Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00037

Full Text



OBRAS


DE


6/


D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS
ARGENTINO


DEL GOBIERNO


TOMO XXXVIII


BUENOS AIRES
7222-Imprenta y Litografia u Mariano Moreno Corrientes 829.
4900


CONFLICT Y ARMONIAS
DE LAS RAZAS EN AMERICA
2a PARTE P6STUMA
























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO











ADVERTENCIA DEL EDITOR


Las conclusions A que pretendia llegar el autor de
Conflicto y Armonias de las Razas no alcanzaron A ser
formuladas in extenso; pero las premises estAn tan clara-
mente enunciadas que seria obsecacion pura no descubrir
las consecuencias.
En estos dos volimenes ((no se ha pretendido hacer
historic, sin6 explicar' la historian ; y todos los hechos
acumulados vienen demostrando la incapacidad inma-
nente de las razas indigenas para realizar una especie
de gobierno que, como el representative, est6 basado esen-
cialmente sobre la voluntad de la mayoria, y A la vez,
el vicio original que desvirtfia nuestras instituciones que
solo por una fiction legal pueden ser consideradas como
republicans, desde que, son reducidas minorias las que
tienen voluntad y action en el gobierno que para ser
ponderado y equilibrado debiera ser la expression de
grandes masas.
(( Es inutil, dice el autor, pretender exitar el pudor 6
la vergiienza, con decir que somos el pueblo que mas
indigno se muestra de la libertad A que aspira; porque
habrA una parte de la poblacion que sienta ese rubor y
otra parte que da occasion de sufrirlo por su incapacidad
morgl, intellectual y traditional de conocerlo siquiera. *
gQnienes votan? gQuienes son los que tienen opinion
sobre la legitimidad de los actos que produce un perso-
nal llamado A ejercer funciones priblicas? 9Bajo el
nombre de Reptiblica, existed una opinion active, libre 6
inteligente que estorbe que se violent las formas estable-
cidas, 6 se haga el gobierno de las formas, contra la
verdad de los hechos que con aquellas se disimulan ?





OBKAS DK SARMIENTO


Si la mayoria de los electores se muestra refractaria
por incapacidad superabundantemente demostrada en
esta obra, A ejercer derechos cuyas consecuencias no
puede apreciar, y se convierten en ceros que otros saben
aprovechar, colocAndolos A la derecha de las cifras reales,
Sporqu6 no reducir las ecuaciones y legalizar los hechos
existentes, suprimiendo ndmeros nominales y perturba-
dores, para dar realidad y verdad A la base del gobierno
por la election y hacer de la instruction estimulo politico?
Sarmiento decia en cierta occasion que lo que habiamos
conseguido hasta ahora era solo haber DESPONCHADO la
Am6rica y en esta obra agrega: ai Qun queda por hacer
( para seguir los destines pr6speros y libres de la otra
Am6rica? Nivelarse; y ya lo hace con las otras razas
s europeas, corrigiendo la sangre indigena con las ideas
e modernas, acabando con la edad media. Nivelarse por
a la elevacion del nivel intellectual, y mientras tanto, no
" admitir en el cuerpo electoral, sin6 A los que se supo-
" nen capaces de desempefiar sus funciones. )
Las ideas indecisas sobre el pueblo soberano. como
entidad misteriosamente dotada de sabiduria suficiente
para gobernarse, aun sin haber oido mentar los proble-
mas que resuelve con su voto, esas vagas teorias deberian
ya haber hecho su tiempo entire los que nunca han
conocido una voluntad en la mayoria y al invocar los
decantadds dogmas podrian hacer como aquellos augures
que no podian mirarse A la cara sin reirse.
El insigne repdblico ingl6s, dice Sarmiento, que
lanz6 al mundo el grande axioma, todo poder emana
del pueblo, se mostraba firme en la creencia que la
, repdiblica debia ser gobernada por caballeros, per la
<( natural aristocracy y que asi debia ser considerada-en
o Inglaterra en tiempo de Cromwell mismo. Hay algo,
( dice, primero en la construction de una" repuiblica, en
a seguida en el gobierno de ella y ultimamente en el
mando de los ej6rcitos que parece ser peculiar al gbnio
, de un caballero. Pasa en seguida en recuenta la lista
o de losque desempefiaron el rol de legisladores, antiguos





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


a y modernos, hasta el mismo Cromwell y concluye por
( decir que result del testimonio universal de la historic
a que fud siempre un noble el que fund una repfiblica;
a y John Adams, Presidente de los Estados Unidos decia:
a -por nobles entiendo no una nobleza hereditaria, sin6
la natural y actuante aristocracia entire la especie
a humana, cuya existencia no pod6is negar. Vd. y yo
a hemos visto levantarse cuatro grandes families en
a Boston, los Crafes,.Gores, Dawes y los Austins. Son
a tan realmente nobles, except en poder, como los
a Howards, Sommersets en Inglaterra. Es una distin-
( cion que ha hecho la naturaleza y que nosotros no
a podemos abolir ( ).
( En estos y otros esperaba que el antiguo senti-
a miento del honor sobreviviera y que nunca violarian
a un juramento, razon por la cual la urna electoral esta-
a ria siempre segura en sus manos; porque al fin la
a pureza de las elecciones, afiade su comentador, es
, una question de honor y de honradez political.
( Nosotros solo podemos seguir el ejemplo de Harring-
a ton, y levantando nuestras manos al cielo, jurar que
a por todo esfuerzo en nuestro poder, la urna electoral
a serA preservada de macula, no solo por nosotros mismos,
a sin6 tambien do nuestros vecinos y que caeremos
a sobre los que la manchan, aquellos que buscan la vida
a del pueblo, con privarlos del poder soberano, con penas
a que espresen nuestro horror por este parricidio. ( )
a La parte educada debe por tanto gobernar; de lo
a contrario vendri a suceder que andando el tiempo y
a repiti6ndose los cambios, escaseando los notables y
aptos para el desempefio de cada function del Estado,
a vaya cayendo su administration en manos no, prepara-
das para su- buen manejo. La Inglaterra y reciente-

(1) Obras de John Adams.
(2) Un enemigo toma la vida de uqa nacion por fuerza; un corruptor del voto
se la quita por el ma viil de los fraudes y el miserable traldor no es digno de la
Vida. ( Political Science Quaterly vol. II No* III. 1867 ) ( N. del Autor).





OBRAS DE SARMIENTO


W' mente los Estados Unidos, para precaverse de- la
a invasion de los ineptos, favorites de un rey 6 de una
u parcialidad, han establecido someter A exAmen previo
de aptitud a los que pretenden entrar en el servicio
a civil, como casi todos los gobiernos han instituido
a escuelas navales y militares para preparar en ellas con
a el studio de las ciencias que al buen 6xito de la guerra
concurren, la aptitud de defender la patria. Sin eso el
< ejdrcito se convierte en manos de nambiciosos vulgares
en instrument de opresiori para su propio pais,
" supliendo con galones y titulos pomposos la ingenita
inferioridad que los aqueja.
a Si tales medidas son ajustadas a la necesidad supreme
del Estado, i habria cordura en pretender que no habria
< de tocarse al sufragio ignorante y que existe un princi-
a pio en cuya virtud se ha de reemplazar siempre A un
< elector nominal y ausente, por habilidades y fraudes?
Deber nuestro es afiadir, que nuestra actitud en la
Convencion Constituyente de Buenos Aires, defendiendo
la restriccion del sufragio, asi como las doctrinas expues-
tas en un libro ya olvidado (Una Repiblica Muerta 1892),
nacen directamente de la ensefianza que recogimos de
los labios de Sarmiento y de las ideas que 61 se compla-
cfa en explicarnos respect A la solution del conflict
de las razas.
A. B. S.


NOTA-Los manuscritos de este vol6men se hallaban todos, por centenares de
earillas, sin numeracion y en tal desorden que hay pdginas escritas al dorso para
un capitulo diferente y el trabajo de paciencia A que hemos debido entregarnos,
copiando Integro el libro para hallarle colocaclon 4 cada hoja, puede haber dado
por resaltado que algun concept quede trunco 6 pudiera hallarse mejor colocado.
Bien entendido sea que nada hemos agregado ni modilleado de'nuestra coseeha. -
(BI Editor).


VIII







CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA




INTRODUCTION




Cinco afios largos van trascurridos desde que vi6 la luz
pdblica el primer volume de Conflicto y armonias de las Razas
en Amdrica, dejando a los que deseaban conocer el fin A que
conducian los materials y andamios preparados, en la
espectativa demasiado prolongada, por cierto, de la palabra
final.
Debemosles una satisfaccion, explicandoles los motivos.
que aconsejaron suspender un trabajo, que como se ha
podido traslucir en el context de la obra y se dice clara-
mente en el pr61ogo, tiene marcadas tendencies political
y pretendia dar la razon, con el studio de los antecedentes,
de las nuevas faces que venia asumiendo el caracter de los
pueblos y los prop6sitos de los gobiernos.
Sobrevenian en ese moment y esthbamos & la vispera
de eleociones para renovation del personal politico, a la
termination de un period presidential; y los hechos his-
t6ricos que queriamos poner de manifesto con la prosecu-
cion del studio de los Conflicto y armonias de las Razas,
eran de tal aplicacion a las circunstancias presents, que
podlan influir en la lucha electoral por el mal lado, ya
autorizando el abuso con el ejemplo de lo pasado, ya dejan-
do presumir que el libro era de simple pol6mica electoral,
perdiendo asi toda autoridad moral el libro y el autor.
Era, pues, convenient guardar la luz para cuando no so-
plasen vientos tan recios, y en lugar de lanzar una idea
en mal moment, el autor dobl6 su caracter, ech6 Have
a sus manuscritos, y como el historiador de Belgrano dej6
una vez la pluma para empufiar la espada, asi el autor
de este libro tom6 la pluma incisiva del polemista para
TOMO XXXVIII l





2 OBRAS D)E SARMIENTO

encarar la question electoral como simple elector, afilian-
dose en el grupo de descabellados ambiciosos y propuestos
candidates de transaccion que corrian A su perdicion, no
queriendo oir consejo ni admitir direction, pero A quienes
era precise unirse por no quedar simple espectador de la
derrota.-L-Y para qu6 resistir a Urquiza, decia A un repi-
blico el doctor Rawson, si esta seguro de que seran vehci-
dos?-Para que nos venza, le contestaba, a fin de que se
haga la historic.
jFuimos vencidos en las eleccionest La gracia hubiera
estado en que no lo fu6semos, habi6ndoles dado ganado el
juego con la primera jugada!
El tiempo ha trascurrido desde entonces, los afios se
acumulan silenciosamente sobre nuestra cabeza, y debemos
al pdiblico la terminacion del suspendido trabajo, y A noso-
tros mismos la buena fama de no haber dejado obra
comenzada, transigiendo con el descarrio triunfante en los
hechos, ni abandonado la teoria political, a cuya realization
conducia bajo sus multiples formas el esfuerzo de una
larga vida.
Otra causa de demora venia de un singular acontecimiento
literario.
El author de Conflicto sostiene la teoria poco aceptada, de
la inmutabilidad de la forma republican, 6 como diria un
ingl6s, y es la verdad, su catolicidad, es decir, su universali-
dad en los pueblos modernos. Otro escritor, un norte-ame-
ricano, rastreaba al mismo tiempo los origenes de la Consti-
tucion norte-americana, negando al Congreso constituyente
y & los profundos repdblicos que forjaron el proyecto, de
toda invention, si no era la simple redaccion del acta que le
subministraba Guillermo Penn, sobre todo al realizar lo que
61 mismo llam6 su Santo Experimento.
EncontrAbamos con el anuncio que hacian los diarios de
la aparicion de Developpement of the constitutional liberty in the
english colonies of America, by Eben Greenough Scott-1882-
lo que nos constituia protagonistas en una de esas miste-
riosas apariciones de la misma idea en paises y hombres
distintos.
< Demu6strase, dice Mr. Scott en el pr6logo de su libro,
que estos Estados Unidos son el product legitimo y direc-
to de aquel gran inovimiento intellectual que A falta de





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


mejores nombres los hombres dieron en llamar la Refor-
ma; que la libre investigation despertada con ella pas6 de
los asuntos religiosos a los politicos y nos di6 al fin, como
habia dado antes A la Inglaterra, un gobierno realmente
constitutional establecido sobre la libertad de conciencia y
y sobre la libertad del ciudadano.... Esta obra, concluye
Mr. Scott, no es el resultado de un esfuerzo para extraer la
verdad de nuestra primitive historic, sino una contempla-
cion de lo que es conocido como historic. Como tal no pre-
tendo descubrir hechos nuevos, y dejando abierto el campo
de la investigation al lector me limito estrictamente a la
obra de deducir de alli el plan hist6rico del desarrollo.)
Este mismo es el plan de Conflicto que no hace historic,
sino que pretende explicar la historic.
( La colonizacion norte-americana, dicese en Conflicto, se
hace bajo la excitacion cerebral mas aguda porque haya
pasado jamas una part de la especie humana. Es la rea-
lizacion de idea griega, Minerva que sale del cerebro de
Jdpiter, ardiendo aquellas cabezas en el volcan de ideas que
remueven Moises y los profetas antiguos, Lutero y Calvino,
con sus discusiones teol6gicas, los Stuardos con sus tenta-
tivas de arrancar al pueblo ingl6s sus libertades, con
Regerio Williams, que proclama la libertad de conciencia)).
El autor de Desarrollo de la Libertad constitutional en
las colonies inglesas de America, dedica a comprobar el
origen antiguo de la Constitucion de 1776, con una copia de
hechos hist6ricos exclusivos al genio y espiritu del pueblo
ingl6s, mientras que' en Conflicto no podia darsele mas
espacio que el consagrado A los puritanos, quakeros, caba-
lleros como sectarios y como elements constituyentes,
pues el studio de Conflicto de Razas trataba solo de arri-
bar a conclusions mas generals que las de Mr. Scott, como
lo mostrarAn las piginas que siguen.
Sin ser nuevo en la historic del progress de las ideas,
como si ellas nos vinieran de la march general de los
acontecimientos, 61 o que se llama generalmente el Siglo, en-
cuentrase en este caso el hecho de que dos escritores ame-
ricanos, a los dos extremes del continent, de lenguas
diversas, abren A un tiempo un nuevo sistema de investiga-
cion constitucional,negando la expontaneidad,digamoslo asi,
A la voluntad del legislator modern, al darse constitucio-





OBRAS DE SARMLENTO


nes, pues la que adoptan es el resultado de conquistaA
hechas de antemano por la razon, mediante el esfuerzo de
pasadas generaciones.
Como el autor necesita fundar la autoridad de sus aser-
ciones en la sinceridad de su studio 6 investigation pro-
pias, en coincidencias tan raras, necesita fijar fechas que
alejan las sospecha de plagio, 6 simple adaptation de ideas.
El libro de Mr. Scott trae el mil6simo de 1882, Nueva York-
Pulman y Sons. Conflicto vi6 la luz en 1883; pero el pr6logo
que es lo ultimo que se describe, trae la fecha de Diciembre
1882. Hay la diferencia del tiempo transcurrido durante la
impression que dur6 cuatro meses y la redaccion de la obra
que debi6 absorber mayor tiempo, de manera de hacer coe-
tAnea la publication del primero con la conception del
segundo. Si alguna duda quedare, resolverialo la circuns-
tancia de haber partido para Europa, despues de la publi-
cacion de Conflicto, el doctor J. B. Gil, tan honrosamente
conocido del pdblico, y Ilevado especialisimo encargo del
autor, de pedir desde Londres 6 Paris el libro de Mr.
Scott. El libro lleg6 & Buenos Aires todavia mess
despues.
Llegaba la noticia de su aparicion en un peri6dico se-
manal, de Filadelfia, The American, dando breve resefia,
caracterizando su contenido como una novedad que echaba
por tierra, se decia, todas las ideas recibidas en cuanto al
origen de la Constitucion de 1776, que se atribuia 6& los tra-
bajos de Hamilton, Adams, Jefferson, Madison y Jay.
No acepta Scott el rol culminante que se atribuye al puri-
tanismo en la formation de las nuevas ideas de gobierno y
que le damos en la parte que le asigdiamos en el movimiento
human que original. ((Todo este movimiento, dice, ha sido
desde el principio al fin, desgraciado en cuanto al nombre-
Si no se le llama ((El Gran Movimienton, 6 la (Grande Revo-
lucion), en verdad no tiene nombre. Refornma, solo expresa
una part, y Puritanismo, que no es sino una part de una
parte, induce en error.....)) Pero hablando mas adelante
sobre sus buenos lados, justifica el que lo hayamos puesto
en primera llnea, pues dejabamos A Quakeros y Caballeros
su colocacion avanzada. ((Si mas no hubiera hecho el Puri-
tanismo que desenvolver el respeto de si mismo en el hom-
bre, el sentidode la individualidad y la conciencia de que





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA.


debia haber un poder que pudiese y quisiese forzar a guar-
dar un respeto reverente a los derechos personales, habria
merecido bien del pueblo. Y esto lo hizo. Si solo hubiese
limitado sus esfuerzos a mantener las antiguas libertades,
avanzar las nuevas y establecerlas ambas, habria merecido
bien de la civilizacion. Y esto lo hizo. El lanz6 i la Ingla-
terra en su carrera de conquista, no la conquista de la fuer-
za bruta, sino su conquista de civilizacion que ha sometido
continents al arado y que ha arraigado los principios de liber-
tad tan hondamente en las islas de mares remotos como no
lo estuvieron nunca en el suelo de Runymede.) (l)
El libro de Scott ha producido, con efecto, el resultado
que The American le pronosticaba. Nuevos repdblicos ame-
ricanos se han lanzado en la nueva via, encontrando no
solo la corroboracion del aserto de Scott, sino las fuentes
vivas en que bebieron los constituyentes de 1776. El profe-
sor Theodore Dwight, en el Political Science Magazine, hablan-
do de Harrington y su influencia sobre las instituciones political de
los Estados Unidos, se expresa asi:-(Muchos se han imagi-
nado que los constructores de nuestros primitivos papeles
politicos descubren un pensamiento enteramente original,
notable por su novedad, como se muestran profundos en su
sabiduria. Creese que sucedi6 todo lo contrario. En lugar de
ser originadores fueron en la mayor parte juiciosos copistas.
Nuestra inmortal Cunstitucion misma, cuando se consideran
sus especificas previsiones, se v6 que es debida A un juicioso
uso de las tijeras. Tomaban prestado de derecha 6 izquierda
y asi labraron el espl6ndido mosaico, llamado Constitucion
de los Estados Unidos, engalanada con todas las insignias
de la libertad.) (2)
Asi, pues, la idea que A un tiempo echaron a la circulation
dos escritores en ambas Am6ricas, constitute un nuevo cri-
terio entire los mismos que dieron formas precisas al trabajo
hist6rico de su raza, trasladar Am6rica la realizacion en
los hechos de aquello a que no se prestaba la monAr-
quica Inglaterra. A nosotros mismos va a servirnos el
studio del republican inglds Harrington, en la continua-


(1) Scott-Deyeloppement y etc. p. 5.
(2) Political Science Quaterly. March 1887, pag. 15,





OBRAS DE SARMIENTO


cion de nuestro trabajo, de mas ayuda que A los mismos
publicistas norte-americanos.
En Inglaterra misma penetra la idea abstract de la per-
feccion de la Constitucion norte-americana, aun suponien-
dola genuina y original.
((La Constitucion americana, ha dicho Gladstone que
represent el Parlamento liberal hasta en el Gobierno, es,
hasta donde soy capaz de concebirlo, la obra mas portentosa
salida en un tiempo dado de cerebro y prop6sito humano)
Mr. Freeman la habia ya caracterizado como la Constitu-
cion federal mas perfect del mundo.
ICuAnto camino andado! Y sin embargo, tenemos derecho
de career que nosotros vamos un poco mas adelante en la
teoria general.
No nos detendremos en estas apreciaciones que todavia
aparecen como extraflas al objeto de ((Conflicto y armonlas
de las Razas y mostrar c6mo nos anticipabamos A ellas, a
los juiciosque sucesivamente han emitido Freeman, Her-
bert Spencer, Gladstone, El Espectador, Fronde el historia-
dor, y iltimamente Summer Maine el jurisconsulto emi-
nente.
Al cerrar el capitulo relative a los origenes de la Cons-
titucion norte-americana, deciamos ean la pagina 276:-(Es,
pues, el G6nesis del nuevo mundo una resurrection mo-
mentanea de la historic humana entera, en el cerebro de
aquella parte mas escogida de la especie, los grandes pen-
sadores, los hidalgos y caballeros, los republicans, los pu-
ritanos y quakeros dejando en menos de dos siglos de ela-
boracion, propuesta, discutida, generalizada y aceptada, la
Constitucion que van a darse en 1776, pues que el resultado
de la conciencia ya formada de aquellos pueblos y colo-
nias, tan desemejantes entire si al principio, tan homogd-
neos al fin, para conquistar su independencia y constituirse
en gobierno.)
Se diria que todo el libro de Scott esta sintetizado en
este resume.
No se crea que es hip6rbole y generalizacion enfitica, al
Ilamar Gdnesis del nuevo mundo a la Constitucion norte-ame-
ricana. (Mia es solo la idea que campea en este primer
volume, decia en el pr6logo a Mrs. Horace Mann, y cu-
yas consecuencias serAn la material del segundo. Ya en el





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMIRICA


context de este primero, vera usted c6mo se confunden en
un solo cuerpo ambas Amdricas, porque la forma political de
una 6poca no pertenece a una lengua ni a la historic del
pais en que se form6.- Corintias 6 d6ricas, son de ordinario
las columns que adornan monumentos y templos, no im-
porta el pais culto donde se erijan, porque esas son las
formas consagradas por el arte.- Pero la Am6rica tiene
otros vinculos que la llevan a un comun destino, aceleran-
do su paso los retardatarios de uno y otro lado del
suprimible istmo, sea una faccion nueva de la huma-
nidad.) (1)
Esta idea hace el fondo de la political que ha seguido y
sostenido el autor durante su larga gestion de los negocios
piblicos de su pais, y fu6 el espiritu que asumi6 la larga
series de sus escritos. No cree incongruente hacer una
breve mencion de ellos para justificar lo avanzado de cier-
tos asertos.
La Am6rica del Sur no tenia models autorizados para
organizer gobiernos republicans, puesto que solo el Bra-
sil obtuvo familiar dinastica, y la mitad de las guerras civi-
les tuvieron, por motivo 6 por pretexto, la forma de gobier-
no central 6 descentralizado. El Virreinato se desmoron6
en estos embates; y luchando por darle vado, el autor fue
inducido a aceptar la forma federal que combatia con las
armas en la mano, como millares de argentinos. ( federales, dijo en Argir6polis, pero sedmoslo. Llamaos los
Estados Unidos de la Amdrica del Sud, y el sentimiento de la
dignidad humana y una noble emulacion, conspiraran en
no hacer un baldon del nombre a que se asocien ideas
grandes.p
Aquel vuelco de ideas y esta aspiracion, le hicieron em-
prender un viaje por Europa, Africa y America, con el
objeto de ver de cerca la poco conocida federation norte-
americana, ya que el nombre empezaba a ser conocido pero
no estimado en el mundo politico. Testigo de ello eran dis-
cusionies constantes en las oficinas de la Revue de Deux Mon-
des en 1845, no obstante hallarse la Francia en visperas de
una revolution republicaria, con alguno de sus escritores,


(1) Pr6logo de Conflicto. Tomo I.





8 OBRAS DB SARMIENTO

ya que dispensaban cierta deferencia al interlocutor, a
causa de tener en algo, como production literaria, el libro
de Civilization y -Barbarie, de que se proponia la Revista dar
cuenta con encomio. qQue extraflo, se nos decia, que los
Estados Unidos mantengan las formas republicans, siendo
como son pueblo de mercachifles, consagrados al cultivo
de su tabaco de Virginia 6 a la pesca del bacalao y A las
especulaciones de un comercio lucrative, sin political ex-
terior, sin estados vecinos, sin ej6rcito, sin historic siquiera,
pues la de su Independencia ahi principia y ahi acabah
Los escritores franceses no acaban de perder la idea de
que el mundo politico principia con Voltaire y Rousseau, los
enciclopedistas y la revolution de 1789, y de mal grado con-
cederan a los Estados Unidos la Declaracion de los Dere-
chos del hombre, ni A laInglaterra la invencion del sistema
representative.
Una idea asoma ya sin embargo en la conciencia huma-
na, y podemos jactarnos de haber tenido como vislumbres
de ella de largo tiempo atras, y es que el gobierno de los
Estados Unidos es la resultante del trabajo human du-
rante los trascurridos siglos de civilizacion. Gladstone y
los pensadores ingleses contemporAneos andan cerca de la
meta. Laboulaye, en Francia, murio firme en el credo
que se le habia revelado y todo tiende a acercar los pueblos
A este tipo comun de mecanica political, como Lavoisier en-
contr6 una mecanica celeste que regia el movimiento com-
paradoide los astros. El sistema m6trico decimal encontr6
resistencias, presentandose comto un metodo francs, de
pesos y medidas. La Inglaterra tiene sus yards, sus pe-
niques y sus pulgadas y se halla muy bien con eHas. Pero
desde que se populariza el hecho de que se trata, solo de
la diez millon6sima parte del cuarto del rheridiano terres-
tre, todas las naciones convienen en adoptar la unidad
m6trica, caya admirable simplicidad facility de un modo
inapreciable los calculos, por medio de las subdivisions
decimales.
La reciente guerra do secesion hizo para el mundo el
efecto de aquellos celajes rojizos qqe quedaron envolviendo
la tierra despues del espantoso estallido del volcan que
sepult6 un milton de hombres en Asia. No conocemos en
castellano description simpatica de los Estados Unidos, de





CONFLICTO.Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


su grandeza prevista, de la riqueza de su territorio, como
la que contiene el segundo volume de Viajes por Europa,
Africa y AmdriA, cuya primera pagina no permitiremos re-
producir. /
-((Si Dios me encargase de formal una gran Repuiblica,
nuestra Repuiblica (d nous) por ejemplo, no admitiria tan
serio encargo sin que me diese estas bases por lo menos:
Espabio sin limits conocidos para que se huelguen dos-
cientos millones de habitantes, ancha exposicion a los
mares, costas acribilladas de golfos y bahias, superficie va-
riada sin que ponga dificultades a, los ferro-carriles-no los
habia todavia en la America del Sur,-y canales que habrA n
de cruzar el Estado en todas direcciones; y como no con-
sentir6 jamas, en suprimir lo de los ferro-carriles, ha de
haber tanto carbon de piedra y tanto hierro, que el aflo de
gracia cuatro mil setecientos cincuenta y uno, se est6n aun
explotando sus minas como el primer dia.
c(La extrema abundancia de maderas de construction,
seria el linico obstaculo que soportaria para el facil drenaje
de la tierra, encargindome yo mismo de dar direction opor-
tuna A los rios navegables que habian de atravesar el pais en
todas direcciones, convertirse en lagos done la perspective
lo requiriese, desembocar en todos los mares, ligar entire
si todos los climas, A fin de que las producciones de los
polos viniesen en via recta A los raises tropicales y vice-
versa. Luego para mis miras futuras, pediria abundancia
por doquiera, de marmoles, granitos, porfirios y otras pie-
dras de canteria, sin las cuales las naciones no pueden
imprimir A la tieria olvidadiza el rastro eterno de sus
plants. IPais de cucaha, diria un franc6st La insula Bara-
taria, apuntaria un espaflol!... jImb6cilest Son los Estados
Unidos de Amdrica, tales cuales los ha formado Dios y
jurara que al crear este pedazo del mundo sabia Rl, que alia
por el siglo XIX, los derechos de su pobre humanidad
pisoteada en todas parties, esclavizada 6 muri6ndose de
hambre, A fin de que huelguen los pocos, vendrian a reu-
nirse aqui, desenvolverse sin obstaculo, engrandecerse y
vengar con su ejemplo A la especie humana de tantos siglos
de tutela leonina y de sufrimientosl...
El resto del tomo de Viajes contiene apreciaciones su-
marias sobre el sistema de Gobierno, y la Vida de Lincoln,





OBRAS DE SARMIENTO


las Escuelas base de la prosperidad en los Estados Unidos, y
muchos otros escritos posteriores sobre el mismo asunto,
han robustecido las impresiones primeras. a
Desembarazado el terreno con la caida de Rosas, preva-
leci6 en la Constituyente el sistema' federal que venia en
les hechos, habia proclamado la prensa liberal como tri-
buto A 'la opinion formada por los hechos, aconsejada en
Argir6polis, provocando la reunion del Coigreso, y triun-
fante con el Ej6rcito Grande A las puertas de Buenos Aires.
En treinta y cinco aflos transcurridos de prActica nebu-
losa 6 incierta, no son pocos los que empiezan A career que
el sistema federal ha sido impuesto por la violencia, y
que estos paises no estan maduros ni preparados para
desempefiar las multiples funciones que la conservation
de la libertad reclama.
Esta idea de la simplificacion del mecanismo guberna-
tivo, toma mayor incremento en el Animo de los que
gobiernan, A media que mas poder ejercen y mas qui-
sieran perpetuarse en el mando. Oh! qu6 fil6sofos y qu6
prudentes se muestran cuando pueden apoyar sus razones
en algunos buenos batallones, que para mayor seguridad
y orden se han procurado de antemano

II

Antes de pasar adelante y entrar en discusiones indtiles
con quienes no quieren ser persuadidos, debemos inculcar
ciertas ideas salvadoras, que fortifican la confianza en el
present yen el porvenir pr6ximo.
Cuando se contempla el asombroso espectaculo de la
libertad representative, republican, federal en los Estados
Unidos, fundada en verdades eternas, comunes A la especie,
viene necesariamente la idea de que la Am6rica latina no
esta destinada A ser la negacion prActica de esas mismas
verdades eternas, aqui como alli proclamadas, por allA
practicadas, aqui mal comprendidas 6 peor aplicadas.
Y cuando vemos que la Europa entera empieza A po-
nerlas en ejercicio, inclinandose la Inglaterra misma A
adoptarlas, los nuevos Estados libres 6 con gobiernos regu-
lares como la Italia, la Alemania, la Francia, tienden al
mismo fin.





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


Para los sud-arnericanos es todavia de mayor precio la
adoption de aquel padron constitutional y es que no tienen
otro, no subministrAndoles su tradition ninguno para
guiarse; y contray6ndonos tan solo a nuestro ensayo de
gobierno, recordaremos que ninguna nacion de Europa
ni de America si hemos de llamar naciones nuestras
agTupaciones, han recibido y aprendido mas lecciones
norte-americanas que la Repdiblica Argentina.
Es la que mas se ha forzado en propagar la instruction
y hacersela comun, en lo que es dnica en la Am6rica
del Sud. La inmigracion europea ha respondido al lla-
mado que sus leyes y estimulos le han hecho, y en esto
es uinica en tan gran escala en la Am6rica del Sud.
La practice de su Constitucion federal estA apoyada
en la traduccion de sus comentadores, El Federalista, Story,
Tiffany, Pomeroy, Grimke y otros, hecha espontdneamente
por 6rden gubernativa, y en esto es dnica.
El Congress tiene adoptado el Digesto de Wilson para
sus discusiones, y la practice ha requerido que se tra-
duzca al castellano la Ley y Prdctica de las Asambleas Deli-
berantes, de Cushing, que es la regla en medio mundo.
Las Cortes de justicia guian sus fallos, en cuestiones
en que intervenga la Constitucion por las decisions de
la Corte Suprema de los Estados Unidos que ya ha con-
sagrado el derecho public; y v4se que fiscales, abogados
y Cortes provinciales hacen recta aplicacion de sus prin-
cipios. Las Cortes dan, como en los Estados Unidos, a la
prensa en libros, sus fallos, y los Procuradores Generales
sug dictamenes, con los que se viene formando una juris-
prudencia que acabarA por contener los desmanes posibles
de jueces refractarios.
En todo esto aventajamos la Am6rica y en muchos casos
A. la Europa que por lo general carece de literature po-
litica.
Tenemos, pues, much camino andado, para volver
atras a buscar sendas de atravieso por enmarafiados
bosques y tembladerales.
Toda esta masa de ciencia desciende, es verdad, len-
tamente a formal el buen sentido del pueblo; pero es
principio reconocido de la Repdblica que el gobierno ha
de ser ejercido por los mas aptos y entendidos; y el nuestro,





OBRAS DE SARMIENTO


cualquiera que sea la suficiencia de luces, ha estado
siempre en manos de los mas inteligentes patriots. Si
yerran es por falta de respeto al saber, a las buenas tra-
diciones y a esas leyes y reglamentos mismos que creen
poder alterar por la idea funesta que prevalece, de que
la voluntad del legislator no tiene freno, como si la Repti-
blica no fuese representative, y para serlo necesite seguir
los principios y reglas que con el sistema representative
adopt.
No queremos prescindir de insertar aqui la opinion de
M. Edgard Quinet, sobre las causes que contribuyeron a
perder la Revolucion francesa, haciendola presa facil de
un ambicioso que la llev6 por el arbitrario y el despotis-
mo military a la p6rdida del trabajo de un siglo y la sangre
de millones para instruction de nuestros politicos adoce-
nados que repiten sin ley siquiera y contra el espiritu
de la Constitucion, la maniobra de Robespierre.
Habla Quinet:
-- Error de la Revolucion. Robespierre propuso el
decreto: Que ninguno de los miembros de la Constitu-
yente pueda ser reelecto para la pr6xima legislature.)
((El error de la Revolucion estuvo en career que los
individuos que se habian ilustrado por 6us servicios, po-
dian ser desechados 6 dejados impunemente; que las
masas del pueblo contenian fuentes inagotables de inspi-
racion y de genio. El tiempo ha m ostrado, sin embargo,
que el impulso venia de ciertos hombres. Cuando estos
fueron reducidos a la impotencia, las masas se encontra-
ron est6riles y la revolution political abort6. Lo que falt6
verdaderamente fu6 el respeto por el individuo, creyendo
que el pueblo suministraria una sustancia inagotable para
el porvenir, idea falsa que fu6 una de las grandes causes
del descalabro de la Revolucion.
((Sin Montesquieu, Voltaire, Rousseau, Buffon, gqu6
queda del siglo XVIII? Quitadle A la Revolucion los
hombres ilustres, 4qu6 queda? Un pueblo mudo y predis-
puesto & la servidumbre)). (1)
L6a'se, por ejemplo,lo que se describe en Inglaterra en este


(1) Edgard Quinet.-La Revolution. Tomo I, pAg. 209.





CONFLICTO Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


mismo afto 1887 sobre la repdblica como institution, ya que
no se pueden negar sus asombrosos resultados en Norte
Am6rica:
((Absurdo seria desconocer la estabilidad relative del
gobierno de los Estados Unidos, lo que constitute un hecho
politico de primer orden; pero las conclusions que pudie-
ran sacarse de ahi se hallau muy debilitadas, si no comple-
tamente aniquiladas en presencia del especticulo extraordi-
nario que presentan las numerosas repiiblicas escalonadas
desde la frontera de M6jico hasta el Estrecho de Magallanes.
Muchas paginas requeriria el resumir solamente la.historia
de las comunidades hispano-americanas.
((Durante periods enteros y aun durante various aflos,
algunas de ellas han sido presa disputada entire el popula-
cho y el militarismo, para caer en seguida en manos de
tiranos tan brutales como Caligula 6 C6modo, que reinaban
como un emperador romano, en nombre del pueblo de
Roma.
<(BastarA recorder queen una de entire ellas, en Bolivia, de
la que se ha hablado much tiltimamente aprop6sito de la
guerra del Pacifico, ha habido entire catorce presidents,
trece asesinados 6 desterrados. (V. Barros Arana.-Guerra
del Pacifico). Puede darse una explicacion, hasta cierto
punto, de la poca atencion de los politicos ingleses y euro-
peos sobre esa series de fen6menos tan notables 6 instructi-
vos en su misma monotonia; la lengua espafiola, aunque la
mas desparramada en el mundo civilizado, despues del
ingl6s, es muy poco leida 6 hablada en Inglaterra, Francia
y Alemania. Se encuentran, sin embargo, teorias que pre-
tenden explicar la confusion political universal que ha
reinado a veces sin intermitencia en la Am6rica Central y
Meridional, con excepcion de Chile y del Brasil.
aSe nos dice que el pueblo es compuesto en gran mayoria
de sangre india y que ha sido creado en el catolicismo
romano. Serian plausibles estos arguments si las personas
que los adoptan estuvieran dispuestas a sostener que una
education political exceptional 6 muy especial, fuera esencial
al funcionamiento satisfactorio del gobierno popular; pero
tales razones emanan de espiritus persuadidos de que
existe en todas parties una fuerte presuncion en favor del
gobierno democratic. En cuanto a la iglesia romana,





OBRA9 DE SARMIENTO


cualesquiera objeciones que se puedan hacer en contra de
sus dogmas, debi6ramos recorder por lo men os, que ella es
ante todo una grande escuela de igualdad. (i)
El mismo autor nos suministra en -otra parte la defense
de la Repidblica, mostrando que nuestro recurso diario A las
revoluciones y pronunciamientos, nos viene de nuestra
madre patria; y el que lo hereda no lo hurta:
((El gobierno popular fu6 introducido en Espafia exacta-
mente A la hora en que la fortune de la guerra se declaraba
en favor del duque de Wellington y el ej6rcito ingl6s. Las
Cortes extraordinarias firmaron en Cadiz una Constitucion,
desde entonces famosa en la political espahola, bajo el nom-
bre de Constitucion de 1812, cuyo primer articulo declaraba
que la soberania reside en la nation. Fernando VII, al
volver A Espafia, de Francia, repudi6 esa Constitucion,
denunci6la como impregnada de jacobinismo y durante seis
afios rein6 cual rey absolute, como no lo habian sido sus
padres. Pero en 1820 el General Riego, que mandaba un
cuerpo de ej6rcito en las cercanias de CAdiz, se puso A la
cabeza de una insurrecion, A la que se reuni6 la plebe, y el
rey hubo de someterse A la Constitucion de 1812. En 1823
apareci6 la invasion extranjera: los ej6rcitos franceses
entraron en Espafa a instigacion de la Santa Alianza y
restablecieron el despotismo de Fernando, que dur6 hasta
su muerte. El gobierno popular fu6, sin embargo, restaurado
por su viuda, entonces regente en nombre de su hija, sin
duda con el objeto de fortificar los titulos al trono de la
reina Isabel, contra los de su tio don Carlos.
((Es escusado entrar en los detalles ulteriores de la his-
toria de Espafia. Encudntranse en la Am6rica del Sur,
ciertos paises donde el pueblo, para sefialar los aconte-
cimientos, remonta, no A la dpoca de los grandes temblores
de tierra, sino A algunos afios en que por rara ocurrencia,
ningun sacudimiento se ha producido. Siguiendo este sis-
tema, podemos hacer notar que durante los aflos que
siguieron A 1845, y los que siguieron A 1857, en Espafia
hubo ausencia relative, aunque no absolute, de insureccion
military. En cuanto al resto de la historic political, segun


(1) Sir Henry Suminer Maine-Ensayos sobre el goblerno popular.





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


mi cAlculo, entire el primer establecimiento del gobierno
popular en Espafta en 1812, y el advenimionto del dltimo
rey, no ha habido menos de cuarenta sublevaciones mili-
tares de naturaleza grave, A la mayor parte de las cuales se
ha asociado la plebe. Nueve de entire ellas han tenido
6xito complete, sea en destruir la Constitucion vigente, sea
en derrocar los principios segun los cuales se gobernaba.
No tengo necesidad de decir que la reina Ciristina 6 su hija
Isabel, fueron expulsadas de Espafia por el ejorcito 6 la
flota, con el concurso de la plebe, y que el dltimo rey don
Alfonso habia sido colocado en el trono por un pronuncia-
mienta military A fines de 1874. Cr6ese que desde entonces
no conservaba su position, sino merced A una political de
un nuevo g6nero. Desde que se tenia por seguro que el
ejrcito se mostraba seriamente descontento, cambiaba de
ministerio.) (4)

III

Moltke preguntaba A los oficiales espafioles: LQu6 es un
pronunciamiento, de que hasta hoy no he podido darme
cuenta?
La Am6rica del Sur es un pronunciamiento permanent
hasta 1875, en que fu6 cayendo de pronunciamento en
manos de tenientes y coronelillos que se fortificaron en los
cuarteles y abolieron 6 desvirtuaron con el auxilio de la
plebe, las instituciones populares.
Sin desconocer la influencia poderosa de este antece-
dente nac.ional, de raza, que nos hace producer en Ame-
rica los mismos pronunciamientos nmilitares de la peninsula,
podemios sefialar, A fin de que nio se nos atribuya el
prop6sito de descargar sobre nuestros padres el peso de
nuestras propias faltas, por las similitudes de situaciones
sociales, causes puramente americanas y que dicen relacion
entire los habitantes de esta parte de Am6rica con los
que forman la mas poblada Repdblica de la conquista
espafiola del otro lado del istmo de Panama. Nada de
comun en sus movimientos interns debieran presentar


(1) Summer Maine-pag. 31.





OBRAI DI SAKMIENTO


las Repdiblicas que surgieron del Virreinato de Buenos
Aires y del ex-imperio,de Mntezuma, en M6jico. Pondremos
A la vista de unos y otros habitantes, el cuadro de aquel
pals que ofrece hoy mismo & las mirAdas de los extranjer0s,
y ellos juzgaran si hay analogias extrafias entire ambos.
Cuenta M6jico once millones de habitantes y este pais
tres, que consume double cantidad de mereaderias europeas,
lo que muestra el camino que nosotros ltevamos andado
en la armonia de las razas, despues de su conflict.
Indios por indios, tomaremos to que encontramos f mano
sobre los de M6jico actual mente, a fin de que mutatis mutandi,
el lector argentino haga at caso sus aplicaciones.
-((Aunque el camino que conduce a la eminencia poli-
tica no le esti cerrado A nadie por causa del color, 6 ante-
rior estado de servidumbre, se calcula que un sexto de la
poblacion es de descendencia pura europea.
(Es la misma proportion en que estaba en Buenos
Aires en 1776). El contact entire criollos 6 indios ;ha
producido una poblacion mixta de un cuarenta y cinco
por ciento decriollos, segun clculodel senior Cubas, 1876.
Cuatro millones de habitantes son indiosgenuinos que moran
sin progress alguno en las localidades donde los encontr6
Hernan Cort6s. La civilizacion que poseian y acreditan
numerosos monumentos, pereci6 con la conquista, que
distribuy6 los habitantes entire minas y plantaciones, en
una especie de servidambre que existed hasta el present.
(... Es un hecho digno de tenerse en cuenta que la gran
masa de este pueblo con sus hibridos, no esta desparramada
por todo el pals, ocupando chacras, educando sus hijos,
sosteniendo las leyes y obrando como respetabres 16 indus-
triosos ciudadanos. Es verdad que desde los tiempos de
Hidalgo y Allende, hasta Alvarez y Juarez, el progress de
lasinstituciones libres de M6jico ha encontrado su sosten
en el independiente y guerrero espiritu de los indios. No
solo su turbulencia hizo en tiempos pasados cr6nico el
estado de revolution, sino que en varias ocasiones han
reinstalado las instituciones liberals cuando han degene-
rado en intriga y anarquia.
((La organization civil de M6jico es peculiar. Recuerda
la del Imperio Romano, donde la ciudad era la unidad poli-
tica y los patricios se dividian entire si vastas extensions





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA.


de pais como propiedades particulares, dejando miserables
chozas y tierras est6riles a la posesion de los paganos. Las
campafias son tenidas por veinte y tires mil propietarios.
Una autoridad mejicana enumera entire estas, 5689 la-
branzas 6 plantaciones y 14,605 estancias 6 haciendas de
cria de ganado, sin cultivo. Esta afirmacion prepare el
Animo para oir que solo una octava parte del suelo esta
sometida A cultural. Las haciendas son negocios gigantescos,
conteniendo una sola de ellas, de veinte a treinta mil acres
de terrenos; pues se dice que el ferro-carril national corre
50 millas a trav6s de la hacienda de Bustamante. El pro-
pietario vive ordinariamente en la ciudad capital, donde
gasta sus rentas. El cultivo lo hacen hombres, poco menos
que siervos, como el labrador compra al patron sus con-
sumos, esta casi siempre alcanzado de la deuda.
((Si grandes son las estancias, mayores extensiones.hay
de sierras asperas y esteriles. En las montafias de Guerrero,
Michoacan, Guanajato, y estados contiguos, pueden aun
encontrarse en la andrajosa perpetuacion de los usos' de
sus mayores. C6mo viven, es un misterio de la barbarie,
pero estan entire los suyos, libres de pechos y animados
del mismo espiritu guerrero que Bancroft atribuye a los
sdbditos de Montezuma.
((Pueden fAcilmente reverse las circunstancias que'acom-
paitan este estado de cosas. La gran masa de los mejicanos
es excesivamente pobre. La falta de instruction es mayor
que en Rusia. Por consecuencia, la influencia political,
cuando no viene afectada por turbulencias populares, esta
en manos de los criollos, que son comparativamente pocos,
descienden de una misma raza, tienen grandes intereses,
y estan ligados entire si por casamientos. La distribution
de los empleos es arreglo de familiar 6 entire camaradas de
guerra.
((El ejdrcito es reclutado entire los pobres y salen a
campafia porque asi tienen vestido, pago, alimento y des-
pojos, y un ej6rcito tiene siempre influencia. De entire
ellos salen los bandidos que han hecho la vida insegura
y que tan inclinados estin al robo como a la venganza.
El autor del articulo sobre M6jico, de la Enciclopedia
Britanica enumera 5370 ataques a cuchillo en la capital
TOMO XIrVIII 2





OBI AS DU SARMIINTO


durante el solo afio de 1870 y 3250 robos. Este nimero
ha disminuido con los tramways, gas, ferro-carriles, etc.,
y hace much honor al partido liberal que hace muchos
esfuerzos para extender las escuelas pdblicas, desenvolver
industries, etc.) (4).
El argument sin replica, al parecer, es 61 que suministra
la sociologia modern, con H. Spencer al frente, cuyas afir-
maciones constittlyen una teoria de gebierno, despotismo 6
libertad, segun el grado de desenvolvimiento intellectual del
pueblo, aplicando a la political la ley universal de la evolu-
cion: el dicho vulgar, (cada pueblo tiene el gobierno que
merece)), convertido en graduacion de la cantidad de liber-
tad de que es susceptible y nosotros aceptamos sin vacilar
esta doctrine.
Vamos A su aplicacion. El pueblo argentino se com-
pone de elements distintos. Hay una mayoria que tiene
poi antecesores no muy remotos, turbas de salvajes redu-
cidos A lA vida social en lo que va del siglo present y del
pasado, sin derechos politicos que no reclaman. Hay la
minoria ilustrada, poseedora de la propiedad, descendiente
de europeos y de indigenas ya enteramente conquistadors
a la civilizacion y que se viene dando instituciones cada
vez mas ajustadas al derecho y que las reclama como ga-
rantia de sus intereses, do su pensamiento y de su vida.
Hay una tercera entidad cada vez mas poderosa, por su
nimero y fortune, cuyos miembros venidos de todas las
naciones civilizadas, traen consigo, aunque sea inconscien-
temente, la tradition 6 la intuicion de las instituciones de
sus praises respectivos y necesitan aqui garantias para ellos
y sus hijos en el uso de sus derechos.
Debemos prevenir que el gobierno bueno 6 malo, liberal
6 arbitrario y desp6tico, esta en manos de la segunda clase
de habitantes; que la primera su-ministra elements pasi-
vos de fuerza; y la tercera se mantiene fuera de la asocia-
cion direct, como una ventaja.
LCual de aquellas classes merece el gobierno que tiene?
como se dice para cohonestar los excess.
Si la primera no est& aun en aptitud de gozar sus dp-


(1) The American-Filadelphia, 1884.





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


rechos, la segunda, la de los criollos blancos que tanto
han luchado un siglo por darse instituciones, Ztendrin que
aceptar el gobierno sin garantia que los otros aceptan?
Los que se tienen A parte A fuer de extranjeros 4deben
tambien seguir la suerte de los segundos, dominados por
los primeros?
Tal es la inconsistencia de estos principios cuando quie-
ren aplicarse & nuestra situation political. Ya se ha apli-
cado el ((gobierno segun. lo merecen), dos veces por lo
menos en Am6rica con resultados id6nticos por lo mons-
truosos. El doctor Francia ensay6 un gobierno indio-
jesuitico, que- lo llev6 de deduccion en deduccion, a
secuestrar el pais de todo contact con el resto de la espe-
cie humana y suprimir el comercio. Rosas intent otro
gobierno popular, con exclusion de una categoria que llam6
salvajes unitarios, por no saber qu6 nombre dar A los que
propendian a tener instituciones regulars, como el mundo
civilizado. No contamos entire estos ensayos, los de Santa
Cruz en Bolivia, Santos en el Uruguay, por no ser tan
marcados los sintomas populares, aunque uno y otro te-
nifa por sancion un crecido nidmero de batalloues de indi-
genas acuartelados en la ciudad capital en que est& de
ordinario reconcentrado todo el poder intellectual de la
nacion.
Debe tenerse en cuenta para esta distribution de influen-
cias sociales, ciertos hechos que pasan desapercibidos.
La estadistica de las, carceles, por arrests y detencio-
nes, registra un nimero igual de extranjeros y de nacio-
nales, lo que di la media del estado moral de las pobla-
ciones. La inmigracion d6 la misma igualdad de instruction
entire los natives y los extranjeroa tomados colectivamente.
Un italiano 6 un espafiol no se distinguen de nuestros
paisanos en el ndmero de pufialadas que distribuye.
Los extranjeros solo son mas econ6micos de sus sa-
larios.
Hay diferencias notables, sin embargo. Los habitantes de
Buenos Aires y Santa Fe, en contact con el comercio exte-
rior, visten en general mejor que los europeos de igual
clase, en Europa. La poblacion de la capital, y son con Ba-
rracas, Flores y Belgrano, cerca de medio million de habi-
tantes, y con la provincia cerca de million y medio, visten





OBRAS DE SARMIENTO


mejor que los habitantes de todas las ciudades del mundo,
sin excluir los del Norte de los Estados Unidos, aunque est6n
en la misma line. Las masas populares de Londres, Liver-
pool, de Irlanda en general, presentan el aspect vergonzoso
de mnendigos, acaso por la necesidad de abrigarse a todo
trance. Esto atenda much lo marcado de las distancias
sociales. Tambien la Francia, con la dinastia napole6nica,
ha intentaao, como Rosas, ensayar el gobierno por plebis-
citos, es decir, seguu la voluntad de la mayoria, que no re-
clama derechos politicos, estando en proportion de sjiete
millones contra million y medio de gentes ed'ucadas, propie-
tarios, y mas que todo inteligentes 6 instruidos; porque la
instruction como la riqueza, son dos herencias que recibe
de sus padres y del siglo, una parte reducida de la sociedad.
Rosas explicaba A Darwin, quien las acept6 como funda-
das las razones que justificaban su sistema de gobierno, lo
que prueba que 61 mismo lo tenia por malo. Francia se
expresaba en los mismos t6rminos con Robertson. Napoleon
llamaba idedlogos a los que aspiraban a fundar el gobierno
en instituciones regulars, y por perder su tiempo despues
de la batalla de Saint Jean, en maldecir de ellos, perdi6 la
batalla de Waterloo, al dia siguiente.
Lo mas notable es que los que sostienen gobiernos (como
es possible tenerlos), en paises atrasados, gobiernos al gusto
de las muchedumbres atrasadas 6 services, viven perfecta-
mente bien y pertenecen a la clase ilustrada que propenden
A avasallar, como los que gobiernan.
Lejos, pues, de aceptar este abajamiento de los quilates
del gobierno, el objeto de este trabajo es como puede cole-
girse, tomar balance, por decirlo asi, de nuestra aptitud
para el gobierno en su forma dnica reconocida y que es la
que tenemos y necesitamos hacer efectiva y conservar, Aun
con las imperfecciones de una prActica irregular, hemos
Ilegado a un grado de cultural, de riqueza, de poblacion que
nos coloca en la categoria de los pueblos mas adelantados
de Am6rica. Con nuestros enormes empr6stitos, como los
Estados Unidos con la guerra de secesion, el mundo empie-
za a fijarse que hay un rincon del mapa mundi en que esta
escrita la palabra Repdblica Argentina y que esa palabra
represent grandes intereses.
Nuestros antecedentes hist6ricos justificarAn al estudiar-





CONFLIOTO Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMARICA


los y ponerlos A la vista, la pretension de contar entire los
pueblos que adelantan, siguiendo buenos principios y apar-
tando de su camino obstAculos que la naturaleza 6 una mala
colonizacion traia preparados.
He emitido juicios sobre incidents hist6ricos de estos
paises que parecer&n aventurados cuando se aparten de la
version recibida. A riesgo de repetirlos, emprendo en este
segundo volume someterlos & prueba, presentando el ori-
gen de donde emanaron, el espiritu que les daba vida, acaso
el viento del desierto, el pampero que imprimi6 direction
contraria A la nave que llevaba los destinos del Virreinato.
En todo caso, concluir6 con el epigrafe de Montesquieu,
que Mr. Scott pone A su important trabajo:
((No es la fortune lo que domina el mundo. Hay causes naturales,
sean fisicas, sean morales, que obran en cada monarquia, la elevan,
la mantienen 6 la precipitan; todos los accidents estdn sometidos d
causes; y si el azar de una batalla, es decir, una causa particular ha
arruinado un Estado, habia una causa general que hacia que ese
Estado debia perecer por una sola batalla. En una palabra, la incli-
nacion general arrastra tras si todos los accidents particulares.)





Nota.-Al final de este volflmen se hallari otro capitulo eserito bajo forma de
pr6logo, al que damos esa colocacion por contener cast las conclusions a que
queria llegar el autor.-(El Editor).


















ORGANIZATION DEL VIRREINATO



En 1775 presenthbase f la corte de Espafa el mapa de dos
metros de alto y grabado con gran lujo, de la Am6rica
Meridional, por don Juan Cruz Cano y Olmedillo, ge6grafo
y pensionario de su Majestad, miembro de Ia Real Acade-
mia, etc.; y como la Real CMdula de ereccion del Virreinato
de Buenos Aires se firm en 1776, el nuevo mapa tan
pomposamente ejecutado, ha debido estar desplegado ante
los ojos de Consejeros, Ministros y hombres de Estado del
glorioso reinado de Carlos III.
El mapa qued6 inutilizado por las nuevas demarcaciones
territoriales que imponia el nuevo gobierno; pero nos sirve
hoy para estimar, por la grandiosidad del espectbculo que
present esta part de ia America del Sur y la embocadura
del Rio de la Plata que ha carcomido y llevado por erosion
una parte del Continente que habria podido ser un Estado,
las impresiones que hubieron de experimental los que
cortaban sobre tan dilatada superficie la carta de semejante
creacion political.
La unidad del territorio la constitulan grandes y navega-
bles rios que se dan cita del Norte y del Este, para former
un grande estuario cuya embocadura tocaria a Jos pies de
la nueva capital, y por el Oeste la majestuosa y no inte-
rrumpida barrera de los Andes, que no se computaba solo
para el comercio, de que se preocupaba poco por entonces la
political espafiola, pero si como el asiento de minas que
preludiaban en Uspallata, Famatina, para ir A reventar en
Potosi en un endurido y como conjelado borbollon de plata.
Esta mina habia cambiado el valor relative de este metal
en Europa, como lo demostr6 el estado presentado por don





24 OBRAS DE SARMIENTO

Lamberto de Sierra, Ministro Tesorero y Contador honorario
del Virreinato de Buenos Aires, que hace ascender los valo-
res extraidos, per los quintos reales cobrados & 823.950.508 $
desde 1573 inclusive, hasta 1800; ~(siendo prevention, que
segun los c6mputos mas arreglados, se debe contar fuera
de lo quintado en los once primeros aflos, desde 1543 hasta
1556 y de lo extraido posteriormente sin quinta otra igual
cantidad de los 823 millones que A 1.647.000:000 de grue-
sa.) (1)
Con tales elements, montaflas prefiadas de oro y plata,
rios como mares, universidades pobladas de estudiantes,
tierra ilimitada y feraz, costas al AtlAntico, no conocemos
en la historic creacion ideal en el mapa de un Estado que
tantas prosperidades prometiera, pues los antiguos que la
Gredia lanzaba de su seno como enjambres de abejas, al
Asia Menor 6 al Mediterraneo, 6 las colonies que los puri-
tanos, cat61licos, quAkeros y caballeros crearon en la Am6-
rica del Norte, eran como fueron los pueblos primitives,
centenares de individuds, y no millones ya establecidos,
organizados, como lo fueron los Estados Unidos del Norte
de Am6rica, cuando se cnstituyeron en nacion, dAndose
una Constitucion, el mismo aflo en que en el otro extreme
de Am6rica- se organizaba el Virreinato de Buenos Aires,
con igual poblacion, ciudades y riquezas, con su Mississipi
por arteria principal y por industrial de que carecia, una
montafna de plata.
No es vana suposicion la de atribuir A meditado designio
la ubicacion y extension dada al Virreinato de nueva crea-
cion, pues ocurria ella durante el reinado de Carlos III que
debiera ser apellidado el primero, si al orden del nacimiento
hubiera de sustituirse el de la liberalidad. de las ideas, La
Espafia entraba con Olabides y otros varones ilustres A abrir
las puertas, aunque no de par en par, A la revolution que la
literature revolucionaria del siglo XVIII operaba en Francia
en las ideas econ6micas, al menos, contra los monopolies y
las trabas impuestas al comercio. Urgianla sobre todo el
desarrollo de la industrial inglesa, las tentativas de desem-

(1') Estado quq muestra el total valor que ha correspondfdo d Su Majestad por los
Derechos Reales de Quintos, diezmosy uno y medio por ciento eobrados en la Real caja
de- PoAosi desme 1756 hasta 1800...





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMARICA 25

barco de sus audaces exploradores en las costas de las
colonies espafolas, y el irreprimible contrabando de arte-
factos y tejidos que hacian en toda la America los criollos,
para obtener por uno lo mismo que la compaiia de Cadiz
les revendia por diez, pues no poseyendo fabricas la Espafia,
se proveia en Amberes y Indres. ,
No obstante el estuario del Rio de la Plata, la Am6rica
espanola forma una masa de tierra continental sin arteries
de comunicacion fluvial para hacer arrastrar los products
del trabajo y de la fertilidad del suelo. Santa Cruz de la
Sierra por la beldad incomparable de la vegetacion inter-
tropical y por lo accessible a las producciones de todas las
zonas, es un Eden poblado de mayor nmimero de blancos
que otras posesiones espaflolas; pero Eden bellisimo y
residencia de pobres aldeanos, alejados del mundo exterior
por centenares de leguas de distancia de todas las costas
maritimas. 4Para qu6 extasiarnos en contemplar tanta
buenandanza, si ella se reduce a oir el canto y ver las galas
que revisten avecillas canoras 6 variedad infinita de para-
bas, (1) loros de ensordecer a guisa de cascadas de melo-
dias, como embriagan los perfumes y deleitan los ojos las
flores de Arboles y plants con frutas exquisitas como la
chirimoya, los ananaes, plAtanos, naranjas, etc., etc., si
todo esto no basta A satisfacer las grandes y nobles cuali-
dades del espiritu human que necesita otros objetos de
aspiracion que los de llenar sin molestia las necesidades
primeras de la existencia ?
Aconsejaban, sin duda, dar tanta extension al nuevo
Estado que iba a crearse, la circunstancia especial de
requerirlo asi la dilatada frontera de las posesiones por-
tuguesas que' train A cada moment y en toda su exten-
sion, la necesidad de contener los avances de sus puestos,
siendo colindantes con territories ocupados por indios, y
que se pretendia Agregar A lo ya ocupado, 6 bien que pose-
yendo la corona espafiola las bocas de los rios Uruguay, Pa-
rana, Paraguay y sus tributaries, los portugueses ocupaban
las cabeceras y tenian occasion y necesidad de descenderlas,


(1) Guacamayos 6 papagallos. El autor poseia uno habillsimo al que llamaba
paraba y no sabemos sl ese nombrelsea usual en alguna parte. ( N. del E.)





OBRAS DR SARMIBNTO


pretendiendo dominio sobre extensions riberefias que no
sieinpre estaban ocupadas por puestos avanzados espafloles.
La linea divisoria imaginaria trazada por Alejandro VI,
hacienda curbas merced A la casuistica de una political
que admitia la conquista y la posesion como correctives A
la inflexibilidad de la linea recta, principiada en el lago
Mini A orillas del AtlAntico, seguia hacia las Misiones a
orillas del Paraguay y continuaba porel corazon de la
America hasta las Misiones del Chiquito y el Beni, tributario
del Amazonas.
Teniendo por objeto, este nuevo arreglo de las colonies,
poner en estado de obrar por si A sus autoridades en caso
de peligro 6 ataque exterior, pues ni la Corte ni el Virrey
del Perd podian intervenir por la distancia y por estar
obstruida la navegacion, se comprende la sabiduria de
adjuntar las cajas del Potosi,como Banco de donde tomar
empr6stitos en caso de guerras prolongadas.
Habia, pues, Ministro de Relaciones Exteriores por nece-
sidad, de Guerra y Marina y de Hacienda en el Tesorero
Real, subiendo las rentas A las cantidades que ya hemos
indicado.
La grande empresa que habia tornado por mission cavan-
zar la conquista D, es decir, avanzar, avanzar, go a head, sin
pararse en medios, sin dejarse arredrar por los obstAculos,
como aquel desertor de Pizarro que encuentra A su paso el
Beni, cerca de sus fuentes, construye una hangada, se
embarca en ella con cuatro companeros y desciende el
Beni por debajo de enramadas de Arboles de formas extra-
flas, espantando bandadas de loros, cotorras, guacamayos
que cubren el cielo, ensordecen con sus clamores y atra-
yendo sobre sus cabezas centenares y millares de monos,
que alborotados saltan de rama en rama y haciendo gestos
diab61icos al ver turbada su morada por aquelHos intrusos,
hasta descender al Amazonas, el rey de los rios, y seguir
el curso del Amazonas, llev6los A la de Dios es grande, y
combatiendo con los indios de la costa que les envian fle-
chas envenenadas, maldiciendo de Dios, de Pizarro y de
don Felipe II que es su rey y a quien dirije una insolente
carta. Aquel conquistador era el reflejo del espiritu, pro-
p6sito y ardimiento de la Espafia.
El Virrey nuevo tenia A derecha 6 izquierda no escasa





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


tarea que desempefar en este sentido. Al Sur, extender
la ocupacion hacia el Rio Negro que habia explorado Vi-
llarino y la Patagonia visitada por Viedma, hacienda es-
cala en las islas Malvinas donde se mantenia guarnicion
y visitaban y revituallaban por medio do los bergantines
de plaza aNuestra Sefiora del Carmen)), el ((Galvez), el
aSan Antonio), el (Belem)), empleados en las atenciones
de Patagones 6 islas Malvinas. Por la parte del Norte
tenia al respaldo de Cochabamba terrenos desconocidos
y habitados en parte de indios barbaros de nacion Ru-
ches, Sirionos y Yucarees. Al Oeste de Santiago quedaban
por someter aun tribus de Tehuelches. Al Norte de Men-
doza, faldas orientales de la Cordillera de los Andes, el
sitio donde debia encontrarse el Dorado, pais de buenan-
danza, paraiso de la imaginacion de los couquistadores que
veian en suefios techumbres de fdlgida plata y molduras
de oro en las casas y palacios y acaso encontr6 algun
viajero extraviado inmensos manzanares sobre un tapiz
de frutillas, y bosques de araucarias imbricatas. Vagaban
en las Pampas y acometian a las poblaciones de campafa
tribus de a caballo, listas para el malon que tenian por
delante caballos y vacas, sin desdefiar mujeres cristianas,
si bien la paz se restablecia facilmente y se veia a sus
mercachifles vendiendo en la Pampa que es ahora mer-
cado de la universalidad, plumas de avestruz, cinchas y
ponchos tejidos por sus mujeres, riendas, lazos, correas,
boleadoras de potro y otros products de la escasa industrial
de los hombres.
Al Norte de Buenos Aires la extensa comarca que hasta
hoy lleva el nombre del Gran Chaco, guarida de naciones
diversas. Los jesuitas habian entrado a la tierra y aun-
que admitidos y tolerados, nada habian podido establecer
de permanent entire ellos. Quedaba al Este aquietar las
removidas y desquiciadas Misiones guaranies, a las cuales
faltando los buenos padres, como a la colmena la reina,
habian caido en la confusion por falta de cohesion social,
debiendo notarse que las colonies civiles, por mal escogida
que haya sido su ubicacion, se las encuentra pobres y
atrasadas, mientras que las de Misiones, con las explica-
ciones mas plausibles todas desaparecieron..





OBKAt DI SARM11NTO


Al respaldo de Montevideo vagaban todavia tribus cha-
rritas que no se habian fijado al suelo y montadas a ca-
ballo se mantenian con los ganados que se criaban en
abundancia y servian de alimento a los que en partidas
acudian desde Buenos Aires a cuerearlos, por ser la piel arti-
culo buscado de exportacion.
Para tender 6 fronteras tan dilatadas, guardar las cos-
tas, repeler invasiones, se necesitarfa un ejercito, ya que
la renta no escaseaba, y ej6rcito tuvo el Virreinato de
cuya distribution y fuerza datemos breve resefla.
Pero surgieron con los portugueses dificultades por
rencillas de frontera, que indujeron al gobierno espafiol O
tomar una resolution digna de hombres de estado de una
gran nacion, y en lugar de andarse por las ramas, el'13 de
Noviembre de 1776, zarp6 de CGadiz una escuadra con diez
mil hombres, la mayor que haya mandado Espafia a Sud-
America, trayendo a bordo de su capitana a don Pedro
de Ceballos, terror de los portugueses, quien al tocar tierra
en Montevideo asumi6 el mand6 politico y military el 11
de Abril de 1777, dandose a reconocer por aqu'ellos diez
mil hombres y la guarnicion de plaza que servian de pa-
rada digna de tan grande acontecimiento, como Virrey y
Capitan General de las provincias de Buenos Aires, Tucu-
man, Cuyo, Paraguay, Alto Peru y Misiones guaranies
comprendidas en la Real C6dula firmada el 6 de Agosto en
San Ildefonso que constitute el nuevo Virreinato.
((La fortune y la naturaleza parece que se pusieron de
acuerd6, dice el Dean Funes en su historic colonial, para
former de Ceballos un h6roe guerrero. Valor,p audacia,
paciencia infatigable, ciencia military, un espiritu tan vivo,
tan neto, tan tranquilo en medio de la accion como pu-
diera estarlo en- el reposo, y todo acompafiado con un
semblante no menos terrible que majestuoso, eran los
principles dotes de su alma.)) \
Hasta en su odio y menosprecio de vestir era soldado
de raza. San Martin y Rivadavia no pudieron entenderse,
aunque la altaneria estaba de parte del hombre de Esta-
do; pero yo vi algunas veces brillar los ojos del guerrero,
como volcan apagado que arroja llamas de improvise y
comprendi la fama terrible que dejaron en la memorial de





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMiRTCA 29

los enemigos de la patria iquellas miradas que penetra-
ban como puntas de espadas. Asi debi6 ser Ceballos.
Intent6se la misma operation sobre la costa Patag6nica,
desde el Rio Negro hasta el Estrecho de Magallanes, cuya
extension en el mapa seduce la vista, (ya parece avanzar
la conquista)) por ese lado, ya para contener la insaciable
monomania inglesa de ocupar paises 6 islas. La tentative
de colonizacion hecha por Viedma nombrado gobernador
adelantado de las nuevas poblaciones, disip6 el ensalmo
haciendo conocer la esterilidad de aquellas extensions y
el inconvenient de mantener gobiernos A distancias tan
grandes, sin posibilidad Le que pudiesen sostenerse A si
mismos, como lo demuestra hoy el presidio chileno de
Punta Arenas que debiera ser en cuarenta afios de exis-
tencia por lo menos una provincia.
Guardaronse durante un siglo los gobiernos argentinos
de extenderse hacia ese lado, contentandose con explorer
el Rio Negro, por ver si se confirmaban los asertos de Vi-
llarino, contentAndose, como Vertiz, con guardar la boca
de ese rio desde el pueblo del CArmen de Patagones que
tampoco prospera, pero que reivindicaba la posesion anti-
gua de esta parte lejana del Virreinato.

RENTAS

Las rentas afectas al sosten del nuevo gobierno se com-
ponen de various ramos de impuestos y de products de las
minas de Potosi por los quintos reales cobrados sobre el
metal extraido.
En apunte suelto hecho por el doctor Dalmacio Velez
Sarsfield, sin expression de la fuente de donde tenia aquel
dato, se encuentra el product de las diversas rentas afec-
tas al sosten del Virreinato por un quinquenio de 1790 A
1795; lo que permit, estando ya de diez y seis afios atrAs
funcionando, contar c6n que aquellos t6rminos medios cons-
tituyen una renta segura para basar los cAlculos de presu-
puesto.
Damos A continuacion copia de este document y el dato
que subministra la Guia de 1802 sobre el product de la
A.duana de Buenos Aires, sin entrar en otras averiguaciones,





OBRAS UDE ARMIENTO


porque ellos bastan para dar idea del sistema de rentas y de
su suficiencia para su objeto:

Las entradas del Virreinato produjeron
para el quinquenio de 1790 a 1795..... $ 20.227.258
No se incluyen en esta suma los valores
del estanco de tabacos, ni sus ramos
agregados-, ni, temporalidades, que se
calculan al afio en.................... 600.000
Los que en quinquenio dan treat~ millo-
nes agregados a la suma anteri&op
producen............................ 23.227.258

La renta de tabacos se originaba de 6000 @ de tabaco.ne-
gro introducido en Montevideo y Buenos Aires-en 50.000 @
de tabaco en rama-en 42.000 lib. de polvo sevillano y en
6.000 lib. hechizo-en 50.000 $ de cigarros de hoja y $ 5.000
de papel.
Los ramos pPincipales de entradas eran en -el quin-
quenio:


Los cobros y diezmos................... $
Los tributos......................... )
Productos de la Casa de Monedas.......
Alm irantazgo ....... ...................
Alcabalas.............................. .
Azogue de Europa.....................
La renta del Virreinato en aflo comun
ascendia A ............................
Los gastos generals ascendieron en ese
quinquenio A........................
Los principles objetos de gastos eran:
Gastos de azogue de Huancavehia.....
Sueldo de administradores de alcabala. D
Remesas y fletes de caudales A Espafia.
Guerra..................................


2.400.000
4.500.000
2.300.000
1.300.000
4.000.000
1.200.000

4.640.000

19.500.000

1.200.000
850.000
1.700.000
7.200.000


La guerra comprendia-De tropa veteran deinfanteria,
y artilleria $ 2.200.000-los situados 2.200.000-la marina
300.000-las milicias provinciales 500.000.
La Guia de 1802 trae para el mismo quinquenio el pro-
ducto liquid de la real Aduana de Buenos Aines, anterior





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 31

A la iltima guerra con Inglaterra, dando por aflo comun
recaudados derechos por valor de $ 389.566 y 364.835 $ pro-
ducto liquid, y como para hacer sentir el acrecentamiento
de comercio desde 1795 A 1802, agrega al product recau-
dado en 1802 que hace subir A $ 857.702 y 831.497 product
liquid, dando 467.661 de aumento sobre el quinquenio,
de 1790 6 1795, habi6ndose mas que doblado los valores.

EJARCITOS

Hemos venido demostrando, por la geografia grandiosa
de esta parte de Am6rica, por las ideas liberals que duran-
te el reinado de Carlos III dominaron en la political espafiola
y por la indole de la poblacion de un puerto de, mar
abierto A las ideas que las naves arrastraban consigo, cuAn
elevada fu6 la conception en teoria del Virreinato y cuanto
debi6 contribuir a su 6xito la mejor education de los habi-
tantes de la capital (1).
Encontramos el mismo espiritu cuando consideramos la
composicion del ejercito con que se dota al Virreinato,
que a tantas atenciones debe proveer por mar y por tierra
contra potencias europeas y vecinos americanos, contra
cristianos y salvajes, y sobre todo, para obrar sobre la
dilatadisima extension del territorio que medi6 entire el
Desaguadero y la Patagonia, un cuarto de la longitud del
globo terrestre.
Provisto por la naturaleza de fondos, por medio de los
quintos reales que perciben de los millones que se extraen
de Potosi y otros minerales, los habitantes se verAn poco
recargados de impuestos para el sosten de ejercito que debe
ser necesariamente numeroso, pues la fuerza de un Estado
ha de medirse por la del enemigo A quien ha de hacer pro-
bablemente frente alguna vez.
Esto no impide que se huya del absurdo de los ejercitos
de paz en pie de guerra que alimenta hoy la Europa, en la
espectacion eterna de que las injusticias y crimenes de
su political, pidan justicia y castigo. Y mas si los gobiernos,
por fortune hoy pocos, no emprenden crear enormes ej6r-

(1) El autor se reflere d capitulos subsiguientes que habian sido escritos antes
que este, pero que hemos creido mas 16gico colocar en otro lugar. ( N. del BE.





OBRAS DE SARMIENTO


citos de linea para hacer la policia internal de sus propios
comitentes, suponiendo que el pueblo gobernado es el
duefio de casa, de que no es duefio el mayordomo.
La sobriedad del plantel de ej6rcito del Virreinato hace
presentir los Estados Unidos que en la misma fecha de su
creacion, 1777, con igual extension de fronteras, igual nu-
mero de habitantes, no conserve mas ejercito ,que algo
parecido al del Virreinato para tres millones de hom-
bres y un pedazo considerable de la extension del globo.
Tiene tres batallones fijos de linea-algunas compafnias
de artilleria de linea para guardar sus fortalezas y un esta-
blecimiento general de blandengues para guardar las fron-
teras. Como auxiliares en caso de necesidad, se han creado
cuerpos de voluntarios, para acudir A donde los llame el
peligro; y por decreto general de organization de la milicia
de todas las colonies americanas, en 1802, se organizan mili-
cias en los puntos mas notables.
Aun en esto hay parsimonia. Compafnias de 60, de 50, de
100 hombres, con un ayudante de linea para instruirla, en
algunos lwgares, A fin de que el mandq e la milicia no
pase al ej6rcito de linea, lo que constitute un gran peligro
para la libertad de los ciudadanos. Reg mientos. enteros
tienen un Mayor voluntario, es decir, miliciano disciplinado,
y si en Santa Fe hay un Teniente Coron9l de ej6rcito al
mando de milicias, es porque hay una fo taleza que debe
estar guardada.

EJVRCITO

Capitan General, el Excmo. sefnor Virrey- con el numeroso
personal* de Estado Mayor, con seis Intendentes de provin-
cias militares.
TRoPAs VETEBANAs-Regimiento de infan eria de Buenos
Aires creado eni 1772 y consta de tres batallones de siete
compafilas. i
REAL CUERPO DE ARTILLERIA-Dos compafii s veterans de
A f150 plazas cada una. Gozan de la anti fiedad de dicho
real cuerpo en Espafia, y tambien de suuniforme.
Milicias provinciales de dicho real cuerpd:
Buenos Aires-Una compafnia con 150 plazas.





CONFLICT Y ARMON1AS DE LAS RAZAS EN AMERICA 33

Montevideo-Dos compafilas de 110 plazas cada una. Dos
companies de'naturales de a 105 plazas cada una.
Maldonado-Una compafnia de 100 plazas.
Colonia del Sacramento-Una compafnia con 54 plazas.
Mendoza-Una compafia con 54 plazas.
Potosi-Unra compafiia con 62 plazas.
Paraguay-Una compafnia con 50 plazas, otra de pardos
libres, 50 plazas.
Ensenada de Barragan-Un piquete con 24 plazas.
CUERPO DE INGENIEROS-Ocho ingenieros. Su jefe don Ber-
nardo Lecoste.
REGIMIENTO DE DEAGONES DE BUENOS AIRES-(Creado en 1772).
CUERPO DE BLANDENGUES DE LA FRONTERA DE BUENOS AIRES-
(Creado en 1772), consta de seis companies con 94 plazas
cada una.
Blandengues de Santa Fe, con 100 plazas.
Blandengues de Montevideo (1779), con ocho compafiias
de A 100 plazas.
Compaflia de partidarios de la frontera de C6rdoba, 100
plazas con el uniform de los blandengues de Buenos
Aires.
Cuerpos de milicias disciplinados segun real decreto de 1801-
Un batallon de ocho compaiias y una de granaderos con el
total de 640 plazas. Su uniform es el establecido para las
milicias regladas.
Voluntarios de Montevideo-Consta de las mismas plazas.
Voluntarios de Sanfa Cruz de la Sierra-Consta de 450 plazas.
Cuerpo de milicias de agogueros de la Villa de Potosi-5 compa-
filas sobre el pie de 50 plazas cada una.
Escuadron de Potosi-3 compafnias de 100 hombres cada una.
Escuadron de la frontera de Cerro Largo-Con la misma fuerza
y un ayudante de linea.
Regimiento de Gorrientes-Consta de 4 escuadrones de 3 com-
pafiias con 100 hombres cada una y un ayudante-veterano
y Sargento Mayor voluntario.
* Paraguay-Dos regimientos de la misma fuerza.
Escuadron de Santa Fe-3 compafiiag de 100 hombres cada
una y un Teniente Coronel de ejercito.
Tucuman-Dos escuadrones, 600 plazas y un ayudante
veteran.
Touo xxxIII.-3





OBRAS DE SARMIENTO


Santiago del Estero, Mendoza y San Luis-Iguales fuerzas
A la anterior.
Cochabamba-Regimiento de 4 escuadrones, 100 hombres
cada uno.
Compaias sueltas de la frontera de Buenos Aires-Son cinco A
cargo del Comandante de la misma froptera.
NOTA-San Juan, La Rioja y otras hoy provincias no tie-
nen milicia organizada, no habiendo indios fronterizos.

FORTALEZAS

Seria tarea tan prolija como ociosa describir hoy las for-
talezas que guardaban las costas del Virreinato; pero como
van A figurar luego en su historic, debemos restable-
cerlas para que ocupen su lugar en la march de los suce-
sos. Siendo construidas para guardar el pals contra ingleses
y portugueses, variaremos un poco la monotomia de las
cifra, con el juicio que de su resistencia y eficacia hacfia
en 1778 un viajero ingles, dado 6 luz en 1805 en Londres y
que acaso sirvi6 de base para calcular las fuerzas inglesas
que bastarian A tomar Buenos Aires en 1809. Del vigor do
nuestros puflos es el enemigo quien debe dar la media, lo
que no quita que se equivoque algunas veces.
MONTEVIDEO- c( El fuerte parece ser el anico objeto a q-ue
se ha prestado alguna atencion: es espacioso, hermosa-
a mente construido, formado de cuatro baterias, artillado A
lo que parece, de cafiones de bronce. Otro bastion ha sido
c comenzado del lado de tierra, y cuando est6 concluido, el
< fuerte se extender& much hacia tierra firme. No tengo
gran opinion de la fuerza de esta fortaleza, de la fuerza que
c pueda ser reunida para sostener un decidido ataque de
c las armas britanicas. Puede y creo que podrAn resistir
e toda tentative portuguesa 6 de indios nativos; pero no ha-
c llarian que la cosa es fAcil rechazar un cuerpo escogido
c ingles.... No soy dibujante; pero he tornado una vista de
c Montevideo desde el punto mas favorable que he podido
a escoger y se la remito para su edificacion. Siento que el
c asunto no sea mas atractivo....
4No seria incluido el fuerte y sus alrededores? El punto
de vista admirable de Montevideo es desde el rio. Tomar
disefio de fortalezas tiene pena de muerte.





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 35

BUENOS AIRES Despues de describir conventos, cathedral,
aspect de alrededores y de ciudad, sigue como quien no se
ocupa de ello. ((El fuerte que domina la isla de San Gabriel
que esta mas arriba en frente (over against) de Buenos Ai-
res, es grande, s6lido y provisto de muchos y a lo que
a parece, excelentes cafiones de bronce; pero esta mal situa-
do y con:un poco de maniobra, si hubiera alli suficiente
t profundidad de agua, un buque enemigo puede ficilmente
a incomodar la mejor part de la poblacion, sin que los fue-
c gos del fuerte lo molesten seriamente. Pero poco peligro
a puede venirle de un ataque por agua, estando el Plata
a bien provisto de barreras naturales en sus arenas y bancos
4 para permitir una invasion maritima, a no ser en barcos
. chatos, que en tal caso temo que ni el fuerte, ni el Gober-
a nador, ni sus medio desnudos y andrajosos regimientos
a de indios, crinudos y bigotutios espafioles-que son la
a mas sucia chusma que haya visto en mi vida-serian ca-
c paces de hacer much en defense de la ciudad, que en
a verdad sea dicho (para pasar &. otra cosa), desde algunos
o puntos de vista ofrece una agradable apariencia, a causa
c de los arboles y jardines que abundan, contrastados con
v la 1lanura de las casas, que en su color, alto y forma, mu-
c cho se asemejan a las de las colonias inglesas de Norte-
America. )
Un D. Manuel Robledo con quien ha trabado afectuosa
relacion a causa de haber estado con su sefiora en algun
puerto de Inglaterra, le dice, hablando de la condition de
los indios, oque si los ingleses hicieran un ataque formal
sobre Buenos Aires, en union a los portugueses que obra-
rian del lado del Brasil, no habria duda de que los indios
se le reunirian.
a He principiado a tomar varias vistas de la ciudad y sus
alrededores (en otra part se ha lamentado de que no hay
a en ella nada que ver), sin concluir ninguna, porque es
a prohibido tomar plans 6 dibujos de ningun lugar, ptibli-
a co 6 particular, si no es a espafioles.D
((No hago una visit a la ciudad donde no me hablen de
las numerosas cantidades de plata extraidas de las minas
a y preparadas para exportar para la madre patria tan
pronto como haya paz. Cuando esto oigo, no me puedo
contener de desear devotamente (devoutly) que cayesen en







( las manos de mis paisanos y les inspirasen el deseo de
a conquistarlas aqui. Pero si se objeta la dificil navegacion
a del Plata, contra tal expedicion, 4por qu6 no dirigir sus
armas contra las feraces llanuras de Chile ? ?



El apostadero del Rio de la Plata, a las 6rdenes en Buenos
Aires y Montevideo, del jefe de la escuadra de la real arma-
da, el capitafi de navio Francisco de Paula Pierrdenes Co-
mandante General de Marina, Presidente de la Junta de
ella, inspector de su tropa, Escuela Nautica, Matriculas,
Presas, Arsenal, Naufragios, Comandante Principal de co-
rreos maritimos y demas ramos de este fijo establecimiento
de la Armada Naval, con todo el personal que reclama tan
various servicios y los Bageles de que consta por ahora (1802)
la division de este apostadero:

Fragata Medea, 40 cafiones.
Id Descubierta, 20 cafiones.
Id ,Atrevida, 20 cafiones.

Agregaremos para no volver sobre ello que durante el aflo
1802 en que damos por remontado todo el servicio pdblico
del Virreinato, habia en el apostadero de Montevideo 250
buques de alta mar, a saber, 151 espafioles, 37 extranjeros,
de-los cuales habian salido 156 espafioles, 33 extranjeros,
quedando 81 en el puerto. Desde Enero del ngismo afio a
Diciembre, han entrado 648 embarcaciones de trafico costa-
nero, entire yumacas, balandras y goletas procedentes de
Buenos Aires y demas puertos. interiores del Rio de la
Plata, seguih documents de la 6poca.



Para hacer contrast con aquel plan de ej6rcito en tiempo
de paz, recordaremos que habiendo el Presidente de una
de las Repiiblicas que salieron del Virreinato, Ilamado a un
viejo military para que proyectara un plan de ej6rcito.perma-
nente, y pedido este como base el nuimero de plazas de qcue
habia de constar, no pudo obtenerla, quedando, se le decia,


OHKAM DB SARMUENTO





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 37

& disposicion del Congreso dar cada afio en el presupuesto
el ndmero de soldados que emplearia (1).
El hecho subsiste y es ya normal; lo que muestra cudnto
hemos avanzado en inteligencia de los objetos del ej6rcito
desde la destruction del Virreinato, quejAndonos siempre
de la tirania diab6lica de la Espafia y gozandonos de las
libertades conquistadas con la sangre de nuestros padres,
Otro fragmento del coloso caido, apenas se puso en pie,
encontr6 mas sencillo constituir un gobierno s6lido que
mantuviese la paz. Constando el Estado de una sola ciudad,
acuartel6 en ella seis batallones de linea, construy6ndoles
caballerizas suntuosas, di6les buen pienso, revisti6los de
arreos brillantes y se sonri6 de gusto como el Creador et
vidit quod esset bonus.
Pero el gran modelo dej6lo el Mariscal Andres Santa Cruz.
general de los ej6rcitos de la Espafia, de San Martin y Boli-
var, A quien cupo la buena suerte de organizer un Estado
con el nombre de Bolivia, en lo que fu6 el Alto Peril y qued6
separado'del resto del Virreinato por traicion de uno de
nuestros generals.
Quedaba Bolivia lejos de todo contact con naciones ex-
tranjeras y aun de las americanas, defendida su frontera
Oeste por impasable series de montaflas y al Sur tocAndose
apenas con las extremidades de la Confederacion Argen-
tina. Ya hemos visto que ni la Universidad ni la education
general ganaron nada con la independencia, pues no se
educan hoy mas bolivianos que en Buenos Aires en 1777
y va de ello un siglh.
En canbio, veamos el establecimiento military que adqui-
ri6 para rivalizar con las tropas de Napoleon, que era su
aspiracion, en discipline y entorchados, pues gloria (Dios la
d6 de buena leyl


( ) En 1881 el sefior General Victorica, Ministro de Guerra, por intermedio del
que esto relata, pidi6 d Sarmiento presidlera una Comision (que despues presidio
el Dr. C. Pellegrini) encargada de proyectar leyes de organization del ej6rcito.
Sarmiento manifesto no poder aceptar, A pesar de las ventajas pecuniarlas ofre-
eldas, sin conocer la base del efectivo en pie de paz, que crela debia ser entonces
no mayor de tres mil hombres. La tendencia del gobierno era aumentar el
efg'ctivo existente, por career necesario un nueleo mayor de ejdreito de linea
para la base del gran ejerecto que la defense national exigirla en caso de agresion
de los vecinos. Sarmiento rebus6 la comision.-(N. del E.)





OBRAS DE SARMIENTO


EJARCITO DE BOLIVIA EN 1836

Capitan General: Excmo. Sefior Presidente Andr6s San-
ta Cruz.
Mayores Generales: Excmo. Sefior Vice-Presidente de la
Repiblica. '
Generales de Division, Estado Mayor, etc.
Cuerpos de infanteria de linea: Batallon No 1 de la Guardia
del Presidente, su coronel D. Jos6 Ballivian, que fu6 Presi-
dente-No 2 Batallon del General (Santa Cruz)-No 3-No 4
-No 5 batallon provisional de linea.
Cuerpos de caballeria: Estaban montados en sillas models
del ej6rcito francos-1er Regimiento de lanceros de la guar-
dia del Presidente-20 Regimiento de lanceros del General
(Santa Cruz.)
Chuquisaca, dos batallones-Ciuti, un batallon y un regi-
miento-Paz de Ayacucho y Capital, otro tanto.
Columna de la Guardia de Su Excelencia el senior Presi-
dente (asi llamada oficialmente):-Primero y segundo bata-
llon, Regimiento de caballeria de Guias.
Provincias: Un batallon y dos compafiias de guias.
'Osmaniqui-Dos regimientos y cuatro compafias de in-
fanteria.
Yungas-Dos batallones.
Saricaga-Un regimiento y una compafia.
Mufiecas-Un batallon y un escuadron.
Caupolican-Un batallon.
Potosi-Dos batallones.
Poiso-Un batallon.
Chichas-Un regimiento de hdsares. Tres batallones.
Cochabamba-Un batallon. Una compaffia del colegio de
ciencias (los estudiantes), denominada Cazadores del Presi-
dente (Santa Cruz). Consta el batallon de seis companfias.
Elisa-Primer regimiento de caballeria. Tiene este cuerpo
una compafiia de flanqueadores.
Mesque-Un regimiento de lanceros del Presidente (Santa
Cruz).
Oruro-Un batallon de 850 plazas.
Santa Cruz-Un batallon.
Tarija-Dos batallones y cuatro regimientos de caballeria.





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


Cuatro escuadrones de la frontera.
Comandancias militares, de nunca acabar.
Fu6, en efecto, el ej6rcito mas bello, mas bien equipado y
disciplinado. A bien que con indibs quichuas que no hablan
castellano y Ilaman viracochos a los blancos, es decir, Sefior.
Un hijo del gran Mariscal, educado en Francia para suce-
derle, busc6 diez afios despues asilo y empleo en la Repd-
blica Argentina, donde vive honorablemente, inico resto de
tanta grandeza.
Bolivia ha sido desmembrada despues; no ha dado un sol-
dado de contingent en la guerra del Perd y una parte de
su territorio esta todavia ocupado militarmente por Chile, a
efecto de no tener mas nifios blancos educandose en es-
cuelas y Universidades que Buenos Aires en 1775!!.
Como no se paga patente de invencion para construir go-
biernos militares y arruinar al pais, amen de las guerras
que traen aparejadas, el coronel Santa Cruz no ha de pre-
sentarse cobrando el valor de los plagios de la obra de su
padre a quien olvidan como el inventor de armar naciones
hasta los dientes cuando ya no hay enemigos que combatir.
Para edificacion de futures poetas politicos, copiaremos a
nuestro turno del ejemplar apolillado que tenemos A la
vista, del Calendario y Guia de Forasteros de la Reptblica de
Bolivia para el ano de 1835 (Paz de Ayacucho, imprenta del Cole-
gio de Artes), un versito dRe la pAgina 26 en frente al santo de
30 de Noviernbre t San Andr6s Ap6stol.
Hoy Santa Crux, de Bolivia gloria
Gran ciudadano, Protector y Guia,
Todos recuerdan con grata memorial
De tus natales dichoso dia.
y al margen han puesto manuscrito, con fecha, Sucre Enero
8 de 1843:
Ayer Santa Cruz de Bolivia gloria
Gran ciudadano, Protector y Guia,
Hoy todos maldicen tu memorial
iLo que va de ayer a hoy dial














LA UNION SOBERANA-LA VICTORIA



No sabria como principiar este capftulo para exponer
ante el lector de una manera digna su asunto. Convendra
darle la forma dramatica, y cual cafionazo que sorprende
A la familiar entregada A los goes de la iritimidad, reve-
lando la presencia del enemigo como relAmpago en la noche
que creiamos serena,y dejandonos ciegos, anuncia la proxi-
midad de la tormenta?
La historic,. como que es la narracion simple de los hechos
ocurrides, y estos parecen mas bien la secuencia de efectos
ycausas, debiera huir de aquellos contrastes y saltos que to-
man al lector de improvise, mal preparado para entender-
los. FaltarAnle eslabones en la rota cadena, peldafios en
la escala que va subiendo, como si de repente se encontra-
ra detenido por el vacio, si no es un abismo, interrogando
con mirada inquieta, dirigida A todos lados, en busca de se-
fiales que le sirvan para orientarse. ,Valdra mejor prepa-
rar el espiritu del lector, con la acumulaci6n de signos 6 in-
dicios que venian de antemano mostrando el rumbo que
traen las ideas, el cambio que esprimentan las relaciones
sociales, por causes que se las ve obrando lentamente pero
de una manera perceptible?
Beaumarchais hacia representar el Figaro en Paris, y no
obstante pecar por el exceso de truhaneria, de chispa y de
lo que los franceses llaman esprit, ni la policia ni el pdblico
se equivocaron un moment en ver en sus chistes y gracias
el program sangriento de la revolution de 1789 que debia
manifestarse luego. Nada de esto sucedia, empero, en Buenos
Aires en 1806, 6poca en que tienen lugar los graves aconte-
cimientos que preludian, anunciando un nuevo orden de





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMAIRICA


cosas, acaso creAndolo, como una inmersion de un cuerpo
en un liquid, 6 como una fermentacion determinada la
existencia de un nuevo ser.
El vasto Virreinato de Buenos Aires habia por aquel
tiempo asentandose, digamoslo asi sobre sus bases, y la
prosperidad del comercio licito, justificaba la evolution
colonial, aunque el comercio ilicito adquiria mayor impor-
tancia regularizando por Santa Fe y C6rdoba sus importa-
ciones hasta el Alto y Bajo Perd y obteniendo en retorno la
mercaderia mas intangible para los guards, cual es el oro
en polvo y la plata, sea en barra 6 acuflada. Llegaban a,
trescientos los buques de procedencia de Inglaterra, Fran-
cia, Espafa, Holanda, Paises Bajos que abordaban sucesi-
vamente A estas playas, y escritores contemporAneos hacen
subir a, diez y ocho millones de pesos fuertes las mercaderias
europeas recibidas por el Rio de la Plata, via Chile 6 Salta y
Alto Perit, en la capital del vecino Virreinato. Continuaba
considerablemente aumentAndose la poblacion de Buenos
Aires, rivalizando con la de Lima, y sobreponidndose A toda
otra en importancia commercial, calculando algunos que
tenia setenta mil habitantes, aunque Alara le diera solo
cuarenta en 1800. Debemos desconfiarnos de la propension
A exagerar el ndmero que era comun a los patriots y a los
empleados de la corona, siempre que se trata de darse im-
portancia para obtener 6 arrancar alguna ventaja.
Hemos de ver como se distribuye la poblacion de la
ciudad cuando tiene en todo 24.625 habitantes en 1775. Lo
que va de aquella suma A 15.719 son indios, mestizos, mula-
tos y negros que no cuentan como habitantes de casas.
Forasteros estantes, cuenta 1028, suponemos que son portu-
gueses y muchos italianos que se naturalizaban.)) Veinte
y tres aflos despues, Azara, que es observador y prolijo, le
da cuarenta mil habitantes; pero si tuvo por esos afios
sesenta 6 setenta mil, con ninguna regla de crecimiento
chocaria el hecho. Para obtenerlo rApido se traia la capital
de un grande Estado.a la boca del Rio de la Plata, y basta
la asercion de que trescientos buques de alta mar y de
varias naciones han frecuentado estas aguas, para admitir
como possible que el trAfico del interior, las necesidades
del desembarco, la compra y acumulacion de mercaderias,
la de products, han de reunir poblacion no se sabe de





OBRAS DE. SARMIENTO


donde 6 improvisar una gran ciudad. Tenemos un ejemplo
reciente y anAlogo en la ciudad del Rosario, que en 1852 era
apenas un villorrio, pero que no bien se necesit6 el embarco
y desembarco de mercaderias y frutos del interior por su
puerto,-se ha hecho en treinta aflos una ciudad de ochenta
mil habitantes.
El Buenos Aires de 1800 A 1810 esti sin embargo encerra-
do en limits tan determinados, que no seria dificil restable-
cerlos. Todo lo que ocupa hoy el Parque y plaza adyacente,
cuartel que fu6 de infanteria y estacion del ferro-carril
eran pampa abierta hasta 1850.
La calle de Buen Orden debia ser suburbio, puies A esa
altura estA el teatro que fu6 teatro de la Victoria y ahi se
encontraron restos de ingleses enterrados en la zanja'donde
se acumulaban cadAveres. despues de las batallas. La
poblacion respectable de la ciudad debia quedar dos cuadras
mas adentro. El barrio del alto era c6lebre por ser la resi-
dencia de compadritos (manolos) y gente menuda, y en un
laberinto de calls que se conserve al sudeste v6se el local
de una rancheria. En la plaza del Retiro, hoy San Martin,
estaba la plaza de toros y eso prueba que la ciudad moria
por la calle del Temple. Las barrancas hacia el rio se han
conservado obscuras hasta ahora poco en que la ciudad di6
frente al puerto de mar. En este espacio de terreno
tan circunscripto y reducido, sin una sola casa de dos pisos
que valga la pena, y con el*espacio ocupado por el Cabildo,
plaza de armas, y radio franco en torno del fuerte, en que
entraban el teatro de Colon, la Aduana y almacenes y cuar-
teles de Restauradores, con una cuadra mas del convento
de Santo Domingo, no encuentro, digo'la verdad, espacio
para setenta mil habitantes, cuando todavia en 1795 Mr.
Davis hace notar que las casas, muy distanciadas entire si
tienen jardines por delante y por detrAs. Las manzanas
comprendidas en aquel recinto que abraza el censo de....
son... .y tendremos que dar A cada una, etc.
Sea lo que quiera del ndmero de habitantes de la flore-
ciente ciudad capital, loque pudieraobservarse en ella como
desarrollo y aumento de fuerza colectiva es el espiritu de-
sembarazado y despierto de los habitantes. Este hech5 fu6
notado en el rest de la Am6rica, y atrajo a los portefios el
epiteto de ((pintores,)) lo que indica petulancia y animacion.





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 43

Buenos Aires era el primer punto de la Am6rica espafiola
que se ponia en contact licito con las diversas nacionali-
dades europeas, A causa de ser el puerto mas frecuentado
por sus naves, rarisimas en el Pacifico, y reputadas hostiles
en PanamA.
Este hecho es de la mayor consecuencia,dados los habitos
que habia creado la prohibicion A los extranjeros de pene-
trar en Am6rica y las doctrinas exclusivas del catolicismo,
armado del derecho criminal para perseguir A los que no
lo profesasen. La vida intima de las colonies, sin comercio
exterior, sin industras, contando principalmefite con la ex-
traccion del oro y de la plata que abundaba en sus monta-
fas, debia ser sencilla, llena de privaciones, y solo diversi-
ficada por las fiestas y procesiones del Corpus, de la Virgen
y de los santos, que en las grandes ciudades asumian
formas solemnes, y eran esperadas con interns y prepara-
das con boato. La muchedumbre se agitaba y reunia en
las plazas pdblicas y atrios de los conventos desde temprano
comiendo golosinas que vendian confiteros ambulantes,
hasta que al repique de las campanas, al ruido de cohetes
voladores y camaretas que imitaban esmeriles y cafiones,
el pueblo, maravillado se prosternaba ante el torrente de
luces, oro, esmaltes, que desbordaba de la iglesia en
medio de nubes de incienso. VYse de esta existencia el
descolorido espectro todavia en la Asuncion del Paraguay,
donde mediante horribles retardos de ese mismo contact
con otros modos de ser y otras fisonomias coloniales, se
conservan restos de lo que fueron estas colonies y ciuda-
des hasta el pasado siglo. El uso del poncho en el pueblo
llano ha debido mantener el traje indio reducido A cubrir
la desnudez de las carnes, bastando la camisa para el bus-
to, y sobrando los calzones, que no se usaron entire la gente
blanca, sino bragas hasta ia rodilla, con hebillas, prescin-
diendo de todo ello el pueblo mediante el mas ligero de
todos los tejidos de algodon blanco, que llamaron por-eso
calzoncillo, y el chiripd, pedazo de tela de lana informed,
envuelta a la cintura.
En Buenos Aires comienza a prepararse por entonces un
articulo de exportacion fuera del oro y de la plata de las
minas, de que el resto de la Am6rica estuvo largo tiempo
desprovisto, si no son algunas plants tint6reas y medici-





OBRAS DI SARMIENTO


nales en pequefia escala con el cacao que proveia al con-
sumo del chocolate, difundido en Europa.
El cafe no fu6 cultivado en las colonies espafiolas, ni la
azucar, cuyos cultivos introdujeron en la Habana (isla de
Cuba) los emigrados franceses de las demas Antillas en
que los negros esclavos se hicieron independientes con
Toussaint L'Ouverture. Todavia existen cerca de la Habana
los famosos cafetales de los franceses, que son maravillas
de cultural, de belleza rural, como si otro pueblo de otro
mundo hubiera combinado las palmas reales, los limone-
ros y naranjos y los platanos para hacer las divisions,
subdivisions y compartimentos de aquellos jardines indus-
triales, siempre fioridos, siempre verdes, y siempre desti-
lando gotas'de agua sobre un suelo rojizo, arenoso y absor-
bente, mediante los chubascos, Iluvia intermiteute que
lanzan cada tres horas 6 cada dia, cual regaderas, las
nubes intertropicales A su paso.
Las dilatadas pampas, y las accidentadas y bellas plani-
cies de la costa oriental del Rio de la Plata, criaron gana-
dos, 6 mas bien los ganados expontdneos se apoderaron de
ellas, y ya A principio de este siglo subministraban un
million de cueros secos para la exportacion, despues de
haber sido profusamente malbaratados en los mas varia-
dos usos domesticos, como lo hemos demostrado antes.
Las mujeros tejian el algodon, que aun no se exportaba
para Europa, en lienzos ordinaries, hilandolo con el huso
y la rueca primitives, y teji6ndolo con el peine secular
que ya se ve en las pinturas egipcias. Esta industrial era
india, pues la practicaban y difundieron los quichuas, pu-
li6ndola la raza couquistadora con los diversos sistemas de-
embellecimiento de los tejidos, en alfombras, chuses, de
lana y de algodon, bordados, afiasjados, randas y encajes
de gustos especiales quo se empleaban, a mas de los ador-
nos de las mujeres, en manteles, albas y sobrepellices,
reclamados en grande escala por el culto cat61lico.
La otra industrial americana que subministraba articulos
de exportacion era el tabaco, cultivado en todas parties
para el consume interno, y aunque solo la Virginia en las
colonies inglesas y las Antillas en las espafiolas llegasen A
perfeccionarla y ejercerla en grande escala, siendo los
Estados del sud en el norte y la Habana hoy los provee-





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 45

does de tabaco de la Europa. En el Virreinato los ensayos
mas serious de cultivo del tabaco se hicieron en el Paraguay,
y aunque la hierba se produce excelente, hasta hoy no
ha podido darse character especial y distinto al tabaco, como
lo han obtenido los portugueses con el tabaco de Bahia, el
negro, etc.
Buenos Aires y Uruguay, siguidndo despues los paises
circunvecinos, fueron los primeros en proveer al comercio
de un abundant y codiciado articulo en la peleteria, exten-
di6ndose a las lanas, que un rey prohibi6 por decreto se
consumiesen con el carnero que cubrian en encender y
calentar hornos de ladrillos A falta de lefias en los alredo-
res de villas y ciudades en las pampas. Hoy se premian
en las exposiciones las lanas refinadas argentinas,,y sus
products sobrepasan en perfection industrial y en be-
lleza A los mas afamados que les trasmitieron las cualidades
requeridas.
SAun se busca por la refrigeracion de las carnes y las con-
servas el medio de trasportar a Europa la vianda, siendo
hasta hoy los cueros y las lanas lo que constitute la riqueza
de la Repdiblica, y para los fines de este trabajo la industrial
con que, poni6ndose A la par de la Rusia y de la Austra-
lia, contribuye A satisfacer las necesidades del comercio
universal.
* Estos accidents que empezaban A afectar la vida colonial,
traian por consecuencia ir cambiando el espiritu de sus
habitantes, dejando de ser colonos, para incorporarse por los
gustos, el vestir, los products, los consumes y las aspira-
ciones A la familiar europea en general, por el mayor con-
tacto con sus hombres, sus libros y sus ideas.
Estos cambios, como que se vienen haciendo lenta 6 im-
perceptiblemente, explican ciertos fenomenos que una vez
estudiados, apartan graves errors del espiritu de las
generaciones que los contemplan. Parece A primera vista,
que A fines del siglo pasado, las gentes cultas sud-america-
nas y de estirpe espafola estAn contents con su suerte,
no oy6ndose quejas sobre mala administration, la opresion
ejercida por las autoridades, ni movimientos populares
intentados siquiera que revelen malestar, creyendo reali-
zar los prop6sitos de su political.





OBRAS DE SARMIENTO


LOS INGLESES EN BUENOS AIRES

Es. notable y como providencial, si no estuviera en la
naturaleza de lasacosas,el excesivo celo de Popham, marino
autor de la invasion al Rio de la Plata y el abandon y
descuido de toda precaucion inilitar de parte de Sobre-
monte.
Viene e'sto de que el pritnero era un agent active de una
nacion agresora en toda la redondez del globo y el otro
lejano representante de un gobierno pasivo colocado en
una actitud defensive contra Inglaterra y contra la Francia
A la vez. El Virreinato contaba, como lo hemos -visto, con
tropas regulars y milicias regularizadas que podian resis-
tir a seis mil hombres, si en el mes entero que trascurri6
desde el anuncio de buques ingleses y el desembarco hubie-
ran sido Ilamadas y acuarteladas. Hasta el 25 de Junio en
que se presentaron en fuerza las naves inglesas, no habia
quinientos soldados reunidos.
El moment del desembarco en Quilmes no era ya para
pensar en la defense de la ciudad, encerrAndose en ella
el Virrey, que debi6 atribuirse el deber de conservar el
Virreinato A sus 6rdenes para rescatar la capital. Vanas
conjeturas todas que no subsanan el dafo producido.
Hay en esto un error de perspective, a nuestro juicio, que
ha dado lugar a deplorables extravios en nuestra revolution
political. En 1800 ya sxistia lo mismo que se hizo aparente
desde 1810 adelante en Ambrica,y es la participation del esta-
do de perturbacidn de las ideas en el mundo, y el conocimien-
to de- las convulsiones que habian producido ya en Europa.
Las gentes instruidas americanas sabian al dedillo su siglo
XVIII frances en filosofia y literature, much mas que
norte-americanos 6 ingleses retraidos por antagonismos
conocidos. El alto clero argentino.pecaba como los aboga-
dos en ideas revwlucionarias political, de demasiado libe-
rales, y la juventud estaba mas preparada entonces por
entusiasmo y abnegacion que lo estaria la present para
un cambio radical en el sentido liberal.
Los acontecimientos en que termin6 el pasado siglo
fueron tan extraordinarios, tan conmovedores, por su tragi-
ca grandeza, por las innovaciones y proclamacion de prin-





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


cipios que estan en la conciencia de todos, que todos los
paises cristianos experimentaron el temblor de aquellos
sacudimientos. Si no afectaban a la America del Norte, es
porque esas aguas ya habian pasado para ella y solo
podian interesarle los errors de que venia plagada aquella
segunda edicion de su propia obra. No asi los pueblos
espafioles de las costas del AtlIntico, que por la difusion de
la literature francesa, estaban, por decirlo asi, en el secret
de lo que venia ocurriendo, a mas de tocarles de cerca la
quema por las guerras de la Reptiblica y del imperio cuyos
ej6rcitos gloriosos (y todos los hombres son c6mplices en
achaque de gloria), derramaban, avanzando a guisa de
torrentes de lava, ideas revolucionarias, puesto que desqui-
ciaban monarquias y echaban a rodar tronos, reyes, altares
y demas monumentos de las pasadas y pisoteadas edades.
, Por qu6 habia de ignorarse en el Rio de la Plata commercial
10o que pasaba en el mundo en aquella 6poca portentosa ?
jPor que no habian de simpatizar en 1800 los lectores ame-
ricanos con las ideas que los llevaron a los campos de batalla
y a los comicios en 1810 ?
La historic desde los tiempos mas remotos present ejem-
plos de esta solidaridad de razas, civilizaciones y pueblos
movi6ridose por resorts invisibles pero que obran simulta-
neamente sobre toda la masa de una 6poca, como si hubiera
una atm6sfera para la propagacion de las ideas. En la 6poca
a que me refiero, la Espafia, como europea, figuraba direct
6 indirectamente en los sucesos ruidosos que ocurrieron
desde la revolution francesa, y los espafioles peninsulares
de Am6rica, comerciantes 6 empleados de la corona, seguian
con interns aquellas peripecias.
Los criollos espafioles, sus propios hijos, participaban, con
diversas tendencies, de aquellas emociones, seguiales la
juventud de los colegios y universidades, y asi se formaba
una opinion pdblica en la part de la poblacion colocada en
situation de participax de ella, como sucede ahora mismo.
El 22 de Junio de 1806 recibi6 aviso desde Montevideo el
Virrey, marques de Sobremonte, de haberse visto dentro de
la embocadura del rio buques sospechosos, al parecer de
guerra; y mandados examiner de cerca reiter6se el aviso,
determinando el nidmero y arboladura de las naves. El
marquis de Sobremonte, que en esta occasionn mostr6 ser





OBKAS DE SAKMIENTO


un hombre apocado y vulgar, no di6 cr6dito A la evidehcia,
y dos dias despues fugaba hacia C6rdoba, dejando sin de-
fensa la ciudad de Buenos Aires, que fu6 ocupada por una
fuerza inglesa de 1.600 hombres venida del Cabo de Buena
Esperanza, A las 6rdenes del General Beresford, con prop6-
sito de conquistar estas colonies y pasarlas al dominio de la
Inglaterra.
El abandon vergonzoso quie de su puesto hacia el Virrey,
correspondia al origen de la expedicion misma, que provenia
del antojo de un jefe accidental de fuerzas, procediendo sin
orden de su gobierno.
H6 aqui el mas grande hecho hist6rico ocurrido en estos
paises, producido por el acaso de tener que habdrselas a un
loco con un tonto) como dice el historiador Lopez. El
hecho, sin embargo, tenia su razon de ser en la consangui-
nidad de la raza, y en la prolongacion del dominio de la-
Espana a estos paises. La interposicion de mares es un
mero accident. Aqul estabamos en Espafia, y por error 6
por torpeza, como aquellos que nos pisan el pie, sin pensar-
lo, la Am6rica del Sur fu6 Ilamada ese dia A figurar en la
march de la especie, no dir6 como el reo A quien el algua-
cil le toca el hombro dici6ndole: sigame, sino como el gran-
de ordenador del drama human llama en voz alta al actor
A quien toca entrar en escena en la pieza que se represent,
la historic; y Buenos Aires, en despecho de imb6ciles, di6
un paso adelante y entr6 en escena con paso firm y seguro,
y puesto que de una sorpresa y de un traspi6 dado A la
entrada se trata, su function fu6 repararlo, ponerse de pie y
empujar hacia el mar A los intrusos ingleses, produciendo
el singular hecho de ser la. primera capitulacion a que
habian hasta entonces sido sometidas las armas britAnicast
Y no eran tropas espafiolas A fe las que vencian A los
famosos tercios escoceses 6 ingleses; eran

e(Todo fu6 obra de un sacro fuego
Que en soldados ha convertido d los vecinos )

segun lo pregonan los poetas del tiempo.
iQu6 espl6ndida entrada en escena hacia la Am6rica del
Sud y que actriz clAsica, como la Rachel, arrancaba los
aplausos ((del orbe)), segun la amplificacion del Tirteo de





CONFLICT Y ARMONfAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


la 6poca, que habia de decir mas tarde A ese mismo orbe:
((oid mortales el grito sagrado, libertad, libertad, libertad !)
IBrava! Se diria que habia nacido sobre las tablas I
Pero esta misma transformation de vecinos en tropas es
la variant que present en la historic la reconquista y la
defenjsa de Buenos Aires. Numancia es un bellisimo mito,
correspondiente A la 6poca en que los ciudadanos griegos 6
romanos eran el ej6rcito, que ataca 6 se defiende. Natural
era que los ciudadanos fuesen los defensores de las ciuda-
des. En las guerras modernas ha desaparecido este elemen-
to, y es por tanto un acto de heroicidad pocoo usada) que
los vecinos se batan con soldados regulars & falta de tropas
regladas.
Faltando la autoridad espafiola, el Virrey, y no habien-
do por ley quien le subrogase, Beresford procedia, confor-
me A las reglas, no oyendo propuestas de capitulation,
sino dentro del fuerte, A fin de poder pedir las credencia-
les A quien se presentare. Estaba Buenos Aires ocupado.
El pueblo era una entidad que no existia, aunque podrian
haber conspiradores. Pero 1.600 hombres dentro de la
fortaleza, y una escuadra de cuatro fragatas, tres corbetas
y tres bergantines en balizas exteriores, el comeroLo 6uro-
pe en sus manos, y la via franca para recibir refuerzos,
corNo recibieron desde el Cabo y desde Inglaterra, era un
poder superior A la possible resistencia. IHabrian triunfado
definitivamente las armas britAnicas? Ociosas preguntas,
ociosas respuestas. Debieran haber triunfado segun' las
reglas del juego. Triunfaron de Napoleon dos veces; 4por
qu6 no habian de triunfar de Carlos VI y el marquis de
Sobremonte, sin que mejorasen la postura Cisneros ni Fer-
nando VII ?
En el caso de Buenos Aires mediaban otras considera-
clones que las simples reglas que dirijen el juicio 6 los
actos en la guerra. So present aqui un nuevo factor, el
pueblo, un pueblo que 61 mismo no se siente pueblo; pero
que lo vienen preparando las ideas del siglo, las revolu-
ciones de Europa, y la independencia de las colonies
inglesas que han pasado A cosa juzgada. El pasivo colono
de otros tiempos esta transformado.
Si parece cosa facil recuperar el fuerte que domina la
Toxo xxxVIII.-4





OBRAS DE SARMIENTO


ciudad y barre sus calls con la metralla, bombas y grana-
das que tuvieron en San Juan de Acre con esos mismos
soldados que traia Beresford, todo mientras llegan refuAr-
zos del Cabo que estia un paso, cuando ]a fortaleza puede
resistir un afio teniendo dominado el rio para revituallarse,
digo que las cosas han dambiado much de entonces aca,
no conoci6ndose resistencia de ciudades, sino aquellEa a
puflal de Zaragoza, aunque ineficaz y fanfarrona.
Vergonzosamente impotente el Virrey para defender
cuando pudo la ciudad, un francs que se encuentra por
acaso en nuestro ej6r-cito trae otro espiritu que el del
personal official espafiol, el cual desaparece de la escena,
sin el menor acto de expontaneidad. Este hecho providen-
cial da lugar al alumbramiento de la emancipacion en que
nadie pensaba, como no piensa la matlre en el feto peque-
flo que lleva en sus entrafias.
El pueblo estaba indignado hasta el deliriol
Y por que? aPorque lo habian conquistado? IPues es
gracial No ha sucedido otra cosa desde que el mundo es
mundo., 4Porque eran solo 1.600 veterans ingleses y una
escuadra de fragatas? Para los quinientos blandengues
que guarnecian la plaza era mas que sobrado. LPodian
mantener en sujecion el Virreinato? Entendamonos. jEllos
6 la Inglaterra? Entonces seria de preguntarles si se cretan
superiores en fuerza, y pudieran decir que si, los que
echaban en rostro a los gringos no saber tenerse a caba-
llo, no obstante ser los criadores de Relampago, cuyos des-
cendientes llevan ganadas seiscientas carreras en todos
los hip6dromos del mundo.
Taine, y ya antes lo habia hecho Edgard Quinet, ha
demostrado que la circunstancia de ser Bonaparte cor-
so, con las preocupaciones y nociones de raza de la fa-
milia, imprimi6 a la revolution y a la historic el giro
imperial cesareo, military, desp6tico que 61 le impuso,
aunque felizmente la Inglaterra libre, modern en aspira-
ciones,estuviese ahi para tomar al fin del cuello a este
escapado de la Edad Media y lo encerrase en una isla,
donde pudiese ver las naves pacificas que Ilevan y traen
el fruto del trabajo human, dnica fuente de poder.
'Todos se preguntan ahora, y diez afios despues se lo
preguntaban entire si los mismos heroes de la gloriosa ha-





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


zafia, 1por qu6 peleamos contra la Inglaterra, que nos traia
el comercio libre, la libertad de imprenta, el escrito de
habeas corpus y una civilizacion que abrazaba todos los ramos
de la cultural humana, para sostener la mas despreciable
de las dominaciones de entonces, CArlos IV y Fern'ando
VII, el principle de la Paz y la inquisicion? jEso era lo que
entusiasmaba A los herdicos defensores de Buenos Aires,
como al pueblo de Madrid sublevado, porque se le queria
despojar de las montafias de basura 6 inmundicias apifia-
das en las plazas?
Siendo como se ve absurdos los motivos, parece ridicule
6 al menos lastimosa la defense, y ruinosa la victoria, por-
que ruinosa fu6, importandole poco al mundo que esta par-
te del continent haya ejecutado con algunos actos glorio-
sos la series de vergonzosas maldades que principian con
Artigas y no acabaron con Rosas, sin que el resto de la
Am6rica consuele much de estos desastres.
Nuestra explicacion es mas determinada, tomando las
cosas como eran. Con la fuga del marquis de Sobremonte
caia la dominacion espafiola, sorprendida en flagrante delito
de impotencia, y le sucede la Inglaterra con Beresford.
El pueblo, en el sentido politico, el pueblo soberano, apare-
ce entonces en la escena, indignado, jcontra qui6n? Contra
el facil vencedor, porque el pueblo soberano es esencial-
mente espafiol, meridional y cat6lico; y el inglds, hereje, y
rubio y colorado, es el enemigo nato del earopeo del medio
dia, de lo que hoy llamamos la raza latina. Asi lo ha
aprendido de sus padres, asi lo ha heredado con el santo
horror A la heregia, sin que al castellano hayan pasado has-
ta entonces histories, descripciones, poesias, que pusieran
A la Inglaterra en el concept pdblico de los pueblos espa-
fioles en la categoria siquiera de los series racionales. En
Buenos Aires no habla diez personas en 1800 que hablaran
ingl6s, y no mayor nimero que honrase sus instituciones
con Anson, Dracke, y las tentativas de apoderarse de
la colonia del Sacramento, eran mirados como pirates,
pero en todo caso como los enemigos hist6ricos de las
colonies espafiolas.
Los vecinos espafioles y criollos, tomados de improvise
por la audaz conquista, experimentan la primera impre-
sion de los sucesos repentinos, que hacen decir A la lengua





OBRAS DE SARMIENTO


misma, ((lo veo y no lo creo.)) Al dia siguiente se mur-
mura, se indignan, se cierran los pufios, y se concluye
con las tramas y conspiraciones ea proyecto a cual mas
descabellada; pero se olvida & Sobremonte, que es laau-
toridad,-y mas. se olvidan del fuerte y la escuadra que
son, refractarios a las conspiraciones populares.
Pero un francs marino, y de raza noble, miraria las co-
sas de otra manera, desde la Ensenada, donde esth esta-
cionado en el servicio military, y por tanto mas en aptitud
que el pueblo de conocer los recursos militares que aun
quedan. para recuperar desde Montevideo la plaza de Bue-
nos Aires,. pues que 61 mismo formaba parte de las fuer-
zas disponibles. La tradition dice que al llegar & Buenos
Aires de incognito, a fin de conocer el estado de las cosas,
se dirigi6 al convento de Santo Domingo y deposit la
bandera espafiola en el altar 6 bajo la advocacion de la
virgen del Rosario.
El historiador Lopez, acaso, adoptando formas mas aca-
d6micas, dice que lo primero, que hizo fu6 visitar ((los
templos, y postrado delante de los altares, poner bajo la
protection divina la empresa que meditaba contra los in-
vasores.))
La generalidad del abto le da el caracter de una estra-
tagema, 6 de una captacion del aura popular, tocando la
cuerda sensible del pueblo espahol contra la dominacion
inglesa, el odio del cat61lico contra el protestante.
No se olvide que esto ocurre en 1806, en Buenos Aires,
donde el ingl6s es solo conocido por el lado de la leyenda
catdlica para las masas, aunque para la juventud que en
gran ndmero figure en la reconquista, no fuese este un
estimulo muy poderoso. Resta saber si para Liniers lo
era, y sin duda que lo fu6, si era acto de sincera devo-
cion a la virgen la promesa hecha en su altar.
gEra devoto un francs que habia salido del siglo XVIII y
atravesado la revolution francesa sin contaminarse, to-
mando servicio en Espafia con los reyes cat6licos?
Porque al fin, para combatir A los ingleses con passion, a
mas del honor military como jefe marine en actual servicio,
bastAbale ser francs de origen, y estar al mando de fuer-
zas espaholas.
6Seria el odio religioso que impulse al pueblo A la her6i-





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 53

ca resistencia? Cr6olo que si, aunque no en esa forma des-
nuda, sino en cuanto la education moral y religiosa reci-
bida de la Espafia durante los siglos precedentes, a punto
de no mirarse sin horror al hereje, habia producido el hecho
de no conceder al inglds las buenas cualidades morales que
lo distinguen, lejos de ser inferior, y de ignorar lo que era
la Inglaterra, politicamente hablando, no sabiendo nadie el
ingids, en el sacerdocio ni en el gobierno, ni en Espania ni en
Am6rica, y Ilegar su nombre envuelto en una nube de ca-
lumnias. El sentimiento de despecho de verse conquistado
por fuerza tan diminuta, estimulaba la vieja levadura, y
la ineptitud official del gobierno espafiol incitaba el coraje
de los patriots (ya hay patriotss) & ayudar a un franc6s
conocido, elegant, valiente, y devoto, si se quiere, pues 61
se ofrece asi, A lavar la mancha que hace recaer sobre ellos
la facil conquista.
Esto basta y sobra para principiar. Liniers toma el pulso
al espiritu pdblico y lo encuentra frebicitante, con lo que se
traslada a Montevideo, computa las fuerzas disponibles, y
persuade facilmente del 6xito & quienes lo deseaban, sin
arrojo bastante para buscarlo. Liniers vuelve con fuerza
suficiente y desembarca en las Conchas sin obstaculo. El
fatidico temporal de Santa Rosa sobreviene con lluvia que
cierra los caminos A la fuerza extranjera (qu6 caminos
aquellost pero que para el hijo delpais, habituado a vadear-
los, es lo de menos; y, cosa notable, lo de la invencible
Armada, se repite con sobrevenir el temporal en el momen-
to supremo, cortando la comunicacion entire la escuadra de
grueso calado y la fortaleza, y6ndose a pique las lanchas
que se aventuraron a acercarse a tierra. Hoy se comprende
esto.
Por el contrario, el ardor del pueblo, teniendo por nuicleo
dos mil hombres regulars mandados por un jefe habil y
decidido, no reconoce limits; el barro, los pantanos, no
impiden que los cafiones, cuarteados por cien paisanos, vue-
len, como si alas de pAjaros fuesen las ruedas, y con cada
rafaga del huracan, la bulla, los gritos, el alboroto, Ileguen
a los oidos de los que ya se sienten estrechados por el
cerco.
T6manle de buenas a primeras a los ingleses el Parque,
donde esta hoy un cuartel, pero era un edificio aislado en el







centre de una pampa que muchos han alcanzado desierta y
que separaba de la ciudad el estero que ceg6 recien en 1886.
el intendente Alvear. Esta desolacion de la pampa, mar de
fango en dias de lluvia, era para el conquistador chapeton su
muerte, para el reconquistador su gloria y su element, por
su vaquia para luchar con el pantano en las tierras arcillosas
empapadas de agua.
Lo que se sigue es lo que hacen todos los pueblos para
rechazar al enemigo y es ayudar A las fuerzas regulars con
todos sus medios en laobra comun del desalojo. Beresford
capitul6, porque nada mas podia hacer, no habiendo encon-
trado la predisposicion favorable que se habia creido, de
parte de un pueblo que preferia, por lo visto, comprar cari-
simas las mercaderias que consumfa, 6 contrabandearlas,
vender f vil precio los cueros de sus ganados, no habiendo
la concurrencia de un mercado libre, prefiriendo pertenecer
A una nacion en plena decadencia, bajo el gobierno modelo
de los despotismos comerciales, politicos y religiosos de la
6poca. Cualquiera se habria equivocado como Popham;
puesto que los defensores de la integridad colonial espa-
fiola, sospechaban pocos afios despues de haberse hecho
independientes, que podian haberse equivocado ellos tam-
bien. Todos los americanos que apoyaron la reconquista de
Liniers, y la hicieron facil con su ardor, fueron los mismos
que hicieron la revolution de Mayo, tres afios despues de
haber restablecido la dominacion espahola. Alli aparece el
joven Pueyrredon, quereune fuerzas de su cuenta y aunque
con poco efecto, merece unamedalla de honor. Este mismo
Pueyrredon sera el primer president de la Repdblica,
nombrado en 1816, despues de la declaracion de la indepen-
dencia. Pensaban en 1806 en ser independientes?

TOMA DE POSESION

El 14 de Agosto los americanos vencedores el 12, reunidos
en Cabildo abierto que' el Ayuntamiento habia, a mas no
poder, autorizado, declararon depuesto al virrey marquis de
Sobremonte, nombranda gobernador military de la ciudad al
conde de Liniers, arrastrando a los espafioles en este movi-
miento, 6 imponi6ndose a las autoridades legitimas, con
derecho & ser oidas en tales casos y que reunidas el dia


OHRAS DEI SARMIENTO





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 55

anterior y consultadas por el Ayuntamiento habian dicta-
minado acertada y. prudentemente lo que debia hacerse en
conformidad con las leyes del reino. Pero era que esas leyes
habian caducado y el reino desaparecido, derrotado con los
ingleses y el marquis de Sobremonte.
jQu6 fatalidad preside al destino de los pueblos Todas las
causes determinantes de la revolution argentina son meros
incidents, no previstos ni provocados. Popham invade por-
que asi le plugo; Sobremonte no es military, y. obrando sobre
datos seguros no cree en la importancia de la invasion. Un
military francs, que sabe computer las fuerzas disponibles
en Montevideo, repara el mal en tiempo, triunfando de los
ingleses con las fuerzas regulars las 6rdenes del gober-
nador military de Montevideo, y una hora despues de este
triunfo, llega la order del general en jefe, el Virreyque
manda suspender toda operation mientras se acerca con
buen acopio de fuerzas que habla reunido en C6rdoba y
conduce al teatro de los sucesos. La orden del Virrey lleg6
desgraciadamente, a causa de los retardos que debi6 impo-
ner al chasque el temporal, demasiado tarde para darle
cumplimiento. La batalla estaba dada y ganada.
Pero aqui no acaba la s6rie de contratiempos y tergiversa-
ciones que produjeron los trastornos consiguientes. El vic-
torioso general Liniers, no pasa el parte de la gloriosa
jornada a su jefe el Virrey, con el detalle de la batalla que
han ganado las armas reales, pues Liniers, capitan de
marina y en servicio destacado en la Ensenada, pasa a
Montevideo y se hace nombrar comandante general en
campafia de las fuerzas de la plaza, la mayor part sol-
dados regulars europeos. Nada hace que no sea lo que
su deber le impone como soldado, nada obtiene con la
victoria que lo sustraiga al cumplimiento de los mas sen-
cillos actos de deferencia con sus jefes y de dependencia
military gerarquica. Liniers no pasa el parte al Virrey, que
esta en campafia tambien al mando de tropas, y esta omi-
sion en un mkiitar deja al prestigioso vencedor en position
muy equivoca. ,Era revolucionario? El epiteto de traidor
le habria sido dado en otras circunstancias. Alegaria que
el pueblo de Buenos Aires, enloquecido con triunfo venido
como del cielo, le imponia su voluntad ? Pero t6ngase
present que las tropas que sac6 de Montevideo no pertene-





OBRKAS DI SAKIIMINTO


cen al pueblo ni A las autoridades civiles de ]a ciudad, y que
por su composicion estAn fuera del alcance de la-seduccion:
100.artilleros de linea de la guarnicion de la fortaleza de
Montevideo, 79 desalmados franceses de un corsario, 466
marines espafioles, 270 voluntarios orientales; los demas son
tropas del pais pero de largo tiempo alejadas de Buenos
Aires, casi veterans en el servicio.
Los descontentos vecinos de Buenos Aires no presentan
fuerza alguna. Piden tumultuariamente en la plaza y en el
Cabildo la deposicion del Virrey, donde no ha debido ha-
llarse Liniers, comandante general de armas, y sin embargo
se le .encuentra alli en contact con los mas acalorados agi-
tadores. jPodia el Cabildo abierto de una ciudad deponer al
Virrey que manda sobre veinte ciudades masy cuyo nombra-
miento emana del rey? IQud delito ha cometido? No imagi-
narse en su fatuidad que eran enemigos los buques denun-
ciados y alejarse de la ciudad cuando vi6 que ya no habia
remedio? Lo dltimo era el deber de un Virrey, A quien no se
puede exigir que se encierre en una plaza, abandonando el
virreinato al vencedor de una fortaleza. jPor que no se opuso
Liniers A la decision impuesta y arrancada por el tumulto
A las autoridades que querian seguir el sendero trazado
por las leyes? Terrible coincidencia, acaso terrible castigol
Liniers, al mando de las tropas vencedoras, eii 1806, sien-
do esas tropas puestas A sus 6rdenes regularmente, no
estorba que depongan A su jefe representante del rey; y
tres afios despues, cuando esos mismos revolucionarios, sin
serlo todavia contra su rey, se constituyen en gobierno, el
25 de Mayo de 1810, despues de un- Cabildo abierto como el
de 14 de Agosto de 1806, con la autorizacion del mismo
Cabildo, ese mismo conde de Liniers, sin star al servicio
del rey como entonces, sale A campafia para encabezar en
nombre del rey las resistencias de las provincias. Dicese
que aun se conserve en C6rdoba, en el convento de Santo
Domigo, el baston del Virrey que deposit en manos de la
imagen de Nuestra Sefiora del Rosario. Las preces en
Santo Domingo en Buenos Aires lo llevaron A la victoria.
Las iltimas en C6rdoba A la linterna. D. Santiago Liniers
fud, como hemos dicho, nombrado por aclamacion goberna-
dor de la ciudad de Buenos Aires en plena insurreccion.
CuAntas deposiciones de Virreyes van A seguirse A este





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAM RAZAS EN AMARICA 57

primer ensayo de una potencia-hasta entonces desarmada,
una cierta opinion pliblica lodal que nace de cierta porcion
del pueblo de la capital?
Los espafioles peninsulares que forman el Ayuntamiento,
y todo el personal del gobierno regular': y colonial, ceden
ante la presion que ejerce la muchedumbre, que en cuanto
A conservar las colonies al rey de Espafia se muestran los
americanos mas cat6licos que el papa, no obstante los
esfuerzos supremos de un caudillo, el viejo Alzaga, que ve
venir Af los hijos del pais, sus propios hijos, con la exaltacion
de Liniers, idolo de la opinion puramente americana, y no
bien aceptado por la opinion espafiola, que sin duda tenia el
derecho de ser oida la primera.
Es inmitil seguir dia A dia y acaso por horas la march
ascendente del americanismo, triunfante, no con sus tropas,
pues son espafolas, sino con Liniers que no lo es, y se hace
adorar por los que se entregan a, los impulses de un patrio-
tismo naciente 6 instintivo.
,Querian ser independientes? 4Querian ser reyes los
ronianos que fueron emperadores? Es el mismo caso. No
saben si quieren 4 no ser independientes de la corona de
Espafia. No se lo han preguntado. Pero quieren que los
Virreyes no los gobiernen, que ellos puedan nombrar su
gabernador, su general; y presintiendo que la Inglaterra
ha de volver por el honor de sus armas, decretan el arma-
mento en general, creando fuerzas de milicia, q'ue con
tiempo suficiente por delante para hacer ejercicios mili-
tares, se hallarAn en actitud de hacer frente A cualquier
enemigo, cualquiera que sea su nimero. La prudencia
de estas medidas, y la manera de proceder para la for-
macion del vecindatio en batallones, muestran que estin
preparados para ser un pueblo libre.
Como se practice en los Estadog Unidos al crearse la
milicia national, los soldados nombraban A sus oficiales,
y estos 'a los jefes de batallon. .Dominaba la division de
castas, y pardos y negros formaron tercios que entonces y
despues tuvieron su lugar en los ej6rcitos. La gente blanca
buscando afinidades, se dividi6 en tres batallones de pa-
tricios y uno de arribehos, formando otros cinco batallones
por provincia los espafioles peninsulares.
Dos cuerpos de artilleria completaban el ej6rcito de infan-





OBRAS DE SARMIENTO


tes, quedando dos regimientos de caballeria para operacio-
nes de descubierta y vanguardia.
Como se ve por esta organization, la obra de la defense,
si la ciudad fuese atacada, es exclusivamente local, salvo
los cuerpos que leran de dotacion por las leyes y reglamen-
tos del Virreinato para la guard de fortalezas y fronteras.
Esta vez aparece el pueblo como entidad polUiica y gober-
nante, pues todo se reduce a conservar la ciudad por las
armas, quedando en segundalinea los intereses del resto del
Virreinato. Algo de muy nuevo se presentaba, sin embar-
go, A los ojos de los patriots noveles; y era el espectAculo
A la otra banda del rio, de las instituciones inglesas puestas
en ejercicio en Montevideo, pues habiendo llegado del Cabo
menos de mil hombres despues del desastre de Beresford,
tomaron posesion de Maldonado, en donde las encontr6 sir
Samuel Acmouthy cuando lleg6 de Inglaterra con los pedi-
dos refuerzos.
El Virrey Sobremonte estaba en Montevideo con las mili-
cias de C6rdoba y Santa Fe que habia traido cuando fu6
rechazado de Buenos Aires y las fuerzas devueltas de esta
plaza.
Los romanos votaban en cierta clase de elecciones levan-
tando un brazo, y los ingleses en los hustings votan de la
misma manera para calcular a ojo la fuerza respective de
los candidates. Algo parecido ocurria en la noche del 13 de
Agosto en el Cabildo, donde tan groseros improperios se
diriglan al Virrey. El Ayuntamiento reunido sentia com-
prometida la autoridad del gobierno con aquel tumulto y
no sabia como acallarlo. Un joven embrollon que aca-
baba dedesembarcardeEspafiay que se decia emparentado
con el principle de la Paz, crey6 tener una idea, sugiriendo
que se descolgase el retrato de Carlos IV y se le pasease en
precision en desagravio de sus virtudes y jerarqufa, A guisa
de declaracion de sumision, como se pasean los santos, 6
el Santisimo Sacramento en las calamidades, A guisa de
reconocimiento de su soberana potestad. Santo, Santo, San-
to, Sefior Dios de los ej6rcitos! recita el pueblo en Am6rica
durante los grandes temblores, y es digno de notarse que
nunca, sino en estas grandes angustias, el pueblo recuerda
aquella sublime expression del terror.
El mentecato persuadi6 A un grupo a que sacase A la ga-





CONFLICTO Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 59

leria del Cabildo el retrato de Carlos IV y lo paseasen de un
extreme A otro. El pueblo responderia con los solicitos
vivas al rey amado, para sincerarse de intentar nada
contra .su autoridad, y la calma se restableceria con el
ensalmo.
(Viva Godoyl fu6 la exclamacion de escarnio, y para darle
mas sentida expression se nombr6 A la reina, entire las car-
cajadas del piblico, con lo que contestaba en cuanto A
saber si su ardor por expulsar A los ingleses, 6 el desden de
su ofrecida soberania, provenia de fidelidad A los reyes de
Espafia 6 deseo de conservarse por siempre colonos.
Estaba de Dios que en todo lo que pusiese mano Sobre-
monte habia de liaber un desenlace fatal. Acmouthy ne-
cesitaba tomar posiciones definidas, y despues de, un
ataque llevado por fuerzas de Montevideo y rechazado en
Maldonado con enormes p6rdidas, resolvi6 atacar A la ciu-
dad, y se present en Febrero de 1807 A sus alrededores.
Sobremonte abandon la plaza con 3.500 hombres, repi-
tiendo la misma fuga que habia practicado- en Buenos
Aires. Liniers mand6 cerca de quinientos veterans que
entraron en .ella, acudiendo 61 mismo con 700 patricios
en su apoyo. Pero despues de un combat fuera de mu-
rallas, A que llev6 la indiscrecion de los sitiados, acome-
ti6 el ej6rcito ingl6s la plaza, y despues de un horrible
cafoneo, y de abrir brecha, la ciudad fu6 tomada por
asalto, con p6rdida de seiscientos hombres muertos. Tres-
cientos prisioneros fueron enviados & Inglaterra. Liniers,
despues de atacar una fuerza que guarnecia la Colonia, y
ser repulsado, emprendi6 la retirada A Buenos Aires, lle-
vando consigo 6 incorporAndosele en el camino j6venes
oficiales salvados de Montevideo, cuyos nombres se ilus-
traron en las luchas por la independencia.
Pudieron por algun tiempo ver desde Buenos Aires en
prActica las instituciones inglesas, ejercidas sus franqui-
cias por los habitantes. Desde luego en material religiosa,
como si el gobierno fuese el espafiol, tan concurrridos los
templos como antes, y recorriendo las calls las procesio-
nes con la misma devocion.
Sir Samuel Acmouthy, en una proclama al pueblo, ga-
ranti6 todos los derechos naturales, y el habeas corpus, tal
como si estuvi6ramos en Inglaterra; y por mas que la sus-





OBRAS D) SAKMI-ENTO


picacia taimada del adversario de raza y de culto se empe-
flaba en atribuirlo todo A intent de captarse voluntades,
el hecho y la prActica diaria mostraban que no era ardid,
ni medio de seduccion, sino un pedazo de la vida prosaica
inglesa trasladada a. Montevideo. Cons6rvanse trece ni-
meros de la Estrella del Sur, peri6dico bilingtie que se co-
menz6 A publicar, y al leerlo hoy se creeria que es uno
de nuestros pequefos diaries, llenos de noticias locales,
avisos y editoriales encamiinados A disipar preocupaciones
en el Animno del vulgo. Lo que mas sensible se hizo fu6
la baratura y abundancia de mercaderias y artefactos in-
gleses y debemos suponer holandeses, vendi6ndose por
uno en Montevideo lo que habia costado siempre diez en
Buenos Aires. (Pues ni por esasl Los contemporAneos
no recuerdan que ni en el vulgo ni entire la gente avisada,
ni aun en la juventud liberal, se mostrasen inclinados A
cambiar de bandera siendo colonos.
Por ese tiempo, sin embargo, ya se pudo hablar de este
asunto, y aun de la independencia misma. El general Be-
resford, prisionero en libertad, bajo palabra de honor, era
hombre cultisimo y de grande capacidad political; y emnple6
sus ocios sociales durante su cautiverio en Buenos Aires
en desvanecer preocupaciones de raza y haeer amar, como
se merecian, las instituciones inglesas.
La idea de la independencia absolute de las colonies es-
pafiolas no estaba fuera de las combinaciones posibles,
ya que la Espafia habia ayudado A la emancipacion de
las del norte; y ahora que treinta aflos despues el comer-
cio ingles con los Estados Unidos era cuatro veces mas
rico que cuando eran colonies.
Afiadase A esta propaganda que Acmouthy continue con
amor hacia estos paises y aun hacia aquellos arrogantes
colonos que tan nmal habian recibido A los invasores, que
por un incident se sabe quienes fueron los argentinos
que hicieron escapar A Beresford de Buenos Aires. Uno
de ellos era un admirador, acaso colaborador, y muy plau-
siblemente agent de aquel c6lebre general Miranda que
desde aflos atrAs andaba buscando en Francia con los
revolucionarios, en Inglaterra con Mr. Pitt, gobiernos que
ayudasen a los americanos del sur A emanciparse de la
Espafia. El otro era un Rodriguez Pefia, chuquisaqueno





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


hermano del c6lebre don Nicolas Rodriguez Pefia, que fu6
el promoter inmediato de la revolution del 25 de Mayo
de 1810. Estas afinidades del gran movimiento america-
no. con los hombres que se ponen en contact con Beres-
ford y Acmouthy, hombres de estado ingleses, y que
quedaron simpaticos a la causa americana y amigos de
los argentinos que los vencieron, merece un pequeflo re-
cuerdo entire las causes determinantes.
Sea de ello lo que fuere, el pueblo armado de Buenos
Aires no veia mas del otro lado del rio que el poderoso
ej6rcito de ejercitadisimas tropas que se disponian, era de
suponerlo, a invadirlo. No eran ahora el pufiado de hom-
bres con que Beresford ((os6 hollar el suelo sagrado de
la patria,>) anticipando las frases patrioteras de uso comun
despues. Desde la torre del Cabildo en dias serenos v6n-
se Jos edificios y los fuegos de la Colonia, y los pescado-
res traen diariamente noticias de la escuadra, cuyos avi-
sos llegaban hasta la rada exterior. Solemne situation
la de un pueblo entiree ej6rcitos regulars pase) de un
pueblo apercibido casi durante un aflo al combat, y de
seis meses atras desde que sabe que las fuerzas inglesas
de linea igualan si no exceden a las propias ciudadanas,
considerandose en frente del enemigo, rio de por medio,
pues puede segun los vientos suceder que no yea la escua-
dra que lo trasporta sino cuando sus lanchas se dirijan a,
tierra en un punto hasta entonces ignorado de desem-
barco. Dado un pueblo decidido como lo estaban espa-
holes y americanos a resistir, situation era esta solemne,
y grandiosa sin embargo por cuanto mantiene la tension
de los espiritus, incita a la practice diaria de ejercicios
y al manejo de las armas, como en una academia de es-
grima, porque espera ser provocado a mortal duelo y
aguza el ingenio de los jefes, introduciendo mejoras que
no se tuvieron en cuenta antes, raparando brechas 6 des-
cuidos de lo que no se vi6 desde un principio; sobre todo
la idea de superioridad moral del enemigo se amortigua
con motivo de tenerlo en espectativa largo tiempo, pues
la propia se va agrandando con la mayor cohesion de los
cuerpos, el progress visible de la discipline y las manio-
bras, y dlitimamente las preocupaciones que luego hacen
nacer el conjunto, el patriotism y la accion. Los ingle-





OBRAS DE SARMIENTO


ses eran como doce mil hombres; los de la defense con-
taban un nimero igual.
El 10 de Julio de 1807 se vi6 al ejercito que mandaba
Whitelocke desembarcando en la Ensenada; al dia siguien-
te estaba en Quilmes, y desde alli desprendi6 tres mil
homb res para descubrir la incognita, llegando al Riachuelo
de Barracas con sus avanzadas.
El primer encuentro con las tropas de la plaza, sacadas
fuera de sus atrincheramientos, trajo la mas complete
desorganizacion y descalabro de las fuerzas, causa de
que Liniers habla hecho describir un semicirculo del sur
al oeste, siguiendo callejones, atravesando pantanos para
oponer al jefe ingl6s la batalla, por haber cometido el
error de ofrec6rsela al sur, cuando a su merced inglesa le
habia parecido mejor, por razones d lui, presentarla por
el oeste, tiran-do al norte. Las tropas bisofias, fatigadas y
desordenadas, huyeron punto de career el mismo Liniers
todo perdido. Salv61las sin embargo el ocurrir esto al
crepdsculo, y ser contra toda prescripcion del arte de la
guerra, con terrible responsabilidad para el que las vio-
lare, emprender operaciones que han de terminar de no-
che, sobre todo penetrar en una ciudad defendida tras de
un cuerpo que se refugia en ella. De tal intensidad fu6
el panico de los inexpertos, que solo mil doscientos hom-
bres quedaron al lado de sus jefes hasta entrar en la pla-
za, dende se supo igracias a Diosl que todo lo mas desas-
troso ocurrido era aquella hora de pinico ya pasada, es-
tando la ciudad donde y como la dejaron esa mafiana, y
sus families en sus propias habitaciones.
Los que nos hemos habituado por la tradition a contar
con las azoteas como auxiliar de guerra nuestro, sabrAn
no sin sorpresa que esa noche recien se cont6 con ellas, y
se nombraron comisiones 6 ingenieros para disponerlas
A servir con eficacia en un perimetro que debia ocupar el
ej6rcito ciudadano para aguardar alli y rechazar el asalto,
< trabajos del centro, y los de la fortaleza avanzada que se
estableci6 en el cuadrado que forma la iglesia del colegio
y las casas de las temporalidades (universidad y museo).
Garcia uni6 la izquierda de este puesto avanzado con los
alrededores de Santo Domingo; y grande debi6 ser el m6-





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMKRICA


rito con que ambos se desempefiaron, pues en uno y otro
punto fu6 donde las tropas mas numerosas se estrellaron
y rindieron sin poder avanzar un paso. Despues de forti-
ficado el cuartel de patricios, Viamonte y Cerviflo trazaron
la defense avanzada que debia unir las trincheras del
norte con la iglesia de San Miguel. Liniers habia tenido
su Cancha Rayada antes de la batalla, y solo el 3 supo
que la plaza estaba en su poder. Los ingleses colocaron
su cuartel general en los corrales de Miserere poco antes
de llegar de la ciudad A la plaza 11 de Setiembre, y el 3
y el 4 de Julio empleAronlo en los preparativos del ata-
que. La orden de advance es curiosa. ((Al caftoneo del
centro y cuartel general, toda la linea rompea, su march
de frente; y en cuanto sea possible cada division entrara
rectamente por la calle que tenga por delante, hasta llegar
A la iltima manzaria de casas inmediata al Rio de la Plata,
de la cual se posesionarA, y A cuya extremidad deberan
formar.
En la torre de' Santo Domingo estAn figuradas las balas
de cation que desalojaron desde el fuerte un destacamento
ingl6s con piezas de artilleria. Dos calls Ilevan los nom-
bres de Reconquista, y de Defensa, en los templos tremo-
laban hasta ahora poco las banderas tomadas al enemigo
en el mas empefiado de los combates, y A dos extremos de
la ciudad de entonces se encontraron pocos afios ha, entire
craneos y huesos humans, los escudos de metal de los
morriones, con el nimero del cuerpo A que habian pertene-
cido los muertos en aquel dia por siempre memorable. El
General Craufford se rindi6 A discrecion el 5 de Julio. La
Inglaterra habia perdido como 2.800 hombres en las calls
de Buenos Aires. La Am6rica contaba de hoy mas entire
las naciones soberanas del mundo, la d6cimaquinta colonia
emancipada, sobre las catorce del Norte.
,CuAntos fueron los muertos de parte de los defensores de
la plaza ? El vencedor los cuenta mal siempre. La defense
de las azoteas por su elevacion sobre el plano horizontal,
que es el tiro del fusil, debi6 economizar muchas vidas,
mientras la exposition del soldado de line en la calle A la
inclemencid de la discipline, y de la discipline y correction
automAtica inglesa, que era mdas brutal entonces que la





64 OBRAS DE shatMfrN'rO

francesa, debi6 hacer caer por centenares y ralear las filas,
victims de tiros de mampuerta.
Aqui viene la leyenda, 6 mas bien la verdad verosimil de
que' las divisions al principiar el combat recibieron orden
de no hacer fuego sobre las-azoteas, acaso suponiendo en-
contrarse con families y deshonrar la victoria con victims
inocentes. ,Murieron mujeres, niflos?

c Inclito senior; responded el Bardo.
Esta no es tropa
t Buenos Aires os muestra alli sus hijos;
S(Alli esta el labrador, alli el letrado,
a El comerciante, el letrado, el nilo I
a El moreno y el pardo: aquestos solo
aEse ejirceto fo'rman tan lucido.D

Esto lo sabla Whitelocke mas bien que el rey de Espafia,
pues ha estado meses y mess atisbando las revistas. El
caso era nuevo en los fastos militares modernos de tener
que hab6rselas con pueblos, con verdaderos ciudadanos
para la accion del caflon; y esta particularidad no ha sido
bien marcada por los glorificadores del triunfo. Luis Felipe
perdi6 su trono antes de dar la orden de ataque sobre Paris
insurrecto al mariscal Bugeaud que con cincuenta mil
veterans y las mechas encendidas pedia por minutes la
orden, respondiendo del fMcil triunfo. Fu6 necesario la
frialdad de un criminal, como la del ladron, para mandar
desalojar con la tropa de linea los insurrectos que desde lo
alto de las casas apoyaban las barricades, haciendo main
base sobre los habitantes sin distinction de edad ni sexo.
Otras reglas rigen en la guerra de soldados contra solda-
dos. Cuando el General Molke reciti6 la orden de suspender
el fuego de cincuenta ametralladoras sobre una masa ene-
miga de que estaba haciendo charquican (de la charcuterie),
el military contest que esa orden no podia ser obedecida,
siendo necesaria al 6xito aquella hecatombe; que los reyes
debian guardarse de declarar la guerra; pero que una vez
encendida sufriesen sus consecuencias. El que no quiera
ver lastimas que no vaya A la guerra.
En nuestro caso casi es seguro que la orden fu6 dada
pues la intencion de la Inglaterra era primero lavar la,
mancha de la capjtulacion, segundo retener una posesion





CONFLIOTO Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMIERICA 65

colonial espafiola, y si habia de conquistarla, debian tener
pqsente los generals a que el objeto' de la empresa no es
< arruinar ni aniquilar al enemigo, sino la ocupacion de
aquellos puntos que habiendo estado antes sometidos A
Slas armas de S. M. B. no ofrezcan peligro de ser recobra-
A dos, etc.)-Instlrucciones de Whitelocke.
( En tentativas sobre territories tan lejanos y extensos
nada podria conseguirse si no se buscaba primero la buena
voluntad de sus habitantes.n-Loard Castleragh at Parlamento.
AfMdase que Beresford, Pack mismo en sus informes al
nuevo jefe, le han trasmitido la alta estima en que tienen
al pueblo de Buenos Aires, por sus cualidades morales y su
gallardia.
La orden de economizar vidas pudo y debi6 ser dada.
,Qu6 hubiera sido un triunfo ensangrentado por la muerte
de quinientos padres de familiar, j6venes apuestos, letrados,
comerciantes?.. Una derrotal En manera alguna dismi-
nuye esto la gloria del triunfo. Combate.previsto un afio
antes, provocado, aceptado como un duelo, no es culpa suya
si el adversario, crey6ndolo de menos fuerza, no lo ultima,
cuando se descubre.
La victoria se debi6 al sistema de defense por las azoteas,
no tanto por su eficacia como por su singularidad.
No lo adopt Liniers, cometiendo la misma falta de
Sobremonte y de los sitiados en Montevideo de buscar al
enemigo en campo raso, porque no estaba aceptada ni
aun sospechada la eficacia de tste medio de defense, no
-iendo las ciudades de otros pauses construidas con edificios
plans de un solo piso.
La guerra se hace por conjeturas sobre las posiciones y'
fuerzas probables del enemigo. La 16gica y el espionage
se dan la mano. Por eso el espia es ahorcado, porque
entrega al enemigo el secret de nuestra situation verda-
dera. Por eso se cambia la ordenacion del campamento,
despues de oscurecer, para que el enemigo no sepa d6nde
se hallan colocadas las fuerzas. El ataque nocturne de
Cancha Rayada tuvo 6xito, porque sorprendia at ejercito
'de San Martin en el acto de cambiar posiciones, justifi-
cando asi aquel acto de desesperacion, prohibido en con-
diciones ordinarias.
Toxo x xvim.v-6







Algo parecido ocurri6 en la defense de Buenos Aires.
Whitelocke, acometi6 la plaza bajo un plan que debia
proceder del conocimiento que tenia de las posiciones y
capacidad de la defense. De que no venia errado, da
prueba el hecho de haberla desorientado al primer envite,
a tal punto que Liniers, al' fresco de la luna, se pas6 la
noche del 4 al 5 crey6ndose perdido; pero de este fracaso
mismo sale el plan rational, ciudadantr, de defenders en
las azoteas, y en la noche se coordinan unas manzanas
con otras, y se hace un verdadero cuadrilatero inexpug-
nable.
Lease ahora la orden general de ataque de Whitelocke,
que no sabe lo que s& ha hecho en la noche, y se encon-
trari con el ridicule la causa de su derrota. LC6mo se
toma una ciudad ? Pues es claro, entra usted por una
calle y sigue adelante, adelante, hasta salir por el otro
extremol Las divisions del ej6rcito A poco andar por
calls desiertas se encontraron con un ndiceo que no era
calle, sino fortaleza, y no estaba indicado en el program.
Los jefes de division no supieron qu6 hacerse sin 6rdenes,
ni de d6nde en la confusion recibirlas. El triunfo de la
defense provino, pues, del cambio deo sistema adoptado
pocas horas antes de principiar el combat. Como estas
razones subsisten en todo tiempo y lugar, result, exami-
nando hechos posteriores, que la guerra civil argentina
termin6 por la repeticion constant, casi sistemntica, de
aquel. cambio del kaleidoscopic A que debi6 Buenos Aires
su salvacion.
Invadiendo por dltima vez el Chacho A San Juan, con
fuerza irresistible, dados los ciertos, ciertisimos datos que
daba al emprender su march de invasion al cura de
Valle F6rtil, se encontr6 con fuerza de line llegada de
Mendoza dos dias antes y pedida en prevision del case.
El Chacho fud A morir en Olta, en la persecution que se le
hizo despues de derrotado. JugAbale una mala mano Jordan
al ej6rcito national de operaciones en el Entre Rios, trasla-
dando de shibito el teatro de la guerra a Corrientes, anarqui-
zado y debil para resistirlo. Cuando se gozaba a la sombra
de un palmar cerca de Goyade la habilidad de su manio-
bra, se le presentaban dos batallones con Animo de pren-
derlo y someterlo ala justicia, con mas dos batallones


OUiKA* DE SAKMIENTO





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS KAZAS EN AMERICA 67

nacionales que quedaban en linea en Naemb6, tres vapores
de gaerra. en el puerto, y todas las fuerzas de Corrientes'
reunidas; simple cambio, a la vista, de decoraciones.
Poco escarmentado todavia vuelve a renovar su alzamien-
to en Entre Rios con la promesa de recibir cuatro mil fusi-
les de Montevideo. Segundo envio de un ejercito, y repeti-
cion de retiradas y vueltas a lo mismo y prolongar indefini-
damente la guerra contando con lo que pudiera sobrevenir,
el acaso, el cansancio, y ad veces el agotamiento del tesoro.
Cuando todas estas cartas estuvieron jugadas, present6sele
el ministry de la guerra por la espalda, a notificarle el mis-
mo cedulon para comparecer a responder del homicidio del
general Urquiza, gobernador de Entre Rios. Ni con esto
comprendi6 que basta cambiarle 6 embrollarle at enemigo
los datos sore los cuales procede, para que pierda los estri-
bos. El ejercito que lo vencia venia a marchas forzadas y
por trenes desde Mendoza, primera vez que funcionaba el
ferrocarril en nuestras guerras.
Alli mismo en Mendoza el ehsalmo habia ya producido
sus maravillosos efectos. Un jefedel ej6rcito de linea, sedu-
cido por partidarios politicos poco escrupulosos, se marcha-
ba al fuerte San Rafael a traer las fuerzas de su mando y
las adventicias del trinsito sublevadas, para derrocar el
gobierno. Ocho dias escasos reclamaba la operation, que se
ejecut6 sin tropiezo, solo que at legar a Lujan, de regreso,
supo con sorpresa que el dia anterior habia llegado Iva-
nowski, con cuyas fuerzas de linea y las de la plaza tendria
que hab6rselas. Mas military que los anteriores aficionados,
abandon el campo de batalla sintiendo ]a mano del sargen-
to que ya estaba sobre su hombro. Los militares patentados,
como que no se hacia ostentacion del resort secret que
movia la maquinilla de ganar batallas, atribuyeron la uni-
formidad del resultado h causes accidentales y varias. Pri-
mera vez que funciona'ba el tel6grafo para suprimir dias A
las 6rdenes de marcha-
La defense de azoteas arabes, como que ya han desapare-
cido de la arquitectura americana, ha hecho su 6poca, y
pueden resumirse los buenos resultados que daba para
cantones de ciudadanos. Hoy la dinamita, las techumbres
manardles, el tiro del cafnon certero a una y dos leguas, hacen
irrisorio su empleo. Pero ya to hemos visto, fu6 de grande





OBRAS DE SARMIENTO


efecto en la defense contra once mil ingleses veterans, al
menos ostensiblemente. Incorporado en la estrategia.y la
fortificacion argentina, con los prestigious del patriotism y
la leyenda, la defense de azoteas inspire la defense de la
ciudad de Montevideo, en 1842, que dur6 diez aflos, porque
los defensores de la ciudad, en su mayor parte ciudadanos,
tenian confianza en el sistema, y porque el enemigo que
estaba imbuido en las mismas ideas por ser igualmente
argentino, temia lUevar las cosas hasta forzar a reconcen-
trarse los sitiados en las azoteas, que 61 consideraba inex-
pugnables.
El sitio de Buenos Aires estrechado por el general Urqui-
ze en 1853, fu6 levantado sin combat, cuando el caso lleg6
de acometer la ciudad, que no obstante su cordon de cir-
cunvalacion presentaba anchas brechas practicables por
donde quiera; pero las azoteas inspiraban un temor supers-
ticioso a los unos, y una confianza y seguridad de position a
los otros, que aunque ilusoria, es la anticipation y la prenda
de la victoria. Despues de Cepeda el general Urquiza, ven-
cedor, se datuvo a las puertas abiertas de Buenos Aires,
como military, ante la leyenda de las azoteas, como Presi-
dente ante consideraciones political, mas poderosas que
las que tuvo presents el gabinete ingl6s en las instruccio-
nes dadas a Whytelocke, A quien se le prevenia ademas
que escusase tomar a Buenos Aires, si habia algun otro
medio de entenderse con sus habitantes.
El Foreing Office conserve siempre el recuerdo 6 hizo tradi-
cional su political de moderacion en sus reclamos en el Rio
de la Plata, haciendo cuantas concesiones eran compatibles
con sus intereses 6 el honor. Content6se con hacer saludar
la bandera inglesa en desagravio de haber expulsado con
poca ceremonia un ministry ingl6s en 1854; y habiendo uno
de sus ministros prohijado la idea de que no eran argenti-
nos sujetos al servicio military los hijos de ingleses nacidos
en Buenos Aires, con motivo de negarse algunos & enro-
larse en la guardia national, hizo que ese mismo ministry
publicase la nota en que se le prevenia que los que nacen
en la Repdblica Argentina son argentinos para todos los
efectos de las leyes del pals.
La azotea 6 el techo plano que los arabes introdujeron
en Espafia, es como se sabe de biblica antigfiedad, y puede





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


decirse de ella lo que Jesds dijo de sus doctrinas, (do que
os digo A vosotros al oido, lo repetireis desde lo alto de las
azoteas.) Desde lo alto de las azoteas de Buenos Aires fu6
dicho al mundo, por medio de la Inglaterra, el cambio que
se habia hecho ya en Am6rica de la situation de colonos,
pasando sus habitantes A la condition de hombres libres y
de pueblos independientes.
La azotea, tan intimamente ligada a las costumbres colo-
niales del Plata, tan peculiar & 61 puesto que no fuW adop-
tada en el resto de la Am6rica, al sentirse Ilamada A des-
aparecer, en presencia de Ta complicada construction
europea, dej6nos la independencia conquistada doblemente
en 1807, el 7 de Julio, aunque los preparativos de la fiesta
hiciesen demorar su proclamacion hasta el 9 de Julio de 1816,
siendo en uno y otro caso los mismos autores, Pueyrredon
y los padres de la patria. En Montevideo y en Buenos Aires
mas tarde su memorial como un talisman sirvi6 para dete-
ner las fuerzas de campesinos armados y dirigidos por cau-
dillos sin education political, y no se dira que la libertad en
el Rio de la Plata, ni la confederacion en este lado perdie-
sen nada con que Oribe no entrase A Montevideo ni Ur-
quiza & Buenos Aires, cuando lo intentaron en vano.














EL BASTON DEL VIREY



LA VIRGEN MULATA
(Leyenda historic) (1)

El 24 de Octubre de 1808, observ6se despues de una
hermosa tarde de primavera que en C6rdoba A fines de
aquel mes ya se asemeja al estio, un desusado movimiento
y animation en ciudad de ordinario tan quieta eritonces,
con sus seis mil habitantes, como se muestra aun hoy
la de Santa Fe, exentas ambas del bullicio y movimiento
de un puerto, sin industrial ni comercio activo.
Las campanas repetian de una torre & otra sus alegres
repiques, y de cuando en cuando un cohete volador, esca-
pindose de entire los edificios que ocultaba una calle,
se elevaba en el cielo, estallaba una vez, quedando no
obstante los ojos de los curiosos fijos esperando que
reventase el puflado de petardos que habia dejado escapar
al reventar. Seguianlos la muchedumbre de chicuelos
que atrae por centenares el ruido de las fiestas.
De tiempo atris se habian suprimido las Tarasoas y
gigantes que en Lima y en Quito preceden todavia & la
cruz, y que tienen por objeto dar phbulo & la alegria de
los chicuelos, y llevarlos embelesados delante de la proce-
sion official, a fin de que no embarazasen su march. Los
cohetes voladores ejercian ahora la misma fascinacion,
atisbando la turba juguetona la caida de lo que fu6 cohete,
para correr sobre l61, hacerse cargadilla los unos A los


(I) Publicado en El Nacional en Julio de 1883. (N. del E.)





CONFLICT Y ARMONfAS DE LAS RAZAS HN AMERICA


otros en la gloriosa dispute por la posesion de aquel co-
diciado despojo.
Desde la plaza principal A donde se hallaban reunidas
las families de mas viso, y de alta prosapia, pues que solo
comno expectadoras les era dado asistir A la fiesta, que
aunque muy devotas, era para gentes de baja esfera, dejA-
base oir ya el rumor de los cAnticos, los golpes acompa-
sados de la tambora y aun el tin tin del triangulo y los
gemidos dle los violines, cuando desemboc6 por la calle
ique del Convento de Santo Domingo conduce A la plaza
de armas de la ciudad, la procesion de Nuestra Sefiora
del Rosario que en otras parties se llama de Menores, por
ser sostenida por la Orden Tercera de aquella advocacion,
pero que en C6rdoba siguiendo la tradition, se llama la
fiesta de Nuestra Sefiora de los Negros y Mulatos, no
obstante que ya no quedan' negros, y muchos de los
antiguos mulatos han pasado A ser caballeros, siguiendo
el natural desenvolvimiento y progress de los tiempos.
Era aquella en efecto la procesion de la Virgen de los
Negros y Mulatos, que habia acabado por abreviacion en
ser Ilamada ia Virgen Mulata. El atcompafiamiento era
numeroso; largas y cerradas las dos calls de antorchas
de palo con candileja-s que sostenian una vela encendida;
muy lucida la banda de mdsica de mulatos y negros del
Convento de Santo Domingo que seguian las andas de
la Virgen y acompafiaban los cantos de los Reverendos
Padres en ndmero considerable de padres de misa y
mayor mimero de coristas.
Esta Cofradia del Rosario la componian centeiares de
mulatos y de artesanos, vestidos ese dia con sus trajes
de domingo, y llevando al cuello el escapulario de la
6rden como distintivo. *
Arreciando el ruido de los cohetes voladores, fu6 agra-
vado por el estampido de las camaretas que suplian A
la artilleria de todos calibres y de cuyas piezas, una
formidable bacteria aguardaba en la plaza que asomase
la cruz para saludarla dignamente.
La cabeza de la procesion asom6 en efecto y se dirigid
hacia el Cabildo A los gritos de los mayordomos: lande
la, cera pare la cera I que no se corte la cera I como
comandantes y capitanes que dirigen la march de los





OBKAk DE 8AE.RMIENTO


batallones, y en medio del rumor atronador de las cam-
panas de la hermosa cathedral, suficiente para apagar las
voices chillonas de los coristas y dejar los bajos profundos
de las cogullas mas graves, quedar como ronquidos de
gente qua duerme.
En el Cabildo habia algo de nuevo esta vez que traia a
las gentes alborotadas y hacia levantar la vista A todos
los que con la Virgen pasaban en romeria.
A. mas de los Alcaldes de 10 y 20 voto, los Corregidores.
y Cabildantes y grandes fiumcionarios piiblicos con sus
families y cuantos podian obtener un lugar en position
tan ventajosa para ver desfilar la procesion de los negros,
que era siempre muy novelesca, veiase hacia el centro,
rodeado de edecanes vestidos de gran gala, nada menos
que al Virrey D. Santiago Liniers A quien habian invitado
, honrar con su presencia la procesion de la Virgen del,
Rosario de los Negros.
Los que no han alcanzado aquellos felices tiempos no
se dan cuenta hboy de la animation y entusiasmo que
se veia pintado en aquellos pardos semblantes, al re-
correr las calls en .ordenadas filas, con la composiura y
seriedad de una Orden religiosa, como lo hacian sus
amos y patrons los Nobles en otrq dia del aiio.
Acompafiaban al Virrey como es costurnbre de los altos
funcioparios en viaje, A mas de los cuatro edecanes que
al rango de Virrey correspondian, los secretarios y oficia-
les de la guardia del representante del soberano, y various
jefes y oficiales del ejdrcito que un anof autes habia tan
brillantemeonte batido al ingl6s bajo sus 6rdenes en las
calls de Buenos Aires y que aprovechaban la occasion
de la ida del Virrey A C6rdoba su patria, para pedir licen-
cia y obtenerla de sus jefes, a fin de visitar a sus families y
volver A ver el lugar en que se desliz6 su infancia.
El grande acontecimiento de la 6poca, tan grande que su
fama iba conmoviendo los espiritus por toda la America
espafola y aun causaba asombro en la vieja Albion por lo
inesperado, era la por siempre memorable Reconquista de
Buenos'Aires, obrada por los denodados tercios que con
tanto ardimiento la acometieron. Haberse hallado en aque-
lla jornada, haber desenvainado su espada contra el ingl6s
y vencidolo y forzadolo A capitular, era motive de orgullo





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


tan legitimo, como haberse hallado en Austerli'z para un
francs, 6 en Watterloo para un- prusiano.
El Virrey y su aconipafiamiento eran obje.to de contem-
placion y asombro para los pueblos como los heroes de la
jornada, los cuales no acababan nunca de contar y repetir
la gloriosa leyenda, variada segun el punto que ocupaba el
narrador en los combates parciales de las calls y aun azo-
teas de Buenos Aires.
Habiase distinguido como valiente en aquella jornada un
capital, cadete desde nifio al sorvicio del rey, y formaha ya
parte de los jefes y oficiales que quedaban reconocidos
como regulars, y acompaiaba al sefor Liniers esa noche,
porque de noche cerrada llegaba la procesion de la Virgen
mulata al Cabildo. y por su rango tonlia su lugar entire la
comitiva que acomnpanaba al Virrey y formaba como un lu-
cido Estado Mayor en torno suyo.
Como era de costumbre, y ann se conserva en nuestros
tiempos, la familiar del capitan tenia entrada ese dia & los
altos del Cabildo, pues la madre aunque mulata, era una
celebridad en C6rdoba. A casa de su rara belleza, por en-
tonces ya ajada por el trascurso de los afios; pero susti-
tuida, como sucede afortunadamente a las mujeres, por el
mas s6lido m6rito de ser madre de un bravo capitan de las
tropas del rey, y uno de los heroes de la Reconquista, cuya
fresca historic andaba en boca de todos.
Era aquella afortunada madre mulata del Convento de
Santo Domingo y por tanto esclava antes de declarada en
1813, la libertad de. vientres. Su extremada belleza habia
sido, sin embargo, motive 6 moneda de su rescate, pues tan
gran belleza en mulatas, trae consigo protectores naturaled
y provoca apoyos en el camino de la vida. No profundice-
mos estos misterios, muy comunes y aun aceptados en el
clero regular en aquellos tiempos, y content6monos con sa-
ber que la linda mulata tuvo larga familiar, y que al primo-
g6nito Juan Baustita, cupo el insigne favor de ser recibido
cadete al servicio de Su Majestad, y su hermano Francisco
el de ser recibido doctor en leyes en la Universidad de
C6rdoba (4).

(1) Don Juan Bautista Bustos, wes the son of a friar: his mother was Indeed a
slave; but she war one of the presttlest Mulatas In COrdoba so famed for that cast.





OBRAS DI SARMIENTO


Juan Baustista en su infancia habia tornado la delantera
de la procesion y acaudillado tambien los muchachos anda-
riegos que acuden A estas fiestas.
La ennoblecida mulata habia seguido antes la procesion
de la Virgen y esta vez se mostraba interesada en la gloria
de la Orden, y mas quetodo en la bendita imAgen de
Nuestra Sefiora del Rosario de Negros y de Mulatos, advo-
cacion humilde hoy, pero qua entonces solo indicaba una
division social aceptada por la religion misma. Si aiguna
sefiora hubiera querido mirar en menos ese dia de la fiesta
solemne de la yirgen tutelar, a la mulata que en los altos
del Cabildo se rozaba con ella 6 la tomaba acaso el lugar
mejor para ver la procesion, no tenia mas esta, para con-
fundir su orgullo, que levantar los ojos y mirar complaci-
dos al gallardo capitan don Juan Bautista Bustos que
estaba A su lado, pues con el grado de alferez un military
espafol, adquiere el titulo de Don y la nobleza que corres-
ponde A un Escudero.


II ,,


La fiesta de nuestra Seflora del Rosario de los Negros
era una de las funciones mas solemnes y con mas ansia
esperadas,en medio de la monotonia de la vida claustral de
un lado, y de la desocupacion y falta de movimiento de los
vecinos de una pequefia ciudad del interior. La fiesta de
los negros y mulatos, como que estos, ya fuesen esclavos
6 libres, estaban intimamente ligados con la familiar, inte-
resaba A estas en su regocijo annual, tinico dia en que se
sentian elevados A la condition de hombres por la comuni-


She was afterwards pourchassed by the friar, by whom she .had many children.
As C6rdoba Is the seat of science and literature in America it is very natural to
suppose that Bustos imbibed some timture of both. He served in the spanish
army as cadet; and it is further said that he particular distinguished himself in
Buenos Aires, in 1807, against the English. However that may be, Bustos is cer-
tallnly a brave man: and his military promotion have been gained in the field by
his merit; nevertheless he is ungrateful, cruel, intriguing and perfidious Yates.
u Account of the tast expedition of Brig' Gen. Josd Miguel Carreras, his Death, Pdg. 385.
Appendix to a journal of a residence in Chili 1822, hy Mary Graham-London, 1824.





CONFLICTO Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AME~ICA


dad de culto, resultando una especie de carnaval cristiano
segun el espiritu de las fiestas de Saturno en Roma, en quo
Jos amos se ponian al servicio de sus criados y esclavos, y
las galas y joyas de las sefioras bajaban a adornar los ca-
bellos ondulosos de las graciosas mulatas, y las chaqueras
de perlas iban a cefiir la gargantas de dbano de las ne-
gritas. Hasta muchos afos despues de la emancipacion,
se conservaron en las provincias los bailes de mulatas, en
que rivalizaban, no tanto las criadas, cuanto las families A
que pertenecian, en el lujo de los adornos y el valor de las
joyas, si bien las portadoras se disputaban la palma, por
el garbo para llevar los vestidos, la compostura de los mo-
dales, y la gracia de los movimientos de majas andaluzas
y de la real moza castellana, que imitaban A la perfec-
cion.
Al pasar por el frente del Cabildo la Virgen Mulata, el
Virrey se sinti6 profundamente conmovido y exclam6 (dicen
las cr6nicas) viendo las bellas formas de la image lqu6
hermosa est Es con efecto bella, la Virgen de los Negros,
aun que de estatura reducida. Aquella figure inm6vil de
la estatua, adquiere en los paises espafioles tal realidad con
los trajes de g6neros preciosos y las joyas brillantes de que
estA recargado el pelo human que lleva, la garganta, y
aun los dedos con sortijas, que el devoto supersticioso acaba
por darla vida, y aun dirigirle la palabra, como lo hemos
presenciado no pocas veces.
El entusiasmo que veia brillar Liniers en los ojos y mo-
vimientos de los acompafiantes, pues todos levantaban la
vista para mirarlo al enfrentar al lugar que ocupaba en el
Cabildo, debi6 fascinarlo y hacerle ver muestras de vida y
animacion de la adorada imagen misma a la cual imprimen
movimientos ondulaterios los portadores, pues que no bien
habia pasado la Virgen llam6 a uno de sus edecanes, y en-
tregAndole el baston de Virrey que tenia en las manos, lo
envi6 conducidndolo, A depositarlo A los pies de la Santa
imagen, como homenaje y oulto rendido por el poderoso
Virrey A la Virgen de los Negros y Mulatos de la Orden
tercera de Santo Domingo de Guzman.
No olvidemos que alli estaban los Bustos, y madre 6 hijo
presenciaron el acto del Virrey de dar A aquella image el





OBRAS DE BARMIENTO


emblema de la autoridad real, y su satisfaccion y orgullo no
debio reconocer limits, si se tiene present que era la una
mulata del Convento y el otro un soldado predilecto del
Virrey. 6No se-diria que el baston se ponia bajo la custo-
dia de tan bravo capitan y la raza secundaria era consti-
tuida depositaria de prenda tan valiosa? No estaria pre-
destinado el soldado A defender la institution religiosa
misma, y si necesa'rio fuere defender y vengar al Virrey
cofrade por este acto de acatamiento k la Orden?
iExtrafio acontecimientol jy mas extrafia inspiration! si
se atiende que la beldad fisica de una imagen, no es mo-
tivo bastante a conmover el corazon de tan ilustre y elevado
-personaje, siendo ademas francs del siglo XVIII, de quien
no debe suponerse tan crasa supersticion. El edecan Ileg6
A ponerse al habla con los oficiales; y en Santo Domingo al
entrar la imagen, fuM bajada de las andas, dice la tradi-
cion; pero es mas probable que al restableceria en el altar
de donde la tomaron los portadores de las andas, la coloca-
sen en las manos, cuyo pulgar esta apartado para sostener
el magnifico rosario de oro que lleva con los vestidos de
gala de la fiesta, el baston de marfil, pufio de oro y ceiido
de una franja de diamantes que A la sazon llevaba el Virrey
Conde de Liniers.
ANo parece todo ello una conseja la que estamos con-
tando? Pero el baston estA hasta hoy en poder de la Co-
fradia, ya que la Virgen no puede usarlo, segun lo declara
el.inventario de enseres y joyas de la orden, por estar afecto
al pago de costas de un pleito, mas extrahio todavia, que los
sucesos que narramos, y perdido por la Cofradia.
jUsaba, con efecto de ordinario, el Virrey ni aun en dias
de gala, un baston de marfil con ornato de diamantes? El
marfil pase, pues los generals prefieren el baston blanco,
pero da tentacion de career que las piedras preciosas se
hubiesen engarzado solo para adaptar el baston, en las
condiciones de una ofrenda, hecha a aquella image.
La Virgen mulata de C6rdoba debia aparecerle en 1808
como una protectora contra las asechanzas de los patricios
nobles y espafioles peninsulares que estaban minando su
poder y lograron hacerlo deponer de su tan merecida auto-
ridad de Virrey, como lo lograron pocos meses despues,





CONFLICTO Y ARMON]AS DE LAS RAZAS EN AM&RICA


estando quiza a la fecha extendido en Madrid el decreto del
cese, y nombrando en- su lugar A Cisneros que vino en 1810
A sucederle. Los negros y los mulatos como todos los opri-
midos y los humildes tendian a Liniers los ponchos en
Buenos Aires, al verle Ilegar de afuera 6 salir de adentro
de la fortaleza, su residencia del Virrey. ,Por qu6 no lo
amarian lo mismo los negros y mulatos de C6rdoba que
veia reunidos alrededor de las andas de una Virgen, que
era el simbolo de la religion para ellos, y el vinculo de
union de una raza que ya empezaba A rebullirse en Haiti
al grito de libertad lanzado por Toussaint-Louverture, el
Espartaco feliz de las Antillas? Liniers como frances es-
taba al corriente de todos estos sucesos, y como Virrey se
sentia execrado por los nobles espafioles A fuer de frances
y abandonado por los patricios americanos por creerlo
obstaculo A su disimulado prop6sito de emancipacion. La
atm6sfera en 1808 empezaba A cargarse de vapores revolu-
cionarios que aun no se condensaban en nubes, pero que
con la sofocacion y el calor que la preceden hacian presen-
tir lo pr6xima borrasca.
Liniers fu6 depuesto en 1809; la revolution estall6 A
mediados de 1810, apenas diez y ocho meses despues de
la fiesta de nuestra Sefiora de los Ndgros, en que Liniers
puso bajo la protection de la Virgen mulata el baston de
Virrey que los Patricios y Nobles amenazaban ya quitarle
,No tendrAn relaciones entire si estos hechos? En Marzo 23
de 1808 se habia expedido en Se'villa, y se recibi6 en
America al fin del aflo, la circular, ((para que en estos
"< dominios se proceda A confiscar todos los bienes de los
< espanoles cuyos nombres se remiten en lista, sindica-
< dos de haber seguido A Napoleon.), Esto para los
afrancesados; 4,que le esperaba al francs, aunque leal
que no habia seguido al tirano, pero pudiera entregar
la colonia al Emperador de los franceses en adelante ?
Y no era fuera de razon temerlo. Goyeneche americano
vino encargado de mission direct de Napoleon, procu-
rando la reunion de Buenos Aires emancipado a la corona
imperial.
IMisteriosa asociacion de hechos que la razon repugua,
y que se ligan sin embargo entire si, se suceden y se
llaman unos A otrost Que sentimiento mueve al Virrey





OBRAS DE SARMIENTO


A poner su baston en manos de una imagen 6 estatua
de palo, que por casualidad pasa por el Cabildo, en
circunstancias que 61 ha venido de Buenos Aires y es
invitado A presenciar el desfile de la procesion de negros
pardos, mulatos y gente pobre y de condition humilde
en la sociedad, cuando la clase espafiola lo desecha como
element espilreo y los patricios mismos americanos a
quienes ha hecho sentir la dignidad de hombres libres
lo hacen A un lado, por no creerlo dispuesto A asegurar
sus ulteriores miras!
No sabemos si fuese tradition cat6lica 6 espafiola este
acto de poner el baston los magistrados en manos de
una Virgen, como homenaje 6 sumision. Los antiguos
romanos solian colgar sus escudos 6 sus espadas triun-
fales, despues de terminada la guerra, en las murallas
de los templos, de sus Dioses; y acaso el cristianismo
haya conservado aquellas practices. Tiene todavih en
sus manos en Tucuman Nuestra Sefora de la Merced el
baston que coloc6 en ellas el General Belgrano, despues
de aclamada patrona de los Ej6rcitos de la Patria, como
Santiago lo es de los de las Espafias, y se le ha visto
en tantasbatallas, segun graves historiadores blandir su
lanza en su caballo blanco.
Con motive de la tentative de asesinato de que salv6
milagrosamente el Presidente de la Repdblica D. F.
Sarmiento en 1873, la comision de la olbra del templo de
la Merced de Tucuman'le remiti6 una fotografia iluminada,
tomada de una, imagen que trae por inscription al pie:
Retrato de Na Sa de la Merced, Generala de los Ejdrcitos de la
Patria, nombrada por el General Belgrano el 24 de Septiembre de
1812. Arriba tiene el cuadro que la contiene el escudo
de la Patria con esta leyenda en una cinta enroscada:
a Batalla de Tucuman, Manuel Belgrano) y al costado
izquierdo A S. E. el Presidente de la R. D. F. S. en accion
de gracias por haber salvado del atentado A su vida, y por
custodia en lo sucesivo.)
La image de facciones placidas y juveniles estA
revestida de hAbito blanco galoneado mercedario. Tiene
una corona de plata y sobre ella, y cubri6ndole el cabello
hasta los 4lombros, un nimbo 6 aureola tambien de plata
que empequeflece la cara, tan grande es la c6fia. En la





CONFLIOTO Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 79

mano derecha de la fotografia, izquierda del original,
tiene un baston del mismo 'color del vestido, pues se ve
una punta del cinto negro. Es de marfil? Asi parece.
El pufo es de oro, iluminado amarillo como los galones.
No se aperciben piedras, que pudiera tener.
He aqui, pues, un mismo hecho producido dos veces
en menos de cuatro afios. Liniers en C6rdoba con la Virgen
mulata, Belgrano en Tucumin con la Generala de los
ej-rcitos de la Patria.
Sin duda que ha debfdo estar en 1820 Ilena la atm6sfera
del ruido de estas singulares formas del culto cat6lico,
repitiendose en las conversaciones la ofrenda de Belgrano
en la Virgen de Tucuman, porque un nifno de diez afos
ha creido ver en otra provincia el afio 1820, practicarse
el mismo acto por el Coronel Urdininea, depositando el
baston de mando en manos de Nuestra sefiora del Carmen
de San Juan, nombrada tambien Generala de las tropas
que vencieron A D. Jos6 Miguel Carreras. El nifio vi6
abajarse las andas y el Coronel Urdininea avanzar con
botas granaderas, calzon de gamuza y casaca con enormes
solapas coloradas.
El Capitan Rodriguitos de exigua estatura, y por tanto
objeto de curiosidad para los nifios formaba parte del
estado mayor. Urdininea avanz6 haoia la Virgen, el mu-
lhto Francisco, barbero del convento de San Agustin
tenia un palo de la anda y dirigia la operation de bajarla,
y deposit aquel devotamente el baston en manos de la
Virgen, quien 6 que, enderezAndose las audas, continue
]a procesion su der'rotero etc.
Este episodio lo ha descrito el autor del Facundo en
Chile en 1848 6 1849, con motivo de recibirse ejemplares
del Facundo traducido al francs y congratularlo por
ello el literate Amunategui. Muchos afios despues susci-
t6se conversation con un funcionario mendocino, secre-
tario de la comision que habia venido de Mendoza A San
Juan entonces, por arreglo de prisioneros ud otros fines; y
este dijo que. creia que era una pura novela el cuento
del baston. La verdad es que el autor ha estado creyendo
toda la vida que habfa presenciado tal escena, sin duda
que oy6 referir en la nifiez, como ocurrida en Tucuman





80 OBRAS DE SARMIENTO
con Belgrano, 6 en C6rdoba con Liniers y le di6 cuerpo y
vida en sus recuerdos como cuenta George Sand que le
ha pasado a ella misma y es propiedad de la imaginacion
de los nifios. Ren an es de opinion que este es el origen
de los mitos del politeismo.
El pueblo ha personificado la naturaleza por los atributos
de la material y despues ha creido verla viva, animada en
Pan, las ninfas, las nayades, los faunos y todas las crea-
cliones de la imaginacion (?). Max Muller atribuye este
mismo poder A las pabras, brillante, V6nus, rojo Marte etc.
Psychis es la aurora que precede inmqdiatamente al sol. La
aurora no puede verlo, porque la disipa el sol naciente. Nada
mas natural. El mito es bellisimo. La aurora es una aman-
te del Sol, quien ha convenido en visitarla, a condition que
ella, Psychis, la linda nifia no lo yea, porque moriri fulmi-
nada si lo v6 en su majestad divina.
Pero la mujer es curiosa, y una vez por satisfacer la curio-
sidad de ver al hermoso mancebo que estrechaba entire sus
brazos abri6 los ojos y cay6 muerta.
Era el sol! Febo. Naturalmente, la aurora se disipa
cuando aparece el disco del sol en el horizonte.
El baston habia, pues, descendido ya A mito popular. OCual
baston? Creo que el de Liniers, porque es terrible su his-
toria.
Sea de ello lo que fuere, el Virrey Liniers, de origen fran-
c6s, vela 6 las claras en los semblantes de los hidalgos espa-
foles y amerjcanos y le Ilegaba de los corrillos, de los
rumors, de las habladurias en que se desahogaba toda la
enemiga contra el francs, A quien apellidaban con escar-
nio, el gavacho; suscitandose asi el por un moment adorme-
cido odio al extranjero que era la base del patriotism
americano, y acaso fu6 el poderoso agent, mayor que el
odio teol6gico, para resistir la dominacion inglesa.
Tan flagrante ingratitud debia buscar pretextos y cargos
para encubrirse en corazones verdaderamente Ilenos de
hidalguia, cuando no los ofuscan vapores de fanatismo poli-
tico 6 religioso.





CONFLICT Y ARMONIAS DB LAS RAZAS EN AMERICA 81

Liniers sentia la ofensa, la disimulaba, y viendo agran-
presintiendo desde entonces la aproximacion de dias bo-
rrascosos, acaso de peligros para su persona, tendi6 la
vista hacia esas classes populares que lo aclamaban, mas quo
Virrey, salvador del pais de las manos de los herejes, y so
asoci6 en su corazon, como Marino Faliero, al pueblo llano,
contra la nobleza y los patricios americanos.


LA ESPARA ESTABA PERDIDA

La Inglaterra con sus mejores regimientos no habia po-
dido con el pueblo de Buenos Aires. La colonizacion en
Am6rica tocaba A su fin.
Este fud el sentimiento y el fallo del mundo entero, al
difundir la noticia inesperada, 6 imprevista por cierto, de
haber sido vencidos, rendidos y capitulados once mil ingle-
ses, despues de un aflo de quieta posesion de las ciudades
de Buenos Aires y Montevideo, situadas A ambas mArgenes
del Rio de la Plata en la Am6rica del Sur.
Cien clarines tenia por entonces la fama para repetir y
engrandecer hechos menos grandes que este. La Inglate-
rra que habia perdido sus colonies del Norte, por abandonar
el rol de defensora de las libertades humans, que parecia
haberle sido confiado, al hacer desaparecer de la superficie
de las aguas, como por el soplo de una Providencia, la
Invencible Armada, era casi la dnica potencia que se man-
tenia en armas, provocaba aliados, estipendiaba enemigos
.y socorria dinastias 6 soberanias vergonzantes, contra el
-coloso de poder personal que el genio de un aventurero iba
acumulando en torno suyo. Una batalla era una cosecha
del fruto de un aflo de salario y de ejercicio de tictica de
200.000 soldados.
Un desastre acaecido en praises remotos la Inglaterra
debia apasionar por entonces al mundo beligerante y este
lo formaban todas las naciones de la Europa, por el recuer-
TOMO XXXVIII 6





OBRAS DI SAKRMIMTO


do de lo pasado, el vencimiento reciente y el temor del dia
de ma hana,siempre amenazado por aquella verdadera espa-
da de Damocles.
Todos los pueblos celebran las acciones gloriosas, y los
d6biles las her6icas resistencias que suplen al ndmero.
La Reconquista de Buenos Aires por sus propios habitan-
tes, habia sido aplaudida y admirada por los ingleses mis-
mos. Para disminuir la responsabilidad del desastre, el ven-
cido, si no puede invocar en su descargo, al Destino, como los
antiguos, exagera el ndmero 6 el valor desesperado de los
que 16 aplastaron. iQud hacer contra tantosl qu6 oponer
al impetu de una banda de freneticos, al entusiasmo del
patriotism, 6 los furores de fan'ticos sedientos de sangre?
Estas atenuaciones son alegadas por el generall White-
locke en el consejo de guerra a que fu6 sometido en Ingla-
terra (i).
Niflos, ancianos, bellezas encantadoras, derramaban agua
hirviendo sobre los soldados atados por la discipline & la
linea de su compafiia y regimiento, desde casas lainadas
de azotea, que son en efecto parapetos, fuera del alcance
de las balas de abajo y ligados entire sl en cada manzana,
de manera de poder acumular la poblacion de cuatro ca-
Iles distintas en aquella donde se tiene el combat. Y
muchos batallones ingleses recibieron al principio orden
de no hacer fuego sobre las casas, precisamente por esta
aglomeracion de gentes al parecer no combatientes.
Puede calcularse el efecto de tal noticia en el resto de
la Am6rica espafiola. Hasta nuestros tiempos han alcan-
zado contemporAneos de aquellos sucesos, y nosotros he-
mos hoblado con personas notables en Guatemala, Colombia,
Venezuela, que recordaban todos la misma sensacion
experimentada, de transformation en los sentimientos de
dependencia, de inferioridad criolla con respect a la Es-
pania; se sintieron todos coparticipes del hecho grandiose,
magnificat por la grandeza de la lucha de la Inglaterra


t (1) Buenos Aires-The trial of Lieut. Gen. Whitelocke before a court martial
composed of General officers, held in the dinner-hall of Chelsea college on Thurs-
day January 21 and the succeeding days. Reported at length by an eminent
english barrister.-Dubin-t-R. Smth 1808-1 vol. 8 de 357 pig. (Nota det
Editor.





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMARICA


con Napoleon Bonaparte, y beneficiaries, por cuanto ven-
cidai aquella en Buenos Aires, estabalo la Espafia en
todas parties de Am6rica, pues no disponia de iguales
fuerzas.
En el animo de los vencedores fu6 mas adelante la
reaccion; ya no era solo las legionesinglesas las vencidas,
y tampoco era de suponer por analogia vencible A la Es-
pania, llegado el caso, sino que entonces mismo la admi-
nistracion espafola se ha mostrado muy abajo de lo
que debi6 esperarse de la preconizada valentia espa-
fiola.
Recu6rdese que un joven de apellido Pueyrredon, se pre-
sent6 con otros voluntarios A reunir armas y fuerzas en la
quinta de..... y que, solicitado el concurso del jefe de
Blandengues con seiscientos hombres, renunci6 A atacar
A los ingleses, que ninguna ventaja obstensible tenian i
campo abierto.
El Virrey Sobremonte se retir6 A C6rdoba, en presencia
de la invasion y al primer amago de desembarco, dejando
con ello mal puesto el nombre espafiol ante los criollos,
como dominacion, pues los espafioles reunidos en cuerpos
por prov'incias llenaron cumplidamente su deber, distin-
gui6ndose algunos jefes.
Lo que parecia una maledicion de la suerte tambien, era
que el h6roe d.e la Reconquista de Buenos Aires habia de
ser, por un raro concurso de circunstancias, un francs,
es decir un no-espanol, ya que no pudo ser un criollo.
Estaba de mala suerte la Espania por lo visto.
El seflor Liniers pertenecia & una familiar noble francesa
que habia pasado al servicio de la Espafia antes de la
Revolucion. Eran nobles cortesanos los Liniers; y el haber
pasado A servir a los reyes de Espafna, pudiera dar alguna
luz sobre las ideas political y religiosas del salvador de
Buenos Aires. Podia, A fuer de francs, ser bonapartista,
puesya era Emperador Napoleon? Con respect A las ideas
revulucionarias, 4c6mo andaria? Se dice que escondi6 en
el convento de Santo Domingo las banderas espafiolas du-
rante el corto reinado britAnico, hacienda preces 6 prome-
sas A la Virgen, por la salvacion del pals.
Bastaba ser francs entonces, para ser enemigo nato del
ingl6s, sin necesidad de-apelar & las convicciones religiosas;





OHiRAS DUB ARMINNTO


pero la revolution americana viene y 61 va A encontrarse
frente A frente con ella. Dicese que en C6rdoba conserve
la imagen de la Virgen de Menores del Rosario el baston
de Virrey que habia sido y 61 coloc6 en sus manos. Esta
profession de fe, que sirvi6 sin duda de modelo al General
Belgrano, para depositar su baston de General en manos
de la Virgen de Mercedes de Tucuman, donde se conserve
aun, al constituirla patrona de los ej6rcitos de la patria,
revela afinidades de creencias que para algo sirven.
No debia Liniers simpatizar con las ideas revolucionarias
que se mostraban A veces irreligiosas, ni con los imperia-
listas franceses de quienes lo alejaba su origen nobilisimo
en Francia y su servicio en Espafia; si bien la vanidad
de ser frances y hallarse obstensiblemente al mando de
un Virreinato espafiol en Am6rica, como consecuencia na-
tural de haberlo conducido A la victoria contra la Inglate-
rra le indujese A dirigirse al Emperador frances, como A
otra alta figure de su raza que estaba en guerra con la
Inglaterra. LPropo'nfase, dirigi6ndose a 61, ofrecerle pleitd
homenaje de su insula? Creemos que no pas6 de una
simple botaratada de parvenu. (El Conde Liniers aparece
en la Guia de Forasteros de 1803 como Gobernador de las
treinta Misiones guaranies, desde donde debi6 acudir al
servicio-del ej6rcito, desde que la invasion inglesa requeria
el empleo de las armas.)
La Reconquista de Buenos Aires ponia la uncion sobera-
na al nuevo Virreinato, con la victoria sobre la potencia
mas grande del mundo entonces, A fin de que pudiese pre-
sentarse dignamente, si era llamado mas tarde A figurar
entire las naciones.
Algun fil6sofo aleman se ha complacido en calcular las
distancias estelares A donde puedenirse pintando, como en
una retina, si sus superficies reflejaran las imAgenes de los
acontecimientos que estan presenciando en nuestro globo,
de manera queel pasado vaya siendo el present segun las
distancias, y hoy en otro planet se vea pasar recien ante
sus ojos la muerte de C6sar, por ejemplo.
Eso para el pasado; mas- para hacer de lo future present,
se han ensayado todos los artificios del ingenio human,
los orAculos, los profetas, las sibilas, la nigromancia, la as-
trologia, los suefios, todo se ha ensayado en vano para saber





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZA8 EN AMERICA 85
lo que sucederA mafiana, no obstante que la 16gica, la ana-
logia y cierto sistema de procedimientos del caos y del
acaso, que parece siguieran en sus movimientos cierto ca-
mino invisible que les viene trazado, revelan muchas veces
la verdad future.
Nada del porvenir, ni estos indicios, ni inducciones, podia
decirles A los fundadores del Virreynato de Buenos Aires
que ya empieza A llamarse Provincias del Rio de la Plata,
presinti6ndole analogias con los Estados Unidos de America
y trasluciendo reminiscencias de las Provincias de Flandes,
otras colonies, nadie pudo anticiparles que el siglo XIX que
comenzaba A andar, movido como el globo del saltimbanqui
por el pie de un soldado afortunado, acabaria por presen-
tar al mundoen Am6rica la mas grande, la mas pr6spera y
la mas libre asociacion humana que presenciaron los siglos;
que las distancias en los paises despoblados serian supri-
midas por el empleo del vapor, tanto por tierra como por
agua, y que los rios, feliz de Pascal, podian ser azotados por ambos hijares con
las palas de las ruedas A fin de acelerar su march A volun-
tad del hombre que los guia, en despecho de la marea que
resisted, de la tempestad que se amotina, del viento contrario
que protest.
No podian presentir, por fin, que en el Rio de la Plata,
embocadura de los grandes desaguaderos, Parana, Para-
guay, Pilcomayo, que estrechan entire sus brazos gigantes-
cos, medio mundo americano, seria el mercado de este con-
tinente y el reoipiente de las muchedumbres, que desde el
tiempo de los Arias, nuestros progenitores, vieLlen lanzando
pueblos de su estirpe hacia el Occidente, para que conti-
ntien la historic humana y vivifiquen la tierra dormida 6
sofiolienta con el soplo creador y fecundante de la mayor
dilatacion de la inteligencia.
Era acaso una necesidad de la geografia commercial que
algo hubiera en este extreme que se parezca A Nueva York
en el otro, y el espiritu se reposa desde que ve levantarse
una ciudad de medio million de habitantes, preflada visible-
mente de otro medio million que tiene en, gestacion. Puede
decirse que la historic comienza con asumir los pueblos
forma visible y contextura enumerable, ya que las Suizas.







protegidas por la caridad diplomatica viven de sus monta
flas, su industrial y sus libertades municipales.
De que estas grandes forms y dilatacion estaban sin em-
bargo previstas y como en la conciencia de este pueblo,
presentaremos solo un ejemplo. Apenas se iniciaba la Re-
volucion de 1810, un individuo en un comicio sefnalaba A un
joven de veinte aflos, si fantos, circunspecto y grave como
un alcalde, A quien se le concedia supreme aptitud para un
empleo civil. Desempef16 en efecto various desde entonces
durante el discurso de la revolution, incluso el gobierno de
la ciudad de Buenos Aires y por un moment el de toda la
vasta extension del pais. Hace tres aflos que Buenos Aires
viene quedando estrecho para contener los cientos de miles
en las casas que fueron trazadas para menos de un ciento, y
al querer dilatarse por los arrabales y con solo edificar al
lado de las calls trazadas, el pueblo encuentra que esa su
necesidad de dilatacion en 1887, estaba prevista y provista
con amplitud y sin limits desde 1820, con boulevares, ave-
nidas anchurosas que las ciudades europeas no habian hasta
entonces vulgarizado, y que hoy levantan un Buenos Aires
de dad mas amplia y mas ricamente dotada de luz, vegetacion
y maravillas de arte modern, maravillas de ornato que
monopolizaron los templos de los Dioses 6 los palacios de
losreyes y que hoy se consagran al servicio y utilidad del
hombre, como el puente de Brooklin 6 la estacion del Sud
en Buenos Aires.
El Buenos Aires de 1890, amplio, fuera de la calle Monte-
video al Occidente, con las avenidas Santa F.e, Belgrano,
Rivadavia, Callao, estaba previsto y trazado desde 1823, con
el agregado del Parque, que como el Central de Nueva
York, acabarn por quedar en el centro de Buenos Aires,
estando absorbido ya el municipio de Belgrano.
Hecho es este que he debido notar aqui para mostrar
c6mo viene obrando desde sus comienzos aquel presenti-
miento de la grandeza de la obra que atribuyo A los hom-
bres de estado que crearon el Virreynato, y como no se
perdi6 nunca esta traza, aunque se oscureciese en el largo
trayecto por camps aridos y desolados que ha tenido que
atravesar. Antes que el pueblo argentine pusiese la mano
sobre millones, como le sucede actualmente, habria podido


OBKAS DU SAKMKIlNTO





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMIRIOA


IlamArsele Don Magnifico por sus tendencies a ejecutar
en grande y generalizar las cosas pequefias, medidas a.
su talla.
Ninguna colonia hispano-americana ha profesado el culto
del porvenir, es decir, lo que seremos con el tiempo, lo
que estamos destinados A ser; pero el PORVENIR MARAVI-
LLOSO fuN ya ensefia de combat en la political argentina
y objeto de odio en los incr6dulos. Hoy tiene muchos
adeptos, ser progresista es condition necesaria para ejercer
el poder.
Trazado tan grande como el que nos hemos complacido
en disefiar, debia tender su reverse, empero, y los posterio-
res acontecimientos lo irAn demostrando; pero es nuestro
deber sefialar desde ahora algunos desp rfectos y como
grietas que se ven cuando se examine de cerca tan vistoso
vaso, por donde, si se ahondan, puede filtrarse el precioso
liquid que estA destinado A contener. A veces parece
como que los materials de que se compone no son del
todo homog6neos y amenazarian al secarse, retraerse con
diferencia de intensidad dejando claros entire unos y otros.
Dos condiciones de los components se hacen sensibles A
la vista, como siaun estuvieran manando agua de la anti-
gua savia que corri6 en sus tejidos 6 bien dejando ver como
escorias que desmejoran la calidad del metal.
Sefialar6moslas desde luego, porque su accion sera inme-
diata y sus efectos se combinaran para producer la mas
grande perturbacion que haya ocurrido en Am6rica al
transformarse las colonies en Estados.
Viene la primera de las fatales misiones jesuiticas, cuyo
nonibre basta hoy para perturbar la razon y crear antago-
nismos. Las misiones jesuiticas ocuparon direct 6 indi-
rectamente un vasto territorio que es hoy part del Uruguay,
Brasil, Buenos Aires, algunos millares de leguas habitadas
por cientos de miles de hombres, reducidos de la vida sal-
vaje A un g6nero de asociacion que salia de las formas
sociales que nos han trasmitido los pueblos procedentes de
los arias. Diriase quo se intentaba hacer una civilization
A la usanza del salvaje, 6 elevar lavida salvaje al grado de
una civilization. Mucho se ha dicho en pro y en contra do
este ensayo que tuvo al parecer la sancion de dos siglos do
experiment, sin que se mostrase ninguno de sus vicious





OBRAS DE SARMIENTO


iorgAnicos para disolverlo, como la putrefaccion aca.ba con
los organismos sin vida.
Sibese que los jesuitas 'como corporation docente del
catolicismo, fueron los fil6sofos socialists de los pasados
siglos, hasta su extincion y su caida. Erraran 6 no, que-
rian arreglar la sociedad de otro modo mas conciliable con
la practice de la virtud 6 de las mAximas del cristianismo.
Esto en Europa mismo. En Am6rica se encontraron con
indiadas salvajes 6 dom6sticas que se presentaban como
una masa informed, dispuestas A recibir la impression que se
intentase darles. jQu6 hallazgo para los Fourrier, los
iEufantin, los Saint-Simon, los proyectistas de la ordent
El hombre a crear de nuevo A Su imAgen y semejanzal
Desde luego una autoridad dnica, indiscutible, misteriosa,
bbrando diariamente sobre el cuerpo del ne6fito 6 colo-
,no, pues el alma le viene suprimida. Al indio le estA
prohibido querer; la 6rden se encarga de tener voluntad
por l1. La propiedad estr suprimida. El trabajo es eff
comun, y el product no precisamente en coman para los
agricultores, sino para los almacene.s de la Compafnia, pro-
ductos de cuyo valor se dar& cuenta A si misma y no a los
indios que entran en parte, como en algunos de los actuales
.sistemas cooperatives.
Sin entrar en mas detalles, estas sociedades estaban
fuera del sistema civil, espahol y culto a la manera vulgar
que conocemos todos, formando un Estado en el Estado,
casi odiAndose, pero de seguro sin contact. El tiempo
debi6 mostrar sus resultados, comparando las colonies
espaiolas bajo el r6gimen-civil con las colonies jesuiticas
bajo el regimen teocratico. GCuAles liabrian producido mas
miaterfas alimenticias, labrado mas extension de tierra,
duplicado en menor tiempo sus habitantes, mantenido
mayor quietud internal y desenvuelto mayor inteligencia?
Estos dos iltimos rasgos caracteristicos de la bondad de
las instituciones pudieran hacerse notar. La quietud de
aquellas colmenas humanas'era ejemplar, y la barbarie
blanda, pacifica de los habitantes se mostr6 la misma al
principio que al fin del ensayo. No ha quedado un libro
escrito en guaraui, ni en espafiol, ni en latin, por un
sabio indio de las Misiones, aunque los miembros de la
Compafifa ltayan enriquecido a sus contemporAneos con





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMMKRCA 89

Historias, Viajes y, Novelas sobre la prosperidad de las
Misiones 6 colonies. El gobierno espafiol mand6 recoger
el personal del vasto ensayo de una nueva asociacion
que se hacia en sus dominios de America, in anima vili,
y de repente se disiparon como un reloj que se le rompe 6 se
le acaba la cuerda, veinte aflos antes de fundarse el nuavo
gobierno que debia en las margenes del Plata, Uruguay,
Parana y Paraguay recogerlos en so seno, para hacer
entrar a estos hombres, escombros de otra estructura,
en el molde de la sociedad espaiTola, europea, cristiana,
romana, ariana, etc.
La primera pregunta que debieron hacer al primer
campesino espanol que encontraron deoi6 ser: a quin
se obedece aqui?-pues este era todo el contingent con
que entraban A la sociedad de que formaban parte. Con de-
cir que durante el virreinato del ilustrado Vertis, los indios
reducidos elevan sus quejas a la autoridad civil contra
ochenta curas, lo que supone ocheuta asociaciones oprimi-
das, y que la Guia de Forasteros de 1803 da al Conde de
Liniers el gobiorno de treivta misiones guaraniticas, que
per cierto no estaban en el Paraguay, sin mas auxiliar
que un segundo espafol, no designandose ni por el nombre,
ni por el empleo funcionario alguno de los que enumera
la Guia en todos los otros pueblos del Virreinato.
He aqui presentada sin atenuaciones, masa humana,
amontonamientos de gente, sin autoridades civiles si no es
el cura A lo que aparece de la queja aludida.
,D6nde estin situadas hoy las Misiones? eD6nde sus
habitantes? ISe hicieron humo! Se las ha tragado la
tierra en menos de un siglo, sin dejar ot'os rastros que
bosques de naranjos en el centre de selvas naturales,
espesas y profundas, y de vez en' cuando el frontis 6 el
Altar Mayor de una Iglesia de piedra en cuyas grietas
han echado raices Arboles gigantescos y erntre los escombros
se abrigan serpientes 6 se esconden tigres (1).
jSe los trag6 la tiera? tan fAcil cosa decir, no obstante
que rara vez traga la tierra nada. El historiador y el


(t ) El Museo de La Plata ostenta una colecclon de altares, santos, capiteles de
pledra de arte grosera reunidos & costa de gran trabajo en las Misiones.





OBRAS DE ALSMIENTO


hombre de Estado tienen el deber de mostrarnos A estos
pueblos en su dltima forma despues que recibieron el
bautismo de la civilizacion.
Encu6ptranse en todas las regiones europeas, sin exclair
la Inglaterra, cerca de las ciudades y alojados en tiendas
como los salvajes, ciertas gentes llamadas gitanos en Es-
pafia, corruption de egitanos, y gypsies en Inglaterra, que
dice lo mismo egipcios 6 gitanos, raza tostada, pelo y ojos
negros, hablando una lengua propia, rebeldes a la civili-
zacion, sin religion conocida y de costumbres dudosas.
Tienen por oficio remendar calderos de cobre, hacer tr6-
bedes y otros groseros instruments de cocina, ocultar lo
ajeno si pueden y vender burros, caballos y mulas viejas
6 estropeadas que al efecto reparan como los tachos, pues
se pican de- veterinarios 6 alb6itares.
LlImaselos tambien bohemios, porque mas al Occi-
dente se crey6 que de alli venian. Los nuevos studios
sobre el hombre prehistOrico dejan career que los tales
gitanos, por venir del lado de Egipto, son los descendien-
tes de los vendedores primitivos de armas y tiles de
bronce, fabricados 'en la India, encontrandose las minas
de cobre cerca del estrecho de Coromandel y casi visible
el rastro de las estaciones que hacian los vendedores de
hachas, espadas, broqueles, para toda Europa. A las afue-
ras de las ciudades ponlan sus fraguas portAtiles para
remendar lo que se habia inutilizado y proveer de instru-
mentos nuevos, pues que asi se les encuentra reunidos
cerca de fraguas y carbon sepultados en las puertas de
ciudades, revelando que los zingaris, gypsies 6 gitanos
son los mismos bArbaros, bastante adelantados en la India
para proveer de cobre y bronce a la Europa menos culta
entonces y que se quedaron ahi, cuando ces6 el trafico de
bronce.
Otro tanto va A sucedernos, si como creo, he logrado
descubrir el paradero de las extintas y abandonadas Misio-
nes -acaso con un nombre propio como el de gitanos 6
egipcios, con costumbres y funciones especiales en la for-
macion de estas Repdblicas, de manera que- no sera nece-
sario cabar muy profundamente para encontrar, como en
el caso de los utensillos de bronce, las hornallas donde





CONFLICT Y ARMONIAS DR LAS RAZAS EN AMIRICA


se prepararon las lanzas que ensangrentaron la cuna de
la Independencia.
Par6cenos encontrar hoy en nuestras mismas poblacio-
nes de campafia y sobre 61 territorio mismo que fu6 el
teatro de aquellos combates hom6ricos, Uruguay, Entre
Rios, Santa Fe, los mismos indios misioneros; pero a dife-
rencia de sus padres, conquistados con la independencia el
derecho civil, la facultad de poseer, de errar, de delinquir en
desobediencia a una ley escrita, y con la obligacion de pur-
gar el delito sufriendo la pena condigna impuesta por un
juez, despues de oida la defense del reo, el hombre libre,
en una palabra, sin tutor perpetuo como el ne6fito de las
Misiones.
Otro legado dejado al nuevo Estado y cuyos products
seran las terrible guerras de fronteras que tuvo que soste-
ner la Reptiblica cuando el Virreinato hubo caducado,
provino de la esencia misma de la institution que daba
al soberano facultad para derrumbar el Estado por la mis-
ma autoridad de su origen hereditario. La Espana era la
propiedad de los reyes de Castilla y de Aragon que aso-
ciaron y confundieron sus reinos para gobernar juntos,
eonquistando A Granada de los moros con sus armas uni-
das y agregAndoles Colon un mundo con el descubrimiento
de Am6rica. El reino de Portugal, pequeflo en extension,
pero grande en proezas maritimas, no reconocia vasallaje
A los reyes de Espafia, y sucedi6 que rivalizando y aun
precediendo A esta potencia en el descubrimiento de esta
America, de manera de tomar posesion de la Bahia de
Rio de Janeiro, antes que estuviese ocupada la margen
izquierda del Plata, hasta donde aspiraron siempre los lu-
sitanos, padres 6 hijos, extender sus dominios.
No hay que reirse de la particion hecha por Alejandro
VI del mundo nuevo, ni que buscar la linea divisoria por
61 trazada. Valdria tanto como buscarla en las Filipinas
6 en la Australia, pues tan aplicable seri alli como aqui
el trazado. Cuatro siglos van corriendo y el cordel divi-
sorio esta todavia movi6ndose en toda la Am6rica del Sur,
en una linea de Sur a Norte que atraviesa varias secciones
americanas, pero con una propension ing6nita a no estar-
se quieta, y con una inclinacion decidida hacia el Oeste,
que la hace marchar lentamente como las dunas que se





OBRAS DE SARMIENTO


desprenden del mar y van avanzando tierra adentro hacia
el interior, sin que haya poder human que las de-
tenga.
Hablando el historiador Lopez sobre el origen de la Re-
piblica Argentina y su desarrollo hasta nuestros tiempos,
hace esta notable observacion:
( La conquista de la colonia del Sacramento no habia
a producido los resultados que se habian esperado para
a estirpar el trkfico ilicito del contrabando; y Ceballos in-
a form a su gobierno que con haber cedido al Portugal,
a Rio Grande y las costas del Ibicuy, la Espafia habia he-
a( cho muy dudosos los efectos de sus victorias.
( Los traficantes portugueses, agents generalmente del
a comercio ingl6s, se entendian con las partidas de gau-
a chos orientales y brasileros, que tomando en el Yaguaron
( las partidas de contrabando, las internaban por el desier-
((to territorio de la Banda Oriental, hasta el frente de las
a costas de Buenos Aires y Entre Rios, donde los comer-
a ciantes espafioles las tomaban para introducirlas a los
a mercados interiores. Si era necesario hacer armas con-
a tra la gento del rey, los contrabandistas se desempefia-
a ban con todo denuedo. Para cortar el 6xito de sus em-
a press, no bast6 que Ceballos nombrase Prevoste A don
a Manuel Antonio Barquin, con facultades omnimodas para
( ahorcar de los Arboles de las selvas a los matreros y
a contrabandistas. El escAndalo y el robo de ganados
( continue en grande escala, y en esta escuela, como es
a sabido, se form el famoso Artigas.) (1)
Esta pfgina contiene el origen de la decadencia del Virrei-
nato de Buenos Aires, su disolucion en pequeflos Estados
al querer emanciparse, y el origen de sus guerras ci-
viles.
Todo en efecto, esti comprendido aqui, y expondremos
en adelante ante los ojos del lector el inmenso cuadro de
desastres de que es solo el abreviado y conciso epi-
tome.
No hay obra perfect, se dice, salida de las manos del


(1) Vicente Fidel L6pez-Hlstorla de la Repdblica argentina, su origen, su revo-
lucion y su desarrollo politico hasta 1853.-Tomo I pig. 313.





CONFLICT Y AfMONiAS DI LAS RAZAS EN AMERICA


hombre, y ya se ha visto como hemos presentado los gran-
des elements que entraban en la composicion del nuevo
Virreinato, decididamente una obra de genio politico de
Carlos III 6 de sus ministros; pero desde sus fundaciones
traia una falla, una grieta en la fundicion del metal, por
donde vendria la destruction y la ruina. El Virreinato,
como lo hemos visto, era la constitution de la hoya del Rio
de la Plata con sus afluentes en dn Estado unido bajo un
mismo sistema de leyes para servir al comercio del Atlin-
tico entire las colonies espafiolas y la Europa. La Inglaterra
ocupando la colonia del Sacramento indicaba ese expedien-
te, como el contrabando de los filibusteros suprimido en las
Antillas habia venido buscando una apertura para penetrar
en Chile, Perd y Bolivia, centro de los minerales argenti-
feros que mantenian.el monopolio de Cadiz.
Pero los hombres de Estado que concebian tan alto plan,
eran ministros de un rey; y los reyes son duefios en pro-
piedad de sus reinos por haberlos adquirido por herencia,
donacion, dote 6 conquista; y Carlos III cuqn sabio era, tenia
una hermana y asi como muchas monarquias antiguas han
desaparecido de las pAginas db la historic por haberlas
subdividido el rey al morir, asi Carlos III en un arrebato de
ternura fraternal regald6 la princess Carlota, esposa del
rey de Portugal, la rica y extensa provincia de Rio Grande do
Sud, hasta el Ibicuy por limited detras de la provincia orien-
talde Buenos Aires. Las glorias de las armas espafiolas que
por mar y por tierra hablanguardado la boca del Rio de la
Plata contra ingleses y portugueses, y las grandes previ-
siones econ6micas que habian aconsejado la creation de un
nuevo Estado, todo quedaba 6: eclipsado 6 desbaratado con
esta estdpida concession hecha a su rival y antagonista de
siempre: el Portugal.
Todo lo que habia que hacer en el Rio de la Plata era
declarar licito el comercio director con la Europa sin el in-
termediario de la Compaiia de Cadiz. Sin eso el contraband,
es decir, el comercio libre que habia sustituido el Rio de la
Plata al Istmo de Panama para penetrar en el Paci-
fico, sabria por un nuevo desvio evitar las barreras de la
embocadura, contando con que no solo los portugueses,
sino los indios, los criollos y los espafioles peninsulares
mismos serian sus mas activos cooperadores.





94 OBRAS DEB SAMIENTO

Entre Montevideo y la Colonia del Sacramento a la orilla
oriental del Rio, y la provincia de San Pedro median cam-
pafias vastisimas y feraces, escasamente pobladas en algu-
nos puntos entonces, ocupadas por misiones jesuiticas A
orillas del rio Uruguay que del naciente viene A vaciar sus
aguas en el Parana. 'Indios Charrilas y otras tribus indi-
genas cruzaban aquellas regions accidentadas por cuchi-
Ilas 6 colinas que corren paralelas unas A otras en today la
extension del pais. Esta region, como lo dijimos en otra
occasion, se habia infestado de ganados alzados y de caba-
llos por millares que atralan a cabalgarlos A los indios
guaranies que cubrian esta vasta comarca, invirtiendp el
orden natural que hace que la miseria sea el patrimonio
de las plebes en las ciudades, solo mitigable por el trabajo
asiduo y la dependencia servil, mientras que aquellas vastas
campafias pobladas de ganado brindaban su abundancia
exhuberante A todos los vagos perseguidos de la justicia,
A fin de que holgaran libres de toda sujecion social. Ya
el trastorno de las relaciones del hombre y la propiedad
que las leyes establecen debia ser tan sensible, aun antes
de fundado el Virreinato, que Vertis siendo Gobernador
mand6 fundar tres ciudades en el Entre Rios y por la
colocacion de ellas, se ve hoy la vasta extension que
se prometia aquietar .y poblar de habitantes sedentarios,
pues todo 61 debia estar infestado de bandas de gente
advenediza, de cuatreros y cuereadores de ganado que es A
lo que se limitaria el robo por entonces.
Duefios los portugueses de Rio Grande, mediante las lar-
guezas de Carlos III, no tuvieron que deplorar largo tiem-
po la p6rdida de la Colonia del Sacramento como dep6sito
de mercaderias europeas, pues no les era dificil trazarse
uua ruta commercial por la espalda de los dominios espafio-
les, no muy distant par cierto del rio, y trasportar por
tierra las mercaderias desde el puerto de Pelotas, A lo que
es hoy la Uruguayana y Paso de la Patria,'en sus propios
dominios, 6 interesar en el trasporte, por los enormes pro-
vechos que dejaba, A las bandas de cuatreros armadus, que
vivian del despojo y arreo de ganados alzados 6 dom6sticos,
ofreciendo asi al comercio un product de su propia indus-
tria. El contrabando llega asi A ser un comercio, legitimo
para poblaciones ambulantes A caballo en praderas d6