Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00036


This item is only available as the following downloads:


Full Text



OBRAS


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO




TOMO XXXVII


BUENOS AIRES
7196--Imprenta y Litografia nMariano Moreno n, Corrientes 829.
S900


CONFLICT Y ARMONIAS
DE LAS RAZAS EN AMERICA



























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO














CONFLICT Y ARMONIAS


DE




LAS RAZAS EN AMERICA


( Quien ordend el trabajo como condition de
u la vida, ordend el bueno y el mal dxito. Para
ac este el puesto primero; para el otro la lucha
a con la/muchedumbre. A cada uno algun tra-
a bajo sobre la tierra que pisa; hasta que lo
a pisen debajo de ella. Nuestros cambios men-
a tales son como nuestras canas y arrugas,
a apenas el lleno del plan de nuestro creci-
a miento 6 decadencia, y feliz el que puede
llevar su carga generosamente y entregue
a su rota espada al Destino oencedor con
a varonil serenidad.,
(CARLLB ).



TOMO PRIMERO



DEDICADO A MRS. HORACE MANN


Buenos Aires g883.











CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


PR6LOGO



MRS. HORACE MANN
Good Christmass Day
and
Happy New Year 1883.
Sea de buen augurio para usted y para mi llegar al
umbral del afio nuevo con el perfect uso de nuestras fa-
cultades mentales, como de usted me lo describe su esti-
mable hijo, aunque los afios vayan arrastrando a su
paso las hojas que cada invierno arranca Alas afiosas
encinas. Acompaflo A esta que le dirijo impresa, cuatro-
cientas paginas consagradas al exAmen de una fisonomia
de nuestros pueblos sud-americanos. Encontrara usted
ya presunciones vagas en ((Civilizacion y Barbarie que
estim6 flor de la Opoca juvenile, y llam6 ((Life in the
Argentine Republic,, traducida al inglds, y recomendada
por el nombre ilustre que guard usted en memorial de su
ilustre esposo.
Mueveme A dedicarselo, honrarme con el nombre de
Horacio Mann, cuyos consejos me guiaron en la juven-
tud para traer A esta America la education comun que
61 habia difundido con tan buen 6xito en aquella. La
((Vida de Lincoln), las ((Escuelas de los Estados Uni-
dos>, escritos en aquel pals para trasmitir a este las
lecciones que contienen, son libros que respiran la vida





8 OBRAS DE SARMIBETO
de la Nueva Inglaterra 6 de Washington donde fueron
escritos. Este mi ultimo trabajo, para mostrar por qud
no present, despues de cuarenta afios, cosecha tan abun-
dante, como la que Mann, Emerson de Boston, Barnard,
Wickersham, obtuvieron, abraza en un mismo cuadro los
efectos de la colonizacion de la Am6rica, segun los ele-
mentos que A ella concurrieron, de donde le viene el
titulo de ((Conflicto y armonias de las razas en Amd-
rica), no en esta America solo, sino en una y otra Am6-
rica, segun el plan 6 la idea que los guide, y cuento con
su indulgencia si abro juicio sobre la supreme influen-
cia de los Puritanos, Qudkeros y Caballeros de Virginia
para echar los cimientos de la obra imperecedera que
Washington debia presentar concluida a la admiracion
del mundo, ya que al leer mi introduction A la ((Vida de
Lincoln) usted me reconociese cierto (insight,, 6 pene-
tracion en los m6viles y causes de la secesion insensata.
En ((Civilizacion y Barbarie limitaba mis observacio-
nes A mi propio pais; pero la persistencia con que rea-
parecen los males que creimos conjurados al adoptar la
Constitucion federal, y la generalidad y semejanza de
los hechos que ocurren en toda la Am6rica espafiola, me
hizo sospechar que la raiz del mal estaba A mayor pro-
fundidad que lo que accidents exteriores del suelo lo
dejaban career. Usted conoce lo que pasa en el Pactfico
desde Chile hasta el Ecuador, penetrando hasta Bolivia,
y tiene mas cerca el espectAculo que presentan Mejico y
Venezuela, en cuanto a realidad de sus proclamadas ins-
tituciones, y necesito darle una ligera idea, por estar
mas distant de lo que pasa por acA y motiva estos
studios.
La experiencia y la fatalidad han segregado felizmen-
te A nuestros hombres pfiblicos y a los partidos venci-
dos de aquella escuela que el ilustre orador Webster
llam6, contra la tentative de insurreccion de Rhode





PR6LOGO


Island: (dibertad south-americana! libertad tumultuaria,
< tempestuosa! libertad sin poder, salvo en sus arreba-
tos: libertad en las borrascas, sostenida hoy por las
< armas, abatida mariana A sablazos!...
Desde que regres6 de ese pais, hemos hecho bastante
camino, dejando por lo menos de estar inm6viles con
muchas otras secciones americanas, sin retroceder como
algunas A los tiempos coloniales. Nuestros progresos,
sin embargo, carecen de unidad-y de consistencia. Te-
nemos products agricolas y campiias revestidas de
mieses doradas cubriendo provincias enteras: nuevas
industries se han aclimatado, y ferro-carriles, vapores y
tel6grafos llevan la vida A las entrafias del pals 6 la
exhalan fuera de sus limits. El Gobierno, que es el
constrictor de estas vias, las empuja hasta donde el
present no las reclama, anticipandose al porvenir. El
crddito es el mayor de esta America, puesto que ningu-
na seccion lo tiene empeiiado en cifras tan respetables;
pero cuAn abundantes sean las cosechas, la proporcion
de aumento de un ano a otro no es geom6trica siquie-
ra. Tenemos este aio la renta de 1873. La education
comun ha decrecido; y la emigracion es hoy de la mi-
tad de la cifra que alcanz6 entonces. El ejdrcito ha
doblado, y tenemos una escuadra que hacen necesaria
quizas los armamentos chilenos y la armada brasilera.
Para nuestro comun atraso sud-americano avanzamos
ciertamente; pero para el mundo civilizado que march,
nos quedamos atrAs.
Nada hay de intolerable, y, sin embargo, nada se sien-
te stable y seguro. HAnse acumulado riquezas en pro-
porcion A dos millones de habitantes; lo que hace la
ciudad de Nueva York diluida en cien mil millas de
territorio, tocandole un habitante por cada dos kild-
metros; y como la emigracion viene del Oriente en bus-
ca de terreno, no estA en proporcion el que ofrecen me-





OBRkS DE MARMIENTO


dido los Estados Unidos, y el que damos sin tasa ni
media nosotros. jPor qu6 van al Norte un million y se
dirijen al Sur solo ocho, veinte, cuarenta mil cuando
mas, despues que alcanzaron a setenta mil hace diez
alios?
Esta es nuestra situacion material que no es mala.
Es ]a situation political lo que da que pensar. Parece
que volvemos. atrAs, come si la generation present,
creada en seguridad perfect, perdiera el camino. El
Ejecutivo manda de su propio ((motu) construir pala-
cios, los terminal y pide despues los fondos al Congreso,
dandole cuonta del hecho, y pidiendo autorizacion ((pro
forma.) La tempestad religiosa vino de la construc-
cion de San Pedro en Roma: la que barrio la Francia
sali6 de los (feericos) jardines construidos en Versailles.
Hoy hay un partido en Francia que tiene por su Re-
dentor A la Dinamita que suprime palacios. Hemos
educado cuatro mil doctors en leyes desde 1853, que
se reorganizaron las Universidades. En 1845 tenian
ustedes estudiando en ((Law Schools,, menos de qui-
nientos alumnos, para veinte y tantos millones. Noso-
tros educamos uno para cada quinientos, y, sin embargo,
en las CAmaras y Congresos, en los consejos y ministe-
rios cada vez ign6rase mas el derecho. Legisladores y
ejecutivos violan A mas y mejor, los preceptos que
eran sacramentales ahora treinta afios. Los misioneros
ingleses educan en la India A los hijos de rajaes, bra-
mines 6 indies, en todas las ideas europeas, inclusas
las doctrines teol6gicas de las sectas. Interrogado en
los exAmenes un indu, responded como un te6logo sobre
puntos de creencia. Si se le pregunta en seguida: Es
usted cristiano? No Quisiera serlo?- No. Todos
contestan lo mismo.
Este es el estado de nuestras gentes, dnchos en la
discussion, rebeldes en la prActica. Y ivive Dios! que





PR6LOGU


en toda la America espafiola y en gran parte de Euro-
pa, no se ha hecho para rescatar a un pueblo de su
pasada servidumbre, con mayor prodigalidad, gasto mas
grande de abnegacion, de virtudes, de talents, de saber
profundo, de conocimientos pricticos y te6ricos. Escue-
las, Colegios, Universidades, C6digos, letras, legislation,
ferro-carriles, tel6grafos, libre pensar, prensa en actividad,
diaries mas que en Norte America, nombres ilustres.....
todo en treinta afios, y todo fructifero en riqueza, pobla-
cion, prodigies do trasformacion A punto de no saberse
en Buenos Aires si estamos en Europa 6 en America.
No exajero cosas pequefias, con la hip6rbole de nuestra
raza. Uno de nuestros C6digos se traduce en Francia
por orden del gobierno, como material digna de studio,
por ser el filtimo y mas complete de su g6nero y obra
de un jurisconsulto celebre nuestro. El tratado de De-
recho de Gentes, es el mas citado, 6 tan citado como el
que mas, pertenece A nuestros antecedentes. Baste esto
para asegurar que no luchamos treinta afios en vano
contra un tirano hasta hundirlo bajo la masa de mate-
riales que el studio, los viajes, el valor, la ciencia, la
literature acumulaban en torno suyo, como se amontona
paja para hacer humo al lado de las viscacheras y hager
salir el animal dafiino, si no se le puede ahogar en su
guarida.
El resultado de este largo trabajo 'l alo usted veinte
anios despues, en un trocito que en letra bastardilla pone
un diario, saludando' al joven General Presidente que
visit una ciudad del Interior. Llmase ((El Oasis) el
diario que nos sorprende con que ((el Presidente tiene
lo que muy pocos, 6 mejor dicho, lo que i d1 solo, a
fuerza de virtudes, le ha sido dado alcanzar: Un altar en
cada corazon).
Lo que es la virtud anda A caballo en nuestros paises;
y sin duda de verla en ferro-carril se han admirado en





OBRAS DB SARIUltTO


San Luis, doride de paso dir6 A used que estA desta-
cado un hermano del Presidente virtuoso, con un bata-
llon de linea, para mantener el entusiasmo. En cuanto
a altares, en San Luis se hace uso escaso de mirmol
ni aun de ladrillo quemado, siendo las construcciones de
adobe, que es barro.
((La Opinion Nacional, de Caracas, otro OAsis de Ve-
nezuela, la patria de Bolivar, de Paez, de Andr6s Bello,
el publicista miembro de la Academia de la lengua, ce-
lebraba el 12 de Abril del pasado aio, el duedecimo
Consulado, la duoddcima Questura y el d6cimoquinto
Tribunado del Presidente actual y pasado de Venezuela,
apellidado (el ilustre Americano,, y i quien acaba de
decretar el Senado una nueva estatua ecuestre A mas
de las varias que infestan todas las plazas.
El 12 de Abril hizo su mas ficil fechoria y que es la
mas celebrada. a El OAsis de ese dia trae en editoriales:
< i Guzman Blanco y su tiempo! -El caudillo de Abril-
, Guzman Blanco, orador y literate Guzman Blanco,
, administrator, guerrero y estadista-Caracter frenold-
a gico de Guzaan Blanco.,
En honor a una condecoracion por 61 creada, El
Retrato del Libertador,,, el diario encomiAstico afiade
un comentario ben6volo, y es que el nmimero de los
condecorados ese dia anduvo frisando con el de los
generals, que pasan de doscientos. Pobres de ustedes
que no tienen veinte para cincuenta millones de habi-
tantes, con mil leguas de frontera. En cambio en Vene-
zuela no hubo jamas frontera ni indios que perseguir
sine en las Universidades, en el fore, en la tribune, en
la prensa.
Veintimilla, del Ecuador, acaba de dar azotes A un
escritor, Valverde, que ha querido suicidarse por tal
afrenta: isabe usted quien es Veintimilla ?
Luego, me he dicho, no es en la Reptblica Argentina





PR6LOGO


ni en los OAsis de San Luis donde debemos buscar la
fuente diria, si no fuese mejor decir el hormiguero, que.
destruye asi la labor de los siglos.
Remontando nuestra historic, Ilego hasta sus comienzos
y leo la proclamacion que en 1819 dirigia O'Higgins desde
Chile A los peruanos en quichia, aimarA y castellano,
anunciandoles la buena nueva de su pr6ximo Ilamamiento
A la vida por la libertad y el trabajo.
... ( Buenos Aires y Chile, decia, considerad6s por las
( naciones del Universo, recibiran el product de su
< industria,-sus luces, sus armas, aun sus brazos, dando
a valor A nuestros frutos, desarrollando nuestros ta-
a lentos !
Para explicar la narracion genesiaca, suponen ciertos
te6logos racionalistas, 6 racionales, que el Creador dej6
ver A Moises, por ( visions ,, A guisa de kaleidescopio,
seis vistas de seis 6pocas distintas de la Creacion, sin
las intermediaries trasformaciones, lo que reconcilia
el Genesis segun ellos con los vestigios geol6gicos-
O'Higgins, iluminado por un rayo de luz que se escapa
del porvenir, pinta a los quichuas peruanos con colors
vivos, en cuadro que hace de tiempo present, la realidad
por primera vez en toda su plenitud, realizada en esta
Am6rica en el aio de gracia de 1873, cuando la Aduana
argentina cobr6 veinte y tres millones de duros sobre la
enorme masa de (los products de la industrial del
universe En las alturas de la Nueva C6rdoba, el (Ob-
servario astron6mico hacia descender sobre nuestras
cabezas a la luz de la ciencia) ; naves, remingtons y
cafiones Amstrong y Krupp, en proporciones modestas,
llenaban por la primer vez de armas de precision nues-
tros arsenales; y "aun los brazos) de Europa en niimero
de setenta mil hombres, vinieron a dar valor A nuestros
frutos, amen de vias fdrreas, telhgrafos y vapores que no
vid O'Higgins 6 vidndolos no pudo enumerarlos, por no





OBRAS DEI 8ARMIRNTO


comprender lo que veia, 6 no tener aun la lengua no-nbre
para liamarlos, comd ( a laa bestias y plants segun su
genero.)
Esto, sin embargo, lo hemos obtehido despues de sesen-
ta afos de vagar en el Desierto, y solo por cuanto asegura
el pan y los progress materials que nos invaden A nues-
tro pesar, como al Japon, como a la India, como al Africa,
donde estian colocando los rieles de un ferro-cartil que
part del caudaloso Niger, y se internal A braves de las
selvas de cocoteros.
Estos mismos progress realizados en la embocadura
del Rio de la Plata, iniciandose en vias fdrreas y colo-
nias de emigracion en M6jico este afio, despues de setenta
de estar resistiendo al progress qi'e 'o i"ivade, ocurren,
mientras el Peru, Bolivia, el Paraguay, el Ecuador retro-
ceden 6 se esconden en la penumbra que sefiala el limited
de la luz y de la sombra, lo que muestra que una causa
subsiste y opone resistencia en todas partes..
Vea usted la series de datos y studios que lo prueban.
Ha oido al General O'Higgins, Presidente de Chile en
1839. Oiga usted ahora A Mr. Mac Gregor, funcionario
en el gobierno de Inglaterra y que emite su juicio sobre
las impresiones que deja la Amirica del Sur, despues
de treinta afios de emancipada. Yo encontr6 en los Es-
tados Unidos, en Francia, en Inglaterra, hasta 1868, que
frecuent6 A los sabios, a algunos hombres de estado,
por fortune no pocos, y en todas parties arraigado este
juicio, que aun en el grado de simple preocupacion hace
un mal inmenso. Lo reproduzco aqui temeroso de que
usted no lo conozca, 6 los lectores sud-americanos, en la
soberbia de sus afectadas 'nacionalidades, hayan dejado
pasarlo inapercibido.
aCuando los virreinatos de Espania en America se su-
blevaron cottra la corona, los hombres justos y virtuosos
y las almas inteligentes de Europa y de Norte America





PR6LO00


abrazaron su causa del mismo modo que la de todos los
pueblos que lnchan- por su libertad, contando desdd lue-
go con las mas ardientes esperanzas y las mas generosas
simpatias. Veian a los colonos espafioles determinados d
rivalizar con los anglo-admericanos en su osada y afortu-
nada resistencia a la dominacion extrafia, la cual, aunque
several 6 injusta muchas veces, era paternal, si se la com-
paraba la .absolutista y gerarquica cadena de la co-
rona y .de la Iglesia espanola que coartaba la libertad
civil y religiosa.
EEl mundo no conocia, sin embargo, la education
political, social y moral del pueblo que habitaba las colo-
nias espafiolas. La Europa, y principalmente la Ingla-
terra, la Francia, la Holanda miraban los progress de
la revolution de la America del Sud, en Mejico y en la
America Central, como gloriosos esfuerzos que iban a
librarlos de la tirania de los reyes espafoles y de la Igle-
sia, y que se alzarian naciones rejuvenecidas, fuertes 6
independientes. Esperaban que una vez libres de la
domination de Fernando VII, sus ,naevos gobiernos fue-
sen reconocidos por la Inglaterra, Francia, Holanda y
Estados Unidos. Las Repiiblicas hispano-americanas,
animadas por los progress 6 instruidas por el ejemplo
de la gran Repdblica anglo-sajona, habriah avanzado sin
tropiezo en la march de la civilizacion, en la libertad
political y religiosa, en la fitil education del pueblo, en
explotar provechosamente los grades recursos que sus
vastos y f6rtiles territories encierran para la agriculture,
la mineria, la construction y el comercio.
(Pelrolos habitantes de.los paises libres no habian estu-
diado, y en verdad que no habian podido hacerlo, las
condiciones fisicas y morales de la raza. espafiola en las
colonias; De aqui nace.el desenoanto que sobre el pro-
greso :de Sud America y Mejico ha sobrevenido; y si
hubiese vivido, ningun hombre habria sidoa rias terri-





.OIKAS JM SARMIBNTO


blemente mortificardo, al ver la present condition y de-
plorable perspective de aquellos Estados, que Jorge Can-
ning, el ministry ingl6s que fu6 el primero en anunciar
que la Inglaterra habia reconocido y afiadido mas na-
clones libres 6 independientes A los Estados constitui-
dos del mundo.
((En nuestro exAmen de los progresosde la revolution
en la AmBrica espafola, no hemos descubierto formida-
bles obstdiculos opuestos al final triunfo de aquellas su-
blevaciones contra la corona y dominaciort de la Espafia.
Pero es un hecho extraordinario en la historic de un
pueblo en otro tiempo tan formidable, que en el mo-
mento present (1846), en part alguna del mundo donde
se able la lengua espafiola, haya libertad civil y reli-
giosa, en donde no exista el espiritu de anarquia, y
donde haya confianza 6 seguridad en el Gobierno.
((Chile forma en algunos respects una exception; pero
los disturbios en Sud Amdrica han sido tan frecuentes,
que el mundo no tiene confianza ni aun en este Estado.
Venezuela se ha hallado por algun tiempo en comparative
tranquilidad, pero el 6rden y la paz han sido tantas veces
interrumpidos para que consideremos aquel estado como
una seguridad para lo future. Todos los Estados argen-
tinos han permanecido por largo tiempo entregados A la
guerra 6 A la anarquia; los anales de Centro-Amdrica
solo recapitulan guerra y matanzas, y por algunos afios
un hombre sin education y de raza indigena llamado
Herrera, ha dominado A Guatemala. La condition de Md-
jico es sin esperanzas segun aparecerA detallado en el
cuarto voldmen de esta obra. La .ignorancia, el fanatis-
mo del sacerdocio, la tenacidad con que la raza que habla
el idioma espafiol adhiere A todos los vicios y olvida
las virtudes de sus antepasados, el mantenimiento dema-
siado general en la prActica, de la viciosa legillacion co-
mercial y fiscal de la antigua Espafia, la absolute dismi-





PRdLOGO 17
nucion, en unas parties, 6 el poco sensible aumento de
la poblacion en otras, la falta de espiritu de empresa,
la prevalente indolencia, la agriculture rutinera, la falta
,de hAbitos comerciales, son mas que suficientes causes
para explicar la impotent y nula condition de las re-
pdiblicas hispano-americanas. Es un hecho deplorable
que aquellas repiiblicas est6n en condition menos pr6s
pera que las colonies que tienen esclavos como Cuba y
Puerto Rico; sin que consideremos que la paz en Cuba
sea un hecho permanent, pues que estamos persuadidos
que si el trAfico de esclavos no es definitivamente abolido,
aquella isla estA expuesta A experimental la suerte de
Haiti, cuya condicion actual hemos descrito en esta obra.
o 1 extraordinario poder, riqueza y prosperidad de los
auglo-americanos, son debidos A causes enteramente dife-
.rentes-A una poblacion que ha crecido en nimero con
una prosperidad sin ejemplo, poseyendo abundante em-
Tpleo 6 incansable energia, industrial y confianza en si
misma, animada en todo tiempo por un infatigable espi-
ritu commercial y maritime, con extraordinaria inteligencia
en todas las materials que tienen relacibn con los nego-
cios activos del globo, y una indomable perseverancia en
busca de aventuras, animadas del espiritu de adquirir;
todo esto mantenido por el sentimiento de la indepen-
dencia de accion que la libertad civil y religiosa inspi-
ran. Por muchas que sean las imperfecciones de la natu-
raleza humana y especialmente las de la esclavitud en los
Estados del Sud, que no puede aprobarse en los anglo-
americanos, el destino de sus progress en el mundo occi-
,dental, aunque en lo sucesivo puedan dividirse en go-
biernos separados, serA fatalmente creciente.
Esto lo decia Mac Gregor. en 1843: jconoce usted a
.Mr. Bishop autor de un viaje en Mdjico, el afio pasado?
XEs un caballero deBoston que salido del colegio Harvard
TOMO XXXVII 2





OIHRAS UK SAKMIENTO


de edad de 19 afios se concert marinero para viajar
ganando un pobre salario, antes que gastar su dinerillo.
Llegado A Buenos Aires se asoci6 con una tropa de carre-
tas para atravesar la Pampa, cazando de dia y acogi6n-
dose de noche al fuego de los carreteros santiaguefios.
Llegado A San Juan, M. Guillermo Bonaparte A quien
encontrd c( robinsoneando, en la isla mas afuera de Juan
Fernandez, lo llev6 A casa, dbnde le dieron un ejemplar
del Facundo, de cuya historic se apasion6, tocAndole al
historiador una buena part de su interns y simpatia.
Escribi6me desde Canton en la China, donde aprendia
chino para servir de intdrprete, c6mo habia sido mari-
nero para hacer su viaje y me mand6 un mapa chi-
no de Canton con sus raros y nacionales signos y
letras. A los afios me escribi6 desde los Estados Unidos,
y cuando yo habia regresado A este mi pais y 61 vuelto
al suyo. Ahora, encuentro su nombre en el ( Harper's
Magazine) al pie de una narracion de viaje interesanti-
sima. Estaba, pues, de Dios que habia de ayudarme
Mr. Bishop, con algunas pinceladas A la segunda edicion
de su favorite libro de ( Civilizacion y Barbarie corro-
borando los datos que sirven de base A este trabajo.
Tomo de dicho viaje, lo que conviene A mi prop6sito.
EstAn cansados los mejicanos de pelear. Es un dicho
muy en boga que ( un mal gobierno, es mejor que una
buena revolution.)
( Empieza A crecer tambien el temor de lo que las
naciones extranjeras puedan star dispuestas A hacer en
el caso de tomai las cosas on sus manos, si el pais hubiese
de caer de nuevo en poder (( d expoliadores.
a Hay grandes abuses administrativos.
E El servicio civil es notoriamente corrupt.
No es el patriotism el que obtienelas concesiones
de ferro carriles.I
a Ocurren casos de espantosa opresion de parte de los


. 18





PR6LOGO


agobiernos de estado y national y lo que establece fuente
mas ominosa y segura de peligro es la imposibilidad -de
obtener remedio por las elecciones.
< Presentase aqui la anomalia de una que se llama
Repiblica, donde no hay censo, 6 registro de votos. El
escrutinio es poder...,
,< El gobierno-el national influyendo sobre los Estados
-y el de estos sobre la comunidad-sostienen y cuentan
en ellos, < Cuando se tiene conocimiento de todo esto se explica
uno todo io que ha sucedido antes.)
<< No hay mas remedio para un gobierno << opresivo,
que la rebellion. Con la mas quieta disposicion y la
mayor paciencia, han de llegar mementos en que lo que
ha sucesido ya, ha de volver A suceder!
((Si alguna nocion de gobierno queda en Mdjico, darA
nacimiento A algun campeon, que acometa la empresa,
de instruir las masas en sus derechos politicos, enume-
rarlas y asegurarles el mas simple fundamento libre-
un sufragio honrado.
Aun en la observacion que hace en otra parte de que
la edicion A mil ejemplares de un libro popular es de-
masiado para un pais de doce millones de habitantes,
nos constitute mejicanos. .Seis ferro-carriles se dirijen
hoy de todos los extremes A la ciudad capital; movi-
miento reciente posterior al de Chile y al nuestro de
treinta afios; no teniendo antes ni caminos, ni rios nave-
gables y casi ni puertos.
Cada Estado cobra derechos en sus fronteras como
Sata Fe y C6rdoba cobraron hasta 1853. Hace dos alios
se han fundado dos colonies italianas, primer ensayo de
inmigracion europea. Con diez millones de habitantes
solo consume y produce 406 millones de francs a 40
por persona mientras que el Rio de la Plata con million





20 OBRAS DBE ARMIENTO
ochocientos mil habitantes consume y produce 502.815.000
francs A 177 1/2 por persona.
Tantas analogias y tan grandes disparidades, pues por
todo hemos pasado nosotros y de todo lo que alla pasa
tambien estamos amenazados, me han hecho de tiempo
atras sospechar que hay otra cosa que meros errors de
los gobernantes, y ambiciones desenfrenadas, sino como
una tendencia general de los hechos A tomar una misma
direction en la espailola America, a causa de la con-
ciencia political de los habitantes, como A causa de una
inclinacion Sud-este del vasto territorio que forma la
Pampa, corren todos los rfos argentinos en esa direc-
cion.
iComprende usted ahora el objeto de mi libro sobre el
conflict de las razas en Am6rica?
El conflict de las razas en Mejico, le hizo perder A
California, Tejas, Nuevo Mejico, Los Pueblos, Arisona,
Nevada, Colorado, Idaho, que son ahora Estados flore-
cientes de los Estados Unidos, y la Francia, con su go-
bierno de militares alzados como el descreido de Luis
Napoleon, perdi6 la Alsacia y la Lorena, en castigo de
su despotismo.
Nosotros hemos perdido ya como Mejico, por conflic-
to de raza, la Banda Oriental y el Paraguay por alza-
mientos guaranfes, el Alto Peri por la servidumbre de
los quichilas, y perderemos todavia nuestra Alsacia y
nuestra Lorena codiciadas de extrafios por las demasias
del poder como la Francia.
Lea usted ((Vida del Chacho, que corre impresa en la
edicion (Appleton) de Nueva York al fin de (Civlizacion
y Barbarioe, y encontrara usted los primeros barruntos
de la idea que he desenvuelto en este libro, generali-
zando A toda la Am6rica lo que aquf trascribo:
(Las lagunas de Huanaoache estAn escasamente pobla-
das por los descendientes de la antigua tribu indigena





PRaLOGo


de los huarpes. Los apellidos Chifiinca, Juaquinchai,
Chapanai, estAn acusando el origen de la lengua primi-
tiva de los habitantes. El pescado, que alli es abun-
dante, debi6 ofrecer seguridades de existencia A las tribus
errantes. En los Berros, Acequion y otros grupos de
poblacion en las mas bajas ramificaciones de la Cordi-
llera, estAn los restos de laencomienda del Capitan Guar-
dia que recibi6 de la corona aquellas escasas tierras.
En Angaco descubre el viento que hace cambiar de lugar
los m6danos, restos de rancherfas de indios de que fu6
cacique el padre de la esposa de Mallea, uno de los con-
quistadores. Entre Jachal y Valle-Fdrtil hay tambien
restos de los indios de Mogna cuyo iltimo cacique vivia
ahbra cuarenta arios.
gC6mo explicaria, sin estos antecedentes, la especial y
expontAnea parte que en el levantamiento del Chacho, to-
maron no solo los Llanos y los Pueblos de la Rioja, sino
los laguneros de Huanacache y Valle-Fertil y todos los
habitantes de San Juan diseminados?
Eran estas, demasiado parecidas semblanzas, para no
sospechar que algun vinculo nos ligase a M6jico que no
es sin duda el itsmo de PanamA.
Es no poca ventaja para un sud-americano haber,
como yo, cambiado de lugar tantas veces, A fin de
poder contemplar su propio pals, bajo diversos puntos
de vista. Sorprendidle A usted al leer mi ((Introduccion
A la vida de Lincoln)) el encontrarme apenas llegado A
los Estados Unidos, con suficiente insightt, como usted
me decia, en la vida intima de su pais. Tocqueville y
Hoist recientemente han mostrado que es fAcil al obser-
vador extranjero penetrar en la vida del pals que repre-
senta la uiltima faz de la humanidad. Le recomiendo
preste atencion A mi juicio del papel que han desempe-
fiado los puritanos en el desarrollo de las instituciones
republicans, aunque usted no me perdonase la buena





OBRAS DRH ARMIRNTO


broma de atribuir d la rigidez y austeridad del purita.
nismo el uso y abuso del whiskey en los Estados Uni-
dos, para proporcionarse en imagination, irritando el
cerebro, los goces de que se priva en la prActica el pu-
ritano, A quien le estA vedado, dicen, besar castamente A
su mujer en dia del sAbado. Pero es mayor ventaja
todavia, perder el hAbito de pensar de cierto modo, im-
puesto por la tradition patria, lo que llamard el sentido
comun, y que es solo el modo general de sentir del pals en
donde se vive. Fud recibida en Buenos Aires con gran
disfavor la idea de cercar las estancias, que son una ex-
tension de dos leguas cuadradas, A veces diez, que posee
un solo criador en la Pampa, que es una extension de
diez mil leguas cuadradas, plans y lisas como la palma
de la mano.
El sentido comun local rechazaba en abstract la idea
de la division, aun con alambrados; mientras que el que
lo proponia obedecla acaso A las sugestiones del sentido
comun del agricultor, que no concibe propiedad sin cer-
cado.
Puedo, pues, decir que tengo todos los sentidos comu-
nes de los pauses, bajo cuyas instituciones he vivido,
sin excluir los Estados Unidos, de cuya naturaleza par.
ticipo.
Pero fud en San Juan como lo anuncia la Vida del
Chacho, donde empecd A fijarme en la influencia de
las razas en la America del Sur, y on el espiritu distinto
que las caracteriza; y tomando cada dia mas cuerpo 6
intensidad esta preocupacion, me ocurri6 que debia
releer la historic, y aun la redaccion verbal de los suce-
sos, para ver las sustituciones y cambios, esclarecimien-
tos y reflejos que ofreceria, mirAndola A la luz de esta
nueva antorcha.
Desde entonces pudiera decir que se venia redactando
en mi espiritu el esbozo que present de una nueva His-





PRdLOGO


toria de la America del Sur como la que ha escrito Wilson
de M6jico, IlamAndola despues de la tan grave, de Pres-
cott, ((Nueva Historia de Mdjico. Es digno de notar
que, citando tantos autores antiguos sobre tiempos colo-
niales como cito, no haya buscado ni solicitado, sino rarl-
simos libros al poner por escrito el que le envfo.
Desde los Estados Unidos recogi gran part que abun-
dan en las buquinerfas de viejo, y A media que en ade-
lante he encontrado un autor que corroborase mi juicio 6
me suministrase nuevos datos, lo agregaba a mi coleccion,
sabiendo por qu6 me interesaba su posesion, y sefialando
la pAgina acaso linica que servia A mi prop6sito
Y sea esta la occasion de decir algo del sistema seguido.
Si no es cuando de principios constitucionales se trata,
que los tengo por hist6ricos como ustedes los ingleses,
y no solo deducidos l6gicamente, pocas veces se me ocu-
rre citar autoridades, Buckle, en su admirable Historia de
la Civilizacion, y del estado de la inteligencia en ciertas
naciones, emite su pensamiento en tono afirmativo, po-
niendo al pie el author que sigue en sus asertos, repitiendo
aun sus propias palabras. Yo he seguido un sistema mas
necesario en esta Amdrica todavia, como lo fu6 antes en
la otra. Vituperan hoy con razon los americanos A un
inglds haber preguntado: qquidn ha lefdo un libro norte-
americano?) A nuestros sud-americanos les pasa lo mismo
con los que sus compatriotas escriben, pudiendo cual-
quiera estudiantillo de primer anio, preguntar lo mismo
4 uno de segundo: quien lee A uno que no sea de Francia,
porque de Espafia empiezan A persuadirse que han salido
parecidos A nosotros.
Cuando emito, pues, un pensAmiento sobre apreciacio-
nes abstractas, me pongo detras de algun nombre de autor
acatado que da autoridad A la idea, revestida con sus pro-
pias palabras, y si de hechos se trata, copio la narracion
original que le da el carActer de verdad. Mia es solo la





ORRAS DI)E AKRMLNTO


idea que campea en este primer volimen, y cuyas con
secuencias serAn la material del segundo.
Ya en el contest de este primero, verA usted como se
confunden en un solo cuerpo ambas Amdricas polftica-
mente, porque la forma political de una 6poca no estA vin-
culada ni A una lengua, ni A la historic del pafs en que
se form. Corintias 6 d6ricas son de ordinario las colum-
nas que adornan monumentos y temples, no import el
pals Culto donde se erijan, porque esas son las formas
consagradas por el arte. Pero la America tiene otros
vinculos que la llevan A un comun destino, acelerando su
paso los retardatarios A fin de que la Amdrica de uno
y otro lado del suprimido istmo sea una faccion nueva de
la humanidad.
La historic empieza A ser revisada, no para corregir
sus errors sino para restablecer los hechos al color de
la realidad que ho admit aliio. Mr. Wilson, qne ha re-
hecho la historic de Prescott me ha servido, en lo que
hace A civilizacion de indioa, como Taine al juzgar de los
jacobinos que realizaron en la prActica los principios con-
quistados por la razon. El Dr. Berra, D. Andrds Lamas,
me han subministrado aqui excelentes datos y sugestio-
nes sobre los comienzos de la Revolucion y cuando nece-
sito del auxilio de las ciencias naturales, acudo A mi
medico y primo el doctor Lloveras, que si no puede curar-
me de la enfermedad cr6nica de que vengo sufriendo hace
setenta y dos afios y se agrava cada dia, me sirve con sus
conocimientos te6ricos y autores modernos.
Es cuanto puedo decirle, que no se le alcance leyendo
las pAginas que siguen, y concluir6 lamentando que no
pueda usted por sus achaques, leerlas, si algunas de ellas
se aproximasen A las que lefa usted en (Recuerdos de
Provincial A un'cfrculo de Profesores de Harvard College,
en circunstancias que yo entraba, y me hicieron part de
sus observaciones. Uno de ellos, m'oralizando sobre el





PR6LOGO


caso decia: Mr. Sarmiento debi6 estorbar que cortasen la
higuera, A suggestion de sus hermanas.)
Pero nos faltan Longfellow el gran poeta, que me en-
viaba con Mrs. Gould sus iltimas poesias, Mr. Emerson,
el fil6sofo norte-americano que me decia en su casa delan-
te deusted en Concord: -La nieve contiene much ense-
fanza), doctor Hill el impresor, llegado A Rector despues
dela Universidad de Cambridge, que desde Montevideo,
acompafiando A Agassiz, me escribia deplorando no poder
atravesar el Rio, para verme de paso Presidente, y llegar
A C6rdoba y abrazar A Gould, y volver A hacer los son-
dages del fondo del Oc6ano.
De todos estos contertulios quedamos usted, Miss. Pea-
body con su kindergarten, Gould con su telescopio, y yo
que todavia ofrezco mis humildes servicios de histori6-
grafo.
Al cerrar esta carta me llega ]a noticia de la muerte de
Mr. Quincey, padre de nuestra excelente amiga la seiora
de Gould, de quien hago honrosa mencion en el libro.
Con -felicitaciones por el afio nuevo, quedo su afecti-
simo amigo.
Buenos Aires, Diciembre 24 de 1882.






























































































































































































~I













PROLEGOMENOS



SQUE ES LA AMERICA?
SQU SOMOS NOSOTROS? NOSE TE IPSUM LA ATLINTIDA. -
POBLADORES PRIMITIVOS-OIVILIZACION DEL MAfZ

Es acaso esta la vez primer que vamos A preguntarnos
quidnes 6ramos cuando nos llamaron americanos, y quienes
somos cuando argentinos nos Ilamamos.
4Somos europeos?--Tantas cars cobrizas nos des-
mienten!
Somos indigenas? Sonrisas de desden de nuestras
blondas damas nos dan acaso la dnica respuesta.
SMixtos? Nadie quiere serlo, y hay millares que ni
americanos ni argentinos querrian ser lamados.
SSomos Nacion? -Nacion sin amalgam de materials
acumulados, sin ajuste ni cimiento?
4Argentinos?-Hasta d6nde y desde cuando, bueno es
darse cuenta de ello.
Ejerce tan poderosa influencia el medio en que vivimos
los series animados, que a la aptitud misma para soportarlo
se atribuyen las variaciones de razas, de species y aun de
genero.
Es nuestro Animo descender a las profundidades de la
composicion social de nuestras poblaciones; y si por medio
del axamen hallisemos que procedemos de distintos orige-
nes, apenas confundidos en una masa comun, subiriamos
hacia las alturas lejanas de donde estas corrientes bajaron,
para estimar su fuerza de impulsion, 6 la salubridad de
las aguas que las forman, 6 los sedimentos que arrastran
consigo.





OBRA8 DB SARMIONTO


Nuestro pais ocupa el extreme Sur del double continent
que bafian por el otro extreme los mares Articos. Varias
razas lo habitaron de antiguo; otras razas lo han invadido
va para cuatro siglos, y han de ser sus destinos, no obstante
variantes accidentales, como el paso en las marchas forza-
das, que es mas lento de part de los d6biles, pero que
alcanzarAn la cabeza de la column al fin, si no estan desti-
nados A perecer en el tr.nsito. Seremos la America.
Principiemos por el nosce te ipsum del sabio. ConozcAmo-
nos; y para ello reunamos tras.po6ticas tradiciones de la
antigiiedad, las nociones de la ciencia contemporanea.
Platon, que sof16 la Reptiblica ideal, nos ha trasmitido la
substancia de una conferencia de Solon con los sacerdotes
egipcios.
Un dia que este grande hombre conferenciaba con
los sacerdotes de Sais sobre la historic de otros tiempos,
uno de ellos dijo: Solon I Solon 1 Todavia sois vosotros unos
nifios vosotros los griegos. Solo hay uno entire vosotros que
no sea novicio en las cosas de la antigiedad. Vosotros
ignorais lo que fu6 la generation de los heroes, cuya debili-
tada posteridad formais. Escuchadme, quiero instruiros
sobre las hazafias de vuestros antepasados; y lo hago en
honor de la diosa, que como A nosotros, os ha formado de tierra
y de fuego. Todo lo que ha ocurrido en la monarquia egipcia-
ca, de ocho mil afios A esta part, esta inscripto en nuestros
libros sagrados... Pero lo que voy A contaros de vuestras
leyes primitives, de vuestros reyes, de vuestras costumbres
y de las revoluciones de vuestros padres, remonta A 9,000 alios.
...Nuestros fastos refieren c6mo resisti6 vuestra Reptiblica
a los esfuerzos de una gran potencia salida del mar AtlAntico
que habia invadido la Europa y el Asia; porque entonces
ese mar era transitable. Sobre las orillas habia una grande
isla, enfrente de lo que vosotros llamais las columnss de
a Hercules (Gibaltar hoy). Esta isla era mas extensa que
la Libia (Africa) y el Asia juntas. Desde alli, los viajeros
< podian pasar a otras islas, desde donde les era ficil volver
al continente...
Y Snider se apoya en el sentir de Platon, Arist6teles,
Strabon, Eudosio, Diodoro, Amiano y hasta Plinio, que
creyeron en la existencia de la Atlantida.
SQub habra de cierto en todo este como proscenio de la





CONFLICTS Y ARMONIA DE LAS RAZAS EN AMERICA


future Am6rica, cuyo descubrimiento estaba anunciado en
los tan repetidos versos de S6neca ?

Veniens annis saccula series
Quibus oceanis vincula orbes
Thetisque non deteges orbes
Nec sit terra ultima Thule.

4Serin aquellas tradiciones como reminiscencias confusas
que nos vienen en la vejez de voces, de rumore's, 6 de narra-
clones que creemos haber oido, cuando apenas conociamos
los rudimentos del lenguaje que hablaban los adults?
SSerA aquella la oleada que levanta, en los mares de
Australia, un volcan submarine al estallar, y viaja y viaja
hasta llegar a las costas del Perd, y avanza sobre tierra, y
sepulta ciudades, como desborda el agua contenida en una
ancha taza cuando ha perdido el equilibrio ?
Seria la larga guerra entire Minerva y Neptuno por la
posesion del Atica, un simple recuerdo de las antiguas
emersiones 6 inmersiones de la costa, como vemos en Puzzo-
les anegadas hasta el z6calo las columns del Serapeum,
cuyos capiteles retienen aun pegados caracoles, lo que mues-
tra que el fr6ntis del temple viene saliendo de una pasada
inmersion ?
Las Chimeras, la serpiente Pithon 6 de Lerna, el Esfinje,
los Grifos extirpados por los heroes, no serAn los dltimos
iguanodones, pterodActilos y demas monstruos primitivos
que se habrian extinguido ya cuando el hombre apareci6?
j No serA la Hidra de siete cabezas, algun animal dificil de
extirpar A causa de su prodigioso ndmero, como los tigres
de la India que devoran millares de hombres al afno?
El leon nemeo, 4no sera el carnicero f6sil de Grecia con
cuchillas en la boca para hacer tasajo de la presa, cuyos
huesos han roto robustos colmillos y dientes?
El Dios Baco, venido A la Grecia de la India, no serA el
recuerdo que quedaba A los pueblos arias del comun origen
de sus dioses, pues que Jdpiter es Dju padre, el deus, dians?
Aurora es el brillo del oro y Prometeo es en sanscrito el
palo con que se saca fuego hasta hoy por friccion ?
Seria asi la AtlAntida, como lo pretend Snider, esta
misma America desprendida de Europa y Africa, por el





OBRAS DE SARMIENTO


desgarramiento y separacion, en dos parties, de un viejo
continent comun, puesto que aproximando en espiritu
aquellas dos hojas se haria facilmente convenir la parte
convexa del Africa con la c6ncava de la America?
( Basta observer, dice, el vientre 6 hinchazon enorme de
e Africa desde el Cabo Verde hasta el Sur de Liberia:.esta
* hinChazon entraria perfectamente en el mar de las Anti-
SlHas y el golfo de M6jico, que han quedado en frente en
< America, sin mas que esta parte del continent americano
' ha perdido fragments que son las islas del Cabo Verde,
Slas Azores, las Antillas, que han sido muchas veces levan-
tadas y hundidas (J).
No pudiendo entrar los origenes de la tierra en los limi-
tes de laciencia positive que nuestroBurmeister, para nues-
tra inteligencia, nos ha dado en la Historia de la Creacion,
gustamos introducir aqui la idea que se ha formado nuestro
joven amigo Francisco Moreno de la fisonomia de la tierra
al aparecer el hombre sociable, y lo que nos ha comuni-
cado recientemente en un discurso ante la Sociedad Cien-
tifica.
((La America del Norte y la del Sur, dijo, tenian un relieve
bastante distinto del de hoy. El Brasil era una isla, Vene-
zuela otra, los Andes no tenian sus majestuosas proporcio-
nes; la Repdblica Argentina era compuesta de islotes, lo
mismo que una region pequefia de la Tierra del Fuego y
Patagonia. Con pocas excepciones todo lo demAs era mar...
((Una de las grandes contracciones del planet que se
enfriaba, produjo, al final de esa 6poca, nuevos levanta-
mientos de unas tierras y hundimientos de otras, sobrevi-
niendo en todo el globo grandes erupciones volcinicas. La
lavas basAlticas de Patagonia y del Rhin, me parecen con-
temporkneas. La Europa cambi6 de fisonomia y se convirti6
en isla, el hielo la cubri6 en gran parte y los animals del
Norte emigraron al Sur. Asi nos explicamos c6mo los que
se consideran terciarios papa esas tierras, sean reputados
cuaternarios en estas i.egiones americanas, y que el elefante
haya llegado entonces a nuestras pampas. Eso sucedia pro-
bablemente cuando el hombre, aunque ya duefio del len-

(1) La creation et ses myst6res devoil6s-sur I'origine de l'Amerique-par Snider,
pdgina 322.





CONFLICTS Y ARMONfA DE LAS RAZAS EN AMtRICA


guaje, vivia en el hemisferio del Norte, en peores condicio-
nes que el Patagon 6 el Esquimal del dia (en nuestro hle-
misferio donde la vida era probablemente mas c6moda),
pero ya formaba tribus, impelido por la lucha por la vida;
hasta entonces habia tenido el mismo genero de sociabili-
dad de los animals inferiores & 61. En el hemisferio Sur, un
movimiento de biscula hizo surgir tierras en pleno Oc6ano
Pacifico; al Este de Nueva Zelandia aparecieron nuevas
regions que han desaparecido mas tarde y cuyas rocas se
transportaban, aun por los tempanos, durante el period ac-
tual, hasta esa gran isla que continda su movimiento de
emersion; la isla de Pascuas es quiz, el resto de esas tierras.
La Patagonia se elev6 sobre las aguas y la Ambrica del Sud
adquiri6 otros contornos; los Andes tenian indudablemente
al Oeste mas tierras que en el dia. Las contracciones des-
iguales de la costra terrestre, manifestaciones externas del
trabajo interno, contindan obrando desde entonces, en
movimientos rapidos locales, 6 imperceptibles en grandes
extensions, pero cada vez-menos sensible.
aSiguiendo cierto grado de desarrollo lento en la infancia
de la humanidad, lo mismo que en la de los s6res inferiores,
sea en sus condiciones fisicas como en las morales, esa
6poca fu6 larga, dando tiempo A que algunas razas emigra-
sen, buscando los medios mas aparentes para su desarrollo,
segun el caricter de cada una de ellas. El hombre primitive
ha sido n6made por excelencia y el ejemplo ain lo tene-
mos en nuestro pals; el Patagon hace con frecuencia viajes
de 500 leguas, sin que la necesidad lo fuerce t hacer gran-
des emigraciones; es sin duda un ejemplo de atavismo
abolengo.
(Como medios de verificacion de ciertos hechos etnogrA-
ficos a(dos Museos posee la provincia de Buenos Aires; el
Museo Piblico, fundado por Rivadavia, y el Museo Antro-
pol6gico y Arqueol6gico, de reciente formacion. En ambos,
las piedras, las plants, los animals embalsamados, los
huesos y los utensilios del hombre, objetos sin vista agrada-
ble muchas veces, cuentan A quien lo desea, lo que fu6 6 lo
que es la vida en los mares, los rios, las selvas, las llanu-
ras y las montafias argentinas. El primero ha sido dado a
conocer en estos tiempos, por los importantes trabajos de
su Director el Dr. Burmeister, y d nosotros nos toca, como





32 OBRKA DR 8ARMIENTO

Director del segundo, hacer que nuestro pdblico sepa lo
que guard en sus armarios el salon alto del edificio anexo
al Teatro Colon.i
En el Museo Antropol6gico poseemos la mas complete
coleccion de crAneos americanos, los que parecen abrazar la
historic enter del hombre, desde su primitive aparicion en
tan vasto continent; pero no entrando en nuestro objeto
sino la dltima forma, segun la encontraron los espafioles, a
la 6poca que principia A llamarse colombiana, seguiremos
la apreciacion de Ameghino, uno de nuestros j6venes estu-
diosos, en cuanto A sus armas y estado de civilizacion.
(Al trazaros, dice, este rapido bosquejo de los resulta-
dos obtenidos sobre la antigtiedad del hombre, no quiero
que creais que os hablo en calidad de aficionado por lo
que he leido y oido.
(Yo mismo he encontrado los vestigios de todas esas 6po-
cas, y aunque j6ven aun, he tenido la buena suerte de tomar
una parte active en uno y otro continent, en los trabajos
tendentes A probar la antigiiedad del hombre en nuestro
planet. Mis investigaciones, 6 quizI la casualidad, han
puesto en mis manos los materials con que he probado
que el hombre vivi6 en los terrenos de nuestra pampa que
pertenecen al terciario superior, conjuntamente con el me-
gaterio, el mastodonte, el tosodonte y otros colosos de la
misma poca. Y en Europa, despues de un afio de conti-
nuas investigaciones en un antiguo yacimiento de las ori-
Has del Mama, en Chelles, en el que hice colecciones nume-
rosas, he tenido la satisfaction de ver aceptada mi demos-
tracion de que el hombre fu6 contemporaneo, y como epoca
distinta, del elefante anticus, y del rinoceronte de Merck,
animals caracteristicos de los terrenos de transition entire
el terciario superior y el cuaternario inferior.
c(El hombre, mas 6 menos distinto del actual, y su precur-
sor director, remonta A una 6poca tan alejada de nosotros,
que aun no habia aparecido ninguno de los mamiferos ac-
tuales, y los continents y los mares no eran entonces lo que
son en el dla. (1)
No hace much mas de diez afios que ha descendido A

(1) Discurs6 pronunclado por el Sr. Ameghino, en el aInstituto Geogrflico.,





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


nocion vulgar la idea de que el mundo ha estado en tiem-
pos muy anteriores a la historic, habitado por razas de
hombres salvajes, y que han dejado cubierta la superfi-
cie de la tierra, hasta cierta profundidad, con las armas,
los instruments de silex 6 pedernal de que se sirvieron
por siglos antes de descubrir los metales duros, tales como
el cobre, el bronce, y muy tarde el hierro.
El mismo Ameghino lo establece asi:
(Esas puntas de flechas, esos cuchillos y esas hachas de
,piedra que aun usan, con exclusion de cualquier otro ins-
.trumento de metal muchospueblos salvajes de la actualidad,
son completamente iguales A los que vereis en mis coleccio-
nes, recogidos unos en los alrededores de Buenos Aires y
de Montevideo, y otros en las cercanias 6 len el recinto
mismo del soberbio Paris,-el centro actualmente mas ilus-
trado del mundo civilizado, el cerebro del mundo, como lo
llaman con orgullo los franceses. Iguales objetos se enouen-
tran en la misma ciudad de Londres, 6 debajo de los mu-
*ros treinta veces seculares de Roma, de Atenas, de Siracusa
6 en Turquia,-en todas parties de Europa.
presentss de la civilization estuvieron, en.un principio, ocu-
pados por pueblos salvajes tan solo comparable A los
pueblos mas salvajes que actualmente habitan la superficie
de la tierra? Y la deduccion es 16gica, es positive, es cierta,
innegable, porque no tan solo estAn ahi los instruments
de piedra que se encuentran en la superficie del territorio
de todas las naciones europeas que lo prueban, pero estA
ahi tambien el testimonio de los primeros escritores griegos
y latinos que lo afirman de un modo positive.
((Toda la superficie del vasto imperio chino, que se vana-
gloria de no haber conocido el famoso diluvio universal,
estA sembrada de objetos de piedra; y libros chinos que
datan de 2,500 A 3,000 aiios, dicen que esas piedras eran las
"armas y los instruments de los antiguos hombres que los
.precedieron en la ocupacion del pais.
(En el Asia Menor, en Siria, en Palestina, en las cercanias
.de lo que fu6 Troya, y de Ninive y Babilonia, se encuentran
dep6sitos enormes de piedra engastados en capas de cal-
.cAreo mas duro que el mArmol y que los mismos instrumen-
Touo xxxvii.-3





OBRA8 DE BARLMINTO


tos, y entire ellos no se encuentra el mas pequefio frag-
mento de metal.
cEn Egipto, la tierra de los Faraones, en donde hace
6,000 aflos brillaba su singular civilizacion en todo su es-
plendor, en donde hace 5,000 se construian las famosas
pirAmides, en las capas de terreno sobre que se han
elevado esos gigantescos monumentos, se encuentran ins-
trumentos iguales.
((De un extreme a otro de Asia, de un extreme A otro de
Africa, en America y Europa, en todas parties del mundo,
se encuehtran los mismos vestigios de una 6poca de piedra.
Esta ha sido general por toda la superficie del globo. Ese
ha side el principio de la industrial humana, bien humilde,
por cierto, en su aurora, pero que desarrollAndose y per-
feccionandose gradualmente, ha llegado & lo que es en
el dia. Veremos entonces esos primeros ensayns en la
senda del progress y de la civilizacion, porque sin ellos la
industrial no hubiera nacido.
4Han estado los habitantes de Am6rica en comunicacion
con el resto del mundo antes de cortarse toda conexion
territorial entire los continents primitivos?
El Director de nuestro Museo Antropol6gico, para contes-
tarnos, toma de entire los objetos exhumados al lado de una
calavera, como las escarabajos y estatuetas que acompa-
flaban i las momias egipciacas, un objeto brillante, que
ensefia levantandolo entire el pulgar y el indice. jEs un
carbunclo, un rubi enorme? No, es obra humana; un esmalte
de vidrio de cuatro colors fundidos, una cuenta, en fin, que
no es a fe mostacilla de la fAbrica de Murano, en Venecia,
sino de la fabricacion egipciaca del segundo imperio farad-
oico, allA por las dinastias XVIII 6 XIX.
Encontr6se esta cuenta egipciaca en las Conchitas, al sur
de la ciudad de Buenos Aires, estancia del senior Pereira,
A dos pies de profundidad de la superficie actual. More-
no encontr6 en Patagonia, fragments de otras cuentas
que conserve el Museo. Llevadas A Europa, fueron con-
frontadas y resultaron id6nticas A las que poseen varies
Museos en Francia, Inglaterra, Estados Unidos; y se sabe
que se han encontrado hasta en el Oriente de Asia, en
Norte America y en el Perd.
Hubo un tiempo, pues, segun las cuentas lo demuestran,





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


en que el comercio de los egipcios alcanz6 al Japon, A la
Europa, las Pampas y A la Patagonia.
De las pruebas comerciales que denuncian la existencia
de la Atlantida, Snider da un hecho caracteristico que
indica que los americanos primitives eran los inismos A
su origen que los pueblos africanos y asiaticos, que po-
seian precisamente los mismos gustos y los mismos
deseos.
((Los que han viajad6 por el interior de Africa saben que
el lujo de las mujeres les hace solicitar los adornos de
cuentas de vidrio que reemplazaron los antiguos collares y
cinturas de conchas, dientes y piedrecillas. Cuando los es-
pafioles penetraron en la America, notaron que las muje-
res Ilevaban adornos de la misma forma, hechos de con-
chillas. Las cuentas y chaquiras de vidrio de Venecia
encontraron desde entonces la misma demand en America
que en Africa; y en los tres paises se cambiaron las cuentas
A pesode oro. (9)
La hidrografia de nuestro globo ha debido alterarse pro-
fundamente despues de habitado por los hombres, como era
otra la fisonomia en los tiempos anteriores en que la
Patagonia era una isla, el Amazonas un canal, segun lo
cree Agassiz, y no existia el istmo de Panama uniendo
las islas del Norte con las del Sur que fueron el ndcleo de
estas Americas.
Entre las tinajas de arcilla, de que se encuentran tan
repetidos ejemplares en el Museo Antropol6gico, se en-
cuentran varias, recogidas en Catamarca, que han servido
de urnas funerarias, distingui6udose estas por los perfiles
incorrectos de un rostro human labrado en el cuello, y a
veces con unas manecillas al lado de la boca, en imitacion
de la momia internal sedente. En una estan sefialadas de
relieve lagrimas, y puede decirse que es este el embrion
del genio alado, 6 de la plaiiidera que decora nuestros
sepulcros griegos, Ilorando eternamente al deudo cuyas
cenizas encierra la urna.
Entre los monumentos y vasos de arcilla extraidos por
Schlieman de las ruinas superpuestas de ciudades prehis-


(1) Atlntida. Snider, pag. 115.





OBRAS DB SARMIENTO


t6ricas, una de las cuales cree ser Troya, se encuentran y
vienen disefiadas en sus colecciones fotogrAficas, estas mis-
mas urnas cinerarias encontradas en various puntos de la
Am6rica, con el mismo emblema de un rostro figurado en
elcuello de un cAntaro, en la mismasituacion, para mostrar
que pertenecen 6 un mismo culto de los muertos.
Un dinamarques que reunia los cantos populares en
Am6rica por hallarlos (los tristes) id6nticos a los escan-
dinavos, sostenia que no era casual la terminacion en
marca de las palabras que indican pais, como Catamarca,
Dinamarca, Cundinamarca y las marcas de Ancona que
deslindaron los Longobardos daneses en aquellas comar-.
cas italianas.
En 1866 se descubri6 en Francia en un conglomerado, un
esqueleto enterrado en la postura sedente de la momia de
la Pampa y del Peri.
Los aztecas que civilizaron A M6jico, estan representa-
dos aqui no solo por sus crineos, sino por su alfareria, sus
urnas cinerarias, sus simbolos religiosos, el lagarto y la
culebra de dos cabezas.
Escusado es decir que por todo el territorio se encuen-
tran los rastros recientes de la conquista Inca, y estan vivos
y se ven en lines blancas, hasta perderse de vista por el
horizonte, los caminos por donde transitaban los ej6rcitos
y las pascanas a distancias reglamentarias donde pasaban
la noche.
Viven todavia en Patagonia los gigantes con cuyas exa-
geradas noticias esti lleno el mundo; pero en el Museo
estan muchos craneos para no dejar embustera a la fama.
Al otro lado del Estrecho se ha refugiado el fueguino que
vaga por los bosques en busca de races, 6 por las orillas
del mar tras de ballenas podridas que entierra para los
dias de absolute carestia despues de haberse comido en
los dias de hambrunas, segun Darwin, madre y abuelas.
No siente el indio fueguino ficilmente la. relacion que
hay entire el estampido del arma de fuego, y la bala que
penetra en el tronco de un Arbol. Son dos hechos para
su razon inconexos.
Mas atris del fueguino est6 el craneo del hombre de
Neanderthal, que es la forma mas animal encontrada en
los terrenos cuaternarios de Europa. Hay de estos, tan





CONFLICT Y ARMONtAS DE LAS RAZAS EN AMARhICA 37

raros alli, various ejemplares aqui; y conservan aun la gan-
ga de piedra, los crAneos petrificados, arrancados A las
rocas que los envolvieron cuando la roca era de barro, y
llanura la montafia donde quedaron depositados en el
fango'los animals muertos.
Pero lo que pordemasiad'o sencillo y por ser de ordina-
rio los observadores, europeos que vienen de paso, no han
proclamado todavia es el grande hecho que los actuales
habitantes de la America, que hallaron salvajes 6 semi-
salvajes los contemporaneos de Colon, son el mismo hom-
bre prehist6rico de que se ocupa la ciencia en Europa,
estando alli estinguido y aqui present y vivo, habiendo
all& dejado desparramadas sus armas de silex, mientras
aqui las conservaba en uso exclusive, con su arte de la-
brarlas, y con todas las aplicaciones que de tales instru-
mentos de piedra hacian. La manera de los indios de sa-
car astillas de obsidiana en M6jico actualmente, sirvi6 a
Sir John Lubbock para explicarse la manera como habian
procedido los antiguos hombres prehist6ricos de Europa,
para elaborar el silex de que se encuentran fabricas por
todas parties.
Al hablar, pues, de los indios, por miserable que sea su
existencia y limitado su poder intellectual, no olvidemos
que estamos en presencia de nuestros padres prehist6ricos,
a quienes hemos detenido en sus peregrinaciones 6 inte-
rrumpido en su march casi sin accident perturbador a
trav6s de los siglos.
ZDesde cuando pueblan estas tribus prehist6ricas, los
paises que hoy forman la Am6rica?
En las costas del Atlantico vense con frecuencia, dice
Lyell, desechos de paraderos indios, donde, de generation
en generation, han pasado el verano pescando, y dejado
montones de huesos, conchas y carbones, como su ainico
epitafio. ICuanto tiempo habra necesitado una tribu de
doscientas personas para acumular montes de ocho A diez
pies de alto, y cien yards de espesor de estos desechos,
como es muy comun, pues Lyell ha sefialado uno que cu-
bre diez acres de terrenol
,Para qu6, pues, preguntar cuAndo y por qui6n fue po-
blada la Am6rica? Cuando el Capitan Cook recorri6 la
Oceania, descubri6ndola, hall que toda isla habitable es-







taba habitada. Asi encontraron Colon, Cortes y Pizarro,
y todos los conquistadores, la Am6rica.
Los dep6sitos de desechos encontrados en Alaska, a ori-
Ilas del Pacifico, se componen 6 de conchas de moluscos,
de conchas y espinas de pescado mas arriba, y de* estos
residues, y huesos de cuadrdpedos y aves en la dltima
capa, lo que hace la historic de los progress de la alimen-
tacion del hombre primitive, no sabiendo ni pescar pri-
mero, y adquiriendo much mas tarde los medios de dar
caza A los animals terrestres y a las aves.
Pero los indios de casi toda la extension de ambas Am6-
ricas, habian Ilegado A asegurar fAcilmente la subsisten-
cia por el cultivo del maiz como base de alimentacion,
pues reproduciendose treinta veces mas que el trigo, y
reclamando ligeros trabajos de agriculture, era adaptable
A todos los climas hasta el grado 400 de latitude, proveyen-
do A gran nimero de necesidades, incluso de bebidas es-
pirituosas.
Ahora, sobre la antigiedad del uso del maiz, como base
de la alimentacion india, puede tenerse present que los
botAnicos declaran que se require un larguisimo curso
de cultural para que se altere de tal manera la forma de
una plant, que no pueda identificArsela con las species
silvestres; y mas prolongada debe ser su propagacion arti-
ficial para que Ilegue A perder su facultad de vida inde-
pendiente, y descansar solo en el hombre para preservarla
de extincion. Ahora, esta es exactamente la condition del
tabaco, del maiz, del' algodon, de laquina, de la mandioca
y del palmito, todas las cuales han sido cultivadas de tiem-
po inmemorial por las tribus americanas, y con exception
del algodon, por ninguna otra raza.
La adquisicion del maiz la hicieron los indios antes de
que sus progenitores se desparramaran por todb el Con-
tinente, pues en todas parties se le encueitra cultivado,
aun en las islas donde la raza existed. Puede llamArsele
la civilizacion del maiz, A la que ha alcanzado la raza in-
dia; como es el arroz la base de la alimentacion de la ci-
vilizacion chinesca, y el trigo de pan la de la Europa,
encontrandose con las momias egipciacas de las primeras
dinastias, granos intactos de este cereal. Con las momias
sedentes que forman la pirAmide que A los alrededores de


OBKAS DIB SAKMLENTO





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMKIICA


Lima mide once mil varas cuadradas de base, superpues-
tas en capas hasta la cidspide, se encuentran envueltas en
los sudarios de tejidos de algodon como en los canopos
egipcios, espigas de un maiz de granos pequeflos acabados
en espina, de donde sali6 el cabelloso. Creemos que se
llama capi, pues reaparece de cuando en cuando en las
sementeras de maiz actuales, por degeneracion quizA, 6
por atavismo, volviendo a su primitive ser.
Atribdyese la misma 6poca inicial el levar las mujeres
indias en toda AmBrica el cabello sobre la angosta frente
cortado A guisa de cerquillo A lo Tito y que es moda hoy
venida de Europa. El uso general del color colorado con
que se pintan los rostros y el cuerpo revela un origen co-
mun, lo que no puede demostrarse con las armas que son
diversas, y afectan formas y son de materials distintas 01
various pun tos.
Les es comuu igualmente A todos los indios marchar en
hilera unos tras [otros, lo que aqui y en el Paraguay se
llama paso de indio. El iltimo viajero que ha penetrado
en la Tierra del Fuego hall este habito invariable en todas
las circunstancias; como en Norte America se llama paso de
guerra cuando marchando unos tras otros, el segundo pone
el pie sobre la pisada del que le precede, A fin de que el
enemigo no pueda inferior el ndmero de guerreros de que
se compone la banda.
La seriedad de la position en reposo de los muisculos de
la cara, y la gravedad del porte, son generals A todas las
tribus indigenas, comoexpresion dedignidad personal en los
varones, y de impasibilidad, que en realidad toca en el
estoicisino cuaudo hacen frente al dolor, al miedo, A la
alegria, lo mismo que al martirio. Los negros son por el
contrario la raza mas demostrativa y bulliciosa para la ex-
presion de los afectos, la pena, la alegria y aun sorpresa.
Reyes de Africa no se contienen en soltar el Ilanto al rom-
perles algun juguete 6 vaso regalado por un europeo aun
en presencia de ellos. Uno lo hacia por un polichinela,
cuyos hilos rompi6 por falta de destreza al hacerle hacer
cabriola. Un indio las presencia en silencio sin mostrar
grades sintomas de interns.

















CAPITULO I


ETNOLOGIA AMERICANA




Origen de la poblacion de las Provinclas Argentlnas-Prescott y Wilson-Carceter
y disposiciones morales de los indlos.
BAZA QuicuuA-La conquista favorece las generaciones mixtas-Ordenanzas sobre
indlos-La caza de naturales.
RAZA GUARANi-Los indios misloneros-Sumlslon y barbarie-Los Jesuitas-Ensayo
comunlsta-Poblaciones atrofladas por utopicas organizaciones-Pladosas trazas
-El espionaje-Crasa Ignorancia. .
RAZA ARAUCO-PAMPEANA-LOs araucanos menos aptos para la civilizacion-Influencia
del poema de Ercllla-Los Araucanos heroes del poema dpico, sin saberlo-Los
verdaderos araucanos-Su capacidad social-En la pampa mas barbAros. ..
AMALGAMA DE RAZAS DE COLOR DIvERsos-Allgaclon del metal de que habia de for-
marse el pueblo americano-Inventarlo de las razas-Opinion de Agassiz-Ca-
racter debilitado de la poblacion. .
RAZA NEGRA-Segunda raza servll-La independencia de la raza blanca elimina la
raza negra en la America espafiola-Los negros flguran en la polltica de la
America del Norte, como los indios en la del Sud-Los negros en la Colonla-
Sus oficlos-Rol de los negros en la Independeneia-Los candombes durante
latirania de Rosas-Porvenir de la raza negra-uLos primeros seran los iltimos
y los filtimos los primeros.,

Vamos a rennir los datos de que podemos disponer para
fijar el origen de la actual poblacion de las diversas Pro-
vincias en que estA dividido el territorio argentino, en
cuanto baste para darnos una idea de su caracter y estado
social, al tiempo de la conquista, y de los efectos que ha
debido producer la mezcla de la raza cobriza como base,
con la blanca y la negra como accidents, segun el ndmero
de susindividuos.
La raza cobriza se subdivide en nuestro-territorio en tres
ramos principles, la quichua 6 peruana, la guarani 6 mi-
sionera, la pampa 6 araucana, entrando como accidents,





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMiRICA 41

aunque en pequeiia escala, los Huarpes de San Juan, que
ocuparon las lagunas de Guanacache, los valles de
Zonda, Calingasta y Jachal, y que no debian ser quichuas,
pues que el abate Morales escribi6 una gramitica de su
lengua, que se ha perdido, y debieton permanecer insumi-
sos largo tiempo, puesto que de San Juan hacia el Norte
hay restos de fortalezas que justifican el nombre de San
Juan de la Frontera, pues al Sur estd Mendoza (1).
El historia.dor Prescott, para escribir las historic del Perd
de y Mejico ha tenido en sus manos todos los libros, cr6nicas
y apuntes de los contemporAneos de la conquista en uno
y en otro pais; y como estos emanan de pobladores exclusi-
vos del Perd los unos, y de pobladores exclusivos de M6jico
los otros, solo Prescott revela la nocion que le ha dejado
el conocimiento de ambas conquistas, lo que da much
peso & su palabra. Aum6ntalo, si cabe, su credulidad, pres-
cindiendo de someter a una sana critical los datos que le
trasmiten aquellos autores, como testigos presenciales, ya
sobre la verosimilitud de los hechos que relata, ya sobre
la magnitude de los ejrrcitos que combaten.
Otro historiador norte-americano mas reciente, Wilson,
en su Nueva Historia de M6jico, demostrando la imposi-
bilidad material de gran ndmero de hechos relatados,
dice:
(Me he tornado la libertad de dudar de que el agua co-
rriese montafias arriba; que canales de navegacion fuesen
alimentados por aguas mas bajas; que pirAmides, teocali,
pudiesen descansar sobre tierra suelta; que un canal de
doce pies de ancho y doce pies de hondo, en su mayor
part bajo el nivel del agua, hubiesen podido escavarlo
los indios con sus rudos implementos; que jamas hayan
flotado jardines sobre barro, 6 que navegasen bergantines
en un lago de salmuera; ni que en una ciudad construida
de tierra entrasen por un camino estrecho por la mafana
100.000 hombres y que despues de pelear todo el dia, volvie-
sen por el mismo camino A la noche; 6 que ej6rcito sitia-
dor de 150.000 hombres pudiese ser sostenido desde un
lago barroso rodeado de montafias) (3).

(1) V6ase Sarmiento, vida del Chacho.
(2) New History of the Conquest of Mexico-Wilson.





OBHtA8 1N) AlAtMIENTO


Ondegardo, citado por Prescott, dice que solo el trabajo
de las personas era el tribute que se daba, porque los indios
no poseian otra cosa.
(En el Perd como en Mejico se mostraba la misma inca-
pacidad de difundir los* escasos conocimientos que real-
mente poseian. Habia la misma escasez de algo que se
pareciese A espiritu democrAtico; habia el mismo poder
desp6tico de las classes altas, y la misma despreciable bajeza
de las clauses infimas.
(Aunque haya puntos menores de diferencia entire el
Perd y Mejico, ambos imperios se parecian en que no
habia sino dos classes, la alta clase, que eran los tiranos, y
la baja, que eran sus esclavos.
c(Bajo esta extraordinaria political, continma Prescott, un
pueblo, avanzado en muchos refinamientos sociales, muy
versado en artefactos y agriculture, no conocia la mone-
da.-(Robertson niega tales progress, y tal estado de civi-
lizacion). No tenian nada que merezca el nombre de
propiedad. No podian seguir oficio alguno, ni emprender
un trabajo 6 entregarse a una diversion que no estuviese
especificada por ley. No podian cambiar de residencia, 6
de vestido, sin licencia del Gobierno. Ni siquiera podian
ejercer la libertad que A los mas abyectos les esta conce-
dida en otros paises, la de escoger una mujer.
cLos mejicanos, dice Pritchard, eran mas crueles que
los peruanos, sin que nos sea dado distinguir si esto venia
de causes naturales 6 sociales.
En cuanto al carActer y disposiciones morales de los
indios en los tiempos que precedieron A la Independencia
de este continente, D'on Juan de Ulloa, que recbrri6 gran
part de la America estudiando la situation de las colonies,
hace las siguientes apreciaciones.
((La propension al ocio y l]a desidia es la misma en
los indios de la Luisiana y del Canada, que en los del Peru
y parties meridionales de la Am6rica, ya sean civilizados 6
gentiles; y los iuicos ejercicios en que se ocupan los que
subsisted en libertad, son la caza y la pesca, lo cual sucede
asi mismo en las naciones que estan vecinas de Buenos
Aires. En la pampa de la provincia de este nombre, las
mujeres son las que tienen el cuidado de hacer unos cortos
sembrados de maiz y de algunas calabazas (zapallos), las





CONFLICT T ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 43

que muelen el maiz para prepararlo de la manera que
lo usan, y las que disponen las bebidas que acostu~ibran,
cuidando ademas de los hijos, porque en esto no se emba-
razan los padres.
Como en corroboracion de estas apreciaciones en otros
puntos de Am6rica y en 6poca mas reciente, el agent
francs en Caracas M. F. Depons, que public un viaje A la
part oriental de Tierra Firme en Sud Am6rica, limitado a
la description del territorio de la Capitania de Caracas, por
los afos 1800 a 1801, fija en los siguientes t6rminos los
rasgos caracteristicos de las indiadas ya sometidas de
aquel pais.
((El indio se distingue, dice, de la manera mas singular
por una naturaleza apitica 6 indiferente que no se encuen-
tra en ningun otro. Su corazon no late ni ante el placer
ni ante la esperanza, solo es accessible al miedo. En con-
trario de la humana osadia, su carActer se distingue por la
mas abyecta timidez. Su alma no tiene resort, ni su
espiritud vivacidad. Tan incapaz de concebir como de
raciocinar, pasa su vida en un estado de estilpida insen-
sibilidad que demuestra que es ignorante de si mismo y
de cuanto to rodea. Su ambition y sus deseos no se ex-
tienden jamas mas alla de sus necesidades inmediatas (i).
. .. ......... ......... .... .................
.......... .......... ..... ............................ ....
((Todos los esfuerzos del legislator para inspirarles (A los
indios) el deseode mejorar sus facultades nativas han abor-
tado. Ni el buen tratamiento que han recibido de ser
admitidos en la sociedad, ni los privilegios importantes
con que han sido favorecidos, han sido suficientes para
arrancarles la aficion A la vida salvaje que, sin embargo,
no conocen hoy dia sino por tradition. Son poquisimos
los indios civilizados que no suspiren por la soledad de los
bosques y que no aprovechen la primer oportunidad para
volver A ella.
c(Esto no proviene de un amor A la libertad, sino de hallar
la umbria habitacion de los bosques mas conform A su
melancolia, su supersticion y su absolute desprecio de las
leyes mas sagradas de la naturaleza.

(1) Voyages-F. Depons, lib. Po, paginas 238 y 329.





OBRAS DE SARMIENTO


((Los indios estaban acostumbrados A mentir, y tan poco-
sensibles son A la sagrada obligacion de decir verdad, que
los espafioles han creido necesario, A fin de prevenir las
desgracias que su falso testimonio puede ocasionar a ino-
centes, dictar una ley que establece que no menos de seis
indios pueden ser admitidos como testigos en una causa y
el testimonio de estos seis series equivale al testimonio ju-
ramentado de un solo blanco).

TERRITORIO BRGENTINO.--BZA. QUICHUA

El primer establecimiento del pais entire Jujuy y el Rio-
de la Plata, fu6 hecho por los conquistadores del Peri
cerca del aflo 1540, y la plaza en que se fijaron primero fu&
Santiago del Estero, fundandose en seguida Tucuman, C6r-
doba, Salta y Jujuy. Los indios de esta parte habian estado
sujetos parcialmente A los Incas, y fu6 fAcil, por tanto, in-
ducirlos A someterse.
No fu6, pues, necesario hacer guerra para avanzar la
conquista desde Lima hasta C6rdoba. Los indios necesita-
ban someterse para vivir y se sometieron sin dificultad.
En Santiago conservan la lengua quichua 6 peruana, y tres
siglos han obedecido al primero que se propuso man-
darlos.
De las narraciones de los conquistadores y de los docu-
mentos administrativos, parece resultar averiguado que en
la provincia del Tucuman en 1558, ochenta mil indios paga-
ban tribute al rey.
Mas adelante veremos por qu6 esta poblacion indigena
queda fuera de las ciudades, y la parte que toma en la nueva
organization social que se proponen darse con la Indepen-
dencia los espafioles criollos mas tarde.
((Los vecindarios de los pueblos del Perd, dice don Juan
de Ulloa, se componian en gran pate de mestizos, que son
dimanados de la generation de blancos 6 indios, cuyas
razas van despues haciendo otras distintas. En la parte
baja, (Costa del Pacifico), hay igualmente la de zambos, que
procede de la mezcla de indios con negros. En el alto Perd
(Bolivia) son pocos los de esa especie, por no ser muchos
los negros que van alli.
((La de mestizo los proviene en general de la procreacion





CQNFLICTO Y AIMANIAS DB LAS RAZAS EN AMIRICA 45

de blancos 6 indias fuera de matrimonio, siendo raros los
que se ven de indios con gente blanca. Los hijos de blan-
.cos con indias estan fuera de la obligacion de pagar tribute,
no sucediendo lo mismo con hijos de indios y blancas,
quienes siguen la condition de los padres. Esta exception
favorece las generaciones mixtas, dimanando de ello una
de las causes de aumentarse las razas de mixtas, y dismi-
nuirse la de indios puros....
((Es cosa constant irse disminuyendo por todas parties
los indios puros, bien sea por los estragos formidable que
hacen las viruelas, bien por el uso de bebidas fuertes. Eu
las islas de Cuba, Santo Domingo y Jamaica sucede en este
particular lo mismo que con el oro y la plata, que puede
dudarse si los ha habido antes de la conquista. En Puna,
Panama, Guayaquil y cabeceras de la tier ra baja del Perd
los vestigios de los muchos que habia en los tiempos de la
gentilidad, indican lo muy poblado.de indios que estaban,
.pues cada cuarto de legua y media legua se encuentra uno
con sus casas y calls, dispuestas en toda forma, sin fal-
.tarles mas que las techumbres, y que al present estan
despobladas....
((Tienen los indios el pellejo grueso, la carnadura recia y
menos sensible que los de las otras parties del mundo.
Reconocidos los craneos que se sacan de las sepulturas an-
tiguas, se ve tener mas grosor que lo regular, siendo de
6 a 7 lines. De eso se infiere ser en ellos la organization
mas tosca y de mayor resistencia, por lo cual es menos
sensible....
(En las razas indias, continda don Juan de Ulloa, se dis-
.tinguen menos las diferenncias que en las otras. En los
indios se Fpercibe poco la diferencia del color, y aun-
que en las facciones varian bastante, las que son propias
de la raza son poco sensibles en todo. Visto un indio de
-cualquier region, puede decirse que se han visto todos
en cuanto a contestura, variando de corpulencia segun los
parajes.
((Poco menos que con el color sucede en cuanto a usos
y costumbres, el carActer, genio, inclinaciones y propieda-
des, reparAndose en algunas cosas tanta igualdad, que
,parecen como si los territories mas distantes fuesen uno
mismo. Todos han gustado de pintarse de colorado para





OHRAS DE SARMIINTO


la guerra con tierra, cinabrio y con bermellon. El doctor
Le Bon abunda en este sentido tambien.
Las diferencias de volumen del cerebro que existen en-
tre los individuos de una misma raza, son tanto mas grande
cuanto mas elevadas estan en la escala de la civilization.
Bajo el punto de vista intellectual, los salvajes son mas 6
menos estdpidos, mientras que los civilizados se componen
de est6lidos semejantes a los salvajes, de gentes de es-
piritu mediocre, de hombres inteligentes y de hombres
superiores.
Se comprende que las razas superiores sean mas diferen-
ciadas que las inferiores, dando por sentadoque el minimum
es comun en todas las razas, y que el miximun que es
muy d6bil para los salvajes, es, al contrario, muy elevado
para los civilizados. (1)
No esti demas aqui la observation de Mantegazza.
( nuestro tiempo, la fisonomia es la mas m6vil y al mismo
tiempo la mas elevada, sin caer, ni en la telegrafia espas-
m6dica del negro, ni en la impasibilidad desolante del
pampas.
De la position social que los indios quichuas ocupaban en
el territorio de la provincia de C6rdoba del Tucuman, hasta
6pocas pr6ximas A la independencia, puede formarse jui-
cio por la simple lectura, ya de erdenanzas de los Gober-
nadores, ya de peticiones del Cabildo de Udrdoba que es-
tractamos de las actas del Ayuntamieuto de aquella ciudad,
en lo que a los indios respect.
< 6 Justicia mayor en estas Provincias del Tucuman, Juries
6 Diaguitas y Comechingones y todo lo a ellas incluso desde


(I) A media que una raza se trasforma y avanza, se diferenclan mas entire si
unos individuos de 'otros.
Brocca tuvo occasion de comparar 115 craneos aut6ntlcos de parlsienses del siglo
XII, con otra serle de craneos del siglo XIX.
La capacidad m6dia de los del siglo XII, que por su colocaclon denotaban ser
de personas notables, era de 1425,98 centimetros cbicos.
Los del siglo XIX dieron 1461,53 centlmetros cibicos en t6rmino medio.
Y Charlton Bastlan de quien tomamos estos datos, agrega que es averiguado que
en el curso de site siglos de civilization progresiva, la media del craneo del
parisiense ha aumentado sensiblemente, (Nota del author .





CONFLICT Y ARMONfAS DB LAS RAZAS EN AMERICA


la Cordillera de Chile para acA por S. M. etc.-Por cuanto,
por experiencia me consta y es notorio el dafio remarkable
que ha venido A esta Gobernacion 6 disminucion de ella,
6 haberse sacado indios 6 indias de su natural para Ilevar-
los A las Provincias del Perd, Paraguay, Chile y otras parties,
en lo cual ha habido tanto desorden, que de algunos anos d esta
parte se han sacado mas de cuatro mit indies, que ni han quedado
otros tantos y para que de aqui adelante haya orden en sacallos y
llevallos de la present:

SOBRDENANZA QUE MANDO SE CUMPLA Y SE GUARD POR EL
ALCALDE DE ELLA

Primeramente: tendreis mas cuenta y cuidado de que
ninguna persona de cualquier calidad, estado 6 condition
que sean, ansi vecinos como mercaderes, pasajeros 6 vian-
dantes que salieren fuera de esta Gobernacion A los reinos
del Perd y Valle de Salta, saquen ni lleven, directamente,
por si ni por interp6sita persona, indio ni india de ninguna
edad, sin express licencia mia, aunque sean naturales de
la Provincia del Perd, so pena de cien pesos de oro aplica-
dos por tercias parties A la Camara de S. M., Juez y
denunciador, y a los dos demas vecinas, demas de la
dicha pena incurran en perdimientos de los dichos indios
que se hallaren llevar 6 enviar sin la dicha mi licencia,
aplicada para el presidio de Salta, A la persona que fuere
mi voluntad.
( Item: que cualquierade las personas su soreferidas, que
con licencia mia sacare algunos indios, est6 oblig.ado A
aparecer ante vos A los registrar 6 registre los cuales, en
el Libro que para ello habeis de tener encuadernado y
con much custodia hareis asentar y se asienten los
nombres, edad y sefiales que tienen y de donde son na-
turales y quienes son sus encoinenderos, para que cuan-
do se obieren de volver por la orden de suyo ira de-
clarado no haya fraude, ni engafio so la dicha pena
demas de que se quitaran los indios que Ilevase y no se
volveran.
c Item: que las tales personas despues de haber regis-
trado los indios que por licencia mia hubieren de Ilevar,.
den y est6n obligados A dar fianzas abonadas de que den-





OBRAL DE SARMIENTO


tro de un aflo del dia que salieron de esta Gobernacion
ilos volverAn a ella, y los traerA% ante vos, para que se
sepa y entienda si son los propios que llev6, y de los
muertos d6 testimonio del Sacerdote que los enterr6, y no
lo cumpliendo incurran en pena da cien pasos de la dicha
, plata ensayada, aplicados en la forma susodicha por cada un
indio de los que dejare de traer y hacer la dicha diligencia.
( Item: que las tales personas que hubiesen de Ilevar los
dichos indios cargando 6 en otra cualquier manera, pague
a cada uno cinco pesos corrientes por cada cincuenta le-
guas de ida y vuelta, que se entienden la ciudad de San-
tiago del Estero A esta cinco pesos, al valle de Salta hasta
Lima, que es el primer pueblo del Perd, otros cinco pesos;
de manera que desde la ciudad de Santiago del Estero se
les ha de pagar a 20 $ cada indio, y de comer, y otros
tantos de vuelta, la cual paga se les ha de hacer en vuestra
presencia A los propios indios 6 no A otra persona, aunque
ellos lo pidan, lo cumplan so la dicha pena aplicada en la
forma dicha.
( Item: que si algun encomendero saliere de esta Go-
bernacion pueda llevar y Ileve los indios de que tuviere
necesidad y no mas para su aviamento, y para mozo
de espuela uno 6 dos indios mas y dos muchachos para
pajes, los cuales est6n obligados A los registrar 6 mani-
festar ante vos, para que se sepan si los vuelven 6 no;
los cuales como dicho es los han de hacer presence ante
vos, para que se vea y entienda si son los propios que
llev6, so pena de cien peses de dicha plata aplicados en
la dicha forma.
( Y porque en el Reino del Peril hay muchos indios 6
indias que se han sacado y Ilevado A 61 naturales.de estas
Provincias y algunos de ellos se vienen ellos propios 6 se
veniran A su natural, tenereis advertencia y cuidado en que
se traigan 6 parescan ante vos y sabreis en la orden que
vienen y el tiempo y dia que salieron de esta Gobernacion
y por qu6 orden y por quienes son encomenderos, y con
relacion de todo los enviareis personalmente ante mi, para
que yo prove lo que convenga.
( Item: que cualquiera persona, vecino 6 mercader que
sacare algun corambre, cordobanes, suelas y baquetas,
Slo manifiesten y registren ante vos, para que siendo la





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 49

cantidad conforme A la licencia que ya le diere, lo cual
ante todas cosas ha de preceder, se lo dejeis levar y ece-
diendo de ella, la retengais y se la tomeis por perdida
aplicado por tercias parties A CAmara de S. M., Juez y de-
nunciador y ni mas ni mends lo sera; pues en esta tierra se
coge por la falta que suele haber en ella para celebrar el
culto Divino.
( Y asimismo tenereis gran cuidado, en que, sin licencia
mia no se saque de esa gobernacion caballos de caballeri-
za, ni de carga, ni de regocijo, y el que lo hiciere, pierda el
tal caballo 6 caballos y mas incurra en pena de cien pesos
aplicados en la dicha forma, si no fuere uno para su caba-
lleria y otro para su cama y otro para la comida 6 matalo-
taje y otro para que Ileve comida para los caballos, atento
A que por la much desorden que ha habido en Ilevallos
al Peru, ha habido tanta falta en estas Provincias, que si
para una necesidad que se ofresca se buscasen no se ha-
larian, y conviene que los vecinos los tengan per ser la
tierra nueva y que cada dia se van conquistantio el cual
dicho Estanco: se entiende asimismo en el ganado vacuno,
cabruna y ovejuno.

El Cabildo de C6rdoba pide y se le concede, (que los na-
turales de ella estando-muy derramados y apartadas las
casas las unas de las otras mateni6ndose los indios en que-
bradas de dos en dos 6 de uno en uno en las sierras y en
montafias de suerte y manera que aunque quieran doctri-
narlos 6 industriarlos en las cosas de Nuestra Santa Fe
Cat6lica, no se puede hacer por estar tan divididos y demas
de eso, como no se pueden recoger no hacen chAcaras y sew
sustentan con raices A cuya causa mueren muchos de ellos,
6 podia todo esto-cesar con reducirlos--V. S. pido y supli-
co, me made dar su mandamiento pavra que los encomen-
deros lo puedan recoger 6 reducir 6 hacer un pueblo de ellos
en la part mas c6moda que les pareciere, para que sean
doctrinados 6 industriados en las cosas de Nuestra Santa
Fe Cat6lica 6 se cumpla-lo'que S. M. tiene mandado y pro-
veido a cerca de esto y en lo ansi V. S. mandar hara jus-
ticia la cualpido etc.)


TOMO XXXVII 4





OBHIAS DR 8ARM1BNTO


(A V. S. suplico made proveer que si algun manda-
miento ganare algun vecino para tener otra vecindad mas
que la suya que no se cumplan, ni caigan, ni incurran en
las penas que V. S. les pusiere, pues es just que cada feu-
datario sirva su encomienda y no la agena 6 que 61 con-
quiste aquella tierra y pacifique, sobre que pido en todo en
nombre de la dicha ciudad entero cumplimiento de justicia
-Luis de Abreu de Albornoz-Otro si digo: que V. S. tiene
proveido 6 despachado un mandamiento para que los feu-
datarios que tienen encomiendas de indios, la justicia ma-
yor de aquella ciudad ponga vecindades a aquellas perso-
nas que no las tienen para que la tierra se pueda conquis-
tar 6 algunos vecinos de los que al present estAn en la
dicha ciudad tienen de a dos 6 tres vecindades 6 podria ser
que con alguna relacion ganasen algun mandamiento 6
mandamientos que les sirviesen como hasta aqui les han
servido.
Primeramente: Pida a S. S. del senior Gobernador en nom-
bre de esta ciudad, made se apregone el auto de los t6rmi-
nos de esta ciudad y la vuelva originalmente con el auto
de pregon.
altem: Que pida a S. S. del senior Gobernador made vol-
ver Ids indios 6 piezas que llev6 Juan Rodriguez Juarez de
los t6rminos de esta ciudad; y asi mesmo hago relacion
A S. S. de como despoblaron cinco pueblos y los comaroanos
se han convenido A quejarse de ellos que no osan vivir en
sus pueblos de temor que no vuelvan lIlevarlos.
((Item: Pida a S. S. en nombre de esta ciudad que las c6-
dulas de encomienda se modern en la paga de ellas, que...
,(esta roto).... Ileva el Secretario ante quien pasan confor-
mtndose con la pobreza de esta tierra y que los indios no
dan tributes ninguno para suplir tanta paga.
.................. .. ......................... ... .........

((Juan Ramirez de Velazco, Gobernador Capitan General
de esta Gobernacion de Tucuman y sus provincias, por
su magestad, por cuanto Luis de Abreu Procurador de la
ciudad de C6rdoba en nombre de ella me hizo relacion di-
ciendo que los vecinos de la dicha ciudad que por orden suya
estaban en costumbre de salir d correr la comarea de su ciudad 6
ir & la guerra y conquistar de los naturales de ella para los





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMARICA


allanar, lo cual hacian d su costa y en ellos tenian muchos
gastos de armas y de caballos y de las piezas que tomaban
en la guerra, que las repartia el capitan, se servian en sus
casas, chacaras, estancias de ganados 6 otras cosas como de su
servicio 6 yanaconas, y cuando un vecino encomendero de
indios moria en que vacasen las dos vidas los gobernadores
mis antecesores daban por vacos sus repartimientos de
indios, y las personas a quienes de nuevo las encomenda-
ban les toraban el tal servLcio 6 los demas sus hijos y
parientes que les sucedian 6 herencia no tenian ningun ya-
nacona ni servicio, con que se poder sustentar y servir A su
magestad de que habian recebido 6 recebian notorio daio
y agravio, y para remediar dello me pidi6 mi mandamiento
y yo di el present por el cual en nombre de su magestad
hago merced d los vecinos y moradores de dicha ciuda'd para que se
sirvan de los indios que por repartimiento les cupieren de los que tra-
jeren de la guerra como yanaconas, y ninguna justicia mayor 6
ordinaria de dicha ciudad les pueda despojar de ellos, A
titulo de la vacant de repartimiento de indios de cualquier
vecino de la dicha ciudad que vacare lo cual mando a los
capitanes yjusticia mayor de la dicha ciudad,4o garden; y
las penas de quinientos pesos en multa. Enero de 1788.)
Lo que se-decora aqui con el nombre de guerra, es sim-
plemente la caza de naturales como se hacia de caballos y
de ganado cimarron 6 alzado, para proveer A cada vecino,
por su cuenta de sirvientes, peones.
Los esclavos en Africa se hacen del mismo modo, salien-
do A caza de negros para venderlos.

RAZA GUARANf

Con motivo de repoblarse las Misiones antiguas de los
Jesuitas, tendremos estos dias descripciones interesantisi-
mas de las pintorescas ruinas de temples, cuyos altares del
gusto rococo de la arquitectura jesuitica, se levantan como
en laIndia entire las ramas de Arboles frondosos que los
cubren, mechadas las hendiduras con vejetaciones tropi-
cales, de parasitas y lianas.
En cuanto A los antiguos indios misioneros se les encuen-
tra representados por sus hijos en Corrientes, Entre-Rios,
Uruguay y Brasil, comunicando al conjunto de la poblacion





OBRAS DE SARMIENTO


su tipo especifico de sumision 6 de barbarie, aunque la
raza guarani sin ser feroz, no tenia la absolute mansedum-
bre y anonadamiento de voluntad de los indios quichuas,
quebrantados por siglos de reduction pacifica en el Perl,
Bolivia, Ecuador, y el pais conquistado por los indios, hacia
poco, hasta C6rdoba de este lado de los Andes, y hasta el
Maip6 6 acaso hasta el Bio Bio del otro lado hasta encon-
trarse con la 1aza guerrera araucana que los detuvo, como
detuvo a los espafioles y A los chilenos sus sucesores.
Eran encomenderos, y la falta de pescado, caza 6 frutas
naturales, pues las nararijas son europeas, hacian indispen-
sable este regimen patronal, que es como la servidumbre
rusa, hasta ahora poco. Asi se habia efectuado la conquis-
ta de los Incas, asi la suplantaron los espafioles. El r6gi-
men se extendi6 hasta el Paraguay, en cuya historic se
habla de que por el afio de 1557, ((cuarenta mil indios fueron
reducidos en la Provincia de la Guayra cerca del Parana, y
despues de varias tentativas de rebeliones, fuerun defini-
tivamente incorporados y amalgarnados con los conquista-
dores, aunque formando una clase inferior y la part mas
baja de la composicion, pues ya habia con la mezola de
los espafioles mejorado de condition.> (1)
Por este tiempo se present en la escena de la conquista
y amalgama de pueblos salvajes, el mas extrafio element
que haya figurado en la historic de las conquistas.
Una asociacion religiosa, animada de un espiritu asom-
broso de action, bajo una discipline several y con solo las
armas de la persuasion y la superioridad intellectual de la
raza blanca, acomete la empresa de organizer sociedades
con base salvaje, sobre un principio religioso, con un go-
bierno teocratico de tutela spiritual absolute. Tales son
las misiones famosas del Paraguay, que llenaron por dos
siglos el mundo con su gloria, que produjeron en efecto,
excelentes historiadores y panegiristas de la Orden, hasta
que, despertando los celos del gobierno civil de la Espaia,
fueron secuestrados y trasportados A Europa los padres
jesuitas, sin que las autoridades que se dieron i las veinte
y una misiones, con sesenta mil habitantes que regentea-

(1) Blanckenrldge secretarlo de la mislon Norte-America de la (Congresos,.
Voyage to south America vol. II.





CONFLICT Y ARMONiAS DI LAS RAZAS EN AMERICA


ban, fuesen part a retenerlos en sus pintorescas villas al
lado de los altares donde acostumbraban & elevar preces
y cAnticos A la Virgen Santisima, mas que A Dios. 4Quie-
nes eran los jesuitas? Antes de entrar en estas apreoia-
ciones traigamos A cuenta el juicio de un imparcial obser-
vador:
((Los jesuitas, al menos durante los cincuenta alos
primeros de su institution, rindieron inmensos servicios A
la civilizacion, ya sea atemperando con elements secula-
res las vistas much mas supersticiosas de sus grandes
predecesores los dominicos y los franciscanos, ya sea por
el sistema organizado de education, no visto hasta enton-
ces en Europa. En ninguna Universidad podia encon-
trarse sistema de instruction mas comprensivo que el de
ellos; y es fuera de duda que en ninguna otra se mostr6
tanta habilidad en el gobierno de la juventud, 6 tal pene-
tracion en las operaciones generals del alma humana.
Debe afiadirse en justicia A esta ilustre Sociedad, no obs-
tante su temprana y poco escrupulosa ambition, que du-
rante un considerable period, fu6 un firme sustentaculo
del saber, como de la literature; y que permiti6 A sus miem-
bros mas libertad y osadia de especulacion, tal como no
se habia antes tolerado en ninguna orden monastica.
((Sin embargo, a media que avanzaba la civilizacion
los jesuitas, como todas las otras gerarquias espirituales
que el mundo ha presenciado, empezaron A perder te-
rreno; no tanto A causa de su propia decadencia, como
por efecto de un cambio en el espiritu de los que lo ro-
deaban. Una institution admirable para un cierto estado
de sociedad en su infancia, era poco adecuada para esa
sociedad en un estado mas maduro. En el siglo XVI los
jesuitas estaban mas adelante de su 6poca. En el siglo
XVIII se habian quedado atrAs. En el siglo XVI fueron
los grandes misioneros del saber, porque creian que con
su ayuda podian subyugar la conciencia de los hombres;
pero en el siglo XVIII sus materials eran mas refracta-
rios, teniendo queluchar con una generation perverse y
orgullosa.
cVieron declinando rapidamente en todos los paises, la
autoridad religiosa, y se apercibieron claramente de que
su onica probabilidad de mantener su antiguo dominion,





OBRAS DE SARMIENTO


era detener los progress de aquellos conocimientos que
ellos mismos habian propendido tanto a acelerar. (1)
El Principe de Montbarrey que fue educado por los je-
suitas en 1750, dice sin espiritu de reproche, cque en sus
colegios se prodigaba la mayor atencion a los pupilos
destinados para la iglesia; mientras que se descuidaban
los talents de los que se consagraban a las profesiones
seculares.B
Comun flaqueza a todos los partidarios, que hemos visto
repetirse en exAmenes y distribution de premios, no acor-
dados al merito de la composicion, sino por tratar en sen-
tido religioso, pero ignorante y birbaro, el tema que otro
estudiante ilustraba con consideraciones correctas, llenas
de buen sentido y apoyadas en apreciaciones hist6ricas.
Pero las tentativas de los jesuitas en las misiones, aun
despojAndolos del plan de predominio future que se les
atribuia, entrafiaban una revolution prActica, mas eficaz
que la que con la sola exposicion de sus doctrinas, han
propuesto Rousseau, Fourrier, Saint Simon y otros refor-
madores. El ensayo social se hacia en medio de la natu-
raleza mas risuefia, bajo el clina mas placido, sobre un
terreno feraz, accidentado y regado, como debi6 estarlo el
Paraiso. Nadie les interrumpia su obra, aunque tuviesen
malos vecinos, como los paulistas portugueses que les
arrebataron millares de ne6fitos. La sapiente, moral y re-
ligiosa obra se desarroll6, & media del deseo de sus au-
tores, pero al florecer aquella plant artificial, se marchit6
y desapareci6 del haz de la tierra, como tronchada por el
vendabal.
Dirase que habria subsistido por si sola un dia, si no le
hubiesen a deshora quitado el tutor, en que la plant tierna
se apoyaba.
No hay poblacion civil en America, por malas que ha-
yan sido sus condiciones de fundacion, que no subsista po-
bre y miserable hasta hoy, por la propia vitalidad de la
naturaleza humana, cuando no es atrofiada por concep-
clones te6ricas, por utopias, por el' intent de realizar Parai-
sos terrenales y falansterios arm6nicos.


(1) Buckle-History of Civilization in Europe.





CONFLICT Y ARMONIAS ,)E LAS RAZAS EN AMERICA 55

((Es bien sabido, dice Dixon en su (Nueva AmBrica,) que
todos los ensayos comunistas, (y las misiones lo eran) que
se han hecho en Alemania, Inglaterra 6 Am6rica, han te-
nido desastroso fin. Hombres con cerebro, mujeres con
corazon se han alejado de lo que creian los males de la
competencia, par'a probar lo que creian ser los salvadores
principios de la asociacion; pero ninguno de tales reforma-
dores ha sido nunea capaz de Ilevar adelante una asocia-
cion en que hubiese comunidad de bienes. Cada desastre
tiene su propia historic, su propia explicacion mostrando
como estuvo A la vispera de triunfar. El hecho es que el
mal 6xito no 'puede ocultarse.
((Ved A lo que habeis Ilegado, dice sonri6ndose el sadu-
ceo, feliz en medio de sus dilatadas tierras, sus mansiones,
sus jardines, sus vifias, cuando perturbais el orden del
tiempo, de la naturaleza, de la Providencial Arribais A la
despoblacion, A la mendicidad, A la muertel La competen-
ciat Viva la competencia, que es el alma del comercio, y
Dios sea loado que combat del lado del gran capitalista!i
Si la teoria de la ayuda mdtua es cierta contra el ayidate
A ti mismo que Dios te ayudarda, /por qu6 han fracasado
todas las tentativas de realizarla?
Los jesuitas legaron al doctor Francia su funesta utopia!
Acaso en San Pablo, en F6nelon, en los primitives cris-
tianos haciendo vida comun, despreciando las riquezas
como despues Rousseau, encontrarian los fil6sofosjesuitas
g6rmenes de aquella po6tica sociedad de santos sin peca-
do, 6 castigados por los que cometianry de que hacian con-
fesion y penitencia pdblica, los indios misioneros. Lo mas
singular es que tal es el poder de la voluntad humana,
guiada por una idea, fanatizada por el entusiasmo, que en
los Estados Unidos hay reunidos, y han prosperado asom-
brosamente, ciento y tantos mil mormones, formando so-
ciedad aparte, practicando la poligamia, pero horirando el
trabajo, y estimando la propiedad que es base de la so-
ciedad.
Los Kukers 6 temblones han constituido una sociedad
contra todo instinto de naturaleza, reunidos los dos sexos y
sin permitirse contact sexual, lo que hace que no obs-
tante prosperar por el trabajo, no se aumenta la sociedad
sino por contingentes nuevos.





56 OBRAS UDB SA&MBNTO

Los Jesuitas emprendieron mantener indivisa la propie-
dad y hacer comun el trrbajo, debe decirse en provecho
propio, pues si en dos siglos hubiesen dado a los coparti-
cipes indios, cada diez aflos, su parte de utilidades, habrian
aumentado por millones la propia riqueza y la puiblica.
Al fin de cuenta la comunidad de bienes pretendida, era
como la de todas las manos muertas y temporalidades de
los conventos y monasteries, en beneficio de la comunidad
original. Los indios eran trabajadores sin salario A quie-
nes se alimentaba, vestia de almacenes comunes, bautizaba,
curaba y enterraba,como lo hace todo amo con sus siervos,
dandoles el honor de IlamarJuez de Paz 6 Regidor,6 Mayor,
A los sobrestantes de los trabajos, bajo la tutela siempre
de un Padre Jesuita, y bajo la contaduria administrative
de otro, vigilindose reciprocamente, espiandose, como es de
estatuto de la Orden.
En California, los Padres franciscanos conservaron el mis-
mo sistema de haciendas con los indios siervos hasta la
revolution de la Independencia; y los norte-americanos no
encontraron sino la pobreza secular de las colonies espa-
flolas, en medio de sus riquezas.
( No debo disinular, dice Muratori, que las mas tocan-
tes exhortaciones no habrian bastado quizd para traer
estos pueblos al conocimiento del verdadero Dios, si al
principio no se hubiesen empleado medios puramente
humanos. Se reconoci6 luego que el mas eficaz, era darles
viveres en abundancia, porque cuando se trat6 de former
las primeras poblaciones, los indios decian A los Misio-
neros: ((Si quereis que permanezcamos con vosotros, dadnos bien
de comer, somos como los animals que comen d toda hora; y no
como vosotros que comes poco y d sus horas).
( Los Misioneros pusieron todo en obra A fin de procurar
A estos indios con que contentar su insaciable apetito, con
lo que ganaron su confianza y adquirieron en cierto modo,
el derecho de darle al espiritu de estos salvajes la direc-
cion que quisiesen. Les inspiraron el amor del trabajo de
las tierras y a 61 deben toda su fertilidad. Estos caritativos
misioneros tenian ademas la atencion de suministrarles
gratis anzuelos, cuchillos, hachas, tijeras, agujas de coser
y cosas de esta especie. Les administraban, tambien, re-
medios liberalmente, cuando los necesitaban.





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS BN AMERICA 57

Asi su caridad se mostraba en todo. Era por medio de
estas piadosas trazas, addresses) que se hacian duefios de
todos los corazones para sujetarlos A J. C.)
Pero no todo es biengndanza en este mundo.
( Como la Guaira no estaba lejos de San Pablo, los ma-
melucos les cayeron encima en ndmero de 800, seguidos de
tres mil indios.
( Todo lo que intent resistir fu6 pasado A filo de espada:
lo demas esclavizado. Mas de 85.000 perdieron en pocos
afios la vida y la libertad. Los mamelucos destruyeron
doce 6 trece de las mas florecientes Reducciones....
c( Los misioneros resolvieron trasplantar los ne6fitos que
les quedaban a mas de 130 leguas & orillas del Parana. La
trasmigracion se hizo con trabajos increibles, y despues
de haber sufrido mfcho los indios en el camino, no obstante
los cuidados de sus pastores, llegaron al lugar que les esta-
ba designado, en ndmero de doce mil, donde formaron sus
Reducciones de San Ignacio y de Nuestra Sefiora de Lo-
reto. Otras seestablecieron despues entire los rios Uru-
guay y ParanA.
(c.... Se contaban, en 1717, en la sola provincia de Guai-
ra, entire Parana y Uruguay, 32 Reducciones muy numero-
sas y 171.168 indios, todos bautizados por los PP. de la
Compafia de Jesus)).
No hay ahora ni una sola Reduccion, ni un solo habitante
en ellas, lo que con otros hechos hist6ricos mas terrible
que la muerte de cien mil indios A manos de los mamelu-
cos, y la esclavitud y trasplantes, se siga en el viaje de que
tomamos estas notas, un capitulo asi explicado: CAPiTULO
vii. Fervor admirable de los Cristianos del Paraguay. Su asi-
duidad en las Iglesias. Ejercicios de piedad que se practical en
ellas).
Esta fruta de las misiones no tard6 en madurar. Produjo
el espantoso despotismo del doctor Francia, representante
laico del sistema indiojesuitico.
Murieron hace diez aflos A manos de otros mamelucos,
unos cien mil ne6fitos, en la terrible guerra que di6 fin al
reinado de L6pez.
Una de tantas candideces, que mas tarde quisieran reco-
jerse, completan la explicacion del sistema de' las piadosas
trazas, cou que se ganan las almas. Los misioneros no se





OHRAS DU 8ARMIcNTO


contentan, ahiade el piadoso autor citado, con vigilar du-
rante el dia, sea por si mismos, sea por otros, las costum-
bres de los ne6fitos.
(c Tienen durante la noche emisarios secrets, que les
advierten cuidadosamente de todo lo que pudiera reclamar
pronto remedio. La noche esta dividida en tres veladas.
A cada velada se cambia esta especie de centinelas, que
parece como que se ocupan de la seguridad del pais, y no
estan destinados sino A prevenir toda sorpresa de parte de
los salvajes 6 de los mamelucos.)
El infame espionaje reducido A institution: el pecado so-
metido a la policia.
No nos dejaron Reducciones, pero los indios que se dis-
persaron, son parte hoy de los ciudadanos argentinos.
( Pero lo que mas contribute, continda el Padre (mas
que el espionaje secreto, a alejar A los indios del vicio, es el
feliz hAbito que han contraido, de no perder jamas de vista,
por decirlo asi, la presencia de Dios. Su memorial estA
llena de piadosos canticos que han aprendido desde la
infancia, los repiten con frecuencia en sus casas, hacen
resonar los aires en el campo y los bosques, cuando tra-
bajan....
Lo que sigue es la description de la Arcadia, donde reina
una primavera eterna, y se ara, siembra, y cosecha al son
del tamboril, bailando y cantando A la vez aquellos feli-
ces ne6fitos, que encuentran el cielo y la gloria prometida
en este mundo, sin necesidad de lavarse la cara ni tenerla
muy limpia.
El Obispo de Buenos Aires, en carta al Conde de Aranda,
en 1768, dando cuenta de los buenos efectos causados por la
expulsion de los Jesuitas, le dice: c con la conquista de aquellos pueblos, (las Misiones), se
han ganado A Dios mas de cien mil almas que vivian se-
pultados en las tinieblas de la mas crasa ignorancia, segun
se ha descubierto. (I)
Y en esa crasa ignorancia han permanecido hasta ahora
poco, Corrientes, Entre Rios, el Paraguay.


(1) Bravo. Documentos relatives a la expulsion de los Jesuitas. Pig. 333.





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 59

RAZA ARAUCO-PAMPEANA

Las recientes investigaciones de la filologia establecen
que el territorio de Buenos Aires lo formaban tres como
grandes provincias, Chivilcoy, Tuyd y Chascomds, corrup-
cion de palabras grificas araucanas (t). Los nombres
geogr&ficos determinan la etnologia. Los araucanos viven
al otro lado de los Andes, como nacion independiente, y no
acudiremos A la Araucania de Ercilla, para buscar las cuali-
dades morales que este gran progenitor nuestro ha debido
trasmitir con la sangre a nuestros paisanos.
Mucha sorpresa caus6 a los conquistadores, encontrar
determinada resistencia en los indios de Arauco, despues
de haber tornado posesion, tras de algunas escaramuzas, de
todo Chile, sin resistencia. Por el pais superior del Valle
de Calingasta de San Juan, yendo por el paso de los Patos,
creemos que al Norte tambien de Uspallata, se atraviesa
el camino del Inca, cuyo terraplen blanquecino esterilizado
despues de cinco siglos, muestra por donde invadieron los
quichuas, pues Uspallata es palabra quichua; y hasta donde
alcanz6 la conquista, las tribus se amansaban, como se
aquietan las olas cuando se derrama aceite sobre ellas.
Los rotos de Santiago son una tribu, que alli encontraron
y sometieron a servidumbre los espanoles, siendo efecto
de la ind6pendencia que la ley municipal prohibiese a los
caballeros, darles de puntapies 6 de mojicones, provocando
los libertos A administrirselos, A fin de arrancarles la
multa de compensation. Los chilenos no han concedido
a los rotos el derecho de ciudadania, con el cual habrian
sido ya aherrojados los caballeros, por algun caudillo
popular.
Los araucanos eran mas ind6mitos, lo que quiere decir,
animals mas rehacios, menos aptos para la civilizacion,
y asimilacion europeas. Desgraciadamente, los literatos de
entonces, y aun los generals, eran mas porticos que los de
ahora, y & trueque de hacer un poema 6pico, Ercilla hizo
del cacique Caupolican un Agamemnon, de Lautaro un
Ayax, de Rengo un Aquiles. Que oradores tan elocuentes

(i) Viaje al pals de los Araucanos por E. Zeballos, pag. 89, tomo I.





OBRAS EE SARMIENTO


los de parlamentos, que dejaban A Ciceron pequefio, y topo
A Annibal los generals en sus estratagemas! El arte del
ataque y de la defense de las ciudades estaba en toda su
cientifica prActica antes de Vauban por los cobrizos heroes
de Arauco, contando el poeta hacer subir de quilates la
gloria del vencimiento. Desgraciatlamente, tan verosimil
era el cuento, que A los espafioles que leian la Araucania en
las ciudades, les puso miedo el relate, como A los nifios los
cuentos de brujas, y los reyes de Espafia mandaron cesar
el fuego y reconocer A los her6icos araucanos su gloriosa
independencia, que conservan hasta hoy, en un Estado
enclavado dentro de los limits de Chile. Una mala poe-
sia, pues, ha bastado para detener la conquista hacia aquel
lado.
Harto conocimos a CalfucurA, A Catriel, A Manuel Grande
y tantos otros jefes araucanos, el terror de nuestras fronte-
ras, hasta que una vez por todas se resolvieron nuestros
generals y gobernantes A destruirlos. Calfucura no levant
cabeza despues del golpe que le di6 Rivas en La Laguna-
Verde, y lo habria exterminado si cumpliendo las 6rdenes
e instrucciones que tenia recibidas en prevision, hubiese
destacado una division sobre los Toldos en Salinas Grandes,
A donde llegaron los disperses montados de A cinco como
los hermanos Amyon de las Cruzadas.
El President castig6 A Manuel Grande, cuan grande
araucano era, mandandolo preso con ocho de sus mocetones
y capit'anejos A Martin Garcia, en medio del pavor del sal-
vaje de la Pampa, al no divisar tierra de ningun lado, en el
buque que lo trasportaba, y exclamando adonde Ilevando,
cristiano I....
Muy terrible debieron ser los combates con los arauca-
nos en Chile; pero no creemos que se hayan encontrado
sus tropas en circunstancias mas estrechas que el coronel
Levalle en Carhu6, asediado meses por los araucanos, y
escaseAndole los viveres A sesenta leguas de pais poblado.
El general Mitre, cuando tuvo, por falta de los vaqueanos,
que abandonar la bien concebida sorpresa a Catriel quien
contaba con ochocientas lanzas, y apoyado por CalfucurA
con dos mil, recuerda la presencia en una de un soberbio
adalid araucano, al parecer recientemente trasmontado del
paterno Arauco, que avanzaba sobre las lines de los indios





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


blandiendo la lanza de tacuarilla chilena de cinco varas de
largo, con tres plumeros a guisa de tiaras, pintado el rostro
de colorado y suelto el cabello que caia sobre las espaldas
y sujetaba la huincha. Cuando sentia por el silbido la
proximidad de las balas que le dirigian, se tendia sobre el
caballo cuan largo era, para mostrar su'desprecio, 6 la ine-
ficacia del tiro, todo lo cual no pas6 de un vano alarde.
El abate Molina, dice de los araucanos: a(son intr6pidos,
animosos, atrevidos, constantes en las fatigas de la guerra,
pr6digos de sus vidas cuando del peligro de la patria se
trata, amantes excesivamente de la libertad, que estiman
como un constitutivo social de ellos: celosos del propio
honor, cuerdos, hospitalarios, fieles en los tratos, recono-
cidos a los beneficios, generosos y humans con los ven-
cidos.>
(Calle Roma! calle Esphrtal)' ,Qu6 les queda 6 los cris-
tianos con los efectos de la Revolucion ? Verdad es que tan
bellas cualidades, las ofuscan vicios que las niegan: la
pereza, la embriaguez, la ignorancia del salvaje y la alta-
neria del animal de presa.
Esto se escribia en el gabinete del sabio italiano en
1776, A causa de que, como lo dice en 9u prdlogo, ((la
Europa vuelve al present toda su atencion A la America ,
y va A satisfacer lor lo que A Chile respect, su erudita
curiosidad.
Pero ya desde los tiemposde la conquista, E'rcilla, habia
dejado el padron estereotipado:

a Cosa es digna de ser considerada,
Y no pasar por ella facilmente,
De que gente tan ignbta y desviada
De la frecuencia y trato dela gente,
De inavegables golfos rodeada,
Alcance lo que asi dificllmente
SAlcanzaron por curso de la guerra
Los mas famosos hombres de la tierra.
Dejen de encarecer los escritores
A los que el arte military hallaron,
N1 mas celebren ya los inventories,
Que el duro acero yel metal forjaron,
Pues los (ltimos indios moradores
Del araucano estado, asi alcanzaron
El orden de la guerra y dlsciplina,
Que podemos de ello tomar doctrine,





OBRA8 Dh BARMIENTO


4Quldn les mostr6 a former los escuadrone
Representar en orden de batalla,
Levantea eballeros y bastlones,
Hacer defe, fosoe r murallas,
Trincheras, nuevos reparos, Invenciones,
Y cuanto en uso mllitar se hall
Que-todo es un bastante y claro Indieio
Del valor de esta gente y ejerciclos
No conocian todavia el hierro ni los metales duros.
No es que dudemos del valor y obstinacion de los arau-
canos; pero a ser ciertas estas pinturas, completamente
europeas del arte de la guerra, resultaria que los pode-
rosos imperios de MBjico y el Peril, eran los salvajes en
Am6rica y los araucanos el pueblo mas adelantado. Los
indios de Norte-America tampoco han sido subordinados,
y se recuerda el mal 6xito del Adelantado Soto, en Florida,
donde encontr6 la mas druda Y obstinada resistencia de
parte de los indios Comanches y otros, hoy sometidos,
dispersados 6 extinguidoa.
Nuestro temor es, que no habieado encontrado los espa-
holes nunca resistencia seria en America, como lo prueban
sus vencimientos siempre en M6jico y el Peri de cientos
de miles con menos de mil hombres, preocup6 much los
Animos encontrarla tenaz del otro lado del Biobio, que no
traspasaron los ejercitos de los Incas, como lo asegura el
mismo Molina. El Inca Impanqui, dice, resolvi6 tentar
la conquista de Chile y confi6 la empresa a Sinquiruca,
principle de la sangre real. Este general, precedido, segun
]a plausible costumbre de los peruanos, de various embaja-
dores y seguido de un grueso cuerpo de tropa, subyug6,
mas con la persuacion que con la fuersz las Copiapinos,
Coquimbanos, Quillotanos y Mapochinos. Despues de
pasado el rio Rapel, fueron A atacar los Promaucaes
que no habian querido rendirs.e las insinuaciones de los
embajadores) (1).
Ahi principian las resistencias. Sin embargo, todo esto es
conjetural. El camino del Inca que henfos atravesado en
la Cordillera, desciende de este lado de Aconcagua, dejando
atras y cortados & Quillota, Coquimbo y Copiap6; pero hace-
mos la misma observacion con respect la mansedumbre


(1) Historla civil de Chile, tomo II.





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


de aquellos salvajes que se someten por via de persuasion.
Eso probaria que ya eran peruanos, quichuas, aimaraes,
mansos como llamas, que es el distintivo de la civiliza-
cion peruana, de manera que lo que se da por causa es el
simple efecto de la conquista.
Los araucanos eran y son valientes, sin duda por ser mas
bravios que los peruanos, que no eran salvajes de selva,
sino sedentarios; pero los araucanos estan ahi y los perua-
nos y bolivianos ahi tambien para juzgar por lo que son hoy
de lo que fueron antes.
Un dia se ha de escribir la historic comparative de todas
las conquistas, para hacer la critical de la literature de cada
una de ellas, y se disipara tanta conseja inventada por los
conquistadores mismos, para disimular sus derrotas, en-
grandeciendo al enemigo, para engrandecer sus victorias,
elevando a centenaras de miles los vencidos, y para ver lo
que no comprenden en instituciones lo mismo que habia
dejado en Europa, en dinastias, noliezas, jerarquias, pon-
tifices, etc,, etc.
La historic de Chile esta calcada sobre la rAraucana), y
los chilenos, que debian reputarse vencidos con los espafio-
les, se revisten de las glorias de los araucanos A fuer de
chilenos estos y dan a sus valientes tercios el nombre de
Carampangui y sus naves el de Lautaro, Colocolo, Tuca-
pel, etc. Y creemos que estas adopciones han sido bend-
ficas para former el character guerrero de los chilenos,
como se ha visto en la guerra reciente con el Perd pues
que:
u Hubo alli escaramuzas sangulnosas,
Ordinarios rebates y emboseadas,
Encuentros y refriegas pellgrosas,
Asaltos, y batallas aplazadas,
Raras extratagemas engafiosas,
Astateas, y cautelas nunea usadas,
Que aunque fueron en parte de provecho,
Algunas nos pusieron en estrechon. (t)

Mas no son las cualidades pugnativas de nuestros prdres
de estirpe araucana y nuestros conciudadanos chivilcoyanos,
guaminies, tuyuteses, lo que nos interest, sino su capacidad


(1) Ercilla, Araucana. Canto XXXIV.





OBRAS DE SARMIENTO


social; y A este respect tenemos que ir a buscar entire los
esquimales, 6 entire los indigenas de Australia, razas mas
atrasadas en la organization de la sociedad.
Los indios de la Pampa no tienen organization de paz
de ningun g6nero. *Para salir a dar malones, hay un caci-
que general hereditario a quien tedos obedecen, como es
de suponerlo, en las grandes retiradas. Para los malones
de empresa particular, hay un capitanejo trabajador, es de-
cir, muy valiente y afortunado ladron de vacas, A quien
sigue la meznada de voluntarios que reconocen su autori-
dad, y con quienes compare el botin.
La Pampa era poco socorrida para la vida salvaje, y por
necesidad de las tribus debian couservarse A pie, errantes,
antes de la reaparicion del caballo y la introduction del
ganado. Las bolas son arma india, esclusiva de la Pampa,
para persecucion, a pie, de guanacos, avestruces y gamas,
haciendo la tribu enter una anchurosa manga que se vie-
ne estrechando poco a poco sobre la caza, reunida alfin en
extrecho corral de boleadores que los atacan, cuando busca
salvacion por entre los claros que quedan, como entire los
dedos de la mano, entire boleados y boleadores que lanzan
sus certeros y acollarados missiles.
Las mulitas, matacos, peludos, representantes de los
antiguos cliptodones, liebres y zorras, con' algunos alga-
rrobales, he aqui todo el escaso almacen de viveres del
salvaje.
Fuera de las cacerias y la guerra, no hay autoridad
alguna que evite las querellas y .las robos entire unos y
otros. Cada familiar arma su toldo a'una legua 6 mas de
distancia de la de su vecino, lo que pasa por precaucion
de guerra para no ser sorprendidos; pero es ademas medi-
da de buena vecindad, a fin de apartar las ocasiones de
reyertas y de robos, de venganzas y rencores'. Una.tolde-
ria ocfpa, pues, uno y dos dias de camino en todas direc-
ciones, abonando el terreno en contorno del toldo el desaseo,
que tienen que removerlos transcurrido cierto tiempo. Esto
modo de hacer la policia debe ser comun A muchas tribus,
pues, en los Estados Unidos se ha explicado con esto la
misteriosa existen.cia de huertos naturales en los bosques,
de toda clase de Arboles frutales encontrados por aqui y
por allA. Son, se ha comprobado ahora, asientos anti-





CONFLICT Y ARMONfAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


guos de tolderias, A cuyo alrededor arrojan los restos y
basuras que fecundaban el terreno y hacian prosperar
las semillas de las frutas que comian sacAndolas de los
bosques.
El Coronel Mansilla, en su aventurosa expedicion A los
Ranqueles, habla de un indio mal entrazado que se le
apegaba demasiado, lo que daba occasion de prevenirle
ansiosameote los otros mas bien intencionados que no se
fiase de aquel indio, que era alevoso y podia matarlo de
una pufalada A traicion. No hay Juez de Pazinstituido;
no hay Comandante del campo, ni guardia de policia. Todo
estA abandonado al sentimiento de la propia conservation,
y a la prActica de algunas nociopes de moral traditional
de la tribu. El padre no pretend autoridad sobre sus
hijos; se venga cuando castiga; y la madre tiene tantos
deberes, que poco despues de terminada la lactancia, deja
crecer los chicuelos a su albedrio, donde no hay aseo, y
los juguetes: bolear, enlazar, pelear, seran las ocupaciones
de la vida.
Acaso en la Pampa se ha barbarizado mas que en su
tierra natal el araucano, pues all, por necesidad, son agri-
cultores, no habiendo mulitas, ni guanacos, ni liebres que
cazar, y teniendo, por no ser n6mades, ranchos fijos las
families. Las mujeres son aseadas, y cuando un cristiano
lega, se le hace aguardar afuera sin darle entrada, hasta
que la duefiia de casa haya acabado de barrer, en su
honor, la pieza de recibo.
cLos indios de Manuel Grande y Tripailao, dice Zeballos
en el viaje citado, recibieron elements para construir
habitaciones,' y aun A muchos se les dieron ranchos 6
cabafias pajizas; pero ellos los destruyeron, y prefirieron
hacer con sus maderos los toldos de cuero opuestos al vien-
to y al sol en los cuales viven.
( Admiten de cuando en cuando las misiones de los
sacerdotes cristianos y bautizan a sus hijos, y reciben
la bendicion nupcial; pero no por esto renuncian & su vida
bruta, en que el sensualismo y el alcohol les absorben todo
el tiempo y la actividad. Las borracheras duran, segun la
fiesta que celebran, de uno hasta ocho dias.
ToMo xxxvn.-5





OBRAS DR SARMIBNTO


a Cada uno de ellos vive con cuantas mujeres puede
mantener, y por cierto no hay criatura mas humillada y
deprimida que la mujer de estos bArbaros. Ellas sostienen
sus vicios con el fruto del mas duro trabajo, sea sembran-
do, cuidando los ganados, 6 tejiendo las telas, muy estima-
das en el pais; al mismo tiempo que le dan de comer hacen
y reparan el toldo, traen el agua, reunen la lefia, cuidan
de la limpieza, amamantan a sus hijos, y sufren los exce-
sos de la mala vida. (1)
iCuAnto han ganado las mujeres indias con su arrimo y
aun servidumbre de la raza europeat
Los indios tambien han mejorado muchisimo en sus cos-
tumbres, pues aquello que parece depravacion accidental
al Sur, es el estado normal en todas las tribus indias.
Enviado el Padre Tula por un Presidente, A estudiar la
question indios por su lado moral, y lo que podria obtenerse
estableciendo misiones en los toldos, A su regreso in-
form6 de palabra, no admitiendo mayor formalidad la
insinuacion a fin de que no se la tomase por consejo, que
tan sin cura era la enfermedad, que seria buena obra
estirparlos.
De una parte amansada de aquellas tribus, se componen
las poblaciones de nuestras campafias, aunque los paisanos
traidos en regimientos de milicias de Chivilcoy A la ciudad
por el Coronel Arias, mostr6 en el paisanaje el tipo arabe
mas bien que el indio, pues eran generalmente pflidos, de
ojos y pelo negro, con barba cerrada y rostro ovalado.
Acaso los andaluces que predominaron en la poblacion
de estas colonies, y sustituyeron la casa de azotea gadi-
tana 6 malaguefia a la vizcaina de tejas, han vuelto por
atavismo al tipo arabe que fu6 antes el fondo de la
poblacion.

AMALGAMA DE RAZAS DE COLOR DIVERS

Todavia era este uno de los rasgos caracteristicos de
la colonizacion espafiola, que sigui6 A este respect line
de conduct distinta de la que se sigui6 en el norte por


(1) Zeballos, pg. 94.





CONFLICT Y ARMONfAS DE LAS RAZAI EN AMERICA 67

los colonizadores anglo sajones, de que hablaremos en
otro lugar.
La filantropia exagerada del Obispo de Chiapa, excitada
por las crueldades ejercidas por los conquistadores espa-
fioles con indios del carActer y en el estado intellectual
que hemos descripto, trajeron por su mal consejo la idea
de introducir negros esclavos de Africa, para reemplazar
& los indios en el trabajo forzado de las minas y otras fae-
nas americanas. El historiador de M6jico, Wilson, pone
en duda las cifras abultadas de victims que el Padre
Las Casas atribuye A la crueldad de sus compatriotas con
los indios, mientras que los historiadores ingleses, desde
que su gobierno se puso, como antes el Obispo de Chia-
pa, en favor de los los indios, al frente de, la modern
cruzada de libertad para la raza negra, hacen subir A
veinte millones los negros trasportados de Africa a Ame-
rica, sin contar los que se tiran al mar por millares al anfo,
pereciendo de nostalgia, de hambre y de enfermedades en
la travesia.
( La vida del bosque, la atm6sfera de las selvas era nece-
saria a los indios, como el g6nero de alimentacion que el
campo les habia suministrado, por generaciones sin cuento.
El venado y el ciervo no estan por la destruction de nues-
tros bosques, mas ciertamente condenados A desapare-
cer, que lo estaban y lo estAn las razas de hombres que
en la primitive division de la raza hamana fueron desig.
nados como sus duefios. Como enjaulados leones, unos
pocos dieron progenie, y un pufado sobrevivi6 a la revo-
lucion en su modo de vivir-lo bastante para poner de
manifesto que una vez existieron-lo bastante tambien
para probar que una raza de diferente organization que
la nuestra habia habitado primitivamente el pais. El cri-
men de los espafioles y la crueldad espafiola los han des-
truido por millares, pero la destruction de los bosques de
las llanuras, por decenas de millares.
( Las Casas no comprendi6 el principio constitutivo de
la familiar humana. Sus hermanos, los frailes misioneros,
mas tarde encontraron emplricamente, la causa y el reme.
dio. El indio reducido fue obligado al trabajo. Si sobrevivia
A las fatigas de esta nueva condition era el progenitor de
una familiar de agricultores, de pueblistas y pueblarios (en





OBRAM DB BARMLENTO


M6jico, la Rioja), que es la raza que esta repoblando ahora
la Am6rica espafiola. (1)
Debe tenerse en cuenta esta gran distinction entire los
indolentes y groseros aborigenes, y sus descendientes
actualmente degenerados, que han sufrido la servidumbre
por siglos.
Sea de ello lo que fuere, la raza negra entr6 como ele-
mento de aligacion del metal de que habria de formarse
el pueblo americano, cuando rotas las barreras que los
dividian en castas como en la India y el Egipto, acaso
come en los Imperios de M6jico y Perl, segun lo quieren
sus historiadores y lo acepta Bukle, en su a Historia de
la Civilizacion) fuese llamado en virtud del ndmero, A
expresar la voluntad comun, por el voto, 6 de otra manera.
Es todavia un hecho que notaremos de paso, que habra
de tener sus consecuencias siglos despues, que la nacion
espaflola, que dejaba en Espafia ardiendo las hogueras de la
Inquisicion, para sustraer la inteligencia de sus moradores
A todo contact de ideas nuevas como las que traia consigo
el Renacimiento, y aun el ensanche de la geografia y de la
astronomia, prohibit durante tres siglos que entrase en
la vasta extension de sus dominios americanos un solo
extranjero i hombre de otra raza, 6 ideas, 6 creencias que
las de los espafioles de aquellos tiempos, despues de haber
sometido A los moros en Granada, A los italianos en NApoles,
A los belgas en Amberes, saqueado seis dias de las riquezas
acumuladas de la India.
Iba a verse lo que produciria una mezcla de espaholes
puros, por element europeo, con una fuerte aspersion de
raza negra, diluido el todo en una enorme masa de indige-
nas, hombres prehist6ricos, de corta inteligencia, y casi los
tres elements sin prActica de las libertades political que
constituyen el gobierno modern.
Estas razas distintas de color no forman, sin embargo,
un todo homog6neo, como formaron entire si galos y roma-
nos, sajones y normandos, germanos y longo-bardos, godos,
etc., y aun arabes y sarracenos, que al fin todos son varie-
dades de una sola y misma raza, la caucasica. Agassiz no


(1) Wilson. A new history of Mexico, 35.





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMtRICA


admite que la progenie de negro y blanco, de blanco 6 indio,
de indio y negro que produce mulatos, mestizos y mame-
lucos, pueda subsistir sin volver & uno de sus tipos origina-
tes; pero el lenguaje comun se ha anticipado a la ciencia
distinguiendo estos diversos origenes y las medias castas
intermediaries, muy sensibles aun en el Peril y en Bolivia,
aunque no sean felizmente muy visible en nuestra propia
sociedad argentina.
Mr. Blackenridge, secretario de la mission norte-americana
en los aflos de 1817 y 1818, que nos ha dejado la mas extensa
coleccion de notas sobre los sucesos de entonces y aspect
que presentaba la sociedad, nos da una curiosa apreciacion
de la distribution num6rica de las razas y medias razas,
sobre la poblacion de las provincias del Alto Perd.
a Despues de deducir, dice, del ndmero, un quinto por las
drdenes monasticas, y los antiguos espafioles peninsulares,
con sus adherentes entire la nobleza, quedaran entire tres a
cuatrocientos mil, que sostendran la causa de la Indepen-
'dencia, except los indios, cuya extrema ignorancia y el
estado de esclavitud en que han sido mantenidos, los hace
contar por poco, comparados con su ndmero (1).
Por via de memorandum, en otra parte dice, y cuadra a
nuestro prop6sito:- La gran porcion de indios en estos
palses tiende much A favorecer a los espafioles, y les da
ventajas sobre los patriots. Los indios son continuamente
reclutados para los ej6rcitos espafioles, y acostumbrados
como lo han estado por siglos a la mas abyecta esclavitud y
obediencia, no solo se someten d6cilmente a su suerte, sino
que son excelentes soldados.s
Volviendo & la proporcion de las razas, afiade Blacken-
ridge: K del calculo anterior result que la proporcion de
blancos con los aborigenes, es de uno a cinco (cieri mil);
pero aun entire aquellos, considerados como blancos 6 espa-
foles, la proporcion de razas mezcladas debe ser muy
grande, circunstancia que tiende a borrar la line de distin-
cion entire criollos 6 indigenas, y acercailos mas y mas en
punto a sentimientos.
La clase que se sigue en punto a nimero, es la de


(1) Blackenridge, pag. 81.





OBRAS DE SARMIENTO


mestizos y cholos. Los primeros vienen de la mezcla del
indio, hasta ser colocado entire los blancos, aunque en su
vestido, maneras y language poca diferencia se note (el
antiguo compadrito). Se ocupan de vendajes y negocio de
detalle; saben leer y escribir generalmente; son mayor-
domos y capataces de las estancias de los ricos; pero rara
vez poseen mas que un pasar en material de fortune. En
gran part son calificados como criollos, 6 espafioles ame-
ricanos.)
a Los cholos (Peri y Bolivia) vienen de la mezela de
mestizos y de indias. Se dice que sobrepujan & las otras
classes en fuerza fisica, actividad y genio native. Reciben
poca education, y en general hablan espafiol y la lengua de
la tierra.
a Es casi impossible determinar la proporcion en que estas
classes estan con las otras. El caballero de quien recibi
estos datos me asegura que los habitantes de pura sangre
no eran mas que de uno & quince, pues muchos de los que
se cuentan por espafoles, Ilevan una portion mas 6 menos
pronunciada de sangre india en sus venas.
( Los criollos constituyen la tercera clase en cuanto A
ndmero. Son ellos los que ocupan el primer lugar en la
sociedad; especialmente porque ellos heredan las grandes
fortunes de sus antepasados los conquistadores y los primi-
tivos aventureros.
( Los primog6nitos que heredan aquellas estancias son
por lo general poco educados; y por falta de objetos ade-
cuados para ocupar su espiritu, pasan .su tiempo en la
ociosidad y en la disipacion. El nimero de los nobles en el
Virreinato de Buenos Aires, es, sin embargo, inconsiderable
cuando se compare con el Bajo Perd. Los mas j6venes,
si se sienten dispuestos al studio, son curas, abogados,
mineros, y se hacen propietarios de haciendas 6 planta-
clones.
a Hay un nimero de families de indios, cuyos deberes
son parecidos A las de los de Chile: los j6venes indios son
sirvientes domesticos. El alto clero, como tambien los
monjes y los frailes, en cuyas manos se han acuniulado
inmensas riquezas, son en general europeos; pero el clero
secular lo componen americanos, y se distingue por su
elocuencia y au saber.,





CONFLICT Y ARKONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


((La profession de abogados forma un numeroso cuerpo
en estos paises, y como los procedimientos legales se Ilevan
por escrito, su elocuencia escrita excede a su oratoria en
las asambleas pdblicas.) (1)
Nos hemos extendido en este curioso inventario de las
razas, aun apuntando su capacidad moral y sus ocupacio-
nes, porque han de ir formando la conciencia del lector
sobrelos elements que componen nuestra sociedad, y la
influencia que hayan de ejercer estas castas y aquellas ocu-
paciones en la nueva sociedad que va A formarse, cuando los
espafioles peninsulares pierdan a su turno el lugar que en
los imperios quichua y azteca ocupaba la clase de los tiranos.
Esta pintura de la sociedad es de principios de este siglo,
y si bien las proporciones entire las razas no tienen una
exactitud matematica, tenian el asentimiento de entonces,
y no hay tiempo en dos generaciones trascurridas, para que
se hayan alterado notablemente.
Ahora oigamos al sabio Agassiz sobre el character moral
de esas razas.
((Si alguno duda del mal de esta mezcla de razas, que
vehga al Brasil, donde gl deterioro consecuente A la amal-
gamacion, mas esparcida aqui que en ninguna otra part
del mundo, y que va borrando las mejores cualidades del
hombre blanco, dejando un tipo bastardo sin fisonomia,
deficiente de energia fisica y elemental. (Agassiz pag. 293.)
((El hlbrida entire blanco 6 indio, continda Agassiz, lla-
mado mameluco en el Brasil, es pAlido, afeminado, d6bil,
perezoso y terco, pareciendo como si la influencia india se
hubiera desenvuelto hasta borrar los mas prominentes ras-
gos caracterizados del blanco, sin comunicarles su energia
A su progenie. Es muy notable que en sus combinaciones,
ya sea con los negros 6 con los blancos, el indio imprime su
marca mas profundamente sobre su progenie que las otras
razas, y cuan rapidamente tambien en los posteriores cru-
zamientos, los signos caracteristicbs del indio puro se resta-
blecen expulsando los otros. He visto progenie de una hi-
brida entire indio y blanco, que resume casi completamente
los caracteres del indio puro. (Apdndice V.)


(t1 Blackenrldge. Voyage of the Congress.





72 OBRAS DSSARMIENTO

((Otra faccion que deja una penosa impression sobre el
extranjero, es el character debilitado de la poblacion. He
hablado de esto antes. No es solo la variedad de nifios de
todos colors. Con la mezcla de tres razas, parece como si
today claridad de tipos hubiese desaparecido, y el resultado
es un compuesto indefinido sin carActer ni expression.
((Esta clase hibrida mas marcada al Norte, por cuanto se
le afiade el element indio, es muy numerosa en las gran-
des ciudades, y 6n las grandes plantaciones.x)

RAZA NEGRA

La Am6rica espafiola fu6e,puede asegurarse, la que requi-
ri6 una segunda raza servil, para salvar de la destruction &
los indigenas, y es cosaldelhacer meditar much en los ex-
trailos resultados que danjlas combinaciones humans, el
que la independencia de la raza blanca elimin6 la raza
negra en toda la extension del continent, mientras solo
queda libre en los Estados Unidos, en ndmero de cinco
millones, despues de una guerra social; en la Habana queda
esclava, despies de un supremo y malogrado esfuerzo de la
raza blanca criolla para emanciparse; y esclavos quedan en
el Brasil los negros que hoy existen, sin trasmision de la
servidumbre A sus hijos.
La guerra de secesion de los Estados Unidos prpcedi6 de
un error de juicio. Creiase firmemente que los frutos tropi-
cales no podian ser obtenidos 6 precious convenientes sino
por el trabajo de ra raza cuyo cutis parece carbonizado por
los rayos del sol. Concluida esa guerra pdnica, sometidos
los rebeldes, libertos los negros, fu6 necesario, para vivir,
volver al cultivo del algodon, como se pudiese, con trabajo
de brazos libres, con maquinas para ahorrar salario, y diez
afios despues, los subyugados plantadores produjeron double
y triple cantidad de balas dealgodon que antes de la guerra,
y precious acaso mas remunerativos. Se habian perdido
diez mil millones de duros y un million de vidas humans,
por ignorar que la esclavitud hasta como explotacion es
hoy indtil. Los negros figuran ya en la political americana
como los indios en America; y acaso los blancos allA, en
el Sur al menos, en sus hijos, tendran que expiar el error
de sus antecesores de haber sacado del Africa y de su modo





CONFLICT Y ARMONIAS Di LAS RAZAS BN AMERICA


de ser, razas que Dios reserve para mundos futures, acaso
para el que preparan Livingstone, Stanley y Brazza, on el
rio Congo, el Zambesi y sus tributaries.
Y sin embargo, la naturaleza misma, la accion secret y
latente de las afinidades y delas repulsiones, viene obrando
en silencio, sin plan y como por instinto, hasta que un dia,
echais la vista en torno vuestro, y no veis hijos de los con-
quistadores, ni negros esclavos, los unos en camino de des-
aparecer, los otros extinguidos en menos de rnedio siglo en
toda la Am6rica espaiiola, pues en Chile no hay uno, en
Lima poquisimos, y de M6jico, Wilson, hablando de negros,
dice que habla de oidas, porque no ha visto ninguno. De
Buenos Aires en veinte aflos mas, sera precise ir al Brasil
para verlos en toda la pureza de su raza.
Mientras tanto, en 1770, Buenos Aires contaba 16.000 habi-
tantes, de los cuales eran espafloles venidos de Europa mil;
tres 6 cuatro mil eran nacidos en el pais de padres espa-
fioles, a quienes se llam6 criollos. Todos los otros habitan-
tes, (once mil), son mulatos, mestizos y negros.
(Los negros forman el mayor ndmero, (1729), la America
esta llena de ellos, no porque hagan una nacion aparte,
sino porque los traen de Africa, en donde los compran a
sus padres. Esto es lo que llaman asientos de los negros 6 la
Trata de Negros. Los ingleses los conducen en sus buques,
y los venden a cien y doscientos pesos por cabeza. En todas
las ciudades que estin comprendidas bajo el nombre gen&-
rico del Paraguay, no se sirven en las habitaciones sino de
negros, porque no hay espafiol, por pobre que sea, que
quiera tomar servicio. En cuanto a los indios, se ven pocos
en las ciudades espafiolas; y los que se ven son los que vie-
nen y van libremente. Es muy raro que se pongan al servi-.
cio de los espafoles; y no se atreven estos, como antes, a
atentar contra su libertad. Los espafioles han tenido mas de
una vez occasion de arrepentirse de sus antiguas vio-
lencias.) (1)
Un servicio debe la ciudad de Buenos Aires a los ne-
gros, que contribuyeron a su embellecimiento. ((Buenos
Aires, dice el mismo viajero jesuita, tiene, sin dispute, el


(1) Lettre Seconde du Pere Gaetan Catlano. Muratori Du Paraguay,





OBRAM DI SARMIENTO


primer lugar entire todas las ciudades que los espaiioles
han construido desde las Cordilleras hasta el Oc6ano,
sin exceptuar la Asuncion que cuenta diez mil habi-
tantes.
((En cuanto A Buenos Aires, aunque se vean como en
las otras ciudades, las casas desparramadas sin orden
por aqui y por allA, y rodeadas de Arboles, forman ca-
lles bastante rectas y aseadas. Es verdad que las mas
antiguas de estas casas son de barro; y no tienen sino
un solo piso; porque no hace much que uno de nues-
tros hermanos, que se habia hecho venir de Europa para
edificar nuestra iglesia, encontr6 el medio de hacer co-
cer ladrillos en este pais, que cuenta hoy dia mas de
sesenta hornos. Ya se ven ahora algunas casas de dos
pisos... Otro considerable servicio que han hecho A
los espaiioles, ha sido hacer un gran ndmero de alba-
fiiles de los negros de que se servian, a los cuales basta
ahora mostrarles un disefio para que ellos lo ejecuten
perfectamente. Asi se embellece Buenos Aires de dia en
dia, y bien pronto tendrA con qu6 agradar A los ojos
europeos.)) (1726).
Para dar mas actualidad A este antiguo testimonio,
recordaremos haber conocido en San Juan al maestro
Antonio, albafiil, esclavo de la casa de don Pedro Vaz-
quez del Carril, y sujeto muy respectable y respetado
de todos, como al maestro Alejos, celebre herrero, gran
personaje politicoy uno de los mas adelantados artifices
en su profession.
En 1810 empieza a moverse este mundo americano,
y a desprenderse en fragments, lo que pudo compa-
rarse al deshielo en un gran rio cuyas aguas estuviesen
largo tiempo detenidas, de las razas y elements socia-
les que se tenian consolidadas entire si por falta de calor
suficiente.
La guerra de la Tndependencia requeria pechos fuertes;
y ya se ha visto que los indios estaban mas de parte de
los conquistadores, 6 eran indifirentes. Belgrano, des-
pues de la batalla de Salta, capitul6 3.000 dandoles li-
bertad bajo palabra de honor, y volvieron A tomar las
armas, porque no sabian lo que es honor y porque los
espaholes los requerian de nuevo.





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMItRICA


El negro, aunque esclavo, era el amigo del joven
criollo su amo, con quien acaso se habia criado en la
familiar, y de cuyos juegos y gustos habia participado.
Es fiel y entusiasta de raza, y sirviendo voluntariamente
como asistente acompafiaria & la guerra & lamo.
Por qu6 no organizer batallones, dandoles libertad 6
donandolos a la patria los amos como contribution de
sangre? Eran compuestos de negros los ndmeros 7 y 8,
c6lebres en la guerra de Chile y Perd; el 9 y el 10,
que formaron parte del ej6rcito del Desaguadero; el 2
que volvi6 del Brasil, y una compafiia de estos valien-
tes veteranos- con la cara negra y la cabeza blanca, que
muri -en las lagunas de Huanacache en 1831 con el
comandante Castro, sorprendido por fuerzas de Qui-
roga.
La guerra del Brasil vino A renovar, con las numerosas
press de negros de Africa, en 1826, el stock de la raza
ya disminuido en Buenos Aires por tantas sangrias. Las
tentativas de aclimatarlos en las estancias, no tuvieron
buen 6xito A causa del frio; por lo que abundaron enor-
memente en la ciudad.
Cada pueblo africano, los de Guinea, los mandigas, los
congos, establecieron sus municipalidades llamadas Can-
dombes a causa del tambor que sirve para acompafiar el
baile, que es la expression de la vida y de la felicidad del
africano. N6mbrase un rey y una reina que president la
fiesta, guardian el orden y recogen las contribuciones y
limosnas para enterrar A los muertos de su feligresia y
socorrer A los enfermos.
Los candombes fueron el terror de Buenos Aires durante
la tirania de Rosas, que hizo de Manuelita la patron
de la institution. Un dia se pasearon por las calls de
Buenos Aires, Bbrios de entusiasmo, precedidos por sus
candombes y marimbas, aquellos africanos reunidos en
clubs patri6ticos, tras de banderas rojas, como hoy las
sociedades francesas, espafiolas 6 italianas, banda de
mdsica al frente. Dia de pavor para los blancos, para
los hijos de los espafioles, que prepararon, ejecutaron y
Ilevaron a t6rmino la Independencia, proscritos ahora, y
entregados A los dioses infernales, A los gritos de imueran
los salvajes unitariost! viva el ilustre Restauradorl





OBRAS DE SARMIENTO


que lanzaban por mil bocas de semblantes negros y
brillantes.
Tambien daba su contribucion de sangre la raza negra
en la guerra de exterminio.
En Montevideo se levantaron cuatro batallones de j6ve-
nes negros encerrados en la ciudad sitiada, mientras que
Rosas mand6 para estrechar el cerco un regimiento de
negros, que el autor del Ejdrcito Grande encontr6 en 1851
reducido a treinta soldados mandados por un sargento
negro, anicos sobrevivientes en aquel sitio troyano.
El vencedor de Caseros recogi6 en Buenos Aires cuan-
tos hombres de color pudo, y los remiti6 a Cala, en el
Entre Rios, para servir de plantel A la infanteria con que
se proponia fortificar sus escuadrones de lanceros, y po-
cos de ellos volvieron A sus hogares.
Era practice antigua que los pardos formasen tercios de
milicia urbana, al lado de los patricios, y hubo despues
de la separacion del 11 de Setiembre de 1852 dos grue-
sos batallones, con 1800 plazas, que mandaron jefes de
color como el coronel Sosa y mas tarde el coronel Mora-
les, porque en todos tiempos habian unido a la mas alta
y a.la mas baja gradacion de las razas, vinculos de simpa-
tia reciproca.
En las CAmaras estaba igualmente representada la dlti-
ma por Sosa y Mendizabal, y los mas entendidos de su ex-
tirpe. Acudieron a Cepeda, hallAronse en Pavon, y aun
en los Corrales estuvieron dolorosamente representados.
Quedan pocos j6venes de color, los cuales ocupan el
servicio como cocheros de tono, como porteros de las
oficinas pdblicas y otros empleos lucrativos; pero como
raza, como element social, no son ya sino un accident
pasajero, habiendo desaparecido del todo en las provincias,
y no habiendo podido establecerse fuera de la ciudad.
Como industriales no han creado fortunes, fen6meno
que se nota en los Estados Unidos, aunque ya se cuen-
ten por millones las economics que depositan en los
Bancos.
Terminaremos esta triste pigina de la traslacion forzada
de las razas humans, con esta profecia que el corazon
dict6, y esta ya realizando la historic.
((Si el Africa debe producer en algun tiempo una raza





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZA8 EN AM9RICA


culta y civilizada, la 6poca vendrA en que el Africa ocupara
su puesto en esta march incesante del progress human;
la vida se despertara alli con una magnificencia y un es-
plendor desconocidos en nuestros frios climas del Oeste.
((Si; en aquella tierra mistica del oro, de las perlas, de los
diamantes, de las ardientes especias, de los ondulosos pal-
meros, de flores maravillosas y de una fertilidad sin limits,
el arte producira formas nuevas y la magnificencia se re-
vestira de un nuevo brillo. La raza negra, que ya no sera
hollada como hasta aqui, producirA sin duda la mas sober-
bia manifestacion de la vida humana. Los negros reali-
zaran, en su forma mas elevada, la verdadera vida cristiana
merced su dulzura, a la humilde docilidad de su corazon,
A su aptitude para confiarse a un espiritu superior, y a es-
perar del poder de lo alto; a la infantil simplicidad de su
afeccion y a su olvido de las inj rias recibidas. Dios cas-
tiga a los que ama. el ha escogido a la pobre Africa, en
aquella hornalla de afliccion, para elevarla al primer ran-
go, cuando todo otro reino habr& sido juzgado ... y des-
truido; porque los primeros seran los dl1timos y los iiltimos
serAn los primeros ... (l).
Y esta profecia, inspirada por los presentimientos del
amor maternal de la mujer, estA en via de realizarse ya,
con un esplendor y una comunidad de trabajo 6 impulse
que deja atris al siglo XVI, en que solo reyes se movieron
a la conquista de Ainrica, y que le dA el caracter de un
hecho providencial. Como detras de la estela de las carabe-
las de Colon se lanzaron las naves de todas las nacidnes en
busca de su parte de botin, asi tras el lento pero seguro
paso del sacerdote cristiano Livingstone, este Pablo Ap6stol
de la raza negra, ostentando las virtudes cristianas como
dnica seduccion para el negro, se han seguido todos los
heroismos y grandezas del pensamiento modern, Stanley,
el her6ico reporter del Herald, diario por excelencia de
Norte-AmBrica, los representantes de la Italia, de la Prusia
en otras direcciones, la Francia prolongAndose al Sur desde
sus posesiones de Africa proyectando ferro-carriles, y aun

( ) La cabafia del Tio Tom; por Mrs. Beecher Stowe, libro traducido a todas las
lenguas cultas modernas.





78 OBRAS DR SARMIENTO

la Inglaterra en el Africa blanca, 6 felata, 6 arabe, del Me-
diterrAneo, como en el estremo Sur, con Setiwayo, y las
costas orientales del Zambeci, y las minas de Diamantes,
el mundo solo esta lleno de los rumors de Africa, de los
descubrimientos, grandezas, esplendores del Africa, porque
todos sienten que le ha llegado su hora de justicia, dig-
nidad y reparacion.
















CAPITULO II


LOS CABILDOS




Fundacion de las ciudades- Cordoba Las franquicias municipales traldas por los
conquistadores Ceremonia de la plantaqjon de una nueva ciudad- Acta de la
fundaclon de Cordoba Acta de las franquiclas acordadas A la ciudad de
COrdoba.
Los Cabildos El Rey no gobernaba a los habitantes de America en sus actos
diarlos-- Los Cabildos conservan en America las formas civilizadas-- La raza
blanca habitat exclusivamente las ciudades.
Fueros de Vizcaya--Ley y practice municipal en las provincias vascongadas sin
gobierno politico.
Organization primitive del Cabildo de C6rdoba Libertades y franquicias propias
de las ciudades- Derecho innato de gobernarse a si mismas las ciudades Hoy
se crean pueblossin derechos Provisiones de las constituclones modernas-
La consagracion de las practices de que estaban Impregnadas nuestras antiguas
Instituclones-Reclamaciones hechas por los Cabildos en defense de sus pre-
rogativas -Menos republicans los de 1882 que los de 1588.
Peticion de derechos-El Cabildo de COrdoba a la altura del Parlamento Ingles-
Libertad de las ciudades Importancia de las funclones municipales-Hombres
notables-Cabildo de San Juan de la Frontera.
GobiernO de las ciudades Tucuman Bando de buen gobierno Disposiciones
legales sobre la segurldad piblica e infracciones sujetas a multa y prison.


FUNDACION DE LAS CIUDADES

C6RDOBA

Ab uno disce omnes.

Mucho debemos la feliz inspiration de la Municipalidad
de la ciudad de C6rdoba, de hacer imprimir gradualmente
el archive municipal.
Firman el acta en 10 de Agosto de 1880, NicolAs Rero-





OBRAS DE 8ARMIENTO


haran, como Presidente, sin duda, y Remigio L6pez, como
secretario.
Grande servicio ha prestado A la Repdblica con la oportuna
publication de sus anales, pues si bien el doctor don Santiago
Caceres hall en ellos pruebas y documents en que apoyar
las pretensiones a limits de la Provincia de C6rdoba hacia
el Este, para el resto de la Nacion, para el Congreso, para el
President de la Repdblica, que estan como Gobernadores
poblando territories, y fundando poblaciones, por simples
decretos, sin las formas que la ley y la tradition traian de
antiguo establecidas, la publication de las actas de fundacion
de ciudad, tan ilustre despues, viene A ser como una protest
contra la barbarie 6 informalidad de los tiempos presents,
con olvido y abandon de las tradiciones humans y civili-
zadas que traian nuestros padres de Europa, pues todo lo
que hoy dice don Ger6nimo Luis de Cabrera, como repre-
sentante de los Reyes cat6licos al fundar a C6rdoba, lo han
dicho todos los conquistadores con las mismas palabras,
formulas y ceremonies, en cada uno de los vastos territories
americanos, al fundar cada una de las ciudades que hoy son
capitals de grandes Estados; como Colon mismo, al pisar
en tierra descubierta, toma posesion de ella practicando
ciertos ritos que constituyen el derecho de posesion, bastan-
do mostrar el acta por donde consta que se Ilenaron las
formas prescriptas de la posesion. Otro tanto sucede con
las ciudades, cuyos titulos, franquicias y derechos constant
del acta de fundacion 6 instalacion de las autoridades
propias, de manera que lo que posean y adquieran, no les
pueda ser quitado por los gobiernos.
La ciudad de Londres se compone de muchos antiguos
municipios, pues que con el aumento de habitantes se han
venido tocando las casas de los unos con las de los otros.
El Parlamento ha podido regularizar sus estatutos, para
mejor conformarlos con los intereses modernos y la nueva
situation.
Hay uno, sin embargo, el mas vetusto, el mas desordenado
en sus derechos y prActicas, porque parece que como viejo
pergamino el tiempo lo hubiese destruido en parte, y hecho
ilegibles sus estatutos. Es la Municipalidad de la City de
Londres, que pretend que Guillermo el Conquistador le
confirm sus fueros, pero lo hist6rico es que Juan sin Tierra,





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 81

en la Magna Carta, declare que no restringir& nunca los
privilegios de la corporation de L6ndres.
Despojada la Espafia de Cortes, con la p6rdida de sus
libertades political poco antes de emprender el descubri-
miento de AmBrica, traian los conquistadores consigo las
franquicias municipales que cuidaron de sembrar cual
semilla fecunda en cada nuevo establecimiento, donde
debieran fijarse y criar A sus hijos en la practice de aquellas
salvadoras instituciones.
ICon cuanta regularidad se establece, por una series de
actos y de actas de que se trae y deposit copia en C6rdoba,
el origen y trasmision del poder civil a su Virey en el Cuzco
primero, a sus lugar-tenientes en la provincia de Tucuman
Juries y Diaguitas, hasta llegar al delegado de la corona
que va a plantar el rollo, so pena de la vida al que lo
quitase, en la que va a ser plaza de C6rdoba de la Nueva
Andalucia, por ser andaluz el delegado, y querer amar la
nueva patria tanto como la que dej6 a orillas del Gua-
dalquivirl
No se necesita pedir A la imagination su pincel para
trazar la escena, conmovedora por su simplicidad, ma-
'jestuosa por el objeto que en un pequefio espacio de las
playas del rio Suquia reune caballeros espafioles, soldados
y gran ndmero de indios atraidos por la novedad del caso,
de la tolderia que esta sobre la barranca, y que es hoy
el pueblo de indios.
Mas de ciento de su raza, porque los de Quisquizacate y
los recien Ilegados hablan quichua, han venido de Santiago,
cargando A hombros viveres y equipajes, cuan reducidos
fueran estos, de gente que viene decidida a estable erse en
la nueva ciudad.
El estandarte con las armas de Castilla y de Aragon esta
en las manos del que hace las veces de Alferez Real. Un
indio cristiano sostiene de pie la gran cruz de madera que
va a colocarse en el sitio que habra de entregarse al senior
Cura Herrera, terminada la ceremonia. Este debe revestir
sobrepelliz, como es costumbre del clero cat6lico cuando
oficia en actos piblicos, don Ger6nimo Luis de Cabrera
reviste su coraza, y esta armado de punta en blanco, como
muchos otros capitanes y soldados, porque alli estA. el
ToMo xxx'II.-6





OBRAS DE SARMIENTO


pequeio ej6rcito expedicionario, y su presencia en forma-
cion imprime carActer la escena, por cuanto represent
las armas de Espaifa. El escribano Torres esta al lado del
Gobernador, y los various ciudadanos y testigos dan frente
hacia el rollo que ha sido preparado y clavado de antemano
en frente del terreno que sera iglesia matriz, para sefialar
el medio de la plaza. Algun toque de corneta llama la
atencion de los circynstantes, repitenlo los ecos de las
vecinas quebradas, y en medio del silencio producido, con
las cabezas descubiertas, pues que van A invocar A la corte
celestial, el escribano lee la formula:
En el nombre de la Santisima Trinidad, Padre, Hijo
y Espiritu Santo, un solo Dios verdadero, y de la Gloriosa
Virgen su madre Nuestra Sefiora, A quien toma por abogada,
y al bienaventurado Ap6stol Santiago, patron de las Es-
pahias. Estando en el asiento que en la lengua de estos
indios se llama Quisquizacate, en seis dias del mes de Julio,
aiho del nacimiento de nuestro Salvador Jesu-Cristo de mil
y quinientos y setenta y tres aflos, dia de la Octava del
Sefor San Pedro, Principe de la Iglesia Romana.-El muy
ilustre Sefor Don Ger6nimo Luis de Cabrera, Gobernador
y Capitan General y Justicia Mayor de estas Provincias de
Tucuman, Juries y Diaguitas y de lo demas de esta part
de la cordillera por su Magestad. En-presencia de mi,
Francisco de Torres, escribano de su Magestad y Mayor de
esta Gobernacion, su Secretario y testigos aqui contenidos,
dijo: que por cuanto las cosas que tienen principio y funda-
mento en Dios Nuestro Sdflor, permanecen y se aumentan,
6 las que no son principiadas en su Santo nombre se acaban
y deshacen, le encomienda la fundacion de esta nueva
ciudad 6 la pacificacion de los naturales de estas Provincias
para que su Divina Magestad los traiga A verdadero cono-
cimiento de puestra Santa Fe Cat6lica y en ellas se les
predique el Sagrado Evangelio; y que en nombre de su
Magestad por virtud de sus reales provisions y poderes
que para ello tiene, que manda se pongan en estos autos
por cabeza del libro de Cabildo de esta nueva ciudad que
puebla-y fund en este dicho asiento cerca del rio que los
indios Ilaman de Suquia y el dicho Sefior Gobernador le ha
nombrado de San Juan por Ilegar a 61 en su dia y por ser
el sitio mas convenient que ha hallado para ello, y'eh me-





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMARICA


jor comarca de los naturales y en tierras baldias donde
ellos no tienen ni han tenido aprovechamiento por no tener
sacadas acequias en ella, por tener muchas abundanas y
mejores tierras 6 haber en el dicho asiento las cosas nece-
sarias y bastantes 6 suficientes que han de tener las ciu-
dades que en nombre de su Magestad se fundan como son
dos rios caudales que tiene en t6rmino de tres leguas de
muy escogidas aguas con much pescado y que el uno
alcanza a entrar en el Rio de la Plata donde ha de tener
punto esta ciudad para contratos, dicho senior Gobernador
mand6 y sell; el cual puso mano a la espada que tenia en
la cinta y desnuda, cort6 ramas de un Sauce 6 las mud6 de
una parte 6 otra en serial de la posesion que tomaba y tom6
en nombre de la Magestad Real de la dicha ciudad y Provin-
cias de la Nueva Andalucia y de corno la ha tornado en el
dicho Real nombre sin ninguna contradiccion, diciendo si
hay alguna 6 algunas personas de los que estan presents
que contradigan lo susodicho; lo cuales dijeron que
no. Lo pidi6 por testimonio y lo firm de su nombre,
siendo testigos el muy Magnifico muy Rdo. senior Francisco
Perez de Herrera, Cura y Vicario de todos los espafioles y
naturales que estAn en el ej6rcito de su Magestad, y el Capi-
tan don Lorenzo Xuarez de Figueroa Alferez General del
dicho Real ej6rcito, y el Capitan Juan Perez Moreno, Sar-
gento Mayor del dicho Real ej6rcito, y Hernarn Mexia Mira-
bAl y Alonso de Contreras y Rodrigo Fernandez y Juan
Rodriguez Xuarez y Bias de -Rosales y Diego Chaves y
Anton Berrd y Juan de Chaves y Nuflo de Aguilar y Juan de
Villegas residents en el dicho Real ej6rcito.-DN. GER6NI-
MO LUIS DE CABRERA.-Ante mi, Francisco de Torres, Escribano
de su Magestad.


- de su Magestad daba 6 di6 a esta ciudad jurisdiccion pri-
vativa de todas las otras ciudades Villas d lugares de su Magestad
que hay en estas provincial d Reinos d demas Reynos de su Magestad
con mero misto imperio d ansi mismo en el dicho Real nombre dijo
que daba d di d esta dicha ciudad todas las franquezas, mercedes y
libertades que tienen las ciudades de Cdrdoba en Espaha y las que
tienen las ciudades de los Reyes y del Cuzco en el Reino





OBRAS DB SARUMINTO


del Perd, para que. goze de todas ellas con los demas que
adelante su Magestad le hiciere merced 6 el dicho Sefior
Gobernador en su Real nombre, siendo testigos los dichos
D. GER6NIMO Luis DE CABBERA-ante mi, Francisco Torres.
cE luego incontinenti en este dicho dia, mes y afio, el di-
cho Seior Gobernador, dijo: que en el dicho Real nombre
creaba y cre6, elejia y eliji6 por Alcaldes ordinarios de su
Magestad de este present afio de mil e quinientos 6 setenta
6 tres afios a Bias de Rosales y a Hernan Mexia Mirabhl; pa-
ra que administren la Real Justicia en la dicha ciudad 6
sus t6rminos y jurisdiccion conform a pramstica y orde-
nanzas Reales de su Magestad, 6 por Rejidores a Rodrigo
Fernandez y a Juan Rodriguez Suarez y a Roman de Cha-
vez y h Anton Berrd y a Diego Hernandez y & Juan de Moli-
na Navarrete, y haciendo ante su Sefioria en un libro de los
Sagrados Evangelios el juramento y solemnidad que en tal
caso se require asi los dichos Alcaldes como los dichos
Rejidores, 6 lo firm de su nombre siendo testigos los di-
chos. E manda en nombre de su Magestad los tengan por
tales Alcaldes de Su Magestad 6 Rejidores, todos los caba-
lleros, escuderos, vecinos y moradores y oficiales y homes
buenos de la dicha ciudad y su jurisdiccion; 6 vengan a sus
llamamientos 6 les acaten a obedezcan 6 garden sus pre-
rrogativas 6 preminencias so las penas que les pusieren,
las cuales doy por puestas 6 doy poder y comision a los
dichos Alcaldes en nombre de Su Magestad.
citem: dijo que mandaba y mand6, ordenaba y orden6 que
de aqui en adelante para siempre jamas, hagan sus Cabil-
dos 6 ayuntamientos en las casas que tiene sefialadas 6
son propias del Cabildo de esta ciudad 6 alli se junten los
capitulares de dicho Gabildo 6 no en otra part, so pena
de cien pesos de plata corriente para la Camara de su Ma-
gestad en que le d'aba 6 did por condenados al que lo con-
trario hiciere y en el entretanto que se edificase aposento
su frente en dichas casas.

LOS CABILDOS

La administration political y military de la America espa-
fiola, cuan extensos eran los reinos que la componian, subia
por medio de la gerarquia y contabilidad, hasta una oficina





CONFLICT T ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


que en lugar de estar en Am6rica estaba en Espania, adonde
se mandaba una copia de cada expedient, pues se sacan
tres de cada uno (Archivo de Simancas) a fin de que el Rey,
como Presidente del Consejo de Indias, proveyese lo que
aconsejasen las circunstancias.
Pero el Rey no gobernaba A los habitantes de la America
en sus actos diaries y civiles, sino que se gobernaban estos
a si mismos en las ciudades, por medio de sus Cabildos 6
Ayuntamientos, instalados con la ciudad misma que iban a
habitar, bajo ciertas formas y con ciertas atribuciones;
una de ellas la de renovar su personal peri6dicamente y
nombrar sus funcionarios.
Pudiera decirse que los espatioles no traian a America
mas institution que esta de- la Municipalidad, que es tan
antigua, esta tan arraigada en el corazon de los pueblos,
que cuando la Espatia se vi6 privada de su rey en 1809,
se organize en Juntas, por millares, y se di6 tantos gobier-
nos como aldeas y villorrios contaba. La ley de las Legis-
laturas norte-americanas reconoce un grupo 6 unidad que
no es la familiar como entire nosotros hoy, sino cthe com-
mon, the township)>, la Municipalidad, la cual se impondra
su cuota, parte de las contribuciones, como pedian al rey
que designase la suma, y las legislatures la impondrian A
sus poderdantes; pero no el Parlamento.
Al rescate de las comunas en Francia se debe la civiliza-
cion modern; A los Cabildos la conservation en America
de las formas civilizadas que traian nuestros padres, y per-
dieran en el contact con la barbarie sin la existencia de
los Cabildos. Un ailo despues del temblor que arras6 a Men-
doza, visitamos las imponentes ruinas entire cuyos frag-
mentos y paiios dislocados de murallas de templos, estaba
incrustada de costado una campana, arrojada como una
bala por la violencia del sacudimiento. Mendoza era, antes
de la catastrofe, ciudad tan culta y mas elegant que C6r-
doba 6 Tucuman. La mayor parte de la poblacion antigua
pereci6 en la ciudad. Los que salvaron en las quintas, por
fortune a principio de la vendimia, no llevaban corbata, an-
daban por gala y por moda con estribos doblados de palo.
Un poncho tosco, por prurito y ostentacion de escasez, en-
cubria apenas los que andaban en mangas de camisa. Pa-
recian pehuenches; y a muchos, los Villanueva, los Videla,





OBRAS DE SARMIENTO


se les habia visto en Chile llevar con elegancia el frac. Todo
cambi6 asi que se rehizo la ciudad.
Las ciudades eran la residencia exclusive de la raza blan-
ca espafiola. No se olvide esta circunstancia, porque ella va
a darnos la explicacion del trastorno sobrevenidu despues.
No se olvide que el jesuita Gaetano observe en 1727 que no
se ven indios domiciliados en la ciudad de Buenos Aires,
porque no inspiran confianza, 6 porque no se prestan al
servicio, que lo desempefian negros, dice, en todas las ciu-
dades del pals que se llama el Paraguay.
Hasta 1850, acaso mas visible hasta 1820 6 1810, ninguna
persona de antigua familia,de viso 6 propietario acaudalado
y culto, ha residido fuera del recinto, entonces limitado, de
la ciudad de Buenos Aires, adentro de la calle de Buen
Orden por donde mira al Oeste, donde estaban los Corrales
de abasto, mas aca de la plaza once de Setiembre, como la
plaza de toros estaba en el Retiro, dos establecimientos,
coom se sabe, que estan en las afueras de las ciudades espa-
fiolas. En los campos, pues, estaban las indiadas mansas
formando reducciones que hoy son villas y pueblos, donde,
con la seguridad y el tiempo, se han ido fijando gentes
blancas y formando el vecindario actual.
Tenemos, pues, que contraernos a los espafioles 6 mejor
diremos a los blancos, en la 6poca de la colonizacion.
Los vascos, que han concurrido en gran nimero a la po-
blacion de estos paises, segun se v6 por el nimero de ape-
Ilidos vizcainos que tanto abundan, en Buenos Aires sobre
todo, debieron A nuestro juicio adherirse mas que los otros
espafioles a la instalacion y conservation del gobierno
municipal que constitute hasta hoy los famosos Fueros de
Vizcaya, por los cuales han peleado con todos los conquista-
dores de la llanura, sublevindose contra la Espafia y con
don Carlos, y antes estado con todos los pretendientes para
no ser espafioles, gobernados politicamente. Es impossible
que estos mismos vizcainos avecindados de mas de un siglo
no trasmitiesen h sus hijos criollos el sentimiento de des-
apego a la corona de Espafia, y a sus instituciones de go-
bierno politico, contra el cual mostraba en 1795 tanta safia
la juventud de Buenos Aires, segun lo not6 un fraile domi-
nico irland6s, introducido clandestinamente para observer
el espiritu de las gentes y de paso el nmmero de calories





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 87

de la fortaleza de Montevideo. Larramendi, amigo de Sarra-
tea, y muy partidario de la revolution, era vasco. 4C6mo no
habian de amar al Cabildo y la Junta como Gobierno, los
vascos en 1810 y a Buenos Aires en odio al virrey, cuando
en 1876 un autor vizcaino hace el paralelo entire el Gobier-
no espafiol y el vascongado, arribando A probar lo que de
suyo salta A la vista, que la organization municipal de las
tres provincias vascongadas, es la misma de las municipa-
lidades norte-americanas?
((Cada colonia de la nueva Inglaterra en America, dice
Hildreth, se arrog6 desde luego la antoridad municipal,
que ha constituido siempre el cardcter dis'tintivo de la
Nueva Inglaterra. Reunido el pueblo en el Ayuntamiento
Votaba los impuestos para las necesidades locales, y elegia
tres, cinco, siete de los principles habitantes, conocidos
con diversos nombres al principio, pero luego con el de
selectmen 6 prohombres, a cuyo cargo estaba la direction
econ6mica y gubernativa del pueblo. Tambien tardaron
poco en nombrar un tesorero y un secretario, afiadiendo
luego un condestable 6 alguacil para los process civiles y
criminals, de manera que cada ciudad formaba realmente
una pequefla repdblica casi complete en si misma.)
Pero esta institution nos venia A nosotros de Roma. En
todas las provincias se reflejaba la vida social de esta. El
municipio, que fu6 la forma de la sociedad con que naci6 la
Repiblica, se vigoriz6 y creci6, y ni las revoluciones inte-
riores, ni la tirania de Ips Cdsares, y hasta la invasion de
los bArbaros no pudieron destruir, se reproducia en todas
parties adonde lleg6 el dominion romano.) (1)


FUEROS DE VIZCAYA

LEY Y PRACTICE MUNICIPAL 6 INMEMOBIAL EN LAS PROVINCIAS
VASCONGADAS SIN GOB1IERNO POLITICO

Daremos un breve extract de la organization y faculta-
des de los Ayuntamientos vizcainos que da el autor vasco
que hemos citado, poniendo en paralelo las funciones y


(1) Guizot, Histoire Gdnerale de la civilization en Europe.





OBRAS DE SAHMIENTO


manera de proceder de las Municipalidades y de los Go-
biernos politicos en Europa con los cuales se pretend su-
plantarlos.
Alcaldes y regidores son vecinos del municipio, nombra-
dos por el municipio, responsables ante el municipio.
La mission de estas autoridades es vigilar para que los
Ayuntamientos no abusen de sus facultades, no pudiendo
en ningun caso usurpar sus derechos, ni privarles de nin-
guna de sus atribuciones.
El Alcalde es independiente en el circulo de sus atribu-
clones, interviniendo en cuestiones municipales la Diputa-
cion foral.
La Diputacion general impone a, los Alcaldes y Ayunta-
mientos las correcciones necesarias.
Cada Ayuntamiento nombra libremente su Secretario.
La fianza de Tesorero se constitute a satisfaccion del
Ayuntamiento.
Las cuentas del cajero municipal se examinan y aprue-
ban por el ayuntamiento, resolviendo las cuestiones comu-
nales, en segunda instancia, la Diputacion general, como
superior gerArquico.
Cada Ayuntamiento discute y aprueba libremente la
inversion de fondos .comunales, con arreglo al presupuesto
municipal.
Las cuentas municipales se aprueban, en pueblos peque-
flos, por todos los vecinos del municipio; por el Ayunta-
miento entrant en las poblaciones grandes.
Cada ayuntamiento aprueba sus ordenanzas, intervinien-
do en caso necesario la Diputacion general.
Cada Ayuntamiento hace libremente las mejoras que le
convienen. *
La Diputacion foral de cada provincia, oyendo a. los
interesados, resuelve en estos asuntos lo mas conve-
vieiite.
La Asamblea provincial y Diputacion general, encargadas
respectivamente del Poder Legislativo y Ejecutivo, consti-
tuyen el Gobierno del pais, ejerciendo sobre los Ayunta-
mientos la inspection y atribuciones que por tal concept
les correspond.
Los Ayuntamientos compran, venden, cambian, litigant,





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


transigen, aceptan donaciones y contratan emprestitos, sin
intervention del Estado.
Cada Ayuntamiento acuerda y resuelve lo que le convie-
ne en el circulo de sus atribuciones, interviniendo, en caso
necesario, la Diputacion foral.
Los Ayuntamientos son libres en el circulo de sus atri-
buciones: todos sus acuerdos son vilidos y ejecutivos, aun-
que reformables por la Diputacion, en virtud de quejas y
reclamaciones.

PROVINCIAL 'ASCONGADAS, GUIPtjZCUA, .LAVA

Cada provincia nombra Diputados generals, suplertes,
y Secretario de Diputacion. Cada Provincia arregla la
division territorial, fijando el ndmero de proeuradores pro-
vinciales y la duracion del cargo.
El Congress. provincial aprueba 6 desecha los poderes de
los procuradores.
Las vacantes de procuradores se proven siempre por los
respectivos pueblos.
Cada provincia organize sus dependencias en la forma
que le conviene.
Cada provincia nombra y retribuye sus empleados y de-
pendientes.
Ningun vascongado puede ser juzgado civil ni crimi-
nalmente en primera instancia, sino por jueces del pais
nombrados y retribuidos por los mismos vascongados.
Cada provincia atiende A su seguridad interior, nom-
brando y retribuyendo la fuerza foral que juzga conve-
niente.
Cada provincia ejerce la beneficencia y cuida de los
campos y montes, guarderia rural y otros ramos; hace los
repartos por Ayuntamientos, quedando estos responsables
de la recaudacion,que entrega en las areas provinciales sin
intervention del Gobierno.
Cada provincia es soberana en el 6rden econ6mico y
rentistico, disfrutando complete autonomia en la impo-
sicion, recaudacion 6 inversion de contribuciones provin-
ciales.
Cada provincia formula, discute y aprueba su propio
presupuesto.





OBRAS DIO SAKMIENTO


Tales son los rasgos principles del Gobierno vascon-
gado, segun mas latamente lo expone al vasco Julian Arrese
en su c Descentralizacion Universal 6 el Fuero Vascongado,
aplicado A todas las provincias, con un exAmen compa-
rativo de las instituciones vascongadas, suizas y ame-
ricanas ).
Siendo mon6tono en demasia el testimonio de cada
acta por el formulario de todas las de su g6nero, nos
limitaremos A registrar la sustancia de aquellas cuando
no sea la declaracion I otorgamiento de derechos,--al
fundarse la ciudad de C6rdoba de la 'nueva Andalucia en
Am6rica.
( Asi, acto continue, el Gobernador que tomando una
cruz entrega al cura de los espafioles dos solares donde se
fundar& la iglesia Mayor (hoy cathedral) en que cada afio se
celebre fiesta de nuestra sefiora de la Pefia de Francia, el
dia de nuestra sefiora de la Concepcion,y ese dia se corran
toros en la plaza principal.
( Ansi mesmo luego incontinenti en el dicho dia, mes y
aflo dichos, el dicho senior Gobernador dijo: que por cuanto
en esta dicha ciudad conviene instituir y declarar la orden
que han de tener el Cabildo de ella en el votar y bacer
election en el dicho Cabildo en principio de cada afio, de
alcaldes y regidores desde el primero dia de Enero veni-
dero, primero principio del aflo de mil e quinientos 6 seten-
ta y cuatro aflos, en el entretanto que su Magestad otra cosa
prove y made 6 el dicho senior Gobernador en su real
nombre 6 que mandaba y mand6 se tenga, guard y cum-
pla la orden siguiente.
Primeramente: que el dicho dia de afo nuevo, por la
mafiana, juntos en las casas del Cabildo desta ciudad, sean
obligados & oir Misa del Espiritu Santo.
( Item: que haya dos Alcaldes y seis Rejidores cadaferos
en el entretanto que Su Seioria prove y nombre Rejido-
res perpetuos (6 no mas nuimero) de Rejidores esceto los
oficiales reales de Su Magestad que Su Sefioria ha de
nombrar con voz y voto en Cabildo y el Aguacil Mayor
de dicha ciudad puesto por la orden y nombramientos
que dicho senior Gobernador mandare en nombre de su
Magestad.
Item: dijo que mandaba 6 mand6 que los dichos Alcaldes





CONFLICT Y ARMONfAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


y Rejidores, habiendo oido una misa del Espiritu Santo
para que los alumbre, estando todos juntos erd su Cabildo
y Ayuntamiento, voten por dos Alcaldes y seis Rejidores, 6
regulados los votos entregue la Justicia Mayor que se fal-
tare con ellos en el dicho Cabildo las varas de Alcaldes de
su Magestad de aquel aflo A los que tuvieren mas votos,
salgan por Rejidores de aquel afio; y si acaso obieren vo-
tos conformes entire los Alcaldes 6 Rejidores por quien
votaren aquel afio teniendo votos parejos tanto uno como
otro eleven la dicha election al Sefior Gobernador y en su
ausencia al Teniente de Gobernador que residiere en la
dicha ciudad y sus t6rminos para que 61 serial los que
obieren de ser Alcaldes 6 Rejidores>.
( Nombr6se Procurador de ciudad & Alonso Garcia de
Salas y por Mayordomo A Miguel de Moxica, Escribano de
Cabildo A Francisco de Torres, Alguacil Mayor de la ciudad,
nombr6se A Damian Olovio, quien seria recibido y recono-
cido por el Cabildo, previo juramento, fianza y demas
solemnidades requeridas. Nombr6se igualmente pregon y
verdugo.
((Los nombrados sefiores Alcaldes dijeron que estan
prestos A hacer el dicho juramento, de los cuales 6 de
cada uno de ellos el dicho senior Gobernador recibi6 ju-
ramento por Dios nuestro Senior 6 por Santa Maria, 6 por
los Santos Evangelios, 6 por la serial de la Cruz en que
pusieron sus manos, so cargo del cual prometi6 cada uno
de hacer bien y fielmente sus oficios de Alcaldes y Regi-
dores de la dicha ciudad sin hacer ecepcion de personas
que harAn cumplimiento de justicia; y los dichos Alcaldes
guardarAn el derecho a las parties y que cumplirAn las
cartas 6 provisions de sus Magestades y no consentiran
Ilevar .derechos demasiados, 6 que si hicieren injusticia, 6
agravios, 6 cosas indebidas las pagarAn y estarAn A dere-
cho con las parties que algo les quisieran pedir al tiempo de
su residencia, 6 que los dichos Alcaldes y Rejidores defende-
rdn la jurisdiction de esta ciudad y sus t6rminos 6 mirarAn
por la Repdiblica 6 servirAn A Su Magestad con sus per-
sonas y haciendas todas las veces que se ofreciere contra
todos aquellos que se apartaren del servicio de Dios Nues-
tro Seflor y de su Magestad 6 guardarAn el secret de lo
que trataren y acordaren en sus Cabildos y harAn todo





OBRAS DE SARMIENTO


aquello que son obligados & sus oficios, los cuales dijeron
cada uno,-si juro y amen. E yo, el dicho Escribano, les
dije que si ansi lo hiciesen Dios les ayudase y si no que
se lo demandase como ; malos cristianos, los cuales di-
jeron amen y lo firmaron de sus nombres, siendo testi-
gos los dichos-Blas Rosales-Hernan Mexia Mirabal-
Rodrigo Fernandez-Juan Rodriguez Juarez-Roman de
Chaves-Anton Berri--Diego Hernandez-Juan de Molina
Navarrete-Ante mi-Francisco de Torres, Escribano de su
Magestad.
a(ltem: dijo que ordenaba y orden6 mandaba y mand6
que ninguno de los Alcaldes y Rejidores del Cabildo que
su Sefioria en nombre de su Magestad hizo y nombr6 para
lo que quedaba de este afio de mil 6 quinientos 6 setenta
6 tres los eligi6 como primero fundador 6 poblador de
esta dicha ciudad no puedan quedar por Alcaldes ni
Rejidores para el tano siguiente de mil quinientos d setenta
y cuatro ni ninguno de ellos sino que voten en personas
vecinos moradores de esta dicha ciudad de los que estin
fuera del dicho Cabildo: de suerte que ninguno de los
dichos Alcaldes ni Rejidores ni de los que adelante se
eligieren en cada un afio no ha de ser Alcalde ni Reji-
dor sin que pase afno en medio del que lo fud d del que lo pu-
diere tornar d ser si por 61 votaren y aun que sea Alcalde
no ha de quedar por Rejidor ni el Rejidor por Alcalde
el ano siguiente que lo fuere, y esta orden dijo que
mandaba 6 mand6 se tenga 6 guard agora 6 para
siempre jams en este afio y en los de adelante venide-
ros hasta que su Magestad sobre ello otra cosa provea 6
made.
(Item: dijo que ordenaba y orden6, mandaba 6 mand6
que de hoy en adelante para siempre jams sean obliga-
dos d juntarse dos veces en dos dias de cada semana, que el un
dia sea Mirtes y otro el Vi6rnes: 6 el Alcalde 6 Rejidor
que faltare alguno de estos dos dias no teniendo legitimo
impedimento para ello incurra en pena de dos pesos de
plata corriente por cada vez aplicados para propios
de esta dicha ciudad, en la cual pena dijo que los
daba 6 di6 por condenados al que lo contrario hiciere.
(ltem: que ordenaba y orden6, mandaba 6 mand6 de
aqui adelante para siempre jams, no entree ni puedan en-





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


trar con armas los capitulares del Cabildo de esta dicha ciudad
d hacer Cabildo escepto las personas que tuvieran las varas
de la Real Justicia so pena de p6rdida de las dichas ar-
mas, las cuales dichas armas aplicaba y aplic6 para
la Justicia de su Magestad de la dicha ciudad que las
quitare al Rejidor 6 Rejidores 1i otras personas que las
metieren en la Sala del dicho Ayuntamiento. Y asi lo
provey6,'orden6 y mand6 para que se cumpla y guard lo
susodicho y lo firm6-DoN GER6NIMO LUIS DE CABRERA-
Francisco de Torres, Escribano de su Magestad.
((tem: dijo que mandaba y mand6 el dicho senior Go-
bernador que el Cabildo nuevo que entrare en cada un
alio nombre Alferez Real de la ciudad votAndolos por
sus votos procuradores y mayordomo y tenedores de bie-
nes de difuntos para el propio afio conforme & las orde-
nanzas de su Magestad.)

Tales son las solemnidades y declaraciones principles
con que se instalaba el Cabildo 6 Gobierno propio de
cada ciudad espaiola en Am6rica, y tales se conservaron
sus libertades y prerogatives hasta los primeros afios de la
independencia.
Tan someramente estan indicadas las facultades y atri-
buciones municipales, en actos necesariamente restringi-
dos A la creacion del cuerpo mismo, que solo nos deten-
dremos en los puntos principles. Entre los deberes que
juran Rejidores y Alcaldes al recibir sus varas, estA ael
de defender la jurisdiccion de esta ciudad y terminos>: y
en el acta de fundacion de la ciudad, queda, consignado
que el Gobernador en nombre de Su Majestad daba y di6
A esta ciudad jurisdiccion privativa de todas las ciuda-
des, y dijo que daba A esta ciudad todas las franquezas,
mercedes, y libertades que tienen la ciudad de C6rdoba, en
Espafia, y las ciudades de los Reyes (Lima) y del Cuzco; por
entonces dos grandes capitals, la antigua de los Incas y
la modern de los virreyes, con lo que parece ser la mente
indicar que la nueva de C6rdoba es como un trasplante
en Am6rica de la C6rdoba de Espafia, ciudad tan princi-
pal, pues fu6 tambien metr6poli de un reino, y trasunto
de las dos grandes capitals americanas la aut6ctona y la
gubernativa.





OBRAS DE SARMIENTO


La frase, todas las franquezas, mercedes y libertades que tie-
nen las ciudades de C6rdoba en Europa, indica que rei-
na la idea de que esas franquicias y libertades, con
algunas mercedes que hubiesen afiadido los reyes, eran
tenidas por libertades y franquicias propias de las ciuda-
des, pues en case contrario habria bastado decir merce-
des; y es en efecto aquel el sentido genuine de las pala-
bras, y el derecho municipal, tal como lo instituyeron los
romanos cuando lo acordaban a sus colonies, bajo el regi-
miento de los Duumviros, que correspondent a nuestros dos
alcaldes de 10 y 20 voto.
-En la famosa session del SenadoRomano en que se discu-
ti6 la suerte de los c6mplices de Catilina, Julio C6sar pro-
puso fuesen internados y mantenidos prisioneros en los
Municipios. Ciceron el C6nsul y Caton contestandole, dijeron
que no era possible obligar a los Municipios de Italia A que
guardaran prisioneros.
La razon dada demuestra el grado de libertad muni-
cipal.
Hay una declaracion solemne, como lo es el contenido de
la Magna Carta inglesa, de donde emanan las posteriores
declaraciones de los Derechos del Hombre en sociedad, que con-
sagran nuestras Constituciones con el nombre de Derechos,
garantias. El art. 13, de Juan Sin Tierra dice:
( La ciudad de Londres tendra sus antiguas libertades y
a libres usos tanto por tierra como por agua: ademas nos-
otros queremos y concedemos que todas las otras ciuda-
d des y villas, aldeas y puertos, tengan todas sus libertades,
a y libres usos!) El artieulo trece de la Magna Carta dada por
Juan Rey de Inglaterra y ratificada por sus sucesores Henrique 1V y
Eduardo 1, en el cap. IV, que correspond al 13 de la Magna Carta.
Es, a no dudarlo, el mismo lenguaje del Rey de Inglaterra
el que dice en America que A nombre del Rey cat6lico da A
la nueva ciudad de C6rdoba, las mismas libertades que
tiene la antigua, como el otro asegura al reconocer los dere-
chos del hombre en sociedad, que el poder del Soberano no
alcanza hasta destruir 6 restringir las libertades municipa-
les de L6ndres, que son el derecho de los vecinos de gober-
nar sus cosas por medio de sus propios magistrados.
La constitution del gobierno que la nacion argentina
se daba en 1853, adoptando para ella la forma republican,





CONFLICT Y ARMONfAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 95

representative, federal, hace la misma distinction, negAndose
6 si misma la nacion el derecho de crear siquiera el poder
municipal, y hacienda de su restableciniento, condition
para conceder A las provincias el goce y ejercicio de las ins-
tituciones como tales, pues no es otro el sentido del art. 5, de
las declaraciones, derechos y garantias que limitan la auto-
ridad delegada al Congreso 6 al Presidente.
( Cada provincia dictarA para si una Constitucion concor-
dante con la national, que asegure su administration de
a justicia, su regimen municipal yla education primaria. )
Esta iltima puede darla la provincia 6 la Municipalidad,
pero la provincia asegura instituciones que de suyo existen:
la Municipalidad, la administration de justicia. La provin-
cia no se asegura de si misma, sino que asegura A los veci-
nos de cada pueblo, aldeas 6 ciudad en el derecho innato
de gobernarse y administrarse a si mismos los vecinos de
cada villa, ciudad y pueblo, que los Reyes de Inglaterra
aseguran tambien A las poblaciones, y a nombre del Rey
de Espana dieron A todas las ciudades americanas desde el
moment de su fundacion "y como inherente A su existencia
material, el derecho ipso facto de gobernarse A si mismas.
Calcilese el estrago que esta haciendo la prActica inci-
piente de crear pueblos sin derechos, ni mas ni menos como
se fundan estancias, mandando un capataz y algunas fami-
lias para faenas. Expliquese el que pueda, c6mo el Gobierno
national politico y el de la provincia han asumido el pode,
municipal de la ciudad de Buenos Aires y de las otras po-
blaciones, nombrando y removiendo regidores y alcaldes.
Estan visible las re'sponsabilidades del ejercicio de tbdo
poder, aun en las antiguas monarqnias absolutas, pues ((si
los cabildantes hicieren cosas indebidas, las pagaran y
estaran A derechas con las parties que algo les hicieren pedir
al tiempo de su residencia. La Residencia es, como se sabe, el
juicio de impeachment en que, residiendo los virreyes un afio
.despues de su tOrmino, esperaban si alguien lo reclamare.
La forzosa renovacion annual de los Regidores, el annual
nombramiento de Alferez Real, que mantiene cuatro sir-
vientes armados, el no poder entrar con armas en el re-
cinto de la sala capitular, que se permiti6 en Roma contra
la ley Claudio el enemigo de Ciceron, con sus bandas, y
Neron el dia que hacia condenar a Traseas por odio A su





OBRAS DB SARMIENTO


virtud, como la absolute prohibicion de que sea electo un
Regidor, sin que pase afio en medio del que lo fu6 hasta el
que lo pudiere tornar A ser si por 61 votaren, todo esta mos-
trando que la mayor part de las provisions de nuestras
constituciones modernas son simplemente la consignacion
de principios, practices y prescripciones antiguas y de que
estaban impregnadas nuestras instituciones civiles, muni-
cipales y administrativas.
La obligation de asistir dos veces en la semana al salon
capitular y no en otra part, son nuestras sesiones ordina-
rias de las Legislaturas, con mas la multa a los Regidores
y Alcaldes inasistentes, para que no se produjera el escfn-
dalo de nuestros tiempos, en que la minoria, no asistiendo,
suspended la legislation.
Sin afiadir comentario alguno, agregamos a lo ya ex-
puesto, en via de probanzas de las facultades y autoridad
de los Cabildos, lo mas notable entire muchas otras recla-
maciones y pedidos hechos por apoderados y expensados
de su propio seno que acreditaban cerca de los Gobernado-
res de la provincia de Tucuman; la audiencia de Charcas
6 el Virrey mismo, contra actos de funcionarios pdblicos
que consideraban atentatorios & sus esfuerzos 6 dafiosos al
buen servicio, sin exceptuar una acusacion de residencia
que hacen & un gobernador anterior & quien culpan de
homicidio.
. (Item-Se ha de pedir otra provision para que Juan de
Garay ni otro capitan alguno no inquieten los indios repar-
tidos y encomendados en esta jurisdiccion por el dicho
sefi8r Gobernador D. Ger6nimo Luis de Cabrera 6 por los
demas Gobernadores pasados que han residido en nombre
de su Magestad en esta Provincia y Gobernacion.
(cEste pueblo esta en gran confusion, porque dicen todos
los que de all vienen que V. Senioria reparte los indios que
estan encomendados en esta ciudad y muy cercanos de ella
y lejos de esa; y dan por testigos los indios mas instruidos
que se han venido A quejar que les lleven sus hijos y muje-
res A servir a esa ciudad (Santiago) y si asi ha de ser, lo
mejor es que V. Sefioria los reparta A todos alla en esa ciu-
dad A los vecinos de ella, 6 iremos nosotros A sustentarselos
alla, y pues estan de alla cuarenta a cincuenta leguas y de
aqui veinte & lo mas lejos, just es sirvan aca, pues estan





CONFLICT Y ARMONIAS DE LAS RAZAS EN AMARHICA


repartidos A esta ciudad y no 6 esa, pues no estaban alla
repartidos ni encomendados antes de ahora y porque en
todo entendemos el favor de V. Sefioria no nos faltara en
esta ni en lo demas nuestro en esta.

altem: Pedir a S. S. que confirm los t6rminos de esta
ciudad dados por D. Ger6nimo Luis de Cabrera, Goberna-
dor que fu6, amparando a esta ciudad en ellos, no dando
lugar A que ninguna persona de ninguna calidad que sea,
entire de mano armada, ni con mandamientos de ningunas
justicias so graves penas que para ello Su Seinoria ponga.
((Item: Ha de pedir el Procurador de esta ciudad a Su Sefio-
ria revoque un capitulo de la ordenanza fechada por D. Gon-
zalo de Abreu de que ningun indio 6 india se pueda casar
fuera de su pueblo en sus ritos 6 ceremonies y no mas guar-
dando lo mandado en las demas ordenanzas que estan fe-
chas y asi fijadas en el Libro del Cabildo, y en esta el primer
casamiento y no en mas.
OPrimeramente-Contradigan la entrada del Gobernador
Licenciado Hernando de Lerma A esta tierra por los agra-
vios y vejaciones que esta Repdiblica 'y vecinos de ella re-
cibirian con su entrada.
(Item: pedir y ponerle demand de muchos agravios que
esta ciudad ha recibido de 61 en sacar los vecinos de esta
ciudad para llevarlos a Salta, tres veces, que son mas de
doscientas leguas de esta ciudad, quedando la ciudad con
muy poca gente y en much riesgo.
(Iltem: que yendo un Procurador vecino de esta ciudad en
pedille y suplicalle por parte de esta ciudad y con poder del
Cabildo de ella mirase la gran necesidad y riesgo 6 que
quedaba la ciudad, sacando los vecinos de ella, no tan
solamente no lo remedi6, mas llev6 al dicho Procurador a
Salta contra su voluntad con los demas haci6ndole muchas
amenazas.
cItem: que yendo un vecino a la ciudad y del Calbildo con
cartas del Cabildo, suplicando al Gobernador remediase
muchos agravios 6 vejaciones que su Lugar Teniente Juan
Mufloz hacia en esta ciudad, no tan solamente no lo re-
medi6 pero le hizo echar de la sala con palabras feas 6
injuriosas.
TOMO LXXTII.-7





OBRAS DE SARMIENTO


altem mas: porque un vecino de esta ciudad y del Cabildo
porque no vot6 en que se recibiere un Alguacil Mayor por
causes que 61 di6 en el Libro del Cabildo, por mandate del
dicho Gobernador le enviaron preso A la ciudad de Santia-
go del Estero y le tuvo preso el dicho Gobernador tras la
CArcel muchos dias.
altem inas: siendo su Lugar Teniente Juan Mufioz en esta
ciudad, decia piblicamente haberle mandado el dicho Go-
bernador que cuando obiese menester algo enviase un Al-
guacil A tomarlo donde lo hallare.
adtem mas: que habiendo una provision real de la Real
Audiencia de Charcas, para prender A Manuel Rodriguez
Guerrero, su Secretario, le di6 de mano y le envi6 a la ciu-
dad de C6rdoba para que se fuese A Chile con voz de Capi-
tan de campo, de donde se fu6 y llev6 much gente asi
de su repartimiento como de otros, y se murieron en el
camino muchos de ellos y se quedaron alli por orden del
dicho Manuel Rodriguez Guerrero. Y primeramente pedir
A su sefiorfa el patrotiazgo real autorizado para que se
sepa por 61 lo que se debe hacer con los curas 6 vicarios
que se proveyeren para esta ciudad y traido se ponga en
este libro de Cabildo.-
((Pedir A su sefioria del governador que reboque un man-
damyento que di6 el capitan antonyo fernandez de velasco
tenyente de governador sobre que nyngun vezino ny mo-
rador desta ciudad pudiese despachar carretas al puerto
de buenos ayres ny a otra part sin licencia espresa de su
sefioria de que esta ciudad rrecibe agravio A causa de que
se ofrecen para alquilar algunas carretas y otros tienen
necesidad de despachar por sus haciendas al dicho puerto
de buenos ayres y otras parties e lugares y no pueden acu-
dir A su sefioria por la distancia del camyno y que su se-
fioria sea servido de hacer merzed A esta ciudad de dar su
mandamyento para que libremente puedan los vecinos e
moradores despachar sus carretas A las parties e lugares
para donde los alquilaren o tuvieren necesidad de despa-
charlos haziendo rregistro de los yndios conform a las
hordenanzas pues desto se sustenta esta ciudad.-
(-y pedir a su sefloria rreponga un mandamyento que
tiene dado para que los mercaderes no puedan vender en
esta ciudad sus mercaderias y dar su mandamyento para





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA


que libremente puedan vender sus mercaderias en esta
ciudad-
(-y pedir un traslado de las libertades y esenciones que
se an de guardar los tesoreros de las bulas-
cy pedir A su sefloria made library su mandamyento que
su lugar tenyente ques o fuere no pueda executar sentencia
de muerte ny mutilacion de miembro ny afrenta en nyn-
gun vezino sin que se le otorgue la apelacion con graves
penas que para ello les ponga su sefioria.--
El Cabildo de C6rdoba, en varias circunstancias, defiende
sus prerogativas y facultades propias contra el Capitan
General de la Provincia de Tucuman, de que depend civil-
mente C6rdoba, en virtud de haber aquel gobernante de
una seccion del virreinato del Perd entonces, pretendido
entrometerse en sus procedimientos.
Habiendo dicho aquel funcionario, que habia sido infor-
mado sobre las parcialidades y des6rdenes que se han
tenido en las capitulares de dicho Cabildo, en las eleccio-
nes de regidores, nombrando y eligiendo hombres mozos,
procurando excusar en los dichos oficios y cargos los
hombres viejos principals y de calidad, casados y de buen
ejemplo y costumbres, y de quien los mancebos y la Repd-
blica han de ser bien gobernados...mando dar el present
por el cual os mando que reunidos al efecto...nombra-
reis cuatro regidores, que sean personas cuales os parez-
< can convienen de treinta y cinco aftos para arriba y hom-
bres casados, y asentados de buena vida y costumbres,
a y hecho la tal election, me la enviaseis cerrada y sellada
para que yo la vea y confirm en nombre de Su Magestad
como tal su Gobernador y Justicia Mayor...so pena de
privacion de vuestros oficios, a mas de doscientos pesos
a de oro cada uno.)
((Reunido el Cabildo, se convino en contestarle recapitu-
lando las libertades concedidas a la ciudad y Cabildo al
tiempo de su fundacion, el cual uso habia sido confirmado
y aprobado por todos los Gobernadores que son muchos, y
en conformidad han dejado libremente los Cabildos de
elegir, y como lo mandado seria ir contra las estatutos desta
ciudad, y para que su sefioria sea informado de la verdad
y conozca lo que aqui se tiene referido, conviene se le





100 OBRAS DS SAHMIBNTO '!

envie aviso y testimonio de todo, de suerte que su sefloria
revoque su mandamiento.
((En su consecuencia el Cabildo di6 poder a D. Pedro
Luis de Cabrera y Ger6nimo Bustamante para que parez-
can ante su sefloria del Gobernador Juan Ramirez acerca
de las ordenanzas y constituciones que esta ciudad tiene
uso y costumbre de hacer las elecciones fechas...y que
su sefioria reponga el mandamiento dado en contrario del
dicho uso y costumbre, y sobre esto hagan las diligencias
que convinieren.
(Al efecto les daban poder para pedir que reboque el
mandamiento que tiene dado contra los fueros y ordenan-
zas de esta dicha ciudad, y presentan para ello, la funda-
cion de esta ciudad 6 libertades 6 ordenanzas que hizo el
fundado...haciendo pedimentos, requirimientos y protes-
taciones; y de no tener efecto puedan apelar de autos y
mandamientos que se dieren en perjuicio, y sacar testimo-
nios, y con ellos puedan parecer ante el Rey nuestro senior,
y seflores de su Real Audiencia de la Plata, y ante el senior
Visorey del Perd y ante otras cualesquier Justicias y Jueces
de Su Magestad, eclesiaticos 6 seglares, de cualquiera
fuero 6 jurisdiccion que sean.
Esto es lo que se llama correr cielos y tierra, y no dejar
piedra por remover para defender aquellas libertades, que
viniendo desde ab initio aseguradas A las ciudades no han
de dejarse A merced de un gobernante audaz. ,Seremos
menos republicans, pues Repdblica llaman a C6rdoba, en
1882, que lo que se muestran nuestros padres en 1588?
La Independencia no es la libertad, por lo visto.

PETiCION DE DERECHOS

El Cabildo de C6rdoba en 1792 hace, en las instrucciones
dadas A sus apoderados para representarlo ante el Gobierno
y Capitan General de Tucuman, Diaguitas y Comechingones,
la misma peticion de derechos que el pueblo ingles hizo y
arranc6 al descreido y falso Rey Carlos I.
La brevedad de las actas municipales, la pequefiez del
teatro y oscuridad de los actors, quita a los ojos del vulgo
con la redaccion curial de estas piezas, la majestad y
grandeza del acto.





CONFLICT Y ARMONiAS DE LAS RAZAS EN AMERICA 101

El Cabildo de C6rdoba se mostr6 durante muchos afios
A la altura del Parlamento ingl6s, y asombra c6mo pueblo
tan levantado, que lucha dos siglos sin cesar por sus liber-
tades, ha venido A ser el pueblo que consinti6 d' Bustos, que
obedeci6 A los Reynaf6s y los Quebrachos y no ha podido
hasta hoy restablecer su antigua gerarquia.
Son dignas de eterna recordacion las siguientes:
( Instrucciones que dan los sefores Cabildo, Justicia y Regi-
miento de esta ciudad para que parexcan ante los senfores Presidente
d Oydores de la Real Audiencia.
( Primeramente. Pedir A su Alteza provision real para
que los gobernadores de estas provincias, no saquen A los
vecinos feudatarios de sus casas 6 vecindarios, para ninguna
poblacion nueva, ni conquista, ni le tomen las armas que
tienen para el sustento de esta ciudad, ni caballos, 6 confir-
men el estado de esta tierra.
( ltem-Que los Gobernadores no envien Jueces en comi-
sion A presidir los Cabildos y Ilevarles costas, ni inferirles
otras vejaciones-porque ha sucedido prender al Cabildo,
Justicia 6 Regimiento de esta ciudad-por volver por su
Repiblica.
a Itenm-Que los Gobernadores 6 sus lugares Tenientes, y
alcaldes ordinarios de esta ciudad no executen sus senten-
cias de muerte, ni mutilation de miembro, ni afrenta A
ningun vecino ni morador de esta ciudad, sino que les
otorguen las apelaciones para ante su Alteza (la Real
Audiencia) ni les vendan sus haciendas hasta que su Alteza
yea la causa y se defina en sus estrados, 6 siendo recusados
los dichos jueces en cualquier manera se acompanfen con-
forme a derecho.
( Item--Pedir A su Alteza que confirm las constituciones
e ordenanzas, t6rminos y posesion de esta ciudad; y que no
entire ninguna persona en los t6rminos de esta ciudad ni
hagan vejaciones A los naturales de estas provincias, 6 que
puedan con libertad, en su Cabildo y Ayuntamiento deter-
minar los capitulares lo que viesen que conviene al bien,
pro y utilidad de su Repdblica.
( Item-Que los Gobernadores de estas provincias dejen
libremente A los procuradores que vuelvan por su ciudad y
Repdblica, y no los puedan prender ni hacer vejaciones, ni





1Ux QBRAS DE SARMIENTO

impedirles los caminos,sino que libremente los dejen pasar
en su viaje.
( Item-Que los Gobernadores no puedan llevar desta
ciudad A ningun vecino por ningun delito que haya podido
cometer, para conocer de su causa, si no fuere que las
justicias de esta ciudad conozcan en su fuero, 6 jurisdiccion,
porque ha acaecido mandar jueces de comision por cosas
muy faciles de salario, y los han levado, asi a los vecinos
como a los capitulares, de que reciben grandes agravios por
ser la tierra pobre.)
Mil otras muestras dariamos de la libertad de que gozaban
las ciudades, y de la autoridad de que estan revestidas las
Municipalidades por derecho propio, como la acordaba la
Magna Carta en Inglaterra y el formulario de ereccion de
ciudades en America, que viene acaso de los romanos al
tomar. posesion de territories 6 fundar ciudades, concedi6n-
doles el derecho latino, y entonces gobeinaban duumviros 6
alcaldes, 6 bien las colonies militares de ciudadanos italiotes
con queaseguraban la quiet posesion de una comarca.
Con toda indulgencia del lector, la mayor part encon-
traran que estamos gobernados por el sargento de Policia,
institution patria, es decir arbitraria.
Practica colonial necesita titulo como peticion de Dios.
Cuanto venimos enumerando es la forma del sistefna te6-
rico, diremos asi, de la colonizancion espaflola, fijando por
las Leyes de Indias las relaciones con los aborigenes, por las
Reales Ordenanzas de cobro y administration de los cauda-
les plblicos y por la instalacion de los Cabildos, coetanea y
consustancial de la fundacion de las ciudades de blancos,
continuando la tradition hist6rica de los pueblos cultos en
su manera de gobernarse, como un derecho propio al hom-
bre y de que no puede ser despojado por transportar su
domicilio de un continent a otro.
jQu6 habria de verdad en la prActica no obstante todo
aquel conjunto de prescripciones legales? Nuestras practices
actuales, tanto administrativas como municipales, nos
harian suponer que no debieron ser mejores durante las
colonies, pues que si peores fueran, habria occasion de
compadecerlas. Muchos abuses debieron perpetrarse, prin-
cipalmente en lo que hace al tratamiento de los indios por
la victoria y la conquista primero, por el repartimiento y la




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E82CPL6FB_B5Q8B9 INGEST_TIME 2012-08-02T13:57:43Z PACKAGE AA00010664_00036
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES