Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00031


This item is only available as the following downloads:


Full Text



OBRAS /


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO




TOMO XXXII


BUENOS AIRES
6969 -Imprenta y Litografia Mariano Moreno,, Corrientes 829.
4 900


PRACTICE CONSTITUTIONAL
SEGUNDA PART
























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO

















INTERVENCIONES






QUESTION SAN JUAN




NOTA.-Si no se consignasen aqui ciertos documents que hacen A la historic
del estado de las ideas que provocaron los escritos mas importantes de nue,stro
autor, quedarian rezagados y olvidados, sobre todo aquellos que el erudito pu-
diera encontrar con diflcultad.
El President provoc6 por medio del Ministro argentino en Estados Unidos,
Sr. Manuel Garcia, una correspondencia con Cushing,. para conocer su opinion
sobre la discussion famosa de la question San Juan, asl como sobre la question
puerto de Buenos Aires, y poseemos las cartas originales de aquel author, de las
que se transcribe en segulda la que se reflere a San Juan:

tWashington, 5 de Febrero de t870.
Querido sefior:

Devuelvo A Vd. los various documents sobre la question San Juan, que Vd. ha
tenido la bondad de proporcionarme la occasion de leer, y de que me he impuesto
con much interns. Dos particularidades en aquellos documents me han Intere-
sado much. Una es 1d innegablp excelencia de los discursos pronunclados por
los principals oradores en la discussion de esta material en vuestra legislature
national. No estaria justificado si pretendiera que la question hublese sido mejor
9 mas aptamente discutida en el Congreso americano.' La otra es la familiaridad
que los oradores demuestran con la Constitucion de los Estados Unidos y de sus
diversos comentadores. Tengo eserfipulo de expresar opinion con respect A los
mdritos de una question contemporanea de polltica local de la Repfiblica Argen-
tina. En los Estados Unidos la Inica exposition autorizada de esta gran clase de
cuestiones, d que perteneee la vuestra, es el caso de Luther versus Borden, en e
7o volume de los Reports de Howard, el que ha sido citado por el General Mitre
en su discurso. Aquel caso es el mas valuable, y en much, en razon de la dife-
rencia de opinions entire los jueces. que presentan el asunto bajo aspects con
tradictorlos. Es notable que una question constitutional muy similar A la vuestra






OBRAS DE SARMIENTO


aunque mas compleja bajo clertos aspects, estuvo en discussion en la misma
6poca en los Estados Unidos de Colombia, con motivo del Gobernador del Estado
de Cundinamarea (Ignacio Gutierrez) en controversial con la Legislatura de aquel
Estado, y fu6 depuesto por el Presidente de la Union. Quedo respetuosamente.
C. Cushing.)

Creemos que en nada disminuye los mdritos y la eminencia de los Ministros, al
dejar sentado que en aquel memorable debate el m6rlto y la responsabilidad de
las doctrinas con tanto brillo sostenidas por ellos, pertenecen al Presidente, quien
las hizo prevalecer en sus Animos, y de que son plueba los siguientes escritos, cler-
tos borradores de disecrsos pronunciados y de que poseemos los aut6grafos de
Sarmiento y una anecdotal que hemos oido de labios del Dr. Velez Sarsfield, en
presencia de Sarmiento.
Las primeras impresiones en el acuerdo de Ministros hacian A 6stos inclinarse
del lado de las ideas sostenidas despues por el General Mitre, tendentes d recono-
cer al Gobernador, mas bien que a la Legislatura depuesta y aprislonados sus
miembros por aquel, no habiendo expresado la constitution sanjuanina la facultad
de impeachment. El Presidente mostr6 en el acto su opinion deflnida que el
Gobernador no es Juez de Legislaturas, slendo 6stas la que poseen la facultad
inherente, anterior 4 todas las c'onstituciones, de. enjuiciar y destituir al Goberna-
dor. El Ministro del Interior, Dr. Velez, manifesto en privado al Presidente, que
la gravedad del disentimlento, siendo de su ramo el asunto, hacia necesario buscar
con tempo otra persona que desempefiase la cartera...-No; Dr. Velez, repuso el
President, hay otro remedio, y es que Vd. me convenza a mi, 6 yo a Vd.-A la
noche se presentaba Sarmiento, valija en mano, en la casa del Dr. Velez.-Vengo
A instalarme aqui, a discutir con Vd. el asunto San Juan, y no saldr6 hasta que
estemos de acuerdo.-La discussion entire los dos viejos amigos, tan respetuosos el
uno para el otro, fu6 larga y minuciosa, y fuI el Dr. Velez quien salio convencido y
sostuvo, como se sabe, las doctrinas del Presidente.
Debemos prevenir que reservamos para otro volume, que' contendra la corres-
pondencia Individual del Presidente, una series de cartas en que habla y admonesta
con vivacidad sobre este asunto. (El Editor.)


EL DEFENSOR DE LAS LEGISLATURES

(INADITO)

Cuando en 1852 fu6 disuelta la Legislatura de Buenos
Aires, la prensa de Buenos Aires enmudeci6 bajo la Toza
sepulcral del golpede estado, la de las Provincias aplaudi6
un acto que creian necesario pa'a establecer el nuevo
gobierno sobre las ruinas de la tirania de Rosas.
Una voz se oy6 a lo lejos alzarse en defense de la Legis-
latura y de los derechos del pueblo de Buenos Aires (I).


(1) Vdase el tomo XV de estas Obras. (Nota del Editor.)





PRACTICE CONSTITUTIONAL


Voz autorizada por imparcial, pues no era de uno de los
oprimidos, ni de los que eran parte en el debate; desinte-
resada, porque no ganaria ni perderia en ello, estando
ausente y no siendo esta su patria. Esta voz que con pla-
cer oy6 entonces Buenos Aires y le di6 nuevos brios para
la lucha, fuW la del senior Sarmiento, hoy Presidente de la
Repdblica, acusado ante el Senado por haber, como Presi-
dente, sacado de la chrcel a una Legislatura y restablecido
su ejercicio.
A aquel acto de valor civico y abaegacion, consagrin-
dose desde el extranjero al servicio de los oprimidos, debe
acaso su elevacion hoy al poder. Crey6 este pueblo darle
una muestra de reconocimiento por sus esfuerzos, y 61 de-
clin6 el honor, por la misma causa que se habia separado
del General Urquiza, porque ambos iban mas ali de los
objetos licitos en toda resistencia. Ni despotismo, ni diso-
lucion.
En las Provincias fuW desde entonces el sefior Sarmiento
el blanco de la animadversion pdblica, por haberse sepa-
rado del camino en que ellas iban. Los Senadores actuales
pueden recorder los epitetos con que era caracterizado al
nombrarlo en toda la prensa de la entonces Confederacion.
Renegade era el mas blando. Sufriendo seis afios la pd-
blica reprobacion, volvi6 6 Buenos Aires y modestamente se
consagr6 al inico trabajo digno de un politico sincere, pro-
pender A la union de Buenos Aires, sin hacer concesiones
al arbitrario.
Las reforms hechas a la Constitucion Nacional, y por 61
propuestas, tendieron : regularizar el poder, sin debilitarlo
con trabas indtiles qgue embarazasen su action y 6 abrir la
puerta A la jurisprudencia norte-americana, como medio
tambien de evitar el arbitrario de la libertad, tan fatal
como el del despotismo. Mucho se ha andado en ese
camino.
Para los que vivian en Buenos Aires desde 1853 adelante,
deber 6 interns habia en sostener sus propias institdcio-
nes; pero el Sr. Sarmiento era provinciano, que no habia
estado nunca sino siete dias en Buenos Aires y ningun
hdbito nj recuerdo fuerte le ligaba a 61. Sin indicaciones
que recibi6 de sus amigos de venir A ayudar a la recons-
truccion de la Repdblica, 6 hubiera permanecido en el





OBRAS DE SARMIENTO


extranjero 6 fijadose en su Provincia, que durante los
veinte afios de lucha le conserv6*su afeccion.
En 1868, la primera question de gobierno que se le pre-
senta es la misma que lo hizo volver en 1852 a la vida
pdblica: la disolucion de la Legislatura de San Juan.
Este hecho ocurria bajo su gobierno, en su propia pro-
vincia y perpetrado por sus propios amigos. Era esto pre-
sentarle una copa de acibar, y cosa de pedir a Dios que esa
copa pasase de sus labios, si era possible. Pero la Legisla-
tura estaba ahi destruida, sus miembros hundidos en
carceles cuyo horror 61 conocia, por hombres cuyos odios
conocia tambien.
El Director Urquiza habia siquiera guardado el respeto a
las personas. El senior Sarmiento en 1852 no habia encon-
trado atenuacion a un acto que tenia por excusa el no
eslar constituida la Reptiblica, y lo hallaria disculpable
ahora en 1868, despues de 18 afios de practice de las insti-
tuciones ? I Habria sido entonces severo en condenar el
acto, porque, lo ejecutaba Urquiza, y cerraria los ojos
ahora, porque eran amigos los que lo perpetraban ?
Algunos esperan que al mismo acto, practicado bajo el
imperio de la Constitucion, que le manda garantir la forma
repub'licana de gobierno, debera hoy su desprestigio. i Lo
que va de ayer a hoy I
Pero hay otra pagina del sefior Sarmiento, que hace su
justificacacion de hoy, como hizo su gloria de entonces.
Miembro informant de la Comision del Senado que juzg6
a Rosas, 61 fij6 entonces la doctrine del gobierno represen-
tativo y las facultades inherentes a la Legislatura, anterio-
res a toda constitution escrita 6 implicltas en ellas.
Las doctrinas del senior Sarmiento aceptadas por el
Senado, se convirtieron en ley, juzgando y condenando a
Rosas, no en virtud de lo dispositivo de una constitution
dada despues de su caida y que no podia tener efecto
retroactive, sino de los poderes esenciales 6 inseparables del
sistema representative. Setenta miembros de la Legisla-
tura sancionaron esa ley y se hicieron solidarios del acto;
como el pueblo de Buenos Aires en Septiembre restableci6
su Legislature disuelta por el Poder Ejecutivo, por no te-
ner otros medios expeditos que la violencia para reivindi-
car sus derechos. La plaza Once de Septiembre es el





PRACTICE CONSTITUTIONAL


monument que con su nombre recordarh a las edades
futuras que el pueblo y Provincia de Buenos Aires sostienen
lo que en su apoyo sostuvo entonces el senior Sarmiento:
que el Ejecutivo provincial no puede-disolver Legislaturas
pot pretexto alguno; y el juicio de Rosas, por una ley de la
Legislature provincial, ha declarado que ellas tienen, y
s6lo ellas, la facultad de enjuiciar por delitos pdblicos.
VWanse las sesiones del Senado de Buenos Aires, no s6lo
para recorder el hecho, sino para mostrar la admirable
consistencia de principios entire el Senador de Buenos
Aires y el Presidente de la Reptblica, mediando diez afios
y el studio posterior de las instituciones americanas, que
no han hRecho mas que confirmarlo en sus pasadas creen-
cias y prop6sitos, realizando ahora lo que en ese mismo
informed dice: ((No se hace esto en precaution de miserables
como Rosas. Es para salvar A nuestros hijos, a las gene-
raciones que vienen, que debemos echar estos cimientos de buen
gobierno y tener el coraje de sostenerlos, sin cuidarse de
gritos que nada important) )
Hemos oido decir a un Diputado sanjuanino que motivos
personales han impulsado al Presidente A obrar en .San
Juan. Qu6 otra cosa es capaz de pensar el que tal dice?
LTendria 61otro m6vil en igual caso? Esta es la observa-
cion que haciamos al oirle.
La carta del actual Ministro interino de Gobierno al Pre-
sidente y que 6ste nos ha comunicado, nos sugiere las ante-
riores reflexiones y revela el hecho singular de que los
favorecidos por su intervencion temen que 61 los desapruebe
y esta en favor de Zavalla. ZQui6n lo creyera? Pero la carta
es explicit sobre este punto, y la publicamos para leccion
de los que no comprenden que puede haber otros impulses
que los de its afectos. El doctor Tamini ha recibido cartas
de San Juan que le aseguran que toda la familiar del senior
Sarmiento, que sus mas caras relaciones, se muestran des-
favorablemente afectadas, y muy poderosos motivos deben
ser los que le hacen afrontar estos desagrados que para
cualquiera son siempre amargos.
Acaso sea la misma fortaleza de. Animo que le hizo no
desesperar nunca, durante la tirania de Rosas; no plegarse
al poder victorioso despues de Caseros, a cuya atraccion





OBRAS DE SARMIENTO


"cedieron tantos de los que antes habian sido sus colabo-
radores y amigos.
La fe en lajusticia,que no falta.nunca A la rectitud, aun-
que demore ailos en realizarse, es suficiente estimulo para
no ceder A las malas sugestiones del moment en los hom-
bres que ven un poco mas lejos; y el senior Sarmiento es uno
de los raros ejemplos de los que no han-sido burlados en
esa fe. El alto puesto que hoy ocupa es- el resultado de
treinta ailos de seguir esa via recta.
,Qui6n no admire la sagacidad de los patriots del dia si-
guiente y no deplor6 por lo menos la falta de mundo, como se
decia entonces, del que habia malogrado veinte afos de
trabajos, gastos, actividad incansable, por no saber hacer
una concession a los tiempos y circunstancias, una cintita
colorada en el sombrero, en fin, disimular algo que se ha
de p'erdonar siempre? iQui6n no triunf6 entonces y sucesi-
vamente de 61, bn 6sta 6 en la otra question? Pero el tiempo
ha traido el desengaio A los unos que desearan borrar una
pagina tiznada, 6 mal escrita, mientras que 61 recibi6 del
tiempo lo que le negaron los dias, la estimacion pfiblica.
Ha atacado la question de San Juan, como el m6dico la
curacion de su propio hijo. Las ideas de derecho ganarAn
con ello terreno. Cuantos mas intereses y pasioties se coin-
ploten en su dafio, mas glorioso ha de serle el triunfo, de
hoy 6 de mafiana, porque eso importa poco.
Ya se siente en la prensa el efecto saludable de esta clase
de cuestiones. En lugar de las frivolidades 6 injuries que
llenaban sus pAginas con vergiienza del pals, 16ense hoy
por ambos lados escritos luminosos sobre derecho constitu-
cional, leyes militares, ley marcial, influencia de la barra,
etc., etc., y el pdblico se interest vivamente en ello.
El Gobierno ha mandado traducir libros que 'pondrAn en
manos de todos arsenales con nobles armas de combat,
para que las cuestiones de interns p6blico no se decidan
por el complot de votos, resolviendo que sea db noche cuan-
do sea de dia claro.
Es conocida la facilidad con que muchos formula prin-
cipios de circunstancias, doctrinas de su invencion, jHa
vistojamas escrito eso que estA diciendo? preguntaba Sar-
miento A Maymol, y A un Gobernador que confunde la irres-
ponsabilidad de un poder con la independencia, se le puede





PIUkCTICA CONSTITUTIONAL


preguntar otro tanto. Ya es tiempo que principiemos. por
decir, esto es asi, porque tal jurisconsulto lo dice, porque
tal Corte Suprema lo estableci6 asi. Al menos este es el
sistema seguido en las Repdiblicas en que nada se hace sin
estar ajustado a derecho.
Los que cuentan con el aura popular, con las pasiones de
los unos, los celos de los otros, la ignorancia de various, pue-
den tener su hora y su dia; pero atrAs, mas -cerca 6 mas
lejos, viene una mano cruel borrando con su esponja,-el
olvido 6 el desprecio,--la obra y la'fama de estos manejos.
No le ha cabido an todo al senior Sarmiento esta suerte.
En instituciones, en education, en hechos hist6ricos, en pro-
greso material, a cada moment hay que mencionarlo. Me-
r6zcalo 6 no, su elevacion alGobierno ha sido mirada dentro
y fuera del pais como un aeontecimi-ento lleno de esperan-
zas; y si ellas quedan en 'parte frustradas, la'loria 6 la ver-
giienza ha de ser para aquellos que lo consiguieren.
Cualquiera que sea el 6xito de la question que se le pro-
rflueva sobre la reinstalacion de- la Legislatura de San Juan,
un hecho quedaraL luminoso, y es que dos veces en su vida,
contra hombres y partidos diferentes, hasostenido la misma
doctrine y h6chola triunfar definitivamente. Si hoy sos-
tiene que es inherente al Poder Legislativo el poder de acu-
sar A los altos funcionarios de los otros poderes, est6 6 no
escrito en una Constitucion, es porque en la acusacion con-
tra Rosas, sostuvo y dej6 legalmente establecida 'a misma
doctrine, en un elaborado informed que fij6 la ctestion. Si
la Legislature de San Juan no ha podido acusar a Zavalla,
la de Buenos Aires no pudo enjuiciar a Rosas, por leyes
retroactivas y sin defense del reo; y entonces son criminals
de un juicio sin jurisdiccion, Marmol, Mitre, Sarmiento, Velez
y los setenta Diputados y Senadores de Buenos Aires que
adoptaron las conclusions del informed.
Sabemosque las objeciones se reconcentran sobre detalles
de ejecucion de la Intervencion, si fu6 con mdsica un bando
6.bagatelas parecidas. IVanos subterfugiost El derecho ha
de ponerse en claro y la practice del gobierno republican
qiedara establecida sobre bases mas racionales.
Cuando Johnson fu6 acusado, una comision de habiles
jurisconsultos redact6 diez articulos de acusacion, de mlane-
ra que, si de los nueve escapaba, no pudiese escapar del





OBRAS DE SARMIENTO


otro. El viejo Tadeo Stevens, dijo en plena CAmara, con su
habitual franqueza, rayana en cinismo:-No hay tinterillo
de aldea que no pueda pulverizar esos nueve articulos; afia-
did este und6cimo--acusado de haber en sus discursos de
Nueva-York y Chicago, insultado al Congreso, declarando
traidores A los Senadores-y yo ver6 cuAl de los miembros
del Senado tiene tan poca dignidad que no lo condene.
La prediccion del viejo 'radical se realize en parte. A la
mitad del debate los diez articulos de acusacion estaban des-
pedazados. Eran los motives legales de la acusacion, por
lo que principi6 por el und6cimo la votacion. jY cosa ines-
peradal Hubieron bastantes Senadores que prefirieron cum-
plir con su deber antes de obedecer A sus sentimientos.
Obs6rvese la political seguida por los agitadores de la cues-
tion San Juan. Odio respiran por todos los poros, odio tra-
tan-de inspira? A los indiferentes, si no es alguno mas habil
que s6lo habla de deplorables errors. Odio contra Arre-
dondo, odio contra la Legislatura de San .Juan, odio contra
todo lo que se oponga af nefando designio de traer una di-
ficultad, y acaso un vejamen, para probarse A si mismos que
cuando votaron por Sarmiento, obraron por los'mismos m6-
viles,algun odio.


NOTA AL JUEZ FEDERAL (1)

(INADITA)

Seilor doctor don Benjamin de la Vega, Juez de Seccion de San Juan:

El Gobierno no cree que'el caso ocurrido en San Juan se
halla en los previstos por el articulo 60 de la Constitucioi;
pero el deber del Gobierno Nacional es garantir A cada Pro-
vincia una forma republican de gobierno; y toda vez que
6sta sea alterada de una manera substantial 6 subvertida
completamente, el GobiernoNacional acudira en defense de
las formas violadas, A fin de asegurar A los ciudadanos el


1) Hemos hallado esta nota en borrador de la letra de Sarmiento. Ignorambs
si fu6 enviada, ni si fuese endosada por el Ministro del Interior, lo que es muy pro-
bable; pero la publicamos aqui para conservar la doctrina que ella contiene.-(Nota
del Editor.)





PRACTICE CONSTITUTIONAL


libre uso de sus derechos agredidos. Es, pues, para este fin
que el Gobierno necesita el testimonio imparcial de un Co-
misionado Nacional, que pueda instruirlesobre la verdadera
indole de los sucesos ocurridos en aquella Provincia.
Del decreto del Gobernador de San Juan mandando encau-
sar A los once Representantes (segun ellos trece) y que han
dado leyes con ese quorum, se deduce que la forma republi-
cana ha sido alterada. El acto de mandar el Poder Ejecu-
tivo encausar A los Representantes lo prueba. La forma
republican de gobierno s6lo da esta facultad de enjuiciar
a dos tercios de los miernbros de la Legislatura, A la cual
estan sometidos en caso de crime los otros poderes y sus
propfos miembros por implicancia.
Por el reglamento adicional de los debates de la Legisla-
tura de San Juan puede la minoria de esta deponer 6 decla-
rar cesantes a los miembros inasistentes en los t6rminds
por dicho reglamento establecidos; y por tatto, pedir al
Ejecutivo proceda A ordenar la elecciop de nuevos Represen-
tantes en reemplazode aqu6llos. En el caso de abuso de esta
facultad por parte de los miembros asistentes las sesiones
de la Legislatura, el Ejecutivo no puede oir declaraciones
de log miembros de la Legislatura inasistentes, porque no
estan en desempefto de funciones legislativas, no actuando
como Representantes, sino cuando funcionan en el seno de
la Legislature misma. En todo caso la Legislatura es juez
de la election de sus propios miembros, y ninguno de los
otrospoderes pdiblicos coordinados puede emitir juicio sobre
la legalidad de sus actos, para reformarlos 6 invalidarlos.
Del juicio seguido por ante el Senado de los Estados Uni-
dos contra el Presidente Johnson, result que aunque
poniendo veto, en ejercicio de sus funciones, a una ley del
Congress, la habia declarado inconstitucional; pero probado
que fu6 en juicio que la habia obedecido, sin embargo, le
sirvi6 para absolverlo del cargo que se le hacia de no haber
dado cumplimiento a una ley por creerla inconstitucional.
Esta decision fija un punto de derecho constitutional que
aparece conculcado por el Gobernador de San Juan.
Todas las apariencias, pues, condenan los procedimientos
de dicho Gobernador; pero seria dar armas a la impudencia
6 inmoralidad con que los partidos se sirven de las formas
republicans para arribar sus fines, contrariando en el





OBRAIS DE SARMIENTO


fondo el espiritu y prop6sito de esas mismas formas, el ate-
nerse simplemente las apariencias.
Del Memorandum de los Representantes que firman el
requerimiento de intervention, result que la Legislatura, en
30 de Abril del present afio, s61lo aprob6 de doce diputados
electos pop el pueblo a uno, desaprobando los once restan-
tes. El uno aparece aprobado solo porque necesitaba de un
Representante para former quorum; por former asi la mitad
mas uno de veinte y cinco, que es el ndmero total. Acaso
desech6 A los demas por no pertenecer A la faccion political,
fraccion 6 banderia A que pertenecian los miembros que juz-
gaban de la validez de las elecciones.
. Cualesquiera que los poderes de la Legislatura sean, hay
unajusticia intrinseca, que es precise respetar y cuyos dic-
tados obligan a los Representantes del pueblo, encargados
de hacer las leyes, lo mismo que A los Jueces que las apli-
can 6al Ejecutivo que las ejecuta, sin que pueda concebirse
como pretendan los Representantes ser repetados como
legisladores, si ellos mismos no respetan ni los preceptos
de la moral y la decencia.
El Comisionado averiguaria, pues, cuales fueron los ver-
daderos motives por que los miembros de la Legislatura en
su session del 30 de Abril, declararon nulas las elecciones de
once Rep.-esentantes, y hallaron buena s6lo la del miembro
que necesitaba para former quorum en adelante; porque si
el m6vil era puramente de partido, como parece revelarlo
prima facie el hecho, resultaria que la mayoria de entonces,
trat6 de constituir una tirania en favor de un partido, resuel-
ta A no recibir ep su seno sino miembros de la misma
faccion. Todos los hechos posteriores son consecuencia de
este acto, si bien pueden prestarse al mismo escrutipio de
motives y objeto y se le encarga A usted examinarlos.
Para mejor esclarecer la verdad, cuidara usted de poner
de manifesto la causa real de la perturbacion de los animos
y de esta prostitucion de las formas republicans A prop6si-
tos de faccion 6 partido.
El Gobierno Nacional tiene conocimiento de que debiendo
la Legislature proceder al nombramiento de un Senador
para integrar el Senado Nacional, aquellas facciones son
movidas por los pretendientes mismos A la senaturia, inten-
tando former mayoria a su favor en la Legislatura; de





PRACTICE CONSTITUTIONAL


manera que si el candidate A se encuentra con mayoria de
amigos en la Legislatura, 6sta rechaza las elecciones prac-
ticadas, no por sus vicios propios, sino por cuanto nuevos
Representantes amenazan constituir mayoria en favor del
candidate B.
A usted le es facil, conociendo las personas, los rechaza-
dos, como los que rechazan, poner en evidencia estos m6vi-
les y a los instigadores de tales procedimientos, A fin de
denunciarlos ante la opinion de toda la Repdblica, y conte-
ner en esa como en otras Provincias, el desborde de las
ambiciones que a cada moment perturban la tranquilidad
pdblica, trayendo el desquicio y desprestigio de las institu-
ciones republicans, que s6lo sirven de instrumento para
procurarse los mas osados 6 poderosos, por la cabala, el
fraude 6 la violencia, puestos honorificos 6 lucrativos.
No debe usted descuidar tampoco informar sobre la parte
que el Poder Ejecutivo, 6 la administration que de 61 depen-
de, toma en el acto de las elecciones, 6 por medio de los
empleados, 6 la organization de la Guardia Nacional; y si
ejerciendo por estos medios influencia los jefes del Poder
Ejecutivo se proponen tambien rear mayoria en la Legisla-
tura, para asegurar A sus adeptos 6 para ellos mismos la
senaturia.
El Gobierndf Nacional tiene motivos de career que en la
Provincia de San Juan, habia ya el antecedente establecido
de la complete, sincera y absolute prescindencia del Poder
Ejecutivo en la election de miembros del Poder Legislativo,
y convendria investigar desde cuhndo y por qui6nes esta
saludable p.rctica ha sido alterada.
El desenfreno de los partidos 6 la falta de practice de las
instituciones republicans lileva A hombres sinceros desear
el cambio de la administration, apenas ha comenzado A
funcionar la que fu6 inaugurada por elecciones en que ellos
mismos fueron actors en su favor y k quien A los seis
meses de gobierno suscitan todo g6nero de embarazo. De
esta ankrquica disposicion de los animos result que no hay
un dia de reposo para la Rep'ublica, requerido el Gobierno
Nacional & cada moment A reponer autoridades derrocadas,
6 conflagrandose todo el pals en guerras civiles desastrosas
que concluyen en la ruina de las fortunes privadas y en el
sacrificio de millares de vidas.





OBRAS DE SARMIENTO


El pueblo delega su poder de cambiar gobiernos en la
Constitucion y leyes que fijan los t6rminos y periods de la
renovacion del personal de los empleados pdblicos, y el
Gobierno Nacional que con sacrificios numerosos, es reque-
rido a remediar los males causados por la ineptitud de los
agitadores, estA resuelto 'A hacer que el pueblo mismo no se
arrogue a cada moment y fuera de los terminos legales el
poder de cambiar administraciones.
Segun estos principios, el personal del Poder Ejecutivo de
San Juan tendrA el apoyo del Gobierno Nacional hasta la
terminacion de su period legal, a menos que antes la Legis-
latura de-San Juan, por una mayoria de dos tercios, lo haya
acusado y condenado, por delitos definidos y no por estar
en mayoria sus adversaries politicos.
Establecidos asi los principios y los hechos que servirian
al Gobierno Nacional para hacer efectiva en San Juan la
garantia dada por la Constitucion a la forma republichna de
gobierno, que A todas luces parece conculcada en los ins6-
litos procedimientos de los poderes pdblicos de aquella
Provincia, oido el informed de usted, solicitara del Congreso
facultad para reorganizar los poderes y castigar a los defin-
cuentes que asi degradan las formas mismas protectoras de
la libertad, de la seguridad individual, de la tranquilidad
pdblica y de la justicia.
Es tanto mas important la comision que el Gobierno
encomienda a usted, cuanto este es el primer caso de hacer
uso de una facultad que la Nacion se ha reserva(c si
misma para preservar las instituciones republicans en
cada una de las Provincias. Sin ella, aquellos gobiernos
dejados A si mismos, pudieran llegar A ser presa de facciones
organizadas 6 de individuos poderosos...

ASUNTOS DE SAN JUAN
(INADITO)
Marzo 5 de 1869.
El Gobernador Zavalla ha puesto el sell A sus desmanes
con las notas que A continuacion damos a luz.
Segun ellas, el Batallon de Guardias Movilizadas que a
pedido suyo guarnecia la Provincia, ha debido deponer las
armas y entregar sus pertrechos de guerra y salir desterrado





PRACTICE CONSTITUTIONAL


de la Provincia en el perentorio t6rmino de seis dias, con el
perjuicio que le depare, si asi no lo hiciere.
La razon de esta expulsion de las fuerzas nacionales la da
en un decreto, en que, en substancia se reduce A decir que
un Estado tiene el perfect derecho de darse con una piedra
en los dientes, arrojarse en un abismo, dar coces contra el
aguijon 6 romper una muralla con la cabeza, si asi lo ordena
un Gobernador tan testarudo como ignorante.
El General Arredondo habia ido 6 San Juan, llamado por
muchos de uno y otro bando, y contando con' hacer valer su
influencia para calmar las pasiones, que encontrd irritadas
A un grado que parece que de algo serio se 'tratase en
aquellas eternas divisions en bandos furibundos de San
Juan. Al retirarse desconsolado, orden6 al Jefe del Batallon
Movilizado se pusiese a las 6rdenes del Juez Federal, a fin
de evitar que fuerzas nacionales sirviesen de instrument &
violencias y des6rdehes. El senior Aguilera y los sefiores
Videla acaban de ser press por cuestiones de palabras
tenidas en un restaurant con el redactor de El Zonda, un
joven cordob6s no conocido en C6rdoba y el mentor del
Gobernador Zavalla, su Ministro Albarracin y un joven
Doncel, sobrino del otro Ministro.
El decreto de expulsion de las fuerzas nacionales detuvo
a pedido de muchos ciudadanos al General Arredondo, quien
aconsej6 al Jefe del Batallon esperase 6rdenes del Ministro
de la Guerra, para saber'al menos d6nde dirigirse sin armas,
pues es de temer que no lo reciban en Provincia alguna, ni
le den transito, segun la doctrine sentada por el Gobernador
Zavalla.
Un Estado puede en buena hora tener los derechos perfec-
tos que el senior Zavalla atribuye A la Provincia federal de
San Juan. Asi la Repdblica Argentina, usando de su per-
fecto derecho, neg6 al Mariscal Lopez trAnsito inocente de sus
tropas por la Provincia de Corrientes; y aun no hemos
castigado suficientemente al Dictador por la violacion de su
perfect derecho. Pero una Provincia federal, que reconoce
una Constitucion y Gobierno Nacional, supremo sobre las
constituciones provinciales, no tiene derechos perfectos que
esten en contradiccion con el Gobierno Nacional.
Existen en varias Provincias, A pedido de sus propios
TOmO xxxi.-2





OBRAS DE SARMIENTO


gobiernos, fuerzas movilizadas y pagadas por la Nacion.
Si no es el2 de line que ya tiene orden de regresar de la
Provincia de C6rdoba, adonde fu6 A apostarse A las 6rdenes
del General Rivas, en caso de requerirlo la invasion de
Varela, la actual administration no ha mandado fuerzas a
provincia alguna de la Repdblica, conservando en ellas las
que encontr6 donde se hallaban. El Gobernador de San
Juan pretendi6 movilizar nuevas fuerzas, A mas del Batallon
Guias que se hallaba en campafia, para tranquilizarse de
los temores que le inspiraban Vartela y Saa, y aun hoy ha
mandado interrumplir los envios del ganado al norte de
Chile, por noticia A que ha dado entera fe de estar Varela
apostado en la Cordillera.
Gran servicio harAn sin duda al Tesoro Nacional los
Gobiernos de Provincia pidiendo el licenciamiento de Guar-
dias movilizadas que ellos reclamaron y paga el Gobierno
Nacional; pero para adoptar tan cuerda media no era
necesario expulsar afrentosamente las fuerzas movilizadas,
ni obligarlas A desarmarse previamente, como capitulados A
quienes no se les concede al rendirse los honors de la
guerra.
La fuerza national represent al poder national donde
quiera, aun en pals extranjero, en que se encuentre; y el
ultraje inferido por Zavalla ordenindole satir sin previo
aviso, ni peticion al Gobierno Nacional y acuerdo de 6ste,
importa nada menos que desligarse de la comunidad'de
los pueblos aigentinos, asumir una soberania que la
Constitucion no concede, ni las Provincias se han reser-
vado. ,,t
El pabellon national argentino no flainea sino donde la
autoridad del Gobierno Nacional argentino es acatada y
obedecida.
Hay una palabra usual en la prensa, inocente en cuanto
expresa ideas; pero extrafia al sistema federal que nos rige
y que seduce por su obscuridad misma za los inexpertos
que la [hacen entrar en documents oficiales. Tal es la
palabra autonomia, muy en boga entire nosotros, sin signifi-
cado legal, sin embargo. Ni las leyes, ni la prensa, ni el
pensamiento norte-americano, ni su vocabulario federal la
reconocen.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


A juzgar por sus radicales griegas (1) como auto-cracia,
auto-biografia, auto-mata, auto-nomia, de ndmos, ley, parece
que dijera, ley propia, y por extension, soberania propia.
Esto puede decirse de una nacion, de un Estado indepen-
diente. Pero la soberania provincial 6 de Estado en los
gobiernos federales unidos, es relative A la Union irrevoca-
ble que forman, con las limitaciones que se han impuesto
por la Constitucion general, mas obligatoria y subsistente
que la soberania de donde naci6 la Constitucion y que 6sta
modific6.
En los Estados Unidos aquella originaria soberania de
Estado constituyente de la .soberania national, se llam6
State Rights, derechos de Estado, y en nombre suyo se dieron
las terrible batallas que concluyeron con la-esclavitud en
el Sur, que era uno de los derechos de Estado. La Union
result por el fallo de la victoria, indisoluble en las moder-
nas federaciones, y como lo dijo el Presidente Sarmiento en
su discurso inaugural, estas resoluciones que tanta sangre
y tesoros cuestan a los pueblos, sedan para la humanidad
entera.
Seria ridiculo para la Repdiblica Argentina, que, apelando
de aquel fallo, inaugurase el sistema vencido en el Sur, pre-
tendiendo como el pobre de Zavalla, tan poco versado en
material de perfectos derechos de los Estados, expulsar las fuer-
zas nacionales arrastrando por el lodo el pabellon na
cion al.
Ya la amenaza de invasion de Varela, poniendo en armas
cuatro provincias, y forzando A mover fuerzas al Gobierno
Nacional, ha costado al tesoro, y por tanto A la riqueza
pdiblica, ingentes sumas que deberian emplearse en objetos
tiles. Viene ahora la calaverada del Gobernador de San
Juan y de los que lo impulsan, y a mas de lo ya invertido
sin provecho, a mas de la perturbacion que trae y distrac-
cion de los trabajos de asegurar la frontera y concluir la
guerra del Paraguay, sera precise consagrar tiempo y pa-
ciencia para traer A la razon A hombres que s61o,tienen por
guia sus propias pasiones 6 su amor propio.

(1) La palabra es griega, autonomia, y asl se llam6 al derecho que los romanos
concedieron d ciertos municipios griegos de gobernarse por sus propias leyes.
(Nota del EdUior).





OBRAS DE SARMIENTO


Pretende Zavalla probar que el Presidente Sarmiento y
su Ministro Velez no comprenden la Constitucion el uno, ni
las leyes el otro, y que el que venia de estudiar nuestras
propias instituciones en el pais de su origen, necesita de
los correctivos que le subministraran estudiantes apenas
salidos de las aulas, 6 prohombres cuyo nombre no ha sa-
lido del recinto de su Provincia?
Esperemos que el Gobierno sabrA dar a este enojoso
asunto alguna de las pacificas soluciones con que, como
la de Corrientes, deja satisfechos todos los intereses sin con-
culcar principio alguno.
La prensa europea, y sobre todo\la de Estadbs Unidos,
ha batido palmas A la noticia de tan pacifico desen-
lace.
Suponemos que el Gobernador Zavalla, que ha jurado
caer gloriosamente en su lucha contra el Gobierno Nacional,
cuenta con la fama que tales actos le daran. Lo que es el
Gobierno Nacional, ya ech6 en Corrientes el germen de un
principiofecundo. La Guardia Nacional esta A disposition
del Presidente para hacer cumplir sin discussion las leyes
y disposiciones nacionales en cada provincia, cuando sea
requerido.
Don Manuel J. Zavalla, Guardia Nacional, ejecutara su-
misamente las 6rdenes del Gobierno Nacional, contra el
Gobernador Manuel J. Zavalla, rebelado contra la autori-
dad national.
Este es el gran secret de las federaciones. Un hombre
es provinciano y national A la vez; y cuando el servicio na-
cional lo require, es como cuando manda capitan y no
manda makinero.

II

... Los poderes Ejecutivo y Judicial son responsables
porjuicio pdblico ante la Legislatura.
Estos son los principios, fundamentos y condiciones del
sistema representative, que como el Catolicismo, tiene sus
dogmas fundamentals, de los cuales no es dado separarse,
sin apostasia 6 protestantismo.
Asi se entendi6 siempre en la Repiblica Argentina. Asi
lo establecieron las constituciones de 1815, 1819, 1826, 1834,





PRACTICE CONSTITUTIONAL


1853, 1861. Asi lo practice la Legislatura de Buenos Aires,
enjuiciando A Rosas por delitos cometidos, cuando no habia
Constitucion en vigencia; porque cuando el delito fu6 come-
tido habia Legislatura, y la Legislatura lleva implicita y en
su propia esencia, la supremacia por enjuiciamiento de
todos los otros poderes.
Asi lo practice la Legislatura de San Juan en 1852, cuando
amenaz6 A Benavidez con residenciarlo, es decir, someterlo A
juicio. Era Presidente don Zacarias Yancy que firma la
nota, y creemos que el doctor Rawson era 'miembro de
aquella Legislatura.
Las cuarenta constituciones republicans de Estados Uni-
dos repiten lo mismo; las de toda la Am6rica del Sur son
id6nticas.
Principio fundamental es este que hasta las monarquias
reconocen y que todos los publicistas acataban, hasta el dia
y la hora en que apareci6 en la escenapolitica del mundo,un
dodr Manuel Jos6 Zavwlla, con su ac61lito, diciendo: iAlto ahil
( Este juicio de la Legislatura es inadmisible en cuanto con-
( culca la nocion fundamental de la independencia respec-
( tiva de los poderes. )
He aqui, pues, echada abajo de un plumazo la obra de los
siglos, la base fundamental del sistema representative. Tres
poderes independientes, sin sujecion ni dependencia, serian
tres gobiernos distintos, uno absolute, otro curialista, otro
acad6mico.
Pero no se alarme el lector. Este es el sistema que prac-
caba Zavalla en San Juan. RlI era independiente de todo
poder; 61 elegia los representantes, y un dia quiso elegir
tambien Senadores, 6 estorbarle A la Legislatura que los
eligiere, y la ech6 abajo, la meti6 en una carcel, porque la
nocion de la independencia de los poderes, la entiende para
l61, no para otros. 0 mas bien, entiende que la Legislatura
le esta subordinada.
Y este mismo conculcador de los principios republicans
viene A presentarse ante una Legislatura, diciendo al Se-
nado, aunque yo sostengo que el juicio politico del Gober-
nador, Rey 6 Presidente, por la Legislatura, Asamblea 6
Congress, es INADMISIBLE por cuanto conculca la nocion funda-
mental (mia), de la independencia respective de los poderes,
vengo ante Vos A querellarme contra vuestro propio Poder





OBRAS DE SARMIENTO


Ejecutivo, para que, oida mi demand, lo juzgueis 6 repro-
beis.
Esto se llama argilir.
Y el Senado, que s6lo puede oir demand por acusacion de
]a otra CAmara, va A prestaroido a este intruso que usurpa
poderes de otra rama de la Legislatura; volvemos despues
de dos mil afos, A las prActicas de Roma,cuando Mitridates,
6 Yugurtha 6 los Reyes bArbaros, aliados del pueblo romano,
venian A poner demand ante el Senado contra los Genera-
les 6 los C6nsules de la Repdblica iYa veremos venir a cada
mandon, para encubrir sus atentados, acaso para castigar al
Poder Nacional que quiso contenerlol
SCuantos delitos estan comprendidos en la clAusula citada
del libelo famoso que Zavalla ha dirigido al Ejecutivo Nacio-
nal, desafiando su impotencia, mientras que con la otra
mano tiende'al Senado otro libelo famoso, en que arrogAndose
facultades exclusivas de la otra CAmara, conculca la Cons-
titucion Nacional y la niega I
Pero hay arn otra part de la teoria novisima de Zav alla
y ac61lito que resuelve la dificultad.
a Si tal juicio estuviera, dice, en la Constitucion de la
< Provincia (estA en el sistema representative), los Gober-
c nadores de Provincia serian los Presidentes de las Legis-
a laturas, convertidas en clubs facciosos, y'una sentencia con-
( denatoria, ya que no una guillotina, tendria que estar
o siempre preparada para despejar de dificultades la mar-
( cha de las facciones elevadas al poder.
Desafiamos al mas ducho i entender este embrollo; pero
como se trata de los efectos que produciria en general la ad-
mision del juicio del Gobernador por la Legislatura, nos basta
cambiar las palabras sin6nimas, para aplicar esta piedra de
toque A nuestra Constitucion, que tiene el juicio politico. *
((Estando (como estA en la Constitucion Nacional) este
( juicio, los Presidentes (segun la nocion Zavalla), son los
< Presidentes del Congreso, convertido en un club de faccio-
( sos, y una sentencia condenatoria, ya que no la guillotina,
atendria que estar preparada siempre, para despejar de
a dificultades la march de las facciones alzadas al
< poder.
SCon estos niflos tiene que entenderse el Senado! Roga-
mos A los que lo componen que por su decoro no abran de-





PRACTICE. CONSTITUTIONAL


bate sobre actos que se refieran A estas notas. Se van A en -
lodar losdedos y algo sucio y pestilente aparecer que infeste
la atm6sfera.
Este trozo, sin embargo, es una revela.cion de lo que in-
tent6 en San Juan. Como creia efectivamente que la Cons-
titucion de San Juan no contenia aquella fatal clausula, 61 se
consideraba el Presidente de la Legislatura y a 6sta un Club,
que 61 ha presidido y mantenido organizado, sacAndolo en
persona por las calls A dar vivas 6 mueras.
Eso de despejar de dificultades, es la misma frase que em-
pleaba, cuando encontrando, con much sorpresa suya, que
la Legislature no era el Club de que estaba, segun su teoria,
constituido president, despej6 la Legislatura y la encerr6
en una carcel, con la complicidad de un juez tan est6lido
como 61.
Otro de sus arguments pal'a probar que el Congreso 6 la
Legislature (sin6nimos), no deben juzgar Gobernadores, es
el siguiente, que recomendamos al Senado para proveer A la
demand interpuesta.
(( Consider, en fin, dice (este consider en boca de Zava-
a lla yen una nota, es impagable), consider que semejante
(justicia es IMPOSIBLE; porque las pasiones. locales abando-
((nadas A si mismas de esta manera, jamas se someterin
a resignadamente A una derrota que siempre tienen medios
a de resistir, si no de evitar. )
He aqui, pues, que las sentencias 6 juicios del Congreso
6 de las Legislaturas, contra el Gobernador acusado, no son
sentencias como las de las Cortes, sino DEBMOTAS, que siem-
pre tienen los Gobernadores 6 Presidentes, medios de resis-
tir, si no de evitarl
Estas son doctrinas que se le exponen al Presidente de la
Repdblica, al Jefe del Ejecutivo Nacionall Y sin embargo,
esta pretendida doctrine es simplemente la revelacion del
pensamiento,6 mas bien de los instintos de Zavalla, porque es
preciso que el Gobierno y el Senado A quitnes se ha dirigido,
sepan que don Manuel Jose Zavalla es un honrado tender,
estimable sujeto como particular, pero que no tiene la cos-
tumbre de leer libros y ningun habito de las cuestiones de
derecho. El adlatere que ha escogido para su mentor,, es,
como se infiere del apellido, deudo del Presidente, y en la
Secretaria .de Relaciones Exteriores esta en la correspon-





24 OBRAS DEB SARMIENTO

denciadel Ministro en Washington, la propuesta de agre-
garlo A aquella legacion. Joven apenas salido de la Uni-
versidad de C6rdoba, no hay por qu6 concederle a priori,
versacion en material constitutional, y no es de maravillarse
que abra su carrera conculcando todo lo que la humanidad
entera acata, tal como la responsabilidad de todos los pode-
res por acusacion pdblica ante el Poder Legislativo.
Pero el trozo citado es, A mas de un instinto personal,
porque esos no son razonamientos, la historic veridica
de lo que ha pasado, esta pasando y pasard.
Ya hemos visto c6mo los Gobernadores no se someteran
resignadamente a la sentencia-derrota, porque < dios de resistir), porque tienen ((medios de eludir>). Son sus
palabras. Veamos los hechos.
Don Manuel Jos6 Zavalla quiere hacerse nombrar Sena-
dor por sit Legislatura-Club, porque la broma que public
en El Zonda cuatro meses consecutivos y antes que hubiese
el caso de ser resuelto por la Legislatura, no engafiaba A
nadie.
Asi que se supo que la candidatura, buena 6 mala, de la
Legislature verdadera tenia mayoria, despejd la march, disol-
viendo la Legislatura. Pidi6 esta la intervention del Go-
bierno Nacional. La encerr6 en-la carcel, en ,virtud del
poder de los Gobernadores de despejar de dificultades, donde
no hay juicio politico y la nocion de la respective indepen-
dencia de los poderes prevalece sin restriccion.
El Gobierno Nacional, a fin de garantir la foirma republi-
cana de gobierno, mand6 un Comisionado, y no un soldado,
dnica cosa necesaria para correr los cerrojos de una circel,
sino un Diputado al Congreso, un catedrAtico de la Univer-
sidad de C6rdoba, un hombre blando si cabe, y conciliador.
Pero como los Gobernadores tienen siempre el medio lde
eludir, Zavalla eludid la garantia, sin negar el derecho de
darla, y se escud6 en que los reos, la Legislatura, estaban
en poder del Juez. En San Juan, segun. Zavalla, no es la
Legislature la que somete A juicio los jueces.
El Comisionado,con la paciencia que sus instrucciones le
recomendaban, se dirigi6 & este funcionario aleccionado ya
para eludir, y ya se frotaban las manos Zavalla, ac61lito y
club, de la graciosa burla hecha al Presidente, que ignoraba
que los Gobernadores tienen siempre medios de eludir, cuando





PRACTICE CONSTITUTIONAL


el blando y conciliador Comisionado se acord6 que tenia
por ahi, entire otros papeles, una ordencita para disponer
de la fuerza armada, para hacer ejecutar la Constitucion y
la garantia de la forma republican de gobierno. Esta vez
no pudo Zavalla usar del medio de eludir, sin desconocer la
autoridad national.
La safia dej6 por entonces al Presidente y a su Comisio-
nado, y se descarg6 sobre el General Arredondo, que habia
firmado la fatal orden con que el Presidente habia premu-
nido A su Comisionado, conociendo A Zavalla. El vencedor
de San Ignacio, el pailo de lagrimas de San Juan durante
sus tribulaciones con el Chacho, el Arredondo, que invoca-
ban A gritos las families por las calls, y no estaba alli,
cuando Guayama, Videla y dos mil colorados, degollaban,
insultaban y robaban, ese Arredondo se convirti6 desde ese
moment en el estropajo de El Zonda, inspirado pot Zavalla,
el militarote Arredondo, el torpe Arredondo; y desde enton-
ces el diario del Gobernador, y el club del Gobernador, y los
site representantes del Gobernador, que no reconocieron
en document escrito ni Legislatura provincial, ni Gobierno
Nacional, tomaron este nombre para envilecerlo, hicieron
atm6sfera, se extendi6 hasta Mendoza, y hoy hacen coro a
Guayama y A otros en el odio al General Arredondo, que
estaba en C6rdoba cuando di6 la orden que se le pedia, y a
quien el Presidente no le hizo quiza el honor de someterle
el asunto, para que no se expusiese como Zavalla, A si debia
6 no obedecer, no siendo crimen lo ordenado.
Aquella encarcelada Legislatura, apenas se vi6 reinsta-
lada volvi6 por sus derechos, como era de su deber, y por
una ley llam6 a juicio pdiblico al Gobernador que habia
destruido el Poder Legislativo. El Gobernador acusado, que
establece hoy que estos juicios son imposibles, porque ellos tie-
nen medio de resistir, si no de eludir, no se par6 en pelillos y
volvi6.A desconocer la Legislatura, para salir del atajo.
Ahora nos revela sus fundamentos para tanta audacifa, y
ya se ha visto que A mas de ser imposibles, son contra
la notion (que 61 tiene), de la independencia respective de
los poderes.
Cansado el Ejecutivo Nacional con estas resistencias y estos
mediosde eludir,di6 eldecretode 4de Marzo, poniendo fuerza
A las 6rdenes de la Legislatura,juez de Gobernadores, como





OBRAS DIG SARMIENTO


pone fuerza en manos del juez ordinario del crime, cuando
6ste se la pide para someter y traer A su tribunal al reo
rebelde, sin pedir los autos para imponerse del process,
porque le basta tener reconocida la autoridad de ese juez.
Entonces ese Zavalla, que sabe c6mo los Gobernadores
pueden resistir si no eludir los mandates, expuls6 de San
Juan por un decreto las fuerzas nacionales, ofreciendo resis-
tir d todo trance, sin dirigirse para ello al Ministro de la
Guerra, quien por orden Presidente, en virtud de clausula
expresa de la Constitucion (que no era necesaria), coloca
fuerzas donde el interns de la Nacion lo require.
Y el Senado va A tomar en consideration algo que emane
de este delincuente, contra los principios fundamentals
que niega, contra la Legislatura que desconoce y encadena,
contra el Presidente y la Constitucion Nacional!
Una tfansaccion solicitada sobrevino; y se mand6 sobre-
seer, bajo las seguridades dadas de palabra y por escrito de
acatar la Legislatura y el Gobierno Nacional.
Zavalla le puso un ((desde esta fecha en adelanteB al reco-
nocimiento, como si durante los seis meses de resistir y eludir
no hubiese habido-Legislatura en San Juan, ni Gobierno en
la Repiiblica.
Todas estas buenas razones para desconocer la jurisdic-
cion de un juez, son legales cuando el acusado las expone
al juez mismo que pretend entender en su pleito y le niega
competencia. Esto lo sabe todo tinterillo de Provincia; pero
como las cosas de San Juan se rigen por las nuevas doctri-
nas que estA creando Zavalla para su exclusive uso, 61 hall
mejor venirse a Buenos Aires, donde no hay juez que lo
acuse, A decirles desde aqui desvergiienzas A los jueces
que estan en San Juan esperandolo y no pueden oirle.
El libelo que analizamos, despues de negar el sistema
republican y ostentar con cinismo que asombrara si no
mereciera disculpa, sus medios de eludir y resistir, acaba
con diririgir al Presidente de la Repdblica esta formidable
amenaza:-- Por estas consideraciones (lade j amas se some-
terian los Gobernadores A una derrota que siempre tienen
los medios de resistir, si no de eludir), encuentro que queda
duramente definida esa position mia (la de resistir), y que
el senior Presidente deja como un problema, y que A serlo,
seria un TREMENDO PROBLEMA. )





PRACTICE CONSTITUTIONAL


ITremendo problema, tener que ocuparse de este farrago
de inepcias y hab6rselas con hombres que han concebido
la idea de amargarlot Mientras el tremendo problema se
resuelve, no obstante que ya se sienten bajar los fondos
puiblicos, pensamos consagrar algunas consideraciones mas
A este asunto.


EL REO ZAVALLA ANTE EL CONGRESS

(El Nacional, 11 de Mayo de 1869.)

Este pr6fugo se ha presentado al Congreso pidiendo su
reposicion en el empleo de que ha sido suspendido por la
Legislature de San Juan.
Varios Diputados se han mostrado perplejos para clasifi-
car el acto de esta singular demand.
La Constitucion pone en manos del Presidente el derecho
de conmutar penas, sobreseer en juicios militares 6 perdo-
nar la pena impuesta por la ley; pero le es prohibido usar
de su prerrogativa con los reos acusados por la Legislatura
6 Congress, tribunal supremo en delitos politicos.
La Constitucion de las Provincias es dada conform A los
principios y garantias de la Constitucion federal, y asi lo
dice la de San Juan, y la federal establece que ((cada Pro-
vincia dictara una constitution bajo el sistema republican
de gobierno; y estableci6 que ((las declaraciones, derechos
y garantias que enumera esta Constitucion no serAn enten-
didos como negacion de otros derechos y garantias no enu-
merados, pero que nacen del principio de la soberania del
pueblo y de la forma republican de gobierno, y por tanto la Cons-
titucion de San Juan, implicita 6 explicitamente, pone en
poder de la Legislatura traer a juicio A los altos funciona-
rios puiblicos. Cuando la Constitucion reformada quit A los
Gobernadores de Provincia del ndmero de los funcionarios
nacionales encausables ante el Congreso y desconocid lapo.
sibilidad de conflicts entire los poderes puiblicos de una
misma Provincia, restableci6 la forma republican de
gobierno en ella en los mismos t6rminos establecidos en la
Constitucion Nacional.
A la luz de estos principios, Zavalla es un pr6fugo de





OBRAS DE SARMIENTO


sus juez natural, la Legislatura de San Juan, que lo ha
citado A juicio ante su barra.
Ahora bien: resistiendo el mandato, y tomando la fuga,
viene A pedir amparo a un poder extrafio A la Provincia
para sustraerse al juicio y castigo, llamAndose y prorrogan-
dose Gobernador de aquella Provincia y procediendo como tal
Gobernador.
El Congress no puede detener 6 anular el procedimiento
del juez politico, como no puede revocar sentencias de tri-
bunales provinciales 6 nacionales.
No puede decir de nulidad de lo obrado por la Legislatura,
porque no es juez de Legislaturas provinciales, como no lo
es de Gobernadores.
Si se pretendiera que Zavalla viene A acusar al Presi-
dente, 6 como 61 dice en su lenguaje de provincia: ((solo la
CAmara de Diputados ejerce el derecho de acusar al Presi-
dente... por violacion de la Constitucion...; el reo pr6fugo
no es la CAmara, y por tanto el Congreso nada tiene que
proveer en esta extrafia demand.
Si se dirigiera A la CAmara tendria la misma respuesta,
que es no contestarle nada, porque.la Camara no puede
ser excitada por nadie A obrar en casos que son de su exclu-
siva competencia. Hacerlo es desacato -y usurpacion de
poderes; pero hacerlo un reo procesado ante otra Legisla-
tura, que fu6 atropellada, desconocida, encarcelada, mar-
tirizada por este criminal, jes el colmo de la impu-
dencial
ISe presentaria al Senado, la CAmara del Congreso,
dici6ndole: ( Acuso al Presidente por haber sacado de las
infectas mazmorras de San Juan A nuestros concolegas, A
otros Legisladores como nosotros, A fin de que en adelante
puedan ser pisoteadas todas las Legislaturas por el pri-
mer cacique alzado con el poder? iDad un premio y resta-
bleced al que desconoci6 la autoridad del Gobierno Nacio-
nal para garantir la forma republican, restableciendo la
Legislatural )
Si va al Senado, el Senado diria: a Nosotros los repre-
sentantes de las Legislaturas que nos han eviado aqui por
su libre voto, estamos obligados, so pena de parricidio, A
defender la incolumidad de las Legislaturas, que nos nom-
braron, y estorbar que los Gobernadores se arroguen el





. PRACTICE CONSTITUTIONAL


derecho de nombrar Senadores, como consta de autos, por
documents pdblicos, que el reo Zavalla quiso substituirse
a la Legislatura en el uso de ese derecho acordado por la
Constitucion.a
S(Nosotros los Senadores por San Juan, dirian los de esa
Provincia, tenemos el deber de reivindicar la autoridad de
esa misma Legislatura que nos nombr6 y castigar, si pudi&-
ramos, al insolente que la sumi6 en una carcel inmunda,
porque no obedecia a sus caprichos. )
Pero todas estas suposiciones son irrealizables, porque
Zavalla no es persona, no es nada ante la Camara para
acusar, ni ante el Senado, que no puede oir acusaciones
sino las que interponga la Camara, que no ha de ser llevada
de las narices por un impertinente, quien, asi como se
arrogaba en San Juan la facultad de nombrar Senadores
al Congress 6 estorbarle a la Legislatura que nombrase al
que pretendiese nombrar, disolvi6ndola para ello, asi
mismo pretend ahora arrogarse las facultades que la
Camara de Diputados puede ejercer y ya 1l esta ejer-
ciendo.
La dinica solution que este negocio tiene, es la que ten-
dra desde el moment en que llegue la requisitoria del
Gobierno de San Juan, a peticion de la Legislatura consti-
tuida ya por ley en Tribunal d2 acusacfbn contra el reo
Zavalla; y es mandarlo bajo partida de registro, para que
est6 a derecho ante su Juez, y comparezca personalmente
6 por apoderado a responder del juicio.
Este es un acto puramente ejecutivo. ( La extradicion
de los criminals es de obligacion reciproca entire todas
las Provincias. Los actos puiblicos y judiciales de una Pro-
vincia gozaran de entera fe en las demas y la Legisla-
tura, constituida en Tribunal, obraiomo Juez, y sus requi-
sitorias son validas en todas partes sin que se pueda
negarles enter fe, pues ni el Presidente que puede hacer
sobreseer en una causa enunciada, conmutar 6 perdonar
las penas impuestas por los Tribunales, no puede, por
prohibirselo la forma republican de gobierno, substraer a
la jurisdiccion del Congreso 6 de las Legislaturas en su
caso, los reos que estin citados ante su barra.
Sera un noble especticulo para las Provincias de Bue-
nos Aires, Santa Fe, C6rdoba, San Luis, Mendoza, San





30 OBRAS DE SARMIENTO

Juan, ver pasar la galera que Ileva al pr6fugo y que los
paisanos se digan, sefialAndole: ( ese es el que encarcel6
A la Legislatura de San Juan, martiriz6 A sus miembros,
privandoles hasta del consuelo de ver A sus families
durante dos meses, teniendo el cruel prop6sito de enre-
darlos durante cuatro meses en un pleito absurdo, hasta
que Ilegase el periodo de hacer nuevas elecciones.,.
Y como del juicio a que va A ser sometido no ha de
resultar otro dafio que humillar su arrogancia, los pasan-
tes no han de tenerle lastima, sino complacerse de que
asi triunfen los principios republicans.
PrepArese, pues, Zavalla a hacer el viaje y desandar ((en
lo fisico y en lo moral), como decia de los Representantes
press, el camino extraviado que ha seguido, viniendo de
San Luis a Buenos Aires, en lugar de volver A San Juan,
obedeciendo al llamado de la Legislatura a responder de
los cargos que pesan sobre 6l.
Es curioso ver A Zavalla que tiene el triste coraje de
meter en la carcel a una Legislatura entera, desafiar al
Poder Nacional, expulsar batallones, y verlo correr como
un gamo trescientas leguas, A la sola citacion de compa-
recer ante un Juez cuya condenacion c(no tendrA mas efecto
que destituir al acusado,.
gQu6 teme? ,6^uiere spr Gobernador in partibus, fuera
de su Provincia, ejerciendo las facultades exclusivas de la
Camara deDiputados y abriendo oficina en un hotel, para
dictali decretos, expedir notas, hablar de potencia A poten-
cia con el Gobierno Nacional y suscitarle pleitos con dafios
y perjuicios, reclamando viAtico de ida y vuelta y pago de
los abogados y diaristas que le ayuden en la empresa?
Es curioso el caso, y es lastima que ni la Corte Suprerpa
ni el Senado puedan resolverlo, pues si 6ste no puede
encausar A Gobernadores, menos ha de poder oirlos, lo que
implica-el derecho de castigarlos, si la parte contraria (la
Legislature 6 el Presidente) le probaran que el que viene
por lana, puede salir trasquilado, como en todo pleito.
Para terminar, preguntaremos lo siguiente:
,Puede un Gobernador acusar al Presidente? La con-
testacion es negative. El ejercicio de este derecho es exclu-
sivo de la CAmara de Diputados quien no procede por
sugestiones, ni pedido de nadie.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


Si se acuerda ese derecho a! un Gobernador acusado, debe
tenerlo tambien un particular cualquiera. Varela, Guayama
y otros de esta catadura podrian hacer lo mismo. En los
Estados Unidos cada ciudadano del partido radical habria
acusado a Johnson.
Si Zavalla no acusa Lpuede dirigirse directamente al
Congress y solicitar -intervencion para ser repuesto, es
decir para libertarlo de la acusacion de la Legislatura de
San Juan?
La contestacion tambien es negative. Los Gobiernos 6
Gobernadores de Provincia s6lo estan en relacion official
con el Poder Ejecutivo Nacional.
Es al Presidente de la Reptiblica, y *no al Congreso, a
quien se pide intervention. Es el Poder Ejecutivo quien
examine el caso y acuerda 6 niega la intervention. El Con-
greso, si funciona, participa de este acto, acordando 6 ne-
gando los tecursos, los auxilios pecunarios, movilizacion
de Guardias Nacionales, etc.
Si el Congreso esta en receso, el Poder Ejecutivo por si
solo intervene 6 no intervene, porque esta facultad, para
hacer efectiva una garantia de la Nacion hacia los Estados,
no corresponde especificamente al Poder Ejecutivo Nacio-
nal, ni al Congreso, sino al Gobierno Federal.
Si el Poder Ejecutivo obra mal, como qecia el doctor
Alsina en el Senado, en 1864, l61 respondera ante el Con-
greso; es decir, sera censurado 6 acusado, si ha violado la
ley a sabiendas, 6 con intencion, produciendo grades
males para la Repdblica,-por haber intervenido, 6 por no
haberlo hecho, cuando debia.
,Puede el Congreso tomar en consideration la nota de
Zavalla?
La contestacion tambien es negative.
La Constitucion impone al Presidente la obligacian de
presentar un Mensaje en que da cuenta del movimiento
de la administration. Los Ministros tienen tambien la
obligacion de presentarle una memorial detallada de todos
sus actos administrativos. El Congreso tiene el derecho de
pedirlos documents y demas piezas oficiales y aun infor-
mes verbales y escritos de los Ministros.
Ese es el medio y la forma como -el Congreso procede y
averigua la verdad.





OBKRAS .Di SARMIENTO


Pero ni un Gobernador ni un particular tienen el derecho
de odurrir al Congreso oficialmente, porque es rebajar la
dign'idad del Congreso y de los demas Poderes que consti-
tuyen lo que se llama el Gobierno Federal. Para el Con-
greso, tanto represent un Gobernador, como un particu-
lar. La dnica relacion official del Congreso la tiene con el
Poder Ejecutivo Nacional.
Luego, pues, para que el Congreso se instruya y forme
su juicio, no necesita de la nota de Zavalla, y much menos
de Zavalla que es Gobernador acusado y suspendido en sus
funciones de Gobernador por la Legislatura de San Juan.
Puede el Congreso oir a Zavalla en su carActer de Gober-
nadol- y oirle ejercitando derechos de Gobernador?
El Congress no es juez de las Legislaturas., No es juez
tampoco de los derechos que ellas ejercitan 6 se atribuyen.
Si las Legislaturas de Provincia hacen una ley contraria
A una ley del Congreso, 6 A un tratado de la Nacion, 6 a la
Constitucion Nacional, el Poder Judicial Nacional contiene
a la Legislatura, declarando nula la ley. Si las Legislaturas
de Provincia hacen una ley 6 toman una resolution fuera
de los limits de su Constitucion de Provincia, pero no con-
traria A la Constitucion 6 Ley Nacional, ningun poder nacio-
nal tiene accion contra esa ley 6 resolution. La question es
internal y la resuelve exclusivamente el pueblo de la Pro-
vincia, 6 sus poderes constituidos. Pero para el Gobierno
Federal -esa ley 6 resolution, es ley mientras 1lla exista
y provenga de una autoridad competent. Ninguna autori-
dad national puede desconocerla 6 contrariarla.
Carece, pues, el Congreso de la facultad constitutional
para decir A la Legislatura de San Juan:--Zavalla no puede
ser acusado ni suspendido v; porque es un axioma tambien que
el Congreso i otro poder national carecen del derecho de
acusar A un Gobernador de Provincia.
Si el Congreso no tiene esa facultad, la Legislatura de
San Juan ha podido 6 debido ejercerla, bien 6 mal, eso
nada importa al Congreso, porque lo anico que el Congreso
pudiera averiguar es si el derecho de acusacion le perte-
nece A 61, al Ejecutivo 6 al Judicial Nacional, y ya esta pro-
bado que no lo tienen.
Y estA probado ademas, que devuelta a las Provincias la
facultad de acusar a los Gobernadores, delegation que antes
*





PRACTICE CONSTITUTIONAL


habian hecho al Gobierno Federal, esa facultad ha vuelto
en los mismos t6rminos y con la misma eficacia que reves-
tia antes de la delegation. Y debe hallarse, 6'escrita en
las constituciones de las Provincias, como un atributo de
las Legislaturas, 6 contenida en los principios fundamenta-
les de su gobierno adoptado, que es republican represen-
tativo, lo que en el caso actual significa responsabilidad de
los funcionarios, manifestadapor acusaciones y juicios poli-
ticos.
Si el Congreso, pues, oye A Zavalla que invoca derechos
de Gobernador, es evidence que trae A juicio A la Legislatura
de San Juan y sus atribuciones, para todo lo cual el Con-
greso carece de facultad constitutional.
Y aun haria mas; porque desconoceria 6 suspenderia el
resultado y consecuencias dela acusacion desde que oye A
Zavalla, porque es Gobernador.
Por el solo hecho de oir A Zavalla 6 de proceder el Con-
greso movido por su peticion, la suspension por la Legisla-
tura de sus funciones de Gobernador, queda desconocida 6
contrariada por el Congreso, lo cual seria atentatorio, por-
que en ningun caso el Congreso es juez de las Legislaturas
de Estado 6 de las facultades que se atribuyan.
La Constitucion Federal no ha querido en ningun caso
que el Gobierno Federal obre sobre las Legislaturas de
Estado. Si fuere de otro modo, su independencia y liber-
tad desaparecerian, desde que se hallasen sometidas al
Congress, 6 se acordase A este el derecho de ever sus actos;
aun en casos no emanados de la Constitucion Nacional.
Mientras Zavalla se halla suspendido en sus funciones en
la Provincia de San Juan, seria absurdo que pur aqui ejer-
citase y se le reconociesen los mismos derechos suspendidos
por allA.

ACUSACION DEL PRESIDENT ANTE EL SENADO

Hemos publicado ayer la acusacion y el requerimiento de
intervention, hecho por Zavalla ante el Congreso. Vamos
A ocuparnos de este extrafto document, que es el primero
de su g4nero en nuestro pais como en todo otro del mundo
civilizado.
STomo zxxxx.-3





OBRAS DE SARMIENTO


Es esta la primera vez que un individuo se dirige at
Senado. Un Gobernador de Provincia es el que menos
puede hacerlo. A la CAmara de Diputados 6 al Ejecutivo.
indistintamente puede hacerse en virtud del derecho de
peticion. Al Senado s6lo se dirigen la Camara 6 el Ejecu-
tivo. Las Anicas funciones especiales que nuestra Consti-
tucion le asigna son juzgar en juicio politico A los acusados.
por la Camara,-autorizar al Presidente para declarar el
estado de sitio y dar su asentimiento para el nombramiento
de ciertos funcionarios.
,Es para acusar al Presidente? Nadie puede acusarlo sino
la Cfimara. Es para que intervenga en San Juan para su
reposicion? Esta facultad, ejecutiva en su naturaleza, no es
atribucion del Senado; como de las veinte y ocho atribacio-
nes del Congreso ninguna se refiere a los casos de interven-
cion. Los Gobernadores de Provincia pueden dirigirse al
Ejecutivo, anico que esta en contact con ellos, por cuanto
de 61 dependent para cumplir la Constitucion y leyes de la
nacion. El ctnplase de estas leyes lo pone el Ejecutivo, con
lo cual quedan obligatorias para toda la nacion.
Asi, pues, el Senado puede hacer prevenir por el porter
al solicitante que se ha equivocado de puerta. Se dice, ,sin
embargo, que se ha elegido al Senado por cuestiones de
6xito. El Senado dara un voto de censura a. pedido de Zava-
lla, por lo pasado, y urfa intervention para lo future.
jAcaso el Senado excuse preguntarle si acata la Legisla-
tura de San Juan, legal antes de su decreto de Octubre
desconoci6ndola, antes de su decreto de Diciembre aprisio-
nAndola, antes del de Febrero negAndole la facultad de
dar leyes malas? Porque si acepta, cormo debe aceptar, lo
que 61 no pudo poner en duda jamas, la censura al Go-
bierno que lo exoneraba de todo cargo y daba por termi-
nada su intervention para restablecer la forma republi-
cana de gobierno, es excusada. Si no la acepta, el Senada
va A ordenar al Ejecutivo, si la Camara de Diputados con-
curre, que restablezca un poder que no estr en las condi-
ciones constitucionales; pero siempre serk el Ejecutivo el
que intervenga.
Parece que los documents presentados al Senado son
s6lo los que conducen al restablecimiento solicitado; pero
la censura ha de pronunciarse sobre los hechos anteriores.





PRACTICE CONSTITUTIONAL 35

Sistema excelente de la division es hacer dos capitulos.
Sin embargo, como Zavalla no es 6rgano para presentar
documents piblicos al Senado, es probable que dste por
una resolution pida al Presidente los papeles relatives A la
cuestion San Juan; porque ejercitar el Senado actos de
insinuacion 6 demand de un extraflo A la administration y
dar fe A documents puiblicos presentados por 61, seria tan
nuevo en los anales del gobierno, como lo son ya estas comu-
nicaciones y contact entre*el Senado y un Gobernador.
La question primera que tiene que juzgar el Senado para
dar audiencia A Zavalla, es la de saber si la Legislatura de
San Juan era antes del decreto de 31 de Octubre una frac-
cion andrquica de la Legislatura, tomando su voz, es decir, la
Legislature. Esta question 'de mimeros para saber si es
fraccion, 6 Legislatura, no incumbe al Senado. Menos le
incumbe decidir si era anArquica; eso estft reservado al
Gobernador que le niega el derecho de juzgarla.
En cuanto A si.era fraccion la Legislatura, es question de
nimeros y puede resolverse previamente. Veinte y cinco
Representantes componen aquella Legislatura; doce mas
uno hacen quorum; seis mas uno pueden sancionar ley.
Los miembros de la Legislatura que firmaron la requisi-
cion de intervention eran trece.
Esta fraccion bastaba para constituir quorum y legalizar
el acto.
Habia, pues, Legislatura, antes y despues del decreto de
Octubre.
Las razones que daba Zavalla en dicho decreto para
negarla legalid'ad de la Legislatura eran de aquellas que
entran en el dominio de garantir la forma republican, por
cuanto conculcan el sistema representativoyponen en cues-
tion aquella part del derecho general que se halla fuera de question,
segun la jurisprudencia argentina. EstA fuera de question
en Ingleterra, Estados Unidos y la Argentina que los repre-
sentantes electos se sientan en sus asientos para former
quorum y constituir sala; pues si asi no fuera, renovindose
la cfmara por mitad, la mitad no constitute sala, sino la
mitad mas uno; 6 entonces, 6 se cierra la Legislatura para
siempre, 6 se admite este uno entire los que van a incor-
porarse. Asi, pues, reconocer esa Legislatura en que dos
electos, sin question, fueron admitidos A former quorum,





OBRAS DE SAKMIENTO


para integrar sala y poder funcionar, es simplemente pre-
servar la forma republican contra la minoria que que-
riendo estorbar este acto no queria concurrir y los no con-
currentes por intencion decidida de estorbar los actos de
la mayoria, no produce acto valedero alguno.
Zavalla, sin embargo, para fundar su decreto de 31 de
Octubre, recibi6 como document legal y lo apoy6 en 41, un
pretendido informe, firmado por un ntimero menor de
trece, que habia funcionado *sin quorum possible, pues la
Legislature necesitaria de'26 para que tal hecho pudiera
verificarse. Una minoria que funciona separada tde la
mayoria es una fraccion andrquica y sus actos son irritos y
punibles.
El Gobierno Nacional tenia, pues, la evidencia, la incontras-
table evidencia de los ntimeros de que la fraccion andrquica
no era la de los TREOE sino la de los NUEVE, en cuyo testi-
monio se apoyaba el Gobernador.
Sobre este punto no hay question.
Mas el Gobierno, sirvi6ndose de la requisicion de la ma-
yoria legal para intervenir, lo hizo por su propio derecho
de hacerlo sin requisicion, cuando lleg6 la noticia de que
estaban encarcelados esos mismos trece Representantes.
Entonces la subversion del sistema representative asumia
formas odiosas, hiri6ndolo de muerte en el corazon, que es
la inviolabilidad de las personas de los miembros de la
Legislature.
No merecia ninguna pena el acto de haberse reunido esa
Legislature, no obstante el decreto de 31 de Octubre, ni el
publicar sus resoluciones, cuan injustas sean reputadas,
pues siempre son actos legislativos, porque ningun miembro
puede ser acusado, etc., y la Legislatura fu6 interrogada
judicialmente, sobre actos suyos.
Asi, pues, el Gobierno Nacional intervino para salvar
todos y cada uno de los principios fundamentals del sis-
terna representative que Zavalla fu6 conculcando uno por
uno con exquisite torpeza.
El Senado, si censurara los actos del Ejecutivo en esta
emergencia, cabaria un abismo & las Legislaturas, y la doc-
trina, por mas que un refinado casuitismo quisiera salvar
los principios fundamentals de la inviolabilidad de los
REpresentantes de la supremacia de la Legislatura, tarde 6





PRACTICE CONSTITUTIONAL


temprano refluiria por 61 mismo, por un criminal casuitismo
como el que emplea Zavalla llamando fraccion anArquica A
la parte que, anarquica 6 no, constituia la tnica fraccion
que podia tomar el nombre de Legislatura.
Un vez conculcado el principio, las conciencias, las pasio-
nes y los intereses hallan que es hacedero lo que es possible
y tiene ejemplos. El golpe de Estado del 2 de Diciembre
de 1852 conmovi6 la tierra, y su repercusion se hizo sentir
donde quiera que un Congreso 6 una Legislatura era obs-
ticulo A un Poder Ejecutivo. Tdvolo en la Repdiblica Ar-
gentina, en el Ecuador, en Venezuela, donde no se habia
llegado A este extreme, si tan alto ejemplo no hubiese ador-
mecido las conciencias y hecho saltar el valladar moral,
porque una Legislatura no tiene fuerza, no tiene emplea-
dos ni da empleos y s61o se defiende con el dogma de qua
no puede ser atacada.
Condenado, censurado siquiera al Ejecutivo por los actos
necesarios para restablecer tanto los poderes constitutivos
de la Repdblica, como su equilibrio y libre ejercicio, el Se-
nado oirk bien pronto el estruendo del derrumbe de las
Legislaturas, unas tras otras, si no son instrument pasivo
de los que tienen armas en su poder, y pueden desconocer-
les ya el derecho dejuzgar, ya la inmunidad, ya la exclu-
siva competencia para admitir miembros electos y former
quorum con ellos. Si los dos que entraron A formarlo en San
Juaft no podian hacerlo legalmente, basta que se establezca
una montonera en una Provincia para estorbar la vuelta A
la capital de media docena de Representantes, y el Con-
greso queda cerrado hasta nueva election. Por eso los
presents en el local de sesiones tienen todos los poderes
del CuerpoLegislativo para conservarse & si mismo, obrando
como sea indispensable contra los que conspiran para que
no pueda celebrar sesiones. Un solo miembro voluntaria-
mente inasistente, tendria sin eso el derecho de destruir
la Legislature, si no es que, como en el caso de San Juan,
hay quorum y mayoria A un ti*mpo, cosa que rara vez su-
cede, pues como hemos visto en el mismo caso, suele bas-
tar para constituir mayoria absolute sobre el quorum indis-
pensable, y el Gobernador les negaba A once el derecho de
incorporar A dos nuevos electos, porque s6lo asi se podia
legislar, A causa del complot de no asistir la minoria.





38 OBRAS DEB SA&tMIENTO

Esta es lajusticia ajustada a los principios que ha ejercido
el Gobierno al restableper el Poder Legislativo de San
Juan.
Veamos ahora, como contraprueba, los cargos que hace
Zavalla contra la accion, para ver si se ajustan a esos mis-
mos principios.
1 ((Desde que el Poder Ejecutivo avasall6d d viva fuerza el Poder
Judicial provincial.))
El Poder Legislativo juzga A los Jueces por delitos en el
desempefio de sIts funciones, y no el Judicial al Legislativo,
que no compete delitos justiciables. Sus miembros no pueden
ser encarcelados ni ihterrogados judicialmente, etc.
20 ( Desde que asi prescindid del Poder Judicial de la Nacion que
estaballamado d resolver una question de competencia.)
Suprimida la atribucion que la antigua Constitucion le
daba de ((dirimir conflicts entire poderes ptiblicos de una
misma Provincia), ni la supresion de la Legislatura, ni acto
que al Gobernador de una Provincia se refiera, es de la
competencia de la justicia federal. Hay ya dos decisions
dadas A este respect.
30 <(Desde que asi prescindid tambien de la Gonstitucion que le
prohibe avocarse process y much mas actuar y resolver en ells,
como lo hizo con la punta de las bayonetas.)
El Gobierno Nacional no ha visto mas autos que el decreto
de 31 de Octubre del Gobernador Zavalla, que desconocia
la Legislature, y el subsiguiente que la encarcelaba; y ga-
rante como es de la forma republican de gobierno, violada,
destruida, como no se ha hecho en un siglo en el mundo,
us6 de los medios que la Constitucion ha puesto en sus ma-
nos para compeler A cumplir las leyes al que las resisted
Orden6 que si el Gobernador 6 el Juez se negaba A poner
en libertad A los encarcelados Representantes, mandase A
la tropa que hace la guardia les abriese las puertas. Este es
el efecto del escrito de habeas corpus, en su aplicacion A los
casos en que la orden de prison eman6 de Juez incompe-
tente; y el Gobernador que aprehendi6 y el Juez que process
Representantes por actos legislativos no eran competenites.
40 ((Desde que proclamd, olvidando la nocion elemental de nuestro
sistema, la dependencia del Poder Ejecutivo at Legislativo.B
Esta dependencia del Poder Ejecutivo y del Judicial, no es
simple nocion, es la base del gobierno representative. Pro-





PR"CTICA CONSTITUTIONAL


,clam6la Montesquieu, el primero en el Espiritu de las Leyes, y
"esti expreso en todas las constituciones del mundo. La Le-
-gislatura acusa y condena Gobernadores, Presidentes, Mi-
nistroty Jueces. En los Estados Unidos & todos los empleados
f(iblicos.
5 .tumillado, desautorizado 6 inerme, dieos pies de una fraccion entro-
nizada por dl (el Presidente) y que por dl tomaba el nombre del pueblo
para sus amanfos y venganzas.n)
Era mas hacedero, segun esta teoria no s6lo arrojar humi-
Ilado y desautorizado a un inmundo calabozo al Poder Le-
gislativo. Era mas hacedero, no s6lo dejar humillado y
desautorizado al GobiernoNacional, sino arrojar ignominio-
samente la bandera national, con los soldados al servicio de
la Nacion, que humillar y desautorizar al autor de todos esos
atentados, porque s6lo 61 tiene vanidad y orgullo, s6lo 61 es
autoridad. Pero ese era el deber del Ejecutivo Nacional; y
sin embargo, el decreto atentatorio del Gobernador Zavalla
*es de 31 de Octubre del afio pasado y la orden dada al Gene-
ral Arredondo de prestar fuerza A los actos de la Legislatura
es de 4 de Marzo de este afio. Cuatro meses de lenidad, de
temperamentos prudentes, de misiones pacificas, precedie-
ron antes de apelar A este medio extreme.
Tres veces en esos cuatro moeses, repiti6, reiter6 el Gober-
nador el acto del 31 de Octubre, desconociendo a la Legisla-
tura y al Gobierno Nacional. El Gobierno encontr6 una
Legislature en la cArcel y orden6 su libertad. jQu6 amaftos
caben en esto? aDe qu6 se vengaba? Y no obstante, al dia
siguiente de haber expedido el decreto de 4 de Marzo, el
Gobierno Nacional, recLbiendo un com sionado que venia A
retractar la amenaza de resistir d todo trance i los actos del
Gobierno Nacional, a dar por revocada la orden de expulsar
la bandera y armas nacionales de su territorio, el Gobierno
suspendi6 generosamente su decreto, dindose por satisfe-
tho con este simple reconocimiento del error para evitar la
imputacion de los infinitos crimenes cometidos. Pero Za-
Talla, al proclamar la resolution por transaction obtenida por
su ministry, dijo que s6lo acataba al Gobierno Nacional y A
la Legislature desde esa fecha, porlo cual quedaban nulos la
Legislature y los decretos nacionales durante los cinco an-
oteriores meses.





OBRAS DE SARMIENTO


60 oEn fin, desde que ese pueblo era echado d culatazos de los co-
micios d que to habia llamado una ley vigente.)
Aqui, ya no son groseros errors de principios. Aqui hay
supresion de hechos y falsificacion de la verdad. En este
largo relato, no aparece cuando la Legislatura cometi6 el
atentado de Ilamar A juicio al Gobernador contra su nocion
elementalb de la independencia respective de los poderes.
APor que la calla? Parecia que el Presidente era quien lo ha-
bia dispuesto y viene a pedir intervention al Senado que
no administra, declarando asi depuesto tambien de sus fun-
ciones administrativas al Poder Ejecutivo Nacional. AEsti
tambien este suspenso 6 depuesto ya, para el Gobernador Za-
valla?
Pero aqui estr la solution del tremendo problema. La Le-
gislatura.puesta en libertad y reinstalada ahora, con quorum
y mayoria de trece y reconocida legal por el Gobierno Na-
cional, dict6 leyes buenas 6 malas, pero eyes, dura lex, sed
lex. Una de ellas fu6 declarando sometido A juicio al Go-
bernador, otra estableciendo el procedimiento, otra anu-
lando todos los decretos atentatorios del Gobernador y otra
modificando la ley de elecciones.
Las leyes sancionadas por la Legislatura son leyes, si
antes de diez dias el Poder Ejecutivo no las veta; y son
leyes, si despues de diez dias el Poder Ejecutivo no les pone
el cdmplase. El pueblo estr obligado A obedecerlas.
Estas leyes y otras de la Legislatura no fueron vetadas
por el Ejecutivo, ni obtuvieron el cdmplase, con lo que
quedaron leyes de la Provincia, tan obligatorias para el
pueblo como para el Gobernador.
Para salvarse del juicio que hasta ahora sostiene ser contra
la nocion de ia independencia 6 irresponsabilidad de los
poderes Ejecutivo y Judicial, volvi6 & desconocer la Legis-
latura y los actos del Comisionado Nacional, aunque ahora
no hubiese el pretexto de faltar quorum; y para hacer una
Legislature de mafiana, mand6 practicar elecciones segun
una ley que ya no estaba vigente, precisamente porque le
habian arrebatado los medios de imponer su voluntad A los
electores.
Con este catAlogo de absurdas denegaciones de los mas
incuestionables principios, si no es de la verdad de los
hechos, viene el sefior Zavalla al Congreso, saltando por





PRACTICE CONSTITUTIONAL


encima del Ejecutivo, linico poder con que es licito comuni-
carse, A buscar ante el Soberano Congreso la aprobacion de
esas demasias sin ejemplo en nuestra historic constitu-
cional.
Y luego como por descanso, afiade: ((Bien hubiera podido
repeler la fuerza con la fuerza.) 1Y esto dicho al Soberano
Congress I Repeler la fuerza, con la fuerza1 C'est trop fort!
D6jese A un lado un trozo de declamacion fuera de lugar,
para entrar en un catecismo de preguntas, A las que pondre-
mos respuestas.
a 8i errS, pregunta al Senado el Gobernador suspendido, on
el use del powder que recibi de mis oonciudadanos gpor qu6 no ase me
juxga
-Porque citado y emplazado por el Juez de Gobernadores,
Ministros y Jueces, por abuses en el ejercicio de sus funcio-.
nes, se ha escapade del territorio de su jurisdiccion y proba-
blemente la Legislatura de San Juan ignora d6nde se halla
A la fecha. 4Por qu6 no se juzga a Varela, Saa y tantos otros
pr6fugos ? Y sin embargo, para el hecho de deponerlo, que
es lo ldnico que puede hacer una Legislatura, puede juzgarlo
por estrados, despues de notificado el dia designado para su
comparencia.
'Quidn ha de juzgarme?
-La Legislatura de San Juan, por los decretos en que la
desconoci6 y encarcel6.
i En qu fuero esid la ley que viold ?
Esta mal puesta la pregunta. Diga: 4, A cuAntos fueros
pertenecen las leyes que violet ?
-A various.
P Pertenecen al orden national ?
-El desobedecimiento A las disposiciones del Gobierno
Nacional en uso'de una atribucion suya, como es garantir'la
forma republican; la expulsion decretada de las fuerzas
nacionales, usurpando el derecho de mover fuerzas, que es
exclusive del Gobierno Nacional; y la amenaza de resistir d
todo trance d la autoridad national, son delitos del fuero national.
j Soy sedicioso 6 rebelde ?.
-Lo uno y lo otro.
i Si es aMs, poe qug no conoce ya de mi causa la justicia national ?
-1 Qu6 prisa corre ? Deje tiempo para formular el process.
Su Juez esta donde el fuero de la causa y acaso ya se estara





OBRAS DE SARMIENTO


instruyendo; pero la Justicia Nacional no reconoce Gober-
nadores, sino individuos. Juzgara, si asi lo cree necesario,
al reo Manuel Jos6 Zavalla, de tal profession, acusado de tales
crimenes.
Si mi delito ha sido del orden provincial, g desde audndo, ni cdmo uno
de los podores puede ser RACIONALMENTE subordinado 4 otro ?
-Todas lis Constituciones del mundo son irracionales a este
respect. A. ege mismo Senado, A quien se dirige el interro-
gante, corresponde juzgar en juicio ptiblico A los acusados
por la CAmara de Diputados, que son los que en San Juan se
llaman Gobernadores y aqui Presidentes.
g Qu6 seria entonces do la independeneia respective, que es la base de su
existencia, y de la armonia de los poderas ?
-Que iria al diablo con su inventor.
En fin, seflor, qud significa un Gobernador en mi position ?
-Un reo alzado y pr6fugo de su legitimo juez. 4 Por qud
no va a cantarle esta letania al oido A la Legislatura, ainico
juez de Gobeinadores? Aqui esta hablando solo, pues que
el Senado no juzga Gobernadores y si Presidentes, cuando
son acusados por la Cimara; pero acusados por Gobernado-
res suspensos por su propia Legislatura, es un poco nuevo.
Este es otro delito national. (El pueblo no delibei'a ni
gobierna sino por medio de sus Representantes, etc.)) y como
el Gobernador no es Representante y acusa al Presidente,
ante el Senado, viola la Constitucion usurpando poderes,
pues, como antes hemos dicho, ante el Senado los Goberna-
dores son simples individuos.
Con repeticiones de los antedichos observados, el Gober-
nador se despite del Congreso, deseAridole buena salud y
acierto.
No concluiremos estas observaciones sin copiar un trozo
del clebre Webster en que habla de estas materials, refi-
ri6ndose A la revolution de Dorr. ( Este disturbio de Rhode
Island, como todos saben, fu6 Ilevado al conocimiento del
President de los Estados Unidos por las autoridades pdbli-
cas de Rhode Island, L y c6mo lo trat65 ? Los Estados Unidos
han garantido A cada Estado una forma republican de
gobierno... Bien; entonces se acudi6 al Presidente de los
Estados Unidos, al Poder Ejecutivo de los Estgdos Unidos.
Porque, conforme a nuestro sistema, corresponde al Ejecu-
tivo determinar en primera instancia, qui4nes son y quignes no son





PRACTICE CONSTITUTIONAL


gobiernos. El Presidente reconoce gobiernos, gobiernos extran-
jeros, como aparece de tiempo en tiempo en este mundo
versAtil.
< ......Estas provisions constitucionales hacen deber
indispensable delPresidente deeidir, en caso de conmocion,
cuMl es el legitimo gobierno de un Estado. No puede evitar
tal decision. En este caso decidi6 que el Gobierno exis-
tente era el gobierno legitimo. No podia obrar de otro
modo.D
La Corte Suprema de los Estados Unidos, ha reconocido en
el President esta facultad, y la jurisprudencia americana
es la nuestra.
Ahora bien: el Gobierno llamado A garantir A San Juan
una forma republican de gobierno, debi6 decidir cuMl frac-
cion de la Legislatura era Legislatura, y cuAl n6; y lo hizo
segun los principios que rigen el caso. Desde que lo hizo,
el Gobernador debi6 someterse A esta decision, y todo acto
en contrario es rebellion. Es igualmente acto de rebellion
presentarse al Senado pidiendo en agravio del Presidente
que el Senado declare que no es Legislatura, la que declared
tal el poder que por la Constitucion y la practice de los
Estados Unidos y la nuestra, ejerce esa facultad.
El President no ha necesitado del concurso del Senado
para reconocer el Gobierno de Espafia, porque es atribu-
cion suya, como no ha necesitado del asentimiento del
Senado para reconocer la Legislatura de San Juan, que no
era una nueva Legislatura, sino la misma que existia
antes, electo cada uno de sus miembros por decreto de
convocatoria a elecciones del Gobernador Zavalla.
Si el Senado no quiere extraviarse de la senda constitu-
cional, no d6 oidos a quien dirigi6ndose al Senado viola
las formas constitucionales, acusando 6 declarando abu-
sivos los actos del Presidente, usurpa poderes de la otra
CAmara y viola la Constitucion; y pidiendo intervention al
Senado y no al Presidente, que es el dinico 6rgano para pre-
sentar tales requerimientos, viola la Constitucion descono-
ciendo la autoridad del Presidente y se confiesa rebelde a
esa autoridad.
Reflexionen bien sobre lo que hacen en este caso y los
precedentes que van 6 dejar establecidos. Todo el sistema
de gobierno puede echarlo abajo un paso falso. Si un


43





OBRAS DE SARMIENTO


Gobernador puede cerrar Legislaturas y encarcelar Repre-
sentantes, la forma representative viene por tierra. Si puede
dirigirse al Congreso y 6ste procedeen su virtud, el Ejecutivo
National queda suprimido.
Los Estados Unidos tenian Congreso con los primitivos
articulos de Confederacion, y la Constitucion que se di6 para
remediar los males apuntados, consisti6 precisamente en
crear un Poder Ejecutivo en manos de un Presidente, para
hacer cumplir la leyes.


INFORMED DEL GOBIERNO SOBRE LOS ASUNTOS DE SAN JUAN

Mayo 31 de 1869.

A la Honorable Cdrara. de Senadores:

Al remitir a V. H. los documents relatives a la interven-
cion national en la Provincia de San Juan, et Poder Eje-
cutivo consider oportuno acompafiarlos de un informed
circunstanciado, A fin de que se puedan apreciar debida-
mente sus procedures.
Desde luego es necesario empezar por establecer los
hechos que han dado origen A aquellos procedimientos.
La Legislature de San Jnan, en nota de 30 de Octubre,
quite se acompafia bajo el anexo A (No 1), solicit interven-
cion del Gobierno Nacional por verse desconocida por el
Poder Ejecutivo de aquella Provincia. A esta nota adjunta
la Legislature various documents de la mayor importancia.
Primero, un memorandum (No 2) explicativo de los sucesos
que habian producido la situation irregular en que la Pro-
vincia se encontraba. Segundo, un acta de la session del 28
de Octubre del aflo pasado, en la que consta los procedi-
mientos seguidos para organizer la Cimara (No 3). Ter-
cero,un decreto del Poder Ejecutivo de San Juan, declarando
nulos los procedimientos de la Legislatura, 6 incitando al
fiscal A deducir las acciones A, que hubiere lugar contra
los Diputados (No 4). Cuarto, una resolution de la Legisla-
tura condenando los procedures del Gobierno y prohibiendo
al Poder Judicial seguir juicio contra los miembros de la
Legislature (No 5). Quinto, otra resolution del Cuerpo Legis-





PRACTICE CONSTITUTIONAL


lativo suspendiendo sus sesiones y requiriendo la interven-
cion national (No 6).
Fu6 portador de estos documents un Comisionado espe-
cial de la Legislatura, el Diputado don Jos6 M. del Carril-
El Gobierno estudiaba el asunto, y su opinion sobre la
necesidad de la intervention no estaba adn formada, cuando
llegaron nuevas noticias que agravaban la situation de
San Juan, demostrandose con un hecho material, que no
se prestaba A tergiversaciones, que la Legislatura no era
solamente desconocida, sino que se imposibilitaba su fun-
cionamiento con la violencia. El Senado se habri ya aperci-
bido que el Poder Ejecativo se refiere & la prison de los
Diputados que constituian la mayoria y A los que decia el
Gobernador Zavalla haber tornado infraganti delito de sedi-
cion, consistiendo 6ste en haber adoptado una resolution
como Legisladores, y haberla mandado publicar.
Este atentado resolvi6 inmediatamente la intervention
del Gobierno Nacional, que encontraba justificado el reque-
rimiento de la Legislatura de San Juan, y subvertida la
forma representative republican de gobierno por el hecho
de haberse el Poder Ejecutivo arrogado facultades inheren-
tes al Poder Legislativo, y por la prison violent de los
Diputados.
La Constitucion de la antigua Confederacion decia en su
articulo 6:
( El Gobierno Federal intervene con requisicion de las
e Legislaturas 6 Gobernadores provinciales, 6 sin ella, en
< el territorio de cualquiera de las Provincias,al soloefecto
de restablecer el orden pdblico perturbado por la sedi-
a cion, 6 de tender a la seguridad national amenazada
( por un ataque 6 peligro exterior. D
La Convencion de Buenos Aires que proyect6 la reform
de aquella Constitucion, pens6 desde luego que uno de los
articulos que debia ser reformado era este; tanto por los
abusos a que habia dado lugar anteriormente, como por-
que era indispensable armonizar sus disposiciones con el
articulo 50 de la Constitucion que impuso a al Gobierno
a Federal el deber de garantir a cada Provincia el goce y
a ejercicio de las instituciones locales, de conformidad con
e las constituciones que debieran dictar bajo el sistema
a representative republican, y de acuerdo con los princi-





OBRAS DE SARMIENTO


pios, declaraciones y garantias de la Constitucion Na-
( cional. )
El articulo 60 qued6, en consecuencia, redactado.en los
terminos siguientes:
c( El Gobierno Federal intervene en el territorio de las
a Provincias para garantir la forma republican de gobierno
a 6 repeler invasiones exteriores, y A requisicion de sus
e autoridades constituidas, para sostenerlas 6 restablecer-
< las, si hubiesen sido depuestas por la sedicion 6 invasion
de otra Provincia.x)
El studio detenido de los documents que habian sido
remitidos al Poder Ejecutivo, le trajo la conviction de que
en la Provincia de San Juan estaba violado el sistema
representative republican, por cuanto el Gobernador de
aquella Provincia se habia arrogado las facultades del Poder
Legislative, desconociendo resoluciones que son privativas
de este poder, tales como el juicio sobre la validez 6 nuli-
dad de la election de sus miembros, las medidas coerciti-
vas para obligar A los inasistentes A concurrir A las sesiones
y por el hecho mas extraordinario todavia de fundar un
decreto de desconocinmiento de la Legislatura en el infor-
me de una minoria de diputados, dado fuera de sesiones,
y por consiguiente cuando no ejercian function alguna legis-
lativa.
No necesita esforzarse el Poder Ejecutivo en demostrar
que el sistema representative republican estaria minado
por su base, desde el moment en que se reconociese A las
minorias de las Legislaturas, el derecho de atentar contra
las resoluciones de las mayorias, con s6lo reunirse en un
local cualquiera y hacer causa comun con el Poder Ejecu-
tivo, como ha sucedido en San Juan.
En el sistema representative republican las Legislaturas
dictan las leyes y adoptan sus resoluciones por mayoria de
votos, sin que A las minorias sea dado hacer otra cosa que
someterse A la voluntad del mayor ndmero. Aun supo-
niendo que hubiera exactitud en las apreciaciones que la
minoria de la Legislatura de San Juan hace en su protest
dirigida al Gobernador de aquella Provincia, con motive de
las resoluciones adoptadas por la mayoria en la session de
28 de Octubre, el Gobernador no ha podido nunca dictar
el decreto con que desconoci6 aquellas resoluciones, por-





PRACTICE CONSTITUTIONAL


que no estA en la esfera de sus facultades semejante atri-
bucion.
Si habia una falta que remediar, la minoria debi6 tomar
su'asiento en la Camara y provocar alli la reconsideracion
de los actos de que se quejaba, y el Gobernador debi6 vetar
las resoluciones que se le comunicaban, si es que en ellas
cabia el veto, ainico medio legal que el Poder Ejecutivo
tiene para suspender la eficacia de los actos legislativos.
No se procedi6 asi, sin embargo; y todos los actos del Go-
bernador de San Juan demuestran en 61 1. intencion deci-
dida de prescindir completamente del Poder Legislativo,
ejerciendo violencia sobre los miembros que lo constituian,
con excepcion de la minoria que le .era simpAtica y que le
acompafiaba en la. conspiracion contra el sistema repre-
sentativo republican, cuyo ejercicio garante A cada Pro-
vincia el Gobierno Federal. Asi, puede observarse que en
el mismo decreto atentatorio contra la Legislatura, el
Gobernador Zavalla, incitaba al Fiscal pdblico A entablar
acciones criminals contra los Diputados, suponiendo la
existencia de delitos cometidos en el ejercicio de las fun-
clones de Representantes del pueblo; como si en ningun
caso pudiese hacerse un crime al Diputado de las opi-
niones que vierta y del voto que d6 como Legislador.
Atropellada .asi la Legislatura, di6 una ley 6 resolution,
por la cual se declara nulo el decreto del Gobernador
Zavalla desconoci6ndola, y se consider sedicioso A todo
el que no le secunde en sus prop6sitos. Esta resolution
fu6 seguida de la prisonn de los Diputados que la dieron,
declarados A su vez sediciosos infraganti delito, por el hecho
de lyber publicado la resolution antes mencionada.
Violada la forma republican de gobierno, el Poder
Ejecutivo resolvi6 la intervention por derecho propio, A fin
de hacer prActica la garantia de ejercicio de ias institucio-
nes locales que el Gobierno Federal garante a cada Pro-
vincia (art. 50 de la Constitucion Nacional); y resolvi6
acceder al requerimiento de intervention de la Legislatura
para sosteneria en el ejercicio de sus funciones (art. 60 de
la Constitucion).
El delicado cargo de Interventor Nacional, fu6 confiado al
Diputado al Congreso, ciudadano D. Luis Velez, como
consta del decreto expedido entonces (Anexo B, N 1).





OBRAS DI[B AKRMIENTO


Las instrucciones enviadas A este Comisionado, que V. H.
encontraria anexas, bajo el ndmero 2, recomendaban la
mayor prudencia y moderation, 6 instaban por que se
incitara el patrintismo de las fracciones disidentes, A fin de
hacerlos venir A un arreglo, que evitara el bochornoso
espectAculo que en esos mementos ofrecia la Provincia de
San Juan, con su Legislatura encarcelada, y un Goberna-
dor que se habia investido por su propia cuenta de facul-
tades extraordinarias: porque facultades extraordinarias
son todas aquellas que se ejercen, arrebatando un poder
pdblico A otro atribuciones exclusivamente suyas.
El Poder Ejecutivo cree oportuno consignar en este docu-
mento un parrafo de aquellas instrucciones, para que se
pueda juzgar el espiritu que lo dominaba al decretar la
intervention: ((El seftor Presidente me encarga, dicen
(( aquellas instrucciones, prevenir A Vd. que va a encon-
<( trar en San Juan, en uno y otro bando, Animos exacer-
< bados por discusiones y pugnas personales, ciudadanos
<< honrados en unas y otras filas, pero arrastrados por la
.. passion muchos, por la mala inteligencia de sus derechos
<( los mas, y por ambiciones personales algunos. Vd. debe
< obrar, pues, tehiendo en vista que en todos los hechos
< no hay crime sino error; pero .error que debe desapa-
a recer desde que la insistencia en 61 haya de producer
< des6rdenes de un lado y empleo de fuerza 6 inversion de
< fondos de part de la Nacion en caso de ser requerida A
a( intervenir.))
En las palabras transcritas se puede observer cuan lejos
estaba de la intention del Poder Ejecutivo Nacional el
llevar su intervention a San Juan para favorecer un par-
tido con perjuicio del otro.
El encargo que se daba al Comisionado era obtener la
libertad de los Diputados, y poner A la Legislatura en ejer-
cicio de sus funciones.
La prison de los Diputados era un acto tan irregular,
tan abusive, tan atentatorio, que por si solo habria bastado
para motivar la intervention. Es de la esencia del sistema
representative republican que el Diputado es inmune en
el ejercicio de sus funciones, y tan rigoroso es este princi-
pio, que la Constitucion Nacional exige dos tercios de votos
de cada CAmara para powder suspender A uno de sus miem-





PRACTICE CONSTITUTIONAL


bros, y entregarlo & la justicia ordinaria cuando se forme
querella por escrito contra algun Senador 6 Diputado:
como prescribe que, cuando el Diputado 6 Senador sea
aprehendido infraganti delito, se d6 cuenta inmediata A la
Cimara respective con la information sumaria del hecho.
En San Juan todos estos principios fueron violados,
tivo para tener pretexto para el juicio, y tornado luego la
publication de esa resolution legislative como el acto
material de cometer el crime, para ordenar la prison de
los Diputados, y todo sin llenar las formalidades sefialadas
para estos casos.
Llegado el Comisionado A la provincia intervenida, soli-
cit6 del Gobernador la excarcelacion, y 6ste con pretex-
tos frivolos se neg6 a. ordenarla; la solicit en seguida
del Juez del Crimen que conocia en la causa, el que tam-
bien-adujo pretextos para apoyar su negative.
Entre tanto, oigase c6mo expone el Comisionado Nacio-
nal la situation de los Diputados press, en el informed con
que da cuenta de su comision al Gobierno Nacional,
(Anexo B, N 4):
(( La situation de los Diputados press, dice el Comisio-
nado Nacional, demandaba una solucion pronta sobre
<< su prison y V. E. lo prevenia encarecidamente en las
A instrucciones reservadas que se me habian transmitido.
A Hacinados con bandidos y criminals de todo g6nero, en
A inmundos y estrechos calabozos, cada hora de prison en
<( los rigores de la estacion, era una hora de martirio y de
A diese a prolongar este incalificable suplicio, tanto mas
- terrible, cuanto mas injusto y vejatorio.
El Comisionado Nacional, desoido en su peticion por el
Gobernador de San Juan y por el Juez del Crimen, orden6
al jefe de las fuerzas que estaban a sus 6rdenes diese libbr-
tad A los Diputados. ((La orden fu6 cumplida, dice el Comi-
a sionado, saliendo todos los Diputados y el Secretario de
la Legislatura de la carcel, en la que no ya se les asegu-
. raba, sino que se les vejaba de un modo odioso y cruel. X)
Cumplida asi la primera parte de la mission confiada al
Diputado Velez, trat6 de llenar la segunda, incitando 6a
Touo XXxII.-4





50 OBRA.8 DS SARMIENTO .

los Diputados de la minoria a asistir a la reinstalacion de la
Legislature. Vanos fueron los esfuerzos del Comisionado
Nacional en este sentido.
Despues de haber obtenido de aquellos seaiores !a pro-
mesa de que asistirian a la session, cuando el caso Jleg6
le hicieron saber, por medio de una nota, que persistian en
mantenerse alejados de la CAmara, puesto que habiendo
protestado contra la reunion del 28 de Octubre por incons-
titucional, desde ese moment habia quedado establecid&
un conflict entire las dos fracciones de la CAmara
(Anexo B, document No 9).
El senior Comisionado pidi6 en esta situation nuevas
instrucciones al Poder Ejecutivo (No 5) las que fueron
enviadas inmediatamente. (No 11.)
En esas instrucciones se demuestra claramente c6mo no
puede admitirse el conflict entire dos fracciones de la
Legislature; porque es base del sistema representative
republican, como antes se ha dicho, que toda question se
resuelva por votacion, no teniendo la minoria derecho a
protestar fuera de su seno contra las sanciones de la mino-
ria, ni much menos a buscar el apoyo de otro poder para
ejercer violencia contra 6sta.
Como se vera por esas instrucciones, el Poder Ejecutivo
encarg6 a su Comisionado que diera por terminada su
mission, dejando la Legislatui'a instalada, cualquiera que
fuese el ndmero de Diputados, pues es el resort exclusive
de aqulla el proveer los medios para obligar a los inasis-
tentes a concurir a la Camara, 6 adoptar las medidas nece-
sarias para que el Poder Legislativo no desaparezca por con-
fabulaciones ilegales de las minorias; y persistiendo siempre
el Poder Ejecutivo en sus prop6sitos de conciliacion y pru-
dencia, consign el siguiente pirrafo en las instrucciones
referidas: ((El Gobierno Nacional cree que no teniendo la
< Legislature fuerza armada para hacer cumplir sus reso-
a luciones y en prevision de que el Ejecutivo de la Provin-
a cia, por favorecer a los inasistentes y dejar burlada a la
Intervencion, no presto su fuerza a la Legislatura, podia
ordenar A usted que ponga fuerza national a las 6rdenes
c del Presidente de la Legislatura, para compeler a asistir
(( los que se mantienen rebeldes contra su autoridad; pero
( el Gobierno Nacional no tiene la suficiente confianza en





PRACTICE CONSTITUTIONAL 51

4 la justificacion de los-actos de hombres exacerbados pojr
u agravios y rencores, y ha creido que debia dejar al senti-
s miento del deber y del decoro ; unos y otros, conformrn-
c dose con mantener su accion en los limits del sistema
s representative comun & todas las Repilblicas y fuera del
( alcance de las pasiones que dividen f San Juan.
El Comisionado Nacional lilen6 cumplidamente estas ins-
trucciones ( anexo al No 11) a que una vez restablecido el
( Poder Legislativo de la Provincia de San Juan por la
(;autoridad national, no era possible, sin mengua de la
rn misma, suponer que sus resoluciones no fueran debida-
R mente acatadas; agregando: El Poder Nacional, que ha
( restablecido la Legislatura, sera quien la sostenga.,
Esta fu6 la situation que dej6 en San Juan el Comisio-
nado Nacional y el Poder Ejecutivo esperaba que la refle-
xion y el patriotism hubiesen traido a todos los espiritus la
tranquilidad necesaria, y que aquella Provincia hubiese
continuado por la senda constitutional en la que acababa
de ser colocada por el poder encargado de garantir el ejer-
cicio de las instituciones locales A las catorce provincias
que componen la Repdblica.
Desgraciadamente la passion se sobrepuso a la razon, y el
Gobernador de San Juan, que habia atentado antes contra
el Poder Legislativo en su Provincia, quiso. dar mayores
proporciones al escandalo, y dict6 el 16 y 20 de Febrero dos
decretos, que importaban actos de verdadera rebellion con-
tra la Constitucion y la Autoridad Nacional.
Esos decretos se adjuntan bajo el anexo 6, ndmeros 1 y 2.
41 mismo tiempo que ellos, recibi6 el Poder Ejecutivo
la nota y resolution de la Legislatura, fecha 19 de Febrero,
que se incluyen bajo el nimero3.
Desde este moment los sucesos de San Juan tomaban un
caracter distinto y una gravedad mayor que la que hasta
entonces habian tenido.
El Gobernador de aquella Provincia, ultrapasando todo
derecho, declaraba por medio de un decreto, nulos los actos
del Poder Ejecutivo Nacional, que habian dado por resul.
tado el restablecimiento de la Legislatura de San Juan, y
volvia las cosas al estado que tenian cuando lleg6 alli el
Interventor doctor don Luis Velez. Ademas, ordenaba por
medio de otro decreto, que saliese del territorio de su Pro-





OBRAS DB SARAMIENTO


vincia, un Batallon de Guardia Nacional movilizada, que
habia sido colocado alli por la Administracion anterior,
para prevenir una invasion de montoneros.
Con estos procedimientos del Gobierno de San Juan que-
daban violados los principios del sistema de gobierno que
nos rige, y era desconocida la Autoridad Nacional en el
ejercicio de sus funciones legitimas.
El articulo 50 de la Constitucion impone al Gobierno
Federal la obligation de garantir a cada Provincia el ejer-
cicio de sus instituciones locales, y el articulo 60 le faculta
para intervenir en ellas a ese objeto, 6 para reponer y soste-
ner las autoridades constituidas en el ejercicio de sus fun-
ciones.
El Poder Ejecutivo habia ido A San Juan 6 hacer pricticas
las disposiciones de estos dos articulos constitucionales,
pues el Gobernador de esta Provincia habia suprimido el
Poder Legislativo de ella, por la prison de la mayoria de
los Diputados, y se habia abrogado sus facultades resol-
viendo cuestiones de la competencia de la Legislatura.
Desde ese moment, el Gobernador de San Juan estaba
obligado A acatar la autoridad del Jefe Supremo de la Re-
ptiblica, representada alli por el Interventor que procedi6
A su nombre, y todo acto de ese Gobernador, tendente a des-
conocer la autoridad national, era un acto de verdadera
rebellion, porque los Gobernadores de Provincia no pueden
en ningun caso juzgar 6 invalidar las resoluciones de los
Poderes Nacionales. Del Poder Ejecutivo, es juez lnico el
Congress por acusacion.
El mismo Gobernador Zavalla habia reconocido el per-
fecto derecho con que el Presidente de la Reptiblica inter-
venia en San Juan, cuando contestando A la nota con que se
le comunic6 el nombramiento del Comisionado Nacional
decia lo siguiente: ((No es del caso manifestar la diver-
R gencia de vistas que sobre subversion de la forma repu-
(( blicana de gobierno abriga el de esta Provincia con las
a manifestadas por V. E. La Constitucion ha dejado al
< Gobierno Federal la apreciacion legal de ese hecho, y al
< tomar el sefior Presidente la resolution que se nog comu-
nica, ha ejercidb un derechoperfecto.) (Anexo B, nim. 7.)
Entonces, si el mismo Gobernador de San Juan reconocia
y declaraba que el Presidente de la Reptiblica ejercia un





PRACTICE CONSTITUTIONAL


derecho perfect, al llevar la intervention a aquella Pro-
vincia, era deber suyo someterse a las consecuencias del
ejercicio de aquel derecho.
El Gobernador de San Juan, olvidando, sin embargo, sus
propias declaraciones, expide el decreto de 16 de Febrero,
desconociendo los procedimientos de la autoridad national,
incurriendo en la clasificacion de sedicioso que la ley da
al que impide a la autoridad national el ejercicio de sus
funciones y la ejecucion y cumplimiento de las provi-
dencias administrativas en algunas provincias), y en la
clasificacion de rebelde, tambien aplicada por la ley-((al
' que pretend despojar de su autoridad constitutional al
President de la Nacion.))
Desde ese moment el Gobernador de San Juan se colo-
caba en condiciones irregulares para con los poderes nacio-
nales.
Reagravaba su situation este mandatario irreflexivo con
otro decreto expedido el 20 de Febrero, por el que se expul-
saba ignominiosamente de la Provincia de San Juan a un
batallon alli situado por orden del Presidente* de la Repd-
blica. El Gobernador decia en su decreto que (dos Estados
tionen el perfect derecho de no admitir en sus territories la
permanencia de fuerzas de line 6 de la milicia national
movilizada, cuando no han sido declarados en estado de
sitio 6 no han sido requeridas por sus gobiernos; ) descono-
ciendo con esta doctrine la prescripcion constitutional que
da entire las atribuciones del Poder Ejecutivo, la de distri-
buir las fuerzas de la Nacion en todo el territorio de la
Repdblica.
La Legislature de San Juan, a su vez, toma una resolution
requiriendo de la autoridad national el auxilio de la fuerza
pdblica para el sostenimiento del Poder Legislativo, que
habia sido restablecido por su intervention, y anulando los
decretos del Gobernador en que se desconocen sus resolu-
clones.
En esta situation, el Poder Ejecutivo Nacional dict6 el
decreto de 4 de Marzo, que se acompafia bajo el anexo D,
por el que se ponia a las 6rdenes del General Arredondo
toda la fuerza de line 6 milicia que se encontrase en la
Provincia de San Juan, se ordenaba apoyar con la fuerza
pdblica el mantenimiento de la Legislatura en el ejercicio





OBRAS DE SARMIIGNTO


de sus funciones ordinarias, y se establecia que todo ciuda-
dano que tomase las armas para resistir con el G6bernador
de San Juan las resoluciones de las autoridades nacionales,
seria considerado en rebellion contra ellas.
Los fundamentos constitucionales de este decreto son
muiyclaros. El primer deber del Ejecutivo Nacional es
hacer cumplir la Constitucion y las leyes en todo el terri-
torio de la Reptblica; y cuando en una Provincia un Gober-
nador se levanta desconoci6ndolas, forzoso es reducirlo por
la fuerza, si es que, como en San Juan, se muestra sordo A
la razon y al patriotism.
El Ejecutivo Nacional, que habia ido a San Juan A resta-
blecer la forma republican de gobierno, con la reinstala-
cion de la Legislatura, que se veia desconocida por el
Gobernador de la Provincia, necesitaba ir alli de nuevo A
hacer respetar su autoridad, y tambien A sostener en el
ejercicio de sus funciones al poder que habia restablecido
y que de nuevo era desconocido.
Al dia siguiente de expedido el decreto de 4 de Marzo,
lUeg6 A esta ciudad el Ministro del Gobernador Zavalla, don
Isidoro Albarracin, comisionado por aquel para explicar al
Gobierno Nacional cual era la actitud del Gobierno de San
Juan. (Anexo E, No. 1).
En nota de 11 de Marzo, el Ministro Albarracin dice lo
siguiente: ((V. E. ha podido apreciar en la conferencia
tenida con este objeto, los antecedentes que autorizaron
al Gobierno de San Juan A reputar limitado el alcance de
<( la intervention, al ilnico fin de restablecer la forma repu-
( blicana de gobierno subvertida por la prison de los
a Repres6ntantes, pero desde que los documents produci-
dos y explicaciones tenidas con V. E. vienen a desvane-
(( cer esta conviction, patentizando que la intervention del
a Gobierno Nacional tenia por objeto la reposicion del Poder
Legislative ordenada A su requerimiento y por autoridad
< propia, el infrascrito se hace un deber en declarar que
c reconoce como un derecho perfect del Jefe de la Nacion
< el ejercicio de tal facultad como lo habia antes reconocido
explicitamente en lo que se refiere al restablecimiento de
< las formas republicans de gobierno, sea cual luere la
< apreciacion divergente que pudiera hacerse sobre los
a hechos ocurridos.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


((Asi no vacilo en asegurar a V. E. que el Gobierno de
< San Juan prestara el debido acatamiento A la autoridad
<( supreme, reconociendo la.Legislatura de San Juan con
<( el personal y formas en que ha sido repuesta, manteniendo
< con ella las relaciones constitucionales.)) (Anexo E. NO.2.)
Esta franca declaracion del Comisionado del Gobernador
Zavalla, demuestra que A los ojos del mismo que habia
motivado el decreto de 4 de Marzo, los procedimientos del
Ejecutivo Nacional eran de todo punto acertados, y daban
la esperanza fundada de que una situation que se presen-
taba tan prefiada de nubes se resolviera por los medios sen-
cillos y fAciles que ofrecen el ejercicio tranquilo de las ins-
tituciones federales, y la aplicacion regular de la Constitu-
-cion y de las leyes.
El Gobernador Zavalla reconocia por el 6rgano de su
Ministro que la intervention habia sido llevada A San Juan
en virtud de un derecho perfect del Jefe de la Nabion, y
como un acto de acatamiento A la autoridad supreme, se
anunciaba que el Gobierno de aquella Provincia recono-
.ceria la Legislatura con el personal y formas en que habia
sido repuesta, manteniendo con ella las relaciones constitu-
cionales.
Era esto cuanto deseaba el Poder Ejecutivo Nacional, y se
apresur6 a dictar el decreto (N. 3), dejando sin efecto las
disposiciones del de 4 de Marzo. Se ordenaba al mismo
tiempo al General Arredondo que tan luego como el Gober-
nador de San Juan reconociese la Legislatura desconocida
hasta entonces por l61, hiciese publicar por bando aquel
-decreto (No. 17) y mandara al jefe del batallon movilizado
que pasase A la casa de gobierno y presentara las armas al
Gobernador de la Provincia, poni6ndose A sus 6rdenes.
(Documento No. 4.)
El Poder Ejecutivo Nacional consideraba satisfactoria-
mente terminado este desagradable incident, cuando fu6
sorprendido por comunicacion del General Arredondo, ha-
ci6ndole saber que no habia publicado el decreto que le fu6
remitido porque el Gobernador de la Provincia entendia que
su compromise era reconocer la Legislatura desde la fecha y
no desde el dia en que fu6 repuesta por el Interventor Nacio-
nal (Anexo F,No. 1 y anexos.) Hacia present al mismo tiem-'
po que habia comunicado al Gobernador Zavalla, que pedia





OBRAS DE SARMIENTO


instrucciones al Poder Ejecutivo y que mientras Wstas Ilega-
sen, quedaba en vigencia el decreto de 4 de Marzo, es decir,
el que ordenaba que -se prestase el auxilio de la fuerza
piAblica para el sostenimiento de la Legislatura.
El General Arredondo habia lienado cumplidamente sus
instrucciones. El reconocimiento de la Legislatura debia
hacerse desde la fecha en que fub reinstalada, porque lo-
contrario habria importado dejar prevalecer la insurreccion.
del Gobiernode San Juan que por 6rgano de su Ministro
habia reconocido que el Presidente de la Repdblica habia
ejercido un derecho legitimo al Ilevar la intervention y
restablecer la Legislatura.
Y ni lugar A dudas habia sobre este punto, porque en las.
conferencias del Ministro del Gobernador Zavalla con el Eje-
cutivo Nacional, se habl6 extensamente sobre los medios
que podria tocarse para que la Legislatura reconsiderase
las leyes que habia dictado en el tiempo que se habia encon-
trado en entredicho con el Gobierno, y fu6 en virtud de esas
observaciones que al mismo tiempo que se daban 6rdenes
al General Arredondo para dejar sin efecto el decreto de 4-
de Marzo, se dirigia al Presidente de la Legislatura la nota
(Anexo E, No 6) en que se ven estos parrafos:
( El Gobierno espera que la Camara de Representantes
de la Provincia de San Juan, correspondiendo dignamente
tanto al apoyo que le ha prestado como A la diltima resolu-
cion del Gobernador de la Provincia, dejando sin efecto-
las disposiciones que trajeron el desacuerdo entire ambos
poderes, reconsider las leyes dictadas en presencia de
las dificultades que la rodeaban y acaso bajo las excitacio-
nes del moment. El corto t6rmino consagrado A una dis-
cusion y examen segun aparece de sus fechas y la falta
de reconsideration que hubiere reclamado el Poder Eje-
cutivo, usando del veto A que la Constitucion de la Pro-
vincia lo autoriza, les quita la fuerza moral, de que siem-
pre deben ir revestidas las leyes. Por otra parte, el patrio-
tismo y el deber que imponen A esa Camara las nuevas
circunstancias en que se encuentra de devolver la quietud
a los animos y de restablecer la cordialidad de las relacio-
nes sociales, le trae la necesidad de reconsiderar las leyes
que ha votado para circunstancias muy diversas y por
antecedentes que han desaparecido. Pueden en buena





PRACTICE CONSTITUTIONAL


hora hacerse prevalecer ideas y prop6sitos que dejen satis-
fechos los intereses 6 las pasiones del moment; pero el
tiempo dando lugar A que la conciencia del pueblo se forme
6 se ilustre, cria la opinion pdblica quejuzgaseveramente
A los mismos legisladores.)
De esta nota se di6 conocimiento al Comisionado del-
Gobernador de San Juan y lo tuvo 61 mismo segun lo mani-
fiesta el Presidente de la Legislatura en comunicacion
dirigida al Ministerio del Interior, en 24 de Marzo (Anexo-
F, No 2.)
Vuestra Honorabilidad comprende que la nota, cuyos
pArrafos acaban de leerse, no tendria objeto, si el recono-
cimiento del Poder Ejecdtivo solo habia de hacerse desde la
fecha, siendo infdtil reconsiderar leyes que no podian tener
validez, desde que se reputaba como no existente la autori-
dad del poder que las habia dictado.
Era evidente, por lo tanto, que el Gobernador de San
Juan, retrocediendo del buen prop6sito que tuvo al enviar
su Ministro A Buenos Aires, persistia en su rebellion. Asi lo
demuestran todas las tentativas infructuosas hechas por el
General Arredondo y por el Presidente de la Legislatura para
llegar A un arreglo. El Gobernador Zavalla se encerr6 en
su negative y llev6 adelante sus procedimientos. (Docu-
mentos del anexo F.)
Asi se le ve, por ejemplo, decretar elecciones con arreglo
A una ley derogada por la Legislatura y persistir en ellas
A pesar de una resolution de aquel poder anulAndolas, y de
resolution expedida el 25 de Marzo, es decir, dos dias des-
pues del decreto del 23, en que el Gobernador Zavalladeclara
que desde esa fecha reconoce al Poder Legislativo. ( Anexo.
G, Noi: y anexos al No 2.)
ElGeneral Arredondo, en consecuencia de las 6rdenes-
que le habian sido expedidas, prest6 el auxilio de la fuerza
que le fu, requerida para sostener A la Legislatura en el
ejercicio de sus funciones, impidiendo con ella que se-
practicaran las elecciones que contra el mandate expreso
de la CAmara ordenaba el Gobernador, y la prest6 tam--
bien para ocupar las oficinas pdblicas por haber suspen-
dido la Legislatura al Gobernador, en el ejercicio de sus
funciones, A consecuencia de haber aceptado la acusacion,
contra 61 entablada. (Anexo G, No 3.)





OBKAS DO SARMI[NTO


Es aqui oportuno explicar, cuando y por que.se ha hecho
vlso de la fuerza en la intervention en San Juan.
El Comisionado doctor Velez, fu6 el primero que se valid
-de la fuerza para dar libertad A los Diputados encarcela-
dos, despues que no pudo obtenerla iii del Gobernador
Zavalla, ni del Juez que conocia en la causa. Vuestra Hono-
Trabilidad comprende que la autoridad national no des-
empefiaria sino unga function vana, si al intervenir en las
-Provincias no lievase los medios materials de hacer cum-
plir sus mandates.
Cuando el Comisionado Nacional se retire de San Juan,
-el Gobernador de esa Provincia expidid el decreto de 16 de
Febrero, rebelAndose contra la autoridad national; ha-
biendo esto motivado otro de la Legislatura que fu6 pro-
mulgado por bandos dos dias despues.
El General Arredondo, debidamente solicitado, di6 una
banda de mdsica y un piquete de soldados para hacer la
promulgacion. El Jefe de las fuerzas nacionales accedid
al pedido y el Gobierno no ha reprobado su conduct, por-
que como Autoridad Nacional, aquel Jefe estaba en el
deber de sostener al poder ptiblico que la intervention
.habia repuesto (articulo 60 de la Constitucion) y quedaba
;una ley oponidndose A los desmanes del Gobernador, que
-se declaraba en rebellion contra la Autoridad Nacional en
el hecho de desconocer sus mandates. El articulo 29 de
la ley de 14 de Septiembre de 1863, condena A la p6rdida
del empleo y cinco afios de inhabilidad para ejercer
empleo pdblico, a toda autoridad de nombramiento
director national que no hubiese resistido la rebellion 6 la
sedicion por todos los medios A su alcance.
El Gobernadofr Zavalla se habia declarado en rebellion
por su decreto de 16 de Febrero, como lo estableci6 mas
tarde el Ejecutivo Nacional por el suyo de 4 de Marzo, y
-como lo prueba el hecho decisive de haber expedido recien
el 23 de ese mes aquel Gobernador un decreto recono-
ciendo ta Legislatura desde esa fecha, y no antes, en los
tOrminos en que habia sido repuesta por el Ejecutivo
National. (Anexo F, anexo al No 7).
Consecuencia de esa actitud hostile del Gobernador
.Zavalla, fu6 el empleo de la fuerza para suspender las
elecciones y para dar posesion pacifica del mando al Gober-





PRACTICE CONSTITUTIONAL


nador nombrado, misntras durara la suspension del
Gobernador propietario, contra, quienr se habia formulado
acusacion que habia sido aceptada por la Legislatura. Si
el Gobierno Nacional se hubiese negado A prestar el auxi-
lio material de la fuerza al poder que habia restablecido, la
Intervencion no habria tenido por resultado el restableci-
miento del imperio de las instituciones locales, sino por
el con-trario el triunfo del Gobernador, que usurpa facul-
tades que no l'e perteneceu, juzgando actos de las autori-
dades nacionales, y arrogandose atribuciones de la Legis-
latura.
El empleo de la fuerza en esos casos no ha sido otra
cosa que la Intervencion Nacional sosteniendo al Poder
Legislative, de acuerdo con el articulo 60 de la Constitu-
cion, contra un Gobernador que no s6lo desconocia ese
poder, sino que desoonocia tambien la Autoridad Nacional
en el hecho de no acatar sus resoluciones.
Separado del mando el Gobernador Zavalla por haber
sido suspendido en el ejercicio de sus funciones, el Gober-
nador nombrado interinamente acat6 las resoluciones
nacionales, cesando con este hecho los efectos del decreto
de 4 de Marzo. (Anexo G, No 4).
En esta situation, el Gobernador Zavalla se dirigi6 al
Poder Ejecutivo desde la Provincia de San Luis, requi-
riendo la Intervencion Nacional, por haber sido depuesto,
decia, por la Legislatura, A la que desconoce la facultad
de enjuiciarle. (Anexo X. No 1).
El Poder Ejecutivo se neg6 A intervenir por las razones
siguientes:
Primera: El Gobernador Zavalla era un Gobernador en
rebellion contra la Autoridad Nacional, puesto que habia
desconocido sus mandates, y seria un contrasentido que
el poder de la Nacion se pusiera al servicio del que
atentaba contra la existencia de sus instituciones.
. Segunda: El Gobernador Zavalla traia una queja contra
el Poder Legislativo de su Provincia, que en uso de un
derecho incuestionable habia decretado el juicio de su
Gobernador, y el Gobierno'Nacional en ningun caso esta
autorizado A intervenir en las Provincias para sostener
la irresponsabilidad de los mandatarios, como sueederia





OBRAS DE SARMIENTO


en el caso actual, si hubiese escuchado la peticion del
Gobernador de San Juan.
Los documents relatives A estos iltimos sucesos se-
acompafian bajo el anexo G.
Esta es, Honorable Senado, la relacion exacta de los
hechos que han tenido lugar en San Juan y que pueden
reducirse en la aplicacion del derecho a estas cuestiones.
Est' 6 no subvertida la forma representative republi-
cana de g'obierno cuando un Gobernador de Provincia
se arroga las facultades del Poder Legislativo y manda
encausar y encarcelar A sus miembros por actos legisla-
tivos?
El Ejecutivo Nacional sostiene que si, no s6lo por los
principios generals quie definen este sistema de gobierno,
sino porque la Constitucion. national ha especificado en lo
que consiste el sistema representative republican, creando
tres poderes independientes el uno del otro, con atribucio-
nes distintas, dando al Poder Legislativo la preponderancia,
por cuanto este poder es irresponsible, mientras que el
Ejecutivo y el Judicial son responsables ante 61.
,Esti 6 no atacado el goce y ejercicio de las instituciones
locales en una Provincia, que teniendo su Constitucion
acordada con la national, se encuentra con un Gobernador
que por medio de decretos declara sediciosos infraganti
delito a los Legisladores, que produce actos legislativos y
los somete A juicio, confundidndolos en la cArcel con crimi-
nales famosos?
El Ejecutivo Nacional sostiene que si, porque el goce y
ejercicio de las instituciones locales, consiste en que cada
poder march en la 6rbita de sus atribuciones, resolvi6n-
dose dentro de ella las cuestiones que puedan suscitarse.
ZEsta 6 no un Gobernador de Provincia en el deber de
acatar las resoluciones del Ejecutivo Nacional, cuando 6ste
Ileva la intervencion para garantir la forma representative
republican de gobierno, restableciendo a una Provincia en
el goce y ejercicio de las instituciones locales? (Articulos
50 y 60 de la Constitucion).
El Ejecutivo Nacional sostiene que si, porque el Presi-
dente de la Repdblica es el Jefe Supremo de la Nacion
(articulo 86 de la Constitucion) 6 interpreta la Constitucion
y las leyes aplicandolas, sin que en ningun caso pueda ser





PRACTICE. CONSTITUTIONAL


Juez de sus actos otro poder que aquel ante quien tiene
establecida su responsabilidad legal. (Articulos 45 y 51 de
la Constitucion Nacional).
,Es 6 no un derecho y un deber del Ejecutivo Nacional
sostener con la fuerza material al. poder restablecido por
la Intervencion, cuando 6ste sea todavia desconocido por
un Gobernador de Provincia?
El Ejecutivo Nacional sostiene que si, porque su auto-
ridad no puede ser jamas burlada, y la Intervencion se
mantiene en pie mientras no desaparecen las causes que
Ia motivaron.
6Puede el Gobierno Federal intervenir para reponer a
un Gobernador de Provincia, cuando 6ste ha sido suspendido
(no depuesto) en el ejercicio de sus funciones por el Poder
Legislative, y cuando ese Gobernador hasta el moment
de la suspension se ha mantenido en rebellion contra el
mismo poder cuya intervention solicita?
El Ejecutivo Nacional sostiene que no; primero, porque
el Gobernador que desconoce sus mandates, no .se halla
con 6i en relaciones regulars, y luego porque el Gobierno
Federal no puede impedir, sin violar los principios del sis-
tema representative republican, que la Legislatura de un
Estado enjuicie A su Gobernador.
. Asi lo comprendi6 la Convencion que reform la Consti-
tucion Nacional, cuando suprimi6 el juicio de los Goberna-
dores por el Congreso, y cuando borr6 de las facultades de
la Suprema Corte de Justicia la de dirimir los conflicts
entire los poderes de una misma Provincia.
Al cerrar este informed, el Poder Ejecutivo cree de su
deber llamar la atencion del Honorable Senado sobre un
hecho, que por si s6lo bastaria para levantar biedi alto sus
procedures.
El Poder Ejecutivo ha sostenido en San Juan al Poder
Legislative; es decir, ha sentado alli reglas y procedimien-
tos que le son aplicables A 61 mismo en sus relaciones con
el Congress de la Nacion.
Si no fuera en el animo del Presidente de la Repdblica
una conviction profunda, que la base de nuestra organiza-
cion political esta en el respeto y acatamiento al Poder
Legislative, quizA habria dado menos importancia A los
asuntos de San Juan; pero los antecedentes de nuestro pals





QtRA4S DO 84RMIXNTO


waedemmaetran que los grande trastorn8s, que las grades
convalstones politics se han operado siempre, teniendo por
principio el derrocamiento del Poder LegislatUtv, es decir,
el Pater que mas directamente representa la oberasia y la
volunbaid del pueblo.
El Poder Ejecutivo zcree que no debe omitirse esAewrzo
para dejar establecido que en el ordeo constitutional de la
Repfiblica, el Poder Legislativo es inconmovibile, y que alli
donde Jos golpes de Estado quieraie hacerlo desaparecer, alli
estara la auteridad national dispuesta a salvarlo.
Dios guard A V. H. DOMINGO F. SARMIENTO. Mariano
Varela..
NoTA.-V6ase en Discunsos POPULARES (tomo XXI pAg. 196) la proclama del Pre-
sidente sobre este mismo asunto.


LAS INTERVENCIONES

Teorias constitucionales.-Cuestion San Juan

(El Nacional, 2 de Jullo de 1869.)

I

GOBIERNO FEDERAL. SISTEMA REPRESENTATIVE REPUBLICAN

La Comision de Negocios Constitucionales del Senado se
ha expedido, en mayoria, aconsejando la sancion de un
proyecto de ley, en los asuntos de San Juan, cuyo contenido
ofrece varias fases distintas.
Vamos, pues, a someter al escalpelo de una critical consti-
tucional y razonada ese proyecto de ley y cuando hayamos
disecado todos los miembros de su cuerpo, veremos qu6 nos
queda en su esqueleto.
Empecemos por analizar el articulo de la Constitucion
national que confiere al Gobierno Federal la facultad-de inter-
venir en el territorio de las Provincias, ev los casos y para
los objetos que 61 indica.
Si tuvi6ramos la ilustracion de Paschal hariamos la
autopsia de ese articulo, tomandoile palabra por palahra, 6
historiando au ,origen y su significado prActico, como ese





PRICTICOA CONSTITUTIONAL


autor lo hace con aquel libro que 61 ( ha tenido por bandera
durante su vida: la Constitucion de los Estados Unidos.i
La facultad de intervenir estr conferida por el articulo 6s-
de la ley organica, al Gobierno Federal.
L Qui6n es, pues, ese Gobierno Federal ?
He aqui la primera question A resolver, cuando falta una
ley que haya reglamentado ]a material en que se ha de ejer-
cer la. facultad de intervenir.
Los que, por el moment, quieren condenar la intervention
del Poder Ejecutivo en San Juan, sostienen que la facultad.
pertenece al Congreso y que el Presidente no puede ejercerla
sin autorizacion de aquel cuerpo.
I Es acaso sinduimo Congreso Federal de Gobierno Federal, que-
es la forma que usa la Constitucion argentina?
Si esa interpretation pudiera admitirse, tendriamos dere-
cho de decir que Ejecutivo Federal y Poder Judicial Federal, son-
tambien aisladamente, sin6nimos de Gobierno Federal.
No pretendemos tal absurdo. El Gobierno Federal es el
gobierno tripartite del sistema representative republicano-
que la Nacion ha adoptado para si; es el gobierno compuesto-
de tres poderes, independientes en sus funciones, pero que
se coordinan para former una unidad moral. El Gobierno
Federal, en una palabra, es la trinidad constituida por el
Poder Ejecutivo ejecutando, el Poder Legislativo legislando y el-
Poder Judicial juzgando: trinidad que, perfectamente armo-
nizada por la complete independencia de cada uno de esos-
poderes, forma un gobierno solo: el Gobierno Federal.
La facultad conferida por el articulo 60 no es, pues, una
facultad exclusive de uno de los poderes que componen ese-
conjunto que se llama Gobierno Federal; es una facultad
privativa de cada uno de ellos, facultad que ejercen, ya aisla-
da, ya conjuntamente, segun los casos en que la interven-
cion se ejerce y segun los hechos que la motivan, porque no-
es indispensable la ingerencia de los tres.
En la historic de nuestras intervenciones con todos los-
vicios constitucionales que ellas han tenido, podremos
encontrar prActicamente adoptada esa doctrine, la ninca
que es la verdadera, la iinica que puede producer los resul-
tados que los constituyentes y el pueblo tuvieron en vista al
sancionar el articulo 60.
Cuando la revolution que estall6 en las circeles de Men-





OBRAS DE SARMIENTO


doza tom6 un caricterde rebelion,por la resistencia armada
de los presidiarios y montoneros contra el Gobierno Federal,
6ste intervino en virtud del articulo 6o.
El Vice-Presidente, doctor Paz, fu6 requerido por las
autoridades derrocadas y en su decreto de 21 de Noviembre,
*encarg6 al General Paunero de restablecer en Mendoza esas
autoridades, considemando que es un deber constitutional tender d
esa demand de reposition. El decreto lieva .la firma de los
Ministros Rawson, Elizalde, Costa y Gonzalez. En 61 no se
disponia que oportunamente se comunicase al Congreso, ni
se recabase su aprobacion.
Y el Poder Ejecutivo, en nuestro concept, obr6 perfecta-
mente. Cada autoridad constituida pide la intervention de
aquella rama del Gobierno Federal que esta llamada A ejer-
cer su intervention segun el caso ocurrente.
Derrocadas las autoridades de Mendoza, era question de
operar con fuerza armada. La intervention tAcita del Con-
greso estaba en la ley que habia autoriza'do la creacion de
las fuerzas que debian Ilevar la intervention del Poder
Ejecutivo y esta tenia que ser explicit ejecutando la pres-
cripcion constitutional.
Mas tarde fueron declarados traidofes a la patria los
que tomaron parte en la rebellion de Cuyo, y entonces vino
la intervention del Poder Judicial, siendo en ese caso efec-
tiva la ingerencia de todas las ramas del Gobierno Federal
en los sucesos de Mendoza.
Pero esta es una intervention con requisicion de parte
de las autoridades constituidas.
El Gobierno Federal puede intervenir tambien, sin requi-
.stcion de nadie, ((para garantir la forma republican de
gobierno y repeler invasiones exteriores.)
En 1865, cuando el Paraguay invadi6 el territorio de la
Repdblica, el Gobierno Federal intervino en el territorio de
Corrientes, conforme al articulo 60, para repeler la invasion
exterior.
Qu6 derecho tenia ese Poder. Ejecutivo entonces, si
como hoy se pretend, la facultad conferida por la Consti-
'tucion s6lo puede ejercerse con autorizacion del Congreso?
Es que en el Gobierno Federal no pueden confundirse las
funciones de cada una de sus ramas, y por tanto, no nece-
sitan obrar de consuno.





PRACTICE. OONSTITUCIONAL


El Ejecutivo tenia el deber constitutional de repeler la
invasion exterior, sin esperar que el Congreso declarase que
*existia esa invasion.
Mas tarde el Poder Legislativo intervino movilizando la
Guardia Nacional de Corrientes y la de toda la Repdblica;
creando ej6rcitos y escaadras; votando fondos para el
mantenimiento de las fuerzas y declarando la guerra.
La mission legislative concluye ahi. No hubiera podido
intervenir de otro modo; y no hubiera podido impedir tam-
poco la intervention del Ejecutivo, sino dictando leyes
contrarias a las que entonces dict6. Su dnica facultad,
como Congreso, es la de dictar leyes, y s6lo ejerciendo 6sta
p uede estorbar al Ejecutivo en aquello que no sea de su
exclusive resort.
Si el Congreso, por ejemplo, hubiese dictado una ley
suprimiendo los ej6rcitos. y las escuadras, el Poder Ejecu-
tivo se hubiera hallado imposibilitado de intervenir en
Corrientes, con elements propios. Pero, si en esa situa-
tion, contra la voluntad del Congreso, se formaran bata-
ilones de voluntarios, que se armaran, equiparan y mantu-
vieran por su cuenta, sin gravar en nada A la nacion, el
Ejecutivo Federal podria aceptar sus servicibs y llevar por
derecho y deber propio, la intervention con elobjeto de repeler
la invasion extranjera.
Y el Poder Judicial podria, por su parte, juzgar y con-
denar como traidores A los que se hubieran incorporado 6
auxiliado A la invasion; aun cuando el Congreso tacita-
mente manifestase la voluntad de no intervenir, ya porque
no cre&ese en la existencia de la invasion, 6 porque no con-
siderara llegado el caso del articulo 60.
Cada poder de los que se compone el Gobierno Federal
tiene una facultad enteramente distinta al llenar la obli-
gacion y ejercer el derecho que impone y confiere la clau-
sula de intervention. Para dar movimiento a esa function
no necesitan ponerse previamente de acuerdo, sino que
cada uno obra segun su juicio y criterio propio, sin que
ninguno tenga derecho de inmiscuirse en las atribuciones
del otro.
Esto es much mas claro cuando se examine la prescrip-
cion que el articulo 60 contiene, mandando que el Gobierno
Touo xxxi-5.





OBRAS DE SARMIENTO


Federal intervenga en el territorio de las Provincias para
garantir la forma republican de gobierno.)
Desde la Inglaterra hasta los Estados Unidos y desde
estos hasta el mas pobre de los pauses que han tornado por
modelo su constitution 6 su forma de gobierno, en todos es
lo mismo. El sistema republican, como forma de gobierno,
no es una cosa elAstica, que se preste A ensancharle, 6
estrecharle A gusto del pais que lo adopted; n6, es como una
religion. El pais que dice en su ley organica lo que la
Constitucion argentina,-(adopta para su gobierno la forma
republicana,,--es como aquel que dice: (el Estado no reco-
noce mas religion que '1a cat6lica, apost6lica, romana.
Tan ridicule seria ponerse A enumerar las creencias que
forman la religion cat6lica, como enumerar los principios
constitutivos de la forma representative republican.
El Gobierno Federal, pues, no necesita tener pauta que
le sefiale lo que esta Ilamado A garantir por el articulo 60.
Debe garantir la forma republican y en estas dos palabras
esta comprendido todo un sistema universalmente cono-
cido, invariable, incontrovertible en sus principios, come
el catolicismo en sus dogmas.
No puede haber t6rmino medio: 6 existed 6 no existe el
sistema republican, como existe 6 no existe el catolicismo.
Suprimido uno de los poderes, violado uno de los prin-
cipios que forman ese sistema, el Gobierno Federal esta
Ilamado A intervenir, porque estA falseada la fo'rma repu-
blicana de gobierno, como estaria falseada la creencia
en el catolicismo, si se suprime uno de sus dogmas.
En San Juan el Gobernador Zavalla, dirige al jefe de
policia una lista nominal de los Diputados, ordenAndole la
prison de ellos, porque 6l los hadeclaradosediciosos y jus-
ticiables ante la autoridad civil ordinaria. Desde la cArcel
pide la Legislatura encarcelada la intervention del Gobierno
Federal; y el Ejecutivo, que tiene un juicio y discrecion
propio en la apreciacion de los hechos, y que debe inter-
venir segun su solo criterio se lo aconseje, como rama
coordinada de ese gobierno federal, intervene, primero,
por autoridad propia, ( para garantir la forma republi-
cana; y despues, A requisicion de la Legislatura, ((auto-
ridad constituida), para ((sostenerla y restablecerla ).
Este es el caso prActico.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


El Ejecutivo en calidad de rama coordinada. del Gobierno
Federal, tiene un juicio tan propio y tan independiente
en todo aquello que la Constitucion encomienda al Gobierno
Federal, como el que puede tener el Legislativo 6 el Ju-
dicial.'
Si el Congreso no quisiera votar fondos para sostener el
culto cat6lico, cuyo sostenimiento se encarga al Gobierno
Federal, el Poder Ejecutivo lo sostendria siempre, ejerciendo
las facultades ejecutivas que la Constitucion le confiere
en su calidad de rama coordinada de ese Gobierno Fe-
deral.
Usando, pues, de ese juicio, de ese criterio propio, el Po-
der Ejecutivo Federal intervene en el terriforio de los
Estados, cuando d su juicio la forma republican necesita
ser garantida, porque estA violada, ya sea por una sedicion
que derrocando las autoridades constituidas las suplante
con otras que no respondan A los principios del sistema
representative, 6 ya por un advance de uno de los poderes,
que destruya alguno de los otros que son esenciales A ese
sistema.
Esto ha sucedido en San Juan.
La Constitucion national comprendi6 que era-imposible
adoptar la democracia pura como forma de los gobiernos
de locales, y entonces les impuso, por el art. 50, la obligation
dictar para sf una constitucion bajo el sistema represen-
tativo republican, de acuerdo con los principios, declara-
ciones y garantias de la Constitucion nacionalb, asegurin-
doles en cambio que (bajo estas condiciones el Gobierno
Federal garante & cada Provincia el goce y ejercicio de sus
instituciones.>
El sistema representative, es decir, la representation de todos
por un cuerpo de pocos, es una de las condiciones que la
Constitucion exige A las Provincias para garantir sus insti-
tuciones.
La Provincia de San Juan cumpli6 esa condition al dictar
su Constitucion local, y entonces la Repdblica Argentina
coloc6 bajo la garantia del Gobierno Federal las institucio-
nes por las que el pueblo de esa Provincia debia regirse.
Para hacer efectiva esa garantia, no en favor de las auto-
ridades constituidas, sino en favor de la Provincia, vino la
primera parte del art. 60 que impone al Gobierno Federal la





OBRAS DE SARMIENTO


obligacion de intervenir (en el territorio de las Provincias
para garantir las forma republican de gobierno.)
Y esta garantia es en favor del pueblo, y no de las auto-
ridades constituidas, porque 6stas pueden llegar A conspirar
contra el sistema representative, y privar al pueblo de los
derechos que tal sistema le concede.
Las autoridades constituidas de una Provincia pueden
concurrir a suprimir el sufragio popular, estableciendo una
Legislature permanent y un Ejecutivo hereditario, y enton-
ces el Gobierno Federal intervendrA sin requerimiento,
para garantir A esa Provincia (el goce y ejercicio de sus ins-
tituciones)) con apreglo A la Constitucion que se haya dado
((bajo el sistema representative republicano)
La Constitution, por otra parte, ha sido sabia compren-
diendo que asi como las autoridades constituidas pueden
conspirar contra los derechos del pueblo, asi el pueblo
puede conspirar contra la existencia de aquellas autori-
dades.
Y para garantir A 6stas contra los avances de aquel, ha
establecido en el mismo art. 6 la intervention del Gobierno
Federal (A requisicion de las autoridades constituidas de
una Provincia, para sostenerlas 6 restablecerlas, si hubie-
sen sido derrocadas por la sedicion.)
Reasumiendo. El Gobierno Federal intervene por auto-
ridad propia (para garantixr A cada Provincia el goce y ejer-
cicio de sus instituciones, garantiendo la forma republican
6 repeliendo una invasion exterior; 6 intervene ( requisi-
cion de las autoridades constituidas) para garantir d estas
su existencia contra las amenazas 6 la sedicion del pueblo,
6 de otro poder constituido.
En la intervention a San Juan por el Poder Ejecutivo
Nacional, cumpliendo el art. 60, en su calidad de parte coor-
dinada del Gobierno Federal, ha habido un double m6vil, un
double deber que le obligaba A intervenir.
Encareelada la Legislatura por el Gobernador Zavalla, el
sistema representative estaba violado, y la Provincia, no
tenia ni el goce ni el ejercicio de una de las instituciones
prominentes de su Constitucion. El Gobierno Federal, y
por tanto el Poder Ejecutivo, como el Congreso y el Poder
Judicial, conocido el hecho, debia garantir d la .Provincia de
San Juan, el (goce y ejercicio)) de esa institution suprimida





PRICTICA CONSTITUTIONAL


por un advance del poder del Gobernador Zavalla. La inter-
vencion debia llevarla, pues, por autoridad propia y para
restablecer al pueblo en los derechos de que habia sido pri-
vado por una autoridad constituida.
La Legislature por su parte, como autoridad constituida,
require tambien la intervention del Gobierno Federal para
que, conforme al art. 60 no s6lo la reponga sino tambien la
sostenga.
La intervention tom6 entonces otro caracter. Restable-
cer el ejercicio de las funciones legislatives, como institu-
cion de la Provincia, era un deber del Gobierno Federal
para con el pueblo.,' Sostener y restablecer la Legislatura
derrocada era un deber del Gobierno para con la autoridad
constituida que lo requeria.
Esta es la letra del art. 60. El Poder Ejecutivo Nacional
la ha hecho practice, aplicandola a los sucesos de San Juan.
Habia una Legislatura encarcelada, y por tanto el pueblo
no gozaba del beneficio de esa institution. Habia una auto-
ridad constituida depuesta que requeria su reposicion con-
forme A un compromise contraido por la Nacion para con
las autoridades de las Provincias.
El Poder Ejecutivo Federal tenia funciones ejecutivas que
llenar en obediencia de-1 art. 60 y no necesitaba esperar una
sancion legislative para proceder. El solo debia juzgar si
habia llegado el caso de hacer efectivas las garantias acor-
dadag por la Constitucion al pueblo de cada Provincia y a
las autoridades constituidas de ellas. Su juicio, bueno 6
malo, correct 6 imperfecto, debia poner en movimiento
esas funciones ejecutivas sin esperar a que los Poderes Le-
gislativo 6 Judicial decidieran si habia llegado el caso de
intervenir. Si ha ultrapasado sus facultades, si ha interve-
nido sin deber hacerlo, diremos como Pommeroy, responsabilidad es ante el pueblo, y su dnico freno official
es su sujecion a una acusacion political
Y lo mismo decimos del Poder Judicial. Si 61, intervi-
niendo en una Provincia, juzga como traidores a aquellos
que 61 consider reos de rebellion, a pesar de que el Con-
greso no los haya declarado ni creido tales, su Ainica res-
ponsabilidad es una acusacion political.
El Congress Federal no es el Gobierno Federal, sino una
parte de ese gobierno tripartite, y por tanto su juicio no es





OBRAS DK SARMIENTO


ni mas absolute ni mas autoritativo que el del Poder Judicial
declarado el last interpreter de los articulos constitucionales,
por la ley orgAnica.
Si el Congreso cree que el Poder Ejecutivo no ha proce-
dido bien en la intervention Ilevada A San Juan, el Con-
greso no tiene facultad para desaprobar ese proceder; su
accion s61o alcanza al Presidente por medio de la acusacion
political, inico freno official que puede oponerse a los actos
del Ejecutivo, por mas inconstitucionales que sean.

II

FACULTADES DEL CONGRESO Y DEL PODER EJECUTIVO

Seor Mitre-dlnterviene primero por derecho propio
y despues por requisiclon de los gobernadores.o
(Diario de Sesiones de la Convencion, pig. 149.)
((Corresponde al Congreso:-28. Hacer todas las leyes y
reglamentos que sean convenientes para poner en ejer-
cicio los poderes, antecedentes y todos Ips otros con-
cedidos por la present Constituclon al Goblerno de la
Nacion.n

"El Poder Ejecutivo Nacional intervendri en la Pro-
vincia de San Juan con el objeto de restablecer las auto-
ridades constitucionales que existian el 24 de Marzo del
corriente afio, funcionando legalmente en dicha pro-
vincla.s (Proyecto de los Senadores Mitre, Oro&io y
Araoz.)

Cuando en 1860 se discutia en la Convencion de Buenos
Aires el articulo 60, el sefior Mitre, miembro de la' Comision
reformadora, hacia de los Gobernadores la inica autoridad
constituida que podia pedir la intervention del Gobierno
Federal.
Suspalabras, que hemos transcript como epigrafe lo dicen
muy claramente. El Convencional Escalada preguntaba si
la requisicion de las autoridades hacia obligatoria la inter-
vencion del Gobierno Federal, y el Convencional Mitre con-
testaba que intervenia por requisicion de los Goberna-
dores.s
Este antecedente nos sirve para interpreter el espiritu
que ha guiado al entonces Convencional y hoy Senador
Mitre, en la confeccion del proyecto de ley que ha presen-
tado al Senado con la mayoria de la Comision de Negocios





PRIACTICA CONSTITUTIONAL


'Constitucionales. Desde que para el Convencional Mitre
los Gobernadores son las dnicas autoridades constituidas
de que habla el articulo 60 de la Constitucion, su actitud
hoy en el Senado es 16gica. El Gobernador Zavalla, de San
Juan, no puede dejar de ser oido por quien lo cree la finica
autoridad constituida.
Pero el seflor Zavalla ha pedido la intervention al Con-
greso Federal, y este, si cree Ilegado el caso de concederla,
s6lo puede intervenir con una ley, porque el Congreso como
tal, no tiene mas facultad que la de dictar leyes,pero no la
de ejecutarlas.
La Comision de Negocios Constitucionales del Senado,
-comprendiendo esto, busca dar a esa ley un carActer que
no puede darle, porque no est& en las atribuciones del
Congress el dictarlas.
La Constitucion ha autorizado A la Legislatura Nacional
A hacer todas las leyes y reglamentos que sean convenien-
tes para poner en ejercicio los poderes conferidos por ella;
pero no la ha autorizado para restringir 6 ampliar esos po-
deres por medio de leyes 6 reglamentos.
El Congress no puede, por ejemplo, desprenderse por una
ley de la facultad que la Constitucion le acuerda, de apro-
bar los tratados celebrados por el Poder Ejecutivo, como
no puede tampoco quitar a este la facultad que, como
rama important del Gobierno Federal, le confiere el ar-
ticulo 6.
El articulo 10 del proyecto de ley de los sefiores Mitre,
Orofio y Araoz tiene, pues, el insanable vicio de arro.
garse el Congreso una facultad que no posee, ni puede
poseer.
El articulo imperative destruiria la independencia del
President de la Nacion, privandole del juicio y de la dis-
-crecion propia que la Constitucion le concede.
(El Poder Ejecutivo intervendra>, es una forma que el
Congress no tiene poder constitutional de usar, sin arro-
garse los poderes generals conferidos al Gobierno Fe-
deral.
En virtud de qu6 facultad aconsejan ese proyecto los se-
nores Mitre, Oronfo y Araoz ?
SerA ejerciendo la de hacer las leyes y reglamentos





OBRAS DE SARMIENTO


que sean convenientes para poner en ejercicio los poderes.
concedidos por la Constitucion al Gobierno de la Nacion ? )
Ni aun dictando esas eyess y reglamentos, podria el Con-
greso ultrapasar sus facultades constitucionales; porque ese-
articulo s6lo quiere que los poderes concedidos por la
Constitucion al Gobierno de la Nacion, sean puestos en ejerci-
cio por medio de (leyes y reglamentosg) dictados por la Le-
gislatura; pero de ninguna manera autoriza al Congreso,
Nacional & determinar el alcance de esos poderes, alcance
que esti sefalado por la Constitucion misma.
El Congress ha dictado la ley de Justicia Federal en vir-
tud de la facultad que le confiere el inciso 28 del articulo
67; pero en ella no habria podido -decir al Juez de que ma-
nera habia de fallar en el caso de N. contra N. Y no lo ha-
bria podido decir, porque las facultades constitucionales del
Poder Judicial, su juicio y discrecion propia en todos los
casos en que el Gobierno Federal estA llamado a intervenir,.
estAn muy arriba de la ley del Congreso, que s6lo puede re-
glamentar el ejercicio de aquellas facultades, sin tener de-
recho para sujetar dentro de un arco de hierro el juicio y
la discrecion individual de los miembros del Poder Ju-
dicial.
Es por eso precisamente, por esa imposibilidad constitu-
cional que tienen las Legislaturas para dictar eyess y re-
glamentos) sobre (el juicio y discrecion) de losjueces, que,
para buscar que el fallo final garantice del mejor modo po-
sible la vida, la propiedad y las libertades individuals, se
han organizado los tribunales de apelacion, donde el juicio&
y la.discrecion de los mas, puede destruir el juicio y la dis-
crecion de los menos. Y, como un juicio poderoso contra el
abuso de ese mismo (juicio ydiscrecion) dejado de una ma-
nera tan absolute al Poder Judicial, vienen ]as sabias clAu-
sulas de acusacion pdiblica.
Lo mismo,pues, que la Legislatura no tiene facultad para
imponer una discrecion al Poder Judicial en aquello que es-
de su exclusive competencia, tampoco la tiene para impo-
n6rsela al Poder Ejecutivo en las materiasen que la Cons-
titucion le ha dejado un arbitrio propio.
El Senador Mitre reconocia en la Convencion de 1860 que
el Gobierno Federal podia intervenir por autoridad propia;
pero ese Gobierno Federal no podia ser el Congreso Federal.





PRACTICE CONSTITUTIONAL 73

Si el Congreso se abroga hoy la facultad de mandar a)
Poder Ejecutivo que intervenga en el territorio de una Pro-
vincia, dictando al efecto una ley imperative, mafiana se
abrogarA por otra ley, la facultad de mandar al Poder Judi-
cial intervenir para juzgar A los reos que 61 a priori haya de-
clarado tales.
,D6nde estaria entonces la independencia de las funcio-
nes de los Poderes Ejecutivo y Judicial?
La forma representative republicans, el ideal de los
Gobiernos de la. tierra, segun Montesquieu, seria entonces
el peor de los Gobiernos, puesto que tendria un Parlamento
Omnipotente, tan omnipotente como el Parlamento brita-
nico con la facultad de dictar los monstruosos Bills of attainder
y las leyes ex post facto. ,
La Constitucion escrita seria inutil, porque sobre esa ley
estaria la ley del Congreso que sin reformar aqu6lla, la deja-
ria impotente.
Pero felizmente, este caos A que quieren arrastrar al pais
los que hoy en la Camaras sostienen lo que ayer comba-
tian, en lo que toca al Ejecutivo, no ha de ser prActico.
La Constitucion Argentina, con todos los defects que
pueda tener, es p'erfecta en este punto. Ella ha hecho ver-
daderamente independientes las funciones de las tres ramas
que forman el Gobierno Federal, dejando A cada una un
juicio y una discrecion propia en todo aquello que libra -al
cuidado de cada una.
Y para reprimir los abuses de ese juicio y esa discrecion,
ha establecido un sistema armonioso 6 invariable en su mar-
cha que compele A todos los mandatarios, obligAndolos A
permanecer dentro de esas facultades constitucionales.
El President delaRepiiblica Ileva sus fuerzas A San Juan,
representando, no al Gobierno Federal, sino al Poder Ejecu-
tivo Federal, e(haciendo uso de la facultad que le confiere
el articulo 60%, como dice textualmente. el decreto de 30
de Noviembre de 1867, mandando la intervention a La
Rioja; 6 intervene, porque segun su juicio propio, ha
llegado el caso de garantir la forma representative repu-
blicana. Mas tarde la Legislatura de la misma require su
intervencion,y el Presidente ((en virtud de lo establecido en
a los articulos 50 y 60 de la Constitucion Nacional, acuerda
( la intervention pedida al Poder Ejecutivo.)) (Decreto 18 de





OBRAS DE SARMIENTO


Marzo 1865-firmado: Mitre, Rawson, Elizalde, Costa y Gon-
zalez.)
Si al usar de estafacultad constitutional ejecutiva, el Pre-
sidente ha obrado mal, ahi estAn, primero los tribunales
nacionales A donde pueden serarrastrados A juicio los agen-
tes ejecutores de sus 6rdenes; y despues, ahi estA la Consti-
tucion haci6ndole responsible ante la CAmara de Diputados
y el Senado por medio de la acusacion pdiblica, por el uso
abusivo hecho de la discretion gindependiente que ella le
acuerda en todo lo que estA Ilamado A manejar.
Si el Poder Judicial juzgando, prevarica 6 tuerce su mission,
en las CAmaras del Congreso estAn sus acusadores y sus
Jueces, para condenarle por el uso imperfecto de la discre-
cion que la Constitucion le concede.
Y si el Congreso que dividido en CAmaras sirve de juez A
los otros poderes, dicta una ley inconstitucional, tiene pri-
mero el freno del veto del Poder Ejecutivo, y como este
pudiera no bastar, tiene luego A la Corte Suprema de Justi-
cia declarando inconstitucional la ley y no aplicindola por
tanto.
Este armonioso sistema de responsabilidades es s6lo con
el objeto de garantir el uso de la discrecion y juicio propio
quela ley orgAnica ha conferido A cada uno de los poderes
que forman el Gobierno Federal.
Cuando la Constitucion ha llamado, pues, al Gobierno Fe-
deral para que intervenga en el territorio de las provincias,
para garantir sus institutiones republicans y reponer sus
autoridades constituidas, no ha querido de ningun modo dar
al Congress solo la discretion y el juicio sobre la oportunidad
de intervenir, juicio y discretion que tienen todos los pode-
res de ese Gobierno tripartite.
Si el Congreso dictase la ley que hoy le aconsejan los
sefiores Mitre, Orofio y Araoz, el Poder Ejecutivo tendria qye
vetarla, primero por inconstitucional, y luego porque el
President no puede intervenir para sostener & Zavalla con-
tra la Legislatura legal y constituida, cuando ha intervenido
para sostener A 6sta contra los desmalnes de aqu6l.
La Constitucion manda al Gobierno Federal que inter-
venga (para sostener 6 restablecer las autoridades constitul-
das, A requisicion de ellas. El PoderEjecutivo ha intervenido





PRACTICE CONSTITUTIONAL


primero para restablecer la Legislatura constituida y una
vez restablecida, para sostenerla.
Si el Congreso quiere ahora, A su vez, acceder A la solici-
tud de intervention del Gobernador Zavalla, intervenga con
una ley que no podria ser vetada ni por inconstitucional, ni
por'estar en pugna con la opinion del Ejecutivo: intervenga
con una ley que no diga, el Poder Ejecutivo intervendrd, como
lo pretend la Comision, sino: gel Poder Ejecutivo podra
movilizar las milicias de San Juan con el objeto de restable
cer, etc.) es decir, una ley facultativa y no imperative.
Entonces el Ejecutivo usaria 6 no usaria de la facultad que
le confiere la ley, 6 intervendria 6 no intervendria, segun se
lo aconsejase su solo juicio y su sola discrecion, como el
Poder Judicial por su parte, juzgaria 6 no juzgaria"en los
casos que hubiesen podidoocurrir despues dela requisicion,
interviniendo en su caracter de rama del Gobierno Federal.
Y asi cada Poder Nacional habria usado de la discrecion
y el juicio propio que la Constitucion le confiere.
De lo contrario, si la ley que aquella Comision propone
se sancionase, tendriamos este ridiculo resultado: el Presi-
dente Sarmiento, en 24 de Marzo, usando de su discrecio) y
juicio propio, sostenia A la Legislatura de San Juan que habia
pedido la intervention del Poder Ejecutivo Nacional con-
forme a los articulos 50 y 60, contra el Gobernador Zavalla; y
en el mismo dia (puesto que el proyecto de la Comision
retrotrae las fechas al mismo 24 de Marzo), el Presidente
Sarmiento,ejecutando la discrecion y eljuicio del Congreso,
sostendria al Gobernador Zavalla, contra la Legislatura soste-
nida por el Ejecutivo. I
,Se puede sostener siquiera que la Constitucion haya que-
rido semejante absurdo?
Si el Congreso quisiera, A su vez, impedir la intervention
del Poder Ejecutivo, como 6ste puede impedir la de aqu6l,
no usando de la facultad para movilizar fuerzas que la ley
interventora pudiera concederle, tendria un medio muy sen-
cillo y constitutional. Una ley que dijera: ((El PoderEjecu-
tivo no podra usar de las fuerzas de la nacion para intervenir
en San Juan, sin permiso del Congreso.)-Seria una ley cons-
titucional que quitaria al Presidente los medios de accion.
Pero el Presidente siempre podria enviar intervenciones
pacificas, como la del Ministro Velez Saarsfield en Corrientes,





OBRAS DE SARM1ENTO


porque esa intervention no caeria nunca bajo la legislation
del Congreso, aunque estaria sujeta a su juicio por medio
de la acusacion pdblica.
Reasumiendo. El Congreso no tiene facultad para dic-
tar una ley especial mandando imperativamente que el
Poder Ejecutivo intervenga en el territorio de una Pro-
vincia y sefialando el objeto de su intervention.
El Poder Ejecutivo es el mnico que debe juzgar y resol-
ver si ha llegado el moment de intervenir ejecutivamente,
ya sea por requisicion, ya sea por autoridad propia.
El Congress s6lo tiene facultad para dictar una ley auto-
ritativa, como la que dict6 en 28 de Septiembre de 1866 para
la intervention en Catamarca. Esa ley autorizaba al Poder
Ejecutivo para intervenir, y aunque no creemos que la
palabra autorizase estaba bien empleada alli, la justifica la
demand de esa autorizacion hecha por el Poder Ejecutivo;
pero en ella siempre se reconocia la discrecion indepen-
diente del Poder Ejecutivo para usar de esa autorixacion,
si A su juicio habia llegado la oportunidad de usarla; 6 no
hacerla, si, segun su propio criterio, esa oportunidad no
habia llegado.
Y ni aun dictando las leyes y reglamentos para poner en
ejercicio los poderes para intervenir, podria el Congreso
privar al Ejecutivo de esa discrecion y juicio propios;
porque, como Pommeroy dice, (por la Constitucion el Presi-
dente esta investido de ciertos importantes poderes politicos,
en cuyo ejercicio tiene que usar de su propio criterio y es
s6lo responsible por ellos, en su caracter politico A su
pais y a su propia conciencia.)) ( En todo aquello que el
President tenga funciones ejecutivas directamente con-
fiadas A 6l, es independiente del Congreso.)
Y en esta question, como en todas aquellas en que est6
llamado A intervenir el Gobierno Federal, del que es part
coordinate el Poder Ejecutivo, el Presidente tiene su cri-
terio propio, independiente y fuera del alcance de la legis-
lacion del Congreso. El mismo Senador Mitre, siendo
President, lo comprendi6 asi, cuando requerido por el
Gobernador de C6rdoba, decia en su decreto de 18 de
Marzo de 1865: (En virtud de lo establecido en los articu-
los 50 y 60 de la Constitucion Nacional, acu6rdase la inter-





PRACTICE CONSTITUTIONAL


vencion pedida al Poder Ejeoutivo Nacional por el de la
Provincia de C6rdoba.)
No hay sino una diferencia: el seflor Mitre pensaba
como Presidente, lo mismo que como Convencional, que
los Gobernadores de Proyincia eran c(la autoridad consti-
tuida ) que podia pedir la intervention; y el senior Sar-
miento piensa como Presidente,- lo mismo que como
Convencional, que la Legislatura' es una autoridad tan consti-
tuida como el Gobernador.
Mas, que la intervention sea pedida por el Gobernador 6
por la Legislatura, no afecta el fondo de la question cons-
titucional que venimos debatiendo, y es que el Congreso no
tiene facultad de dictar una ley imperative, mandando al Ejecutivo
intervenir cuando 61 cree que no debefhacerlo.
El Congress puede dictar una ley general sobre inter-
venciones, usando de Ja facultad que le confiere el inciso
28 del articulo 67; puede dictar una ley como la de 28 de
Febrero de 1795 en los Estados Unidos, por la que se haga
efectiva la intervention del Poder Legislativo en todos los
casos en que la Constitucion llame al Gobierno Federal A
garantir A los Estados su forma republican; puede dictar,
en una palabra, una ley que contuviese este parrafo mas
6 menos: ((Sec. I.-Se resuelve por el Senado y CAmara
( de Representantes de los Estados Unidos reunidos en
< Congreso:-Que siempre que los Estados Unidos est6n
< invadidos 6 con peligro inminente de invasion de una
< nacion extranjera 6 de una tribu india, el Presidente de
(c los Estados Unidos podrA legalmente citar el ndmero de
milicias de un Estado, 6 Estados mas inmediatos al lugar
del peligro 6 al teatro de los sucesos, cuando lo juzgue
a necesario para rechazar dicha invasion, y dictar las 6rde-
( nes al efecto al official d1 oficiales de milicias que crea
convenient; y en caso de insurreccion en cualquier
Estado contra su gobierno, el Presidente de los Estados
Unidos podria legalmente, A requisicion de la Legislatura
< de dicho Estado 6 del Ejecutivo (en caso que la Legisla-
a tura no pueda ser reunida), citar el ndmero de milicias
< de cualquier otro Estado 6 Estados que juzgue suficientes
< para sofocar la insurreccion.)
Una ley asi, haria siempre efectiva la intervention del Poder
Legislative,, puesto que sin esa ley, el Presidente no





OBRAS DE SARMIENTO


podria citar milicias, etc. Pero esa ley no vendria, como
la que propone la: Comision de Negocios Constitucionales,
a privar al Poder Ejecutivo de su juicio propio y absolute
en cuanto A la oportunidad de la intervention.
La misma facultad es la que le confiere el inciso 21 del
articulo 67. El Congreso puede e autorizar al Poder Eje-
cutivo A declarar la guerra 6 hacer la paz)), pero no puede
ni declarar la guerra ni hacer la paz por una ley impera-
tiva, porque 6sta es facultad discrecional del Presidente de
la Repdblica.
Pero si A pesar de lo inconstitucional del proyecto de
los sefiores Mitre, Orofio y Araoz, 61 Ilegase A sancionarse
y & ser ley, porque salvan con dos tercios de votos el
veto del Ejecutivo; 9i esto sucediese fatalmente, el Presi-
dente tendria que cumplii esa ley que violaba la Consti-
tucion, hasta que la demand producida por alguno de los
damnificados por ella, motivase una resolution de la Corte
Suprema que, en su calidad de last interpreter, determine su
constitucionalidad 6 inconstitucionalidad.
Examinada la faz legal del articulo 10 del proyecto,
dejando para mafiana la consideration del resto, dire-
mos dos palabras sobre su faz political.
Ese articulo aprueba tAcitamente el proceder del Poder
Ejecutivo en los asuntos de San Juan. Lo dinico que des-
aprueba es que no se le haya concedido al sefior Zavalla
la intervention que solicit.
En cuanto a esto, recordaremos al Senador Mitre, que el
Presidentre Mitre neg6 tambien al Gobernador Lopez, de
Corrientes, la intervention que 61 solicit para ser repuesto.
Si para ello tuvo motives el Poder Ejecutivo de entonces,
tambien los ha tenido el actual para negArsela A Zavalla.
Por lo demas, el 24 de Marzo habia concluido la reposi-
cion de la Legislatura hecha por la intervention en San
Juan.





PRICTICA CONSTITUTIONAL


III

Art. 2o Queda autorizado el Poder Ejecutivo para movi-
lizar la Guardia Nacional y hacer los gastos que la inter-
vencion demand.
Art. 3o La Intervenclon cesara diez dias despues de
restablecidas las autoridades de que habla el articulo lo,
licenci4ndose la Guardia Nacional que haya sido convo-
cada en virtud de esta ley.
Art. 4o El Congreso sera instruido del resultado de la
Intervenclon, cuando menos un mes antes de cerrar sus
se$iones ordinarias en el present anio.
(Proyecto de los sefores Mitre, Oroio y Araoz.)
(El Gobierno Federal intervene en el territorlo de
las provinclas A requisiclon de las autoridades consti-
tuldas, para SOSTENERLAS 6 restablecerlas, etc.)

La mayoria de la Comision de Negocios Constitucionales
pretend, por el articulo 30 de su proyecto, que diez dias
despues de repuesto el Gobernador Zavalla, se retire de
San Juan la intervention, licenciAndose la Guardia Na-
cional.
Desde luego se comprende que la intervention que el
articulo 1 envia a San Juan, es una intervention armada.
4 Y si, como es probable, no hay contra qui6n pelear?
La Comision quiere que la intervention sea el Quijote y la
Provincia de San Juan los molinos de viento.
El articulo 2o autoriza al Poder Ejecutivo para movilizar
la Guardia Nacional y hacer los gastos que la intervention
demand. Pero el Poder Ejecutivo puede no usar de esa
autorizacion del articulo 20 y cumplir el articulo 10 con las
solas fuerzas de linea que tiene en las inmediaciones de
San Juan.
Yen este caso 4,cuAndo cesarA la intervention? El pro-
yecto dice que ( diez dias despues de restablecidas las auto-
ridades) que funcionaban el 24 de Marzo; pero parece
hacer defender el cese de la intervention del licencia-
miento de la Guardia Nacional que se hubiere movilizado.
Suponiendo, sin embargo, que, llevada la intervention
conforme al proyecto, todo saliera & satisfaction de sus
autores; que fuera repuesto Zavalla y la Legislatura (que
en 24 de Marzo ya funcionaba legalmente'), siguiera dic-







tando leyes; suponiendo, en fin, que pasados los diez dias,
cesara la intervention, & han pensado los sefiores Mitre,
Oroflo y Araoz en las consecuencias de su proyecto?
Ellos creeran que si; pero vamos 6a permitirnos exponer
algunos hechos inevitable que no pueden haberlos tenido
en cuenta, pues de lo contrario no habrian pr6yectado
semejante ley.
La Legislature de San Juan, despues dell24 de Marzo, ha
declarado justiciable al Gobernador Zavalla y sus Minis-
tros. Las leyes que ella ha dictado despues de esa fecha, tienen
fuerza y valor legal, porque han sido promulgadas por el
Gobernador interior, constitutional, segun las instituciones
de San Juan. El poder encargado por la ley organica de
fallar sobre la constitucionalidad de las leyes, no ha anu-
lado los efectos de ninguna de ellas, de manera que todas,
inclusive la acusacion del Gobernador Zavalla, tienen fuerza de
resoluciones constitucionales.
Por otra parte, las autoridades nacionales no pueden decla-
rar nulas las resoluciones de las autoridades locales de las
provincias, mientras ellas no afecten el orden de las insti-
tuciones nacionales.
Una vez restablecido Zavalla y sus ministros y retirada
la Intervencion, la Legislatura, que ha llamado ante su
barra 6 esos funcionarios, procederia juzgarlos, sin que
el Gobierno Federal tenga facultad de-determinar la cons-
titucionalidad 6 la inconstitucionalidad de ese juicio.
No debe creerlo asi el Senador Mitre, quien A prop6sito
de la intervention en Santa Fe, ha dicho en documents
ptiblicos que el cuerpo legislative de aquella Provincia
dict6 una ley inconstitucional; pero su colega de comi-
sion, el Senador Oroflo, que combati6 entonces esa teoria
del Poder Ejecutivo Nacional, debe estar conforme 'con
nosotros.
COeemos, sin embargo, que no pueden haber diversas opi-
niones sobre esto. Las autoridades nacionales pueden juz-
gar de la constitucionalidad de los poderes que piden ser
repuestos cuando han sido derrocados; el Poder Ejecutivo
Federal juzga por si y ante si, de la constitucionalidad del
Gobernador, que en representation de una Provincia, ini-
cia correspondencia official con l61, 6 reclama su interven-
cion; el Congreso juzga tambien por si de la constituciona-


OHRAS DE ,AKM11SNTO





PRACTICE CONSTITUTIONAL


lidad de la Legislatura que elige al Senador que envia a su
seno; pero ni el Ejecutivo, ni el Congreso pueden declarar
por un decreto 6 una ley, que son inconstitucionales las
resoluciones A 6 B, dictadas por los Gobernadores 6 Legis-
laturas de Provincia. La Corte Suprema misma s61lo falla
sobre la legalidad de esas disposiciones, cuando ellas afec-
tan el orden, el regimen 6 las instituciones nacionales, 6
violan la forma republican de gobierno, en cuyo caso
puede intervenir el Gobierno Federal por autoridad
propia.
Pero en el caso ocurrente, en que no hay Poder Nacional
con bastante facultad para declarar nulas las leyes de la
Legislature de San Juan, por mas inconstitucionales que
ellas sean, el proyecto de la Comision de Negocios Constitu-
cionales vendri a producer los efectos contrarios de los que
se procuran.
Supongamos que Zavalla, una vez repuesto, sea arras-
trado A juicio por la Legislatura y destituido despues de
una acusacion pdblica en quo fuera condenado.
,Qu6 haria el Congreso, si volviera Zavalla A pedir la
intervention? ,Volveria A dictar una nueva ley imperative
ordenando al Poder Ejecutivo que interviniese de nuevo y
se volviese a retirar diez diez dias despues de repuesto Za-
valla?
Pero aun cuando asi fuera; aun cuando se volviese A
seguir ese ridicule procedimiento, mas ajustado a las teo-
rias de los sofistas que a las de los legistas Iqu6 se habria
conseguido? Repetir la escena de un nuevo juicio y una
nueva condenacion, porque la Legislatura no se confor-
maria con ver destruida su obra y su resolution por un
poder en el'cual no puede sostenerse el derecho de hacerlo.
El Congress no puede desconocer la legalidad del cuerpo
legislative que funcionaba el 24 de Marzo en San Juan; y
tan no puede desconocerla, que los mismos seflores MWitre,
Oroflo y Araoz, no han podido negar la reposicion de la
Legislature que funcionaba en esa fecha.
Reconocida la constitucionalidad de ese cuerpo, no puede
tampoco el Congreso 6 el Ejecutivo Nacional desconocer
por un acto suyo, la constitucionalidad de sus actos, antes
6 despues de la intervention.
Touo xxxII.-6





OBRAS DE SARMIENTO


Podria tal vez alegarse el derecho del Interventor para
juzgar de la constitucionalidad de los actos emanados de
las autoridades constituidas de una Provincia, durante la
intervention; pero una vez concluida 6sta, ni, las CAmaras
nacionales, ni el Presidente de la Repilblica pueden tener
juicio alguno sobre esos actos.
En este caso se encuentran, pues, las leyes sancionadas
por la Legislatura de San Juan antes del 24 de Marzo y des-
pues de esa fecha. Entre esas resoluciones se halla la que
llama A juicio al Gobernador Zavalla y hun cuando la inter-
vencion reponga A este Gobernador suspendido, la repo-
sicion no puede destruir la fuerza compulsive de la
resolution de la Legislatura.
La Intervencion, pues, habria producido efectos contra-
rios a los que se pretenden. El Gobernador Zavalla en vez
de ser repuesto por la Intervencion, habria sido entregado
i sus jueces politicos para ser juzgado.
Pero supongamos, tomagdo por otra faz la question, que
una vez repuesto Zavalla, el Gobierno Federal fuese llamado,
no ya para restablecer, sino para SOSTENER las autoridades consti-
tuidas de que habla el acticulo 60, y las autoridades constituciona-
les de que habla el articulo 10 del proyecto de la Co-
mision.
Tan autoridad constituida seria el Gobernador Zavalla
como lo seria la Legislatura legal. El primero tal vez pre-
tendiese que el poder interventor lo sostuviese desconociendo
y encarcelando a la Legislatura, y 'esta, con mas visos de
legalidad, tal vez pretendiera que la Intervencion sostuviera la
ley que suspendi6 6 Zavalla para enjuiciarle.
4Qu6 harian en este caso los sefiores Mitre, Orofio y
Araoz, si fueran ellos los interventores?
Si para ellos es illegal la ley que suspendi6 a Zavalla para
juzgarle, para todo el mundo deben ser mas legales los
decretos que dict6 el Poder Ejecutivo de San Juan descono-
ciendo la Intervencion y la Legislatura.
El sefior Zavalla no debe haber quedado muy satisfecho
con la clase de intervention que le concede esos miembros
de la Comision del Senado, pues que reponi6ndole en el
mando y abandonAndole a los diez diass6lo se consigue entre-
garle al juicio y problablemente A la destitucion de la
Legislature de la Provincia, puesto que ni la Intervencion





PRACTICE CONSTITUTIONAL


ni el Congreso podrian impedir que la Legislatura lo hi-
ciera.
Los mismos que combaten al Gobierno en esta question,
los campeones 6 autores del proyecto de la Comision, se
han encargado de anticiparnos su opinion, sobre la verdad
de nuestra asercion.
La Repfblica de ayer trae este pArrafo, perfectamente con-
forme con el derecho institutional federal:-sLa Constitu-
cion Nacional ha dicho que el Gobierno Federal debe res-
petar las soberanias provinciales, no ir d dirimir los conflicts
entire los poderes locales, sostener los poderes constituidos y
reponerlos contra la sedicion.)
Perfectamente conformes con esta opinion, que es tam-
bien la que venimos expresando, preguntamos: Iqu6 hara,
con qu6 derecho haria algo el Gobierno Federal, despues
de repuestas (las autoridades constitucionales) de que habla
el articulo 10 de la Comision, si ocurrierra un conflict
entire esas mismas ((autoridades constitucionaless?
El Gobierno Federal no debe (dr A dirimir conflicts entire
los poderes locales)), ha dicho el diario que sostiene A la
Comision, y nosotros repetimos lo mismo. Si el proyecto
en question fuese ley, el Gobierno Federal no podria diri-
mir el conflict que ocurriria, fuera de duda, entire la
Legislature que quiere enjuiciar & Zavalla y 6ste que le
niega a aquella el derecho de juzgarle.
eQu6 sucederia entonces, librado cada uno de los poderes
a sus propios elements? Sucederia que el Gobernador
Zavalla, usando de sus elements ejecutivos, destzuiria la
fuerza compulsive de las leyes de la Legislatura, la que, sin
elements armados para compelerle A su ejecucion, queda-
ria reducida a la impotencia; y sin poder pedir la interven-
cion, puesto que s6lo se trataba de un conflict entire los
poderes locales.
Y es este el objeto del sistema federal?
Es acaso el derecho del mas fuerte, que siempre tiene
que ser el Ejecutivo, el que tiene que imperar en las Pro-
vincias?
Piense el Congreso en lo que hace; piense que se trata
de un Gobernador que ha encarcelado la Legislatura y que
reponerle hoy, es producer nuevo conflict, y Dios sabe si
*





OBRAS DB SARMIENTO


tambien una nueva intervention que cueste sangre y mas
dinero A la Nacion.
Por lo demas, aun cuando los Animos no estuvieran en el
estado de excitacion en que se encuentran en San Juan, el
plazo quepor el articulo 30 del proyecto se fija al Poder Eje-
cutivo para que permanezca alli despues de la reposicion de
Zavalla, es insuficiente para que la tranquilidad volviese A
los espiritus.


LOS TRIUNVIROS Y LA MINUTE DE COMUNICACION

(El Nacional, 5 de Julio de 1869.)

El pdblico recuerda aquel singular argument del Senador
Orofio: (( SE DICE que en ese tiempo (el del Gobierno de
San Juan), se colgaban cadaveres, las mujeres eran encar-
celadas, se incendiaban poblaciones.)
4Quien tiene la culpa de que se dijese? Ese era el antece-
dente de la oracion, sin embargo.
En seguida el senior Senador hizosuyo lo quese decia y se
lo obsequi6 al General Mitre. Ahora tenemos otro parto de
los montes del taller del orador por Santa Fe, en que el
sujeto de la oracion es ((se dice)); y sobre esta base de
granite se apodera del Poder Ejecutivo, sin mas nombra-
miento que una minute de comunicacion al encargado
accidentalmente de 61, a lo que parece; y da disposiciones
milit~aes, retira ej6rcitos, y despeja la incdgnita para que
principle cuanto antes el jaleo.
Oigamos los nuevos chismes que le sirven de base al imper-
t6rrito tribune para volver a la carga sobre el Ejecutivo.
u El Poder Legislativo de la Repuiblica dejaria de cumplir con uno de sus princi-
pales deberes si desoyendo la opinion pdblica, d cuyas indlcaclones debe mostrarse
mny atento, no se dirigtera, como lo hace, al seflor Presidente, Encargado del
Ejecutivo Nacional, para manifestarle la conveniencia :de disponer de la fuerza
armada que existe en el territorio de la Repuiblica, de manera que vista lUene...)
Los prop6sitos de los triunviros del Senado.
He aqui el argument mas estupendo que haya salido de
cabeza humana
De que la Legislatura deba mariifestarse muy atenta,A las
indicaciones de la opinion, no se sigue que los sefiores





PRACTICE CONSTITUTIONAL


Senadores puedan disponer del tesoro pdblico fi ordenar que-
el sol salga por Antequera.
4La opinion puiblica esti encargada de la fuerza armada
que exista en la Repiiblica?
4 Cuando dijo a los sefiores coaligados la opinion plblica
tal cosa? Se dice que el Gobernador de San Juan colg6 cada-
veres, encarcel6 mujeres, incendi6 poblaciones... luego, que
sea repuesto Zavalla I Este era el argument del orador de-
la comision. Ahora el chisme toma forms mas definidas.
Ni chisme se necesita;. basta que la Legislatura tenga el
deber de prestar oido atento A toda clase de chismes, rumo-
res, bolas y patraflas, para ordenar operaciones militares,
mover tropas, etc.
Los extranjeros, los Ministros diplominticos que han oldo
A los sefiores Ministros Velez, Varela y Avellaneda (los
enviados norte-americanos asistieron al debate y oyeron
ademas A varies Senadores), saben ya que la Repdiblica
Argentina tiene oradores, publicistas, economists, dignos
de sentarse en cualquier parlamento del mundo por su
saber y talent.
Ektas paisanadas de gene que no sabe discurrir, que no
ha recibido la necesaria preparation para seguir el hilo
del discurso, establecer premises y deducir consecuencias,
son inevitable en todos los Congresos, except que en los
otros, por el respeto al decoro pdblico, al honor de su propio
cuerpo, sus colegas contienen en limits prudentes estas
humillantes manifestaciones del atraso individual, que sin
eso apareceria como-nacional.
Supongamos que la opinion, este ser intangible, sin forma,
sin personeria, hubiese dicho A los Senadores del proyecto,
que ((hay conveniencia de disponer de la fuerza.armada)),
de este 6 del otro modo, d6nde dice la Constitucion que la
opinion deba dictaminar sobre la material? A Qu6 sabe la
opinion d6nde le aprieta el zapato al sehor Zavalla 6 a sus.
colegas ?
Necesitamos decir que la opinion de Buenos Aires nada
sabe de lo que quiere la opinion de Tucuman. A Qui6n
expresa la opinion de Tucuman, por ejemplo? El Goberna-
dor Luna? Pero su remadito concluy6 el 2 de Julio en que,
ha debido nombrarse nuevo Gobernador, A no ser que para
mejor se conozca la opinion de Tucuman, depusiese ya A un





OBHAS DE) SARM[INTO


Representante de la Legislatura, y deserrojase las puertas
del. local de 6sta, para llevarse el articulo al Cabildo. El
local de-esta manera ya estd preso en la cArcel pdblica, que
esta bajo la guardia del Principal. La jaula del pAjaro esta
en la policia.
Para mas explicacion de la opinion tan elocuentemente
expresada, debemos recorder que el Ministro que firma
aquellos firmanes, Ileva el mismo apellido que uno de los
triunviros que no desoyen la opinion pdblica.
Vamos A llevar la question A terreno mas alto. Negamos
el antecedente y consecuencia de la nota quehabria de diri-
hirse al (( Encargado del Ejecutivo Nacional.)
No dejaremos pasar por alto esta rara clasificacion. El
.encargado, en el lenguaje diplomatico que es el derecho de
gentes, es el dltimo de los funcionarios caracterizados.
Prec6denle en la jerarquia los Ministros plenipotenciarios,
los embajadores y nuncios. El Presidente no es un simple
-encargado del, Ejecutivo Nacional. Es el PODER EJECUTIVO,
uno de los tres grandes poderes del Estado, igual al Legisla-
tivo, como dice Pommeroy y superior al Judicial. Pero el
Senador que tan poco conoce el valor de las palabras,
suprime el PODER y lo substitute por un simple encargado
.de negocios ejecutivos. DirA que no fu6 esa su intencion, y
lo creemos. Tanto vale Chana que Juana en la mente del
Senador que redacta notas, y los otros dos no han inventado
Ia p61lvora.
Negamos que la Legislathra tenga power principal deber oir las indi-
caciones de la opinion. Negamos que los Senadores tengan potr mission
escuchar la opinion publica.
Las funciones de un Senador son desoir la opinion pdblica
.-ponerse d sus indicaciones, resistirlas, si no son ajustadas A
-derecho, 6 convenientes.
El Senado es copia de la Camara de los Lores en Ingla-
terra, cuyos miembros se sientan en el Parlamento por su
propio derecho, y no por election del pueblo. Representan
A la aristocracia y no al pueblo. Su derecho es hereditario
y no obedecen A la opinion sino cuando es la de ellos
mismos.
Nuestro Senado no represent al pueblo, ni ha sido electo
,por el pueblo. No tiene en su origen que ver con la opinion.
Debiera componerse de hombres maduros, instruidos,justos,





PRACTICE CONSTITUTIONAL


para poder oponerse A los movimientos inconsiderados de
la opinion del moment. Eligenlos, las Legislaturas por
nueve aflos, de manera que el sefior Zavalia puede ser la
expression dominant en la Legislatura de Tucuman en 1860;
el sefior Araoz de la Jujuy en 1863; y el senior Orofio de la de
1866; y todas tres Legislaturas estar hoy dando al diablo de
que antes los hubiesen elegido, por ser de contraria opinion
las Legislaturas de entonces A las actuales. Prueba de ello
es que en Tucuman el hijo del Senador Zavalia destituye
representantes de la actual Legislatura; y que la que nombr6
al sefior Orofio fu6 substituida violentamante por otro.
El Senado es, pues, un poder moderador de-la opinion, un
freno opuesto por la sabiduria de las naciones A laopinion
que es auxiliar y no regla de gobierno. El Senador Orofio
fracciona, pues, su mandate, usurpando las funciones de
tribune popular, oyendo la opinion, si tal opinion existiera.
La CAmara de Diputados se acerca mas A la opinion, pero
no es toda la opinion.
Ella es en el juego constitutional la expression de opinio-
nes diversas, opuestas, rivals, de las subdivisionesr territo-
riales en la 6poca de su election. Su function no es oir la
,opinion prevalent despues de electa, sino expresar la suya
propia, que debe ser la de la porcion de pueblo que nombr6
A cada Diputado. Para oir la opinion nueva que se haya
venido formando, la Constitucion manda renovar por mitad
cada tres aflos la CAmara, A fin de que la opinion de tres
afios antes no continue incomodando con adefesios, como los
del Senador Orofio, y entire en la CAmara por mitad la opi-
nion present.
Por mitad y no enteramente, A fin de que la opinion de
hoy no prevalezca, desoyendo del todo A la opinion de ayer.
Por tres afios, A fin de que no se haga lugar A la opinion
cruda de cada dia, segun el viento que corre, segun las ideas
en boga.
Merced A este sabio sistema, cuando la CAmara de Diputa-
dos se renueve, la opinion actual estara representada legal-
mente por una mitad, y la opinion de ahora tres aflos quedara
representada por otra mitad.
Sobre estas dos representaciones de la opinion, hay otro
cuerpo, el de Senadores, electos de otro modo, sobre otra
base, con opinions viejas ya, pero legalmente atendibles,





OHRAS DI)I SARMIElNTO


para opener resistencia A la opinion de los dltimos
tiempos.
Por ese lado, el senior Araoz, antiguo representante de la
political del Presidente Derqui, estA bien en el Senado; el
senior Zavalia, del tiempo del Presidente Urquiza, esta bien
en el Senado; y el sefior Orofio, del tiempo del Presidente
Mitre, estA& bien en el Senado. Pero su deber no es escu-
char d la opinion, sino oponerle la' resistencia que debe espe-
rarse de sus antecedentes, como nro es la de acusar, calumniar
6 contrariar al actual Presidente; porque el Senado no esta
instituido para acusar ni hacer oposicion al Ejecutivo, sifio
como dice Story, para servir de contrapeso A la otra CAma-
ra y & la opinion.
Si hay Senadores que se hayan coaligado para hacer opo-
sicion sistemada al Poder Ejecutivo 6 constituirse en corre-_
dores de chismes y habladurias, es porque burlando los
prop6sitos de la Constitucion y abusando de su mandate,
sirven A su propia ambition personal, 6 A la de sus hijos,
en lugar de desempefiar los deberes de su cargo.
Si no entienden esta aritm6tica de la OPINION el seflor
Oroflo y sus colegas, no es culpa nuestra, como no era culpa
del Gobernador de San Juan, segun 61, que se dijese que
colgaba cadAveres, encarcelaba mujeres 6 incendiaba po-
blaciones.
Muchos jueces mandan colgar cadAveres, las carceles del
mundo estan llenas de mujeres, y Segura, A. quien defendia
el senior Zavalia, incendi6 poblaciones. Todo est& en caerle
en gracia A los triunviros de las tres pasadas administra-
ciones.
Queda, pues, demostrada la falsedad y aun necedad (necio,
viene de no saber), del antecedente puesto por los triunviros
de lo pasado, uno de sus principles deberes si desoy6se la opinion pii-
blica, etc.))
No tiene tal deber. Dentro de pocos meses se renovara
la mitad de la Camara, para que el Congreso oiga debida-
mente la opinion de hoy; y por una tercera parte el Sena
do, para que salgan algunos cascarones vetustos, represen-
tantes de opinions de ahora nueve aflos, 6 que por no
tenerla de ningun g6nero, andan asechando qud se dice,
para irlo A. repetir en la tribune parlamentaria. Pero nadie





PRACTICE CONSTITUTIONAL


les ha dado poder para representar A los Diputados y Se--
nadores que se nombrarAn en Enero.
Ahora vamos A introducir en la escena un cuarto repre
sentante legal de la opinion, con poder para representar la
opinion de ayer, de hoy y de mariana, hasta 1874. Este es aquel'
Encargado del Ejecutivo Nacional. Este es el uinico funciona-
rio que represent la opinion de la Reptblica, no s6lo en la
6poca en que fu6 electo por una inmensa mayoria, sino
durante seis aflos mas. Este es el uinico que tiene interns
en prestar atendion A la opinion, sin tomarla por eso por
guia exclusive, pues su deber es hacer cumplir las leyes y
la Constitucion, y mantener la tranquilidad pdiblica, cosas
que no nacen de la opinion. lDesgraciado del pais donde
un juez Juese A aconsejarse de la opinion para fallar en
una causal
Los sefiores Orofno, Araoz y Zavalia fueron electos por
ciertas Legislaturas.
Toda la Nacion lo eligi6 a] Presidente y durante seis aflos
61 es la expression de la opinion en mayoria, en la 6poca de
su election, que es ley durante seis afios, cualesquiera que
sean las accidentales modificaciones que experiment.
EstA armado de la Potestad Tribunicia para detener una
ley, A fin de consultar de nuevo A la opinion sobre ella,.
si el Senado no fue bastante contrapeso para oponerse A su
sanction.
El sistema de expresar la opinion de ambas CAmaras se
invierte entonces. Se habia votado por mayorias; y ahora
A pedido del Tribuno popular, se vota por minorias; y basta
que una de un tercio en una de las CAmaras lo apoye, para
detener la accion de todo el mecanismo, hasta que se pueda
legalmente introducir en ambas CAmaras nuevos represen--
tantes de la opinion para que expresen la del pueblo actual.
Destruida asi la base del argument tan sofistico como
capcioso de los coaligados de las pasadas administraciones,
es initil contestar A los otros sofismas que hacen el fondo
de aquella pobre rapsodia.
El senior Orofio hablando entretiene por un momento.
pero hace mal de poner por escrito sus deseos, que le pare-
cen razones tan concluyentes. Teniemos que tenga que
abandonar la palabra tambien, porque va A pasar la 6poca.





OBRAS DI SARMIENTO


,del se dice, para lanzar torpes injuries y hacerlas propias
despues, 6 endosArselas A su propio colega.


PARA LA HISTORIC DE LA QUESTION SAN JUAN

(El National, Julio 13 de 1869.)

El Senado se mostr6 sorprendido al oir la agradecida carta
-con que el senior Zavalla habia reconocido en Septiembre
del pasado aflo el apoyo moral que le ofrecia el Presidente
.electo. Para comprender el sentido de sus palabras tan
cordiales, reproducimos la carta del Presidente, A la que
contestaba Zavalla y que encontrabamos fublicada en El
.Zonda del 16 de Septiembre.
Es curioso ver que la carta estA escrita el mismo dia 29
de Agosto, en que desembarc6 en Buenos Aires. Su primer
acto politico y su primera solicitud, es, pues, pedir a todos
sus amigos que rodeen y apoyen al Gobernador Zavalla.
.,C6mo pudo este mismo individuo desafiar dos meses des-
pues la autoridad de quien tanto bien le deseaba y concibi6
la idea de derrocarlo, sirviendo 61 de escabel y andamio A
los mismos a cuyas asechanzas 6 influencias se habia
.opuesto en las elecciones? Son contrastes estos que mues-
tran la mfseria humana y entristecen el corazon.
Reproducimos ambas cartas, porque ellas darn la me-
dida de la sinrazon de tan injusto 6 ingrato proceder de
parte de Zavalla, poniendo del lado de la mayoria del Senado
y del Gobierno, no s61o el triunfo del derecho y la razon,
sino tambien los sentimientos del corazon que dan A aque-
Ilos, cuando son nobles, mayor realce.

Buenos Aires, Agosto 29 de 1869.

Senior Carlos Martinez.

Mi estimado amigo: Puede Vd. imaginarse con qu6 gusto
'pongo esta fecha, como preveo el placer con que Vd. reci-
bira esta carta.
No obstante la constant cuanto grata absorcion de mi
;tiempo, recibiendo felicitaciones pdblicas y particulares, no
dhe querido dejar de escribir a Vd., para que me sirva





PRACTICE CONSTITUTIONAL


de int6rprete ante todos mis amigos al enviarles este
saludo.
Espero que en un mes mas estar6 & la cabeza del Go-
bierno, y mi primera atencion sera asegurar la tranquili-
dad de esas provincias que tanto han sufrido.
Si mi nombre reune algunas simpatias ante mis compa-
triotas, quiero que Vd. las haga valer para mantener la armonia
entiree las diversas fracciones de la opinion. S6 que amigos mios,
creyendo mejorar, oponen dificultades a la march del
Gobierno. Sentiria que persistiesen en ello, poniendo en
riesgo la situation sin eso precaria. Un medio sencillo fienen
do entenderso, y es reunirse en torno del Gobierno (de Zavallal). No
olviden que casi siempre se muestran impacientes, sin dar
su parte A las inevitable imperfecciones de la administra-
cion. Espero que la Repdblica entrarA en una nueva 6poca,
pero es necesario prepararla, por el apoyoprestado al Gobierno
que se ha dado. LAS INTERVENCIONES CUESTAN TANTO COMO EL
MAL QUE QUISIERAN REMEDIAR y no siempre consiguen su ob-
jeto.
Comuniqueme con verdad lo que sucede, A fin de tener los
antecedentes necesarios para obrar.
D6 Vd. mis recuerdos sinceros al sefor Gobernador Zava-
lla y asegarele que no l escasearg en mi apoyo moral, si mas no
puedo, para llenar sus funciones y cumplir el encargo que
el pueblo le confi6.
He visto A su familiar y A su linda chica. Yea Vd. & los
mios y;digales que les escribir6 despacio mas tarde, pues
hoy me falta tiempo.
Quedo su affmo.-D. F. Sarmiento.


No pasaremos & reproducir la contestacion de Zavalla A
tan ben6vola carta, sin mencionar algunos de los titulos de
los editoriales de El Zonda del 16 de Septiembre, en que da
cuenta de la llegada del senior Sarmiento. Todo El Zonda, es
en verdad aquel dia un himno en su loor. ZC6mo cambiaron
en odio dos meses despues aquellos cantos de triunfo y de
jdbilo?
((Muy bien. Politica del nuevo Gobierno del Paraguay, transcri-
biendo la carta datada en Boston.que escribi6 el senior Sar-
mieiato al Advertisher.- Triunfo del Pueblo,- en que se dice:





98 OBRAS DE SARMIBNTO

<(Los Taboadas y Comisionados como Navarro y Lafuente y
los Ministros que fomentan montoneras... han sido derro-
tados y burlados por la soberana voluntad del pueblo.-
Una carta muy oportuna, comentando con entusiasmo la que
transcribimos. (Ovacion d Sarmiento, etc.))
Pocos meses despues, Zavalla habia de buscar en Buenos
Aires el apoyo de los miembros de ese gabinete que favo-
recia montoneras y de esos ministros derrotados; y obtener
para ser repuesto el voto de los Senadores que representan
por la sangre y la voluntad & esos Taboadas de cuyas
acechanzas 6 intrigas habia instruido el Presidente electo
en una carta anterior.
Los Ministros del senior Zavalla le eran igualmente sim-
paticos. El doctor Albarracin habia sido propuesto por 61
al Ministro Elizalde, desde los Estados Unidos, para official
de la Legacion en Washington, lo que muestra un vivo in-
ter6s en su favor. El sefior Doncel, era a mas de amigo per-
sonal del Presidente, hermano del senior diputado Villa-
nueva, con quien el Presidente conserve relaciones mnuy
antiguas de amistad; y aun hemos oido al doctor Cortinez
asegurar que don Tadeo Rojo fu6 nombrado Senador por
transaccion con l1, bajo los auspicios del entonces Goberna-
dor de San Juan.
Estos antecedentes y los sucesos posteriores, dan a cada
frase de la carta del senior Zavalla, todo su triste valor.
(Sigue la carta).














INTERVENCIONES



(El National, 21 de Julio de 1869.

Bella situation la que present hoy la Repdblica. Aper-
cibida, estimada y aplaudida en el exterior, pr6xima 6 ex-
tender su dltimo riel en el Ferro-carril Central; por llegar
los primeros puntales de una vasta red de telegrafos; por
sancionarse el puerto cuya empresa cuenta por la primera
vez con ingentes capitals del pais, antes de reclamarlos
de Europa; en perspective la exhibition de C6rdoba; alto el
cr6dito como nunca. En medio de este movimiento de las
cosas, apercibese otro en las ideas; y como si desde hoy s6lo
se tratase de poner en practice la Constitucion que nos
rige diez afios ha, como si recien fuera A intervenir el Go-
bierno Nacional en las provincias, como si s6lo el Presi-
dente Sarmiento excitase las desconfianzas que no excitaron
Urquiza, Derqui, ni Mitre, ni Paz, como si los Ministros de
entonces fuesen mas partidarios de la libertad que los de
ahora, el mismo pensamiento, temor, des.ignio aparece en
el Senado 6 en la Camara, con diversas formas, pera con
unidad de prop6sito.
El Senador Zavalia propdsolo, y no hall formula acepta-
ble para estorbar que el Ejecutivo intervenga 6 garanta la
forma republican de gobierno, hasta que la question San
Juan pareci6 resolver todas las dudas. El mismo pensa-
miento, caido en manos mas banales, vuelve a presentarse
en la otra CAmara, como si los que lo suscriben hubiesen de-
plorado que el Senado no les dejase pasar iridecisa la cues-
tion para resolverla ellos. El proyecto del Diputado Quin-
tana es la misma question San Juan, reconcentrada en su
forma te6rica, apartados los nombres y las cosas yqreducida





OBRAS DB SARMIENTO


A su esencia. Si el proyecto pasa, el Senado no tuvorazon
en" su decision de no aprobar ni desaprobar al Ejecutivo, en
no constituirse en juez de apelaciones.
Si observamos el carActer de los protagonistas en esta
noble lucha, notamos con satisfaccion un hecho, que es
nuevo y muestr.a que el pais march. A cada paso que da
la administration, un orador nuevo sorprende y enorgullece
al pais por el conocimiento perfect del derecho y sus apli-
caciones. Varela, Avellaneda, ocupan de la noche A la ma-
flana una alta position; Bazan, Keen, les siguen de cerca; y
si algun abuelo viene A dar gravedad con sus canas A este
certamen entire una generation que se va y otra que viene,
es porque el derecho es antiguo, inmutable en sus princi-
pios,.de todos los tiempos.
Ciceron estariabien en el Capitolio de Washington, di-
ciendo ahora como en el de Roma: Inter armis silent leges t
Los adversaries vencidos en aquella just del talent y
del derecho, tenian todo de su lado: la preocupacion popu-
lar, que esta contra todo poder coercitivo, y la just fama
de largos aflos adquirida. Y, sin embargo, al oirles, el pd-
blico sinti6 que algo les faltaba, como si el uno hubiese
decaido, como si el otro estuviese fuera de lugar, como si
aquel de mas alli se hubiera propuesto echarlo todo A
perder.
No; era simplemente que la razon pdblica ha avanzado,
mientras que los que se pretendian sus 6rganos han que-
dado estacionarios. Era que ya no se borda con declama-
clones sobre la tela del derecho constitutional, y si retru&-
canos y calembourgs hubieron, expresaban profundas ver-
dades.
La impression causada por la decision del Senado en
Buenos Ai:es es uno de los hechos mas evidentes. Lo que
sorprende y consuela, es que en cada aldea, ciudad, Pro-
vincia, por donde pas6 el parte telegrafico, dej6 la noticia
un rastro luminoso que reflejaba en semblantes alegres,
que se exhalaba en vivas al Senado y al Gobierno.
Qu6 les importaba la question San Juan? Pocos sabian
lo que ella era; pero el sentido pdblico cbmprendia, lo que
tambien comprendi6 Taboada el Mayor, y es que toda segu-
ridad de quietud se alejaba por muchos aflos, si el Senado
no le oorta la cabeza A la hidra.





PRACTICE CONSTITUTIONAL


Dicese que el doctor Velez escribia desde Montevideo,.
creyendo no llegar & tiempo para el debate: ( que no le preocupe el 6xito, que no cuente ni con el talent
de los unos, ni con el saber de los otros de sus ministros;
que cuente con el Senado, la opinion, que parecen hoy hos-
tiles. Mas dificiles cuestiones ban sido fijadas despues del
debate, que se fie en mi experiencia.
El hecho sobrepas6 A tan fundadas esperanzas. Ese Se-
nado, con quien creian contar, resisti6 sin embargo quince
dias a los que creian excusada la publication de los docu-
mentos; ese Senado oy6 hastael fin, sin inmutarse, con los-
resortes oratorios que traian el espanto y el horror, en lugar
de la sana 6 inflexible dial6ctica; y ese Senado, con el
aplauso de todo un pueblo, aun de los mismos que se daban
por vencidos, di6 la razon Aquien la tenia sobrada.
4Quienes eran los sostenedores de las doctrinas que fueron
condenadas por err6neas?
No son personas las que nos proponemos analizar; y
antes de proceder expresaremos nuestro pensamiento -por
entero.
En la discussion de la question suscitada por Zavalla, se
introdujeron, ojalA pudi6ramos decir que sin designio, incri-
minaciones odiosas, vergonzosas, que mas deshonran al
pais que a sus hombres pdblicos. Hemos salido apenas de-
una 6poca brutal, y nos quedan adn los resabios.
La introduction del episodio Segura fu6 la mancha negra
que deshonr6 el debate.
Pedimos en nombre de su patria al doctor Quintana que
una vez ostent6 su fuerza virginal en political, (1) que no.
ponga el pie en el lodazal de la vieja oratoria argentina,
salpicada de sangre, ennegrecida con pretendidos 6 reales
crimenes. El noble cargo del viejo Velez, borra cualquier
consignacion en el acta; falta de studio, y tras de esa depu-
raciondesaparece un orador. Ojala pudiera dar el mismo
consejo A la prensa que cree medrar con la injuria, la calum-
nia y el ridiculo. Nueve meses de derramarlo a manos
Ilenas sobre los individuos que forman .la administration,
han diebido mostrarles que el pais estA mas adelantado.que


( 4) Cuestion Victorica, T. xviII, 0pg. 356.





OBRAS DB SARMIENTO


ellos. Los redactores de La Nacion y de La Repblica, son
viejos redactores y viejos se han quedado.
Desnudemos las grandes cuestiones del forraje de inven-
'ciones que las hacen irritantes sin aclararlas, y expongamos
francamente las doctrinas. Si creen hallar ventaja en el
viejo m6todo, nosotros les ayudaremos a hundirse en su
Jodo. Ya lo han probado'y se puede repetir la leccion diez
veces.
Analicemos los hombres pdblicos.
El ex-Presidente Mitre por su rango merece el primer
4ugar en nuestras observaciones. 4G6mo no sentia que al
desaprobar al Gobierno sus actos en material de interven-
bajar de la situation presidential despues de ocho afios de
practice de la Constitucion para ver en ojo ajeno lo arbitra-
rio de ella? jEs al Presidente Sarmiento que le toca recien
la improba tarea de constituir la practice, que antes sigui6
A merced de las cirounstancias, en seis 6 mas casos? Y sin-
ceramente creemos que asi lo espera el ex-Presidente y lo
vera realizado. Hara el nuevo lo que el pasado no supo 6
quiso hacer.
Siguele Zavalia, que fu6 interventor del Presidente Ur-
quiza, mereci6ndole su buena comportacion un baston.
Siguele Araoz, que fu6 en la Convencion Nacional el 6rgano
de Derqui. 4Han necesitado diez y seis afios de prActica
en las Camaras de la Confederacion 6 en el Senado de la
Union, para apercibirse de que puede abusarse de las
intervenciones? 4,No sera mas bien que pertenecen al
ndmero de esos f6siles petrificados que nos revelan otras
4pocas con sus defects de conformacion? 4,Era preciso
esperar a que subiera at gobierno el que habia corregido
el articulo 60 en lo que mas se prestaba al arbitrario, para
hallar recien a los quince afios, que puede abusarse? Naci-
dos, creados en el abuso, ellos. mismos, A la vejez viruela,
viene la sarten-A escandalizarse de la olla? Por negra? |Ohl
Estas supercherias, estos entusiasmos, pelucas con cejas
pintadas, dan nAuseas. Araoz y Zavalia han olido cosas
muy hediondas y no han caido para atras.
IY qu6 decir del intervenido Orofio, del confederado
Orofio, que repicaba las campanascelebrando la victoria ae
Pavon al rev6s? Cn6mo se hallaba en las mismas filas del





PRACTICE CONSTITUCIONAL


vencedor de Pavon y del interventor de Santa Fe? El
tiempo de los misterios pas6.
Qu6dannos Rojo, que fue Secretario en el Acuerdo de
Sag Nicolas, y Granel que fue Secretario de la Convencion,
y los Senadores de Santiago, cuyo gobierno y deudo fue
interventor perpetuo cuatro afios: Zpor qu6 estan contra
cierta intervencion? IDiran que la administration Sar-
miento despierta en todos el sentimiento de la libertad?
(Vaya, qu6 reproche para un gobierno de principios!
Un solo vinculo racional puede encontrarse entire caracte-
res politicos tan heterogeneos, y es que todos pertenecen mas
6 meuos la 6poca que ya pasa, pero como la luz que se
apaga, dara todavia algunas llamaradas: la epoca de tran-
sicion de las tiranias a la ley, 6poca de tanteos, de contra-
diccion, de iecaidas, de saltos, de inmoralidad political, de
declamacion. Orofto, Granel, aun pueden salvarse. Pu-
diera Mitre, si el habito de un gran rol aparente no lo dis-
trqjeratdel trabajo. Los demas son incurables, son Como
eran, y seran como son, nada mas. Es lo pasado.
Viene ahora el mismo proyecto de la minoria del Senado
rejuvenecido por la Comision Constitucional de la Camara
de Diputados y abonado por los talents oratorios indispu-
tables del doctor Quintana. Los otros dos miembros fir-
mantes no tienen character politico y uno de ellos no lo
tendra jamnas. Ambos apoyaran siempre algo; tiraran los
alambres.
El doctor Quintana apareci6 en la escena political con
todos los aires de un hombre formado; y pudiera tacharsele
que emprendia despejar la escena de actors, para ocu-
parla 6l. Esto sucedia en 1860. En 1869 el doctor Quin-
taua, con todas las dotes naturales y adquiridas,. con
talent, fortune y saber, ocupa mas 6 menos la position de
entonces, lo que debiera mostrarle que ha tornado mal
camino y corre riesgo de esterilizarse. Sirva de ejemplo el
sefior Marmol: es Senador hace veinte afios, con sus raras
dotes y su frente laureada, simplemente porque hay cami-
nos que no van a ninguna parte, los de los jardines, por
ejemplo.
A cuantos le preceden en esta resefia les. falta la base
de toda discussion political, el conocimiento del derecho, lo
TOMO xxxu.-7





OBRAS DR SARMIENTO


que al doctor Quintana le sobra como abogado y puede ser
como jurisconsulto; pero el derecho en sus aplicaciones A;
la vida political, es decir, i la existencia de las naciones, le
escasea, no por falta de studio, sino por haber adoptado
precisamente la exageracion de las ideas en que se han
creado nuestros padres. SerA el doctor Quintana duro de
cocer, pero A la larga serA vencido por el doctor Quintana
que entrarA en la nueva via. Cuando hable como Varela,
Keen, Avellaneda, citando autoridad prdctica, sin fiar much
en la propia inexperta, seri el amigo del Gobierno, no del
Gobierno Sarmiento, sino del gobierno institution, poder,
fuerza, para mantener la seguridad social.
Inexpertal hemos dicho y vamos a probarlo. IQud edad
political tiene? Diez aflos, viviendo en medio de un caos de
doctrinas de partido, de circunstancias,- de separacion, de
union, de fusion, de confederacion, de federation, aqu6
experiencia en estas aguas turbias que arrastran cadaveres
y lodo?
,CuAl es la edad political de su patria? Medio siglo de
errors, de sangre, de tiranias, de anarquia, de ensayos, Ro-
sas, Francia, el dltimo gaucho con un sistema politico allit
en su modo, el primer demagoguista vencido, el colegial
ardiente con sus teorias 6 lo que tal le parecen. Pregun-
tAbanle A un exarlinando, Iqu6 es la guerra? La guerra,
segun Ciceron es, etc., pero segun yo la defino es,, etc.' El
examinador le pregunt6: &CuAl le parece definition mas
exacta, la de Ciceron 6 la de usted?
La respuesta es la Historia Argentina.
4A qu6 raza pertenecemos? A la que perdi6 hace cuatro
siglos hasta la memorial de toda forma de gobierno, si no
es el capricho del rey. Hasta ahora despierta; y pasara
un siglo sin que la Espafia d4 un'paso; porque le faltan tra-
diciones y el Gobierno crece, y no se cria.' Ya estA en revo-
lucion la Espafia, revolution de dinastia nada mas.
4Qui6n nos ha educado? La Francia, que dos veces ha
muerto a la libertad y creado los dos despotigmos mas
vigorosos de los tiempos modernos, siguiendo el camino
que sigue el doctor Quintana, es decir, exagerando la liber-
tad y debilitando el poder que debe garantizarla, la fuerza
fundadaen el derecho, en la practice, en la conveniencia.
Qu6 dice su proyecto? El Poder Ejecutivo estara bajo la





PRACTICE CONSTITUTIONAL


vigilancia de la policia. Pero el doctor Quintana noTd apercibe
que nuestra policia se emborracha algunas veces, roba
como los otros pecadores, y se compone de los mismos
tunos que debe vigilar. jY qui6n vigila A la policia, cuando
la hacen Zavalla, Araoz, Rojo, etc.?
El gobierno de Venecia era una series de policies, unas
sobre otras. La Quarantia (el Senado) hacia la policia al
Dux; el Tribunal de los Diez A la Quarantia; los tres Inqui-
sidores A los Diez.
El resultado de estas precauciones fuW el despotisrAo
mas horrible y sombrio que haya espantado al mundo, y
dur6 sin embargo siglos.
Entraremos, pues, con gusto en el debate que provoca el
proyecto Quintana, con la seguridad de que sera batido en
brecha y pulverizado por Rufino y Mariano Varela, por
Keen y Velez si toman parte.
VWase solo una punta de la manta. La invasion la im-
pone el enemigo. Antes de ocurrir no se dispute, ocurrida
rpenos, porque'ha de rechazarsela con lo primero que se
encuentre A mano, con todo lo que el pais posea. ISe pre-
senta mocion A la CAmara de Diputados para resistir la
invasion en Salta? L,Pasa A comision y se discute y se san-
ciona? 4Pasa al Senado, vuelve al Ejecutivo?... Puede
agregar A su proyecto el doctor Quintana, un articulo 4:
-Si el Congreso no resuelve en dos horas que se rechace la
invasion, el Ejecutivo principiara la guerra por la vanguar-
dia de traidores a su patria que tiene al lado.
Lo que es sensible, es que este debate va A ser un plato
recalentado. El pdblico no esta ya del lado de los congre-
salistas; la inmoralidad de las coaliciones de la minoria del
Senado lo ha desilusionado; el pais entero se ha pronunciado
ya sobre la question San Juan. Solo los diputados por San-
tiago se tendran firmes al lado de todo el que quiera poner
puertas al mar, porque ellos sienten que la ola les llega al
cuello, como Zavalia se agitaba porque no Ie Ilegase A
Luna in articulo mortis esta extremauncion. De buena se
ha escapado la Legislatura de Tucuman, que ya estaba con
la soga al pescuezo, bajo la question San Juan, tan liberal
como el proyecto actual!





OBRAS DE SARKIENTO


II.

El dia de ayer el Senado vot6 por veinte votos contra
seis, dos proyectos de mejora iniciados por el Poder Ejecu-
tivo; contra cinco votos dos dias antes otros dos no tan
importantes como aquellos.
En la votacion del puerto la CAmara de Diputados vot6 en
masa contra cinco.
En una y otra asamblea, la que se llam6 oposicion, sin
otra bandera que desprestigiar at Ejecutivo que el pueblo
se ha dado,se ha ido descarnando hasta mostrar el ndcleo.
El proyecto Quintana viene en mala hora.
Los augurios le son desfavorables y casi aconsejariamos
a su author que lo retirase, si cuestiones en tan mala hora
suscitadas, como la de San Juan, no estuviesen destinadas
a abrir nuevos horizontes a la political, descubrir nuevos
hombres dignos de comprender una 6poca nueva y revelar
la fertilidad de las ideas que preocupan los Animos, impi-
diendo ver la realidad -de las cosas.
Sea lo que se quiera, vamos A despojar de su corteza al
proyecto de no intervenciones, el proyecto de echarle pabulo
al incendio, en lugar de apagarlo, que se ha presentado A
la CAmara de Diputados.
El proyecto del Diputado Quintana es una ley de circuns-
tancias, y este es su principal defecto. (WMientras no se
dicta la ley de. la material ) comienza el proyecto. aPara
qu6 ver lo demas? Es un emplasto y hacen poco honor al
conocido talent, al studio del doctor Quintana estos expe-
dientes, para vivir con el dia. ,Porqu6 no dictar la ley?
4Por que no proponerla? Esto hace un hombre de pensa-
miento, un legislator. Lo demas son actos administrati-
vos que al Diputado no le incumbent.
Como de circunstancias trataremos, el deber de todo poli-
tico es exponer sinceramente la situation 6 las circunstan-
cias A que la ley especial provee y por que el pais atraviesa.
Reina la mas profunda paz en la Repdblica.
Los dos diputados por C6rdoba que le acompafian, esttn
seguros, segurisimos que no habra intervention en C6rd'oba,
y si bien ambos estaban por la idea de condenar al Ejecu-





PRACTICE CONSTITUCIONAL 101

tivo en San Juan, no los creemos tan convencidos para
volver a suscitar el debate en despecho de la decision del
Senado. No hay peligro de intervention en el Oeste ni en
el Litoral. No' lo hay en el Norte propio, en Salta, Jujuy,
Tucuman, donde los Gobernadores han sido renovados por
mayorias inmensas 6 por transaccion de los partidos.
La ley es de circunstancias. / Culres son, pues, esas cir-
cunstancias que la reclaman imperiosamente ? I Es la
necesidad de fijar k qu6 poderes pertenece intervenir ?
Pero la ley nada establece, dejAndolo para cuando se dicte
la ley de la material. *
ConvendrA, pues, el doctor Quintana que nada en los
hechos reclama su ley provisoria. ,EstarA en los hombres?
Veamos.
El President de la Repdblica y jefe de ese Ejecutivo a
quien quiere atar las manos, el senior Sarmiento, es el que
en presencia de los abusos a que daba lugar la vieja redac-
cion del articulo 60 lo reform, como esti hoy, para evitarlos.
Sarmiento tiene mas titulos que los tres firmantes del
proyecto para ser reputado amante de las instituciones
federales que el pais se ha dado, p ues que a mas de haber
contribuido con" sus esfuerzos A s adopcion, ha ido a estu-
diarlas en sus fuentes. Dejemos a un lado la honradez de
fos prop6sitos en la que podrAn los proyectistas igualarlo;
excederlo, nunca.
Pero ni antecedentes, ni edad, ni studio tienen mayors.
& Es para contender al senior Sarmiento en sus avances que
se dicta esta ley provisoria ?
Las concomitancias dan luz siempre sobre estos proyectos
de circunstancias. Ya hemos visto qui6nes y con qu6 titulos
trabajaron en el Senado para producer un acto que por una
ley de circunstancias resolviese el caso. El Senador Rojo,
qu6 cre6 en San Juan el caso intervenido, lo trajo al Senado
para sentarse 61 como juez 6 fallar en su propio desaguisado.
En todo caso, para el doctor Quintana, Rojo no es autori-
dad en la material.
Sabemos que tiene en poco autoridades mas graves.
Zavalia es de menos consecuencia, y el Senador Zavalia,
verdadero autor del proyecto mejorado del Diputado Quin-
tana, es el que menos libre se halla de esas preocupaciones
de espiritu que anublan el mejor juicio. En material de





OBRAS IlM SARMIENTO


intervenciones,es autoridad en cuanto A sus abuses posibles,
por haber sido interventor 61 mismo; y en cuanto A circuns-
tancias actuales, no se olvide que tiene entrafias de padre, y
lo es del Ministro de Tucuman que estaba bn desacuerdo
con la Legislatura.
En la estrechez del circulo en que se mueven nuestras
individualidades no olvidemos lo que el derecho establece
para la averiguacion de la verdad, que es rechazar el testi-
monio del deudo y las generals de la ley. En el proyecto
Zavalia (hoy Quintana) rigen todas las generals de la Idy,
odio, interns propio, parentesco. aSe mejora por el endoso ?
Una circunstancia pequefia, pero notabilisima, entra en
las circunstancias A que provee esta ley de circunstancias.
Los Diputados y Senadores por Santiago estan siempre por
toda ley que restrinja la accion del Ejecutivo Nacional en
las provincias. -Este hecho no debe despreciarse, porque
no es accidental. Es hist6rico el hecho de que el Gobierno
Nacional no ha intervenido jamas en Santiago; lo es mas el
que los seflores Taboada han sido interventores en varias
provincias en nombre del Gobierno Nacional.
De d6nde, pues, les viene este temor de circunstancias
A las intervenciones que no hallaron nunca malas cuando
eran ellos los interventores?
jTemen una en'Santiago? IVano temor! Santiago es train
dicionalmente la Provincia mas pacifica de la Reptiblica:
la forma republican de gobierno estA cimentada y fuera
de controversial en el pals superiormente gobernado por los
Taboada. ,C6mo, ni para qu6 intervendria el Congreso ni
el Ejecutivo?
Acaso estas no sean las vistas del Diputado Quintana;
pero el hecho material de que todas las Provincias estian
bien con sus gobiernos y que la paz reina por todas parties,
hace extrafla la comezon de dictar una ley provisoria que
resuelve provisoriamente una question que una ley defini-
tiva resolverA definitivamente, acaso en un sentido dis-
tinto.
Sabemos que el doctor Quintana mantiene hace aflos la
idea que la Repdblica Argentina es uno de los pueblos mas
avanzados en el ejerciciode la libertad, y ltega hasta career
que excede A otras naciones en ciertas libertades. Acaso
esta creencia lo induce & presenter proyectos provisorios




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ENRRBE3SW_WW3081 INGEST_TIME 2012-07-30T22:24:00Z PACKAGE AA00010664_00031
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES