Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00044


This item is only available as the following downloads:


Full Text




OBRAS '


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO




TOMO XLV


BUENOS AIRES
7405-Imprenta y Litografia a Marnano Morenow, Corrientes 829.
4 900


ANTONINO ABERASTAIN
VIDA DE DOMINGUITO
NECROLOGIAS



























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO














EL DR. ANTONINO ABERASTAIN Y LA REVOLUTION
DE SAN JUAN



EL TIRANO JOSE VIRASORO (1)

Las cartas adjuntas por el Dr. D. Antonino Aberastain, y
el Dr. D. Amado Laprida, (hijo del Presidente del Congreso
que declar6 la Independencia de las Provincias Unidas del
Rio de la Plata), mostraran que es de derecho y de justicia
el epiteto con que acompafiamos el nombre de aquel gober-
nante.
En San Juan, cincuenta mil argentinos gimen bajo el
rebenque de un torpe mandon, que ni sentido comun tiene
para comprender la trascendencia de sus atentados.
El Dr. Aberastain y sus compafieros de vejamenes, han
sido arrancados vi'olentamente del seno de sus families por
orden de Virasoro, y expulsados del pais sin audiencia los
unos, intentando procesar al primero por ante un escribien-
te de policia.
El atentado ha sido cometido' & la luz del dia, sin disi-
mular ni querer ocultar la deformidad, puesto que el Dr.
Aberastain A cada tentative de violencia ha protestado, ha-
ci6ndole comprender toda su gravedad.
He aqui pues, llegado el caso previsto por la Constitucion
para garantir la libertad de los pueblos, y i cuyo cumpli-
miento requerimos, por accion pdblica, la pronta, eficaz y
en6rgica accion del poder de las Provincias Unidas, en favor
de una de las que componen la Union.

(1) Folleto publlcado por Sarmiento en Buenos Aires, (imprenta de (El Nacto-
nal* 1860.)-(N. del B.)





OBRAS DE SARMIENTO


El pacto constitutional asi lo prevee. a Articulo 5. Cada
((Provincia dictara para si una Constitucion bajo el sistema
a representative republican, de acuerdo con los principios, de-
eclaraciones y garantias de la Constitucion Nacional, y que
( asegure su administration dejusticia y su regimen municipal
ey la education primaria. Bajo estas consideraciones el
((Gobierno federal GARANTIZA A cada proviicia el goce y
aejercicio de sus instituciones. /
Los principios y declaraciones garantidos A cada Provin-
cia por el poder de todas las otras, representado por el
Gobierno Nacional, y atropellados y conculcados en San
Juan, son los siguientes:
SNifigun habitante de la Nacibn puede ser penado sin
juicio previo-fundado en ley anterior al hecho del proce-
so, y D. Tadeo Rojo primero, D. Antonio Duran despues,
y recientemente el Dr. Aberastain y various otros ciudada-
nos han sido penados con pena capital, cual es el destierro,
sin juicio pkevio, y con solo ponerles un caballo 6 un co-
che A la puerta de la Carcel, y expulsados violentamente
del pais.
((Nadie puede ser juzgado por comisiones especiales, ni sa-
cado de los jueces designados por la ley-ni ser arrestado
sino en virtud de orden escrita de autoridad competent p; y
todas estas garantias han sido atropelladas.
( Es inviolable la defense en juicio de la persona y de los dere-
chos,) y A Aberastain y A sus compafieros no se les ha per-
mitido la defense en cada una de sus faces.
((Las carceles de la Nacion seran sanas y limpias, a para
((seguridad y no para castigo de los reos destinados A&ella,)
- y el Dr. Aberastain ha sido engrillado en lugares in-
mundos, que ni aun para carcel de criminals han servido
jamas.
Excusado es recorder que no hay acto gubernativo valido
sin firma de minister; y todos saben que D. Pedro Zaballa
que era ministry de Virasoro el dia anterior A su recepcion
de Gobernador propietario, sali6 de San Juan A principios
de Setiembre, sin nombrarsele sucesor, y permanece en
Buenos Aires.
Cuando un desalmado como aquel intruso gobernante,
lanza asi un reto A toda la Repiblica, violando descara-
damente las mas simples formas de la justicia de los





ANTONINO ABERASTAIN 7

pueblos civilizados, la Repdblica por su honor, por su
dignidad debe responder al insolente con el escarmiento
que merece.
Los pueblos que toleran impasibles estos atentados, cuan-
do ocurren en una fraccion de la sociedad de que forman
parte, renuncian al derecho de rechazar iguales atentados
cuando le interesan mas de cerca.
El escAndalo consentido justifica la violencia, y deja an-
tecedentes que mas tarde produce sus efectos.
La Union de todas las Provincias Argentinas, bajo un solo
gobierno, se ha hecho bajo las condiciones express de la
Constitucion, y no hay union sino A esas condiciones.
La clausula que garante a cada Provincia el cumplimien-
to y observancia de las declaraciones y derechos por la Cons-
titucion asegurados, impone el deber de defender al pueblo
victim de la violacion de dichos derechos, desde que la
notoriedad del caso aleje toda duda.
Esta garantia copiada textualmente de la Constitucion de
los Estados Unidos, tuvo en esta, como tiene en nuestra
Constitucion, el mismo objeto y alcance. El Sr. Curtis, his-
toriador de la Constitucion de los Estados Unidos, explica
asi la causa de la garantia: ( El objeto de esta provision fu6
asegurar al pueblo de cada Estado, el poder de gobernar
< su propia comunidad, por medio de la accion de una ma-
4 yoria, segun las reglas fundamentals que prescriben para
c conocer la voluntad de esta mayoria. )
Precisamente el acto que persigue con tanto encarniza-
miento Virasoro, es una declaraeion que esta ya firmada
por mas de ochocientos ciudadanos respetables de San
Juan, dando un Voto de Gracias A la Convencion Nacio-
nal, por no haber aceptado en su seno los Diputados de
Virasoro, cuyos diplomas aseguran que han sido electos
por el pueblo de San Juan en election eandnica; y esas
ochocientas firmas reunidas, prueban con su elocuente
protest que no eligieron ni pudieron elegir Diputados A
Ia Convencion.
Tat es la situation de las cosas, comprobada por hechos
aut6nticos, y confesada por el mismo gobernante que opri-
me A San Juan.
jCuales son los medios de conjurar el mal? No hay en
.este caso ni puede haber requisicion del Gobernador ni de la





OBRAS DB SARMIENTO


Legislature, porque ellos mismos son los opresores. No se-
trata de sofocar conmociones populares, sino de garantir al
pueblo su libertad.
Los motives y las razones de la ley, conservados en los
debates parlamentarios, forman el comento y la jurispru-
dencia de la ley misma, y el sentido y aplicaciQn de la re-
forma del articulo 6 de la Constitucion propuesta por
Buenos Aires y sancionada por la Convencion Nacional,
esta fljado en el Redactor do la Comision, qua se expresa ask
aQue de la jurisprudencia emanada de la Constitucion de-
los Estados Unidos, result tambien sin .necesidad de decir-
lo, que el Gobierno Nacional intervenia sin requisicion,
cuando se habia heeho violencia i las auteridades constitui-
das y la requisicion era fisicamente impossible.
((El autor indic6 la confusion que resultaba en este chso,
como en muchos otros de la Constitucion Federal, de co-
locar, por un prurito de ponerse en todos los casos, en una
misma linea, la regla y la excepcion, el principio funda-
mental y la modificacion que en circunstancias especiales-
podia experimental, resultando de aqui que la jurispru-
dencia se convertia en principio, y como era de temerse,
destrula el principio mismo. Que asi en el caso present,
poniendo en una misma line la necesidad de requisicion
y la facultad de obrar sin ella, corn una disyuntiva facul-
tativa, resultaba pretesto para obrar en todo caso, sin re-
quisicion; lo que hacia de este requisite un incident
possible pero no necesario, y quedando en realidad anu-
lado.
aQue el articulo anulogo de la Constitucion de los Esta-
dos Unidos, sin entrar en minuciosos detalles sobre los
oases en que las fuerzas nacionales entrarian en el terri-
torio de las provincias, mas de aquel, sefalaba dos en
los cuales no se necesita requisicion; uno era invasion ex-
terior, de donde se deduce amago 6 peligro exterior, sin nece-
sidad de poner este incident en la Constitucion misma,
como sucedia en el articulo 60 faltando por esta afiadidura
A la hilacion gramatical, pues diciendo que la intervention
sera al solo objeto de.... result que podra tener dos obje-
tos distintos, con el inciso disyuntivo, tender A, la seguridad
national, etc.
((Que otro caso implicito de intervenir con fuerza si ne-





ANTONINO ABERASTAIN


cesario fuere, en el territorio de las Provincias sin requisi-
cion, resultaba en la Constitucion de los Estados Unidos
de la garantia, la obligacion que por el mismo articulo se
imponia el Gobierno Nacional de garantir & cada Estado
una forma de Gobierno republican, no siendo a los Estados
permitido adoptar la forma monfirquica, ni A los partidos 6
individuos atropellar las formas republicans. Que este
es el sentido recto y el objeto especial con que la Consti-
tucion norte-americana recibi6 este inciso; pues que la
Convencion que la sancion6, estando dividida desde el
principio de los debates, entire los Estados que no querian
concederle al Gobierno Nacional el derecho de intervenir
en ningun caso con fuerzas en el territorio de sus Estados
y los que aconsejaban la conveniencia de delegar esta fa-
cultad, estall6 la sedicion de Shay en Massachussetts, quo
revel6 el peligro que corrian los Estados abandonados A sus
propias fuerzas, con lo que todos los Estados se decidieron
A delegar esta facultad protectora, urgiendo a sus delega-
clones respectivas para que estableciesen en la Constitu-
cion el derecho y la obligation de los Estados Unidos de
garantir & cada Estado su forma republican, A mas de
prestarles auxilios para reprimir sediciones, cuando las
autoridades constituidas en el deber de hacerlo fuesen
impotentes por si mismas 6 hubiesen sido depuestas.
(Que de esa misma jurisprudencia racional, resultaba
el derecho del Presidente de no intervenir, aun A requisi-
cion de la Legislatura, cuando no estuviese claramente
comprometido ninguno de los objetos de la facultad, y que
asi habia obrado el Gobierno de los Estados Unidos en el
caso de la Comision de Vigilancia de California, por la cual el
pueblo se apoder6 de la administration de justicia, en los
casos -de robos por bandas organizadas de deportados A
otros insignes malhechores, de que pupulaba el pals, mos-
trandose los tribunales ordinarios impotentes para repri-
mir su audacia. Que en este caso, el Presidente de los
Estados Unidos requerido a intervenir, se neg6 & ello,
declarando que no habiendo sido depuestas las autorida-
des, ni falseAdose la forma de gobierno republican, ni al-
teridese el orden, siendo por el contrario en su apoyo que
el pueblo obraba, no creia llegado el caso de la interven-
cion.





OBKAS DB SAR.MIINTO


( bien la obligation de garantir & cadi provincial el goce del
ejercicio de sus instituciones, las cuales han de estar en
conformidad con los prificipios, declaraciones y garantias
de la Constitucion Nacional, y ser bajo el sistema repu-
blicano, y era de deplorar que la redaccion hubiese desglo-
sado este caso de la seccion en que estaba incluido en la
Constitucion Federal de los Estados Unidos, entire los otros
que establecen la accion direct del Gobierno Federal en
los Estados y colocadolo en articulo separado en el articulo
5a, no como objeto del articulo, sino como incident de la
oracion)). ()
Asi lo sostuvieron expresamente en la Convencion de
Buenos Aires los sefiores Mitre, M&rmol, Elizalde, Velez,
Sarmiento, al reformar el articulo 60 que el Presidente
(obraba por derecho propio y de la Nacion, cuando nece-,
sitaba garantir las instituciones y las formas republicans
atacadas en una Provincia; y en material do violencias, el
Poder Ejecutivo obra ejecutivamente, sin esperar que el
mal tome proporciones colosales.
Los medios de action. del Ejecutivo Nacional en el caso
de San Juan son claros, y nacen de sus propias facultades.
10 Declarar por una proclamacion, violados en San Juan,
las declaraciones, derechos y garantias de la Constitucion,
por el Gobernador y jueces de San Juan, especificando los
casos y personas, y las garantias violadas.
20 Como Gefe de la Guardia Nacional de toda la Repii-
blica declarar movilizada la Guardia Nacional de San Juan
a las 6rdenes del Presidente, para hacer respetar las garan-
tias, con las penas de ordenanza al soldado, official 6 gefe
que obedeciese 6rdenes del Gobernador do San Juan, mien-
tras est6 asi movilizada. Todo acto en este caso contra las
6rdenes del Presidente, es hacer armas contra la Nacion, y
por tanto acto de-traicion.

(1) (Convencion de Buenos Aires, Redactor de la Comision Examinadora de la
Constitucion Federal 1P y 2- Seccion-Febrero 7 y 13, al fin del Diario de Seslones
de la misma.-El Redactor de la Comision de la Convenclon ad hoa, de que hemos
publlcado- los fragments correspondlentes A los discursos del autor en aquella
Asamblea, ha sido redactado por Sarmlento, mlembro de aquella Comislon, segun
result de una declaration escrita que poseemos, no hablendola conocido cuando
publicamos parte de aquel document en el tomo XIX. (Nota del Editor.)





ANTONINO ABERASTAIN


3o Declarar dado de baja y sujeto & las penas de orde-
nanza a& todo soldado de linea, jefe d official del Ej6rcito
Nacional que obedeciere orden emanada de otra autoridad
que la national.
40 Encargar el mando de las milicias de San Juany jefes
y oficiales nacionales en ella residents, al jefe a quien el
President trasmita sus 6rdenes.
50 Movilizar para apoyar sus actos, la Guardia Nacional
de C6rdoba, Mendoza, Tucuman, Rioja, San Luis, Santiago,
etc., hasta recibir 6rdenes.
Asi se hace efectiva la Constitucion y las garantias.
Virasoro no tiene un partido en San Juan. A los adictos
ABenavides los ha dispersado, desterrado y ajado. A los
desafectos a Gomez del partido liberal los ha vilipendiado
como a Rojo, Duran, etc. El pueblo le opone la resisten-
cia de su menosprecio; y el dia que Ilegue la noticia A los
soldados correntinos que lo custodian, y A los paisanos
ignorantes que obedecen Lo que le manda la autoridad, que el
gobernante no tiene autoridad para mandarlos, ese dia
Virasoro se constituirA arrestado, sino concibe la idea de
emigrar A Chile; porque la resistencia es impossible, 6 des-
cabellada.
La situation de San Juan compromete la gloriosa obra
de la Union Nacional, y si se perpetuara un afio mas, des-
truiria la confianza que era hasta hoy profunda en la paz;
y ha venido a disipar la noticia de los atentados de Vira-
soro en San Juan, precisamente en circunstancias que,
merced A esa confianza, se preparaban enormes capitals
de Buenos Aires que afluir a San Juan mismo, A fomentar
la mineria que A esta vastas esperanzas daba vuelo.
El sefior D. Benjamin Aguilar poseedor de seis ricas vetas
de plata, acababa ayer mismo de arreglar las bases de una
Sociedad con los sefiores D. Juan Anchorena; D. Ambrosio
Lezica y otras firmas poderosas de Buenos Aires; pero llega
la noticia de que su hermano D. Francisco Aguilar, su
socio, y encargado actual de los trabajos de las minas es
arrebatado de la noche A la mafiana A sus quehaceres, y
sin juicio, sin audiencia y sin process, desterrado fuera del
pals; y el contrato de asociacion queda suspendido. M.
Gaillard socio de D. F. Manuel Lima en las minas de Leon-





,OBRAS DB SARMIENTO


cito y Tontal, cuya riqueza no cede en nada a las de la
Huerta experimentaba Ia misma suerte.
Sucede lo mismo al Sr. D. Nicolas Vega, rico propietario,
que en asocio de sus hijos, puede movilizar medio million
de duros, estaba deteniendo su viaje Europa, hasta reci-
bir informes exactos sobre la importancia de las minas de
San Juan, del seflor Cordero, su antiguo mayordomo de la
celebre Mina Colorada en Copiap6 y del doctor Aberastain
su abogado de minas; y habi6ndolos recibido de ambos,
satisfactorios y completes, se preparaba & partir para Eu-
ropa en busca de ingenieros de minas etc.; pero sabe hoy
quo su abogado, el antiguo secretario de la Intendencia de
Copiap6, es arrastrado & un muladar por cArcel,pidiendo en
vano las garantias de un juicio, y despues arrojado violen-
tamente de la provincia. Qu6 sera de las minas, y de los
tesoros que ellas esconden con tales jueces y tal Gobierno?
Don Pedro Zaballa ex-ministro de Virasoro, que ofreci6 a
nombre del Gobierno al pueblo congregado a, celebrar la
feliz noticia del tratado de 6 de Junio, el goce de las garan-
tias constitucionales y que permanece en Buenos Aires,
huyendo de comprometer su nombre, volviendo al lado de
un gobernante arbitrario, esta actualmente haciendo cons-
truir mdquinas, buscando ingenieros de minas, y en asocio
con D. Juan Cano, tan rico propietario como 61 mismo, pre-
paraba vastos establecimientos de fundicion para las minas.
que deja trabajando.
Los mineros y capitalistas chilenos que aguardaban solo
la apertura de la Cordillera, para lanzarse a esta banda a
entregarse f su industrial favorite, abandonarin todo pro-
posito, al saber las tropelias indignas de aquel desaforado
mandon.
Intereses tan grandes como la paz de la Repiblica, la
realidad de las instituciones en lo que de mas cerca toca A
los hombres como es la seguridad personal, las formas
judiciales que aseguran la propia defense; y el desarrollo
de la riqueza sofocada en el instant en que la Providencia
parecia querer premier la constancia y amor al trabajo del
pueblo de San Juan, exijen medidas enerjicas y superiores
al cdmulo de males que es precise cortar de rafz.
El senior Presidente Derqui no debe temer remediar un
error de que D. Santiago Derqui es hasta cierto punto res-





ANTONINO ABERASTAIN


ponsable. De hombres es errar; pero es el deber del Pre-
sidente de la Repiiblica Argentina, garantirla de los errors
del hombre. El 11 de Noviembre, el 6 de Junio, y el 23 de
Setiembre todos los hombres de principios y de corazon de
la Repdblica juraron ante las aras de la union national
< tiempo nuestras desavenencias, y desde ese dia no juzgar
a los hombres sino por sus actos posteriores; habiendo
demostrado nuestra dolorosa cuanto instructive historic,
que todos somos susceptibles de bien y de mal, segun las
ideas y los prop6sitos de cada 6poca. El Presidente Derqui
sabra, si los hombres que ha llamado hoy a su lado, han
sido y seran sinceramente fieles a estas doctrinas.
El apoyo moral del general Urquiza ne faltarA en esta oca-
sion a lab 6rdenes del Presidente y al pueblo de San Juan.
La carta de Cayetano Virasoro, de cuya autenticidad pue-
den responderle cien ciudadanos honrados que la han teni-
do en sus manos, design a Jos6 Virasoro como el future
.encargado de hacerle pagar, lo que el autor de la carta lla-
ma todas sus traiciones. Para justificar al pueblo de San Juan
de su desprecio, de su odio, y de su resistencia a ese go-
bierno, bastarale leer los consejos que le da, sobre la ma-
nera y los fines de hacerse olegir de nuevo Gobernador de
San Juan, Jos6 Virasoro ha correspondido a las elevadas
miras de su digno consejero. Cuando don Anacleto Burgoa
regres6 de San Jos6 A San Juan,jactandose con razon 6 sin
ella de haber conferenciado con el general Urquiza y obte-
nido sus buenas gracias, el Jefe de Policia hizo llamar a
.Burgoa a su oficina, y lo despidi6 pretestando que habia
equivocacion en el llamado; pero en la puerta estaba apos-
tado Hayes, el concufiado de Virasoro y sujefe de mazorca,
quien alcanzAndolo de atras le abri6 la cabeza A golpes con
el rebenque de hierro, para mostrarle como trataba a los
-que se pretendian amigos del general Urquiza. Sin estas
,consideraciones personales, el general Urquiza tendra en
las demasias de Virasoro, quien le haga arrepentirse todos
Jos dias, de haber motivado su ida A San Juan, sin darle al
4p)eblo ocaslon de olvidarlo.
Los Gobiernos de Santiago del Estero, de Tucuman, de
46rdoba, que marchan francamente en la via de asegurar
con el Presidente y los de Entre Rios y Buenos Aires, las





UHRAS DI SA~KMLNTO


libertades de las demas Provincias, pondrAn todo su celo
en garantir por sus propios esfuerzos al pueblo de San Juan
el goce de dias de reposo de que por tantos ailos ha careci-
do; y Mendoza, San Luis, La Rioja y Catamarca, vecinos de
San Juan, ninguna ventaja han de hallar en que un estra-
fio oscuro, torture y devaste una provincia digna por su ci-
vilizacion de mejores destines.
Los Convencionales que deliberadamente aplazaron el
examen de los diplomas de los espdreos Representantes de
San Juan, deben A su propia conciencia del derecho y de
lajusticia con que obraron, evitar que el pueblo de San
Juan, elevando un voto de gracias en la Convencion, A ellos
mismos por ese acto, venga A ser la victim de la resolu-
cion de los treinta y siete Convencionales que-la votaron;
castigando Virasoro A San Juan ya que no puede castigar
& la Convencion Nacional. Es una deuda de honor que
deben a San Juan los Generales Taboada y Echagfie; los se-
fiores Victorica, CAceres, Posse y Paz, etc. que se hallan en
situation de influir en los gobiernos de que forman parte, 6
sobre los que tienen una legitima influencia.
Los diaries de toda la Repdblica, El Correo Argentino del
Parana, el Nacional y la Tribuna de Buenos Aires, el Impar-
cial de C6rdoba, el Progreso de Santa Fe, el Eco del Norte de
Tucuman, que han abrazado con calor siempre la causa de
San Juan, reunirAn sus esfuerzos para uniformar la opinion
pdiblica, y reconcentrarla en un solo sentimiento, el odio al
tirano, en un solo prop6sito, su separacion inmediata del
gobierno de que se apoder6 por los medios de intimidacion
menos cohonestables.
Con todos estos elements de accion, apoyado por la opi-
nion pliblica en masa, urgido por los mas claros intereses
de la Repdblica, fundado en la obligation terminante que
la Constitucioh le impone, el Presidente no debe dejar tras-
currir una hora, sin poner en juego su autoridad y la fuerza
de la Nacion, en cuanto sea necesaria, para destruir un
germen de mal, que A, dejarlo a su propia fuerza gangre-
naria en poco tiempo todo el cuerpo social, sirviendo la tira-
nia de San Juan de nicleo para la reaction que nunca de-
jan de intentar los malos elements disperses pero no ex-
tinguidos en toda sociedad.
El moment es propicio. Virasoro es un lunar odioso





ANTONINO ABERASTAIN


en el aspect lisonjero que la Repiiblica present, es un es-
collo en que pueden fracasar los grades trabajos que han
preparado la Union; pero de extreme alguno de la Repdbli-
ca selevantarAun c6mplice ni un protector. Nadie quiere
hoy asociar su nombre al tiranuelo de San Juan, sin parti-
do, sin nombre, sin afinidades political con element algu-
no. Podrernos asegurar lo mismo un afio mas tarde?
Por lo que & mi respect, doy publicidad A los nombres
que suscriben las carta que revelan los atentados de Vira-
soro, porque los que los llevan, como todo el pueblo de
San Juan, hacen la resistencia legitima en defense de sus
derechos, sin esconderse en las tinieblas de la conspira-
cion. Ellos han firmado y se glorian de haberlo hecho,
el Voto de Gracias A la Convencion: ellos han sufrido y
estan dispuestos & sufrir mas por dar libertad A su Patria.
Asi marchando de frente, a la luz de la discussion y bajo
la 6gida del derecho, los pueblos triunfan, y los nombres se
esclarecen.
La circunstancia de ser ministry del Gobierno de Buenos
Aires no me impone el deber de acallar por mas tiempo
mis sentimientos y afecciones, como Argentino y como ve-
cino de San Juan. He esperado tranquilamente A que la
tirania y usurpacion de D. Jos6 Virasoro asumiesen formas
evidentes por si mismos, fuera del alcance de la terjiversa-
cion del espiritu de partido; pero una vez que entran en este
dltimo period, mi deber como ciudadano, como hombre
lblico, es denunciarlas y perseguirlas con la misma cons-
tancia que he perseguido todas las tiranias pasadas, hasta
someterlas A regla; hasta convencerlas de su error, 6 demos-
trarles por los hechos victoriosos su impotencia. Lo que
he hecho por toda la Repdblica treinta afios sin descanso,
lo que no he dejado de hacer nueve consecutivos por Bue-
nos Aires, nadie hallarA 6 mal que lo haga un dia por San
Juan, mis deudos y mi familiar.
En nombre de estos sentimientos y de esos deberes, in-
vito A todos los que aman la libertad y el respeto debido A.
los pueblos, A secundar en favor de San Juan los esfuerzos
individuals de-
D. F. Sarmiento.


Buenos Aires. Noviembre 18 de 1860.





OBRA. DR IAKRMINTO


PIEZAS JUSTIFICATIVAS

Mendoza, Novlembre 3 de 1860,

8r. D. Domingo F. Sarmiento.

Mi estimado amigo; s6 que de su casa le escribieron el 27
del pasado lo que habia hecho conmigo el bueno de Vira-
soro. Sigui6 la function hasta que al fin el 29 & las cuatro y
media de la tarde me sacaron A mi costa en un carruaje at
galope, y escoltado por una partida de gente armada que
me llev6 incommunicado y con la mistna prisa hasta el Ram-
blon (Fronteriza de Mendoza), donde me dej6 la partida.
Me dieron por compafieros A D. Manuel Jos6 Lima, D.
Eusebio Dojorte y D. Francisco Aguilar. Sabra Vd. que la
persecucion del Gobernador es por el voto de gracias, que
en copia acompafio, y que se destinaba para publicarse en
las prensas liberals del Parana, A cuyo efecto se estaba fir-
mando por los ciudadanos desde el dia de su fecha, hasta
que denunciado A la Policia el dia 25 por D. Santiago Bilbao,
s procedi6 A apresar A varies ciudadanos y a former un
process en la Policia. Yo fui Ilamado A esta casa el 26 an-
tes de las 9 de la mafana, y a las 12 despues de una escena
violent que no tengo tiempo de contar, ful conducido al
cartel de Policia y engrillado alli en un pajar, y notificado
A los cinco minutes por el Inspector de Policia, de la 6rden
del Gobernador de salir fuera de la Provincia dentro de
cuatro horas. A la hora de star engrillado se me quitaron
las prisiones y se me llam6 A la oficina de Policia por D
Manuel Rogelio TristAn (espahfol), Juez del Crimen, que pre-
tendi6 tomarme confession alli delante del Inspector y ac-
tuando con un escribiente de la Policia. Me negu6 A
declarar en aquel paraje y antes que se revocase la pena
de destierro dada por autoridad incompetent, y protest no
hacerlo sinoante escribanopdblico. Desde entonces enta-
bl una lucha con el Gobernador y el Juez del Crimen resis-
ti6ndome A la arbitrariedad de aquel y A las informalidades
y nulidades de este. Pero despues de defender el terreno
palmo ia palmo en los mementos que me dejabau hablar 6
escribir, cedi A la fuerza y me dej6 deportar por orden del





ANTONINO ABBIRASTAIN


'Gobernador, pues nada consegui con implorar mil veces la
protection del Juez del Crimen, anico Juez competence para
imponer esa pena, ni con mandar la COmara Suprema de
-Justicia la suspension de todo procedimiento. Se consum6
el atentado, y Vtrasoro tuvo el gusto de cometer una trope-
4ia igual A las que cometi6 con Rojo y Duran.
Conmigo se ha seguido un irrisorio aparato de juicio, y
*aunque apel6 de la sentencia, el Gobernador me mand6
-salir. A mis compafieros no se tom6 confession ni se les
acus6 por el Fiscal, ni se les oy6, fueron condenados por-
-que A mi se me habia condenado-Han seguido los atenta-
dos como vera'por la carta que le incluyo. Parece que
NVirasoro se ha vuelto loco: ya no conoce freno. Hace tres
-meses que no tiene Ministro, aunque por la Constitucion
-de la Provincia son nulos todos sus actos y decretos porque
-carecen de la firma de Ministro, sigue imperturbable en su
-furor de crimenes y atentados contra la persona y la pro-
piedad de los ciudadanos, desterrando sin juicio y quitando
diez pesos de multa A los que supone han firmado el voto de
gracias, pues A pesar de haber firmado mas de ochocientos
-ciudadanos en distintas listas no ha logrado tomar una de
-estas. Al tiempo de citarme & la Policia tuve que inuti-
lizar un paquete de estas que me acababan de entregar para
,que no cayesen en sus manos. Sin embargo aqui me han
mandado varias con 270 y -tantas firmas de ciudadanos
respetables y aguardo que me manden otras.
Su affmo. amigo:
Antonino Aberastwin.



*Si. Dr. D. Antonino Aberastain.
San Juan, Octubre 31 de 1860.
Mi apreciado amigo: me he quedado con el sentimiento
-de no haber podido mrandar esta con la primera oportunidad
-como era mi deseo, por no haberrme comunicado A tiempo
la galida. Supongo que con las listas habri Vd. recibido
4odos los demas pormenores y detalles de su enjuiciamiento
Toxo xLV.-2





OBRAS DEB SARMIENTO


y sentencia inicua y ridicule. En esa misma noche por
orden de .la policia se intim6 A un padre Tula que paraba
en casa de D. Javier Morales, para que saliera fuera del
pais inmedistamente y juntamente A un otro senior eni-
grado de San Luis. La farsa del terrorism sigue, pero creo.
que mas asustados estAn ellos, por mas que quieran apa-
rentar lo contrario. Tienen partidas apostadas en los md-
danos, y cada uno que viene le preguntan si han oido algo.
como que venga Pefialosa. A Duran joven lo ilamaron y
les ha dicho tan amargas verdades que lo mandaron preso-
y ponerle una barra de grills por pronta media; pero me
dicen hoy que ya esta en libertad. Han llamado & various.
indistintamente para que den los 10 pesos y para tomarles
todas las salidas les han querido obligar. A firmar una pro-
testa de que si sale su firma es nula, y no han pasado por
eso los firmantes: -~ntonces se les ha dicho que si saliera la,
firma publicada en algun diario, el gobierno aplicarA A
esos una pena arbitraria. Yo espero mi destitution de-
Proto-M6dico y M6dico de H. y P. por no haber querido ir A
asistir la familiar de S. E. A las tres de la mafiana del mismo
dia en que sacaron A Vd. y haber contestado que no iria
mas, ni mandaria remedies como me pidieron, en caso que-
no pudiera ir & esa hora, habiendo dado igual contest & la
mujer de.Hayes que estaba asistiendo cuando el suceso de
las tropelias con Vd. Yo no s6 como no revienta de una
vez este volcan, todos los hombres estan desesperados. Al
c6lebre Tristany lo van A nombrar Camarista por renuncia
de Quiroguita. Y dicen que van A pasar A la S. de BR. dos
proyectos, uno pidiendo al Gobernador facultades extraor-
dinarias (como si ya no las tuviera) y otrb pidiendo la
anexion de San Juan & Chile.
Yo no s9 si efectivamente piensa hacer tal cosa, 6 son
puramente palabras que largan para entonar el agonizante
terror. Lo que se asegura es que el hombre no duerme en
su casa, no s6 si serA por valentia 6 por temor.
La policia estA encargada de vigilar para que no haya
reuniones de dos 6 tres personas en casa ninguna, y al
efeoto intimaron A D. Javier Morales. Yo no se hasta cuan-
do sufrirA este pueblo tan pesado 6 infame yugo: Espere y
esperamos todos que habiendo sido Vd. el principal ultra-
jado, y en quien tanto se han ensafiado para atropellar





ANTONINO ABERASTAIN


cuanta garantia tiene el ciudadano,,'sera el mejor defensor
de los derechos del pueblo hollados con tanto escfndalo y
con tal salvajismo. Estando pr6ximo A salir el conductor de
esta no puedo demorarme mas en escribir A Vd. deseAndole
A Vd. y A los demas desterrados mejor permanencia que por
acA, y que regresen pronto A este pais, cuando ya haya des-
aparecido enteramente la causa de tantos males.
Vd. ord6neme en todo lo que pueda serle dtil que con su
familiar nada tengo que decirle, pues har6 por ella cuanto
pueda. Le recomiendo la cartita que le adjunto porque
llegue con seguridad A su destiny. DeseAndole buena salud
se despite su mas afectisimo amigo y reciba los afectos de
toda la familiar.
Anado Laprida,
(Hijo ainico del Presidente del Congreso
que declare la Independencia).


Corrientes, Marzo 17 de 1860.
Querido Jos6 Antonio;
a(Aunque te he escrito repetidas veces, pero vuelvo A
hacerlo para decirte algo aunque debes saberlo te lo re-
petir6.
El puesto que le han ofrecido A Benjamin antes de ahora
no se lo piensan dar y al contrario parece que le hostilizan.
-Yo sin embargo que he trabajado tanto en el sentido que
habia-mos convenido, no se me dice una palabra y desconflo
much que contigo usen igual felonia.-Lo que yo deduzco
de estas inconsecuencias, es que Urquiza ha hecho cuanto
ha podido por impedir que nos liguemos A Derqui, porque
nos teme como A nadie que le hagamos pagar sus traiciones
y no se satisface con cuantas pruebas le damos de amistad;
asi que ha preferido ponerlo a Pujol, el famoso traidor, el
bandido y nulo porque de este no teme.
Abre pues el ojo-td que sos el l nico que ha quedado
parado-no le aflojes manija, pues esta visto que para que
esta gente lo respect uno, es-preciso ser de ellos, picaro,
inconsecuente y...... (1) -Ya ves como se han sostenido


(1) Se supreme una palabra indecorosa.





OBRAS DI SARMIBNTO


los Taboadas, Paz, Lopez, Pujol, etc.-Hazte elejir nueva-
mente-no hay remedio-no hay que arredrarse-es preciso
escalar el poddr por donde ellos.
Recibe recuerdos de Justa, y daselos muy afectuosos A
Elena por nuestra parte. Muchos cariflos a los muchachos,
el nuestro sigue guapo.-Tu afectisimo hermano.

Cayetano Virasoro.



Ministerlo de Justlcia, Culto 6 Instrucelon Publlca.

Parand, Noviembre 6 de 1860.

Alt seor Coronel don Domingo Rodriguez:

Adjunto 6 V. S. copia legalizada del decreto espedido
en 28 de Junio dltimo por el Exmo. senior Presidente de la
Confederacion, ordenando el sobreseimiento en lo principal
6 incidentes del process iniciado 'con motivo de la muerte
del Brigadier General don Nazario Benavides.
Lo que se comunica en la fecha & V. S. por no haber te-
nido antes un conocimiento cierto de su residencia.
Dios guard b V. S.
Por orden de S. E.

Victor N. Fernande--Oficial 10


Departamento de Justicla.
Parank, Junio 27 de 1868.

EL PRESIDENT DE LA CONFEDERATION ARGENTINA

Visto lo resuelto por la Honorable Cimara de Diputados
en Sesion del 25 del corriente

DEOBETA:

Art. 1.0 Sobres6ase en 19 principal 6 incidents del pro-
ceso iniciado, con motivo de la muerte del Brigadier Ge-





ANTONINO ABERASTAIN


neral don Nazario Benavides, ocurrida en la Ciudad de San
Juan el 23 de Octubre de 1858.
2.0 Comuniquese A quienes corresponde y archives.

DERQUI.
Jost SEVERO OLMOS.

EstA conforme-Victor N. Fernandez-Oficial 10.




VOTO DE GRACIAS DE SAN JUAN A LA CONVENTION AD-HOC

((En medio de los transportes de regocijo y de esperanzas
que inspira al pueblo Argentino el grandioso desenlace de
la question de integridad national, los infrascriptos ciuda-
danos de San Juan, bendicen al Todo Poderoso, y envian A
la Convention Nacional ad-hoc, el mas ferviente voto de
gracias, por la justicia hecha de no admitir en su seno,
como Representante del Pueblo de San Juan a Diputados
que no han sido nombrados por 61-San Juan, en la triste
condition de Pueblo conquistado, hace dos afios que no tiene
mas libertad, ni ejerce otros derechos, que los que el Go-
bernante que se le impuso tiene a bien concederle.-La
justicia ha compensado....Graciasl Padres de la Patria,
Gracias....
(Siguen las firmas) (I).


PROTEST DEL DR. ABERASTAIN Y DEMAS VICTIMS DE LA TIRANIA
DE DON JOSE ANTONIO VIRASORO EN SAN JUAN

(Folleto de 32 pdginas publicado por Sarmiento en El Nactional 1860.-E1l pr61ogo
que sigue esta precedldo de la deflniclon tan notable de la Ley de Partidas. (Ley 10,
tit. 4, part. 2.).-Sigue la minuciosa relaclon ante el Eseribano D. Francisco Ma-
yorga, flrmada Aberastain, Manuel Jose Lima, Francisco Domingo Aguilar, Euseblo
Domingo Dojorti-de los atropellos de Virasoro, condenandolos d destierro. Dice
asl el pr61logo de Sarmiento :

(1) El sefior Virasoro para probar que hay libertad en San Juan, toma por su
orden los hombres de sus casas, y los condena A destierro, que es pena capital
sin juiclo.





OBRAS DB SARMIENTO


El Dr. D. Antonino Aberastain por si y sus compafieros,
envia al Nacional copia de la Protesta que en resguardo de
sus derechos ha hecho por ante escribano en Mendoza, con-
tra D. Jos6 Antonio Virasoro y un tal Tristani.
Una vida entera intachable, una fama merecida de j usto,
de verAz, de honrado, dan A las aserciones del Dr. Aberas-
tain el prestigio de la evidencia misma.
Sus concolegas de Universidad en Buenos Aires, sus com-
pafieros de emigracion en Chile; y pueblos como Salta don-
de fu6 ministry; Copiap6 que lo tuvo por Secretario; San
Juan que por decision de la Legislatura le vi6 compelido 6
aceptar la Suprema Magistratura; todos los que le han co-
nocidb tienen la palabra del Dr. Aberastain como la verdad
misma.
Durante las administraciones de los sefiores Obligado.
Alsina y Mitre, y de parte del Sr. Tejedor, mientras fu6 mi-
nistro, el Dr. Aberastain tuvo de todos los gobiernos de
Buenos Aires la seguridad de ser empleado en la alta Ad-
ministracion de Justicia, con la aprobacion del Presidente
de la Alta Camara, que estima sus talents, instruction y
probidad.
El senior Sarmiehto lo propuso al sefor Derqui para Go-
bernador de San Juan, sin conocimiento de Aberastain, y
consecuencia del tratado 6 de Junio, por la necesidad-de un
Gobierno inteligente y probo, para el desarrollo 'de la mi-
neria.
Mas tarde fu6 indicado y aceptado Ministro de Culto, Jus-
ticia 6 Instruccion pdblica, tan lejos estaban sus amigos de
contar con su residencia en San Juan.
Contra las afirmaciones del Dr. Aberastain, la Repdblica
entera oirA sin duda, la palabra de D. Jos6 Virasoro, cuya
ed-ucacion, cuyos habitos conocidos,'y cuyos hechos anterio-
res entrarAn en la balanza, para darle el grado de credibi-
lidad que merezca.
Aun falta otra asercion del Dr. Aberastain, y es la que
narre las violencias, espoliaciones, brutalidades 6 injuries
de que ha sido testigo; y entonces la Repdblica juzgari la
situation de San Juan y la suerte que le ha cabido, entre-
gado A Don Jos6 Virasoro.





ANTOINO ABERASTAIN


EL DR. D. ANTONINO ABERASTAIN (i)

La Repiblica Argentina ha perdido en el Dr. D. Anto-
*nino Aberastain que ha terminado sus dias coronando con
,su sombra la tragedia espantosa de San Juan, una de las
mas nobles manifestaciones de un sentimiento cuya falta
en la political de estos paises prolonga sus males, el senti-
miento del derecho y de la moral. Acaso aquella mani-
festacion era premature. Acaso el esceso del mal mismo,
4tocado por 61, y que ha aparecido en la superficie, como
aparece un enjambre de insects venenosos, cuando se le
pertuba en su asilo, sea signo visible ya de que ese senti-
miento va A desenvolverse, y regir los actos de pueblos y
de Gobiernos.
Aberastain ha muerto victim de su propia esencia
*moral.
Habia prometido A su patria sacrificarle su vida y ofre-
cerle su sangre; y los hechos han mostrado como entendia
,4l, el sentido de las palabras.
No hace un afio que estrafto & los acontecimientos poli-
;ticos, sefialaba desde San Juan donde se encontraba acci-
-dentalmente, el mal de que iba a morir, 6 la fuerza que
debia aplastarlo. La falta de conciencia moral- de los
,pueblos argentinos. ,Quien es en efecto el autor de la
cathstrofe de San Juan? &Para qu6 buscar hombres cul-
pables, si cada uno de los que figuran en este espantoso
-drama, estaba alli por una causa anterior que toca la
moral de los pueblos? Nazar de Mendoza es quien ha in-
fundido allb el espiritu de esterminio de aquellas bandas
horribles; pero Nazar gobierna en Mendoza en represen-
tacion y titulo de la tradition sangrienta de su tio el
fraile Aldao.
Los Sa& han pasado los mejores dias de su vida en los
toldos de los salvajes acaudillando sus hordas contra los


(1) Publlcado en El Nacional inmedlatamente de recibirse en Buenos Aires la
-notlcia de la muerte de Aberastain y eserito de un solo trozo, bajo la inspiraclon
-de la indignacilon y el dolor. (N. del E.)





OBRAS DB SARMIENTO


cristianos, Ique estrafio es que hayafi hecho en nombre deW
Gobierno Nacional, un malon que habra exitado la envi--
dia de los caciques-de la Pampa, mas civilizados ya, puesto
que respetan casi siempre a las mujeres, y hace'siglos que
son impotentes contra grandes ciudades? Si el Gobierno
National le pide cuenta de su corhision y se sorprende de-
la manera de desempenarla? no tender& & su turno el dere--
cho de asombrarse de que esperase otra cosa?
Pues qu6! no era eso lo que le pediant
Sabia hacer algo mas? Acaso la sorpresa viene de que-
no se sabia de todo lo que era capaz. Saa es un poeta
que ha realizado el bello ideal del malon de la Pampa. La
trajedia de San Juan es una importacion que trajo su
pais de los toldos, como otros han traido de Chile, de Esta-
dos Unidos y de Europa, el conato de dar instituciones,
ferrocarriles, education, etc.
Pero no olvidemos que SaA era gobernador, y comisio-
uiado national, y no es culpa suya, si la occasion se presen-
t6 de hacer una entrada en las ciudades interiores con el'
malon que estan espuestas las fronteras. Sea dicho para.
justificacion de los pueblos argentinos, que en la espedicion
que ha desolado a San Juan, no han ido tres personas que
pertenezcan a las classes cultas 6 educadas de aquellos
pueblos.
Comisionado, jefes, oficiales y soldados pertenecian todos-
a las masas populares, & las gentes de 4 caballo de -los
campos. El saqueo no era hasta hoy tradition de nuestras-
guerras civiles. Ha sido preciso que nos constituyamos,
para que se introduzca esta important mejora. Los
mendocinos y riojanos con los Aldao, Brizuela, Quiroga
han entrado en San Juan seis veces en veinte afios, sin que-
hayan obrado sus soldados sino como cristianos. El ar-
ticulo 60 de la Constitucion ha introducido el saqueo. Con.
seis inteivenciones mas la Pampa se extenderA por toda
la falda de los Andes. ,Para qu6 seguir ,trazando retros-
pectivamente el itinerario por donde ha venido avanzando-
el atentado?
Volvamos al malogrado Aberastain. Ha perecido A los.
cincuenta afios seis meses de su vida; y si han de traerse
A colacion las causes accidentales, como aquellas que ha-





ANTONINO ABERASTAIN


cen que un hombre est6 parade precisamente en el mo-
mento y en lugar donde un edificio se desploma, Aberas-
tain ha muerto victim de la estricta-observancia de los
preceptos morales que dirigian en lo aparente y en lo mas
rec6ndito de su vida, sus pensamientos y sus ac-
ciones.
En carta a mi antiguo amigo y pariente politico, el senior
Hudson de Mendoza, dice lo siguiente: ((San Juan, Setibm-
bre 12 de 1869. Mi estimado amigo: recibi su apreciabje del
actual. Le agradezco sus felicitaciones por hallarme ya eri
mi pais: esto solo por el buen deseo que manifesto; pero
por lo demas le ruego me ayude 6 lamentar que la guerra
del litoral me haya impedido cumplir mi prop6sito de irme
a establecer en Buenos Aires. Mis viajes me han dado el
convencimiento de que .San Juan es la provincia menos
favorecida en todo sentido por la naturaleza, y que asi como
es el e ntenado del Gobierno Nacional, lo hatsido tambien
de la Providencia. Me aflije much la idea de que si no
puedo cumplir mi prop6sito de trasladarme a Buenos Aires
he de dejar a mis hijos pobres, en un teatro como el de
San Juan.
Terminada la guerra, dispilsose a realizar su intent,
que de dia en dia retardaron causes que solo para 61 ha-
briari sido obstAculos y que provienen de la tirantez en sus
principios morales.
Aberastain ha muerto porque dos personas que en Bue-
nos Aires y en C6rdoba le tenian mil quinientos fuertes,
no se los mandaron a tiempo, y 61 no sabia lo que era acu-
dir al auxilio de nadie, de nada para veneer las dificultades
de la'vida. Su permanencia en San :Juan hasta estos
iiltimos tiempos no tuvo otro origen. Hacia un afio que
estaba A punto de partir con su familiar para Buenos Aires
donde pensaba establecerse definitivamente.
Este hecho que aislado parece inconcebible y que ha
sido material de discussion con 61 mismo,, en cuanto A ha-
llarse 6 no en 61 interesada la moral, no se esplica sino
conociendo los humildes detalles de su vida, de que el que
esto describe, es casi el linico conocedor, por haberle estado
ligado cerca de cuarenta aflos.
Aberastain era una encarnacion de la moral, un ensayo
hecho sobre si mismo por un hombre, para ser impecable.





OBRAS DUE SARMIINTO


Como Washington, A la edadde doce ailos se habia hecho un
c6digo de preceptos para arreglar su propia coriducta; como
Franklin, A la de veinte tomraba examen de conciencia dia-
ria y semanal despues, A fin de correjir y estimar los desli-
ces.morales en que incurria; asi Aberastain atraves6 su
infancia a su edad adult llevando con mano firm el timon
dela moral quedebia conducirlo. A. la edad de doce afios
en la escuelaera s6rio, aprendia con asiduidad todo, desco-
llaba sobre todos sus condiscipulos y no fu6 reprendido nun-
ca por acto ninguno de los tan frecuentes en los nifios. Este
hecho no pasaba inapercibido en la. escuela. Aberastain
era mirado como un nifio aparte, como si fuera de otra na-
turaleza que los demas. La forma de sus facciones gran-
des, su cara ancha, sin ser ni fea ni bella, la seriedad innata
de su porte, lo inofensivo y dulce de su carActer y la clari-
dad de su inteligencia que se reputaba un.talento superior,
le afirmabanr esta superioridad.
Llamibanle los nifios por sobrenombre eel padre eterno,B
y el respondia sin desagrado A esta apelacion inofensiva:
llamaronle los estudiantes de la Universidad (el buey,>) y su
robusta mole, su calma habitual, su mansedumbre inmu-
table daba A. esta similitud una extrafia oportunidad. El
Cordero ha sido consagrado. por nuestro culto por una de
esas sublimes analogias.
A causa de esa fama de just, honrado y sAbio, fu6 que
toda la poblacion de San Juan se interest que fuese elegi-
do para continuar su education en Buenos Aires. en el Co-
legio de Ciencias Morales que Rivadavia creo para traer
j6Venes de las provincias. Aberastain form parte de los
seis que de San Juan vinieron, y cuantos hay hombres de
provecho, fuerodi sus condiscipulos, el Sr. Carreras, D. Mar-
cos Paz, y Dr. Alsina, todos recuerdan aquella imperturba-
ble moralidad en medio de la atm6sfera de travesuras y
disipacion que'dominaba a sus compafieros, sin series por
esto molesto aquella contraccion al studio que le hizo
in iciarse en el grieg6 y el aleman y aprender latin, francs,
ingl6s, italiano y aun portugu6s, distinguirse en el studio
del derecho.que perfeccion6, y en el de las matemiticas,
entrando ya en la parte trascendental, cuando graduado de
Doctor hubo de dejar las aulas.
Perteneciente A una de las mas antiguas families de San





ANTONINO ABERASTAIN


Juan, pues que uno de sus antepasados alcanz6 hasta 1605,
la de'Aberastain era pobre, y esta circunstancia le hacia
pasar en el Colegio las penurias que son copsiguientes;
pero Aberastain suplia a esta desventaja con el respeto y
simpatia de todos los demas, y con su industrial personal
que lo constituia carpintero, para componer todo muebl e
desarreglado; zapatero para remendar su calzado y el de
sus amigos; copista de cuadernos, puestenia una lindisima
letra, y todo medio de servir a los demas.
Nombrado official en el Ministerio de Hacienda por D. Sal-
vador del Carril, su pariente, no acept6 el encargo, dando
para ello razones especiosas. Hace dos anos que morali-
zando sobre la fortune, daba la explicacion del hecho. ((Es
preciso, decia, dejar algo a sus hijos: la absolute falta de
medios en los j6venes es un grande inconvenient; que a
veces influye en su destino future.
cYo no fui official del Ministerio de Hacienda de Rivada-
via, porque no -tenia con qu6 comprarme un frac nuevo para
presentarme en las oficinas.--Y no habia sastres entonces
que- le diesen un vestido a plazos?-Si habia, contestaba con
sencillez; pero yo no los habia visto.-LY no comunic6 Vd.
a su pariente Carril, la causa de su renuncia?-Eso menos
habria hechol )
Reconviniindole un amigo, por no urgir desde San Juan
-A los que tenian fondos en Buenos Aires, 6 library sobre ellos,
6 tomar prestado de sus amigos, contestaba, ese consejo es
insolente en el sentido de la palabra .latina insolens, lo que
no se acostumbra. De manera que a la edad de 20 afios
no entr6 en los destinos pdblicos po- no tomar prestada una
pequefia suma, y A los 50 muere por no haber tenido a
mano los fondos con que contaba, y no career moral el
pedirlos.
Estos hechos que me complazco en referir, justifican la
idea de aquella extrafia encarnacion moral llevada hasta la
exageracion.
No aprendi6 a fumar porque se le llamaba vicio A este
habito: no us6 jamas ni en chanza palabra alguna mal so-
nante, ni ann las mas suaves interjecciones habituales del
idioma.
Era a la edad de cuarenta afios digna de studio la com-
primida- mortificacion de mal estar que le causaban las





OBRAS DE SARMIENTO


conversaciones libres y el rubor de su semblante sombrea-
do por cabellos grises, y la risa infantil y pudibunda, cuan-
do 61 queria contar en el seno de la amistad, algo que del
g6nero hubiera visto A oido. Estos antecedentes dejan
sospechar lo que es indtil observer en cuanto A sus costum-
bres personales A este respect.
El Doctor Aberastain vuelto A San Juan en 1835, despues
de concluidos sus studios, fu6 nombrado Juez de Alzada
en el acto, nombramiento confirmado por la Legislatura
imponi6ndoselo, asi que se supo que renunciaba, fundAn-
dose en que acababa de Ilegar y no conocia ni la practice
del foro ni las costumbres siquiera, ofreciendo aceptar
cuando estuviese mas aclimatado.- Habia, como sucede
siempre en las provincias, hambre y sed de justicia, y Abe-
rastain venia desde la infancia en olor de santidad. Este
mismo sentimiento que movio6 la Legislatura entonces, ha
precipitado A toda la provincia de'San Juan A sepultarse
con 61 en la misma fosa en busca de esa justicia que le,
niegan treinta aflos hace, y que ni Caseros ni la incorpora-
cion de Buenos Aires, ni ambas constituciones, fueron part
A asegurarle. Un delenda fu6 su illtima.justicia.
Porque es precise convencerge, para no juzgarlo maal
Aberastain no era un hombre dado A la political, ni le habria
ocurrido nunca iniciar por si acto ninguno. Pru6balo su
vida oscura en campo abierto hasta A los mas embrionarios
pedantuelos. Habia solicitado en, Buenos Aires un destino-
en la judicatura, para poner en ejercicio sus conocimientos
profesionales. Carecia de iniciativa, contentandose con re-
probar los hechos que herian su conciencia del bien, del
deber, de la justicia; y la iniquidad permanent que ago-
bia A San Juan hace tantos aflos, y que ha ido ahondandose
de dia en dia, hasta hacerse un insondable abismo, encon-
tr6 en 61 su 6rgano y su fatal espresion, tocondole la dnica
cuerda que vibraba poderosamente en su alma, el senti--
miento del derecho y del deber.
En la misrha carta de 1859 que hemos citado, y en que se
queja de ]a mala estrella de San Juan, sefiala de paso, y
como cosa de que es solo espectador, las llagas de aqluel-
dolorido pueblo, Ilagas que el tiempo no haria mas que
envenenar hasta producer la muerte. Entregar6 esta carta
dice al Doctor N. El es mas relacionado que y6 en San,





ANTONINO ABERASTAIN 29

Juan y esta mas al cabo de las cosas de este pueblo sobre
su estado politico. Lo anico que puedo yo decirle es que
aqui reina el orden y el miedo. Este ha impedido pensar en
elecciones a otros que al Gobierno. Nadie ha votado sino
los jendarmes, empleados y peones que han obligado.
Rawson tuvo la ocurrencia de votar en contra de la lista
ministerial y este solo voto se ha dado en oposicion. Cuan-
do Ileg6 la circular de C6rdoba para que trabajaran por
Fragueiro y Paz, oi discurrir a various aqui, todos estaban
.convencidos de que si el pueblo pudiese votar libremente
obtendria un triunfo complete; pero todos temian que pu-
.diera este Gobierno mandarles una mula las doce de la
mnoche con una partida armada, para hacerlos salir de la
provincia, como a Rojo y a Duran, y nadie se atrevi6 & dar
on paso. Quiza Rawson es el anico hombre que pueda
obrar sin miedo: no tiene familiar, y en cualquier parte esta
mnejor que aqui.)
(Por mas grandes que en Mendoza hayan sido las espe-
Tanzas de triunfo en las elecciones, mi conviction anticipa-
Ada es que las perderA. Mendoza esta pagando sus pecados:-
1l olvido que el partido liberal ha hecho desde Caseros aca,
.de los principios 6 ideas que habia sostenido siempre, y de
-su exagerado y mentido 6dio, de que han hecho alarde,
-contra los que por amor a las instituciones hap reprochado
Jos avances del gobierno personal.))
Antes de entrar en la dltima parte de su vida, indicar6
4os poquisimos incidents que la han marcado. A un rumor
-de entrar el fraile Aldao en San Juan en 1840, emigr6 hasta
Salta, donde la fama de patriota, de moral y de instruido
que le daban sus condiscipulos, le hizo nombrar Ministro
.de Gobierno del hoy General Puche, cuya amistad y res-
,peto conservaba hasta ahora. Did alli pruebas de esa
virilidad de carter que ha dejado asombrada A la Repit-
.olica, concurriendo entonces, el ministry en persona con
:sus hfibitos de hombre civil y blando, a sofocar un motin
de tropas, loque logr6 en efecto.
Apenas llegado a Chile fu6 nombrado Secretario de la
-Intendencia de Copiap6, en donde ha permanecido catorce
afos, trabajando minas que no le dieron produpto, defen-
-diendo pleitos que le producian poquisimo, por hallar ilicito
.el hacer las igualas exhorbitantes que los abogados pueden





30 OBRAS DE 9ARMUWBTO

hacer1 en litis que versan sobre millones, y cuyo .xito
depend tanto de la habilidad del defensor. En CGNIe per-
manecid despues de la calda de Rosas, comprometido ea
negocios de minas y de comercio hasta poder liquidarlos
honorablemente. Nombrado una vez Diputado al Congreso,
por San Juan, fund6su renuncia en no career con derecho
A las provincias A former un Congreso sin Buenos Aires, y
reconocer A este el perfect derecho que le asistia, para
resistir A la violencia con que querian forzarle. Esta pieza
debe encontrarse en los archives del Congreso, habiendo
hasta ahora ignoradose su existencia, tan poco amigo era
de hacerse valer, ni-aun con los suyos. (1)
En 1856 habiendose en Chile fundado la asociacion lla-
mada tores se hallaba un deudo suyo, acept6 la comision de
buscarle socios en las poblaciones argentinas, con cuyo
motivo recorri6 toda la Repiblica, estuvo en Buenos Aires-
y fud presentado al General Urquiza por el seflor Carril en
el Parank.
Un remitido en la prensa 4e C6rdoba lo denunci6 como
agent de Buenos Aires en las Provincias. Aberastain
contest con ligereza, negando el hecho calumnioso, y ma-
nifestando la entereza de su caracter, y la libertad de sus
opinions. En Buenos Aires el Gobierno le habia instado
por conduct de sus amigos, entrase A llenar inniediata-
mnente una vacant que ocurria en la Corte -superior de
justicia. *-Porqu6 no cedi6 A las instancias de sus amigos,
que asi habria vivido y muerto en el sendero que le habian
trazado sus, studios y su carActer! Aberastain habia
nacido juez, y su probidad, su celo por la justicia le habia
hecho dar el epiteto del Juez Aberastain como estilan los
ingleses y americanos decir el Juez Blackstone, el Juez
Story, cuando recuerdan sus nombres.
Las exigencias de su .encargo lo Ilevaron hasta Salta,
desde donde regres6 A San Juan para traer su familiar A


(1) Esta pieza y otra de grande Interes hisl6rico, las tenemos en un folleto
titulado: Serle de Cartas, Cartas Particulares, Notas oficiales y otros documents
camblados entire S. E. el Gobernador de San Juan y los Diputados al Congresa
General Constituyente, Dres. Salvador Maria del Carril y Antonino Aberastain.
(San Juan, Imprenta deGobierno.) Nota del Editor.





ANTONINO ABERASTAIN


Buenos Aires. La guerra primarohlas dificultades pecunia-
rias A que hemos aludida despues, lo detuvieror de Junio
del pasado af~i adelante, 6poca que tenia fijada para su
traslacion. Sus cartas que hemos tenido A la vista, se
ocupan muy accidentalmente del estado politico de la Pro-
vincia, ni sombra de seguridad individual.) Los rebencazos da-
dos A Burgoa por Hayes, lo conmovieron muy poco sin
exaltarlo; y habiendo sido nombrado defensor de uno de
los reos de la revolution que Virasoro fingi6, tanto para
perseguir a ese mismo Coronel Rios que ha venido guiando
a las hordas de bArbaros que habian de matarlo, empez6
. indignarse contra aquel innoble y sostenido sistema de
arbitrariedades y de violencias.
Traialo absorvido por entonces el studio de un trayecto
del camino de fierro interoceinico propuesto por Wheel-
right por Copiap6, y que Aberastain creia mas corto, mas
barato, mas hacedero por la Cordillera de Coquimbo.
Escribid sobre esto un extenso articulo en el San Juan que reprodujeron los diarios de Buenos Aires.
Sus cartas muestran que la idea lo preocupaba, y que la
probabilidad de su ejecucion le sonreia.
Otro asunto mas genial para l6, porque se ligaba a los
antecedentes de su vida, fu6 el descubrimiento y explota-
cion de las minas de plata de cuyos veneros est6n llenas
las montafias de San Juan.
El habia sido minero eri Copiap6, y podia hasta cierto
punto juzgar del valor de las recientemente descubiertas,
y en toda su magnitude la trascendencia de este poderoso
auxiliar para el engrandecimiento de San Juan. Ignora-
mos si las minas en que el-tom6 part eran de algun va-
lor. Como minero, como padre de familiar dispuesto a
trabajar para asegurar a sus hijos el bienestar, debia inte-
resarse en el estado pecuniario y personal del negocio.
Pero en la agitacion minera que encabez6 en San Juan
no habia otro m6vil que la grandeza 6 importancia de la
revolution industrial que podria producirse. Sus cartas a
Buenos Aires, centro del capital y del espiritu de empresa,
se contraen especialmente a6 dar ideas claras, ciertas del
valor real de las minas, y de las facilidades de explotarlas
con provecho y & los mineros que en busca de capital vi-





32 OBRAS DR SARMIENTO

nieron a Buenos Aires, les di6 carta de recomendacion,
para asegurar con la autoridad de su nombre que eran hon-
rados los que las trafan, que las minas que poseian eran
buenas, y que eran entendidos en la material. 'En estas
empresas A que prestaba su concurso no tenia interest pe-
cuniario alguno, y mientras lo daba A los estrafios, ninguna
insinuacion hacia para procurarse 61 mismo auxilio alguno
para sus propias minas, sin duda por no promoter A sus
ojos todavia seguridad a los capitals. Lo que es mas no-
table y que revela su espiritu, es que hablando siempre de
m.inas, no mienta en sus cartas tener 61 trabajo puesto en
alguna, aunque en el anuncio de los periddicos publicados
por la prensa, se v6 su nombre como participe de la elabo-
racifn de dos. En una de estas cartas, y aprop6sito de
minas, dice: ((si, yo me quedo aqul))...... dnica frase des-
pues de un afio que revele que no est- pr6ximo como hasta
entonces, y decidido A partir para Buenos Aires.
En estas circunstancias llegaba A don Jos6 Virasoro co-
rrespondencia del Gobierno national anunciAndole con
entusiasmo la celebration del tratado del 6 de Junio que
-hacia pr6xima y cierta la esperanza de que Buenos Aires
entrase A former parte de la Confederacion. Virasoro que-
ria celebrar esta noticia, pero no contaba con nadie que le
acompafiase, envuelto en persecuciones contra los restos
-del poder de Benavides, y contra los mismos que habiau
traido la intervention que le dej6 A San Juan por todo fruto,
la monstruosidad de un gobierMo de un desconocido, con
la fama de malvado, y la que 61 mismo se daba de mata-
dor, acompafiado de sus hermanos, y una docena de desal-
mados correntinos.
El pueblo de San Juan, y decimo el pueblo, sin la mira
-de dar A solo la mayoria de las personas educadas, al
comercio, A la agriculture, y a todas las classes que tienen
sentimiento, ideas de algun g6nero, intereses de cualquier
valor, el nombre de pueblo; el pueblo de San Juan, desde
;la primera intervention permaneci6 triste 6 impasible es-
pectador de aquella cosa que le decian que era el Gobierno
de San Juan, persiguiendo, desterrando y estropeando &
dos pocos miserables que lo habian constituido tal. Era
aquello una cosa extrafia A la Provincia, acaso dtil como





ANTONINO ABBRASTAIN


-suelen serlo las-enfermedades por cuanto ponen & la vista
las dlceras ocultas del cuerpo human.
Virasoro iqueria, pues, celebrar la union de Buenos Aires
que era1x-i4peranza del pueblo que dominaba, y acaso
temia qne ese pueblo tuviese A menos juntarse con su ver-
,dugoA celebrar oficialmente lo que los vecinos festejarian
gozosos en el interior de su corazon, y entornando la puer-
ta, en el secret de la familiar. Virasoro aconsejado por
su Ministro Zavalla tom6 el partido de enviar al smismo
Ministro a casa del doctor Aberastain, A comunicarle con
la carta confidential del Presidente la buena nueva, y ofre-
-cerle una visit.
Aberastain correspondi6 A' este acto ofreciendo ir 61 a
-casa de gobierno, y como era de anticiparlo, los vecinos
instruidos de la ocurrencia 6 influidos por Aberastain, le
acompafiaron A la casa de Gobierno en la noche despues
,que en el Atrio de la Catedral el Ministro ley6 en voz alta
las notas y cartas recibidas del Parana.
Fu6 aquella noche una de las pocas felices que ha gozado
:San Juan.
Dirigi6ronse A las escuelas pdblicas, A promoter fomen-
tarlas, hubo discursos llenos de buena voluntad y de entu-
:siasmo; y esta excitacion dur6 quince dias, figurando
Aberastain al lado de Virasoro, y desde la finca de Barbosa,
camino del Posito, donde hubo un banquet, Aberastain A
la cabeza de un gran concurso, recorri6 a pie la distancia
con la bandera en la mano victoreando A la union y A la
concordia. Ahora ha, recorrido tambien A pie el resto del
-camino desde el Posito hasta esos mismos Alamos de Bar-
bosa donde las fuerzas le faltaron por no concederle el
favor de una carretilla como A los guillotinados, 6 como al
anciano Fragueiro, las ancas dq un caballo para terminal
-aquella viacrucis.
Si alguien sospechase que en estos actos tan cordiales,
tan espontAneos, habia cAlculo arrikre pensde, una habil poli-
tica de part de Aberastain, calumnian su carActer dan-
.dole cualidades incompatible. No habria creido moral
,esta aceptacion impuesta por las circuhstancias, y habria
trechazado el pensamiento siquiera como una falta. Sin
Adecirlo, de sus cartas se infiere que acepta con gusto
ToMO XLV.-3





OBRAS DE SARMIENTO


& Virasoro, y se propone conciliarle el sentimiento del
pueblo. -
(El conductor, dice en carta de 15 de Julio me economi-
zari el trabajo de dar 6 no detalles de todos los regocijos y
festejos con que hemos celebrado el convenio del 6 del ppdo.
y el canje de sus ratificaciones. Tambien le dirk 61 la
reaction del partido liberal, semi-unido con Virasoro hoy,
no -obstante reciprocas desconfianzas producidas por pe-
quefios incidents, esplotados por algunos malos espiritus.
SHasta hoy no ha llegado a esta ciudad el decreto de
convocatoria & la Convencion ad-hoc. Tampoco hemos reci-
bido papeles pdblicos, ni comunicaciones particulares, que
puedan guiarnosjen los trabajos electorales.

((Si voy yo 6 la Convencion, lo que no puedo asegurar, si
Derqui mete aqui su cuchara, pasar6 a Buenos Aires 6 dis-
poner lo necesario para llevar mi familiar. Vea mi brindis
en el ((Iris)) que le mando.
Con tal candor y sencillez transcribe sus propias impre-
siones, y sus nacientes esperanzas para la patria; pues en
cuanto A 61 no abandon su idea de venir 6, Buenos Aires, A
desempefiar el cargo de juez, de que le habiarn hecho dar
seguridades todos los gobiernos. Habia en efecto con que
alucinar al espiritu mas desembarazado. El Ministro de
Gobierno don Pedro Zavalla, avanzando hacia la muche-
dumbre de ciudadanos reunidos en aquella fatidica noche
dijo en voz alta y solemne. Sefiores: tengo el grato encargo-
de S. E. de anunciar al pueblo de San Juan, que desde
hoy estA en posesion de sus. libertades, y duefio de sus.
destinos.
Un extrafio incident empero sefial6 aquella hora en
que se anudaba la tela de los sucesos que tan terrible des
enlace traian aparejado. Un repique de campanas cuyo
taffido no conocia 6 habia olvidado el oido de los habitantes
sorprendi6 A la poblacion,ylanz6 A las gentes en congetu-
ras pavorosas, como eran ins6lidos aquellos sonidos.
Recordaron algunos y supieron otros que eran las cam-
panas de San Clemente, antigua iglesia destruida y hoy
cuartel, y mandadas tocar esta vez por el Gobernador para
celebrar los tratados de Junio. Las families que ignoraban
las noticias del dia creyeron que algun suceso desgraciado





ANTONINO ABERASTAIN


para San Juan ocurria puesto que el Gobernador lo cele-
braba, y por toda la ciudad, y de boca en boca se trasmiti6
la aprension de una revolution de la mazorca en Buenos
Aires con los horrores tradicionales. San Clemente es -uno
de los patrons de San Juan, y su imagen ha sido sacada
en tiempos antiguos en procesion cuando el rio amenazaba
desbordarse sobre la ciudad, y el ancla que lleva al cuello
echada en el agua para calmar sus furores. Las campa-
nas de San Clemente que solo suenan cuando aquella es-
pantosa calamidad amenaza destruir la ciudad, hicieron
oir esta vez su melanc6lico tafiido para despertar al pueblo
con una esperanza falaz, y conducirlo A la ruina que debia
terminar el drama principiado con aquel 6sculo de paz-
que se daban todos para encaminarse A la tumba.



Aldiasiguiente de la reunion del pueblo provocada por
Virasoro, el Ministro de Gobierno fu6 a casa de Aberastain
para significarle que el Gobierno lo proponia conventional,
saludfndolo desde entonces el Ministro con aquel nombre.
El testirfonio de Aberastain mismo sobre aquella tran-
saccion, darA una idea del espiritu que los animaba, y de
la buena inteligencia que inspiraba aquella absolute con-
fianza.
En carta de 2 de Julio, Aberastain dice: Como usted
ve hay aquiuna revolution producida por la noticia de la
union qua han conseguido. El Gobernador desde la pri-
mnera noche proclamando la union, dijo que el pueblo es-
taba en entera libertad para fijarse en los candidates de
los Diputados A la Convencion. Pero al dia siguiente me
fue A ver el Ministro, entr6 saludAndome Convencional, y
me anunci6 que los candidates del Gobierno eran Oro,
Rawson y yo. Le rebati la idea 10 porque los candidates
no debian ser sino dos; 2 porque hallandose los dos prime-
ros ausentes no era segura su aceptacion, con peligro de
que su puesto quedase vacant antes de reemplazarlo.
Las mismas reflexiones he hecho al Ministro y A otros
sobre usted (Sarmiento) y sobre Carril, y creo que estAn en
la generalidad convencidos en que se debe nombrar reci-
dentes aqui. Hasta boy la mayoria incluso el Gobierno





OBRAS DE SARMIENTO


esti por mi, y sobre el otro se fluctua. Zavalla, Precilla, etc.
Por otra parte aun no se sabe si el Gobierno Nacional me-
ter& aqui su cuchara, y darAn vuelta al Gobernador exigi6n-
dole el nombramiento de otros convencionalesD.
Aberastain con el asentimiento implicit de Virasoro
procedi6d reunir los principles vecinos para fijar por la
election del pueblo los candidates 6 la Convencion. Fueron
propuestos y eliminados Rawson y Sarmiento ausentes,
porque los electores no tenian constancia de que el primero
aceptaba y sostenia todas las reforms propuestas por Bue-
nos Aires, y por presumir que el otro lo fuese por Buenos
Aires. Pidi6se en la session preparatoria que se exigiese a.
los candidatosuna declaration formal de aceptar las refor-
mas y Aberastain se opuso A ello, por abusiva, bastando la
conciencia de los electores para determinar su voto.
Otro asunto le hizo convocar una nueva reunion de ve-
cinos. Comprendiendo que la exhibition de una barra de
plata de las minas hecha en Buenos Aires de/donde po-
drian obtenerse capitals, hablaria a los incr6dulos lengua-
je mas elocuente que todas las aseveraciones sobre su
riqueza, propuso comprar por suscripcion una de cinco
arrobas, que habia sido paseada' en triunfo por las calls,
para estimular A la poblacion emprender labores y do-
narla a un Sanjuanino resident en Buenos Aires, contan-
do con que 61 emplearia en hacer la propaganda de las
minas de San Juan en esta ciudad. (i)
Este asunto, y los preparatives de las elecciones absor-
vian todos los animos, cuando lleg6 un chasque del litoral,
y por elmisterio para comunicar a los amigos una hora
antes su objeto, por el sdbito cambio de los espiritus y
lenguaje de los militones gobernantes, por las amenazas de
Hayes, por la resurrection del epiteto salvajes unitarios, da-
do & los vecinos, se vi6 un cambio sdbito de political, y un
enemigo ensafiado con el aceptado amigo de ayer. Cartas
de' ochos dias despues muestran today la preocupacion de
los espiritus, y el asco 6 indignacion de ser asi tratados y
recompensados por su abnegacion, deponiendo toda legiti-


(1) Tenemos aut6grafo de magnifico eloglo que. hace Aberastain de Sarmiento
& quien se destlnaba aquel regalo. (N. del -.)





ANTONINO ABERASTAIN


ma prevention contra el gobierno que entire saqueos y vio-
lencias le habian impuesto, sin atinar con la causa verda-
dera de este procedimiento. Hayes decia en la policia a
gritos, 4qu6 se ha creido ese cara de burro de Aberastain
que no le he de dar una paliza? Trasladado A Causete, y
ante paisanos que reunia al efecto, repetia, los salvajes uni-
tarios se nos quieren echar encima, y vamos & darle una
muestra de lo que valen.
El contenido de la adjunta carta explicarb algo este
vuelco:
Parand, 14 Junio.

Mi querido Pedro: le escribo largo & Jose informandolo
de todo lo que ocurre A pesar de que Vd. sera como dicen
carta viva.
El President ha sabido con much desagrado que Bus-
henthal no habia cubierto las mensualidades de Jos6, y le
ha ordenado que cumpla el compromise que habia contraido
con su firma. Ha dicho Bushenthal que en el acto va &
hacerlo en el Rosario.
Recibi su carta de Buenos Aires; le dir6 que aqui hay
vivo deseo de que aquella canalla acepte el acuerdo y lo
ratifique; es mas convenient de lo que parece.
Deseo con el mas vivisimo interns que Jose me haga
nombrar entire los Convencionales por esa provincia. Asi
es preciso que siVd. demora su viaje en el Rosario, le es-
criba en el acto para que no me ganen de mano. Tengo un
vivisimo interns mi amigo. No pierda tiempo.
Esperamos A Velez de mariana A pasado con la ratifi-
cacion.
Asegur6 & Fraga que no tenga el menor temor respect de
D. Pablo-que no s6 de donde le han ido a contar mentiras
y hablarle de serenatas, y cumplimfentos que este senior
bhaya recibido-que es falso y que tampoco puede moverse
de esta ciudad.
Respecto de Jos6 le dir6 en confianza que en primer
oportunidad sert General de la Nacion,-iQu6 lindo gene-
ral, ehl
No deje de mandarme lo mas pronto possible el caballo
al Rosario. Deseo pasearme en el mes de Setiembre. Que
sea cosa buena y manso.





uOBRA8 DS K AKMIENTO


Y sobre todo no deje de escribirme siempre, aviseme to-
dos sus proyectos, todos sus pensamientos. Sabe que todo
ello interest a su amigo-
Federico de la Barra.

Esta carta, la larga escrita Jos6 y otras que debieron
acompafiarle, obraron un cambio sdbito en la political de
Virasoro, dejando traicionadas sus promesas tan exponth-
neas, y cavado el abismo en que iban a sepultarse pueblo
y gobierno. La carta esti escrita con despilfarro y aban-
dono. lo que muestra cuAn poco so piensa en el mal que se
estA labrando, cuanto menos se hace alto en los (erechos
de aquel infelicisimo pueblo, A quien se le dan gobernado-
res, senadores, diputados, convencionales por el vivisimo
deseo que uno del Rosario siente de serlo, por no hallarse
en el Parana propina que darle A otro, por aumentarle el
sueldo A un official de secretaria del gobierno national.
ZDecidnos vosotros, pueblos que presenciais estos actos, si
aun os queda rubor en el rostro, no ha hecho bien San Juan
de sepultarse en sus ruinas, antes que consentir tanta
infamia?
Revelaremos para elucidacion de este cambio la existen-
cia de ciertos hechos, que revolotean, cual sombras sinies-
tras, sobre aquel cuadro. En carta de 29 de Junio del Pa-
rana al negociador del tratado le decian lo siguiente: aYa
habra Vd. visto la circular del ministry Pujol, por un lado
cierra la puei'ta de la Convencion A los Diputados alquilo-
nes, y por otro la abre. Me parece que aqui veo la mano
del Sub-secretario de ese ministerio, cuya candidatura ha
sido recomendada A Corrientes. A Mendoza han recomen-
dado A Luque, Chenaut y Zapata. A San Juan a Ocampo y
Barra, segun se dice, pues de esto no tengo la seguridad
que de los otros. A San Luis, Rodriguez; Olmos a Salta, A
Tomas Arias y Pardo a Tucuman, etc., etc.)) Sigue la lista
de los recomendados de los cuales una parte no estan en
las condiciones del tratado de 6 de Junio, que arreglaba las
bases de la Convencion, que se queria fuese la expression
de la voluntad de los pueblos y no la del Poder Ejecutivo,
cuyos poderes y facultades se pretendia modificar. Por la
carta de que tomamos este apunte y que se mand6 archivar





ANTONINO ABERABTAIN


-en ei Ministerio de Gobierno, result que en despecho del
tratado y contra su objeto y espiritu, del Parana sali6 re-
comendado A toda la Confederacion el personal que debia
-aparentarse que venian elegidos por las provincias, cosa
que sucedi6 en efecto en San Luis, Mendoza, San Juan,
Catamarca, Rioja, etc.
Ocampo no sali6 electo por San Juan, acaso porque Vi-
rasoro no quiso llevar A tal escandalo el arbitrario; conten-
tandose con satisfacer el vivisimo deseo de su amigo; pero
Ocampo estaba tan seguro de la eleccionque tom6 casa alqui-
lada con anticipacion en Santa Fe, la misma que subarren-
daron otros convencionales, habiendo fallado el nombra-
miento. Para. mayor evidencia del hecho, Aberastain lo
confirma & la Ilegada del propio de San Juan. cMe apre-
suro, dice en carta del 2 de Agosto dltimo, a rectificar mis
*anuncios anteriores.>) La esperanza de este pueblo de te-
.ner libertad de sufragio en la election de convencionales,
dur6 solo hasta que lleg6 la circular del E. N. en que re-
comienda a los gobernadores Ilamen la atencion deo los
electores sobre que los elegidos han de ser naturales de la
provincia 6 residents, sin perjuicio de que no lo sean. Esto y
la recomendacion de Derqui que vino A Virasoro para que
lihciese nombrar A Barra y Eusebio Ocampo, hizo que Vira-
soro retirase sus promesas de libertad complete de sufra-
gio, A que arreglase la cosa de manera que no fuesen ele-
gidos sino los recomendados, como sucedera. Sin embargo,
se dice que en el interest de reconciliarse con el partido
Rojo 6 Provisor, Virasoro ha consentido en sustituir a Ta-
*deo Rojo en lugar de Ocampo dandd asi A Rojo una satis-
faccion pdblica, como fu6 pdblico su destierro. Quidn
'sabelb
(Creo en la election de los recomendados. Este es un
pais conquistado; no tiene vida. Virasoro quiere su en-
grandecimiento personal A toda costa. Pujol, Victorica,
Urquiza, son sus enemigos. Derqui es su solo apoyo y si
no le da gusto es perdido. No queda & los Virasoros otra
base que San Juan. Aqui estA ya D Pedro, que se dice se-
ra ministry del gobernador. Si hacen A 6ste jefe de la
circunscripcion military del Oeste, lo haran general. El jue-
ga y negocia, y so hara rico. Tiene sangre fria y desver-
gtUenza 6 ingenio para la intriga. MedrarA, en mi concept





OBRAS DE SARMIENTO


to, mas que Benjamin, que esta arrumbado en el Rosario.-
Pero fuera de San Juan nada podrAn los Virasoro.
(Mucho hemos deseado saber algo de esa para reanimar
nuestras esperanzas, nos han permanecido mudos. Estamos
persuadidos, yo al menos, que Derqui hara rechazar las re--
formas en la Convencion y entonces Iqu6 sucederi? Supon-
go que ira, no A la Convencion, y ojalk fuera tambien el ge-
neral Mitre.
(aVirasoro se hizo elegir aqui gobernador. Precipitaron
ayerla election, que no deberia ser hasta el 10 de Setiem-
bre, cuando mas temprano, pues se recibe el 8, qui6n sabe
con qu6 prop6sitos; tal vez temiepdo que algun acuerdo de
Vd. con Derqui en su visit A esa, pudiera hacer mudar &
este de political y estorbar el nombramiento. Todo estA.
hecho.
No volvia, en efecto, la poblacion del estupor de saber que-
ella elegia A Barra, su representante en la Couvencion, de
que solo habia creido dignos A Carril, Aberastain, Oro, Sar-
miento, Rawson, cuando se procedi6 & doblar la Legislatu-
ra para election de Gobernador propietario, esta es la suya.
propia operation que se efectu6 convocando & los escuadro--
nes de milicias rurales y esparciendo, la voz de que se im-
pondrian multas y prison con trabajos pdblioos, A los mili-
cianos que no votasen. Hici6ronse las elecciones en el
mayor orden. Cada compania con su jefe A la cabeza des-
filaba por delante de la mesas que inspeccionaba Hayes y:
Correntinos, y deponia su voto.
San Juan no habia presenciado estasescenas de cinismo.
Benavidesse habia heeho reelegir seis veces consecutivas
sin insultar el pudor pdblico. Cuando el juez que presidia
el acta en la iglesia de Santa Ana, inica mesa electoral en-
tonces, pasaba part que siendo la una y no habiendo con--
currido nadie A votar habia lavantado la mesa; se repetia
una segunda convocacion y el mismo Benavides llamaba A
unos cuantos ciudadanos para que pusiesen algunos votos.
en la urna, A fin de cohonestar el hecho permanent 6 ine-
vitable de su gobierno. Y qu6 representantes los electos
esta vezi Nunca el oprobio de un pueblo lleg6 A este extre-
mo; nunca San Juan se sinti6 mas envilecido. La Legisla-
tura permanent de Rosas tenia por lo menos las forms.
exteriores de los hombres.





ANTONINO ABERASTAIN


Creado el instrument adecuado A la obra, un dia fuW con-
vocada la Legislatura y mes y ocho dias antes del period
constitutional, el 10 de Agosto, Virasoro result electo go-
bernador para el siguiente period. Una multa de cien
pesos fuertes fu6 impuesta al Representante que no asistie-
se '. esta session, y solo un .Garamufo, mand6 los cien pesos
antes de cumplir aquella orden.
Habianse elegido asi mismo los Diputados A la Convencion
y aquel volcan de iras suscitadas por tantas afrentas dej6
de echar humo.
Ningun detalle do estos viene de Aberastain, que no
volvi6 A tocar el asunto. En un album, sin embargo, habia
escrito palabras de una desesperacion reconcentrada. (Mi-
lano e Tedeschi! San Juan conquistado!b
Las minas vuelven A absorverlo todo entero.
De la inconstitucional prisa de hacerse ,nombrar gober-
nador, dice: ((quiza proViene de que nos hagan algun
arreglo alli. Era esto mientras el Presidente y el General
Urquiza se hallaban de hu6spedes en Buenos Aires, y se
hacian en efecto arreglos sobre la question malhadada de
San Juan. Lo inico que intencionalmente ha descrito
puesto que la carta se reduce A esto solo era el acto de
recibirse Virasoro de- Gobernador. ((Si este horibre tiene,
vergiienza ayer ha debido, dice, cadrsele la cara al ver como,
se ha recibido. Veinte y dos personas entire Represen,
tantes y oficiales lo acompafiaron desde la sala hasta la
casa de Gobierno. Ni niflos ni chusma que siempre suelen
asistir A estos actos, seguian el acompaflamiento.)
Otra carta dice veinte y tres acaso contando al mismo
Virasoro.
La ceremonia se posterg6 dos horas, no habiendo concu-
rrido sino diez y seis representantes de los que eran de su
propia manada. Para publicar el bando, fu6 precise esperar
otras dos horas por no poderse reunir los guardias nacio-
nales necesarios para former el piquete. Una vez reuni-
dos los indispensables se encontr6 que no habia sino cinco-
mdsicos, y con esta siniestra mdsica en que figuraba en
primera linea la tambora y las trompas de cobre se anun-
ci6 al pueblo de San Juan que habia elegido gobernador
propietario, y por tres aflos mas se prolongaba el malestar-
de treinta que le habian precedido.





OBRAS DR SARMIENTO


Otro pequeflo incident exacerb6 por este tiempo los
animos, como si los genios de la muerte anduviesen lan-
-ando teas incendiarias. Virasoro vivia entonces fuera del
recinto de la ciudad, trazado por cuatro avenidas anchas.
Una acequia de agua pasaba por dentro de una pteza en
que habia una mesa con papeles. Una carta hubo de vo-
larse sin duda, y caer en el agua que la arrastr6 consigo,
y llevandola de vecindad e4 vecindad, cay6 bajo las mira-
-das de un buen vecino, que ley6 en ella lo que sigue:

Corrientes, Marzo 17 1860.
Querido Jos6 Antonio: aunque te he escrito repetidas
-veces, pero vuelvo a hacerlo para decirte algo que aunque
debes saberlo to lo repetir6.
El puesto que le han ofrecido A Benjamin arites de ahora,
no se lo piensan dar y al contrario parece que le hostilizan.
Yo sin embargo que he trabajado tanto en el sentido que
habiamos convenido, no se me dice una palabra y desconfio
much que contigg usen igual felonia. Lo que yo des-
duzco de estas inconsecuencias, es que Urquiza ha hecho
cuanto ha podido por impedir que nos liguemos A Derqui,
torque nos teme como A nadie que le hagamos pagar sus
traiciones y no se satisface con cuantas pruebas le damos
de amistad, asi que ha preferido ponerlo A Pujol, el famoso
traidor, el bandido nulo, porque de este no teme.
Abre pues el ojo-td que sos el dnico que has quedado
parado-no les aflojes manija, pues esta'visto que para que
esta gente lo respete A uno, es precise ser como ellos
picare, inconsecuente y.... Ya ves como se han sostenido
los Taboadas, Paz, Lopez, Pujol, etc. Haste elegir nueva-
mente no hay remedio-no hay que arredrarse-es precise
escalar el poder por donde ellos.
Recibe recuerdos de Justa y daselos muy afectuosos a
Elena de nuestra parte. Muchos cariftos A los muchachos,
el nuestro sigue guapo.
Tu afectisimo hermano.
Cayetano Virasoro.B

El buen hombre sorprendido, espantado, llev61o A un sa-
-cerdote, por temor de obrar mal divulgAndola: el sacerdote
comunic6 A otros su contenido, circul6 la carta en c6pias, y





ANTONINO ABERASTAIN


San Juan se persuadi6, de lo que antes era solo una deduc-
-cion sacada de los hechos, que estaba entregado a una fa-
milia de soldados estrafios, como lo estuvo Mendoza y con-
'tinua propiedad de los Aldaos, como lo estara Sw Luis en
manos de los Saa que son seis hermanos c6lebres ya por
-actos que repetirai como los de Nana Saib y de los Druzes
y muronitas segun todas las prensas del mundo. D. Caye-
tano Virasoro con aquella odiosa carta, odiosa por sus doc-
trinas, odiosa por el insulto hecho al pueblo de San Juan,
odiosa por los prop6sitos de subversion contra.Derqui, y de
-6dio contra Urquiza, los cuales han sabido olvidarlo todo
para ahogar en sangre inocente sus propias faltas, enve-
nen6 las llagas de San Juan.
Estos eran los hechos notorious, culminates hasta aquel
*dia fatal. El anterior habia venido una esperanza frustrada,
A ahondar mas el abismo que se venia cabando en San
Juan. Apenas se firm el tratado de 6 de Junio y pudieron
los hombres hasta entonces divididos entenderse y hablar-
-se, el Sr. Sarmiento escribi6 al Presidente pididndole reme-
diase la situation an6mala de San Juan, sefalandole los
-males que encerraba, 6 indicAndole, lo que 61 haria aunque
no se atreviese A esperar que el Presidente tuviese el, noble
so mandando sobreseer en la causa seguida A Gomez y
Laspiur, y declarar restablecidas las autoridades constitu-
cionales de San Juan. Podria ser duro al amor propio de
un hombre hacer lo que todos los gobiernos del mundo
hacen, cambiando ministros los monarcas para adoptar una
political diametralmente opuesta A la que seguian, A fin de
deshacer sus propios errors; revocando los absolutos y
aun los juices sus propios autos por contrario imperio, con
mejor acuerdo, y otras palabras sacramentales. Pero el
mal esta en que se desestima el fondo y las formas del de-
recho, y dos veces ha sido inmolado San Juan en aras de la
passion 6 del inter6s del moment, y hasta del decoro con
que se revisten sus propias faltas: El Presidente ofreciendo
su simpftica atencion a aquel asunto que no podia ventilar-
se en cartas, dejabalo para tratarlo a su venida A Buenos
Aires. Esta era en Junio y quedaba hasta Agosto tiempo
apenas para quitarle de la cabeza A Virasoro imponerse
gobernador a San Juan. En Julio vino el Presidente y no





OBRAS DB SARMIENTO


era cosa de acometerlo el primer dia y sin que 61 provocase
el asunto. Y los dias pasaban! Interes6se & D. Delfin Huer-
go y a D. Benjamin Victorica para que urgiasen porque
el tiempo lo requerla, y el Sr. Victorica que oia la moderada
esposicion de los incoivenientes de la prolongacion del po-
der de Virasoro en San Juan, interrumpi6 diciendo con voz
conmovida y llena de indignacion (n6; no es eso solo, es
que Jos6 Virasoro es el, malvado mas atroz que pisa la
tierral! I
Oyol6 D. Delfin Huergo-y darr testimonio de ello el sehor
Victorica si aquel movimiento de conviction salia del fondo
de su alma. Dari testimonio el Dr. Pujol hoy adversario
politico, que decia la misma cosa en casa de Sarmiento,
dirAla el General Urquiza, que cuando firmaba la carta co-
lectiva reprobaba dejarle traslucir la esperanza de colocarlo
en el ej6rcito: ((es un malvado, decia, incapaz de gobernar
y peor en el ej6rcito.))
Es voz pitblica que Jos6 Virasoro mat6 & su padre. No
sostenemos ni la posibilidad del hecho; lo que aseguramos
es haberlo oido tres veces; y si no es cierto 6 solo son sos-
pechas 6 imputaciones, algo debia haber de profundamente
perverse en su naturaleza para que recayese sobre 61 esa
imputacion que de siglo en siglo recae sobre alguno., Los
que conozcan el origen de este rumor, los que sepan la
verdad, si verdad hay, rev6lenlo al pdblico para tranquili-
dad de los manes de los quinientos vecinos de San Juan
que han sido despedazados por las fieras & causa de haber
querido librarse de la garra de aquel horrible malvado. Lo
que se cree fuera de duda es que degoll6 en su tienda de
campafia en presencia de seis espectadores, 4 dos compa-
fieros para arrebatarles de encima de la mesa la plata que
acababan de ganarle, sacando el cuchillo y revanAndoles
la garganta de un tajo, de manera que los cadaveres si-
guieron sentados, por algunos segundos. Lo que,es cierto,,
incuestionable, es que sac6 al Presidente de la Sala de Co-
rrientes de su casa y lo hizo degollar,por su sola voluntad.
Deseamos saber si hay quien ponga en duda este hecho.
atroz qne debi6 servir de antecedente conocido al Progre-
so del Rosario en articulos suscriptos por su redactor
para Ilamarle el asesino. Virasoro, justificando ia oposicion
de San Juan, y esperando de un moment A otro su caida..





ANTONINO ABERASTAIN


El Dr. Pujol debe decir si siendo ministry. rehus6 con
indignacion las solicitudes de D. Jos6 Virasoro para ser
reintegrado en la propiedad de estancias y ganados de que
se titulaba despojado, por no ser mas que despojos que 61
habia hecho a sus lejitimos duefios; los cuales habian
vuelto a entrar en posesion de lo suyo desde que el de-
tentador no tuvo fuerza ni poder para retenerlos.
La fama de estas rapacidades de Jos6 Virasoro no habia
sido obstkaulo para colocarlo en el Gobierno de San Juan,
y ya se lhan visto los efectos.
Obtdvose, volviendo a la narracion de los sucesosj la -en-
trevista con el Presidente que indic6 medios sencillos de
-sacar Virasoro de San Juan, y que son los indicados en
las cartas publicadas en los diaries de San Juan. El reme-
dio, si tal, era llegaba tarde. Tres dias de diferencia me-
diaron entire escribir las cartas aquellas, y hacerse elegir
gobenador Virasoro que era lo que queria evitarse con
ellas.
La grandeza y majestad de las escenas que tenian lugar
por entonces en Buenos Aires y cuyos detalles difundian
los diarios, los tranquilizaban haci6ndole presajiar dias mas
felices. En las pocas cartas de la 6poca que media entire
la recepcion de Virasoro y la reunion de la Convencion, no
se descabre agitacion, ni zozobra en los espiritus, sino es
la espectacion ansiosa del resultado de los trabajos de la
Convention Nacional, contando al tanteo, diremos asi, el
nmmero de votos, en pro 6 en contra, segun las influencias
jque llevan A tales 6 cuales diputados. El Dr. Aberastain
se queja por entonces de no saber nada de lo que pasa en
estos puntos, y recomienda a Zavalla, diputado por, San.
Juan, esperando que adheriri a las reforms.
Lleg6 de sdbito cuando menos lo esperaban la notioia a
San Juan de haberse aceptado las reforms, y haber sido
-dejada la diputacion de San Juan fuera de la Convencion.
Necesitamos detenernos sobre este hecho que con tanto
aplauso fu6 recibido en toda la Repdiblica, como una satis-
faccion moral dada al pueblo de San Juan, a quien se le
habian tan desvergonzadamente impuesto diputados al
Congress y Convenciones. Barra Senador y Convencional
por San Juan era la mAcula visible que mostraba a los ojos
,de todos la burla que se hacia del Congreso; y era precise





OBRAS DE SARMIENTO


en pals tan dilatado, entire provincias casi incomunicadas.
entire si, levantar y hacer real el Congreso, A fin de que-
viniendo de las Provincias verdaderos representantes, A
participar en el gobierno general, el ejecutivo pudiese ser
informado de la situation respective de cada provincia y
gobernarlas con conocimiento de causa. 4Podia llevarse
la ceguedad A mayor grado que tener por Senadores por
San Juan a Barra Y Guido, por Diputados & Virasoro y
Alvarez Condarco, y estar dando palo de ciego sobre aquel
pueblo, precisamente, porque el Ejecutivo Nacional toxnaba
la esquisita precaucion de ponerse 61 mismo una venda en
los ojos, con sus diputados del Parana, Buenos Aires 6
Corrientes, que no sabian en que punto del mapa estaba
el San Juan de cuya opinion se decian representantes?
Esta idea llena de sentido comun, indicada por las pecu-
liares circunstancias del pais, autorizada por la practice de
los Estados Unidos que en nada dafiaba al Poder Ejecu-
tivo, fu6 la que prevaleci6 en la Convencion de Buenos
Aires, y cuya inmediata aplicacion quiso asegurar sin
conseguirlo el tratado de 6 de Junio. La Historia recor-
darA, para verguenza de nuestra 6poca, que la organization
de la Reptiblica ha estado A punto de fracasar, porque hay
Gobernadores que pretenden, A riesgo de encender la gue-
rra, que seria el derecho mas carol al pueblo que mandan, el
de ser representados en el Congreso por individuos que los
electores no conocen, y por quienes no tienen ni afecto, ni
vinculofalguno humano;,y mayor serA el asombro cuando
se sepa que un sacerdote es el que ha levantado esta
extrafia bandera negative de los derechos de un pueblo A
representarse porsi mismo.
Pero much se engafiaria el que creyese que la influencia
direct de la diputacion de Buenos Aires, 6 de alguno de
sus miembros tuviese la principal parte en la expulsion
de Barra de la Convension. Cuando aquella diputacion se
reuni6 en el Rosario con la de las provincias, encontr6se
queya venia formulada por los diputados de estas, en uu
dicho chistoso, porque si, porque bueno y por otras razones. La
expulsion personal de Barra, como un vejamen nuevo
h'cho A San Juan, como un desdoro y apocamiento de la
dignidad de la Convencion, reunia los cuatro quintos de la
mayoria de aquel cuerpo, no difiriendo sino en la forma y





ANTONINO ABERASTAIN


manera de rechazarlo; y si duda quedase i algunos, bas-
taba absolverlas la carta del General Urquiza que recibid
en Santa Fe el senior Fragueiro, y que aludiendo i este
asunto, decia A mas de las razones pdiblicas que habia te-
nido para no asistir a la Convencion, habia obrado asi, por
no encontrarse asociado A hombres iudignos de aquel
puesto.
Para apurar los medios de conciliacion entire la dignidad
y autoridad que ia Convencion queria asumir, no dejAtidose
imponer toda diputacion que le viniere, por espidreo que
fuerasu origen; y el deseo por otra parte de no suscitar
dificultades innecesarias, el Presidente de la comision
examinadora de los poderes, propuso y fu6 acdptado por las
parties disidentes, negociar la renuncia de Barra, y poner
asi termino A la question; mas el que espontineamente pro-
puso este expediente, y se encarg6 de llevarlo A cabo, hizo el
papel del cuervo del area de No6. Fue en la noche al
Parank y no trajo a su vuelta dos dias despues respuesta
ninguna. No querian, pues, transar ni en este punto.
La Comision redact6 el informed que sigue:
((La Comision ha examinado en largasy detenidas discu-
siones los titulos de los Convencionales de San Juan, y por
t6rminode sus laboriosas tareas ha resuelto aconsejar que
esos titulos sean desechados por la Honorable Asam-
blea.
((Sin detenerse a despertar reminiscencias desagradables,
ni hacer la historic de los acontecimientos espectables de
San Juan, la comision ha encontrado que esta Provincia no
ha estado en condiciones electorales cuando la election de
Convencionales, porque en consecuencia de una series de
actos demasiado notorious no existe allf la soberania provin
cial, hablando constitucionalmente, y por consiguiente que
falta en San Juan una condition fundamental para recono-
cer que sea genuina su representation en esta Asamblea
que va a revisar la question federal. No existiendo el ejer-
cicio de su soberania interior por no haber sido restableci-
dos sus poderes p-dblicos, mal puede creerse que ella sea
legalmente representada en la gran Asamblea Nacional;
circunstancia sobre la que la Comision no ha podido esta-
blecer ningun genero de equidad contra el principio; y por





OBRAS DB SARMIENTO


to tanto aconseja & V. H. el siguiente proyecto de de-
creto:
No aceptarido los representantes conocidos de Fa influen-
,ciadel General Urquiza esta minute, fu6 precise volver A.
zsesiones privadas y convenir en otra forma. Era necesario
A los Diputados que representaban la opinion dominant
en esas provincias esta uniformidad, porque al ponerseen
contact los Convencionales so encontr6 con que los que ha-
bian sido electos por recomendacion express del Ejecutivo,
;bajola direccion de uno de sus miem no querian dar
seguridad algunasobre dos puntos que a Buenos Airesinte-
resaba, entire ellos el relative 6& tratados; mientras que en
esto convenian los amigos del General Urquiza, y a mas en
la condenacion moral de la diputacion de San Juan, con
tal que no se hiciese alusion A hechos anteriores, solo re-
chazAndola por la conciencia intima de que no habia sido
electa por el pueblo de San Juan.
El expediente de no pronunciarse la Convencion sobre
los poderes de los Diputados de San Juan, anicos que trafan
la expresionde ser electos por election can6nica, para hacer
mas aparente la coacion, fu6 sugerido por el doctor Victo-
rica, y apoyado por el doctor Alsina, con lo que se conforma-
ron los dos tercios de los Diputados 6A la Convencion. Carta
del doctor Victorica escrita al General Urquiza inmediata-
mhente de transada esta question, revela el calor y buena
voluntad, con que habia concurrido al 6xito. (Santa Fe,
*26 de Setiembre de 1860: Hoy tendrk lugar la instalacion
de la Convencion despues de muy series dificultades. Los
amigos de V. E. hemos hecho segun sus instrucciones los
mayores esfuerzos por una transaccion que satisfaciese A
todos en lo posible'y que trajese A Buenos Aires entusiasta
A la union...................... ............. ..... .......
(Puedo avisar A V. E. que en pocos dias habremos termi-
-nado felizmente y que los Diputados de Buenos Aires y
una gran mayoria de loq de las provincias volverAn muy
,contentos....................................................
((El mayor signo de lealtad de nuestras gentes, es mos-
trarnos francos para aceptar las reforms que Buenos Aires
ha propuesto en cuanto no menoscaben nuestro honor ni la
Lsoberania national.





ANTONINO ABERASTAIN


III

iCuando lleg6 A San Juan la noticia del resultado de la
,Convencion national, fos pechos de todos se dilataron ex-
-clamando: al fin se nos hace justicial y de una en otra fa-
,milia se pas6 la voz de mandar celebrar una misa en accion
-de gracias, manifestacion inocente del sentimiento pdblico,
-que el Gobierno de Montevideo no ha estorbado, cuando en
manifestacion dedolor, se ha hecho dos veces por el desas-
-tre de Quinteros.
El Gobernador Virasoro que habia deshecho su propia
lobra quince dias despues, haciendo una injuria al senti-
amiento de dignidad de un pueblo entero burlado y trai-
-cionado, solo por satisfacer el vivisimo deseo de alguno de
-ser nombrado Convencional, quiso ahora satisfacer sin du-
da su amor propio contra la sancion dcel cuerpo soberano
.que representaba la nacion, contra dos tercios de mayoria,
-que es la solemnidad de los cuerpos representatives, y ante
-cuya cifra enmudecen todas las disidencias. Virasoro, para
,no anunciar la proclamacion de la Constitucion reformada,
Mfingi6, A la llegada del correo, que Pefialoza invadia A San
Juan, acuartel6 tropas, llen6 las called de partidas Acaballo,
y mantuvo la alarma una semana, hasta impedir que se
-celebrase ni con la expansion de los semblantes la incorpo-
xracion de Buenos Aires.
Otro aspect tomaba la nueva administration de Viraso-
oro, desde que asegur6 la propiedad del Gobierno.
Toda apariencia de pudor desapareci6 en material de
adquirir fortune; no importaba por qu6 medios, y en este
:insano prop6sito, todos estan acordes con que era D. Pedro
-el que le comunicaba la fiebre de una codicia insaciable.
'Y & prop6sito de D. Pedro diremos que existe en Buenos-
Aires su correspondencia con el jefe del ej6rcito de opera-
-ciones de Buenos Aires, mientras l1 era comandante del
,Rosario, revelandole todos los secretes que posela sobre la
luerza del General Urquiza, y material de guerra, con ma-
yor exactitud y verdad que no lo hicieron los agents pro-
pios, y dando por garantia de su veracidad su 6dio impla-
TOMO xZL.- 4





OH1tA I)Db AKMAIIGNTO


cable al General, 6dio pdiblico de que participaba D. Jose, y
que revela la carta de D. Cayetano.
Las minas tomaban de dia en dia incremento en San
Juan, y la poblacion alejindose de la political, se abando-
naba con actividad a la exploracion de los cerros, al ensayo
de los metales hallados, y & la elaloracion de las minas-
que se reputaban de provecho. Mil doscientos pedidos de
minas so habian hecho, y es precise saber lo que tal cifra
supone de personas interesadas, y la fiebre y entusiasmo
que produce los descubrimientos, para star seguros de
que ninguna otra preocupacion pueda existir active en el
Animo al lado de esta tan absorvente, si no existen causes
extraordinarias.
Pero alli en aquel refugio contra las arbitrariedades del
gobierno debian todavia encontrarse con la presencia de
los Virasoro, y sentirse amenazados. Doscientas barras de
minas acumula la familiar y el dltimo acto de la administra-
cion de Virasoro fue un despojo & la ((Descubridora,) con-
tra los privilegios excepcionales que la ordenanza le ase-
gura. Solo el frenesi de la codicia podia hacer aspirar A
este ndmero colosal de pertenencias de minas, que reque-
rian millones para su laboreo.
La falta de seguridad inducia 6 los peticionarios de vetas
a dar al Gobernador algunas barras para tenerlo de su la-
do. La mujerrecibia donaciones de barras, los hijos ha-
cian pedimento, ante su padre, de vetas; la partida de po-
licia iba a los minerales descubiertos y pedidos i desalojar
a sus duefios porhaberse equivocado en el nombre termi-
nativo del cerrro de los Hornos; y Don Pedro Virasoro ha
soportado impasible que el duefio de la casa en que se ce-
lebraba un contrato de minas, lo expulsase dici6ndole: reti-
rese sefor, que no queremos darle part a Vd. en esta
mina. El insisti6 en permanecer hasta arrancarles parti-
cipacion. Los detentadores de minas que querian usurpar
el titulo yel derecho a los legitimos propietarios, se asocia-
ban & Don Pedro 6 A Don Jos6, encargandose el Dr. Abe-
rastain de defender los derechos del propietario de una
mina; y yinindose este a Entre Rios At interesar al general'
Urquiza, si podia, A fin de oponer poder A powder. La orde-
nanza de minas ha puesto coto a estas influencias que co-
rrompen en su raiz la justicia, prohibiendo tener minas A.





ANTONINO ABBRASTAIN


las autoridades que ejercen jurisdiccion sobre el distrito
minero.
Concibese qtie la presencia del doctor Aberastain, abo-
gado entendidisimo en este ramo especial'de la legislation,
y muy capaz de poner de manifiesto toda usurpacion y vio-
lencia; debia ser muy molestbo los Virasoro, y desde enton-
ces el blancode aquella potiticade aves de rapifiay.de lobos
fu6 alejar de San Juan el mastin que guardaba el rebafio.
Pero esta manifestacion de la tirania, amenazando dia-
riamente la propiedad de las minas, cuyo valor exagera la
imaginacion porque puede ser sin limits, segun que la
suerte sea propicia, cuya propiedad depend de la autori-
dad que pone en el pedido:-concedida sin perjuicio de ter-
cero, 6 no ha lugar por estar ya concedida,-iba tocar la
cuerda sensiblede las sociedades modernas, la seguridad y
lalibertad del trabajo, y desde el tiltimo peon hasta el
acaudalado minero, empezaron 6 sentir que aquel gobierno
era, no solo una r6mora, sino una amenaza continue &a
su prosperidad, y entonces hasta las classes vulgares,
ansiaron por un gobierno ilustrado, moral, just, que
diese y conservase i cada uno lo que le pertenecia-
Sofiaban todos, y lo revelaban las exajeraciones mismas
de las cartas, en un porvenir grandiose con la riqueza de
las minas de que tenian ya manifestaciones espl6ndidas, y
las minas por un lado, y la union de Buenos Aires por otro,
exaltaban los tnimos, contra el vergonzoso cuadro de los
hechos que presenciaban y el derecho que las simpatias de
la Repfiblica y las decisions nacionales les acordaban.
El Dr. Aberastain ha hecho en el manifesto de agravios
que motivaban y justificabanla revolution, el resume pa-
lido y mesurado de las torpezas a que con mas y mas es-
ctndalo se abandonaba aquella gavilla de aventureros. Mas
colorida, mas detallada habiala hecho dos meses antes en
carta que se remiti6 al Presidente para que viese el estado
& que las cosas habian Ilegado en San Juan. Acaso crey6
que en aquella pintura estaban recargados losImatices por
la mano infiel del espiritu de partido, acaso su propio juicio
6 preocupacion ofuscaba su mente para no ver la realidad.
Era por otra parte impossible comprender a, hombres que
no conocian al Dr.'Aberastain, la calma normal de su espi-
ritu, la falta de imajinacion que era su defecto, la honradez





OBRAS DB 8ARMIENTO


y estricta veracidad de su palabra, que aquella carta apa-
sionada, era el humo indicador de una erupcion terrible.
Aberastain decia en ella eque no se hablaba de otra cosa que
de revolution, del pueblo, del Chacho, de la Mashorca, y
aunque no creo, afiade, que exista nada preparado, esto le
dara idea del estado de los espiritus.
Si ahora se recuerda que la revolution se consum6 sin
que hubiese alma nacida en San Juan, que diese de ello
noticia A los Virasoro, no obstante prepararse en las calls
y a la luz del dia, se convendrA en que era desgraciadambn-
te verdad lo que decia el que estaba destinado por la Provi-
dencia A inmolarse al frente de aquel pueblo privado de
libertad afios habia.
Pero aun asi, para trazar el caracter de Aberastain, y su
ingerencia en los hechos posteriores A esta carta (cuya
fecha precisa no podemos verificar) revela que el Dr. Abe-
rastain, afectandose y dejandose dominar por el espiritu
pdblico, no tomaba parte en los hechos.
De los rumors de revoluciones que se cruzan, habla
como espectador ifiteresado pbro inactive. Esta era su pri-
mera carta tambien en que formulase cargo, y entrase en
detalles seguidos sobre los hechos de Virasoro. Comparan-
do las cartas anteriores suyas, con las contemporfneas de
comerciantes, de mujeres y otras personas v6se en estas, la
preocupacion dominant, mientras que las de Aberastain
tocan por accident algun hecho, sin proponerse comunicar
todos los hechos del mismo g6nero; reprueba, caracterizat
pero sin intencion ni prop6sito deliberado de denunciar las
arbitrariedades que presenciaba.
La carta que estA en poder del Presidente menciona en-
tre los medios de despojo de Virasoro la carpeta verde, en
que ya habian dejado sus propiedades en casas y fincas los
que cedian & la tentacion, no pagando 61 cuando le ganaban,
y tomando prestadas sumas considerable de los vecinos
ricos que se le acercaban con la esperanza de ponerse A cu-
bierto de sus demasias.
En este estado de cosas, no quedando al pueblo otro rer
curso que la revolution, la prudencia del Dr. Aberastain
le sugiri6 la idea para retardarla, dando una esperanza al
pueblo A fin de calmarlo, de autorizar un encargado que
fuese a Buenos Aires A esponer al Gobierno la situation





ANTONINO ABERASTAIN


insostenible, y la necesidad de cortar el mal que cada dia
iba adquiriendo creces.
El seflor Gaillard, frances, que habia venido de San Juan
por negocio de minas, ha publicado en su idioma en
La Tribuna la contestacion que el Ministro de Gobierno di6
A estas indicaciones. Para mayor evidencia de la verdad
de lo ocurrido, un funcionario del Gobierno Nacional se
hall present, y pudo trasmitir y trasmiti6 en efecto al
Gobierno el resultado de aquella conferencia. El Ministro
de Gobierno de Buenos Aires neg6 redondamnente su asen-
timiento y su cooperation, fundandose en que entrada esta
provincia en el orden constitutional, nada le era permitido
al Gobierno hacer por las otras provincias-que saliese de
esos limits; prometiendo poner en conocimiento del Presi-
dente la situation alarmante de San Juan, a fin de que la
remediase A la brevedad possible. El General Mitre partia
A la sazon para el Uruguay, y uno de sus objetos fue desde
entonces buscar solution pacifica a aquella question. La
carta colectiva, fu6 el resultado tardio, porque los sucesos se
precipitaron, de aquella mission y de los esfuerzos del
Gobierno de Buenos Aires. Esa carta reconocia la desgra-
ciada situation de San Juan, con perfect conocimiento de los
heehos que la ptloducian, y declaraba implicitamente la
tirania violent de que era victim. A la misma hora que
esa carta se firmaba, Virasoro sucumbia peleando insensa-
tamente por conservar el poder de que contaba sacar una
fortune inmensa dando A su sombra rienda suelta a sus
pasiones desenfrenadas.
Habiendo el doctor Aberastain para calmar la irritacion
creciente imaginado un voto de gracias A la Convencion,
para hacerlo publicar en las prensas del litoral con las
firmas de los ciudadanos de San Juan, como linico medio de
hacer conocer al Presidente y a la Reptiblica la opresion
que experimentaban, cuando ya tenia reunidas ochocientas
firmas de los principles vecinos, sfipolo Virasoro, y quiso
descargar su safia sobre el abogado de minas que era el
punto principal, sobre el ciudadano mas influyente y res-
petable, para aterrar al pueblo primero, y despues para
evitar que pudiesen en adelante quejarse las victims.
Varios ciudadanos fueron Ilamados A la Policia entire ellos
el ex-Senador Don. Ruperto Godoy, para tomarles declara-





OBRAS DE SARMIENTO


clones, sobre este hecho licito y cotidiano en las prensas y
en las practices de nuestros paises. Llam6se al doctor
Aberastain, se le detuvo parade dos horas, para vejarlo,
lhasta que reclamanido de aquellos innobles procedimientos,
sigui6 la series de atentados que el doctor Aberastain y sus
compafieros de deportacion han dejado consignados en la
solemne protest que elevaron en Mendoza ante escribano
pdblico, y que fu6 reproducida por los diaries, al mismo
tiempo que la carta colectiva era escrita. El doctor Abe-
rastain insultado enla plaza por Hayes, elejecutor y cuflado
del Gobernador, encerrado en un pajar y engrillado, se
atrajo el respeto del pueblo por su dignidad y valor, sin
salir nunca de los limits de su derecho, exigiendo al Juez
paniaguado que regularizase los actos informales, que ejer-
ciese su autoridad, que llenase las formas de la justicia,
indickndoselas i cada paso, para ensefarle lo que igno-
raba.
El Dr. Aberastain ha dejado consignado en su protest
el acto mas evidence de violencia de un gobernante, de
arbitrario, que no respeta ni aun las formas aparentes. El
Dr. Aberastain ha muerto, defendiendo el patrimonio de
la humanidad en las formas judiciales que nos ha legado,
como el fruto de largo aprendizaje hasta garantir inocen-
tes de la perverse aplicacion que pudiera- querer hacerse
sobre ellos, de las facultades que A la autoridad pdblica se
dan para perseguir los crimenes. La Inglaterra no ha
luchado por otra cosa durante siglos que por asegurarse
que los ciudadanos no pudiesen ser privados de su libertad,
ni juzgados sino por autoridades competentes, bajo formas,
trAmites y condiciones de antemano difinidas por leyes
protectoras.
El Dr. Aberastain con tres padres de families, mas fueron
deportados violentamente contra el proveido de la Corte de
Justicia que mand6 venir A si la causa, por apelacion, y no
innovar en ella. Virasoro llev6 adelante su procedimiento,
pues su objeto .era simplemente mostrar que estaba resuel-
to A emanciparse de toda forma judicial, atropellando
todo poder constituido, y proclamar como dnica ley su vo-
luntad.
La deportation era una invencion gubernativa de Virasoro,
como el enchalecado, 6 el degiiello, y tantas otras atrocida-





ANTONINO ABERASTAIN


4des que vienen a. la mente de estos barbaros llevados al
poder por un camino de violencias. Era su medio de
terror mitigado. A media noche se aparecia una partida
de soldados en la casa de un vecino, lo liamaba a la puerta
lo forzaba A montar en una cabalgadura, y le hacian salir,
.azotAndole el caballo, dirigi6ndole burlas 6 injuries, de un
solo galope, sin dejarle tomar resuello, hasta dejarlo fuera
de la frontera de San Juan camino de Mendoza. Este pro-
,cedimiento fu6 aplicado a D. Tateo Rojo que habia favore-
cido la intervention de 1859. 'Aplic6lo despues a D. Antonio
.Duran, ex-ministro de Benavides; y a cada queja, A cada
rumor de desagrado de algun vecino con sus procedimien-
atos, amenazaba deportarlo, con aquellas ritualidades de
su creacion.
El dia que Aberastain y demas fueron deportados, llam6
-el Gobernador A su casa a don Francisco Diaz y A ese
nmismo Duran vuelto de un afio de deportacion, para exi-
girles aceptasen el nombramiento de jueces de la Corte
Superior y estos individuos se prestaban A ello a condi-
.cion que los deportados fuesen devueltos A su pais, y
-sometidos A un juicio regular. Fu6 don Pedro el mas intra-
table en este punto, declarandose por terminada la negocia-
-cion A que volvieron al dia siguiente, sin obtener que re-
.trocediese de la inaudita 6 injustificable arbitrariedad de
aquellas maldades.
Las cartas y documents que revelaban estos atentados
Ilegaron A Buenos Aires por el correo de 15 de Noviembre
y el 18 apareci6 un folleto firmado por el senior Sarmiento,
tituldao El Tirono Vit'asoro, y pidiendo al Presidente en
vista de aquellas hechos evidentes por si mismos, asegurase al
.pueblo de San Juan las formas del juicio y las garantias
de la Constitucion. Escusado y hasta pueril seria recor-
dar que este escrito vi6 la luz dos dias despues de la revo-
Jucion de San Juan, sino hubiese habido hombres que con
las fechas A la vista, con el conocimiento perfect que tenian
-de los antecedentes, y olvidandolos 6 ,flngiendo olvidarlos,
atribuyeron A este escrito influencia retrospectivea sin duda)
-sobre los sucesos.
El author manteniendo hoy sus ideas,.se contentarA con
Preproducir las solemeOs palabras del Presidebte Bucha-





OBRAS DB SARMIENTO


man dirigidas al Congreso mas alto del mundo, en presen-
cia de treinta millones de habitantes.
((Ahora, dice el Presidente de los Estados Unidos en sir
Mensaje al Congresorse podra preguntar si el pueblo de los-
Estados care3ce de medios de deshacerse de la tirania y
opresion del Gobierno federal. De manera alguna. El de-
recho de resistencia de parte de los gobernados contra la
opresion de su gobierno no podra ser negado. Existe inde--
pendiente de toda Constitucion, y ha sido ejercido en todos los.
peri6dos de la historic del mundo. En vista de ese dere-
cho, los viejos gobiernos han sido destruidos, y otros nue-
vos han tornado su lugar. Este derecho se eneuentra ins-
crito en los terminos mas enedgicos en la declaration de-
nuestra independencia.)
Pero los individuos y aun los pueblos civilizados olvidan
con frecuencia que to be or not to be, ser 6 no ser, es el pro-
blema de cada hora, por mas que el viajero encuentre un
oasis fresco y sombrio A cuyo abrigo quisiera reposarse, por
mas que polvaredas lejanas le avisen del peligro que se,
acerca.
El levantamiento que el Dr. Aberastain venia engafian-
do, aplazando, se habia organizado en su ausencia, y a&
causa de su deportacion, y ajamientos y tropelfas que le
precedieron. El levantamiento debi6 tener, cuando se le
comunic6 & Mendoza el plan, su calurosa aprobacion. jPor-
qu6 no decirlo? Ocultarlo seria traicionar su memorial y-
darle uno de esos subterfugios con que otros compran -elb
permiso de continuar su camino por entire los obstaculos deo
la vida. (Yo me he hecho solidario de la revolution), dice-
en carta posterior a C6rdoba, y con sublime xpodestia, -y con.
la sevehidad del Juez que recusa el testimonio de los que-
tiehen interest, afiade: Como soy parcial he podido errar.)-
Cuando lleg6 la noticia de los desmanes A que se aban-
donaba Virasoro, comprobados por la deportacion de los.
ciudadanos, el Gobierno de Buenos Aires delibeM6 sobre lo-
que cumplia hacer eji esta nueva emergencia, y de todo se-
di6 cuenta al Gobernador, y al Presidente que se hallaban
a la sazon en San Jos6, dejando A ellos la resolution que-
juzgasen oportuno adoptar, y aconsejando dar apoyo a la-
legitima resistencia. g
El General Urquiza fud instruido de todo hasta de las in-





ANTONINO ABBRASTA1N


dicaciones hechas, que no pasaban de un nuevo deseo,
pues se esperaban y pedian ordenes. Estas mismas hubie-
ran sido inditiles puesto que todo tenia lugar al mismo
tiempo que la revolution estallaba y daba sus frutos ine-
vitables.

IV

De las viejas tradiciones de la humanidad sobrevive una
en nuestras campaias solitarias, y entire las masas popu-
lares, esas soledades de la inteligencia, a las cuales aque-
Has preocupaciones sirven de faro y de guia. Cr6ese en la
existencia de luces malignas en el desierto qua durante la
noche propenden a extraviar al viandante, y haci6ndole
abandonar el camino conocido para llevarlo a, un precipicio,
6 sumirlo en el seno del desierto A fin de aue perezca de
sed. Esta supersticion en su origen ha debido servir de
freno A las tentaciones de los pueblos n6mades de separar-
se de aquellos hilos conductores que atraviesan las llanu-
ras dilatadas 6 las saharas'inhospedables.
El Gobierno Nacional al recibir la noticia de la revolution
deSan Juan, que 61 mismo esperaba porque de todas parties
se le veia venir, vi6 cruzarse ante sus ojos una de esas
luces siniestras, y se dej6 llevar por su fatal influencia.
Nada mas confuso que el parte que de ella daba el Gobier-
no de San Luis; confusion que no aclaraba la carta de
Nazar de Mendoza que dudaba del informed que recibia del
testigo presencial llegado de San Juan, porque no era vero-,
simil para 61 que el pueblo hubiese hecho la revolution,
desde que no reputaba sino un acto de enerjia en Vixa-
soro la deportacion del Dr. Aberastain y demas ciudadanos;
su juicio tan circunspecto para reconocerla verdad, no lo
era para admitir co mo posibles las barbaras matanzas de
mujeres y niflos que acojia con placer manifesto, sino es
que supuso tales horrores para trasmitir al Gobierno Nacio-
nal las antipatias personales que no sabia disimular.
Por una fatalidad estrafia, ,que no era sih embargo:i o-
el curso general de los sucesos, se recibia al mismo tiempo.
cartas de la Rioja en el Parana de persona caracterizada,
instruy6ndole de que:'-ll de Noviembre salian de aquella
provincia un grupo de gene con armas y municiones, en-





OBRAS DE SARMIENTO


-cabezada por losBurgoas, con direction A San Juan y con
el prop6sito de batir a Virasoro. El nombre de Rollin figu-
raba en este relato, y Rollin aparecia entire los muertos en
la refriega del 16; y las dudas sujeridas por el Gobierno de
Mendoza sobre el origen de la revolution quedaban expli-
-cadas por las revelaciones de esta carta; la carta misma de
Aberastain de que estaba en posesioa el Presidente, habla-
ba de los planes que se atribuian A los asilados en la Rioja;
y .como de propia experiencia sabia el Gobierno Nacional
qu6 estragos habian hecho en San Juan las bandas indici-
plinadas del Chacho, la idea del pillaje y de desvastacion
asalt6 A todos los espiritus, y resolvi6se proceder rApida-
mente, parA.ndose poco en las formas A fin de contener en
4tiempo el desastre. Asi un prop6sito laudable en el fondo,
.pero irregular en la forma, iba a producer con creces espan-
-tosas el desastre mismo que querian evitar. No hubo en
el Parana persona suficientemente conocedora de las
distancias que les demostrase que salidos el 11 de los Lla-
,nos no podian estar fuerzas en la plaza de San Juan en la
madrugada del 16.
Tal fu6 el origen del decreto del 25 de Noviembre. Pero
hasta aqui solo llega la dis8ulpa de la intervention; lo que
sigue es el fruto de la falta de principios, y de los antece-
dentes del Gobierno Nacional sobre el derecho y la form
de intervenir en las provincias, que tanto habia preocu-
-pado A la Convencion de Buenos Aires.
El auxilio prestado por la Nacion a cada Provincia para
sostener sus instituciones serA requerido siempre; pues de
los contrario las Provincias d6biles no podrAn existir entire
las mas fuertes, 6 sera sin vuelta y sin amparo el dia que
un tiranuelo se apodere de una de ellas. Pero el uso de
*ese poder protector require la misma bonafide en su apli-
cacion que la que ha aconsejado delegarlo. No es para so-
focar todas las revdluciones por justificado que sea su ori-
-gen, como en el present caso, no es para destruir las pro-
vincias sobre las cuales haya de recaer la protection.
El decreto del 25 violaba todas las forms de la justicia,
y aun del buen sentido, con un lenguaje apasionado y vi-
-rulento que no es de gobiernos constituidos. Partiendo de
un rumor transmitido, porque rumoAts eran los de Mendoza
y San Luis, cinco horas apenas de recibidas las noticias





ANTONINO ABERASTAIN


aperecian dados por incuestionables los hechos odiosos, y
la muerte de los Virasoro declarada asesinato aleve. Esta
sola frase .ha traido los horrores de San Juan, y su uso en
un document pdblico es el desacierto politico del que no
sabrian justificarse los letrados que redactaron y firmaron
la nota obra de los oficinistas. Podria, cuando la verdad
fuese conocida, fuese el pueblo 6 pl Chacho el autor de la
revolution, resultar que habia terminado en el asesinato;
pero la revolution en si misma no era un asesinato, ni el
homicidio puede ser caracterizado de tal, sino por el juez
de la causa, y con pruebas evidentes.
El rubor viene al rostro al tener que hacer estas reflexio-
nes que no oiria con paciencia un estudiante de derecho
y que pareciera inconcebible que sea necesario hacerlas
de un gobierno de pueblos civilizados. Si jueces habian de
entender en el esclarecimiento de los hechos relatives
a la muerte de los Virasoro Lqu6 clase de process habian
de seguir si ya estaba por decreto del Gobierno clasi-
ficado el delito? La nota del Ministro de la Guerra A
Saa, ordenandole poner en libertad A los prisioneros, pues-
to que cuatro cientos ciudadanos han muerto, pone con san-
.grienta ironia de manifesto los efectos de las palabras del
decreto.
_Para que buscar ahora, en efecto, los-autores del presun-
to asesinato, si ya han sido muertos cuatro cientos inocen-
tes de este cargo? ZY qu6 perseguira el tribunal encarga-
do de la averiguacion del delito? Otra monstruosidad del
decreto. El juez buscarA 19s asesinos, y encontrarA simple-
mente los revolucionarios; de manera que la prueba de la
existencia de un hecho cierto y que nadie negarA servira
para probar una imputacion que todos rechazan. 4Ni que
justicia puede ejercerse con Jueces creados por el Comi-
sionado, animados del espiritu de odio y de persecution,
sino son aquellos Tribunales de salud pdblica que presi-
dieron A lasmatanzas de Septiembre en Francia?
A todas estas incongruencias abominables conducia el
decreto; pero la mas odiosa de todas fud autorizar con su
propia destemplanza los furores del espiritu de partido en
la prensa, exaltar las pasiones, despertar los recelos, y de-
jar sin defense y condenados A los ciudadanos de San Juan.
Podia haberse recordado que Rosas de uun acto semejan-





OBRAS DB SA8MIENTO


te, la muerte de Dorrego, dedujo el sistema de exterminio.
que diezm6 veinte afios la Repdblica, desatando el dltimo-
reato que contiene las pasiones en las turbas ignorantes.
Asesinosl repitieron todas las fuerzas de la discordia; lasesi-
nosl exclamaban matando sin piedad los soldados de SaA ena
el Pocito.
En medio de este caos de nociones confusas, que preparan,
desastres sin nombre, una luz nitida y apacible brilla so-
bre un sepulcro, sefnalando A los gobiernos futures el camino
que dejaron los presents. En carta del 15 de Diciembre
del Dr. Aberastain al anico Diputado Sanjuaninoen el Con-
so, expone sus ideas y las del pueblo de San Juan con res--
pecto al derecho y a la oportunidad de la intervention,.
con la calmade unjuez, con la conciencia del hombre sa-
no, que pesa con inteligencia hasta el 'extravio y ceguedad
de la political.
aPor las notas de este Gobierno, que son 6co de la opinion'
del pueblo, Vd. vera que negamos haya llegado el caso, ni.
de intervention, ni de declaracion de estado de sitio en la.
Provincia; pero el Gobierno y pueblo de San Juan se fun-
dan en la realidad de los hechos; es decir, sostienen que lo.
que realmente hasucedido desde el 16 de Noviembre aca,.
no da motivo legal ni para esa intervention, ni para esa
declaratoria. Mas la autoridad national cree tener datos
atendibles de que las cosas han pasado como lo expresa el
decreto de 25 de Noviembre. Entonces debe proceder como
el juez 6 el magistrado A quien se delata un grave delito.
con apariencias de ser cierta la delacion. El magistrado-
entonces procede A la averiguacion del hecho y formacion
de un sumario. Si Ila delacion no se justifica, el acusado,
es absuelto. Pero, 4qu6 debe hacer el acusado al ver que
el magistrado se dispone A enjuiciarlo? Defenderse en los
t6rminos legales hasta obtener que ese magistrado declare
su inocencia y castigue al calumniador. Suele A veces ser
ligero el magistrado, 6 proceder sin la debida imparciali-
dad, lo que sin duda le responsabiliza gravemente; pero,
el orden legal obliga al acusado A sufrir que el magistrado
forme un process para averiguar la verdad.
cEste es el caso actual de San Juan: el Gobierno national
ha sido mal informado por los gobiernos de Mendoza y
San Luis A quienes debia considerar con la circunspeccioan





ANTONINO ABERASTAIN


propia de sus destinos. Les ha creido con ligereza verda-
deramente y ha procedido en consecuencia con la misma
ligereza A dar un decreto que nunca hara honor A su cir-
cunspeccion y dignidad. Pero el Gobierno national tiene
jurisdiccion en nuestro concept para averiguar las ocu-
rrencias de San Juan y cerciorarse de la verdad de los in-
formes que se le han dado, porque estos suponen la sub-
version de todo orden legal, la falta de todo element de
.gobierno y la de garantias para las vidas y propiedades, y
Jas demas patrafias que contiene el decreto.
(Pero creemos que esajurisdiccion no puede llegar hasta
la intervention armada que rechazamos, y en virtud de las
,promesas delas cartas de Lafuente, Paunero y Conesa, y
las del mismo Saa y Dominguez, hemos sido deferentes
:hasta convenir en que venga el Comisionado en el concept
jque ha de respetar las leyes y que se ha de limitar A ver si
:son falsos los informes dados al Gobierno national, dejando
A la Provincia intactos sus derechos.
((No hemos querido preparar fuerzaa para que se vea la
*confianza que tenemos en nuestro derecho. La question es
-de ley, de constitution, no de armas.
(No tememos que nos engafien los que nos escriben las
cartas que le remito porque los conocemos como hombres
-de honor y de principios, como campeones de la causa .de
la libertad. Si nos engafian, se echarian encima un borron
indeleble.
4Los engafiaron? San Juan no procedi6 A armarse sino
-ocho 6 diez dias antes de ser asaltado por fuerzas que se
*habian empezado a acumular desde el 18 de Noviembre,
-confiando en su derecho, no creyendo possible que reforma-
-da la Constitucion para evitar nuevos desaciertos, estos se
repitiesen con caracteres que la historic desapiadada de
-otras 6pocas y de otros siglos recuerda con espanto.
Es preciso conservar la calma necesaria para juzgar- los
-actos pdblicos, y no por los resultados que sobrepasan Atoda
prevision. La primera idea que se tuvo para la ejecucion
-del decreto fu6 enviar al coronel Conesa solo, y esto acor-
dado y comunicado al interesado, este se sinti6 deficiente
para llenar su encargo, y sugiri6 la idea de adjuntarle un
-secietario.
El Sr. La Fuente que formaba parte de -la comitiva del





OBRAS DE SARMIENTO


General Mitre era el indicado, ya por su prActica en los
negocios, cuanto por sus disposiciones conciliatorias. Pero&
una vez acordado este arreglo, pareci6 que tomada un ca-
rActer especial de intervention de Buenos Aires, 6 de parti-
do, y se sujiri6 la idea de poner A la cabeza un gobernador
de provincia, como se babia hecho en la de Santiago. Acaso
para correjir lo que pudiera tener de aventurada esta elec-
cion se afadi6 un -jefe de estado mayor en el Coronel Pau-
nero. Estos individuos de la comision, partiendo desde la
sede del Gobierno Nacional, eran la espresion de su pensa-
miento, y cada uno en su esfera contrapesos opuestos A
todo estravio possible. A San Juan se le daba en los jefes
que mandarian la fuerza national garantia de su honorable
uso; y del acierto de las medidas del comisionado respon-
dia un secretario nombrado por el Presidente, cuyo concur-
so era necesario para la validez de los actos; pues ejercien-
do el Comisionado una autoridad delegada en 61 por el
President, con las personas que 61 adjuntaba para su
desempefio, no podian ser suplidos por otros, ni el Comi-
sionado mandar en persona el ej6rcito, que dejaba de ser
provincial desde que por orden, con objetos y con jefes na-
cionales se pondria en accion. Un gobernador puede revo-
car sus ministros, porque es autoridad suya la que ejerce,
pero un Comisionado es un ajente diplomAtico, jefe de ana
embajada cuyos poderes son delegados todos.
La Comision parti6 del Rosario el 80 de Noviembre y el
11 de Diciembre el secretario national comunicaba desde
San Luis sus impresiones y sus esperanzas, en estos t6rmi-
nos. ((Desde el Parana comprendi el mal efecto que debia
causar en San Juan el decreto del 25; pero esto no me afec-
taba porque resuelto firmemente A llenar mi deber, estaba
en mi mano neutralizar los efectos con las esplicaciones
confidenciales que podiamos darles. En la segunda confe-
rencia que tuvimos con el Sr. Saa se puso enteramente de
acuerdo con nosotros. Al espiritu bdlico que lo animaba sus-
tituy6se el mas ardiente amor A la paz; y sus prevenciones
y 6dios contra los revolucionarios cambiaron en simpatias.
A la 3a se orden6 el licenciamiento de las fuerzas reunidas
en la campafia.
aContando con la adhesion del Sr. Saa no tuve ya incon-
veniente de comunicar al Gobernador Coll el decreto del 25





ANTONINO ABERASTAIN


pero al mismo tiempo el Sr. SaL le escribi6 privadamente-
la carta mas satisfactoria, mientras Paunero, Conesa y yd
escribiamos tambien Aberastain inspirindole la confian-
za debida en el Sr. Saa, bajo nuestra mas formal garantia.
aTan deseoso esta el senior SaA de ser recibido en triunfo-
en San Juan, que sin esperar la-respuesta que tardark tres
dias aun, mafiananos ponemos en camino para Mendoza,
donde la encontraremos y de alli seguiremos a San Juan.
((Temo una mala contestacion del Gobierno referido; pero
si asi fuese, no obstante nuestras cartas particulares, me-
adelantar6 solo a San Juan de acuerdo ya en esto con el
senior Saa. Despues de esto usted comprendera que es
innecesario cualquier modificacion & lo- hecho, puesto que
nada puede dar un mejor resultado.)
La carta del Comisionado al Gobernador provisorio de-
San Juan esdigna de releerla ahora a la luz del incendio.
((Exmo. senior don Francisco T. Coll-Gobernador interino-
de la Provincia de San Juan.
((San Luis, Diciembre 7 de 1880. Serior de mi aprecio y
respeto: por los documents oficiales que remito V. E. se
impondrA de la comision que el Superior Gobierno Nacio-
nal me ha conflado para intervenir en su nombre en esa
Provincia y restablecer el orden pdblico alterado por los
sucesos del 16 del pasado.
((V. E. comprendera desde luego que no puede ser sino un
bieeficiopara esa Provincia la intervention de la autoridad
national en estos moments en que la Repilblica entera
estA alarmada con esos sucesos y cuando ellos pueden ha-
cer career que no hay en esa Provincia la libertad bastante
para organizer un Gobierno, que represent la voluntad
del pueblo y pueda tambien crerse que el Gobierno de V. E.
no es la expression del pueblo sino de una fraccion political
y que dominada esa Provincia por ella, no hay allii las ga-
rantias necesarias para que el pueblo express su voluntad
en los comicios pdiblicos. Para evitar pues todo reproche
y legalizar y robustecer la action del que debe presidir los.
destinos de esa Provincia creo, como he dicho, muy ben6fico
y itil que el Gobieno Nacional por medio de su represen-
tante, sea quien dirija la organization interior de esa Pro-
vincia; para que A su sombra y bajo su garantia, todas las
opinions y los intereses legitimos de las distintas frac-





OBRAS DE SARMIENTO


clones political de ese pais concurran libremente A noma
brar sus magistrados. Por mi parte y como representante
de la autoridad national no tengo otras miras ni otras
pretenciones que concurrir con mis esfaerzos A la felicidad
de esa Provincia hermana tan combatida por las pasiones
political: yo no voy alli a imponer at pueblo mi candidate
ni & colocar mi partido,. Ajeno & todos y sin conocer A
-nadie, mimision la llevar6 con altura y con independencia
de todo interest personal y de circulo: mis principios poli-
ticos son bien conocidos y creo que deba ofrecerlos al pue-
blo de San Juan como garantia de que respetar6 sus dere-
chos y contribuir6 como el primero de sus hijos a restable-
cer el orden y & orientarlo de un modo stable que haga
su felicidad. He sido el primero en saludar la integridad
national y ponerme todo entero al servicio de eUa y he
sido et primero tambien en olvidar todo resentimiento y
la political de lucha porque ha pasado la Repdblica porque
he creido que la autoridad de la ley que garante todos
-los intereses es la mission que ha de hacer la felidad de la
gran familiar argentina. Adjunto A V. E. copia de la corres-
pondencia con el General Mitre y por falta de tiempo no lo
hago con la del senior Presidente. Ruego A V. E. disimule
-la franqueza con que escribo esta carta, pues deseando
qne mis sentimientos sean conocidos, y mi mission bien
interpretada, he querido no guardar reserve A cerca de ella
much mas desde que estoy persuadido que A V. E. rli-
man iguales; sentimientos.

((Me es grato ofrecerme de V. E. atento servidor y amig o
Q. B. L. M. de V. E.

JUAN SAA..-Josd Ma. Lafuente.

Como fu6 recibida esta carta se deduce de la que el senior
Lafuente recibi6.

Sr. D. Josd M. Lafuente.
San Juan, Dlclembre 11 i860.
cMi estimado compatriota: su estimada carta del 7 del
actual vino con much oportunidad & disipar las nubes de
-disgusto que nos habia causado la noticia de la intervention





ANTONINO ABERASTAIN


-armada que contra- nosotros habia decretado el Gobierno
Nacional. Muy bien ha hecho Vd. en escribirme, y el senior
*Gobernador SaA ha propedido como un caballero de altas
prendas en los pass -nobles 6 oficiosos que ha dado official
y extra-oficialmente respect de nuestro gobierno. Con
alborozo hemos recibido todas las comunicaciones de uste-
des que nos han garantido derechos A tanta costa ganados,
libertades con tanta sangre conquistadas. Estamos con-
4tentos muy contents con los procedimientos preliminares
de la comision.
((En cuanto A la question constitutional, no tenemos tam-
Vpoco que temer. Si el Gobierno- Nacional no ha podido
intervenir por el articulo 60 de la Constitucion, como es
-evidente, cedemos de nuestro derecho, y admitimos de*
buen grado la comision porque como la autoridad national
vendrA en cierto modo A sancionar lo que hemos ya hecho
;para establecer el orden constitutional de la Provincia. No
permita Vd. que se inspiren prevenciones al senior Comi-
sionado contra nuestros procedimientos A ese respect:
vengan ustedes a examinailo todo con calma 6 imparcia-
4idad y quedarAn satisfechos.
APara que ustedes se convenzan de la pureza con que
lhemos obrado, y de nuestra abnegacion, deben saber, que
-debiendo recibirse hoy mismo el gobernador constitutional
-electo, ha sido precise empefiar nuestra corta influencia
para conseguir que algunos de nuestros amigos consintie-
sen en la suspension de la reception. Todo lo sacrificamos
A la armonia que queremos haya entire el comisionado y
nosotros. Hemos aceptado con gusto y como una necesi-
-dad la comision, y con esta seguridad confiamos segun la
palabra de ustedes nuestros amigos" politicos, en que la
.comision respetarA nuestros derechos, y que no tocara lo1
-que hemos hecho con arreglo a la Constitucion.
aDesde luego puede Vd. contar con que la Comision serA
recibida con gran satisfaction, y, para que esta sea comple-
kta, suplicamos A Vd. se empefie en que se suprima toda
ostentacion de fuerza armada. Asegure Vd. al senior Saa,
-que debe tener toda confianza en la lealtad de este pueblo
que siendo el mas sufrido de todos los de la Repdblica, solo
ha aborrecido a sus tiranos.
ToxMO XL.-5





OBRA8 DB SARMIENTO


(Vd. y los Coroneles Paunero y Conesa son amigos anti--
guos ya de este pueblo, porque siempre han sostenido la
misma causa que 6l. Aseguren Vds. al Coronel Saa que-
respetando sus derechos como confia lo hard, este pueblo
sera su mas decidido amigo.
((La influencia de Mendoza siempre ha sido funesta para
San Juan. OjalA pudieran Vds. escusar su paso por alli-
Por lo menos no permitan Vds.'que el sefior Comisionado-
reciba alli malas impresiones contra nosotros. Que nadie-
de Mendoza se agregue a Vds.)
Una disposition de espiritu del sefior Saa, adormecida
por los Comisionados venidos del Parana, volvi6 a desper-
tarse en Mendoza, A instigacion estrafia, y & impulse de
pasiones que esperaban occasion para manifestarse. El es-
piritu b6lico del Comisionado, encendido, rompi6 las vallas,
y como una locomotive sin conductor cay6 sobre el infor--
tunado San Juan.
4Quien es Saa? Sai, los Saf son de San Luis, extension de
Pampa y desiertos despoblados, accidentada por montafias,
en cuyas sinuosidades se guarecen ganados y hombres de-
las despredaciones de los bdrbaros a que estr abierto por
ei Sud. Aquella dilatada extension de campos no tiene
ni villas, ni ciudades, pues la capital no contiene tres mil
habitantes entire escombros de edificios, que muestran que
fu6 mas poblada antes. Sin ndcleos de sociedad, sin pro-
ducciones y sin consumes, relativamente a la otras prbvin-
cias, sus mocetones1 cristianos estin diseminados por los
campos y la dnica organization social qua reconocen es
la de escuadrones y regimientos.
Dos provincias que participan de este mismo caricter
cuan d6biles y pobres son, han ejercido en su circunferen-
cia la desvastacion, sobre los pueblos y ciudades donde se
acumula lentamente en el interior riqueza, comercio y cul-
tura. Santa Fe sobre C6rdoba y Buenos'Aires en los prime-
ros tiempos de la guerra civil, la Rioja sobre Tucuman, San
Juan, Mendoza, desde los tiempos de Quiroga hasta los pre-
sentes: cinco 6 seis millones de duros adquiridos laboriosa-
mente por aquellas poblaciones, han sido disipados por
las invasiones, saqueds 6 des6rdenes de aquellas masas de
jinetes inquietos, sin que las provincias pastors hayan ga-
nado con ello, pues Santa Fe, sin el Rosario seria un desier-





ANTONINO ABERASTAIN


to, sin riqueza ni habitantes, y Ia Rioja ha concluido con
despoblarse de ganados y habitantes.
Queda el Chacho con sus muchachos A la disposicion de
todos los que lo asusen A las correrias sobre las vecinas ciu-
dades, y hay una political que inspira poner en sus manos
armas y caflones que nose afanan por dar A las ciudades,
expuestas en un enardecimiento del espiritu b6lico A des-
aparecer destruidos los capitals, desquiciados los negocios,
perdido el cr6dito y muertos los obreros del comercio y de
la civilization y de la agriculture. Lopez hizo deportar &
C6rdoba, ciento cuarenta ciudadanos de los que no volvie-
ron cuatro. Tucuman fu6 confiscado en mercaderias, sue-
las, cueros, etc., por Quiroga. Este es SaA, y esa la influen-
cia quese hapuestoenjuego. ,CuAndo sera visitada Men-
doza por la calamidad? CuAndo C6rdoba? Asi viven las
ciudades que los colonizadores desparramaron aisladas en
el interior. Olvidan sus pasados desastres, que retardaron
de un siglosu desarrollo, porque de un solo golpe destru-
yeron capital 6 inteligencia; y" solo lo recuerdan cuando
oyen A lo lejos caer otra ciudad.
La Repdblica Argentina es un mercado con doce facto-
rias en doce ciudades diseminadas por su territorio. De sus
progress esta pendiente la fortune de los comerciantes de
todas las naciones que proven al consumo, y colectan los
products; y Chile y Buenos Aires, y la extension creciente
del comercio de la Francia y la Inglaterra se resentira en
la reduction de las cifras, con la supresion de una ciudad
que consumia un million de mercaderias. Los que la ani-
quilaron consume poco, produce menos y devastan el
product ageno.
I Como pudieron cambiarse en Mendoza las disposiciones
de SaA, hasta desembarazarse de todo reato de los conso-
cios que el Presidzente le habia adjuntado para asegurarse
del acierto?
Aqui comienza el decreto mismo, A sobreponerse A sus
autores, comentado por las notas particulares del Doctor
Olmos, y empujado por todas las fuerzas destructoras que
estaban, desde que se hubo celebrado la mission, esperando
occasion para mostrarse.





OBKRA DR SA.RMIENTO


V

Entre tantas anomalias sin precedentes en la organiza-
cion de las sociedades como las que vienen descomponiendo
la nuestra, y echo fallar por su base las leyes mismas que
habian de asegurar la propiedad, el orden, la civilizacion
y hasta las prActicas de la religion puesto que la sociedad
falta, viene A agregarse otra accidental que estara en
adelante perturbando sin cesar los pueblos y exponi6ndo-
los A los estragos que produce necesariamente el mirar las
cosas bajo un punTo de vista falso 6 adulterado. La resi-
dencia aislada del General Urquiza en San Josd lo expondra
constantemente A ser lanzado A la accion por temores qui-
mericos, por desconfianzas falsamente excitadas, por erro-
res irreparables en sus efectos, cuando la verdad tardia
viene A disiparlos.
El General Urquiza declinando ya en afios, ejerciendo el
poder en Entre Rios, y ligado por sus antecedentes y su in-
fluencia A toda la Repdblica, vive en una estancia separada
de leguas de todo centro de poblacion, como aquellos anti-
guos sefores de la edad media. El silencio y la soledad
reinan en torno de aquella mansion. Si un hecho dudoso
echa sombra sobre su espiritu, los hechos claros no alcan-
zan A reflejar su claridad para disipar la nube. Pu6dese
similar su punto de mira con el del liombre que se empe-
fa en comprender lo que hacen bultos que apenas discierne
con su ojo desnudo A tres leguas entire los mirajes de la
pampa. 'La alegria y vivacidad de los movimientos de una
fiesta puede tomarlos por una perturbacion ptiblica, 6 una
amenaza a su existencia. Los medios de comuinicacion
que tiene son artificiales, como esta existencia aislada, influ-
yendo sobre grandes ciudades, desde lejos, y sin participar
de su bullicio. Llgale todo por cartas que le escriben; y
como nadie esta encargado oficialmente de transmitirle la
verdad de los hechos, escribenle los que tienen interest en
desfigurarlos para hacerlo pensar como quisieran que pen-
sase, 6 los que prometi6ndose comprar su favor con sus
servicios le pintan las cosas como suponen que 6l deseara
verlas; y su Animo aprensivo abandonado A si mismo no tie-
ne alli por regulador la sociedad, la contradiccion, la dife-





ANTONINO ABERASTAIN


rencia de opinions, la libertad en fin que rectifica luego el
error 6 disipa el fantasma. El dicho de un diario sefalado
intencionalmente A su facil enojo, asume las proporciones
de un hecho, de una tendencia, de un acto piblico.
Las mas insignificantes verosimilitudes se hacen eviden-
cia, y las verdades adquieren tamafios y colors estrafios.
Un representante que va & Montevideo lleva el plan de una
revolution; un comerciante que pasa por el Rosario condu-
ce sumas fabulosas de oro; un Larrondo que ha estado con
61 y con nadie mas se lo denuncian como ajente hostile. Y
sin embargo, el recluso ignora que hay un servicio organi-
zado para suministrarle noticias interesadas, desfigurarle
los hechos y una policia en torno suyo, como en rededor
de los pacientes, para que no le llegue la luz, 6 no penetre
hasta su lecho el aire esterior. 1Qui6n no ha tornado parte
en estas piadosas conspiraciones dom6sticas, por las cua-
les una madre anciana ha ignorado diez afios, que su hijo,
que se la persuade est& en Europa, le ha precedido ya A la
tumba ?
La revolution de San Juan no lo tomaba de nuevo al
General Urquiza. El 6dio de Virasoro A su persona era an-
tiguo y correspondido y la mala opinion que de 61 tenia,
la habia mostrado ocho dias antes en t6rminos en que no
alcanzaban los demas. Impresi6nole la noticia de su tra-
jico fin sin alarmarlo al principio, y aun esplicandolo y
encontrindolo inevitable. Pero el trabajo que todos cono-
cen en el Rosario y ParanA de hacer surjir una conflagra-
cion -politica y desbaratar la obra de la union, dedujo de
la muerte de los Virasoro combatiendo en San Juan, por
obstinacion y orgullo, un plan politico contra 61 mismo y
este intent acompafiado de absurdas y odiosas invencio-
nes fu6 presentado como la obra de la political de Buenos
Aires; political que habia sido quince dias antes decidida
por el mismo General, con todos los antecedentes A la
vista.
El instinto de la conservation despertado, exaltado por
aquel sistema de audaces mentiras, fue poco A poco ha-
ciendo palidecer la evidencia de que habia estado en pose-
sion y la desconfianza que es la vanguardia del temor
individual, empez6 A tenir de negros colors las personas y
los hechos que antes eran objeto de su aprobacion y esti-





OBRAS DE SARMIENTO


ma. Un castigo ejemplar sobre los asesinos fu6 desde en-
tonces su tema y la instigacion de Buenos Aires el hecho
que en correspondencias, en sus conversaciones en el circu-
lo de su accion denunci6 6 indic6 como positive. El castigo
ejemplar es un program suyo que venia de antemano
trazado, y en Saa encontr6 un digno realizador. Sabese
que en los primeros moments el General Urquiza dese6
que el General Virasoro hubiese sido el comisionado na-
cional. Habriase ahorrado con 61 la vergiienza y el horror
de los atentados, pero el Gobierno de la Repdblica Argen-
tina, cuando acaba de atraer las simpaticas miradas del
mundo, hubiera descendido, con aquel nombramiento a
la vendetta de familia que caracteriza, los primeros rudimen-
tos de la sociedad; verdad es que el decreto que violaba
las. mas sencillas nociones- de la justicia, declarando cri-
men un hecho ignorado hasta entonces, y anticipando el
castigo, debi6 tener por ejecutor el olvido de las generates de
la ley, que respetan los pueblos mas incultos. (1)
El castigo ejemplar de los asesinos es otra idea embrio-
naria que solo se desenvuelve por los horrores que pro-
dujo.
La comision lleg6 it Mendoza y hasta la posta finmediata a
la ciudad, el Comisionado Sa6t se mantenia en las mas pa-
cificas disposiciones. Fu6 recibido a su llegada con frialdad
ofensiva por el Gobierno de su pariente, con quien no ha
much habia pasado dias de intimidad y de festines. Lla-
m6le la atencion esta circunstancia y previno de ello 6 sus
compafieros, para que se precaviesen de dejar escapar pa-
labras indiscretas.
Habiase alojado en casa de Nazar por deferencia, y sepa-
radose asi del resto de la Comision, dejAndola A esta en,
pais extrato, sin' el apoyo de su autoridad, y exponi6ndose
61 al embate diario de los prop6sitos y pasiones que debian
dar al traste con su resolution de terminar pacificamente
los negocios de que estaba eacargado y pasar inmediata-
mente a San Juan.
Nazar habia desde Noviembre acuartelado fuerzas, por
una exquisite prevision que se traducia en deseo de inva-

(1) V6ase encorro~'.ra".:L, : cara ael general Urquiza, cuyo original posee-
mos, inserta en los documents que agregamos mas adelante. (N. del H.)





ANTONINO-ABERASTAIN


4dir & San Juan. El estado politico de Mendoza es anAlogo
al de San Juan; y la llegada de la Comision despertaba es-
peranzas en los oprimidos, temores en los opresores. La
-Comision estaba por fortune compuesta de tal manera que
.gobierno y gobernados estuviesen garantidos. El Comisio-
nado Saa, A duras penas obtuvo que se desbandasen las
tropas; orden que se cumpli6 aparentemente cambiando de
cuarteles, 6 licenciando unos cuerpos, mientras se reunian
-otros. 1l Gobernador de Mendoza no entendia de nada que
no principiase con un ejercito.
El Comisionado iba en tanto cediendo de sus primeras
resoluciones, esperimentando el efecto de la instigacion
-diaria, sintiendo despertarse su espiritu bdlico. Habian lle-
gado dos comisionados de San Juan, D. Ruperto Godoy, tan
respectable, el Dr. D. Santiago Cortinez tan joven y tan capaz
de interesar, y habialos recibido el Comisionado con satis-
faccion y agrado.
Uno de estos describe el 18: ((Mientras escribo esta veo
pasar por las calls las tropas que estAn licenciando y ma-
fiana partimos con el comisionado para Sat Juan.)
No partieron el 19. La obra sujerida por el odio, por el
temor, por tantos agents extrafios que vinieron de lejos
en su apoyo continuaba obstinada, tenaz en invadir A San
.Juan, y Safi cedia visiblemente, y cambiaba de prop6sito
sin atreverse A confesarlo a sus compafteros que lo.igno-
raron hasta el 23 en que ya dej6 descubrir su cambio.
El Constitutional era un volcan que arrojaba diariamente
su lava incandescent sobre la escena, sobre la Comision,
sobre Buenos Aires y sobre San Juan que nada ha hecho
nunca A Mendoza.
El 21 habian tenido tiempo ya de Ilegar A San Luis las
6-rdenes de reunir tropas y hacerlas marchar A Mendoza,
.mientras que la Comision de San Juan permanecia, sino
-desapercibida, esperando el fin de aquella lucha de Nazar
y su circulo para imprimir su espiritu y planes en la carta
blanca que el Presidente habia firmado a SaA; pero quo
habia por precaucion puesto en manos conocidas. El 23
recibi6 el Secretario Nacional un decreto del Comisionado
Nacional para que lo autorizase. El orden estaba invertido
ya, habiendo otra Secretaria donde se confeccionaban las
notas. El rompimiento fu6 desde entonces inevitable; y el





OBRAS DB SkRMIBNtO


Secretario crey6 detener aquel torrente que se desbordaba,-
negando su firma, necesaria para la validez de los actos.
Hostilizados diariamente, hasta amenazados los jefes nom--
brados para mandar el ejercito, creyeron de su dignidad
retirarse; como Nazar y SaA creyeron de su derecho apo-
derarse el primero de la Secretaria de nomination national,.
provey6ndola con su propio ministry, el segundo del mando-
del ejercito que A 0l no le estaba confiado.
Asi los instintos b6licos del uno fueron puestos al servi-
cio del otro. Nazar sustituye al Presidente en los objetos
y direction de la intervention, como la habia precipitado.
con sus imputaciones odiosas.
Para obrar asi, Nazar encontraba cada dia que transcu--
rria un nuevo element que conspirase A la p6rdida de-
San Jua-n. Un hAlito de muerte esparcian los diarios del,
litoral que estfn al servicio de dos entidades personales, y
los gritos de venganza y los consejos crueles caian en
terreno preparado. El Constitucional de Mendoza, librado at
Gobernador, con aquel celo horrible de Marat por el castigo
del crime, sopAiba la llama que ya empezaba a arder en
los corazones de aquellas gentes. Un articulo Los asesinos-
de San Juan, publicado en el Uruguay, el mas desapiadado
de todos, era como la sancion legal dada a los actos ya
iniciados, y la absolucion de todo escrtipulo de conciencia..
Los asesinos, esto es San Juan, el nuevo Gobierno, debian
ser tratados como una banda de salteadores, etc. Asi fue-
ron tratados.
El 29 de Diciembre el Comisionado respondiendo A car-
tas del Presidente que recomendaba no usar de la fuerza.
armada sino en la iltima extremidad, A solicitud encareci-
da del Gobierno de Buenos Aires, contest6le una cartita de-
cuatro renglones, espantosa de laconismo, cuyo contenido
era: no tenga usted cuidado, esto estara concluldo dentro-
de cuatro 6 cinco dias. Esto, qu6ll Hasta esa fecha no-
habia el Comisionado exigido nada del Gobierno de San
Juan, cuya comision se volvi6 el 27 sin ser reoonocida como-
tal, aunque recibida favorablemente A su llegada. Estaba
resuelta la invasion A San Juan, que era el empefio de-
Nazar. Una vez duefios de San Juan, entonces sabrianm
para que habrian- invadido. Las notas pasadas despues &





ANTONINO ABERA8TAIN


ese Gobierno, son parte del diAlogo del lobo, que comienza:
tu me has enturbiado el agua.
Los preparatives de la invasion muy avanzados secreta-
mente, aun estando el secretario y jefes del ej6rcito en Men-
doza, fueron activados demanera de ponerse en movimiento
el 4 de Enero. El plan era hacer impossible que llegase A
tiempo contra-orden 6 declaracion en contrario del Parana:
el 25 se disolvi6 la Comision national, el 7 sali6 la expedi-
cion & San Juan, mediando trece dias, tiempo en que no
podian volver 6rdenes del Gobierno national. Puso do
manifesto este prop6sito la inutil solicitud del obispo do
aquella di6cesis, y otros vecinos de Mendoza& para pedir so
demorase tres dias hasta recibir instrucciones del Presiden-
te. La suerie estaba echada y San Juan estaba conde-
nado.
Un dato seguro hay en la Repdblica Argentina para la
political de las distancias. Con 61, Nazar, ha dispuesto de la
suerte de la Repdblica; y tenido A su servicio al Presidente
por imprevision, A Urquiza por recaida en sus antiguos te-
mores, y a Saa por sus instintos b6licos. 0
Otras pasiones, otros sentimientos habian preparado do
antemano la resistencia de San Juan. La desgraciada pro-
vincia de San Juan oia de dos afios atras el grito de simpa-
tia que de todas parties le iba como un consuelo y como un
estimulo. El General Urquiza usaba aquel epiteto en la
carta colectiva. Es precise, decia en conferencias privadas,
que San Juan goce de la libertad que no ha conocido des-
pues de Caseros. ((El Progreso* del Rosario, en articulos
muy sentidos, para que fuesen de su redactor, exaltaba los
sufrimientos y las desgracias de San Juan, condenando A
Virasoro y anunciando su caida. Recibi6 por ellos las feli-
citaciones del doctor Zavalia, y con ellas y con los articulos
San Juan sihti6 rebullir su sangre ante la humillacion in-
mediata y el aplauso lejano.
Todas las pasiones political, todos los miedos, todas las
esperanzas, todos los errors sin ningun acierto se dieron
cita en San Juan, y trajeron el desastre; y hasta ahora el
President, el General Urquiza, los pueblos y los Gobiernos
soe preguutau at6nitos y cpnfundidos qu6 es lo que ha su-
cedido?
Nadal Que hay una provincia cuyo cadAver politico





OBRAS DE 8AKMIBNTO


arrastraran de nuevo al Congreso, con sus Senadores y Re-
presentantes impuestos, que tendrA Gobernadores por la
gracia de un ej6rcito, de una matanza y de un saqueo; y
que tendido un velo sobre aquellos desastres, el orden, el
desencanto y el miedo reinarAn sobre un desierto. Que un
malvado, extrafio A la provincia, impuesto por las armas en
reemplazo de un caudillo de veinte afios, contra cuyo poder
protest en vano siete aflos, tendra por reemplazante a otra
entidad A fuer de detestada, para crear las complicaciories
futuras, 6 empujar A la emigracion los capitals escasos, la
inteligencia y la dignidad, que no quiere ser de nuevo ul-
trajada, porque es la tierra la que estr maldecida, es la
colocacion dela provincia, entire implacables y cegados ene-
migos la que niega amparo y protection A la propiedad y A
la vida.
De este sentimiento que el descubrimiento de minas po-
dia modificar hay una triste anticipacion en la correspon-
dencia del doctor Aberastain. Desde mediados de Agosto
me hallo aqui detenido por la guerra del litoral, escribia
desde San Juan e un amigo en Buenos Aires en Dicienibre
de 1859, siempre con el prop6sito de pasar a esa con mi
familia......
((Soy pobre; pero he recorrido todo el pals, y me he con-
vencido que ningun pueblo de la Confederacion, pero ni
aun de la America del Sur tiene el porvenir de Buenos
Aires. Como arriba digo, ya no aspiro sino & tener con que
vivir. A mi muerte quiero que quede mi familiar pobre,
en un teatro de esperanza y porvenir, y no en un teatro de
miserias como San Juan, Catamarca, etc.
((San Juan es actualmente un pals conquistado: los Te-
dezcos lo dejaron maniatado, y aun no ha roto sus ligadu-
ras. Sin embargo, tratado tan injustamente por el General
Urquiza desde 1852, los pronunciamientos de la ultima
guerra, y la batalla de Cepeda vinieron & despertar sus
simpatias por la causa de Buenos Aires, cubri6ndose de
luto el corazon de todos. Hay una compania dramAtica que
funciona jueves y domingo con bastante concurrencia. La
triste noticia lleg6 el viernes, y ese dia y todo el sabado
lo ocuparon en repiques4 serenatas, vivas y mueras, todo
official. El domingo no hubo.funcion en el teatro por falta
de concurrencia... Los tratados de paz han vuelto A reani-





ANTONINO ABERASTAIN


mar los espiritus, pensando que el verdadero triunfo es de
ia causa de Buenos Aires, que tantos puntos de contact
tiene con la de San Juan.
((He visto'por los peri6dicos que ha estado con el General
Urquiza. Cu6nteme como fuW eso y que dice ese caballero
arrepentido, que ha concedido despues, despues de los dos
mil cadaveres de Cepeda, y los tres millones de duros gas-
tados por ambas parties, lo que sin nada de esto pudo haber
concedido siete aflos hace, & Buenos Aires, por que era
just. Ojala que ese pueblo conservara su actitud en6rgica
y respectable, ya que las otras provincias han encorvado la
cerviz. Buenos Aires es la dnica esperanza de la libertad
Argentina, quiz& de la Am6rica del Sud.
El que este testamento escribia hace un afno, no sospe-
chaba que con cuatrocientos cadaveres mas y nuevos te-
soros desperdiciados, San Juan, conquistado siempre, lo
Iloraria entire sus muertos, sin que quedase albacea testa-
mentario que cumpla sus modestos deseos.
No haremos el examen de los hechos sino en cuanto son
necesarios para mostrar los instruments de la muerte del
doctor Aberastain. Los diarios de Mendoza le aplicaban el
epiteto de el asesino Aberastain, y era ficil presagiar su
suerte, como aquellos A quienes la inquisicion llamaba
herejes, 6 los terrorists del 1793 arist6cratas, y la ((Gaceta
Mercantilb salvajes unitarios.
Desde que Secretarios y jefes adjuntos A la Comision,
abandonaron una position que creyeron insostenible, lo
que ha sucedidoen Mendoza no puede someterse & examen
ni A analisis. Eran todas las alas pasiones desenfrena-
das; eran los apetitos de vecinos que los- excitaban A caer
sobre una presa segura; era en fin el olvido de todo respeto
human yendo cada uno A su prop6sito personal 6 local, y
A satisfacer la passion political 6 individual que lo aquejaba.
La defense de San Juan era contra esas codicias, y esa sed
de venganza y destruction, harto experimentadas ya, de-
masiado vociferadas por la prensa de Mendoza, en lenguaje
que los hechos han dejado convertidos en realidades es-
pantables.
Aberastain, en tanto, esperando hasta el 29 de Diciembre
e! resultado de la Comision enviada, y la confirmation de





70 OBRAS D1 SARMIBNTO

las solemnes promesas de Saa y comitiva desde San Luis,
confirmadas A su comision en Mendoza durante various,
dias, vi6 que no le quedaba A San Juan otro recurso que un
esfuerzo supremo, y A completarlo consagr6 los pocos dias-
de vida que le quedaban, decidida ya en los conciliAbulos.
de Mendoza la invasion.
La lista de los prisioneros que ha publicado el vencedor-
es la justification de los muertos, y la gloria de Aberastain.
EstAn alli cuanto de honorable tieneSan Juan, en antiguos=
militares retirados, en ciudadanos pacificos, en capitalistas,
comerciantes, hacendados, j6venes, artesanos, etc. Era en
efecto San Juan el que le acompaAf6 al sacrificio; y el Pre-
sidente en esa lista de supervivientes encontrara los nom-
bres de aquellos que favorecieron su primera visit A San
Juan. Aberastain habialos reunido en un solo sentimiento,.
el de la libertad de San Juan, para gobernarse 6 si mismo,
para-entregarse sin perturbacion extrafia A promover su
propia ventura. No lo ha conseguido; pero la desgracia co-
mun, el sentimiento de la injusticia que sobre todos pesa,
conservara A los que sobreviven unidos para desesperar
juntos, para maldecir A sus verdugos. Cuando los actos-
oficiales anuncien que el pueblo de San Juan elije, acepta
6 aclama candnicamente, como es la costumbre, Diputados
y Senadores, la conciencia pidblica de un estremo alotro dell
pais estara segura de que la esclavitud y la conquista de
unaProvincia continmian.'
El martirio no ha traido nunca una simpatia hacia los-
verd ugos.
Rosas desapareci6 de esa lucha despues de apurar el in-
genio del terror.
El doctor Aberastain deja A la Reptiblica una coleccion
de documents en su protest en defense de las garantias-
del juicio, en la expression de agravios de San Juan contra su,
tirano, que serA consultada y venerada por la generation.
que viene en pos y que gozarA de los derechos tan dura--
mente conquistados, por su muerte, X el desastre que la
acompaf16; 6 si la causa vencida en San Juan ha de serlo en
todas parties, el historiador future, como Tacito, podra repo-
sar sus ojos cansados de contemplar iniquidades, en aque-
Has serenas paginas, en que se veia que el derecho no eras





ANTONINO ABERASTAIN


-desconocido y que fuertes pechos habra aun para procla-
anarlo.
Un sarcasmo horrible resume toda esta triste historic.
'El Dr. Aberastain muerto on nombre de la Nacion Argen-
tina para aquietar los manes de Jos6 Virasorol
Si algo pudiera inventarse para humillar A los que desata-
r-on la fuerza ciega de las pasiones salvajes, quedaria muy
-atras de la condenacion que la nota del Ministro de la Gue-
'rra contiene, mandando poner en libertad los prisioneros,
puesto que han muerto cuatrocientos...... Omitid decir
4inocentesil
Del sentimiento intimo de la Provincia de San Juan, sa-
4i6 hace quince aflos esta frase, que di6 la vuelta del mundo:
'Civilizacion 6 barbarie; el Alfa y la Omega de nuestras
luchas.
Habiamoslo olvidado un poco: habiamos logrado ocultar-
-lo A los ojos del mundo, con escenas nobilisimas como las
-que en Julio tuvieron lugar en Buenos Aires. La illusion
:no debia ser duradera. Eramos Argentinos.
Al contemplar los hechos que preceden, presintiendo por
-ellos los que sobrevendrAn, el Animo contristado acude i
-aquellas fuentes de sabiduria donde tantos dolores de los
pueblos han dejado imperecederas formas para hallar fra-
.ses autorizadas que expresen aquellos sufrimientos. cPas6
-A contemplar la sabiduria y hall que es una misma la
muerte del sabio que la del n6cio. ,Qu6 provecho saca el
,hombre de su trabajo, si sus dias estan lienos de dolores y
-de miserias? He visto las obras que se hacen debajo del
sol, y las lagrimas de los inocentes, y ninguno consolador,
y la impotencia en que se hallan de resistir A las violencias,
-destituidos del socorro de todos. Y alab6 mas A losemuer-
-tos que A los vivos, y tuve por mas feliz al que no es nacido
todavia, y no ha experimentado los males que se hacen
-debajo del sol. (Eclesiastes).
El j6ven emperador del Brasil que leyendo algunos apun-
tes sobre hombres y costumbres de San Juan, preguntaba
-con interest, como la figure que mas habia excitado su sim-
patia, y ((ese Dr. Aberastain tan virtuoso, d6nde est ahora?o
verA por estas paginas si caen bajo sus ojos, que yace, no
diremos asesinado que es palabra official, muerto victim
-de haber creido con su pueblo en el derecho y la justicia





OBRAS DE SARMIENTO


en su patria. El otro libro que lea le 6xplicara los instru-
mentos y la causa. Siempre la barbarie. (1)


CARTAS DE SARMIENTO A ABERASTAIN (2)

Buenos Aires, Setiembre 20 de 1857.

Mi querido Aberastain:

He recibido tres cartas de Vd., una de Mendoza, otra del
Rosario, y la iltima una del afio pasado de Copiap6. He
celebrado verlo & Vd. de este lado, y le agradezco que haya
contado siempre con mi amistad perdurable no obstante mi
silencio.
No sabia A donde escribirle, y lo hago ahora & mano, por
conduct de Castro, D. Exequiel, que Vd. conoce, y que
obrara como sepa en el Rosario.
Tengo algo dtil que comunicarle, y acaso esto influya en
sus actos posteriores.
Va a doblarse el nimero de los Camaristas de la Suprema
Corte de Justicia que tienen cinco mil pesos mensuales der
renta, y fijandonos en quienes podrian desempefiar este
destino, nombr6 A Vd. como pr6ximo A establecerse aqui,
recibiendo con gusto la noticia y con aplauso la indication
de que podria ser Juez, Carreras, actual Presidente de la
Camara, Velez y otros presents.


(1) El coronel Santiago Albarracin, de quien poseemos una foja de serviclos'
aut6grafa, que relata minuciosamente su vida military desde el afio 1819 en que en-
tro de soldado de artilleria, hasta 1861 y la action de la Rinconada, dice de esta
iltima:
((Accion desgraclada, sirviendo de Jefe de E. M. a las ordenes del Gobernador Dr.
Don Antonino Aberastain, que, sin embargo de las 99 probabilidades del mal 6xito,
me hize cargo de destino tan penoso. A falta de todos los elements precisos-
para triunfar no habiendo sino patriotismo en alguna gente, pues que me hallaba
en el campo cuando fui llamado A organizer las fuerzas opositoras al enemigo que
ya Invadia, no teniendo mas tiempo que tres dias para regimentar los cuerpos que
se esta ban reuntendo de peones que se hallaban en laslabores, faltas de discipilna,
armas y municiones; estaba en la alternative de sufrir la censura de gente igno-
rante en negoclo de guerra y mat Intenclonada, 6 pasar por traidor si no acepta-
ba el destino a que era ilamado, y fue preciso someterme A este sacriflelo.) (Nota
del Editor.)
( ) Conservadas en poder de Ia familiar del Dr. Aberastain. (N. del E.)





ANTONINO ABERASTAIN


C reo que es lo mejor que puede Vd. encontrar A su lle-
gada, un empleo honorable y un salario suficiente para
vivir.
Para principiar como abogado necesitaria Vd. pagar el
aprendizaje de hacerse de clients.
Cont6steme que acepta, para que, dado el caso sea nom-
brado, indicandome la 6poca en que podria estar en Buenos
Aires, para que no se haga un nombramiento en falso, 6 no
lo excluyan por no saber su intencion.
Se ha recibido aqui una nota muy seria del Gabinete de
Urquiza, pidiendo contestacion A la nota que dice haber
pasado el 13 de Julio de 1853 (dia de la disolucion del ej6r-
cito sitiador) A la Legislatura de Buenos Aires, pidiendo
examine la Constitucion. El Gobernador reuni6 A los prin-
cipales miembros del Senado y de la CAmara, para some-
terles esta pieza, con otros antecedentes y que abriesen
dictamen sobre lo que convendria hacer, si contestar 6
presentar A la Legislatura aquel document, y proponer so-
le diese instrucciones para procedbr.
La primera impression que apareci6 fu6, como era de te-
merse, la desconfianza. A qu6 viene este adefecio? jQu6
querrAn hacer? iQu6 trampa, qu6 celada nos tienden?
Entre los muchos pareceres, los siguientes fueron los
mas notables.
No presentar la nota interrogatoria A la Legislatura, por-
que no tenia otro objeto que echar la manzana de la dis-
cordia, y ver si pueden envolvernos. Aceptar la question
de la union, 6 ir francamente A ella, dando con esto A los
pueblos occasion de manifestarse, y del lazo tendido, hacer
la cuerda en que se cuelgue Urquiza.
Contestar la nota, sin presentarla A la Legislatura pre-
guntando, si dado caso que Buenos Aires acepte la consti-
tucion con modificaciones, qu6 efectos producira esto para
la situation actual.
Si la aceptacion de la constitution trae tambien apareja-
da la ejecucion que le han dado, es decir si Urquiza queda
reconocido Presidente, con ]a constitution. Ultimamente:
Si la constitution no ha de ser reformada hasta 1863 qu6
necesidad hay de hIallarla hoy mala 6 buena.
Si Urquiza no ha de dejar su puesto hasta 1860, para que
saber hoy, si ha de examinarse la constitution.





OBRAS DR SARMINTO


Opinaron otros que se propusiese negociar, y nombrar
comisionados.
Aun no se han terminado las conferencias, y hoy dia de
la salida del vapor, van A continuatse.
No creo que se arribe & nada, porque no hay cosa A que
arribar. Una sola cosa hay en que todos estan de acuerdo
y es que con Urquiza no se entenderan jams. Su sola
presencia en este.negocio basta para echarlo A. perder todo.
No habria una sola persona que lo crea sincere, y esto basta
para viciar cuanto so piense y haga.
Nada mas de provecho puedo escribirle. Benita est& en-
ferma y mauy debil. Dominguito estudia y se divierte, y yo
contiuio con las escuelas, y con las CAmaras, la prensa y
lai Municipalidad, los 6mulos y los rabiosos.
Lo espero para tener un amigo y un compafiero mas.
Suyo-
Sarmiento.
Seofor Dr. D. Antonino Aberastain.

Buenos Aires, Enero 19 de 1860.

Mi estimado amigo:

He recibido su deseada de 12 de Diciembre desle San
Juan, por la que quedo instruido de su situation personal.
Creo que en todo caso debe Vd. venirse A Buenos Aires,
aunque su larga demora haya dejado pasar las ocasiones
de colocarse ventajosamente. Hoy mismo se anuncia la
renuncia de Camarista de D. Antonio Costa; pero no es de
contar con que se le reserve, este empleo por la premura
del tiempo, no obstante que escribo A Tejedor hoy ministry,
indicandole la idea, y lo que se tenia antes acordado res-
pecto A Vd. en el gobierno. Mientras se prove de otros
recursos, Vd. podrA. desempefiar juzgados: de primera ins-
tancia que vacan a, coda moment. Fiscalias y otros-em-
pleostambien requieren ,el auxilio de su profession, y son
pocos lo que pueden optar 6a ellos, con suficieqte y recono-
cida idoneidad. Clases en la Universidad tambien pueden
ayudar a vivir. En fin yo creo que debe decidirse; pero
decidirse, y no dejar transcurrir 1I tiempo como hasta
aqui.





ANTONINO ABERASTAIN


La situation de San Juan me parece desesperada, sin que
Tvea medio pr6ximo; Los Virasoros seritu los Aldaos de
San Juan, esto esluna asociacion dp hermanos para la explo-
tacion de una provincia.
Aqui las cosas marchan en un camino al parecer llano,
hacia un fin casi problemitico. Tejedor y los autores del
,8 de Noviembre, en que se empuj6 A A'lsina a descender
del poder, ensayaron la formacion y elevacion de un nuevo
partido llamado moderado. Afortunadamente el ensayo se
hizo sin tropiezo, y pudieron ver los resultados. El go-
bifrno despues de various tanteos tuvo que optar entire la
*mazorca 6 los unitarios; y mediante las elecciones, la opi-
nion le mostr6 el camino. Estamos pues, asegurados por
este lado; pero eso no quita a la situation sus perplejida-
des. Casi todos quieren la union, y la lucha de partidos en
la Convention es menos por la question national que por
la preponderancia en el gobierno provincial. En despecho
de estos buenos deseos, las cosas van creando embarazos.
La prensa del Parana. arde en safia contra el Brasil, y aqui
hay motives para career que el Brasil toma nota de esta
,hostilidad. El gobierno del Parana ha decretado la incor-
poracion de las Relaciones Exteriores en Balcarce, impu-
Atando a' la Aduana de Buenos Aires el pago del viatico y
honorarios de embajada, olvidando que por el tratado no
puede esto tener lugar sino despues de jurada por Buenos
Aires la constitution. La Aduana misma ofrece dificulta-
des. Ellos quisieran A todo trance, emitir papeles de
credito sobre las aduanas nacionales; pero, el tratado ga-
rante a Buenos Aires el presupuesto de 1859 por cinco afios
contados desde la incorporacion. y acaso los signatarios
no se fijaron en que garantir no es simplemente reconocer
-el pago de una deuda sino dar prenda de la efectividad del
,pago, precisamente para precaverse de estas prisas, y de la
penuria de la Confederacion que intentaria sacar el vientre
de mal afio con la Aduana de Buenos Aires. Viene en
seguida la question presidential, y Derqui y Fragueiro
4gualmente despreciados en Buenos Aires, todo esto estAt
pesando sobre el horizonte politico, y ademas una preocu-
pacion popular que duda de la union.
, La Convencion ha tenido ya sus reuniones preliminares
Toxo XLV.-6





OBRAS DE SARIENTO


y luego se procederA al examen de la constitution, nom-
brando una comision que informed in extenso, y por escrito
sobre las enmiendas, y publicando despues la Constitucion
con notas on que se expongan las razones que prevalecieron
para adoptarlas 6 proponerlas. Este sistema que yo he
aconsejado, dar& mayor publicidad y menos debate A las
cuestiones. Desde luego la autoridad del gobierno nacio-
nal en las Provincias es el punto dificil de arreglar, y los
sucesos de San Juan, el modo de ilustrar el punto. Buenos
Aires sostendrk el error constitutional de los gobernadores.
agents naturales del gobierno national, para precaverse de
que entren en el territorio los agents de Urquiza, 6 de
Derqui. No se si escriba un panfleto sobre este 11nico-
punto, pues que en su explicacion prevalecera el sanjua-
nino, que no podria A sus anchas mostrarse en las Comi-
siones 6 en la tribune.
Lo que fuere tronara.
Hablemos de escuelas. La de la Parroquia de la Catedra
al Norte, esta concluy6ndose; palacio con puertas de caoba,.
y escala y pavimento de marmol. Llegaran en un mes
mas por valor de 400.000 $ papel, muebles, tiles de escue-
la para esta y las otras escuelas pdblicas.
D. Pedro Zavalla cuando estuvo aqui tom6 un vivo inte-
r6s por estas cosas, y fu6 encargado de procurar mil fuer-
tes por suscripcion para obtener un servicio de escuela para
San Juan. Ahora que es ministry puede con mejor suceso
intentar hacer la adquisicion, y yo obtener del .gobierno le
ceda por ese. valor d otro suficiente, los muebles y libros
que correspondan. Recu6rdele de mi parte estas cosas.,
Por lo que hace & Vd. le ruego que me tome datos sobre el
estado de la eaisefianza en San Juan, de manera de afiadir
A mi informed annual un fragmento sobre San Juan. Des-
cribame el local de la escuela de la Merced y adyacencias.
NdTntero de escuelas piiblicas de varones y de mujeres,.
nilmero de profesores y alumnos de las escuelas y colegios
particulares, ramos de ensefianza etc. Vea mis informes
y ellos le indicaran el camino. Ahora que estamos medio
unidos, no sentarian mal estos detalles, que pido A otros
puntos.
Vea a mi familiar & quien no escribo por falta de tempo.
Creo que nuestros compatriotas de San Juan debieran





ANTONINO ABERASTAIN


hacer de tripas corazon y no abandonarse A la fatalidad de
su suerte. Ju6gase su porvenir por muchos aflos, y seran
miserablemente explotados, sino cuidan de sus destinos.
Buenos Aires ha dado una prueba de lo que puede la opi-
nion. Derrotada en Cepeda ha vencido en las puertas de
Buenos Aires. Entregado por el gobierno A los federales
en las elecciones, ha mostrado su voluntad y restablecido
en el poder y en la influencia al partido que la suerte de
las armas habia vencido. Que se organicen en un Club y
luchen en todas las elecciones.
Escribame anunciandome su venida, porque he de nece-
sitar poder asegurar la 6poca en que tendra lugar. Recibi
las semillas de Tucuman. No tengo visco. Deje encargo
a sus families que le reunan carozos de duraznos de Mayo.
Expresiones A su familiar y amigos.
Sarmiento.

Sr. Dr. D. Antonino Aberastain.
Buenos Aires, Enero 29 de 1860.
Mi querido amigo:

Le escribi a Vd. en el correo pr6ximo pasado y le confir-
mo en esta cuanto entonces le decia sobre la posibilidad de
encontrar A su llegada un destino en la magistratura. Al
dia siguiente de escribirle habl6 con Tejedor, ministry de
gobierno, sobre el asunto y su consejo confirm completa-
mente mis anticipaciones.* Si su Animo es sincere, cuanto
mas pronto mejor. Como ministry que cuente conmigo y
como amigo tambien. Despues de Carreras no conozco
quien le sea superior para magistrado, deplorando no ha-
llarse aqui para proveerlo en una vacant que A la sazon
ocurria en la Camara. Hoy que tuve necesidad de verlo
por otros asuntos, me dijo: (Le dir6 para que no se me ol-
vide. He hablado con Carreras, y tanto desea que Aberas-
tain venga, que A consecuencia de haber hablado con 61, ya
ha dado pasos para asegurarle un puesto de Juez de la
Instancia (4.000 $) mientras se present occasion de incor-
porarlo en la Corte que es el lugar que le corresponde.
Con tan felices disposiciones Vd. puede tomar la deter-
minacion que corresponde. La occasion es calva.





OBRAS DE SARMIENTO


La convencion que debe examihar la Constitucion, apro-
barla 6 enmendarla ha principiado sus sesiones, bajo aus-
picios que empiezan A hacer desesperar de ella.
Nosotros hicimos triunfar en la ciudad las listas de nues-
tra predileccion, incluyendo entire sus miembros ocho con-
vencionales que por sus antecedentes estaban lejos de
sernos adictos. Tejedor influyendo decisivamente en la
campafia como ministry, hizo entrar en la convention una
mayoria de esos jovenes que creados bajo el gobierno de
Rosas forman una fraccion que quisiera elevarse por si
misma, animada de celos contra los antiguos unitarios y
los emigrados. Vicente Lopez vino desde Montevideo a
ponerse A su cabeza, y la Convencion desde su apertura
mostr6 hallarse dividida en dos partidos hostiles dispu-
tandose el predominio, no en el examen de la Constitucion,
sino en la political interior del pals.
En el juicio de escrutinio aprobadas por nosotros y ellos
las elecciones todas, intentaron rechazar a Paunero como
oriental sin carta de ciudadano; Lopez no estaba enrolado
en la guardia national, otra causa de exclusion, y confe-
sado el hecho, no tuvo rubor de rechazar a Paunero, que
fu6 reconocido sin embargo por un sentimiento de putdor en
los suyos.
La CA.mara sera pues un refiidero de gallos. Mafiana
nombraremos president, y yo me propongo como piedra
de toque de la Constitucion, para mostrar lo que permit 6
lo que no puede evitar, traer A la barra la famosa question
de San Juan, que es el comentario prfctico de la consti-
tucion. No s6 con qu6 6xito ni en qu6 extension pueda
hacerlo.
Los diarios le iran poniendo al corriente de la march
de la discussion.
Nudstro animo es examiner la constitution minuciosa-
mente; los otros quisieran adoptarla a libro cerrado. In-
f6rmeme de las cosas de por alli, pues hoy son de sumo
interest, y vengase cuanto antes si ha de venirse. Suyo.


Sarmiento





ANTONINO ABERASTAIN


Sefor Dr, Don Antonino Aberastain.

Buenos Aires, Mayo 13 de 180.

Mi estimado amigo:

Recibi su carta de Abril.
Nada deseo saber de San Juan como de un enfermo de
tisis A quien solo un milagro puede salvar. Para qu6 exi-
girle que haga lo que solo los sanos pueden hacer?
Aqui las cosas marchan por otro camino. Los debates de
la Convention concluyeron con una escena digna del asun
to, y que figuraria con honor al lado de las mas grandiosas
de la Convencion francesa. Despues de la terrible pol6mi-
ca de la prensa en que quedaron civil y cientificamente
muertos Lopez, Can6, Dominguez y otros: despues de la
obstinada oposicion de los moderados, condenados & votar
en silencio contra toda reform, sobrevino el debate sobre
los derechos de exportacion, en que nos dividimos nosotros
mismos, reapareciendo & su sombra el porteflismo, por ser
Velez y yo los mantenedores. El impulso estaba dado, y
la situation se hacia peligrosa. Millares de personas acu-
dian a la barra, esperando ver agrandarse la brecha que
esta momentinea division habia abierto. Bajo tan malos
auspicios se abri6 la session penfiltima. Conseguimos poner
coto al espiritu de reform, dando solo entrada h la de Ve-
lez, que proponia el nombre de Provincias Unidas del Rio
de la Plata. Despues de 61 habl6 MArmol; y seguile yo pa-
ra terminar, invocando los sentimientos de la oposicion
misma, y pidi6ndole su concurso para proclamar como ban-
dera de paz entire los partidos aquel nombre que para na-
die era amenaza 6 reproche; y arrebatado por las palabras,
me pongo de pi6 apostrofAndolos ad homines, phrase la ma-
yoria; paranse los aludidos; p6nese de pi6 la inmensa ba-
rra; sigue el movimiento el Presidente, y en medio de
aquella atm6sfera vibrando de emocion, por un grito expon-
taneo, universal, quedan proclamada la Union y las Provin-.
cias Unidas del Rio de la Plata. Cdpome la satisfaction de
que mi nombre fuese envuelto entire las aclamaciones como
el 6rgano del sentimiento de la nacionalidad despertado.





OBRAS DR SARMIENTO


Hoy es cosa cierta, de todos sentida, que estamos unidos
con las Provincias. Hemos, pues, hecho todo lo que hom-
bres pueden hacer, falta ahora que de parte de las Provin-
cias hagan esfuerzos semejantes. Qu6 hari San Juan, 6
mas bien, a qui6n mandarin Virasoro a la Convencion ad
hoc? No hay quien se pueda acercar t 61 y ponerse en ap-
titud de hacerle sentir la necesidad de mandar hombres
'dignos, y que en la Convencion no vaya & aparecer San
Juan representado por verdugos 6 patanes despreciables?
V. Cortinez, Doncel, Zavalla, Dn. Pedro 6 Dn. Manuel 6
cualesquiera otro que no sea una afrentK para San Juan.
Ociipense de eso.
Me han llegado 260 cajones de objetos de escuelas, el dia
mismo que hacia triunfar la nacionalidad y & la vispera de
decretar la creacion de diez escuelas. Ministro de gobier-
no, con recursos inmensos que por leyes anteriores me ha-
bia procurado para este objeto,' dejar6 organizada la edu-
cacion pdblica; y aun en esto lo necesito & Vd. para la
Universidad. Este mes y el siguiente serkn el apogeo de
mi vida. Despues vendri la lucha, la detraccion, como
noviciado para otra 6poca mas fecunda en resultados.
Apres-irese A obrar en cualesquier sentido, y venir adonde
lo aguarda su amigo y servidor.
4 SAuMIENTO.

Seffor Dr. D. Antonino Aberatain.

Buenos Aires, Setlembbre I* de 1860.
Mi estimado amigo: Le escribo solo para avisarle que he
recibido todas sus cartas hasta la del 9 de Julio, habiendo
seguido paso por paso los estrafios giros de la political en
aquella Provincia. Desde el 29 de Junio teniamos carta del
Parana en que se nos daba la lista de Convencionales remi-
tida desde alli las Provincias, entire los cuales figuraban
Barra y Ocampo por San Juan, Chenaut y Luque por Men-
doza.,
Las elecciones de Corrientes han sido violentas y aun
no sabemos el resultado de todos los otros puntos.
El tratado 6 de Junio ha sido violado por Derqui. Tengo
Ia earta que escribi6 & Mendoza.
Todo se present perdido en el concept de hacer una





ANTONINO ABERASTAIN-


Convencion soberana. La mitad de sus miembros son
como los dp San Juan delegados de la persona de Derqui.
El en su visit, trabaj6 por ponerse de acuerdo con nos-
ootros sobre las reforms quo se habian de aceptar 6 rechfa-
zar, dejando a la Convencion su poder y A los Diputados
su espontaneidad.
El fraude estaba hecho, y los resultados se estin tocando.
Nuestra situation es dificilisima. El pueblo de Buenos Aires
tasca el freno y la burla del tratado lo indigna. Nosotros
no podemos sostenernos sino por el 6xito de las reforms y
la realidad de la Convencion. Derqui quiere que nos le
asociemos para hacer las reforms que sus alquilones fin-
giran aceptar, y ellos y nosotros recibiremos indicadas por
1Al. Seri lo que 61 qpiera.
Aqui, en el gabinete, no estamos de acuerdo en el modo
y en la occasion de protestar contra este falseamiento inicuo
de la Convencion. Dentro de poco no estaremos en duda
sobre la verdad de los hechos, y entonces sabremos que
hacer.
Sobre las cosas de San Juan, la carta que le llev6 Nava-
rro, debi6 mostrarle, aunque a. destiempo, que no me olvi-
daba de mi San Juan. Creia haber asegurado todo. No he
sido feliz. Escusado es lamentarse 6 imito el noble ejemplo
de Vd. en no abandonarse & desahogos indtiles.
Procurar6 hacer esfuerzos todavia para atenuar el mal y
me esfuerzo conmigo mismo para no perder toda esperanza
de remedio.
Vea a mi madre y hermanas, cuyas cartas he recibido
con regularidad y deles mis recuerdos.
Los convencionales de Buenos Aires salen el 5 de 6ste y
yo le escribir6 del Rosario segun tome lenguas. Aproveche
el tiempo S deme noticias.
SARMIENTO.
Seffor Dr. D. Antonino Aberastain.
Buenos Aires, Setlembre 5 de 1860.
Mi estimado amigo: He recibido sus estimables del 2 y 9
de Agosto, y por ellas he sido instruido de lo que ya me
dejaban presumir las cartas inmediatamente posteriores a
la reeleccion de Virasoro.





OBRAS DB SARMIENTO


Hemos quedado burlados en nuestros esfuerzos, en este-
respecto como en muchos otros y voy a la Convencion con
el disgusto que Vd. puede presumir, presintiendo ya que se-
aleja el dia de la confianza y del reposo para estos pueblos-
tan trabajados.
Es initil que me estienda en quejas y desahogos que A
nada conducen. Derqui me manda invitar al Parana para
que hablemos, y no s6 si tenga la ecuanimidad suficiente-
para tocar estas cosas.
El objeto de esta carta es mas pacifico. El dador de esta
es M. Bravard, c6lebre sabio, que ha hecho los mas grandes;
descubrimientos en la geologia argentina, a punto de ini-
ciar una revolution geol6gica, con su terreno pampeano.-
Va A esa encargado por el Gobierno national de estu-
diar las minas y continuar sus trabajos cientificos en esa,
region. t
Me ha dicho que piensa ponerse de acuerdo con M. Pissis
de Chile, que hace iguales studios por el lado occidental
de los Andes, y Vd. comprende cuanto avanzara el studio
de la formacion del globo en esa parte, con los trabajos-
combinados entire dos sabios de la misma escuela.
Escuso decirle que lo atienda, pues estos titulos seran-
para Vd. tan valederos como lo seria mi recomendacion
especial. Le escribo A Francisco Sarmiento, A D. Matias
Sanchez, & Precilla y Barbosa que lo atiendan cuando haga
excursiones por donde ellos tienen propiedades; y A Preci-
lla le indico la buena idea de pedirle que deje rotulada
una piedra de cada especie de las que forman los cerros-
de San Juan, A fin de que conociendo las sustancias a que
se refiefen los nombres cientificos, podamos leer con pro-
vecho la interesante description cientifica que harA de
esa Provincia.
Indicole A-D. Matias que le haga ver las minas de azufre-
de Zonda, cerca del bafio, pues esa irdicacion le ha de ser-
titil,-la quebrada de la Laja, A Francisco y las indicaciones.
que hay de carbon de piedra en Pi6 de Palo. En las bocas.
del rio hay vetas de plombagina, etc., etc.
Por el hundimiento moral que ha experimentado San
Juan, veo que toda idea de progress se abandonara A mer-
ced del favor que quieran dispensaries y del lAtigo de
Hayes...... A M. Bravard habl6 lo menos possible de nues-





ANTONINO ABERASTAIN


tras cosas. Se ocupa solo de piedras y f6siles y todos los
gobiernos son buenos, si dejan examiner la tierra para
inferir como era el mundo ahora cien mil, aflos.
En las minas puede series utilisimo, dindoles un conoci-
miento exacto de la composicion de los metales y de la
manera de tratarlos. Es ingeniero de minas y esto unido
a sus otros conocimientos, lo hace adecuado para su co-
mision.
Nada me dice Vd. de venirse, por lo quo nada puedo con-
geturar de sus prop6sitos para lo future.
Aqui hemos tenido un asomo de reaction entire ciertos
j6venes habituados al desenfreno de la prensa y algunos
viejos del Senado que querian continuar con las bromas de
las ,interpelaciones.
La acusacion ante los tribunales de La Nueva Generacion,
un articulo mio en El Nacional, Poderes Piblicos, que le reco-
miendo, y la destitucion de un empleado, han traido las
cosas & sus quicios, aunque en el fondo queda siempre el
secret disgusto que se siente por la presencia de Ibarra en
la Convencion, las violencias de las elecciones de Corrien-
tes y otras indignidades que alejan la confianza y hacen
renacer los antiguos temores.
Yo no s6 lo que voy a hacer en la Convencion y hasta
donde pueda conciliar mi deber con la presion de los
hechos.
Su affmo. amigo.
Sarmiento.

Seffor doctor don Antonino Aberastain.

Buenos Aires, Octubre 8 de 180.
Mi querido y buen amigo:

Por tantas emociones ha pasado mi espiritu en el mes
que acaba de transcurrir que ni voluntad ni tiempo he te-
nido para escribirle anunciindole, lo que en alas de la
fama ha debido llegarle,-y es que Buenos Aires se incorpora
& la Nacion, no como el hijo pr6digo avergonzado de sus
deslices y estravios, sino como Jos6 que llama a sus herma-
nos y su padre para hacerles participes de su gloria y de
du fortune.





OBRAS DR SARMIENTO


Dos political luchaban en la Convention de Santa Fe,
por apoderarse de la direction de los graves negocios que
iban A resolverse. La una, y era la de Derqui, que pro-
pendia a que Buenos Aires recibiese las reforms que le
otorgasen, como una merced, y entrase en la Union sin
hacer ruido, de manera que los pueblos no se apercibiesen
de ello. La otra, y esta era la que prevaleci6, se esforzaba
por revestir de autoridad y prestigio A la Convencion, obte-
niendo las reforms por el triunfo de una mayoria espon-
tinea, y anunciando A la Repdblica, con estr6pito, el adve-
nimiento de Buenos Aires, no como participe de la comun
depression, sino como el sostenedor de sus consocios. Era
precise para ello condenar las transgresiones habituales
con las elecciones de no residents, de gobernadores, mi-
nistros, y en la violacion del pudor pdblico, al presentar &
Barra como representante de San Juan. La Convencion,
despues de madura deliberaoibn escogi6 entire los diversos
casos que se le presentaban el mas repugnante, de todos,
el mas significativo. Dej6, como usted sabe A la puerta A
la diputacion de San Juan, sin necesidad de explicarse, su-
pliendo A su elocuente silencio, el grito unisono de la moral
pdblica vengada, que de todos los Angulos de la Repdblica
ha respondido aprobando este grande acto de justicia.
No tendrAn en adelante la audacia de burlarse de los
pueblos como lo han hecho en San Juan, y los futures Con-
gresos dejarAn de ser ofioinas del Ejecutivo Nacional, que
elije sus agents para falsear la constitution, y gobernar
segun su voluntad.
Debe usted career que me ha cabido una buena parte en
estas transacciones; pero debo yo A la verdad hist6rica afia-
dir, que mi idea, la expulsion del innoble remedo de repre-
sentacion de San Juan, hallaba eco en todos los Animos,
sin distinction de partido ni de provincias.
La noticia del desenlace feliz de las cuestiones que nos
dividian ha sido recibida con entusiasmo en todas parties;
y de solo presumirlo por los antecedentes vienen llenos de
admiracion y respeto los diaries de Europa y America. La
union esta hecha en las instituciones, y en los hechos, en
los corazones y en las ideas; y ni el conato de perturbarla
ha de ser parte A desviar el torrente de los sucesos del
camino que Ilevan.





ANTONINO ABERASTAIN 91
No s6 como recibiri el senior Virasoro la noticia de lo
ocurrido en la Convencion; y las explicaciones que.dard
del caso el senior Hayes. La moral del cuento esti enca-
minado A ellos, y muy malos entendedores deben ser si no
lo comprenden.
La Convencion ha temido que haya por lo menos habido
el prop6sito de crear en San Juan un poder military que
haga contrapeso al que existe en el Entre Rios, 6 para
neutralizar la influencia moral de Buenos Aires. Remedio
atroz, que consiste en inocular la gangrena, por contener
los efectos de una uilcera vulgar. Habriamos tenido dentro
de cuatro afios la guerra entire estas fuerzas desencadena-
das y luchando entire si para dominar.
Creemos que el peligro ha pasado; y que San Juan no ser-
virA de pedestal a una nueva esplotacion.
No me es dado presumir el sesgo que tomen los asuntos
de esa Provincia; y mi situation personal me prohibe indi-
car ningun camino. Usted que estA en el teatro de los
sucesos sabr& dirigirse A los amigos,, y acaso contener el
extravio de esos poderes, sin sancion moral.
El senior Virasoro me ha contestado bajo el concept de
que, una carta con otra at contest. Words, Words, Words!
Yo le habia contestado desde Santa Fe, y escuso duplicarle
la misiva, porque no hay temor de que la primera so ex-
travie.
Escribame de minas y de espiritu pdiblico y made A su
amigo y servidor affmo.
D. F. SARMIENTO.

Sefor Don Antonino Aberastain.

Buenos Aires, Noviembre 26 de 1860.

Mi estimado amigo:
Remiti antes un folleto ((El Tirano J. Virasorov, y hoy le
incluyo otro con su protest, sin otros comentarios que los
que surjen de ella.
Temo que no encuentren k usted en Mendoza, por lo que,
me decia en su primera carta de pasar para esta inmedia-
tamente. Asi es que vA un paquete rotulado & don Vicente
Gil y una carta para dicho s eflor.





OBRAS DB SARMIINTO


Ninguna noticia puedo darle del pensamiento del Go-
bierno national sobre San Juan, sino es que el Presidente,
el General Urquiza y el General Mitre han escrito una carta
colectiva a Virasoro, instAndolo A que renuncie. Esto era
antes de mi escrito y el de usted. Yo he urgido porque se
tomen medidas mas positivas y directs, y aun no s6 si
adoptan mi plan, que dudo, ,porque es claro y vA de frente
con la dificultad.
Empiezan a organizarse trabajos reaccionarios, y me temos
que el Presidente no se decide A ponerles el pie encima
antes de que se levanten.
Luego podr6 decirle algo mas claro.
Su affmo.
Sarmiento.

Aguilar ha obtenido una base de compafiia para sus
minass con Anchorena y don Ambrosio Lezica; y aunque es
poco por ahora, si ellas son efectivas pueden dar origen 6
una grande asociacion para en adelante.

Senior doctor don Atntonino A berastain.

Buenos Aires, Diciembre 1. de 1860,

Mi estimado amigo:

Apenas se habia desparramado Su protest, llegaba la no-
ticia de la muerte de Virasoro, acompafiada de espantosos
accesorios, las mujeres asesinadas barbaramente. El Go-
bernador de Mendoza parece el autor de esta atroz inven-
cion. Al menos usted debe saber si tal cosa se corri6, aun
como rumor el 17 en Mendoza. Por otra part se crey6
que eran Burgoa y Chacho los instruments de la revolu-
cion. Bajo estas impresiones el Presidente expidi6 el 25 el
decreto, tan Ileno de errors de hecho, como de con-
cepto.
Pero al mismo tiempo nombraba la Comision que va,
compuesta del senior don Jose La Fuente, que es el official
mayor de gobierno de que yo soy Ministro: el Coronel Conesa
uno de los mas bizarros sostenedores de nuestros principios,





ANTONINO ABBRASTAIN


y de Paunero su conocido de usted de quien nada tengo
.que decirle.
Del espiritu que los anima a los tres, puede juzgar por
la cartita que el primero me escribia al partir A su mission
que le incluyo.
Son pues los representantes de Buenos Aires y los ami-
gos nuestros en todo y por todo. Haran lo que usted crea
licito hacer, que yo creo se reduciri a pasar dias alegres, y
.gozarse en el entusiasmo general.
Aconsejo Lafuente, que no present a usted oficial-
mente el decreto del Gobierno Nacional, contando que sera
revocado, porque es de justicia. Si mi carta llega tarde, no
&haga incapie en 61, sino en cuanto lo juzgue oportuno para
resguardar los derechos de San Juan.
Tengo plena fe en el 6xito feliz de esta Comision; y que
su resultado sea tan bueno para San Juan como para los inte-
reses generals; y aun para el Gobierno Nacional, San Juan
serA la base de una political liberal en el interior; y usted
recibirl en recompenpa de sus esfuerzos, la aprobacion ge-
neral que ya rodea su nombre.
En cuanto a minas poco hemos hecho. No hay fe en
ellas, ni se conoce aqui esta industrial. Vega ha entrado
la judicatura de minas, y poco A poco iremos haciendo co-
nocer esa provincia, c61lebre ya por su energia y patriotis-
mo, respectable luego por sus minas.
Instrdyame de todo lo concerniente a minas, political y
administration, para prestarle mi cooperation y ayuda en
cuanto pueda.
Si quiere reformar la Constitucion yo me encargar6 de
hacerle un proyecto.
Le mando tres medallas de la jura de la Constitucion de
Buenos Aires.
Mil aplausos por su valiente conduct.
Le recomiendo de nuevo A los amigos. Suyo affmo.


D. F. SARMIENTO.





OBRAS DB SARMIENTO


S efoora Magdalena de Aberastain.

Nueva York, Enero to de 1866.

Mi estimada amiga:
Le deseo A Vd. Aflo Nuevo menos .desolado que el que
para mi principia. Tiene Vd. mas que nadie el derecho de
mandar consuelos (i). Los suyos los he recibido como de
quien ha pasado por la dura prueba. Tenia a todas horas
present & Aberastain. Son mis dos grandes p6rdidas, por
la misma causa, con esa inoportunidad y sin razon que ha-
ce dificil resignarse. El buen sentido se subleva y protest
que ambos no han debido morir d6nde y c6mo murieron.
Vd. viene, pues, A estrechar en mi corazon estos dos cars
recuerdos.
Cuando yo era j6veny mi pobre madre se lamentaba de
los riesgos que yo corria por combatir la tirania de Rosas,
yo le predicaba una filosofia que al fin creo la resign. Ma-
dre, le decia, hay paises en el mundo donde reina la fiebre
amarilla, el v6mito negro y otras enfermedades end6micas
que diezman las families. En el nuestro es end6mico el
degfello, y es preciso resolverse A desafiarlo 6 abandonar el
pais para siempre. Yo he salvado hasta aqui de la plaga;
pero he visto caeruno en pos de otro los s6res que mas ame,
y que mas me amaron, y ahora flaquea mi estoica filosofia.
Aberastain dej6 un vacio en mi alma que ya nada lle-
narA.
4Qu6 le dir6 del que acaba de hacerse con la tem prana
p6rdida de aquel objeto mimado de tanto amor? Vd. sabe
que para mi era un motivo de vanidad. No,el padre el que
Iksi se sentia satisfecho. Era el maestro, el patriota, el ciu-
dadano. De una arcilla generosa yo habia amoldado una
estatua, segun un bello ideal que me habia formado. Habria
sido un Alcibiades sin6 alcanzaba como Aberastain A ser
Aristides. Pero estaba seguro de ver continuada cuarenta
afios mas, la obra de regenerar nuestra sociedad por 'la
palabra, la inteligencia y acaso el talent No daba yo a


(1) Por la perdida deDomlngulto. (N. delB.)





ANTONINO ABERASTAIN


tan temprana edad sintomas de ser digno misionero. Me
consolar6, puesl como no desesperamos de ver que cada dia
se desata un vinculo del* corazon, muere una esperanza,
muertes en detall6 que preparan para la que terminal con
todo.
Mil A su familiar y amigos de su affmo.

D. F. SABMIENTO.


ABERASTAIN A SARMIENTO
NoTA-Consignamos estos dodumentos que poseemos originales, en corrobora-
clon de los asuntos hist6ricos expuestos, asi como para dar del Dr. Aberastain
mayores datos.-La carta siguiente del afio en que Sarmlento public el Facundo
es un curioso 6 Interesante dato para el genesis de aquel libro famoso. La carta
de Aberastaln es de Marzo 16 de 1845 y la Vida de Quiroga empez6 A publicarse
en folletin de El Progreso de Chile, el to de Mayo de 1845, lo que hace improbable
que el autor la hubiera aprovechado, apremiado como slempre por los sucesos y
urgido por la necesidad de dar golpe en la oportunidad debida, sin cuidarse de la
perfection de sus escritos, siendo su mAxima constant que las cosas hay quq
hacerlas, hacerlas mal, pero hacerlas. ( N. del B.)


Seffor D. Domingo F. Sarmiento.

Coplap6, Marzo 16 de 1845.
Mi buen amigo: recibi su carta del 22 del pasado. Celebro
que Vd. estd bueno y su familia. Siento la ida de esta A San
Juan, por lo que pueda padecer, si se descompone aquello,
como no es muy improbable; peroj me alegro al mismo
tiempo de que vaya, si se ha de ocupar en la education de
la juventud femenil. Asi obligarmn & aquel pueblo a res-
petarla y amarla. Recordari Vd. que en un tiempo creimos
possible en San Juan la education de las nifias y n6 de los
hombres. Creo que aun no ban variado las circunstancias.
Pero el pesar que no tiene compensation es el de la ida de
Procesa. Se inutilizari alli. Present Vd. mis respetos A
todos.*
Nunca dude Vd. de mi cooperation sincera a todo
aquello que tienda al bien de nuestro pais (6 de cual-
quier otro).
Tanto su proyecto de ir & Europa, como el de entrar un
poco mas en la revolution argentina son de mi gusto y com-





96 OBRAS DB SARMIENTO
pleta conformidad. Pero, ecuando llegari la oportunidad
de abrazar el dltimo partido? No la creo tan pr6xima como
Vd. parece juzgarla, quizi con mejores datos que yo. Cum-
plir6 todos sus encargos relatives a este objeto.
Para llenar el de recojer datos sobre la biografia de Fa-
cundo Quiroga, he visto A todos los riojanos capaces de
darlos. He obtenido que D. Amaranto Ocampo, muy ins-
truido en todo, escriba algo; pero van con calma, a pesar de
mis instancias. D. Pantaleon Garcia, vecino de la Rioja
(jujehio), que ha vivido alli veinte y tantos afios, casado, mi-
nero, duefio de la mejor mina de Famatina, hombre de jui-
cio y no exaltado ni egoista, se ha propuesto suministrarme
datos exactos. Ya me ha dado muchos hechos, y bajo su dic-
tado estoy hacienda apuntes los mas luminosos que puede
Vd. obtener jamAs. Tambien he escrito A la Sierra A D. Jos6
Maria Martinez, que dicen pas6 su infancia con 61 y tiene
tan buena memorial. Aun no he recibido contestacion, de lo
que espero algo bueno. En fin, algunas anecdotes y hechos
recojo que mandar 6 Vd. He emprendido A D. Francisco
D. Garcia para que escriba a Oro A fin de que proporcio-
ne A Vd. muchos datos que tiene. Podria Vd. escribirle
tambien.
Por mas que me he empefiado, no he podido concluir
todo para este vapor, porque no hay como mover A ciertos
hombres. Pero, amigo, la obra que va Vd. A emprender
es importantisima, lo mas iaportante que pueda propo-
nerse. Creo que merece un poco de calma, y suplico a
usted la tenga hasta la salida de la Esperanza el pr6ximo
vapor. Sacrifique Vd. su impaciencia en obsequio de esa
importancia. Yo prometo A Vd. datos preciosos sobre el
caracter particularmente de Quiroga. Ahora no vive un
hombre que pueda darlos con mas exactitud 6 imparcia-
lidad que D.P. Garcia.
Entre tanto, rebusque Vd. bien por si.
En Santiago, entire los papeles de la testamentaria de
D. Peuro C&rril, hay un legajo de cartas de Quiroga' A don
Salvador Carril, muy interesante: es toda la correspon-
dencia de aquel a 6ste. zo pudiera Vd. obtener la de
Ger6nimo, Rufino 6 de D. Hilarion Godoy? Esta noticia la
debo a Manuel Carril.
Don Nicolas Davila, actualmente en San Juan puede dar





ANTONINO ABERASTAIN


imuchos datos. D. Francisco de Oro tiene datos y papeles
D. Miguel y D. Anacleto Burgoa id. id. El Dr. D. Miguel
Pifiero hizo con Quiroga en la misma galera el viaje hasta
*C6rdoba desde& Buenos Aires, cuando fu6 asesinado A su
regreso. El lo estudid de cerca. Los papeles de C6rdoba,
del tiempo de Paz, instruirfin much, y D. Elias Bedoya, 6
pesar de su exaltacion, darA buenos datos. El Sr. D. Ma-
Triano Fragueiro, D. Gabriel Ocampo y otros....
Le indico estas cosas, quizi nimias, porque puecte usted
-olvidarse de alguna de estas fuentes y no consultarla
por eso.
Entre los datos que le voy a mandar, ira una relacion
que creo exacta de las verdaderas causes que echaron a
,Quiroga en la oposicion a la Presidencia.
Quisiera que Vd. se fijase en las cualidades siguientes de
Quiroga, que vera Vd. probadas en mis datos.
10 Nada valiente de hombre hombre.
20 Nada generoso como enemigo, al contrario traidor
.con ellos.
30 Nada generoso en material de interns, ni con sus ami-
.gos, al contrario avaro hasta la suciedad. A iladie le ha dado
fortune. t
40 Nada equitativo en su trato pdblico 6 privado con los
-demas; siempre injusto, egoista y dominant.
50 Impddico y cinico en susalmores, brutal, bestial cor.
sus queridas.
60 Enemigo del trabajo; nunca trabaj6 en la paz ni en
guerra, quiero decir, nunca trabaj6 personalmente.
70 Enemigo de todo arreglo en el gobierno; quiero decir
jams se le ocurrid dar un decreto, hacer el menor regla-
mento.
80 No fu6 afable con los gauchos, 6 la plebe, como Rosas.
9 Trat6 siempre a. su pais con mas rigor que a los es-
:trafiQs.
10. No tenia amor a la gloria, no deseaba que su nombre
se oyese fuera de la Repdblica ni viviese mas que 1 ; queria
solo dominar tiranicamente en el lugar donde estaba, para
satisfacer sus pasiones de tigre.
11. Jamas, cuando pudo, di6 un paso para la organization
.de la Repdblica.
ToMo Xv..-7





OBRAS DI SARMIENTO


En fin, estas pueden ser impertinencias; pero puede algoa
llamar la atencion de Vd. y por eso lo escribo.
Le repito que tenga Vd. un poco de paciencia hasta que
pueda mandarle los datos recogidos. Lo mas que le man-
dar6 son aventuras y hechos privados, 6 al menos que no
han salido de la Rioja y no tienen relacion con la historic
general de la Repdblica. En esto fijese Vd.
Me pregunta Vd. que espero de fortune y le digo sin va-
-cilar que nada. Las minas se han broceado cuando me les
he acercado. Una casualidad podria favorecerme. AC6mo
esperar en una casualidad? Vivo asi, como siempre.....
sin embargo camino & viejo.....
Escribir6 & Rojo: creo que no debemos temerle.
Me alegro de lo de Hudson y Rawson. 4A. qu6 no hace
otro tanto Lloveras?
Le incluyo esas piezas en que veri Vd. un prodigioso elo-
gio de Guillermo Rawson. Si es cierto, tenemos un coloso:
no puede decir falsedad el que habla como 6l del discurso de
ese joven. Si pudiera Vd. publicar ambas piezas, como co-
municadas, por no poderse publicar en San Juan, no seria
malo. Bueno es atraernos & ese joven.
d Sabe Vd. que mi padre estuvo ultimamente preso en
San Juan? Lleg6 un mulato liberto A casa cuando alli se
temia la idea del bueno del Chacho; lo mandaron buscar
A casa y 61 huy6, entoncesqausieron A mi padre para que
pareciera el mulato y entregara la correspondencia que
suponian habia recibido. Qu6 le parece A Vd.? Ya es-
campal y Benavides es el mejor de los Gobernadores po-
sibles en aquellos pueblos.
Mis afectos A los amigos--
Antonino Aberastain.

Seiior don Juan Cruz Ocampo.
Buenos Aires.

San Juan, Diclembre 12 de 1859.
Mi querido amigo: la falta de comunicacion entire esa
Provincia y las demas de la Confederacion y quiz& el no
saber usted el punto de mi actual residencia, pienso me
habrAn privado del gusto de tener contestacion A mis il-





ANTONINO ABERASTAIN


timas cartas de Tucuman y Catamarca. Sabiendo usted,
pues, por esta donde estoy espero tener el placer de recibir
alguna carta de usted.
Desde mediados de Agosto me hallo aqui, detenido por
la guerra del litoral, siempre con el prop6sito de pasar a es-
tablecerme A esa con mi familiar. Para esto necesito los
informes de mis amigos, y el de usted me sera muy impor-
tante como hombre tan bien relacionado, y que tanto inte-
resy parte toma en la cosa pdblica de esa localidad. Di-
game, y para esto consdltese con los amigos D. R. Elizalde,
si podr6 vivir alli con mi familiar, no numerosa, de mi pro-
fesion de abogado, por supuesto contando con la protection
de usted y uno que otro amigo mas.
Soy pobre; pero he recorrido todo el pais, y me he conven-
cido de que ningun pueblo de la Confederacion, ni aun de
la America del Sud tiene el porvenir de Buenos Aires.
Como arriba digo ya no aspiro sino a tener como vivir.
A mi muerte quiero que quede mi familiar pobre en un
teatro de esperanzas y porvenir, no en un teatro de miseria
y atraso como San Juan, Catamarca, etc., etc.
San Juan es actualmente un verdadero pais conquistado.
Los Tedescos Derqui y compafiia lo dejaron manatiado, y
aun no ha roto sus ligaduras. Sin embargo, tratado tan
injustamente por Urquiza desde 1852, no puede ser de
afecto, y los pronunciamientos d4e la iltima guera, y la
batalla de Cepeda contada por el General Virasoro, Peder-
nera, Barra, etc., vinieron a despertar sus simpatias por la
causa de Buenos Aires, cubridndose de luto el corazon de
todos.. .Hay una compafia dramatic que funciona jueves
y domingo con bastante concurrencia: la triste noticia lleg6
un viernes, y ese dia y todo el sabado se ocuparon con
repiques, serenatas de chusma con vivas y mueras, todo
official: el domingo no hubo function en el teatro por falta
de concurrencia... Los tratados de paz han vuelto a reani-
mor los espiritus, que piensan que el verdadero triunfo es
el de la causa de Buenos Aires, que tantos puntos de con-
tacto tiene con la de San Juan.
Ya he visto por los peri6dicos que usted fu6 visitar a Ur-
quiza. Cuenteme como fu6 eso, y que le dijo ese caballero
arrepentido, que ha concedido, despues de los 2.000 cadfve-
res de Cepeda y los 3.000.000 de duros gastados por una y





OBRAS DE SARMIENTO


otra parte en la guerra, lo quo sin nada de esto pudo ha-
ber concedido haee siete afios A Buenos Aires, pues era
just. Ojali ese pueblo cofiservara su actitud endrgica y
respectable ya que en las otras provincias han doblado: la
cerviz bajo la inmunda plant de los caudillos. Buenos
Aires es la dnica esperanza de la libertad argentina, quizA
de la America del Sud.
Mucho deseo volverle A ver a usted y su estimable fami-
lia. Salude A su amable compafiera A su encantadora
Merceditas y su cufiadita.y haga muchos carifios A los
nifios.-Recu6rdeme A los amigos DD. Elizalde y demas y
made usted siempre con confianza A su afmo amigo,

Antonino Aberastain.

Lerecuerdo el cobro A Larroque; digame algo sobre el
particular.


Sr. D. Domingo F. Sarmiento.

San Juan, Noviembre 27 de 1860.

Mi estimado amigo: D. Manuel Jos6 Zavalla, conductor
de la present, impondra & Vds. de cuanto deseen saber
sobre lo ocurrido erQ esta ciudad el 16 del actual, y Vds. pue-
den darle entero cr6dito. El Gobierno interino y los patrio-
tas han creido necesario dirigirse & Vds. en busca de protec-
cion, y es precise que Vds. nos la d6n amplia y pronta. El
Gobierno y pueblo de Buenos Aires, como cabeza del gran
partido de las instituciones, deben su apoyo A San Juan,
firme partidario, pero d6bil por su escasa poblacion y su
pobreza. Creemos que no estamos en el caso del esiado de
sitio, ni de la intervention del Gobierno Federal. Si no es-
tamos equivocados, Buenos Aires debe emplear todos sus
medios para que la political del Parana march en conso-
nancia. En cualquier caso, Vds. nos deben protection y
fomento. Es precise que por todos los medios que puedan
combinar, cooperen Vds. i que el triunfo de la libertad y de-
rechos de San Juan sea definitive. Estamos decididos A.
sostener lo hecho A todo trance, y felizmente no hay aqut





ANTONINO ABERASTAIN


fraccion alguna del pueblo, que rechaze la responsabilidad
de lo ocurrido el 16.
Ya han empezado en Mendoza A hostilizarnos calumniin-
donos, y alarmando al Gobierno Nacional. El movimiento
del 16 no ha tenido otro objeto que derrocar a un tirano.
La sangre derramada ha sido necesaria para conseguir tan
licito fin, y no ha podido excusarse por la obstinada resis-
tencia de sus sostenedores en un combat de veinte minu-
tos, en que tenian preparadas gente y armas, de las que
hicieron un uso terrible, vendiendo caras sus vidas y rna-
tando various patriots. Necesitamos todo el apoyo de Vds.
y es precise que nos loden Amplio, y defiendan Vds. nuestra
causa ante el Presidente, ante el General Urquiza, ante la
Nacion. Instrdyannos de lo que sea precise hacer, y pro-
porci6nennos lo necesario, que estamos decididos a defen-
dernos hasta el dltimo trance. Si yo logro dirigir la defense,
le aseguro sera vigorosa. No es necesario extenderse mas.
Den en todo cr6dito a. Zavalla. Va expresamente A. enten-
derse con Vds.
Adios, mi amigo.
Su affmo.
Antonino Aberastain.

Este es un pais muy pobre: con plata haremos prodigious:
sin ella nose hari nunca sino un 16 de Noviembre. Nece-
sitamos plata.




Aun me queda tiempo. La copia de la protest de Vira-
soro que se manda A ese Gobierno instruirA a Vds. de las
ideas que agitaron la mente de aquel demagogo en sus dl-
timos moments: es obra del chileno Pedro Pablo Mufioz,
aquel que se hacia llamar en Coquimbo el orador popular:
tenemos el borra'dor de su letra. Parece que Virasoro daba
ya pasos cerca de los Gobiernos de Mendoza, San Luis y
la Rioja para levantar una bandera contra la Constitucion
reformada; uno de los cuales era empezar a disciplinary
fuerzas, como iba A hacerlo desde el dia 19. Para esto se





OBRAS DH SARMIENTO


habia hecho autorizar por su Sala para cobrar con antici-
pacion la contribution direct de 1861 y la del 62 y 63, si
fuere necesario. Aun no hemos tornado el hilo de toda la
trama; pero lo buscamos.-Vale.

PIEZAS JUSTIFICATIVAS

No 1. EL DECRETO NATIONAL

Parand, Noviembre 26 de 1860.
El President de la RepAblica,

Considerando: Que los deplorables y sangrientos sucesos
ocurridos el 16 corriente en la Provincia de San Juan exijen
medidas que con prontitud contengan eficazmente los re-
sultados de la inmoral y escandalosa sedicion, garantiendo
las propiedades y vidas de los ciudadanos que se hallan
amenazados por la absolute desaparicion del orden, auto-
ridades constitucionales y todo element de gobierno legal;
Que no es possible sin grave responsabilidad dejar esta
Provincia abandonada al pillaje, arbitrariedades y desen-
freno desplegados en los sucesos del 16.
Que finalmente, es indispensable restablecer y garantir la
libertad del sufragio que ha de reparar y reemplazar opor-
tunamente las autoridades constitucionales extinguidas por
el crime mas horrendo y alevoso. -
Oido el Consejo de Ministros, acuerda y decreta:
Articulo 10 Comisi6nase & S. E. el sefior Gobernador de la
Provincia de San Luis, Coronel D. Juan Saa, para que repre-
sentando al Gobierno Nacional en la Provinciade San Juan,
restituya en ella el orden aniquilado por la sedicion y ga-
rantice las vidas y las -propiedades, adoptando al efecto
las disposiciones y medidas que creyese convenientes y
legales.
Art. 2 A los objetos prevenidos en el articulo anterior,
queda igualmente autorizado el mismo senior Gobernador
Coronel D. Juan SaA, para movilizar las fuerzas de la Pro-
vincia de su mando, y las de Mendoza, haciendo por cuenta
del Tesoro Nacional los gastos que fueran necesarios.
Art. 30 N6mbrase Secretario de la Comision, al ciudadano
D. Jos6 Manuel la Fuente.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E10WQYMYB_3GKWV3 INGEST_TIME 2012-08-30T14:19:00Z PACKAGE AA00010664_00044
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES