Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00032


This item is only available as the following downloads:


Full Text





OBRAS g'


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO




TOMO XXXIII


BUENOS AIRES
7015 -Imprenta y Litografia ( Mariano Morenon, Corrientes 829.
1900


PRACTICE CONSTITUTIONAL
TERCERA PARTE




























EDITOR
A.iBELIN SARMIENTO

















PRACTICE CONSTITUTIONAL





EL PRESIDENT SUBSIDIARIO EN MEXICO




NOTA-La Constituclon de Mdxico no tenia provisto Vice-Presidente, sino que
faltando el Presidente, pasaba el Poder Ejecutivo a ser desempefiado por el Presi-
dente de la Corte Suprema.
En 1866 concluia el periodo.del Presidebte Juarez, en medio de la guerra contra
el Emperador Maximiliano, y el General Ortega asilado entonces en los Estados
Unidos, reclam6 la Presidencla, por ser el Pesidente .de la Corte Suprema (od les
gdndraux vont-ils se nicher?)
Consultado el Ministro Plenipotenclarlo Argentino, por el Ministro Mexicano en
Washington, dio el dictamen que se sigulo entonces, aconsejando ademas corregir
la anomalla de la presidencia political pasada al Presidente de lo Judicial. Tal ha sido
el principal asunto que oeupo en 1882 las sesiones del Congreso mexicano, refor-
mando la Constituclon, con designer Presidente, en caso de vacant, al Presidente
accidental del Senado, en lugar de un Vice-Presidente que no se provee. Verdad
es que en los Estados Unidos esta muydesacreditada la provision de un Vice-Pre-
sidente, por lo ocurrido con Johnson y con la muerte de Garfield.
Como el dictamen del Ministro Argentino es un document que ejerci6 grande
Influenela en la 6poca y lugar, hemos credo deber traducirlo del Ingl6s, pues no
hay ejemplar en castellano, de la publication que entrie los documents diploma-
ticos norte-americanos hizo Mr. Seward (Secretario de R. E.) en su correspon-
dencia de M6xico.
(Nueva York, 16 de Noviembre de 1866 )

Sefor Matias Romero, Enviado Extraordinario y Ministro Pleni-
potenciario de MXxico.

Estimado senior: Con la mayor desconfianza, dado el
objeto de la present, cumplo con su encargo de establecer
por escrito mi opinion con respect it la protest del Gene-





OBRA.S DE SARMIENTO


ral Ortega, como Presidente de la Suprema Corte de Jus-
ticia, contra el decreto del Presidente Juarez, prolongando
su termino presidential, mientras nuevas elecciones tie-
nen lugar. Mi falta de confianza procede de que la mayor
parte de nuestras coustituciones contienen disposiciones
sin precedentes en aquellas, que por la sancion del tiempo
han adquirido la forma de una jurisprudencia, y se corre
el riesgo de aventurar soluciones de cuestiones prActicas
que pueden parecer extrafias, tan raro es el caso en cues-
tion.
Seria de desearse, si Mexico cobrara su territorio usur-
pado, que hiciera amoldar su Constitucion A las de otros
paises, A fin de que, en los casos como el present, puedan
existir fuentes y autoridades para proporcionar preceden-
tes y principios que puedan satisfacer la conciencia
pdblica.
iLa condition present de M6xico es deplorable En los
moments mismos en que estA A punto de arrojar la pesada
carga del extranjero, dos de sus poderes pdblicos en con-
flicto sobre la interpretation de un articulo de la Consti-
tucion, y el pais en peligro de caer en las llamas de una
nueva guerra civil! jNo es de temerse, en efecto, que los
ciudadanos honrados abracen uno d otro partido, sin
reflexion, 6 interpretando la Constitucion segun sus inte-
reses personales, para la renovation de los poderes
piblicos?
No es el ainico pais en la Am6rica del Sur que se hall
en conflicts sobre sus derechos constitucionales, obscure-
cidos por la falta de reglas claras, lo que ha ocasionado
guerras civiles y revoluciones deplorables.
Por esta razon, es muy necesario fijar las disposiciones
de la Constitucion -de M6xico, mediante una explicacion
de sus principios; y con este fin, deseo traer las siguientes
breves consideraciones.
Todas las constituciones fijan un limited A la extension de
.aquellas disposiciones que aseguran el ejercicio de los dere-
chos individuals y es la preservation de la cosa consti-
tuida, el Estado, la Nacion. Ninguna disposition relative
A un interns privado, 6 A un derecho individual, puede
poner en peligro la conservation del conjunto; y en conse-
cuencia cuando esta ordenado que las sesiones del Con-





PRiCTICA CONSTITUTIONAL


greso serin publicadas, pues que el pueblo tiene derecho
,de conocer las razones de la ley, asi mismo se provee que
serin secrets cada vez que razones de conveniencia pdblica
lo requieran. Sucede otro tanto con el primer derecho del
hombre, la libertad de su persona, que la Constitucion le
garante, siempre que es suspendida sin causa suficiente
segun las leyes; pero se prove que en casos de insurrec-
dion 6 de invasion, cuando la seguridad pdblica lo require,
la persona arrestada no sera informada de la causa de su
arrest.
La Inglaterra y los Estados Unidos reconocen estas limi-
taciones y otras demasiado numerosas para citarlas,
sobre derechos adquiridos por el tiempo y A costa de in-
.mensos sacrificios. La salvacion puiblica, tan amenazada
ahora en .Mxico debe ser por consiguiente, y mientras
,dure su situation present, la norma para determinar el
valor intrinseco de las disposiciones secundarias. El cam-
bio peri6dico del personal del Ejecutivo previene .el esta-
blecimiento de un despotismo por habito 6 por fuerza; pero
esta precaucion, tan laudable en tiempo de paz, en caso de
sublevacion 6 de invasion, debe subordinarse A la salva-
cion de la Nacion. Como la part del territorio que esta
libre, se halla bajo la ley marcial, y el resto ocupado por el
,enemigo, las cliusulas que proven al cambio de las auto-
ridades son ineficaces, porque no pueden ser ejecutadas.
- La Constitucion de M6xico establece que el Presidente del
Poder Judicial desempefiara los deberes del Ejecutivo, en
su defecto; y en este particular, difiere de las demas cons-
tituciones americanas que confieren el poder a la cabeza de
la Legislatuta.
El espiritu de esa disposition es fAcil comprenderlo;
tiene por objeto colocav el poder en manos de un funciona-
rio que no puede tener interns en las cuestiones de partido,
de manera que no pueda ejercer influencia sobre el libre
voto del pueblo.
La existencia de un Presidente de la Suprema Corte,
supone una residencia fija en la capital, para el desempefio
de sus deberes oficiales. IQuisiera- la Constitucion hacer
un President de la Corte, que no tuviera Corte que presi-
dir, ni residencia fija en el lugar donde la Corte debe reu-
nirse? ZEs un derecho personal otorgado por el pueblo a





OHRAS DI) SARMIENTO


aquel funcionario, como el que confiere al Vice-Presidente?'
No. El Presidente de la Corte Suprema ejerce sus funcio-
nes en Ia localidad designada por la Constitucion. Su nom-
bre no tiene que hacer con la. function; mientras que en el
caso de Presidente y Vice el nombrado es todo. Con este
simple y rational principio, preguntamos: gPuede haber
un President de la Corte de Mexico residiendo en Nueva
York 6 en cualquiera otro punto de Estados Unidos?'
,Puede emigrar la Suprema Corte y actuar fuera de su
jurisdiccion? ,Puede un simple juez de Matamoros, atra-
vesar el Rio Grande, dar 6rdenes de arrest A importer
multas en el territorio de su jurisdiccion, que ha aban-
donado?
Es el deber del Presidente de la Corte Suprema ser encon-
trado siempre en su puesto por el notario que l* informa
de las causes bajo su jurisdiction. Si no es hallado, y si
estA averiguado que ha abandonado el pais, el hecho debe
hacerse conocer para mostrar que el puesto estA vacant,
porque sus funciones no pueden seguirlo fuera de su
jurisdiccion.
Si hay un principio constitutional solemnemente reco-
nocido, es ciertamente el que hace que est6 vacant la fun-
cion, cuando el funcionario ha salido de su jurisdiccion.
El derecho de gobernar la Inglaterra pertenece a una fami-
lia, y es hereditario en virtud de las leyes de sucesion; y
sin embargo, cuando Jacobo II abandon el pais, saliendo
de los limits de su reino, sin ser llamado fuera por su
deber, el Parlamento declare vacant el trono, y, no llam6
a su heredero A ocuparlo, porque no lo era de un padre
difunto, sino el heredero de una persona ausebte. Si, pues,.
un rey cesa de serlo por ausentarse del pais, 4 puede un
juez, que no ha funcionado muchosafios, y que vive fuera
de su pais, continuar siendo juez?
Aqui debo llamar la atencion sobre una observacion que
he hecho mas arriba, sobre la clAusula de la Constitucion
de M6xico que establece que la persona en quieh reposard
el Poder Ejecutivo en ciertos casos, como una especie de
regencia, es el jefe del poder judicial y no la cabeza de la
Legislature, como en las demas republicas. Un funciona-
rio judicial .cuyos deberes estin confinados al sitio mismo
del gobierno, no puede ser gobernador del Estado, general





PRACTICE CONSTITUTIONAL


de un ej6rcito, un viajero fuera del pals, 6 un embajador,
sin renunciar su juzgado, cuyos asuntos lo confinan diaria-
mente A sus deberes. Preguntais acaso, &qu6 tiene que ha-
cer esa disposicion constitutional con el General Ortega
que aparece en el extranjero con una function judicial ?
Ahoravienen las consideraciones que muestran los peligros.
para la salvacion del pais de los oficios desempefiados fue-
ra de 61.
I El individuo esta expuesto A las influencias de un Estado,
extraflo, que puede emplearlas en daflo de su pais, com&
puede demostrarse con el caso present. El General Ortega.
se encuentra precisamente estorbado en sus pretensiones-
por la political de los Estados Unidos que favorece A
Juarez.
Si admitimos que tiened algun legitimo derecho A la Pre-
sidencia, debemos confesar que la dignidad de la Repd-
blica ha sido manchada con su encarcelamiento. Si toma-
mos la condition opuesta, y lo suponemos favorecido por
los Estados Unidos, tendriamos un Presidente de M6xico
bajo una jurisdiccion extranjera y reconocido porun pode-
roso vecinoque le da hospitalidad,yobrando segun losinte-
reses de un pais, y 6stos no siempre serAn los intereses de
M6xico.
Tales consideraciones nr parecen de gran peso para re-
solver las disposiciones. de la Constitucion.
No se propone ahora hacer una election, porque la cosa
es impossible. Ninguna tirania debe voltearse; todo lo que.
debe hacerse, es resistir A la invasion extranjera; y para
llevar la resistencia A fin, es necesario que la persona que-
la principi6 permanezca en su puesto y esta solution es
dictada por el sentido comun. ((No se cambian caballos
en medio del rio), decia Lincoln, de acuerdo con la opinion
del pueblo que lo reelegia para la Presidencia, para no des-
arreglar la maquinaria de la guerra, que es el Eje-
cutivo.
Sacando ventaja de los hechos actuales, las altas cali-
dades militares del General Ortega no mejoran la situa-
cion; para ello seria necesario que fuera asi expresado por
una election, 6 bien debemos admitir que se suponen cali-
dades- militares en un Presidente de la Corte Suprema.
Pero la Constitucion design como regente al GeneraL





OBRAS DIC SAItMINTO


"Ortega; lo nombra para ese oficio, mientras es Presidente de
la Corte; y la tinica persona que no puede, ni debe ser lla-
mada A la Presidencia, segun el espiritu de la Constitu-
-cion, mientras el pais esti luchando por la independencia
-contra una potencia extranjera, es precisamente el Presi-
dente de la Corte Suprema A quien se supone muy versado
en leyes, just en sus decisions, independiente de los par-
tidos, pero no habil en las armas para defender con la espa-
da A su pais amenazado.
Mientras tanto, M6jico es el linico pais en el mundo, en
.que un General sea Presidente de la Corte Suprema. Si los
acontecimientos hicieran de desearse que los jueces, fuesen
militares, la Constitucion seria violada y frustrada su inten-
cion, pues eljuez debe ser hombre sin prevenciones de par-
tido; pero aqui tenemos A un general A la espera de toda
oportunidad para apoderarse de la Presidencia.
El President Juarez, actualmente ejerciendo el Poder
Supremo, conduce la guerra como Presidente, lo que no es
-una teoria de derecho, como se propone, si no un hecho
establecido, que seria necesario destruir, y dar vuelta esas
mismas armas empleadas contra el comun enemigo, contra
el Gobernador de un Estado, resultando de ello segura-
mente una guerra civil deplorable y probablemente la ele-
vacion del General Ortega A la Presidencia. El hecho de
que los Estados Unidos no apoyan las pretensiones del pre-
tendiente y continuan reconociendo el gobierno del Presi-
dente Juarez, es de poca importancia para los partidarios
'Ie una interpretation literal de la Constitucion; pero es de
grandes consecuencias para el pueblo mexicano y para el
6xito de la terrible guerra que estA terminando tan glorio-
samente.
Salvar primero la cosa constituida, esto es, el pais, la na-
cion, la repdiblica, es lo que tiene mayor importan-
cia.
A cada dia su tarea. Cuando llegue el moment de ele-
gir un Presidente en M6jico, libre 6 independiente, enton-
ces el venerable jurista que desempefiando sus deberes
como jefe de la justicia en la Capital, serA hecho regente
durante el interreino producido por la guerra. Seria bue-
no para el General Ortega, encontrarse entonces A la cabe-
za de las legions victoriosas, porque no puedo creerlo





PRAOTICA CONSTITUCIONAL


sepultado bajo los vetustos tomos de las leyes de su biblio-
teca.
El General Ortega en los Estados Unidos, esti fuera de
los limits del caso previsto por la Constitucion. Bien pue-
de un General tener toda la influencia possible, hasta hacer-
se 61 de un partido politico; pero ese no es el Presidente de
la Suprema Corte A quien la constitution se propone con-
fiar el Poder Ejecutivo durante un interreino.
Lo historic ha mostrado los disturbios que traen las re-
gencias en tiempo de guerra, y el pueblo de Mexico seria
muy poco previsor si pusiese tales obsticulos en el camino
del actual Ejecutivo, embarazando su accion, solo para no
cumplir un simple rito de la Constitucion, que no podia
preveer emergencies tan series como las presents.
Si quedaran dudas sobre el poder del Ejecutivo para con-
tinuar sus funciones durante el receso del Congreso, 6 du-
rante la ausencia 6 renuncia del Presidente del Poder Judi-
cial, esta determinado ese poder por el caracter permanen-
te de su oficio. Esta Constitucion establece la reunion
annual del Congreso. En algunos de los Estados de la
Union americana sus sesiones son bienales y el Parla-
mento ingl6s no orden6 ser convocado regularmente A lo
menos cadacinco aflos, sino durante el reinado de Jacobo
II. El Poder Ejecutivo tiene otras reglas. En las monar-
quias su sucesor esta designado para todas las emergencies
de un regente nombrado por ley. < Le roi est mort, vive le roi. Es la formula traditional para
mostrar que la accion del Ejecutivo no cesa por un mo-
mento. Las repdblicas proven para emergencies posibles,
nombrando un Vice-Presidente, 6 en su defecto, al Presi-
dente del Senado, para suceder en la presidencia.
En el caso present, en el que no hay muerte, renuncia
ni incapacidad del que tiene el Poder Ejecutivo, y en el
que no puede tener lugar una election, no existed ningun inte-
res verdadero de la sociedad que requiera un cambio de
administration que pudiera debilitar los poderes mera-
mente militares del ejecutivo. Por otra part, todos los
preceptos de la Constitucion para los casos ordinarios, de-
ben ser suspendidos, para no poner en peligro la salvacion
del pais, que es lo que mas importa.
Concluir6 llamando su atencion sobre los perniciosos re-





OBRAS DE SAKMIENTO


sultados que traen semejantes practices, tan contrarias A
las de todas las naciones. Ese precepto dela Constitucion,
que llama al Presidente de la Corte Suprema para suceder
at President en caso de acefalia, no ha dado los buenos
resultados que se esperaban; at contrario, en vez de un
juez imparcial, hallamos en su lugar A un general con
titulos, antecedentes y prop6sitos politicos; y esa cierta-
mente no era la intention de la Constitucion.
Mi opinion es, pues, que lo mejor que puede hacerse
para proveer a futures acontecimientos, serA suprimir ese
inter-rex y crear un Vice-Presidente.
Con mis votos para la prosperidad de Mexico y su propia
felicidad, soy de Vd. con mis sentimientos de particular-
estimacion, S. S. S. y amigo.
(Traducido del Diplomatic Correspondence, 1866, pAj. 337.) ( El editor.)


iPUEDEN SER DEMANDADAS LAS PROVINCIAS?

(La Tribuna, Marzo 14 de 1866)..

Senior Don Luis Dominguex.

(Nueva York, Enero 25 de 1866).

Mi estimado senior y amigo:
Habia en mi anterior, al acusar recibo de la cita de-
Brackenridge, indicandole que, absteni6ndome de emitir
opinion personal sobre el asunto Roussillon versus el Gober-
nador de Buenos Aires, pendiente ante la Corte Suprema
Federal, consultaria un Juez aqui, y le comunicaria su dic-
tamen. Pero me ha Qalidolaliebre al atajo, con una deci-
sion reciente sobre el mismo punto y aquel temperament
es ya escusado por lo moroso 6 inseguro, satisfaciendo
completamente el .fallo de la Corte Suprema de Rhode Is-
land A los objetos de su consult.
La question reducida A los terminos mas generals seria
6sta: ,Puede acudirse A un Tribunal de Justicia para obte-
ner desagravio de un acto official del Gobernador?
Ya esta question tuvo resolution negative en el Gobierno-





PRACTICE CONSTITUTIONAL 13

mismo de Buenos Aires, durante la administration del
General Mitre. Encontrandose un senior escribano, posee-
dor de ambos costados de una calle de Barracas que estaba
solo indicada en su prolongacion hAcia el Oeste, hall6 por
convenient cerrarla con alambrado, acaso con el torcido
intent de apoderarse del terreno de la calle.
El Gobierno mand6 restablecer el transito, dentro del
tercero dia, encargando al Juez de Paz de la ejecucion de
lo mandado. El escribano apel6 para ante la Corte, y el
Official Mayor de la Secretaria habia proveido, en conformi-
dad, segun decia, de la practice establecida ((como se pide.>>
El Ministro corrigi6 el proveido afiadiendo: ((En cuanto A la
propiedad del terreno; en lo demas, como esta mandado.>>
La calle se abri6 de nuevo; y no s6 si el Gobierno ha conti-
nuado negando esas abusivas apelaciones que someterian
A revision cada acto del Ejecutivo ante otro poder que el
suyo propio.
El Gobernador del Estado de Rhode Island, ha sido
demandado por denegacion de justicia ante la Corte Supre-
ma; y la decision de 6sta versa sobre su falta de jurisdic-
cion para library un mandamus contra el Gobernador, es decir,
oir la demand y proceder, que creo es la question deba-
tida en Buenos Aires.
Sabe usted que los Tribunales ingleses fundan sus sen-
tencias no s61o en la ley, sino en la jurisprudencia de los
Tribunales mismos, cuando han fallado sobre el mismo
caso,- Este sistema permit exponer la inteligencia que se
di6 A la ley en todos tiempos, y en nuestro caso encontrar
la doctrine que rige todos los de su genero. La Corte de
Rhode Island arriba A esta conclusion: ((La Corte por tanto
<( piensa que no tiene jurisdiccion para poner decreto de
( mandamus contra el demandado (el Gobernador) con Animo
S((de compelerlo A cumplir con un deber a que se alega
( haber faltado.>>
Este proveido se funda, no en la naturaleza especial del
caso que motiva la demand, sino en el caricter pdblico
del demandado, que en ningun caso puede ser responsible
ante jueces de sus actos oficiales. ((Es admitido, dice la
(< Corte, que en todo caso en que el Ejecutivo tenga facul-
" tad de proceder de por si, es responsible de la falta de
( cumplimiento de sus deberes, no ante la Corte, sino ante





OBRAS DE SARMIENTO


el Senado, por impeachment, 6 ante el pueblo por las elec-
u ciones. Si se alegare que otra linea de conduct debe
u seguirse cuando solo se trata de actos ministeriales, admitida
esta distincion, el Ejecutivo dejaria de ser un Poder coor-
a dinado con los otros poderes para quedar subordinado al
((Judicial, con lo que se borraria toda separacion de am-
a bos poderes.)
El dictamen cita en apoyo ocho decisions de Tribunales,
declarAndose siempre sin jurisdiccion para oir demand
contra gobernadores por actos administrativos, y descen-
diendo en seguida A establecer los principios en que se fun-
daron, afiade: ((Una de las razones que se han sugerido
a para no adinitir tales demands. es que el admitirlas ten-
( deria A provocar conflicts entire el Poder Ejecutivo y el
( Judicial... Pero la principal razon que ha inducido A to-
( dos los Tribunales A declararse incompetentes, es tomada
de la division de los Poderes del Gobierno segun la Cons-
( titucion de nuestro Estado en tres departamentos coordina-
dos, legislativos, ejecutiv.o y judicial, cada uno indepen-
diente de los otros, escepto en los casos que la Constitu-
u cion los subordina.)
Excuso reproducir las numerosas razones de detalle con
que esta doctrine viene ilustrada, apoyArndose en. la auto-
ridad de Blackstone y Montesquien sobre los principios de
gobierno.
Acaso quede aun en algunos Animos dudas sobre si los
principios que rigen Ala Corte de un Estado,regirian tam-
bien a la Corte Federal con respect A los gobernadores de
Estado que es el caso consultado. Pero la naturaleza
misma de las razones de un caso milita en otro. El Go-
bierno Federal estA montado en los mismos principios (Ma-
disonendmero 47 del Federalista) y si la Corte Federal tuviera
tal jurisdiction, seria el Presidente de la Repdblica deman-
dable ante ella, con razon mas direct que los gobernado-
res de Provincia en su character de tales y por actos relati-
vos A sus deberes administrativos, 6 lo que es mas perento-
rio: si tiene jurisdiction derivative sobre ejecutivos de
Provincia, la tiene direct d inmediata sobre el Ejecutivo
Nacional.
Los numerosos casos citados por la Corte de Rhode Is-
land dejan ver claramente que A ningun litigante le ocurria





PRACTICE CONSTITUCIONAL


acudir A ellos, si les estuviere espedita la via de presen-
tarse A las Cortes federales del distrito 6 circuit en que
est6r comprendido el Estado del Gobernador demandado; y
en tal caso la decision de aquella Corte no se fundaba en la
falta de jurisdiccion esencial de todo Tribunal para oir tales
demands, sino en las decisions de las Cortes federales,
si estas hubiesen jamas oido.
Veo con alarma una cierta predisposicion en los Animos
A atribuir A los poderes nacionales, no s6 que facultades de
revision de los actos de los gobiernos de las Provincias;
pero cualquiera que sea la utilidad prActica de esta exten-
sion de poderes, las consecuencias han de llevarlos luego
A un abismo de complicaciones de que la quietud pilblica
sufrirA. notablemente. El Ejecutivo Nacional acaso sin pro-
pon6rselo, ha dejado ver en algunos casos esta predisposi-
cion, y no quiero dejar pasar la occasion de exponer, ahora
que no est6y revestido de autoridad) los inconvenientes de,
tal political por ver que se insisted en ella, no obstante los
deplorables resultados que est'a produciendo.
Recordara Vd. que en la question suscitada por el Go-
bierno Nacional al de San Juan, sobre la facultad de go-
bernadores 6 legislatures para declarar en estado de sitio,
sus provincias, cuando estaban amenazadas.de invasion &
insurreccion, declare aqul1 que no intervendria con fuerza
si en adelante tales autoridades usasen de aqtuel expediente,
por pertenecer la decision del caso (si caso de demand
hubiese, que no habia) A la corte* federal, por cuanto
el estado de sitio estaba regido por la Constitucion Fe-
deral.
El Ministerio al dar esta solution A la dificultad creada
por l61, no veia que con ella sometia al Presidente de la Re-
p fiblica yse sometia 61 mismo, A juicio de tribunales por
demand de perjuicios, causados por el estado de sitio; pues
estando regido por la Constitucion el que declare el Presi-
dente, y los casos regidos por ella sometidos A las cortes fe-
derales, el Presidente, y s6lo por infereicia los gobernado-
res, quedan sujetos A su jurisdiccion. Este expediente po-
dria compararse al de sacarse un ojo, A. trueque de arrancarle
al contrario los dos. DirAse que el Presidente s6lo es acu-
sable ante el Senado. Pu3s lo mismo les sucede A los
gobernadores de Provincin, que s6lo son responsables de





OBRAS DIC SAR MIKNTO


sus actos ante sus respectivas Legislaturas, habiendose bo-
rrado de la lista de acusables ante el Senado, los Goberna-
'dores de Provincia que estaban incluidos en la Constitucion
de la Confederacion, sin duda a. fuer de agents naturales
4del Ejecutivo Nacional.
Y aqui me permitir6 notar otra de las extraias interpre-
taciones A que fuerza un prop6sito errado. Las palabras
usadas en un instrument han de entenderse comolegal-
mente se entendian en la 6poca que se usaron. El heredero
natural de un hombre es su hijo, 6 su padre; si no test, ya
se sabe quien es el heredero. Si testa, no es el testamento
,el que hace al hijo el heredero natural, porque entonces
seria simplemente el heredero instituido. A qui6n le ocu-
rre que el agent natural, que viene A ser natural agent, sino
cuando el que ha de servirse de i6, le encarga una co-
mision especial. Especial entonces y no un agent na-
tural.
Pues a estas tergiversaciones era necesario apelar para
ponerse A cubierto de su propia 16gica.l
Este era el menorde los inconvenientes de la position
asumida, como lo han demostrado los sucesos posteriores.
< Toda jurisdiction implica superioridad de poder; la autori-
dad dejuzgar seria vana sin la facultad de enderezar.g ,Para
qu6 pues juzgar atentatorio el estado de sitio provincial,
sino habia facultad de remediarlo?
El resultado dinico que se obtuvo, fu6 desmoralizar A los
pueblos y gobiernos puovinciales, presentando A 6stos como
reos hipot6ticos de los cargos que pudieran hacerles los
que trataban con la guerra y la revuelta de deponerlos y
matarlos (porque de eso se trataba con el Chacho y los ban
didos). Digolo con experiencia. El Gobierno de,San Juan
dej6 de gobernar con ese prestigio moral que tantas con-
tradicciones evita y tanto bien puede hacer, el dia que ama-
neci6 por una circular declarado violador de la Constitucion
y atentador A las libertades puiblicas. Y como no falta
nunca quien haga. producer todas sus consecuencias al
mal, no le faltaron sobrinos de sus tios int6rpretes del
pensamiento ministerial que hiciese real y efectiva la si-
tuacion de Sancho Panza, gobernador de la insula Barataria
con un Tirteafuera al lado, que le est6 diciendo (6 lo diga A
los otros lo que es lo mismo) no toque eso, que es national





PRACTICE CONSTITUTIONAL


ni haga eso, por inconstitucional, ni eso otro, porque el na-
cional hallaria mejor aquello... iDe qu6 peso debi6 verse
libre aquel Foscari, el dia que pudo arrojar el vestido de don
Eusebio, y encontrarse por lo menos hombre, ya que no era
gobernadorl
En C6rdoba parece que han sido mas sensibles las con-
secuencias. Los conspiradores no se lo hicieron decir
dos veces que el Ejecutivo no tenid poder para. echarles
mano, mientras conspiraban, y al dia siguiente le hicieron
revolution, y entregaron la ciudad a la invasion.
Los consejeros de la political de abogar el Gobierno Na-
cional causes hipot6ticas, y querellas posibles, en lugar de
dar a la autoridad el apoyo que el Gobierno Nacional le
debe, se echaron a reir del porrazo que se habia dado el
pobre maromero sin balanza, y la platea grit6 abajo el c6-
mico pifiado. Se llamaba Posse, este pobre farsante de
gobernador! Dios lo tenga en santa guard! Porque es-
tos sainetes de la political acaban casi siempre en trajedia.
Relea las discusiones del Senado sobre la interpelacion
Rivas, que acab6 en el 8 dfe Noviembre. En esa discussion
parecia que se habia agotado el arsenal de los arguments
en favor de las libertades de ajar a los gobiernos, de entre-
garlos a la befa pdblica.
Yo no s6 si aqui el pueblo de los Estados Unidos ama
tanto la libertad como los ministros de gobierno por alla,
y los diaristas.
Lo cierto del caso es que el derecho al escrito del habeas
corpus, lo conquistaron los ingleses y no nosotros, y es el
paladiun.de la libertad; pero sospecho que sea incierto lo
que no ha much decia Andrew, Gobernador de Massachu-
setts: ( este pueblo con las tradioiones de libertad ha heredado
(C ideas de gobierno y en su sangre y en sus huesos lleva ten-
(('dencias de raza que se elevan a la altura de recuerdos
( y que son mas permanentes que las opinions. )
Esto explica sin duda, porque ha estado suspendido el
habeas corpus en los Estados leales hasta ahora treinta dias,
despues de ocho meses de concluida la guerra, y continue
en el Sur, aun en los Estados que ya no estan bajo el go-
bierno military. Ninguna voz se ha levantado en el Congre-
so, en la prensa (que valga), en.el pdblico, contra este inca-
ToMO xxxxn-2





OBRAS DE SARMIENTO


lificable abuso de autoridad; y no hace ocho dias que un
tribunal civil no di6 curso 6L un escrito de habeas corpus de
uno que retiene preso un tribunal military por delitos de
entonces. Vd. recuerda la causa de un reo que juzgado
militarmente por el jefe de las fuerzas que lo tomaron con
las armas en la mano despues de haber derramado much
sangre inocente, y lo que es mas, puesto su disposition
por el Gobierno Nacional para juzgarlo, cuando lo hubo con-
denado muerte; y consultada la sentencia, en lugar de con-
mutar la pena, si A eso los llevaba la clemencia, anularon
el juicio, declarando desposeido al poder military dejuzgar
en el territorio sometido al imperio, A otros que no sean sus
propios soldados y sometido el reo A tribunales civiles por
delito cometido con lanzas, sables, cafiones? (1)
A veces parece que se chancean con las cosas del go-
bierno, que son sin embargo muy series. No parecia sino
que este acto tuviese por objeto dejar colgado al juez, en
lugar del reo. Aqui las leyes militares (y en todo el mundo
es lo mismo), rigen a todo el mundo, A los generals y a las
mujeres; nadie le ha disputado al Gobierno el uso que la
ley le manda hacer, ni hay aqui Marinos Falieros que es-
ten arrojando a los pasanteslog poderes del Gobierno. Como
no es esta la primera vez que lo digo me perdonaran
los tribunos de laplebe la audacia de estar del lado del poder.
Quedo su affmo. amigo.

LAS REPRESIONES NECESARIAS (2)

NUEVOS RUMBOS CONSTITUCIONALES

Nueva York, Marzo 22 de 1867.

A S. E. el senor Ministro de Relaciones Exteriores :
El 16 del corriente lleg6 A mi poder la estimable nota de
V. E., fecha 25 de Enero, en que se sirve instruirme de los
deplorables sucesos ocurridos eh el interior de la Repdblica.

(1) El caso de Clavero. (WVase t. XXXI).-(N. del B.)
(2) Esta nota y la siguiente hubleran debido incluirse en el tomo XXXI donde
estAn agrupados los escritos de esa 6poca sobre las cuestlones que suscit6 la decla-
raclon de estado de sitio heeha por el author en su calidad de Gobernador de Pro-
vincia y cuya facultad le fu6 negada por el Ministro del interior, que sostenia la





PRACTICE CONSTITUTIONAL


Con noticias acaso exageradas acerca de los triunfos obte-
nidos por los revolucibnarios, venidas con alguna anticipa-
cion por la via de Panama, V. E. debe comprendeVT cuAnto
deben contribuir a tranquilizar mi animo, labrado ya por
desgracias que sobrepasan la media del sufrimiento, las
seguridades que se sirve darme de que no tomaran cuerpo
aquellos des6rdenes ni comprometerAn la suerte de la
Repdblica entera, como se empenan en, propalarlo los
enemigos de nuestro pais.
Concurre a tranquilizarme el franco reconocimiento que
hace V. p. de que ((las libei'tades que el Gobierno habia
concedido y de que se ha abusado imensamente, se hacen
incompatible con el orden pdblico >. Muy oportunamente
caracteriza V. E. de exageradas esas libertades de que se
ha abusado, siendo asi que las verdaderas pertenecen al
pueblo.
Desde 1863 me ha cabido el triste honor de reprobar res-
petuosamente las libertades que el Superior Gobierno anun-
ciaba por documents pdiblicos ser su animo conceder a las
garantias ihdividuales en presencia de la insurreccion y de
la invasion, conculcando la autoridad de los Gobiernos de
Provincia, y librandolos A las tentativas de los audaces.
Separado de la gestion de la political y solo en fuerza de una
profunda conviction del error en que el Gobierno Nacional
habia caido, no he cesado desde lejos de insistir en que se
cambiasede political, extrafiando solamente que tardasen
tanto en manifestarse los deplorables efectos que era facil
preveer.
Veo por tanto reconocido y me complazco en ello, por
S. E. el seflorMinistro del Interior un hecho cuya existencia
tuve el honor de indicarle en notas oficiales contestando A
la circular del 12 de Mayo, A saber, que los perturbadores se
aprovecharian de la dificultad en que la distancia pone al
Gobierno Nacional para prevenir los estragos de -in tras-

doctrinas llamadas liberales. No pudimos obtener copia de los documents que se
hballaban en la Legacion de Estados Unidos, sino despues de haber publlcado aquel
volume.
Al terminal esta extensa compilation haremos un indice general analitico que
remedlard la falta de hllacion inevitable de las materials esparcidas en today la obra
y permittrA al estudioso reunir en un solo cuerpo cada una de las doctrinas emniti-
das durante medio siglo.-(N. del E.)





20 OBRAS DI SARMIENTO

torno que, aunque remediado mas tarde, nunca podra
subsanarse.
Es de bsperar que aleccionado como el Gobierno se mues-
tra con tan cruda experiencia, vuelva sobre las declaracio-
nes ministeriales de 1863, dejandO inc6lume la autoridad de
los gobiernos constitucionales. Este acto moral es tanto
mas facil de ejecutar, cuanto que no deroga ninguna ley ni
decreto gubernativo y solo retira declaraciones de opinion
del Ministerio sobre interpretaciones de la Constitucion, sin
valor legal ninguno, por no entrar en las atribuciones del
Ejecutivo facultades que pertenecen exclusivarpente al
poder judicial 6 al Congreso.
Autorizan al Gobierno a proceder asi la series de actos del
gobierno federal de los Estados Unidos durante la guerra
civil, que ya pertenecen a la historic, y los muchos posterio-
res de que ya he dado cuenta a V. E. 6'A otro de los sefiores
Ministros, todos inspirados por el principio de que las liber-
tades individuals y las de Estado ceden, en casos de insu-
rreccion, a la supreme necesidad de salvar la integridad
amenazada del territorio, 6 esa misma constitution a cuya
sombra quieren acogerse los que intenten derribarla.
Esta doctrine de que el gobierno norte-americano no se
apart hasta un aflo despues de sometida la rebellion, man-
teniendo todo el pais en estado de sitio, y bajo la ley military
la parte que la insurreccion abraz6, ha recibido nueva
confirmation en la resolution del Congreso, no obstante el
veto del Presidente que coloca diez Estados que no ofrecen
suficientes garantias a la Union bajo el dominio puro y
simple del brazo military.
Refirome al plan de reconstruction 6 ley military para el
sur que acaba de sancionar el Congreso y que por la casi
unanimidad con que ha sido.votada, por el poderoso apoyo
que ha encontrado an la opinion, y con la sancion defi-
nitiva del Presidente, fija un precedent nuevo en el meca-
nismo constitutional de este pais.
Diez Estados quedan bajo la ley military sin restriction
hasta tanto que por medio de su legislation propia no hayan
puesto en practice" el principio general de la Constitucion
que establece la igualdad de derechos para todos los habi-
tantes, y que estaba por una transaction con los derechos,





PRACTICE CONSTITUTIONAL


existentes, violado con la permanencia de la esclavitud y
subsistente con lanegativa de los Estados.
El Congress por este acto, impone a los Estados una ley
uniform de ciudadania que hasta hoy se les habia dejado
dictar segun sus instituciones internal. En virtud de esa
ley cinco Generales del ejercito tomaran el mando de los
cinco distritos en que quedan divididos los diez Estados que
estuvieron en rebellion, los que pondran en libertad A los
liberto de hacer uso del derecho de votar, a fin de darse
las nuevas constituciones y gobiernos que la situation re-
clama, escluyendo de dicha prerrogativa A los blancos
comprometidos en la insurreccion.
La media se present como simple derogacion de los
procedimientos ejecutivos del Presidente, creando gobier-
nos en los Estados despues de sometida la rebellion, y para
justificarla independientemente de las cuestiones de parti-
do, se alega la persistencia del mal eshiritu de los Gobiernos
del Sur y su unanime tenacidat para no aceptar las bases
de la enmienda de la Constitucion propuesta por el Congreso,
y solo tachables por cuanto excluian del sufragio 6 los prin-
cipales y notorious rebeldes.
La question de partidos tiene una gravedad que no es
peculiar a los Estados Unidos. El Republicano que sostuvo
la integridad national no perdona al actual Presidlente el
inspirarse con otras ideas que las que forman el credo del
partido que lo llev6 al poder. Desgraciadamente, acaso por
las necesidades-de la l6gica, el partido Democrdtico se ha
encontrado en todas las cuestiones del lado del Presidente,
lo que ha comprometido su situation. Todavia en el present
Congress se ha 'enovado el conato de acusarlo, aunque sin
6xito hasta aqui, domainando adn en la Camara mas popular
un sentimiento de moderacion a este respect, no obstante
que continue la investigation de los actos irregulares.
Al misnio tiempo que estas rigorosas disposiciones se
dictaba'n, otra ley sometia a la aprobacion del Senado todo
cambio en el personal de la administration, quedando el
President sin poder remover empleados, ni aun sus propios
Ministros sin la anuencia deaquel.
Por la Constitucion el Presidente tiene que someter a la
aprobacion de aquel cuerpo todos los nombramientos que
hace desde alferez en el ej6rcito hasta losjefes de las ofici-





OBRAS DI SA.RMIENTO


nas piblicas, pero quedaban exceptuados los Ministros y
Consejeros del Ejecutivo. En los Estados, por regla general,
son electivos los secretaries y jefes de oficinas.
El objeto director de la media era al parecer restringir
la influencia personal del Presidente, como lo fu6 estorbar
que se aprovechase del receso de las CAmaras para proveer
vacantes, el de la estemporanea convocacion del actual Con-
greso instalado incontinente de la clausura del anterior
y sin star representados en 61 cinco de los Estados leales
que no han practicado elecciones y diez que fueron
rebeldes.
Hase notado que el Presidente no ha mandado mensaje
a la apertura del nuevo Congreso, diciendo que no tiene
nada nuevo que comunicar, cuando una Comision de las
CAmaras se acerc6 A 61 para informarse de lo que habia A
ese respect. Creen algunos encontrar significativo ese
silencio, y como una reserva que se dejaria el Presidente en
cuanto A los poderes del Congreso actual.
Por lo demas' los hechos han dejado probado que el
Ejecutivo ha hecho cumplir fielmente las leyes que se han
dictado pasando sobre el veto, y que en el nombramiento
de empleados solo habia de su parte continuacion de prAc-
ticas abusivas si se quiere, pero aceptadas desde los prime-
ros tiempos de la Republica.
El Congress se dispone A prorrogarse hasta Mayo d Octu-
bre, lo que muestra que ninguna dificultad encuentra, ni se
siente alarmado por la actitud del Presidente, cuyas vistas
political, si bien han sido desatendidas por el Congreso, le
han devuelto por la franqueza y virilidad de su exposition,
la consideration personal que actos extra-oficiales pare-
cian haberle arrebatado.
Si fuera possible resumir con exactitud los resultados
que deja la march de los sucesos, podria decirse
que quedan establecidos para los gobierno.s federales
los siguientes principios: La union que forman es
indisoluble; los Estados tendrAn las garantias de tales,
mientras no contrarien aquel principio. Ninguna garantia
de Estado ni individual subsiste mientras se ponga en duda
6 en peligro el poder national. La Constitucion no excluye
el uso del poder represivo como en la guerra, mientras
prevalezca el espiritu de partido'que intent substraerse





PRACTICE CONSTITUCIONAL 23

al imperio de la Constitucion, con poder 6 medios de
rehacerse.
Segun se muestra en algunas Legislaturas y en muchos
diarios del Sur, aquellos pueblos estan dispuestos a some-
terse a la dura ley de la necesidad y aceptar la situation
desde que el Congreso se muestra cada vez mas inflexible
*en su prop6sito.
El gobierno military absolute, sin otra ley que la voluntad
de los generals, tiene sin embargo su atenuacion en la
justificacion personal de los individuos electos, en la faci-
lidad de substraerse a su action con solo abstenerse de
provocarla personalmente, y en lo transitorio de la media
-que cada Estado puede hacer cesar, dejando obrar a los
'ciudadanos habilitados a votar y por tanto constituyentes,
para abolir en las constituciones lo que hace del Sur, un
mundo aparte. La historic dira si el temperament adop-
tado conduce a los fines que el Congreso se propone; pero
el hecho dominant, incuestionable, es que la mayoria de
los hombres en este pais y la expression de la opinion pii-
blica durante cuatro Congresos consecutivos ha estado sin
'vacilar por la complete subyugacion de la rebellion, la abo-
licion de la esclavitud con todas sus consecuencias y la
-extincion de diferencia de modo de ser entire unos Estados
.y otros.
Dadas las condiciones sociales y esenciales del Sur y el
Norte y el espiritu de las instituciones y civilizacion
norte-americana, el primero quedaba muy atras y tenia el
niismo caracter de nuestras Provincias del Interior, con
los mismos" elements, masas populares ignorantes, Ilime-
-seles poor whites 6 paisanos a caballo, con el mismo desvio
de todo sentimiento national y tendencies a conservarse
en el circulo de sus intereses locales. La guerra civil fu6
la consecuencia, y la lenidad del Presidente despues de ter-
minada no dejaba en dos afios de practice esperar que se
extirpasen los germenes sin arrancarlos violentamente, y el
Congress no ha vacilado en adopter este camino, no sin
haber propuesto primeramente otros mas aceptables, si
bien conducentes al mismo fin.
Como esta solution dada a una question que trae treinta
afios de debate puede ser aplicable a la misma que con
mas estragos ensangrienta la Reptiblica Argentina, y so





COBRAS DI SARMIENTO


ha renovado ahora, seria de desear, si no llegase demasiado.
tarde, que nuestros legisladores la tuviesen present. Pue-
den ser sometidas A regimen military por el Ejecutivo mien-
tras dure la rebellion armada, y por el Congreso, hasta que
se organicen debidamente, las Provincias que se pongan,
en pugna contra la Constitucion, 6 las que no den garan-
'tias de orden y tranquilidad, sin que esto altere el sistema
federal ni estorbe como consecuencia asegurar la perma-
nencia en las instituciones.
La civilization estd en ello inieresada, so pena de que la Repdblica
Argentina sea el Onico pais de la tierra en que el brigandaje italiano 6,
la barbarie de las campagas pastoras pretend former por si un par-
tido y gobernar por si las classes cultas dominando las ciudades.
Las iltimas fechas de Mexico muestran al pais en una
inminente crisis. El Emperador Maximiliano, con la mira
de tentar un iAltimo esfuerzo por medio de las armas, se-
habia puesto personalmente en campafia y con el grueso
de su ej6rcito se encontraba A ultima hora A pocas millas
de distancia del General Escobedo, que con nimero mayor
de fuerzas le salia al encuentro.
El General Porfirip Diaz se hallaba A inmediaciones de la
Capital con un ejercito respectable; pero es de suponer que-
no la ataque hasta no saber el resultado de la batalla entire
las tropas de Maximiliano y Escobedo.
Este dltimo y Diaz son los jefes mas notables y popula-
res con que cuenta la Repdblica para su defense, y de sui
habilidad y buena fortune depend la suerte future del
pais. Va pues a darse una gran batalla decisive 6 por lo
menos de inmensa trascendencia para el 6xito final de la
lucha, y de ahi la ansiedad con que se esperan las pr6xi-
mas noticias que V. E. puede estar seguro no dilatar6 en
trasmitir a su conocimiento.
Quedo de V. E. con sentimientos de particular aprecio su
atento y seguro servidor.





PRACTICE. OONSTITUCIONAL


EL IMPEACHMENT DE JOHNSON

Nueva York, Mayo 22 de 1868.

Sehor Ministro de Relaviones Exteriores.
(Confidencial.)
Habia suspendido la series de confidenciales en que trat&
de tenerlo al corriente de los principles rasgos de la poli-
tica de esta nacion, por temor de que mi juicio personal se
inclinase a un lado en el gran debate que dividia la
opinion, y ponia en perplegidad aun a los entendidos jue-
ces. El resultado del impeachment 6 juicio de residencia
promovido contra. el Presidente, absuelto del cargo XI,
permit ahora sin temor alguno, establecer correctamente
la series de hechos. que lo han preparado.
Como he tenido el honor de informal a V. E. antes, de dos
aflos atras el Congreso y el Presidente siguen tenazmente
planes opuestos de reconstruction del Sur. Grave question
present la Constitucion en el caso present, que puede
reducirse a una simple expression, tal como un conflict de
opinions entire el Congreso y el Presidente. -La Constitu-
cion renueva cada dos afios la mitad de la Camara de Re-
presentantes, a fin de dar expression a la opinion prevalen-
te, modificada en teoria al menos por la opinion de dos afios
antes, en el personal subsistente de la otra mitad. El Se-
nado electo por las Legislaturas, por seis afios y renovable
por terceras parties, seria un contrapeso a la nueva corriente
de la opinion, si como es de presumirlo electo seis afios an-
tes por cuerpos menos democraticos, representase siempre
juicios mas desapasionados 6 inteligentes; pues ha de te-
nerse en cuenta que la opinion no constitute por si la ver-
dad, que es independiente de la voluntad de los hombres..
Armado el Presidente con el veto, ha intentado poner 'una
cortapisa mas a la.precipitacion de los actos legislativos.
Todo este sistema habia sin embargo flaqueado por las
consecuencias de la tentative de separaci&n de diez Estados
del Sur, que trajo la guerra civil, dando una inmensamayo-
ria a la opinion del Norte, uniform casi en el Senado y en





OBRAS DE SARMIENTO


la Cimara, en la parte renovada de esta y en la que que-
daba de la anterior election. Asi pudo observarse que los
actos de reconstruction legislados por el Senado, eran pre-
parados por una comision compuesta de ambas Camaras,
destruy6ndose asi los prop6sitos de la Constitucion en la
creacion delSenado, puesto que renunciaba & su carActer de
moderador de la opinion dominant en una 6poca dada.
Si en el hecho prActico quedaban burlados los prop6sitos
del sistema constitutional, en las ideas no lo estaba menos.
APodrAn entrar en la Union los Estados del Sur, despuesde
vencidos ? ,No habrAn perdido su caracter de Estados?
ANo tenia el Congreso autoridad para imponerles condicio-
-nes de admission?
Estas cuestiones eran resueltas afirmativamente por una
mayoria de cuatro quintos del Congreso y negadas por el
President, que sostenia que la Constitucion era la dnica
regla que d-ebia seguirse. En nombre de ella puso veto a
todas las medidas adoptadas por el Congreso, el cual pas6
sobre el veto siempre y las medidas fueron Ilevadas A efecto,
hasta poner al Sur bajo el regimen military, declarados los
Estados no entidades political, hasta despues de adoptar
constituciones nuevas, bajo las condiciones de igualdad de
sufragio, lo que en verdad ponia el gobierno del Sur en po-
der de los libertos.
Esta enojcsa question por un lado, los antecedentes de-
mocrAticos del Presidente, la terquedad de los blancos del
Sur, la comparative fuerza del partido democrAtico de un
lado y las ideas radicales y revolucionarias del partido ex-
tremo republican dominant en la CAmara contribuian a
envenenar los espiritus. Despues de reunidos los Estados
que habian exagerado sus derechos en menoscabo de la
Union, era de temerse que el gobierno propendiense A exa-
gerar A su vez la autoridad del gobierno national; y el papel
del Presidente, como encargado de hacer ejecutar las leyes
y preservar la Constitucion, podia ser el de un moderador
de estas fuerzas pr6ximas A destruir el equilibrio. La histo-
ria dira si es este en efecto el roll que ha'desempefnado el
President Johnson en la delicada position en que se ha
encontrado.
En mi dltima comuniqu6 a V. E. el hecho de que la
generalidad de las elecciones contrarias al partido domi-





PRACTICE dbNSTITUCIONAL


nante, daban indicio de que la opinion pdblica no apoyaba
la accion del Congreso, lo que hacia esperar que se mantu-
viera en lo sucesivo en mas moderados limits.
No sucedi6 asi empero. Amenazado el partido republi-
cano con la possible deposicion en las elecciones del Presi-
dente, debi6 al menos, si este no fu6 su prop6sito, urgir
porque se constituyesen segun su plan los Estados del
Sur, a fin de introducir en la urna electoral medio million de
votos de los libertos, para contrabalancear las mayorias
que tuviesen los dem6cratas en el Norte. Para conse-
guirlo habia en el Presidente un reconocido obsiaculo, y
desde 1865 ya apareci6 la idea de removerlo por impeachment
nombrandose una comision que recogiese datos que pudie-
ran servir al prop6sito. En un aflo de formal trabajo y de
acumular declaraciones, la CAmara no encontr6 pretextos ya
que la voluntad les sobraba.
Suministr6 uno el Presidente, removiendo & un ministry,
que seguia una political hostile al Presidente, y debiendo el
Senado examiner este hecho, decidi6 que no habia habido
causa bastante para removerlo. El hecho de un ministry
que seoniega a renunciar a insinuaciones del Presidente y
a darse por removido cuando el Presidente pende a ello, es
nuevo en la historic del gobierno, aunque no sea nuevo
que el poder legislative intent absorber las funciones del
Ejecutivo. Roma, Venecia, Inglaterra y Franicia han
pasado por estas crisis. Podia decirse pues que el Se-
nado tenia un ministry suyo contra el Presidente.
Situacion tan an6mala no podia prolongarse much
tiempo, y el Presidente para salir de [ella nombr6
un Ministro ad interim, que tomase posesion del Depar-
tamento. Debo indicar aqui ,un incident al parecer
trivial, y sin embargo de una grande importancia en el
fondo, que ha traido la crisis. Desempefiaba el oficio de
Ministro de la Guerra el Comandante general de armas
General Grant. La cordura de este prestigioso jefe evitan-
do cuidadosamente espresar su opinion en la disidencia
entire el Presidente y el Congreso, habia alejado el peligro
de echar en la balanza la espada de Breno, y salvado a la.
Repdblica de la influencia military. Esta vez sin embargo,
la prudencia lo abandon y acaso por error, eqtreg6 a
Stanton, el Ministro de la Guerra impuesto por el Congreso,





OBRAS Dh'SARMIENTO


la llave del Departamento que parecia natural devolviese
al President su jefe, de quien la habia recibido. Stanton se
neg6 a obedecer las 6rdenes del Presidente y la Camara
de Representantes procedi6 a iniciar acusacion de impeach-
ment, por violation de la ley de modo de proveer a los em-
pleos que el mismo haia dictado, para coartar la accion del
President, contra las practicas gubernativas del pais, y
me permit afiadir contra la esencia del Poder Ejecutivo
mismo.
Seria vana tentative dar idea ninguna de este famoso
juicio, que es el acto a mi extender mas notable de nues-
tro siglo. Luego ha de publicarse un libro que contenga
todos los procedimientos'y alegatos que lo constituyen. Las
instituciones republicans han salido inc6lumes de esta
terrible prueba.
El President ha sido absuelto. Hase encontrado en el
partido dominant el requisite nimero de individuos, para
hacer sentencia, dominados por un sentimiento de justicia
superior a sus interests de partido. Desde el principio del
juicio ya se present la question de si los Senadores eran
jueces obligados a fallar en virtud de pruebas y confor-
me a las leyes. Asi los unos liamaban intencionalmente
President al Justicia Mayor que preside el acto, y Justicia
Mayor los que entendian que la voluntad no habia de regir
el juicio.
El President de la Corte Suprema, Mr. Chase, de quien
un diario ingl6s decia que es el primer magistrado que tie-
nen las leyes inglesas en ambos mundos, se llam6 siempre
Chief Justice, y asi mismo ha mantenido su autoridad y su
justicia en t6rminos que le han conquistado el respeto. de
sus adversaries mismos. Lpa ciencia legal y la elocuencia
s6lida del foro han estado decididamente del lado de la de-
fenSa, como es de deplorar que las desviaciones de las eter-
nas reglas del derechohayan sido violadas a veces por el
lado'opuesto. El Presidente queria someter a la decision
de la Corte Suprema, creando caso, la decision sobre la
constitucionalidad del Tenure of office law dictada por el Con-
greso. Este dict6 ex-post-facto una ley inhibiendo A la Corte
'de decidir tales cuestiones y en el caso del impeachment se
constituya juez de una causa en que 6l era la parte.
El President del Senado y por tanto Presidente interino





PRACTICA CONSTITUTIONAL


en caso de remocion del actual Presidente, pretendi6 que
tenia derecho a votar y vot6 en efecto para la deposicion
del Presidente. Ultimamente promovido el impeachment por
violacion del Tenure of Office law que constitute ocho articu-
los de ac.usacion, la mayoria del Senado, invirti6 el orden
de los cargos votando sobre el XI, que habia sido afiadido
posteriormente, y sobreseido puede decirse un afio antes, mos-
trando asi que la pretendida violacion de la ley no era sino
un pretexto; y lo que es menosjustificable derrotados en el
XI, han decidido posponer,-someter a votacion los diez pre-
cedentes, estando seguros de que no producirian condena-
cion, pero dando occasion para tener al Presidente encau-
sado, y acaso preparar nuevos cargos, como ya se propone
en la Sala de Representantes.
El sentido moral del pais pondrA t6rmino a esta guerra
de recursos tan poco conducente a buen fin, dejando ase-
gurada la moralidad del Senado mismo, y la Constitucion
de ser pervertida A prop6sitos de partido en aquellos resor-
tes que solo por motivos legales, y de un orden superior
habian de tocarse muy rara vez. Convicto el Presidente,
no obstante la falta de pruebas, de un designio criminal,
dinica circunstancia que establece el delito, confesado el
intent de hacerlo.por causes politicasy para fines de par-
tido, la Repdblica como institution desapareceria aqui y en
todas parties, como forma de gobierno que respond A los
fines de su institution. La monarquia tiene en su abono
la estabilidad, aun a despecho de todos sus otros defects.
La Repdblica "de los Estados Unidos habia provisto A esta
requisicion por la renovacion peri6dica; y la muerte de Lin-
coln, que en manera alguna ni por un moment habia sido
parte a comprometer la seguridad pdblica ni la estabilidad
del Gobierno, un desmentido A los pron6sticos de la ciencia
europea.
-. La absolucion de Johnson ha confirmado lejos de debilitar
la confianza en la fuerza y eficacia de las instituciones repu-
blicanas, dejando esperar que haya siempre magistrados
energicos que antepongan la salvacion del Estado a la
satisfaccion de sus propios intereses de partido.
Concluir6 estas observaciones Ilamando la atencion sobre
la profunda inalterable tranquilidad que ha reinado en
todos los Estados, durante tan peligrosa crisis.





OBRAS DZ SARMIENTO


Meetings, convenciones, declaraciones en- opuestos sen-
tidos, much irritacion en la prensa, amenazas tambien, que
no pasan de formulas y modo de decir, en nada han alterado
ni el valor del oro. Crdese que si el resultado hubiera
sido la condenacion del Presidente, no habria sido diverse
la conduct del pueblo, sufriendo los errors, si tal los
cree, de sus representantes, obedeciendo las leyes y traba-
jando para cambiar legalmente la direction dada a la cosa
puiblica, por medio de las elecciones pr6ximas.
Aunque estA pendiente el juicio sobre los diez articulos
restantes y los Managers se proponen agravar; la causa, es
probable que no se lleve adelante. El efecto moral estr
perdido.
El partido republican ha nombrado candidates en la
Convencion de Chicago al General Grant, como Presidente
y a Colfax Vice. Se cree que los dem6ocratas se fijarAn
en Chase y el General Hancok con muchas probabi-
lidades de 6xito.
Puede tomarse por expression fiel de la situation de M&-
xico, la siguiente pintura. (A.l fin el estado del pais ha
vuelto A su condition normal de anarquia y derramamiento
de sangre. El comercio interior y exterior esta ahora muer-
to sin redencion. No hay seguridad para la vida 6 para la
propiedad. Las cortes de justicias son una farsa; ha cesado
la continuacion de toda obra puiblica. En las minas s6lo
se trabaja parcialmente. La agriculture ha sido casi com-
pletamente abandonada.
((El dinero esta escaso, el cr6dito y la confianza se han
perdido, todos los capitals extranjeros se retiran rapida-
mente del pals; los de este, sepultados mas alia de todo des-
cubrimiento, mientras que el hambre, los asesinatos y los
robos desolan la nacion.
De V. E. atento y seguro servidor.





PRiCTICA CONSTITUTIONAL


NECESIDADES QUE IMPERAN CONTRA LA CONSTITUTION

DERECHOS DE EXPORTACION EN LOS ESTADOS UNIDOS (1)

Nueva York, Octubre 22 de 1866.

A S. E. el Sehor Ministro de Hacienda.

Viendo que se ha convocado una Convencion para propo-
ner enmiendas a la Constitucion y creyendo que seria dtil
tener presents en el debate las ideas y practice americanas
A este respect, me permit comunicar a V. E. las observa-
ciones sighientes sobre la inteligencia que a ese mismo
articulo se da aqui a la letra de la Constitucion.
Desde luego era de deplorar la necesidad extrema que
llev6 a promover la enmienda durante la guerra que absor-
ve y perturba la atencion pdblica. La Constitucion Fede-
ral Argentina, tom56 de la norteamericaita aquella prohibi-
cion de imponer derechos de exportacion.
Los motivos que en una y otra aconsejaron son los mis-
mos, a saber: que habiendo de concurrir los products de
un Estado en los mercados extranjeros con los de todas las
naciones, conviene, econ6micamente hablando, no impo-
nerles derechos, a fin de que su valor no se present recar-
gado, y aquella concurrencia les sea desventajosa en el
mercado general. La Espafna sin proponerse otorgar A sus
posesiones de ultramar un principio constitutional, acaba de-
abolir los derechos de exportacion que existian en sus leyes,
Afin de que el azucar y demas products coloniales de Cuba

(1) En la extensa requisitoria ad hominen entablada en el Senado de 1875 por
Rawson, contra Sarmiento, se hace figurar entire las plezas de aquel insolito pro-
ceso, la nota siguiente, de que el autor no se defendio mayormente, habiendo de-
mostrado en su vida entera suflclente sinceridad en su respeto A las instituciones
fundamentals, sinceridad que excluia el hipocrltafetiquismo que hace de las clau-
sulas de la Constitucion un ritual formullsta cuya letra mata al espiritu, y donde
el cumplimiento estricto de la letra va en contra de los objetos fundamentals del
Instrument. Siendo de notar ademas que el Inculeador oc.ultaba la circunstan-
cla fundamental que enelerra el primer parrafo de este document: que se tra-
taba, al entender del autor. de reformar la Constitucion, caso en que es legitimo
demostrar que la ley es mala.-(Nota del Editor.)





OBRAS DE SARMIENTO


concurran en el comercio bajo mejores condiciones. Dura-
ra el ensayo seis rpeses para comprobar por la experiencia
la solidez del principio econ6mico. En los Estados Unidos
don'de este precepto y sujestion de la economic political esta
consignado en el Constitucion, apenas estall6 la guerra civil y
fu6 necesario proveer recursos, en proporcion a las extraor-
dinarias exigencias de tan colosal esfuerzo, el Congreso sin
reparar en medios de Ilenar las areas nacionales, impuso
derechos de exportacion, no obstante el texto escrito en contra-
rio. El pueblo no resisti6 6 su pago, y pasado el terrible con-
flicto, esos derechos subsisten y contindan pagandose, no
habi6ndolos alterado el Congreso sino en cuanto favorecen
la perception 6 agravan exorbitantemente la industrial.
Pero el hecho que quiero someter A la considAracion de
V. E., es qua los jueces federales que podianitachar de
inconstitucional la ley, no lo hicieron. Ningun juriscon-
sulto de nota puso en duda su inconstitucionalidad, y lo que
es mas, entire las varias enmiendas a la Constitucion, pro-
puestas en la prensa 6 en el Congreso, esta no ha figurado
como reclamada, cuando no fuese mas que por haber caido
en desuso la prescription.
Asi, pues, treinta millones de hombres, cien jueces, y
todos los jurisconsultos de nota, parece que no se apercibie-
ron de que se hacia lo que esta prohibido hacer. Seria
escusado buscar las razones en pro 6 en contra por la sen-
cilia razon de que no hay discussion sobre este punto.
Muy digno de notar es el hecho contrario que lleva a
corregir esta misma disposition en nuestra constitution,
pues, si sobre la oportunidad y conveniencia no estan de
acuerdo, lo estan en el concept de que la constitution esti
violada, aunque su practice estuviese aplazada, lo que per-
mitiria prolongar el aplazamiento siempre que el honor, la
seguridad y las extraordinarias exigencias de la nacion lo
requiriesen.
Creo poder indicar las causes de la unanimidad de inter-
pretacion de esta nacion, en sentido contrario de *una
misma clausula, si bien la que niega star violada la
Constitucion, por no observarse una prescription puramente
econ6mica tiene en su favor el ser la que primero di6 el
ejemplo de su adopcion y a la cual deb'e conceddrsele el
mejor derecho de comprenderla.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


Fdndase esto, a mi juicio, en que aqui las disposiciones
constitucionales tienen por base fundamental los principios
eternos del derecho. En las constituciones mismas se pres-
cribe que para la consideration de la constitution se recurra
siempre A los principios fundamentals, a fin de juzgar
por ellos lo que la letra importa. Las garantias, el bill of
rights, los detechos del hombre son superiores a la Constitu-
cion, y en ella solo figuran como limitacion del legislator,
para que en nombre de la soberania que inviste no se atreva
A pasar por encima de los grandes principios que la huma-
nidad entera ha venido conquistando y nos ha legado.
Pero la prohibicion de imponer derechos de importacion
no es una garantia, no es una conquista humana, no es
siquiera jih: derecho que se ha reservado a los Estados Uni-
dos. Es una simple disposicion economic en vista de la
mayor ventaja.
Al proveer al Gobierno Federal de medios de pagar sus
empleados, el pueblo excluy6 uno que era reconocido como
gravoso a la industrial.
Mientras tanto una guerra colosal reclama esfuerzos
extraordinarios para proveer a gastos inmensos, que sobre-
pasan a todo calculo, que requieren contraer deudas enor-
mes y mostrar la voluntad de pagarlas. Entonces el
deudor, la nacion, el pueblo, entire el mal econdmico de no
recargar el valor de los articulos de exportacion y el deber
de responder a las necesidades extraordinarias, elige de dos
males el menos inmediato. Esto en cuanto a la conve-
niencia que por lo que al derecho respect, la question es
mas clara todavia. El deudor es responsible a su acreedor
con todos sus bienes habidos y por haber sin que tenga
derecho de exceptuar del pago ni bienes ni manera de
pagar. Este es el principio fundamental que rige la letra
misma de la Constitucion. Puede en hora buena-el pueblo
como reunion de individuos que para su interns comun
estipulan no usar de ciertos products de su industrial,
exceuirlos en el instrument de compromise; pero esta esti-
pulacion no obliga a los extrafios cuyo dinero tomaron pro-
metiendo el pago.
Ahora la conveniendia de proceder asi, el deber de esco-
gitar los medios de hacer frente a la demand de fondos,
ToMO xxxxII.-3





' OBRAS DE SARMIENTO


la han palpado los Estados Unidos en tan vasta escala, que
aun el mundo at6nito no se cansa de admirarlo.
El gobierno con la ley que lo autorizaba a imponer toda
clase de contribuciones directs 6 indirectas sobre importa-
cion y exportacion indistintamente encontr6 tres mil
millones de pesos en el mercado, prontos A pasar A sus
areas con poco sacrificio del erario, y cuando s& ha tratado
de pagar, con un pueblo que asi entiende la honradez y los.
prop6sitos de las instituciones libres, ha encontrado recur-
sos inmensos de que la historic no present ejemplo. En
lugar de 467 millones que el Grobierno calculaba recolectar
han recibido las arcas-el afiopasado 556 millones, y el Con-
greso se ha dado prisa en excluir del pago de la deuda,
como podia hacerlo en vista de esta superabundancia de
recursos, los derechos puestos A la exportacion. Cuando
el cr6dito est6 afianzado y la deuda reducida a limits tole-
rabies es de esperar que el Congreso vuelva A tener en
cuenta los inconvenientes que este impuesto ofrece y res-
tablezca la prActica saludable de la prescription constitu-
cional calculada para proveer A los gastos ordinarios del
gobierno.
Estas consideraciones adquieren mayor fuerza si se
atiende A que la falta de recursos 6 el pararse en medios
de proveerlos ponia en peligro la existencia misma de la
nacion; y ninguna de las clAusulas de la Constitucion ha
de entenderse como un obstAculo A su preservacion, con
tal que no afecte aquellas garantias que son de propiedad
humana, con las limitaciones que permiten cuando la segu-
ridad pdblica lo require, ni estan en contradiction con los
principios fundamentals del derecho.
Seria sensible que entire nosotros prevaleciesen otras
doctrinas, ya alterando la clAusula constitutional por
creerla violada, ya privando A la nacion de un medio de
afirmar su cr6dito, mostrando A sus acreedores esa v6luntad
en6rgica de pagar que no economiza sacrificios. Las razo-
nes de conveniencia que prevalecieron para suspender
el ejercicio de la prescription por cinco afios, han sido no
solo sustituidas sino reagravadas por intereses mayores,
por deberes mas solemnes que los que aconsejaron sus-
penderla, y no seria facil concebir como reputarian algunos
violada la Constitucion por la pr6rroga de un tiempo que





PRACTICE CONSTITUTIONAL


ya era en si una violacion de principios, que A ser absolutos
no admiten tales compromises.
Si ha debido echarse de menos la accion legislative
para aumentar las rentas con nuevos impuestos, acaso por
que las enormes erogaciones de guerra tan dispendiosa
se acrecentaron A media de su inesperada prolongacion;
despues de la clausura del Congreso pareceria extrafio
por otra parte, inexplicable tal vez, como un pueblo que
se ve forzado A hacer gastos inmensos, A contiaer em-
pr6stitos, se ocupara mas bien que de allanarlas, de
cerrarse las vias para pagar, por cpnsiderarlas desventa-
josas, pues nada mas importa en su origen la disposition
constitutional. Lo que tal disposicion, si existiera, cerraria
en realidad, seria la bolsa de los prestamistas que pudie-
ran favorecerlo, y no lo harian quizA viendo tan poco em-
peflo de procurarse recursos..
La question asi deja de ser de conveniencia solamente y
es de cr6dito, de delicadeza,de honor national.
Si los Estados Unidos, Congreso, Ejecutivo, jueces, juris-
peritos y pueblo, no han creido ni por asomo violada su
Constitucion por poner contra la letra del texto derechos
de exportacion, la Repdblica Argentina en caso id6ntico
aunque no aun en ejercicio, (la prescripcion) podrA decir
con ciencia 6 conciencia que esta violada la suya? Los
Estados Unidos se han impuesto enormes contribuciones
con que hubieran podido muy bien omitir esta iltima si
asi lo hubieran querido, y podria el que no se impone otras
suprimir tambien A fuer de inconstitucional una de que
estA en posesion el administrator? Los Estados Unidos,
en fin, han sido premiados por el 6xito mas complete en
el desenlace feliz 'de la guerra y en la abundancia de re-
cursos para responder A sus acreedores. ,Podra nuestro
pais obrando en sentido opuesto aspirar i iddnticos
resultados?
Creo haber fatigadd la atencion de V. E., pero hubiera
querido poder ayudar con esta exposicion A las razones que
se haran valer para no cegar una fuente de recursos que el
Gobierno tiene A su alcance y que no debe faltarle en 6poca
tan angustiada.
Con sentimientos de particular aprecio me suscribo de
V. E. atento seguro servidor.





OBRAS DE SARMIENTO


GARANTIAS DE LA REFORM DE LAS CONSTITUCIONES

Seflor don Francisco A. Barroetavefia.

Muy senior mio: Incluyo A usted lo que creo responded
en lo esencial A sus preguntas.
Pidi6ndole copia 6 devolucion del original mio y de
los textos legales y antecedentes, tengo el placer de suscri-
birme su affmo. servidor.
D. F. Sarmiento.
Las constituciones son una ley para limitar las facul-
tades legislativas confiadas A una asamblea de ciudadanos.
La reform de esa ley restrictive no puede, por tanto, es-
tar sujeta A la voluntad de uta simple mayoria de aquel
cuerpo; pues entonces deja de ser limited y restriccion de
sus facultades, legislando de la misma manera sobre un
asunto ordinario, que sobre el instrument mismo que tal
poder les confiere. De aqui proviene que cada constitu-
cion sefiala el tiempo, la forma y el cuerpo que pueda re-
formar la ley fundamental, siguiendo tramitacion especial.
Asi, se indica a veces que no sea reformable, sino transcu-
rridos cierto nimero de afios de prActica, y siempre
que una mayoria de no menos de dos tercios, sea necesaria
para sefialar la clAusula 6 parte reformable de la Constitu-
cion, indicando los articulos; 6 el todo, si asi lo expresa el
texto.
No puede, pues, una legislature reformar 6 declarar sus-
ceptible de reform la Constitucion, sino con dos tercios de
votos. Si la Constitucion de Entre Rios no se content
con exigir dos tercios de votos de la Legislatura ordinaria,
como todas las otras constituciones, sino que requiri6 tres
cuartos, ninguna inrterpretacion puede obscurecer el prop6-
sito de alejar en cuanto es dado A la prevision humana, la
reform.
Este punto bien definido, todas las otras cuestiones que
se presentan son subsidiaries.
Las reforms de la Constitucion se hacen en ordinario
por una Convencion ad hoc, cuyas facultades se limitan A
los articulos de la Constitucion.que la Legislatura declar6





PRACTICE CONSTITUTIONAL


reformables, 6 el todo de la Constitucion, con tal que se
garden las bases que les atribuye el articulo 50 de la
Constitucion federal.
Suelen nombrarse Convenciones para Qtros objetos, ya
sea de consult, para reconocer la opinion, 6 de otros arre-
glos. La Convencion que la Legislatura mand6 convocar,
para oir la opinion de los diversos Departamentos sobre la
material a que la peticion del Parana, 6 de cierto nilmero de
vecinos se referia, no imponia con su resolution obligacion
alguna A la Legislatura, aunque no diere curso ja lo resuel-
to por aquella. La razon es que las peticiones sea de ciu-
dades 6 de vecinos, aunque estos cuenten por decenas de
millares, como ocurre con frecuencia en Europa y Estados
Unidos, no traen aparejada resolution, pudiendo dejarse
sin tramitacion, si asi se creyere del caso.
Si se hubiere resuelto, pues, algo en la Convencion de
Nogoya habria sido que la mayoria creia acceptable 6 no
la indication de la petition del Parana, sin que eso bas-
tare para dar por resuelta la question, si la Legislatura or-
dinaria por votacion de tres cuartos de sus miembros, no
declar6 que el objeto de la Convencion era reformar la Cons-
titucion.
Si aquella Convencion no emiti6 la opinion que se le
pedia sobre el contenido .de la peticion, cambiando el obje-
to, 6 revisti6ndose de la facultad de convocar una Conven-
cion para reformer 6 no la Constitucion, salia de todas for-
mas conocidas y se arrogaba una facultad que es exclusive
del Poder Legislativo, solo ejercida diez aflos despues de
dada la Constitucion y siempre por tres cuartos de ma-
yoria.
La Convention aquella debi6 invocar una mayoria de
tres cuartos de sus miembros y hacerlo constar para dar
cierta apariencia de validez al acto: pero no siendo Legisla-
tura, no le era dado tomar la iniciativa del acto; pues sus
facultades se encierran en el acto expresado en su convoca-
toria.
Probablemente se apercibieron de la incongruencia de
lo resuelto, 6 nadie se crey6 obligado & convocar una Con-
vencion por autoridad de otra Convencion ineficaz, por lo-
que no se Ilev6 adelante en 1865, la Convencion que decre-
taba la de 1864, ordenada por la Legislatura de 1864.





OBRAS DE SARMIENTO


Ahora la Legislatura de 1883, resuelve, como se asegura A
simple mayoria, convocar la Convencion decretada en 1864,
que se arrogaba la facultad de someter 6 no A reform toda
la Constitucion, facultad que no le venia concedida en la
convocatoria hecha por la Legislatura, pues esta no podia
delegar facultades que no tiene, cual es la de declarar su-
jeta a reform la Constitucion por menos de tres cuartos de
votos de sus miembros.
Y aqui se present todavia otra question, y un abuso,
que expone A nuestros pueblos a sorpresas, y celadas las
mas daflinas.
No es extrafio que registrando las carpetas de las CAma-
ras se encuentren proyectos de ley, que estuvieron en tra-
mitacion y fueron abandonados en su curso, y que la mali-
cia reviva veinte afios despues, sacandolos a luz, y comple-
tando las tramitaciones, como sucede en el caso present.
Sup6ngase que en algun pAnico 6 bajo cualquiera otra in-
flnencia, se hubiese ahora veinte afios sometido un proyecto
de ley A las CAmaras, para nombrar un Dictador; proyecto
que obtuvo sancion; pero se abandon por inconstitucional,
innecesario 6 reprobado, y que A los veinte afios, se le en-
cuentre en carteras y una faccion dominant le d6 curso,
facultando a ejercer la Dictadura al Gobierno actual.
Es igual, y aun mas arbitraria, la tramitacion que quiere
darse en 1883 A una resolution, indebida, para Convencion
que no tuvo efecto en 1865.
Las fechas son parte integrante del texto de la ley; y
puesto que la convention era provocada para 1864, no se ha
de decir que se cumple con ia ley en 1883, diez y ocho afios
despues. Ha podido dar lugar a estos abusos, la laxitud de
nuestras prActicas parlamentarias y el quedar pendientes
de un afio para otro proyectos de ley, que no fueron trami-
tados en todo 6 en parte en el aflo de su presentation.
A este inconvenient para la prActica de numerar los
-Congresos, y las sesiones, con lo que se consigue que un
proyecto de ley, presenfado A un Congreso, sea resuelto en
una de las tres sesiones que tiene sin cambiar por la elec-
cion la mitad 6 la mayoria de sus miembros. Para el Con-
greso subsiguiente puede presentarse 6 el mismo proyecto
6 la misma idea como proyecto nuevo, y seguir su trami-
tacion.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


En el Congreso 470 de los Estados Unidos se presentaron
10.000 proyectos de ley, de los cuales seiscientos fueron san-
,cionados. 4C6mo legarle al Congreso 480 los nueve mjil
-cuatrocientos proyectos restantes, sino conoce los antece-
dentes que los motivaron? Si una parte de ellos venia san-
mas de la mitad de sus miembros renovados, que no saben
5c6mo pensaron los que sancionaron una parte del proyecto
-6 la parte de una CAmara? jQu6 seria de una ley que habria
sido sancionada por una mayoria republican y viniese al
afio siguiente 6 dos aflos despues A ser sancionada definiti-
vamente 6 en tercera lectura, por una mayoria demo-
tcrAtica?
Todo esto puede disimularse, ante la laxitud de nues-
tras practices constitucionales; pero: Iqu6 decir de una re-
solucion tomada por un cuerpo de dudosa nomination ahora
veinte afios, que una legislature se propone revivir ahora,
para ocultar asi que no tiene tres cuartos de votos para decla-
rar reformable la Constitucion, y se sirve de una usur-
pacion inventada por una convention inoficiosa, que crey6
confiar A otra poderes de que ella misma carecia?
No teniendo A la vista la petition de los vecinos -de la
,ciudad del Parana, que aparece como asunto de la legisla-
cion, no puedo decir qu6 se entiende por el estado en que
qued6 el Parana, cuando dej6 de ser capital national; pues
ningun acto ni declaration se necesitaba para que ipso facto que-
*dase parte integrante del Entre Rios, en cuyo seno esta. No
habiendo entire lo national y lo provincial, aun en el agua,
ningun pais neutro 6 de amnbos, no es possible comprender que
duda ocurriria con respect a la propiedad. HallIndose
lque Jeorge Town, cedido A los Estados Unidos para distrito
federal con Washington, cuando se crey6 sup6rflua aquella
parte, se devolveria A la Virginia, que fu6 el Estado cesio-
nario.
De todo lo dicho result que la present Legislatura del
Entre Rios, no obstapte no estar enumerada; no puede com-
plementar ni ejecutar leyes, dado caso que leyes fueran,
que no mand6 cumplir la Legislatura de 1864 6 65, por ra-
zones ignoradas hoy, pero de su sola competencia.
Que no pudiendo reformarse en ningun pais constituido
.segun nuestras formas, una constitution por la mayoria





OBRAS DE SARMIENTO


requerida para hacer leyes, sin la mayoria requerida
para hacer reforms en la ley fundamental, es nula toda re-
solucion que tienda A suprimir esta traba, y darse una fa-
cultad que no tienen las Legislaturas.
Que la convention de 1864 convocada para objeto espe-
cial, no pudo ni ampliar ni delegar facultades que no tenia; por-
que las convenciones ad hoc, no trasmiten facultades. Nin-
guna Legislatura di6 curso A tal delegation y ampliacion y
menos puede hacerla la present veinte afios despues.
Ha debido pues presentarse proyecto de ley ante esta Legislatura
proponiendo la reform de la Constitucion en tal 6 cual articulo espe-
eificado sino son todos; y eon tres ouartos de votos nominales, declarar
que as recomendable la reform, y ordenar al Ejeoutivo para convocar-
una convention ad hoo.))
Buenos Aires, Julio 3 de 1883.


EL IMPEACHMENT RENUNCIANDO EL ACUSADO

(Mendoza It de Marzolde 1884.)

Senor don Domingo F. Sarmiento:

Un miembro del poder judicial enjuiciado y suspendido
por la CAmara Legislativa y en estado de sentencia ha pre-
sentado su renuncia y sido esta aceptada por el Ejecutivo. El
Poder Ejecutivo ha comunicado la aceptacion. ,Qu6 influen-
cia tiene este decreto para los efectos del juicio? ,Qu6 pro-
cedimiento'debe seguirse por la Legislatura, si s6lo mere-
ciese distitucion? LSi mereciera inhabilitacion? ,Puede
continuarke el juicio? La Comision de la Legislatura que
presido ha acordado hacer a usted esta consult para ilus-
trar su juicio y espera que tendrA usted la deferencia de,
costestAserla lo mas detalladamente possible. El tel6grafo
esta A su disposition para que conteste.-Josd V. Zapata.-
Presidente de la Legislatura.

Senor Presidente de la Legislatura.-Mendoza.
El juicio por la Legislatura es por mala conduct comoa
juez. La renuncia no sustrae de ser juzgado al acusado.
Pudo ser suspendido midntras se les juzgaba. Es la regla..





PRACTICE. CONSTITUTIONAL


El fallo, si le prueban los cargos, va hasta deponerlo y
delararlo inhdbilpara ejercer empleos. Despues puede ser juzgado
por los jueces ordinaries, por delitos contra las leyes ordi-
narias. Lo que se llama impeachment, era juicio de residencia
A que estaban sujetos los virreyes hasta un aflo despues de
haber dejado su empleo. La renuncia, por tanto, no detie-
ne el juicio, ni puede interponerse para recusar al juez
que es ainico, la Legislatura, como el military no se sustrae
al consejo de guerra, obtenida su baja. El Gobernador no
puede conmutar penas de impeachment, ni sustraer al acusa-
do, porque l61 mismo estd sujeto A acusacion. Un consti-
tucionalista ingles sostiene que el impeachment, tiene lugar
en todo tiempo. Estando el acusado sub-judice, no puede
renunciar 5 continuar siendo juez en adelante, porque eso
es lo que va a juzgar el tribunal. Es cuanto puedo decir
-Sarmiento.

EL VICE-LA ACEFALIA

(La Tribuna Junto 3 de 1877.)

Seior Don....

Mi estimado amigo:
Me pregunta usted cual debe ser la conduct de los que
solicitaron la intervention national, sobre los actos del
Gobernador de Salta, despues que la CAmara de Diputados
ha decretado el proyecto de ley de la Comision del Sena-
do, adoptado por una gran mayoria de este.
Tengo much placer en dar mi opinion en este y otro
caso constitutional, en que mi dictamen no ha prevalecido,
a fin de que las ideas que he expuesto sacadas del terreno
natural no vayan a servir de escudo para actos subver-
sivos.
Primeramente por lo de C6rdoba. El senior Gobernador
consult a varias personas, a mi entire otras, sobre lo que
debia hacerse, muerto el Gobernador electo, antes de entrar
en funciones.
Mi contestacion coincidi6 con las de los otros, aconsejan-
do que la convention electoral procediese A nuevo Gober-
nador, pues, el vice, lo es de un Gobernador con funciones,





OBRAS DE SAtMIENTO


y no del electo, 6 al menos no es tal vice-Gobernador,
sino en el dia en que cesa sus funciones el gobernador
saliente.
Este procedi6 como debia dando aviso official al Presidente
de la Convencion, de la muerte acaecida; pero el Presidente
A mas de escusar convocar dicha Convencion, por las
razones mas 6 menos plausibles que espuso, opin6 que no
era de la incumbencia de la Convencion suplir la vacant,
y que el Vice Gobernador estaba en el caso de su crea-
cion.
El tiempo era angustiado, lleg6 el dia de la renova-
cion, y el Vice fu6 Gobernador. Se preguntan ahora
algunos gest& 6ste legitimamente en posesion del Go-
bierno?
Mi parecer es que sino ya como Vice, lo que pudiera
dar lugar a la pretension de proceder :1 nuevas elec-
ciones, sino como el Gobernador propietario durante todo
el period.
La razon es que el dia de renovarse el personal, hay por
la constitution un vice para suplir la falta por muerte,
ausencia, 6 renuncia del Gobernador; y ese dia el vice Go-
bernador electo, es vice Gobernador gobernante, en las cir-
cunstancias para que fu6 provisto.
No sucedia lo mismo antes de llegado aquel dia. El Go-
bernador electo no era Gobernador, y por tanto no podia
ser suplido en caso de muerte por otro. El Gobernador era
nombrado Gobernador y el vice para vice gobernador. Los
dos cargos debieron estar provistos para el dia de la
renovation.
Como estas ideas son deducciones de principios genera-
les, record'ar6 un hecho que en su occasion resolvi6 duda
analoga. El cetro de Inglaterra se trasmite por herencia,
como el baston del gobierno de C6rdoba, por election. Ja-
cobo II abandon su reino y se di6 por vacant el trono.
Qui6n le sucedia? Su hijo primog6nito es el Vice-Rey,
provisto por la ley de sucesion para suceder al rey di-
funto; como el vice-gobernador se crey6 debia ser don
Climaco Pefia. Mas, los jurisconsultos consultados por el
Parlamento Ingl6s, declararon que no habia herencia de
padre vivo, y la dinastia de Stuardos caduc6.
El caso de C6rdoba seria pues, que el Vice hereda el titulo





PRACTICE CONSTITUTIONAL


de Gobernador, muerto antes de gobernar, lo que es
absurdo, pues, a aquel gobierno no se sucede por heren-
cia, sino por election. La opinion.dada por el Presidente de
la Convencion, aunque este fuese el alnico cuerpo legal,
con autoridad para expresar una opinion aunque err6nea,
fu6 mas all& de sus facultades, pues un president no tiene
poder para expresar 6 anticipar opinion del cuerpo que
preside estando este disperse 6 inconsulto.
Esta irregularidad no invalida sin embargo el cargo del
Gobernador que ejerce el Vice; pues, no lo ejerce por que
asi opinase ser de derecho el Presidente inconsulto del
cuerpo que preside, sino por que llegado el dia de entrar
en funciones de Vice, no hubo Gobernador, vivo 6 present
6 aceptante, y entraba A gobernar no por herencia del
Gobernador muerto ni por la disppsicion del Presidente
de la Convencion, sino por un hecho creado por las cir-
cunstancias, y por su pleno derecho A Ilenar el vacio que
se encontraba en el personal del Gobierno.
Ahora hablemos de lo ocurrido en Salta.
El President de la Repilica solicitado para ello somete
al Congress la resolution de intervenir a fin de allanar el
obstAculo, puesto A la election del Gobernador, segdn la
forma establecida por la Constitucion Provincial, y el
Senado opin6 que tal intervention era necesaria y legi-
tima para conservar el sistema republican de gobierno,
en cuanto exige la renovacion peri6dica y segdn ciertas
formas de los altos funcionarios., Mas la Camara de Di-
putado ha desechado el proyecto del Senado con lo que
terminal la accion de la Nacion, en las ocurrencias de
Salta.
Quedan pues los hechos, ocurridos en Salta, cualquiera
que sea su carActer, librados A la accion de los altos pode-
res de Salta, y este es el caso de expresar distintamente
cuales son los deberes que el sistema representative nos
impone.
Supongo, (y estando bajo la jurisdiccion de uno de
los altos poderes nacionales el caso, asi lo declare) que el
hecho del Gobernador viola la Constitucion de Salta. Qu6
debe hacer el pueblo saltefio, 6 la parte del pueblo que tal
reputa aquel acto?
Obedecerlo y someterse A sus consecuencias.





OBRAS DE SARMIENTO


Por que el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio
de sus Representantes.
Si hay violacion de la Constitucion de parte del Goberna-
dor, la Legislatura es el linico poder para llamarlo A juicio
y castigarlo.
Si la Legislatura no lo hace, el pueblo, ni una part del
pueblo que no delibera ni gobierna puede remediarlo.
La Legislature por el-contrario, sin aprobar el hecho,
que parece condenar si se repitiese, ha prescindido de cali-
ficarlo, y teniendo por nula la election que produjo una
Convencion de Electores incapaz de Ilevar A cabo su man-
dato, por la falta de conciencia de sus deberes en sus
miembros 6 por otras causes menos justificables, la Legis-
latura digo, ha ordenado nuevas elecciones.
El deber de los ciudadanos que respetan la Constitucion
de Salta, es proceder A. nueva election, segun lo ha dis-
puesto la Legislatura, pues esta ley no pudo ser invalidada
sino por la intervention national, eft virtud del precepto
que hace que esta Constitucion (la national) y las leyes que
de ella emanan sean la ley supreme, no obstante lo que
en contrario dispongan constituciones y leyes provin-
ciales.
Los que en el hecho reprobado del Gobernador sostienen
las disposiciones constitucionales, deben igualmente en el
caso de no encontrar remedio en los diversos expedientes
legales que la misma Constitucion apunta, abstenerse de
violar la Constitution, declarAndola, ellos, y no la Legisla-
tura, violada, deliberando como pueblo, lo que al pueblo
es prohibido por otro conduct que sus representantes; y
acaso proponi6ndose algunos malos ciudadanos apelar
A la fuerza armada, invocando el nombre del pueblo, contra
la renuncia expresa que hicieron de tales derechos al
darse una Constitucion que reglamenta su uso.
Si son como se titulan el partido liberal, el partido de las
instituciones, ese ejemplo debe acreditar la sinceridad y
solidez de sus principios. Mas dafia & la libertad el empleo
de la fuerza insurrecta y las revueltas que nos deshonran
y debilitan, que errors y aun maldades de lbs depositarios
del poder en la estricta observancia de las instituciones;
por que la revuelta, la insurreccion por motives aparente-
mente justos, autoriza la revuelta por ambiciones disimula-





PRACTICE CONSTITUTIONAL


das bajo el manto del interns pdblico; y por que un gobierno
constitutional permanentemente, aunque refractario oca-
sionalmente, es mejor que la negacion de la Constitucion
misma, por la subversion de sus autoridades, su meca-
nismo y sus recursos, que Ileva A la anarquia y al despo-
tismo military.
LEstarian seguros los patriots liberales de Salta de que
subvertido el orden, no serian necesarias otras violaciones
de la Constitucion para constituir y sostener un nuevo
gobierno basado en la fuerza triunfante de los insurrectos
pero que no pueden imponer voluntariamente A los que
se creen haber estado en el terreno del derecho y la Cons-
titucion, al lado de la autoridad depuesta?
Por obtener un gobierno idealmente mas constitutional,
no se logra de ordinario sino un gobierno de hecho.
Creo al exponer estas consideraciones llenar el prop6sito
de usted al pedirmelas; pero aprovecho tambien la occasion,
de evitar que mis ideas manifestadas legal y autorizada-
mente en el Senado puedan servir de pretexto, A personas
bien intencionadas, .para aventurar actos A que no les da
derecho la Constitucion que los rige.
El pueblo no delibera sino por medio de sus Represen-
tantes y autoridades constituidas.
Que-sea esta la bandera que reuna en adelante A todos
los que se honran en llamarse liberals. Con ellos estara
siempre, no importa a que sacrificio de su propia opinion,
su servidor afmo. (1)


OBSERVACIONES A LA CONSTITUTION DE SAN JUAN (1877)

(PUBLICADA POR LA CONVENTION)

Declaracion.-Habiendo sido encarecidamente solicitado
A dar mi opinion sobre las disposiciones de esta Constitu-
cion, debi abstenerme del todo, 6 bien indicar todo lo que
se aparta de las bases del gobierno representative, d otras
innovaciones, pues el pasar por encima de algunas, habria
sido dejar career que las miraba como indiferentes.

(1) V6ase tomo XX de estas obras.-(N. del E.)





OBRAS DE SARMIENTO


El deseo de presentar un trabajo complete, el prop6sito
de fijar puntos que parecian dudosos,y en much parte las
ideas preconcebidas y las pretensiones de algunos Diputa-
dos en el Congreso, Ilevan a los que redactan proyectos de
constituciones A salir de las reglas y principios que rigen
las constituciones mismas, pues no es unacto arbitrario
organizer un sistema de gobierno representative, sino que
se han de consultar los antecedentes y relaciones reci-
bidas entire los diversos poderes que concurren al gobierno.
Los reparos, pues, hechos esta Constitucion, son en lo
que se apart y viola aquellos principios, y estorbarAn en la
practice el juego libre de los poderes.
Seria largo persuadir a quien no reconoce esta servidum-
bre y dependencia de los principios generals, que hay,
han habido razones profundas que han determinado las
combinaciones y la distribution de los poderes. Qub razon
dariamos en cada uno de los casos? La nuestra seria, por
que asi es; puesto que no hay razones que convendrian y pro-
barian en San Juan, que no han convenido, ni probado
nada en muchos siglos, en las varias naciones que han adop-
tado el sistema representative.
Nuestro argument contra las innovaciones introducidas
seria del mismo g6nero? No, porque mutilan, invierten,
el equilibrio de los poderes, ya dilatando el legislative, ya
restringiendo el ejecutivo; ya dando al judicial jurisdiction
extrafia a los fines de su institute. Sirvame de disculpa
esta declaracion.

PREAMBULO

((Nos los Representantes del pueblo, etc).
Es mas ajustado-(Nos el Pueblo, etc)).
Art. 6... d menos que sus escritos contengan injuries persona-
les 6 sean contraries d la moral d al orden ptiblico.
Seria largo entrar en detalles. Los delitos contra la se-
guridad pdblica, provocacion a la sedicion, complicidad en
los delitos que la constituyen, no estAn reputados hoy fuera
del derecho ordinario en el sistema de juicios. Lo preven-
go solamente.
Art. 12... desde entonces no podrd tampoco permanecer mas de
tres dias incommunicado de un modo absolute.





PRCTICA CONSTITUTIONAL


Con el sistema actual de actuaciones por escrito, no es
seguro que en este t6rmino est6 siempre el process en
estado de tomarse ia declaracion al reo, que es lo que
motiva hasta entonces la incomunicacion. Puede supri-
mirse esta garantia, que frustrara en muchos casos, los
fines de la justicia.
Art. 24.... Solidariamente responsables todos los que ordenen 6
ejecuten actors inconstitucionales de cualquier especie.
Declaracton expuesta a litigios.sin fin, y de dudoso excla-
recimiento; pues sucede muchas veces que el legislator
da leyes inconstitqcionales y las convenciones constitucio-
nes que pecan contra los principios. Un empleado no puede
sin desobediencia diaria 6 intencional, discutir las 6rdenes
regulars de sus jefes. Bastan las leyes para establecer y
castigar delitos. Una Constitucion no es un c6digo penal.
La interpretation es material de perplejidades, aun ante
los sabios.
Art. 29... Serd nUla today disposicion adoptada por una autori-
dad civil en presencia 6 d requisicion de una fuerza armada 6 reu-
nion sediciosa.
-Por toda autoridad, las CAimaras inclusive.
Seccion 2a-Art. o1... El sufragio es una function etc., edad
diez y siete aflos.
-El sufragio es una function, cuando se requieren cali-
dades y condiciones especiales para ejercerlo; pero cuando,
como en esta Constitucion, todo argentino varon por el
derecho de ciudadania goza de sufragio, es un derecho y
no una function, aunque contenga ligeras excepciones.
El derecho civil no reconoce la plenitud de los derechos,
sino A los 22 aflos de edad; y puede un dia la ley electoral
national, 6 de ciudadania, poner de acuerdo el derecho
politico con el civil, no anticipando de cuatro afios la edad
de tomar parte en la cosa pdblica. Puesto en la Constitu-
cion de San Juan, se hace invariable, y un derecho y no
una function.
El poner en la Constitucion el sufragio universal por de-
recho, hace impossible imponer mas tarde condiciones, ya
sea de saber leer, por ejemplo, de tener la edad legal, 6
ciertas condiciones de propiedad, contribution, etc.
En Buenos Aires se introdujo por corruptela la practice
de admitir en la Guardia Nacional A los menores de 17





OBRAS DE SAtMIENTO


aflos como aptos para llevar las armas; y como para ser
elector se require estar inscripto en la Guardia Nacional
los menores de 17 afios fueron ciudadanos, pasando asi &
la Constitucion. En ningun pals se admite semejante pre-
cocidad de la capacidad political, anticipAndose de cuatro
aflos A la capacidad civil.
Art. 40... Para la conservacion del orden en los comicios, la
autoridad de los que president las mesa, serd exclusive, debiendo
considerarse como un atentado contra la'libertad del sutragio la
intervention de una otra autoridad cualquiera.
-Excelente disposition, que debiera completarse con
esta frase: salvo cuando requerida para restablecer el orden
6 mantenerlo.
Es prudent no hacer concebir A los perturbadures, que
no hay medios de coercion armados y eficaces contra las
violencias que intentan.
Art.... 90 de cualquiera especie, sea cual fuese su origen.
Generalidades excesivas.
... que impidan 6 interrumpan una election.
Que impidan 6 interrumpan intencionalmente una elec-
cion, etc.
La intention constitute el delito. Si Iloviese A cAntaros,
i ocurriese invasion, encuentro, asalto, panico, peste y
otras causes, no hay delito.
Seccion 30 Art. 40... Falta de quorum, la minoria procederd
etc.
Los presents en lugar de minoria usada aquiimpropia-
mente.
... (y que la minoria existente se encuentre en mayoria
respect de los diputados habilesx.
' Todo este requisite de ndmero es vioioso. Los presents
en los dias de sala basta.
Art. 5o... Convocatoria variouss expedientes).
Al regularizar el Gobierno de los Estados Unidos, fundado
en el sistema representative ingles, se acord6 que el Con-
greso se reuniese cuatro meses al aflo sin convocacion,
pues el Parlamento requeria esta circunstancia de ser con-
vocado qor el Rey, para que sus actos fuesen validos.
A tal punto era indispensable este requisite, que Jaco-
bo II, al fugarse, arroj6 al TAmesis el sello real, para im-
pedir con ello la election de un nuevo Parlamento.





PRLACTICA CONSTITUTIONAL


En Nacion tan grande como los Estados Unidos, se dispuso
,que el Congreso pudiera, sin nueva convocacion, continuar
hasta terminar los asuntos pendientes.
Por la Constitucion Argentina, el Presidente convoca de
nuevo para esta continuacion, sefialando los asuntos. que
han de tratarse.
La nueva Constitucion de San Juan, adopta el sistema nor-
teamericano en cuanto A prolongarse sesenta dias, sin desig-
nar asuntos. Pero reserve como en Inglaterra, Estados
Unidos y Repdblica Argentina, al ejecutivo su derecho de
-convocar A sesiones extraordinarias a la Legislatura, A mas
de aquellos seis meses, en caso de grave urgencia.
En seguida, por una desviacion sin ejemplo, autoriza A la
,Corte de Justicia A convocar A sesiones extraordinarias la
Lejislatura, para la consideration de leyes que pedirA, re-
lativas A lajusticia, no obstante que el Poder Judicial no
tiene facultad para presentar proyectos, ni aun en las
sesiones regulars.
.Todavia provee que a pedido de siete, entire Senadores y
Diputados, el Presidente del Senado, que es el Vice Gober-
nador, pueda tambien convocar A sesiones extraordi-narias
y lo que no acaba de comprenderse, es un derecho de la
Lejislatura decidir si el asunto de las sesiones extraordi-
narias A que convoca el Gobernador, es oportuno 6 digno de
considerarse.
Resulta del conjunto de estas singulares disposiciones,
que la facultad de convocar es revocable en el Gobernador,
y solo obligatoria cuando los que convocan son la Lejis-
latura par sesenta dias, 6 las minorias de ambts Uamaras
-con el Vice-Gobernador y aun la Corte de Justicia.
,Preguntariase qu6 cdmulo de negocios se presiente y qu6
complicaciones en aquella diminuta administration, .para
tantos poderes autorizados A reunir la Legislatura?
La habilitacion de las minorias A convocar A sesiones; el
ignorado derecho de fiscalizar y anular la convocacion he-
cha por el Gobernador y la introduction de los Jueces A
participar tambien de la facultad de presentar proyectos y
-convocar A la Legislatura, son innovaciones que no se pres-
tan A exAmen, y nos limitaremos A acousejar, que renun-
ciando A todos los derechos que se crean por esta Consti-
ToMo xxxnm.-4





OBRAS DE SARMIENTO


tucion, se atenga reformando este articulo, & lo mas sencillo
y regular, que es dejar en todos los casos al Gobernador
la convocacion, sin renovacion ni examen de la urgencia;
porque este examen previo, supone en la Legislatura un
sistema de tratar asuntos que no le han sido sometidos por
mocion apoyada. Si resultase despues de considerados los
asuntos 6 el asunto ainico que motive la convocacion des-
echado, se inferira que no era oportuna 6 necesaria.
j Qu6 se hace si una Camara hallase antes de tramitar el
asunto que es iniitil, y la otra que era en efecto necesaria la
convocacion ?
Art. 70.... <(y estos (los Ministros) estdn obligados d concurrir
y dar aquellos informes, etc. v
Esta redaccion es viciosa. La Constitucion Nacional de-
donde se ha tornado, adulterandola, dice seran llamados
para recibir, lo que excluye la obligacion de dar explicacio-
hes 6 informes. Si se usa la formula norteamericana al
pedirlos al Ejecutivo, si lo creyese compatible con el interns public,
quedaria resguardado como en todas las asambleas legisla-
tivas, el deber del Ejecutivo de no abandonar prematura-
mente a la publicidad actos que conviene reservar. La
Constitution de San Juan obliga al Poder Ejecutivo en
todos loscasos, en lo que se separa de todos los principios.
recibidos, y amengua las facultades del Poder Ejecutivo y
extiende las de las Cimaras. Si persisten en career, como
el vulgo, que los Ministros estdn obligados, conserven la pa-
labra recibir, como esta en la Constitucion Nacional, sin adul-
terarla, porque no tienen autoridad bastante para introdu-
cir innovaciones en la contextura de la ley fundamental, 6
en las relaciones de los poderes pdblicos. Recibir esta
intencionalmente dicho, por dar que debiera ser, a fin de
dejar salvados ciertos deberes del Ejecutivo, pero creyendo
el interpelante que el Ministro no es el Poder Ejecutivo, 6-
que este le esta subordinado, le indignan de que no le con-
testen a cuanto su interns por la cosa pdblica, el de sus
partidarios 6 el de su propia malicia le sugiere.-
Art. 11.
La iltima frase es ociosa y atentatoria. Si el miem-
bro ha sido sorprendido infraganti, no goza de inmunidad,
y por tanto la justicia sigue su curso, como con per sona
liana. Si da cuenta a la Camara, es para que sepa





PRICTICA CONSTITUTIONAL


por qu6 causa no asiste A sus sesiones uno de sus miem-
bros.
- No-habiendo fuero infraganti, la Camara nada tiene que
resolver, si no fuera violar la Constitucion, sustrayendo al
reo A la justicia ordinaria.
Art. 12.
La CAmara no conoce del sumario, no allana el fuero,
puesto que en caso infraganti no hay fuero ni tiene que re-
solver.-Todo el articulo debe borrarse.
Art. 13.
La CAmara no escuda A uno de sus miembros contra
la accion de la justicia que es igual para todos,-ni juz-
ga en juicio piblico, la causa, pues le falta acusador, audien-
cia, pruebas, testigos, etc. *
El objeto de mandarle la causa, es para que sepa por
qu6 esta preso un miembro, y yea como en el caso de
habeas corpus, que esta conforme A las reglas de procedi-
mientos.
La CAmara no suspended de sus funciones al acusado,
pues puede ser declarado inocente, cuando sea el process
sentenciado. Antes de la sentencia la CAmara no puede
declarar nada, y el requisite de dos tercios de votos para
allanar el fuero, supone que la Legislatura 6 el orden 6 in-
ter6s pdblico estan interesados en que un representante
no sea juzgado y castigado por sus crimenes. Es preciso
borrar toda esta casuistica de la Constitucion, y borrar las
trazas del mal disimulado conato de conceder privilegios 6
inmunidades contra crimenes A los representantes. La teo-
ria del sistema representative, limit la inmunidad de
arrest, eundo, morando et redeundo de los parlamentarios, a
los casos en que el arrest proviene de ley civil 6 conmi-
natoria, deudor, etc.; pero no escuda contra delitos y cri-
menes, ni contra perturbaciones de orden pdblico. En
Provincia y ciudad tan pequefias, puede ser un grande tro-
piezo para la accion de la justicia, la existencia de cuarenta
personas inmunes y exentas de su jurisdiccion. Todo
el articulo 13 debe borrarse, por inconducente y arbi-
trario.
Art. 14.
A la palabra deliberaciones debiera sustituirse deci-
siones, 6 disposiciones, y a pluralidad 4de votos, la mayoria





OBRAS D1E SARMIHNTO


sobre el quorum 6 la mitad mas uno, si no conviniera me-
jor suprimirlo, por pertenecer al Reglamento de los de-
bates. Todas las palabras estan incorrectamente usa-
das.
Art. 15.
Mala y arbitraria redaccion. Los desacatos contra la
autoridad y 6rdenes de las Camaras, son definidos por la
CAmara ofendida, y sujetos a prison que no pase del t6r-
mino de sus sesiones.
La Camara no impone por desacato otra pena que arres-
to, que puede durar hasta el fin de la misma session. Los
Jueces ordinaries no pueden aceptar fianza de carcel segu-
ra en este caso. La CAmara no es Juez de crimenes ni delitos
sino de desacatos A su autoridad.
Art. 17.
Esta suprimido el derecho y el deber del Ejecutivo de
pedir que se reserve las comunicaciones que crea nece-
sario hacer con calidad de reservadas. Cuando este pe-
dido viene expresado en el sobre confidential, el Presidente
hace despejar de extrafios el recinto, para dar comunica-
cion del document.
Art. 18.
Prevision prefiada de intrigas y desquicio, por lo arbi-
trario, y obscure del motive, ( presion). Las minorias y a veces la mayoria ha de sentir
presion si no puede Ilevar a cabo sus planes. No es mate-
ria constitutional sino de ley; y aunque sea contra el espi-
ritu ( Ejecutivo, el Congreso de los Estados Unidos, dict6 la si-
guiente ley autorizando al Presidente (al Gobernador) en
ciertos casos, A alterar el lugar de tener sus sesiones el
Congress.
((Que cuando est6 por reunirse el Congreso, A causa de la
prevalencia de enfermedades contagiosas, 6 la existencia de otras cir-
cunstancias fuese peligroso, segun la opinion del Presidente, A
las vidas 6 & la salud de los miembros, reunirse en el
local acostumbrado, el Presidente queda autorizado para
designer por decreto, el lugar que juzgue como adecuado
para la reunion.))
La provision constitutional que da A la Legislatura el





PRACTICE CONSTITUTIONAL


to y anuencia del Ejecutivo) trasciende & la frase de Mira-
beau:-ve A decir A tu amo que aqui estamos reunidos, etc.,
la cancha de pelotas.-Debe suprimirse esta disposicion.
Art. 20. El servicio de los Senadores y Diputados podrd ser remu-
nerado por una dieta fijada por ley d favor de los conrurrentes d cada
session. La fijacion de esta dieta 6 su aumento por una ley posterior,
solo regird despues de dos afos de su sancion.
Sin entrar en la capacidad de las rentas de San Juan,
para retribuir A cuarenta legisladores, Ilamaremos la aten-
cion sobre la designacion de los retribuidos, que serAn los
concurrentes A cada session. La prActica universal es sefia-
lar una dieta annual A Senadores y Diputados.
No es facil saber si en este caso la Constitucion que ana-
lizamos entiende por session cada dia en que la Ca;mara fun-
ciona, 6 lo que en realidad significa, que es toda la tempora-
da del afho en que funcionala asamblea.
Es de suponer que el expediente de pagar A los
legisladores, tiende A estimularlos a asistir, y que sesiones
son las del aio entero, tomada por una session. Si fuese en
favor del que asista A la session diaria, habria recompensa
al trabajo, y castigo A la negligencia.
No ha probado bien en Buenos Aires la retribucion,
puesto que ahora como antes es regular por falta de nd-
mero la inasistencia; y en el caso de la Constitucion de San
Juan, en que tantos pueden convocar, quedaria por averi-
guar si surtiria efecto en las extraordinarias, pues ya estAn
pagados, 6 sino influiria en los motivos de prolongar, pro-
rrogar y provocar sesiones, el interns de ser retribuidos los
que concurran A las sesiones, que pueden set provo-
cadas:
1 Por la Constitucion. 2 Por las CAmaras, sesenta dias.
mas. 30 Por las minorias y el Vice Gobernador en sesiomn
extracrdinaria. 40 Por el Gobernador, aunque sujeto a
desaprobacion. 50 Por ia Corte de Justicia.
En material de remuneraciones de servicio legislativoz
deben ser muy parcos, por los peligros de convertir en afan,
de lucro la noble ambicion de ser parte de la Legislatura.
Siempre que fuese gratuita seria mejor. En varias Consti-
tuciones de Estados en la Union Americana, se fijan remu-
neraciones infimas por asistencia, de tres y cuatro pesos,







y esos Estados constituyen naciones doscientas veces mas
ricas, pobladas y poderosas que San Juan.
Art. 25.... ((1o tener 22 afios de edad; etc.))
,Qu6 interns de utilidad pdblica 6 que circunstancia
especial 6 San Juan, hace liamar a legislar a los j6venes
de 22 afios? jPorqu6 no 25, como en todos los otros
pueblos?
Art. 26.... ((y sobre reclutamiento de tropas, etc.))
Omitir esta fuhcion que no le compete.
Art. 27.
Vuelve 6 reproducirse el acto de allanamiento de la
esencia del arrest, con dos tercios de votos, protegiendo
asi 6 propendiendo h la impunidad de los delitos comunes.
Debe borrarse todo este capitulo. Los funcionarios sujetos
a juicio politico ante el Senado, no tienen fuero, como los
Diputadostampocoen caso de delitos comunes. La variante
que la Constitucion Nacional hace de esencion de arrest
parA Senadores y Diputados, except en el caso de crime
infraganti, haria por lo menos que el Juez, en caso de delito
comun,pida con el expediente A la Chmara que pertenece,
allanamiento de la esencion de arrest; pero la action de
la CAmara se limita a ver si hay la requisita semi-plena
prueba, para proceder; y no se necesitan dos tercios de votos
para resolver question tan sencilla. De otro modo una
Cimara, seria asilo de delincuentes, 6 una corporation
privilegiada para escusar A sus miembros de las conse-
secuencias de sus delitos.
Art. 28. Los titulos de Coronel, Capitan, etc., de Guardia
Nacional, no son grades militares, sino simples comisiones
revocables. De lo contrario el Ejecutivo y el Legislativo
serian Poderes que duran solo dos afios y el mando de la
Guardia Nacional seria permanent y vitalicio. La Legis-
latura nada tiene que ver en el mando de la Guardia Nacio-
nal, de que provee el Gobierno dando el titulo y el mando
A la vez.
DEL SENADO

Es question de prudencia juzgar si hay en San Juan tal
nilmero de personas competentes para ejercer funciones
legislativas, A mas de las judiciales, administrativas, etc.,
que provea A los cuarenta Senadores y Diputados requeri-


OBRAS DIC SARMIFNTO





PRACTICE CONSTITUTIONAL


Jes, sin caer en el inconvenient de confiar este poder a
,personas poco preparadas; mal gravisimo y de much tras-
cendencia. Sin eso, es en todas parties el problema de mas
dificil resolution crear un Senado que por su composicion
misma llene los objetos de su institute, A saber: traer al
examen de las leyes una opinion 6 modo de ver, sentir, dis-
tinto del de los de la otra CAmara.
En Inglaterra ejercen esta function los nobles seflores por
herencia. En los Estados Unidos se hizo que las Legislatu-
ras los nombraran; en Francia se han ensayado con poco
6xito various sistemas; pero en Provincia de 60.000 habitan-
tes, partir esta suma por 24 para dar Diputados y por 15
para dar Senadores, es hacer una Camara de Diputados
double, con el mismo espiritu, acaso de la misma edad sus
.miembros.
Debe meditarse sobre esta innovacion.
CAPITULO CUARTO. Atrb. 4a.
Puede interesar al Ejecutivo 6 a un partido, no alterar el
presupuesto en un afio, y por amaflos 6 intrigas evitarlo,
;puesto que puede servir para dos aflos. Esta disposicion
la aconseja sin duda el conocimiento de ra apatia de las Ca-
maras en despacharlo, pues eso ha sucedido muchos aflos
en Buenos Aires mismo; pero no debe establecerse ese prin-
cipio en una Constitucion.
Mas vale que el defecto est6 en los hombres y no en
la ley.
Atrb. 11.
Esta clausula debe suprimirse, porque es en su redaccion
y en su objeto atentatoria. ,Akutorizar la movilizacion de la
Guardia Nacional, 6 parte de ella, cuando la tranquilidad
pdblica esta amenazadax), implica la facultad de no autori-
zar la movilizacion, aunque la tranquilidad pdblica est6
amenazada, lo que es un absurdo. Si ha de autorizarla
siempre que la autoridad est6 amenazada, es un poder
automatic como el del Escribano. Parte*de la Guardia
Nacional es una partida que sale a someter mal6volos, cua-
treros, 6 algun desorden en los Departamentos y no require
autorizacion de la Legislatura.
Pero desaprobar que el Gobierno la haya movilizado en
receso, cuando la tranquilidad pdblica estuvo amenazada,





OBRAS DE SARMIENTO


supone que aprobaria que no la hubiese movilizado, 6 que-
hay amenazas A la tranquilidad que no desagradarian A la
Legislature.
Todo esto no tiene sentido. La Guardia Nacional puede
ser y es el posse commitatus, que en caso de desorden,
resistencia a las leyes 6 sus funcionarios por fuerza de
ndmero 6 arma, 6 emergencies imprevistas tiene el Juez
de Paz, y con mayor razon el Gobernodor para mantener
la tranquilidad.
Aun habiendo declarado la Contitucion de los Estados
Unidos que el Congreso proveia a la organization y movi-
lizacion de la Guardia Nacional, apenas trascurrieron cua-
tro afios, cuando el Congreso declare una vez por todas que
el President dispondria de la Guardia Nacional para repe-
ler invasiones extranjeras, contener a los indios, hacer
cumplir las leyes cuando fuesen resistidas y aun interve-
nir en los Estados, sin cousultar al Congreso, pues es en
efecto atribucion del Ejecutivq disponer de la fuerza.
En Provincia tan pequefia y tan amenazada de bando-
leros de afuera, este poder debe ser rdpido y eticaz.
Atrib. 15. Establecer un Banco de Estado, con facultad de emi-
tir billetes, con perm(so del Congreso.
La triste experiencia de estas instituciones, aconsejaria-
por el contrario prohibirle a la Legislatura hacerlo. Es.
pura imitativa.
Una Constitucion de Provincia, si tuvieran prevision, de-
biera prohibit a la Legislatura celebrar emprdstitos. Varias;
lo prohiben en los Estados Unidos.
Atrib. 20. (Cesion de territorio).
Mal usada la frase <(parte del territorio para ese fin; pero-
Ja unanimidad requerida, a mas de impossible, es crear em-
barazos a toda transaction. Si en Mendoza, San Luis, Rio-
ja, ponen la misma clausula, para enderezar limits, no se
conseguira jamas entenderse.
B6rrese toda esta dltima restriccion y quedara bien lo
anterior.
Atrib. 21.
Esta antigualla ridicule de conceder licencia al Gober-
nador para salir de la Capital, debe desaparecer. Es Zon-
da, Angaco, Caucete la Capital? Hasta a JAchal le estara
prohibido ir y tendra la ciudad por carcel. Un Gobernador





PRACTICE CONSTITUTIONAL


de Provincia, necesita para hacer el bien, visitar trabajos,-
corregir abusos, estar donde ocurren. Esta prohibicion es.
una muleta sin aplicacion, ni en Francia, ni en Inglaterra,.
ni Estados Unidos. Dejense de repetir frases sin sentido.
Atrib. 22.
Siendo los casos de impedimento del Gobernador para
continuar en su empleo espuestos por 61 mismo, 6 evi-
dentes, los dos tercios de votos son excesivos para deci-
dirlos.
Final de las atribuciones de la Legislatura

Esta suprimido en esta Constitucion el estado de sitio, en-
caso de invasion exterior 6 sedicion.
Sobre lo primero, el tel6grafo (que es cortado siempre),-
permite acudir al Poder Ejecutivo Nacional; pero en el
segundo caso es necesario, intervention, lo que para insu-
rrecciones y alzamientos de partidos, es procedimiento ine--
ficaz, pues ya el Congreso se muestra inclinado A no con-
cederlas.
Los conspiradores tendran en cuenta todas estas trabas-
dilatorias.
Jordan para dar muerlte al Gerieral Urquiza, cont6 con-
que no pidiendo intervention, que 61 estorbaria, quedaba
lejitimado el acto.
Saa, sublevAndose contra los colegas que el Gobierno-
Nacional le di6 para intervenir en San Juan, Generales-
Paunero, Conesa y Secretario La Fuente, cont6 con que no
habia tiempo de recibir 6rdenes, antes de los tres dias
necesarios para invadir a San Juan. La Rinconadal Un
dia pagan los pueblos estas previsiones de la indisci-
plina. *
El Gobernador no dispone de la Policia que esta A cargo-
de la Municipalidad, no dispone de la Guardia Nacional
aun cuando el orden est6 amenazado, sin un debate pre--
vio en la Legislatura, donde han de estar representados en
minoria 6 en mayoria los que gustarian de que el orden sea
perturbado; y en receso, no puede mantener la tranquilidad&
pdblica, sin temor de ser desaprobado despues, por las mis-
mas causes y motives.
El primer perillan (individuo) puede entablar acusacion
6 incitacion ante la Camara, contra las autoridades &6





OBRAS DE SAKMIENTO


inventar cargos, calumnias, sin responsabilidad si los car-
gos son falsos, y aun si6ndolo seran siempre material de
desprestigio de las autoridades.
Pueden ser condenadas por simple mayoria del Senado,
lo que entrega A las autoridades a merced de una mayoria
-accidental, y todos los t6rminos de remocion que la Cons-
titucion establece, quedan a merced de nueve Senadores
que habiendo sido nombrados en administraciones anterio-
res y posiblemente por el partido adverse al que gobierna,
estarAn inclinados A oir con favor todo cargo.
Asi el objeto del Senado que es moderar la accion
de la Camara de Diputados, del Ejecutivo 6 de la opinion
dominant, lo convierte la Constitucion en un germen de
trastornos.
La Justicia en los crimenes comunes de Representantes,
-est. coartada, por la pr6via declaracion del cuerpo de si
hay crime 6 n6, y el reo garantido con dos tercios de votos
necesarios para dejar que la Justicia obre.
Un hecho ocurrido en el Senado Argentino, prob6 el peli-
-gro de esta disposicion. No s61o los dos tercios, sino todo
el Senado, no hizo lugar al Ilamamiento del fuero de un
Senador en causa criminal, no obstante que la pedia el
Juez Federal de su propio motu, y ifabian aconsejado el pro-
-cedimiento, el Fiscal de Seccion y Procurador General de
la Nacion; los doctors Velez, Tejedor, Gorostiaga, Varela,
Avellaneda y Dominguez, consultados en consejo de Minis-
tros por el Presidente. El acusado declar6 que conspiraba,
pero no en el caso acusado; y bast6 que sus sostenedores
tocasen ciertas susceptibilidades de la Camara, para que
el cuerpo se creyese interesado, y el acusado qued6 im-
pune, siguiendo despues su carrera de derrocar las autori-
-dades de una Provincia.
Segun la Constitucion, hay en San Juan, ciarenta ciuda-
-danos, politiqueros, inmunes de arrest aun por sedicion y
el Gobierno esta desarmado contra todas las contigencias
de desorden y violencia que la misma Constitucion pre-
para y fomenta.
Art. 39. Aqui aparece otro sistema de Camaras. Tenia-
mos el sistema de dos Ckmaras; ahora las.dos se refunden
en una sola y obran como si fueran simple Camara de Dipu-
Ltados presidida por el Vice-Gobernadbr. Lo peor es que





PRACTICE CONSTITUTIONAL 59

procede en violation del sistema de discussion de dos Ca-
maras, y compeliendo a la una a deshacer su anterior reso-
lucion. Esto es contra toda regla y decoro. En Buenos
Aires se intent algo parecido, y se abandon, apenas la
experiencia mostr6 sus vicios insanables.
Art. 40. Campea en este proyecto de Constitucion una ten-
dencia decidida a reducir al Poder Ejecutivo A un accident
subalterno en ol gobierno del pais, poniendo sin reparo, y
diriamos con audacia, la mano en la fabrica y sistema
representative. Si hechas las observaciones por el Ejecutivo
contra las disposiciones de un proyecto de ley, no hubiese
mayoria de dos tercios para insistir en ellas las Camaras,
queda definitivamente desechado el proyecto, y no simple-
mente aplazado.
Art. 42. Vetado por el Poder Ejecutivo un proyecto de ley que en
,las sesiones anteriores hubiese sido vetado por dos veces, serd conver-
tido en ley por la insistencia de la simple mayoria de las Cdmaras.
Este Articulo contiene una monstruosidad. De tanta
importancia ha sido considerada en todas las legislaciones
la facultad del Ejecutivo de contener la oportunidad de las
leyes, potestad tribunicia entire los romanos, veto en Ingla-
terra, reconsideracion en Estados Unidos, que se hado
garantia de dos tercios de votos requeridos, A fin de que
solo ante una conviction profunda insist el Congreso.
Aqui se quita esatraba A la tercera tentative, no obstante
*que dos veces la idea no ha podido reunir dos tercios do vo-
-tos. Si tan buena es, porqu6 en dos periods legislativos
;no ha podido ganar terreno en el Animo de los congregados
,mismos? iQue interns tiene el pais en'que prevalezca una
,simple mayoria que no alcanza A dos tercios, contra las
objeciones del Ejecutivo? Tal violacion de los principios
entire tantas otras que hemos hecho A un lado, colocarian
A San Juan en un predicament singular.
Este expediente absurdo es sugerido por los despecha-
dos de ver que dos Presidentes vetaron la ley de Capital
'promovida diez aflos por dos santafecinos que querian
-Capital en casa.
Art. 20. Inciso 30. <(Cinco alos de residencia, etc.)
Una antigua ley de Buenos Aires, provey6 que para ser
Gobernador de la Provincia, debia ser nacido en ella. Di-
*cese que el prop6sito era estorbar que San Martin fuese





OBRAS Di SARMIENTO


electo Gobernador, porque era General. Andando el
tiempo, tuvieron por Gobernador vitalicio A don Juan
Manuel Rosas, que era oriundo de la Provincia.
Parece de poca monta eso de los cinco afios de domicilio,
sin duda para que conozca mejor la material gobernable.
Es el medio seguro para cerrar la puerta a todo hombre
important de a fuera que podria ser Ilamado por el pueblo
a corregir los errors de aldea, los abusos locales, la general
impericia, 6 el rencor de los partidos.
Los empleados nacionales en el extranjero estAh domicilia-
dos en su Provincia.
Art. 60. Despues de proveer cuatro gobernadores en
sucesion, si aun falta un aflo, se proven por nueva elec-
cion otros cuatro para lo que falta de un period. No vale
la pena de tanta molestia el caso. No hay ni debe haber
elecciones intercalares. Lo provisto basta para toda el pe-
riodo y aun sobra. Debe huirse de repetir elecciones, en
todo caso.
CAPiTULO SEGUNDO

Todo este capitulo, que es una innovacion que se intro-
duce imitando a otras Provincias, merece considerarse con
much cuidado.
Debe tenerse present que el voto indirecto introducido
por la Constitucion norte-americana, para la election de
President, creyendo asegurar mayor acierto y reconcentra-
cion a la election popular, ha dejado burladas las espe-
ranzas, resultando que el pueblo en realidad no elige,
sino que los partidos, y a nombre de ellos los politiqueros 6
politicastros, nombran de antemano el candidate porque han
de votar forzosamente, de donde proviene la corruption
electoral y la influencia que ejercen esos mismos politicas-
tros sobre la administration que ellos han creado, repu-
tando los empleos botin que les pertenece y el Presidente
su hechura.
Cuando este sistema se ha adoptado en Salta result
que con solo no cobrar al Gobernador la multa fuerte de
200 pesos impuesta a los electores no concurrentes fu6
echado abajo el sistema, recayendo a tuertas 6 k derechas
en la Legislatura el derecho de convocar a nuevas eleccio-
nes, con lo que qued6 frustrado el sistema que tenia por





PRJCTICA CONSTITUTIONAL


.objeto apartar de las elecciones al Ejecutivo y la Legis-
tura, haci6ndose en realidad en el sentido que ellos se
proponian.
La Constitucion de San Juan, sube la multa de 500 pesos;
pero no establece quien la ha de hacer efectiva, ni tiene la
Convencion poder para hacerlo; y como es muy fuerte y las
razones de no cumplir con el mandate de no reunirse en
Convencion, son de partido, y se sabe de antemano cual es
el candidate que mayor ndmero de votos reune, los que se
reconocen en minoria, resistiran conceder y autorizar que
lo estin; la Convencion no se reunira, y sera el foco de in-
trigas, tergiversaciones y embrollas sin fin.
Mejor es- el sigtema norte-americano y nuestro national,
de que manden sus votos cerrados a la Legislatura, abri6n-
dolos el Presidente del Senado, etc., con lo que se evita la
anomalia de crear en la Convencion, un cuerpo legisla-
tivo ad hoc.
- Seria de preguntar que males positives trae el antiguo
m6todo de doblar la Legislatura, para hacer la election de
nuevo Gobernador, si no prevaleciese la idea de que el Go-
bierno y Legislatura existentes, son malos de derecho y
sospechosos, y que el nuevo que haya de nombrarse, ha
de ser precisamente opuesto en ideas, partido y principios;
pues aquello de que el Gobierno tiene el derecho de prescri-
bir A sus empleados la mayor prescindencia, etc., parte de
esta idea preconcebida.
La verdad es que si la Constitucion no garantiese el sis-
tema republican representative A las Provincias, tan limi-
tado es el personal habil con que cuentan para sus diversas
funciones, tan poca la versacion en ese sistema, y tan escasa
la conciencia political, que acabarian como la Banda Orien-
tal, en abolir todas las formas, a fin de obtener el codiciado
bien de vivir en paz. Cuarenta legisladores y cuarenta con-
vencionales cada tres aflos, fuera del servicio da la Adminis-
tracion, Juzgados, etc., require muchos hombres id6neos,
que no siempre abundan.
Art. 24. Los Ministros son solo la expression del Gobierno
y al presentar sus memories, lo hacen al Gobernador como
cosa propia del Gobernador, y pasan a la Legislatura, en
apoyo del mensaje que el Gobernador dirige.
Art. 25. ClAusula que autoriza al Ministro A obrar sin





62 OBRAS DR SARMIENTO

consentimiento y aun contra la voluntad expresa del Gober-
nador. Suprimase.
Art. 26.. .con su colega, y en todos los demas casos en
que por el articulo anteriar, puede tomar resoluciones por
si solo.))
Con el Gobernador. Lo demas es indtil.
Art. 28. Inciso 50. ((Concede grades militares hasta Coro-
nel inclusive, con las restricciones i mpuestas por el articulo 28 de
la seccion 3. .))
Concede comisiones de grades, etc. Boe'rar las restric-
ciones.
Incisb 7.
La Camara de Diputados no puede ser convocada sin el
Senado, aunque este lo sea para concurrir al nombramiento
de empleos.
El derecho del Poder Legislativo a apreciar y decidir
sobre la necesidad de la convocacion, es un derecho que
solo la Constitucion de San Juan crea, y que echa por tierra
todo sistema de gobierno. Es de tradition del sistema
representative, y de prActica, como que es el administrator
y por tanto el que siente sus necesidades urjentes, que el
Ejecditivo convoque A las CAmaras a sesiones extraordi-
narias.
En los Estados Unidos, sin violar este principio, se per-
mite que el Congreso continue sus sesiones ordinarias,
hasta concluir los asuntos pendientes.
En estos dos iultimos aros en el Congreso Ai'gentino, pro-
veyendo desde ab initio el Ejecutivo con,una session extraor-
dinaria al solo objeto de terminal los asuntos pendientes,
entire los cuales suele estar el presupuesto, apareci6 con
el deseo de irse los Diputados sin despachar, el expediente
de aplazar los asuntos de la pr6rroga; y se obr6 en conse-
cueocia en favor de este subterfugio; pero a nadie le ocurri6
proclamar uti derecho de dejar frustrada la media, dere-
cho que ahora se proclama en San Juan, para Legislatura
de pueblo tan pequefio y de Provincia federal que no tiene
necesariamente asuntos que lo ocupen cuatro meses, que
es el t6rmino de las sesiones ordinarias para naciones de
cuarenta millones, con relaciones exteriores, tratados, alian-
zas, guerra, marina y legislation general., Ya se daba esta
Legislature sesenta dias mas, bien entendido que no esta





PRACTICE CONSTITUTIONAL


obligada por el afio despachar el presupuesto siquiera, y
ahora somete a juicio previo y negative la facultad de con-
vocar dejada por pudor en la forma al Poder Ejecutivo
aunque no crea tener derecho de apreciar y decidir sobre los
fundamentos que haya tenido la Corte de Justicia 6 la mi-
noria intima y puede ser que un jefe de las mismas CMma-
ras para convocar la Legislatura por medio del Presidente
del Senado.
No hay tal derecho de previo examen, es decir, rechazar
los proyectos del Ejecutivo antes de segunda lectura y por
otros motives que los que aparezcan en la discussion.
. Onando hay un derecho de convocar hay una obligacion.
de asistir y de obrar; ouando la Constitucion provee a una
session extraordinaria para remediar necesidades urgentes,
esto viene de siglos y es esencial A la conservation del
Estado, no se ha de opener una disposicion reglamentaria,
que es la de aplazamiento, pues aun las leyes mismas.
entienden y expresan suspendido 6 derogado todo lo que .
su ejecucion obste en leyes anteriores. El Reglamento no
se opone ni es freno A la Constitucion, sino el medio de eje-
cutarla. Asi se consider en sesiones extraordinarias,
suspense el articulo del Reglamento que permit en casos
ordinaries el aplazamiento, como por dos tercios de votos de
la C(Imara misma se suspended, cuando sobre mocion de'
urgencia, se resuelva considerar sobre tablas un asunto, su-
primiendo las tres lectures en tres dias digtintos, que es
requisite esencial de la discussion y sancion de la ley, y por
tanto el aplazamiento.
B6rrese esa proclamacion de derechos demag6gicos que
no existen.
Inciso 9o... y tiene el derecho de ordenar, etc.
Derecho que no tiene el Gobernador, pues no tiene em-
pleados suyos, sino que ciudadanos argentinos con derecho
A elegir, son empleados de la Provincia de San Juan.
Estas pequefieces no son material de Constitucion, ni
aun de leyes, pues no se refieren a todos los habitantes se-
gun el principio de que las leyes son todos igualmente.
Inciso 11. Hace cumplir las leyes nacionales etc.
Suprimirlo, porque noes por la Constitucion esta que tiene
tales deberes, ni puede restringirlos.
Inciso 13. En todo tiempo dispone de la Guardia Nacio-





OBRAS DE SARMIENTO


-mal, & pedido del Gobierno Nacional 6 para el caso previsto
de asegurar la tranquilidad pdblica, sin aprobacion de la
Legislature, que no puede poner en votacion, si se ha de
-conservar 6 no la tranquilidad pdblica.
Art. 29. Todo 61 es redundante y repeticion de las ante-
-Tiores y generals disposiciones. Algunas son triviales
en demasia.
Seccion 5a Art. 20 :signados en esta Constitucion, etc.
Con sujecion a lo provisto por la Constitucion Nacional.
Esta es function de la Legislatura y no del Poder Judicial
-que no hace tratados.
Art. 30 Aqui la Constitucion ha tenido el buen sentido de-
no exijir cinco aflos de residencia al que ha de ser Juez
torque ha previsto sin duda que no debe privarse del
concurso de los buenos abogados de otras provincias 6 de
la suya propia ausentes.
Art. 90 Los Jueces de Paz no son considerados ni exclusi-
vamente ni siquiera formando part del Poder Judicial,
-aunque resuelvan sobre demands de menor cuantia. Su
nombre es Juez de la paz pdblica (6 del Rey) y su objeto es
mantener en tranquilidad el vecindario, con poder para
'convocar fuerza de vecinos para someter a los que resistan
A las leyes, y penar y desterrar por dias a los vecinos que
por querellas personales traen alborotada la poblacion.
Hablase aqui de las atribuciones de su origen. No es nece-
sario que sean electivos; pueden ser agents de la Admi-
nistracion y conviene que recaiga el nombramiento en
persona afincada en el lugar, respetada, influyente y capaz
de conciliar los animos y dirimir prActicamente y con bon-
dad las cuestiones que se susciten.
No estaba este funcionario en la antigua organization
.colonial; so adopt de Inglaterra y de su nombre de Juez de
Paz, de tranquilidad, viene que no sabemos en que categoria
,colocarlo ni qu6 funciones atribuirle.
Art. 11.... ((10 en las causes de competencia entire los
Poderes Pdblicosde la Provincia.
No tiene tal jurisdiction. La Constitucion provee de medio
para poner de acuerdo sin conflicts "a los otros dos poderes
pidblicos, por el veto, la acusacion, etc., etc.
Seccion 60. Art. 30 Este articulo debe suprimirse. Un Juan





PRACTICE CONSTITUTIONAL


de afuera no hace mociones, es decir no mueve al Consejo
legislative A proceder. La acusacion asi permitida, traerA, se
la atienda 6 no, la facultad individual de denigrar A los
altos funcionarios por escrito, terjiversar sus actos, 6 calum-
niarlos; y entonces seria precise que aun no haciendo lugar
A la incitacion alguien pueda justificar al denigra.do: 6 este,
Gobernador, Juez y Procurador, proceder contra 61. Cada
litigante vencido en juicio, sin contar con la sevicia de los
partidos, entablarA por venganza 6 por passion, la provoca-
cion A la acusacion. BastarA la petulancia de algdn Repre-
sentante para promover estas acusaciones, 6 prohijan la
que cada individuo le sugiera. Es la anarquia por accion
popular 6 individual. ,
Art. 16. No es material de Legislacion el 6rden de proce-
dimientos que el Senado adopted para el juicrf politico, por-
que en este caso obra como tribunal.
El Senado por si solo establece sus reglas y si preside el
President de la Corte de Justicia, sigue este la de los
Tribunales, en lo que no est6 determinado por aquellas y
sea punto de derecho.
Secciones 7a y 8a. Deben separarse de la Constitucion, que
concluye en las disposiciones anteriores. Ley del R6gimen
Municipal, etc. Ley de Educacion-fuera de la Constitu-
cion.

LEGISLATION PROVINCIAL

(El Nacional. Agosto 21.)

Con frecuencia se promueven en la Legislatura Provin-
cial cuestiones que i.nteresan A la Repdblica entera, y cuya
solution afecta aun A los poderes nacionales, tales como
leyes de imprenta, banco, papel moneda y empr6stitos.
Siendo la moneda corriente el medio de cambio en las tran-
sacciones comerciales, efectuAndose 6stas en Buenos Aires
y siendo la legislation -comercial la atribucion national,
como la policia de los puertos, las relaciones con los otros
paises, etc., las variaciones del papel moneda afectan pro-
fundamente al comercio, y por tanto las variaciones en la
legislation del Banco, 6 los empr6stitos que hace y alteran
Touo xxxrir.-5





OBHRAS DE SARIMIENTO


su crudito, distrayendo capitals de la circulacion, van A0
refluir sobre el comercio en general y sobre los valores de
las cosas, como se v6 por la depreciacion del papel, que ha
venido descendiendo mas abajo de su relacion legal con el
oro, y no da sefiales de reaction rApida, A fin de recuperar
su valor relative.
Sucede lo mismo con las eyes que tratan de regularizar el
uso de la prensa.
Los intereses nacionales, la administration national, los
partidos y los hombres piblicos, se agitan en una esfera casi
exclusivamente national, y por tanto la prensa, reviste en la
mayor parte el carActer de national, pues, son los asuntos
nacionales los que tienen el privilegio de apasionarla. Los
delitos en que haya de incurrir y que se trata. de reprimir
y castigar, han le ser la mayor parte provocados por cau-
sas 6 contra personajes 6 funcionarios nacionales. Muy
pocohay que temerde quese predique la revuelta 6 se acon-
sejen actos de violencia contra autoridades provinciales,
pues, son las nacionales las que provocan las critics y
las resistencias de los partidos.
La ley de imprenta es sin embargo provincial; y para
alcanzar al delincuente necesita entrar en la jurisdiccion de
lo national.
El proyecto tan elaborado de ley de imprenta, que habia
pasado en general, ha vuelto a Comision, en presencia de
un sistema de ideas que excluye toda legislation de im-
prenta, a saber: el sistema ingl6s y norteamericano que,
tratando lo impreso come lo manucristo, segdn la ley del
libelo difamatorio, y los delitos de imprenta 6 por medio de
la imprenta, como todos los delitos definidos por las leyes
ordinarias. no en razon de la forma de producirse, sino por
su calidad intrinseca, diremos asi, ahorra toda clasificacion
nueva y la creation de un tribunal especial cual es el
jurado de imlprenta.
Uno y otro sistema entrafian gravisimas cuestiones y
pueden ofrecer ventajas de jurisdiccjon que eviten la con-
fusion que hoy. existed. Como la Nacion no tiene leyes de
imprenta, pues, estas no entran en los C6digos que ella ha
confeccionado, los delitos cometidos contra ella, tales come
desobediencia A sus leyes, excitacion a la revuelta, desacato
A sus autoridades, corresponderan a su justicia, por cuanto





PRACTICE CONSTITUTIONAL


6 las autoridades nacionales esta cometida la ejecucion de
las leyes y la preservacion de su ejercicio.
Mas, hay delitos que han dejado de ser considerados
como delitos de imprenta, por las legislaciones modernas,
no haciendoles perder su carActer original la circunstan-
cia de producirse por medio de la prensa. jQud hacer, por
ejemplo, cuando la instigacion a ejecutar un delito ordina-
rio se produjere por la prensa, y el delito se cometiese en
efecto, por cuya causa fueren sometidos A juicio los delin-
cuentes? Habria un tribunal de jurados para el instigador,
y otro ordinario para los ejecutores?
Sin tomar cartas por ninguno de los dos sistemas en pug-
na de la Legislatura Provincial, no nos parece escusado
recorder qae estas cuestiones sobre ley de imprenta, han
sido profundamente debatidas en Francia, en las asambleas
en estos tiltimos aflos, que hay informes de comisiones espe-
ciales nombradas para codificar la legislation de la prensa;
pues que gran parte de las causes del pasado conflict entire
el President Mwriscal Mac-Mahon y la Asamblea, durante
los ministerios Dufaure .y Jules Simon, provenia de la
extension que queria darse de un lado al jurado, y del otro A
la clase de delitos de imprenta que debian considerarse de la
jurisdiction ordinaria de los tribunales.
Entre nosotros se complica mas esta question con la dis-
tincion, no s6lo de delitos, sino de jurisdiccion niacional y
provincial, y no estA demas sin duda que se afiadan nuevos
studios A los ya hechos, para completar la ley de imprenta.
Persona que ha prestado atencion especial A este asunto,
y esta al corriente de las doctrinas m'as acreditadas hoy
sobre la material, ha ofrecido favorecer al Nacional con apun-
tes sobre esta grave 6 interesante emergencia.

IDEAS QUE AVANZAN

LA PRENSA EN LA JURISDICTION COMUN

(El Nacional, Septlembre 5).
Por mas que los viejos habitos de desorden y anarquia
tengan en los hechos sus moments de triunfo;
Por mas que los escritores del viejo liberalism revolu-
cionario proclamen A nombre del pueblo, de los pueblos,





68 OBRAIS D)B SARMIENTO

principios que no son mas que la negacion de los principios,
sientese de todas parties venir la reaction de las buenas
ideas y de las verdaderas doctrinas de gobierno, ya sea que
se estudie el sentimiento ptblico, ya que se examine la
direction que toman las ideas de los escritores que revelan
studio, sin prop6sito de servir A los intereses de partido.
La parte de los diaries que sostienen ideas revoluciona-
rias, que son la negacion de las leyes y de los derechos de
la sociedad misma a que Ilaman pueblo, segun la ya desu-
sada formula, para constituirse ellos efectivamente en
6rganos del pueblo, sostiene, al fin de cuenta, nada mas
que un partido, y es agent y procurador, de un interns
politico; en tanto los que ponen en claro estas maniobras,
no son el partido 6 la influencia que gobierna, y las ideas
sanas que proclaman no estan por tanto sujetas al repro-
che de interesar a su bando, sostenerlas y hacerlas preva-
lecer
La propaganda revolucionaria no puede hacerse en favor
del Gobierno cuya autoridad destruyen, y la administration
actual tampoco aceptaria que La Tribuna, El Nacional, La
Reptblica y otros diaries, sean sus sostenedores.
Esta es la primera vez, sin duda, que las ideas que cons-
tituyen el principio de autoridad no estan en los 6rganos
del Gobierno, sino en el sentimiento deliberado de hacer
que salga cuanto antes el pais del reinado de la fraseologia
hueca, que forma todo el material de guerra de los que
propagan la alarma y mantienen la ofuscacion de las mas
sencillas nociones de orden social.
Inddcenos a hacer las observaciones que precedent, el
prop6sito de recomendar a la atencion de nuestra juventud
estudiosa la series de articulos que ha publicado El Nacional,
bajo el titulo de Estudios sobre el proyecto de ley de imprenta.
Sentimos no nos sea permitido dar el nombre del joven
jurisconsulto que ha querido prestar el contingent de sus
studios especiales, sobre este punto, desde que el proyecto
en discussion en la Camara provincial volvi6 a Comision,
para nuevo studio.
I Sabemos que este trabajo es extract de apuntes mas de-
tenidos y de mayor acopio de datos, pero basta lo publicado
para mostrar que el auto, y es lo que mas nos complace,
esta con el dia, si tal frase puede usarse, en cuanto al





PRACTICE CONSTITUTIONAL


cambio que ha venido produci6ndose en Europa, con res-
pecto A la reglamentacion de la prensa, A media que la
experiencia ha demostrado los errors de la legislation
especial de este instrument de edicion; pues solo se trata
en el fondo, de los efectos que produce la imprenta como
medio de emitir y publicar pensamientos, siendo los pensa-
mientos los que estAn sujetos A responsabilidad.
El uso de la imprenta, aplicada A las cubstiones political,
ha sorprendido A las naciones, en lo que va de este siglo,
sin que en su antigua legislation encontrasen nada pare-
cido en sus efectos y en su forma. La legislation romana,
por ejemplo, castiga al editor, al publicador de un hecho
que imputa crime, 6 es en si criminoso; pero en la imprenta
el editor es un empresario, un industrial, y el que escribi6
los concepts incriminados es otra persona muy distinta.
,Qu6 hacer en este caso?
Y aqui principian la discrepancia de las leyes y las viola-
ciones del derecho.
Primero, se invent un editor responsible, un maniqui, un
nombre propio puesto al frente de un diario, para ser el
paga-pecados de los redactores y autores.
Este reo de oficio es una ofensa A la digniilad humana,
aceptando la ley la deshonra voluntaria A que se somete
un inocente, sufriendo condenaciones por delitos que no ha
cometido. Es una degradacion del pensamiento, puesto
que del escrito mas elevado, de las ideas mas avanzadas,
result por ley ser un pobre hombre el ap6stol. Es vilipen..
dio de la justicia, puesto que ella ensefa el fraude que
autoriza. Es, en fin, la negacion de la conciencia humana,
pues somos responsables de nuestros actos. Sin esta res-
ponsabilidad, no hay religion, no hay alma, no hay moral,
no hay Dios.
Fu6, pues, precise abandonar el expediente burlesco del
editor responsible y buscar el verdadero editor. Entonces,
de esto hace muchosaanos, se requiri6, como debia ser, que
cada escritor en la prensa diaria, como en los libros, sus-
criba sus pensamientos 6 sus dichos.
Esto no quita al publicador verdadero, al editor de las
palabras, al empresario de publication, su part de res-
ponsabilidad como c6mplice, etc., y entonces fu6 necesario
imponerle multa, exigirle fianzas y d6mas. .Qi6n sosten-





OBRAS DI SAR.MIENTO


dri que el empresario de un diario politico, como negocio
de utilidad pecuniaria, no tiene interns de propagar todo
aquello que intere:,e al pdblico, sea licito 6 no, sin excluir
el eschndalo, la injuria, la provocacion a la sedicion?
,Qui6n puede negar que es del interns de toda la sociedaa
que no se especule sobre las malas pasiones de las muche-
dumbres, sobre la deshonra de los notables?
Los ingleses, que vieron introducida la prensa en la vida
pdblica, aun antes de haber sometido A regla su gobierno,
con la caida de los Estuardos y el triunfo de las libertades
inglesas, no necesitaron innovar su antiguo derecho, tra-
tando la palabra impresa como se trataba el libelo, en su
antigua forma.
En Francia, por el contrario, la prensa diaria entraba en
la escena como element revolucionario, y gozando del
favor pdblico en la lucha contra el antiguo gobLerno. Cre-
y6se iecesario garantirla, y se cre6 una manera especial
de juzgar los delitos, introduciendo para ella solo el
jurado, perocomo aquella Nacion ha pasado sesenta aflos
en destruir gobiernos, resultaba casi siempre que el jurado
era un element revolucionario, contra cuyo veredicto, la ley
era impotente, p ies, que ese veredicto era la expression de
la ley. El dicho de Lincoln expresa mas claramente que
todos los razonamientos, el vicio del jurado en achaques
de opinions political. ((Mas deseo tendr'i, decia, una parte
del jurado, siendo de un partido, de colgar AL la otra parte,
que de condenar al reo, si es de su bando.))
Cuando era raro que los hombres que no eran cldrigos,
clergy, supieasen leer y escribir, los criminals que poseian
estas raras adquisiciones fueron excentos, en Inglaterra, de
la pena de muerte.
Asi se principi6 con la imprenta. La primera ley de im-
prenta dada en la Republica Argentina establece'el jurado,
y dispone que si un tercio de votos estuviese por la abso-
lucion del reo, se tenga el voto de la minoria por sentencia.
Asi, pues, el prurito de legislar especialmente sobre la
prensa ha requerido siempre -violar los principios en que
estA basada la justicia misma.
Han transcurrido los afios, sin embargo, y despues de
los ensayos a veces ridiculous, hechos en Francia, Espafia y
entire nosotros mismos, para hallar un temperament que





PRACTICE CONSTITUTIONAL


*concilie lo impossible, cual es crear delitos privilegiados,
reos favorecidos por la ley misma, se ha concluido por
abandonar el prop6sito y tratar lo escrito, en letra de molde
y en hojas sueltas, con animo de producer hechos, como
todos los demas actos humans, y segun las leyes ordina-
rias que define el delito y el crime.
Es de notar que los grandes movimientos politicos que se
,han operado en Francia,. de dos arios A esta part, han te-
nido relacion con las cuestiones de imprenta, y la mayor 6
menor extension que se queria dar A la reform de la legis-
lacion, que proponia el Ministro Dufaure, sobre la clasifica-
cion de los delitos de que debia conocer eljurado especial,
tenia por base los informes recogidos de todos los procura-
dores de la Reptiblica, que denunciaban el hecho constant
de que el jurado juzgaba de la culpabilidad de ios escritos,
segun el espiritu reinante y el favor 6 disfavor de que el
gobierno gozaba en su seno.
Pasados los desastres de la Comuna se record que, para
prepararlos, los diaries rojos lanzaban A la circulacion es-
critos incendiaries, que todo Paris se disputaba, haci6ndose
dos ytres ediciones para satisfacer la demand. Tal es
siempre la complicidad del pdblico en las revoluciones que
se preparan.
En cuanto A la injuria personal, sibesecual es el castigo
que nuestras leyes de imprenta imponen, reducido a una
pequefia multa, en cambio de pasar por dos fustigaciones
la honra del injuriado. Los americanos del Norte, los
ingleses y franceses, tienen a ese respect prAoticas, pues
que en nuestras leyes solo existed el principio, mas repara-
doras. El ofendido se present ante el tribunal, recla-
mando, por dafios y perjuicios, una suma propot'cional f la si-
tuacion y rango de la persona ofendida, suma que a veces
secuentapor cientos de miles. Asi la calumnia se anda
con tiento, porque puede matar at calumniador, mientras
que entire' nosotros, pudiera hacerse lo que hacia aquel
romano,.que se hacia seguir de esclavos que contasen i
cada paseante abofeteado por 61, la ligera multa que la ley
designaba. Se calumnia por pura diversion.
Creemos, pues, que adoptando de las legislaciones euro-
peas, la enumeracion y clasificacion de los delitos que
pueaen cometerse por la prensa, y dejarido su juicio y cas-





OHRAS DI)I SARMININTI


tigo A la justicia ordinaria, habremos puesto t6rmino y re-
medio A un mal que no serA remediado ni por editor res--
posable ni por el jurado especial.


LA FUERZA, EN POLITICAL ELECTORAL

(EAl Naconal, Enero 2 de 1879).

Serian de poca consecuencia ciertos puntos consentidos 6.
negados, como material de hechos, si su aprobacion 6 des-
aprobacion no tuviere por objeto establecer que eran arbi-
trarios en su origen, A fin de que en adelante no se repitan.
Una constitution es una extructura de gobierno, segun
ciertos procederes-y combinaciones puramente humanss.
expuestas A imperfection, falseamiento en la prActica, etc.
Una constitution ofrece en ella misma remedies para
esos vicios de ejecucion, pero niega uno solo, que hace
cesar en efecto toda constitution de gobierno.
Tal es la prohibicion de peticionar es decir de pedir reme-
dio A un mal, A mano armada.
Tal es la renuncia que al constituirse hace un pueblo, de
gobernar y deliberar por otro medio que los Representan-
tes y autoridades ya constituidas.
Estaes la renuncia que al constituir una forma de go-
bierno, hace el pueblo del derecho de hacer revoluciones,
que interrumpei y destruyen las autoridades ya consti-
tuidas.
La razon es simplisima.
El gobierno esta constituido de tal manera, que nunca
sus autoridades cesan aunque se cambien funcionarios pe-
ri6dicamente.
Ejemplo,-la constitution argentina crea un Presidente
por seis afios, un Senado por nueve afios; una CAmara por
tres; jueces de la Corte Suprema y una de Seccion por toda
la vida.
Se renueva la CAmara por mitad, cada tres afois, el Se--
nado por tercias parties etc. Una revolution centra un
President, tendria, para ser consecuente con los mismos
principios de legitimidad que invoca, que respetar A los
jueces inamovibles, al Senado en sus dos tercias parties,





PRACTICA. CONSTITUTIONAL


cuyos titulos no estin sujetos A revisacion posterior; y 6
la mitad por lo menos de la CAmara, si Ia causa 6 el pre-
texto de la revolution fuese la defectuosa, 6 fraudulent,
viciosa 6 violent election de un iltimo Presidente, 6 de
una parte de la Camara renovada; pues, aun en esa reno-
vacion, hay que respetar los nombramientos intachables 6
no tachados.
La revolution viene, pues, A detener el juego de la Cons-
titucion, z cortar, coino corta un cuchillo, todos los hilos a
la vez, no obstante que unos son largos, y otros cortos. Si
no lo hace asi, los jueces inamovibles la condenaran; el
Senado en mayoria la condenarA, la mitad de la CAmara no
renovada, mas la no tachada de vicio de la renovada la de-
nunciarA; y la Constitucion periclitarA 6 sera una farsa,
si el pueblo peticiona bajo stf imperio, 6on las armas en la
mano.
Si el pueblo delibera que Ia Constitucion estA violada, por
otros medios y 6rganos que sus representantes, Senado 6
y CAmara en Congreso reunidos;
Si el pueblo elige autoridades en otra forma y en otros
tiempos,que aquellos que se prescribi6 61 mismo al cons-
tituirse;
Si el pueblo pretend acordar periods, sin cambiar la
ley que los tij6 etc.;
Si nada de esto puede hacer el pueblo, menos ha de
poder hacerlo el partido, aunque se llame nacionalista, y
excluya la posibilidad siquiera de haber otros partidos; aun-
que sus prohomnbres se reserve legitimar lo que no con-
sideran legitimo, con su asentimiento y aprobacion.
Toda la Aitihrica del Sur vive envuelta en los mas ver-
gonzosos des6rdenes, guerras, revueltas y motines, por la
falta de esa larga y lenta education political, que ha expe-
rimentado la Inglaterra 6 los Estados Unidos, hasta adquTrir
el habito de tener sus derechos contenidos en ciertos limi-
tes, uno de ellos, no interrumpir el juego de las institucio-
nes. no comenzar de nuevo a crear de todas piezas gobier-
nos, porque juegan mal.
Las doctrinas contrarias, y muy tradicionales entire nos-
otros, establecen la revolution por base del gobiernoy por
corrective de sus defects, en la prActica; y siendo federal
el sistema, la Constitucion consiste en armonizar catorce





OHBAS UD SARtMIINTO


derechos de hacer revoluciones provinciales, segun sus de-
fectos autondmicos, y una 6 mas revoluciones nacionales, si
jefes de bandos, y aun jefes de las fuerzas nacionales 6 pro-
vinciales insurreccionadas, asi lo proclatman 6 ejecutan.
Tiene este sistema, que confesamos ser el nuestro, el
inconvenient de costar much dinero, destruir much de
lo creado, y ahogar much riqueza y progress, sin mejorar
las nociones del derecho, pues siendo la revolution un
hecho irregular, vicia y desmiente aquellas nociones adqui-
ridas, necesita defender su existencia contra el derecho que
viol6, y lo que es mas, vencida, amnistiada, sus c6mplices
continuaran falseando toda doctrine, a finu de justificar su
atentado.
Nos parece que es lo que hoy sucede.
Se niega la legitimidad del Gobierno actual, antes de la
conciliacion, y despues-de la revolution, que dejan subsis-
tente en principio, aunque fuese sofocada como hecho.
Para probar que este Presidente es ilegitimo, es precise
falsear las nociones que el pueblo tenia de la legitimidad
del que le precedi6, inventando un crime y creando un
hecho que se llama political 6 gobernadores electores, y te-
nemos doce afios ya de viciosa 6 illegal prActica de la Cons-
titucion. Se remonta agua arriba, seis afios mas, y se da
con una batalla de guerra civil, que uni6 los Animnos (no
diremos que concili6) y este period es el anico que se
reputa legal.
Dejando A un lado lo que no tiene otra base que el modo
de ver de cada uno, partiremos de algo fundamental, para
responder A ciertos cargos.
Es sedicioso, es decir, es criminal, tomar el nombre del
pueblo para hacer peticiones armadas. Donde quiera, pues,
que hallemos peticiones con las armas, sustituiremos como
en el Algebra su equivalent sedicion; y A esta X, su valor
crime.
Lo mismo haremos cuando en las leyes nacionales en-
contremos la clasificacion de sedicion, que la haremos na-
cional, y le sustituimos su valor.
Las violencias cometidas en las elecciones son sedicion,
segun la ley de Justicia Federal, que establece las penas
del delito.
Si las elecciones de Diputados Nacionales, ejecutadas en





PRACTICE CONSTITUTIONAL


cada localidad, en virtud de una ley national, y juzgada la
legitimidad de dicha election por un Juez Nacional, que es la
Gdmara, no son nacionales, la ley de Justicia Federal es una
ley provincial y no national; lo que es absurdo.
Esa ley federal national declara sedicion los actos de violen-
cia perpetrados en cada localidad de la Repiiblica, en la
ejecucion de una ley national, para objetos nacionales, y esa
ley autoriza 'a los jueces do la mesa a requerir fuerza nacio-
nal, si la necesitaren para reprimir la violencia; y A los jpfes
de fuerza, naoionales, les ordena obedecer y les prescribe la
manera de proceder con los sediciosos, antes de hacer uso
de sus armas.
No creemos que la ley de Justicia federal haya declarado
sediciosas las elecciones locales, y ocupadose de prescribir
reglas A la milicia, posse commitatus, a los alguaciles, 6 A la
policia del lugar, para proceder en caso de violencia. Para
no'creer tal cosa, no nos basta naestro juicio y las deducio-
nes del derecho positive nuestro. Vamos a los antecedentes.
El gobierno ha sido instituido en los paises libdrrimos, como
en los desp6ticos, para mantener en orden la sociedad. En
Inglaterra, el Rey es el respousable de la tranquilidad de la
tiltima aldea de Escocia y de la India. Todos los Gobiernos
lo son, except uno, uno solo en la tierra, que es el de los
Estados Unidos;- que compare esa responsabilidad en cier-
tos casos con los Gobernadores de los Estados, que pueden
llamar al Nacional en su apoyo, cuando estin amenazados
de vioendia dombstica.
Pero sin eso, el Gobierno Federal 6 Nacionalbhace cumplir
las eyes nacionales, en todos los Estados, sin consultar a
sus Gobernadores. Bajo tal sistema, no permit que se
derrame sangre, La titulo de sedicion provincial. *
El Gobierno Nacional 6 Federal de los Estados Unidos, no
hace elecciones, no tiene ley Nacional de elecciones, pero
en las elecciones no permit que se haga violencia, que se
armen los ciudadanos; porque el Congreso es el Juez de
esas elecciones, aun que la ley sea provincial. Juzga en
virtud de esa ley, que hace Nacional para el caso; y reprime
la violencia que se quiera hacer a su ejecucion.
Sin citar los numerosos hechos que acreditan esta practice,
daremos el de Maryland, en que el Presidente Lincoln hizo,





OHRAS DI)C '4ARMIENTO


contra la voluntad expresada del Gobernador, vigilar, con
tropas nacionales, la ejecucion de la ley de eleccione's.
En 1865, se quiso por ley del Congreso, estorbar el abuso
que los militares nacionales podrian intentar hacer de la
fuerza national de su comando, en las elecciones. No se
olvide un moment, que el Gobierno Federal, no hace ni
preside elecciones, que nacionales 6 provinciales, son
locales.
La ley del Congreso de 1864, vigente, condena a los mili-
tares comandantes de fuerza que hiciei'en uso de ella en
las elecciones, A perdida de su gradp, sin rehabilitation
possible, y a mas A cinco aflos de presidio 6 cinco mjil pesos
fuertes, probado el delito, exceptuando solo, exceptuando..?
((A los encargados de guardar el orden en !as elecciones.)
que son locales, por leyes locales y el Congreso no excep-
tda en esos encargados A los policemen de cada Estado, A
quienes priva de sus grades, ni somete A cinco afios de
prison sino a los militares nacionales, uinicos que llevan
este nombre, pues los milicianos no lo son, ni los policiales
tampoco.
VYse, pues, que en las elecciones nacionales y locales, el
President, guardian de la tranquil-idad de la Nacion, puede
poner militares de la misma, A cuidar que no se haga vio-
lencia; y el Congreso, reconociendo ese derecho, ha dictado
penas several para los militares nacionales que hicieron
fuerzaf en las elecciones; menos, para los encargados de evi-
tarlo.
El Congress Argentino, por el mismo tiempo, dispuso que
los jueces de elecciones pudiesen pedir fuerzas a los jefes
nacionales, y a 6stos orden6 la manera de usarla.
Mas*arde, en el Senado Argentino, se trat6 de dictar una
ley para castigar los abuses de fuerzas militares nacionales
en las elecciones, proc6nsules y otras invenciones; pero el
prop6sito del proyecto era dejar las mesas electorales sin
guardia, y castigar A los que por orden legal estuviesen
encargados de evitar la violencia. (YVase la ley federal).
Los proc6nsules, por el contrario, las fuerzas de linea en
Mendoza y otros puntos, eran las que in petto, defenderian el
sacrosanto. derecho de hacer violencia. Un Ministro, y
creemos que con nota del Presidente, present en la Comi-
sion de negocios constitucional-s la ley impress. del Con-





PRACTICE CONSTITUTIONAL 77

greso de los Estados Unidos de 1864, aconsejando su adop-
cion; pero como tenia aquella maldita cliusula, al designer
el delito y la pena, excepto d los militares que estuvieredi encarga-
dos de guardar-el orden de las mesas ), se abandon todo proyecto
porque la mente era se premiara a todos los militares que
hagan violencia en las elecciones, except a los que estuvie-
ren encargados de guardar el orden en las elecciones.
Sobrevinieron despues ciertas elecciones ruidosas en
Buenos Aires, que se decian iban a ser sangrientas, y el
President anunci6 a los aficionados a derramar sangre en
las elecciones, publicando de nuevo la ley federal que auto-
riza a las mesas a requerir fuerzas nacionales, que no se
derramaria sangre; y puso cerca ( A cuadras) a disposition
de los presidents de las mesa, ciertas polainas, dando A
sus jefes instrucciones escritas, al tenor de la ley de justicia
federal dada por el Congreso, _sobre la manera de proceder a
estorbar que en lugar de boletas de papel, se usasen bolitas de
plomo, como lo hicieron en Balvanera, dinico lugar a que se
acercaron las polainas, a verqu6 bulla era esa. Encontraron
unos cuantos muertos! i Voil tout!
Ahora se pregunta, elevandose A regions espirituales, y
no tropezando con esos cad'averes, con qu6 derecho se pre-
sentaron tropas en elecciones locales?
LHay elecciones nacionales, hechas y presididas por el
Gobierno Nacional, en las nubes, porque donde quiera que
.sean han de ser locales ?
gPara qui6nes legisl6 la ley de Justicia Federal?

ESPIRITU Y PRACTICE DE LA CONSTITUCION ARGENTINA

TESIS DEL DOCTOR JULIAN BARRAQUERO

(EL Nacional, Dicdembre 10 de 1878)

Abriamos, A la ventura, un voluminoso y bien impreso
ejemplar de un verdadero libro, con el titulo que precede, y,
dude de ello quien quiera, en la pAgina 350 nos echamos
a la vista, una series de afirmaciones que principia por
esta:
(El estado de sitio, debe proscribirse de las constituciones
republicans.





OBRAS D9M SARMIENTO


((Las garantias individuals solo deben suspenderse en
los campos de batalla.
((El estado de sitio debe ser reemplazado por la ley
marcial. *
(Basta la declaracion de asamblea para sofocar rebeliones.
aEsta es la doctrine americana.
((Alli el Presidente 6 el Congreso, solo tienen facultad para
supender el habeas corpus 6 decretar el imperio de la ley
marcial.))
Hemos reducido A las formas mas concisas las proposicio-
nes del autor.
La forma de Tesis, de tan extenso trabajo, haria que, A juz-
gar err6neas las que preceden, se las disculpare, como
expression de los primeros arranques del espiritu juvenile.
Es caracteristico de la thesis, como g6nero de composicion,
la afirmacion dogmatica. Pudiera ser su asunto una para-
doja; pudiera el sofisma ser el mejor de sus arguments.
Basta que muestre la facultad de manejar el raciocinio, la
lucidez de la exposicion, las galas del estilo, para que la
tesis haya llenado cumplidamente su objeto, y la que tene-
mos A la vista reune aquellas y otras condiciones.
No la miramos, sin embargo, bajo ese aspect, encon-
trando por el contrario en estas afirmaciones elevadas A
principios, no ya el germen de ideas nuevas, sino el sedi-
mento de las antiguas, de que han participado muchos
pueblos.
Pudieran ser las del porvenir, si algun dia se Ilega A
encontrar resorts 6 mecanismos tales, que aseguren la
existencia de las sociedades. Hasta ahora la experiencia
no deja entrever que se aproxime ese tiempo.
Creemos, sin embargo, que 10o que sostiene el autor como
desenvolvimiento de su tesis, lo cree positive, porque las
ideas que expresa, son las de gran ndmero de hombres
maduros.
Explica y comenta, no nuestra Constitucion, sino nues-
tra manera de juzgar antes de que hubiera Constitu-
cion.
Una Constitucion es la estructura 6 construction de un
gobierno. Uno de los cuidados del constructor ha de ser
preservar su mecanismo de toda posibilidad de destruction.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


De que medios habra de valerse para conseguirlo. ,Lo in-
ventaremos nosotros?
Aqui principia un disentimiento, que divide todavia a
los legisladores 6 constructores de mecanismos constitu-
cionales. La razon, eLderecho, la absolute, dicen unos; y
parece incuestionable.
Sin embargo hace un siglo que se ensayan mecanismos
de gobierno, conforme A lo que se cree la razon; y han pere-
cido, mientras que hay dos gobiernos, el ingles y el alemian,
que no son demostrables por el raciocinio, y subsisten ha-
ciendo que el primero d6 el tono a las instituciones libres
de la tierra, y el otro, lugar a que el pensamiento human
se haya abierto libre carrera en todos los dominios de la
inteligencia, y ambos son los mas fuertes y victoriosos, en
presencia de los demas pueblos.
Estas excelencias hacen que no sean del todo desprecia-
bles, ni aun para republicans, ni aun para j6venes, aque-
llos mecanismos de gobierno, que no solo cuentan con la
razon pura, con el derecho intrinseco y la justicia absolute
para constituirse. Los ensayos de gobierno fundados en la
16gica, no han dado resultados tan seguros como aque-
llas mezclas de dierecho y tradition, de justicia y de
fuerza.
No ha much, decia un diario bien intencionado que el
secret en los gobiernos es incompatible con la democracia,
y esta asercion, que tiene el asentimiento comun, encierra
en si toda la question de que venimos ocupandonos. El
secret es simplemente no dejar conocer una verdad per-
judicial,antes de haber paradoalmal que puede causar. Una
vez, en la defense de Montevideo, se acab6 la p6lvora. A
dejar conocer la verdad, el enemigo hubiera entrado con el
arma al brazo. En la diplomacia, el secret es el alma de
las negociaciones; y el pueblo no puede saber su propia
situation, sin que la sepa el enemigo;y democracia, aristo-
cracia 6 monarquia, es precise vivir, y entire pueblos,
prevalecer. Mientras las otras naciones no sean unos santos,
bueno es no descubrir nuestros lados flacos, para no ser
engafiados, robados y escarnecidos.
Ei mismo argument puede hacerse, con respect A la
estructura 6 constitution de un gobierno. Debe acercarse
A la idea del derecho, hasta donde lo permit su preservation.





OBRAS DIC SARMIINTO


Los ciudadanos deben tener todos los derechos, menos
aquellos que hacen sucumbir a una nacion. La democracia
ateniense, muri6 en manos de Pericles y de Dem6stenes;
pero muri6, y es mejor no morir. La Inglaterra no ha
muerto que sepamos, ni muestra sintomas de decadencia,
con ser aristocrAtica, y aun monkrquica.
A esta piedra de toque iremos allegando una A una las
proposiciones de la Tesis.
((El estado de sitio debe ser proscripto de las constituciones
republicanss,
En tesis general, estamos de acuerdo; pero esperemos
que Lo hagan otras repdblicas.
En todas parties es mal recibido el estado de sitio; pero al
fin subsiste, y lo que es mas, salva.
La.palabra estado de sitio, por no ser sino una comparacion,
induce en error A los pueblos que no tienen historic, 6 que
se han rebelado contra la suya. El estado de sitio, el esta-
do de asamblea, la suspension del habeas corpus, son la
misma cosa, con palabras distintas. Cuando se declara en
asamblea al pueblo, cuando se proclama la ley marcial, se
cierran, 6 se entienden cerrados todos los tribunales de
justicia, y suspensas las autoridades civiles, no quedan otras
leyes que las duras leyes de la guerra. Desde que se con-
voca la milicia, quedan sujetos sus individuos al consejo de
guerra. El ciudadano se convierte en plaza, soldado, cosa.
(La ley marcial, la ha definido Webster, es la ley del cam-
pamento, y cuando se proclama la ley marcial, el pais en-
tero se vuelve campamento.i
El estado de sitio es una atenuacion de las leyes de la gue-
rra. Es la facultad preventive de impedir que se cometa el
delito que la ley marcial castigar' duramente. Se suspended
el derecho de saber por que es uno detenido 6 apartado de
su presunto prop6sito. Pero no puede el arrestado ser some-
tido A juicio.
Ahora, si el estado de sitio debe suprimirse en las consti-
tuciones republicans, no vemos por qu6 no en las monAr-
quicas; pues, si para sus gobiernos es preservative, no hay
razon que aconseje construir en la repdblica el gobierno,
de manera que al primer empujon se venga abajo. Sin em-
bargo, mientras las monarquias lo conserven, no conven-
dria desarmar A la repdblica de este medio. No desarma





PRkACTICA CONSTITUTIONAL


ia Repiiblica francesa hoy su ej6rcito de medio million de
soldados, por que la Alemania y las otras naciones no se
desarman.
Asi nosotros diremos, con el autor de la tesis, lo que Ber-
nardino de Saint Pierre, aconsejaba de la *guerra. El
estado de sitio debe suprimirse cuando se hayan suprimido
las invasiones y las revueltas.
No hubo estado de sitio en los Estados Unidos durante
setenta aflos de existencia, porque no hubo ni conato de
revueltas en tan largo lapso de tiempo. Hubo estado de
guerra y ley marcial, cuando hubo guerra.
Hubieron las (los cosas A un tiempo, cuando A mas de la
guerra que se hacian en la frontera del pais fiel(la linea del
Potomac), habian detras individuos que simpatizaban con
los rebeldes y amenazaban derrocar las autoridades; y
cuando estas son derrocadas y los rebeldes triunfantes, la
autoridad constituida, es decir, el mecanismo de gobierno,
.queda rot6 y desbaratado.
Pero preferirle la ley marcial, la convocacion de la milicia,
ia declaration en asamblea, que son la negacion de todo
derecho civil, es preferir una brasa ardiendo, en lugar del
simple calor. iQu6 gusto de quemarsel
La Constitue.ion americana hace del jurado la garantia
del derecho, except, dice, para el ej6rcito, la armada y la
milicia, cuando fuese convocada. Digalo 6 no nuestra
Constitucion, es lo mismo aqui; y prueba de que no hay otra
garantia que la que est6 en las ordenanzas 6 en el deiecho
de gentes, en cuanto A los usos de guerra, cuando se declara
en asamblea, 6 se convoca la milicia, es que los jueces
civiles no funcionan.
Todavia hay una'razon que opondria A estas suplantacio-
,nes de un estado transitorio, uno definido. Ni el Congreso
ni el Presidente declaran la ley marcial. Ella se declara A
si misma: son las leyes de la guerra que entran en ejerci-
cio, cuando las leyes civiles encuentran obstruction. Ante
un grupo armado, que no obedece A las tires intimaciones de
disolverse el Juez de la Paz del Rey, en Inglaterra, apela al
posse commitatus (todo el mundo) y la ley marcial entra en
funciones. El que muere, muerto se queda.
Mas un nuevo estado de asociacion viene estalaleci6n-
dose, y acabara por ser universal. To
Tomo xxxiit- 6





82 OBKAS DE SARMIENTO

No habrA milicia. Todos haremos parte del ej6rcito de
linea, sea al frente 6 en las reserves. Esto es lo democrA-
tico. Adios garantias, el dia que se convoque la reserval de
line, se entiende.
Nos hemos detenido en estos puntos, porque, como lo
hemos dicho, no son la primera ebullicion de las ideas las
que campean en estos studios. Son los viejos maestros
los que vienen de much tiempo atrAs legAndolas, como tra-
dicion.
Es el protestantismo politico, que niega la tradition cons-
tante, los concilios, para hacer de la razon individual.el
juez soberuno. Es el individualismo, que venia con la raza
sajona, y se detuvo ante la tradition hist6rica del gobier-
no de Inglaterra, y pas6 A los latinos absorbidos antes en el
Estado, pero que no han sabido contenerse, y no olvidar
que se ha construido la estructura y mecanismo del gobier-
no (llamese Cotnstitucioni) no solo para que los goberna-
dos coman bien, se diviertan, ganen dinero, y duerman
tranquilos, sino para que, estando cada nacion (pueblo)
rodeada de otras que pueden ser injustas y agresivas, pueda
el gobierno constituido, rechazar la agresion y prevalecer;
y no siendo ni Angeles, ni buenos siquiera, todos los indivi-
duos que component internamente el puelblo, ha de ser tal
la estructura del Gobierno, que no puedan destruirlo los
errors prevalentes de los unos, la pobreza y codicia de los
otros, la ambicion de algunos.
Para eso es bueno el estado de sitio.
La guerra, esa se rige por sus propias leyes, pues ningu-
na nacion las crea ni modifica.
Despues que ha habido una Comuna, en el lugar donde
se ha celebrado ahora la exposicion universal, ya no se
supone que el pueblo sea esencialmente bueno. Mejor es
el sistema que sale de la observation.
El hombre prehist6rico ha sido un bipedo miserable y
feroz, que ha ido mejorando su gobierno desde el salvaje,
al barbaro, al griego, al Romanoo, al cristiano, al ingl6s, y
hoy va en camino de alguna estructura un poco mejor; pero
que no se ha de mejorar y probar aqui, entire nosotros, en-
sayo tambien de Repdblica, con mezcla de indio, de espa-
flol, ie cristiano, de cat6lico, de inexperiencia.... de T6sis,
etc., etc.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


APREMIOS (i)

(El Nacional, Febrero 20 de 1879).

Tanta violencia nos hacemos para sefialar defects admi-
nistrativos,que redujimos a cuatro renglones las observa-
clones en que con el titulo Y va de notas, anunciamos las
del Gobierno Provincial, reclamando pagos.
Como el de la Nacion ha satisfecho a los cargos y estable-
cido loconveniente en cuanto A. las publicaciones de notas
de este genero, estando ya en el terreno legal, creemos que
las cosas han entrado en su verdadero camino.
SorprenderA a muchos que digamos que se puede cam-
biar el espiritu y aun la forma del Gobierno Federal que
nos rige, con solo hacer material de reclamos autoritativos
las deudas que en el servicio pdiblico pueda contraer el
Tesoro national, hacia particulares de una Provincia, y aun
con sus gobiernos mismos.
La administration que sucedio a la del General Mitre,
pas6 sus primeros anlos pagando los caidos, algunos veinte
millones de duros, porque esas son las pobres condiciones
de nuestros gobiernos.
Las cuentas de provision de caballos, ganados, armamen-
tos y aun vestuario al ej6rcito national en 1863, en San Juan
no fueron liquidadas sino diez afios despues, y pagadas
en parte.
Batallones que concurrieron a la guerra del Paraguay, y
a los cuales se debian dos afios de sueldos en 1867, fueron
pagados en 1873, y lossoldados se dieron por bien. servidos
al ver que laNacion no los olvidaba..
Hasta hoy, los gobernantes se han abstenido del rol de
cobradores autorizados, agents y procuradores de Pro-
vincias.
De la deuda cobrada en las dltimas notas publicadas,
tiene conocimiento el ptiblico, por otras que al mismo res-
pecto precedieron y se publicaron, prometiendo el Gobierno


(1) V6ase sobre las mismas teorlas, la nota del Goblerno Nacional al de Buenos
Aires. Tomo XXXI.





, 84 OUBRAS DE SARMIENTO

de la Provincia no hacer en adelante anticipos en la provi-
sion de la defense de su territorio y necesidades naciona-
les, a causa delhretardo denunciado en los pagos. Entonces
el Gobierno Nacional, indebidamente A nuestro juicio, pero
llevado a ello por el cobro mas indebido, espuso que esas
cuentas habian sido observadasjpor la Contaduria. No es
razon decir que se replica que las observadas se separasen
de lasirreprochables y se pagasen 6stas, porque a mas de no
ser prActica administrative andar truncando los expedien-
tes, una oficina de Contaduria no tiene el deber de hacer
lugar a-tales indicaciones, siendo mas sencillo responder a
las tachas de las cuentas y rectificarlas, lo que parece se
hubiere desdefiado hacer.
La verdad es que componiindose estas cuentas de ordi-
nario de suministros hechos por par'ticulares al Gobierno
Provincial, para ser pagados por el Nacional, se cuidan
poco de documentarlas debidamente, 6 las salanmi excesiva-
mente, A punto de sublevar la acreditada largueza de la
Contaduria, que se ve forzada A observarl*as.
Sea de ello lo que fuere, al paso que vamos, tendremos
luego un sistema de gobierno y administracioti que llama-
riamos ((el Gobierno en camisas, el~deudor tironeado por
*catorce acreedores armados del IAtigo, para hacerlo tener
plata ensus cajas A cada hora del dia, y eso sin observacion
ni replica.
No vemos la razon porque los particulares no seguirin
tan autorizado ejemplo, pues en la Contaduria figuraft a
la par y promiscuamente las cuentas del proveedor A, y
las cuentas del proveedor gobernador, que no tienen pre-
ferenciasobre las otras.
Un corrective, sin embargo, tienen estos des6rdenes,
sobre todo en Buenos Aires, y es que bajaildo el crudito de
los gobiernos Nacional y Provincial, por sus propios esfuer-
zos para daflarse, el valor del papel baja.
I El Gobierno no hace quemar la cantidad del papel que ha
convenido, en cambio del valor que ha recibido, y el papel
baja.
Se hacen cloacas que dejan avergouzado A Londres, y el
papel baja.
Se acusa al Gobierno Nacional, en notas breves, rajantes,
incisivas, d.e no tener plata con que tender A un tiempo a





PRACTICE CONSTITUTIONAL


todos los servicios y de preferencia a los que traen esta
temible firma: Gobernador,-y el papel baja.
Y cuando se pruebe que todos tienen razon, y que hay in-
justicia en todas parties y penuria general, una 'mafiana,
tan bien probado estara el hecho complejo, que amanece-
remos contentisimos, como el pleiteante que gana el pleito y
se iueda en cueros, con que el papel esta a cincuenta por unot
Creemos, sin embargo, que hay medios de parar a estos
derrumbes creados por nuestra propia imprudencia, y es
volver A las buenas prActicas administrativas y h los prin-
cipios constitucionales.
Por las leyes, la administration pdblica no es deudor
moroso, ni paga intereses por los dineros que debe, si no
hace contratosespeciales para ello. Si un Gobernador, si
catorce Gobernadores pueden dirigirle notas con la coer-
cion de la publicidad, para requerrir el pago inmediato,
veinte proveedores, por no especificar mas, tienen el mismo
derecho. *
Ante la Contaduria Nacional, no hay Gobernadores ni
Provincias, sino simples particulares que tienen aun recla-
mos pendientes, y estos reclamos, gestiones y cuentas no
se convierten en deuda sino cuando esta provisto el pago;
y este pago no es exigible, porque no hay potestad en la tierra
que lo haga efectivo, sino es una nacion para con otra, por
medio de la guerra.
Al paso que vamos, la Repdblica Argentina va A conver-
tirse luego en una Confederacion de Estados, con sus sobe-
ranias superiores 6 iguales al poder general; 6 sobreponien-
dose aquellos que por su mayor poblacion, 6 riqueza, 6
poder, 6 influencia sientan que pesan mas en la balanza.
Estado de cosas monstruoso, que conduciria A un absur-
do, sin salida y sin nombre. El sistema de unidad federal
es otra cosa sin embargo, y por l61 viven perfectamente
equilibrados el Estado de Delaware, con ciento ochenta mil
habitantes, es decir, la.poblacion de la ciudad de Buenos
Aires sin sus alrededores, con el Estado de Nueva York,
con cuatro millones de habitantes, la mitad de la riqueza,.
y los tres cuartos del comercio exterior de los Estados Uni-
dos en l61 reconcentrados.
Es bueno, por mas que cueste, decir estas verdades tarn
sencillas.





011AS DIGK .AItMI NINT


LOS PRINCIPIOS

(El Nacional, Febrero 21 de 1879).

Aconsejan las constituciones de los Estados, entire sus
garantias y derechos, apelarsiempre A los principios fun-
damentales, para la solution de las cuestiones 6 dudas que
pueden embarazar la recta aplicacion de las inistituciones
que nos rigen.
Los principios fundamentals tienen eso de bueno, que
a uadie lastiman, y que es forzoso aceptar la doctrine que
de ellos emana, porque de ellos parte todo derecho y toda
deduccion.
Necesitamos cerrar el debate, despues de las indicacio-
nes generals que hemos venido haciendo sobre las situa-
ciones respectivas del Gobierno Nacional y de las Provin-
cias, en cuanto A reclamaciones 6 deudas.
Desde luego, debemos observer que los reclamos no cons-
tituyen un derecho perfect, sino cuando han asumido el
character de deuda; y que un gobierno no debe, sino cuando
ha decretado el pago.
EU el tratado de reconocimiento de la Independencia por
parte de la Espafa, la Repdblica se oblig6 a pagar las deu-
das contraidas con sdbditos espafioles; pero para definirlas,
exije que su monto ha de constarde los libros de tesoreria;
y el recorder esta circunstancia bast6 en el Senado para
rechazar un reclamode veinte y cinco mil duros, fundado
en una real orden para que las cajas de Buenos Aires, pre-
via comprQbacion del cargo, abonasen el imported. No habia
deuda, sino reclamo.
Suscitindose mil cuestiones despues de la guerra de sece-
sion en los Estados Unidos, se cre6 un tribunal de reclamos,
a fin de que el Gobierno 6 los particulares encontrasen
reglas para establecer los pagos.
Por la ley de su creation expresa que, (a toda persona
que prosiga reclamos por apoderados 6 en propia persona,
ante alguno de los Ministros 4i oficinasde los Estados Uni-
dos, se le exigiri que preste juramento de sumision (alle-
giance) y de sostener la Constitucion de los Estados Uni-
dos, como se require de las personas del servicio civil.)





PRACTICE CONSTITUTIONAL


Y cuando de las relaciones de los Estados con el Gobierno
Nacional se trata, en material de deudas, puede servir de
norma la siguiente disposicion: ( a estO.en falta de pago de principal 6 intereses isignados,
en Stock 6 bonos emitidos y garantidos por tal Estado y
t( tenidos en prenda por los Estados Unidos, el Ministro de
Hacienda retendrA el todo 6 cuanto de ello fuese necesa-
rio de dineros debidos de alguria cuenta por los Estados
u Unidos A dicho Estado, yaplicara la misma al pago del
< tal principal 6 intereses, 6 A ambos, y al reembolso de
a dineros avanzados por los Estados Unidos en cuetita ide
a los intereses d bidos por tales stocks 6 bonos.
Esta manera s inariay ejecutiva, sin audiencia ni noti-
cia dada al interes.ido, muestra cual es su position relati-
vamente A la tesoreria national, la de un Banco particular
6 la del mas infimo deudor al fisco, porque un Estado no-
representa soberania, y como colectividad solo tiene el
character de persona juridica.
Para concluir y no volver sobre estos asuntos diremos,
que es poco meditada la declaracion de no hacer gastos por
cuenta de la Nacion, por retardo de pagq en subministros
para defense de fronteras. La Constitucion niega A las
Provincias la facultad de hacer guerra, porque este derecho
es anejo A la soberania que solo tiene la Nacion; pero les
impone el deber de sostenerguerra, en caso de invasion del
territorio de su propia Provincia; y la amenaza y escursio-
nes de los indios entran en el cargo de defenders contra
invasiones.
Una Provincia, pues, esta obligada A defenders A si mis-
ma, en caso de invasion 6 amenaza de indios, y pqr tanto A
suministrar cuanto es necesario, aunque la nacion haya de
reconocerla y pagarle los gastos hechos.
Si se estableciese la doctrine de que una Provincia no
esta obligada A defenders, si no la defiende la Nacion, y
eximirla de proveer A los gastos de la defense si la Nacion
no estA ahi con sus talegas para comprar al contado sus
auxilios, sucederia lo de ciertos extranjeros de Tapalqu6,
que avistAndose ahora aflos los indios, y tratando de armar-
se la poblacion para salvar sus vidas 6 intereses, se nega-
ban A ello, alegando que eran extranjeros y noestaban obli-
gad6s al servicio de las armas.





OBRAS DIC SAKIMIKNTO


jQu6 vendria ser de nuestra Repdblica, amenazada de
las frouteras y desde su propio seno a. cada rato, si con las
distancias enormes y las penurias del tesoro, se introdujese
la doctrine de no anticipar gastos, por temor de demora en
el pago I
En estos dias se han pagado a Mendoza sus cuentas de
1875, por repeler rebeliones, sin cobrar los cien mendocinos
que murieron.
Hay, pues, deber de subministrar a la Nacion, lo que
require la defense de las fronteras.


ENSAYO HISTORIC DE LA CONSTITUTION ARGENTINA

POR ADOLFO SALDIAS

(El Nacional, Marzo Io de 1879.)

Al leer alguno de los ensayos que sobre nuestra Consti-
tucion escriben j6venes estudiosos, que buscan en nuestros
antecedentes coloniales y revolacionarios, la filiacion de
las ideas qne han precedido A nuestra present Constitu-
cion federal, sucadonos lo que A un distinguido abogado y
literate, queen la emigracion y en la floor de los aflos se
sentia morir atacado de consuncion.
(Hableme, decia con esa tristeza afectuosa de los que
conocen su pr6ximo fin, de la patria ausente, de la libertad
quo la aguarda tras la caida del tir'ano, del desarrollo de
su riqueza, de la emigracion y de todas sus quimeras. No
le creoun palabra, y sin embargo esto alienta y hace sen-
tir, el precio de la vida.)
iSuefiosl pero suefos generosos, que seran solo en parte
realidades, mas tarde. iHableme, que revivo a la espe-
ranza... para otros!
Sucedenos lo mismo con estos bellos trabajos A que se
consagra nuestra juventud, y que si hubieran de reunirse,
ya los originales, ya los traducidos, sobre materials consti-
tucionales, resultaria que la Republica Argentina, es, de los
pueblos del habla castellana, (sin excluir la Espafia misma,)
el que mas estudia sus antecedentes politicos y sus pre-
sentes instituciones.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


Estos studios no son est6riles, y tarde 6 temprano han
de producer su fruto, que por ahora apenas, A nuestro jui-
cio, se disefia, como en la matriz de las flores veremos hin-
chada la que esta destinada A ser fecunda. Por ahora solo
se muestran en estado de gestacion, sin el resultado de la
critical, despues del examen de los materials que han con-
currido A la formacion de la plant.
Tal es el efecto que nos produce la lectura del nEmago his-
t6rico de la Constitucion, del sefior Saldias, obra de generali-
zacion, de filiacion de ideas, principiando por el primer ger-
men arrojado por la revolucio4r de 1810, y que sigue en su
desarrollo reanudando el hilo que parece romperse A veces,
Ilenando vacios que reclama la 16gica, apartando escollos
6 desviaciones que traen los hechos 6 la accion individual,
razonAndolos y explicandolos como si obedeciesen A una
teoria antagonista, hasta llegar A nuestros tiempos y dar-
nos la razon de nuestras instituciones y la luz hist6rica que
las rige.
Al leer tales cosas, decimos lo que el paciente aquel A su
entusiasta iluminado; no le creo una palabra, pero es tan
bellol tan buenol que es de desear que fuera cierto.
Y no es que sea illusion de j6venes este intent de poner
orden en el desorden de los primeros ensayos argentinos
al darse instituciones, pues historiadores graves y eruditos
participant y justifican las mismas maneras de ver nuestras
cosas.
Seria empresa extrafta, al simple anuncio de un libro,em-
prender refutarlo. Contentarimonos cob decir dos palabras
sobre nuestra manera de comprender las causes y los m6-
viles, las ideas y los prop6sitos de la series infinita de ensa-
yos de organization, que precedieron a la dltima que ha
adquirido cierto grado de consistencia.
La sociedad no principiaba en 1810, entire nosotros, sino
que traia de muy atras una reorganization municipal y
administrative, suficiente para el estado .de colonies po-
bres, por esta parte de America, con ciudades pequefias,
siendo una de ellas Buenos Aires, que hasta 1810 se exten-
dia apenas hasta la calle- de Buen Orden, al Sud hasta el
barrio del alto, de mala fama, habitado por manolos, que-
dando el Retiro y plaza de Toros al Norte, en las afueras





OBRAS DE SAftMiN'I'O


de la ciudad, como los Corrales de Miserere estaban A larga
distancia, al Oeste.
No habia sino de reciente data'un colegio llamado Es-
cuela de NAutica, por que se llamaban Pilotos los agrimen-
sores, y empezAbase A. ensefiar en 61 matemAticas. Los
abogados iban a estudiar leyes en la Universidad de Char-
cas, con grades costs, pues la de los jesiitas en C6rdoba
no era afamada por entonces en este ramo.
El personal, pues, de la revolucion debia ser en su part
inteligente reducido a un centenar de personas, que se. ve
figurar siempre quitandose, los empleos, cambiindo la
forma de gobierno, separandose del Cabildo que es la insti-
tucion madre, y volviendo & 61, cuando el enredo se hace
indescifrable.
Estos patriots gobernaban en nombre de la patria, que
no existia sin embargo en ninguna parte, puesto que las
Provincias del Paraguay, del Alto Peri, estaban en poder
de los espafioles, 6 sublevados contra el Cabildo, se bata-
llaba en Salta y Tucuman, se desgranaba la de C6rdoba en
provincias, segun se contaban aldeas como eran entonces
Catamarca, La Rioja, Jujuy, Salta misma, donde aun no
habiaescuelas; y laCapitania General de Buenos Aires se
descomponia en las que mas tarde fueron Provin.cias de
Santa Fe, Corrientes, los campos de Entre Rios y la Banda
Oriental.
La campaila no contaba por nada, y en Buenos Aires se
gobernaba por puebladas, juntas, triunviratos, Cabildo,
junta de observacion, etc.
,Qu6 se gobernaba en este caos? La cosa mas grande, la
guerra contra los espafioles, por mar y por tierra, en Mon-
tevideo, en el Alto Peri, en Chile, en el Peru mismo. La
idea de la independencia es tan sencilla, que abraza todas
las almas, que reune todos los esfuerzos, que el vulgo com-
prende, porque es un hecho material, que va a destruirse
con golpes, con brazos, con batallas y eso lo entienden
todos, desde que sienten el instinto.
E:i cuantoal gobieruo, eso es otro cantar, y no nos han
de decir que entendian jota aquel centenar de hombres
activos, inteligentes; pero inteligentes A la manera de enton-
ces, con los elements que les subministraba la Espafia,
con el Contrato.Social, Payne, Rainal y otros ide6logos, con





PRACTICE CONSTITUTIONAL


la revolution francesa fracasada diez afios hacia, con Nltpo-
leon llenando la escena del mundo con sus victorias, no
con su gobierno; con las instituciones inglesas miradas con
desprecio, como una vejez monarquica, pues en 1795, un
irland6s no encontr6 dos personas que supiesen ingl6s,
con las de los Esstados Unidos, obscuras todavia en el
mundo 6 ignoradas casi,sino que era una Confederacion
segun los nueve articulosque el capitan Page encontr6 en el
Paraguay y Blackenridge en poder de un ap6stata que
seguia ai Artigas y Carreras, que volvi6 de los Estados Uni-
dos, con la palabra federation, di6 apariencias de algo al
levantamiento de Ramirez y Lopez, sublevados contra su
capital, Buenos Aires.
Ahora, ni en Espafia, ni en Francia, las dos fuentes del
saber politico, sabian nada de constituciones ni de gobierno,
pues habian tenido todas las constituciones y todos los
ensayos de gobierno, sin producer otra cosa que un Empe-
rador, que no era por cierto lo que se proponian imitar en
Am6rica. ,Porqu6habian de estarmas adelantados nues-
tros hombres, tan pocos en niimero, tan mal preparados que
lo que lo estaban aquellas dos naciones?
No nos proponemos, en este cuadro trazado a la ligera,
sostener la exactitud de nuestras vistas, que tantas y tan
nobles ilusiones disipan. Cuando Taine ha estudiado la
revolution francesa, a la luz de los documents reales de
lo que ha sucedido y no puede negarse, permitido por lo
menos ha de sernos decir lo que al parecer no es permi-
tido decir, en presencia del gran partido de la libertad y de
la teoria cientifica aplicada A los solemnes disparates he-
chos por nuestros candorosos plagiarios de retazos de ins-
tituciones 6 inventories de otras de su cosecha, a merced
de la necesidad dejustificar sus ambiciones y sus querellas.
Lo repetimos, realizaron asi, mal y por Mal cabo, la glo-
riosa obra de la Independencia; pero no nos hablen de sus
ideas de gobierno, pues es nuestra humilde opinion que
desde el primero hasta el iltimo no las tenian, sino truncas,
confusas y err6neas. iDeclamadoresl
En 1826 aparece una Constitucion, con formas constitu-
cionales, no sabiendo otro nombre que darle, pues ya se ve
claro que sus autores saben lo que es una constitution; y
nosotros lo repetiremos,para completar nuestra idea. Una





92 OBRAS DE SARMIENTO

consitucion hoy, es la 1inica Constitucion que el concenso
universalladmite, y es,-un Congreso elegido de cierta ma-
nera popular, dividido en dos ramas, un Presidente con
ciertos ministros, un poder judicial, y como deciaun tio
espanol enjelogio de una de las Constituciones de Espafia,
con todos sus articulos correspondientes! |Si sefior! Eso es una
Constitucion.
Es la Constitucion a que se acerca la Francia,despues de
haber, por,,orgullo de ciencia national, divagado casi un
siglo, queriendo introducirle variantes; es la que ha adop-
tado la Alemania para constituirse nacion: el Asutria para
ser libre; la Italia, la Espafia y aun la Turquia, la inten-
tan, con 6xito vario.

II

Cdpoles a los Estados Unidos la gloria de ser el primer
pueblo del mundo que se diese una Coristitucion escrita y
consolidase un gobierno federal.
Obra tan nueva, y tantas veces y en tantas naciones sin
6xito, tiene 'dos excelencias, que le han asegurado su soli-
dez y duracion. En la organization de una federation evit6
el escollo en que.habian venido fracasando todas las que se
habian ensayado en el mundo, con no admitir ni reconocer
soberanias en los Estados componentes.La nacion es de indi-
viduos, no de gobiernos. En su mecanismo tom6 el que ya
habia perfeccionado la Inglaterra, agregando el sistema
representative a los principios constitutivos que habian
alcanzado.los,romanos.
Como la verdad no es una propiedad particular, puesto
que en materials de gobierno la ha venido formando el pen-
samiento y la experiencia de los siglos, al trazar el plan de
una constitution nueva se ha de tomar esa verdad experi-
mental por base, so pena de caer en los errors mismos
que, al desviarse, ella ha ido apartando y desacreditando.
Pretender, pues, crear un derechopropio, para basar en 61
una jurisprudencia political excepcional, apartandose de lo
ya adquirido, es crearse el derecho de ir a la ruina cierta
que sigui6 a todos los anteriores ensayos.
Esto es lo que ha demostrado el ingl6s Freeman, en su
Bistoria del Gobierno Federal, distinguiendo las confederaciones





PRACTICE CONSTITUTIONAL


de Estados con soberania, entire las que cuenta cuatro gran-
des grupos, todas insubsistentes, y cuatro federaciones
antiguas y modernas, demostrando que la, de los Estados
Unidos es la, mas perfect que haya concebido el genio
human.
Una confederacion es una Liga de Estados, reunida por
un pacto, entire contratantes. Puede disolverse.
Una federation es una nacion que en su regimen interno
se compone de Estados, pero'que en su conjinto es tan
unitaria como un reino, 6 uno de los Estados mismos. Es
indisoluble.
La primera es un tratado, la segunda es una ley.
Con estas sencillas nociones, vamos a exarninar las varian-
tes ihtroducidas en nuestra Constitucion, de donde emanark
un derecho propio y una jqrpisprudencia que no sea la de los
Estados Unidos.
El preambulo de una Constitucion, se ha dicho, es como
la overlura de una 6pera, que contiene en esencia today la
obra que sigue. i Cuin sencillo, cuan clAsico es el primer
compass de aquella grande composicion, .la primera .consti-
tucion humana escrital We the people of the United States
<... ordenamos.)
Nuestra Constitucion traduce, parodia, perifrasea y deslie
aquellas siete palabras esterlinas, que suenau y brillan
como una cristalizacion, en siete mortales. renglones, que
hasta el buen sentido ofenden: <( Nos, los Representantes
del pueblo de'la Confederacion Argentina, dice, reunidos
en Congress Constituyente, por la voluntad y election de las
'Provincias que la componen, y en virtud de pactos preexis-
tentes,... ordenamos, etc.)) -
Las circunscripciones territoriales no tienen voluitad, no
eligenl Es el pueblo el que tiene voluntad, y elige. |Es una
ironia aquel trastrueque de actos?,
&Qu6 es el gobierno que va a constituir? auna federation
iacional?
Asi parece, puesto que los Representantes son del pueblo.
4Es una Confederacion?
Asi parece, pues que es por voluntad de las Provincias,
como Estados soberanos.
4Es Co.nstitucion, la llamada Constitucion ?
Asi parece por su objeto y el context de sus articulos.





OBRAS DI SAKRMIENTO


4,Es una liga, pacto 6 convenio entire soberanos?
Asi parece, puesto que es hecha en virtud de pactos pre-
existentes.
Si esta es ]a base de nuestro derecho propio, de donde ema-
nara nuestra jurisprudencia political, que no seguirA la de
los Estados Unidos, verAse que ejercitamos nuestra expon-
taneidad, para confundir todas las nociones, en solo esos
seis renglones que se chocan entire si, se niegan y se acusan.
Si era el pueblo argentino el que, en su capacidad colecti-
va, Qe daba una Constitucion que lo perpetuaba nacibn,
puesto que la dan los representatives del pueblo, ,qu6
vienen a hacer aqui las provincias, en su capacidad de
Estados 6 demarcaciones territoriales, con voluntad, y aun
eligiendo esos mismos representantes?
Si una Constitucion es una ley supreme, que impone
obediencia por sanction penal al pueblo que se la da, Lqu6
papel hacen trutados preexistentes, que suponen la facultad
de separarse los que los celebraron, sin constituir nacion?
4,Era tan necesario, contar un cuento en el preimbulo,
recordando que hubieron pactos antes, y provincias inde-
pendientes, y que empezaba A haber pueblo argentino,
constituyendo una nacion?
4Qu6 hay al fin de tan impropio, en consignar verdades
hist6ricas, de todos reconocidas?
Primero, hay el reconocimiento de mandate imperative,
que el pueblo no puede imponer a sus representatives, como
un gobierno impone A sus diplomaticos; y como se ha visto
antes la mencion de Provincias con voluntad y eligiendo,
funciones que son del pueblo, hace 6 parece hacer un siste-
ma hibrido, al cual no podrA aplicarse jurisprudencia
alguna, ni adn una propia, pues sostendrA bien el que
sostenga que es Confederacion de provincias, como sosten-
dra bien el que sostenga que es el pueblo, el que se di6 una
Constitucion; y como las. dos cosas no podrAn ser A un
tierppo,-pues la una es la negacion de la otra, el tiempo y los
sucesos haran jurisprudencia en uno y otro sentido; pero
la Constitucion no subsistira, y le sucederA 6 una Confede-
racion de gobiernos, 6 una nacion de individuos.
Poco antes de darse la Constitucion Argentina, los publi-
cistas del Sur de los Estados Unidos entire ellos Calhoum,
Vice Presidente,. Ushpburn, Greemke y otros empezaron &





PRACTIOA CONSTITUTIONAL


sostener que la Constitucion era un pacto entire Estados,
disoluble por la voluntad de las parties contratantes, ponien-
do en primera linea los derechos de los Estados, the State
Bights, sobre la Constitucion.
. Como estas cuestiones no son simples tesis deestudiantes,
sino que envuelven soluciones hist6ricas, se apel6 a las
armas, para saber si era pacto 6 ley la Constitucion, y con
diez mil millones de fuertes grabados y un million de hombres
muertos, se decidi6 que una Constitucion es una ley que
anula todo pacto, como la de la Union americana habia
anulado el pacto preexistente contenido en los nueve articu-
los de Confederacion de los Estados Unidos.
La vispera casi de irse a las 'armas los Estados del Sur
contra los del Norte, en Buenos Aires, sitiado, y despues de
vencidas sus tropas en Cepeda, el Presidente de la Federa-
cioni Argentina acordaba a una Provincia un tratado, conce-
diendo a sus ciudadanos que revisasen la Constitucion
hecha ya sin su participation, todo conforme al principio
nos el pueblo argentino, y ademas concedia al Estado la propie-
dad de un Banco de Dep6sitos y Descuentos, como propiedad
provincial.
Al reformar la Constitucion, se guardaron bien de borrar
la frase, en cumplimiento depactos preexistentes a la Constitucioin,
ya porque ignorabase que esa frase destruye el character de
ley de la C4nstitucion, ya porque servia perfectamente para
resguardar la soberania bancaria de la Provincia, no obstan-
te todo lo que diga en contrario la Constitucion Nacional y
eyes que de, ella emanen.
Aquella Constitucioi, al contrario, dice como la de los
Estados Unidos: a(Esta Constitucion y las leyes que de ella
emanen son la ley supreme, no obstante lo que digan cons-
tituciones y leyes de los Estados.
&Cual es la jurisprudencia de nuestro derecho propio, en
estolque se separa del norte americano, que seria absurdo
invocar?
Si no fuera que la question es del'interbs de la propiedad
particular, que responded en materials financieras de los
errors econ6micos, sean nadionales 6 provinciales, pues al
fin el pagano del descrddito de la moneda fiduciaria es el que
posee propiedad que cambiar por esa moneda, esta question
de los Derechos de los Estados, 6 de un Estado, en presencia de





OBRAS DE SARMLIINTO


la Constitution, en virtud de pactos preexistentes a. su refor-
ma, question de simple jurisprudencia, basada en nuestro
derecho propio constitutional, la decidirian en plazo no'muy,
largo nuestros hijos, si tanto aguarda, como la decidieron
ids Estados Unidos, haciendo por las armas prevalecer el
pacto 6 la Constitucion.
Ya esta en tela de juicio la question.
La Constitucion, que no reconoce otras constituciones y
otras leyes, dice do las facultades del Congreso: < a sellar moneda, fijar su valor y el de las extranjeras; y
< especialmente para toda la Confederacion, sobre banca-
< un Banco Nacional, cotl facultad de emitir billetes; con-
traer empr6stitos de dinero, etc.
Si no lo dijera la Constitucion, asi seria, pues esas faculta-
des son las que constituyen la soberania de las naciones y
las funciones del poder legislative. A eso se opone que:
((El Congreso mismo, sin el asentimiento de Buenos Aires, no podra
dictar leyes semejantes, porque por el articulo 104 de lal
Constitucion, las provincias conservan todos los poderes no
delegados a la nation, y el que expresamente se haayn
reservado por pactos especiales, al tiempo de su incorpo-
racion.)
Una pequefia indication sobre nuestro derecho propio.
Son reservados A los Estados 6 a al pueblo, decia la Constitu-
cion norte americana, (dnica en el mundo que pudiese ser-
vir de modelo) las facultades no delegadas a los Estados
Unidos por la Constitucion, ni prohibidas por ella.
Tradujimnos: Las Provincias conservan todos los poderes no'
delegados par esta Constitucion.
Se ve variacion de estilo al parecer, que cambia una fede-
racion, la norte americana, en una confederacion comr la
extinguida germnizican Todo elpoder, por las facuiltades, es un
poco fuerte, aun en traducciones libres.
Se citan las palabras de una memorial del doctor Velez en
1862, sobre el papel roneda, en que ( sionqs que puede con derecho hacer el Poder Legislativo que
H< rige al Banco Nacional, y se limita A aconsejar que la Legis-
latura ceda A la nacion el Banco de la Provincia D
La Provincia reunida en Convencion constituyente al re-
formar su constitution antigua parI conformarla con la Na-





PRA0TICA CONSTITUTIONAL


,cional, renunci6 al pacto que ya 'no le servia de garantia,
ordenando que :
( La Legislatura no podrk dictar ley alguna que autorice
< direct 6 indirectamente la suspension de pagos en metA-
i lico por ninguna asociacion 6 establecimiento de banco,
- sea pdiblico 6 privado, ni la circulacion de sus billetes como
;n moneda corriente, ni autorizar nuevas emisiones de papel
( moneda.>
Eso es mas de lo que aconsejaba el doctor Velez, A quien
Buenos Aires debi6 la conservation del Banco.
Pero el pacto esta todavia en los Animos, aunque ya la
Constitucion provincial tenga por base la formal renuncia y
anulacion. Queda solo las facultades del Congreso, para
arreglar las cuestiones de moneda y billetes.
Hemos analizado un solo caso del derecho propio que nos
hemos creado, y preguntamos A los que hablan en nombre
de la Constitucion, y los que invocan un pacto, cual es la
jurisprudencia del caso, y para ello concluiremos con repetir
el arrogant tema que sirve de base al hello trabajo del
,seflor Saldias.
( La Repdblica Argentina no ha copiado literalmente,
como M6xico, su Constitucion A Estados Unidos: se ha dado
-( su derecho propio asimilando a 6l una part del derecho
- norte americano. Desconocer estos antecedentes de nues-
' tra Constitucion, es basar nuestra jurisprudencia political
-e en un princio incomplete y absurdo, privarla de sus bases
*e naturales, y precipitar la political en un falso camino.>

INTERVENCIONES Y DISTRIBUTION DE FUERZAS

(El Nacional Marzo 15 de 1879.)

Tan falseado estA el espiritu de la prensa, por las preocu-
paciones electorales del moment, que nos encontrariamos
,coartados al hacer las sugestiones sobre los hechos que ocu-
rren, por el temor de favorecer los prop6sitos de los unos, 6
inerecer, en la apariencia al menos, el reproche de los otros.
Una intervention se ha evitado en Tucuman, gracias A la
-amistosa interposicion del Presidente y a la influencia de
personas graves- residents en Tucuman.
ToMO xxxni,-7





OBRAS DK SAHMIKNTO


Adopt6se la regla que, con la excepcion del caso de Co-
rrientes, se habia seguido antes, de robustecer en principio
al poder Legislativo.
Debe tenerse en cuenta, tambTen, la profunda modifica-
cion que en las relaciones con las provirrcias introduce el
tel6grafo. Suprimiendo el tiempo y la distancia, la interven-
cion ha perdido sus formas, y la material que la reclama, su
gravedad de hecho consumado.
El Poder Ejecutivo Nacional asiste, digamoslo asi, A la
escena que tiene lugar ai quinientas leguas, y puede evitar
obrar oficialmente, con solo prevenir cuales son sus vistas
en el asunto.
Una modification de forma, pero esencialisima en sus
resultados, se introdujo en nuestra Constitucion, con decla-
rar a los gobernadores agents naturales para la ejecu-
cion de las leyes nacionales, de donde parece darse asi-
dero al espiritu de descentralizacion que hace que el Poder
Ejecutivo Nacional no se halle representado por funciona-
rios suyos, como en los Estados Unidos lo esta por el
Marshal, jefe de la fuerza. Las sentencias, 6rdenes de pri-
sion de los tribunales federales, persiguen y aprenden a los
contrabandistas d otros que violan las leyes nacionales,-y
con su presencia sola impide que tomen cuerpo tentativas
sediciosas contra leyes nacionales 6 la autoridad del Go-
bierno General, aun cuando sean apoyadas por una fuerte
opinion, 6 disimuladas porjueces 6 gobernadores mal dis-
puestos.
eQu6 puede el Gobierno Nacional hacer, para precaverse
contra la defraudacion de las rentas por el contrabando, en
provincias fronterizas, si por un ciego espiritu de provincia,
hacen la vista gorda, sino favorecen el desfalco?
Lo repetimos; el telegrafo ha remediado en much parte
A esta falta de agents nacionales presents en el lugar de
los sucesos, y en aptitud por su capacidad de interpreter la
Constitucion y las leyes, de dar oportunamente consejos,
6 poder instruir al Gobierno Nacional de la verdad, disi-
mulada 6 tergiversada por la passion misma, que la hace
salir de su cauce natural.
Los que conocen la Historia de la Constitucion de los Estados
Unidos, por Ticnor Curtis, se sorprenderan-un poco al saber
que este c6lebre constitucionalista, nombrado en 1866 su





PRACTICE CONSTITUCIONAL


defensor por Jonhnson, en el juicio de impeachment, era
Marshal de los Estados Unidos, en Boston, en cuyo carActer
pudo informal al Presidente de la complicidad de las justi-
ias locales,en la violacion que se hacia de una ley national,
y dar por la prensa a los exaltados bostonianos su dicta-
men, en cuanto A estar incursos los que tal violacion apo-
yaban, en el delito de traicion.
Las intervenciones, tan dispendiosas antes, cuando bar-
buros audaces como Jordan las provocaban, van de aflo en
alo perdiendo su gravedad, por ser suscitadas solo por
cuestiones de poco memento, entire partidos 6 fracciones
locales, que van siempre A resolverse en luchas entire el
Ejecutivo y la Legislatura.
No siempre estarA el Gobierno Nacional en actitud de
esclarecer el origen de estas perturbaciones, que consiste
principalmente en que las instituciones que tratamos de
realizar nos vienen como prestadas, y no nos sientan bien
al cuerpo, 6 no sabemos usarlas, sin violentar su uso y
hacerlas degenerar en un arbitrario vergonzoso, como el de
Legislaturas (y Congresos) por ejemplo, que seguros de su
impunidad al hacer el escrutinio de elecciones, pierden
hasta el pudor para llevar adelante prop6sitos de partido.
Que hacer, sin embargo, para remediar estos males, que
habran de repetirse con frecuencia en catorce gobiernos,
con catorce Legislaturas, en una larga series de afos y con
elecciones que, sin el fraude ni la violencia, estan sujetos a
influencias que los inclinqn A merced del vientecillo que
sopla en cada localidad, que no'necesita ser viento ni
tempestad.
Decimos lo mismo en las relaciones de provincia a pro-
vincia, que requieren A vedes la presencia del Gobierno
Nacional6del Ejecutivo, por medio de la fuerza armada. El
tel6grafo es de menos provecho 'en este caso que en las in-
tervenciones, pues, no habiendo funcionarios militares auto-
rizados en has provincias, que impidan el desarrollo de los
hechos que se estan incubando por el antagonismo de dos
gobiernos 6 de dos partidos, el conflict puede producirse
y hacerse dispendiosa la represion del delito de hacer gue-
rra una provincia a otra.
Sirvanos de ejemplo lo que pasa entire Corrientes y Entre





OBRAS DI SAlRMIENTO


Rios gobernadas 6 influidas una y otra provincia por par-
tidos hostiles entire si.
Cu4stanos aceptar una de las ventajas del sistema fede-
ral, y es de poder estar gobernados los Estados vecinos por
partidos distintos, sin inconvenientes para la tranquilidad
pilblica. Nosotros no admitimos como con derecho a su
parte de sol, sino al partido en que militamos, negando de
plano la existencia a todo otro.
Asi se explica como, salvando a Buenos Aires y Corrien-
tes, las otras provincias deben estar necesariamenre opri-
midas por gobernadores que son fatalmente electores, y
como se ha dichopara mejor caracterizarla idea, que son la
encarnacioi delcrimen.
Entre Corrientes y Entre Rios, hubieron siempre celos de
vecindad y tradiciones antag6nicas de gobierno. Los dilti-
mos sucesos han puesto de nuevo en pugna de partido a,
ambos gobiernos, y ambos tienen que cuidar de su frontera
manteniendo fuerzas armadas.
Mal aconsejado el gobierno de Entre Rios, al nombrar Juez
de Paz en punto fronterizo a un correntino, que aunque
domiciliado, pertenece por sus simpatias al partido vencido
en Corrientes, ha dado occasion para que el de Corrientes
nombre jefe de frontera al comandante Guarumba, entre-
riano emigrado y en armas contra el gobierno de su propia
provincial.
Sin pretender penetrar en el pensamiento hostile que estas
represalias cubren, debemos buscar una regla fundamental
que sirva de base al Gobierno Nacional, para prevenir los
males que pueden surgir de situaciones tan tirantes. -
No es de ahora que hemos indicado que al Gobierno Nacio-
nal incumbe responder de la seguridad de las fronteras
interprovinciales. Si hay indicios de peligro, puede tener
en ellas agents militares suyos, que son para guardar
la paz.
Fundamonos para ello, lo mismo que en las querellas de
gobierno, en la base de que la legislature es juez de sus
elecciones, en las querellas interprovinciales, en, que las
provincias no pueden hacer guerra: y no pudiendo hacer
guerra no tienen derecho :a tomar medidas b6licas para
precaverla, sin la intervention del poder military national,
que es el anico que tiene derecho de hacer guerra, y por





PRACTICE CONSTITUCIONAL


tanto, de precaverila en tiempo. El Gobierno Nacional pue-
de pues, ordenar que se destituya y aleje A Guarumba de
las fronteras de Entre Rios, como A otros de igual carActer
en esta provincial y que seen conocidamente hostiles A la
otra.
De esta indication de nuestra parte, se ha querido dedu-
cir que para fines electorales 6 de candidaturas querria-
mnos que se estableciese un batallon de line en cada
provincia, para dominarlas en favor de un candidate mi-
litar.
Esta mania de snponer planes siniestros en todas las
coses, ofusca la razon y debilita la fuerza de la verdad. De
que haya gobiernos electores, se deduce una liga, de, doce; y
entonces no hay merced ni gracia para algunos, que es muy
probable no son electores, sin que por eso sean de la misma
pasta del de Corrientes. Pocas provincial hay donde los
gobernantes necesiten de otras fuerzas que las que le obe-
decen inmediata y voluntariamente y seria curioso ofre-
cerlas al gobierno de Santa Fe 6 Entre Rios, done hay,
por hAbito, cuerpos prontos A formal a' la primer orden de
requerimiento.
Cambia denaturaleza el caso que hemos apuntado. La
mala voluntad yv hostilidad latente de las administraciones
de Corrientes y Entre Rios, es demasiado palpable. Es
indtil culpar A ninguno de los gobiernos, pues su hostilidad
estA en los partidos que representan, sin ser ni mas des-
p6tico ni mas liberal el doctor Cabral que el doctor Febre.
Es, pues, el Gobierno Nacional quien debe responder A la
nacion de que la tranquilidad pdblica no ha de ser pertur-
bada en la linea divispria de ambas provincias, por cuanto
no pueden hacer guerra, mientras que las precauciones que
ellos mismos toman, lejos de dar seguridades de alejar la
occasion de guerra, tienden por el contrario A hacerla mas
amenazante, y de hostilidad en hostilidad, mas pr6xima.
Estas precauciones del Ejecutivo national, tanto para evi-
tar lascausas de la intervention en las querellas y violen-
cias dom6sticas de las Provincias, como para evitar que se
hagan guerra, invadiendo unas A otras, tienen-su justifica-
cion. A mas del espiritu y objeto de la Constifucion, en
razones de economic. Legislaturas arbitrarias, gobernado-
res refractarios 6 sublevados, no tienen derecho de library







sobre las rentas nacionales los cientos ide miles que pueden
costar hacerlos enttrar en vereda, ya sea perversidad, pa-
sion, o ignorancia la que los mueve. Sibese que las cabe-
zas de partido, entire los medios de cambiar umia situacion
discurren provocar una intervention. Peor sucede en esas
querellas interprovinciales; y lo que nos sucede aqai quie
mas nos ocupamos de las tiranias de las provincial que ile
las propias,alla en Corrientes 6 en Salta todavia tiene curso
la antigua frase: hacer una cruzada libertadora. Hay quienes
aspiran a dar libertad A Entre Rios, como otra provincial
tiene en sus propios hijos un libertador, que nunca acaba
de llenar su oficio.

LAS LEGISLATURES Y LAS INTERVENCIONES

(El Naaional, Marzo 24 de 1879. )

La intervention de La Rioja empieza a fatigar la atencion
pdblica. No nos atrevemos a decir que acabara por fasti-
diar a todos los partidos, ya que nos ponemos en el caso
del gobierno, que deseando sinceramente poner un t6rmino
honorable A aquellas reyetas, no encuentra base segura
para apoyar una resolution cualquiera.
De la de Tucuman salv6 como mejor pudo, gracias a un
poco de prudencia de part del gobernador y de la Legis-
latura.
Algo se disefia ya en Jujuy, que puede traer un conflict,
y tendremos acaso un nuevo incident.
El pais no da para intervenciones, como se dice de al-
gunas situaciones que no dan para sustos.
Atribuy6ramos solo a lo apartado de aquellas provincias
tales complicaciones, si a nuestra propia vista, no vi6ramos
en Buenos Aires mnismo, a cada paso, ocurrencias que tur-
ban de vez en cuando la armonia de. los poderes pdblicos.
,A qu6 conclusions arribariamos en presencia de este
espectacnlo? Triste es decirlo, pero en la mayor parte de
los casos, arguye contra el sistema representative mismo,
cuando le fatta la material sobre la cual ha de funcionar: un
pueblo.
Vivimos representando una comedia, 6 mas bien jugando
a los pueblos libres y organizados, y para ello usamos de la


OBIKAS 19 SAIIMIIINTO




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EAK9UF6S6_W8TPQG INGEST_TIME 2012-07-30T22:01:06Z PACKAGE AA00010664_00032
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES