Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00041


This item is only available as the following downloads:


Full Text




OBRAS


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO




TOMO XLII


COSTUMSBRES- PROGRESS

(CONTINUACION)


BUENOS AIRES
7327--Imprenta y Litografia uMatriano Moreno Corrientes 829.
1900



























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO














LA GRANDE AVERIA




INCENDIO DEL SALVADOR

(La Tribuna, Marzo 6 de 1875)
Puede considerarse, por lo inopinado, como un siniestro,
el desastre del domingo pasado. Fu6 una locomotive que
se escape de las manos de un maquinista inhhbil 6 ebrio,
6 una caldera de vapor que revent6, por desaseo 6 incuria,
6 por forzar la presion del gas. Como ese suceden tantos
en esta 6poca de celeridad 6 invenciones nuevasl ,Qui6n
se tuvo la culpa? IAht Si pudieramos ponernos en este
punto de acuerdo, ya podriamos reposar tranquilos para
otra vez. El Club Universitario ha protestado no tenerla,
y tan fea es la forma asumida por los sucesos y tan fuera
de los prop6sitos del meeting que no necesitan jurarlo, A
fe de buenos. Queremos, sin embargo, examiner, no tanto
el origen del movimiento, como la atm6sfera que respiramos
y ver si alli mejor que entire los hombres lo encontramos.
No basta decir que de las altas regions vino una pro-
vocacion A repulsiones hasta hoy tranquilas, porque las
escuda la historic, la tradition patria y las leyes. No basta
lamentar la cruda uniformidad con que una opinion vigo-
rosa y una prensa virulenta dieron la alarma. Menos
just seria culpar a los que querian hacer, por un indigna-
tion meeting sentir la energia de la resistencia.
Todo esto y mas comprueban las instituciones y trae
aparejado la 6poca que atraviesa el mundo civilizado hoy.
No es esta la occasion de poner en tela de juicio el mvil del
suceso que deploran hoy todos. De ese tendremos que





OBRAS DIE SAkMIENTO


tratar, todos los dias, por afios consecutivos. Una tregua
de medio siglo habia alejado de nuestro seno esta causa
de irritaciones.
Todo estaba bien como estaba y pudo continuar. Los
jesuitas vivian en paz, acatados, tolerados sin amargura y
sin passion. El escsndalo se ha producido y tendremos que
sufrir sus consecuencias.
iC6mo pudo sin embargo una manifestacion pacifica de
un pensamiento, 6 seamos francs, de una antipatia parti-
cipada por gran part de las naciones cristianas, cat6licas,
degenerar en saqueo, incedios, homicidios, profanacion?
Esta es la grave question que debemos ponernos todos, y
resolver con sinceridad, en ansiosa espectacion de iguales
escenas para lo future.
A la vislumbre aun del incendio de temples, La Tribuna
ha defendido, al lado de la.dolorosa relacion de los de-
sastres, lo que por antagonismo se llama la ascuela Sar-
miento, como si se temiese que ganasen terreno en la
opinion las ideas que llev6 & la prictica del gobierno y ha
sostenido en todos tiempos, sobre los limits de la libertad
individual, subordinada siempre a las exigencias de la se-
guridad pdblica.
Si los sucesos que se iniciaron sangrientos el 1 de Abril
del pasado afio no dejaron en los Animos suficiente con-
vencimiento, porque el mal fu6 reprimido. tiempo, la ca-
tastrofe del 28 de Febrero tiene toda la nitidez de un
espejo que refleja una vista complete de una causa, produ-
ciendo sus efectos director 6 indirectos.
Qu6 cosa tan sencilla y ajustada. El pueblo ha sido
aducado durante tres generaciones en ciertas repulsiones
contra formas, que en nada comprometen las ideas religio-
sas. Un dia se le dice que otro espiritu debe animarlo y
se le recomienda como necesario y laudable lo que tradi-
cionalmente reputa indtil y dafioso. Se le dice en una
palabra, tendremos un rey maiiana, y se alarm justa-
mente.
Los diaries ponen el grito en' el cielo, la opinion se con-
mueve, los estudiantes que han adquirido el hAbito de ex-
presar opinions, promueven un meeting 6 manifestacion.
Reunido un pueblo inmenso en el teatro Variedades, los
oradores juveniles exaltan la opinion y los oyentes se sien-





C0STUMBREB PROGRESS


ten enardecidos. Hay quien hace mocion para dirigirse
en masa a la plaza Victoria segun es la usanza de tales
reuniones y la idea se adopt por aclamacion. En la plaza
estA el palacio arzobispal, y su vista exita nuevo encono.
El pueblo se empieza a acercar A la fachada. Un extrafio
homenaje A las armas nacionales sugiere la idea de des-
prenderlo de aquel lugar y Ilevarlo A la policia. Alguien
lanza la idea de ir al colegio de San Salvador A protester A
las barbas de los jesuitas, y una corriente. humaua, un
torrente que recibe-por cada calle nuevas avenidas, llega A
tanta distancia del centro de la ciudad. La escena se
traslada a los suburbios. Las personas que expresaban una
idea aflojan el paso, los que sienten en la raiz delos cabe-
llos que algo siniestro, como la electricidad vecina del rayo,
se agita y lanzara chispas fulminantes al menor contact,
se vuelven y alejan. La manifestacion de urbana, clAsica
si es permitido decirlo, se ha convertido en movimiento
plebeyo, de barrio, de alrededores de grander ciudades.
A la exaltada elocuencia del orador que expone el asunto
y el agravio, se ha sustituido la voz de mando y la aclama-
cion de asentimiento. jSiempre es el pueblo, no lo olvide-
mos, el actor! Nunca mas pueblo que entonces. Cuanto
mayor el nimero, mas y mejorxepresenta al pueblo.
La puerta del colegio estA por prevision cerrada, y el
pueblo no admit que nada resista A su soberana voluntad.
Se echan abajo lienzos de muralla, y la puerta cede A los
golpes de catapultas improvisadas.
Comienzan escenas que nadie quiere reconocer como
obra suya. A la violencia sobre personas sucede la sus-
traccion de todo objeto d til, el incendio de objetos del uso
del culto, lo que no era objeto de la indignacion piblica ni
de nadie, y en fin, library A las llamas, colegios, templos etc.
En Barracas, a una legua tratan de hacer arder sin saber-
se por que una iglesia. El convento de San Francisco
salva por milagro, la noche sobreviene, .y la lejana luz
de los incendios, los diaristas, los estudiantes, no sabemos
si S. S. Itma. tambien, azorados los unos, espantados los
otros, descubren...como si despertaran de una horrible
pesadilla, una verdad.trivial que se relaciona con la escuela
Sarmiento, y es que vivimos en este mundo, en el seno de
una gran ciudad, como todas las grandes ciudades repletas





OBRAS DE SARMIENTO


de lavas incandescentes, que escaparan siempre por esas
bocas que abren los que hablan de pueblo, de derechos
constitucionales, de libertad de reunion, abstractamente sin
consideration a ningun otro interns. Fueron extranjeros,
se dice, habia protestantes; una mano oculta impulsaba al
crime; la Comuna tiene aqui representantes, la Interna-
cional esti organizada, la Policia no cumpli6 con su.deber,
etc., etc., etc.
ZY el pueblo.... ? 4Y el club de los estudiantes....?
Todas estas con causes, sin embargo, no son sino acci-
dentes de otra causa superior que viene obrando en los:
animos y paraliza toda accion represiva.
Solo en presencia del cadaver de un amigo en Monte-
video, uno de los protagonistas de la libertad, abstract,
revolucionaria (Elizalde), reconoci6 en t6rminos formales
la sensatez de las doctrinas del Presidente Sarmiento
aplicadas en Buenos Aires a las elecciones de Abril. La
policia ahora no acudi6 en tiempo, porque ella profesa
como los diaristas y el pdblico ilustrado la doctrine con-
traria. La policia no se siente con autoridad de contener
estas manifestaciones, de dirigirlas, reglamentarlas, por-
que para ella el pueblo es esa muchedumbre que se reune
en lugares pdblicos, y adquiere con eso solo el mandate
popular: Silent leges.
El ensayo se ha hecho esta vez en terreno neutro para
las pasiones political. Ningun partido desfigurari la triste
verdad, aunque todos eat6n de acuerdo en rechazar como
-genuinas las Altimas escenas de aquel drama que prepa-
raron sin embargo con su inexperta interpretation de las
garantlas.
Para el piblico en general, para todos los habitantes de
Buenos Aires, las esdenas del domingo han sido una reve-
lacion. Con cualquier motive, aun los mas plausibles, en
el estado actual de nuestras ideas, de nuestras institu-
ciones de seguridad deficientes & causa de esas ideas, today
grande manifestacion acabark por des6rdenes imprevistos,
el incendio, el saqueo y homicidios.
Si se trata de dispersar por la fuerza un agrupamiento
de veinte mil almas, el torrente subdividido en corrientes
subsidiaries puede Ilevar la desolacion por diez cauces
divergentes.





COSTUMBRES PROGRESS


Comencemos, pues, por rectificar nuestras propias ideas
sobre el uso y los limits de los derechos constitucionales,
y no ha de tardar en establecerse una policia de seguri-
dad, que respond realmente de la seguridad de las vidas
y de la tranquilidad pdblica.
La que tenemos es la obra de nuestros propios errors,
y mientras subsistan ha de representarlos.
Hase dicho del pueblo de Paris, que si se reuniese para
dar gracias A Dios por una gran felicidad pdblica, echarla
de paso abajo el gobierno, cualquiera que su forma sea,
constitutional, desp6tico 6 republican. Luis Felipe, Ca-
vaignac, Napoleon, todos fueron aniquilados por accident,
sin que la vispera, pero ni aun al principiar el acto, lo sos-
pechasen los actors del drama. Un banquet, una mani-
festacion popular el 4 de Junio, la noticia de un desastre,
bastaron para trastornos, que aun no'tienen t6rmino.
La Inglaterra trae en sus tradiciones el meeting m6ns-
truo, pues que ella ha suministrado A las otras naciones la
palabra y la cosa. Pero cuando tal emergencia llega los
principles ciudadanos, los lores 'mismos, se inscriben
policimen, a fin de robustecer la .fuerza pdblica, y moderar
los arrebatos de las olas embravecidas, que se detienen
ante la vara levantada en alto del funcionario pdblico.
Los norte americanos cuya policia en las grandes ciu-
dades es de fuerza suficiente para quebrantar olas, tienen
los hAbitos del self government, que no consist en que un
grupo de exaltados encabece las muchedumbres, sino en
que cada individuo cuide y respond del 6rden piblico.
Cuando una manifestation (que nunca pretende ser po-
pular como entire nosotros, sino de una opinion 6 un in-
ter6s) march por las calls, los individuos del brazo, de
manera que no se haga tumulto, agrupamiento, confusion.
La luz y la vista penetran por aquellas ordenadas hileras,
y el que va de buena f6, responded de la buena conduct
de los dos que Ileva tomados del brazo. El pick pocket (ra-
tero) el bandido, el incendiario, va si ha logrado mezclarse
a la patri6tica manifestation, asegurado y contenido. Una
gruesa masa de policia abre y cierra la march. Llegados
al local de la reunion, n6mbrase Presidente de edad, para
que presida al nombramiento del Presidente que Ilamark
al 6rden a la asamblea. Abrese el debate, exp6nese el





OBRAS DE SARMIENTO


motive, y se cierra la discussion con la votacion de ciertas
resoluciones, que no siempre pecan por lo moderadas, y
adoptadas por votacion, el meeting ha concluido habiendo
Ilenado su objeto. La retirada es necesariamente pacifica,
porque nadie se cree con derecho & otra cosa que las
resoluciones adoptadas. La Policia est& present en todos
estos actos, 6 indiferente siempre al espiritu y aun len-
guaje de. los oradores, si se hace mocion que implique
actos, como, por ejemplo, ir en masa & la plaza de la
Victoria, pasear por las calls, etc., opone su veto, breve,
sin embajes ni discussion, siempre que no lo juzgue com-
patible con la seguridad puiblica.
En Nueva York, por ejemplo, hay aglomerados mas la-
drones, mas incendiaries y bandidos que la poblacion va-
ronil adulta de una de nuestras grandes ciudades, y solo
por el respeto A la autoridad de los que res'petan las leyes,
titulo que se da cada ciudadano, y por el terror los mal
intenci6nados, se mantiene la tranquilidad, y pueden ejer-
cerse sin peligros-los derechos politicos. La policia puede
sin estado de sitio suspender Ias reuniones pdblicas de
noche, si asi lo cree necesario A su objeto que es prevenir
los des6rdenes. &Pero qu6 precaucion tomar en una ciudad
tan populosa como. la nuestra donde las personas que
agitan la mente pdblica con ideas political y provocan
reuniones miran como un atentado la presencia de la
autoridad, en el recinto de su accion y en las calls donde
el pueblo tiene A gala correr a los.policiales, y A estos jamas
se les ha podido inculcar la idea de que desempefian fun-
ciones de una alta magistratura cuando ordenan algo?
La verdad es que la policia es una institution que. no
ha podido crearse hasta hoy.
En este punto como en tantos otros nos hemos quedado
con las ideas de los tiempos patriarcales, en que la ciudad
se extendia hasta la calle del Buen Orden, y todos nos tuted-
bamos porque todos nos conociamos.
Verdad es que en todos los tiempos patriarcales, tan
recomendados A las 6pocas modernas, se echaban A rodar
seis gobiernos en una semana, 6 se aguantaban, por im-
potencia; tiranias animals y populares, (con cierto pueblo)
por veinte alios.
Buenos Aires es hoy simplemente, una grande aglome-





COSTUMBRES PROGRESS 11
racion de hombres, de intereses, de pasiones, de codicias,
de miserias, de ignorancias y vicios aun en las ideas, como
todas las grandes ciudades, y el que quiera encontrar el
pueblo entire este caos de elements divergentes, y producer
cambios violentos contra males que creen intolerables, se
ha de encontrar que mientras, con un ,prop6sito santo,
intentaba una revolution, solo obtuvo el saqueo de una 6
mas calls, el incendio de un barrio, y la muerte de ino-
centes, consolandose con protester de la santidad del pro-
p6sito.
Ojala que la terrible experiencia del domingo pasado,
haga adherir al Club Universitario como se llama, a la
detestada escuela Sarmiento, que profesa los mismos prin-
cipios que estan aprendiendo en sus lecciones, a saber:
que la sociedad require reposo, y es superior al individuo,
siempre que la seguridad pdblica requiera la limitacion de
la libertad; que el gobierno ha sido instituido para ase-
gurarla, y sus mas concluyentes arguments los tiene en
el Parque, cuando se trata de' conmoverla.
Un diarista ha dicho que durante las elecciones, las fun-
ciones del poder pdblico se reducian i recoger y enterrar
los muertos.
Esto solo caracteriza una 6poca. Sin embargo, los ba-
tallones no estan armados de palos ni azadas, ni en el
Parque hay repuesto de cajones de difuntos.
La leccion del Domingo, es todo un curso de derecho
constitutional. No hubo autoridad que precaviese el de-
sorden; ni editor responsible del hecho an6nimo, aunque
horrible y vergonzoso. Todos nos hemos lavado las manos,
echandole al vecino la fechoria. Lo que debemos lavar-
nos es la conciencia politico-anarquica, cAndida, perverse,
y pensar en que las escenas del Domingo tendrAn otras
escenas, por repercusiones de que ya ni nos avergonzare-
mos A fuerza.de repetirse. Tenemos que remontar la
maquina por gastada y vieja, adaptAndola A las necesida-
des de una grande aglomeracion de hombres, que no todos
responded al dictado pomposo del pueblo, ni mueve el pa-
triotismo, ni aun el espiritu de partido. Hace cuatro aios
que en la Boca esta organizada una sociedad que tiene por
objeto la perpretacion del crime, por la gracia de come-
terlos.' Sus miembros se enorgullecen de pertenecerle.





OBRAS DE SARMIENTO


La Escuela de Medicina de Paris, no obstante renovarse
sus estudiantes en cuarenta afros ha profesado el odio y la
oposicion al gobierno existente, y en cuarenta afios han
existido los gobiernos posibles.
No sabemos si se ha curado de esta enfermedad.
Evitemos, pues, todo lo que la experiencia propia 6 agena
nos viene ensefiando. Se trata de la seguridad de muchas
vidas, del honor de las ideas liberals, comprometidas por
sus excess. Acaso los jesuitas ganen en la opinion pd-
blica con los resultados de la manifestacion en contra de
su pretendido restablecimiento; y aunque en tal caso pu-
dieran alzar las manos al cielo, porque sabe producer A
tiempo ladrones, incendiarios y homicides, que en nombre
de la libertad mejoren su causa, siempre serA ridicule que
la flor y nata de nuestra juventud estudiante empeore la
causa que defiende, y a su nombre 6 a su impulse cando-
roso se produzcan crimenes. No es en los colegios donde
ha de ir A buscarse la experiencia de la vida piblica.

LA EXPEDICfON A TUCUMAN

DE BUENOS AIRES A CAMPANA

(La Tribuna, Novlembre 23 de 1876.)

Era, se decia, cosa arreglada que la expedition inaugu-
ral del ferrocarril A Tucuman, constara de sesenta indivi-
duos invitados por los empresarios, habiendo el Presidente
torado la delantera solo, para evitar compromises y gastos.
Pero las cosas no se hacen asi en un pueblo eminentemente
democrAtico.
De concession en exigencia la cifra mont6 a seiscientos.
Medios de transport, acomodaciones para tan grande masa
de pasajeros, provisions y alojamiento, son detalles que
no entran en cuenta para con la masa ilustrada popular,
que anda todavia tras la cuadratura del circulo, y ve rea-
lizarse todos los dias el milagro de los cinco panes. No se
construye casa de gobierno por no dar aires de monarca
al mandatario, lo que no obsta para que en dias de gala,
de que el soberano pueblo es grande aficionado, bregue
por caber todo entero dentro del salon de recepciones or-





COSTUMBRES PROGRESS


dinarias que mal podria contener con desahogo cincuenta
personas. Al despojarse de la banda presidential un Presi-
dente cesante, racimos de muchachos estaban encaramados
de a seis sobre las estrechas mesas de marmol que sirven
de base A los grandes espejos. Cariitides mas sucias ni
menos clasicas decoraron nunca un fronton. El que le si-
gui6 quiso poner coto a& estos desbordes populares, y fue
el President mas impopular.
El viaje A Tucuman fue tomando de hora en hora las
proporciones de un 6xodo porteiio en busca de la tierra
prometida, el jardin de las Hesperides (naranjas).
Va usted a Tucuman? Tiene usted boleta de admission ?
La crisis misma se suspended, baja el oro, la tranquilidad
reaparece, los rostros se animan, suben las rentas, nada
mas que por el viaje A Tucuman.
Sali6 por fin la expedicion & Tucuman bajo un cielo nu-
blado y una fuerte llovizna. Millares de espectadores cir-
cundan la estacion, dardo apenas paso A los centenares que
acuden presurosos con sus sacos, mantas y demas incum-
bencias de viaje. Suena el silvato, el poderoso reptil de
una cuadra de largo se pone en movimiento, estornudando
gas, hurmo, y chispas de fuego, y nadie viva A los que se
van no obstante dejar tantos amigos, ya sea por gravedad
del character, 6 por escusable envidia de tanta felicidad.
Vienen ahora las notas de viaje.
A la izquierda del transeunte van desfilando arcadas aun
no seguidas que remedarian la magnifica galeria de la
calle Rivoli, de Paris, erigida por Napoleon, reminiscen-
cias de sus -campafias en Italia.
La ciudad de Buenos Aires ha puesto veinte afios para
consentir en la idea de que es ciudad maritima. Cuando
era colonia vivia en las alturas, dando desdefiosamente la
espalda al rio. El bajo era dep6sito de basuras, circun-
dado de tabernas de mariners 6brios. Poco A poco ha
ido descendiendo. Primero Llavallol di6 vuelta la cara
hacia el puerto; despues se crey6 tolerable que hubiese un
muelle, con mas aujeros que capas de vizcaino. Digalo
sino el Herald, bi6grafo 6 histori6grafo official de sus hazafias,
pero ni por esas la municipalidad ilustre en todo menos en
achaque de costas, se persuadia que era necesario lavarle
la cara a la ciudad maritima. Las plazas estaban ya som-





OBRAS DE SARMIENTO


breadas. El Parque y el Retiro eran jardines en lugar de
campos de maniobras, 6 db raterias; Palermo se transfor-
maba, y sin embargo el Paseo 9 de Julio continuaba mu-
ladar obsceno. Di6lo a pedazos a cuantos lo solicitaron
para establecer estaciones y trificos., Al fin de la franja
de terreno que le quedaba hizo un jardinillo largo y an-
gosto, en que las damas tienenque recogerse el ruedo por
no arrastrar las flores de ambas orillas de callejuelas
estrechas. Con esta exigiiidad hace contrast el nombre
del paseo 9 de Julio, que recuerda cosas grandes, hist6ricas,
nacionales.
Y sin embargo el Bajo Buenos Aires ostenta todos los
progress del Buenos Aires modern*. La Capitania del
Puerto domina el muelle y la rada. El Puerto de las Cata-
linas, avanza sus muelles hacia el rio, para proveer de.
puerto, A la ciudad mas portefla y maritima de estos mun-
dos, a la cual ciudad tan portefia y maritima dej6 sin
puerto hace ocho afios la mania de los discursos en el
Senado, la oposicion por oficio y negocio, por el plan de
oponerse a todo. Un Gobernador sostenia que era dere-
lcos privativo 6 inalienable de la provincia gastar diez
millones en cosas que un tonto le ofrecia hac6rsela gratis,
y un orador en el Congreso amenazaba con la insurreccion
de todo Buenos Aires, el dia que se clavase la primera es-
taca de un puerto national en Buenos Aires, para utilidad
exclusive de la Provincia.
Ante esta amenaza cedi6 el impresario y el Gobierrro, y
aunque no se hizo el puerto, la amenaza se cumpli6 por
otros motives. IQub lastima que no hubi6ramos tenido
puerto hace seis afios aunque hubidramos tenido revolu-
cion I Todavia podra intentarse algo desde el terraplen que
como en San Francisco de California avanza sobre las olas
y arrebata al rio la tierra que ha ido usurpando en siglos,
Almacenes de dep6sito con ferrocarriles, muelles y canal
de las Catalinas haci6ndole cintura. Pero estas son qui-
meras Tengo al frente el frontispicio de la destilacion
del gas, donde concluye la verja de ocho cuadras que se-
para el dominion municipal de la via pdblica. Este edificio
acaba de surgir como por encanto del seno, de la crisis,
pues tales altos y bajos no rezan con el gas que ilumina





COSTUMBRES PROGRES8O 15
sin distinction, las miserias y las grandezas' de las ciu-
dades.
Pero no necesito mas que 'levantar la vista para distraer-
me de tan penosas reflexiones. El lindo temple de la
Recoleta, hace esfuerzos por salir, como un polluelo de la
cascara, de dentro de un vetusto y grosero murallon que
lo mutila 6 la vista. Es una flor que no acaba de florecer,
encerrada por su obstinada cpsula. En Paris se abri6
una plaza en torno de la torre de Saint Jaques la Boucherie
cuya base ocupaba macizos de edificios viejos; pero aqui,
cuando un lienzo de aquel paredon se ha caido de suyo,
se ha gastado mas dinero en refaccionarlo que el que cos-
taria quitar este escombro y dejar ver desde el rio la bella
construction, con un promontorio de c6sped de quince 6
veinte varas sobre el nivel de las aguas por basamento.
Del mismo character participa el plantio de cipreses de-
lante del adjunto cementerio, que hace aflos est6r aguar-
dando A la puerta que lo admitan en el recinto, bastando
una verja de fierro 6 la orilla de la calle, para incorporarlo;
en lugar de que hoy el cementerio es una madrfguera de
sepulcros cuyos habitantes se ahogan, faltos de aire, de
espacio, de luz, de perspective. 1Qui6n ha dicho que un
muerto medianamente educado necesita solo dos varas dOP
tierra para reposarl Necesita flores, vegetacion, oxigeno,
aire, y sobre todo que lo vean y contemplen sus amigos,
sin aversion y sin desagrado. Quien pudiera traerles las
sombras del bosque de pinos que estr detras del cemen-
terio I
Pero ya estamos en las oficinas de las Aguas Corrientes,
esta octava maravilla, despues de la novena que son las
cloacas. La via pasa por entire los obeliscos, imitados del
de Caligula que se mantiene erecto en la plaza del Vaticano
en Roma. EL Parque de una potencia maritima no con-
tiene mas cafiones, que tubos de a ochenta que estin en
filas negras esperando en silencio 6rdenes para ir a su
destiny. iCunta agua nos vamos a beberl es la exclama-
cion que se escapa algun sabio t mi lado, al ver aquellos
lagos cuadrados que se suceden, centre riberas de cal y canto
tiradas a compAs. Cuin diminutos eran los artbigos algi-
bes de nuestras arabescas habitaciones, pues sin la tradi-
cional azotea, no hay algibe que se tenga.... limpio.





OBRAS DE SARMIBNTO


Al andar del tren apenas tengo tiempo de contar las casi-
las de campo que suceden a la quinta de Saavedra de
ilustre nombre, y meritorios servicios, como de escasa
ventura dom6stical
Hasta ahora diez afios Buenos Aires era de azotea: hace
diez mil la Pampa solo conocia los toldos. Hace ocho afios
a que apareci6 la construction rural, caprichosa de forms
g6ticas, 6 reina Elisabeth, 6 alemana, 6 italiana, como un
dia Ilega en que la flor silvestre cultivada abandon su
forma simple y se hace double, y se color con todos los
colors del iris, y a mas los variolds 6 disciplinados. Esta-
mos en esa dpoca, y los alrededores de Buenos Aires desa-
fian-4 los de las mas bellas ciudades.
Que estaba pensando! Razon tenia el viajero que al ver
un ahorcado, se tranquiliz6 dici6ndose para si:-No hay
cuidado, estoy ya en pueblos civilizados I La Penitencia-
ria I esta ahi, imponi6ndose por la autoridad de su mole y
los pavores de su solo nombre. Templo suntuoso elevado
& la Virtud ausente; palacio morada del crime, necr6po-
lis de los enterrados vivos, condenados & sobrevivirse tras
la muerte civil.
Si los ladrones no se enmiendan, no sera por falta de
comodidades, y decoraciones artisticas. iQud podrin'desear
en torres, galerias, cilpulas, habitaciones, cocinas, etc., etc.,
que no se les haya provistol Verdad es que la benem6rita
ciudad queda condenada a cuarenta afios de penitenciaria
para pagar la deuda de cuarenta millones, oh pueblo
sublime, cuando haceis disparatesl
Las cloacas tuvieron un d6fitit de ciento cuarenta y siete
millones, como el viaje & Tucuman un exceso de quinien-
tas cuarenta bocas! Todo es asi entire nosotros.
Consuelenos que podamos decir de cada una de nuestras
obras, como los norte-americanos the best of the world!
No hay en el mundo penitenciaria mas impenitente
que la nuestra; y la cloaca maxima de los romanos es una
patarata al lado de la nuestra, si se acaba, y no acaba
antes con nosotros, haci6ndonos cloaca tambien.
Llega el tren y se hunde como en un abismo bajo la
techumbre tenebrosa de la estacion central del ferrocarril
de San Fernando. Fu6 este el primer ferrocarril garantido.
Mutilaron el program quitindole los almacenes fiscales





COSTUMBRES PROGRESS


quer'debian construirse en su t6rmino, con lo que baj6 el
capital a unas ciento cincuenta nil libras esterlinas, suma
vergonzante que la Bolsa de L6ndres tuvo amenos inscribir
en sus pizarras y recogieron los especuladores de afuera.
Las formas plebeyas de sus estaciones, estAn, no obstante
sus utilidades, revelando su origen. Verdad es que ahora
arranca desde alli,el ferrocarril de Campana que vamos a
recorrer, otro mal nacido, aunque pudiera ennoblecerse
andando el tiempo, por sus propias obras.
Vuelve el silbato a gritar atencion-de frente-marchen,
y apartando los ojos del hacinamiento de materials, car-
bon, hierros, maderos de dos vias, la vista se extasia en el
panorama que a la izquierda se deja ver, y que notas de
viaje ni bosquejar alcanzan.
MuBstranos con poco recato su part posterior el Retiro,
antiguamente casa de ejercicios espirituales, con entreactos
de corridas de toros a su frente. jOhl tiempos felices, que
no volverani Despues fortaleza y cuartel de granaderos a
caballo que salieron de alli tras la libertad deseada, y es
fama que hasta hoy andan en su busca. Todo tenemos
menos libertad. Hoy es en fin paseo de otoflo en torno de
la estatua ecuestre de San Martin, accidentado el suelo por
monticulos graciosos, bajo la inspiration del doctor Abert,
tan entendido en materials municipales. El Retiro es pues
el resimen de nuestra historic. De las corridas de ejer-
cicios y de toros, A las corridas de granaderos va trecho;
y un mundo los separa de las actuales corridas de equi-
pajes 6 paseos, 6 estadia tranquila de los paseantes.
El mismo contrast ofrece la barranca y el bajo lo largo
del ferrocarril que ya se desvia visiblemente hAcia el
Oeste. Ruinas de lo que fu6 en su tiempo ostentosa man-
sion de magnates, de lo cjue da testimonio la solitaria
palma. de la casa de Azcu6naga. La del perfect gentleman
Riglos sigue a aquella, la del doctor Torres con muestras
del Pacara (oreja de negro) que vamos A ver en todo su
gigantesco explendor en Tucuman de donde es oriundo, la
casa del Virrey que se yo cuantos; el Buenos Aires que se
lfu. Bajando un poce la mirada se ostenta el Buenos
Aires que viene. FAbrica de tintoreria de Prat, fAbrica de
tejidos de lana que no teje ni tejera; fabrica de cerveza,
ToMo xLi.--





OBRAS DE SARMIENTO


con su bal Mabille delicioso, fAbrica de cal, fabrica de lavar
A la mecAnica y toda clase de fabricaciones en palacios
extensos, entire enramadas de bosques, palmas y lechos
de flores.
Por sus elegantes y elevadas chimeneas de aspiracion,
por el movimiento de trenes de tires vias f6rreas, por la
cultural agricola en anfiteatro, por el gusto y ornato dA las
casas y fAbricas, .este trecho de camino- es el mas bello,
animado y modern de Buenos Aires. Cr6ese uno tras-
portado A Liverpool 6 el Havre.
Error! Un cartel de una cuadra de largo en carActeres
del alto de un hombre, nos avisa que estamos en plenos
Estados Unidos. Deletreo al pasar por la plazoieta del bajo
de la Recoleta: CUIDADO CON EL ENGANTO! iAL PEDIR
LA ESPERIDINA EXIJIR QUE CADA R6TULO, ETIQUE-
TA, CAPSULE Y CORCHO DE LA BOTELLA LLEVE LA
FIRM DE M. S. BAGLEY!
Los reporters franceses que han ocurrido a la Exposicion
de Filadelfia no vuelven de su asombro al descubrir que
los Estados Unidos, cuan extenso es su territorio, son solo
el papel destinado por la Providencia para anunciar una
droga Ilamada sozodonte, que es la Esperidina de los Estados
Unidos. Las rocas desnudas de las montafias tienen en
caracteres que se lean de A legua la palabra SOZODONTE: en
laspiedras de la vereda se lee sozodonte, y en los cercos,
los diaries, los avisos ambulantes, la palabra fatidica se
impone A la vista. El reporter pretend que al despertar en
looscuro veia la palabra sozo6ONTE; y Iqe si por huir la
occasion levantaba la vista alcielo cuando viajaba, en los
celajes y en las nubes creia discernir: SOZODONTE. Se ha
inventado un verbo, no me sozodontde, que el francs tradu-
ce: ne m'emb8tez past
Ya atravesamos el Parque 3 de Febrero como una saeta.
La avenida Sarmiento, se ve y desaparece como una vision
fantAstica, y me quedo con la description inpetto de su
negro 6 colorado pasado; las luchas que provoc6, y las ame-
nazas y protests contra el national y maquiavelico prop6-
sito de dotar A Buenos Aires de un parque; el mismo aigu-
mento que prevaleci6 contra el puerto, pero que esta vez
no tuvo eco. Tenemos parque, y bello, muy A nuestro.
pesar.





COSTUMBRES PROGRXSO8


El Hip6dromo se divisa & lo lejos, pues la line se dirige
decididamente al Oeste, dejando A la derecha el domo de
Belgrano, que en pais tan Ilano, domina la escena como la
cdpula de San Pedro.
El Graphic, peri6dicoilustrado de Londres, acaba de dar
en un ndmero la description monumental de Manchester,
y promote irlo haciendo con otras ciudades celebres. Muy
bella seria la description grAfica del espacio contenido en-
tre la estacion del puertode Buenos Aires y Belgrano, que
contiene las vistas mas accidentadas de pais tan sin acci-
dentes,. y es una sucesion no interrumpida de estableci-
mientos piblicos, construcciones colosales, interpoladas de
parques, -villas, casillas de campo, jardines, fabricas, imple-
mentos y maquinas de ferrocarriies.
Despidese aqui el viajero de la ciudad que aun se hace
present con sus numerosas torres, teatros; cipulas y
grandes edificios: el pais de abajo ha desaparecido y pisa-
mos ya sobre la barranca con San Martin y el fatidico San-
tos Lugares.
Volvamos hacia el Norte a trav6s de lo que fu6 la Pampa
y es hoy pais poseido, cultivado a veces, tierra de ovejas,
que pastan en grupos de A millares. Interrumpen la uni-
formidad del espacio, manchas negras de Arboles y habi-
taciones que de distancia en distancia anuncian un propieta-
rio. Atravesamos un largo y ancho bafiado, que es elivaclo, la
negacion de la tierra; la cual se divisa en una zona hacia la
costa y a su fondo la barra negra de las islas del Parana
cubiertas de Alamos y sauces. Un molino de grandes di-
mensiones gorillas del Lujan daanimacion & la escena, pan
al Tigre y San Fernando, y mercado A los labradores cir-
cunvecinos queson sus inquilinos. Rompe al fin el trayecto
un promontorio de terreno alto, y Campana esta ahi con
su casa seflorial A media barranea, su muelle espacioso A
que atracan los buques y su puerto que serA en breve em-
porio de forrages y cereales, de esportacion de caballos y
ganado en pi6, como es ya t6rmino de ferrocarril y punto
de partida de los vapores de la carrera del Rosario. Del
tren al vapor Uruguay, 6 el Capitan, 6 el Pavon segun la ca-
tegoria de cada pasagero; y mafiana......
Lo que sigue, In6dito, aunque contenga repeticiones de 1o anterior, contlene
tambien apreciaciones orlginales. (El Editor.)





OBRAS DE SARUIENTO


Con tan simple preinbulo, seguimos las notas de viaje.
La ciudad colonial daba la espalda al rio. Volvise. hacia
61 cuando empez6 a reconoserse hija de sus aguas, sus
tempestades, y su instabilidad. La casa Llavallol fu6 la
primer en hacer este cambio de frente desde que pudo
dotarla de un muelle, que ostenta termicamente sus agu-
jeros. Un Hotel elegant desierto aun cierra por este
lado la la. pigina. La que da A la ribera, ostenta el jar-
dinillo paseo municipal, en cuyas callejuelas las damas
se recojen los vestidos afin de no arrear las flores de am-
bos costados. Quince afios estuvo el paseo 9 de Julio
esperando que lo dotasen de vejetacion; pero las ideas
escaseaban aun, en material de ornato. Sombrearonse
primero las playas, el Retiro y el Parque dejaron de ser
plazas de armas para ser.jardines, Palermo se transfor-
maba y todavia el Paseo de Julio era dep6sito de basuras.
Al fin le lleg6 su, hora, cuando habia ya cedido a ferro-
carriles la mitad de su ancho. No tenemos puerto.
Los lotes de agua. En el espacio que media entire los
muelles de Santa Catalina y el gas, se ha levaritado
terreno para cien edificios suntuosos que habrin tuego
de embellecer la ciudad. Que aduana con almacenes de
dep6sito podria construirse en aquella sucursal, rodeada
de ferro-carriles por dos lados y puerto de embarque al
extreme, de manera que las lanas entrasen por el de
circunvalacion, y las mercaderias invadiesen a torrentes
por el otro los almacenes de la ciudad.
El gas. Da frente espacioso al ferro-carril, y es uno de
los edificios de ornato, construido durante la crisis; pero
como las crisis se desenvuelven a oscuras, el gas no ha
sido suprimido, no obstante los ocho millones que adeu-
daba la Municipalidad. 4 Cuintas escenas ha alumbrado
el gas? Cuinto dinero ha sorbido aquella esponja sopada
en gas carb6nico!
Apenas tengo tiempo de deletrear las cosillas de campo
cuando se present imponi6ndose con la autoridad de su
mole, y lospavores de su nombre la Penitenciaria. O vos-
otros, asesinos y ladrones destinados a habitar este monu-
mento elevado a la virtud ausente, cuanto v& A mejorar el
gusto artisticoy decorative que os faltaba, viviendo en
palacio tan suntuoso!





COSTUMBRES PROGRESS Zi

El tren atraviesa el Parque Tres de Febrero, y no doce,
ni otro dia memorable.
Es una vision de Parque, una alameda en perspective,
una aspiracion y un deseo. Nada mas se vb que lo que pasa
un segundo por la pupila, y me quedo con la description de
su belleza, en el tintero, de su negro pasado, de las luchas
que suscit6, y las abstinencias de pasearlo que provoque
hasta convertirse en; cosa vulgar y casera, como todos los
progress ejecutados en estos diez iltimos aflos.


A la caida del solque se ocultara entire celajes de opalo
y oro, tras el vecino collado, si solo por robarme una des-
cripcion poetica, no se nos escabullese tras la torba y llu-
viosa nube que nos viene sirviendo de toldo, todo es agi-
tacion a bordo de los vapores, buscando cada cual un ga-
rito done meters, trasladAndose con sus lares los privi-
legiados A camarotes que les estAn reservados. Las damas
forman una pl6yade de estrellas mas 6 menos luminosas,
los vapores surjen y atizan sus fogones, la serial de la par-
tida se hace oir de los sordos, y la escuadra expedicionaria,
cual bandada de cisnes, cuellos negros 6 colorados, se me-
ce sobre el cristal empafiado del Parana, que por aquellas
alturas discurre manso y reposado por entire sus islas de
un lado, plantados Alamos, sin que desdiga de su caracter
un bosque de pinos que ya habiamos dejado atras, y la ri-
bera, accidentada de lomadas y alquerias hasta que a poco,
tan lijero pasa el panorama, se divisan las torres de ZAra-
te arriba, y siempre abajo, como es genial ya y caracteristi-
co lo que de nuevo el pais ofrece, entire bosques espesos se
descubre el arsenal de ZArate, en cuyo puerto descansan
buques de guerra aburridos, esperando que los diaristas
chilenos y argentinos, a fuerza de dirigirse improperios, y
fanfarronadas armen una camorra para probar que done
el Capitan General O'Higgins dijo dige, no dijo digo sino
que dijo Diego, que es casi siempre el origen de las reyer-
tas de pueblos hermanos.
El arsenal de Zarate estaba en obra, cuando hubo cam-
bio de administration, cayendo el pandero en manos de
gente criolla, que como antes la ciudad de Buenos Aires,
mira hacia la Pampa mas que hicia el agua, lo que es una





OH.KAS PIIG AKMIINT'O


simple manera de ver, y uno se aticiona A la forma y otro
al colorido, de an objeto que as en todo caso un conjunto
de atributos. Qukdese pues ZArate donde se esta, que la
alegre comitiva va dispersandose A media que los buques
del trAfico ganan terreno, y el Pavon, con su carga de re-
presentantes de todas las naciones amigas, vA perdi6ndo-
lo, hasta que cerrada la noche el curioso asoma las narices
por sobre la borda, a fin de descubrir en la oscuridad. por
las luces r6jas, donde queda y donde va cada uno de los
compafieros. El Baradero, San Pedro, San Nicolas, duer-
men el suefio de los justos, sin que haya ojo human que
los sefiale desde A bordo, pues capitanes y timoneles, van
pensando en otra cosa, hasta que la luz del nuevo dia, pues
de sol no hay que hablar, alumbra las barrancas de un lado,
las eternas islas del otro, y i poco andar los gemelos se di-
rijen A popa, atraidos por el castillo Alvear, con sus adya-
cencias y ap6ndices de granjas y casillas, todo en estilo
ex6tico..yque dan A las margenes del Parana una vislum-
bre, una pincelada fugaz de orillas del Rhin d otro rio de
antiguo civilizado. Muy buena idea tuvo el fingido caste-
Ilano de quebrar la monotonia del paisaje paranamefio, que
nada tiene de panoramico, al arrojar alli un pufiado de se-
millas de pinos, araucarias y abetos, y traer al viajero eu-
ropeo el recuerdo de su patria, A fin de que no se crea, pe-
netrando en el magestuoso rio, abandonado de la mano de
Dios, que como se sabe se queda en el viejo mundo, y ape-
nas se deja ver donde flamea al aire la bandera de un
c6nsul.
El Rosario estA A la vista, es decir, lo que el Rosario de-
ja ver al que por el rio se acerca, los talones rajados de
sus barranbas, sus muelles desmoronados, y sus casuchas
y ranchos de pescadores y riberefios.
La Aduana con su fronton torreado y almenado rescata
en parte el mal efecto; y reconcilia al Rosario y al tran-
seunte con la nacion que prodiga por todas parties edificios
monumentales.
Ascendiendo la barranca, el Rosario se muestra A los ojos
at6nitos del que hace veinte afios la conoci6 aldea mal tra-
zada entire pantanos y cercos de burras. QuB transforma-
cion! que improvisacion de hotels soberbios como el Uni-
versal, de calls sin fin empedradas, iluminadas 6 gas y lle-





. COSTUMBRES PROGRESS


nas de movimiento y actividad. El Rosario es el triunfo de
las buenas ideas que trajo la caida de Rosas, Lopez Mas-
carilla y toda la gente de galon do oro en los pantalones- y.
galera de paisano encasquetada siempre en la cabeza, para
significar que eran caudillos de la plebe de a caballo. Chi-
cago y Bdfalo solo han marchado a este paso, pues Buenos
Aires mismo se queda en zaga, en sus progress y desen-
volvimiento. Su puerto es el de todas las provincias de
arriba, laescala de los buques que descienden los rios, y
con sus colonies ya se habla de cereales, forrajps, maderas
y otras producciones que rivalizarin con cueros, lanas y
gordu ras.
Fu6 esta provincia el teatro del Reposo piblico durante
veinte y cinco aflos, con excursions por via de distraction
aquende el Arroyo del Medio, por no olvidar las boleadas
de antaflo, y hacerse la mano para un caso necesario.
El Rosario es un monument vivo del progress, acaso el
ainico quo hajustificado los esfuerzos supremos que cos-
t6 los que de afuera lo promovieron.
Por todo el litoral y en Buenos Aires se han iniciado
ciudades que cambian la antigua distribution de la pobla-
cion; solo el Rosario es una ciudad que sabe porqu6 y para
qu6 estA alli, y siente palpitar en su seno las fuerzas que
aun no han entrado en action. Ciudad sin abuelos, sin
historic y sin tradiciones, sera el Glasgow 6 el Liverpool
argentino si los nuevos elements y el espiritu que sopla
desde las colonies agricolas no son torcidos 6 sofocados por
la vieja levadura que esti fermentando en otras provincias.
Mientras los pasajeros invaden los hotels, las posadas,
los albergues y cuanto tugurio admit un alojado, en el
teatro se prepare un beneficio en favor de la libertad de
imprenta. La policia es acusada de desmanes por el fiscal,
esbirro del poder, que nada puede, ni hacer disparates.
Habia intentado la Legislatura tener como Buenos Aires
Baneo Provincial privilegiado y traido con ello el conflict
con el Banco de L6ndres; pero el Banco que aun no era
Banco, no era por tarito la Provincia y el gobierno tuvo
que oir razon y abandonar la empresa.
De otra cosa se trataba ahora, aunque aquella hubiese
enajenadole voluntades.
El tirano de la situation es La Capital in fieri, que no





OBRAS. DE SARMIENTO


admite mas tirano que 61 en el Rosario; y como su vocacion
es perseguir d6spotas, y despepitar despotismos, la prensa
j6ven de edad aunque vieja de instintos, enristra lanzas
todas las mafianas y pincha y traspasa & cuanto A otra
tirania que la suya huela. Mal es este que durari muchos
afios, si el enferma no se muere antes, 6 no le aplican un
cauterio. Despqes de la borrasca queda el mar agitado
por las bobas: pasada la lluvia siguen las goteras del techo.
Cuando ha desaparecido una tirania y el pais libre se orga-
niza, la juventud que aparece en pos viene buscando
tiranos para ser libertadores como sus padres. Don Qui-
jote es el iltimo mohicano de los caballeros andantes que
ya no existen en su tiempo; pero que la imaginacion des-
cubre en molinos de viento y batanes. Liberta galeotes;
derrama la roja sangre de odres de vino, y en majadas de
ovejas ve los ej6rcitos de los tiranos de Trapabana.

ENGLAND FOR EVER

(La Tribuna, Enero 5 de 1876.)

Eso parepia decir un pabelloncito ingl6s empavesado en
la lluvia del lunes, teniendo firm A la punta de un maste-
lero, largo de vara y media por tres cuartas de manga,
capitaneada y tripulada por CArlos French, de arribada al
Tigre, despues de ocho dias de trayecto desde el Rosario,
en cumplimiento de apuesta de star en site, que no
gan6 por haber sido detenido por el Resguardo de San
Nicolas, no encontrando en regla sus papeles. El Talita
de regreso de ZArate, vapor de alto bordo como parecen
los avestruces de Africa al lado de los nuestros en el
Parque, ofreci6le en vano, pasaje con embarcacion y todo,
ya que remolcarlo habria tenido sus inconvenientes.
Excentridades inglesas, se lo explican alguno. El origen
del dominio de los mares, y de la merecida prepotencia
inglesa, susurra al oido la historic de la conquista de la
India por Clive un dependiente de factoria, la India misma
conservada A la civilizacion europea, por veinte mil resi-
dentes ingleses, tenderos, tenedores de libros, plantadores,
contra doscientos mil cipayos de line, y ciento cincuenta
millones de habitantes, hasta dar tiempo A que llegasen





COSTUMBRES PROGRESS


de Europa, doblando el Cabo, refuerzos de tropa y arti-
leria.
,El yatch ingles, cricket club, he aqui los elements cons-
titutivos de la Inglaterra. El habeas corpus, el jurado, el
Parlamento son sus consecuencias.
En lugar de agitarse en el vacio como nosotros, destru-
yendo gobiernos, analizindolos, como lo hacen los nifios,
que acaban por destripar la mufieca, A fin de ver como
estA compuesta, el rudo breton, en las horas de huelga,
tiende la vela de su diminuto esquife, y da bordadas, una
tarde enter en San Fernando, luchando con el viento
contrario, para ejercer su actividad native de marine, y
poner A prueba la terquedad inglesa, que hall un Li-
vingston para los desiertos ignorados del Africa Central,
un Beecker, un Grant, para las fuentes del Nilo.
Los norte americanos reconocen A los inmigrantes ale-
manes, con sus asociaciones musicales, sus patriarchies
costumbres, haber contribuido en much A pulir la rudeza
prosaica de sus esterioridades, dAndoles el barniz ameno
y sociable del canto popular, espresion de sentimientos
blandos. IDeberemos nosotros A los ingleses, la introduc-
cion de los juegos atl6ticos, el criket y la navegacion mi-
niscula de los rios, canales, ya que el mar esta lejos de
nuestra vista?
Ahora medio siglo un sentimiento de desprecio hicia la
gente culta amotin6 las turbas. Cajetilla era el apodo, de-
presivo de la inferioridad fisica de la gente de ciudades
y vestidas a la francesa. Quizi para rechazar este repro-
che, nuestros demagogos vulgares nos Ilaman raza viril,
pueblo viril, y hablan de la toga viril, cuando nos acon-
sejan hacer revoluciones.
Sin la carrera military que hace honorable el sufrimiento
fisico, much me temo que la preconizada virilidad aca-
base en la degradacion fisica, que la inmigracion y la de-
mocracia de la riqueza al alcance de todos, estorban in-
fundiendo nueva sangre en las venas. Pero sabe Vd. nadar,
remar, navegar, correr A pi6, luchar, etc., etc.?
Montabamos a caballo antes A tomarnos por centauros.
La diligencia, el tramway y el ferrocarril principiaron por
alejar de nuestras manos las riendas del caballo, y la
generation present 6 la que le suceda puede ser clasi-





OBRAS DE SARMIENTO


fieada de maturangos y chapetones como los'espafioles durante
las guerras de la Independencia.
El Rio de la Plata ha contribuido a alPjar, tanto como
el caballo, a los ribereiios, de sus orillas enando buscan
solaz y placer. Sus aguas son traidoras, sus costas .des-
guarnecidas, la lengua del agua no se sabria donde estd un dia
de pampero? Seria precise que el Capitan del Puerto la
mandara buscar con un vapor. Rio tan sin costumbres, 6
de tan malas, si costumbres tiene, no es para confiarse &
sus olas; y el aprendiz prefiere el terreno seguro de la
Pampa para recibir un golpe de caballo; y no hundirse
bonitamente, volcado su bote por una tonelada de agua
que le viene encima, 6 quizas de bautismo in articulo
mortis.
El Rio de la Plata que nos da nombre es a causa de su
mala conduct poco querido de las poblaciones. Puede ser
magestuoso cuanto quieran; pero no es sociable,serai til,
pero de agradable nada tiene.
De aqui proviene que Buenos Aires es un pueblo fluvial,
que no se ha bafiado los pi6s en su rio, que no es navegan-
te, ni siquiera niutico. Millares de sefioritas no han entra-
do nunca en un bote; y puede sefialarse con el dedo el joven
que haya manejado un remo.
Pero el caso no es desesperado, y ya se siente venir la
brisa de la mafiana, como la precursor del dia;'y la canoa
de dos varas, con un ingles embutid.o adentro, que encon-
tr6 el Talita a la altura de la isla Procida, sefala el cami-
no de reparar el estrago de cuatro siglos de mal comporta-
miento del in-hospitalario 6 inospedable Rio de laPlata.
El rowingdcub ingids, que tiene por su Preside.nte al Ministro
Plenipotenciario de la Magestad BritAnica, (lo que probaria
mejor que la conquista de 1806, los designios de la p6rdida
Albion, menos p6rfida sin embargo que nuestro abuelo el
Rio de la Plata), ha descubierto un mundo ignorado de estos
naturales, como decia un ministry espaiol, de los habitantes
de M6jico, para imitar el lenguaje que usaba Colon al ha-
blar de los iidigenas. Tiene de afio en afo susjustas en
el canal de Lujan, aufitreatro de verdura, como no tiene la
Inglaterra para las regatas en que luchan de destreza
los estudiantes de Oxford, aud Cambridge University, y este ailo
la concurrencia fu6 escogida, brillante y numerosa, de





COSTUMBRBS PROGRESS


aquella parte de la sociedad argentina en damas, y caba-
Ileros (fuera del genero ingles que es ingl6s.en todo tiem-
po y lugar) que forman diremos asi la aristocracia future
del pals; aristocracia especuladora y obrera hoy, mientras
le Ilega su tiempo; y que ya se la conoce por la tendencia
del cabello al color rubio, y de los ojos a ser azules; si
bien es verdad que la mayoria de los niflos van saliendo
rubios, lo que ha hecho decir A un profundo observador,
queel porteflo es esencialmente rubio, sin su culpa.
Cosa significativa,el atletico Alvaro Barros, ex-gobernador
descendiera del caballo, si caballos estuvieran en uso para
cabalgar una canoa que jemia bajo su mole, y un ex-pre-
sidente dirigia el timon de su lijero jigg, aunque nada de
estrafio tuviera en hombre que A fuerza de dejarse ir me-
dio siglo tras la corriente no siempre clara de los sucesos,
ha perdido todo rasgo americano, sin ser doctor ni general,
ni industrial ni navegante.
Asi dado el impulse, tras del canal de Lujan, y siguiendo
los derroteros del Rowing Club, vaporcillos stiles, canoas
imperceptibies, especie de picaflores entire las naves, reco-
rren los domingos los encantados canales -de las islas del
Parana, deslizando sobre los rios de plata, sin arrugas,
pues el viento apenas se hace sentir para refrescar la tibia
atm6sfera, 6 traer el perfume de una vegetation siempre
verde, siempre de gala como una primavera eterna.
Casi son siempre families inglesas, alemanas 6 america-
nas las que emprenden estas excursions, encontrando un
poco dificil persuadir A un portefio pur sang, que posee en
su pais, A una hora de la polvorosa ciudad, uno de los
mas bellos paisajes de la tierra, cien leguas de canales
poblados por labradores felices, aguas tranquilas limitadas
por enramadas de verdura, done el temido pampero no
ha soplado tempestades nunca, ni las olas sepultado A na-
die, simplemente porque han sido suprimidas.
Al finalizar la obra nueva, para entrar en lasReculadas,
(perd6neseles A los que la dan, la mala palabra) hay un
letrero que dice Wellcome to the shade, es decir, aqui hay
sombra y hospitalidad para los paseantes, aguardando la
estacion de las frutas, que las obtendrtn deliciosas de las
islas y habitaciones circunvecinas.
Esta seria la primera estacion para viajes y paseos de





OBHAS DE 8ARIMIENTO


recreo. Otra ofrece la afamada isla de Brunet, quien ha
transportado un pedazo de la Jamaica 6 de los alrededo-
res de Rio Janeiro a nuestro clima, para mostrar los ex-
plendores de la naturaleza himeda y lujosa de los tr6pi-
cos. Es la primera pepinera, criadero de plants de Buenos
Aires, acaso de Am6rica, y mil quinientas magnolias flore-
cientes, 6 camino de serlo, con diez mil naranjos frutales
se ofrecen al comprador.
Para los que se atreven A hacer de longue haleine, (dos
horas de vapor) tienen tras del Canal del Capitan, y des-
puesde ver por una ventana el Rio, magestuoso 6 incon-
mensurable, entrando en nuevo canal de la isla de Piacho,
de cuya extension y magnificencia darA idea el hecho ocu-
rrido no hace un mes de haberse almorzado once vacas
lecheras, una honrada familiar de tigres compuesta del res-
petable padre, la tierna madre y de cuatro lindos cachorri-
tos tigres overos todos que fueron a felicitarlos. El tigre
macho fu6 tornado vivo, y mide tres varas del hocico a
la cola. El ejercicio despierta el apetito.
Concluiremos estas observaciones sobre la expedicion
French, con la plausible noticia de que muchos j6venes qua
empiezan a hallar desabrido intentar revueltas, y de mal
gusto escribir 6 leer injuries calumniosas, y menti-
ras en los diaries patrioteros, se han provisto de botes unos,
de canoas otros, y de piroscaffs algunos, y prefieren tostarse
al sol un poco, remar bastante, y tener hambre y sed a fuer-
za de ejercicio, a la diversion favorite de leer la Libertad y
el Anton Perulero, para bostezar en seguida, acabar de abu-
rrirse. Todo en honor y en procura de la libertad. Quien
ignora la dolorosa observacion de Madame Rolland, yendo
al patibulo. ajiOh libertad, libertad! Cuintas sonseras
se escriben en tu nombre. >
Vamos a navegar, a respirar, A ser libres, a ser pueblo
viril.





COSTUMBRES PROGRESS


EL PLANO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES ()

(El National, Junio 23 de 1856.)
Por una disposicion del Gobierno se manda suspender
la ejecucion del piano de la ciudad, confiada a una comi-
sion especial de ingenieros, para pasarlo a la Municipali-
dad a quien correspond este trabajo, contando con que lo
hara a menos costo.
Nada mas municipal en efecto que la traza y plano de la
ciudad que contiene el municipio.
Sabemos que esta obra esta muy avanzada, y facil es ter-
minarla, poniendo a licitacion la construction de la parte
restante. Es A la Municipalidad A quien incumbe dirigir
este trabajo. Sibese que, en despecho de la direction
actual de las calls, hay un piano hipotetico, ideal de la
de la ciudad, a que el Departamento topografico va con-
formando la ubicacion de los nuevos edificios.
Salvo ensanchar las calls, esa pretension de regularidad
*es un error que trae eternas querellas y cambios.
En la America del Sur, desde Panama hasta Valdivia es
dogma de fe, que la ciudad debe ser en form de damero,
atravesada por calls en angulos rectos, A distancia de cien-
to cuarenta varas unas de otras. Antes la vereda habia
de tener postes, la calle ser de doce varas escasas y la
acera de una. Este es el bello ideal que nos dejaron los
colonos.
IQu6 hermosa ciudad, exclaman los que tales cuadradi-
tos ven!
Sin embargo tiene sus defects este sistema. Para ir a
una legua de distancia lineal al Noroeste, por ejemplo, es
precise marchar dos leguas cabales, haciendo-una cuadra
al norte y otra al oeste.


(1) No habian tenido lugar en tomos anteriores estos artlculos y los hemos con-
servado en este volume por lo fnstructivos que son para historlar las Ideas y mos-
-trar el contrast de las del autor con las de aquella 6poca.-(N. del E.)





OBRAS DB SARMIENTO


-Para una poblacion numerosa las veredas de una vara,
es precise andar con cuatro ojos, estropeado por postes y
pasantes; para una ciudad mercantil calls de once varas
son estrechas para carros, carruajes, luz, y circulacion del
aire. Casas comolas de Mufioa, Halbach,Teatro Colon, Adua-
na, y otras que estan en construction requeririan cuando
se alcen. A ambos lados de la calle, andar con farol a
medio dia.
Esas calls fueron construidas en concept A casas de un
solo'piso; pues nuestros padres no concebian que llegaria.
una 6poca como la present, en que el Hotel Iraola tendria
cinco. Para la distribution de gas, agua potable, y extrac-
cion de las sucias por tubos, circulacion de electricidad
(que ya viene), las manzanas cuadradas exigen un enorme
capital en tubos subterraneos. Para la contribution direct.
desperdician un terreno central inu'til.
Si alguna compostura admiten las actuales calls de
- Buenos Aires es retirar los edificios por construir, cuatro
6 seis varas al interior A uno y otro lado de la calle. Una
verja de fierro y un jardinillo, 6 simple alfombra de verdura
por delante harian una belleza etividiable de la tempora-
ria imperfeccion. Si esto no se cree possible ahora, esas
calls son incurablemente malas, y deben dejarse tales
como estan.
Otro remedio tiene la ciudad, y aun es tiempo de apli-
carlo, porque los obstaculos son hoy pequefios en -compa-
racion de lo que serAn cuando los edificios valgan mas.
Consiste este en partir las manzanas de Sur. & Norte, 6 de
naciente A poniente por calls de veinte varas. Esta ope-
racionpued6 hacerse parcialmente sin hacerla obligatoria.
Los duefios de los fondos de los actuales sitios ganarian
un ciento por ciento en el valor de los frentes A calls
tan anchas, para resarcirse de las varas que perderian de
lo que hoy son corrales y terreno sin destine. Las dos
casas que ocupan hoy lo que entonces serian bocas de esas
calls, serian abonadas por los propietarios beneficiados
ganando.
La continuacion de la famosa calle de Rivoli, en Paris,
de cerca de una legua, la hizo la Municipalidad, y un ban-
quero. La ley declare la expropiacion de la calle y de
cierta extension de ambos lados.' Un banquero paga por





COSTUMBRES PROGRESS


su tasacion terreno y edificios. En seguida vendi6 sitios
al. pdblico, y como era la calle mas suntuosa de Paris ban-
queros y ricos propietarios se disputaban la preferencia.
Fu6 un negocio de oro. En todo caso el piano de la ciudad
lo necesita cuanto antes la Municipalidad, para expedirse
en mil asuntos administrativos. Alumbrado, contribution
directs, escuelas, censo, empedrado, veredas, todos sus
negocios se ligan al piano de la ciudad. Cada parroquia
debe tener su parte- de plano. El grabado mas grande
que nos ha llegado es el piano de la ciudad de Nueva
York mandado levantar por la Municipalidad.

ESCENAS POPULARES

EL REY DE LOS LUCHADORES -EL RETO Y LA
MASCARA NEGRA

(BE Nacional, Junlo 23 de 1856.)

Volvemos a los tiempos de la Grecia, con sus juegos
olimpicos, cayendo por accident en la edad media, por los
retos que se dirigian los caballeros arrojAndose el guante
al rostro, y por los enmascarados paladines.
Despues de haber pagado Buenos Aires su tribute de
admiracion, aplausos y oro a Thalberg, que ird pregonando
por doquier, que nuestros hilletes de a mil, pesan mas que
los millAres de reis de plata de Rio Janeiro, dadas las pro-
porciones en que los recogi6 en ambas capitals, necesitaba
dejar el coturno de las artes de Orfeo, para revestir la al-
pargata del vasco, y hacerse pueblo, en torno de los .H6r-
cules que iban & disputarse el premio de la lucha,
La que sostuvo M. Charles ayer tarde ofreci6 & la curio-
sidad pdblica, uno de los especticulos mas escitantes que
se hayan presentado en America, y para nosotros occasion
estudiar con satisfaction, y Ilenos de fe, en los destinos de
estos paises, los instintos de la democracia, y su aptitud
para gobernarse A si misma.
En el estrecho recinto de un teatro, mil seiscientos va-
rones de todas condiciones de la sociedad, apifiados de a
diez y seis por palco, y obstruidas las avenidas, sin guar-
dias, en medio del tumulto que escita las vivas emociones





OBRAS DE SARMIENTO


de estos espectaculos varoniles, no hubo un incident quea
hiciese reclamar siquiera el orden, no obstante que ocu-
rri6 algo, que hubiera en otras circunstancias y en otro
pueblo, exasperado las pasiones populares-
Tan ruidoso y dramitico ha sido el incident, que seria
puerilidad negarle los honors de la prensa, pues los de
la publicidad le sobran en mala hora.
Habian en La Tribuna de ayer Ilamado la atencion del
pdblico unas hojas verdes, sustituidas a las secas, con que
aquel diario entretiene los.domingos a sus lectores.
FirmAbalas una M, initial que podia decir Marmol, y
describiendb el autor escenas de Palermo, trazaba carac-
teres, 6 indicaba nechos que parecian hacer alusion a per-
sonas conocidas.
Peligrosa es la ficcion romanesca en las ciudades de ter-
cero 6 cuarto 6rden, porque, no siendo grande hasta per-
derse de vista el circulo de las relaciones, la malicia puiblica
se ejercita en descubrir, con mas 6 menos tino, los hechos
reales que con la ficcion tienen semejanza. Villergas
intent en Espafia hacer unos Misterios de Madrid, y desde
entonces tuvo que expatriarse por los 6dios que su ensayo
sublev6, acaso con menos razon que lo que se creia.
Sea de ello lo que fuere, mientras el pdblico se agitaba
pidiendo comenzase la lucha, oy6se una voz que dominando
el bullicio dijo: ( declare que el Senador Marmol es un infame calumniador.s
Era la voz del j6ven Mansilla, y puede calcularse el tumulto
que tan inopinado como extrafio procedimiento debi6 pro-
ducir.
Pesa sobre este j6ven una herencia desgraciada, pues no
sabemos que se le acuse personalmente de acto indigno, a
no ser que se Ilamen tales, indiscreciones de altaneria en
la 6poca del odioso reinado de su familiar.
Nadie hallara razonable su procedimiento, que revelaba
una terrible exasperacion; pero ofendidos, a lo que 61 habia
creido, sus padres, cada hijo encontrara en su corazon
atenuaciones de una falta gravisima, que emana de tan
pura fuente.
S t ii.) pearinitido, por evitar malas interpietaciones, dete-
nernos en este incident doloroso. Como en materials de
religion a los doctors es permitido leer libros prohibidos, asi





COSTUMBRES PROGRESS


en political hay algunos que tienen el derecho de no ser
sospechados, en sus concepts. La familiar de Rosas, aun
los miembros que fueron inocentes, en su tirania, sufre
hoy una terrible expiacion de los crimenes de :su jefe; y
cuin injustas sean las tribulaciones que les vienen de
cuando en cuando, son siempre una saludable leccion
para estos pueblos, donde las tiranias estan amenazando
retofiar bajo nuestras plants, para que no olviden que
hay justicia en la tierra, contra esos ajamientos que los
favorecidos imponen a las victims en los dias de poder.
Hoy pagan en la misma moneda los desafueros de otras
-pocas.
Esto dicho, no olvidemos que se trata de una sefiora
indefensa, menos por la debilidad de su sexo, que por el
desvalimiento y la animadversion pdiblica; y que la prensa
debe alejar de sus piginas todo asalto a la vida privada,
sino quiere que las vidas privadas, alarmadas, justifiquen
las tentativas de los perversos para poner trabas & la
prensa. La libertad debe cuidarse a si misma, y nadie
-conspira contra la de [a prensa como los que abusan de
ella. Las hojas verdes, estaban con alusion 6 sin ella, verdes
en demasia. Solo a la historic le es permitido levantar
alto el grito reprobador.
1L seflor MArmol pudo al fin hacerse oir, y con calma
admirable, observe lo indiscrete del reto, ofreciendo las
senas de su casa, para recibir el guante que le arrojaban, y
-dar en cambio sus botas.
Gritos de que el Jefe de Policia se acercase al mal aconsejadoj6ven,
y lo hiciese salir del teatro por evitar tumulto, con lo que
se estableci6 la calma, y principid la lucha, como si tal
hubiese ocurrido.
A pedido del lidiador fueron nombrados para former el
Juri que debia dirimir las cuestiones que se suscitaren, los
Sres. Cazon, Sarmierito y Martinez de Hoz. Todavia en
esta election habia un rasgo caracteristico de nuestra feliz
Apoca. Solo en los paises libres y sinceramente gober-
nados, el pueblo reunido en espectaculos bulliciosos, elije
de comun acuerdo para presidirlo al Juez de Policia.
El especticulo correspondi6 en todo a las anticipaciones
Touo xl..-3





eQaAS .DK SA#iMl NTO


que tan numeroso concurso hablan reunido. El .primer
luchador;que:selpesent6 nada prometta 4 losojos de log
inteligentes. Faltibale musoulatura, y wea facil prefer ya
el desenlace de lapugna que dir6 poco, dando con arnbps.
espaldas en la arena, segun las prescripcioaes del juego.
Mejores antecedentes abonaban al segundo, vasco chan-
gador, que tenia su fama bien establecida de fuerza hercd-
lea; pero carecia de mafia y de gracia, y toc6 la arena A
pocas vueltas.
Un bearnds fu6 el tercero, alto, de formas elegantes, mis-
culos pronunciados, agil y diestro. Habiase pintado de
rojo la caA come los indios norte-americanos, y colocdose
en la huincha una pluma figurando la de fguila con que se
adornan aquellos guerreros. Este atavio que daba & sus
formas mayor realoe, mostraba que no era nuevo en las
lides del circo. Prob6lo A poco aandar, con grande interest
del pdblico, prolongando su resistencia, zaf ndose con agi-
lidad de las robustas garras de su adversario cuando se
sentia mal traido, y recobrando su equilibrio cuando bam-
boleaba.
Notamos con placer que el instinto 6 el arte le sugeria la
misma tictica que hizo invencible a Zoto, en Chile, & quien
no pudo derribar Charles en dos aflos de prueba. Aprove-
chindose de su estatura, que domina A esta especie de dado
cuadrado, alejaba el cuerpo del contact de sus cortos
brazos tomando al atleta del cuello, y haci6ndolo caer de
bruces, lo que si bien no es caer, segun las reglas del juego,
exaltaba tanto las pasiones de los pii'tiltaiaios de Zoto, y lo
era el piblico en masa, que la function se terminaba de
*una manera poco digna.
El bearnes ,luch6 los treinta minutes prescritos, sin ser
vencido 6 aterrar A su antagonista, y terminada la lucha
por intervention del Juri, dirigi6 la palabra al pdblico,
agradeci6ndole las vivas simpatias .con que lo habia ani-
mado.
Present6se el ouarto, el enmasoarado, que habia con
sobrada arrogancia provocado por la prensa al -rey de ios-
luchadores. Con este la apuesta :que se jugaba era la
entrada recogida que podia pasar de dmas de mil duros.
El interest del opdblico habia side redoblado .por este linci-
dente, y lo subian de punto una talla hercdlea, unas





COSTUMBRES PROGRESS


espaldas que abonaban la arrogancia del porte, y cierto
desden de su adversario.
Desfavorecian su figure empero unos calzones blancos
largos y cefiidos alto a la cintura, que cubrian la parte mas
bella del cuerpo, quitandole la gracia que despliega en las
actitudes de la lucha.
Perdi6lo su demasiada arrogancia. Dos veces hizo perder
la arena A Charles, levant&ndolo en el aire; dos veces lo
hizo bambolear, y por el aplomo cerrado de su juego, el
piblico auguraba buena suerte al lidiador enmascarado y
una terrible contienda.
De repente, como el aguila sobre su presa, en un moment
en %qe ambqs atletas se estaban midiendo con la vista,
cae Charles sobre la mascara, y agarrarlo y hacerlo surcar
la arena con su ancha espalda fu6 todo uno, con grande
sorpresa y estupefaccion del pdblico que no se esperaba
tan pronto desenlace.
cTraicion) gritaron algunos inexpertos; earte) respon-
dieron los iuteligentes, que la lucha era una de las bellas
artes que cultivaban los antiguos, y a los heroes de la
arena levant6 estatuas la Grecia, y prodigaban coronas en
los juegos olimpicos. Tuvo el desventurado mascara quiza
la indiscrecion de descubrirse, y cay6 victim de su alta-
nera conflanza.
Ansioso el pdblico de emociones, pedia a gritos, mas
luchadores, a pretexto de que uno de los cuatro prometidos
no habia sido vencido, como si pasados los treinta minutes
pudiese asegurarse que ninguno haya de serlo, 6 si ninguno
resistiese cinco, bastarian veinte luchadores para llenar el
tiempo designado.
Reuni6se el Jury y A unanimidad decidi6 que las condi-
clones de la lucha estaban llenadas; cor lo que empez6 A
salir la gente, por los estrechos vomitorios del teatro.
Muy sensible es que no tengamos un circo para esta
clase de espectaculos que tan vivo interns despiertan y
cobran mayor brillo iluminados por el sol en ancha arena,
dejando exhalarse al aire libre humo, exclamaciones 'y
bulla que atruenan debajo de una techumbre, armenazando
al parecer hundirse sobre los espectadores.
El circo de Nimes en Francia esta hoy consagrado a la
lucha, como en tiempo de los Romanos,y la Mdhicipalidlid





OBRAS DE SARMIENTO


paga premios de seis mil francos A los vencedores, a fin
de estimular el desarrollo de las fuerzas con estos juegos
atleticos. SAbese que los espartanos hacian luchar A las
doncellas a fin de que la prole fuese robusta.
Hoy la education de los pueblos tiende a restaurar la
olvidada gimnastica, y models de fuerza como Charles,
arrancaran aplausos por todas parties, y provocaran compe-
tidpres.

EL TIRADOR DEL PAISANO

(Anales de la Educacion, 1858.)

Si por una sdbita revolution cesase de circular el papel
moneda, el paisano desprenderia los botones de su tirador
y un million de duros por lo pronto harian frente A la nece-
sidad de moneda metAlica. GC6mo ha venido a constituirse
estetesoro ambulante en lacintura del paisano? Pals alguno
de Am6rica consume mayor cantidad de plata labrada que
el Estado de Buenos Aires que no posee minas como Chile,
el Peru 6 M6jico. La calle del Buen Ordeh hacia el campo,
la de los Lomilleros y otras, ostentan en sus nimerosas
exhibiciones de prendas un raudal de plata refulgente, en
pretales, fiadores, maniadores, rebenques, espuelas nazare-
nas, estribos, pasadores y cabezadas que hacen bajar en
efecto la cabeza del caballo, agobiado con el peso de la
artistic pero ponderosa masa de plata.
Interrogando A un platero sobre el valor de un juego de
estas piezas, nos ha asegurado que cuestan de seis & ocho
mil pesos, sin contar con frenos de plata pura que usan los
mas lujosos. En 1857 el marco de pifia se vendi6d doce
patacones, es decir, dos pesos fuertes mas que su valor
metalico, y casa de comercio hubo que vendi6 dos mil
marcos A un solo fabricante de arreos ecuestres.
Los paisanos prefieren la plata acufiada para mandar
hacerse sus espuelas, y la reunen lentamente, pagAndola
A mas subido precio que el valor metAlico; porque el paisano
en estas sus joyas, no se content con la apariencia y
el oropel, sin6 que estima ante todo el valor intrinseco del
metal, razon porque las imitaciones con las mismas formas
galvanizadas no han tenido nunca aceptacion, como si el





COSTUMBRES PROGRESS


paisano menos quisiese parecer aperado A los ojos de los
otros, que estar satisfecho A los ojos de su propia conciencia
del valor de sus prendas.
Hay, sin embargo, en estos usos que parecen originales y
estravagantes,razones profundas que los perpetian y gene-
ralizan en todos los paises en que las condiciones de la vida
del pueblo son anMlogas.
Las monedas de plata que el paisano nuestro lleva en su
cintura, llevalas entrelazadas en largas chorreras entire sus
cabellos la mujer de los paises orientales, y Horacio Vernet
las ha puesto entire las galas de Judit, 6 la Rebeca; porque
lo que hoy sucede entire los arabes, ha debido suceder dos
mil afios atrAs, no habiendo cambiado sus costumbres pas-
toriles. Los franceses que acompafiaron a Napoleon al
Egipto se ocupaban muchos dias despues de la batalla de
las PirAmides en pescar en el Nilo los cadAveres de los
Mamelucos, ginetes que como los nuestros llevan sus per-
sonas y caballos en arreos, en pufiales, pistolas y sables
recamados de plata, oro y piedras preciosas, toda su for-
tuna.
La vida ambulante, la falta de familiar, la inseguridad de
la tienda 6 del rancho, han aconsejado en todos los passes
en que tiene lugar, reducir a metals y piedras preciosas
todas las economies, y Ilevarlas sobre el cuerpo bajo la
guard del alfanje 6 del cuchillo del poseedor, que es la
cerradura de esta tienda de objetos de valor.
El tirador del paisano es una. Caja de Ahorros, que no
produce interns, y que esta sujeta a p6rdidas parciales del
capital, 6 a una ruina complete segun los percances de la
vida. Asi es que hay ya un principio de inteligencia y de
prevision laudable, que pudiera, mejor aconsejado, conver-
tirse en una fuente de bien estar. El roto chileno, el cholo
boliviano, estin en much mas abajo. Cualquiera que sea
el fruto del trabajo 6 el valor del salario, desde el domingo
al lunes chancelan todos sus haberes en la embriaguez,
comenzando la vida de nuevo por la vuelta al trabajo dia-
rio por lo encapillado, como suele decirse, esto es con la
pobre camisa, ponchillo, calzon y sombrero de mala muerte
que constitute su ajuar, menos reluciente sin duda, pero
tan ainico como el caracol de cal que sirve de casa y de
vestido al ser que este nombre lleva. El gaucho argentino





OHRAM DKi SAKMIIKNTO


prevee ya, razon para la que no consiente prendas zahuma-
das, ni botones de moneda falsa. Atesora; y ostentando en
el tiradorsutesoro quiere hacerse valtr, y mostrar a sus
compafleros-y A sus patrons que no es tan desvalido, ni le
faltaria una prenda que empefiar, Ilegado el caso de salir
de un apuro.
Al tirador rodeado de pesetas, y abrochado con dos 6
cuatro pesos fuertes y onzas de oro, A veces se afiade.un
puflal con cabo y vaina de plata. Un grado de elevacion
moral mas se ostenta en ponderosas espuelas, y ya es otro
hombre el que puede A mas de las cabezadas de plata afia-
dir fiador,maneador y puntillas idem.
El ndmero de los que asi estAn acumulando caudales debe
ser muy grande, Aj uzgar por los centenares de tiendas donde
por millares estan expuestas estas ricas piezas de ornato.
lOhI losj6venes indiscretos de la camara de diputados no
saben el daiio que hicieron deteniendo la primer sucursal
del Banco, que se prepare A salir A la campafia A recojer en
sus areas sagradas esos millones de buillon que andan relu-
ciendo esterilmente por los campos, dando al paisano la
caja de ahorros que se ha hicho de su propia persona y
bajo su propia guard, en esos pesos fuertes que para el
caso de una necesidad lleva siempre consigo, y que cambiara
por una papeleta del banco, desde que sepa que hay quien
le cuide su tesoro y se lo devuelva con creces A la hora de
reclamado.
La sucursal del banco de San NicolAs habria comenzado
la redencion, lenta al principio, general mas tarde, de la
plata acufiada y en barras que por valor de dos millones
entra en nuestras campafias y no vuelve A salir. La mitad
6 por lo menos el t'ercio de los diez millones de fuertes que
gira el banco, se compone de esos mismos ahorros que en la
campafia se metalizan en chapeados y botones. Por eso en
la ciudad no se usan ya ni los unos ni los otros.
FAltanle al paisano ciertas luces sencillas para conocer
que paga muy cara la plata labrada 6 amonedada, y no ha
habido quien le diga que hay un medio de aumentar el
valor primitive del caudal que guard en las costosas pren-
das de su atavio, depositAndolas en una sucursal del banco,
quehabria sin los dafiinos cajetillas de la ciudad, (perd6ne-
senos la palabra) llevado & sus pagos, la nueva del descu-





CONTUMBRBS PROORBSOB


brimiento, y la seguridad que ahora solo confia & su vigilant
cia y la punta de su cuchillo.
El paisano nuestro participa candorosamente del movi-
miento que hoy agita a todas las sociedades civilizadas,
guardar los ahorros y educarse 6 educar 6 los hijos. El pai-
sano guard como lo entiende y sabe, y suya no es la culpa
si los que mejor saben y entienden no le prestan consejo y
ayuda. Las cajas de ahorro son el tirador del paisano en
todos los paises, y sabemnos de Estado americano que con
un million y ciento treinta mil habitantes, tiene en su caja
de ahorros treinta y tres millones de pesos fuertes deposi-
tados por ciento cincuenta mil depositantes, lo que hace
que except los nifos que estin en la cuna, y algunos milla-
res de ricos, no haya hombre, anciano 6 joven que no est6
depositando en aquel tirador comun sus economics para
constituirse un peculio.
Verdad es que todos los habitantes de aquel dichoso
Estado, Massachusets, sin exception de uno en cada diez
mil han recibido education, que hace at hombre pensar en
su suerte future, y aspirar & una posici6n mejor.
Pero con education 6 sin ella, la hora de los chapeados
ha sonado ya; y poco hemos de vivir antes que sus mode-
los mas afamados no tengamos que ir & contemplarlos en
algun museo de curiosidades costosas.
jLa galvanizacionl jEso est& de Dios! En cada cabezada,
en cadajuego depuntillas habra un diez per ciento de cha-
pas galvanizadas que el fraude introducira entire las de
legitima plata, y no pudiendo por medio humane alguno
verificar las piezas una A una, chapa per chapa, prenda
por prenda, la desconfianza del paisano condenard todos los
herrajes, sin que pueda apartar la idea de ser engaiiado,
puesto que el mismo que los vende no podria responder
sine moralmente de la pureza del metal aparente; y cuando
de plata se habla, las seguridades morales son letra muer-
ta. Era precise inventor el medio de dar d cala los chapea-
dos y medallas que parecerin pesos patriots, y mientras se
devanan los sesos per hallar invention tan peregrina, el
paisano depositary en el banco, si sus sucursales est'tn &
maeo, los pesos de papel que le cuestan sus prendas, y
desde que palpe que ni el orin ataca alli su tesoro, ni vie-
nen ladrones por la noche & robarlo, como lo temian los





OBRAS DE SARMIENTO


buenos mozos de las CAmaras, dejarA que se los garden y
aumenten indefinidamente.
La fabricacion de sillas de montar que hoy se hace
en grande escala, el uso del saco que se generaliza en
nuestras campafias, van quitando su vanagloria a los
chapeados, y no ha de tardar much antes que el pai-
sano en lugar de echar mano al tirador, haga el mis-
mo movimiento para ostentar su reloj de oro, y ver que
hora es, porque el tiempo sera entonces moneda, y el ins-
trumento que mide y distribuye el tiempo, objeto de culto, y
prenda del equipo del paisano. El ranger (ranchero) de Tejas
abandon los herrajes de plata, al dia que se puso en con-
tacto con la industrial norte americana.

EL NEWSBOY

(La Education Comun. Setlembre 10 1876)

La venta de los diaries de las grandes capitals ha crea-
do el oficio del niiio vendedor de diaries. Es el newsboy
un hombre independiente, un comerciante y un ciudadano
de nueve afios. Aunque no lleve bajo el brazo el paquete
de diaries y aunque no lanze el grito anuncio con la no-
menclatura de todo su repertorio; aunque no se plante
delante del distraido transeunte cerrandole el paso para
meterle por los ojos su meroaderia; el newsboy seria reco-
nocido desde lejos por su paso seguro, por la firmeza de su
mirada, el desparpajo de su aspect, y una cierta sonrisa
maliciosa y provocative con que muestra la posesion de si,
mismo, y hallarse en su patria y en su propia casa, la ca-
lie pdblica. Este tipo modern, forma, sin6 una grande
asociacion, una red que abraza una ciudad entera, se infil-
tra en los ferrocarriles, y recorre el pais circunvecino. A
la edad de diez afios no depend de nadie, pues si recono-
ce padres estos dependende sus larguezas. Gana de diez
A veinte pesos fuertes al mes, y se conoce caso en Buenos
Aires, de vendedor que hace novecientos pesos moneda
corriente al mes. Compra los diaries A vendaje y sabe dis-
tinguir el mas demandado en el distritoque recorre, 6 en-
tre los transeuntes de los ferrocarriles.
Los neweboy de Nueva York (pasan de doce mil) fre-





COSTUMBRES PROGRESS


cuentan los teatros, aplauden estrepitosamente las barbari-
dades 6 estravagancias de los negros de Florida, silvan A
quienes les place, y tienen Ala policia en acecho. Fuman
por las calls, mascan tabaco, usan lenguaje impropio, y
juegan A descamisarse, lo que es much decir, pues no siem-
pre tienen, Ajuzgar por su desaseo habitual, una camisa
que mudarse.
Es pues el newsbdy un hombre hecho y derecho A la edad
de ocho 6 diez afios;ilibre como el aire y su talante y despe-
jo lo hace aparecer mas desenvuelto que un campesino. Es
un hombre anticipado, una plant florida en la almaciga,
y por lo tanto degenerada.
La moral es moneda que no ha descendido todavia la
rejion que habits. Es libre pensador, y no cree ni en las
noticias que distribuye, pues l1 las inventa alarmantes:
( Derrota de Grant en el Potomac, Incendio de Washing-
ton por los rebeldes,a para despertar la atencion de su pi-
blico. No ha robado nada en su vida, porque A Dios gra-
cias, su trabajo honrado y honorable le basta y sobra, ni
los ataques A las personas pasan de una rifia con alguno de
sus c6frades; pero el hombre prudent, la policia, el sacerdo-
te, el educacionista ven de donde pueden salir mas tarde
los flajelos de las grandes ciudades.
Los filantropos se alarmaron con razon al ver esta no
prevista variant de la miseria humana. Conociase el
vicio A causa de la escases. Ahora se le ve venir audaz,.
cinico, tranquilo, A causa de la temprana abundancia.
Trat6se de acercarse A ellos y sus gong6neres los blueboots;
pero la dificultad estaba en amanzar aquellos mohtaraces
chicuelos, rebeldes A toda sujecion. Logr6se reunir algu-
nos en una casa donde se les proveeria cama y habitacion
(por su dinero se entiende); pero ahi debia cesar toda
ingerencia extrafia. Si el pastor, (generalmente son ellos
los que se constituyen en redentores) quiere dirigirles la
palabra, una voz tiple, y ya alterada por el uso del whiscky,
dice. ,Va A predicar el padre este? Y la risa y la algazara
de la turba infantil hace impossible el speech, 6 la confe-
rencia. Fue precise capitular y no hablar de moral ni de
religion, como lo haria un sujeto en manos de Rarey, al
presentarle el freno, si previera y comprendiera su uso.
Se convino en que en la tarde se les serviria una taza de-





OHtAs UD sAiKM Eto


cafe' en un salon destihado al efecto. Debian pasar los
.ag~acIados por un largo corredor dotad6 de aguamaniles,
.dotide un mozo los. invitaba a lavars, las manos y
arreglarse un poco el cabello para sentarse A la mesa.
Ekte fu6 el primer paso para acometer la cultural de
aquellos espiritus desarrollados irregularmente, atrofian-
dose todas las parties que el excesivo y premature desen-
volmiento sacrifice. Han oido poco A poco razon, tienen
-clases de varies ramos, y reconocen por lo menos vinculos
morales; porque el primer mal que esta situation inde-
pendiente crea, es que la education parece indtil, A quien
,tan buen provecho saca de las letras sin conocerlas; pues
el newsboy es un literate que no sabe leer.
En otras ciudades, y antes que se formasen los caracteres,
la corporation municipal impuso patent al ejercicio de la
noble profession de newsboy; y para obtenerla, saber leer,
escribir y contar, como parece del caso, 6 asistir cierto
ndmero de horas A una escuela, dando fianza, etc.
El embrion de esta variedad de la especie entire nosotros,
no sabe generalmente leer. Conoce los diarios'que vende
como los paisanos las marcas, y cuando algo de hiriente
6 novedoso contiene alguno, el que se los vende tiene el
cuidado de ponerlo en pico, para que lo vociferen y pro-
paguen. Pero aqui como en otras parties, present esa
fisonomia hibrida, en quo la satisfaction y el sentimiento
de la suficiencia adulteran el candor casi suplicante
del nifio d6bil 6 indefenso. Muchas families pueden vivir
con las ganancias de estos especuladores, si se asegura
que no tiren A la calle, y en el dia, el dinero que pueden
volver A ganar el siguiente. Lo que es seguro, lo que inte-
resa A la sociedad, y es el objeto de estas observaciones,
es que jamas se instruiran, y que la profession que hoy
ejercen, sin controls, y la capacidad que se desenvuelve
sin sujecion moral, religiosa 6 political, puede un dia servir
de pAbulo, 6 de viento A las chispas incendiarias que sobre
las grandes ciudades arrojan tantos millares de chimeneas
-ncendidas.
No es impossible, y seria bellisimo verlo, fundar escuelas
de la tarde pagadas por estos capitalistas, pues les sobra
para tanto, en que reciban la education que no tienen;
6 avancen y complete los rudimentos que hayan recibido,






COSTUMBRES PROGRESS


y como ha de haber patente concedida para el ejercicio
de una profession en las calls, la patente puede ser reti-
rada, si se ve que no hay medio racional de ejercer influen-
cia sobre animos ya demasiado pervertidos. (1)


EL FERROCARRIL INTEROCEANICO (2)

(Bl Nacional, Diclembre 14 de 1871.)

El leguaje poco mesurado que ciertos diaries emplean en
cuestiones political cuando atacan 6 desaprueban los pro-
cederes del gobierno, A quien es de buen tono tratar con
menos miramientos que el que se guardian entire si redac-
tores de opinions encontradas, pareciera fuera de lugar
cuando solo se trata de cuestiones de mejoras, cuya
practicabilidad 6 ventaja puede ser para unos cuestio-
nable, mientras para otros son claras como la luz del dia.
Desgraciadamente no sucede asi. Si de un ferrocarril,
un muelle, un telegrafo se trata, ira la reprobacion de un
;sentir contrario hasta el vejamen, hasta la suposicion de
motives interesados ii hostiles al progress.
Con motive de haber el Gobierno Nacional diferido para
cuando el Congreso se reuniera, comprometer su aquies-
cencia a propuestas de hacer el proyectado ferrocarril
interoc6anico, El Nacional Ilega hasta sospechar que el
Ministro del Interior no quiere, y aqui esta el gran pecado,
-que tal camino se abra.


(1) Diez aieos despues un filAntropo acometl6 la empresa en Buenos Aires de
fundar un asilo de vendedores de diaries. Tenemos entendido que ha fracasado.
(N. del E.)
(2) En la correspondencia del Presidente Sarmienlo (ird en volume posterior)
,se hallan las cartas dirigidas al General Arredondo jefe de las fronteras, pregun-
tando sobre la posibilidad de expedfcionar una comision de ingenieros, que reco-
noclese el trayecto para un ferrocarril interoceanico, cuales serian las fuerzas
necesarias para escolta, etc. Otra earta da cuenta al Gobernador Castro, que se
habia empefado en el proyeeto aludido, de que la respuesta de Arredondo era
desfavorable, demostrando la imposibllidad material de levar a cabo la expedition
que requiriria todo un ejArcito expedicionario y sublevaria todas las indiadas.
Han debido manlfestarse impaciencias contra el Gobierno Naclonal en la prensa,
que ban provocado las lines que siguen y que tenemos manuscrltas, sin haber
podida averiguar si fuesen publlcadas.-(N. del E.)





44 OBRAS DE SARMIENTO

Nada de particular tendria que consultando los inte-
reses del pais no guste much de aventurar fondos en
empresa tan de dudosa utilidad y conservation. Pero
fuera de esta posibilidad, hay antecedentes administrativos
que muestran que de part del Ejecutivo hay el deseo
de no exajerar las tentativas de mejoras mas allA de lo
possible, dados los compromises adquiridos y la capacidad
del pais. Cuando se empezaron los studios del ferro-
carril del Norte, el Ejecutivo los proponia hasta Tucuman
solamente. El Congreso Ilevado de la fiebre del progress
lo extendi6 hasta Jujuy.
El ferrocarril al Rio IV obtuvo el caluroso apoyo de la
administration; no asi el studio hasta San Juan, al menos
en la forma de contrato por empresa, lo dej6 A la accion
del Congreso. El proyecto de ferrocarril por el Chaco A.
Santiago, no obstante venir bien recomendado, otro de
Santa Fe y cien empresas que cada dia se proponen, han
sido detenidas por el Ejecutivo, para dar tiempo al tiempo,.
y evitar que una loable pero indiscreta impaciencia nos
haga abarcar much, sin realizar nada.
De seguro que no culparan al Ejecutivo de remiso en
material de viavilidad y medios rapidos de comunicacion,
pues ha ido hasta donde es possible, dados los recursos
del pais, y aun mas allA.
Pero alguien lanz6, ahora tres afios, A la circulacion
la idea de un ferrocarril que una al Rio de la Plata con el
Pacifico; la idea por lo osada y novedosa sonri6 al espiritu
pliblico, y acojido por el Gobierno de Buenos Aires, abando-
nada y rehabilitada despues, es ya crime no ser muy
entusiasta por la tal idea, y no career en la posibilidad titi
de tal empresa.
Hay sin embargo un hecho que debemos recorder por
ser muy del caso. Cuando se ech6 A rodar este pensa-
miento, sin padrinos todavia, en 1864, el actual Presidente
siendo A la sazon Ministro Plenipotenciario en Chile, diri-
gi6 una nota al gobernador acompafilndole datos estadis-
ticos, para mostrar lo improductivo y peligroso de tal em-
presa, que no respondia A ningun interns argentino por lo
present ni habia de favorecer el movimiento general del
comercio de uno A otro oc6ano.
Los que como El Nacional, creen articulo de f6 la practi-





COSTUMBRES PROGRESS


cabilidad de tal empresa, no atribuirAn a tales observacio-
nes hechas entonces, otros motives que el deseo de evitar
errors onerosos, a que puede conducir el dejarse guiar por
la imaginacion de sofiadas ventajas, y por una ciega imita-
cion de lo que en otras parties se hace, pues entonces se
agitaban los Estados Unidos, por realizar el ferrocarril in-
teroceAnico que en efecto se ha llevado a cabo. Despues
de aquella 6poca ha sido franqueado el Itsmo de Suez, a la
navegacion entire Europa y Asia, y;este cambio de rutas, de-
jado menos frecuentados y necesarias las del Cabo de Bue-
na Esperanza y la de Hornos y Magallanes.
Un ligero studio del mapa explica estas diferencias de
posiciones relatives. La Europa central, los Estados Uni-
dos y los puertos habilitados de la China y el Japon yacen
por t6rmino medio hacia el grado 40 de latitud norte. En
otros t6rminos, el mundo commercial esti en el norte del
globo. La apertura del Itsmo de Suez ha abierto una line
casi direct de comunicacion maritima con la India, y el
ferrocarril de Panama, el interoceanico americano, y dos
mas ya en studio 6 en construction ofrecen lines rectas de
comunicacion entire Europa, America del Norte y Asia Orien-
tal, que disminuyen la necesidad de dar la penosisima y
larga vuelta por los cabos, que viene a ser como una cir-
cunnavegacion del mundo.
Quedarian las colonies inglesas en Australia, Nueva Ze-
landa, etc. mal servidas por aquellas rutas, y necesitando
siempre seguir los antiguos derroteros por la vuelta do los
cabos. Aun asi para la facil comunicacion de pasajeros la
line de vapores que con tanta rapid6z pone hoy en contac-
to por el Estrecho de Magallanes, la Europa con el Pacifico,
haria poco frecuentado un ferrocarril que acortase un po-
co la distancia, aumentando 'los costs de la navegacion.
Al riesgo que acompafia siempre toda navegacion y
el presumible en Magallanes, hay que opener el peligro de
ser asaltados por indios ind6mitos en tierra, en una exten-
sion que no bajard de doscientas leguas, cosa que los pasa-
jeros con caudal tienen derecho de estimar en algo. Cua-
les serian las ventajas del trayecto? Cinco dias mas de na-
vegacion. Pero en un viaje de Australia a Europa, del
Perd 6 Chile, cinco dias mas 6 menos de navegacion, en
distancias a recorrer de millares de leguas, no equivalent &





OBRAS DE SARMIENTO


tomar un buque hasta la cabeza de un ferrocarril, aventu-
rarse en medio de lassoledades en un ferrocarril, y tomar
otro buque, si tan & mano esta para continuar el viaje has-
ta Europa 6 Australia. Son tres viajes con sus precious
aparte, sus afanes propios y sus riesgos y molestias, en lu-
gar de uno de una pieza de un punto al de su destination.
Hacemos estas observaciones para mostrar que no hay
visos de razon en suponer mala voluntad contra un pro-
yecto, aunque otros se crean en posesion de mejores datos
para acojerlo. Los viajeros por placer 6 por negocios hu-
yen de toda molestia, las mercaderias de todo recargo de
gastos, los inmigrantes de toda contaduria que les impon-
gan otros que los de su embarque. Por el ferrocarril de
Panama de diez leguas de largo, no pasan todavia merca-
derias sino de valor, porque el buque que las trae, el ferro-
carril y el que ha de recibirlas al otro extreme, cobran tres
fletes en lugar de uno, que una navegacion continue exije,
sin que se crea que su precio equivaldria A uno solo, pues
no es esta la practice del comercio. Una navegacion de
mil leguas se cobra por el valor computado en tiempo de
dos mil, dando en los costs su lugar a las calmas, los vien-
tos contrarios, etc.
Ahora basta fijarse en la material de los products ame-
ricanos 6 de Australia; todos son materials primas, granos,
peleteria, lanas, cobre, que no soportan trasbordos ni des-
embarcos.
El oro, anico articulo de valor, no es trasportado sino por
los buques de guerra de Inglaterra, y sin eso se concibe que
uo se someteria A atravesar por lugares inseguros por
tierra.
Los emigrantes son de ordinario gentes pobres, para
quienes el tiempo de navegacion corre de cuenta del capi-
tan del buque, dure trees 6 seis meses, pues el buque es pa-
ra ellos un hotel que se mueve, y que les debe comida y al-
bergue hasta el punto de destination.
Si no hay que contar much con el trAnsito entire ambos
oc6anos, que sera menos necesario a media que al norte
del mundo se abran nuevas vias, 6 se aumenten los vapores
del Estrecho de Magallanes, menos ha de servir en tiempo
de pagar los costs y fa conservation del camino para
desarrollo y valor de las tierras adyacentes. Un ferroca-





COSTUMBRES PROGRESS 47

rril no puede atravesar pais poblado de indios salvajes. Un
levantamiento general trajo el ipteroceanico; pero el Ge-
neral Sherman contest A los indios alzados, que necesita-
ban comunicacion los Estados con California y ellos ya
no podian seguirsalvajes so pena de exterminio. dPo-
demos nosotros usar este lenguaje con Cafulcura? Y una
sola desgracia en un ferrocarril por pais salvaje, lo dejara
initil y sin empleo por aios, pues los;pasaijeros por cuatro
dias ahorrados, en paises donde el tiempo no es,moneda,
no han de exponerse A peligros reales 6 imaginarios. Des-
pues de las malaventuradas expediciones de los a4mirantes
espanoles, Sarmiento y Cabral, el Estrecho de Magallanes
qued6 abandonado por un. siglo y el Cabo de Hornos fue
solo franqueado al comercio despues de la conquista de Chi-
le, defendi6ndolo las pavorosas relaciones de los antiguos
navegantes sobre sus peligros'
4Porqu6 ha de haber falta de patriotism en pensar
que aun no estA aquella parte de nuestro territorio en
condiciones de conservar un ferrocarril? Sera del todo
improbable que los indios lo destruyan en parte, y queden
rieles y carros abandonados como hay aun pilas de bronce
en donde tueron plazas de pueblos cristianos en Arauco?
Las propuestas piden 6 el 7 por 100 de garantia, 6 bonos
nacionales al 80 con el 6 por ciento, que son el mismo
siete por ciento; y el Congreso que los sancione debe mi-
rarse y remirarse para comprometer tales sumas en ensa-
yos peligrosos.
Estas consideraciones tienen mas valor si se consider
que ningun pueblo argentino existeiae, sera beneficiado con
tal empresa; pues todo el plan esti montAdo en hip6tesis
en que la imagination es el mejor expositor. Supongamos
que hay tierias labrables, que los indios no nos molesta-
rAn, que habrA emigrantes que quieran internarse tanto,
que estemos en paz para poder defender aquellas colo-
nias, ,etc.
Tenemos aun today la provincia Buenos Aires poblada
que reclama mas ferrocarriles: tenemos provincias de que
Jigar A las ,costas, y que reclarnan con el derecho que tie-
,uen los que forman la Repdblica, que los intereses exqis-
itentes y ya creados .sean atendidos depreferencia.
La nota del Ministro de Gobierno nada ha dicho que






OBRAS DE SARMIENTO


revele pensamiento alguno. El Congreso ha mostrado el
afio anterior una susceptibilidad desasada en material de
obras pdblicas 6 inversiones; y el Ejecutivo no ha querido
anticipar compromises que reaten al Congreso, A quien co-
rresponde votar los fondos.


UNA EXCURSION A LAS CARABELAS

VEINTE LEGUAS DE NAVEGACION A VAPOR POR ENTIRE LAS ISLAS
CULTIVADAS-ENOUENTRO DE TEES VAPORES 1SLEROS-ANTE-
QUEBA, TOLEDO, LAS CARABELAS.

(La Tribuna, Marzo 2 de 1875.)

HAse secado, direrpos asi, en la lengua, la palabra cara-
bela, que por las tres que trajo Colon en su viaje de des-
cubierta debiera estar como el lanchon de los Argonautas,
inscrita en alguna de las constelaciones celestes para eterno
6 imperecedero recuerdo. Encu6ntrasela, sin embargo, viva
en un canal de una cuadra de ancho-y catorce leguas de
largo, que une el ParanA de las Palmas con el Guazd 6
Parana principal. Fua aquel en tiempos pr6ximos At la
conquista el camino que seguian de preferencia las cara-
belas, esto es, las goletas de entonces, y ha quedado dando
nombre al camino. Ya no transitan ni carabelas, ni goletas,
por haberse obstruido la entrada del lado del Guazd, bifur-
cAndose el canal y estrechahdose demasiado, en unas pocas
cuadras.
Este accidepte no ha estorbado que a ambas margenes,
cuan largo es, se hayan establecido labradores que por lo
alto de la ribera siembran patatas, maiz y porotos, forman-
do una especie de colonia vizcaina, pues vascas son la
mayor parte de las families, y dando occasion A que se
establezca un vapor carabela por su tamaio, que recorra
los mi6rcoles siete leguas por lo menos de aquel rio, y re-
grese los jueves llevando y trayendo escaso ndmero de
pasajeros. Asi, pues, las antiguas carabelas han sido su
plantadas por el vapor modern, y los espafoles pueblan
hoy el pais que sus antepasados solo miraron de paso, cu-
bierto de espadafias, cardos y ceibos, y que hoy es un
vergel de 25 A 30 leguas de largo, si se hace una line de





COSTUMBRBS PROGRESS 4V

los dos territories que dan ambas mArgenes Ilevan por
nombre el arroyo de las Carabelas.
El capitan 6 sub-delegado del puerto del Tigre, cuya
jurisdiction alcanza a 50 leguas a la redonda, y a cente-
nares si se miden las distancias que recorren los canales y
arroyos, crey6 de su deber asomar la bufante nariz del
Talita por aquellas rec6nditas poblaciones, y una excursion
A las Carabelas qued6 organizada, cabi6ndonos el honor,
como a Americo Vespucio, de ir a bordo del buque explo-
rador y poder contar las maravillas de aquellos ignorados
mundos. Para hacer mas atractiva la expedicion, se traz6
un derrotero fuera de las vias frecuentadas, y el Talita .
las siete de la mafiana, entr6 en el arroyo de la Rama Negra,
antiguo camino de los buquecillos de vela, y cuya embo-
cadura, no mas que en dos cuadras, se esta lastimosamente
obstruyendo entire dos fincas cultivadas con esmero, de
manera que navegabamos A la sombra obscura de los sau-
ces, viendo de uno y otro lado desfilar plantaciones intermi-
nables de duraznos, manzanos y perales, con el usual
acompaiiamiento de sauces, en alamedas, que constituyen
el vendinegro marco del canal. Admirando casillas de dis-
tancia en distancia, algunas de las cuales ostentan cierto
confort y elegancia, con solo tener el timon listo para des-
cribir las caprichosas curbas, salimos al Capitan, pasadas
las Tres Bocas que dan al Parana de las Palmas, y siguiendo
la via frecuentada por la navegacion y tropezando a cada
rato con goletas y embarcaciones menores, desembocamos
al Parana de las Palmas ancha abertura del magestuoso
rio, que un moment se present en toda su magestad.
Vuelve el derrotero a entrar en canal definido, con direc-
ci6n & ZArate hasta llegar a Toledo, isla del joven Piacho,
y que por su extension, ornato, products naturales y cul-
tivo es una de las primeras y mas adelantadas. Achacanle
al sefor Piacho que posee cuarenta buques de cabotaje, la
isla tiene duraznos naturales, naranjos y cafias tacuaras.
Cultivanse quinientos limoneros, hay casas de dos pisos y
oficinas de ladrillos para destileria y sus salones donde pue-
den hacerse oir los golpes de las bolas de billar, 6 el piano
A election de los habitantes y pasajeros, ofrecen ya las co-
modidades de la vida civilizada.
Tomo xIL.--





OBMai bt SAtXM Ntf O


El Talita que eni material de marina es el powder ptiblico
en miniature se cruz6 con el vaporcillo de uso particular
de la casa, y pocos moments despues oy6se el silbido del
vapor de la carrera que volvia de su excursion reglamenta-
ria las Carabelas. Algo de gracioso, sin ser ridicule, tenia
este casual encuentro de tres vaporcillos liliputienses, repre-
sentando muy seriamente la autoridad national el uno, el
comercio el otro, la propiedad individual el de la casa.
Acababa de pasar un vapor de carga de regreso del Para-1
guay, con su corona de ananas y jazmines del Cabo y e
Victoria, seguido de su chata de hierro cargada de caL
Sin ser buques de alto bordo, podian 6stos mirar inclinan-
dose desde la bbrda, a mis tres vapores, que por respeto A
los tubitos de las chimeneas, y el agudo y poderoso silbato
del Talita, pot lanchas 6 chalanas de pescadores habrian
sido tomados.
A cosa de dos leguas mas arriba, el Talita siguiendo su
derrota, enderez6 la proa hacia el canal de las Carabelas,
ancho, recto hasta donde la vista alcanza y cercado de
plantaciones nuevas. Las Carabelas son hoy un idilio de
catorce leguas de largo, dividido en tantos capitulos como
ranchadas y families moran a sus dos margenes. La Pampa
repartida en suertes de a leguas, de que son poseedores
gentes que son 6 parecen ser ricos, no despierta en el iaje
otra idea que la de la extension y acaso la de la riqueza.-
Otro-es el sentimiento que inspira la vista de las planta-
ciones de las islas. Sus moradores son de ordinario gentle
vulgar, el labriego europeo, con su traje descolorido y ajado
por el trabajo. Sus families que se ven i las puertas, 6 los
chicos que se agrupan en la ruda escala que sirve de mue-
lie presentan el mismo aspect; pero si se desciende a sus
habitaciones se ve que no son jornaleros sin6 campesinos,
y gozan del bienestar que produce el trabajo, sintiendo la
dignidad de ser duefios de casa, teier familiar y seguridad
de sostenerla. Las Carabelas estin pobladas de un extreme
6 otro, la agriculture en su mas lato sentido puede decirse
que solo alli, en esta provincia, es la base de la existencia.
Han abordado a brazos algunos el costado de la isla que
da al rio, y preservado asi los campos de frecuentes inun-
daciones, aran la tierra que es rica y agradecida, y este afio
las senenteras de maiz ocupan leguas & lo largo del canal.





COBTUMBRBS PROGRBSO8


Estaban sembrando papas, en una de las poblaciones que
visitamos; en otra estaban ya recogidos los porotos; y pre-
guntando si el vaporcillo de la carrera Ilevaba muchos
pasajeros, estamos muy ocupados, contest uno, y nadie
tiene tiempo para moverse.
Reina en esta comarca el mismo sentimiento de satisfac-
cion que en todas las islas, y son millares. El afio ha sido
bueno para los islefios. Los duraznos se han vendido por
millones de pesos y todos han sido beneficiados. Hay pocos
ricos, pero los hay. Lo que hay de interesante en la inmensa
extension del pais que se llama las islas, es que sin ser
ricos, acaso sin pasarles la.idea de serlo, millares de fami-
lias viven de las producciones agricolas, y que el aspect
de aquella red de canales que tiene mas de treinta leguas de
largo, y la mitad de ancho, present A la vista por la lozania
de la vegetacion, mas bella y esmerada en las orillas mis-
mas de los canales, la apariencia de un pais culto, muy dis-
tinto de lo que se ve en tierra, donde la vegetacion mayor
es un accident, que no transform el cuadro harto primi-
tive de un suelo desnudo, seco de ordinario, y no subdivi-
dido y poseido por grandes propietarios. Las islas estAn rea-
lizando la ley del homestead norte americana.
En el continent los inmigrantes principian por ser
jornaleros, y sin6 ejercen alguna arte mecinica. Los que
son econ6micos 6 felices en sus negocios acaban A los diez
afos por adquirir una casa 6 un exiguo pedazo de tierra
que no da lo que ha costado. Esta poblacion es flotante
en el fondo. Viene con el dia, y a merced de la demand
deltrabajo, 6 del curso de los negocios. La idea de volverse
A su pais asoma desde que algun dinerillo se ha reunido,
6 la acumulacion, las vicisitudes political 6 las crisis
comerciales, empiezan a disgustarlos y hacerles career
menos seguro el 4porvenir. En las islas, el poblador esta
ligadQ irrevocablemente al suelo. Si le va mal un aflo, 1o
que posee no puede enajenarlo por la misma causa que le
fu6 mal, y redobla de esfuerzos para el afio siguiente.
Antaflo fu6 cruelisimo con la prohibicion de vender frutas
en Buenos Aires. Algunas families hubieron de perecer.
Ogafio ha sido pr6spero y feliz para todos, y el apego 6
las islas aumenta con la extension de los nuevos plantios.
Por otra part, nada perturba la quietud de estas pobla-





OBRAS DE SARMIENTO


ciones. De oidos saben que por aqui hay revoluciones y
mal estar.
Esto no les atafte, y prueba de ello es que nunca les ha
ido mejor que cuando una revolution ponia en problema
la tranquilidad pilblica, y una crisis commercial tenia para-
lizados los negocios. Pero se han comido una cantidad
fabulosa, incredible, de duraznos, pagados f precious subidos-
porque no habia desde Buenos Aires 6 C6rdoba mas duraz,
nos que los de las islas. El maiz valdrd much este afio
a causa de los estragos de la langosta; y los islefios solo
deploran no haber sembrado mas. Si mal se vendieran
los products de su trabajo, no siendo especuladores sino
puramente labriegos, pescarfn en frente de su puerta, 6
en represas que & guisa de viveros se tienen hechos
algunos, para tener pescado vivo, habrAn huevos, y galli-
nas, y viviran como Dios les ayude. Puede el resto de
los habitantes de las classes trabajadoras decir otro tanto ?
El hecho es que toda la extension del pais veneto estA
poseido, sin que quede un palmo a orillas de un canal
por rec6ndito que sea que no reconozca poseeddr.
Los. pasajeros del (Talita) se proveyeron de tres bolsas
de choclos A diez pesos (m. c.) bolsa, de algunas docenas de
huevos y de regreso acometieron la azorosa empresa de en-
trar por el canal de Antequera,tambien obstruido por una
barra en su embocadura que lo hace peligroso. Pasado con
felicidad el obstaculo, corri6 por entire mirgenes de ver-
duras, salpicadas de casitas A uno y otro lado cosa de tres
6 cuatro leguas, que mide acortando la distancia como la
Rama Negra, y como esti desembocando cerca de la
quinta pepinera de M. Brunet, que es la mas bella y
adelantada de las islas. Asi, pues, el viaje lo fu6 de ida
y vuelta uno de descubierta yendo y viniendo por canales
que ya no frecuentan los buques y que estAn pobladisimos
y cultivados, haciendo en todo unas veinte leguas entire
arboledas espesas, plantios de duraznos, manzanas, perales
y maiz que se descubren A ambas orillas, sin accident
alguno desagradable, sin el calor del sol que solo en el corto
trecho del Parana podian sentir, sin cansarse de ver de
paso, irboles, casillas, families felices como ellas lo en-
tienden.
Para cofiocedores viejos de las islas era una novedad la





COSTUMBRES PROGRESS 53

ruta por la Rama Negra, las Carabelas y Antequera, para
un habitante de Buenos Aires habria sido una revelacion;
para un turista una sorpresa. Como esas veinte leguas no
hay nada en la tierra que le exceda en belleza; es decir,
otras veinte leguas de navegacion fluvial en canales an-
gostos, pues el Rhin, el San Lorenzo 6 el Hudson, son gran-
des y traqueadas vias pdblicas en el corazon de los pueblos
mas adelantados.
Las islas estan muy frecuentadas este afio. Los j6venes
inglesos comerciantes 6 banqueros hacen escursiones en
botes los domingos, acaso para no olvidarse que son insula-
res, y que el agua es el teatro y el agent de la gloria de su
patria.
Muchas families acuden A los canales pr6ximos al Tigre 6
San Fernando, y algunas expediciones se organizan para
llegar 6 la isla Procida 6 & la de Brunet. Cuando el hibito
de estas escursiones se haya generalizado, los mas audaces
emprendern .llegar A la isla Toledo, que se puede con ra-
zon Ilamar el Lido y algun hombre de estado alcanza hasta
las Carabelas, para estudiar el nuevo aspect de la agricul-
tura, la ley de tierras y la emigracion.
En las islas caben doscientos mil habitantes, marines por
necesidad y agricultores de profession. El abordamiento de
los terrenos, el desmonte y el trdbajo van extendiendo el
suelo cultivable, porque.las islas son la obra del hombre. El
las desnuda de su ropaje salvaje, para revestirlas de las
galas de una vegetation productive; y poco conocen las islas
los legisladores que estAn mezquinando el titulo de propie-
dad f los que gozan del de posesion. Mucho bien se haria
poni6ndolos bajo la jurisdiccion national, constituy6ndolas
un territorio fluvial, pues solo el Gobierno Nacional puede
gastar el dinero que se necesita para limpiar los canales
obstruidos y que ahorrarian dias de navegacion, y dar unidad
& aquella poblacion diseminada en leguas y leguas de ca-
nales, de toda nacionalidad, sin ningun habito ni idea que'
se parezca A las de tierra. Puede asegurarse casi que no
hay una montura en toda la extension de las islas, a donde
solo se ven los caballos de algunos paisanos, que se inge-
nian parair de tierra a robar duraznos. Esto lo dice todo
Las Carabelas dicen mas.





DBRABS DS ARlIWNTO


EL GARROTE DE NUEVA YORK

(La Tribuna, AbrHl 45 de 1877).

LaNacion de ayer trae en una de sus acostumbradas fili-
picas, el nombre del senior Sarmiento, como que no puede
haber sermon sin San Agustin.
El senior Sarmientoirajo, segun ella el garrote de los vigi-
lantes de Nueva York. Ohl qu6 cargo
Y sin embargo veamos. Nueva York es una de las mas
grandes reuniones de hombres, cultos, ricos, libres de la
tierra, y toleran, aceptan el garrote de los vigilantes.
Este garrote es el simbolo abreviado de empleado poli-
cial, guardian de la seguridad pfblica en Londres, y aca-
tado y respetado por principles y lores.
Aquel garrote en fin es el simple emblema de laautori-
dad para cuarenta millones an los Estados Unidos, para
treinta en el Reino Unido. Si agregamos que el dia que
Napoleon III proclam6 al fin de su reinado, que entraba
la Francia en el 6rden constitutional y en el goce de sus
libertades, mand6 cambiar la espada del gendarme, por la
vara del watchman ingles.
Tenemos pues las tres mas libres y grandes naciones de
la tierra que prefieren el garrote del vigilante de Nueva
York, Londres 6 Paris, al machete de nuestra policia; pero
tenemos tambien que es un crimen imperdonable de Sar-
miento, haber deseado (porque no pas6 de ahi) esta mejo-
ra, culta, civilizada y libre.
El desearla siquiera ea un crime.
Pero no para ahi la alusion. Todo lo que habia hecho
en veinte afios antes de 1868 el partido de la libertad, es ex-
traflo a Sarmiento, que no habia aparecido en la escena.
Otros que 61 habian combatido la tirania de Rosas, ya de
tenientes en las militias de algun Estado vecino, 6 de otro
modo; pero guardindose de decir ((esta boca es mia hasta
que Urquiza derroc6 al tirano. Para ellos sera la gloria,
para Sarmiento el baldon de los tiempos prehiStdricos, llama-
dos asi por el publicista, porque el representante patenta-
do del viejo partido de la libertad no habia nacido todavia,





cosTU4BaRBS POGRBsBQE 55

4 andaba en faldas, siguiendo los cohetes voladores con la
vista y las manecillas.
Veamos ahora, todos los otros contrabandos que trala
Sarmiento de Nueva York.
(La ley marcial condenada por todos los pueblos civili-
zados en teoria. Nunca se han empleado las leyes de la
guerra, sin6 donde hay guerra. Si ha leido A Pomeroy sa-
bra que no hay en los Estados Unidos, ni en parte alguna
una ley marcial, que lo que Ileva este nombre es el conjunto
de leyes que rigen A todas las naciones, cuando hay guerra.
El senior Calvo las ha definido y fijado en su autorizado
libro de Derecho de gentes, y & ello referimos al de La
Nacion.
Como los ej6rcitos quehicieron la guerra bajo las 6rde-
nes del Presidente Sarmiento estuvieron mandados por los
generals Mitre, Vedia, Arredondo, Rivas y Gelly, ellos
habran sin duda ejecutado las 6rdenes del Presidente.
Sino lo han hecho es lo mismo que el cargo de haber
introducido el garrote de Nueva York, que no se adopt. cSu
sistema (el de Sarmiento) fu6 gobernar con el ej6rcito, para
el gobierno y no para el pueblo y con el pueblo., Si este
fua su prop6sito se di6 chasco mas pesado que con el
garrote de Nueva York y la ley marcial.
La revolution de Setiembre fau hecha por los jefes del
ej6rcito; y como esos jefes no son hoy amigos de Sarmiento,
pueden publicar las notas y cartas en que el Presidente
les encomendaba no hacer algo, 6 influir en cosa alguna
que no fuese la guard de la frontera 6 la preservation del
6rden, cuando estaba perturbado. Arredondo y Rivas fueron
llamados proconsules por la misma Nacion. Ya ha publicado
Arredondo su correspondencia y la de Ivanowsky, de que
616 un diario de aqui apareci6 ser el ejecutor testamen-
tario, y todo se prob6 menos que en elecciones el ejercito
tomase parte por indication del Presidente.
Hay algo mas, y es que por la primera vez, el Presidente
proclam6 la political de que los jefes del ej6rcito en actual
servicio no debian tomar parte en las elecciones. Requiri6
del General Vedia, del General Rivas y del Coronel Obli-
gado, promesa bajo palabra de honor de no tomar part en
las elecciones. Mand6 suspender en el ParanA un diario
que escribian empleados del ejercito.





OBRAS DE SARMIENTO


El coronel Roca mandaba una pequefia division, en
Rio IV, no tuvo comision alguna del gobierno, tanto que
existe en el Ministerio de la Guerra el pedido que hizo de
su baja, lo que prueba que nada tenia que lisonjearse, como
favorite.
Cuando el Presidente saliente dijo, de los cuarenta mil
guardian nacionales armados en defense del orden, he aqui el
pueblo, no podia hablar del ej6rcito de linea que seguia
por entonces a Mitre, Rivas, Arredondo, Borges, C6ncha y
los demAs cuerpos sublevados. "|Habria sido gracioso un
gobierno apoyado en un batallonl
La faccicn que represent La Nacion puede ser sospe-
chada de tener por bandera el ej6rcito, bien entendido que
con el pueblo y para el pueblo: todos sus jefes son mili-
tares unidos estrechamente por vinculos de familiar y de
campamento. Su caudillo ha seguido la carrera de las
armas como medio de existencia, sin haber torado otra
parte en la aqtigua lucha con el parfido federal, que la
que le cabe en un campo de batalla, A un teniente 6 A un
mayor de artilleria.
Su palabra se hace notar por su ausencia hasta 1851,
despues del pacto, lo que en Francia llamaban republi-
canos del dia siguiente. Cuando tuvo poder como ministry,
present un proyecto de Ley A la Legislatura reconociendo
como militares del ej6rcito de Buenos Aires, a todos los
jefes y oficiales del ej6rcito de Rosas, con pensions a sus
viudas y sin incluir en ellos los de la Independencia, ni los
centenares que habian servido con Lavalle y Paz, y.otros
jefes, en la larga guerra contra Rosas.
No hacemos un reproche de esto, sino que mostramos
la filiacion de las ideas de cada uno, rechazando come
inverosimil el cargo a la administration Sarmiento de
haber querido gobernar con el ej6rcito, pues siendo adver-
sario declarado de su adminristracion el General Mitre, no
habria dado expontaneamente mando en diversas ocasiones
A Don Emilio, a Gelly, a Vedia, A Rivas, que eran adictos A
aquel jefe, mas que al Presidente, en cosas de partido.
Los que-intentaban gobernar con el ej6rcito, son los que
estraviaron en Setiembre A su jefe en actual servicia
haciendoles propender a fundar un gobierno revolucionario
apoyado en las bayonetas triuntantes.





COSTUMBRES PROGRESS


Tales cargos son escupir al cielo.
El resultado segun La Nacion, de no dejar que el gobierno
se trasmitiese por motines del ej6rcito, afu6 de entroniza-
miento del fraud como sistema de gobierno.)
Este punto necesita esclarecimientos.
El fraud es un vicio de todas las naciones regidas por el
sistema representative; pero en la nuestra, proviene de las
instituciones mismas y viene acreditado por una larga y
autorizada practice: El senior Sarmiento es el inico que
desde 1858 protest siempre contra el sistema de fraudes,
contra el cual no protest el General Mitre y sus parciales
sino en 1874, y desde el extranjero, en un manifiesto revo-
lucionario, y no en proyectos de ley ante Legislaturas y
Congress, como Sarmiento. Esto consta de actasppdblicas,
y no como lo del garrote, ni el gobierno del ej6rcito, que
son puras invenciones de circunstancias. Los Proc6nsules
estan ahi.
Hablemos sin embargo de fraud y de violencias en las
elecciones.
Hubo fraud en las elecciones del Presidente Avella-
neda?
El partido de la libertad, por, para y con Mitre se llama
mitrista, protest por in manifesto contra la decision del
Congress, en cuanto a la election de Diputados por la Pro-
vincia de Buenos Aires. Nadie se ha fijado hasta ahora
que la revolution de Setiembre, fu6 contra el Congreso, y
no contra el Poder Ejecutivo.
No podia tener part el Presidente en los fraudes que
cometiesen de uno y otro bando los habitantes de Buenos
Aires; pues no tratindose entire ellos sino de la preponde-
rancia de los amigos de Alsina 6 la de los de Mitre, el
gobierno national ninguna ingerencia podia tener.
Ahora vienen las prescripciones del sistema representa-
tive del gobierno, comun a todas las naciones civilizadas
y libres, como lo es la ley marcial, cuando hay guerra.
La base del sistema representative es que cada Camara
Es JUEZ de sus propias elecciones, sin participation de la
otra, ni veto del Poder Ejecutivo; y diaries, y pueblos, y
autoridades y ej6rcito estan sometidos a este fallo ina-
pelable.
La Nacion, en uno de esos desahogos de odio que hace de





o OQBRAS DB SARbIt'TO
cuando en cuando culpaba & Sarmiento, que lamentaba
pudiesen enturbiarse en los Estados Unidos las fuentes a
que acudimos en los casos oscuros,g aber aceptado los
fraudes reales 6 supuestos del Congreso.
Afortunadamente el ejdrcito de line A las 6rdenes de un
ex-presidente salv6 el honor de un pueblo eminentemente
libre, republican y representative, protestando a mano
armada contra una decision del Congreso, en asuntoade
que es Juez, sin apelacion, como no lo es el Juez Demarla
en el allanamiento negado. El Jefe del Poder Ejecutivo,
nada tiene que ver en estos actos, ni aun tener opinion
contra la sanction de una CAmara en sus actos judiciales.
Los que tienen en reserve la disolucion del contrato social,
cuando los representantes yerran dt obran mal, 6 Ilamar
gobierno de hecho al que se proponen derrocar, profesan tam.
bien la c6moda doctrine de que ellos son la patria, el pasado
y el future, y no comprenden como el present se les ha
ido de las manos.
No renuncia a la calumnia contra los que nada tienen
que ver en las cuestiones presents, con tal que convenga.
Asi tenemos que Sarmiento trajo el garrote de Nueva
York arma tirAnica, en lugar del libertador sable del policial;
introdujo en el derecho de gentes (en teoria) la ley marcial4
que con escandalo aplicaron, Rivas, Mitre, Gelly, Arre-
dondo, Borges que estan en-las filas de La Nacion.
Sarmiento gustaba de gobernar con militares que eran
de Mitre 6 Alsina, 6 de quien quiera amigos menos de 61.
Sarmiento propuso y sostuvo incorporar en el ej6rcito a
los militares de Rosas, 6 hacer del ej6rcito de Rosas el
ej6rcito national.
Sarmiento hizo la revolution de Setiembre con el ej6rcito
de line para gobernar con el ejdrcito, de que era jefe nato,
como habria sucedido si hubiese triunfado.
En fin Sarmiento organize el fraud electoral, desde 1851
adelante como institution y practice, y fu6 el redactor de
La Nacion, quien present proyecto de ley tras proyecto da
ley, para corregir los abuses y evitar el fraude.
Con estas inepcias y tergiversaciones se entretiene el
diario que en sus ideas y prop6sitos se mantiene fuera de
la constitution y del sistema representative.





COSTUMBRES PROGREB08


GUERRA A LAS PALMAS

(La Tribuna, Noviembre 19 de 1883.)
Es delito abominable poner palmas en los lugares pdbli-
cos. La historic no olvidara jams el escandalo, la humi-
Ilacion impuesta A un pueblo viril, colocando el Palermo
Escobar de Sarmiento. La gente liberal indignada no asistid
durante dos aflos al (Parque 3 de Febrero), que fue conce-
bido en pecado, perseguido por medicos higienistas, y sefio-
res de cadena aun antes de haber nacido. Asi ha casti-
gado Dios al inventor de tales agravios. El Parque es plaza
y Parque de artilleria ahora, y ya hemos de tener salvas y
ejercicio de punteria para domar caballos de coaches y ense-
fiarles A no alarmarse de nada.
Ahora, abajo las palmas de la gran plaza y de paso ha-
cerle cargadilla al Intendente, que no someti6 a la delibe-
racion de los deliberantes, si serian 6 eucaliptus 6 paraisos,
todo menos palmas, objeto de horror para toda alma bien
nacida. Hasta los principios republicans estAn en ello
comprometidos.
El Imperio del Brasil ostenta la Avenida de Palmas Rea-
les mas bella del mundo; y en Park y otras grandes ciu-
dades se han cubierto las plazas pdblicas de aquella sober-
bia col. Por ahi principian las tiranias. Dejen plantar
la plaza con palmas y luego Ribeumond, Recke 6 Mulhall
pediran A gritos la corona imperial, saltando el pueblo por
cenoederla, en cambio de empr6stitos.
Opongamosle la Pampa I Una plaza de dos cuadras de
largo con patas en la base, no solo'da espacio paraque evolu-
cionen libremente treinta piezas krup, sino que puede dar
lugar A correr la sortija, lanzar avestruces de Africa, y ha-
cer boleadas.
Hace cuarenta afios que la higiene aconsej6 sombrear
los grandes espacios de las ciudades; y todas las plazas de
Buenos Aires se cubrieron de arboles, pale mle, como caian
6 se encontraban A mano. Pres6ntase ahora la unificacion
de dos plazas que estaban cubiertas de Arboles, paraisos,
casuarinas, eucaliptus. Los Arboles son como los burritos,
miy lindos cuando chicos. Eso gusta al vulgo. Solo las





OBRAS DE SARMIENTO


palmas trasplantadas se toman la libertad de ser escobas
jigantescas al principio, lo que subleva las iras populares:
ombdes: seria mas patri6tico y mas 'estdpido.
Desgraciadamente los eucaliptus, los ombies, los plkta-
nos, creciendo indefinidamente 6 cerrando el paso A la luz,
ocultan toda construction artistic, y palacios y monumen-
tos quedan para verlos de adentro, como los Bancos, por
ignorar la codicia de terreno, que debe dejarse delante de
un edificio, distancia para poder mirarlos, sin sujetarse el
sombrero.
Las palmas.remedian este inconvenient, son regulars
como tiradores disperses en guerrilla: cumplen con la con-
signa que es dar un poco de sombra y poner puntos ver-
des al paisaje para romper la monotonia de la Pampa, y
dar pretext para pasbarse en las avenidas, pues que
pasearse en avenidas sin arboles, es como bailar sin
misica.
Pero abajo las palmas I Estrechan las calls laterales de
la plaza & punto de no dejar evolucionarlas tropas. Deja-
ban en tiempos de la tirania liberal las brazadas de parai-
sos y de casuarinas doce varas de ancho. El Lord Mayor
viendo que solo por mitades puede avanzar la tropa, dobl6
el espacio para que quepa una compafiia entera, de frente,
y en las esquinas espacio para former cuadros; pero y la
prensa y la. Municipalidad se han aunado para pedir que
se ensanchen todavia mas 6 fin de que marchen con des-
embarazo en columns de ataque. Pero la idea esencial es
producer la Pampa. Riobamba, Apolobamba, con pampas
y con bambas. Llamemos A la nuestra Alvea-bamba, 6
Reckebamba, 6 Roca-bamba, 6 la Pampa Grande, como hay
tantas! IQu6 delicia en un dia de Diciembre pasearse por
un espacio de cincuenta mil metros cuadrados, sin una
sombra amiga que alegre la vista I La palma tiene con
sus flores y caches movimientos y variantes graciosos que
quiebran la inmovilidad del edificio, la monotonia del' Ar-
bol siempre el mismo. El castafio de Indias de las Tu-
llerias florece durante un mes. La palma todo el afto
Abajo las palmas Qu6 pofier en su lugar? El pueblo pide
sol, monotonia, bochinche y estupidez I
Sin embargo, es digno de observarse que las palmas van
a ser la piedra de toque de las modernas instituciones, de





COSTUMBRES PROGRESS


nuestra propia inveucion. Hemos hecho una Municipalidad
con legislature, pues eso es un Consejo Deliberante y un
Intendente de la ciudad que es el Poder Ejecutivo. El
Consejo delibera, function legislative para dar ordenanzas.
El Intendente plant arboles, si se han acordado los fondos.
Puede sucederle A quien no esta sujeto A error, que para
suplir las casuarinas, quelhabia antes en la plaza elija pal-
mas, eucaliptus, 6 paraisos, santo y bueno; pero A un hom-
bre decent, cargado de afios, Ilevando un nombre ilustre,
se le pasa por el magin poner palmas I...... es precise re-
petirlo: palmas en Am6rica, palmas en todo un Buenos
Aires, que ha introducido este arbol desconocido en los jar-
dines privados Palmas- que traen la sancion del tiempo
y del 6xito, en Para, Pernambuco, Rio Janeiro y Palermo.
Oh tempora! Question constitutional. QuB tiene que ver
en esto el Concejo Deliberante? Qu6 tendria que hacer el
Congress con las palmas de Palermo, cuando fueron justa-
mente llamadas escobas de Sarmiento, y vilipendiadas y
puteadas por un pueblo liberal ilustrado?
Pues de eso se trata nada menos. El Poder Legislativo
Deliberante de la Municipalid se ha apoderado del Poder
Ejecutivo de la misma, como la- Convencion francesa se
apoder6 de los ministerios en 1793. como el Largo Parla-
mento en Inglaterra, como la Comuna de Paris se apoder6
,del poder national, como el Consejo de Educacion quiso
apoderarse de las atribuciones del Superintendente, y
tomarlo sus oradores de blanco para jugar y divertirse A
las interpelaciones! y ya se sentirA la gracia que le haria al
Superintendent que lo fusilaran en su silla presidential
haci6ndole disparos a boca de jarro, meti6ndole no los
tacos en la cara, sino salpicandole con sus babas sobre el
rostro, al hablar, pues que A 61 le enderazaban la palabra
y los reproches, porque habia torado una casa, sin someter
A deliberacion el caso.
That is the question! Se le ha mandado al Intendente arran-
car las palmas, porque dos 6 tres diaries han repetido hoy
las peores burlas, injuries, y estupideces que no se dijeron
cuando.se plantaron las de Palermo. Si hay algun curioso
que registre los diaries de entonces leera lindezas escritas
por gente culta.
.SSe trata simplemente de ajar, de humillar al Lord Mayor,





OBRA8 DI 8ARMIBNTO


cosa en que todo el mundo conviene. Qu I Asi no mas
se acomete adoquinar las calls, hermosear ls plazas y se
e quita & la gran ciudad los resabios de compadrito que le
quedan no obstante sus soberbios edificios? Ya la paga-
r I Abajo las Palmas y ya lo veran al innovador bajar
la altanera cabeza, y reconocer que es un simple mayor-
domo del Consejo Deliberante, debiendo consultarlo sobre
los mas minimos detalles de ejecucion. Abajo Luis XVI,
abajo las palmas I
Pues senior, arriba las palmas, y que eso sea con ellas
arrastrado por el fango la dignidad personal del Intendente
que queda destituldo ante el pdblico de toda autoridad y
respeto, si. se Ileva. & cabo el atentatorio prop6sito.
No tiene facultades el Concejo Deliberante, sino para
dictar.ordenanzas; sin entrar en lo ejecutivo. Ha dilapi-
dado fondos el Intendente ? Ha cometido un delito ? Mate-
ria de acusacion; pero node sustituirse el poder Legislativo
al Ejecutivo.
El Cuerpo Deliberante si que se propone derrochar fon-
dos pdblicos. Esos veredones sombreados por palmas han
costado cientos de miles y quedan inutilizados, por un
abuso de autoridad. Los miembros del Consejo Deliberante
y no las rentas municipales deben pagarlos. Las palmas
cuestan un dineral, etc., etc. La razon dada por el Presi-
dente Recke en su primer nota es que la opinion pd-
blica.....
Lo que la opinion pdblica pide es que nadie tenga auto-
ridad, ni se le tribute respetos personales. Hasta se le
ha tolerado al Intendente. Quien ha olvidado la tempes-
tad en el Congreso cuando un nuevo Presidente hizo plan-
tar trboles alrededor de la Casa Rosada, y deshacer el
galponcito de zinc, donde ataban los caballos, asistentes, ayu-
dantes cobradores, por donde pasaban los Ministros diplo-
mAticos, al Ministerio de Relaciones Exteriores. Bra a
principios de administration y los 500.000 $ del presupuesto
para gastos eventuales, estaban intactos. Se aleg6 que no era
para eso los eventuales. Se les contest que 6 principio de
gobierno que el que ejecuta 6 aplica 'la ley la interpret.
d)6jeme, dice un jurisconsulto, interpretarle la ley, y lo
cuelgo, por no haberla violado
El que plant las palmas lo hizo por au.propio juicio, en vir-





COSTUMBRBS PROGRBS08


tud de aritecedentes, restableciendo con arte y plan los Arbo-
les que en dasorden existlan en la plaza.
El es el int6rprete de la ordenanza, porque es el ejecutor.
Nadie mas.
Result de aqui qu'e la segunda nota del Concejo Delibe.
rante sobre asunto que no esti sujeto 6 deliberacion (pal-
mas, 6 eucaliptus, 6 paraiso) debe quedar sin efecto. Es
mas digno del pueblo de Buenos Aires, que se suprima una
tentative inconsiderada de usurpaciones de facultades, que
hacer de un hombre resljetable el hazme .reir del pdblico,
y de los que sepan que se arrancaron unas palmas, para
dar a los cronistas esa satisfaccion.
Si hay acusaciones no ha de faltarle un abogado que sos-
tenga las doctrinas que entrafia la division de poderes de la
municipalidad, creando un concejo deliberate, y un funcio-
nario ejecutivo. Permit el respectable pdblico que el poder
se acumule en uno solo; y como no puede remediarlo toma-
ri algun debil, que arregla calls y paseos y afirmados, lo
silban y le sucitan toda clase de obsticulos, hasta librarlo
& la discresion de cuerpos sin responsabilidad, como son
los concejos, a quienes se les ha quitado toda accion eje-
Cutiva, porque son mas susceptibles de passion y de injusticia
que un funcionario. Lease & Story.

LA POLICIA DE LA CAPITAL

Cuando el congress se ocupa del presupuesto para el
servicio de 1883, bueno es que se tengan presents las con-
diciones.de la policia de Buenos Aires.
Al recibirse de su puesto el actual gefe de policia, pidi6
seiscientos hombres mas, que los que el presupuesto de la
provincia tenia, alegando que era un personal insuficiefte.
No sabia lo que decia, por falta de tiempo y experiencia.
Cuandj el congress en el afio pasado ha concedido el mismo
personal, no ha sabido lo que hacia, por falta de puntos de
comparacion.
La estadistica commercial esta mostrando que no hace
tales progress el pais, que pueda permitirse gastar las
rentas sin mirar para atras. El calculo de recursos excede
de cuatro millones, & la realidad conocida, que va al
deficit.





OBRAS DE SARMIENTO


La disminucion del ganado, muestra que descienden
las rentas, aunque en,parte hayan compen.aciones.
Los gastos de la policia en un personal enorme, superior
a las necesidades locales, afecta no solo las rentas sin6'la
.seguridad del pais, y la dignidad de-la existencia de cada
uno.
Una gran ciudad no ha de ,compararse en material de
policia, con una aldea. Buenos Aires reclara una policia
suficiente para evitar los crimenes, segun que esta clase
de ciudades son el recepticulo de la poblacion avezada 6
estimulada al crime en un pais. L6ndres, Paris, Nueva
York, son ciudades c6lebres por su criminalidad. Los ex-
presidiarios terminadas sus condenas, se establecen en
Paris.
Entre L6ndres y Nueva York, hay corrientes y atraccio-
nes del crime, que pide brazos 6 inteligencias de uno d
otro lado del oc6ano.
Buenos Aires no se hall en esas condiciones. Su crimi-
nalidad gs reducida & ciertas variantes. El reincidente cri-
minal europeo que viene, entra en otras vias, hasta en ser
honrado, por quedar aqui desorientado, y en los 280.000 ha-
bitantes de la ciudad, es corto el ndmero de desesperados,
de inhabilitados, de criminals habituales para requerir
una enorme y constant vigilancia. La miseria, no es un
grande y poderoso estimulante.
jCuil seria el personal necesario, en estas condiciones
para Buenos Aires, pues que la capital tiene un territorio
exiguo enclavado dentro de los limits determinados?
Puede al Congreso servirle de guia lo que reclama de vigi-
lancia la ciudad de L6ndres, donde se cree que veinte mil
personas amanecen, sin saber de donde han de comer
cada dia.
La policia de L6ndres cubre con sus servicios setecientas
millas cuadradas, es decir, un espacio habitado corVo desde
Barracas & San Fernando, y desde el puerto hasta Moron,
siete leguas por treinta y tres, comprendiendo mas de
treinta villas y villorios; y dando seguridad A cinco millones
de habitantes, entire ellos millares de ladrones, de crimi-
nales de profession, de carros que obstruyen las calls, de
hambrientos, de mendigos.
Esta inmensa masa humana, en un pi6lago de casas, que





COSTUMBRES PROGRESOS 65

no se alcanza A atravesar en un dia, lo cubren diez mil em-
pleados de policia.
En Buenos Aires se necesitan tres mil hombres, el pre-
supuesto diri cuAntos mas, para cubrir un espacio de te-
rreno que queremos suponer es de ciento cuarenta millas,
no pobladas, de Barracas a Belgrano, con menos de 300.000
habitantes.
Si el espacio que debe cubrir la policia fueseigual en Buenos
Aires y L6ndres, le corresponderian a Buenos Aires en pro-
porcion seiscientos policiales; 6 a L6ndres com'o 17.000,
siguiendo las reglas de Buenos Aires.
La policia montada quintuplica por su ubicuidad y rapi-
dez, la fuerza de la policia. La de L6ndres tiene solo ciento
ochenta plazas A caballo, ndmero aproximativamente igual
& la de Buenos Aires.
jQub necesidad del servicio, reclama pues, en Buenos
Aires, el gasto enorme de un gran personal de policia? No
se olvide que este aumento se hizo sin ley, a pedido de un
joven inesperto en el moment de recibirse de la policia,
contra la experiencia y prActica anterior que habia en
efecto, disminuido el personal de policia, por ser initil y
excesivo.
Las ocupaciones de nuestra policia, gracias a la simplici-
dad de la vida, a la quietud de la poblacion de todas las
classes, pues que aun- la lengua carece de palabras para
expresar mob, riot, obstruction, y otras perturbaciones de la
calle, como la falta de meetings, predicadores al aire libre,
charlatanes, sacamuelas, manifestaciones, procesiones, ha-
cen initiltodavia aquel personal de seiscientas personas.
Esta fu6 la opinion de un caballero ingl6s que fue detective
premiado de la policia de L6ndres, y aqui el mayordomo
del hospital ingles, que la creia suficientemente servida con
cuatrocientos empleados, si se escogian los mas inteli-
gentes.
Pero el enorme personal de la policia de Buenos Aires,
desde que fu6 national, y en la mente del que lo aumen-
taba, tenia prop6sitos politicos, a que se crela puede res-
ponder la policia. Cuando se la llama policia de seguridad,
'es aludiendo & su function de asegurar la vida y la propie-
dad de los habitantes, contra los criminals, el incendio, etc.
TOMO uII.-5





66 OBRAS DI- SARMINTO

Se entendia al contrario, policia de seguridadr para asegu-
rar al gobierno, la tranquila residencia en la capital
nueva.
Pudo ser disculpablaesta tergiversacion. No lo es ahora,
y el Congreso no debe separarse sin corregir el error. El go-
bierno estr cimentado en la opinion de sus adversaries los
hombres pdblicos que no aceptan la revolution. Sosti6-
nelo la necesidad, la conveniencia.
La policia no es un Pretorio, para tales fines. No se pre-
veen las revoluciones, ni con instituciones permanentes, ni
con exageracion de fuerzas, en prevision de lo que pudiera
suceder. Vivimos como podemos, cada dia con su tarea, y
aprendiendo & vivir, sin andaderas, ni restricciones. Si hay
que precaverse de revueltas posibles, hay tambien que
admirar, A estos guapos, que Ilegan al poder civil & fuer de
valientes, que estan amenguando en sus diaries el valor de
otros y que necesitan quince mil hombres armados para
poder pegar los ojos, fn su cama.
El Congress no debe cerrar los ojos en esta parte del pre-
supuesto. Seiscientos policiales son demasiados para Bue-
nos Aires. Son los que tiene Brookling con mas de medio
million de habitantes.
Tres mil policiales es una trampa, y un dogal.
Los diputados que regresan A las provincias no deben
de d0jar la capital A merced de una enorme fuerza, que en-
cubre fines politicos. La libertad de Buenos Aires, es la
inica garantia de la libertad de las ciudades interiors, y
con la vara que miden esos diputados han de ser medidos
sus propios hijos para castigo de los padres.
No haremos la misma recomendacion A los diputados de
Buenos Aires, que el gobierno desearia que sean todos hijos
de la Policia.
El aio pasado se calificaron electores, todos los emplea-
dos de policia; y nos consta que la vispera de las elecciones
trajeron de sus casas ropas de'particulares.
Creemos que no abusaron ni las calificaciones ni de las
miscaras.
Con el voto policial, el centro de las luces, la ciudad mo-
delo, el emporio del comercio, serA gobernada por los comi-
sarios.
Los extrangeros liberals, instruidos 6 ricos, no nos ayu-





COSTUMBRES PROG~RBOS


darn con su voto, A neutralizar esta cadena y sujecion a
que ha quedado sometida la soberbia capital del Plata.
El Congress no debe separarse, sin haber por un solo
articu'lo, declarado que la policia no vota en elecciones de
president, senador 6 diputado al Congreso y restringir
su nimero.
La de L6ndres se compone de los hombres mas respeta-
bles, como recordaran todos los argentinos que han admi-
rado el Policeman clebre de la gran ciudad. Conoce toda
la legislation criminal de la Inglaterra; y como es una
carrera que puede Ilevar a grandes y altos empleos, todos
los subalternos la siguen con amor y honradez.
Con tal personal, el parlamento* ingl6s durante este rei-
nado de la Reina Victoria, tuvo que decretar que ( ningun
c empleado de policia mientras que est6 en servicio, ni seis
emeses despues, estara habilitado a dar su voto por un
(miembro del parlamento en el parjdo en que esta em-
((pleado, di otro partido 6 ciudad vecina adjunta; ni podrA
Sun (condestable) policial, de palabra, por mensaje, 6 por
Sescrito, ni de ninguna otra manera, tratar de persuadir a
aun elector que de su voto, 6 disuadirlo de darlo para la elec-
( cion de una persona como miembro del parlamento, por
t algunas de las secciones expecificadas. Si algun policial
adelinq'iere a este respect, pagara la suma de 20 libras
((esterlinas, que serA cobrada, como accion de deuda, por
a quien ponga demand, en los seis meses subsiguientes al
Sdelito, mitad para el demandante, y mitad para el partido.
(En el mismo caso se hallan las elecciones municipales,
salvo que la multa serA solamente de diez libras.)
Preguntamos ahora a los diputados al Congreso, 4qu6 pe-
sarA el voto de diez mil ciudadanos ingleses, ilustrados,
morales y capaces de juzgar en elecciones en que votan los
ciudadanos de cihco millones de habitantes (en Inglaterra
el 16 por ciento), mientras que en Buenos Aires la mitad de
cuyos habitantes son extrangeros, y la mitad de los que
quedan, empleados?
Cuando se buscan las causes de las vergonzosas tiranias
americanas, se habla de arbitrario, de formas de gobierno,
de dictaduras. H6 ahi la dictadura, tres mil paisanos pobres,
ignorantes, que se'aguantan al rayo del sol seis horas, para
vivir, y cuyo voto material vale'tres.





OBRAS DE SARMIENTO


LAS CIVILIDADES POBLICAS

Julio 9.

SHemos hablado alguna vez, y vemos la practice diaria, de
los actos de cortesia entire los gobiernos, en plAcemos, p6sa-
mes y otras manifestaciones, segun que sean placenteros 6
adversos los motives que las provocan.
Queremos, ahora, recorder las formas con que gobiernos
y corporaciones, ya sean political, ya cientificas, dispensan
honors especiales a. algunos hu6spedes que reputan dig-
nos de consideration.
Las municipalidades, por ejemplo, suelen dar la bien-
venida A un personaje esclarecido, ofreci6ndole las hospita-
lidades y libertades de la ciudad, lo que quiere decir que lo
hacen burgues, con todos los privilegios:afectos a aquel
titulo.
Y salva la distinction que el acto confiere al agraciado,
equivale A nuestra civilidad: esta casa es la suya, estoy A
la disposicion de usted, etc.
Para abandonar las generalidades, nos contraeremos a
hechos. Cuando el general Paez, visit Nueva York por la
primer vez, el Mayor de la ciudad le hizo pasar revista a
veinte mil hombres de la milicia, como A general de divi-
sion. Llegado A la Repdblica Argentina, el Presidente le
reconoci6 general, durante su residencia.
Anunciada por algun amigo, la presencia del doctor Raw-
son, como senador argentino, en el senado de Washington,
se hace mocion para que el senado le extienda sus hospi-
talidades y franquicias, se le ofrece asiento y continue el
debate, como tal senador.
Igual distinction recibe e'l senior Sarmiento del senado de
Wisconsin, del consejo de metros, en Boston, etc.
Invitado a asistir & la distribution solemne de grades
en la universidad de Michigan, al principiar el acto, el
rector se avanza hacia el plenipotenciario argentino, y pre-
sentandole un diploma, le ofrece las congratulaciones de lo
que llamariamos aqui el clAustro.
Sus titulos para tal distinction, no eran por cierto ser
ministry, ni aun siquiera literate, pues aun no se habia





COSTUMBRES PKOGREsOS


traducido su ((Vida de Facundo), que fu6 despues publicada
bajo el titulo de Life in the Argentine Republic. Veniale de su
fama de educacionista, y de la alta recomendacion de haber
sido relacionado y amigo de Horacio Mann.
Tales son los titulos del doctor de Michigan; y es de ca6r-
sele la cara de vergiienza & un hombre de mundo, que
conozca los usos de los pueblos civilizados y las prActicas
tradicionales de las corporaciones, hacer material de des-
doro, porque de envidia pudiera serlo, el mas alto honor
que las universidades y otras corporaciones sAbias confie-
ren A los que reputan dignos de su distinction.
Los miembros corresponsales de las academias cientifi-
cas, reciben todavia mas alto honor, puesto que se les de-
clara iguales en ciencia, a los propietarios.
Estos son los diplomas de Michigan, un honor que ningun
efecto practice produce, un titulo 6 c6dula para juntar con
las de miembro de la universidad de Chile, de la sociedad
histirica de Rhode Island, de Francia, etc.

PESAS Y MEDIDAS

(El Nacional, Octubre 5 de 1885.)
Aplaudimos much las-medidas tomadas por el Ministro
de Instruccion Piblica, con Animo de uniformar el uso de
las pesas y medidas m6tricas, de tantos afils atras decla-
radas legales, obligatorias en muchos casos, usadas ya
exclusivamente en las medidas lineales.
La dificultad prActica de la adoption de las pesas y medi-
das, esta en la aplicacion de la vara, que habri de ser sus-
tituida por el metro; y sin embargo, en este dltimo atrin-
cheramiento de la rutina se han abierto ya irreparable
brechas. Los vestidos de mujeres vienen por cortes; y
casi no queda que medir a la vara sin6 las lencerias
blancas.
Los artesanos, arquitectos 6 ingenieros usan el metro
de preferencia, teniendo medidas con subdivisions de
yarda.
Los objetos que se pesan por libras valen poco, para
hacer sensible diferencia de precio entire un kil6gramo y
dos libras. Las lanas, cueros y granos, son para la expor-





OORAS DO OAhMIEMNTO


taeion, y en fardos por quintales 6 toneladas, o1,que es de
fA~li arreglo.
La fanega desaparece, como la media mas irregular q~ue
exista, pues pocos saben to que se dice, cuando se habla
de fanegas de trigo en Buenos Aires, Tucuman 6 Santa Fe.
Estas consideraciones prActicas hacen ver que as facil
sastituir el metro por la vara, el kil6gramo por las dos
libras aproximadas, pero es necesario mandarlo.
Debe haber en Buenos Aires un dep6sito de metros y de
kil6gramos traidos en tiempo por el Estado, para sustituirlos
practicamente a las varas en las tiendas. Un cambio de
ministerio hizo malograr aquella tentative.,
Mas tarde volvi6 A pensarse en la Provincia en hacer
prActico el uso del metro, pero entraron los proyectos de
impresarios, y oficinas de ingenieros y de. ingeniosos, y
todo se frustr6.
Intentabase fundar una oficina de gobierDo pard construir
metros y demas pesos decimales, para verificarlos con el
padron metalico, que se habia de obtener en Francia.
Gastos enormes de oficinas, empleados y materials, para
hacer mal y costosamente lo que est5 ya hecho.
El metro y los kil6gramos de hierro, plomo, bronce, como
las romanas m6tricas, estAn hechas en Francia, y se obtie-
nen controladas en el comercio, por precious infimos, de
excelente calidad, y de un solo padron, lo que les da a la
simple vista la garantia de su exactitud, commercial o
practice.
Basta poner sobre un mArmol de punta doscientos metros
de madera, para convencerse mirando de costado la super-
ficie unida que forman los cabos de bronce superiores,
para convencerse que todos son, porque no pueden dejar
de ser, perfectamente iguales entire si.
Cuando se piensa que la vara en Buenos Aires se ha
acortado de dos centimetros de lo que es la vara espafiola,
y que tal como esti aceptada, las ;varas de madera usua-
les sin cabos de bronce, sin verification 6 control son lo
que son en cada tienda, es decir uno a cinco milimetros
mas d menos, d& risa los aspavientos sobre las irregulari-
dades posibles del metro importado de madera, cuando
tenemos, cintas m6tricas A precious inflmos, para verificar A
cada instant las otras medidas que ofreciesen dudas.





COSTUMBRBS PROGRESS


Las cosas que se miden al menudeo, por varas 6 aun
por metros, son poquisimas, y de poco valor, para que el
pueblo ponga dificultad al adoptarse el metro en sustitu-
cion de la vara.
La dificultad no esti en el pueblo, es decir, los compra-
dores, pues que el vendedor sabra bien su cuenta, siempre.
Estilo en los razonadores, que tienen una objecion para
todo, y un argument & priori. C6mo van A sustituir un sis-
tema de pesas y medidas que no conoce el pueblo, sin
ensefiarle primero la diferencia que hay entire el antiguo y
el modern? De la manera mas sencilla. Declarando por
ley que de la noche A la mafiana, los tribunales no oirAn
demand, la Aduana no despacharA, ni la administration
proveera, sobre objetos que no est6n denominados, medidos
6 pesados, m6trica y d6cimalmente; y a la hora de puesto
el cdmplase del Ejecutivo, el hecho fu6 observado en
Francia, todo el mundo esta sabiendo que es metro y
cuanto vale el medio kil6gramo de azdcar, yerba, arroz,
fideos, que compra.
El pulpero se lo pide, y al dia la uniformidad de los pre-
cios reina en todo el mercado.
La dificultad esta en querer las cosas, dificultad inven-
cible en nuestro modo de ser. No hemos querido ensan-
char las calls cuando era poco costoso; y ahora, que nos
ahogamos se indignarian, si se propusiese ensanchar
alguna.
El tiempo ha de ir echando la poblacion acomodada de
estas calls que matan, que ahogan; pero nunca la voluntad
decidida, de remediar lo que no puede dejarse sin remedio.
Se puede vivir con la vara de Buenos Aires mas redu-
cida que la de San Juan, sin saberse cual es la media que
lleva ese nombre en otras Provincias, como se vive per-
fectamente con la fanega de Buenos Aires y la fanega de
Santiago, que es casi dos fanegas de esta, y nadie sabe
cuantas de Espafia. Se aprecian al peso; y se dice en los
contratos fanegas de quince arrobas i otros pesos.
Nada hay pues que hacer te6ricamente con el sistema
m6trico, ni nada que ensefiar. El es su propia regla. Es
un hecho brutal para la vida prictica. Una cierta vara,
mas larga que la nuestra, que se vende en todas las mer-
cerias.





72 OBRAS DE 'ARMIENTO

La ensefianza de sus aplicaciones es ridicule, como enca-
minamiento al uso. Qui6n ensefia 6 usar la vara, el
almud, la romana, etc.?

LOS ARBOLES

(El Nacional, Octubre 9 de 1882.)
Se ha repartido el sabado el brillante discurso pronun-
ciado en el Congreso Econ6mico por el ingeniero seior don
Juan de Comingues, que tiene por objeto hacer compren-
der la influencia desastrosa que sobre la fertilidad del te-
rritorio causala destruction de los bosques.
Siguiendo la traza de todas las grades naciones que han
figurado en la historic, el mapa y la topografia de Babilo-
nia, de Cartago, de.Roma, muestran hoy un desierto, en
torno de aquellas c6lebres ciudades. Faltan hoy los &rbo-
les, y acaso aquellos pueblos perecieron por haberlos extin-
guido.
Esto es admirable y aterrantemente demostrado, por
lo que respect a las naciones europeas, donde las reve-
laciones de la ciencia pueden inducir A los gobiernos y A
los propietarios del suelo & devolverle, con la replantacion
de bosques, aquel 6rgano a la tierra para que vuelva A fun-
cionar la part paralizada.
En Norte Am6rica es tal el consume de madera, tal la
incuria de los lefiadores, que desaparecen los bosques por
centenares de leguas talados 6 incendiados, y ya se sien-
ten modificaciones desfavorables del clima.
j QuB nos aguarda en nuestro propio pais, en la Pampa
donde la vegetaclon arb6rea no ha principiado, en los
terrenos de arboles espinosos que no forman bosque, no
haciendo b6veda con sus ramas para abrigar la tierra 6
retener la-humedad?
Si hay un pais en el mundo donde se necesita la legis.
lacion protector de los Arboles que pide el ingeniero Co-
mingues, es el nuestro. No se trataria solo de conservar
los que existen, sino de hacer obligatoria la plan-
tacion.
Las noticias que vienen de C6rdoba son alarmantes. La
seca hace extragos y amenaza dar muerte & todo el. gana-





COSTUMBRES PROGRESS


do. A los alrededores de la ciudad apenas alcanza el agua
para mantener la vegetacion.
Esperanse cosechas abundantes en Santa Fe, como se
esperan iguales en Buenos Aires; pero la cultural de las
dos provincias se distingue por la falta de arboles en los
terrenos nuevamente cultivados, de manera que en pocos
afios habrAn perdido la feracidad primitive, sin haber ad-
quirido el mayor valor de las adquisiciones que acumulan
los afios en el crecimiento de los arboles.
La Repiiblica Argentina en general, es un pais seco
mas seco que la generalidad de otros paises. La agricul-
tura prosper en Mendoza, San Juan y Tucuman, hoy,
gracias A la irrigacion. En Catamarca y Santiago, toma
cierta importancia y extension este sistema. Pero los fe-
rrocarriles van agotando los bosques clareados de su tra-
yecto; y como fueron de maderas duras, algarrobos, que-
brachos, lapachos, etc., no es facil reemplazarlos, ni hacerlos
revivir, sun cortAndolos en estaciones propicias. El clima,
pues, tender A hacerse mas seco, y la tierra a estirilizarse;
pues hoy mismo son pocas y debiles las corrientes de agua
que la surcan.
Los estragos causados por la seca en Ceara (del Brasil),
hace dos anios, es un aviso de que puede repetirse igual
calamidad en estos nuestros paises. En la India, en la
China, ha sido de millones la mortandad; y A los que nos
mostrarian los millones de vacas y ovejas con que conta-
mos para no temer el hambre de las poblaciones, bastaria
recordarles la seca de 1835 para hacerles perder tanta con-
fianza.
En la Provincia de Buenos Aires y aun en la de Santa
Fe, no creemos ni dificil hi oneroso, imponer A los propie-
tarios el deber de plantar Arboles, para mejorar la tempe-
ratura, y atraer las lluvias. Los cercos de alambre aseguran
la plantation de eucaliptus A lo largo de las grandes divi-
siones de terreno; y una cierta extension de bosque de
acacia en proportion A la superficie podria hacerse obliga-
toria. No es una carga la plantacion, pues ha de ser remu-
nerativa, como lo son ya y con gran provecho los eucaliptus,
plantados de diez afios A esta parte.
La sociedad Rural debiera hacerse oir a este respect.
TransformAndose A pasos rapidos los terrenos de cria, en





OBRAS DbE ARMIENTO


tierra de labor, pues que el maiz df tanto y mas que las
vacas, 6 interest mas directamente al bienestar de mayor
,nimero de habitantes, el retaceamiento por el arriendo
annual, irk desmejorando el terreno, sacandole todo el jugo
como lo hace el que arrienda, sin dejarle valores que con
el tiempo restablezoan las perdidas cualidades. A la Pampa
productive de pastes se suceder' el crial incurable, sin
rescate.
Recomendamos a las personas interesadas en el progress
del pals, 6 en la conservation de la vegetaciov, lean el
discurso del ingeniero Comingues, pues que encierra todos
los razonamientos que convencen, y despiertan el in-
ter6s.

PLANTACIONBS EN LAS CALLS

Las calls Boulevard Rivadavia, Boulevard Centro Ame-
rica, Boulevard Callao, Boulevard Paseo de Julio, Recoleta
y Palermo, y las calls Entre Rios, Belgrano, C6rdoba, en
la part que asumen las calls el ancho de boulevards, han
sido plantados de Arboles por disposicion de la Municipa-
lidad, lo que les dara un aspect hermoso en pocos alios,
si os arbolillos plantados nolos dejan espuestos, como
hasta aqui, A los accidents inevitable de su colocacion
en las veredas. Uno hoy, otro maiana, por aqui 6 por
allA, a causa de un caballo 6 de un niifo en los cuatro a
cinco ainos en que los Arboles permanecen menores de
edad, se aportillan las lines, y es en vano replantar el
vacio.
Desde luego es de dificil crecimiento el arbol remiendo,
y jamas alcanzara en talla A los otros, sus mayores de
edad.
De los arboles que ya existen, notaba la desapacible y
chocante desigualdad la viajera norte-americana, cuyas
notas de viaje extractamos hace dias, sefalando en las pla-
zas los mismos defects. Las lines de arbolps plantados,
no pueden, pues, dejarse a merced de los mil accidents
diaries que han de comprometer la existencia de cada
arbol, por cuya razoh la Municipalidad, 6 por su orden
los propietarios del terreno deben acorazarlos dentro de
esos conos triangulares que se usan en todas parties, y en





COSTUMBRES PROGRESS


la ciudad misma. Sin esta camisa de protection los ninios
habrAn dado cuenta en dos meses de la mitad de los arbo-
lillos, y basta que falte un quinto salteado, para que con-
venga mas arrancar toda la linea.

EL RECLAMO RODRIGUEZ

(El Nadional, Octubre it de 1882.)
La prensa ha prodigado merecidos elogios al joven Dipu-
tado por Mendoza, Civit, que ha demostrado la inmoralidad
del cobro de una pretendida deuda de proveeduria, que
dataria del aifo de 1860, anterior A la incorporacion de Bue-
nos Aires en la nacion.
Han trascurrido como se v6, veinte afios, sin cobrarse los
gastos de proveeduria, que supone tal cobro, hechos por
el senior Rodriguez, siendo Secretario de D. Juan Saa, que
era el jefe de la division proveida.
- Gozaban entonces Saa y Rodriguez del favor del gobierno
de la Confederacion; y si se dijese que no tuvo con que
abonar aquel gasto, seria necesario mostrar que se habian
presentado las planillas de cobro que quedaron sin pro-
veerse, hasta despues de incorporado Buenos Aires. Nada
de esto sucedi6, por que no podia suceder. El senior Rodri-
guez, lejos de ser acreedor a la nacion, estaba acusado
entonces de haber dispuesto de fondos pdblicos en Men-
doza y San Juan, sin autorizacion.
Sin esa circunstancia, y si hubiese habido derecho a tales
cobros, debieron gestionarse en las pasadas administra-
ciones, pues se continuaron pagando las deudas de la
Confederacion por el Gobierno Nacional, hasta que corrien-
do los afios, y estando abierta esta puerta a las combina-
ciones de los especuladores en reclamos, por infundados y
triviales que sean, el gobierno del senior Sarmiento hizo
publicar un decreto, fijando un t6rmino para que se hicie-
sen los reclamos de deudas A que hubiese lugar, antiguas
de la Confederacion, como es de regla en estos asuntos.
Vencido el t6rmino, el Gobierno di6 cuenta al Congreso
de esta resolution que obtuvo su sancion, no habiendo ocu-
rrido ni ent6nces ni despues solicitud ninguna, y much
menos la del Secretario proveedor de D. Juan Saa.





OBBAS DE SARMIENTO


ZEstaba tan sobrado de recursos, que diez mil fuertes mas
6 menos le fuesen indiferentes? gQu6 pruebas en recibos,
listas, y demas documents se presentan veinte afios des-
pues de ocurridos los suministros?
El j6ven Diputado Civit, tenia en su apoyo, como se ha
visto, no solo el buen sentido, y la moral pdblica que re-
chazan la tardia 6 inoportuna presentation de cuentas, sin6
que habiendo servido largos afios en la administration de
rentas, esta al corriente del sistema seguido, y de la futi-
lidad de las pretensiones actuales.
,Era precise ser Senador, para cobrar una suma de diez.
mil fuertes, que no se cobr6 en veinte afios?
,Para qu6 provocar el sentimiento de disgusto, que suble-
van estas injuries hechas A los sentimientos de honor y
de honradez del pais?
A. qui6n persuadirAn que un hombre pobre ha estado
veinte afios, descuidando cobrar una suma que legitima-
mente se le debe? GA. qui6n se persuadira que es de legi-
timo pago, una provision hecha por el Seeretario, A su
Jefe?
No es dificil encontrar una mayoria de votos que apoye
una sancion. Diez mil fuertes, dicen, no nos hacen mas
pobres, ni mas ricos.
Es cierto! pero un-dia se liena la media del sufrimiento
piblico. Los pueblos son morales en el fondo de las con-
ciencias, aunque sus gobiernos los corrompan por trasgre-
siones como la que se ha intentado. Las Camaras mismas
que votan, por ceder a la presion, estAn protestando en
silencio contra su propio voto.
Esta misma provision de viveres reclamada veinte afios
despues, por los invasores de San Juan, los lanceadores de la
Rinconada, tiene por documents, horribles charoos de
sangre. El Contador Mayor de la Contaduria Nacional,
Dr. D. Santiago Cortinez habria tenido que ordenar el pago
y entregar el dinero que cost lancear A su hermano don
Indalecio, que muri6. inmolado alevemente en la formacion
como official de infanteria en la matanza A lanma seca en la
Rinconadaltl
Y bieh, de esa sangre inocente derramada, sin objeto, sin
orden, contra las 6rdenes de la intervention, pues Sa& y
Rodriguez se sublevaron en Mendoza contra Paunero,


76 ,





COSTUMBRES PROGRESS


Conesa, interventores, usurpando Rodriguez el puesto de
Secretario que lievaba el senor La Fuente, de esa sangre
indtilmente derramada deciamos y cuyo precio se nos cobra
ahora, recien, sali6 la salvation de la Repdblica, y la
Union de Buenos Aires.
Diez ailos de discusiones, de combates, de asechanzas, de
batallas y de recriminaciones mdtuas no habian servido
para cegar el abismo, que separaba las Provincias de Bue-
nos Aires. Los tratados de Cepeda, la reform de la
Constitucion, la union proclamada por ambos gobiernos,
no bastaron para procurar la deseada union. La obra de
los politicos no llegaba al corazon del pueblo argentino.
El abrazo del muelle entire Urquiza, Mitre y Sarmiento que-
daba para todos de este y del otro lado del arroyo del
Medio, el abraao de Vergara.
La intervention A San Juan fu6 decretada honradamente
por Derqui y Mitre, y confiada & Sai, llevando por Secre-
tario a La Fuente, dando el mando de las fuerzas & Pau-
nero, con Conesa por jefe de Estado Mayor.
Un dia lleg6 la noticia de la matanza hecha en San Juan,
por Sad y Rodriguez que habian expulsado de la Interven-
cion sin 6rdenes, losque iban de garantia para el pueblo
de San Juan.
Toda la Repdblica se estremeci6 de horror, y el senti-
miento moral del pueblo de Buenos Aires, y de todos los
hombres honrados de la Confederacion se levant6, pidiendo
venganza, y desagravio contra la tolerancia del Congreso
del Parana y del Poder Ejecutivo que cerr6 los ojos sobre
.aquel crime cometido por barbaros atroces, dejando bur-
lados al General Mitre y al Presidente Derqui que habian
autorizado la intervention.
Asi se constituy6 la Repiblica, no por las combinaciones
de los politicos, sin6 por un movimiento de la opinion para
salvar el nombre argentino de aquella horrible mancha; y
el pueblo lo salv6. Cay6 la Confederacion, cay6 Derqui,
cay6 Urquiza, y Juan SaA con un ej6rcito en Tala, despues
de Pavon, tuvo que huir A Chile del paisano Ordofies, de la
Carolina, que con veinte ponchos azues, lo hizo abandonar el
Rio IV-el Morro y no parar en su casa, una hora para
tomar el camino del Portillo, sin entrar en Mendoza, por
que aquellos veinte ponchos azules, le parecian ser los





78 OBRAS DB SARMIENTO

alguaciles, del tribunal que habia de pedirle cuentas de IL
carniceria de indios ejecutada en San Juan.
Ahora vienen & cobrar el precio, ya que la RepuTblica
esta constituida; y es fortune que mediante la elocuente
voz del joven orador de la CAmara, el j6ven Civit, Diputado
por Mendoza, se haya provisto el no hd lugar a tamaio des-
afuero, evitando asi que se llene la media del sufrimiento
moral del pdblico, que esta de dia en dia presenciando
estas reacciones inmorales, estos ultrajes & la historic.
aPuede olvidar el senior Ministro de Hacienda que el Sena-
dor Villanueva, tiene el cuerpo atravesado A lanzadas por
Rodriguez y SaA, sublevados para ir hacer aquella fechoria
en San Juan, acaso, para cobrar esos diez mil fuertes, que
cobran ahora?
No le ha contado al seinor Ministro de Hacienda, su
Contador Mayor, que siendo Ministro' del doctor Aberas-
tain, un hermano suyo y various miembros de la familiar
Aberastain, Carriles y Cortinez, murieron en manos de esos
barbaros ?
Tengan cuidado los votantes de pagos de crimenes y de
maldades! Esa sangre de Cortinez, de Villanueva, de Vi-
dela, (cortada la cabeza y paseada en una pica, ante Rodri-
guez y Saa), salvaron la Repdblica de las tramas de unos
cuantos malvados de la Confederacionl
Felicitamos al joven Diputado Civit, por su Valor civic
y su alto sentimiento moral Lo felicitamos por los cordia-
les aplausos que recibi6 en la Camara, de los mismos
que habian pedido el aplazamiento, por apartar de sus
labios aquella amarga copa I
Principia bien su carrera, defendiendo la moral pdblica.
Nada tema por su valiente empresa. Tiene en su apoyo
el sentimiento pdblico. Tales defenses en las CGmaras son
el diploma de una carrera noble.
Un jbven tiene medio siglo por delante para conquistar
sut puesto.
Los camaleones, los contemporizadores se quedan por
ahi en las rendijas 6 en el camino. Levantese moralmente
la juventud para. curar el mal' de la 6poca, la perversion
de la conoiencia. No es cierto lo que dijo un Senador
que el voto decide de la verdad, votemos. No. El voto
puede ser la absolucion cinica del: orimen, 6 del error. Un-





COSTUMBRE8 PROGRESS


aviso & los j6venes. Media docena de j6venes,.salvaron la
Repdblica en 1850 levantando, el sentimiento moral de
lot pueblos. En la batalla de Caseros, se cosechaba el
fruto maduro de diez afios de labor intelijente, moral, hon-
rada, impagal
Que no se hable mas del precio de la sangre de Abe-
rastain, Videla, Cortinez y Villanueva.

EL PARQUE

(El Naclonal, Octubre 14 de 1882.)
En un opisculo de treinta y cinco paginas, el injeniero
Comingues ha hecho un examen detallado del Parque,
como paseo pdblico, de la ciudad de Buenos Aires; y como
Miss Dowley, le haya dedicado algunos recuerdos, y el
President de la Municipalidad le est6 completando y em-
belleciendo las dos grandes vias que conducen A 61, cree-
mos del caso para secundar los prop6sitos municipales, 6
responder A las indicaciones de viajeros, 6 ingenieros agri-
colas, afiadir algunas observaciones.
El Parque tiene casi ocho aiios de existencia; es cuanto
puede desearse en pequefia escala, de elegant, artistic y
recreativo como paseo, y sin embargo poca influencia ejer-
ce sobre la higiene y los hsbitos.
Frecuentado casi exclusivamente por equipajes de gala,
las gentes de la ciudad no aprovechan todavia de sus jar-
dines, alamedas, y atm6sfera rural para hacer ejercicio y
llenar los pulmones de aire recargado de hilitos vegetables.
Los nifios no llegan todavia A Palermo. Los artesanos,
las madres con hijos y sin equipajes, se contentan con
saber que existed. En una palabra, el Parque no forma part
de la vida de Buenos Aires.
De quien la culpa?
((No todos los hombres patriots, pueden comprender la.
imprescindible necesidad de los paseos pdblicos.) Na-
ciones enteras lo han ignorado hasta el pasado siglo.
Las;ciudades han empezado A tenerlos en este; y en,
Buenos Aires vencidas, las resistencias de lospoderosos,
no se ha.podido veneer la fuerza de inercia de los necesita-
dos de aire y ejercicio.





OBRAS DE SARMIENTO


Hay en la ciudad eien mil europeos de todas las closes y
pn todas las situaciones. En el Parque no se encuentran
ciento, ni mas que americanos, lo que prueba que vienedh
t este respect, tan mal educados como nos encuentran
aqui. El Gobierno ha puesto de su parte cuanto era indis-
pensable. El pdblico no ha puesto nada, ni las costum-
bres pdblicas han cambiado en nada, 6 en muy poco.
El Parque es accessible por un ferrocarril que hace cinco
viajes, y por dos tramways que viajan cada cinco 6 cada
diez minutes. La distancia es grande para las genes de
A pie, pero haci6ndose conducir en tramway hasta la Re-
coleta a donde alcanzan los de la ciudad, desde alli hay
una tirada de buen largo para llegar'A pie. y sin fatiga al
Parque las gentes que prefieren el ejercicio antes que
ejercitar las miradas agenas, haci6ndoles admirar sus
caballos y carruaje.
En cuanto a vias conductora, la de las Aguas Corrien-
tes a Palermo, y la del bajo por la Avenida Julio hasta
las Aguas Corrientes, seran dentro de poco, dignas de ser
reputadas ellas mismas, prolongacion del Parque, pues al
fin estas grandes carreteras como que son para recreo y
ejercicio, deben ser tan agradables A la vista, como transita-
bles para los caballos.
Tan cuesta'arriba se nos hace todavia sostener grande
paseos, que despues de haber pasado el Parque por la cri-
sis de ser punto menos que abandonado & sus propios
recursos, continda hasta hoy paralizado, no concibiendo
nadie como indispensable continuar la obra, hasta someter
A cultural y adorno, las parties del terreno que aun no que-
dan incluidas en elprograma primitive. Cien mil fuertes
al afio destinados A la continuacion del Parque, apenas
corresponderian en cuatro 6 seis a las necesidades de su
complement.
Pero para su inversion, seria necesario restablecer la
Sociedad Directiva, como la ley de su creacion la estableci6 y
el Poder Ejecutivo-no ha podido suspender, para conver-
tir el Parque en una administration del orden politico,
cuando pertenece al orden municipal. A una gran ciudad
no se le -administran sus goces, sus bellas artes, sin su par-
ticipacion, y por medio de la policia. Un funcionario ad-
ministrador y director, cualquiera que sean sus aptitudes,





COSTUMBRES PROGRESS


no sera el representante de buen gusto de las families de
Apno, que tienen much que ver con los grandes paseos.
VWase lo que pasa en Buenos Aires, donde solo ellas gozan
del Parque. Mucho avanzaria su popularizacion, su ornato,
su voga, si doce ciudadanos de viso, por sus relaciones,
por su fortune, estuvieran encargados de la direction del
Parque. La comision que lo creo, pertenecia a esa clase,
y la que lo administr6 despues, no dej6 un moment de
prestar servicios utilisimos, que suplian a la limitacion de
los fondos. La creacion de una Escuela de Agricultura
-en sus inmediaciones, absorver& las atenciones y reque-
rirA el saber del Administrador, pero para dar impulso a
los trabajos, para apasionar al piblico dilettanti, se nece-
-sita una comision de dilettanti, que este en relacion con las
families, con las artists y con el buen tono.

RECLAMO RODRIGUEZ

(BI Nacional, Octubre 12 de 1882.)
Al hablar ayer de este incident parlamentario y de su
rechazo en la CAmara, hemos equivocado,'A lo que se nos
asegura, el Rodriguez que hace el reclamo, con un otro
Rodriguez hermano de aquel, menos conocido, y que fu6
el secretario que se did Juan Sa& para invadir & San Juan,
'despues, que motu propio, se deshizo del Secretario La Fuente
que le imporiia el decreto de intervention.
Como el hecho imputado al cobrador, por confundirlo
con un hermano del mismo apellido es proveer como Secre-
tario & la fuerza que manda su jefe, nos apresuramos &
corregir el error que atenda la gravedad del cargo, en lo
que exonera a un hermano de la responsabilidad del otro.
Debe pues entenderse que el acreedor no es el secretario
del Jefe del Ejercito, Juan Saa, que no era el Comandante
de las fuerzas, sin6 el Coronel 'Paunero, a quien le estaban
confiadas por el decreto de Intervencion con el Coronel
Conesa por Jefe del Estado Mayor.
La invasion a San Juan fue decidida en Mendoza entire
Nazar y SaA, y ejecutada antes que pudiesen Ilegar al
ParanA, los Interventores Paunero, Conesa y Lafuente, ni
Tow0. nu.-6





OBRAS DE SARMIENTO


pudiese ir de aqui contra orden, pues para ello se nece--
sitaban veinte y cinco dias, no habiendo telegrafo. La,
provision, pues, de ese ej6rcito salido de Mendoza no
pudo hacerse desde Parana, ni por capitals de aqui.
La provision se hizo en Mendoza para los tres dias que
se necesita para llegar San Juan, y en San Juan por
las victims.
Hay pues, la prueba material irrecusable que la provision
no se hizo con capitals del Parana, a no ser que despues
de hecha por alguien de Mendoza, 6 en parte, y en part
por otros en San Juan, estos vendieren el buer negocio 6
obsequiaren sus documents A algun capitalist del Parana
no habidndose sabido en el Parani ni aun cuando lleg6 el
boronel Paunero, que tal expedicion se meditase sobre San-
Juan por SaA, Nazar y secretario Rodriguez, hermano del
proveedor p6stumo.

CONGRESS ECONOMIC

ARBORICULTURA

Octubre, 17-82.

En la session del vi6rnes, concluy6 el ingeniero Comingues
la lectura de su interesante disertacion sobre el rol impor-
tante que desempefian los Arboles en la economic de la
distribution de la humedad, y la influencia que su presen-
cia 6 la devastation de los bosques ejerce sobre la suerte
de las naciones.
El discurso habla sido impreso ya por complete, y pudo.
repartirse entire los presents.
Fu6 tan bien acogido del auditorio aquel trabajo, que so
resolvi6 que el congress adoptase sus conclusions, que con-
sistian en pedir al Congreso una legislacion protector con
el nombramiento de un inspector de bosques, y prohibiendo
la enajenacion de los existentes.
Di6 motive esta resolution A nombrarse una comision de
redaccion, de una nota que deberia dirigirse al Congreso
pidiendo la sancion de aquellos dos puntos, mientras se es-
tudia un sistema de legislation mas complete. Desgracia-
damente al ilevar A cabo tan excelente idea, se tropez6 con





COSTUMBRES PROGRESS 83

el inconvenient de que estando el Congreso en sesiones
extraordinarias, no podia introducirse la mocion directa-
mente; y debiendo solicitarse el asentimiento y recomenda-
cion del Ejecutivo para introducirlo en la pr6roga, no que-
daba el tiempo material de pasar la mocion por estas tres
tramitaciones, dado que fuese aceptada en el Congreso, con
lo que creemos que la comision de redaccion debe limitar
su cometido A dejar preparada la nota de la remision de la
peticion, que quedara depositada en la secretaria del Con-
greso, para las pr6ximas sesiones.
De todos modosha sido un acontecimiento feliz, el que se
haya llamado la atencion del pueblo y del legislator sobre
esta question de vida 6 de muerte para la Repuiblica en gene-
ral; y A mas de lo que el senior Comingues expone en su
disertacion tan sentida, y lo poco que avanzamos en un nl-
mero anterior, afiadiremos algunas observaciones, que co-
rroboran la necesidad de legislar sobre la conservation de
los arboles silvestres, y hacer obligatorios los plantios en las
tierras de labor.
Antes de salir de los limits de C6rdoba, las gruesas chis-
pas que se escapan de las locomotoras, incendiaron una
zona de bosques de algarrobos que tienen algunas leguas
de largo. Los troncos estAn ahi provocando el filo de acha
para convertirlos en lefia, pero se ha pasmado la madera y
es initil hasta para quemarla. Sin eso, la ornalla de las loco-
motoras acabara en diez afios mas con el bosque adyacente,
a distancias de c6modo transport, de manera que, Ilegara
el dia muy luego, en que habrA de mantenerse el fuego con
carbon de piedra desde Buenos Aires, y traido de Inglaterra
6 de Magallanes, si su explotacion tiene alli exito.
Entre Mendoza y San Juan es escasisimo el combustible,
y cerca de esta iltima (S. J.) se ha agotado en veinte alos
el Monte Grande de algarrobos, de manera de no haber,
sin6 a precio muy subido, lefia para el fuego de las cocinas.
Dentro de diez afios mas, el ferrocarril, A mas de materials
que necesita para la via, recibirA de Inglaterra carbon de
piedra para hacer fuego, pties siendo todas sus maderas,
algarrobo, espinas, aun jume, maderas de secano, muere la
plant con el corte dado a los viejos troncos de lento desa-
rrollo.
En San Juan, no se replantan los Alamos una vez cosecha-





OBRAS DR SARMIENTO


dos los palos de los que se plantaron hace veinte afios; el
eucaliptus no resisted 6 los huracanes, 6 no es propagan, y
las acacias, cebiles, paraisos y otras mimosas que podrian
server para plantar exprofeso bosques para lefia, apenas
tienen el carActer de Arboles de ornato, 6 de sombra. Es
impossible imaginarse imprevision y abandon mas grande.
Los cipreses, han desaparecido en estos dltimos anios, que-
dando algunos ejemplares en el cementerio.
En las inmediaciones de Buenos Aires, el pais cultivado
de cereales, no tiene Arboles, sin6 en grupos de eucaliptus,
6 en plantios de duraznos para lefia. Al rededor de las colo-
nias de Santa Fe se puede como en Buenos Aires asegurar
que no resistirian los bosques diez afios mas al talaje que
loS hace desaparecer.
SLos habitantes de las colonies hanplantado dos millones y
medio de Arboles frutales, y debemos suponer que entran en
ellos arboles de madera 6 de lefia. Si damos A cada Arbol
cuatro varas de distancia de uno A otro plantadosdequin-
oonce, los dos millones seiscientos mil arboles plantados en
todas las colonies de Santa Fe, cubren solo dos leguas de
bosque, para las cien leguas ya cultivadas; pero como hay
otras doscientas leguas incultas intermediaries entire unas y
otras colonies y en el seno de estas, resultaria que dos le-
guas de bosque correspondent A trescientas leguas despo-
jadas de toda vegetacion mayor. Ya era expuesto A las
sequias el terreno de esas colonies, como lo ha mostrado lo
imperfecto de las cosechas, no obstante la feracidad de la
tierra. Este afio se espera que lleguen estas A su auje, tan
-expl6ndido se present el crecimiento y desarrollo de los
cereales. 4No seria esta la occasion de dictar leyes para
aumentar el cultivo de los frboles en las colonies, A fin de
no deteriorar las condiciones del terreno?
En Santa Fe esto es possible, por cuanto el terreno es la
propiedad del cultivador; en Buenos Aires encontrara una
ley semejante grande resistencias, por cuanto el cultiva-
dor es inquilino y no puede gastar tiempo ni dinero en
plants cuyo fruto no ha de cosechar; y el propietario
del suelo no ha de pagar al inquilino el trabajo, resignAn-
dose A las eventualidades del deterioro future del suelo, con
tal que en el present, le de un arriendo usurario, como el
que obtienen hoy por no conocer sus propios intereses.





COSTUMBRES PROGRESS


OBSTRUCCION

Octubre, 18-82.
Ayer & las cinco de la tarde, la caida de un caballo de
carro, en la calle de Pern, cerca de la esquina del club del
Progreso, trajo una obstruction de carrots cargados, tram-
ways y coaches, que ocupaba dos cuadras, haciendo una
cadena entire todos ellos, sin poder avanzar ni retroceder,
mientras el infeliz animal con las patas al aire se estropea-
ba cada vez mas en 'sus angustiosos esfuerzos para cobrar
pie. La dificultud A mas de los arreos, la opresion de la
carga, y la falta de auxilio, proviene de que las herraduras
se deslizan sobre el adoquin ya brillante y pulido por el
trafico. En los carros vecinos se notaba que teniendo por
la obstruccion poco espacio por delante, al querer avanzar
no tomaban asidero las herraduras, resbalando, como si
estuviera jabonado el piso.
Sabemos que invitado el sefor Moore, gerente de los
tramways en Buenos Aires, a ensayar las herraduras con
tacos, ha ofrecido hacerlo en toda la line, mandAndolo
adoptar para toda la caballada del establecimiento.
Deseariamos ver cuanto antes realizada esta mejora,
contando con que en algo disminuya el feo y penoso expec-
taculo que presentan a cada hora todas las calls, con el
continue resbalar-y caerlos caballos, permaneciendo minu-
tos y a veces un cuarto de hora, en aquella lucha con la de-
sesperacion y la muerte.
Quedan, sin embargo, los carros de carga que son los que
mas expuestos estAn a estos accidents, cuyos duefios no
intentarAn nada para preservar A sus animals del dete-
rioro que experimentan con tan frecuentes y terrible cai-
das, lo que debe inutilizarlos en menos tiempo para el ser-
vicio.
El president de la municipalidad ofreci6 ensayar las
herraduras en los atelages de los carros de basura, sin que
todavia se haya llegado A resultado prActico. Esto seria en-
sayar in anima vili, pues poca instruccien han de dar los
carreros. El senior Moore ylos sefiores Lacroze pueden pres-
tar un gran servicio al decor ptblico de la ciudad de Buenos





00 OBRAS DE SARMIENTO

Aires, pues ellos saben que este es muy bruto, muy inde-
cente y poco visto en el mundo, pues proviene aqui de cau-
sas locales, de empedrados como en ninguna part; de
herraduras idem y de carreros y carros, y caballos que se
los valen.
La sociedad para la protection de los animals anda bus-
cando quien la proteja a ella contra las tramitaciones eter-
nas, inventadas exprofeso para crear embarazos y dificulta-
des, consultando al gefe de policia sobre si serA possible que
haya quien piense s6riamente en protejer a los ambiciosos,
para que el gefe de policia, halle cosa rara vista que nunca
se ha visto en el pais semejante cosa, por lo que se da tras-
lado A los interesados para que digan, si han visto una poli-
cia semejante, y no estando conformes como no debian
estarlo, pasar el expediente al procurador de la nacion, que
dirA que se yo que, para que el gobierno, ausente en el En-
tre Rios, 6 en Santiago, prove cuando Dios sea servido, y
entire el vice-presidente a funcionar, por tener congd el pro-
pietario, 6 inaugure su administration, con algun come se
pide, de dejar a todos complacidos y satisfechos.

ALGO SE GANA

(El Nacional, Octubre 27 de 1882.)
Hace tiempo que deseamos hacer que se garden las
condiciones que sirven de base a la libertad de imprenta,
y lo que hemos exigido, con las represalias, a un diario que
represent a los encargados de ejecutar las leyes, hasta la
altura de Ministros, es simplemente que hable de El Nacio-
nal, cuando El Nacional haya emitido ideas y aun ofensas,
que no acepte. En los cuerpos deliberantes se observan
las mismas formalidades. No se ha de dirijir la palabra a
la persona a quien se contest 6 refuta, sin6 al Presidente.
No se la ha de nombrar por su nombre, sin6 por el de la
Provincia 6 pueblo que represent.
.En la prensa, la ley manda lo mismo. No ha de nombrar
por su nombre a los escritores, editors 6 reporters, sin6
por el nombre del diario, pues no hay otro interlocutor
ante la ley.
El diario y el ministry, bajo el epigrafe mi doctor, aludien-





COSTUMBRES PROGRESS


do al Dr. Avellaneda & quien nombra para hacerlo servir
de mampuesta, saca los pergaminos de un general, que no
halla tan general como 61 es doctor en medicine.
Faltaba en esto a la ley que 61 debe hacer respetar, faltaba
al decoro, y lo que se debe a los mereoidos respetos, y
faltaba a su propia conciencia de la verdad de las cosas,
porque por mas que encuentre nuevos chistes y bromas
sobre el sable del general, la verdad es que lotiene y lo
-tuvo siempre por general tal y tan bueno como los mejores
argentinos actuales, sin escluir Roca.
Son pobres recursos oratorios de que echan mano todos
ios que necesitan encubrirsu propia debilidad. Antes era
la tacha de ignorante que le oponian los estudiantes y los
-abogados y m6dicos sin clientele y no hubo un petate que
no repitiere este adagio. En seguida fu6 Matusalen para
mostrarlo chocho los que los gobiernan sin sonarse, y la
historic argentina habrA sidoafectada por la prevalencia de
la primer 6 de la segunda de aquellas bromas. Ahora para
sAbios y j6venes doctors bueno es que sea, por favor y
gracia, general 6 military siquiera, a prop6sito de que el
Nacional, hubiese dicho algo sobre actos pdblicos.
Ya se ha olvidado el Sr. Ministro de que se quejaba de
El Nacional y que es con El Nacional que debe hablar.
Ha de agradecerle el -general aludido sus buenos oficios
y consejos, para inducirlo que no pierda amistades 6 se
le resfrien afectos.
No se puede conversar por la prensa de estas cosas, con
persona que no ha conservado relacion inmediata con ami-
gos desde que son ministros, a fin de dejarles la pleiitud
de su autoridad, en cambio de reservarse para si la plenitud
de su libertad de pensar.
4C6mo provocaba El Nacional las susceptibilidades minis-
teriales?
El que habla en nombre del Ministro de Instruccion Pd-
blica, dice que el que desempefia este cargo no hace mal,
ni se propone hacer mial a Sarmiento; de donde deduce, que
El Nacionalno puede vituperar los actos del Gobierno, las
ideas de sus ministros en las Chmaras mismas?
Y el Ministro aludido en lugar de dar satisfaction de los
cargos hechos por los actos pdblicos, esplickndolos en el
diario mismo que le sirve para sus bromas, va a buscar





OBRAS DE SARMIENTO


quien serh 6 quien es el redactor de El Nacional, para po-
nerlo en ridiculo, no por sus ideas, ni principios, sin6 por
el puesto que ocupa en el ej6rcito?
No nos ocupiramos de tan fdtiles arguments, si no ten-
dieran a poner en duda el derecho de la prensa, mas toda-
via, el deber de pasar en revista, vituperindolos si asi lo
cree del caso, los actos de los Ministros y principalmente-
la political del Presidente.
Quisiera hacerse entender que este funcioiario esta a
cubierto de toda critical, debi6ndose limitarse esta a los.
actos oficiales de los Ministros.
Solo la Reina de Inglaterra no responded de los actos de.
su gobierno, porque la prerogative real la exime de la
responsabilidad que recae sobre los ministros.
El President de los Estados Unidos, es 61 dnico respon-
sable de los actos del gobierno, y jamas se nombra un mi-
nistro para nada, porque no son especialmente responsables.
El Congress no les di entrada ni audiencia en sus sesio-
nes. Su declaracion no hace fe.
Entre nosotros, el Presidente es responsible, como en
los Estados Unidos, si6ndolo los ministros por su parte
tambien.
Seria ridicule echar en rostro al Ministro del Interior lasa
intrigas de Santiago, Corrientes y Entre Rios, que no se
trata de ocultar siquiera, como seria malicia atribuir al
Ministro de Instruccion Pdblica los anexos de su memorial,
en materials de que tan poco se cuida, que dejAndolas al Se-
cretario podia 6ste que habia tenido part principalen las
maldades cometidas, insinuar la sospecha de mala versa-
cion del Superintendente, con solo suprimir los verdaderos
anexos, 6 introducir otros que no venian al caso, pero que
podian estraviar la opinion.
Nos complacemos en publicar la complete satisfaccion
dada al Superintendente, de no haber habido malicia en la
publication de las descosidas notas de Navarro Viola.
((El ministry aludido es el de I ccion Pdblica y la
part de la memorial denunciada a nota del Dr. Na-
varro Viola que figure en un anexo
(Pero senior, si el Ministrono ha es *to ni leido los ane-
xos, ,c6mo puede haber intentado dishonrar con ellos &.
alma viviente?





COSTUMBRES PROGRESS


((No los ha leido ni los leer& jambs, A no ser por apuesta
d obligado A ello por la fuerza pdiblica.
<(El ministry se horripila ante el solo sonido de la pala-
bra anezo, ,c6mo puede pensarse que encomiende A uno de
ellos la tarea delicadisima de deshonrar A las gentes?
c(Guarde el sable mi general, pues con esa noticia ya de-
be estar convencido de que nadie ha intentado deshonrarle
y de que los mandobles tirados repetidas veces al pobre
Ministro,. que no le ha hecho A usted nada, son inmoti-
vados.,
Gracias por el Superintendente; pero por lo que hace A
El Nacional que no tiene sable, no ha de renunciar A nin-
guna de sus inmunidades, privilegios y prerrogativas, no
obstante las amigables diatribas que tomarian A un doctor
6 A un general, por arguments ad-captandun. De prop6sito
no hemos descendido al terreno de las bromas. Hemos,
por el contrario, de decir cosas muy s6rias, deplorando El
Nacional, que sus deberes le impongan el sacrificio de amis-
tades, que estima en much, pero que estan subordinadas
a los grandes intereses que defiende.
Creemos haber hecho el dltimo esfuerzo A fin de traer la
discussion de la prensa al terreno legal, y A las formas esta-
blecidas para preservarla de estravios, de la misma ma-
nera que en el debate parlamentario se guardian esas mis-
mas formas.
Quiere hacerse del Gobierno un negocio de familiar, de
personas, de circulos. Asi quisieran establecer una inmu-
nidad del Presidente, que no debe ser nombrado, cuando
todos lo sefialan. Gallo, como Febre, en documents pd-
blicos han dicho, lo que saben sobre las ilicitas influen-
cias personales en las elecciones. La prensa no ha de
decirlo?
Peor es la pretension de los ministros que quisieran ha-
cer un cargo personal a un escritor, y lo que es mas per-
verso y ridicule, A un general, de lo mismo que el dijo, 6
le contestaron en las Camaras, segun consta del debate.
Tenemos voldmenes de revista y peri6dicos norte ameri-
Canos A la vista. Nunca se le llama en ellos al Preside
por otro nombre que el propio. Mr. Arthur, general Gar-
field, Mr. Blaines, general Grant. Del nombramiento de





OBRAS DM 8ARMIKNTO


Mr. Cockling como ministry plenipotenciario veinte dia-
rios le criticaron con amargura, no obstante ser facultad
del Presidente.

TREGUA A NUESTRAS MISERIAS

(Bl Nacional, Octubre 31 de 1882.

El dia de hoy viene consagrado a los sentimientos de
filantropia, promovido por las inundaciones de Italia y a
los de humanidad transcendental, en favor de los animals
que nos ayudan a vivir, y nos han civilizado. jQui6n le
dijera al barbaro que estropea A su caballo que a 61 le
debe, no andar todavia como sus antepasados siguiendo el
uno tras del otro, en largas hileras por estrecnas sendas,
de paradero en paradero, 6 describiendo enormes circulos
de decenas de leguas, para estrechar A los guanacos, con-
tra el largo y profundo barranco de un rio, A la falda inac-
cesible de una montafia?
Ayer encontrabamos un carrero haciendo arrastrar su
vehiculo, por un caballo manco, inhabil para el tiro, y otro
que sacudia de latigazos sucesivamente A su tiro de caba-
llos, porque insistian en acercarse a un charco a beber
agua, tan fatigados y sedientos iban.
Hoy se reune por primer vez en Asamblea General la
sociedad argentina para la protection de los animals, en
el magnifico salon de la sociedad italiana (Stella di Roman,
sita en la esquina de Cuyo y Cerrito, a las ocho de la
noche.
Su president leera el primer informed y concluido el
acto se procederA A Ilenar las otras funciones que para
este caso asigna a la Asamblea General el reglamento,
tales como la renovacion de sus empleados.
Las asociaciones italianas y algunas filantr6picas argen-
tinas 6 de otras procedencias, se ocupan tambien de orga-
nizar los medios de reunir fondos para socorrer A los inun-
dados, por los rios desbordados que desembocan por el
Veneto, sobre el Adriatico. Los detalles del desastre son
afligentes, habiendo dejado sin hogar A millares de fami-
lias la inundacion. Las lagunas de Venecia son solo las
aguas de esos rios en 6pocas normales; y basta que so-





COSTUMBRES PROGRESS


brevengan creces para que su superficie se extienda sobre
las bajas costas de los rios que las alimentan. El TArtaro,
de ordinario un pequefio rio, crecia A trece centimetros por
hora; y ya. puede presumirse que millitres de habitaciones
de labradores y campesinos quedarian luego bajo las aguas.
ComputAbanse en mas de treinta millones de francos las
p6rdidas, y por millares las families sin hogar y sin sus-
tento.
Los italianos de origen residents en Buenos Aires, se
preparan a enviar A su antigua patria, muestras de que
en la nueva han adquirido los medios de servirla mas efi-
cazmente que con protest de adhesion, como los irlandeses
desde Am6rica prestan el apoyo moral de su valimiento
como ciudadanos norte-americanos, a los irlandeses de
Irlanda, y el auxilio de sus millones de dollars.
Pero los ciudadanos argentinos deben tomar, y estamos
seguros lo tomarAn, igual 6 mayor parte que los italianos
residents, en el envio de fondos, para mejorar la condition
de los labradores de las mArgenes de Adije, el P6,el Brenta
y los demas rios desbordados. Es un anticipo que hacemos,
A las simpatias de la Italia que nos lo desolvera en inmi-
grantes, que ya vienen estimando en su valor la hospitali-
dad argentina.
Sabemos cuan pr6digo de sus recursos se muestra el
pueblo de Buenos Aires cuando se le llama auxiliar alos
desvalidos; pero es necesario que alguien 6 una Comision
se ponga a la cabeza. Esta vez pueden formarla argentinos
6 italianos, formando un solo cuerpo respectable que d6 di-
reccion a los trabajos.
Recordaremos lo ocurrido, cuando el temblor que arras6
la ciudad de Mendoza, para mostrar lo que puede una buena
organization. Una compafia de c6micos espafoles, cbn-
sultando solo sus simpatias, escitadas por la relacton de tan
terrible desgracia, dieron una function A beneficio de los
:desgraciados, y con el escaso product dirigieron una carta
confiando al Sr. Sarmiento, la continuacion de la obra
tan noblemente comenzada. Reuni6se una Comision com-
puesta de D. Manuel Cobo, D. Manuel Ocampo, D.Mariano
Saavedra, D. Domingo Sarmiento, y con dos secretaries se
dieron por debidamente nombrados, por los actors espa-
noles A quienes se debi6 la iniciativa. Mediante circulares





OBRAS DM SARMIENTO


A la poblacion, A las asociaciones, ya laicas y aun mas6ni-
cas, colectaronse sumas enormes, ademas de vestidos, reme-
dies de botica, etc.
Pasaron aquellas de sesenta mil duros, y contribuyeron
poderosamente A mejorar la condition de las victims de
calamidad tan grande. ,Por qu6 no se haria lo mismo ahora
que la poblacion es mas rica, y como mas ilustrada, mas
dispuesta i aliviar las desgracias?


EL PARQUE DE LA PLATA

AGRICULTURE PRBCTICA, POR FERNANDO MAUDUIT

(El Nacional, Noviembre 7 de 1882.)

Hemos visto un hermoso piano para un Bois de Boulogne,
adhererente A la Capital de la Provincia en los altos que
dominant la Ensenada, y sobre los terrenos que pertenecieron
al finado Iraola.
La existencia de sesenta mil eucaliptos, muchos de los
cuales cuentan diez afios de vida, dan tela en que cortar
para un Parque, donde el future pueblo platino yea un
paseo pdblico, mas que en perspective, 6 f veinte alios
visto, como son los libramientos de los pianos que los
representan en el papel. La vejetacion pide la sancion
de los afios, como la sabiduria 6 la experiencia suponen
edad en el hombre. La sombra de los Arboles proteje,
y el tamafio de la encina trae al Animo la idea del tiempo
pasado, que hace de la vida, un accident momentAneo.
A esa sombra descanzaron muchos antecesores, acaso
s6res de razas extintas.
El trazado del plano nos trae el nombre del autor, que
lo es igualmente de un TRATADO ELEMENTAL, de Agricultura
prdctica, que fue impreso d tres mil ejemplares, por el Departa-
mento;de la Repdblica Argentina.
Precede A la letra el frontispicio "de un edificio del
Departamento y Jardin de aclimatacion, con la especifica
prevention de que dicho edificio fu6 construido durante
la administration presidida por el Brigadier General Don
Julio A. Roca.
Creemos oportuno el singular anuncio, para que haya





COSTUMBRES PROGRESS


constancia, sin duda de la 6poca y el pais constituido en
que se edific6 un grande edificio sin autorizacion pr6via
del Congreso, ni partida del presupuesto atecta : tal
construction. Es un monument de arbitrario.
El libro de M. Mauduit, siendo consagrado la agri-
cultura, se pareciera todos los libros que de esta
material tratan, sino tuviese por objeto proveer A los
inmigrantes de un tratado elemental <(que les ensefie
dadas las coridiciones y clima del pais,)) cuando y como
se deben hacer las siembras, el mejor mrodo de cultivo
y el cuidado que se debe tener con los animales de la
granja, 6 chacra.
M. Mauduit habla por experiencia propia, pues hace
doce afios que cultiva la tierra en este pais, en Santa Fe,
y en el Parque 3 de Febrero, donde ha desempefiado
ocho afios el empleo de Agr6nomo Director de los trabajos.
Hemos conocido desde la creacion del Parque MM. Mau-
duit; y como la modestia no sea la mas ventajosa y uti-
lizable cualidad del hombre instruido, aprovechamos la
occasionn de hacer conocer lo que en material de agriculture
vale tanto como los diplomas de m6dico, 6 doctor en
ambos derechos, a saber: las medallas obtenidas en
various concursos ya cientificos ya practices, y de que
fuimos depositarios por much tiempo.
Las medallas son una patente que ahorra tramitaciones,
cuando provienen de gobiernos regulars, en naciones
ilustradas.
Una medalla de oro de la Emperatriz de Francia-por
pomologia.
Una medalla de oro de la Sociedad de Agricultura, por
agriculturea.
Medalla de oro de la Sociedad de emulacion.
Medalla de oro de la Academia por various opdsculos
sobre Fisiologia vegetal.
Medalla de plata del Ministro de Agricultura de Francia,
por Pomona Agricola; tratado laureado por el Ministro de
Instruccion Pdblica.
Medalla de plata del Emperador, por Arboricultura.
Mencion de honor, por cultivo de coniferos.
Medalla de oro, Sociedad de Horticultura de Rouen.





OBRAS DE SARMIENTO


Tres medallas de plata por parques y jardines, desde
1862 A 1869.
Primer premio de Pomologia en la Exposicion Universal
en 1867, y en 1868 mencion honorable por formacion de
parques.
Con tales antecedentes puede el emigrante que desee
conocer las condiciones del suelo, prestar fe a las indica-
clones de M. Mauduit, 'que ha sido ademas Director de
un'a Pepinera 6 creadero de Arboles en Francia, y secre-
tario de varias sociedades cientificas. Desde la creacion
del Parque 3 de Febrero ha estado al servicio de las comi-
siones y hoy del director de aquel establecimiento.
La agricultural y la jardineria ocupan hoy el primer
lugar en los elements de riqueza del pais, y llega la
6poca en que se hace practice el program de cien Chivil-
coy, para transformer la industrial. Los alrededores de
Buenos Aires hasta largas distancias, como las campifias
de Santa Fe por leguas y leguas sin interrupcion, pre-
sentan un aspect de cultural desconocido hasta hoy en
esta parte de America, si no es en San Juan y Mendoza,
y los estrechos y pintorescos valles chilenos.
La Lombardia y la Toscana, tienen ya en Buenos Aires
y Santa Fe copies de mas grandes escalas; pero la agri-
cultura extensive es menos esmerada, aunque mas pro-
ductiva. El inmigrante que apele al cultivo de la tierra
para crearse un peculio, necesita ahorrarse ensayos y
tanteos, obedeciendo A la rutina 6 a su propia prActica
en el pais de donde viene. Un libro como el de M. Mauduit
le sera de much auxilio para dirijir sus trabajos. Gds-
tanos por ejemplo much la indication del autor, de oque
en pais donde la ganaderia es la base de todo cultivo,
debe tenerse present que en las aplicaciones particulares
de la agriculture es necesario favorecer el de los pastes.
Todo sistema que. no est6 fundado en el de prados
permanentes 6 temporales de larga duracion y en la
siembra de plants leguminosas, que son las que tienen
la preciosa propiedad de atraer y fijar en las tierras
los gases de la atm6sfera, sera siempre inferior al que
tenga por principio esta clase de cultivo.
qLos cereales, los pastes y las leguminosas, forman la
rotacion de cosechas mas faciles de obtener sin abonos)...





COSTUMBRES PROGRESS


La cria de ganado es una function agricola puesto
que el ganado ocupa el AGER. En campo sin cultivo,
cada animal necesita una cierta area para mantenerse.
Cultivada con pastos artificiales la misma area mantiene
mayor ndmero de animals y por la rotacion de las
cosechas se alimentan los hombres y las bestias. (Si hubo
un tiempo dice M. Mauduit en que los ganados nutridos
con pastes mas fuertes y recorriendo vastos campos sin
cercar, acopiabanmmayores medios de resistencia contra las
intemperies y escasez y acuosidad' del past, hoy que los
pastos estdn arruinados por la irreflexiva costumbre de dejar
a los ganados roer hasta los tallos subterrAneos de las
gramineas, es necesario abandonar el sistema antiguo.,
Con los prados artificiales se podra realizar beneficios
inmensos a las puertas de la Capital pAg. 197.
Estos inmensos beneficios los realize la ganaderia ya
A las puertas de Buenos Aires. La came gorda que os-
tentan hoy los Restaurants en la ciudad, y que se obtiene
A precious muy moderados, se debe al engorde que practican
los agricultores de los alrededores de la ciudad, hecho
nuevo, pues aue antes la care en estos dos meses de
primavera era detestable. En adelante estarh siempre
bien provisto el mercado de carnes gordas, gracias al
cultivo de las tierras inmediatas, sabiendo el labrador
cuando le conviene deshacerse de sus bueyes gordos. segun
las peripecias de mercado, tan variable antes, y que tiende
A regularizarse, por el cultivo de pastos artificiales.
BAstanos las precedentes citaciones, no para recomendar
un libro, sino para hacer conocer A su autor, que llamado
hace afios a dirigir trabajos de agriculture, en posiciones
necesariamente humildes, solo de los que lo emplean son
conocidos sus honorables antecedentes.
El Parque 3 de Febrero le debe su conservation y or-
nato de detalle; y vasto campo ofreceria a su ciencia, la
termination del piano de aquel bello establecimiento, si
el Congress y el Poder Ejecutivo se convenciesen que un
gran parque, dando satisfaccion A la necesidad de con-
templar la naturaleza en sus mas bellas producciones con
el arte que la hace valer, sirve para fijar la poblacion,
y hacer amar el pais, asi embellecido. Cuintos millones
de duros, emigran de Am6rica .4 Europa, en busca de





OBRAS DE SARMIENTO


emociones saves. espectAculos cultos, de formas bellas,
saliendo de esta monotonia de nuestras ciudades con
calls esti'echas y sucias, con manzanas en damero, con
borricos en Lima que se lo eleven a uno por delante, con
carrots que le obstruyan el paso en Buenos Aires, oyendo
hablar siempre de la misma cosa; de las elecciones,
de las maulas, de las suciedades en el alma, como en el
suelo.
El parque es pequefio, y sabido de mebnoria como todo
lo que es inm6vil y casero.

SOCIEDAD PROTECTORA DE LOS ANIMALS

Tuvo lugar andche la Asamblea General de la Sociedad
Protectora de los Animales, con una concurrencia nu-
merosa de socios, de simpatizadores y de seforas en
gran ndmero.
El president ley6 el discurso que corre impreso, en que
da cuenta de la fundacion y organization de la sociedad,
hasta quedar in working order, como dicen, pues recien el
sAbado se obtuvo el decreto del gobierno, mandando A. la
policia preste a los s6cios el auxilio que legalmente requie-
ran, para el mejor desempefo de sus funciones.
' El informed es s6brio de razonamientos, limitindose lo
positive 6 a lo hecho. El auditorio presentaba complacida
atencion a la lectura del informed, solo interrumpido con
sus aplausos, al terminar el trozo que copiamos:
((Hay hasta en los actos de barb&rie del pueblo, cierta
poesia religiosa suministra nombres 6 imagenes. El paisano
que hace volar la pesada diligencia por caminos apenas
trazados, sobre'pantanos en que se hunden las ruedas, afir-
ma en los hijares del animal que cabalga sus agudas es-
puelas, los aguijones a una pulgada de distancia. Dos cho-
rros de sangre brotan del lugar donde las hinca, y la
operation se repite como si solo fuera sacar sangre lo que
se propone el conductor. Esta espuela, invention nuestra
se llama jNazarena!, en memorial de Jesis Nazareno, a quien
la leyenda cristiana represent Ileno de sangre, en mano de
los sayones encargados de martirizarlos.
Terminada la lectura, se procedi6 & elegir president y
cinco miembros de la comision directive en lugar de otros





COSTUMBRES PROGRESS


tantos salientes, recayendo, despues de un laborioso escru-
-tinio, la election en los mismos miembros salVentes.
La sociedad ha quedado pues, definitivamente organi-
zada; y ya la veremos entrar en funciones y hacer sentir sus
efectos saludables, como la hizo sentir en L6ndres y en
Inglaterra, la que ha servido de modelo a todas las otras.

EL CODIGO CIVIL ARGENTINO

TRADUO1DO AL FRANCES OFICIALMENTE, COMO DOCUMENT CIENTiFICO

El National, Noviembre 10 82,

No acabibamos de reprobar a un 6rgano de la political
del president, el atribuir el nombre elevadisimo segun
-l, que ha conquistado la Repiblica Argentina en el mundo
exterior, A encartadas del president actual en las eleccio-
nes de Entre Rios, Santiago, Corrientes, etc., cuando nos
ilega de Francia, la pAtria de los jurisconsultos Dupin, Tro-
plong, Dufaure, la noticia de que nuestro c6digo civil, se
estA traduciendo en Francia, como material cientifico, por
orden del gobierno. Es pobre doctrine la de pobres opor-
-tunistas, atribuir importancia trascendental A las violencias
que se hacen en la prActica A las instituciones que nos
rigen. Estos son aprendices en el ramo que ensayan.
Blanco Guzman, el ilustre americano, GonzAlez, de MB-
jico, Ventimilla, del Ecuador, les dan diez y les ganan.
Hasta el general de enfrente le saca la punta de la oreja,
en la lucha por el arbitrario a que se presta esta pobre
South Amdrica.
Son trabajos como los de Velez, legislation como la que
.ha enriquecido A la Repiblica y desenvuelto sus recursos,
obras de literature que han dado la vuelta del mundo, es-
,tablecimientos bancarios como el de la provincia, etc., etc.,
lo que han dado el primer puesto A la Repdblica Argentina
A media que Ventimilla, el ilustre americano y cuanto
-audaz abusa de estos pobres pueblos sin conciencia political,
-abaten y deprimen el rest de la America.
He ahi la recompensa al studio de sesenta afios de un
jurisconsulto nuestro, de uno de nuestros grandes econo-
Too nII.--7





OBRAM DIG SARMIENTO


mistas, del mas infatigable de los pr6ceres que han creado-
la situation de nuestro pais, pr6spera en el interior, deco-
rosa, nada mas que decorosa en el exterior.
Chile se labr6 un nombre honorable en Europa con los
trabajos cientificos de Domeicko, Gay, Pissis, en los litera-
rios y legales de Bello, Egafia, Ocampo, etc.
Han contribuido A nuestro credito Burmeister, Gould;
pero su presencia en nuestro pals no es un accident sin6
part integrante de aquella noble restauracion del honor y
grandeza de la patria, amancillada por los bArbaros; y que
con tanto 6xito emprendieron Alsina, Velez, Mitre, Sar-
miento, y la pl6yade de patriots que destruyeron el poder
arbitrario, que amenaza retofiar a merced de la prosperidad
pdblica.
Pide el comisionado frances datos, sobre los antecederites
hist6ricos y biogrAficos que han conducido A la production
de muestra tan avanzada del estado de nuestras ciencias
americanas.
Sabemos con gusto que el doctor don Victorino de la
Plaza, hoy ministry de relaoiones exteriores, practicante
aventajado y discipulo y aun amanuense confidencial del
celebre jurisconsulto, se encarga de suministrarlos am-
plios y completes, en una introduction al c6digo tradu-
cido.
Podri poner por base en este c6digo, el de comercio
que le precedi6, y de ambos el studio del derecho romano
en su restaurador Cuyas, que hacia su deleite y su consuelo
en las horas de la persecucion.
Fuera ridicule si no se tratase del doctor Velez, decir
que Cuyas le precedi6 Virgilio cuya Eneida tradujo para
corregir errors de los traductores europeos, tal era su con-
fianza en su latinidad. De ahi su aficion y su idoneidad
para los studios clasicos de la legislation romana.
Mas dificil ha de serle al doctor Plaza reconcentrar en
una pigina digna del c6nsul, como decia Velez repitiendo
una frase latina, (que el bosque sea digno del c6nsul)
cuando haya de tratar de la part biografica, en lo que se
refiere a los c6digos. Nadie lo ha olvidado todavia, que le
hicieron beber hiel durante tres aios con el c6digo de co-
mercio librado i la critical de pulperos enriquecidos, sin
trabajo, 6 de abogados sin causes, sin5 eran sus propios





COSTUMBRES PROGRESOS 99

discipulos, que no aprendieron & estudiar, ni ir A las fuen
tes, sin6 a merodear al rededor de los tribunales, como los
pampas en las cercanias de los campos poblados, de donde
Ilevan el botin. 4Qui&n emprendi6 probar que el doctor
Velez no era el doctor Velez, sin6 un plagio 6 una alegato
de abogados de afuera?
Acompafiironlo hasta la tumba los detractors. Consta
de las actas del Congreso, la question suscitada por enmien-
das tipogrAficas, autorizadas y aceptadas por el mismo
autor.
Muerto y resfriadas sus cenizas, emprendieron corregir
el c6digo los que creen que lo que les ocurre es una idea 6
una necesidad del pais.
Creemos que Ilega A tiempo la noticia que publicamos,
para detener en su curso las enmiendas al c6digo civil que
se estAn tramitando en el Congreso, por la iniciativa del
doctor Paz, limitadas en su origen A concordancias de pala-
bras, y tomadas al vuelo, en seguida por los sabuezos de la
discussion parlamentaria, que ladran A la luna.
Aguardaremos A oir la critioa de los jurisconsultos fran-
ceses, cuando el c6digo est6 vertido A aquella legua. A bien
que el jurisconsulto argentino ha dejado en las notas que
acompafian el texto, rastro luminoso de la march de su
pensamiento. Ahi estAn consignados los autores que sigue,
las fuentes que consult, y lo que es mas instructive, los
autores de doctrinas que desecha, no obstante la voga que
disfrutan.
Es el eddigo civil argentino, el monument legislative mas
acabado que posee el mundo civillzado, por ser el dltimo
que se ha sancionado. Es el mas adelantado y complete
de la Am6rica, y de ambas Am6ricas, si bien los ingleses
siguen el derecho comun traditional.
Falta solo hacer sentir el m6rito que le viene de ubedecer
su redaccion A un plan, A una idea madre, como si fuera una
estatua de bronce fundida de una sola pieza, para expresar
el pensamiento del artist.
Su dia lleg6 pues, al sibio argentino, que recibe lo 6nico
que necesita su gloria, la aprobacion de sus Pares. Cuando
el sabio De Candole iba a visitar a Darwin, en su morada,
ungia gran sacerdote al naturalist que debia suce-
derle.





OBRAS DB SARMIBNTO


El doctor Velez Sarsfield queda una gloria argeritina, de
que nos orgullecemos hoy todos.
La carta que da la noticia, es como sigue:

(Paris, Octubre l.o de 1882,

Seior doctor don Victorino de la Plaza.

Buenos Aires.

Mi estimado senior y amigo:

( Cabeme la satisfaccion de participarle una noticia que
ciertamente recibira usted con placer. Nuestro c6digo civil
va a ser traducido al francs por orden del gobierno de
esta repiblica.
(La comision (de carActer permanent) encargada del
studio de los c6digos extrangeros, que fu6 creada hace
tiempo por indication de M. Dufaure, haestudiado el nues-
tro y juzgandolo digno de ser conocido, solicit y obtuvo del
ministry respective la autorizacion correspondiente para
traducirlo.
M. Paul David, miembro de esa comision ha sido el en-
cargado de hacer la traduccion, y en carta que me describe
pidi6ndome los datos que enseguida. le manifestare, me
dice, que las razones que se han tenido en cuenta para de-
terminar este trabalo, han sido entire otras:
&ELa importancia de la obra por cuanto refleja el iltimo
estado de la legislation de los Estados hispanos ameri-
canos.
-El indisputable valor cientifico del c6digo, obra de
uno de los mas ilustrados jurisconsultos de ambas Ame-
ricas.
-La necesidad aqui sentida de conocer nuestra legisla-
cion, debida i las numerosas y crecientes relaciones que
se establecen por la inmigracion francesa & nuestro pais.
M. David que ha comenzado ya su tarea, desea prece-
derla de una introduction, y con este objeto me ha pedido
los antecedentes relatives a la redaccion y sancion del c6-
digo, y me encuentro aqui en la imposibilidad de dar esos
antecedentes.





COSTUMBRES PROGRESS


((En esta situation he pensado que tal vez no soy indis.
creto ocurriendo & usted: No solo so position tan elevada
como merecida, le da todas las facilidades para obtener los
antecedentes oficiales referidos, sin6 que ademAs lo habili-
tan especialmente para ello el concurso que prest6 used al
doctor Velez, durante la redaccion del proyecto, y la parti-
cipacion que le di6 posteriormente el gobierno en la redac-
cion del c6digo.
cLa molestia que me permit darle, &estara justificada
por el motivo que la determine? usted juzgar&. A precau-
cion escribo a mi apoderado en esa, encargAndole que se
apersone A recibir sus 6rdenes.
((El podrAi Ilegado el caso, encargarse de remitirme lo que
consider usted pertinente al fin indicado.
c(He llenado el objeto de mi carta y quedo esperando su
determinacion.....D

JUAN C. BELGRANO.


FUNDACION DE LA PLATA

(El Nacional, Noviembre 21 de 1882).

Tuvo lugar al fin el tan esperado alumbramiento. Capi-
tal habemus. Somos de los que ni bien ni mal le auguran
al nuevo plantel; pero no aguaremos el placer de los que
tan nobles ilusiones abrigan, con objeciones y razonamien-
tos que al fin la prActica puede no confirmar.
Ni dafiaria much al objeto de una capital administrative
el que no obtenga pronto el esperado desarrollo. Washing-
ton se da poca prisa en ser la ciudad cabeza 6 capital de
una grande nacion, mientras que los Estados al darse capi-
tales dejaron a un lado las grandes ciudades existentes,
para establecerse en pequefias aldeas, entonces como
Albany, hoy todavia como Harrisburg. El tamafio de la
poblacion no hace al caso, para la buena administration, y
aun la ubicacion tiene hoy con el ferrocarril y el tel6grafo
A todas las distancias una importancia secundaria.
El discurso del Ministro de Relaciones Exteriores de la
Nacion, ha expuestocon cierta poesia grandiosa las ideas
y las esperanzas de los que mas se prometen de una ciudad





OBRAS DE SARMIBNTO


que surge, del haz de la tierra, provocada por la inspiration
del g6nio politico. Chicago con medio million de habitan-
tes en cuarenta ailos de existencia, es en efecto la Reina
de las ciudades improvisadas, come lo seria Alejandria en
Egipto, supliendo a Tiro, 6 como con mas lentitud pero
siempre rapidamente, se desenvuelven los emporios de
comercio como Glasgow, Liverpool, que han carecido largos
aflos de representation en el Parlamento, como Brooklin y
New Jersey que se agitan A ambos lados de Nueva-York,
como sarcillos de su cabeza, 6 como ap6ndices necesarios
y alas A su grandeza casi improvisada tambien que data de
pocos ainos.
No hemos nosotros de decir que La Plata estA destinada
& un gran porvenir, serA una de tantas villas y ciudades
que creceran en torno de la capital, pero si mas no fuese,
seria una gran cosa como cabeza administrative de una
gran provincia. Una ciudad mas no esta por demas en
pais donde tan pocas se agregan anualmente a la lista de
las antiguas, 6 menos recientes. Belgreno es un suburbio
de Buenos Aires, y La Plata con su capital puede adquirir
existencia y vida propia, desarrollAndose como Mercedes,
Chivilcoy y algun otro pueblo de campafia situados menos
favorablemente, al career de sus fundadores. Deseamos por
tanto A La Plata los brillantes destinos que le auguran sus
patrons, con el desarrollo rapido que esperan, y que no
estaria en contradiction con ningun hecho, con nuestros
frescos y alegres pueblecillos de campaia.

EL CODIGO DE MINERIA

(El Nacional, Noviembre 21 de 1882.)

Hase publicado un decreto hace dias, confirmando el
encargo que tenia el doctor don Enrique Rodriguez, de con-
fecoionar un C6digo de Mineria para la Repdblica, acor-
dindole una escasa subvencion, si han de tenerse en cuenta
las que para la preparation de otros C6digos se acordaron
antes. El tenor del decreto hace justicia a la capacidad y
especiales conocimientos del doctor Rodriguez, acaso en
atenuacion de concepts que sin ser ostensiblemente des-




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EF212HH6B_86YM2K INGEST_TIME 2012-08-02T13:42:26Z PACKAGE AA00010664_00041
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES