Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00039


This item is only available as the following downloads:


Full Text




OBRAS jN


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO




TOMO XL


BUENOS AIRES
7277-Imprenta y Litografia Mariano Moreno n, Uorrientes 829
S1900


LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS

POLITICAL DE 1880



























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO















LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS



(El Nacional, Enero 23 de 1879.)
Las agitaciones de los pueblos libres, Ilevan A veces A ]a
anarquia 6 las guerras civiles, y fatigados de tanto malestar
culpan A la libertad del mal; y un dia en hora menguada,
se dice: suprimamos la libertad, que de ello se tiene la
culpa.
Creamos asi & Rosas, cansados de la libertad que habia
costado veinte aflos apenas de decepciones y experiments.
Dejamos el camino, la huella traqueada, culpando A la
huella y no A las piedras, del dolor que nos causaba cami-
nar por senderos apenas practicados.
Estos son los desfallecimientos de los pueblos que recorren
el camino del Lacio. Las elecciones han traido escAndalos,
fraudes, revoluciones. Suprimamos las-elecciones, nos deci-
mos, que asi cesara el escAndalo. jQu6 dias felices aquellos
cuando las elecciones sean un simulacro caballeresco, como
en los torneos de la edad media, en que los campeones se
batian con armas corteces, con lanzas sin moharral Cuidadol
que abandonais el camino trillado, la huella Aspera, pero
practicada; fuera de la cual, no hay sino pedruscos agudos
y despefiaderos.
Mejorad el camino; arjnaos de cascos de hierro para
garantiros; pero no abandoneis jamas el viejo y transitado
sendero. Si la libertad es inc6moda, es porque no hay
libertad y seguridad: hay libertad para los tiranuelos, que
son los que hacen violencia A la libertad agena, por la
coaccion 6 el fraud, dos modos de violar la libertad.
Robustezcamos las libertades de todos, conteniendo por la
fuerza y la ley al que intent hacer la violencia 6 esca-





OBRAS DU SAKMIINTO


motearla; robustezcamos la conciencia moral de gober-
nados y gobernantes, para suprimir el fraude. Las elecciopes
jamas.
Ya hemos andado much cariino; no volvamos hacia
atras. El fraud y la violencia estan a la baja. No les
sustituyamos la intriga, que es peor.
No hay ni libertad ni Constitucion libre, sin la prueba de
]a election, que es lo que ha dado en llamarse la lucha.
La lucha esta A la base misma de todas las instituciones
humans; y suprimirla, atenuarla, falsearla por convenios
entire parties, es simplemente destruir el gobierno, y prepa-
rar el camino al arbitrario, a lo desconocido, 6 alguna
monstruosidad sin nombre.
El gobierno, las leyes, los reglamentos, las Constituciones
mismas, se han creado para mantener la lucha en los ter-
minos que aseguran la libertad de la opinion de cada uno,
aun-siendo reputada mala.
Hay lucha diaria en las Camaras, en los consejos, en las
elecciones; pero hay reglas para ponerla termino.
La mitad mas uno, en las Legislaturas, los dos tercios en
casos privilegiados, el quorum, la pluralidad en material
electoral, etc., son las condiciones y el t6rmino de la lucha.
El reglamento en los cuerpos colegiados, la ley apoyada en
la fuerza en las reuniones populares, fijan el limited de donde
no ha de salir la lucha.
En la decadencia de las repiblicas, como en los iltimos
dias de Roma, la lucha en los comicios y en las curias dege-
ner6 en combates, y cansada la desgarrada ciudad de Inchas
fraticidas, concedi6 el Senado, a Augusto el Emperador! el
uso extra-oficial de la potestad tribunicia de convocar los
comicios, sin ser tribune, para conciliar en la lucha, evi-
tandola, indicando la material 6 la persona sometida a
votacion,
Las elecciones cesaron para siempre; y vinieron Tiberio,
Neron, Caligula y la muerte de la libertad.
Pero nosotros no formamos una repdblica en decadencia.
Si lo estuviera por la accion de causes locales, levantarian
sus principios y sus reglas en el concenso universal, el ejem-
plo de las otras repdblicas del mundo, pues no estamos
solos, como Roma, en la tierra, con nuestra forma de
gobierno, sino que somos al contrario la consecuencia y la





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


aplicacion, aunque imperfecta, de las instituciones libres
prevalentes en nuestro siglo.
Nuestro deber es hacer desaparecer las deficiencies en
la practice, y sin suprimir la lucha, regularizarla, conte-
nerla en los limits que le impone la verdad y la tran-
quilidad piblica.
No hallando ejemplo y models en los tiempos moder-
nos, de estas supresiones de luchas, que el cansancio y
la laxitud de principios sugiere, no siendo voz t6cnica ni
aceptada la conciliacion de las voluntades, de los hombres
6 los partidos para hacer realisable una Constitucion, que
para cada renovacion de funcionarios, para cada proyecto
en discussion, supone divergencia de opinions, tendencies,
6 prop6sitos, tenemos que volver los ojos a los pasados
tiempos, para encontrar temperamentos parecidos.
HabiAnse encarnado en Roma las aspiraciones oligarcas
de Syla, en Pompeyo, las populares de Mario, en Julio
C6sar. Para las buenas gentes, fuE un augurio de paz y
de que no se irian A las manos los dos grandes caudillos,
la conciliacion que se llam6 el triunvirato, por entrar como
un valor nominal, Craso que nada representaba. Julio
COsar llev6 A su consocio A Farsalia, para mostrar lo que
valen las conciliaciones. Octavio y Marco Antonio aca-
baron en Actium, otra conciliacion de los partidos; y Roma
y el mundo, con el imperio, supieron & qu6 abismos condu-
cen estos expedientes, de suprimir las luchas por la conci-
liacion de los caudillos.
Nuestra conciliacion microsc6pica, nos venia de una
situacion tirante y prolongada de afios entire dos encar-
naciones de tendencies opuestas, los dptimos como se
Ilamaban los que sostenian A Pompeyo, los populares comQ
los de C6sar. Nadie se oculta este origen de la concilia-
cion; pero muerta una de sus encarnaciones, la otra perdi6
su razon de ser y dej6 de ser un peligro de nuevos con-
flictos, quedando la Repdblica libre de influencias per-
turbadoras.
El peligro estA ahora en cdntinuar el sistema ya inutil
en Buenos Aires, peligroso y ex6tico, cuando se le quiere
aplicar a las provincias, donde no hay Alsinas, ni Mitres
que dividan los inimos, ni han quedado pompeyanos de
aquella lucha, como quedaron en Espafia.





OBRAS DE SARMIENTO


El deber de la political es ahora ajustar mas y mas los
resorts de la lucha legal que la Constitucion presupone,
y aprovephar de las victorias que el principio de la conti-
nuidad pacifica del gobierno ha venido obteniendo. No
habrA violencia en las elecciones. Digalo el gobierno,
con la voz firm del que se siente en su detecho y llena
un deber; y no habra violencia; porque la violencia se
insinda en animos pacificos, por la casi seguridad de la
impunidad.
En cuanto a la coaccion de los empleados, la opinion va
marchando, y reclama y obtiene declaraciones oficiales,
como reprobaciones prodiga A los que apelan al fraude
para finger mayorias. Asi, pues, sin sacudimientos, hemos
de avanzar en el camino que traza el sistema de gobierno,
que tiene por base la voluntad y la opinion del ma-
yor ndmero, legalmente expresada, aunque no..sea la
mejor.
Empresa dificil, pero no desesperada, porque haya una
parte del pueblo mas ilustrada, mas rica, 6 mas aceptada,
que crea que su voluntad 6 sus ideas son la regla de lo
just, de lo convenient y de lo bueno; aunque crea que
puede sustraerse a las prescripciones de la Constitucion
hecha para ser realizada por la voluntad hasta de los
ignorantes.
La conciliacion que no sea entire Mario y Syla, entire C6sar
y Pompeyo, entire Octavio y Marco Antonio, entire los del
abrazo de Vergara, 6 entire Lavalle y Rosas, todos, todos
al mando de ejrrcitos en pugna, 6 con fuerzas fuera de la
Constitucion. La conciliaciop entire ciudadanos para ele-
gir, para gobernar, A la sombra de una Constitucion, siente
A aldea; a pequefiez, a oligarquia, porque no se concibe
como se le pasaria la palabra, ni quien lo haria a treinta
millones de habitantes, que forman en t6rmino medio las
naciones modernas constituidas.
Y aunque se diga que somos dos millones y que podemos
ser influidos para entrar en arreglos, t6ngase present
que ocupan mas espacio que cuarenta millones en otras
partes, y que no son ni con el tel6grafo accesibles los
habitantes, teniendo intereses y preocupaciones locales
cada uno de los grupos. La conciliacion ha de ir & obrar
A tontas y a locas, A la distancia.





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


Reducida A la capital donde tuvo origen y causa justifi-
cable como expediente, supone que en los,partidos no hay
en realidad principios, sino ambiciones que pueden con-
tentarse, desinteresando de la lucha A los mas cons-
picuos.
DA por resultado en fin, que Presidentes y robernadores
son los consejeros mas habiles y mas prudentes, pudiendo
llamar insensatos 6 los que no crean siquiera tiles para
ellos mismos el establecer un nuevo procedimiento, para
asegurar el mejor acierto en la election.
Prudencid y habilidad sin embargo, no garantida ni por
los aflos, ni por la experiencia del pais en que viven, bisofio
en achaques de instituciones, agenas a la raza & que perte-
necen, tan destituida en Europa como en AmBrica de ante-
cedentes politicos, y condenada a imitacion y adaptacion
de las instituciones de otros paises, 6 expuesta a ensayos
de su propia invencion, como los del doctor Francia 6 del
estanciero Rosas, 6 de los que desde 1810 hasta 1826 crea-
ron gobiernos sui gdneris de Juntas, Triunviratos, Comision
de Vigilancia, Estatutos, que todos trajeron por resultado
la anarquia, la guerra y la disolucion, con que nos amena-
zan todavia estos inventories, para salir del paso, de conci-
liaciones bajo la protection 6 inspiration de gobernaptes,
y de lists mixtas para engafiarse, creyendo que con ello
tienen la opinion pdblica, el saber y patriotism llamados
al gobierno.
Una palabra diremos sobre las listas mixtas, para mos-
trar los peligros del procedimiento.
Si los partidos tienen los mismos principios no hay neCe-
sidad de listas mixtas. Si son personages, eso es otra cosa;
pero partidos personales no nombran un funcionario inico,
sino tienen dos cars, 6 no tiene ninguna.
Suponemos una list mixta, que dA una Camara mixta
en proporciones iguales. Lucha para nombrar Presidente.
Convenio previo para arreglarse.
El President dobe nombrar comisiones mixtas, si es fiel
al program. Es probable que las nombre a su beneplacito,
y tenemos un arbitro.
Como son en igual ndmero el pr6 y el contra, si las lis-
tas mixtas son una realidad, en el empate, frecuente, ine-
vitable, el Presidente no dara una solution mixta. El





10 OBHRAIM D S AMIAHMNTO'

President tendra mayor influencia en la sancion de las
leyes, que la Cimara.
Como no hay ni puede haber mayorias pronunciadas,
siendo mixtas las listas, bastara la influencia de un
pelo de afuera, para inclinar la balauza duratte el
debate.
En todo caso, el Congreso no podra nuinca reunir dos
tercios de votos, que es la garantia supreme que le di la
Constitucion para oponerse A las decisions del Ejecutivo,
6 lo que Ilamarian ponerlo en jaque. No habra Corgreso,
pues, sino un cuerpo concebido debil, y sin action propia.
Alguien lo conducira de afuera.
Las elecciones _mismas, se resentiran de la influencia de
los previous manejos.
Bajo el imperio de la conciliacion, se hizo la iltima
renovation de la Legislatura, y no hubo mayoria de parti-
dos que celebrasen elecciones, no obstante estar poblados
al parecer de nacionalistas y autonomistas conciliados;
razon por la cual, media provincia no celebr6 elecciones.
En las anteriores, los republicans se aproximaron en
ndmero A autonomistas y mitristas conciliados, dado que
estos fuesen la mayoria. Han de ser muy'pobre cosa las
elecciones conciliadas.
En San Juan, se sabia qui6n seria el Gobernador, veinte
aiios antes de ir A elegirlo; pero como ni benavidistas ni
opositores asistian A la ceremonia, a un travieso le ocurri6
citar inopinadamente A sus partidarios liberals, A concurrir
en nimero, y eligieron 15iputado al Congreso al Gober-
nador actual y en funciones, General D. Nazario Benavides.
Era gran conciliador.
Recomendamos la receta para elecciones, bajo el imperio
de la conciliacion y del fastidio.
Nada diremos del imperio de la intriga, que'tal sistema
trae. Ya lo hemos visto en ejercicio.
Comite que se reune de un lado; y Comit6 del otro, para
nombrar un Gobernador mixto, con el juego de damas por
delante. Avanza un tanto negro el uno; avanza uno blanco
el otro; dama, exclama el primero, jaque 6 chancho, le
responded el otro, diciendo que se ha venggdo con ello de
sus adversaries.
El caracter argentino, pecaba antes de franco y de ir





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS 11

derecho a sus fines, tanto al frente del enefiigo, como en
la political.
Unos veinte aflos de conciliacion, bastarin para hacerlo
maquiavelo 6 jesuita, segun el sentido de la frase vulgar,
que ha hecho un adjetivo de la lengua, de un sistema de
action.
No nos salgamos de la huella !

SUPRIMIR LA LUCHA
(El National, Octubre 19 de 1878.)

No podemos, mal que nos cueste, suprimir a nuestro
turno la political, de las columns de un diario esencial-
mente politico, cuando todos los der.as comentan, inter-
pretan, y explican un program politico, electoral, que ha
simbolizado el Presidente en el banquet del Club Indus-
trial, con la frase que nos sirve de epigrafe. El conato del
President sera suprimir la lucha de los partidos, en la
election del future Presidente; y si le fallase este plan, como
en Corrientes donde fu6 su animo decidido suprimir la tucha,
cosa que no logr6, no ponerse al frente de los luchadores,
como entonces, sino tenerse a distancia de los partidos.
Hemos buscado en vano el acuerdo que debiera reinar
en los diaries, con respect a la interpretation y traduccion
de la frase, y a falta de la concordancia que debierareinar,
cada uno tiene su sistema de interpretation, ya sea lite-
ral, figurativa, 6 simb6lica, como ocurre en la explicacion
de los mitos griegos, que unos creen son el reflejo de
hechos reales ocurridos a reyes, principles y heroes que
fueron mas tarde deificados, 6 bien la personification de la
naturaleza, del sol. Febo, la luz, aurora, el brillante lucero,
Venus, etc.
La supresion de la lucha electoral puede ser, pues, un hecho,
6 bien un manejo 6 amafio, y tener su realization en urio y
otro sentido: qAl lado de quien se inclinara el prestigio y
el poder de la autoridad national?) pregunta un diario, y
la pregunta sin tener nada de maliciosa ni spiritual, es
bastante para traer las frases al terreno practice de los
hechos. Este int6rprete es de los que creen que los anti-
guos dioses, Neptuno, Marte, fueron hombres de came y





OBRAS DE SARMIENTO


huesos. Hay quien ha explicado. creo que es MWry, el
famoso viaje A la Colchida, tras el vellocino de oro, Jla-
mando simplemente A Jason, comerciante importador de
las lanas primeras de Crimea en Grecia.
SerA asl lo de suprimir la lucha?
No lo entiende de ese modo un bien intencionado, que
(deduce que esti resuelto el Presidente A no proteger a
ninguno de los circulos que pretendan propiciarse los
-favores del poder, con lo cual garante el triunfo de la opi-
nion independiente.del pais.)
Seria de preguntarle, por lo bajo, aJ autor de la frase,
si ese es realmente su pensamiento. El triunfo de la opi-
nion independiente supone el vencimiento de la opinion
dependiente de algo, y desde que hay triunfos en eljuego,
la previa supresion de la lucha, es una graciosa charada.
Mejor ciadraria esta segunda lucha, que entonces garan-
tiria el triunfo de la opinion en las elecciones, function en
efecto ordinaria. y esencial del gobierno, pues para eso ha
sido creada la autoridad.
((Se declare opositor A la lucha apasionada,) repite otro,
dandose por mas entendido. Pero suprimir la lucha, no es
estorbar que sea apasionada, sino que no exista ni haya
lugar A luchar.
((Ha manifestado el prop6sito de poonerse al servicio de
una political que d6 por resultado la solution pacifica a
la dificil question que nos ocupa.)
,Es esto mas claro que lo de la oposicion la lucha
apasionada?
No citamos las interpretaciones malevolentes. Este es
inconvenient de las ideas political expresadas con ter-
minos que no son de su vocabulario.
Suprimir la lucha, no es reprimir el desorden ni conte-
ner las pasiones de los que difieren en prop6sitos en los
limits del derecho, sin6 quitar el motivo de la lucha, en
las elecciones de Pregidente.
C6mo se conseguiria tal resultado?
Sugiriendo un candidate que convenga A todos los partic
dos, y este creemos que es, sih embajes ni misterios, el
significado de la frase.
Pero hay un sugeridor de candidate, mas bien dicho, un
elector de candidate excelente, irreprochable A juicio del





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS 13

que lo escoge 6 indica; y ya tenemos una entidad nueva
en el sistema electoral, y una political de accion prepara-
toria, unos trabajos electorales en que segun la pregunta
de uno de los int6rpretes ((el prestigio y el poder de la
autoridad nacionalb se pondran en campafla.
No seria aventurado decir que ya lo est., sin conocimiento
del pueblo que va en un ano mas A decir en las urnas
electorales que vota por el tal hoy X, para Presidente
future.
Y lejos de dudar que tales prop6sitos se tengan y reali-
cen, nos inclinamos A career que serin coronados de
6xito.
Una duda nos queda, empero, y es saber si en la sub-
siguiente renovacion de la presidencia volverA A adoptarse
el mismo sistema, porque tan bueno y cumplido supone-
mos el 6xito del primer ensayo, que haya de quedar como
un feliz precedent. Resultado: function orginica de todos
los futures presidents: suprimtr la lucha electoral, traba-
jando desde dos aflos antes para encontrar, discernir y
propiciar el Buey Apis que debe suceder al que le precede
en la adoracion de los pueblos.
Admitimos la excelente intencion del prop6sito, y hasta
estariamos dispuestos 6 perdonar los errors involunta-
rios, que en la election habran de cometerse inevitable-
mente, sino ahora, mas tarde. Pero temblamos, al presentir
que hombres menos sinceros que los presents, hagan
mal uso del poder 6 influencia que se les prepare, y en-
tonces, adios elecciones, adios opinion independiente, es decir,
la opinion que no sea la opinion del Grande Elector.
No creemos que haya Ilegado el caso de correr estas
aventuras. Los presidents que se han sucedido, desde
que nuestro sistema electoral funciona libremente, no dan
lugar A temer que escalen el Gobierno hombres indignos,
ineptos 6 perversos. Cualquiera que sea la malevolencia
de los partidos, la administration Mitre, fu6 lo que el pais
daba de si, sin que hombres que le fueren infinitamente
superiores, quedaran pospuestos 6 desairados. La que le
sigui6, tenia la misma importancia, y llenaba los prop6-
sitos del gobierno, segun la media y capacidad de las
fuerzas del pais. Ni el uno ni el otro eran hombres oscu-
ros, dentro y fuera del pais, y, descendidos del poder, no





OBRAB DE SARMIENTO


han desmerecido en el concept de aquellos queen algo
6 en much los tuVieron antes. Sin duda que las aprecia-
ciones que de la actual presidencia hacia no ha much un
diario que hemos combatido, no han de ser part para
menguar y oscurecer sus titulos A la consideration pdblica,
ni ahbra, ni mas tarde, aun vuelto a la vida privada;
pero tambien habra de convenirse en que nada, en material
de acierto politico y de tino en la election y conocimiento
de los hombres, lo pondria tan alto sobre sus predeceso-
res, sobre la opinion pdblica present y lo que es mas
sobre el consenso universal, para lanzarse en la via peli-
grosa de la election previa en ejercicio de un juicio
tutelar.
Esta consideration dltima, es de muctio peso. Toda la
lucha con los reyes, al entrar en las formas constitucio-
nales, fu6 precisamente, la de hacerles abandonar el go-
bierno para dejarle, ya que eran inamovibles, su accion A
la opinion de los gobernados.
Ningun gobierno de la tierra ha emprendido la improba
tarea de suprimir la lucha de los partidos:porque el segun-
do acto es la supresion de toda voluntad; se suprime la
violencia de la lucha, por la no autorizacion de los partidos,
en sus jefesy en sus doctrinas, y por la fuerza que conserve
la tranquilidad y hace cumplir las leyes. De ahi no pasa
la accion del gobierno.
Gustarianos mas oir que el alto funcionario tiene predi-
lecciones y pertenece A un.partido, que saber que afectando
no pertenecer A ninguno nos hara la merced de darse un
sucesor que sea del agrado de todoe y satisfaga ademas
las necesidades reales del pais, *como las de la opinion.
Ya se disefian candidates. Es entire estos que va &
hacerse la selection?
Dudamoslo, y tememos por el contrario que a dejarlos
frustrados tiendan necesariamente las combinaciones.
4 Se suprimiria la lucha ? Alpreguntarlo, no ent4ndemos
la lucha armada,"la lucha fuera de la Constitucion. Habla-
mos de la lucha apasionada, de la lucha electoral, como es
en B6lgica, cuando se trata de elegir Diputados entire cleri-
cales y libre pensadores; como es en Francia entire repu-
blicanos y bonapartistas, etc.
Se suprime la lucha? Lo rqpetimos, puede acontecer,





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


tan facil es en nuestros pueblos bisofios, imprimir A los
sucesos una falsa direction; pero no debe asi no mas
abandonarse el camino que siguen todas las naciones
constituidas, no debe salir del sistema de lucha, que supone
nuestra organization political.
La lucha supone la libertad, y tiene por base la facultad
de pensar, lo que nos hace que miremos de distintos nlo-
dos unos de otros los hechos, los hombres y las cosas.
Suprimir la lucha, supone que hay derecho para hacerlo,
que.hay capacidad personal, pars esperar mayor acierto,
y que lo que no se double ante la fuerza 6 la influencia que
suprime, es digno de vituperio. Gobiernos refractarios, era
una consecuencia natural y aun castigo 6 la political que
provoc6 esta palabra. Vemos en el ensayo de supresion de
tener candidates refractarios, gobernadores refractarios,
pueblos, partidos y hombres pdiblicos refractarios, y la tran-
quilidad de Corrientes, donde ha sido suprimido un mal
partido.

LAS REVOLUCIONES DESPOTICAS

(El Nacional, Enero 4 de 1878.)

Alli en tiempo de entonces, y en tierras no muy remo-
tas, hubo una vez un Presidente, el mas legitimo que haya
tenido el pais. Pero al andar de pocos articulos, el mas
legitimo de los legitimos, result ser electo de un mode mas
vicioso, imperfecto d irregular que el que le preoedid, que por
tanto seria el mas legitimo, 6 el peor de los legitimos.
Los que asi usan de la voz legitimo, deben ser abogados,
sabiendo que los hijos naturales pueden ser legitimados,
por subsiguiente matrimonio.
Un paso mas ha dado la cuestiony ya estamos en pleno
despotismo. El Presidente nimero 4o, fu6 un d6spota y los
que intentaren mostrar que era un d6spota, legitimo, seran
los nuevos sectarios del despotismo.
Para abreviar t6rminos, segun la dootrina, las revolucio-
nesacaban con los despotismos. Nada parece mas sencillo,
mas 6bvio y mas aceptado; y sin embargo; nada es mas
contrario a la verdad hist6rica y 6 los principios constitu-
cionales. Hemos de hacer el dltimo esfuerzo, para acabar





OBRAS DB SARMIENTO


con el espiritu revolucionario que ha abierto catedra en
La Nacion, y solo pedimos a nuestros opqentes que ios
escuchen.
Las revoluciones son como las lenguas de Esopo, lo mejor
y lo peor que'Dios ha creado.
El derecho de hacer revoluciones; es el mismo y con la
misma justification, que el derecho de cualquiera A asesinar
' Lincoln, Prim, Urquiza, Sarmiento, Guillermo I, Hum-
berto, Alfonso, Prado, etc., etc, buenos, malos, republicans,
monarcas, lo que caiga.
Las revoluciones. no prueban que se ejercia violencia
sobre los pueblos, sino al contrario, que no se ejercia, pues
bajo los despotismos, cuanta.mas violencia ejercen, menos
revoluciones se intentan.' Las revoluciones son hijas de la
libertad, que dejan campo abierto a las pasiones, donde no
imperan, coma en el pueblo ingles, principios arraigados
por siglos de paciente y pacifica labor.
Vamos a demostrar, con la historic de los grandes des-
potismos modernos, que todos fueron hijos de una revolu-
cion military y que los pueblos fueron impotentes, para
opener despues de subyugados, la fuerza A la fuerza, como
se dice, pues los pueblos, bajo todo regimende gobierno,
no tienen otra fuerza que la q.ue estA bajo las 6rdenes del
gobierno. La revolution tiene que comenzar por un motin
military.
El primero que cuenta la historic modern, es el motin
military del'General Monck, en Inglaterra, que de la noche &
la mariana declar6 gobierno legitimo la dinastia de los
Stuardos, sostenedora del poder absolute de los reyes,
aboliendo la Repdblica.
El pueblo inglis no' pudo libertarse de esta tirania, sino
llamando A un principle extranjero, el principle de Orange,
de 'Holanda, con un ejrrcito extranjero por base.
El 18 de Brumario fu6 depuesto en Fran'cia el Directo'rio
republican, por una revolution del General Bonaparte, motion
military, que estableci6 el imperio despdtico.
El pueblo frances, no pudo en catorce afios libertarse por
revoluciones y solo se vi6 libre de 61, por la conquista de
la Francia por los ej6rcitos extranjeros, perdiendo todos los
territories y pauses qne la Repiblica habia anexado.
Con la libertad adquirida hasta cierto grado, bajo los





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


Borbones y Luis Felipe, la Francia continue haciendo
revoluciones eudriles, creyendo con ellas conquistar las
libertades que le faltaban hasta que: un motin military, res-
tableci6 el'imperio absoluto de Napoleon III.
La Francia fu6 impotent por medio de revoluciones
para recuperar en veinte afios su libertad, hasta que la
derrota de Sedan destruy6 el imperio y pudo fundarse la
Repdblica revoludionaria que acab6 en la Gomuna, destrui-
da por Thiers y castigada, para establecer la Repdblica no
revolucionaria de hoy.
Rosas, el h6roe del Desierto, estableci6 por medio del
ejercito el despotismo, apoyado por el pueblo cansado de
revoluciones.
Arrepentido de su error, el pueblo no intent revolution
alguna, sino es la de Maza, que habria sido un motin military;
y no fu6 libertado sino por el concurso de las, fuerzas com-
binadas del Brasil, Uruguay, y alguqos gobiernos, y jefes
argentinos.
La revolution del Sur de los Estados Unidos, tenia por
objeto, no la libertad de los blancos, sino mantener la escla-
vitud de los negros, lo que prueba que las revoluciones no
son precisamente en favor de la libertad y del derecho;
pero esa revolution fu6 sofocada, y no debe constar sino
como escarmiento del recurso A las revoluciones.
El iltimo ensayo de motin military, 6 de juzgamiento li-
brado a los generals de los ej6rcitos, en cuanto A la legiti-
midad de un gobierno, perdi6 A la Francia en la desastrosa
guerra de Alemania. Prisionero en Sedan el Emperador,
una asonada en Paris cre6 un gobierno de hecho, el mas ile-
gitimo que haya presentado la historic; pero todos los
mariscales y generals del imperio reconocieron en 61 al
gobierno de su patria, sin pretender legitimarlo con su obe-
diencia, except el Mariscal Bazaine, que al mando de
160.000 hombres, la dnica esperanza de salyacion que i la
Francia quedaba, se crey6 autorizado para obrar de su
cuenta, desconociendo el gobierno de hecho y entrando en
relaciones con la Ernperatriz depuesta y con el enemigo.
Su conduct fae sometida A un consejo de guerra, que lo
sentenci6 a la degradacion y a ser pasado por las armas.
Este Altimo y mas reciente hecho, prueba contra los
Tomo xL.--2





OBRAS DE SAKMIENTO


teoristas de las revoluciones, como instruments de libertad,
que todas las que han currido en este siglo, han sido
para establecer eldespotismo, y que los pueblos ban sido
impotentes para libertarse por revoluciones.
Las revoluciones, como corrective de los defects, vicios y
falta de education political, para arribar A un mejor estado
de cosas, han quedado en practice solo en la America
espafiola, desde M6jico hasta Buenos Aires, sin que en
sesenta afios de trastornos, cambios, guerras patri6ticas y
liberals, se haya logrado otra cosa que crear centenares de
Generales y deudas de centenares de millones, y hoy esta-
mos en la Repdblica Argentina por saber si hubo jamas
gobierno legitimo, hasta el dichoso dia de la conciliacion,
que no acab6, sin embargo con los gobiernos electores.
Err6neo, es decir, que la 4a Presidencia y para Buenos
Aires la 3a, fuese desp6tica, como se insinda, aunque hubiese
en ella los defects inevitables en todo gobierno. Hubo
libertad para sus opositores, hasta la licencia, y tanta, que
en la prensa, en los clubs, en las CAmaras, en los comicios,
en los corrillos se anunci6, se prepare y se proclam6 la
revolution.
La pretendida revolution de Setiembre, la inspiraba un
partido organizado, poniendo A la cabeza el candidate no
electo, y tenia, si triunfaba, que deponer las autoridades de
antemanb constituidas, y principiar de nuevo todo un sis-
tema de gobierno.
La revolution apareci6, sin embargo, en un motion. military
de gefes nacionales en servicio de deber y honor, bajo el
Presidente-que les habia dado la comision de mando de fuer-
zas, que no eran de ellos, sino del Poder Ejecutivo Nacio-
nal, porque es precise advertir que las fuerzas ,nacionales
no estAn A disposition ni de un partido, ni de un jefe military,
ni del pueblo, ni de la Corte Suprema, ni de los Jueces, ni
del Congreso, sino dnicamente del Poder Ejecutivo, cuyo
President es ademas Comandante General de las fuerzas de
mar y tierra, y solo 61 puede darle 6rdenes.
T6canos demostrar como corri6 el pais entonces el riesgo
de caer bajo un despotismo military, mas duradero, mas
incontrastable, cuantos mas c6mplices tenia.
Las revoluciones necesitan estorbar la contra-revolucion,
y ante el gobierno nacido de la victoria, la legitimidad y





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESYIOS


derecho son grimenes imperdonables, en presencia de la
necesidad de lapropia conservation.
Habria quedado con ella establecido que la Repdblica
Argentina, en veinte afios transcurridos desde la primera
revolution de Setiembre, no habia producido mas hombre
id6neo, para gobernarla que el que encabezaba la segunda
revolution del mismo mes, pues como Ministro, General,
Gobernador y Presidente, Ilena toda la historic gubernativa,
except cinco afios del gobierno que derrocaba, 'desde la
revolution que separ6 a Buenos Aires de la Repdblica, hasta
la revolution que la conquistaba en Pavon, y hasti la revo-
lucion de 1874, que le devolvia el poder.
Esta situation de un hombre en frente de las institucio-
nes regulars, es lo que los-griegos llamant el Tyrannos,
que no quiere decir cruel, ni d6spota, sino el hombre
que esti, acaso por su m6rito mismo, sobre las institu-
ciones.
Andando el tiempo, y como consecuencia del gobierno y
de los mandos militares que en tan largo lapso habia ejer-
cido en el ej6rcito, result tambien que la mayor parte de
los Generales de la Repiblica eran 6 sus parientes, 6 sus
deudores y partidarios personales, A tal grado que despues
de amnistiado, se constituy6 Gerente y apoderado de la
pl6yade de Generales suyos, no admitiendo grades para si,
que no vinieren acompafiados de los grades de los demas,
aun de aquellos que el Gobierno 6 el Congreso no habian
amnistiado. Este hecho es sin ejemplo en la historic; este
es el tirano antiguo.
Asi se revelan los hechos que disimulan con el nombre
de opinion pfblica y de revoluciones, que no son mas
que motines militares, como los de C6sar, Pompeyo, Marco
Antonio, cada uno con su ejdrcito propio, con sus veterans;
suyos y no de la Repdblica. Con el motin military y con la
amnistia, se puso de manifesto lo que el gobierno habia
venido palpando antes, y es que habia un jefe military y
politico, prestigioso A just titulo, que tenia A su devocion y
disposicion los mas activos Generales y el double de Corone-
les, que fiaban en su discrecion y patriotism mas que en
los preceptos de la Constitucion y la discipline, para corre-
gir elecciones y cambiar gobiernos; discrecion y patriotism,
sea dicho en disfavor de nuestros prohombres, que usa





20 OBaAS Dn SAiMIENTO

cualquier General, en cualquiera Repibla hispano-
americana, desde hace sesenta afios.
Estos son los tiranos de la Am6rica.

LAS REVOLUCIONES MOTINES

(BI Nacional, Enero 7 de 1879.)
Hemos'de perseguir sin deseanso, las doctrinas disolven-
tes que, suprimiendo las formas constitucionales, hacen
reposar la legitimidad de los gobiernos, sobre una preten-
dida legitimacion pdstuma, ya sea voluntaria de parte de
los adversaries del gobierno, ya sea previo motin military,
revolution, batallas, muertos, millones gastados, derrotas,
y subsiguiente amnistia y perdon, con la subsiguiente con-
ciliacion, tras la cual y a duras penas, y a fuerza de pasar
uno 6 dos poderes del Estado por las Horcas Caudinas, se
le dtorga al fin la legitimacion, solicitada al parecer.
No: esta nueva forma de gobierno republican, descono-
cida en el mundo, es inconciliable con la libertad, con la
tranquilidad pdiblica. Cuesta muchos millones y entrega el
pais a la anarquia.
La Constitucion prescribe la forma y tiempo de elegir
Presidentes.
El Congress es Juez de sus elecciones 6 de las que le esten
confiadas.
Los actos.del Congreso, debidamente proclamados son
leyes.
Las leyes obligan A todos los habitantes. Se obede-
cen, n6 por que son buenas, sino por que son eyes. Dura
lex, sed lex.
Esta obediencia es -impuesta por la fuerza que se
llama la sancion de la ley, la santificacion, la pena, el cas-
tigo.
La revolution como remedio, es un crime, definido, no
por nosotros, sino por las leyes; prohibido por la Constitu-
cion, diciendo: c(Es delito de sedicion invocar el n6mbre del
pueblo para hacer peticiones armadas, ni deliberar, ni
gobernar por otras autoridades y otros 6rganos que los RR.
del pueblo y autoridades establecidas.
El que amotinare al ej6rcito para pedir remedio A algun





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


mal politico, compete sedicion. El que diere manifiestos, en
que delibera que esta violada la Constitucion, sino lo hace
en el seno del Congreso, compete rebellion y destruye la base
de la Constitucion.
Las doctrinas que combatimos, no tienen sostenedores
entire. los regnicolas del mundo, ni centre los repdblicos
norte-americanos.
No son tampoco argentinos, ni de Buenos Aires, ni de los
nacionalistas revolucionarios, sino que son comunes a toda
la Am6rica espaflola, practicadas en cada section, general-
mente por militares politicos, con pronunciamnientov, mani-
fiestos, motines de cuartel, 6 algaradas jIopulares, siempre
hallando que en paises tan libres, tan educados como
M6jico, Bolivia 6 la Repdblica Argentina, haya algun desal-
mado, algun moustruo, que se atreva a no ser el modelo
de todas las virtudes de los Angeles, y tengan su punta de
bellacos cuando gobiernan, lo mismo que tenian, y de sobra,
cuando eran ciudadanos.
Como no escribimos para los habitantes de la Luna,
vamos a mostrar que las ideas de 6rden, de regularidad,
han ganado inmenso terreno, no obstante las conciliaciones
que parecian dar pabulo por la escandalosa impunidad, a
los revolucionarios.
La revolution, palabra sin sentido en los gobiernos cons-
tituidos, no puede hacerse sino por Lmotines militares, pues
los que quisieran apelar a las armas, no podrian hacerlo
coq 6xito, en presencia de las fuerzas nacionales creadas
para mantener la tranquilidad contra enemigos exteriores 6
interiors; porque la ley reconoce enemigos interiores lo mismo
que exteriores, y para reprimirlos 6 repelerlos, ha creado
una fuerza armada.
La revolution se hace, pues, haciendo faltar a sus deberes
a los jefes 6 sargentos de los cuerpos, que estAn encarga-
dos por la ley de combatirla. Asi han sido todas las revo-
luciones desp6ticas y militares modernas, incluso la de
Setiembre de 1874, que se empefia hoy en erigirse en sis-
tema complementario de las leyes que proven A la manera
de renovar los poderes pdblicos.
Tenemos, pues, que analizar la composicion actual del
ej6rcito argentino, para mostrar que la amenaza de nue-
vos motines militares, bajo la influencia de jefes revolu-





OBRAS DE SARMIENTO


cionarios, va perdiendo, si no ha perdido ya del todo su
valor.
El ej6rcito argentino, en actividad de servicio, es hoy
conservador.
Se ha roto la tradition revolucionaria, que traia por sus
jefes, desde muchos alios atrAs, desde la lucha contra Ro-
sas en la Repdblica Oriental, desde la lucha contra Urquiza
en Buenos Aires, hasta la lucha contra el Gobierno Nacio-
nal, en 1874. Uri Rivarola decia, viendo el primer reming-
ton: con veinticinco de estos yo hago una revolution.
H6 ahi el tipo del espiritu revolucionario.
Las tradiciones de los ej6rcitos son como su alma, hasta
que algun acontecimiento las interrumpe 6 cambia. La
caballeria argentina di6 en huir delante de los indios y de
los cristianos, sin combat, huyendo por huir, no obstante
la presencia de jefes tenidos por valientes. Esto dur6 hasta
1861, en que en la Caiada de Gomez, no huy6 la caballeria,
como no huy6 en Caucete, como no huy6 en el Paraguay,
hasta que hoy, hasta los paisanos hacen frente a los indios
y los derrotan, hasta que al fin nuestra caballeria en
pequefas divisionss, ha acometido las tolderias misteriosas
antes de los indios, y un guapo ha ido con veinte y cinco
hombres a clavar su lanza en las falda de los Andes, y otro
ha tenido con veinte soldados, el gusto de dar agua a sus
caballos en las turbias ondas del Colorado.
,Por qu6 huian antes sin combat? Porque otra vez ya
habian huido sin peligro.
4Por qu6 acometen ahora aventuras tan extrafias? Porque
se ha hecho gloria y tradition ya, acometer los pdligros
de la Pampa.
Lo mismo sucede con el espiritu revolucionario. La
Francia tuvo que emprender la conquista de Argel, para
alejar el ej6rcito imperial por tradition, napole6nica por
culto, diez afios despues de muerto Napoleon. Chile tuvo
que emprender la guefra del Pert, para regenerar el ej6r-
cito, revolucionario hasta 1840.
La conquista de la pampa por nuestro ejercito, despues
de las derrotas de la Verde y de Santa Rosa, en que fueron
desprestigiados los antiguos jefes tradicionalmente revolu-
cionarios, ha regenerado' nuestro ejercito y separado del
mando A los que traian por una larga prActica la nocion





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS 23

de que el ej6rcito era juez de elecciones y sostenedor de
partidos.
Todos los jefes en actividad en nuestro ejercito, son los
que han hecho sus primeras armas combatiendo revolucio-
nes; mientras que los antiguos jefes hoy separados, hicieron
sus primeras armas sosteniendo revoluciones.
Los Coroneles que mandaban nuestras fuerzas, son los
oficiales subalternos que combatieron la reyolucion del
Chacho, las revoluciones de Jordan, la revolution de Setiem-
bre. Esa fu6 su escuela political; sostener al gobierno de
su pais, sin pedirle cada Coronel, le someta A su examen
sus titulos y decidir su legitimidad. BAstales saber que ese
es el gobierno de su pais.
Lo mas notable de este cambio de ideas en el ej6rcito es
que se mostraba espontaneamente en sus filas, aun entire
las classes subalternas. Cuando el Coronel Borjes conspi-
raba, sus jefes subalternos lo traian con sentinel de vista.
Timote tomaba el desierto para no seguirlo. El Comandante
La Concha fu6 abandonado por su regimiento, cuando no
habia fuerza que lo persiguiere al salir de C6rdoba; y se
sabe las ejecuciones de sargentos, para aterrorizar, llevando
los cuerpos desarmados en las marchas.
La epopeya de la conquista de la Pampa hasta los Andes,
que tiene fascinado A todos, no es ni tradition ni inspira-
cion de los antiguos jefes politicos-revolucionarios, sino que
sale del espiritu que los combati6, de Alsina el primer paso,
de Roca la ejecucion. Ni la conciliacion puede lisonjearse
de tener parte en esta regeneracion del ejrrcito, ni en aque-
Ila cosecha de laureles. Parece providencial que Borges,
Rivas, Mitre y otros Generales creados en las luchas revo-
lucionarias; depusieron sus armas ante los Villegas, Winter,
Roca, Lagos, Nelson, Levalle, que pertenecen A la nueva
generation no revolucionaria del ej6rcito; y es providencial
que se haya presentado un campo neutro, que no sea gue-
rra civil, que satisfaga una gran necesidad piblica, que
acabe el drama secular de la conquista del territorio, con-
cluyendo con los salvajes y dando paz a la Repdblica, para
que el ej6rcito modern, el ej6rcito no revolucionario, tenga
una grande, una inmensa gloria, que le sirva de fM de
bautismo, principiando A ejecutar y consagrando el princi-
pio de que el ej6rcito estA constituido por la ley para repeler





OBRAS D1) SARMIENTO


invasiones y reprimir revoluciones, y & las 6rdenes del Poder
Ejecutivo, no de jefes antiguos |y prestigiosos. No hay
pretorianos ya para proclamar emperado'res. Creemos, pues,
que todos los sintomas sefialan ya la terminacion de las
revoluciones, por medio de motines militares. El General
Roca, no es el mentor, jefe y gula de los valientes jefes que
han conqufstado sus laureles en las Playas de Lujan,6 en D.
Gonzalo, 6 en la Verde, 6 en las campafias contra el salvaje.
Es 61 mismo, uno de ellos y nada mas. No era esta la posi-
cion del Brigadier Mitre, ,con respect & la pl6yade de
Generales y jefes suyos, que.seguian sus inspiraciones, olvi-
darrdo sus deberes.
La amnistia les ha dejado una position honorable; pero
se comprende que no volverian al mando en jefe de los ej6r-
citos, que han hecho la conquista de la Pampa sin chocar
con el buen sentido y aun con su propia delicadeza. No irian
9 cosechar lo que no sembraron.
Un element nuevo empieza ademas a entrar en nuestro
ej6rcito, y es los alumnos que prepare la escuela military,
extrafios a las pasadas luchas. political, y fuertes con su
propio m6rito cientifico, como titulo de admission; y, a no
ser que el contact diario con la prensa revolucionaria per-
vierta sus espiritus, dAndoles falsas nociones de sus debe-
res, llevaran al ej6rcito, con mas estricta observancia de
la discipline military, mayor instruction para hacer mas
duradera la gloria de que el ej6rcito se ha cubierto.
No hay, pues, much que temer de la pr6dica revolucio-
naria de la prensa.
Se acab6 el ej6rcito revolucionario, po,r la separation de
la vieja levadura.
Entra recien nuestro ej6rcito a desempefiar las funcio-
nes de fuerza para hacer cumplir las leyes. Son extrafias
las faces que- el ej6rcito ha presentado desde su origen.
Instrumento glorioso de la Independencia, se disipa dan-
do libertad a las otras;Repdblicas, no volviendo sino jefes y
oficiales que llevan nuestras armas al Brasil por la integri-
dad de nuestro territorio.
Un inmenso levantamiento de las milicias rurales con los
Comandantes de campafia, que se encarna al fin en Rosas,
interrumpe la tradition military de la Independencia, hasta
que en sitio de una ciudad extranjera vuelve & reanudarse





LOS DESFALLECIMIINTUS Y LOS DESVIOS 25

el roto hilo de las tradiciones rilitares, y arroja de nuevo
en la Repdblica las nociones de la tactic y discipline anti-
gua, con el fermento politico y revolucionario en que naci6.
Nuestro ej6rcito fu6 revolucionario hasta 1860, y sus jefes
conservaron hasta Generales los hMbitos de ejercito de par-
tido. Desde 1870, quebrantada esa tradition por el desca-
labro, el ejercito es hoy national y gubernativo, como en
todo el mundo.

EL SEROR GOBERNADOR

POR TABLAS

(El Nacional, Enero 9 de 1879.)

No podemos negarle a La Nacion, la rara habilidad
con que lanza sus indirectas de Padre Cobos, sobre gobier-
nos electores. Pareceria que era de fastidiar la eterna
historic de la political electoral de un Presidente, que dado
caso fuese un hecho hist6rico, para hecho hist6rico ya
bastaba. No hay que temer que vuelva A tener occasion de
ponerla en practice. No se esplicaria la insistencia, sino
tuviese sus aplicaciones practices y de actualidad.
Ahora comprendemos el objeto de aquella fustigacion, a
un antiguo Presidente.
Es la treta de las mamas, cuando quieren corregir las
malas propensiones de sus chicuelos A quienes cuentan con
grades aspavientos lo que le sucedi6 a una niflita muy
mala, que robaba azdcar d otras golosinas y se ensuciaba
el vestido, etc. Nuestro contender tiene un nifio elector,
que amenaza robarse los terrones de azicar, y le saca el
ejemplo de aquel Presidente muy malo, con su political
electoral, a quien tantas cosas le sucedieran, para escar-
miento de gobernadores electores y de otros nifios traviesos
que quisieran seguir sus huellas.
De cuando en cuando, la alegoria aquella de la political
electoral pasada, cae en la realidad, aunque por decor y
prudencia la present rodeada de nebulosidades oratorias.
Renace, nos decia ayer, el temor de que el poder oficial...
atente nuevamente a la base del sistema democrAtico...
Toda vez que el poder se decide a convertirse en elector...





OBRAS DB SARMIENTO


Mientras subsiste la probabilidad de que el pueblp pueda
ser suplantado, 6 la opinion pdblica burlada por los mane-
jos y los actos indebidos del poder oficial...)
Vamosl Hable claro! Qu6 poder official es el que trata
de suplantar al pueblo? El national no es, pues el espiritu
de La Nacion lo inspira. Sera por ventura el provincial?
Esa tenemos?
El gobernador nombrado por los comit6s en conciliacion,
hace, al afio, renacer el temor de que se atente nuevamen-
te contra la base del sistema representativo?b
Los partidos que se conciliaron para nombrarlo, son cita.
dos ahora para ponerle centinela de vista, como presunto
elector?
Para tratar tal question de actualidad, no era necesario
ir a sacudir el polvo de los archives del Congreso, segun se
hizo el aparato, a fil de descubrir en nuestra historic un
President elector, rara avist 6 ir a buscar en la oscuridad
de las Provincias, que nos envidian nuestra pureza electo-
ral, ejemplos de aquella mala political.
Parece que no necesitamos lecciones pasadas, ni de afue-
ra, para hallar que la mala yerba tambien se present aqui
expontanea, como si fuera indigena.
Entrando asi en el terreno de los hechos practices, y
dejando A un lado las imputaciones a otros, para disimular
las alusiones patentes al gobernador conciliador de Buenos
Aires, poca cosa tendriamos que objetar A La Nacion en
su campafia abierta contra futures gobernadores electores,
si dejase en paz ., los que revisti6 de este epiteto para
desimular su ataque.
Hemos rechazado una falsificacion hist6rica, en cuanto
se referia a una political electoral. En cuanto A la question
misma del abuso electoral del powder official, no hemos esta
vez entrado en el debate, por tener mas filosofia sobre las
causes y la extension del mal, que la que admit la pobre
discussion de cuerpo present, como la junta de m6dicos
en rededor del lecho del enfermo.
Ha de llegar el moment en que nos esplayemos sobre
este punto, sin relacion a los poderes oficiales, que provocan
los temores de La Nacion.
Esos temores mismos, que los inspira el funcionario
creado por la conciliation, de que se suplantaria A la opi-





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


nion, debiera mostrarles A los que tanta fe tenian en su
droga, que el mal es mas profundo de lo que se imaginan,
y que el tiempo ha de trascurrir en cortar el cancer, como
lo dice La Reptiblica, para verlo reaparecer al dia siguiente,
de darlo por extirpado, renaciendo el temor de que el poder
official etc...
Habriamos de acompafiar & La Nacion & trabajar sincera-
mente para corregir los abusos electorales en las costum-
bres, en los partidos y en los gobernantes mismos. No son
sus correligionarios los que nos darian el ejemplo de la
pureza de intencion, al denunciarlo. No es de sus actuales
filas de donde han salido las tentativas para mejorar
nuestras leyes electorales, A fin de hacer desaparecer los
abuses que fomentaban.
En cuanto a las aplicaciones que de las doctrinas electo-
rales se hacen por los puritanos de circunstancias, para
su pleito actual, dir6mosles que por lo que A nosotros res-
pecta, estAn combatiendo un fantasma. Nosotros no gober-
namos en la administration provincial de Buenos Aires, ya
que La Nacion puede asegurarnos que el Gobierno Nacional
no profesa nuestras doctrinas.
Esas doctrinas que desvirtia, son tan aplicables al Go-
bierno Nacional como al Provincial, porque son las doctri-
nas de gobierno, de orden, de libertad de todos los pueblos
constituidos. *
Puede ser que el nuestro este menos adelantado en capa-
cidad electoral que los otros, lo que no es culpa nuestra.
Hay fraud, por falta de electores concienzudos, 6 por
falta de conciencia en las classes cultas. Los que encubren
este triste hecho, pueden decir si han dejado de hacer
fraude ellos, 6 evitado la violencia. Nosotros podemos
repetir con orgullo, que no hemos apelado nunca A tales
resorts, no habiendo tenido interns personal en ninguna
election, y profesando ademas principios mas severos que
los que se ostentan hoy, como arma de lucha, contra el go-
bernante que crearon.
Hablando del nombramiento de Jueces de Paz, La Nacion
lo salud6, diciendo que ni en los tiempos en que las elec-
ciones eran arma de guerra (aludiendo A 1858 y 60 en Bue-
nos Aires) el poder official habia obrado con mas parcialidad.
Es possible qne asi sea; pero esa es question que no nos





OBRAM DIB SARMIENTO


atafie, pues que no formamos part de la administration de
Buenos Aires.
Aun la frase poder ofieial, inventada para cohonestar el
ataque, revela el falseamiento de las ideas de que se ali-
mentan sus correligionarios. Como no hay mas poder que el
official, pues oficiales son el legislative y el ejecutivo, el
epiteto official esti demas, y arguye que hay ptro poder
que el poder pdblico, legal, que es el Poder Ejecutivo, que
lo desempefia el Dr. Tejedor.
Asi establecido el significado de las palabras, vamos a
quitar lo de antiguo y encubierto que tiene una elucbra-
cion, que viene con el nombre de fuerza.
fuerza, y sino basta, el fraude, seran los encargados (por
el Dr. Tejedor) de hacer eleccionee.,
(Tiene el pueblo que decidirse a. opener la fueraq d la
fuerza, y a impedir el fraude)
Nota: Vaya preparando el susodicho pueblo los cuatro 6
seis millones de fuertes, que puede costarle el empleo de
la fuerza contra la fuerza. No hay otro poder que el official;
no hay otra fuerza, que la pdblica; y no se opone la fuerza
a la fuerza en las elecciones.
aEn vez de elecciones, quieren batallar.)
Nota: Es curioso el cargo! El que se propone opener la
fuerza a la fuerza, es el que da bafallas. ,Dejandd obrar a
la fuerza ptiblica, sin darle batallas, sucedera lo que en
Balvanera, que se traeran la policia cincuenta homicides,
el Juez les dara fianza de carcel segura y en eso acabara
todo, sin mas efusion de sangre y sin gasto de dinero.
No es culpa del saliente si no entrega en paz el gobieruo
al entrant, donde hay politicos, como los de La Nacion, que
aconsejan al pueblo desde ahora opener la fuerza ai la fuer-
za. En Setiembre no pretendieron tanto, sino que decian
opener la fuerza alfraude; y el fraude era, si existia, hecho
en las elecciones de Buenos Aires, en que ahora se convie-
ne que ninguna political electoral de afuera tuvo part.
No sabemos si la fuerza serA la ley para el Gobernador de
Buenos Aires, Dr. Tejedor, en las elecciones. Lo que es
seguro, es que nosotros no la tenemos por tal; pero es
digno de poner en parangon dos periods del mismo articu-
lo, para ver la sinceridad de estos cargos.





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


(Tienen que decidirse (el pueblo) & oponer la fuerxa d la
fuerza.)
Y mas abajo.
(Es possible que el partido A quien se incita d acudir a la
fuerza, encuentre otra mayor.))
Hay paciencial
En el primer parAgrafo incita a opener la fuerza A la
fuerza en las elecciones y en el segundo, parece dejar en-
tender que somos nosotros los que aconsejamos al pueblo
que se decide a opener la fuerza a la fuerza.
Todo este enredo, viene de que la oracion no tiene sujeto.
Es del Gobernador de quien se habla, y no de nosotros. La
ley del Gobernador sera la fuerza, vaya norabuena, pero,
puesto que ya se conviene en que el ej6rcito nacional no
tomara parte en esta patriada, por ser elecciones provin-
ciales las que harA elDr. Tejedor y no nosotros, prevendre-
mos simplemente, que asi como no hay poder o"cial, por
no haber poder oficioso; asi no hay fuerza, ni chica ni grande,
que opener A la fuerxa pdblica, de que dispofie el gobierno
para conservar el orden, sobre todo en las elecciones.
No se opone fuerza A fuerza, y es criminal decir como
una amenaza, que si el gobierno del Dr. Tejedor emplea
la fuerza de policia en evitar que peleen en las elecciones
6 impidan el votar libremente, se opondra otra fuerza. El
que quisiere oponerle fuerza, debe ser llevado a la cArcel
directamente como es la costumbre en pueblos cristianos.
Los peri6dicos ilustrados de Inglaterra, traian copiada,
de fotografia, una lamina de las iltimas elecciones de
Nueva York, en la cual, al lado de la mesa electoral misma
esta una cArcel improvisada de tablones, para esas eleccio-
nes, a donde los policemen estan empujando a dos 6 tres
ciudadanos perturbadores, para calmarles un poco el pa-
triotismo.
Pero aqui, no sucede eso. El Gobernador sera el culpa-
ble, la fuerza sera la que debe ser encerrada en una carcel,
y solo dejan la fuerza mayor que va A oponersele A la
fuerza pdblica.
Nuestros Rivarolas no ven en el remington, sino la arma
inventada para hacer revoluciones; y sin propon6rselo,
llaman poder ofiial al del gobierno, porque in petto tienen
otro poder, que estA por ahi y que es mayor que el pdder





OBRAS DB SARMIENTO


official, y una fuerza oculta que opener A la fuerza pi-
blica.
Y para ello nos culpan A nosotros, que nada tenemos que
ver en estos enredos, de incitar al gobernador de Buenos
Aires, Dr. Tejedor, A tener por la ley suya la fuerza.
Haga lo que quiera 6 deba el Gobierno, nos lavamos las
manos desde ahora.
Solo diriamos que lo que es nosotros, que no somos poder
ofieial, ni Jefe de Policia, ni encargados de guardar la" tran-
quilidad pdblica, deseAramos ver esa fuerza mayor que la
de policia, ya que no es la del ej6rcito que no profesa
ahora la vieja doctrine de andar haciendo elecciones en la
frontera. Esta muy ocupada con los indios!
La verdad es que no pueden hablar de nada, ni aun de
principios, sin que se les escape la confession de que la pa-
nacea para curar todos nuestros males, es una peleita, A
bala, en las elecciones, oponiendo la fuerza A la fuerza; y
una revolucioncita, aunque ya no sea qon el ej6rcito, pues
al President actual no le gustan esas bromas, en que
siempre sale mal, aunque venza. Una revolucioncita pro-
vincial, vamos, que le objetarian? Baratital Correra poca
sangre?

ESAS AGUAS PASARONI

S(E Nacional, Eneto tide 1879.)
Presentaba el grave Dr. Velez, Ministro entonces de Go-
bierno, un proyecto a la Camara, para la abolicion del
Enfiteusis, y al lQerlo un Senador no menos grave, 6 con
aires de serlo, pidi6 al Secretario leyera un'papel que se le
habia dado de antemano. Ley6 un dictamen del Asesor D.
Dalmiacio Velez, dos aifos antes, en favor del Enfiteusis.
-Ya concluy6, Senor Secretario? observe el aludido, con
su acento cordobes, que exageraba ex-profeso, cuando lan-
zaba alguna de esas saetas, que se han incrustado en la
lengua 6 en la historic argentina. c(Dichosos los hombres
como el senior Senador, dijo, que opinan hoy como opina-
ban cuando tenian quince afios! Yo tengo setenta y todavia
estoy aprendiendo. Esas aguas pasaronl
Con mas gracia fulmin6 diez aflos despues, M. Thiers, A





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


un joven que lo contradecia en la Asamblea, por iguales
medios:
-Lo conozco, decia en ante-salas, d'esde nifio: lo he teni-
do en mis rodillas. Ya entonces pensaba, en economic
political, lo que piensa ahora.
Velez y Thiers ocupan un lugar muy alto en la historic
de sus paises respectivos, mientras que la historic y aun
los contemporAneos, ignoran como se Ilamaban sus con-
tradictores.
Y Thiers mas que Velez. tenia derecho de apelar al juicio
y opinion de la edad madura del Thiers hist6rico, contra
el Thiers de partido y de combat.
Thiers habia sido monarquista orleanista, y sin embargo,
por celos de nuance political en el mismo partido, Ilevando
la oposicion contra M. Guizot, su rival en el ministerio,
hasta desencadenar las pasiones revolucionarias, imperia-
listas, ligitimistas y republicans rojos, y socialists, con-
tribuy6 A la caida del gobierno misndo, que habia sostenido
y servido hasta entonces, dejando la Francia librada A los
azares de la anarquia.
Asustado de su propia obra, y viendo abismarse la repii-
blica con el virtuoso General Cavaignac, 61 contribuy6 A
prestijiat al principle Napoleon, que llev6 a la presidencia;
pero que obedeciendo A su propia ley dinAstica, se hizo de-
clarar emperador. Thiers era ante la historic, moral d oca-
sionalmente, la causa primer del desastre. Tuvo la virtud
de aceptarlo, sin sostenerlo, como un hecho hist6rico,
reconociendo la autoridad del imperio.
Llegado el gran desastre do la guerra alemana, que 61
fud el fnico en toda Francia, que quiso conjurar, no se ocup6
de la question del gobierno revolucionario de la defense
(tardia!) y recorri6 todas las cortes de Europa, implorando
la intervention que le negaron todos; pero regularizado el
gobierno, con una asamblea orleanista, imperialist y legi-
timista en mayoria, lo nombraron president, sin constitu-
cion y sin poder ejecutivo constituido. En el ejerciCio de
esas funciones, y con el especticulo por delante de los
hechos hist6ricos, de la comuna, vergonzoss parodia de la
repdblica democrAtica y social, y tres dinastias que se dis-
putaban el gobierno, el revolucionario contra los Borbones,
el ministry de los orleanes, el introductory del lobo en el redil





32 OBRAS DE SARMIENTO

con el principle Napoleon, dijo A la Asamblea, aque era pre-
cise salir del provisorio, y que la repdblica (que habia
combatido treinta afios) era el ainico gobierno posible,s y
sus antiguos compaheros orleanistas, y los imperialistas, y los
legitimistas lo depusieron, porque no era ya el Thiers mo-
iarquista, aunque constitutional y un tanto revolucionario,
de sus primeros afios.
La historic ha fallado. La Repdblica francesa, modera-
da, sin revoluciones, con gobierno hasta hoy rejido por las
doctrinas de Thiers,- con sus compafieros Dufaure.y Jules
Simon, antes sus ministros, es el modelo de la Europa y
despues de tan grandes desastres, la Francia ha vuelto .
ocupar su position Vdecente, ante los pueblos y los gobier-
nos.
Aqui, en Buenos Aires y no en Francia (sin6 se exeptuan
las maldiciones de Cavaignac) se ha publicado por un co-
munista una diatriba contra M. Thiers, en que se acumulan
los cargos que hacen pesar sobre su memorial, aquellos &
quienes contuvo en sus ideas extremes. Pueden leerlo, los
que quieran hallar inconsecuencias y contradicciones. Pero
la historic y la gratitud del. pueblo francs, y el respeto de
todas las nacionesha'n fallado, tomando el hombre de Estado,
de setenta y seis afios, por el hombre definitive, el hombre
como 61 quiso ser, y no como ensay6 ser, en una larga carrera,
en un medio cambiante, A merced de revoluciones y moti-
nes militares, teniendo que ser sucesivamente monarquista,
imperialistas, republican rojo y moderado, segun las faces
que la historic contemporinea iba presentando.
TocAbale, en efecto, vivir en un siglo y ser parte de una
nacion librada A merced de las facciones, de que 61 mismo
formaba parte, tratando de resucitar la revolution de ochen-
ta y nueve los unos, con la apote6sis de Marat, Robespierre
y la Montafia; el imperio, otros, con sus glorias y sus
conquistas, los reyes legitimos, algunos, con su derecho
divino y su pabellon blanco, pugnando un gran nmme-
ro, con Louis Blanc, por realizar la Repiiblica democrAtica y
social, dando pan y trabajo como un derecho, y ensayando
los talleres nacionales.
Entre tendencies tan opuestas, y las monarquistas tan
reaccionarias, las republicans disolventes y revolucio-
narias, pues tuvo M. Thiers que defender la propiedad,





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


contra el axioma de Proudhon, cual se queria Ilevar, como un progress, la sociedad B los
tiempos de Adan y Eva, cuando la tierra estaba desierta,-
M. Thiers, el viejo Thiers, que habia contribuido 6 la caida
del gobierno de sus simpatias personales, de Luis Felipe,
estudiando las causes de perturbacion tan profunda, tan
incurable en ochenta afios de revoluciones y desastres, de
glorias y humillaciones, de monarquias, repiblicas, impe-
rios y comunas, crey6 descubrir el secret, y puso su brazo,
su fama y su verdadera gloria a aplicarlo; y este secret,
era dar al gobierno su poder legitimo, sus medios legales
de reprimir el desorden, de evitar los cambios bruscos y
turbulentos de que la Francia era el juguete hacia casi un
siglo. Aplic6le la Comuna su receta, elvmismo Thiers,
que consultado por el ray en 1830, si se haria uso de la fuer-
za para contener la revolution, descabellada y sin otra
bandera que hacer renunciar & M. Guizot el ministerio,
desaconsej6 la media, habiendo sesenta mil hombres de
line en Paris, y dejando sucumbir al Gobierno.
4No habria sido mejor, emplear ese remedio contra los
meneurs de una sociedad alborotada, en esos movimientos
nerviosos de un moment, y ahorrAdole para lo future, esos
mismos combates mas sangrientos, contra el Presidente
Cavaignac, el imperio de veinte afios, la humillacion de ser
por su causa conquistada la Francia, asediado Paris, y ren-
dido por hambre, perdiendo dos provincias y dos mil millo-
nes de pesos fuertes, entire defense esteril y restate vergon-
zoso? Eso es lo que se dijo el hombre de Estado, y lo
realize.
Parmenion apelaba de Alejandro exitado por el entusias-
mo del vino, ante Alejandro cuando estuviese en el pleno
uso de su razon; del Alejandao del hecho actual; al Alejan-
dro de mas tarde; y seria pobre argument, que los france-
ses apelasen hoy del Thiers, del Dufaure, republicans mo-
derados y gobernando, al Thiers y al Dufaure, ministros de
Luis Felipe, y segun la moda de entonces, opositores revo-
lucionarios contra su propio gobierno, cuando estaban
fuera del poder.
Aplicando estos modos de proceder & nuestras pobres
cuestiones de aldea, (permitasenos la frase, para distinguir-
Touo xL.-3





OBRAS DE SARMIENTO


las, de lo que el lenguaje human llama revoluciones, que no
son las peleas de mal criados en las elecciones) los Mar-
moles vienen a leernos un informed dado, en un caso
revolucionario, apelando con 1l del hombre viejo, que piensa
bajo los limits de una Constitucion, despues de veinte de
ejercicio regular, de otro modo, al parecer, de c1que acon-
sejaba como individuo, en las luchas y cuestiones que esta-
ban preparando la constitution del pals, por medio de
batallas, tratados, revueltas y protests.
Al apelar del hombre de gobierno de hoy, atleta.de las
pasadas luchas, del hombre cargado de aflos, y de.experien-
cia, al joven ardoroso de los antiguos combates, se da por
sentado que aquellas que fueron sus doctrinas de entonces
son las sanas doctrinas, y que las que profesa hoy, son las
malas, para estimular a los gobiernos a oprimir a los pue-
blos, ensefiando que en las" elecciones no debe oponerse la
fuerza a la fuerza; porque no hay mas fuerza legal que la
fuerza pdblica, doctrine perverza sin duda, que ha hecho la
gloria de los Thiers, los Dufaure y la Asamblea francesa, y
que ha puesto termino'en Francia al reinado de las Comu-
nas, de los emperadores, de los orleanistas, de los socialis-
tas, y de. primero que pueda.reunir un grupo de exaltados,
a que se juntan los criminals, y library a la conquista del
extranjero el territorio, y a la humillacion la patria, que
siempre es ese fruto el de todas aquellas patriadas.
Apelamos a los regnicolas y repdblicos modernos de 4o
Inglaterra, de la Francia y de los Estados Unidos, para que'
nos citen un escritor que sostenga que los partidos tienen
el derecho de lanzar al pais en los desastres de las revolu-
clones, bajo una constitution que las prohibe; y se nos
contest que ellos, los incurables revolucionarios de la
America del Sur, tienen su regnicola casero, de combat,
cuyas antiguas opinions siguen hoy; pues que para estos
valetudinarios no pasan los afios; y conceden & ese antiguo
guia el honor de clausurarlo eternamente su maestro, su
mentor, devolviendo las doctrinas que de 61 recibieron y
lanzindoselas a la cara deplorando que no se haya quedado
donde se quedaron ellos, sin que el transcurso de tantos
afos, la sucesion de tantos cambios initiles, les haya ense-
fiado nada.
4Y por que,si tanto respetais esas doctrinas y el repdblico





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


que las emiti6, no las respetais ahora, ni respetais al mismo
repiblico, que despues de los afios, tras el studio prActico:
y trasladadonse loslugares,ha visto funcionar la repilblica,
y obrarse cambios en las ideas que siguen, con su siglo,
los grandes honrbres de su 6poca ?
Pero no. Es precise derrocar al Dr. Tejedor, que ellos
nombraron Gobernador en conciliacion; es preciso derrocar
por revoluciones, A todos los otros Gobernadores electores,
que bajo el gobierno de que forman parte ellos y no noso-
tros, se han creado, y para ello opener la fuerza A la
fuerva, bajo la Constitucion y la conciliacion; y anatema sit
el que no proclame y reconozca tan grandes derechos y
su aplicacion
Anatema, dice un extranjero, trasladado de La Libertad
al Pueblo Argentino, entire cuyos pliegues se oculta como
una vinchuca. Repddielo Buenos Aires, porque es el ene-
migo provinciano que tiene!
((No sabemos quienes serAn los que mueran si hay con-
bate ), le sugiere cautelosamente un filAntropo, que por lo
visto no ha muerto nunca, y no sabe lo que es morir una
.vez por todas, porque toda esta alharaca de principios, de
libertad, tiene en el fondo sus restricciones mentales. En
Francia, luchan lealmente republicans 6 imperialistas, en
la prensa y en las elecciones, y con tal que no aconsejen
revoluciones ni desobediencia al gobierno existent, libres
son los imperialistas de preconizar las ventajas del despo-
tismo uni-personal del imperio military de los Napoleones,
sin que ningun republican les aconseje ser prudentes, por
que si el furor popular, si la... aun antes de las elecciones,
aun antes del combat en aquel dies ille, dies ire, anunciada
republican, constitutional, conciliadamente 1.. I Eh! nietos
de vuestros abuelos, despotismo
Taine ha hecho el process A la revolution francesa, mos-
trando, como el mal hijo de No6, las desnudeces de su
padre 6brio; y Taine ha sido nombrado miembro de la
Academia francesa, por su talent y sus dotes de estilo.
El conclave de los nacionalistas decr6pitos, ha condenado
ya a su padre, al ostracismo los unos, a la muerte los otros,
en los futures combates que preparan, oponiendo la fuerza,
A la fuerza piblica legal, y sefialandola con el dedo I





OBHAS DR SAKMIENTO


Qu6 repdblica y qu6 libertad! Sentimos no ser Arqui-
medes, para decir a estos soldados romanos: DBjennos
acabar estos escritos, y despues mitennos t


EJEMPLOS REVOLUCIONARIOS

Creiamos que ciertos hechos no serian invocados como
ejemplo para imitarse, y que en los dias que alcanzamos,
la razon pdblica nos pondria a cubierto de los desvarios
mas resaltantes.
Han habido en nuestro pais anarquias, trastornos, revuel-
tas. Debemos recorder estos hechos subversives, para
deplorarlos y para bendecir el dia en que fundamos un
regimen constitutional, A fin de que no se reproduzcan,
sino como un crime digno de la mas several repre-
sion.
Pero recordarlos, para fundar un. derecho con ellos, no
parece A la verdad possible, sino lo vi6semos escrito y clara-
mente confesado.
Es cierto que hubieron revoluciones. Las hubieron ahora
veinte aflos. Las hubieron sobre todo el aiio 20. Pero
para no retrogradar al afio 20, es que los pueblos argen-
tinos se dieron una Constitucion, y juraron obedecerla como
la ley supreme.
Despues de la Constitucion, las revueltas son legal y mo-
ralmente imposibles.
jPor qu6?
Por que cada question tiene un juez supremo, cuyo fallo,
puede ser errado 6 verdadero, como todos los fallos huma-
nos, pero que no es dado A nadie recusar.
LHay elecciones dudosas?
Un partido dice-si. Otro partido dice-no.
Luego, la guerra?
No-Luego 'el fall del. Juez Supremo, instituido por la
ley constitutional, para poner paz entire los partidos y dar-
sela A los pueblos.
El Congress es el juez de las elecciones en el orden
nacional-y cuando el Congreso dice:-si,-hay un deber
de obediencia en todos los argentinos, y nadie puede al-
zarse contra su decision, sin rebellion y sin crime.





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


VWase sino A donde nos conduciria la doctrine opuesta
-A anular la Constitucion-a suprimir las contribucio-
nes-a vivir bajo el imperio de la fuerza, en medio de la
anarquia y de la sangre.
Se debe obediencia, se dice, A los gobiornos legitimos; pero
somos nosotros,'un partid6, unos centenares de ciudadanos,
los que nos encargamos de decidir si hay 6 no tal legi-
timidad?
Asi, pues, la legitimidad de los gobiernos, la paz de la
Nacion depend, ern iltimo resort, de la voluntad de unos
cuantos?
En valde la Constitucion ha dicho que tal question sera
resuelta por los poderes piblicos, y en general por el Con-
greso. Nosotros declaramos que los tales poderes son de
hecho y que el Congreso es ilegitimo.
Resultado. Tenemos el derecho para anegar la Nacion
en sangre, siempre que se nos ocurre, porque no hay otra
regla sino nuestra buena voluntad 6 nuestro juicio impar-
cial y recto. Por cierto muy imparcial y soberanamente
recto desde que nos discernimos el triunfo, contra el
fallo del juez verdadero, haci6ndonos a la vez juez y
parte.
He ahi la doctrine, puesta en transparencia.-
Es necesario salir de estos extravios sin justificacion y
sin nombre. Las revoluciones no han fundado derechos,
ni son ejemplos.
Los movimientos subversivos anteriores a la Constitu-
cion, no pueden ser invocados, porque la Constitucion se
di6 precisamente para fundar la paz pdblica 6 impedir que
los ciudadanos se hagan entire si la guerra.
Nuestro gran modelo estaria, por el contrario en el ahio
veinte?
Hay errors, hay deficencias, hay imperfecciones. Pero
errors, deficencias 6 imperfecciones, no se curan cavando
el abismo de la guerra civil. WD6nde est& el remedio? En
el adelanto de los pueblos,y en el ejercicio de las mismas
instituciones.
He ahi lo que la razon proclama. Una paea en las calls
6 en los campos,. no es una panacea que pueda ser reco-
mendada entire series racionales.





OBRAS DE SARMIENTO


HAN DE SER HONRADOS EN LA DISCUSSION

(El Nacional, Enero 13 1879.)

Con La Nacion actual, no hay discussion possible. Solo
nos toca rectificarla y hacerla mantener en los t6rminos
de la verdad y de la honradez political.
Pueden sus redactores equivocarse; pueden tener razon;
pero no les es permitido sustituir su pensamiento al ageno
y tergiversar las aserciones.
Tarea ingrata, pero necesaria. Puede a fuerza de inven-
ciones, de suposiciones, embaucar a sus lectores, como lo
esti haciendo.
Sin mas preambulo, entraremos en material, sobre la
legitimidad de los gobiernos.
La Nacion:
((La Repdblica Argentina no tiene gobierno de derecho
divino, no es pais conquistado, ni esta sometido al poder
brutal de la fuerza.
El Nacional:
Convenido en todas sus parties; por eso fueron persegui-
dos y derrotados los que en Setiembre apelaron al poder
brutal de la fuerza. Fuerza mas bruta no ha habido.
S(La Nacion tiene un pacto que es la Constitucion.)
Una Constitucion es una ley, y no un pacto, porque no
hay parties contratantes. El pueblo no pacta consigo mismo.
Un pacto dice: yo hard. Una ley dice: td haris. Los
revolucionarios del Sur de los Estados Unidos, pretendian
que la Union (la Constitucion) era un pacto entire Estados,
que podian rescindir cuando no les convieniese.
La Nacion:
((De repente nos salen al encuentro unos alemanes, que
aplicandonos las leyes de Alsacia y Lorena, se apellidan
conquistadores, y dicen: Somos la autoridad, no por pacto
social, noppor la Constitucion, sino por la fuerxa.
( En adelante nosotros elegiremos los sucesores, y el pueblo obede-
cerd. I Ay si resisted Esclavo d emigrado, y tratado como asesino
sino se somete. Nos declaramos con derecho de; esterminarlos sino
acatan nuestra autoridad.B
Falsificacion de texto, poniendo con comillas su propio





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DEsVIOS


embuste, para hacer crber al lector que tal ha dicho El
Nacional. Es delito en lo escrito, lo mismo que la falsifica-
cion de escrituras 6 pagares. No ha dicho El Nacional nada
de eso.
La Nacion:
aNosotros no sabiamos nada de tales conquistadores
alemanes.)
Es que son politicos muy criollitos, que no saben lo que
pasa en el mundo, ni los principios mas vulgares del
derecho pilblico. No teniendo nadie derecho a vivir a la
sombra de gobierno y leyes que no reconoce, el gobierno
aleman previno a los alsacianos que quisiesen conservarse
franceses y no alemanes, abandonasen el territorio, pues
un hombre no puede ser reconocido extranjero en su propio
pais. Ningun liberal del mundo hall abusiva esta media,
solo La Nacion,que cree que se puede mascar i dos carrillos,
estar bajo la protection de autoridades que desconoce, y
hacer uso del derecho de derrocarlas.
La Nacion:
c Nos dicen que han de perseguir las doctrinas disolven-
tes, que suprimiendo las formas constitucionales hacen
reposar la legitimidad de los gobiernos en una pretendida
legitimacion p6stuna.
( Qub formas constitucionales ?
( La fuerza, la conquista, la obediencia ciega, el derecho
de castas privilegiadas?x
El Nacional:
No. Esas no son formas constitucionales.
Las formas constitucionales son: elegir un Presidente
irrevocable, por seis aflos, teniendo en sus manos la fuerza
piblica, para desarmar, derrotar, y someter a los tribuna-
les (6 perdonarlos) a los impacientes que amotinan el
ejercito el 24 de Setiembre, veinte dias antes que se cumpla
el t6rmino de su mandate.
Si hay duda en la legitimidad de las elecciones, aLas
Camaras son jueces de las elecciones; y su fallo es irrevoca-
ble, no obstante lo que piensen los que creen lo contrario;
pero sin derecho de apelar las armas, dar manifiestos,
haci6ndose Jueces de elecciones, y sobre todo robkndole al
Poder Ejecutiyo su propia fuerza, como un cajero puede
robarle la plata A su patron, A pretesto de que este es





OBRAS DE SARMIENTO


tramposo en sus tratos. Esas son las formas constitu-
cionales.
La Nacion:
Pero cuando hay duda sobre la legitimidad de la elec-
cion, es mejor que los disidentes la reconozcan. c(Entonces no
hay legitimacion p6stuma.
El Nacional:
Es por cierto, muchisimo mejor, que los disidentes la
reconozcan. Pero la legitimidad de las elecciones repu-
blicanas en Francia y en todo pais de garbanzos, no viene
de que los imperialistas, los legitimistas, las reconozcan,
sino del juicio de la Asamblea, que las declara legitimas.
Despues de ese juicio, no hay duda legal. Nadie de afuera
legitima por su asentimiento 6 consentimiento, que es su
deber 'dar aun a las leyes malas antes de que sean dero-
gadas.
La Nacion:
((Es un acto politico de gran alcance, y una corona civica,
que algunos la han tenido sin comprenderlo, estando aun
empefiados en desdefiar lo que pocos hombres pdiblicos
podrAn alcanzar.
((Es que por escarnio se llama legitimacion p6stuma, lo es
en verdad para los que no se mostraron dignos de mere-
cerla, y que aun fanatizados, reniegan de la distinction que
merecieron.
c((C6mo es possible ofuscacion tanta?
(qC6mo puede arrojarse con desprecio muestras de
distinction que harian el orgullo noble del mas ambi-
cioso?
((Pues qu61 serA dado A todos decir: Una parte de mis con-
ciuddadanos me eligid Presidente y la otra parte se adhirid d mi
election, apesar de creerla viciosa?)
El Nacional:
No estamos discutiendo asuntos de comadres; sino el
valor intrinseco de las legitimaciones pdstumas por in-
dividuos.
Puede ser tan honrosa la adhesion como se quiera, y
tan indigno el Presidente que fu6 objeto (dudoso) de ella;
pero la Constitucion manda a todos adherir A las leyes,
elecciones y actos del Corfgreso, y no es acto voluntario
adherir aunque sea legitimo hacer oposicion en los litni-





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


tes de esa misma constitution, sin hacer revoluciones de
Setiembre para impedir que se ejecuten las elecciones y
el juicio del Congreso sobre ellas; y aun despues de someti-
dos por la fuerza pdblica a 6rdenes del Presidente, todavia
en manifiestos y proclamas, sostener que no le hacen al
President que los perdon6, el honor de reconocerle la legi-
timidad de su origen.
La Nacion:
((Y resisten lo que llaman esta nueva forma de gobierno repu-
blicano, que dicen es desconocida en el mundo 6 inconciliable con la
libertad y con la tranquilidad ptiblica.
((La forma republican consist en la libre election, y
el acto de rivalidar una nula 6 dudosa, esta en su esen-
cia, como lo acaban de practical los norte-americanos,
ante una election evidentemente nula, regularizAndola
patri6ticamente por procedures fuera de la Constitucion.)
El Nacional:
Lo que acaban de practical los norte-americanos, no es
una revolution de Setiembre, ni una legitimacion de un
President electo en los clubs 6 en los campamentos mili-
tares, sino una decision del Congreso, juez de elecciones,
y que como todo juez, puede asociarse en caso grave,
aunque la Constitucion no lo haya previsto, a los jueces de
derecho, para que le ayuden con sus luces. Esto entra en
el gobierno republiuano, y no la sublevacion de los dem6-
cratas porque tenian solo un voto menos, (nominalmente)
que los republicans, y tachaban de ilegitimas varias elec-
ciones de sus contrarios acaso con razon. El Congreso
norte-americano obr6, pues, en su esfera.
Pero La Nacion oye cantar el gallo y no sabe donde.
Oiga algo nuevo que ignora. Hace cuatro meses que, hallan-
dose en inmensa mayoria en la CAmara de Diputados de
los Estados Unidos el partido dem6crata, vencido en las
elecciones, como aqui en el 74 los nacionalistas, se present
un proyecto de ley, para revisar los registros electorales
de cuatro distritos de los que dieron mayoria a Hayes, y de
cuya ilegalidad habian reunido pruebas que creian irre-
cusables.
Querian abrir nuevo juicio (non bis in idem) sobre las
pasadas elecciones falladas por compromise, y el proyecto
fu6 sancionado.





OBRAS DI SAKMIINTO


Entonces el General Sherman, jefe de las fuerzas nacio-
nales, en un banquet dado despues de los exAmenes de
la escuela military de West Point, hablAndose delante de los
alumnos de aquella resolution de la Camara dem6crata,
dijo, como quien no quiere la cosa, como los ministros
ingleses dicen entire la poire et le fromage cual serA la poli-
tica del gobierno, el General Sherman, que no entiende de
conciliaciones, dijo: que le constaba que el Presidente no
admitiria se revocasen sus titulos 6 se abriese juicio; y que
61 era el brazo ejecutor del titulo del Presidente y lo sos-
tendria con las armas que le estaban confiadas por
aquel.
Los dem6cratas legitimadores, 6 deslegitimadores de
Presidents, se lo tuvieron por dicho, y se tragaron su pro-
yecto revolucionario.
Hay mas todavia; y es que procedi6ndose a elecciones
de renovacion de la Camara por mitad, dos meses despues,
el pueblo mand6 republicans en mayoria t la CAmara,
que es republican ahora; porque asi corrige el pueblo los
errors de sus Diputados, sin hacer revoluciones, y sin que
un quidan tome el nombre del pueblo para protester contra
sus actos.
Si el General Rivas, y perd6nenoslo, porque no estamos
hablando de negocios de la Luna, hubiese tenido en Se-
tiembre el sentimiento de su deber mas desenvuelto que
su afecto 6 respeto por un antiguo jefe suyo, y se hubiese
producido este hecho del Teniente General Sherman, habria
contestado a los que le indujeron en error, porque el mismo
participaba de 61: ccyo soy el executor de los titulos de Pre-
sidente, y no Juez de elecciones, buenas 6 malas, y los
sostendr6 con las armas que ha puesto en mis manos>. Si
hubiese leido la causa seguida al Mariscal Bazaine, por
haber entregado una fortaleza y ej6rcitos sin 6rdenes del
gobierno de hecho, el mas irregular que haya existido, y
obrando por su propio juicio, habria sabido, por su condena-
cion, cuales son los deberes de un military al mando de fuer-
zas. Pero s6pase al menos para confusion de revoluciona-
rios, que abusaron de la consideration que le inspiraban,
que no se levant contra el gobierno del conquistador aleman
y demas niiierias de aprendices y chicaneros.
Desearamos que el Director de la Escuela Militar, que





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


fund el conquistador aleman para que algun dia los
jefes militares sepan cuales son los deberes de su oficio,
les haga conocer estos hechos y el juicio del mundo sore
ellos.
Digale que el Congreso y no los dem6cratas, ni los nacio-
nalistas, son los jueces de la legitimidad de elecciones, no
los Generales de los ej6rcitos, que pueden parecer una
casta, como dice La Nacion, de un pobre diablo que ni ma-
riscal es siquiera, ni tiene hijos, ni familiar, atribuy6ndole
que nombra Presidentes conciliadores, y lo que seria el
olmo dando peras.
A La Nacion'no le gusta el gobierno de castas privilegiadas,
ni de la fuerza, que son los militares que alzan el poncho
argentino, criollito de toda la Am6rica del Sud, cori pro-
nunciamientos A redoble de tambor, con manifiestos contra
gobiernos de hecho. Nosotros no hacemos ni aconsejamos
eso; no somos argentinos, somos alemanes, conquistadores
en Sedan 6 la Verde, pues lo mismo da ganar que perder la
batalla.
-La Nacion: La fuerza es la libertad.
(c ILa verdadera forma de gobierno republican, es la fuerza,
la usurpacion, la conquista, la negacion de toda Consti-
tuciont
Eso, si que es desconocido en el mundo!
ILa fuerza es la libertad, la tranquilidad piblical Esto es mas
que paradoja, es engafiar A los conquistadores, que acaba-
rAn por creerse magistrados de derecho divino, y precipi-
tarlos en violencias, hasta exterminar a los que desconozcan
su autoridad.
(( Esto es un jueguito peligroso, por que es fAcil alucinar
A los que por tener mando se creen infalibles, y despues vie-
non los desastres.
El Nacional: Eso si, que es desconocido en el mundo.
La fuerza es el complement de la ley. Una ley no dice:
suplico A usted que haga esto que mando; sino: tu haras
esto, so pena de.... el castigo. Se public con fuerza de ley
para quesepan todos que es un mandate imperative, y no
un consejo. La fuerza ptblica, viene en seguida A dar fuerza
a la ley, si es resistida.
En Inglaterra, el Juez de Paz convoca a los vecinos y
transeuntes, para disolver, aprehender y castigar A los gru-





OBRAS DE SARMIENTO


pos que resisten a la ley 6 perturban la tranquilidad. En
el Estado de Massachusets, tiene de multa trescientos fuer-
tes el paseante que no obedeciese i la 6rden de armarse y
pelear contra todo grupo que pase de cien personas arma-
das de palos para resistir al Scherif (lo del Azul.)
Las ciudades estan dia y noche custodiadas por fuerzas,
para mantener latranquilidad pdblica. Paris tiene ademas
setenta mil hombres de guarnicion. En los Estados Unidos
viene el ejercito a guardar la tranquilidad de las elec-
ciones.
En Nueva York, se anuncia un dia antes donde estan
colocadas las fuerzas, y hay dos vigilantes en cada mesa,
con autoridad propia para prender, sino son electores, y por
la mesa si perturban.
El Presidefite es jefe del ejercito, y coloca las fuerzas
donde lo cree convenient.
Una Repdblica no es un Beaterio, gobernado con oracio-
nes por la Madre Superiora. Es una reunion de hombres
libres en l.os limits de la Constitucion y bajo el imperio
de las leyes, que no son la conciliacion, sino que traen
la sanoion, la condenacion y el castigo.
La Nacion:
a Podemos, pues, dejarnos de bromas y colocar la cues-
tion como es.
( La Constitucion es la ley. Gobernantes y gobernados le
deben obediencia. La resistencia es legitima contra los
revolucionarios,(que son losque infringen la ley supreme
que esta*sobre todas 'las cabezas, sean gobiernos 6 pue-
blos.)
c La infraccion no da derecho al levantamiento armado,
sino cuando estan cerrados los caminos legales.
( Un gobierno elector es revolucionario, y puede obligar
al pueblo a armarse para defenders.
C La paz reposa en los gobiernos legitimos.
Contra estos, no hay revoluciones).
El National:
Esto si que no habia oido el mundo hasta ahora.
Llamar revolucionarios a los gobiernos, para aplicarles esta
disposition de la Constitucion.
El pueblo no delibera ni gobierna, sino por sus represen-
tantes creados por esta Constitucion, (el Congreso mons-





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


truoso de 1874, que declare validas las elecciones), y por las
autoridades creadas por esta Constitucion (el Presidente
Avellaneda.)
Toda fuerza armada, (el ejercito al mando del General
Rivas) 6 reunion de personas que se atribuye los derechos
del Pueblo (los del conclave nacionalista) y peticione &
nombre de este, (el pueblo argentino que arm6 40.000
hombres contra los nacionalistas, y los desarm6 en la
Verde, y los perdon6 mas tarde). COMETE DELITO de sedic-
cion.
Y esta por tanto, fuera de la Constitucion y las leyes.
No habla de gobiernos electores, ni deja A los revolucio-
narios el derecho de decidir si es legitimo 6 no el gobierno
contra quien se arman.
Sin eso, no hay Constitucion.
La enmendariamos, agregandole este articulo:
( Cuando unos niflos viejos y traviesos, con charasca
algunos y con botas de pleiteante otros, decidan fuera de la
representation etc., quo el doctor Avellaneda es aleman,
conquistador, refractario, usurpador, ilegitimo y forzador...
queda suspendida la garantia fundamental de toda Consti-
tucion, y no cometen delito de sedicion, sino por el contra-
rio se les debe una caja de confites, del Aguila 6 del Gas,
para que se diviertan.
( La paz reposa en los gobiernos ilegitimos. Contra estos
no hay revoluciones).
Supongamos que el del primer Napoleon era legitimo,
pues contra 61 no hubo revoluciones.
Contra Luis Felipe, hubo seis afios de tentativas, y
fu6 derrocado por una revolution sin plan, sin prop6sito
-sin bandera.
El President Cavaignac, electo por la Francia republica-
na, suprimi6 en tres dias sangrientos de combates, la revo-
lucion que intentaron Paris y los socialists.
Napoleon III fu6 legitimo de origen, puesto que no
hubo revolution contra 61. Prisionero en Sedan, hubo
en Paris una pueblada (2.000) para destronar A una
mujer.
La Comuna fu6 legitima, por que la fuerza, en ocho dias
de combat, la fuerza de los versailleses, como ellos decian,
los someti5.


45






OBKAS DB BAARMIBNTO


No era legitimo el Gobierno de Lincoln, puesto que diez
Estados se sublevaron; y contra los gobiernos legitimos no
hay revolution.
No solo no era legitimo, pero ni aun le vali6 al Pre-
sidente Sarmiento la legitimacion, puesto que hubo revo-
fucion.
No era legitimo, puesto que Jordan se alz6, y no hay
revolution sino contra gobiernos legitimos.
Y contra majaderos!


EL CONTRATO SOCIAL EN LA REPOBLICA ARGENTINA

(El Nacional, Enero 14 de 1879.)

Tienen un pacto social, en el orden politico, que es
la Constitucion, porque una Constituclon escrita es el
pacto entire la soberania del pueblo y el gobierno limit
tado, segun lo deflnen los constitucionallstas

I

Hace pocos afiop, en una carta del Chacho, vimos con
sorpresa la frase: porvenir maravilloso. En los Llanos, en la
Rioja, entire rudos campesinos, porvenir maravilloso!
Frase de Rivadavial tema de las burlas de sus enemi-
gos. El porvenir maravilloso, que aguardaba a la Repu-
blical La frase olvidada ya, habria quedado en la tradition
popular
Encontramos en estos dias, en un diario viejo, rejuvene-
cido con las canas pintadas para parecer de esta vida, la
frase pacto social, el contrato social de Rousseau, el pacto
celebrado entire los primeros hombres que se constituyeron
en sociedad, el pacto de Thomas Payne en los Estados
Unidos, y nos restregamos los ojos, una y dos veces, para
asegurarnos de que decia pacto social; y pacto social dice en
1879 un escritor, bajo el imperio de una Constitucion escrita;
y tan dice pacto, que saca las consecuencias de todo pacto
do ut des contrato de daca y toma, por lo cual c(solo debe-
mos respeto a los gobiernos legitimos-nos negamos d obedeoer, y
como es natural, no nos dejamos exterminar,)
Tenemos pues el contrato social de Rousseau, que para





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


fundar la razon del contrato social estableci6 lo que pare-
cia verdad, entonces, protestando contra los hechos hist6-
ricos y en vindicacion de la dignidad humana, c(que el
hombre ha nacido libre, y que por todas parties se le en-
cuentra encadenado.>
Un siglo mas tarde, las ciencias naturales se aunan para
probar que el hombre fu6 un mono, que al trav6s de milla-
res de siglos se ha venido perfeccionando; pero si no se han
encontrado-todavia las pruebas f6siles de la transformation
gradual, los rastros imperecedores que ha dejado el hombre
primitive, el hombre prehist6rico, muestra, fuera de con-
troversia, que fu6 en Europa salvaje mas miserable, mas
desnudo, mas infeliz 6 ignorante que Catriel, Pincen, y sus
tribus traidas hoy & Buenos Aires y repartidas en\la pobla-
cion. Las tribus, tornado el Cacique prisionero, se han
presentado voluntarias, porque en la destitucion y desam-
paro del hombre primitive, esta es la nocion primitive de
gobierno, la adhesion al Cacique, que es como la encar-
nacion de la sociedad, es decir la autoridad personal, que
aun conserve vestigios entire nosotros y en Europa, y puede
explicar un poco la adhesion de los que siguen & un jefe
de partido, lo derroten 6 venza, sea delincuente 6 just, y
legitiman y desligitiman gobiernos que no sean el del
Cacique.
Tenemos much de nuestros padres los indios, de Catriel,
Rosas, Quiroga,.... no seguimos, porque es larga la lista.
Se propuso, pues, al mundo, restablecer el imaginario
pacto social primitive, y destruir las iniquidades que los
siglos, la conquista, la usurpacion, habian venido acumu-
lando sobre la cabeza del pueblo; y un dia el pueblo francs6)
veinte y cuatro millones de hombres, la mayor part igno-
rantes, fanatizados por la idea del contrato social, empren-
dieron, interrumpiendo de golpe la cadena hist6rica y
derrumbando la armazon del gobierno traditional, devol-
ver al hombre'la igualdad primitive, y para ello guilloti-
naron million y medio de hombres desiguales, por ser
cl6rigos, nobles, ricos, ilustrados, 6 indeferentes siquiera,
y como saber leer era tambien una desigualdad, enorme
en un pueblo ignorante en general, declararon aristdcratas a
los que sabian leer y escribir.
La revolution para hacer la igualdad de la fraternidad y





OBRAS DI SARMIENTO


la libertad la ley universal, produjo el imperio de un sol-
dado feliz, y el pueblo libre no conoci6 mas ley que la
discipline military de los ej6rcitos, ni otra igualdad que la
de Ilegar uno A mariscal, por cada cien mil que muriesen
en los campos de batalla, ni mas fraternidad que la de
matar otro million y medio de hombres, para extender
por toda Europa, no ya la libertad, sino la conquista &
merged de la ambition de un sublime loco, atrasado en
ideas de gobierno. No seguiremos A este pueblo en su pere-
grinacion de cuarenta aios por el desierto, hasta llegar
recien hoy, mutilado, vencido, deshauciado, desencantado
del pacto social, A buscar en otras ideas las bases del
gobiernio.
Y habia un buen ejemplo que seguir. Otra nacion, la
que los derrot6 y humill6, con la incomovible base de su
poder, la Inglaterra, libre de siglos atras, no habia empren-
pido hacer iguales A los hombres, rehacer el gobierno
bajo bases racionales, sino que aceptando su gobierno de
un conquistador, que se impuso rey, con sus generals
que se Ilamaron lores, es decir, sefores, se distribuyeron
el poder, que hicieron hereditario, y bajo esa base inicua se
fu6 desenvolviendo un gobierno, entire el rey y los lores, el
pueblo conquistado fu6 adquiriendo libertades y un poco de
representation en otro Parlamento donde hacia oir sus
quejas, hincados de rodillas el speaker 11 orador, que asi se
llama hasta ahora el Presidente de los Comunes, (de los
no privilegiados) hasta que se les reconoci6 la facultad
de imponer derechos y contribuciones al pueblo, lo que
no podian hacer ni el rey ni los lores.
Y con estos sencillos principios, casi la mayor part del
pueblo privado del derecho de elegir Diputados, que solo
tenian ciertas corporaciones, aldeas y ciudades, han llegado
hasta nuestro tiempo, sin hacer revoluciones, avanzando
poco A poco el pueblo en franquicias electorales y en seguri-
dad yjusticia; hasta que han dado al mundo sus institucio-
nes, A la geografia una republican como los Estados Unidos, y
A su pais el dominion de la India, el Africa, y la posesion de
.diez mil islas en todos los mares, que sus naves dominant.
Las colonias inglesas, pobladas por los perseguidos de
la madre patria, A causa de opinions religiosas, puritanos,
cat6licos, cuakeros, anabaptistas, etc., cuando eran ya una





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


nacion, y en nombre del derecho de estar representadas
en la Camara, anico poder que puede imponer derechos,
y representadas por un Congreso de las colonies, de Dele-
gados del pueblo y no el pueblo mismo 6 un military como
Washington, se vieron forzadas & darse un gobierno general,
despues de conquistar su independencia, y entonces lleg6
la occasion, dnica en el mundo, de celebrar un pacto
social.

PACTO. SOCIAL

Se celebr6 entire las parties contratantes, trece Estados, un
contrato de Confederacion, que se redujo a escritura piblica
y se prociam6 bajo el titulo, no de Constitucion, palabra que
no existia todavia, sino de los Nueve articulos de Confede-
racion, por los cuales cada parte contratante se gobernaria
por sus propias leyes, obligAndose cada uno & dar un con-
tingente proporcional de soldados para la defense comun,
y una suma de dinero para los gastos de defense y repre-
sentacion en el exterior, y pago de las deudas contraidas,
pacto que pareci6 la octava maravilla del mundo, el Pacto
Federal, el Contrato Social.
Pero como el cumplimiento de los pactos est5 corfiado a
la ejecucion de cada part contratante voluntariamente, la
experiencia fu6 haciendo ver que un Estado siendo muy
pobre, 6 poco delicado, no mandaba al tesoro la suma que
habia convenido pagar, y que Santiago, uno'de los Estados,
no mandaba contingentes para el ej6rcito, con lo que los
indios continuaban sus depredaciones, y la marina no podia
guardar las costas. Teniendo enormes deudas, y enorme
papel de credito, y no teniendo recursos la nation por pacto
voluntario, el papel se daba a dos mil pesos por uno, y
el ejercito estaba reducido A cuarenta y cinco soldados,
al fin.
Todo esto, en nueve afios de experigencia, con lo que
sacaron en limpio que el gobierno no se fund en pactos
entire los gobernados y una autoridad limitada, siio que se
necesita un poder coercitiva, en virtud de ley, obligatoria para
todos y con fuerza para ejecutaria.
Tovo IL.-4





OBKAS DB SARMIENTO


CONST1TUCION

Entonces se dict6 una Constithcion de gobierno, no
fundada en pactos voluntarios, sino en ley obligatoria,
oreando un PoderEjecutivo con fuerza material, para obli-
gar & Estados y particulares A obedecer, sin preguntarles
si hallaban buena 6 just la ley, legitima 6 ilegltima la
autoridad en virtud de la Constitucion; y han trascurrido
sesenta aflos de prosperidad asombrosa, sin perturbacion,
sin que por eso se crea qua entire mil gobernadores nom-
brados en ese lapso de tiempo por los partidos, no haya
habido cien 6 mas, malos, ignorantes, mal electos, como
que el vulgo es mayor en nmimero que la gente educada, y
en todas parties se cuecen habas.
Pero habiendo antagonism. social 6 industrial entire
los pueblos del Sur y los del Norte, los unos con trabajo
esclavo, y los otros Con salaries, empez6 6 revivirse, hace
veinte aflos, la antigua doctrine del contrato social, pre-
tendiendo Calhoum, en su obra famosaPrinciples on govern-
ment que la union de los Estados, era pacto y no ley; que
los pueblos que lo firmaron podian revocarla, sino les con-
venia continuar, y cuando estuvo preparado el terreno,
se separaron diez Estados, 6 intentaron separarse, por otros
medios que los prescritos por la Constitucion, que obliga
& todos, jurando n obedecer al Presidente.
Un million de vidas y siete mil millones de pesos gastados,
hicieron ver 6on l victoria de la Constitucion, impuesta
por la fuerza de lag armas y la coercion, que las Consti-
tuciones no son pacos que las parties contratantes romperAn
6 su beneplAcito, sino leyes, que obligan A todos, so pena de
castigo al que la viole, antes de ser reformada por sus re-
presentantes en Congreso.
Si Greemke dice algo en contrario, es que Greemke
escribid en 1848, en Cincinati, en el sentido de las ideas
del Sur.
En 1865 no se encontraba en las librerias de derecho, en
Nueva York ni Boston, no conoeiendo los libreros, tal
author de circunstancias, de pol6mica, despreciado por los
estadistas del Norte.
Como en Francia, como en los Estados Unidos, como en





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS 51

Buenos Aires, la idea de la Constitucion, pacto y no ley,
no se ha significado sin6 para hacer revoluciones, para"
separarse de la nation y dar armas 6 los anarquistas, como
los que hoy sostienen que obedecerbn solo A los gobiernos
que cada cual juzgue legitimos, con la desvergiienza de
que basta que el primer ambicioso diga: este gobierno es
de hecho, segun nuestra cuenta, en Mejico 6 en Buenos Ai-
res, para desquiciar la sociedad.

AL FIN I

ESTAMOS DE ACUERDO

(El Nacional, Enero 15 de 1879.)

(Van cediendo las paradojas ante la fuerza irresistible
de los principios constitucionales.) dice La Nacion, y nos
congratulamos de ello.
Y luego afiade:
((No hablemos, pues, mas de conquistas, ni de alemanes, ni
de autoridades de derecho divino, ni de pdrias, y cesen las
amenazas de esclavixar 6 desterrar, 6 matar como asesinos,
exterminando a los pueblos que resistan, porque para bro-
ma ya basta, pues nadie cree estas patrafias, ni pierde el
sueflo por estas amenazas.D
Basta de broma de parte de quien ha inventado estas
patrafias, indignas de hombres instruidos, 6 que preten-
den serlo. No han habido mas amenazas que la insinuada
por La Nacion, diciendo que si las palabras (nuestras se
entiende) se coqvierten en hechos, y provocan combat
(de parte de los suyos) no se sabe quienes morirdn. Obser-
vacion que seria estdipida, sino fuese significativa, pues es
ciencia que nadie posee, saber quien morira donde hay
combat. Mueren por ejemplo Borges, Timote, Catalan,
Ivanowski, sin combat y millares de infelices, que no saben
quien los mata.
No le hemos aconsejado La Nacion ser prudent, porque
aunque est6n lejos las elecciones (donde se mata), pueden
inflamarse laspasiones etc.
No hemos dicho & La Nacion que es jueguito peligroso, com-
batir sus bromas.





OHHRAM DIC SAMIENTO


'Veiamos los puntos en que hemos llegado & un acuerdo.
((La Constitucion prescribe la forma y tempo, A los seis afios
de electo, 12 de Octubre, de elegir Presidente.n
Estamos, pues, de acuerdo, en que el 24 de Setiembre
se cometi6 un crime, violando la forma y tiempo de la
renovacion.
(El Congreso es juez de sus elecciones, d de las que le estdn
confiadas.>)
Estamos, pues, de acuerdo, en que un partido, tomando
el nombre del pueblo, cometi6 un crime, sustituy6ndose
al Congress, y re-juzgando las elecciones.
Los actos del Congreso, debidamente proclamados, son leyes.
Las leyes obligan d todos los habitantes, no por ser buenas, sino por
ser leyes; dura lex sed lex.
Estamos de acuerdo en que, proclamada como fu6 debi-
damente, es decir por el cmplase del ejeautivo, que es lo que dA
A la sancion del Congreso, fuerza de ley, el que se consti-
tuy6 en speaker de los amotinados, no pudo sin crime decla-
rar gobierno de heoho, al que se proclam6 debidamente, es
decir con el cimplase del Ejecutivo, Presidente de la Repii-
blica:
((Esta obediencia es impuesta por la fuerxa quo se llama la sanction
de la ley, la pena y el eastigo.)
Habiendo faltado a esa obediencia los que declararon
gobierno de hecho al debidamente proclamado, y for-
mando combinaciones demasiado numerosas para citarlos
A comparecer ante la justicia ordinaria impotente para
prenderlos, el Ejecutivo, encargado de hacer cumplir las
leyes, usando la fuerza que para eso ha puesto en sus
manos la Constitucion, en la Verde disip6 los grupos, pren-
di6 & los delincuentes, y los entreg6.... A la conciliacionl...
)Justo castigo de tan gran crimenl
Para mas abundamiento, La Naoion afiade segunda vez,
prescribiendo la Constitucion la forma y tiempo de elegir
el President, nadie, puede alterarla, sino se reform la
Constitucionll .
Parece que esta todo concluidol Lejos de esol Va & prin-
cipiar la chioana, A borrar con el codo lo que escribi6 con la
mano; A establecer el distinguo, nego menorem,.que Ascasubi
traducia, eso: d sign y conform e
Ahora bien; dice- aUn Presidente electo en la forma y





LOS DESFALLEC1MIENTOS Y LOS DESVIOS


( tiempo que esta prescribe, se propone hacer que su suce-
a sor se elija en otra forma, es decir que en vez de elegir
( el pueblo, sea elector.por el Presidente saliente. Apli-
quemos la casuistica A otro caso.
Ganada como se perdi6 la Verde, nombraria el que la
hubiese ganado Presidente Provisorio, que convocaria A
elecciones en tiempo indebido, y saldria electo Presidente
por unanimidad!
Este caso es admisible, porque tendria las formas exte-
riores de un hecho hist6rico.
Habria habido una batalla, cosa de que nadie puede
dudar, habria habido un gobierno Provisorio etc.. Esto ha
sucedido cien veces, en la historic de los pueblos, y entire
nosotros despues de Caseros y Pavon.
Pero para establecer una excepcion a las reglas de la
Constitucion, para hacer correr sangre, no se puede decir
que un Presidente, dejando A un lado la tramitacion esta-
blecida, c(eligi6 a su sucesor), siu6 hay un decreto suyo, en
virtud del cual, conste, A no dudarlo nadie, ni negarlo 61
mismo, qcue nombr6 tal sucesor.
Asegurar que tal hecho existi6, por simples aserciones
personales, por conjeturas 6 equivocos de palabras, 6 per-
version de juicio, es faltar A las mas simples reglas del
raciocinio. Un pueblo no puede ser inducido A pasar por
encima de la Constitucion, A near que vi6 hacerse elec-
ciones en quinientas 6 mil mesas electorales en today la
Repiblica, y a afirmar por el contrario que en cada una de
ellas vi6 al Presidente 6 votando, 6 impidiendo que votasen.
Es necesario ocultarse que vieron en efecto, reunirse un
Congress, que era el mismo Congreso que habian visto
antes, examiner unas listas, discutir, sancionar y. procla-
mar un Presidente, etc.
Es pues, una indisculpable supercheria, fingir un caso
impossible en su esencia, tal como que un Presidente se
nombre sucesor, en presencia de los actos piblicos, que
desmienten la asbrcion.
Poniremos fin caso possible, para que se aplique este
sistema de excepciones.
Sup6ngase que de la noche A la maiiana, el Presidente
improvise personaje politico A un Juez muy honorable; le
hace Ministro, y lleva a cabo una political A que no han





OBRAS DU SARMIENTO


subscrito cuatro 6 mas ministros dimisionarios. Sup6ngase
que es fama que el Presidente no ha escusado emitir su
opinion de que haria un excelente sucesor suyo este minis-
tro; que conste de los diaries que se hablaba de combina-
ciones con el partido, a quien favorecia dicho Presidente
con su political, y que en confirmation de estos rumors se
hiciese ostentacion de la buena inteligencia entire ministros
y amnistiados con el favorite del Presidente, y que siguiendo
el rastro de estos antecedentes, y poniendo atencion a los
actos posteriores que habran de desenvolverse, saliese en
efecto nombrado sucesor del Presidente actual, el Ministro que
sac6 repentinamente a luz sin antecedentes politicos, y no
solo el partido vencido se persuade, siko el buen sentido
tambien acepte que se ha nombrado el Presidente un
sucesor.
Qu6 se hace ent6nces?
Aplique La Nacion & este caso verosimil y practice su
propia doctrine.
Los que escriben La Naoion dirvn: (Nosotros decimos,
a (son sus propias palabras) que ese nombramiento es nulo,
a inconstitucional, y que. no se debe obediencia & semejante
s usurpadon.s)
Que el pueblo (es La Nadcon la que habla) no teniendo
v otros arbitriospreferibles, puede acudir d la EVOLUcION.)
Si se pretend que el Congreso decidiri en justicia, recor-
daremos que La Naoion en un articulo (Buenos Aires libre),
ha asegurado que el future Congreso serA renovado bajo el
imperiode la conciliacion, que es la political del Presidente y la
obra del Ministro hoy, Presidente mafiana, y por tanto
estarakcontaminado, como lo dice del que proclam6 Presidente
al actual, para tacharlos.
H6 aqui, pues, la aplicacion de la doctrine de la revolu-
cion, contra todo Presidente que se considers que se ha dado
un sucesor.
Nosotros no aconsejariamos al pueblo siguiese tan funesta
doctrine, si la parte de pueblo que no acepta esta recomen-
dacion y apoyo de un Presidente para darse un sucesor, no
es bastante numerosa, compact 6 inteligente para desba-
ratar las intrigas y los trabajos de seduccion que ayuda-
rian al 6xito; le aconsejariamos obedecer la ley que lo





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


proclamase Presidente, apelando A otras elecciones para
obtener satisfaccion.
Las prescripciones de la Constitucion, que prohiben
armarse al pueblo, es decir, hacer revolution, afiade-
La Nation, no rijen contra cconquistadores y usurpadores.
La Constitucion no hace esas excepciones, y el uso que
de la revolution haria, segun su doctrine, daria por resul-
tado un conquistador y un usurpadoreomo en Pavon.
Traer a colacion la conquista de los ingleses en 1807,
cuyas autoridades debiamos obedecer, a estar A nuestras
propias doctrinas, es llevar la casuistica al delirio. Estamos
obligados A obedecer esta Constitucion y las autoridades
creadas por ella, y no por los ingleses. Debemos armarnos,
para sostener nuestro propio gobierno, y nuestras propias
leyes y constitution, contra enemigos exteriores 6 inte-
riores.
La Constitucion no dice autoridades establecidas,'ni auto-
ridades legitimas, sino autoridades creadas por esta Consti-
titucion que no crea conquistadores, sean ingleses 6
argentinos, en un campo de batalla. Las autoridades son
legitimas, si revisten las formas legales, A saber, procla-
madas, en nuestro caso, por el Congreso, que es el juez de
elecciones, juez legitimo, (viene de lex, lejis) y el Congreso
hace la ley, que adju-dica, palabra que esta cantando su
propia historic. Yo, Juez, digo, que se dB la cosa dispu-
tada a....
ZA qu6 extremes Ilevan A La Nacion sus excepciones? A
poner este caso:
((Un poder que se consider usurpado por el pueblo 6 part de el,
pretend que es legitimo.
cPueden tener uno y otro razon. En este caso no hay quien decida,
sino la fuerxa.>
Ergo: LA LIBERTAD ES LA FUERZA!
Oh 16gical Estamos vengadosl
Recomendamos a los que han de escribir un dia la his-
toria de estos tiempos borrascosos, que garden estas-decla-
raciones hechas por los prohombres y los hombres de
Estado, de un partido que se llama liberal, republican en
1879, y en defense de la revolution de 1874.
Ellas muestran el estado de la mente de estos liberta-
dores sud-americanos, que son la hablilla del mundo.





OBRAS DE SARMIENTO


Esta es la inteligencia de la Constitucion que nos rije.
Pero sigamos al oraculo de la revolution de Setiembre.
jCuando hay duda sobre la legitimidad de una election,
despues del fallo del Congreso, puede tener uno y otro par-
tido razon. Entonces no hay quien decide, sino la fuerza!
En la Verde y en Santa Rosa, la fuerza decidi6 que el
Congress tenia razon-mediante cuatro millones de fuertes
y mil hombres sacrificados. En sesenta aflos, diez revolu-
ciones, si los vencidos en diez elecciones presidenciales
consideran que tienen razon, (con cuarenta millones de deu-
das, y diez 6 veinte mil cadaveres, para decidirlo)
Pero como son catorce provincias con cuatrocientas elec-
clones de Gobernadores en sesetta afios, tendremos cuatro-
cientas diez revoluciones, con cuatrocientos millones de
fuertes y cuarenta mil vidas. Las tres de Jordan, que
dudaba de la legitimidad de la election de Urquiza, y
acaso con razon, costaron doce millones y dos mil vidas.
Igual castigo no han recibido los autores de la revolution
de Setiembre, como verse conducidos a reconocer que la
fuerza es, segun ellos, Juez Supremo de la Constitucion que
dan A la Repdblica.
Si ellos consideran que un gobiernp no es legitimo; si ellos
tienen duda de su legitimidad, no obstante lo que haya
previsto la Constitucion para evitar 6 apartar las dudas,
entonces no queda mas arbitro que la fuerza. Vencidos
en la Verde, sin embargo por el supremo arbitro, la fuerza,
apareci6 un aflo despues un Manifiesto segundo, apelando
del fallo de la fuerzal
Dirase que exajeramos al establecer la s6rie de revolu-
clones que suponemos en sesenta afios, contando con que
las costumbres electorales se mejorexi con el escarmiento.
La historic de las reptiblicas italianas de la eda-d media estk
ahi, para mostrar que son incurables por el tiempo los
vicios organicos de una Constitucion political. Pr6speras
por el comercio, la industrial y las bellas artes, las repi-
blicas de Florencia, G6nova, Pisa, Luca y otras, perecieron
por el sistema de elecciones, con apelacion a las armas de
parte del partido vencido. No habian creado un juez ina-
pelable de elecciones, que jams serfn consideradas legi-
timas por los que caen vencidos; pero una nacion para





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


vivir, para descansar, necesita que haya un Arbitro que
constituya la legitimidad del acto y termine el debate.
Creemos que el nuestro esti terminado, con las declara-
ciones de puntos en que e-ta de acuerdo con nosotros
La Nation. Eso basta para fijar la verdad. Esta es otra
Verde.
La dejamos, para que se corone de gloria entire los regni-
colas y reptiblicos modernos, estas afirmaciones suyas.
Si hay un poder que, una part del pueblo consider
usurpado en un gobierno que pretend que es legitimo, en
este caso, no hay quien decide sino la fuerza! Viva la fuerza!
Seguiremos la discussion?


LA MORAL DE (LA NACION-

(El Nacional, Enero 17 de 1879.)

Nos hacemos un deber de transcribir las doctrinas que
emite La Nacion, bajo la inspiration de los prohombres de
la revolution de Setiembre y en defense de ella, porque
tales doctrinas son el process moral de las opinions pre-
valentes en casi todas las colonies hispano-americanas, y
las que mantienen el estado de convulsion y anarquia que
arrasa medio continent, hace sesenta afios. ( Cuando se
a dice, que la moral condena el robo, el asesinato, la vio-
a lencia, el fraud, y que es hoy lo mismo que al principio
a del mundo, que el crimein, que encarna un gobierno elec-
a tor, es lo mismo hoy que antes, y es sensible que la moral
( se pierda con la experiencia, la ilustracion y el tiempo,
deben acatarse estos inauditos sofismas, esta confusion de
idean political y morales, que han producido tantos des6r-
denes.
Ni la iglesia cristiana, ni las leyes humans, han
definido, el ser electores los gobiernos, pecado, delito 6
crime.
No lo ha hecho la Inglaterra, que admitia hasta la refor-
ma de 1834 el cohecho pdblico, official, autorizado, de part
del gobierno. No lo han definido los Estados Unidos, done
el doctor Rawson vi6 al Ministro de Hacienda, estacionado
en Nueva York, segun l1, hacia tres meses, para influir en
las elecciones.





OBRAS DB SARMIENTO


No lo ha definidola Francia, donde M. Thiers declaraba
legitimo, que el emperador, a fuer de dinastia, tuviese y
presentase oficialmente listas imperiales, para la renova-
cion de la Asamblea; y hoy, bajo la Repdblica, teniendo la
Asamblea republican que discutir sobre validez de elec-
ciones, en que el Ministro de Gobierno habia oficialmente,
por circulares, recomendando candidaturas, la Asamblea,
para definir inconstitucionalidad, no delito ni crime, porque
no tenia pena, ni habia ley infringida, desidi5 que el hecho
de haber sido publicadas las listas ministeriales en carteles
blancos, que es la forma legal de trasmitir al piblico dis-
posiciones legales, constituian la inconstitucionalidad del
acto.
El crime que encarna el ser electores los gobernadores,
es de creacion criolla nuestra.
La Nacion, que tanto ignore sobre estas grandes cuestio-
nes, ha consagrado meses a predicar la doctrine moral y
legal de su invention, y nos tiene hastiado con sus Gober-
nadores electores, el mas grande crime, Ja political electoral
de un Presidente, etc.
Aun no hemos hablado nosotros sobre esta question.
Cuando lo hagamos y sin eso, el piblico, harA justicia al
hombre, que asegurando que no ha hecho political electoral
nunca y no teniendo hoy interest ni position official para
hacer valer doctrinas que favorecen otras ideas que las
suyas, expone sin embargo la verdad de lo que se sabe y
entiende a este respect.
Muy bien se ha dicho que la moral no es enfitdusis ni forma
de gobierno, en condenacion del mismo autor que A vuelta
de pigina sostiene que el robo y el asesinato son lo mismo
que el crime que encarna gobiernos electorales.
No se trata de moral, cuando se habla de principios poli-
ticos. Se habla simplemente de los medios de mantener
la libertad individual en armonia con la tranquilidad y
ierpetuacion de una sociedad humana. Esta es la ciencia
political.
Los hombres que dirigen la political, tienen mas que
nadie el deber de dirigir la opinion, segun los progress que
vaya haciendo la razon piiblica y la experiencia de las
naciones mas adelantadas, para no manttner a pueblos
pequefos y apartados del movimiento del mundo obstinados





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


en sus viejos errors. Esto viene de que en political, ni
pueblos ni individuos nacen sabiendo, pues que es material
experimental, es un arbol que crece, segun Lord Mackinson,
y esta experimentAndose el gobierno libre en Inglaterra
hace siglos, en Estado Unidos un siglo ha, y en Francia con
ochenta anios de ensayos que no acaban todavia.
Los hombres que son reputados hombres de Estado,
tienen con la posicion'que ocupan y los puestos que desem-
pefian, con su reputation y con sus afios, deberes y servi-
dumbres.
Tenia un hombre piblico argentino una gran reputation
como hombre de estado, en Europa, y sobre todo en Ingla-
terra, pues su nombre venia asociado al Gobierno argentino
por unaserie no interrumpida de altos puestos, Gobernador,
President, General en Jefe; pero cuando se supo en Ingla-
terra que este hombre de Estado habia encabezado un
motin de ejrrcito, y dado un manifesto fundado en que no se
debe obediencia a los gobiernos de hecho, precisamente bajo el
Gobierno de otro hombre de Estado argentino, que sin haber
desempefiado tantos cargos y por tanto tiempo, gozaba sin
embargo en Europa y ambas Am6ricas, reputation por lo
menos igual, los ingleses, americanos y franceses, se que-
daron abismados y volvi6 en todas parties i. los Animos el
desencanto de esta, pobre Am6rica, de que la Repdblica
Argentina no se distinguia, despues de cuarenta afios de
revoluciones, y veinte de paz constitutional aparente. De
aquel hombre de MEtado, caido a la condition de revolucio-
nario vulgar, exclam6 la opinion del mundo, el hist6rico:
TU QUOQUEl
Qu6 quedaba yal Oigan este juicio de todos los que
regresan de Europa, de todos los ingleses de aqui. Y
decimos los ingleses, porque ellos mas que otros tienen
encarnado el sentimiento del gobierno libre y pacifico.
Es deplorable en el escritor que combatimos el hAbito de
sintetizar sus propias impresiones en frases y aserciones,
que atribuye (como dichas) a su contender, aun poniendolas
entire comillas, 6 en letra bastardilla. Esa es una falsifica-
cion de aquellas que la ley castiga.
Asi nos hace decir: ((Virasoro, fud un ,drtir, victim de sus
asesinos, y Aberastain un asesino bien muertohb
Esto es simplemente atroz. Aberastain. se hallaba en





OHKRAJ I)IC SARMIENTO


Mendoza, cuando muri6 Virasoro en un combat de una
hora, con hombres que no eran asesinos, palabra usada en
un document pdblico de entonces, y de que protest el
senior Sarmiento, como usada indebidamente.
Si 61 la empleara en el sentido laxo y familiar en que
aun la usan abogados de nota, que olvidan en political sus
lecciones de derecho, diriamos que Aberastain fu6 asesinado,
no que muri6 mArtir de la intervention de don Juan Saa,
nombrado interventor por el Presidente Derqui, en asocio
del General don Bartolomb Mitre, (este sin sus Ministros),
habiendose trasladado al ParanA para poner termino A los
conflicts de San Juan.
La intervention acordada la componian SaA, interventor,
La Fuente, secretario'intimo de Mitre y puesto al servicio
de SaA, el Coronel Paunero, que debia mandar las fuer-
zas, y el Coronel Conesa, que debia ser jefe de Estado
Mayor.
La intervention se hacia no requerida, en virtud del sin
ella, del articulo 60 de la Constitucion antigua de la Confe-
deracion, aun no puesta en prActica la reformada. El
Gobierno de Buenos Aires concurri6 como aliado, como
part contratante de un tratado de union en via de ejecu-
cion, sin lo cual no se explicaria su presencia en el Parana
tratAndose de cosas de San Juan.
El mandar secretario intimo y Coroneles de confianza del
Gobierno de Buenos Aires y de la plan military propia, era
unagarantia de que no se usaria violencta, pues Aberastain
no era responsible del hecho que habia perturbado la paz
de la Confederacion; pero el Interventor siguiendo sus pro-
pios instintQs, se deshizo en Mendoza de las cugas mal ajusta-
das, que le habian puesto, y todo el personal de la intervention
se apret6 el gorro, como se decia entonces, y vino A tirar la
rienda i Buenos Aires, dejando en las astas del toro A
Aberastainy al pueblo de San Juan, que fu6 ei su parte
joven exterminado A lanza seca.
Fu6 pues, un mal negociado,-intentado con buena inten-
cion sin duda, pero realizado por consejeros inespertos y
manos inhAbiles 6 perversas.
Ahora, cumple desmentir rumors que el tiempo y la
ignorancia de los sucesos acreditan.
Siendo Ministros del Gobernador Mitre los sefiores Elizadde





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESYIOS


y Sarmiento, vino una miiion del Gobernador Aberastain,
solicitando auxilios de este gobierno. No fu6 recibida
oficialmente dicha comision, porque estando Buenos Aires
ligado a la Confederacion por un tratado, no podia entablar
relaciones con gobiernos de provincias, cualquiera que fue-
sen las simpatias que los ligasen.
Esta political fu6 adoptada, resolviendose que el Gober-
nador fuese al Parana, a interponer sus buenos *oficios,
de donde salid la fatal intervention, armada y no reque-
rida.
Debiendo regresar la comision y habiendo agotado sus
fondos, el Ministro del Interior, senior Sarmiento, expuso el
caso al Gobernador inferino don Manuel Ocampo y Ministro
de Hacienda doctor Elizalde, y adhiriendo todos tres a la
political de no intervention, no se crey6 oportuno darle ese
socorro, por cuya razon el senior Sarmiento di6 de su bolsillo
treinta onzas de oro, en cambio de un pagar6 personal de
uno de los comisionados, pagare que afios despues y muerto
en la. guerra al servicio del Gobierno el firmante, remiti6 al
General Mitre en prueba de que no habia como se hacia
valer, enviado dos mil onzas de oro del tesoro de Buenos
Aires, al Gobierno de San Juan. (i)
Cuando se hubo nombrado la intervention, -acto que
desaprobaba el se~ir Sarmiento en su fuero privado, por
indtil contra hombres como el doctor Aberastain, segun
consta de escritos de la 6poc.a, escribid al interventor Saa,
al secretario Lafuente, y por medio de 6ste al doctor Abe-
rastain, aconsejdndole a este no resistiese a la intervention, pues
componiendose originalmente de Saa, La Fuente, Paunero
y;Conesa, no habia de temer de ella.
La dispersion y desacuerdo de interventores se oper6 en
Mendoza; y entire fugarse el personal nuestro de la inter-
vencion y la invasion a San Juan, por Saa y Nazar, pasaron
quince dias; pues la felonia se hizo contando que ni el Pre-
sidente, ni el Gobernador de Buenos Aires tendrian tiempo
para evitar el desastre, dando contra 6rdenes. No habia
telegrafo.

(1) En el Tomo en que publicaremos la vida de Aberastain, hallard el lector
el document otorgado por D. Regulo Martinez, dando testimonio de estos
hechos. (N. del-E.)





62 OBRAS DE SARMIENTO

La carta al doctor Aberastain, aconsejkndole no resistir
debe haber pasado por manos del senior La Fuente, abierta
6 sino constarle que iba una carta, y esta hallarse entire los
papeles de la familiar del doctor Aberastain, que puede
publicarla.
Esta fu6, nos consta, la conduct de un hombre de
gobierno, cuando tiene la responsabilidad de sus actos;
y los sefiores'Mitre, Ocampo y Elizalde, pueden de ello dar
testimonio.
Si quien describe La Nacion no confundiese las situaciones,
haci6ndonos miembros de la Confederacion antes de Pavon,
para dar aires de revolution A los hechos perfectamente
constitucionales, 6 anteriores A toda constitution, es decir,
durante esas 6pocas de transition que preceden y preparan
la organization de los pueblos, no llamaria dietdmenes no
seguidos a ideas privadas y escritos de circunstancias.
Seria larga historic definir la situation de Virasoro en
San Juan. Uno de los errors con que se quiso enderezar
otros errors, Benavides, con veinte y seis afios de gobierno
con Rosas, fu6 prorrogado (el anico en toda la Repdblica)
por un decreto fechado en Buenos Aires, en Agosto 16 de
1852, mandando disolver la Legislatura que lo habia de-
puesto.
Virasoro, con una banda de hermanos y militares corren-
tinos, fu6 mandado a parar las conseouencias de aquella
exclusion de San Juan del cambio obrado en Caseros. La
lucha duvaba ocho afios, para hacer entrar a San Juan,
en las condiciones que Caseros aseguraba A las Pro-
vincias.
Reunida la Convencion Nacional para revisar la Constitu-
cion en Santa Fe, la representation de San Juan no fu6
admitida, A fin de demostrar que la Convencion no reconocia
ese gobierno. (VWase Taine sobre la material ) Una autoridad
Suprema Nacional, incluso Buenos Aires, en uso de su
facultad de reconocer la legitimidad de los Gobiernos que
les mandan Representantes 6 Delegados, puso fuera de las
condiciones regulars el Gobierno de Virasoro.
Una proclama del Presidente Derqui y el Capitan General
Urquiza, reunidos en el Uruguay, condenaron la conduct
de Virasoro.
La opinion pdblica de toda la Repdblica, las declaracio





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


nes condenacion de los sesenta Convencionales que volvie-
ron a sus Provincias, los de Buenos Aires como los de las
otras, autores del rechazo de la delegation de San Juan
prepararon la catastrofe sangrienta de San Juan, que
se anticip6 A toda prevision; pero que contaba hasta con la
sancion legal de la Convencion, desconociendo la autoridad
de aquel alquilon, no obstante que no se hiciere en
forma.
Lo que mat6 A Alberastain, como tantos actos que dege-
neran de su objeto, fu6 la intervention armada indtil, no
requerida y absurda, siendo el doctor Aberastain, Gober-
nador, el hombre mas justificado, menos guerrero y mas
digno de respeto, confiada aquella A un bArbaro apenas
salido de las tolderias de los indios, contando con que
contendrian sus instintos, los acompafiantes, que como se
vi6, no pudieron 6 no supieron Ilenar sus deberes, constan-
donos por carta del senior La Fuente, que era el inico que
mostr6 la entereza necesaria.
Para verdades el tiempol Recomendamos A La Nacion
que respete la historic, y que por inculparnos, no haga de
Buenos Aires, antes de Pavon, Provincia de la Confedera-
cion, y al mismo tiempo defensora de San Juan:

LA CIRCULAR AUTONOMISTA

(El Nacional, Enero 21 de 1879.)

Corre impresa .la que provocaron dos declaraciones,
la una negando la otra, que hicieron algunos desmem-
brados del centro de accion constituido por general asen-
timiento, para hacer su juego' aparte.
Habiamos otra vez deplorado no tanto estas desvia-
ciones y subdivisions, como la falta de discipline y
tolerancia reciprocas en los partidos.
Un partido tendrA siempre su centro, )su derecha y su.
izquierda, es decir, sus extremes mas pronunciados en.
color, que los que forman la generalidad.
La circular de los autonomistas disidentes, aunque nega-
da despues, ha traido un gran bien, y es poner en camino-
al Comit6 autonomista constituido, de hacer su profesion,





64 o(01HAS DB SARMIENTO

de fe, en cuanto a la ingerencia de Jueces de Paz y Coman-
dantes de Campafia en material de elecciones.
Diarios que han levantado bandera negra contra
gobernadores electores, se dieron por muy satisfechos, al
dia siguiente de mostrarse elector un club, cuando al reco-
nocerlo y pedirle santo y sefia, les dieron al oldo la consa-
bida pasavante, conciliacionI
Desde ese moment, no se habl6 mas de jueces de paz
ni comandantes electores. 'Oh! poder magico de una,
palabral
Al Contrario, parece que hubiera servido de modelo para
la formacion de un comit6 electoral, exhibiendo desde las
alturas de Moron, ante la Repdblica estupefacta, un insi-
nuado candidate A la presidencia, presentado por unos
como jueces de paz, escoltado por algunos como coman-
dantes de campafia, de mas grueso calibre, todos de una
mera, extrema izquieroda iacionalista, sin visos ni reflejos
de conciliacion.
Brillaban por su ausencra los ministros que hacen el
pendant de la conciliaqion; pues done hay con, se entiende
que hay dos objetos unidos, como en con-sentir y con-venir,
con-ciliacion, com-padre.
Ninguno de los autonomistas que tienen todavia cando-
rosamente un extreme del cable de la conciliacion, com'o
el General Gainza 6 D. Ricardo Lavalle, figuraba alli. La
exhibition de Moron era roja pura, sin embozos de conci-
liacion con autonoristas, ni aun con conciliados.
La levantada en los escudos de Morod, parecia indicar
la ruptura de toda conciliacion, y salvo el protagonista,
todos, concurrentes y sostenedores, eran un da capo A las
cosas como se hallaban antes de la conciliacion.
Los diarios de aquella persuacion, parece que retrocedie-
ron ante tanta trasparencia. Todavia les queda cierto pu-
dorcillo conciliador. Pareci6les en extreme rojo lo de
Moron; y han iiftentado atenuarlo a fuerza de silencio. Por
poco no han puesto en los diarios un aviso declarando que
el almuerzo de Moron fu6 una invention de los pavos, que
temieron ser alli trufados.
Pero si se puede near una circular mal inspirada, no se
puede negar un banquet politico, a que fueron invitados
.exclusivamente la encarnacion viva de los indultados, que





LOS DERFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


sin las telaraflas de la conciliacion, se presentaron al pais,
mostrando su personal en lo que tiene de mas acentuado.
El Comit6 autonomista verdadero, en presencia de tales
manifestaciones de un rojo subido, sin atenuacion la una,
y la otra de un circulo separado de su seno, que pide gracia
i los que no la convidaron & Moron siquiera para que la
conciliacion estuviese en la mosqueteria, ha debido decir
una palabra sobre la ingerencia de los jueces de paz y
comandantes de campaia en las elecciones de Buenos Ai-
res, y las de los dos ministros nacionalas como jueces de
paz de laNacion, y las grandes y viejas espadas ostentadas
en Moron, como comandantes de campafia en las elecciones
generals de la Repiiblica.
A unos y otros ha dicho, que as su prop6sito y su deseo que
conserven su autoridad moral, no constituyendose agents
electorales de los partidos.
La Repdblica, esta cansada en efecto, acaso avergonzada
de ser, despues de tantas desgracias, manejada por jueces
de paz, ministros y grandes espadas.
La Nacion, en un arraque de despecho, ha dicho que en
Buenos Aires nunca ha habido elecciones libres, y la cir-
cular negada y paliada, como el banquet de Moron, dejan
traslucir que muchos son de opinion de La Nacion.
Buenos Aires debe a las provincias una muestra de la
libertad de que sus diaries blasonan. Elija pues, Buenos
Aires sus gobiernos, sus diputados. Hasta ahora, hay la
creencia de que son los jueces de paz y comandantes de
campafia, los ministros y las grandes espadas, los que le
ahorra tanta molestia.
Si6ntese por todas parties el desconcierto que estos sinto-
mas alarmantes causan; y el silencio de la Repdblica sobre
candidates, estA mostrando la universal desconfianza que
inspiran los resorts que ya ven puestos en ejercicio.
Vergiienza nuestra es que la Prusia a la Alemania, que
habiamos dado en career despotizadas, al entrar en el siste-
ma electoral, elijan Diputados segunlaspredilecciones de
cada uno, y nosotros los libres, tengamos que preguntar
quien es el juez de paz 6 el comandante, para saber de
antemano quien va A ser electo.
Esta burla va a cesar, al decir de la reaction, en una na-
ToMo XL.-5





66 OBKAS DE SARMIENTO

cion conciliada y libre, y las elecciones de Presidente van A
ser libres en toda la extension de laRepltblica. Lejos noso-
tros de hacer al repetirlo una amenaza de perturbacion y
de resistencias, queremos trazar desde ahora nuestro plan
de campafia electoral principiando por Buenos Aires.
Damos porsentado que los jueces de paz nombrados son
personas honorables. En esto estan todos conformes.
Les concedemos que tengan predilecciones political,
como todo buen, ciudadano.
Pero es incompatible con el honor, ser Juez de Paz y
agent de partido. En paises bien gobernados, los miem-
bros que componen las mesas, son elegidos entire ciudada-
nos, que no sean promotores de listas; selectmen, hombres
buenos; y a ese titulo, la policia que guard el orden vota,
el ej6rcito vota, A fuer de ciudadanos.
Los Jueces de Paz, guardaran, pues, el orden en las
mesas. Nada mas que el orden, y en ese punt deben ser
inflexibles, y para ser inflexibles en el uso de la fuerza, es
precise tener la conciencia limpia, pues la autoridad que lo
usara para su propio negocio, seria responsible de la
mas pequelfa violencia que se cometiere. Entonces hay
crime,
Es precise que acabe el habito adquirido de las batallas
electorales. Si las autoridades no deben- traicionar su
mandate, los electores no deben provocarlas con sus des-
manes. No somos una sociedad de lobos; y muchos creen
que en material de elecciones, lo somos de tramposos 6 de
cuchilleros.
El partido autonomista, en su circular, ha empefiado su
honra y su porvenir. Juego limpio, con Jueces de Paz
honorables.
No ha de haber violencia ni fraud.
Que cada ciudadano se persuade de ello. Y no hay paisa-
no en toda la extension de la Repdblica, que no sea sus-
ceptible de un sentimiento honrado, y de hacer respetar su
opinion y su voluntad, con solo tenerla y manifestarla.
, El club autonomista, disidente, 6 conciliador, como quiera
llamarse, ha retrocedido honorablemente, de una mala ins-
piracion; ante la mejor opinion que el pais muestra de su
libertad de accion.
Esperamos que el ensayo de Moron,ostentando ministros





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


y espadas, para prestigiar una candidatura sin conciliacion,
deponga sus aires de poder official.

DECLARACIONES DE PRINCIPIOS ADMINISTRATIVOS

(El Nacional, Enero 1S de 1879.)

Nuestro editorial de ayer, estaba en manos de los cajis-
tas, como se concibe, y escrito del dia anterior, cuando
apareci6 la declaraciQn que el senior Gobernador hace de
la position que asumira en las elecciones.
El Consejo Directivo autonomista, habia tambien tornado
resoluciones anteriores y publicAdolas antes, en el mismo
sentido.
Nos hacemos un deber de ponerlas todas tres en paran-
gon, para mostrar que la verdad de las instituciones hace
camino, tanto entire los gobernados como en los que
gobiernan.
Decia la circular:
((Este Comit6 desea, por el contrario, que los Jueces de
Paz y Comandantes militares, que reconoce por personas
honorables, conserve las consideraciones y el prestigio
moral que solo pueden asegurar en las elecciones, el res-
peto a su autoridad, sin cuyo requisite aun los actos mas
justificados serian mirados como abuses en servicio de un
partido, y como obstaculo A la libre expression de la volun-
tad del pueblo en los comicios electorales, que deben ser
para todos una garantia de verdad y seguridad, y no una
agencia de partido, lo que declaramos para los fines con-
siguientes.)
Decia El Naional:
(Damos por sentado que los Jueces de Paz nombrados
son personas honorables. En esto estAn todos conformes.
((Les concedemos que tengan predilecciones political,
como todo buen ciudadano.
((Pero es incompatible con el honor, ser Juez de Paz y
agent de partido.
((Los Jueces de Paz, guardarin, pues, el orden en las
mesas. Nada mas que elorden, y en ese punto deben ser
inflexibles, y para ser inflexibles en el uso de la fuerza,
es precise tener la conciencia limpia, pues la autoridad





OBRAS DE SARMIENTO


que la usara para su propio negocio, seria responsible de
la mas pequefia violencia que se cometiere. Entonces hay
crimen-.)
La declaracion del senior Gobernador, la han motivado
las diversas apreciaciones que se hicieron del espiritu que
lo habia guiado al nombrar Jueces de Paz.
La Nacion fu6 la primera en levantar el grito, diciendo
que ni en los tiempos de guerra se habia hecho una
election mas parcial.
El National encontr6 que era buena, por cuanto lo for-
maban, al decir de todas, hombres honorables, aunque
fuesen de un color politico, lo que se les reprochaba.
Mas tarde, una mal meditada circular se atribuy6 la
election de los jueces, lo que no habria sido vituperable,
si era cierto; pero lo era el pedirles que se pusieran en
contact con ellos.
La Nacion, siguiendo su tema de los gobiernos electores,
us6 palabras muy duras contra los firmantes; pero al dia
siguiente, encontr6 atenuaciones conciliantes.
El Nacional estableci6 principios, reprobando el acto. El
club autonomista hizo su declaracion tambien, en t6rminos
mas formales. S. E. el senior Gobernador, ha credo deber
hacer las declaraciones que han visto la luz pdblica, y
que aplaudimos en cuanto a la conduct que guardarh en
las elecciones.
Es un paso inmenso, dado en el buen ejercicio de los
poderes puiblicos; pero esta parte no pertenece A la con-
ciliacion. Funcionarios pdblicos que no habian oido este
nombre de partidos politicos, habian ya practicado seve-
ramente lo que su deber, y las leyes les imponen, y es
asegurar la libertad de las elecciones.
((El senior Gobernador declare, que si la lucha electoral
Sviniese, el Gobernador repite-que justicia serA hecha 'sin
excepcion, que habrA para todos libertad y pureza en el
( sufragio, y que los empleados mismos son libres de usar,
( sin temor alguno, de sus derechos de ciudadanos, con tal
a que no pretendan aprovechar en su favor de los medios
Soficiales.)
No se nos negar& que aun no contando con los medios
oficiales, en el gobierno provincial 6 national, hemos abo-
gado siempre por estas franquicias para todos.





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


No sabemos si los que sostienen la exclusion de los
gobiernos electores, aceptan que los empleados de los go-
biernos electores voten tambien. Si lo aceptan, con
quienes se sustituiran al pueblo en la election?
Pero no se trata ahora de esas nimiedades, como no se
trata de las atenuaciones de la circular malhadada.
Si La Nacion cree haber sido feliz en su guerra a los
gobiernos electores, debe congratularse de haber -excitado
la delicadeza del sefor Gobernador de Buenos Aires, &
hacer la solemne declaracion que ha hecho, de no ser
gobierno elector. No se puede alegar este triunfo contra
nosotros, ni aun contra los autonomistas, pues la declara-
cion coincide, verbatim, con nuestras anteriores manifesta-
ciones.
Hacer solo la declaracion, es en si un gran paso; pues
los electores mismos, el pueblo, creia hasta ahora, como
lo mostr6 una circular, que con el cielo hay siempre medios de
arreglo. No insistiremos en este punto, para pasar a otro que
nos atafie y en que diferimos de opinions con el senior
Gobernador, aunque reconozcamos legitima la declaration
que hace de las suyas.
Al leer el comienzo de la frase: ((Pero si & despecho del
buen sentido, la lucha viniese, el Gobernador repite que
justicia sera hecha,) etc., esthbamos a punto de sustituirle
el verdadero y constitutional sentido; y es este: a(Si de
acuerdo con los fundamentos de la Constitucion de todos
los paises libres, aun monarquicos, tuviesen lugar elecciones
reales, el Gobernador repite que habra para todos libertad
y pureza de sufragio.*
Una frase vulgar, la lucha, se ha sustituido i la frase
constitutional,' que reconoce voluntades y opiniones diver-
sas en los pueblos, las que se manifiestan en las elecciones
de magistrados.
Esta no es la lucha, frase vulgar que se refiere a luchadores,
A fuerza, y huele a violencia.
Si lucha son las elecciones libres, sin amafios, sin susti-
tuirse el pensamiento ageno, con la renuncia pr6via de
toda voluntad propia, la lucha es lo que la Constitucion
pide para establecer la mayoria, y entonces la palabra
lucha es santa, por cuanto es el ejercicio del ilnico derecho
que el pueblo no ha delegado; y le piden ahora que lo





OBRAS DI SARMIBNTO


delegue tambien en sus gobernantes, pues que el prop6sito
de suprimir la lucha, viene de gobernantes.
No siendo nosotros partidarios de la conciliacion, como
political aplicada a las elecciones, si triunfa la idea opuesta
no podemos ir a la luch'a, es decir a las elecciones, a hacer
el papel de r6prolos y de insensatos. No somos turbulentos,
que pretenden poner en jaque a los poderes legales. Todo
lo contrario; pero no somos conciliadores, ni conciliados, lo
que excluye la libertad, sin asegurar el orden que hosotros
respetamos, hasta el exceso, como nos lo han echado en
cara.
Una election mixta, que se propone como El Dorado de
las elecciones, anula la libertad y las mayorias de las
Camaras; y cuando el funcionario que ha de nombrarse es
iinico, siendo impossible que 61 la uniform despues (asi
son los partidos) saldra, no un funcionario mixto, sino una
entidad extrafia. 'Habran renunciado ambos a su derecho
de elegir.
Pero aun asi, la practice esti diariamente desmintiendo
]a ilusoria conciliacion de los animos para concurrir al
mismo fin.
Hay en Buenos Aires:
Una fraccion del partido national, que esta por la con-
ciliacion, si los otros partidos subscriben a sus prop6sitos.
Mu6strase otra, segun las revelaciones de La Nacion, que
difiere sustancialmente de la parte director. Esta iltima
le quita al diablo para ponerle al Gobernador de Buenos
Aires y al Presidente, autores y sostenedores de la concilia-
cion, siendo todos conciliadores.
Hubo un banquet politico en Moron, con infulas de
expression de opinion sobre candidate presidential, al que
no asisti6, por no haberlo invitado, 6 por escusarse, ningun
conciliado, acentuandose por el contrario el color mas subido
verde, sea dicho sin ofensa de nadie, no obstantepromoverlo
los heroes de la conciliacion en Corrientes.
Una fraccion del partido autonomista conciliado se ha
separado del grueso del Partido Autonomista y levantado
una bandera aparte, que dice ser de conciliacion.
Una fraccion del partido autonoinista constituido en
las formas usuales y que los diaries conciliadores Ilaman
republican, aunque no se ha separado solemnemente,





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


como los disidentes autonomistas, esta tachada de tener
opinions aparte.
Alguna fraccion de opinion conciliada, pero en el fondo,
excluida de la Coneiliaion ofioial, indica la candidatura de
Roca, que no se tiene por conciliadora.
Alguna otra, con 6rganos en la prensa, indica la candi-
datura Irigoyen, que sus adversaries declaran ser la nega-
cion de la conciliacion.
Los nacionalistas conciliadores, recibirAn luego los pode-
res otorgados al senior Orofio, representante de los nacio-
nalistas conciliadores de Santa Fe.
Don Rufino Elizalde sera el representante de Tucuman,
en una asamblea de delegados, para saber lo que la Repd-
blica desea, extrafiando algunos no lo haya sido el senior
Sarmiento, que fu6 una vez nombrado Diputado, y que
cuando se inaugur6 el ferro-carril, fu6 recibido en la esta-
cion por diez mil tucumanos, que desde las campafias
habian venido A darle la bienvenida. Ya es facil inferir
como harAn hablar a Tucuman y a Santa Fe sus represen-
tantes conciliadores.
No entramos en mas detalles, para mostrar el estado de
la conciliacion pregonada desde las sillas curules de c6n-
sules y proc6nsules. Omitimos decir que hay una otra
fraccion de los argentinos, que se llama tambien pueblo,
que menea la cabeza, como si no creyera en todas estas
conciliaciones y se guardara su opinion, de miedo de la
conciliacion qu'e como el fanatismo, el patriotism exalta-
do, la religion, pueden imponer miedo a los que sean obje-
to de sus iras 6 de su espiritu nivelador,-todos cortados
por una tijera, 6 la muerte, 6 un epiteto difamante.
La igualdad, la fraternidad, y la libertad, como divisa, fueron
el terror de la Francia, 6 impidieron que la Repdblica pu-
diese fundarse, porque para el pueblo, Repdblica y guillo-
tina eran sin6nimos.
Nuesti'o objeto es mostrar solo en la exposicion de las
diversas fracciones de opinion que existen, bajo el Imperio
de la conciliacion, que quiere suprimir la lucha, es decir,
la expontaneidad de las elecciones, que la poblacion elec-
toral de la Provincia de Buenos Aires esta dividida en
cinco 6 seis fracciones irreconciliables, autonomistas contra
autonomistas, nacionalistas contra nacionalistas, concilia-





OBRAS DE SARMIENTO


does verdes, y conciliadores rojos, y ademas grande
fracciones que no son ni de los unos ni de los otros.
Las provincias nada han dicho de conciliacion, sino en
Corrientes, harto conciliada, y en Entre Rios, amenazada
de conciliacion Guarumba, sin contar que a Santa Fe le
ofrecen la del senior Orofio.
La conciliacion proclama en principio la ilegitimidad
de los gobiernos electores, guardandose de designarlos,
aunque se entrevea, a mas de aquellos, los de C6rdoba,
Santiago, San Juan y otros, que segun vaya el asunto,
seran agregados a las listas de proscripcion concilla-
dora.
Antes era la poblacion nacionalista 6 provincialista, cru-
dos 6 cocidos, alsinistas 6 mitristas, pero en fin, cada uno
sabia donde pararse. Gracias at la conciliacion hay siete
fracciones conciliadoras, crudos 6 conciliadores crudos,
verdes conciliadores, y conciliadores rojos 6 fritos, y de
conciliadores de ningun color porque 6 se fastidian, 6 son
lobos con piel de cordero y se les v6 la oreja.
El senior Gobernador empefiandose en conciliar lo incon-
ciliable, tiene que gobernar una familiar harto desunida;
y debe contentarse con que la fiesta se lenga en paz, en la
lucha constitucional, que ese es su oficio. Eso de hacer
the happy family, la familiar feliz, de un gato, una laucha, un
perro, una gallina y un lobo, viviendo en Santa paz en una
jaula, es empresa reservada a Barnum, que lo consigui6 y
pedia cincuenta centavos de entrada por verlo.
Podemos decir esto de la conciliacion, que no es obra del
senior Gobernador, como sistema; y que puede dar a la
Repiblica un candidate segun la conciliacion de mas
arriba, y otro candidate segun la conciliacion de mas abajo;
y la LUCHA!

ATROCIDADES DE UN PARTIDO

(El Nacional, Enero 24 de 1879.)

Con mal reprimida indignacion, nos han sefialado la
explotacion indigna que un partido politico pretend hacer,
de crimenes ordinaries por graves que sean, ocurridos en el
Entre Rios, como un medio de escarnecer al senior Febre,





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


y por atingencia al General Ayala, sin otro motive que
haber acaecido en las campafas del Entre Rios el asesinato
de tres italianos.
Es una vergiienza que diaries escritos por gente ilustrada,
hagan tales asociaciones.
4Iremos a enumerar la series de delitos atroces que riva-
lizan con el de Troppmann, en nuestras campafas, y de
diaria ocurrencia en la ciudad de Buenos Aires misma, 6
imputArselos al doctor Tejedor 6 al seflor Caseros, como
cdmplices 6 encubridores de tantos delitos? Iremos k
registrar la historic de los jefes y oficiales del ej6rcito, en
busca de crimenes a que de algun modo se asocie su
nombre, segun que pertenezcan A este 6 el otro partido?
Hasta donde levan la sana 6 zapa, que todo es uno,
estos demoledores que cubrriian de oprobio su propio pais,
ante el extranjero, a trueque de suscitar prevenciones y
reucores contra gobiernos electores, segun que les convenga
darles este titulo para suplantarnos si pudieran?
La criminalidad en nuestro pals toma a veces proporcio-
nes deplorables, pero es en Buenos Aires, donde con mayor
recrudescencia se desenvuelve esta especie de enfermedad
end6mica.
No son los nacionales los que mas casos ni mas atroces
subministran, por ser tan considerable la poblacion extran-
jera. N6tese que los ataques contra la vida, ocurren casi
siempre entire los individuos de una misma nacionalidad, a
causa de que su contact diario es mas frecuente y de ahi
proceden sus querellas.
Puede la estadistica criminal sefialar la proporcion entire
el nimero de criminals y las procedencias de los indivi-
duos que lo cometen; lo que acusaria una predisposicion
especial 6.acaso la proporcion en que se hallan con los
demas habitantes.
Cuando los agents europeos senalen el nimero de los de
su nacion, victims de crimenes, de pedirles seria el medio
de que sus nacionales mismos no log cometan, pues yendo
a los process, se encuentra que los delincuentes son de
todas naciones, y casi siempre de la misma nacionalidad
que su victim.
Ya se ha dicho que una excesiva lenidad de los jueces
en aplicar la dltima pena, 6 la prolongacion iindefinida de





OBRAS DE SARMIENTO


las causes, 6 la despoblacion en las campafias donde'tales
delitos ocurren, hace moroso el despacho, por falta de prue-
bas suficientes. Algo contribute a aumentar la crimina-
lidad entire nosotros la persecution inexorable que encuen-
tran en la Banda Oriental, con lo que tenemos una emi-
gracion de criminals a esta banda; y como no hay oficinas
de inspection moral, al recibir lo que de todas parties viene,
no es de extrafiar que entire el buen grano se introduzca
la zizafia.
En las provincias, en general, los crimenes son menos
frecuentes por ser menos mezclada la poblacion, vivir mas
fijos los habitantes, y tener los hombres menos incentives
que en las grandes aglomeraciones, que exiten sus pa-
siones.
En el Entre Rios, los actos criminals son menos frecuen-
tes, por las causes indicadas; y acaso uno atroz, que ocurre
de tarde en tarde, conmueve mas los Animos que los dos-
cientos que ocurren entire nosotros, y A cuya frecuencia
estamos habituados.
Debe decirse, sin embargo, que la policia es cada vez mas
eficaz, pues que los diaries vienen llenos de avisos de gran-
des criminals escapados A la justicia, y que al fin caen en
sus manos.
Pero la criminalidad ordinaria, no tiene que ver con la
political, a no ser que de la indulgencia con los grandes cri-
minales como tJordan y otros, result. un aflojamiento
moral, que alcanza A las classes comunes.
Acaban de indultar en Francia A 2500deportados, despues
de siete afios de purgar su crime!
Desearamos que los diaries politicos se abstuviesen de la
explotacion que hacen de incidents, comoel de los asesina-
tos de los alrededores de Concordia, queri6ti(olo hacer
servir para sus prop6sitos de difamacion. costara A sus
oponentes imitar su ejemplo, cuando no sea mas que por
honor de nuestro pueblo, y por no dar margen A los juicios
desfavorables que en Europa se forman, tomando por texto
nuestros diaries mismos.
Chile estA hoy plagado de bandas da- salteadores,
que asedian casi las ciudades, y esta forma de crime,
comun A M6jico y otros puntos, no ha aparecido en nuestro
pais y menos en las provincias.





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


Los paises que habian abolido la pena de muerte, cedien-
do a sentimientos de filantropia, vuelven sobre sus pasos,
aleccionados por la expefiencia. ya que las penitenciarias
no han producido en correccion todo lo que de ellas se
esperaba. En Chile se ha restablecido la pena de azotes
para las raterias y otros delitos, y como lo hemos dicho
antes, en la Banda Oriental se persigue sin tregua a los
criminals.
Hagamos otro tanto, si se quiere; pero dejemos en paz A
hombres honorables, como el General Ayala y Febre, entre-
gados al primer deslenguado que describe una correspon-
dencia an6nima, para servir a la sevicia y maldad de otros
desvergonzados.

EL MANIFIESTO NACIONALISTA

(El Nacional, Enero 26 de 1879.)

Sin la displicencia con que unos partidos recib'en las
declaraciones de los otrbs, harianos un studio compa-
rativo de las varias manitestaciones que, segun las emer-
gencias, viene dando hace cuatro afios el partido nacio-
nalista.
Encontrariamos en ella la historic de sus prop6sitos, la
prueba de-sus errors, y acaso sefiales visible de progress
en las ideas.
En todos campea no obstante el alarde de principios, y
la habilidad con que se las hace servir a los prop6sitos del
moment.
Va trecho, sin embargo, del manifiesto muy arreglado A
principios por supuesto, sobre los derechos del pueblo con
los gobiernos de hecho, & las pacificas declaraciones del
manifesto que tenemos A la vista, y que reducimos A su
mas concrete expression, para conocimiento de nuestros
lectores. Resdmese los siguientes prop6sitos:
la Adoptar por punto de partida las tradiciones hist6ricas
del gran partido de la libertad argentina.
2a Levantar como bandera el libre sufragio.
3a Perseverar en la political de conciliacion proclamada.
40 Mantener la lucha electoral en el terreno pacifico del
derecho, ya sea provincial, ya sea national, suprimi6ndola





OBRAS DE SARMIENTO


si fuese possible, por el acuerdo de los partidos, y en todo
caso regularitzndola para garantir el voto pdblico y la tran-
quilidad comun.
50 Mantener viva la resistencia -y la protest civica, por
medio de la opinion, energicamente pronunciada, contra
toda ilegitima accion official que interrumpa el mecanismo
electoral, y propender & que el pueblo ejerza su derecho
electoral en complete libeftad.
No pecan de desperdiciados los que se hacen para si pa-
trimonio exclusive de las tradiciones hist6ricas del gran
partido de la libertad. Y a sus adversaries, qu6 les dejan?
A nosotros A f6, pueden darnos lo que en su munificencia
les plaza.
Sabemos de muchos en que escondite encontraron las
tradiciones susodichas, y desde cuando empezaron A reves-
tirse con aquellas plumas.
Lo que es nosotros, no les hemos de disputar las tradi-
clones, bastandonos nuestro trabajo propio y largo esfuerzo
para ITegar A las fuentes, y-seguir los movimientos del
pensamiento en nuestro siglo.
Si las tradiciones que se apropian son las que han
seguido en estos dltimos afios y producido los manifiestos
y los hechos anteriores, guArdense para si solo sus tra-
diciones.
Diriamosle lo mismo, al perseverar en la conciliacion
proclamada por el Presidente y el Gobernador.
Partidos que vienen de afios atrAs vencidos, que por sus
propios errors quedan reducidos A una plana mayor y A
una oligarqula, necesitan adherirse & algun otro partido
con vida, para injertarse A su tronco. La couciliacion es
pues, question de vida 6 muerte. O'Conell con su causa
irlandesa de cat6licos, terciaba en todas las cuestiones del
Parlamento. Hoy vemos producirse el mismo hecho, y
apenas se forma una minoria 6 un gobernante duda de
sus propias fuerzas, la cola nacionalista (es decir, la que
fu6 cabeza) se adhiere y la fisonomia d(e las cosas cambia.
Por poco no nos sentimos ya nacionalistas, envueltos en la
nube de polvo que ha levantado el manifesto gubernativo.
No abandonar.Apues, esta faccion su Ancora de salvamento,
que es la conciliacion, es decir, la facultad de asirse A la





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS 77

punta del cable que le alargan para que no se lo trague el
abismo.
Contra la pr6dica revolucionaria, antes y despues de ir 9
las vias de hecho, y hasta ayer no mas, en su 6rgano mas
autorizado, el manifiesto IV ofrece: amantener la lucha
electoral en el terreno del derecho, y si resistencia y pro-
testa ha de haber, como de costumbre, sera, civic aquella,
aunque en6rgica, renunciando en esta parte a las tradicio-
nes y a sus practices y doctrinas hasta ayer no mas. La
desusada exhibition de espadas que se hacen en Comit6s y
reuniones y aun en Convenciones, es cuando mas en el
sentido civico, y como reminiscencia. Mucho caminohemos
andado, en efecto, para que sea otro el objeto de este alarde,
porque alarde intentional hay en ello.
El empefio de suprimir la lucha electoral, seria el colmo
de la felicidad de un partido que se pegara a otro para
vivir, por la conciliacion, lo que probaria que se lo habian
absorvido todo y hecho al pais c6mplice de sus tradi-
ciones.
Laverdad es que hacen en ello una jenufleccion al Pre-
sidente de la Repdiblica, y otra al Gobernador, repitiendo
la leccion: suprimir la lucha, 6 inclinindose rev6rentes
ante la frase official que le sirve de bandera.
El senior Presidente ha residido poco en Tucuman, para
conocer algunos de esos pequefios accidents que dejan por
largos aflos en pueblos pequenios una frase chistosa. Era.
el caso que un ingl6s mulon todavia, requebraba a una
beldad traviesa. De paseo esta con otras amigas, entra en
la habitacion de aquel, y hallindola sola, describe sobre un
papel con la pluma que alli encontr6: Gringo de...de cual-
quier cosa...como memorial de su presencia.
A su regreso y averiguando el origen del cedulon, decia
mi ingl6s, contemplAndolo; e con me mesmo plumol
Sospechamos que el autor de la frase suprimir la lucha, ha
de decirse, para su coleto, y con aquella risita que tanto ha
dado que decir del.urgulloso Tejedor, del profundo Mitre,
e con su mesmopluma la han repetido, y plagiadol
Y digan despues que lo tienen un poco como politico, no
obstante que de ellos ha hecho despues de vencido el uno,
sus sectarios y discipulos. Realizan su programal
Suprimamos la luchal que asi lo manda mi comendantel





OBRAS DU SARMIENTO


Fuera de estos prop6sitos y este caudal politico de parti-
do, que se deduce a retractar sus pasados errors y esperar
de la conciliacion su.salvacion, a guisa de ingerto en tronco
ageno, aceptamos con gusto por lo ostensible, la proclama-
cion del sufragio libre, con conciliacion 6 sin ella, y eso de
propender a que el pueblo ejerza su derecho electoral en
plena libertad, lo que hace un pleonasmo y la misma ora-
cion por adtiva y -por pasiva.
PPero, c6mo gozarA el'pueblo de libertad, si suprimiendo
la lucha no hay necesidad de lihertad, 6 si conciliAndose
los comitbs para no luchar, no queda otra libertad que la
de aceptar el enjuague que hayan hecho los conciliados,
presIdentes, gobernadores, ministros y firmantes del mani-
fiesto nacionalista?
AHabra libertad para los no conciliados, suprimida la
lucha? Oh que sil La libertad de no hallar con quien
luchar, ni tener part en las tradiciones de libertad, que
solo pertenecen al gran partido de la libertad. Si quieren
luchar por el despotismo, el atraso, la ignorancia, el campo
esta & su disposicion. Los conciliados estarAn desde la
barra, vi6ndolos luchar contra el vaciol
Qu6 candidos son los que copian frases y toman una mu-
lela por principiol
Perseguidores tenaces de los gobiernos electores, nos traen
por program realizar punto por punto el boletin official que
S.-E. el senior Presidente se dign6 lanzar para proveer .
la pacificacion de sus gobernados, en un discurso a la aper-
tura de la Exhibicion de Agricultura. Hoy es la orden del
dia de un partidol

EL IMBROGLIO

(BI Nacional, Enero 25 de 1879.)

Teniamos en carter una series de studios sobre la prac-
tica de las instituciones libres, sefialando los peligros de
las originalidades, como las luchas suprimidas, las listas
mixtas, los gobiernos conciliados entire si, aunque no recon-
cilien a los gobernados, cuando hemos por poco, tirade la
pluma, desalentados, confundidos y desconcertados, no sa-





LOS DESFALLEOIMIEN TQS Y LOS DESVIOS


biendo que es lo que pasa al rededor nuestro y qu6 rumbo
toman los partidos.
El Manifiesto del senior Gobernador, que tantas dudas
debia disipar y tantas simpatias procuraba conciliarse, ha
sido recibido por toda la prensa con un grito unanime de
reprobacion, cualquiera sea el lado en que militen los
diaries.
La Nacion sin embargo, que la habia emprendido con los
gobernadores, es el linico que se encuentra satisfecho. ((Es
possible dice, que por algunos dias.el desacuerdo (con ella,)
continue entire los 6rganos del partido nacionalista, pero al
fin ha de establecerse el acuerdo) y para reunir a los
descontentos, les asegura que el partido nacionalista, con la,
nueva political del Gobernador, y con los acuerdos de los
autonomistas, tiene asegurada la election de diputados y
senadores.
Conoce el buen pdlblico estos acuerdos; a saber, la circu-
lar a los Jueces de Paz, de unos autonomistas, declaran-
dose duefios de los Juzgados de Paz, y la justificacion de
los otros, de no entrar en esos manejos, de lo cual saca
La Nacion que su partido, prescindiendo de autonomistas,
se tiene asegurada la election para 61 solo.
Deduce de la discordancia entire nacionalistas, que hay
nacionalistas de nacionalistas; y corho se aducen recuer-
dos con autonomistas contradichos por el comit6 autono-
mista, salta a la vista de ambos partidos que hay acuerdos
entire los Padres Provinciales y Priores, pero que los frailes
no les obedecen. Los Priores estan de acuerdo con el
manifiesto provincial, y con el manitiesto national, sobre la
efieacia, de la gracia sin las obras y el efecto de la conciliacion
como reactive quimico, que cambia en verde los colors
todos, aun los tornasoles.
( Mientras tanto, los trabajos nacionales iran adelante.
La comision de Delegados de las Provincias residentss en
Buenos Aires) tomara bien pronto su direction. (En sus
< resoluciones no han de dominar las opinions de los
< Delegados de Buenos Aires, si bienhan deseroidas.)
Situacion infeliz, 'en efecto, la de los Delegados de Bue-
nos Airest El senior Elizalde, Delegado por Tucuman, no
tendra opinion que no sea tucumana y provinciana. Se
dice que ya esta ensayando hacer como que tiene chucho,





OBRAS DB SARMIENTO


fiebre terciana, para parecer mas tucumano. Otros porte-
fios ensayan hablar con tonada riojana, cordobesa, puntana
para que se vea con que conviction expresan las ideas
puntanas, riojanas 6 cordobesas, mientras que los Delega-
dos jenuinos de Buenos Aires, que solo por La Nacion, sabe
que haya delegado nada en nadie, se estarAn aguantando
la risa de ver tiritar con escalofrios A uno, y estropear con
esdrdjulos mal colocados el castellano A otros.
Por otra parte, asoma ya la voluntad indeclinable de los
pueblos asi representados. C6rdoba, que manda Delegados
con mandate imperative, declara desde ahora, que Eel doc-
tor Laspiur es bien conocido ya.> ((Que su candidatura es
la recompensa despues de la victoria.)) (De alli se ha ori-
ginado la candidatura Laspiur.> aNi Roca, ni Tejedor, ni
Irigoyen, ni Sarmiento, podrian responder a las grande
exigencias del paisxi. qcPodria entonces C6rdoba pensar
en el doctor Tejedor? Pero C6rdoba solo conoce del
actual Gobernador algunos rasgos de civismo; pero esto
< confundido con las intemperacias de un carhcter volun-
( tarioso y ofiscado, que hoy esta patefitizando en todos
a sus actos pdblicos.> La conciliacion prescribe la pa-
ciencial
No se apresure C6rdoba, pues, A decir de esta agua no
beber6. Otros mas tiezos de espinazo han repetido la frase
tszuprrimir la'lucha,) floritura final de un discurso sobre expo-
sicion de rambouillets y toros Durham, y h6chose un pro-
grama de gobierno, como los devotos se hacen un Dios de
una muela de Santa Polonia. C6rdoba no habia visto
todavia el Manifiesto.
C6rdoba volveri sobre sus pasos, como La Nacion ante la
circular aquella, despues de varias explicaciones. En la
lista de los proscriptos no quedarAn sino Roca, Irigoyen y
Sarmiento; pasando Tejedor a revistar en C6rdoba como en
Buenos Aires, en el cuerpo en que revistan Laspiur, la con-
ciliacion y La Nacion, separada' en este punto de los otros
6rganos nacionalistas, mas duras de entendederas; pero
que mariana estarAn de acuerdo, sobre todo sabiendo que
la concilacion con los autonomistas, va A dar Diputados y
Senadores nacionalistas, ventaja de que estaban privados
desde el Gobierno de Castro aqui (no elector) y el pasado
President (elector).





LOS DESFALL.ECMIENTOS Y LOS DESVIOS


(No es possible entonces, dice La Nacion a sus extraviados
amigos, perseverar en aprensiones que solo sirven la causa
de la liga de los gobiernos electores, y que la proclama ha
herido de muerte.)
(Lean nuestros colegas atentamente las opinions de los
6rganos de la liga, y se convenceran de la importancia
del rudo golpe que les da la proclama.8
clLas fuerzas populares unidas y garantidas contra las
influencias oficialesb
c(Esta es la situation que hace Buenos Aires la pro-
clama.)
Qu6 gangal qu6 pichincha! qu6 Californial
Las fuerzas populares, unidas y garantidas contra Teje-
dor y sus influencias oficiales, a saber las de los Padres
Priores autonomistas, hoy de acuerdo con La Nacion, y que
ordenaron A los Jueces de Paz no recibir otras inspiraciones
que las suyast y las del Gobernador.
Decimos la verdad, empezamos a caer del burro. Todo
lo que oimos, es peor que griego y hebreo para nosotros,
que estAbamos cAndidamente creyendo que nos dirigia-
mos al buen sentido del pueblo, cuando queriamos apun-
tarle decepciones y peligros.


EL GOBIERNO,CONCILIAR DE PROVINCIAL

(El Nacional, Enero 25 de 1879.)

La conciliacion es una political nacida de emergencies
nacionales, en el gabinete 6 en la mente del Presidente
de la Repiblica.
Al hacerla suya, el Gobernador de la Provincia de Buenos
Aires, ha manifestado adhesion a lo qae pudiera llamarse
sus principios, si principios estuviesen envueltos en un
sistema que a nuestro juicio conculca los que sirven de
base A la Constitucion y a las leyes y que no debemos dejar
pasar inapercibidos; precisamente porque vienen autori-
zados con nombres eminentes, 6 desde lo alto de la jerar-
quia administrative. Verdades y principios de gobierno
constitutional y honrado, se presentan mezcladas con pro-
ToMO XL.-6





OBRAS DE SARMIENTO


posicionss de otro orden questionable, y aun dAndose por
fundamento de la political de conciliacion.
Cuando un gobierno asegura que no sera part en la
lucha, es decir, en las elecciones, y que no ha hecho ni
hara estipulaciones electorales con nadie, no obra en
virtud de la conciliacion, sino de los deberes de su puesto
y nada mas. \
Cuando asegura que se hara justicia sin exception, que
habra para todos libertad y pureza en el sufragio, sin
excluirla.para sus propios empleados, con tal que no pre-
tendan aprovechar en su favor los medios oficiales, no
procede asi en virtud de la conciliacion, sino de su estricto
deber; pues asi lo prescribe la Constitucion y lo practican
todas las naciones, donde no se ha oido todavia la palabra
concialiacion.
Cuando asegura que considerar& enemigos del pais, no de
la conciliacion, a los facciosos jefes de clientele turbulenta,
que quieren poner en jaque A los poderes legales, no habla
en nombre de la conciliacion, sino del juego libre y regular
de las instituciones que confian A los poderes legales la
direction de los negocios pdblicos.
Ni los inspira la conciliacion, cuando al concluir previene
a todos que conoce sus derechos y deberes, y que sabrA
hacer respetar los unos como cumplirA fielmente con
los otros.
Todo gobierno tiene en sus manos, puestos por la ley,
los medios de hacer respetar sus derechos, y la Consti-
tucion prove a los medios de hacerle cumplir con sus
deberes.
Si algo en esta valiente y esdusada prevention, siente
un poco A conciliacion, es la atenuacion final, que en caso
de encontrarse impotente para hacer respetar sus derechos,
antes que ceder, preferira hacerlos violar en su persona,
apelando A la posteridad por venganza.
Antes que hubiese conciliacion, el gobierno represen-
tante de la ley, no admiti6 ni en teoria, esa contingencia,
y lo que es mas, habia hecho nacer el sentimiento de que
no hay derecho para cambiar gobiernos por peticiones
militares.
El pals habia dado ese inmenso paso. El gobierno no
era un pacto, recusable por las peticiones armadas. Pro-





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DSYVIOS


vincias mal educadas en el sistema de nacionalidad, jefes
nacionales, grandes caudillos de opinions political, todos
aprendieron una several leccion, y es que el gobierno que
nos hemos dado, no es un pacto entire partidos y autori-
ridades; y la historic del pais y la victoria de la Anica
fuerza legal que las leyes reconocen, en todas partesp en
todos los campos, en las elecciones, como en los combates,
como aun en las tentativas fustradas por la providencia
de asesinatos, mostraron que nunca, jamas, el gobierno
legal es impotent para hacerse respetar. Principio cons-
titucional de trascendencia inmensa, que habiamos conquis-
tado, y que habria asegurado la paz internal de la Repiblica
por medio siglo.
Bajo la conciliacion, y a merced y A nombre de la con-
ciliacion, triunf6 una revolution en Corrientes, y la conci-
liacion sera por muchos afios responsible de la idea que
vuelve a los turbulentos, por todas parties, de volver a
probar el jueguito, ya no peligroso, de las revoluciones,
erigidas en derecho, y A part de la Constitucion. Las
audaces teorias revolucionarias sostenidas por la prensa
que sostiene la conciliacion, sobre el derecho de revolu-
cion, bajo esta Constitucion que declara sedicion toda
resistencia armada, son hijas de la conciliacion.
Hasta aqui el manifiesto del Gobernador de una Provin-
cia, no sale de los t6rminos de los manifiestos que harian
las autoridades de Francia, de Inglaterra, de Estados
Unidos, de Chile, etc.
Lo demas que contiene, es ya de otro caracter, y duda-
mos much que los-4rece Gobernadores de las Provincias,
como los treinta y siete de los Estados que componen la
Union Americana, lo repitiesen 6 lo adoptasen sin hacer
sus reserves.
Mal le sient'a un Gobernador indicarles a los partidos,
cuales evoluciones serian del superior agrado del gober-
nante, tales como listas mixtas 6 fusion, 6 coalition de
pa rtidos.
Hay una political national, que habia indicado esos
mismos expedientes, hay un partido national que los
solicita con ahinco; y no por eso el nomnbre del Gober-
nador, su buena reputation estAn al abrigo de los ataques
diaries de ese partido. La vivacidad de los partidos reales





OBRAS DE SARMIENTO


no ha disminuido, el respeto & la autoridad no ha ganado,
ni la tranquilidad pdblica esti por eso mas garantida para
el porvenir.
No es, pues, la conciliacion como political national, lo que
en un manifesto provincial merecia una segunda edition.

(EL NATIONAL" EN LAS PROVINGIAS

(El Nacional, Enero 29 de 1879.)

El aumento considerable que ha tenido en estos dlti-
mos tiempos El Nacional en las provincias, except en Co-
rrientes donde se perdieron de golpe las suscriciones que
antes tenia, desde que los Animos fueron eficazmente con-
ciliados, nos indica la necesidad de hacer algunas decla-
raciones.
El Nacional ha venido A ser lo que fu6 en la 6poca de su
creacion, un 6rgano exclusivamente national, es decir,
mas ocupado de los intereses generals de la Repdblica
que de las preocupaciones locales, que 6 veces intentan
sustituirse A la comunidad de los intereses generals.
Sin quitar a los otros diaries su derecho, 6 disputarse su
sinceridad al lamarse La Nacion 6 apellidarse argentinos,
queremos ser tenidos por lo que fuimos siempre, por lo que
somos y seremos, A saber, nacionales.
Buenos Aires es el punto mejor preparado para conser-
var este character.
En cada provincia hay diaries que como los de Buenos
Aires, reflejan la preferencia de las preocupaciones loca-
les; pero, como en la capital misma, pueden reconcentrarse
en si mismos, y no pocas veces desviarse del sentimiento
comun y aun sustituirle variantes.
Una gran ciudad, centro del gobierno, del- comercio, en
contact con el exterior, teatro de los mas notables cam-
bios politicos y reflejo de todas las opinions, ha de ejer-
cer siempre una poderosa influencia sobre las otras. En
bien, sino pretend, abusando de tan aventajada situation,
sustituirse 6 todos y absorverse el poder piblico como lo
realiz6 Rosas. En mal, si de esta supremacia intent
constituir un papado infalible, 6 alianzas monstruosas de
partidos, que a trueque de dominar materialmente abju-





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


ren cada uno sus ideas propias, para poder echar en
la balanza la espada de Breno en una palabra: Buenos
Aires!
El objeto de El Nacional, sera siempre mantener la man-
comunidad de opinions political, entire los que en Buenos
Aires propendan a los mismos fines politicos que sus corre-
ligionarios politicos en las provincias.
Existe un partido nacionalista en Buenos Aires, y debe-
mos suponer que con adeptos en las provincias, que
aspira, aunque con otras ideas, a los mismos fines, la union
y mancomunidad de un sistema de ideas, en todas las
aglomeraciones de argentinos, sobre el vasto territorio de
la Repiblica.
Hoy en Buenos Aires estin en movimiento, como A la
6poca de los deshielos de los rios, masas informes de inte-
reses, que se acercan, se chocan centre si, se adhieren, se
fraccionan 6 se separan, perdiendo sus an.tiguos nombres
y forms, sin saber que nuevos titulos dara klas nuevas
amalgamas y aun usurpando los nombres de los antiguos
partidos, para suponerse refundidos en una masa sin nom-
bre, pues solo tiene por objeto uno de circunstaucias, que
es reunir los votos de Buenos Aires.
En tales moments debemos decir A nuestros amigos
de las provincias que los diversos matices de opinion que
se mostraron sienipre opuestos al personal official y que de
afios atras se ha dado el partido nacionalista, contindan
en Buenos Aires hostile a esa oligarquia, salvo individuos
que se separaron, despues de la reunion de Variedades,
sin proponerse, y sin preveer que iban fatalmente a ser
absorvidos por aquella misma oligarquia, A la que antes se
habian opuesto constantemente.
Tenemos de comun con el partido nacionalista hoy,
lo que es del interns de todos los partidos: el deseo del
libre sufragio.
Dividennos solo los medios. Nosotros deseamos corregir
las leyes y las prActicas de elecciones para garantir la
libertad de cada uno contra las influencias corruptoras de
donde quiera que vengan.
Pretenden los otros A pretexto de sufragio libre, derrocar
gobiernos, presents y futures, Ilamandoles desde ahora
electores donde no estan t sus 6rdenes, y derrocarlos por la





OBRAS DE SARMIENTO


revuelta, como en Corrientes, asi como los que se separa.
ron del partido autonomista, creyeron tener a las suyas, y lo
comunicaron, los Jueces de Paz de Buenos Aires.
Para disipar ilusiones y evitar que sean engafiados a la
distancia por nombres y apariencias, debemos prevenirles
que no hay todavia union, liga 6 amalgam de partidos,
como se pretend en Buenos Aires.
Hay en efecto un Gobernador, que de acuerdo con la
political que se dice proclamada en un discurso por el Pre-
sidente, desearia suprimir la lucha, es decir, la exponta-
neidad de la election, sustituyendo cada uno, A saber, el
grupo conciliado bajo la inspiration del Presidente, sus
candidates; y el grupo conciliado que busca la influencia
del Gobernador, los suyos propios.
Para estos fines, estin cambiando ideas los qua antes
fueron autonomistas y la oligarquia constitucionalista,
que apoyarkn al doctor Tejedor como candidate y los
conciliadores ministeriales, a cuyoslprop6sitos subscribirian
los nacionalistas del hecho de Corrientes, con el doctor
Laspiur, segun lo muestran aqui y lo especifica una corres-
pondencia de C6rdoba inserta en La Nacion.
Casi A un tiempo han tenido lugar dos reuniones de
nacionalistas, que han puesto & prueba el criterio aun de
los hombres que mas sinceramente han trabajado por ar-
monizar lo que era impossible armonizar.
Una, asamhlea de dos Comit6s, el nacionalista official y
el autonomista disidente, para apoyar al doctor Tejedor,
segun -estos.
Otra, asamblea de nacionalistas, los mismos en su ma-
yor parte, para apoyar al doctor Laspiur. Esta iltima
clara y decididamente, conteniendo en su seno los hombres
de accion. La otra, en silencio, celebrando simplemente
un pacto, por el cual quedan absorvidos los autonomistas
disidentes en el partido que combatieron.
Al comparar estos actos paralelos del mismo partido,
han debido quedar asaz mohinos y cariacontecidos, el Ge-
neral Gainza y amigos sinceros, y aun puede ser que el
President, al contemplar los estragos que sobre la moral
pdblica hace la conciliacion y A los doubles fines que la
hacen servir. El doctor Tejedor ha debido darse por





LOS DESFALLEOIMIENTOS Y LOS DESVIOS


aludido, cuando su nombre no ha sido pronunciado por
nadie.
La Tribuna de ayer parecia caer del burro, y culpar de
un poquillo de prisa, 'a sus amigos, al ver que habian caido
prisioneros en la emboscada que creian haber tendido.
Por ahora, el partido correntino, Laspiur, es el que lleva
la iniciativa. Lo de ms, es la pasiva.
Queden de ello prevenidos nuestros amigos de las pro-
vincias. Este es el comienzo del drama de los equivo-
cos, de las adivinauzas, de la gallina ciega squien A quien
atrapa.

CONVERSIONS

(BI Nacional, Enero 30 de 1879.)

Los que creian que la violencia, como en la intentona y
motin de Setiembre, debia ser el origen de los gobiernos;
los que proclamaban hace diez dias, que pudiendo tener
razon dos partidos, si hubiese duda en las elecciones, no hay mas
drbitro que la fuerza, retroceden, y reconocen que fuera del
juicio del Congreso, segun la Constitucion no hay salvacion
para el pals.
El nombramiento de los jueces de paz, el abrazo de Ver-
gara entire las oligarquias de los comit6s que disponen del
voto future de la nation para los candidates de su confec-
cion, estin tomando nota de nuestras palabras; y retorquo
argumentuml dicen ahora que tenemos los juices de paz y
los comandantes de campaiia, ahora que tenemos 6 cree-
mos tener un gobernador en el bolsillo.
No habrd violencia en las elcciones!
Cuidaditol Nos unimos al cAndido Nacional.
Aqui ya estamos segurosl No se hable de este gobierno.
Depende del gobierno federal, que los gobiernos que deben
ser pacificos impidan que estos hagan violencia. A las
provincias ahoral
Aviseseles, para su inteligencia, que nos el pueblo, repre-
sentado en dos comit6s, tenemos losjueces de paz, segun la
traduccion de los que se llaman lirico-autonomistas, y hoy
nacionalistas; y ya no hay miedo de violencia de part de
este gobierno.





OBHtt DE SARMIENTO


Juegue en horabuena La Ncwion con las palabras, guard
y copie las nuestras que han de ser siempre, en cuanto de
la honradez del prop6sito depend, dignas de agregarlas A
las tablas aquellas de bronce, que lee con sus antiparras.
No intentaremos nunca doblegar los principios inmu-
tables A los hechos pasajeros. El vicio de los hombres no
lo pondremos en la ley, como aconseja un gran juris-
consulto.
Hemos dicho y lo repetimos: no habrA violencia desde
que los gobiernos que no deben ser pacificos ante la vio-
lencia, como lo crey6 el autor del manifesto de Setiembre,
lo digan con voz fire, como lo dijo el pasado Presidente
en un mensaje al Congreso: mi deber es ahora tener firm
el timon de la nave, en medio de las olas ajitadas, y lo tuvo,
sin saber para quienes, pues al dia siguiente volvia a la
humilde vida privada.
Pero si nos dicen: ,Con que ti has dicho que el gobierno
debe tenerse firm, y preservar la tranquilidad puiblica?
Te la guardamos, ahora que teuemos Jueces de Paz,
Comandantes de campafia, Gobernador etc.
Pobres arguments de hombres, no de ley. Asi sucedera,
y sin embargo, quedara cierto que no debe haber violencia
en las elecciones.
En cuanto A la liga, que represent El Nacional, segun lo
dice La Nacion, debemos prevenir A sus lectores, que A los
redactores de esta mala hembra les consta que el redactor
de 3E Nacional no represent tal liga, que es una invencion
de ella, habi6ndole asegurado formalmente no tener de
tales tratos ni conocimiento.
Habia abandonado este terreno, como habia abandonado
el de la political de un Presidente elector, por haberse convencido,
ante las pruebas y las declaraciones personales de que era
una quimera.
Hasta entonces podia haber error. Despues, habrA fal-
sedad intencional, explotacion y aun calumnia.
Cuando se dice,-unidos autonomistas (lo que es incierto),
con el sempiterno personal y oligarquico directorio nacio-
nalista, puede sin oferisa llamarse la liga aut6nomo-nacio-
nal gubernativa; porque es un hecho producido, confesado
y puesto de base, hasta de los principios invocados. Hay
una liga, es decir un vinculo, de ligo, religo un pacto.





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


Cuando se asegura que el Gobernador de Jujuy estA
ligado con el de Entre-Rios; estos con el de C6rdoba y San
Luis 6 San Juan, 6 todos los otros, y todos representados
por El Nacional, se dicen cosas que pueden convenir a la
idetica del diario que sabe lo que es convenient decir para
ganar unas elecciones, cuyo candidate se ha propiciado.

LA MONTONERA DISIPADA

Los diaries de ayer han publicado telegramas de Entre
Rios, del 13, que anuncian haber sido disipada, por 6rde-
nes del Gobernador de Corrientes, las montoneras fronte-
rizas. Dando por cierto este hecho, y aplaudiendo al
Gobierno que ha llenado tan facil deber, insistimos en
que es facultad y deber del Gobierno Nacional, desarmar
a los que, asilados en una Provincia, amenazan perturbar
la tranquilidad de otra. No ha de contentarse con reque-
rirlo del Gobierno vecino, que puede no hallarse en con-
diciones de hacerlo, y cuya impotencia 6 tolerancia ha de
exponer a graves desastres al agredido.
Si las Provincias tuviesen soberania territorial, que no
tiene quien no puede hacer guerra, serian responsables
de los dafios que por su omision en disolver los grupos-
causaren, aun armandose para defenders. El vecino
agredido tiene entonces el derecho de entrar en el territorio
y auxiliar con su fuerza al vecino d6bil.
Marruecos sostenia que no podia reprimirse a los arabes
argelinos, asilados en su frontera.
La batalla de Ismala, se di6 en territorio morisco por
los franceses, pagando Marruecos las costas. El Congreso
arbitral a que sometteron sus desidencias, ingleses y
americanos, conden6 & la Inglaterra por no haber impe-
dido, haciendo denuncia oportuna, la salida de sus talleres,
del (Alabama.)
Pero precisamente porque las provincias no tienen sobe-
rania, pues no pueden hacer guerra, contra el Gobierno
National, que es el soberano, debe garantirlas, en tiempo
de los estragos de una invasion.
Cuando de aquella montonera nos ocupabamos, en Salta
se ejercia un acto de guerra, contra el gobierno national,
dando leyes para poner en movimiento la guardia national





OBRAS DB SARMIENTO


y salir como general de ella el Gobernador, A aprehender
dichos bandoleros.
Nuestros pobres pueblos son el juguete de palabras mal
aplicadas.
Hemos estado A punto de una guerra, porque un Ministro
chileno desea poseer el Estrecho de Magallanes, aun pres-
cindiendo de las costas. Estrecho, es una estreoha comu-
nicacion inter-marina y no admit posesiones.
Si hay un homicidio, se le llama asesinato y la indigna-
cion no tiene limits, aunque falte la sentencia de Juez
que define el caso. Si ocurre que cometan actos violentos,
que pueden ser en efecto criminals, odiosos, una Legisla-
tura los llamarA bandoleros y ordenar& su persecution y
muerte si resisten, olvidandose que esos bandoleros tienen
en sus manos el pabellon national, y reconocen jefes y
autoridades nacionalos. Hay simple sedicion en las decla-
raciones y prop6sitos de la Legislatura y Gobernador, lo
que no quita que el crime cometido por soldados, con jefe
A la cabeza, sea tan odioso como se quiera.
El resultado es la guerra civil, como nuestra panacea
universal. Si hay elecciones, se seguira la guerra: si hay
delitos que castigar 6 que quedan impunes en el ejrrcito,
se les dara caza, hasta hollar la bandera national.
iQu6 triste pais, y que tristes ejemplosI
Al recorder aquellos actos legislativos contra fuerzas
nacionales, no queremos establecer que no haya ocurrido
nada que irrite los nhimos. Qubjanse de que el rGobierno
Nacional ha desoido repetidos reclamos; y que su toleran-
cia ha dado lugar A aquellos escandalos.
No nos ha de costar trabajo admitir que tenemos un'
mal Gobierno Nacional, si nos conceden que hay per-
versos Gobernadores, y aun Legislaturas electas por una-
nimidad, A causa de no haberse cumplido con la Constitucion
cuando resultaron electos veinte y uno de un bando y diez
y nueve de otro.
Para la Legislatura undnime de la segunda cosecha, el
Gobernador que ella cre6, 6 que la cre6 A ella, debe ser
impasible. Hoy merced a esos segundos tirajes, en Co-
rrientes y en- Salta no hay sino una opinion piblica, y
esa esta con el Gobernador y la Legislatura. En esta





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESTIOS


situation, han tenido parte el Presidente y el Congreso,
rehaciendo la plan A los sucesos.
El Coronel Uriburu habia ya sido alejado; su cuerpo
debia seguirlo; pero aun quedan uriburistas, y el mal debe
arrancarse de raiz, como en las segundas elecciones de
gobernadores, en que la opinion, la verdad.era opinion,
triunfa.
La causa de aquellos conflicts que son de .partidos, y
partidos que hallaron correligionarios en el Congreso y
en el Ejecutivo, y encuentrau Bco, disimulando el acto
sedicioso de un lado, y dando por juzgado y sentenciado
como asesinato, un homicidio, estA en el aflojamiento de
los principios que constituyen un gobierno, pues no se
gobiernan a los hombres con la fuerza, sin6 con ideas que
ellos mismos tienen y les sirven de freno.
Se ha dicho con razon que las legislaciones modernas
estaban trazadas en la idea de un Dios, sin la cual no
hay moral, y que la sociedad se vendra abajo, el dia que
aquella idea falte, porque todos los vinculos humans se
romperan, para former otra sociedad, bajo otros princi-
pios, y para fines hoy desconocidos. Decimos lo mismo,
de las ideas en que estA basado nuestro gobiernd, y que
no pueden ser discutidas, sin echarlo por tierra. /
El ej6rcito national es la nacion ante los enemigos
exteriores, y en las provincias interiores. Pueden sus
jefes cometer crimenes, pero no pueden ser legalmente
Ilamados bandoleros, en actos provinciales, si no estAn
sublevados contra el gobierno national, no pueden ser
perseguidos los delincuentes por otras autoridades que
las nacionales, si obraron en cuerpo, y con jefes y oficiales
A la cabeza.
Tal es el desquicio que amenaza estas sencillas nociones,
que cada hombre, por ignorant que sea, traia en su alma
como tradition y sentido comun, que vemos, merced A
aquel abuso 6 sustitucion de palabras, asesinato, por homi-
cidio, bandoleros, por fuerza national acusada de delito,
destinados, por milicianos que llenan un deber, con que
nacieron,-que vemos establecida ya la doctrine, que el
Comandante de circunscripcion military de guardia nacio-
nal, debe demandar ante un juez A los enrolados; y si el
juez manda que no se enrolen, 6 no paguen su contri-





OBKAS DB SARMIENTO


bucion, y el Comandante, su jefe nato, no lo pone en
libertad, entonces el juez, y no el demandado, debe seguir
el pleito de oficio, y acusar al Comandante ante la Corte
Suprema, y esta, siguiendo la instancia, acusar al Ministro
de .Guerra, que orden6 no exonerar de su servicio al
reo de no enrolamiento, ante el Presidente, y sino cum-
pliese este, con lo ordenado por un juez, acusarle ante el
Congress !
Se ha parade alli, temerosos de apelar al pueblo contra
el Congress, por ciertas reminiscencias importunas; pero
ya tenemos al Congreso, tercera 6 cuarta Corte de Ape-
lacion, coordinada con los Tribunales de justicia ordinaria,
todo esto para que don Respicio Salguero, no entire en
list sino se ha enrolado, 6 en sorteo, en este aflo de
servicio. Se dice, para motivar esta exception, que fud
destinado al servicio de las armas por el inspector de mili-
cias de C6rdoba.
El juez 6 quien apel6, di6 la mas fundada sentencia,
poniendo en libertad al reo de no cumplir con la ley del
enrolamiento. El jefe military contest que la Comandancia
General de Armas le ordenaba otra cosa, de donde result
que la actionon del juez no es ya contra el jefe inmediato,
sino contra el Gobierno! y tenemos ya a. los jueces ordinarios
poniendo en el banco de los acusados al Poder Ejecutivo
national, ministros, inspectors de armas etc., etc. -
Todo porque se han confundido todas las nociones de
gobierno, tal cofmo lo entendiamos y lo siente cada cual
en su alma y conciencia: tal como lo confirm cada pala-
bray disposition de la Constitucion. La justicia civil no
.tiene jurisdiction sobre lo military, que pertenece a otro
orden de ideas, y tiene su judicatura independiente y posi-
blemente tan justiciera y acertada como puede serlo la de
jueces models y primerizos que ensayan sus- argument
tos civiles en terreno que esta fuera de su jurisdiction.
No es la ley, sino la naturaleza la que nos obliga A defen-
der el pais en que nacemos.
Sin6 nacemos soldados, a los diez y ocho alios, edad
de la virilidad, somos soldados; y de antiguo, en todos
tiempos y paises, el inspector de armas, es el que anota
la partida de haber eutrado en la virilidad un ser
nuevo. \





LOS DESFALLECIMIINTOS Y LOS DESVIOS 93

Lo que amotina contra la naturaleza y la ley orgAnica
del servicio military que principia como primer escalon en
la Guardia Nacional,, es que el no enrolado y por'tanto
enviado A desempefiar su servicio sin sorteo, es, en lugar
de alguno de los millares de paisanos urafios y selviticos
que por serlo no se enrolan, 6 acierta a ser, en el caso
litigiado, todo un DON, lo que en realidad cambia de espe-
cie: y lo decimos con toda sinceridad, porque ese es el
fondo de la question.
Tiene ojos azules! Question de raza, de'clase social. La
conscripcion, dicen los sostenedores de las nuevas doctri-
nas, no se ha adoptado, porque seria resistida. Por quien?
Claro est& que por los que tienen piel blanca, medios c6mo-
dos de vivir, education, etc., que pertenecen de nacimiento
A la clase de caballeros, con don, tratamiento que no tiene
el soldado raso.
No queremos exigir a la democracia nuestra, mas igual-
dad que la que consienten las diferencias de razas y posi-
ciones; pero para disimular nuestras simpatias por los
ojos azules, no hay necesidad de desquiciar A un gobierno,
poniendo a un juez sobre el Ejecutivo, y someti6ndole
el orden military. El senior don Respicio debi6 implorar
gracia del Ministro de la Guerra; y como este tiene tam-
bien los ojos azules, de parar double contra sencillo era,
que habia de concederla. LD6nde se ha visto un don de
soldado?
Cuando llegaremos al ideal de la perfection, oyendo en
la CAmara de Diputados los pedidos, en autos de los jue-
ces, acusando al Presidente Comandante General, por
desacato contra el juez de distrito; contra el Ministro, por
haber dejado que vaya a la frontera un no enrolado, en
lugar de mandarle sus diplomas de official, si era don, lo
que sostenia el juez, que era de la misma raza y position?

EL ASESINATO POLITICO DEL PRESIDENT SARMIENTO

(BE Nacional, Novlembre 18 de 1879.)
Entre diversas piezas forenses que se estAn imprimiendo,
encontramos la Vista Fiscal del Dr. Victorica, sosteniendo
en apelacion la sentencia de condenacion de los reos, en





OBRAS DE SARMIENTO


primer instancia, de la tentative providencialmente frus-
trada de asesinar al Presidente; y como no se di6, que
recordemos, en aquellos tiempos ninguna narracion seguida
del hecho, creemos de interns pdblico 6 hist6rico, tomar la
que hace el Fiscal, apoyada en las declaraciones del pro-
ceso y confirmaciones de la sentencia.
Hoy que el emperador de Alemania ha escapade dos
veces A atentados de este g6nero, y cuyos detalles han ser-
vido de past A la'curiosidad pdiblica y Ilenado nuestros
propios diaries, bueno es cbnsignar los detalles de uno de
los mas tenebrosos complots, superior en atrocidad a la
s6rie de crimenes de este g6nero que no han cesado, como
si fueran una enfermedad moral contagiosa, desde Lincoln,
que abri6 la list de Jefes de Estado asaltados.
Si los missiles hubiesen alcanzado al entonces Presidente,
aun hiri6ndole con el mas leve rasgufio, habria quedado
muerto en el acto; con lo que no habrian faltado aficionados
que creyesen hubiese muerto de miedo, no sabi6ndose sino
por la inspection posterior de las balas, que missiles y pufia-
les estaban horriblemente envenenados.
Segun las noticias de entonces no obstante estar la vic-
tima, segun costa de la causa, avisada por tres conductos
distintos, del peligro que corria, no se preocup6 del estam-
pido del tiro A cinco varas de su oido, y sigui6 su camino,
sin ocuparse de saber su origen; y bien le valdria quiz&
pues dos de los asesinos estaban ali prontos A la accion, y
deteni6ndose 6 bajando del cocha hubiera podido servir de
blanco g otro trabuco 6 rev61ver 6 pufial, costAndoles &
los que acudieron A darle la noticia persuadirlo de la verdad
del hecho, y no cediendo en sus objeciones de ser pura
invencion de alarmistas, sino cuando le aseguraron que
estaban press y confesos los asesinos.
La sdmula del hfbil alegato del senior Victorica, D. Ben-
jamin, es asi:
(El homicidio perpetrado en la persona del jefe de estado
puede ser un crimen ordinario; pero teniendo origen en un
complot, cuyoobjeto sea el derrocamiento de la autoridad,
constitute un atehtado A la seguridad y soberania de la
Nacion, y debe tepier una penalidad especial-Naturaleza
del crime en general, en penalidad, segun el derecho
comparado-Necesidad de refdrmar la ley national a este





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


respect. Consideraciones en apoyo de la sentencia, con
relacion A las circunstancias del caso, y a las prescripciones
de la jurisprudencia en general, en material de compli-
cidad en el crime frustrado.
Estas diversas tesis las ha sostenido el Dr. Victorica, con
much abundancia de razones juriricas y conocimiento de
la legislation universal, recordando c6mo el caso de Lin-
coln fue declarado military, A fin de sacarlo de la jurisdic-
cion ordinarina de los delitos comunes. Nuestros j6venes
abogados, hallaran cuando se publique in integrun el escrito
un modelo de simplicidad, en la exposition de que dara
una muestra la siguiente exposition.
((Ha sugerido al fiscal estas ligeras observaciones, la nota
del ex-Presidente Sarmiento, que figure en autos, cuando
notificado, a petition del agent fiscal, con objeto de que
tomase intervention en la causa como ofendido, observa
con razon que estando probado que el atentado era contra
el President de la Repdblica, sin referencia alguna a su
vida privada, la action dnica A ejercerse pertenecia al mi-
nisterio public national, tanto mas, resultando que el pri-
mer aviso del proyectado plan fu6 trasmitido por el Gober-
nador de Santa Fe y que las noticias sucesivas atribuian la
generation del crime A enemigos de la actualidad de la
Repdblica, existentes en el extranjero, como conocidos
agents de la rebellion en armas.)



Ahi estan en el process las constancias que autorizaban
esta apreciacion, y que vinieron a confirmar los mismos
reos, y otros hechos, como se relaciona con exactitud en la
sentencia.
Al aviso dado por el Gobernador de Santa Fe de que en
una reunion de jordanistas se habia amnunciado la muerte
violent del Presidente como un proyecto seguro pr6ximo
a realizarse, se siguieron otras confidencias personales que
recibi6 el Presidente, ya de un vasco Olave enviado de Que-
rencio cerca del hermano, que estaba de Teniente de Lopez
Jordan, como lo acredit6 presentando la tarjeta original
que corre en el process, ya de una sefiora, esposa de uno
de los conspiradores, determinando el primero que en el





OBRAS DE SARMIENTO


circulo de Querencio se hablaba con seguridad del proyec-
tado asesinato. Los reos declararon que un tal Aquiles
Sesatrugo fu6 quien los contrat6 para el crime y que el
precio debian recibirlo en Montevideo, donde estaba la per-
sona interesada en el hecho, especificando uno de ellos que
se trataba de obtener por ese medio que otra persona lle-
gase A ser Presidente de la Repiblica. Cuando la justicia
trataba de obtener la comparencia de Olave, existente en
la villa Independencia del Estado Oriental y la-aprehen-
sion y extradiccion de Sesabrugo, en Montevideo, ambos
son asesinados, pereciendo el segundo A manos de Queren-
cio mismo, que lo mat6 en su propia casa. Olave, antes de
morir, luego de ser gravemente herido, hace llamar al
c6nsul argentino, para confirmar las noticias que le habia
dado al Presidente y que garanti6 con la fe que merece un
moribundo, que ya nada tiene que esperar. Asi desapare-
cieron los principles testigos en cuanto A los promotores
del crime, asi pereci6 uno de los mas odiosos agents.



Ahora,' como lo ha indicado el Fiscal, la criminalidad de
los press por esta causa, apenas puede ser afectada por la
criminalidad respective de los individuos que los indujeron,
armaron y contrataron, ofreci6ndoles crecida recompensa.
Los malhechores que se contratan por dinero, A quienes
no impulsa fuera de su propia perversion, sin6 la passion
del lucro, cae en todas parties bajo la condenacion mas
several del derecho comun'. Sea cualquiera la persona que
es objeto del atentado, la penalidad que result de la agra-
vacion calificada de ser asesinos mercenaries, los coloca
bajo el peso de las mas graves de las penas.
Sabian ellos perfectamente que se trataba del primer
magistrado de la Repiblica, segun uno de ellos mismos, y
aun cuando han presentado la d6bil escusa de que lo igno-
raban, lo que no es verosimil, dada la detenida premedi-
tacion, las repetidas asechanzas, los preparativos mismos
que denunciaban que no se trataba de cualquier individuo
A quien es facil acometer de sorpresa en el curso ordinario
de la vida, squ6 import ello a su criminalidad? el grado de
esta no disminuiria, como lo ha sentado la sentencia, si se






LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


tratase de cualquier ciudadano, de un anciano, como ellos
lo han dicho, de un padre de familiar, tanto mas teniendo
present las numerosas circunstancias agravantes. Ace-
chaban de noche, en la calle pdblica, el trinsito tranquilo
de su victim, tres contra uno, armados con instruments
especiales, el uno con un trabuco y una pistola: el otro con
un trabuco, un revolver y un pufial; y con un pufial y un
revolver el tercero, que quiere disminuir su criminalidad
bajo el pretexto de que su part en el crime no debia de ser
sin6 resistir a la fuerza pdblica y protejer la fuga de los
otros.
Asociados aceptaron el precio del crime, asociados lo
concertaron y pusieron en ejecucion por la asechanza, todos
armados, todos para concurrir al hecho y consumarlo con
seguridad.
Aun a la ejecucion por precio, a la premeditacion, a la
asechanza, al ndmero de malhechores asociados y concer-
tados, superabunda otra agravacion, para causar la mayor
severidad de la pena, debe agregarse, la calidad de las
armas-Dos de ellos Francisco y Pedro Guerri, estaban
armados de trabucos, sino lo estaba tambien Casimiro,
puesto que consta que fueron tres los trabucos comprados
para el objeto; el trabuco es una arma destinada por su
construction a esparcir los proyectiles, de manera que
todas las personas que pudiesen venir con el Presidente de-
bian perecer, y aun las personas que acertasen a pasar
por la calle al mismo tiempo 6 se asomasen a las puertas
de su domicilio; & causar muchas heridas A la vez. Y si A
esto aun se agrega que los pufiales y los proyectiles esta-
ban emponzofiados, como se ha constatado, de manera quLe
la menor herida pudiese causar una muerte pronta y ho-
rrible, acusando el mayor grado de perversidad y safia en
los promotores del crime, los viles agents no pueden
dejar de ser afectados por esa circunstancia material de
que no puede librarlos la alegada 6 improbada ignorancia.
El pufial que fu6 encontrado, y que Francisco Guerri reco-
noci6 por suyo, estaba horadado intencionalmente, y & la
simple vista se notaba la sustancia extrafia que cubria la ho-
jay especialmerte los bordes de los agujeros en ella prac-
ticados para que la lesion hiciese mayor extrago. Cuan
Touo xL.-7







monstruosa perversion cuinta zaiia en la perpetracion del
ominoso atentadol el espiritu mas sereno y despreocupado
se extremecerf de espanto al imponerse de estos detalles
que acusan tan barbara criminalidad!..


El mismo exceso con que cargaron las armas para ase-
gurar el resultado, produjo que el crime se frustrase en
el acto de ser consumado. Los trabucus estaban cargados
hasta la boca, con onza y media de p6lvora y numerosos
pedazos de bala 6 cortados, impregnados en cloruro de mer-
curio 6 sublimado corrosive.
Al hacer fuego Francisco Guerri, se le revent6 el trabuco,
hiri6ndole la mano izquierda en que naturalmente lo apo-
yaba para descargarlo con mayor segdridad en la pun-
teria.
El estruendo extraordinario, la herida que Guerri debi6
imaginar mortal, si alguno de los proyectiles emponzo-
flados le habia penetrado, lo amedrentaron haci6ndole
gritar. Pedro G.... acude en su auxilio para ayudarlo a
ocultarse: los otros criminals S.... y Casimiro se fugan,
probablemente sin darse cuenta del hecho, sin conocer el
resultado de la detonacion.

EL COMPLOT
(El Nacional, Novlembre 18 de 1879.)
Apenas podriamos comprendrer las variantes, descrecen-
dos y fugas, (estilo musical) que notamos en ciertos artists
plumitivos, si alguna flauta mal humedecida, no diese
un resoplido de vez en cuando, en lugar de ajustada
nota.
Hace no mas una semana, que nos taladraban los oidos
con las mas ligubres sonatas, sobre el tema favorite, Gober-
nador elector, por el de Buenos Aires, cuando a una serial
del Director de orquesta, acompafiada del arco, que indica
bajar el tono y no bastante el arco, la voz de piano, piano,
precede y acompaia un andante moderado.
Hay un complott Uditi oh rusticil Un complot. La base
del complot en Buenos Aires; es hacer que todos su habi-
tantes sean liberals, que no se permit que haya partidos,


OBRAS UDK ARMIEDNTO





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS 99

sino es del pueblo, todo el pueblo contra la liga de los
gobernadores como*l'ejedor, Febre,Iriondo, etc., etc. Nadie
sabia hasta hoy que el partido liberal estuviese dividido
en fracciones, pues hace cuatro aflos, desde el 24 de Setiem-
bre, que vivia completamente unido. Los que no eran
liberals entonces, no eran pueblo. No lo eran, no lo son
ahora los autonomistas, puesto que forman cuerpo aparte
de los que nunca dejan de lamarse liberals, para hacer
revoluciones.
El secret estA descubierto, y no se ha asegurado patente
el author. Podemos divulgarlo.
( No debe descansarse un moment, hasta afianzar la
union de las fracciones liberales, para que el Presidente sea
elegido por el pueblo). Este es el complot.
Oh logical GCuales son las fracciones liberals en Buenos
Aires? Los nacionalistas solos, 6 los nacionalistas y auto-
nomistas? Si son estas dos fracciones liberals, entonces
la question esti plauteada asi:
( No debe descansarse un moment, hasta afianzar la
coriciliacion de las dos fracciones liberales.
.Pero es ya toro corrido. Volvemos a una reconciliation?
El que tal propone fu6 el primero en desertar de la primer
conciliacion. En ningun pais se ha exigido que se reunan
los partidos adversos, para nombrar un Presidente, que el
pueblo nombra por mayorias, sobre minorias.
Antes se queria con esta union suprimir la lucha. Ahora
la union de las fracciones liberals (suponemos que nacio-
nalistas y autonomistas) es para oponerse a un enemiigo
que no es ni nacionalista, ni autonomista. Sera el pueblo?
Claro que no; porque el pueblo es autonomista, y por excep-
cion nacionalistal A no ser que no sea ni nacionalista ni
autonomista.
Este prodigio de una segunda conciliacion, desconciliada
la primer, es requerido sin embargo para combatir a las
otras Provincias, pues el de casa ha sido por lo pronto
neutralizado.
Veamos como estAn distribuidos aquellos monstruos, que
no son nacionalistas ni autonomistas, puesto que todo con-
siste en que las dos fracciones 6stas de Buenos Aires, esten
reunidas para acabar con todo gobernador. LQu6 son





OBRAS DE SARMIENTO


entonces aquellos Gobernadores? Claro est& quegoberna-
nadores, sin pueblo y sin pelo, es decir, pelados.
Entouces, A la fuerza official, opongamos la fuerza popular
(menos en Buenos Aires).
c El partido liberal de la Repdblica, (autonomista y nacio-
nalista) es una fuerza invencible, (si estuviera reunida); pues
que no quedan sin su apoyo, sino trece miserables gober-
nadores de provincia; y no decimos catorce, porque segun
el complot, no hay que contar con que el nuestro, que sera
nacionalista y autonomista, desde que las dos fracciones
liberals se unan.
,C6mo estan distribuidas las fuerzas que vamos A comba-
tir? Oigamos.
( La liga (de autonomistas y nacionalistas) estA rota en
Corrientes.
La liga autonomista estA aterrada en Entre Rios.......
Pase lo 'de aterrada; aunque no es primer susto que
se ban Ilevado en Entre Rios, con Jordan, Gurumba, etc.
c La liga autonomista esta inquieta en Santa Fe....) Si
no cuentan con mas, en Santa Fe, que con las inquietudes
del gobernador Iriondo, estamos luoidosl
La liga de los autonomistas de C6rdoba, esti enferma...
de clorosis y anquilosis.
( La liga, (nacionalista) en el Norte, no tiene gobernado-
res representantes).
cc La liga, (ni nacionalista ni autonomista) tiene los ojos
vendados en Tucuman>.-y en Buenos Aires, unidas en el
gobernador (nacionalistas y autonomistas), no tiene sin6 un
aparato teatral).
Y pare usted de contar, si bien quedan San Juan, Mendo-
za, San Luis, Catamarca, La Rioja, Santiago, cuyos gober-
nadores no ban roto la liga como en Corrientes, ni se
asustan como en Entre Rios, ni se inquietan como en Santa
Fe, ni estin enfermos como en C6rdoba, ni tienen cataratas
en los ojos, como en Tucuman, y cuentan otros elements
que un aparato teatral, como en Buenos Aires.
Resulta, pues, por la cuenta que se hacen los que van A
amontonar Osa sobre Pelion, para combatir A los Titanes,
que no cuentan sino con la rota Corrientes, la liga de (se
entiende), y Salta y Jujuy; si el Norte estA al Norte, en la





LOS DESFALLECIMIENTOS Y LOS DESVIOS


aguja de aquellos marines, puesto que Tucuman tiene una
venda en los ojos, que no v6 por. donde sale el sol.
Y los que esta pintura hacen de sus recursos, hablan t
region seguido de los charlatanes, los intrigantes, los inge-
niosos, que suplantan t las fuerzas populares, los resorts
de la intriga por que el pueblo no se mueve como un
raton).
Vamos loh ratones! a escalar el Olimpo!
( QL6 se necesita para ello ?)
Afianzar la union de los nacionalistas y autonomistas
de Buenos Aires; porque los Gobernadores, menos los de
Jujuy, Salta y Corrientes, que no tienen representantes
en la liga de Gobernadores, cuentan con que no se han de
unir los nacionalistas con los autonomistas de Buenos
Aires, para combatir a los autonomistas de las provincial,
en favor de un Presidente, que tienen oculto los que pro-
ponen otra vez la conciliacion que les di6 a Corrientes,
con que no contaban.
Todo el program, mortado en una hip6tesis absurda,
fracasada 6 impossible, esta mostrando que al.fin sienten
que no son nada, y que no cuentan con nada, salvo Corrien-
tes, Jujuy y Salta.
En las otras provincial, tienen que printipiar, por derro-
car Gobernadores, cosa que despues de las tentativas de
Entre Rios y Santa Fe, no se'muestra tan fAcil y hacedera.
Nos invitan, pues, a que les ayudemos a hacer diez revo-
luciones.
Supongamos que no se derroque ninguno; supongamos
que los Gobernadores, aterrado el uno, inquieto el otro,
con sarampion 6ste, y con oftalmia aquel, bailando en el
teatro el nuestro, y los demas perseverando en el feo
pecado de ser Gobernadores, las cosas sigan como hasta
aqui, hasta la vispera de las elecciones. Qu6 sucedera?
IQu6 en once provincias estbn desde ahora aseguradas
las elecciones A los autonomistas, fraccion liberal, con solo
no unirse a la otra fraccion liberal, que les tiende el
6sculo de Corrientes
Qu6 le queda A la fraccion liberal de Buenos Aires?
Aceptar A Tejedor, Gobernador elector, y reirse a carcajadas,
de su antiguo odio- a los Gobernadores electores.
O aceptar A Laspiur, 6 Roca, candidates, salidos de los.





OBRAS DI SARMIENTO


ministerios, estos de gobiernos electores, 6, 6, 6, hacer las
paces con el sentido comun, abandonar la partida, y no
escribir disparates.


QUE HARA EL PUEBLO?

(El Nacional, Novlembre 27 de 1878.)

Eso por sabido se calla,. en estas tierras de Diosl cSe
a alzara en todas parties, tendremos una gigantesca revolu-
c cion, desde el litoral hasta Jujuy.)
Dios nos asistal Esto leerpos en El Eco de Cdrdoba, peri6-
dico religioso y moral, cat6lico en pais cat6lico, y propa-
gador concienzudo antes, de los milagros de Santo Domingo
en Jachal.
No lo decimos por vituperio, y acaso sin dudar de la
conciencia del escritor, cuyo nombre es tan conocido,
pudi6ramos decir que las creencias religiosas, sin excluir
las del cristianismo, las mas avanzadas, han obrado muy
lentamente en diez y ocho siglos, para morigerar las pasio-
nes, pues la crueldad de las costumbres, y de las leyes, las
atrocidades de la guerra y de las classes cultas con las in-
feriores, que eran las que mas imbuidas debian estar en
los preceptos del Evangelio, en aquellos siglos de barbarie,
no se han modificado, sino desde que la filosofia y la civi-
lizacion empezaron, A fines del pasado siglo, A susti-
tuir al espiritu religioso en el gobierno, el espiritu poli-
tico.
La corruption de las costumbrea en las cortes, acab6
con los Stuardos en Inglaterra, y con los Luises, XIV, y
XV en Francia.
Luis Felipe, la Reina Victoria, y el Rey Leopoldo, son los
models de reyes politicos y no religiosos como aquellos.
Beccaria ha hecho mas para acabar con los horrores lega-
les, de que la inquisicion era el dltimo rest, y Voltaire,
el odiado Voltaire, para desenvolver el sentimiento de
humanidad, que todas las predicaciones fanAticas, de diez
y siete siglos antes. Los hombres no han dejado de ser
crueles 6 injustos, sino cuando por un cambio correlative
del espiritu, no se han sentido dispuestos-A career en mila-




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E7YVQOMNA_80JUOG INGEST_TIME 2012-08-02T13:31:57Z PACKAGE AA00010664_00039
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES