Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00045

Full Text




OBRAS


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBfERNO
ARGENTINO




TOMO XLVI


BUENOS AIRES
7421- Imprenta y Litografta a Mariano Moreno, Corrientes 829.


4900


PAGINAS LITERARIAS


























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO














LOS DIAS DE LA PATRIA


4 DE JULIO DE 1856

(El Nacional, 4 de Julio de 1856.)

Bajo el zenit de Washington, la capital de la Union
americana, contempla hoy el sol el mas noble de los es-
pectAculos que la especie humana haya presentado en
cuarenta siglos de existencia hist6rica. Veinte millones de
series iguales en derechos, gobernados por su propia vo-
luntad y concur'so, van vestidos todos decentemente, con
todos los medios que da la libertad de obrar para proveer
A su felicidad; pintada en el rostro la dignidad que el
hombre culto adquiere; entregados a las multiples ocupa-
ciones de laWvida, armados de poderosas mbquinas contra
la resistencia de la material, sin armas contra los hombres
ni contra los pueblos, repletas sus arcas de dinero, supre-
mo poder en los mares, sin cafiones, con cien mil maestros
en las escuelas, y solo diez mil soldados para contener &
los salvajes. La primera nacion, del mundo en setenta
ailos, con solo haber proclamado el 4 de Julio estas ver-
dades eternas:
a Tenemos por wvidente qu todos los hombres han nacido 'iguales et.
Tal es la primera Dwolaraion de los derechos del hombre que ha-
bia hasta entonces oido la humanidad aherrojada en to-
das parties; y en tales t6rminos fu6 en presencia del Supre-
mo Juez del mundo, proclamada el 4 de Julio de 1768, por
los representantes de los Estados Unidos de A.mrica.
Este grande hecho y sus consecuencias presents y futu-





OBRAS DR SA RMINTO


ras, dividen el mundo en dos hemisferios. En el uno est&
escrito por la mano de' la abnegacion:
SEl peor gobisrno es preferibk d la major de lag revolwoiones ,.
En el nuestro, estAti esculpidos en nuestra historic, en
nuestra cr6nica contemporan~a y en la coniciencia de to-
dos, los grandes principios americanos.
Si las pasiones, la ignorancia, 6 la ambicion, pueden abu-
sar de ellos, no olvidemos que de lo mas sagrado abusan
los hombres. Han abusado de la religion; y en nombre de
Dios, hombres que se Ilaman sus int6rpretes han ensan-
grentado la tierra y avergonzado A la humanidad con sus
atentados, lo que nada prueba contra las verdades di-
vinas.
El 4 de Julio es nuestro'gran dia consanguineo del 9 en
que nuestros padres proclamaron los mismos principios.
Pertenecemos, por nuestra buena fortune, a la gran fami-
lia de repdblieas que van en camino aunque lejos, de for-
mar con los Estados Unidos al fre-ate, la falanje que ha
de sustentar la libertad y propagarla por toda la tierra.
Impios que insultan A la Providencia cada vez que con-
viene A sus miras, han buscado causes animals y acciden-
tes materials para explicar el feliz 6xito de los principios
americanos, negando su eficacia A la bondad de los prin-
cipios mismos. Han hecho de la libertad el patrirnonio do
la raza sajona; como si Dios hubiese condenado A todos los
demfs hijos de Adan, A arrastrarse eternamente A los pies
de los tiranos, vegetar en la pobreza y la ignorancia y resig-
narse A la violencia y la iniquidad.
La libertad es un bien que conquistan los pueblos por
su propio esfuerzo y que nadie puede arrebatarles, cuando
tienen en la conciencia comro dogma de fe social, los princi-
pios proclamados el 4 de Julio en Estados Unidos, el 9 de
Julio en las Provincias Unidas del Rio de la Plata.
Si las inistituciones libres no entraron en nuestra heren-
cia colonial, cuarenta aftos de ensayos, de luchas, veinte de
resistencias her6icas A una tirania organizada, cuatro de
feliz enfrenamiento de nuevas tentativas de arbitrario, nos
han llevado muy cerca de la meta. Y poco hemos de vi-
vir, sino vemos establecidas las libertades americanas en
todo el continent del Sur, como alborean ya en nuestro
propio horizonte.





PA.GINA LITI&A.RIAS


Cdponos A los argentinos en general, por accidents his-
t6ricos 6 geogrAficos, ser arrojados en las vias que han
constituido A los Estados Unidos en republica federal; y con
nuestra historic en la mano,'podemos revindicar el derecho
de haber sido los primeros que vamos siguiendo sus hue-
Has.
Era el virreynato el gobierno mas ,reciente que habia
instituido la Espafia, compuesto de fragments de otras co-
lonias, y la revolution de la independencia lo encontr6 des-
*centralizado, como conviene al establecimiento de la li-
bertad modern.
Cuando el hilo que lo unfa A la Espafia fu6 segado por la
robusta hacha revolucionaria, se separ6 en Provindias que
reclamaron y conservaron hasta hoy soberania territorial.
El 9 de Julio declararon el derecho revolucionario que las
colonies del Norte habian declarado el 4.
LlamAronse Provincias Unidas del Rio de la Plata para mos-
trar su intent de ser fields A los principios que sostenian los
Estados Unidos de Am6rica.
Andando las luchas y desagregadas las provincias, ele-
mento normal de la union, se celebr6 el tratado cuadrili-
tero que reconoce la mayor parte de los principios del
pacto de confederation y union perpetua de los Estados Unidos, an-
terior A su constitution.
Cuando hemos intentado constituirnos, lo hemos hecho
bajo los principios federales; y en uso legitimo de esos
principios un Estado de los nuestros no ha reconocido ni
constitutionn ni gobierno que no ha emanado de su libre
voluntad.
Y aun en este acto hemos seguido por intuicion las
mismas prActicas norte-americanas. Antes de separarse
de la Inglaterra, desconocieron las colonies la jurisdiction
del Parlamento para imponerles cargas que ellos 6 sus re-
presentantes no habian votado; y sin ser rebeldes, ni des-
conocer la nacionalidad inglesa enviaron agents para abo-
gar su causa ante el parlamento.
Como Masachusetts, hemos desconocido el derecho de la
fuerza para disolver nuestra legislature, y el dia que el
Estado de Buenos Aires article sus agravios ante un Con-
greso de la nation, podrA repetir textualmente contra el





8 OBRAS DE SARMIENTO

gobierno national el cargo quo ante el mundo hicieron los
Astados Unidos:
--Ha disulto repetidas veees salas de represeniantes, porque se opo-
Mon eon varonil firmaezaa sus invasiones d los derechos del pueblo.
Cuando esa Legislatura se hubo sacudido heroicamente
el polvo de los pies de qulen os6 ajarla, un Diputado, hoy
Ministro de Gobierno, sosteniendo la justicia y convenien-
cia econ6mica de ensanchar la navegacion de los rios, que
el Director habia concedido con restricciones, se apoy6 an
las doctrinas de Jefferson, y esas doctrinas fueron conver-
tidas en ley del Estado.
La prensa argentina rinde siempre homenaje A la gran-
deza de los Estados Unidos, que desea gloria de la especie
humana, sin limits; y los mas apocados, sin negarla, solo
sienten su propia indignidad para seguir sus nobles
ejemplos.
Saben los que tan noblemente procedieron entire nosotros,
que no imitaban a los Estados Unidos, sin6 que obraban en
consonancia de sus grandes principios.
Vamos, pues, en el glorioso camino que ellos recorrieron,
y los frutos los cosechamos ya, aunque en mas reducida
escala.
Los que oponen nuestros habitos coloniales, olvidan que
esos habitog de abyeccion se han modificado en treinta afios
de resistencia, y que por cada hombre nacido en estas
colonies hay dos ya y habrin mafiana diez, A quienes es-
preciso gobernar, no como A nuestros paisanos del campo,
sin6 como a series racionales, a hombres independientes y
A elements activos de riqueza y de prosperidad.
Que el 4 de Julio sea bendito por todos los pueblos de,
la tierral

9 DE JULIO 1856

(EBI Nacional, 8 de Julio 1856.)
Tenian lugar en estos mismos paises y en otros que ahora
son otros escenas extrafias por cierto. El Alto Perti era
nuestra patria tambien, como lo era el Paraguay y lo que-
8s ahora el Uruguay.
SHabiase roto de hecho toda dependencia de la Espafia.





PAGINAS LITERARIAS


Luchabase en todas parties, -sin saber bien todos porqu6
luchaban. Habia empero animo decidido de luchar contra
todo lo que habian acatado hasta entonces, tradiciones,
gobierno, costumbres y desigualdades sociales.
Los ej6rcitos espafioles ocupaban a Charcas, La Plata y
Chinchas; y Belgrano pedia en vano socorros y refuerzos
A un pais sin gobierno y sin rentas. San Martin discipli-
naba en Cuyo un ej6rcito para repeler A los espafioles de
Chile. Una expedicion portuguesa amenazaba ocupar la
Banda Oriental. El doctor Francia se habia apoderado del
Paraguay y segregadolo bajo su plant, de la comunidad
argentina. Artigas, el terrible montonero, que dominaba
sobre Corrientes y Entre Rios, habia pasado A esta banda
del Parana y ocupado A Santa Fe, part' del territorio de
Buenos Aires y traido A este lado la insurreccion salvaje,
campesina. Gilemes en Salta, resistia A Rondeau, por
desconocer en 61 toda autoridad que no emanase de 6l
mismo.
Nunca present nuestro pals cuadro mas vasto y mas
sublime de desorden y de vitalidad. Todo se movia y agi-
taba. La monarquia espafiola se habia disuelto en fraccio-
nes y estas en ciudades que se llamaban algo como
provincias. Como en la Peninsula con el cautiverio de Fer-,
nando se habia disuelto en Juntas, la Am6rica toda se
descompuso en Cabildos, ilnico poder quo no era emanado
del Rey.
Del seno de este caos, un Congreso reunido de prisa, por
ver si se ponia t6rmino A este desquicio, sin recursos para
pagar un correo, sin autoridad para imponer contribu-
ciones, impotente para contener el derrumbe de una socie-
dad ques,se desbandaba, anunci6 una mafiana que estas
colonies habiangdejado de ser patrimonio de un rey, y con
el nombre;de Provincias Unidas del Rio de la Plata asu-
mian su puesto entire las naciones del mundo.
La acta della Independencia es lo alnico imperecedero
que de aquel;Congreso y de aquella 6poca ha quedado y
de el oscuro recinto, de una casa de Tucuman, sali6 una
orden que la Espafia acat6 virtualmente y que todas las
naciones del mundo han reconocido.
Leccion sublime para nuestros politicos- remendones de
hoy, que quisieran ir poniendo A los hechos parciales, biz.





OBRAS DB SARMIENTO


mas y muletas para que marchen, en lugar de establecer
principios que sirvan de luminares A los pueblos para que
no caigan y se estropeen. En lugar de detenerse \el Con-
greso de Tucuman en curar dolencias indi.viduales, insu-
rrecciones parciales, decl r6 la Independencia de la Espafia,
y elev6 la lucha A terreno mas grande.
Desde entonces a hoy, en cuarenta aflos, con viscisitudes
diversas, hemas marchado A pasos agigantados, por mas
que los legaflosos no vean esto muy claro.
No olvidemos que pais tan vasto no lo ocupa hoy un
million de hombres y que en cuarenta ailos ha debido do-
blarse la exigua poblacion de entonces, y que la riqudza
de tan corto nimero de hombres, los grandes hechos hist6-
ricos que cuenta nacion tan pequefia, las leyes que se .ha
dado, las luces que ha desenvuelto, comparadas con las que
alcanzaba cuando era colonia, la colocan hoy A la vanguar-
dia de la mayor parte de los Estados sud-americanos, y en
sus progress, ha andado comparativamente mas ligero que
la Espafia, la Italia, la Grecia, el Portugal y la mitad de la
Europa en la misma 6poca y mismo period de tiempo.
Los pueblos se quejan, segun tienen mas 6 menos desen-
vuelta y clara la conciencia de su ser. No sabemos que
ningun pegUlenche aspire A condition mejor que la suya; y
las masas europeas, encorvadas bajo el peso del trabajo y
del hambre, ignoran qu6 cuestiones political agitan las
parties elevadas del Arbol social.
Nuestras guerras civiles, nuestros movimientos campesi-
nos y plebeyos, que nunca, A Dios gracias, tuvieron por
m6vil elrobo y el saqueo, eran manifestaciones groseras
gero saludables, de la inoculacion de la vida pdblica que
ya alcanzaba A penetrar hasta las chozas de las campafias.
Por algo se peleaba; y ese algo, tan confuso, tan rudo, haw
quedado al fin en las instituciones y ha triunfado definiti-
vamente en el pais. Artigas sentia, como perfsaba Jeffer-
son, que debian constituirse las colonies, y Artigas ha
tenido al fin razon sobre Rivadavia y sus correligionarios.
Si el bandido Quiroga se levantase de su tumba, podria re-
petir en Buenos Ayres hoy, lo que gritaban sus hordas al
pie de los Andes:- Federacion 6 muerte.
,Qu6 era la federation en el espiritu de esos hombres?
Ni ellos mismos lo sabian; pero pelearon, derramaron la





PAGINAS LITERAtKIAS


suya y la agena sangre, por un instinto, por un sentimien-
to, que del espectaculo confuso de las cosas se reflejaba en
sus corazones. Hoy sabemos lo que es federation y mar-
chamos a completarla, en despecho de nuestra propia vo-
luntad.
El Uruguay, el Paraguay, Buenos Aires, acaso Tarija,
acaso Charcas, han de sentir, mas hoy, mas mafiana, lo que
no alcanzaron a sentir, por ser corta la vida del hombre,
Artigas, Gtiemes y Quiroga, y han de buscar solution a sus
dificultades de otro modo insuperables, despues de- haber
asegurado sus derechos municipales de Estados, en la
Union de la gran familiar argentina, en los Estados Unidos
del Plata. Hay en el hombre un sentimiento de la-asocia-
cion, hay en la economic political leyes inmutables, hay
en el comercio ventajas reciprocas, que al fin obran sobre
la conciencia, sobre el sentido comun, y produce esos mo-
vimientos de opinion tan irresistible, que- solo se admiral
que haya quien no los sienta igualmente.
A Buenos Aires le reprochan hoy las provincias, haberse
opuesto, segun dicen, tanto tiempo A la libre navegacion
de los rios. La verdad es que los que tales quejas articu-
lan, ignoraban hace diez aflos, que hubiese una cosa que
se llamase libre navegacion. El General Urquiza la miraba
hasta 1851, como un advance a. la independencia de las Pro-
vincias, pues eran los buques extranjeros los que habian de
penetrar con ella en nuestros rios solitarios.
El decreto del Congreso de Tucuman est& consumado
hoy; somos independientes. Su trabajo de pacificacion esta
terminado tambien, bajo la forma federal que 61 indic6.
Cuanto mas se separan los pueblos, mas se acercan i la
integridad de las Provincias 6 Estados Unidos del Plata.
IA, la union de los pueblos que habitan A las mirgenes
del Rio Bermejo, Pilcomayo, Paraguay, Uruguay y Rio de
la Platal

25 DE MAYO DE 1857
(El Nacional, Mayo 32 de 1857).
Una disposicion de la Policia hace suspender la publica-
cion de los diarios desde mafiana.
El National no podrk. por tanto unir su voz al coro de





OBRAS DB 8ARMIBNIO


bienvenidas que tantos motivos de satisfaccion hacen aus-
picioso este dia.
Como el himno sagrado que hace cantar a la naturaleza,
la glorias de Dios, asi nuestros bardos pudieran hacer en-
tonar este afto un himno en loor de Mayo a todas las creacio-
nes inspiradas por el genio de la libertad obtenida aquel dia
memorable.
La prensa europea nos manda su carta de felicitacion en
una obra del senior Balcarce liegada por el paquete; Buenos
Aires, su siluacion presence, sus leyes liberals, su poblacion mini-
grante, sus progress comerciales 6 industriales. La calumnia y
el charlatanismo han sido flagelados con la exposition de
la verdad. Las leyes de Buenos Aires, son hoy material de
comento y admiracion en la culta Europa.
El 23 de Mayo de 1857 se estrena el salon del Club del
Progress que es sin rival por su magnificencia en la Am6-
rica del Sud.
La plaza de la Victoria ostenta su piriamide rodeada y
y coronada de estatuas, y las avenidas de piedra que la
Municipalidad ha ahadido para hermosear la plaza que
sombrean Arboles y monumentos colosales.
Con el Teatro Colon, la Catedral v la Pirdmide, el espec-
tador se creQria en Roma en la .Piazza del Popolo, sin
los cuatrocientos picos de gas que iluminarAn la gran por-
tada de la Recoba, 6 quizA de arco triunfal, no diesen un
aire mas modern, 6ste foro argentino, testigo de los gran-
des acontecimientos de la Revolucion de Mayo.
Han acudido de todas parties del mundo para celebrar
dignamente nuestras fiestas civicas artists de primer
orden, entire los que, figuran Tamberlick, La Grua, Cassa-
nova, La Cassaloni, La Fusoni, La Lorinis, primas donas
todas de m6rito distinguido, formando con muchos otros
compafiia lirica que solo las grandes capitals de Europa
pueden sostener.
Dos compafiias coreogrificas, una de zarzuela, dos dra-
miticas y otros artists distraeran sucesivamente la aten-
cion del pueblo que no mendiga panen, aunqie pida digna-
mente eirceuses.
La Municipalidad ha decretado un socorro de dos mil pe-
sos, a ocho invilidos, ancianos 6 valetudinarios de los que
prestaron su grano de arena 6 su goth de sudor para la





PAGINAS LITERARIAS


obra de nuestra regeneracion. Los enfermos en los hospi-
tales, y en las carceles, porque los press son enfermos de
dolencias morales, recibiran de la mano de comisiones mu-
nicipales un recuerdo deque para ellos tambien, es motive
desatisfaccion el aniversario de Mayo.
La ciudad entera, vestida de blanco como una vestal, sa-
luda al 25 de Mayo, avisando que los inteligentes esfuerzos
de la Municipalidad, tan decididamente sostenidos por el
vecindario permiten al pueblo feliz gozarse en su bienestar
mientras otros lloran sobre las victims de la fiebre ama-
rilla A nuestra vista. Buenos Aires y Montevideo represen-
tan las siete Virgenes prudentes, y las siete imprudentes
del Evangelio. Las unas habian aseado su morada para
esperar el azote de la fiebre y se salvaron. Las otras no
asearon sus moradas, y el flAgelo cay6 sobre ellas.
Buenos Aires en fin, en Mayo de 1857 comienza una'
epoca de realizacion practice del program de Mayo, el
Gobierno por la deliberrada election deJ pueblo, el talent y
la virtud antepuestos a otras cualidades menos elevadas, y
a la influencia 6 la fuerza.
Un erario rebosando rentas, un banco en su mayor auge
de cr6dito, un pueblo rico y feliz. iQu6 ofrenda mejor po-
demos presentar este afio en el altar de la patrial

4 DE JULIO DE 1857

(El Nacional, 4 de Julio de 1857,.
El 4 de Julio de 1857 esta la Legislatura de Buenos Aires
elaborando un acto de execracion y castigo a la memorial
de un tirano.
Buenos Aires present ese sacrificio expiatorio A la li-
bertad y a la gloria de los Estados Unidos, como un voto
por la realizacion practice de la Repdblica federal, de que
ya se-ha declarado Estado de los Estados Unidos de Sud
America.
Nunca hemos dejado pasar el 4 de Julio sin recorder
que ese dfa principia la Historia del mundo modern y el
advenimiento de la Repdblica como forma dnica de go-
bierno de las naciones venideras, por desesperados que





OBRAS DB SARMIENTO


sean los esfuerzos que las viejas instituciones hagan por pro-
longar algunos afios mas su existencia.
La Repdblica se ha mostrado hasta hoy turbulenta y
guerrera en Francia, humilde en Suiza, lugarefia y obscura
en Andorra.
Faltabale al mundo el especticulo; la Reptiblica triun-
fante por la Repdblics, como buscaban los principles caba-
llerescos de las flcciones poeticas, princess que los amasen
por sus cualidades morales, y los Estados Unidos han reali-
zado en menos de un siglo el estupendo hecho de sobrepasar
Atodas las antiguas naciones en poder, riqueza 6 importan-
cia; cuentan treinta millones de habitantes en 1857, si-
guiendo sin decaer su ley de crecimiendo de doblar la po-
blacion cada veinticuatro aflos, el mismo aflo que la Francia
descubre estupefacta por el censo que ha dejado de crecer,
estacionandose su poblacion.
Treinta y seis millones de hombres solamente se llama-
rAn franceses en 1860, en que los Estados Unidos contaran
fatalmente ese ndmero, y le dirAn al pasar: adios pequefia
Francial
El aflo 1857 la Repdblica alcanz6 y pas6 A la Inglaterra
en ndmero de toneladas de cargas de sus enormes bajeles
mercantes, y dijo al pasar A la orgullosa Albion: adios
abuela, yo te proteger6 en tus cuitasl
En 1857 ha librado a la agriculture mas superficie de
terreno que la que ocupan los reinos de Blgica yHolanda,
y antes tenia cultivados tanto como tierras labrales tiene
la Gran Bretafia, la Francia, el Austria y Prusia.
El product de las cosechas al principiar 1857 ha sido
avaluado por el gobierno en dos mil seiscientos millones
de fuertes, lo que da cerca de cien pesos por habitante.
Treinta y dos grandes Estados forman la Union y qu6dale
paio en tierras pdblicas dqnde cortar treinta y tres mas del
mismo tamafio.
La Union enter es hoy mas grande que toda la Europa
sin la Francia y la Espafia, una y media vez mayor que la
Rusia, diez veces mas grande que la Francia y la Ingla-
terra, y treinta y siete veces mayor que esta dltima sola.
En 1857 tiene 38,616 kil6metros de caminos de hierro,
tres voces mas que la Inglaterra y cinco veces mas que la
Francia y la Alemania enter, que han costado cinco veces





PIGINAS LITERARIAS


menos que en Inglaterra, y cuatro veces menos que en
Francia.
Las tierras dada.s A las compafiias de caminos de hierro
para 1857 equivalent A un tercio de la Francia, y en ma-
teria de tel6grafos el6ctricos que cubren todo el te-
rritorio, puedendecir A la Europa al dejarla A toda ella a
medio camino: adios tierra de reyes, ya os llegara la punta
de un tel6grafo submarine que os envio como el alambre
de la pila voltaica para-curaros de la paralisis y de los
reumatismos politicos!
En Marzo de 1857, el secretario del tesoro hacia dismi-
nuir las rentas por no sepultar el Estado bajo los millones
atesorados, y perseguir A sus acreedores para forzarlos A
recibir su capital 6 intereses, mientras que el resto de los
gobiernos deben diez mil millones de duros, cuyos bonos com-
prartf la Repdblica cuando se pongan en 'remate por quie-
bras las coronas de los reyes.
En 1857 los Estados Unidos presentan al congress de la
diplomacia europea que crey6 maniatarlo con sus redes y
emboscadas, la proposition de que sea igualada la inmu-
nidad de la propiedad particular en mar en tiempos de
guerra como lo estA en tierra, y el congress avergonzado
de tener que declararse una tropa de pillos, 6 reconocerse
vencido, no quiere reunirse para discutir esta dltima con-
quista del derecho de gentes.
El afio 1857, el Times de Londres ha empezado a tirarse
en prensas norteamericanas de A veinte mil ndmeros por
hora, reconociendo sus superiores y maestros en maquina-
ria, A los que reppitaba hasta aye&sus discipulos.
De dos millones de.balas de algodon que los Estados
Unidos le envian, pende la vida de la Inglaterra, es decir,
de un hilo; si seis meses es embargada la salida del algo-
don, la Inglaterra sucumbe. Habra paz en el mundo, entire
los de su lengua.
Cuando la Europa dice hambre, la Repdblica les contes-
ta: hartaos con mi pan. Cuando los reyes conservadores
dicen hay guerra, que con su pan se la coman los necios,
contest el yankee y siembra mas trigo.
Cuando los reyes se reeargan de millares de millones de
deudas en un aflo, para hacer una necedad que no hacen,
la Repdblica baja los derechos de aduana.





OBRAS DE SARMIENTO


Cuando gritan por gobiernos fuertes, tiranos y violencia,
la Repdblica suelta las cataratas de la libertad de obrar,
de pensar, de moverse, de revolver, y se niega A restablecer
el orden en California, gobernada por una comision de vi-
gilancia.
iHurra la Repdblica mentor del mundo por la paz,
por la riqueza, por la poblacion, por la libertad, por la edu-
cacion de todos sus hijosl
lHurra & la Repdblica reina de los mares por el comercio,
sin escuadra, con el corso, si no reconocen los demas in-
violable la propiedad en el mar, sin el corso si la garanten
todos!
iHurra A la Repidblica sin guerra y sin tiranost
IHurra & la Rspdblica que compra nacionest
4Se vende el Paraguay? cuAntovale? ivaya, ocho millo-
nes, no se hable mas de yerba monopolizadal

NUEVE DE JULIO 1857

(El Nacional, Julio 8 de 1857.)
Despues del 4 de Julio que rompi6 el eslabon que ataba
& la Am6rica del Norte A la extremidad norte de la Europa,
viene el 9 de Julio que desat6 el cable que retenia la Ame-
rica del Sud al extreme sud de la Europa. Sanr Martin y
Bolivar pasearon el hacha por todo el Continente cortando
hilos y amarras; pero el 9 de Julio queda alnico en la his-
toria Sud Americana como declaracion de los derechos del
hombre, y Acta de Indeppndencia.
Entonces 6ramos la Ambrica! Ahora somos una ciudad,
el timon de la nave que no agita los mares, porque el casco
hizo agua y se abri6 en dos.
El trece de Julio salvamos de ser presa del vandalage
desencadenado desde la Revolucion de 1810; pero ese dia
perdimos tambien el vinculo de nacion que nos unia.
El lugar donde el Congreso Argentino declare nuestra
Independecia, estA hoy fuera de nuestra patria official, como
la cuna del cristianismo, estA en territorio infiel.
Las cruzadas fueron indtiles siempre para rescatar luga-
re. santos, y no iremos A la gloriosa Tucuman con nuestros
soldados & traerla & los limits de nuestra carta geogrAfica.





PAGINAS LITBRARIAS


Mientras no hayamos reintegrado la Repdblica Argentina,
y formado la Nacion que el Congreso de Tucuman presen-
t6 al mundo bajo el nombre de Provincias Unidas del Rio
de la Plata, el aniversario del 9 de Julio sera para nosotros
dia nefasto.
Los antiguos libaban A los dioses infernales derraman-
do el vino cuando hacian sacrificios para aplacar los ma-
nes ofendidos. San Martin, Rivadavia, vuestras batallas-y
vuestras instituciones son letra muerta, son extrangeras
para nosotros.
Las sombras de los miembros del Congreso de Tucuman
vagaran mafiana, evocados por la conmemoracion del acta
que firmaron el 9 de Julio, preguntandose en silencio: d6n-
de estan las Provincias Unidas del Rio de la Plata, que pre-
sentamos A las naciones del mundo, como una nueva y
gloriosa nacion?
El acta del 9 de Julio de 1816 fud rota el 13 de Julio de
1853. Necesitamos ponerla de nuevo en papel sellado con
las armas de la Union Argentina.

4 DE JULIO 1858

(El Nacional, Julio 3 de 1858.)
La presencia de la gloriosa Repdblica cuyo aniversario
saludamos al acercarse el 4 de Julio, se ha hecho sentir
este afio por la inauguration de la Escuela Modelo, que va
A iniciar con 6xito el sistema de las Escuelas comunes A que
deben su prosperidad, su grandeza y su libertad los Esta-
dos Unidos. -
La Escuela Superior de la Parroquia de Catedral al Sud,
rivaliza en esplendor y comodidad con las escuelas de barrio
de Nueva York.
Bancos de patente de las fabricas norteamericanas pro-
porcionan comodidad A ciento cuarenta de los represen-
tantes futuros de las primeras families del pals. Libros
norteamericanos en ricas ediciones, con laminas y grabar
dos, trasmiten A nuestros hijos las luces que han de ser su
primer -ornato.
Comisiones parroquiales compuestas de vecinos celosos 6
TocO XLYI.-l





OBRAS DB SARMIENTO


ilustrados, desempefnan las funciones de los Comisionners
Trustees 6 Inspectors de, las Escuelas.
La Parroquia como el Ward norteamericano costea su
education propia; y sus ricos-homes construyen A sus ex-
pensas los e4lificios que reclaman las necesidades de la en-
sefianza.
Lo que hoy es ensayo feliz, manana sera institution ge-
neral y fecunda, y Buenos Aires podra entonces reclamar su
puesto despues de Nueva York, Boston, Filadelfia, Baltimo-
re, Cincinati en los progress de la education pdblica, co-,
mun, sin limits, republican y democritica.
Menos important al parecer, pero digna de mencion, es
la exhibition de los acr6batas norteamericanos.
Los j6venes artists que atraen al pdblico, como no se
veia hace tiempo al teatro Colon, son ciertamente dignos de
la admiracion y entusiasmo que causan. Son en su ramo el
iltimo grado de perfection conocido.
Cuando contemplamos estAticos aquellas maravillas de
fuerza, agilidad y elegancia, no vemos A Franklin, ni A Ri-
chette, ni a Fisher, sin6 A los yankees; no A los yankees
solo, sino A los pueblos libres; no A los pueblos libres sola-
mente, sino A los pueblos libres de Am6rica; y por tanto
una esperanza de porvenir para nosOtros.
La libertad estA creando una nueva raza humana, mas
perfectible que todas las razas actuales que pueblan el
globo,
El niorteamericano es ingles de origen, 6 de diversas razas
mezcladas; pero superior A todas ellas en refinamiento y
energia.
Van haci6ndose profestones exclusivas del yankee la de
dentist, daguerreotipista, acr6bata, prestidigitador.es, ocu-
listas, equitadores, y en general, todas las que requieren una
perfeccion. suma de facultades 6 de 6rganos.
Mfiquinas de hilar norteamericanas no han podido ser
manejadas en Francia por falta de cierta habilidad inhe-
rente hoy A la mujer bostoniana, como si la education po-
pular hubiese' refinado los 6rganos, de manera de hacer
con facilidad habitual lo que se reputa prodigious.
Hoy recorre la Europa una compafnia de equitadores nor-
teamnericanos, compuesta de ciento cincuenta individuos que
viaja en un vapor con sus caballos y telones, y desembarcan





PAGINAS LITERARIA8


en un omnibus monstruo que tiran cuarenta caballos ma-
nejados por un'solo cochero.
La education ha hecho estos prodigious, y repetida de gene-
racion en generation, sobre todo unrpueblo, producira por-
tentos que no imaginamos todavia. El hombre del vulgo
norteamericano, tiene ya la frente espaciosa, el craneo des-
envuelto, y la audacia de dus empresas, la generalidad de
sus progress, se entiende al dentist, al acr6bata, al equi-
tador.


9 DE JULIO DE 1858

(El Nacional, Julio 9 de 1858.)
Cosa extrafial Hay una nacion en el mundo que cambia
de asiento, como ciertos lagos de lugar, como ciertos rios
de cauce. A veces est& mas al interior de la Am6rica, A ve-
ces es mas larga que ancha; y asi como cambia de forma
en el mapa geogrifico, asi cambia de nombre en la historic.
Se llama Provincias Unidas a veces, Repuiblica y Confede-
racion Argentina otras, aunque no tenga de plata un
adarme.
Cuando declar6 su independencia componianla Charcas,
la Plata, Tucuman, Salta, C6rdoba, Cuyo y Buenos Aires.
Paraguay, Santa Fe, Corrientes y Entre Rios no formaban
part entonces de las provincias Unidas. Todo el Este
estaba segregado.
Cuando fu6 Repiblica, entr6 Corrientes, Santa Fe y Entre
Rios, y se separaron definitivam'ente desde Tarija al Para-
guay las poblaciones del Norte.
Cuando so quiso constituir Confederacion se qued6 fuera
de la estipulacion el extreme Sud, que di6 nombre argen-
tino A todas las diversas organizaciones. Hoy se pretend
que la Confederacion se ha retirado tierra adentro mas de
cien leguas de la orilla del mar, y los ge6grafos tienen que
rehacer el mapa, y buscar la linea nueva que, segun noticias
orales saben que ocupa.
4D6nde estara esta tasa de azogue vif-argent, dentro de
diez afios? jComo se IlamarO?-Estados Unidos del Rio de
la Plata? I
ALas Provincias Unidas de 1816 volveran i incorporarse?





20 OBRAS DB SARMIENTO

La Rioja y Catamarca en C6rdoba, San Juan, Mendoza y
San Luis en Cuyo; y asi las demas que se desgranaron en
aldees, villas y ciudades soberanas?
jPorqu6 hemos de desesperar de vpr cesar el v6rtigo de
disolucion en Atomos que se apoder6 de estos paises desde
la aurora de la revolution de la Independencia? Desde que
el virreinato de Buenos Aires se separ6'de la Espafia al
Paraguay y A la Banda Oriental, dijeron 6 su vez; y noso-
tros, 1porque no nos hemos de separar con el mismo dere-
cho del Virreinato?
A su turno las provincias dijeron: y nosotros, jporqu6 no
nos hemos de separar de la capital? .
Yen cada provincia, cada ciudad 6 villa dijo A su vez: y
nosotros, ,porqu6 no nos hemos de separar de la cabecera
de provincia, y former las provincias de San Luis, Catamar-
ca, Rioja, Jujuy, Santa Fe, Santiago, Entre Rios, etc.
A su turno los paisanos del campo dijeron A las autorida-
des de las ciudades: y nosotros ginetes libres en la pampa
como el aire porqu6 hemos de obedecer & jefes y gobiernos
de vuestras ciudades?
La obra de descomposicion termin6 en Caseros, como el
levantamiento del paisanaje rudo terminal en Urquiza, anico
ejemplar complete que queda vivo de aquellos horrible
megateriums que con los nombres de Artigas, Ramirez,
Quiroga, Ibarra, Rosas han asolado estos paises. Es de
esperar ,que la posteridad admire al iltimo mohicano em-
pailld en un Museo Nacional.
Lo que hoy se llama Confederacion, que no es lo que se
llam6 Provincias Unidas, es una feliz agregacion de piezas
que no anduvieron ajustadas nunca. Mucho se ha hecho
con tenerlas juntas. Lo que hace A Buenos Aires, esta
pieza se agregara con facilidades A la masa comun, desde
que se hayan limado algunas puntas que present el,cos-
tado de la Confederacion. Un paisano que anda alzado
todavia haciendo revistas de paisanos, y derechos diferen-
ciales que muestran que todavia hay diferencias notables.
jSalud al 9 de Julio que yea el Congreso que proclame
los Estados Unidos del Plata!'





PAGINAS LITERARIAS


4 DE JULIO DE1877

(El Nadional, 4 de Jullo de 1877.)

Cuantas veces hernos saludado este dia A su pasol CuAntas
ideas se han despertado, en el corazon de los hombrest
CuAntos pueblos han reclamado tambien su parte de sol en
la faz de latierra, con solo recorder el dia de la Independen-
ciakde los Estados Unidps de Americal
Nuestro 9 de Julio es el primog6nito de la familiar larga
de Repdblicas independientes, que hizo brotar de las colo-
nias espafiolas, el Cuatro, habiendo ayudado nosotros A
nuestro turno A otras a desatarse las ligaduras que las rete-
nian bajo extrafio dominion.
Di6se aquel dia el aviso A todos los pueblos que la Europa
habia sembrado en los continents nuev9s descubiertos,
de romper lo que entonces llamaron sus cadenas, levan-
tar sus ojos al cielo, sacudir sus brazos, sentirse hombi'es
y trabajar de su cuenta para llegar A ser libres.
Era sin eso para el mundo antiguo mismo, el primer dia
de la Egira political, apareciendo el gobierno del pueblo sin
tutores, sin reyes y sin aristocracia.
El gobierno de la opinion de todos, reconcentrado en una
mayoria, expresada por representantes, sometidos estos a
una ley orgAnica que era a su vez, el mecanismo del go-
bierno segun la experiencia de los siglos, y que pasando
de Atenas A. Roma, y los barbaros del Norte desde donde
se proyect6 A la Am6rica, con la raza anglo-sajona, dejando
atras como vestidos abandonados, aristocracias, monarchs
y otras andaderas que habian sostenido 6 contrariado los
instintos de libertad.
De manera que si tomAramos la obra por la cdspide,
dirlamos que la experiencia de los siglos, con Roma y el
sistema representative de Inglaterra, constituyeron la
Repiiblica en Am6rica, y. la opinion la infundi6 aliente, sin
ser otra cosa esa misma opinion, que el pensamiento hu-
mano, disciplinado, y sometido A forms, de donde no' se le
ha visto salir, sino es en la guerra servil, pues la, libertad
de la raza negra, no estaba todavia inscrita en las doce ta-
blas de la ley.





OBBAS DB SAKMIBNTO


La libertad modern consiste en hacer, decir 6 pensar,
o10 que el hombre en -toda su perfection, con todas las tra-
diciones de gobierno regular, bajo lfa reglas de la moral, la
religion y las eyes, debe hacer, decir y pensar siempre, en
todo tiempo y lugar.
Habria llegado a ser libre el dia que para completar su
ser, y desempefiar estas funciones, haya tendido en torno
de su habitacion, como en los Estados Unidos cien mil mi-
Has de ferrocarriles, que como el tejido de la arafia pueden-
trasportarlo sin tiempo a lugares ya sin distancia, y des-
pues de tendidos otros hilos para oir desde su casa todas
las palabras que vienen atravesando mares y continents
para llegar escritas ante sus ojos.
Acabart de ser libre cuando ponga el oldo al tel6fono, a
fin de escuchar los canticos que entonan las aves en todo
el mundo, 6 al micr6fono para que.le Ileguen los ruidos del
paso de las hormigas, 6 los rumors' de las entraflas de la
tierra, cuando se estan agitando en su seno las lavas que
va a vomitar el Etna, como los telescopios sin rival en
Europa han descifrado at planet Marte, y sefialando la
sombra del que se -mueve en torno del sol, y es acaso el
Benjamin de esta familiar de Heliades, que principia en
Neptuno y acaba en Mercurio, siendo nosotros uno de los
Hermanos. Un hombre libre, pues, en Am6rica sera el
hijo de la historic humana como gobierno y moral, y el
centro del Universo, porque t6do pensamiento, sonido, ma-
teria y vision le obedecera, y vendrA i donde 61 esta, 6 par-
tira a los cabos del mundo guiado por la electricidad si es
idea, empujado por el vapor si es material. Podran decir los
que en tal 6poca vivan, como Neron: estoy al fin alojado.
JLa creacion toda me obedecel
Saludamos cordialmente el pasaje del sol el cuatro de
Julio por sobre las cabezas de todos los pueblos, al asomar
a nuestro horizonte que esta a Dios gracias, bajo el mis-
mo meridiano que corre de polo a polo en esta parte de
Am6rical





PA.GINA8 LITERA.IAS


4 DE JULIO DE 1878

(El National, Julio 1878).
Hemos tenido, en todo tiempo, en todos los paises y luga-
res donde hemos escrito, en este Nacional mismo, el habito,
como ceremonia augusta de nuestro culto, de saludar el 4
DE JULIO, haciendo preceder nuestra pumilde oracion por
las armas nacionales, como los hijos recuerdan la memorial
de sus padres, el dia de su natalicio.
El 4 de Julio de 1776, marca en efecto el dia en que ter-
mina el renacimiento y, aurora de tres siglos trazados por la
noche de la edad media, prepare los caminos del mundo
nuevo, que desde aquel dia principia en la historic del go-
bierno de la especie humana, hasta entonces librada &, los
azares del acaso, de la tradition, 6 de la fuerza.
El 4 de Julio se abre la primera pigina del libro de la
emancipacion de los pueblos, no por el tumulto y la pro-
testa, sino por el Congreso de los ancianos, y de los elegidos
del pueblo. No por la voluntad sola, sin la guia de la ex-
periencia y del derecho, que es la experiencia cientifica do
la humanidad, sino por la ley escrita, por la Constitucion
del poder puiblico, que asegura el derecho de cada uno, sin
menoscabar el derecho de todos, que esti. representado en el
Estado, en la Nacion, con fuerza suficiente para hacer res-
petar en el extrangero al pueblo colectivo, en su bandera,
y que es en el interior la ley supreme, la tranquilidad per-
petua.
Nuestro 9 de Julio es reflejo y emancipaQion de aquel 4
que le ha precedido. No estando reconocida aun la fuerza
que Franklin habia descubierto latente en el rayo, para
trasmitir por el telegrafo las vibraciones del pensamiento
human, necesitAronse sin duda los ailos que mediaron en-
tre 1776 y 1816, para que la ondulacion nos llegare y, tradu-
cidndose nuestra alma en el Congreso de Tucuman, excla-
mase A este estremo del continent americano: aPresentes
y futures somos independientest y ah! aprenderemos a ser
libres, a travel de medio siglo de batallas, de errors y de
desencantos, luchando contra el pasado, contra nuestra pro-
pia ignorancia y contra los falsos profetas I>





OBRA8 bz SARMIENTO


Por ahi vamos I
7Para que extendernos mas? Salud tambien al 9 de Julio,
que ha viajado sin la rapidez de la luz 6 de la electricidad,
con la triste lentitud de la historic que march guiada por
la Providencia, cayendo y levantando por entire los obstbcu-
los, escollos y resistencias; pero que va, avanza y llegar.
A su destino, que es amansar A los pueblos, regularizar la
march de los gobiernos, contener los apetitos de los fuertes
y domninar el sofisma y el error, que estravian A los d6biles.
Por ahi vamos I
Pero no debemos desesperar, ni aun de nosotros mismos
como raza, como pueblo, como nacion! No veis que por
mas errors que cometamos, el Rio de la Plata correrA
siempre tranquilo, majestuoso, ofreciendo su ancha espal-
da para llevar al Oc6ano, y por su intermedio al mundo,
el product del trabajo del hombre; y que el trabajo, para
ser productive y no interrumpido, necesita leyes sabias que
lo protegan, gobierno fuerte que lo asegure, conservando
tranquila la sociedad do las abejas humans, que tienen
en si los grandes instintos de la inteligencia, que busca y
halla la razon de las cosas?
jNo veis estas,grandes ciudades, que reflejan sus pala-
cios, sus torres y cipulas sobre sus ondas, ostentando en
su seno todos los progress humans acumulados desde
siglos, todas las razas que pueblan la tierra, y vienen ha-
cia nosotros, en busca de espacio, A tomar su parte de sol
cada una, de ese sol que brilla en nuestra bandera, para
todos, como lo dispuso el Creador del Universo, y su parte
de suelo tambien, de este suelo que Dios prepare para so-
laz y morada de sus hijos, hasta la consumacion de los
siglos?
Suframos, pues, trabajemos y esperemros. Ese gorro de
la Libertad que sostienen dos manos unidas, para represen-
tar la fuerza, es el emblema de nuestro gobierno libre y
fuerte: libertad y gobierno; ambos regidos por leyes, ambos
dindose la manoo, en conjunto simb6lico, indestructible 6
inseparable.
Al 4 de Julio, para el universe
Al 9 de Julio, para nosotros!





PAGINAS LITERARIAS


25 DE MAYO DE 1879

EL TRABAJO DIARIO

(El Nacional. 26 de Mayo de 1879.)
Ha pasado el dia consagrado & los recuerdos de la patria,
dejando en los animos las mas gratas impresiones. Al an-
tiguo entusiasmo se ha sustituido el contentamiento que
produce el espect&culo de los bienes adquiridos, y cuyos
efectos sentimos, sin darnos de ello cuenta, como de no sen-
tir frio en un dia sereno de primavera.
El pueblo se ha agrupado tr anquilamente en las plazas
ptiblicas, en masas considerable buscando emociones tran-
quilas, por que tranquilo esti su espiritu, por mas que le
quieran comunicar la fiebre de la political 6 de la guerra.
Si hubi6ramos de pasar en revista las impresiones que se
han sucedido en un solo dia, habria material de asombrar-
nos de la capacidad de sentir que posemos, de la vasta
escena que abraza nuestrainteligencia, 6 nuestros sentidos.
Debieron distribuirse ayer copias de las Actas del Cabildo
de la ciudad de Buenos Aires del 24 y 25 de Mayo de 1810,
y fotografiadas las escrituras y las firmas, el pdblico ha de-
bido sentirse present al memorable acontecimiento, por el
rastro quesobreel papel dejaron sus ilustres actors. He
aqui, pues, present ayer ante los animos un hecho ocurrido
hace sesenta y nueve afios.
Mostribase en las calls Brigadier General, creado tal
por ley del Congreso, un soldado que sent plaza en 1811;
como si con su foja de servicios, hubiese querido retrazar
el itinerario de batallas, de glorias, de. paises que recorri6
nuestra bandera hasta dejar establecida la independencia
en la Am6rica del' Sur. El Brigadier General Frias era
ayer el testigo y el actor que sobrevive A tres generaciones,
y ayudado en sus empresas, recibido sus 6rdenes, oido su
voz, contemplando su fisonomia en el apogeo de su gloria,
de San Martin en Chacabuco, de Las Heras en Maipd, en
Chile, de Arenales en la sierra del Perd, de Lavalle en Rio
Bamba, de Santa Cruz en Quito, Ecuador, de Sucre en Pi-
chincha, de Necochea en Junin, de Bolivar en Ayacucho,





OBRA8 DR 8ARMIENTO


de Alvear en Ituzaing6 Brasil, del General Paz en Monte-
video, de Urquiza en Caseros, de Mitre en Pavon; y contra
los indios, afios enteros de oscuro batallar en el desierto.
Ayer se tenia noticia de la expedicion del Coronel Uri-
buru que ha recorrido las faldas de los Andes desde Men-
doza hasta el rio Neuquen por donde nunca llegaron nueg-
tras armas, y cuya altitude, longitud y latitud determine por
la primera vez el sextante del ingeniero.
De mil leguas de distancia nos llegaban ayer por los hilos
el6ctricos que van desde la Plaza del 25 de Mayo en Bue-
nos Aires, hasta Iquique en el Perd, los rumors siniestros
de una gran tragedia, en que el abismo ha acallado los ala-
ridos de triunfo, y los gemidos de las victims del caton,
el incendio y la espada. Anteayer morian hermanos
nuestros en combates fratricidas, unos y otros los hijos de
los compafieros de armas, y sobre los mismos luga-
res en donde el Brigadier Frias recibi6 condecoracio-
nes por sus hazafias. Nuestra vista alcanzaba hasta 1810
en el mismo dia, que la electricidad nos traia emociones
del Mar Pacifico..
En el teatro de Colon, tribunos populares trataban cues-
tiones que preocupaban los animos, excitan las pasiones
generosas, y como Atenas con sus Alcibiades, y sus Peri-
cles, llevaron al pueblo A donde el ardor y el entusiasmo
le sefialen un agravio 6 una.conquista.
Don Juan Carlos Gomez, el patriota desheredado, decia
anteayer en la Revista Cientifica, que Chile, el antes sensato
Chile, ha sido llevado a la guerra, apor estar gobernado por
una democracia callejera, que erige en opinion la tumul-
tuosa vociferacion de la plaza pdblica. En nombre de las
ideas liberals han ido demoli6ndose alli los antemurales
de esa inundacion popular que ejerce sobre los gobiernos
presion irresistible, por mas vigor de carActer que le opo-
nen los ciudadanos que lo desempefian... .Las relaciones
exteriores nose tratan en la calle como en la actualidad
de Chile, afiade mas abajo. aLa primera causa de la gue-
rra que deploramos, es por tanto la p6sima manera de go-
bernarse los pueblos americanos de origen espafiol, ya
tirando la libertad A la calle, ya aherroj&ndola en los cuar-
teles; y nuestros publicistas permanecen mudos, ante la
contemplation de esos desbordes de la libertad 6 del des-





PIAGINAS LITERARI 8. 27.

potismo, haci6ndose c6mplices de sus excess, con elelogio
6 la excusa, con la prddica de ideas y adoption de pricticas
que a semejantes excess conducen.
Y en efecto, ayer despues de las arengas de los Rostros,.
inmensa muchedumbre se dirigia al Retiro, donde, al pie
de la estatua ecuestre de San Martin dos tribunes de la
plebe iban & irritar los animos con desahogos rencorosos.
A la misma hora quiza el pueblo de Santiago de Chile ha-
bri estado ayer al pie de la original estatua ecuestre de
San Martin, de que la nuestra es duplicado, gloriandose
del sacrificio de la Esmeralda, como -de un acto de sublime
heroismo, y otros faniticos como los de aqui invocaban sus
glorias, y habrin tornado su nombre, para derramar veneno
sobre las heridas que hacen y reciben alli en la cruenta
lucha. San Martin era Capitan General de los Ej6rcitos
de Chile y del Perl, y el libertador de ambas Repuiblicas.
Si el bronce que lo inmortaliza, oyera las preces que le di-
rigen de ambos lados de los Andes, levantaria los ojos al
cielo, estremecido, pididndole una mirada de compassion
para los pueblos que lo reconocen como padre comun.
Asi pas6 el dia de ayer. La iluminacion de la plaza de
la Victoria, que no tiene rival en las capitals de Europa, y
grandes ciudades de los Estados Unidos, los fuegos artificia-
les, que con sus intermitencias hacian aparecer la masa de
caras humans que cubria el Atrio de la Catedral, los balco-
nes del Cabildo, las plazas pdblicas, eran solo el vestibule
de los gratides teatros en que iba luego A engolfarse el pue-
blo, buscando emociones para el oido, ya que habia dejado
satisfecho el sentido de la vista, el alma por el recuerdo de
lo pasado, el corazon por la gloria premiada y conturbado
por la trhgica noticia trasmitida por el telegrafo.
Recibi6se ayer aviso de que el Gobierno de Chile, habia
aceptado, llamando para ello al senior Sarratea comisio-
nado ad hoc, una de varias propuestas de transaccion de la
question Magallanes, indicadas aqui'por nuestro Ministro de
Relaciones Exteriores, y que el Ministro chileno no se ha-
bla creido autorizado a aceptar. Con esto la negociacion
'tendr&. un terreno firm enaque pararse, y el largo debate
un t6rmino possible.
Pasado todo aquello con el dia memorable, despertamos
hoy, como de un suefio de opio en que todas los cosas hu-





OBRAS DE SARMIENTO


manas, recuerdos, hechos, hombres, monumentos, toman
formas portentosas y dimension colosales, y volvemos A las
realidades de la vida. ((La Convencion Electoral, decia ayer
La Nacioi, formada por los partidos conciliadop, design a
los ciudadanos Dr. D. Carlos Tejedor, como candidate la
Presidencia y al Dr. D. Saturnino Laspiur para la Vice-
Presidencia, Con estas ideas, (unas ideas que por brevedad
y por sabidas suprimimos) invitar al pueblo para el 10 de
Junio 6L reunion pdblica, proclamar a los mismo, etc.
((Candidatura Roca. (Habla La Tribuna):
((Se han recibido telegramas de Tucuman, anunciando
que la candidatura del General Roca para la future Presi-
dencia ha sido proclamada en aquella ciudad.)
La misma noticia trasmitida por telegrafo de Sari Luis,
pues los sostenedores de la candidatura Roca se proponian
levantar los escudos el 25 de Mayo en toda la Repilblica.
Tenemos para hoy en la Camara de Diputados, el debate
sobre los diplomas de un Diputado electo por aquella Pro-
vincia, en election unnime, como correspond a un pueblo
libre; pero por un registro que para quitar, sin duda, mo-
tivos futuros de desidencias, se renov6, con todo el personal
administrative despues de la toma en plena paz de la ciudad
de Corrientes.
Cada dia trae su labor, y en achaques de vida pdblica,
comenzamos desde hoy un nuevo afno, que sera laborioso,
pues que tiene por empresa preparar una nueva adminis-
tracion, por problema el esfinje de Patagonia.

3 DE FEBRERO

CAiDA DE LA TIRANIA

(El Nacional, Febrero 3 de 1879.)
Y los libres del mundo responded:
Al gran pueblo argentino salud.,)
Con un calor como el de hoy, en los campos de Caseros,
estabamos muchos, algunos de los cuales que murieron
alli y otros que han pagado despues su tribute A la natu,
raleza,-harto ocupados del gran debate.
Saludamos & los que sobreviven, cualq'uiera que sea el





PAiGNAS LITHRA.RIAS


camino por donde fueron & Caseros, 6 el que hayan torna-
do despues para ser ciudadanos argentinos.
Los que es alguno de nosotros, no estaba para discursos
y laudatorias A la hora de esta, y no lo esta tampoco veinte
y siete afios despues, de solo acordarse de aquella sublime
escena, en que iban A decidirse los destinos de la nacion
y las libertades de nuestros hijos.
Otro dia y con mas serenidad de espiritu, miraremos el
hecho grande, por hist6rico, por sus resultados presents.
Dejemos ahora a otros que nos trasmitan sus impre-
siones.

25 DE MAYO DE 1879

Fu6 este el dia consagrado al recuerdo'de nuestra eman-
cipacion political, y durante sesenta y nueve afios ha remo-
vido aun bajo las tiranias 6 en el destierro, el corazon de
los argentinos.
Los Estados Unidos conmemoran el dia 4 de Julio en
que el Congreso proclam6 la independencia, no obstante
que la revolution habia ya echado raices, y gran parte del
territorio estaba fuera del dominio de la corona y de las
tropas inglesas.
Durante muchos afios fud dia de verdadero regocijo, como
lo fueron para todas las naciones, aquellos que sirvieron de
punto de partida A las instituciones libres.
La Francia no tiene hoy fiestas patrias.
El 25 de Mayo tuvo un verdadero culto, en que las pobla-
ciones argentinas, saludaban al Sol naciente, reunidas en
las plazas pdiblicas, en medio de las salvas de artilleria y
el himno national cantado por los nifios de las escuelas
padtrias.
Las sefloras acudian A la ceremonia con el gorro frigio
por aderezo y cinturas celestes sobre vestidos blancos. Los
hombres llevaban la cucarda de dos colors.
Todo esto ha pasado; y es en vano tratar de resucitar
aquellos dias de entusiasmo. Hemos llegado A la edad
adulta, y apenas una mirada retrospective consagramos al
pasado.
El 4 de Julio era, hasta ahora poco en los Estados-Unidos,
dia de algazara para los nifios, que aturdian A las gentes





OBRAS DR SARMIENTO


con disparos de armas, de cohetes, etc., hasta que el afio
pasado fu6 necesario prohibirles tales manifestaciones, a
causa de los numerosos incendios que provocaban. En
una correspondencia del Nacional de 1865, se anunciaron
diez y siete ocurridos en la ciudad de Nueva-York.
Los fuegos artificiales de esta noche, las brillantes y
concurridas funciones de todos los teatros, y la magnifica
iluminacioh gas de lt Plaza de la Independencia, que
usurpa su puesto la del 25 de Mayo, y que rivaliza con las
grandes ciudades del mundo, son la mejor expression del
content general.
Pero hay una manifestacion del 25 de Mayo, como origen
de un cambio social, y muestra de sus grandiosos efectos,
que cuan grande sea, nadie apercibe por creerla vulgar 6
insignificant.
El 25 de Mayo, llena las plazas pilblicas una masa com-
pacta de gentes de todas las classes, de todos los colors, de
de todas las naciones, de todos los sexos y de todas las
edades.
Una sola cosa tienen de comun, y en eso se distinguen
de todos los pueblos, y sobrepasan A los europeos, en Paris,
Londres, Roma y Madrid.
El pueblo argentino todo entero viste el mismo vestido,
decent, aun lujoso, A la iltima moda. La masa de los
hombres de noche y de dia es negra, sin colors descolo-
ridos. Visten todos de patio: todos tienen complete el
vestido, y la ropa blanca limpia.
Las mujeres, sin excluir las negras, llevan con elegancia
trajes cortados a. la moda, sin que se vean, cofias, gorros, ni
polleras, como se ven trajes poptilares, plebeyos, campe-
sinos en Europa.
Buenos Aires es una ciudad de caballeros y de seioras;
sin plebe, sin chusma, sin rotos, sin canalla. Mas 6 menos
education; mas .menos riqueza; pero la barbarie, la blusa,
el poncho, la rmiseria, la destitucion absolute no tienen re-
presentantes in la apariencia.
SA las cuatr4de la tarde de los dias de trabajo las calls
de Buenos Aires ostentan una poblacion decentemente y
con elegancia vestida. El dia de fiesta toda de gala.
Este 'espectAculo no se ve en Europa, donde hay pueblo
que viste A part, y solo en los Estados Unidos el vestir de





PAGINAS LITERARIAS


las gentes es igual al de la ciudad de Buenos Aires. Cree-
mos, sin embargo, que aqui, viste mejor todavia, y con
mas lujo, lo que no es por cierto un elogio. Sefialamos
simplemente un hecho.
Hay mas gusto en las mujeres.
Recordar este rasgo es tributar el debido homenaje al
25 de Mayo.
La libertad ha traido la igualdad, y dado A cada uno su
parte en la fiesta. Ciudad 'alguna de Am6rica tendra esta
noche mas teatros abiertos ni mayor poblacion que les
Ilene hasta sofocarse. Todos los gustos encuentran satis-
faccion: todas las nacionalidades simpatias. Probablemente
la parada de tropas sea mezquina: las solemnidades reli-
giosas poco solemnes. Lo que habri notable mafiana es el
aspect tranquilo, y las formas decentes, cultas, elegantes
sin contrastes, de una inmensa masa de pueblo.
He aqui nuestras Fiestas Mayas. jSalud al 25 de Mayot

LEYENDAS MAYAS

FRAY CAYETANO EN UN VEINTE Y CINCOO DE MAYO

25 de Mayo de 1882.
Estamos este aflo de reminiscencias. La historic vuelve
a.presentarse, reolamando su preeminencia en la atencion
y en la political de la generation present. Nos hemos
cansado de gritar: viva la patrial porque cada uno siente
que se le atraviesa un recuerdo doloroso al evocarla.
Lopez, Mitre, Guido, Lamas, Avellaneda, Sarmiento, han
vuelto este afio A registrar nuestros anales, desenterrando
aquellos preciosos documents in6ditos, comprobindolos, y
discutiendolos; rectificando las dltimas apreciaciones del
orden moral A que se prestan esos mismos hechos.
Apelaremos tambien nosotros este afio A reminiscencias
de escenas de otros tiempos 6 de fiestas de otros veinte y
cinco de Mayo, que la memorial retiene, como aquellas
pintas descoloridas de estampados bellisimos, de los que,
con el uso y el tiempo ha desaparecido el dibujo general,
quedando solo, A manchas, en flores i hojas, los colors
mas penetrantes y vivos.





OBRAS DB SARMIENTO


El espectador de la escena que vamos A describir era-un
nifio de nueve afios, y recientemente Ilegado a C6rdoba
en 1820, destinado al Colegio de Monserrat, y viendo lab
cosas como por un vidrio de aumento, grande la ciudad
soberbia la Catedral, y sin cuento las torres y cdpulas de
conventos y monasterios; atronador el armonioso 6rgano
de la Catedral, aterrante el numeroso ej6rcito del general
Bustos, y todo superior A la comprension de un nifio fo-
rastero.
Antes de salir el sol, el 25 de Mayo de 1820, ocupaba el
narrador, su puesto en la calle ancha, delantd de la gran
parada de tropas de linea, do negros unos batallones, de
indios otros, y con uniforms magnificos los de A caballo,
artilleros 6 hdsares. Acaso formaba en la linea, Capitan 6
Mayor, D. Jose Maria Paz.
Sabia que ese ej6rcito habia peleado en el Alto Perd, lo
que le infundia respeto, si bien habia conocido en sus mo-
cedades, de siete afios, -el Nutmero Uno, de los Andes, los
Dragones, y otros cuerpos, con sus jefes gloriosos de Cha-
cabuco y Maipo.
Porque desde tan tierna edad y k causa de ser aquella
una 6poca esencialmente guerrera, tenia el niflo, grande
aficion A las armas, asistiendo en su tierra a los ejercicios
diarios de los batallones que reconquistaron a Chile. Co-
nocia, por ejemplo, por sus nombres, A los tambores y pitos
que echaban llamada por las tardes en el vecino cuartel
de Santo Domingo, pudiendo enumerar los clarinetes, trom-
pas, fagote, serpenton, chinesco, de que la banda se com-
ponia, y dar testimonio de que jams el Tambor Mayor, al
romper la march, y lanzando al aire su baston con su
bola de plata, dejd de recojerlo, cuando caia precisamente
en el lugar A donde alcanzaba con el progress de la mar-
cha, sin discrepar una pulgada. La present generation
no ha visto tales hazanas.
Conocia a todos los jefes y contemplaba estatfco los enor-
mesy clinudos bigotes del Comandante Zequeira, que poco
despues mataron.
No solo por estos hechos de un caracter privado, empe-
zaba i interesarse en la vida pdblica de su pals, y prepa-
rarse para mayores proezas enr el arte military y A tomar
parte temprano en la historic patria, sino que sabiendo que





PAGINAS LITERARIAS


llegaba su padre capitan de" milicias que habia concurrido
a la batalla de Chacabuco, circunstancia que le record
San Martin en Paris ahdando los afos, conductor aquel de
trescientos prisioneros espafoles tornados en tan gloriosa
jornada; se traslad6 inmediatamente a casa de S, E. el sefior
Gobernador D. Ignacio de la Rosa, fi donde se hallaba el
Capitdn dando cuenta de su comision; y estando cerrada
la estrecha calle con los caballos de escolta, comitiva y
ciudadanos atraidos por la novedad del caso coachess Dios
los diese por aquellos tiernmpos remotos, salvo la Calesa
dorada de Ilevar su Majestad) arremeti6 en lo encapillado,
es decir la camisita, su nriico arreo, A los seis afiQs apenas
cumplidos de edad, por debajo de las barrigas y pescuezos
de tanto caballo, hallando la cosa mas natural del mundo
y con solo agacharse un poco, el trinsito por debajo de
aquella b6veda de barrigas y cabezas. Llegar al salon de
Gobierno, plantarse en el centro hasta poder discernir a
su polvoroso y asoleado padre y saltar sobre' sus rodillas,
fu6 todo uno, hasta que y sabidndose luego por qu6 mila-
groso camino habia liegado al salon, i falta de la Legion de
Honor comno al Comandante Espinosa, el Dr. D. Ignacio de
la Rosa lo decor con alzarlo en brazos; todo lo cual de-
ben tenerlo en cuenta los que disminuyen el nilmero de
sus hazafias militares, mientras le cargan aflos en cada
pata, como balas de cafion a los cadaveres que so sepultan
en el m ar. E purl ................... .....................
De lo que se le da un comino, aplicandose a si mismo
esta observacion de Guizot.
aEs un hecho grave en toda sociedad- democrdtica, el ale-
jamiento de los hombres, los mas eminentes, y los mejores
entire los mas eminentes, para el manejo de los negocios
pdblicos. Washington, Jefferson, Madison han aspirado
ardientemente al retiro, como si en este estado social, la
tarea del gobierno fuera muy dura para los hombres ca-
paces de medir su extension, y que quieren cumplirla
dignamente.
aA ellos solos sin embargo, esta tarea conviene y debe
ser conflada. El gobierno sera siempre y en todas parties,
el mas grande empleo de las facultades humans, por con-
siguiente, el que require las almas las mas elevadas. Va
ToMo XvI.-3





OBRAS DE SARMIENTO


en ello el honor como el interns de la sociedad que tales
almas sean atraidas y retenidas en la administration de
sus negocios, porque ano hay garantirs, no hay instituciones
que puedan reemplazarlap.

II

Para volver de tan docta y necesaria digresion al 25 de
de Mayo de 1820, tras las salvas al sol saliente y manio-
bras de las tropas en la calle ancha de C6rdoba, habiendo
las bulliciosas y alegres campanas de la Catedral dado sus
tres alegres y sempiternos repiques, el aficionado se dirigi6
A la iglesia, donde merced i sersobrino de cura y conocido
de monaguillos y sacristanes, pudo penetrar hasta el fondo
de la question, como es su costumbre en todo, A saber,
hasta el presbiterio, donde estin las autoridades, los ofi-
ciantes, can6nigos y monaguillos armados de ciriales,incen-
sarios, campanillas y demis accesorios del culto en una
gran fiesta.
iEspectfculo de dejar lelo A un aldeanol
Cuatro 6 cinco 6rdenes de religiosos don sus capuchas y
sus hfibitos de diversos colors en fila interminable; una
hilera de galoneados jefes y oficiales del ej6rcito-estudian-
tes de la Universidad con bandas coloradas sobre sus sota-
nas de un lado. 4Estaria el doctor Velez alli, pues aun no
habia rendido examenes finales? Del otro lado los de Mon-
'serrat con su banda celeste, en cuyas filas formaria luego
con dignidad y compostura el ahora simple espectador.
A la izquierda, bajo un dosel carmesi, en una silla poltro-
na esti el General don Juan Bautista Bustos todo bordado-
de oro, Gobernador de la Provincia, acompafiado de un
Maestro de ceremonies y edecanes cubiertos de galones.
No recuerda quien es el provisor despues que fuW Las-
cano, pero que conocian entonces can6nigo al frente del
coro, en Sede vacant.
Delante del Gobernador y al pie de la mesa se sientan
dos Maseros, cuyas masas de plata reposan sobre la mesa,
los cuales son dos mulatos gemelos, de la misma fisono-
mia y talla, vestidos de pana verde botella, de manera de
tomarlos uno por otro.





PAGINAS LITIRARIAS


III

Pasadas las ceremonies pomposas del introito k grande
orquesta de violines, triangulo y tambora, un padre domi-
nico se arrodill6 ante el oficiante A recibir la bendicion y
acompafiado de un corista atraves6 magestuosamente la
nave, seguido por las miradas complacidas y ansiosas de
todos, como si esperase que el espiritu Santo descendiese
y batiese sus alas sobre la cabeza del grande predica-
dor.
Las miradas de todos los presents se dirigieron hacia
el pdlpito, cuyas gradas subi6 magestuosamente el fraile
dominico, de ancho semblante A lo que recuerda el nifio de
nueve afios de quien tenemos estos detalles, y & que d6
suma importancia al nombre que despues supo llamarse
Fray Cayetano Jose Rodriguez, uno de los luminares y pro-
tagonista de la Independencia, pues fu6 Diputado por
Buenos Aires al Congreso que en Tucuman habia decla-
rado la independencia de estas colonies que formaban las
Provincias Unidas del Rio de la Plata en Sur Am6rica, cuyo
acto era la confirmation legal de la revolution contra la
dominacion espahola, iniciada 'en Cabildo abierto el 25 de
Mayo de 1810 por los notables y Cabildo de la ciudad de
Buenos Aires, cuya conmemoracion se celebraba aquel
dia de la patria.
Daba grande interest al acto la circunstancia, de ser el
funcionario civil t quien dirigia la palabra el insigne de-
sertor de las filas de los ej6rcitos que hacian la guerra A
la dominacion espafiola, el orador sagrado.
El General Bustos habia abandonado con el ej6rcito que
retenia en C6rdoba, la linea del Desaguadero, confiada 6
su guard.
Cuando el padre sac6 de la manga del blanco h.bito un
pafluelo para limpiarse el rostro con el magestuoso y
acompasado ademan de an padre de campanillas, cuando
extendi6 sus manos sobre la cornisa del pdlpito, despues
de una invocacion y del texto latino, el movimiento de
atencion de la concurrencia se torn6 en silencio, como si
nadie respirase, como si algo hubiera de suceder. El ser-
mon discurri6 sobre t6picos correspondientes al exordio; y





36 OBBAS DE SARMIENTO

andando la frase, y sucedidndose los periods, el nifio ,
cuyos recuerdos nos referimos, y que por la novedad y
grandeza para 61 estupendas de las cosas, ej6rcito, cathedral,
concurrencia, cafiones, hdsares, maseros, miraba al predi-
cador de hito en hito, oy6le entrar, levantando la voz con
jtibilo y glorificacion 6 bajandola como en el oficio de di-
funtos, en una de aquellas figures de ret6rica, de que no
pocas se abusa hasta el cansanoio, que consist en repetir
el sujeto de la oracion al principio de cada period cuando
se enumeran una a una las circunstancias, cualidades 6
actos que se le atribuyen. Asi principi6 el revererido fray
Cayetano Rodriguez con voz Ilena de majestad y volvi6n-
dose hacia el pueblo exclam6:

VEINTE Y IN5CO DE MAYO DE 1810

Dia por siempre memorable en los fastos de la naciones,
y sefialado por el dedo del Altisimo para....
No nos atendriamos a la simple memorial de un nifio,
para seguir la frase y magnificaciones del grande oradpr
patriota; contando con que el lector se sabe de memorial
esta parte de la leccion, segun que la ha oido a sus padres,
6 la repiten hoy todos nuestros diarios, y acaso el sermon
de costumbre en tan solemne dia. En seguida vino:


VEINTE Y CINCO DE MAYO DE 1811

Consagrado a registrar en los anales recien abiertos de
la naciente patria, las victorias de..... 6 la derrota de...
pues la memorial infiel no puede apuntar nombres que
no le eran familiares y oia por la primera vez; pero de
derrotas y de victorias hablaba..... acaso de la de Sipe-
Sipe.

VEINTE Y CINCO DE MAYO DE 1816

"Cual seria la leyenda afecta al Congreso de Tucuman,
de que el Reverendo Predicador habia sido ilustre miem-
bro, no nos lo ha dicho M. Groussac en su Ensayo Hist6rico





PAGINAS LITERARIAS


de la Provincia de Tucuman, dAdole ciertos aires de Conci-
lio el Dr. Avellaneda, y Sarmiento contentAdose con hacerlo
menos casero, y menos criollo de lo que se pretend, y algo
asi como las revoluciones de Roma y Atenas, cuando en
ambas se puso t6rmino & la autoridad de los Reyes.

VEINTE Y CINCO DE MAYO DE 1817, 1818 Y 1819

No recuerda el narrador los caracteres .que atribuy6 a
aquellos en que debi6 deplorar la guerra civil, las desmem-
braciones de territories, la espantosa anarquia en Buenos
Aires, hasta que llegando al tristemente c6lebre AfO VEINTE,
bajando la voz, humedecida ya por el dolor, y entrecortada
por la vergfienza de tener que recorder tantos desastres,
tantos crimenes, hubo de recorder la sublevacion de Arequito,
y volviendo sus- miradas hacia el solio que ocupaba como
Gobernador el General que tal atentado cometi6 y habia
inutilizado ese ej6rcito que formaba la parada, para diver-
sion y asombra de chicuelos, despues de haber espantado
a los leones de Castilla, en los campos de batalla, esclam6
con la voz tonante de Samuel por la sublevacion de Are-
quito.

VEINTE Y CINCO DE MAYO DE 1820.

q(Dia de luto y de vergilenza para la Patria, funesto dia
que no debieran recorder los Anales; en que sus hijos vol-
vieron sus armas contra el seno de su madre.....
Seguro, que el Padre Cayetano dijo estas mismas pala-
bras, porque el niflo recordaba siempre lo ((de los hijos que
vuelven sus armas contra la madre,) y ademas porque las
que oy6repetir en conciliAbulos de clrigos en el alojamiento
de su tio el Cura, pues alli comentaban la audacia del ser-
mon, glorificando al sabio orador y la pintura que hacia de
los males de la patria. En la Catedral, cuando el orador
sagrado lleg6 A este punt y sus reproches, sus maldiciones
Ilovian sobre la cabeza del poderoso y hasta entonces enso-
berbecido culpable, los oyentes empezaron A moverse y
maquinalmente volvian la vista hacia el gobernador, espe-
rando sin duda la orden A los Maseros de intimar prison al
audaz dominico. El narrador recuerda que tenia al con-





OBRAS DE SARMIENTO


trario el general, la fisonomia muy placida, como si tuviese
A grande honor el que se usase en su presencia de tanta
libertad. Despues ha pensado que bribones que tienen en
'la parada cuatro batallones de linea, una brigada y un re-
gimiento de -hisares, pueden dejar decir lo que quieran A
profetas y predicadores, sin prohibicion, sin alarma, etc.

IV

Ahi termin6 el sermon famoso que debi6 ser una resefia
hist6rica de los principles acontecimientos de la revolution
de la Independencia, el rumbo que la daban las batallas
perdidas 6 ganadas; y los lamentables des6rdenes y des-
union traidos por la anarquia y la discordia. Al concluir el
Padre su oracion, deseando al auditorio la gloria eterna, se
levant uninmenso rumor de vestidos y voices, como si un
torrente de agua detenida se abriese paso 6 una bandada de
torcazas se algase del'suelo de un golpe agitando un miller
de alas A un tiempo. La function concluy6 como de costum-
bre, aunque en los semblantes el nifio observase mayor
animacion que la que convenia A tan solemne misa de gra-
cias. En casa de su tio, y durante cuatro dias, donde quiera
que se reunian gentes 6 visits, el asunto del dia era el
sermon de 25 de Mayo predicado por el Padre Cayetano y
las duras verdades que hizo oir al poltron general que acab6
con desmoralizar aquel magnifico pie del ej6rcito, aniqui-
lAndose por la desercion, pues no habia con que pagarle sus
salaries, y haciendo sufrir a C6rdoba su pobre tirania, hasta
que despues de haber impedido que la Reptblica se consti-
tuyese en 1826, y ayudado, con encabezar las resistencias
del interior y de Santa F6, A malograr los resultados obte-
nidos en la batalla de Ituzaing6 por el ej6rcito argentino,
negandole refuerzos 6 favoreciendo la desercion, no pudo
resistir en San Roque al empuje del Regimiento de Corace-
ros y un batallon que mandaba aquel capitan Paz, arrastra-
do por la discipline en Arequito; pero que se incorpor6 al
ej6rcito argentino, y lleg6 A General en la campafia del
Brasil, por sus talents militares.
Imposible seria desde entonces, 1829 y 31, seguir la histo-
ria del Veinte y cinco de Mayo, suprimido en Buenos Aires





PAGINAS LITERARIAS


por el Dictador Rosas, quien odiaba por instinto su me-
moria.
Hay sin embargo, una pagina que lo recuerda; y aunque
en la tierra de extrangeros, como los hebreos & las marge-
nes del Edfrates, Ilorando la Patria ausente, tiene el m6rito
singular de ser una Cena a que concurrieron los dltimos
heroes de la Independencia, como el General Las Heras, los
nuevos campeones que se levantaban para continuar la
obra como Mitre y Sarmiento, los mas brillantes poetas ar-
gentinos como Gutierrez y Juan Godoy, y hasta un hijo del
General Lavalle, niflo aiin que venia con la bandera de
Mayo A busbar la tradition de la Patria. Vale la pena de
agregar aquel Veinte y cinco A la lista de los de Fray Ca-
yetano.

VEINTE Y CINOO DE MAYO DE 1849

La escena tiene lIgar en Santiago de Chile en la casa
quinta de Yungai deapatriota Sarmiento.
Estan reunidos en torno de una mesa cargada de man-
jares, el anciano D. Juan Gregorio de Las Heras, General.
de la Independencia de dos repdiblicas, el viejo Coronel
Plaza que mandaba la artilleria argentina en Cancha Ra-
yada y su hijo Caupolican, del ejercito chileno, el Can6ni-
go Navarro, Capellan de San Martin, Bartolom6 Mitre, Te-
niente Coronel argentino, Juan Godoy, Juan Maria Gutierrez
poetas, Suluaga, Jacinto Pefia, de querida memorial.
LUnse cartas de D. Nicolas R. Pefia, actor principal en el
acto de 1810, ssintiendo en el alma que su salud no le
permit concurrir para celebrar el 25 de este 39 aniversa-
rio de la libertad y existencia de nuestra patria.))
Don Gregorio Gomez, chispero de los patriots, actor en la
revolution apide con el mayor encarecimiento que ese dia
sehaga en su nombre un saludo a los paisanos reunidos alli.
Tejedor, Aberastain, Domingo de Oro mandan sus tarjetas.
El General Las Heras, so levanta y brinda.

Sefores:
(A nuestra revolution sobroviviente, don Nicolas Rodriguez
Pefia, A quien deseo un corazon tranquilo y fuerte para so-
portar las desgracias y los padecimientos en su edad avan-





OBRAS DB SARMIENTO


zada, y en su persona un tribute de gratitud i la memorial
de sus amigos Castelli, Vieytes y Belgrano.)
El Can6nigo Navarro.
aLos hijos del Plata llevaron la guerra hasta el Pichincha;
y sus principios se propagaron en el Continente con la
celeridad del rayo...
aHemos tenido en tiempos posteriores dias aciagos; pero
bebamos con la firme esperanza de que al fin triunfaran los
principios praclamados este dia...)
El Dr. Martin Zapata (despues del Congreso Constitu-
yente).

Sefiores:
((Esth en el destiny del noble emigrado que A todo renun-
cia, A fin de conservar su independencia, que la sombra
de los escAndalos de su Patria venga acibararle sus mas
legitimos placeres.
La prensa de Buenos Aires que tWe el Correo de ayer,
registra el document siguiente:
eExmo. Sr. D. J. Manuel de Rosas:
Mi respectable Sefior: Me honro de elevar A su Excelen-
cia, la adjunta carta del LOCO, fandtico traidor, unitario, D.
F. Sarmiento, escrita sin duda con su malvada intention,
creydndome en desgracia, y que por ella fuese yo capaz de
manchar mi foja de servicios, siguiendo sus planes contra
nuestra independencia y santa causa federal...
Josd 8. Ramirez.D

En la carta denunciada, lese el parrafo siguiente:
((Yo me apresto General para entrar en campagia (1849). S los
argentinos no han caido en el dltimo grado de abyeccion
y envilecimiento, la razon tendrk influencia sobre ellos; la
verdad se harA escuchar y un dia nos daremos un abrazo
por cuanto tengo la conviction de que es FATAL INEVITABLEY
el caso que ha de Ilegar de serle Aitil & Vd. y todos sus
amigos (18511) Domtngo F. Sarmiento.
Leese la nota del Ministro D. Felipe Arana al Gobierno
de Chile que concluye:
((Es por lo tanto, confgrande confianza que el gobierno,
argentino solicita una media eficaz de represion y castigo>






PAGINAS LITERARIAS


que ponga al aleve conspirador Domingo F. Sarmiento
en la imposibilidad de continuar abusando en adelante
del asilo para incendiar un pais vecino y hermano de
esa reptiblica, y lanzar desde alli libelos tan infames 6 inso-
lentes como el que con una mira perverse de seduccion ha
dirigido al fiel y benem6rito jefe argentino, D. Jos6 Santos
Ramirez.))
El poeta Juan Godoy lee de sus versos.

..... ........... .... ......... .

a(Qu6dannos, por fortune todavia
restos preclosos que respet6 el tiempo
y el cation enemigo en los combates,
de la generation que a nuestro pueblo
de ochocientos diez en estos dias,
dl6 la primera lecclon de sus dereehos.
Empero, entire aquel tiempo y el present
un periodo de horror y vilipendio
se interpone, ob llorI De un tirano
La sombra adusth, 6 infernal allento
solo dejan llegar algun reflejo,
que nos revele lo que entonces fuimos
y nos recuerde lo que ser deklemos.)

Juan Maria Gutierrez recomienda at joven Suluaga autor
de las siguientes estrofas.


a Oh Patrial de rodillas la frente descublerta,
u Con himnos Inflamados de santa inspiracion,
a Al entreabrir de Oriente la diamantina puerta,
cc Saluda al Dios de Mayo, al Dios de la CreacionI


a Y al mundo dando vuelta, pedazos de tu gloria,
a Estitlcos los pueblos veranlo reflejar,
a Sin que a tu orgullo baste la americana historic
a Que en letras de astros brilla sobre el azul altar.)


A las ocho de la noche cuandolos convidados rodeaban la
mesa en que se servia el caf6, se presentaron quince j6venes
estudiantes argentinos, encabezados por el hijo del General
Lavalle, trayendo el joven en sus manos la bandera reca-
madagde joro, que las Damas de Montevideo, ofrecieran al





OBKRA DI SARMIENTO


inclito general, al abrir la dltima y desgraciada campafia.
Pedian su lugar, dijeron, al lado de la generation que les
precedia para asociarse al recuerdo de la Patria.)
Sarmiento contest:
((Amigos: Hoy es el primer dia de mi vida. El recuer-
do del 25de Mayo; la presencia de los heroes de la Inde-
pendencia; la de los proscritos de nuestra 6poca; la de
vosotros los representantes de la generation que se acerca;
la Bandera argentina que las Damas de Montevideo pusie-
ron en manos del ilustre Lavalle; y los desahogos mismos
de la rabia del tirano de nuestra Patria; tres generaciones
aqui presents; la libertad y el despotismo-todo ha pasado
en este diapor los umbrales de mi moradal Id amigos a
entregaros al bullicioso placer de vuestra edad.
Mitre les dirigi6 la palabra para inculcarles:
((La necesidad de cultivar la inteligencia y el corazon pa-
ra llegar a comprender bien esa libertad, ambiente del al-
ma, blanco remote, pero nacia el cuainarcha el hombre
cada vez mas A prisa y con menos obsticulos.)
Juan Maria Gutierrez.
a Habeis abrazado la carrera de las letras. a Teneis la
a fortune de educaros en un pais amigo, pacifico, abundan-
( te de buenos profesores: tened cuidado que una hora es-
a quivada por pereza al studio, es un robo a las esperan-
a zas de la Patria' El que la ama trata de hacerse digno de
a ella. ))

Ancianos, j6venes y nifios, se dirigieron enseguida A una
galeria, cuyb fondo, con el retrato de San Martin, ilumina-
ba un brillante transparent del pincel de la sefiorita Sar-
miento, representando los escudos argentino y chileno
enlazados entire si, el sol y la estrella, con un letrero que
decia en letras de luz: PARA TODOS ALUMBRAN.
El Himno Nacional entonado por voces tr6mulas por la
edad, (Las Heras, Plaza, Navarro), varoniles otras, mezcladas
A los ecos agudos de las voces metalicas de los adolescen-
tes, fu6 el tiltimo incienso del corazon, que se tribut6 en la
morada del sefor Sarmiento al VEINTE Y CINCO DE MAYO DE
MIL OCHOCIENTOS CUARENTA Y NUEVE. (V ase crdnica 19 del tres
de Junio).





PAGINAS LITERARIAS


MAYO VEINTE Y SEIS DE MIL OCHOCIENTOS CUARENTA Y NUEVE

Al Exmo. seflor Gobernador y Capitan General de la Provincia de



((Yo dejo, Excelentisimo senior, al Gobierno de Chile, el
deber de contestar en tdrminos mesurados una nota en que
se registran estas frases: ((el salvaje unitario D. F. Sarmien-
to, la criminal cuanto abominable furia con que el traidor
D. F. Sarmiento, perteneciente A una 16gia sanguinaria 6
infame.... )) palabras desmesuradas, epitetos ultrajantes,
que se creerian production de un energidmeno.........
((Ponga su Excelencia estas palabras y otras en que aque-
lla pieza abunda en la boca de un Ministro de Inglaterra y
sentirA toda su vergonzosa destemplanza.................
((Principiar6 por declarar que la carta al General Rami-
rez, la escribi un dia despues del VEINTE Y CINCO DE MAYO, Cu-
ya memorial recordamos los argentinos religiosamente en
el destierro, todos los aflos.............: .................

((Desde que principi6 A escribir en Chile, me he manifes-
tado opuesto a la dominacion personal del General Santa
Cruz en Bolivia, como A la del General Flores en el Ecua-
dor, como al General Rosas en Buenos Aires, como A la del
General Rivera en Montevideo...........................

((El General don Nasario Benavidez podri rendir testimo-
nio de que nunca conspire, haci6ndole oir, por el contrario,
S61l mismo de palabra y por escrito, la verdad por entero,
reprobando en los t6rminos mas en6rgicos, la violacion de
las leyes, y su conato de desprenderse de toda traba que con-
tuviese los arranques de su voluntad.

((Si aquellas manifestaciones de mi vida me constituyen
en conspirador a los ojos de su Exa. en tal caso puedo
asegurar que la conspiraCion tal como la establecen mis
antecedentes pdblicos y privados; la conspiration por la
palabra, por la prensa, por el studio de las necesidades de
nuestro pueblo, la conspiracion por el ejemplo y por la per-





OBRAS DE SARMIENTO


suasion; la conspiracion por los principios y las ideas di-
fundidas por la prensa y por la ensefianza: esta clase nueva
de conspiracion sera, Excelentisimo senior, de mi parte,
eterna, constant, infatigable, de todos los instantes, mien-
tras una gota de sangre bulla en mis venas, "mientras un
sentimiento moral viva sin relajarse en mi conciencia,
mientras la libertad de pensar y de emitir el pensamiento
exista en algun angulo de la tierra.
. .... ................... I ...... .. ................

FIN

c AH TIEMPO AQUEL YA PAS6.
(C SI FUE EN LA PATRIA DE EN MEDIO,
a Lo MISMO ME SUCEDIO
s PERO AMIGO I EN ESTA PATRIA!

( ALCANCEME UN CIMARRON.)
(Olmedo en Ghano y Contreras).

4 DE JULIO

DE 1778 A 1882

Estamos en presencia del mas grande de los aconteci-
mientos, la sintesis hist6rica de todo el trabajo de la raza
humana, durante la sucesion de los siglos, reunida, depu-
rada y convertida en un continent, en teorena y solution
del terrible problema de las sociedades humans, consul-
tada la felicidad de cada uno, con la seguridad y engrande-
cimiento del todo, bajo los principios del derecho, y en con-
formidad con las conquistas de la ciencia.
Todavia ha habido moments de vacilacion y de duda en
cuanto al 6xito del grande experiment. Este afio, sin em-
bargo, la opinion del mundo es unanime. Los Estados Uni-
dos son la nacion que ha realizado por complete todos los
fines de la institution, del gobierno, con asombroso 6xito y
rapidez. Todos los otros pueblos tienen una estrella polar,
sobre todo los de esta Am6rica, que les sirve de gula, para
apartar los obstAculos que resisten aun la adoption y pric-
tica de sus principios.





PAGINAS LtTERARIAS


Alia se dirige la grande corriente de los desheradados, A
incorporarse en la inmensa asociacion; y un million .de arri-
bantes anuales con el otro million que viene A la existen-
cia, bastarAn para crear en un siglo, una nueva humani-
dad de raza, como la que los helenos iniciaban tan en
pequefia escala y en territorio tan exigiio. Hoy tienen los
Estados Unidos, tenemos todos los americanos, un Conti-
nente entero para dar expansion A aquellos principios, y a
aquellas fuerzas, que comienzan en el municipio, toman
nombre' como Estido 6 Provincia, asumen su puesto en el
mundo con el nombre de Naciones, haciendo expluribus unum
y dandose la mano de un continent americano & otro con-
tinente americano, para terminar en la Liga anficti6nica,
bajo estas dos bases: arbitration k no guerra. La Am6rica
para la Am6rica.
Salud al 4 de Julio! que tantas prosperidades y tanta paz
haderramado sobre este continental

4 DE JULIO DE 1883

Tenemos la buena fortune de saludar el dia aniversario
del mas sencillo y mas grande acontecimiento human, el
ensayo de gobernarse A si mismo cierto ndmero de hombres,
por las simples reglas del sentido comun y unas cuantas
prescripciones constitucionales que limitarian la accion del
gobierno; y un siglo despues, A la hora y el dia en que el
sol visit las playas de la parte.de America donde tal acon-
tecimiento tuvo lugar, bafia con sus rayos la escena mas
extensa, y alumbra el cuadro mas grandioso que haya ofre-
cido hasta hoy la especie humana, una nation de cincuenta
y cinco millones, la acumulacion y la creation de las ma-
yores riquezas, fruto del trabajo, y de la aplicacion de las
fuerzas naturales movidas por la inteligencia, y sobre todo,
este cdmulo de bendiciones, reinando la libertad primitive,
sin concesiones hechas A la necesidad, A la gloria, 6 las im-
posiciones de la Historia.
La libertad individual era un hecho conquistado por el
hombre en diversas 6pocas, y en varias nacipnes, 6 la som-
bra de los castillos de las dristocracias, sobre la esclavitud
de otroshombres y de otras razas. El ensayo intentado el
4 de Julio, en un punto de la Am6rica, ha asumido con un





OBRAS DE SARMIENTO


siglo de desarrollo y acrecentamiento, las proporciones de
una solution encontrada A los grandes problems que la
organization de las sociedades presentan.
Como se gobiernan esos cincuenta millones, habrAn de
gobernarse ciento, de la misma manera y por la misma
fuerza de expansion que todos los pueblos, que si no son
salvajes, tienen hoy ferrocarriles, tel6grafos, naves de va-
por, etc. Las fuerzas humans reunidas en lo que se lla-
man naciones, piden una regla para manifestarse con pro-
vecho, como la locomotive supone el riel para avanzar, y
todas las naciones tendran que adoptar las prescripciones
ya experimentadas para luchar por la existencia. El des-
potismo destruye. Testigo, la grande catAstrofe de Sedan;
la ignorancia debilita; tal como lo ha mostrado la decaden-
cia de nuestra propia nacion.
Hoy, nuestro Congreso debe discutir una ley de educa-
cion, que ha de servir de base A la nueva aglomeracion de
hombres, que se efectda de todas las viejas naciones del
mundo, buscando mejores condiciones para la existencia.
jQu6 el espiritu que ilumin6 al otro extremo de la Am6rica
el 4de Julio, A otro Congreso, se halle posado sobre las ca-
bezas de nuestros Padres conscriptosl No vamos A cons-
tituir nacion para nosotros por nuestras propias inspiracio-
nes de raza, religion 6Historia. Es el cimiento de un.nuevo
edificio, adaptado A las necesidades del mundo modern,
del hombre libre, y de la inteligencia nutrida ya del cono-
cimiento de las leyes de la naturaleza, abierta como con
pagina en blanco, para recibir nuevas verdades, y nuevos
hechos.
La escuela serA el receptAculo en que se confundan los
elements sociales de qtde va A componerse la sociedad, de
europeos de todaslas creencias, de indios que ban dejado
de ser prehist6ricos, de criollos que conservan los resabios
de su pasado.
La escuela dejara de ser la patria de todos, si se proponen
hacerla la expression del espiritu de algunos.
Por lo demas, el 4 de Julio, con la promesa de sus bendi-
ciones, cuentae en nuestra existencia, este afo la presencia
de este lado del continent, del ensayo mas avanzado de
sus principios y de sus resultados.
Tenemos el gobierno representative, republican y fede-





PAGINAS LITE RARIAS


rativo; y A su sombra, hemos desenvuelto, la riqueza y
bienestar desconocido antes, adquirido habitos de orden
conforme A esas instituciones, y no hemos perdido nuestra
libertad de accion 6 de pensamiento.
Saludamos al dia patrono de la libertad en Am6rica, el 4
de Julio.

NUEVE DE JULIO

1883

I
-Hijo legitimo del 4 de Julio de los Estados Unidos, y del
14 de Julio de la Francia, nuestro nueve de Julio tiene per
padres las dos mas grandes tradiciones humans, para ser-
vir de piedra angular A la ereccion de' naciones nuevas.
Las colonies inglesas, con Franklin, Washington, Hankock,
Jefferson y los mas esclarecidos varones de los tiempos
modernos, levantaron el monument de las libertades
civiles, political y religiosas; y el pueblo de la Francia de
los Luises y de todas las tiranias asalt6 la Bastilla, que era
la cadena y la mordaza echada A la ciudad cerebro, para
proclamar en seguida los Derechos del hombre, porque para
hacer eficaces tales proclamaciones, es precise primero
arrancar a Jupiter el rayo, y A los tiranos el cetro.
La independencia de la Am6rica del Sud no era la obra
de voluntades y del desarrollo intellectual, ni social de las
razas diversas que la poblaban entonces, hacienda una
amalgama incoherent de castellanos, de criollos, de imdios,
y de negros, cada uno de estos cuerpos regidos por leyes
distintas, y con derechos desiguales.
De otra part nos vino esta declaracion:
(cCuando en el curso de los humans acontecimientos se
hace necesario para un pueblo disolver los vinculos poli-
a ticos que los habian ligado con otros, y asumir entire los
( poderes de la tierra el lugar separado 6 igual a que las
a leyes de la naturaleza, y la justicia de Dios le dan dere-
c cho...... el respeto debido A la opinion de la especie
c humana require que declare, para justificar su acto,
a que tiene por verdades de suyo evidentes, que los hom-





OBRAS DE SARMIENTO


bres han sido creados con ciertos derechos inalienables,
a entire los cuales estan la vida, la libertad y el anhelo por
la felicidad. Que para asegurar estos bienes han sido
( instituidos los Gobiernos entire los hombres, derivando
% sus legitimos poderes del consentimiento de los gober-
nados; y que toda vez que una forma de Gobierno se hace
a destructive de estos fines, es el Derecho del Pueblo, alte-
a rarlo 6 abolirlo 6 instituir un nuevo Gobierno, echando
a los ciinientos de principios tales, y organizando los pode-
a res en tal forma, como lo crean mas convenient para
darles su seguridad y la felicidad apetecida.))
H6 aqui la Magna Carta de la humanidad present, y el
testamento que recibieron nuestros padres, y afirm6 el
Congress de Tucuman el 9 de Julio de 1816.
Nuestra acta de la Independencia y el acto mismo de
hacernos independientes, no fueron emanacion expontAnea
y necesidad present de la sociedad colonial de entonces.
Eran indios que no todos hablaban el espafiol el pueblo
del Peru, del Paraguay, de Bolivia, y de las dilatadas cam-
pafhas de la Am6rica del Sur; eran fidalgos espafioles los'
que gobernaban, eran universidades teol6gicas y conventos
de monjes los que ocultaban bajo sus tdnicas negras 6
grises los rayos de luz, 6 encendian hogueras para reducir
a pavesas los cerebros que reflejaban algun destello, los
corazones en que algun sentimiento patrio asomaba, como
la accion inconsciente del niflo H6rcules revelaba su fuerza;,
porque el yugo que pesaba sobre esta Am6rica era double,
y menos duras las cadenas political que las qua llamaba
religiosas, el vasto cuerpo de vigilantes y policiales del
pensa-miento.
La Independehncia de la Am6rica del Sud es un hecho
hist6rico, es una generalizacion de las leyes de la natura-
leza y de la economic de la Providencia. Cuando la inten-
sidad de los rayos del sol rarifica y eleva el aire en el
Ecuador, de ambos polos ocurren corrientes de aires frescos
y mas densos que llenen aquel vacio; porque lo mismo que
Dios ha creado iguales A los hombres, la Providencia de
Dios propende a que su humanidad march llevando un
rumbo igual, en 6pocas iguales, propaganda los progress
y los principios conquistados en una parte, para que el





PAGINAS LITPRARIA.S 49

comercio, cual los vientos Alisos, los arrastre y difunda
por toda la tierra.
Es en virtud de estos principios y causes que obran en
despecho aun de la voluntad humana, que nuestros padres
sintieron el 9 de Julio los mismos impulses que el 4, que el
14, del mismo mes de Julig, sintieron en 6poca no remote
los americanos en el Norte, los europeos al Este, y que
desde entonces aquellas corrientes en hombres, en ideas,
en instituciones, no han dejado de dirigirse a nuestras
playas, y continuaran dirigi6ndose, hasta que hiyamos rea-
lizado todo el program de libertades que tiene realizadas
la humanidad en los lugares mas favorecidos i de la his-
toria.
No debemos un moment olvidar esta situation que nos
ha creado la ocupacion del Nuevo Mundo, para la conti-
nuacion del progress human.
No vamos a continuar con la Independencia el Imperio
de los Incas, 6 el regimen de la Inquisicion, sino preparar
la tierra para morada de presents y futuras generaciones,
bajo las leyes que emanan de los derechos del Hombre.

II

Nuestros padres, para ser independientes, pusieron lo que
hombres de pr6 ponen para trozar cadenas, y romper obs-
tUculos, sus fuertes brazos, y su grande y noble aliento..
Nuestra historic, de la Independencia es ]a mas bella y
grandiosa odisea de los tiempos modernos. La lucha abraza
dos continents, dos mares, toda la linea de los Andes por
ambas mirgenes, con rios como el Plata y el Amazonas,
con guerreros como Bolivar y San Martin, con batallas
como las de Maipo y Ayacucho, cob resultados como la
emancipacion de un mundo entero y tres razas humans.
El 6xito fud general, dejando la tierra libre de domina-
dores extrafios a su suelo.
QuedAbales a los pueblos emancipados, darse aquella
forma de gobierno, que mas felicidad, libertad, y seguridad
les ofreciese; y entonces empezaron & aparecer las dificul-
tades que traia la falta de tradiciones de gobierno, peculiar
A la raza espafola, la ignorancia de las razas indigenas, la
TomO XLVI.-4





,OBRAS Di 8ARMIBNTO


servilidad africana, y dominando todos estos elements, los
terrores inquisitoriales 6 las huellas dejadas por la reduc-
cion del jesuita.
4Serian monarquias 6 repdblicas? Los espiritus mas ele-
vados de aquella 6poca, Belgrano, San Martin, Rivadavia, la
representation de Buenos Aires en el Congreso de Tucuman
se inclinaba a. la monarquia, estando la Repdblica francesa
bajo la embriaguez de las glorias napole6nicas, 6 los Esta-
dos Unidos demasiado lejos para la contemplacion de
colonies, de otra lengua y religion, inclinfibalos mas en esta
direction, el temor de estrellarse contra la santa alianza
de' los d6spotas europeos, triunfante en 1816, y cuyo Sylla-
bus contenia ya la clausula que adjudica los pueblos irre-
vocablemente A sus amos, y niega el principio de la sobera-
nia del pueblo.
Pero aquellos padres de la patria, con mas conocimiento
de las leyes fundamentals del Gobierno, comprendian que
si, bien, dada la desgracia de los tiempos, era necesario
conformarse al estado general de la Europa, sometida A
los reyes, para crear monarqulas era necesario pedir a las
dinastias reinantes, principes de sangre real, pues este vi-
rus mortal, si se le toma directamente de los animals in-
festados de amor al despotismo, como la viruela y el grano
malo se inoculan hacienda pasar primero los germenes por
las razas vacunas.
Cuando el reyezuelo carece de esta preparation, con to-
dos los auxili6s que le d6 la fuerza, el terror 6 la degrada-
cion, se produce los M6nagas, los Guzman Blanco, el ilus-
tre americano, 6 Juan Manuel Rosas, el ilustre Restaurador
de las Leyes.
En el Brasil, inica colonia montrquica en Am6rica, no
invirtieron los portugueses Farrapos, al primer soldadillo
feliz, con el titulo de soberano, sino que el Rey, por la gra-
cia de Dios del Portugal traslad6 el element hist6rico y
traditional de la monarquia, su trono, A las selvas mages-
tuosas del Brasil, y adorn6 su escudo de armas, en lugar de
los laureles y encinas del guerrero, con las ramas del pro-
ductivo cafe y las grades hojas de la plant de Nicot.
Donde han querido, sin esta levadura, hacer imperios
como en M6jico los Iturbides, el cadalso estuvo detrs, del





PAGINAS LITERARIAS 51

improvisado trono, como la Roca Tarpeya estaba al respal-
do del Capitolio.
Cuando M. Thiers hubo de condenar en la triburia fran-
cesa, la ejecucion de Maximiliano, en el mismo banco en
que habia rodado la cabeza de Iturbide, un hombre de ea-
tado, de la grande escuela americana, le hizo Inotar para
justificar el acto, que no habiendo jamAs pisado en la
America espafiola, un principle de sangre real, el pueblo
carecia del sentimiento gerArquico de los europeos, no dis-
tinguiendo razas ni dinastias; por lo cual, Presidentes,
Protectores, Emperadores, Dictadores y cualquiera otro
titulo de que se revistiese el poder dejaba siempre un hom-
bre sujeto A las vicisitudes de 16s tiempos, A las formas de
la justicia, y al cadalso.
M6jico defendia su derecho A no ser colonizado con estir-
pes monarquicas, como los Estados Unidos han reclamado
despues su derecho, A no ser poblados por las razas ama-
rillas del Asia.

III

Han sido pues Repdblicas, las colonies espafiolas, A su
pesar, contra sus propias deficiencies, y obedeciendo A las
felices fatalidades deAos tiempos, que Ilevan A la huma-
nidad A los Campos Eliseos de la Libertad y del Progreso.
La monarquia ha perdido su antiguo mdrito de dar tran-
quilidad internal, evitando cambios, decian, y manteniendo
la uiniformidad del gobierno. Las guerras de las dos Ru-
sias 6 de los pretendientes, los Interregnos, y los favorites,
Principes de la Paz que son los parAsitos de este animal
politico, era poco mal, hasta que en la mas ilustre de las
monarquias, la del Rey Sol, se han creado tres dinastias,
la legitima por la Gracia de Dios, la elective, del Rey Re-
pidblica, la imperial, por la gracia del sable y del plebisci-
to, todas tres con iguales derechos, disputandose un siglo
el trono, y entregando A* pedazos la Francia a sus enemi-
gos. En Inglaterra vive la monarquia por los respetos A
la tradition y al sexo, que no gobiernan; y en Espafia hay
monarca por resurrection y trasmigracion revolucionaria.
Para introducir entire nosotros, la poule d la mareng6 sans La





52 OBRAS DB SARMIENTO

poule, nos servirin los hAbiles chefs franceses un civet de
Uiwre, hecho con un gato. Laissez nous done tranquilles.
Somos republicans porque la Repdblica es el gobierno
que en nuestra 6poca realize todos los grandes objetos de
la creacion del gobierno. No hay principios norte ameri-
canos, comno no los bay franceses. Hay los derechos del
hombre; y los progress de la inteligencia humana univer-
sal, que piden su aplicacion en todos los puntos de la tie-
ira, por la ley de la irradiacion intellectual, que es la mis-
ma de la irradiacion del calor, que est. enviando sus rayos
de los cuerpos calientes A los frios, hasta que todos se pon-
gan a una misma temperature. Estamos condenados, a
Dios gracias, :a ser tan libres, tan ilustrados, tan morales, tan
laboriosos 6 inteligentes, como los mas adelantados pue-
blos de la tierra. Nuestras instituciones son las que el
mundo adopta como garantes de la libertad de accion y de
pensamiento de todos los hombres.
Los que hablan de constituir una nation segun su tradi-
ciones, desde que nos hicimos independientes de esas tra-
diciones mismas, nos aconsejan que tomemos como mate-
ria de cultural, los cactus ficus americanos, que cubren las
campafas de Santiago, la cochinilla que cubre las tunas,
y acaso los pastos agrestes que produce la naturaleza.
Nuestras cultures serin sin embargo, las mas refinadas del
mundo, el azdicar, la vifia, el caf6 y los cereales, que recla-
ma el comercio. Nuestras ciencias no han de ser ni la teo-
logla, ni la heraldica, sino la geologia americana, la pa-
leontologia pampeana que deja en tierra y sin acomodo
en el Area de No6, setenta animals mas grandes que to-
dos los grandes casuistas de todas las 6rdenes. Burmeister,
Moreno, Ameghino, son los grandes maestros de esta teolo-
gia argentina, que lleva al hombre a confundirse con las
creaciones de la formacion miocena, pliocena y post plio-
cenia.

IV

No nos hemos construido a nosotros mismos los escom-
bros de mundos viejos, de monarquias descontinuadas, de
indiadas prehist6ricas, de conventos vacios y de hogueras
apagadas.





PAGINAS LITERARIAS


Hemos constituido para el present y para el porvenir
una sociecdad que est6 en arinonia con todos los elements
nuevos que desarrolla la inteligencia de todas las nacio-
nes, para el gobierno de todos los hombres, con las ideas
que traen de donde vienen, habiendo suprimido de nues-
tras constituciones toda profession de fe, como la de los
Estados Unidos, como la de Inglaterra, segun sentencia
reciente del Juez Colderidge; como la de Frabcia, la B61gica,
la Alemania, la Holanda, representantes activos del pensa-
miento y del derecho human.
Quereis hacer un Asilo de Mendigos, en lugar de una
nacion, a fin de recoger todos lo invalidos, expulsos de la
Europa, criaderos de parasitos que la higiene political de
todas las otras naciones que vtA expulsando de sus mora-
das? En lugar de los ,Derechos del Hombre), proclamad
entonces por ley Suprema del Estado el SYLIABus de la
Santa Alianza de 1816, de los obispos en concilio, y arre-
glad los Derechos, declaraciones y garantias de nuestra Cons-
titucion, a sus prescripciones.



En esta porfia nos escuentra empefiados el aniversario,
del NUEVE DE JULIO de 1883. Declarada la independencia
en 1816, nuestros guerreros la hicieron buena en cien,
batallas hasta hacerla reconocer por todo el mundo. Re-
chazada la monarquia por el Congreso de 1819, asegurados
A todos los hombres por el tratado ingles la lib'ertad do
sus cultos, la Constitucion de 1853, reconoci6 los argenti-
nos el derecho que por tratados estaba acordado i los
extranjeros y adopt por base de la nueva organization,
que el Gobierno no ha sido creado para dirigir conciencias,
ni para sostener doctrinas teol6gicas, ni catequizar, ni dra-
gonear almas para el cielo, como con ia revocacion del
Edicto de Nantes, de que se nos ofrece una edicion argenti-
na. El Gobierno es cosa puramente humana, ropublicano,
" representative, federal.... adoptado para proveer al bien-
" estar general, y asegurar los beneficios de LA LIBERTAD,
a para nosotros (los cat6licos sea en buen hora,) para nues-
tra posteridad; y para TODOS LOS HOMBRES DEL MUNDO QUE
( QUIERAN HABITAR EL SUELO ARGENTINO invocando la protec-





04 OBRAS DB SARMIENTO
< cion de Dios, fuente de toda razon y justicia; ordenamos,
decretamos y establecemos esta Constitucion para la Na-
% cion Argentinal (igual para todas las creencias).
iTraidores, perjures y engafiadores! decid ahora, qu6 vais
A cubrir con el manto, por todas parties agujereando do
un culto ainico A. TODOS Lot HOMBRES DEL MUNDO QUE QUIERAN
HABITAR EL BUELO ARGENTINO, ya sean hijos de la soberbia
Albion que no reconocen el papismo, 6 los discipulos de
los grandes reformadores alemanes, 6 lo que es mas, A
nuestra propia raza, A los libres penradores, que tienen el
primer rango en la creacion, pues son los que mas se ase-
mejan A su.espiritual Creador que hizo inteligente al
hombre A su imagen y semejanza, porque si no es por la
inteligencia y si por la figure que se le pareciera al hom-
bre, estamos por preguntaros si nuestro Dios es blanco, 6
negro, jesuita 6 franciscano.
Haced un asilo cat6lico en la tierra, y ya tennis en Aragon
reunidos millares de jesuitas cesantes en Francia, y cuyas
avanzadas 6 espias y guerrilleros en Am6rica les estAn pre-
parando casas, herencias, legadosl
Petronilas Rodriguez que seran tantas por haber entre-
gado quince millones para un Colegio.
Generation de sibaristas y de especieros enriquecidos,
entregad la Patria A vuestros antiguos tiranos y devol-
vedla con la antiguas misiones guaranies, con la ania-
didera de las misiones paraguayas, uruguayas y argen-
tinas.
La cues(ion religiosa present os lleva por silogismo A rene-
gar de la Independencia. Son gemelos er altar y la corona.
Un roy, une loy, une foy.

25 DE MAYO DE 1886

(55 Censor, Mayo I5 de 1886.)

I
Un diario gubernista, redactado dicen por uno que no es
de aqui ni de alli, decia al anunciar el triunfo electoral
roquista 6 juarista, es tornasol expuesto a la luz, (16ase de
familiar para no errar), decia con una gracia inimitable:





PAGINAS LITERARIA&S


Era seguro el triunfo de la libertad; por que la voluntad
del pueblo no puede ser dominada. Digalo Dazal
Suc6denos lo mismo cuando recordamos el 25 de Mayo
de 1810, en presencia de tanta bandera, banderola y gallar-
dete que hacen flamear al Sol de Mayo los colors patriots.
Al contemplar las marciales legiones que perfilan nuestro
foro, hecho con las plazas de la Victoria y de Mayo unidas
simb6licamente, como la estatua de la Victoria romana, sin
alas para que quedase fijada sobre las Aguilas, seria precise
ser extranjero, empedernido en aquella profession negative
de todo patriotism prostico, para poner en duda que las
ideas proclamadas en 1810, uti dia como este, no son las
njtismas que estan endurecidas en cafiones Krupp y fusiles
Remington, desafiando & los que no lo crean del todo &
ponerse por delante, como los niftos os invitan A meterles
el dedo en la boca cuando les dicen bobos.
ISantas ilusiones empero, que no debemos dejar disiparse,
,corroidas por la accion de una atm6sfera viciada!
En 1810 se abrian paso A la superficie, reclamando luz y
*expansion, principios & ideas que venia incubando la mar-
cha general de los sucesos humaqos, acelerada por los
progress de la inteligencia de otros pueblos.
Un rey era aprisionado en Espafia y secuestrado por otro
.y nuestros prohombres, no dependiendo las colonies de la
monarquia espafiola sino del Rey de Espafia, como no
Iformaba parte la Espafia del sacro imperio romano de que
era Emperador Carlos V en cuanto aleman, y primero en
-cuanto Rey de Espafia, reasumieron la propia soberania
de las colonies de Am6rica, que tenian por estatutos el de-
recho do nombrarse.virreyes, cuando faltase el que existia
por nombramiento real; y mal se compadecia la prolonga-
cion del reinado del visorey Cisneros desde que desaparecia
suprimido de la escena y confiscado, el rey que represen-i
t4aba.
Reconoci6lo ast el mismo Virrey al recibir la infausta
noticia de haber sido capturado Fernando VII, el Deseado
despues, y llevado a Bayona ciudad francesa, por cuyo mo,
tivo, como en el estrafiamiento aun voluntario de Jacobo II
-de Inglaterra, se le di6 por haber abdicado sus derechos.
no habiendo herederos, por titulo ni de la corona sino de
RBey muerto.





00 OpRAS DB SARMIENTO

Este era el derecho legal reconocido en Am6ripa aun poar
los reyes absolutos, A saber, el derecho de gobernarse ,
si mismos y en ausencia de ]a autoridad real; pero habia en
la atm6sfers del siglo diez y nuevp, rumors extrahios como
ruidos de pueblos en movimiento, algazara como de nacio-
,nes que rompen sus cadenas, pueblos que se emancipan,,
principios nuevos que se proclaman con salvas de canyon y
repique de campanas, y que todos estos ruidos, principios,
algazara y detonaciones llegaban confusamente A los oidos
de nuestros padres y los conmovian profundamente much
antes que A. los de Cisneros le llegase la noticia de la prison
del Rey Fernando.
El 22 de Mayo, pues que lo hecho por el Cabildo el 20, ca-
recia de legitimidad, emanando de las autoridades del de-
puesto rey, se decret6 la convocacion de los vecinos nota-
bles, en ciudades donde debian ser. pocos relativamente
en 1819, puesto que los afueras estaban por las calls del
Buen Orden hoy, al Oeste, y la calle del Temple al Norte,
para que la Plata de Toros, en la de Ejercicios quedase muy
afuera de la ciudad; pues lo que hace hacia el Sur llamado
Barrio del Alto, era tan poco poblado de gente notable que so
le reputaba arrabal de compadritos.y gente bajo; de cha-
quetilla de torero, y de escupir por el colmillo, segun la
etiqueta del major andaluz.
Aquellas voces, clamores hist6ricos que los vientos all-
seos harian Ilegar hasta nosotros, con naves, hombres,
artefactos y libros, tomaban de vez en cuando forma, podia
oirse clarito en las noches serenas, lo mismo que estaba
escrito en nuestras conciencias, A saber, que: a(el Gobierno
es instituido para el bien comun, para la protection, sal-
vacion, prosperidad y felicidad del pueblo, y no para el
provecho, honra, 6 intereses privados de un hombre,
familiar 6 clase de hombres, y que por tanto, solo el
c pueblo tiene el derecho incontestable, inalienable, indes-
tructible de instituir gobierno, reformarlo, alterarlo, 6
cambiarlo totalmente, cuando su protection, seguridad,
e prosperidad, y felicidad lo requieran.
S(( Y A fin de evitar que aquellos que estdn investidos con
a autoridad seconviertan en agresores, el pueblo tiene derecho
c de hacer que sus oficiales pdblicos vuelvan d la vida 'privada, y
Sllenar los empleos vacantes por medio de ciertas regui-





PAGINAS IslTERAIAS


a lares elecciones f terminos dados y segun las regulacio-
( nes y reglas que hubieron establecido en la forma adop-
tada. de gobierno etc., etc. (1l Gonst. de Massachussetts,
c anterior d la federal).D
Tal es el credo de la revolution de Mayo.
Las frases que copiamos, son los articulos 60 hasta el
9 de las declaraciones que preceden A la Constitucion
que se di6 la Repdblica primera de los tiempos moder-
nos, la de Massachussets Bay, anterior A la de los Estados
Unidos, que es un compendio de aquella cuyos articulos
y disposiciones son razonados y explicativ6s. Asi, dice
que el objeto de las elecciones peri6dicas, a es hacer que
vuelvan A la vida privada los funcionarios revestidos de auto-
ridad una vez, no sea que se conviertan en opresores; y como
este cambio ha de hacerlo el pueblo por medio de elec-
ciones regulars, las elecciones han de ser necesariamente
libres. De lo contrario, la election misma podia hacerse
servir a para el provecho, honra d intereses privados de un hombre,
de una familiar 6 clase de hombres.D

II

Como era indispensable despejar el terreno de malezas
antes de ararlo y confiarle la buena semilla, el conato
de la Independencia reuni6 todas las fuerzas, todas las
inteligencias y todas las voluntades, y desde M6jico a
Buenos Aires, los colonos se dieron la mano, sin pararse
ante barreras naturales, escalando los Andes, surcapdo
mares desconocidos, y haciendo prodigies de valor que
hicieron recorder los tiempos y los heroes de Grecia y de
Roma. La independencia se obtuvo, y esta es la mas
bella pAgina de nuestra historic.
Pero la independencia no era la libertad, y al quieter
obtenerla y trasmitirla A sus hijos en formas regulars,
encontraron dificultades y resistencias que venian de done
menos se esperaban. De las turbas ignorantes y de las
razas sumisas y services que no comprendian aquella
algarabia de instituciones y de derechos db que ellos
mismos se creian indignos; y de los heroes mismos que
habian conquistado la independencia y con ello adquirido
el hAbito de ser obedecidos.





58 OBRaAs PB SAR0I4aNTO

Por ahi vamos todavia, despues de dos tercios de siglo;
porque si unas barreras fueron rotas con supremo esfuerzo,
otras nuevas se levantan delante la nueva generation, como
si el objeto y fin de obtener la independencia exterior,
defender la integridad del territorio, 6 despojar el quo
ocupan las tribus ind6mitas de los indios, hubiese sido
hacer lo contrario de lo que se propusieron nuestros padres
entendi6ndose Wecho, honra d intereses privados de un hombre, de una familiar d
clase de hombres, y por tanto el pueblo tiene el derecho ina-
lienable, imprescriptible y permanent de elegir los oficia-
les pdblicos, con tal tino, que nunca vuelv'an a la vida
privada los que una vez fueron revestidos de autoridad,
como lo pretenden nuestros gobernantes de hoy, y lo
pretendieron- con pocas excepciones los que les han pre-
cedido, en diversas parties de la Am6rica del Sur.
No faltaran poetas que entonen himnos a la libertad el
25 de Mayo de 1886, en la plaza de la Victoria al pie de
la Piramide en cuyo alrededor se reunian las damas pa-
tricias A saludar el sol de Mayo, mientras los nifios can-
taban: i Oid mortales el grito sagrado libertad, libertad
Jibertad I
Una libertad nos queda y es la de responder A cinco
pleitos suscitados para sofocar la libertad de imprenta, anto
los jueces nombrados por el Gobierno mismo, A fin de
hacer que la libertad de pensar sea la de pensar bien del
mal gobierno; y sobre todo de los medios de que se vale
para que la representation national sea la representation
de los gobernanrtes y no la del pueblo, que sea el pueblo
el responsible con sus bienes habidos y por haber y no los
que gobiernan, habiendo ya dicho el introductory de este
sistema: que 61 no es responsible de los des6rdenes, crime-
nes, homicidios, falsificacioies y fraudes que en, su nom-
bre y para su honra y provecho, d intereses privades y de familiar,
se han cometido en las pasadas elecciones. ,Qui6n es el
responsible? Naturalmente el pueblo, puesto que los go-
biemos no lo son. Ya la pagara
Esta franqueza en decirlo, como la audacia en ejecutarlo,
pone fin a un largo litigio, y cierra las paginas del libro
que abriera el acta celebrada el 25 de Mayo en el Cabildo
mismo donde estaran las autoridades que debian renovarse





PAGINA8 LITERARIA.S


y no se renovaron, & fin de conseguir que continuasen los
mismos funcionarios, para honra, provecho d intereses privados
de un hombre, de una familiar y de clase de hombres que han
ayudado tergiversar y aplicar al reves los preceptos cons-
titucionales, tan al pelo definidos por 14 primera y mas
esplicita Constitucion escrita del mundo.
iSaludamos al 25 de Mayo de 1866, a su pasaje sobre el
disco del sol, como la sombra negra de un planet!
Pero esa sombra negra y ese punto oscuro pasari, si hay
leyes inmutables en el gobierno de las sociedades. Oh! es
impossible admitir que la ditima evolution social que di6
cuerpo y consistencia A tantas naciones con la Independen-
cia de las antiguas colonies en America, fuese solo para
entregar esta porcion del globo 6 la rapacidad de aventu-
reros sin conciencial Los progress intelectuales de la raza
humana que han ayudado & fundar la libertad de los pue-
blos modernos, no habiamos de impulsarlos para enrique-
cer una banda de explotadores fam6licos; y las institucio-
nes del gobierno no habrian dejado salvo el innato
derecho del hombre en sociedad de cambiar, alterar la
forma de su gobierno, para dar por definitive el monstruoso
embrion de despotismos, fraudes, violencia y tergiversaoio-
nes, que vomit6 el caos que sigue a todas las convulsio-
nes.
El orden va a renacer en armonia con los principios y
los derechos inalienables, y acaso toda esta escoria, y aque-
llos escombros de lo pasado sean el abono de material or-
ganica que ha de fecundar el irbol de la libertad.

TRES DE FEBRERO DE 1886

(El Censor, Febrero 3 1886.)

Recuerdan los ancianos que predicando el sermon patrio
del 25 de Mayo de 1820, en presencia del General Bustos,
el c6lebre orador sagrado Fray Cayetano Jos6 Rodriguez
hacia la enumeracion de las glorias que habian cabido
como propias i cada afio de los transcurridos despues de-
1810; pero que llegando al de 1820 en que ocurri6 la igno-
miniosa desercion del que era gobernador de aquella ciu-
dad y debiera encontrarse a orillas del Desaguadero guar-





OBRAS DE SARMIENTO


dando las fronteras del vasto territorio en que "debi6 fla-
mear por siempre el pabellon argentino, prorumpi6 con
santa indignacion, en cargos acerbos contra el tirano quo
escuchaba impasible lo que la historic ha dejado como
sentencia final consignado en 'sus anales. La p6rdida de
un tercio del territorio national.
En la plaza de armas de C6rdoba, dando frente A la ca-
tedral formaban de gran parade, cuatro batallones de in-
fanteria de linea, un regimiento de huisares y dos baterias
de artilleria.
IQu6 hacian aquellos veterans en C6rdoba, cuando aun
no se habian dado las batallas'de Ayacucho y Junin que
pusieron termino A. la gloriosa lucha de la Independencia,
bajo el pabellon de otra section americana que la argen-
tina, vi6ndose forzado el general de riuestros ej6rcitos hasta
entonces victorioso, A ceder ,su puesto por haber debilitado
sus fuerzas la p6rdida del nimero 1 de los Andes, porque
las Provincias Unidas del Rio de la Plata perdian su pri-
mitivo prestigio desde que un ej6rcito entero, con su gene-
ral a la cabeza habia abandonado su puesto en el Alto Peril,
y dejado al enemigo libre de cuidado por este lado, en
franquicia para reconcentrar sus fuerzas en las costas del
Pacifico.
Podria la prensa que ha sucedido al pdlpito, hacer la
misma resefia del Padre Rodriguez, treinta aflos despues
de la batalla de Caseros, en que se puso t6rmino al desgo-
bierno y al arbitrario que sancion6 la desercion de Bustos
pasindose A las montoneras y regulariz6 Rosas, creando
un sistema de gobierno que era la negacion de los prop6-
sitos de la Revolucion de la Indepencia, que era extender
a esta Am6rica los beneficios del gobierno libre y ponderado
que prevalece por todo el mundo civilizado.
Preguntariamos nosotros ahora, 4qu6 hace en Buenos
Aires acampado un ej6rcito de line tres veces mayor que
el que escal6 los Andes para reconquistar un Estado? ZD6n-
de el enemigo formidable A que presentarAn batalla, pues
tan premioso debe ser el ataque que los regimientos acam-
pan en calls y plazas, y aun la policia urbana sale a cam-
pafia a former la reserve de aquella inmensa linea do
bayonetas?





PAGINA8 LITERARIAS


Es triste asi el recuerdo de los grandes dias de nuestra
Historia!
Otra cosa sucedia en este dia en Buenos Aires dentro y
fuera de la ciudad y- nos complacemos en recordarlo. En
la ciudad, gracias al triunfo de la caballeria del General
Urquiza el 31 de Enero, la confianza pintada en los semblan-
tes, con la esperanza cierta del triunfo final. Cosa que hoy
pareceria extrafia, los ingleses de las mas altas casas de co-
mercio eran los corredores patentados de noticias sobre
las operaciones inmediatas de guerra desde el 31 en que
Ilegaron desbandadas las fuerzas de caballerias hasta el 2
en que se contaban las fuerzas puestas en line con el
desaliento y la desmoralizacion que preceden & la derrota.
La hkbil y modernisima maniobra del General Urquiza de
lanzar A escape ocho mil hombres de a caballo sobre las
desaparcibidas vanguardias, habia hecho impossible una
batalla campal, que se inici6, sin embargo, por el que dirnn,
y por la estdpida tenacidad de los despotas, que cifran su
gloria en no dar un paso atris.














PENSAMIENTOS VARIOUS



LA PRENSA ARGENTINA

(BI Nacional, Enero de 1882.)
En political y gobierno nada hay argentino entire nosotros,
sino es li tendencia al despotismo, y la prensa libre. El
pueblo empuja el arbitrario, la prensa lo contiene ilustrhn-
dolo.
Si nuestra Constitucion es un program de libertad,
nuestra prensa diaria es la dnica libertad indisputada que
poseemos. La sabia lentitud de nuestra political espec-
tante, decia un hombre de estado ingles; un sabio error
de nuestra Constitucion, decimos nosotros, ha puesto la
prensa fuera de la jurisdiccion federal. No tiene juez
competent, aun para sus delitos; y solo Sarmiento ha tra-
bajado en vano, por imprimirle un poco de mesura. El
veteran que la asest6, como carronadas contra los anti-
guos tiranos, que le ha hecho reflejar su luz muchas veces
sobre las glorias de la patria, queria que el arma poderosa
& que debe lo que fu6, y lo que serA, no pierda su brillo,
convirti6ndose en manos criminals 6 inhibiles, en el esti-
leto del asesino 6 la daga del conspirador.
El Mdrtir 6 libre! fu6 el dltimo suspiro de la prensa que
ahogaba Juan -Manuel Rosas, uinico enemigo sin embargo
que no pudo veneer. Muri6 Lavalle el h6roe de Rio Bamba,
cay6 boleado el de la Tablada y la Lagnna Larga, y la.
paz reinaria siempre en Varsovia, si desde los Andes no
descendieran a guisa de, grandes copos de nieve, hojas im-
presas, que arrastradas por los vientos A lo lejos, se deshi-
cieran en ideas, que fructificaron & los diez afos y dieron





PAGInAB LITBAMRIAS


por fruto Caseros. Los valientes del tirano, por que lo
esclavo no quita a lo valiente, aun en la poesia, extondie-
ron el terror de sus matanzas, que no de sus armas, hasta
losconfines del Brasil y Bolivia y Chile; pero detrAs de los
muros de Troya, estaba el aComercio del PlataD, el fuego
sagrado que custudiaron Florencio Varela, Valentin Al-
sina y los profetas menores de la future Jerusalem.
La libertad de la prensa, hastd la licencia, es el timbre de
gloria de la reform de la Constitucion. La licencia se
cura educandose el editor, para no suministrar licores fuer-
tes A los borrachos;testigo la Inglaterra y los Estados Uni-
dos que tuvieron la prensa rabiosa, y hoy se guard A si
misma como una dama por el decoro, y como gentleman
por la dignidad misma del escritor. 4Qui6n ha de ir A
ensuciar el agua cristalina que sirve al pueblo diariamente
el diarista? Pero es el aguaTofana con apariencia de clara,
que suministran los De Foe, y tantos otros canallas con
talent que venden columnss de diario a tanto el metro,
por restos de banquetesl
La prensa no son tipos de plomo. Es una virtud que se
exhala en palabras, y lleva el conocimiento al animo, por
simpatia de la verdad con el sentimiento.
Hay tras una prensa un escritor; y eso no es un calepino de
sin6nimos, ni coleccion de figuritas de ret6rica, para irle
prendiendo con alfileres una A cada idea no sentida, pero
adecuada al caso.
La prensa es un hombre 6 various que se vienen formando,
batidos en el yunque de las largas pol6micas, de las gran-
des crisis, de 16s grandes triunfos de la libertad. .Se lla-
man Armand Carrel, cuando mueren como Florencio Va-
rela, se llaman Jhon Lemoine, cuando caido el imperio que
vigilaron sin perderlo de vista una hora, Ia Repiblica que
salvaron hasta de la Comuna, les abre la puerta de la Aca-
demnia, elevando laprensa peri6dica A la mas noble forma de
la literature moderns.
Hay sicofantes con plumas en ristre, como parAsitas,
perros de todas bodas, que atisban el dltimo hueso que les'
arrojaran sus amos en cambio de sus ahullados epitalamios,
odas y ditirambos. Para ser escritor en la prensa, es pre-
ciso haber cefiido la espada del guerrero y conservar toda
su vida al silicio del .monje: no aspirar A comer sino el pan





OBRAS DE SARUIEBNTO


seco del soldado, y no recibir mendrugos del poder, que
suelenA veces contener estricnina.
Ciceron habia revelado ya el secret de la elocuencia. No
viene del talent, el don del cielo, ni de la ciencia, el trabajo
del hombre.
Es precise ser honrado el que habla! y las demas dotes
le vienen por afiadidura, si tiene dilatable el corazon. Pero
la verdad es poco apetecible, y la virtud menos apetitosa.
La palabra es mujer, y debe presentarse en pdblico, para
ser bien venida, revestida de todas las galas de su sexo
No le economiceis los diamante, los rubies, ni las esmeral-
das, si es de suyo bella, y sobre todo si no es una rameral
Desgraciadamente Jesds ya ensef16 a econornizar las per-
las, no echindoselas A los puercosl Pero afortunamente
tambien, en la Repdblica Argentina, en treinta aflos de es-
grimir sus armas la prensa, por la libertad 6 el despotismo,
por el fraude y el robo, como por las bellas artes, 6 la moral,
ha aprendido el pueblo A distinguir los golpes del hidalgo,
las denuncia del patriot, y las ensefianzas del sabio, para
no confundirlas con la ret6rica del aquilon, las intrigas del
cobachuelista 6 la fraseologia finchada del charlatan. Para
una prensa argentina ilustrada, literaria, liberal y veraz,
hAse venido formando, un lector liberal, literario que busca
la verdad entire flores' y rosas, y sabe dejar a un lado las
frases huecas del espadachin politico, bravo, 6 maton que
se conchava A tanto la estocada.
El pdblico argentine, mujeres d hombres, es literate como
M. Jourdain, sin saberlo.
Como es de dilettante, lo que Tamberlick y Rossi, la Grua
y la Ristori, y las estrellas de todos los cielos artisticos han
experimentado,
La 6pera en Buenos Aires seguiri A corta distancia de
las de Paris y de Milan.
Y bien, en letras, Buenos Aires es el Paris en Am6rica,
como la Francia march A ser los Estados 1Unidos en Eu-
ropa, en political.
Echad al pueblo entire los hechos Locales de un diario,
una joya literaria y no son Avellaneda, Cane, Carlos Ra-
mirez 6 Gomez, los primeros en descubrirla, son las nifas
que exclaman: lque bellol son las matronas que decade el





PAGINAS LITERARIAS


TPergamino acompafian al an6nimo autor en el duelo por
Ila amiga perdida.
De mqnera que para escribir con fxito para el pueblo
argentino, es precise ser tenido por patriota honrado, no
haber doblado la rodilla ante ninguna' de las estatuas de
-oro con pies de arcilla que el pueblo se forma y haberse
mantenido sereno en la cueva de los leones, como Daniel.
Y enseguida debe presentar las ideas de libertad y orden,
,de civilizacion y progress revestidas con ropaje de gala, y
-con la corona de rosas en la cabeza, como los convidados
,-griegos A un festin en honor de los Dioses inmortales. Po-
bres de los que usan la injuria holandesa, porque fu6 ho-
landesa la invencion de la injuria impresa en tiempo de
oTGuillermo el Taciturno, testigo el denuncio del prometido
Van de los Palotes, a la Grande Duchesse de Gerolstein:
Voila ce que l'on dit de moi,
Voila ce que P'on dit de moi
a Dans la Gazette de Hollande. )
4raduccion:
Que el principle era un patan.
Esta es la prensa argentina. La de Chile as correct y
,mesurada sin lectores avidos; la de Montevideo tasca el fre-
no, y no sale do los tiempos her6icos; la argentina es lo que
su clima, su suelo, su pampero, la vida que brota A borbo-
tones, sin discipline como el corcel de la Pampa, y como la
Pampa misma que no reconoce ni sospecha limits, es la
vida de agitacion, choque de intereses y de pasiones; pero
-una t6nica domina este brillante desconcierto y d' armo-
nias al c&os: el progress que se v6 venir A torrentes, A sal-
'4os, la libertad que se adora como los griegos adoraban al
Dios Ignoto.
Esta es la prensa argentiina; ni un bien ni up mal en si,
sino 6rgano de la existencia. .Cien chicharras political,
masque diaries en Inglaterra, ilustran, aturden 6 echan
sierra i los ojos del pueblo; pero es arma que la libertad se
guarda para los dias de conflict. El ej6rcito es impotent,
eindtil el gendarme contra este sencillo misil que en frances,
-aleman, italiano,espaafol, dice todos los dias A todas las horas,
Ao que le viene a cuento, hasta la verdad de lo que ve y
TOMO XLTI.-5





OHBRAN ID SAKMkIINTO


oye, siendo capaz de decir que no ve ni oye nada, y que:
(Vas es vano y ademas es primo del Ministro.)
No se rian de la prensa argentina, los que la ven sin mo-
tivo sonreir, y ocuparse de vender boletos de la boleteria
de Santa Fe 6 de San Luis.
No se reufnira un jurado argentino para condenarla, aun-
que injuries, conspire 6 mienta.
El ej6rcito es joven y prestaria sus bayonetas contra re-
voltosos; pero no contra las damnas ni contra la prensa. Con-
tra la prensa no ha de osar dirigirlas ningun Ministro de
la Guerra. Su poder es el dnico que ha entrado ya en la
fuerza organica de la Repdblica. La Constitucion se presta
a interpretaciones de advenedizos politicos; y hasta las
prActicas parlamentarias permiten al Congreso sancionar
una ley y abolirla al dia siguiente el corredor de la Bolsa
que la procur6.
De una sola cosa estan de acuerdo todos y es que no hay
President, ni ministry, ni jurado, ni ejercito, ni esbirro,
que ponga la mano en la prensa, la dnica garantia y salva-
guardia de la libertad, el dltimo balsamo que cicatriza he-
ridas, nuestra uiltima ratio regum cuando la mentira y el
cinismo se hagan insoportables por lo ridicule.
He aqui el motivo, la fuerza y el interest de la pol6mica
sobre Educacion Comun, sostenida por ElNacional, contra ho-
landeses, esponjas de absorber salaries, y las bandas disper-
sas reducidas A montoneras como la de avechuchos que
encabeza el C6ndor, cuya corona la Ileva como los buitres
en el pescuezo, y Lugones que es de donde se pagan no-
venta pesos de salario 6 los maestros, en billetes que no
dan mas de noventa bolivianos, y estos dan vuelo de arran-
carles el fisco quichua aunque sea una firma, probando
que no recibiendo nada ((han sacado el vientre de mal aflo.))
La polemica que cierra la present conclusion mostr6,.
pues, la prensa argentina en toda su fuerza de accion 6 in-
fluencia sobre la conciencia y la opinion pdblica. Habria
toda ella un libro que viviria de su propia, esencia, por las
formas literarias de que viene revestida. Este es el secret
del interest del pdblico, y no la material del debate. Los
j 6venes y los ancianos se han ocupado de education pri-
maria, con ja misma ansiedad que los pedagogos- Posse,
Vangelder y Barra, saltando A varies.





PAGINAS LITERARIAS


El hecho innegable, de todos proclamado, es que El Na-
cional ha sido el champion, como dicen los ingleses, el pri-
mero de sus atletas, mientras no lo vence un segundo, y
esta vez El Nacional ha tenido su lado todos los diaries sin
distinction de secta, ni de lengua, dejando, es verdad, un lu-
gar reservado para desahogo, a fin de mantener aseada la
lisa.
Sesenta mil lectores de ambos sexos, de todas naciones y
edades han seguido este singular debate que motivan unas
Carpas, y solo Mr. Krause adivin6 a la sola anunciacion del
hecho, que se trataba de un pescado que es familiar en
Europa, y habrAn introducido, decia, aqui y no lo conocen
los consejos. (Hist6rico.)
La question Carpas, que ha derrocado todo un sistema
de education, que va A lanzar el pais en las aventuras a
que lo llevaran tantas petulancias inocentes, ha descubier-
to ciertos secrets argentinos y vamos A enumerar los de
mas bulto:
Que ocho argentinos educados, hombres de mundo, y co-
mo la flor y la nata de su 6poca, ignoraban en Buenos Ai-
res que hay un pescado llamado Carpa.
Que nueve con un Secretario, no habian oido nunca, ni
leido, siendo algunos Diputados, que en ausencia del Pre-
sidente, el Secretario preside, al solo objeto de nombrarle
sustituto.
Diez ignoraban con un Ministro, que un Vice Presidente
bien 6 mal nombrado, no puede funcionar, estando vivo, y
en funciones el Presidente. ,
Once con el jefe de Gobierno, no saben que los items del
Presupuesto son ley, que no revoca el Ejecutivo, si pasaron
sin observarlos, pudiendo cambiar al funcionario, pero no
suprimir la function, porque en la Cimara se necesitan re-
fuerzos de leales.
Que Lugones de Santiago y Andrade de (La Tribuna,s
saben much en material de Educacion Comun, y hacen
triunfar los buenos principios en el Congreso.
Que triunfando la mayoria de la COmara en favor de la
conservation del Consejo, el Consejo fu6 suprimido como lo
pedia la vencida mayoria del Senado; y que para que ni-la
mayor ni miinoria se saliesen con la suya, el Poder Eje-
cutivo, despues del cdmplase de la ley del presupuesto, re-





OBRAS DE SARMIENTO


solvi6 seguir el parecer del Dr. Achaval de C6rdoba y Di-
putado por C6rdoba, lo que da mas peso, A la mocion que
nadie apoy6 y que es la que cumple el Poder Ejecutivo.
Contra todas estas verdades descubiertas, como cuando
las gallinas escarban el suelo, se ha puesto de manifiesto
otra que las cubra con su real manto y que las coja en su
seno con la sublime calidad de los fuertes de los que prote-
gen a la infancia, A la patria, que se educa errando y apren-
de A ser libre favoreciendo el arbitrario.
La prensa argentina esta ya madura, es plant regada
con' lAgrimas y con sangre, desde Florencio Varela el mArtir,
que ha venido creciendo, fortificAndose, triunfando durante
un siglo. Ha creado de paso sus hombres, formado su pd-
blico, inventAndose su estilo, enriqueci6ndose de ideas y de
principios, contando con cien mil lectores en Buenos Aires
con otros tantos en las Provincias-jpobres de ellas si son
menosl-con los 6cos simpAticos de toda la Am6rica!

"LA PLUMA DORADA"

EN UN ALBUM

&Es un mal vivir largo tiempo sobre la tierra prometida?
Lo que es yo, no lo siento todavia, aunque avanzo con paso
lento por los senderos de la vida. I
HAnseme ido quedando rendidos de fatiga, dici6ndome
hasta aqui no mas, mis compafieros de infancia. Hanme
salido al encuentro generaciones nuevas y oido nombrarme
los chicuelos que van A former la generation future, ben-
decidome estos, maldecidome al paso aquellas, porque no
he visto 6 no pens6 como ellas.
La Providencia ha sidd' misericordiosa con el alma que
atraviesa por entire pueblos, generaciones, visicitudes y
acontecimientos. Abrumarianla las penas, pues que los
placeres son escasos en la vida, si no hubiese una espohja
que amortigua 6 borra los recuerdos, de tanto y tanto ba-
tallar por la existencia.
Solo los de la infancia y la adolescencia reaparecen y re-
viven en la vejez del cuerpo, (pqrque ni el alma ni el cora-
zon envejecen), rodeados de una aureola luminosa y hasta
embalsamados como el suelo de la patria que hace retozar





PAGINAS LITERARIAS


a los animals que vuelven de viaje,'y que reconoceria yo,
despues de un siglo de ausencia, si me Ilevaran a ella con
los ojos vendados.
Cuando estas imagenes risuehias se suscitan de suyo, por-
que parece que tienen vida propia, 6 andan flotando en el
cerebro, cierro los ojos y veo una series de montafias escalo-
nadas unas en pos de otras, cercanas las primeras hasta
discernir los pefiascos y las hierbas, doradas las de mas
allia por la luz del sol, tostadas, amarillentas, refulgentes
sobre lejanas nieves que coronan la uiltima linea. En torno,
cuchillas, colinas, siempre montafias, y en el fondo de es-
trecho valle, chozas y ranchos que me sirven de accidental
morada. Los balidos del ganado que se recoje a sus corra-
les denuncian la llegada de la tarde, como en la mafiana el
berrear de los terneros avisa que las mozas ordefian las
vacas lecheras.
Families de alta prosapia y j6venes cuyo nombre va aca-
so A figurar en la historic, han subido a los primeros cordo-
nes de los Andes a rusticar y restablecer la salud de algun
convaleciente, y si los arroyuelos no triscan entire los gui-
jarros, ni saltan como CABRITIYOS de roca en roca para ani-
mar el paisaje con el bullicioso ruido de pequefas cascadas,
de cuando en cuando la brisa trae A mis oidos como rumor
de fuentes de felicidad cristalina, las risas inextinguibles de
lindas y apuestas muchachas. Rien, porque la vida rebalsa
de sus ojos y de sus mejillas A borbollones, buscando abrir-
se un canal por donde haya de fluir amena y dulce como
sus ensuefios. La guitarra era entonces la flauta que acom-
pafiaba el canto del bardo, el eco de los sentimientos na-
cientes, y como la forma armoniosa de los suspiros. Ya he
dicho que el corazon no envejece. Todos los dias A la hora
que el sol se hace sentir afuera, las familia.s se reunen bajo
dilatado galpon, y A guisa de alfombras de Persia, se extien-
den cueros de vaca, cuya peluda superficie ocupan presuro-
sas las damas, las damiselas, y tan interesante es la fiesta,
que tambien acuden maritornes y fregonas.
Van a contar el cuento de la Pluma Dorada, y todas ansian
por saber por cuantas aventuras pas6 el principle aquel que
pidi6 la mano de princess encantada. Ya se sabia como
atraves6 el espeso chaiaral que le suscit6 al paso la bruja 6
hada maligna, para que no pudiese llegar al pais donde





OBRAS DE SARMINTO .


moraba el pAjaro maravilloso que habia dejado caer de su
ala lacodiciada Pluma Dorada, precio de la mano de la dama.
IQui bello debia ser aquel, que dejaba desabridos los de las
mil y una noche arabes
Sucedia que los narradores del cuento se tomaban en co-
loquios, ponderAndose las maravillas que contenia, los du-
ros lances porque pasaba el protagonista, las escapadas de
perecer en la demand, y las horas trascurrian deslizitldose
desapercibidas entire risas y bromas, la hora de comer lle-
gaba y el cuento de la Pluma Dorada no segiuia adelante, por
la sensilla razon de que nunca principiaba, como aquellos
cantores que se pasan en preludios templando la guitarra.
El paseo a la Sierra toc6 a su termino, y nunca se supo
, derechas lo que era'el cuento de la Pluma Dorada.
Y sin embargo, Clara, nunca oyeron sus oidos cuento mas
bello ni mas apetitoso.
Transcurrieron los afios, sobrevinieron las extrafias y va-
riadas vicisitudes de mi vida, encontraronse a guisa de
encrucijadas los diversos senderos de nuestras existencias,
siempre dispuesto yo a contarle mi cuento de la Pluma
Dorada. Cuando me arremangu6 A hacerlo, Vd. para poner-
me punto en boca, me anuncio su pr6ximo casamiento con
un su primo, con lo que no pude contarle el cuento mas
pat6tico, mas tierno, mas risuefio, mas lamentable y mas
verdadero.
iEra muy lindo, Clara, mi cuento!
No le dird para desesperarla, que me lo llevo conmigo a
la tumba.
Seria una gran perdida literaria de que privaria i la ino-
cente humanidad. Afortudamente, lo he contado mas de
una vez en tan larga vida, aunque no s6 si con todos los
detalles y digresiones con que se lo habria contado a Vd.
Buenos Aires, Abril 23 de 1886.

EN UN ALBUM

Santiago, Julio 30 de 1851.
Sobre esas crestas nevadas que ve Vd. al oriented cel6-
branse en invierno los misterios de la naturaleza. l Ay
del profano a quien envuelva la helada nube que los ro-





PAGINAS LITERARIAS


-dea! Ay! del caminante que se encuentra- en las cimas de
los Andes cuandp el sol se cubre el esplendente rostro, y
entire rayos y truenos, el cielo fecunda A la tierra, cernien-
do el polvo de las nieves eternas
Es el Plata el hijo primog6nito de padres tan exelsos.
Toc6le a Vd. nacer sobre sus floridas margenes; naci yo
entiree las agrestas faldas de la Cordillera, que tiemblan y
braman en los raptos de su salvaje ternura, cuando meceni
la cuna de sus rudos hijos. Asi coj6is vosotros fas flores
de la vida, oh portefios! mientras nosotros tocamos solo
sus espinast Asi le cabe a Vd. sentir los efectos ben6fl-
,cos, mientras yo me consagro A escudrifar las causes ne-
cesarias, y ligar entire si para bien comun, aquella familiar,
los Andes, la tierra adyacente, y el magnifico raudal del
Plata.

LAS MAESTRAS NORTE-AMERICANAS
Cuando el genio y la fuerza humana se reconcentraban
en un cerebro y en un brazo, entire los impedimenta de los
,ejercitPs, como hermanas de la caridad, avanzaban las ideas
de libertad, que mas tarde curaban las heridas de la es-
pada, enjugando en los hijos las lAgrirnas de las madres.
Historia antigua.
Hoy las ideas vienen en naves como bandadas de gavio-
tas, y lanzan a esta America, A nuestra Repiblica, viajeras
aladas como golondrinas. En la aleta de la casa del hues-
ped propicio hacen su nido que llaman SCHOOL en la len-
-gua de las golondrinas.
Un dia no lejano, habrAse difundido por toda Am6rica el
espiritu de libertad que anima A los habitantes del Norte,
Ade donde nos vinieron las celestes mensajeras.
Clara Gtuillies habra sembrado y recojido ideas.
Buenos Alre', Febrero 8 de 1886.

BUENOS AIRES-EL TEMBLOR DE MENDOZA

EL INCENDIO DE CHICAGO Y LAS INUNDACIONES DE ITALIA

Llimela caridad el cristiano, filantropia el ciudadano,
fraternidad de los pueblos, el hombre modern, cada aflic-
cion que siente una de las sociedades cultas de nuestra





OHKAS1 DUI ARAMIINTO


6poca, cerca 6 lejos, adentro 6 afuera de nuestros limits.
en Am6rica 6 en Europa, hace resonar una cuerda simpa-
tica en el corazon del pueblo de Buenos Aires y por,genera-
lizacion en el pueblo argentino.
Las calamidades como el temblor, el incendio, la inunda-
cion, absuelven de todo cargo al que las experiment, y
dejan a las sociedades que son sus victims, ciudades 6,
provincias, de la noche A la mafiana desheredados del
patrimonio comun, el campo, la ciudad la herencia de sus
padres, y el techo que cubria a sus hijos. En tales casos,
la Providencia son los otros pueblos, las otras 'ciudades,
las otras naciones, y cada dia a media que el vapor y la
electricidad acortan las distancias, las simpatias se acer-
can y a los gemidos de las victims de la calamidad respon-.
den los latidos del corazon de sus hermanos.
Si estuviera ya establecido el Teldfono submarino.universal,
estariamos a la hora de esta oyendo el ruido de hinchadas
olas del Adige, del P6??? la caida de pafios de cuadras
enteras de diques seculares que abren a la inundacion
entradas sobre las campifias de Ferrara, Rovigo, Belluno
Padua, Venecia (??) Todos aquellos lagos ahora, eran ayer
ridentes campifias, entire las embocaduras de los rios que
descienden de los Alpes, sembradas de casas de campo,.
de aldeas habitadas por families ricas 6 pobres....! el ni-
vel de las aguas ha pasado sobre ellas, y hoy son solo seres-
humanos que reclaman de los que no sufren males tan
sin remedio auxilio y protection, Y auxilio y protection
encontrarin en Buenos Aires, donde al rededor de l'a gran
ciudad, quince leguas en todas direcciones del semicirculo
que sobre aquel diametro describe, se ciernen en floor los
campos de azulado lino, como en la tierra de labor, las
mieses doradas como en la Lombardia se alzan los arbo-
les, los molinos, las villas como en la Etruria cuya capital
Florencia la design el pais de las flores y de la 'belleza.
Toda esa corona de Ceres con sus torreones, sus molinos,
sus pueblecillos felices, la han tejido manos italianas, como
los bouquets de formas caprichosas que adornan el tilamo
de las novias. Las miisicas que agitan sin cesar el aire
de nuestras fiestas es el canto de la Italia que resuena en
nuestros oidos, como el de las aves en los bosques, para-
animar al trabajador en su tarea de crear riqueza.





PAGiNAS LITERARIAS


&Quereis fomentar la emigracion? Mostradles a los labra-
oradores que sufren en Europa, con vuestros socorros los
frutos deesta tierra debendicion, como losemisirioshebreos
traian al Desierto racimos de uva de la Tierra de promi-
sion que d9s hombres conducian en una vara. Los pue-
blos del Rio de Plata, son los hu6spedes de todos los pueblos
y las simpatias deben ser como el fuego de los grandes
hogares cuyo calor se difunde a lo lejos.
Cuando Chicago ardia en un dia como la pira de una
ciudad inmensa, de este estremo de Atm6rica se asoci6 la
filantropia argentina a las larguezas de la Reina Victoria
para hacer salir de entire las llamas, rejuvenecido el Fenix
de las pTaderas norteamericanas. Cuando un sacudimien-
to de los Andes hizo rodar la ciudad de Mendoza que
dormia tranquila en sus faldas; una Sociedad de Socorros
ad hoc, la de San Vicente de Paul, las de masones, las de la
Iglesia enviaron a la desolada huerfana, recursos de dinero
y de ropas que la hicieren sentirse argentina. De ahi sali6
la Mendozala Nueva, como Orleans la nueva, como York
la nueva, que como estas ostenta una de las plazas mas
bellas del mundo, alamedas por calles,'boulevards y Broadway
por la antigua alameda de San Martin, y Escuelas Palacios
por los derruidos coqventos. El aflo venidero nos pagara
con las uvas de sus verjeles que va & buscar el ferro-
carril de los Andes, pues ya gustamos sus vinos, la semilla
que en la tierra removida por los temblores, sembr6 la filan-
tropia-dnimo para luchar por la existenoia digan lo que quieran
los volcanes, 6 los rios salidos de madre.
Llama'r6mosla Fiiadefia de los Vientos, A la ciudad 'que
fundaran en nuestros fecundos desiertos los que vengan A
pediros un techo y una patria para sus hijos, si el estrago
de las inundaciones no pudo repararse con los socorros
de los demas.
Sefiores Redactores del Operaio Italiano: Sirvanse con estas
palabra's de profunda simpatia, en recuerdo de las llanuras
de Lombardia, los misterios de Venecia la Reina depuesta
del Adriatico, de tantas glorias y tantas miserias, aceptar
recibir, el 6bolo de la viudad en favor de los inundados iel
P6, el Brenda y el Adige.








((EL OTRO LAO)

(EN EL ALBUM DEDICADO A LA SRA. EMILIA HERRERA DE TORO,
POR LOS'EMIGRADOS ARGENTINOS DURANTE LA TIRANIA DE
RosAS.)

El risueflo valle de Aconcagua en Chile, mnirado desde la
Cuesta de Chacabuco al extremo sur, 6 desde las Coimas
del lado del Norte, de gloriosa 6 historica memorial ambas,
present la imagen de una inmensa canasta de flores, en
que las casillas de campo y alquerias descuellan con sus
colors blancos 6 rojos como el de aquellas, por sobre el
espeso follaje de los verjeles.
Hasta ahora pocos afios podia estudiarse en sus sencillos
moradores lavida patriarcal de antafto, tal como la Ilevaran
por siglos de tranquila bienandanza, las families de hidal-
gos que en corto ndmero poseian el valle entero.
Las vendimias comunican A la atm6sfera todavia en
otoiio, aquellos humillos de chicha baya, que hacen rebullir
la sangrejuvenil, y traer A la memorial la festival remolienda
cuyo origen viene sin duda de las fiestas dionisiacas de los
griegos, pues se iba en alegre romeria, como las bacantes
coronadas de hiedra del Vaso Borghese, danzando y be-
biendo entire cantos que todavia resuenan gratamente al
oido, con el harpa y el tamborileo, haciendo del dia noche,
tan poca falta nos hacia el sol, y tan poco caso haciamos
de 61, y le afiadiamos una noche y otro dia de parranda, y
(qechale arrayanlb si asi lo ordenaba el hechizado huesped
de tan endomingada gene.
En aquellos buenos tiempos y en aquella feliz comarca
que podia decirse el cuerno de la abundancia, tan barata
y socorrida era la existencia,hablabase de continue, segun
que las ocurrencias diarias lo reqUerian, de un pais que no
registran ya los tratados de geografia, desaparecido sin
duda en algun cataclismo, como el que sepult6 A Mendoza.
Sus habitantes eran los cuyanos, contra la regla de analogia
que hace que los naranjos den naranjas. Bien es verdad
que Buenos Aires producia antes portefios. Con el tiempo,
los cuyanos se dieron mafia para ser llamados argentinos,
mientras que los porteios para mantenerse siempre mas


UliMAS DU SAB.MIENTO





PjGlINAS LITERARIAS


.arriba en el gallinero, comienzan A llamarse, de su nueva
capital, platinos. Loado sea Diosl exclamaria un viejo de
mis tiempos. iC6mo avanzamos en el camino que han dado
en llamar del progresol Vamos, dicen los mozuelos, a
pasos agigantados, de Cuyano A Argentino, de Porteho A Platino
y eso sin dejar de ser Argentino. El diablo que los en-
tienda. Aquel pais, pues, que hasta los nifios conocian en
Aconcagua, se llamaba a su modo: Elotro lao. Los chilenos
eliminan como los madrileftos bien hablados, la d, en las
silabas finales, como en el Prao, costao, lao, y no Prado,
asado, que hacen reir A un castellano viejo. L6ase, pues,
el otro lao que es como se pronuncia en Chile aquel nom-
bre geografico. El otro lao es relative A este lao y supone
una cosa que tiene dos ladqs, voild tout; y con efecto, chile-
nos fueron nuestros padres hasta 1776, que era ayer no mas.
Nacer de este 6 del otro lado era pura question de gusto,
que no daba ni quitaba nada, pues al fin nacia uno en el
propio Reino. 0
Yo naci de este lado como pude nacer del otro, puesto
que don Antonio y don Jos6 Domingo Sarmiento vivian en
Putaendo en 1831, 6poca a que se refiere esta veridica his-
toria, mientras que otro don Antonio y various Domingos
Sarmientos, todos de la muy noble 6 ilustre prosapia de los
Sarmientos de Lima, nacieron y vivieron de este lado. Asi
es que, pasando apenas adolescent, por razones largas de
contar, de este al otro lao, y recibiendo retribuida hospi-
talidad de mis parientes de Putaendo, empec6 desde tan
temprana edad A compartir de uno y otro lado la vida, el
patriotism, los afectos, las letras, la historic y los moji-
-cones.
A uno y otro lado indistintamente, puesto que el 20 de
Abril desnud6 la tizona al lado del General Bulnes, como
un bueno. iDichosa edad aquella de la Santa Hospitalidad,
ofrecida y recibida, pedida y acordada como simples debe-
res de familial a Todo era paz ent6nces entire nosotros de
a uno y otro lado. Todo Amistad, todo Concordia. Entou-
a ces si que andaban las simples y hermosas zagalejas de
<< Putaendo, de los Andes, de Pocuro, con quienes residi,
< de valle en valle y de-otero en otero,-en trenzas y en ca-
A bello.... Entonces se decoraban los concetos amorosos
< del alma, simple y sencillamente.... )





OBRAS DE SARMIENTO


El ferrocarril, el diario, el hotel, el restaurant, y la aurec
sacra fames vinieron 6i echarlo todo a perder, y ya se apres-
tan los rieles a envolverse en acerados anillos para trepar
collados, seguir faldeos y acometer cuestas, hasta hacer que
some al valle de Aconcagua la recua de trenes en reem-
plazo de la traditional tropa de mulas cuyanas! Un man-
cebo Ibafiez que habia oido A su mama recorder los tiempos
aquellos, se propuso por 1870, volvernos a la edad que los
aiitiguos liamaron dorada, en la que en achaque de terri-
torio.no se conocia la palabra TUYO NI MIO y se dijo para su
capote: <(Chile de uno y otro lao como antes.)) Probemos, repli-
quele yo: ((Chile hasta las Cordilleras nevadas, como las-
vemos desde la Cafiada de Santiago y estAn sefialadas en
las actas de la fundacion de las ciudades chilenas.) Ni
por esol
Hubieron de itse a las manos los de uno y otro lado, ex-
cepto usted Emilia y yo, segun lo confirm la historic, que
cual otros Filemon y Baucis continuaron amandose en santa
paz, sin preguntarse de qu6 lado habian nacido, ni de qu6
lado se hallaban, reputando que del lado que estaba el uno
debia estar necesariamente el otro, por series igual el
aprecio.
Cuando de disidencias entire los de este y los de aquel se
trata, por la miseria de una montafia que quede en el mapa
at Este 6 al Oeste, 6 de un estrecho mas 6 mepos torcido,
6 una Tierra del Fuego, donde los que la habitan se mue-
ren de frio, si me piden tni parecer, yo tengo, como otros se
mirarian A dos lados, que preguntarme ,cual es el que va a.
contestar dentro de mi mismo, si el corazon que se inclina
hacia el otro LAO, 6 la cabeza que se inclina para este?
Cuando Vd. mi buena amiga, indujo a-los de allMa que
mandasen a su yerno Balmaceda con las instrucciones que
usted le daria, para ajustar aquella imaginaria querella
con los de aca, oy6 sin duda decir al Ministro Montes de
Oca (que Dios haya !) le lleg6 de las hablillas populares el
rumor de acentos conmovidos de alguno de los oradores
del Senado, que abogando por la pazal hablar de Chile, pa-
recia abogar Pro Domo sua.
Y por que n6? Hablaban los recuerdos mas gloriosos y
simpaticos que puede atesorar la memorial de up viejo en
America, entrando en la vida pilblica como un troyano por





PAGINAS LITBRARIAS


*el fragoso camino del Lacio. El caminante que desciende
los empinados Andes, contempla los origenes de la humilde
-corriente que desciende por la hondonada, estrellandose de
pefiasco en pefiasco, Ilenando el estrecho valle con el es-
tr6pito y clamor de sus frecuentes caidas, para levantarse
de nuevo riendo a borbotones, corriendo y saltando entire
barrancos que se tornan en riberas a media que alcanza
A los-risueflos valles, donde se agitan los hombres, hasta
que al fin dilatandose y serenandose, v6sele tomar su parte
*en la lucha por la existencia, para conquistar su puesto en
la geografia 6 un nombre en la historic; como lo conquis-
taron Chacabuco con San Martin, las Coimas con Neco-
chea, Maipd con Las Heras. Despues, siendo ya Rio, va A
confundir sus aguas con las del Oceano, el Padre y el sepul-
cro glorioso y eterno de la vida. LPor qu6 no? '
Mejor inspirado que Ibaflez, yo hice que se conservase en
Chile lo que serA siempre de uno y otro lado. Habian ol-
vidado A Chacabuco por Maipo, ua Teniente de Artilleria se
.los record 'con concepts y en formas literarias que ha-
Ilaron gracia, ante Andrds Bello el Quintiliano de las bue-
nas letras, ante Montt, el Guizot de ia political de la dpoca,
ante la opinion que se sentia deudor alzado. El Congreso
-en su primer session decret6: como se pide, que sea dado de
alta el Capitan General D. Jos6 de San Martin. De esa
fuente sali6 mi carrera. Muy viejo 6 del todo ignorante, ha
de ser el chileno que no haya deletreado mi nombre con el
Mdtodo gradual de lectura. He ahi mi catrta de ciudadania
-chilena. El envio de la espada de Lavalle, inspiration del
patriotismo antiguo de que su familiar fui y continuia el no-
ble depositario, la espada que brill6 en Chacabuco, que ful-.
min6 en Maipd, ha sublevado cuarenta aflos despues, en
corazones que aparecian adormecidos, con los recuerdos
gratos de la hospitalidad de Chile para todos los de su
familiar, la de usted para nosotros. Asocio mi nombre a
las otras manifestaciones de gratitud y de aprecio, de pa.
triotismo y de recuerdo de venerandos nombres; y para
ustedes y su familiar; para mi tocayo y sus compatriotas, es-
tas mis conversaciones, que el tel6grafo podia hacer audi-
bles, pero que en este Album representaran la amistad
-durable que nos uni6 siempre, sin olvidar a D. Manuel





OHRAS lIM SARMIENTO


Montt, A cuyo nombre se liga el mio por los vinculos de la
reciproca estimacion.
Buenos Aires, Novlembre 15 de 1883.


LA ESPADA DE LAVALLE

(El Nacional, Octubre 18 de 1882.)

Hace dos dias, el sefor don CArlos Lamarca, hijo del ex-
plenipotenciario argentino en Chile, de este nombre, llev6
personalmente la espada del General Lavalle A, casa del
General Sarmiento, A quien se la remitia la sefiora de Toro,
dofia Emilia Herrera, en cuyo poder la habia dejado depo-
sitada el senior don Felix Frias, el sacretario del General
Lavalle, que como se sabe condujo los huesos del Cid Cam-
peador argentino a Bolivia, y por tanto su espada, que guar-
d6 como una memorial tan grata para su pais y para los
patriots argentinos.
Lo que realza el recuerdo, es la solicitud de la sefiora de
Toro, para devolver A la patria y a la familiar del h6roe un
monumentoshist6rico cual es la espada que llev6 al into
el Gran Capitan. La sefiora depositaria, lo ha sido del afec-
to del hombre que como Frias, Mitre, Sarmiento, los Pe-
flas, Lopez, Lozano, D. Francisco, Alberdi, Gutierrez (Juan
Maria), Borbon y tantos otros fue'ron tratados como miem-
bros de aquella familiar en sus numerosas ramificacio-
nes.
La espada de Lavalle es una buena y franca espada de
official de caballeria, de poco peso, sin ornato alguno, borra-
do por los afios el ligero pavon que la ha cubierto en la
base, y con aquellas abolladuras ligeras de la vaina, que
revelan el choque de cuerpos duros, pero sobre todo que
es la espada quo ha colgado diariamente de la cintura,
que ha hecho campafias y hallfidose en todos los combates,
donde no luce al sol, nisale de la vaina, cuando el quela
lleva es el General en Jefe.
HAnse tenido ya algunas conferencias, entire algun deudo
del General Lavalle, el conductor sefor Lamarca y uno que
otro amigo, para acordar la forma de reconocer A la sehora
de Toro, su solicitud, sabiendose por la correspondencia de





PAGINAS LITERARIAS


la 6poca, y por los detalles que suministra el senior Lamar-
ca, que durante el tiempo en que las relaciones argenti-
nas eran vidriosas con motivo de las cuestiones de limits,
su casa era el centre de la accion argentina, fomentada
por las simpatias argentinas de antiguos conocidos de
familial
Muchos argentinos recuerdan con placer la vieja hospi-
talidad chilena, cuando en 1812 llegaron los disperses de la
batalla de Cienega del Medio en Mendoza. La poblacion en
masa se paso en accion para hospedar seiscientos argen-
tinos, entire los que mas de doscientos pertenecian A las
families mas cultas de las provincias y de Buenos Aires, sin
olvidar que el General Madrid traia consigo los restos del
escuadron Mayo, y los j6venes patriots que se les incorpo-
raron en las provincias del transito, ya que en Chile se en-
contraba otra poderosa emigracion anterior, de San Juan y
de Mendoza & que pertenecian Oro, Calle, Zapata, los Villa-
nuevas, Delgados, Godoyes, etc.
Mas tarde Illegaron Lopez, Tejedor, Lozano, los Pifieros
de C6rdoba, Garmendia, Uriburu, Fragueiro, etc; y todos,
todos, tuvieron su parte en las afecciones, en las simpatias
de la poblacion de Chile, no escaseando la protection del
gobierno para aprovechar todo talent, toda aptitude y toda
instruction de los emigrados. (1)

ACTA (2)

En la ciudad de Buenos Aires, el 15 de Octubre de 1882,
los abajos firmados en presencia de la espada que el senior
D. Carlos Maria Lamarca ha entregado al General Sar-
miento, remitida de Chile por la Sefiora Dofia Emilia He-
rrera de Toro, que en carta que la acompafia, dice ((haber
a pertenecido al General D. Juan Lavalle y conservaba en
a su poder desde que Frias (D. F61ix) vino emigrado A Chile
u quien trajo la espada y el caballo, habiendo muerto este
o en Agrida haciendaa de la familiar) y la espada la manda
para que su nombre se la obsequie 6 la ciudad 6 al

(1) Al inaugurarse el Museo hist6rico, el editor de estas obras entreg6 al Direc-
tor seflor Carranza la espada aludida para ser expuesta.-BI editor.
(2 ) La tomamos del borrador autotografo de Sarmiento (N. del E.)





80 OBRAS DK SAKMIRINTO

-a Museo de Buenos Aires;p y leido el testimonio de D. Car-
los Maria Saravia, Secretario del Senado, que confirm la
identidad y verdad hist6rica de dicha espada, de comun
acuerdo,
RESOLVIERON reunir en un album apropiado A su objeto,
con 14 cifra de la sefiora Emilia Herrera de Toro, de relie-
ve en la tapa, las firmas de los argentinos que so lviven,
6 las de sus deudos inmediatos, ya sea de los que acompa-
nfaron al ilustre mArtir de-las libertades suprimidas por un
tirano, yade los emigrados que recibieron hospitalidad en
Chile, ya de los deudos de D. F6lix Frias, Secretario del Ge-
neral, actor simpatico en los dltimos monientos del ilustre
guer'ero, como una muestra viva de la, gratitud de los ar-
gentinos, de la cual Ilevaria en cartuchos de oro en la tapa
y en una carAtula en el frontispicio, expression abreviada,
seguida de las firmas que habrAn de solicitarse de los pre-
*citados argentinos.
D. F.'Sarmiento.--Jors Benjamin
Gorostiaga. Bartolomg Mitre.,
-Jtan Cobo.

BETICA (i)
jEs la Espafia Atalaya de la Europa hacia el mundo
birbaro? Y, sin embargo, por ese lado penetr6 la luz que
disip6 la tiniebla de la edad media. Las palabras algebra,
alquimia, son espafolas, y las ciencias que representan la
clave y el m6todo de la modern ciencia. En Espafa se
oy6 el primer estampido del carfon y de C6rdoba nos viene
el papel; y sin p6lvora, y sin papel, ni-se-hace ni se describe
el dltimo capitulo de la Historia Romana: Napoleon; ni
la introduction al mundo modern: Wellington.
Si retarda el paso en la presurosa march del siglo de
la maquina, es porque arrastra consigo los htridos y los
invAlidos1 que le cuestan sus tempranos combates k la
vanguardia de la humanidad, en, la dltima campafia, el
Renacimiento.


(1) Para una publieacion especial destinada a socorrer las victims de los tene-
blores de 4885. (Nota del Editor.)





PAGINAS LITERARIA8


Mundos nuevos sac6 del caos con Am6rica, mientras ex-
pulsaba al moro uno de sus castellanos, y con Cervantes la
andante caballeria y Calderon creaba el arte dramhtico ro-
mintico, sin leer & Arist6fanes, como de la manola sevillana,
Murillo hacia madonas, en desprecio de la Venus de la nariz
-recta. 4 0
Sin rival, os6lo todo, hasta pretender cercenar las alas
del pensamiento que ella misma habia echado a volar, y
como su inmortal Quijote, sucumbi6 en la cruel demand.
No obstante,y A causa de la Inquisicion, la ciencia le pas6
por encima como rueda de cation sobre heridos en el
campo de batalla. Llganos el rumor de ruinas que se des-
ploman y despejan el suelo de viejos recuerdos. ZSerk que
la tierra favorite de H6rcules se endereza de nuevo entire
las grandes naciones?
Ayud6mosla a levantarse sus hijos de Am6rica.

MONTEVIDEO (')
; He encontrado & la ciudad coqueta, reclinada artistica-
mente entire rocas y flores. INayade 6 Ninfa? Entre frac-
cion do tierra que avanza dentro de las aguas, sin alcanzar
a ser islas; 'contemplando siempre aquel bello Cerro, que
no alcanz6 a ser montafia; pero que para ella, es Narciso
que se mita en las aguas, donde bafian ambos sus pies.
Aguas indecisas que son dulces y sucesivamente amargas.
4Rio 6 mar? su ojo no lo distingue, y no sabe donde princi-
pia el Oc6ano y donde el Gran Rio acaba.
Es, pues, isla y continent, montafa 6 pampa, marina 6
fluvial; y el genio del habitante se ha amoldado a estos
medios tintes. Cuando nuestros padres vinieron a desper-
tarla a la vida colectiva, se sonri6 en su cuna, mir6 hacia
el Oriented, donde brillaba una corona regia, que tom6 por
un aderezode diamantes; y tambien sonri6 sin cambiar de
actitud.
Asi la encuentro setenta afios despues, echando miradas
furtivas & la corona de brillantes que la seduce; sintiendo

(1) Escrito en el album de don Victoriano P. Berra, y comunicado por este
seniorr. (Nota del Editor.)
ToMo zLYI.-6





OBRAS DB SARHIBNTO


de vez en cuando movimientos del alma de Cornelia, ma-
dre de los Gracos, porque A su noble estirpe pertenece.
4Monarquia 6 repdiblica? ZMar 6 rio?
El alma del oriental ha tornado un'pliegue, debido &A esta
indecision del medio. No hay para 61 verdades absolutas,
hechos incontrovertibles, principios generals. Todo es re-
lativo. Es un medio tinte, aunque armonioso, el paso de la
monarquia A la reptiblica.
Un Estado, casi nacion, forma el Uruguay, como Monte,
video ocupa una casi isisa, entire un rio casi mar y al pie de
un cerro, casi monte. Entre los siete colors del iris hay
muchos intermediaries; pero las naciones modernas no
pueden vivir det eterno heroismo del Portugal, de estar
eternamente empinandose sobre la punta del pie para no
ahogarse.
Esto me explica los batallones que iveo apostados per
todas parties. Montevideo se siente atraido por el aliento
de una boa constrictor, cree que dos la solicitan A rumbos
opuestos, y se resist, y se agarra a todo lo que la rodea, y
se arma, curAndose en plena salud, por entregarse A su
sueflo que hoy es pesadilla, y aun entregando sus destines y
Jos de la familiar al mayordomo de sus fincas.
Ser 6 no ser! pero no se ha encontrado el medio de ser y
de no ser a un tiempo; 6 de parecer que es, y no ser, en el
fondo. -La media, el corte do una nacion, segun se estila
heoy, es de veinte millones para arriba. En Am6rica se han
relajado las reglas, y bajo la promesa de Ilegar A poblar un
vasto territorio, segun el sistema de Deucalion y en pocos
aros, se ha bajado la cuota hasta tres.
Mas abajo, son Provincias, manzana de contienda.

TUCUMAN

(EN EL ALBUM DE-.LA SOCmDAD SARMIENTO)

Si hubiera de admitirse que el pensamiento tiene edades,
no obstante la continuidad de sus actos, diria que en los
primeros destellos del mio, canto las bellezas naturales de
Tucuman, como los poetas cantan idilios, pastorales y bu-
c6licas.





PAGINAS LITERARIA8


Muchos aflos han pasado por sobre mi cabeza desde en-
tonces, y al visitarlo en los postrimeros dias de la vida, hallolo
adulto, poseedor de una de las industries que embellecen la
existencia, y endulzan las penas de la vida, la production de
la azdcar. Dime cuanta azdcar comes, y te dire quien eres.
Un tartaro consume dos onzas al aflo; un portefo en confi-
tes traga cincuenta libras.
Todavia los poetas no han compuesto himnos ni cantares
a Ja maquinaria. El vapor ahuyenta en los mares A las
ninfas, A las nAyades en los rios, 6 los faunos en el bosque.
Desde que se encienden los fuegos que alimenta el aba-
gazo,, que aspiran cien chimeneas como agujas, de los
templos de la industrial, Tucuman deja muy atras A la ri-
suefla Niza que extiende una mano amiga & la Francia y
otra A la Italia. La zafra de la azdcar es la vendimia de la
uva, despejadas una y otra de sus antiguas bacantes.
Escribo estas palabras dos dias despues del sosliticio de
invierno, bajo diez y nueve grades A la sombra' y veinte
y dos al aire librel
Clima tan suave, bajo un cielo siempre azul celeste, lumi-
noso, que ninguna ligera nubecilla perturba por meses,
tiene en Junio la temperature de la primavera de otros
paises,pues se necesitan diez y ocho grades, para animar los
gusanillos de seda, A fin de que se alimenten con los prime-
ros brotes de la morera.
Pais cubierto de limoneros y naranjales que ostentan un
million de sus doradas manzanas, hacia donde quiera que
alcance la vista, asombrada y regocijada, como la de grie-
gos y romanos al tocar las playas de.la afortunada B6tica
que Ilamaron el cJardin de las Hesp6ridas.o
Tucuman estA designado por la naturaleza misma A re-
construir el sofiado Eden, 6 las Islas Fortunatas, para el
recreo de los sentidos, como la Mansion de Sanidad para los
dolientes.
El vapor dandonos alas, nos ha puesto en posesion del
sistema, higi6nico que ensefiaban en vano A nuestros pe-
destres padres, golondrinas y cigiefias-cambiar de clima,
huir de las neblinas, de los extremes polares de la tierra,
acercindose A la morada del Sol entire los tr6picos, no tanto
sin embargo, que se le quemen como A Icaro las alas.
No suefian aun las vaporosas portefias hijas de las brumas





OBRAS DR SARMIENTO


de su gran rio, lo que trasportandose en Mayo, Junio,y Julio,
les tiene reservado la (villegiatura) de Tucuman, bajo
un sol tibio, sore campifias de naranjos derramando
azahares al sacudir de la brisa, aspirando el ambiente per-
fumado de la zafra que huele .A caramelo y a azdcar
quemada. Ojos que no han visto produce corazones que
no sientent....
He aqui el Tucuman que cantara el Cisne ahora, el Tucu-
man tibio del ocaso de la vida itil, ofreciendo salud A los
que declinan, y tardes apacibles, como las del Sol que va
A dormir tras del nevado Aconquija, en una de estas tardes
de invierno sin nubes.
Aun en la dltima morada habria eleccion como en el
clima que mejor nos convenga en vida. Si esa alma pens6,
se sobrevivira en una hoja de papal escrito dejada a sus
contemporineos. Si contuvo una vida fecunda, una verdad
litil abririse paso por entire obsticulos, y hara camino de
un pais 6. otro, y en alas del genio volarA de siglo en siglo.
Esta es su propia irradiacion.
Puede un pensamiento con nombre propio, servir de
ensefia a los que sientan en su seno latir el corazon, por
los mismos sentimientos de amor al pueblo y al progress y
civilizacion de su pais, A fin de propagarlos.
Esta manifestacion de tan alta estima os debo oh lj6venes
de Tucumant, dando mi nombre a la Sociedad que presidi
anoche y como muestra de gratitud lo consigno en este
Album.

EL DIA DE LOS MUERTOS

(EI Debate, Novlembre 4 de 1885.)

Tres dias hemos vivido en el Panteon entire flores, prodi-
gadas como tupida y esmaltada yerba, agitAndonos por entire
obeliscos, sarc6fagos, mausoleos y columns que se codean
y estrechan, faltandoles espacio aire y sol que los ilumine.
Era la conmemoracion de las Animas; para nosotros la
fiesta destinada A sentirnos ligados con el pasado, con la
familiar, hasta con la tierra que pisamos.
El pueblo estaba alli en las mil callejuelas de aquella
Pompeya, que parece reanimarse y bullir, palpitar y hasta





PAGINAS LITERARIAS


sonreir, porque la Necr6polis se ha convertido en simula-
cro de ciudad griega, tanto dominant las marm6reas esta-
tuas, las columns corintias, los sarc6fagos. Quisiera la
madre gemir sobre la canastilla de flores que conserve los
restos de su bebe; pero la alegria de las plants, el susu-
rro de las gqntes y el ruido de los pasos, perturban y cam-
bian el dolor en placida resignation.
Estamos por la tradition en abierto contrast con la natu-
raleza. En invierno era hasta en Atenas la conmemoracion
de los muertos, segun Pericles, el orador de las exequias A
los heroes del Peloponesio lo recuerda, y ha sido el primer
en notarlo Belin, en un ensayo juvenile, diciendo que seria im-
posible que en Europa no hubiese sido elegido el mes de
Noviembre para destinar un dia A la memorial de los
muertos.
<( Una niebla gris se extiende como velo destefiido, que
da A los Arboles amarillentos, A la tierra fangosa, un
aspect lamentable >. Lo cito para hacer sentir el con-
traste.
El mismo dia de Noviembre en el hemisferio Sur, llega-
ron las golondrinas de su viaje al norte, i avisarnos con su
agitacion de missiles vivos, que el invierno va huyendo
hacia el polo, ante los refulgentes rayos del sol que con
ellas vuelven. Es el dia de la florescencia de todos los
arbustos, de los paraisos, de las rosas, cuyos olores hacen
desvanecer. Todo sonrie al rededor, monumentos en minia-
tura, los mausoleos, las flores y los rostros encendidos de
millares de mujeres, todas de negro pero elegantemente
vestidas, y lo que es mas notable en America, todas de raza
pura caucasica de claros tintes, si no es el tanto por mil de
razas de color.
Tres dias los omnibus y los trenes han trasportado,
tanto como gente, ramos de flores, guirnaldas de lau-
reles, de encina, de azabache,- de siemprevivas casi
ninguna.
Las cruces floridas de tan alegre matiz tentarian A ten-
derse sobre ellas A Aquel a quien le pusieron una de durisi-
ma madera. Los ramos de Buenos Airesideados por artists
floristas, son una peculiaridad de esta ciudad meridional
al punto que la Ristori mandaba fotografias A Italia de los
colosales ramos con que se cubria el teatro cuando daba la





OBRAS DR SARMIENTO


Medea. Asumen la forma de monumentos, de obras de artes,
de can-astas y retablos, que habrian estado bien en el
entierro de Victor Hugo; y todo este lujo de decoracion
floral, es el traje que reviste el Panteon el 9 de Noviembre,
dia de las exdquias solemnes de los pobres que en ese dia
tienen, con la pompa de los ricos su part de honor, de
p6same, de conpmemoracion. Ese dia hay para todos pom-
pas, flores y construcciones de delicado gusto.



Al pasar la tradition humana a este desconocido hemis-
ferio de la Cruz del Sur y de las n6bulas polares, nos hemos
mostrado antipodas con la misma lengua y los mismos
simbolos. Quince Abriles decimos de una beldad que abre
a la luz su capullo, es decir, quince otofos; y entire las flores
y los perfumes de la primavera, el dia que vuelven alboro-
zadas las ausentes golondrinas, quisibramos por tradition
llorar A los muertos; pero la naturaleza que es nuestra guia,
nos invita a sonreir y enjugar las lagrimas, como nirfo A
quien los besos de su madre distraen de la efimera pena del
moment.
Honramos, pues, la memorial de los nuestros A la manera
de los griegos, cuyo Dios Supremo sonreia y siempre jovial-
mente, esdecir, divinamente, como Aquiles llorabael cadaver
de su amigo, bailando desnudo en torno de la pira de Pa-
troclo.
El Panteon era hasta ayer un himno A la memorial de
nuestros mayores y de nuestros hijos. Cada exitencia es
un drama, y no habria novela tan tierna ni tragedia tan
pavorosa, como la que encierra bajo sus tapas de marmol
cada uno de esos sepulcros. Cada uno de los que lo visi-
tan sigue en ellos el hilo de su propia vida, por sus padres,
sus amigos y aun su 6poca. Nuestra vista solo alcanza A
ver en el sol los rayos, que cuando diverjentes, forman el
prisma de siete colors. Quedan, sin embargo, otros rayos
que no entran en nuestra retina, los rayos obscuros, pero
que afectan los objetos sobre los cuales se reflejan, des-
componiendolos, pues tienen potencia quimica. Sir John
Lubbok ha descubierto que las -hormigas absorben estos
rayos sin luz del sol, como el hombre reflexivo, acaso el





PJGINAS LITBRARIAS


patriotism que es el amor human, sin la care, goza do
esta cualidad, de ver lo que no v6 el vulgo y no ver
aquello que sobreabunda y no deja impresiones dura-
deras.
Entre aquellas hormigas que se agitaban en el Panteon
el 2 de Noviembre, como si cada grupo 'buscase su morada
propia, para penetrar debajo de tierra, y seguir a trav6s
del tiempo (los muertos son tiempo condensado, como el
carbon es luz y calor depositados para mas tarde), yo bus-
caba el camino que trae mi alma, y entire aquellas tumbas,
A mis compafieros de otros tiempos, saludando al paso a
los que se encontraron conmigo en los senderos de la
vida.
l0s contar6 una larga historic, como la leyenda de los si-
glos, y evocar6 sombras que viven todavia entire nosotros,
y nos animan, conducen, aplauden 6 vituperan, si no se-
guimos el camino que ellos nos mostraron!
Sabed que ese Cementerio es la patria con cuerpo y alma;
la patria de entonces, la patria de ahora, la patria de mafia-
na. Alli volvemos A estar juntos todos: alli es el valle de
Josafat, donde cabremos todos reunidos para ser j uzgados
por la historic. IA. cuantos les diran: marchaos, que ya re-
cibisteis vuestro galardon, pagAndoos con vuestras propias
manos del tesoro comunt



El instinto popular no se equivoca, y en vano le direis a.
la madre que el alma de su hijo esta en el cielo. Ella le
Ilevara hoy sus mufiecas y sus juguetes al sepulcro para
que de noche, cuando nadie to yea, estire su mano helada
y toque sus compafieros de infancia. Asi lo hacian'las ma-
dres etruscas, por donde se conservan las mufecas de
ahora tres mil afios. En la- Recoleta los sepulcros tienen
forma de casas de vivir de los primitives sepulcros de los
constructores de las Piramides. De ahi salieron todos los
cultos A los muertos; alli volverfn, pues ya las families
construyen altares y el 2 de Noviembre encienden hacho-
nes sobre candelabros. Los dioses Lares estan ahi reuni-
dos, los manes flotan como vapores en torno, Yo los he,
visto en las horas en que vagaba silencioso por aquella Ne-





88 OBRAS DlB SARMIENTO

cr6polis, y me he detehido A hablar con cada uno de los,
que me ayudaron A vivir. Cerrar6 los ojos para no dis-
traerme con los rumors de mil carruajes, con el sordo
murmullo de rezos y exclamaciones, acentuadas de tarde
en tarde por un gemido, y ved aqui lo que yo solo vi.
El bosque que precede al Panteon, cuando sus sombras-
hayan sido espesadas por los siglos, abrigari aqui y alli
,sepulcros dehombres Representatives que habrfn pasado.
ya por la consagracioh y la sancion de las generaciones.
Por ahora los Arboles dejan ver la galeria que da entrada
A la mansion de los muertos, y cuya arquitectura nos lie-
va A los mejores tiempos de las bellas artes.
Por entire sus columns se divisan ya, aun antes de entrar,
urnas cinerarias, sepulcros, columns y sarc6fagos y la be-
lla estAtuia.del Dolor, que vela gimiendo sobre la tumba de
Facundo, A quien el arte literario mas que el puflal del ti-
rano, que lo atraves6 en Barranca 'Yaco, ha condenado A
sobrevivirse A si mismo y A los suyos A quienes no trasmi-
ten reponsabilidades la sangre. El Dante puede mostrar
A Virgilio este leon encadenado, convertido en mArmol de
Paros y en estatua griega, porque del otro lado de la tum-
ba todo lo que sobrevive debe ser bello y arreglado A los
tipos divinos, cuyas formas revestira el hombre que vien'e..
He aqui, me decia un j6ven Arce, pariente de Quiroga, co-
mo yo llevo la toga y la climide del griego, y no la tdnica ni
dalmitica del barbaro. Pude decirle A mi vez que mi san-
gre corre ahora confundida en sus hijos con la de Facun-
do, y no se han repelido sus corpdsculos rojos, porque
eran afines.
Quiroga ha pasado & la historic y reviste las formas escul-
turales de los heroes primitives, de Ayax y Aquiles.



Siguiendo inflexiones de callejuelas formadas por sepul-
cros que parecen palacios, alhambras, catedrales g6ticas,
p6rticos en miniature, me he dejado llevar por el corazon
hasta el pie de la tronchada column que se levanta A la ca-
becera de la almohada depiedra en que reposa la cabeza
del Capitan Sarmiento. Su madre ha envuelto sus restos
en la bandera national recamada de'oro, con estas pala-





PAGINAS LITERARIAS


bras: Pro patria. Su padre deposit A la entrada dos ja-
rrones griegos y a lo alto de la rota cafia se le vi6 colgar
una guirnalda de orquikeas floridas, pues el laurel de la
victoria no alcanz6 A cefiir su frente. Uno de los jarrones
bronceados, es el c6lebre vaso Borghese, copiado y soste-
niendo en bellisimo alto relieve una bacanal, en que el
Dios Baco de la India celebra las vendimias de Grecia, li-
bando A los otros dioses y emborrachAndose Sileno. En
los sepulcros estan siempre esculpidas escenas de alegria.
Estamos en plena Grecia, en la 6poca de la vendimia,
cuando el most de la vid chispea como el champagne de
nuestras botellas. Dej6mosles que se diviertan.
Levanto la vista por sobre las gradas y la base, para comn-
templar la corona de bronce que no cifi6 la cabeza del nifio
mnrtir, sino que corona la column tronchada en el sacri-
ficio...... lqud veol Elbustodel segundo Jefedel Estado
Mayor del Ej6rcito Grande de que yo era secretario en Ca-
serost-El General Piran que condujo las huestes libertado-
ras A Buenos Aires; pero que no entregaba la patria A un
conquistador.
El 11 de Setiembre conmemora en la plaza del P6polo,
en el Foro Boario de Buenos Aires, hoy por una ironia su-
blime, el punto de arranque de los ferrocarriles, el acto
que di6 a este General su asiento f la derecha del Padre,
que es el Derecho, la Constitucion de la patria argentina.
Ni por analogia, ni por gratitud, ni por fuerza, podra en
adelante repetirse el ensayo de tiranias.
Me dejo llevar por los recuerdos y me reconozco al pie
de la que llaman ed Atenas la linterna de Di6genes y es
el mas bello modelo del orden corintio que nos ha legado
el arte griega. No lleva inscripcion todavia, porque han
ido A pedirla & los talleres de escultura de Roma. Era el
monument mandado elevar A Lisistrato, vencedor atenien-
se en los juegos olimpicos, vaciado de su rotonda, quedan-
do la ligera cdpula reposando sobre columns istriadas,
corintias, al aire, que les comunica su transparencia.
El tripode que sostenian tres delfines volcados ha sido
reemplazado por la cruz cristiana; y un pedestal vacio aun
llevara el bustd en bronce del Jurisconsulto Velez, que
cant6 en sus primeros aflos con Virgilio, el poema 6pico
de la emigracion de las ideas, que recibi6 de los Sarsfield





OBRAS DR SARM1BNTO


de Irlanda la sangre que estA protestando hasta hoy con
Parnell contra la fuerza, y que deja a la posteridad conden-
sada la conciencia humana en'los c6digos.
Tambien en ese mirmol que se levanta como una aguja
6 un pinaculo g6tico, se ha de oir, aplicando el oido a la
base, el rumor de pueblo que se agita en torno y se agrupa
en apoyo de la Legislatura, atraido por los viriles acentos
de la oratoria parlamentaria que impone silencio al cation,
que no siempre es el eco de orden del dia de los campa-
mentos. Bravo viejol anduvimos juntos en muchas jorna-
da memorables; salvamos tomados de la mano, abismos
que se abrian bajo nuestras plants, y llegamos al t6rmino
dici6ndonos adi6s, satisfechos ambos de haber obrado bien,
y legado A nuestra patria paginas de historic sin mancha.
De ahl llev6me de la mano uno de tantos hijos que ha
dejado la victim de la protest impresa, Florencio Varela.
El santo que debiera ser del gremio tipografico, muerto
mientras reimprimia la Declaracion de los Derechos del
Hombre que otros escritores mas felices notificaron a Rosas,
dejando el cedulon sobre su mesa en Palermo, el dia tres
de Febrero.
iEstamos todavia por hacer firmar & algun Juan con
hartas Tierras la magna carta de la libertad de imprental
El sepulcro de la familiar Varela es un santuario donde
en plants esquisitas, en flores, orquideas y enredaderas,
se rinde culto al arte en la naturaleza embellecida por el
amor patrio, de hijo y de padre.
El sacerdote de este temple que no es de Oeres, ni de
Flora, ni de Pomona, sino de la Libertad por la palabra, es
un hombre que casi nifio se hall en Caseros, que inspir6
La Tribuna cuando la espada habia vuelto A la vaina, Dipu-
tado, Senador, Ministro Provincial y Ministro Nacional.
Un dia hubo de negociarse un empr6stito para suPrcar la
tierra con rifles y llevar el pensamiento A lo lejos con tel6-
grafos.
Eran unos pobres treinta millones, que se emplearon en
su destination, pero vinieron en seguida los monos que
parodian sin cuenta ni razon al progress, para adular al
pueblo; como los antiguos construfan catedrales que fueron
la ruinan de las naciones y hoy nuestro asombro, y decla-
raron torpe al negociador, si no rapaz.





PIGINAS LITERARIAS


Han negociado despues los cangrejos ciento cincuenta
millones en condiciones innobles y la estadistica por la
boca de Agote, ha esculpido en el BRONOE de las cifras com-
paradas, que el emprdstito Varela es el que se obtuvo a
condiciones mas provechosas: lo que va de ochenta y nueve
6 setenta y cinco.
Los que han disminuido el caudal de la Nacion en dos-
cientos millones, y pu6stonos bajo la inspection de tutores
extranjeros, como al Kedive de Egipto 6 al Sultan de Tur-
quia, se han- repartido las rentas, los goces y los honors,
mientras que Mariano Varela se sienta todos los dias A la
puerta del sepulcro de su padre asesinado, a admirarse de la
s6lida estructura de las instituciones libres, que basta que
un principio de los que les sirven de pedestal se salve, para
que pies carcomidos 6 robados por ladrones, puedan repa-
rarse y aun restablecerse.
La estatua de D. Valentin Alsina esti & poca distancia,
buscando al parecer por lo meditabundo y preocupado, la
solution del problema de su patria, que por las contraccio-
nes del semblante, parece no encontrar todavia.-establecer
s61idamente la libertad en el gobierno, con la riqueza y la
civilizacion.
Alejdme de estos lugares poblados de recuerdos, de
fragments de nuestra historic y pasando por delante del
sepulcro de Rivadavia, de Brown, de D. Juan de la Pefia,
el maestro de escuela, porque en este sonambulismo del
espiritu, hU adquirido la facultad de no ver sino lo que
entra en el cuadro de mi propia vida, interrogo mis propias
fuerzas, pido a mi espiritu la solution buscada, y cuando
jeurekat ya la tengo en las manos, siento que el impulse
de la voluntad se detiene, que mis hombros se paralizan, y
que una comezon en las plants me anuncia que como
aquellas ninfas castigadas por dioses celosos 6 irritados,
me arraigo en el suelo, me endurezco y consolido, mis fac-
ciones toman el aspect griego del arte y me convierto en
monument del ACementerio...














ARQUEOLOGIA



ARQUITECTURA DOMESTIC

SUS REFORMS SUCESIVAS EN BUENOS AIRES DESDE SUS ORIGENK
HASTA NOSOTROS

(Revista de Ciencias, Artes y Letras, Octubre 15 de 1879.)
Tenemos una larga historic que contar, A bien que no
inventaremos ni supliremos nada. Toda ella esti escrita y
cada pAgina marca un progress, una 6poca, en cambio de
habitantes, de ocupaciones, de industrial.
Pr6logo: Hart cosa de seis mil aflos, quien sabe si diez
mil, A que se. construy6 la primera mansion humana en
Buenos Aires. Arquitectura un poco rdstica es verdad,
pues los 6rdenes d6rico, 6 j6nico no habian sido aun intro-
ducidos en el pais. Esta arquitectura subsiste aun, no ya
en los arrabales de Buenos Aires, sino en los de San Fer-
nando, donde el curioso puede estudiar su transform'acion.
de toldo que fuW, en rancho aislado, cuadrado, alto de dos
varas, con techo de paja y quincho (palabra t6cnica qui-
chua, rAuralla) transformada en casa con corredorcito, un
poco mas alta, embadurnada en barro, hasta darse aire de,
casa con techo de teja francesa, porque la muralla no so-
porta azotea.
Esta arquitectura remonta A los indios, y es un progress
ya sobre el toldo m6vil de los paraderos. La conquista
fij6 en torno de nuestras ciudades a los indigenas, que cla-
varon de firme sus toldos, hoy ranchos en que toda una
familiar vive, come y duerme.
Los romanos no estaban much mas adelantados, en con-





PAGINAS LITERARIAS


fort dom6stico, sus cuartos de dormir, sin otras piezas dan
segun se ve en las ruinas, apenas espacip para la cama.
Vivian en la calle, en el foro, en los baflos pdblicos, en los
comicios, en los ,teatros, en el circo, en los campamentos.
Los esclavos trabajaban para que estas hormigas coloradas,
guerreras y political holgazen y viviesen en sociedad, reuni-
dos en enjambre al aire libre.
Las aves 6 insects, algunos mamiferos y aun pescados
construyen casas para vivir, lo que muestra un rudimento
de inteligencia y barruntos de arte tambien. Por la diver-
sidad de las formas, v6se que cada especie se ha inventado
sui arquitectura especial.
Nuestro Hornero, nuestro simpAtico compafiero y compa-
triota, ha hecho mas progresos que los indiQs nuestros abue-
los, y hasta ha inventado el biombo, para oponer a la
corriente direct de aire 6 la iluvia, si el viento sopla hacia
la entrada de la habitacion.
Pero los animals se quedaron en el primer paso que
dieron 6 en la tradition de la familiar, mientras que lo que
distingue al hombre de la bestia es su facultad de cambiar
de formas arquitect6nicas.
Y sin embargo, no es esto tan cierto como parece. En
una ciudad de Inglaterra, las golondrinas han introducido
las mejoras en su arquitectura, que no conocen las de otros
puntos y otros paises, mientras que; en los campanarios de
la misma aldea se encuentran viejos nidos del orden an-
tiguo 6 traditional. Hara cosa de un siglo a que alguna
golondrina de talent, siendo todas viajeras, vi6 algo en los
paises que recorri6 que le llam6 la atencion, y lo puso en
prActica, A su vuelta al hogar, y las demas la imitaron.
En cambio los arabes que son un pueblo hist6rico que ha
hecho la guerra en todos antiguos continents, arruinado
imperios, trasplantado civilizaciones, y fundado religiones,
conservan la tienda de Abraham, de Jacobo, de Ismael, sus
antepasados, y seis mil afos de historic, si ellos son los
Hiesos que invadieron el Egipto, no han alterado ni el
tamafio ni la forma de la tienda patriarcal. El hombre
tambien tiene primitivamente el instinto de construirse
tienda, toldo, y aun rancho, como los horneros el de hacer
su horno que es habitacion mas decent, higibnica y abri-





94 OBRAS DB SARMIUNTO

gada. Era donHornero, pues, el argentino mas civilizado, an-
tes de la conquista.
Cuando el hombre se civiliza A los miles y miles de afios
de andar peleando, guerreando con otras tribus, que viaja y
sale de su pago, 6 lo conquistan y dominant A 6l mismo, los
que lo vencen y roban, natural es que la forma de la casa
cambie; y se le aumenten piezas, 6 se le d6 una cierta apa-
riencia que indica de donde ovino el'pueblo constructor. El
orden j6nico fu6 importado en Grecia del Asia menor, de
donde fuW tambien importada nuestra arquitectura dom6s-
tica.



Buenos Aires fu6 fundado tambien por los espafioles, des-
truida por los indios y vuelto a poblar en tiempos subsi-
guientes.
El primer villorio fu6 incendiado por los indios. Luego
era de paja. Eso se cae de su peso. Horcones de fiandu-
bay, tijeras de sauce colorado del rio, paja, espadafias, y
tolda por techumbre, he aqui el Buenos Aires primitive.
En los ranchos de pafuera esta el modelo. La hoy cathedral
tuvo en su origen techo de paja.
AQu6 forma tuvieron las primeras, casas? De qu6 mate-
rial se construyeron? Vaya una pregunta; y sin embargo,
much hay que examiner para responderla con acierto.
Las primeras casas han sido de tapia yadove, con techum-
bre de mojinete y cubierta de teja cocida.
Existe aqui y alli muchas de aquellas antiguas casas,
aunque poquisimas, la del senor Lezama en la esquina de
la plaza principal es de adove y tapia todavia. Por el lugar
que ocupa la de los Azcuenagas hacienda cruz, debe ser
muy antigua y debi6 ser de much lujo en su tiempo, per-
teneciente A algun magnate de la conquista.
Cosa rara! La casa de mojinete es anterior A la casa de
azotea, lo que implica que la poblacion fue vizcaina al prin-
cipio y solo mas tarde ha predominado la andaluza.
Las casas de Chile son de ordinario de adove y teja, y en
las campafias de C6rdaba, se encuentran iguales.
Debieron techarla con palos de sauce colorado, que sub-
ministra sustentaculo en trifingulo para soportar el peso de





PAIGINAS LITERARIAS


la teja. Mas tarde el, comercio con el Paraguay debi6 sub-
ministrar troncos do palma colorada, para atravesar hori-
zontalmente las piezasde seis varas de ancho.
Como para los techos pianos se necesita una fuerte ar-
gamaza; y el quemar teja debi6 hacer venir la idea de
quemar ladrillo, al abandonar el uso de aquella, los tejeros
debieron convertirse en ladrilleros; pues el hecho de no
existir en Chile ni Perd hasta 1840 casa particular que no
fuese de adove crudo, no obstante haber gente rica, y caer
lluvias copiosas, muestra que al principio se edifies aqui
con adove y teja..
No despreciemos los adoves que tienen nobilisimos abue-
los, y nos han trasmitido los pueblos antiguos por dos
distintas vias. Baste decir que la murallas y palacios de
Semiramis en Babilonia, y el recinto del templo famoso de
Carnac en Egipto son de adoves crudos. Los tdmulos y
otras construcciones primitivas de los indios de Lima que
momificaban los cadAveres en postura sedente, son tambien
de adove.
El uso del adove, pues, nos ha venido del Oriente por los
Arabes, y del Ocidente por los indios peruanos. Los norte-
americanos lo conocieron en California, y como pueblo muy
prActico, lejos de despreciarlo, lo han aplicado con 6xito en
su arquitectura rural, en los otros Estados.

LA AZOTEA

No habian mas ciudades de azotea en America que Mon-
tevideo y Buenos Aires.
Lima no necesita techo, porque nunca llovi6 agua del
cielo en aquella ciudad. Bastale cubrir de tierra suelta la
techumbre para que no entire el aire, porque el sol no en-
tra ni & los patios, ni A la retina do los ojos, sino de tarde
en tarde.
En Espafia tampoco hay mas ciudad que Cadiz, MAlaga
y otras de la costa que construyen de azotea.
Son estas las antiguas ciudades arabes, y los Arabes train
esta construction del Oriente. ((Lo que os digo al oido,
ensefiaba Jesds & sus ap6stoles, vosotros lo gritareis desde
los techados de las casas. Luego las casas eran de azotea!
Luego los habitantes pasaban las-horas de la tarde reuni-





OBRAS DB SARKMINTO


dos sobre los techos, pqra tomar aire en climas cilidos,
murmurar del pr6jimo, y saber del veeino (de las vecinas)
las noticias del dia, esto es, la cr6nica escandglosa, desde
donde nos viene la gacetilla y sus reporters, en el locutorio
de los conventos ,de monjas. Asi era al menos en Lima,
Chile y otros puntos hasta ahora poco. Asi es ahora la
prensa.
He alcanzado en Montevideo en 1845, viva aun, aquella
tertulia patriarcal sobre los techos; sefioritas leyendo nove-
las, 6 pispando lo que pasaba en la calle, sin darse por
entendidas si un disparo de canyon de los sitiadores pertur-
baba la quietud silenciosa de la sitiada ciudad; y creemos
que las comadres de Buenos Aires han de haber sabido
miachas cosas que se contaban y corrian de azotea en azo-
tea, como hoy de diario en diario, sobre bailes, y tanto otro
chisme en tiempo de Rosas.

SIGLO XIX /

En 1795, habian tres chimeneas en Buenos Aires. La
conquista inglesa de 1806 A 1807 introdujo varias, pues el
brasero (oriental tambien) entretenia el poco calor nece-
sario.
Al principiar este siglo la arquitectura dom6stica ha
tomado forms rituales digimoslo asi. La casa es de un
solo piso con azotea 6 antemural y ventanas voladas, sa-
lientes a. la calle, que dan vista A las habitaciones princi-
pales, pues alli reciben, y se exponen al pasante las bel-
dades. Este es un rasgo de arquitectura espafiola, que en
parte se conserve todavia.
C6nsta la habitacion en general de tres patios; cuanto
mas grande el primero, mas lujo y mas consideration del
duefio acredita. Tambien es esta tradition, no espahiola
sino frabe, no arabe sino romana, como lo muestra la casa
de Di6medes en Pompeya, y como se encuentra todavia en
Sevilla, hasta con los limoneros y jazmines que adornan
nuestros antiguos patios. 1
No somos tan dueftos que digamos, de hacer nuestras
casas comb nos da la gana. A los pueblos no les da la gana
de hacer otra cosa que lo que hicieron sus padres, hasta
que otro pueblo viene a perturbarle sus tradiciones. La





PAGINAS LITERARIAS


azotea y los tres patios eran pues de regla, todo irabe, y de
origen oriental 6 romano.
Por ahi ai fines del pasado siglo, como si dijdramos siglo
de Luis XV, aparece una casa, la de la Virreina, con alme-
nas 6, arabescos de remate, en lugar del parapeto corrido,
y cuya imitacion es la de la esquina de Florida y Rivada-
via; pero no ha hecho escuela.
,Habia hasta entonces casas de alto, como se decia hasta
ahora poco, es decir, de dos pisos? .
Esta grave question me ha tenido perplejo y apelo a las
conjeturas de otros mas eruditos que yo. Hay sin embargo
en la calle de Cangallo hoy nimeros 428 y 430 una casa
double de tejado, sobre cuyas puertas de calle se empinan,
dos cuartitos con una ventanilla al frente a una vara del
dintel de.la puerta, con la pretension de ser casa de alto.
En la calle de Cuyo ndmero 428 se muestran dos casas,
que con mas audacia y sin tejas en lo techos que dominant
y son decididamente de alto. Qu6 grandes seflores debie-
ron ser sus habitantesl Por varias parties de la ciudad se
conservan algunos de estos primeros ensayos de despegarse
del suelo sus moradores y ascender una escala.
Rivadavia hizo entrar en linea las rejas de ventanas vo-
ladas A la calle, suprimir los basamentos de columns tos-
canas en las portadas de calle.
En frente de la Confiteria del Aguila esta el primer edifi-
cio de altos con pretensiones de arquitectura, admiracion
de la apoca, 1830. Es una noble construction que tuvo una
c6pia en la esquina de Piedad y Piedras, y ahi par6 el mo-
vimiento arquitectural porque sobrevino,


RosAs

&Hay una arquitectura de Rosas? Durante su largo gobier-
no la arquitectura dombstica toma formas determinadas, se
cristaliza y detiene. La cuadra enter de casa de Gobierno
y Palermo repiten la misma construction, la azotea, con reja
de hietro por coronacion en ddfecto de balaustres. Toda la
ciudad se uniform insensiblemente a la 6rden del dia.
Puertas cotoradas, azotea y rejas, postes de tres en tres va-
TOMO zLVI.-7,





98 OBRA8 D SARMIBNTO

ras en la vereda. No se construyen casas de .alto, ni se va-
rian las formas. t
No hay arquitectos sino albafiles. Habiase al parecer en-
contrado en definitive la forma de la casa humana. Sin el
desaliflo del rancho, sin la forma abovedada del horne-
ro, la casa habitacion portefia es la misma para pobres y ri-
cos, en su frente A la calle.
Otro efecto producla la tirania. No se edificaban casas.
En 1827 se construyeron 157 por aflo, y asi fuW la ciudad re-
novando en pequefia proportion las casas anticuadas hasta
1840 afto del terror en que solo se construyeron 32. La
casa es solicitada en el Animo del hombreIpara el reposo,
para la nueva familiar como entire las aves el nido; y cuan-
do la existencia estA amenazada, los hombres no hacen
casas.
Oti'a vez he mostrado la relacion entire el nilmero de los
edificios en tiempo de Rosas, con las severidades de su poll-
tica y las persecuciones. En diez aflos se contruyen pocas
casas. En 1848 atraia A los curiosos un palacio en cons-
truccion; el General Pacheco.deja el modelo de la azotea
de un piso coronada de reja, y levanta audazmente un bello-
edificio de dos pisos. Un inteligente habria augurado la
caida de Rosas. Algo se movia ya en los espiritus, puesto
que se rompia la regla uniform del supremo Edil.
Sobrevino en efecto la revolution. Se blanquearon los
frentes, se pintaron de verde puertas y persianas-pero la
forma consagrada continuaba. Edificaronse en 1853 qui-
nientas casas nuevas. Fu6 aumentando el ndmero anual-
mente A media que laconfianza en el porvenir crecia, y
la riqueza aumentaba.
Algunas casas de dos pisos apuntan por aqui y por alli.
Una construction nueva llama la atencion. El viejo Hal-
bach construye un vasto edificio de tres pisos. Nadie lo-
imita. Quien va A subir tan arriba?'


DECADE MITRE-LA INMIGRACION

No podemos decir renacimiento, Luis XIV, Luis XV para
indicar cambios en las formas exteriores de los edificios.
En Europa el renacimiento, por ejemplo, pone en boga los





PAGINAS LITERARIAS


6rdenes de arquitectura griegos y romanos, en desuso de
las formas g6ticas.
Aqui son otros agents que han de obrar una revolution.
La emigracion esta llegando y va de aflo en afio aumentan-
do en ndmero; y si bien el inmigrante no se hace casa para
vivir desde luego, trae consigo otras formas, otras ideas de
construction, y ademas saber professional. El arquitecto
empieza A sustituir al albafiil; los brazos abundan, la pros-
peridad crece, y aun los albafliles son de ordinario italianos
6 introduced modillones, molduras, frisos dentados, arqui-
trabes y dinteles salientes.
jQue dieran por sustituir A la consabida y sacramental
reja de hierro, balaustres de yeso 6 tierra romana, aunque
sea A trechos, entire parapetos macizos 6 alternados! La
ciudad vA creciendo visiblemente, los andamios de las casas
en construction embarazan la vista A lo largo de las calls,
como en Bilfalo, Chicago y otras ciudades norteamericanas;
las casas de dos pisos abundan, y toman cada dia mayor
espacio en la cuadra. Decididamente, la casa de azotea
pierde su autoridad, y empieza.A ser indigna de la morada
de un pueblo libre. Vamos A dejar de ser horneros, mos-
trAndose por la primera vez la facultad que se cree humana
de variar las formas de la casa, pues ya hemos visto que
toldo, rancho, casa de azotea son formas phlsticas, del sal-
vaje, del Arabe, ni mas ni menos que el nido es invariable
nido del hornero; solo la inmigracion extranjera, el arqui-
tecto de otros paises, el albafiil italiano pudieron romper la
tradition oriental que Rosas habia fijado al parecer irrevo.
,cablemente.

APOCA SARMIENTO-ARQUITECTURA ItURAL

La arquitectura civil viene afectando formas mas des-
envueltas, y mas variadas; pero hasta entonces los alrede-
dores de Buenos Aires no tienen apariencias cultas, porque
ni hay Arboles coposos, ni calls transitables.
El tramway hace su primer ensayo en 1869, y suprime
pantanos y distancias." La mansion rural aparece entonces:
los jardines se organizan y multiplican en la excitacion de
expansion, de confort, de villegiatura que se difunde, el
ingenio de los' arquitectos se pone A contribution para





OBtKA8 Di SARKMIONTO


construir villas, quintas, mansiones, casitas de campo, cha-
lets, chateaux, que tln dia sombrearan coniferos ramosos,
plAtatios, eucaliptus y todos los Arboles y arbustos ex6ticos
de ornato; y como los arquitectos y artists son italianos, 6
franceses, 6 ingleses, 6 alemanes, los alrededores de Buenos
Aires se enriquecen de una variedad infinita de gustos y
formas especiales. Ha sucedido tambien que abandonan-
dose a su fantasia algunos dibujantes, han construido edifi-
cios A la moda de ninguna parte, pero que por eso embellecen
el paisaje, con acciaentes inopinados.
Gracias A esto, los alrededores de Buenos Aires presen-
tan hoy el aspect de una fiesta, pues la degradacion de la
casa suntuosa de la ciudad, en la casuca del pobre, que se
descompone ,en la choza y el rancho de las afueras, ;de
todas las ciudades americanas, except Montevideo y Rio
Jeneiro, ha sido invertida en las entradas del Norte, dejan-
do i un lado Belgrano con su cdpula, atravesando el Parqud,
viendo la Penitenciaria como laberinto de Creta y entire las
esbeltas chimeneas de las fAbricas de cerveza, cal, ladri-
llo, aguas corrientes, la barranca va como un panorama
mostrando al arribante complacido las mansiones y villas
de las gentes acomodadas, ya sombreadas por Arboles cre-
cidos, por pacaraes aqui, una palma alli, y como alfombra
6 pedestal su barranca cultivada con esmero en un tendido
de legumbres.
-Mas aristocrAtica es aun la entrada por San Jos6 de
Flores por calle macadamizada que flanquean rieles y som-
brean ya majestuosos bosques de Arboles ex6ticos y pal-
meras en dos leguas largas de jardines, glorietas, palacios
y villas.
La calle larga de Barracas con ser tan larga y tan ancha
esta adoquinada de granito, admirandose y lamentandose
los caballos, de que sus compatriotas bipedos, los hpgan
en la ciudad caminar sobre ptas, altos, huecos, bajos y
caladas inventadas exprofeso para martirizarlos. Aquella
clase es el trazado del future Boulevard que estara en el
corazon de Buenos Aires cuando el Riachuelo Ilegue A ser
el puerto principal.
En la ciudad se operaba al mismo tiempo una verdadera
revolution. La mitad de la ciudad fu6 reedificada en los
tres afios que precedieron a la crisis, pues el exceso de edi-





PAGINAS LITERAKIAS


ficacion tuvo much parte en provocarla; solo Chicago se
habia dado tanta prisa en crecer.
La expansion de los Animos, la idea de que aquel -pro-
greso no tendria termino, y que la emigracion, llegada A
setenta mil por afio iria siempre en aumento inspire edi-
ficar hotels, casas suntuosas, almacenes prolongados,
barracas, teatros, operas, coliseos para hospedar y recibir
al mundo que se venia hacia nosotros. Ent6nces apareci6
la arquitectura de tres pisos, pues que ya no estabamos en
Am6rica sin6 en Europa, y no fu6, A fM, la crisis la que la
detuvo, sin6 una ordenanza municipal prohibiendo elevar
murallas mas altas que el ancho de las calls. Era la ciu-
dad el pavo real, A quien le dijeron para humillarlo que
se mirase las patas. Qu6 calls Dios mio I Ni los Hoten-
totes las tienen mas brutales. En el pavimento de las
calls mostramos el pelo de la dehesa, la >hilacha del
aldeano.
En aquella 6poca hizo su aparicion el techo Mansard6
calle Maipui y Lavalle.
No tuvo imitadores; se anticipaba.


APOOA AVELLANEDA

Cuando las comadres de alli por el aflo 1900 que no esta
lejos por cierto, conversen de balcon bolado A~balcon bolado
en las cuatro esquinas de toda calle, ignoraran que fu6
durante la administration de un tal Avellaneda, segun
cuentan las histories, que se introdujo esta refaccion tipica
de la future ciudad de Buenos Aires.
Rivadavia mand6 ochavar las esquinas A fin de facilitar
la vuelta de los carruajes, en calls harto estrechas.
Y en este pais libre, gobernado por leyes, se han necesi-
tad~o cincuenta y dos afios para obedecer la ordenanza, y
ya en 1879 hay mas de cuarenta esquinas ochavadas.
El embeleso del gracioso baldaquin volado, hara que
todos obedezcan en otros cincuenta afios mas.
Fuera de esto la arquitectura dom6stica que acompaiia
el balcon bolado, es la eflorescencia de la arquitectura
domestica.
Ciudad alguna de Europa ostenta en las casas particu-





102 OBRAS DE SARMIBNTO

lares lujo y belleza de decoracion igual. El Partenon se ha
acomodado aqui & las necesidades dom6sticas.
IQu6 de columns corintias, j6nicas y d6ricas, que de
frisos, mascarones, modillones, balaustradas y molduras
de todos los gustos.

Ce ne sont que festons, ce ne sont qu'astragales

Solo alguna calle de G6nova en algun corto espacio pre-
senta iguales palacios. Citar6 las casas frente & San Juan,
la nmimero 438, esquina de Victoria, la 301 de Cangallo.
Bsto deja atris todo lo que se habia construido antes que
es bello, ornamentado, y brillante. Es este el apogeo de la
arquitectura dom6stica. De ahi no irl mas adelante.
Pero otra innovacion se introduce por el cambio de aspi-
raciones de la sociedad modern, y que acabardA como los
dos 6 trds pisos, sobrepuestas con la azotea arabe, y con los
patios romanos.
Las damiselas no se presentan por las tardes en exhi-
bicion tras las ornadas rejas de la ventana. El almacen
de comercio ha reemplazado al salon; la vidriera de la tien-
dade, lujo, de broncos, de joyas, de novedades, ha sucedido
sin reja a la ventana espafiola.
El primero 6 el bajo piso esta consagrado al comercio
en las calls Florida y Victoria, y por todas parties, donde
hay probabilidad de hallar quien compare en la ciudad
donde se vive de comprar y de vender. Las necesidades
de ancha exposition, el lujo y confort aplicado al bazar,
que es el foro modern, piden espacio; la antigua construc-
cion de habitaciones con seis varas cuando mas de ancho,
es dislocada, ensanchada, atormentada, aun costa de sos-
tener con columns de hierro los pisos altos por quitarle la
muralla que le servia de base. El primer patio es introdu-
cido por parties, y aun en totalidad a. los honorees de almacen
y hecho ciudadano litil, y techado para presentar A. la calle
las profundidades del salon que ostenta las maravillas de
la industrial modern. Si se levantara el piano iconogrfico
d apenas podria discernirse la plant primitive de los edificios