Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00046


This item is only available as the following downloads:


Full Text




OBRAS


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO




TOMO XLVII


BUENOS AIRES
743 Imprenta y Litografia a Mariano Moreno m, Corrientes 829.


4900


EDUCAR AL SOBERANO


























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO














EL PRESIDENT DE LA REPtBLICA


Buenos Aires, Abril i'de 1870.

Sef or D. J. Rojas Paul, Ministro de Relaciones Exteriores de los
Estados Unidos de Venezuela.

Muy senor mio:

El Ministro de Relaciones Exteriores me ha dado conoci-
miento de la estimable nota de V. E., datada en Caracas
A 21 de Enero del present afio, en la que se sirve exponer
que c(teniendo informed el gobierno de Venezuela de que
a existe en ese pais (el nuestro) un sistema de ensefianza
a primaria que produce en la prActica excelentes resultados,
( debido segun parece, A los esfuerzos y asidua laboriosi-
" dad del senior Domingo F. Sarmiento, y a los profundos
" studios por 61 hechos en los Estados Unidos del Norte,
" y deseando aprovechar para Venezuela sus ventajas),
desearia se diese una noticia circunstanciada de 6l, etc.
Me temo que el sefor Ministro de Instruccion Pdblica al
contestarle oficialmente haya de ser lac6nico en demasia
en la enojosa tarea de dejar frustrada la esperanza de en-
contrar en ello nada que favorezca ((el interest que el Go-
( bierno de los Estados Unidos de Venezuela tiene en difun-
( dir la instruction popular por los medios mas a prop6sito
apara asegurar tamafio bien A los ciudadanos. Dirale
que no hay ni sombra de sistema alguno de ensefianza,
que algunos comienzos ensayados en diversos tiempos y
en esta y aquella provincia han sido efimeros, y producido
el caos con la mezcla de instituciones afejas y aspiracio-
nes modernas sin el espiritu que ha de darlas vida. T6ca-
me A mi mas bien satisfacerlo ya que la pdblica voz me
atribuye un bien, que deseindolo en efecto con todo el





6 OBRAS DR SARMIBNTO
calor de una conviction profunda, y debo decirlo, con la
preparation necesaria, no super 6 no pude realizar en trein-
ta aflos de asidua consagracion. Sospecharia que con
muchos otros, Rivadavia, Montt,, me anticip6 a la hora pro-
picia, y por lo que actualmente observo en derredor mlo
creeria que esta aun no ha llegado para la republican
Am6ricaj si la nota de V. E., aunque sin '6xito dirigida &
este pais, no me -mostrase que acaso esta vez, una nueva
tentative no sea en vano ensayada.
Expondr6, pues, sin reserve mis ideas, fruto de una larga
-serie de desencantos, que son la prueba de esos cesfuerzos
.y laboriosidad tan generosamente reconocidos. En nom-
bre de studios y prictica que abrazan toda una vida, con
el conocimiento de los sistemas de education planteados
en Chile, Buenos Aires y San Juan, aconsejo & V. E. que
no quiera comenzar por algo en su pais, en que haya de
contar con las ideas, los hombres, las practices existentes.
Perderinse aflos en probarlo, disiparbnse rentas en soste-
,nerlo, y todo caert algunos aflos despues en la retina como
-en Chile, en el retroceso, como entire nosotros. En Chile
,e ha necesitado cerca de treinta afios de constant conato
,del gobierno para contar con sesenta mil niflos en las escue-
las todas sobre dos millones do habitantes.
Creo que en nuestro pals, no obstante que la primera
tentativa de organization remonta at afto 1825, no al-
canza quiz& con poblacion aproximativa ni 6 aquella dimi-
nuta cifra.
Un nifto educindose por cada treinta y siete habitantes
nos coloca como los diltimos en la escala de los pueblos
eivilizados, sino es que hay otros en esta America que que-
dan mas rezagados todavia.
1Sabe-V. E. cual es el lugar que correspond al suyo?
El Gobierno de Mdjico lo ignoraba hace dos ainos, y yo
no pude, no obstante tentativas repetidas desde los Estados
Unidos, saber que escuelas, ya que no sistemas de educa-
eion, habia en Venezuela y Nueva Granada. Todos, de un
extreme al otro de este continent, se contentaban con ase-
gurarme que Io que era en su pais, la education estaba
muy difundida. Yo conocia la del miot lo que ya era algo
para juzgar de la de otros.





EDUCAR AL SOBERANO


Aqui al fin habian fracasado todos losesfuerzos. jQueser&
,donde poco 6 nada se ha intentado?
Permitame que del nobilisimo objeto de .su nota colija
cual es a este respect el estado de la question en Vene-
zuela. LC6mo ha podido V. E., tras de un engaioso ru-
mor que me favorece, volver los ojos hacia este apartado
extreme de Am6rica, en busca de sistemas, libros, ideas,
sin ser atraido por el brillo del sistema de education de los
Estados Unidos que estin i cuatro dias y medio de las cos-
tas venezolanas?
Cuadro tan desconsolador como el que le present no es
sin embargo para hacerlo desesperar, pues que yo no des-
espero. Es por el contrario para cerrarle las avenidas
por donde yo mismo me he extraviado, y ensefiarle el
camino facil y seguro en que ya me he lanzado. Sigame,
que A V. E. y a su pais todas las circunstancias les son fa-
vorables.
Necesitanse ante todo escuelas normales para former el
Maestro-directores y administradores pricticos y entendi-
dos de las escuelas-m6todos reconocidos-sistemas proba-
dos-textos y material de ensefianza.
Crear esto con nuestros medios es perder el tiempo en
ensayos pueriles. T6ngolo por experiencia; treinta aifos
despues estarin por principiar todavia y siempre princi-
piando.
Principle V. E. por el principio. Hagase dotar de rentas
para la fundacion de una 6 mas escuelas normales; pero
por Dios, no pruebe A hacerlo sirvi6ndose' de los hombres
mas capaces que su pals cuente para ello. Hark Colegios,
Liceos, Academias de pedantes en lugar de pedagogos; y
el empleo de director empezara luego a ser codiciado
por los que aceptan un empleo por el honor 6 los emolu-
mentos.
Habr& unos empleados mas en la lista civil; pero no
Escuelas Normales ni education difundida. Cierre los
ojos y pida A Estados Unidos un professor de este ramo.
La ensefianza de los alumnos maestros ha de empezar
por el ingles, a fin de que en su prictica acudan a las
verdaderas fuentes de todo saber en la material. Haga
to mismo con el jefe 6 superintendent de Escuelas para





OBRAI D0 8ARMITNTO


que monte la mAquina administrative y le imprima movi-
miento.
Con todos los buenos deseos de V. E. y de toda Vene-
zuela, nadie sabe entire nosotros lo que se desea cuando
habla de education popular. A la fuente, pues, directa-
mente.
Mas directamente ha de obrarse en las escuelas piblicasz
ya existentes 6 en las que habrAn de fundarse. Para
cada una de ellas contrate en los Estados Unidos, maestros-
y maestras, y estas con preferencia A aquellos. Podra
obtenerlas competentisimas por 60 i5 80 pesos fuertes.
No pregunte si saben castellano. Acaso no hay una sino-
en California, que conozca esta lengua; pero conservando
los maestros actuales y poni6ndolos A su lado, bastanles
los ojos mientras aprenden A hablarla, para sefalar las
deficiencies, indicar los medios y ponerlos en practice.
i Qu6 descubrimientos no harAn el primer dia que entren
en nuestras escuelas I El primero de todos, me lo temo t
que no hay una Escuela en todo Venezuela, que todo falta
para principiar y que A todo es precise proveer, pidi6ndolo
a vuelta del vapor que atraviesa el Golfo de M6jico. Afor-
tunadamente todo esti listo, aun las casas, si las aceptan
de madera.
Tan de serio hablo A V. E. sobre esta manera de obrar
rapida, practice y eficaz que ya me permit indicarle las
personas A. quienes puede dirigirse. Henry Barnard, en
Washington, como consejero, N. White ex-superintendente
en Ohio, 6 J. P. Wickershan superintendent de Pensil-
vania, ya para la direction supreme de la obra, ya para
indicar los hombres competentes. Sopre todo dirijase A.
mi nombre A Mrs. Horace Mann, en cuyo corazon vive el
alma de su ilustre esposo. Ella reside en Cambridge,
Massachusets, y ha consagrado los dltimos dias de su
dtil existencia A segundar los esfUerzos que -se intenten
para difundir la Educacion en la Am6rica del Sur. Tiene
en su casa bandera de enganche de maestros y maestras
que ya llegan al Rio de la Plata, no obstante las dos mil
leguas de travesia. Qu6 serA para Venezuela casi al
habla? .En las vacaciones, las maestras venezolanas pasa-
rian de las escenas tropicales 6 pampeanas de la patria
de Bolivar y de Paez, A refrescarse en los bosques de





EDUCAR AL BOBERANO


Saratoga 6 en las vecindades del NiAgara, para volver
con nuevo vigor A la area.
Inferira V. E. de lo dicho que yo ya he puesto mano A
la obra. Si: Presidente de la Repdiblica que acaba de
castigar al mas perverso y grande de los tiranos, tengo
que ensayar mi obra A hurtadillas, con los ahorros 6 esquil-
mos que se hacen al presupuesto de la guerra 6 de otias
reparticiones, y lo que es mas, que ensayarla en lugares
oscuros y distantep donde alguna circunstancia favorable
haga possible experiment.
Simon B. Camacho, compatriota de V. E. y literate dis-
tinguido, se ha quedado abismado al entrar en la rada de
Buenos Aires, y recorrer la ciudad. I Qu6 bosque de naves
en la una, qu6 edificios suntuosos y afan de construir nue-
vos en la otral iQu6 afluenciaede inmigrantes, qu6 poderosa
ciudad, qu6 riqueza, que gusto, qu6 general bienestar Y
yo, que me creia conocedor de la America, decia: ((Por
alla ni sospechamos siquiera lo que es esta parte del con-
tinente porque Montevideo y el Rosario que ya ha visi-
tado, presentan el mismo aspect
Pero lo que Camacho no ve todavia, es que con esos
enjambres de, inmigrantes de todas nacionalidades, vienen
oleadas de barbarie no menos poderosas que las que en
sentido opuesto agitan A la Pampa; que esas riquezas que
se acumulan y esos millares de brazos mejoran en poco
la condition del oriundo pobre, si no lo van deprimiendo
y anonadando mas y mas por la, superioridad en la indus-
tria; que la poblacion crece sin que el Estado se consolide
con el rApido incremento de ciudadanos; titulo ilusorio
que ya desaparece hasta en los comicios, votando solo
setecientos de cerca de doscientos mil habitantes que con-
tiene la excelsa ciudad! Los obreros y trabajadores que
sirven por enormes salaries A .las multiples necesidades
de una gran poblacion, no se toman ya el trabajo de
aprender el castellano, porque siempre hallaran empre-
sarios, mayQrdomos, comerciantes, artesanos de su propia
lengua para entenderse con ellos. Buenos Aires no es
una ciudad sino una agregacion de ciudades con sus len-
guas, sus diarios, sus nacionalidades distintas; y ya el
lenguaje ha consagrado las frases:. la comunidad alemana,
la comunidad francesa y en las Provincias la colonia italiana,





OBRAS DP SARMIENTO


la colonia inglesa. Era aqui, pues, dondei debia organizarse
un poderoso sistema de education para salvar la lengua y
crear la Repdblica, apoderindose de los que nacen y levan-
tando & los naturales para que no queden sepultados bajo
los gruesos aluviones humans que por la mayor industrial
y laboriosidad, se les van depositando encima. Hoy mismo
puede en el foro gritarse al pueblo, lo que Graco al de
Roma- extranjerosJ Aqui no hay casi pueblo. Hay ricos
propietarios nacionales y trabajadores artesanos, comer-
ciantes extranjeros.
Las grandes ciudades son el plantel de la education,
porque en ella pululan los nifos, como abundan las rique-
zas, siendo necesaria la instruction para vivir, para comer;
pues el sirviente que no sepa leer uri letrero, una ensefia,"
un cartel, una tarjeta, mal podrd ganar su pan.
Y bien: L Creeri V. E. que en la mas rica y populosa
ciudad de Am6rica, en la mas consumidora del mundo, y
donde se dilapida con profusion inconcebible el dinero, no
hay sistema de education pdblica aunque haya remedos
de escuelas? De la Provincia de Buenos Aires, solo en la
ciudad no se construyen hace diez afnos edificios de Escue-
las; no habiendo sino dos.en decadencia. Dirlase que no
hay un solo ciudadano, uno solo que se ocupe seriamente,
con passion, de education ptiblica, aunque sean muchos los
que la dan a sus hijos, tal cual la encuentran y al precio
que se la venden, y aunque sea de buen tono hablar de
la cosa.
V. E. tendrA que comenzar su obra en la viril 6 ilustrada
Caracas, que visitaron Bell y Lancaster, y que produjo al
sabio Bello, mi compafiero de trabajos en Chile.
Yo he tenido que escojer a San Juan como punto de resis-
tencia, & fin de comenzar el ensayo. Habian alli por fortu-
na tradiciones excelentes, el mas vasto ediflcio de Escuelas
que exista en Am6rica, un pueblo que parece haber com-
prendido que si no educa & la masa de los habitantes, ella
se educarA en la vida puiblica como hasta aqui, recla.
mando por la guerra civil y la montonera las ventajas de
la asociacion que los mas afortunados se reservan para si.
Esta es una cuenta atrasada que 'la sociedad arregla por lo
menos cada d6cada entire nosotros Se pelea dos 6 diez
aitos sin saber porque, pero por algo real y verdadero.





EDUCAR AL SOBERANO


Mueren algunos millares, se destruyen fortunes y aun ciu-
dades, para descansar y prepararse un nuevo litigio, porque
la causa subsiste siempre, la ignorancia y la pobreza del
mayor ndmero.
En aquella apartada Provincia, pues, sobre la base de
una fuerte masa de educandos, el Congreso me autoriz6 &
crear dos escuelas superiores, y a premiarla con diez mail
pesos fuertes anuales por haber llegado a la cifra reque-
rida, de un nifto registrado en las escuelas por cada diez
habitantes.
A aquella lejana comarca (atravesando la despablada
Pampa) se dirigiri en breve una pldyade de maestras que
han Ilegado de Boston para organizer por complete un
sistema de education pdblica graduada, de manera que
baste A las necesidades de la vida civilizada, dejando a la
Universidad dar titulos profesionales., Si como lo espero,
tan sencillo plan se realize, dentro de tres aflos habri una
base, y la opinion pdblica hara el resto.
Deseoso de seducir a V. E. para que entire de Ileno en
mi plan de importar con el maestro el sistema, el m6todo,
la ensefianza y la escuela misma, el artifice y el arte, pues
de los dos carecemos, quiero traducir aqui las cartas de
Mrs. Mann con las biografias de las maestras, A fin de que
se persuade V. E. de que si i tan larga distancia gente tan
escogida se aventura, acudiran a Venezuela con diez veces
mas facilidad A su llamado centenares no menos compe-
tentes y resueltas.
Principio por Miss, Gorman a quien conoci en la Escuela
de Gramatica de Madison, capital de Visconsin. Habla el
castellano, es competent en todos los ramos de ensefianza
y en regimen de las escuelas.
Miss, Zaba. Es hija del conde Zaba, emigrado polaco en
Inglaterra, ha sido esmeradamente educada en L6ndres, y
A una instruction s6lida y un caracter dulce, dan realce i las
habilidades manuales de su sexo, con el conocimiento per-
fecto de la mdsica, la piptura al 61eo, el pastel, Javado etc.
Prop6nese dar A la ensefianza un caracter industrial, A fin
de conservar en las educandas los hAbitos hacendosos que
distinguieron A las matronas americanas antes, y se fueron
abandonando por las artes de puro ornato. Dirigira para
esto una Escuela Superior especial A la que concurriran de





OBRA8 DR SARRIENTO


las otras en dias sef'alados. En San Juan encuentra el
terreno preparado, pues la mdsica y la pintura al 6leo son
artes practicados con 6xito por varias sefioritas, y en cuanto
A las labores de mano, son reputados articulos de buen
gusto en toda la Repidblica. Varias sefioritas hablan ingles
y se prepqran para ayudarlas.
Miss Wood, Esta serA la director de la Escuela Superior
de mujeres, pues la de hombres ya ha sido provista por
el Gobierno de San Juan con maestros norte-americanos
que se encontraban alli.
Para juzgar del m6rito de esta persona basta saber que
el Consejo de Educacion de Boston hizo los mayores es-
fuerzos con el fin de apartarla de su prop6sito de emprender
la cruzada a la America del Sud, haci6ndola llorar, como
ella decia, acongojada por el respeto que les debia, y su
firme resolution de llevar adelante el apostolado. Ofreci6-
ronla en vano colocacion en la Escuela Normal de Boston,
y cuando agotaron todos sus medios, el Consejo la decor
con una cadena de oro y una biblioteca de libros profesio-
nales. La Escuela que abandonaba la. honr6 con una sor-
tija como una memorial.
Las seofritas Dudley. Mrs. Mann tuvo necesidad de visi-
tarlas en su casa, y al verla tan bella y c6moda, se admiraba
de que dejasen aquella residencia, testigo y parte de su
modest felicidad, por asociarse A una empresa de filan-
tropia tan lejana y sujeta A contingencies. Supo de ellas
que querian donArsela A la madre, pero esta empezaba A
contagiarse con el proyecto de sus hijas, y se proponia se-
guirlas al primer llamado.
Una sefiorita Dudley es tambien profesora de Kindergarten,
Escuelas infantiles, en que se da education & nifios de
tres & siete aflos, ensefiAndoles a hablar, pensar, leer, escri-
bir, dibujar y cantar por un sistema que tiene las formas
de juegos, siendo no obstante la aplicacion del mas pro-
fundo studio de la inteligencia y sus procedimientos. Es
de origen aleman y se populariza rapidamente en los Esta-
dos Unidos. Mrs. Peabody heimana de Mrs. Mann, ha
escrito varias obras en ingles para la direction de -este
sistema de ensefianza, 6 hizo un viaje de dos afios A Ale-
mania para frecuentar sus Kindergarten y perfeocionarse en
el sistema.





EDUCAR AL SOBERANO


Van en camino & San Juan 6 vienen en viaje de los
Estados Unidos bancos para las Escuelas, relojes, mapas,
textos y cuanto es necesario para hacer fAcil y eficaz la
ensefianza. La Escuela Sarmiento es capaz para contener
mil alumnos y va & ser subdividida en salones, diez 6 doce
con el ancho de diez varas que tienen para adoptar el sis-
tema graduado de Chicago que es el mas complete que se
conoce.
. El doctor Barnard puede & su pedido, proporcionarle su
informed al Congreso, donde encontrard los mejores mode-
los de Escuelas y los sistemas preferibles.
Vera V. E. por el personal que le disefio, y los elements
que no hago mas que indicar, que su noble solicitud < difundir en los Estados Unidos de Venezuela la instruc,
cion popular)), lo lleva, si sigue el camino que le indico, A
la realizacion de la mas grandiosa obra que' un hombre de
Estado pueda acometer-toda una civilizacion, por los me-
dios empleados y los resultados ya obtenidos. Proceder de
otro modo es edificar sobre arena, que es lo que yo conti-
ndo haciendo por impotencia, sAbelo Dios.
Mientras lee V. E. estas -lineas, le habra asaltado una
observacion que parece natural. 4Por qu6 el Presidente de
la Repdblica Argentina no puede organizer la education
pdblica en el gran centre de civilizacion y riqueza? A. qu6
escollos se han estrellado sus esfuerzos durante treinta
afios?
Como,alla se llaman los Estados Unidos de Colombia y
aqui las Provincias Unidas del Rio de la Plata, acaso en
la identidad de instituciones encuentre V. E. identidad de
dificultades. Nuestra Constitucion Nacidnal se calc6 sobre
la de los Estados Unidos; y Horacio Mann observaba como
muestra del espiritu de los tiempos, que no hay en ella una
palabta sobre la education del pueblo* Mas tarde los Es-
tados particulares llenaron en las suyas este vacio. La
nuestra, por la inspiration de un hombre de estado fuerte-
mente imbuido en el espiritu national, hizo provincial la
Aducacion primaria, y Nacional la Universitaria. V. E.
mismo ha de sentir sin pensarlo que este es el orden regu-
lar. Pero si se fija en que son pocos los que reciben la
segunda, mientras que la primera debe ser general pot el





OBRAS DB SARMIENTO


interest de la Nacion, vendri en cuenta de que los papeles
estfn cambiados.
Hay otra razon que hace national la distribution de la
education. Si es pAvincial, las Provincias ricas se educa-
rAn en proporcion de su riqueza, y las pobres no podran
educar A sus hijos por falta de recursos; de manera que
donde mas necesidad hay, menos se difundirfi la education.
Aquella es segun Adam Smith la uinica que no sigue la
regla econ6mica de la oferta y la demand. Cuanto mas
ignorancia hay, menos demand ha de haber de education y
vice versa.- Las rentas que la sostienen deben ser, pues,
nacionales, A fin de que toda la sociedad ocurra con sus
medics A los puntos donde mas se siente la necesidad, pues
que A todos dafa la ignorancia local. Una de nuestras
Provincias mas atrasadas ha asolado con sus bandas A las
vecinas, por espacio de treinta afios, y otra empieza ya A
alarmar con su excesiva poblacion y su barbarie,' pues ni
el castellano hablin sus habitantes.
El Congress Argentino remedi6 parcialmente este error
constitutional con subvenciones que distribuye sin regla A
las Provincias. *
Esto explica por qu6 el Presidente no puede hacer servir
A la gran ciudad de modelo y plantel de sistemas completes,
estando obligado A ver impasible en Buenos Aires que la
e ducacion decae en lugar de adelahtar, y que trascurren los
afios sin dar un paso adelante. La opinion no se apercibe
de ello, yde esta apatia hay causes profundas.
La education universal solo es costosa por la parte que se
di A los hijos de los habitantes pobres. Para los mediana-
mente acomodados viene A ser econ6mica puesto, que pa-
gAndola, la obtienen del Estado mas barata que de los esta-
blecimientos particulares. Para los ricos seria mas gravosa
la pdblica, si ellos fueran menos pr6digos de lo que son en
darla A sus hijos.
No s6 que losdiarios, la juventud republican y los parti-
dos de Venezuela hablen mas de democracia, que los diaries,
juventud y partidos argentinos. Nose les cae de los labios
la palabra. Hay sentimientos democrdticos, espiritu democrd-
tico, instituciones democrdticas. Hasta aqui va bien; pero el
desprecio de la autoridad es democrAtico, la dernasia de los
tribunes, el desborde de la prensa son democraticos. La





EDUCAR AL SOBERANO


democracia es ley y constitution, y hay quien cree que es
superior A la Constitucion misma cuando esta no es demo-
cratica en algun articulo. Por ejemplo el Poder Ejecutivo
no es democrftico y la Corte Suprema que falla en iltima
instancia lo es much menos. La policia no es democra-
tica como en los Estados Unidos.
Pero este Gobierno del Demos como lo llamaban los
Atenienses, tiene sus restricciones. Se invoca el nombre
del pueblo para protestar contra las autoridades emanadas
del pueblo, y pueblo se llama cualquier reunion de indivi-
duos, sobre todo si estAn de punta contra la ley 6 el funcio-
nario nombrado por el pueblo. Pero ,pueblo tiene entire
nosotros un sentido politico, otro social y otro de raza. El
Cabildo que inici6 la revolution de Mayo en 1810, invita a
los notables de la ciudad A cabildo abierto, previni6ndoles
para su seguridad que se pondrAn guardias para que no
entire el pueblo. Este pueblo es la plebs de los romanos, que
en tiempos pasados se llam6 tambien canalla.
En Am6rica la plebe existe con caracteres mas marcados
que en tiempo de la antigua Roma. Comp6nela la raza
indigena, un tanto mejorada por la cruza con la raza noble
que la conquist6., Ladistancia es sin embargo muy grande
todavia, y aquella democracia de que tanto hablamos distin-
gue sin embargo colors y classes. Es la democracia de los
blancos, y en ese sentido se usa la palabra. Como hay
que hacer la guerra, se entiende que el pueblo dara los
soldados y la clase decent, los oficiales. Solo en el acto de
las elecciones, las classes se confunden, pues los votos se
cuentan por individuos. Entonces figuran 16s peones del
ferrocarril, de la Aduana y de las barracas, organizados
como cifras significativas. Pero tratase de education, en
la que los hijos de los plebeyos soldados 6 electores tienen
que ser auxiliados, y entonces vuelve A presentarse mas
discernible la diferencia. Como hay mujeres y sefioras,
hay Escuelas y Colegios. Al volver de los Estados Unidos
encontr6 esta innovacion en la Escuela Modelo que yo habia
fundaflo. El letrero decia ahora COLEGIO MODELOI QU6
progress realizadost Toda Escuela donde se paga es ne-
cesariamente Colegio. La Escuela es vergonzante 6 ple-
beya, inclusas las del Estado en la ciudad. En la campana





OBRAS DE 8ARMIENTO


donde no hay otra la Escuela es comun para todos, y por
tanto estimada.
Prueba de que en el corazon de todos los periodistas j6-
venes y partidos, la palabra democracia no alcanza al pue-
blo, es que jainas hablan de Escuelas con entusiasmo. CAe-
sele la pluma de la mano al cronista al tener que hablar de
cosas de Escuelas. Se han'publicado libros interesantisimos
como lectura amena sobre Escuelas; y las ediciones han
pasado en sileocio porque no han encontrado diario que
hable de ellas. Habria sido necesario leerlo, y eso no se
resuelve un dem6crata. Articulo escrijo y mandado publi-
car ha andado rodando por las oficinas por que al Editor
le cuesta publicarlo por no dar & sus lectores ese ripio.
Esto sucede en toda la America del Sud, y ha de suce-
der en la pbrcion que V. E. dirije. Peri6dicos de education
se han publicado por afios sin que persona instruida, edu-
cada, ocupando posioiones distinguidas 6 empleos los lea.
Senadores 6 Diputados que votan sus gastos; gobernadores
y ministros, se hallan en el mismo caso, y toda persona
que profese doctrine democrdtica,es inaccesible A todo interest
por este mecanismo de la democracia modern, para rea-
lizar ]a democracia inteligente-la escuela. De aqui results
que es impossible, de toda imposibilidad, popularizar ideas
sobre education, porque no hay 6rgano ni vehiculos por
donde trasmitirlas.
Si de palabra, se quedarin dormidos los dem6cratas; si
por escritos, el titulo les muestra la presencia del enemi-
go y les huyen la vuelta. Estas colonies seran, pues,
colonies por largo tiempo. La causa es que hay classes, la
decent, y si bieri no es esta la palabra, le hace contrast
moral la indecent. Debo decir que esta denominacion se
refiere al vestido, la clase decentemente vestida. Eso es lo
que esti en el fondo.
Estos sentimientos se traducen en instituciones que agra-
van y empeoran la situation lejos de mejorarla. En Chile
y Repdblica Argentina, con el deseo muy legitimo de me-
jorar la education, se han dotado de colegios por cuenta
de la Nacion, las ciudades capitals. El Estado da becas
gratis. No seria fAcil ajustar este gasto al espiritu de una
constitution federal. 4Por qu6 la Nacion ha de educar i
unos pocos en cada Provincia? Pero ahi entra el espiritu





EDUCAR AL SOBERANO


de clase. La close decent forma la democracia; ella go-
bierna; ella legisla. De su seno se recluta el Congreso,
las Legislaturas, los jueces, los empleados. jQu6 cosa mas
natural que educar i espensas de la nacion los suyos y
allegados? Un plebeyo, el roto, como tan pintorescamente
se le llama en Chile, no ha de ir a aprender geografia 6 latin,
sino por exception. Hay es verdad becas para los pobres,
pero estos pobres son los de la democracia decent. Pide-
las un Diputado, un amigo, alguien; pero este'alguien es de
buena familiar, es decir, de la raza conquistador. El que
distribuye estas gracias, que equivalent por beca A mil 6
dos mil fuertes en todo, no sabria tampoco por qu6 negar-
las, sino es por compromise anterior. El m6rito esti en
solicitarlas. /
De este hecho proviene que por el colegio pagado, los
ricos, y el colegio gratis, los pobres, la democracia
decent se siente invenciblemente desinteresada en la
dotacion y fundacion de escuelas para todos; y si lo hacen
por la negra honrilla, lo hacen con mano avara. El Con-
greso de la Repdiblica Argentina, por ejemplo, da cien mil
fuertes para las escuelas en que debieran educarse cua-
trocientos mil nifios, y doscientos ochenta mil pesos para
los colegios en que solo se educan mil quinientos, sin
que nadie sepa por qu6 esos y no otros niflos son los tan
ampliamente agraciados.
H6 aqui el plantel de nuestro sistema de educacion,-
acumular profesores en la Universidad para trescientos gra-
duados; preparar al sujeto en un colegio gratis al lado; y una
escuela donde aprendan a leer.
Las consecuencias de este sistema son:
10 Satisfacer la necesidad de la clase culta en las Uni-
versidades para dar profesiones lucrativas. 20 Matar con
el Colegio gratis toda concurrencia y limitar la education,
pues los colegios particulares que debieran proverla, no
pueden existir at lado de uno que con el .prestigio del
Estado, las rentas del Estado, los edificios del Estado, da
de balde 6 a precious reducidos la ensefanza. 30 Limitar
en el contribuyente el interest de la educacion-a su interest
propio; a las ciudades con preferencia a los campos. La
*Europa ha seguido este sistema desde el Renacimiento,
ToMO XLVII.-2





18 OBRAS Dl SARMIBNTO

arribando la Italia & tender diez y ocho millones de igno-
rantes al lado de cuatro 6 cinco que algo saben, y la Espa-
na once en cambio de tres que saben leer y algunos que
pretenden saber algo mas.
Siguese en esto la tradition de la edad media en el medio-
dia de Europa de que procedemos. La Espafia tenia por
todo institute de education seis A ocho Universidades, otras.
tantas la Italia, y hasta la Revolucion existi6 en C6rdoba
Americana al lado de la Universidad el Colegio de Monserrat
preparatorio y en la vecindad del Colegio la Escuela dnica
para proveer de material primera al Colegio. La provincia
de C6rdoba tiene doscientos diez y seis mil habitantes a
que hasta hoy no se ha provisto de education.
Los Estados Unidos y la Prusia han principiado por el
otro sistema; la escuela para todos: el Colegio para los.
que pueden; la Universidad para los que quieran. Ni en dos
siglos se educa la masa del pueblo en nuestra Am6rica, sino
contramarchamos para tomar este mejor camino. La tra-
dicion jesuitica do enclaustrar a los alumnos so pretesto de
moralizarlos, es otra causa de despilfarro en la rentas ya
tan mal empleadas. De los 280.000 destinados A los 1.50()
privilegiados en becas, la mitad se gasta en servicio de hos-
pederia y cocina, de que queda poco atesorado en ciencia.
Se aumentaria much la instruction, si cada nifio durmie-
ra en su casa, como todos los nifios, sin privilegio de comer
mal y vivir press.
,C6mo entrar de Ileno en un nuevo y general sistema de
education? Esta es la dificultad mas grande que encontrar6
en sus trabajos. El presupuesto darr sus sobrantes para
ello; y ya se sabe en America to que queda despues de
pagados los empleados y el Ejdrcito.- En treinta aflos en que
en Chile funciona un sistema regular de education pdblica,
no se ha podido obtener del Congreso que se cobre una
renta especial para sostener la educacacion; y el lento pro-
greso de su difusion (menos de tres mil por aflo, quedando,
.al uiltimo trescientos setenta mil sin educarse, por ciento
noventa y cuatro mil que quedaban diez aflos antes con me-
nos poblacion), muestra la imposibilidad de que jamas por
esos medios paulatinos, ni se mantenga siquiera el nivel de
education a la altura de la poblacion, pues el progress de





EDUCAR AL SOBERANO


education en ndmero no sigue elaumento de la poblacion,
segun la marcha ascendente del censo.
El remedio puede buscarse por dos caminos, y los apun-
tare & fin de no dejar incomplete este examen de causes
y de efectos. El de los Estados Unidos,el mas fecundo de
todos y el mas sencillo es conocido. Consiste en contar
por el censo el nimero de nifios, calcular el cost de la
education de cada uno, 6 imponer contribution especial
para cubrir el gasto.
Asi cada Estado cuya poblacion es igual A la de una de
nuestras Repdblicas, invierte cosa de tres millones anua-
les en esta necesidad pdblica, entire los cuales estA en for-
ma de contribution la suma misma que gastarian los pu-
dientes en educar A sus hijos, como se hace con profusion
en Buenos Aires, Santiago y otras capitals americanas.
Le recomiendo el extenso discurso del Ministro Foster
en el Parlamento ingles en una de las sesiones de este
afto, apoyando el proyecto, de education pdblica adminis-
trada por el Estado; pero dejando A los padres la carga de
pagar la cantidad de education que reciben en sus hijos,
tal como lo harlan si no hubieran rentas consagradas A
este objeto. El mas inicuo de los resultados de la educa-
cion gratuita, como la practicamos nosotros, es que las
rentas de toda la comunidad se emplean no para educar
at desvalido, hijo de padres ignorantes que se queda sin
tomar su part, sino para exonerar al del educado de pa-
gar lo que sin la intervention del Estado pagaria. Univer-
sidades, Colegios, Escuelas gratuitas, son en Am6rica un
endoso hecho al Estado de la obligation de educar A sus
hijos los que pueden buenamente hacerlo A sus expenses.
Si suponemos que en Chile 6 Repdblica Argentina hay
veinte mil families con dos niflos cada una que puedan pa-
gar en escuela particular el estipendio m6dico de la ins-
truccion primaria, result que A cuarenta mil nifios que
podian pagar, se les exonera de gastos en favor de diez mil
que carecen de recursos, quedando trescientos mil que
contribuyen & la renta pdblica aunqued6bilmente, sin par-
ticipacion en .el beneficio. Todos los sacrificios y accion
del Estado se reduce pues, A aumentar de 10,000 nifios
en veinte y cinco anos la cifra expontanea.
De aqui la necesidad de la renta especial para sostener





20 OBRAS DH SARMIENT9

la, education, gratis solo en la puerta de la Escuela, pero
sostenida por la propiedad de todos, en favor de todos. De
aqui tambien la resistencia a aceptarlo mientras las classes
mas contribuyentes se pueden proporcionar education en
beneficio propio d espensas de todos. Aquel es el sistema pru-
siano americano, y el que, con-ciertas modificaciones, Va
adoptando la Inglaterra, al secularizary generalizar la edu-
cion, haciendola obligatoria. En Francia, unos pobres
c6ntimos adicionales al impuesto local, respondian mal k
su objeto. Alli y en Espafia se trata tambien de cambiar de
sistema.
El otro es el que principia por auxiliar la action de los
individuos en benefitio propio, ayudando con creaciones
de escuelas 6 los que no pueden ayudarse a si mismos.
Esto lo provee el presupuesto general de rentas, y la limi-
tacion de los recursos es ya indicio cierto de la limitacion
de la education. En este camino va a paso de tortuga
Chile; nosotros, ni a ese paso vamos. Mucho me temo que
por tan estrecha puerta tenga que entrar V. E.
Fuera un encaminamiento a un mejor orden de cosas,
promover las Ligas de education con que la opinion verda-
deramente democratic empieza recientemente en una
parte de Europa a. excitar a los vecinos & tomar su parte
en la difusion de la -educacion, por estar per la experiencia
de siglos demostrada la impotencia del Estado pqr -si solo
para acelerarla. Para comprender su objeto bastaria leer
la cuarta pfigina de un ndmero de el Times de Londres, en
que bajo el epigrafe Education League, y cuAn grande es, se
publican en leti'a breviario los nombres de los miembros
bajo estas clasificaciones esterlinas: ((Contribuyentes de
A mil libras al aflo, de A quinientas, de A ciento, de a, diez,
etc6tera.))
Uno de los Directores de las de Francia me dirije la carta
siguiente: cLeyendo el Economiste Frangais, veo la larga
lista de los progress realizados en la Repdblica Argentina

(Esto me sugiere la idea enviarle los boletines de nues-
tra Liga francesa de ensefianza, con la esperanza de que
Vd. quisiera dar impulso al establecimiento de una 'Liga
semejante en su pals. Hillase en Buenos Aires, M. Daumas
que ha sido el promoter del circulo de la Liga de Marsella





EDUCAR AL SOBERANO


y coopei'ado poderosamente a la fundacion de la Liga espa-
flola, poco despues de la revolucion.......... etc., etc.)
Es un gran signo de los tiempos este movimiento gene-
ral de los espiritus al que no es extrafio Venezuela, puesto
que a una manifestacion suya debo el honor de harder estas
observaciones. No a otro origen se debe el sistema uni-
versal de education de los Estados Unidos. Sin el nombre
de Liga que se refiere a la tactica de agitacion de Cobden,
various dem6cratas se reunieron en Boston, y edificando la
opinion con sus doctrinas, lograron en pocos afios arrastrar
a la mayoria en el movimiento.
Ordeno a los sefiores Appleton y Ca de Nueva York re-
mitan A V. E., algunos ejemplares de Las Eseuelas base do
la prosperidad y de la Repiblica en los Estados Unidos, en que me
propuse dar A los de nuestra lengua noticia del origen y
desenvolvimiento del sistema de education universal en
Norte America. Al principiar el trabajo official ha de pro-
piciarse la opinion puiblica, sin cuya eficaz cooperation
aquella se esteriliza.
La Repidblica de mayorias ignorantes es el espectAculo
con que la America del Sud se propone dejar pasmado al
mundo. Lo qde va corriendo de la Independencia hasta
nosotros no prueba much en favor de la tesis. Creenla
todos impossible y las monarquias mismas, al ver lo que so
afanan hoy por remediar el mal secular, muestran que ni
esa forma de gobierno es sostenible en las condiciones de
la sociedad modern, sin educar al pueblo que por las liber-
tades adquiridas y ]a opinion tiene grande ingerencia en
el gobierno.
Lanzado como me he, en esta via, no terminar6 tan larga
carta sin hablarle algo de la education de los educados, de
la nuestra misma, como la parte 'mas avanzada de la so-
ciedad. Hasta -aqui nos hemos ocupado los los medics po-
sibles de poner al alcance de los absolutamente ignorantes,
los medios de serlo menos aprendiendo a leer. Dado el
caso que supieran, que leerian en nuestra lengua?
S6 en cuin legitima estima la tienen los Venezolanos,
y cuAnto cuidan de su pureza, hasta suministrar i la Aca-
demia de la lengua sus mas preclaros hablistas. Sea en.
buena hora. Pero a fuer de Ministro de Relaciones Exte-
riores, lo supongo familiar con las otras lenguas, y solo





OBRAS DB SARMIINTO


por ellas puede V. E., ponerse en relacion con. las ideas que
agitan A la sociedad modern. Aprender lenguas vivas
entire nosotros es simplemrente aprender A leer en otro
vocabulario que el nuestro. En el Colegio 6 en la Univer-
sidad seguimos deletreando en ingles, aleman 6 frances; y
A las classes sociales que ya he apuntado antes,, se agrega
esta otra clase aristocrAtica de la inteligencia, compuesta
de los que saben idiomas, y pueden comunicarse con el
mundo externo. 1Cr6e V. E., que se pueaen organizer y
desenvolver sociedades civilizadas con 'una lengua que, por
bella que sea, no es 6rgano de trasfusion del pensamiento
modern?
Hay una obra jigantesca que ejecutar en I# America es-
pafiola. La China elev6 una muralla de cuatrocientas
leguas para detener las incursions de los TArtaros: la Ho--
landa desafia al Oceano tras sus famosos diques, obra A que
debe su existencia. Nosotros tenemos que destruir por el
contrario la espesa muralla que por el idioma nos separa
de nuestro siglo para abrir paso A las ideas, digan lo que
quieran los que & Cervantes divinizan.
Necesitariamos traducir al espahfol dos mil obras de las que
caracterizan y constituyen la civilizacion modern, de las
catorce mil que ven la luz anualmente en Inglaterra, Fran-
cia, Alemania (ocho mil) y Estados Unidos. Esto es solo pro-
veer del capital indispensable A fin de que nuestro propio
pensamiento entire en actividad. Los Estados Unidos cuen-
tan con tres civilizaciones para former la suya. La ingle-
sa en su literature y ciencia tan activas, la propia ameri-
cana que es poderosa, y aun la alemana que hacen suya
por la inmigracion y las Escuelas en que ya se generaliza
aquella lengua.
Nosotros contamos con dos negaciones; la de la Espafia
propia y la nuestra dividida en veinte fracciones llamadas
naciones que son por el fraccionamiento otras tantas nega-
clones. De cien millones se compoie el mundo ingles en
material de libros, ya para producirlos ya para leerlos; y no
es cierto que el mundo espaniol se componga de treinta
millones en ambos hemisferios. Ignoro que libros produz-
"o Venezuela, sino es la historic de Restrepo, 6 las Vidas de
Bolivar y Paez que vi prod ucirse en los Estados Unidos.
La nota A que contest muestra cuAnto conoce V. E., de





EDUCAR AL SUBERANO


mi pais, en lo que no pierde gran cosa por cierto. Toda la
Repdblica Americana vive de si misma y para si, y con
poco mas de dos millones en t6rmino medio de habitantes
no se ve ninguna que tenga cien mil que sepan leer. Pero
los libreros le dirin aqui, como en Chile, como en Vene-
zuela, que no alcanzan a mil en cada Estado los que con-
sumen habitualmente libros, si no son los profesionales.
La imprenta, pues, como medio de propagacion obra en
*estrecho circulo sin capacidad de dilatarse. Deme V. E.,
paises en donde se hagan 6 un tiempo diez ediciones de
Dickens, donde un solo librero expenda million y medio de
voldmenes en cuatro mesesl Para contrast, mi antiguo
amigo D. Manuel Rivadeneira, el primer impresor madri-
leflo arruinado con la publication de los Autores espaioles,
como le propusiese la edicion de ciertos libros, me contes-
taba escarmentado: 4qs6 hacerlos buenos; lo que nunca
supe fud venderlos! Ahi estAn todos los que he impreso!D
De la posibilidad de enriquecer el castellano por la sim-
ple accion de la demand de aquellas obras que mas ge-
neral interest inspiran al orbe civilizado, puede V. E. juzgar
por este hecho que me comunican de Nueva York: ((Un
cubano, secretario del representante de Cuba, ha presen-
tado a Appleton y Cia. una magnifica traduccion de la
obra de Motley, The Rise of the Dutch Republic; pero este editor
no ha querido encargarse de la publication de tan intere-
santisima obra, porque tems no sacar los quince mil pesos que,
segun l1, costarA la aparicion del libro en el mercado es-
patfol.)
Este es el cr6dito de que gozamos veinte millones de
hombres consumidores de ideas Y Appleton es juez en la
material. Hace aflos que con medios poderosos de ejecu-
cion, imprime libros en castellano para nuestro consume.
Una LIGA AMERICANA para importar traducidos en libros,
pensamientos, ciencias, critical, historic, como importamos
ferrocarriles, armas, poblacion, artefactos, seria la corona-
cion y el objeto de todo sistema de education primaria; y a
promoverla lo invito desde el alto puesto que ocupo. Por-
qu6 no habia de ser material de tratados, de estipulaciones
entire las Repdiblicas americanas compartir la tarea, y gene-
ralizar los products?
Nose puede imprimir libros en espafiol por el fracciona-





OBRAS DE SARMIENTO


miento ,de los lectores. Borremos las lilneas divisorias, y
para la circulation de los libros (traducidos) constituyamos
un piblico de veinte millones, indispensable para que sea
hacedera la obra.
En Ambas Americas, de que me consta existen ejemplares
en Venezuela, aventur6 ya algunas ideas A este respect;
sin esperar much con aquella publication, ni temer tanto
que anticipase la realidad prActica-predicar en desierto.
Contando con la indulgencia de V. E. y pesaroso de no ha-
ber llenado el noble objeto que le hacia invocar mi nombre
en la nota aludida, me complazco en esperar que sus'esfuer-
zos en pro de la education de sus compatriotas sean mas
felices que los mios, pudiendo en todo tiemwo contar con
las calurosas simpatias, de su obsecuente servidor.

CARTA A BARBIERI

(La Tribuna, Diciembre 2 de 1874.)
Sefior Giuseppe Barbieri, Presidente del Circolo Frentano cientifico,
literario, artistic, con biblioteca popular.
Larino (Italia)
Senor:
He recibido con el mayor placer el diploma de Presidente
honorario del Circulo Frentano que tan dignamente presi-
de, y la medalla de oro con que han querido honrarme por
trabajos analogos A los que con tanto 6xito han acometido-
Vds. bajo la protection de S. A. el Duque de Aosta.
Acertaba a llegar A mis manos tan estimable muestra de
simpatia al dia siguiente de haber terminado el period de
gobierno que desempeNi seis aflos, como si fuese una indi-
cacion que de la naturaleza de las cosas me viniera para
que tomase de nuevoy con mayores estimulos el baculo del
caminante y continuar la obra emprendida de muchos
afios, y seguida no sin que el 6xito haya coronado en part
tantos esfuerzos.
Perturbaciones inevitable en nuestro modo de ser han
venido A traerme con mayor viveza la misma impression qua
en la edad tempiana me indujo A promover la education
de la masa popular. Joven aun, en 1827, veia desfilar las





EDUCAR AL SOBERANO


bandas de Facundo Quiroga, de quien hice mas tarde la
biografia, que con el titulo de Civilizacion y Barbarie la impren-
ta de zonzogno ha solicitado permiso de verter al italiano.
Invadian aquellas mi provincia natal, y al contemplar pue-
blos, porque pueblos eran, siguiendo en pos de un aventu-
rero, asolando la tierra como aquellas irrupciones que des-
truian imperios en el Asia, revelando en su traje y fisono-
mia la iltima escala de pueblos cristianos, Lqu6 falta A estas
muchedumbres, me decia, y qu6 pudiera darse & sus hijos,
a fin de que un dia se cieguen las fuentes de donde ema-
nan estas turbias corrientes humans? Arrojado luego a
Chile por una de sus oleadas, y como Vds. sostenido por un
hombre eminente de aquel pais, ensay6 crear Escuelas
Normales, organizer un sistema de education general, pro-
pagando mejores ideas que sobre su distribution y alcan-
ce habiamos heredado de la nacion europea que colonize
esta parte de Am6rica.
Cuarenta afios despues, y terminado mi consulado, como
se diria en italiano, ha desaparecido el antiguo flagelo de
la guerra civil, y el aspect moral que presentan las masas
populares, muestra que desde las correrias de Facundo a
este movimiento, un grande progress se ha operado.
En revuelta que se pretend ser popular, hase visto
funcionar, sin interrupcion intencional, el tel6grafo que
por millares de millas atraviesa por todas las ciudades y
cruza campifias habitadas y desiertos solitarios. Los jefes
de fuerzas de line han entrado por una puerta y salido
por otra en ciudades populosas, sin encontrar aun en sus
partidarios, por falta de formulas, quien se acepte el go-
bierno. Las provincias que mas lentamente se transfor-
maron en sociedades tranquilas, regidas' por leyes, como
Santa Fe y Entre Rios, esthn armadas con asombrosa
unidad para sostener el ejercicio de las instituciones, y
despues de dos meses de alzamiento de tropas regulars,
con nombres y prop6sitos en otro tiempo prestigiosos, la
revuelta conserve su caracter primitive de motin military
y el pueblo de todas las provincias y campafias, si se
exceptda el que pisan las divisions sublevadas, permanece
aunado en sosten del gobierno.
Cualquiera que fuese el 6xito, que nunca fu6 dudoso,
de esta galvanizacion revolucionaria, lo que queda c.laro





OBRAS DE SARMIENTO


para la historic, es un alto desenvolvimiento de la inteli-
gencia y de -la moral political de las muchedumbres, en
otro tiempo origen y estimulo de aquellas largas pertur-
baciones sociales que he mencionado.
El Censo decenal, la Estadistica Comercial, y las memo-
rias de los Ministros de Gobierno 6 Instruccion Ptiblica
que me permit acompafiar a ustedes, le indicarfin algunos
de los resorts que han ayudado A este aquietamiento de
las antiguas perturbaciones, y contribuido A la mejora de
las costumbres del pueblo.
Millares de escuelas han estado ejerciendo su influencia
civilizadora en todos los puntos de la Repdiblica, tel6grafos
y vias f6rreas han puesto en mas intimo contact las pobla-
ciones, y estas mejoras que son como carteles visible a
todos los ojos, han propiciado la mente popular A la accion
reguladora del gobierno. Sefialar6 A usted como digno de
tener present, el sisterna seguido en la difusion de los
medios de education de asociar al pueblo en las larguezas
del Estado, de manera que estas sw extiendan en propor-
cion del interest que los habitantes de una Provincia mues-
tren por obtenerlas. La prima de diez mil fuertes anuales
acordada por ley A la que presentase un d6cimo de su
poblacion asistiendo A las escuelas ha estimulado A esfuer-
zos supremos A. varias provincias, impulsando la creation
de escuelas en lugares donde nunca habian existido. Cien
mil nifios reciben education ya, y no es aventurado esperar
que el nilmero aumente, hasta former la mayoria de los
que habran de entrar bien pronto & figurar en la vida
political y social.
Mas rapida ha sido la difusion de libros por medio de la
fundacion de bibliotecas populares que ya ascienden a
170 sobre una poblacion de menos de dos millones, aumen-
tando veinte por afio. No seida aventurado prometerse que
dentro de poco no habra ciudad, villa, villorrio, caserio de
cierto nimero de habitantes que no tenga una biblioteca.
Recomiendo A ustedes especialmente la lectura del Boletin
de las Bibliotecas, pues A la habilidad con que ha sido redac-
tado se ha debido el 6xito complete de la ley que ofrecia
del Tesoro Nacional el otro tanto de lo que remitiesen en
dinero para la adquision de libros, los vecinos de cual-
quiera localidad.





EDUCAR AL SOBERANO


Dispuisose distribuir los ejemplares sucesivos de aquella
publication semestral en toda poblacion, por pequefia que
fuese, sirvi6ndose de la influencia, el interest, por la difu-
sion de los libros 6 la position social para promover la
suscricion de la cuota.
Los resultados sobrepasaron bien pronto a las esperanzas
y vi6se con complaciencia poblaciones oscuras apenas sefa-
ladas en el mapa, donde acaso no habia penetrado un libro,
ser de las primeras en secundar el pensamiento, y pro-
veerse de los libros que la Comision de Bibliotecas les
subministraba.
Creadas muchas, y teniendo por base los libros conoci-
dos, el Ministro de Intruccion Pdblica, organize en Europa
una oficina que tuviese por encargo estar A la mira de
los nuevos libros que en castellano se publicansen en
Francia, Estados Unidos, Espafia, B6lgica, etc., A fin de que
A precious de fAbrica se proveyesen de ellos las Bibliotecas,
lograido asi tener A todos los habitantes al corriente de
las ideas, datos y noticias que ocupan 6 los pueblos civili-
zados.
Coincidia este pensamiento con el movimiento cientifico-
literario, que sustituyendo. A la frivola novela de amorios
y de aventuras imaginarias, ha empezado A popularizarse
los conocimientos cientificos, con las obras de Figuier,
Flammarion, el brillante y gracioso expositor Junio Verne,
y las Merveilles, francesas, de que ya van puestos en espafiol
quince asuntos tan entretenidos como instructivos. Se ha
mando traducir El Sol del c6lebre Secchi con quien tuve el
gusto de visitar la exposicion egipcia en la Universal de
Paris, explicandonos los trabajos de la apertura del itsmo
de Suez, huestro comun amigo M. Lesseps.
Con materials de este g6nero para mantener vivo el
interest de los lectores, sin descuidar las obras de mas soli-
da ensefianza que vayan apareciendo, hay en todas las
lenguas un estimulo A la curiosidad intellectual y un medio
seguro de mantener en ejercicio como fuente de goces, la
inteligencia, en cambio de los azares del juego, las excita-
ciones de las bebidas alcoh6licas, y todos los agents de
desinfeccion que inventan la actividad del espiritu en su
ansiedad de emociones, pues todos ellos son simple ace-
leracion de la vida, por medios ruinosos y artificiales.





OBRAS DB SARMIENTO


Pero en castellano se toca con dificultades de que la
lengua italiana esti exenta, 6,supongo que las snfre e,n
menor escala. Estin ellas expuestas con mas espacio en
las Instrucciones al Ministro Plenipotenciario cerca del Gobierno
del Pert, de que les acompafio. La Italia, aunque fraccio-
nada en pequefios Estados despues de la destruction del
imperio romano, form su lengua derivada del latin, y mer-
ced al buen sentido que prevaleci6 en la c6lebre Academia
de la Crusca, escribi61la como la pronunciaba el pueblo,
sin cuidarse de las etimologias, que tiene que arrastar tras
si cada nueva generation, en los paises que adoptaron el
sistema contrario. iCuAn ffcil debe ser A los maestros ita-
lianos ensefiar a. leer pan, donde dice pan, y vino donde
dice vinol Y cuales no son las angustias de los pobres
negros libertos en los Estados Unidos que con la cartilla
inglesa en la mano meses y ainos, no pueden descifrar una
escritura embustera, que es casi geroglifica.
Falta al castellano dar un paso en el camino sefialado
por la Cruzca, y darlo se esforzaron en vano los emigra-
dos espafioles y americanos en Inglaterra en 1820, y con
mas audacia y no mejor resultade en Chile en 1844, litera-
tos distinguidos chilenos, venezolanos y argentinos.
No era esta, sin embargo, la excelencia italiana que que-
ria indicarles. Debe el mundo a la Italia el renacimiento,
que era, por decirlo asi, el reanudar por las bellas artes,
el hilo cortado por la intermedia edad, de la tradition de la
civilizacion humana, tal como la traian griegos y romanos.
Pero d6bele algo mas que el renacimiento, asi concebido;
d6bele la iniciativa en las vias modernas que han creado
las ciencias experimentales con Galileo, Volta, Galvani,
Marco Polo, Colon, Vespucci, Gaboto, con Becaria y Filan-
giere, y la escuela cientifica, que continidan hoy el c6lebre
Scechi y otros ingenios. Las bellas artes cultivadas antes
con passion ruinosa, econ6micamente-hablando, en templos,
pinturas, estatuas y monumentos grandiosos, han mante-
nido, aunque empobreci6ndolo en la patria de Rafael,
Miguel Angel, Vinci, y los millares de artists, viva en el
pueblo la civilizacion griega que tantos problems sociales
resolvi6 en menos de cinco siglos por el cultivo del senti-
miento de lo bello, que no pudo en diez y ocho resolver el
cultivo religioso del sentimiento moral, puesto que aquel





EDUCAR AL SOBERANO


produjo A Herodoto, Arist6teles, S6crates, Plinio, Tacito y
Ciceron, que solo han encontrado continuadores en este
uiltimo siglo en que, A mas de cristianos, 6ramos griegos,
romanos, y cosmopolitas por la posesion de todo el globo
por los viajes, de todo el cielo por el telescopio, y A mas
de toda la tradition humana, por las ciencias natura-
les entrAbamos en posesion de la naturaleza de un lado,
con el microscopic, la quimica y la fisica, de la verdadera
historic de la tierra y del hombre por la geologia y las
recientes revelaciones relatives al hombre prehist6rico,
que nos traen a la vista dos extrafias y no sospechadas
paginas que faltaron a nuestros antepasados de todos los
tiempos y civilizaciones.
En este movimiento que principi6 en el siglo XIV, no
particip6 la nacion de que por la lengua y la descendencia
formamos parte en Am6rica, pues caia a tiempo que la
descubria y la poblaba, postrada bajo los despotismos todos
que pesan sobre el alma y sobre el cuerpo, encalleci6ndose
la Edad Media alli y, prolongandose hasta nuestros dias
siglos despues que aquella niebla se disipaba 'en el resto
de la Europa.
Necesitamos traducir 6 aprender las lenguas que pien-
san y aplican las ciencias vivas A su propio bienestar, si
queremos seguir aunque de lejos la march tan rapida del
progress intellectual de .las sociedades modernas. Pero
como la antigua Italia, sin sus bellas artes, sus Repiblicas
y su marina, que constituian con la lengua una verdadera
nacionalidad, nosotros estamos divididos en dos continen-
tes, y veinte y tantas naciones peqdefias, incapaces por si
solas de llenar esta necesidad comuni.
De aqui vino la idea que en las instrucciones dadas &
nuestro Ministro en el Perd, se proponia de asociarse toda
la Am6rica del habla castellana para organizer bibliotecas
populares, A fin de poder dar en ellas segura colocacion a
dos 6 tres mil ejemplares de las ediciones de libros en es-
pahiol, sobre todo traducciones de las publicaciones que
preocupan y entretienen la mente pdblica en Europa y los
Estados Unidos. 4CreerAse que alcancen ni con much
acierto los libros originales de nuestra lengua, mientras el
aleman da por t6rmino medio ocho mil al aflo?
La indication, como que respondia A una necesidad sen-





OBRAS DR SARMINNTO


tida por todos, ha sido recibidacon interest por el gobierno
del Peril, y secundada por Ministros diplomaticos de la
Am6rica, alli residents.
Venezuela, y por aproximacion Nueva Granada, M6jico y
las Repdblicas de Centro Am6rica entrarAn de buen grado
en la sencilla empresa. En 1867 algunos j6venes Genera-
les de Venezuela visitaron por recreo 6 persecucion poli-
tica los Estados Unidos, sorprendi6ndoles el lugar promi-
Dente que la education popular tenia en las instituciones
de aquel pals; y el General Terreros apasionado por lo
que consideraba como una revelacion y un especifico para
los males de su pais, emprendi6 como blanco de su vida
iniciar el movimiento salvador en su pals. Ambas Americas,
de que les acompafio un volume, fu6 escrito para enca-
minar los espiritus A aquel fin, y tres afios despues Vene-
zuela present el espectaculo de una saludabie direction
de la political, secundada poderosamente por la opinion,
en pro de una poderosa, eficaz y general difusion de la
education en las masas populares, erigi6ndose escuelas,
organizAndose sociedades y creando rentas para soste-
nerlas. -
AcompAfioles igualmente la obra que acaba de publicar
en Montevideo don Jos6 Pedro Varela, que visit por enton-
ces los Estados Unidos, y que trajo al Uruguay, como el
General Terreros A Venezuela, el germen fecundo de una
nueva political, sud-americana, que consiste en echar sDli-
dos cimientos A la libertad, por la capacidad 6 inteligencia
del pueblo, en lugar de estar i cada hora conteniendo sus
extrayios, bajo la hipdtesis de Constituciones escritas sin
ciudadanos ni hombres libres.
Es de esperar con estas buenas disposiciones que ew po-
cos arios se abran las cataratas del cielo para el pueblo en
Am6rica, con la diffusion de los libros, pues ninguno de in-
teres actual en las otras lenguas escaparfA A la industrial
librera, si se le asegura el reembolso por lo monos del capi-
tal invertido en la edicion de obras extensas.
No quiero que ustedes luchen con esta dificultad. Veinte
y tres millones de italiapos regidos por las mismas insti-
tuciones, tienen el libro, es decir, el pensamiento modern
nacido de su propio seno, 6 transmitido sin esfuerzo por el





EDUCAR AL O8BERANO


inmediato contact y por la comunidad de las fuentes de
donde emanan.
No comprendo, sin embargo, el plan de sus bibliotecas
populares circolanti, segun lo express el reglamento que se
sirve transmitirme. El libro debe ser un alimento consumi-
ble, repartido con profusion & domicilio, y la Italia con sus
grandes ciudades hist6ricas, como Napoles, Venecia, Flo-
rencia, Milan, Pavia, Turin, y la eterna Roma, con sus cam-
pifias, empedradas de ciudades de menor cuantia y villas
por millares, debe hacer de cada una de ellas un centro
de movimiento,que irradie luz de los libros hasta done
alcanza el panadero del lugar.
Inf6rmense del sistema de distribution de libros a domi-
cilio de la sociedad de Cerrar Temprano de Nueva York, que
es la mas atareada de las millares del mismo g6nero que
pululan en los Estados Unidos, pues que sirve en carrots
diariamente a la demand y devolucion que hacen a la
Oficina Central un million de habitantes, sirvi6ndose de
timbres postales especiales para pedirlos, y tendran uh
buen modelo que seguir. jQud felices serian ustedes si los
libros que asi circulasen quedaran desparpajados y des-
truidos a fuerza de ser leidos en un atol Es vieja idea la
de conservarlos en dep6sitos (hablo de los libros populares
6 de reciente aparicion).
Podria con mayor oportunidad aplicarse a ellos el consejo
de Jesucristo. ((No allegueis tesoros que consume el orin
6 roban los ladrones). INingun libro vive hoy diez afiosl
Sus hijos mas lozanos, mas robustos y nutridos los desrmo-
netizan y suceden con crecimiento de instruction.
Me he extendido demasiado, a riesgo de fatigar la pacien-
cia de ustedes, pero quiero en ello mostrarles que no con-
sidero un vano titulo el de Presidente Honorario con que
se han complacido en honrarme. A mas de que recorri la
Italia en mi juventud antes que el Rey Victor Manuel y
ayudado por el sentimiento italiano con la cooperation
final de Garibaldi, a quien conservamos en esta parte de
America la merecida estimacion por su heroismo, veo dia-
riamente la Italia en la poderosa-corriente de emigrantes
que Ilega A nuestras playas; en la arquitectura de nuestras
propiascasas, en la Opera y Colon que animan los Bellini,
Rossini, Donizetti, Verdi, y cuyas tablas han ennoblecido





OBRAS DE SARMIENTO


Tamberlik, la Grua y la Ristori, en nuestros rios, donde pu-
lulan, families acuaticas, que van cosiendo sus vestidos,
mientras la barquilla italiana hace camino & merced de la
brisa 6 la espera favorable al volver de un canal, 6 ama-
rrada a un seibo; en el Banco Provincial en que son sus
hijos depositarios por millones, en la horticulture que
provee al mercado y descendiendo todo el diapason de !as
ocupaciones de la industrial, en el carbonero, el buhonero
y el menestral. La Italia popular gue viene dn busca de
trabajo a la America, es ya por eso solo algo mejor sin duda
que la que vegeta estacionaria en los campos, 6 en los barrios
oscuros de las grandes ciudades; que sera en adelante la
de la noble solicitud de ustedes.
Exceden a nuestras masas populares semi-indigenas,
semi-espafiolas, en el anhelo constant de hacer caudal,
economizando, pues en el despilfarro son las nuestras fijos
dalgos; pero no les son superiores. ni en moralidad ni en
instruction, y de lo cual hay una prueba tan triste como
evidence en el ndmero casi siempre igual de argentinos y
de italianos que la policia aprehende diariamente, el mo-
vimiento de la cercel, es igual entire nuestros compatriotas
y los de ustedes, prueban de que corren parejas en el.es-
tado de education moral 6 intellectual.
Propongamos correr carreras all' y aqui en la formacion
de bibliotecas populares y en la difusion de los libros, y en
menos aflos que los que contamos de vida, un cambio tan
radical como el que sefialM al principio, ha de haberse
infaliblemente operado en las disposiciones de la parte
e:.fermiza de ambas sociedades.
Vanles igualmente cuatro ejemplares de las Excuelas en Ids
Estados Unidos, estimulante, eficaz, segun me lo escribieron
entonces, y de much efecto en Venezuela para conquistar
voluntades simpAticas a la creacion y multiplicacion de las
Escuelas, por que alli encontrarAn datos sobre un expe-
diente de propaganda que me permit aconsejarles adopten.
Tal es la reunion annual de un Congreso de Institutores,
maestros, bajo la direccionde la sociedad Frentana. Yo he
asistido a tresde este g6nero durante mi residencia en los
Estados Unidos. Uno en New Haven, capital del Connec-
ticut, el Congreso XVII, otro en Indian6polis, a doscientas
leguas de distancia, otro, en fin, en Washington con mo-





EDUCAR AL SOBERANO


tivo de acordar un proyecto de ley para la creation de un
Departamento Nacional de Fducacion que propusimos al
Congress de la Union, y pasado y puesto en prdctica un
afio, hubo de ser suprimido por las malas influencias de con-
gresales elegidos por otros m6viles que los de la mejora
de condition del pueblo, y que me cupo, a lo que creo, la
buena fortune de sostener, por medio de cartas que, ha-
-ciendo notar sus ventajas, dirigi al Senador Summer.
En aquellos Congresos de Gobernadores de Estados,
Rectores de Universidades y Escuelas Normales, y Profe-
sores de ramos de ciencias que de todas parties de la Union
concurren, pude contemplar el nuevo aliento que inspiran
A los millares de maestros y de maestras que forman, dire-
mos asi, la barra atenta durante ejercicios profesionales
-que duran tres dias, a los discursos que pronuncian orado-
res hAbiles y convencidos y grandes y venerables persona-
jes. En ellos conoci al viejo Emesron, compafiero de tra-
bajos de Horacio Mann, a Wendel Fhilip, el popular orador,
al Gobernador Andrew, de cuya elocuencia he conservado
trozos. Figuraos que la sociedad frentana anuncia la
session del Congreso en Venecia por el afio venidero,
acordando al (cerrar sus trabajos la reunion del si-
guiente en Florencia, y asi sucesivamente en cada
una de las grandes ciudades italianas, designando
en el entire tanto los oradores que tomaran la pa-
labra, y las materials que habrin de servirles de tema,
y podreis calcular el efecto benefico que produciria este
-espectAculo y este sistema de promover la difusion de la
ensefianza tan atrasada todavia en algunos puntos, y como
-el canto y-la pintura y las bellas artes en general son ita-
lianos de nacimiento, tendrian su fiesta annual en cada uno
-de aquellos grandes centros, y amenizando lo que de arido
pudiera tener para el vulgo lo que solo es iltil. Hasta me
viene la idea de tomar para entonces un vapor y trasla-
-darme f la Italia regenerada y ocupar un asiento entire
-mis consocios.
No extrafien Vds. si con demasiada frecuencia les pro-
pongo en material de education seguir de preferencia las
pricticas norte-americanas. Las creo mas adecuadas al
tnodo de ser de la Italia que las prusianas mas regulars,
TOMO xtvu.-S





OBRAS DE SARMIENTO


gubernativas y perfectas en la forma. La autoridad no est&
tan poderosamente organizada en Italia como en Prusia, y
no tendria poder bastante para excitar la apatia de opi-
nion de las gentes cultas ni las resistencias de las pobla-
ciones rurales. Es precise remover la masa popular en sit
propio estanque, asociarla al movimiento 6 mas bien darle-
impulso.
El sistema prusiano satisface i todas las exigencias de la
16gica. Es la Universidad que desciende met6dicamente,
hasta el pueblo. Pero el americano, mas incomplete 6 irre-
gular, subministra un dato concluyente en cuanto A stu
eficacia. La primera aspiracion del que en las humildes
escalas sociales desenvuelve inteligencia, es adquirir medios
de elevarse, y el trabajo manual no es para ello bastante4.
A falta de capital, el ingenio busca trazas de improvisarlo'
En los Estados Unidos no se ensef'a popularmente la meci-
nica, sino que se despierta la inteligencia como agent,
aprendiendo A leer, escribir y calcular. En los Estados
Unidos se piden, sin embargo, seis, ocho, diez, doce mil
patentes de inventos nuevos al afio, y en Prusia no es cono-
cido este resultado practice que trae la education del pue-
blo, al menos en ndmero tan considerable, que forme un
rasgo caracteristico. Luego el sistema de education popular-
norte-americano es mas eficaz aunque no sea en apariencia,.
tan perfect.
Desenvuelve no solo saber, sino actividad intellectual.
Las Universidades alemanas tan c6lebres han producido.
un movimiento asombroso de revision, critical y aumento&
de los conocimientos humans. Las escuelas de los Estadoe
Unidos han producido 100.000 inventos mecinicos, que hanm
improvisado riquezas para el inventor, y sin desm6rito del
trabajo universitario, yo estaria por el sistema americano.
Con la.renovada expression de mi gratitud por la distin-
cion conferida y con el corazon henchido de. esperanza et
el cumplido 6xito de la empresa, tengo el honor de suscri-
birme del seflor Presidente y del Cercolo Frentano,
Bocio admirador.















BIBLIOTECAS POPULARES



(La Educacion Comun, Junto 15 de 1877.)
La ley de Educacion Comun de la Provincia de Buenos
Aires, impone al Consejo General de Educacion y los
Consejos de Distrito el deber de fomentar la creacion de
Bibliotecas populares.
Por lo que hace A la Repdblica en general, la impulsion
dada por el Gobierno Nacional y la gestion de la Comision
de'Bibliotecas y Educacion, ha generalizado en los puntos
mas lejanos del territorio, institution tan ben6fica en mayor
extension que lo ha alcanzado hasta hoy section alguna
americana. Tememos sin embargo que decaigan 6 no se
aumenten las Bibliotecas ya planteadas, no tanto por faltar
la accion official que las di6 origen, cuanto por no conocer
bien los principios econ6micos en que se fundan.
En los pueblos y ciudades de campafia en la Provincia
de Buenos Aires estfn ya bastante difundidas, y en la ciu-
dad, de algun tiempo & esta parte, se nota un gran movi-
miento que tiende a dotar cada parroquia de una Biblio-
teca al alcance de sus vecinos. Promu6venlo j6venes y
personas bien intencionadas colectando libros y regniendo
suscriciones al efecto. Estas circunstancias favorables nos
inducen A hacer ciertas indicaciones tiles; y que, A nuestro
juicio, pueden servir para dar mas eficaz direction al pa-
triotismo y buena intencion de los promotores. Limnitare-
mos nuestras observaciones & la ciudad de Buenos Aires,
como que su numerosa poblacion se presta A la aplicacion,
en beneficio de sus habitantes, de lo que ya tiene acreditado
como excelente la practice de otras grande ciudades.





OBRAS DB SARMIENTO


LIBRlS Y BIBLIOTECAS

Hasta ahora treinta 6 cuarenta afios, las grandes capitals
-las universidades y otros establecimientos pdblicos, con-
taban solo con Bibliotecas, en que venian de siglos depo-
sitandose libros y manuscritos, como material de studio y
consult para los que se dedican al progress de las ciencias
y de las letras. Su caracter de dep6sito impone la necesi-
dad de acudir los salones de las, Bibliotecas los que
quieren aprovechar de sus tesoros; y en el recogimiento y
silencio del studio, tomar apuntes y enriquecerse de no-
ciones para los prop6sitos de su vocacion. Este interest
satisface, aunque en escala reducida, las Bibliotecas Nacio-
nal' y Provincial de Buenos Aires, como las famosas de
Paris, Londres, etc. El mnimero muy limitado de lectores
6 mas propiamente dicho, de estudiantes que las frecuentan
mensualmente, muestran, sin desventaja, dada nuestra
situation, el de las personas que necesitan consultar las
colecciones pdblicas de libros y documents para su ins-
truccion.
Pero este ndmero, por necesidad limitado, revela la insu-
ficiencia de las Bibliotecas pdblicas para promover y satis-
facer el gusto de la lectura. Dos mil lectores al mes en las
Bibliotecas Nacional y Provincial, acusan la no asistencia,
6 el no uso de los medios de instruction que contienen; de
cuarenta mil habitantes por lo menos que se hallan en
aptitud de instruirse en la misma ciudad, mientras que
otros tantos en la Provincia, y cien mil en las otras de la
Repdblica, no pueden, si quisieran, hacer uso de las Biblio-
tecas, pues es condition de su caracter especial que los
libros no han de salir de su recinto en busca de lectores.
Quedan las Bibliotecas que los particulares van reunien-
do segun que profesiones cientificas lo requieran en corto
ndmero 6 la curiosidad individual se provea de las librerias
pidblicas.
Un hecho se produce en todas parties y que es ilustrativo
en esta material. Las Bibliotecas de particulares, salvo en
el caso de las personas- consagradas al studio toman sin
que haya intention la forma de dep6sito, como agua estan-
cada en un estanque, pues los libros ya leidos, son rara





EDUCAR AL BOBERANO


vez releidos, quedando asi un capital muerto en cada fa-
milia que sirve de ornato y de poca codiciada herencia.
Los libros son un alimento del espiritu que no se des-
truye, como son las flores, aunque momentAneamente para
la vista y olfato. Pero aun asi, los libros, sin perder su
forma se desvanecen tambien con el tiempo, en presencia
de nuevos libros mas avanzados 6 de nuevas formas del
gusto y de la literature. Qui6n no crey6 ahora treinta
aflos, que las histories de Napoleon y de la Revolucion
Francesa serian siempre el objeto de la admiracion de las
edades futuras, como lo eran de la present? No era Walter
Scott el modelo clasico de la novela? No hemos derramado
ligrimas con Balzac, Dumas y los rominticos de ahora
veinte afos? Qu6 queda de todo ello? Unos libros viejos
y no leidos ni buscados. Hay, pues, una corriente de ideas
y una sucesion de libros que necesitan para ser perennes,
medios adecuados A su capacidad y sucesion.

Los LIBROS

Esta observacion prActica y movimientos recientes del
espiritu human han traido esta conclusion. No hay libros
de m6rito perdurable. Los libros pasan con las ideas qua
contienen. Todas nuestras ideas recibidas, ann la manera
de apreciar los hechos son ciertos, mientras otro nuevo cri-
terio no demuestra su error. Leeremos por tanto eterna-
mente sin satisfacer la innata curiosidad del espiritu.
Nunca se ha puesto en mayor evidencia esta verdad, que
en estos dltimos veinte afius. El progress de las ciencias
naturales, los nuevos m6todos de observacion experimental,
los descubrimientos arqueol6gicos y prehist6ricos, etc., etc.,
han hecho entrar la critical filos6fica 6 hist6rica en Inuevas
vias y aun la novela misma ha tornado parte en el movi-
miento de divulgacion de las nuevas ideas. Ha sido, pues,
necesario rehacer los libros, y esto explica porque en Ale-
mania se produce Utrmino medio, ocho mil obras nuevas
al aflo, que A continuar asi un siglo, habrAn doblado el
product del pensamiento human en todos los que le han
precedido.
PrestAbase poco nuestra lengua castellana para trasmitir
estos conocimientos, pues, producia contados libros y





OBRAS DE SARMIENTO


solo se traducian obras ligeras, novelas, y algunos libros
de Historia. Felizmente, el interest se despierta en Espafia
por los conocimientos, y si las ciencias que no estin muy
avanzadas se abred por la traduccion al espaflol camino
6 las luces, que vienen de afuera.
No solo en Paris y Nueva York se publican libros tradu-
cidos del frances y del ingles, sino que las prensas espa-
fiolas y algunas sud americanas se afanan por vulgarizar
en espanol las obras que mas llaman la atencion de los
pueblos ilustrados. Se ha traducido al castellano la Histo-
ria de Roma por Mommsen, del aleman; las de Darwin, del
ingles, el origen de la ciudad, de las leyes y de la religion
por Coulanges; y con las Maravillas, traducidas del frances
y various viajes c6lebres y otras mil, el lector sud america-
no tiene ya y continuarA teniendo en mayor escala, libros
quo alimenten su sed de saber, sin la forzosa necesidad de
estudiar las lenguas en que se producenlos libros origina-
les que era, hasta hoy, simple forma de leer con grave de-
trimento de la generalidad privada de este recurso.
El memento de organizer los medios de difundir los co-
nocimientos es este, en que de todas parties nos llegan los
elements necesarios. Acaso contribute no poco el 6xito
problemAtico de los ensayos que intentamos para dar un
paso adelante, el que el pdblico y el terreno no estan pre-
parados. Se fundan enhorabuena bibliotecas, pero se es-
tagnan 6 disminuye el interest que las acogi6 al principio.
LEs desidia de los vecinos? Cilpese & la falta de estimulo.
No se hace leer a nadie por amor A la patria d honor del
pais. Leemos por curiosidad, por estar al corriente de las
ideas,'por no quedarnos atras. Es preciso, pues, que el
libro que se lee sea necesario, buscado, impuesto, diga-
moslo asi, por la opinion de los demas, por la fama de-su
autor, por la nov6dad de su asunto; y cada dia, cada sema-
na., cada mes, debe traer su contingent de lectures nuevas,
para alimentar la curiosidad 6 el habito de alimentar el es-
piritu, como en condiciones menos cultas, cuidamos del
cuerpo.
Una question de economic ha sugerido las Bibliotecas
populares, las bibliotecas ambulantes. Un individuo de
moderados recursos y de instruction comun, no puede, sin
recargo de gastos personales, proveerse de cuantos libros





EDUCAR AL SOBERANO


interesta leer. Una vezleidos no sabe que hacerse con ad-'
-quisicion que de ordinario ha dejado de serle dtil, como lo
-son los libros que no son profesionales.
En una ciudad de Provincia, una Biblioteca Comun, pro-
veeria de lectura & cada aficionado con solo el interesdel
*capital que cada uno consagraria a proveerse de libros pa-
ra su uso particular.
Equivaldria este acto a suscribirse cien lectores A un solo
-ejemplar de un libro, 6 bien, siendo mil 6 maslas obras-
que contiene la Biblioteca modest, todos estarian suscritos
por cierta suma para leer todos los libros sin necesidad de
comprarlos, como en realidad nos suscribimos & mantener
una compafila de Opera pagando la entrada, sin necesidad
-de costear la empresa.

BIBLIOTECA GENERAL PARA BUENOS AIRES

Una gran ciudad es lo mismo que una aldea para el uso
-comun de los libros de una biblioteca. Catorce Parroquias
-en Buenos Aires requieren catorce locales para biblioteca,
con el personal y la renovacion correspondiente; pero como
siempre seran pequefias, corno son limitadas an su accion,
nunca podran proporcionar el nimero de libros nuevos,
que todos los gustos, todas las profesiones, todos los gra-
dos de instruction requieren.
Una gran Biblioteca popular para una grande ciudad co-
mo Buenos Aires, es question puramente de administra-
-cion. La Biblioteca estara cerca de la casa de todo el
mundo, desde que no es necesario que el solicitante co-
propietario del libro vaya A la Biblioteca, pues ,una simple
orden suya, el libro vendrA A& golpear a su puerta, seis horas
despues de haberlo pedido. De esta manera se han funda-
,do las c6lebres Bibliotecas de la Sociedad de dependientes
de comercio en los Estados Unidos, contando la de Nueva
York mas de trescientos mil voldmenes y enriqueci6ndose
de diez A veinte mil cada afio.
Como este es el mejor y mas bien logrado plan de Biblio-
tecas pdblicas, ambulantes que se conoce, no creemos ino-
*ficioso senfalar sus rasgos principles. Un palacio vastisi-
mo y construido al efecto, tan rica es su dotacion, sirve
4de dep6sito a la Biblioteca. En un vasto mostrador ciri-





OBRAS DE -SARMIENTO


cuenta nifias dependientes, estin despachando su mercade-
ria especial, saber: empaquetando libros pedidos por mi-
Hares y rotunindolos a su direction; recTbiendo libros de-
vueltos y descargando otros en los registros el nombre del
suscritor a quien se presktron. Abriendo cajones de Euro-
pa que los vapores conducen diariamente con las obras
recientemente publicadas, como las que vienen de los di-
versos Estados de la Union Americana. Recibiendo la
correspondencia de la post, que consiste en tarjetas abier-
tas con el nombre del libro que se pide, y el nombre y do--
micilio del suscritor copropietario. Diez 6 veinte carros de
vistosa apariencia reparten diariamente este pan domi-
cilio, recogiendo por calls los libros ya servidos.
El costo de suscricion annual no alcanza a seis dollars,
y la biblioteca es tan rica, tan variada, tan nueva, que
los estudiosos que buscan producciones recientes las soli-
citan de ella con preferencia & la de Astor d otras pdblicas-
donde cunden obras de mas antigua data y de mas peso si
se quiere.
Comprdndese que diez mil co-propietarios a 6 pesos
ponen en comun sesenta mil dollars al aflo, y han puesto
en diez, seiscientos mil para proporcionarse cada uno el
derecho a leer cien mil obras 6 escojer entire ellas las de-
su agrado.
Con tan. poderosos medios de accion, de las prensas euro-
peas el dia de la aparicion de un libro, se remiten a la
Biblioteca los ejemplares suscritos, con lo que est& al dia
con las ediciones nuevas en todas las lenguas y sobre todas
materials. Los duplicados se revenden mas tarde para
aldeas y lugares pobres, y todos ganan en ello. El libro
va a casa del lector por tiempo determinado, y de su ali-
mento participa la familiar, las nifias, los varones, cada cual
A las horas que puede, sin perturbar sus quehaceres, id otros.
entretenimientos,.pues no hay horas de cerrar las puertas,
sino que el libro esti abierto quince dias.

ENsAYO PRACTICa

4Habri en Buenos Aires cinco mil personas que gusten
de leer, ya sean nacionales & extranjeros, j6venes 6 viejos,
nifias 6 varones? Cinco tnil co-propietarios a ciento cin-





BDUCAR AL SOBERANO


cuenta pesos anuales, harAn la respectable suma de sete-
cientos cincuenta nil pesos anuales, que en diez aflos harian
siete millones, empleados en libros para solaz, instruction
y studio de cinco mil families, 6 veinte y cinco mil perso-
nas; poseyendo al fin la misma suma que invirtieron, lo
que no sucede con una caja de cigarros habanos que valen
el double y se van en humo, 6 la audicion de dos operas que
vale otro tanto.
Lejos de ser un obstAculo la diversidad de las lenguas de
los habitautes de Buenos Aires, sera 6ste un nuevo estimulo
y una razon mas para la formation de una Biblioteca gene-
ral. Asi como no hay interest en que cada parroquia
tenga una bibliotequita de los libros ya leidos, no hay razon
de conveniencia para que haya una biblioteca italiana, otra
para franceses, otra para ingleses, pues cada uno de los
circulos tendrA siempre necesidad de leer lo que en otras
lenguas se describe. Basta para el comun de los hijos del pais,
que le sean provistas las mas frescas obras en su lengua;
pero son millones los que pueden leer en otros idiomas
vivos, y se darn por muy bien servidos si no siendo
pronto traducidas, las tienen a su alcance desde que se
publican.
Escusamos mas pormenores y razones de conveniencia
que ocurrirAn a cada uno. El hecho es que esta clase de
bibliotecas consult todas las ventajas. Economia, sino
tenemos la franqueza de confesar que no gastamos nada
en material impresa y encuadernada. Con esta categoria
no contamos. Pero hay millares de damas y nifias que
dedican sus ocios A la lectura. Hay millares de dependien-
tes de comercio que gustarian emplear fructuosamente sus
pocas horas de reposo. Los dependientes de Nueva York
fueron los inventories de aquel c6modo, extenso y renovado
sistema de leer barato y variado al infinite. A la juventud
que estudia, no temeremos pedirle su cooperation. EstAn
estudiando para poder leer con provecho.
Si los Consejos de Distritos de ciudad tan popular; tan
rica 6 ilustrada, acogiesen esta idea, fAcil les seria levantar
suscripciones en sus respectivos barrios; esto es, saber qu6
casas se suscribirian y teniendo una base aproximativa el
Consejo General de Educacionse encargaria gustoso de
organizer, reglamentar y proveer .una administration eficaz





OBRAS DRI SARMIENTO


d fondos, hay con que dar principio a la obra que los afos
Ilevan A cabo.

BIBLIOTECAS EUROPEAS Y ALGUNAS DE LA AMERICA LATINA
Por Vicente Quesada, Director de la biblioteca de Buenos Aires

Agradablemente henmos sido sorprendidos unos de estos
dias por la aparicion del voluminoso libro, 650 pfginas info-
lio, que sobre las bibliotecas europeas, ha escrito y dado
at luz el senior Quesada, bibliotecario de la de Buenos
Aires.
Alla por los aflos 1846 y 1849, tras la reimpresion del
antiguo Monitor, la prensa diaria de Francia anunciaba
la aparicion sucesiva y a cortos intervalos de los Giron-
dinos, por Lamartine, la Historia de la Revolucion, por
Michelet, y no recuerdo que otra obra del g6nero por Luis
Blanc.
Qu6 comezon excitaba los espiritus A volver A poner en
tela dejuicio la revolution de 1789, vi6se en Febrero de 1848,
en que se vino abajo la monarquia constitutional tironeada
de todas parties, por los partidos y aun por hombres series
que no querian quedarse con la peluca en la mano, al
tirar los cabellos, medio por pasatiempo, medio por simu-
lada ira al gobierno salido de las barricades de Julio.
No. habia bien terminado su obra el sefior Quesada, sin
:apercibirse que sin saberlo tambien y obedeciendo A alguna
,de esas agitaciones humans, ha tornado parte, y por for-
tuna muy laudable, en uno de los movimientos actuales del
pensamiento.
No hace tres meses, en efecto, que ha llegado el volumi-
noso informed (11600 paginasi) que sobre bibliotecas ha pre-
sentado el Consejo de Educacion de los Estados Unidos, y
lo que mas es, se han recibido ya hasta 10 ndmeros del
peri6dico fundado por la asociacion de Bibliotecarios norte-
4americanos, invitando A todos los bibliotecarios del mundo
para cooperar A la dilucidacion de las cuestiones que sus-
*cita la organization, manejo y aplicacion de las bibliotecas
ptiblicas.
El libro del senior Quesada ira bien pronto A enriquecer
los estates del gabinete de studio de los que han toma-





EDUCAR AL SOBERANO


do A pecho resolver estas cuestiones, y aprovechando de la
experiencia adquirida en cada una de las grandes biblio-
tecas, dar, digAtmoslo asi, la sintesis 6 formular la ciencia
de las bibliotecas, como cuerpo orgAnico, desempefiando
funciones sociales.
Y esta es la causa, efecto del grave interest que vienen
despertando las Bibliotecas. Habianla desde los tiempos
antiguos, siendo c6lebre la de Alejandria; intentaba fundar
una Julio C6sar en Roma; y pasando el Imperio y las
irrupciones de los barbaros, tras la media edad, con el
Renacimiento empezaron a acumularse en el Vaticano, en
Venecia y Paris los libros que habian escapado A la des-
truccion general y A restablecer los manuscritos de autores
clAsicos, borrado por los monjes para escribir en el perga-
mino vidas de santos y otras producciones religiosas hasta
que aparece la imprenta y con ella empiezan las bibliote-
cas c6lebres de Europa, de que el senior Quesada nos da
luminosa cuenta.
Andando el tiempo, empero, y dadas circunstancias feli-
ces, hAse encontrado, que sin prop6sito deliberado y
si3uiendo gobiernos, pueblos, filAntropos bibli6manos, sus
ins.intos 6 ciertas tendencies han llegado & tener en los
Estados Unidos segun la cuenta que ahora se ha hecho
oicwuenta y siete mil bibliotecas pdblicas, con veinte millones
de libros, para cuarenta millones de habitantes, & que
correspondent tambien ciento cuarenta mil edificios pdblicos
de escuelas, a que concurren site millones de nifios de uno
y otro sexo.
No entran en aquella list, cien mil bibliotecas de par-
ticulares a que se atribuye veinte millones de libros.
No A humo de paja ponemos A la par las escuelas y las
bibliotecas; porque estas siguen A aquellas, y se han gene-
ralizado A media que la instruction se ha venido gene-
ralizando.
La biblioteca pliblica ha venido pues, A entrar en el
mecanismo y material de la pdblica instruction, ya forma
parte (que no formaba antes) del organismo social, como
la escuela obligatoria y gratuita.
De aqui result que hoy y en nuestro pais debemos decir
las bibliotecas y no la biblioteca, pues, para sus fines tiles
y sociales ha de haber una en cada aglomeracion de habi-





OBRAS DB 8AKMIINTO


tantes, A fin de que durante toda su vida alimenten su
espiritu de las nociones necesarias para mantenerse al
corriente de los progress de la 6poca en que vive.
El libro del Sr. Quesada viene muy oportunamente A
despertar entire nosotros el interest que ya trae agitados 6
otros pueblos, que se preocupan de dar una constitution
definitive y aplicable A los grandes fines de su institute,
a la institution de las Bibliotecas como organismo social.
Era ya un hecho convenido que los bibliotecarios, son
en definitive los creadores de las Bibliotecas, y lo studios
pacientes A que el senior Quesada se ha entregado, corro-
boran aun entire nosotros el ya observado hecho. Quisid-
ramos, sin embargo, y esto nos lo mostrarA en su segundo
tomo, que no se apasione de su biblioteca, de una biblioteca
tinica, A punto de extraviar las ideas, sobre su importancia
y aplicacion.
Lo que necesitamos es generalizar las bibiotecas, dotar
A cada capital, ciudad, villa, aldea, de un repertorio, y
tesoro de libros, sin dar suma importancia, en lo ideal, A
una que no puede servir A todos, ni tiene funciones propias
que desempefiar, desde que se le quiere imprimir el carac-
ter de biblioteca-archivo, como son las de Paris, la del
Museo Botanico, y las otras de este g6nero que ha visitado
el Dr. Quesada, con lo que se le habrA quitado su aplica-
cion practice A las necesidades de nuestra civilizacion
derivada, refleja, y lejos, lejisimo de entrar en actividad
productora.
((En este pais, dice el autor, disculpando la demora en-
la publication de su obra, no hay utilidad en la publica-
cion de trabajos de largo aliento, ni estimulo en sacrificar
el tiempo en ocupaciones improductivas, y de esta verdad
tan triste, vamos A deducir la ley que rige la formacion
y direccion de las bibliotecas. No se describe en este pais
porque no hay ni escritor, ni lector, ni material para escribir.
Pubblanlo menos de dos millones de habitantes, despa-
rramados en extension desproporcionada, con enormes
distancias intermediaries. Colonias trasplantadas de ahora
cuatro siglos, con menos de uno en que la inteligencia de.
poquisimos haya sido sacudida por las ideas de otros pauses,
seguira largo tiempo A sus padres, en Europa, que no
alcanzan A recuperar el tiempo perdido, bajo el quietismo,





EDUCAR AL SOBERANO


impreso por Felipe II y la Inquisicion. Esta situation es
normal.))
No llegan A treinta acaso los libros que actualmente
produce por afio la America que nos complacemos en
Ilamar latina, ni creemos que pasen de ese ndmero los
que se produce en Espafia, mientras que en Alemania
va ya de diez afios por lo menos & esta parte que se publican
ocho mil obras nuevas en t6rmino medio por aflo, y cuatro
para encontrar un termino comun en Inglaterra, Francia
y Estados Unidos.
La Biblioteca Nacional de Francia, para servirnos del
mas notable movimiento de su g6nero, es lo que entire los
hebreos era en tiempo de Jerusalem, un solo santuario
para todos los que seguian la Ley de Mois6s. Fuera ya
empresa digna de una gran nacion reunir, como ya lo
inicia la Inglaterra, en un solo archivo todos los libros
que ha producido la imprenta desde su origen.
La de Francia ya lleva much camino andado en esta
direction; pero en Francia, Inglaterra y Alemania se esta
elaborando la religion de las ideas, y la continuacion y
desenvolvimiento de las ciencias 6 instituciones modernas.
Una grand Biblioteca Nacional es un archivo del pensa-
miento human, para que tomen notas los que piensan y
contindan la obra. EstiAn en efecto reunidas alli por la
accion del tiempo, y el cuidado de los gobierinos, todas las
produciones anteriores, de los infinitos ramos del saber.
Bibliotecas tales, son laboratories indispeirsables para el
fabricante de nuevos libros.
Pero en nuestra Am6rica las condiciones son distintas.
Qu6 diremos aqui hoy 6 mafana sobre el espiritu que
gui6 a los cruzados? 0 los orfgenes del cristianismo? 0
de mahometismo? Sobre la civilizacion griega, 6 la romana,
sobre la Edad Media, ni aun siquiera sobre la modern?
Esta entire nosotros Burmeister y Gould, y han estado
antes Bravard, Darwin, D'Orbigny, que hemos aprendido,
ni querido aprender de tan buenos maestros aun en aquello
que estb & nuestra vista y nos toca de cerca?
T6ngase present que aun en las cosas que A nuestra
historic y propia lengua se refieren, tan aptos se han
mostrado, Ticknor, Robertson, Prescott, Yrving como los
espafioles que habitan los paises y hablan la lengua; y





46 OBRAS DB SARMIBNTO
lo mismo sucede en cosas americanas, que no es en Am6-
rica donde se ha de escribir de ella con exito (y la prueba
es que hasta ahora se ha intentado cosa que lo valga) por
faltar el conjunto de accesorios que contribuyen A la forma-
cion de un libro, bien asi, como fracasa un plantel de fabri-
cacion introducida en el pals bajo los mejores auspicios,
pero que A lo mejor tiene que pasar por un tornillo que
no puede reemplazarse, un ingredient que no hay en
plaza, 6 un maestro que se muri6 y no tiene reempla-
zante.
No hemos de tener, pues, biblioteca-archivo, como las
que ha estudiado el author del libro, que con tan rica y
esmerada impression tenemos A la vista. La material misma
del libro excluye los lectores.
Hay una biblioteca en Buenos Aires, otra en Santiago,
y otra en Lima, con sospechas 6 apariencia de biblioteca
en las otras capitals sud admericanas, jconstituyen por
ventura sus bibliotecarios y otros tantos ministros de
Instruccion Publica, pdiblico suficiente para examiner las
condiciones de una dnica biblioteca?
Pero cambiemos de tesis, y en lugar de bibliotecas como
las de Dresde, Munich, Paris, Museo Botanico, etc., busque-
mos el medio de constituir la biblioteca de cada ciudad de
manera que haya un receptaculo de conocimientos al
alcance de cada habitante, y entonces tendriamos trescien-
tos lectores del libro que analizamos en cada Estado del
habla espafola, lo que es ya much para impeimir una
soludable direction A las ideas, como juzgariamos perni--
ciosa la que indujere A los gobiernos a enriquecer biblio-
tecas en imitation de las que se nos ofrecen como models
en Europa.
Ya que este primer tomo de la obra del sefor Quesada es
tan rico de datos como que se pasea por entire las maravillas
del saber acumulado durante generaoiones,muy desmedrado
ha de ser el caudal que le ofrezcan las biblotecas sudame-
ricanas. Conocemos la de Lima, un osario de librazos ind-
tiles, la de Santiago, algo mas enriquecida, como lo ha sida
la que en Buenos Aires se ha ido formando sobre la de los
jesuitas, que se trajo de C6rdoba.
Si para amenizar esta parte del trabajo, y dar vida A la
parte paralitica de su asunto, afladiese un compte-rendu do





EDUCAR AL O8BBRANO


la grande publicacion que & 10.000 ejemplares ha mandado-
el Gobierno de los Estados Unidos y distribuido A todos los
otros, sobre las bibliotecas pdblicas de los Estados Unidos
diez y (siete mil) habria completado su trabajo y hecholo-
iutil y aplicable a nuestras necesidades. Un libro para fo-
mentar la Biblioteca de Buenos Aires ha de ser necesaria-
mente sin consecuencias, cuan bello sea, y una vez apli-
cado A su anico objeto, por un dlnico lector, habra llenado
su mission; mientras que un libro para propagar las biblio-
tecas, para hacer de ellas parte originaria de la vida en
cada aglomeracion de hombres, como la Iglesia, la Escuela,
la Imprenta, es obra de civismo, de civilizacion, y de pro-
paganda de las buenas ideas, que ha de subsistir siempre.
Para mejor fijar nuestra divergencia de ideas, apelare-
mos a las doctrinas expuestas por el senior Quesada al hablar
del Reglamento de la Biblioteca Real de B6lgica.
Por el artlculo 41 esti garantida la conservation de libros
raros, preciosos, etc., no admitiendo que puedan salir de la
Biblioteca.
Los articulos 42 A 46 reglamentan la manera de prestar
al exterior los otros libros.
El senior Quesada se inclina A la prohibicion absolute de-
que salgan los libros afuera, se someti6 una vez A la nega.
tiva que le hicieron de Ilevar & su casa ciertos documents,
y concluye reproduciendo las palabras de un Mr. Alvin,
dice ((he observado en la biblioteca de Buenos, Aires, la
misma severidad con desagrado de los que pretendian tener
derecho A ser exceptuados). Que mal hizol
He aqui, pues, la gran question de las Bibliotecas, cues.
tion que se someti6 & un congress de bibliotecarios en la
Exposicion de Filadelfia, que tiene por information suma--
ria el voluminoso informed del Consejo de Educacion de
los Estados Unidos, y que ha aconsejado crear un peri6dico
para oir el dictamen y consejo de todos los hombres cornm
petentes.
Supongamos que la pobre Biblioteca de Buenos Aires es
la Biblioteca Nacional para tener los cenocimientos huma-
nos al alcance de la Nacion. AVendran de Salta A registrar-
sus estantes para obtener antecedentes? Si es de Buenos
Aires, Lse costearAn de San Nicolks 6 Bahia Blanca A con-
sultarlas? Aun en la ciudad misma, puede todo hombre-





OBRAS DB SARMIENTO


que quiera instruirse, emplear las horas de trabajo, que son
aquellas en que la Biblioteca esta abierta?
Si & ninguna de estas condiciones responded, preciso es
convenir que la Biblioteca serfi un tesoro,una luz bajo el
pelemin. ,Qui6nes aprovecharian de ella? Debieran ser
los que van a escribir libros, 6 profesar como trabajo y
modo de ser y de vivir las letras 6 las ciencias; y como es-
tos no pasan de diez entire nosotros, aunque alcanzarian &
ciento, no vale la pena de los gastos de una Biblioteca
clausuradas, para tan pequefo resultado. La gran ciudad de
Buenos Aires'debe tener una Biblioteca que satisfaga las
necesidades intelectuales de toda la poblacion, suminis-
trandole los medios de leer c6modamente y A poco cost.
En lugar de que el rico se costee una Biblioteca para si, es
question resuelta ya que el rico gana en contribuir al de-
p6sito comun de libros para todos. Esta es la question que
debe proponerse y resolverse en el sentido de la mayor
difusion de las luces, antes de tener Bibliotecas archivo del
saber, para sabios imaginarios 6 ausentes.
Esta es la mala tendeficia que reprochamos al libro del
sefor Quesada, que puede corregir en el segundo volume,
si en lugar de dar cuenta de las vetustas Bibliotecas de las
capitals americanas, nos traza el cuadro vivo de las Biblio-
tecas norteamericanas, divididas en Bibliotecas de consult,
como la del Congreso, 300.000 ejemplares la de Astor, etc.,
y en Bibliotecas de referencia de Universidades y Colegios,
yen seguida la gran familiar de las Bibliotecas mercantiles
de donaciones particulares, ciudades, institutes, aldeas, de
asociacion de j6venes cristianos, etc., etc., hasta inundar al
pais de libros, hasta llevarlos A la puerta de cada casa, como
se Ileva el gas, las aguas corrientes, a fin de mantener la
vida intellectual comun a todos.
1,Se pierden 6 truncan las obras? Mal que una buena
administration de Bibliotecas corrige, por -sistemas que se
estan discutiendo & la hora de esta, y seran adoptados; pero
aun admitiendo el peligro y excluyendo los casos del ar-
ticulo 41 ya mencionado, Lqu6 vale este peligro, en cambio
del mayor peligro que hay en que haya una Biblioteca ini-
til, por falta de lectores en su local?
La baratura de las ediciones modernas, la gran cantidad
en que circulan los libros, hacen f&cil reparar las p6rdidas;





EDUCAR AL SOBERANO


y volvemos & repetirlo, para civilizacion derivada, refleja,
*como la muestra, bastarannos por un siglo los libros que so
vienen publicando de diez aflos & esta parte y continuaran
eu lo sucesivo; pues si la Alemania, por ejemplo, public
de ocho A diez mil obras al afto, es porque en el progress
de las ciencias naturales, los nuevos descubrimientos, la
critica hist6rica, (en-que nosotros no hemos de tomar parte)
y otros estimulos, se estihn rehaciendo los libros que contie-
nen el saber de los pasados siglos, requiri6ndose ademas
la reimpresion de todos los libros clAsicos 6 de los docu-
mentos que no estin sugetos & estos cambios de aprecia-
<1ion.
Si, pues, con una suma de medio million de duros, como
la Biblioteca de Astor se encargase A una comision former
una Biblioteca cabal tendriamos todos los libros que resu-
men el saber human actual, como capital para entrar en
el concurso general de las ideas.' Irse proveyendo de esos
libros no en una Biblioteca monument, sino en cien biblio-
tecas abasto de ideas al alcance de todos, seria la obra quo
debiera acometerse.
Los bibliotecarios pueden ilustrar estas cuestiones con
los hechosque ellos mismos presencian. ;,Cuantos leotores
acuden A la Biblioteca por mes? LQu6 profession ejercen?
6En qu6 proporcion leen novelas ui obras de pura imagi-
nacion? Para proveerla Lse mantendria una Biblioteca
con aire de regia 6 nacioral? OCuAntos son jovencitos es-
tudiantes? ,No valdria mejor que en la Universidad tuvie-
sen los libros de referencia necesaria para la explicacion y
amplificacion de sus studios? En los diarios de estos dias
se ha denunciado la negative de un bibliotecario A proveer
-cierto libro pedido. Acaso explique la circunstancia un
articulo de Reglamento do algunas bibliotecas europeas que
prohiben el uso de sus libros A los menores de edad y a los
estudiantes de menos de diez y siete aflos, suponiendo sin
duda que antes de esa edad no so requieren consultas cien-
tificas. LQui6nes son pues los lectores que concurren ac-
tualmente A las Bibliotecas tesaurizas?
Como antes de la aparicion del libro sobre Bibliotecas,
del sehor Quesada, habiamos iniciado un movimiento en
favor de la generalizacion de las Bibliotecas, no se extra-
TOMO ILVu.-4





OBRAS DE SARMIENTO


fiara que discutamos en cuanto A la tendencia general con
las ideas prevalentes en el libro del seflor Quesada. Hace
seis di ocho aflos que empiezan A generalizarse las Biblio-
tecas Populares en today la Repdblica como organismo com-
plementario de la civilizacion 6 instruction det mayor nd-
mero, y al hablarse de Bibliotecas, y al estudiar su meca-
nismo en Europa, ni menta estos ensayos nuestros mas
adelantados que los de la Europa misma, que ya se inclina
sin embargo en ese sentido, dando por el contrario sa
exclusive preferencia A los grandes dep6sitos de libros que
han venidq acumulando los siglos en Europa, dep6sitos
que se estin bien alli, porque en Europa hay siglos detras,
y que vendrian mal en Buenos Aires, porque no tenemos,
siglos sino por d'elante.

( La Educacion Comog, Julio to de 1887.)

Hace treinta y mas aflos que se introdujo en esta parts
de Am6rica, el pensamiento de establecer Bibliotecas en
las cabeceras de poblaciones.
Hace diez que en la Repdblica Argentina se ensay6 este
sistema, y aun el Gobierno invit6 a los otros Estados Sud-
americanos a ponerse de acuerdo para favorecerlo.
Habi6ndose notado que en la ciudad de Buenos Aires,
Consejos de Distrito empiezan A fundar Bibliotecas parro-
quiales, el peri6dico consagrado A la education, hizo en el
ndmero 50, observaciones sobre los inconvenientes de esta.
pequefias aglomeraciones de libros, en ciudad que podia,
reuniendo los esfuerzos, tener una Biblioteca grande y
capaz de satisfacer A la necesidad comun.
Escrito esto, y que segun informes, habla sido bien aco-
gido, apareci6 el libro sobre Bibliotecas del sefior Quesada,
al que consagr6 aquel peri6dico palabras de bienvenida.
Baste citar Ona frase. (Los bibliotecarios han creado las
Bibliotecas. Notabase, sin embargo, en el author una pre-
disposicron A impedir la salida de los libros del recinto de
la Biblioteca aplaudiendo toda idea en este sentido.
Question de Reglamento, es verdad, pero question fun-.
damental en ]a organization de las Bibliotecas pdblicas.
RecomendAbase, pues,-al autor, que en su segundo volume,
en lugar de ocuparse de Bibliotecas osarios como las de las





EDUOAR AL BOBERANO


otras oapitales americanas, parte do su asunto, que llamA-
bamos paralitico, nos diese chenta de las Bibliotecas norte-
americanas, que son hoy las fuerzas vivas de esta institution,
y que motivan studios, congress y periddicos.
El afio 75, segun el senior Quesada, el Ministro de Instruc-
cion Pdblica del Perd, proponia vender al mejor postor los
libros por indtiles.
Esto es, pues, lo que llamamos osario, y parte paralitica
del asunto.
Ultimamente, deseando evitar discusiones, publicamos
larelacion de la ereccion y ejercicio de la Biblioteca pd-
blica de Boston, como el modelo de las Bibliotecas moder-
nas, activas, tiles A todos, como que son sostenidas por
todos.
Queriamos solo mostrar que nada inventAbamos y que el
camino que indicabamos era el camino por donde va el sen-
timiento modern, incluso el Congreso de L6ndres, que
entire sus asuntos tiene la circulacion de los libros.
El senior Quesada, Bibliotecario de la Biblioteca de Buenos
Aires, esti ya en posesion de obras y trabajos sobre biblio-
tecas que aun no se habian publicado cuando 61 escribi6 su
primer volume, y esto nos hace esperar confiadamente
que al reglamentar la Biblioteca de su cargo, tendrA pre-
sente los resultados obtenidos, y la direction dada A las
bibliotecas, que no es por cierto encerrar' los libros entire
cuatro murallas, y exigir quA los lectores vengan A sen-
tarse en local necesariamente estrecho, A leer su contenido.
La Biblioteca de Boston, que hemos citado como modelo,
tiene sesenta mil lectores vivos 6 permanentes, circulan sete-
cientos mil volhimenes, y se hace ya un debet' de proveer, si
no es de excesivo costo, de-cualquier libro, t6ngalo 6 no
& la simple demand de utin lector.
Comprendemos todas las diflcultades que cambio tan
fundamental ha de presentar entire nosotros, pero no es ni
quimbrico ni lejano- desearlo. El experiment se ha hecho
en pequefio en las condiciones mas desfavorables, y ha
sido coronado del mayor 6xito. Don Juan Madero biblio-
tecarlo que fu6 de San Fernando, ha logrado en dos aflos,
en poblacion reducida y poco literate, difundir el gusto do
la lectura, hacer circular por cenjenares los pocos libros





OBRAS DE SARMIENTO


que poseia, ,con poco detrimento y perdida de capital gra-
clas A su celo.
4Qu6 seria en la ciudad de Buenos Aires un sistema de
pr6stamo y circulation de libros, done hay cien estudiosos,
dos mil estudiantes, seis mil extranjeros lectores, cuatro
mil dependientes de comercio, cinco mil seforitas que leen,
y doscientos mil habitantes para preparar material lectora
para lo future, y sabios futures tambien, pues los que lla-
mamos idmaginarios hoyp no son los que realmente existen
y no acuden A la Biblioteca, sino los que se requeriria que
asistiesen A ella A consultar autores, en ndmero tal, que
paguen los gastos de mantener para solo ellos una biblio.
teca y empleados, y dotarla ademAs de los libros de refe-
rencia necesarios. Toda otra version y aplicacion de los
epitetos es innecesaria y fuera de prop6sito.
,CuAl serA el medio de proveer de esta lectura general A
una gran poblacion? Pareci6nos que las Biblioteca actual
tan desmedrada como es, podria servir de base, (pues en
siada se opone A la conservation de los libros raros, precio-
sos, etc.) A una Biblioteca ptiblica.
Et cost del edificio adecuado serA tanto mayor, cuanto
mas salones de lectura hayan y mas personas concurran;
pero esa question es extrafia al punto en discussion. Ha
de necesitarse comprar libros y extender el edificio, sin
lo cual serA caricature de Biblioteca la actual, como es
osario la de Lima, y un poco mejor la de Chile, sin ser
mas util ni concurrida que la nuestra; porque todas las
Bibliotecas nacionales 6 metropolitanas de Sud America
que hemos visitado, son cadAveres, no obstante el buen
deseo del gobierno y gente ilustrada para infundirles soplo
de vida.
No hay nmmero suficiente de eruditos, literates y pensa-
dores para sacudir el polvo de sus estantes, y nuestra
opinion es que no lo habra por un siglo, sino se cambia
de regimen, dando al priblico occasion y medio de. instruirse
sin pedirle para ello que se traslade A una casa particu-
lar, que se abre tres horas al dia, y recibir una sed de agua
en conocimientos. '
Entre nosotros, es esto mas necesario que en Norte Ame-
rica, y alli es el objeto y fin de la creation de bibliotecas
pilblicas, sin que la donation de Astor, segun su voluntad





BDUCAR AL SOBERANO


de testador, y las Bibliotecas de Estado, que son reservados
a Congress y Legislaturas, hagan exception & la regla,
Para terminar este debate, un poco sin fondo real, dire-
mos que estando ahora el sefior Quesada en su carActer de
bibliotecario, en posesion de todos los recientes documen-
tos sobre bibliotecas, y posteriores A su primer volume, A
61 le toca y no a nosotros, desenvolver sus ideas, com-
pletarlas, y corregir lo que de absolute habia en sus predi-
lecciones por las bibliotecas eldsicas. En su mano esti hacer
un gran bien, 6 continuar lo que reputamos un mal para
Buenos Aires; pero cualquiera que sea la direction que sus
ideas tomen, sino es la que en todas parties llevan, circula-
cion de los libros, estamos seguros de que el tiempo ha de
traer la necesaria reform, y la Biblioteca de Buenos Aires
actual, fi otra en su lugar, ha de Ilenar la necesidad pdbli-
ca, porque esto se impone por la fuerza de las influencias
de nuestro siglo, de nuestra organization political, y de
nuestra civilization. Esos Congresos, esos voldmenes y
esos peri6dicos que se estAn publicando en Londres 6
Washington, han de ser nuestra guia, y sus conclusions,
leyes que regirAn la material.
Por lo que a nosotros respect, el seftor Quesada nos hara
la justicia de reconocer que no metiamos la mano on ((ha-
rina de otro costalb cuando nos permitiamos objetar con-
tra una tendencia, predileccion, 6 lo que quiera llamarle,
de un libro que venia en este solo punto, a contrariar un
trabajo penoso 6 ingrato que venimos haciendo desde hace
treinta afios, para difundir los libros en la poblacion, dotar
a las poblaciones de bibliotecas que se han llamado popu-
lares, A falta de otro nombre, y so han ensayado ya en dos
Repdblicas con 6xito vario, incomplete, pero al fin popula-
rizando la idea.
Las Legislaturas norteamericanas han encaminado s
leyes A este fin; el Parlamento ingles ha mandado cre--
arias en las ciudades de Escocia 6 Irlanda; el Con-
greso argentino las ha fomentado en toda la Repiblica; y
cuando el pensamiento penetra en las parroquias de la
ciudad de Buenos Aires, fraccionariamente, habria sido
obra grande, dirigir este movimiento, abrir el tesoro de la
vieja Biblioteca, aumentar sus libros, excitar las donacio-





OBRAS DR SARMIENTO


nes 6 suscriciones, y unir los esfuerzos de todos para pro-
veerse de un caudal de libros suficiente.
jHabrA una Biblioteca de este genero para todos, y otra
ademas para unos pocos?
Tememos que la una mate A la otra, 6 la ahogue en -la
cuna.
aPero de que libros se proveeri esta y aquella?
Nuestro sentir, apoyado en el consenso universal es que
de los mismos, porque necesitamos todos, es conocer los
libros que actualmente se publican, y salvo los clAsicos, (no
todos los quo se han publicado diez aios antes, aun en
novelas, en conciencias, en critical hist6rica, tienen valor);
porque tenemos la fortune de vivir al terminarse un siglo
que esti rehaciendo todo su bagaje de conocimientos, y
entrando en las nuevas vias que le abren las ciencias ex-
perimentales y la critical hist6rica.
Un hecho al parecer insignificant, viene oportunamente
A favorecer este cambio. Larra decia ahora treinta aios &
los espaiholes: ((Lloremos y traduzcamos y durante treinta
ailos estuvieron tercos sin llorar ni traducir.
En 1840 nuestro amigo impresor Rivadeneyra emprendi6
]a publication de los Autores espanoles, obra de patriotism,
pero ruinosa como empresa de librero. Obtuvo ochocien-
tos suscritores en treinta millones de lectores de la lengua,
la Cruz de Carlos III, un almacen de estereotipos, y la
pobreza.
En vano le deciamos .en Madrid en 1845, a(forme una vasta
oficina de traduccion, para verter al catellano los libros
interesantes de actualidad del ingles y del frances; y tendri
por mercado en treinta' millones de espafioles en ambos
mundos, veinte mil que iran creciendo & media que la
obra de generalizacion de las ideas se vaya operando.)
Imposiblel Nadie en Espafia le aconsejaba tal. Toda-
,ria se hacian ilusiones como nos hacemos en esta parte de
Am6rica, en cuanto A tener ideas 6 desenvolverlas. Pero
ahora esta mas adelantado el criterio espafiol y sus im-
presores libreros, como sus literates, se estin consagrando
a traducir los libros importantes de las otras lenguas, que
el que habla espafiol esta condenado a ignorar, y ya la
Historia Romana de Mommsen, con cien mas, estdn en
castellano, y las seguirfin otras sin fin,





EDUCAR AL O8BERANO


Difundir estos libros, es la incumbencia de las,bibliote-
cas, dando ast pAbulo A la curiosidad y a la inteligencia.
Cuando hablamos de bibliotecas nacionales, de consult,
de referencia, para lectores eruditos 6 lucubradores, A falta
de otro nombre, nos olvidamos que no tenemos en nues-
tra lengua libros que coleccionar, que atesorar, que consul-
tar. jVamos A leer para instruirnos, por Dios Santo, A
Campoamor 6 Feij6o, & Zorrilla y otros poetas pasados?
Henmos producido nosotros material con que llenar un
radio de un estate?
No pues, ni hay tales libros para constituir archivo de
*consulta. Son los libros traducidos 6 los originales los que
necesitamos hacer conocer, pues no siempre el lector sabe,
-sino afios despues, que tal libro se ha publicado.
Y si se dice que nuestros estudiosos y estudiantes saben
las lenguas en que tales libros vienen escritos, ha de tenerse
present que en poblacion poliglota como es la nuestra, en
las bibliotecas pdblicas estartn bien los libros de todas las
lenguas ilustradas, y hallaran lectores nacionales 6 extran-
jeros, sin que pueda decirse lo mismo de una Biblioteca
de referencia 6 consult, que require ser muy rica para
suministrar textos, y poco aprovechada por la falta de
lectores especiales.
Concluiremos diciendo al que tan mal recibe estas simples
sujestiones, que las bibliotecas mercantiles, las dej6venes
cristianos, y otras que verA por millares en los Estados
Unidos, fueron la primera manifestation del sentimiento
pidblico, provey6ndose 6ste A sus propias espensas de bi-
bliotecas que no proveia el antiguo sistema de bibliotecas
cldsicas, hasta que las Legislaturas empezaron A establecor
contribuciones de un d6cimo por mil, 6 mas de la direct,
para sostenerlas. En algunas pAginas ha de hallar la lista
de las donaciones voluntarias de particulars para proveer
de lectura A todos, por valor de unos ochenta millones, pues
la de Nueva York y Massachussetts andan alrededor de
cuatro millones cada una, y una seflorita de Chicago acaba
de donar tres millones para la de su ciudad. Esto le pro-
bark cuan fecunda es la idea, cuan popular, cuan sentida
la necesidad, sin que las estupendas donaciones de Astor,
Peabody, Abet, etc., para bibliotecas de consult, solo sean
objecion, pues A mas de que obedecian a las ideas de su





56 OBRAS DB BARMIENTO

tiempo, no tan avanzadas como hoy, es precise convenir en
que, ciudades como Boston, llamada la Atenas americana,
como Nueva York con dos. millones de habitantes, incluso
Brooklyn, y en pals que produce dos mil quinientos libros
nuevos anuales, es ya de proveer aunque sea por particu-
lares, de archivo de consult y dep6sitos de libros de las
pasadas literaturas.
Preocupanse ya de separar en bibliotecas t6cnicas, los
libros de derecho en Bibliotecas de leyes; y los de medicine,
ciencias fisicas y documents pdiblicos, cada material apar-
te, que no ha -de ser consultada, sino por lectores espe-
ciales, porque en efecto van tomando tales dimensiones
las bibliotecas pfiblicas, y reclaman cada dia tal ensanche-
de edificios, que presienten, absorberAn en un siglo, ba-
rrios enteros.
No tenemos nosotros que preocuparnos de estas cues-
tiones del porvenir, como la del agotamiento del carbon en
Inglaterra; pero es precise, es urgente, tener bibliotecas,
pdlblicas, al alcance de todos y con los libros modernos
de lectures corrientes, y para proveerlas pueden invertirse
fondos, que duele gastar cuando no han de ser sino esca-
samente aprovechados.

ARTE DE MANEJAR BIBLIOTECAS JPULARES

(La Education Comun, Setiembre 1o de 1877.)
Es ESENOIAL ADMINISTRABLAS COMO NEGOOIO MATERIAL-ELECCION
Y COMPRA DE LIBROS-OBRAS PERI6DICAS-DETALLES DE
ADMINISTA.CION-CATTALOGOS-REGISTROS-USOS DE BIBLIO-
TECAS-CONSERVACION-LAS MUJERES COMO BIBLIOTECABIAS.
DEBERES EJECUTIVOS.

El secret est. en darles desde el principle el carkcter
de un negocio, como cualquiera otro. Muchas veces se
descuida este punto, como ageno A instituciones literarias
y de education; pero es un error de que los hombres que
han visto por dentro las grandes instituciones de caridad
reconocen, sabiendo muy bien que ni la fe ni las obras, se-
gun el sentido religioso de estas palabras, 6 el patriotism





EDUCAR AL SOBERANO0


ni el saber salvan, sin Ilevar cuentas arregladas, tener ho-
ras fijas y una eficaz inspection.
Ua gran biblioteca puede por algun tiempo resistir :t los
efectos de una administration negligente; porque siendo
un gran tesoro literario de annual crecimiento, aun sin
adiciones de importancia puede sobrevivir A la vida de un
hombre; pero una biblioteca reducida que no -es un dep6-
sito para estudiantes, sino masbien una fuente para apa-
gar la sed de los pasantes, depend sino de mes A mes, al
menos de aio en aflo, de la continue vigilancia, tacto, y
prontitud con que el pdblico, que no se compone de sabios
sino de simples aficionados A leer, gusta de ser servido. Un
gran lago se aprovisiona de sus propias vertientes; pero la
carafa de la mesa ha de ser llenada- todos los dias. Una
gran biblioteca es valiosa por lo que encierra y subsiste,
largo tiempo aunque sus recursos sean escasos, incomple-
to su material 6 incompetent, 6 su manejo liberal y aun
descortes. Pero una biblioteca pdiblica, circulante y de li-
mitada extension, como una tienda de menudeo, depend
de la prontitud con que provee A la demand de cada dia.
No vale tanto por lo que posee, sino que debe mantener
vivo el interest, adquiriendo lo que no tiene.
No estA aguardando que vengan A visitarla estudiantes y
gentes de letras, sino que debe atraer lectores que buscan
divertirse, descaniar 6 instruirse. No es lo ya sabido, sino
lo nuevo y mas fresco 'que debe suministrar: tanto ha de
tener de instructive como de popular; y no solo luces debe
suministrar sino tambien entretenimiento; y mientras no
cierra sus puertas A los pocos instruidos, debe atraer A
los muchos, aun A los ignorantes, los frivolos y los sin
seso.
Con estas ideas no es dificil establecer algunos de los
principles puntos que deben tenerse en cuenta al organi-
zar y conducir una biblioteca de ciudad, A fin de asegurarle
un 6xito cumplido.
Pueden reducirse A estos tres: material, manejo y con-
servacion.





OBRAi DIC SARMIKNTO


I. MATERIAL 6 ELECTION DE LOS LIBROS

El primer error que suele cometerse al establecer una
biblioteca pdblica, es elegir libros demasiado series, de
profundo saber. Es ocioso colectar libros para que el
pueblolea y despues quejarse de que no lee. El anico
medio eficaz es proveerse desde el principio de los libros
que se sabe gustan'al comun de los lectures; que despues
se ira haciendo lo possible para manejar el gusto de las
lectures. La mayor parte de los que leeri son j6venes que
buscan entretenimiento y exitacion, 6 gente trabajadora
que necesita solaz y placer. Para los que no leen es de
desear que se forme el habito de leer, y la costumbre de
leer es mas indispensable que la material de la lectura,
porque es indispensable y.previo requisite; y para former
la costumbre se ha de proporcionar lectures ficiles que es
leer lo que gusta y-estimulo A leer-que despues de ad-
quirirla, vendra lo que requiera mayor contraccion y es-
fuerzo.
Gran temor y repugnancia inspiran A cierta clase de gen-
te seria las novelas, y las compilaciones 6 extractos. Hoy
dia por fortune las novelas que tanto asidero daban al ce-
lo, aun exagerado, de los moralistas, hau dejado de intere-
sar con sus crimenes y violencias, sucedi6ndoseles una
literature que se propone propagar los conocimientos cien-
tificos como las de Julio Verne, y los libros de Figuier y
tantos otros.
Lecturas ociosas, como dicen, deben proveerse, sin em-
bargo A la generalidad de la gente, y esto con abundancia
en las bibliotecas pdblicas. Los que intentan organizer una
biblioteca para uso del pdblico, para que lea el pueblo,
deben abandonar la tarea antes de principiar si se pro-
ponen excluir los libros que llaman frivolos. Lo que para
unos es basofia, sino es alimento para otros, es al menos
un estimulo. El lector mejora de gusto. -Si no fuera asi, no
seria el leer una prActica eminentemente dtil. Se comienza
por adquirir el habito de leer, y una vez que se ha fortificado,
esta averiguado, como un hecho constant, que el lector
solicita lectura mas sustancial. No se cita caso alguno en
que el lector que comienza con profiunda filosofia, pura reli-





EDUCAR AL SOBERANO


gion y dtil instruction, se pervierta despues hasta buscar
lectures insignificantes, pero la experiencia de libreros y
bibliotecarios, es undnime en certificar que los que princi-
piaron por novelas frivolas 6 historietas semanales, acaban
siempre por reclamar histories mas sustanciales; despues
verdaderas narraciones 6 viajes de aventuras, de biografla 6
-historia, y mas tarde ens ayos sobre ciencias popularizadas,
y asi en adelante.
Si Los que no estan en estado de hacer uso de otra clase
de lectures que novelas, historietas, no tienen de donde pro-
ve6rselas, no leerin de ninguna manera, ni eso, ni mejor, lo
que es mil veces peor; y excluir de una biblioteca pdblica
tales libros es reducir a la cuarta parte su uso y circulacion
porque segun lo comprueba la estadistica de movimiento
de todas las bibliotecas circulantes, los tres cuartos de los
libros que se solicitan, son de lectures ligeras 6 amenas,
sin que esto provenga de la mayor 6 menor proporcion en
que esten las novelas d otras obras ligeras en el total de la
coleccion.
Cuando aconsejamos que se trate indulgentemente y se
satisfaga esa propension popular, no esnuestro Animo indu-
cir a. que se descuide A los fuertes que son capaces de mejo-
res cosas.
Al lado de las histories debe haber libros de consult, y
los models de la buena literaratura, en cuanto los recur-
sos de la biblioteca lo permitan. Entre las primeras cosas
que deben obtenerse,estan un buen Diccionario de la len-
gua, una buena encyclopedia general, un Diccionario bio-
grafico, una 6 dos obras de cronologia, un excelente Atlas,
y todos los otros libros especiales mas de aquella clase,
segun puedan procurarse.
Al mismo tiempo que libros, debe siempre proveerse de
la mayor parte possible de publicaciones peri6dicas, y como
los libros, no economizar las entretenidas a la par que las
series, de manera que cuadren con los gustos de cada uno.
Los peri6dicos sobre ciencias, agriculture, industrial, meck-
nica, y otras especialidades, pueden ser procurados en ma-
yor ndmero para una biblioteca pdblica, con mas facilidad
de lo que puede un particular; y en poblaciones inteligen-
tes es casi seguro que se encontraran una 6 mas personas
quesacaran ventaja y hallarfn placer en encontrar tales





OBRAS DB SARMIENTO


colecciones; entire ellas ha de darse su buena parte A las de
literature ligera, y muy particularmente A los magazines y
peri6dicos ilustrados, tanto para adults como para jove-
nes. P'ara la lectura derestos debe proveerse, siempre que
sea possible, un salon de lectura en conexion con la biblio-
teca; y donde no se pueda, deben hacerse circular como los
libros, pero por periods mas cortos y bajo condiciones
mas estrictas, por cuanto estan mas expuestos 6 perderse
y deteriorarse.
Establecidas como quedan las dos hojas de la buena
doctrine, A saber: lectura ligera y libros de consulta, la
lista de los libros que han de comprarse debe quedar libra-.
da A la prudencia y buen juicio de los directors de la
empresa. Mucha ventaja, sin, embargo, se obtendra en
consultar A algun antiguo bibliotecario 6 librero si tal fuera
possible, y particularmente al que ya haya entendido en el
manejo de una buena biblioteca.
Debe cuidarse al comprar los libros, de poner en compe-
tencia a los libreros, pues las tentaciones que suscita el
monopolio 6 A comprar en privado pueden disminuir el
nidmero de voldmenes que con cierta cantidad pueden
comprarse, 6 bien dafiar el valor por medio de las obras
elegidas mientras que recibiendo propuestas de varias
librerias, se ver& que se contrata en los mejores t6rminos.
Un agent inteligente puede con ventaja hacer personal-
mente las compras.
Las bibliotecas de cierta importancia hacen sus compras
en Europa, logrando asi las primeras ediciones, y a pedido,
la mas fuerte encuadernacion; pero las pequefias no
pueden esperar tanto; pero no se debe descuidar asistir 6
los remates de libros ni desdefiar las ventas de segunda
mano, que suelen ser ventajosas, cuidAndose de no adquirir
libros viejos d obras descabaladas. Una juiciosa economic
por este y otros medios, ser& recibida con la mejor acogida
al abrirse una biblioteca, desde que los sostenedores vean
que un crecido mimero de libros se ha obtenido con el
dinero reunido.





EDUCAR AL SOBERANO


II. MANEJO, tj ORGANIZATION Y SERVICIO

Ante todo la parte mechnica. Aqui. como antes el'espi-
ritu mercantil debe prevalecer. Compr6ndese con esto que
todos los detalles mecanicos del inventario 6 toma de
razon, el acomodo, el recibo y entrega de los gdneros, es
decir los libros, deben hacerse primero completamente, y
en seguida de la manera mas simple.
Aun la mas pequefia biblioteca require algun registro
de la clase siguiente:
1 0 Diario y libro mayor.
.20 Libro de facturas de libros que se han de tener por
separado de otras cuentas.
3o Lista de action. Esta sirve tambien de lista de estan-
tes, hasta que la biblioteca sea grande.
4 CatAlogo.
5 Registro de entrega y vuelta de los libros.
Otras listas y entradas de varias classes han de irse requi-
riendo sucesivamente, tales como libros de cartas, y lista
de libros mandados encuadernar.
Daremos algunos pormenores sobre las cinco divisions
principles.
El diario y libro mayor deben ser llevados por el que sea
responsible del recibo y desembolso de los fondos de la
biblioteca, de manera de poder mostrar el todode su negocio
en-exacto detalle hasta el dltimo centavo, en el balance tri-
mestral y annual, como los libros de cualquier otro negocio
conducido debidamente, y no solo deben contener el mate-
rial para rendir las acostumbradas cuentas por un balance
de comprobaciun, y una foja de balance, sin6 de las cuentas
particulares de las bibliotecas tales como las multas. Los
recibos de estas y otras pequefias entradas, deben en el
moment de la transaction, ser anotadas por el bibliote-
cario.
Esta clase de exactitud de negocio ha de dar, con el andar
del tiempo, una gran popularidad A la biblioteca, al menos
entire las gentes que son muy prolijas por hAbito en el ma-
nejo de lo suyo, que pueden por eso ayudar A la institu-
cion, desde que vean que se hace much con el dinero gas-
tado, y como se ha gastado cada centavo.





62 OBRAS DR sARMIENTO

La lista de las facturas 6 recibos de libros comprados
debe ser numerada en el orden de las compras, y esta
coleccion mostrari donde y cuando se obtuvo cada volume
de la biblioteca.
El catAlogo de entrada es en realidad un invehtario de
los efectos en el orden de su compra. Deben anotarse alli
el primer libro, 6 el primer acopio de libros comprados
6 donados, en seguida el segundo con referencia A la fac-
tura correspondiente i otros requisitos, constituyendo asi
una historic del origen de cada aumento de ia biblioteca.
Los items requeridos de este libro de entrada son:
10 Un ndmero de entrada principiando por uno y conclu-
yendo con el ndmero del iltimo libro en'trado, cuyo iltimo
nimero mostrarA, no el ndmero de libros que actualmente
existen en la biblioteca, sin6 el de los libros que han entrado
en ella. Deduciendo de 6stos, los libros perdidos 6 de que
no se da cuenta en el iltimo examen, se sabri los que
realmente existen. En el caso de una coleccion 6 series,
una linea en el catalogo de entrada bastara para todo, como
201 a 332 Revista de Ambos Mundos.
2 Ndmero de facturas referente al de ]a facturaque vie-
ne cargado el libro.
30 Data del recibo del libro.
40 El titulo (muy corto).
50 Observaciones. Pueden aqui ponerse los nombres de
los donantes.
Suelen afiadirse otros items.
El libro usado debe ser reglado y encabezado A mano; A
no ser que la biblioteca sea muy grande, que entonces con-
viene mejor pedirlo hecho.
Es muestra del sistema indicado la siguiente pauta:


Sntrada Faetura Data Tttulo
nlmero niimero del reetbo del libro

I 1 1877 Enero 41 Dicclonarlo de SalvA
2 11 don 5 Enclelopedla Franeesa de D. B. Pedro Lope
II 1 6 Historla de Roma





EDUCAR AL BOBERANO


SOBRE BIBLIOTECAS

(La Tribuna, Noviembre 6 de 1877).

El senior Quesada autor de las Bibliotecas Europeas, a pro-
p6sito de una sola objeccion hecha mas que al libro a cier-
ta predisposicion de Animo del autor, ha tratado de desco-
nocerla, con razones que parecen de cierto peso, pero que
A dejarlas pasar sin examen podrian producer males de
consecuencia.
Tan extrafia A toda passion es la material del debate, que
creemos que el libro ganara lectores y fama su autor
con Ilamar la atencion del puiblico sobre material que
poco lo preocupa.
Sin mas preambulos entraremos en material, denunciando
desde luego la disparidad de las cosas y lo abultado 6 tor-
cido de las palabras, que inducen en error.
Principiaremos por el titulo. Las grandes Bibliotecas y Las
Bibliotecas populares. La Biblioteca de Buenos Aires entra
entire las grandes Bibliotecas. Asi Bibliotecas del Museo
BritAnico, Nacional de Paris, Real de Bruselas, Imperial
de Berlin y.... Metropolitan de Buenos Airesl La caida es
un poco brusca, como de 1000 A 1.
Metropolitan. Hay en la election de esta frase clavo que
cascabelea. Como si hubiera detras un sofisma. La Bi-
blioteca britanica no es ni londinense ni metropolitan. Es
Nacional sostenida por el Parlamento con medio million de
fuertes anuales para su sosten. La de Francia no es de
Paris sino de la nacion cuyo calificativo lleva, la del
Congress delos Estados Unidos tiene el mismo caracter y
base de sosten.
Ahora es de preguntar si la vieja Biblioteca acumulada en
Buenos Aires tendrfi el mismo medio de aumentarse para
llamarse A just titulo Metropolitana? Tomemos pues las
cosas como son sin crear calificativos que no expresan una
idea exacta; y llamemos Biblioteca de Buenos Aires A la
Biblioteca de Buenos Aires, y examinemos .la t~nica cues-
tion debatible, A saber si A la poblacion de Buenos Aires le
conviene mas gastar medio million de fuertes en proveerla
de libros, para que no los lean, sino gentes de letras 6 estu-





OBRAS DB SARMIENTO


dio, si, teniendo en cuenta las reserves usuales conviene
mejor que todos los habitantes de Buenos Aires participen
de sus beneficios.
Sin salir de los datos suministrados por el seflor Quesa-
da vamos A comparar los dos sistemas, en sus resultados
prActicos, la Biblioteca del Museo BritAnico, que require
la asistencia de). lector A sus salones, con un million, cien
mil libros, y en ciudad de cuatro millones de habitantes
tuvo de 1181 A 1874 ciento cinco mil lectores en su recinto.
La Biblioteca Municipal de Boston que envia A domici-
lio los libros pedidos, con 180.000 voldmenes, en ciudad de
doscientos mil habitantes, ha hecho circular en toda la ex-
tension de la ciudad el afio pasado 758.194 volhmnes, con
la p6rdida de un libro por cada nueve mil.
Esta es la question. Segun el sistema de las grandes
Bibliotecas intra muros si tuvidramos el million de libros de
Londres, tendriamos con 200.000 habitantes, 20.000 lectores
al aflo, mientras que segun el sistema de lectura intra y ex-
tra muros tendriamos con 170.000 voldmenes como Boston
700.000 libros leidos 6 lectores, qua tanto vale por ser igua-
les las poblaciones.
Los mismos resultados de la Biblioteca Nacional en Paris,
con igual ndmero de libros que los ingleses, 'dos millones
de habitantes y cien mil lectores al afio 6 260.000 consul-
tados. La Biblioteca Pdblica de Indianapolis con 24.000 vo-
ldmenes ha hecho circular el pasado afio 155.851 entire sus
lectures, es decir, un tercio mas de lectores que la secular,
universal, Biblioteca Nacional de Paris, reputada el archi-
vo del pensamiento human, el laboratorio de las ideas de
la edad present.
Pero los 300 lectores diarios que son los que acuden en
Paris 6 Londres A aquellas fuentes del saber, son los auto-
res de cuatro mil libros nuevos que se publican anual-
mente, pues pe lee alli'por Rrofesion, con prop6sito de
escribir y aun asf admira que tan pocos sean los que nece-
sitan consultar aquellos grandes archives del saber.
ACuantos de 6stos,acudirian A la future gran Biblioteca de
Buenos Aires, pues no es hoy ni grande ni metropolitana&
ni cosa que lo valga? Acudirian 25 al dia 6 750 al mesS
dadas las proporciones de la poblacion, gestacion de libros
y ndmero de voldmenes? 4Qu6 gastaria el pueblo de





EDUCAR AL SOBERANO


Buenos Aires medio million de duros en un edificio como
reclaman siquiera 150.000 voldmenes, el valor de Astos y el
personal bibliotecario, en beneficio exclusive de veinte y
cinco individuos que acudirian diariamente al local de la
Biblioteca en busca de datos?
Sabemos cuan escasa es la cifra mensual (800 A 1.000)
de lectores que tuvo la Biblioteca hasta ahora poco. Los
bibliotecarios pueden dar much luz sobre la calidad de los
lectores. Sabemos, por ejemplo, de uno que de novecien-
tos lectores, seiscientos lo eran de diaries y peri6dicos. En
las Bibliotecas bien ordenadas no se da el diario del dia
sino los de dias, meses 6 aflos anteriores, pues se entiende
que acuden A consultar textos y no A procurarse gratis la
lectura del diario de la mafiana. De otro bibliotecario
sabemos que la mayor parte de los lectores piden novelas,
poesias y lectures ligeras, lo que muestra que no usan la
Biblioteca como archive, sino como pasatiempo. De otros,
en fin, que cuando se aproximan los examenes disminuyen
grandemente los lectores, esto es, cuando mas hecesitarin
de consultar autores si A consultarlos fueran.
La question que nos divide es simplemerite, pues, de
administration de una Biblioteca, en una ciudad nuestra.
Debe tener sus salones de lectura abiertos para que acudan
A ellos los que necesiten consultar uno 6 varies autores para
sus trabajos intelectuales.
Deben reservarse en su recinto los libros raros, los ma-
nuscritos, los panfletos, etc., como es de prActica.
Todos los demas libros, y son los cuatro quintos, de una
Biblioteca deben prestarse A domicilio, segun reglas y tra-
mites ya conocidos, i fin de que todos los habitantes del
pals, y sobre todo los de la ciudad disfruten del beneficio
de un dep6sito de libros, costeado por las contribuciones
pdblicas, en beneficio de todos y para la education de
todos.
Tenemos en apoyo de nuestra simple idea |el consenso uni-
versal, que hace que todas las Bibliotecas modernas se
administren de la manera que proponemos, no las Biblio.
tecas que nosotros llamamos populares, sino las Bibliotecas
pdblicas, creadas por leyes de la Legislatura, sostenidas
con rentas pdblicas, 6 mas de las especiales, las cientificas,
ToMo xLvxi.-5


65





OBRAS DB SARMEIBTO


las de Universidades y colegios, las sociales y las mercan-
tiles que pudieran Ilamarse tambien pi blicas.
En veinte pasajes de la importantisima description de las
Bibliotecas Europeas, que hemos llamado con razon Biblio-
tecas archives, el autor manifiesta su opinion decidida por
que no se preste jamas un solo libro de, la Biblioteca de
Buenos Aires que llama Metropolitana, para escapar A su
ensimismamiento reproche, mientras que nosotros que la
llamariamos simplemente Biblioteca Pdblica de Buenos
Aires, querriamos que a mas de leer en su recinto cuantos
libros se pidan, se den a cuantos los demanden para
leerlos en su casa mediante ciertas reglas.
El primer sistema supone que hay un ndmero tal de
estudiosos, que valga la pena de gastar un million de duros
en su beneficio exclusive, mientras que el otro asegura que
necesitando toda la poblacion de Buenos Aires instruirse y
solazarse por medio de la lectura, debe hac6rsela participe
del beneficio de una gran Biblioteca sin que eso disminuya
el privilegio de los poquisimos lectores en consultas que
acudan &. sus salones.
Y como el libro del senior Quesada es escrito para popula-
rizar sus ideas sobre la Biblioteca exclusive para estudiosos
6 sabios que no existen much, mal haria al pais el que sus
predilecciones fuesen aceptadas, y mafana la Legislatura
de Buenos Aires decretase la inversion de 200.000 pesos
fuertes para un edificio y otro tanto para libros de una
Biblioteca Nacional? no metropolitan? no pdblica? no,
sino de consult, de referencia, archivo con prohibicion
de sacar libros para el pdblico, ni aun prestar a autores que
estan trabajando libros?
Se dice, es verdad, pueden haber Bibliotecas metropoli-
tanas y Bibliotecas Populares. La falsedad de las clasifiua-
ciones induce en error. 200.000 habitantes en una ciudad
necesitan una gran Biblioteca para su instruction y solaz.
APuede dictarse una ley creando una gran Biblioteca para
uso exclusive de estudiosos, y otra gran Biblioteca para uso
comun con los mismos libros?
Cuentan de Newton que lo traia embarazado problema
mas espinoso que el de. la atraccion y era que teniendo una
gata y un gatito queria hacerles en la puerta gatera corres-
poudiente para entrar y salir, pero le chocaba la idea de un





EDUCAR AL SOBDRANO


agujero grande para la gata y de un agujero mas pequeflo
para el gatito.
Consult6le el caso al carpintero, i quien encomendaba
aquel gatuperio, y 6ste, vi6ndolo tan afligido, le sugeri6 la
idea de un agujero para ambos gatos, pues pordonde pasaba
el grande podia pasar tambien el chico, sin violar las reglas
de la simetria.
La misma observacion hariam6s al autor de las Bibliote-
cas europeas, con respect A Biblioteca 'de Buenos Aires.
Con la misma plata que se compraran libros y con los mis-
mos libros de la Biblioteca grande, metropolitan 6 lo que
se quiera, se proveerfn de lectura los estudiosos que vayan
y puedan ir A su recinto, y el pueblo de Buenos Aires donde
quiera que residan sus habitantes, sean hombres 6 mujeres,
j6venes 6 ancianos, artesanos 6 comerciantes, todo sin dafto
de unos cuantos que acudirian A su recinto.
Llamemosle Biblioteca P0blica A la future Biblioteca enri-
quecida con 100.000 voldmenes que A la actual le faltan
para serBibliotecade algun g6nero, y no hemos de disputar
sobre si leerA en su recinto solamente 6 en su recinto y
afuera, como estA ya practicado en todo el mundo.

BIBLIOTECA DE SAN FERNANDO

(La Educacion Comun, Mayo 1to de 1878.)
Hemos podido procurarnos no sin hacer violencia A la
modestia de su autor la lectura sobre la Biblioteca de San
Fernando que el bibliotecario D. Juan Madero did ante una
numerosa concurrencia hace algunos dias.
Nos complacemos en reproducirla esperando que su lee-
tura suscite Juanes Maderos que existan en otras villas y
ciudades donde hay much bien por hacerse en pro de la
cultural y de la mejora local, sin el estimulo de pasiones
political y solo por el bien mismo.
Cuando tratabamos de interiorizarnos en el mecanismo
de la enseflanza pdblica en los Estados Unidos dimos con
el anciano Emerson de Concord, c6lebre fil6sofo. El primero
era uno de los pocos que sobrevivian de la falanje, que
con Horacio Mann habia encabezado la ajitacion de educa-
cion popular que acab6 por generalizarse A todos los Esta-





OBRAS DE SARMIBNTO


dos. Miembro permanent del Consejo de Massachussetts,
como un tribute pagado a su capacidad especial y antiguos
servicios & la causa de la education, seguia desde alli la
marcha del desarrollo de la primitive idea, y seria fuera
de lugar aqui, reproducir las observaciones que le sugeria
su larga experiencia. Entre otras, esta que viene al caso:
< Mucho pueden, decia, las leyes que rigen la education,
los buenos maestros y m6todos, los excelentes y capaces
edificios y el' concurso y aun prodigalidad de los contri-
buyentes para su sosten. Pero todo esto es ineficaz y
languidece, si en cada centro de education, villorrio, aldea,
ciudad, no hay un vecino'que agite, que promueva y d6
impulso al espiritu pdblico. Cuando en los estados anuales
que se pasan al Consejo vemos que las escuelas decaen,
yo me pregunto: Qui6n ha muerto 6 cambiado de domi-
cilio en aquel lugar? Lo mismo si mejoran visiblemente
siempre hay alguno que se ha consagrado espontaneamente
a dar impulso y sostener las escuelas.
Prevenidos con este especifico, al parecer empirico, tuvi-
mos mas tarde occasion en. Nueva York de saber que en
un barrio populoso de aquella populosisima ciudad' un
senior Stephenson, fabricante de carros de ferrocarriles
era el patrono voluntario y solicito de las escuelas; y cuando
en los tramways 6 ferrocarriles de Bueuos Aires vemos
escrito el nombre de Stephenson, fabricante de carrots,
saludamos, no al fabricante sino al dilettantte Stephenson,
que nos mostraba una vez tres mil niflos de -escuela que
eran como sus ahijados.
Para mostrar que entire nosotros sucede lo mismo, recor-
daremos de paso, que el Consejo de Educacion ha hecho
una distinction con el senior Bernet de Balvanera a cuya
solicitud se debe much en aquella parroquia.
Pero la observacion del experimentado anciano Emerson
de Boston, cae de Ileno sobre nuestro D. Juan Madero,
aunque no sean hasta ahora las escuelas, sino la Biblioteca
de San Fernando, el objeto y blanco de su solicitud.
Hanse fundado centenares de bibliotecas en toda la
Repfiblica cediendo A un primer impulso de varies de sus
vecinos; pero en este como en tantas otras cosas, se realize
la bellisima parabola de la buena simiente que cay6 en
terreno Arido 6 mal preparado, y no germin6: cay6 ea el





EDUCAR AL SOBERANO


camino y fuW destruida por el trafico: las aves del cielo
dieron cue-nta de buena parte; pero cay6 alguna en el
suelo fecundo y labrado, y did ciento por uno. La biblioteca
de San Fernando cay6 en terreno no mas preparado que
los otros, pero tuvo la fortune de encontrar un labrador
asiduo 6 inteligente que la aprovechase. San Fernando
debe & la iniciativa 6 al apoyo de D. Juan Madero la trans-
formacion que ha experimentado de pocos aflos A esta
parte. Sus calls, sin empedrano, son sin embargo, tran-
sitables en todo tiempo, merced A una nivelacion bien
entendida: su Casa Consistorial es A nuestro juicio y al
de muchos el edificio mas elegant que posea Buenos Aires;
y no nos sorprende que sean con frecuencia sus salones
empleados en dar bailes y conciertos, porque el edificio
mismo parece una sonrisa de arquitectura que amenaza
lanzarse A bailar y entonar algun himno de puro alegre.
Es una silfide con un pie en tierra.
Pero la Casa Municipal es Biblioteca y Museo, con lo que
San Fernando ha venido A resucitar, sin saberlo, el aspiritu
comunal de la Edad Media, que hacia de su Cabildo el
corazon de la ciudad, el mercado 6 Bolsa de Comercio,
el foco de las noticias, el centro de reunion de los burgue-
ses, Ilamados a toque de campana, 6 alarmados por el
befroi, 6 toque A fuego, cuando un peligro 6 una calamidad
amenazaba A la. poblacion.
Ni necesitamos ir tan lejos para encontrar models aun
mas id6nticos al ensayo que con tanto 6xito ha hecho el
simpAtico Madero. Eso mismo han hecho de diez afios
A esta parte las Municipalidades de las villas y ciudades,
las Legislaturas de los Estados de la Union Americana. Por
todas parties han fundado bibliotecas y museos para ins-
truccion de sus convecinos, mandando los libros A domici-
lio y proveyendo asi A cada uno de su repertorio inagota-
ble de luces y datos, que sirven A todos con economic de
bolsillo y mayor difusion; ya que los ricos no tienen que
aglomerar libros ya leidos y releidos, y los pobres son tan
ricos como el que mas, con solo pedir un libro A la biblio-
teca, y devolverlo religiosamente A fin de no acreditarse
de mal marchante.
HAnse descubierto en los Estados del Oeste, montafias,
verdadero charniers de osamentas de animals anti-diluvia-





OBRAS DE SARMIENTO


nos de las formas mas absurdas y gigantescas unos, de
variedades infinitas otros; de que han aprovechado los
museos de aldea, de ciudades y Estados, a pUnto de no
tener salones donde colocarlos, vendi6ndose ejemplares
raros y completes en confiterfas y'estaciones de ferrocarri-
les, con lo que est. a la orden del dia la paleontologia, en
que nos ha iniciado G. Burmeister, y cuyas colecciones
de megaterium, clyptodonte, caballo anti-diluviano y otros
bichos hacen la gloria del Museo de Buenns Aires.
No abonaremos la cientifica clasificacion del Museo de
San Fernando; pero deb6sele el honor de ser un Museo
popular, el segundo museo de Buenos, Aires, la gala de
San Fernando y una de las curiosidades que rompen la
monotonia de una ciudad sin trafico y un atractivo para las
families que van a pasar la estacion de verano en las mAr-
genes hdmedas y revestidas de vegetacion frondosa del
Rio de la Plata. Hay con fre.cuencia bailes, lo que nada
nuevo tiene en el campo, sino es el buen tono que les, im-
primen las elegantes de la capital; se repiten conciertos, lo
que ya es much, pues concurren a ellos, aficionados de
las Conchas y San Isidro; hay museos de curiosidades mas
6 menos artisticas, y de objetos de la historic natural con
sus respectivos tigres empajados; hay biblioteca, en fin,
donde pescar algun volume para cambiar un poco de
fastidio, como definia la lectura el ilustre Montaigne.
Todo ello reunido en un bellisimo edificio, construido con
referencia & esta su destination universal, pues jqu6 so
haria con un Consistorio en pueblos que tan poco tienen
que administrar? Afiadase a esto una plaza plantada de ar-
boles arbustos y flores, mantenida en t6rminos convenientes,
la mas dificil empresa de Municipalidades de campafia, en
cuyos municipios, calls y plazas, reclaman sus derechos a
la vida y la propagacion la cicuta, el cardo y tantos otros
indigenas4 ya que aquellas dos plagas son de importacion
extranjera. De mdsicas es mejor no decir nada por ave-
riguado.
Con todos estos adminiculos, siete mil libros han circula-
do a domicilio ,alcanzando hasta las islas y tres mil seis-
cientos concurrentes a la misma biblioteca, en cuatro afios
han participado del escaso dep6sito de libros, escaso en
cuanto a las necesidades del espiritu, aunque sea esta una





EDUCAR AL SOBERANO


de las bibliotecas mas bien provistas de las ciudades de
tercera escala. 4Como se ha obrado este prodigio? Este es
secret que lleva escrito en su semblante D. Juan Madero
y que estA en el fondo del corazon sin manifestarse & la
superficie en todo hombre de buena voluntad, por lo que no
nos tomaremos el trabajo de revelarlo. A quien quiera
saberlo, le diremos, bdsquelo dentro de si mismo y lo halla-
ra, como A otros se decia: llamad y se os abrira.
Hay una ciencia que tiene su palacio en el cerebro y
craneo de los pensadores; hay otra que esti en el corazon
y pertenece A los hombres sencillos y amantes.
Esta es la,difusion de la ciencia; se llama escuela, mu-
seo, biblioteca; pero hay hoy un punto de contact entire
el que descubre y el que difunde, de manera que el sabio
'mismo se ha vuelto difundidor A la vez. Esta es la lectura
pLblica. San Fernando ha instituido lecturas, y ya se han
dado algunas por j6venes animosos, que completan sus
rudiments de biblioteca y museo. Le debemos una al
seflor Madero, en cambio de la que 61 mismo ha consagrado
A su biblioteca.
Diremos algo mas sobre lectures en corroboracion del
senior Madero.
Las ciencias se han hecho de tal manera demostrables,
experimentales, que son pocos los hombres que no estAn
en aptitud de penetrar en sus misterios, con tal que tengan
un guia que los conduzca al examiner sus mas rec6nditos
arcanos. Arago, el c6lebre astr6nomo, 6 mas bien 6ptico,
fu6 el primero en revelar en conversaciones animadas 6
un pdblico de occasion, los misterios de los cielos. Si-
guiendo su ejemplo, Max Muller ha hecho sus studios
sobre la ciencia del lenguaje ante la concurrencia de lores,
industriales, comerciantes y sefloras de Londres, y las mas
profundas investigaciones de Fisica de Tyndall, las ha es-
planado en simples lectures que han asombrado A los
sabios y dejado A los auditorios tan sabios como ellos des-
pues de presenciar aquellas sencillisimas demostraciones.
Hace siglos que se devanan los sesos los estudiosos para
averiguar que es este color azul del cielo que sin embargo
no siempre ni en todas parties es azul. 1De qu6 color es
el agua del mar, que es roja, amarilla? verde, azul, cobalto,
negra, en diversos mares y diversas profundidades? C6mo





OBRA8 DR 8ARMIENTO


y porque fermentan los liquidos? Cuando y porque se pu-
dren las sustancias animals y vegetables?
A todas estas cuestiones ha respondido Tyndall hacienda
ante. el pdblico de seioras y de caballeros los experiments.
mas concluyentes.
El aire y el agua, y por tanto el mar y el cielo, no son
azules, ni negros, ni cosa que lo valga: son incoloros, pero
en uno y otro element hay suspendidos corpdsculos que
aun al microscopio son invisibles y reflejan la luz. Para
probarlo trajo botellas de agua del mar, veinte y seis mues-
tras, desde el Mediterraneo, las costas y las profundidades
del AtlAntico y decantAndolas encontr6 que las veinte y
tantas variedades de color se reducian A una sola, el agua
sin color.
Quemando el aire en un aparato 6 caja de vidrio, filtran-
dolo y simplemente dejAndolo aseniarse en aparato traspat
rente pero untando de glicerina las paredes y fondo, A fin
de que se pegasen los corpdsculos, obtuvo aire negro, es
decir, sin color, y que atravesaban los rayos de luz sin re-
flejarse dentro de la caja trasparente.
Ultimamente someti6 A la accion de este aire destilado,
quemado 6 asentado trescientas pruebas de care, pescado,
corazon, tripas, mdsculos, etc., etc., de veinte animals dis-
tintos y toda clase de vegetables, y liquidos, y permanecie-
ron meses y meses sin fermentar ni podrirse; mientras que
iguales sustancias dejadas al minismo en contact con el
aire libre, fermentaron A las treinta y tantas horas, 6 se
pudrieron- antes. Luego no es la fermentacion ni la pu-
trefaccion una evolucion inherente a las sustancias orgAni-
cas; luego no es el contact con el aire, el que hace fermen-
tar, sin embargo de que se require esta circunstancia para
que la operation se efectiie. Luego no es el oxigeno, coma
se creia, el actor; pues tanto oxigeno hay en el aire desti-
lado 6 asentado como en el aire libre. Cual es, pues, el
agent m6rbido? El mismo que produce las plants y los
animals: un germen emanado de una plant anterior, de
un animal antecesor. La fermentacion la produce
fermnentos que viven en el aire, vegetaciones invi-
sibles, como el moho, el verdin, que ya lo son. La pu-
trefaccion se hace por bacterios y vibriones, animal-
culos cuyos huevecillos flotan invisibles en el aire, 6 incuban,





EDUCAR AL SOBERANO


asi las materials orgAnicas produciendo la putrefaccion.
Alli se las encuentra ya en forma visible; y he aqui como
por medio de las lectures experimentales de Tyndall sabe-
mos tanto y podemos comprobarlo nosotros mismos, como
no supieron antes los grandes sabios.
M. Pasteur, clebre quimico frances, ya habia dado en
el clavo y ensehiado A preservar los vinos de las enferme-
dades A que estan expuestos, el acedo que es una vegetacion
la acidacion que-es efecto de otra vegetacion nociva.
He aqui cuestiones que interesan A todbs, y cuya soluci6n
aseguran millones de fortunes perdidas. Para evitar que
el vino se tuerza M. Pasteur aconseja cocer el most A tan-
tos grades de calor que se necesita para matar 6 esterilizar
las semillas de las plants cuya germinacion descompondra
el vino. Para evitar que las carnes se descompongan basta
Acerlas y preservarlas del contact del aire. Conservas.
Para operar en grande-el hielo-que suprime los grades
de calor necesario para que todo germen entire en accion
como se preservan los huevos de gallina por si solos 6 se
incuban artificialmente desde que puede mantenerse en un
horno un calor igual al de la gallina.
Recomendamos A los consejeros de Distrito, municipales
y padres de familiar la lecture sobre Bibliotecas de don Juan
N. Madero, bibliotecario de San Fernando, previnidndoles
que no es en su discurso donde han de verlo, sino en San
Fernando, en su Biblioteca, con las manos en la masa, no
diremos el barro, de que se hacen mun'icipalidades, Biblio-
tecas y pueblos cultos.














LA CATHEDRAL AL SUD PRO DOMO SUA


EL EDIFICIO DEL COLEGIO MERCANTILE

( La Tribuna, Abril 17 de 1878.)
Al Senor Presidente de la Cdmara de Diputados de la Provinfia.
Por el inciso 5o del articulo 26 de la ley de education
comun, el Consejo General de Educacion por ella instituido,
es autorizado a proponer A la Legislatura 6 al Poder Eje-
cutivo (las medidas que creyere conveniente para la mejor
direction, administration 6 inspection de la Educacion
Comun. A mas de pasar A la Legislatura y al Poder Eje-
cutivo, un Informe annual conteniendo la Memoria del Direc-
tor y todos los datos relatives al estado de la education.
El inciso 50, como,se v6, dA personeria al Consejo de Edu-
cacion para proponer medidas conducentes al desarrollo de
la education, y de esta personeria autorizada por la ley,
cr6e llegado el caso de usar ante V. H. con motivo de un
proyecto de ley en tramitacion, presentado al Senado, y
adoptado, requiriendo para su sancion el concurso de la
H. CAmara de Diputados. El Consejo General pide por
tanto al senior Presidente que esta nota sea pasada A la
Comision de Educacion 6 la que haya de dictaminar sobre
eL proyectode ley del Senado, A fin de que tenga en cuenta
los hechos, las observaciones que contiene, si ha de con-
sultar el mejor acierto.
Tratase en dicho proyecto de contratar con el Rector del
Institute Mercantil el sostenimiento de dicho estableci-
miento: y para ello la Legislatura concedera.
((Art. 30 La ocupacion del local que hoy tiene el estable-
cimiento con todo el moviliario.





EDUCAR AL SOBERANO


El local que hoy ocupa el establecimiento llamado mer-
cantil, es propiedad de la parroquia de la Catedral al Sud,
sobre cuyos haberes no tiene jurisdiccion la Legislatura.
Por ley de Setiembre 6 de 1858 se dispone: terrenos y edificios que ocupan las escuelas de que se hace
mencion en esta ley, con las adyacencias, que formen part
de ellas no podrdn en lo sucesivo destinarse d otros objetos. Decli-
rase comprendido en lo que por este articulo se dispone el
terreno y edificios que ocupa actualmente la Escuela superior de la
Catedral al Sud, cuyas adyacencias serin determinadas por
el Poder Ejecutivo.
Esta escuela superior de la Catedral al Sud es el local
que por hoy ocupa el Colegio Mercantil.
La prohibicion formal de no darle otro destino que el de
escuela superior de la Catedral al Sud, bastaria para poner
t6rmino a toda discussion sobre el proyecto de ley presen-
tado & revision de la Cimara, pues trata de disponer de
propiedades particulares, que no estin bajo el dominion
del legislator.
Por la misma ley se dispuso que las parroquias de la
Catedral at Norte, San Miguel, Monserrat y Piedad recibi-
rian de los fondos destinados a edificios de escuelas el otro
tanto de to que contribuyesen los vecinos, mientras que las
del Socorro, Pilar, Balvanera, San Telmo y Barracas al
Norte tendrian los dos tercios. Ni en la primera ni en la
segunda categoria esti mencionada la parroquia de la
Catedral al Sud, pues ya se le consider dotada de escuela
superior por medios anAlogos, y declarada en el articulo 40
propiedad de la parroquia, la que ya poseia entonces.
Esta escuela fu6 erigida i instigacion del Jefe del Depar-
tamento de Escuelas con el prop6sito de elevar & mayor
capacidad y dar mayor extension a la education pdblica,
estableciendo escuelas superiores en cada parroquia, con
todos los elements necesarios para su objeto. La ley de
Setiembre de 1858 tuvo por objeto generalizar A las otras
parroquias el 5istema ya planteado en la del Sud el
sistema y la Catedral at Norte fue dotada del edificio que
hoy conserve para su Escuela Superior.
Pero la de la Catedral at Sud no fu6 erigida por el Go-
bierno de la Provincia; y mal pudiera disponer de propiedad
que no fue suya, ni se conservaba en domino pdblico. El





OBRAS DR 8ARMIRNTO *


terreno en que estA ubicada llamado en otro tiempo, la
Capellania de las fnimas fu6 destinado como todos los
bienes de igual procedencia, en via de restitucion, 6 la edu-
cacion y ereccion de edificios.
De los gastes ordinarios -votados en el presupuesto para
tiles, muebles y reparaciones de las escuelas el Departa-
mento de Escuelas invirti6 en 1857 setenta mil pesos en
reparaciones y nueva construction, en los viejos edificios, y
sobre cuya inversion por ser de efecto permanent, no hay
reversion al Estado. La Municipalidad de Buenos Aires
contribuy6 con una suma igual para costear de Norte Am&
rica libros, textos, mapas y bancas de patentes que son las
mismas aunque deterioradas que existen hoy y al que
quisiera hacerse don A un extrafio. Oltimamente la Comi-
sion Parroquial de la Catedral al Sur presidida por el malo-
grado Dr. Roque -Perez y compuest# de vecinos notables,
recolect6 sumas cuantiosas en la parroquia de la Catedral al
Sud exclusivamente, para el complement de la obra, y
sosten de la Escuela. ,Sobre cual de estas sumas ejerceria
jurisdiction hoy la Legislatura, puesto que el terreno mismo
y edificios existentes antes por ley de 1858 declarados pro-
piedad de la parroquia hoy distrito de la Catedral al Sud?
jPor qu6 razones de conveniencia pdblica se distraeria este
edificio, ya que no se respeta la propiedad, particular 6
incorporada, del servicio de las escuelas pdblicas?
La ciudad de Buenos Aires se singulariza entire t6das las
grande ciudades de los pueblos civilizados, en que no obs-
tante el interest que la legislation muestra para generalizar
la education, carece en medio siglo deesfuerzos, de edificios
para escuelas. En Paris se estin construyendo escuelas
este aflo, capaces de dar asiento A veinte mil niflos mas de
los que antes se educaban en los edificios existentes.
En Londres se nota que hay mas capacidad de edificios
pdblicos para escuelas, que alumnos que las frecuenten y eL
afio 1875 en el Estado de Pensilvania se han construido
260 escuelas nuevas para admitir nuevos alumnos.
Las paroquias de la Catedral al Sur y Norte se proveyeron
por lo menos de edificios de escuelas entire 1858 y 1860, y
ahi par6 el movimiento. Epoca vino mas tarde, y cuando.
los principios fundamentals del gobierno libre habian,
triunfado en los hechos, por una aberracion inexplicable, enm





EDUCAR AL SOBERANO


lugar de construir las escuelas indispensables, se destina-
ron los dos existentes-a negocios particidlares, y empresas
de education, sin que las parroquias opusiesen su dere-
cho de propiedad; y prolongandose hasta hoy el abuso, en
lo que respect al edificio de la Escuela Superior de la Ca-
tedral al Sud, tratase sin miramiento a los derechos propios
y adquirirdos, de donarla a extraflos.
El Consejo General de Educacion al entrar en funcio-
nes nota con extrafieza que la Escuela Mercantil no entra
A former parte del sistema de education comun, no obstante
ocupar un edificio del distrito y ser escuela comun en casi
todos sus ramos de ensefianza, y en su organization.
Crey6 que debia respectar las disposiciones de la ley, y
dejar que continuasen invirti4ndose 50.000 pesos mensua-
les en establecimiento que debia ser la Escuela Superior
de la Catedral al Sud.
El articulo 4 del contrato de trasmision de dominion 6
usufructo a una empresa particular establece que el go-
bierno mediante 1500 pesos que dara mensuales y 1000 que
vale el arriendo de la casa y moviliario tendra derecho a
mandar gratis cien alumnos pobres; lo que la constitute
escuela pdblica y privada A, la vez, 6 privilegiada.
Los institutes mercantiles son colegios de education espe-
cial y complementaria, donde no se reciben alumnos de me-
nos de quince ainos y cuando ya han adquirido la instruction
primaria y secundaria que se da en las escuelas. Los insti-
tutos mercantiles, como las escuelas de Derecho, de
medicine, no reciben ni mas de seis A diez aflos, que van
A aprender, a leer, escribir, contar, gramatica, como son
la mayor parte de los alumnos de este Instituto Mercantil.
Son estudiantes de derecho y prfctica commercial como
de abogados y medicos los que cursan en la Univer-
sidad.
Ensefiase en los verdaderos institutes mercantiles, Dere-
cho commercial, Teneduria y manejo de cosas de comercio,
operaciones bancarias, (para las que hay un banco en el
colegio) despachos de aduana y legislation de otras nacio-
nes, geografla de los products comerciales y dos 6 tres
lenguas vivas por lo menos entire el aleman, el ingles, el
frances y el espafiol. Solo acuden pues A estas escuelas





OBRAS DI SARMIBNTO


los hijos de comerciantes 6 los que Ilegados A la juventud
y previo examen de estar debidamente preparados para
recibir la instruction especial, se quieren dedicar al co-
mercio.
De los trescientos niflos que hay concurren al Instituto
Mercantil, doscientos cincuenta son nifios de escuela incapa-
ces de recibir aquella education elevada. Por el contact
intentado se vuelve al sistema de las escuelas particulares
subvencionadas que la ley de education ha destruido sin
que los cien alumnos gratis que en cambio de la subven-
cion se piden sea otra cosa que una illusion, pues gratis
recibirAn esos mismos nifios aun la instruction superior
que alli recibieron en la Escuela Superior de la Catedral
al Sud.
SComo vA A elegir el gobierno los cien niflos pobres? El
favoritismo da las becas, al primero que las solicita, cre-
yendo que algo real le conceden estos pretendidos favors,
que ya tiene concedida la ley A todos para la education
comun.
Pero 100 niflos pagados por 15.000 pesos de subyencion,
1.000 por alquiler de muebles y edificio y oostos de libros,
cuestan al erario 250 pesos mensuales por el vano privile-
glo de aprender A leer, escribir, contar, etc., en escuela
subvencionada, no obstante haber escuelas pdblicas y dota-
das donde se ensefia lo mismo por 30 pesos moneda
corriente.
Un colegio mercantil no se presta a estas injerencias
del Estado, pues si bien hay interest puiblico que se eduquen
m6dicos para curar A lbs enfermos pobres, no es muy claro
el interest del pdblico, en que los que se dedican al comer-
eio'para enriquecerse A si mismos reciban a mas, una prima
sobre las rentas pdblicas.
Pero estas consideraciones no son los arguments en que
apoya el Consejo de Educacion su solicitud de que no se
haga lugar al obsequio que se intent hacer de una escuela
,propiedad de la education comun. Fdndase solo, en los d.e-
rechos que represent, en la ley que se violaria aun en el
caso que hubiese sido del dominion piblico dicho edificio y
en la nulidad de que estan afectos los actos legislativos
que traspasan los limits de la legislation, actos que los





EDUCAR AL SOBERANO


tribunales & requisicion de la parte agraviada declaran
inconstitiucionales.
Dios guard al Sr. Presidendente.
DoMINGo F. SARMIENTO.

(La Tribuna, Abril 23 de 1878).

a Decldrase que el terreno y edifleio que ocupa
actualmente la Escuela Superior de la Catedral al
Sur no podrd en lo sucesivo'destinarse A otro objeton.
Ley de 1858.

I

Algunas personas interesadas en un proyecto de con-
trato para que el Instituto Mercantil continue como escuela
particular subvencionada por las rentas pidblicas, han
emprendido la tarea de refutar, dicen, las razones de dere-
cho, en que el Consejo de Educacion se fund6 para reclamar
la propiedad y posesion y de la casa que ocup6 dicho insti-
tuto que se quisiera entregar por ley a los directors de
aquel establecimiento.
El sentimiento que mueve, no queremos decir t unos
cuantos, sino A muchos y muy hvnorables padres de fami-
lia ciudadanos, en prolongar la dudosa existencia del Ins-
tituto, puede ser justificable en cuanto a los motives; pero
es extraviado y contrario al interest general de la educa-
cion, y a demostrarlo consagrarernos algunas observacio-
nes.
Creemos, pues, innecesario y est6ril introducir nombres
propios en el debate, y suponer intereses privados que tanto
exasperan los fnimos. El Consejo de Educacion ha llena-
do un deber que le estf prescripto por ley, cuidando de la
propiedad de las Escuelas; y si se objetara esto al Director
General sobre quien pesa ]a responsabilidad de la ejecucion
de la ley de education, podria decir quien desempefa este
cargo que tiene el interest, si otro no hubiera, de rescatar
el primer Edificio deEscuela que se construy6 en Buenos Ai-
res bajo su inspiration, su direction personal y sus esfuer-
zos: que la ley que protegia contra futures retrocesos este
y los demas edificios que se construyeron lo tuvo en su





80 OBRA& DE SARMIENTO

apoyo, y fu6 dictada en prevision de lo que hoy se intent; y
que hoy que ha sido llamado A continuar su trabajo, en un
puesto anAlogo que el que ocup6 entonces, ha debido espe-
rarse, que mirase con dolor, la Escuela Superior de Catedral al
Sud, dedicada.A otros fines que el de su primitive destina-
cion.
Pero aun en esa misma solicitud en el desempefto de sus
deberes, el Consejo no ha procedido sin miramiento.
Hace mas de ,dos afios que funciona el Consejo, y A sus
puertas continue dos aflos el Instituto y la subvrepticia
ocupacion del alnico edificio que poseia el distrito de Escue-
las de la Catedral al Sud.
Este afio, empero, la Legislatura misma A quien se pre-
sent6 en estos dias el proyecto objetado, suprimi6, por mo-
tivos de economies, los profesores que pagaban las rentas
provinciales en que lo constituia Instituto Mercantil.
Al mismo tiempo suprimia el articulo de las casas que
ocupan la Escuela Normal, la Escuela de Aplicacion y las
oficinas del Consejo de Educacion, con otras supresiones
que recargan el presupuesto de Escuelas, ya escaso para
llenar sus necesidades.
No habia, pues, en estos actos legislativos, preferencia 6
disfavor; y nada hubiera anticipado el Consejo sino se pre-
sentase un nuevo proyecth i titulo de contrato para sub-
vencionar una escuela particular, (el ex Instituto) asegurin-
dole el uso del local que ocupa con su mobiliario, que es
nada menos que el edificio de la Escuela Superior de la Catedral
al Sud, y el mobiliario de su propietario.
Se arguye para justificar la usurpacion y despojo de una
propiedad parroquial de Escuelas, que el que fu6 Instituto
Mercantil era y la escuela particular que serA en adelante,
continuarA siendo una excelente escuela de ensefianza su-
perior, aunque no gratuita, A que concurren mas de cuatro-
cientos rnifos de la primera sociedad.
Aceptamos con gusto el calificativo de excelente, y reco-
nocemos la calidad de los alumnos. Son la flor de la so-
ciedad.
Por ambas causes no debe ser subvencionada esa Escue-
la; pero en ningun caso retenido el edificio que ocupa, y dis-
traido de su objeto primitive.
La Legislature al dar la ley de Educacion que nos rije,





EDUCAR AL BOBERANO


-declar6 con particular cuidado su intention de que fuesen
-suspendidas las subvenciones del Estado A Escuelas parti-
"culares, lo que el Consejo de Educacion ha realizado, en to-
-da la extension del pais.
Ahora se propone A esa misma Legislaturla que vuelva al
antiguo sistema por excepciones y privilegios, y sin alterar
'la ley, la viole ella misma. Esa escuela debe, pues, entrar
-en el regimen general de todas las Escuelas pfiblicas, y ser
-sostenida por las rentas consagradas A la education comun,
ahorrando al erario provincial la necesidad de distraer otras
rentas pdblicas para un establecimiento de education pri-
-maria superior, en uno de los Distritos Escolares.
Question es esta, si question hubiera, que no debiera
-debatirse en la prensa, sino en los bancos de la Legislatura;
pero ya que ha sido llevada a quel terreno, lejos de huir
-su examen, aprovecharemos la buena occasion de desper-
tar el antiguo y adormecido interest del pueblo por la edu-
,cacion comun, interest que compromete el prop6sito del
proyecto resistido, y contraria el objeto de la ley de edu-
cacion.
Si en la escuela particular subvencionada por la provincial
-contindan pagando los alumnos de boy mas su instruction,
no hay razon para career que declarada Escuela Superior de
ia Catedral al Sur sin que paguen separadamente los
-padres de los nifios, no haya de continuar tal y tan buena
como hoy, por estos, como todas las-otras regidas por el
AConsejo de Educacion. Todo se reduciria pues A cambiar
la tablilla de la entrada, y ahorrar A los padres los cuarenta
*mil pesos mensuales que van A cobrarse A los cuatrocientos
nifios, al Estado una subvencion, y a la parroquia el des-
*pojo de la dnica casa que posee para escuela superior en
-ese distrito.
Si se pretend que aun asi la escuela particular subven-
-cionada, que va a ser en adelante, dara mejor y mas alta
-educacion que la que puede dar el Consejo general, esta
seria una razon mas para retirarle toda protection. Duefios
-son los colegios particulars de dar por su just precio la
mayor education que puedan. Pero el Estado, la Legisla-
tura, la ley que ha establecido una education piblica,
comun, obligatoria, rentada con contribuciones especiales,
ToMo xn.v.-8





OBftAS DE sARMIENTO


Bo debe poner, subvencionindolo, enfrente de su educaciom
ptblipa otro sistema de education privilegiada, recono-
ciendo legalmente la insuficiencia de sus propias leyes-
y de sus medios de education. Tal antagonismo acabaria
con la autoridad moral del Consejo de Educacion, y A la
larga con el sistema mismo de education en comun.
A esa escuela privilegiada que se propone favorecer,.
concurren los nifios de las families mras pudientes, y mas
influyentes en la sociedad ; y nuestras simpatias estaran
siempre donde nuestros hijos esten. Tendremos pues las
primeras families de la ciudad de Buenos Aires, de donde
salen los legisladores, los gobernantes, los ministros,. los.
juices, interesados en favor de una excelente escuela en
donde sus hijos se educan bien, con lo que serAn indife-
rentes, sino hostiles al progress y mejora de la education
comun, cuyas ventajas no les incumbent, cuyo sistema acaso
desdefian.
En el interest de la education pdblica universal est&
que esas simpatlas por escuelas particulares, se reunan
en favor de la education en comun, y que esos padres de
familiar que anhelan por la mejor education de sus hijos,.
estimulen y protejan la education de todos, A fin de
mejorar la de "los que les interesan personalmente.
Y esto les es fAcil, pues la ley ha previsto los medios.
de que en cada distrito hayan escuelas superiores, que
den cuanta instruction puedan requerir los padres de
familiar para sus hijos, y participen A los padres en el
gobierno de las escuelas.
Ese es el gran peligro de fomentar y favorecer ningun
establecimiento de education que no sea universitaria 6
superior A la ensefianza superior de las escuelas; y para
ello, desconsiderar tAcitamente el sistema de education
adoptado por la ley.
La clase de padres de familiar que contribute con el
dos por mil de la contribution direct al sosten de las-
escuelas, es la misma que pagara en adelante en el que
fu6 Instituto Mercantil un estipendio mensual, por la edu-
cacion de sus hijos; de mannera que la pagara dos veces;
primero en las escuelas de la education comun, por la
contribution, y en seguida en el Instituto rebajado A escuela
en el estipendio; y aunque le sea permitido A cada unso





EDUCAR AL SOBERANO 83
hacer de su capa un sayo, como se dice, el Estado que
ha prohibido la loteria no debe contribuir por leyes espe-
ciales a estos despilfarros. Un contribuyente que paga la
education pdblica que no aprovecha, desearia sustraerse
A ese pago y gastar su plata como mejor le parezca 4 No
es este un derecho de cada uno?
La ley de education ha declarado sin embargo, que no.
En material de education la ley h4 negado el c6modo
principio de chacun pour soi, sustituy6ndole el de todo para
lodus. No entramos aqui a justificar la ley. Hoy no se
discuten en ningun pueblo civilizado tales principios.
Monarquias 6 Repiblicas, todos los gobiernos estfn mon-
tados sobre la base de que la education ha de ser comun
para todos; que todos, los ricos mas que los pobres, los
que ambicionan la libertad mas que las masas populares,
los que se sienten menos afectados por su privacion estan
personalmente interesados en extirpar la ignorancia, la
pobreza y el crime. La Rusia, la Suecia estan mas ade-
lantadas en este trabajo que los Estados Unidos : estos mas
que la Francia 6 la Inglaterra ; pero la Rusia 6 el desp6tico
Czar hace mayores esfuerzos que nosotros para difundir
la education entire sus subditos.
Basta lo dicho para apartar toda discussion ociosa sobre
la education en comun, A cuyo establecimiento deben
contribuir todos con su dinero, con sus simpatias, con sus
esfuerzos.
-Si la continuacion del Colegio Mercantil como escuela
superior 'aleja simpatias, ayudado de cierto ndmero de
ciudadanos, A las escuelas en comun, el Estado no debe
ayudarle A abrir y ahondar la brecha que separa el interest
pdblico del particular.
La ley de education comun se hizo Buenos, Aires, con
el antiguo desorden y falta de plan. Ahora cincuenta
aflos no recibian education sino los hijos de los pudientes
de la aristocracia colonial. Cinco escuelas pdblicas en
Buenos Aires bastaban para el vulgo de la ciudad, pues
la campana no tenia ninguna. Hoy que se ha generalizado
el bien estar, son millares los que del bien estar gozan, y
por hAbito antiguo contindan dando education en escuelas
particulares, porque de antiguo viene la idea de que las
escuelas pdblicas son para los pobres.





OBRAS DB SARMIENTO


Hoy son sin embargo, las escuelas pdblicas para ricos y
pobres, costeadas por la propiedad de todos.
La ciudad de Buenos Aires el afio pasado ha pagado
muchos millones de pesos del 2 por mil para el sosten de
las Escuelas. Hasta el afio pasado sin embargo, las es-
cuelas particulares educaban la mitad de los niflos que
asisten a las escuelas todas; y como la education en es-
cuelas particulares es pagada, es claro que otro tanto y
mas pagan de contribution de education los padres de
familiar pudientes 6 acomodados. Asi, pues, lo que, un
vecino paga por education A sus hijos en escuelas privadas,
es la contribution que pag6 en el dos por mil mas el esti-
pendio que le cobra el maestro particular que suele ser el
double del costo de las escuelas piblicas.
De estas aberraciones nacen otras que distinguen A
Buenos Aires, yviene al caso hacer notar aqui la cultural A
que esta ciudad ha llegado, la riqueza de que dispone, el
espiritu pdblico que lo anima, el deseo de progress, hacen
que se proven con lujo ciertas necesidades puiblicas y lo
que es mas con exceso de gastos.
Hay casas monumentales de Bancos Provinciales que han
costado millones, hay'penitenciaria que puede rivalizar con
la primera del mundo, hay temples nuevos como Balvanera
Socorro, Concepcion, Belgrano. Basilicas como la Piedad,
teatros Victoria, Colon, Alegria, Variedades, Opera; hospi-
tales Residencia, Cuna, Aguas corrientes, etc., NO HAY
EDIFICIOS DE ESOUELAs... en la ciudad dem6crata por exce-
lencia. El pueblo soberano paseara sus cadenas bajo las
galerias suntuosas de la Penitenciaria a causa de no haber
tenido una escuela a donde concurrir cuando nifio.
Tales fen6menos no se produce al acaso.
Faltan escuelas porque hay una causa m6rbida que
persiste aun despues de radicada la Repiblica y procla-
mada la igualdad. Interr6guese cada uno y pregdntese si
quiere con passion poner los medios de llenar este vacio, y
si guard silencio, la Historia esta ahi para decirle, que no
se han construido escuelas,. sino por impulsion accidental
y personal, porque nadie siente la necesidad.
Filadelfia tiene cuatrocientos sesenta edificios de escuelas,
Buenos Aires tenia dost y se trata de disponer de uno de
ellos para abandonarlo A los azares de negocios privados;





EDUCAR AL SOBERANO


para ponerselo frente A frente con la education pdblica, y
poder decirle en triunfo: ved como el interest particular
puede mas que el interest pdblico; como se ensefia mejor
y como acude aqui la clase mas culta, mas rica, mas
influyente, A mostrar la ineficacia de esa education pd-
blica.
-Todo lo cual puede ser muy bueno, y muy edificante;
pero siempre sera just que se le devuelva A la education
pdblica lo que A la education pdblica pertenece, la Escuela
Superior de la Catedral al Sud. Nosotros diriamos al interest
particular 6 de clase A nuestro turno: XConstruid un pa-
lacio para escuela particular de vuestros hijos, con nuestro
dinero, y no nos ateis las manos, despojdndonos de nuestros
medios de action tan escasos.

(La Tribuna, Abril 24 de 1878.)

Articulo 17 de la Constituelon.
...No se dictaran leyes que driven de derechso,
adquidridos.
Art. 28.-La expropiacion por causa de utilidad
pfiblica debe ser califlcada por ley y previamente
indemnizada.

Habiamos, en el present articulo denunciado el espiritu
que inspira el proyecto de sustituir el Instituto Mercantil,
por una escuela particular y pagada por los alumnos, A
mas de una subvencion, y el uso gratuito de un edificio per-
teneciente A la education parroquial; y habriamos termi-
nado ahi, si lo que antes hubiera parecido combatir un
fantasma, no se hubiera tornado en realidad.
El Nacional ha reasumido las razones que alegarian los.
que se interesan en el buen 6xito del proyecto de contrato
impugnado por el Consejo de Educacion, y es ya una
ventaja ver precisados los puntos cuestionables.
Sentimos que se atribuya al Consejo de Educacion otro
espiritu y otro objeto, que el que ha manifestado en su
reclamo A la Legislatura, que es recuperar una propiedad
que por ley pertenece al patrimonio de las Escuelas, y hacer
para ello que la Cnmara de Diputados deseche un proyeoto
de ley, que propone un despojo y la violation de las leyes.
APara' que buscar otros m6viles? Pero se nos dan en seguida





OBRAS DE SARIMIENTO


las razones de conveniencia pdblica y de derecho en que
se apoyarlan las reforms fundamentals que el proyecto
recibiria en la Camara.
Para mostrar que no hay ataques sordos A la idea de un
Institute Mercantil, podremos anticipar desde ahora quo
devuelta que sea la casa de la Escuela Superior de la Cate-
dral al Sur, A sus propietarios, nada objetaremos A la crea-
cion de uno nuevo, real y mas perfect Instituto Mercantil.
No combatimos la existencia legal del Idstituto, sino un
proyecto de contrato, que enagena el uso de aquella
casa.
El -royecto de contrato deja A los contratistas el dere-
cho de cobrar & sus alumnos, que eran gratuitamente edu-
cados antes, con las rentas pdblicas, un estipendio como
toda otra escuela particular, lo que le quita el caracter do
institution piblica y lo hace un negocio particular. El Na-
cional lo reconoce.
Si A mas de eso se le da una subvencion, se viola la ley
vigente que prohibe dar subvenciones A las escuelas par-
ticulares.
Si se permit cobrar estipendio A los alumnos, se hace
que los padres que ya han pagado el dos por mil para sos-
tener la education en comun, vuelvan A pagar otro tanto
y mas en una escuela particular privilegiada.
Y sin con las reforms que se anuncian para hacer
complete el proyecto (de contrato?) de un Instituto, lo ha-
cen verdaderamente mercantil, los cuatro cientos alumnos
que hoy lo frecuentan no tienen que hacer alli, pues en
Buenos Aires no habri cincuenta jdvenes, en edad y con
el- prop6sito de recibir instruction professional mercantil.
Edificio tan grande es demasiado para Instituto.
Veamos las razones que quisieran hacerse valer para
disimular que no es un Instituto Mercantil lo que va &
contratarse sino una escuela de ensefianza superior parti-
cular como la que did, y darA gratis la Escuela Supe'rior de la
Catedral at Sur desde que estd en posesion de su edi-
ficio.
aLa question de derecho, se nos dice, suscitada por el
< Concejo de Educacion, estA resuelta de antemano: no hay
< derecho absolute contra las conveniencias sociales.)
Asi es la verdad y somos los primeros en reconocerlo.





EDUCAR AL SOBERANO


'Tenemos derecho A la libertad, mientras no somos press
por orden del Juez. Tenemos derecho A nuestra propiedad,
mientras no somos expropiados por causa de utilidad pi-
blica, 6 conveniencia social.
Pero es precise expropiar por derecho legislative: entre-
-gando el valor de la propiedad al expropiado antes de
hacer uso de ella. No se deduce que hay expropiacion,
del uso de un objeto de que habla incidentalmente una
ley. Contra esa posibilidad est& garantida la propie-
-dad.
Lo que de antemano es precise resolver en el proyec-
tado contrato, es la expropiacion de la casa de que va &.
disponerse, por que no se adquiere un bidn con solo nom-
brarlo en un contrato.
Pero la question de resolution previa es todavia mas
.grave; y es la de saber si un contrato con un particular
para hacer un Instituto Mercantil es de consecuencia general,
-sin cuya declaracion previa, no hay expropiacion.
Nuestra humilde opinion es que no hay conveniencia ge-
neral en que se inviertan rentas pdblicas en ensefiar A los
-comerciantes A manejar sus negocios de manera de ganar
mas dinero. Si se pudiera ensefiarles A no ganar tanto,
puesto que loque ganan es lo que hacen pagar de mas al pr6-
jimo sobre lo que les. cuesta la mercancia, aconsejariamos
la creacion &. cuenta del Estado del mayor ndimero possible
de Institutes Mercantiles. Pero no siendo esto possible no
*hay interest general, en el particularisimo interest del comer-
-ciante; pero hay todavia menos interest general en crear
-una escuela pagada por los mismos que ya han pagado
-esa education. Menos interest general hay en dividir la
educacion, y hacerla gratis para unos y extipendiada para
,otros.
Para fundar tan extranas doctrinas y como premises
inconcusas se pretend que las pretensiones del Consejo
de Educacion important Institute Mercantil; y como semejante resultado seria ofen-
-sivo de la equidad y de los intereses sociales, la Ci6mara
-de Diputados no puede atenderlas.v
No atinamos a comprender- bien el significado de este
impedimento que quita a la Cimara la facultad de dese-





OBRAS DB SARMIENTO


char un proyecto de contrato, en virtud de encerrar una
clausula en que dispone de una propiedad agena.
4Porque no p6drA desechar este como tantos otros pro--
yectos de ley que desecha? Existe el Instituto Mercantil
gratuito como function del Estado, con los cincuenta mit
pesos de renta, los profesores y la casa que ocupa? A qu6,-
pues, viene un contrato con un particular, para que cobre-
a los alumnos el precio de la ensefianza, y ademas darle-
una casa amueblada, y una subvencion? Crefamos, al leer-
el contrato, que el Senado y no el Consejo de Educacion,.
habia dispuesto ano de un modo latente, sino mondo y
redondo, que el Instituto Mercantil dejaba de ser institu-
cion pliblica y pasaba a empresa particular como el colegio.
de Negroto, 6 el mejor de su clase, y al efecto se present un.
proyecto en el Senado, sancionado sobre tablas y sin dis-
cusion, proponiendo un contrato; y solo entonces el Conse--
jo de Educacion reclam6 la propiedad de la Escuela Superior
de la Caiedral al Sud, para establecer en ella la misma su-
perior que hoy existe, ahorrando a los padres pagar dos-
veces la misma education.
De qu6 lado est& la equidad que se invoca y el interest.
social? Ya lo hemos establecido antes. No hay interest.
social en que una escuela superior tenga una tablilla que-
la llama Instituto Mercantil. No hay equidad en hacer pagar-
esa education a cuatrocientos nifios, que pueden recibirla
en las escuelas superiores comunes. costeadas por 'los im-
puestos que sus padres ya pagaron.
Si como ahora se sugiere que el proyecto (de contrato),
responded imperfectamente A una idea primordial, y se ne-
cesita un program complete de Instituto Mercantil; nos-
otros sujeriamos A nuestro turno una base fundamental, y
es que no se admitan en 61 sino los j6venes en edad y con.
la intencion de ser comerciantes, previo examen de hallar-
se en aptitud de cursar sus classes, y si ha de ser institution
pdblica, declaracion de ser su Animo de ser comerciantes,
clausula innecesaria si es un Instituto particular. Rentar
una escuela para cierto ndmero de niflos que quieran
asistir k ella, con rentas del Estado, habiendo otras escue-
las para el mismo fin, pagadas por todos y por sus mismos.
padres, es ciertamente prodigar las rentas del Estado; pera
hacer pagar por ley, a cada nifio la education que ya harn





EDUCAR AL SOBERANO 89
pagado sus padres, en las escuelas comunes, es crear at
Estado un sistema ruinoso, destrozando su propia obra con
una education privilegiada de nifios A quidnes parece que
deshonra ri la escuela de todos, creando asi una clase pri-
vilegiad a, un lujo especial, como el que nos lleva A comprar
sombreros-de Basile por mayor precio que los mismos
sombreros en tienda mas humilde. Esto es excelente para
los particulares; pero las leyes obedecen a otras exigencias.
El Consejo General de Educacion instituido por ]a ley pide
se le devuelva una propiedad de cuya conservation esta
encargado, y que reclaman los intereses de la education
pdblica comun.
La Legislature no puede despojarla de ella sin expro-
piacion formal y previo pago de su valor; y tan incuestio-
nable es esto, que los que se interesan en hacer prevalecer
el contrato, pasan como por sobre brasas sobre la question
de derecho, la propiedad y solo hallan que el hacer dere-
cho al Consejo importaria de un modo latente, suspender
la escuela que se llama Escuela Mercantil y con los mismos
niflos y la misma ensefianza se Ilamaria .Ecuela de ense-
ianza Superior de la Catedral al Sud.
LlAmasele A esto, como un 6bice, centralizar la education.
Extrafio cargo por cierto despues de la creacion de un Con-
sejo General de Educacion para centralizarla, de rentas
especiales pagadas por todos, para que el erario no se grave
con los mismos gastos innecesariamente.
Si el Instituto existe donde se halla, ((en virtud del acto
legislative que le di6 vida,) el acto legislative no di6 ni al
Institute ni a la Legislatura misma una propiedad que no
era piblica y por tanto esta fuera del alcance de la legis-
lacion. Hoy que la reclaman los representantes legales
del titulo de propiedad, hoy que se intent en un proyecto
de contrato no solo hacer de lo que era Instituto ptiblico,
institute privado, es simplemente enagenar el uso de
bienes que no pertenecen al Estado, sin previa declara-
cion de expropiacion, sin darse aviso al propietario de la
casa, sin saberse A quien vuelve el uso, cuando el contrato
acabe. El Consejo de Educacion ha ejercido su derecho
ante la Legislatura, pidiendo no se proceda A celebrar con-
tratos, que disponen de bienes que pertenecen A la edu-
cacion de todos, Ahora s6anos permitido hacer una obser-





OBKAS DB SAHMIENTO


vacion que ha de influir en el 'nimo de los que no estan
ocupados en llevar adelante un prop6sito exclusive.
Muchas leyes, muchos principios hay que violar para
seguir adelante en el camino printipiado. Esa escuela, con
la de la Catedral al Norte, construidas ex-profeso para es-
cuelas, son los inicos edificios que rescatan A la parte go-
bernante de la sociedad del tremendo cargo de no haber
pensado ni pensar en proveer de escuelas para la educa-
cion. Se han construido el afio pasado en un Estado 551
edificios de escuelas donde ya habia 12,000; y la historic
dirA que el afio siguiente se proponia 6 una Legislatura
eseamotear un edificio de escuela de los linicos dos en la mas
rica ciudad de la Am6rica del Sud. Es alguna aristocra-
cia, alguna oligarquia la que gobierna? No: es una repd-
blica que pregonan democritica, pero done el espiritu de
clase sabe darse mafia, para procurarse aparte las venta-
jas sociales.
Es necesario declarar que la Legislatura viola leyes,
que no puede derogar ni deroga, tales como las quo
aseguran A las parroquias de la Catedral al Norte y Sud la
propiedad de sus edificios propios construidos por ellos sin
poder ser destibados k otro objeto. Es precise declarar que
a la Legislatura le basta nombrar en una ley una propie-
dad para hacerla suya, sin expropiarla; que puede usarla,
y aunque la propiedad so adquiera con solo poseerla acci-
dentalmente, quo las garantias dadas por ley son ilusorias
y revocables, que este derecho va hasta trasmitirlo a par-
ticulares sin ocuparse siquiera de saber & qui6n pertenece,
que la education que todos pagan, puede venderse segun-
da vez por privilegios dados por contratos-que el Consejo
de Education creado para hacer oir su voz cuando se ata-
can los intereses de la education de todos, y est& por ley
armado de esta potestad tribunicia en favor de la educa-
cion,.loQs solo para ser acusado de conspirar sordamente
contra institutes particulares, 6 los intereses que los sos-
tienen.
1Para qu6 acumular tantas desviaciones de los principios
en que reposa la sociedad y la violation de tantas eyes,
como las que se aconsejan?
Un dia, si hay respeto a la propiedad, i los prop6sitos de
las leyes de Educacion, a los principios de gobierno de





EDUCAR AL SOBERANO


todos para todos como lo decimos diariamente, se leera a la
puerta del Ilamado Instituto Mercantil Escuela Superior de la
Catedral at Sud, y los alumnos que hoy la frecuentan apren-
derin lo mismo que aprenden hoy, sin engafiar a nadie,
con el titulo de Mercantil, que nada tiene de real para ellos,
pues no es mercantil la education que reciben, ni estin en
*edad, ni tienen prop6sitos de ser comerciantes.
El Consejo de Educaciofi ha establecido ya en esa parro-
quia una Escuela superior de nifias y no tiene casa ade-
cuada donde establecer la de hombres. Ahi esta la suya:
y le dicen que alquile casa, porque hay un contrato que
entrega a un particular la Escuela Superior de la GCtedral at
Bud.

(La Tribuna, Mayo P* de 1878.)

Casi estamos por aplaudir el celo que el seflor Lavalle
ha desplegado en favor del proyecto de convertir el Institu-
to Mercantil en escuela particular subvencionada, oponien-
do argumentos, plausibles a la reclamacion de derecho in-
terpuesta por el Consejo de Educacion, al despojo propuesto
de la Escuela Superior de la Catedral al Sud. Cuan raro
es que a nuestros ciudadanos mueva el interest ni aun par-
cial por la educacionl
Cuan sensible que esta vez ese interest que desearamos
ver asociado al de la education en general, est6 pugna con
el derecho a una propiedad y el interest general de la edu-
Mejor inspirado mas tarde el mismo senior, estamos segu-
ros, sera llamado a prestar el concurso de sus esfuerzos
para continuar en pro de la education de todos la iniciati-
va que hoy toma para secuestrar en sistema separado la
mejor parte.
El proyecto presentado al Senado propone dar a un. indi-'
viduo el que era Colegio Mercantil rentado por la Provincia,
para que cobre estipendio a los alumnos. Esto lo constitute
especulacion, sin agravio de nadie. La accion suscitada
por el Consejo de Educacion es simplemente la reivindi-
cacion de una propiedad a que son extrahios por tanto todos
los demas 6bices que el proyecto de despojo present.
Es recurso del foro tergiversar los concepts, amenguar





OBRAS DE BARMIENTO


su importancia, sustituir similes capciosos que no pocas;
veces logran oscurecer la verdad. Tal parece ser el funda-
mento de la exp6sicion que hace el senior Lavalle. Supone
por ejemplo que la ley de 8 de Septiembre ((nada estatuye
sobre el particulars; di por establecida una escuela en esa
parroquia; pero en ninguna parte consta que ese edifici&o
perteneciese al vecindario y se hubiese erigido como los
demas. El edificio de la Catedral al Sud no habia sido,
afiade, erigido por medios andlogos (al de la Catedral al Norte)
y desafia al Consejo de Educacion a que pruebe hallarse
en el mismo caso.
Sin duda que no descenderi aquel & probar, que el terreno
er que esta construido el edificio era antes llamado con el
ndmbre de Capellania de las animas, porque, el probarlo
no roejoraria su derecho. Pero cuando de derechos se
habla, la primera cosa que se busca es la ley positive que
lo establece y asegura. No se ha de regir la propiedad de
la escuela superior. de la Catedral al Sud, por las leyes de
Toro, sobre mayorazgos y capellanias, sino por la ley de
Septiembre que asimila la propiedad de la escuela ya exis-
tente en la parroquia de la Catedral al Sur, al derecho de
propiedad que en adelante tuviesen las otras parroquias que
erigiesen edificios de escuelas bajo las disposiciones y ga-
rantias de la ley. No hay que probar pues, hoy se cons-
truy6 aquella en los mismos tOrminos (y asi fu6), pues la
ley excluy6 tal prueba creandole su derecho.
Cuando el juez tenga que -examinar esos titulos de pro-
piedad, igualados por la ley & los inconcusos de la Catedral
al Norte, pediria, si tal pidiese, pruebas de las razones que
obraron en el Animo del legislator en 1858, lo que seria salir
del terreno de la aplicacion de las leyes.
Si la Catedral al Norte probase su derdcho 6 su edificio
de Escuelas, con eso quedaria probado el de la Catedral al
Sud, pues asi lo establece la ley. DeclArase comprendido
en lo que por este articulo se dispone el terreno y edificio
que hoy ocupa la Escuela Superior de la Catedral al Sur.>
La prueba de la similitud est. pues en la asimilacion que
la ley hizo exprofeso de un hecho preexistente A un dere-
cho que creaba y aseguraba A todas las parroquias; y entre-
las limitaciones puestas A la facultad de legislar, la Cons.
titucion en su declaracion de derechos y garantias, prohibe'


92





EDUCAR AL SOBERANO


legislar contra derechos adquiridos, como todas las otras
garantias en que reposa el orden, social. Aconsejar pues A
la L4gislatura, A pretexto de facultad de derogar leyes, el
despojo que se media, es abrir una brecha, que nadie se
ha atrevido A abrir. Hay la expropiacion corno tinico
medio; y aun esa no se haria, por la especialidad del caso.
Antes de entrar en otras consideraciones, desvanece-
remos un subterfugio que se busca en los gastos que el
erario ha hecho, y se hacen subir a 573.467 pesos para re-
parar y mejorar el edificio de la Parroquia de la Catedral-
al Sud. Si esta observacion fuese valedera, lo seria contra
el proyecto de conceder A un particular no solo el us' del
edificio sino tambien la propiedad de aquellas sumas.
Las mejoras hechas en propiedad agena y no estipul as
expresamente por contrato con el duefio ceden en beneficio
del bien mejorado. Este vulgar axioma de derecho seria
violado, A mas de tantos otros que se aconseja violar.
Pero vamos A cuentas, pues que de derecho mercantil
se habla.
Esa misma Legislatura A quien se quiere inducir a un
acto de despojo ha dispuesto (y esta vez en sus limits de
poder aunque nos parezca errado) que la renta de Educa-
cion Comun pague el arriendo de dos casas que ocupan la
Escuela Normal de Maestros y la Escuela de Aplicacion,
por valor de nueve mil pesos, A mas del local que ocupa el
Consejo.
No poniendo en cuenta sino los 9.000 $ de aquellas es-
cuelas, los que ilicitamente ocupan 'l edificio de la Escuela
Superior de la atedral al Sur deben el arriendo por tres afios
de establecimiento, pues es de ley tambien que el poseedor
en titulo devuelva las utilidades que sac6 del bien ageno.
El InstitutoMercantil debe tres aflos del local que ocupa,
lo que equivale fi 324.000 $ cobrables, ante cualquier Juez;
y segun declaration de parties, fueron principalmente
empleados en reparar los deterioros que habia sufrido el
edificio. Si tales mejoras se han hecho, pues, pertenecen al
edificio y no & una empresa particular que pretend apro.
piArselos para un uso particular.
Disiparemos un miraje que puede oscurecer la mente
de aquellos & quienes se les pone por delante, senalandoles
palacios encantados donde en realidad no hay sino la rever-





OBRAS DB SARMIBNTO


beracion de la luz sobre arenas estdriles. Belgrano no
intent hacer escuelas de comercio. Proponiase y solici-
taba del Gobierno Espahiol abrir una Escuela NAutidc para
la ciudad de Buenos Aires, que carecia entonces de Univer-
sidad y education secundaria superior.
Escuela de NAutica significaba entonces, Escuela de
Agrimensores, de pilotos que asi se llamaban los que ejercian
la profession. No entraba en el plan de education enton-
ces el studio de las matematiaos, que salvo la aritm6tica
en cuanto & sumar y restar es indispensable en el comercio.
Belgrano con su propio peculio fund6 cuatro escuelas en
various pueblos del interior que carecian de ellas; y este es
su titulo mas preclaro de gloria.
Sucede lo mismo con Rivadavia, que se habria anticipado
A su siglo en crear escuelas de comercio, que datan de
estos pocos afios, promovidas y sostenidas por comerciantes,
y que no entran a figurar en la education pdblica ni cla-
sica.
Lo que Rivadavia fund6 fuM un embrion de Escuela
Normal de Preceptores para que aprendiesen el sistema de
ensefianza mtitua de Bell y Lancaster en boga entonces;
el Celegio de ciencias morales para todas las Provincias; y
las escuelasde mujeres para Buenos Aires, pues ya exis-
tian las parroquiales de hombres, fundando algunas en la
campafia que no existian. No conviene reducir A propor-
ciones de clase social el pensamiento de aquellos grandes
hombres, y hacerlo valqr para favorecer lo contrario de lo
que ellos deseaban, la education de todos, que quisieran
restringir los que pretenden apoderarse de un edificio
consagrado por la ley a las Eacudas Pblicas, con exclusion
de otro objeto.
Para falsear la conciencia pdblica interpretando aquellos
otros objetos (que la education parroquial pdblica en escue-
las) se dice que en ese edificio estando establecido un
Institute Mercantil, un Colegio, una Escuela en una palabral
soe le ha dado el destino para el cual fuM destinado.
Esta interpretation es contraria al espiritu y letra de la
ley del 8 de Setiembre.
No se invita en ella i las parroquias & que construyani
escuelas, no diremos para que dichas parroquias hagan
cuarteles id hospitals despues, sin que ni la Legislatura,





BDUCAR AL SOBERANO 95

Colegios, Universidades, ni institutes especiales ni aun es-
cuelas que no sean parroquiales, para todos sus nifos, y
que den la education primaria y aun superior que admite
un sistema de ensefianza pdblica. Era contra la possible idea
de hacer servir mas tarde estos edificios de Institutos Mer-
cantiles, 6 de nautica 6 de escuelasparticulares, que prohibit
en la misma ley, por expresa prohibicion, sacar de su destino
parroquial dichos edificios. Todo el texto dela ley asi lo ex-
presa: todos sus articulos tienden al mismo prop6sito; y la
Escuela de la Catedral al Sud fu6 asimilada A las de nue-
va creacion, para que su titulo de propiedad fuera regis-
trado, como si hubiese sido creada por la ley misma, que
no concedia sino que garantia la propiedad de las Escuelas
que con su dinero y ayuda del Estado construyesen.
DictAbase aquella ley para poner la primera piedra fun-
damental de un edificio consagrado exclusivamente A seue-
la, pues no existia en Buenos Aires uno de aquel carActer.
Pretendia reaccionar contra la tradition colonial que man-
teniaseparadas las classes dandose ]a gente- deente, los hi-
jos de los espaiholes, toda clase de facilidades para la mejor
education de sus hijos en Colegios y Universidades, aban-
donando A la mayoria A sus propios esfuerzos, en la pobre
education pagada 6 en la limitada de escuelas parroquia-
les establecidas en desvanes y en edificios pdblicos aban-
donados.
Mas tarde se resfri6 un tanto este sentimiento, seguro
que dominaban en la clase gobernante sentimientos mas 6
iRenos aristocraticos ,d oligArquicos, hasta que por una re-
crudescencia del patriotism, en la igualdad del derecho A
la education, la ley de Educacion Comun, orden6 organizer un
vasto sistema de difusion de la ensefianza, hasta acabar
con las incapacidades que perpetda la ignorancia en las
mayorias. jTendremos ya una nueva reaction del chaoun
pour aso que ha regido A estos passes por siglos?
Presentarfi Buenos Aires el triste ejemplo de ver despo-
jada A la education comun uno de dos edificios de Escue-
la que posefa, mientras que todas las grandes ciudades os-
tentan palacios por centenares, consagrados 6i realizar la
mas noble aspiracion del siglo XIX? IVolveremos hacia
at1As?
Pi6nselo bienI Estos hechos, tan accidentales como pare-





OBKAS DB SARMIENTO


cen son los que los fil6sofos llaman los signos de los tiem-
posl Desde 1851 a 1860 not6se en Buenos Aires un gran
movimiento de education para todos, se erigen escuelas, se
garante su exclusive aplicacion A la education de las parro-
quias. En 1878 reaction: se destinan A otros objetos los
edificios de escuelas; y como en los siglos pasados todo es
religioso, el nombre de los pueblos, el de las calls, el objeto
de las mandas, edificios pdblicos 6 intituciones, asi en Bue-
nos Aires de 1878 domina el mercantilismo, aun en aquellos
que no son ni piensan ser comerciantes. Los tres mas
grandes edificios, construidos en Buenos Aires en estos
lItimos afios son Bancos 6 Bolsas de Comercio, y desde que
se dice Instituto Mercantil, todo otro sentimiento enmudece
ante la omnipotencia del mighty dollar. Don peso fuerte!
Qu6 quieren oponer ante la santa palabra Mercantil?
Nosotros diremos que ninguno de los que pregonan tan
elevada institution, piensan en ello. En material de co-
mercio hay muchos niflos para un trompo; y no es comer-
ciante el que se educa para serlo, como son cl6rigos y
frailes, los que se tonsuran 6 profesan entire las 6rdenes.
Lo que desean muchos padres de familiar y creen encon-
trar y sin duda encuentran en ese colegio 6 escuela, en
una palabra, ((es una buena education para sus hijos, sen-
timiento loable y que no podemos menos que aplaudir.
jTemen acaso que regida esta escuela con el nombre de
Escuela Superior de la Catedral al Sud, pierda de su efi-
cacia?
Pueden tranquilizarse a este respect. *
La Comision que lo fomenta puede pasar a ser Consejo
Escolar de la misma parroquia y ejercitar su celo por su
conservation, pues que el Consejo General nada mas ape-
teceria que ver progresar sus establecimientos. Ocuparian
tomando este noble encargo el lugar que ocuparan antes
don Leonardo Pereyra, D. Juan Cobo, D. Roque Perez, D.
Exequiel Castro, etc.
La Legislature renueva de vez en cuando los miembros
del Consejo Escolar, y mas recomendable les seran los quo
anhelan por el progress de la education.
Pero hacer stable como necesidad ptiblica, afuer de mer-
cantil,el despojo de un edificio consagrado a la educacioh do
una parroquia de escuela para todos, es tornar por base de


96





EDUCAR AL SOBERANO


educationn un acto ilegitimo. Si supi6ramos que el interest
del comercio es el mismo que el de todos los vecinos de la
.parroquia que no ejercen el comercio, no se dira por eso
-que es institute mercantil, por llamarse asi, como se llamaba
-antes Capellania de las fnimas el local, aque un colegio 6
escuela cualquiera), y noQ lena el prop6sito esencial de la
-ley; que dado que hubiese sido institute pdblico rentado, lo
que se pide es precisamente lo contrario, a saber que sea
-escuela particular pagada, goce ademas del edificio y
muebles sin pagarlos, de la Escuela Superior de la Catedral
al Sud. (4)


UNA FIESTA ESCOLAR (2)

(Anales de la Education Comun, Junlo *to de 1859)

Pocas veces sucederA que esta publication Ilene mas
-cumplidamente su titulo de Anales de la Educacion, que esta
vez, al dejar consignadas en sus pAginas, los hechos que
han constituido, puede deciise inopinadamente, un aconte-
-cimiento pdblico, del simple acto de colocar la piedra fun-
-damental de un sencillo edificio.
Las escenas del 27 de Mayo tomaron las proporciones de
-una apoteosis de la education y de la infancia, desde que
la opinion pdiblica hubo acogido en su seno vivificador, la
idea que viene de tiempo atras germinando, y creciendo
-en leyes 6 instituciones, a saber, que la salvation de estos
pauses de una descomposicion tan repugnante y odiosa
-como la de Mejico, depend exclusivamente de una ripida
y universal regeneracion, por una vigorosa ensefianza. Lo
jque ha pasado el 27 de Mayo en las plazas y calls de Bue-
nos Aires; las sensaciones que han conmovido el corazon de


(1) Fue en occasion de, estos artfculos que se produjo una recrudescencia de
injuries en la Patria Argentina de Gutierrez y en La Libertad de Bilbao que obli-
garon a Sarmiento a tomar ia redaccion de El Nacional en ese afio.-(N. del R.)
(2) Sarmlento atribula grande importancila, para la propaganda educational, A
stas fiestas escolares y la deseriplcon que sigue puede servir de ejemploy estimulo.
-v* (Nota del Editor.)
ToMO XLUI.-7





OBRAS D SAKRMIENTO


cada uno, serin, este es el sentimiento comun, el-recuerdo
mas profundo de todos sus habitantes.
1Qu6 acontecimiento vino el 27 A distraer de las preocu-
paciones del moment la atencion de un pueblo entero, A
unir todos los sentimientos, todas las edades, todas las con-
diciones en un aplauso universal? Una victoria no espe-
rada contra implacables enemigos no habria entusiasmado.
tanto.
Con el solo fin de que para casos y objeto anAlogo que-
den formulas establecidas, de que podran servirse los amigos.
de la education donde quiera, vamos A describir los inci-
dentes de la fiesta, pues que fiesta vino A ser la colocacion
de la piedna fundamental de la Escuela de la Catedral al
Norte, en que apareci6 obra de un plan meditado, lo queo
en unos casos era introduction de prActicas conocidas' en
otros pauses, en otros inspiration del moment, en muchos.
suggestion feliz del entusiasmo del pdblico, que sin otro ante-
cedente, que los anuncios de los diarios obstruia en oleadas
espesas la plaza de la Victoria y seis cuadras de la calle
de la Reconquista y las avenidas de las que atraviesan.
A las doce del dia parti6 de la Escuela Superior de la
Catedral al Sud la Comision parroquial de escuelas prece-
dida del plano de la escuela que iba A fundarse, obra en
b.osquejo, del primer pintor Pallier contenido en una gir-
nalda de flores que agitaban Angeles, ofreciendo coronas y
palmas. Precediala igualmente una mdsica military.
Seguia en pos el busto de Rivadavia, coronado de laure-
les, sobre un rico basamento de figurado mArmol, con
capiteles dorados y las siguientes inscripciones. Al frent&
sus admirables palabras entire comillas: (La escuela es el se-
creto de la prosperidad delos pueblos.) A la derecha, Sociedad
de Beneficencia 1823. A la izquierda. Organization de las Es.
cuelas 1824.-Al respaldo como una consecuencia: Ley deo
erececion de Escuelas 1858.
Rodeabanlo cuatro banderas nacionales,'y seguiAnle el
Seminario Conciliar y en pos los alumnos de la Escuela
Superior con bandas y banderitas celeste y blanca cada
niflo, cuando no Ilevaba una trompeta de juguete, y un
"'sable idem A la cintura, 6 un fusil 6 carabina capaz de
disparar un fulminante.





EDUCAR AL SOBSRANO


Las banderitas eran de rigor para los alumnos de todas
las escuelas que seguian este cortejo en nimero de cinco
mil niflos de ambos sexos, A que la vivacidad infantil qui-
taba lo grave con lo risible que no podia ser nunca ridicule
y seis cuadras de banderas, mapas en asta, inscripciones
analogas al objeto, y banderas de varias naciones, y milla-
res de banderitas, compusieron una escena de inconcebible
esplendor y gracia, haciendo una nube flotante de celeste
y blanco, salpicada de vez en cuando, cual flor de vivo
matiz, con los colors de la Inglaterra, la Italia, la Francia,
Hamburgo, Espafia, Cerdefia, segun los colegios particula-
res lo prefirieron, produciendo el efecto de enjambres de
mariposas de todos los colors revoloteando sobre la cabeza
de los nifios. La calle del trAnsito estaba decorada de
banderas, las azoteas coronadas de millares de especta-
dores que podian abrazar en su conjunto aquel movible
cuadro que no termin6, pues las escuelas y colegios de
ambos sexos ocupaban todas las seis cuadras, sobre
una alfombra de hinojo. Cinco muisicas militares aunmen-
taban el placido tumulto, que los cohetes voladores, reser-
vados de las fiestas mayas, por la Comision de Educacion de
la Municipalidad, aumentaban por moments.
Introducido el busto de Rivadavia al lugar de la cere-
monia y colocado el piano del future edificio sobre sus
comenzados cimientos, el digno rector del Seminario Con-
ciliar, con estola y sobre-pelliz procedi6d la bendicion de
la obra, un comisario de la parroquia di6 cuenta del objeto
de ella, el secretario ley6 la acta que habia acordado los
procedimientos, y el padrino la del acto de la colocacion,
la que se hizo como estaba dispuesto, haciendo descender
la piedra superior sobre el cimiento en que quedaba ence-
rrado el dep6sito de todos aquellos documents que se
mencionan en el acta, unas cuantas medallas y otros objetos.
Un discurso del jefe del Departamento de Escuelas di6
expansion A los sentimientos de ternura que el espectAculo
venia acrescentando, y various otros discursos afiadieron
nuevo past 6. la excitacion de los sentimientos.
El program llegaba hasta aqui, y nada se habia previsto
para terminar aquella fiesta, que se crey6 de barrio, y se
habia hecho de suyo una solemnidad popular. Lo que
sigui6 fu6 la inspiration del pueblo.





OBH&S DI SABKMIBNTO


La Comision de la parroquia de la Catedral al Norte tom6
los portantes del s6calo y busto de Rivadavia para volverlo
al lugar de partida; el inmenso gentio sigui6 con direction
A la plaza de la Victoria, y reunidridose las mdsicas mili-
tares en forno de la piramide, los colegios 6 las escuelas, y
el pueblo, formfindole una base humana, de muchas varas
de espesor, bajo un bosque de banderas, las mdsicas, los
alumnos y el pueblo descubri6ndose, entonaron el Himno
National, entonaciones que mas parecian una plegaria, 6
un canto en action de gracia al Todo-Poderoso.
Concluido el himno, se tom6 la hermosa guirnalda de
flores que engalanaba el busto de Rivadavia, colocandola en
el recinto interior de la Piramide, como si 61 tomara part
en el cAntico, y fu6 puesta en el cuello de una de las
estatuas de la piramide a guisa de ex-voto griego.
Desde la esquina del colegio hasta la puerta del Depar-
tamento, las escuelas que aun no se habian retirado, for-
maban dos calls, presentando los nifios sus banderitas,
hasta.el cortejo al interior del edificio, tUvo lugar una esce-
na que nadie habia previsto y que reasumia en animation,
y completaba los felices resultados de aquella ovacion.
Sentados los alumnos de la escuela superior en sus
bancos, desfilaron por un costado del salon principal como
en revista, con sus banderas y maestros A la cabeza las
piblicas y particulares, aclamando A cada una al pasar, con
vivas estrepitosos A ila escuela alemana .... Viva la escuela
francesa.... Viva la escuela de la Piedad.... de Balcarce...
del Pilar.... de San Telmol etc., etc., Qon lo que se obr6 una
fraternizacion feliz entire escuelas pdblicas y privadas.
Mientras desfilaban, los hu6spedes cantaban en masa los
cantos del curso de mdsica, combinados todos para ser eje-
cuta'dos en conjunto, y los espectadores que era cuantos
podian caber, en puertas, ventanas y pasadizos, eran A
cada nuevo entire acto de aquel drama interminable, sor-
prendidos por un nuevo canto, inclusos coros del Her-
mani.
Esto di6 lugar A un incident que puso el colmo al
entusiasmo. El que conducia la escuela de Monserrat insi-
ou6 al principal de la Escuela Superior, que sus alumnos
no eran insensibles A los encantos del arte musical que
cultivalban tambien; y dandoles el tono de uno de los





EDUCAR AL SOBERANO


cantos de la Escuela Superior, lo ejecutaron con mayor
precision que los alumnos de esta. Hizose cantar las
dos escuelas juntas, y el conjunto de doscientas voces fu6
tan perfect como el de cuatro 6 cinco. El principal pidi&
un hurra entusiAstico en honor de la escuela de la parro-
quia de Monserrat, y los palmoteos de la inmensa barra,
y los hurras de los nifios, acompaiados de pies y manos,
continuarian todavia, si no hubiese sido necesario poner
termino A las emociones del dia, y desarmar de sus
sables, fusiles, banderas y cornetas A la amotinada chusma
infantil, y devolverlos A sus madres, tan enloquecidas como-
sus chicos, puesto que hubieron muchas que trajeron los
de dos y dos y medio y tres aflos de edad, con su bande-
ritas, A incorporarlos en'alguna escuela, i fin de apaciguar
el alzamiento general de pirvulos, en favor de las escuelas,
obrado por resorts tan sencillos.
Los directors de colegios particulars se han hechoe
acreedores al reconocimiento del Jefe del Departamento
de Escuelas, por la solicitud con que han segundado sus
miras, rivalizando algunos de ellos, que se hace un deber
penoso en no nombrar, en decoracion, y emblemas vistosos
y significativos.
Despues en los circulos, en los clubs, y en las casas, en
las calls, no se ha hablado en Buenos Aires de otra cosa
interrogAndose unos A otros sobre sus emociones, jurando
no haberse imaginado cosa igual, creyendo haber pasado
por una alucinacion fantistica.
La verdad es que el encanto fu6 producido por unas
banderitas al parecer, pero en realidad porque se habia
removido lo que ya estaba en la conciencia pdblica, me-
diante la afeccion A la infancia, que ha hecho de la virgen
y su niflo el embeleso eterno del cristiano. El pueblo fue
el actor principal, y lo que lo conmovia era la vista de
sus hijos, y la esperanza de un porvenir visible ya en el
horizonte.
Y como si el Cielo hubiese querido echar su bendicion
sobre esta inocente alegria, terminada la fiesta, recogidas
las families, descarg6 una copiosa lluvia, de todos tan de-
seada, amaneciendo ayer desnudos de sus hojas los arboles
de la plaza, cual si tambien hubiesen esperado pasase la





OBRAS DE SARMIENTO


escena en que su verdor era necesario. Desde el 28 se ha
declarado el invierno.
Para nosotros, simples observadores de los resultados,
han quedado ya en la categoria de verdades conquis-
tadas:-
Que la education comun universal es ya un prop6sito de
la sociedad que serA luego ripidamente bajo el patrimonio
popular y la protection de todos, hecho prictico.
Que la fiesta ambulante, procesional de la infancia queda
instituida anualmente, como por una ley lo est& en Nueva
York.
Que todo nifno que no est6 enrolado en una escuela, podra
ser aprehendido por vago, comolo ordena la ley de Boston;
yjamas permitirse A un nifno, cualquiera que sea su condi-
cion, asistir a la fiesta de espectador, pues debe echfirsele
A zurriagazos.
Que las funciones de premios municipales, y de la socie-
dad de Beneficencia han hecho su dpoca, falt&ndoles su
benefico objeto que es atraer A las classes que no reciben
education, pues es dinero y tiempo perdido estimular con
espectAculos dentro de un teatro, A los dnicos que no los
necesitan que son las classes cultas. El pueblo pid6 la
luz del sol, el espacio, el movimiento. La aristocracia ha
terminado.

EL COLEGIO NATIONAL DE ENTIRE RIOS, ARRESTADO

(Noviembre 5 de 1879.)
Ha llegado el Director de aquel establecimiento, se nos
dice, a informal al Gobierno de un hecho que ha producido
la prison de gran ndmero de j6venes estudiantes; y las
opinions andan ya divididas en cuanto A la legalidad de
la prison.
Como es cosa de partido, ya se sabe A lo que cada uno
se inclinari, segun sus predilecciones especiales. ZQui6n,
sin eso, no se siente dispuesto a hallar abusive la autoridad
del Gobierno Provincial?
En todas parties, except en Inglaterra y Estados Unidos,
ya diremos porqu6, los estudiantes de los establecimientos
pdblicos tienen la fiebre de la political militant, y son


102 ,




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ED17F9BJM_CHT5OE INGEST_TIME 2012-08-30T16:04:18Z PACKAGE AA00010664_00046
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES