro coleccin de las Pragmticas. Pero esto no se hizo hasta principios del siglo siguiente, de modo que en 1492, las Ordenanzas de Montalvo eran la principal recopilacin de leyes por que se regan los encargados de administrar justicia.
En su celo por el bien pblico no vacilaron los Reyes en resucitar la antigua costumbre de asistir en persona al tribunal, de acuerdo con lo mandado por las antiguas leyes de Castilla, y que reprodujeron las Ordenanzas de Montalvo. Prescindiendo de la conveniencia que de esto pueda resultar y dejando un lado si conviene ms al oficio y dignidad de los Reyes, cuidar de que los jueces administren justicia, que administrarla por s mismos, en el estado de la ley, entonces, era sta una carga que se impona al monarca, Isabel dio siempre los dems ejemplo de su observancia. Liberal se debe mostrar el Rey, decan las Ordenanzas (2), en oir peticiones querellas todos los que su Corte viniesen pedir justicia..... Por ende ordenamos de Nos asentar juicio en pblico dos das en la semana con los de Nuestro Consejo con los alcaldes de nuestra Corte, estos das sean lunes viernes, el lunes oir las peticiones, el viernes oir los presos segund que antiguamente est ordenado por los Reyes nuestros predecesores.
Vase cmo describe Fernndez de Oviedo en sus Quincuagenas el ceremonial con que la reina Isabel desempeaba estas funciones.
(1) Cortes de Valladolid de 1523, Peticio 56.
(2) Libro II, tit. i. ley 1.


19
Acuerdmediceverla en aquel alczar de Madrid con el Catlico rey D. Fernando V, de tal nombre, su marido, sentados pblicamente por tribunal todos los viernes, dando audiencia chicos grandes, cuantos queran pedir justicia: et los lados en el mismo estrado alto (al cual suban por cinco seis gradas), en aquel espacio, fuera del cielo del dosel, estaba un banco de cada parte, en que estaban sentados doce oidores del consejo de la justicia, el presidente del dicho consejo real, de pies estaba un escribano de los del consejo, llamado Castaeda, que lea pblicamente las peticiones; al pie de las dichas gradas estaba otro escribano de cmara del consejo, que en cada peticin asentaba lo que se provea. E los costados de aquella mesa, donde esas peticiones paraban, estaban de pie seis ballesteros de maza, la puerta de la sala desta audiencia real estaban los porteros, que libremente dejaban entrar, asi lo tenan mandado, todos los que queran dar peticiones. Et los alcaldes de corte estaban all para lo que convena se haba de remitir consultar con ellos. En fin, aquel tiempo fu ureo de justicia; el que la tena, valale. He visto que despus que Dios llev esa sancta Reina, es ms trabajoso negociar con un mozo de un secretario, que entonces era con ella, su consejo, mas cuesta.
No era peculiar de la legislacin de Castilla el disponer que el monarca en persona administrase justicia, y aun en este reino, la asistencia del soberano, alguna vez al tribunal, es anterior D. Alonso el Sabio y D. Juan I, los cuales haban dictado disposiciones este efecto. Las leyes catalanas y aragonesas contienen preceptos anlogos, y si dirigimos la mirada fuera de Espaa, quin no recuerda la encina cuya sombra administraba justicia San Luis, rey de Francia, y el nombre del Tribunal Supremo de Inglaterra, que aun hoy sigue llamndose, Tribunal del banco del Rey de la Reina, y eso que hace ya siglos que no concurre el monarca, como sola en otro tiempo, presidirlo? Este resto del gobierno patriarcal se encuentra en la Edad Media en todas partes, y fcilmente se comprende que por la turbacin de los tiempos y el predominio que la falta de seguridad daba - los poderosos, no se considerase la jurisdiccin delegada con fuerza bastante para administrar recta imparcialmente justicia.


20
El Rey, adems de ser la ms alta representacin de la justicia, deba administrarla por s mismo, porque era la nica garanta que encontraban los vasallos para esperar que, siquiera alguna vez, ese principio de justicia pudiera alcanzarles en una medida equitativa.
La Reina Catlica, guindose en esto, como en todo, por los sentimientos bondadosos y humanitarios que la hacen tan simptica la posteridad, quiso por s misma acudir al remedio de los males de que entonces todo el mundo se quejaba, y de los cuales ella misma haba podido ser testigo, sea de la corrupcin de los jueces y aun ms que de la corrupcin de los jueces, de la ausencia total de rectitud en jueces y tribunales para fallar los pleitos que ocurran.
Sola suceder que el ms poderoso llevaba la ventaja, y, sobre todo, que habiendo un rico que pleiteara con un pobre, el rico, aun en cuestiones, no ya civiles sino criminales, sola acudir al fcil expediente de la composicin, sea ofrecer una gran cantidad, y con ella, so pretexto de que se aplicaba la guerra de los moros, se le absolva.
En tiempo de la Reina Catlica estos abusos cesaron, si no de raz, que tal maravilla ni entonces ni nunca pudo verificarse, por lo menos en gran parte. Ctase entre los casos notables juzgados por la Reina y que demuestra cuanto venimos diciendo, el de cierto caballero de Lugo, llamado Alvar Yez, que era uno de los vecinos ms ricos de Medina del Campo y de todo el reino, segn demuestra el hecho siguiente:
Oblig este caballero un escribano de Medina del Campo, donde l resida, otorgar una escritura falsa, en la cual fingase la cesin de unos bienes, y luego para mejor asegurar el secreto no encontr medio ms eficaz que matar al escribano y enterrarle en su propia casa. Por cierto que los autores de la Historia de la Legislacin dicen, hablando de este delito, que era de fcil reparacin (Risas); pero, en fin, trtase de un escribano, y son dos abogados los autores de la obra, ellos sabrn por qu lo dicen (i).
(i) Marichalar y Manrique, Historia de la Legislacin y recitaciones del Derecho civil de Espaa, t. IX, pg. 15.


21
No pareci de tan fcil reparacin, ni la viuda del escribano ni la misma reina Isabel. Quejse aqulla, como era consiguiente, la Reina de lo sucedido, hicironse pesquisas y se lleg fcilmente al descubrimiento del crimen. Compareci el acusado ante el tribunal de los Reyes, tal como lo describe Gonzalo Fernndez de Oviedo en el prrafo que antes he citado, confes su delito y ofreci, si le perdonaban, dar 40.000 doblas de oro, suma que no llegaban, antes de las revocaciones de Toledo, las rentas de la Corona. Hay que tener en cuenta que la dobla de oro era cerca de nueve duros de la moneda actual, y dada la diferencia en el valor de la moneda de entonces la de hoy, se puede calcular la enorme suma que representaba entonces aquella cantidad. La Reina, sin embargo, pesar de lo apuradsimo que andaba el Tesoro por las continuas exigencias de la guerra, no slo no admiti en absoluto la compensacin ofrecida por el delincuente, sino que adems de hacerle condenar perder la vida, no quiso que se aplicaran sus bienes, como hubiera correspondido, la Corona, sino que dispuso que se les diera los parientes ms prximos del acusado, para que de este modo no pudiera caber la sospecha de que era el inters el que la haba guiado al dictar la sentencia.
Fcil sera multiplicarlos ejemplos para hacer ver la entereza y energa que en todo tiempo desplegaron los Reyes cuando se trataba de hacer prevalecer su autoridad, no vacilando, pesar de su piedad bien conocida, en oponerse al mismo Pontfice en defensa de las prerrogativas y regalas de la Corona; no permitiendo la menor intrusin del Papa en la provisin de los principales cargos y dignidades eclesisticas. Las invasiones pontificias databan en Castilla de poca relativamente moderna si se compara con otros reinos, como lo comprueba el hecho de que aun el ritual romano tard mucho ms en ser admitido en sus iglesias que en el resto de Europa. Desde el siglo xm, sin embargo, despus de la publicacin del Cdigo de las Partidas, al ponerse en vigor de manera permanente las mximas de las Decretales, comenzaron los tribunales eclesisticos arrogarse atribuciones que conocidamente eran de los legos, con lo cual multiplicronse las apelaciones Roma, y los Papas, no slo llegaron disponer de los beneficios inferiores, sino que poco


22
poco trocaron el derecho de confirmacin para los obispados y dignidades mayores en el de hacerlos nombramientos.
Varias veces se haban quejado las Cortes de esta intrusin, hasta que en tiempo de Enrique IV consiguieron una bula contra la provisin de beneficios eclesisticos en extranjeros; mas con bula y todo sigui el mal, subsistiendo hasta que en este reinado llegaron la Corona y el Papa encontrarse frente frente en dos distintas ocasiones; me refiero la provisin de los obispados de Tarazona y de Cuenca, siendo este ltimo tan violento que llegaron interrumpirse las relaciones entre los Reyes y el Pontfice. Cedi ste al cabo, sobre todo, merced la amenaza de los monarcas de convocar un concilio, terminando el conflicto con la publicacin de una bula en que el Papa se obligaba proveer las dignidades mayores de la Iglesia en los naturales propuestos por los Reyes.
En las apelaciones propias del poder temporal, pero que de antiguo venan hacindose indebidamente la corte romana, como antes he dicho, no se mostraron menos enrgicos y celosos de su autoridad. Digalo si no lo ocurrido en 149 r, en que habiendo admitido la Cnancillera de Valladolid apelacin al Papa en asunto que caa bajo la jurisdiccin ordinaria, fu tal la indignacin de la Reina, que destituy al Presidente, que era el Obispo de Len, haciendo lo mismo con todos los oidores, y reemplazndoles con otros ms celosos de la jurisdiccin real.
La incorporacin de los maestrazgos de las rdenes de caballera la Corona, que si bien no se haba realizado completamente en 1492, ya entonces se haba concebido y comenzado poner por obra, fu otro de los sucesos que ms contribuyeron establecer de manera permanente el predominio del poder real sobre los nobles. Los maestrazgos de las rdenes, por el mando que conferan sobre una milicia organizada y aguerrida, sujeta obediencia pasiva y unida por el fuerte vnculo de la comunidad de intereses, eran cargos de tal importancia que bien podan medirse con el monarca, los llamados desempearlos. Al comenzar el reinado de Fernando Isabel las rentas de la Orden de Santiago, que ascendan sesenta mil ducados, eran el doble de las de la Corona, y las de Alcntara y Calatrava, con


23
ser muy inferiores las primeras, tambin eran ms cuantiosas que las de los Reyes, pues ascendan, respectivamente, cuarenta y cinco y cuarenta mil ducados. No es extrao que la jerarqua superior de las rdenes militares fuera tan codiciada, y que entre las muchas causas de discordias intestinas que hubo en Castilla en los revueltos tiempos de Juan II y Enrique IV, ninguna las produjera tan grandes como la provisin de estos cargos.
Por todas estas razones, mucho antes de que hubiese terminado la guerra de Granada, y puede decirse, aun antes de que comenzara el ataque formal y definitivo contra aquel reino, ya haban concebido los Reyes el designio de incorporar la Co roa los maestrazgos. La nica intervencin que en los asuntos de las rdenes haban tenido desde un principio los soberanos, era el derecho que siempre haban conservado de aprobar la eleccin del Captulo, dando posesin al elegido en la forma conocida de presentarle el estandarte. Ampliaron sus atribuciones los Reyes Catlicos desde que subieron al Trono, tomando parte activa en las deliberaciones que para el rgimen interior celebraban los comendadores, y, por ltimo, cuando en 1476 qued vacante el maestrazgo de Santiago, la Reina con aquel ardimiento y energa que sola poner en la realizacin de sus designios, sabedora que estaba reunido el Captulo en Ucls para elegir nuevo maestre, mont caballo, que era su manera usual de viajar, y desde Valladolid, donde se hallaba, sali toda prisa para la villa citada, llegando tiempo de convencer los all congregados de la conveniencia de nombrar al rey D. Fernando para el cargo de maestre, nica manera de poner trmino definitivamente las discordias interiores que inevitablemente renaceran confiando un particular poder tan formidable. Todava accedi el Rey Catlico nombrar uno de los candidatos, que fu D. Alonso de Crdenas, mas ya la muerte de ste, ocurrida en 1499, volvi el maestrazgo la Corona, de donde no deba salir. Otro tanto ocurri con la orden de Calatrava en 1487 y con la de Alcntara en 1494.
El desarrollo de las fuerzas vivas del pas, de su prosperidad y su riqueza, fu constantemente objeto de la solcita atencin de los Reyes. He citado ya algunas de las disposiciones que dic-


24
taron al subir al trono, y que en las Cortes de Madrigal de 1476, en las de Toledo de 1480 y en multitud de pragmticas de aflos posteriores tuvieron el necesario complemento. Algunas de las errneas ideas que entonces pasaban como incontrovertible axioma, aparecen, como no poda menos de suceder, en la poltica econmica de los Reyes. De stas, la ms universal-mente admitida y que andando el tiempo haba de ser causa de inmensos perjuicios, era la que consideraba como fuente nica de riqueza la posesin de los metales preciosos, y como medio ms eficaz de poseerlos en abundancia, prohibir, bajo las ms severas penas, su exportacin. No fueron ciertamente los Reyes Catlicos los primeros que, accediendo las splicas de los Procuradores, dictaron la prohibicin de exportar oro y plata en cualquier forma, que se lee en los cuadernos de Cortes de 1480. Mucho antes que ellos, desde el siglo anterior, as se haba dispuesto, de modo que esta repeticin, si algo prueba, es que la ley no se cumpla, como tampoco haba de cumplirse en lo sucesivo. Fu necesario el transcurso de siglos para que los pueblos se convenciesen de que el legislaren esta materia era tanto como pretender poner puertas al campo. No se les ocurra que, pesar de todas las prescripciones legislativas, haba que suprimir el comercio con las dems naciones, en absoluto, de tenerlo, haba inevitablemente de suceder, que si exportbamos ms de lo que importbamos, el numerario vendra de fuera saldar la diferencia; mas cuando ocurriese lo contrario, no sera posible impedir que nuestra vez saldramos el dficit por idntico procedimiento.
Todava, mientras no vino la plata del Nuevo Mundo, los perjuicios de la prohibicin de exportarla, con ser grandes, eran llevaderos. Mas cuando pasados algunos aos de ste de 1492, fu sensible el aumento de los metales preciosos por las remesas que llegaban de Indias, se produjo una situacin verdaderamente intolerable. De una parte, las leyes suntuarias limitaban con mucho rigor el empleo del oro y de la plata en el interior del reino, mientras que de otra, ni una sola vez se reunan las Cortes que no se reiterase con redoblada severidad la prohibicin de exportar aquellos metales, cuya abundancia y aglomeracin en nuestro mercado produjo perturbacin profunda y


as
la larga incalculables daos. Pero, en fin, en esto ms responsabilidad que los Reyes Catlicos tuvieron sus sucesores, los cuales tenan la vista los resultados de la experiencia que aqullos apenas pudieron conocer.
Fuera de esta cuestin importantsima del oro y de la plata, el criterio que predomina en la poltica arancelaria y econmica de este tiempo, no obedece principios definidos, es, ante todo, emprico, mejor diriamos, oportunista, con tendencia liberal muy marcada, que se haba de echar mucho de menos en los reinados posteriores. As encontramos, por ejemplo, al lado de una real carta prohibiendo por dos aos la introduccin de pa-. os en la ciudad de Murcia, para fomentar la ganadera y los que en ella se fabricasen, expresando que por la introduccin de paos de fuera se haban ido de la ciudad muchos fabricantes, y que de las cincuenta mil ovejas que haba apenas quedaban ocho diez mil; encontramos, digo, disposiciones tan liberales como la franquicia absoluta de derechos concedida la introduccin de libros extranjeros, la supresin de los portazgos, servicios y montazgos que pesaban sobre los ganados trashumantes, y el paso libre de ganados, mantenimientos y mercaderas entre los reinos de Castilla y Aragn. De 1491 data la franquicia concedida los marineros de Palos en premio y para estmulo de su aplicacin al comercio, y la pragmtica importantsima ordenando que los ingleses y dems mercaderes extranjeros que introduzcan gneros en los dominios de Castilla, lleven precisamente los retornos en productos y artculos del pas. Disposicin esta ltima, cuya conveniencia salta la vista, pero en cuyo cumplimiento no debi haber mucho rigor, ya que en el espacio de pocos aos la encontramos repetida dos veces. La concesin de monopolios era plaga bastante frecuente, como demuestra una pragmtica de este ao de 1492 prohibiendo las tiendas y mesones exclusivos, as como ordenando el desestanco de los comestibles, del calzado y otros efectos.
He citado ya la liberal concesin de franquicia la introduccin de libros. Los monarcas anteriores, considerando cuan provechoso era introducir en estos reinos libros de otras partes para que con ellos se ficiesen los hombres letrados, los haban eximido del pago de alcabala. Los Reyes Catlicos fueron


26
ms all, y atendiendo, como dicen las Cortes de Toledo, que la introduccin de libros buenos redunda en provecho universal de todos ennoblescimiento de nuestros reinos, extendieron la exencin todos los dems derechos, como almojarifazgo, diezmo y portazgo, es decir, que no pagaban nada, ya viniesen por mar por tierra. Desgraciadamente, algn tiempo adelante ya no fu as; pero en los ltimos aos del siglo xv se daban tales facilidades, no slo todo el que quera introducir libros, sino tambin cuantos queran establecer imprentas, que, dice Clemencin, el nmero de stas fu mayor en los ocho ltimos aos del siglo xv que en los primeros del actual.
No era posible que el noble celo por el desarrollo de la riqueza que manifiestan todas las medidas que sumariamente queda hecha referencia, dejara de hacer sentir sus efectos, ampliando y dilatando la esfera de accin de nuestros comerciantes industriales. En la cdula de creacin del consulado de Burgos, que data de 1494, se habla de los cnsules y factores que los mercaderes castellanos tenan en el Condado de Flan-des, en Londres, Nantes, La Rochela y Florencia, todos los cuales se manda que enven anualmente la feria de Medina del Campo cuenta de los gastos comunes, donde deban examinarla dos mercaderes de Burgos y otros dos nombrados por las dems ciudades del reino (1).
La Llana de Burgos, la Costanilla de Valladolid y las Gradas de Sevilla y de Medina eran los lugares ms famosos en las respectivas ciudades como centros de contratacin. Medina del Campo, especialmente, era la plaza principal del tracto y ferias de toda Espaa, segn expresin textual de Gonzalo Fernndez de Oviedo, escritor coetneo de quien tomamos estas noticias. De la prosperidad que por entonces lleg el reino, pesar de los enormes sacrificios exigidos por la guerra de Granada, es buena prueba el gran nmero^de obras de ensanche, comodidad y ornato de las principales ciudades de la Monarqua realizadas en este tiempo, segn consta, no slo por el testimonio de escritores particulares, sino tambin por multitud
(1) Clemencin, Ilustracin XI al reinado de Isabel la Catlica.Pragmticas de Ramrez.


de documentos oficiales de autenticidad indiscutible. los Reyes Catlicos se deben las instrucciones para el ornato de Medina del Campo, en que se determina la altura que han de tener las casas y se dan reglas para el aseo de las calles; las providencias sobre el mismo punto referentes Madrid, Valladolid y Sevilla; la curiosa disposicin mandando poner relojes pblicos en Madrid y Cdiz, donde la falta de grandes templos que los tuvieran hara quiz echarlos de menos, y, en fin, las rdenes sobre el empedrado de Medina, Toledo, Sevilla y Santiago, con otras muchas semejantes que pueden verse prolijamente enumeradas en las colecciones legales de la poca.
Dato importantsimo sera, sin duda, poder fijar, siquiera aproximadamente, el nmero de habitantes de la Monarqua espaola en este perodo que podemos considerar como el principio de su grandeza y apogeo. No ha faltado quien, calculando ojo de buen cubero, haya llegado hasta asignarle veinte millones de habitantes, sea ms de los que tiene en la actualidad. No hay que decir que semejante clculo es exagerado y que no se apoya en ningn fundamento serio. Respecto los reinos que componan la Corona de Castilla, tenemos desde luego un dato importantsimo y que precisamente se refiere este ao de 1492. Segn el informe dirigido los Reyes por el contador Alonso de Quintanilla, acerca del armamento general del reino, de la poblacin de ste, y del modo en que podra hacerse el empadronamiento militar, el total de vecinos de los reinos de Castilla, Len, Toledo, Murcia y Andaluca, sin Granada, era de un milln y quinientos mil, es decir, entre siete y ocho millones de habitantes. De Aragn, Valencia, Catalua y las Provincias Vascongadas, no hay datos hasta poca posterior; pero teniendo stos en cuenta, puede decirse que no sumaban arriba de dos millones, lo cual da un cmputo prudente de diez millones para la poblacin total de Espaa en 1492 (1).
La marina mercante goz tambin, como hemos visto, de gran favor con los Reyes Catlicos, quienes, atentos fomen-
(1) Vase Agustn de Blas, Origen, progresos y limites de la poblacin de Espaa. Madrid, 1833. El informe de Alonso de Quintanilla fu publicado por Clemencin en uno de los Apndices del tomo VI de las Memorias de la Academia de la Historia.


tarla, dictaron una serie de disposiciones, algunas de las cuales queda hecha referencia. Aun cuando sean posteriores 1492, no es posible pasar por alto pragmticas como la de 1495, en que para fomentar Ja construccin de bajeles de grueso porte se manda abonar como gratificacin cien maravedises anuales por tonelada, los dueos de barcos que pasasen de seiscientas, independientemente de lo que pudiesen ganar en servicio de los Reyes; y menos todava la de 1500, que ha sido comparada, y no sin motivo, con la famosa Acta de navegacin promulgada muchos aos despus en Inglaterra. Prohiba esta pragmtica cargar mercancas ni vveres en naves extranjeras habindolas nacionales, con el fin de fomentar el comercio y la construccin naval.
Al amparo de todas estas disposiciones se desarroll la marina de tal modo, que antes de finalizar el siglo xv se pudo mandar, sin que causara gran trastorno, una armada de setenta naves la defensa de aples, amenazada por los turcos; y cuando D.a Juana, ms tarde D.a Juana la Loca, fu enviada Flandes para casarse con Felipe I, llev una escuadra la cual slo haba de ser superior la Invencible, por cuanto se nos dice que poda llevar hasta 20.000 hombres. Aun cuando rebajemos algo de esta cifra, siempre resulta una flota muy considerable, demostrndose, por consiguiente, que el estado de nuestra marina mercante era muy floreciente, y que ello contribuan y ayudaban, de manera eficacsima, las disposiciones del poder real.
Kasta ahora no hemos hecho ms que examinar el estado interior del reino, estudindole para mayor seguridad y exactitud en la serie de disposiciones y leyes que se iban dictando, porque nada hay ms autntico que estas citas para demostrar el estado particular del pas en un momento dado.
Ahora bien, en esta poca comenzaron las grandes empresas que en aos posteriores haban de dar nuestra nacin puesto preponderante en Europa. Claro es que el instrumento indispensable para llegar tan brillante resultado, lo que principalmente haba de servir para hacer prevalecer donde quiera nuestra poltica, haba de ser necesariamente el ejrcito. Justo es, por tanto, que, siquiera brevemente, examinemos tambin lo


29
que en tan trascendental asunto hicieron los Reyes Catlicos.
Antes de este reinado, y aun en los primeros tiempos de la guerra de Granada, en 1480, no haba, en realidad, idea de lo que hoy llamamos ejrcito permanente. La historia de la guerra de la Reconquista es, podemos decir, la relacin de una serie de incursiones que, si bien en momentos determinados parecan conmover y trastornar todo el imperio musulmn, penetrando travs de su territorio como Alonso VII en 1147, que lleg hasta Almera, no son, por punto general, sino correras, vientos huracanados que pasan arrastrando cuanto se les opone, y luego todo vuelve quedar, con poca diferencia, como antes. Monarcas valerosos, campeones esforzados, intrpidos caudillos que llevaban su estandarte hasta el corazn del imperio musulmn, por falta de elementos bastantes para dar estabilidad sus conquistas, veanse precisados abandonarlas, contentndose con ensanchar las fronteras algunas leguas, y cuando ms, agregando al territorio cristiano algunas de las ciudades y fortalezas ms prximas. De aqu la lentitud de la obra de la Reconquista, que nos hizo emplear setecientos aos en recobrar lo que habamos perdido en menos de cinco.
Unidas en Fernando Isabel las coronas de Aragn y de Castilla, desapareci uno de los principales motivos que en pocas anteriores haban impedido llevar adelante, de una manera seguida, la guerra contra los moros. Surgi entonces la idea, y desde luego domin de una manera constante, desde el punto de vista poltico tanto como del religioso, de acabar definitivamente con la dominacin musulmana en la Pennsula.
La Reina Catlica puso todo su corazn en tan noble empresa, en la que su marido, si bien no le escatim la valiosa ayuda de sus talentos como militar y como poltico, distaba mucho de tener empeo tan decidido como ella. La corona de Aragn tena el campo de sus conquistas fuera de la Pennsula, en Sicilia y aples, por lo que ni en la guerra de Granada ni en el descubrimiento del Nuevo Mundo, mostr el Rey Catlico inters tan decidido y absoluto como Isabel.
En la guerra de Granada se inici de manera paulatina, y obedeciendo, ms que principios cientficos las necesidades del da, una serie de reformas, cuyo resultado haba de ser, en


pocos aos, dar nuestro ejrcito, y especialmente la infantera, el primer lugar entre todos los de Europa. Antes de este tiempo, como es bien sabido, la guerra no sola llevarse adelante, obedeciendo al principio positivo y prctico que la informa, partir del siglo xvi, sea que el objeto de la guerra es ante todo vencer, no demostrar mayor menor valor, mayor menor caballerosidad, sino ganar empleando el menor espacio de tiempo y sacrificando el menor nmero de vidas posible. Desterrse por efecto del nuevo carcter que necesariamente tom la guerra, el sistema tan en boga en los tiempos medios, de enviar carteles de desafo, citando para da y sitio dar lo que llamaban batalla campal, y que veces no conduca ms que al estril exterminio de los dos ejrcitos, sin que se realizara el objetivo principal que los llevaba pelear.
En la guerra de Granada todo esto desapareci, llevndose cabo con sujecin un principio fijo y constante, y dados los medios de que entonces se dispona, hacindola de una manera anloga la que se empleara hoy, con la diferencia de tiempo y medios que es consiguiente. Se pens, ante todo, en formar una escuadra que privara continuamente de los socorros que pudieran venir de frica al enemigo, y se acudi al procedimiento de talar los campos y destruir las cosechas, operacin en la cual llegaron emplearse hasta 30.000 hombres. Tratbase de una guerra largusima, porque sabido es que slo en el reino de Granada haba entonces ms fortalezas y castillos roqueros que en el resto de la Pennsula. Todo esto hizo pensar en buscar la manera de llevar cabo la conquista sin aventurar la gente pecho descubierto, lo cual ayudaba, si bien no tanto como pudiera creerse primera vista, el empleo de la plvora, entonces de invencin reciente. En los primeros tiempos de la aplicacin de la plvora, y como tales hay que considerar no slo los ltimos aos del siglo xv sino hasta bien entrado el xvi, su empleo ofreca tales dificultades, y tantas veces resultaba completamente intil, que escritores militares de esta misma poca, como Maquiavelo, llegan dudar de la eficacia del invento que tan profunda y completa transformacin haba de efectuar en la manera de hacer la guerra.
En una guerra de sitios, claro es que el principal papel est


encomendado la artillera, pero era la de aquellos tiempos tan defectuosa que, en muchas ocasiones, ms bien embarazaba que favoreca las operaciones del ejrcito cristiano, por las dificultades enormes que presentaba el manejo de las piezas que entonces se usaban.
Aquellas lombardas, algunas de las cuales medan tres cuatro varas de longitud, las que no se poda imprimir movimientos verticales y longitudinales, sino que se disparaban ho-rizontalmente, eran de poca utilidad, puesto que, como Ma-quiavelo indicaba, el modo de evitar los daos que pudieran causar era formar el ejrcito contrario haciendo claros en las filas frente las piezas, y de este modo las descargas no podan producir dao alguno.
Pero esto que en campo abierto tena tantos inconvenientes, en una guerra de sitios, para batir muros, presentaba ventajas y muy grandes por no haber en este caso el medio de esquivar las descargas que propona el clebre secretario florentino. Batidos los muros hasta abrir brecha, podan los soldados lanzarse al asalto seguros de haber disminuido en su mayor parte las ventajas y superioridad que de su posicin derivaba el enemigo. De aqu la necesidad de emplear constantemente, aun con todos sus inconvenientes, la rudimental y tosca artillera de la poca, ya que sin su auxilio hubiera resultado la conquista mucho ms larga y desde luego ms sangrienta.
Con esto queda dicho que fu preciso establecer un cuerpo permanente destinado al servicio de las piezas, que para la traslacin de stas de un punto otro, en terreno quebrado y fragoso, hubo necesidad de crear cuerpos de pontoneros y gastadores, encargados de abrir caminos, y, en fin, unido esto alo que antes deca de la creacin de una escuadra para cortar toda comunicacin de los moros con frica interceptar cuantos socorros pudieran venirles del otro lado del Estrecho, resulta que la guerra tom un carcter cientfico que anteriormente no haba tenido nunca. Hubo, adems, sitios como el de Baza, donde se contaron ms de 80.000 infantes y 5.000 caballos, y naturalmente, hubo necesidad de dar cierta unidad todas aquellas fuerzas para que obraran con sujecin un pensamiento determinado, sin entrar en la multitud de proble-


3*
mas nuevos que el provisionar y dirigir fuerza tan numerosa haba de suscitar.
El nervio, sin embargo, de los ejrcitos castellanos en la guerra de los moros, fu desde luego la caballera ligera, la jineta, segn entonces la llamaban, y la infantera, si bien sta, que tan grande nombrada alcanz algunos aos despus, se encontraba todava en vas de formacin.
Uno de los soldados de aquel tiempo, el citado Gonzalo Fernndez de Oviedo, enumera las condiciones necesarias para la excelencia de un ejrcito, diciendo: Gentes de armas, de ar-neses blancos y caballos encubertados; jinetes caballos ligeros ; buena infantera de ordenanza; buena artillera, menuda y gruesa.
Esta infantera de ordenanza que dice Oviedo, haba de pasar muy pronto ocupar el primer lugar por la importancia que adquiri en las guerras de Italia.
Durante la guerra de Granada, en la que tomaron parte algunas legiones extranjeras, vino en el ao 1486 un cuerpo de infantera suiza, que era entonces tenida por la mejor de Europa, sobre todo desde que haba triunfado por dos veces de Carlos el Temerario, batiendo la caballera de Borgoa, que pasaba por invencible. El cronista Hernando del Pulgar los describe de esta manera: Vinieron servir al Rey la Reina una gente que se llamaba los suizos, naturales del reino de Suecia, que es en la alta Alemania. Estos son homes belicosos, e pelean pie, tienen propsito de no volver las espaldas los enemigos: por esta causa las armas defensivas ponen en la delantera, no en otra parte del cuerpo, con esto son ms ligeros en las batallas. Son gentes que andan ganar sueldo por las tierras, ayudan en las guerras que entienden que son ms justas.
La presencia de esta hueste escogida no produjo efectos muy sensibles en nuestros soldados, al menos en la guerra de Granada, causa, tal vez, de la ndole especial de aqulla, segn demuestra el lenguaje de Gonzalo de Ayora, investido en este ao de 1492 con el cargo de cronista de los Reyes, y que aos adelante, por el especial conocimiento que de la organizacin y tctica de la infantera haba adquirido quiz en Italia, fu encargado de ensayar su introduccin en Castilla. En la poca


33
en que Gonzalo de Ayora se esforzaba con escaso resultado por implantarla tctica suiza en nuestro ejrcito, ya el Gran Capitn la haba mejorado con xito excelente en la guerra de aples, que fu la escuela donde se formaron los famosos tercios que por ms de un siglo haban de figurar en primera lnea entre los ejrcitos europeos. Poco ms de dos aos despus de terminada la guerra de Granada, comenz la de Italia, y cuando en 1504 escriba Gonzalo de Ayora (desesperado de no haber conseguido en el sitio de Salses los resultados que se haba prometido de las nuevas evoluciones de la infantera), que en esto no haca ms que matarse nadando agua arriba, ya haban obtenido nuestros soldados las victorias de Ceriola y el Garellano. partir de estos hechos reconocise por todos la superioridad de nuestra infantera sobre la suiza; Maquiavelo, en sus dilogos de\Arte de la Guerra, asi lo declara, apoyando con sus observaciones personales la irrefutable demostracin de la experiencia.
Del tiempo de los Reyes Catlicos, aunque posterior este ao de 1492, data asimismo el establecimiento de la guardia personal de los soberanos, que antes no se usaba. Un escritor coetneo refiere, en efecto, que despus de la batalla de Toro, en que D. Alonso de Portugal fu desbaratado por el Key Catlico, cesaron tan completamente las disensiones y disturbios en Castilla, que ni an los mozos de espuelas del Rey solan llevar espadas cuando iban acompaando al monarca, y no se les dio orden de llevar armas hasta despus de la cuchillada que dio en Barcelona Juan de Caamares D. Fernando. Este suceso debi hacer pensar en la necesidad y conveniencia de tener un servicio permanente de guardias que acompaaran constantemente las reales personas, con el fin de ponerlas al abrigo de cualquier golpe de mano. Como quiera que sea, el pensamiento no se realiz hasta despus de la muerte de Isabel, ao de 1504, segn con prolijidad encantadora refiere Oviedo, siendo el primer capitn de la guardia real el mismo Gonzalo de Ayora, quien antes he citado. Formse al principio con cincuenta alabarderos, como era cosa nueva e aun no la entendan en esos principios, pareca cosa de burla, iba (Ayora) con ellos por esas calles llevndolos en procesin, en


dos alas, iban delante del, con sus capas espadas puales, sin pfano niatambor. Despus mostrles a traer alabardas (i).
Posteriormente la guardia se aument hasta doscientos hombres, segn Pedro de Torres, escritor tambin coetneo, el cual dice que estaba continuamente en palacio salan con el Rey a donde quiera que iba, ciento y cincuenta hombres pi armados con puales y espadas y alabardas, en cuerpo, con sayos medio colorados y medio blancos, e cincuenta de caballo (2).
Lo ms importante, sin embargo, en cuantas disposiciones referentes la parte militar dictaron los Reyes Catlicos, es el cuidado constante que en ellas se advierte de armar la nacin, haciendo pasar la fuerza de manos de los nobles las del estado llano, en apariencia, pero en rigor las del Rey. Son, en fin, todas estas providencias los primeros pasos para el establecimiento del ejrcito permanente.
Esta idea apunt, desde luego, como antes he dicho, en la institucin de la Hermandad, que si bien se form, primero, para la persecucin de malhechores, vino ser poderoso apoyo de los Reyes contra la nobleza, por constituir una fuerza permanente formada por la clase popular que en breve espacio de tiempo se poda reunir y servir para lo que antes haban servido las milicias feudales, es decir, para el mantenimiento del orden. La guerra de Granada no dio espacio ms que para terminarla, pero partir del mismo ao de 1492, continuando en esta misma idea de tener siempre una fuerza popular permanentemente armada, se dictaron una serie de disposiciones pragmticas que llegan hasta 1497, estableciendo, primero: que no se destruyan las armas, y castigando con penas severas los armeros que se presten ello; segundo, que todo vecino que tenga ms de 50.000 maravedises de hacienda est obligado tener caballo y armas; tercero, que de cada doce vecinos se arme uno pie, sea un infante con las armas correspondientes, y que si l no tuviera hacienda para armarse se le forme
(1) Libro de la Cmara del Principe D. -Juan, pg. 170, publicado por la Sociedad de biblifilos.Madrid, 1870.
(2) Apuntamientos, de Pedro de Torres, rector del colegio de San Bartolom, en el tomo vi de las Memorias de la Academia Je la Historia, pg. 187.


3S
rena lo necesario para ello por medio de un impuesto que pagarn los dems. Terminada esta serie de disposiciones, cuyo objetivo, era realizar un ideal que todava se persigue, que es la teora de la nacin armada, dieron ya por cumplida la misin de la Hermandad, y la disolvieron en 1497.
De aqu al ejrcito permanente no hay ms que un paso; pero este paso tard bastante en darse. En aos posteriores Cisneros intent establecerlo y no lo pudo conseguir. Pero qu diferencia entre este estado de cosas, entre esta manera de organizar la nacin, de reorganizar el ejrcito, de velar por la administracin de justicia, de procurar el desarrollo de la industria, de mirar por el desenvolvimiento de la marina mercante; qu diferencia entre la Espaa grande y prspera de los Reyes Catlicos, y la Castilla de los aos precedentes, aquella Castilla tan miserable y desgraciada, que hasta los extranjeros movidos de compasin enviaban embajadores al soberano para que, sacudiendo el letargo en que yaca, pensase en mejorar la condicin de sus infelices vasallos. Historiador tan grave y digno de fe como Zurita, refiere que los embajadores que el Duque de Bor-goa envi Enrique IV en el ao 1473, penltimo de su desastroso reinado, no cesaron de exhortar al rey de Castilla que considerase atentamente cuntos excesos se cometan en sus reinos, y cunto menosprecio haba de la justicia, y cunta libertad tenan los poderosos para abatir los que no lo eran; cuan desolada estaba la repblica y cuntos robos se hacan del patrimonio real, y cunta licencia tenan todos los malhechores, y que esto era con tanto atrevimiento, como si no hubiera juicio entre los hombres. Que esto era tan notorio todo el mundo, que todos los buenos se dolan de ver Castilla, que as haba cado de su gloria antigua y que no cumpla el Duque de Borgoa con su deuda, si no desease despertar el nimo del Rey para que procurase el remedio de tanta mengua.
La transformacin operada en el pas en menos de veinte aos fu tan completa, que aun dando los Reyes Catlicos la parte importantsima que por su prudente y sabia administracin les pertenece, queda mucho, as para la favorable circunstancia de la unin de las dos coronas, como para los progresos polticos realizados en toda Europa en esta poca, segn dije al comenzar.


- 36 -
Este ao de 1492, en que hasta ahora no hemos visto sino cuadros llenos de luz y de risueas perspectivas, vio la realizacin de un hecho importante, que por desgracia, ni como medida poltica, ni como providencia favorable al desarrollo de la prosperidad material tiene explicacin ni disculpa. Me refiero la expulsin de los judos. Sabido es las circunstancias que acompaaron aquel hecho, sabido es que no brot de la iniciativa espontnea de los monarcas, que era el Rey sobrado poltico para hacerlo, y harto bondadosa la Reina para imaginarlo. El exaltado fanatismo de Torquemada, ayudado de un estado general de opinin que siempre haba mirado con hostilidad la raza juda, pesaron en el nimo de los Reyes en trminos de hacerles dictar aquel cruel edicto de expulsin que dejaba apenas tres meses los judos no bautizados para salir de estos reinos llevndose sus bienes en la forma que mejor les conviniera, con tal que no fuera en oro plata.
Esta excepcin que ha inducido algunos explicar la expulsin de los judos por el deseo de apoderarse de sus bienes existia, como antes hemos visto, desde mucho antes, y su cumplimiento se llevaba tan punta de lanza que tenan pena de la vida los que fueran osados infringirla. Adems, nada hay en el reinado de Isabel y Fernando que pueda autorizar suposicin semejante tratndose de medida tan grave.
Las continuas quejas de los inquisidores, que se declaraban .impotentes para luchar con las artes de propaganda de los judos; las imputaciones de continuo lanzadas contra ellos y que como artculo de fe eran credas por el vulgo, por ms absurdas infundadas que hoy puedan parecemos, y juntamente con esto, las escasas simpatas que poda inspirar un pueblo cuyas virtudes caractersticas, la humildad y el ahorro, estaban en tan abierta oposicin con la ingnita altivez y generoso desprendimiento de los espaoles, explican sobradamente el impoltico acto de los Reyes Catlicos.
Haba adems razones de otra ndole que podan en aquellos momentos presentar, hasta como conveniente los intereses de la nacin, la expulsin de los judos no bautizados. Desde que termin la conquista de Granada no tuvieron los Reyes ms pensamiento que darle solidez, completando con la unidad re-


37
ligiosa la unidad poltica recin conseguida. Con este objeto se estableci la Inquisicin, que con la intransigencia peculiar de los tribunales religiosos, al encontrarse con toda una clase, cuya resistencia, no obstante ser meramente pasiva, no haba medio de vencer, consider dentro de las atribuciones del poder, y muy lcito y conveniente, cortar por lo sano, y arrancando de cuajo la clase refractaria sus predicaciones, transplantarla otros pases, realizando asi la que sus ojos era obra meritoria y digna de universal aplauso.
La relacin de los padecimientos de tantos infelices, cuyo nmero, adoptando la cifra inferior de las calculadas, pasa de ciento cincuenta mil, eS verdaderamente conmovedora, y no es extrao que haya motivado severas censuras contra los autores de tamaa desdicha. Pero si hemos de ser imparciales, debemos, antes de pronunciar nuestro fallo, tener en cuenta las circunstancias de los tiempos, recordar que los judos no formaban ni en Espaa ni en ningn pueblo cristiano, parte integrante de la sociedad, sino que, al contrario, eran considerados como una excrecencia de ella, y en tal concepto se les encerraba en barrios apartados, y se les obligaba llevar en los vestidos capuces y seales que los dieran conocer, y que el buen cristiano miraba con la repugnancia que inspira toda mancha infamante.
Por lo dems, no dir aos, sino siglos despus, era objeto la misma raza de persecuciones, tanto ms cruentas que el edicto de expulsin, y esto en pases y pocas que llamamos de ilustracin y adelanto. No fueron mejor tratados los judos en Prusia, en tiempo de Federico el Grande, que lo haban sido en Espaa en 1492. La libre Inglaterra, si bien no les hizo padecer persecuciones violentas, mantuvo hasta mediados de nuestro siglo las incapacidades civiles que les cerraban las puertas del Parlamento y de gran parte de los puestos de la Administracin. Qu ms? Ahora mismo se est llevando cabo en Rusia una expulsin colectiva comparable la dictada aqu por los Reyes Catlicos; y en buena parte de Alemania y Austria subsisten las preocupaciones sociales que en los siglos medios hacan mirar entre nosotros como poco honrosa la alianza con familias judas, en las que por regla general no ingresaba ningn cristiano sino para reparar su averiada fortuna.


- 3 -
Estas consideraciones nos obligan paliar algo la censura incondicional con que historiadores animados de laudable celo progresista, suelen condenar la expulsin de los judos. No defendemos aquella medida, pero creemos que para juzgarla con imparcialidad es necesario tener en cuenta las circunstancias que he enumerado, las cuales, si no justifican del todo, explican y atenan la responsabilidad que cabe los Reyes Catlicos en calidad de autores de la expulsin de los judos.
Yo querra, seores, si no temiera cansar vuestra atencin, hablar algo de la manera cmo solan divertirse nuestros antepasados, porque no hemos hablado hasta ahora sino de cosas harto serias: de la administracin de justicia, de la organizacin del ejrcito, de la constitucin, por decirlo as, de la unidad de la Monarqua, y no hemos visto nuestros antepasados ms que, en el campo de batalla, en los tribunales, en las reuniones de Cortes.
Para completar el cuadro, sera preciso agregar cuanto de la vida nacional he dicho, la condicin social de los espaoles en aquella poca, verlos en el seno del hogar, descender los detalles ntimos de la vida corriente, con frecuencia harto descuidados por los historiadores, y tener as ante la vista un fiel trasunto de cmo se viva en Espaa fines del siglo xv. Bien pesar mo, habr de ser muy parco en materia tan amena, la cual, como nadie se oculta, ms es para tratada por escrito que de palabra.
Proverbial es el lujo de los espectculos, donde con insensata esplendidez se invertan sumas enormes, durante los dos primeros tercios del siglo xv. Las justas y torneos que en esta poca de oro de la caballera menudearon ms que en otra alguna, constituan el ms principal, y daban ocasin frecuente celebrarlo las bodas y nacimientos de prncipes, la recepcin de embajadores y el deseo de festejar cualquier suceso fausto. El paso honroso de Suero de Quiones en el puente del Orbi-go; el de Madrid, de D. Iigo Lpez de Mendoza; el de Valla-dolid, mantenido durante cuatro das por el Mayordomo mayor del rey D. Juan II; el que sostuvo en el Pardo, en 1459, Bertrn de la Cueva, y otros muchos de que las crnicas de la poca hacen larga y prolija mencin, demuestran el florecimiento y


39
esplendor que entonces alcanzaron las fiestas predilectas de una nobleza valiente y caballeresca, pronta siempre competir en ostentacin y bizarra y derrochar en alardes de vanidad sumas que, en modo alguno, guardaban relacin con el estado de penuria y hasta de miseria en que el desgobierno haba sumido los pueblos.
I Dnde encontrar mayor contraste que el que ofrece la descripcin de las fiestas con que Enrique IV obsequi en 1459 los Embajadores de Bretaa y el cuadro lastimoso de la situacin de Castilla en aquella misma fecha? Duraron las fiestas tres das, y segn el verboso cronista de aquel monarca, haba en los aparadores ms de veinte mil marcos de plata sobredorada, y causaron general admiracin los cuantiosos regalos con que obsequi el Rey las damas y caballeros. A tal punto se llevaba el despilfarro, que en este mismo ao 1459, en una fiesta que dio en Madrid la reina D.1 Juana el Arzobispo de Sevilla, D. Alonso de Fonseca, despus de la cena, en lugar de dulces se sirvieron bandejas con anillos de oro y piedras preciosas, para que las damas eligiesen los de la piedra que fuese ms de su agrado.
En tiempo de los Reyes Catlicos se trat de poner orden en esto, como en cuanto ataa no slo la administracin sino las costumbres pblicas, contribuyendo su ejemplo mucho ms eficazmente que las leyes suntuarias, dictadas por su autoridad, combatir y desterrar los malos hbitos adquiridos en los reinados anteriores. En 1492, con motivo de las fiestas que hubo en Barcelona en obsequio de los Embajadores de Francia y en celebracin del restablecimiento de la paz despus de recobrar el Roselln, escriba la Reina su confesor Fr. Hernando de Talavera, Arzobispo de Granada: Pienso si dijeron all que danc yo, y no fu ni pas por pensamiento, ni puede ser cosa ms olvidada de m. Los trajes nuevos no hubo ni en m, ni en mis damas, ni aun vestidos nuevos, que todo lo que yo all vest haba vestido desde que estamos en Aragn, y aquello mesmo me haban visto los otros franceses (1), slo un
(1) Alude la comitiva de la Princesa de Viana, tia del rey Carlos VIII de Francia, que haba venido Zaragoza visitar i los Reyes Catlicos en Agosto de 1492.


4
vestido hice de seda y con tres marcos de oro, el ms llano que pude: sta fu toda mi fiesta de las fiestas.
Habase escandalizado el confesor, ms an que de las danzas, de la licencia de mezclar los caballeros franceses con las damas castellanas en la cena, y de que cada uno llevase la que quisiese de rienda, prorrumpiendo en exclamaciones como stas: Oh nephas et non fas! Oh licentia tan illecita! Oh mezcla y soltura no catlica ni honesta, mas gentlica y disoluta! Oh cuan edificados irn los franceses de la honestidad y gravedad castellana! Alo cual contest la Reina: El llevar las damas de rienda, hasta que vi vuestra carta nunca supe quin las llev, ni agora s, sino quien se acert por ah, como suelen cada vez que salen. El cenar los franceses las mesas es cosa muy usada, y que ellos muy de contino usan (que no llevarn de ac ejemplo dello), y que ac cada vez que los principales comen con los Reyes, comen los otros en las mesas de la sala de damas y caballeros, que asi son siempre, que all nunca son de damas solas. Y esto se hizo con los borgofiones cuando el bastardo, y con los ingleses y portugueses; y antes siempre en semejantes convites, que no son ms por mal y con mal respeto que los que vos convidis vuestra mesa. Los vestidos de los hombres que fueron muy costosos, no lo mand, mas estrbelo cuanto pude y amonest que no se hiciese.
Tambin contra los toros haba tronado el buen Arzobispo, escribiendo con muy buen acuerdo lo siguiente: Qu dir de los toros, que sin disputa son espectculo condenado? Lleven doctrina los franceses para procurar que se use en su reino; lleven doctrina de cmo jugamos con las bestias; lleven doctrina de cmo, sin provecho ninguno de alma ni de cuerpo, de honra ni de hacienda, se ponen all los hombres peligro; lleven muestra de nuestra crueza, que asi se embravece y se deleita en hacer mal y agarrochar y matar tan crudamente quien no le tiene culpa; lleven testimonio de cmo traspasan los castellanos los decretos de los Padres Santos, que defendieron contender pelear con las bestias en la arena.
Las fiestas de Barcelona fueron en Octubre del mismo ao y la carta aqui citada fu escrita en Zaragoza en 4 de Diciembre.


4i
La Reina que, no obstante el hbito de ver de cerca la guerra, nunca fu aficionada los espectculos que ofrecieran algn peligro, contest al prrafo anterior diciendo: De los toros sent lo que vos decs, aunque no alcanc tanto; mas luego all propuse con toda determinacin de nunca verlos en toda mi vida, ni ser en que se corran: y no digo defenderlos, porque esto no era para m solas. Es decir, que no se consideraba ella sola bastante para prohibirlos. Todava al ao siguiente, estando en Arvalo, ocurri un sangriento suceso en la lidia de los toros, que ya que no prohibirlos sugiri la Reina el medio de disminuir los riesgos de la fiesta. Vase cmo la refiere Gonzalo de Oviedo, testigo presencial, en el Libro de la C-mara del Principe D. Juan, que varias veces he aludido: Estando all en Arvalo corrieron toros delante de SS. AA., mataron dos hombres tres cuatro caballos hirieron ms, porque eran bravos, de Compasquillo; la Reina sinti mucha pena dello (porque era naturalmente piadosa cristiansima), e quedando congojada de lo que tengo dicho, desde pocos das, en la misma Arvalo mand correr otros toros, para ver si sera provechoso lo que tena pensado (lo cual fu muy til, la invencin muy buena para reir), y fu desta manera. Mand que los toros en el corral los encapasen calzasen otros cuernos de bueyes muertos (en los propios qu ellos tenan), que as puestos, se los clavasen, porque no se les pudiesen caer los postizos; como los injertos volvan los extremos juntas dellos sobre las espaldas del toro, no podan herir ningn caballo ni pen, aunque le alcanzasen, sino dalle de plano no hacerles otro mal; as era un gracioso pasatiempo e cosa para mucho reir. E de ah adelante no quera la Reina que se corriesen toros en su presencia sino con aquellos guantes, de la manera que se ha dicho (i).
El carcter patriarcal de la Monarqua en estos tiempos, que as dictaba reglas en lo que es verdaderamente de la incumbencia del gobierno, segn la nocin que hoy tenemos de las atribuciones del Estado, como descenda fijar las telas y adornos de que, segn su clase y medios de fortuna, podan vestirse los
(i) Libro de la Cmara del Principe D. Juan, pg. 93.
4


V-
ciudadanos, permite conocer con puntual minuciosidad asi lo que entonces pasaba por peligroso exceso de lujo, como la manera de pensar de los Reyes en esta materia. En este ano de 1492, con la terminacin de la guerra de Granada, y la prspera situacin de la Monarqua, debi desarrollarse la aficin a vestirse ricamente, empleando en las ropas paos de brocado, cubrindolas de bordados de hilo de oro y de plata, y haciendo tambin mucho uso del dorado y plateado en los puos y guarniciones de las espadas y puales, as como en las corazas. Una pragmtica, dictada dos aos despus, asi lo declara, prohibiendo en redondo la introduccin del pao citado de fuera del reino, as como la de ropas hechas del mismo, pues segn con muy buen sentido dice el prembulo, la gente no derrocha-Ta el dinero en vestirse, sino fallasen luego la mano, en mucha abundancia los dichos brocados, paos de oro tirado, bordados de filos de oro de plata. Hasta el color del vestido era objeto de reglamentos. El ao 1502, cuando hicieron su solemne entrada en Madrid la princesa D.a Juana y su marido el Archiduque D. Felipe, reyes ms adelante de Castilla, se dio licencia para que pudiesen sacar sayos de seda los que por su calidad podan tener della los jubones, y se vistiesen de color los que quisiesen (1).
No fu fastuosa la corte de los Reyes Catlicos, segn demuestran las continuas quejas que en tiempo de su nieto Carlos V profieren los Procuradores contra el excesivo gasto de la Casa Real. En 1520, es decir, apenas diez y seis aos despus de la muerte de Isabel, el gasto ordinario de la casa del Rey era diez veces mayor que en tiempo de los catlicos reyes don Fernando D." Isabel, que seyendo tan excelentes tan poderosos, en su plato y en el plato del prncipe D. Joan, que haya gloria, de las seoras Infantas, con gran nmero y multitud de damas, no se gastar cada un da, seyendo muy abastados como de tales Reyes, ms de doce quince mil maravedises (2).
Gran impulso recibi asimismo en este reinado la cultura na-
(1) Leon Pinelo, Anales de Madrid, en el tomo vi de las Memarias it la Acadc-mia dc la I/istoria, pag. 318.
(2) Sandoval Hhtoria de Carlos \\ lib. vn.


43
cional. La Reina, quien preocupaba en sumo grado la idea de promover entre la nobleza la aficin al estudio, dio ejemplo con su aplicacin y con la instruccin vasta y esmerada que hizo dar, no slo al malogrado prncipe D. Juan, sino las Princesas sus hijas, de lo que deban hacer los dems, y, como era consiguiente, los resultados correspondiesen en un todo tan loables esfuerzos.
Su correspondencia con Fr. Hernando de Talavera est llena de alusiones la constancia y laboriosidad con que en medio de los cuidados del gobierno, lograba dominar las dificultades que el estudio del latn le ofreca, hasta poder escribir y entenderse en la antigua lengua del Lacio.
De sus hijas D.a Juana y D.a Catalina, sabios tan eminentes como Luis Vives y Erasmo han hablado con sincera admiracin, haciendo justicia la vasta instruccin clsica que una y otra posean. Pedro Mrtir de Angleria y Lucio Marineo, uno y otro italianos, cuyos nombres haban llegado hasta la corte de Espaa en alas de la fama, invitados por la Reina Catlica no vacilaron en venir nuestro pas, donde contribuyeron con su docta enseanza al florecimiento de los estudios. Prescindiendo de entrar en detalles acerca de este punto, me limitar recordar que tambin en la historia de la cultura patria tiene el ao de 1492 significacin especial, por haber salido luz en Salamanca, el Arte de la Lengua castellana, de Antonio de Ne-brija, y el Vocabulario latino-hispano, del mismo autor, obra que, destinada a facilitar el estudio de los clsicos, abri el camino ulteriores trabajos, contribuyendo poderosamente difundir el buen gusto y la aficin las letras.
Al terminar el ao 1492 se han realizado la mayor parte de las disposiciones de que sumariamente hemos tratado. La nacin se ha reconstituido; se ha reformado la administracin de justicia; se han organizado de manera permanente las fuerzas militares, la nacin puede enviar soldados fuera de Espaa para que mantengan su gloria y den prestigio su nombre; se ha procurado fomentar el desarrollo de la marina mercante, auxiliar poderossimo en las empresas coloniales; se ha promovido el desarrollo de la riqueza pblica, con todo lo cual, al finalizar este ao memorable, pudo Espaa pensar en entrar de manera


44
definitiva en las empresas exteriores influir poderosamente en la poltica internacional europea.
La relacin de estos sucesos no cae dentro de los lmites de la presente conferencia. Same permitido, sin embargo, recordar que la direccin que entonces se dio la poltica, fu la nica verdaderamente nacional. Cuando en aos posteriores encontramos los espaoles dominando territorios lejanos, sobre todo dentro de Europa; en Flandes, en Italia, al lado del brillo y esplendor de las conquistas, ni un da cesan las quejas y los clamores de las Cortes, que no se cansan de referirse los felices tiempos de la Reina Catlica, en que al lado de las conquistas, y para dar mayor realce al esplendor de las victorias, haba en estos reinos la solidez y la fuerza que daba una buena administracin.
Todo esto ha hecho que en lo sucesivo, siempre que se ha querido buscar un perodo de verdadera grandeza, se vuelvan los ojos al reinado de los Reyes Catlicos y las disposiciones dictadas por las Cortes reunidas en su tiempo.
Hasta en estas mismas disposiciones se encuentra, por efecto de las necesidades que he indicado, un espritu liberal que en vano buscaramos en reinados anteriores, y menos en los posteriores. En lo sucesivo ocurri lo contrario, pues asegurado slidamente el poder real, prescindi de aquel brazo popular que tanto haban tenido en cuenta los Reyes Catlicos; no tuvo presentes para nada las necesidades internas de la nacin, y atento slo los intereses dinsticos, consider como secundario el bien del pas, siendo la inevitable consecuencia de error tan funesto, los desastres de los ltimos tiempos de la casa de Austria, y con ellos la decadencia y casi la ruina de la nacin.
He dicho.