Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00051


This item is only available as the following downloads:


Full Text






OBRAS


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIENNO
ARGENTINO




r.' 0 Z C0 LII


BUENOS AIRES
Estableeimiento Poligls ieo-tarquez, Zaragoza y Cla.-Bolive 360e
1902


ESORITOS DIVERSOS
(ULTIMO TOMO)




























EDITOR
A. BELIN SAIHIENTO




















"EL ZONDA"
STJ PROGRAM (1).
San Juan, 20 de Julio de 1889.
Nos hemos propuesto escribir un peri6dico, y por rudo
que sea el lector no dejara de suponer que contamos con
todas las cualidades necesarias para desempeiarnos con
acierto. Vasto caudal de luces, literature, sana criftica,
miras elevadas, acendrado patriotism, juicio recto,
prudencia, etc., etc. y algunos exigiran tambien protection
6 al menos tolerancia de las autoridades, de todo lo que
les daremos repetidas, 6 incontrovertibles muestras en
nuestras paginas.
Pero antes de que se convenzan de nuestra idoneidad
para el fin propuesto, creemos necesario instruir A nuestros
futures lectores de -los motives que nos arrastran A escri-
bir y de nuestros designios ulteriores, que son sin duda
grandes, con el m6vil que nos compele A abrawar la muy
segura carrera de EE. PP.
Como nuestros lectores habrAn de principiar natural-
mente A leer nuestro peri6dico por el titulo, era muy
consiguiente que explicAsemos pr6viamente, como es de uso

(1)-El program del "Zonda" y el artifulo "Periddicos" del mismo
no-debian dejarse perder, pues revelanm cualidades interesantes para el
studio de la personalidad del autor. Hemos hallado los seis niAmeros
del semanario sanjuanino despues de muchos afos do investigation y
solo en este iultimo tomo de sus obras han tenido cabida, donde serviran
para conocer el punto de partida del vuelo del pensamiento de Sar.
miento.-Nota del Editor.
Tomo LII-i





OBRAS DE SARMIENTO


y costumbre, las razones que nos inducen A preferirlo A
cualquier otro; pero como nosotros nos ocuparemos con
preferencia en el discurso de nuestras publicaciones, de
nuestro gusto mas bien que del de nuestros lectores, hemos
creido oportuno revelarles primero nuestro objeto, y des-
pues nos ocuparemos del titulo que es un 6rden secun-
dario.'
Cualquiera que haya leido diarios 6 peri6dicos nuevos,
recordard cuanto en su program, dicen los EE. sobre
desinteres, patriotism, amor al 6rden, deseos ardientes
de promover el bien.ptiblico, y otras mil bellezas, que no
siempre justifican los resultados.
Mas nosotros aleccionados por la experiencia, el co-
nocimiento pleno que tenemos de nosotros mismos, y te-
merosos de desmentirnos en la segunda publication si
aventurasemos aserciones tan positivas y halagiiefas, he-
mos tornado un rumbo enteramente nuevo. Nada de
promesas, nada de protests; la verdad pura y limpia; y
aunque esta verdad es un poco embarazosa y dificil de
decirse, nosotros nos hemos resignado a confesarla sin
rodeos.
-Nadie ignora el estado de penuria y miseria A que han
reducido esta provincia digna de mejor suerte los pasados
trastornos politicos, los estragos causados por los desbor-
damientos del rio, y otras irrupciones y plagas no menos
funestas. Separados sus habitantes por largas distancias,
por penosas y dilatadas cordlleras, de los focos del comer-
cio extranjero, condenados 6 buscar en su propio seno los
escasos medios que puedan proporcioaarse para su subsis-
tencia. Sin fortunes, sin capitals que fomenten las empre-
sas mercantile, expuestas a las depredaciones de los bar-
baros en su larga travesia Buenos Aires, recargadas
sus producciones agricolas 6 industriales de onerosos y
tiranicos derechos en todas 6 en la mayor parte de las
otras provincias, carecen de los medios de rehacerse rapi-
damente de sus pasados quebrantos.
Y si por desgracia entire los tales habitantes hay algu-
nos (como nosotros por ejemplo) que sin aptitudes para el
trabajo penoso y arduo A que se ven condenados los otros,
se sienten, dominados por la fuerte tendencia al placer y





ESCRITOS DIVERSOS


holganza, & que por nuestra malaventura es tan propensa
la flaca naturaleza, su position llegaria a hacerse desespe-
rante, si una esperanza reanimadora, si un proyecto vital
de industrial y ganancia no viniese A sacarlos de la inac-
cion y letargo a que su miseria les ha reducido.
.La causa, pues, que reuni6 & los hombres en sociedad,
form las costumbres, dict6 las leyes, cre6 los Gobiernos:
la causa poderosa que hizo nacer las artes, la ciencia y pro-
dujo siempre asombrosos resultados, es la que* nos ha
reunido a emitir nuestros pensamientos 6 ideas..... La ne-
cesidad!!!
La necesidad de vivir de algo, sin robar, ni matar, ni
cometer otros pecados es, pues, la finica causa que nos
mueve a esta empresa.
Si algunos de nuestros lectores ha calculado alguna vez
en su vida, una especulacion, juzgarA si hemos acertado
en la nuestra. En primer lugar, nos hemos dicho, no hay
peri6dicos en la provincia, y ya se deja ver que haremos un
horrible monopolio de la prensa, y no hay mal negocio
cuando se monopoliza. En segundo lugar, si descendemos
A la parte demostrable, aquella que se puede comprobar
con la pluma en la mano, lo que hace la parte s61ida del
cAlculo se verd que, segun se nos antoja career, se nos an-
toja decimos, porque en 30 afos de libertad 6 independen-
cia, no ha habido tiempo ni occasion de hacer un padron,
la poblacion asciende 6 30.000 habitantes por lo menos.
De estos los 25.000 ni saben leer: corriente, quedan 5000.
De estos, 4000 se les ha olvidado por falta de ejercicio, 6
lo que es lo mismo, porque no se habia publicado nuestro
peri6dico. De los mil que quedan, 6 600 no les importa nada
lo que nosotros escribamos.
Pero aun quedan 400. De estos que nos quiten 200,
aquellos que quieran reducir al iltimo apuro nuestro
calculo, entire yiejos que no gustan de papeluchos, y baga-
telas 6 no alcanzan i ver la letra; las sefioritas que seria
una impropiedad querer que lean peri6dicos, como los
hombres; los j6venes que tienen su caf6 6 sus amorios y
visits en que entretener sus ocios; en fin, los artesanos,
sus oficiales y otros muchos, siempre quedan a nuestro
favor 200 personas que pueden leer. Ahora les damos de





OBRAS DE SARMIENTO


barato, 150 que.pediran prestado el peri6dico, porque no
Vale lo que cuesta, y porque no sirve sino para el moment
en que se lee por primera vez, siempre nos quedaran quie-
ran qup no quieran, 50 lectores escogidos, que valen tanto
como 50 reales de plata acuaada por semana, que son
200 reales al mes, 100 pesetas, 54 bolivianos, 25 pesos
fuertes al mes; y con 25 francos fuertes al mes, hay ya
sobre que caerse muerto dos, tres, y aun cuatro Editores
de peri6dicos, pues por ]o demas, Dios nofalta habiendo,
segun dice el proverbio. Esto solo para los principios, que
despues los avisos, los comnunicados, suscriciones de afuera
y otros gajes, y lo que es mas, el ejercicio de leer que reha-
bilitara a aquellos 4000 que calculamos se les habia olvi-
dado, les tentard la curiosidad a aquellos otros 600 que
no se curan por ahora de nuestras publicaciones: de los 200
agregados, despues se mueren los unos, empiezan las otras
6 hallar menos impropio leer, y ultimamente crecen en
todo este tiempo los niffos de la escuela, con cuya, aficioh
a ta lectura y demas medios que llevamos apuntados, sube
a tal nfimero el de nuestros lectores futures, que nos llena
de orgullo y de gusto desde ahora, imaginandolos A todos
engolfados en la lectura del Zonda.
Para entonces se ha acreditado el peri6dico, subimos
su precio dos reales por nfimero, y henos aqui con un
poco de paciencia y mafia, rellenos de plata, consideracio-
nes y lo demas que se deriva de la adquisicion de la non
numerata!
De lo antedicho se infiere que contamos con luengos
afios de trabajos. LYpor qu6 n6? ,cuantos afios de existen-
cia tiene la Gaceta Mercantil? ,Cuantos el Mercurio de
Valparaiso? Pero nos dirdn: en San Juan nunca han du-
rado los diaries: son una plant ex6tica que brota ape-
nas, y desaparece en nuestro suelo; el clima les es fatal;
apenas principian y ya mueren de languidez; 6 les apretan
el gaznate (cambiando de met6fora) para que se callen.
Mas nos6tros que lo hemos calculado todo y que hemos
jurado no dejarnos veneer jamas con arguments, por
concluyentes que parezcan, contestaremos & eso que jpor
qu6 no siguieron escribiendo aquellos periodistas, como
siguen los que hemos citado? Quien calla otorga, dice el





ESCRITOS DIVERSOB


refran, es decir, que el escritor peri6dico que deja de escri-
bir confiesa que no llevaba razon en lo que sostenia, 6 no
tuvo mas que decir puesto que se call.
Mas si se quiere reflexionar maduramente, aunque eso
es tan fastidioso y tan poco usado entire nosotros, descu-
briran con facilidad las causes que interrumpieron las pu-
blicaciones que han precedido & esta.
A mas de las vicisitudes political que lo han interrum-
pido todo, hasta las vidas de muchos, casi sin excepcion
los antecedentes peri6dicos han sido instrument de los
Gobiernos, en cuya 4poca se escribieron. El espfritu de
partido aliment6 sus producciones,' en lugar de ser la
prensa un medio de instruction, una mejora social, un ve-
hiculo del comercio, las artes y ciencias, un canal que de-
rramase las luces en que nos aventajan otros pueblos, una
discreta censura de los abusos y costumbres que nos han
legado nuestros antecesores, fu6 solo en sus manos, la
campana de alarma, el bramido de las pasiones political y
el augur funesto de dias de des6rden y de calamidades pfi-
blicas.
Mas no es esta ni nuestra mission ni el objeto de nues-
tro peri6dico. Restablecida la tranquilidad pfiblica, des-
pues de tantos desastres se ha sucedido una epoca de
6rden, en que sin esfuerzos violentos se ve restablecido el
imperio de las eyes y habituadose el pueblo a su saluda-
ble freno politico; y consagrados todos al sosten de este
6rden feliz de cosas, no temen ni remotamente que apa-
rezcan nuevos motivos de turbaciones intestines. Y por
tanto podemos contar como contamos Dios mediante, con
escribir hasta diez afos que es nuestro compromise.
Ahora si, que es tiempo de ,decir algo y no poco sobre
el titulo que encabeza esta publication, y a fM que es l: par-
te mas delicada pues que el titulo 6 el nombre es l1 que
decide siempre de la suerte de un folleto y generalmente 0
todas las cosas; y esto se funda en razones muy volumino-
sas. El nombre prepare los animos, atrae la atencion y
pone en ejercicio el cacumen del lector para congeturar por
61 su objeto, sus tendencies y fines.
Penetrados de la inmensa responsabilidad que pesab a
sobre nosotros en la election para asegurar el feliz y bri-





OBRAS DE SARMIENTO


llante 4xito de nuestra empresa, por poco no nos quedAra-
mos atascados en este atolladero, si una feliz incidencia no
nos hubiese sacado de tanto apuro. Asi se han hecho los
grandes deseubrimientos. Un poco de atencion y la casuali-
dad Ip ha hecho todo.
Reunidos a este important objeto, desatinAbamos
buscando un nombre adecuado, un nombre que fuese co-
nocido en el pals y que prometiese-algo. El Patriota Ar-
gentino decia uno. Esta eso muy desacreditado. respondia-
mos todos, muchos que no eran patriots lo han usado, y
sobre todo no es sanjuanino, no es casero. El Sanjuanino!
El Casero! decian atropelladamente otros. Ni lo uno, ni lo
otro: el primero no se oye sino fuera de la provincia y les
huele & aguardiente y puede emborracharlos. El Casero
es chabacano en extremo. El Sentido Comun! indicaba otro
-Sentido comun. iSanto Dios! si es tan raro, y si lo hu-
biera en abundancia donde irfamos a parar con nuestro
peri6dico. En casa del ahorcado no hay que nombrar la
soga. Luego entonces el Mercurio 6 la Gaceta 6 el Diario
de la Tarde, 6 nada en fin, decian various aturdidos con la
dificultad de encontrar un nombre. Que gracioso habria
sido un Mercurio 6 una Gaceta Mercantil en un pals donde
no hay sino vifias arruinadas, potreros y abrojos! Un
Diario de la Tarde que aparece cada 8 6 15 dias 6 lo mas
tarde. Nos aburriamos de tanta dispute, cuando he aqui
un peon que trae un caballo al duefio de casa de donde?
de Zonda!-Zondal repetimos todos como por instinto, nos
miramos unos A otrosy cada uno reuni6 en silencio las ra-
zones que justificaban la sorpresa que nos caus6 esta pala-
bra al herir nuestros oidos.
Despues de pasado un moment, este Zonda me gusta,
dijo uno, porque principia con zeta y ya empieza A usarse
en el pals este dulce sonido en la palabra corazon al
menos. Esta razon es'muy frivola dijo otro. En mi concep-
to hay otras que justifican su adoption.
'n primer lugar es un nombre caracteristico de la pro-
vincia: donde quiera que suene esta palabra Zonda, pre-
guntaran lo que ella significa, y he aqui como se difunden
los conocimientos topogrdficos. Por otra parte suena muy
dulcemente en muchos oidos, y trae mil recuierdos gratos a





ESCRITOS DIVERSOS


nuestras jovencitas que frecuentan sus aguas. Oh! replica
otro, que tambien las nifias han de leer? No; pero lo verdn,
al envolver una tableta 6 hacer un cartucho, y siempre se
aventaja algo en eso.
Zonda, es un valle deliciQso y alegre afiadi6 otro, cer-
cado de cerros agrestes y mon6tonos, cubierto de al-
querias y casas de campo, de prados artificiales en que
pastan numerosos rebafios, y donde sus moradores pasan
consagrados a la labranza dias felice$ y tranquilos.
Zonda, es un viento abrasador, impetuoso, dijo otro,
que destruye lo que no esta bien arraigado, cuyos vanos
esfuerzos se estrellan infitilmente contra las rocas y los
edificios s6lidos; que agosta las plants y desgaja los ar-
boles robustos. En su carrera levanta pardos y sofocantes
torbellinos de polvo, arenisca y basuras, limpia en la ciudad
unas veredas y ensucia otras, dejando con este motivo des-
cubiertos los botones, medios, ormillas y otias alhajas
sepultadas antes en la gruesa capa de arena y basura que
cubre el piso de nuestras calls. Deseca los muebles 6 in-
cendia los ci6nagos circunvecinos. Es pesado, molesto,
relaja las fibras y produce fuertes dolores de cabeza, en
losviejos principalmente. Y aunque por todos estos efectos
no convendria su nombre A nuestro peri6dico, purifica por
otraparte la atm6sfera, se lleva y aleja consigo las tempes-
tades, provoca otro viento fresco que hace olvidar las
desazones que 61 habia causado, y que trae de nuevo la ba-
sura y arena de las calls al lugar que ocupaban antes,
que es lo mas interesante, pues cada cosa tiene y debe te-
ner su lugar.
Los incendios que fomenta regeneran los pastos de
los ci6nagos que alimentan numerosas r6cuas, y dan de
que vivir al comun.
Zonda es, dijo otro, un bafto refrigerate, cuyas sa-
ludables aguas alivian mil dolencias, donde lajuventud
goza placeres variados, donde los pasatiempos, el bai-
le gracioso, el canto alegre y la jarana bulliciosa, se
suceden sin interrupcion por cuatro ;neses del aio, don-
de se destierra la etiqueta, se confunden' las families y
se estrechan los lazos sociales.
Zonda es segun lo que Vds. han dicho, dijo en fin






OBRAS DE SARMIENTO


uno de nosotros que habia escuchado en silencio, lo que
es muy raro, una palabra que reune todo g6nero de cua-
lidades y a la que todas las acepciones le sientan de
perillas, y por tanto el peri6dico con, este nombre sera
pacifico, turbulent, abrazador, refrigerate, impetuoso,
tranquilo, alegre, agreste, social, fastidioso, variado, mo-
n6tono, divertido, pesado, saludable, dafioso es decir,
bueno, malo, comn lo pida el marchante. Mil bravos
saludau al Zonda y qued6 resuelto que el peri6dico se
llamara aqui y en todas parties E1 Zonda, durante los
diez aflos de existencia propuesta.


PE t6DICOS.
El Zonda, San Juan u1 de Agosto de 1839
4 Qu6 es pues un peri6dico ? Una mezquina hoja de
papel, liena de retazos, obras sin capitulos, sin pr61ogo,
atestada de bagatelas del moment .Se vende una casa.-
Se compra una criada. -- Se alquila un piano. En el al-
macen tal se despachan efectos baratos. Se ha perdido
un perro. Se ha fugado un muchacho. Se necesita una
ama de leche. MuriO fulano. Entraron d salieron tales
buques. vendido un caballo. -- Se represent una come-
media, y otras mil frioleras, que al dfa siguiente a nadie
interesan, que a la distancia no interest nunca.
L Qu6' es pues un peri6dico? Examinadlo mejor. Qu6
mas contiene ? Noticias de pauses desconocidos, lejanos,
cuyos sucesos no pueden interesarnos, cuyos resultados
no tienen nada de comun con nosotros, cuyos hombres
nos son del todo indiferentes. Una batalla en Espaila.
-La question Holando-Belga. Preparativos de la Rusia.
- Ocurrencias de Alemania. -- Escriben de Italia. Cay6
el ministerio Mole en Francia. Ger6nimo Bonaparte le-
g6 A Inglaterra.-Se lee en el "Timbs-Asuntos de la Suiza"
- Espedicion de Mehenet All. Revolucion del Canada. -
Argel-.Espiritu de los diaries de Paris.--Esto cansa, que
importa todo esto? Yo no s6 donde es la Suiza, yo no
ire nunca a Egipto. Qa6 se lleve la trampa a los es-
pafioles; harto mal nos hicieron.





ESCRITOS DIVERSOS


~Qu6 es pues un peri6dico? LQu6 mas contiene?
Trozos de literature, retazos de novelas, cuentos a' ve-
ces divertidos, A veces insipidos y mon6tonos. Una
representation de los comerciantes al Ministro Palmers-
ton. Estadistica de la Marina Europea. El clasicis-
mo y el romanticismo.-Proyecto de un carril de hierro
entire Veracruz y la Capital.-Descubrimiento de an pasa-
je del AtlAntico al Pacfico por la Bahia de Hudson.
-Relojes de nueva invencion.--Fragmentos de una obra
nueva, qu6 s6 yo que otro farrago de cosas inconexas
sin principio ni fin.
-Qu6 es pues un peri6dico?-Examinadlo mej or? ~Qu6
mas contiene?-Decretos delGobierno-Avisos deda Policia.
Sesion del diagtal de la Junta de Representantes.-De-
nuncias de terrenos del Estado.-Comunicados.-Movi-
mientos de la COroel.-Tribunales; en la causa tal se pro-
videnci6 tal c6sa, fug condenado Pedro A tal pena.-Autos
tales: vistos: constando etc.-MOvimiento del Hospital.
Proyecto de alambrado-Estado del bloqueo-Contes-
taciones del Ministro de Relaciones Exteriores al Jefe
de las fuerzas bloqueadoras-Estadistica-Mueren, nacen,
se casan......vacunacion......entran......salen. Estado que
present la Tesoreria de.las rentas del Estado.-Comu-
nicaciones oficiales.-Proyecto de ley para......basta! que
eso es un peri6dico.
Un peri6dico es pues todo, el Gobierno, la Adminis-
tracion, el pueblo, el comercio, la junta, el bloqueo, la
Patria, la ciencia. la Europa, el Asia, el mundo entero,
todo. Un peri6dico es el hombre, el ciudadano, la civi-
lizacion, el cielo, la tierra, lo pasado, el present, los
crimenes, las grande acciones, la buena 6 la mala admi-
nistracion, las necesidades del individuo, la mission del
Gobierno, la historic contemporanea, ]a historic de todos
los tiempos, el siglo present, la humanidad en general,
la media de la civilization de un pueblo- 1.000 diaries
se publican en Norte-Am6rical 1.000 prensas se agitan
diariamente para instruir al peon labrador de las necesi-
dades de todos, del estado de los negocios pfiblicos, del
estado de los partidos. 800 diarios de Francia anuncian
diariamente a la tierra sus avances en la civilizacion, sue





14 OBRAS DE SARMIENTO
esfuerzos por acallar los partidos, sus pol6micas politicas.
Diarios de medicina.-Revista M6dica.-Diarios de los nibos
-Diario religioso.-El amigo de la Religion. Eft Inglaterra
sus 1000 prensas, que echan A luz sus millones de peri6di-
cos, que sus paquetes llpvan por toda la tierra difundiendo
torrentes de luces. Desaprobando un bloqueo injusto en
M6jico, mas injusto en Buenos Aires, proclamando los
verdaderos principios del derecho piblico; prestAndose
A mediar entire el oprimido y el orgulloso opresor, comba-
tiendo, estinguiendo el horroroso infernal trafico de es-
clavos.
Diarios en *Alemania, que nos instruyen de sus cues-
tiones polfticas, del estado de la inteligencia humana,
de la lucha que sus gobiernos aun entretienen entire las
ideas de la libertad y la civilization con las del feuda-
lismo y la edad media. Diarios de Holanda que nos
avisan de sus contreversias cop la B61gica. Diarios de
Espafia, que senalan al mundo los desastres & que esta.
expuesto un pueblo ignorante, que no sabe controvertir
sus intereses sin6 con el hierro y el fuego, que quieren
hacerlo libre la mitad de sus moradores y la otra mi-
tad lo resisted, y se obstina en ser pobre, atrasada, des-
preciada 6 ignorante.
/ Diarios de Chile que revelan al mundo lo que puede
la constancia de un Gobierno cuando lo apoya la opi-
nion pfblica, cuando defiende una causa sagrada. Dia-
rios de Buenos Aires que instruyen & las demas provin-
cias y al mundo de la energica indomable resistencia,
que el poder encargado de velar en la conservation del
honor national, opone al colosal pero injusto potenta-
do de la Francia.
Diarios de todo pals culto que avisan en todas par-
tes donde hay pensamiento, donde hay administration,
donde hay Gobierno, donde hay 6rden, donde hay liber-
tad national, donde hay hombres.
Tales son las publicaciones peri6dicas, que hoy son
la inica media para juzgar & un pueblo sobre su estado,
sus adelantos, su predisposicion A la mejora, su instru-
ccion, sus artes, su policla, su cultural, su aproximacion
A la verdadera felicidad.




ESCRITOS DIVERSOS 15
Solo el crime ama las tinieblas, porque la luz lo
hace ver en tod a su deformidad: los virtuosos buscan los
medios de aniquilar las tinieblas, porque ganan en ser
conocidos, porque en fin la virtud triunfa; solo los ene-
migos de la civilizacion y de las luces detestan las pu-
blicaciones de la prensa, porque en ellas ven las luces, que
no tienen, que no quisieran que otros tuviesen: solo los in-,
sensatos,los que por desgracia 6 mala educaci6nhanforma-
do el habito de no pensar en su suerte, en la de sus hijos,
en la de la Patria, en la de la humanidad, solo esos infe-
lices hacen poco aprecio de las publicaciones de la prensa,
es decir, de los sentimientos, de los trabajos, que todos
sus hermanos del mundo le present an para que se labre
su felicidad. Solo los que reniegan de su Dios, de suI po-
derosa voluntad, "patente en la marcha que 61 solo ha
imprimido A los siglos modernos, pueden desoir la voz
del salvador de la sociedad, la Imprenta. Pero hay
hombres que en su fascinamiento, en su terquedad, sos-
tienen que las publicaciones peri6dicas no convienen en
ciertos 6 .en ciertas circunstncias. Pero estos hombres
no reflexionan que echan un baldon una afrenta sobre
esos paises y sobre las circunstancias. M1l hombre que
dice, A mi patria no le conviene que hable la prensa,
dice, A mi pafs no le conviene instruirse para ser mejor,
A mi pais no le conviene saber 'o que se piensa, lo que
se pasa en otras parties para aleccionarse, A mi pafs no
le conviene saber las medidas que toma el Gobierno
para su felicidad, A mi pals no le conviene saber que
hacen los tribunales con las causes que tienen pendien-
tes, A mi pals no le conviene decir lo que es mas condu-
cente A su bienestar, A mi pais no le conviene la disou-
sion, la publicidad. El misterio, la oscuridad, la ignorancia
absolute, el aislamiento de cada ciudadano, es lo que
le conviene. Carece de cordura, abusarfa; es un pats bAr-
baro, yo solo soy racional, en fin mi pafs no merece que
.el Gobierno lo consult, que manifested sus necesidades,
que trate de seguir los pasos de los otros pueblos de la
tierra, que tenga una publication semanal siquiera, para
insertar sus avisos, sus comunicados.-Hay un peri6dico
hay un Zonda--3 ntimeros se han publicado, y ,qu6 se





OBRAS 1t SARMIENTO


v6 en ellps? Sandeces de muchachos, pintando el atraso
del pais: sublevando el amor propio de todos; suponi6n-
dose m'as cults, mas instriidos' que sus paisanos, to-
mando un estol"qpue da may mala idea del pals.
insensatosI Estos hombres no elevan las manos al
Cielo para darle gracias porque hoy existe un peri6dico,
no lamentan: sipceramente en su corazon el mal rumbo
que toman los E. E. para interesar al pfiblico en su lec-
tura: no les aconsejan ppr un comunicado siquiera; co-
mo 10 haria 'un verdadero patriota, lo que deben hacer
para conformarse con las reglas de la prudencia que
han desoido. No Sefior, ellos gritan en todas parties, el
peri6dico esinfame, detestable; debiera hac6rsele callar:
el Gobierno por la dignidad del pais debiera hacerlo,
que el piblico se lo ha de aplaudir porque el pfiblico es-
tA agraviado contra los E. E. IInsensatosl ,C6mo ha re-
cibido el pfiblico los tres nfumeros que han salido? Pre-
guntadlo A los encargados de su despacho. No hay un solo
ejemplar y se le demand con ansia, se aguarda el sabado
para devorarlo.-ilnsensatos! iCreerse ellos solos dotados
de un buen criteria, de una razon sana! Decidir por su
solo parecer, su parecer egoista, su mezquino parecer
egoista de una empresa que aun no pueden descubrir una
mira personal el menor interest innoble.-Insens~atos! Quie-
ren desacreditar al Gobierno dese6ndole hechos deshon-
rosos, deseando que retrograde, que no respete las leyes
que 61 ha protegido y sostenido hasta aquf, que no sea
el padre del pueblo como lo ha sido, que no se, empefie
en la felicidad y tranquilidad piblica, que no promueva
la ilustracion, como lo ha hecho, que no sea el bonda-
doso amigo de los ciudadanos, el jefe popular de un pue-
blo republican.
Esos insensatos que no queremos darles otro nombre,
son los que tienden,. sin quererlo, porque son insensatos,
& desacreditar el pals. Intolerantes, no quieren. que ha-
blemos al pueblo, que como buenos ciudadanos, como
patriots le comuniquemos nuestras ideas sobre los me-
dios de mejorar su suerte: no quieren que abramos la dis-
cusion polftica, para que todos los hijos de la patria to-
men parte en ella, sobre los recursos que pueden tocarse





ESCRITOS DIVERSOS 17
6 fin de mejorar las costumbres, el comercio, la indus-
tria, la education, y sin embargo, ellos publican en to-
das parties su opinion sobre los mismos puntos de que
nosotros tratamos, hacen uso del mismo estilo que nos
vituperan, para ridiculizarnos, como se ve en el Rudo y
en el Gurdo, y aun usan de personalidades de que he-
mos protestado no valernos nosotros, y aun cambian el
sentido de lo que decimos 6 afectan no entendernos;'por
todas parties desparraman su parecer y procuran persaa-
dir al pueblo que es el mejor y hacen valer su prestigio
y emplear todos sus esfuerzos y quieren que todos pien-
sen lo mismo ,que ellos.
Algunos afectan temores de que nuestra tendencia
sea intervenir en la political del pals; y repetimos que lo
afectan, porque nada hay en nuestras pdginas quehaga
sospechar siquiera esa tendencia. No somos hombres de
prestigio, de influencia, ni de riquezas, ni contamos pa-
ra llevar a cabo la empresa de nuestro peri6dico que en
nuestros buenos deseos y nuestro studio. Nuestras mi-
ras no son political: son sociales:, los pequefios y los
grandes vicios, que son los verdaderos obstaculos para
la felicidad del pueblo, los pequefios y grandes remedios
6 mayores posibles, he ahf nuestras miras.
Sobre todo de political nada hay que decir. Aquino
existen fracciones: aqui nadie centraria las miras eleva-
das del Gobierno ni los principios de la santa causa de los
pueblos.
Pero entremos en cuestiones de un interest mas in-
mediato.
,Puede establecerse un peri6dico en San Juan? Serd
-itil? Qu6 elements deben formarlo? Cudl debe ser su
objeto?
He aqui las importantisimas cuestiones que nos propo-
nemos ilustrar.
No es un problema resuelto, no es una verdad demos-
trada entire nosotros la posibilidad de mantener constan-
temente una publication peri6dica. Muchos ciudadanos
respetables creen este intent una vana quimera, un pro-
yecto irrealizable; acaso log E. E. del Zonda lo han crei-
do asi al anunciar su mira de escribir diez afos. Re-
Tomo LII--2





OBRAS DE SARMIENTO


cuerdan las muchas impresiones que han principiado en el
pais, y A este solo hecho ha quedado reducido su historic.
Hay ademas un axioma que los hombres maduros pro-
palan, y repiten lo que es mas doloros.o aun, los j6venes
sin experiencia: EN SAN JUAN NO DURA NADA, y quien
dude de este amargo, humillante axioma, es un iluso que
cierra voluntariamente los ojos a la luz raoliante de los
hechos. Le sefialan c'n el dedo para confundirlo, una
piramide que yace como un fantasma en medio de un
campo yermo, que parece un campo maldito, por el con-
traste de su esterilidad y despoblacion, contrapuesta a las
fincas llenas de vegetacion que lo rodean: un viajero lo
creeria un monument de la conquista, 6 de algun vas-
tago de los antiguos habitantes de Palenque. El niflo que
pasa pbr los caminos A que sirve hoy de encrucijada la
miran de abajo en alto sin saberse dar razon de lo que
ello significa y el tiempo en que fuW construida. Le mues-
tran los desfigurados restos de una casa consistorial que
al lado de la carcel pfiblica intent construirse que consu-
mi6 una veintena de talegas y qued6 para guarida de ra-
tones y sabandijas. Le ensefian una alameda que sirve
hoy de liza a los corceles que se disputan el triunfo en la
carrera. Lo arrastran al local de una escuela que fuW la
gloria de San Juan y que hoy es un monton lamentable
de ruinas. Lo transportan a una muralla opuesta a las
agresiones del rio, amasada con el sudor y las lagrimas de
un pueblo entero, 4 inutilizada por su propia insuficiencia
hija de la ignorancia de sus directors 6 de la incuria de los
que por su interest debieran conservarla. Le hacen ver un
cementerio, construido ayer, sin una plant aromatica que
neatralice las exalaciones pfitridas; le recuerdan, en fin, un
coliseo, una casa de ejercicios, y cuanto mas pueden acu-
mular para probar su triste y amargo axioma: EN SAN
JUAN NADA DURA. Mas le dicen ; no hay en San Juan una
sola obra pfiblica, no la ha habido nunca, si la habiere
no se conservard. Y se quiere que exista un peri6dico r
Empefio ridfculo......!
Cuadro horrible, pintura desanimadora que hace casi
forzoso confesar que es necesario desesperar de su pals, de
si mismo y del porvenir. Si se preguntan las causes de-





ESCRITOS DIVERSOS


este espantoso fen6meno, de esta anomalia en la indole de
un pueblo, qhe por otra parte se ha sefialado por su docili-
dad y predisposicion .6 adoptar lo bueno, todos se dividen
en pareceres, todos se aventuran en conjeturas, tefiidas
del color de sus pasiones, 6 lo que es mas probable y mas
triste aun, nadie se ha hecho esta pregunta, nadie ha que-
rido que se la hagan.
14s en vano. que para reanimarse, tienda el ciudadano
la vista sobre lo que le rodea al present; en vano es que
recuerde los actos de una administration conservadora,
pacifica, que ha respetado y respeta las leyes que son la ga-
rantia del pueblo y su propia regla: que haya acallado las
fracciones, conciliado los animos y con una popularidad
ilimitada se haya atraido el aprecio de sus gobernados.
Es en vano que yea realizado en un corto perfodo, lo que
muchos ailos no han podido intentar siquiera. Conclui-
dos templos que yacian abandonados, arregladas las ren-
tas pfiblicas, disminuidos los gastos, protegida la indus-
tria y el comercio, restablecida una Escuela pfiblica, erigido
un colegio. Es en vano que la Policia haya iniciado su
mission y dadole el aspect de Ciudad A lo que antes era un
muladar inmundo. En vano es todo esto, deqimos, cuan-
do todo no es efecto sino de la buena intencion y espiritu
patri6tico del Gobierno: lo mismo se ha hecho en algunas
6pocas anteriores y nada se conserve, porque nada'existe
en las costumbres puiblicas; porque el egoismo individual
opone A la conservation de todo lo bueno, su indiferencia,
su indolente apatia.
L Y hay quien se atreva A critical las costumbres ?
Aunque la ilustre Madame de Stael haya dicho, que en un
pais que acaba de conquistar su libertad, sus escritores de-
ben manejar la satira y el ridicule para retraer & los j6ve-
nes de sus vicios, para desengafar a los viejos de sus preo-
cupaciones, no quieran hacerlos avergonzar de si mismo,
no digan lo que son para que sean 'mejores, porque les
amenezaran con morir de inflamacion, 6 calentura pfitri-
da (1) para arredrarlos de la noble area que han empren-

(1) Palabras del comunicado de un rudo. VWase el No. 3. (Nota d I diario.





OBRAS DE SARMIENTO


lprendido. Dejemos, pues, al tiempo y 6 los sanjuaninos
resolver la question de si puede existir 6 no un peri6dico
'para ocuparnos, demostrando asm su utilidad, de los asun-
tos que deben formarlo y de su objeto.
En iun pueblo que siempre ha carecido de ellos, que muy
poeos de los que lo forman se ocupan de la lectura :de
los de otros paises, que es un aprendiz, si es permitido
*decirlo, en el dificil oficio de gobernarse a si mismo; que ne-
cesita formarse costumbres nuevas, que su agriculture est&
sin desarrollarse aun, su comercio sin mereados lucrativos,
sus artes 6 industries sin nacer: en unpals que ha sido
educado para otros fines que los que hoy trata de alcan-
zar, en un pals lejano de las costas, para comunicar inme-
diatamente con el pensamiento europeo, en un pals nacien.
te, un peri6dico debe abrazarlo todo. Es facil inferir que la
tarea que hemos emprendido en el nuestro es superior a la
capacidad con que contamos 6 lbs kudos quieran supo-
nernos.
Cualesquiera que sean los resultados, invitamos A los
altos funcionarios de los diversos ramos de la adminis-
tracci6n pfiblica, imiten en bien del pais, la patri6tica con-
ducta del Sr. Jefe de Policia que nos subministra todos los
datos que. del destiny que tan dignamente sirve pueden
interesar al piblico. El pfblico necesita saber los produ-
cidos que se extraen del pafs, los destinos 6 que se dirigen
y los efectos que se introduced para su consumo.
Sepa el pfblico mensualmente al menos los que na-
cen, mueren, se casah, para que de todos estos dates
deduzcan elements para su instruction.
Los escribanos y los jueces pueden consignar en
nuestras pgginas, los avisos que dan indtilmente al pfi-
blico que no estan fijados en las esquinas sin6 es el
tiempo que dilata en pasar un muchacho para arran.
carlos.
Los que quieran informarse de lo que deben poner
en conocimiento del pfiblico examine los diarios de
Buenos -Aires y Chile sean ministeriales 6 n6.
I Pero nada puede contribuir mas poderosamente que
la costumbre de insertar avisos sobre todas las ocu-
rrencias ordinarias. En todas parties un peri6dioo es





ESCRITOS DIVERSOS


la lonja, es la f6ria de un pueblo, alli ofrece lo que
quiere vender, alli solicita lo que le interest, y sin du-
da que 6ste es el vehiculo mas poderoso del comercio
y de la civilization. Nada es mas frecuente en nuestro
pals, que solicitar desesperado un hombre, una cosa, y
estar desesperados diez para vendersela y no encontrar-
se para satisfacer estas necesidades reciprocas.
Esperamos, pues, de nuestros compatriotas que sin
ocuparse much de nuestras producciones, se ocupen de su
propio interest y se remitan sus avisos, y los comunicados,
que tiendan 6 la mejora 6 instruction del pueblo, para que
haciendo una necesidad de la vida, la existencia de una
publication semanal 6 diaria, desmientan al vergonzoso
axioma citado.
Invitamos a los j6venes que se suscriban, no ya para
darn os de qu6 vivir d nosotros, pues hemos renunciado en
favor de la Imprenta los producidos, sino para tener en
sus cuartos un peri6dico, que de algo pueda servirles, que
pueda reelerse de cuando en cuando. Los ciudadanos pue-
den comprandolo y difundidndolo en el pals hacer ese servi-
cio mas A su patria y 6. la civilizacion. La imprenta est&
muy deteriorada y necesita grandes reparaciones ; y puede
contribuir en algo 6 este objeto el despacho del ZONDA.
En fin, a nuestras amables lectoras que tenemos muchi-
simas, aunque todas de prestado, que es una compassion,
lesprevenimos que nunca las olvidaremos, que nuestro mas
ferviente deseo es su mejora y felicidad verdadera.


CANDIDATURA MO0NTT (1).
A QUIEN REQHAZAN Y TEMEN? 1 MONTT. A QUIEN SOSTIE-
NEN Y DESEAN? 1 MONTT. QUIEN ES ENTONCES EL CAN-
DIDATO? MONTT.
PIDO LA PALABRA.
Situacion de Santiago. 4De qu6 se trata?
4De una revolution, 6 de elegir Presidente? A mi juicio
ni de lo uno ni de lo otro.

(I) -Folleto 8o. publicado con un hermoso retrato litografiado de don
Manuel Montt, en la imprenta de Julio Belin y Cia. 1851. Este panfleto
tuvo influencia decisive en la election de aquel gran estadista y debien-





22 OBRAS DE SARMIENTO
,Existen en Santiago germenes de revolution? Si. Mas
que en pals alguno. Estudiemos la situation geogrdfica de
esta ciudad. Fundada en vista de la conquista y ocupacion
del suelo. Valdivia para dominar este valle, esoogi6 !a ve-
cindad del cerro de Santa Lucia para establecer sus rea-
les. El mar Pacifico no estaba explorado aun. Valparaiso
no habia sido considerado sino como una caleta, apenas
practicable para las naves, que de vez .en cuando train
provisions y armas. En Santiago se acumularon, pues,
colonos, soldados, conventos, dotaciones pias, comercio,
riqueza territorial.
Dejemos pasar tres siglos. Hace treinta afios que un
vecino de Valparaiso vino a Santiago a mandar liacer al-
cayatas para las puertas de una casa que construia. No
habia herreros todavia en Valparaiso. No hace doce A que
la Aduana central fu6 trasladada de Santiago 6 Valparai-
so. El comercio de todas las provincias se hacia .en San-
tiago, como el de la Repfiblica Argentina, cuyos comer-
ciantes se dirigian a la capital. Las industries nacionales
do.ojido, pellones, zapatos, quincalleria, etc., daban ocu-
pacion exclusive a los talleres del pueblo de Santiago
hasta ahora poco.
,Qu6 sucede mientras tanto? Que Valparaiso es de diez
aios a esta parte el centro commercial de la Repfiblica. All6d
se dirigen los capitals de, las Provincias 6 cambiarse por
mercaderias europeas; all. se encaminan los traficantes de
la otra banda; allA estAn establecidos los grandes almace-
nes de comercio, los grandes talleres de las artes y aun la
industrial de zapatos, pellones, etc., ha -emigrado poco A
poco en busca de compradores. Las antiguas casas de co-
mercio de Santiago han ido disminuyendo el movimiento
de sus capitals, 6 cerrandose, 6 trasladAndose a Valpa-
raiso yno hace much que las casas extranjeras del puerto
do incluirse entire otros numerosos escritos sobre political chilena internal
que no hallaron eabida en el plan seguido para estas obras, de eliminar
lo que no tuviera relacion con las ideas que han influido en Ja organi-
zacion argentina, puesto que era inmposible darle a esta publication las
enormes proporciones de la obra complete. Hemos querido conservar
esta pi-za, sin embargo, porque hoy forma su contrast con las formal
de election presidential que la prietica ha venido adoptando y revela
la idea del estadista realizada despues por el author. (Nota del Editor).





PAPELES DIVERSOS


han comenzado A reducir sus cr6ditos en Santiago, A reti-
.rar sus agencies, A fin de precaverse de los descalabros
que experiment un comercio sin vida, sin fondos, sin pro-
ductos fAcilmente exportables. La provincia de Santiago
vive de dos afios A. esta parte de sus molinos, finica indus-
tria radicada y poderosa. Los grandes molinos de- San-
tiago, como las grandes casas de comercio de Valparaiso,
son extranjeras, lo que. debe tenerse en cuenta para exami-
nar las transformaciones que la industrial experiment.
,Qu6 nuevas fortunes se han levantado en Santiago de
diez afios A esta parte? Las de los mineros del Norte, que
vienen buscando goces, reposo y tranquilidad A la capital.
Los goces escaeean, la tranquilidad es problemAtica, los
deudores son morosos, las capitals se irAn. No hay reme-
dio. Esta es la ley.
El comerciante que va 6 Valparaiso cada seis meses, se
asombra de ver las casas nuevas que sorprenden sus mira-
das; el que viene A Santiago cada diez afios, reconoce A la
primera vista sus calls y sus casas, hasta por los acciden-
tes mezquinos que las distinguen. Santiago se va irremisi-
blemente, en su comercio, en su industrial. Es hoy una
ciudad de empleados, procuradores y abogados; de ren-
tistas que viven del interest de sus capitals; de conventos
que consume quietamente el usufructo de dotaciones pia-
dosas de tres siglos; de j6venes de families que no saben en
que ocuparse, que no tienen industrial conocida, muchas veces
ocultando, bajo las exterioridades elegantes .de uba socie-
dad refinada, las penurias y las estrecheces de la indigencia
y debajo de todos estos escombros deuna ciudad que va A
dejar de vivir, un numeroso pueblo, para quien faltan apli-
cacion y desarrollo A su industrial que decae de dia en dia,
sin instruction professional suficiente para competir con los
industriales extranjeros que los conchavan.
Hay, pues, una revolution en Santiago. Esta pobla-
cion noble 6 plebeya, rica 6 pobre, estA desocupada, 6 sus
ocupaciones no le dan lo bastante para desenvolverse. El
comerciante inteligente es arruinado por los otros comer-
ciantes quequiebran y sus lucros son disminuidos por las
p6rdidas que la sociedad en masa experiment con el de-
crecimiento general de la riqueza, del mismo modo que en





OBRAS DE SARMIENTO


las ciudades que crecen y desarrollan, el mayor movimiento
de la propiedad y de los vajores aumenta la riqueza de
cada uno.
Estas masas de hombres, secretamente labrados por
el malestar de la consuncion general, estarA a dispuestas A
echarse al cuello del gobierno, toda vez que haya quien les
diga que el gobierno se tiene la culpa de ello.
Si entire nosotros tuviera el Congreso la costumbre del
parlamento ingles de hacer levantar informaciones proli-
jas.sobre los hechos relatives A cada question que trata,
Redirfamos una investigation sobre el estado de fortune,
profession, ocupacion diaria de los que instigan al pueblo A
la revuelta, las que primeros se dejan arrastrar a ella y
sobre los sentimientos de la masa que los sigue ciega-
mente.
La transformation' que en ruina experiment Santia-
go, es pues, la obra de leyes fatales, que prevision humana
no puede corregir, sino en parte.
Se desenvuelve Guayaquil y se arruina Quito; se levanta
PanamA y decae BogotA; se ensancha Valparaiso y Santia-
go no sabe de qu6 vivir. Esta situation se agrava mas por
un efecto contrario al que hace la prosperidad de las cos-
tas. Allf la poblacion se transform por la introduction de
nuevas industries, por el contact con los extranjeros,
por el espectAculo de los usos y hAbitos mejores y mas
adelantados dein s otrasnaciones, por elmovimiento, enfif,
que es el agent mas poderoso de la mejora. En Santiago
por el contrario, la ciudad permaneciendo la misma, los
hombres los mismos, el pueblo el mismo, las prActicas
antiguas, la indolencia, las preocupaciones se continuarAn
indefinidamente. De dos arios A esta parte han emigrado
de Santiago a Valparaiso y California mas de cuatrocien"
tos franceses que ya se habian establecido de tiempo atras.
De manera que Santiago seri Santiago siempre, y na-
die puede decir lo quo serAn Valparaiso, Concepcion, Copia-
p6 en diez afos mas.
Si el studio de la situation de Santiago no descubriera
estos hechos, lo indicarian los clamores de los diaries, los
discursos de los tribunes populares. Se sefiala al pueblo A
los ricos, como la causa de todos los males, se le denuncia





ESCRITOS DIVERSOS


el lujo, el orgullo de los capitalistas, el gobierno se compo.
ne de usureros; c asde la miseria popular. Esta es la ban-
dera de partido; mejorar de suerte, la esperanza que se
despierta; establecer bancos en favor del pueblo, la prome-
sa con que se le atrae. LQu6 significa todo esto? Que hay
malestar, pobreza,|falta de esperanzas. ZC6mo se estable-
cerian bancos? Con, qu6 fondo? Qui6n los dard? C6mo par-
ticipard de ellos el pueblo que no tenga un product, un
valor que dar en cambio de un billete? Esta no es la cues-
tion del moment, lo que ahora importa es apasionar & la
muchedumbre por el lado sensible, la pobreza, el poco sa-
lario, la falta de remuneracion de la industrial. Aqui vienen
los candidates, s6nalo todo de las llagas del pueblo, pa-
nacea universal de las dolencias de Santiago.
El mejor candidate para Santiago es un camino de
hierro, y por 61 daremos nuestro voto; pero este nuestro
candidate se aleja de todo pals que le habla de revueltas,
porque ante todo pide paz, paz, paz. El camino de hierro
no anda entire los clubs y las farsas political.
j,Qu6 remedio tiene este mal? Algunos. Desde luego, el
primero de todos, de estudiarlo, conocerlo, y tenerlo en
cuenta para las soluciones political que los partidos quie-
ran dar. Hay quien pretend que la capital debe trasla-
darse a Valparaiso, cosa que el tiempo solo indicard; pero
en manera alguna remediard la situation de Santiago, pues
tal media no seria otra cosa que hacer lo! que Iacen los
ej6rcitos en las marchas forzadas, abandonar 6 los heridos,
A los enfermos, A los cansados 6 su propia suerte: dejar
perecer en lugar de salvar. La provincia de Santiago en-
cierra el tercio de la poblacion de Chile y no es cosa tan
despreciable, medio.millon de hombres para dejarla atras.
A mas de esto, Valparaiso, lleno del espiritu prdctico, ne-
gociante, de la 6poca, no podr& llevar a su paso a los que
quedan en situation mas colonial, mas anticuada, si es
possible decirlo. Por muchos afios ha de permanecer el go-
bierno en Santiago, en respeto A las tradiciones y con la
mira de curar el mal en su fuente, haciendo marchar la
sociedad en masa.
Pero el dia que Santiago se muestre impotente para
gobernar la Reptiblica; el dia que la autoridad sea ajada; y





26 OBRAS DE SARMIENTO
as asonadas y continues cambios de Ministros 6 Jefes,
hagan que cada uno piense en su propia seguridad, Valpa-
raiso con su comercio, sus capitals, su influencia material
sobre las provincias, ha de sustraerse 6 la sujecion de los
al3ogados y curiales de Santiago. El comercio pide tranqui-
lidad 6-la impone a los alborotadores.
Un camino de fierro de Valparaiso 6 Santiago, ha-
ciendo exp6ditas, faciles, instantaneas las comunicacio-
nes, trayendo el puerto a Santiago, 6 llevando la capital
A la costa, allanaria las dificultades; pero para estable-
cer un camino de hierro se necesitan capitals, nacionales
6 estrangeros, y antes de todo se necesita seguridad de
que el 6rden, la tranquilidad, la regularidad de la admi-
nistracion responderan del porvenir por un nimero ilimi-
tado de afios; porque el capital no entiende de clubs, ni de
derecho de asociacion, ni de oposicion, ni ministerio; lo
finico que necesita es tranquilidad y garantia de paz.
;,Qui6n puede darlas hoy en Chile? Nadie. Los meses de
Octubre y Noviembre eran antes esperados con ansia por
los comerciantes de Santiago, porque en esta 6poca vienen
A surtir sus tiendas los comerciantes de campafia, para
hallarse en Diciembre y Enero en aptitud de satisfacer a la
demand de efectos que motiva la distribution de dinero
que hacen los cosecheros de trigo. Este afio no han apa-
recido comerciantes de las provincias inmediatas, a causa
de 14 agitacion de Santiago que creen en vfspera de un
desoi-deni El comercio se aleja, el dinero va & otra parte,
y los comerciantes y el pueblo se quedan agitfndose, como
el pescado que se queda en seco,
Hay, pues, una causa latente, perenne de revolution
en Santiago, un malestar profundo en todas las classes,
que favorecera los disturbios que se yen desde ahora en
perspective. Los capitalistas de SantiAgo no tienen com-
prometida su fortune en mdquinas, fabricas y empresas
comerciales en las que la menor interrupcion puede arrui-
nar; por tanto la revolution no les alarma inminente-
mente, sabiendo que el capital se esconde en las crisis y que
un pagar6 no ocupa much bulto. Este es un element de
revolution. Los propietarios de tierras no se cuidan mu-
cho de los disturbios de las calls, que al fin y al postre no





ESCRITOS DIVERSOS


se han de llevar las propiedades y las fincas, segun ellos
creen. Los j6venes de families que no son ni cajeros ni
dependientes de comercio, que no giran capitals, y que han
sido manoseados por las ideas que han conmovido A otros
pueblos, hallan un pasatiempo, emociones vivisimas en la
agitacion de los espiritus, en la accion que es la vida de la
juventud, en las ilusiones generosas que los mueven, y un
poco y much en el espfritu de insubordinacion que es co-
mun A todos los pueblos, sobre todo en los nuestros que
carecen de hAbitos pdblicos, de historic prActica, de ciencia
y de experiencia.
LPorqu6 sucede que la provincia de Aconcagua ha sido
la fnica que ha respondido A la agitacion de Santiago?
No por otra razon sino porque su situation es anAloga A la
de Santiago. Sin comercio en los Andes, desligada de San-
tiago en cambios, con dificultades gravisimas de trans-
porte para sus mercaderfas, aquella provincia se agita en
el vacio, las fortunes decrecen, y el pobre especulador no
tiene esperanzas que lo animen. Siendo do ideas la agita-
cion que hoy domina los Animos, era de esperar que Val-
paraiso, Copiap6, las provincias mas ricas, donde mayor
nimero de ideas nuevas han penetrado, donde las masas
estAu mas adelantadas porque tienen mas goces, hubieran
secundado el movimiento de la capital. Lo contrario ha
sucedido, sin embargo, y esto por causes muy simples. El
trabajo productive, el salario elevado, absorben y atraen A
las masass; y el espectAculo de prosperidad que los rodea
les da esperanzas de participar de ella y los alienta A se-
guir trabajando y gozando como lo entienden y como pue.
den. Aquellas provincias, pues, y todas las que se hallen
en circunstancias analogas ya de present, ya en un por-
venir pr6ximo, propenderan al 6r'den, mientras que las in-
teriores como Santiago, Aconcagua, etc., darAn siempre
sintomas de su malestar; y el gobierno de Chile tendrA
hoy, mariana, mas tarde, cualquiera que sea el partido 6
las personas que lo represented, que luchar con esta agra-
vacion de males de que el vulgo lo hara responsible. San-
tiago, 6 las masas de Santiago estarAn dispuestas A amo-
tinarse si se las deja, por una causa impia como por 'una
religiosa; siguiendo las doctrinas socialists de Bilbao, o





OBRAS DE SARMIENTO


acaudilladas por el Arzobispo si se quiere, con tal que el
uno 6 el- otro les prometan mejorar una situation que el
menor trastorno no puede mas que empeorar. ZQu6 harAn
Errazuriz, Montt, Pereire, Adunate y todos loscandidatos
posibles para que el comercio vuelva A Santiago, se edi-
fiquen trescientas casas por anfo, para que haya construc-
cion de puertas, cerraduras, etc., y vuelvan los comercian-
tes de las proiincias A proveerse di Santiago de los produc-
tos de las mil industries que daban de vivir a tantos
millares de hombres antes?
Despues de esta causaa latente de descontento que nadie,
que nada podri satisfacer sino un camino de hierro hasta
cierto punto, hay otra que no se aleja much de esta, pero
que es mas active y fecunda. Si cada uno se preguntara
,qu6 me darA A mi, de qu6 modo cambiar4 mi situation
personal, el triunfo del candidate de mi predileccion? en-
contraria, si no se hace ilusiones muy grandes, 6 si no es
muy reducido el cfrculo de sus aspiraciones, que no vale la
pena llevar al lials al borde de un abismo, question tan in-
significante!
Precisamente porque es muy poco lo que los muchos
tienen que esperar del gobierno, es que algunos desearian
un cambio radical, echarse en lo indefinido y vago de una
revolution, contando instintivamente con obtener algo,
qui6n sabe si much, en el trastorno. El gobierno de
Chile esta de tal manera sistemado, alambicado, regla-
mentado, que 'nadie puede prometerse sacar de 61 una po-
bre propina de mil, 6 dos mil pesos anuales, si no es en
cambio de un trabajo asiduo y de las molestias y sujecio-
nes de la vida de empleado.
Pero hay pasiones mas nobles y. deseos menos positi-
vos, que preocupan Af muchos. La Am6rica espafola estA
colocada a un extreme del lago que forman las sociedades
adelantadas. El movimiento que imprimen !las ideas en
Francia, vione trasmiti6ndose poco a poco a nosotros,
y un dia sentimos ilegado el moment de hacer lo que hi-
cieron por alli; las ideas que aquellos pueblos agitaron
se hacen por adopcion las nuestras. La Inglaterra y los
Estados Unidos tienen su vida propia, que los ponen a
cubierto de estos vafvenes y oscilaciones que vienen de





ESCRITOS DIVERSOS


afuera; nosotros no tenemos mas vida que la de imitacion,
porque la nuestra la despreciamos y miramos como el mal
mismo. De aquf nace que en 1850 nos hallemos en pleno
socialismo, con sociedades afiliadas como la Francia en
1848 y espuestos a tener combates en las calls y barrica-
das, aunque todo esto sea de mal g6nero por Francia y
haya dado sus malos frutos. En Chile, y no nos pese de
eHo, hay tal libertad para la accion individual, que basta
un poco de perseverancia para hacer tomar A la sociedad
el aspect que se quiera. Palazuelos organiz6 procesiones
de santos, cucuruchos, simbolos y sociedades religiosas,
en despecho de la prensa, de los Ministros y del clero; Bil-
bao ha puesto A la moda, ha hecho el objeto de la conver-
sacion pfiblica, de la curiosidad general, y aun el asunto
dominant, su club con sus paseos alarmantes y sus simbo-
los socialists. Las excomuniones de que ha estado ame-
nazado, sus folletos puestos en el indice de la iglesia, no le
han hecho gran mal 6 los ojos del pueblo, que se creia tan
exageradamente cat61ico y A cuyas preocupaciones los mas
hAbiles politicos han creido deber hacer concesiones. Ni
el clero que se cree tan poderoso en Santiago, ha sido
parte A contener el movimiento, ni se ha opuesto Ai 61. El
pueblo de Santiago se alborotarA por los holetines del es-
piritu imitados de Lamennais, lo mismo qtie por los cu.
curuchos de Palazuelos. Estos movimientos nacen de cau-
sas mas altas; y las bromas revolucionarias de Bilbao no
son mas que el medio de ponerse de manifesto. Lo que el
pueblo quiere, es bienestar aqui en la tierra, riquezas, y es
precise que se le abra el'camino, esto es el camino de hierro
,de aqui A Valparaiso.
El pfiblico asiste 6 estos espectaculos en que se present
una asociacion que demuele cada dia, cada hora, un prin-
cipio de gobierno, como A una fiesta de toros 6 A una rifia
de gallos. No hay teatros, no hay entrada y salida de
buques, no hay comercio, no hay industrial, no hay nada
de lo que en otras ciudades entretiene la curiosidad pfiblica;
en cambio, todos estamos pendientes de lo que dijo fulano,
lo que se propone hacer mafiana para tentar al gobierno,
A cual ministry insultan, cual vida privada sale A luz,
quien minti6 6 quien engafi6 al otro; y de este cfimulo de





DU OBRAS DE SARMIENTO
cosas sin verdad, sin interest real, se forma una agitacion,
una inquietud, una animacion0ficticia, que concluye por
apasionar los espfritus y prestar A la ciudad el aspect de
un pueblo ocupado de algo, de una sociedad agitad'a y pr6-
xima a un trastorno.

MANANA SERA. TARDE.
;,HAY" TIRANiA EN CHILE? SI. j,QUIN LA EJERCE?
LOS DIARIES.
Por mas que parezca una paradoja, el desempefio de
los diarios muestra mas que nada que hay en este mo-
mento un despotismo en Chile contra el cual las leyes son
impotentes. Este despotismo esta en la prensa. Desde
el President de la Repiblica abajo, los Diputados, los Mi-
nistros, los Jueces, todos tiemblan en presencia de este ti-
rano que puede insultarlos impunemente, desfigurar sus
acciones, provocar cdntra ellos el odio pfiblico y calumniar
sus intenciones. Los particulares no estan a cubierto del
lAtigo omnipotente de los diarios. Reputacion, reposo
dom6stico, vida privada, todo sufre, todo es hollado, piso-
teado. Los diarios tienen facultades extraordinarias, y la
honra como la vida pfiblica de sus victims estAn entrega-
das A un perp6tuo estado de sitio. Sabeis, decia Danton,
lo que se necesita para triunfar de ellos, para aterrarlos?
Audacia, mas audacia, y siempre audacia". La prensa
hoy sigue este consejo que tantos horrores produjo, y que
producirA todos los dias nuevas pAginas de sangre para la
historic de los pueblos, siempre irreflexivos. Contra la
prensa no hay apelacion.
Pero la prensa no solo es un poder absolute, desp6tico,
violent, criminal en sus prop6sitos y su lenguaje, sin6
que se ha convertido .en accion, en fuerza num6rica.
0Qu6 es la Barra hoy dia? La Barra es una sociedad
que el 19 de Agosto ostentaba 600 miembros, el 21-
800, el 15 de Octubre 1500, el 16 del mismo 3000. En
la primera reunion que tenga contarg 6000 y aunque
la ceguedad del pfiblico atenlie y descuente estas cifras,
la verdad es que ellas se haran reales y positivas por
la exitacion causada en los animos, la curiosidad y la
novedad de la cosa. La-libertad de imprenta que la ley no





ESCRITOS DIVERSOS


concede sin responsabilidad y sin limits, ha producido el
despotismo de la prensa. LEl derecho 'de asociacion no
producir'i luego el despotismo de los asociados?
LCreis que un pobre papel escrito puede llegar 6
hacerse superior 6 las leyes, hacerlas callar, y hacer todo
lo que ellas prohiben, como exitar a la sedicion, provo-
car el odio entire unas classes de la sociedad contra otras;
injuriar a los'ciudadanos, entrar en la vida privada, y
no creie que un cuerpo de hombres que son la fuerza
en que esa prensa se apoya, no ejerzan sobre los ciu-
dadanos y el gobierno esa misma tirania? 4Qu6 medios
de estorbarlo? veamnos. La Sociedad de la Igualdad se
reune el primero de diciembre por ejemplo en nimero de
3,000 no mas. Diez mil curiosos acuden a la Alameda
para ver el espectaculo. La autoridad pAblica quiere
impedir un nuevo paseo, y como la sociedad 6 los que
la dirijen nada desean'tanto como provocar 6 esa au-
toridad, resuelven no obedecer. Insiste la autoridad, y
la sociedad se lanza' a la calle a realizar su designio.
LQu6 hace la autoridad?..... Resiste: pero es una masa
compact de hombres que traen su frente diptatados,
caballeros, j6venes entusiastas a quienes el miedo de
un culatazo no alarma. Acumulais batallones: la socie-
dad march 'siempre; los gritos, los denuestos, las ba-
ladronadas exitan los Animos": resisten a la tirania, se
sacrifican!por la patria, por la igualdad, por la liber-
tad. El pueblo de curiosos los sigue, se les reune; por-
que el pfiblico nunca tiene simpatias por las tropas, ni
la fuerza pu6blica; gusta del que resisted, del que desobe-
dece, del que arrastra un peligro. Llega el moment
supremo de obrar, y entonces 4quien da la 6rden de
hacer uso de las armas, sobre la multitud amotinada?
El President de la Repfiblica? Se guardard bien de ello.
Luis Felipe tenia en 1848 en Paris 60,000 hombres, un
trono que perder para 61 y sus hijos; todo habia sido
previsto, y sinembargo llegado el moment el no tuvo
coraje de trabar la lucha y se expatri6. El Presidente
de Chile no tiene interest ninguno para echarse una res-
ponsabilidad grave sobre sus hombros, en el moment
de concluir su segundo period gubernativo esento de
todo reproche.





OBRAS DE SARMIENTO


4Ha existido gobierno alguno, en presencia de una
asociacion political organizada como la SOCIEDAD DE LA
IGUALDAD? Qu6 citen el ejemplo. La primera revolution
francesa sucumbi6 A manos del club de los Jacobinos.
Tomo un fragmento de historic. "Ademas, dice Mignet
hablando del partido de las montalas, ademas de la,
afiliacion de las municipalidades, tenia la afiliacion de
los Jacobinos. Este Club; el mas influyente como el mas
antiguo y el mas entendido, cambiaba de espfritu & cada
crisis, sin cambiar de nombre; era un cuadro siempre a
disposicion de los dominadores, que escluian de 61 A los
disidentes. El de Paris era lametr6poli del jacobinismo
y gobernaba casi soberanamentwe los otros. Los mon-
tafieses se habian apoderado d4 6l y arrojado de su
seno a los jirondinos 6 fue;Ma de denuncias y de disgustos,
reemplazando los miembros sacados de la clase media
por sans-culottes".
"No quedaba a los jirondinos, sino el ministerio que
contrariado por la municipalidad era impotente en
Paris. Los montafieses por el contrario disponian de
toda la fuerza efectiva de la capital, del espiritu pfiblico
por el club de los Jacobinos, de las secciones y arraba-
les por los sans-culottes, en fin de las insurrecciones por
la municipalidad." Qui6n no se mira en este espejo?
Pero las citaciones de la historic son initiles para
el pfiblico: el no se reconce nunca en el drama en que
los personajes figurlpn siempre con diversos nombres,
las pasiones humans, y las ambiciones. Al pueblo se
le conduce por engaffos. Saben todos que las acusaciones
de la prensa son mentidas, 6 exajeradas; pero A fuerza
de repetirlas, los oidos se habituan y pasan por verdades.
Z Qui6n no cree que hay tirania hoy en Chile ? Y sinembar-
go, jamas Ja prensa ha sido mas poderosa por lo mismo
que es violent injuriosa. Ayer han escupido en la cara
al intendente de Santiago y ha costado dos dias de
tramitaciones para poder echar mauo-,al agresor.
t Este mal no es de hoy, viene- de muy atras. Apgnas
se reuni6 la Camara de Diputados en 1849, sej pidi6
reglamentar el estado de sitio, es decir amarrar, con
hilitos y enredar con telarafias al poder, para estar se-





ESCRITOS DIVERSOS


guros de no poder ser contenidos: se pidi6 la reform
.de la ley de imprenta para gobernar desde los diarios,
para producer el espectaculo que estamos ahora pre-
senciando, la disolucion de toda autoridad, los diaristas
convertidos en estado mayor de una sociedad de tres
mil. hombres segun elles dicen, y segun lo han de hacer
bueno; y la autoridad, la pobre autoridad, el misero ca-
lumniato como decia don Basilio, ataja por aqui, cierra
por alli, grito por acull&, sin saber A donde acudir por
remedio 6 la prensa que pide una revolution 6 gritos,
el club de la Igualdad que se viene encima a los mu-
chachos que le escueen la cara..... LQu6 hacen los ciuda-
danos?..... Cada uii y todos, juntos, miran, oyen, ven,
hablan 6 se callapi, hallando buena 6 mala la cosa, se-
gun les va 6 cuento.. jQu6 hace el gobierno?
El gobierno" estd empefiado en mostrar que no es
tirano, las Camaras esperando ver el sol que mas ca-
lienta, el Presidente suspirando por que pase el tiempo
que le falta para abandonar el banco del tormento, los
ministros, disputando por quien ha de ser el candidate.
iEl candidateo de qu6! IDe esta ciudad abandonada a
todos los des6rdenes, 6 todas las ajitaciones, 6 todos
los miedos, a todas las pasiones y A cada ambicion que
se levanta? 1,Cuando toda esta bolina pase y se recuer-
de esta 6poca, como se recuerda hoy los tumultos y pro-
yectos de insurreccion de 1846, que dirdi el gobierno
que ha hecho por cumplir el articulo 31 de la Consti-
tucion que estiende su autoridad "d todo cuanto tiene
por objeto la conservation del 6rden pvblico en el inte-
rior." 'DirA que no les gustaba ya el 6rden? Que la Cons-
titucion era execrada por todos, que el 6rden y la Cons-
titucion no estaban de moda ya en los filtimos tiempos
de su period y que por estar al gusto del dia, dejaba
ir las cosas por donde ellas querian!
Hay una revolucion en Santiago? Si; y lo que es
mas c6mico, lo "que, hard reir a la Am6rica de la pre-
tendida sabiduria de las instituciones de Chile, es que
esta revolution ha sido hecha A vista y espectacion de
todos, A sabiendas y i consecuencia de la libertad mis- r
-ma :y de los progress del pals. Esta revolution es una
Tomo LII-3





OBRAS DE SARMIENTO


imitacion, ui reflejo de todas las revoluciones europeas,
despues que aquellas han pasado, y han sido estingui-
das; despues que han dado todos sus resultados infitiles,
y han dejado el suelo sembrado de escombros. ZC6mo
se hizo la revolution de Paris? Del mismo modo que se
hace hoy la de Santiago, a nombre del derecho de reunion,
del derecho de pasearse por las calls. El gobierno
quiso estorbarlo y cay6, como caera aqui en una repfi-
blica la vispera de elejir un president, -si los hombres
que tienen que sufrir las consecuencias de un trastorno
no salen del letargo en que estAn sumidos, y el gobierno,
armado de la esperiencia practice de todaq las naciones,
no assume una actitud decidida y sale de ese terreno
de emboscadas, de reyertas diarias en* las que sera ven-
cido infaliblemente. Qu6 ha sucedido en Francia en 1848?
El pueblo triunfa del gobierno. Luis Felipe el execrable
Guizot emigran.
'El pueblo goza plenamente del derecho de asociacion.
Hace manifestaciones armadas de a cien mil hombres.
El gobierno provisorio se encuentra sin saber que ha-
cerse! Lamhartine y 'otros tienen que hacer frenite a fuerza
de coraje A los clubs populares que quieren proclamar la
repuiblica roja, de esterminio y de persecucion. El primer
resultado obtenido es la ruina de los capitalistas, y el
hambre al pueblo trabajador. Se convoca la asamblea,
elegida por el sufragio universal y a los cuatro dias es
atropellada en sus bancos, ajada, insultada por los clubs
y desde entonces se siente l1a necesidad de desarmar a una
parte del pueblo y de poner freno & los clubs. Un mes
despues, se hace la insurreccion de Junio, mueren milla-
res de victims de todas las. classes de la sociedad, se
declara Paris en estado de sitio, por los republicans
mismos; la quiebra del comercio y de la industrial se ha-
ce general, el trabajo cesa, y el pueblo desarmado se mue-
re de hambre. Entonces la Asamblea constituyente repu-
blicana, pone trabas a la prensa y a los clubs, dicta
una constitucion, y convocando al pueblo a nuevas elec-
ciones, resultan electos todos los realistas, y por presi-
dente un principe que, aspira,A la monarquia. La Fran-
cia recorri6 desde Febrero de 1848 hasta Junio de 1849,





ESCRITOS DIVERSOS


un circulo de trastornos y de miserias, de ensayos, de
alarmas y de errors y volvi6 a lo mismo que habia
querido estorbar y a peor condition que antes, sin sa-
car mas que sangre derramada infitilmente, fortunes ar-
ruinadas, fabricas destruidas, comercio. aniquilado. Era
impotente la Francia parajnejorar.de situation? Era mas
el nfimero de los malos que el de los buenos? No, pues
que los pobres en Francia son treinta millones, y los
ricos 6 los que algo tienen son menos de seis. Lo que
las revoluciones han probado en Europa es que son com-
pletamente infitiles para mejorar la condition del pueblo,
que no puede mejorarse sino por la paz y las medidas
tomadas para abrir caminos a la prosperidad pfiblica.
,Qu6 hizo la Inglaterra en igual caso? Los carlistas anun-
ciaron poco despues de la revolution de Febrero un mee-
ting monstruo, una enorme session de la Sociedad de la
Igualdad, para hacer una revuelta; pero el Lord Maire
de Londres que no entiende de chicas les dijo: alto ahi
mis caballeros, quieto el pescado! La Inglaterra ha per-
manecido en paz, y mientras la Europa se arruinaba en
revueltas ella enviaba madapolanes y calicoes a todo el
mundo y traia en cambio todo el oro y la plata que
habia partido con las otras naciones. Los Estados Uni-
dos descubrian el oro de la California y se reian de re-
voluciones y tonterias. Chile tiene hoy a su alcance el
oro que compra con sus trigos, y cuando cien buques
llegan mensualmente a sus puertos, la ciudad de San-
tiago se divierte enihacer una insurreccion!!!
Sostenemos que hay una insurreccion pr6xima en San-
tiago y en este punto estamos de acuerdo con la Barra
y el Progreso, y las gentes que a millares van los lunes
a la Alameda a ver como comienza la fiesta. Esta insu-
rreccion que principi6 en la Camara de Diputados, por
ser liberal y propietaria con Lastarria, ha terminado por
ser democratic y socialist con Bilbao. En dos anos ha
cambiado de objeto y de personajes, el fardo ha queda-
do siempre el mismo, que es safarse cada uno en la par-
to que le toca de toda sujecion y de toda subordina-
cion.
La Municipalidad trabaj6 cuatro meses por hacerse





OBRAS DE SARMIENTO


un poder independiente, y si la dejan hacer, se convierte
en la comuna de Paris, que domin6 la Asamblea, las pro-
vincias, el rey, los clubs, etc.
La CAmara de Diputados trabaf6 un afio por ha-
cerse poder supremo, por poier y quitar ministros y so-
meter -a sus caprichosas mayorias al Presidente de la
Repfiblica.
La prensa, 6 fuerza de gritar tiranias, despdtismo,
ha logrado en manos de algunos j6venes animosos, ha-
cerse el poder regulador de Santiago. No hay mas ver-
dad que la mentira y la calumnia, y el que diga lo con-
trario miente, y ademas sera castigado severamente.
Marat habria aprendido algo en nuestros diarios.
La gente que concurre A las sesiones de la Camara
de Diputados, discute tambien los negocios pfiblicos, go-
bierna con silbos y aplausos a los oradores y mafiana
les enviard naranjazos 6 coronas de flores como en el tea-
tro, para arrastrarlos por el lodo mas tarde a todos y
acaso pasear algunas cabezas en las puntas de las picas.
,Por qu6 no? La CAmara de Diputados no tiene guardian.
Los clubs el 4 de Mayo en 1848, disolvieron la Asam-
blea nationall: un gamin se sent en la.silla del Presi-
dente. Imaginacs un poco a la Sociedad de la Igualdad en
el recinto de la CAmara en nfimero de 3.000 ciudadanos.
La procesidn entra; algunos diputados aplauden el civis-
mo de los ciudadanos y siguen entrando. iQu6 divertido
va a ser eso! iComo se va a entretener el pdblico!
El Club de la Igualdad empieza ya i gobernar: tiene
su administration, que dicta decretos, que emite procla-
mas, que aprueba y aplaude los esfuerzos generosos de
sus 'miembros, que declara i las autoridades no ser res-
ponsable de este 6 el otro grupo, que no obra bajo sus
6rdenes.
Y para remate de fiesta los mozuelos se reunen en una
casa de la plaza y de allf destacan uno de su seno para
que vaya a escupirle la cara al Intendente de la Provin-
cia, en su despacho, para reirse y divertirse a sus anchas.
Hay tirania en Chile?
Todos aspiran a la tirania, hacigndole ascos a ]a fru-
ta por verde. Marat gritaba todos los dias contra la ti-
rania y pedia cabezas de tiranos por millones!





ESCRITOS DIVERSOS


Este es el estado de Santiago y en escala mayor el de
SanFelipe. Las noticias filtimamente llegadas lo prueban.


AHORA EL CANDIDATE
HAY UNO EN CHILE? SI.-QUIEN? D. MANUEL MONTT.
Lfinsurreccion de Santiago es el preparativo para ha-
llarse en libertad para la election del candidate de los
partidos que con ella triunfen. Los otros, los vencidos
;,para que quieren libertad? Entonces se les-dard un poco
tambien, aunque no la merecen. Belzfi lo hizo asf, y el Con-
greso reunido bajo sus auspicios regulariz6 su gobierno.
provisorio.
Pero supongamos hipoteticamente que se trata de ele-
gir un candidate. Z,Hay candidates en Chile para la pr6-
xima presidencia? Se inventan, se improvisan, se esco-
jen candidates? No: los candidates parael poder supremo
en la Republica, vienen de much tiempo atras, formados,
creados ya. El dedo de la opinion los sefiala desde lejos;
las miradas de todos estan fijas en ellos; se observan sus
pasos, se pesan y comentan sus palabras: se escudrifia su
vida pasada y cuanto con ellos tiene relacion, sus amigos,
sus servicios, su partido. Los candidates para la presiden-
cia en los Estados Unidos se han formado en la guerra,
cuando la nacion ha estado en guerra, como Washington,
Jackson, Taylor; en los Congresos y ministerios como Jef-
ferson, Van Buren, etc., en las discusiones sobre tarifas y
anexion, como Taylor, Polk, etc.
El ruido de su nombre ha ocupado la atencion pfiblica
durante muchos afios; sobre ellos ha recaido el ultraje 6 la
lisonja, a ellos se culpa del mal, 6 se les atribuye todo el
bien que se experiment. Odios, afecciones, simpatias y re-
pugnancias, tal es la atm6sfera que los rodea y que cada
uno siente, palpa al verlos aproximarse. Solo dos candida-
turas han sido improvisadas en nuestros tiempos; pero sin
faltar 6 la regla. Luis Napoleon Bonaparte en Francia y el
General Taylor en los Estados Unidos. El primero lo cre6
la revolution francesa, que no habia pensado en 61; pero
que siendo el palido reflejo de la imagen del Emperador,





OBRAS DE SARMIENTO


era una esperanza para muchos de poner un poco de auto-
ridad enel gbbierno, con un nombre propio, un remedio,
un apoyo del principio monarquico para los anarquistas,
un idolo para el pueblo, un freno al desenfreno revoluciona-
rio. Luis Napoleon se habia, presentado candidate en Stra-
burgo y Luis Felipe reconocidolo tal en los calabozos
de Ham.
El segundo el General Taylor, se improvise candidate
por el brillo de sus victorias. Mr. Clay era el jefe del parti-
do wigh, moderado, en los Estados Unidos; pero en los mo-
mentos de la election. Taylor habia crecido en menos de un
afio, A la altura de un candidate, mandaba ejircitos, ha-
bia dado victorias, y traia f su patria el pedazo mas rico
de M6jico, y puertos en el Pacifico, el trofeo de la guerra. y
el anhelo antiguo del pueblo. Mr. Clay tuvo que cederle
su puesto, y pasar a.1l Congreso, 6 dominar y conciliar la es-
pinosa question de la esclavatura.
Uncandidato es, pues, como el buey Apis de los anti-
guos; existe, no hay mas que buscarlo. Un candidate in-
ventado, ficticio, a quien nadie ama, ni nadie aborrece, un
candidate que como la bosta del pequen ni hiede ni huele,
es una farsa, un chasco, 6 una mascara.
En Chile mismo esta regla no se ha desmentido, desde
que las elecciones han entrado en'la vida regular.
;,En 1840 qui6n era el candidate para Chile? El Gene-
ral Taylor de la guerra del Peril, Tocornal, que represen-
taba al Gobierno' no pudo serlo. El General Pinto que era
el predilecto de la oposicion, tuvo que ceder su puesto al
que la victoria habia improvisado. En 1845 L,qui6n se pre-
sentaba en Chile con los signos de la candidatura? Errdzu-
ris que dirigia la Sociedad del Orden contra el espiritu de
anarquia y las ideas perniciosas segun 61 lo decia? Montt
que estaba en el ministerio? IrarrAzabal que habia partido
para Europa? El General Freire, apenas restablecido de sus
pasados quebrantos? No, no habia candidate possible; los
unos estaban pasados para la situation, los otros aun no
estaban maduros. Se reeliji6 al General Bulnes para darle
tiempo al tiempo, finico sol que vivifica y hace crecer
candidates.
El tiempo ha liegado. Hay un candidate en Chile. Si.





ESCRITOS DIVEJSOS S3
;,Cual es? La Sociedad de la Igualdad nos lo indica con
estas palabras:
"LA SOCIEDAD DE LA IGUALDAD RECHAZA LA CANDIDATU-
IA DE MONTT, PORQUE REPRESENT LOS IrSTADOS DE SITIO,
LAS DEPORTACIONES, LOS DESTIERROS, LOS TRIBUNALES MILI-
TARES, LA CORRUPTION JUDICIAL, EL ASESINATO DEL PUEBLO,
EL TORMENTO EN LOS PROCEDIMIENTOS DE LA JUSTICIA CRT-
MINAL, LA LEY DE IMPRENTA, LA USURA, LA REPRESION DE
TODAS LAS COSAS A QUE PUEDE ESTENDERSE CON PERJUICIO
DE LOS INTERESES NACIONALES Y ESPECIALMENTE CON RES-
PECTO AL DERECHO DE ASOCIACION."
He aqui un candidate.
El Progreso y la Barra lo seilalan con menos pa-
labras.
"TODOS"LOS CANDIDATES SON BUENOS MENOS MONTT."
Es decir, no hay mas candidate a la Presidencia que
Montt. Esto se llama autoridad, se llama poder.
Cuando el Gobierno se ha hallado en conflicts y difi-
cultades, el Presidente ha llamado a D. Manuel Montt
para pedirle consejo. Si hubiese otro ciudadano con influen-
cia y poder, el Gobierno se habria dirigido A 61.
Cuando la CAmara de Diputados quiso en un moment
imponer al Presidente, Ministros, A desaprobar su election,
la autoridad de la palabra de D. Manuel Montt, en la me-
morable session secret mantuvo en su 6rbita, una mayoria
numerosa.
Cuando la misma mayoria pretendia negar al Ejecutivo
los subsidies, 6 demorar la sancion de ellos, D. Manuel
Montt trajo 4 mejores sentimientos a sus adversaries.
Cuando el diputado Urizar Garfias, uno de los jefes de
la oposicion, insistia en una mocion, a una indication de
D. Manuel Montt, contest el diputado: "Defiero A la indi-
cacion del Diputado por Santiago." He ahi los titulos de
una candidatura otorgados por los mismos que se oponen
a. ella, obtenidos por solo la autoridad que a nuestro pesar
ejercen los hombres que han conquistado influencia. Don
Ramon ErrAzuris ha reconocido, ha obedecido por largo
tiempo A esa influencia bajo la inspiration y el'consejo de
D. Manuel Montt, dirigi6 en 1845 y 46, los trabajos de la
Sociedad del Orden, el antipoda de la Sociedad de la
Igualdad.





OBRAS DE SARMIENTO


En la prensa aparece el mismo fen6meno aunque con
mAscara inversa. A quin atacan los diarios todos los dias
sisetmnAticamente, encarnizadamente? A D. Manuel Montt!
AC qdiiitemen? A D. Manuel Montt! A qui6n respetan
en su desenfreno? A D. Manuel Montt! Y decimos que lo
respetan, por el encono mismo que muestran y la futilidad
de los cargos. Cuando la detraccion ha abierto feriaebla
Barra, para deshonrar A ciertos ciudadanos, la detraccion
no se ha atrevido 4 tiznar don Manuel Montt en su vida
privada, y se ha contentado qon lanzar una insinuacion in-
juriosa solkre lascanas de su anciana madre.
La protest de la Sociedad de la Igualdad dice A las
claras lo que es D. Manuel M ntt en el concept de sus ene-
migos; la autoridad, el podei, la column del 6rden. Los
estados de sitio, las deportaciones, los destierros, etc., no
se han empleado por D. Manuel Montt sino unavez, cuando
los confabulados estaban reunidos y el 6rden en peligro.
D. Ramon ErrAzuriz aprob6, aplaudi6 y sostuvo eon sus
esfuerzos, su consejo y su adhesion las medidas represivas
y lo declare bajo su firma en estos t6rminos:
LA LENIDAD Y TEMPLANZA DE UN GOBIERNO ENEMIGO
DE LAS MEDIDAS EXTREMAS FUA EL ENGANO QUE ARRE-
BAT6 A LOS DESORGANIZADORES Y LOS INDUJO I CONCITAR
UNA ALARMA CON TODOS LOS SINTOMAS DE UNA CONMOCION
TREMENDA; Y HASTA TAL PUNTO LLEG6 LA OSADIA Y EL
DESENFRENO QUE IlA AUTORIDAD, PARA NO COMPROMETER
LA EXISTENCIA DE LA REPIUBLICA, PARA NO REVOCAR SUS
HONROSOS ANTECEDENTES, Y NO BURLAR LA CONFIANZA QUE
EN SU CELO 'Y FIRMEZA FUNDA LA INMENSA MAYORIA, TUVO
QUE ECHAR MANO DE LOS MEDIOS DE REPRESION QUE LA LEY
PONE A SU ALCANCE, PARA CONTENER LOS DISCOLOS Y
ENTREGAR I DISPOSICION DE LOS TRIBUNALES I LOS QUE SE
IABIAN DISTINGUIDO EN LA ASONADA.
Firmado con todas sus letras.
Ramon ErrAzuriz.
Qui6n simpatiza bhoy con aquella asonada? Levante
el dedo el que hoy quiera aceptarla como una gloria. El
estado de sitio que salv6 A Santiago de que se derramase
una gota de sangre, es ahora un crime para el que se
sacrifice cargando con la responsabilidad y abandonando





ESCRITOS DIVERSOS


su puesto en el gohierno para que se sentasen en 61 tran-
quilamente los que hoy lo vituperan. ,Porqu6 no le echais
en cara haber levantado el destierro al general- Freile, de-
vu6ltole sus honores y emolumentos, y porqu6 noQtJpedis
cuenta de haber dado de alta A cien jefes y oficiales A -quie-
mne gobiernos anteriores, en cuyos consejos figure el senior
EiAzuriz, habian creido just deponer? D. Manuel Montt,
pues, seria un freno para todos los des6rdenes que estais
previendo. No habria segun vosotros autoridad, en los
moments dificiles, ni los criminals serian castigados.
La verdad es que lo sienten todos aquellos pgra quiefles
el estado de sitio puede interesarles personalmente, que si
Montt sube al poder no habra necesidad de estados de sitio
por solo la influencia y el prestigio moral que revestiria A
la persona del Presidente. ,0 hay quien le venga la idea
de escupir A la autoridad, cuando la autoridad se llama
Montt? Tan forzosa, 6 inevitable es para los que no
quieren Presidente con autoridad moral, que Montt lo sea,
que trabajan en consumer una insurreccion desastrosa
para estorbarlo; y como la insurreccion no tendra lu-
gar, Montt serA por la naturaleza de las cosas Presidente.
LQuereis mas pruebas de que Montt es el iinico candi-
dato possible para la presidencia? H6las aqui. Hace un
aflo que se anuncia por un cartel la candidatura de Errd-
zuriz, y los que lo hacen dudan de que tal hecho sea efec-
tivo. Los mismos han indicado que admitirAn la candi-
datura de Irarrazabal, del general Pinto, de otro que no
sea Montt.
Ningun diario hasta ahora poco habia anunciad6 la
candidatura Montt, y desde un afio a, esta parte no hay
aldea apartada de Chile, donde no se able de esta candi-
datura, no se la teme 6 no se la desee. Un aio hace A que
estA espuesto A las miradas del pfiblico, el nombre de D.
Ramon ErrAzuriz y ningun diario lo ha atacado. Ningun
diario habia hasta hoy hablado de Montt, como candi-
dato, y hace un afio A que es el blanco de los ataques de
sus enemigos. Al primero le han adjudicado los diarios
programs de su political future, consentidos por 61 puesto
que no los ha rechazado ni modificado. A Montt: nadie
se atreveria A colgarle un program, porque seria una pro-





OBRAS DE SARMIENTO


fanacion y un desacato, ni 61 mismo lo ha anunciado por-
que su vida pfiblica entera es un program. Son sus ene-
migos los que se encargan de bosquejar con negros colors,
lo que hara, dejando ellos A su pesar, traza de lo que sien-
ten, de que lo temen y le respetan.
Asf, pues, cuando en un pals oigais un nombre que
anda en boca de todos, ensalzado hasta el cielo por los
unos, deprimido hasta la tierra por los otros; A quien se
le atribuye todo el bien y todo el mal: dq quien se espera
y A quien se teme; que lo aman y lo aborrecen, que el
Presidente~consulta, y la CAmara escucha sin aplaudirlo,
A quien sus enemigos tratan *de concitar odios violentos,
encarnizados, podeis estar seguro de que es un hombre
piblico, un poder moral, una influencia, un principio en-
carnado.

SERA ELECTO MONTT PRESIDENT?
Veamos las fuerzas que lo combaten y las que lo apo-
yan. Hace dos afios que la question que apasiona los es-
piritus en Santiago, es la destruction de la autoridad, del
Gobierno, del poder. El voto finico en la causa del Inten-
dente de Aconcagua en el Senado, que desaprob6 la con-
ducta de la autoridad, fuW el del Sr. ErrAzuriz. LEste hom-
bre vA A gobernar? El orador que con mas calor sos-
tuvo en la CAmara de Diputados las prerogativas del Eje-
cutivo fu6D. Manuel Montt. ,Hombres tales estAn llamados
A gobernar? Desde escupir A la cara A un Intendente
hasta subir al mando D. Manuel Montt, hay un abismo.
La question es, pues, netamente de anarquia y disolucion,
de gobierno y tranquilidad. La opinion decidirA.
,Qui6nes apoyan 6 Montt con calor? poquisimos.
ZQui6nes lo atacan' con .safia? michisimos.
L,PorquV?
Lo primero, porque su candidatura no interest per-
sonalmente A nadie 6 A muy pocos. Su manera de go-
bernar es conocida, regular, sistemada; pureza en la ad-
ministracion de las rentas; admission A los empleos de
personas de capacidad. Ahora, algunos ricos que lo esti-
man, nada tienen que esperar de 61; los hombres de m6rito
relevant, rara vez esperan ni necesitan de la protection de





ESCRITOS DIVERSOS 43
nadie. Irarrazabal, Lastarria, Aldunate, Sanfuentes, Be-
navente, Campino, Garcia Reyes, Tocornal, Talavera, Pin-
to, Gana, Varas, etc., Ilamados sucesivamente por 61 A los
empleos, nada le deben, porque era en virtud de sus pro-
pios m6ritos, capacidad 6 influencia que los llamaba. Es-
tos individuos y muchos otros no serAn partidarios aca-
lorados suyos. No lo serAn los jefes y oficiales que devolvi6
A sus destinos, porque no hacia mas que reparar la injus-
ticia de los tiempos. Por otra parte, Montt represent
para todos la tranquilidad pfiblica, y nadie se apasiona, se
desvive por una entidad puramente moral, latente como la
luz, pero cuya importancia no se echa menos en la economic
de la vida sino cuando .falta.- Es un interest publico, de
que cada uno puede prescindir A su modo, sin ser su election
un interest privado para nadie 6 para poquisimos.
Son partidarios naturales de la candidatura Montt:
Todos los que no esperan un empleo, en reemplazo de
un empleado destituido.
Todos los labradores, comerciantes y artesanos que
necesitan de la tranquilidad antes de todo, para llevar ade-
lante sus negocios.
Todos los capitalistas que desean emprender, 6 tienen
ya emprendidos caminos de hierro fi otras empresas.
Todos los ciudadanos para quienes el estado de sitio es
un fantasma, porque no reza con ellos, seguros de que no
armarfn bochinches, ni des6rdenes que lo hagan necesario.
Todos los que reconocen que es necesario que el Presi-
dente sea respetado y tenga autoridad moral que es el pre-
servativo contra los des6rdenes.
Todos los que han visto. las revoluciones del mundo
con los objetos 6 pretestos mas santos, venir A parar en
estado de sitio, en opresion, despues de haber arruinado
el comercio, paralizado el trabajo y hecho morir de hambre
A los mismos que las promovieron.
Todos los que contemplan el estado de los demAs de la
Am6rica del Sud, Bolivia, Montevideo, Buenos Aires, Ecua-
dor, M6jico, etc., bafiados en sangre, saliendo de una re-
vuelta para entrar en otra,, con saqueos, asesinatos, alza-
mientos y desastres.
Todos los que quieren conservar a Chile el nombre hon-





OBRAS DE SARMIENTO


rooQ.de que goza en Europa y las simpatfas y respeto de
los pueblos.
Todos los que esperan del tiempo y de la tranqui-
lidad las reforms que cada dfa la necesidad viene in-
dicando. Pero esto no quita que muchos de entire es-
tos le sean adversos.
Pasad al campo de la oposicion y vereis como bu-
llen las pasiones!. Cualquiera que el Presidente sea, mi-
nigtos caidos y que quieran recobrar sus carteras, am-
biciones j6venes que arden por tener un dia de influen-
cia; por salir A luz y abrirse paso; resentimientos an-
tiguos; pasiones afiejas de partido; deseos vehementes
de bien, de progress, de novedad, de agitacion; pro-
yectos de revolution, de tumulto, de desorden; porque
digase lo que se quiera, veinte afios de 6rden, pesado,
mon6tono, fastidioso, cansan, fatigan sobre todo, en una
ciudad donde se pasan las semanas y los meses sin un
espectAculo pfiblico, sin un teatro, sin' una novedad, sin
una emocion. ,Qui6n tiene interest personal en la oposi-
cion, en el triunfd de cualquiera candidatura que no sea
la de Montt? Todos, cada uno; desde el diarista que escri-
be. la Barra, hasta el filtimo orador del Club de la
fgualdad. Alguna passion estA en juego, alguna espe-
ranza se alimenta de ilusiones,- algun proyecto de en-
grandecimiento, de venganza, de reparacion atisba las
facultades, pone en actividad la imaginacion. Pero con
don Manuel Montt, es preciso ser lo que cada uno es
y nada mas. Aqui no hay desconocido, vago, indefinido.
Si esto es cierto para jentes honradas y capaces, qu6
serA para los bribones sin m6rito que no faltan en to-
das parties?
Pero hay otro obstaculo. y el mayor de todos, pa-
ra la presidencia de don Manuel Montt, y debemos in-
dicarlo sin embargo. Muchos j6venes que tratan de su-
blevar la opinion de los ignorantes contra 61, tienen
interest personal on ello; cuando no sea mas que des-
hacer un idolo de respeto; la juventud tiende siempre
a la insubordinacion. La opinion, la forman, los escrito-
res. Hay interest inmediato para muchos en escribir con-
tra l61; no hay interest inmediato de defenderlo. Los j6-





ESCRITOS DIVERSOS 4:
venes, cuya capacidad reconocida los llama a figifrar
en los ministerios, Lastarria, Vial, Garcia Reyes, San-
fuentes, Tocornal, Lascano, Lira y otros que seria pro-
lijo nombrar tienen interest personal en que Don Ma-
nuel Montt no sea Presidente de la Repfiblica. Esto no
quiere decir que todos ellos se opongan, como no su-
cede.
Veamos porqu6.
La Presidencia de la Repfiblica habla sido hasta"hSy
representative, digAmoslo asi. El general Prieto diez afnot,
el general Bulnes otros diez, han venido de los ej4rcitos
A representar el poder de la Repdblica, 6 responder con
su prestigio y su espada de la march regular de la ad-
ministracion. Hombres buenos y de criteria, pero no re-
conocidos por el pfblico como habiles politicos. Tuvieron
pues, necesidad ambos de tener 6 su lado un politico, un
primer ministry que diese impulso y direction A la mar.
cha de los negocios. Esta imperfeccion necesaria 6 indis-
pensable del gobierno ha traido hasta hoy males incal-
culables 6 Chile y agitaciones initiles. Ser Ministro en
jefe, era ser Presidente a los ojos del p iblico. Asi no se
ha hablado hasta hoy sino del ministerio de Setiembr%
del Ministerio de Abril, del ministerio de Junio. Estos
cinco iltimos alos de la presidencia Bilnes, hIan sido
casi enteramente perdidos para el ddelanto del pats, y
no hay que culpar de ello ni a las CAmaras, ni A los
partidos, ni & Vial, ni A6 Montt, sino simplemente 4 la
influencia que ejercian los ministros. En 1846 fu6 ree-
lecto el Presidente B6ilnes, pero como Montt se retir6
absolutamente de los negocios, la administration cambi6.
El ministry que le sucedi6 tuvo que abandonar pro yectos
en via de ejecucion para realizar los suyos propios, que
cambiar empleados, intendentes, administradores deadua-
na, para drearse hombres suyos, nuevos como 61 en la
vida pfiblicb, en el manejo de los neocios; prepararlo
todo, y consagrar todos los moments A preveer las
elecciones de una cmara adicta de una presidencia fu-
tura. Pero sin entrar en mas detalles, un dia llega en
que no puede continuar su march y renuncia. Nuevo
ministerio y 6 deshacer lo hecho por el anterior y en





OBRAS DE SARMIENTO


seguida estudiar los resorts de aquella complicada ma-
quina que se llama administration. Un ministry pre-
gunta A los oficiales mayores para donde dd vuelta es-
ta ruedita? el otro, quin maneja esta palanca? Cual
otro Ino seria bueno quitar este' palito? En fin, los mi-
nistros nuevos, se han hecho cargo de todo y con tra-
bajo y laboriosidad ponen mano 6 la obra; pero he aquf
que la Camara tira para un lado, el Presidente para
otro, y no hay armonia ninguna; los pareceres se di-
videu,. y los ministros renuncian. Nuevo mihisterio, nue-
vo hacer y deshacer, nuevo ponerse al corriente.
Cuanto no valdria una presidencia compact, regu-
lar en que el Presidente gobierne y no sea como hasta
aqui ha sido, un moderador de los ministros, un con-
ciliador de pretensiones las mas hostiles 6 veces. La Pre-
sidencia de Don Manuel Montt va 6 hacer una revolution
en la manera de administrar. SerA Jefferson, Jakson 6
Pelk, pero sera el Presidente, el jefe de la political, el
pensamiento de la administration. Bien 6 mal, el tiempo
se aprovechar6, y cinco afios de administration firme,
sin vacilaciones ni luchas y pareceres opuestos, valdrn
para el progress del pafs, por diez afios de hacer y
deshacer y de ir al sur hoy y mafiana al norte.. El mi-
nisterio perderA la exajerada importancia que tiene hoy
y serA 16 que es eh Norte-America, en Francia, el mo-
derador del impulso del Presidente, en los casos de res-
ponsabilidad; pero nos veremos libres por cinco afios al
menos de este eterno subsidio, que los ministros renun-
cian, que hay escision en el ministerio, que no se entienden,
que el Presidente se opone, y en sustancia que no se
trabaja en la cosa pfiblica y los negocios abandonados.
Desgraciadamente esta realizacion complete del espi-
ritu y objeto de la Constitucion, esta entrada en el
6rden natural de las cosas que pide que el que dirije
est6 A la cabeza y no A un lado, y A veces oculto, no
encuentra naturalmente apoyo en los mismos que pu-
dieran con su influencia y valor hacerlo triunfar. Que!
yo que puedo, que espero maflana ser ministro, voy. 6
trabajar candorosamente para llevar a la Presidencia 6
,un hdbil estadista que sabe, por diez aflos de manejo





ESCRITOS DIVERSOS


de los negpocios pfiblicos, direct 6 indirectamente, lo que
es urgente hacer, lo 'que es possible hacer sin fanfarro-
nada? No; no se hace esto sino por virtud, abnegacion,
las virtues no andan en estos tiempos tan a rodo que
cada uno tenga su poco. La presidencia de un quidam,
de cualquiera que no sea Montt, despierta ambiciones,
deja las cosas en el estado actual: el primer ministry da
el nombre a. cada pedacito de administration, aunque
sea un mosaico de diversos colors, en cuatro meses;
pero en cinco afios de presidencia, pueden cambiarse diez
ministerios, que hagan pasar la carter por mano de
treinta j6venes y viejos, ciudadanos 6 militares, pro-
gresistas, fraternales, parafernales, liberals como quie-
ran llamarse. Ejemplo: don Ramon Errazuriz president.
4,Qu6 v. fi hacer? Ya el redactor del Progreso le colg6
un program de su administration. Maravillas, segun
el adajio. "que el mentir de las estrellas es muy seguro
mentir." Ya tenemos pues, 6 don Ramon Errazuriz do-
tado con munificencia de un program. Pero h6me aqui
que Lastarria que y su sobrino don Federico Errizuriz
para que haya alguno de la casa, nos han espetado
ayer no mas otro program, de la reform que diz obrard,
don Raxion. Si los ministros son Lastarria y el sobrino,
concedido, pero si hay cambio de ministros. Si Sanfuen-
tes (no el de los pies lijeros) si Vial y estos son various,
si los Larrain, si tantos otros presuntos, posibles, y muy
hacederos ministros van inspirar a la presidencia, adios
program, adios reforms; cada uno dejaria estampado
sus dedos en el borde del plato. A l% presidercia Errazu-
riz todos low presuntos ministros. Hasta yo que soy un
lelo, voto desde ahora por ella.
Otro inconvenient que milita contra Montt, es su pre-
conizada impopularidad, de la cual ya hemos dado algunas
de las causes. La principal es su falta de un poco de este-
rioridades seductoras, de estas concesiones faciles hechas 6
las preocupaciones y A las exijencias del vulgo de los hom-
bres, en fin, de un lijero tinte de charlatanismo que hace
pasaderas las rudezas de la realidad de las cosas. Es el
hombre de una pieza. Si, si, no, no. Al menos asf se
muestra en sus actors' pfiblicos. Ha sacrificado cien veces





48 OBRAS DE SARMIENTO
su popularidad a una necesidad del Estado, A lo que cree
just 6 necesario. Ha giardado un obstinado silencio
contra cargos que han pesado sobre 61, de actos en que
su opinion fuW precisamente contraria 6 la que prevaleci6
en los consejos de Gobieirno. Para los hombres que lo
conocen, para los que menos se preocupan de las personas
que de los intereses del pals, les imnporta poco amar 6 no
amar al president de la Repfiblica. Pocos amaban al
general Bfilnes, antes de ser elevado al poder. y no son
muchos los que despues lo han frecuentado. Sin emjbAgo,
es escaso el nimero de los que pueden decir que lo esti-
men 6 lo aborredkn, sin que esos sentimientos hayan hecho
impopular su administration. El poder moral no es una,
niffa bonita para que todos lo idolatren y 6 veces el m6-
rito mismo es causa de desafeccion 6 alejamierito.
Los diarios han trabajado un afio sistematicamen-
te en desprestigiarlo entire las gentes que por este 6 el
otro medio gustan de ver holladas la probidad, la ver-
dad, la justicia. jQu6 'sabe la Sociedad de la Igualdad de
Don Manuel Montt?
Esto es lo que -se lee en la Barra:
LA SOCIEDAD DE LA IGUALDAD, EN SU SOLEMNE Y ES-
PLPENDIDA SESSION DE AYER, ACORD6 RECHAZAR LA CANDI-
DIDATURA MONTT, PROMETIENDO POR LA LIBERTAD DE LA
PATRIA, OPONERSE COMO REUNION DE HOMBRES LIBRES Y
EN LA 6RBITA DE LA LEY, AL TRIUNFO DE ESE HOMBRE FU.
NESTO ALAS LIBERTADES Y A LA EDUCATION DEL PUEBLO.
Don Manuel Montt opuesto 6 la EDUCACION del pue-
blol!!
Asi conoce el vulgo A Don Manuel Montt, asi se lo
muestran los que le hacen tan- desapiadada guerra. Si
la calumnia puede decidir de la suerte del pais, estatet vez
la calumnia manejada con audacia y habilidad habrd qui-
tado un president a Chile.
Pero lo que verdaderamente dafa a don Manuel Montt
es su modestia y su reserve. Su situation culminante, su
influencia, su prestigio, la popularidad dada 6 su nom-
bre por la calumnia misma, lo han sefalado 4 los ojos
de la nacion como un candidate A cuya elevacion s.e li-
gan intereses vitalisimos delipais, y don Manuel Montt





ESCRITOS DIVERSOS 4Z9
permanece en la inercia. Lo calumnian, lo trabajan, des-
moralizan su nombre, tuercen sus intenciones, denigran
sus actos, y 61 guard silencio. Empiezan A trabajar en
su favor sus amigos, y los deja hacer sin direction, sin
franqueza; de manera que todas las simpatias que lo fa-
vorecen, obran A la ventura, sin plan, sin concerto, A
veces en sentido opuesto.
Asi es que sobre 61 recaen los desaciertos de sus ami-
gos, las prevenciones que el pfiblico alimenta contra este
6 el- otro y ha sucedido al fin lo que se llama el club
Garrido, se ha Jiecho como el representante de D. Manuel
Montt, porque 41 deja hacer. Los que no pertenecen A
ese club, los que no quieren pertenecer, se creen aislados,
los timidos guardian sus simpatias para el caso de hacer
uso de ellas, la opinion vacila, y lo que en 61 es modes-
tia 6 si se quiere reserve, al pasar A otros se cambia
en desaliento.

Veamos ahora los elements con que cuenta don
Manuel Montt para ser electo president. Es lIstima que
el espiritu de insurreccion que alimentan y promueven
incautos no continue en Santiago, porque A dar un pa-
so mas, el pfblico veria claro el abismo cabado bajo sus
plants. Quien conoce la historic sabe que A la accion
violent sigue la reaction. Esos grupos, esos paseos di-
vierten todavia y entretienen al pfiblico, desde que de-
jasen de ser farsas y se conviertan en realidades, el pue-
blo buscaria instintivamente el medio de salvacion. El
dia que D. Pedro Vicufia vi6 el rumbo que la conmocion
de 1846 iba A tomar, el dia que Thiers y Odilon Ba-
rrot, directors de los banquetes de Paris, tocaron con el
dedo el estrago que habian causado, ambos se pusieron
delante del torrente y lo contuvieron. El dia que la Fran-
*cia vi6 que los. que le habian dado el sufragio universal,
no se entendian entire si, y no sabian que hacerse con la
revolution, seis millones de votos Ilamaron de nuevo A
los caidos. Pero contemos solamente con lo que existe
ahora, y por fortune sin necesidad de que las cosas lle-
guen al estremo. Los vecinos de Santiago, aturdidos,
ofuscados con esta fantasmagoria que juegan delante de
fomo LII pl. 4





OBRAS DE SARMIENTO


sus ojos en Santiago con esa ostentacion de grupos de
hombres, pregonados, paseados por las calls, que- ya
son 600, que ya son 800, que mas tarde 3000, segun los
c6mputos de los prestigitadores; con esos gritos y ame-
nazas 6 insults y calumnias, que no prueban mas que
son d6biles, los vecinos de Santiago, decimos, se alarman
tomando por realidades lo que'solo son apariencias. Que-
reis saber como se recluta la Sociedad de la Igualdad?
N. Valdivia, antigua cobrador, gana un miserable esti-
pendio por cada socio nuevo que trae. Los socios ven-
drian 6 millares, sin otro motivo que la curiosidad, la
novedad, para pasar el rato entretenidos y acabar de
hacer el San Lunes consabido. Mas la Sociedad de la
Igualdad no es la poblacion de Santiago, ni Santiago.
cuenta por much en la masa de electores de la Repiblica.
Aconcagua misma es un espantojo sin valor real. En el
recinto de la ciudad de San Felipe se agitan elements
contrarios; pero en las campifias adyacentes la poblacion
se ocupa del trabajo. Petorca, Putaendo tienen distinto
espiritu del de la ciudad, y Los Andes es tradicionalmen-
te hostile i San Felipe, por esas rivalidades de provin-
cia que son frecuentes en todas parties. San Felipe ha
sido hostile siempre al gobierno, su grito es viva Freire,
que es el mito traditional alli de la oposicion. Hoy mis-
mo no suena por nada,Errdzuriz, ni se trabaja abier-
tamente por 61, ni por Freire.
Valparaiso, la provincia mas influyente de la; Repui-
blica, es hostile al partido en que figure Urizar Garfias.
que ha dejado profundos resentimientos en la milicia, en
los jornaleros y entire los ciudadanos. Todas las classes
estdn ocupadas diariamente del comercio, que pide antes
de todo garantias de reposo. En Valparaiso no hay mu-
chas gentesque vivan de rentas 6 del aireypasen su tiempo
en armar alborotos y buscar en que divertirse. La opo-
sicion a D. Manuel Montt alli es impossible, sin conse-
cuencia. Montt es para Valparaiso la garantia de la tran-
quilidad pfiblica por cinco afios mas para poder esportar
trigos y que sus deudores del interior no tengan pretes-
to de turbulencias para no pagar A los plazos estipula-
dos. A Valparaiso no le hablen de reformar la Constitu-





ESCRITOS DIVERSOS


cion, de lo que se le da un ardite; lo que necesita es refor-
mas de la tarifa, franquicias comerciales y much trigo,
muchisimo.
Y 6 prop6sito de Valparaiso, rectificaremos un cargo
hecho contra Montt por la protest 6 la farsa de la
Sociedad de Igualdad de quien se rie pasablemente Val-
paraiso, que nada de bueno tiene que esperar de ella. Se
dice que Montt represent la usura. Si han querido de-
cir el capital hau tenido razon, porque esa es la verdad
como que el capital que crea caminos de hierro, comer-
cio, industries, ciudades, marina y propiedad, necesita
antes de todo de tranquilidad para producirse y multi-
plicarse. Ahora es preciso tener en cuenta que el capital
en Chile, viene de dos fuentes, Copiap6 y estrangero. La
provincia de Copiap6 es en masa adicta A Montt, porque
goza de prosperidad y tiene injentes sumas comprome-
tidas en los trabajos dispendiosos de las minas y en las
obras pfiblicas. Una revuelta en Santiago, una perturba-
cion de la tranquilidad pfiblica, puede dejar por un affo
6 por otro tiempo ilimitado, comerse de orin los rails
del camino de hierro, carcomerse las maderas, derrum-
barse los terraplenes y perderse un million de pesos com-
prometidos en esta empresa. Copiap6 gastard miles de
miles allA y aqui para quedar seguro de que no habran
farsas political, revueltas ni enredo. La situation de Co-
quimbo es mas 6 menos la misma, como lo es la de todas
las ciudades que estAn en via de prosperidad, que tie-
nen trabajos emprendidos y cuyos hombres cuentan con
la tranquilidad interior para medrar.
El capital extranjero lo introduced en Valparaiso y lo
ponen en movimiento las grandes casas de comercio ingle-
sas y Norte Americanas que ejercen una legitima influencia
en la poblacion. Si se quiere saber cuAl es la opinion del
capital extranjero no hay mas que leer el Neibbourg, el
Mercantile Reporter, diarios ingleses que circulan en Ingla-
terra y Estados Unidos y forman la opinion allA de las
cosas de Chile. Estos diarios fueron hostiles al ministerio
Vial y son partidarios del gobierno actual.
El comercio en masa di6 las gracias al General Blanco
por su conduct para contener el partido que en las pasa-





OBKAS DE SARMIENTO


das elecciones encarnaba Urizar Garfias. Waddington ne-
cesita seguridades de paz para llevar adelante su magnf-
fica empresa para derramar millones en el interior y
facilitar la exportacion de los cereales del pais. En este
moment se proyecta por capitalistas nacionales y ex-
tranjeros la construction de un camino de hierro desde
Valparaiso a Santiago ligando 6 Quillota y Aconcagua,
finicamedida que salvar 6a las dos provincias de la deca-
dencia en que su distancia de los puertos las va sumiendo.
;,Creeis que la Sociedad de la Igualdad con sus paseos y sus
luchas y sus escupos al Intendents, hara much por la
realizacion pr6xima del camino de hierro? 4Creeis que se
aventuran asi no mas seis millones de pesos, para quedar
desparramados en los dampos en materials inservibles?
ZCreeis que provocando 6 la revuelta que en todas parties
ha arruinado las grandes empresas, en Chile se va a poner
manoo 6 trabajos que necesitan afios para dar product?
Si asi lo creen los predicadores'de asonadas, quecon supan
se lo coman. Pero los capitalistas, usureros, son por lo ge-
neral muy rudos y lo entienden todo al revs. Nacionales
6 extranjeros apoyan 6 Montt con su influjo, con sus
pesos, ,por que? porque Montt es para ellos la seguridad
individual, Montt es la tranquilidad pfiblica, la autoridad,
la buena f4 administrative. A 61 se dirijen, aun hoy que no
es President, para proponerle los planes del camino de
hierro, los medios de realizarlo con ventaja del pablico,
porque saben que no se abandon asi no mas A ilusiones,
A quimeras doradas que muchas veces son verdaderas
pildoras, con que el egoismo sorprende a. los ministros
incautos pero amigos de lo brillante y lo fosf6rico. Id pues
6 hablar al capital que puede 61 solo realizar la transfor-
macion de Santiago y de Aconcagua, de igualitarios que
predican la guerra contra el rico, que piden pan y no les
dan, y quieren arrebatarlo, habladles de socialismo, y de
derecho al trabajo, en nombre de los artesanos que el
Lines lo pasan en sesiones y en paseos, dejando desiertos
los talleres, abandonando el trabajo, finica fuente de liber-
tad y de prosperidad para un pueblo. Al menor amago de
revuelta el comercio de Valparaiso no ha dado efectos .
plazos sino a personas muy seguras, y las casas extranje-





ESCRITOS DIVERSOS


ras han comenzado a retirar sus agencies de Santiago.
Hay firmas de opositores que no han sido admitidas, por
nada mas-que ser opositores. Esto lo saben muchos, A mas
de los que han recibido la leccion.
Las provincias del sud estan en plena paz, y si algo las
espanta es el lenguaje de taberna de los diarios de Santia-
go y las histories abultadas que les llegan de todas las
nimiedades ridiculas que ajitan a la capital. Muy edificado
deben tener por cierto al rijido General Cruz, la Barra y el
Progreso! No espereis que 61 forme en Concepcion una So-
ciedad de la Igualdad? Dicese que Bilbao va con esa em-
bajada a Valparaiso; ojalA que mientras est6 embobado
dirijiendo 6 las olas alguna lameniana, no se lo lleve por
delante un jornaloro cargado y derramando su sudor. No-
sotros le aconsejarlamos que entrase de dependiente en una
casa de comercio, de Valparaiso: alli en los libros de
carga y descarga aprenderia lo que es la vida y la base de
la riqueza de las naciones. La condition del pueblo no se
mejora con discursos biblicos que entran por un oido y
salen por el otro; ni con paseos ni bullangas. Se mejora
con caminos, con riquezas, con exportacion de los produc-
tos, que hacen subir el salario, ocupan brazos y desen-
vuelven la inteligencia.
Se le mejora por las escuelas, por la ensefianza, por los
habitos del 6rden. Todo lo demas 6 son picardias de am-
biciosos para hacerse un pedestal y elevarse, 6 son ilusio-
nes de poetas, que no conocen la vida, ni su pals, ni la
sociedad en que viven.
Tal es la situation de las cosas, y la verdad en material
de candidaturas; y si 6 esto se agrega lo que puede la ad-
ministracion puiblica, nadie se harAilusiones con respect al
verdadero candidate. Se inventardn ciento, cada uno se
former. el suyo. Bilbao, Lastarria, preconizaran a ErrA-
zuris; el Presidente propondrd al de su agrado; el partido
conservador se fraccionarA en dos, en diez; la Sociedad de
la Igualdad amenazarA comerse 6 los nifios, tragarse 6 los
granaderos con caballos y armas, la opinion fluctuar6, los
viejos tendran miedo, los mozuelos querrAn cojer los cuer-
nos de la luna, todo esto no podrA alterar la realidad de





54 OBRAS DE SARMIENTO
las cosas, ni quitar que D. Manuel Montt sea el finico can-
didato verdadero qua para la presidencia se present por
ahora en Chile. Don Manuel Montt mismo no puede evi-
tarlo.

Santiago, Noviembre 5 de 1850.





EPOCA PRE-CONSTITUCIONAL

LA UNION NATIONAL
Santiago, Julio 81 de 1854.
SR. CORONER D. BARTOLOME MITRE.
Mi querido amigo: Le escribo A Vd. para anunciarle
que ira un panfleto en que me dirijo 6, los electores de
Buenos Aires. (1) Nadie es mas sabio y elocuente que aquel
que dice precisamente lo que sabemos 6 deseamos. Yo
deber6 perder estas buenas cualidades para con el pi-
blico de Buenas Aires; pero para V. ser6 siempre el mismo.
Temo poca f Urquiza, y creo que Vd. le teme menos
que yo; ambos lo hemos probado, yo tratandolo como
acostumbro, y Vd. recibibndolo A caionazos. Lo que
debemos temer es el entronizamiento en Buenos Aires,
como en Paris de una tirania, que tiene por cuartel ge-
neral una ciudad populosa encadenada..--Que no venga
Urquiza a Buenos Aires, sin que jamas sea esta ciudad
sede del gobierno. Buenos Aires no tiene derecho A pedir
mas. La segregacion temporal me espanta, porque no
veo cuando habra de cesar. LSerA cuando Buenos Aires
pueda imponer las condiciones? Esto es insostenible. Pero
nombrado diputado por la legislature de aquella pro-
vincia, rgentina antes, hoy- Estado estrano, no he po-
dido redolverme A romper con todos mis antecedentes.
A Buenos Aires le sobran hombres y renunciar yo A
mi calidad de provinciano, caando las provincias corren
el riesgo de verse forzadas A former un Estado aparte,
me ha parecido que no debia hacerlo sin reflexion. Es
probable que vaya yo a residir definitivamente A Buenos
(l)-V4ase T. XVI. p. 128. (N. del E.)





56 OBRAS DE SARMIENTO
Aires. Si tal sucediese, como vecino, como domiciliado,
tomar6 parte en sus cosas. Pero ahora L,porqu6 me echa-
rfa yo la responsabilidad de actos que no son argentinos,
sin6 puramente locales de Buenos Aires?
He tenido el gusto de ver en sus articulos de El Na-
cional cuanto se reprime Vd. para no estallar en la si-
tuacion embarazosa en.que se han colocado. El escrito
que le envio trata de abrir una salida & ese cul-de-sac.
Perdida fuera la causa nuestra si Buenos Aires no tu-
viese mas que decir, que tiene antipatia a Urquiza, cuando
este conserve una position official. Pero Buenos Aires
puede decir: he resistido a despojarme de mis insti-
tuciones propias, para hacer lugar A los dominios de
los poderes nacionales. Condenada la poblacion mas im-
portante de la Repfiblica A carecer d) gobierno electivo,
el resto queda igualmente entregado al arbitrario. Esto
es lo que ha defendido, io que ha conquistado Buenos
Aires: su gobierno interno. Sobre esta inica base puede
tratarse'de reorganizar la nacion. La sede del gobierno
en el ParanA; si es possible en Salta.
Cuanto deseara star alla para hablar con Vd. y los
amigos sobre este punto capital!-Todos necesitamos reha-
cer nuestras ideas sobre capital. Los portefios, los uni-
tarios, los federales, los provincianos, los tiranos todos
creen hallar su cuenta en que Buenos Aires sea la ca-
pital. Solo el que ama la libertad, solo el que quiere
ver establecida una verdadera federation, trabaja porque
en Buenos Aires no est6 la 'capital gubernativa......jamas
......jamas! Esta es mi filtima conclusion.
He llegado al fin a proponerme este problema: L,es
compatible la existencia y la dignidad de un Congreso, en
el seno de una poblacion lo mas numerosa, lo mas ilus-
trada? No. 0 el congress manda, y entonces esa poblacion
pierde sus derechos politicos; 6 la poblacion lo domina,
y entonces es ella quien gobierna.
Z,Puede existir un gobierno en ia ciudad mas populosa
de una nacion, sin concluir por maniatarla, por establecer
la dictadura sobre todo el pals ya indefenso? La repfiblica
francesa de 1800? ,c61mo sucumbi6? Por un golpe de
mano. L,Dado d6nde? En la capital. El resto sigui6 la





ESCRITOS DIVERSOS


suerte de la capital. En 1851, el mismo desastre. Ex-
cuso ejemplos.
Veamos el reverso. Buenos Aires fuera del dominion
del poder- central se hace* inexpugnable defenidiendo sus
lares. Creo, pues, que la ventaja del gobierno federal estA
en que residiendo en puntos sin influencia por su falta
de derechos, de riqueza, 6 de fuerza, deja en poder de los
gobernados los medios de oponer resistencia 4 los desma-
nes. La separacion de Buenos Aires ha tenido un efecto
saludable sobre Urquiza y es servirle de oposicipn garan-
tida. Incorporado, hara el mismo efecto y en pocos afnos
todas las provin:ias se le uniran por las ideas Jiberales,
para oponerse a los avances. Buenos Aires serA el modelo
el campeon, el guia, el jurisperito. Pero Buenos Aires, Es.
tado independiente desligandose de la union, hasta que
le convenga unirse, dejando al porvenir la solution de
una lucha que 61 inici6, eso es indigno de hombres de pr6.
Yo por mi no me atrevo a seguirlo. Guest trop fort. Para
portefios, pase; pero uno de Ban Juan, aceptarlo, es mu-
cho. Si Vds. estan libres, razon para dejarlos y acudir a
la parte del suelo que aun queda abandonada a merced
de los malvados. Yo me quedarfa, pues, con mis sanjua-
ninos, que los pofbres luchan hasta hoy, sin poder siquiera
simpatizar con Buenos Aires, pues este antiguo amigo
y deudo se ha establecido en casa aparte, y echado
barda en la pared divisoria. De qu6 vale decir que es tem-
poral la separacion? LSon'duefios esos hombres del porve.
nir?.
Estudie mi querido amigo, mi plan y empapese en los
autore's norte-americanos, finica guia segura en cuestiones
de libertad y de Repfblica federal. Este sistema tiene la
ventaja de cerrar la puerta al arbitrario, que en Chile fal-
sea todos los principios, y en la confederacion hizo cometer
tantas faltas.
Nos ahorra las exeriencias de nuestro aprendizaje.
Asi, pues, debemos trabajar por acercarnos en las institu-
ciones a Norte Am6rica. Capital en rincon para que hayan
cuestiones entire los Estados y los Estados Unidos, que se
decidiran conforme a derecho.
Por poco preparados que alli est6n para aceptar un





OBRAS DE SARMIENTO


compromise, no temo aventurar much al decir que es la
cosa mas hacedera. Todo queda en el statu quo; el ej6rcito,
la marina, etc, y por pactos que pueden traer artfculos se-
cretos de compromise de union, estipularse las cortapisas
puestas A esta 6 A la otra atribucion del president, 6 la
manera de usarla en tales lugares, 6 la persona que haya
de ser nombrada A tal empleo. Busque V., invented los casos
que admitan esta solution y verd que son poquisimos, si
es que hay algunos. Por ejemplo : el poder dispone de la
fuerza armada. Nada mas just; pero es tan bueno el poder
que A causa de habernombrado inspector general de armas
A un tal general Paz, las fuerzas que guarnecen la frontera
del Sud de Buenos Aires ha dispuesto que est6n A las 6r-
denes de su provincia, mientras se arregla la plant del
ej6rcito.
Pudiera abusar del empleo de las rentas; pero A fin de
dejar satisfechas las susceptibilidades de ciertas gentes muy
quisquillosas, ha nombrado por ministry de hacienda preci-
samente la persona que aquellas habrian querido. Como en
los Estados.federales ejerce much influencia la Corte fede-
ral, tuvo la atencion de formarla de acuerdo con Buenos
Aires, y, auin creo, poner de president A Velez Sarsfield; y
como debe haber una corte de distrito en Buenos Aires,
llev6 su complacencia hasta pedir que le indicasen quienes
deblan componerla.
Excuso entrar en pormenores. Precisamente hoy de-
biamos incorporarnos por cuanto tenemos fresco ybrillante
aun el prestigio de nuestros triunfos. Mas tarde-entraremos
alicaldos, 6 dejando traslucir que nos aqueja la necesidad,
Me dirA Vd. lo que yo me digo A mi mismo, que no
comprendo una evolucion que se hace en la polftiea y en
los hombres de Buenos Aires.
Sea, por ello es que me atengo A 1o que yo comprendo
y veo, A saber, hechos consumados hist6ricamente 6 institu-
ciones que de ellas emanan en conformidad.con las de los
pauses libres, finicos que lo son hoy. Veo garantias para
esa libertad, dejando A los grandes centros de poblacion
asegurados contra los golpes de mano, contra el 24 de
Junio, contra los embastillamientos. ZQu6 hara Urquiza
ahora? Y cuando digo Urquiza, adopt el lenguaje con-





ESCRITOS DIVERSOS 59
vencional de Buenos Aires. Carril, Gutierrez, cuanto !ha-
ragan encuentra la occasion. hara lo mismo.
Supongamos una media arbitraria del president.
i,Es un acto clandestine? No se obedece, y se denuncia
al pfiblico. ;,Es un decreto atentatorio? Se reclama y
discute. j,Es un proyecto de ley? Doce diputados de Bue-
nos Aires a los que se han agregado diez de las provincias
lo combaten, la prensa libre en Buenos Aires los sostiene;
si la media es inconstitucional, la Corte Suprema lo de-
clara, en despecho del congress mismo. ISe lleva adelante?
,Pero c6mo? jEn el Parana? Hoy mismo esta la confede-
racion montada en este pi6; y si Zuviria, Ferr6, Pefia y
tantos otros hubieran tenido detrAs de si una base como
diputados, la mitad de los escindalos se habrian ahorra-
do. Pero Buenos Aires independiente, Buenos Aires dando
vueltas.
Me he extendido demasiado. Mas me extendiera sino
temiese ser indiscreto. Digame Vd. francamente su opi-
nion, 6 mu6strela por la prensa. Mi proyecto traoer, creo,
la ventaja de acercar lo que se separa, de familiarizar la
opinion con estas ideas a los quisquillosos.
Saldrd un buque luego, por el que le mando dos volfi-
menes del Monitor, y el primero de Bibliotecas Populares,
en las que he persistido hasta dejar un modelo. Despues
nada queda que hacer.
Estan tan profundamente descaminados todos nues-
tros pueblos, que no hay medio de traerlos a buen camino.
Tiemblo de lo racional, sencillo y just, porque basta que
lo sea para que no tenga eco. Lo absurdo, lo montruoso,
h6 aqui el secret. Papel moneda sin garantia. Buenos
Aires, estado independiente, etc., este hara derramar mu-
cha sangre. Si amigo, tengo ratos muy malos! Estos
dos fltimos afos me han envejecido moral y ffsicamente.
i Hay un dep6sito insondable de tristeza en mi alma! Si
me dieran a escojer ir a vivir A Buenos Aires 6 a San Juan,
preferiria este 61timo.
Mil recuerdos a todos los' que fueron mis amigos, y tan
poco se acuerdan de los que estan lejos. En este verano
pudiera ser que fuese por alla. Como me dicen que no hay





OBRAS DE SARMIENTO


correo de Buenos Aires para las provincias, no contest al
gobierno oficialmente. Lo har6 por mar.
Mil recuerdos a su familiar.


SR. CORONEL D. BARTOLOME MITRE.
Yungai, Octubre 1 de 1854.
Mi querido amigo:
Recibi su carta de 1' de Julio por Sarratea cuando ya
habia partido el correo, pues llega hoy y sale maiiana;
por lo que no pude contestarle.
La alocucion A los electores que habia mandado ya,
su renuncia que viene hoy, y la situation vidriosa que
Arcos y los diaries me pintan, me excusan de responder a
muchos de los puntos que su carta encierra. Los hechos
han hablado.
He vivido de la f6 por tantos anios de mi vida, que es-
tas situaciones an6malas que atravesamos me desconcier-
tan completamente, y me abaten por moments. Hago
alto para orientarme, y como en la Pampa, veo que vamos
haciendo zig-zags, porque no llevamos como los hebreos en
el desierto un fanal que nos alumbre.
Es una de las pocas consolaciones que me .alcanzan en
esta 6poca tan fatigosa, ver que Vd. y yo, marchamos por
instinto y convencimiento siempre de acuerdo, y es ya
much para career que hay una verdad en el fondo de las
cosas en que dos 6cos se repiten unfsonos, a cada vez que
allA 6 aca, Vd. 6 yo, golpeamos el metal de los aconteci-
mientos para juzgar de su calidad. Sonidos argentinos
siempre.
He aplaudido su conduct en la espinosa coyuntura en
que la acusacion del fiscal lo puso. Sacrificar el poder, y
quedarse con la palabra.
Arcos me repite lo que -Vd. me dice en su carta,' que he
debido, que debo ir A Buenos Aires. Por lo pasado es in-
fitil hablar. El h6bito adquirido en catorce afios de poner
el oido a los imperceptibles rumors de las cosas que vie-
nen, me ha creado una especie de instinto, de conciencia
anticipada de las situaciones. *
Mi razon, mi interns, mi deseo, me decian que debia ir





ESCRITOS DIV-ERSOS


A Buenos Aires; pero una fuerza interior me repetia que
iba 6 hallarme en una situation dificil, delicada, que el espy-
ritu de barrio iba A exaltarse y dejarme & los primeros
pasos como pez sin agua.
No pude vencerme jamas, y acosado por Sarratea para
que escribiese, para que hiciese algo, con el animo de escri-
bir otra cosa, escribi ese discurso A los electores, que iba A
ponerme al lado de Vd. renunciando la inspection general
de armas, para quedar exento de'sujeciones.
Si alguna vez he deseado volar 6 Buenos Aires, es esta
vez en que veo la opinion inquieta, el gobierno asustadizo,
para trabajar por restablecer la confianza mostrAndoles
que es la magnitude del triunfo, la grandeza .de los bienes
adquiridos solo lo que les pone miedo. Pero no quedard
por mi el no hacerlo cuanto mas pronto pueda, cuando no
me lleve otro interest que dar 6 Vd. y otros pocos amigos
un abrazo.
Nos llega recien el decreto del gobierno de la Confedera-
cion haciendo forzosa la circulation del papel, y desmoneti-
zando los metales, y estoy todavia azorado de tanta au-
dacia; no por el error que haya en la media, sino po r
provocar un conflict, y ponerse en abierta pugna con to-
dos los intereses. La verdad es que ningun rumor llega
de las provincias. Estos pobres pueblos han perdido toda
sensibilidad y no se mueven si no los hieren pfias como los
bueyes. Me asombra esto.
En San Juan han luchado en las elecciones. Las gana-
ron sin dispute y las anularon sin pudor. Alteraron la ley
de elecciones para segundo ensayo y les echaron los presi-
darios y los soldados sin velo y los vencieron. Al fin, San
Juan est& tranquilo, porque no tiene esperanza de cambiar
de situation. DAbanse por bien servidos, cuando llega el
decreto de circulacion forzosa del papel y vuelve A comen-
zar la lucha.
Estas nuevas peripecias y lo que en Buenos Aires se
pasa, muestran lo impossible de la situation, y la proximi-
dad de un desenlace pacifico, como lo deseariamos, violent
como los produce los hechos sin direction.
Deseo recibir cartas ~le Vd. instruyendome de la situa-
cion suya, y del rumbo que toman los negocios.





62 OBRAS DE SARMIENTO
No deje de escribirme; sus cartas me despiertan del le-
targo en que he caido. Mil cariflos A su seiora y hermanos,
A Alsina, Velez, Guerrico, Paz y los demas amigos, y dis-
ponga Vd. del afecto invariable de su amigo y servidor.


AL Sa. D. JosE MARMOL.
Muy senior mio:
Su carta de Vd. del 16 me muestra todo el desquicio de
nuestro pafs, que Vd. describe. Nos separamos en Monte-
video amigos; resist, Vd. recuerda, i. permanecer alli un
dia mas, Vd. sabe A qu6, y por qu6 razones; y nos encon-
tramos un afo despues en el Pacifico en choque!.......
Ser6 muy lac6nico en el. asunto principal de su carta.
Diceme Vd. que la alusion que hice A su persona, como
presunto encargado de una mission que precedi6 A la de
Alberdi, con los motivos que yo atribuyo A estda ultima,
"no es invencion mia". Esto basta. Si ha habido mal de
mi parte; ha estado en poca cosa, y va Vd. A verlo.
El Coronel Mitre, me escribi6 A Rio Janeiro lo que sigue:
"MArmol ha sido nombrado Encargado de Negocios A
Chile, y el, objeto de su mission es cortarle las puntas A su
pluma. Todos sus amigos', y entire ellos Lopez, han ase-
gurado al General que Vd. lleva el proyecto de escribir
contra el". La carta original esti en mi poder aquf.
Llegado un senior Villarino casado en Santiago y resi-
dente muchos afios, me dijo en conversation lo que ahora,
A pedido mio, declara por escrito:
"Declaro que preguntando a mi sobrino Lagos, ede-
can del General Urquiza, qu6 objeto tenia la mission del
sefior MArmol A Chile, me contest: El General dijo "ahi le
echo ese A Sarmiento".
"Declaro igualmente que, habiendo convenido con el
senior Monguillot de venirnos juntos por tierra primero y
despues por mar, cuando hubo buque que salia para Chile,
me dijo: Ya no vamos para Chile, hemos recibido contra 6r-
den. Creo que vamos A Rio Janeiro, donde se ha quedado el
senior Sarmiento.-Santiago, Mayo 23 de 1853.-FrancJi
co Villarino".
Yo he visto en mi casa reunidos A los Sres. Monguillot





ESCRITOS DIVERSOS


y Villarino hablar indiferentemente de aquellos sucesos, lo
que me muestra que el testimonio era intachable.
De todo esto no result contra Vd., ni reproche, ni
cargo. Resulta que solo esa fuW la mente del General Ur-
quiza, cosa que Vd. "no est6 distant de creerla", segun
su carita, pero que nunca se lo dijo Vd.
No habiendo actos de parte de Vd. 'en corroboracion
de esa mente del General Urquiza, ningun reproche he po-
dido hacer A Vd. y no he hecho;pero comohan habido actos
de Alberdi que recibi6 la misma mission que Vd. tuvo os-
tensiblemente, y esos actos confirman la mente 6 intencion
que se atribuian al General Urquiza, he debido y podido
traer a colacion los antecedentes probados, para probar
con ellos las consecuencias.
Por su carta de Vd. "s6 que deseaba Vd acercarse &
los gobiernos de estas repfiblicas para trabajar en cosas
de verdadera importancia national".
Que "es leal y sincere para todo el mundo"
"Que ningun acto de su vida ha dado derecho para
creerlo tonto".
Que Vd. "que se reputa el filtimo, habria devuelto
hecho pedazos el nombramiento, dando al General una se-
vera leccion, ensefiindole que si queria miserables los bus-
case entire sus antiguos amigos".
Que Vd. "se ha sostenido independiente de todos los
partidos".
Que "no ha claudicado sus antiguas convicciones".
Que "ha hecho oposicion franca, descubierta, con su
nombre al frente, al absurdo plan del General Urquiza de
querer que los hombres de bien se ajustasen con los pica-
ros, y eso no con la cordillera de por medio".
"Porque se neg6 A defender el Pacto de San Nicolas,
no con las cordilleras de por medio". "Porque solo, siempre
al lado, no lejos, hizo oposicion A la insensata political de
Alsina, y 6 las quijotescas declamaciones de la Sala".
Que lo veo "mal con todos los partidos, porque en nin-
guno ha visto, ni v6, la capacidad de hacer el bien".
,j Que "le es sensible cambiar conmigo ideas que no ten.
gan por objeto intereses mas altos que nuestras humildes
personas".





OBRAS DE SARMIENTO


'Que tiene Vd. "el derecho de ilamar ingratos' Asus
compatriotas".
Que "en su corazon hay una distancia inmensa al en-
cono 6 A cualquier sentimiento repulsivo!".
Si la impression que me deja lalectura de su carta no me
ha fascinado del todo, result que la Repfiblica Argentina,
que todos los partidos se le han quedado atras A Vd., en
la capacidad de hacer el lien 6 de juzgarlo al menos, no ha-
biendo visto, no viendo, uno que sea capaz de concebirlo
siquiera. *
.Que la dignidad y entereza de su carAeter fuW superior
A lade Alsina en el Con2ercio, A la de Mitre en el Nacional,
que llamarlOn i Urquiza sabio grande, etc.; A la mia, que
necesit6 poner la cordillera de por medio para hacer lo que
Vd. hacia cara A cara, siempre al lado, tanto en contra de
la pretension de Urquiza de pintar pfcaros con honrados,
comoel Pacto de San Nicolas, como A la political funesta de
Alsina, como A las quijotescas declamaciones de la Sala.
Elevacion y dignidad culminante de carActer, servicios de
Vd. que le dan el justisimo derecho de llamar ingratos A
sus compatriotas, tanto A .los picarosy miserables, anti-
guos amigos del General Urquiza, como A los hombres hon-
rados, entire los cuales nos contamos nosotros dos, decla-
rando muy alto que ni entire los picaros, ni los miserables, ni
entire los hombres honrados, no habria encontrado Urquiza
un solo hombre capaz de aceptar la pobre, rastrera, la in-
noble ocupacion de venir A perseguir A uno de sus antiguos
compaferos; todo lo cual no estorba que ponga Vd. en
duda "la rectitud de mi carActer, ni la conciencia de mi
pluma", aunque no pone ni la de Alsina, ni la de Urquiza,
ni la de Lagos mismo, en quienes se verA, bien examinada
lacosa, "que hubiera algun fondo de patriotism, algun fin
sano que se proponian".
SQu6 quiere Ud. que replique A estas observaci ones,
emanadas del conocimiento que tiene Ud. de lo que Ud. es
y de lo poco que son los otros ? I Qui6n debe saberlo mejor
que Ud.! Un solo consejo le dar6, aprendido muy A mi
costa. 1 Cuidado con la persona! Siempre la persona, que
me ha hecho, me hace y me harA ta to mal en este mundo,
el mas burl6n de los mundos inmajinables.





ESCRITOS DIVERSOS


i Yo s6 lo que le digo, MArmol Y sino, pregfinteselo &
Alberdi.
Otra prevencion le har6, nacida del conocimiento de las
localidades. Vd. pasa por accident por esa plaza de comer-
cio, y no conoce naturalmente los articulos que estAn muy
caide~. El que no tiene precio, ni en el martillo, es el de afec-
tar seriedad, circunspeccion, gravedad, pero Alberdi tiene
ya fastidiado al pfiblico con estawmuleta. Serio, honest,
circunspecto, alto, imparcial, formal, con miras de paci-
ficacion, ni por los costs hi por el flete se recibe en
ciertos escritos, que afectan mirar desde muy alto este
pobre mundo donde yo me encuentro.
Su carta de Yd. me viene en muy mala fora, MAr-
mnol, ni mas ni menos que cuando uno estA apuntando
su escopeta y un importuno empieza A gritarle. Le dir6,
pues, por toda contestacion...... chiiiiit...... chiiiiiiit No me
espante la caza amigo...... Tengo un tiro de ocho al
menos.
Acepto con gusto su promesa de no escribirme mas
.sobre este asunto. Yo quedo completafnente satisfecho
-con su declaracio,3de que allA no habrd encontrado Ur-
quiza un solo hombre capaz de aceptar la pobre, rastrera
A innoble ocupacion de venir A perseguir A uno. de sus
,antiguos compaieros. Y Vd. debe quedarlo igualmente
de la mia, de que no habiendo Vd. desempeflado 'tal
comision, no habi6ndole Urquiza nunca dicho tal cosa,
.aunque Vd. no est6 distant de career de que en la mente
del General existi6 el deseo de que Vd. se convirtiese en su
apolojista en el esterior, no hay acto, ni intent no
seguido de actos de parte de Vd. que den lugar al mas
lijero reproche: zLe basta A Vd. esto?
Si Vd. hubiere de continuar en esta discussion odiosa,
no obstante que ya reconozco sin dificultad la nobleza de
sus sentimientos y la altura de sus miras, sin desdefiar
la position en que Vd. me coloca, porque para mfitodas
las posiciones son buenas, entonces tendr6 que buscar
.aliados para combatirlo; y como Vd. se desliza un poco
A, juzgar, pensar y decir de Urquiza, cosas que dejan muy
mal parade A Alberdi4que, como los aduladores de por
.allA, lo ha llamado grande, grandote, grandaso, gran-
Tomo LII--4





OBRAS DE SARhIENTO


disimo, me ver6 en el caso de invitarlo a former una coa-
licion : 61 por Urquiza, yo contra Urquiza; pero ambos
contra Vd. que estfi mal con todos los partidos, porque
en ninguno v6 ni vi6 la capacidad de hacer el bien del
pais. Ahora como Alberdi v6 y ha visto esa capacidad en
Urquiza, y yo la veo en otros, result que hay un ]unto
en que estamos de acuerdo con Alberdi, y es en ver, por
fas 6 por nefas, alguien que puede hacer el susodicho bien.
En punto a coaliciones, Alberdi, V. lo sabe, no es dificil.
Eptre esos papeles que Vd, ha visto, y que no hallar6 un
solo hombre si es arjentino que no mire con disgusto, (mu-
leta que no tiene salida ya en la plaza) habri visto que
Alberdi no queria reunirse a Urquiza sino como simple
coaligado, sin desertar", etc., y en sus cartas de Quillota
denuncia tambien la existencia en Buenos Aires de un
partido que no queria, como 61 mismo, tomar & Urqui-
za, sino como coaligado. Podemos, pues, t6malo Vd.!,
coaligarnos Alberdi y yo, 7 coserlo 6 Vd. a dos cabosr
Pero no, MArmol; Vd. es persona muy grande y
no le conviene andarse frotando contra estas piedras de
molino. Guardese para mejor ocasi6n y conserve ileso
el caudal de experiencia que ha adquirido, y sobre todo
la alta position que tan bien le sienta. Eso ha de ser
tarde 6 temprano ftil 6 nuestro pafs, y si Vd. mismo
no puede verlo sin espejo, otros veran ,la capacidad de
hacer el bien.
Sin rancune, sin arriere pens6e, sin gasmofia, me
guard para darle a Vd. entonces muestras de esta co-
raza que he adquirido, como calls en las manos los
que trabajan, para no sentir las picaduras inevitable
en el contact y en el choque de la vida pfiblica.
Quedo de Vd: afectisimo servidor.

INDULTO A LOS CONJURADOS DE JULIO
(oEl Nacionalb, 6 de Febrero de 1856).
Los Jefes defensores de los reos procesados por la con-
juracion de Julio han solicitado del Gobierno, que 4e sobre-
sea en la-causa, ahora que han sido castigadbs los promo-
tores y cabecillas del atentado. La conjuracion de Julio,.





ESCRITOS DIVERSOS


es, en efecto, un ensayo malogrado de la subversion que,
tomando el carActer de una invasion armada, ha dado fin
con las ambiciohes que la promovieron. La prueba de la
criminalidad de los conjurados la dieron sobrada los inva-
sores; y estos han purgado ya su delito.
ZA qu6 ensafiarse contra miserables instruments su-
balternos del delirio sangriento que ha perturbado tantas
cabezas d6biles?
La clemencia es un acto de buena justicia. La impuni-
dad de los conjurados no ha de desmoralizar A f6 la situa-
cion; y es muestra de fuerza y vigor, curar por el desengaiio
y el arrepentimiento estas enfermnedades de cerebros pertur-
bados. Una illusion los sacaba de quicio, y la realidad terri-
ble ha disipado ya toda illusion.
Publicamos a continuacion la defense del Teniente
Coronel Pons, por los curiosos 6 interesantes hechos hist6-
ricos que encierra, contando con que serA ya infitil para el
objeto con que fuW escrita. Pons es menos culpable que He-
nestrosa, aunque el crime de ambos sea el mismo, conatos
de sedicion y soborno, y mal sentaria el indulto dado al
uno-sin que el otro participate de la gracia.
Senor Presidente del Consejo de Guerra:
El Teniente Coronel D. Jos6 Pons, presunto reo de
conspiracion, y de cuya defense estoy encargado, cuenta
setenta y un aios de edad. Senectud tan avanzada no es
indiferente en -la causa que motiva este-juicio.
Mi defendido cuenta ademas medio siglo dQ servicios al
pais, en la carrera de las armas, segun la filiacion origi-
nal, que con cargo de devolucion acompanio, por la que
consta que a fines del pasado siglo, asent6 plaza de apren-
diz de tambor en el Real Cuerpo de Artilleria de la Plata.
Al traves de las mas extrafias vicisitudes en vida tan larga
y ajitada, mi defendido ha salvado esta hoja de papel que
acredita sus servicios.
El Teniente Coronel D. Jos6 Pons, recorriendo lenta-
mente en medio siglo la escala de los ascensos militares,
desde tambor hasta jefe del ej6rcito, ha servido al Rey y A
la Patria. Ha defendido A Buenos Aires en 1806, contra los
ingleses y en 1853 contra el General Urquiza. Prisionero en
Montevideo en 1807 fuW transportado 6 Inglaterra, y des-





OBRAS DE SARMIENTO


pues de cangeado, empu56 nuevamente las armas en Espa-
fa. Fue hecho cabo en 1802 en guerra contra los indios
salvajes, que moraban entonces donde hoy se cultivan ce-
realesen nuestra campaffa, y para que los contrastesfuesen
mas singulares, la'gineta de sargento se la puso en Espana
el abuelo del Sr. Fiscal Viedma, que hoy lo acusa de cons-
piracion.
Haservido bajolas 6rdenes del Virrey Liniers, y de los
Generales Elio, Castelli, Belgrano, Diaz Velez, Balcarce,
Pueyrredon, Lopez, Rosas, Urquiza y Paz.
Se ha hallado en la defense de Buenos Aires en 1806, en
la revolution de 1809 y 1810, en las batallas de Santiago,
Cotagayta, de Suipacha, del Desaguadero, de Salta, de
Tucuman, de las Piedras y omitiendo otras tantas de la
guerra civil, vencido en Caseros, sostuvo con honor el sitio
de Buenos Aires en 1853, al 'mando de la bacteria de Julio,
que fu6 una de las que mas veces inquiet6 con sus balas a
los sitiadores.
Su arma es el cafon, y en medio siglo de trastornos,
de guerras extranjeras y civiles lo ha apuntado indistinta-
mente, segun la 6rden de sus jefes, contra espaftoles, in-
gleses, patriots, pueblos y tiranos.
Dicese que en sus primeros afos era en C6rdoba el
azote de los patriots; que mas tarde asilado en los toldos
de los guaicuruces, fu6 el terror de los pueblos fronterizos;
y que mas tarde formaba parte de las bandas de Lopez de
Santa F6. Todo es possible en vida tan larga y en pafs
tan desmoralizado: Pero no olvideis, sefiores, que el Gene-
ral Lopez, a cuyo servicio se comedian estos atentados,
tiene en Buenos Aires una calle con su nombre, como uno
de los heroes que el pueblo debe recorder.
De estos hechos que absorben toda su vida desde tam-
bor hasta Teniente Coronel, puede deducirse cuales sean
sus ideas sobre la legitimidad -de los gobiernos. Yo me
atreveria a augurar cual debe ser el estado de los senti-
mientos morales que han debido relajar tan extrafia s6rie
de acontecimientos. El Teniente Coronel Pons ha visto
todo lo que ha pasado en revueltas y des6rdenes desde que
6ramos colonia, hasta el present que hasta nacion hemos
dejado de ser, y es precise haber nacido predestinado para





ESCRITOS DIVERSOS


no corromperse en ambiente tan dafiado. Mi defendido
es pobrisimo a punto de admirarse uno de los testigos de
esta causa de verle mil pesos de papel, y algunos lo acu-
san de consolarse de sus desencantos en la embriaguez.
Tal es el reo que vais a juzgar y tales los antecedentes
que lo traen al banco de los acusados al fin de sus largos
dias. Es el decano de nuestros guerreros, y si las balas
han de atravesar su pecho en el pdtibulo, habreis casti-
gado en 61, toda nuestra historic, todos nuestros antece-
dentes, de des6rdenes, errors y miserias. A bien que a
los setenta y un afio de edad, poco es lo que quitariais dis-
putandole a la naturaleza algunos dfas mas, con balas
mas certeras que las que ingleses, espafioles y compatrio-
tas suyos habian hecho entrar en su cuerpo, sin acertar A
matarlo, segun puede colegirse por las numerosas cicatri-
ces que lo cubren.
L Y cual es el delito de que esta acusado? En el vo-
luminoeo process de la conjuracion de Agosto del pasado
aflo, el process del viejo Pons entra como un incident
aislado. Todos los denias reos se ligan por un lado 6
por otro & la causa- general, solo Pons forma un process
aparte con los tres testigos que lo acusan. Esta obser-
vacion es important. La idea de existir una conjuracion
preocupa el animo del Juez, y le hace aceptar incidents,
como parte del hecho principal. Pons no pertenece al pro-
ceso de la conjuracion. Si 41 ha conspirado, lo ha hecho
en un circulo aparte y de su propia cuenta. El juicio ha
de recaer pues sobre esta conspiracion military segun su
propio m6rito.
ZDe que se le acusa?
De palabras vertidas, de prop6sitos que no han sido
seguidos de hechos, de deseos impotentes, de simpatias.
El parte del alferez D. Teodoro Diaz Gomez, acusa al
anciano Pons de haberlo solicitado para entrar en una
revolution en favor de la Federacion, en la cual estan com-
prendidos algunos generals, afiadiendo "que los jefes que
irian a tomar el cuartel, irlan & traerlo (A Pons) porque
n1 no estaria alli (en el cuartel), para ponerlo al mando de
una division".
Esta es la' cabeza del process. Pons no intent hacer





70 .OBRAS DE SARMIENTO
una revolution porque 61 solo tomarfa parte despues de
realizada por otros. No hay dia senalado, lo que quita A
estas pretenciosas palabras el caracter de un hecho. Pu-
dieran clasificarse como un conato de sedicion, sin que
sepamos si el tiempo, el temor, 6 la reflexfon lo habrian
hecho desistir del intent. Pons ademas no puede mate-
rialmente hacer una revolution, por no tener mando efec-
tivo en el cuartel de artilleria. Su pobreza y su edad le
quitan toda influencia sobre la tropa, y much menos so-
bre los oficiales. El primero A quien habla, da parte official
de sus dichos.
La exigUiedad de la dddiva, de cien pesos papel hecha
& un official, le quita el character de soborno, porque seria
demencia que con snma tan ruin contase corromper su
lealtad.
Mi defendido ha sostenido en el careo, que solfa pres-
tar 6 dicho official pequefias sumas de dinero, y 4ste ne-
gAndolo, echAndole en cara que daba A los soldados a
usura quince pesos para que le devolvieran veinte, prac-
tica muy frecuente entire veterans. Si no es este el ca-
racter de los cien pesos dados, el de soborno no puede
ser admitido, y esto es lo inico que nos interest esta-
blecer.
i Qui6n ignora la propension i hablar de los ancianos,
y la facilidad de desparramar su dinero da los soldados
envejecidos en el servicio? Hablabase entonces por todas
parties de revolution, en el gobierno, en los corrillos y na-
turalmente en los cuarteles. El viejo Pons, grognard de
todas nuestras revoluciones, no quiso quedarse atras en
hablar de ella, dandose por afiliado.
Las deposiciones de los sargentos Ibafiez y Cabrera
no merecen mas fW, a mas de negarlas Pons. Son aisladas
por cuanto se refieren a hechos peculiares A cada uno, y
como no denunciaron a Pons que suponen instigador, se-
rfan c6mplices, son finicas, cuando no se refieren A un
mismo hecho, pasado entre los acusadores.
Las tres declaraciones que no constituyen prueba
complete, evidence, cual necesita el Juez para condenar
& muerte y si prueba constituyera, la seria solo de co-
nato de sedicion, no seguido de ejecucion, ni intent de





ESCRITOS DIVERSOS


ejecucion. Z,Puede concebirse la idea de un motin mili-
tar que solo tiene por base una conversation entire un
jefe y un official, y el anunciarlo f dos sargentos, dado
caso que el hecho estuviese confesado por mi defendi-
do?
Si una conjuracion hubo, no es en tan deleznables
antecedentes que hemos de buscar sus hilos, ni bastan
estos meros indicios de su existencia, para condenar
A un acusado.
Y si se dice que la causa de conjuracion es una cau-
sa privilegiada, me 'permitir6 observer que mi defendido
es tambien un reo privilegiado. Su senectud, sus largos
servicios y sus padecimientos, le dan tftulos al respeto.
Su pobreza, su desamparo, su oscuridad misma, son cir-
cunstancias que lo favorecen. 1 Qu6 sabe el anciano Pons,
sobre lo que debe entenderse por Federacion, que queria
restablecer ? .,No asistla el tambien a la barra del Sena-
do por insinuaciones hechas por un ministry del Gobier-
no, para imponer 6 al pueblo 6 & los Representarites?
LNo se hacia correr entonces que el Gobierno mismo es-
taba dividido, y unos ministros conspiraban contra los
otros? ;,Vamos & castigar .en el viejo soldado los efec-
tos y los estragos que causan en los Animos nuestros
propios desaciertos? Qu6 ha presenciado en estos cuatro
filtimos afos, mi defendido, que no se parezca A lo que
habfa visto en cuarenta aflos anteriores? A partir del
gobierno de la Espafta 4cual de todos los que ha ser-
vido era el de derecho ? Yo no justifico nada, sin6 que
esplico las causes del error; y esas causes deben obrar en
el Animo del Juez, segun la condition del acusado.
En m6rito de las razones aducidas, pido que se de
por suficientement9 compurgado el conato sedicioso re-
sultante de los indicios de la causa, con la prison de
siete meses que ha sufrido mi defendido por ser lo fini-
co que creo de justicia D. F. Sarmiento.

CAUSA PONS
("El Nacioral* 9 de Febrero de 1856)
D. F. Sarmiento Defensor del Teniente Coronel 'D.
Jos6 Pons en la causa de conspiracion que con otros





72 OBRAS DE SARMIENTO
coacusados se le seguia; A S. E. como mejor haya lugar
y digo: Que habiendose notificado a mi defendido el su-
perior decreto, por el cual manda sobreseer en la causa,
se le pone no obstante pena de destierro A ,1 solo, por
cuya circunstancia, en el desempefio de mi deber, necesito
pedir a S. E. se sirva reconsiderar esta parte del citado
decreto, en virtud de las consideraciones que paso A ex-
poner:
Haciendo justiciaI al sent'imiento de clemencia .jue ha
aconsejado indultar 6 los acusados todos de conspiracion,
y acaso a un exeso de celo en la exception que se ha-
ce en dafio de mi defendido, me permitire observer con
el debido respeto que el Poder Ejecutivo no tiene atri-
buciones para graduar ni imponer penas, y penas ma-
yores como es la de destierro. Por una prevision de
las leyes orgdnicas de todas las naciones se ha munido
al poder ejecutivo de la facultad de indultar reos, 6 con-
mutar penas; A fin de atemperar el rigor de las leyes,
y hacer valer circunstancias y consideraciones A que el
Juez no puede tender. Las constituciones republicans
han aceptado este temperament equitativo; pero en
manera ninguna facultan al ejecutivo para aumentar las
penas impuestas por los Tribunales, ni imponer las que
ellos no impusieron.
Sobreseer en una causa es suspender todo procedj-
miento y cerrar la puerta a la production de pruebas nue-
vas. Al Juez mismo de la causa le estA prohibido imponer
otra pena que la que el delito comporta; y sobreseyendo,
ninguna pena, por minima que sea puede ser impuesta.
No se sobreseerfa pues en la causa de conjuracion si
uno de los acusados fuese penado, y penado por el Poder
Ejecutivo que no sabe, que no puede saber cual es la
gravedad del delito de cada acusado, por cuanto las prue-
bas que obran en evidencia el Juez no ha dado sentencia,
y nadie puede suplir al Juez natural en juzgar lo que 41
no juzg6.
Me permitir6 observer que haciendo valer esta consi-
deracion capital de la inhabilidad del Ejecutivo una frac-
cion analoga de la Constitucion, y cuando se trata de 'un
acusado desvalido, cuya defense me esta confiada, no pue-





ESCRITOS DIVERSOS 73
do exonerarme del deber de existir en este punto. Mi defen-
dido no es reo de delito alguno, pues sus Jueces naturales
no han declarado tal, por sentencio judicial, tinico ins-
trumento que deja establecida la existencia de un delicuen-
te, aunque la de un delito sea conocida.
Otras consideraciones emanadas de la destitucion de
mi defendido podria hacer valer ante S. E., para implorar
en su obsequio el derecho de indulto que ha usado con
todos los otros acusados, ya que el de conmutacion de
pena no ha podido ejercerse, por no haber delicuente ni
pena designada por el Juez; pero son de mas peso las que
resultan de la necesidad de nio dejar subsistente esta parte
vulnerable del decreto, sin desagravio de la justicia, por-
que apareceria como una injusticia al lado de tanta indul-
gencia con los demas, y porque el gobierno de S. E. tan
celoso en la guard de las libertades pfiblicas, no debe de-
jarni la sombra de un advance en el ejercicio delPoder Ejecu-
tivo, quetraspase una lineallos limits que la Constitucion
le sefiale.
La gloria de su gobierno ganara much en ello; y
si en asuntos de gracia puede hacerse valer considera-
ciones personales, el defensor del Teniente Coronel Pons,
que se ha constituido A veces, humilde defensor de los
actos del Gobierno, sentiria encontrar uno que no pu-
diese justificar.
Por tango: apelo a la generosidad de su. corazon,
pues usa en ello de una facultad confiada ad hominen,
a S. E. suplico se sirva exonerar 6 mi defendido de la pe-
na de destierro y ponerlo A la par en el perdon, con to-
dos los reos de conspiracion.
Que es gracia que imploro.

DONACION AL Sr. SARMIENTO
(.,El Nacionalb, Agosto 20 de 1856.)
SR. D. DOMINGO F. SARMIENTO.
Chivilcoy, Julio 28 de 185;.
Muy senior nuestro:
Decididos A significar i Vd. de algun modo nuestra gra-
titud, por sus trabajos en pr6 de los intereses econ6micos
de este partido, llevAbamos a cabo con la concurrencia





OBRAS DE SARMIENTO


expontanea del vecindario, la reunion de los elements para
presentar A Vd. la modest ofrenda de una quinta cultiva-
da; mas aunque muy adelantados en este pensamiento ha
ocurrido la idea, que, lo que solo importa la libre sancion y
reconocimiento A sus publicaciones relacionadas con los
intereses de Chivilcoy, puede ser explicado por la maledi-
cencia, de un modo, que lastimando su dignidad le impida
abogar por lo qufe ha iniciado en pr6 nuestro con tanta
expontaneidad.
Nos permitimos, pues, solicitar la aquiescencia de usted
parallenar los deseos de sus seguros servidores.-Q. S. M. B.
-Federico Soarez, Juan Goyeneche, Manuel Lopez, Juan
Robbio, Miguel Calderon (hijo), Antonio Bermejo, Santia-
go Aulis, Raimundo Pefialosa, Gabriel Ramirez, Manuel
Villarino, Valentin J. Coria, Venancio Saravia, Emilio
Rodriguez, Esteban Laboti, Alejandro Borsani, Juan Hal-
dagi, Gabriel Ortega, Juan Garcia, Jos6 Varas, Miguel
Calderon (padre), Julio Casalecto, Cirilo Laredo, Jorge
Garcia, Francisco Castonino, Juan Jullo, Carlos Madru,
Roque Amaya, Juan Gervasio.
*A los vecinos de Chivilcoy.
Buenos Aires, Agosto 15 de 1856.
Con gratitud y sorpresa he leido la delicada consult
que me hacen Vds. en la carta de que ha sido portador el
senior Robbio de esta municipalidad, y con no disimulado
orgullo acepto la manifestacion que desean hacerme, sin-
tiendo no haber hecho cosa que me haga acreedor A ella.
Har6 si, en adelante, como hombre agradecido y como ve -
cino de Chivilcoy, lo que este en mis alcances en beneficio
de nuestros intereses que en adelante serAn comunes.
Rfanse Vds. de la maledicencia cuando hay para me-
nospreciar titulos como los que me da la muestra de esti-
macion con que Vds. quieren honrarme. Es aquella una
negra respondona, A quien gusto de tirarle la lengua, y
aunque A veces se disfraza con los trajes de sus amos, y
aun toma la careta del interest pfblico, es lo que ha nacido,
una negra passion siempre.
, Public la honrosa, la envidiable carta de Vds. y mi
aceptacion sin disfraz para darle ese hueso 6 roer, A bien
que llega A tiempo, A f6.





ESCRITOS DIVERSOS


Desde mi llegada a Buenos Aires he buscado en las islas
del Parand un pedazo de tierra adonde retirarme un dia a
vivir, comd me he criado en mi pobre provincia, a la som-
bra de arboles, cultivando plants, y aspirando el ambien-
te embalsamado de la vegetacion y de las flores, y como si
Vds. conociesen estas predilecciones de mi espiritu, que no
han cambiado la residencia en las grandes ciudades, han
tenido la buena inspiration de ofrecerme lo finico que son-
rfe a mi alma, un rincon de tierra, plantado de arboles,
adonde volver un dia a. ser lo que nacl, y no debf nunca
dejar de ser, pobre cultivador. Les agradezco su dadiva, y
les aplaudo la election de la forma y objeto.
Mas versado que Vds. en la historic de nuestros pauses,
les revelar6 un mirito en este acto, de que Vds. no haran
much caso. Lo que Vds. hacen conmigo, y por los m6ti-
vos que lo hacen, carece de ejemplo y antecedentes en la
America del Sud. Se obsequian sesenta leguas de pals A los
tiranos, se pagan las acreencias a los millonarios. Jamas
se ha hecho demostracion en vida en favor de los que no
derramarori sangre, no acumularon fortune, defendiendo,
impulsando los intereses pfiblicos, a costa de los suyos
propios de que nunca se curaron. Hariame este obsequio
Tina nacion, si para ello hubiese contraido m6rito, y no
lo estimaria en tanto como venido de los vecinos de Chi-
vilcoy, A quienes no tengo la gloria de conocer personal-
mente, ni a uno solo de ellos, y d quienes tendr6 luego el
placer de saludar como a antiguos amigos, vecinos y com-
patriotas. Vds. han querido darme una patria, en lo que
la constitute para los series dotados de inteligencia: las
afecciones de los que lo rodean, los intereses reciprocos, la
tierra y la libertad.
En marco dorado tengo sobre mi mesa el retrato al
6leo de Rosas, pintado por la mano del servilismo sobre
una cinta colorada de una sesma de ancho. GuArdolo para
no olvidar hasta donde Ilegala degradacion de los pueblos,
y los objetos a que rinden homenaje.
Pienso hacer otro cuadro igual de la carta de Vds. para
comparar lo que va de tiempo A tiempo, y tener adonde
volver los ojos con complacencia cuando me abatan los





OBRAS DE SARMIENTO


sinsabores de la vida pfiblica de nuestros pauses, que son
horribles.
Llam6me singularmente la atencion Chivilcby al pasar
por sus alrrededores en el ej6rcito grande; y en mi carter
de bolsillo conservo aun estas palabras escritas con lapiz:
"Se ven de golpe en el horizonte veinte y seis arboledas."
Cuando vaya A visitarlos buscar6 en el camino el
puhto desde donde la vista abarca aquel cuadro. Acaso-
los progress recientes de Chivilcoy le hayan intercalado
cien grupos mas; pero, a fuer de sanjuanino agricultor,
yo sabr6 distinguir por la edad de los Arboles los adve-
nedizos de entire mis antiguos conocidos.
TrAjome tambien el Senor Robbio una lista de los
vecinos que han suscrito la suma de cuarenta mil pesos
para erigir una escuela pfiblica, y veo con placer entire
los firmantes A todos mis donatarios, lo que me mues-
tra que simpatizan conmigo en mas de un respect.
Eduquemos la tierra y los nifios, que la tierra inculta
es la que ha inspirado 6 inspira todavia horribles pensa-
mientos y alimenta odiosas pasiones.
De escuelas y education hablaremos largo cuando nos
veamos despacio.
Mando al Sefior Villarino tres plants de mimbre que
me pide. Es rara esta coincidencia y la apunto para
memorial; A bien que hablamos de cosas que nos inte-
resan reciprocamente. Somos plantadores.
Hemos de tener camino de hierro A Chivilcoy, vive
Dios, y mis legumbres tomadas en la mariana de mi
quinta se han de vender en el mercado de Buenos Aires
dos horas despues.
Y ya que de sementeras hablamos, transcribireles,
por que viene muy al caso, y ha de saberles bien, por
lo que puede tocarles, lo que con fecha 29 de Junio me
describe un rico hacendado de Chile, y recibi en parte por
este correo. "Supongo que recibira con esta unos paque-
tillos de varias semillas. He cumplido con su pedido de
Vd. entregando a su Senora una cuartilla de frejoles
blancos que Vd. me encarga con tanto interns; otra
porcion de semillas de maiten y patagua y algunas
otras.





ESCRITOS DIVERSOS


"Veo que ni las mil ocupaciones que cargan sobre
Vd. le hacen descuidar otra clase de mejoras. Cuando yo
comparo su patriotism, pobre diablo como es, pensando
en introducir mejoras de todo g6nero, con el egoismo de
los .que no saben qu6 hacer con su dinero, y es que si
Vd. les habla de plantaciones, maquinas, etc. dicen que
son disparates, como me han contestado A mi hombres
que Vd. conoce aqui. Aseguro A Vd., amigo que se ae-
cesita much filosofia, para no desesperar y persistir
como Vd. lo hace."
Quieran Vds. contarme en el nfimero de los suyos,
y aceptar mi gratitud y la seguridad que a Vds. debo
uno de los pocos moments de satisfaccion profunda y
sin mal sabor de que he gozado en mi vida.
Quedo de Vds. afectisimo servidor.


LA CANDIDATURA TORRES.
(El National, 6 Noviembre 1.56).
La palabra estA soltada ya, y no es permitido A
ninguno de los 6rganos de la opinion, mal que les pese
A sus redactores, abstenerse de pronunciarse. Har4moslo
nosotros con la lisura que conviene al hablar de gran-
des cosas, de actos que arrastran en pos de si conse-
cuencias trascendentales, de hombres tras cuya elevacion
puede venir una recrudescencia del 'asado que hemos
destruido. PongAmonos colorado una vez para no po-
nernos pAlido nunca.
;,Es cierto que hay una candidatura Torres? jEs po-
sible siquiera una candidatura Torres?
Es un hecho vulgarmente conocido que los pueblos
no sienten las transformaciones que esperimentan, y con-
tinuan en sus hAbitos de pensar como si nada hubiese
ocurrido en diez aflos.
Sucedi6nos hace poco, que volviendo de una ausen-
cia de solo cuatro dias -veamos con- asombro verdear
Ilenos de follaje los paraisos plantados recientemente en
la plaza cual si hubiei'an brotado sfibitamente. Sin la
ausencia momentAnea apenas nos habriamos fijado en el
lento crecimiento de las hojas.





OBRAS DE SARMIENTO


Sucede. otro tanto en la march de los pueblos. Tr6-
tase hoy de cuestiones de cr6dito, de negociaciones del em-
pr6stito, de leyes sobre tierras, de emigracion, de organiza-
cion de la education puiblica en todos sus ramos, de creacion
de un sistema de fronteras, de arreglos internacionales,
etc., etc. Al mismo tiempo tr6tase de former un gobierno
A la altura a que ha llegado el pals, capaz de impulsarlo
A la que debe tener cuando recobre el rango que le perte-
necc en la escala de los primeros Estados de la Am6rica del
Sur, y 'el hAbito de tres afios atras, de seis todavia mas
atras, sugiere el nombre de un Pefia-para realizar obra tan
superior al pobre buen sentido de ~un hombre inocente de
toda luz adquirida, el de un Torres, a fuer de anteceden-
tes que no honrarian por cierto un buhonero.
Hemos visto Ai D. Lorenzo Torres durante tres afios de
vida pfblica en que tanto ha podido hacer para rescatar
con sus luces las mAculas que su rol pasado ha dejado so-
bre su nombre, lo hemos visto est6ril de toda idea fitil,
intachable de todo progress del pafs, ageno a todas las
cuestiones en -que pudiera un hombre pfiblico mostrar su
capacidad 6 su ciencia. No sabemos de un solo proyecto
de ley presentado por 1). Lorenzo Torres en tres afios en
la Legislature, de que defienda una ley, salvo uno que no
haria en pals alguno el candidate para un gobierno.
Pero para representar a un pueblo en la primera ma-
gistratura es precise algo mas todavia que hallarse a la
altura de las necesidades de su 4poca. El hombre que
asfime entire nosotros el gobierno como que es el elegido
del pueblo, asume en efecto la representation de ese pueblo;
y Buenos Aires representado por D. Lorenzo Torres en
1857, es una idea que disuena altamente, porque ninguna
de sus cualidades personales estA en armonfa con las cir-
cunstancias actuales, y porque este nombre se liga fatal-
mente & las 6pocas mas tenebrosas de nuestra historic.
El autor del discurso dirigido en el teatro a Manue-
lita Rosas, teniendo en sus manos y ofreciendo A la ado-
racion pfiblica el retrato de Rosas, no puede ser Goberna-
dor de Buenos Aises, porque en ese acto su caracter moral
descendi6 A la filtima de las prostituciones del pensa-
miento-





ESCRITOS DIVERSOS


Concebimos que el fanatismo politico lleve a los hom-
bres A incensar al tirano de cujya political son c6mplices y
sostenedores,, pero el ciudadano que en una repidblica en
que las mujeres no son entidades political, el Diputado 6 la
Legislature, el Doctor en leyes que sube un teatro para
mejor hacerse oir y hace defender la paz del Estado de la
voluntad de una hija de familiar, ligando el patriotism
y las virtudes del ciudadano, A las faldas de una mujer
sin otro caracter pfiblico que ser la hija como pudo ser la
dom6stica 6 la esposa del tirano, a ese tal ciudadano,
legislator 6 abogado no pueden confiArsele las riendas del
Estado jams, porque ha dejado prueba aut6ntica pfiblica
de su desprecio de si mismo, de su falta de respeto 4 esas
ideas de pudor pfiblico que harfan incongruente el elogio
tributado al cochero 6 al caballo para adular el amor pro-
pio del amo.
El que tal discurso pronunci6 ha renunciado a repre-
sentar a un pueblo viril, a ciudadanos de una repfiblica.
Puede ser juez, senador, diputado; pero no gobernador,
porque sus antecedentes lo hacen la continuacion de un
sistema de cosas en que cada acto es un crime, cada ma-
nifestacion una degradacion.
Y no es en esto solo que el nombre del Sr. Iorres se
liga A aquel pasado. No; son diez afios de actos exponta-
neos,, de hacerse el consejero y el 6rgano de los atentados
de la tirania. El hizo mocion en 1838 para que fuesen fusi-
lados todos los patriots que tuvieron parte en la revo-
lucion de Dolores. El vot6 por la ley que decretaba la
confiscacion de los bienes de la mitad de la poblacion de
Buenos Aires. El pidi6 el esterminio de los salvajes uni-
tarios, y la tradition afiade "el de sus inmundas crias",
es decir, los hijos de los hijos de hombres, que eran mas
puros que 61, y lo que hace mas odiosa esta frase de lesa
humanidad, sus antiguos compafieros de ideas political,
pues 61 habia desertado de sus filas para prestar el apoyo
de sus luces juridicas al tirano.
El hombre que tales atentados ha hecho por mali-
cia, debilidad 6 miedo, puede obtener su perdon por actos
posteriores de revindicacion honorable, pero no puede re-
presentar 4-un pueblo en el gobierno, y ni derecho tiene a





80 OBRAS DE SARMIENTO
pretenderlo, ni necesidad hay de que obtenga A los ojos
de todos tan alta recompensa, por actos que no son sino
yituperables, sin manchar a ese pueblo, A quien puede ta-
chArsele de carecer de todo sentimiento moral.
A nadie le es permitido en la part moral de los actos
politicos dejar tras una esquina, no el ropaje manchado,
sino la esencia de su biograffa pfblica.

EL MANIFIESTO TORRES -
El National, 12 de Febrero 1857
D. Lorenzo Torres ha dado A luz hoy una manifesta-
cion al pfblico, contra la prensa que combbe su candi-
datura. EstA en su derecho.
El nuestro es defendernos A nuestro turno contra sus
cargos, y eso lo haremos de muy buena gana. Hemos
desdefiado hasta'hoy entrar en esplicaciones con Saenz,
que en ideas polifticas es corriligionario del Sefior Torres, y
se ha hecho mientras ha escrito un tema favorite de zahe-
rirnos, como individuos, como escritores, como 6rganos
de ideas political. Nosotros si que hemos debidb A D.
LorenzolTorres, la difamacion que, sin intermission de un
dia, y abusando de la paciencia de este pueblo ha hecho
emplear contra nosotros. Y para entrar en material, y
por lo que A nosotros respect, deseariamos que el Sefior
Torres al hablar directamente bajo su firma, hubiere me-
dido la exagerada extension de ciertas palabras. Difama-
cion hablando de ataques A sus miras political es
demasiado, es injusto y es inexacto.
El hombre que no ha hecho este reproche A la Consti-
tucion, el hombre A quien solo reconoce difamante lo que
de 61 se describe, y no refuta tal lo que de sus adversaries
dicen sus parciales, no tiene derecho para usar de este ca-
lificativo. Peor es imponer que la lprnsa de que forma-
mos part, se propone esterminarlo. Esta frase de un
diccionario horrible que ya debiera haber olvidado D. Lo-
renzo Torres,' no es aplicable A nuestra situation political,
ni A nuestras ideas.
Nosotros no hemos pedido, ni deseado el esterminio
d




ESCRITOS DIVERSOS


Protestan contra esta suposicion la historic de nuestras
luchas polfticas, la cr6nica de nuestros escritos. El ester-
minio fu6 un voto largos afios repetido por la boca de
D. Lorenzo Torres, official y oficiosamente, en todos los
temas, y con agravaciones de su propia invention, que so-
brepasaban a todo lo que los caribes habian inventado
en horrores.
Necesitamos que el Sr. Torres niegue bajo su firma
haber aconsejado el exterinin'o de los salvajes unitarios
y sus inmundas crfas; porque si esta filtima frase la ha
pronunciado 41, nosotros, en nombre de la especie hu-
mana ultrajada, aun en el nombre, de crias, dados A
los hijos para asimilarlos A las bestias, declaramos que
-el hombre que express ese voto, no solo deshonraria al
.pueblo que lo eligiese Gobernador, sino que no alcan-
zando las leyes A castigar notas horribles disculpadas
por el miedo, la prostitution, la ambicion 11 otras pa-
-siones extraviadas, no puede contar sino con la tole-
rancia de los que han sufrido las consecuencias de tales
consejos dados A sicarios que se esmeraban en espantar
al mundo con sus atentados contra natural.
SoIn fstas ofensas hechas a la moral pfiblica, estos
ataques a la raza humana, en su existencia, en la familiar,
las que no deben olvidarse jamas, y si el hombre que las
hizo una vez, por cualquier motivo, no debe ser extermina-
4do, por esa fatal ley del talion, por lo menos no debe as-
pirar A gobernar hombres, ni disponer de su sierte, por
temor de que arrastrado por otras pasiones, se abandon
.al insano deseo de esterminar, A que se ha habituado su
.espiritu.
Uno de los actoo de que se jacta 1). Lorenzo Torres, co-
-mo servicio prestado al pals, prueba contra producentem.
Cuando el pueblo'de Buenos Aires pidi6 el castigo de
los mazhorqueros de la clase de Cuitifio y sus 66mplices,
el'Sr. Torres, ministry de Gobierno entonces, pidio A la
-ala autorizacion para fusilar sin process A veinte indivi-
-duos, sin nombrarlos.
Este acto de barbarie, revestido de formas legales, sin
,el pretesto siquiera del combat, encontr6 la resistencia
Ade la CAmara, y principalmente del Dr. Velez, que hizo
Tomo LII-6





OBRAS DE SARMIENTO


que fuesen respetadas las leyes, que queria violar de una
manera tan atroz D. Lorenzo Torres, y merced 6f esa resis-
tencia los reos acusados, pudieron defenders y ser ampa-
rados por la justicia, limitAndose las ejecuciones a los con-
victos y confesos, y 6 un nfimero reducido de seis indivi-
duos, entire centenares que podrian haber caido baja la cu-
chilla de la ley, 6 la exitacion de las pasiones.
iCuAntas victims habrian sido inmoladas, Mi se con-
cede 6 D. Lorenzo Torres el derecho de eligirlas, sin
tramitacion!
Asf, pues, los mazhorqueros, sus antiguos amigos,
aquellos con quienes vivi6 familiarmente durante tantos
aflos, no estuvieron garantidos de uno de esos arran-
ques de arbitrariedad exterminadora, i,qui6n puede creer-
se garantido cuando un Monflicto disculpe tales excess?
iQue probaria en un hombre p-iblico esta facilidad de
enviar 4 la muerte, amigos 6 enemigos, segun el viento
que sopla, y hoy pedir en orgias populares, el extermi-
nio de los salvajes unitarios y sus inmundas crias, y
mafiana, ante la Legislatura, el exterminio de los mas-
horqueros A granel, sin designacion de persona ni cla-
sificacion del delito?
Que no se nombre, pues, la palabra exterminio, mil
veces execrada, ni se nos atribuya el-deseo de que solo
es culpable D. Lorenzo Torres, de exterminar A nadie,
A 61 menos que A otro ninguno, porque no pasa 6 esta
inculpacion sin la reparacion condigna.

MANIFIESTO TORRES
(El Nacional, Febrero 18 de 1857.)
No tomaremos de las declaraciones de D. Lorenzo
Torres, sino lo que 41 acepta y proclama.
"Voy 6 trabajar en las elecciones de Representantes
y Senadores, A trabajar con mis amigos, con todos los
elements que'ellos y yo tengamos, y que permit la
ley llevar A los comicios pfiblicos."
"Pero al salir A trabajar asi quiero que se entienda
bien que no voy a trabajar por mi, ni para mi, sino
por el pueblo y para el pueblo, pues ni intention ni





ESCRITOS DIVERSOS


voluntad he tenido NI TEN+GO DE SUCEDER A D. PASTOR
OBLIGADO.
"Mi interest y todos mis esfuerzos, seran por que se
elij an Representantes que por. sus principios y dignos
antecedentes inspiren la confianza de no elegir ciertas
personas que todos consideran funestas al pals, sino al
ciudadano digno de ocupar merecidamente ese alto pues-
to."
He aqui el program politico mas misterioso que
haya suscrito el personaje pfiblico mas dudoso.
Suponemos, que Senado y Representacion, mer-ed "
los trabajos de D. Lorenzo Torres, salen de la urna,
bajo su influencia, la de susamigos y sus electos.
Senadores y Representantes seran el reflejo de los
principios y dignos antecedentes de D. Lorenzo Torres.
Aqui principian las dificultades. ,Cuales son los prin-
cipios y antecedentes que D. Lorenzo Torres hallard dig-
nos, pues es 6 su conciencia de los principios y de la
de los antecedentes que v'i A quedar librada la election
de Senadores y de Representantes, que elegiran Gober-
nador de Buenos Aires?
En medio de estas oscuridades, un punto mas oscuro
se divisa todavia. I
Los Senadores y Represeatantes elegidos segun los
principios y dignos antecedentes de D. Lorenzo Torres,
no elegirdn A ciertas personas, que todos consideran fu-
nestas al pals? Quienes son las ciertas personas? Valdria
tanto preguntar cuales son los principios y dignos ante-
cendentes que las escluyen.
Asi pues, D. Lorenzo Torres ha descendido a la arena
political para proponer dos enigmas. Su program esta-
blece lo que no quiere que de 61 se piense, sin hacernos
el favor de sostituirle lo que 61 desearia que se pensara.
Pero no se invocan principios en vano, ni antece-
dentes dignos, sin tenerlos. Los del Sefior Torres, van
6 ser no solo la regla para la election de Senadores y
Representantes, sino tambien para juzgarlo a 61 mismo,
por miedo de que la Representacion elegida por 61 y
sus amigos, prescinda de sus modestas timideces y nos
d6 a D. Lorenzo Torres sucesor de D. Pastor Obligado.
Cuales son los principios de I). Lorenzo Torres?





OBRAS DE SARMIENTO


Unitario hasta que la tfrania de Rosas hizo peligro-
so llevar esta denomination. Factor de la tirania diez
afios, orador de las orgjas sangrientas de aquella 6poca
en que todos perseguian. A ciertas personas funestas del
pafs. Energfimeno enemigo de sus antiguos correligio-
,narios politicos, y del salvaje ,unitario, loco,, traidor
Urquiza "desde que lo supo puesto A la cabeza del mo-
vimiento que tenia por objeto destronar al tirano.
Vencidos en Caseros Rosas y sus seides, D. Lorenzo
Torres se consider vencido.
No reaparece en la vida polftica sino despues del 11 de
Setiembre en el Coliseo, en que las ciertas personas funes-
tas, tuvieron la debilidad de career que era possible traer al
poder A los elements vencidos con Rosas.
El Sr. Torres fu6 en el abrazo del Coliseo, el, represen-
tante de los vencidos, amnistiado, olvidado lo pasado, y
admitido 6 la direction de los negocios.
Pocos dias despues, Lagos insurrecto, tenia la aproba-
cion de don Lorenzo Torres.
Pocos dias mas tarde, cuando el pueblo de Buenos Ai-
res se arm6 para defender sus instituciones contra Lag s,
D. Lorenzo Torres estaba contra Lagos y la cabeza de la
defense.
Vencidos los mazhorqueros D. Lorenzo Torres pide
facultades para matar A un cierto nfimero sin forma de
proceAo y sin designacion de persona..
Estos son los principios y los dignos antecedentes de
D.. Lorenzo Torres.
Ahora que se trata de elegir un gobernador para el
Estado.de Buenos Aires, el Sr. Torres ofrece que seran ex-
cluidas ciertas personas funestas del pafs, y elegidas en
cambio por 61 y sus amigos uno que tenga sus principios y
dignos antecedentes.
"Si se formase el partido federal, previene D. Lorenzo
Torres, no impute la prensa a nadie, lo suya.'
El Sr. Torres da a la prensa la eficacia de la palabra
divina, haciendo surgir cosas de la nada.
Pero, "cuando los hombres conocidos antes por fede-
rales y unitarios, olvidando lo pasado, se entregaban todos





ESCRITOS DIVERSOS 00

al adelanto moral y material del pais sosteniendo las au-
toridades legftimas......" Lagos se sublev6 contra las au-
toridades legitimas, y en la carter de Lagos se encontraba
una carta de D. Lorenzo Torres aprobando su insurreccion
contra la persona funesta A quien habia dado un abrazo,
sin que la prensa hubiese formado un partido federal.
4,A quin abraza ahora I). Lorenzo Torres?
A cuales ciertas personas, sin process y sin nombrar,
como A los mazhorqueros que querian eliminar, elimina
ahora?
LAS RETICENCIAS
(k Nacional), Febrero 18 de 1857.
"Yo tengo el derecho, ha dicho D. Lorenzo Torres, de
adherirme al partido politico, cuyos principios politicos
represented mejor los intereses del pais." Derecho que por
trivial nadie ha contestado. Falt6le afiadir empero, "cuyos,
principios politicos, represented mejor segun mi propio
entender, los intereses del pals." Luego no hay partidos
politicos, anteriores al moment de la adhesion d4l senior
Torres.
El antiguo partido unitario en sus tradiciones glorio-
sas, en sus principios, no; porque el Sr. Torres desert de
sus filas, asi que se levantO una tirania a la que adhiri6,
por career que sus principios representaban mejor "los
intereses del pais'". Esto lo ha proclamado D. Lorenzo
Torres diez afios en lenguaje horrible, y en cinicas orgias
de canfbales. No es el partido unitario al que adhiere.
Al federal que degener6 en Urquiza, no; porque fuW
hostil al General Urquiza cuando encabezaba el movi-
miento de libertad, y continue hostile, cuando dej6 burla-
das las esperanzas de los patriots sinceros.
A los mazhorquer6s? No; porque siendo ministry de
Gobierno, Wfu 61 quien introdujo en la CAmara el proyecto
de facultar al Gobierno para ejecutar veinte individuos,
sin process y sin designacion de ,personas. Catorce maz-
horqueros de los que hoy viven, deben A unas de las
personas que el pals, segun el Sr. Torres. consider funesta
hoy, la vida que conservan.
Acaso Conde, Sandalio, Lima y otros, habrian caido





OBRAS DE 9ARMIENTO


en aquella volteada, segun que el ministry los hubiese in-
cluido entire las personas funestas.
La fusion? No; por que al dia siguiente de haber reci-
bido D. Lorenzo Torres el abrazo del Coliseo, prestaba su
apoyo & Lagos, insurrecto en nombre del partido federal;
y quince dias despues estaba contra Lagos en favor del
pueblo.
A ]a administration actual? No; por que en su mani-
fiesto, recalcando con 6nfasis desdefioso, Jas palabras,
asegura que ni intencion, ni voluntad ha 'tenido ni tiene
de suceder al Sr. D. Pastor Obligado; y este 6nfasis indica,
cuan indigno de su ambicion, es puesto que ha desempe-
fado tal individuo.
Los hombres de la situation ? No; porque de ellos
ha dicho que los Representantes y Senadores elejidos por
la influencia suya y de sus amigos no elijiran ciertas per-
sonas, que todas consideran funestas al pafs, y que por
sus principios inspiren las garantias (las garantfas da-
das a los mazhorqueros en 1853 !) de que ciertas candi-
daturas fatales no triunfaran ?
Cual es pues el partido a que adherird D. Lorenzo
Torres? 4 Y sin embargo la cosa urge. El 30 de Marzo
esta a la mano, y si el partido no existe, fuerza es crearlo,
por la eficacia de su manifiesto, ya que la prensa, con solo
mentarla puede ser que se forme el partido federal.
DeseAramos que la verdad se aclare. No gustamos de
marchar en las tinieblas, y por lo que hace A D. Lorenzo
Torres, cuya candidatura nadie reputa fatal, necesitamos
tomarle las vueltas. En political por sus principios, 6
sus antecedentes, no podriamos tomarle la pista, sin que
en alguna encrucijada se nos escape. Unitario, federal,
fusionista, mazhorquero, todo ha sido, y A todos ha de-
jado colgados, segun el caso y las circunstancias.

EL VACIO
("El Nacionall Febrero- 14 de 1857)
Hemos querido dejar pasar dos dias desde la apa-
ricion del manifiesto al p6blico del Sr. Torres, para que
el pfiblico lo hubiese leido y releido, antes de que repi-
tamos una observacion tristisima que han debido hacer





ESCRITOS DIVERSOS


todos. IQue es pues el autor de escrito de tanta tras-
cendencia y responsabilidad lanzado al ptiblico en mo-
mento tan solemne! Comprendemos el secret de la in-
fluencia de los caudillos. El terror para los unos, el fa-
vor para los otros. Estos dos des6rdenes dan victims
y factors.
Comprendemos el prestigio de ciertos hombres p-6.
blicos cuyo nombre perpetua una institution ben6fica,
el de un literato que lleva un libro A la posteridad 6
a los idiomas extranjeros. L,Pero como darse cuenta de
la pertinacia con que se sostienen flotando en medio de
los cambios politicos nombres que A nada s61lido estAn
ligados, y que cuando necesitan manifestarse, ni se com-
prenden a. si mismos, ni saben lo que quieren, ni lo que
de ellos se espera 6 teme?
Don Lorenzo Torres ha hablado; y ya era de supo-
nerse que sus amigos politicos supieran 6 que atenerse,
y sus adversaries el sistema de ideas que tendran que
combatir. Un diputado a la Legislatura durante la ti-
rania de Rosas, orador en todos los actos pu6blicos de
aquel gobierno, ministry durante el sitio, Presidente
del Senado hasta el present, y ahora anunciando que
vd & trabajar 61 y sus amigos en que se elijan Repre-
sentantes y Senadores de su predileccion, tal hombre es
un hombre puiblico, ligado A la political militante, y re-
presentacion de ideas political.
Para asombrarse de ser el blanco de ataques politicos,
para extraflar que lqsuponga candidate possible a esa
representation 6 al gobtpi o que ha de nombrar, era pre-
ciso que hubiese de antemano abandonado la arena poli-
lica ry encerrAdose en los goces dom.sticos y las ocupa-
ciones del foro 6 la industrial.
Pero persistir por veinte afios enilos negocios pdblicos,
y querer que no se le repute hombre pfiblico; encabezar y
dirigir. elecciones, y pretender que no pretend nada para
si; dar manifiestos contra lo que llama la prensa ministe-
rial, y en lugar de establecer principios hacer esclusion de
ciertas personas, sin tener siquiera el coraje de nombrar-
las, es descender de un rol que la opinion de sus adversaries
le asigna, y dejar burlada la aceptacion desus propios sos-
tenedores.





88 .OBRAS DE SARMIENTO
,Y qu6 son personas funestas, fatales, en political? 4,Xo
son por ventura estas pobres calificaciones desahogos
pueriles que' pueden tener curso entire el vulgo que no pien-
sa, pero que desdicen de un hombre de juicio? ,Cuales cua-
lidades hacen funesto, fatal a un hombre? 0 entra tam-
bien el Hado, el Destino de los antiguos 6 de los mahome-
tanos en el credo politico de D. Lorenzo Torres? Asi pues,
en vano un hombre habria consagrado su existencia al
sarvicio de su patria, dandole el auxilio de su inteligencia,.
de su brazo 6 de su palabra en los dias de conflict. Seria
no obstante funesto, y todo estaria dicho. En vano habria
hecho de su vida un espejo de virtudes, en vano su nom-
bre se ligaria a las glorias y a las instituciones de su.
pais. Seria no obstante fatal y todo estaria dicho.
,Y por qu6 Don Lorenzo Torres seria el augur que cla-
sificaria los dias nefastos y los hombres funestos?
Cuesta career en efecto que personaje politico tan en-
cumbrado no haya sabido dirijir otro reproche 6 sus
adversaries.
Serdn pues funestos, los que Don Lorenzo Torrres de-
signe al oldo de sus amigos, pues, si bien promete traba-
jar a laluz del dia en las elecciones, su secret sera el ob-
jeto para que trabaja. Trabaja contra ciertos hombres fu-
nestos. Qu6 mas program ?
Y sin embargo, un program present Torres, y este
por ser t6cito no es menos significativo.
Las pasiones mas violentas del caudillo se presentaron
siempre cohonestados con algun pretesto politico. Es un
tribute que el crime rinde ., la sociedad, al decoro.
Artigas defendia la Independencia. Quiroga levantaba
una bandera negra con una cruz roja, en defense de la Reli-
gion. Rosas esterminaba y confiscaba a los unitarios para
asegurar el triunfo de la Santa Federacion. Si habfa cinis-
mo en los actos, no lo habia en las palabras.
Estaba reservado A D. Lorenzo Torres el presentar cru-
da y desnuda la personalidad del caudillo, sin el pretesto
siquiera de una de esas preocupaciones que estravian a los
pueblos
"Vojy A trahajar, dice, en las elecciones de Senadores





ESCRITOS DIVERSOS 8U
y Representantes A trabajar con mis amigos, con todos
los elements que ellos y yo tengamos:
Natural es que trabaje para hacer triunfar su lista de
Representantes y Senadores, sobre la lista de Senadores y
Representantes que no sean las suyas;7y mas natural toda-
via que halle funestos funestisimos a sus adversaries. Asi
lo dice a renglon seguido.
Voy a trabajar por los mios 4 fin de que no elijan &
otros. Mi inters y todos mis esfuerzos serAn porque se eli-
jan Representantes, que no elijan ciertas personas que to-
dos (sus amigos) consideran funestas al pafs.
Vaya un program, un politico, un jefe de partido.
Estos son sin embargo los hombres que han embobado
al pafs con dichitos, con guifiadas de ojo, con intrigui-
llas, con enrreditos. Llamados A decir ante el pueblo
quienes son, qu6 pretenden, qu6. sostienen, no saben 16
que important las palabras que dicen, ni disimulan la in-
consistencia de sus prop6sitos. Quieren gobernar: h6
aqui el program. Para qu6? Eh! para gobernar!
Rosas sostuvo veinte"a ios que era necesario'ensefiar
6 obedecer. Mat6, degoll6, humill6, expatri6, para en-
sefiar a obedecer.' Y bien, que era lo que habia que obe-
decer? Ahi estaba la dificultad. Rosas no sabia que
hacer obedecer.

CONTRA MANIFIESTO TORRES.
(El Nacional, 21 Marzo 1857 )
La Constitucion ha servido de digno 6rgano del Dr.
Torres, para hacer su desistimiento de toda pretension A
ocupar un banco en la Legislatura electoral de gober-
nador.
Y A designio llamamos 6rgano digno de tal pieza,
cualesquiera que sean las atenuaciones con que la acom-
pafien. Queremos aprovechar la occasion de dar al Dr.
Torres, al habil politico, una leccion de political que puede
serle iItil para otra occasion. Sirvi6ndose de la Constitd-
cion, diario redactado por el senior Saenz, su client, para
declararse vencido, recibe el castigo por donde pec6, por
el diario que se fund con el nombre de Hablador para
difamar a los que reputaba enemigos, y que al freir ha





90 OBRAS DE SARMIENTO
resultado que no le fuW de ningun provecho la iniciativa
tan temporariamente tomada por 61 y sus amigos y que
solo A 61 le han dafiado sus propias artimafias.
Hace afno y medio que el Hablador principi6 un ata-
que sistemado contra ciertos individuos, que ningun an-
tecedente justificaba, que nada provocaba, que nadie po-
dia darse cuenta del objeto de aquella safia. Ridiculo,
imputaciones odiosas, calumnias, falsificaciones de cartas,
no eran sino formas de un mismo pensamiento, de un pro-
p6sito seguido con tenacidad y sistema de denigrar ciertas
personas. El vulgo refa, 6 se indignaba, y los mas en-
tendidos se preguntaban asombrados de donde viene este
encono en Saen;, este traer de los cabellos todos los dias
las cosas mas extrafias para herir A ciertas personas.
Solo los que conocen la esencia del diarismo, como el
j uez acostumbrado A descubrir los criminals, por ciertos
rasgos genericos, no se contentaban con explicaciones to-
madas de las pasiones del pobre Saenz, y se inquirieron de
otros indicios para explicar tan sencillo fen6meno. 4, la
sombra de qui6n vive Saenz? De Torres, les dijeron. L,A
qui6n no nombra el Hablador? A Torres. LA qui6n inte-
resan las difamaciones del Hablador? A Tbrres.
Torres, el hAbil politico, qued6 desde entonces bajo
la vigilancia, y se le empezaron A contar los pasos. Era
seguro que mas tarde habfa de aparecer A descubierto, y
era prudent economizar la p6lvora.
Lo demos lo sabe el pdblico. Torres oculto bajo el
Hablador, estuvo un afno asestando sus tiros contra quie-
nes no eran ni querian ser sus enemigos. Es decir, estuvo
concitAndose adversaries. Torres se retira hoy de la arena
political.
Es que esas pretendidas habilidades no son mas que
chambonadas que cometen todos los dias los hAbiles vul-
gares. El Dr. Torres, en material de prensa, se ha edu-
cado A la sombra de la Gaceta Mercantil, y muy pocas
lecciones fitiles puede dejar esa escuela. La prensa es en
sus extravios como la guillotina que decapita & los que
la pusieron en movimiento. El Dr. Torres, fundando el
Hablidor para injuriar A hombres pfiblicos que no tienen
cola de paja, ni techo de vidrio, debi6 esperar, ei hubiese





ESCRITOS DIVERSOS


tenido experiencia, que 61 habia de ser el pato de la boda,
y el filtimo mono en la procesion de hombres puestos en
evidencia; porque hoy no negarA que el Hablador fuW quien
introdujo en la. prensa la acrijud A que respondieron al fin
los otros diarios. Obra suya es pues y fruto de lo que
crefa una maniobra habil y previsora, la universal suble-
vacion de la opinion contra el. Si la conduct de Saenz
difamando por sistema A ciertos hombres le degradaba,
debi6 retirarle su protection y amistad; debi6 no presen-
tarse en la calle acompafiado por persona que tan odio-
sas calumnias emitia. LUjos de eso, lo present A la Mu-
nicipalidad como secrtario, y trabaj6 por su election, lo
que probaba que reputaba una victoria tal conduct, 6 la
recompensaba con protection tan marcada.
Ahora el Sr. Torres da por satisfecho su amor propio
con que la mayoria de sus conciudadanos lo hayan puesto
en las listas y se retira solo por salvar al pals de des-
6rdenes. Damosle sinceramente las gracias por esta mues-
tra de patriotism; pero como su fama de hAbil diplomAti-
co nos hace dudar de su sinceridad en political, sospechamos
que comete otro error de politicos bisofios en esas renun-
cias, esquiveces, deseo de volver A la vida dom6stica, reso-
lucion irrevocable de no aceptar empleos, y todas esas
majaderias de p6simo gusto, con que Rosas y cuanto
caudillo ha tenido el poder, nos han horripilado durante
20 afios, sin que nadie creyese en sus mentidas protests.
El Dr. Torres debe recorder su famoso argument en la
Sala para forzar a Rosas A continuar en el poder. iQu6
cruel se mostraba el orador con aquella pobre victima
inmolada A la salvacion de la patria! Rosas debia morir
en el poder, exclamaba enfurecido D. Lorenzo Torres. ZQu6
nos importa A nosotros, afiadia, que est6 enfermo, que
est6 fatigado, que ansie por el reposo? El nos pertenece,
pertenece A la federation, A todos los buenos federales, A la
gloria del pals!..... y la Legislatura, cediendo A la cruel
elocuencia de D. Lorenzo Torres, decret6 que Rosas debia
morir en el poder, con la suma del poder pfiblico, y el sa-
crificio de parte de los ciudadanos, de la fama, la vida y
la fortune.


9L





92 OBRAS DE SARMIENTO

Y Rosas se resign6!! 6 fin de luchar en magnanimidad
con su magnanimo enemigo.
Ahora pedimos al orador imperthrrito que aplique
a su propia persona el razonamiento que hacia para for-
zar 6. Rosas a continuar tiranizando el pais. iComo es eso
de renunciar 6 la candidatura que le ofrece la mayoria in-
mensa de sus compatriotas! ;,Pues porquO? El pueblo en-
tero de Buenos Aires se ha conmovido,hasta sus cimientos,
reuni6ndose en clubs numerosos, y proclam6ndolo candi-
dato municipal en cuatro parroquias, aunque le constase
que no asistfa nunca ii las sesiones, y despues en todas
como miembro del Senado, nada nias que para alagar su
amor propio! Asi traiciona la confianza de sus amigos, asT
deja burladas las esperanzas del pais!
iNo; vive Dios, no sera asi! Venga a inmolarse en el
potro del tormento a donde lo lleva el voto de sus compa-
triotas. Vaya al Senado a darles leyes, con la experiencia
adquirida en veinte ahios en que fu6 el alma de la Legisla-
cion del pais, con el heroismo que pidi6 fueran puestos
fuera de la ley los sublevados de Chhscomfis, con el coraje
que contrari6 A Rosas en su empeflo de renunciar tan
permanent y tan sincero. El pueblo espera que reproduz-
ca aquellos tiempos felices. La habilidad de un hombre es
la propiedad de su patria. Wasghinton es la gloria de Nor-
te Am6rica. Napoleon, Lamartine, Arago, Chateaubriand
son la Francia. Torres es Buenos Aires, es una de sus altas
glorias. Alsina, Mitre, son nombres funestos, Velez y otros
no son portefios. iQue queda A este pueblo si se eclipsa el
luminar que lo ha guiado veinte afins con Rosas, seis me-
ses en el ministerio, un afio en el Senado!
Pero si persiste en su obstinacion en 'renunciar tantos
honorees, le negamos que medite sobre los m6viles que han
producido los sucesos que lo sorprenden. Napoleon en San-
ta Helena dijo: no es la coalition la que me ha destronado,
sino las ideas liberals.
Rosas la vispera de Caseros dijo- sino es la alianza
brasilera la que me destruye, sino mis hermanos y mis
generales que han saqueado el pals enagenandome el
pueblo.
Asi D. Lorenzo Torres .puede decir: no son mis ene-





ESCRITOS DIVERSOS


migos los que me desechan, sino el Hablador, quien me ha
levantado esta tormenta.

UN HOMBRE QUEMADO VIVO
El National, Junio 30 de 1856.
Sobre todos los actos horribles de la tirania se levanta
uno solo, como el mas espantoso que haya ocurrido en la
tierra en este siglo entire pueblos cristianos. Un vecino
ha sido quemado vivo al caer el dia, en una calle
pfiblica, en presencia del vecindario, y sus piernas asadas,
echadas sobre el mostrador de una casa de comercio, y
su tronco carbonizado mandado quietamente en un ca-
rro pfiblico al cementerio.
Cuando hemos referido en Chile y en Europa este su-
ceso, para comprobar la existencia de una horrible tira-
nha en Buenos Aires, n uestros oyentes han acogido con
sefiales de digusto 6 incredulidad la aseveracion, atri-
buyendola a espiritu de partido.
Hoy empero, reaparecen testigos presenciales del he-
cho, con circunstancias que indican personas ligadas con
el crime.
Aquel acto horrible tiene caracteres que lo hacen finico.
Martinez, el hombre quemado vivo, no era salvaje uni-
tario no era argentino siquiera, era un comerciante. es-
pafiol, sin familiar, relacionado con los hombres que ti-
ranizaban el pals, y -amigo intimo de D. Adolfo Mansilla.
Martinez tenia fortune, y esa fortune, en efecto,
desapareci6, y no fueron los que lo quemaron vivo los
que la heredaron.
Momentos antes de morir tan trdgicamente comian
en su casa y salian juntos con la victim, personas de-
signadas por la opinion.
Pes6 liempre sobre el nombre de Adolfo Mansilla, la
acusacion popular de haber tenido parte, 6 sido el insti-
gador y el beneficiario de este crime inaudito.
Crimen que no es politico, pues no era por odios de
partido, sino crime ordinario, cometido d la sombra y
con el auxilio del poder politico.
Los asesinos no fueron castigados, ni el amigo de
Martinez, que habia comido su pan en su casa el dia





OBRAS DE SARMIENTO


anterior, di6 paso alguno con su tio, hermano del Dic-
tador, para que se persigiesen a los que asi habian
hecho morir al amigo que los festejaba.
El hecho denunciado por D. Santiago Palacios, de
haber seguido a Martinez los asesinos politicos, no obs-
tante verlo acompafiado y en intima familiaridad con
un hermano del Tirano, prueba que sabian que no eran
o bstaculos para el atentado, ni protection para la victim
D. Adolfo Mansilla, de hombre pobrisimo, fuW rico
despues. Se ha paseado en Francia y llevado la vida
en Paris de un millonarie. Ha comido repeidas veces
con el Emperador, y merecido el honor singular de pa-
sear del brazo con la Emperatriz Eugenia; distinciones
debidas 4i la virtud, al talent, y los grandes servicios
hechos A la Patria.
Pero Adolfo Mansilla fuW, segun los diarios de la 6poca
lo dijeron, rechazado de la puerta del Casino de Rio de
Janeiro, a su paso para Europa, por asesino de Mar-
tinez, el hombre quemado vivo.
Un generation entera en la Repfiblica Argentina, estaba
persuadida por consenso universal de que la sangre y la
grasa de Martinez asado vivo habia salpicado y pringado
en el cuerpo de Adolfo Mansilla. %
Sin saber quien tal nombre llevara, sabiamos nosotros
en Chile, que un Adolfo Mansilla habia hecho quemar vivo
a su amigo Martinez. A su llegada a Montevideo, la opi-
nion en los corrillos, repiti6 satisfecha: Adolfp Mansilla no
osarA presentarse en Buenos Aires.
Adolfo Mansilla se present, sin embargo, y entire las
diatrabas de la prensa que tanto hieren a Jos hombres
virtuosos, como a los insignes malvados, d cosas, que el recien llegado era el convenido asesino de
Martinez, a lo que 61 contest lo que juzg6 prudent. La
justicia enmudeci6 ante estas declaraciones; y el pfiblico
se avino luego a andarse frotando en teatros, bailes, calls
y plazas con un hombre sobre quien pesa la sospecha del
crime mas-horroroso que individuo alguno de la especie
humana haya cometido en estos tiempos. Acisase a Man-
sila de haber cultivado la relacion de un espafiol comer-
ciante, de haberse hecho su amigo para robarle, y encargado
a los esbirros de su partido que lo degollasen, al salir 61





ESCRITOS DIVERSOS


mismo de su mesa, acompaiidndolo. La voz pfiblica -lo
acusa de haber tornado la Have del almacen que contenia
los bienes del amigo .traicionado y asesinado, y hecho
suyos dichos bienes.
La voz pfiblida sostenida, constant, de todos consen-
tida, es semi-plena prueba en derecho, y da lugar A for-
macion de causa y prison del que ella design como
culpable.
Es presunto reo, dice el derecho, aquel que aprovech6
el resultado del crime, y Adolfo Mansilla, es acusado de
piublica voz y. fama de ser el beneficiario de la desaparicion
del comerciante Martinez.
Menores eran ante la ley los crimenes de Badia, Cuitifio
y Troncoso, que obraron con safia de partido contra los
enemigos del tirano. Contra Martinez no pesaba cargo ni
militaba odio. Concibieron heredarlo y lo licieron quemar
vivo sus amigos, como Alzaga lo hizo con Alvarez. Pero
Alzaga vagaba por los desiertos del Entre Rios, puesto
fuera de la ley por,la reprobacion de la sociedad. Cuando
Lavalle se acerc6 con sus huestes, el infeliz Alzaga, la barba
encanecida y poblada hasta el pecho, se present pidiendo
el favor de morir por su patria, y tamafia expiacion le fu6
negada, porque el asesino aleve, el asesino del amigo, por
robarlo, no tiene perdon de Dios, ni de los hombres.
Adolfo Mansilla se paseaba tranquilo en Buenos Aires,
rodeado de amigos, y los nifios que lo ven dicen: aquel
caballero tan alegre, tan apuesto, es el que quem6 vivo A
su amigo para apoderarse de sus bienes.
Como miembro de la sociedad a quien insulta Adolfo
Mansilla con su impunidad, sin haberse justificado ante la
justicia; en nombrd de las leyes que hemos trabajado veinte
adios para ver restablecido su imperio en nuestra patria;
en nombre de la especie humana A quien estos actos
deshonrardn:
Acusamos por action popular A Adolfo Mansilla .de
asesinato sobre la persona del espafiol Martinez, con pre-
meditacion y alevosia, y circunstancias agravantes que
hacen estremecer A la humanidad, y deshonran al pueblo
donde tales actos se cometen, y en su virtud pedimos A las
justicias ordinarias, que sabido de pfiblico y notorio que
tal cargo pesa sobre Adolfo Mansilla, procedan a la pri-





OBRAS DE SARMIENTO


siQn de su persona. y embargo de sus bienes, para levantar
la competent indagacion, y seguir la causa conforme a
derecho. (1)

V1NDICACION DE D'. ADOLFO MLNSILLA

(El Nacional, Enero 10 de 1857)
Contabamos a un abogado hace quince 6 veinte dias,
que la Camara habia provisto autos, en la causa de
Mansilla. No puede ser, decia el letrado, pues no pueden
fallar sin oirlo a Vd. ;,Le han notificado la apelacion?
-No.
Averiguado el hecho r'esulta que la tramitacion es-
taba en regla y dos notificaciones firmadas por mi, sin
leer los proveidos y simplemente firmando en el lugar
donde el escribano 6 un dependiente suyo me indicaba
que debia estar la firma. La Camara esper6 en vano
que fundase la-apelacion, que no fund porque ignore,
por no tomarme la molestia de leer lo que se notificaba.
De ahl puede inferior D. Adolfo Mansilla el interest que te-
nia en el 6xito de la acusacion.
Apel6, de la sentencia del Juez del Crimen, porq u6 asf
me lo aconsej6 un abogado, por cuanto dejaba a Man-
silla su accion a salvo contrd mi, al tenor de un es-
crito presentado por 61 mismo, pidiendo afianzamiento
de calumnia, accion a que no habia lugar, segun aquel
y segun el Dr. Tejedor, que le habia hecho el escrito.
Ahora, same permitido felicitar al Sr. Mansillapor
su justificacion que me agrada. Es odioso ver a un
hombre manchado y por lo menos no tendra it-ecesidac
en adelante de volver la cara a otro lado al eun-onttra-
los, digalo sinceramente. Para confirmarlo me permitir6
repetir lo que en la 6poca escribi en el "Nacional".
''El Sr. Mansilla encontrara la occasion de vindicar-
se' contra el cargo odioso que pesa sobre su nombre ha-
ce quince aflos. Una absolucion por falta de prueba da
(1) Habiendo aseverado Sarmiento que D. A. Mansilla era el inst iga-
dor de un crime atroz, y sospechando que la fama era calumnios a al
respect, present lealmente,acusaci6n los Tribunales para dar ocasidn
de, vindicarse a la victim de la voz publice, lo que consiguid. N. del E.





ESCRITOS DIVERSOS


4 un hombre el derecho de levantar su frente alta, y
Ilamar calumniador A quien '16 crea y lo sostenga' cul-
pable.
"Pero es un aprobio de que participa un pueblo
entero el afrontar iinpvido la acusacion puiblica, cons-
tituir al pfiblico salvador y consentidor del delito crei-
do y :aceptado a las justicias en c6mplices, a las le-
yes en decisions.
"Si tales escandalos se permiten, legaremos al es-
tado de Roma, en los bandidos de los caminos suelen
por transaccion ser creados Senadores y Caballeros y el
pueblo soportar su contact.
"Por otra part, es preciso que el piblico que for-
mna repitiendo de boca en boca la pfiblica voz 6 fama,
vea aparecer ante el llamado de fa justicia a todos los
queafirman unaasercion que envilece A un hombre sin dar-
le los' medios de desmentirla 6 desvanecerla.
"Un estado de sociedad semejante "acusaria corrup-
.cion de costumbres que no conoce pueblo alguno, y de-
bemos tratar de levantar nuestros hAbitos de la pos-
tracion moral que nos han dejado 20 afios de tirania.
"Que quien sea acusado de crime espantoso, res-
ponda A la acusacion, y quien cree criminal dafiando su
reputation, tenga la dignidad de sostenerlo ante la jus-
ticia.
"Si no lo hiciere, aprenda al menos a callarse y res-
petar en privado el nombre que no se atreve 6 no quie-
re herir ante la ley. Entonces el acusado puede con
derecho despreciar una opinion pfiblica que tanto se des-
precia a sa misma."

Nacionol num. 1239.

En la introduction al escrito que public Mansilla
reconoce que desde su llegada oia acusaciones contra ~l.
Nosotros le diremos mas, y es que no hemos oido nuin-
ca, y much menos ahora, nombrarlo a nadie sin aso-
ciar su nombre al de Eguilaz.
Cada uno de los testigos citados lo habia hecho asf
Tomo LII-7





OBRAS DE SARMIENTO '


mas 6 menos directamente y no conociendo yao
sino A poquisimos de entire ellos, debe suponerse que
daba por ciertas sus aseveraciones, hechas acaso dejan-
dose arrestar por la conviction intima de la sociedad.
De tres 6 cuatro me consta que, 6 han faltado a la ver-
dad de las declaraciones 6 han calumniado atrozmente
en repetidas ocasiones 6 D. Adolfo Mansilla, y no digo
esto para dafiarle, sino para mostrar cuan poco valen los
aciertos de personas tales, en uno y otro caso.
El Sr. Mansilla no tiene derecho a compararse a Je-
su-Cristo, sacrificado, pues aqui no ha habido sacrificio,
sino al contrario una vindicacion complete, que debiera
agradecer el Sr. Mansilla A quien le ha proporciona-
do la occasion contradictoria, pues imputaciones como
los que pesaban sobre el, y se habian adherido 6
su nombre por la accion del tiempo y la creencia uni-
versal, no contrariada, no seponen en duda sino por una
sentencia absolutoria.
Ignoro si la carta de Palacios es un hecho real. Yo
la he presentado fi los tribunales tal cual ella es, lo
que hay cierto, es que, los hechos que refiere son esac-
tos y" estan comprobados por las declaraciones, en cuan-
to verdades hist6ricas. Si ha habido suposicion, debe
venir de parte de testigo ocular, pues lo que se refiere
es exacto. Constale & D. Adolto Mansilla, que yo no'
he hecho mas que presentar testigos, citando de cada
uno el hecho sobre que debia declarar.
Maneilla concluye su.alucacion al pfiblico con esta
amenaza: "Sarmiento me debe una satisfaction ante todos
los tribunales de mundo, y que oportunamenite me la

Salvo la amplificacion es digna de recuerdo esta mani-
festacion. Ella prueba algo, que a D. Adolfo Mansilla debe
serle fitil, y es que la 6poca de Rosas- cuya entusiasta y
cordial aprobacion tuvo de su parte, ha desaparecido com.
pletamente; y si realmente tuviese accion que deducir con-
tra mi ante los Tribunales Generales, suponiendo que yo
he asociado su nombre al de Eguilaz y seria un digno es-
pectfculo ver, ante los tribunales, acusado por D. Adolfo.
Mansilla a D. F. Sarmiento.





ESCRITOS DIVERSOS


EL PARAGUAY EN 1857 (1)
SENOR D. LUCIANO RECALDE.
Buenos Aires, Mayo 26 de 1857.
Mi estimado senior:
He leido su opfisculo con el interest que inspiran siem-
pre las vicisitudes singulares de los pueblos de nuestra
raza en Am6rica, y :preocupAdome tristemente las revela-
ciones de los hechos que contiene. Ruda es la tarea que
Vd. se impone, y si el 6xito pr6ximo fuese su objeto, le
aconsejaria abandonarla, tan grave me parece la situation
de su patria.
Vd. no se dd cuenta de ciertos hechos, que son como la
atm6sfera que rodea A los pueblos y que los mantiene en
situaciones extrafias y al parecer absurdas.
Medio siglo de aislamiento, de reclusion, de tirania,
han hecho del Paraguay, su patria, una curiosidad en
America, como Esparta lo era entire los griegos; pero las
leyes que di6 Licurgo A Esparta le sobrevivieron nueve
siglos, no obstante que Lacedemonia que tenia por mone-
da el hierro, estaba en contact con Corinto, que hacia
del oro acumulado por el comercio las estAtuas de sus dio-
ses, y el pueblo que desterraba los musicos y los poetas,
ofa los cantos de los atenienses y asistia a los juegus olim-
picos.
El Paraguay esta enclavado como una isla, en medio
de un mar de bosques a quinientas leguas de los puntos
accesibles al movimiento del mundo. El pueblo lo forman
en su mayoria los descendientes de razas indigenas, a
Iquienes no es la obra de un siglo inocularles la conciencia
political, dir6 asi. que aun no tienen perfect pueblos mas
avanzados; y los descendientes de los espafioles, se enor-
gullecen de su independencia, es decir, de la soledad y aisla-

(1) Carta pr61logo de la primer dirigida por D. Luciano Recalde al
President CArles A. Lopes y que se halla en un folleto escasisimo. El
Sr. Recalde pide a Sarmiento su opinion, en calidad, dice, "de m6dico
perseverante del modo eficas de combatir tiranos".-Debe el lector rela-
cionar esta pieza con las contenidas en el tomo XXXrV p. 819 v en el
tomo XXXVIL-(Nota del Editor.)





OBRAS DE SARMIENTO


miento que los entrega maniatados a las consecuencias in-
evitables de su situation.
Nuestras simpatfas les ofenden, 6 como pretension de
superioridad, 6 como aspiracion de dominarlos, 6 como
envidia de su valer, y el corazon mal prevenido con estos
sentimientos, anubla su espfritu para for la verdad.
No fu6 esta la situation de los pueblos que quedaron
formando una masa comun del territortio del antiguo
virreinato. Cuando la tiranfa de Rosas se ensenor6 so-
bre Buenos Aires, Salta, Tucuman, Jujuy y la Rioja, se
ligaron para combatirla; sucumbieron, pero el fuego sa-
grado se encendi6 en Corrientes y puso a un dedo de su
p6rdida al tirano. Apagado allf, prendi6 mas tarde en
Entre Rios y dimos en tierra con la mas poderosa tirania
americana.
Buenos Aires sin provincias, fuera hoy la monarquia
hereditaria que Vd. rastrea en el Paraguay. Otro 6rden
de sucesos daba los mismos resultados. Vencidos los es-
fuerzos del patriotism en Dolores y Chascomus, setecieri-
tos portefos hallaron simpatfas en Montevideo y campos
de batalla en Quebracho Herrado que estd en C6rdoba, en
Rodeo del Medio desde donde se divisa el Tupungato sobre
los Andes chilenos, en Famalla que guard del sol tropical
la sombra de los bosques de Tucuman, en Caaguazfi cerca
de la frohtera paraguaya.
Hoy serfan oscuros vasallos de un tirano todos los
hombres que han olvidado la comunidad argentina y la
profunda conveniencia que hay por interest propio, por
pgoism o de mantener vivas las simpatias en el mas vasto
territorio possible, A fin de salvar el todo salvando una
parte, para que la verdad tenga donde decirse, la libertad
tribune, el valor arena donde luchar.
Pero el espiritu del Paraguay gana terreno entire
nosotros y todos vamos buscando la independencia, es de-
cir, encerrandonos en nosotros mismos. Las cosas de
de Montevideo nos mueven poco: alla se las hayan. Las
de las provincias, es decir, de Quebracho Herrado y Fa.
mallI, son extrafias a nuestros intereses, y en las pro-
vincias que- han debido tanto a Buenos Aires, y poi cuya.
sclavitul tant o sufrieron, se fomentan los mismos celos,


100





ESCRITOS DIVERSOS 101
envidias y odios que hacen elfondo y el m6vil del patrio-
tismo.
ZQue nos import el Paraguay? Dig6selo con pena,
hasta yo siento esa complete indiferencia por su suerte.
Son pueblos que padecen, me dird Vd.-Cierto. Pero, Dios
mio! hay tantos pueblos que se hallan en iguales circuns-
tancias: la Italia, la Polonia, el Austria, Colombia, Centro
Am6rica, que no quedan simpatias ya para otros mas os-
curos. Pueblos hermanos, dira Vd.-Hermanos son todos
los pueblos, hermanos eran todos los que formaron las co-
lonias espailolas, y sin embargo, tanta es la influencia de
los nombres, de la hostilidad y del tiempo, que dejarfa Vd.
sorprendido A un paisano nuestro, si tratase de probarle
que hay nada de comun entire un paraguayo y un argen-
tino. Probarfaselo, y aun asi, ningun latido de afeccion
conmoverfa su pecho.
Otro rasgo distintivo del Paraguay me sorprende, y es
no haber en 61 un solo nombre propio conocido que des-
cuelle sobre el nivel que pesa sobre toda la poblacion. Al
principio de la tirania de Francia habia un Yegros entire
otros paraguayos notables. Hoy no nos llegan otras re-
putaciones que la del Presidente y sus hijos. Ellos son,
;a lo que parece, los 6nicos sabios, los finicos prudentes, los
finicos ricos, los finicos fuertes. ;,Que quiere Vd. hacker cofi
un pals realmente destituido de todo element de indepen-
dencia? Es un nifio en la cuna.
La guerra imponia a Rosas de levantar hombres a
cierta altura; y los antecedentes del pals, le trafan cente-
nares que era precise adquirir 6 anular. En esa lucha
sucumbi6.
Los pueblos necesitan quienes los conduzcan. El pen-
samiento popular se reconcentra en sus tribunos, sus pu-
blicistas, sus oradores; el valor, la energia de cada uno,
se hace espada, coronel, general. No hay rescate possible,
cuando no existen estos 6rganos, que son la cabeza y los
brazos de las naciones, cuando quieran sacudir un yugo y
destrozar cadenas.
Mas poderosa me parece la influencia de la propiedad
en el Paraguay. A juzgar por lo que todos repiten, en el
Paraguay el gobernante, con el asentimiento popular, es





OBRAS DE SARMIENTO


duefio de permitir 6 no trabajar, de tasar la media, sefia-
lar la material en que el capital ha de obrar; las maderas
de Dios son propiedad suya, la yerba se. cosecha segun 61
la necesita y se vende al precio que A 61 le conviene; los
sentimientos son material de fiscalizacion, como en las mi-
siones jesulticag, y el pueblo vive, no obstante, bajo este
regimen que no encuentra en su conciencia rechazo ni desa-
probacion moral. No ha much que el gobierno decla ofi-
cialmente a un agent extranjero que habia dado, no su
pasaporte, sino su regreso & un dentist extranjero, por
no necesitarse esta profession en el Paraguay. Cuando go-
bierno y gobernantes han perdido de pste modo la concien-
cia de las funciones del poder, permitido es volver la es-
palda al lugar donde tales aberraciones se ven. i Para qu6
exigirle vergiienza A la mujer salvaje de la Oceania que se
encarama desnuda sobre el buque europeo A darle la bien-
venida! Es la inocencia; y hasta en los crimenes mas es-
pantosos suele haber inocencia en los que los perpetran.
Caudillo nuestro hemos tenido que ha estado degollando
millares de series humans por bagatelas que no merece-
rfan un dia de arrest, y creyendo en su inocencia, que
administraba justicia, segun su ciencia y conciencia. jQu6
tiene que ver el gobierno con que se necesiten 6 no dentists
on el Paraguay?
Una series de hechos que Vd. no vW, puede servirle de
base para exitar el interest por lo menos de los pueblos
que no son paraguayos. Son estos los hechos econ6mi-
cos que d todos interesan.
La tirania tiene en nuestros pauses dos periods. En
el primero, es heroica, cruel, brutal. Hace el mal por
el mal mismo, por desenfreno, por venganza, por ejer-
cer el arbitrario. Esta es la tirania de Francia, de Que-
bracho, de Ibarra. Mas tarde se hace especuladora, ne-
gociante, artera y ocupada de enriquecerse con el poder
y los despojos de sus victimss' Rosas, Urquiza.-Vd.
sabr& si Lopez pertenese 6 esta categoria.
Rosas y sus sides se repartieron las tierras pfiblicas;
de los campamentos formados para la defense de la
pabria, hicieron administration para' enriquecerse; de las
contribuciones, auxilios de ganado, fundamento de sus


102




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E8E31LVLC_74PK0C INGEST_TIME 2012-08-30T13:59:57Z PACKAGE AA00010664_00051
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES