Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00035

Full Text



OBRAS


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO



TOMO XXXVI


BUENOS AIRES
7181 -Imprenta y Utografla u Mariano Moreno Oorrientes 89.
4o90


CONDITION DEL EXTRANJERO
EN AMERICA





























EDIT )R
A. BELIN SARMIENTO




















ADVERTENCIA DEL EDITOR






Este voldmen, cuya publlcacion hemos debido antlcipar, contiene la ultima
campafa periodfStica del autor, como si fuera la nacionalizaclon de los que se
mantlenen extranjeros en cuanto a deberes politicos, un problema que tanto
afectara sujnente, que hublese habiltado horas para tratarlo antes de morlr.
Sanclonada la Constitucion de 1853, fud constant la propaganda de Sarmlento
contra el exceso de celo que hizo introducir las declaraciones que prevale-
cleron (Vease -entre otros, t. VIII p. 351, XVII p. 297. XVIII 228). Consi-
deraba que la Constitucion no debia haber mentado la palabra extranjero,
pues el derecho de gentes no consider tales sino a los transeuntes en los paises
civillzados; y reputaba un pellgro para el correct juego de las Instltuciones
representatives, el que las leyes fundamentals consagrasen y con el tempo
agravasen la prescindencla en sus propios destinos y el de sus hijos, del eml-
grante establecido y sin miras de retornar a la patria de su origen, seialando
desde el comienzo el fenomeno, hoy tan claro, de que a medlda que la Nacion
adquiere fuerzas mayors en riqueza y poblacion, mas se debilita en su cohesion
naclonal.
Al Introducir las reforms en 1860 en la Convencion preparatoria de Buenos
Aires y en la de Santa Fe, eran de tal importaneia los problems politicos que
envolvia la union y la necesidad de sancionar, ante todo, una Constitucion, que
fud forzoso hacer encorvar toda conviction sobre puntos vitales, pero que en el
moment hubleran parecido estemporaneos 6 conducentes solo a traer obstaculos
a la union.
Era visible desde entonces para el autor, las consecuencas traidas por nuestros
des6rdenes que tan honda diferencia habian de producer en los efectos politicos
entire la emigracion establecida y refurdida en la naclonalidad en los Estados
Unidos y la establecida entire nosotros, productora de riqueza, pero aislada 6
ludiferente sino hostile a todo esfuerzo para mejorar la condiclon political. Fueron
en efecto las 6pocas de ensayo, la anarquia y las tiranias diversas las que haclan
aqul de toda evidencia una ventaja mantenerse extranjero para que la vida y
propiedad fuese proteglda, mientras en el Norte de America can sus instituciones
de libertad arraigadas de siglos, era una evidence desventaja mantenerse alejado
de su propio gobierno.
La situation creada traia como consecuencia en los primeros tiempos los cons-
tantes reclamos de los agents extranjeros, que aun despues de constituida la






OBRAS Di SARMIENTO


Bepublica, pretendian jurisdicciones consulares que solo en los pauses barbaros
del Oriente han sido admitidas. Desde 1855 los consules de Inglaterra y Francla
pretendieron correr con la exclusive jurisdicclon en material de bienes ab-intestato
de sus nacionales, con prescindencia de la justicia de la tierra, como st las cosas
no pertenecleran al pals, ya que sus duefios hublesen sido extranjeros. El de
Inglaterra sostenia que la balija Inglesa habia de ser ablerta en su consulado.
Algunos hijos de extranjeros ayudados por sus consules quisieron resistir la ley
de enrolamlento. Hubleron reclamos de indemnlzaciones para los extranjeros
que sufrleron perjulcios en los inevitable trastornos y de los que no podian ser
indemnlzados los nacionales. Muchos pretendian tambien ser exceptuados de las
cargas sociales, como ser Is defense del suelo que habltan contra las Invaslones
de Indlos 6 de armarse para defender el orden, lo que constituia una desventaja
para los nacionales. Por fin, desde entonces, aparecian conatos de diarlos extran-
jeros de reunir en colonlas las agrupaclones de los de su lengua, para explotar
y mantener vivo en ellos el falso sentlmentallsmo de una patria abandonada para
slempre, ocultAndoles la condition political subalterna en que viven en la patria
que habltan.
Han obrado las leyes inexorables del progress para obviar muchos inconve-
nientes, asi como la firmeza de nuestros estadistas, ateniendose a las soluciones
que nacian de un derecho colonial que debia forzosamente crearse en los Estados
Unidos y ante cuya clase de conflicts ha obtemperado la prudencia de los
gobiernos europeos que han admitido soluciones especiales para situation tan
excepcional; pero subsisten otros muy graves aqui que pueden traer el fen6meno
de un pais habitado por extranjeros gobernados por una minorla de nacionales.
Creemos que facilitariamos la lectura de este libro, si lograsemos resumir las
doctrlnas del autor al respect.
No son de ahora las candorosas tentativas de ahorrar al extranjero toda mo-
lestia y lo que se ha Ilamado evitarle vejamenes al concederle en masa la ciuda-
dania, es decir, el derecho de ser libre, ( pues la libertad political se reduce a
gobernarse a si mismo, perdiendo la tutela bajo la cual vive actualmente n.
Conceder la cludadania a los que no la solicitasen, constituiria, en el sentir del
autor, un derecho propio al emigrante para gobernar esta socledad, lo que seria
falso y atentatorlo. Podrian influir en las elecciones millares de ciudadanos que
ignorarlan aun la lengua y ni sospechas tendrian de las instituciones, y si este mal
ya existe de por si, seria aumentarlo considerablemente 6 A sablendas. Los que
ejercen la ciudadania en todo pals organizado, estan inscriptos y contados desde
el registro civil, mientras que esa pretension arrojaria una masa de hombres.con
derecho a gobernar y no habria previsibn que pudiese obviar los peligros que
envolveria, no siendo el menor el de multipllcar en alarmantes proporclones la
corrupcibn electoral existente, y no son de poca monta los casos en que en los
Estados Unidos mismos, partidarlos sin esriTpulos ban dominado elecciones con
masas estolidas y fanalizadas de irlandeses legalmente nacionalizados, pero no
Iniciados.
La prevision constitutional de la nacionalizacion solicltada indlvidualmente
que no afecta el decor de quienes diariamente ponen a pido y suplicon ante todo
Juez y en cada emergencia de la vida, comprende la existencia de una voluntad
de ser ciudadano, y por tanto la conclencia de lo que el acto import, pues el
aspirar A ser ciudadano demuestra cierta elevacion de ideas political, mientras
que una naturalizaci6n que admitiese por categories anonimas A los residents,
en nada afectaria la position de los 6nicos extranjeros conscientes y respon-






PR6LOGO


sables de cuyo concurso beneflclaria el pals y solo serviria a los agents de
elecclones que pululan en todo pals libre, para proporcionarles elements incons-
dentes y venales.
La Constltaclon consagra las garantias que constituyen derechos humans y
determine las condiclones de concesiones locales. Conceder cludadania en masa
seria constltuiria en un derecho human, lo que es impossible y ademas haria
ctudadanos argentinos que conservasen otra ciudadania y otra vinculacion con
goblernos extrafios. Las clasllcaciones mas importantes del derecho desapa-
recian, como la traicion que no existiria para quien obtuviera tan anbmala situaci6n
de poder gobernar aqul sin dejar de ser s6bdito en otra parte.
Siendo la inmigraclon en tan grande escala un hecho nuevo en el mundo y tan
ftkera de las ocurrencias ordinarlas de la legislation, (no habiendola sino sobre
traslaclon de sfbditos aisladamente de un pals A otro), debe establecerse un sis-
tema preconeebldo para precaverse de que no se convierta en Invasiones que
arrasen con todas las Instltuelones conqulstadas. La soberania puede pasar sin
regla a otras tendenclas, y cuando no se consultara mas que la necesldad de evitar
exploslones, catacllsmos, subversiones, conflicts, ael tacto politico aconseja hacer
que un piano Inclinado les de curso, como en las aguas, sin derrumbar los
costados, ni Inundar los terrenos que se querian fecundar.s Los afios de apren-
dizaje Impuestos, el novlclado necesarlo para ser cludadano en condiclones tan
nievas, no son para que olviden lo que traen stno para que aprendan.
De que nuestras Instltuclones no est6n en el grado de adelanto apetecido, no
se deduce que puedan venir de afuera y former parte del goblerno los que no
saben leer, los que no conocen la lengua de nuestras Instituclones y por falta de
tiempo y residencla, no comprenden nl el Tnecanismo del goblerno, ni conocen
los hombres prominentes que van A eleglr. Faltanos A nosotros y faltales A la
gran mayoria de inmigrantes capacldad, instrucclon y sentlmiento politico y no
es otro el secret del vicio de la abstenclon polittca de los nuestros y la Indife-
rencla en que los extranjeros yacen en cuanto a sus mas elementales convenienclas.
El exodo continuado de nuevos arribantes debe conduclr a procurarle colocaclon
ordenada para el present y el porvenir y no dejarles que se acomoden en los
huecos, vaclos y claros de la socledad actual, sino se ban de dejar sentir pertur-
baclones profundas. Suponlendo el dla proximo de un aumento de inmigraclon
de manera que los extranjeros, entire los reclen Ilegados y los de antiguo esta.
blecldos, formen las tres cuartas parties de la poblacion, tendrlamos una Re-
p6bllca de extranjeros con una pequefia minoria de naclonales para servirles en
aquellas funclones poco lucrativas y asaz onerosas, de culdarles el orden, defender
el terrltorlo, juzgarlos equltativamente, guardarles sus fueros y derechos, y
ademas gobernarlos en condiciones imposibles 6 Incompatibles con la naturaleza
de las instituciones modernas: la posesion de la propiedad pasando at extranjero,
los capitals manejados en mayorla por ellos y ninguna de estas enormes fuerzas
soclales representadas en el goblerno, establecerlan un desequillbrlo politico de'
Insuperables consecuenclas. No es de derecho muy claro ser y llamarse extranjero
en un pals lejano del suyo, la mitad 6 la mayorla de un pueblo, y exigir (A los
naturalesn que lo goblernen blen, que sea just, incorruptible y asegure A todos,
cada uno de sus derechos, cuando es sabido que las minorlas que se mantlenen
en el poder se corrompen, por las mismas eyes que produce el mismo efecto en
las materlas orgAnlcas.
El autor se express con singular energia sobre las consecuenclas morales de
la abstencion de los extranjeros, para ellos y para sus descendlentes. a Todo el






ORRAM DI SARMIENTO


que no satisface A los instintos soclales (la political) es un ser depravado y sus
hijos han de crecer con un sentldo atroflado ,, pAg. 173 y 174. Las critics que
los nifios oyen con la autoridad del padre de familla, los diaries que explotan el
patriotismo retrospective creado aqui por contrast, dlllcultan su asimilacion
y su educaclon political. Se ha inventado para esta America un goblerno a la
( manera de las colmenas de abejas, donde habran trabajadores sin sexo, sin
a patrla, neutros, cuyo oflcio es enriquecer la colmena y habrA Rey y Reina y
A zAnganos que serAn los que goblernan (pAg. 89).
Las conclusions del autor son que deben crearse cludadanos por medio de la
difusion de la instrucclon en general, y en cuanto a los extranjeros en particu-
lar, atenerse A las prescripciones de la Constituclon bajo el punto de vista legal;
pero actlvar por todos los medios, hacer nacer en ellos el convenclmiento de su
propia conveniencia de asegurar paraellos y sus hijos la prote'cclon al product
de su trabajo, que solo con instituclones blen ponderadas puede conseguirse.
St ampliasemos todavia las facilldades que damos para nacionalizarse, y seria
diflell encontrar la forma de ampllarlas sin violacl6n maniflesta de la Constltucion,
en poco camblaria el modo de pensar de los 6nlcos extranjeros que traerian al
cuerpo politico un contingente 6til y solo el pellgro de mayor ignorancia y mayor
corrupclon.
Cuando la masa popular estuvo representada en el goblerno por su barbarie,
tuvimos tiranos atroces y trelnta afios de sangre. Cuando la minoria capaz tuvo
tiempo de corromperse en el goblerno, la enormidad de sus excess en empr.s-
titos y empresas, mostr6 el complete' desequllibrio del cuerpo politico y la falta
de reslstencia de una masa de electors que en otros palses forman la fuerza
conservadora, y solo los extranjeros arralgados educados y capaces de solicltar
consclentemente la cludadanla podrlan aportar ese lastre que falta.
Mientras tanto la Constltuelon argentina reposa sobre la capacldad del pueblo
para elegir y exige que todos reciban clerta nlstrucclon. Todo el problema
consiste en fundar la cludadania montandola sobre su verdadera base, la capa-
cidad gubernativa adquirl6ndola, y en cuanto a extranjeros cumplir el espiritu
de nuestras instituclones, que desde el estatuto de 1815 vienen exigiendo de ellos,
voluntad explicit y no Implicita de incorporarse, capacldad de comprender los
beneflcios y los deberes hneludlbles que la calidad de eludadanos les impone,
asi como la tutela impropia que dejan ejercer sobre ellos y sobre sus blenes,
mientras se abstienen de exlgir los padres extranJeros Iguales derechos 6 iguales
cargas que sus hijos argentinos.
En cuanto a las resistenclas y las coleras que suscitaba Sarmlento con la vigo-
rosa exposition de sus doctrinas, entire diarlstas Itallanos sobre todo, debemos
recorder que 61 decia que en simpatia por la Italia artistic, libre y unlfleada,
a no nos ha de ganar ningun napolitano 6 genovds de los que viven-entre nosotrosk,
y ademas que el primero en fecha de los publlcistas americanos, pues en los
Jstados Unidos mismos no fu6 materla de preocupacion, el primero que hiciese
propaganda razonada y un sistema economic que tenia por base la Inmigracion
europea, desde 1841, ha sido Sarmlento y desde que tuvo una pluma en la mano
ha combatido las preocupaciones locallstas, creadas por el alslamlento de la
colonia espafiola, contra todo lo que fuera extranjero, preocupaciones y odios
que subsisten en Espafia y en cast todos los Estados de habla espafiola.


EL EDITOR.






CONDITION DEL EXTRANJERO











IPOCA PRECONSTITUCIONAL




NACIONALIDAD ARGENTINA

(BI Nacional, 10 de Noviembre de 1855.)
jCuAntas dificultades nos cercan, y qu6 legado de males
acumulan sobre nuestras cabezas nuestros pasados' des-
aciertos, las tiranias que nos han estropeado, y aun nuestras
propias larguezas!
Buscamos la nacionalidad en la amalgamacion de goC
biernos hostiles, y de instituciones basadas en el antojo de
cada grupo quese reuni6 aqui y alli & formularlas, con-
tando imponerlas por la violencia, al mismo tiempo que
vemos impasibles desmoronarse la nacionalidad de estos
paises, por los elements mismos que debieron robustecer-
la, trayendoles elements nuevos A confundirse en su
seno.
Nuestros lectores han podido formarse idea de la cues-
tion que se ha suscitado por el C6nsul BritAnico, negando
a las justicias del pais su autoridad para dirimir cuestio-
nes relatives a bienes de ab intestato ingleses, y llenar con
ellos las formalidades por ley requisitas en todas las trans-
misiones de propiedad.
Segun la luminosa y jurisperita exposition que el Juez
ToMo xxxvi.-1





OBRAS DB SARMIENTO


Garcia hace, y hemos publicado ayer, la limitacion del arti-
culo 25 del tratado ingl6s, A la simple guard de los bienes
del ab intestato, parece que quisiera el Vice-C6nsul ingles
extenderla hasta sustraer estos bienes a la intervention de
las autoridades del pais. atribuyendose el Consulado facul-
tades judiciales sobre estos bienes, pues ya alguien ha de
tenerla, sino la tienen nuestras justicias.
Estamos informados que ante otro Juzgado el Agente de
la Francia quisiera hacer uso de la franquicia del tratado in-
gl6s (bienque en su genuine sentido) A virtud de una comuni-
cacion del Ejecutivo, en que se mostraba dispuesto A con-
ferir la curatela de los bienes de ab intestato francs A los
representantes de su nacion, mientras se celebra un
tratado. Gdstanos ver la magistratura judicial empefiada
en esta via, manteniendo la observation de las leyes contra
las corruptelas que pudieran deslizarse, si guardianes ani-
mosos no estuvieran ahi para impedirlo. Los Tribunales
de Justicia son los itnicos int6rpretes de la ley que aplican
a los casos sobre los cuales se suscita question. Ellos por
tanto decide si es fundada en ley una pretension, y si es
ley la que se invoca en los casos que se refieren a trata-
dos 6 comunicacion del Ejecutivo. Entra en el catalog
de nuestras leyes, el cumplimiento de las estipulaciones
de los tratados, y como tales leyes, los jueces determinan
su action y sus efectos.
En los Estados Unidos los Tribunales como guardianes 6
ite6rpretes de la ley, pueden suspender en cada aplicacion
prActica una ley sancionada debidamente, pero que pugne
6 con los tratados celebrados que son leyes, 6 con la Cons-
titucion que es la supreme ley.
Es uno de los males que nos leg6 el arbitrario de Rosas
la necesidad en que muchas veces se vieron los agents
europeos de propender A extender su jurisdiccion con el
animo de resguardar los interests y derechos de sus nacio-
nales, y no pocas veces los de los argentinos mismos que
buscaban protection contra su propio Gobierno, en las in-
munidades de los Agentes extranjeros. Pero aquel mal
pasajero ha dejado hondas Ilagas que el tiempo no se
apresurarA A cerrar, y que un celo mal entendido amenaza
abrir mas profundas.
Recuerdese con este motive la pretension del Agente de





CONDITION DEL EXTRANJBRO


la Francia de que los argentinos hijos de frances sean
reputados ciudadanos franceses, y se compare y liga con
la reciente del Vice-C6nsul ingl6s que pretenderia sustraer
a la accion de los tribunales del pais, la parte de propie-
dad argentina poselda por un in'gl6s muerto ab intestato; por-
que una casa, una quinta, un arbol, un animal, son cosas
argentinas, quien quiera que el propietario sea.
Las consecuencias de tales pretensiones pueden ser in-
calculables, y van nada menos que destruir toda nacio-
nalidad en estos paises nacientes, y & organizer Estados en
el Estado, por nacionalidades extranjeras, con sus gobier-
nos respectivos.
Ya en uri articulo del British Packet bajo el titulo de doMU-
NIDAD EXTRANJERA, vimos avanzarse ideas en este sentido,
en las que sin darse cuenta el autor de su trascendencia,
proponia la reunion de los extranjeros en una corporation,
con agents que pudieran acercarse al Gobierno A pedir
justicia para sus nacionales, toda vez que sus representan-
tes oficiosos la creyesen agredida por los tribunales ui otras
autoridades.
Si tales tendencies que obran aisladamente y con inter-
cion inocente de ordinario,tomasen fuerza,llegarian A pro-
ducir fen6menos singulares de que sociedad alguna no pre-
senta ejemplo.
Conocidas son las leyes sobre extranjeros en Europa, y
particularmente en Inglaterra y Francia, donde son limi-
tadisimos los derechos que se les concede, principalmente
en la primera, donde les estA vedado poseer inmuebles.
Pero estas leyes obran sobre un incident insignificant
alli, cual es el extranjero, relativamente a la poblacion na-
cional. Nuestra situation es diametralmente opuesta a la
de la Europa, pues nuestra poblacion europea tiende a ser
cada vez mayor, y puede un dia feliz y no muy lejano ser
superior a la national. La Europa de ordinario alejahabi-
tantes de su seno, lejos de propender a traerlos de otras
parties, mientras que nosotros recibimos extranjeros por
millares y puede ser que en pocos afios recibamos por mi-
llones. Estos extranjeros no solo son atraidos momenta-
neamente por las necesidades del comercio, sino que acaban
por establecerse, adquirir bienes raices, casarse, tener hijos,
y fijarse para siempre en el pais. Asi, pues, los habitantes del





OBRAS DI SARMIENTO


suelo son en gran part, y pueden serlo en una grande esca
la extranjeros; y & admitir las tendencies de los agents
europeos aqui, concluiria por extranjerizarse la mayor par-
te de la poblacion y de la propiedad, desconociendo hasta
los hijos de extranjeros la jurisdiccion de su patria natal
sobre ellos.
ZCuales serian las consecuencias en grande de este hecho?
Nada menos que la disolucion de la sociedad, y el caos de
jurisdicciones y pretensiones encontradas. V6se de ello una
muestra palpable en la campafia. Los salvajes atacan la
vida y la propiedad de sus habitantes, sin distinction de
nacionalidades. 'Qud deber mas sagrado, mas general
para el hombre que defender su propiedad y su vida? La
campaila esta poblada hoy por otro tanto de extranjeros
como de nacionales; pero cuando el Gobierno convoca la
milicia para defender el pais, no reconocen obligacion de
cumplir con este deber sino los argentinos. Mientras que
estos abandonan sus trabajos, y pierden su vida en los
combates, irlandeses, ingleses, franceses, espafioles, vascos,
italianos, continian impasibles en sus trabajos, de donde
result que los nacionales tienen el deber de guardar las
propiedades y las vidas de sus huespedes, que en cambio
explotan el tiempo que no dedican a su propia defense y
emplean su actividad en acumular capital, que a su vez
pretenderian sustraer a la jurisdiccion de las autoridades,
si doctrinas como las del Vice-C6nsul ingles se extendiesen
a casos mas generals. Sucede lo mismo en las conmocio-
nes political, en que los nacionales acuden a los cuarteles
y pueden ser obligados a cerrar sus casas de negocio,
mientras los que no reconocen estas obligaciones aumen-
tan su propiedad.
Si de tales desigualdades resultase, la disminucion de la
riqueza de los argentinos y el aumento de la de los. extra-
flos, como puede resultar la disminucion de la poblacion
sometida a las cargas sociales, relativamente A aquella
que tenderian a conservarla exenta, resultaria una sus-
titucion del pueblo national por otro pueblo extranjero
duefio de la propiedad y sin Gobierno, pero tambien
sin instituciones que les asegurasen sus derechos.
Afortunadamente la naturaleza corrige en part estos
errors, y los extranjeros mismos estAn casi siempre uni-





CONDITION DEL EXTRANJERO


dos A los intereses del pais, contra las exageradas preten-
siones de sus Representantes, cuyas exigencias tienden
muchas veces a desmoralizar al hombre, y A relajar las
vinculaciones sociales. Supongamos que un argentino hijo
de francs, fuese ciudadano frances en derecho. ,Qu6 uti-
lidad sacaria la Francia de este hecho? Puede imponer
contribuciones A la propiedad de sus sdbditos? ,Puede lla-
marlos A la guerra? 6"'imponerles algun deber? En cam-
bio jqub desmoralizacion no resultaria para la nacion Ar-
gentina de este contra sentido? Diez mil j6venes argentinos
podrian negar a su Gobierno el derecho de Ilamarlos a la
defense del pals, como se negarian sus padres; y a mas
del escindalo de estas desigualdades, cuantos otros males
y complicaciones no sobrevendrian, de tener A su patria
bajo la tutela de extraflos, suscitando dificultades, juzgan-
do los actos, y erigi6ndose en jueces de su conveniencia 6
justicial
El interns de la Europa y de sus agents esta en que estos
paises adquieran fuerza y homogeneidad; en que el impe-
rio de las eyes se robustezca, la tranquilidad se fund en
el podercreciente de los medios y de los intereses que la
guardian, en la nacionalizacion de todos los elements que
constituyen la riqueza y la poblacion del pais. Eso es lo
que las leyes de Inglaterra han consultado negando al ex-
tranjero el derecho de poseer tierras; y asi lo dice termi-
nantemente Blackestone; eso es lo mismo que nosotros
hemos consultado abriendo de par en par las puertas al
extranjero de origen con los medios de adquirir, de esta-
blecerse.
Pero si viene un agent europeo A decirnos que lejos
de hacernos con estos medios tan liberals de nacionales
nosotros mismos por nuestras mujeres francesas, 6 nues-
tras hermanas casadas con franceses, dejamos de ser argen-
tinos y pasamos A ser franceses, y la propiedad acumulada
por ingleses, est& bajo la jurisdiccion de la Inglaterra, nos
hemos hecho la burla del paraguayo.
Entonces deberiamos adoptar el camino de Inglaterra
adoptando sus leyes, que prohiben al extranjero adquirir
inmeebles en su territorio, para que los extranjeros no
pidan tambien sustraer esos bienes A la jurisdiccion terri-
torial.





OBRAS DO SAtMIENTO


INTERPRETACIONES

(El Nacional 26 de Noviembre de 1855).
Vemos que se insisted en sostener que el articulo 13 del
tratado con Inglaterra sustrae de la jurisdiction ordina-
ria los bienes de los ingleses muertos ab intestato, contra la
doctrine de nuestros tribunales que limitan su accionA- la
guard de esos bienes, nombrando el C6nsul 6 agent briti-
nico el sindico, sin intervention de las autoridades ordina-
rias, que lo hacen en los demas casos.
Bastaria exagerar las consecuencias del principio para
sentir su insubsistencia. 4Reconoce la Inglaterra esta doc-
trina en su propio territorio? ,Presenta la historic de los
pueblos civilizados ejemplos de este traspaso de atribucio-
nes? Desearamos ser edificados sobre este punto.
Pero vamos 6 las consecuencias. Suponemos un sdbdito
britanico muerto ab intestato en C6rdoba, donde el tratado
rige como en Buenos Aires. El C6nsul nombra un sindico
de su confianza, segun el tratado. Hasta aqui estAn de
acuerdo ambas interpretaciones. Pero para tomar razon
de esos bienes el sindico legaliza los inventarios, sin acu-
dir A escribanos, nijueces. Dirase que el C6nsul revestira
de estas formalidades los papeles, y ya tenemos que el
nombramiento del sindico, el sindico, el inventario y la
autorizacion de los documents emana de una persona. Es
precise convenir, que en este caso la propiedad inglesa estA
menos garantida por las formalidades de la ley que otra
ninguna. Pero como son raros los hombres que tienen in-
tereses sin estar ligados a los intereses de otros por deudas,
compafiias, acciones personales, etc., la liquidacion de esa
propiedad britAnica debe, segun esta teoria, hacerse ante el
consulado ingl6s; porlo que el C6nsul se convierte en juez,
no ya de la propiedad britanica solamente, sino de los in-
tereses argentinos que 6 ella est6n ligados; y tenemos que
nuestros conciudadanos 6 aun extranjeros que tengan cuen-
tas pendientes 6 derechos cuestionables & esos bienes intes-
tados, deben ocurrir A litigar sus cuestiones ante el juez
ingl6s, cuyos actos no autoriza escribano pdblico, y que es
por el espiritu y aplicacion de la clAusula del tratado el
representante del intestado, es decir, de una de las parties.





CONDITION DEL EXTRANJERO


Porque bienes son en el sentido juridico, lo que queda des
pues de pagadas las deadas.
Luego, como las leyes de todos los paises establecen dos
y aun tres grades para asegurar la recta y sabia aplicacion
de la ley, siendo el C6nsul, parte, por el sindico que nombra,
escribano, para la legalizacion de los actos, yjuez de primer
instancia en lo civil, 6 fall sin apelacion los asuntos liti-
giosos que envuelva la liquidacion de los bienes del intesta-
do, 6 la part que se consider agraviada debe apelar en
segunda y aun en tercera instancia ante el mismo juez y
parte que fall6 en primer grado.
Suponemos que igual franquicia se concederA. los re-
presentantes de la Francia, y mas tarde A todos los agents
europeos que desean ponerse & la par de la nacion mas
favorecida; y como la poblacion propietaria,.comerciante,
industrial, y aun ganadera del pals es en gran part extran-
jera, resultaria que en todos los casos de muerte ab intestate
de un espailol, un sardo, un norte-americano, las acciones
de los nacionales 6 de los extranjeros que hubiesen de
deslindarse hasta la liquidacion, iran a ventilarse ante esos
jueces franceses, espafoles, norte-americanos, etc., sin inge-
rencia de nuestros tribunales, sin constancia en nuestros
archives piblicos, sin legalization de nuestros escribanos,
sin apelacion y sin defense, pues como hemos visto, es el
juez el mismo muerto, representado por el C6nsul de su
nacion; porque la sucesion represent al difunto.
A estas consecuencias lleva el principio de la no ingeren-
cia, en la latitud que quiere darsele. aPor qu6 no se apli-
caria esta jurisprudencia a los nacionales de cada pals
aun en vida? Por absurd que parezca esta deduccion,
ella esplica el absurdo de la otra. El C6nsul de un extran-
jero muerto ab intestato, es el representante del muerto mis-
mo, para hacer per la conservation de sus bienes en do.nde
no tiene deudos, lo que ha dejado de hacer con su muerte
el intestado. La prerrogativa que le acuerda el tratado es
la de nombrar Un sindico 6 curador de esos bienes; pero
no por eso quedan estos fuera de la protection de las le-
yes, y exentos de las formalidades con que estr garantida su
existencia y conservation. El inventario de los bienes que
se reputan ser del intestado hade hacerse ante lasjusticias
ordinarias, protocolizarse en sus archives, legalizarse por





OBRAS DE SARMIENTO


los escribanos; y cuando los bienes hayan de ser reducidos
A dinero despues de liquidadas las acciones que resulten
contra ellos, venderse en pdblica almoneda, y todo esto
require, como los juicios de deslinde de acciones, ir reves-
tido de todas las formalidades legales, que un consulado
no puede Ilenar, sin implicancias que destruyen toda garan-
tia, y a no ser que crie en el pais estrafio toda una admi-
nistracion de justicia.
Estas precauciones son para evitar el frauue, la oculta-
cion y dilapidacion de los bienes, y las previsiones de la
ley no excluyen ni al sindico, ni al juez, ni al agents
consular; pues son contra el abuso, de donde quiera qua
pueda venir. El papel que el tratado, y el sentido comun
dan al C6nsul 6 agent britinico es el de guardian de
los bienes que deja un intestado, para defenderlos por
medio del sindico que nombra, de todo possible deterioro
y usurpacion; pero 61 no dirime cuestiones, no da validez a
los documents, no archiva las escrituras, ni suple ejecuti-
vamente los tramites, formulas y procedimientos judiciales,
que 61 no puede desempefiar, porque es part y no juez.
Si el sindico 6 un agent consular quisieran usuparse los
bienes de un ab intestato, el inventario que de ello ha que-
dado en los archives puiblicos estaria siempre denunciando
el fraude; y en todo caso las tramitaciones para movilizar
las propiedades aseguran la conservation de los bienes.
La equidad require que la persona mas afecta a un me-
nor sea su curador y su tutor, y esta misma equidad su-
giere la idea de que el tenedor de los bienes que quedan
por muerte ab intestato, de una persona en pais estrafio, se
acuda al representante de su nacion para que se les nombre
un curador simpatico por ser de su deber interesarse en el
bien de sus nacionales. Pero su accion se limit & sefialar
la persona que haya de curar los bienes, pues no seria
prudent que 61 en persona,-atendido su caracter, fuese
lamado ante los tribunales a litigar los asuntos que dej6
pendientes el ab intestato. Liquidadas todas las cuestiones,
determinada judicialmente la cantidad de bienes que eran
realmente propiedad del muerto, y cumplidas todas las dispo-
siciones legales, el C6nsul 6 agent trasmite la propiedad
A los deudos del muerto, si es que existen en su pais
natal.





CONDITION DEL EXTRANJERO 9
Todo lo que de estos limits salga, conduce al caos y A la
supresion de las garantias con que la ley en todos los pauses
resguarda la propiedad, cualquiera que sea su poseedor.

INDEMNIZACIONES

(9I Nacional, 13 de Febrero de 1856)
El Ministro de Gobierno ha pasado al Consejo Consultivo
en consult una larga series de reclamos de part del Envia-
do frances, sobre propiedades pertenecientes a individuos
de su nacionalidad dafiados durante la tirania de Rosas,
el saqueo del 4 de Febrero, 6 el sitio de 1853.
El nimero de estos reclamos pasan de setenta; pero como
es de suponer que no solo franceses hayan sido perjudica-
dos en aquellas 6pocas aciagas, podrian calcularse en pro-
porcioh de lasnacionalidades, cuantos otros reclamos hicie-
ran espafioles, italianos, ingleses, alemanes y americanos
de otros puntos de ambas Americas. Pasarian de quinientos
en todo, y pasarin de mil el dia que se establezca el dere-
cho de hacer pagar al pais los males inevitable que son
comunes a toda la poblacion.
TUngase present para resolver estas grandes cuestiones
la condition especial de la inrnigracion en estos paises. En
Norte-AmBrica no hay extranjeros: el inmigrante que llega
solicit luego su carta de ciudadania, porque halla su cuenta
en ser ciudadano del pais en que reside.
Entre nosotros sucede lo contrario. El inmigrante prefiere
ser extranjero siempre.
CAsase en el pais, adquiere fortune, y se arraiga; pero
es extranjero. El servicio military no le obliga; la defense
de su propiedad misma no le atafe. Si el national cierra
su taller para acudir al llamado de la autoridad, 61 perma-
nece tranquilo, exento de estas perturbaciones. Confisca-
banse las propiedades durante la tirania; eran destruidas
durante el sitio, los nacionales las perdian como era natu-
ral. Pero obs6rvese que la poblacion indigena no crece en
proporcion de la inmigrada. Cada afio llegan millares de
hombres de todos los paises, erfbusca de fortune, que el
pais les brinda, su actividad y su trabajo mediando. La mi-
tad de la riqueza del pais en comercio, en artes, en casas
y aun en establecimientos de campafia pertenece a los





OBRAS DE SAKMIENTO


inmigrados; y aumentAndose de dia en dia la inmigracion,
no esti lejos la dpoca en que los dos tercios de la riqueza
del pals les pertenezcan.
Para nosotros es este un resultado apetecible. No quere-
mos sostener que esa riqueza la han torado del pais. No:
la crean ellos, la hacen nacer con su industrial, su trabajo,
su economic. Pero esa riqueza es part de la fortune pibli-
ca; es la riqueza colectiva de Buenos Aires. La economic
political no pregunta d6nde naci6 el propietario de la casa.
de Mufioa, del Molino de vapor, ni quien levant6 el hospital
italiano. Contdntase con inventariar las propiedades y
obtenida la suma total, dar con ella la riqueza total del
pals.
El pais present ventajas que otros, y sobre todo la Euro-
pa no present para la acumulacion rapida de fortunes. El
espafiol, el francs, el italiano que vimos llegar ayer sin
mas capital que un par de brazos 6 alguna industrial itil,
lo vemos hoy propietario de casas, millonario, acatado y
estimado, Ilegando A ser uno de nuestros primeros ciuda-
dados; pero este pais, que tanto favorece la adquisicion de
la riqueza esta sujeto A ciertos inconvenientes que nacen
quizA de las mismas causes, como nunca existe el bien sin
su contrapeso de males. Ha estado sujeto A una tirania
horrible de veinte afios que pes6 sobre las fortunes y las
vidas de los nacionales. Fu6 saqueada parte de la ciudad
al dia siguiente de destruida aqu6lla. Huyeron millares de
hombres de fortune durante un sitio impuesto A la ciudad.
Unos pocos inmigrantes dafiados por la tirania entire los
millares de vecinos que fueron arruinados piden hoy se
les resarza de sus p6rdidas. Algunos que sufrieron en el
saqueo, entire un cuartel entero de la ciudad que fu6 ataca-
do, piden lo mismo; y otros tantos piden los que sufrieron
durante el sitio. 4Pero qui6n paga los millones confiscados
a nacionales por Rosas, los millones destruidos en el
sitio?
Queremos solo mostrar que va & Ilegar dia en que siendo
mayor la propiedad de inmnigrantes que la de nacionales,
A cada desastre pdblico comun A todos, las indemnizaciones
sobrepasarian A los medios de pagarlas.
Puede decirse al inmigrante al tocar A nuestras playas:
((aqui se adquiere fortune con una facilidad.que no se ve en





OONDICION DEL EXTRANJERO


el pais de donde viene, esta es una peculiaridad del pais.
En cambio, el pals estA sugeto de tarde en tarde a caer en
manos de tiranos y la ciudad A ser sitiada. Una ventaja
permanent esta compensada con un mal transitorio. Si
lo adquirido con tanta facilidad lo pierde en estos sacudi-
mientos, hfigase cuenta que lo ha perdido en los frecuentes
incendios de California, 6 en la quiebra universal que ha
seguido en Francia & las revoluciones de 1830 y 1848. Si
acometen ladrones su propiedad como el 4 de Febrero de
1851, Armese de un fusil como entonces y matelos. Si los
nacionales no permanecen tranquilos, hAgase ciudadano,
incorp6rese en la Guardia Nacional, sostenga los buenos
gobiernos, y elija ep los comicios los encargados del poder
que hayan de corservarlos. Duefio es de hacer todo esto, de
gobernar, de legislar sobre esa propiedad.x)
Todos estos reclamos dependent, pues, de esta condition
excepcional que para el bien quisieran hacer a los inmi-
grantes sus c6nsules 6 agents, sinluerer aceptar la parte
gravosa.
En los Estados Unidos no estAn admitidas por la ley las
indemnizaciones por quebrantos experimentados en los
motines populares; y con grande novedad se registra una
ley de este afio dada por la Legislatura de Nueva York,
dando derecho A sus hacionales y por tanto a los extran-
jeros, si los hubiere, a pedir indemnizacion por los dafios
inferidos. Chile no ha aceptado hasta hoy reclamo alguno
de dafios por guerra civil 6 trastornos, ya sean los pacien-
tes nacionales 6 extranjeros; y Montevideo que abri6 la
puerta a esta clase de reclamos, reconoce hoy setenta millo-
nes, que apenas vale el pais entero.
En t6sis general, pues, creemos que no deben ser oldos
reclamos de inmigrantes, cualquiera que. su nacionalidad
sea, que vengan separados de los que los nacionales hagan;
porque no se dira que fueron exclusivamente, y a causa de
ser tales, propiedades francesas las destruidas en el sitio.
No hay leyes para nacidos aparte y para inmigrantes aparte.
La ley debe decir: Se indemnizan los perjuicios causa-
dos por la tirania de don Juan M. Rosas; y entonces, se
presentarAn en una oficina los que tienen derecho & ella.
Habria que reconocer quinientos millones, a indemnizarse
los saqueados de 4 de Febrero de 1852, y reconoceremos





OBRAS DE SARMIENTO


veinte millones, y otro tanto a los perjudicados en el sitio,
y deberemos doscientos millones mas. Si han habido indem-
nizaciones, de ellas debieron participar igualmente todos
y sino las hubo, conformarse los unos, como se han confor-
mado los otros.
Si hubiera leyes diferenciales para los resarcimientos
entire el nacido en la tierra y el que viene de afuera a traba-
jar y adquirir, debiera haber leyes diferenciales para las
cargas. Por ejemplo, en varies puntos de Am6rica el extran-
jero para ejercer una industrial 6 abrir casa de menudeo,
paga mayor patent que los habitantes riacidos en el pais.
iQuerrian los extranjeros que se adopted tal sistema entire
nosotros ?
Tememos aventurarnos demasiado entrando mas adelan-
te en este mal terreno; pero el Gobierno no puede obrar
sino en virtud de una ley, y esa ley, no existiendo, esta por
crearse y no puede tener efectos retroactivos. Si se atienden
reclamos franceses, hagase la debidajusticia a espafioles,
italianos, ingleses, etc.; pero hagase igualmente a los naci-
dos 6 avecindados en el pais, que a ellos con mas razon de-
ben abonarseles los perjuicios de las dictaduras, los sitios
y los saqueos. La suma a que montarin los reclamos, dara
una idea cabal de la brecha que va a abrirse.


(El National, 12 de Febrero de 1856).

Tocamos ayer de paso por segunda vez este punto de
nuestro derecho pdblico con motivo de las observaciones
y datos suministrados por El Orden en corroburacion de
nuestra doctrine de la no indemnizacion parcial por na-
cionales de los dafios que la propiedad sufra en los inevita-
bles trastornos que tienen lugar en nuestros paises.
Cuestiones esta que puede decidir de la organization
political de estos paises, y Ilevarnos a una monstruosidad
social de que no ha presentado ejemplo hasta hoy el
mundo.
En todas parties las corporaciones privilegindas 6 repre-
sentadas por agents especiales tienden a sustraerse a las
cargas sociales. Durante la edad media y (aun hasta ahora
en algunos paises) la nobleza resisti6 a pagar contribucio-





CONDITION DEL EXTRANJERO


nes, no obstante que ella poseia la mayor parte de los
bienes races, y recien en la famosa session del 4 de Agosto
de 1789 la nobleza y el clero en Francia aceptaron su parte
de cargas pdblicas sobre los bienes de la Iglesia, de los
nobles que reyes, papas, obispos y concilios provinciales
habian sustraido a este deber de la propiedad, cualquiera
quo sea su nombre, de guardarse a si misma; porque si
se sostiene un gobierno, un ej6rcito, carceles, tribunales,
-etc., es para resguardar la propiedad y protejer su des-
arrollo.
Entre nosotros no es la nobleza ni el clero el que hoy
pretenderia desconocer la igualdad de cargas y de perjui-
cios con el resto de la poblacion. Son los emigrados que
vienen a establecerse entire nosotros, segun que pertenecen
A esta 6 la otra nacion fuerte de Europa. Para medrar
aceptan con gusto, y muchas veces sin reconocerlo, la
igualdad de ventajas, A saber: el derecho de adquirir
tierras, fincas, casas, ganados; la libertad de ejercer sus
profesiones, sin gravamen ninguno; y la de hacer el co-
mercio de menudeo, que en muchos paises no le es permi-
tido sino pagando una contribution como extranjeros.
Pero si se trata de cargas, entonces la question muda de
especie. Es el privilegio exclusive de los nacionales ha-
cerse matar con los indios en la defense de la propiedad
comun a los nacionales, el cerrar su almacen, taller 6
tienda para acudir A la llamada de la Guardia Nacional, y
su privilegio esti en dejar & los nacionales perder sus
fortunes en los trastornos, tiranias, sitios y saqueos que de
cuando en cuando ocurren. El emigrado no es tampoco
avisado que debe aceptar esta parte de nuestro modo de ser.
Hay mas, los enviados de Francia 6 Inglaterra sostuvieron a
capa y espada, el sitio de Buenos Aires, reconocieron el
bloqueo, y trabajaron sin rebozo en hacer triunfar A los
sitiados, con lo que se prolong el sitio y se infirieron los
daflos de que la propiedadfu6 victim. Levantado el sitio,
hoy se presentan pidiendo indemnizacion de los dafios que
aquel flagelo trajo, no para nosotros, sino para uno que
otro de sus clients.
Nosotros necesitamos organizer nuestra sociedad, mien-
tras que los agents extranjeros trabajan por sustraer de
.ella a los que la forman con sus riquezas, su persona, su





OBRAS DE SARMIBNTO


industrial y families; pero que nacieron en Francia 6 Ingla-
terra. Los unos querrian sustraer, la herencia de la pro-
piedad A las leyes equitativas del pais, 6 introducir el
derecho ingles para uso de sus nacionales. Los otros nos
disputarian la ciudadania hasta de nuestros propios hijos,
A fin de disolver por su base nuestra sociedad. Trasmi-
sion de la propiedad y nacionalidad de los hijos, que es lo
que constitute la sociedad civil y political, todo se nos dis-
puta; y no estA lejos el dia, si tales doctrinas hubiesen de
prevalecer, en que el consulado ingles haga un tribunal
del Banco de la Reyna para los litigias sobre herencias in-
glesas, y en la embajada francesa una mesa para el sorteo
de los argentinos hijos de franceses, A quienes correspond
por la ley francesa ir A hacerse matar en la Crimea.
Nuestro deber es reaccionar contra este espiritu de inva-
sion sobre nuestra sociedad, y unir los elements que la
constituyen. No hagamos del titulo de extranjero un
privilegio, si queremos former una nacion. El inmigrante
es un ciudadano argentino por la propiedad que posee,
por la industrial que ejerce, por las leyes que lo protegen.
Sino es ciudadano active, es porque hall ventaja en no
llenar estos deberes, y no debemos consentir en que haya
una prima dada al egoismo.
Toda protection al inmigrante, para que se establezca y
arraigue en el pais; toda desventaja para el que solo quiera
explotar de transito las ventajas del suelo, tal es la prAc-
tica de los Estados Unidos, y el espiritu del pueblo, De
ahi viene que los inmigrantes no se conserven extranjeros,
pues no les honra ni favorece este titulo.
Si no obramos asi, v.a a Ilegar un dia en que nos habre-
mos suicidado A nosotros mismos y hecho desaparecer la
poblacion national, para dejar su lugar & otra que no reco-
nocerA otras leyes que las de Inglaterra, las de Francia, las
de Cerdefia, de Espafia, etc.

LOS MENOSCABOS DE LA SOBERANIA
(El Naional, Julio 24 de 1856.)
El articulo de La Tribuna de hoy sobre el Proyecto de Ley
presentado A las CAmaras por el Gobierno respect A las
facultades consulares en los bienes de sus nacionales muer-





CONDITION DEL EXTRANJERO


tos sin testamento, es menos important que lo que debia
esperarse de sus ilustrados redactores. No hay doctrinas,
no hay principios generals del derecho international priva-
do, y parece ignorarse las bases juridicas de donde parte
la ley proyectada.
Algo mas, como el Gobierno de Buenos Aires es quien
proyecta la ley, al moment se cr6e, que es el d6bil que
cede al fuerte con menoscabo de su soberania, y asi se dice
que conform los pueblos han ido adelantando en podery
civilizacion ha ido desapareciendo la protection extranjera
a sus sdbditos. La historic esti en todo esto falseada 6
equivocada. 4C6mo hacer tales aserciones cuando puede
probarse con Ids tratados mas recientes, que la letra del
proyecto del Gobierno es la misma que la de los convenios
internacionales entire las principles ciudades de Europa?
jQu6 menoscabo de la soberania del Estado puede encon-
trarse en el proyecto como resultado de nuestra debilidad
y de una civilizacion superior en las potencias exttanjeras,
cuando se vea que la ley propuesta es la misma que des-
pues de tantas discusiones arranc6 el reino de Cerdefia
a la Francia en el tratado de 5 de Noviembre de 1852?
,Era acaso la Francia db6il y falta de civilizacion respect
al reinoSardo? 'El actual Emperador de la Francia me-
noscabaria la soberania de su pais, cuando con ese grande
acto que flj6 el derecho pdblico de la Europa di6 & los c6n-
sules sardos las mismas facultades que el Gobierno de Bue-
nos Aires les concede A todos los c6nsules extranjeros? Lo
decimos asi, porque leyendo dicho tratado de 5 de Noviem-
bre de 1852, se advierte que el Ministro que ha redactado
el proyecto lo ha seguido A la letra, acaso para poder decir
A las CAmaras que ese era el derecho international privado
de la Europa.
Decimos que el articulo, no part de base alguna juri-
dica, y mas, que desconoce, 6 no advierte los principios de
donde ese proyecto nace. En otros tiempos los Gobiernos
se creyeron con derecho & suceder A los extranjeros que
morian en su territorio sin testamento, aunque dejaran
herederos en su pais. La razon y las mdtuas conveniencias
ensefiaron despues que esas medidas no solo eran
injustas sino dahiosas al comercio, al mismo Estado que las
adopta.





OBRAS DE SARMIENTO


Ha quedado por fin reconocido como derecho interna-
cional que los extranjeros pueden heredar ab-intestato A-
sus parientes muertos en el pals, en los bienes raices
segun las leyes de las naciones en que est6n situados, y en
los muebles, que no tienen por su naturaleza situation
cierta, conform A las leyes de domicilio de origen
del difunto, cuando no hubiese herederos en el pais
donde la muerte ha sucedido 6 en consecuencia de los here-
doros ab-intestato que haya en 61. Este principio general
trae naturalmente la intervention de los c6nsules en suce-
sion de bienes muebles cuando no hay testamento del que
fue dueflo de ellos. Pero esta intervention no es judicial,
sino meramente procuratoria. El C6nsul no decide, ni defi-
ne ningun derecho. Toda question que nazca sobre la su-
cesion, 6 sobre creditos contra ella, se resuelve por el juez
del territorrio y con arreglo A nuestras leyes. Los intere-
sados no comparecen antes los c6nsules, sino ante sus
jueces naturales. Los bienes no se entregan definitiva-
mente a los c6nsules sino cuando estuviesen satisfechos
todos los cr6ditos en el Estado; cuando en 61 no hubiese
herederos, y cuando, n6tese, cuando el C6nsul justificase,
que en el domicilio del muerto no hay herederos ab-intestato
segun las leyes que alli rijan.
Estddiese cada palabra del proyecto, jdizguese con since-
ridad y no alterando la inteligencia clara del texto, y
entonces aparecerA que solo somos justos con los extran-
jeros; que seguimos las doctrinas de los pueblos mas ci-
vilizados en cuanto & las facultades consulares, que nos
unimos con las potencias de Europa para establecer
un derecho pdblico uniform en esta part entire todos
los pueblos cultos; que no es possible el menoscabo de
la soberania cuando la concesior es reciproca, y que si se
nos compare & la Turquia, es olvidando que esa nacion no
goza de la reprocidad en los derechos acordados A los c6n-
sules del Occidente, y que el proyecto de ley no da & los
c6nsules extranjeros jurisdiccion alguna como la tienen en
los Estados mahometanos.
Es convenient tambien tener present, que existed un
tratado con la gran Bretafia sobre las facultades consula-
res, y que todas las potencias tienen derecho A pedir ser
consideradas como la mas privilegiada, y en efecto lo pideni





CONDITION DEL EXTRANJBRO


y habia por lo tanto una urgente necesidad de dar una
ley general.
Cuando se habla de c6nsules extranjeros, olvidamos que
nosotros somos tales saliendo de Buenos Aires, y que las
leyes de sucesion son diversas en todas parties. Aqui muy
cerca, en Montevideo, la mujer legitima escluye de la suce-
sion A todos los colaterales. ,C6mo se resuelven, pues, los
casos practices, que ya han sucedido, que un ciudadano de
Buenos Aires muera en la Repdblica Oriental dejando alli
una viuda y bienes muebles 6 raices en los dos territories?
LQuB harA nuestro C6nsul en tal caso? Hoy el Gobierno
frances no entrega a nuestro C6nsul en Marsella los bienes
de un senior Romero de Buenos Aires muerto alli, porque
Buenos Aires tampoco entrega al C6nsul francs la heren-
cia de un sdbdito de aquella nacion, cuyos herederos exis-
ten solo en Francia. No habiendo tratados con la Francia,
ni una ley general que regle los derechos, cada pais exige
que vengan ante sus jueces a pedir y justificar los derechos
a la herencia. El proyecto de ley corta 6stas, y todas las
cuestiories que en lo sucesivo puedan nacer en la misma
manera que han convenido hacerlo entire si las naciones
dde Europa.

LOS DESERTORES DE MARINAS DE GUERRA

(El Nacional, Abril 17 de 1857).

El encargado del consulado ingles urge a nuestro Go-
'bierno, como se ha visto por las notas que hemos publi-
blicado, porque se haga una convention por la cual se le
entreguen los desertores de su marina.
El Gobierno ha prometido, sin obligarse permdnentemen-
te a ello, A no darles asilo, haci6ndolos salir del territorio
cuando se denunciase el caso.
Nada parece mas natural que acceder A los deseos del
Gobierno ingl6s. .Qu6 cosa mas propia que entregar sus
desertores a los buques de guerra?
Pero nosotros que no somos gobierno ni pueblo, examina-
remos A nuestro modo la question de los desertores.
GQu6 es un buque de guerra y qu6 viene a hacer a nues-
TOMO XXXVI.-2





OBttA DB1 SARMIBMHTO


tras aguas? Un buque de guerta es un enemigo que vie-,
ne de amigo.
El dia que el buque de guerra amigo enemigo se le
antoje, nos dice en plena paz: voy A obrar un desembarco
de gente.--Pero senior buque, estamos en paz y no es per-
mitido violar asi el territorio extrafio!-jQu6 quiere ustedt
contest el buque de guerra. Se me antoja que mis com-
patriotas estAn en peligro, y desembarco gente para defen-
derlos.-Pero, senior buque de guerra, soy yo quien debe
saber si hay 6 no peligro y le respondo que no lo hay de.
ningun g6nero; y si lo hubiera, tengo los medios de garan-
tir la propiedad inglesa. Jamas ha sido atacada en el pais,
aunque hayan habido convulsions, y si usted se permit
desembarcar, todos los buques de guerra de todas las nacio-
nes imitarAn su ejemplo.-Qu6 quiere usted, contest con
flema el buque de guerra, a mi se me pone que hay peli-
gro; y cuando a mi se me pone una cosa, no tengo obliga-
cion de respetar ni la asercion formal de un gobierno, ni
los respetos debidos a un territorio. Los buques de guerra
tienen este modo de pensar, qu6 quiere ustedl IEsta es
nuestra cuestionI Nosotros decimos: career 6 reventar. Este
es nuestro credo.
Otra dia el buque de guerra se present A las puertas.
de ese mismo Gobierno, pidiendole, con el sombrero en la
mano, que se le entregue los desertores que se le fugan.
Qu6 es un desertor de un buque de guerra? Es un ene-
migo, que se hace de veras amigo, pasAndose A nuestro.
bando.
,Cuantos desertores ha perdido? Los mismos que nos-
otros le hemos ganado al enemigo. Aqui que no peco.
Nosotros no seducimos desertores; pero sean bien ve-
nidos los inmigrantes a este pais. En California quedan
desamparados los buques de guerra que se acercan a las
playas. A bordo hay came salada y palos; en tierra altos
salaries y libertad.
Hacemos-la guerra pacifica. Aqui esta en uso este siste-
ma. Por career el buque de guerra en la guerra que nos
hace La Reforma Pacifica, pueden descender los marines
ingleses A dar su voto en las elecciones, es decir, revolver
las cartas y embrollar el juegq.
Pero, senior, dice el buque de guerra: todas las naciones





CONDITION DEL EXTRANJBRO


tienen celebrados tratados de estradicion de desertores con
nosotros.
-Distingo. Las naciones que tienen reciprocamente de-
sertores de marina que entregarse, pase; pero como nosotros
no tenemos marina, queremos celebrar un tratado con to-
das las naciones del mundo, estipulando que desertor de
nuestros buques de guerra que vaya a estacionarse en sus
costas, pueda decirles cuando esten por elegir gobernantes:
se me pone que los argentinos estAn en peligro, y sin mas aca
ni mas alla, se prepare a desembarcar en Inglaterra 6 en
Francia, y no solo los garden como un enemigo menos, sino
que les pelen la cola, segun las leyes de la marina inglesa.
-Pero senior mio y mi dueio, replica el buque de guerra,
con esa political, un buque de guerra ingl6s no podra per-
manecer en puertos amigos en tiempo de paz.
--Tienen mas que irse con su musiquita A otra parte?
La inmigracion armada y con cafiones en lugar de arados,
no nos conviene, en manera alguna, y maldito lo que nos
divierte, ver desembarcar un dia de elecciones trescientos
inmigrantes con sus mosquetes y sus piezas de artilleria a
hacer la policia de la ciudad.
-Luego ustedes nos hacen la guerra destruyendo la ma-
rina inglesa?
-Librenos Dios de pensarlo siquiera. Si tuvieramos
fuerzas para ello, no alcanzariamos & matarle cuatrocien-
tos marines en diez batallas navales. Para hacerle este
desfalco, que para la Inglaterra es como un cabello caido
de su cabeza, tendriamos que sacrificar el double de gente
nuestra; idem mantener una escuadra. Cada bala de ca-
ffon disparada cuesta doce fuertes, y para suprimir cuatro-
cientos enemigos es precise disparar cuatrocientas mil; y
nosotros no estamos para estas fiestas.
Mientras que la desercion nos da cuatrocientos ingleses
prisioneros, sin tomarnos la molestia de cazarlos. El ma-
rinero desertor es buena pieza, donde no hay tratados; y
nosotros no hacemos tratado sin reciprocidad. Al enemigo
vencido puente de plata; al ingl6s deserter alejarlo tierra
adentro, para que se vaya A su tierra por otro camino que
el que trajo. El extranjero es inmigrante y nosotros prote-
gemos la inmigracion.
iViva John Bull, sin la chaqueta coloradal





OBRAS DB SARMIENTO


CUESTIONES DE CIUDADANIA
(El Nacional, 18 de Junto de 1857).
El Gobierno ha pedido, segun se nos informa, al Asesor
un dictamen especial sobre la pretension del gobierno
francs de extender la ciudadania francesa A los hijos de
franceses nacidos en este pais, con la decidida intencion de
relevarlos de los deberes que la ley de la tierra en que
nacen les impone y extranjerizarlos en su propia patria.
Aplaudimos elpensamiento del Gobierno de hacer ilus-
trar esta question y fijar los principios que deben regirla;
pero deseariamos que una vez expedido el dictamen, el
Gobierno lo acompafie con una circular A todos los gobier-
nos americanos y muy principalmente al de los Estados
Unidos, pidi6ndoles le instruyan de su manera de mirar
question que afecta A todos los Estados americanos que
reciben emigrantes franceses y han de tener que aceptar
6 rechazar las pretensiones de la Francia, puesto que se
fundan en principios aplicables en todas parties donde
nazcan hijos de franceses.
Compr6ndese que una nacion acuerde en su propio
terrirorio al hijo nacido en pais extraifo, de uno de sus
sibditos, los derechos del sdbdito, cuando el hijo vaya a
residir A la patria de su padre; pero seria pretension nueva
en el mundo, imponer A aquel hijo en la tierra de su naci-
miento, extranjera para su padre, pero patria del hijo,
otras obligaciones que las que le imponen las leyes de su
pais. En America, A diferencia de la Europa, el extranjero
no es unaccidente, sin6 uno de los elements de la pobla-
cion. Cuatro millones de extranjeros han arribado a las
playas de los Estados Unidos que han debido ser padres
de diez millones de norte-americanos. LEstan esos diez
millones, si los padres fuesen franceses, en la situation que
quisiera hacerles el gobierno francs, en esta parte de
Am6rica ?
Esta question de derecho colonial ha debido fijarse con
los Estados Unidos, y nuestros gobiernos deben adoptar
los principios que los americanos del Norte sostengan, por
hallarse la Am6rica del Sud en ig.uales condiciones sociales
que la del Norte.





CONDITION DEL EXTRANJERO


Aun A las cancillerias francesas podria respond6rseles,
para evitar cuestiones sediosas que perturban las buenas
relaciones, que se estaria A lo que la Francia y la Ingla.
terra tengan reconocido en los Estados Unidos, en donde
han debido suscitarse ya otras cuestiones, pues alli todo
hijo de francs 6 ingles es ciudadano, con exclusion de
toda prerrogativa que como hijo de extranjero pudiera
ninguno pretender.

UN ESCANDALO

(El Nacional, Setiembre 10 de 1857).

Ayer A la tarde un grupo de ingleses ha hecho alarde de
su ignorancia de las leyes de su pais, de sus propios dere-
chos, y de los respetos que deben A la sociedad cuyas leyes
se han propuesto insultar.
Perd6nennos este language los centenares de ingleses
residents en el pais que han deplorado el extravio de mu-
chos de sus compatriotas. Tenemos derecho de usarlo
nosotros, que hemos levantado la voz siempre en contra
de toda prevention hostile al extranjero, nosotros que hemos
llegado a concitarnos en Chile, y entire las gentes atrasa-
das de nuestros paises la animadversion del vulgo por
nuestros constantes esfuerzos en favor, no ya de las garan-
tias debidas A los extranjeros, sino de todas las libertades,
aun de aquellas de que no disfrutan en sus paises respec-
tivos.
Ayer se ha reunido un considerable ndmero de ingleses
y permanecido tres horas A la puerta de la Policia para
tributar un homenaje pdblico de adhesion al acto de imper-
tinencia y tenacidad de una media docena de j6venes
inexpertos, que por darse aires de algo, no han tenido
rubor de desafiar la indignacion piblica, y mostrarse en
abierta rebellion contra las leyes de su pais.
Hombres acaudalados algunos, padres de families otros,
no han trepidado en exponer la ciudad A un desorden,
excitando, como excitaron escAndalos y violencias.
,De qu6 se trataba?
Empecemos por los ingleses.
La ley de Buenos Aires sobre nacionalidad es la misma





OBRAS DE SARMIENTO


ley deInglaterra. Lo que la ley de este pais ordena allA,
sta lo ordena aqul.
Hay mas. Habiendose esta misma question actual promo-
vido en tiempos de Rosas y llevados los reclamos al go-
bierno Ingl6s, el Ministerio declare en pleno Parlamento, y
asi fu6 notificado A susagentes aqui, que los hijos de ingle-
ses nacidos en Buenos Aires son ciudadanos del pais donde
han nacido.
De manera que los ingleses con la poco meditada mani-
festacion de ayer estAn en rebellion contra las leyes ingle-
sas y contra las declaraciones de su Gobierno. Su proce-
dimiento, pues, es hijo de la ignorancia de las leyes de su
pais y de las mas simple nociones de derecho. En cuanto
a los franceses que se han asociado a este acto de malos
vecinos y de peores huespedes, tendrian por pretexto la
protest del senior Lemoine; pero deben .saber que el
Gobierno francs le envi6 6rden de suspender todo recla-
mo, y que no ha tenido consecuencia, como no puede tener-
la, aquel intempestivo paso.
Los que se desahogan en pueriles amenazas con la in-
tervencion de sus gobiernos en este asunto, muestran que
no han tenido occasion de saludar por las tapas un tratado
de las leyes de sus propias naciones, ni conocen la question
de que tratan.
Para que los argentinos hijos de ingleses sean goberna-
dos por otras leyes que las del pais donde han nacido, se
necesita que la America del Norte y toda la Am6rica del
Sud, convengan en despojarse de sus derechos sobre todo lo
que esta bajo la jurisdiction de sus gobiernos. Lo que
sostienen aqui deben haberlo sostenido ya en los Estados
Unidos donde hay dos millones de hijos de ingleses, y en
todos los Estados sud-americanos. Para que los hijos de
ingleses que se domicilien en el pals no sean nacionales,
es precise prohibir al ingles adquirir propiedades, y tomnar
todas las precauciones necesarias para que un dia no
llegue en que todos los habitantes sean por part de padre
6 de madre extranjeros.
La mitad de la poblacion actual son hijos de espafioles:
lo es el Gobernador mismo del Estado; lo es el Presidente
del Senado; y si fuese permitido renegar el suelo en que
:se sirve, solo los hombres de color estarian exentos de ape-





CONDITION DEL EXTRANJERO


Ilidarse extranjeros en su patria. Para hacer sentir A los
estraviados su error, baste compulsar algunas cifras del
'censo. Segun 61 hay en la ciudad de Buenos Aires,
Mujeres nacionales.................... 31.979
Hombres nacionales.................... 21.356
Exceso de myjeres...... 10.623
Si suponemos que todos han de former familiA, estas
diez mil y mas mujeres casAndose con inmigrantes forma-
ran otras tantas families extranjeras.
Tendriamos pues:
Families nacionales.................... 21.356
De hijas del pais y extranjeros......... 10.623
De extranjeros y extranjeras............ 13.309
23.932
Segun esta demostracion palmaria hoy mismo mas de la
mitad de las families serian extranjeras y la defense del
6rden, de la propiedad y de la familiar confiada a esa misma
sociedad, pesaria lnicamente sobre los hijos de los unos
para que huelguen los de los otros.
Si no hubiese una razon de Estado para no aceptar jamas
la menor prostitution de la ley fundamental de las socieda-
des, hay tanta indignidad, tanta falta de pudor en decir
unos hijos A los hijos de otros:-a-rmense ustedes para que
yo repose tranquilo; sufran ustedes mortificaciones para
que yo goce, que bastaria esto solo para excitar la indigna-
cion de esos inespertos indignos de llamarse ingleses, porque
en el corazon de un ingl6s no han entrado sentimientos tan
mezquinos.
El ingles paga por lo menos el servicio que le prestan.
Son ademas indignos de llamarse argentinos, porque no
hay argentino que haya nunca renegade de su patria.

TEOLOGIA POLITICAL

(BI Nacional, Setlembre It de 1857).
El Orden ayer, con motive de la manifestation del Mier-
coles establece, que el Gobierno podia obrar como ha obra-
do; pero que no estaba obligado A hacerlo.
Cuando un poder obra en la esfera de sus atribuciones, y





OBKAS Dhm SARMIENTO


provocado A ello por necesidades apremiantes, es un mat
sistema de argumentar, distinguir la obligacion del poder.
Nosotros diremos mas. En question tan grave el Gobier-
esta obligado siempre A hacer frente a las necesidades
del pais que gobierna. Esquivar el cuerpo 6 las dificu-lta-
des, si bien deja respirar por un moment, no hace mas
que aggavar la situation, creando complicaciones, fundan-
do praticas abusivas, que se convierten mas tarde en de-
rechos.
La Guardia Nacional es un baluarte de Buenos Aires-
Ningun Estado sud-americano tiene las tradiciones de la
Guardia Nacional de Buenos Aires. Chile-tiene la institu-
cion pero no el espiritu. Alla un caballero no es soldado
de la Guardia Nacional; aqui no hay uno de nuestros padres,
un millonario, un abogado, que no haya cargado l1 fusil,
y no hay un.solo hombre que pretend no former en sus
filas.
Con la Guardia Nacional no necesitamos ej6rcitos; con la
Guardia Nacional enfrenamos ejercitos amotinados. No hay
revolution possible, no hay conspiracion que pueda subvertir
el 6rden. La propiedad reposa en esta seguridad. El ex-
tranjero sabe que hay quien vele por la conservation de
sus bienes.
Es necesario, pues, que no se introduzca la desmoraliza-
cion de la Guardia Nacional. El pobre artesano que acude
al llamado de un jefe lo hace con gusto porque sabe que
el rico obedece a la misma 6rden, y el dia del peligro lo ha
de encontrar en su puesto. El millonario cubre su vestido
con una blusa de algodon para no lastimar con su lujo a su
compafiero de fatigas menos afortunado.
Pero h6 aqui que despues de medio siglo de existencia,
pues la historic y la organization de la Guardia Nacional
data desde antes de 1810, h6 aqui que unos cuantos j6venes
empiezan a decir, que ellos no se enrolan, y desobedecen
descaradamente las leyes sancionadas de tiempo atras.
Los comandantes de los cuerpos denuncian el hecho, y
adi6s Guardia Nacional si se deja desmoralizar el principio
de la igualdad en que estA fundada.
Resulta que son media docena de j6venes ricos los que
pretenden sustraerse A los fAciles deberes del enrolamiento.
Result que pretend A titulo de origen ingles desconocer





CONDITION DEL EXTRANJERO


su patria. Supongamos que se tolera el hecho tan arro-
gantemente proclamado: los hijos de franceses reclamarian
con razon el mismo derecho; los hijos de portugueses y de
alemanes pretenderian lo mismo, y como los italianos y los
espafioles no son menos que nadie, resultaria que no hay
mil varones portefios que no puedan reclamar por part de
padre 6 abuela el derecho de eximirse de este deber, cuan-
do el egoismo lo sugiera, cuando haya peligro, cuando 6ste
6 el otro no gusten de este 6 el otro Gobierno.
Asi, pues, el Gobierno estaba en la obligacion de hacer
respetar las leyes y sobre todo de hacer conservar la hon-
rosa igualdad de todos los vecinos de Buenos Aires, so pena
de desquiciar el pais, y no dejar una base segura y s6lida
al 6rden. Con el paso dado por el Gobierno, nacionales y
extranjeros estarAn conformes. Era precise atajar un prin-
cipio de disolucion y se ha atajado.

EL VICE-CONSUL INGLES

(El Natonal, Setlembre It de 1857.)
El sefor Parish ha mandado borrarse ayer de El Nacional,
suscribiendo a una resolution tomada por aquellos de sus
compatriotas que apoyaron la irreflexible conduct de los
anicos cuatro portefios hijos de ingleses que desearan ex-
patriarse.
Para un diario y para los que escriben en 61, serA siempre
sensible, que se tapen los oidos, para no escuchar razones
y cierren los ojos los que no quieren ni oirlas ni verlas es-
critas.
Pero siempre son tiles estas manifestaciones. El seflor
Parish solicit oficiosamente saber del Gobierno si tendria
inconvenient para aceptarlo de C6nsul cuyo nombramiento
esperaba con este requisite. El Gobierno, olvidando el len-
guaje de la nota que este mismo sefor Parish habia pasado
al Ministro Alsina, crey6 que debia obtemperar a su dese6.
Pero ahora que el Gobierno del senior Alsina sabe a qu6
atenerse sobre las prevenciones personales del senior Parish,
con respect A los argentinos nacidos de padres ingleses,
sera muy indiscreto si consiente poner su exequatur A C6n-
sul que le estar& suscitando dificultades, aun en puntos de





OBRAS :E SA.KMLNTO


que las leyes inglesas y la political de su Gobierno se lo
prohiben.
El senior Parish, como nacido en Buenos Aires, y por ese
pobre espiritu de orgullo que hace A, alguno de sus consan-
guineos, tener a menos ser argentinos, propenderi a moles-
tar al Gobierno, en el lenuaje y con la :arrogancia de que
ya ha dejado consignadas muestras en los archives.
La quietud de estos paises depend en gran manera de
las ideas, preocupaciones y prop6sitos de los agents de los
gobiernos extranjeros, que son. inducidos en error por ellos,
6 tienen que resolver las complicaciones en que los han
metido.
Recomendamos al senior Alsina tenga present la indica-
cion que le hacemos. Su deferencia por quien le es hostile,
la pagara el pais, y es mejor no echarse esas -responsabili-
dades. Cien ingleses de respeto, de responsabilidad y de
arraigo tiene el pais mas dignos de representar A la Ingla-
terra y al comercio ingles, que un joven sin reposo que
tan marcadas muestras ha dado de su falta de discrecion.

MANIFESTACION DE RAZAS
(El National, Setlembre 12 de 1857.)
El vituperable acto de algunos de los residents ingleses
el miercoles, en apoyo de los argentinos que pretendian
infringir las leyes del pais en que han nacido, tiene carde-
ter mas alarmante que el que a primera vista parece.
En las sociedades europeas que despiden hombres por
no poder mantenerlos el sualo, los extranjeros no figuran
en las conmociones populares; pues es un extranjero para
diez mil habitantes. No sucede lo mismo en los paises nue-
vos de America A donde se llama la poblacion que sobre-
abunda en Europa para que ocupe extensions tan dila-
tadas.
Pueden y deben llegar los pobladores de origen extran-
jero hoy, como fueron extranjeros ayer.nuestros padres, a
*ser en mayor nimero que los antiguos habitantes, y enton-
ces, si no hay un ndcleo de sociedad que respond de la
conservation del orden, producirAse el caos de las naciona-
lidades manifestkndose las rivalidades de raza, y las pre-
ocupaciones que malquistan unos pueblos con otros.





CONDITION DEL EXTRANJBRO


De este inconveniente, anexo it las grandes masas de
inmigracion, se ha visto un deplorable ejemplo en Califor-
nia, donde los emigrados franceses se han batido en batallas
campales con los emigrados chilenos, otras veces los norte-
americanos con chilenos 6 franceses, produciendo estas
frecuentes reyertas matanzas, trastornos, inseguridad 6
incendios de ciudades, &, &.
La impertinencia de algunos ingleses hubo de producer
el miercoles una de esas escenas californianas, en las cables
de Buenos Aires, provocado el desorden per ingleses, sin
otro motive que ser ingleses y por tanto como una manifes-
tacion de su raza, la primera del mundo por su energia,
por su trabajo, por las institueiones libres con que ha dotado
A la humanidad, pero la ultima, debemos de'ciric, en el arte
de congraciarse con los otros pueblos, y buscar y adquirir
las simpatias de la especie humana.
El ingl6s vive en pals extranjero, conservindose ingl6s
en sus h6bitos, en sus ideas y por la excelente constitution
de la familiar que le es propia, puede legar 9 aislar la suya
del pais en que vive, 6 infundirle el mismo sentimiento de
egoismo national que domina & sus padres. No tiene otra
explicacion la pretension de esos j6venes que han preten-
dido mirar en menos al pals de su nacimiento, por adherir
A las afecciones de raza que les han trasmitido sus padres
en el contact dom6stico.
Hasta aqui no hay gran cosa que deplorar. Pero cuando
de esta vanidad national han pretendido hacerse un dere-
cho, y dar una pdiblica manifestation los ingleses, menos
instruidos en lo que les compete, que imbuidos en preocu-
paciones que no todos pueden justifioar, han dado un pri-
mer paso en un camino que puede conducirlos a ellos y al
pals : escenas deplorables, iguales t las que por los mismos
motives han ensangrentado la California.
LEn qu6 ha estado el mi6rcoles el que no corra sangre en
las calls entire millares de personas, reunidos los unos
por prestar apoyo. A un acto culpable, los otros atraidos
por el tumulto, y los mas por la indignation que tal desman
causaba?
Si solo hubo un herido y diez contuses, por qu6 en una
segunda occasion no habrA veinte muertos y otros tantos
heridos?





OBRAS DE SARMIENTO


Si hoy se unen ingleses para suscitar en las called un
tumulto 1por qu6 no lo harAn mafiana los italianos con otro(
motivo, los franceses mas tarde, los espafioles alguna vez?
Es una torpeza de que se avergonzarin cuando reflexio-
nen los autores inconsiderados de estos actos, hacer mani-
festaciones en nombre de una nacionalidad que no existed
en este pais, y para contrariar sus leyes, relatives A los hijos
del pals.
Pero la sociedad puesta en peligro de desorden, debe
reprobar altamente tales desmanes, y todos los extranjeros
que tienen fortune que perder, y families de cuyo repose
son guardianes, condenar ese actor de que con vergiienza ha
sido testigo Buenos Aires, encabezado por hombres que
al adquirir fortune, no han adquirido el sentimiento de
amor a las leyes y al orden que la protegen. A seguir el
ejemplo dado por estos cartistas ingleses, mafiana no vamos
A poder transitar sin escarapela por las calls, para saber
si es ingl6s 6 frances, 6 porteflo, 6 vasco el que nos saluda.

LOS SENORES MACKINLAY, DUGUID Y KLAPPEMBACK
CITADOS POR ((EL ORDEN)), TENDIENDO AL DESORDEN

(El .acional, Setiembre 12 de 1857)
Va trecho entire los felices tiempos en que El Orden decia:
yo estar6 siempre con los que gobiernan, y ahora que no
pone en duda el derecho con que el Gobierno procede, sino
la conduct de los que gobiernan.
Mas patriots los adversaries politicos declarados'de ese
Gobierno, se dice que han enviado una comision a La Re-
forma para imponerle obligacion de no separarse del senti-
miento unisono del pais, sobre la inopinada question susci-
tada por los j6venes Mackinlay, los Duguid y los Kla-
ppemback.
Necesidad ha tenido El Orden de decir que habla como
amigo; pues aun repiti6ndolo, ant6jasenos career que no
todos han de confiar en su palabra. Sus articulos parecen
6sculos de paz, dados en presencia de los sayones, que vie-
nen a retaguardia.
( Bajo el punto de vista del derecho, dice, ni por un mo-
mento hemos puesto en duda el que asiste al Gobierno )...





CONDITION DEL EXTRAIJERO


pero ( se dice que los c6nsules de Inglaterra y Francia han
despachado con urgencia aviso de este suceso a los Agen-
a tes respectivos de sus Gobiernos ... Estamos, pues, en
visperas de tener un conflict, con estas dos potencias, y
estas dos potencias son las dos mas susceptibles, las dos
mas poderosas, las dos mas cortejadas, las dos mas...!
( La ley debe ser para todos igual pero el senior Mackin-
lay, el senior Duguid, y uno de los Klappemback son jefes
de respetables casas de comercio.
.... a Ante el derecho estas no son consideraciones que
tengan el menor peso); pero... son jefes de casas respetables
de comercio extranjerol... y sus naciones son las mas sus-
ceptibles, las mas poderosas, las mas cortejadas.
cQuixd los sucesos no tengan mas consecuencia; pero lo
dudamos. ))
No lo dude El Orden: tendran mas graves consecuencias.
La Inglaterra y la Francia tan susceptibles, tan poderosas,
tan cortejadas, tan... armarAn sus escuadras, para castigar
al Gobierno que usando de su derecho, no ha hecho mal
.ninguno, ni pretendido nada de los sefiores Mackinlay ni
Duguid, sino hacer cumplir una ley a sus ciudadanos, ley
que 61 no ha dictado, ley que es igual para todos, menos
para los hijos de Mackinlay y Duguid que no reconocen
ley de nadie, ni las de su propia patria de donde estAn
ausentes hace treinta aiios, y que mandan A todo ingl6s
*que sus hijos obedezcan en Buenos Aires, la patria de sus
hijos.
Los sefiores Mackinlay y Klappemback son, segun El
Orden, la Inglaterra y la Francia, y basta que ellos quieran
atropellar el pais en que viven, para que la Francia y la In-
glaterra, tan susceptibles, tan poderosas, nos atropellen
tambien.
Qu6 recurso nos queda, en efecto, ( si todos ellos)) (los
4tres) han protestado ((contra la media del Gobierno (que
esta en su derecho), y los c6nsules han despachado con
urgencia aviso al Paranf, de que el Gobierno de Buenos
Aires ha tenido la imprudencia de obrar conform A su
derecho?
Sin embargo... no se alarm El Orden, aun no esta todo
;perdido.
En atencion del indiscreto paso dado por el Gobierno





OBKtA& DRB SARMIETO-


hay una cosa que la Francia y la Inglaterra respetan un
poco, y es el derecho de los demas gobiernos, no constitu-
y6ndose ellos jueces, en territorio extraino, ni de las leyes,
ni de la prudencia de los que la administran.
Podiamos alegar a la Inglaterra su propio derecho en nues-
tro abono, sus propias leyes, y sus propias declaraciones
sobre nuestro derecho.
Podemos aplacar las iras de la Francia, dici6ndole hu-
mildemente que para la Guardia Nacional tenemos la mis-
ma base que ella tiene para la conscripcion, la igualdad de
todos los hijos del pais, aun los de los sefores Mackiulay
y Klappemback, como alli los de los mariscales del Imperio;
y .que no exigimos de los franceses, el servicio que ella exi-
je de los extranjeros en Argel, donde todos llevan las ar-
mas en la Guardia Nacional. Si estas consideraciones no
bastasen, les diriamos que la nacionalidad de los nacidos
en- su patria es la ley fundamental de las colonies ameri-
canas desde el Canada hasta el Cabo de Hornos, y que
para violar esta ley de existencia aqui, en nombre del de-
recho de sus padres, es precise hacerla consentir a todo el
Continente americano, que levantara su voz muy humil-
de al Norte y'al Sud, para que nos dejen vivir en paz.
Y si esto no bastare, rogariamos a los ingleses y france-
ses que resident en Buenos Aires de muchos afios, y tienen
valiosas fortunes, numerosas families y una dolorosa ex-
periencia de los resultados fatales para el propio comercio
que traen esas colisiones, excitadas por pasiones malevo-
lentes, apoyadas por agents inespertos, 6 mal informados,
les rogariamos que ilstruyesen a sus gobiernos de que el
espiritu de la administration actual es favorecer ese co-
mercio, dar garantia al orden, fuerza a la ley, 6 igualdad a
todos; y que si se ha atrevido A-pedir a los sefores Mackin-
lay y Duguid que dejen que las leyes del pais se cumplan
en sus hijos, como en los hijos de los otros vecinos, no lo
ha hecho por offender los respetos de sus gobiernos respec-
tivos, sino para que esas mismas respetables casas de co-
mercio extranjeras, tengan un seguro de que no serAn sa-
queadas en un dia de alborotos, suscitados en las calls,
por nacionales y extranjeros imprudentes, que creyendo
usar de un derecho, se reunen en la puerta de la Policia,
y van a la de un cuartel a excitar rifias y dar gritos de jviva





CONDITION. DL .BXTRANJURO


la Reinal... Icanten la Marsellesa I... jabajo el Go-
'bierno ... imueran los salvajes unitarios! recibiendo y
dando golpes y pufiazos y silbando A la fuerza pdblica,
que nunca puede ser tan numerosa, que imponga respeto
a las muchedumbres exaltadas.
SSi tantas y tan poderosas consideraciones no bastan para
desarmar las susceptibilidades de aquellos gobiernos, en-
tonces, con el mayor respeto, tendremos que hacerles pre-
sente, que estos pueblos tambien tienen la impertinencia
de ser susceptibles, como si ellos se compusieran tambien
de s6res humans, y que incapaces de enriquecerse, de fun-
dar gobiernos estables y de prosperar, la ilnica passion que
los reune & todos y les dA ser, es la susceptibilidad de raza,
de nacion; que Centro Am6rica d6bil, atrasada, envilecida,
dividida, se ha unido para rechazar A los filibusteros y los
ha vencido; que Buenos Aires es hoy el mismo de 1806, el
mismo de 1838, 1845, 1853, irreflexivo para medir las con-
secuencias de las resistencias A las susceptibilidades sin
derecho, contra las legitimas susceptibilidades del pais; que
ha probado por autos aut6nticos que desea que los sefores
Klappemback y Mackinlay vivan en Buenos Aires tan segu-
ros, tranquilos y felices como en Suiza 6 en Inglaterra; pero
que nunca consentirA, y hara muy bien en ello, que insulten
las leyes del pais, A fuer de ingleses 6 de suizos, y nos vayan
declarando bajo las leyes inglesas 6 helv6ticas, la casa, la
quinta, la familiar argentina que tienen, imponi6ndonos a
nosotros la obligation de defend6rselas contra agresiones
injustas, guardarles el orden para que duerman tranquilos,
todo so pena de ser demandados ante los cafiones de la
Inglaterra 6 de la Suiza.
Entre la primer representation y la iltima que haga-
mos, han de haber mediado cincuenta aflos, y la Inglate-
rra ha de tener como siempre, en el intertanto, en la India
6 en los Estados Unidos cosas mas series que cuidar que
las impertinencias de los sefores Mackinlay y Duguid, A
quienes daria una leccion de derecho mandindoles decir
desde el Parlamento, por boca de sus Ministros, que todo
ingl6s tiene el deber de conocer las leyes de su pais, y que
los caflones de la Inglaterra no estAn para dar razon A la
inconsideracion de algunos de sus hijos.





OBRAS DE SARMIENTO


aL'OPINION ETRANGERE>

(El National, Setiembre 25 de 1857).
Con este titulo circula un prospect en francs, incitando
A los extranjeros a sostener un diario para c(expresar) dice,
((sus ideas sore la political, el comercio, la situation de un
pals, donde el extranjero tiene intereses de today naturaleza
tan considerable, tan sagrados como los de los argen-
tinos.)
Prescindamos por ahora de las observaciones con que
vienen acompatiados estos concepts, para contraernos al
fondo de la question.
No hay ni puede haber de hecho ni de derecho una opinion
extranjera en Buenos Aires.
No la hay de hecho expresada en idioma france's, porque
quince mil italianos, diez mil espafoles, y millares de otras
nacionalidades no entienden el francs, ni tienen punto
alguno de contact ni de afinidad con los franceses, y si
los tienen con habitantes del pais.
No hay comunidad de vistas ni de intereses entire los fran-
ceses mismos, porque unos son republicans y otros impe-
rialistas, unos son amigos decididos de la situation y Go-
bierno de este pals, y otros le son adversos, siendo la gran
mayoria indiferentes A las tentativas que se han hecho,
sin 6xito muchas veces, para establecer un 6rgano frances
en la prensa, para un pueblo frances que no existe, ni pue-
de existir en pais extraflo.
L'Opinion dtranglre es, pues, un contra sentido 6 una qui-
mera. Si se dijera l'opinion franvaise, ya podria alucinar
A algunos de los que hablan esta lengua; pero si esa opinion
hubiese de ocuparse como se propone, el prospect que
analizamos, de las instituciones del pais, ya sentiria el efec-
to de los profundos disentimientos que habria de suscitar
entire los franceses mismos; y mas tarde entire los france-
ses 6 italianos; centre los franceses y espafioles; entire los
franceses y alemanes, suizos, austriacos y. argentinos.
Desearamos que se hiciese este singular ensayo de
un Estado, dentro del Estado, para que esa bola de jabon se
disipase por su propia vaciedad.





CONDITION DEL EXTRANJERO


Esta es la question de hecho. La de derecho es mas obvia
todavia. L'Opinion dtrangdre, pretend que < respetadas las garantias que aseguran A cada uno de
< nosotros, europeos emigrados, nuestros hu6spedes de todos
< los paises.
Queremos career que el autor de esta extrafia pretension no
ha reflexionado lo que dice. sHay instituciones extranje-
ras aqui?
Los extranjeros no deben respetar en todos los paises las
instituciones del pais en que viven, segun L'Opinion dtrangere
sino el pais debe respetar las instituciones de los paises de
donde vinieron.
Lo contrario es la verdad, y rubor nos causa tener que
descender A estos pormenores; Un extranjero, que quiere
conservarse extranjero en el pais que reside, no tiene mas
derechos que los que las leyes de ese pais le otorgan, y estA
sometido A ellos. Esta es la ley de la Francia para con los
extranjeros en Francia, la de la Inglaterra para con los ex-
tranjeros en Inglaterra; y para confundir tan absurdas pre-
tensiones bastarian las leyes de sus propios paises que in-
vocan.
El derecho de expresar los extranjeros sus ideas sobre
la political, el comercio y la situation del pais donde resident,
se los dan las leyes del pais, no en cuanto extranjeros, sino
en cuanto hombres.
Si tienen intereses en el pais y quieren influir sobre su
political y situation, las leyes les abren la puerta, permi-
ti6ndoles hacerse ciudadanos, y elegir magistrados que
dirijan la political, y ser ellos mismos Representantes, Se-
nadores, jueces, militares, curas y los demas empleos desde
donde se dirigen los negocios.
Si prefieren conservarse extranjeros, entonces renuncian
A entender en la political, la direction de las leyes que rigen
al comercio y la situacion del pais, haciendo que sus inte-
reses sean regidos por las mismas circunstancias que rigen
A t6dos los intereses del pais. La verdad es que los extran-
jeros que se establecen en estos paises, lejos de ser extran-
jeros A la political del pais, son en esto, como todos, afecta-
dos los unos en un sentido, y otros en otro. Sirva de
ejemplo el British Packet que tiene hace afnos una opinion
Tomo xxxvr.-3





OBRAS DE SARMIENTO


formada de la political del pais y no seguia las ideas de par-
tido de Inglaterra, sino uno de nuestros ,partidos politicos.
de aqui, en que estAn sus editors afiliados de much.
tiompo.
L'Opinion dtrangbre expresari en ese espiritu 6 en otro, las
ideas de los partidos del pais, y entonces seri tan, extran-
jero, como lo sean los partidos que combatiri 6 apoyarA..
Tendremos un diario argentino en francs, y esto ser& todo.
Reservamos para otra occasion, todo lo que hay de malvei-
llant en ei prospect en question; y creemos que siendo
indiferentes los italianos, espafnoles y demas nacionalida-
des, a los prop6sitos de L'opinion dtrangere franfaise, los fran-
ceses mismos han de negar su concurrencia a un diario que
exaltando las pasiones de algunos, ha de dar desagrados a
muchos. Esto es lo que ha sucedido toda vez que se ha
fundado un diario francs. Para expresar la opinion extran-
jera en Buenos Aires, es precise escribir en castellano, dnico
idioma comun ; todos los extranjeros, y para tener ideas
sobre la political de estos paises donde tienen sus fortunes,
sus families, y de donde no han de salir nunca, por que
viven muy felices, es mejor hacerse ciudadanos argentinos,
y entonces ayudar con sus luces 6 la direction de los ne-
gocios pdblicos.
Creemos que el rechazo que encontraron en dias pasados
las equivocadas pretensiones de algunos j6venes, se quiere
explotar, para tomar el nombre de los extranjeros en cues-
tiones puramente locales, y para objetos de political interior.
Si tal es el pensamiento de L'Opinion ftrangkre, puede po-
nerlo & prueba, para que se desengafie de que no hay opinion.
extranjera comun a franceses, vascos, ingleses, alemanes,
espaholes 6 italianos, que si sus individuos tienen alguna,
ha de haber otra opinion extranjera que Ilame a razon a los
adversos. Rosas daba en frances, ingles y espaiiol La Gaceta
queriendo hacer career que la poblacion de esos idiomas le
era adicta.
(THE COMMERCIAL TIMES)

(El Nacional, Mayo 18 de 1858.)
Tantas veces se anuncian y aun comienzan su publication
diaries en otras lenguas que la national, y tan pocas veces





CONDITION DEL EXTRANJERO


hemos tenido occasion de congratularnos de sus produccio-.
nes, que habiamos aguardado & que el Commercial Times
avanzase en su camino algunos pasos para saber si debia-
mos felicitarnos de su aparicion, lo que haremos ahora,
dando A su redactor los mas cordiales parabienes.
El British Packet no siempre ha llenado con escrupulosi-
dad la mission que se habia impuesto de dar A los de su
lengua en Europa 6 por lo menos admirador de Rosas du-
rante la tirania, fu6 largo tiempo despues espresion no de
las opinions de sus nacionales aqui, sino de uno de los
partidos de la tierra.
Con much sensatez el Honorable senior Christie ha recor-
dado & lbs ingleses residents en Buenos Aires, que sus
hijos son porteflos, y en Buenos Aires tienen su arraigo,
sus families, sus fortunes. La Inglaterra, si bien puede
envanecerse de tener hijos tan industriosos, tan morales y
adictos como los ingleses que resident de tantos anos en
6sta, no puede sacar partido alguno de su adhesion oficiosa,
por que no le aumentan su riqueza, no le pagan-contribu-
ciones, no le dan hijos para la guerra, ni ayudan A su admi-
nistracion en el Parlamento, los comicios, los jurados, etc.
De ahi viene que todos sus deberes 6 intereses los ligan
irrevocablemente A la segunda patria que se han dado, y
que es un contrasentido en los escritores de su lengua,
subministrarles ideas 6 simpatizar con cosas que estan en
pugna con los intereses, con las ideas, con la political del pais
A que hoy los ligan todas sus afecciones. Si los ingleses
de Buenos Aires son despues de ingleses, algo en Am6rica,
no es americanos, sino vecinos y por tanto amigos de la po-
blacion en que viven; y si gustan de abstenerse de toda
ingerencia en la political, es chocante ver a diaries que se
profesan extranjeros simpatizar precisamente con la poli-
ca adversa, y propender A lo que no ven que propenda el
pais en que viven. Esta es por lo menos la neutralidad
mas singular que puede profesarse. No ayudo & los mios;
pero si los hostilizo.
El Commercial Times, sin interiorizarse en nuestra political,
ha remediado A este defecto que tachamos A otros diaries
y puede ser citado como un modelo de decoro y de buena*
intention, sin contar con las dotes del estilo mesurado que
distingue A la prensa inglesa, y la amenidad que el redac-





OBRAS DE SARMIENTO


tor ha sabido dar A sus pAginas, consagrando una part A
trascribir noticias europeas 6 inglesas; otras A cosas relati-
vas alpais, A los on dit de la ciudad, sin olvidar los consagra-
dos hechos locales de nuestra prensa.
El ingl6s resident hallara en el Gommercial Times los saba-
dos un agradable entretenimiento, y nosotros contamos
siempre encontrar observaciones preciosas, y no pocas ve-
ces indicaciones ditiles.
En todo caso, este peri6dico puede prestar muy buenos
servicios al pais, presentando A sus compatriotas en Euro-
pa un pequefio remedo del Times de Londres, en su buena
information, y en el esplritu que guia A su redactor.

"LA COMUNIDAD EXTRANJERA"

(El Nacional, Octubre 6 de 1855.)
Ocurren fen6menos en la America del Sur, que carecen
de ejemplo hist6rico en otras parties, y, solo el hAbito de
verlos producirse y continuarse, aparta la mente de exa-
minar sus consecuencias futuras, bien asi como el habi-
tante de M6xico v6 aparecer una tumefaccion de la tierra,
si puede llamarse, asi al lento levantamiento del suelo que
acaba en alguno'afios por transformarse en colina y al fin
en una montafia.
Nuestras antiguas tradiciones coloniales hicieron desde
el principio significativo el epiteo de extranjero; y por la
limitacion de su ndmero, no obstante la liberalidad de
nuestras antiguas leyes patrias, los extranjeros se conser-
varon largo tiempo formando entidades extrafias A nuestra
vida political, aunque casi siempre simpaticos A la libertad
y al progress.
La tirania que pes6 veinte afios sobre nosotros, empezaba
ya a cebarse en Mr. Bacle, (un lit6grafo) y en Barangot,
cuando los agents europeos sostuvieron mediante recla-
maciones y bloqueos el derecho de sus nacionales A ser
respetados en sus vidas y propiedades que fu6 el anico
derecho que salv6 de aquel naufragio, y a cuya sombra y
con cuyo espectAculo se rehizo la conciencia del dere-
cho de los hijos del pais, tan gloriosamente reivindicados





CONDITION DEL BXTRANJERO


desde Caseros & Julio de 1853, 6poca en que concluye la
transition de la tirania A la libertad.
Durante el sitio, form6se de los extranjeros residents
en el pais, y por simpatia A nuestra causa, una poderosa
asociacion que tom6 el nombre de Comunidad Extranjera,
la cual en despecho de los agents de sus nacionalidades
respectivas, ech6 en la balanza de las contiendas civiles
todo el peso de su influencia moral que fu6 saludable y
eficaz.
Pero aun asi, asociados A los nacionales en la defense de
instituciones liberals y contra la reaparicion del dominion
del sable, los extranjeros se han conservado extranjeros,
y cuando el caso lo exijiese apelarian al derecho de ex-
tranjeros que se ha ido formando con el transcurso del
tiempo, y sin riesgos de ser envueltos en la ley comun 6
mas bien en las violaciones de la ley a que han estado su-
jetos los nacionales.
Hoy aparece en la prensa, representada por los escritores
mas notables, la comunidad extranjera, Ilevando siempre el
sello de extranjera & la par que su objeto ben6fico, y esto
que nos parece un hecho vulgar es, sin embargo, uno de
esos fen6menos de nuestro modo de ser. No sucederia y
no ha sucedido esto en los Estadps Unidos, donde la masa
de extranjeros en el sentido politico es insignificant, aun-
que cuenten por mas de un quinto de la poblacion nacio-
nal los ciudadanos nacidos en otros paises y nacionalizados.
Hay mas todavia, y es que en lugar de haberse creado alli
como entire nosotros un derecho extranjero para protejer A
los que A 61 se acojen contra las demasias posibles de los
poderes nacionales, se ha creado por el contrario un dere-
cho colonial que ha ido A la Europa misma A prestar apoyo
ante los poderes absolutos, A los hijos de la Europa que
han preferido acojerse al derecho norte-americano tomando
la ciudadania que los sustrae a la jurisdiccion del gobierno
de los paises donde nacieron.
Diferencias tan notables estAn destinadas A producer re-
sultados diametralmente opuestos; y como es en Buenos
Aires donde se hace el ensayo en mayor escala, es aqui
donde han de versq mas luego los resultados. Como la
emigracion acudirf pronto por cientos de miles, puede suce-
der que en pocos aflos presenciemos el fen6meno curioso





OBHAS bD~ SARMIENTO


de un pais habitado por extranjeros, en su mayor part
gobernados por una minoria de nacionales. Hoy ya es
sensible un hecho de esos, y es el que obliga al national
A llevar las armas y exime al extranjero del servicio; aun-
que la propiedad est6 igualmente repartida entire unos y
otros, y la conservation de las instituciones que la garan-
ten interest iguahnente A todos.
De esta situation que es nueva en el mundo, porque en
Europa el extranjero es un accident, y en Asia domina el
suelo, 6 impone sus leyes 6 su prestigio donde existe, na-
cen entire nosotros deberes, conatos y esfuerzos de que da
muestra ((La Comunidad Extranjera, diario en cuyo prospect
se registran estos pensamientos:-((Lo que quieren (los ex-
tranjeros) es ofrecerle & Buenos Aires, apoyo & las institu-
ciones y cooperation al gobierno constitutional).
La Comunidad Extranjera, guardando la mas estricta neutra-
lidad en las luchas de opinions, que no salgan de la arena
parlamentaria, intervendr, activamente en los cases en que
la arbitrariedad del sable tuviese otra vez la pretension de
reemplazar la autoridad de la ley. Si esta fuese una posi-
cion que pretendiese asumir una clase de la sociedad 6 de
una asociacion de hombres, acaso le objetariamos la dificul-
tad de la tarea por la impogibilidad de definir bien los limi-
tes que se prescribe a la Accion saludable que pretenden
ejercer sobre la sociedad de que se declaran aislados; pero
el hecho existed, porque la distinction de nacionales y extran-
jeros existed, y estos en el comercio, en la propiedad, en la
industrial, en las empresas, en la poblacion misma estan
representados por cifras'que pesan tanto para el progress
del pais, como los intereses y personas llamados nacio-
nales.
Para nosotros, la aparicion en la prensa de La Comunidad
Extranjera, si hubi6semos de darle su significado politico,
seria un aconteciento grave, y acaso la desaparicion de esa
solution de continuidad que existe entire el national y el
extranjero. Agitando las cuestiones political, por el simple
derecho que todo hombre tiene de pensar, todo interns de
conservarse y toda afeccion de simpatizar, concluirian por
tomar position de hecho, pues de derecho pueden hacerlo
cuando lo deseen, de esa ciudadania de que hasta hoy se
precaven con aprension, por un error grato que mece las





CONDITION DEL EXTRANJBRO


ilusiones del emigrado mientras adquiera una fortune en
esta part de Am6rica, y que no pasa sino en raros casos
de ser un error.
El emigrado en la America del Sud, suefia todos los dias
en el regreso A la patria que idealiza en su fantasia. El pais
adoptive es para 61 un valle de fatigas para prepararse A,
vida mejor. Los afios transcurren empero, los negocios lo
'van atacando insensiblemente al suelo, la familiar lo liga in-
disolublemente, las anass aparecen, y siempre cree que un
dia volvera A aquella patria de sus suefios dorados; y si uno
entire mil vuelve al fin A ella, encuentra que la patria no
es ya la patria, que es extranjero en ella, y que ha dejado
aqui position, goces y afecciones que nada puede suplir.
Asi viviendo entire dos existencias no ha gozado de la
una ni puede gozar de la otra, sin ser ciudadano de nin-
guna de las dos patrias, infiel A ambas, extranjero en todas
parties, sin Ilenar los deberes que la una 6 la otra imponen
A los que nacen y resident en ellas.
La ilustracion de los Redactores de La Comunidad Extran-
jera, puede contribuir much A adherir A, nuestra vida ame-
ricana a esos espectadores de nuestros esfuerzos por
constituir una patria comun para todos, y de sus particula-
res afecciones por el pais A hacerJa afeccion general de sus
nacionales. Ellos pueden concurrir a contrarrestar las ma-
las influencias que pueden obrar sobre determinadas classes
de emigrados y echar en el cauce comun A nacionales y
extranjeros las fuerzas vivas que se desvien. Ellos pueden
en fin, y ya ofrecen hacerlo, acelerar el movimiento de in-
migracion, ensefiarla el camino, obviarla los obsticulos, y
ofrecerle sus conocimientos locales que tan necesarios y
tiles son a. los recien venidos.
La Comunidad Extranjera sera. en Europa un llamamiento,
un monitor y un guia prudent, Ilenando un vacio de datos,
direction y luces que se echaba de menos y que solo ella
podia llenar.
Pero desempefiada esta mission que solo escritores euro-
peos y hombres de sana intencion y de ideas avanzadas
pueden Ilenar, el mejor cumplido que podemos hacer A La
Gomunidad Extranjera, y no se eche esto A la mala parte, es
que deje de existir, para refundirse en La Comunidad Argen-
tina, en la patria cornun que A todos nos interest igual-





OBRAS DE SARMIENTO


mente. Aquel nombre y aquella asociacion nos causa una
involuntaria repulsion, como si nos recordase que nuestros
desmanes lo hat hecho necesario, y nuestra inhabilidad y
pequefiez lo perpetuara.

L'UNION"
JOURNAL POLITIQUE COMMERCIAL ET LITTRhAIRE

(El Nacional, 12 de Rovlembre de 1855.)
La prensa ha dejado pasar inapercibida la desaparicion
del diario francs que Ileva aquel titulo. Creemos que 61
mismo ha muerto sin darse por entendido, y sin quejarse.
Alguna vez en su agonia murmur6 de los diaries del
pais, crey6ndolos de acuerdo en una conspiracion de silen-
cio, para precipitar su desaparicion, por desgracia, sin eso
demasiado pr6xima. Pero un diario en otro idioma que el
usual no requeria para vivir que aquellos para quienes no
esth escrito se ocupasen de 61. Si el abonado ha de ser
francs, Lqu6 importa al 6xito de la empresa que el espafol
ignore su existencia? IDejaran por eso de suscribirse los
franceses?
Es raro que los diaries acierten con la verdadera causa
de su aniquilamiento, que'no es otra cosa que morir por
falta de nutrition, y de atm6sfera adecuada A su naturaleza.
No pediremos patente por descubrimiento tan vulgar; pero
en el caso de L'Union, creemos itil comprobar el hecho, A
fin de ahorrar ensayos est6riles.
Durante tres afios, tres diaries en francs se han sucedi-
do en el empefio de mantener una publication particular
para la poblacion francesa; y no obstante la habilidad de
sus redactores, todos tres han sucumbido por falta de sus-
cricion suficiente. Y sin embargo, la poblacion francesa
en Buenos Aires cuenta por millares gran nimero de pro-
pietarios 6 industriales, y la mayor parte en situacionede
leer un diario en su idiomna native. Mas en este caso se
revela el error que la diplomacia europea ha cometido tan-
tas veces y causado tantas complicaciones. De que haya
millares de franceses en estos parajes, no result que haya
una Francia con intereses, gustos y predilecciones france-
ses; un pueblo que hable francs, y requiera diarios- fran-





CONDITION DBL EXTRANJERO 41

ceses. En despecho de la tendencia de la diplomacia y de
los ensayos del diarismo, el francs, el espafiol, el ingl6s,
viven en Buenos Aires de la vida argentina, y aun de sus
preocupaciones political y sociales. La historic de veinte
ailos ha comprobado este hecho cada vez que se pone A
prueba. Los franceses de Montevideo no fueron durante la
defense, el eco de la prudencia 6 de la political de la Francia
tant s' en faut, sin que en Buenos Aires haya fallado la regla
nunca.
El diario francs que quiere ponerse frente A frente de la
seciedad argentina, con su idioma francs, sus aficiones
political francesas, sus tradiciones nacionales, tal como si
una villa 6 ciudad de Francia se hubiera transportado A
America, se darian el chasco que se han dado L'lnternational
y L'Union sucesivamente, porque el primero no encuentra,
como su titulo suponia, dos naciones en presencia, y la
union de intereses estaba de antemano hecha en castellano
y no en francs, cuando L'Union venia a proponerla. Si i
la poblacion de origen francs no le interesan los diaries
del pals, menos han de interesarle los ensayos de un diario
que por estar en francs, no se public en Francia y para
la Francia.
Y no es que el europeo resident en Buenos Aires sea
indiferente A los recuerdos de su pais.-Por lo contrario, la
ausencia idealiza la patria, y el patriotism ausente se
vuelve intolerante. El espafiol que no conoci6 la Espafia, ni
las letras, ni sus hombres en Espafia, desde que Ilega A
Am6rica donde piensa residir siempre, hall insoportable
ofensa todo lo que no sea encomio de la Espafia, sin refle-
xionar que una revolution en Espana para derrocar un mal
sistema es la.protesta contra el mal existent, y la prueba
que el mal existed.
Pero de aqui A crear en America una entidad francesa, in-
glesa 6 italiana ni aun colectivamente extranjera, represen-
tada por diarios,6 por diplomaticos, es error que traera toda-
via nuevos desencantos. No es otra la causa del mal 6xito
de estos ensayos, de que L'Union sera el iltimo, debemos
creerlo. Concurren tambien A extraviar los que tal empren-
den, movimientos de opinion del pais que.los arrastran A
ellos mismos, lo que prueba que aun en eso, no hay otras
pasiones activas en los 'extranjeros que las que el pais





OBKRA DUB SARMIENTO


les imprime. Sabese que la prensa ha tornado de algun
tiempo a esta parte gran desarrollo en Buenos Aires con
la creation de nuevos diaries. La impulsion continda y tene-
mos tentativas de diario francs, de diaries poliglotos, de
diaries espaiioles, (peninsulares), y otras empresas. La ver-
dad es que el lector, que es el element del diario, no se
improvise; con lo que los ya existentes tienen que partir
los que hay, y los nuevos arrebatarlos. Pero esto es precise
hacerlo en ndmero suficiente para responder A las condi-
clones industriales de la prensa peri6dica, y aqui comienzan
las dificultades, y el retirarse de la escena, despues de
tocarlas con el dedo, El Uruguay, L'Union, y cuantos no
tengari desde su origen condiciones de existencia. El British
Packet no es exception a estos antecedentes, pues destinado
A Europa, muy antiguo, hebdomadario y poco costoso, no
pretend ser representante de la poblacion inglesa en el
Rio de la Plata, pues fu6 en tiempos de Rosas, como la
Gaceta Mercantil expression pura y simple de la political domi-
nante.
Todavia estamos destinados a ver otras decepciones como
aquella de que nos ocupamos, aun en los que escriben en
castellano, por no dar el pals para tanto.
Tres tentativas de crear un diario en frances, sin hallar
eco en la poblacion francesa, pueden servir de antitesis al
idealismo de la diplomacia francesa de hacer franceses en
Buenos Aires A los argentinos hijos de franceses. El que
busque la Francia debe ir A buscarla donde Dios la coloco
que alli estA bien; aqui no hay mas que la Reptiblica Argen-
tina, con su idioma, sus instituciones, sus partidos, sus in-
tereses.
QuizA haya perjudicado en el concept de los franceses
el 6xito de La Union, el malhadado folletin Robert Macaire d
Buenos Aires, que explica el error del concept en que estaba
el que emprendi6 el diario. Robert Macaire si no es un
frances no puede existir aqui. Aquel personaje ideal es el
ideal de las corrupciones de las sociedados refinadas, civi-
lizadas, antiguas. En Buenos Aires estA bien el mazhor-
quero, el asesino, el tramposo sin gracia, algun ladron
brutal, y aun esto es raro. Basta ver los crimenes que
ocurren ante nuestros tribunales, para convencerse de
6llo. Robert Macaire necesita el presidio de Tolon per





CONDITION DEL EXTRANJERO


escuela, una policia vigilante por escollo, una sociedad
complicada por teatro. Aqui serlan talento y perversi-
dad malogradas las de Robert Macaire. Con menos seria
un pillo espantable, sin gloria, sin que hubiese quien
lo comprendiera. Pasear, pues, A Robert Macaire en nuestra
sociedad, es mostrarse muy literate frances sin duda, pero
poco conocedor de las peculiaridades del pais. El organillo
mecanico, el trapero, el Dulcamara son tan argentinos como
Robert Macaire. Asi nos hace much gracia este trozo del
pretendido Robert Macaire: ( No valia la pena de hacer dos
mil leguas para venir A pais tan vulgar como Buenos Aires.
No hay tabuco de aldea de provincia en Francia, mas aldea-
no y mas campesino que 6ste. Nada de original, de curioso,
(de instructive no se hable) en esta poblacion bastarda, mala
copia del espafiol degenerado, 6 mezquina parodia de nues-
tras mas vulgares costumbres de Europa. Es un plato fiam-
bre recalentado, que huele a quemado y causa nAuseas.
Los defects y los vicios mismos no son mas que una
instalacion ridicula, cuando no es odiosa.)
Muy incorregible aldeano debe ser el frances A quien
estas bellezas de estilo no hayan faith venir le c~ur aux levres.
El mismo concept expresaba anoche la Valentina en el
teatro:
S(Para mocitos con gracia
Est& Am6rica.
No hay mas diferencia entire una y otra frase que la de
ser la primer product del despecho, y la otra es hija del
buen humor y del agradecimiento. Pero es siempre un poco
brutal descargar su enojo sobre Buenos Aires porque los
franceses no han querido leer un mal papelucho. Robert
Macaire en America pareceria un necio de puro ddpayse.

CUESTIONES RESUELTAS

(El National, Marzo 2 de 1858.)
A cada,paso que damos se present una nueva question
por resolver, y para cada enigma hemos hallado siempre la
respuesta que desarma A la esfinge.
Tres grandes problems nos quedaban el aio pasado, y A





OBRAS DE SARMIENTO


los tres hemos respondido en un solo dia. Fronteras, credit&
y nacionalidad de los hijos de estranjeros.
A la primer ha contestado el parte del coronel Granada,
escrito en los toldos de Calfucuri.
A la segunda ha respondido dignamente la comision del
meeting de los tenedores de bonos en Londres, la Bolsa del
emporio commercial del mundo, cotizando bonos que pagan
4 por ciento a 96, por solo Ilevar este lema ((Estado de
Buenos Aires.)
A la'iltima ha contestado en fin Lord Clarendon en Ingla-
terra, M. Walesky en Francia, reconociendo A nombre de
sus respectivos gobiernos, el derecho indisputable con que
nuestras leyes declaran nacionales A todos los hombres que
nacen en territorio de su jurisdiction.
HeImos visto copia de la nota de Lord Clarendon, mani-
festando su conformidad A este respect, y ordenando Asu
agent limitar su solicitud A recabar del Gobierno una ex-
cepcion de servicio en favor de los jefes de casas de co-
mercio, dando estos personeros.
La solicitud aun en este terreno puramente practice y sin
comprometer en lo mas minimo el principio es escusada,
por cuanto nuestras leyes y la prActica constant hacen
indtil estos expedientes.
El dltimo ciudadano tiene el derecho de hacerse sustituir
en el servicio por un personero. La Guardia Nacional se
divide en active y pasiva. Compoien la segunda los que
han alcanzado A la edad de 45 afios, y estos no prestan ser-
vicio active ninguno, no habiendo de ordinario jefes de
casas que cuenten menos edad que aqu6lla; y a haberlos,
no es prActica y repugnando A nuestras costumbres usar de
violencia con aquellos j6venes que por no desempefiar con
,espontaneidad el servicio tan Ilevadero que se les exije,
saben encontrar escusas que son aceptadas de buena
voluntad.
Los ejercicios doctrinales del domingo han reunido en el
regimiento 1.0 novecientas plazas compuestas de la juven-
tud mas brillante y por centenares de la mas acaudalada
del pais, bajo su blusa de manvais suget que tanto entusiasmo
revela.
,Qu6 haria una cara taimada y adusta entire aquella sol-
dadesca de guante blanco, que A falta de enemigos a quien





CONDICION DEL EXTRANJERO


combatir, hallaria un blanco A donde dirigir un fuego gra-
neado de pullas y de'bromas?
Hemos, pues, asentado un principio de igualdad, de con-
veniencia y. de justicia, que estaran dispuestos a reconocer
y acatar los mismos que por un moment lo pusieron en
duda, al ver la diferencia de los gobiernos ilustrados, 6
interesados en la quietud de estos paises, que prestar su
asentimiento a una ley, es la base de la existencia de todo
gobierno.
La Inglaterra y la Francia desengafiadas hoy del error en
que indujeron A sus gobiernos las exterioridades asumidas
por los que tan pomposamente se han Ilamado Confede-
racion Argentina, y que tantas traiciones han hecho al
nombre argentino, no han podido al fin hacer menos, que
rendii un homenage de respeto al pueblo, que acosado por
toda clase de dificultades, y en apariencia d6bil, ha man-
tenido 61 solo la dignidad del nombre argentino, y la inte-
gridad national, que sus 6mulos, por dafiarlo, no han tre-
pidado, en ir entregando A pedazos, en cambio de vivir un
dia mas.
Puede ser un acto indiscreto dar sus pasaportes A un
Agente del gobierno ingl6s que se hizo el centro de las in-
trigas contra nuestro Gobierno en 1852; pero al fin es un
acto que muestra el sentimiento de la dignidad national, y
en su corazon el ministry ingles no lo habra mirado con el
desprecio que debi6 inspirarle el miserable, que derrotado
y pr6fugo, pagaba el asilo y el plato de comida que le daba
un vapor inglesq con entregarle la soberania de los rios.
Muy agradecido debe estarle el Brasil A Urquiza'de la'
cooperation que le prest6 para avanzar sus limits 6 asegu-
rar los que poseia en el Estado Oriental, 6 las franquicias
fluviales en el Paraguay; pero ha devido volver la cara de
asco el Emperador al poner su firm al lado de la de quien
le concede el derecho de ocupar la isla de Martin Garcia en
ciertos casos.
Muy contents estarAn sin duda los pocos extranjeros con
familiar en la Confederacion, en saber que sus hijos no tie
nen patria, pero mas aprobacion sincere obtendrA siempre
el pueblo, que comprendiendo mejor el interns de esos ex-
tranjeros mismos que vienen a establecerse, les da, en sus





OBRAS DE '!AARIMNTO


hijos, un vinculo que los haga legisladores del pais que han
adoptado por suyo.
Buenos Aires se ha distinguido en estos iltimos afios,:por
:su severidad en conservar inc6lume el edificio social y
el patrimonio national. No ha contraido alianzas vergon-
zosas, ni firmado estipulaciones humillantes 6 defrauda-
doras de la integridad national. El dia que el Brasil inten-
tara poner su pie en Martin Garcia, Buenos Aires no miraria
sus recursos, sino su deber de estorbar una profanacion del
territorio de la patria. La invasion de los indios por Melin-
cu6, y la correspondencia de los salvajes con el general
Pedernera, como la bandera argentina y los honors prodi-
gados al indio Cristo, acusarAn ante su raza, ante todo pue-
blo cristiano, 6 los villanos que, por satisfacer una passion
de envidia, se han aunado con los infieles para dafiarnos.
Nada hemos concedido indebidamente, y todo se nos ha
dado, como lo mereclamos. No hemos enviado Agentes a los
gobiernos europeos a disputar a los embaucadores de Ur-
quiza sus oscuros puestos; y sin embargo, un dia ha llegado
en que se ha echado de menos en el cuerpo diplomatico de
Europa, el representante del pueblo de Buenos Aires cuyo
nombre, cuyas leyes, y cuyos progress estaban de tiempo
atras Ilamando la atencion de los economists y de los
gabinetes.















LAS COLONIES SIN PATRIA



(El Nacional, Enero de 1881.i
Tales las llamarian los que desde Europa estan contando
el nimero de nacionales de su pais que se han trasladado
a esta parte de America, y aconsejarian aumentar el ndme-
ro de C6nsules para que ejerzan el gobierno de estas que
reputarian sus colonial.
Estas son las libertades y franquicias de todeds las
ciudades del mundo, desde los romanos hasta nuestros
tiempos.
Los municipios romanos en los paises conquistados, las
comunas en la edad media, los cabildos en esta America
antes y hoy, las municipalidades en los Estados Unidos fue-
ron y son el organismo human de la sociedad, de la agre-
gacion para gobernarse los hombres. ICreerAse que haya
un pueblo libre, civilizado, republican, que haya osado
poner la mano en esta obra que trae por padrinos a todos
los pueblos, suprimidola y ensayado a crear nuevas socie-
dades, con un sobrestante, 6 un Comandante military, des-
habituAndolas a gobernarse a si mismas, A proveer A sus
necesidades pdblicas, con sus propias autoridades?
Y sin embargo es lo que estamos haciendo en las colo-
nias, con poblaciones extranjeras sin un sistema propio de
Gobierno, sin patria, y solo cuidando cada uno de su cose-
cha, 6 de lo que le toca.
Una ordenanza inmediata a la fundacion de C6rdoba,
sefiala el orden en que deben sentarse las autoridades, es
decir, la jerarquia y prelacion, siendo primero los alcaldes,
y siguiendo los rejidores, el alguacil, el contador, el fac-
tor, 6 vedor, el tesorero que es 6 fuese de dicha ciudad,





OBRAS DE SARMIENTO


por done se establece la preeminencia del propjo Go-
bierno.
Por otra ordena que en las eleccjones no puedan Alcal-
des y Rejidores, votar por persona que est6 fuera de la
ciudad... y ((orden6, que los Alcaldes y Rejidores que nom-
br6 para el primer afiio, no puedan quedar para el segun-
do, y que Alcaldes y Rejidores, no voten por ninguno de
ellos, sino que voten en personas, moradores, vecinos de
dicha ciudad, de los que estin fuera de dicho Cabildo: de
suerte que ninguno de los que en adelante se elijieran en
cada un afio, no ha de ser Alcalde, ni Rejidor, sin que pase
un afio en medio del que lo fu6, y del que lo hubiere de
tomar A hacer, si por 61 votaren...)
Y dijo que ordenaba y orden6... aque de aqui en ade-
lante, para siempre jamas, no entren, ni puedan entrar con
armas los capitulares de Cabildo...)
Que todos estos cuidados se tenian para conservar las li-
bertades y franquicias de las autoridades municipals. Del
examen de la series de actas capitulares de C6rdoba, resul-
ta que los nombramientos para renovar el Cabildo afio por
afio, recaen en personas distintas, durante cinco arios,
aunque uno se repitan algunos, acaso por ser reconocidos
mas id6neos, 6 haber dejado buen nombre en sus primeros
ensayos.
Todo este servicio de empleados civiles y municipals se
hace con aquellos doscientos pobladores, fundadores de la
ciudad, pues en los comienzos de colonizacion tan vasta,
la material prima, el espafiol peninsular escaseaba. A poco
fu6 precise espedir una ordenanza, prohibiendo que fuesen
electos Rejidores, los que no sabian ni leer, por la inca-
pacidad de leer en escrituras, no entrando por entonces la
Escuela en las atribuciones municipales, pues se entendia
que eran los conventos los que tenian este encargo, y el
can6nigo mestrescuela de las Catedrales cuando 6stas se
fundaban.
,Estan menos provistas nuestras colonies actuales de
hombres, para establecer desde su fundacion las bases
del gobierno propio municipal, que lo estarian aquellas
colonies espafiolas de donde procedemos nosotros, estable-
cidas como C6rdoba, a seiscientas leguas tierra adentro,
desde la sede del Viso Rey del Perd, en medio del desier-





CONDITION DEL EXTRANJERO


to, rodeadas y acechadas de indios salvajes, a punto de
quejarse el Cabildo de C6rdoba de la expedicion A que iban
diez de sus vecinos por quedar expuesta la ciudad A un
asalto?
Llamamos la atencion del Gobierno sobre aquella sim-
plificacion del gobierno de nuestras colonies. Es nuestro
deber de pueblos civilizados trasmitirles cdas libertades y
franquezas que nosotros recibimos de !a Europa, como un
legado de instituciones que nos viene de los instintos gre-
garios de nuestra especie y remonta a los primitivos tiem-
pos y h los primeros hombres reunidos en sociedad.
La responsabilidad del ensayo que se esta hacienda es
terrible, sin que se sepa quien lo dispuso y qu6 fin Ileva.
Los colonos labran la tierra, fundan ciudades y no son
como en las capitals poblacion flotante que cree poder ir
y venir cambiando de lugar. Las colonies son la Repdblica
Argentina que se dilata, hacienda la misma obra que nues-
tros padres los espafioles, sin mas diferencia que ellos echa-
ban los cimientos de ciudades y de pueblos, mientras nos-
otros, suprimiendo toda forma de gobierno, estamos man-
teniendo el orden a nuestras expenses, de labranzas que
ejecutan estrafios, extranjeros, industriales 6 inquilinos sin
-campanario ni comuna, sin sociedad ni regimen propio.
Ti6nelas el Gobierno Nacional en territorio national, sin
embargo, y apenas tenemos conocimiento de su existencia
por los nombres que han asumido, 6 por los informes de
Comisarios y Comandantes militares que las gobiernan.
De repente nos encontramos en presencia de las mas
grandes cuestiones sociales, sin darnos cuenta de su impor-
tancia. A alguien le ocurri6 que seria excelente poblar
terrenos valdios nacionales, que se darian gratis suertes
de tierra, que se pagaria el pasaje a los colonizadores, que
se les aseguraria un afio de alimento, que se les propor-
cionarian semillas, arados, bueyes, etc. Para ello era nece-
sario un Comisario que corriese con las cuentas, un Co-
mandante si era en la frontera, dependiente de la oficina
de inmigracion, 6 del Cuartel General. Casi desde su
fundamento, estas colonies para comipletar el selvicio, han
sidio provistas de una escuela de mujeres, otra de varones,
con salaries bastante subidos, con alquiler de casa y gas-
TOMO Xxxvi,--





OBRAS DE SARMIENTO


tos de tiles y libros, y no siempre con discipulos; pues los
salaries dados por la ley del Congreso corren, hayalos 6 no
los haya. Este es un corte de colonies!
La colonizacion espaiola en America ha sido tachada
por demasiado official, estableciendo las poblaciones donde
mas convenia para avanzar la conquista, sin miramiento
por la conveniencia future de los pueblos, en sus relacio-
nes entire si, y en atencion A las necesidades del comercio.
Mas la colonizacion espafiola, cuan official fuese era cris-
tiana, social, municipal, conservando 6 trasplantando A las
nuevas poblaciones, las poblaciones antiguas. Trazada la
plant de la nueva ciudad que casi siempre tomaba 6 el
nombre de otra espafiola, 6 el del santo del dia, que habia
de servirle de patron, 6 el nombre del mismo fundador,
sefialAbase el local de la iglesia matriz en la plaza done
se colocaba el rollo de la justicia, y a una cuadra las man-
zanas destinadas A conventos de 6rdenes religiosas, pues
este element entraba en la organization social. El Ca-
bildo y la carcel ocupaban un costado y la casa del Go-
bernador otro.
El acta .de la fundacion deja constancia de ello, acompa-
iiada de un mapa, y aqui puede decirse para la action
ejecutiva de los agents del Rey, 6 del Vice Rey, de su De-
legado en alguna otra poblacion vecina. Lo que se sigue
es la vida municipal de aquella nueva sociedad, su vida
propia, administrAndose por si misma, con las autoridades
de su election, tomadas de su propio vecindario, y conti-
nuando asi la vida social de europeos, de cristianos, de
pueblos civilizados.
LPuede creerse, si no lo estuvi6ramos viendo reducido ya
A sistema, la fundacion de pueblos que vendrAn luego A ser
ciudades, sin gobierno propio en una repfiblica, sin jueces,
sin municipalidad, sin procuradores, sin pregon, sin algua-
ciles, sin ninguno de los organisms de una ciudad y todo
dependiente de un Comisario 6 de un Jefe military, es decir
del arbitrario mas absolute 6 irresponsible, pues este mismo
Jefe no tiene administration sin6 es uno 6 mas escribientes,
sin tesorero d otro funcionario responsible?
De manera que hemos Ilegado A ser Repdblica, y A los
tiempos de libertad que alcanzamos, suprimimos para con





CONDITION DEL EXTRANJERO


la poblacion europea, las formas de gobierno que los espa-
fioles y los jesuitas acordaban a los indios.
Los colonos por este sistema de sobrestantes, aprenden a
creerse estranjeros al pais, labrando la tierra, como nave-
garian un rio si mas les conviniese; y cuando se ven rodea-
dos de una poblacion infantil, el progresista Comisario 6
Comandante pide al Gobierno Nacional se dote con escuelas,
maestros y alquileres para que manden sus hijos los colo-
nos, que nada tienen que ver con que sepan leer si no se
les proporciona gratis. El Gobierno mismo se hace un honor
de esta administration que se asemeja A la de los jesuitas
en el Paraguay, donde un Padre mandaba y otro llevaba la
contaduria.
Por lo que pueda ser que venga el pensamiento de hacer
patria en las colonies, y career pueblos argentinos los que
se forman, sin entrar desde su origen en las practices ad-
ministrativas, recordaremos la manera de fundar pueblos
de los espafioles y cuales fueron los comienzos de estas
nuestras ciudades, much mas humildes que las llama-
das colonies de nuestros tiempos. Tomemos por ejemplo
C6rdoba.

II

Fundada la ciudad de C6rdoba en 1583. El libro 1.0 del
ARcHIvo MUNICIPAL de aquella ciudad publicado en 1880
trae una plant de la ciudad con diez manzanas de frente
y siete de costado, de las cuales oice estAn adjudicadas a
conventos, hospitals propios de ciudad, plaza, iglesia, ca-
bildo etc., estando las restantes divididas por lo general en
solares, lo que dA cuatro propietarios por manzana y cosa
de doscientos vecinos, pues no se repiten los nombres espa-
holes inscritos. El pais adyacente, donde habrian lotes de
quintas, y poblaciones de indios es Ilamada constante-
mente la Repdiblica, asi se dice la ciudad y repuiblica, por
el pais de su jurisdiccion y de su gobierno.
Seria digno de recuerdo el powder y autorizacion de poblar
que en nombre del Rey da el Viso Rey, gobernador y ca-
pitan general de estos reinos y piovincias del Perd, si no
abrazase tan estensas instrucciones y facultades, bastando
las ((de tener justicias civil y criminal en toda la dicha





OBRAS DE SARMIENTO


tierra y provincias, ciudades, villas y lugares y sus t6rminos
y jurisdiction, que en ellas estin poblados y se poblaren,
para la buena gobernacion, de todo lo cual, nombrareis los
oficios que os pareciese convenir, aunque aqui no vayan
declarados ni espresados.....
En cumplimiento de lo cual, el Gobierno y Capitan Gene-
ral y Justicia Mayor, Cabrera amanda se pongan en estos
autos por cabeza del libro de Cabildo, de esta nueva ciudad
que puebla y funda..,. C6rdoba... y en el dicho Real nom-
brd dijo que daba y di6 A esta dicha ciudad todas las liber-
tades y franquias que tienen las ciudades de C6rdoba en
Espafia, y las que tienen las ciudades de los Reyes (Lima)
y el Cuzco en el Perd.... y que criaba y cri6, elegia y eligi6
por Alcaldes ordinarios de la Magestad por este present
afio.... a Bias Rosales y & Hernan Mexia Mirabal.... y por
Regidores a cinco (nombrados).... (Escribanos de Cabildo)-
Alguacil Mayor (Pregonero) (Alferez Real)....
a Y dijo que por cuanto en esta ciudad conviene instituir
y declarar la 6rden que han de tener el Cabildo de ella en
el votar y hacer election en el dicho Cabildo en principio
de cada aflo de Alcaldes y Regidores desde el primer dia
a de Enero venidero del aflo de 1574 afios, en el entretanto
que S. M. otra cosa prove 6 made, dijo 6 que mandaba
6 e mando se tenga y guard y cumpla la 6rden siguiente...
Sigue la manera de elegir nuevos Alcaldes y Regidores....















LAS ESCUELAS ITALIANAS



SU INUTILIDAD

(El Nacional, Enero 13 de 1881).

Hemos leido con atencion todo lo que se refiere al Congre-
so Pedag6gico italiano que acaba de tener lugar entire nos-
otros. El esfuerzo colectivo, la sociacion, es sin duda la
mas poderosa fuerza de progress que puede encontrarse y
la palabra evang6lica, Ilamando a los hombres a la union
y fraternidad para veneer las dificultades de la vida, es el
consejo supremo. Asi, uni6ndose los italianos, los espaholes,
los franceses, los ingleses, tienen hoy sus hospitals, sus
asociaciones obreras, sus cajas de ahorros, sus comisiones de
repatriacion y sus sociedades de socorros nuituos.
Nada mas convenient para ellos y para nosotros; es real-
mente una prueba elocuente de los recursos que el extran-
jero obtiene entire nosotros este exceso de gastos que se
impone voluntariamente, ademas de costear con su cuota
de impuestos, los servicios pdblicos que estan abiertos para
6l, como para cualquier otro habitante de nuestro suelo.
Pero hace much tiempo que estudiando con algun deta-
lle el estado de la education primaria en la provincial de
Buenos Aires, hemos tenido occasion de observer la organi-
zacion especial de las escuelas italianas. Antes de la pro-
mulgacion de la ley de education comun, casi ninguna
escuela elemental se encontraba en las condiciones que
exije hoy la ley referida, respect alminimun de instruction.
En las escuelas italianas, por ejemplo, salvo algunas escep-
clones, no se ensefiaba el idioma national, ni la historic
argentina. La intervention de algunos caballeros italianos,





OBKAS DE SARMIENTO


coincidiendo con la prescription legal, por cuyo cumpli-
miento velaba el Consejo General de Educacion, han modi-
ficado ese estado de cosas.
Pero los italianos no estaban satisfechos con la march
de sus escuelas, que parece no respondian & los sacrificios
que hacian por sostenerlas. De ahi la convocacion del
Congress pedag6gico, que acaba de celebrar sus reuniones,
habiendo la mayor parte de los miembros que lo compo-
nian, estudiado brillantemente los problems complejos que
A la education primaria se refieren.-Se han torado reso-
luciones y se ha sancionado una sdrie de opinions que el
Congress juzg6 prudent hacer conocer, como norma para
la solution de las dificultades que pueden presentarse al
pedagogo en la practice.
Todo eso esta muy bien, pero queremos hablar con since-
ridad A la numerosa poblacion italiana que felizmente vive
entire nosotros y por la que sentimos viva simpatia y alta
estimacion. Queremos p ar que los inmensos sacrificios
que hace para educar A sus hijos son, no solo indtifs, sino
contraproducentes.
Ante todo, si estas opinions son refutadas, pedimos al
que lo haga crea en la sinceridad de nuestro buen prop6sito
y no nos haga alejar del debate con suposiciones de m6vi-
les indignos que estamos lejos de abrigar.
La provincia de Buenos Airas ha gastado hasta ahora mas
de veinte millones de pesos (1) al afio en la education pri-
maria. La ley de education, con los defects de que adolece
como obra humana, es sin duda lo mas adelantado que ha
podido encontrarse en los paises que marchan la cabeza
del movimiento educacionista del mundo. En la prActica
y aplicada cuerdamente, ha dado los resultados que son
conocidos hoy por todos aquellos que han mandado sus hijos
4 la escuela.
Aquella preocupacion aristocrAtica que habria hecho hace
diez afios enrojecer A nuestras families patricias si sus hi-
jos hubieran ido A codearse con morenitos 6 pardos en la
escuela del Estado, ha desaparecido por complete.
Hace diez afios se ensefiaba en las escuelas pdblicas A leer

( ) De la moneda corriente de entonces. Escasamente un million de fuertes.-
(N. del E.)





CONDITION DEL EXTRANJERO


mal, a escribir peor y A contar & veces al rev6s. Basta oir
hoy a un nifio repetir todas las nociones generals adquiri-
das en la clase, por un m6todo racional, para observer c6mo
marchan esas cosas y cuanta distancia hay entire la ense-
fianza rudimentaria recibida por nosotros, que no somos tan
viejos y la que nuestros hijos han adquirido.
El secret ha estado simplemente en preocuparnos con
seriedad de la education, en asignar A ese ramo primordial
los recursos necesarios, y luego de adoptar los m6todos y
sistemasque la prictica universal ha sancionado, en traba-
jar sin reposo por former un cuerpo de maestros, no de
aventura, sino de profession, con la competencia y la morali-
dad necesarias. No podemos decir que hemos Ilegado a la
cumbre, pero no hemos quedado tampoco al pie de la
montafia; hemos marchado y marchamos. El estado de
la ensefianza es satisfactorio y cada aflo revela progress
positives.
Todo maestro estA hoy munido de un diploma que acre-
dita su idoneidad, comprobada en exAmenes que los que
los han presenciado saben bien son mas duros en ge-
neral que los exijidos en los cursos universitarios mismos.
Tenemos dos escuelas normales en la provincia, que cada
afio produce veinte 6 treinta maestros de ambos sexos,
inmejorables, porque vienen de pasar cuatro afios estu-
diando te6rica y practicamente el dificil arte de ensefiar-
Tenemos, ademas, veinte millones anuales, A mas de otros
veinte de reserve, para costear edificios, muebles, tiles de
primer 6rden, cuadros completes de los sistemas mas ade-
lantados en el mundo, aparatos, etc.
GPuede luchar la poblacion italiana contra esos recursos
que ella misma contribute a former?
De ninguna manera; tan es asi que los mismos italianos
prefieren, en muchas -parroquias, mandar sus hijos a las
escuelas pdblicas que a las sostenidas por sus connaciona-
les.-Recorriamos ayer el censo escolar de la parroquia de
Balvanera y encontramos que, respect a nacionalidades en
los padres de los nifios inscriptos, habia nada menos que
un-75 / de italianos.-Asi sucede, en mayor 6 menor pro-
porcion, en la mayor parte de las parroquias.
Entonces, para qu6 pagar dos veces la qducacion de sus
hijos, una al Estado, por el impuesto, y otra por la suscricion





OBRAS DE SARMIENTO


voluntaria? Las escuelas pdblicas son acaso exclusivamen-
te para los argentinos? &No son en ellas recibidos y trata-
dos igualmente todos los nifios que en las condiciones de
edad y salud requeridas, se presentan A recibir education?
El Congress pedag6gico nos ha dado en sus debates la
razon de esta anomalia. Se ha discutido si los hijos de
italianos debian ser educados en absolute italiaamnente (es la
palabra empleada,) si debian- serlo como los argentinos, 6
si debia adoptarse un tOrmino medio. Las conclusions del
Congress han sido favorables al iltimo de estos tempera-
mentos y se ha sancionado la enseflanza de la lengua y la
historic nacionales en las escuelas italianas, como una con-
cesion al pais.
Confesamos ingenuamente que no comprendemos lo que
significa educar italianamente A un nifio. Si hoy se recorren
las escuelas de Inglaterra, Estados Unidos, Suecia, Francia,
Alemania y la misma Italia, se observara que lejos de darse
en ellas una education inglesa, sueca, etc., no hay mas dife-
rencia esencial que el idioma empleado, mientras los m6to-
dos son los mismos. LEducamos nosotros argentinamente?
No; educamos cemo el norte-americano Mann, el aleman
Friebel y el italiano Pestalozzi nos han ensefiado que debe
educarse A los nifios.-Les hacemos aprender de manera
rational todo aquello que hoy se ensefla en las escuelas
bien organizadas del mundo entero.
aQue es eso, pues,de educar italianamente? Conservar 6 fo-
mentar en el animo del nifio el culto de una patria que no
cofoce, que probablemente no conocera, apartandolo del
sentimiento natural que lo empuja a querer la tierra en que
ha nacido? Pero para obtener en ese trabajo de atrofiacion
resultados eficaces, vale mas el hogar, con la propaganda
constant, con el eco del idioma, con el recuerdo vivo del
padre, que la palabra Arida del pedagogo que no puede in-
tercalar sensatamente tiradas patrioteras en la ensefianza
inductiva.
aEs para que aprendan el idioma italiaoo? Lo hablan
desde que han nacido; lo que se consigue es que nunca
sepan la lengua del pais y es ese el resultado anico que
vemos A las escuelas italianas, A mas de aquel que hemos
consignado, esto es, de hacer que los italianos gasten double





CONDITION DEL BITRANJERO


en educar : sus hijos, que los demas habitantes de este
suelo.
La education que vincula & una nacionalidad, es la edu-
cacion superior, cuando se penetra en el mundo de la his-
toria y se aprende a amar a la patria en el pasado, como se
ama en el present. Mas 16gicos serian los italianos que
quieren arrancar a sus hijos de la sombra del pabellon
argentino, si aplicaran sus recursos & la creacion de facul-
tades libres de ensefianza secundaria y superior.
Pero a la verdad, no vale la pena de gastar miles de pesos
en sostener escuelas que tienen que estar fatalmente A un
nivel inferior que las escuelas pdblicas, para que sus hijos
reciban peor education que los demas nifos de Buenos
Aires y sin mas resultado que aprender &.contar uno, due,
tre, etc., en vez de uno, dos, tres.
Lo repetimos; es sensible que las classes laboriosas de la
poblacion italiana se impongan doubles sacrificios para edu-
car A sus hijos, que.los demas habitantes de la provincia,
sin obtener sino resultados negatives.
Creemos que los pr6ximos Congresos pedag6gicos, en los
que se reunen los italianos mas distinguidos intelectual-
mente entire los que habitan nuestro suelo, se preocuparan
de esta gravisima question.
(Enero 14.)

Un amigo nos hace observer un error en el articulo de
ayer y nos apresuramos A rectificarlo, por su gravedad.
Deciamos que dos mil nifios italianos, si ese nimero
hubiese en las Ilamadas escuelas italianas, gastan ochenta
y seis mil pesos mensuales, a cuarenta y tres pesos por
nifio, lue es lo que cuesta cada uno en las escuelas comu-
nes. El error esta en decir que los gastan, pues en realidad
los malogran y desperdician.
Como estas escuelas son costeadas por el vecindario, por
ley general, todo extranjero, italiano 6 francs ha pagado
A principio de afio las escuelas comunes. Ahora bien. Si
no manda a ellas sus hijos, pierde cuarenta y tres pesos
por nifio que otros aprovechan y son 43 pesos.
Pero como en seguida paga en escuela italiana otro tanto
6 mas, para que le ensefien italiano, 6 tontamente, lo mismo,
mismisimo que le habrian ensefiado en las Escuelas co-





58 OHHAS DR SARMIENTO

munes, result que cada nifio le cuesta ochenta y seis pesos,
de manera que los dos mil italianitos, cuestan 172,000 $ al
mes, lo que hace al afio la suma de 2.064,000 pesos. Pero
como en las Escuelas comunes se dan gratis, libros, papel
y plumas A los nifios pobres, pasa de dos y medio millones
lo que malgastan por ignorancia los italianos que se dejan
seducir por vanas y huecas frases.
Se puede ir A las Escuelas comunes A comer A dos carri-
llos, y beber education a tutti plein y soffrire per gli dolore de
la patria vera de los padres; mas, que pocas lagrimas ha
de arrancar A los nifios que no la conocen, ni la han de ver
nuncal O creen los patrioteros italianos que la Repiblica
es la nodriza de sus hijos, y temen que se aficionen A ella,
mamando de sus exuberantes pechos y la tomen por la vera
madre, como es en realidad, mal que les pese? Es precise
no llevar A lo grotesco lo que es de suyo, grave y serio.
Hasta, ahora poco se ensefiaba en algunas universidades
italianas, sobre todo en Roma, la filosoffa, y teologia y otras
sonseras en latin. Estos mismos italianos que destronaron
el breviario, vienen aqui A hacer ensefiar A nifios de la
lengua castellana, A leer en italiano. LEs empresa 6sta de
algun librero italiano, para salir de algunos clavos en ma-
teria de libracos de escuelas?


LAS ESCUELAS ITALIANAS

( El Nacional, Enero 14 de 1881.)
El Operario Italiano ha tornado como texto de sus comen-
tos, lo que en el nimero anterior observabamos sobre la es-
trafia sitVacion que quieren crearse de un Estado dentro del
Estado, algunos centenares de los que s6 conservan extran-
jeros en su patria adoptive, para consagrar sus recuerdos A
una patria vera, como le llama aquel diario.
Para envanecerse de las glorias italianas, bueno seria en-
rolarse en su valiente ejercito, derramar su sangre por la
Italia, y no contentarse con invocar aqui un titulo de glorias
ajenas. Patriotismo ideal, patriotism barato, c6modo, y
que harA llorar 6 reir, como en el teatro cuando la Ristori
represent una escena hist6rica. En simpatias por la Italia
libre, artistic, y unificada, no nos ha de ganar ningun napo-





CONDITION DEL EXTRANJERO


litano, piamont6s, romano 6 genov6s, de los que viven entire
nosotros. Pero no diremos de la Italia, lo que el Operario
dice del pais en que vive y prospera.
c(Dal vigilante al Presidente della Rept blica lo -straniero score
< una serqua di autoritd che dispongono della sua persona, deo suoi
< beni, e del suo domicilio-senza responsabilitd alcuna. )
Estos concepts, cuya importancia no discutiremos, por
cAndidos, nos sacarian de nuestro terreno. La esplicacion
que da el diario de todo ello es contentarse con decir: cosas
del pais.
Lo mas curioso es que ha acertado A decir, con esta frase,
lo que el derecho de gentes prescribe al extranjero, y es
hallar que son respetables las cosas del pais en donde se
encuentra, sin tener derecho A exigir como extranjero que
sean mejores. El recurso que el derecho de gentes le ofrece,
es abandonar ese pals 6 irse al suyo, d & otro que est6 mas
en armonia con sus deseos y aspiraciones.
Nosotros, sin embargo, y esas leyes que menosprecia, le
ofrecemos otra reparacion: sea usted vigilante, sea Juez de
Paz, sea el Operario Italiano miembro de la Municipalidad,
del Congreso, y ayddenos con sus luces, con su amor al
bien, con su sentimiento de la justicia, A colmar ese vacio,
esa distancia inmensa que media todavia entire el estado
inteletuale de este pais, y sus instituciones. Eso daria honra
y provecho; pero hacerse los aristarcos del pais donde viven
felices y se enriquecen, para enorgullecerse con las glorias
de los italianos que estan en Europa, es el patriotism mas
gracioso que se haya inventado. Los italianos de esa pobre
escuela, pretenden que su derecho es ser gobernados por
otros, bien gobernados se entiende, a boca que quereis, lo
que Ilamaban nuestros padres antes; recibir la breva pelada,
y agregaban que los perezosos, pedian aun que se las pusie-
sen en la boca.
Desgraciadamente las brevas han dejado de ser la fruta
de la 6poca, y todo lo que obtenemos lo hacemos A fuerza
de trabajo. D6nnos, pues, una manita los empedernidos ex-
tranjeros para gobernarlos a su gusto. En Italia se cuecen
habas a calderadasl no lo olviden.
Pero no entraremos en el mal espiritu del diario a que
contestamos.
Nos llevaria muy lejos. BAstenos asegurar que nos ale-





OBRAS DOB SASRIBtTO,


gramos como sus autores, desde aqui, de las alegrias de la
Italia, nos enorgullecemos de sus glorias legitimas, y auri
creemos que el Gobierno de Italia, desde ii povero contadino,
hasta it Re, son lo que deben ser, pueblos y Gobiernos.
No se trata de eso. Se trataba de Escuelas y de ello ha-
blaremos al buen sentido, y al interns de cada italiano, fran-
c6s, espafiol. Hay en la Provincia de Buenos Aires trescienta&
setenta escuelas que dan education, excelente education gratis!
& quien quiera que se present a sus puertas, sin pregun-
tarle si su padre es extranjero, italiano, turco 6 aleman. Esa
education la pagan por ley, los duefios de toda propiedad,
de manera que extranjeros, 6 nacionales, han pagado bue-
namente la education que alli se da.
En este feliz estado de cosas, se organizan sociedades de-
ciertos extranjeros (pocos, poquisimos) para pedirle a esos
mismos padres, que ya han pagado las escuelas comunes,
que vuelvan A costear, aparte, education paga, con maes-
tros particulares, sin diploma de capacidad, sin muebles
ni libros, sin inspection de dichas escuelas y ensefianza; y
despues de haber impuesto A gente cr6dula este nuevo
gasto y contribution, reunirse los promotores de este des-
perdicio de fuerzas, y de dinero, en un Congreso lamado
pedag6gico, para discutir si han de educar italianamente, 6
racional, econ6mica y argentinamente, a, los nifios que pa-
gan dos educaciones: una buena, excelente, que reciben
gratis en las Escuelas pdblicas, otra incomplete, cara, cari-
sisima, y muy pobre, que piensan darles & titulo de patrio-
tismo, en escuelas particulares algunos industriales.
Hemos visto ya que el patriotism italiano no le da A la
Italia ni un cobre de contribution, ni un soldado para sus
glorias. Ahora, el plan de las escuelas patrioteras italianas,
a dos mil leguas de distancia, as hacer por patriotism que
los pobres italianos trabajadores no aprovechen aqui mis-
mo, de lo que el pais les ofrece en education y se imponga
una contribution mas, para costeirsela de segunda mano.
Negocio de Tio Bartolot CuAntos nifios hay en las Escue-
las italianas? Dos mil?
Costando en las escuelas piblicas, mensualmente, la edu-
cacion de cada nifio 43 pesos al mes, Itan lujosa es! los
padres de los dos mil nifios, malgastan ochenta y seis mil pe.
sos mensuales 6 sea mas de un million al afio, (m. c.) por ser





CONDITION DEL EXTRANJERO 61

educados italianamente, sabiendo que en Italia, comn en Bue-
nos Aires, como en toda tierra de garbanzos, tres y dos son
cinco. No hay mas letra que la letra inglesa; ni mas arit-
metica que la de los ndmeros, y no se leen patas arriba en
ninguna part los libros ni las cartas.
Dirase que en las escuelas italianas va a ensefiarse mas
y mejor que en las Escuelas comunes, y que como lo dice
muy bien La Nacion debiera el Consejo General de Escuelas
haber asistido al Congreso pedag6gico para aprender A di-
rigir Escuelas.
Estas cortesanias de cortesana han creado ese mal espi-
ritu y esas tendencjas de algunos extranjeros inquietos. La
frase sediciosa del Operario t(desde el Vigilante hasta el Pre-
sidente atropellan al extranjero,) no la ha aprendido en
Italia sino en la Repdblica Argentina, en la Nacion Argen-
tina, en la Patria Argentina.
Aqui encuentran, en nuestra prensa, la escuela y el mo-
delo del lenguaje sedicioso, insultante para los magistra-
dos, desdoroso para el pais, que va hacienda de los extran-
jeros un pueblo aparte y un juez de sus hu6spedes. Nada
habria que aprender de ese Congreso, por la razon sencilla
que ninguno de los que habl6 en 61, es una entidad en ma-
teria de pedagogia.
Creemos que la Italia est' hoy mas atrasada en educa-
cion primaria que la'Repdblica Argentina y que las otras
naciones de Europa, porque es la dltima nation que se haya
emancipado de la antigua ignorancia y despotismo.
Si el Congreso pedag6gico lo hubiesen tenido norte-ame-
ricanos 6 alemanes, que hubieran sido maestros en su pais,
pase; pero de las otras naciones, si se esceptda la Francia,
hasta cierto grado, los demas no tienen, ni aun los ingleses,
nada que ensefiarnis.
Nuestros Directores de la Educacion Comun, estkn, como
todo el mundo sabe, por la teoria y la practice, A la altu-
ra de los hombres y pueblos mas adelantados. Podrian
dar consejos tiles en Italia, Espafia y otras naciones que
hoy trabajan con celo en digundir la education; pero que
no tienen ciencia propia.
Las Escuelas Comunes de Buenos Aires, gracias A los es-
fuerzos del Consejo y i las luces profesionales del Director
General han llegado a un alto grado de adelanto. Todos los





OBRAS DE SARIMENTO


padres de familiar lo reconocen; nunca se ha visto en tan
escelente estado la education pdblica. Las dos Escuelas
Normales de hombres y de mujeres dan un contingent de
maestros profesionales y perfectamente instruidos. En Mon-
tevideo sucede lo mismo.
En el Congreso pedag6gico italiano, no ha tornado la
palabra ningun pedagogo italiano. El que habl6, habl6 de
political italiana, y de educar italianamente (lo que no tiene
sentido, y oculta bajo su ambigiiedad el pensamiento) pero
no de pedagogia de que mostr6 tener nociones ordina-
rias. Aparece en el compete rendu, el nombre del senior Fron-
cini, que es maestro principal de la escuela Comun de la
Catedral al Norte; pero a mas de que no tom6 la palabra, un
maestro de las Escuelas Comunes no ha de ir a ayudar a
que se creen escuelas particulares, cuando se vienen ce-
rrando las que antes habian. El sefor Froncini no ejercia
la profession de maestro en Italia, y lo que sabe lo ha apren-
dido aqui. Si volviere A Italia un dia, (se guardara bien), y
hubiere un Congreso pedag6gico, seria escuchado con gusto,
cuando les esplicase el sAbio sistema de Escuelas Comunes
de Buenos Aires, y la calidad y eminencia de los hombres
que no desdeflan dirigirlas.
Laboulaye, Hippeau lo han hecho en Francial
El inico entendido en estas materials que asisti6 al Con-
greso pedag6gico italiano, es el redactor cosmopolita de La
Nacion, que di6 cuenta simpatica de aquel poco meditado
plan para separar la colonia italiana de la sociedad argen-
tina de que forma parte, segdn lo espuso el orador princi-
pal, nombrAndose ya los miembros del gobierno. La Nacion,
es la espresion de todas estas naciones que tenembs en el
cuerpo, y que se rebullen y se agitan procurAndonos de
cuando en cuando una indigestion, hasta que un dia nos
traigan una congestion cerebral.
Halla errado, que dij6semos que ese patriotism ideal no
beneficial ni el pais de su origen, ni el pais on que e elxtranjero vive.
Y para probar el error de este concept, arguye el Operario,
lo mismo que se propone negar. Hablamos de beeficios. all
suo more a la patria vera, dice, non e ideal ma effetivo! EGLI
SOFFRE per suoi dolori.) Excelente! pero la Italia no saca pro-
vecho alguno de los dolores, es decir, de las penas que es-
perimentarAn los italianos 6 ingleses, establecidos en Am6-





CONDITION DEL EXTRANJERO


rica con familiar, propiedad, etc. Obras son amores, y no
buenas razones. Ii re de Italia, se contentaria con cien mil
liras, en cambiode todos los dolores, presents y futures, de
los que vivieron en Italia y se han establecido en otros pai-
ses y hacen la olla gorda.
Egli s'afflige per le sue desgrazie.
Este argument para probar lo que beneficia la Italia de
sus hijos que asi piensan es como el siguiente:
Si rallegra delle sue fortune! que se queda atras todavia del
iltimo.
Va superbo delle sue gloriel IEsta bien servida la patria vera
con tamaio contingent!
Veamos lo que debe alegar el diario para mostrar que es-
tas peas, alegrias y engreimientOs, son litiles a la Italia. ,Con
cuAnto dinero contribuyen a los gastos del presupuesto del
gobierno de Italia, los que hablan de dolores y orgullo por
todo contingent? Les prevendremos que el deficit del pre-
supuesto italiano es el abismo en que amenaza sepultarse
la nueva nacionalidad italiana, por falta de rentas. jHay
entonces mas que cotizarse en unos seis millones de duros
los ricos patriots italianos aqui, y mandarlos A Roma como
muestra de lo que egli s'afflige por la patria vera?
Para alegrarse de su buena fortune era muy just que los,
italianos de aqui tomasen parte en los consejos de sus gran-
des hombres de Estado, en la prensa de Italia, en las elec-
ciones de Diputados de Italia, etc.
Desgraciada y probablemente ninguno de los que tanto
hablan en America es ciudadano en Italia, con derecho &
votar, pues solo el dos por ciento de los habitantes de aque-
Ila nacion tiene derecho & votar, mientras en Francia, en
Estados Unidos y en la Repiblica Argentina, pueden votar
el veinte y cinco por ciento, 6 la cuarta parte de los habi-
tantes. Puede ser que Garibaldi, que se avergonzaria de
saber que hay italianos que usen con la patria adoptive el
lenguaje del Operario, obtenga que se reform la ley de elec-
clones italiana, que es la de la Saboya, cuando Turin era
Capital, ley que rige todavia.





OBRAS E SARKMIENTO


EMIGRACION-
DE EUROPA A AMERICA

(El National, Enero 18 de 1881.)

El Times de Londres y 11 Diritto de Roma se .ocupah a un
tiempo de la excesiva emigracion de Europa A Am6rica, cada
uno desde supunto de vista particular. c.De algunos paises,
dice el diario ingles, la emigracion toma el carActer de un
dxodo, de que recien se aperciben, mientras que para la In-
glaterra ha existido casi desde el primer period de la Inde-
pendencia americana, 6poca en que tenia que luchar con
grandes dificultades; mientras que ahora es efecto de cAl-
culo, buscando el costo minimo.1
El professor Brunialti ha consagrado algunas conferencias
i la material, y el diario 11 Diritt9 se ha ocupado tambien del
studio de la question de la emigracion italiana, que segun
61 tiene por dlante en esta region de la America del Sur,
cuatro millones de kil6metros cuadrados, frecuentados ya
por cuatrocientos mil italianos, lo que sugiere la idea de que
acelerando el movimiento, traeria por consecuencia, que
aumentandose en proportion superior A la poblacion pla-
tense, no tarih ia en dar .a la civilizacion'aun indecisa de
esa region, fisonomia, .nombre y espiritu italiano, que ya
tiene Montevideo, y cad4 dilatdquiere mas Buenos Aires.
Y en efecto, quien ha'ya presenciado el reparto de premios
que tuvo lugar hace polos dias en el'Jardin Florida, A que
concurrieron cuatro mil italianos inclusas sus families, se
creeria uno en uno de los teatros de las primeras ciudades
de Italia, porque solo en los teatros puede verse en Europa,
6 en algunas de sus naciones, gente toda perfectamente
vestida, las damas con el mayor gusto, y en general todas
pertenecientes A la clase que allA se lama la burguesia.
En Km6rica, al menos en Buenos Aires todo es burguesia,
y los inmigrados tres 6 cuatro aiios despues se incorporan
en la clase general, y participan de sus ventajas.
El Times tratando de darse cuenta del fen6meno modern
de la emigracion, que toma tal proporcion, que emigran
cuatro villas y aldeas de Suecia y Suiza, encuentra que la
emigracion es mirada much mas como material de negocio





CONDITION DEL EXTRANJERO


y cAlculo que de necesidad como antes; y en esto tiene
mucla razon el diario singles.
El efecto de la extension y similitud de la civilization
modern, con las mismas costumbres, vestido, gustos y ali-
mentacion, hace que las gentes cambien de pals, segun las
ventajas que les ofrezcan los que poseen tierras valdias, di
otras facilidades para mejorar de condition. No hay razon
alguna que retenga A los que nacen en condiciones desfavo-
rables, en un pais, de escojer otro para establecerse definiti-
vamente y former una familiar.
La Europa atrae de America A las gentes opulentas que
no hallan en sus paises, goces proporcionados A sus recur-
sos, y tampoco habria razon para retenerlos, 6 abstenerse
de obrar el cambio, por aquella comunidad de costumbre,
que hace de la Europa y ambas Am6ricas un mismo pais,
con diferencias apenas sensibles.
La.Alemania subministr6 el afio pasado ciento cincuenta
mil emigrantes A los Estados Unidos, los que agregados a los
que les precedieron en los pasados afios, constituyen una
poblacion de mas de un million. Hasta el idioma aleman
se ensefia en las escuelas, por el interns de su literature
que quisieran apropiarse los americanos para enriquecer
la propia y la inglesa sin traducir. Sin embargo, la influen-
cia de los alemanes sobre los Estados Unidos se limit A la
difusion del canto y de la mtisica que empieza A penetrar
ventajosamente en las costumbres norte-americanas, pues
de industrial, mAquinas, y saber, ni otras forms de la cultu-
ra, poco pueden llevarles que salga de lo que poseen. Seria
un progress que los alemanes les comunicasen el habito de
bebercerveza moderadamente y en familiar como lo hacen
en Obocke, en cambio del abuso del whyskey que tantos es-
trogos produce en la poblacion norte-americana.
Las cosas se hacen en tan grande escala en los Estados
Unidos, que A nadie le ocurre atribuir la posibilidad de ser
influidos por las diversas nacionalidades, ni por el ndmero
de los inmnigrantes. Qu6 efecto han de producer medio mi-
lion de 6stos, de cinco 6 seis naciones, sobre cincuenta mi-
llonesde norte-americanos, en posesion de la maquinaria
mas eficaz y portentosa del mundo, y el espiritu de empre-
Tovo xxxv.--5





OBRAS DE SAkMIIBNTO


sa, y la general education que los hace superiores a toda
otra poblacion del mundo tomada en conjunto?
En esta part de Am4rica las proporciones, por ser exiguas
las cifras, cambian en ciertos respects. Las poblaciones
europ'eas son en general mas industriosas que las nuestras,
mas solicitas de trabajo, y vienen en general armadas de
mayor variedad de medios para crear riqueza. Testigos,
los extraordinarios progress que han hecho las industries
en estos dltimos diez aflos, debido a la action de la pobla-
cion de origen europeo. *
Si hubiese de preguntarse cuAl es la influencia que haya
ejercido, la.poblacion italiana por ejemplo, en el pais, diria-
mos que, en la misica aqui los italianos, como en los Esta-
dos Unidos los alemanes, y ademas en la arquitectura, pues
es una fisonomia caracteristica de la nuestra, a causa de
los albafiiles italianos que la han popularizado en las casas
comunes de nueva construction, pues en las grande cons-
trucciones los arquitectos son a mas de italianos, franceses,
alemanes, hijos del pais, etc.
En lo demas, seria bueno que el professor Brunialti visi-
tase estos paises para darse cuenta de las influencias que
pueden ejercer los inmigrantes de cada nacion sobre el es-
piritu del pais, su gobierno, instituciones, etc. Es precise
no olvidar para hablar de influencias, que la poblacion es-
pafiola es numerosa, aunque ella misma estf dividida en
vascos y espafioles que no es la misma cosa.
Los que quedan en Europa lamentando la salida de tan-
tos millares de hombres en busca de nuevos paises, en
busca de mejores condiciones de existencia, sufren la mis-
ma illusion 6ptica que la que afecta a los emigrantes. Los
que alla quedan cuentan con los que emigraron, y los emi-
grados no olvidan el pais que dejaron. Pero sobre estos y
aquellos obran las leyes inexorables. de la naturaleza, el
tiempo y las nuevas necesidades y condiciones de la vida.
El inmigrante que viene & Am6rica hoy a diferencia de los
puritanos, de los kuakaros, de los caballeros, que emigraron
A los Estados Unidos para realizar un plan de gobierno
segun sus ideas, lo hace sin otro plan que mejorar su con-
dicion. Si es feliz en su prop6sito, y lo son afortunadamente
la mayor parte, comienzan por adquirir fortune, y por mas
que se crea, es esta felicidad misma un lazo que los liga





CONDITION DEL EXTRANJERO


A la tierra, pues el comercio y la propiedad territorial recla-
man la vida enter de un hombre.
Tras de eso viene la familiar, y en vano ha de sugerir el de-
recho al padre que es el jefe de familiar. La mujer, la sue-
gra, las hijas, para moverse, son los verdaderos amos; y
cuando los hijos varones hablan, los afectos paternos, si
conservaon reminiscencias de su antiguo pais, se oscurecen
aunque no se disipen en presencia.del mejor derecho y de
los vinculos reales y presents que ligan la familiar al suelo,
y ese suelo es una patria, que no esta sujeta A influencias
extrafias, porque por mas que lo deseen, nadie puede ejer-
cerlas. Diriase que un patriot europeo emigrado A estos
paises se conservara patriot active mientras no tenga ni
fortune ni propiedad territorial, ni hijos, porque estos
absorben al padre, y se suplantan en las afecciones. ,Qu6
seran Roma,el Capitolio, el Re, y todas las glorias italianas,
6 las de la Inglaterra 6 la Francia, para los j6venes hijos de
emigrantes cuando han Ilegado A la edad viril?
Esto es lo que deciamos debia ver de cerca el professor
Brunialti, para darle su verdadero valor. INadal Cuando
mas, motives de curiosidad y deseo de irse dar un paseito
por Europa, para completar su education 6 divertirse.
La grande, la dtil influencia que la emigracion ejerce
sobre el pais de donde sali6 es que cuanto mayor sea, y mas
prosperen los ausentes, mas ha de prosperar el comercio de
la madre patria con las nuevas relaciones y los nuevos pe-
didos que reciben. El gran comercio de la Italia en Ame-
rica es con el Rio de la Plata. Del Rio de la Plata van cen-
tenares de miles de pesos A mejorar 6 A hacer soportable
la condition de millares de families. La Irlanda recibe
millones an cambio de sus emigrados en Am6rica, y aun
auxilio de armas les van de America, como de America
fueron con Garibaldi refuerzos A los italianos.
Los destinos de America son otros que los de Europa. La
America para los americanos, no se ha dicho asi no mas,
por que es una necesidad, y una indication del buen seu-
tido.
Fu6 Canning y no Monroe el autor de esta idea, que
ahorra muclios errors, que se destruyen por si mismos,
como es el de career que quien nace europeo y se traslada A
vivir a America puede ejercer otra influencia que la del





OBRAS DE SARMIENTO


merito personal; evidenciado en el pais que ha tornado por
residencia y en pr6 de el y en su servicio.

UNA ITALIA EN AMERICA

(El Nacional. Enero 19 de 188t.)

La Patria es un diario italiano, italianizante como se dice
en Francia un breton, bietonante.
Este diario que es uno de los mas correctos redactado en
italiano, ha salido A la defense de las llamadas Escuelas
italianas, confesando yjustilicando llanamente el prop6sito
de educar en sentimientos italianos A los nifos nacidos en la
nostra Reptiblica, suponemos de ambos padres italianos,
pues no sabemos si tambien de padre 6 madre argentina
y consorte italiano; pues siendo mujeres, la mitad de nues-
tras compatriotas y como no vienen tantas mujeres italianas
emigradas, como hombres, es de suponer se casen con
argentinas, y entonces la mitad de nuestra poblacion feme-
nina de origen argentino, puede parir italianos, y pasar A
las filas italianas.
Es tan nueva esta question en el mundo, que nos llena
de perplejidades el tener que discutirla, temerosos de que
nuestras aserciones adolezcan del vicio de inventor dere-
chos, sin precedent ni en las leyes, ni en los usos de otras
naciones.
Oimos decir que hay en Roma una Escuela de Artes, fran-
cesa; pero no son romanos los gue la frecuentan, sino fran-
ceses que vienen A completar sus studios en pintura, es-
cultura y arquitectura, A la ciudad de las bellas artes.
En la Am6rica del Norte pais de inmigracion deben haber
models d ejemplos; pero en vano recorremos instituciones
d otras fuentes de instruction, no encontramos que los
ingleses emigrados tengan escuelas inglesas, para educar
anglicana, irlandesa 6 escocesamente.
Hay, sin embargo, Esfado en que se ensefla en las escue-
las pdblicas el aleman A mas del ingles. En la Lusiana
habla francs el pueblo. En California, Tejas, Nuevo M6jico,
se conserve mas 6 menos el espahol.
En Pensilvania hay condados en que se habla un mal
aleman; pero en todos los Estados se ensefia en ingles-





CONDICION DEL EXTRANJERO


LlAmanse escuelas inglesas, lo que nosotros Ilamariamos
escuelas superiores donde se da una buena instruction in-
glesa, es decir en el idioma ingl6s, gramAtica, lenguaje etc.
Otras se llaman escuelas de frances; y son las altas Es-
cuelas donde ademas del ingles, se ensefia un idioma ex-
traflo: el frances.
Como hemos dicho, el aleman se ensefia obligatoriamen-
te en varies Estados, en Ohio y otros, porque siendo una
gran part de la poblacion alemana, se les hace fAcil la
vida conservando con el ingl6s el idioma aleman. Hay ade-
mas otro objeto, y es asegurar A los americanos, el precio..
so contingent de conocimientos que suministra el aleman,
de manera que teniendo a su alcance en libros, lo que
produce laliteratura americana y la inglesa, tienen ademas
sin necesidad de traducirlo, todo lo que da- la Alemania
que es inmenso, pues produce aquel pais ocho mil obras
nuevas al afio.
En nuestras escuelas graduadas, aun de mujeres, se ense-
fia una lengua extranjera; y en la modelo, se ebsefiaron al
mismo tiempo francs, ingles y aleman.
No se ensefi6 italiano, porque los italianos nacen sabien-
do castellano y vice versa, pues son dos dialectos jemelos de
la misma lengua. ,SerA por ser hermanos que se quieren
mal?
Verdad es que no se trata solo de ensefiar en italiano,
sino de educar italianamente A los niflos que sean italianos
por alguno de sus cuatro abolengos; a fin de conservarlos
tales. Laboulaye nos habia hecho un cuadro de la vida
americana con su celebrado Paris en Amdrica para dar A
sus compatriots en Francia una idea prActica de la Liber-
tad, que no conocian sino de nombre. Ahora no se trata
de un libro jocosu y satirico contra la patria, sino de un
plan para hacer una Italia en Amdrica, dando en las escuelas
A los americanitos, education italiana, a fin de que se em-
papen desde ahora en las ideas monarquicas de la Italia, en
su lucha con el papado, en sus aspiraciones A la Italia irre-
denta, porque al fin no conocemos otro rasgo en que se dis-
tinga un italiano argentino, de un argentino italiano. iE
viva il Re galantuomol
El amor A la bellas artes es tambien cualidad italiana,
y aplaudiriamos much si los italianos fundasenuna Aca-





OBRAS DVI SAltMIcNTO


demia de dibujo, para conservar en America a sus descen-
dientes, las industries A que aquella adquisicion es necesa-
ria. Cuando la Ristori estuvo en Nueva Yorkasistieron con el
Enviado argentino su amigo, A la instalacion de una Escuela
Italiana de Dibujo, escultura y arquitectura.
El Enviado argentino pronunci6 un discurso en que des-
cribi6 la vida feliz que Ilevaban los italianos en la Repti-
blica que representaba y se le pidi6 que lo diera por escrito;
tan nueva era para los pocos centenares de italianos en
Norte America, lo que oian de estos paises.
Pero no se trata de industrial ni de bellas artes, se trata
de hacer una Italia aqui, 6 bien de prqparar a los hijos de
italianos, para volver A la Italia europea cuando sean adul-
tos. Seria la repatriacion preparada por instituciones., Este
fu6 el sentimiento persistent del pueblo hebreo en el cau-
tiverio. Las mas tiernas lamenataciones fueron inspiradas
a los profetas por aquel sentimiento de la ausente patria,
del pueblo que al fin no tuvo patria; y que vive aun despa-
rlamado por todo el mundo, suspirando y llorando por
ella. Pero cuando 6 los Rostchild de su raza se les pro-
pone suscribir unos cuantos millones para pagar el pasa-
je en vapor, a los reintegrados habitantes de Jerusalem,
hallan, que las lamentaciones de los Profetas y el patriotism
de los judios, perderian much si volvieran a la Palestina,
y tuvieran que luchar con la pobreza, que es la plaga de
las patrias donde se produce los Exodos, except el de
Egipto que se hizo matando a los irimogenitos de los due-
fios de casa, que no les habian hecno nada.
Los argentinos italianos, repatriados a Italia, llevarian
nuestros principios republicans para engrosar el partido
ultra, y la necesidad de trabajar much, y aun asi no siem-
pre estaria asegurada su suerte; pues los datos estadisticos
que suministra la Revue des Deux Mondes, de los veinte y tres
millones de habitantes, los diez y ocho no tienen medios
de medrar, aunque tergan oflcio y moralidad.
El pais carece de capital heredado como la Francia; acu-
mulado de toda la tierra como Inglaterra; improvisado por
un progress inaudito como los Estados Unidos; de facil
adquisicion como en la Repdblica Argentina. Dos mil
temples de marmoles raros, mil estatuas, diez mil cuadros
celebres, y bien pagados, mil conventos, diez mil capella-





CONDITION DEL EXTRANJERO


nias, que hicieron por siglos propiedad de mano muerta la
tierra, la han empobrecido A tal punto, que no alcanzan
las rentas, ni aun con el impuesto sobre la molienda, con el
que se paga un derecho por cada bocado de pan, A sufra-
gar los gastps del Gobierno.
Bueno es hacer conocer a nuestros compatriotas argen-
tinos italianos, 6 italianos argentinos, algo de lo que tienen
que reparar, enmendar, remendar y componer cuando vuel-
van A Italia. No tendrAn derecho A votar en las eleccio-
nes, sirvales esto de gobierno.
6 no es para que vuelvan a Italia los hijos de italianos
que se educariap aqui italianamente?
Es de mirarse A dos lados antes de abordar esta question
erizada de pdas. Desearamos de la ilustracion de los dia-
rios que con tanto calor han abrazado esta question de las
escuelas italianas, que hablen sin embozo, sobre este punto.


III

Vamos & espresar nuestro sentir, A bien que no exigi-
mos nada que no sea propio. Hay escuelas comunes gra-
tis que estAn A la disposicion de todos los habitantes.
No se impone A nadie el deber de asistir a ellas; pero
se presentan unas escuelas italianas en que se paga para
educarse italianamente, es decir, en nombre de otro pais,
y para conservar extranjerosi ninios que han nacido en
6ste. jSon extranjeros esos nifios, por ser hijos de algun
padre italiano?-Si lo son, es necesario que sea declarada
legalmente esa calidad de extranjero que se desea asegu-
rar A dichos nifios educados italianamente, no sea que lle-
gados A la edad adulta, y hablando sin embargo caste-
Ilano como nosotros, y siendo nacidos en el pais, preten-
dan mafiana ser Jueces de Paz, FisCales, Miembros de las
Cortas provinciales y nacionales, Ministros, Gobernadores
en catorce Provincias, oficiales y Generales, y aun Diputa-
dos y Senadores del Congreso.
Supongamos, lo que Dios no permit, y es que uno de
esos alumnos educados italianamente Ilegue a ser Ministro
de la Guerra 6 de Relaciones Exteriores, y un dia la cabra
tirando al monte, nos italianice 6 nos traicione que as lo





OBRAS DE SARMINTO


mismo, obedeciendo & su education italiana, y obrando
como extranjero..
Estos no son casos imposibles. Hemos tenido por Minis-
tro de la Guerra un argentino italiano. Fue educado a
parte, con maestros de ingles en su c'aaa, con libros ex-
tranjeros y maestros extranjeros. Hablaba en sus prime-
ros tiempos mal en castellano, hizo sus studios en la Uni-
versidad, recibiose de doctor, fu6 Diputado y... Ministro
me fecit: el Doctor Pellegrini.
Se ve, pues, que el case no seria fenomenal, aun cuando
debemos felicitarnos que el ex-Ministro, no obstante sus
maestros extranjeros, se haya conservado argentino, lo que
quizA deba a 'que en su 4poca no se habia iniciado to-
davia la campafia para educar italianamente a los argen-
tinos.
Mafiana puede sucederle lo mismo A un hijo del doctor
Tamini, 6 A cientos y a miles de hijos de extranjeros que se
estAn educando en nuestras escuelas comunes..
De estos no haya miedo. No se educan italianamente; se
educan argentinamente.
No sucedera lo mismo con los de las escuelas italianas,
educados con ideas italianas, para servir y amar A la Italia
y no a la Repdiblica Argentina. De estos es precise guar-
darse. No son argentinos; se educan para extranjeros. Debe,
pues, exigirseles a sus padres una declaracion formal, de
que es su Animo que sus hijos no sean jamas argentinos,
y sean por nuestras leyes tenidos en la condition de ex-
tranjeros. Debe llevarse un registro de los matriculados
en esas escuelas italianas, para hacer constar la inhabili-
dad de cada uno de ellos cuando leguen A ser adults,
para ejercer empleo ninguno.
La Patria Italiana, nos hallara justicia al exigir estas
garantias. Nada imponemos. Pedimos solo que no nos den
gato por liebre, y que eel lobo no se nos present con piel
de cordero, para introducirse furtiv.amente en el redik No
son doctrinas argentinas las que mamaran de la Patria,
del Operaio y del Maldicente. Son italianos de Italia y por
cuenta de Italia. E viva il Re!
No debe dejarse por otra part, A las sociedades italianas
el derecho de educar italianamente A quien quieran. Un Juez
debe determinar si es italiano, en efecto, el nifto que se ins-





CONDITION DEL EXTRANJERO


cribe en esas escuelas; ha de quedar constanqia de que los
padres renuncian por sus hijos A la ciudadania argentina
para en adelante. Ha de saberse primero, y por declara-
cion legal, si el hijo de italiano 6 de italiana es italiano; si
el hijo de italiano y de francesa, inglesa 6 espafiola nacido
en America es italiano: si el hijo de italiano y argentina en
igual caso es italiano; pues entonces el hijo de argentino 6
italiana es de jure italiano; siempre que sea educado italiana'
mente.
Establezeamos estos puntos con la Patria Italiana, sin en-
cono, sin ese sentimiento de superioridad que es tan bueno
en cada pueblo, pero estA demas por ahora; y veremos si
llega cerrarle a los hijos de italianos, el camino k. los em-
pleos, y hasta los matrimonies, & todo porvenir que no sea
volverse & Italia, sin tener deseo ni objeto de hacerlo, y
acaso maldecir A sus padres que los educaron para satisfacer
sus propias predilecciones, como antes se destinaba A monja
una pobre nifia, y en algunos paises de Europa se las casa
todavia, sin consultar sus gustos 6 inclinaciones.
Reflexione la Patria sobre lo que estAn hacienda sus
amigos.
Estni creando un nuevo pueblo judio, con el patriotism
ideal en Asia, odiando i la Europa donde viven odiados A
su vez. La Neurosis es una enfermedad que ha producido
tiranos.
La epilepsia de Mahoma cre6 una religion y ha traido
con torrehtes de sangre la eterna question de Oriente. La
nostalgia que es la enfermedad de la patria ausente, va A
producer des6rdenes por patriotism mal satisfecho, y acaso
la insolencia que trae consigo la soberbia, cuando mejora-
mos grandemente de condiccion y queremos ensehorearnos
de los demas. La nostalgia se cura con el tiempo.
La epilepsia es mas dificil. La neurosis es incurable.
Aguardemos que pase la nostalgia.

LA NOSTALGIA EN AMERICA

(El National, Enero 24 de 1881.)

El italiote Ovidio ha dejado en sus Tristes la espresion mas
dolorosa del sentimiento antiguo del patriotism. Era el





OBRAS DB SARMIENTO


romano arrancado al mundo civilizado, y trarisportado de la
ciudad CesAlea A la Prop6ntide.
Ciceron en sus cartas a Atticus dirije desde el destierro
desgarradoras elejias. ,C6mo podia concebir la vida Cice-
ron, sin el Foro Romano, sin la tribune?
Pero estas y otras manifestaciones, lo son puramente de
sentimientos individuals. Y sin embargo, la lengua de
Ciceron clavada en los Rostros por sus enemigos, era el
simbolo de la 6poca.
Las lamentaciones de la poesia hebraica contienen los
ayes mas tiernos que se hayan escapado a un pueblo, vol-
viendo los ojos hacia la patria de la que fueron sus hijos
arrastrados cautivos. Ninguna lengua humana posee tales
Ilantos, consignados en poesia mas sublime.
Es que la patria tenia en'cantos y la espatriacion forzada
de los antiguos, horrores de que no tenemos idea hoy.
El destierro era salir del mundo de ideas, costunbres, re-
ligion y lengua en que se habianacido. Griegosy barbaros,
he ahi el mundo. Otra es la constitution del mundo moder-
no. Perd6nennos los patriots de todos los pueblos, si deci-
mos que los ingleses viven mejor y mas contentos en Paris
que en Londres: testigo el principre de Gales que luego sera
rey. Hay mas libertad para los que la aman como institu-
cion, en Nueva York que en Paris; ((Paris en American es una
demostracion. Vale cien veces mas, un italiano artist, en
Buenos Aires que en Milan, si no alcanza a ser CAnova 6
Donizetti, que entonces el mundo civilizado es pequefio
para ser su patria. Las lamentaciones echando menos, desde
las mArgenes del Eufrates, las desoladas faldas del Monte-
Sion, serian hoy ridiculas.
QuB gentleman ingl6s lloraria A Londres desde Melbour-
ne; ni qu6 parisiense desde la calle della Florida, sino es
echando menos sus cocottes, nos hablaria de su Paris, que
conocemos tanto como 61, de que somos tan duefios como 61
y no lo amamos menos?
En nuesttos tiempos de civilization homog6nea, y uni-
versal, americana, europea, de lines de vapores por cami-
nos, y de cables submarines por estafeta, el patriotism
como recuerdo, es simplemente una enfermedad que se lla-
ma nostalgia. La nostalgia de los chinos, los Ileva A ahor-
carse en California, con la esperanza de volver mas pronto





CONDITION DEL EXTRANJERO 75
A su patria por esa via. L6s cadaveres de los que fallecen
de muerte natural son enviados A Canton, por centenares,
todos los aflos, y se cuentan por millares los pasajeros de
la line de vapores desde San Francisco A la China. Nin-
guno se entierra fuera del celeste Imperio, que es el Imperio
del medio, el ombligo de la tierra. Muchos emigrados en
Am6rica pretenden que el rincon de Europa donde han na-
cido, es en civilizacion, riqueza, gobierno y libertad, el cere-
bro del universe. Puranostalgia!
Tan arriba se han levantado los Estados Unidos de la
America del Norte en civilization y riqueza, 6 individual-
mente cada hombre, sobre toda nacion y raza, que unos
carboneros y lefiadores norte-americanos dlndole A un la-
briego francs el parabien, como vecinos de, la vida del
bosque, por haber pedido. carta de ciudadania, le declan
tendiendole la mano y ofreci6ndole sus valiosos servicios:
cal fin se ha hecho usted un hombre blancoD, porque para
el yankee pur sang, europeo, negro, chino, indio, todo es Io
mismo.
. La America del Sur tiene, es verdad,sus Irlandas, sus Sici-
lias y C6rcegas en atraso, sus Tiroles, sus Galicias y sus
Abruzzos de que dan testimonio los emigrados de tierras
parecidas que nos Ilegan de allende los mares; pero ya no
es de buen gusto echar en un platillo de la balanza A la
Europa, y en el otro la Am6rica; porque asi, en globo, la
America pesa endiabladamente. Quq van A decirnos de ci-
vilizacion, de riqueza, de instituciones? Los Estados del
Oeste en los Estados Unidos, el Wisconsin, Ohio, Michigan,
tienen en menos A los Old States, Nueva York, Massachusets,
la Nueva Inglaterra, por atrasados, por casi europeos; pues
que el atraso es segun ellos europeo.
Viniendo A nuestras comarcas, y para aplicar el remedio
A la nostalgia, diremos que Buenos Aires, Rio Janeiro,
Montevideo, Santiago y Valparaiso estan a igual 6 a mayor
altura que la mayor part de las ciudades europeas, que no
les exceden en poblacion. En Buenos Aires hay mas comfort,
mas gusto, que en el Havre 6 en Barcelona. En cuanto A
la cultural general de estos paises, hay much que desear;
pero tomada en masa la poblacion, en cuanto A desarrollo
intellectual, no cede & ciertas comarcas de Italia, Espania,
Irlanda, Francia, per no nombrar el resto. El censo no da ma-





OBRAS DE SARMIENTO


yor ndmero de personas que sepan leer de entire los inmi-
grantes, que entire los hijos del pais, y esta es medida infali-
ble; y t6ngase present, que el acto de emigrar, ya es indicio
de cierta cultural, la bastante para saber que el mundo no
se acaba a pocas leguas de la aldea y aun de la ciudad en
que hemos nacido. Los alemanes emigran en mayor nd-
mero que nacion alguna, porque todos saben leeer, y en la
escuela aprenden que en America son mejores las condi-
ciones de la vida.
El patriotism retrospective del emigrante en esta Ame-
rica, porque en la otra no se desarrdlla sino para hacerse
americano, es otra muestra de mayor desenvolvimiento
intellectual, moral y civil, que se adquiere en Am6rica y no
se,sentia allA, en Italia, Holanda, Espaia, etc. No creere-
mos much en los suspiros de los vascos establecidos en
la Repdblica Argentina por volver & Espaia, sabiendo que
hace siglos luchan por conservar sus fueros, y son carlistas
por tener que oponer a los cristinos, que tanto les import
ser espafioles. Un emigrado de la masa comun de los que
vienen de cualquiera nation a nuestras playas, viene tan
desnudo de nacionalismo, como lijero de moneda 6 equipa-
je. Muchos a penas saben de d6nde vienen.
Rogamos a los que tienen justos titulos para colocarse en
esfera superior, no se den por comprendidos en esta clasi-
ficacion que hacemos;, porque en tal caso nos creeriamos
a nuestro turno incluidos en la media con que juzgan la
inferioridad relative de estos pueblos, y entonces diriamos
a tales pretensiones, que conoci6ndonos todos aqui, no con-
cedemos superioridades marcadas, sino son las que nos
llevan los Burmeister, los Gould, y en otros ramos indivi-
duos conocidos y acatados por su elevacion intellectual de
este lado y del otro del AtlAntico.
La masa ininigrante se la ve al desembarcar, atravesar
las calls en silencio, casi siempre por el medio, en traje
si es de domingo, es grotesco y vulgar, y si es el de todos
los dias, revela una humildisima procedencia. En Caroya
esta viva una part del Tirol, conservando sus industries,
la cria del gusano de seda, y el telar primitive para tejer
el lino de que se visten. Los tachos de cobre son los que se
usan en Venecia.
En Buenos Aires se opera la transformation del emigran-





CONDITION DEL EXTRANJERO


te oscuro, encorvado al llegar, vestido de labriego, 6 peor,
y azorado de verse en grandes ciudades, primero, en hom-
bre que siente su valor, despues en francs, italiano,.espa-
fiol, segun su procedencia, en seguida en extranjero, como
un, titulo y una dignidad, y al fin en un ser superior A todo
lo que lo rodea, de labriego que comenz6.
Las mariposas antes de lanzarse a los aires A ostentar sus
bellos matices han sido larvas escondidas en el capullo,
para transformarse de chenilles que erant Esta otra trans-
formacion mas lenta se hace A vista de todos. Debemos de-
cir en loor de los que la experimentan, que nuestras masas
populares, hechas de la misma pasta al parecer, no tienen
la misma idoneidad y maleabilidad para asumir nuevas
formas.
Sigamos las diversas mudas del que serA mas tarde pro-
ductor de la seda, tachero, albaflil, pintor, pulpero, comer-
ciante, escritor.
Toc6nos seguir A uno hace afios. Era un guapo moceton,
de rostro proporcionado, lo que en Europa se llama Un pa-
lurdo, cargado de hombros y membrudo. Distinguimoslo
entre los recien desembarcados y u ropilla era pobre y
mal cortada en demasia.
Un mes despues lo vimos en el Atrio de la.Catedral,contem-
plando complacido una parada, y por los gestos y miradas,
se comprendia que nada del g6nero habia visto antes. Habia
ya ganado con qu6 comprarse un vestido mejor. Se tenia
mas derecho.
Un afio despues lo encontramos saliendo de una cancha
de pelota. El ejercicio sin duda le habia dado animacion.
Era otro hombre. Se veia de A leguas que se sentia feliz,
libre, 6 igual A los demas. Estaba perfectamente vestido A
la moda, sin rastros ya del palurdo que desembarc6.
Estos son los efectos de la emigracion a la America del
Norte 6 A la del Sud. Tentados estamos A career que el des-
arrollo es mas rapido aqui que alli. El buen salario, la
comida abundante, el bien vestir, la libertad ilimitada,
educan A un adulto mas que la Escuela A un nifio.
Un lechero vasco come de polio todos los dias y con exce-
lentes vinos, mejor y mas abundantemente. que muchos
propietarios, y a uno, que una sefiorita de doce afios le
pedia con instancia un vaso de leche fuera de cuenta, dan-





OBRAS DE SARMIENTO


doselo le decia: tome patroncita, que en dos afios mas, me
he de sacar una loteria, y la he de pedir para casarme. Y
vive Diosl que se lo decia de veras, segun la alegria y des-
enfado de su semblante varonil y bello, porque era'un buen
mozo el tuno.
Cuando se ha llegado ya A esta altura, empiezan sin duda
A apuntar en el alma del ne6fito barruntos oscuros del
patriotism.
El patriotism es el civismo, el sentimiento social que
existe en cada hombre aun en estado latente; el sentimiento
del gobierno, si se puede debir asi. Un hombre que no sea
un castrati, no puede vivir sin patria, es decir, sin tomar su
parte en la vida social: si esclavo por su sumision, acaso
oprimiendo en nombre del amo; si libre, aprobando, criti-
cando, aplaudiendo, ayudando, conspirando.
En Estados Unidos, de los trescientos mil inmigrantes
que Ilegan al afio, los doscientos cincuenta mil hacen luego
su declaracion de ciudadania: las tierras pdblicas no se
dan sino A los ciudadanos.
En la Repdblica Argentina, de los cuarenta mil que le
llegan anualmente, ninguno toma carta de ciudadania, por-
que hace al parecer mas cuenta; y en los afios posteriores,
cuando ya se siente la necesidad de ser patriota, el ejein-
plo de los que le precedieron, las instancias y lecciones de
sus compatriotas, le hacen desdefiar tal caracter de ciuda-
dano, aprendiendo a saborear las ventajas de no serlo
y a enorgullecerse de saber que hay al otro lado del AtlIn-
tico un pais, cuyo nombre puede servir para entretener,
disimular, 6 estraviar los impulses del patriotism.
Entonces principia la nostalgia patri6tica, que degenera
luego en odio y menosprecio al pais donde se empezaron a
desenvolver con la fortune, los comienzos de desarrollo mo-
ral 6 intellectual. Andando el tiempo y bajo la direction de
Mazzinis copistas al reves, se empezarAn A former naciones
en Am6rica, principiando por acometer la extrafia empresa
de hacer su fuego aparte, y dividirse en colonies extranje-
ras, reclamando sus hijos para funda' el Estado future.





CONDITION DEL EXTRANJERO


RECLAMOS EXTRANJEROS
LA SIGNORINA ANETTA!

(La Tribuna).

Sabemos al fin, por qu6 va A armarse la Repdblica Argen-
tina, en jigantesca batalla contra la chilena y rotuna
turba!
No ha habido tales degollados italianos. Esa es la le-
yenda popular, tomada de las antiguas matanzas de filis-
teos.
Como el rapto de Helena qua motive la por siempre fa-
mosa guerra de Troya, la de Chile, 6 italo-argentina, rotu-
no-chilena, sera traida por ((el hecho inaudito, al decir de
Los Tiompos de Chile>),... pero el escAndalo monstruoso, de
haberla italianaex-bailarina Anetta, agarrado delas mechas
A un soldado del 40 de line que pasaba por la' calle. iEl
mundo al revesl
IAqui fu6 Troyal
Los Tiempos, diario muy sesudo de Chile, mas sesudo que
los nuestros cuando hablan de lo que no les importa, se
pronunci6 por el angustiado soldado, contra Anetta, A quien
llama marimacho, por acometer a un soldado de linea. Los
artists de la compaiiia de Chiarini que iban, es de supo-
ner, coh Anetta, se pusieron de su lado. Acudi6 la policia,
suponemos a los ayes del soldado del 40 de linea, y aunque
con much trabajo sac6 a Anetta de su guarida y A cua-
tro bachichas y les condujo, sin mas incidents A la Po-
licia.
Esta es la narracion que el italiano Nacional nuestro toma
de Los Tiempos de Chile. Por supuesto nuestro Nacional,
estA de parte de Anetta, much mas galan en eso que el
diario chileno, que Ilevado del santo furor del patriotism
que hace parecer tontos A los que le pagan en la misma
moneda aqui, no sabe qu6 injuries prodigar a una pobre
nifia que habiendo dejado de ser bailarina, la emprende
con un soldado line. La mas terrible injuria que le di-
rige A Anetta, es achacarle que es la esposa legitima de
Pepinol ex-caballerizo del circo Chiarini! Escusamos repetir
las otras por no manchar nuestra pluma.





OBRAS DB SARMIENTO


El narrador de la aventura para explicar las causes que
impulsaron & Anetta a acometer at soldado, dice: que 6ste
talvez habria degollado A mas de un bachicha de los que
formaron la finada legion Garibaldi.> Estamos del lado de
Anetta si tal legion y tales bachichas fueron finados. Pe-
ro el talvez, nos desconcierta.
El Ministro Plenipotenciario de Italia en Chile, afirma,
y confirmalo en ello el del Perd, que no hubo tal legion ni
tales berengenas, por donde nos paramos al lado del sol-
dado del 40 de linea agredido alevosamente por el marido
de Anetta.
Ahora sucede que los diaries de Montevideo, y los de
Buenos Aires, no creen en la verdad de las aserciones de
ambos Ministros italianos, que dicen que nada ha sucedido
de vituperable 6 digno de reclamo en Chorrillos y adya-
cencias de Lima, y aunque deje el de Chile traslucir que
Anetta zurr6 A un soldado dal 40 de line, contra las re-
glas del caso, no acepta los epitetos de marimacho ia la
dama, ni de bachichas a los galanes que salieron a la
parada.
Dejando, pues, 6 un lado las graves injuries dirijidas
por Los Tiempos a todos los italianos que est6n por Anetta,
tenemos por hechos conquistados a la historic: 10 que no
fu6 en Chorrillos la matanza de bachichas como el rumor
primero lo dijo, sino en Santiago de Chile en la calle del
Chirimoyo entire la de Ahumada y la del Estado; 20 que fue-
ron batidos los chilenos en el encuentro del soldado No. 4
con la sarjentona Anetta, (epiteto de Los Tiempos) esposa del
Pepino, en cuyo auxilio acudieron cuatro bachichas; 30 que
el diario Los Tiempos sali6 A la defense del desmelenado sol-
dado del 40 de linea, que A lo que se ve usa pelo, largo
lo bastante, para que lo zamarreen las ex-bailarinas; 40 que
a 6ste le salieron al encuentro El Nacional y La Tribuna
Argentina, El Heraldo, El Siglo de Montevideo y los diaries
italianos de ambas mirgenes del Plata todos decididos por
Anetta; y 50 que los otros italianos que estan en el teatro
de los sucesos aseguran a los que estan lejos que no ha
habido tales carneros degollados en Chorrillos; pero no
se decide en favor de Anetta, aunque hallen un poco de
bombo de part de Los Tiempos insultar a los bachichas
como variedad de la especie, porque Anetta tuvo la pere-





CONDITION DEL BXTRANJERO


grina ocurrencia de echarse encima de un veteran
del 4* de line. Los diaries argentinos se pronunciaron
contra los Ministros italianos, vendidos al oro inmundo de los
rofos chilenos, y ahieren con dientes y ufias a la finada Le-
gion Garibaldi, & los degiiellos y a la sin par Anetta, que
fuera la Pucelle del Chirimoyo, si no estuviera el Pepino
aquel.
Basta lo averiguado y constant en nuestros diaries, y
las confesiones'de Los Tiempos, que es Chile en cueros vi-
vos, para establecer las bases de una nueva protest con-
tra Chile, A causa de haber Ilevado A la policia A Anetta,
y los cuatro bachichas que la apoyaron en el infame crime
de hab6rselas habido con un veteran, acometi6ndolo cobar-
demente, es verdad, por detrAs..
Un patriot chileno nunca acomete A las tales por ese
lado, sino de frente, como cumple A un leal y denodado
caballero.
Ahora lo que falta es que el Gobierno argentino arras-
trado por la opinion pdblica manifestada en meetings,
donde no hay extranjeros, ni hijos de esta tierra, (cons-
ta de autos), pida explicaciones al Gobierno de Chile
sobre su conduct hacia Anetta, ya que Ministros italia-
nos disimulan 6 callan; y aun A los mismos Ministros ita-
lianos, pues tienendo el Gobierno argentino tantos millares
de italianos que no son extranjeros en Ambrica, deber
suyo y no del Gobierno de Italia en Italia es defenderlos
en Chile, Perd, Chorrillos y calle del Chirimoyo.
Otra verdad hist6rica y tranquilizadora queda conquista-
da, y es que A espafioles y gabachos no les va nada en la
parade. Ni sus Ministros resuellan, ni los diaries chilenos
dicen de ellos una palabra.
Debe desdecirse Aleu del mal que sin razon dijo de los
rotos chilenos aunque para su coleto, razon tenga. T6nga-
se la lengua Le Courrier de la Plata, que Anetta no es loreta,
sino ex-bailarinaitaliana. Asi bailaria ella!
Asi la question se simplifica, Los Tiempos de allende y El
Nacional de aquende, Anetta la ex-bailarina, y el soldado
del nimero 40, decorado, esto es seguro; porque talvez (lo
que es problemAtico), se degoll6 mas bachichas en Chorillos
que pelos le arranc6 de la cabeza Anetta.
Touo xXXvi.-6















CONFLICT ITALO-ORIENTAL



(BI Nacional, Marzo 17 de 1882).
Tan irritantes 6 irritadas son las narraciones que nos dan
los diaries orientales, los telegramas por horas, y las car-
tas de todos los vapores, de lo que alli estA pasando, que
la uniformidad de las relaciones nos arrastra y puede lle-
varnos A hacernos participar de movitnientos que no ten-
gan su base en lajusticia, ni en la verdad verdadera.
,Qui6n no sabe que las fuentes han sido envenenadas en
algunos paises, cuando apareci6 el c6lera, y las gentes de-
sesperadas, sallan A matar A los liberals, 6 A los droguistas
que las habian envenenado?
El Gobierno del General Santos, como el de Luis XVI,
paga hoy los pecados de Luis XV. Esta es la espiacion
del despotismo al cual no se le cree cuando quiere obrar
con justicia, y tiene el derecho de su parte.
,Sera cierta la relacion de Volpi y Patroni de los tormen-
tos impuestos por la policia, dada ante la Legacion italiana,
dias despues de estar en libertad, y despues de haber es-
tado el Ministro italiano en la prison dias antes con el
Juez, hablado con los press y no hallar nada de irre-
gular?
Es casi impossible que no haya much 6 algo de cierto en
las declaraciones de Volpi; pero pudiera ser que la exage-
racion tenga por objeto hacerse dar una buena reparacion
de unos cuarenta mil duros de dafios y perjuicios, y que
la prensa liberal ayude la excitacion, porque encuentra en
ello esperanza de recobrar sus derechos y acabar con el
poder military.
Cuando los gobiernos pretorianos como el que se ha ve-





CONDITION DEL EXTRANJERO


nido formando en el Uruguay, han cerrado, falseando las
instituciones, hasta la posibilidad de restablecerlas por las
elecciones que fraudean, 6 por las CAmaras que hacen a
su paladar, el remedio viene de afuera, por la misma cau-
sa que acuden los vientos cuando el aire se rarifica dema-
siado en un punto y deja de ser respirable.
Contra Rosas no quedaba recurso human: vinieron con-.
tra 61 los vecinos y restablecieron la libertad perdida. Dos
Napoleones fueron incontrastables dentro de la Francia,
hasta que la torment de afuera, con much estrago, resta-
bleci6 la libertad de que hoy goza.
Esta tormenta que descarga sobre Montevideo, viene pues
preparada por los antecedentes de su Gobierno, y traerA el
resultado A costa de algun sacrificio, de restablecer las for-
mas racionales y la verdad, A fuerza de no reconocer
freno interno, los gobiernos creados por la dictadura.
Hasta aqui Ilegan nuestras concesiones A los hechos. En
cuanto A la verdad, derecho y justicia de los cargos, imi-
tamos la circunspeccion de La Libertad, La Reptblica, y del
Operaio Italiano al dar en boletin la narracion un poco lite-
raria de Volpi, de sus inauditos tormentos, diciendo: Alcu-
ne society di Buenos Aires si stano agitando. Noi invece reccoman-
damo calma e prudenza-il cuore non e sempre buon consi-
gliere.
En asunto en que va A mediar la accion de la justicia,
pues los ocho jueces que forman los Tribunales Superio-
res del Uruguay, no estAn acusados de despotismo como
la policia, ni sospechados de robo como los declarantes,
debemds esperar que se publiquen los sumarios y decla-
raciones de testigos para tener una opinion.
Cuando gobiernos extrangeros entran a obrar en nuestrq
Rio, y se-remite a las fuerzas de marina el sostener las
cuestiones, nuestro Gobierno no ha de cruzar los brazos,
dejando que se establezean malos antecedentes. Nuestra
diplomacia debe estar obrando amistosa y conjuntamente;
pero haci6ndose present.
Ya se culpa al Ministro italiano de ceder demasiado a
las exigencias de la exaltada opinion de sus compatriots,
que le habrAn vituperado, haber en su primer entrevista
con los press Volpi y Patroni, en presencia del Juez, ha-





OBRAS DB SARMIENTO


lado todocorrecto y satisfactorio, segun lo declare el mismo
Juez en documentosjudiciales.
Recordamos que diaries chilenos 6 peruanos anunciaroni
la massacre de italianos hecha por los chilenos en la batalla
de Miraflores. Hubo manifestation de indignacion de ita-
lianos y franceses en Buenos Aires. El Ministro italiano
en Chile public el telegram que enviaban los agents
del Gobierno italiano en el Peri que declaraban que era
una invention la tal matanza. Los italianos del Peru de-
clararon lo mismo. Sin embargo, aqui se declar6 traidor al
Ministro italiano de Chile que no sostenia que habia habido
mortandad de italianos en el Peru.
Esperamos, pues,las investigaciones judiciales para saber
si Volpi, no ha tornado un libro viejo yl-ddonos una edicion
p6stuma de los legendarios suplicios de la Inquisicion,
todo en vista de unos cuarenta mil pesos de indemni-
zacion.
Todo el andamio de inauditas crueldades reposa sobre
una narracion hecha, fuera de process, en la Legacion ita-
liana por dos hombres de quienes nadie extrafia ni sus
compatriotas, que se les reputase ladrones y asesinos, por
cuya causa fueron press, con razon 6 sin ella. Puestos
en libertad, han dejado pasar dias sin hacer la relacion de
los suplicios, 6 la han ido mejorando, aumentando, hasta
producer la pat6tica y terrible leyenda del fuego en los
pies.
,Ser& cierto?
Esperemos investigaciones judiciales, declaration de
testigos.
(Marzo 18)

Ningun dato nuevo viene desde ayer A hoy a disipar nues-
tras perplejidades.
Nuestro corresponsal nos habla de diaries que desmienten
la version acreditada. El Dr. Zorrilla de San Martin, a quien
conocemos de estimacion, califica en El Bien Ptiblico de
ins61ito el proceder del Ministro Italiano.
El de La Nacion dice: (la description que de las torturas
de aquellos infelices hacen los diaries, apoyindose en las
declaraciones pblicas, parecen en verdad paginas arrancadas
al libro de Llorente, 6 a las Memorias de Dupin.)





CONDITION DEL EXTRANJERO


dNo serAn, en efecto, pAginas de la historic de la Inquisioion
adaptadas a las circunstancias?
Hasta ahora no hay mas declaraciones que las de Volpi,
apoyadas por la mayor parte de los diaries.
Un hecho ha revelado Llorente, examinando el famoso
process de Las brujas de Logrofio, donde fueron quemadas tres-
cientas viejas, acusadas de contact con el diablo.
Consta del process, bajo la autoridad del Escribano P6-
blico y demas testigos presents, que habiendo una bruja
confesado su delito, ofreci6 trepar por el frontis de la Igle-
sia, mediante el poder de Belzebut; y que Ilevada A la plaza
public, y habiendo dadose sus ungiientos diab6licos, la
inmensa muchedumbre de los asistentes, las autoridades
civiles y religiosas, como el Santo Tribunal de la Inquisi-
cion, vieron subir A la vieja, A guisa de .lagartija, por la
superficie plana del edificio hasta llegar A la cdspide, de lo
que da fe elescribano etc., etc.
Este milagro se repite toda vez que el pdblico quiere que
asi sea; y muchos santos del calendario deben su asiento
elevado en el cielo, A una conspiracion national, de patrio-
tismo, de secta, y de 6rden religioso para darse el lujo de un
santo de la 6rden, 6 de la nacion.
Hasta ahora no tenemos mas declaraciones de lo suce-
dido con Volpi, que la de Volpi mismo que ya deja asomar
las orejas dela indemnizacion,adecuada A los inauditos tor-
mentos: 100.000 pesos fuertes; qu6 menosl
Si aquellos horrores son exajerados, no vale tanto el tra-
bajo literario, pues a mas de ser un plagio de Llorente, no
guardarla proporcion con la causa y los motives, ni esta
de acuerdo con los procedimientos judiciales que ignora 6
desmiente sin autoridad.
Cuando el Ministro italiano vi6 A los detenidos, no te-
nian grillos, ni dieron sefiales ni quejas de violencias inau-
ditas.
No dudamos de que las hayan habido; y como el pdblico,
nos inclinamos & career que las hubieron de marca mayor.
BAstanos conocer el espiritu de la autoridad.
Pero una cosa es la verdad possible, verosimil, y otra la
verdad legal, aut6ntica, confesada y admitida, para base de
una intervention diplomAtica official, que dB lugai A inte-
rrumpir las relaciones y amenace una guerra.





OBRAS DE SARMIENTO


Esto es otra cosa. La declaracion de Volpi en caso de
quien quiera que sea, no es un document piblico, no
constitute acto legal, fehaciente, pues para hacerlo nece-
sita ser aceptado como'veridico por la part acusada. Na-
die pretenders hacer pagar en favor de Volpi una deuda
que Volpi dice tiene contraida otro en su favor, hasta que
lamado A juicio este, otro, reconozca la deuda.
Tal es el caso de la declaration de Volpi, mirado bajo el
punto de vista de una reclamation diplomAtica. Seran
ciertos los hechos denunciados; pero para un Ministro ex-
tranjero, seran cuando mas un antecedente, para requerir
se proceda A verificar la verdad de los hechos; y esa verifi-
cacion la ha de hacer Volpi demandando ante las justicias
ordinarias del pais, A los que lo torturaron.
SLos jueces han Ilamado A Volpi a sus estrados para que
repita alli in voce, 6 por escrito la misma declaracion & fin
de proceder bomo en cualquier otro pleito; y parece que
se ha negado, lo que vale desconocer la autoridad y com-
petencia de los jueces.
4Dirase que no tienen fe eh la honradez de sus juicios, 6
que estan bajo el poder de un Gobierno desp6tico?
Sea en hora buena; pero el Ministro italiano esth obliga-
do A reconocer Gobierno al que rija el pais, ante el cual
esti acreditado y jueces a los que juzgan en su nombre.
La Italia ha sido rica en tiranias las mas variadas, hasta el
Rey Bomba, que los montevideanos destronaron con Gari-
baldi, y ningun Ministro europeo ni norte-americano, se
permiti6 poner en ddda la autenticidad y legalidad de los
procedimientos judiciales de NApoles 6 del Milan6s, antes
de formarse el reino de Italia.
Esperamos que con mayor calma y menos presion de la
irritada opinion, se subsanen estas omisiones de tramitacion,
por las reclamaciones diplomAticas, que no pueden basar-
se en la declaracion de un pasante, de un agraviado, acaso
de un especulador; pues entonces no hay hora segura
para gobiernos americanos, inclusive el nuestro.
Volpi estA bajo la jurisdiction de los jueces del Uruguay,
y si se sustrae A ellos, para confirmar legalmente sus de-
claraciones, puede ser reputado legalmente un calumnia-
dor y un rebelde.





CONDITION DEL EXTRANJERO


LO QUE FALTABA

( El Nacional Marzo 21 de 1882.)
uPor estas consideraciones y en atenelon A que segun
lo manifesta el Superior Tribunal de Justicia se ban
agotado todos los medlos tendentes A los efectos, citese
por edicto d los individuos Rafael Volpi y Vicente patro;
ni, d efecto de que dentro del plazo de treS dias comparez-
can ante este juzgado A prestar declaracion sobre la
violencia de que se quejan.
(Vencido el plazo que acredite la publicaelon en la
forma que corresponda por derecho, ddse cuenta por el
actuarlo.-J. DEL CASTILLO.
(Lo proveyd y firm el Juez del Crimen del primer tur-
no doctor don Joaquin del Castillo 4 28 de Marzo de 1889
de que doy fe.-Miguel Furriol, actuario.e

Nuestros lectores tienefi ya la pieza que echabamos
de menos hasta ayer, y es el document de donde partir&
mas tarde la acusacion que h abra de recaer sobre los
culpables, en las torturas denunciadas por el Ministro
italiano en Montevideo, pues no habiendo constancia judi-
cial de la existencia de un hecho, el autor del hecho es el
que lo asegura, y hasta hoy no hay mas que el Ministro ita-
liano, conocido como autor de la declaracion atribuida a
Volpi y Patroni.
Mafiana cumplen los tres dias de plazo dados por el Juez
senior Castillo, A los testigos que manda comparacer ante
su Tribunal, y si resultase probado que estAn escondidos
en un buque de guerra italiano, 6 que su jefe les da asilo,
6 lo que es peor, que los sustrae a la justicia, a fin de que
no se averigfie y verifique la verdad de los hechos asegu-
rados por el Ministro italiano, no sabemos en verdad qu6
hara el Gobierno de Italia cuando sepa a no dudarlo que
su marina sirve para sustraer testigos 6 reos a la accion
de la justicia regular de un pais amigo.
WC6mo ha podido subvertirse el orden de los procedimien-
tos, y anticiparse la accion diplomatica a la denegacion de
justicia que debia precederla,y a la verificacion del hecho
que la motiva; y c6mo viene a resultar, ahora, que es el
Ministro de Italia el que estorba la accion de esa misma.
justicia, cuyo fallo no esper6, ocultandole y sustray6ndole





OBRAS DE SARMIENTO


por la fuerza naval, los testigos y los denunciantes del he-
cho incriminado?
,C6mo esplicar estos hechos que salen de la 6rbita de lo
adinisible entire pueblos civilizados? La mayor parte de
nuestros diaries han aceptado la accion diplomAtica en el
asunto, creyendo que estaba comprometida solo la humani-
dad, en castigar los horribles atentados atribuidos A los
atormentadores de dos press, en la policia de Monte-
video.
Tiene en efecto esa faz la question, si dambs por cierto
en sus detalles espantosos, la narracion atribuida A las vic-
timas. Pero el decreto judicial que nos ocupa, viene a
revelarnos que no se ha hecho tal declaracion, que no se
ha establecido que tales hechos hayan existido, que el Go-
bierno no puede saber quienes son los autores del atenta-
do, porque nadie los denuncia; y qu6 una potencia extrafia
se ha apoderado de las personas de los acusadores y tes-
tigos que le sirvieron para crear un reclamo, y los sustrae
ahora a la justicia.
No es, pues, question de humanidad por ahora, como pa-
reci6 A todos al principio; es question de derecho pdblico,
de respeto A las formas de todo gobierno, es en fin causa
americana, en cuanto puede reducirse A un acto que pue-
de repetirse con cualquier pequefio Estada sud-ameri-
cano.
Seremos nosotros los menos severos para apreciar los
motives de la grande excitacion producida en Montevideo,
sin necesidad de atribuir A la diplomacia italiana prop6sito
deliberado, al salirse de las reglas del derecho comun, pues
ni es necesario invocar el de gentes.
En la exajeracion de los cargos producidos por los pre-
sos, en la fAcil acogida dada por un Ministro A una decla-
racion interesada que nada vale en derecho, en la aproba-
cion de todos los diaries de ambas orillas del Plata, en la
irritacion de la poblacion de origen europeo en Montevi-
deo, en el grito universal de execracion levantado contra el
atentado, ha habido un estallido general de la opinion public de
NACIONALES Y EXTRANJEROS, comprimida hace afos .por la
series de sucesos politicos, por la presion military, por la im-
posicion de gobiernos pretorianos y de atentados que aca-
ban con toda esperanza.





CONDITION DEL EXTRANJERO


Este es el grande hecho que hemos presenciado en Mon-
tevideo; y sirva de leccion todos los gobiernos y partidos
de esta SoUth Amdrica! donde tantas maldades se cometen,
al parecer impunemente.
Es que al referir, magnificar, inventor, lo que puede re-
sultar ser la verdad, como actos de violencia cometidos por
la policia de Montevideo, todo el mundo, nacionaLes y ex-
tranjeros estan dispuestos A career eso y much mas del
Gobierno, porque hay hechos anteriores de la misma fa-
milia.
Los italianos de Montevideo no son como se cree aqui,
extranjeros indiferentes A la political dominant en el pais.
Se ha inventado para esta America un Gobierno a la ma-
nera de las colmenas de abejas, donde habrin trabajadores
sin sexo, sin patria, neutros, cuyo oficio es enriquecer la
colmena, y habri Rey y Reina y 7Anganos que seran los
que gobiernan.
En Montevideo no es asi. Hace treinta aflos que los ita-
lianos tomaron las armas en contra de tiranias locales y
se unificaron en opinions political con el pais. Sus hijos
son la mitad del Montevideo de hoy; y los que vienen de
Europa adoptan las opinions political de sus predecesores.
Los italianos de Montevideo son, pues, montevideanos en
political, forman parte de la opinion p'dblica, y son los ene-
migos de las tiranias, de los gobiernos de la fuerza, como
cualquier hijo de vecino.
He aqui el secret del alboroto, de la terrible unanimidad
de la opinion, de la protest conjunta de los diaries naciona-
les y extranjeros, acusando y denunciando los atentados
de la policia.
Volpi y Patroni son el pretexto. Es una revolucion la
que se ha hecho, apoyAndose los hijos del pais en los italia-
nos, los italianos en su Vice-C6nsul, que al fin han podido
pedir justicia contra la opresion que esperimenta la opinion
pFiblica desde hace afios.
Sabemos que el Ministro italiano, es simplemente un En-
cargado de Negocios, y que este encargado de negocios es
un simple Vice-C6nsul, lo que indica uno de esos excelentes
italianos, de antiguo residents en Montevideo, y por patrio-
tismo oriental y no italiano, estan dispuestos a acojer con
passion y hasta con credulidad, toda acusacion contra el sis-





OBRA8 DE SARMIENTO


tema de gobierno que prevalece hace afios, y tiene A todos
descontentos, paralizado el comercio, y sin esperauza de
mejores tiempos.
Esta es la verdad neta y pura.
Es una revolution hecha ya en aquella repdblica, y serla
el colmo de la torpeza del General Santos no aceptarla, y
ponerse i la cabeza de ella, dando satisfaction a la opinion
pdbfica, poniendo a los tribunales en aptitud de hacer ple-
na justicia en el caso de Volpi, a fin de que sean castiga-
dos ejemplarmente los delincuentes, en el grado que lo sean,
y resuelvan del juicio plenario, A puertas abiertas, y con
los requisites y garantias judiciales la question que preocu-
pa los animos.
Un solo remedio indicaremos desde aqui.
El Pongreso estA reunido. Una ley ordenando que los
empleados de policia lleven incontinenti ante el juez mas
cercano, al individuo aprehendido, como se practice en In-
glaterra, Estados Unidos, y donde quiera que hay libertad,
para que ratifique 6 rectifique el acto, aseguraria para siem-
pre contra nuevas violencias. El defecto esti en la ley.
Cuanto Ilevamos dicho y probadb disculpa sino justifica
la conduct del Ministro italiano, quien ha incurrido en
series responsabilidades ante su Gobierno. Sentimos no
poder dar las mismas atenuaciones de la del comandante
del buque de guerra, quien se las habra con sus jefes por la
parte incendiaria tomada en tierra.
Pero creemos que la ciudad, donde Garibaldi derram6 su
sangre en favor de la libertad del pais, en el puerto donde
se embarcaron los que lo acompafiaron a terminar la grande
obra de la unification de la Italia, imponia deberes, consi-
deraciones y simpatia A todo italiano europeo, y A todo
valiente maiino.

II

Hechas estas salvedades, veamos otra de las faces de la
question italiana en el Rio de la Plata, no como la miran
los italianos orientalizados de Montevideo, sino como quisie-
ron hacerla politicos visionaries de Italia en Europa, que
no habiendo salido de la Peninsula, no tienen en cuenta las
jdeas 6 intereses americanos, y creen que el que vino de





CONDITION DEL EXTRANJERO 91

Italia & America, es un conspirador italiano contra esta
Am6rica y sus Gobiernos,
Cuando volvia la expedicion francesa de Tunez, una reu-
nion considerable\ de italianos en Marsella fu4 causa de
disturbios, que trajeron derramamiento de sangre. Este
hecho produjo irritacion en la prensa de Italia y de Fran-
cia, y consiguiente studio de la situation de una parte y
de otra.
En Francia se apercibieron del peligro de la presencia
y residencia en su territorio de millares de italianos que
no se hacian franceses, y podian como sucedi6 en el caso
de Marsella, apasionarse por cuestiones italianas, como la
de Tunez, y traer disturbios. M. Leroy Beaulieu, que todos
conocemos como un escritor de nota, trat6 en la Revue poli-
tique et littdraire, esta question en un estenso y luminoso es-
crito, del cual estractaremos los fragments que convienen
A nuestra situation en Am6rica, a fin de que no se crea, que
ignoramos lo que los visionaries se imaginan allA y pudie-
ran intentar aqui.

III

No hace muchos dias que refutamos una conferencia te-
nida en Roma por el professor Brunialti, en que atribula A
la colonia italiana en el Rio de la Plata un gran porvenir,
asi que su nimero, riqueza y extension la hiciese superior d
los hijos del pais, que cubren cuatro millones de kil6metros
cuadrados, abiertos A la influencia italiana. 4Sera lo de
Montevideo el comienzo?
Sigamos a M. Leroy Beaulieu.
S(Lo que hace falta fuera de la Italia, dicen en la Penin-
sula, no son establecimientos del Gobierno, sino colonies
libres, particulares, exponthneas, que no cuesten nada al Es-
tado, que no embarazen ni sus finanzas, ni su ejercito, ni su
diplomacia.x
((Esas colonies libres, parecen en realidad fundarse sobre un
equivoco 6 un juego de palabras.
qaQub entienden con ello nuestros vecinos?
c(Lo dnico que la palabra significa, es grupos mas 6 me-
nos numerosos y mas 6 menos pr6speros de italianos dise-





OBRAKA 1DI SARMI1INTO


minados en las cinco parties del mundo y especialmente
en rededor del Mediterraneo.a
(Bajo este respect, las principles colonies italianas se
hallan en Europa y acaso en Francia.)
(La Provence, es seguramente una de las mas importan-
tes; y por poco que la inmigracion continue, la ciudad de
Marsella podra figurar un dia & la par de Trieste, en las
geografias escolares de la Peninsula, entire los grandes puer-
tos italianos.
(Los acontecimientos recientes de Marsella, han demos-
trado que esas colonias libres podran tambien, llegada la oca-
sion, dar lugar a series preocupaciones y que si no pesaban
sobre el presupuesto del Estado, podian A veces alimentar
la correspondencia de su diplomacia.)
((La Francia tan justamente orgullosa de su fuerte unidad
national, es probablemerite el Estado de Europa que cuente
en su seno la mas fuerte proporcion de extranjeros. A este
respect, nuestro pais no deja de tener una lejana analogia
con los paises de colonizacion, con los paises nuevos en
ambos hemisferios, y esto amenaza acrecentarse de afio en
afio. Dentro de un siglo, de medio siglo acaso, alguno de
nuestros departamentos podra contar tantos habitantes extran-
jeros como nacionales y la poolacion obrera de nuestras gran-
des ciudades industriales puede ser en su mayoria extran-
jera. Lille 6 Marsella pueden hallarse d este respect, en la situation de
BUENos AIRES 6 MONTEVIDEO.)
He aqui,.pues, que desde Europa se esta viendo el peli-
gro que encierran cuestiones manejadas como las de Volpi,
no dentro de cien anos, sino de cuatro y cinco, con solo per-
mitir que dos italianos sospechados de robo y asesinato de
un espafiol, vayan a declarar ante un C6nsul que han sido
maltratados en la carcel, y baste esto para bombardear A
Montevideo 6 Buenos Aires.
Continuaremos en frances la cita de Beaulieu:
( Si ces strangers venaient en petit nombre, isolement,
et se dispersaient r6gulierement sur la surface du terri-
, toire, ils seraient sans peine absorves par le fond natio-
nal, ils ne feraient que nous aider a combler les lacunes
d de notre population indig6ne; mais plus ils sont nom-
breux, plus ils sont agglomeres et moins leur assimilation
est aisee. Reunis sur certain points d6termin6s, vivant





CONDITION DEL EXTRANJERO


en families, so mariant souvent entire eux, ils forment des
groups compacts en constituent au sein de la population francaise (6
americana!) de v6ritables colonies, come les italiens de
Marseille et des Bouches-du-Rhone.
( Les inconv6nients politiques d'une pareille situation
W n'ont pas besoin d'etre signals. Le 16gislateur devra t6t
ou tard s'en occuper et trouver, A l'aide des Bcoles et du
service militaire, les moyens de preparer la fusion de ces
Sel61men'ts Atrangers dans la nation francaise. Si on ne cherchait
point a la hater, on courrait risque de voir l'assimilation
D devenir avec le temps beaucoup plus difficile.v
4Si esto se teme en Francia, qu6 diremos nosotros aqui?
Los hombres son los mismos en todas parties y las causes
naturales obran lo mismo en todo tiempo.
A 19s que creen, pues, que es lo mismo, emigrantes esta-
blecidos al amparo de nuestras leyes en Am6rica, que colo-
nias libres pero extranjeras que se estan creando para el Rey
de Italia, ji otro cualquiera poder europeo, cuando puedan
prevalecer sobre los antiguos habitantes, podremos decirles
que pueden hacernos malbaratar tiempo y dinero en deve-
lar sus intrigas, que pueden contar con la cooperation aqui
de extranjeros tan ignorantes como ellos de los intereses y
de las fuerzas americanas; pero que la Nacion que dijo : la
Amirica para los americanos, es la mas respectable y respetada
del mundo, y acaba por medio de su Presidente Arthur, de
declarar A M. GrBvy, Presidente de la poderosa Repdblica
Francesa, que en cosas americanas no se asociarfi A la Francia
ni a la Inglaterra, por considerarlas extranas d los interests de
este grupo de naciones, la AmBrica, con lo que esti dicho que
no ha de venir a este continent ningun capitan de buque
europeo A faltar A los miramientos debidos A gobiernos
debiles, sin que al fin tengan que responder de sus actos
ante los fuertes de este grupo de Estados.
La Am6rica no ha de ser recolonizada y los emigrantes que
vienen, estAn esclusivamente sujetos A las leyes del pais
que los recibe, y de que forman part.
Volpi y Patroni, declaran ante los 4ueces de Montevideo,
y lo que digan en otra parte, no tiene mas carActer para
producer actos pdblicos que las conversaciones y habla-
durias.





OBRAS DE SARMIENTO


(El Nacional, Abril lo de 1882).
El telegram publicado ayer encargando al senior baron
Cova, Ministro Plenipotenciario del Gobierno italiano cerca
del nuestro, de dirigir la reclamation entablada, y la orden
de abstencion dada al capital del buque de guerra, quita
& aquella question todo el interns que pudo asumir para
nosotros los americanos, y sobre todo los argentinos, si la
diplomacia italiana hubiera persistido en los irregulares
procedimientos con que se inici6 el desagradable reclamo
Volpi.
Dejamos sin dar publicidad un articulo que debi6 salir
ayer, por ser sup6rfluas hoy observaciones que habrian
tenido cierto valor antes del telegram, y que hoy serian
redundantes, 6 indtiles.
Debemos hacer constar que el actual Encargado de Nego-
cios de Italia en Montevideo, orden6 el descenso de los de-
clarantes Volpi y Patroni del buque de guerra en que se
asilabap, antes de recibir las 6rdenes 6 instrucciones, que
deberA ejecutar el Ministro Plenipotenciario.
Sabemos ademas que los Ministros de los Estados Unidos,
Inglaterra y Francia han estado en sus conferencias del
lado del derecho y de las formas protectrices de los Esta-
dos soberanos, aunque d6biles; y nos lisonjeamos en career
que el Gobierno argentino no ha sido extrafio al endereza-
miento de un asunto mal comenzado, al encargar al Minis-
tro que le esta acreditado de llevar A cabo y buen t6rmino
la indagacion entablada, porque no se trata aun de reolamacio-
nes diplomaticas, sino de verificar judicialmente las afirma-
clones de individuos que se quejan de malos tratamientos
de part de las autoridades. (1)
Creemos, pues, que el ruidoso asunto Volpi pierce todo
interns para la prensa y la opinion pdblica, desde que entra
en su cauce natural; y que los declarantes pueden quitarse
las vendas, parches y vendajes que se han puesto A bordo,
utf mes despues de haber recibido contusiones, peladuras,


SI) No fu6 extrafia tam poco la accion personal del autor para conseguir este
resultado, estimulando a nuestro Ministro de Relaciones que era un amigo. (Nota
del Editor.